www.rtve.es /pages/rtve-player-app/1.6.18/js
2937475
Para todos los públicos MasterChef Junior 2 - Programa 2 - 06/01/2015 reproducir video 02h 13 min
Transcripción completa

Bienvenidos a la segunda edición de "MasterChef júnior".

Aquí empieza un viaje que tendrá seis paradas,

con un destino: Convertiros en un masterchef.

-¡Yo soy tu padre! (RÍE)

Vais a cocinar ternera rellena con salsa y verdura.

Sed creativos y dejad volar vuestra imaginación.

¿Cómo vas, Lucía? -Mal.

La cocina es un juego, lo tienes que pasar bien.

Está superrico, es creativo, como le pongas sentido

a tu imaginación, tú puedes ser un crack.

Emplatas mejor que muchísimos adultos, felicidades.

-Gracias, chef. Aspirantes,

bienvenidos al Parque de Cabárceno.

Contáis con 150 minutos para preparar 80 raciones de cada menú.

-¿Y el caldo? ¡Echad el fumet!

-Huy, qué marrón. -¡Tú has echado los calamares!

-El rojo es más sabroso, en cambio,

el azul está muy líquido. El equipo ganador es...

¡El equipo rojo!

(GRITAN DE ALEGRÍA) Demos la bienvenida

a estas cocinas a Mario, ganador de "MasterChef júnior".

-He traído unas patatas a la riojana.

Este es el plato que vais a cocinar esta noche.

-Voy a machacar el bol.

-Me encanta Mario. Falta un poco más de chorizo,

falta un poco más de patata, está demasiado sabrosón.

Mucho aceite, muy líquido y es un plato que no da la talla.

-Vale. Lo siento mucho,

pero no continuáis en "MasterChef júnior"

Daniel, Marco y Lucía.

(LLORIQUEO)

Sabemos que son muy jóvenes

pero, aunque vengan el triciclo,

no nos va a temblar el pulso con ellos.

En "MasterChef júnior" van a descubrir

si de verdad les gusta la cocina profesional.

Aquí les espera mucho trabajo, un mundo de fantasía

y una experiencia inolvidable.

Buenas noches y bienvenidos a "Masterchef júnior".

Nuestros aspirantes vienen de pisar la Luna,

conocer los platos típicos de todas las comunidades

y cocinar para 80 personas rodeados de animales salvajes;

una experiencia que les acerca un poquito más a su sueño,

convertirse en el próximo masterchef júnior.

(MURMURAN)

Bienvenidos de nuevo a las cocinas de "MasterChef júnior".

La semana pasada, Teresa fue la aspirante

que más puntos obtuvo, pero los puntos

no se acumulan, así que esta noche

todos volvéis a empezar de cero.

¿Qué te ha pasado, Víctor? -Jugando en una colchoneta,

había unos hierros y me caí sobre los hierros de cabeza.

¿Qué hacías jugando en una colchoneta y no cocinando?

-Porque eso era el rato libre. ¿Te duele?

Aspirantes, atentos a lo que hay debajo de esta campana

porque tiene mucho que ver con este reto.

(TODOS ASOMBRADOS) ¡Ah...! -Cupcakes.

-¡Oh...! -No, no, me muero, no.

(RÍEN) -Ah...

-Qué chulas, ¿no? Marta, ¿qué crees que es esto?

-Pues es una magdalena, pero más cara.

(RÍEN) -Eso es lo que dice mi padre.

Lo has explicado fenomenal.

Mauro, ¿tú te lo comerías?

-Pues sí, me da un poquito de hambre.

Pues, aunque parezcan muy bonitos y muy reales,

yo no me los comería, porque no son cupcakes de verdad.

-Son de plastilina. Están hechos con plastilina.

-¡Hala, qué fuerte!

Aspirantes, la cocina es un mundo muy real,

pero tiene una dosis de fantasía muy importante.

Seguro que vuestros padres os han dicho muchas veces

que, con la comida no se juega.

Para eso, tenemos inventos como la plastilina

que desarrolla la imaginación y con la que podemos crear

magdalenas como estas y mil invenciones más.

(RÍEN) -A mí me encanta la plastilina

y he hecho una jungla, un señor durmiendo

y... ¡Ah! Y una casa de unos animales.

Ahí detrás hay un mundo que mezcla fantasía y realidad,

y vosotros vais a tener que distinguir

qué se puede comer y qué no.

¿Preparados para averiguarlo? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pero un momento, un momento, Samantha, a ver,

aquí falta alguien, ¿no? (TODOS) ¡Pepe!

¿Y dónde está Pepe? (TODOS) ¡No lo sé!

¿Lo llamamos? (TODOS) ¡Sí!

¡Pepe! (TODOS) ¡Pepe!

¡Huy, ahí se abre algo!

-¡Oh, Dios!

(HABLAN ASOMBRADOS) -¡Pepe!

(HABLAN TODOS A LA VEZ) -¡Hala, chocolate!

-¡Chocolate! -Me lo voy a comer.

-Cuando yo he visto el escaparate, me ha parecido impresionante

porque Pepe de chocolate...

Ha sido muy guay. -¡Yo quiero comerme a Pepe!

-¡Hala! (GRITAN)

-Yo, cuando vi el bote de plastilina, pensaba que era Pepe,

pero digo: "¿Cómo va a ser Pepe?

No puede quitarse eso ahí en medio".

Aspirantes, bienvenidos a la pastelería gigante

de "MasterChef júnior". -¡Guau!

Ahora que ha aparecido Pepe,

¿quién se atreve a comérselo?

(TODOS) ¡Yo! Guerra con él.

(GRITAN)

-Me he comido un trozo de su cara y de su cuello y estaba buenísimo.

-Ah, no se quitan las manos. -Venga, su pierna.

-¡Bien! -Qué bueno el chocolate blanco,

¿quién lo ha hecho? -¿Quieres?

-He hecho: "¡Ah...!". (RÍE)

Le he comido todo el ojo.

¿Queréis saber quién ha hecho posible

convertir a Pepe en chocolate? (TODOS) ¡Sí, sí!

Es un mago de la pastelería, hizo el mejor postre del mundo

y ha sido galardonado como el mejor pastelero de España.

(GRITAN DE ALEGRÍA)

Demos la bienvenida a "MasterChef júnior"

a Oriol Balaguer.

(APLAUDEN)

¿Qué pasa aquí? -¡Tenemos tu cabeza!

(RÍEN) -¡Estás muy bueno!

-Marco se ha quedado la pierna. Y yo que venía dispuesto

a ver la obra de arte que había hecho Oriol.

(RÍEN) Eh, ¿a qué sabe Pepe?

-Eres más dulce de lo que creía.

(RÍE) -Estás buenísimo, Pepe.

Gracias, Martina.

-Sobre todo tu cara.

La cabeza era lo más rico, como en las gambas.

Oriol es un mago y no solo porque me ha clavado en chocolate,

sino porque es el creador

de esta maravillosa tarta de cinco pisos.

Oriol, yo soy una fan total del mundo del chocolate.

Oye, ¿qué ingredientes lleva? -Principalmente, el chocolate.

Sí. -Y, aquí, en este caso,

como era para los niños, pues chocolate blanco

con distintos sabores y colores, ¿no?

-No creía que fuera de verdad, creía que era de mentira.

Las chocolatinas sí, no la tarta.

Aspirantes, os hemos traído a un gran maestro pastelero

para que os enseñe hasta dónde

se puede llegar con el chocolate y con la imaginación.

Ahora os toca a vosotros demostrarlo.

Aspirantes, a la de tres, quiero que levantéis la caja:

Uno,

dos y tres.

(TODOS ASOMBRADOS) ¡Ah...! -¡Ostras, Pepe!

-¡Oh!

-Tengo a Pepe en un pincho. -Es un Pepito.

(RÍEN) -Cómo mola, me voy a comer a Pepe

y ya será un juez menos.

Aspirantes, esta noche quiero ver la verdadera imagen

que tenéis de mí y, para eso, tendréis que decorar

cada uno a vuestro Pepe.

Pero no solo tendréis que decorar, también tendréis que cocinar.

Debajo de la caja tenéis todos los ingredientes

para elaborar una espectacular tarta de chocolate.

-¿Por qué tendré yo tan mala suerte?

Huevos, azúcar, harina floja,

nata líquida y gelatina.

-Cuando he levantado la caja y he visto que era

para hacer un pastel, me alegré mucho

porque practico mucho con mi madre la repostería.

Esa imaginación que fomenta la plastilina,

es la que vais a tener que utilizar ahora

para elaborar y decorar vuestra tarta.

En el supermercado tenéis todo tipo de chocolates,

además, hay mermeladas, frutas y hierbas aromáticas.

Para decorar vuestro Pepe, vais a necesitar algo esencial:

Lápices de colores de azúcar.

Para traéroslos, hemos invitado a dos cocineros muy dulces:

Uno nos enseñó que, el año pasado,

los osos también pueden ser punkies.

(GRITAN) Y la otra que, a pesar

de no ser experta en pasteles,

hacía los más ricos.

Demos la bienvenida a uno de los aspirantes

de "MasterChef júnior 1" y a la ganadora

de la segunda edición de "MasterChef".

(GRITAN DE ALEGRÍA) ¡Aimar y Vicky!

(OVACIÓN Y APLAUSOS)

-Aimar está supercambiado de este año con el año pasado.

Y a Vicky me la imaginaba un poco más alta, es bastante bajita.

Aimar, me han dicho que tienes más fans que yo.

¿Es verdad eso? ¿Cómo lo haces?

-Secreto. (RÍEN)

Y me he enterado también que tienes un programa de TV para ti.

-Sí. ¿Y de qué va? Cuéntame.

-Pues va sobre cocina y la alimentación sana

y equilibrada. ¿Pero estás de pinche?

-No, yo tengo pinche. -¡Hala!

(RÍE) -No veas cómo sabe.

Eh, Vicky, ¿qué te parece? -Sabe más que yo ya...

Y tú y todo. Bueno, que yo es fácil, que tú.

(RÍEN)

Vicky, qué ganas tenía de volver a verte por aquí.

-Bueno, ojalá pudiera decir lo mismo.

(RÍE) Que va, no es verdad.

Sí, sí, yo también. ¿Nerviosa por cocinar de nuevo

en estas cocinas? -Ya, estoy histérica, madre mía.

(RÍE) Estoy que me caigo. Muy nerviosa, sí.

Aimar, Vicky, esta noche tenéis un reto, vais a cocinar

lo mismo que nuestros aspirantes: Una tarta de chocolate,

pero lo vais a hacer juntos, ¿qué os parece?

-Bien.

-No me preocupa, porque a ellos

no les van a dar puntos ni mucho menos.

Aspirantes, quiero una tarta rica y un Pepe guapo.

Disponéis de 120 minutos.

Os recuerdo que tenéis todos los robots de cocina

a vuestra disposición en las estanterías.

Oriol, ¿algún consejo a nuestros aspirantes antes de empezar?

-Que pongan cariño, pasión y que dejen los nervios fuera.

Aspirantes, ¿estáis listos?

(TODOS) ¡Sí, chef!

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno...

¡Ya!

-¡Cuidado! Tranquilitos todos, ¿eh?

-Solamente hay estos cuatro, ¿no? -Y rojo.

-Toma. -Gracias, Vicky.

-¿Te mola este?

-Sí, perfecto. Amarillo.

-Ay... ¿Y este te hace a ti

cargar con la cesta? -Dame, dámela, pobrecito.

Con lo pequeñín que eres. -Qué lástima.

Pero, bueno, Vicky, la cara dura. -¡Toma!

Ponlo aquí.

-Yo odiaba estos, tío.

-Toma, Ana.

-Cuidado. -Uno, uno, Martina, rápido.

-Eh, ¿qué quiere? -No sé, venga, mójate.

-Cogemos de vainilla.

Cinco, cuatro,

tres, dos,

uno, ¡a las cocinas!

¡Teresa, a las cocinas!

-No he podido despegar, tío.

No he cogido de nada.

-Vamos a ir apartando cosas.

-Siempre que hago postres, los hago con mi padre,

y tenemos el horno medio estropeado y no salen bien,

entonces yo hoy intentaré que me salga un poco bien,

entonces por eso estoy tan deseosa.

¿Cómo haríamos una receta así en nuestra casa?

-Primero, pasándolo bien. Sí.

-A partir de cuatro ingredientes:

Huevos, azúcar, harina, chocolate.

Con eso ya hacemos un bizcocho. -Hacemos el mejor bizcocho.

Batimos huevos y azúcar a media marcha.

En una casa particular se puede tener un montador, ¿no?

-Sí, la tecnología, aunque sea la doméstica,

es importante para la pastelería y para la cocina,

para tener cuatro aparatos buenos en casa,

el resultado será distinto, ¿eh?

-¿Cómo se levanta? -Le das aquí, ¿vale?

-Gracias, Aimar.

Para que la masa del bizcocho quede esponjosa, hay dos opciones:

Añadir levadura o mezclar lentamente.

Nuestros aspirantes han optado por la segunda opción

que es la más difícil y, si no la hacen bien,

el bizcocho no sube.

-No se me da muy bien que digamos porque

yo soy más de... de esto...

De salados.

-La prueba de hoy me encanta porque trata de la repostería

y a mí la repostería me chifla.

-Una vez tenemos el batido bien denso, bien esponjoso,

fundimos el chocolate, baño María, microondas,

40 grados, 45, que esté calentito.

-Perdón, ¿cuál es el mío? -Teresa, soy yo.

-Perdón, no, he llegado yo. ¿Cómo se abre?

-Espera, no lo toques. -Si no sabes cómo va, espérate.

-Hay gente que lo está calentando...

¡Que no! -¡Tío! ¡Que te esperes, niña!

-No quiero hablar mal de mis compañeros

porque me caen muy bien pero, la verdad, se cuelan mucho.

-Oye, ¿para qué movéis eso? ¿Para qué me lo movéis?

-Es que hay gente... -¡Oye, mira, Teresa!

Muy bien, no, no lo sabía... A ver...

-¿Qué hacéis? Podemos mantener la calma,

que no pasa nada.

-Mucho antes que en el microondas.

-Mira, ya está casi.

-Voy yo. -No, perdona, va él.

-Va Claudia, va Claudia.

-Oye, oye, Guille, que yo iba ahí.

-Otro más. -Te aguantas.

Oye, ¿pero qué hacemos?

¿Cómo va esto?

-Me he colado con mi compañera porque tengo mucha prisa y,

entonces, no me da tiempo de... Pero yo iba antes.

-¿Has visto la jeta que tiene Guille?

-¿Qué? -Lo iba a poner, me he apartado

y lo ha puesto él. -Yo no he pensado

que se haya mosqueado, yo no he pensado nada.

¿Todavía no habéis entrado en la aplicación

de "MasterChef júnior"? Pues no sabéis

lo que os estáis perdiendo a través de esta aplicación,

podéis interactuar directamente con lo que pasa

durante el programa: Votar por vuestro plato favorito,

leer las recetas de los aspirantes y opinar sobre lo que pasa.

Y no te cuesta nada, es gratis.

Descárgatela, ya verás cómo disfrutas de "MasterChef júnior".

-Ve echándolo poco a poco, poco a poco, ¿vale?

-Espera. -Vamos a dejar que se temple.

-Sí, vaya a ser que nos estropee la mezcla.

Bueno, Vicky, te echaba de menos. -¿Sí?

Estos momentos que teníamos aquí. -Las miraditas.

-Yo os dejo a solas. Teníamos un rollito muy...

-Teníais un rollito bonito. -Sí.

-¿Y qué pasó? -Pero, bueno...

Oye, tú, ven para acá. -Como Romeo y Julieta, imposible.

Sí, tiene el corazón... -Tengo el corazón ocupado.

Ocupado. -Si no, me lo llevo...

Me lo llevo en el bolsillo. ¿Cómo lleváis lo del pastel?

-Bueno, más o menos. ¿Qué le vas a poner a tu Pepito

para que esté gracioso? -Una sartén de pimientos.

(RÍE) -Que la tenga al lado.

-Bueno, ya veremos cómo sale, total, no voy a ganar dos veces,

ni me van a echar, porque ya... -Ya no me echan.

-Es que no puedo con esta cosa aquí.

Rocío, ¿le echaste el chocolate? -Sí, sí.

Se le añade el chocolate que ya hemos fundido

y la harina poquito a poco tamizada.

Y, después, pues ingresamos un molde y lo metemos.

-¿Te va bien, Aimar? -Sí, va bien,

va cogiendo textura.

-Un poquito más...

-¿Cómo vas, Rocío?

¿Ya lo tienes en el horno? -Voy bien.

-Ah...

-Cuidado, no te manches.

-La verdad es que hago mucha repostería con mi madre

y mi abuela también hace una repostería muy buena.

Hace de su pueblo muchas cosas

como los congretes o los mantecados.

Y, bueno, me gusta mucho ayudarles a las dos.

-¿Qué pasa? ¿Qué te pasa? ¿Te has quemado?

-No he puesto la harina a la tarta.

-¿No le has puesto la harina a la tarta?

-Ya a hacer otra, corre. -¡Corre, haz otra!

-Se me ha olvidado poner la harina a la tarta.

-No te va a dar tiempo... -Sí me va a dar tiempo.

Anda, no me animes, ¿eh?

-¡Toma, toma harina! -Que no, tengo todo, tengo todo.

Tengo todo, tengo todo. -Esto no te va a dar para todo.

-Sí me va a dar. -No.

-Cuando he visto que la tarta no tenía harina

y tenía que repetirlo, me he sentido muy agobiado

y he empezado a sudar y a sudar.

-¿Qué tal, Rocío? ¿Bien? -Fatal.

-¿Por qué? -Mira cómo se me ha quedado.

-Tío, yo tengo que hacer otro.

Aspirantes, habéis consumido la mitad del tiempo,

tenéis por delante todavía una hora.

-Oh...

-Manu, porfa, ábremelo, corre, corre, que me quemo.

-No, me pasé.

-Pues pienso hacer la cobertura de chocolate negro

con una... medio... Mermelada de naranja

y, luego, decorarlo con los lápices de colores,

así como de figuras.

-Manu, ¿estás batiendo tu tarta?

-Sí, ya he... Ah, he de esperar

a que se me haga el chocolate. -¿Cuánto tiempo?

-Cuatro minutos, porque si no, no se hace.

-¡No, no, cuatro no!

-No sé cómo, se me ha quemado el chocolate en el microondas.

Rocío, que se le ha ido al traste el bizcocho,

luego, ha reaccionado a tiempo, lo ha hecho.

A Manuel, a Manuel sí que le he visto con un problemón.

-Me falta el bizcocho entero,

tengo solo... Solamente tengo esto aquí y nada más.

Los huevos batidos ahí, el chocolate que no se hace.

Yo espero que sí que tenga tiempo para hacer el bizcocho,

porque tarda 20 minutos ahí. Me está saliendo todo al revés.

-Es una tarta de chocolate

rellena de mermelada y nada montada

con una cobertura de chocolate verde

y un poco de fondant.

¿Cómo se hacen los chocolates de colores?

-Pues con colorantes alimenticios y a partir del chocolate blanco.

-¿El chocolate?

¡Ah...! ¡No he cogido el chocolate!

Teresa, ¿te ha sobrado chocolate?

-Eh, sí, me ha sobrado, pero no te lo dejo.

Lluc, tío, tienes que coger tus ingredientes.

-Sí, ay, si he cogido este. -He elegido el chocolate

con leche rojo y lo voy a decorar

con crema de vainilla

y unos ratoncitos rosas y corazones y estrellas.

Lo he elegido porque me parece muy divertido y, además, es fácil

y, entonces, me aseguro de que me salga bueno.

Bueno, Rocío, esta masa tiene mucho mejor aspecto

que la de antes, ¿eh? -Sí, estoy más contenta por haber

decidido repetir. -¡No piques, no piques, no piques!

No, porque pierdes el aire que hace que suba el bizcocho.

¿Y esto qué es? -Es la cobertura,

pero me ha quedado muy líquida. -Sí, ojo te has equivocado

de porcentaje, ¿eh? Tiene que estar denso como lava.

-¿Lo repito? -Sí, te va a quedar muy líquido.

-Para hacer la cobertura, he derretido chocolate

y he puesto a calentar nata con... nata con leche.

Una vez que se ha calentado, he hidratado hojas de gelatina

y se las he añadido a la nata, lo he removido hasta

que se ha disuelto. Y, una vez disuelto,

lo he mezclado con el chocolate fundido.

-Ya está la tarta.

-Uf...

-Huy, qué bueno me ha salido.

-Creo que la mayoría pues, posiblemente, han subido poco,

a la hora de mezclar creo que han mezclado

demasiado enérgicamente, deprisa, se ha bajado el bizcocho.

Cuando mezclamos cualquier elemento a huevos y azúcar,

o lo haces con cariño y delicadeza o, si no, te queda líquido.

-Que se me está rompiendo.

(TARAREA)

-Eh... -Bueno, da un poco igual.

¿Sus hijos también se quieren convertir en un aspirante

como ellos? Aquí tengo el secreto para que empiecen a cocinar:

El nuevo libro de "MasterChef júnior":

Recetas para cocinar con niños, todo explicado de manera

muy fácil y muy divertida, para que los más pequeños

empiecen a disfrutar de la cocina como tú lo haces.

-Ay, la corto por la mitad y la relleno.

Así y así. Yo he decidido cortarla

por la mitad porque me ha parecido estupendo;

o sea, ya lo pongo y ya, cuando lo emplate,

va a salir triangular, va a salir como yo quiero.

¿Ves?

-Eh... Poco a poco... -¿El truco?

-Muchas gracias.

-Anda, jo, qué chulos los pimientos, ¿no?

-Sí. -Te salen superguachis.

-Puf, bueno, me ha salido.

Qué bien.

Bueno, Víctor, ¿cómo tenemos la tarta?

-Se supone que debía ser un campo de fútbol.

¿Cuál es el problema aquí? -Aquí el problema...

¿Lo ha echado muy caliente? -Sí, has bañado muy caliente.

Se te ha ido. ¿La puede volver a bañar?

-Sí, la puedes volver a bañar.

(GRITO) -¿Qué ha pasado?

-Que se me ha roto la tarta.

(LLORA)

-No pasa nada. -Pero que se me acaba

de romper la tarta, ya la tenía hecha.

(LLORA)

-Con un molde, córtala con un molde.

Y espera a que se enfríe.

Mira, haz una cosa, pon el molde

y metes esto tal cual al frigorífico,

antes de tocarlo ni nada.

-Venga, va, Teresa.

-Esto al frigo a que se enfríe,

que se quedará con la forma.

-Aimar está ahí a tope,

que sabe un montón, que casi no hay

que decirle las cosas. La prueba es muy chula,

muy divertida... -Y un poco difícil pero

al final te lo pasas bien. -¿A que lo sacaremos?

-Sí.

Aspirantes, acabáis de entrar en los últimos 30 minutos.

-Ah, me quemé, me quemé, me quemé. Se me ha roto por arriba.

-Da igual, toca abajo, toca abajo.

-Ahora mismo estoy haciendo una calavera para decorar mi tarta

porque es una tarta estilo rockero.

Faltan muchos, ¿eh? Díselo a tus compañeros.

-¿Lo ponemos aquí? -Sí, en un montículo se pone

y aquí ponemos al Pepe como en una ría,

como si fuese una ría de chocolate amarillo.

¿Qué tal, Mendicuti? -Muy bien.

Bastante bien. -¿Sí? ¿Estás contento con tu tarta?

-Sí. -¿Y el corte ese cómo es?

Me presentas una tarta con el corte.

-Solo para que se viesen las capas de la...

Es creativo en el emplatado. -Eso está bien,

para ver las texturas de la tarta.

-Si se ve así. solo el chocolate,

queda un poco feo. ¿Y tu Pepe dónde está?

-Lo pondré de rockero. Le gustan los Rolling Stones.

-Vale. Es una pista, no puedo dar más.

-Muchas gracias.

-¡Ah! ¡Bien!

-Los puntos de esta prueba me vendrían bien,

pero no capitana, como tercera, no quiero ser capitana.

-Lo conseguiste.

-Venga... ¡Perfecto!

-Necesita un montón de perlas. Ya está bien, ya.

Martina. -Hola.

¿Con qué la vas a decorar? -La decoraré con perlitas azules

y plateadas y le voy a poner unas grosellas por el lado.

¿Y al Minipepe? -El Minipepe lo voy a pintar

de color rojo y azul,

del Barça, porque que sé...

Es una idea exquisita, es muy culé Pepe.

-Es muy culé Pepe. Sí, sí, sí, sí.

¡Aspirantes, últimos 10 minutos!

-Es un Pepe un poco raro.

-¡Maldito Pepe!

Que le pintaba ahora mismo ahí la bandera del Barça.

-¿Le ponemos un collar de perlas? -Pues sí, le irá bien, ¿eh?

-El Pepe, que lo voy a decorar como si fuese un pirata,

con la bandera pirata y le voy a poner un parche.

Estoy deseando ver los pepes, tenemos de todo:

Hay Pepe Guardia Civil... -De todos tipos.

De torero, de futbolista del Atleti.

¿Del Atleti? Hay pepes futbolistas.

¿Del Atleti y del Barça? ¿Estos niños no quieren

coger puntos? ¿No quieren ganar puntos?

-Muy bien, acabaste, es bonita.

-Gracias, Ana.

Aspirantes, últimos cinco minutos.

-Me están poniendo nerviosa.

Venga, Teresa, tranquila, límpiate las manos.

-¿Más tranquila? ¿Vas bien? -Sí, voy mejor, gracias.

-¿Me la podéis cerrar,

porfi, la nevera? -Sí.

-Ay, menos mal.

-Bueno, bueno... Bueno, Pepe, aquí te ponen de azul.

-Suerte que no he hecho los pantalones rojos, ¿eh?

No los quiero hacer rojos. ¿Y por qué?

-Porque es el Barça, por si acaso. -Está a tiempo.

-Si quieres aquí hay, ¿eh? No, no, es que tienes uno aquí,

te lo voy a quitar... Es verdad, tienes uno ahí

y otro aquí, ahora ya vas igual. -¡No hay derecho!

¡No te toques, no te toques! -¡Que no hay derecho!

Eso ha sido igualarlo. -Sí, sí, sí.

-Ahora voy a poner esta aquí en el centro

para pinchar al Pepe.

Aspirantes, último minuto.

-Va, está roto esto.

Ay, ¿me ayudas?

Que se me derrite,

es que se me derrite.

-Luego se me cayó la otra pierna, luego se me cayó la cabeza

y ahora solo queda esto.

Oh...

¡Aspirantes, habéis entrado en los últimos 30 segundos!

(LLORA) -No lloréis, hombre,

¿pero qué hacéis?

(GRITA)

-Ah, que no me sale.

¡Voy a lavarme las manos!

Es que van a empezar el "tres, dos, uno" ya.

Diez, nueve, ocho,

siete, seis... -¡Vamos, vamos, vamos!

Cinco, cuatro, tres,

dos, uno... -¡Ay...!

¡Tiempo!

¡Manos arriba! (LLORA DESCONSOLADAMENTE)

-¡Teresa!

(LLORA) No pasa nada... -¿Tú has visto mi tarta?

(LLORA) La tuya al menos está acabada.

Lloré porque no me dio tiempo a terminar la tarta,

además, yo en esta prueba quería ser capitana

y me he esforzado mucho.

Bueno, tranquila, ¿vale? Lo primero, tranquilízate,

que no pasa nada. Hay unas pruebas

que se hacen mejores y otras que se hacen peor,

pero está bien, no lo veo mal. Tranquila, ¿vale?

Venga, tú tranquilízate.

¡Venga!

(CANTURREA)

(CANTURREA)

Aspirantes, vuestro tiempo ha terminado.

Ahora, cada uno traerá su tarta y la colocará en la mesa

para que el jurado pueda catarla

y ver quién tiene el Pepe más bonito.

-Como se me caiga ahora, vamos... (RÍE)

-Como se te caiga el Pepe este...

Y, por último, los supermasterchef.

-Está muy bien, Lluc. -Se me va a caer.

Ay, Dios mío. -Más, un poco más...

Ya está.

(APLAUSOS)

-Dios, mira aquella, está subida una encima de otra, así.

-¿Cómo os ponéis los delantales tan sucios?

-Tú con chaquetilla, tú ya eres un máster.

-Sí, como todos me llaman. (RÍE)

Cuéntanos, ¿cómo llamas a tu tarta?

-Masterchef júnior.

¿Cómo has decorado a tu Pepito?

-Le he puesto una carita sonriente y unos cuernos porque...

No sé, me apetecía.

(RÍE)

-Lo siento, ¿eh?

Bueno... -Está bien, está bien, está bien.

El aspecto es bueno, ¿eh?

El bizcocho ligeramente esponjoso,

húmedo;

en boca está muy bien, la verdad.

Sí, y la decoración está bien.

-Te felicito. Muy bien, Mendicuti, buen trabajo.

Guillermo, vamos con la tuya. ¿Cómo se llama?

-No sé, pero le he puesto Tarta de Moco.

(RISAS) ¿Y quieres que me la coma ahora

con ese nombre?

¿Tú crees que yo me como los mocos?

-Es chocolate verde. Sí, ahora lo vas a arreglar.

-Bien la presentación, has querido presentarla cortada.

-Como estaba pegada la masa, la he cortado por la mitad

y así queda mejor. -Bueno, has salido del paso.

Y a ti te han puesto guapo,

este traje. -Es un traje de torero.

Tú me quieres torear, vamos a probarla.

-A ver... Vamos a ver a qué sabe esto.

-Lo he hecho cremoso, ¿eh?

-Eh...

(RISAS)

(RÍEN Y MURMURAN)

¿Necesitas agua, Oriol, o algo que pase, eh?

-No... Que te atragantas.

-Está rico, un poco denso sí.

Lluc, ¿cómo se llama tu tarta?

-Tarta de chocolate con fruta.

-Pepe de caída ¿no? -Está durmiendo.

-¿Está durmiendo?

Está mejor de sabor que de aspecto.

(RESOPLA)

Cuéntanos, Teresa, a ver, el nombre de tu tarta.

-No... No tiene nombre.

¿Por qué tan pequeñita?

-Pues porque se me ha roto la parte.

-Peor ha tenido la idea... Esa idea es buena.

-Bueno, me ha ayudado Marta. Pues eso es muy bonito.

Bueno, pues tiene muy buena pinta, Teresa, ¿eh?

Vamos a probar.

(MURMULLO)

Hay que hacerlo bien, lo has hecho muy bien

y no hay que tomárselo tan a pecho, mujer.

-No, el pastel está bien. Nos ponemos todos...

Me rompes el corazón, es verdad.

-Vale.

-Yo le llamo Tarta Hollywood, por Pepe.

¿Me ves en Hollywood? -Te has retirado de la cocina

(RISAS) y te has dedicado a ser actor.

-Sí, sí.

¿Cortamos un trocín y vemos cómo está por dentro?

Ah...

-¡Ole, Pepe! -¿Cómo eres tan bruto?

-¡Jesús! -¡Cómo zampas!

-Engulle. Solamente me falta

un toque de color.

Acércate.

-¡Gracias! ¿Vale?

-Muchas gracias.

-Dinos qué has hecho aquí.

-La Tarta de Pepe Futbolista.

-Está guapo Pepe. Muy favorecido.

Oye, está precioso, ¿eh? El cuerpo está muy bien trabajado

y la única forma de que Pepe salga guapo en esta...

-Es comérselo, ¿no? (RÍE)

Mucho mejor. -Oye, no te metas con Pepe,

pobrecito.

-De aspecto es bonita, es uniforme,

se ve esponjoso el bizcocho.

Muy esponjosa, quizá faltaría un poco de relleno

para que tenga un poco más de humedad.

Es un buen trabajo, Víctor. -Víctor capitán.

-Van a ser capitán Marta y Víctor.

¿Qué ha pasado? -Es una tarta que es

de la matanza de Texas.

-¿Matanza de Texas? -Entonces, a Pepe le han disparado,

se ha caído al suelo,

le he intentado ayudar, no pude, y aquí está toda su sangre.

(RISAS) -Tiene imaginación, ¿eh?

No le queda más remedio.

-Bueno, el corte, al menos, está... Está recto.

-Está recto, está a nivel.

Está dulce. Y el bizcocho sí que

está un pelín esponjoso. Le falta.

-Necesita más esponjosidad, pero no está mal.

Lo has arreglado con tu historia,

me ha parecido alucinante, felicidades.

-Gracias.

(APLAUSOS) -¡Bien hecho!

La historia que ha contado ha sido muy graciosa,

y ha puesto un justificante y no ha dicho:

"Es una tarta asquerosa", no.

¿Cómo se llama tu tarta? -Tarta Espiral.

-El conjunto de la tarta está muy bien, está muy delicada.

¿La habías hecho alguna vez o es la primera vez?

-Se me da muy mal la repostería. ¿Se te da muy mal?

-El último bizcocho que hice se quemó y se me hundió.

-¿Ves? Aquí se ve el bizcocho muy esponjoso, no pesa nada.

Es una tarta muy... Muy equilibrada,

se nota la combinación de este cacao con la naranja,

es perfecta. Muy refinada, ¿eh?

-Gracias.

Ana, nombre de la tarta. -Pues no tiene nombre.

¿Y el hombre este tan elegante que hay aquí tan guapo quién es?

-Un hombre que no se sabe vestir. ¿Que no se sabe vestir?

-Está ahí deformado, porque lo borré,

volví a pintarlo, lo borré y volví a pintar unas cuantas veces.

Vamos a verlo... -La proporción...

Igual le falta algo de relleno. Un poco de relleno...

-Ah... -No hubiera ido mal.

Bueno, no está mal. -No está mal.

No está mal el bizcocho,

tiene sabor... -Vale.

¿Cómo se llama tu tarta? -Tarta de Chocolate Rojo

porque más roja no puede ser la tarta.

La mermelada es de frambuesa y rosa, lo que lo cubre, rojo,

las grosellas, rojas.

¿Ves? El bizcocho, rojo. Parece una pantera rosa.

(RISAS) Sí tiene mérito que,

con muy poco tiempo,

no tenías nada,

y has sacado el postre;

yo pensaba que no lo sacarías. -Gracias.

-Manuel... -Felicidades.

-¡Qué guay, Manuel!

Bueno, Rocío, ¿cómo se llama tu tarta?

-Eh, Tarta Segunda,

porque ha sido la segunda vez que la he hecho,

la primera me salió mal. ¿A Pepe qué le pasa?

-A Pepe, que se me ha ido derritiendo.

-La proporción de bizcocho y relleno es correcta,

el corte es central. La cobertura no es tu fuerte, ¿eh?

-Has bañado líquido, ¿has bañado un poco caliente

o líquido, estaba el baño? -Estaba caliente y líquido.

Vamos a probar la de Martina. -Vamos.

¿Estás contenta con tu tarta? -Sí, no sé si Pepe lo estará tanto.

Eh, por eso querías que viniera Jordi, ¿no?

"Que venga Jordi a probarla". (RÍE) Sí.

Ahora me quiero yo ver aquí, ahora yo me quiero ver aquí.

-Como yo sé que tú eres del Barça.

¿Pero tú no sabes de qué equipo soy?

(RÍE) Soy más blanco que... que...

-¡Ole! -¿Querías que le pusiese merengue?

¡Claro, eso es! ¡Son las que más me gustan!

Vale, vale, si ahora voy a dar yo los puntos,

no te preocupes. (RÍE)

¿Cómo lo ves? -Está bien, está bien,

está proporcionada. -Ah...

Creo que está bien compensada. -Sí, está bien.

Bien equilibrada, bien de sabor, suave, muy bien.

(APLAUSOS) Y te tengo que decir más,

fenomenal cómo has trabajado y cómo has dejado tu mesa,

impecable. -¡Gracias!

-La tarta se llama Rock and Roll

porque me gusta mucho el grupo AC/DC.

-Y Pepe está muy bien pintado también.

Tiene un punto, bueno, payaso del rock.

-Como en el rock te puedes vestir como quieras y nadie te juzga.

No, no, si está guapo, está guapo. Yo, por ponerte un pero,

te diría que lo más feo es la cabeza.

(RISAS) Jordi, ¿me quieres comer el coco?

(RISAS)

A ver, el glaseado,

sí te diré que es un glaseado brillante, está bien,

tenemos un bizcocho, no sé si es porque has puesto

poca masa o porque está contundente...

-Es bajito, ¿eh? Es bajito.

-Pero tiene un toque original:

Menta.

Felicidades. -Gracias.

(APLAUDEN)

-Muy bien, Claudia.

Bueno, ahora vamos a probar una tarta muy especial.

¿Vamos a probarla?

Aimar, ¿cómo se llama la tarta?

-La Tarta Pato porque es amarilla. ¿Y la sartén qué es?

-Pues que tú estabas cocinando ahí y, de repente,

te has quedado de piedra.

(VICKY RÍE) -Y has dejado ahí

los pimientos haciéndose. Pues vaya cocinero.

(RISAS)

Cómo aprende Aimar de rápido, ¿eh? (RÍE)

-Qué bueno. Vamos a ver qué hay dentro.

A ver, a ver, a ver, a ver, a ver. -¡Hala, qué tarta más buena!

-La de Aimar y Vicky me ha parecido superguay.

Era mejor que la mía mil veces. Y que la de todos.

-¿No habéis leído qué pone aquí?

Hay que coger la sartén

por el mango. ¿Esta? -Sí.

(RISAS) La has roto.

A ver si la probamos, ¿no?

Está buenísima. Qué mano tenéis.

(APLAUSOS) -Gracias.

-Enhorabuena.

Antes de daros el resultado de esta prueba,

quiero dar las gracias a un maestro como Oriol Balaguer.

(APLAUSOS) Un aplauso para él

Gracias por todo lo que hemos aprendido hoy de ti.

Gracias por todos los pepes.

Gracias por esa imagen a tamaño natural.

Has cumplido mi sueño de convertirme

en obra de arte. Gracias. Te lo debo.

Y cómo no, a Aimar y a Vicky.

Siempre es un gusto teneros cocinando aquí, en "Masterchef".

Vuelve cuando quieras. ¡Qué grande!

-¿Todavía puedes conmigo? -Adiós.

(TODOS) ¡Adiós!

-Aimar fue mi concursante favorita en la edición pasada,

porque me parecía muy gracioso.

Aspirantes, llega el momento más importante de la noche.

Decidir quién ha elaborado la mejor tarta

y, por tanto, se lleva el mayor número de puntos.

Pero para eso, nuestro jurado tiene que deliberar. ¿Vamos allá?

Vamos.

La decoración...

Vale. Vamos.

Las mejores tartas de este reto son...

Las de Mendicuti,

Marta,

Claudia, Víctor

(APLAUSOS) y Martina.

-No quiero ser capitana. No quiero ser capitana.

No quiero ser capitana.

La quinta mejor tarta y, por tanto, el aspirante

que se lleva dos puntos es...

(APLAUSOS) Claudia.

El aspirante que se lleva tres puntos es...

(APLAUSOS) Víctor.

Los cuatro puntos por la tercera mejor tarta son para...

(APLAUSOS) Martina.

-Me hubiese encantado ser capitana,

pero cuatro puntos me parece

que está muy bien. Y ahora, a celebrarlo.

Y el aspirante que ha elaborado la mejor tarta,

que me ha dejado de piedra con su Pepe,

y que, por lo tanto, se lleva el máximo de punto, seis,

es...

(APLAUSOS) Marta.

-Me he llevado seis puntos, pero tampoco estoy contenta,

porque no quiero ser capitana.

Bueno, Mendicuti, enhorabuena

por poner a Pepe con esa cara de felicidad

y por los cinco puntazos que te llevas.

Aspirantes, no estéis tristes el resto,

porque como sabéis, os lleváis un punto cada uno.

(APLAUSOS)

Ahora quiero que vayáis a por vuestras mochilas,

porque nos vamos de expedición.

Hoy hemos querido que nuestros aspirantes conozcan

un enclave único en el centro de Madrid.

En pleno Paseo del Prado y con más de dos siglos de historia.

El Real Jardín Botánico.

Un espacio con más de 6000 especies de plantas,

que nos permite conocer una ciencia

con años de tradición, como es la botánica.

-¡Mira!

En este jardín existen especies que llegaron

hace siglos desde Europa, Asia, América y Oceanía.

-Hay un millón de formas y de colores.

Esto parece el paraíso.

La labor que se desarrolla en el Real Jardín Botánico

persigue la conservación y la investigación

de cientos de plantas para que nosotros

podamos conocerlas y disfrutar de ellas.

Este conocimiento influye en aspectos de nuestra vida,

como la agricultura o la nutrición.

-No sabía cómo se llamaban algunas plantas,

eran muy raras, de colores, tamaños.

-Yo en el Jardín Botánico estoy encantada.

Me gusta mucho las flores,

pero también me gustan las plantas carnívoras.

-¡Mira! Mira Pepe, Jordi y Samantha.

¡Hola! Qué guapos.

Pero, bueno, si venís vestidos como yo.

-Qué copiota. Está claro que soy

un modelo a seguir. Soy el espejo donde os miráis.

-Sí. Jordi, aprende.

Bueno, eso, o te vistes como un niño.

(RÍEN)

Bueno, vamos a centrarnos. A ver, Marta y Mendicuti,

vosotros seréis los capitanes de la prueba de hoy.

Como veis, ahí tenéis enterradas dos zanahorias,

uno de los muchos vegetales que podéis encontrar

en el Real Jardín Botánico CSIC.

Pero estas zanahorias son especiales,

porque una es roja y la otra es azul.

-Azul. Marta, tú eres la líder

de la clasificación. Por eso elegirás

en primer lugar y, además,

tendrás un miembro más en tu equipo.

¿De acuerdo? -Al tener una persona más

en mi equipo, igual me ayuda a organizar las tareas

y distribuirlo todo mejor.

¿Preparada? Vamos allá.

Equipo rojo. Muy bien.

(APLAUSOS) Mendicuti, saca tu zanahoria.

Equipo azul. -Yo voy a ser

un capitán organizado. Voy a intentar pasarlo

lo mejor, que para eso estamos aquí.

Y que nadie se enfade conmigo.

Ahí hay otras once zanahorias especiales.

Cada uno de vosotros cogerá una zanahoria.

Descubrirá el color y se reunirá con su capitán.

-¡Azul! ¡Toma! -¡Rojo, rojo!

-¿Son todos chicos?

¿Voy con todos los chicos? -Qué pasote de equipo.

-Martina y son todos chicos. Es verdad.

Qué suerte, Martina. -¿Y no podríamos ser

todas chicas y todos chicos?

Yo prefería estar en el otro equipo mil veces,

porque son chicas y nos entendemos mejor.

Todas las plantas que se encuentran aquí

son el resultado de cientos de años de investigación,

al igual que sucede con nuestra herencia gastronómica.

Por eso, el reto culinario de hoy

está dedicado a la tradición.

Un equipo hará...

tosta de escalibada con anchoa

y el segundo plato, conejo guisado.

La escalibada es una receta tradicional del mediterráneo.

Fueron las árabes quienes introdujeron en España

uno de sus ingredientes principales: la berenjena.

El otro equipo hará, el primer plato, sopa de pescado

y el postre, arroz con leche.

Gracias a los árabes, el arroz con leche

se extendió por toda la península y ha llegado a ser

uno de los postres más genuinamente autóctonos en esta tierra.

Marta, ¿qué va a cocinar tu equipo?

-El aperitivo y el segundo.

¿Tosta de escalibada y conejo?

-Sí. -Me ha parecido que ese era

el mejor menú para mi equipo,

porque a Aina le sale muy bien la escalibada

y Víctor controla los fuegos muy bien.

Mendicuti, vosotros cocinaréis la sopa de pescado

y el arroz con leche. -Vale.

Ha tocado el que a mí más me gustaba y el que a mi equipo

le gustaba, así que perfecto.

Era el más fácil para mi gusto.

Contáis con 110 minutos para elaborar

28 raciones de cada plato. -¡Ostras!

En el minuto 80, saldrá el aperitivo.

En el 90, el primer plato.

En el 100, el segundo. Y en el 110, el postre.

Vais a cocinar para unos comensales muy especiales,

expertos en esto de la tradición.

Pero, de momento, no os vamos a decir quiénes son.

-¡Jope!

-¿No serán Maribel y Churra?

Y algunos ex aspirantes de "Masterchef".

Tendremos muy en cuenta la opinión de estos comensales

misteriosos, pero seremos nosotros quienes decidamos

qué equipo gana y qué equipo pierde.

Cada integrante del equipo ganador recibirá seis puntos.

Y los del perdedor recibirá tres.

Pero antes de empezar a cocinar, Marta y Mendicuti,

vosotros iréis junto con Jordi

y un miembro de vuestro equipo a visitar el huerto.

A ver, Marta, ¿con qué compañero quieres ir de tu equipo?

-A ver... Rocío.

Mendicuti, ¿y tú? -Mauro.

Mientras tanto, el resto iréis

a buscar los ingredientes al camión.

(NIÑOS) ¡Sí, chef! Os recuerdo que en el camión

de nuestro proveedor tenéis los ingredientes

necesarios para elaborar vuestros platos.

El excedente que no utilicéis, será donado a comedores sociales.

Pues venga. Adelante. Unos al camión y otros con Jordi.

Venga. -¡Vamos, chicos!

Si te gusta la cocina y tienes entre ocho y dieciséis años,

no te puedes perder el Campamento Masterchef,

cocina y diversión en entornos naturales.

El verano que viene, Campamento Masterchef.

Por aquí. El reto que os propongo es muy sencillo.

Vais a tener dos hortalizas o verduras

y dos plantas aromáticas. Tenéis que adivinar cuáles son.

Por cada una adivinada, os daré un buen truco

para elaborar el menú que tenéis que hacer en cocinas.

Empezaremos con las plantas aromáticas y el equipo rojo.

-Huélela bien. Huele a infusión.

Se os está acabando el tiempo. -No huele a té.

¿Cuál es? -Yo voy a decir una al azar.

-Venga, di una al azar. -Tomillo.

¿Cómo va a ser tomillo? -No tengo ni idea.

La plantita en cuestión se llama salvia.

-¡Hala, venga! -Pero es muy difícil.

Eso no vale.

Tenía un buen truco que se quedará en el sobre.

Equipo azul, aquí tengo vuestra planta aromática.

A ver si me decís cuál es exactamente.

-Menta. -Huele a menta que lo flipas.

(RÍE) Es menta.

Muy bien, guapetes. Hierbabuena.

No hay truco, por listos. Hay que pensar bien las cosas.

Vamos a ver hortalizas o vegetales.

Andando. Y pensar bien lo que decís.

Tenemos que adivinar de qué se trata.

Tiene que ser el equipo azul quien me lo diga.

-No huele. -No es zanahoria.

Aspirantes, a la de tres.

Tres, dos, uno... -Zanahoria.

-Puerro. Puerro.

-He dicho puerro. Has dicho puerro,

pero él ha dicho zanahoria. -He dicho puerro.

-No.

Bueno, equipo rojo, aspirantes, ¿qué pensáis que es?

-Zanahoria. Zanahorias.

Eso es. Aquí tengo un truco

y es muy sencillo. Cuando elaboréis el guiso

de conejo, al final podéis dar textura a la salsa,

espesarla con un poco de harina.

Pero es muy importante una buena picada

de almendras, perejil y ajo frito.

Bien elaborado, bien majado, es lo que os va a aportar

un sabor intenso y muy agradable para el plato.

-Muchas gracias. ¿De acuerdo?

Felicidades. Y tenemos que ir a cocina,

que nos esperan Samantha y Pepe. Venga.

Llegó el momento de enfrentarse a la elaboración del menú.

El equipo rojo preparará el entrante, tosta de escalibada,

y el plato principal, conejo guisado.

Mientras que el equipo azul, se encargará del primer plato,

sopa de pescado, y el postre, arroz con leche.

Los platos deberán ser servidos por orden como en un restaurante.

-El conejo. Aina, tú, te pones a hacer...

-Lo primero que tenemos que hacer, es la escalibada.

-Eso. En cuanto empecemos, te pones a hacer la escalibada.

-Vale. -Se van a encargar del conejo

Claudia, Ana y Víctor.

-Vale. -Vosotros dos os encargáis

de la escalibada con Teresa. Poneos con Teresa

para hablar de ello. -No viene ajos.

-Yo me he sentido que no me han querido

y, además, no me han hecho caso. Y no me ha gustado

que el equipo me aislara.

-¿A quién se le da bien hacer la sopa?

-A mí limpiar el pescado. -Lubina te voy a poner a ti.

Voy a poner la M de Manuel. -Puedo ayudar.

-Vale. Pues tú también, Lluc.

Y de las verduras se van a encargar Guille,

que tú no tienes nada que hacer. Cortar y pelar.

-Le he dicho a Marcos que se me da bien

el arroz con leche. Dice: "Vale. Confío en ti".

-¡Equipo rojo! -A cocinar, chicos. Venga.

-Os cojo otra.

-No veo.

-Teresa, no las partas. Coge pequeñitas.

-¡Que he cogido pequeñitas! -No grites.

-Es enorme, tío. Lo hacemos como podamos, ¿vale?

Hay que intentar cortarle la cabeza. A ver.

-Ha hecho caca. -¡Ay, qué asco!

-Marcos, ve cortando las verduras.

-Vale. Verduras.

Bueno, pues yo creo que mi equipo, el azul,

está bastante bien organizado.

Yo quiero el equipito azul también.

¿Pero la escalibada no era catalana?

Menú menos atractivo. Si lo hubieseis llamado asadillo,

te digo que lo hago yo. Pero al llamarlo escalibada,

no te puedo quitar el sitio. Es catalán y lo bordarás.

Yo estoy mucho más familiarizado con el arroz con leche.

¿A ti no te gusta ganar con dificultad?

Me voy a ver a mis chicos. Lo siento.

Vamos. -¡Bien! Con Pepe.

-¡Viene Pepe! Una cosa, Pepe.

Nos tienes que ayudar con el bogavante.

¿Qué le pasa? ¿Qué vais a hacer?

¿Vais a utilizar el cuerpo para qué?

-No. La cabeza para hacer el caldo. ¿Y con el resto?

-Para poner unos trocitos. Claro.

Sería lo suyo. Aprovechar. -Hay que clavar el cuchillo, ¿no?

¿Ves? Ahí ya entra. Todo tuyo.

Con cuidado. Fuerte, ¿vale?

La intersección que tiene ahí. Eso es. Y ya está.

-Vale. Perfecto. Ya hemos terminado.

Esas berenjenas tendrían que estar en el horno.

Esos pimientos, en el horno. ¿No has hecho nunca escalibada?

-No. ¿Sabes que si las envuelves

el papel de aluminio, se hacen antes,

porque hay una cocción al vapor?

-¡Ah, vale! Mira qué sencillo.

Piticli, piticli. Tienes que ir superrápido.

Cuanto antes lo tengamos en el horno, mejor.

Y muy rápido. Clac, clac, clac, clac.

Ta, ta, ta, ta. Todas aquí,

al horno superrápido.

-Oye, como no estás en esa tabla... -No. La estoy usando.

-No. Es esa tabla. ¿Me la puedes cambiar?

-No. -Eres más desagradable...

Te podrías cambiar. Es que, tía, si yo...

-Acabamos mal, ¿vale? Ponte tú en esta.

-¡Es que no tengo que ponerme yo en esa!

-Teresa, no grites. No grites.

(HABLAN A LA VEZ) -Teresa, ven.

Teresa, ponte aquí. -Ah, vale. Gracias.

Es que no puedo ahí trabajar.

Teresa, rápido. -Aquí hay ocho berenjenas.

Esto es un pimiento. Dos berenjenas aquí y al horno.

Ay, ay, ay...

Estoy condenado. Marta y todo su equipo.

¿Veis este tapón? -Sí.

Hay que reciclar los tapones, porque con esto

podemos salvar vidas. -He recogido 22.

¿Has reciclado 22 hoy? -Sí.

Muy bien.

-¡Tío, se te está quemando! -¡Se te está quemando!

-Huele que te mueres.

-Por favor, dejadme. -Se está quemando.

-Te lo he apagado, porque se está quemando.

-Que no se está quemando.

-Que sí. ¿Cómo vamos por aquí?

-Pepe. Aquí necesitamos agua, chicos.

¿Dónde está el agua? -Agua.

-El responsable de los mejillones era Guillermo

y la ha liado parda.

Vale. Siempre que vayáis a abrir moluscos al vapor,

un poquito de agua en la cazuela, ¿vale?

-Las has metido todas. Lo peor que tiene tu equipo,

eres tú mismo. El equipo rojo me tiene a mí.

Soy un doctor en la escalibada y el conejo...

Ya tiene bastante tu equipo con aguantarte, que no es poco.

Me parece un pelín más difícil mi equipo.

Creo, ¿eh? ¿A ti no te lo parece? No.

Me gusta mucho. ¿Me lo dejas?

¿Te lo cambio? Claro.

Yo lo que quiero es hacerte feliz. Me pongo con ellos.

No te preocupes. Si yo, donde voy, triunfo.

No es un problema de equipo, es un problema de actitud

y yo la tengo positiva. Te espero en mi equipo rojo.

Venga. Hala, venga. ¿Estás contento?

Sí. No hay ningún problema.

-A Aina lo de la escalibada hay que hacerle mucho caso,

porque es catalana y la hace muy bien.

Vamos a hacer una tosta de escalibada.

Hay que coger las verduras, pimiento rojo, pimiento verde,

cebolla, tomate, ajo y berenjena.

Horno, 180 grados. Lo tapamos con papel Albal.

Unos 40 minutos. Que sude bien, que se caiga.

Sacamos del horno. Mientras se enfría,

cortamos nuestra tosta de pan. La tostamos un poco.

Pelamos nuestras verduras. Y tengo un truco.

Un majadito de ajo y perejil.

Lo envolvemos todo y esto encima

de la tosta de pan. Fantástico aperitivo.

-Hay que coger otra berenjena. -La tengo yo, Teresa.

-Teresa, céntrate.

¿Ves que todo el mundo está cortando?

Puedes ayudar a Víctor, ¿vale? -Vale.

-Vale. Bien. -Habérmelo dicho.

Si tú no me dices lo que tengo que hacer...

Yo me estaba acercando y Marta me estaba echando.

Me ha dicho: "Escalibada". Y luego, ha cambiado.

Y no le está haciendo ni caso a lo que le decía.

-Mira, en esta... -Ábreme la puerta

del horno. Teresa, ábremela.

-A ver, pero... -¡Teresa, ven a ayudarme a mí! Ven.

-Venga, Teresa. Coge ahí una patata,

la pelas y la cortas.

-Marta no me gusta. -¿Qué?

-Que Marta me está tratando como una tonta.

-Teresa, no empieces. -¡No, Teresa!

Para empezar, te está mandando a pelar patatas.

No tiene nada de malo. -No es eso.

-Tú eres la que tiene problemas con todo.

Te intento ayudar y ya tienes problemas conmigo.

-No me estás intentando ayudar.

Me estás intentando jorobar. -Cállate.

-¡No me quiero callar! Pues no me callo.

-Ya empieza a llorar.

-Teresa se pasa un poco. Se hace bastante la víctima.

Y es que no lo entiendo.

-No estoy llorando.

-Lo que tengas que hablar con Marta, lo hablas fuera,

porque ahora tienes que ganar esta prueba.

-Vete tú, anda. Vete tú a ganar esta prueba.

-Te está intentando ayudar. -¡Tú no sabes lo que es...!

-¿Ves? Ya empiezas. -¡Es que mejor que te calles!

¡Si no sabes lo que me pasa,

mejor que te calles! -Otra vez está llorando.

Vas a inundar la cocina. -Ellas creían que yo lloraba

porque me habían mandado pelar patatas. No era eso.

Es que no me hacen ni caso nunca.

¿Quién está con la sopa? -Guillermo.

Una cosa. Abres y los limpias. Un plato y los limpias.

Tac, tac, tac. Y muy importante.

Esto es muy importante. Esta cuerdecita

que está aquí dentro, hay que quitarla.

Mira. Tienes que tratarlo con mimo.

No puedes aplastarlo. Con todo el cariño del mundo.

Tiras de la cuerda, no aplastes al animal.

-¿Pero tú no tienes nada que hacer? -No.

-Ayúdame con las gambas. -Vale.

Bueno, el equipo azul está elaborando una buena sopa

de pescado. Utilizarán bogavante, lubina, rape,

mejillones y gambas. ¿Qué van a hacer?

Un buen fumet de espinas de los pescados.

Los pondrán a hervir más o menos a la misma proporción de agua

con puerro, ajo, cebolla. Hervir 15 minutos, colar.

Y la carne del pescado y las gambas, a última hora,

escaldar para que quede cocinado y servir.

Qué a gusto cocinamos tú y yo aquí.

Estás salteando el conejo. Lo vas a dorar.

¿Y luego, qué vamos a hacer?

-Con el aceite que suelta, voy a sofreír las verduras

y voy a hacer un sofrito. ¿Y le vamos a echar

un poco de azafrán? -No. Le voy a echar

un poquito de laurel y romero, porque mi abuela se lo echa

y le queda muy bien. Me encanta.

El tomillo, laurel, romero

le va perfectamente al conejo. Me parece bien la idea.

-¡Ostras! Es que no se los ha quitado Guillermo.

Es que Guillermo no les ha quitado los pelos.

¿Por qué no has limpiado

los mejillones? -Sí los he limpiado.

-No les has quitado los pelos. Míralos.

Los siguen teniendo. Míralo.

-Él era el responsable de los mejillones

y los ha metido al cacerola sin pelar ni quitarle los pelos.

-Toma. Aina, toma.

-Perdón. ¿Qué hago? Ya he terminado de pelar patatas.

-Víctor, ¿te puede ayudar Teresa? -Sí. Si no hay problema.

-Teresa ayuda a Víctor. -Teresa no es nada problemática.

Lo que pasa es que la gente, como es pequeña,

no la valoran igual que como si tuviera 12 años.

Vale. Vamos a hacer 70, por si acaso no vaya a ser

que algún trozo se nos pierda o algo. ¿Vale?

-¿Es para llevarlo a algún lado? -Cualquier cosa.

Vamos a hacer un guiso de conejo.

Para eso, tenemos el conejo troceado, limpio, por supuesto.

Una gota de aceite. Lo hemos dorado.

Sacamos. Y en otra de aceite, un poco de cebolla, ajo,

laurel, tomillo, cualquier hierba aromática le va muy bien.

Lo pochamos bien con la cebolla. Rehogamos.

Añadimos unas zanahorias, un poco de vino blanco.

Salpimentamos. Un poco de tomate frito.

Y ahí le podemos echar patatas.

Un buen majado de ajo y perejil, fundamental,

con dos hebras de azafrán.

Y tenemos un guiso de conejo fantástico.

Bueno, ¿qué tal vais? ¿Quién está haciendo

el postre por aquí? -Nosotros.

¿Qué tal vais? -Bien.

Voy, voy. ¿Estáis contentos de estar

con Jordi o preferíais con Pepe? -Yo con Pepe.

¿Y tú? -Un poquito más con Pepe.

Eh, de aquí no sale nada, ¿eh? No se lo decimos a nadie.

Jordi es un supercocinero, pitagorín de la cocina

moderna creativa. ¿No os encanta?

-Sí, pero es del Barça. Vale.

Para hacer un arroz con leche, lo primero que hay que hacer,

es coger la leche, ponerla a calentar

y meterle el azúcar, la canela, la vainilla,

la cáscara de naranja y la cáscara de limón.

Se deja hervir y cuando hierva, se cuela bien

para quitar las cáscaras y cortezas.

Cuando quede la consistencia perfecta

y el arroz esté en su punto, se le añadirá

mantequilla y se dejará enfriar y estará buenísimo.

A ver. Estoy buscando por aquí a Marta y a Rocío.

-Sí. ¿Podéis dejar lo que estáis

haciendo un venir conmigo? -Vale.

¿Sabéis guardar un secreto? -Sí.

¿Seguro? -Sí. Una tumba.

Vais a ser las privilegiadas que vais a saber

a quién vamos a dar de comer hoy. ¿Tenéis ganas?

(AMBAS) ¡Sí! Pero para eso,

os tenéis que poner el antifaz.

-¿Quieres echarla tú? -Sí.

-Así, Teresa. Muy bien. Por todo.

¿Ves algo? -No.

¿Seguro? -Sí.

Venga. Vámonos. Vamos a ir caminando muy despacio.

Por donde yo os diga. -Me he puesto muy nerviosa,

porque me espero cualquier cosa.

Hoy contamos con los mejores comensales del mundo,

porque sois los abuelos de nuestros aspirantes.

Sabemos que muchos de nuestros niños

han aprendido a cocinar gracias a vosotros.

Sois una fuente de sabiduría y vuestros consejos

son auténticas lecciones de vida.

Por eso hemos querido haceros este homenaje.

-Oye, qué largo el camino. Me choco con Marta.

Me choco con Marta y no puedo. Ya hemos llegado.

-Es que yo me choco... ¡Ay!

Quietas, quietas, quietas. Ahí.

-¡Ay, qué nervios! ¿Quién será?

Cuando yo cuente tres, os quitáis

los antifaces y sabréis entonces para quién vais a cocinar.

¿De acuerdo?

(AMBAS) ¡Sí! Una, dos y tres.

-¡Ay! -¡Ah!

(LLORA)

-Mi nieta para mí es todo.

Es un tesoro. Una chiquilla que se deja querer

ella sola por sí. Muy cariñosa.

Así. Qué guapa estás.

De mandil y todo. -Qué guapa, cariño.

-Cuando los he visto, he pensado que habían hecho

un viaje muy largo para verme a mí.

Y, entonces, me ha hecho ilusión.

(LLORA)

-¿Pero qué haces aquí, por Dios?

Yo sabía que era alguien de mi familia. Eso lo sabía.

Mi abuela me ha enseñado mucho a cocinar.

Desde que era chiquitita, me decía

que esto se hace así y esto así. Me ha enseñado tela.

Marta, Rocío, lo siento, pero tenemos que irnos.

Y, además, me habéis prometido que ibais a guardar un secreto.

No podéis contar absolutamente nada a vuestros compañeros.

-De acuerdo. Y si os preguntan qué os ha pasado

en los ojos, decís que os hemos mandado a pelar cebollas.

Venga, un último abrazo y nos vamos.

-La suerte que hemos tenido y yo Marta de ver

a nuestros abuelos las primeras, ha sido una suerte increíble.

-¿Adónde fuisteis? -A pelar cebollas.

Aspirantes, en diez minutos empezamos a emplatar las tostas.

Ya podemos correr. Vamos. Venga, deprisa.

¿Oído? (NIÑOS) ¡Oído, chef!

Venga, vamos rápido. -¡Ay, me abraso!

¿Pero cómo no te quemas, Pepe? ¡Ay!

Sí, me quemo, pero me aguanto.

Voy soplando un poquito. Venga.

Hay que quitarlo. -¡Ay!

Es que no soporto el calor.

-Ve quitando los pelos que no has quitado antes.

Guillermo, ¿sabes abrirlas?

Tenías que haberlo hecho antes.

¿Habéis sacado las cebollas? ¿Alguien ha sacado las cebollas?

-Sí. ¿Dónde están?

-Aquí. Deberíamos ir pelándolas también.

Vamos, dame un cuchillo grande. -No llegamos.

-Dale, dale. Venga. Aceite de oliva. Un chorrito.

-Olé ahí. No llegamos, ¿eh? No llegáis.

¿Vale? Y los comensales son muy muy muy importantes.

No sé si lo sabéis.

-A que son la Familia Real.

O un presidente o algo de eso.

En esta mesa estamos con la abuela de Ana,

nuestra gallega, y la abuela de Guillermo.

¿Guillermo desde cuándo tiene esta pasión por la cocina?

-Cuando dos o tres años ya se subía en una banqueta

para ver lo que yo hacía.

Y le gustaba meter las manos en la cocina.

-Marcos, quita. -No. Ahora estoy yo con este fuego.

¿Por qué las vuelves a meter? Esto ya está. Guillermo.

-¿Qué? -Ya está. No tienes

que volverlas a meter al fuego.

-Yo creo que a Guillermo le he visto un poco despistado.

Estaba un poco ahí mirando a la luna de Valencia.

Estamos aquí con tantas flores y se queda mirando una así.

-¡Hay que ponerlas al fuego! ¿Pero qué hacéis?

-¡Jolín, Guillermo, que te calles! Vamos a poner el agua.

Y deja de gritar ya. -No eres el capitán, Guillermo.

-Vale. Pero yo no estoy gritando. -Para ya.

-Yo creo que mis compañeros no me han hecho caso.

Han pasado tres porras de mí.

Yo cocino muy bien y me tienen envidia.

Es como: "No, Guillermo no sé qué".

-¿Y las anchoas? Aquí tenemos a los abuelos

de Marta. Que venís de Asturias. La veis poquísimo,

porque vivís en Asturias y ella vive en Madrid.

¿Ha cocinado con usted? -No. Ella pregunta.

Pero si yo soy de Asturias y no sé más que platos asturianos.

"¿Y no sabes?" Digo: "Yo platos modernos no sé".

¡Venga, venga, venga, venga! No llego.

¿Y Ana desde cuándo cocina? -Ella se mete en la cocina

y siempre me riñe de algo.

Un día me vio machacando unos ajos.

Yo venía de trabajar, apurada.

Machaqué unos ajos muy a lo bruto.

Y me dijo: "¡Abuela! ¿Cómo maltratas tanto a los ajos?"

-¡Dios, qué rica! En dos minutos, tienen que estar

los platos de escalibada servidos, montados ahí

para que los camareros se los lleven. ¿Oído?

-Ponerle la misma cantidad.

-¡Ana, aquí!

-Solamente ponemos las que tienen anchoas.

¿Cuál tenemos acabado, chicas?

Pueden ir sacando los camareros. Adelante.

Tres, dos, uno. Venga, tiempo. Sacando platos.

Jordi, en diez minutos sale tu sopa. ¿Oído?

Oído. Puede salir en cinco, si quieres.

Ha llegado el momento de probar los platos de vuestros nietos.

Será una cata a ciegas. No sabréis quién ha cocinado qué.

A continuación, probaréis un aperitivo realizado

por el equipo rojo.

Tosta de escalibada con anchoa. Que lo disfrutéis.

-Muy bueno, muy bueno. Muy gustoso.

Te deja un sabor de boca muy bien. ¿Verdad que sí?

-Bueno de verdad. -Muy bueno.

A mí me ha gustado mucho. -Y a mí también.

Abuela de Martina, ¿qué le ha parecido el plato?

-El pan estaba en su punto, muy crujiente.

Buenísimo, en serio. Muy bueno. ¿Y a usted?

-Muy rico. Quizás, por decir algo,

un poco de exceso de aceite. Pero nada más.

-Pienso que puede ser de Guillermo. ¿Por qué?

-No sé. Porque le gusta eso de las pizzas.

Es una pizza lo que hemos comido. Más o menos.

Una tosta de escalibada. -Me ha gustado.

Puede ser de cualquiera, pero me inclino yo

que Guillermo pueda estar detrás de esto. Creo.

-Ayúdame con las gambas. -Vale.

¿Así? -No tiene la menor idea.

-Sí sé. Pero me da asco las tripas.

-Me da igual que te dé asco. Hazlo, tío.

Bueno, os voy a dar los truquitos básicos para una sopa de pescado.

La cebolla, que esté bien rehogada para tener

intensidad de sabor y caramelizado.

Lo mismo con las cabezas de las gambas.

Bien cocinadas, bien reducidas para que nos den intensidad.

Una buena pulpa de tomate, un azafrán, un pimentón

también os van a dar mucho rollo.

-¿Esto ahora qué hay que hacer? -Echarle sal.

-Esto ahora, que se haga un poco

y ya está. -Remueve.

Tenemos a los abuelos de Mendicuti.

Estaba deseando conocerles porque me ha dicho Mendicuti

que soy igual que su abuela. -Tiene otra.

Será la otra abuela. En el color de pelo

no nos parecemos. -Yo creo que es otra.

Vamos a juntarnos. ¿Nos parecemos?

Cinco minutos y sale, señores. ¡Vamos rápido! Reparte trabajo.

(HABLAN A LA VEZ) -Tranquilos.

-Yo las gambas. -Tranquilos, por favor.

Tú vas a hacer las gambas, pero primero hay que poner esto.

Vas a coger... No, así no. Con la mano no.

Con esto. Coges tres y las pones

en medio como un triángulo. -Va.

La sopa está a punto de salir y no hay ni rastro

de los mejillones que tantos problemas

habían causado. Parece ser que Guillermo

se ha olvidado completamente de ellos.

Para continuar, probaréis el primer plato que ha hecho

el equipo azul: una tradicional sopa de pescado.

-Vale. ¿Cuántos hay? Para, para.

-Están todos. Aspirantes. Tres, dos, uno.

¡Manos arriba! No tocamos más. Nos llevamos los platos.

-Ya están todos. Chicos, nos vamos.

-¡Venga, va, chicos!

-¿Qué te parece? -El pescado está un poco crudo.

-A mí me parece que está muy sabrosa.

-La sopa un poquito... un poquito aguada.

-No vamos a ponernos muy de acuerdo,

porque a mí me parece que está sustanciosa.

-A esta le falta sustancia. Está muy líquida.

Equipo, escuchad a la capitana. Haced lo que os diga.

-Está bueno. ¿Qué le ha parecido la sopa?

-Está buena. Muy buena, pero no le veo aire de mi nieto.

¿Por qué? -Porque mi nieto tira

al picante un poquito. ¿Y esto cómo está?

-Buena. Un poquillo sosa.

Su nieto no la ha hecho.

Está usted segura. -Yo estoy que no.

Si la ha hecho mi nieto, me mata. ¡Ah!

¿Eso qué es? ¿Ajo y perejil? -No.

Lleva almendra, perejil, ajo e hígado.

Hum. Una gotita. -Así la hace mi abuela.

¿Ah, sí? Hala, hazlo como tu abuela.

Apunta maneras. Esto está muy rico.

-¿Qué tal está eso? -¡Está buenísimo!

-¡Bien! Venga, rápido. Vamos emplatando.

Venga. Vamos con ello. En 30 segundos vienen

los camareros por los platos. ¿Oído?

Tiene que estar emplatado ya.

Venga, vamos corriendo. -Necesitamos más patatas.

Rocío, no llegamos.

Comensales, ahora vais a degustar el segundo plato,

realizado por el equipo rojo y será conejo guisado.

-¡A ver, a ver! Vamos. Se está llevando platos.

Tenemos que correr, ¿eh? -Ya, ya.

-¡Bajad la cazuela! ¡Y no lo digo más!

¡No me hacéis ni caso! -Vale.

-¡Hacedle caso a la capitana!

-¡No me hacéis ni caso! Pero ni caso.

Vale, fenomenal. Muy bien. (GRITAN DE EUFORIA)

Vamos. Venga, vamos. Ahí. Venga. Eso es.

-¿Qué te ha parecido el conejo?

-Pues tiene buen sabor. Está bien.

-Está muy bueno. -La salsa y eso está bastante bien.

-Yo creo que el conejo Claudia. -El conejo tiene zanahoria,

patata. -Igual que el que hacemos

nosotros en mi casa. Está igual. -A estilo caldereta.

Deberíais ir limpiando cosas

de la cocina, recogiendo. -El turno de las chicas.

Las chicas ya saben limpiar genéticamente.

-¡Eh, eh! Cuidadito con lo que dices.

Víctor, ¿tú eres el que dice que limpien las niñas?

-Sí, lo ha dicho. Bueno. No lo va a volver a decir,

ya lo verás. ¿Sabéis por qué?

Porque ahora va a limpiar él solo la cocina entera.

(RISAS) Vamos. Ponte.

¿Qué se dice? -Sí, chef.

No quería decir eso. Quería decir

que las chicas saben limpiar mejor que los chicos.

Para mi punto de vista, es así.

Platos, platos. Platitos para acá.

-Vale. Luego lo limpiamos. ¿Qué más da?

-¡No!

-Guille, tío, no seas bruto.

¿Pero tú qué haces?

Flipo contigo, Guille, colega.

Mendicuti, toma. Yo me los voy llevando.

-Vale. Perfecto, tío. Déjalos ya.

Llévalo así, por favor. No los lleves tambaleándose.

Esto ya está. Por favor, no los lleves así.

-No nos queda arroz con leche. -La hemos cagado.

El equipo azul ha emplatado dos platos menos.

¿Y qué están haciendo? Sencillo. Cogen de cada plato

para repartir y sacar los 28 necesarios.

No es lo más elegante, pero van a sacarlos.

-Siete, ocho, nueve, diez, once, doce,

trece, catorce, quince...

Y para terminar, probaréis el postre que ha realizado

el equipo azul. Un clásico arroz con leche.

Tenemos aquí al abuelo de Mauro,

que está degustando todavía el arroz con leche.

¿Qué tal está? -Exquisito. Buenísimo.

Y esto solo lo puede hacer un crack como mi nieto.

Está seguro de no equivocarse. ¿Qué se apuesta conmigo?

-¿Que nos podemos apostar? Una cena

en un restaurante de arroces.

-De acuerdo. Muy bien. A ver si lo ha hecho él.

(TODOS) ¡Equipo azul! Y un aplauso por Jordi,

que nos ha ayudado. No. Un aplauso para Guillermito,

que os va a comentar una cosa.

Una cosa que te has dejado. -¡Los mejillones!

-Yo no... -¡Los mejillones!

-¡La que has liado, macho! -Oye, no me señales a mí.

Guillermo, ¿quién se ha encargado de los mejillones?

-Yo. Asume que te has olvidado de ellos.

-El drama que hemos tenido con los mejillones

lo que nos ha costado pelarlos, que se le olviden ya,

ha sido un fallo, gordo no, lo siguiente.

¿Qué tal, equipo? (TODOS) ¡Bien!

¿Queréis saber para quién

habéis cocinado? (NIÑOS) ¡Sí!

¿Seguro? (NIÑOS) ¡Sí!

Pues venga. Todos en fila.

Tengo por aquí unos bonitos antifaces,

que os vais a ir poniendo cada uno. Id poniéndolo.

Ahí, ahí y ahí. ¿Preparados? -No

Pero que los ojos tienen que ir delante.

-Pero así puedo mirar cómo me lo ato.

Ah, ¿pero tienes ojos aquí arriba? -No.

Vamos.

(CANTAN) #Tengo una vaca lechera.#

#No es una vaca cualquiera.#

#Me da leche merengada.#

#¡Ay, qué vaca tan salada! ¡Tolón, tolón!#

#¡Tolón, tolón!# ¡Quietos parados!

Tres, dos, uno... ¡Antifaz fuera!

(GRITAN)

-Es que el que su abuelo no sea

importante en su vida, es un niño muy raro.

-Hace mucho tiempo que no la veo,

porque estaba mala de la cadera y la han operado.

Cuando la he visto, se me ha llenado

el corazón de alegría y he ido a abrazarla.

Chicos, ha llegado el momento de la despedida,

porque nos está esperando el veredicto.

-¿Quieres diez eurillos? -No, déjalo. Déjalo.

-Toma, toma. -Que no. No te preocupes.

-Toma, toma. -¡Que no, que no!

Guillermo, cógelo. -¡Que no!

¿A que los cojo yo? -No. No eres capaz.

¿Que no soy capaz? -¡No!

Abuelo de Guillermo, que el niño no quiere y yo sí.

Ea, ves, hijo mío. Cógelo, tonto.

Invitas a tus compañeros.

¿A mis compañeros con 20 euros? No, no, no.

A mí no me gusta el dinero porque surgen muchas peleas.

Tienes una bolsa llena de dinero de billetes de 500

y ya te están buscando los ladrones más peligrosos

de toda España.

Aspirantes, os felicito a todos

porque habéis trabajado duro y concentrados.

Pero ha llegado el momento de la verdad.

Os recuerdo, cada integrante del equipo ganador

recibirá 6 puntos, y los del perdedor 3.

Equipo rojo, os ha faltado organización.

Marta, como capitana te ha faltado liderazgo.

Y eso hace que tu equipo se desestabilice.

Víctor, los niños y las niñas son iguales.

Tu actitud te va a costar un punto.

Vale.

Y ese punto que te quitamos a ti

se lo vamos a dar a otra persona,

que en ocasiones ha tomado decisiones

que la capitana no ha sabido tomar.

Y esa persona es...

Aina.

Yo veo justo que me quitaran un punto

y que se lo dieran a Aina que ha trabajado muy bien.

Equipo, contabais con ingredientes

de primerísima calidad para hacer la sopa de pescado.

Ingredientes muy buenos y muy caros.

Por eso, Guillermo,...

Sí.

No podemos tolerar que te encargues

de los mejillones y estés una hora limpiándolos

y al final no reclames que vayan al plato.

Este olvido imperdonable te va a costar un punto.

Punto que vamos a dar alguien que ha tenido la actitud

que hay que tener en cocina.

Manuel.

Bien, Manuel.

Bien, Manuel.

Yo creo que Manuel ha trabajado muchísimo,

ha cocinado superbien

y ha sido como si fuese dos personas.

Los comensales han quedado muy satisfechos

en general con vuestros platos.

La escalibada estaba muy sabrosa

y el arroz con leche ha triunfado por todo lo alto.

¡Jo! -No veas.

Por todo ello este jurado considera

que el equipo que debe ganar...

por una pizca es...

el equipo...

el equipo azul.

(VITOREAN)

Estoy superfeliz, ya hemos ganado.

Pero no me gusta chulearme porque es restregárselo

y eso les tendría que molestar muchísimo.

Entonces intento pues ayudarles,

pues darle ánimos.

¿Qué te pasa? -No llores.

Pero ganaste la otra vez y ha dicho por una pizca.

Me veo con un pie dentro y con un pie fuera.

Depende cómo lo haga en la de eliminación.

Si lo hago bien me quedo dentro y si lo hago mal, pues fuera.

Equipo azul, cada uno de vosotros obtiene 6 puntos.

Excepto Manuel, que obtiene 7,

y Guillermo 5.

Equipo rojo, tenéis 3 puntos.

Excepto Víctor, que tiene 2.

Y Aina que tiene 4.

Creo que nosotros también hemos trabajado mucho

y también nos lo merecíamos, pero no pasa nada,

a veces unos ganan y a veces otros pierden.

Y por cierto también, estoy yo pensando...

¿Qué os parece si nos vamos todos al Museo del Prado?

Vale. ¿Sí?

Pues venga, vámonos.

Para premiar a nuestros aspirantes por su esfuerzo

y para continuar con el concepto de tradición

los llevamos a conocer uno de los legados artísticos

más importantes del mundo, el Museo del Prado.

Allí dejamos que disfrutaran de las maravillas del Bosco,

de Velázquez, o de Goya.

Y lo cierto es que aprovecharon la oportunidad para relajarse

antes de volver a las cocinas de "MasterChef Junior".

Sí, sí.

A probar platos.

Guau.

Claudia, muchas gracias, ¿eh? Gracias.

Seguro que si seguimos así llenamos esto muy pronto.

Y esto también va por vosotros, los de casa.

Vosotros también podéis ayudar a muchos niños

si guardáis todos los tapones de plástico que encontréis.

Y ahora sí, chicos, bienvenidos de nuevo

a las cocinas de "MasterChef Junior".

Después de las dos pruebas que ya habéis realizado

la clasificación quedaría de la siguiente manera.

De abajo a arriba tenemos...

a Teresa, Ana, Rocío,

Claudia, Víctor, Aina,

Guillermo, Lluc, Mauro,

Manuel, Marta, Martina.

Y en primer lugar por ahora Mendicuti.

Cada vez somos menos pero yo voy a seguir a tope

y lo voy a hacer lo mejor que pueda.

Aspirantes, venís de cocinar para vuestros mentores.

Tenéis que tener muy en cuenta que sin esa cocina tradicional

de vuestros abuelos sería imposible haber llegado

hasta la cocina moderna de hoy en día.

Sí.

Y eso es lo que vamos a hacer en este reto,

aproximarnos a la cocina de la innovación.

Para mostrárosla tenemos aquí estas 13 campanas

que esconden un misterio.

Y para desvelarlo os hemos traído

una constelación entera.

Que entren 14 Estrellas Michelin.

¡Oh!

(APLAUSOS) ¡Oh!

¡Ostras, ostras, ostras!

¡Ostras, no, no!

¡Dani García!

¡Jo! -¿Pero qué es esto?

(EXCLAMAN)

La verdad es que nunca había visto

tantas Estrellas Michelin juntas.

siempre había visto uno de dos, o dos de tres.

Mendicuti, ¿sabes quién ha traído tu campana?

No.

Un cocinero que desde la tradición ha evolucionado

siempre respetando sus raíces.

Desde el Portal de Echaurren, Ezcaray, La Rioja,

con 2 Estrellas Michelin Francis Paniego.

(APLAUSOS)

Bueno, Mendicuti, a ver si sabes qué es esto.

Buah, no sé.

Mendicuti, tienes que intentar

averiguar qué es lo que estás comiendo.

Cada uno de vosotros tendrá una campana

y se enfrentará a este mismo juego.

El que lo adivine se llevará 3 puntos.

¡Oh!

Los que no, 1.

Muchas veces en la cocina probamos cosas

que parecen una cosa y en realidad son otra.

Es un engaño visual, la mente espera una cosa

y el paladar se encuentra con otra.

Buah, es un trampantojo.

Espera.

Tú eres del norte, ¿verdad? -Sí.

Mendicuti, ¿qué crees que es?

Es que sabe como a pescado, pero también a queso, es raro.

Has acertado, representa el sabor de un bocadillito

de pimiento con anchoa y queso.

Pues muy bien, Mendicuti, te llevas 3 puntos.

Víctor, es tu turno.

Lo que hay debajo de tu campana

lo trae un cocinero que intenta transmitir

la evolución de la cocina en Galicia.

Desde Casa Solla, en Poio, Pontevedra,

con una Estrella Michelin, Pepe Solla.

A ver si sabes qué es.

Qué pasada de platos, Dios mío.

Venga. -Parecen piedras.

Bien.

Me recuerda como a garbanzos.

Sí, señor, muy bien.

Lleva algo de la playa, pero qué puede ser...

No sé, un alga o no sé, es que no sé...

Sí, son algas, a la primera lo clavaste.

Y son algas. -Vale.

Está bastante bien.

Estaba buenísimo.

Martina, te toca.

Desde el Restaurante el Jardín de Mallorca,

con una Estrella Michelin, Macarena Castro.

Bueno, yo creo que te va a sonar esto.

Hombre.

¿Qué es esto?

Son galletas mallorquinas con sobrasada.

Muy bien. -Bueno, parece.

Parece, vamos a ver, vamos a ver.

¿A qué te recuerda?

Sabe como a pescado, a marisco.

Bien, bien, bien, bien.

Bogavante parece.

Es una sobrasada de gamba roja.

Bueno, Martina, has estado muy cerquita, ¿eh?

Te vamos a dar un punto.

Mauro. Sí.

Me toca.

Bueno, tu campana la ha traído un cocinero que lleva

la reflexión, la sensibilidad y las emociones

a límites insospechados.

Viene de Rentería, en Guipúzcoa.

Su restaurante que tiene 2 Estrellas Michelin

se llama Mugaritz y él es Andoni Luis Aduriz.

Hola, ¿eh? -Hola.

¿Estás bien o qué?

Sí, pero es que a ver qué me pone.

(RISAS)

A ver, ¿qué te parece?

Nueces.

¿Tornillos?

Claro, bueno, esto es hierro, es hierro.

¿Los tornillos se comen?

(RISAS)

Venga, pruébalos.

Ah, sí, sí se come.

¿Te has comido alguna vez una nuez con cáscara?

Esto sabe rarísimo.

Lo has comido muchas veces.

Chocolate y esto, pues coco.

Mauro, tu respuesta ha sido chocolate y coco.

La respuesta tenía que haber sido

chocolate y yogurt, te llevas 1 punto.

(APLAUSOS)

Estaba buenísimo.

Guillermo, tu campana la trae un cocinero

que busca siempre el sabor del Atlántico.

Desde el Restaurante Culler de Pau en O Grove, Pontevedra,

Javier Olleros, con una Estrella Michelin.

(APLAUSOS)

¿Cómo? -A ver si sabes qué es.

Es como un cuscús hecho con una paella, creo.

Vas bien.

Hum, qué bueno.

¿La textura del grano te dice algo?

Es como una crema de verduras.

No iba mal encaminado cuando dijiste lo de la paella.

Lo que intentamos hacer es como un arroz vegetal.

El grano es maíz.

Hay que comer más verduras.

Que sepas que me he comido un plato de champiñones.

(RISAS)

Muy bueno.

Guillermo, no has acertado, así que te llevas 1 punto.

Bueno.

(APLAUSOS)

Rocío, tu turno.

Desde el Restaurante DSTAgE de Madrid, Diego Guerrero.

Ah. -Ah.

(RISAS)

Empieza por "a", empieza por "a".

Parece frío, pero no sé lo que es.

Pruébalo. -¿Con las manos?

Yo te lo recomiendo.

Sé lo que es, pero espera. -¿Sí?

Me sabe a caramelo y a café.

¿No te recordaba a un ajo?

¿Como una cabeza de ajos? -Sí.

Ah, no había caído en eso.

Le llamamos ajo morado, y lleva ajo dentro.

No lo has acertado, con lo cual te llevas 1 punto.

(APLAUSOS)

Marta, te toca.

Desde el restaurante Casa Gerardo

en Prendes, Asturias,

con una Estrella Michelin, Marcos Morán.

¿Qué es esto?

(EXCLAMACIONES)

Parecen galletas.

Sabe a café.

Ábrelo y prueba lo blanco.

(RÍE) Bueno.

Hay gente que la chupa, ¿eh?

Pero bueno, está bien comerlo así.

¿Eso a qué te sabe?

Me suena.

¿Avellana?

Es muy buena, ¿eh?

Marta, 3 puntos.

Aina, desde el Restaurante La Estación, de Cambre,

en La Coruña con una Estrella Michelin,

Beatriz Sotelo.

¿Preparada, Aina? -Bueno, eso espero.

Bueno, a ver si tienes suerte.

¿Qué crees que es?

Parece un combinado de verduras.

Parece una menestra de verduras.

Sí. -Bien.

¿Y eso qué te parece?

Esto es dulce.

¿No te gusta?

No.

(RISAS)

Del zumo de alguna fruta está hecho.

Alguna fruta así rara.

Aparentemente es una menestra de verduras

y realmente es una ensalada de frutas.

Lleva diferentes, la que has probado es el mango.

Muy bien, Aina, te llevas 3 puntos.

Manuel, tu campana la trae un cocinero que no es

ni la primera vez, ni la segunda,

ni la última que vendrá a estas cocinas.

Con dos Estrellas Michelin

del Restaurante Dani García en Marbella, Dani García.

¡Oh! -¡Hala!

Qué bonito, parece una magdalena.

Lo es, realmente.

Pero el papel se come.

¿Se come el papel? -Sí.

(RISAS)

Pareces Pepe.

¿Cómo lo ves? ¿Qué encuentras?

Sabe un poco a pescado.

Cierto. -Creo yo.

Hay un pescado.

No sé yo si será bacalao o qué será.

Exacto, bacalao. -Es bacalao.

Y zanahoria. -Ha acertado perfectamente

porque es zanahoria con un poquito de encurtido

y encima una emulsión de bacalao ahumado y zanahoria.

Estaba buenísima.

Para mí probar el trampantojo de Dani

ha sido un placer.

Estaba, uf, de rechupete.

Lluc, tu campana la trae

un cocinero de fusión universal.

Desde el Restaurante Anua,

de San Vicente de la Barquera en Cantabria,

con una Estrella Michelin, Óscar Calleja.

Venga, pues a ver qué te parece.

¿Eh?

(RISAS)

Bueno, tienes que bajar hasta abajo del todo

y a ver qué te recuerda.

Abajo lleva una salsa de frutos rojos.

Lo de encima es tarta de queso.

Y lo de encima es chocolate con galleta.

Sólo le falta decir que lleva un 64% de cacao.

(APLAUSOS) 3 puntos, Lluc.

Bueno, chicos, y estas tres últimas campanas

las voy a presentar yo porque son muy especiales.

Son de 3 cocineros que durante las dos ediciones

de "MasterChef" y "MasterChef Junior"

nos han demostrado que para ellos sólo existe

una palabra mágica: sabor.

Samantha, Pepe y Jordi,

el jurado de "MasterChef".

(APLAUSOS)

Ana, ven aquí.

A ver.

Ahí hay algo de calabacín o pepino.

¿Qué parece que es? Vamos a empezar.

¿Qué es? Un nido.

Un nido de huevo, calabacín, y queso.

Perfecto.

Jordi, con Teresa. Teresa.

¿Tú qué crees que es?

¿Una esferificación?

Eso es, la técnica es esa.

¿De coco?

No. Pues entonces no lo sé.

No tengo ni idea, lo siento.

Un huevo de codorniz.

Lo que es la clara es una crema de queso parmesano.

El nidito es trufa y el caldito

es un caldito de caza con jugo de trufa.

Yo había averiguado que era una esferificación,

pero es que no sé, trufa con caldo de caza...

era muy complicado.

Pepito, te toca. Vamos a ello.

Pónmelo fácil que yo no como...

Que yo tampoco tengo un paladar muy abierto.

Mira qué fácil.

A ver, puedo probar esto.

Bueno, un poquito más grande.

¿De qué está hecho? ¿A qué te sabe el interior?

Parece dulce, pero en realidad de pisto.

Pisto de frutos rojos. Sí.

La has clavado.

Lo que más me han chiflado han sido las piedras,

y también el que ha presentado Pepe, la manzana.

Francis, Pepe, Macarena, Andoni, Javier, Diego,

Marcos, Beatriz, Dani y Óscar.

Muchísimas gracias a todos por traernos estos platos.

Un placer disfrutar

de esta clase de alta cocina con vosotros.

Es todo un lujo tener todas esas estrellas Michelin ahí,

la gente que sabe, tantas cosas buenas

que nos han hecho.

Ha sido un lujazo.

Aspirantes, después de este reto los cuatro aspirantes

que tienen más puntos por ahora son...

Mendicuti,

Marta,

Manuel

y Martina.

¿Yo? -Sí.

Venid aquí conmigo, que tengo una buena noticia.

Y vosotros a vuestro sitio.

Seguís cocinando una semana más en "MasterChef Junior".

No vais a cocinar en el siguiente reto,

así que podéis subir a la galería a ver

cómo cocinan vuestros compañeros.

Me daba mucha pena los compañeros,

pero yo me salvaba y yo también

tengo que pensar un poquito por mí.

Aspirantes, ahora os vais a enfrentar a un nuevo reto.

Y para presentarlo os hemos traído a un campeón

que a todo le da vueltas.

Desde Barcelona, Fabián Martín.

(APLAUSOS)

¡Ostras!

¡Ostras!

¡Hala!

¡Oh!

Yo no me veo capaz

de hacer eso con la pizza ni para atrás, no puedo.

Oye, Fabián, eres campeón mundial de pizzas.

¿Pero en qué consiste

un campeonato mundial de pizzas?

Bueno, diferentes modalidades.

Hay acrobacias y hay calidad.

En la calidad cada uno intenta hacer la mejor pizza.

Para ganar el Campeonato del Mundo de Pizza en Nápoles

tuvo muy claro que si hacía

una pizza muy clásica no ganaría,

porque los italianos siempre tienen ventaja.

Pero cogiendo los ingredientes de una pizza napolitana

pues le di la vuelta. Aquí hay un agua

de tomate San Marzano, que es el tomate de Nápoles.

La mozzarella la hice en sifón.

Así que hago una espuma de mozzarella.

Ponemos el parmesano.

Y la minipizza lleva

albahaca liofilizada y parmesano.

Y aquí tenéis una pizza líquida.

(APLAUSOS)

Teresa, ¿has hecho alguna vez una pizza?

No, no me gusta la pizza.

Eres la primera niña que conozco

a la que no le gusta la pizza.

A lo mejor una pizza que tenga la masa finita

y a lo mejor que sea de sobrasada

pues todavía a lo mejor me la como.

Aspirantes, en vuestro siguiente reto

vais a tener que trabajar la masa,

añadir los ingredientes y hornear la mejor pizza

que jamás hayamos probado.

Y para eso Fabián os ha traído a cada uno

una masa de su restaurante.

Fabián, sólo os ha dejado la masa.

Los ingredientes corren por nuestra cuenta.

Pero corren de manera literal.

Porque van a pasar por esa cinta transportadora

de donde los tendréis que ir cogiendo.

Y cogemos los que nosotros veamos.

Podéis coger lo que queráis.

Pero hay una sola regla.

Como máximo diez ingredientes diferentes.

Para elaborar la pizza tenéis 45 minutos.

Y atención a la cinta porque se pondrá

en funcionamiento en cualquier momento.

Y el tiempo comienza en tres, dos, uno...

¡Ya!

Es pegajosa.

¿Tu pizza favorita cuál es?

Es una que se llama "mi preferida".

¿Ah, sí? Sí.

¿Y qué lleva? Cariño, afecto y amor.

¡Ah! Ah, eso no engorda.

Estoy muy nervioso porque una mala prueba

me puede costar la eliminación.

Aquí en España a la gente le gusta la masa muy fina.

Si nos vamos a Argentina o Estados Unidos

siempre les gusta una masa mucho más gruesa.

Yo la pizza para mí es muy fácil

porque yo ya la he hecho muchas veces.

Esta prueba de eliminación la tengo chupada.

¿Y el ingrediente más raro que hayas puesto en una pizza?

Refresco de cola.

Y cuando tú te lo ponías en la boca pues tenías

la sensación esa de comer esas burbujitas.

Que la pizza lo que hacía era estirarla y se me encogía.

Y no sabía por qué me hacía eso.

Para elaborar la masa de la pizza hay que mezclar

200 ml de agua, 300 gr. de harina de fuerza,

media cucharadita de sal, 20 gr. de levadura fresca

y aceite de oliva virgen extra.

Una vez mezclados todos los ingredientes

amasaremos bien y dejaremos reposar la masa 45 minutos.

Fabián, ha sido un auténtico placer tener a un campeón.

A vosotros. Gracias por venir.

(APLAUSOS)

¡Venga! -¡Venga, muy bien, chicos!

Pepe. Dime.

Creo que Fabián te ha dejado un regalo en la cocina.

¿Y qué me ha dejado?

Una masa para que te hagas tu pizza.

Una masa. Qué bueno verte cocinar, Pepe.

Te está esperando. Una cosa, ¿me ayudáis?

Haremos una cosa, yo te traigo los ingredientes.

Venga. Yo te ayudo, vamos.

Vamos. Yo te ayudo.

Pues me pongo a ello.

Vamos, chicos.

¡Ja! Pero, ¿Pepe?

¡Pepe, qué raro!

¡Mira!

Yo soy tu pinche, ¿no? Hombre, claro.

#Vamos a ello.#

Cocinar con Jordi me ha parecido muy interesante

porque así también sabemos lo que pueden hacer ellos.

¡Se está moviendo la cinta!

¡Mira!

Piña.

Mola.

Yo no voy a coger piña.

¡No! -¡No!

¡Ah!

¿Pepe, Pepe, qué cojo? ¿Qué cojo, Pepe?

Huy, cómo viene esto.

No he podido coger el salmón.

Mejor prefiero entrar en el supermercado

que la cinta esa.

¿Ese qué queso es, por Dios?

Queso de cabra, no.

¿Qué es esto? -Una plancha.

Una plancha, Pepe, ¿cogemos la plancha o no?

Trae, te hago la pizza a la plancha.

Oye, cógeme... pero vamos a ver.

¿Salsa a la barbacoa para qué? Para que pique.

Trae, muy bien, me encanta.

¿Un teléfono?

Y de repente me encuentro un teléfono, una plancha.

¿Pero para qué es esto?

Toma, Pepe, esto es para que llames a Fabián

que te eche una mano.

(RÍE)

Fabián, por favor, ¿podías venir a acabarme la pizza?

La voy a hacer a la plancha la pizza.

¡Oh! ¿Qué es eso?

Bueno,...

Y ya como que no sale nada más.

¡Que no he cogido queso!

Se me ha caído, Samantha, lo llevaba en brazos

y se me ha caído justo el queso.

Pues ya está, eso es lo que hay.

Y yo no he cogido tomate.

A ver qué le pongo yo debajo.

No tengo queso.

Pues voy a untarle el tomate y ponerle las cosas encima.

A ver, hay que apañarse con lo que tenemos.

Qué bien huele, Pepe.

Gracias.

He cogido el salmón, bacalao ahumado, cebolleta,

he cogido champiñones, he cogido queso de cabra

y he cogido jamón de york.

¡Se vuelve a mover, se vuelve a mover!

Bien, no está todo perdido.

¡Vamos! -¡Eso es tomate!

Venga. -Tomate, bien.

Para mí. Tomate frito

Mozzarella.

(RÍE)

¿Cuántos llevo?

Que no puedo coger muchos ingredientes.

Ay, no me digas que es...

¡Ay, pollo, bien!

¡Bien, bien, bien, bien!

¡Gambas, gambas! ¡Pepe, gambas!

Dame un kilo gambas.

¿Qué es esto?

Luego tengo que ir echando cosas, porque he cogido mucho.

Beicon.

Siete, ocho, nueve, diez...

Tengo doce.

Pues la lima se va fuera.

Y las anchoas tampoco las voy a usar.

Yo ya me pongo.

Que son unas medias.

¿Unas medias?

Producto estrella, esto sí que te va a quedar gracioso.

Unas medias. Pepe, ¿vas a cocinas la malla?

(RÍE) Póntela en la cabeza, anda.

¡Oye, esto es un atraco, dame ahora mismo la berenjena!

¡Dame la berenjena y la piña ahora mismo!

¿Esto qué es? ¡Quietos, quietos!

¡No te muevas de ahí!

Ahí va con vosotros, ¿eh?

(SUSPIRA)

Yo estoy contenta con lo que he cogido

porque yo quería hacer una pizza vegetariana.

Yo he cogido berenjena, tomate, un champiñón

y pimiento rojo.

Que no le va bien el choricito a la pizza.

Que sí, que sí. Esto es una pizza seria ya.

Para que puedas cocinar los platos que hacen

nuestros aspirantes y estés al tanto de todo

lo que ocurre en estas cocinas no te puedes perder

la revista "MasterChef Junior".

Entre sus páginas podrás encontrar además recetas,

trucos y entrevistas con los protagonistas.

No te la pierdas, todas las semanas

en el quiosco con tu revista del corazón favorita.

Con los ingredientes que he cogido estoy contenta

porque creo que saldrá bien.

Yo voy a hacer una pizza que lleva tanto carne

como verduras y frutas, como la piña.

Voy a hacer pizza pepperoni

con el borde relleno de queso mozzarella

y con rúcula y orégano.

¡La cinta!

Ana, mira lo que pasa, que hay cosas muy buenas.

Se te acaban de pasar muchísimas hierbas.

¡Huy!

¡Parmesano rallado!

¿Brécol? No hay que echarle mucho verde

a la pizza, lo que necesita es jamoncito y choricito.

Aspirantes, atención, quedan 20 minutos.

Las pizzas deberían de estar ya en el horno.

Pues nadie la tiene en el horno, ¿eh?

Y la he puesto al horno, a 180 grados.

Voy a ponerla 20 minutos.

Voy a limpiar.

¿Cómo va mi pizza?

(TARAREA) #¡Titiriti tiririri!#

¿Quién le ha puesto pescado?

Claudia, le está echando gambas.

He sido la única que ha puesto pescado en la pizza.

Entonces creo que es una cosa muy original

y espero que gane puntos con eso.

¿Eso es albahaca? -¿Pero qué hace?

¡No pongas tanta albahaca, que cae mucho!

Es rúcula. -Ah.

Es rúcula.

Le he puesto un poco de todo, es que corría mucho la cinta

y no podía coger casi ingredientes.

Lleva salsa barbacoa, que me gusta el picantito.

Le echado mucho chorizo porque si no la pizza

no hay cosa peor que un pan solo,

es lo más triste del mundo.

Pero ya cuando la cargas de choricito

es una pizza como Dios manda.

Pepe es buen cocinero, pero de tecnología no...

No sabe que el horno está en pause.

Y en pause el horno no cocina.

Quizá quede cruda.

¡Bueno, bueno, bueno, esto es muy serio!

Yo he hecho una pizza calzone.

Porque una vez fui a un restaurante

y sin saber que el calzone era cerrado yo pedí uno y dije:

"¿Por qué me trajeron una empanadilla gigante, mamá?"

Entonces lo probé y me encantó, estaba buenísimo.

A mí no se me hubiese ocurrido.

Yo no quiero irme de "MasterChef"

porque hice muy buenos amigos.

Cuando queden 5 minutos para terminar de cocer la pizza

le voy a cascar un huevo y lo voy a echar allí.

Y al final le voy a poner también un poco de albahaca.

¿Todo controlado? ¿Saldrá una buena pizza?

Porque quedan 10 minutos. Lo tenemos ya controlado.

Es que es ya un tema de horno. Es un tema de horno.

Está a toda pastilla.

Los ingredientes están perfectos.

La pizza tiene una cara y tiene un olor. ¿Quieres?

No abras el horno, que pierde temperatura, tonto.

Ahí está, bien, bien.

La he puesto un poquito más tarde que mis compañeros.

Pero la he puesto a 230”, vigilándola.

Entonces, pues bueno...

Pausa.

¡Ahí va!

¿Pero tú no utilizas nunca el mando de tu tele?

¿Y entonces cómo va? Los dos palitos es pausa.

(RÍE)

Ya sabía yo que estaba este... Qué malo.

Eso no se hace a un amigo.

¿Tú no apagaste a mí el horno cuando la tartita de chocolate?

¿Tú sabes lo que yo sufrí con Mario?

¿Y lo que yo estoy sufriendo con Samantha?

(RÍEN) ¿Eh?

¡Ostras, hay humo!

Algo se ha quemado, ¿eh? -¡Hala!

Está bien, está bien. -Vale, vale.

Me preocupa porque cuando la abro sale humo

pero está un poco cruda aún.

A ver.

(GOLPE)

(RÍE)

-¡Ja, ja, casi se mata!

Veo que no soy el único

que te pone trampas, ¿eh, amigo?

Casi está hecha, está hecha.

Aspirantes, acabáis de entrar en los últimos 10 minutos.

¡Venga, chicos, que podéis!

¿Te digo el truco para saber que una pizza está hecha?

Cuando la coges no se tiene que vencer hacia abajo.

Eso me lo dijo a mí un pizzero.

¡Venga, tía, sube! ¡Venga!

Se le está carbonizando un lado.

¿Se ha inflado?

Que si se me ha inflado...

Venga, Lluc, que quedan 5 minutos.

La pizza no se pincha, tienes que mirarle el borde,

cuando estén doraditos y no quemados.

Porque si la pinchas, baja.

Quedan 5 minutos, tengo tiempo.

Al principio he sacado la pizza y luego he pensado

"Está un poquito cruda", porque los bordes

todavía no estaban bien tostaditos.

La he vuelto a meter.

Tía, la voy a tener que sacar ya, ¿eh?

¿Cuánto queda? -4 minutos.

Mauro, te ha quedado bonita la pizza, ¿eh?

¡Cómo quema!

No te quemes ahora, ¿eh? No me gustaría.

Si está cruda, bobo.

¿Te puedes creer que es la primera pizza que hago?

No, si se nota, se nota, compañero.

En la Escuela de MasterChef hablamos de las cosas

para que la bandeja no se peguen.

Qué fallo.

Habría sido el 10.

¡Ostras!

¡Hala, hala, se le ha pegado!

Mola mucho, ¿eh?

No, debajo está bien.

¡Ay!

No puedo.

No, Lluc, da igual.

Último minuto, rápido, despégala.

¡No puedo, no puedo sacarla, no puedo!

¿Qué está haciendo?

¿Qué?

¡No!

¡Oh!

Aspirantes, último minuto.

¡Lluc!

¡No! ¡No hagas eso, Lluc!

¡No, pobrecito! ¡Tío, pobrecito!

Venga, Lluc, que tú puedes.

¡Venga, que no, corre!

Aspirantes, se os acaba el tiempo, vamos.

¡Fuerte, tira! -¡Que no puedo!

¡No te rindas! ¡Venga, tú puedes!

¡Venga, dale!

¡Que no puedo!

¡No puedo!

Cinco, cuatro, tres, dos, uno...

Tiempo. Manos arriba.

¡Venga, chicos! -¡Muy bien, chicos!

Venga, Claudia. Tranquila, Claudia.

Que puede estar buenísima.

No, Claudia, que puede estar muy buena.

Es que después del trabajo que he hecho

lo último pues me ha dejado muy tocada.

Venga, Claudia, que puede estar muy buena.

Tranquilos, chicos.

Rica está.

Si quieres aprender a cocinar desde cero

o lo tuyo es la cocina profesional

entra en la escuela MasterChef.com

Una escuela de cocina online

con más de 160 cursos donde podrás aprender

todo lo que necesites saber sobre cocina.

Tenemos a los cocineros más prestigiosos

y algunos de nuestros Masterchefs

que te ayudarán a potenciar toda tu creatividad.

Entra en la Escuela MasterChef.com

y prepárate para cocinar.

Aspirantes, ahora dará comienzo la cata,

que será de tres en tres.

Los primeros en mostrar sus creaciones serán

Rocío, Claudia y Guillermo.

Bueno, ¿y tu pizza, cómo se llama?

Pizza de...

Ofú, que se me olvida.

¿Cómo? Pizza a la barbacoa.

Ah, porque lleva salsa barbacoa.

Sí. ¿Qué más lleva de ingredientes?

Lleva mozzarella, jamón,

champiñones, cebolla y salsa de barbacoa.

¿Por qué me la has puesto así amontonada

en vez de darme la pizza entera?

Porque a mí me gusta más así emplatado,

no me gusta la pizza entera.

¿Y el resto qué has hecho con ello?

Se ha comido la mitad de la pizza.

Porque se la ha comido él.

No, no, no.

A esta pizza le pasa un poco lo que la tarta de Cerezo,

era fea fea fea.

La tuya no es muy agraciada pero está muy rica,

la cocción está bien hecha. Gracias.

Claudia, ¿cómo se llama la pizza?

Pizza de pescado y marisco.

No sé si una pizza, más parece una fideuá.

¿Y por qué no la presentas en un plato?

Porque no he podido sacarla.

Está muy pegadita, sí.

¿Por qué has elegido pescado?

No quería hacer la típica pizza.

Entonces pues he empezado a pensar de pescado

y es lo que había.

Lo he pensado hacer.

Aquí tienes un montón de pescado:

salmón ahumado, potente.

Anchoas, un montón.

Que es como comerte sal pura.

Esta pizza tiene muchos muchos defectos.

Vale.

(APLAUSOS) ¡Venga, Claudia!

Hay una cosa positiva, yo creo que el cariño

que le ha puesto poniéndole gambas

pensando en mí. Yo te lo agradezco.

Gracias.

Yo no sé si mi pizza estará buena o no,

pero original mi pizza ha sido.

Rocío, vamos con tu pizza.

Preséntanosla. ¿Cómo se llama tu pizza?

"Atapulco". ¿Pero por qué "Atapulco"?

Porque lo vi. ¿Dónde?

Porque yo fui a un restaurante y vi en la carta "Atapulco".

Y me puse a leer los ingredientes y eran esos.

Y después la busqué por Internet y se llamaba así

pero no ponía el porqué. Ah.

No sé, me recuerda a algo así de la historia.

¿Y qué lleva la pizza "Atapulco"?

Pues lleva piña, queso mozzarella, el tomate,

cebolla y champiñones.

¿No te han faltado ingredientes?

Cogí pollo y lo piqué y todo, pero se me olvidó ponerlo.

Le falta relleno, le falta sabor.

Está un poco seca. La masa también yo creo

que está demasiado hecha también.

Ves que está demasiado dura, no tan crujiente.

Es casi pan duro.

La intención es buena pero te falta un poquito.

Los siguientes son Aina, Víctor y Mauro.

Mucha suerte, Víctor. -Venga.

Mucha suerte, chicos.

¿Cómo se llama tu pizza, Mauro?

Pues es una pizza de verduras con huevo.

Y ya la has cortado, ¿eh? No está denso.

Yo creo que te voy a llamar Maurizzio.

Es una gran pizza, está muy bueno.

El único defecto es que te has ido demasiado

de los bordes y es bueno dejar los bordes libres

para que tuesten un poquito y es bueno encontrar

diferentes texturas en la pizza.

Muy buenos ingredientes.

Muy buen trabajo, Mauro.

(APLAUSOS) ¡Venga, muy bien, Mauro!

Aina, ¿cómo se llama tu pizza? ¿De qué es?

Pizza vegetariana.

Pizza vegetariana, mal empezamos.

Cómo te gustan los vegetales, ¿eh?

Y qué poquito le gustan a Pepe.

(RÍE)

El tío cómo zampa...

Aina,...

la masa por debajo hecha, crujientita.

Todos los ingredientes encajan perfectamente.

Pero tiene dos defectos:

Que no lleva ni jamón,

ni lomo, ni chorizo. Es vegetariana.

Y que me la has hecho muy pequeña.

Esta tiene que ser más grande.

Víctor.

Se llama la P Sorpresa.

P de pepperoni. Pepe.

Y de mi padre, porque a mi padre

le gusta mucho las de pepperoni y se la he querido dedicar.

Olé. Y sorpresa...

Bueno, ahora lo veréis cuando cortéis el borde.

¿Qué le pasa al borde?

Está relleno de queso mozzarella.

¡Guau!

La alcaparra, la anchoa, el chorizo, salsa de tomate,

pero no está grasienta, jugosa.

Y luego ya el detallito

de rellenarme el borde con la mozzarella...

Si el secreto está en la masa, la tuya está extraordinaria.

(APLAUSOS) ¡Bien, Víctor!

Y ya sólo quedan tres:

Ana, Lluc y Teresa.

Adelante.

¡Venga! -¡Venga, Ana!

Lluc, ¿cómo se llama tu pizza, cuéntame?

La pizza que se me ha pegado.

Yo la llamaría Problemas a Gogó.

¿Qué le ha pasado, que te he visto

que la estabas despegando a golpes?

Cuando he ido a sacar la pizza iba con el tiempo justo,

no la he podido sacar muy bien

y se me ha quedado pegada.

¿Tú qué piensas de tu pizza?

La podía haber hecho mejor.

Nosotros pensamos lo mismo.

La intención era buena y el resultado...

regulín.

Yo pensaba que la pizza era más fácil

pero al final ha sido más difícil de lo que creía.

Teresa, ¿cómo se llama tu pizza?

Pi Al.

¿Eh? Pi Al.

¿Pi Al? Porque es una pizza alegre.

Pi-Al.

(RÍE)

Bueno, mira la camisa de Samantha.

Ves, como va de blanco. La más alegre aquí.

Sí. Hombre, claro.

De colorines. Claro.

No quiero presumir pero la veo muy bien.

Uf. Es que está un poquito...

Un poquito sequita.

Hay mucho tomate y poco más.

Está simple, está atomatada.

Mucho cuidado con las guarniciones

de orégano puesto así, porque el orégano

en mucha cantidad tampoco tiene mucho sentido.

Me queda simplona.

Aburrida.

Es clásico, pero yo creo que tiene muy buen sabor.

Yo estoy preocupado, ¿dónde está aquí la pizza?

Dentro del calzone.

¿De dónde sale la idea esa? ¿Sabes cómo se llama?

No seas como el de enfrente, se diferente.

A ver si es verdad que es diferente.

Cuéntanos qué lleva, Ana, por favor.

Lleva una salsa de tomate, que la hice yo.

Lleva jamón york, queso,

champiñones y...

y beicon.

Te voy a decir una cosa.

Hay que tener narices para hacer esto.

Hay que tener personalidad, y tú la tienes.

Hacer diferente al resto y que te salga bien

y esté rico, y que esté encima bonito...

No te puedo decir nada más.

Yo vi mucho miedo también en las pizzas de los demás,

porque tenían todas muy buena pinta.

Y nos queda todavía una última pizza que catar,

la de Pepe y Samantha.

Pero de verdad, me vais a perdonar, ¿eh?

Y mira que yo tengo hambre en este programa

y ganas de comer, pero es que, compañeros,

eso está crudo.

A ver, esto es justicia.

Que te he parado el horno.

No pasa, nada, Jordi, que yo no me enfado como tú.

Yo te digo una cosa: "arrieritos somos

y en el camino nos encontraremos."

Sí hay más programa, no te preocupes.

Le has puesto, y eso no es bueno para las pizzas,

así de chorizo.

El calor no llegaba a la masa.

Sí, el calor no llegaba a la masa, pero tu dedo

al horno para ponerlo en pause sí que llegaba.

Déjalo, déjalo.

Aspirantes, el jurado tiene que decidir

quién ha hecho la mejor pizza.

Jueces.

No.

Aspirantes, para elaborar una pizza con calidad

se requiere ante todo una masa bien elaborada

y un conjunto de ingredientes con criterio.

Los dos puntos de este reto

por la 5“ mejor pizza son para...

Aina.

(APLAUSOS)

El aspirante que ha hecho la 4“ mejor pizza,

y que por lo tanto se lleva 3 puntos es...

Guillermo.

(APLAUSOS)

La 3“ mejor pizza de este reto

y que por lo tanto se lleva 4 puntos es la de...

Mauro.

(APLAUSOS)

Venga, Mauro.

Ana y Víctor, vuestras dos pizzas han destacado

por encima de las demás.

El aspirante que se lleva

los 6 puntos y gana este reto es...

Víctor.

(APLAUSOS)

Ana, enhorabuena porque tú te llevas 5 puntos.

Y el resto os lleváis un punto cada uno.

Ahora viene la peor parte de la noche,

saber qué tres aspirantes dejan estas cocinas.

Vale.

No continuáis en "MasterChef Junior"...

Rocío,

Teresa

y Claudia.

Pero no llores.

¡No, no llores!

¡Tú no te vas, pero yo sí!

(LLANTOS)

Lloro porque me ayuda a relajarme

y a ponerme tranquila.

Porque es que o lloro o grito,

y prefiero llorar.

Sois muy valientes por haber llegado hasta aquí.

Y lo más importante, habéis disfrutado

de lo que más os gusta, que es la cocina.

Por eso queremos daros

este recuerdo para toda la vida.

Claudia.

Venga.

(LLORA)

No llores.

He entrado entre más de 5000.

Y soy uno de los mejores de los 13.

Y con eso me vale y me sobra.

Ahora todo van a ser sonrisas, porque yo sé que os va a gustar

mucho el regalo que tengo para vosotros.

El primero, porque tengo un montón más.

El juego de mesa de "MasterChef",

para que demostréis todo lo que sabéis de cocina,

que yo sé que es muchísimo.

Y si no es suficiente podéis aprender mucho más.

Porque aquí tenéis 6 meses

en la escuela de cocina online de "MasterChef".

Seguimos con más regalitos.

Yo sé que los que más os gustan siempre

son esos, los que os preparan nuestro proveedor de alimentos.

Claudia, este es el tuyo.

Teresa, este el tuyo.

Oh, Rocío, no sé qué es, hija mía, pero pesa...

¡Guau, una tablet!

¡Ay, una tablet-ordenador, no me lo puedo creer!

Qué chulo, pero no se llora, ¿no?

Una cámara.

Ahí va, qué chula.

Ya era hora.

¿Ya era hora de irte de "MasterChef"?

No, de la cámara,

que mi madre me rompió mi cámara.

Pues fíjate, "MasterChef" te regala una.

Pero además nuestro patrocinador

de electrodomésticos os regala todo un set

para que sigáis ahí cocinando

y haciendo un montón de inventos.

Y también os regalamos un lote

de productos de "MasterChef" para que siempre

os acordéis de nosotros.

¿Os vais a acordar? ¿Seguro, Teresa?

Pero yo creo que me voy a volver a presentar.

Hasta que tenga 12 me voy a presentar.

Pues ahí los estáis viendo,

10 aspirantes continúan este viaje.

Y ya están nerviosos porque saben

que en el próximo programa les esperan retos, acción

y sobre, y lo que más les gusta, muchísima cocina.

Pero eso será la semana que viene.

Mientras ya saben. ¿Me ayudáis?

Sí. -Sí.

Pónganle siempre...

(LAS TRES) Sabor a la vida.

(APLAUSOS)

Ay, mi niña.

Buenas noches y bienvenidos a "MasterChef Junior".

¡Hala!

Espero que seáis buenos bailarines,

porque de vuestra compenetración

dependerá el plato.

Vais a cocinar juntos pero no al mismo tiempo.

¡Cambio de cocinero! ¡Vamos, rápido!

¡Quita, quita! ¡Corre, corre!

¡Rápido, rápido, rápido!

Es que si no no llegamos.

¡Sácalo, sácalo!

¿Dónde vas?

¡Fernando Tejero!

Un regalo para todos vosotros.

Porque yo creo que os lo merecéis.

¡Próxima parada, Disneyland París!

Tenemos un montón de gente famosa

que ha venido al parque, así que poneos las pilas.

¿Dónde está?

Oh, se quemó, mierda.

Que no, échalo todo.

Oye, por favor, ¿eh? Por favor.

Ramón Freixa.

El reto de esta noche es copiar los tres platos

como los ha hecho Ramón en 15 minutos.

Este plato es de 10.

Me falta intensidad, en este plato.

Y en ti, te falta valentía.

Esos tres tendrán que abandonar "MasterChef Junior".

Se puede ir cualquiera.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 2 - 06/01/2015

MasterChef Junior 2 - Programa 2 - 06/01/2015

06 ene 2015

Emoción, lágrimas y sorpresas fueron los principales ingredientes del segundo programa de MasterChef Junior. Los aspirantes cocinaron para unos comensales especiales, sus abuelos, expertos en la tradición culinaria y quienes les han transmitido el amor por la cocina. Fue un reencuentro muy emotivo, que hizo que a más de uno se le escapase alguna lagrimita. 

ver más sobre "MasterChef Junior 2 - Programa 2 - 06/01/2015" ver menos sobre "MasterChef Junior 2 - Programa 2 - 06/01/2015"

Los últimos 152 programas de MasterChef Junior 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos