www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
2950202
Para todos los públicos MasterChef Junior 2 - Programa 3 - 13/01/2015
Transcripción completa

Bienvenidos a la pastelería gigante de "MasterChef júnior".

-Estás buenísimo, Pepe. (RÍE)

(GRITAN) Os hemos traído

a un maestro pastelero para que os enseñe

hasta dónde se puede llegar con chocolate e imaginación.

-Está bien. Te felicito. Una tarta equilibrada.

Muy refinada. -Gracias.

Hoy queremos que los aspirantes conozcan

un enclave único en el centro de Madrid.

El reto culinario de hoy está dedicado a la tradición:

Cocinaréis para unos comensales muy especiales.

(GRITAN DE ALEGRÍA)

El equipo que debe ganar es ¡el equipo azul!

(GRITAN DE ALEGRÍA)

Que entren 14 estrellas Michelín.

(APLAUSOS)

-¿Los tornillos se comen?

-Parecía una flor, una flor.

¡Fabián Martín! -¡Mirad!

Un campeón que a todo le da vueltas.

Le falta relleno, le falta sabor, está un poco seca.

Esta pizza tiene muchos, muchos defectos.

No continuáis en "MasterChef júnior":

Rocío, Teresa y Claudia.

(LLORAN)

Sabemos que son muy jóvenes

pero, aunque vengan en triciclo, no nos temblará el pulso con ellos.

En "MasterChef júnior" van a descubrir

si de verdad les gusta la cocina profesional.

Aquí les espera mucho trabajo, un mundo de fantasía

y una experiencia inolvidable.

(UN AVE ULULA)

Buenas noches y bienvenidos a "MasterChef júnior".

Descubrir, aprender, disfrutar pero, sobre todo, cocinar;

nuestros aspirantes entran en el tercer programa

dispuestos a seguir estas cuatro máximas

que convertirán a uno de ellos

en el próximo MasterChef Júnior España

-Cajas misteriosas, ¡qué guay, yupi!

-Cuando he visto la caja misteriosa me he quedado como:

"¿Esto qué hace aquí?

¿Qué habrá dentro?".

Aspirantes, como cada vez que empezamos una nueva aventura,

hoy ponemos los marcadores a cero,

todos partís en igualdad de condiciones.

Aspirantes, en vuestras cocinas,

tenéis cada uno una caja misteriosa.

A la de tres, quiero que la levantéis: Uno

dos y tres.

-¡Ah, ostras!

-Ah...

Víctor, ¿qué tienes en tu caja?

-Tengo un solomillo. ¿Y qué crees que

puedes hacer con él? -Se pueden hacer solomillos

a la plancha, cualquier cosa.

Es posible. Y, Marta,

¿qué tienes en tu caja? -Masa de hojaldre.

¿Qué harías con ella?

-Una tarta. Una buena opción.

Bueno, aspirantes, pues todos los que tengan hojaldre,

que se coloquen en las cocinas de sus compañeros.

-¿Yo con Ana?

-Ay, Martina...

-Qué fuerte, Dios mío.

Bueno, a ver, ¿qué se puede hacer con

un espectacular solomillo y una masa de hojaldre?

(TODOS) Solomillo Wellington.

Me habéis fastidiado la sorpresa, de verdad.

¿Quién me puede explicar lo que es un solomillo Wellington?

Manuel, explícame, por favor. -Es como un tipo de empanadilla,

pero con masa de hojaldre rellena de la carne

y con todo lo que quieras tú rellenarla;

yo siempre la relleno de setas o huevo también.

Bueno, pues el solomillo Wellington

es un plato muy conocido en la cocina anglosajona.

Consiste en dorar el solomillo, dejarlo enfriar,

cubrirlo con mostaza, champiñón, cebolla y bacón;

y envolverlo con la masa de hojaldre,

como si fuera un paquete. Una vez listo,

lo meteréis en el horno para que se dore

y tenga este aspecto.

(TODOS ASOMBRADOS) ¡Guau!

¡Guau! -¡Qué pinta!

-¡Guau! -¡Ostras!

Además, deberéis acompañarlo de una buena salsa

y una rica guarnición.

Como ya hicieron los aspirantes de la primera edición

de "MasterChef júnior" y en la última edición

de "MasterChef", cocinaréis juntos pero no al mismo tiempo,

sino en relevos. -¡Oh!

Cada seis minutos iremos dando la orden del cambio

con la frase "cambio de cocinero".

-Me ha tocado Mauro, me ha gustado mucho

porque soy muy nervioso

en la cocina y, entonces, para no haber dos alborotados,

pues es mejor uno alborotado y otro tranquilo.

Cuando no estéis cocinando, podéis hablar

con vuestro compañeros y decirle cómo hacer las cosas,

pero lo que no podéis hacer es entrar y ayudarle.

Además, podéis entrar al súper todas las veces que necesitéis.

-Cuando me han dicho que cocinaba con Manuel

me ha ido bien porque él... Hombre, yo soy...

Entré en la misma cocina con Guillermo,

acabamos los dos con el soplete... en la cabeza.

Aspirantes, para elaborar el solomillo Wellington,

la salsa y la guarnición

disponéis de 90 minutos.

Espero que seáis buenos bailarines porque

de vuestra compenetración dependerá el plato.

Hoy solo vamos a elegir a la mejor pareja,

que se llevará tres puntos.

El resto os llevaréis uno.

-Prefiero cocinar sola porque en parejas me distraigo,

no me sincronizo bien

y, entonces, pues pierdo los nervios.

Aspirantes, preparados, porque el tiempo comienza en tres,

dos, uno...

¡Ya! (HABLAN TODOS A LA VEZ)

-¡Ve! -¡Venga, Ana, coge de todo!

-¡Marta, acuérdate, chalotas! -Todo lo que vayamos a usar, Ana.

-¿Cojo tabasco? -Una gotita solo.

-¡Venga, Aina! -Guille, acuérdate de todo.

-¡Venga, Ana! -Marta, pimientito no.

-¡Venga, Manu!

Chicos, podéis salir del súper cuando queráis, ¿eh?

Porque os recuerdo que hoy podéis entrar

las veces que sean necesarias.

-Venga, Ana, que ya tenemos, venga, luego volvemos a entrar.

-¡Pedro Ximénez! Estamos salvados.

-¿Qué has cogido, leche? -Nata.

-Huy, nata, vale, vale.

-A trabajar la carne.

Samantha, eres profesional en esto, cuéntanos.

Lo primero que hay que hacer es cortar el solomillo,

dejarlo bien limpio, importantísimo,

sellar la carne en la sartén y, luego, es muy importante

que esa pieza se quede y que se enfríe;

si pones la pieza en el hojaldre caliente, desastre.

-Organízate. -Calla.

-"Calla" me dice. (RÍE)

-Cuidado, ¿eh? No te cortes, no vaya a ser...

Perfecto, Aina.

-¿A ver? No, es más grande.

Más ancho.

-Habérmelo dicho antes.

-Ah... Aspirantes, ¡cambio de cocinero!

¡Vamos, rápido!

-Quita. -¡Dale, Martina!

-¿Así está bien? -No, más grande.

-Es pequeñísimo.

Marta ha cortado más pequeño el filete.

Si lo haces así de pequeño, después,

en un hojaldre tan grande como ese, no coge.

-Un poquito más a la izquierda. Ahí, parte por ahí.

Recto, no torcido, no torcido, no torcido.

Lluc y Manuel han cogido un solomillo pequeño,

en vez de coger... Tienes para hacer...

No hace falta hacerla muy grande,

pero tienes el centro y coges solo un poco.

Cuesta darle la vuelta, meterlo...

Le pones mucho relleno y queda así.

-Coge las cebollas y las setas.

Dora el filete,

deja eso. -Ya...

-¡Mauro! -Ya voy.

-Coge una sartén con aceite y dora el filete.

-No me estés todo el rato diciendo qué debo hacer.

-Bien de sal y bien de pimienta, Mauro.

-Me limpio las manos y lo sofrío.

-Venga. -Que ya he acabado, voy.

-Vale, Manu, voy al supermercado. -No lo dejes ahí,

no lo dejes, ahora que lo has echado no lo dejes ahí.

-Marcos, no lo toques, no lo toques, no lo toques.

Tiene que hacerse un poco, marcarse.

Yo tengo mucha más presión aquí que cocinando.

Estoy que me subo por las paredes. ¡Venga, Marcos!

-Vamos, Mauro, que se nos cae el tiempo encima.

¡Cambio de cocinero!

-¡Marcos, Marcos,

cambio de cocinero! -Vale.

-Venga, Ana, dale la vuelta que lleva un montón de tiempo.

¿Quieres que te cuente un secreto?

Si eres un auténtico fan del programa,

bájate la aplicación de "MasterChef júnior".

Aquí podrás conocer a nuestros aspirantes,

votar tus platos favoritos

y disfrutar de las pruebas estés donde estés.

Entra en tu tienda de aplicaciones, bájatela gratis

y disfruta de "MasterChef júnior" como más te gusta.

-¡Al nueve!

Déjalo al nueve. -¿Dónde vas, "quillo"?

Que esto revienta. -Tiene que estar al nueve.

-¡Al nueve me cae una chispa que me revienta!

-Da igual... (RÍE)

-Límpiate la mesa donde trabajas.

-Guillermo, dale la vuelta. -Voy, voy, voy.

-Gíralo, corre.

-Ay, ay, ay, ay, ay...

-Cómo se arriesga la tía. Ana, está bien,

si no se te ha caído, está bien.

-¡Ay, no! -¿Qué?

-Seca... seca la carne. -Es verdad.

-Ahora, con otro papel aparte, haz así un "zas, zas" y ya está.

Vale, sí, perfecto. Ahora... Eso es.

-¡El papel para que seque, Guillermo, el papel para que seque!

-¡Que voy! Joder, me voy a quemar vivo ahí.

¡Cambio de cocinero! -Venga, Ana, yo lo pico

a brunoise, a brunoise, a brunoise.

-Cuando te pongas tú, Aina, por favor, date ritmo, tío.

-¿El champiñón cómo lo llevas? -Bien, he acabado.

-Déjame ver. Esa es la seta que he cortado yo,

el champiñón es el redondito.

-Ya, ya.

Manuel es el que me va diciendo lo que tengo que hacer,

pero yo también ya sé cómo lo tengo que hacer.

-De vez en cuando, remueve,

Lluc, de vez en cuando remueve. -Vale.

-Pero que la cebolla roja es lo que le da el sabor.

Yo me estreso mucho con nada; y me gusta hacer cosas y no puedo.

-¿Pero has partido la cebolla en brunoise?

-Estoy en ello. -Pero coge el cuchillo grande.

¡Dios mío! -Que yo corto con este.

Tú tranquilo, Guillermo. -No veas.

-Guillermo está muy nervioso.

Aspirantes, cambio de cocinero.

-Pica esto.

-Para ir más rápido; en vez de cortar,

puede a cortar así, más rápido. Entonces, podría haber sido

más rápido y no hubiera perdido el tiempo.

Es que lo estoy haciendo ahora mismo muy rápido,

aunque no lo veas, pero lo estoy haciendo

un poquillo más rápido que él.

-Venga, que se nos va el tiempo.

-No manda uno sobre el otro, aquí los dos.

Cuando uno está en la cocina, es el que manda.

-Yo soy más nervioso y Lluc es más tranquilo,

pero vamos a intentar ordenarnos un poco y hacerlo lo mejor posible.

Quiero que salga perfecto y que nos quede un platazo

que no se crean ni los jueces que lo hemos hecho nosotros. Ojalá.

-Un poquito...

¡Ya! Ya, ya, ya, ya...

-Tenemos la carne dorada,

solo falta acabar de hacer el sofrito y envolverla;

después, hacer la guarnición y la salsa.

¡Cambio de cocinero! -¡Un desastre!

-Queda una hora, Martina, una hora,

y tiene que hacerse 20 minutos.

-Tranquila, Ana. A mí me parece que

la voz cantante la lleva más Ana que yo,

porque está todo el rato

diciéndome qué tengo que hacer y esas cosas.

-Quítale... Mételo en el bol.

Perfecto, Martina. -Lluc, entra en el supermercado

y coge un brócoli.

-¿Un brócoli? -Y...

-Pero yo no sé partir un brócoli. -Lo parto yo. Rápido, rápido.

Bacón, brócoli y almendras.

-Esto debe ser brócoli, ¿no?

Lluc está mirando al techo... Y es Manuel el que lleva

la voz cantante. Estamos viendo...

Aquí ves la personalidad de cada uno.

Quien corta el bacalao de estos aspirantes.

-¡Mauro! -¿Qué?

-Las verduras apártalas.

-¿Esto? -Sí, eso ya está.

-Mauro. -¿Qué?

-Ve rapidito con el bacón y el salteado de verduras, aligera.

-La berenjena, vete al súper.

-¡Venga, Lluc, ya, sal ya, Lluc, sal ya!

-Ya estoy saliendo.

-Muy bien, y llévate el queso y también lo partes.

-Mauro, aligera.

¡Mauro!

¡Cambio de cocinero! -¡Marcos!

-Quita, quita, quita, quita, corre, corre, corre.

-Yo lo del brócoli no lo entiendo, me ha hecho ir a buscar un brócoli

y almendras, no lo acabo de pillar. Además, un brócoli

a un solomillo Wellington que lo que quieres disfrutar

es la carne, pues como que no le pegaba.

-Ay, ay, ay, ay, ay...

-Vale, eso ya. Apartas y ya te pones a limpiar,

e s que, si no, no llegamos.

-¿Y limpiando crees que voy a llegar?

-Vale, con mucho cuidado, perfecto.

¿Qué tal? ¿Cómo vas? -Hola, muy bien.

¿Tienes bien marcada la carne? -Sí.

Cuidado, que ese solomillo es muy gordo, ¿eh?

¿Y qué le has echado? ¿Pimiento? -El sofrito tiene un tipo

de pimiento y de cebolleta... Y de setas.

A esto se le ha echado un poquito de soja.

Bueno, muy oriental, esto es un toque diferente.

¿Ahora le vas a echar trufa? -Sí, trufa rallada.

-Vale, ya, Ana. Hay que cerrarlo bien

y con cuidado, ahí es donde está

el quid de la cuestión.

-Esta...

El relleno tiene que ser también muy fino

y que se pegue mucho al solomillo, casi insignificante,

y alguno no lo ha entendido bien

y ha hecho casi un pisto dentro del solomillo.

Algunos demasiado relleno, el hojaldre yo creo que

se les puede quedar, eh, un poco húmedo

y que no cueza bien y que no dore bien.

¡Cambio de cocinero!

-Bate huevo, bate huevo.

-Los huevos, bátelos. -Hay que limpiar.

-¡Mauro, cáscalos! -Ya lo he cascado

-¿El qué? -El huevo.

-Échale sal.

El hojaldre se pinta con huevo y le pones una decoración

que pueden ser unos cuadritos, puedes poner lo que tú quieras.

-Hago un corazón.

-¡Ah!

-Mira qué te digo, voy a limpiar esto.

-¡Venga, Martina! -Cuando trabajas tú,

vas muy rápido y, entonces, tú ves que los otros van lentos.

-Es verdad. -No, pero más rápido.

-¡Alegría al cuerpo! (RÍE)

-¡Mueve tu cuerpo! -Mueve tu cucu, ¿no?

Que es mueve el culo, mueve tu cucu.

-Ahí, ahí. -Decóralos.

¿Qué tal, Mauro? -Bien.

¿Eh? -Bien.

¿Ya lo has envuelto?

-Eh, sí. ¿Sí?

-¡Mauro, no...! ¿Cómo lo vas a presentar?

¿Así o le vas a dar la vuelta? -Le voy a dar la vuelta ahora.

¿Por qué? -Las dobleces quedan un poco mal.

Es que esto, a lo mejor, se te abre para arriba, ¿eh?

Y hace "uh...". -Ya, por eso.

-¡Mauro! ¿Y esta es la salsa?

-Sí, se me está pegando. ¿Y de qué?

Pues, si se te pega, haces así, la quitas del fuego y no se pega.

-De queso. ¿De queso? ¿De qué queso?

-De queso brie. Suerte, que salga bien, ¿eh,

Mauro?

¡Cambio de cocinero! -¡Ya voy, ya voy!

-Es un paquete, lo doblas, es un regalo, ¿vale?

-¡El huevo y la otra!

Hombre, qué bien, Mauro, muchas gracias.

-De nada. ¡Hala! -¡Ponle un poco de huevo

en las selladuras para que se quede bien cerrado!

-Es lo que voy a hacer.

-¡Qué bonito!

-Ahora otra capa, pero por el otro lado, así;

y ahí ya es donde vas a decorar, ¿vale?

¡Ostras, ahora no, ahora no!

-Le hemos puesto un corazón en medio,

a ver si enamoramos a los jueces.

-Vale, dentro. -Vale, venga, la salsa.

-Vamos muy retrasadas. Todavía no hemos metido

el solomillo en el horno, tenemos que hacer la guarnición,

tenemos que hacer la salsa, o sea, vamos muy retrasadas.

¡Cambio de cocinero! -¿Puedo meterlo al horno o no?

-Dame, dame, que ya estoy yo. -Toma.

-Vamos retrasados, ahora yo creo que

hemos cogido el ritmo, ya está en el horno

y está Víctor preparando el queso para la salsa.

-Son unos 20 a 30 minutos a unos 220 grados.

Si buscas nuevas recetas, saber cuáles son los platos

favoritos de los jueces o ver cómo evolucionan

los aspirantes semana a semana, esta es tu revista,

la revista "MasterChef júnior".

En sus páginas, podrás encontrar, además, reportajes contándote

todo lo que se cuece en las cocinas.

Consíguela en tu kiosco todas las semanas

con tu revista del corazón favorita.

-Pon un tomate o algo. Manuel...

-¿Sí? Esto ya está, que se va a quemar.

Corre, corre, que se te quema. -No, se ha quemado ya,

ya está quemado. ¿El qué se ha quemado?

-Nada, el brócoli... -¡La cebolla, Manu, la cebolla!

-Déjalo. En el horno ya está el Wellington

y para la guarnición tenemos el pimiento, la cebolla

que está en el horno, un carpaccio de calabacín

y el brócoli, que se acaba de quemar.

Manuel, pero tranquilízate y limpia un poco esto

que está desastroso, Manuel.

Lluc, ponte las pilas que te veo muy, muy, muy flojo,

¿eh?

-Manuel lo está haciendo bien, es lo que cuenta

y creo que tenemos oportunidades.

Bueno, yo también lo hago bien.

-¡Ah, sácalo, sácalo!

El Wellington, sácalo. ¡Cambio de cocinero!

Entráis en los últimos 12 minutos.

-Sin piedad.

-Huy, cómo se ha dorado esto.

-Vamos muy bien, ya llevo la salsa bien,

la salpimiento un poco, eh, ya tengo el Wellington

metido en el horno y ya vamos por el pisto,

así que vamos muy bien.

Martina, ¿qué haces? -Estamos haciendo un carpaccio

de berenjena porque me he dado cuenta

de que Manuel lo hace de calabacín, era lo que íbamos a hacer.

Haz lo que veas conveniente y olvida el resto.

-Pero no quiero hacer lo mismo que los demás.

No tienes que saber qué hace Manuel.

Céntrate en tu idea y en tu equipo.

¿Y la salsa que vas a hacer? -Son verduras al vino tinto.

Esta salsa la conozco. -No sé si demasiado espesa.

Esa salsa la ha hecho esa señorita.

-Sí. Ya reconozco su gusto en la cocina.

Cuidado con el pimiento rojo. Mucho pimiento, un pimiento crudo

cuidado, ¿eh? Si tienes tiempo

y le quieres dar una vuelta, con criterio,

no te queremos poner nerviosa ni liarte.

-Tampoco dejes seco.

-Coge una cuchara y mueve. -Pero ahora va a estar aceitoso

y aceitoso no mola. -¡Saca el Wellington ya!

¡Ya, sácalo, sácalo! Que se nos quema, ¡sácalo!

Y mételo en una bandeja que se enfríe, por favor, Mauro.

Estamos muy bien compenetrados,

sí, estamos muy bien, la verdad es que sí.

-Huy, no se pone con el brócoli.

Lluc, por favor, ponte con el brócoli.

Ponlos. -¿Entero?

-Y vigila bien el brócoli, vigílalo mucho.

-No se puede hacer así, quemadito como estaba antes.

Atención, aspirantes, ¡último cambio de cocinero!

El cocinero que entre ahora, le recuerdo que

tiene que emplatar perfectamente el solomillo, su salsa

y la guarnición.

-¡Manu, la salsa y la guarnición!

-Ana, Dios, ¿qué hemos hecho, colega?

-Yo corté el solomillo porque pensé que había que hacerlo.

Ahí, a toda mecha metí el primer trozo y, después,

el trocito que había cortado, zas, y lo pequé todo ahí.

Esto es horrible. -Echa, echa ahí.

-Rápido, ¡corre, corre, sprint! -Sofríe el bacón, Ana.

Aspirantes, habéis entrado en los últimos tres minutos.

-¡Limpia, limpia, limpia!

-Ana, ¡va, va, va, va! ¡Haz el bacón, que te da tiempo,

tienes dos minutos.

¿Has limpiado el bote? ¿Está limpio el bote?

-Sí, sí, sí. -Vale.

Aspirantes, último minuto, ya debería estar emplatado, ¿oído?

-Vamos, Ana, que te da tiempo.

Hay que ver... -¿Le echo una ramita de perejil?

-Ramita de perejil, ramita de perejil.

-Coge germinados y los pones, que quedan muy bonitos.

-¡Corre, corre, 15 segundos, corre!

Como esté. Cinco...

-¡Corre! Cuatro...

-¡El carpaccio! Tres, dos,

uno, ¡tiempo!

¡Manos arriba!

-Ah... -Muy bien, Aina.

-Qué bien, Lluc. -Pensábamos que íbamos

a enamorar al jurado con nuestro corazón,

pero lo ha partido. Si tuviera que poner un nombre

al solomillo, se llamaría Fatal.

(RISAS) -Qué bueno.

Aspirantes, la primera pareja en mostrar su solomillo Wellington

será la formada por Guillermo y Mauro.

-¿Qué pasa?

-Madre mía, jo.

-Muy buena pinta.

Bueno, eso lo tengo que decir yo, ¿eh?

-Ah, bueno, vale. Sí, tiene buena pinta.

¿Y de qué es el relleno? ¿Qué le habíais metido?

-De setas y cebolla. -Y bacón.

-Y bacón. ¿Y la guarnición y la salsa?

-Es un pisto, pero no debería... No ha llevado el suficiente tomate

para ser un pisto, y la salsa es de queso brie.

¿Habéis compenetrado? -Sí.

¿Sí? ¿Estáis contentos trabajando en equipo?

(AMBOS) Sí.

-Mauro era más mi pinche y yo era más...

Como más el jefe,

porque a mí me gusta mandar un poquillo.

La pinta fenomenal, el punto de la carne:

Sonrosado, jugosa, buena. -Gracias.

El hojaldre bien hecho. A mí me ha sorprendido un montón

que llegarais a hacer esto así.

Para mí, hay que acompañar salsas que acompañen mejor la carne,

que no sean más sabrosas ni más intensas

que la propia carne pero, indiscutiblemente,

el trabajo está bien realizado. -Gracias.

Aina y Mendicuti.

Bueno, vamos a ver, ¿el relleno de qué es?

-De cebolla... -Cebolla...

-Y mostaza.

Habría que haber reposado un poquito más

para que esos juguitos que tenemos de más...

-Claro, pero es que cuando eso estaba...

-Ya. Esa humedad hace que no

cocine bien el hojaldre, aunque quizá no esté tan crudo

como pueda parecer.

Creo que le falta un poco de aliño,

¿le habéis echado sal? (AMBOS) Sí.

¿Sí? Está un poco sosa, ¿no?

Las patatas me parecen una guarnición bien elegida,

sois los únicos que habéis elegido patatas y están ricas.

¿Y la salsa es de...? -De piquillos.

A mí lo del pimiento con el Wellington, no me pega mucho;

pero está bien, es impresionante que vosotros

hagáis un plato así.

-¡Bien! Muy bien.

Lluc, Manuel... -Cuidado, cuidado...

-Dios mío...

-Tic, toc...

-A ver, cuidado, ¿eh?

Bueno, chicos, evidentemente, este Wellington lo habéis envuelto

de una manera singular, parece un bollo "preñao",

un pan relleno más que un Wellington.

-Queríamos hacerlo un poco distinto a los demás,

no ha salido como queríamos hacerlo,

pero no ha quedado feo del todo. Me parece que está muy bonito,

o sea es un esfuerzo... El plato es como

una especie de minicuadro, el pimiento rojo me sobra,

tenéis todos un problema con el pimiento rojo,

hablaremos más adelante. Cuidado con la "pimientitis" aguda

que tenéis, no es buena. Salsa, relleno, contadnos.

-El relleno es de pimiento, cebolla, champiñones y setas,

eh, la salsa es una reducción de Pedro Ximénez

con pasas y almendras

y la guarnición es un carpaccio de calabacín.

Lluc, parece que se te ha comido la lengua el gato.

-Ah, bueno, ah...

También lleva mostaza, sí.

La cocción es fantástica,

el relleno tiene lagunas, ¿eh?

Está muy bueno, el punto está extraordinario.

-El brócoli no te interesa, ¿no, Pepe?

Brócoli... Para Jordi, que hace

las dietas esas raras. Verduras y Pepe no...

Sois un buen equipo, me falta que Lluc

se lo crea un poquito más,

saques tu carácter

y veamos a Lluc cocinero.

-El verdadero Lluc es "on fire".

Martina y Ana. (RÍE)

-Es que lo hemos hecho fatal, pero fatal.

-Mirabas el plato y, en serio, que te daba la risa porque

estaba fatal, fatal, pero fatal, fatal, fatal, fatal, fatal...

Muchas veces.

Os voy a dar la razón, sí. -Es que nos ha salido todo fatal.

Íbamos a hacer un carpaccio de la berenjena con no sé qué...

Y quedaba un segundo. Habíamos frito el bacón

y no lo hemos echado. -Cállate, cállate, cállate,

Martina, cállate.

-El relleno también lleva pimiento como todos.

Si sigues contándonos cosas malas, no lo pruebo, ¿eh?

¿Me cambias el sitio? -Es que está muy mal.

¿Lo del corte que ya viene ahí? -Eh...

Porque pensé que había que cortarlo.

Es como un Frankenstein de carne.

-Sí, exacto. -Total, muy feo.

Explícame de qué es este... potaje.

-Pimiento, cebolleta, champiñones y vino tinto...

Y unas... -Tomate.

-Y tomate.

Bueno, hay muchos defectos, ¿eh? La salsa es intratable,

porque no es una salsa, es un puré de no sé qué,

y la guarnición... -Horrible.

(RÍEN)

-A lo mejor ellos eran un mejor equipo

y trabajaban mejor y se organizaban mejor,

pero no hay que reírse, creo.

Víctor, Marta, vosotros cerráis la cata de hoy.

-El Wellington lo hemos hecho con chalotas, champiñón

y mostaza, el clásico.

Luego, una guarnición de frutos secos y verduras

y una salsa de quesos. Tiene una pinta extraordinaria.

Sí, el aspecto, desde luego. El aspecto es...

El hojaldre, el punto de cocción del hojaldre

nada más verlo es perfecto.

Ah...

La cocción se nos ha ido un poquito.

Este exceso de juguito yo creo que es más

por demasiada cocción.

Las verduritas están ricas. Un poquito intensas.

Un poco intensas. Víctor, ¿te puedo dar un consejo?

Tú has mandado mucho, puedes ser un gran capitán,

tienes el carácter; escucha más y no anules

a tus compañeros porque tú tienes tendencia a anular.

-Yo soy muy mandón, siempre quiero llevar la razón

y lo que tengo que hacer es tranquilizarme

y escuchar la razón de los demás.

Aspirantes, la cata ya ha terminado.

Ahora, nuestro jurado tiene que deliberar para saber

quién ha hecho el mejor Wellington de todos.

Esa pareja se llevará tres puntos.

Jueces, cuando queráis.

Aspirantes, después de haber catado todos vuestros platos,

consideramos que el mejor solomillo Wellington de este reto

y que, por tanto, merece tres puntos,

es el de...

Guillermo y Mauro.

-Bien. -¡Olé!

(APLAUDEN)

Bueno, el resto ya sabéis que os lleváis un punto cada uno.

Guillermo, Mauro, venid aquí conmigo.

Bueno, pues, por haber hecho el mejor plato en este reto,

tengo dos cosas que deciros:

La primera, pues que sois los nuevos capitanes

de la prueba por equipos. -¿Sí?

Mauro como rival no me da miedo

porque es un rival muy fácil de... de cocinar.

Y, lo segundo, es que tengo una sorpresa para todos,

la trae un actor que consiguió hacernos reír a carcajadas

con una sola frase:

"¡Un poquito de por favor!".

¡Fernando Tejero!

(APLAUDEN) -¡Hala!

-¡Ahí va!

(APLAUSOS)

-¿Qué le ha pasado a este hombre? ¿Qué ha hecho?

Es que en la serie sale fofo y así un rollo...

(HACE UNA PEDORRETA)

Y aquí sale así: "¡Zaaaas...!".

Pero, bueno, espérate, que es que, no sé,

que me da de miedo, te veo muy fuerte, ¿qué ha pasado?

-Pues, nada, que me... -Te has hinchado un poquito.

-Con una bimba. (RÍEN)

Bueno, ¿tú eres cocinillas o no? -A mí sí, me gusta la cocina

y creo que se me da bien, no tan bien como a estos genios,

que yo alucino... ¿Qué te parece?

Con lo pequeños que son, ¿verdad? Y cómo cocinan.

-Yo alucino, yo alucino de la capacidad que tienen,

del talento y yo creo que podéis ser muy buenos cocineros todos.

Traes algo, no vienes con las manos vacías.

-No eso es top secret y es un regalo para todos,

yo creo que os lo merecéis.

Así que, aquí tiene usted, señor Mauro.

-A ver... -Pero qué es esto, a ver...

(LEE) Enhorabuena, aspirantes de "MasterChef júnior 2",

estáis invitados a cocinar en el mejor parque

de atracciones de Europa: Disneyland París.

(GRITAN DE ALEGRÍA)

-¡Vamos a Disney, vamos a Disney!

Fernando, muchas gracias por habernos acompañado

aquí en las cocinas... -Gracias a ti.

Puedes volver cuando quieras. ¡Y, chicos, próxima parada...!

(TODOS) ¡Disneyland París!

(VÍTORES) -¡Yuhu!

-¿Dónde vais? (TODOS) ¡A Disneyland París!

-Estoy emocionado porque nunca he ido

y siempre se lo pedí a mis padres de pequeño.

(VOCIFERAN)

-¡Vámonos a Disneyland París!

-¡Se mueve, se mueve! -Tranquila.

(MEGAFONÍA) El comandante Gonzalo y toda la tripulación

queremos darles nuestra más cordial bienvenida,

en especial, a los concursantes del programa "MasterChef"

en su viaje a Eurodisney.

(APLAUDEN Y OVACIONAN)

-Es la primera vez que monto en avión

y me lo he pasado genial.

-¡Corre, corre! Hemos querido trasladar

a nuestros aspirantes al mundo de los sueños

donde todo es posible,

por eso estamos en los World Disney Studios

de Disneyland, un parque que desvela los secretos

del séptimo arte, la animación o la televisión;

y, además, permite disfrutar de atracciones

y espectáculos asombrosos, como el recién estrenado

espacio de Ratatouille.

-¡Ese mola!

Por eso a nosotros nos apasiona Disney,

bueno, a nosotros y al resto de nuestros compatriotas

porque, en 2014, casi la mitad de los visitantes

fueron españoles.

-Me lo esperaba más pequeño

y te quedas flipando, te quedas como...

(TODOS) ¡Hola! (GRITAN DE ALEGRÍA)

-¡Hola, Goofy! -¡Hola!

-¡Hola!

-Ha sido una sorpresa encontrarnos con Goofy y con Donald,

pero yo espero encontrarme con los dos personajes

más difíciles de encontrar: Mickey y Minnie.

-¡Adiós!

-¡Muac! -Un besito.

Espero que esto no se acabe nunca, porque es muy guay.

Aspirantes, bienvenidos al mundo de la magia.

(APLAUDEN)

A ver, ¿qué toca ahora?

(TODOS) ¡Montar en las atracciones! ¡Pero, bueno!

¿Cómo que montar en las atracciones?

Tendremos que hacer los equipos, ¿no?

(TODOS) Sí. Ay...

-Hombre, a ver, hemos venido prioritariamente a cocinar,

pero supongo que también tenemos derecho de...

De montarnos en alguna cosa, ya que hemos venido aquí.

Guillermo y Mauro, vosotros fuisteis

la mejor pareja en el solomillo Wellington,

por eso, cada uno vais a capitanear un equipo.

Mirad lo que tengo aquí.

-¿Pepe? (TODOS) ¡Es Pepe!

Es una moneda con la cara de Pepe

y Jordi como con mucho susto.

(RÍEN) Esta moneda va a decidir

quién de los dos elige primero, ¿de acuerdo?

A ver, ¿qué queréis: Pepe o Jordi? -Yo Pepe.

-¿Qué quieres? -Pepe.

-Pepe tú. ¿Guillermo, Pepe y Mauro, Jordi?

¿Vamos allá?

¡Jordi! -¡Vamos!

(APLAUDEN)

Mauro, tú eliges primero, ven aquí.

Descubre con qué color va a jugar tu equipo.

Tú serás el equipo rojo.

-Voy a ser un capitán como Ratatouille,

no les voy a tirar de los pelos, pero les guiaré hacia la victoria.

El equipo azul es para ti.

(APLAUDEN) -Es la segunda vez

que soy capitán y voy a intentar no gritar

y a organizarme muy bien.

Ahora, el resto de aspirantes también vais a ver

en qué equipo estáis, así que, venga, todos a coger una rata.

-¡Ay, vamos! -¡Rojo!

-¡Mauro!

-¡Hala! -¡Rojo, Manu!

¡Bien!

-¡Hala! -Rojo.

Me tocó en el equipo que yo quería,

creo que haremos un gran trabajo.

-He visto que Víctor ha cogido uno azul,

lo ha dejado y ha cogido otro.

-Es que Guillermo, me da a mí que, por mucho que diga

que no va a gritar, es que él es así, es nervioso

y seguro que se le va a escapar algún grito y la va a liar.

-Por fin voy contigo, ¿eh?

-Ah... -A ver cómo curras.

Bueno, pues ya están formados los equipos

y el jurado os está esperando en cocinas, así que, venga,

¡luces, cámara... acción!

Los jueces tienen preparadas las cocinas

en el escenario central de "Stunt show",

un impresionante espectáculo de especialistas que,

en unas horas, volverá a estar en acción.

Aspirantes, hoy hemos querido

que el menú esté dedicado a las tapas españolas.

-¡Oh! -¡Toma!

La tapa es el símbolo de identidad de nuestra gastronomía

y queremos aprovechar que en el parque hay gente

del mundo entero, para darlas a conocer.

Un equipo cocinará:

Una tapa de ensaladilla rusa, otra de calamares a la romana

y una tercera de tocino de cielo.

Y el otro equipo hará:

Una tapa de patatas bravas, otra de albóndigas con tomate

y una tercera de torrijas.

Mauro, ¿qué menú quieres que cocine tu equipo?

-Yo quiero el segundo. Patatas a la brava,

albóndigas y torrija,

muy bien.

-Me llevé una desilusión porque prefería el otro,

tenía más oportunidades con ensaladilla,

que apetece más, como los calamares.

En cambio, Guillermo, tu equipo hará ensaladilla rusa,

los calamares a la romana y el tocino de cielo.

-No he hecho un tocino de cielo en la vida,

esperemos que no me toque a mí cocinarlo.

Contáis con 120 minutos para elaborar

50 raciones de cada tapa.

-50 unidades, madre mía.

Os recuerdo que nuestro proveedor de alimentos nos ha enviado

desde España los ingredientes necesarios para vuestros platos,

con lo cual, cocinaréis con productos de máxima calidad.

Recordad que el excedente se destinará a comedores sociales.

Aspirantes, nuestros comensales probarán todas las tapas

y nos darán su opinión, pero seremos nosotros,

el jurado del programa, quien decida qué equipo gana

y qué equipo pierde.

Cada integrante del equipo ganador recibirá seis puntos

y los miembros del perdedor, tres.

¿Tenéis ganas de cocinar? (TODOS) ¡Sí, chef!

Vamos a cocinar en: Tres, dos, uno,

¡ya!

-Voy a cocinar y, después, voy a las atracciones

porque es el mejor parque de Europa.

(VOCIFERAN)

-Es toda una sorpresa porque yo pensaba

que no los íbamos a ver y estaban con los ingredientes.

-Dame una, que no tengo. Dame, dame.

-Adiós.

-¡Vamos! -¡Por aquí!

-Lo de las manos dónde está, no lo veo. ¡Allí!

-De las patatas se va a encargar...

Ana. Para las albóndigas

va a haber dos personas: Una haciendo la masa

y otra la salsa de tomate; Manuel y Víctor, ¿vale?

Para las torrijas, te vas a encargar tú,

y yo voy a ir ayudando a todos, ¿vale?

-Vale. -Justo me ha dejado a mí el postre

que es lo que mejor se me da, entonces estoy contenta.

-La ensaladilla y los calamares. -¿Yo los calamares? Vale.

-Tú, vosotras... -Es que a mí limpiar me da asco...

-Bueno, no, déjalo así, ya está. -No, pero espera, mira.

-Guille, somos cinco, si a ella no le gusta hacer eso.

Jopé, pero, Guille, es que... -No vamos a usar maicena.

-Alucino yo. -Venga, rápido

-¿Cómo se hace el tocino de cielo?

Yo nunca he hecho el tocino de cielo.

A ver, yo sé que se parece al flan, pero no sé

si me quedará un flan o un zumo.

Si te gusta la cocina y tienes entre ocho y 16 años,

no te puedes perder el campamento MasterChef:

Cocina y diversión en entornos naturales.

El verano que viene, campamentos MasterChef.

-Vale, 15 patatas.

-Vale. -¿Qué de 15? ¿15? Mucho más, ¿no?

-Pues 30. -Haz 25.

-Martina se ha creído como la capitana

y ha ido a mandar cosas, pero es que eso tampoco lo veo.

-A mí déjame que voy a infusionar la leche, ¿dónde está?

¿Dónde está la leche?

-Azúcar, falta azúcar y leche.

-El azúcar lo he visto por aquí antes.

-¿Y la leche? -No hay leche.

Tío, no me fastidies.

¿Qué falta? (TODOS) Leche.

Guillermo, Mauro,

venid conmigo. Mauro, venid.

Tenéis que elegir a un miembro de vuestro equipo

para que vaya a buscar la leche y nos la traiga.

-Voy a elegir a Víctor.

-Marcos. -¿Qué?

-Ven conmigo. -Voy.

-Me gusta que me eligiese a mí, eso es que confía en mí. Me alegró.

No tenemos leche, está en la Plaza de Ratatouille,

os voy a dar un plano y tenéis que buscar la leche,

imprescindible para poder hacer los postres.

-Encárgate de la cebolla. La cebolla cortada a brunoise.

Yo corto mejor que tres personas y justo me han enviado a mí

a por la leche cuando cortaba cebolla.

-Ana, te vas a poner con la cebolla, ¿vale?

-Mauro, son 12. -Vale, son 12 cebollas.

Venga, chicos, a por la leche. Vamos.

-A ver.

¿Dónde está? -¡Por aquí!

-¿Por allí? -Por ahí, por ahí.

-¿Dónde? -A ver...

Es por aquí, ¿vamos?

Oye, ¿cómo has organizado el equipo?

-Mira, Martina se va a encargar de las torrijas

porque me ha dicho que se le da bien.

Las torrijas son complicadas, tienen trabajo.

-Yo confío en ella. Manuel y Víctor, las albóndigas.

Manuel iba a hacer y pesar la masa

y las albóndigas; y Víctor se iba a encargar

de la salsa, pero está cogiendo la leche.

El equipo rojo va a hacer albóndigas:

Primero, una buena carne. A esa carne picada añadir ajo

y también una panade; ¿qué es?

Pan del día anterior remojado en leche.

Harán una buena masa y formarán bolas

y esas bolas las meterán en un sofrito de cebolla,

ajo, un buen tomate bien guisado,

reduciremos un vino blanco, cocción de 10 minutos,

reposar un poquito y a servir.

-¿Quieres que te ayude? -Que no, que no, que no.

Todas las impurezas aquí.

-Es que yo esto como que no lo sé pelar.

-Pues, entonces, da igual,

si te vas a cargar el calamar, déjalo.

Lluc a veces se pone en el trabajo de los demás

porque quiere que piensen que es un manitas,

que lo puede hacer todo.

Ve pelando zanahorias, patatas, lo que sea.

-Es que tengo que hacer lo de las aceitunas.

Tengo que hacer muchas cosas.

(HABLAN EN INGLÉS)

-No, ¿no? Va. -Vale, gracias.

¿Nadie sabe dónde está o qué?

(HABLAN EN FRANCÉS)

(HABLAN EN INGLÉS)

-Ah, vale. O.K.

¿Cómo va Aina con mis calamares?

-Bien. ¿Te gusta limpiar calamares?

¿Los habías limpiado alguna vez? -Me habían enseñado a limpiarlos.

¿Quién te ha enseñado a limpiarlos? -Mi padre.

Una vez que estén limpios, ahora ya cortamos.

Como vamos a poner tres trozos de calamares por cabeza,

tener como 150 anillas, ¿vale? -Vale.

¿Qué necesitamos para hacer unos buenos calamares?

Pues, eso, el producto, un buen calamar grande,

limpiamos de dentro, sacamos la tripa,

cortamos en rodajitas y podemos hacer dos cosas:

O una masa de fritura o, en este caso, nuestros aspirantes

usan una buena harina de fritura, aceite de oliva bueno caliente,

180, 190 grados y a freír. Sacamos, chorrito de limón

y a comer.

Aspirantes, llevamos media hora cocinando,

nos quedan 90 minutos, daos prisita.

-Todos a pelar patatas, chicos.

Martina, si no tienes nada que hacer,

ponte a pelar patatas. -Tengo cosas que hacer.

-Guille, vente.

-Lluc, acuérdate, siempre con respeto y por favor.

¿Qué estás haciendo? -Cortar las aceitunas

y estoy hirviendo los huevos. ¿Y la patata y la zanahoria

la tenemos puesta? -Estoy cortando la zanahoria...

Vamos deprisa con eso, es lo principal.

Cuando lo tengamos nos quedamos tranquilos.

-¿Las corto con piel o las echo directamente?

Lávalas, lávalas rápido y ponlas a cocer ya, con piel.

¿Vale? -Vale.

¿Cómo se hace la ensaladilla rusa? Hay muchas maneras,

la que más me gusta es cocer zanahorias y patatas enteras,

con piel; cuando las tengo, saco, quito la piel

y corto en trozos, y mezclo con mayonesa; sencillo.

Le podemos echar lo que queramos:

Pimiento piquillo, ventresca de atún,

aceitunas sin hueso... Removemos todo bien,

que quede ni espeso ni claro; y ya lo tenemos.

-¿Vas bien? -Voy lo más rápido posible,

necesitaba a Marcos.

-Preguntas tú, que yo no sé inglés, tío.

(HABLAN EN INGLÉS)

-Ah, vale. O.K. -O.K.

-Hay que ir todo recto.

¡Ay, ya está! -Es aquí, ya hemos llegado.

-¡Eh! -¡Hola!

¡Hola! -Ah, está suavecito.

¿Sabes dónde está la leche?

¿Dónde? -Aquí.

(AMBOS) ¡Gracias! -¡Adiós!

-Vamos rápido, que necesitan la leche, que si no...

-¡Venga, va, la leche, Víctor!

Venga, va, la leche. Rápido. -¡Marcos!

-¡Venga, chicos, he traído la leche!

-Gracias, venga, va, Víctor, dame.

-A ver, ¿por dónde vamos?

-Fatal. -¡Pimiento, tío!

-Vamos muy bien, no gritamos, ¿vale?

-Muy bien. -Habla pero sin gritar, ¿vale?

-Muy bien, Guille.

-Guillermo no tiene medida,

o se pasa o no llega.

-A ver, ¿esta es la carne salpimentada?

La amaso, ¿vale? -No, no, no, Víctor,

primero hay que poner el pan y esto hay que sofreírlo.

Ponte a sofreír esto. Víctor, a darle forma.

-Que Víctor se ponga con la salsa, Mauro.

El equipo rojo hará patatas bravas,

las cortarán a dados regulares y harán dos salsas:

Una mahonesa que mejorarán con un poco de ajo,

sin germen, para que no repita; y una salsa brava, ¿cómo?

Ajo, cebolla, un buen tomate, reducir, especias

y una guindillita o salsa tabasco.

-¡Las patatas!

-Que no, que están duras, que ya he mirado.

Lluc, eres cabezota, ¡que la he mirado, Lluc!

-¡Lluc, que es el capitán!

-¿Qué? -Que ya la he mirado.

-Hazle caso al capitán. -Si están duras

pues como que vamos mal.

-El mejor de mi equipo, por ahora, es Marcos

que se ha esforzado por ir a ver la leche

y, después, el peor es Lluc, pero no porque sea tonto

ni esté haciendo mal trabajo, sino que tiene dudas

por cortar las... las aceitunas.

-Si él dice creer que yo soy el peor pues que lo crea,

me da igual.

-Lluc, ha sido una broma, ¿vale?

-Ya, ya. -Perdona, eh...

-Ya, ya, vale. -Hablando claro,

me importa un pepino lo que diga él

porque él es peor.

-¿Quién se pone con las patatas?

-¿Por qué Víctor no pela patatas? -Víctor, por favor,

alguien a las patatas.

A cortar... A po... ¡A cortar patatas!

-Que alguien ayude a cortar patatas, por favor.

Manuel, ve. -Yo no puedo, yo no puedo.

-Ana, por favor, que tú tardas... Tardas cinco minutos.

-Martina tiene muchas ganas de ser capitana,

pero ahora que me haga caso porque yo soy el capitán.

-Ana, lo tuyo es lo más fácil.

-Yo tengo que hacer esto y lo voy a hacer.

-Ana, por favor, hazle caso. -Mira, voy yo y apago esto,

si nos quedamos sin torrijas, no es mi culpa.

¿Cómo que quién se ocupa de las patatas?

¿No eres el capitán? Veo que Martina manda más que tú.

-Yo creo que le falta un poco coger el mando

y dirigirlos un poco a todos; una cocina sin capitán

es muy complicada.

¿Quién está con el postre? -Marta.

¿Está bien batido ya? -Sí.

Pues, nada, luego lo incorporas bien,

lo pones en placas con bien de caramelo.

¿Qué te gusta del tocino? Que tenga mucho caramelo.

No te quedes corta con él.

Para hacer un buen tocino de cielo,

primero, infusionamos leche con azúcar

y cáscara de limón, e incorporamos gelatina y canela.

Por otro lado, se baten yemas y huevo

y añadimos la leche infusionada.

Finalmente, en un molde bien cubierto de caramelo,

añadiremos la mezcla y hornearemos a 120 grados

durante 40 minutos.

¿Qué difícil cocinar sin receta, eh?

-Sí. Para que en casa no te pase eso,

el libro de "MasterChef júnior": Trucos, consejos,

recetas a porrillo,

secretos y de todo.

-¿Quién quiere un calamar de pulsera?

Mendicuti, fashion victim, ¿me estás copiando o qué?

Yo tengo mis tenedores que os hago yo,

¿y tú tienes que sacar aquí una línea de joyería también?

-Oye, es que me gustó eso, pues oye...

Mira, míralo, míralo. Me gusta, sobre todo,

cuando vas a ligar con una y huele a calamar,

van a salir todas corriendo.

Aspirantes,

faltan 55 minutos para empezar a emplatar todas las tapas, ¿oído?

(TODOS) ¡Sí, chef!

Ojo con el menú de hoy, ¿eh? Siempre tiene que salir bien,

pero hoy hay que poner un poco más de interés, ¿vale?

Porque tenemos un montón de gente famosa

que ha venido al parque: Rosario Flores...

-¡Ah, Rosario! Raquel Meroño,

Cayetana Guillén Cuervo. Así que, poneos las pilas, ¿eh?

Que tenemos gente vip.

-¡Qué asco!

-Sientes la carne... -Hala, ya se me ha roto esto.

Jo... A mí me gustaba mi... -Marcos, tíralo,

no hagamos el tonto, porfa. -Ay, vale.

Estaban todos muy callados, yo también quiero animar

un poco el ambiente; ya he visto que no animaba,

a la única que sí ha sido a Samantha.

¿Quién tiene el postre? -Yo.

Que tengo un hambre ya de dulce, a ver...

-Que está muy caliente. Cógete otro cacharro y lo viertes.

No hay nada mejor para enfriar que cambiar los cacharros.

Además, como yo llevo impermeable, si me mojas, me da igual.

¿Tienes una rejilla preparada para escurrir el pan?

-Ah, sí. El pan tiene que mojarse bien

y ponerse a escurrir. Cuidado, que te quemas

con la rejilla, ¿eh?

-Necesito una... unos guantes.

(MAÚLLA) ¡Eh, Martina!

Tenemos aquí al flautista de Hamelín.

-¡Ah! (MAÚLLA)

¿Miau, miau, miau? Ahí tienes cuatro, ¿vale?

-Gracias. Hala, perfecto.

Para hacer unas buenas torrijas, lo primero que tienes que hacer

es poner a hervir leche, canela, azúcar y cáscara de limón.

Esa mezcla la usas para poner en remojo las rebanadas de pan,

bien remojaditas; y, luego, las pones a escurrir

en una rejilla para que pierda toda esa humedad que sobra.

Se meten en el huevo batido y se fríen en abundante aceite;

se escurren en papel secante y se espolvorea con canela y azúcar.

-¡Rosario! -¡Ole, ole!

-¡Ah! -¡Rosario!

-¡Pero, bueno!

-¡Ah! -¡Hola!

-¡Por favor! -Pero...

-¿Cómo estáis?

¡Pero, bueno, hola, chicos!

-Pero vosotros sois unos monstruos.

-La canción de Rosario que más me gusta es la de:

(CANTA) #Queremos marcha, marcha. Queremos marcha, marcha.#

Esa me encanta. -Un beso, ¿no?

¡Pero, bueno! -Pero qué gorrito más mono lleváis.

-Ay, eso, los besos en los mofletes.

-¿Tú eres el capitán? -Sí.

-¿Y qué tal? Porque la primera vez que te vi de capitán

estuviste un poco regulín, ¿no? Te llamaron la atención,

hoy mejor. -Hoy sí, "muy" mejor.

-Me vais a perdonar, pero la patata con piel, me encanta.

-Está quemando. -No la vamos a hacer así,

vamos a quitar la piel y la vamos a cortar.

-Para una ensaladilla rusa, está todo a medio hacer.

-¿No podemos probar nada todavía? ¿Todavía nada?

-Espérate a que lo tengamos porque lo estamos sacando

y ya lo pruebas cuando lo tengamos hecho.

-¡A ver estos niños! -¡Hola!

-Besos mil, besos mil.

-¡Pero qué arte!

-Oh, qué bueno esto, por favor.

¿Puedo coger una?

Oh, qué ricas, por favor.

¿Y ya sabes todo esto de cocina?

-Qué bueno. -Y yo no sé nada.

-Pero tú sabes cantar, yo no. -Cada uno a su rollo.

Mira cómo está, qué rico. -Sois los monstruos

de los monstruos, cocineros. Monstruos.

Uhm... A ver, Rosario,

no van a llegar las albóndigas para los invitados.

-Estoy haciendo la mía propia. -Llevo sin comer

dos o tres días para venir aquí y comerlo todo.

Venid para acá, que nos vais a dejar sin provisiones.

Bueno, ¿qué os ha parecido? Contadnos.

-Los admiro porque con 10-11 años que se cocine así,

me parece que son maravillosos. ¿Estaba rico?

-Las albóndigas un escándalo, y la salsa también.

El equipo rojo. -Aquí no hemos probado nada

porque no podíamos probar. El equipo de Pepe no deja.

-Nos han dicho: "No probéis, está a medias".

Rosario y Cayetana, vámonos al comedor,

que estos se queden aquí y nos vamos a comer.

Nos vemos ahora. ¡Adiós!

-¡Hasta luego! -Chao.

Hasta luego. -Ha sido impresionante

porque en la tele eran guapas, pero en persona

están buenísimas.

-Se va a deshacer. Es que mira esto, Manu,

es que mira esto. -Martina, ¿qué has hecho

con las torrijas? Están empapadísimas.

-¿Pero qué dices? No están empapadísimas,

deben estar una hora en teoría. Ay, Martina, Mauro,

poneos de acuerdo, pero que salga bien.

-No es mi culpa que salga así. No me echéis toda la culpa.

-Tranquila.

Estoy un poco decepcionado con Martina porque no me parece bien

lo que ha hecho, pero es mi amiga, ha tenido un fallo

y se le puede perdonar. -¿Puedo echar el caramelo?

Que sepas que voy a echar poquito.

Hazme caso, con eso ya vale. -Que no, échalo todo, por favor.

-A ver, solo un momento, Marta, quiero saber por qué

vas a echar tanto. -Me lo ha dicho Samantha.

-Le voy a quitar un poco de caramelo.

-¡No le quites, no, no! -Espera, lo voy a esparcir, Marta.

-¡No lo esparzas! Que se esparce en el horno, jopé,

que no lo toques. -Oye, por favor, eh, por favor,

por favor, por favor.

-¿Qué te he hecho? -Pues cargarte el caramelo.

¿Pero por qué lo tocas? Cuando se hace aquí no se toca.

-Ya está, no pasa nada, ya está. -Mira.

-Marta, haz otra, cambia de bandeja,

echa las viejas, haz más caramelo.

-Lo tuve que repetir porque Mendicuti

metió la espátula y se quedó pegada y todo el azúcar estaba mal.

Hay que trabajar limpios, ¿eh? Mira, mira, esa piscina de leche

que hay ahí, yo es que me pongo malo, no puedo, no puedo.

Aquí tenéis una especie de huerto cebollil.

Chicos, pensad que si yo os quito toda la suciedad de en medio,

a la hora de la resolución del jurado, lo voy a comentar.

Aspirantes, en 30 minutos empezamos a emplatar, ¿oído?

(TODOS) ¡Sí, chef!

-¿Alguien ha visto el atún, chicos?

-Ay...

-Me he abrasado.

Mauro, esto es un desastre.

-¿Por qué? ¿Cómo que por qué?

¿Por qué es un desastre? ¿Quién se encarga de esto?

-Martina. Entro yo a echaros una mano

con eso. Una chaquetilla, por favor.

-Yo creo que las torrijas no han empeorado

porque yo llevase la voz cantante,

ha sido porque había desorganización en el equipo.

Ay, ay, ay... ¿Esto cómo lo arreglamos, socia?

-No lo sé. ¿Tienes azúcar glas? ¿Azúcar fina?

-Sí. ¿Tienes canela en polvo?

-También. Intentaremos, al final,

espolvorear bien con azúcar glas para que dé dulzor.

-Jordi, las albóndigas están muy buenas, ¿eh?

-Espera, no hagáis más albóndigas, hay 85 albóndigas en cada una,

¡eso son más de 150!

-Venga, rápido, todos a pelar patatas, todos.

-A cortar.

Oye, esto de ir unos con chaquetilla

y otros sin chaquetilla, ¿por qué? ¿Porque su equipo no va bien?

¿Puede ser por eso? -Sí.

(RÍE) Vale, eh, señorito.

Señorito, mira,

¿sabes cómo se llama esto? Es como una lengua, una espátula.

Mira, eh...

¿Vale? ¡Eh! Con esto.

Pepito, a tu equipito lo veo flojo, ¿eh?

Me voy a poner una chaquetilla porque, si no,

creo que no lo vamos a hacer bien.

Mete las manos en agua y sécate con papel.

Ahora vengo, venga. Anda, que me vais a quitar la vida.

En 15 minutos dejamos de cocinar.

-¡Oh! Se quemó, mierda.

Pensé que lo había apagado.

(GRITO) -¡Ostra!

-No he sido mi culpa. Eso estaba pegado.

¿Qué ha pasado ahí?

-Una cazuela caliente, con aceite,

que se había quemado y, entonces, la metí ahí.

¿Y me has quemado el suelo? -Sí.

Amiga, nunca, ¿eh? Cosas calientes

en el suelo, cuidado, ¿eh?

-Echa un poco más de mayonesa. Señorita.

¿Queréis que lo explique otra vez?

No. ¡Eh! -Es que así no se mezcla.

Sí. ¿Cómo que no se mezcla?

Eso de las manitas... ¿Y ahora qué haces?

Lluc. -¿Qué?

¿Sabes quién era Alfonsa, de mi pueblo?

Era muy guarrona ella. Pues no te puedes lavar

las manos en las patatas y la patata la cojo y la echo.

Hay que ser un poco más cuidadoso. ¿Vale?

-Vale.

-No eches tanto, por favor, Manuel.

Manuel, duras como una piedra.

-No tengo freidora en mi casa. Frío en sartenes.

Te bajo la temperatura, porque dora rápido,

pero no las está cociendo.

-¡Eh! Yo tengo freidora. ¿La hago yo?

-He freído todas las albóndigas. Creo que sé algo, ¿no?

-Tenía más experiencia Víctor.

-Déjale, que lo está haciendo genial

y le han dicho que las albóndigas están buenísimas.

(TOSE)

Aspirantes, en tres minutos dejamos de cocinar

y a emplatar. ¿Oído? -Sí, chef.

-¡Huy!

Está buena. No va a ser la mejor ensaladilla

de la historia, pero, ojo, tiene arreglo.

Un poco de mayonesa, sal pepinillo

para que suba el vinagre y lo podemos arreglar.

-¡Cuidado, cuidado, cuidado!

Ya que no te he visto organizar bien la cocina,

organiza, como mínimo, bien el pase.

Ta, ta. Los platos bien puestos

y dejar espacio para poder trabajar.

-Marta, así no, que se nos caerán todos.

Estírate 50 aquí ya. Todos juntos.

Venga. Cogiendo todos.

-¿Aquí qué va? Lo que tú decidas, ¿no?

-En las de cristal, las torrijas.

Aspirantes, podemos ir emplatando

si tenemos los platos acabados, el primero, ¿vale?

-Primero ponemos la torrija y luego otra cosa.

Cuidado. No seamos guarretes. ¿Qué quiere decir esto?

Aquí cerquita. Un bol.

¿Vale? Esta es la cantidad. Así.

No lo toquéis. No lo mováis.

Ahora le ponemos un perejil y ya está.

¿Qué tal? Bienvenidos.

Nuestros aspirantes están como locos

por mostraros sus creaciones.

El equipo azul os va a presentar una tapa de ensaladilla rusa,

calamares a la romana y de postre, un tocino de cielo.

Y el equipo rojo, patatas bravas,

albóndigas con tomate y de postre, unas buenísimas torrijas.

-Hay 49. -A partir una torrija por la mitad.

Una muy gorda la vamos a partir.

Vale. 50 torrijas. Aquí tenemos a Raquel Meroño,

actriz, y su familia, con Santi, el padre,

y sus dos niñas guapísimas, Martina y Daniela.

¿Sois gemelas? -Sí.

¿Y vosotras cocináis? -No.

Se le dan más bien los microondas, dice.

Y del menú de hoy, ¿os encanta

la ensaladilla rusa? -Bueno...

Chicos, venga.

-Ay, qué mono.

¿Eres Leo? Me han hablado mucho de ti.

Te encanta "Masterchef júnior". ¿No? Te has puesto a cocinar.

¿Tú cocinas? -Me encanta cocinar.

Tengo muy poco tiempo, pero me encanta.

Y a quien le gusta cocinar, es a mi chico.

El papá también ayuda, que es muy importante.

-Le gusta cocinar. Papá también ayuda.

-Yo hago mis pinitos. Pero tu especialidad.

-Me gusta mucho hacer tabulé.

¿Sí? -Me inclino más por la cosa árabe.

Árabe y sano, ¿no?

-¡Ahí vienen camareros, chicos! ¡Venga, venga, chicos!

Ya tenía que estar todo acabado. Venga, venga.

Están ahí los camareros. Venga. Rápido.

Los calamares. ¡Venga, venga!

-A mí me encanta cocinar. Me encantan las verduras.

Me encanta la comida sana. Se me pasan las horas volando

y me relaja. Una receta de familia

que te venga de tu madre.

-Le gustaban mucho las papas amarillas.

Son muy de Andalucía. Pero en mi casa eran mucho

de potajes, de garbanzos, de cocido.

-Dos, cuatro, seis, ocho...

Capitán, venga usted aquí conmigo.

Venga a las cocinas. Mira. Mira por aquí. ¿Qué ocurre?

¿Cómo lo ves? ¿Cómo lo ves? -Sucio.

¿Sucio o sucísimo? Pues ahora esto tiene

que quedar limpísimo. Coge a todos.

A ver si es verdad que te veo un rato mandar,

aunque sea solamente eso.

-Oye, ¿queréis limpiar cocinas o qué?

Que una cocina estuviese tan sucia,

me preocupa porque en cualquier momento

nos pueden decir los jueces: "Pues la comida está riquísima,

pero perdéis porque tenéis sucia la cocina".

-No sé cómo estará el de los otros, ni me interesa.

Pero... -La vamos a palmar.

-Ya sé que a ti no te gusta mandar, pero si eres capitán,

tienes que mandar. -La capitana has sido tú.

-Tú tienes que mandar, si otra vez lo eres.

Venga. Camareros prevenidos.

Sacamos ya mismo los platos.

-La salsa de tomate está de buena...

-Muy rico, muy rico.

Cosas en el suelo, comida,

me han quemado el suelo, suciedad por todas partes.

Y eso es porque durante tu capitanía,

no les metes caña, no les dices: "Limpiad".

No eres estricto. Eso no puede ser, amiguete.

-Hemos estado un poco desordenados

y también un poco despistados a la hora de limpiar

y esas cosas, porque a mí no me gusta mandar

y tampoco sé hacerlo.

Tenemos aquí una mesa de gente francesa.

Les preguntaré qué les ha parecido la comida.

Había una de las dos que no le gustaba la ensaladilla.

¿A quién era? -A mí.

¿Y qué ha pasado? -Me ha encantado.

¿A ti qué? -Me han gustado la ensaladilla,

las albóndigas y los calamares.

¿Y cuál es tu equipo favorito? -El azul.

-A mí me gusta más el equipo rojo.

Tenemos aquí a Leo, que es superfan de "Masterchef",

que hoy tiene la posibilidad de valorar un plato.

¿Cómo está la salsa de tomate?

-Creía que era sopa y me la comí.

Se ha tomado la salsa de tomate con cuchara,

como si fuese una sopa, de lo buena que estaba.

¿Y la torrija? -Han puesto un pan muy gordo.

Comensales, muchísimas gracias y hasta siempre.

(APLAUSOS) A disfrutar de Disney.

-Yo no sé cómo vamos a quedar.

Como no lo sepa este... ¿Tú sabes algo?

Se ha quedado sin palabras.

Aspirantes, hoy de nuevo habéis cumplido el reto

que os hemos propuesto. Enhorabuena.

Os recuerdo que los integrantes del equipo ganador

se llevarán seis puntos y los del perdedor, tres.

Equipos, nuestra obligación es enseñaros

y la vuestra, como aspirantes, es aprender.

Cuando os llamamos la atención porque habéis sido descuidados,

lo hacemos con el único objetivo

de que cada vez cocinéis mucho mejor.

En la prueba de plató, hicisteis un solomillo Wellington,

que era una maravilla y es un plato muy complicado de hacer.

Sabéis hacer lo más difícil.

Sin embargo, platos tan sencillos y tradicionales

como los de hoy, se os atragantan.

Y es que, cuando cocináis fuera, hay que organizarse mucho mejor.

-Creo que Mauro se lo tomaba con demasiada calma.

No sé. Creo que era porque quería ir

tranquilo y asegurar. Pero tampoco hay

que tomárselo con tanta calma.

Hay que planificar dónde dejáis los platos que vais ensuciando,

dónde lavaros las manos.

Lluc, no podemos limpiarnos las manos

en el agua de cocer las patatas.

Ni mover la ensaladilla con las manos.

-Yo lo he hecho con guantes. Guillermo, aunque tu cocina

quedara sucia, como líder te has sabido organizar mejor

que la última vez. Y sobre todo, no has perdido

los nervios ni has gritado a tu equipo.

Eso sí. A pesar de todo, he tenido que ponerme

la chaquetilla y ayudaros incluso a emplatar.

-Estoy contento porque me han dicho

que he hecho muy bien la capitanía.

Equipo rojo, a vosotros os ha pasado

tres cuartos de lo mismo. No habéis sabido organizaros.

Mauro, a ti no te hemos visto liderar en ningún momento.

-Ser capitán me ha venido un poco grande. No sé mandar.

A quien sí hemos visto mandar, es a Martina.

Que estaba tan ocupada organizando el trabajo de los demás,

que ha desatendido el suyo propio.

Esas torrijas no eran torrijas. Eran mendrugos.

-No he sabido pararle los pies a Martina.

Cuando ella quiere mandar, pues manda

y le da igual lo que digan otras personas.

A pesar de todos los fallos, hay algunos

que se han dejado la piel en la cocina.

Y otros que se han llevado un souvenir,

como Ana, que se ha llevado media moqueta.

Con tanto desastre, yo también he tenido que ponerme

la chaquetilla y echaros una mano.

Equipo azul, la receta que teníais

para el tocino de cielo, era muy sencilla.

Porque estaba más cerca de ser una receta de flan

que de tocino de cielo.

Y aunque el tocino os ha quedado algo insípido,

el caramelo estaba muy rico.

Equipo rojo, a las torrijas les faltaban muchas cosas

para que estuvieran bien. Tendríais que haberlas cortado

por la mitad, haberlas dejado más en remojo,

haberlas frito mejor, más tiempo

y haberlas rebozado más en huevo antes de freírlas.

Porque los comensales las han dejado sin tocar

sobre la mesa casi todos.

-Hay que pensar que vamos a ganar.

-No sé. -Vamos a dejar la mente en blanco.

Por todos esos fallos imperdonables,

el descuido y la desorganización general,

este jurado considera que ninguno de los dos equipos

debe ganar la prueba de hoy.

-¿Qué? Todos recibiréis

el mínimo de puntos, que son tres.

-No me esperaba para nada que perdiesen los dos equipos.

Estamos ocho en la cuerda floja y dos que están ya más seguros,

que son Mauro y Guille.

Equipo rojo, equipo azul, empate técnico entre los dos.

Pero de verdad que yo no quiero que estéis tristes.

Estamos en el país de la magia, de la ilusión.

Así que, jueces, ¿qué os parece

si les dejamos montarse en las atracciones?

Pues no sé, Eva, lo mismo están muy cansados.

Yo tampoco les veo con ganas de hacer cosas.

-¡No, por "fa"! ¿Estáis cansados?

(NIÑOS) ¡No! No. Están agotados.

-Para las atracciones, no hace falta estar cansados.

Estés cansado o no, subes, más feliz, imposible.

¿Queréis disfrutar del parque? (NIÑOS) ¡Sí!

Pues adelante. Venga, vamos.

(GRITOS)

-Pensaba que me iba a estampar.

Había un señor que lo estaba manejando.

Pensaba que lo estaba manejando yo.

-¡Hala!

¡Dark Vader!

Yo soy tu padre.

-¡Venga, Guillermo!

¡Venga, Guillermo, no te rindas! -¡No puedo!

-¡Hazlo por el equipo!

-Lo que más me ha gustado, ha sido el show de "Ratatouille",

porque era muy divertido. Parecía que estaba yo ahí

en la peli. Y el fuego y el horno que me quemaba y eso.

Era superguay.

-Me encantan las atracciones.

Si me dicen: "Esta es la más bestia", la primera en la cola.

-Me ha encantado Disneyland París.

Me quedaría a vivir aquí.

(ULULOS)

Bienvenidos de nuevo a las cocinas de "Masterchef júnior".

En este programa, primero ha sido el solomillo Wellington.

Luego, nos hemos escapado a Disney.

Y ahora, toca volver a cocinar.

Pero antes de eso, tenemos que repasar la clasificación,

a ver cómo va. Empatados a puntos estáis

Aina, Manuel, Marta, Mendicuti,

Víctor, Lluc, Martina y Ana.

Y con dos puntos más que el resto,

tenemos a Guillermo y a Mauro.

-Yo estoy muy nerviosa, porque hoy, si no quedas

entre los cinco mejores platos, te vas.

¿Qué tienes, Manuel? -Tapones para echar.

Pues vamos.

¿Os habéis fijado? Lo tenemos ya casi lleno.

Estoy segura de que antes de terminar el programa,

no nos van a caber en plató. -Ojalá.

(BALIDOS) -¿Eso ha sido una cabra?

Samantha, para ya. Pero...

No lo vuelvo a hacer. Últimamente, Samantha hace

unos ruidos muy raros. ¿No creéis?

-Son unas cabras. Son dos cabras.

Mauro, Guillermo, vosotros sois los dos aspirantes

que, después de todas las pruebas, habéis conseguido más puntos.

¿Sabéis lo que eso significa? -No.

¿No tenéis ni idea? -No.

¿Has mirado para arriba, Guillermo? -Sí.

Estáis salvados, chicos. Este reto no vais a cocinar.

Podéis verlo desde la galería. (APLAUDEN)

-La verdad es que ahora somos la mitad

de los que éramos al principio y por cualquier traspié,

te vas a tu casa ya. Un día que fallas alguna cosita, adiós.

Aspirantes, en "Masterchef júnior" los protagonistas sois vosotros,

(BALIDOS) los más pequeños de la casa.

(RÍEN) Samantha, ¿te puedes callar?

Por favor, dejadme continuar con el programa.

Es que me sale del alma.

Lo que os decía. Esta noche vais a conocer

a unos nuevos compañeros de vuestra edad.

A ellos también les gusta jugar, son chillones

y como a vosotros, se les coge cariño enseguida.

¿Queréis conocerles? (NIÑOS) ¡Sí, chef!

Pues adelante.

(EXCLAMAN) -¡Qué lindos!

Bienvenidos a la granja júnior de "Masterchef júnior".

-¡Oh!

-¡Ay! Qué mono.

-Qué susto, el cerdo.

-¡Ay, qué cerdito!

-¡Ay, mira los pollitos!

Hola, pollitos.

Yo quiero un pollito de estos. -Hola, pollitos. Hola.

¡Pi, pi, pi, pi! Bueno.

¡Pi, pi, pi, pi!

-Vaca. ¡Vaca!

(MUGE) A la vaca yo le he dicho:

"¡Vaca, vaca! ¡Venga!" Y no me ha hecho ni maldito caso.

Me ha mirado y me ha hecho...

Ha mirado para otro lado. O sea, pasan de mí.

-Qué bonito es el caballo. Es precioso.

El caballo es mi animal favorito.

-Lo que más me gustaría, sería ganar "Masterchef".

Pero después, me gustaría tener un poni, pero no puedo

porque mi casa es grande, pero no tan grande

como para poner a un poni. Además, ya tengo un perro.

Tengo todo el pié lleno de babas

de caballo. -¿Le puedo tocar?

-Claro. -¡Ay! Con el miedo que me dan

los caballos, desde una vez que me caí de un caballo.

(BALIDOS) -Mirad a la cabra.

(RÍE) -Hola.

(BALA) -Las cabras me caen un poco mal,

porque tienen una cara rara. No sé.

Y siempre me miran así. Me miran con cara rara.

Ana, ¿qué animal es

el que más te llama la atención? -Los cerditos.

¿Los habías visto tan pequeñitos?

-Sí. Son vietnamitas. Ya los había visto.

¿Segura que no son de Illescas? -¿De qué?

De Illescas, Toledo.

-¿Son de Illescas, Toledo? ¿Sí?

Los hemos criado allí, en Illescas.

(RÍEN)

-¡Eh, no! ¡Cogedla, cogedla!

(BALA)

¡La cabra! -Estaba loca.

No paraba de dar vueltas. Parecía que en el agua

le hubiesen puesto coñac.

Aspirantes, ¿es la primera vez

que veis estos animales? (NIÑOS) No.

A ver, Aina, ¿de qué crees que se alimentan estos animales?

-Los caballos, de paja. Las vacas, de hierba fresca.

Las cabras, me parece que también de hierba y de paja.

Y los cerditos, pues ni idea.

-Los cerdos comen de todo. Aspirantes, estos animales son

como vosotros y comen de todo.

Desde el pasto que comen las cabras y ovejas,

la fruta y verdura que comen los cerdos,

hasta los cereales que comen los terneros,

pollitos, incluso, el poni. -¿Cómo?

¿Todos estos comen lo mismo que nosotros?

Con todos esos alimentos que os he dicho,

si vosotros fuerais los chefs de esta granja,

¿qué les prepararíais? -Espaguetis.

¿Espaguetis? -Para que los absorban.

¿Boloñesa? ¿Con tomate?

-Es que harían así. A la cabra le gusta el pesto.

-¿El pesto? Ahora vamos a comprobar

si, en realidad, conocéis bien

los alimentos que comen estos animales.

Todos a vuestras cocinas. ¡Vamos!

-Lo primero que he pensado, es que había cocinar algo de granja.

Me ha puesto malo, porque no me gusta nada

ver a los animales y luego, verlos en la sartén.

En esta granja júnior que os hemos traído,

hay varios animales que comen cereales.

Mendicuti, ¿qué tipo de cereales conoces?

-Trigo. Trigo, bien.

-Eh...

-Tabulé. Cuscús.

Piensa. -No sé qué más.

-La avena. Más.

-Trigo, cebada, avena... Eh...

No conozco más.

-Los Krispis. Hombre, los Krispis.

¿Qué hace con el trigo? Se hacen los crujientitos esos.

Aspirantes, a la de tres, quiero que levantéis el paño.

Uno,

dos, tres.

-¡Oh!

-¡Ostras!

-Arroz, sémola de arroz.

-Quinoa. -Arroz bomba.

-No entiendo nada.

Lo que tenéis bajo el paño, en realidad, es la base

de muchos alimentos que consumimos diariamente.

Como veis, ahí tenéis arroz, que es el cereal base.

Ese cereal se procesa y puede dar la sémola

o la harina que mezclada con agua y sal,

nos da esos fideos de arroz.

Otro cereal es el maíz. Por eso, tenemos la mazorca.

Si procesamos todos los granos de la mazorca,

tendríamos la sémola de maíz.

Si refinamos más esa sémola, tendríamos la harina.

Y para mostraros un cereal que no soléis ver,

os hemos traído la quinoa.

-Sí. Este cereal se cultiva,

sobre todo, en Latinoamérica. Es un alimento muy completo

con el que se pueden elaborar harinas y pastas

como la que tenéis delante.

-Yo qué sabía que era la quinoa. Yo qué sé. Igual era una pastilla

para que se te quitase el dolor de tripas, ¿sabes?

Aspirantes, en este reto, vais a elaborar un plato

que contengan cereales y verduras.

Y para daros una demostración, os hemos traído

a un cocinero innovador y arriesgado,

que todo lo que toca, lo convierte en mágico.

Desde el restaurante Ramón Freixa, en Madrid,

con dos Estrellas Michelín,

Ramón Freixa. (APLAUDEN)

-Me gusta mucho Ramón Freixa, porque tiene

el mismo estilo de comida que yo, porque hace la base tradicional,

pero a esa base le añade algo que no tiene sentido

y que, al final, acaba estando rico.

Ramón, bienvenido de nuevo a estas cocinas.

¿Has visto a nuestros aspirantes?

Este año vienen pisando fuerte.

¿Qué te parecen? -Chefs de verdad.

Ramón, sé que para ti la cocina sin sorpresas,

no es cocina. Cuéntales a nuestros aspirantes

lo importante de sorprender cocinando.

-A ver. La cocina es felicidad. La cocina es divertir.

El cliente viene a tu casa y viene a pasárselo bien,

con lo cual, tienes ese compromiso de que los ojos

le hagan chispas, de que se lo ha de pasar

muy bien comiendo. Ha de salir de tu casa

diciendo: "¡Guau! He tenido una experiencia única

y quiero repetir". Eso es lo importante, que repitan.

Ramón, nuestros aspirantes están deseando saber

qué es lo que hay debajo de estas tres campanas

que nos has traído. ¿Vamos? -Vamos a ello.

A ver. Primera campana.

-La bolsa. ¿Qué? ¿Se come?

No sé. A ver.

-Papillot de setas, trigo y consomé de cebolla.

Nada de mantequilla, nada de huevos,

nada de proteína.

Segunda campana.

Solomillo de tomate, cuscús, cítricos y flor de ajo.

Qué cara de miedo. Por favor, no pasa nada.

-Por poco me da un patatús, porque dije:

"¡Madre mía! Es superdifícil".

Somos niños, no Estrellas Michelín.

-Tercera campana. Canelón de quinoa,

berenjena, un falso espagueti de azafrán

y una crema de espinacas.

-¡Uf!

-Me estáis mirando con una cara de miedo, de susto.

Pero yo creo que lo mejor es que vengáis,

lo veáis, podáis verlo más cerca.

-Jopé, qué guay. -¿Tengo que hacer yo esto?

-No. Es fácil. Esto es pasta de canelón. Dentro lleva

berenjena asada y quinoa hervida. Esto es un espagueti.

¿Quién lo quiere probar? (NIÑOS) ¡Yo!

-Coged un trozo. Y es con gelatina,

azafrán y un caldo, un caldo de verduras.

¿Os sabe a azafrán? -Sí.

-¿Cuánto de cocción tiene la quinoa?

-¿La quinoa? Unos 20 minutos. -Menudos platazos.

Eran espectaculares. Eran preciosos.

-¿Cómo has hecho el solomillo de tomate?

-Cogemos un tomate rosa de esos, ahora que son gigantes.

Lo cortamos. Y con un cortapastas, sacamos el centro.

-La del lomo de tomate la voy a copiar.

En cuanto llegue a mi casa, es lo primero que haré.

El reto de esta noche es copiar igual los tres platos,

como los ha hecho Ramón, en 15 minutos.

-Es imposible. -No.

-Solamente la quinoa, tarda en cocer 25.

-Nos han pillado. Nos han pillado.

Chico listo este. Estas tres elaboraciones

las ha hecho un cocinero con dos Estrellas Michelín.

Está claro que vosotros no podéis llegar a este nivel todavía.

Pero es un reto creativo. Y como dice Ramón,

en la sorpresa puede estar la clave del éxito.

Y en el supermercado tenéis un módulo con todo tipo de cereales

y otro con todo tipo de verduras.

Para elaborar vuestro plato de cereales y verduras,

dispondréis de 45 minutos.

Ramón, ¿algún consejo antes de empezar?

-Libertad y sabor y gusto.

-Gracias. Aspirantes, ¿preparados

para cocinar? (NIÑOS) ¡Sí, chef!

Pues los tres minutos para entrar en el supermercado,

comienzan en tres, dos, uno. ¡Ya!

¡Vamos, chicos!

-Cuscús, cuscús, cuscús...

-Ah. No sabes si voy a hacer cuscús o no.

A lo mejor hago otra cosa.

-Los plátanos. ¡Jopé!

Aspirantes, os quedan minuto y medio.

Revisad la cesta.

-¿Dónde está el caldo? -Ahí.

-Ah, ya lo veo.

-¡Marta, espera! -Ya, ya, Lluc.

-¡Oh! Atrás.

Venga. Se acaba el tiempo, ¿eh?

-Se me va a olvidar algo. Lo veo venir.

Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco, cuatro,

tres, dos, uno.

¡A las cocinas!

¡Vamos! -Creía que no llegabas.

-¡Jopé! ¡Cuánto pesa!

-De momento, es la prueba que más difícil la he visto,

porque con cereales no suelo trabajar mucho.

Más que con arroz y espaguetis, con pastas,

que tampoco he trabajado mucho con arroz.

-No es muy difícil combinar cereales con verduras,

ya que mi madre hace mucho en casa unos fideos que son

fideos japoneses con unas verduritas.

Y me gustan mucho.

Hay que comer cereales, porque son básicos para la dieta.

Al mediodía, 60 u 80 gramos de cereal,

es sanísimo, es buenísimo. Y te comes 100 gramitos de carne,

y tienes una dieta genial.

-Esta prueba no ha sido la mejor, porque a mí no me gusta mucho

hacer ni arroces ni espaguetis ni nada de esto,

ahora no soy mejor ni peor.

Lo importante es variar, porque nos obsesionamos

con ir a por el arroz, la pasta.

Pero quinoa, el trigo, todo eso que está

bastante de moda, pero que hay miles de formas

de tomarlas. Con las legumbres

pasa lo mismo. No somos de preparar muchas y son buenas.

Yo todo eso de la quinoa, me encanta,

pero siempre de guarnición.

Chuletón de medio kilo y uno poquito de quinoa.

Eso se nota luego en tu aspecto.

Yo soy una chica que como verduras y estoy estupenda.

Y tú, fíjate, saca la tripita. Estoy extraordinario.

-Esa es la tripita de la felicidad.

Del choricito.

-No, no.

-No tenía del todo las ideas claras y sin pensarlo,

puse los fideos en una cazuela y puse el agua fría encima.

Hay que hervir el agua y echar los fideos.

Entonces, hice: ¡Uf! Ana, ¿qué hiciste?

Voy a hacer unos fideos de arroz rellenos

de un salteado de verduras. Parecido a un wok,

pero no siendo un wok exactamente.

-Ten cuidado con los cuchillos.

-Voy un poco perdida, porque yo esto

no lo he comido en mi vida, no lo he hecho nunca.

Voy a hacerlo lo mejor posible. Y lo más importante, disfrutar.

-Yo estoy muy nerviosa porque hoy nos jugamos mucho

y es una prueba muy importante y no me quiero ir.

¿Qué tal, Aina? -¿Cómo va?

-Estoy un poco verde, pero bueno. -Verde como el pimiento.

Igual. ¿Por qué? -Porque en mi vida he hecho esto.

Y, bueno, no sé. Es que yo no sé decir.

Esto no sé cómo hacerlo.

He pensado hacer un cuscús, pero he visto...

Haz lo que tú quieras. Aunque todos hagan cuscús.

Si el tuyo es buenísimo, ganarás tú.

-Claro. ¿Tú qué te crees,

que otros cocineros hacen lo que en otros restaurantes?

Tú hace lo que te apetezca. En lo que estés segura,

para no pasar un mal rato. Alíñalo bien.

Los cereales solos son muy pobres.

Tienes que ponerles vinagre, aceite,

especias. ¿Vale? -Fiesta mayor.

-Voy a hacer un cuscús con verduras,

fruta y frutos secos. Y también, le voy a poner

cebolla caramelizada.

-Ten cuidado con los cuchillos, Martina.

-En mi casa, comemos muchísimo arroz, muchísimo cuscús.

Y, entonces, para mí esta prueba de hoy no es complicada.

Se ha cortado Martina. Ostras.

(LLORA)

Como la zanahoria es muy dura, entonces, hago ¡pam!

He puesto el dedo y he hecho ¡pam! Y me ha dado el corte.

Se ha cortado mucho. La zanahoria.

-Manu, si vas a hacer guacamole, vamos...

Un guacamole rápido. -No va a hacer guacamole.

-¿No? -Voy a hacer unos fideos de arroz,

acompañados de un aguacate que lo he puesto con lima,

tomate, un trozo de boletus, carpaccio de calabacín,

una quinoa y ya está.

Ramón, ¿qué le va bien? -Especias.

Aceites aromáticos, hierbas.

Todo lo que es el mundo vegetal, yo pienso que le va muy bien.

Y en los restaurantes, cada día más tenemos

esa línea, porque nos intentamos cuidar la salud.

Y entonces, también quitar un poco la proteína, no va mal.

¿Y elaboraciones, qué harías?

-Por ejemplo, un falso risotto con trigo.

O con el brócoli. Rallar el brócoli y hacer cuscús.

-Hacer un cuscús, también.

Aspirantes, acabáis de entrar

en los últimos 30 minutos.

-Cuando me han curado el corte, pues ya me he puesto a tope,

a cortar, a echarlo todo a hervir,

porque si no, no me daría tiempo a acabar.

-¡Vamos, Martina! -¡Venga, Martina!

-Mi corte está bien y ahora estoy intentando hacerlo

muy rápido, porque no me quiero ir.

-Lluc. -¿Qué?

-¿El fuego está a tope? -Sí.

Bueno, a tope no, a ocho y medio.

-Martina, ponlo a tope el fuego.

-No puedo. Si no, se va a pasar.

Déjame, por favor, Guille, que ya tengo bastante.

-Lluc. -¿Qué?

-Vigila los espaguetis de arroz.

-Los acabo de probar, Guillermo. -Vale.

-Voy a hacer como un arroz con verduritas.

Estaba decidiendo en llamarlo arroz tres delicias,

pero como el arroz tres delicias tiene huevo

y los animales no comen huevo, entonces,

no le voy a llamar arroz tres delicias.

-Voy a hacer unos fideos de arroz, que los acabo de sacar del fuego.

A tope vamos. A ver si nos podemos quedar una semanita más.

Mendicuti y Lluc hacen elaboraciones muy parecidas.

Mendicuti, arroz con verduras.

Y Lluc, unos fideos de arroz con verduras.

A los dos les falta esa chispa

que le dé vida a la elaboración. A ver cómo terminan.

(MAURO) Qué bueno. Qué bueno, Víctor.

-Voy a hacer como un canelón relleno de verduras,

atado con una pasta. Y para acompañar,

voy a hacer un cuscús con verduras.

Creo que es un plato bueno

y yo creo que me puede salir bastante bien.

-Martina, ¿qué tal tu corte? -Mejor.

¿Se te ha pasado el disgusto?

-Sí. -¿Qué haces? ¿Cuscús?

-Estoy haciendo un cuscús integral con verduras

y manzana. Y también, le voy a poner anacardos que he frito.

¿Las verduras cómo están hechas? -Al vapor.

Al vapor. Qué sano todo. -¿Y con qué aliño y qué le pondrás

para que tenga un poco de alegría para el cuerpo?

-Un poquito de albahaca, sal y aceite. Y ya está.

-Vale. Pruébalo bien.

Que esté rico. Que guste. -Que esté rico.

Que esté sabroso. Le voy a robar un anacardo.

¿Me dejas? Vale.

Hola, Marta. ¿Qué es eso?

-Tortos de verduras salteadas y setas.

Muy bien. ¿Qué son los tortos? -Son como unas tortitas,

pero fritas. -¿Como una crepe frita?

-No, porque solo es harina de maíz y agua.

-Ah, vale. Pero las has hecho tú. -Sí.

Las acabo de hacer yo.

Eso es muy típico de una zona que yo conozco.

-Yo, al menos, sé que son típicos de una zona de Asturias.

Yo los he comido en Asturias con cebollita y cabrales.

Qué ricos los tortos. -Es que quería hacerlos

con berenjena y cabrales, pero no había.

Bueno, pero hoy es el día de la verdura y del cereal.

-¿Qué has pensado? ¿Qué harás? -Un arroz con verduritas.

Lo único, lo he probado y me ha quedado un poco duro.

-Tiene pinta de crudo. Pruébalo.

Si te falta caldito, termínalo de cocinar. Tienes tiempo de sobra.

-¿Sí? Pero sácalo bien cocido.

-Le pones menos. -Lo voy a cocinar solo un poco

y ya está. -Para dar luego el cuadrado.

Y darle un puntito que sea gracioso.

Una especia que dé rock and roll. -Sí. Le iba a echar perejil.

¿Perejil? -El rock and roll es perejil.

-Soy del Norte, ¿no? Chicarrón del Norte.

Suerte, Mendicuti. -Vale. Gracias.

Me ha dicho Jordi que lo ponga un poco más a cocer,

pero no tengo caldo. Lo he tenido que hacer con agua.

Mendicuti tiene toda la pinta que le saldrá el arroz crudo.

Martina va asustada. -Martina tenía miedo.

Se ha cortado. Ha hecho verduritas al vapor,

tenía buena pinta, pero no sé si va a acabar.

Marta se ha currado unos tortos.

Tortos es la masa típica de harina de maíz

que hacen en Asturias. -Tienen buena pinta.

Le ha hecho un pisto encima. Bueno, pero hay mucho trabajo.

Cómo te ha tentado con el pisto a ti.

-Aina, ¿vas bien? -Sí.

-Vale. -Estoy muy nerviosa, porque

hoy es un día muy importante. Tres de nosotros nos vamos.

Y yo no quiero estar entre esos tres.

-Chef Víctor, ¿qué estás haciendo?

-Un canelón de verduras, acompañado de una cuscús

también de verduras y la salsa.

¿Y la salsa que estás haciendo, de qué es?

-Tomate y cilantro. Le he puesto un toque de limón

para que quede ácido y un poco de tabasco.

Picantito. Como te gusta, Pepe. Me gusta.

-Ya, pero yo odio el picante. Estamos divididos.

-Pero el cuscús y el canelón, que son como más suaves,

con el picante les va bien. -Va a tener fuerza.

-Sí, pero no está muy picante. -Vale.

Ha tenido para los dos. Víctor, gracias.

-¿Dónde lo he dejado?

Estoy desorganizado.

Aspirante, acabáis de entrar

en los últimos cinco minutos.

-¿Dónde lo he dejado?

No me daba tiempo a escurrir, entonces, he cogido

con una cuchara y lo he puesto.

Si lo hubiese puesto con una espumadera,

me hubiese salido bien. A saber dónde estaba.

Aspirantes, último minuto. Ya debería estar emplatado.

-Ojalá que me quede, porque no tengo

nada de ganas de montar en el tren.

Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno.

¡Tiempo!

Manos arriba.

-Yo estoy muy contenta de haber hecho el tabulé.

No me arrepiento. No he hecho un tabulé nunca.

Como mínimo, lo he sacado. Ya es todo un éxito.

Si quieres aprender a cocinar desde cero

o lo tuyo es la cocina profesional, entra en la escuelamasterchef.com.

Una escuela de cocina online con más de 160 cursos

donde podrás aprender lo que necesites saber

sobre cocina. Tenemos a los cocineros

más prestigiosos y a algunos de nuestros masterchef

que te ayudarán a potenciar tu creatividad.

Entra en la escuelamasterchef.com y prepárate para cocinar.

Aspirantes, ahora nuestro jurado, junto con el chef Ramón Freixa,

van a catar vuestras creaciones.

Los primeros serán Marta y Víctor.

Bueno, Marta, ¿cómo se llama tu plato? Cuéntanos.

-Son unos tortos con salteado de verduras y setas encima.

Es una cosa típica de Asturias.

Es una masa de harina de maíz y agua, que se fríe.

-Crujiente está, eh. -Sí. Es que son como galletas.

-Bueno, bueno.

La idea está bien. Que hagas tradición, me parece muy bien.

Pero la masa me queda un poco aceitosa

y el pimiento solo también me queda flojo.

Una especia, un algo. -O más setas y menos pimiento.

O más seta. Porque si no, no compensa comértelo.

Perder la línea no compensa. Si no tienes mucho sabor

ni está muy rico, como que sabe mal comértelo.

Y me queda un poquito pobre de sabor.

Pero que respetes la tradición, está bien, Marta.

-Mi plato es un cuscús con verduras,

acompañada de una salsa de cilantro y tomate.

Y tiene al lado un canelón de verduras

con unos espaguetis de arroz para que no se abra el canelón.

-Muy bien. ¿El aliño dónde va?

-Un poco el canelón y el cuscús. -Lo tiramos.

-Sí. -¿Así?

-Vale. Y ahora, el cuscús.

Bueno, ya estás viendo el primer error de tu plato, ¿no?

-La vajilla. Cuando tengas un aliño líquido,

como en este caso, una salsa que pueda chorrear,

es ridículo poner un plato de pizarra tan pequeño,

porque es plano y se sale la salsa.

-Vale, Samantha. -Ahora atacamos.

El relleno...

está rico.

Pero la pasta está muy cruda.

Ramón tiene razón. La masa del canelón está demasiado

al dente. El cuscús está rico. -Sabroso.

Nada seco, que es lo que pasa con el cuscús.

Está divinamente aliñado. Personalidad, que es

lo que buscamos. -Sí. Y no pica.

-No pica porque al final he intentado buscar

la forma de que no picara. -Ah, vale.

-Por eso le he puesto un poco de caldo.

Lo has solucionado divinamente, porque no es fácil. Muy bien.

Lluc, Mendicuti.

Cuéntenos usted qué ha querido hacer con este plato.

-Un arroz con verduritas. El arroz hay uno más duro que otro.

Y uno también más jugoso que otro.

Y con un poco de cebolla salteada.

¿Y cuál te gusta más de los dos? -A mí me gusta más este,

porque está más jugoso y yo me lo suelo tomar jugoso.

-Vale. Entonces, tú, como chef, yo soy cliente,

me dices: "Empieza por..."

-Este. -Vale. Pues vale.

Si tú lo dices...

-Está durito.

Duro, pero rico. Algo de razón llevas.

Menos mal que tengo un amigo dentista

y los empastes estos me los vuelve a colocar gratis,

(RISAS) porque es muy amigo. Pero...

Este era el bueno. -Este es el bueno.

-Los dos son buenos. A mí me gustan los dos.

-¿Pues sabes qué te digo? Que me gusta más este.

Pero muchísimo más. Este lo has aguado.

Parece de enfermos.

-Sí. De cuando estás malito.

Yo creo que te ha faltado pensar un poco los platos.

Y en vez de hacer uno que digas: "¡Jolín!

Esto es un ocho", se queda en dos, cuatro.

Y dos, cuatro a lo mejor no es un aprobado.

-Yo creo que el fallo ha sido que me tendría que haber decantado

por un plato un poco más difícil,

porque si hago uno fácil, no puedo fallar. Y lo he fallado.

Lluc, ¿qué es esto? Cuéntanos.

-Son fideos de arroz con verduritas y setas.

Cuando lo has hecho, ¿pensabas

en alguna elaboración tradicional? -Sí.

¿En cuál? -En los fideos con verdurita

que hacían mis tíos.

¿Son más unos fideos a la cazuela o una fideuá?

-Unos fideos a la cazuela.

La salsa está hecha con el caldo y un poquito de soja.

-Tiene un poquito de grasa. No lo has desgrasado.

Esto, si te fijas, suelta la grasa.

El caldo de verduras tiene un sabor, que está bien.

Pero solo tengo ese sabor. Me falta intensidad

en este plato y en ti, Lluc.

-Es que como cuando hice la pizza, me pasé

como unos 500 pueblos con las anchoas...

Hay un término medio, amigo. El plato es pobre.

Le falta alma. Le falta valentía.

-¡Chof!

Tiene muy buena pinta, Ana.

Manuel, Aina.

Manuel, ¿qué has hecho en este plato? ¿Qué es?

-Es espaguetis, que los he cocido con albahaca

y luego los he puesto con aceite, como si fuese una salsa.

Luego, también he machacado pistachos.

He hecho un carpaccio de calabacín,

un trozo de seta a la plancha.

El aguacate está puesto con lima.

El tomate y unos trozos de maíz.

El plato es precioso. -El plato es de diez.

Plato precioso. -Bonito, bonito.

Ahora vamos a ver si está bueno.

-Eso quiero que probéis. Vamos a ello.

-Me gustaría que cogieseis primero el calabacín

con los fideos y un trocito del aguacate.

-Va. Ataca.

Plato muy fino. -Es un plato fino.

Es un plato refrescante. No hay exceso de grasa.

Está aliñado. Muy refrescante, limpio.

Es una ensalada muy vegetal.

No me parece de un niño.

Me parece de un cocinero con más envergadura.

Dos roscas de sal, venga. Para no darte un diez,

te daría ese pequeño problema.

Dos rosquitas de sal y la clavamos.

-Me he puesto contento. Sobre todo,

porque es la primera vez que a Pepe le gusta un plato mío.

-Yo he hecho un tabulé con pasas y piñones.

¿Y la salsa que está alrededor?

-Es un chorrito de aceite y con la cuchara le he puesto

un poquito de soja para el color.

-Pensar las vajillas, porque el plato estéticamente

es bonito, tiene color,

pero parece un plato sucio. -Ya.

-¿Y la salsa? -Una salsa de soja.

El aliño se me queda un poco pobretón.

-Tienes que hacer una vinagreta. Ya tenéis un nivel,

tenéis un montón de hierbas, de especias.

-A lo mejor hay demasiado vegetal. Demasiado pimiento.

Es que tienen todos "pimientitis". No te lo he contado.

Tienen "pimientitis" aguda y va a más.

Pero, bueno, con lo perdida que estabas al principio,

creo que lo has solucionado. Vamos a dejarlo ahí.

-No pienso ni creo que sea el mejor,

pero espero estar dentro de esos cinco mejores,

porque es que si no, lo tenemos chungo.

-No llores, por favor. -Es que me voy.

Ana y Martina, cerráis la cata de hoy.

Martina, cuéntanos qué has hecho.

-Pues he puesto el cuscús con tomate, zanahoria,

berenjena y anacardos fritos

y le he puesto al lado un caldito,

porque a mí me gusta más tomármelo con un poquito de caldo.

Tenéis un problema serio con la vajilla.

Todo lo que lleve caldo, chicos, en un plato sopero.

Eso es de sentido común. -Vale.

-Una pregunta. ¿Tú lo has probado?

-A mí me gusta que quede un poquito más suelto,

pero, en realidad, estoy contenta.

-Anacardo rico. Bien frito.

Que no amarga.

Un poquito de especias y sal o curry o cúrcuma.

-Le he echado un poquito de romero por encima,

pero creo que le he puesto muy poquito.

-Muy poquito. Nada. Al aroma de romero.

Más especiado. Un poquito más de hierba

y haces un plato...

-Pero es que yo no soy muy de poner hierba de no sé qué,

flor de no sé cuánto.

Yo soy más de ponerlo todo así como más tradicional.

-Ana, título del plato. Va. Titular.

-Nidos de fideos de arroz

y ensalada de champiñón. ¿Esto es la ensalada?

-Como un tipo de ensalada. -Ensalada en bol.

-La ensalada es de champiñones, maíz...

-Pimiento. -Pimiento.

O sea, tiene un poco del relleno del nido también.

-La ensalada en bol...

me quito el sombrero.

Pero de chapó.

¿Por qué has puesto la torta debajo?

-Yo pensé que era demasiado blando,

entonces, quería ponerle algo que lo contrastara.

Entonces, le puse algo crujiente.

Quizás a la pasta le falta un poquito de sabor,

pero como todo tiene tanto sabor, me encanta la idea

de que a este fideo, que la textura no es muy dura

y es blandurrio, le pongas el crujiente. Ideas geniales.

Falta que les des forma, que las canalices.

¿Tú crees que eres kamikaze? -Sí.

Y te gusta. -Sí.

Tú eres echada para adelante. -Sí.

Eso es bueno. -Exactamente.

Pero te puede pasar que te pases de frenada.

Y la reflexión en la cocina es muy importante.

-Pero si se llevan a matar. "Encantada de conocerte".

Aspirantes, ahora sabéis lo que toca, ¿verdad?

(NIÑOS) Sí. La deliberación de nuestro jurado.

Pues...

-Por favor, Aina. -No me pongas esa carita.

Cuando lloras, se te pone la nariz de Goofy

y las orejas de pimiento.

-Se puede ir cualquiera.

Por favor, por favor, que yo no me vaya.

Aspirantes, vamos con las puntuaciones.

Ramón, nuestro invitado de hoy, va a tener el privilegio

de decirnos cuál ha sido el mejor plato,

el que se lleva los seis puntos.

-El mejor plato de esta noche

es el que yo pondría en mi restaurante.

Es un plato fresco, elegante,

sutil.

Manuel. (APLAUDEN)

-Me he puesto rojo, porque decía:

"Una semana más. ¡Qué bien! Otra vez.

Otro exterior. Otra prueba para la eliminación".

Me he puesto muy contento cuando

me ha dicho que era el mejor plato.

Ramón, gracias por haber estado con nosotros.

Gracias por los platos que has traído

y por lo que nos has enseñado,

los consejos que has dado a los aspirantes.

Esperamos volverte a ver en las cocinas de "Masterchef".

Muchísimas gracias. (APLAUDEN)

-Bueno. -Muchas gracias, Ramón.

-Muchísimas gracias. Lo habéis hecho todos muy bien.

Felicidades. El tuyo lo copio, ¿eh?

Un besote. Hasta luego, chicos. (NIÑOS) Adiós.

-Es un señor superencantador, superamable

y creo que nos ha cogido hasta cariño

en el poco tiempo que hemos estado.

Seguimos con la puntuación.

Este jurado ha decidido que el segundo mejor plato

de esta prueba, el que merece cinco puntos, es el trabajo de...

(APLAUSOS) Víctor.

Los cuatro puntos de esta prueba se los lleva

una aspirante que a veces peca de arriesgada.

(APLAUSOS) Ana.

A continuación, el cuarto mejor plato en este reto

y que se lleva tres puntos, es...

(APLAUSOS) El de Martina.

Mendicuti, Aina, Lluc y Marta.

Solo uno de vosotros se llevará dos puntos en esta prueba.

El resto os llevaréis solo uno.

Eso implica que esos tres

tendrán que abandonar "Masterchef júnior".

-O me dan estos, o adiós.

El quinto mejor plato de esta prueba

lo ha preparado...

(APLAUSOS) Aina.

-Me he puesto a llorar y he ido a abrazar

a Marta, porque, en ese momento, no he pensado que me quedaba.

He pensado que se iban mis amigos.

(LLORAN)

-Yo creo que tampoco va a ser el fin del mundo.

Todos nos vamos a ver y bueno...

Marta, Mendicuti, Lluc, no queremos veros tristes.

Os vais habiendo realizado un sueño para muchos niños.

Por eso, desde aquí, lo primero, daros la enhorabuena,

de corazón, por todo lo demostrado

y el trabajo que habéis hecho.

Segundo, este regalo de los jueces de "Masterchef júnior".

(APLAUSOS)

Sois valientes.

-El problema ha sido que el plato,

pues como dice Eva, no tenía sabor a la vida.

A ver, ¿quién se sienta conmigo? ¿Lluc? Vale.

-Ya tengo un trofeo para mi vitrina.

Bueno, tampoco es que tenga vitrina.

Bueno, pero nos la compramos, ¿no? -Sí.

Pues aquí, en esta sala de juegos, es donde

se secan todas las lágrimas. Si no, ya lo veréis.

Porque tengo un montón de regalos para vosotros.

Mira, lo primero, el juego de mesa

de "Masterchef", para que demostréis todo

lo que sabéis de cocina, que es un montón,

que yo lo sé. Lo segundo, el curso

en la Escuela de Cocina Online de Masterchef.

Tenéis seis meses para aprender un montón de cosas.

También nuestro patrocinador de electrodomésticos

os regala un set con productos como los que habéis utilizado

en el programa para que sigáis

aprendiendo en casa. Dime, cariño.

Tú no te preocupes, que te lo mandamos a tu casa.

Y, bueno, también nuestro proveedor de alimentos

os regala un montón de regalos, que yo estoy segura

que os va a encantar. Este es el de Lluc.

Este el de Marta. Y este el de Mendicuti.

-¡Oh! ¡Una cámara!

Qué bonita. ¿Te gusta?

-Mucho. ¡Hala! Y vosotros, una tablet.

Pero, bueno, qué suerte. -A partir de ahora,

seguiré cocinando. Yo creo que también

lucharé por ser actor, ¿no?

Y por último, os regalamos un lote de productos de "Masterchef",

para que fardéis por ahí con los amigos.

¿Contentos? -Sí.

Pues ellos terminan hoy su aventura.

Pero hay quedan siete aspirantes dispuestos a demostrar

que se quieren convertir en el próximo "Masterchef júnior".

Pero eso será la semana que viene.

Mientras, ya saben, ¿me ayudáis?, pónganle...

(TODOS) ¡Sabor a la vida!

Hasta la semana que viene. (APLAUDEN)

Aspirantes, entramos en la recta final del programa.

El nivel ha subido y os vamos a pedir todavía más.

-¡Eh! -Aspirantes, bienvenidos

a esta noche de misterio de "Masterchef júnior".

Empezamos en tres, dos, uno...

¡Ya! Que entren los reposteros.

-Son los eliminados.

-¡Eh, chicos! Este jurado quiere daros

otra oportunidad.

Cocinaréis para fans de un cantante muy famoso.

-¡Ostras! ¡Es David Bisbal!

#Cocinero, cocinero, enciéndeme la candela.#

-¡Que no llego! Siete, seis...

-¡Ah! ¡Venga, daros caña!

-No voy a entrar.

-¡No voy a entrar!

(GRITAN) ¡Bisbal! ¡Bisbal!

Aspirantes, esta es la última prueba de la noche.

En este reto, vais a cocinar un plato más elaborado

-Setas.

Grandes. Un plato de tres estrellas.

-Cocináis como los ángeles.

En general, es un trabajo muy flojo.

Y yo en esta prueba de ti esperaba una reacción.

Lamentándolo mucho, los tres aspirantes

que no continuáis en "Masterchef júnior" sois...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 3 - 13/01/2015

MasterChef Junior 2 - Programa 3 - 13/01/2015

13 ene 2015

Los niños cocinarán por relevos un plato típico inglés, el solomillo Wellington. Coordinación, atención y entendimiento con el compañero son las claves para brillar en esta prueba. En exteriores, los aspirantes vivirán uno de los mejores días de su vida: vivirán una jornada mágica en Disneyland París, donde cocinarán para 50 comensales, entre ellos caras conocidas, Rosario Flores, Cayetana Guillén Cuervo y Raquel Meroño. Al final del programa, los aspirantes tendrán que sorprender a Ramón Freixa con un plato fresco y elegante elaborado con verduras y cereales. 

ver más sobre "MasterChef Junior 2 - Programa 3 - 13/01/2015" ver menos sobre "MasterChef Junior 2 - Programa 3 - 13/01/2015"
Programas completos (6)
Clips

Los últimos 152 programas de MasterChef Junior 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos