www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
2929173
Para todos los públicos MasterChef Junior 2 -  Programa 1 - 30/12/2014
Transcripción completa

¿Estáis preparados para cocinar? (NIÑOS) ¡Sí, chef!

-Echa sal, que yo no sé.

-Tiene mucho pelo. -¡Marina, cuidado!

-¡Oh, qué monada!

-Es una merluza en salsa verde con unas pocas almejas.

Ya quisiera Samantha hacerlo.

-Cómo te gusta comer. Es que disfruta y todo.

Está muy bueno. -Gracias, chef.

Enhorabuena. -Gracias, chef.

-¡Corre! (RUGE)

-¡Oh!

¡Auryn! -Hola, chicos.

-¡Qué guay! -Esta canción para "Masterchef".

¡Nos vamos a Disney!

Empiezan a entrar los comensales.

¿Oído? -¡Sí, chef!

Quiero rapidez. -¡Me falta mango!

Dani García, del restaurante Calima,

dos Estrellas Michelín.

Christian Escribà. -¡Guau!

¡Mario Vaquerizo! -Buenas noches.

Lucía Gil.

¡Águila Roja!

Eduardo Casanova.

El primer Masterchef júnior España es...

¡Mario!

(ULULOS)

Buenas noches y bienvenidos a la segunda edición

de "Masterchef júnior". La competición juvenil de cocina

más espectacular del mundo.

Después de más de dos meses de castings

y 5000 inscripciones, los 25 mejores han llegado

hasta aquí y tienen un único objetivo:

convertirse en el próximo Aimar, Ana Luna, Mario o Esther.

Pero para eso tienen que superar la última y definitiva prueba.

Una prueba en la que tendrá que luchar

contra el tiempo, los nervios y un jurado...

un jurado que está deseando conocerles.

Sabemos que son muy jóvenes, pero aunque vengan

en triciclo, no nos va a temblar el pulso con ellos.

En "Masterchef júnior" van a descubrir

si de verdad les gusta la cocina profesional.

Aquí les espera mucho trabajo,

un mundo de fantasía y una experiencia inolvidable.

Buenas noches, jurado. Os veo muy guapos.

¿Venís con las pilas cargadas

para una nueva aventura en "Masterchef júnior o no?

Si estos aspirantes son como los del año pasado,

no sé si estoy preparado.

Que no me he olvidado del terremoto Aimar

y todavía me pica la boca de las cayenas de Juan.

Jordi, supongo que no ha sido nada fácil

quedarse solo con 25 candidatos de los 5000

que se han presentado este año.

Hemos descubierto que hay

mucha pasión en la cocina entre los pequeños.

Pero también, gracias a la primera edición,

los niños han estado todo un año preparándose a conciencia

y eso se nota en el gran nivel de esta edición.

Samantha, a ti te veo hasta nerviosa. ¿Lo estás?

Estoy nerviosa por la responsabilidad.

Todos quieren tener su delantal

y solo tenemos 16. Se va a poner muy complicado.

Veamos cómo ha sido el casting de la segunda edición

de "Masterchef júnior".

"Masterchef" lo ha vuelto a hacer.

Nos hemos puesto en marcha para buscar

a los mejores pequeños cocineros de España.

Más de 5000 niños se han inscrito al casting,

de los cuales, se han seleccionado 500 candidatos.

Todos con un único objetivo:

cumplir el sueño de convertirse

en el próximo "Masterchef júnior España".

(NIÑOS) ¡Yo voy a ser "Masterchef júnior".

-¡Yo voy a ser "Masterchef júnior".

En la primera fase del casting hemos recorrido

Barcelona, Bilbao, Málaga, Valencia y Madrid,

donde citamos a los mejores candidatos de cada ciudad.

-Ahora mismo estoy un poco nerviosa por si me cogen o no.

Quiero llegar lejos. (AMBOS) ¡Yo voy a ser

el "Masterchef júnior"!

-Voy a hacer lo que más me gusta, que es cocinar.

(TODAS) ¡Yo voy a ser "Masterchef júnior".

(NIÑOS REPITEN) ¡"Masterchef"! ¡"Masterchef"!

La primera prueba a la que se han enfrentado,

ha sido emplatar en 20 minutos

una elaboración fría que traían de casa.

Los platos han demostrado que el nivel

de estos pequeños cocineros es altísimo.

Una vez finalizado el tiempo para emplatar...

-¡Manos arriba!

El equipo de culinarios del programa ha evaluado

cada uno de los platos.

-Explícame cómo lo has hecho. -Vamos a probar.

Pero antes de conocer el resultado,

los candidatos han recibido una agradable sorpresa.

(APLAUSOS) -¡Bravo!

-¿Tú has hecho eso? No me lo creo.

-Es de las pequeñitas. -Que tengáis mucha suerte

y ya veréis que será una experiencia buena.

Todos deseaban una oportunidad,

pero solo los 14 mejores de cada ciudad

han recibido una preciada cuchara que daba acceso

a la siguiente prueba de cocina.

(GRITA) ¡Ah!

-Lo he conseguido.

(GRITA) ¡Ah! -No llores.

-¡Me la han dado a mí! ¡Mía! ¡Mi tesoro!

-Se me contagia y lloro.

-No me lo creo.

-Hoy es mi cumpleaños. Es el mejor regalo.

Siguiente fase del casting: cocinar en 45 minutos

el mejor plato posible con un ingrediente sorpresa.

En cada ciudad, el ingrediente propuesto ha sido distinto.

-¡Toma! Algo que nos ha permitido valorar

mejor su creatividad y su capacidad de improvisación.

-Estoy cocinando unas albóndigas.

Como nunca las he hecho con verduras, se me ha ocurrido

una idea de hacerles una salsa batida.

-Si yo puedo entrar a "Masterchef júnior",

daría a mi hermana pequeña.

-Dejaría incluso que me quitaran la paga.

-Si entro en "Masterchef", te voy a preparar

langostinos hasta que reviente.

Después de darnos lo mejor de sí mismos,

demostrarnos su talento, su espontaneidad,

su imaginación y su amor por la cocina,

llega el momento de la verdad, conocer quiénes pasan

a la última fase del casting.

Solo 25 han sido los elegidos.

(LEE) Eres uno de los 25 elegidos para el casting final

de "Masterchef júnior". ¿Es verdad?

¡Es verdad!

(CHILLA) ¡Ah!

-¡Yo voy a ser el próximo "Masterchef júnior".

(LEE) Eres una de los 25 elegidos

para el casting final de "Masterchef júnior".

No me lo creo. Tras las lágrimas, los nervios

y la satisfacción por sentirse cada vez más cerca

de cumplir su sueño... -Yo voy a ser

"Masterchef júnior". Llega el reto más difícil

para estos 25 candidatos:

convencer a nuestro jurado de que son uno

de los 16 aspirantes que merecen entrar

en las cocinas de "Masterchef júnior".

-¿Me puedo quedar el sobre?

Estos son los 25 candidatos aspirantes

de "Masterchef júnior 2".

(GRITAN) ¡Ah!

Hola. ¿Qué tal?

¡Hola! Hola.

¿Cómo estás?

-Hola. Qué guapos.

No puedo con ella.

-Pepe es supergrande.

Jordi tiene la cabeza así un poco grande.

Y Samantha y Eva son superguapas.

¿Qué os parece la cocina? Mirad. ¿Eh?

¿Cómo lo veis?

(RÍEN) ¿Tú cómo te llamas?

-Lucía. Ah, Lucía. Bueno, Lucía,

ve a ver las cocinas. -Eres muy majo.

Somos buena gente, sí.

No nos conoces, Lucía, aún. Corre.

Están mirando las cocinas. Corre.

-Jordi a veces me da miedo, porque cuando lo veo

en la tele, siempre está riendo a los demás

o diciéndoles cosas malas.

Creo que con los niños son más buenos.

-¿Se enciende así? -¡Guau!

-¡Hala, mira! -¡Guau!

-Tiene de todo. -¡Cómo mola!

¡Cuchillos de colores! -¡Qué chulo!

¿Habéis visto las caras, por favor?

(GRITAN) ¡Ah!

-La tostadora y todo. -¡Mira! Para hacer zumos.

-Esto es para envasar al vacío.

Qué pasión por las cosas de la cocina.

Lo suyo podría ser que estuviesen detrás

de un balón de fútbol, de una raqueta.

Imagínate los nervios que han pasado hasta llegar

al día de hoy. Están todos con unas ganas

de pasárselo bien, de descubrir,

de olvidarse que están en plató, sino en una cocina chula

y a pasarlo genial. Como tiene que ser.

-¡Qué guay! -¡No me lo creo!

-Yo tampoco. -Yo tampoco.

-Tienen todos los platos de todos los colores.

Todos los utensilios que necesitas.

Todo. He hecho...

(GRITAN) ¡Ah!

-¡Qué hambre!

-¡Qué guay! ¡Hay de todo!

-Hay de todo. -Anda, mira. Romero.

Lo que más me ha gustado, ha sido el supermercado.

Porque, además de que todo es gratis,

pues solo es para los niños

que entran en "Masterchef".

-Este pan es más grande que yo.

-Mira. Salmón, pan rallado.

-Mira, huevos de codorniz.

-Mira, aquí hay trufas.

-¿Dónde hay trufas? -Trufas.

-Había caviar y trufas. ¡Cuánto han gastado!

(GRITAN) ¡Ah!

-La sala de juegos es muchísimo mejor que el año anterior.

Además, el toque este todo marino me ha encantado,

porque me encanta el mar y parecía "La Sirenita".

-Debajo del mar. ¡Qué guay!

-¡Guau! -Esto lo han cambiado un montón.

-Está chulísimo. -¡Cuántos libros de cocina!

¡Qué guay! -Estoy flipando, vamos.

-La sala de juegos también me ha encantado,

pero me ha gustado más el supermercado.

-Aquí me voy a echar yo la siesta.

Bueno, chicos, ¿habéis tenido suficiente?

(NIÑOS) ¡No! ¿Pero aquí a qué habéis venido?

(NIÑOS) ¡A cocinar! ¡A las cocinas!

-Venga, vamos. ¡Por fin! ¡Gracias! ¡Por fin!

Chicos, ahora sí que sí.

Bienvenidos a la última prueba del casting

de "Masterchef júnior".

(NIÑOS) ¡Niños!

A ver, quiero saber quién viene del Norte.

Marcos, ¿de dónde eres tú? -De Bilbao.

¿Cuántos años tienes? -Diez.

Diez. ¿Y tú?

-Nueve. ¿Quién viene del Sur?

-Yo vengo de Cádiz, de Los Barrios. Ah, mírala.

-Es que no me lo creo. Está Samantha ahí delante.

Yo siempre la veo en el programa

y ahora la tengo delante. Alucinante.

Guillermo, ¿de dónde eres? -De Málaga.

Lo que vienes es muy repeinado. (RÍEN)

Pero que vienes muy guapo. -No veas.

A mí me encantas repeinado.

Espera, espera, espera, porque creo que veo doble.

Mismo peinado, mismas gafitas.

¿Vosotras qué pasa, venís repetidas?

(RISAS) ¿Cómo os llamáis?

-Yo Catalina. -Y yo Casilda.

¿Pero sois mellizas o gemelas? (AMBAS) Mellizas.

¿Y quién es la más guapa? (AMBAS) Yo.

(RISAS)

¿Y la más lista? (AMBAS) Yo.

(RISAS) -Y saco yo mejores notas.

(AMBAS) Tenemos que entrar las dos.

-A "Masterchef júnior". Bueno.

¿Y a alguien de vosotros le gusta la música?

¿Hay algún músico por aquí?

Huy. Ana. -Yo toco la batería.

Huy, qué moderna, ¿no? -A mí me encanta el rock & roll.

A mí también. A mí también y a Pepe.

-Me gustan los Rolling Stones. ¡Oh!

¡Olé, olé, olé! Ya te has ganado a Pepe.

Me has dado en el corazón.

-Cuando me pongo nerviosa, hablo mucho.

Y no paro de hacer así.

Candidatos, ¿preparados

para cocinar? (TODOS) ¡Sí, chef!

Comienza la última prueba de casting

de "Masterchef júnior 2".

(APLAUDEN Y VITOREAN)

-¡Bravo!

Habéis pasado por muchas pruebas,

pero ha llegado el momento de la verdad.

De los 25 que habéis venido,

solo 16 se llevarán puesto...

el delantal que os convierte en aspirantes

a "Masterchef júnior".

Candidatos, debajo de estas dos campanas

están los platos que vais a cocinar

en la prueba final del casting.

Os vamos a dividir en dos grupos.

Uno de doce y otro de trece.

Cada grupo cocinará el plato que haya debajo

de la campana que le toque.

Nosotros sabemos los dos platos que tenéis que cocinar,

pero no en qué orden saldrán.

Si queréis, los podemos mover.

Este lo pongo aquí. Y este lo pongo aquí.

¿Empezamos? (NIÑOS) ¡Sí!

Pues este grupo, los doce de delante,

podéis subir a la galería.

-Para llevarme ese delantal blanco, te daría a quien quieras.

"Quiero a tu madre". Te la doy. Menos a mi hermano.

Chicos, ¿qué os gustaría que hubiese debajo de la campana?

(HABLAN A LA VEZ) ¡Carne! ¡Verdura!

¡Marisco! ¡Limón! -Cualquier cosa fácil.

¿Y Teresa? -Alguna proteína.

Carne o pescado o huevos.

Bueno, pues no os voy a hacer esperar más.

-¿Qué es eso? Sándwich completo.

Conocido como sándwich club.

Vuestra misión no es copiar el mismo sándwich,

sino elaborar uno original.

Muy atentos en la selección de ingredientes,

porque la mezcla será crucial.

Para elaborar este plato, disponéis de 30 minutos.

Y tenéis tres minutos para entrar en el supermercado.

Y el tiempo comienza en tres,

dos, uno. ¡Ya!

-¡Vamos, vamos! -¡Venga, chicos!

Chicos, no os olvidéis de lo más importante

en un sándwich, el pan.

-¿Vas a coger una lechuga entera?

Vamos, chicos. Se acaba el tiempo. -No lo veo.

-Hay que coger mantequilla. Chicos, último minuto.

-¡Ay, el pan! ¡Madre mía! Se me ha olvidado el pan.

Cinco, cuatro, tres,

dos, uno. ¡A las cocinas!

¡Ay, por Dios! No puede con la cesta.

Lo primero que han hecho, es cortar el pan

en la forma que ellos quieran.

No le pidamos ya en el minuto uno.

Sería interesante con su imaginación

qué son capaces de hacer.

-Menudo crack. -Perfecto.

Samantha, tú que eres muy de sándwich, que eres muy fina...

Estoy intentando tomarme los sándwich club

cuando voy a cafeterías. Soy fan total.

Un sándwich club original y divertido.

-Yo he hecho el sándwich vegetal, porque, a ver,

tenía cosas sanas, que no sientan mal,

como lechuga, tomate, aguacate.

Y después, aparte de eso, el fuet en grandes cantidades

es malo, pero en pequeñas es bueno. Le puse un poquito.

-Ay, qué mal. ¡Ay, madre!

¡Ay!

Esto no sirve.

¿Qué hago? Fatal.

He echado poco aceite.

¡Ay! Qué pocho.

-He cogido un cuchillo que no debía.

Entonces, fui a cortar y ¡zas!

-Se están rompiendo todo el rato.

Y ya no me quedan. Creo que no voy a echar huevos.

¿Tienes huevos?

Ay. Estoy fatal, de verdad.

-Te has complicado un poco, porque si ves

que no te salen los huevos, haz otra cosa.

-Ya, pero es que los huevos le dan un toque superbueno.

¡Oh! -Yo soy muy guarro.

No lo suelo ser, pero me he puesto muy nervioso

y la mantequilla la he dejado ahí. Pues tienes tiempo para limpiar,

para hacer y ordenar. -Vale.

Candidatos, atención. Ha pasado ya la mitad del tiempo.

Os quedan 15 minutos. -¡Ay, madre!

Que solo tengo 15 minutos.

-¡Hala!

Marta, ¿qué estás haciendo?

-Qué nervios. -Que te vengan los tres a la mesa.

-El sándwich y le voy a poner lechuga,

queso, huevo y bacón.

Lo vi en un bar y, entonces, me gustó mucho.

Yo lo hice una vez en mi casa con dos añitos

y, bueno, no sé cómo me he acordado.

-¡Puf!

Sin huevo. ¡Hala! Me está poniendo nerviosa.

Últimos cinco minutos. -¡Hala!

Maldito huevo.

-¡Vamos, supermarcos!

-Me han curado. He tenido que estar 20 minutos fuera

y esos 20 minutos los podría haber aprovechado bastante más.

-Mira el tiempo. -Madre mía.

Les quedan dos minutos.

-¡Ay!

-Esto se me va a caer.

-¡Marcos, tú puedes!

Chicos, atención. Último minuto.

Solo queda un minuto.

Chico, cinco segundos. Cuatro, tres,

dos, uno. ¡Tiempo!

¡Manos arriba!

(APLAUSOS) -¡Venga, Marcos!

-¡Crack! ¡Eres un crack!

Candidatos, vosotros ya habéis hecho vuestro trabajo.

Ahora le toca trabajar a ellos.

Van a probar vuestros platos.

Teresa, a ver, cuéntanos.

¿Qué nombre has puesto a tu sándwich?

-Sándwich naranja, porque el queso cheddar resalta mucho.

¿Y esto? Huy, para mí.

Estos chicos aprovechan cualquier cosa.

Marta, cuéntanos. ¿Qué sándwich has hecho?

-Un sándwich con salsa de fresas.

-Hola. Bueno, ¿cómo se llama

tú sándwich? -Mi estrella de Masterchef.

¿Cómo?

-Si entro, te hago gambas. Si entras.

¿Qué tal, Catalina? -Bien.

A ver qué tal. -No me ha dado tiempo.

¿Cómo que no te ha dado tiempo? -Es que he estado

quince minutos con los huevos.

Primero no he puesto casi nada de aceite.

En los tres últimos se me ha roto la yema.

Ya sabía yo que faltaba algo.

¿Qué tal, Ana? -Bien.

Cuéntanos qué sándwich has hecho.

-Lleva pan integral, lechuga, tomate, aguacate,

fuet y un poco de tabasco.

Pica.

¿Qué tienen los gallegos con el picante?

Juan era gallego. -Comemos mucho picante.

Bueno, tiene buena pinta.

¿Cuál es la guarnición que has puesto?

-Un poco de rúcula con nachos y mayonesa.

Hola, Claudia. -Hola.

Cuéntanos. ¿Qué has hecho? -He puesto la P y todo.

En homenaje a mi amor. ¿Hacia a mí?

-Sí. A ver, tampoco es amor amor de ¡oh! Pero no. No sé.

Me parece muy gracioso. Le tengo admiración.

-Mi sándwich se llama el cielo y el infierno,

porque el cielo son las vitaminas.

¿Esto es el cielo, no? -Sí. Y el infierno, las patatas.

Porque como son malas... ¿Te han hecho algo?

-Bueno, tienen muchas calorías.

Entonces, te hacen una buena panza.

-¿No tienes hambre tú?

Bueno, nos vamos aquí al lejano Oriente.

¿Qué darías por entrar? -Me cortaría el pelo.

A ver cómo está por detrás. ¡Ahí va!

Marcos. -Hola.

¿Y tu sándwich? -Se ha hecho lo que se ha podido.

Le he echado la pechuga

y el bacón.

Me he visto fuera ya cuando los jueces

estaban ya viendo a ver quién entraba y quién no.

Y yo ya estaba muy disgustado.

Todos nuestros concursantes han terminado el sándwich,

menos uno,

que no ha podido acabarlo porque se ha cortado

y ha estado 20 minutos sin poder cocinar.

Lo justo sería darle una nueva oportunidad

para saber si de verdad cocina bien, mal o regular.

Y hemos pensado que, si vosotros, chicos, queréis,

y los de arriba también, que en la siguiente prueba

pueda hacer su trabajo. ¿Os parece? (NIÑOS) ¡Sí!

(APLAUSOS)

-Yo creo que hemos actuado bien.

Ahora es el turno del segundo grupo.

Que ya podéis bajar, chicos, y colocaos aquí,

delante de las cocinas. -¡Venga, chicos, vamos!

-¡Venga, chicos! -¡Campeones! ¡Suerte!

-¡Venga, Manuel! Bueno, imagino,

candidatos, que querréis saber

lo que tenéis que cocinar. (NIÑOS) ¡Sí, chef!

Pues no os voy a hacer esperar.

-¡Que la levante! -¡Levanta!

-Levanta, venga. -Venga. Venga, vamos.

-Va, va, va. -Lo sabía.

-Hamburguesa.

Seguro que estáis hartos de comerlas y de hacerlas.

(NIÑOS) Sí. La carne de esta hamburguesa

está hecha de vacuno, aliñada con zanahoria y manzana rallada.

Vuestra misión será elaborar la hamburguesa

más original, divertida y sabrosa

que jamás hayamos probado.

Y para eso, en el supermercado tenéis,

desde la carne, a verduras, panes de todo tipo,

pescados, quesos, salsas y muchos otros productos.

Chicos, para elaborar la hamburguesa tenéis,

como vuestros compañeros, 30 minutos.

Y solo tres minutos para entrar en el supermercado.

¿Oído? (NIÑOS) ¡Sí, chef!

Bien. Pues el tiempo comienza

en tres, dos, uno. ¡Ya!

-¡Vamos, chicos! -¡Vamos! ¡Venga!

-¿Dónde está el pan de la hamburguesa? Aquí. Qué tonta.

-A ver, pan, pan. -Cogeré más. Seguro que se rompe.

-¿Para hacer el guacamole qué más se necesita?

¿Aguacate y qué más? -¿Qué carne es? No lo pone.

-Ternera, cerdo y pollo.

-¿Dónde hay aceite? Da un salto.

-¿Dónde hay aceite? Tranquila, yo te ayudo.

Aceite hay en la cocina, cariño. Eso no te preocupes.

-¿Hay Pedro Ximénez o algo así?

-La pimienta. -El orégano, ¿dónde está?

-Por aquí. -¿Y dónde está el kétchup?

Chicos, os queda un minuto. Solo un minuto.

-Cebollino. Nueve, ocho,

siete, seis,

cinco, cuatro,

tres, dos, uno.

¡A las cocinas! ¡Todos a las cocinas!

¡Ya no se puede coger nada más!

-¡Vamos, chicos! -¡No, no! Voy yo aquí.

Daniel, tú vas ahí.

-¡Venga, Lucía, tranquila!

-Venga, tú puedes.

-Marta, ¿tienes picadora? -¿Cómo que picadora?

-Picadora, que no tengo.

-¿Qué es picadora? -Da igual.

-Sin prisa pero sin pausa.

Que tenéis que hacer muchas cosas. ¡Venga, vamos!

-Tranquila.

-Ay, cómo lloro, madre mía.

-¡Venga, Manuel!

-Demasiado huevo y muy poca carne.

Yo la carne, cuando se la hago a mis hijos en casa,

salsa perrins, un poquito de soja, dos gotitas de mostaza

y el queso mezclado. Le da un aroma.

Un steak tartar pasado por la sartén.

Y eso le da ese aroma.

-¿Samantha y Jordi son novios? -Son novios, sí.

Está casada Samantha.

-¿Con quién? -Con alguien.

Y tiene cuatro hijos, así que...

-¡Rapidez!

-Estoy haciendo una hamburguesa de pollo,

que la he aliñado con un poquito de perejil

y pan rallado

y huevo. La voy a acompañar

con diferentes quesos, jamón, bacón, nueces,

piñones y le voy a poner al lado un huevo escalfado.

-¡Muy bien, Martina!

-Yo no me imaginaba que estaría aquí, porque el año pasado

me apunté y no llegué tan lejos como he llegado este año.

Y ahora que he llegado, es que no me lo creo ni yo.

Candidatos, ya han pasado 15 minutos.

-¡Ostras!

-¿Lo ves? ¿A que se pasan enseguida

los primeros 15 minutos? -¿Alguien tiene harina?

-¿Qué? -Bueno, yo sí. Toma.

Yo ya no voy a hacer más.

Toma. Llévatela. -Pues muchas gracias.

¡Bien! Menos mal.

Yo de mayor quiero ser astrofísico o si no, cocinero.

¿Qué tal, Eugenia? -Bueno, un poco justa.

Demasiado justa.

¿Justa de qué? -De tiempo.

Estoy supernerviosa. No sé qué hacer.

Me tiemblan las manos y me tiembla todo el cuerpo.

¿Y tú cómo has aprendido a cocinar? ¿Quién te enseña?

-A mí de pequeña me encantaba ver a mi madre cocinando.

Corta así. Sujeta bien y corta ahí. -Gracias.

Y, entonces, me gustaba mucho.

-¡Venga, Lucía! Que no se te caiga el huevo.

-Yo si pudiera, bajaba y ayudaba. Pobres.

-¡Venga, Manuel!

-Mirad. Mirad qué buena idea lo de Aimar.

Aina. -Hola.

¿Cómo va la cosa? -He preparado minihamburguesas

con lechuga, tomate.

Las hamburguesas llevan cebolla y ajo.

Un poquitín solo. ¿Has hecho una

para cada uno del jurado?

-Sí. Bueno, si me sale, sí.

Me están dando guerra los huevos.

Chicos, último minuto.

Solo quedan segundos. ¡Vamos, vamos! ¡Daos prisa!

-Mierda.

-¡Venga, chicos, que vais muy bien!

-Huele a pescado. -A salmón.

-Lo está haciendo Manuel.

-¡15 segundos! ¡Rápido! ¡Venga, Aina!

Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos,

uno. ¡Tiempo! ¡Manos arriba!

(APLAUSOS)

Perdonadme, pero estoy enganchada a la aplicación "Masterchef".

Mientras ves el programa, puedes conocer mejor

a nuestros aspirantes, votar por el plato

que crees que ganará la prueba,

opinar sobre los retos y aprender con las recetas

de cada semana. Ah, y lo más importante.

Es gratis. Así que descárgatela.

Ya verás cómo tú también te enganchas

-Aina, apaga el fuego.

Apaga el fuego. -Ya lo apagó.

-Ah, vale. Muy bien, chicos.

Vosotros ya habéis terminado.

Ahora le toca al jurado valorar vuestros platos.

¿Qué tal, Rodrigo? ¿Es la primera vez que haces una hamburguesa?

-Sí. Yo suelo hacer platos más elaborados.

Está claro que lo tuyo es la cocina moderna.

En el restaurante de Jordi encajas perfectamente.

¿Cómo se llama tu hamburguesa? Cuéntanos.

-Una hamburguesa. Una hamburguesa.

Hamburguesa sin paños calientes.

A veces, haciendo cosas sencillas, también puedes triunfar.

¿Eso lo dices por algo en concreto? No, no.

-¿Os lleváis mal? Toma, cariño.

No. -Ah.

Ha hecho una para cada uno.

¡Guau! Cómo chorrea el huevo de codorniz. Qué maravilla.

Qué bonito. Esta es la XXL.

Esta la has hecho pensando en Pepe.

Mira qué maravilla. El aperitivo para Pepe.

Hola, Rocío. -Hola.

¿Qué has hecho? -He hecho una hamburguesa,

pero en vez de con carne picada, la he hecho con pollo empanado.

Iba con pipas de girasol, pero no han quedado.

Después de la carne, le he echado unas cuantas.

-¿Está buena? Luego te lo diré.

-Tenemos que pensar una cosa. Nueve se van, dieciséis se quedan.

Podemos estar entre los nueve o entre los dieciséis.

-Piensa en tus últimos momentos aquí. Es lo que pienso yo.

-La hamburguesa es de pollo,

para darle un toque distinto. Y no poner la cebolla

en el sofrito, pues la he hecho caramelizada.

Pepe, te va a gustar a ti.

Qué diferente. Cuéntanos cómo es tu hamburguesa.

-Una hamburguesa de pescado.

¿El polvito de frutos secos es como la arena de la plata?

-Se podría llamar la playa. Los bordes parecen

como algas de la playa. Muy original.

¿Sabes, Daniel, que he estado chequeando un poquito

en YouTube y me han dicho que te llamas Cosmicboy?

-The Cosmicboy. ¿Y eso qué quiere decir?

-El chico de las estrellas.

¿Pero de las Estrellas Michelín?

Vamos a ello, Lluc. -El nombre es un poco ridículo,

pero no se me ocurría ninguno. Cuéntanos.

-Hamburguesini al verdurini, porque lleva verdura.

¿Es italiana? -No.

Es lo primero que se me ha ocurrido.

La he hecho a mi gusto, porque la he hecho

como a mí me gusta comérmela. Mira qué bien.

-La hamburguesa por dentro está compuesta

de bacalao y trucha ahumada. Y lleva huevas de caviar.

Creativo, sentido de la estética.

¿Qué tal, Marcos? -Muy bien. Muy contento,

porque ya terminé el reto que antes no pude superar.

¿Y le has echado algo a la carne para que tenga gusto?

-Sí. Le he echado perejil. Los vascos siempre echando

perejil a todo. Hamburguesa, perejil.

Muy bien. Fenomenal. Mucha suerte. -Gracias.

Candidatos, el jurado ya ha catado los 25 platos.

Ahora tiene que deliberar para decidir qué 16 niños

serán los próximos aspirantes a "Masterchef júnior".

Los que estáis en la galería, por favor, bajad

y colocaos delante de la galería.

Y los que estáis en cocina, también.

-Indiscutible, pero hay un par que...

Chicos, antes de empezar, quiero deciros

que en este país, en los próximo años,

se va a comer muy bien. Y todo gracias a vosotros.

(NIÑOS) Gracias, chef.

La única pena es que solo tenemos 16 delantales.

Este delantal es para una chica,

que me ha encantado lo que ha hecho esta noche.

Y este delantal es...

(APLAUSOS) para mi amiga Claudia.

¿Eh? Dos besos. -Gracias.

Mis abuelas me han enseñado todo y se van a poner, yo creo

que supercontentas. Y mi madre ya a chorretones llorando.

(APLAUSOS) Mauro.

(APLAUSOS) Víctor.

Martina. -¡Gracias!

En mi casa, la que más contenta se va a poner,

va a ser mi hermana pequeña, porque dice: "Yo te quiero ver.

Yo quiero que Eva te diga "aspirante".

Porque como Eva llama aspirantes a todos...

Este delantal es para un niño

que ha demostrado muchísima imaginación.

Incluso, he visto arena de la playa en su plato.

No te quiero contar, ¿eh, Manuel?

(APLAUSOS)

-¡Bien, Manuel! Daniel.

(APLAUSOS)

Teresa.

(APLAUSOS) Lluc.

-Gracias. Enhorabuena.

-Creía gritar así: ¡Ah!

Este delantal es para una persona que me ha enloquecido

su cocina llena de sabor

y llena de color. Para Marta.

(APLAUSOS)

Ana.

(APLAUSOS) Aina.

(LLORA)

Felicidades, Guillermo.

-¡Toma! He entrado en "Masterchef júnior".

-Quedan cuatro todavía. Cuatro. -Quedan cuatro.

-Pase lo que pase, nos lo hemos pasado genial

y espero que entremos.

Este delantal es muy especial.

Es para una niña.

Y me quiero poner a su altura.

(APLAUSOS) Lucía.

Ay, dame un beso.

Muy bien. Marcos.

-¡Gracias, gracias, gracias, gracias, gracias, gracias!

-No pasa nada.

Este delantal es para una persona que ahora mismo

tiene unas ganas para entrar

que no te lo puedes creer. ¿Verdad, Rocío?

(APLAUSOS)

(LLORA)

Bueno, difícil elección.

Tristemente, solamente me queda un delantal. Ojalá me quedasen más.

Y se lo tengo que dar a alguien

que durante los castings lo hizo muy bien.

Y, además, esta noche ha trabajado

algo más que los demás y lo ha superado.

(APLAUSOS) Marcos.

Enhorabuena, Marcos. -Gracias.

Sois un firmamento de futuras estrellas

de este país, de verdad.

Tenéis que sentiros muy orgullosos

de haber llegado hasta aquí.

Pensad que se han presentado a este casting 5000 niños.

Y para que os acordéis de este momento,

os queremos dar un recuerdo

para que os acordéis toda la vida.

(APLAUSOS)

-Bien. ¡Venga, campeones! -¡Campeones!

Este diploma solo lo tenéis vosotros.

Un placer. Claro que sí.

Tranquila. No llores. Lo has hecho genial.

-Llegar hasta aquí yo creo que ya ha sido un sueño.

Quedar entre los 25 mejores entre 5000 niños,

yo creo que ya es bastante.

Entrar en estas cocinas no es nada fácil.

Y ese recuerdo lo vais a tener en vuestra mente

y en vuestros corazones para siempre.

¿O no?

Pero, claro, si os doy unos regalos

que os sequen las lágrimas, mejor. ¿A que sí?

Lo primero. El nuevo juego de mesa de "Masterchef".

Con este juego, podréis demostrar a todos

que sois unos Einstein de la cocina.

Otra cosa que sé que os va a hacer especial ilusión.

A ver. ¿Sabéis lo que es esto?

-La escuela online de "Masterchef".

Como tú lo has dicho el primero, la escuela

de cocina online de "Masterchef".

-Gracias. -¡Hala!

Yo quiero que me echen de aquí para llevarme otro.

Y por último, también traigo un regalo

de parte de nuestro proveedor de alimentos.

Esto, yo creo, que os va a encantar.

Id pasando.

-¡Una tablet! -¡Cómo mola!

-Es de siete pulgadas, ¿no? -¡Hala!

-Ya es un sueño haber llegado hasta aquí.

Ya es algo que nunca vas a olvidar.

El proceso de selección ha terminado.

Y allí están Víctor, Martina,

Claudia, Mauro, Lluc,

Marco, Rocío, Lucía,

Manuel, Teresa,

Daniel, Marta,

Ana, Guillermo,

Marcos y Aina.

Ellos son los 16 nuevos aspirantes

a "Masterchef júnior".

Aspirantes, aquí empieza un viaje que tendrá

seis paradas, pero siempre con un destino:

convertiros en un Masterchef.

El que más atienda, aprenda de nuestros consejos

y conquiste nuestro paladar, se llevará 12 000 euros

para continuar con sus estudios

y este trofeo que le convertirá

en el nuevo "Masterchef júnior".

-Me parece muy bonito. Pero tienen que poner

la fecha de cuándo has ganado el trofeo.

O cuándo se fundó. Si no, no mola.

Aspirantes, solo uno de vosotros se llevará

el título de "Masterchef júnior".

Pero aquí nadie pierde. Estas cocinas son

una experiencia de vida que nunca tenéis que olvidar.

Aprenderéis a cocinar, preparando platos de todo tipo:

carnes, pescados, dulces.

Pero también vais a aprender algo muy importante,

a comer bien. Esta será vuestra escuela

y nosotros seremos vuestros maestros.

-Yo creo que se parece un poco a mi abuela.

Por la nariz y los ojos se le parece bastante.

Por las cejas también, que las tiene gorditas, como ella.

Marcos, te han cambiado el nombre. -Sí.

Porque Marco y Marcos se parecían mucho.

Para no confundirme, han puesto mi apellido.

¿A ti te gusta? ¿No te importa? -Qué va.

Pues yo encantado. Todos contentos.

Guillermo, ¿qué tal te llevas

con tus compañeros? -Bien. Me llevo muy bien.

¿Sí? ¿Y con las chicas bien? -Me estás diciendo de ligar.

No. Eso lo has dicho tú. Yo todavía no he dicho nada.

Yo sé que con las chicas de tu clase había problemas.

-¿Cómo lo sabes? Yo sé mucho. Más de lo que crees.

¿Y qué pasaba? Cuéntame.

-Que había una niña muy repelente. (RÍEN)

-¿Por qué utiliza eso? Tú tienes tu vida, pues ya está.

Bueno, y ahora la pregunta clave. ¿A quién le gusta comerse

las cabezas de las gambas? -¡Yo!

-Comérmelas, no. Enteras, como yo.

-Ah, no. -¡A mí! Me encanta.

-¿Pero te comes los ojos? Me lo como entero. Claro.

-Pensaba que te comías solo el jugo.

Y la cáscara. De las gambas rojas, probadlo.

Lo tenéis que probar algún día.

-En Nochebuena lo intenté y me pinché.

Bueno, vamos a dejarnos de gambas y de charletas,

porque aquí hay que entrar en materia.

Os voy a contar un poco de qué va esta aventura de "Masterchef".

En cada reto, el jurado catará vuestros platos

y decidirá qué aspirante merece ganar la prueba.

Lo hará a través de un sistema de puntos.

Al final del programa, los tres aspirantes

con menos puntos, abandonaréis las cocinas.

-No me quiero ir por nada del mundo.

Llegar hasta aquí ha sido un sueño,

pero continuar sería todavía mejor.

Pero antes de empezar, quiero contaros

que este año tenemos un encargo solidario que todos,

tanto vosotros, aspirantes, como el equipo entero

del programa, vamos a cumplir.

Se trata de recoger todos los tapones de plástico

que podamos y echarlos aquí, en este contenedor.

Cuantos más tapones, mejor.

Porque el dinero que recaudemos servirá para pagar

la operación de un niño al que vamos a hacer muy feliz.

Yo voy a ser la primera. ¿De acuerdo?

Todos los tapones, al contenedor.

(APLAUSOS)

Aspirantes, como dijo Aimar el año pasado,

vamos a liarla parda.

¿Estáis preparados para cocinar? (NIÑOS) ¡Sí, chef!

Bien.

Detrás de esta puerta hay un mundo entero por explorar.

Fue y sigue siendo un misterio para la humanidad,

pero esta noche vamos a desvelar algunos de sus secretos.

Aspirantes, aquí comienza el primer reto

de "Masterchef júnior".

(EXCLAMAN)

-Yo soy tu padre.

-Cuando se ha abierto la puerta y he visto

que era el espacio, casi que me daba algo.

Yo, desde pequeño, ya quería trabajar en algo del espacio.

-Este es el planeta Masterchef.

Y vosotros sois los extraterrestres.

-Aquí nada más que cabe un tío.

Y para dormir, no cabe.

Entonces, es mejor una nave más grande que este edificio

para dormir y bajar y todo eso.

-Está esto lleno de tierra. -Ya.

-Yo creo que la arena esa no era de la Luna.

No sé. A lo mejor era arena normal

y la han pintado de gris o yo qué sé.

Lo que tenéis aquí, es una reproducción

de la nave de la primera expedición lunar: el Apolo XI.

En una igual, pero más grande, viajó Neil Armstrong,

el primer hombre que pisó la Luna.

Los viajes en el espacio pueden ser muy largos, de hasta tres meses.

¿Os habéis preguntado alguna vez qué comen los astronautas?

-Comida en polvo. Le meten agua y se pone en comida.

-¿Cómo va a convertirse en comida así?

Aunque parezca mentira, los astronautas comen

de todo en el espacio. Lo mismo que nosotros.

Pero de una manera muy especial.

La comida de las naves está deshidratada

o liofilizada, no tiene humedad.

O termoestabilizada. -¿Qué es?

-Que está envasada como al vacío.

Esto, por ejemplo, son unas hamburguesas deshidratadas

y están envasadas al vacío.

-¿Cómo pueden comer comida en polvo

y una hamburguesa sin su jugo y su cebolla, tío?

Una vez en el espacio, antes de comer,

las meten en una maquinita que introduce un líquido,

las hidratan, las abren y se las zampan.

-Yo prefiero la de la Tierra, porque, encima, en la Tierra

hay trufa blanca. No fastidies.

Los que estamos en la Tierra tenemos la suerte

de poder sentarnos en la mesa de un restaurante

y pedir ternera rellena con salsa y verduras.

Y eso es lo que vais a cocinar en este primer reto

de "Masterchef júnior".

-¡Sí! -¡Toma!

Os aconsejo que primero hagáis el relleno.

Cuando lo tengáis, lo metéis en el centro de la carne.

A partir de ahí, lo cerráis con un hilo especial

que encontraréis en vuestras cocinas.

Y de ahí, al horno. Y muy importante.

Cuando la carne esté en el horno, ese tiempo

lo dedicáis a elaborar las verduras.

Sed creativos y dejad volar vuestra imaginación.

En el supermercado tenéis los ingredientes necesarios,

así que aprovechadlos. Para elaborar el plato,

disponéis de 90 minutos. Y tres para ir al supermercado.

Y el tiempo comienza

en tres, dos, uno. ¡Ya!

¡Vamos, vamos! ¡Al súper corriendo!

-Un rollo de estos.

-Quita, por favor. Quita, por favor.

-El vino, el vino. -El queso, el queso.

-¿Y el pimiento verde? -El puerro. ¿Dónde hay puerro?

-¿Dónde hay cebollino? ¡Por Dios, el cebollino!

Aspirantes, último minuto.

-¿Ya? Ya.

-Vino blanco.

-Se me olvida algo. -Yo es que lo veo venir.

-Y un poco de pimiento.

Cinco, cuatro,

tres, dos, uno.

¡A las cocinas!

-¡No, no, no, no! ¡No!

Verás.

Abulta más la carne que ella.

-Tenemos que hacer muchas cosas

y quiero meterme caña. Prefiero que me sobren

cinco minutos, a que me falten diez.

-Aquí no es nada como verlo desde casa.

Tú dices: "Qué fácil es hacer esto. ¿Por qué no le dio tiempo?"

Y en realidad, es muy difícil hacerlo.

¿Cómo lo veis? ¿Difícil? ¿Fácil?

A ver, desde el punto de vista de un profesional,

es una receta fácil. Para nosotros, quizás

no es mucho. Pero para mucha gente...

Yo tengo un hermano que le digo de hacer eso

y ni me lo creo. Sale corriendo.

-Yo voy a hacer un rollo de carne

relleno de cebolla y setas y una guarnición de patatas

y cebolla, no sé cómo se llama, pero es pequeña.

¿Qué tal, Manuel? ¿Cómo lo ves? -Pues es un poco mal.

No, digo como tienes el pelo ahí

que no te veo los ojos, lo mismo no ves el solomillo.

-Lo veo muy bien. Te voy a hacer un regalo,

porque te quiero ver los ojos.

-Ay, Pepe, qué estilista. No estoy muy ridículo, ¿verdad?

Pepe, pobre niño.

Soy un desastre. No tengo...

-He preguntado si estaba muy ridículo.

¿Como Sergio Ramos?

-No me gusta el fútbol. Pero da igual. A ver.

-Yo estoy haciendo el rollo de carne con queso Brie,

uvas pasas, piñones, nueces, cebolla roja,

carne picada y bacón.

Me sorprende lo bien que están haciendo la carne,

cómo están enrollando de bien.

Hay unos torneando. Muy rápidos.

Sí, sí. Algunos tienen maña, ¿eh?

-Perfecto.

Me tiene fascinado Lucía, con todo lo pequeñita que es.

-¡No! Se me va a romper ahora todo.

Bueno, da igual.

He rellenado el rollo con carne picada,

pero me he dado cuenta que había que saltearlo

y ya lo tenía atado. He tenido que desatarlo,

volver a quitar todo,

poner la carne. Y, entonces, he perdido mucho tiempo.

Aspirantes, ya han pasado los primeros 30 minutos.

-¡Oh, no! Tenéis por delante aún 60 minutos.

-¡Ay! Me ha saltado.

-Estoy viendo a mis compañeros que lo tienen casi todo hecho

y yo voy un poco retrasado.

-Yo creo que no he bridado bien y no va a salir.

¿Cómo va, Lucía? -Mal.

¿Qué te pasa? Cuéntame.

-Me estoy empezando a poner muy nerviosa.

Y...

Lucía, la cocina es un juego.

Te lo tienes que pasar bien. Mira a Guillermo.

No tiene la carne ni asada.

Y lloras. Lo tienes medio hecho.

Te falta un golpe de horno y mientras la carne

está allí, las verduras que te queden simpáticas.

Yo por eso estoy contento.

-¿Hay alguna bandejita o algo?

¿Vamos a buscarla y te tranquilizas?

Vamos a abrir. A ver si hay.

Mira esa fuente de ahí. Perfecta.

Muy bien, muy bien, muy bien. Con seguridad.

Bueno, no te quemes. Perfecto. Cerramos.

Ya está funcionando. Venga.

-Cuando estaba nerviosa, Jordi ha venido

y me ha tranquilizado un poco y me ha ayudado.

-¡No, no, no, no, no!

Yo creo que, más o menos, en el rollo tenemos todos lo mismo.

Lo que va a diferenciar, va a ser

la salsa que vamos a hacer.

¿Cómo puedes hacer la salsa?

Creo que tienen dudas de si tenían que hacer

verduras pochadas, se puede hacer la salsa con la carne.

Hay que pochar las verduras o las puedes echar

en la misma bandeja. Echas el vino, blanco o tinto,

dejas reducir para que no nos sepa a alcohol.

Un poquito de caldo. Dejamos reducir.

Y ya tienes la salsa. Mantequilla o lo que sea.

Dices: "Lo de los vinos no lo acabo de entender bien".

A lo mejor tienes que hacer salsa de queso.

-Pues estoy haciendo una carne rellena

de verduritas y champiñón.

Le iba a echar queso, pero se me ha olvidado.

Qué pena. Hubiese estado bien.

Con las verduras, voy a hacer algo bastante creativo,

que va a ser una especie de tren,

con las cuatro ruedas, la locomotora.

Si quieres cocinar lo mismo que cocinan

nuestros pequeños aspirantes, no te preocupes, porque tienes

todas las recetas aquí, en la revista "Masterchef".

Además, podrás leer entrevistas, consejos

y los secretos de nuestros chefs.

Cada semana en el quiosco con tu revista

del corazón favorita. No te la pierdas.

¿Qué tal vas, Lucía? -Bien.

Te veo mucho más tranquila. ¿Tienes controlada la carne?

¿El tiempo que lleva? -Pero yo no tengo reloj.

Sí.

Aspirantes, habéis consumido ya una hora.

Os quedan 30 minutos.

Tú y no tenemos algo pendiente, ¿no?

-Sí, pero... Que te parecías a mi abuela de cara.

Porque es muy joven. -Lo de joven y adulto,

eso lo quitamos. Solo de cara. Vale.

O sea, que es guapísima. -Eh... No, pero... O sea...

Me lo pones difícil, ¿eh, Samantha? Dilo, dilo.

Tiene una cara especial. -Eso es.

¿Quién te enseñó a cocinar? ¿Tu abuela?

-Sí, pero hay trucos que me ha enseñado más mi padre.

-Hola, Jordi. Cuéntame qué vas a hacer

con tu carne asada. -Ya la he sacado del horno.

¿Cuánto tiempo ha estado? -20 minutos.

Es gordita, ¿eh? -¿Un poquito más?

Yo creo que es bastante gruesa. -También lo he pensado.

Pero por dentro lleva muchas cosas que no hace falta cocinarlas.

Lleva queso, panceta, remolacha.

Manuel. -Limpiar, sí.

Tienes un petate aquí bueno. -Horrible.

Y eso que acabo de limpiarla.

-Se me ha salido todo. El rollo de carne

lo he desliado y he visto que estaba un poco crudo.

Entonces, le estoy dando un poco más,

porque si no, se me iba a quedar muy cruda.

-Ten cuidado con estas verduras.

Se te están empezando a quemar. -Sí. Gracias.

Bueno, Martina. -Hola, Samantha.

La salsa tiene una pinta buena. -A la salsa le he puesto

setas, un par de cerezas.

Y después, también, le he puesto

un poquito de vino tinto para que le dé un sabor

un poco más fuerte. ¿Las has probado?

-Eh... Ostras. Seguro que le debe faltar sal.

Siendo tan dulce, un toque salado siempre le viene

muy bien para contrastar. -Ah, vale.

¿Le falta? Sí.

Corta de la otra pieza, Lucía, mejor.

¡Aspirantes, os quedan 15 minutos!

Hay que ir pensando ya en el emplatado.

¿Qué tal, Víctor? -Muy bien.

¿Cómo lo llevas? -Perfecto, a punto de acabar ya.

Bueno, no tiene mala pinta esto. ¿De qué va el relleno?

-Eh, el relleno de foie,

setas, carne picada,

bacón y lleva unos poquitos de piñones.

Oye, ¿y eso de foie lo habías utilizado alguna vez?

-Sí, yo hago gambas a la plancha con sal Maldon y foie.

A ver si me invitas un día, ¿no? -Vale.

Yo me como las cabezas de gambas y tú te comes el foie, ¿vale?

-Dios mío...

Se me está rompiendo todo.

Me estoy estresando con el pollo.

Marco, ¿qué pasa aquí?

-Me intimidas. ¿Qué has hecho aquí? Cuéntame.

-El... El filete relleno de setas,

verdura, un poco de verdura

y... una salsa de fresa,

manzana... ¿Y ahí qué pasa?

¿Solamente como yo?

-Es que solo... ¿No quieres que

Samantha y Jordi coman? -Se ha salvado solo un trocito.

Te tengo que contar una cosa, Marco, tú que eres curioso,

¿sabes por qué utilizamos cocina de inducción

en vez de vitrocerámica? Porque yo pongo un cazo

y solamente me calienta el recipiente

y no se calienta todo el cristal, la cocción es más rápida,

ahora energía, eh, y no desperdiciamos calor.

¿Tú sabías eso? Pues ya sabes una cosa más,

nunca te acostarás sin aprender una cosa nueva.

Hala, apúntatelo aquí. -Vale.

Aspirantes, últimos tres minutos. -¡No!

¡Hay que emplatar ya!

Estoy viendo unas presentaciones... Hay para todos los gustos,

hay algunos más rococós y otros son mucho más austeros.

¡Aspirantes, último minuto!

-Venga, Martina. -Ostras, ostras.

Cinco, cuatro,

tres, dos, uno...

¡Tiempo! Manos arriba.

-Qué desastre.

-Para mí, mi plato es Estrella Michelín.

Ahora nuestro jurado pasará por las cocinas

para decidir cuáles son los cinco mejores platos.

Esos cinco mejores pasarán a la cata.

Jueces...

Bueno...

¿Estás contenta, Lucía, con tu plato?

-Eh, sí, pero al principio me he puesto un poco nerviosa

y... No tienes por qué,

parece que tiene una pinta buenísima.

Yo también me pongo nervioso cuando no como.

Cómo te vas a poner Pepe, ¿eh?

Bueno... Ah...

¿Estás contenta con la prueba?

Bueno, Teresa, esas son las verduras de la guarnición.

-Sí. Uhm...

Está bien.

¿Qué dice Guillermo? Mirad qué trazos, ¿eh?

Eres un artista. Un artista, es un finolis.

Espectacular tu presentación. -Gracias.

-Esto lleva jamón serrano, remolacha, queso y panceta.

¿Y por qué remolacha? -Porque me gusta mucho

su color y cómo sabe. Eres un moderno.

-¿Te gusta? Qué bueno.

Eres muy moderno, ¿eh? (RÍE)

¿Qué tal, Ana? -Bien.

¿Estás contenta con lo que has hecho?

-Sí. ¿Y esto de arriba qué es?

-Es salsa de queso. Ah, salsa de queso.

Uhm... -Gracias.

-A mí la presentación no me gusta,

pero creo que la salsa está un poco espesa.

Apunta maneras como crítico.

Bueno, Mendicuti. (RÍE)

Che é questo, un Ferrari?

Una nave espacial. -No, es un tren.

¿Es un tren, señores? Que te quieres subir al tren

y no te quieres bajar del tren. -Estoy muy contento

con el resultado que ha quedado porque,

aunque me haya salido un poco mal la salsa,

el emplatado me ha salido muy bien.

¿Qué tal, Marta? -Mal.

¿Estás contenta con lo que has hecho?

-No. No, no, no lo pruebes.

Esa no le ha gustado. -Es que está muy mala.

¿Un poquito cruda esa carne, Martina?

-Eh, no sé.

Hola, Víctor. -Hola.

¿Qué tal? ¿Cómo lo has acabado? -Soy exigente

y creo que podría estar mejor.

La carne tiene el sabor del foie-gras, está bien.

-Vale. -He puesto estas cuatro esquinas

porque mi padre siempre dice que como más color hay en el plato,

más apetitoso es. Mírala. Está bonito, ¿eh?

-Gracias.

¿Lo habías hecho ya? -Eh, no, la salsa de queso una vez,

pero este plato nunca. -La salsita es de fresa,

cereza y manzana.

Quizá hay mucha cantidad. -Sí.

Hay que poner un poquito para que te dé ese dulzor

que contraste con lo salado. -Vale.

Tiene buena pinta, está bien presentado.

El punto no está mal. Gracias, Claudia.

-De nada.

Ya hemos visto todos vuestros platos,

yo quiero comentar un poco el de Mendicuti.

-¿Sí?

Tú tren me ha recordado al de la bruja, ¿eh, amigo?

(RÍE) La idea está bien,

que imagines está bien, pero, lo primero,

que la presentación sea original, divertida, pero limpia,

y ahí tienes

un tren con un pequeño accidente. (RÍE) Sí.

Quiero comentar el de Mauro.

Esa carne... Eso se lo come un astronauta

y, vamos, se queda sin dientes. (RÍE)

Y a ver quién le atiende en la nave.

Yo me voy a detener un poco a hablar sobre el plato de Daniel.

-¿Sí? Con ese plato rojo

te has ido a Marte, un poco lejos de lo que te habíamos pedido.

-Sí. Le daría mi plato

a los habitantes de otros mundos.

Bueno, aspirantes, no todo ha sido malo, ¿eh?

También hay platos buenos, y esos son los cinco platos

que nosotros queremos catar.

El primer plato que vamos a catar

será el de...

Ana.

(APLAUDEN)

-El año pasado estaban en la tele y parecía: "¡Guau, mira,

son Samantha y Pepe!". Y este año es:

"Están a un centímetro de mí, mira, jolín".

Ay...

Ana, el plato está bonito,

equilibrado, la salsa tiene la textura perfecta

y quiero decirte, muy a tu favor, que has hecho un relleno

muy rico. -Gracias.

La carne está maravillosamente asada,

el relleno está muy bien hecho, no le puedo pedir más.

Ha faltado una buena salsa,

pero no para ser un plato de niño, ¿eh?

Para ser un plato... Un buen plato.

Es un trabajo muy serio

y te felicito, de verdad. -Gracias.

(APLAUSOS)

El siguiente plato que cataremos será

el de Manuel.

(APLAUDEN)

¿La diadema te la has quitado?

-Sí, ahora que no tengo que cocinar, sí.

La moda es la moda. -No, me han dicho

que estaba muy feo. (RÍE)

-Bueno, primero el relleno de panceta,

luego de queso,

le he puesto remolacha,

jamón serrano y ya está.

Bueno, y lo he adobado con bastantes cositas.

Ah...

Has imaginado un plato interesante, una combinación...

Hay fresa, hay acidez, en casa lo verán tan rojo

que dirán: "Está crudo", no, es la remolacha.

Está superrico, es creativo.

Como le pongas sentido a tu imaginación,

tú puedes ser un crack. (RÍE)

-Gracias.

Yo solo te quiero dar mi enhorabuena.

¿Cuántos años tienes? -Eh, 11 ahora.

Un niño de 11 años, pues a mí...

Es que me pongo a temblar, menos mal que sois pequeños

y que no sois la competencia todavía.

Con 11 años sí, creía que tenía menos.

No, no, impresionante. -Muchas gracias.

Magnífico, de verdad, meterle remolacha dentro

yo no lo hubiera hecho jamás, meter una verdura,

y que te quede crujiente, seguro que no lo habías pensado.

-Lo de crujiente sí, me gusta mucho hacerla

para sorbetes de remolacha u otra cosa.

Este nos retira a todos. -La verdad es que

nunca había hecho un plato de esto,

es que a mí la carne... Me gusta más el pescado.

Jolín cuando llegue la prueba de pescado,

si esto es carne y no te gusta. Es un plato bueno, de verdad.

-Muchas gracias, Pepe. A mí cuando me han dicho los jueces

todos... todas esas alabanzas que me han dicho,

yo, uh, me temblaban los pies.

El tercer plato que vamos a catar será el de...

Teresa.

(APLAUSOS)

-Se llama "Las cuatro estaciones"

porque la... las verduras tienen como un color marroncito

y naranja del otoño,

el cebollino verde es el verano,

eh, como es muy rosa, la carne en rollo la primavera,

y la salsa de queso, el invierno.

Porque es cuando más llueve, ¿no? O nieva, incluso.

-Huy, es que está muy espesa, me ha salido mal.

Por cuatro cosas

quiero que tu plato sea de los buenos:

Porque mi mamá se llamaba Teresa, mi hermana se llama Teresa,

tengo una sobrina llamada Teresa y tu plato está muy bien hecho.

Cuando nos has dicho el título y contado la explicación,

me has dejado alucinada. Si no eres cocinera, serás poeta.

Tu plato tiene dos cosas que me llaman la atención:

Una, y la más importante, es lo que pedíamos de inicio,

que es un buen asado.

Lo has hecho de libro. Y, lo segundo,

lo has hecho, lo has probado, la actitud es la que

se tiene que tener, no en "MasterChef júnior",

en cualquier cocina. -Gracias.

(APLAUDEN)

(MURMURA) -¡Gracias!

El siguiente plato que vamos a catar es el de...

Guillermo.

(APLAUSOS)

-Es un rollito de carne relleno de cebolla y setas.

Y una guarnición de patatas.

La salsa de cebollino.

Me la he inventado un poquito

porque la oí en un sitio y la vi bien.

La colocación de los elementos

sobre el plato me ha parecido superdelicada.

-Gracias, chef. Emplatas mejor que

muchísimos adultos. -¿Sí?

Felicidades. -Gracias, chef.

Esta salsita... -¿Sí?

Has utilizado soja, es un recurso

superinteligente; te ha faltado una nuez de mantequilla,

reducirla un poquito... Y tienes un salsón.

-Gracias. Pues sí, Guillermo, la verdad

es que tiene mucho mérito, un trozo de carne

magníficamente asada con una salsita y una guarnición.

¿Hay que hacer algo más rebuscado? No.

Esta es la cocina que me gusta, fantástico.

(APLAUSOS) -Gracias.

-¡Muy bien, Guille! -¡Bien!

-La adrenalina, ¡uh! Se me ha bajado al cuerpo,

¡como un líquido!

-¡Muy bien, chicos! -Gracias.

Es el último y quinto plato de esta cata,

es el plato de...

Víctor.

-¡Muy bien, Víctor!

(APLAUSOS)

-Mi plato es un rollo de carne

que está relleno de setas, un poco de carne de vacuno,

panceta y también lleva foie,

y lleva unos pocos de piñones.

Está bien presentado, está limpio,

faltaría un poco más de salsa, a mí me gusta bastante

siempre poner la salsa al lado, con eso no hay ni para empezar;

pero, para ser una primera prueba, el relleno está riquísimo,

la carne en su punto. Muy bien.

¿Y esto qué es?

-Eso es una zanahoria, la he salteado al estilo wok

y, después, la he puesto con un poquito

de salsa de fresa,

eh, ciruela y con reducción de vino.

Víctor, es un buen plato. La carne está bien asada,

podía estar un poco más sonrosada, pero el relleno es atrevido,

es divertido, es chisposo, te tiras sin red y caes de pie.

Tu plato tiene defectos, pero tú tienes una gran virtud:

Tu capacidad para imaginar. Falta que bajes al suelo,

lo pienses y lo pruebes. O sea, una creatividad,

una imaginación un poco razonada.

Cuando razones eso, harás cosas geniales.

(HABLAN ENTRE ELLOS)

-Yo sé la forma teórica, me queda la práctica,

es como en un examen de conducir.

El jurado ya ha catado vuestros platos

y ahora tiene que decidir

quién se lleva los puntos en esta prueba:

Seis, cinco, cuatro, tres y dos puntos

para los mejores platos y, el resto,

os lleváis un punto cada uno.

(HABLAN ENTRE ELLOS)

-Eh, qué miedo... tengo.

-Oh, madre mía. (RÍE)

Estos cinco platos son un ejemplo

de cómo escoger bien los ingredientes,

gestionar el tiempo y ser creativos y originales.

Dicho esto, el aspirante que se lleva dos puntos es:

Víctor.

(APLAUSOS)

Los tres puntos son para:

Ana.

(APLAUSOS)

El tercer mejor plato de esta noche,

que se lleva cuatro puntos:

Teresa.

(APLAUSOS)

Pues ya solo faltan los dos mejores

y están entre Manuel y Guillermo.

El aspirante que más se ha acercado

a lo que pedíamos en esta prueba

y que, por tanto, se lleva la máxima puntuación,

seis puntazos, es...

Guillermo.

(APLAUSOS) -¡Me voy a marear!

¡Oh, tío!

(RISAS) -¡No veas, chaval!

¡Eres un auténtico crack!

Ahora sí te lo puedo decir.

-Me he mareado, me he mareado.

¡Toma!

Manuel, por lo tanto, te llevas cinco puntos,

el segundo mejor plato de esta prueba. Enhorabuena.

-Gracias. Durante la prueba he sentido

nervios, presión, pero ha valido la pena

por la recompensa que he tenido.

El resto, sumáis un punto cada uno,

pero no os desaniméis, ¿eh? Porque todavía quedan

muchos retos esta noche por delante.

-Yo he venido a cocinar y a ganar, las dos cosas.

Y tengo algo más que contaros, pero antes sé que habéis estado

recogiendo tapones de plástico, ¿verdad?

(TODOS) Sí. ¿Los tenéis?

(TODOS) Sí. Pues, venga, tenemos una misión.

-Una misión cósmica.

Enhorabuena, Guillermo. -Gracias.

Muy bien, gracias.

Guillermo, Manuel, vosotros habéis hecho

los dos mejores platos, así que seréis los capitanes

en la prueba por equipos. -Ay, madre mía.

Ahí dentro hay escondidos 16 miniastronautas

que os van a servir para hacer los equipos

en la siguiente prueba. Guillermo, tú has sido el mejor,

así que vas a ser el primero en entrar

y buscar los miniastronautas.

Tendrás que coger uno de ellos.

El primero que encuentres será tu color.

Tres, dos, uno, ¡corriendo!

¿Pero, bueno, ya? -Sí.

¡Pero qué rapidez! -Es que ya lo he visto,

lo he visto desde ahí. Tú serás el equipo rojo,

Guillermo, y tú, Manuel, serás el equipo azul, ¿vale?

Oye, y aquí falta gente, ¿no? -¡Venga ya!

¡Todos a buscar miniastronautas!

¡Venga, todos a buscar!

-¡Azul! -¡Rojo!

-A mí, no sé, me hubiese gustado que mi capitán fuese Manuel.

Guille a veces se pone un poquito pesado e

insiste mucho con las cosas, en cambio, Manuel

tiene más paciencia y, para mí, la cocina es igual a la paciencia.

¿Estáis preparados para una aventura espacial?

(TODOS) ¡Sí, Eva!

(RÍE) ¡Pues vámonos todos!

(GRITAN) -¡Vámonos!

Nuestros pequeños aspirantes están a punto de descubrir

uno de los mejores refugios naturales de la Península.

Se trata del Parque de la Naturaleza de Cabárceno

donde viven en semilibertad más de 1100 animales salvajes

de 120 especies distintas.

Está situado a 15 km de Santander y de Santillana del Mar,

donde podemos encontrar las famosas cuevas de Altamira.

(GRITERÍO)

-¡Eva, Hola! -¡Hola, Eva!

¡Hola! ¡Hola, guapos!

-¡Mira, Marta, mira, el lago! ¡Mira qué bonito!

-Yo no sé, es que no me lo esperaba así,

yo pensaba que este sitio iba a tener hierba,

piedras y un árbol.

Aspirantes, bienvenidos al parque de Cabárceno,

lugar en el que reside la mayor población de osos pardos de Europa.

(TODOS) ¡Qué guay! -¡Osos!

Guillermo, Manuel, como capitanes, vais a liderar vuestros equipos

en el reto culinario de hoy,

pero antes tenéis que embarcaros en una aventura

muchísimo más arriesgada.

-Ay, qué miedo. Cada equipo realizará un safari

para conocer cómo viven los animales en su entorno natural.

(APLAUDEN Y GRITAN DE ALEGRÍA)

Pero, atención, tenéis que cumplir con una importante misión:

Recoger la mayor cantidad de gamusinos

que encontréis durante vuestra ruta por el parque.

(HABLAN A LA VEZ) ¿Entendido?

-¿Qué es eso? Lucía, ¿tú qué aspecto crees

que tiene un gamusino? -Pues no tengo ni idea,

es que no sé ni lo que es.

¿Y ahora qué hacemos? ¿Alguien se lo puede explicar?

-Sí, un gamusino es un animal parecido al avestruz,

pero un pelín más pequeño. ¿Un pelín cuánto?

¿Así? ¿Así? ¿Así? -Pues un poco, algo así...

-Un gamusino yo creo que es un tipo de ratón o de rata

o un roedor medianito, porque para coger un avestruz no podemos.

Pues, sinceramente, chicos, no creo que cojáis ningún gamusino,

porque los gamusinos no existen.

(TODOS) ¡Ah...!

Vuestra misión consiste en: Cada equipo deberá encontrar

y recoger todas las ramas caídas que descubráis a lo largo

del recorrido por el parque.

Tener el bosque limpio ayuda a evitar

la mayoría de los incendios.

Capitanes, en estos sacos guardaréis al maleza.

(AMBOS) ¡Gracias! El equipo que consiga más ramas

tendrá una ventaja en el próximo reto culinario.

-¡Vamos, chicos! Venga, que podemos.

-Voy a intentar darlo todo, no me quiero ir por nada del mundo.

¿Listos para la aventura? (TODOS) ¡Sí!

¡Corriendo a por palitos!

(GRITAN)

(TODOS) ¡Estamos de safari, estamos de safari!

¡Estamos de safari! Esta Navidad pídete el campamento

MasterChef, cocina y diversión en entornos naturales

para chicos y chicas de ocho a 16 años.

El verano que viene, campamentos MasterChef.

-¡Hala! ¡Mira esos toracos!

¡Menudos cuernos que tiene el bicho!

-¡Mirad los elefantes! -¡Mirad qué bonitos!

-Los elefantes hacían: "¡Uh...!". Con una trompa muy larga.

-¡Cebras! (TODOS) ¡Hola!

-Aquella cebra se parece a Víctor por las mechas.

-¡Yuhu!

-¡Qué guapada! -¡Mirad las rodillas que tiene!

-Yo siempre las había visto, pero nunca tan de cerca.

(TODOS) ¿Dónde están los palos? ¿Dónde están los palos?

-¡Ay, los palos! (GRITAN Y HABLAN A LA VEZ)

-¡Ahí, ahí!

-Partidlos, que quepan más en la bolsa.

-¡Tengo cuatro!

-¡Mirad, mirad, chicos! -¡Hala!

-Que iban corriendo y era precioso, parecía, como en África,

que van así corriendo y se van para los lados.

-¡Corre, mételo aquí! Aquí, aquí.

-¿Cómo metemos esto? -¡Rómpelo, rómpelo!

-No me hace mucha gracia pero, bueno, yo me lo llevo.

-¡Aquí! -Muy bien, Mendicuti.

-Venga, chicos, vámonos. Vámonos.

-Uno, dos, tres, ¡arriba! ¡Vamos!

¡Un, dos! ¡Un, dos!

(JALEAN) (TODOS) ¡Rojos, rojos...!

(TODOS) ¡Azules, azules!

-¡Eh, eh, eh, eh!

Bueno, a ver, exploradores, ¿qué tal?

¿Cómo ha ido la experiencia? (TODOS) ¡Bien!

¿Habéis visto muchos animalitos? (TODOS) ¡Sí!

¿Cómo han ido esos sacos? (TODOS) ¡Bien!

¿Bien? Pues, ahora, sí que sí, ha llegado el momento de la verdad,

esta balanza va a determinar cuál de los dos equipos

ha recogido mayor cantidad de maleza y,

por tanto, gana este desafío.

-Yo no sé si pesa más o menos que el rojo

pero que, vamos, que los palos salen del saco.

¡Uh, lo que pesa esto! ¡Madre mía!

¡Nueve kilos 700 gramos, equipo azul!

-¡Muy bien, chicos!

-¡Ay! -¡Vamos, Guille!

-Vamos a ganar, vamos a ganar.

¡Madre mía, esto pesa un montón!

-Venga, por Dios. -Por favor.

(GRITA) ¡15 kilos!

(GRITAN DE ALEGRÍA)

-Cuando vi el marcador, me entraron ganas de recorrerme todo el campo

y de saltar ahí abajo y todo.

(GRITAN DE ALEGRÍA)

-Da igual, nueve kilos 700 gramos es mucho.

-Hemos perdido el reto de los palos,

pero seguro que, en la prueba de la cocina,

lo bordaremos mi equipo y yo.

Enhorabuena, equipo rojo, se nota que os habéis esforzado mucho

y os tomáis muy en serio el cuidado de nuestros bosques

que reducen la contaminación del aire, mejoran

la calidad del agua y protegen el equilibrio medioambiental.

Además, sois los vencedores de este reto

y vais a tener una ventaja en la próxima prueba por equipos.

(APLAUDEN)

Pero será nuestro jurado quien os desvele

de qué se trata esa ventaja.

-Que el equipo rojo se quede con la ventaja,

nosotros nos quedamos con la victoria.

¿Qué hace un cocinero sin delantal? A coger los delantales.

Y, ahora sí, ¡corriendo a cocina!

-¡Vamos! (JALEAN)

(GRITAN) -¡Hola!

Aspirantes, hoy es vuestra primera prueba por equipos,

eso significa que, además de trabajar como una piña,

tendréis que cocinar para unos invitados muy exigentes.

Cocinaréis para niños y monitores que, como vosotros,

visitan hoy este parque.

En total, atención, 80 comensales.

(TODOS) ¡Hala! -¡Cuánta gente!

-Nunca he cocinado para tantas personas.

-Se me ha quedado la cabeza en blanco,

me he quedado parado porque nunca en mi vida

he cocinado para 80 personas.

No he cocinado ni para 15, voy a cocinar para 80.

Como estamos en Cantabria, hemos elegido menús elaborados

con ingredientes de la zona. Cada equipo elaborará un menú

compuesto por dos platos: Un principal y un postre.

-¡Oh! Un equipo hará

un guiso de fabes con almejas

y una quesada acompañada

de frutos rojos con un coulis de frambuesas.

El otro equipo cocinará chipirones encebollados con arroz

y sobao pasiego.

-Menos mal que no vamos a cocinar huevos de cocodrilo asado,

yo qué sé, cosas raras de esas.

-Callaos, callaos, yo os digo, ¿vale?

-Yo fabes no quiero, yo prefiero los chipirones.

-Coge los chipirones, los chipirones.

(TODOS) Chipirones. -¡Que sí!

(TODOS) Los chipirones. -¡Que sí!

¡Ofú, que ya me he enterado, no voy a coger las fabes!

Guillermo, ¿qué menú prefieres? -El segundo.

El equipo rojo cocinará chipirones encebollados con arroz

y sobao pasiego. Manuel, tu equipo cocinará

un guiso de fabes con almejas y la quesada.

-Pues me ha parecido mejor las fabes con almejas

porque a mí lo que me da un pelín de asquete

es, a los chipirones, quitarle los ojos...

Contáis con 150 minutos

para preparar 80 raciones de cada menú.

Atención, equipo rojo que, al ser los ganadores

de la recogida de maleza,

contáis con 10 minutos más que el equipo azul para el cocinado.

(APLAUDEN Y OVACIONAN)

-¿Qué haces en 10 minutos? ¿Un sofrito?

Uf, no sé, cortar cebolla, pimiento.

En el camión de nuestro proveedor de alimentos

contáis con ingredientes de máxima calidad.

El excedente que no utilicéis será donado a comedores sociales.

Los comensales probarán ambos menús

y nos dirán cuál de los dos está más rico

y mejor presentado.

Tendremos muy en cuenta su opinión,

pero seremos nosotros, el jurado de "MasterChef júnior",

quien, al final, decida qué equipo gana y qué equipo pierde.

Cada integrante del equipo ganador recibirá seis puntos

y, los del equipo perdedor, tres.

¿Listos para ganar? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues el tiempo para cocinar empieza... ¡Ahora!

Vamos. (JALEAN)

(RÍE) (GRITAN)

-¡Vamos, chicos! -Venga.

-Venga, rápido.

-Contamos con dos horas y 40 minutos.

El equipo rojo tendrá que preparar

chipirones encebollados con arroz y sobao pasiego.

Mientras tanto, el equipo azul deberá esperar 10 minutos

para comenzar la elaboración de sus platos:

Fabes con almejas y quesada acompañada

de frutos rojos con coulis de frambuesa.

-Yo creo que sí, por mucho que sea poco,

son 10 minutos que nos pueden faltar a nosotros.

-Puede ser la diferencia, 10 minutos.

(TODOS) ¡Equipo rojo! -¡Venga!

(GRITA) ¡Venga, vamos!

-Lo fuerte es que somos una piña y estamos más unidos,

el otro está menos unido, hay varios capitanes en la sombra.

-Por favor, nos dejáis ponernos a nosotros aquí,

tenemos que poner la batidora porque el enchufe está aquí.

-No podemos, ya no nos podemos mover.

-Por favor, necesitamos esto, ¡que necesitamos este espacio!

Escuchadme, ¿me escucháis?

Id allí, ¡es que necesito ponerla!

-Mira, mira Teresa Teresa ya está mandando.

-¡Por Dios, que no puedo hacer nada!

-¡Madre mía!

-Me pongo muy nerviosa, entonces, pues, mis nervios

se los echo a los demás,

cosa que no tendría que hacer, pero me pasa eso.

-¡Empieza a hacer sobaos! ¡Venga!

-Esto lo hago yo. -A ver, ¿cómo lo vas a hacer?

¿De qué manera inteligentísima? ¡No, no, no, no, no, no!

-Que hay aquí, úntalo. -¡Teresa, que no grites!

-¡Cómo gritáis, tíos! -¡Hazlo tú, hazlo tú!

(VOCERÍO)

-Ve poniendo. -¡Uno!

-Mantequilla. -El azúcar,

¿dónde está el azúcar? ¿Pero por qué vas a poner?

Primero es el huevo y la mantequilla.

-La mantequilla había que derretirla antes.

(GRITA) ¡Vamos! (RÍE)

-¡Venga ya! -No me hagáis caso y hacedlo mal.

-Les dije que quería ayudar,

pero no se sabía bien la receta

y se ha liado y, al final, nos ha acabado liando a todos.

(VOCERÍO) Vamos a ver, cuéntame,

¿cómo has organizado a tu equipo, Guillermo?

-Pues que hagan Teresa y Lluc los sobaos,

van a pelar chipirones Víctor, Marco y Rocío.

Y, mientras, vamos a hacer los chipirones Mauro y yo

y ella hace la salsa de arándanos.

-Pablo, ¿me puedes ayudar? Y no te puede ayudar...

-¡Hola, Pepe! Vamos, equipo azul,

¿estáis preparados? (TODOS) ¡Sí!

El equipo azul entra en cocinas en tres, dos,

uno, ¡tiempo!

¡Venga, a cocinar!

-Bien, ya está.

-Coge cuatro zanahorias.

Oye, ¿cómo te ves como capitán? -Eh, yo me veo bien, sí,

la verdad es que no me gusta mandar, pero habrá que mandar.

No, pero me gusta mucho, los tienes muy tranquilos;

en el equipo rojo, que lo sepas, reina la discordia.

Los veo organizados y bien. -Muchas gracias.

-¡Más pasta! -Sí, la voy a batir.

-¡No las batas! -Sí, sí.

-¡No! -¡La vas a cagar!

-¡Guille, vamos a acabar de pelar los chipirones!

-No, no empieza, quita, quítalo, por favor, quítalo.

-Yo creo que Guillermo ha estado más preocupado en gritarnos

y en mandarnos que en ayudarnos.

-¡Es que no lleva ni un pimiento cortado! ¡Venga ya!

-Coge un trozo entero. -Vale. Una, dos...

(AMBOS) Y tres. -Arriba.

-¿Requesón, cuánto va? -Partid el queso más pequeño,

¿por qué lo ponéis entero? Hay que cortarlo un poquito

para que lo muerdan bien. La receta de la quesada pasiega

es sencilla: Se mezclan los ingredientes

menos la harina y el azúcar glas. Al final, se incorpora la harina

pasada por un tamiz. Se precalienta el horno

a 170 grados y se va a meter en unos moldes bajos

durante 40 minutos al horno. Cuando esté bien dorada,

se sacará y se espolvoreará por encima con azúcar glas.

-Rápido, que eso tiene que cocer mucho tiempo.

Ellos tienen 10 minutos más, ¿cuál es la ventaja

del equipo azul? -Somos más amigos.

Estamos unidos, acatamos las órdenes...

Somos más tranquilos. Ejemplo de tranquilidad

y organización. Venga, a liarla.

-¡No eches más harina! -¡No me digas que

no habéis hecho todavía los sobaos! (GRITAN) ¡No!

-¡Rápido! ¿Qué tal?

-Hola, Samantha, bien. ¿Qué tal? ¿Quién está

haciendo el postre aquí? -Lluc.

Lluc, ¿qué estás haciendo? ¡Huy, huy, la mantequilla pomada!

A ver, eso es mantequilla líquida, esto está demasiado separado,

está demasiado líquido, ¿quién ha dicho que había

que derretirla al baño María? ¿Tú o tú?

-Tú me has dicho: "Pero que se tiene que...".

A ver, aquí la paz. Lo que te digo, en pomada

es mantequilla como esta de aquí, vamos a empezar de cero.

-¡Venga, que podemos salvar los sobaos!

¿Pero qué haces con esto si tengo esto?

-¡Ah! -A voleo, mira, lo siento.

-A voleo no lo hacemos, como me salga mal

y si me voy yo a casa. Lluc lo echaba todo a voleo,

imposible que eso bata y salga bueno,

porque la repostaría es todo cantidades.

Entonces, si no lo haces bien, pues te sale mal.

-A ver, tiene que pesar la mitad.

La receta de los sobaos pasiegos es muy sencilla:

Primero, se bate la mantequilla hasta que tenga

la textura de pomada, se va incorporando el azúcar,

se añaden, uno a uno, todos los huevos y, al final,

se mezcla la harina con la levadura

y se va incorporando con un tamiz, sobre todo, a la masa.

Y se hornea 35 minutos, 180 grados.

-¡Ah! -¡Para, para, para, para!

-Si esto es mantequilla.

-Está rica. -Sí, ya está rico,

¿lo vas a meter así al horno?

-Lluc, tío. -No, "Lluc, tío" no.

-Le has metido un bloque. Yo no he sido.

-Pero tú eres el capitán. -Pero yo no sé hacer un sobao.

-¿Pues por qué eliges ese plato

si no lo sabes hacer?

-Pues haber tú elegido a otro capitán.

No sé, estoy muy cabreado. ¡Vamos!

¡Vamos!

-Habéis sacado primero un bol solo, ¿no?

-Manuel, tranquilo, estamos bien organizadas.

-¡Pero no le pongas más harina!

-¡No le eches! -¡Para de meterle harina!

-De verdad, Lluc, hijo. -Esto lo hago yo,

sigue cortando cebollino si quieres.

-Qué bien corta el cebollino. -Gracias.

-Manolo ha organizado de muerte, no se oía nada.

-Mucho más pequeñín, mucho más pequeñín,

tiene que estar picadito. ¿Cómo va eso, Ana?

¿Va bien? -Sí, genial.

-Nosotros: "¡Pero qué...!".

Así todo el rato, todos a voleo ahí a decir cosas

y muy mal. Me ha dado la sensación

que reinaba la discordia un poco en tu equipito.

Lo que reina un poquito es el caos, pero yo tengo fe en mi equipo.

Funcionarán. ¿Y tú?

Las fabes tendrían que estar cociendo,

tardan en cocer y tu equipo tiene 10 minutos más,

que ellos no tienen. Ya empezamos con el pique.

No sé si el pique es de los equipos o vuestro.

Mi equipo se lo ganó. -¡El arroz!

¡El arroz! -¡Oh!

(VOCERÍO) -¡Ocho minutos de cocción!

El equipo azul está elaborando un guiso de fabes con almejas,

¿cómo elaboran el plato? En una cazuela juntan las fabes,

las cubren con fumet, añaden una zanahoria pelada,

cebolla, una cabeza de ajo y lo ponen a cocer unas dos horas.

Aparte, harán un buen sofrito, cebolla, ajos,

quizá un poquito de pimiento y, en ese sofrito,

abrirán las almejas, buenísimas.

¿Cómo vamos con los chipirones, chicos?

-¿Dónde están los calamares? -¡Que estoy yo sola, tío!

-¡Ya, callaos! ¡Por favor!

-Me avergüenza bastante la actitud que ha tenido Guillermo

porque todo no tiene por qué ser gritando.

Él tiene que poner orden, pero no gritando.

-Una cosa, Guillermo... -¡Por favor! ¿Qué pasa?

(RÍEN) -Es que me van a volver loco.

Los capitanes no se pueden poner nerviosos,

si no, estamos perdidos.

-Como capitán, yo quería llevar el mando

y creo que lo he hecho bien.

¡Más caldo! ¡Echadle el fumet!

-¿Más? Pero si todavía ni siquiera se ha evaporado...

-¡Más fumet! -Lo que tú digas.

Para la receta de los chipirones encebollados,

primero se sofríen cebolla y pimientos,

después, añadimos vino.

A continuación, incorporamos a la olla los chipirones

que hemos limpiado previamente. Cubrimos con fumet

y cocemos durante 40 minutos.

Finalmente, preparamos un arroz para acompañar el plato.

-¿Os ayudo en algo?

-No, gracias. -No hace falta.

A ver, equipo azul, nos quedan 70 minutos

para terminar y para servir. -Yo de pequeña los quería

con espuma, ay, me costó un montón aprender...

Que mi abuela me hiciese entender que la espuma no se pone.

-¿Pero por qué no se pone? ¿Qué es la espuma en sí?

-Porque sabe a tierra. -Puag.

Tengo que daros una buena noticia,

hoy no vais a estar solos en cocina,

nos acompaña alguien que sabe muy bien

por lo que estáis pasando.

Es una de las niñas más queridas de la edición pasada

-¡Esther! Y de las más divertidas.

¡Adelante, Esther! ¡Adelante!

(TODOS) ¡Bien! -¡Hola!

-Hola, Esther. -¡Esther, es Esther!

Hola, Esther. -Hola.

¡Hola! ¿Cómo estás, guapetona? -Bien.

Qué grande, qué mayor, cómo has crecido,

nos va a dejar bajos. ¿Estrenaste la caña?

-Sí, fui un día, creo. ¿Y la cocina cómo la llevas?

-Bien. ¿Sigues practicando?

-Sí. ¿Cuál es el plato nuevo

que has aprendido? -A ver, el otro día estuve

haciendo con un amigo mío cocinero, que se llama Enrique, salpicón.

Y ese Enrique... ¿No te habrás echado novio?

-No, tiene un restaurante. Échale una manita al equipo azul,

el equipo de Jordi, que va fatal, así que a trabajar.

Oye, os traigo una ayudante de primer orden, una cosa bárbara.

-¡Hola, Esther!

-Yo de Esther me acuerdo, sobre todo,

cuando fue lo de que no sabía pelar alcachofas,

que le fue quitando ramita por ramita,

estuvo media hora con una alcachofa,

y dejó esto de alcachofa.

-A ver, ¿en qué te ayudo? -Eh, mira, estábamos quitando

espuma, esto está muy lleno de espuma, ¿puedes ayudarnos?

-Vale. ¿Dónde os la echo? -Aquí, en este cazo.

Esther, eras más pequeñita el año pasado, ¿eh?

-He crecido. -Se nota.

-Además, Esther, les han dado ventaja, pero vamos a ganar.

-Sí, tienen 10 minutos más. Sí.

-10 minutos más, eso no es nada. -Ya, 10 minutos no es nada.

-Además, nos dejaron el plato más difícil.

Vamos a demostrar que lo más difícil es, al final,

lo más fácil. -Déjame echarlo, déjame echarlo.

¡Déjame echarlo! -¿Para qué, Teresa?

-¡Para hacerlos! ¿Tú lo vas a servir así?

Le vas a decir: "¡Toma, la masa!".

-Menudo lío parece que hay. -Se están gritando como locos.

A ver si nos organizamos.

Si hemos terminado de aquí con los chipirones y los apartamos,

se limpia la mesa. Vamos a hacer "chipisobaos".

Esther, ¿qué tal?

Pues aquí, ven a organizarme a estos que si no...

-¿Qué puedo hacer? -Pues, mira, ponte

con los chipirones. -¿Qué hay que hacer?

-Los rellenamos de... -Chipirones encebollados.

-De Esther me gusta mucho su forma de cocinar,

es una persona muy organizada y no perdía los papeles fácilmente.

Decía las cosas como tenían que ser y tranquila.

-Ya no hay más chipirones, lo siento.

-¿No hay más? -No pude hacer más,

pero ya hay 300 y pico, ¿eh? Aspirantes,

nos quedan 40 minutos, ¿vale?

-¿Pero qué haces? -¡Maicena!

-¡Quita, quita, quita, quita! -¡Ya está!

-Ya ha subido esto. -Te los vas a cargar, Manuel,

van a hacer una pasta.

Manuel, es que es mucha pena cargárnoslos ahora.

-10 minutos para hacer esto. -Por favor.

-Aparta, no hay tiempo, aparta, va a misa, venga.

(SUSPIRA) (CONTINÚAN HABLANDO ENTRE ELLAS)

-¿Cuánto lleva cociendo? -Arroz.

-¿Cuánto lleva? -No sé, es que...

-¡Quítalo! -Que alguien pruebe el arroz.

-A ver si se os va a pasar. Estoy pensando una cosa,

Esther está cocinando de un lado para otro,

¿pero te acuerdas cuando la tuvimos aquí?

La guerrita que nos daba porque nunca nos hacía caso.

Se hacía la sueca a la primera. "Échale un poco", echaba el doble.

¿Le damos un escarmiento? ¿Una bromita?

Una bromita, sí, hombre, yo creo que sí.

Lucía.

-Huy, ¿qué vas a hacer? Movedle abajo, ¿vale?

Yo le echaría más de sal. ¿Te gustan las bromas?

-Sí. ¿Le hacemos una broma a Esther?

-Vale. Pepe, el pollo está en la cazuela.

Esther, tienes que echarle una manita a Jordi,

porque yo veo que no va a llegar y...

Hola, Esther. -Hola.

Vamos muy liados aquí, tírame esto a ese cubo.

¡Pero cuidado con los osos! (GRITA)

(GRITA) Y se ha asustado y, luego,

Jordi ha dicho: "Hala, eso por echarle

mucha sal en el programa a los platos y por hacerlo mal".

-¡Yo no lo hice! -Manuel, quiero tu opinión,

quiero la opinión del capitán.

-Un rato más. Te voy a contar una cosa, mira,

¿tú cómo vas con las proporciones? ¿Las pesas bien, las mides bien?

-Se necesitan básculas y eso, pero sí.

¿Sabes cómo resultaría más fácil? -¿Cómo?

Si tuvieras a mano "Las recetas para cocinar

con niños MasterChef júnior. Segunda edición.".

Aquí puedes encontrar, paso a paso, todo tipo de platos,

trucos de estos que tú no sabes hacer,

pues aquí los puedes encontrar. Superpráctico.

-Me compraré uno. Un lujo al alcance de cualquiera.

-¡Mira el agua! Hay que echar a tope aceite.

Mira cómo lo hacéis, que parece una salsa rosa.

Oye, una cosita, ¿aquí no huele a quemado?

Huele a quemado, pero huele a quemado

en el equipo rojo. Espérate, voy a indagar.

El arroz se está quemando, cuidado.

Sacadme esto de aquí, por favor.

Cambiadlo de cacharro, dadme otro cacharro.

¡Rápido, corre! Vamos. -¡Corre!

Vamos a ver... -Ya decía que qué olía a quemado.

A ver si no ha cogido sabor. A ver, ¿cómo lo veis?

-¿Habéis probado el arroz? -Está malísimo, está quemado.

-¿Le echamos sal gorda? Que podría ayudar.

-Está asqueroso, tío. -Algo.

-Yo veo que aquello era imposible de camuflar

porque el sabor se notaba un montón.

Lo que he hecho ha sido coger el arroz bomba,

que sé qué cocción tiene porque soy valenciano,

y lo hemos preparado.

-¡Vamos! -Lo echo, ¿eh?

-¡Que no! -¿Por qué?

-¡Que tiene que hervir!

-Que no me grites.

-Bueno, esto ya hay que batirlo, ¿eh?

-No, todavía no, todavía no. -Sí.

-No, no, es otra cosa, no es la salsa,

no le vamos a echar el vino. -Hay que bajarlo muy exacto.

-No lo apagues, Lucía. -Tienes que hacer caso

del capitán ante todo, como si me dice

que se quemen las habas, debo dejar que se quemen.

-Ya esta. -¿Vale? Por favor.

-Están perfectas, venga. -Déjalo, tú déjalo.

-Pero, Lucía... Lucía, no te pongas triste, ¿vale?

-Es que los mayores son así, quieren hacerlo todo ellos y

no te dejan hacer nada porque, claro, eres la más pequeña.

-Lucía, mira, escúchame, escúchame.

Lucía, ¿quieres partir arándanos conmigo?

-No. -¿Qué quieres hacer?

¿Cómo has visto las cocinas? ¿Qué equipo debería ganar?

¿Qué equipo lo tiene todo limpio, no se le quema el arroz

y lo lleva bien? El rojo...

Di la verdad, no te cortes, sin paños calientes.

-Los dos son bastante limpios y al azul no se le quemó el arroz.

Muchísimas gracias por venir, por poner toda la carne en

el asador trabajando con nosotros ayudando a tus compañeros nuevos.

¡Aspirantes, vamos a despedir a nuestra invitada como se merece!

-Adiós, Esther. ¡Gracias, Esther!

-En serio, nos has ayudado mucho.

-¡Abrazo en grupo! -Gracias por habernos ayudado.

-¡Abrazo piña! ¡A currar!

-No te olvides de vernos en TV. -¡Hasta luego!

-Voy a abrir y voy a meter el cuchillo en esto.

Está supercrudo. -Está bien, está bien,

pero la altura está bien, así que estoy contento.

(VOCERÍO)

-¡Eh, el chocolate se está quedando duro!

¡Alguien que lo remueva todo el rato!

A ver, Mauro, una cosita, ¿sabes hacer el gorila?

Vente conmigo, no digas nada que tengo una misión para ti.

Manuel, una cosa muy importante, mirad, a estas fabes

les falta sabor, cortamos todos bien de ajos

y tenemos un refrito para añadir ahí, ¿vale?

Pero necesito ajos a porrillo, a cascoporro.

-¡Todo el mundo a cortar ajo! Yo necesito que tú vayas

a la cocina de Jordi a enredar.

Tú ahí, sin hablar, nada más que como los gorilas.

-¿Me meto yo dentro? Les quitar todo lo que puedas.

-¿Me vas a vestir de gorila? A ver cómo te vas cambiando...

-Esto va a estar chulo, ¿eh? Mira, vete poniendo.

-¡Uh, uh!

¡Eh, eh, eh, eh! -¡Tío! ¿Qué haces?

¡Cógelo y quítaselo! ¡Vente para acá!

-¡Mauro, Mauro!

¡Quítaselo! -¡Mauro, fuera!

¡Llévate el ajo, llévate el ajo!

-¡Malo, malo! -¡No, el ajo no!

¡Quítaselo! -¡El ajo no!

-¡Ajito rico!

-Nos quedamos, eh, sin un kilo de ajo...

Bueno, es una expresión, ¿eh?

Bueno, estoy exagerando un poco, ¿vale?

Aspirantes, los comensales están llegando.

En 20 minutos todo tiene que estar, ¿vale?

-¡Madre mía! -¡Emplatamos en 20 minutos!

¿Oído? -Uh, cuidado.

-¡El primer sobao pasiego ya está!

-¡Pues abre y mira! -¡Cortad el sobao!

¿Oído? -Voy a ir cortándolo.

¿Los corto con el molde?

Comensales, bienvenidos a "MasterChef júnior",

gracias por aceptar nuestra invitación.

Nuestros aspirantes están ya casi preparados para ofreceros

los menús que degustaréis hoy.

Guillermo, tienes que elegir a dos compañeros

que son los que van a emplatar contigo allí.

-Vale. Y, los demás, se tienen

que quedar en la cocina recogiendo.

-Primero voy a elegir a Víctor. -Bien.

-Y, después, elijo a Rocío.

-Siempre Rocío y Víctor, jo, y Claudia.

Siempre los mismos. Dos bandejas con arroz

y dos bandejas con chipirones. ¿Oído?

-Oído. -Que he hecho yo todos los sobaos.

(LLORIQUEA) -No pasa nada.

-Pues, mira, que ella ha hecho todo.

-Todo el postre, todo el postre. -Ah, pero el postre...

Nosotros no servimos el postre. -Sí.

-Lo servís todo, todo. -No, yo no emplato, yo no emplato.

Guillermo, Guillermo, elije a otra niña,

que yo no emplato, elije a otra. Teresa estaba llorando.

-Teresa, emplata. -¡Muchas gracias, Guille!

Rocío, ¡te quiero!

-Que yo a ti no te he elegido, ¿eh? Te ha elegido él.

-Ya, pero muchísimas gracias.

Te quiero muchísimo, Rocío.

-Guillermo me ha pedido que fuera a emplatar

y he decidido no ir por dos razones:

Mauro se ha enfadado conmigo, se ha quitado de en medio,

Martina hablándome superborde y, aparte, Teresa, la pobre,

se ha puesto a llorar y no... Me sentía mal y digo:

"Mira, prefiero quedarme limpiando y darle la oportunidad a otros

para que lo intenten, ya me tocará a mí en otra prueba".

-Ana y Claudia, os vais a ir a emplatar las dos.

-Vale, venga. -Dámelo, dámelo, dámelo.

-Ay, no se me va a caer.

¿Te acuerdas lo que dijo Eva? -Sí.

Mira todos, todos los tapones de plástico hay que guardarlos.

-Yo ya he tirado uno en ese bote. Oye, encárgate de que guarden

todos los tapones de plástico, ¿eh?

-Yo creo que hemos perdido los papeles más de una vez,

la culpa ha sido del capitán. -¡No!

-También ha sido nuestra, pero él era el capitán

y echaba la culpa al que tenía delante,

para hablar más clarito. Comensales, empieza la cata.

-¡Empieza la cata, señores! El equipo azul servirá

un guiso de fabes con almejas y, de postre, quesada.

-Rápido, rápido. Rápido, rápido.

Y, el rojo, chipirones encebollados con arroz

y, de postre, sobao.

-Toma.

¿Cómo vais de cantidades? -¡Perfecto!

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve,

10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19... Hay de sobra.

-Toma el postre. Vale.

-¿Qué te ha gustado más? ¿El primero rojo o el azul?

-El primero rojo. -¿Por qué?

-Porque las alubias estaban muy duras.

¿Qué plato te ha gustado más? ¿El azul o el rojo?

-El rojo. ¿El rojo?

-Porque el arroz estaba mejor que las alubias.

¿Qué le pasaba a las alubias? -Que estaban un poco secas.

-El rojo es más sabroso, tiene muchas cosas,

en cambio, el azul tiene... está muy duro

y no me ha gustado mucho.

-A mí también me ha gustado más el rojo.

-¿Y de los postres cuál te ha gustado más?

-A mí me está gustando más el sobao, ¿a ti?

-A mí la quesada porque tiene muchas frutas

y me gusta mucho la fruta. ¿Y qué pasa con las fabes?

-Es que me parecía que estaban un poco secas.

Bueno, muchas gracias, chicas.

Que a la gente le lleguen las fabes con el juguito,

apetecibles, ¿vale? Mira, aquí tienes todavía jugo.

Si te sobra jugo y almejas, que no te sobre,

a algunas les quedan secas. -Vale.

Utilízalo y... -Vale, Samantha.

Un poco de jugo para esta. Mira, mira, esto es una joya.

-Las fabes están muy buenas, las otras también estaban buenas.

-El arroz estaba en su punto, el calamar estaba muy rico

y el caldo estaba bien, me ha gustado más el rojo.

-La quesada está riquísima, te vas a poner morada de quesada.

Está superbuena, ya verás.

Muchísimas gracias, guapa, y que lo disfrutes muchísimo.

-¡El último plato!

(GRITAN) ¡Bien! -Menos mal.

(GRITAN) ¡Bien! -¡Yuhu!

-Yo creo que, con todo el esfuerzo,

la verdad es que si merecemos ganar,

pero ellos han hecho mucho esfuerzo y no digo nada.

Equipos, pase lo que pase, quiero deciros que estamos

muy orgullosos de vuestro trabajo.

Cocinar para 80 personas es un reto que la mayoría

de los que nos están viendo en casa no superarían.

Ha llegado el momento de la verdad.

Jurado, por favor. Víctor,

¿qué fallos crees que habéis tenido?

-Que hemos gritado entre nosotros

en vez de estar tranquilitos y hablando normal.

¿Crees que eso ha sido responsabilidad del equipo

o del capitán?

-Responsabilidad de los dos.

Bueno, Guillermo, y tú que eres el capitán,

¿qué opinas? No has abierto la boca todavía.

-No me han hecho caso algunos

y que ha faltado mucha organización.

Guillermo, tu papel como capitán en las cocinas

ha sido un verdadero desastre.

Para liderar un equipo, no hace falta gritar,

solo hay que hacerse entender.

Vosotros no habéis sido un equipo en ningún momento.

Habéis vociferado mucho, en vez de cocinar con calma.

Os ha salvado que los chipirones estaban ricos.

-Se nos ha ido y nos hemos puesto a gritar y

el otro equipo estaba callado. Todo se puede arreglar,

aunque lo digas de mala manera, pero no tiene que ser gritando.

Manuel, ¿qué fallos crees que habéis tenido vosotros

-Eh, bueno, las fabes tenían que haber cocido más tiempo

para que estén más blanditas,

y se han quedado un poquillo duras.

Tu capitanía ha sido todo lo contrario:

Has sabido mandar

teniendo en cuenta las opiniones de los demás,

os habéis escuchado en todo momento,

habéis trabajado con calma y, en definitiva,

habéis cocinado como un verdadero equipo.

Pase lo que pase, yo estoy muy orgulloso.

-Muchas gracias. Sin embargo...

-Gracias. Las fabes

las hemos servido secas

y caldo teníamos.

-Tenemos el plato más difícil y a mucha gente le gustó,

yo creo que sí, que, por una parte,

nos merecemos ganar.

Hacer 80 postres es complicado y lo habéis conseguido.

Habéis tenido muchos problemas con el queso,

en la quesada el queso tiene que quedar grumoso

y se ha quedado una masa demasiado lisita,

como una tarta de queso y no como una quesada.

Equipo rojo, vuestros sobaos estaban muy ricos y esponjosos,

a pesar de vuestros problemas de comunicación,

habéis acertado con el postre.

(TODOS) Gracias, chef.

Por todo esto, este jurado ha tomado una decisión:

Guillermo, por tu falta absoluta de organización y liderazgo,

ganes o pierdas, te vamos a quitar un punto;

punto que, gane o pierda, se lo vamos a dar

a otra persona que consideramos que ha trabajado como se debe:

Calmada, organizada, concentrada.

Y esa persona es

Claudia.

(APLAUSOS)

-Me ha hecho mucha ilusión, me ha encantado trabajar con ella.

Si otra vez tengo que elegir, elegiré a ella la primera.

Por eso, este jurado ha decidido, y atendiendo única

y exclusivamente al sabor de los plato,

que el equipo ganador

es...

El equipo...

(RÍEN NERVIOSOS) -¡Ay...!

¡Rojo!

(GRITAN DE ALEGRÍA)

(HABLAN ENTRE ELLOS)

-Bueno, estoy un poco contento y un poco triste;

contento porque me han dicho que he sido buen capitán

y un poco triste por mis compañeros.

Aspirantes, a la cantidad de puntos obtenidos hasta ahora,

el equipo rojo

añadirá seis puntos.

-¡Oh...!

A excepción de Guillermo que sumará solamente cinco.

-Que a Guillermo le hayan quitado un punto me parece justo porque

no paraba de gritar en la cocina, a mí me parece que

un buen capitán no debe gritar y debe ser como lo ha hecho Manuel.

Equipo azul, vosotros habéis obtenido cada uno tres puntos,

excepto Claudia que tiene cuatro.

-¡Bien!

(APLAUDEN)

-Estoy contenta por un lado,

porque significa que lo he hecho muy bien,

pero estoy decepcionada porque me da miedo

la prueba de eliminación.

Aspirantes, bienvenidos de nuevo a las cocinas de "MasterChef júnior".

Os recuerdo que muchos de vosotros estáis empatados a puntos.

Quiero repasar cómo va la clasificación

después de las dos pruebas que ya habéis realizado.

De abajo a arriba, tenemos a: Daniel, Aina, Marta,

Lucía, Marco, Claudia, Ana,

Mauro, Lluc, Rocío,

Martina, Mendicuti, Víctor, Manuel,

Teresa y, arriba del todo,

a Guillermo.

Suerte a todos. (TODOS) ¡Gracias, Eva!

-Soy de los que menos puntos tiene, no sé si me iré hoy

y, bueno, espero que no.

Antes de empezar a cocinar, os voy a proponer un juego

en el que vamos a medir una capacidad muy importante

para un cocinero: la capacidad geoculinaria.

(SORPRENDIDOS) ¿Qué? Un concepto nuevo que une

cultura gastronómica con cultura general.

¿Y por qué? Pues porque vivimos en un país diverso

con una cocina rica y variada, y es fundamental saber

de dónde proviene cada plato.

-Vale, vale.

-Jolín, yo estoy superatrasada

porque solo he hecho quinto, ahora estoy en sexto.

Debajo de cada campana hay una tapa que pertenece

a una comunidad autónoma, vuestra misión es catarla

y decirnos dónde la colocaríais en el mapa.

(MURMULLO) (SUSPIRA) Vaya, hombre.

Al ver 16 campanas ya he dicho: "Las campanas son peligrosas

porque siempre que ves unas campanas, es peligroso".

Víctor, levanta la primera campana.

-Ahí va.

¿Qué crees que es?

-No sé. Vamos, que te lo digo yo:

Es un cocido montañés.

-¿Y eso de dónde es? No me digas que es de Mallorca

y no me he enterado. Pues el cocido montañés

es típico de Cantabria. Hay más cocidos:

El cocido madrileño, el cocido maragato...

Claudia, eres la siguiente, levanta tu campana.

-Uf.

¿Qué es? ¿Carne, pescado...?

-Sabe a marisco que lo flipas. ¿A marisco?

Es una receta muy tradicional de Navarra

que se llama bacalao ajoarriero.

-Jopé. No lo hubiese adivinado en la vida.

Mendicuti, venga.

A primera vista, ¿esto qué puede ser?

Te doy tres segundos, ¿eh? Si no, pregunto a otro.

Bueno, bueno, bueno... -Es pan.

(RÍEN) Bien.

-Con chorizo. ¿Y eso cómo se llama?

-Choripán. (RÍE) ¿Choripán?

¡Tenemos un nuevo plato en la gastronomía española!

¡El choripán! (RÍE)

Fantástico, fantástico.

¿Qué es el choripán? (TODOS) Migas.

-Extremeñas, extremeñas.

¿De dónde son típicas las migas, a ver?

-¿Extremadura? También se hacen en mi pueblo, ¿eh?

Y en muchos sitios de España. -El choripán también se come, ¿eh?

Son típicas de Extremadura también.

-Pan con chorizo. En el País Vasco hay

como un pan grande y tiene un chorizo gordo,

es choripán. Dije: "Será choripán picado".

-Son callos a la madrileña. ¿Tú sabes lo que son los callos?

-No. ¿Alguien lo sabe?

-Lo que tienen los cerdos en los pies.

Lo que los cerdos tienen son pies de cerdo,

los callos son el estómago, el estómago de las vacas.

Martina, tu turno.

Así, a primera vista, ¿qué crees que es?

-Como esté malo, son espinacas.

Ni espinacas ni acelgas, te lo voy a decir

y seguro que lo adivinas rapidísimo, son grelos.

-Eh... -¿Qué?

(RISAS) -¡Grelos, grelos!

Lacón con grelos, Galicia.

Marco, tu turno. Levanta la campana.

-¡Ah, qué rico!

¿Sardinas? ¿Sardinas en vinagre

o sardinas en aceite?

-Esto son cocochas al pilpil.

Sí, señor, Lluc, ¿típicas de...?

-El País Vasco. ¡Bien!

(APLAUSOS)

¿Qué es? -Creo que son papas.

¡Hala, patatas muy bien! (APLAUDE) Papas, muy bien.

Papas arrugás con mojo rojo y mojo verde.

Mauro, el siguiente, levanta tu campana.

-¿Albóndigas y calamares? Carne.

-Y guisantes. Y...

Calamares, pescado.

Es un plato muy tradicional de una zona donde hay costumbre,

entre muchas elaboraciones, combinar carne, la tierra

o la montaña, con el mar. -Ah. ¿Cataluña?

Mar y montaña.

Lucía, tu turno, levanta tu campanita.

Pruébalo, a ver qué es.

(RÍEN)

-Eso es gazpacho.

¿De dónde es el gazpacho? A ver, tanto que sabes, ¿eh?

-Eso ya no lo sé. En una zona que hace mucho calor.

"¡Qué calor, ozú!". -Andalucía.

(TODOS) ¡Ole! -¡Andalucía!

-¡Anda, Lucía! -Lucía, deja un poco, ¿eh?

Porfa. Estás en tu casa, Lucía,

estás en tu casa, hija.

-¡Lucía! Lucía, porfa déjanos un poco.

Bueno, mientras que Lucía acaba su gazpacho,

Marta, te toca a ti.

¿A ver ese paladar? -Berenjenas, tomate,

eh...

¿Pimiento? Calabacín y patata.

Y es... Tumbet mallorquín.

-¡Hala! Eso es un tumbet mallorquín.

-Mallorquín, mallorquí.

Daniel, siguiente, tu campana.

A ver, a ver, a ver, a ver...

-Ah, qué fácil. ¡Ah, la cosa no es complicada!

-Se ve de vista. -Paella.

Cuidado, cuidado. -Toda tuya, Pepe.

Hombre, ya lo veo. -A ver, a ver...

(RISAS) -Que viene, que viene...

(TODOS) ¡Ay...! -¡Oh...!

(MURMULLO Y RISAS) -Pepe...

Lo mejor, me habéis dejado lo mejor.

-Ah... -Ay...

(SUCCIONA) Yo pensé que la chupaba, pero no.

Guillermo, que te toca, levanta tu campana.

-Ay, ¿qué es? Venga a ver.

-Está clarísimo. -Es puré de patata.

¿Solo puré de patata? -Y sabe mucho a pescado.

Es cuando se guisa la patata con el bacalao y se tritura.

¿Sabes cómo se llama?

Atascaburras.

A ver, ¿por qué se llama atascaburras?

-Atascaburras, a mí me parece un nombre muy raro,

a lo mejor atasca a la gente o algo.

Era tan espeso que decían: "Esto, como se lo coma

alguna burra, se queda atascada", cuando se viajaba en burra.

Bueno, Aina, vamos, te toca a ti.

-Oh, qué miedo.

A ver si sabes qué es. -No me sale el nombre.

Ternasco con patatas, de Aragón. Muy bien.

Rocío, por favor, tu campana.

-Ah, ya sé dónde es.

Dímelo. -Son las fabes.

¿Y de dónde son típicas las fabes?

-De Asturias.

Ana, tu turno, levanta la campana.

Venga, sin miedo. -No tengo ni idea.

(RÍE) Zarangollo.

-¿Qué? ¿Y ese revuelto de calabacín,

con cebolla y huevo de dónde puede ser?

-No tengo ni idea. ¿De dónde es eso?

-Mi tía lo hace cuando voy a Murcia, está riquísimo.

Bueno, Manuel, vamos, la última campana.

Te toca, te toca. ¡Chan chan!

¿Qué es? -Parece un taco de atún,

pero no sé... O de algún pescado, creo yo.

Manuel, es... (GRUÑEN COMO CERDOS)

(RISAS) -Cerdo.

Cochinillo. Castilla y León.

-Me ha gustado mucho la prueba del mapa

porque era divertida y, además, conocimos y probamos

sabores nuevos que no conocíamos.

Aspirantes, no sé si os habéis dado cuenta,

pero hay tres comunidades

que no hemos mencionado en este mapa:

Una del Norte y dos del Sur. -Sí, Ceuta, Melilla y La Rioja.

Bien. Pero dos no son comunidades

exactamente, son dos ciudades autónomas:

Ceuta y Melilla. Debido a su situación geográfica,

su cocina es una mezcla de cocina árabe, andaluza

o, incluso, gallega, por los emigrantes.

Eva, por favor, ¿nos la señalas en el mapa?

Hombre, nada me haría más ilusión que ser la del tiempo.

(RISAS)

(RISAS) La previsión del tiempo

para Ceuta y Melilla. Calor, "miarma", mucha calor.

-"Miarma" ha dicho. La otra comunidad

de la que no hemos hablado, está un poco más al norte.

Es conocida por sus vinos y, para hablar de su gastronomía,

os hemos traído a todo un experto.

-Oh...

Fue un aspirante, como vosotros, que nos demostró que,

con talento, disciplina y humildad,

se puede llegar muy lejos. -Mario, Mario...

-¡Mario, Mario!

¡Demos la bienvenida a estas cocinas a Mario,

ganador de "MasterChef júnior"!

(APLAUSOS Y OVACIÓN)

-Rocío y Aina están enamoradas de Mario.

¡Son más repelentes!

Mario, ¿cómo se lleva eso de ser "MasterChef júnior"

un año después? -Pues muy bien,

no sé, todo el mundo te saluda y está muy bien.

-Mario es más guapo al natural que en televisión.

Mario, ahora que tienes la experiencia,

¿qué consejo les das a nuestros nuevos aspirantes?

-Nada, que sean ellos mismos, que cocinen todo lo bien

que saben y, si no estás nervioso, siempre salen las cosas mejor.

-Ojalá los ganadores tengan que llevar gafas,

porque yo llevo gafas y yo quiero ser como Mario.

Mario, aprovechando que hemos traído un riojano

de pura cepa, cuéntales a nuestros aspirantes

cuáles son los platos típicos de tu tierra.

-Pues las chuletillas al sarmiento y, por ejemplo,

el bacalao a la riojana. Yo sé que tú eres experto

en uno de ellos, en uno de los platos más famosos

y creo que hoy nos lo has traído para nosotros.

-Sí. Pues, a ver, enséñanoslo.

-Pues, bueno, hoy he traído unas patatas a la riojana.

-Ah, no sé hacer eso, tío.

-Uno de los secretos para que salga bien la receta

viene ahora, que es, las patatas, a la hora de partirlas,

tenemos que meter el cuchillo, pero solo hasta la mitad

de la patata y, luego, cascar hacia arriba,

que la patata suene, cortar todas las patatas,

cortar chorizo en trozos; ponerlo todo en una cazuela,

cubrirlo con agua, ponerlo al fuego

y, en el momento que empieza a hervir,

le añadimos un majado de ajo, perejil y un poco de sal

y, luego, cuando ya vemos que el caldo ya lo tenemos

un poco ya hecho, cogemos otros... otros dos

o un diente y medio de ajo, lo partimos en laminitas,

lo sofreímos un poco en una sartén sin que quede dorado;

un poco de pimentón, le damos dos vueltas

y a la cazuela. Y, bueno, ya las tenemos.

Aspirantes, este es el plato que vais a cocinar esta noche.

(MURMURAN) Unas patatas a la riojana

como las que nos ha traído Mario.

Para ello tendréis 75 minutos, es decir, una hora y cuarto.

En el supermercado tenéis verduras, patatas

y el chorizo riojano que necesitáis.

¿Ha quedado claro? (TODOS) ¡Sí, chef!

Muy bien, pues ahora tenéis tres minutos para coger

todo lo que necesitéis y empieza en tres, dos,

uno, ¡ya! ¡Vamos!

¡Corriendo, corriendo, corriendo!

(HABLAN A LA VEZ)

-Patatas, ¿dónde hay patatas? -Aquí.

-Aquí. -Chorizo...

-¿A que se me olvida algo?

-Yo me cojo dos. Aspirantes, minuto y medio.

-¡Jopé! Pensad bien en lo que necesitáis,

no os dejéis nada.

-Caldo de carne. -Ya está, yo lo tengo todo,

ya me voy a cocinar. -Ajos.

-¿El caldo dónde está? -Aquí, es este.

Cinco, cuatro, tres,

dos, uno.

¡A las cocinas!

No se puede coger nada más. Venga, vámonos, Aina.

-Huy, perdón. -Ah...

-¡Oh! ¡Ay!

¿Dónde ha ido el otro?

Que he cortado un trozo de patata y no sé dónde ha ido.

(SUSPIRA) -Para mí, lo más complicado

de las patatas, ha sido la parte de cortarlas.

Porque era muy raro, nunca había cortado así,

era meterla y hacer "choc".

-¡Ups! (RÍEN)

-Tío, ¿por qué no me sale?

-Tranqui, Teresa.

-Jo, tío, ¿así? Espera.

-Mira, te termino de cortar. Mira.

Entras y, ahora, aguantar y tiras. Salen volando, así que

tienes que tener cuidado. Y, otra vez, entras y tiras, así.

-¿Así?

Me ha costado mucho cortar las patatas,

Rocío me ha ayudado porque no sabía bien cómo.

Me ha gustado mucho que haya venido Mario aquí

porque, para mí, es un ídolo, es el ganador de "MasterChef júnior"

y yo me quiero convertir en MasterChef júnior.

Bueno, que nos explique el experto de la prueba

dónde está la dificultad. ¿Cuál es la dificultad

de las patatas? -Lo más complicado es

el punto de cocción de la patata. Que no se deshaga demasiado.

-Sí. Y, luego, el caldo, cómo nos quede de espeso o líquido.

¿Y el chorizo lo pones entero o lo cortas en trocitos?

-Eh, cuando las hice para el programa,

para que quedara más así la presentación,

lo corté en trocitos, pero en casa siempre así.

¿Sí? En casa así y ya vas cogiendo.

(CANTURREA)

-Ay, qué picante.

-Perfecto.

-Voy a seguir la receta, pero voy a intentar

innovar un poco; voy a dejar que el agua

se evapore un poco y, en el sitio del agua,

voy a poner un poco de caldo y, también, voy a machacar

un poco de chorizo y el agua se la voy a añadir

para que no tenga tanto chorizo, pero que tenga mucho sabor.

A mí lo que me gusta es la patata con mucho chorizo.

Mucho. Cuanto más chorizo lleva,

más me gusta la patata. Eh...

-En el casting hice este plato, entonces, yo creo

que me saldrá bastante bien, el truco es hacer un sofrito

con pimiento verde, cebolla, pimiento rojo, chorizo y la...

Y la patata. Lo estoy dejando a hervir

y, cuando ya estén blanditas, están hechas, me sobra el tiempo.

Aspirantes, habéis consumido los primeros 30 minutos,

quedan por delante 45.

-Yo este plato lo tengo dominado, yo no lo tengo difícil.

Hay que, casi siempre, para mí es fácil. Esto es fácil.

Si tengo 11 puntos es por algo, ¿no? No sé.

-Hola, Mauro, ¿qué tal? ¿Cómo vas?

¿Qué has hecho? -Pues, por ahora,

le he echado esto ya en la olla

con el chorizo, la patata, el perejil

y el ajo ya machacadito con sal y, ahora, ya estoy haciendo...

Que no te veo ese ojo, es que tiene dos,

claro, como se tapa uno, como los piratas.

-Ahora voy a poner el ajo con el pimiento, cuando se dore,

y lo echaré aquí. -Cuidado con el pimiento

cuando lo eches, que es echarlo y quitarlo,

si no, se te va a quemar. -Vale.

Bueno, Mauro, gracias, suerte y, venga, échalo.

-Vale. -Ya.

-Voy a machacar el bol.

-Hola, Rocío. -Hola.

Hola, Rocío. -¿Qué tal?

Te pones muy nerviosa con mi amigo, ¿eh?

-Hombre, como para no ponerse nerviosa.

Oye, ¿y qué tal eso? -¿A ver cómo va?

A ver, yo no sé, no sé... Porque yo creo que tienes

un montón de caldo ahí, ¿eh? -Sí, un poco líquido.

Entonces, a lo mejor, en vez de ponerle la tapa,

déjale que se evapore todo el caldo y...

Igual dale más fuerte al fuego para que.

De todas formas, no se puede ayudar, ¿eh?

(RÍE CON IRONÍA)

Suerte, Rocío. -Mucha suerte.

(RÍE) Adiós.

-Ay, a mí me va a dar algo, venga, toma...

Porque... No sé, pero me encanta.

Cuando lo vi por primera vez dije: "Ay...".

-¿Pero ya se te han hecho?

-Sí, se han hecho. -¿Ya se te han hecho?

-Ya están totalmente blandas.

-Está muy líquido. -Dani, ya sé por qué es.

-¿Por qué? -Tienes que dejar que la patata

se pase un poco para que se haga. -¡Ah, claro!

-¿Ya lo habías emplatado? -Sí, pues la voy a volver a echar.

-Vuélvelo a echar y deja que se deshaga un poco.

-Claro, tienes razón.

Aina, ¿qué tal? -Bien.

-A ver, cuéntanos un poco... -Está fuerte, ¿eh?

Yo soy muy bestia. ¿Fuerte de qué?

-De picante, soy muy bestia.

Oh, qué miedo.

Dime que te gusta el picante que, si no...

Me encanta el picante. -Entonces...

Luego te diré qué pienso, aún no te diré nada.

Te has puesto muy contenta cuando ha llegado Mario.

(RÍE) Sí, me encanta La Rioja, la calle Laurel me tiene loca.

¿La calle Laurel qué es? ¿Qué es la calle Laurel?

-Es una calle que es toda de tapas. ¿Dónde?

-En Logroño. En Logroño.

-En Logroño, claro. Bueno, vamos a darle suerte

y te dejamos acabar. -Gracias.

Aspirantes, hay que ir comprobando cómo van esas patatas

porque estamos en los últimos 10 minutos.

(SUSPIRA)

-Hola, Daniel. -Hola. Ya he terminado,

pero me asusta que la salsa me ha quedado líquida.

Pues no emplates, tienes 10 minutos.

Si te da tiempo a que reduzca porque te quedó líquido,

déjalo hasta última hora sin emplatar, mientras,

la das una limpieza a tu cocina, está asquerosa,

y luego emplatas. -Vale.

-Lo echas a la cazuela y... El tiempo es oro

y tienes hasta el último minuto. -Vale.

Vamos. -Vale, mucha suerte.

Mucha suerte, Daniel.

-En total, he gastado

unos tres platos,

que ya son bastantes.

-Estoy un poquito nerviosa porque tengo cinco puntos

y hay otros cinco niños que tienen cuatro.

Hoy no puedo fallar porque no me quiero ir

porque, ahora mismo, los cinco niños que tienen

cuatro puntos son los tres mejores platos

y, entonces, yo me voy.

-Un poquito de agua...

(MURMURA)

He visto a Guillermo pasando las patatas

por debajo del grifo, del agua. Escurriéndolas.

¿Cómo? Como lavándolas.

Hoy creo que no es de Guillermo. ¿Sí? ¿Y eso por qué lo ha hecho?

No entiendo esa receta. -Pero antes de...

Una vez cocidas. -Ah...

Hola, Víctor. -Hola, Mario.

-¿Qué tal? ¿Cómo vas? -Muy bien.

-Tiene muy buena pinta, ya veo que vas...

Vas adelantado, lo tienes todo... -Casi hecho.

-Hasta que acabe de hacer la patata.

Hay una cosa que no os veo hacer, ¿lo has probado de sal?

-Sí. ¿Sí?

Aquí tengo la cuchara. Bien, me alegro,

a los demás no los veo probar y me gusta ese detalle,

que pruebes y veas qué necesitas. Si está justo de sal, que reduzca

y, con la reducción, coge sal. Al final, echa la que necesites.

Eso es importante. -Las patatas a la riojana

son picantitas, ¿no? Bueno, depende del gusto, ¿no?

-Está bien un poco de picante.

Bueno, apunta maneras, ¿no? -Sí.

Pues suerte, Víctor, venga. -Gracias, Pepe.

-¿Qué pasa, Guille? -Que está buenísimo el chorizo.

-Están ricas, pero es que no sé cómo tienen que estar.

¿Qué tal, Marco? -¿Qué tal?

-Bien...

Tú tienes maneras, sabes utilizar

el cuchillito bien, ¿no será que te fijas mucho

en "La escuela online de MasterChef"? ¿La conoces?

-Eh, sí, la conozco, la suelo ver los fines de semana.

Se te nota, tienes maneras, eso es que... Claro.

Oye, ¿está cocida ya? ¿La tienes bien?

-No sé... El espesor, vigila porque

se te está deshaciendo mucho, cuidado.

-Vale. Gracias. Suerte, Marco.

Aspirantes, últimos cinco minutos.

¡Vamos, hay que ir emplatando ya!

-Creo que lo voy a... Ese es más pequeñín.

-Sí, pero... -Me quedo mejor este yo, mejor...

No, espera.

Pero no sé si es demasiado grande.

-Que no, que no, yo lo presento en este.

-¿En el mismo que yo? Mauro, Mauro...

Cuando Mauro me ha copiado el plato, pues he pensado:

"Jopé, a ver, que lo he cogido yo primera y no es mi culpa

que tú me hayas copiado".

Aspirantes, último minuto.

Diez, nueve, ocho,

siete, seis,

cinco, cuatro,

tres, dos,

uno, ¡tiempo! ¡Manos arriba!

-Soy de los que menos puntos tiene,

entonces estoy un poco nervioso,

pero, bueno, no sé si con mi plato podré seguir.

Si quieres aprender a cocinar desde cero

o lo tuyo es la cocina profesional, entra en escuelamasterchef.com,

una escuela de cocina online con más de 160 cursos

donde podrás aprender todo lo que necesites saber sobre cocina.

Tenemos a los cocineros más prestigiosos

y a algunos de nuestros masterchef

te ayudarán a potenciar tu creatividad.

Entra en la escuelamasterchef.com y prepárate para cocinar.

Bueno, Mario, ¿cómo has visto a estos aspirantes? Cuéntanos.

-Pues he visto muy buenos platos y muy bien.

(RÍE) Va a ser muy difícil

que lleguen al nivel de tus patatas riojanas, eso seguro.

(RÍE) Bueno... Pero hay una cosa clara,

que nos ha encantado tu visita.

-Vale, gracias. Esta es tu casa.

(APLAUDEN)

Gracias, Mario.

-Pues muchas gracias y mucha suerte.

(TODOS) ¡Gracias!

Ahora nuestro jurado catará los platos de tres en tres

y valorará vuestro trabajo. Los tres primeros aspirantes

en mostrar sus platos al jurado serán:

Marta, Manuel y Rocío.

-Suertes, chicos. -Venga, va.

-Buena suerte. -Suerte.

-Que lo vais a hacer bien. -Buena suerte.

(RISAS)

Cada día es más friki.

Marta, ¿contenta con tu trabajo?

-Yo creo que sí.

Claro que sí.

Está todo bien hecho: La patata está bien cocida;

chorizo, lo has cargado bien de chorizo.

Son unas patatas, no te digo de 10,

pero de nueve largo... Sí, están muy ricas.

El siguiente plato que vamos a probar, el de Manuel.

Si tú vas a utilizar el ajo, fríelo.

-Un poco. En crudo...

-Pica mucho. No vas a besar a una chica

en un año. (RÍE)

-Está fatal.

Pruébalo. -Uf...

¿Te lo acabarías?

Tú ahora lo pruebas y no te gusta, ¿no?

¿Cuando lo has acabado te ha gustado?

Peor tú has tenido tiempo, está crítica de sal...

-Mira que le he echado sal. ¿Entonces qué ha pasado?

-No sé. ¿Se lo han chupado las patatas?

Bueno, tranquila.

(APLAUDEN) -Venga, Rocío.

-¡Va, Rocío! -¡Venga, Rocío!

-¡Venga, no pasa nada!

-Que tú eres muy fuerte, venga, que cocinar muy bien.

-Estoy muy triste y ofuscada,

lo que he hecho no eran las patatas a la riojana,

era agua con patatas y chorizo.

Guillermo, Aina y Lucía,

vuestro turno.

Vamos a ello.

-Oye, déjale un poco a Jordi de chorizo, ¿eh?

Sí.

¿Qué piensas de tu plato? -Que está bien decorado

y que de sabor está bueno, porque yo he probado

el chorizo y las patatas. ¿Y por qué me saben tan aguadas?

-Porque les he echado un poco de agua

para que no quemen tanto. ¿Cuándo le has echado ese agua?

-Cuando lo iba a sacar.

Si ahora sacas las patatas y las lavas,

¿qué ocurre? -Que se enfrían.

No solamente que las enfrías,

que las enguachinas.

Es aguachirri de patatas con chorizo,

ese sería el título del plato.

-Yo he cogido la patata y la he colado para que salga el agua,

lo he hecho un poquillo para que se enfríen, ¿no?

Para que no queme tanto.

Vamos a probar el siguiente plato que es el de Aina.

-Muy picante, ¿eh?

Me gusta mucho el picante.

Tu plato está muy bueno, está muy logrado:

Está perfecto el punto del picante, la cocción de las patatas,

cómo están cortadas, está sabroso y rico,

no hace falta más. Aina, ¿qué quieres?

¿Hacerle la competencia a Mario? Casi más ricas que las suyas.

-Gracias.

Probemos.

-Yo creo que la salsa está un poquito líquida.

¿Las habías hecho ya antes?

-No, pero las había hecho con atún.

¿Patatas con atún? -Marmitako.

Claro, sí, señorita, así se llama.

Cuando cocines, tú tienes que probar.

Tú pruebas con una cuchara y: "Yo creo que está soso",

un poquito de sal; "creo que la patata tenía

que estar un poquito más cocida". -Vale.

Así hacemos un plato de 10, esto es un plato...

-Voy a seguir cocinando

para poder hacer la prueba de cocina muy bien

para poder ser cocinera.

-Hola. ¡Sube para acá!

El chorizo está muy rico,

pero el chorizo tiene que dar su sabor y que su sabor esté aquí.

Mucho aceite, muy líquido;

y es un plato, amigo Marco, que no da la talla.

-Vale.

-Huy...

Mira, Claudia, tú has hecho un sofrito con pimiento,

¿lo has sofrito primero? -No.

Lo has puesto crudo. El pimiento crudo

en una receta no funciona nunca. -Vale, gracias.

-Creo que la salsa me ha quedado demasiado líquida

y que le he puesto demasiada.

Pues vamos a ver si es verdad lo que dices tú.

Falta un poco de chorizo, falta un poco más de patata,

está demasiado sabrosón, cuidado con la sal,

cuidado con el chorizo, que suelta pimentón;

hay que saber el chorizo que usamos para que

no nos quede tan potente, está demasiado potente.

-Vale. Yo creo que hay una pequeña luz

que es la esperanza de que me quede,

pero pequeña.

Pues el siguiente plato que vamos a probar es el de Mendicuti.

Vamos a probar, venga.

-Me he quedado contento por haberlo acabado

y... y por el emplatado que me ha salido muy bien,

no sé, desde mi punto de vista.

Mendicuti, creo que puedes hacer mucho más, no te voy a decir más.

Pues vamos a probar el plato de Lluc.

Vamos a ello.

-El chorizo está un poco duro.

¿Le has dado un puntito creativo a las patatas?

-Puede. No, no hay patatas, hay un puré.

En ti hay un gran cocinero, Lluc, y yo quiero verlo.

Cuando lo comprendas, podrás hacer magia.

Pues muy bien, Teresa, vamos a probar tu plato.

-Eh, eso no es chorizo... Es que...

Es chorizo frito, porque lo he puesto para adornar

con un poquito de aceite, no es el chorizo

que le he echado al guiso

Tu plato está muy bueno, está muy rico,

le sobra, fíjate lo que te digo, ese chorizo que has echado frito

para querer hacer tal y cual, no le hace falta.

Pero el plato está muy bueno.

-Gracias, chef. ¿Vale?

(APLAUSOS)

-Muy bien, ¿eh?

Felicidades. Víctor, Martina, Mauro y Ana.

-Suerte. Vamos allá.

Víctor, ¿por qué les has quitado el caldo

y lo has puesto en una jarrita? -Porque pensaba que las patatas

se me iban a quedar resecas y, por eso, les he puesto el caldo...

Pero si lo has colado totalmente, no había caldo en tus patatas.

Tú tenías una patatazas a la riojana como

la copa de un pino y, vas, y me quitas el caldo.

Muy rico pero, primero, haz lo que toca,

que es tradición y hacerlo bien.

-Sí.

Martina, por favor. Ay, Martina, Martina...

Tu plato tiene defectillos, ¿eh?

Uno de ellos:

Mucho caldo.

-Vale. El siguiente:

Hay 40 kilos de chorizo,

échale un poquito más.

-Yo pensaba que sería mucho.

Nunca me quites a mí un trozo de chorizo.

(RISAS) Pues, hala, ya te lo he dicho todo.

Te falta cocina, con más choricito,

con un sofrito, con lo que hemos dicho

al principio de la receta: Sabor, ¿sabes qué te digo?

-Sí.

Pues el siguiente plato que vamos a probar es el de Ana.

Esta raya de ahí te sobra. ¿Eso qué era?

Pimiento que has sofrito, lo has pasado por la trituradora,

que te he visto... Pues si eso, en vez de

ponerlo aquí alrededor, lo integras en el guiso, fenomenal.

-Vale. Tus patatas están muy buenas,

podían estar mucho mejor si hubieses hecho eso, ¿vale?

-Sí.

El jurado ya ha acatado vuestros platos

y, ahora, tiene que decidir

quién se lleva los puntos en esta prueba.

-Que de dos, Dios mío.

(MURMURAN)

El sabor... Es el sabor...

-Puede que me vaya porque mi plato muy bueno,

o puede que me quede porque quieren que aprenda más.

Ajá. Sí.

-Agárrame bien fuerte. (SUSPIRA)

Aspirantes, el jurado tiene ya una decisión.

Suerte a todos.

(SUSPIRA)

Ah...

Aspirantes, no es fácil elaborar un guiso

de estas características

porque, aunque parezca de lo más sencillo,

lo más importante no son los ingredientes,

¿sabéis qué es? La experiencia.

Cuantas más veces lo hagas, mejor saldrá.

Después de valorar todos vuestros platos,

el aspirante que se lleva dos puntos

por haber hecho el quinto mejor plato de esta prueba

es...

Ana.

(APLAUDEN)

El cuarto mejor plato de esta prueba y,

por tanto, se lleva los tres puntos, es:

Víctor.

(APLAUDEN)

El aspirante que se lleva cuatro puntos

es...

Teresa.

(APLAUSOS)

Aina y Marta, un paso adelante.

-Buena suerte, Marta.

Vuestros dos platos han destacado

por encima de los de vuestros compañeros,

pero uno más que el otro.

Las mejores patatas a la riojana que hemos comido en este reto

y que, por lo tanto, se llevan el máximo de puntos,

seis,

son las de...

Aina.

(APLAUSOS) (LA FELICITAN)

-¡El mejor plato del día! ¡Ay...!

Enhorabuena, Aina, y enhorabuena a ti también, Marta,

porque tú te llevas cinco puntos.

El resto, ya sabéis, os lleváis un punto cada uno.

Aspirantes, el viaje que hemos empezado esta noche

tiene la primera parada,

y tres de vosotros os vais a bajar aquí.

Os vais con nuevos amigos,

con la experiencia de haber cocinado en estas cocinas

y con un montón de sorpresas:

La primera, para todos vosotros,

vais a tener el privilegio de asistir

a un pase privado de la película "Annie".

-¡Ah! -¡Annie!

El evento familiar del año que se estrena

dentro de muy poquito en los cines,

así que enhorabuena a todos, eso es un regalazo.

(APLAUDEN)

Ahora, chicos, vamos a descubrir qué seis aspirantes

son los que más puntos han conseguido y,

por tanto, continúan cocinando en "MasterChef júnior".

La clasificación de los seis primeros es:

Con nueve puntos,

Manuel.

(APLAUSOS) También, con nueve puntos:

Marta.

(APLAUSOS) Con 10 puntos:

Aina.

(APLAUSOS) Con 11 puntos:

Víctor.

(APLAUSOS) Con 12 puntos:

Guillermo.

(APLAUSOS)

Y el aspirante que más puntos ha conseguido

en el primer programa de "MasterChef júnior",

14 puntazos,

es: Teresa.

(APLAUSOS) ¡Bien, Teresa!

Ahora viene el momento más duro, de vosotros diez,

tres aspirantes no han conseguido los suficientes puntos

y no van a poder continuar esta aventura.

-Apaga y vámonos. Os vais a ir con la experiencia

de haber estado en estas cocinas y las manos llenas de regalos.

Para empezar, os vais a llevar un trofeo muy especial,

ahí lo tenéis, la M de "MasterChef júnior".

Aspirantes, lo siento mucho, pero no continuáis

en "MasterChef júnior":

Daniel, Marco

y Lucía. -¡Ah!

(LLORAN)

-Yo voy a recordar esto siempre

porque ha sido un regalo.

Daniel, tu trofeo.

-"MasterChef" me ha dado fuerzas

para seguir cocinando y seguir aprendiendo.

Chicos, los jueces ya os han entregado su regalo

pero, ahora, me toca a mí,

tengo muchas cosas para vosotros, ¿os venís?

-Me da mucha rabia

que podría haber demostrado más, lo sé, pero no...

Mira, no he...

Dado la talla.

Lo primero, aquí lo tenéis, el nuevo juego de "MasterChef"

para que demostréis todo lo que sabéis de cocina,

que yo sé que es un montón, ¿eh? Además, vais a poder practicar

con seis meses de curso en la Escuela MasterChef Online,

aquí lo tenéis. -Pienso volver a mi familia loca

cocinando. Podéis abrir los regalos

que os ha preparado nuestro proveedor de alimentos.

¡Sí!

Un ordenador.

¿Tú vas a saber manejarlo? ¿Sí?

¿Y vosotros? ¡Guau, una tablet!

Pero, bueno, ¡qué suerte! -Que no hace falta nada más,

hombre. Ay, que me la voy a comer.

-¡No, no, tú sigue hablando! Bueno, pues sigo,

sigo porque tenemos más cosas, un lote de productos

de "MasterChef" para que nunca os olvidéis de nosotros.

Tenéis juegos, libros, cuadernos de actividades...

En fin, un montón de cosas.

(APLAUDEN) -¡Ole!

-¡Campeones!

Pero eso no es todo, porque nuestro patrocinador

de electrodomésticos os va a regalar un set

para que sigáis con vuestra formación.

-Me voy muy contenta de aquí,

ha sido una gran experiencia para mí.

Bueno, pues ya lo veis, nosotros nos vamos,

pero volvemos la semana que viene con 13 aspirantes

que, como habéis visto, están deseando revolucionar la cocina.

Mientras tanto, ya saben, pónganle...

¿Qué hay que ponerle?

(TODOS) ¡Sabor a la vida! (APLAUDEN)

¡Hasta la semana que viene, señores!

Bienvenidos de nuevo a las cocinas de "MasterChef júnior"

-¿Y Pepe? Aspirantes, la cocina tiene

una dosis de fantasía muy importante.

(EXCLAMAN ASOMBRADOS)

-¡Otras, Pepe! -¡Pepe!

-Estás buenísimo, Pepe.

Hemos invitado a dos cocineros muy dulces:

¡Aimar y Vicky!

-¿En chocolate? ¡Oh...! -¡Es el mío!

-Oye, Guille, que yo iba ahí. -¡Que no, tío!

-¡Pepe!

¡Oriol Balaguer! -En boca está muy bien, la verdad.

Está mejor de sabor que de aspecto.

Vais a cocinar para unos comensales muy especiales,

expertos en esto de la tradición.

¡Antifaces fuera!

-¡Venga, va, chicos! -Esto... ¿Qué haces?

Se te está quemando.

¡Venga, venga, venga, venga! -Que no llegamos.

-¡Hacedle caso a la capitana!

Que entren 14 estrellas Michelín.

(APLAUSOS) ¡Oye, esto es un atraco!

¡Dame ahora mismo la berenjena! Viene la peor parte de la noche,

tres aspirantes dejan estas cocinas.

-¡No lloréis, hombre! ¿Pero qué hacéis?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 1 - 30/12/2014

MasterChef Junior 2 - Programa 1 - 30/12/2014

30 dic 2014

En el primer programa MasterChef Junior por fin conocimos el rostro de los aspirantes del programa. 16 niños de entre 8 y 12 años fueron elegidos entre los 5.000 inscritos en el casting online, todos ellos con una misma pasión en común: la cocina. El primer reto en exteriores nos llevó al Parque Natural de Cabárceno, donde los aspirantes contaron con una ayuda muy especial, Esther, de la primera edición. Mario, ganador del pasado año, no podía faltar en este gran estreno, que dejará con la boca abierta a todos los espectadores. 

ver más sobre "MasterChef Junior 2 - Programa 1 - 30/12/2014" ver menos sobre "MasterChef Junior 2 - Programa 1 - 30/12/2014"
Programas completos (6)
Clips

Los últimos 152 programas de MasterChef Junior 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos