www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5406506
Para todos los públicos Masterchef Celebrity 4 - Programa 5 - ver ahora
Transcripción completa

Buenas noches y bienvenidos a "MasterChef Celebrity".

Pero por favor, qué de cajas.

Los aspirantes llevan más de un mes con nosotros

y cuando estaban cogiendo confianza y reforzando

su posición en estas cocinas han entrado dos aspirantes

repetidores que les han dejado descolocados.

Oh, tú aquí, ¿verdad?

Gracias, Tam.

Esta noche vamos a empezar fuerte,

poniendo a prueba su valentía.

Hemos hecho una entrada bonita bonita.

Buenas noches, bienvenidos de nuevo a "MasterChef".

Muchas gracias.

Las taradas estamos que no damos crédito.

Boris, imagino que habrás pasado la semana en la cocina

practicando con doña Leo, ¿no es así?

Bueno, doña Leo ha estado maravillosa,

pero he desarrollado una ligera ciática.

¿Podrás cocinar, Boris?

Pepe, yo lo quiero intentar. Yo creo que tiene que ser

de tu propio esfuerzo para volver de nuevo

a fortalecer el músculo.

Los lesionados, Juan y Boris, ¿queréis una silla

para estar un poco más cómodos? Sí, por favor.

Tamara, ¿Ramona y Leo se conocen?

Sí, claro. Boris viene a cenar

prácticamente todos los viernes cuando está en Madrid.

Bueno, en casa de Tamara se come muy bien.

Y hay una serie de platos que a mí me encantaría traer.

Sobre todo la tarta de melocotón.

La tarta de melocotón es tan célebre que una vez

se resbaló entera sobre mi americana

y de repente empezamos a oír unos alaridos de risa,

y era Tamara viendo cómo me caía toda la nata

de la crema por dentro del cuerpo.

Y su mamá muy amablemente

mandó esa americana a la tintorería.

Y de la tintorería le regresaron unos papeles

que había dentro de mi americana que eran

un número de teléfono de un caballero

que nadie sabía a quién pertenecía.

No sigas, Boris. No sigas, ya, ya.

Estropeó la americana y la cita.

(Risas)

"Bodi" es especial. Lo ves hablar y ya te ríes.

Ay, qué gracia tiene. -Tiene mucho arte.

Tiene un don. -Pues por eso es "Bodi".

No, "Bodi" no, Boris, que me he equivocado.

Boris, Boris. -Claro.

Aspirantes, en este primer reto de la noche

os enfrentáis a una nueva caja misteriosa.

No, no, no. -Qué alegría.

Voy a ir sacando mi libreta de peticiones del oyente,

que hace mucho que no la saco.

Anabel, ¿qué te gustaría encontrar

en la caja misteriosa?

Un plato preparado.

(Risas) Plato preparado...

Juan, ¿qué te vendría bien que hubiese en esa caja?

A mí un táper.

Un táper. ¿Lleno?

De lentejas, de patatas, lo que sea.

O sea, como mi plato preparado pero en táper.

Claro, eso, eso.

Vamos a ver qué hay debajo de esa caja.

Ay, qué ilusión. A la de tres quiero

que levantéis las cajas todos a la vez.

Uno, dos y tres.

¡Ay, no! ¡Hombre, no!

¡No, hombre, no, tío!

Que no, que no, que paso. Yo no mato un bicho.

¿Esto qué es, para las uñas? -Sí, para cortar el cobre, ¿no?

Vamos a ver, si esto es para las langostas

y allí o hay un piano o hay un acuario,

y no sé tocar ninguna de las dos cosas.

Que yo no lo mato, a nivel kármico es tremendo.

Tamara, ¿contenta con esas pinzas?

Sí, es que yo no creo que me vaya a reencarnar

en una langosta o lo que haya ahí.

¿Cómo? -Es que no creo en eso.

Yo me muero, un poco de Purgatorio

y a lo mejor al Cielo.

Pero no...

Me encanta lo de un poco de Purgatorio. Un poco...

¿Entonces no te da ningún respeto?

No, es una de las cosas maravillosas de ser católico,

veo una araña y... ¡pam!

O sea, que los católicos matan.

Bueno, le tienen menos miedo a los insectos.

Tengo menos miedo de estar reencarnada en un insecto

y estar matando a mi bisabuela o algo así.

O sea, todo depende de la reencarnación.

No, pero hay algo muy espiritual

sobre matar a un bicho y que te dé su energía.

Ah, vale, ¿y eso a ti no te preocupa?

No, al revés. Te gusta.

Sí, estamos arriba en la pirámide.

Bueno, no estáis desencaminados

porque la clave de este reto está bajo ese paño.

¡No, no! -¡Ay, ay, ay!

¡No, no! Vamos a desvelar el misterio.

¡No! -¡No, no!

¿Eso qué es? -¡Ay!

Qué guapos, qué bellos.

¡No, no, no, mira esas cosas así!

Esto es muy chungo.

Como veis está lleno de crustáceos.

Además de ser uno de los alimentos más exquisitos

es rico en proteínas, vitaminas y minerales.

Y apenas contiene grasa.

El único pero que tienen es su precio.

Por eso es muy importante saber aprovechar

toda la carne del marisco

para no desperdiciar ni un gramo.

Así que os voy a enseñar a desmenuzar y presentar

y manipular una pieza.

Qué bien. Me voy a poner la chaquetilla.

Venga, venga, vamos. Vamos, Jordi.

Pero quítate la americana.

Hubo un momento que me planteé mi vocación.

Y bueno, yo estuve visitando un montón de conventos

y no encontraba mi sitio.

O sea, creo que Cristo no me llamaba por ahí.

Tamara, aquí tienes otra vez a Jordi con chaquetilla.

Qué suerte. -Olé, olé.

Pero y te queda...

Le queda divino, ¿no? -Le queda de locos.

Venga, Jordi, por favor. Vamos al lío.

Esto es un buey. Cosas importantes,

esto es el abdomen, donde contiene las huevas.

Cuando es grande y separa del cuerpo es hembra.

Cuando es más estrecho y está pegado el abdomen

a la cáscara pues es un macho.

Es interesante utilizar la hembra.

Está más llena, es más rica, es más sabrosa.

No lo he entendido. -Este es hembra.

Vale, aquí tenéis un agujerito. Cogéis cualquier instrumento

con el que hacer mínima palanca y clac, clac, clac...

separamos todo el cuerpo de la cáscara.

Cosas que hay que retirar: branquias.

Aquí hay dos cáscaras que solo con dos golpecitos

rompemos un poco y salen enteras.

Cuando hacemos cocción es importante varias cosas.

Primero cocinar a partir de agua fría,

porque el animal no se estresa.

Y aparte la temperatura sube y mata al animal

de la forma más amable posible.

Ay, Señor del Gran Poder. -Súper amable.

La boca sólo con un clac sacamos la boca entera.

Casi sin manipular sacaremos todo lo que nos sobra,

tanto boca como estómago.

¡Uf! -Es como un alien.

Aquí adentro encontramos dos tipos de corales,

uno más marrón y uno que es más rojo.

Solo eso ya es la mejor sopa de pescado del mundo.

Qué maravilla. -Qué maravilla, ¿no?

El cuerpo; con una tijera podemos retirar la boca,

parte de las antenas, fuera.

Cuando menos manipulación mejor.

Pues sí que tiene cosas eso.

(ALMUDENA) Toma ya. Fuera.

Para limpiarlo bien es necesario un corte aquí.

¡Pam! Aquí está toda la carne.

Y eso...

Vale. Para presentarlo.

Concha, ahí.

Patas, no mucha fuerza.

Suficiente. No como yo, no como yo.

Sí, eso.

Y volvemos a formar al animal, como estaba.

Qué bonito.

Ya solo es retirar conchitas y nos quedaría más o menos,

sin contar la concha central, este volumen de carne.

Esto es patas y parte del cuerpo.

Un truquito que usamos mucho en los restaurantes

y que es interesante, utilizamos esto.

(ANABEL) ¡Es un CSI!

La llamamos luz negra, luz ultravioleta.

Las de las discotecas. -La de las disco.

En el restaurante tanto para espinas

como para conchitas lo que hacemos es...

¿Lo vamos a ver ahora?

(TODOS) ¡Oh!

(BORIS) ¡La discoteca marina!

Estas cositas que brillan hay que retirarlas todas.

Pero hay un montón. Es verdad, ¿eh?

Incluso las más pequeñitas. Son las más molestas,

porque no se ven pero las encuentras en la boca.

¿En serio esa luz del CSI?

Me parece genial, incluso para tortillas.

Porque se te puede también colar una cáscara de huevo.

Álex, fuiste el mejor en la prueba de exteriores

de la semana pasada y tu actitud

y tu trabajo tienen premio.

¿Te imaginas cuál?

¿Pues será elegir el bichito?

Bingo. El tuyo y el de tus compañeros.

¡Olé mi niño! Estas son las ventajas

que a mí me gustan. -Qué bonito.

Por favor, acércate conmigo al acuario.

Álex, que te queremos.

Las ventajas las carga el Diablo, amigo.

Tú me caes bien, tú también...

Mira si hay alguna gamba para mí.

Álex, empieza por ti.

Empiezo por mí. ¿Qué te apetece cocinar?

Lo que peor llevo yo es elegir mi langosta

cuando voy al restaurante;

no muchas veces porque cuesta mucho.

Qué poderío. "Deme usted esa de ahí".

Muy bien, Álex, qué valiente y qué elegante siempre, hijo.

¿Qué crustáceos eliges para tus compañeros?

¡Bogavante, bogavante!

Vamos a empezar por el langostino natural.

Se lo tienes que adjudicar a dos compañeros.

Chunguitos. -Dime.

Unos langostinos sí, ¿no? -Hombre.

Sí, sí. -Claro.

Venid los dos a pescar langostinos.

Ha sido bueno.

Pueden poner un langostino y un granito de arroz.

Yo quiero langostino.

Vamos a pescar.

Venga, venga, ahí. ¡Ahí va! ¿Pero dónde está la gamba?

(ANABEL) Pepe, yo he quedado. No podemos estar aquí...

¡Olé, olé! Bien.

¡Olé, olé! Vamos, Juan,

hay por el otro lado también.

¿Pero es en serio, tío?

Cuidado, que te pica eso. -¿Dónde está el langostino?

Que nos van a dejar los bichos estresados.

Bien, bien.

¡Olé!

Con esto nos vale de muestra.

¡Álex, porfa, centollo!

¡Cigalita, que soy muy patosita!

¿A quién le quieres adjudicar

el cangrejo real ruso de Kamchatka?

Buah... -Juan, ¿cómo lo ves?

Estás de coña.

Venga, va, Juan.

Avellaneda, por favor, adelante.

¡Me caes fatal, me caes fatal!

Voy a llorar. -Yo también, ¿eh?

No seas blando.

¡Cógelo con las dos manos, con las dos manos!

¡Por la pata no, por la pata no!

Pero es que es alien. Cógelo bien.

Ahí está, fenomenal. ¡Bravo!

A tu puesto de cocina.

¿Pero me lo llevo así? Claro.

Yo te mato, tío.

Álex, ahora tienes que adjudicar el bogavante

a dos compañeros. Vale.

No. Cigala, cigala, cigala.

Uno para Tamara. Uno para Tamara.

Tamara, por favor, adelante.

¿Por qué Tamara? Porque se lo he pedido.

¿Sabes cuál es el bogavante?

El azulito, ¿no? Bien, bien.

¡Olé, cómo sabe! -¡Toma ya, la tía!

De la cola no porque puede aletear y te puede dar.

¿Solo de aquí? Ahí, ahí, con fuerza.

(Vítores) Fenomenal. Venga ahí, muy bien.

Pues nada, siguiente amiguito que quieres hacer.

Para Yolanda. Para Yolanda.

¡Ay, un bogavante!

Álex, recuerda que yo visto a tus hijas para toda la vida.

¡Es muy grande! ¿Esto te puede hacer daño?

Es hablando en serio.

¡Ay, calla, no me toquéis!

Las uñas divinas. ¡Muy bien, Yolanda, muy bien!

Vamos a pasear, cariño. Llévalo a tu mesa.

Bien. Fenomenal, vámonos.

¿A quién le adjudicas el centollo?

A mí.

Boris, te puede ir muy bien ese centollo

para acabar de rematar la faena del otro día

y que quede la cosa fina.

Bueno, Álex, te lo agradezco.

Vaya marrón, pobre Álex, también te digo, ¿eh?

Lo agarro por aquí, ¿no? Ahí está, eso es.

Bien, bien, bien.

Hombre.

Muy bien, Boris.

¡Mira cómo se mueve! -Sí, está súper vivo.

Bueno, pues vamos con el buey de mar.

¿Qué dos amiguitos más tienes

Voy a escoger al ente fantasma.

Ana, ¿estás ahí? Ana.

¿Qué parte de cigalas no has entendido, Álex?

Pero no te quejes. Mira, estoy es un buey de mar.

Lo ha hecho Jordi, tienes el tutorial.

¡Ana, venga, vamos! Venga, venga.

¡Yo... no!

¡Pero mi amor, si parece un bolso de noche!

¿Qué tanto hace falta? Agárralo como si fuera un bolso

hecho por Tamara o por Juan, divino.

Va, ahí lo tienes. ¡Cógelo bien, cógelo bien!

¡Sí, lo cojo bien! Que no se caiga.

¡No, no se cae!

Álex, por favor, dime el segundo nombre

para el buey de mar.

Yo creo que Vicky se está lanzando encima.

¡No, no, yo no quiero nada!

Vicky, por favor. ¡No, no!

¡Venga, Vicky! ¡Vamos, coge un centollo!

¡Venga, Vicky!

(VICKY GRITA)

(Risas)

Agárralo, Victoria. Mete la mano y sácalo.

Que me da miedo, no puedo hacer esto.

Vicky, mírame, estás entrando en pánico

y yo también he entrado. -Que hacen las patas así...

Que a mí también. -No lo pienses,

mete la mano y saca. A mí me da el mismo pánico.

Te acompañamos. -Todos animando ahí.

¡Venga, Vicky! -No lo mires. Agarra y saca.

Tápame los ojos. -Venga.

Cógelo. -Muy bien, muy bien.

Pero que lo cojas.

Me estás poniendo nervioso. ¡Venga, cógelo!

¡Venga, vamos! -¡Vamos!

Qué barbaridad. ¡Ay, que se mueve!

No, pero que la saque ella.

No, déjalo, pobre. -Ya está.

Venga. Pero cógelo con fuerza,

que no se caiga.

Si se rompe se destroza.

(VICKY GRITA)

(YOLANDA RÍE)

¡Corre, Vicky, que te come!

Cigalas, ¿a quién se las das?

Cigala, cigala.

Félix, ¿unas cigalitas? -Sí.

Anda. -Venga.

Hala, Félix. -Pero eso es amiguismo.

¿Y por qué les das las cigalas a Félix?

Las cigalas van envenenadas.

Sí, van envenenadas. Se lo quieres poner difícil.

Se lo quiero poner difícil. Vale, vale.

Porque lo veo un rival a batir. -Sí.

Vamos con cangrejo azul. ¿A quién se lo das,

a Anabel o a Almudena?

Para Anabel. -Hay, Anabel, qué divino.

Suena a Puticlub. -Sí, suena a puticlub.

¿Qué me queda a mí? Que me estoy mareando.

No te creas que es sencillo con mi altura.

Que tengo que hacer submarinismo.

¡Que se va a caer! ¡Cuidado, cuidado!

Cuidado, mi amor, que te caes dentro.

Ahí, una...

Sécate el flequillo, Anabel.

(Risas)

¡Oye, a pulmón, sin bombonas! ¡Esta es una grande, hombre!

(RÍE)

¡Es Dory, es Dory!

¿Ya? ¡Bien!

¡Grande, Anabel! ¡Grande, Anabel!

¡Sí, señora, tú eres de Bilbao!

A pulmón. ¿Qué bombona?

Gracias, os quiero.

Si es pequeñísimo. -¡Qué va, mira qué pinzas!

Nécoras y Almudena.

Porque también veo a Almudena muy ágil a la hora de coger,

porque corre mucho y es la única que tiene ahí...

He cogido uno que no es de mi color,

al estar submarina...

Es una nécora. Eso es una nécora.

Que no era de mi color.

Esa, esa. Ahí va.

Ahí va la nécora. Muy bien, Almudena.

Bien, venga.

Muy bien. Almudena, vas como un pepino.

Vamos. Ya está, muy bien. Fenomenal, Almudena.

¡Bravo! -¡Bravo!

Solo queda tu langosta, cógela. Así que, venga.

Ya hablaremos luego, Álex.

Esta ventaja está envenenada porque creo que los únicos

amigos que he ganado hoy han sido los Chunguitos.

Que Juan está muy contento con sus gambitas.

Pero creo que todos los demás

ya me van a cerrar las puertas allá donde vaya, ¿eh?

Ya tenéis todos el producto principal para este reto.

Y antes de que empecéis a cocinar vamos a recibir

a un gran amigo de este programa,

un chef que nació sabiendo que quería ser cocinero

y que después de pasar una temporadita a mi vera

lo tuvo ya clarísimo.

Desde el restaurante Árbore da Veira

en el Monte de San Pedro en A Coruña

con una estrella Michelín, Luis Veira.

¡Guau!

¡Bravo!

¡Olé! -Buenas noches.

¿Qué tal? Muchas gracias por volver

a "MasterChef". Un placer tenerte aquí, Luis.

Me ha dicho un pajarito que a pesar de que tienes

una estrella Michelín tu madre no te deja cocinar en casa

nada más que un par de días al año.

Porque o cuando estuve en tu cocina

tú me enseñaste que nosotros cocinamos muy bien,

comemos mejor, pero lo de limpiar

lo llevamos fatal. Claro.

Aquí algunos también. ¿Sí o qué?

Lo tenemos ahí un poquito incrustado, pero bueno...

Bueno, Luis, muéstranos qué nos has traído.

Algo sencillo.

Guau. Sencillo dice.

Sí, sí. Bueno, esto es un plato

de crustáceos. No tiene otro nombre,

es lo que nosotros vemos desde nuestro restaurante.

La arena de la playa viene siendo

una arena de camarones seca con un poquito de plancton.

Los intestinos del bogavante en forma de cerebro,

las esferas son una sopita de crustáceos.

Una tempura de pinzas de nécora,

unos espaguetis de carabinero,

que esto es una cosa que además aprendí en El Bohío,

y una cigala simplemente a la plancha

por no hacer mucho más.

Qué sencillo. Comerte el mar a cucharadas.

Exactamente.

¿Qué consejos les darías a nuestros aspirantes

para que trabajen bien los crustáceos?

Deberíais antes de ponerlos a cocer

para que no se estresen dormirlos.

¿Qué? -¿Cómo?

Acariciándolos.

Pero el mío está atontado perdido, como yo.

Aspirantes, debéis hacer un plato libre en 60 minutos,

y además contáis con 3 minutos para entrar al supermercado

a coger el resto de los ingredientes.

Es muy importante hacerlo bien porque el mejor en esta prueba

además de llevarse los 4.000 euros

para la ONG que elija conseguirá...

Madre mía. -Vamos que nos vamos.

El pin de la inmunidad.

(TODOS) ¡Oh!

¿Qué significa tener el pin de la inmunidad?

Pues que el que lo consiga en caso de que venga

a la prueba de eliminación puede utilizar el pin

y librarse de cocinar, asegurándose su permanencia

una semana más en "MasterChef",

o puede guardárselo para otra semana,

corriendo el riesgo de ser eliminado

y por tanto no tendría ocasión de beneficiarse de él.

A mí me queda bien con el traje.

Es un "Master Pin", es lo máximo.

Eso le viene muy bien a los Chunguitos.

Sí, pero hay uno solo.

Pues lo partimos para los dos a la mitad eso.

Lo cortamos. -Lo cortamos por la mitad.

La mitad para cada uno. -Y así no nos echan.

Somos dos. Hay que compartirlo.

Y así no nos echan. -Y no nos echan.

Aspirante, ¿estáis preparados? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno... ya.

¡Vamos, chicos!

¡Quita, Lara Croft! ¡Quita, Lara Croft!

¡Ay! -¡Quita, Tamara!

¡Pero, por favor! -¡Quitaros todas!

Ana. -¿Qué, cariño?

Aquí está la leche de coco.

-Sí, ya la he visto, mi amor. Gracias.

¿Albahaca dónde hay? ¿Habéis visto albahaca?

Aquí y fresca aquí.

Esto es curry, ¿no? -Eso es canela, mi amor.

Curry aquí. Toma, cariño. -Vale, gracias, guapa.

Agar-agar, ya que hemos empezado

a hacer esto voy a intentarlo.

Oye, ¿yo he salido pronto o qué ha pasado?

Hala, pues yo ya me voy.

Cinco, cuatro, tres...

Que sea lo que Dios quiera. Dos, uno... ¡Tiempo!

Suerte, chicos. ¡Se acabó la compra!

Igualmente. -A disfrutar. Suerte.

Yo no quiero verlo.

¡Ay! ¡Adiós!

¡Ah!

¡Ay!

¡Ay! -¡Vamos!

Es que es horroroso. -No hay dolor.

¡No puedo!

Voy a cogerlo con lago. -Voy a ello.

No puedo cogerte, lo siento. Te quiero.

Tu madre está bien, tu padre está bien. Adiós.

No sabemos si su madre está bien.

No lo sabes. Creo que su madre está mejor que yo.

Madre mía, que poco me gusta a los bichos...

¿Qué es lo mejor que nos da el mar, sobre todo

el Atlántico de tu tierra?

Dame todos los mariscos que me puedas dar. ¿Por qué?

Porque si tú estás comiendo en un sitio increíble

viendo el mar, ¿qué te apetece?

Pues eso, pescadito, marisco.

Es verdad que cuando uno viaja a Galicia...

Espera eso. Espera comer

mucho pescado y mucho marisco. Sí, sí.

¡Lo siento, lo siento, lo siento, lo siento!

¿Y qué hacemos con un cangrejo real?

Pues cocinar las patas, poco más.

Porque la cabeza no es como la del centollo.

Está muy vacía, no tiene valor gastronómico.

Pero las patas tienen muchísimo.

Además son muy carnosas.

Sorry.

Ana, lo escucho chillar, tía. -¿De verdad?

Hace: "¡Wiiii!" -¿El bicho?

Que sí, que hace: "¡Wiii!" -Que no.

Que sí, que sí. -Eso es la vitrocerámica.

Que no, además, que le he puesto nombre.

Se llama Beyoncé, porque tiene unas piernas interminables.

Mi bicho se llama el Sevilla.

(Risas)

No conoce los límites, es una salvaje esta Vicky.

Oye, la cigala qué fina es cuando es buena.

Pero es más, es que su cabeza, las pinzas, su cuerpo...

La cabeza permite hacer un buen jugo,

y la colita marcadita.

Lo que estoy haciendo es una ensaladilla con cigala.

Voy a intentar ir a por el pin de la inmunidad.

No sé si mi receta les va a convencer mucho,

pero bueno, a ver qué pasa.

# Que no nos falte de "ná", que no, que no. #

¡Agua!

Hombre, y los Chunguitos con langostinos...

Es tan fácil hacer un langostino.

Juan ha estado buscado el curry,

ha cogido leche de coco. Ya me parece mucha idea.

Un curry de langostinos.

Y José le he visto coger fideos de arroz.

Muy exótico. Han venido muy asiáticos.

Con lo rica que está una gambita

ahí sentado a pie de playa.

No me la toques mucho, ¿verdad? Una gambita al ajillo solo.

José. -¿Qué?

Hombre, lo que nos ha dado Álex está bien.

Es lo más fácil de todo. -Y lo más pequeño.

Son dos cachinos así. -Dos cachinos de nada.

Si tienes una hora yo lo hago en cinco minutos.

(TARAREA)

¿Tú ya has matado a "Pincitas"?

Jolines, tú. -A mí me gusta, me va.

Eres como Jack el Destripador.

Como el otro día me salió un arrocito muy muy muy

desgraciadamente muy duro voy a hacer otro arroz

para convencerles de que sé hacer arroz.

Y quiero ese pin. Ese pin va a ser para mí.

No, tía, no te pega a ti.

Me pega a mí. -No, te pego a ti.

Una cucharita.

Oye, Almu, ¿sabes que aprendí hace muy poco

a hacer el jengibre con la cuchara?

Claro, y se pela súper fácil. Y con el...

¿Con el cuchillo también? -Sí.

Pues ya te digo, hace nada.

A Álex se la tengo jurada.

Esto le da miedo cogerlo a Steven Spielberg.

Ay, pobre.

De verdad lo siento, ¿eh?

Ese pin se lo daría a Avellaneda ya directamente

porque yo tengo que coger eso

y yo me voy a "Cifras y Letras" directamente.

¿Tú estás contabilizando los minutos, Ana?

Claro. -Pues cunado quites el tuyo

avísame porque se me ha olvidado.

El que estropee el buey de mar no tiene...

No tiene perdón porque lo hemos visto.

Te han visto hacerlo aquí y has dado las explicaciones.

Ahí no pueden fallar.

Langosta y el bogavante se utilizan para un buen fondo,

y la cola bien utilizada y la carne de las pinzas.

Estas cositas que nos gustan,

optimizar el producto, pero no lo malo.

Me está saliendo de maravilla, ¿eh?

¡Qué bien, Juan, qué bien!

Voy a ser el ganador, el inmune.

¡Huy, huy, huy! -Por favor, por favor.

José, yo voy a ser el inmune.

Voy a echar aquí los fideos. -Eso está clarísimo.

¡Ah, quítamelo, quítamelo, quítamelo, quítamelo!

(RÍE)

Estoy haciendo el tonto y luego no voy a llegar

a la mierda de la salsa, por graciosa.

¿Cómo iremos con el centollo? ¿Qué sabremos de él?

¿Qué mensaje nos mandará?

Sevilla, hijo, ¿cómo vas?

No hay nada como que se acuerden de uno,

y yo me acuerdo del Sevilla.

Y él te estará eternamente agradecido.

No te creas, no te creas.

Él está encantado en su casa escuchándote.

Qué maravilla. Qué maja, Vicky.

¿A que sí? A ti también te voy a meter cuando te vayas.

¡Muchas gracias, cari!

¡Espera, que igual te vas tú antes, rica!

(RÍE)

Lo que más me gusta de Vicky es que es muy salada.

Es tan salada que lo que menos

me gusta de Vicky es que a veces...

es demasiado salada.

Hola. ¿Qué tal, Tamara?

Bien. ¿Y qué tenemos?

Pues el bogavante que está ahí cocinándose.

¿Después lo vas a...?

Sí, después lo voy a pasar por la plancha.

Lo más rico es la cabeza. -La cabeza, perfecto.

Te voy a decir una cosa, se ha ido a por el bogavante

y lo ha cogido a la primera. Otros se han tirado dos horas.

Si la ves sacando la piel a las liebres

no te lo imaginas.

¿Tienes una cultura de todas esas cosas?

Sí, pero no de hacerlas.

De pequeña me metía en la cocina.

Pero no me dejaban hacer mucho. -¿Por qué?

A mi madre le daba miedo el fuego.

A tu madre. ¿Y a ti? -No, a mí no.

Pero si tu madre no te deja. Si tu madre no te deja.

Seguramente has hecho cosas que tu madre no te ha dejado.

Vámonos.

Vicky, hay que sacarlo ya.

-Yo tengo aquí el agua. Me copio de ti.

A ver...

¡Ah!

¿Pero qué te pasa?

Hala, ¿tú ya estás sacando el bicho?

¿Por qué no lo sacas con esto?

Mari, porque lo he sacado con esto.

Bastante tengo que lo he sacado.

¡Uuuuh!

Aspirantes, acabáis de consumir la mitad de vuestro tiempo.

Os quedan 30 minutos por delante.

¡Va, va, lo tenemos!

Bueno, el gran momento.

Anabel, ¿cómo lo llevas? Yo creo que bien.

Voy a hacer como si fuera un changurrito al horno.

¿Te va a llegar el tiempo?

Sí, voy a hacer dos. Para probar tenéis.

Y le voy a dar un golpe de horno

con pan rallado "porcima".

Yo no tengo ninguna duda de que lo va a hacer bien.

Sí, seguro, a ella se le ve con poderío.

¡Mira, mira qué de carne! Os vais a poner las botas.

Gracias. Ánimo, ánimo.

Gracias, cariño.

Ahí está, OK.

Jordi, no me lo has explicado bien. Esto no hace palanca.

Házselo, házselo tú.

Ay, Jesús bendito...

Esto es lo que tendría que haber hecho

Sigourney Weaver con el alien.

Almudena. Aquí estoy.

¿Qué haces? Pues he hecho un caldito

con las nécoras. Sí.

Ahora lo estoy intentando reducir.

Y voy a envolverla con una vieira en carpacho

y luego echarle el caldito encima del carab... del...

¡Ay! Me lío mucho con los bichos estos.

¿Pero tú estás convencida?

Sí, sí, sí. Es que es así.

Bueno, lo que sí que te digo, Almudena, que aunque

la eches en el caldo la carne de la nécora

la tienes que aprovechar. Pues le saco más.

Que se vea que el producto principal del plato

no es la vieira, sino que es la nécora.

Vale. Así que con esta pista...

Voy a poner un poquito. Ya sabes.

Vale, gracias. Gracias.

A ello voy, a ello voy.

Ana. -¿Qué, cariño mío?

O sea... -¡Jesús bendito!

Esta imagen... -No hagas reír.

Olvídate de lo del hombre de la langosta,

a partir de ahora...

¡Ah!

Luis, vamos a ver a Boris a ver qué está preparando.

Ay, Boris, que vienen a verte. -No puedo creerlo.

Qué maravilla. Boris está muy acostumbrado.

Hola. Cómo vas?

Luis, ¿cómo estás? Qué vergüenza contigo.

Quería sacar este sofrito y mezclarlo

con un poquito del coral.

¿Qué te parece un arroz de centollo?

Si está bueno... Está muy bueno, claro.

¿Y lo vas a presentar en la concha del centollo?

Oye, ¿eso se puede hacer?

No, Jordi, en serio. ¿Eso se puede hacer?

Tú te acuerdas que a mí me descalificasteis...

Boris, nunca te hablo para dañarte.

Que sepas, que me has roto el corazoncito

pensando que digo algo para dañarte.

Jordi, es imposible. Me voy a ir con Avellaneda.

¿Te vas a ir con Avellaneda? Hombre.

¡Por encima de mi cadáver! -¡Muy bien!

¡Yo vine primero! Mira cómo yo y mi corazoncito

nos vamos, y Luis también.

Luis, no puedo creer que te hagan cómplice

de una cosa tan espantosa como esta.

Qué asco, tío.

Tamara.

(CANTA) #Amiga mía, princesa de un cuento infinito.#

#Amiga mía.#

Esa canción es para ti, Tamara.

Oh, qué bueno.

Avellaneda. Buenas.

Boris me ha dado un disgusto que no puedo con él.

Sabes que yo te cuido a ti.

¿Sí? Sí, sí, sí.

¿Dime qué estás haciendo aquí?

Estoy haciendo una ensaladilla rusa,

porque ya que era un cangrejo ruso

he pensado: "Tú para casa".

Avellaneda...

Entonces he hecho dos mayonesas diferentes,

una de kimchi y otra de jengibre.

Oye, una cosita. ¿Le había metido mano

alguna vez a un bicho de estos? No.

Qué va. Pero yo creo que Álex

le ve fuerte y te quiere dar ahí un...

Será por los trajes, porque por lo que hacemos

con la caña que me van metiendo...

Si no le haces el esmoquin aquí a Álex...

No, contigo es fácil.

Primero te tienes que vestir de gladiador.

Mira qué perchita tengo.

Tienes percha.

Pues hazme uno a mí. Vale, hecho.

Va, ya estoy ilusionado. Boris me ha roto el corazón,

pero tú me has dado ilusión.

Al horno, ¿no? Tal cual.

Aspirantes, os quedan solo 15 minutos.

Por favor, hazte.

Hazte ya.

Cómo huelen vuestros bichos ya.

Álex, ¿cómo estás? Muy buenas.

Venimos Luis y yo por una cosa.

Porque ya no tienes amigos en este plató.

Lo sabes, ¿no? Se acabó todo.

Les ha dado a cada uno lo que no le gustaba.

"A mí no me des langosta". Y decía: "Langosta para ti".

Vamos a cuchillo, como decía Loles.

Yo creo que has jugado muy bien tu ventaja.

Porque has dado lo peorcito a cada uno que sabías

que lo iba a hacer mal y tú te has quedado

con una pedazo de langosta.

Y como buen mallorquín me imagino

que no me lo destrozarás. Espero que no.

Pensábamos que ibas a hacer una caldereta o algo así.

Las calderetas en Menorca, le salen muy bien.

Esto cuesta mucho ganarlo. Y no sé si con tu tartar

de langosta te vas a hacer con ello.

Espero que sí. Hay que ser muy atrevido.

Es muy delicado, muy sutil.

Tengo dos aliños hechos. -Cuidado con los aliños.

Lo sé, pero es muy fino el aliño.

Suerte. Vámonos de aquí. Ahí, ahí.

Vámonos.

Esto lo tengo que dejar aquí.

Déjalo aquí, que no me molesta nada.

¿No? -No, cariño, si no habla...

Puedo con Vicky y con Anabel, imagínate.

Más leche.

Lo bien que hacía mi abuela estas cosas, ¿eh?

¡Una mierda! -Huele a quemado.

Yo, yo. -Sorry, no he dicho nada.

Lo siento. -¿Se te está pegando?

Sí, pero no pasa nada, es socarrat.

Pues aquí la tienes, Ana Milán.

Yo no sé si mira a nosotros o mira para el tiempo.

Te visto preguntar: "¿Esto cómo era?"

En la Escuela Online de MasterChef

hay un capítulo enterito. Lo vi, lo vi.

¿Lo has visto? Claro que lo he visto.

Si no lo has aprendido no lo entiendo,

porque lo explicamos...

Claro, ¿tú ves un vídeo

de cómo se pilota un avión y sabes? No.

¿Tienes ya idea de qué estás haciendo ahí?

Sí, yo estoy súper orgullosa, porque me lo he inventado.

Y aunque a ti no te guste yo me voy a ir diciendo:

"Tía, te has inventado algo".

¿Habías cocinado con buey de mar?

Nunca en mi vida había cocinado con buey de mar.

¿Lo habías comido? Sí.

Eso sí. Vámonos, amigo.

Los Chunguitos hemos terminado. -Así.

Emplatado. -Mira, yo no sé emplatar.

Que le den por saco.

¿Es que qué? -Así unas cosicas.

¿Y como me lo haga comer qué hago?

Mari, si es que esto se come.

Que no falte de nada. Tiene que estar esto...

Va a ganar el mío. El mejor de todos el mío.

Pero si ahí parece que no hay nada en el plato.

No hay, está vacío. Pero tú no has hecho y yo sí.

Aspirantes, último minuto.

Vamos, vamos, vamos.

Se me están hundiendo.

¡Ah!

Hala, qué buena pinta.

Se me ha quemado un poco de abajo, tío.

Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco, cuatro,

tres, dos, uno; ¡tiempo! ¡Manos arriba!

¡Tiempo!

Anabel, que está lloviendo.

Que nos mojas. -¿Qué dices?

(ANA) Qué desastre.

Estoy muy orgullosa, se me ha ocurrido una cosa,

que si está bueno, estará bueno, pero si no está bueno

me trago la chapa de la inmunidad

y a Anabel, después.

Si quieres convertirte en un auténtico masterchef

en la escuela MasterChef Online encontrarás una oferta imbatible;

técnicas, trucos, cocina internacional y de aprovechamiento,

y más de 260 recetas de platos deliciosos

para sorprender a familia y amigos.

Cocina con la escuela MasterChef Online.

Aspirantes, vuestro trabajo ha terminado, comienza la cata.

Juan, José, traed vuestros platos de langostinos naturales.

Vamos a ver. -Este plato tiene arte.

Buenas noches. -Tengo que echar esto.

Espérate, Juan. Espera, espera.

No te pongas nervioso. Despacito.

Bueno, Juan, nombre de tu plato.

¿Mi plato? "Cosas mías".

Cosas tuyas. "Cosas mías".

Eso, digo. Claro...

Pero no te enfades, hombre. Claro.

No estoy enfadado.

Te parece a Jordi cuando se pone serio.

¡"Cosas mías"! -Cosas que me salen del corazón.

"Cosas mías". "Cosas mías".

¿Cuáles son tus cosas?

Cuatro langostino, con... ¿Cómo se llama? Que no me acuerdo.

Una salsa. -Una salsa.

Está buenísima, porque la he catado un poquito.

¿Que está buenísima? ¿Cómo se llama?

¿De qué es? Salsa curri.

Salsa de curri. -Eso.

Pero ¿sabes lo que es el curri? No.

(Risas)

Pepe, que no lo sabe. -Claro que no.

Pero no lo sabe él ni yo tampoco.

Ni tú tampoco, te lo iba a decir.

Pero está buenísimo, tío.

El invitado va a gozar. El invitado va a gozar.

Va a gozar, se lo va a comer todo.

¿Vosotros habéis ido a Asia?

Sí, hemos estado en Singapur. -En todo el mundo.

¿Te has inspirado en eso?

Claro, la inspiración me ha venido sola a la cabeza.

¿Lo echo yo o lo echas tú?

Lo echo yo, hombre, por favor...

Yo no sé, es tu plato, cosas tuyas. No eches todo.

A simple vista estoy viendo unos langostinos muy hechos

y otro que está muy hecho y crudo, a la vez,

este tiene media parte cruda y media parte hecha.

La cola del langostino en tres cocciones:

chamuscado, menos hecho y crudo.

Por eso se llama "Cosas mías".

Madre mía, Juan...

Ya verás cómo os gusta, ya verás, ya verás...

Mira, les está gustando. -Mira.

A Pepe le está gustando. -Sí.

Ay... Vamos a ver, a ver qué dicen.

Vamos a ver, los langostinos están muy mal hechos,

se guisa todo junto y tú lo has hecho aparte,

si los cueces con las cabezas es mejor, porque cogen gusto;

has hecho, casi, todo lo contrario.

Yo lo he hecho con todo mi corazón y con todo mi amor,

si me ha salido mal, lo siento.

José, cuéntanos qué has hecho. ¿Cómo se llama tu plato?

"Llévame a casa". Eso lo decía el langostino.

Pues eso, los langostinos.

José, ¿por qué has usado tallarín de arroz y no de trigo?

¿Hay arroz de trigo? -El que he cogido.

(RÍEN) -Yo no lo entiendo.

Hay de todo, Juan. Ay...

¿Este plato lo aprendiste estando en Singapur?

Por Badajoz y por Cáceres.

Por Cáceres...

¿No habéis ido a Singapur? Qué va, mujer.

Por Trujillo. -Pero quiero conocer ese país.

A ver si nos transportan allí tus tallarines, José.

A ver, vamos a ver. -Están buenísimos.

Vamos a ver, yo no lo sé, a ver qué me dicen.

Llamad a Urgencias.

Si no es porque están crudos estaban riquísimos.

¿Que están crudos?

Si no estuviera cruda la pasta...

Si los he puesto a cocer al número nueve.

¿Al número nueve? Si se estaban quemando.

¿Y por qué están crudos?

Pues, no lo sé.

No lo entiendo.

¿Los queréis probar? ¿Por qué no?

Yo no, yo no quiero.

José, Tira para adentro. A ver si los cojo.

(BORIS) Cuidado con la garganta, si están muy crudos.

¿Sabes qué pasa? -Están crudos.

Tiene razón Pepe.

¿Pensáis que ganaréis? Creo que no.

Yo creo que sí.

No sé si quieres añadir algo más. Me han dejado sin palabras.

Me da miedo que se van con dudas de si han ganado o han perdido.

Es que me voy con dudas. Tiene razón.

Pues claro. -Sí.

Hay que ser positivos. -Totalmente.

Si somos positivos las cosas nos irán mejor.

Totalmente, en todos los sentidos. -Sí.

Álex, cuéntanos, ¿qué has hecho con ese pedazo de langosta?

Se llama "Haciendo amigos" u "Operación marginado",

porque he empezado a ver cosas en los compañeros.

(ANABEL) Has sido tú, has empezado tú.

¿He empezado yo? En el fondo sé que me queréis, un poco.

Es, simplemente, un tartar de langosta

con dos aliños diferentes y, encima, un jardín.

He ido a proteger el producto todo lo que he podido.

Vamos a probar, a ver si has protegido.

Por exceso de querer cuidarlo lo has dejado en bolas,

la langosta se ha quedado así...

No sorprende, no tiene ese saborazo

que gustaría encontrar en un plato con un producto de este porte.

Si me tapo los ojos diría que es un tartar muy soso

y te diría cincuenta productos: langostino, lubina, dorada...

¿Qué es?

No sabría qué es, entonces, ya he fallado.

Pues nada, sin amigos... Así estamos.

No.

Almudena, tú que estás sudando, mujer.

A ver, "Rosco de nécora", pero tengo que aliñarlo,

es con un caldito que he hecho con la nécora.

Pensaba que harías la nécora. ¿Cómo?

De alguna forma... Alguna postura...

Si me valorías bien os hago de nécora.

Depende de cómo hagas de nécora...

Así.

(ANABEL) ¡Es un cangrejo azul!

Para romper me ha venido fenomenal.

¿Qué es, Almudena?

He hecho un caldo y, después, he cogido la carne de la nécora

y la he metido dentro del ravioli que he hecho con la vieira,

para hacer los puntitos naranjas he cogido el coral de la vieira

con la carne de la nécora y he hecho la decoración del rosco.

Suena muy bien, probemos.

Estoy temblando.

¿Ves que hay como dos colores? Sí.

Hay grasa. Le sobra grasa.

Qué pena, porque, te juro que estaba pensando

que íbamos a probar uno de los platos de esta edición.

Has reducido tanto que se ha transformado

en un fondo oscuro de soja, muy sabroso y grasiento,

donde un producto tan noble y una idea tan bonita

te los has cepillado; era una idea preciosa, de verdad.

Cuando lo has presentado pensaba que era un plato de Jordi.

Por lo pequeño, ¿eh?

Cómo se nota que has pasado por la escuela del bollo,

te ha quedado la misma gracieta. ¿Por qué nos ataca?

No lo sé, tiene algo contra nosotros, Luis.

Creo que, seguramente, los otros platos serán grandes.

Hoy he querido arriesgar, un poco, porque sí...

Está en juego el Masterpin, que te da una inmunidad

en un momento concreto y hay que pelearlo.

Yolanda Croft. (TARAREA UNA CANCIÓN)

(ANABEL) Es Lara Croft de marca blanca.

Yolanda, nombre del plato.

Sí. "Eurípides".

(Risas) ¿¡Qué?!

¡¿Cómo, por favor?! -"Eurípides".

¿Era alguien, una persona?

No. Pero me flipan los nombres de varón

que no tienen por qué estar en el santoral.

Un nombre al tuntún. Sí.

Vamos a probar a Eurípides.

Os preguntaréis: "¿Por qué ha hecho otra vez arroz?" y yo diré...

Nadie lo está diciendo.

Nadie ha preguntado. -Nadie.

¿Eurípides... era bombero?

(Risas)

Se ha quemado un poco.

Se ha quemado mucho, Yolanda, se ha quemado un montón.

Se me ha quemado, sí, "socarrat".

Gracias, Anabel, veo que estás ayudando mucho

a Lara Croft de marca blanca.

Había una cámara ahí...

(JUAN) Le he intentado parar. (BORIS) Anabel, te amo.

(JUAN) ¿Para qué lo enseñas? -Sí, se me ha quemado.

No... no se ha quemado. No...

Que se ha quemado, dice. Tamara, ¿cómo lo ves?

Ha puesto la parte de arriba, ¿cómo lo sabíais?

Por el saborazo a quemado.

Aparte de destrozar el bogavante, porque está seco como un demonio,

se te ha quemado, ¿por qué te empeñas en hacer arroces?

Ya no hago más arroz.

Has hecho dos arroces: uno crudo y otro quemado,

¿cuál es el siguiente? El normal, el... bien.

Te lo agradeceremos.

Tamara, ¿cómo se llama tu plato?

"Bogavante sin ensaladilla".

Le he agregado los guisantes...

Y se me ha olvidado el huevo para hacer la mayonesa.

¿Cogiste esas verduritas para hacer una ensaladilla rusa?

¡Sí! ¿Por qué no has puesto las pinzas?

Porque me parecía suficiente para vosotros esa cantidad.

Tú no te sacas un partido, Tamara.

Creo que he insistido en el tema, en los exteriores te he dicho:

"Tienes que sacar carácter" y no lo sacas,

ahora te preguntamos por tu plato y casi no logras alzar la voz,

porque tú misma estás diciendo "me quiero derretir,

he metido la pata, mi plato es una tontería",

y es una lástima porque se confunde con pocas ganas.

He hecho un descubrimiento contigo y estaba superorgulloso, hoy no;

y espero en ti una reacción, te lo pido por favor.

Creo que eres una luchadora con muchas capacidades,

que no las estoy viendo y es una lástima.

Nunca he comido ensaladilla de bogavante, estaría de la leche.

Sí. -No sé cómo te ha podido salir mal.

Lo sé, ha sido horrible.

No estoy orgullosa, porque podría haberlo hecho mejor,

pero sí estoy contenta, porque hay un pequeño avance

desde el espárrago "velouté".

Anabel, después de haber pescado a pulmón,

¿qué has hecho con tus cangrejos azules?

¿Cómo llamarías a tu plato? "La invasión americana".

Porque el cangrejo azul es una especie invasora.

Así es, está acabando con toda la zona del Mediterráneo.

Eso es. Con los cangrejos locales.

Lo mejor que se puede hacer con ellos es comérselos,

para que no acaben con el ecosistema de aquí.

He hecho una especie de changurro, pero en vez de con changurro

o con buey de mar, con el cangrejo azul.

Pepe va "arrebañando". He sacado mogollón de carne, ¿eh?

No es un changurro donostiarra, ni falta que le hace.

No se le echa albahaca, normalmente, al changurro...

Y bien que le queda. Eso iba a decir yo.

Te diría que es la revolución tarada.

Gracias, gracias.

Falta ver lo que ha hecho la otra mitad de las taradas,

pero respetas la tradición con un producto noble

y que está buenísimo.

Pensé que no iba a probar una receta clásica, alguna cosa...

Bien hecha. Bien hecha.

Ha sido sin querer, ¿eh? O sea, no...

Pero eso no lo digas.

Avellaneda. A ver...

¿Has pensado en mi traje?

Sí, eso es más fácil, no sé si te lo pondrás, pero...

¿Y en el nombre del plato?

"Cangrejo real paseando por el fondo marino",

que va a juego con mis zapatos.

El plato es muy bonito, tiene buena estética.

Y va con cualquier traje. -Sí, encaja con todo.

Este plato va con todo. -Sí, combina con todo.

Luis, ¿alguna cosa que aportar?

Yo, simplemente, diré que me encanta tu traje.

¡Ole! -Bueno... gracias, gracias.

Para no hablar de tu plato.

Pero es algo positivo, al final, es algo.

Patata cruda, cangrejo pasado de cocción,

alcaparras para aburrir...

Parece que solo te importa la estética.

Prefiero mil veces una receta tradicional,

que aprovecha el producto y no tiene defectos,

a un plato que es bonito pero que no se puede comer.

Si no te dicen que hay cangrejo no te das cuenta,

porque hay tal batiburrillo de ingredientes...

La idea puede ser buena, pero está mal ejecutada

y, sobre todo, no pones en valor el producto principal.

En esta vida hay que arriesgar,

creo que he arriesgado a nivel cromático,

porque que te sirvan una ensaladilla lila es raro,

así que estoy muy contento.

¿Qué tal, Ana?

Me he atrevido a algo a lo que nunca me había atrevido,

así que estoy... eufórica.

¿Afónica? -No, eufórica.

El plato, que se llama "Sopa comptal",

Comptal es el nombre del bar que tengo con unos amigos,

en el primero que buceé y me pareció que aquello era...

Aquí hay barco. -Qué pesada, no se calla nunca...

Nunca en la vida, da igual lo que estés contando.

Y, entonces... -Hay un barco.

Sigue, Ana. Estoy aflojando para no meterle.

Entonces, he hecho una combinación de dos cosas que me gustan mucho;

el buey de mar, que lo he comido pero nunca lo he cocinado,

y una base de sopa tailandesa, y lo he mezclado.

Esto que está haciendo Jordi, que le sobra un poco de...

Un poco, dice. De grasa.

¡Oh!

Has hecho una sopa interesante, no está mal,

donde el buey de mar queda escondido,

porque los protagonistas son los componentes "thai",

y donde hay mucho aceite.

Has aprendido cosas interesantes, vamos bien. Pule esos defectos.

¡Vicky!

Se llama "El crustáceo de mi prima tiene los corales grana".

Es una sevillana, pero ¿sabes qué? Que Luis, que es de Galicia...

Pensé que me ibas a llamar "crustáceo".

No, pero me has parecido que eras flamenco.

Por el acento, por el acento. (RÍE)

Por el color de la piel, por sus hechuras.

Ahí te has pasado...

¡Ole!

No te arranques, Luis. Vamos a bailar.

No te arranques. Vamos a la caseta.

# El crustáceo de mi prima tiene los corales grana,

# tiene los corales grana el crustáceo de mi prima,

# el crustáceo de mi prima...

# El crustáceo de mi prima tiene los corales grana. #

(TODOS) ¡Ole!

Nos vas a partir el suelo, tío.

¡Ole, Luis!

Tomatito de la Lanzada.

Ya te he dicho que tiene algo de flamenco.

Y nada, es una "vichyssoise" de buey de mar.

Está muy buena. -¡Ole!

Aquí queremos jurados serios,

no que se pongan temblorosos a la mínima con una moza.

Perdona, ¿sabes cuántos años hace que no me sacan a bailar?

Es tan bello.

El crustáceo de tu prima está pasadito de nata,

es un sabor lácteo que te aseguro, te garantizo

que al marisco no le aporta nada. ¡Oh!

¿Cómo esconder el buey de mar? Detrás de la "vichyssoise".

Con lo flamenco que eras, hijo de mi vida.

Parece ser que la leche con la mantequilla es nata...

¿¡Perdona!? O sea, es que no lo sabía.

Félix, nombre de tu plato.

"Ensaladilla de cigala y cilantro".

A Samantha le gusta que me ponga creativo

y me invente nombres fantásticos, pero no me da la vida.

Intuyo que es como una ensaladilla rusa

con cigalas, mucha mayonesa y una cigalita encima.

Bueno...

La mayonesa la he hecho con los corales de las cigalas

y ya está, ya no tiene más.

No es que esté mala,

pero es mayonesa con algunas verduritas,

y la cigala está maltratada, está hervida "guarripeich",

donde esos corales no aparecen y es todo mayonesa.

Se la voy a dar a probar a Boris, que es un hombre culto.

A mí me encanta la ensaladilla. -Dale.

Y me encanta cómo vas. -Muchas gracias.

(JOSÉ) ¿Está buena, Boris?

Yo entiendo lo que dices, pero encuentras la ensaladilla,

miras y está este chico, pues, también... lo aprecias.

Sí, sí... Es otra forma, ¿entiendes?

Gracias, Boris. -Claro, claro.

Pero estamos en "MasterChef" y esto es una cucharada de mayonesa

con algo de patata, de zanahoria y una cigala maltratada.

(BORIS) Qué fuerte, qué fuerte, qué fuerte todo...

Boris, nombre de tu plato.

"Marte, por dentro Venus",

porque el centollo me recuerda mucho a Marte,

recordad que en una etapa de mi vida fui marciano.

Lo más increíble de todo es que el centollo

y el color de mi americana son iguales.

Ya estamos en la edición de los niños.

(RÍEN)

Os digo una cosa, tengo la teoría de que cuando eres muy amanerado

y muy maricón, como soy yo, nunca es suficiente lo maricón;

así que, el emplatado no debe ser un problema para mí,

todo lo contrario, debe ser un crecimiento hacia arriba.

Te voy a decir una cosa, Boris, ¡tu emplatado está muy bien!

¡Bien! Me gusta este camino.

Enhorabuena. -Mua. ¡Bien!

Vamos a ver, ahora, cómo ha quedado.

Hoy has hecho un trabajo sesudo; es decir, un arroz suave

y, al final, has dicho: "ahora se caen los corales

y la carne del centollo" para rellenar la cascarita,

aprovechando el consejo de este jurado,

logrando un plato que te sube a los altares del centollismo.

¡Bien! ¡Lo sabía, lo sabía! -Bueno, bueno.

"Te sube a los altares del centollismo".

Tu arroz es maravilloso, lo puedes celebrar con Félix.

¡Félix! -Por favor.

Qué maravilla de arroz. -Enhorabuena.

Cómo aprovechas...

Te contrataría de cocinero para que solo hicieras arroz.

¡Otro abrazo! -¡Otro abrazo!

(FÉLIX RÍE)

Me encanta. -Es una historia de amor.

¿Sabes qué pasa con Félix?

Un poco, lo que ha pasado con la prueba de hoy,

tienes que entender el maravilloso poder

de las segundas oportunidades.

Aspirantes, la cata ha terminado.

Antes de deliberar vamos a despedir a nuestro invitado,

Tomatito de la Lanzada.

(TODOS) ¡Tomatito! ¡Eh, eh, eh!

¡Ole!

Ole, ole, ole. -Muchas gracias.

Ole, di que sí.

Qué flamenco, ¿no? -Qué "salao".

Vamos a deliberar para decidir quién ha sido el mejor del reto

y, por tanto, el ganador del pin de la inmunidad.

(BORIS) ¡Guau!

¿¡Fin de la humanidad!?

Se llama Fin de la humanidad. -Es el fin.

El fin de la humanidad para mí. -Que es un pin.

El pin de la humanidad. -Es un pin.

De la humanidad. -Sí, porque se engancha aquí.

Lo vas a ganar tú...

No, ganas tú.

Porque has emplatado bien, has respetado el producto,

estaba buenísimo...

¿Lo tenemos? Lo tenemos.

Vamos a ello.

¡El veredicto!

Queremos destacar el trabajo de tres aspirantes.

¿De tres?

Que den un paso adelante...

Félix. Cariño mío...

Vicky y Juan Chunguito. Anda...

No me lo esperaba.

(Risas)

(YOLANDA) "No me lo esperaba". (TAMARA) Destacar de qué forma?

Vosotros sois un ejemplo de lo que no hay que hacer.

Ah, perdona.

Porque vuestros platos estaban muy malos.

Se han debido de equivocar.

¿Somos loe peores? -Sí.

Los peores, los peores.

(Risas de Yolanda)

Juan, ¿pensabas que ibas a ganar? -Claro.

Mamá, te juro que hago lo mejor,

pero no hay manera, no hay manera de gustarles.

Afortunadamente, ha habido dos aspirantes

que han conseguido lo fácil; hacer dos platos ricos

con un ingrediente de primera calidad.

Esos dos aspirantes son...

Boris.

(Gritos)

¿De verdad?

Y Anabel. ¡Las taradas! (GRITAN DE ALEGRÍA)

¡Las taradas!

Muy bien, Anabel, pero yo no puedo hacer eso.

De los dos, el mejor aspirante de este reto ha sido...

¡Boris!

(GRITA CONTENTO)

(VICKY) Beso. ¡Viva tu arroz y viva tú!

Quiero abrazaros por que no sé cuándo lo volveré a hacer.

Mua. Guapo.

Bello. Qué maravilla.

Boris, por favor... ¿Me pongo el pin?

(YOLANDA) ¡Ole, ole!

Oh, guau...

Muy bien, Boris.

Eres el nuevo "sheriff".

Guau... ¡Oh, guau...! -¡El "sheriff"!

Y en segundo lugar te llevas los cuatro mil euros...

¡No! Para la ONG que elijas.

No, por favor, por favor...

Me gustaría entregárselos a la Asociación AFAGA,

que es una asociación que lucha contra el alzhéimer,

una enfermedad que, muchas veces, no la ves venir,

y se apodera de tu vida de una manera muy difícil.

Para nosotros es muy importante, para Rubén y para mí,

estoy seguro que para Rubén va a ser doblemente importante,

y... para ellos va. Estoy encantado, la verdad,

de haberlos conseguido. No imaginé que el día terminaría así.

En mi edición anterior, tantas veces estuve ahí, parado

y nunca era, realmente, bueno mi plato para conseguir el premio.

Es cierto que la vida está llena de segundas oportunidades.

Con la satisfacción del deber cumplido nos ponemos en marcha,

pero no bajamos la guardia, porque nos esperan unos comensales

acostumbrados a la excelencia: al oro, al platino y al uranio.

¿Qué? No quiero llegar tarde,

porque tengo el presentimiento de que será una gran noche.

¡Bravo!

Viajamos a uno de los teatros de ópera

más grande y moderno de Europa,

el Palau de les Arts Reina Sofía, en Valencia.

Estamos aquí porque queremos rendir un cariñoso homenaje

a una de las voces más prodigiosas y personales de la música

a nivel mundial. ¡Raphael!

# Yo soy aquel... #

Querido Raphael, muchas gracias... Dime, querido Pepe.

Muchas gracias por recibirme. Un placer.

Llevas, casi, un año de gira por el mundo con "Resinphónico".

Estrenamos en diciembre pasado, en el Real.

Qué bueno.

Y la parte española terminará en diciembre del 2020 en el WiZink.

¿No estás agotado tras tantos conciertos?

¿Tengo cara de agotado? No, al contrario.

Admiro mucho de ti, pero ¿sabes qué admiro más de ti?

Que hay mucha gente que te sigue, de todas las edades,

¿cómo se llega a todos esos públicos?

Imagino que, como mis discos están en todas las casas,

los chicos, que son muy curiosos, han ido aprendiendo.

Ahora, mi público es mitad joven y la otra mitad no lo es.

Si pudieses viajar en el tiempo y te pudieses dar un consejo a ti,

¿qué le dirías a ese chaval que soñaba con ser artista?

Le diría "take it easy", vete despacito.

Ve despacio.

Creo que eso lo he practicado bien y he podido llegar con fuerzas,

dando la vida en el escenario todos los días.

¿Te ves participando en el próximo "MasterChef Celebrity"?

¡¿Concursando yo?! Claro, ¿por qué no?

Yo no sé guisar como para eso, yo soy un aficionado.

Te lo digo porque en este concurso intentamos fusionar

modernidad con tradición. Por eso me gusta.

Que es lo que tú haces en el escenario.

Exactamente.

No te quiero robar más tiempo, pero ¿me dedicarías este disco?

Soy de la vieja escuela, lo de escuchar en el móvil...

Además, de vinilo, que son los que suenan bien.

Estoy deseando ver las caras que pondrán las "celebrities"

cuando les diga que tienen que cocinar para ti.

Se van a asustar, que lo sepas.

Se van a asustar.

Bueno, qué cosa más bonita, por favor...

Impagable. Muchas gracias. A la orden.

Me voy, que tengo que preparar el cocinado.

Que salga bien. Eso espero, eso espero.

Aspirantes, bienvenidos a Valencia

y a este impresionante Palau de les Arts Reina Sofía.

Estamos aquí porque hoy vais a cocinar

para uno de los artistas más importantes de siempre,

al que, además, alguno de vosotros conocéis personalmente;

en el caso de Félix, hasta, se ha metido en su piel.

¿En serio?

Me estoy refiriendo, cómo no, al gran Raphael.

(GRITAN DE ALEGRÍA)

¡Es un escándalo!

# Escándalo, es un escándalo...

# Escándalo, es un escándalo. #

Además de poner su voz a escenas de canciones inmortales,

como la que ha cantado Anabel, Raphael es un ejemplo

de los valores de "MasterChef": esfuerzo y constancia.

Ha conseguido 335 discos de oro. ¡Toma ya!

50 de platino, y es el único cantante

de habla hispana en recibir un disco de uranio.

(TODOS) ¿¡De uranio!?

De uranio puro. -Esto sí que es...

¿Qué es el uranio? -Es una cosa...

¿Te da inmunidad? -¡No! Para hacer filetes empanados.

¿Te lo comes?

Sí. El cachopo se hace con uranio. (ANA) Madre mía...

Mis queridas taradas, por haber sido los dos mejores

de la prueba anterior, os corresponde ser los capitanes.

(TODOS) ¡Oh!

Pero, mi vida...

¿Estáis preparados?

¡No! -No.

Pero si tienes... -El de la inmunidad.

Tienes el don de la humanidad.

Fui capitán con el delantal de oro y fue de las experiencias

más drásticas de mi vida, en realidad...

Atención, capitanes, esta vez no formaréis equipos.

Ahí va...

¡Hala! -¿Cómo?

Serán vuestros compañeros quienes os elijan a vosotros.

Ay, madre... -Ay, Dios mío...

Aspirantes, tenéis veinte segundos para escribir en esas pizarras

el nombre del capitán para el que queréis trabajar.

¿Entendido? (ALGUNOS) Entendido.

Yo, en veinte segundos, te lo gratino.

Y no vale copiar. ¡No copies a José!

Me ha copiado él a mí. -Cállate, no digas nada, coño.

Los veinte segundos han terminado. Comenzamos contigo, Ana,

¿con qué capitán quieres trabajar y por qué?

Con Anabel, porque conozco más a Anabel.

Avellaneda, tu turno.

Boris. Boris.

Porque es muy templado y creo que lo hará bien.

Tamara, es tu turno. Boris con un corazón... ¡Guau!

Quiero estar con el mejor capitán del mundo.

Qué responsabilidad.

¿Sabéis que está inmunizado y se la suda lo que os pase?

(RÍEN)

Ahí lo dejo...

Yolanda. A Anabel.

A Anabel. Sí, porque...

Porque sois unas sectarias, las actrices.

Porque somos más sectarias, las actrices.

"Dios los cría y ellos se juntan". Sí, sí.

Vamos a ser honestos.

Vamos a ver si esto funciona, Félix, ¿a quién elijes?

A Anabel. A Anabel. ¿Por qué a Anabel?

Con lo que te gustó el beso. -Félix, de verdad...

Es una pelea por una posible reconciliación.

No sé qué decirte, ¿eh?

(Gritos)

Pero haber negociado...

Vicky, es tu turno.

¿Qué voy a decir yo? Como si no lo supieras...

¡Brava!

Porque le amo y porque hizo un arroz que quitaba el sentido.

Que te lo comiste todo. ¡Gracias, Victoria!

Álex, ¿a quién has elegido tú?

Creo que los capitanes deben tener chispa, garra y fuerza,

y a Anabel le sobra por todos lados.

(TAMARA) ¿¡Perdona?! ¿Nuestro capitán no tiene chispa?

Hay que apostar.

Vamos a ver con qué nos sorprende Juan Chunguito.

Pues, como la llamo yo, Alfonsa,

que la quiero mucho y me cae muy bien.

José, es tu turno, ¿a quién elijes, a Boris o a Alfonsa?

Yo, también, he elegido a Alfonsa, porque me ha caído muy bien.

Almudena, solo faltas tú, ¿con quién quieres cocinar?

Pienso que en estas pruebas se necesita dinamismo... ¡Anabel!

(ANABEL COMIENZA A TARAREAR) -¡Gracias!

Anabel, tienes a seis aspirantes que te han elegido,

y Boris, pobrecito mío, solo tiene a tres.

El cariño queda para ti, para siempre, no te lo quita nadie,

pero debes descartar a dos aspirantes.

A ver, no, ¿eh? No está bonito esto que hacéis.

No hacen nada bonito.

Creo que Ana Milán no aporta.

(RÍEN)

Nos la podemos quedar.

Bueno, yo los quiero mucho... -Te has pasado, Alfonsa.

Os quiero mucho, me caéis bien, os quiero mogollón,

me voy al fin del mundo a tomar algo pero no a cocinar.

¿A cocinar no? -No.

Alfonsa, te has pasado; ahora me voy con Boris.

Eso es. -¡Hala!

Se ha pasado un huevo. -Se ha pasado cinco pueblos.

Alfonsa, ya nos conocemos. -Alfonsa, te has pasado.

Raphael cuida mucho su alimentación,

así que hemos preparado un menú de 4 platos ricos y saludables.

Muy bien. ¡Bravo!

Comenzamos por el entrante, que consiste en...

Me encanta. -Sí, ¿y el ajoblanco?

Qué necesidad...

Un primero...

Raviolis, me encanta hacer pasta.

Continuamos con un segundo...

La alcachofa es muy difícil pelarla.

Para terminar, un postre...

Galleta. -Eso está chupado.

Aspirantes, ya veis, un gran menú para una gran noche.

# Hoy puede ser una noche especial,

# puede ser tu gran noche... #

Puede ser no, va a ser nuestra gran noche.

Están reunidas Victoria, Tamara y Avellaneda, el trío "fashion",

y, a ello, se le suma los Chunguitos;

o sea, que el grupo es inquietante.

A ver, José, Juan, ¿sabéis de dónde se saca el osobuco?

¿El osobuco? Eso es carne, ¿no? Será la parte de aquí.

Menos mal que he venido preparado y os voy a dar una clase magistral

para ver si consigo que aprendáis.

Lo primero que debéis memorizar es que la ternera,

aunque tenga cortes menos nobles y conocidos

todos tienen un potencial enorme; de hecho, lo mejor de la ternera

es que tiene desperdicio cero, todo es sabroso y cocinable.

¿Todo? -El vacuno español vale para todo.

De un kilo se aprovecha un kilo.

Si deshuesásemos como un carnicero y quitásemos el hueso de la cadera,

nos vamos a un trozo pequeñito pero muy gustoso y muy sabroso,

que se llama espejo o cazoleta, que es una carne muy tierna;

si retiramos el hueso nos vamos a esta zona grande,

a esta parte de aquí, que es la tapa.

¡Dame unos filetes de tapa! De aquí salen los escalopines.

Un buen trozo, ¿eh?

El redondo sirve para dorarlo y que quede jugoso por dentro.

¿Toda esa carne se va a comer Raphael?

Este trozo se ha puesto de moda, se llama tapilla o picaña,

la picaña es un corte argentino, pero es la tapilla de siempre.

Es gigantesco.

La culata, muy jugosa y tierna, para cocido sería maravillosa.

Y es blandita. Sí.

Luego, tengo la cadera, la mejor pieza de la parte trasera,

y es muy buena para filetear.

A mí me vale todo para filetear. -Sí, al final...

Tenemos el rabillo, que funciona muy bien para asar;

la babilla es muy jugosa y tierna, perfecta para filetes y medallones.

Qué buena carne.

Y, por fin, vais a descubrir de dónde viene el osobuco.

A ver, por favor. -Ay, Dios mío.

Esta pieza es el morcillo. (TAMARA) ¡Ah, el morcillo!

La carne de morcillo sirve para guisar.

Mi madre, todo el tiempo.

No hacía otra cosa, solo morcillo.

Es una carne rica en colágeno, ¿qué ocurre?

Si deshuesamos, perfectamente, lo llamamos morcillo;

si el corte es trasversal, incluyendo el hueso, con el hueso,

lo llamamos osobuco. ¿Queda claro?

Queda clarísimo.

La carne de vacuno es fundamental para una dieta equilibrada.

¿Vosotros habéis oído hablar de la carne madurada?

(ALGUNOS) Sí. (BORIS) Solo come carne madurada.

(ANA) No nos queda otra, Boris. (RÍEN)

Recomendamos consumir carne con, al menos, siete días de maduración.

Se puede madurar, incluso, nueve meses; perderá humedad

y ganará ese sabor añejo, que solo da esa maduración.

Te das cuenta que no tienes idea de nada.

Ahora, que ya sabéis las propiedades de la ternera,

Boris, te corresponde elegir qué dos platos queréis cocinar.

No digas nada, no sugieras nada.

No te sugiero nada.

¿Los azules? Ajoblanco y osobuco;

¿o los rojos? Raviolis de brazuelo y el postre.

Escogeremos el rojo.

¡Bravo! Gracias, eres un gran capitán.

Por tanto, Anabel, serás la capitana del equipo Azul,

y cocinaréis el ajoblanco y el osobuco.

Dentro de todo, éramos más partidarios

del azul que del rojo.

Atención, cocinaréis para Raphael y para todo su equipo.

(ALGUNOS) ¡Bravo!

En total, cuarenta invitados.

(VICKY) Eso no es nada.

Ya me parecen pocos, es guay.

Como siempre, nuestro supermercado proveedor de alimentos

os facilitará los ingredientes necesarios para cocinar

y donará el excedente que no uséis a comedores sociales.

Vale, bien.

Disponéis de 130 minutos para elaborar las 40 raciones.

Y más os vale que sean dignas de un disco platino.

Nos sobran 100 o así. -¿Qué? ¡Calla, calla, loca!

Aspirantes, ¿preparados para darlo todo

digan lo que digan los demás?

(TODOS) ¡Sí, chef! -¡Es un escándalo!

Coged los delantales y vamos a por ingredientes

y a cocinas en tres, dos, uno. ¡Ya!

¡Escándalo! -¡Vamos, vamos, vamos!

¡Venga! -Vámonos.

# Porque el agua que lleva el río,

# no regresa nunca del mar.

# El trabajo nace con la persona.

# Va grabando sobre su piel.

# Ya siempre le acompaña

# como el amigo más fiel. #

¡Vamos, vamos!

Hombre, los Chunguitos han venido. ¡Qué bien!

Aspirantes, tengo algo muy importante que comunicar.

Boris. ¡Sí, Pepe!

Ser el mejor de la prueba anterior, además del pin de la inmunidad,

te otorga otro gran privilegio. ¡Guau!

Vas a poder disfrutar de la ayuda de un juez

en tu cocina durante 15 minutos.

¡Oh, guau! -¡Qué maravilla!

Eso sí, Boris, a cambio, tienes que sacrificar

a un aspirante de tu equipo. "Oh, my God!".

¿Puedo retirarme un poco a pensar?

¿Cuál de los Chunguitos? -¿Por qué los Chunguitos?

¿La has tomado con nosotros?

Boris, no te pierdas esto. Boris.

Esos 15 minutos de ayuda son muy importantes

para la prueba de hoy.

Juan, ¿tú estás dispuesto a hacer ese sacrificio por nosotros?

-Sí. -¿Sí? ¿Lo harías?

¿Lo tenemos resuelto ya? Sí.

¿Quién va directo a la Prueba de Eliminación

porque tú lo decides? Juan Chunguito.

¿Se puede saber por qué? Él me ha entendido

que necesitamos estos 15 minutos del juez.

Tamara, ¿entiendes la decisión de Boris?

Lo entiendo. Es nuestro capitán, pero me muero de pena.

¿Qué tipo de actitud es esa ante la vida?

¡Hay que estar completamente positivo!

¡Es una prueba más! -Sí, señor.

¡La vida está llena de pruebas y es una más!

¡Lo vamos a superar!

¡Ojo, ojo, ojo con el equipo rojo!

(JOSÉ) Boris se salva. Pero también nos tiene

que salvar a nosotros.

Si no, yo me enfado. -Boris, ponte las pilas.

Bueno, pues, ahora sí, arranca la prueba.

¡Venga! Equipo azul, empezáis vosotros.

¿Estáis listos? ¡Sí, chef!

Pues a cocinar en tres, dos, uno. ¡Ya! Adelante.

¡Vamos, chicos! -¡Vamos, vamos!

Hay que hacer una camita, 20 cebollas

y tocamos a media por persona. -Perfecto.

(ANA) ¿Estás con las zanahorias? -Sí.

Vale. Yo me voy con puerros.

¡Madre mía, las sardinas!

¿Tú sabes mi truco? Que abras la boca

para que te entre por la boca

y no te entre ni por los ojos ni por la nariz.

-¿Y funciona? -Hombre, que si funciona.

Para el entrante, lo primero que tiene que hacer

el equipo azul, es pochar la cebolla,

licuar la manzana y el apio para hacer el gel.

Estas elaboraciones acompañarán

al ajoblanco y a las sardinas marinadas en ponzu.

Félix, vete poniendo el osobuco en bandejas.

-Estoy en ello. -¡Gracias, cariño!

¡Ese es el equipo!

Para el segundo plato, es fundamental

un buen sofrito de verduras donde cocerá la carne

y del que se extraerá el jugo que servirán con el osobuco

y el "trinxat" de patata y col.

¿La cebolla pochada cómo va?

-Estamos en ello. -Vale, cariños.

Oye, escuchadme. He robado las gafas

a Anabel Alonso. Le han dado otras,

pero no tiene nada que ver con su dioptría.

Estas son las de Anabel.

Son monísimas. ¿Esto no nos descalificará?

Que ya tenemos a una persona eliminada.

No vaya a ser que te quiten a ti. -Fenomenal. No ve nada.

(BORIS) ¿No ve nada? (RÍEN)

¡Necesito un cubo de basura!

Veo, veo, veo.

Hola, Anabel. -¡Cállate, que te va a ver!

A ver. El cubo de basura.

Aquí, debajo de la olla. Aquí. -Gracias.

Hola, Anabel. No nos ha visto.

¡Juez! ¿Cómo está el equipo rojo?

¿Qué te pasa, Vicky? ¿Y esas gafas? Las robé.

¿A quién? A Anabel Alonso.

¿A Anabel? No me parece serio. Hay varios judas

en este equipo rojo, eh. ¿Se las tenemos que devolver?

¿Cómo que devolver? Es lo suyo. Bonnie "and" Clyde, venga.

Por favor, venga. Bonnie "and" Clyde, venga.

¡Hola! -Hola, mi amor.

¿Qué tal? ¡Anabel!

¿Qué? ¡Vienen a buscarte!

¿Qué queréis? -No veo nada.

Anabel no ve nada. Como no ve nada, no se da cuenta.

¿Qué queréis? -No veo nada, Anabel.

Tú sí que no ves nada. (GRITA)

¿De dónde las has sacado? -Te las he robado.

-¡Trae! -Que te las he robado.

-Yo te doy estas. Toma. -¡Oh!

¡Hombre! ¿Dónde va a parar?

¡La tía! Oye, Anabel, aquí tienes

a las dos ladronas. Son ladronzuelas de poca monta.

¿De poca monta ha dicho? Que no las han encontrado.

Que te las han quitado a propósito. ¡Toma ya!

¡Qué perras! Para que no veas.

Para desestabilizar a tu equipo. Claro. Es lo que queremos.

¡Ojo, ojo al equipo rojo!

¡En el azul querrías estar tú!

Oye, ¡venga! Equipo rojo, Bonnie "and" Clyde.

Juan sacrificado. Judas. ¿Preparados para cocinar?

(TODOS) ¡Sí, chef!

Pues vuestro tiempo empieza en tres, dos, uno. ¡Ya!

Caballeros, pónganse. ¡Venga!

Victoria, ¿quieres que yo vaya cortando eso?

-Vamos a ir cortando los puerros. -Perfecto.

Juan, lo que no vale, a la basura. Esto.

¡Vamos, Juan! -¡Venga, vamos! ¡Alegría!

Oye, por favor, vamos rápido para que cuando venga el juez,

algo esté calentándose.

¡Vamos, venga! Hay que tener alegría.

Para el relleno de los raviolis, el equipo rojo debe trocear

las verduras y dorar la carne. Posteriormente, guisarán

el conjunto hasta que esté jugoso.

Esta parte me encanta. -¿El qué? ¡Ah, qué gustazo!

-Es maravilloso. -Es antiestrés total.

¿Qué estás echando ahí? -Las yemas.

Con cuidadito de las cáscaras.

Para hacer el cremoso de chocolate, Juan tiene

que elaborar una crema inglesa donde fundirá el chocolate.

Una vez frío, lo acompañará con galleta de pecán y cítricos.

Esto está ya casi. -¿Sí? ¡Dale, dale!

¡Dale, dale! Que ya no vas al "gym".

Es como ir a Pilates.

(BORIS) ¡Me encanta oír ese refritar! ¡Bravo!

¡Y cómo huele!

Oye, los Tam-Avellaneda, ¿cómo están?

Muy bien. Aquí estamos, con los huevos.

¿Cómo vais vosotros?

Me encanta lo de los Tam-Avellaneda.

Pero de Tam con M de Tamara. -Por fin alguien nos ha bautizado.

A mí me encanta llamarte "capitán". Siempre lo he sentido así.

Boris, tienes la erótica del poder.

¿Y a ti te gusta la erótica del poder?

-A mí me encanta. -¿Te pone?

-Me pone, me pone. (VICKY) Déjate de erótica del poder

y mira a ver la carne.

(Música)

Bueno, Pepe, Jordi, estaréis conmigo que teniendo

un invitado tan maravilloso como Raphael...

El más grande. Este juego tiene que ser

un homenaje a esa maravillosa voz, que, para mí, es la única.

Inimitable. Quiero saber cuánto sabéis de él.

¿Cuántas veces ha representado a España en Eurovisión?

Dos. Dos.

Lo he dicho yo primero.

Primero no. Lo decimos a la vez.

¿Qué personaje interpretaba en el musical

"Doctor Jekyll and Mr. Hyde"? (AMBOS) Los dos.

Muy bien. Ya está. Lo he dicho yo primero.

Has ganado tú. Los dos a la vez.

Estáis empatados.

Así que el desempate va a ser la respuesta

a la siguiente pregunta.

¿Con qué dos familiares nuestros...?

¡Las Azúcar Moreno! (RÍE)

Yo también lo he dicho. ¡Las de los Chunguitos!

¡Claro! ¡Lo sé!

¡Señores y señoras, Pepe es el ganador de esta prueba!

¡El que más sabe de Raphael!

¡El que más rápido ha dicho las respuestas!

Si no habías nacido tú y yo ya estaba escuchando a Raphael.

¡Raphael es Dios! Respeta un poco la edad.

Estoy de acuerdo. Es de nuestra quinta.

# ¿Qué pasará? ¿Qué misterio habrá?

# Puede ser mi gran noche. #

Me voy con el azul, que son más serios.

¿Te parece? Me parece bien.

Pues ya está. Suerte, guapo.

Ya me ha arreado. ¡Mi equipo azul! ¿Cómo estamos?

¡Anabel, capitana! Supercapitana.

¿Me admitís en el grupo de los actorcitos?

Vale. Admitimos al cocinerito.

Gracias. ¡Ven aquí, cocinerito!

Cuéntame. ¿Quién está con el ajoblanco?

Está... Ya está. Deja eso y ponte con el ajoblanco tú.

Perfecto. Eso es lo primero

que tenemos que hacer. Almendras, agua, vinagre,

ese poco de ajo, muy poco.

¡Oído, chef! Venga, muy bien.

Ojo con el punto del osobuco, eh,

que no se nos haga demasiado. No.

Que si no, queda demasiado seco.

Te veo bien organizada, pero... Pero lenta.

Ojo, no subestimes al equipo rojo. Vale.

¡Quiero ganar, eh! ¿Lo entendéis? ¡Sí, chef!

¡Quiero ganar! ¡Venga, vamos bien organizados, chicos!

¡Cuidado, chicos! ¡Quemo, quemo!

(ANABEL) ¡Venga, chicos! ¡Tenemos que ganar!

¡Estamos trabajando bien! ¡Que los tenemos aterrorizados!

Están cagados, están cagados.

La bresa está para ponerle un piso con hilo musical.

(YOLANDA RÍE) -Pero bien pintadito.

Amor, ¿está bien de carne? -Sí. Más no.

¿Más no? Esta está. -Sellada. Vamos, para afuera.

Se rumorea que por aquí hay ladrones.

(EXCLAMAN)

# Me alegro tanto de volver a verte.

# Me alegro tanto de verte. #

Bueno, este recibimiento emocionado.

Oye, no dejad de hacer lo que estáis haciendo,

pero muy atentos a lo que diga Jordi.

Una cosa te voy a decir. Tenéis un capitán experimentado.

Tiene el privilegio de 15 minutos más

con un juez ahí ayudando. ¿Qué más queréis?

Bueno, hombre, te queremos mucho a ti.

Estamos esperando. No. Tú quieres mucho más a Félix,

que ya me he enterado. No.

Fíjate que me ha sentado un poco extraño

que no haya puesto mi nombre en la pizarra.

Te he notado como tristón. Si vas a estar todo el cocinado

pensando en esas cositas de Félix,

vamos a tener un problemita aquí. Estoy pensando a los 15 minutos.

¡Estás pensando en los labios de Félix!

¡No! ¡Juan, di que no!

Está pensando en esos labios de Félix

acercándose a su boca. Es maravilloso.

Se está poniendo celoso. Me voy con otros dos

que también verás tú, eh.

Voy con los Chunguitos. Oye, un momento.

¿Puedo hacer una pregunta o no?

¿De verdad te ha molestado lo de Félix?

¿Me estás sondeando? No sé.

De repente, me interesó. No. Te digo porque aparte

de que estoy notando cierto sondeo, me estás haciendo ojitos.

Bueno, hombre, la verdad, me has dejado

un poco así como... No sé. No sabía qué.

A ver qué lectura haces de eso.

Tengo que cocinar muy bien para ganar,

para que vuelvas, por favor. ¿Le puse más sal?

Espero no cagarla.

¡Qué bello mi Jordi! Ese beso que me ha dado.

-¿Te ha dado un beso? -Me ha dado un beso.

¿Quién te ha dado un beso? -Jordi.

¡No! La erótica del poder Si te lo he dicho yo.

La presa está completa. Ya tiene el vino y todo.

-Los osobucos están todos. -Por eso, por eso.

A ver. ¿Cómo va el ajoblanco? -Aquí está.

¿Le has echado el pan?

Tengo una receta sin pan de ajoblanco,

que sale riquísima. Por eso te digo.

Confía en mí, Anabel.

-¿Sin pan? -El ajoblanco es

mi responsabilidad.

-¿Pero sin pan? -Confía en mí. Sin pan.

-Vale. ¿Sale riquísima sin pan? -Sale riquísima. Te lo prometo.

Confío en ti.

Confío en ti. Dime.

(ÁLEX) Estoy muy convencido de lo que estoy haciendo,

pero algo puede fallar, así que espero que esto

empiece a funcionar, empiece a coger el juguito,

porque tiene que salir bien el ajoblanco sí o sí.

Equipo azul, equipo rojo, solo os quedan

50 minutos para empezar a sacar platos.

¿Cómo? Anabel, 50 minutos

para el ajoblanco. Boris, 65 para los raviolis.

65 para los raviolis. Pues venga, ya puedes correr.

Vale, chicos. A partir de ahora, orden, eh.

Vamos a empezar a trabajar con cabeza. La basura.

A ver. ¡Eh, eh, eh! Félix, tranquilidad.

Félix, tranquilidad. -Sí, sí. Voy a poner esto aquí.

Pues eso, tranquilidad. La única que grita, soy yo.

Vale. -Venga, perfecto.

(ANABEL) Yo creo que es cuestión de los nervios,

de querer hacerlo bien. Él está: "¡Venga, corre!"

La que grita aquí, soy yo.

Se acabó. Y hemos seguido.

¿Tú conoces a Raphael? -Es tío de mi primo.

-¿Sí? -Sí. Por el lado Chávarri.

Pero yo no he coincidido muchas veces con él.

Me encanta.

Tiene que ser muy finito. (BORIS) Estáis hechos

unos expertos en lascar. Los Chunguitos lascadores.

¡Ostras! Esto... Se ha quemado.

-Momento queso. -¡Boris, capitán!

-¿Cuánto más? ¿Más? -Ya está, ¿no?

¡Boris, capitán! Que te cuento una cosa.

Tami, mira qué ha pasado. He dejado la olla ahí

y se ha quemado. -No pasa nada.

Me da miedo que vengan y digan: Eso se ha quemado.

Mientras estaba pasando todo, lo dejé aquí encima.

No te preocupes.

# Igual, igual, igual.

# Igual de loco por cantar. #

Equipo azul, equipo rojo,

os hemos traído a un cocinero que es el que mejor sabe

qué les gusta comer a los artistas.

Él es el chef del restaurante de este Palau, el Contrapunto.

Y se llama Pablo Ministro. Adelante, por favor.

Hola, Pablo.

¿Qué tal?

¡Cómo me gusta tu nombre! ¡Cómo se nota que hay poderío!

Bienvenido a "MasterChef".

Pablo, tú das de comer siempre a los artistas que vienen aquí.

¿Les gusta? ¿Te piden cosas raras? Pues sí.

Hay algunos a los que les gusta las cosas raras.

A lo mejor, darle de comer al gato, antes que al artista

y cosas así. ¿Y para el gato, qué te pidieron?

Arrocito con verduras.

Integral, además. ¿Una paella de verduras?

Arroz integral. ¡Madre mía de mi vida!

No te fíes mucho de Samantha, que te hace el lío, eh.

Le gusta el cotilleo. Es cotilla.

Venga, al lío. ¡A currar!

Está aquí la capitana. Hola, capi.

Hola, cariños. ¿Qué tal? ¿Cómo vas?

Están marinando las sardinas, está pochando la cebolla

y el osobuco está en marcha en las cuatro ollas.

Se ve bien. Creo que está todo en marcha.

-Lo tienes chupado. -No. No está chupado.

El ajoblanco, ¿está hecho? Está en marcha.

Vamos a catarlo. Que pruebe el ajoblanco.

Tengo una recetita sin pan de ajoblanco.

La recetita es espectacular. -Debe espesar un poco. No sé.

Pero si es tu receta

y confías en tu receta... -Yo confío.

Adelante. Gracias. Vamos a probar qué tal está.

A mí me da igual que lleve o no lleve pan.

Lo importante es que esté de categoría.

Está espesito, eh. -Espera. De todas formas,

quiero darle una cremosidad especial aún.

-A mí me gustaría más vinagre. -Más vinagre. Oído.

Vas por buen camino. Muchas gracias.

No te vamos a ayudar más. Vamos a probar el osobuco.

Muy buenos consejos. -Cambiamos.

Aquí.

Les está gustando la receta y eso a mí me pone feliz.

Oye, pues esto huele bien, eh. Te vas a poner muy contento,

porque hemos hecho el guiso del osobuco

con un vino de aquí, de tu tierra,

Utiel-Requena. ¡Uy, qué bueno!

Que te va a encantar. Y va a quedar espectacular.

Vamos a ver al equipo rojo.

Muchísimas gracias. -Nada, hombre, Boris.

Somos un equipo aquí.

Bueno, equipo rojo, os traigo a Pablo.

¡Hola, Pablo! -Hola, Boris.

¿Cómo estás? Un placer. Vamos a ver lo que Juan

considera una lasquita.

Juan, eso no es una lasquita. -Esa es tuya.

¡Ah! ¿Me echas las culpas a mí? ¡Joder, macho!

¿Cómo lo ves? Lo veo mal.

Aquí tienes a Juan.

¿No estarás ahí boicoteando al equipo

porque te han puesto el delantal negro

y quieres que todos vayan a la escabechina?

Estoy encantado de la vida. -Menos mal que cantáis.

# Si me das a elegir entre tú y la riqueza. #

(BORIS) ¡Bravo! # Con esa grandeza

que lleva consigo. ¡Ay, amor!

# Me quedo contigo. #

Se les da muy bien. Me lo llevo, que si no...

Vale, venga. -Suerte.

Gracias, hombre. Por aquí huele a chamusquina.

Vamos por aquí. Hola, Tamara.

-Hola. ¿Qué tal? Encantada. -Te ha tocado lo dulce.

-Qué suerte. -¡Qué bueno!

¿Qué ha pasado con el postre? Es una buena pregunta

la que me haces. Resulta que ya habíamos puesto

la crema con el chocolate y hemos dejado la olla aquí.

Y, entonces, esa olla ha seguido hirviendo.

Ah, ya la estoy entendiendo. Ha seguido hirviendo

hasta que se ha quemado. Cuando algo se quema un poco,

es mejor repetirlo, ¿no? Siempre.

Estás de coña. Cuando vienen dos cocineros serios

y os dicen que algo se tendría que repetir,

yo haría un planteamiento.

Pero vosotros mismos. Vámonos, Pablo.

Oye, suerte. (AMBOS) Gracias.

Lo repetimos a saco.

Yo, en este programa... -Tú, Vicky, deja de comer.

Eso es una cerdada, Vicky,

como una catedral. Victoria, deja de probar.

Ya no va ese chocolate. ¡Victoria, te has comido

todo el cazo! ¡Deja! ¡Fuera!

¡Qué locura! Esto ya está fuera.

Vamos a hacer un nuevo chocolate y punto.

Pablo, haces un trabajo maravilloso aquí.

Siempre tendrás las puertas abiertas de "MasterChef"

para lo que tú necesites. Muchísimas gracias.

Y tenme preparado el plan B. Igualmente, estáis en casa.

Un abracito.

Y hasta siempre, amigo. Y suerte con todos estos.

Esto es un problemón. Verás la que van a liar.

¿Quién necesita qué?

¿Alguien me necesita? -Yo, un beso.

¡Quiero un beso!

Hay que profundizar más, limpiar más.

¿Más? Vale. -Nos tenemos

que quedar con el corazón.

Félix, ¿tú conociste a Raphael cuando lo interpretaste?

-Un par de veces. Es maravilloso. -¡Qué guay!

Yo creo que fue el primero que cantó

en el Albert Hall o alguno de estos.

-¿Qué? -Sí, sí.

El primer español que lo petó allí.

Venga, va. Va, va.

Qué guisante más bueno me acabo de comer.

-¿Sí? -Ana, necesitamos

que queden guisantes. -Toma.

Come y calla, ¿no? Se dice. -¿Tú comes cuando cocinas?

-Sí. -Yo todo el rato.

Es que yo no cocinaba nada hasta que entré en este programa.

Venía mi madre, que me hacía la cena y la comida.

Hay una parte de mí

que no quiere que cocine yo mejor que mi madre.

No quieres que el alumno supere al maestro.

-Eso lo decía Leonardo da Vinci. -¿En serio?

Yo vivo sola desde los 16. A mí, comida de madres

es lo que mejor me suena del mundo.

Apagando ollas y quitando pitorros.

¡Mirad quién ha venido, aspirantes, a desearos suerte!

¡Qué maravilla! ¡Hola!

¡Por favor! ¡Por Dios, qué alegría!

-Qué alegría. -¡Qué bonito, por favor!

¡Qué alegría tenerte aquí con nosotros!

-¿Cómo te va? -Muy bien. Mira cómo me tienen.

Fíjate qué joven y qué guapo era yo.

Fue una experiencia superbonita meterme en tu vida.

-¡Qué bueno! -Señor, con su permiso,

voy a seguir en cocinas, que si no, no llegamos.

-A ver qué me haces. -A ver, a ver.

Mis queridas "celebrities", Raphael ha venido a desearos

mucha suerte. Pero también ha venido

a comunicaros una cosa. (ANABEL) ¿Qué?

Que vayáis esta noche a verme. -Por supuestísimo.

Por supuesto.

Estáis todos invitados al concierto de Raphael.

(GRITAN CONTENTOS)

¡Allí estaremos! -¡Qué maravilla!

¡Aspirantes, escuchadme bien!

Raphael y yo nos vamos al comedor.

Eso significa que, en 15 minutos, empieza el servicio.

Empieza el baile. Y no queremos retrasos,

que esta noche hay un gran concierto.

Yo creo que Raphael todavía no tiene hambre.

¿A que no, Raphael? -No. Pero dentro de 15 minutos,

voy a tener hambre.

Raphael, vámonos al comedor,

que esta gente tiene que trabajar rápido,

que veo que hay cosas... Hasta luego.

# Escándalo, es un escándalo. #

-Nos vemos ahora. -Venga. ¡Adiós, guapo!

Me faltan manos aquí. ¿Sabes qué pasa?

Que si no lo meneo, se quema otra vez.

Equipo rojo. ¡Dígame, señor Jordi!

Los raviolis salen en 35 minutos.

¿Cuánto nos quedaría para terminar la cocción?

43. 43. Más el tiempo de formar

80 raviolis... Sí. Bueno, vale.

No me cuadran los números. No, no nos cuadran.

Ya podemos cambiar la marcha, porque vamos tarde.

Lo de los 15 minutos, deberás pedirlo.

(TAMARA EXCLAMA) Pues ya.

No había oído eso. Pues lo pido ahora.

Por favor. Equipo rojo, durante

los próximos 15 minutos, voy a ser yo el capitán

de este equipo, ¿vale? Me parece fatal.

Solo te lo concedo, si luego no decís

que yo no fui buen capitán, porque no es verdad.

Hemos estado aquí elaborando las cosas con buen orden.

Si quieres, no modifico tu organización.

Durante 15 minutos

os echo una mano. Vale.

No. Pero haz de capitán.

Pero que está corriendo el reloj. -Vale.

Vamos a aprovechar el tiempo. OK.

¿Cuál de las dos ollas está lista? Lista ninguna.

Vale, vale. OK. A ver, muy bien.

¿Tenemos para pintar ahí? ¿Qué vamos a pintar?

Esto es muy sencillo. Cuando tengamos el relleno,

pincelaremos aquí con algo

que hidrate la pasta y haga que se pegue.

Puede ser agua, clara de huevo, lo que queráis.

Meteremos el relleno,

cerraremos con otra pasta y cortaremos.

Vale, perfecto. Perfecto. ¿Qué tiempo de cocción

le falta a esto? Pues le tiene

que estar faltando... No sé.

¿Cuál creéis que irá más rato? Esta tiene más rato.

-Las dos. -Esta tiene más rato.

No. Esta ha ido antes. Vamos a parar la olla.

Hay otra opción.

A ver esta ollita. OK. Probamos la carne.

Ponla en la tabla. Vale.

Si pudiera ya... Está muy dura. Está durísima.

Está como una piedra.

Le falta cocción, amigo mío. Cerremos ollas

y démosle 20 minutos más. Vamos a ver la solución

que encontramos a este problema, porque no queremos que esperen.

# ¿Qué sabe nadie? #

Bienvenidos a todos. Sabemos que los días de concierto

debéis estar muy concentrados, así que valoramos

todo el cariño que hay detrás de este esfuerzo.

Por eso, Raphael, equipo, discográfica,

este aplauso es para vosotros.

(Aplausos)

Se ha quemado otra vez. ¡No me lo puedo creer!

(VICKY) ¿Qué os pasa? -Que se nos ha quemado

la crema inglesa. (BORIS) ¿El postre?

(JUAN) Entonces, ya... Bueno...

Me quedan cuatro minutos de ayuda en esta cocina.

Me voy a ver el postre. Te acompaño.

¿Qué pasa?

Se nos ha quemado la crema inglesa. Es la segunda vez.

Es que la primera no estaba quemada.

Si la otra no estaba tan quemada, la tenemos guardada.

Sí. -Voy a por ella.

-Vamos a por ella. -¡Venga!

Vale. Tenemos una crema quemada y la otra medio quemada.

¡Ya la tengo! -Victoria, te dejo a cargo

de la carne un momento.

Vamos a ver.

¿Está medio solucionada esta crisis?

Sí. Está solucionadísima. -A ver lo que me dice Jordi.

A ver. Malo no está. Tiene un punto de amargor

más fuerte porque se les ha chamuscado

un poco la crema anterior.

Pero la crema anterior se ha chamuscado una gota.

Lo que has hecho ahora, está chamuscado entero.

Total. Temperatura, baño maría y al molde.

Aprovecharé mi minuto para meter caña aquí

y enseñarle a mi amiga cómo se hace eso, porque la veo mal.

Aquí, a mano alzada, ¡pam, pam! Lo tengo.

En dos cortecitos muy limpios. Y luego, esto hecho en un grupito

y a la fuente. Y 40. Gracias por hacer todo muy fácil.

¡Ya, ya, ya!

Bueno. Oye... ¡Equipo rojo!

¡El tiempo ha terminado! ¡Gracias, Jordi! ¡Muchas gracias!

¡Vámonos! -¡Venga, arreando!

Pensad que esto va a ser la cama de la sardina.

Tiene que quedar perfecto. -Vamos, dale, dale.

Vámonos ahí. Vámonos.

-¿Qué tal ha quedado la cebolla? -Muy bien.

Por el color, perfecto. -¡Qué bien!

Me sabe mal decirlo, chicas, pero este ajoblanco

está que te mueres. -Te sabe mal decirlo.

Pues a mí me das alegría.

¡Este ajoblanco está para bailar sevillanas!

¿Qué pasa aquí, equipo azul?

¿Cómo vamos? Vamos muy bien.

Quiero probar ese ajoblanco. Espero que esté de su agrado.

Está cremosito. Está bueno.

Venga. ¿Podemos ayudar alguien a Ana, por favor,

para ir echando cebolla?

Venga, vamos poniendo la sardina. ¿Vale?

La sardina. ¡Más, más, más! ¡Venga, chicos!

¿Cómo llevas el osobuco, Félix? Creo que bien.

¿Crees que bien? ¿Tenemos salsa suficiente?

Vamos emplatando todo. Venga, vamos con ello.

¡Vamos, vamos, vamos, chicos!

Venga, rapidez, rapidez.

Vamos. Dale aquí. -¡Vamos, vamos!

Venga. ¿Lo tenemos, señores? Echa aquí aceite.

Vuela. Son dos puntos. Volamos. ¿Podemos ir sacando?

Estamos, estamos. Vale. Camareros, por favor.

Adelante, por favor. Muchísimas gracias.

Camareros, vamos sacando platos.

Adelante. Gracias.

¡Vamos, equipo azul!

Estoy tan orgullosa de vosotros, que me va a dar un ataque de amor.

Para ir cogiendo ritmo,

vamos con el entrante del equipo azul.

Ajoblanco con sardina marinada en ponzu y gel de manzana ácida

y apio.

# Y pensar que siempre te quise,

# como a nadie he querido jamás.

# Y pensar que un día te dije

# que por nada te podría dejar. #

Bueno, Raphael, 335 discos de oro,

50 de platino, uno de uranio.

¿Está a la altura este plato? Este plato sí.

¿De verdad? De verdad. Está buenísimo.

¿Tanto? ¿Puedo repetir?

¿Tan bueno está? Tan bueno está, entre otras cosas,

porque tiene ajo y yo soy partidario del ajo.

¿Pero el equilibro del ajo no está demasiado fuerte?

Está maravilloso. ¿Bien ligado?

Ligado todo.

O sea, que es un principio perfecto para una gran noche.

Sí. ¡Oh! Voy a por otro plato

para traértelo ahora mismo.

Me has dado una alegría.

¿Tiene la hoja ese? Vale. Que esté entero, eh.

¡Ya está! Que nos ha salido ideal.

Señores, me comunica Samantha que ha gustado tanto el ajoblanco,

que un comensal ha pedido repetir.

(GRITAN CONTENTOS) ¡Olé!

¡Ese equipo, ese equipo, eh!

Pues venga, no nos relajamos, ¿vale?

Y todo el mundo concentrado con el osobuco.

Yo estaba muy seguro de que ese ajoblanco

iba a salir bien, porque le he puesto mucho cariño.

La gente empezaba a dudar

que si sí, que si no. Me ha salido como yo esperaba.

Oye, muy bien. Estoy muy contento con eso.

Mira.

Que sepas que es la primera vez que me piden repetir.

Así, nada más empezar. Hija, yo soy así de sincero.

Rosa Lagarrigue, qué energía. ¿Tú consigues seguirle?

Bueno, siempre vamos detrás.

No logramos estar por delante. Imposible.

Pablo, ¿cómo es trabajar con este pedazo de artista?

Pues imagínate. Es historia viva de la música de este país.

Y toda una "masterclass" diaria de disciplina,

de profesionalidad, de respeto por la música

y el público, sobre todo.

Sí. Hemos crecido todos con Raphael.

Es que forma parte de nuestras vidas.

Qué bonito es lo que has dicho. Es que es verdad.

Pablo, cuéntame el plato qué tal.

Nos ha gustado muchísimo. Muy bueno.

Rosa. Exquisito. Una mezcla de sabores.

Me ha encantado. No me lo esperaba. Me ha encantado.

¡Venga, señores, que nos vamos!

¡Corre, corre! ¡Vuela, vuela! ¡Vamos!

¿Cómo va la cosa? ¿Qué pasa con la carne?

Corta, corta. Ya está. ¿Esta carne cómo está?

Está lista. Está perfecta. Esta carne está dura.

Perdona. La carne no está dura.

¿Sabes cómo se suaviza eso? Mira.

Voy a dar la ayuda que no debería,

pero la voy a dar. Venga, vamos a por ello.

Vale. Eso, ahí adentro.

Vale. Dame un segundo, que ellos no lo entienden.

Un momento. ¿Cómo que no entienden?

Sí. Están concentrados en otra cosa.

Vale. Ahí estamos. ¿Este está bien?

Sí, porque tengo que meter verduritas.

Acaba de cumplirse el minuto 15. Aquí tengo.

En este momento, deberíamos estar sacando los raviolis

y estamos en fase de producción.

Vale. A la que tengas un puré simpático y rico,

a rellenar. ¿Vale? Vale.

Me voy al equipo azul, a ver si tenemos un plan B

para que los clientes vayan comiendo algo.

Vale. Lo siento. Victoria, ¡deja un momento

la carne, por favor, y hazme caso! -Vale.

Toma. Aquí tienes una olla. Vamos a poner raviolis a cocer.

-Hay que rellenarlos. -Bueno, entonces, vamos a rellenar.

Amor, si no rellenamos, ¿cómo vamos a cocer?

¿Quién me da para hacer quenelles? Yo sé hacerlo.

-Vale. -Dame, dame.

¿Alguien más sabe hacer quenelles?

-Yo no. -Menos mal. Tú sabes.

A mí me encanta. Es superbonito esto.

Vamos a ver. ¿Cómo vamos?

Muy bien. Venga. Este caldo os tiene

que reducir, eh, para que estén las salsas ligaditas.

Hay que echar el osobuco. Capitana, Pepe.

Dígame. Como no saques un osobuco,

aquí la gente no come. ¿Por qué?

Porque el ravioli va a tardar

media hora a lo tonto. ¿Qué dices?

¿Podéis adelantar el osobuco? Estamos en ello. Yo creo que sí.

Sí, sí. Echa un poquito ahí, Félix.

¿Cuánto le calculamos? Cinco o siete minutos.

A ellos les faltan 30, lo mínimo. Antes sacamos el osobuco.

Vale, cariño mío. Vamos poniendo osobucos aquí.

¿Cómo va la cosa? Tú eres la capitana.

Te lo debería preguntar yo a ti. Pregúntame.

¿Cómo va la cosa? Va muy bien.

Como parece ser que el otro equipo va retrasado

con el primer plato, nosotros vamos a proceder

a intentar adelantar ese segundo plato

para que la gente no pase hambre.

¿Quieres que te diga una cosa? Qué suerte tienes.

¿Por qué? Porque te va a hacer buena Boris,

que la está pifiando en el otro equipo.

¿Lo he hecho bien organizando? Que tienes mucha suerte.

(ANA) Yo estoy viendo muy bien a mi capitana.

Muy calmada, muy en su sitio.

Y, además, cuando tiene que decir "por ahí no", lo dice.

Y esto es fantástico, fantástico.

Te voy a poner aquí más, ¿vale? -Gracias, Boris.

OK. Aquí tenéis otra bandeja.

¿Cómo las vas cortando? -A saco.

Boris, mira. -Ya, ya.

¡Boris! Victoria, diles

que suelten la salsa. ¿Es usted el capitán?

¿Es el capitán de este equipo?

¡Sí, soy el capitán! ¡No puedo atenderte!

Pepe, lo siento. ¡No te puedo atender ahora

porque estamos teniendo un problema!

¿Tengo que sacar todos los platos?

¿Vais a sacar alguno? ¡Sí!

¿Cuándo? Que la gira era 2019, no 2020.

¿Estos los tienes listos? -Sí. Estos están.

¡Esto es un escándalo, Boris!

# Escándalo. Es un escándalo. #

¡Venga, a los platos! -Por favor, ¿alguien me puede

explicar estos raviolis que se abren aquí en mitad de esto?

¿Qué significado tiene esto?

Porque no se han pegado bien. Aquí ponemos uno.

Victoria, aquí hay un ravioli. Mete uno y empezamos a decorarlo.

No da tiempo a más. -Pues a decorar.

Uno que quede enorme, lo vamos haciendo.

No he visto unos raviolis más grandes en toda mi vida.

Ya está. Si tenían 30 y pico. ¿Cuántos tenemos aquí?

Boris, tenemos aquí más raviolis. -Ponlos acá.

¿Los echamos? ¿Vas a saber cuál es cuál?

Da igual. Yo voy echando. No puedes pensar.

¿Dónde está el romero?

El romero verde. # Romero, romero,

# que te quiero verde. #

Vamos a ver una cosa, equipo rojo. ¡"Stop, stop"!

Cancelar. Cancelar, cancelar.

Los seis, para acá un segundo. Los seis aquí.

Porque estamos tomando decisiones a lo loco, absurdo.

No. Estamos intentando emplatar siguiendo la idea que teníamos

y que quedó grabada en nuestra mente.

Me parece bien. Pero yo lo que haría es,

en vez de ir cocinando un ravioli

y, directamente, con toda el agua en el plato,

oye, tenemos tiempo para cocinarlos todos.

OK. Solo necesito que avancemos

los raviolis escaldados y montemos un buen pase.

Porque si no lo hacemos... Aquí tenemos todo esto.

No nos sirve. Oye...

¡Fuera! ¡Guau!

Lo tenemos que hacer todo de nuevo otra vez.

Limpiad los platos, que no tenemos.

Venga, platos. Ahí hay platos.

Ve sacando, ve sacando. -Vale, vale.

Señores, emplatamos.

Escuchad. -Escuchad a Pepe.

Sacamos. Mira.

¿Has visto lo que he manchado? Muy poquito. Pues hazlo tú igual.

Vamos a poner todos los platos y enseguida, quenelle,

cebollino encima y alcachofas. ¡Venga, venga! ¡Vamos corriendo!

¿Vale? Oye, estamos sacando el plato, ¿vale?

No nos corresponde, pero lo vamos a sacar

corriendo y bien, ¿vale? Bien.

Cómo sois los actorcitos. En cuanto os doy

un poquito de marcha, funcionáis mejor

juntos que separados.

Eso es verdad, Pepe. -Espera, espera.

Venga, venga. Eso es. Venga, rapidez. Salsa.

Juguito, que tenga. ¡Qué bonito!

Con mucho cuidadito.

Venga, rapidez. Esa es la cadena. ¡Vamos, vamos!

¡Venga, vamos! Salsa por aquí.

Patata, alcachofas dos, guisantes, cebollinos.

¡Vamos, vamos! ¡Vamos, que lo tenemos!

¿Podemos ir sacando ya por aquí?

¿Vamos a ello? Sí.

Camareros, por favor, vamos sacando platos. Adelante.

Vamos sacando platos, por favor.

Venga. Saca esos. Eso es. Venga, echando salsa ahí.

Aquí no hay alcachofas, en esos. ¡Vamos, vamos!

Esto no puede salir. -Hasta que no esté todo,

no toméis iniciativa. No toméis iniciativa vosotros.

¡Claro, tíos! Si no, se las carga la de la alcachofa

porque alguien se la lleva.

¿Podemos estirar más platos, por favor?

(YOLANDA) ¡Y esto un poquito hasta la patatita ya!

Vamos, el último empujón, chicos. Lo tenemos.

¡Venga, va! Vamos, Félix.

No, a ver. Que nos está saliendo todo muy bien. La quenelle.

La quenelle, la quenelle, la quenelle, la quenelle.

Tengo que pedir disculpas porque estamos teniendo

un pequeño problema en cocina con el siguiente paso,

que pertenece al equipo rojo. Así que vamos a pasar

directamente a otro plato del equipo azul,

que es un guiso de osobuco y alcachofas

con tinto Utiel-Requena,

"trinxat" de patata, col y guisante.

Y espero que este plato os encante.

# Escándalo. Es un escándalo.

# Escándalo. Es un escándalo. #

Rubén, tengo entendido que, en esta gira, habéis mezclado

la música electrónica con la música clásica.

Así es. Es como mezclar

la cocina de Jordi Cruz

con la cocina de Pepe. Algo parecido.

Cuéntame un poquito esto. Bueno, pues sí.

Es un híbrido difícil de concebir.

Pero la verdad es que el resultado final,

yo creo que está funcionando perfectamente.

¿Cómo funciona la mezcla de alcachofas con osobuco?

De sabor está muy bueno, la salsa también.

Por ponerle una pega, la carne y las alcachofas

están un pelín duras.

Con lo bien que habíamos empezado.

Sí. Pero el sabor es buenísimo. Gracias.

¡Ese chef, ese chef! ¡Eh, eh! Oye...

¿Me hacéis...? ¡Ese chef, ese chef! ¡Eh, eh!

¿Me hacéis un huequito entre los actorcitos?

(GRITAN CONTENTOS)

¡Ese equipo, ese equipo! ¡Eh, eh!

¡Ese equipo, ese equipo! ¡Eh, eh!

Había muchas elaboraciones,

había muchos ingredientes, había muchos pasos.

El equipo ha estado organizado, disciplinado, obediente.

No puedo estar más satisfecha.

¡Id haciendo raviolis, por favor!

Y aquí hay que empezar a emplatar también.

Estamos en ello, Boris.

Vamos atrasados, eh.

Estamos atrasadísimos. (VICKY) Vamos atrasados,

no digo nada más, me pongo con los raviolis

porque me encanta la pasta. Viva Monica Bellucci, Sofía Loren.

Voy a comer, no llegamos, ¿tú no comes? Como yo.

-No te puedes comer los raviolis, tenemos una tragedia de raviolis

y te comes uno, me parece increíble.

No es divertido. Victoria, castigada,

te vas a poner a emplatar, a emplatar lo que hay, ¿vale?

-Dame platos, ven para acá.

-Mira, aquí hay dos raviolis más. -Toma, dos, dame otro plato.

-No, así, no, es menos, con la cuchara lo pones así.

Oye, Boris. Dos, uno y dos.

Perdona que me ponga así. Si montas un restaurante,

tenéis aquí una clienta asegurada porque todo lo que haces le gusta,

tus raviolis le entusiasman, se los come.

Tienes pocos raviolis, lo sé... Bueno.

¿La has liado pajarito? No sé.

¿Estaba en cólera? No lo conozco así, eh,

te lo juro, lo conozco hace 20 años.

¿Qué le hiciste? Nada.

(JOSÉ) No te enfades, Boris. Una cosa,

¿no veis que está el ambiente cargadito?

Es que está bajo de moral. -Está estresado.

No, está con un cabreo terrible. Yo no tengo ningún cabreo.

Animadme esta cocina, animadme a Boris, por favor.

Boris. No, pero... Eso, ahí, ahí.

(JUAN) Boris. (CANTA) # Y lucho para olvidarte,

# cada día te quiero más, cada día te quiero más. #

-Ole, ole. -Ya no canto más.

-Por favor, ¿podéis limpiarme el plato aunque sea?

-Sí, yo voy limpiando. -Es que, joder.

-Estamos limpiando. -No estáis en nada, de verdad,

Juan, tío, una cosa es no saber qué es un puerro

y otra cosa ya no es... -Un porro no sé qué es.

Vale, Chunguitos, echadle una mano ahí fuerte.

Venga, vamos a por ello. -Vamos.

Venga, venga, venga. Aquí no hay más platos.

-Lo mejor que puede hacer Raphael es irse porque...

-Si me queréis... -Si me queréis, irse.

(RÍEN)

Bueno, Raphael, te tienes que ir. No hay más remedio.

Tienes que descansar. Tengo ensayo y concierto.

Bueno, muchas gracias por estar aquí,

mucha suerte, que te vaya genial la gira

que soy superfan, superfan y un aplauso.

(Aplausos)

Yo voy a echar una mano a Tamara.

¿Tú has hecho alguna ves algo así?

Sí, en uh sitio que hacíamos bodas y cosas.

Uh, esta conversación me parece muy divina,

pero que no interrumpa a los raviolis.

-¿Y para cuántas personas hacíais la comida?

Pues, he hecho unas 2500 bodas en total.

¿De verdad? Sí, pero si quieres,

te hago la tuya, vamos. (RIENDO) Pero entonces,

es posible que esperes un poco,

Me los pones ahí. -Victoria, ¿sabes qué pasa?

-¿Qué? -Que Tamara y Jordi

están hablando ahora y dicen que van preparando los raviolis

que faltan, pueden pasar más cosas, mi amor.

Al final, es muy difícil, conectar con alguien

y pensar que pasarás el resto de tu vida con ellos...

Aquí, en "MasterChef", a veces, pasa que el amor surge

y no se puede frenar. Veo que entre los aspirantes

no vas a encontrar nada de amor. Va a ser complicado.

Yo tras esta prueba te digo que necesito amor

a raudales, Tamara. Ya tienes amor, Jordi.

Jo, ¿no te convenzo ni un poquito? (RÍE)

Qué morro tienes.

Como Jordi habla con Tamara, hola, ¿cómo te llamas?

¿Cristian? Muy bien, ¿te gusta Valencia?

-Sí. -¿Te gusta vivir aquí?

-Sí. -¿Practicas natación?

-No. -Ah, es que tienes los ojos

color cloro, son así... Espéranos un segundo

que vamos un poco retrasados. Sois unas personas maravillosas.

Vicky, está roto ese ravioli, ¿no?

Está roto. Estoy aquí, venga a hacer raviolis

y al final de la línea de producción,

tú zampando a lo grande. Mira, esto, de verdad,

esto es para inmolarme. Estáis aquí con los raviolis

que ya no se necesitan más.

Vale, ¿podemos ir sacando platos?

Venga. Venga, hombre, por favor.

¿Lo tenemos? Sí.

Camareros, por favor, platos terminados, este, este.

Ah, por favor, por favor, vámonos.

Ayudadme, por favor, chicos,

que aquí vamos a morir todos a este paso.

Vamos, venga.

Vamos a ver, mira cómo está esto de bonito.

Venga, vamos. Venga, venga.

(JOSÉ) Ahí, con alegría. (BORIS) Otro más, otro más.

(AVELLANEDA) Ya está. Camareros, último plato, por favor.

Este último plato, es el último.

Llévatelo lejos. Tira, ya, vamos.

(BORIS) Equipo rojo. ¿Terminamos, Boris?

Hombre, se me bajan los pantalones.

Esto ha sido una agonía, la muerte a pellizcos.

Vamos a por el postre. Venga, va.

¿Aún tienes ganas? Mira cómo he quedado.

(VICKY) ¡Ah, ah! El pantalón ahí.

Se caen, se caen, te lo prometo, mira cómo están cerrados.

Pero si tienes el culo al aire.

No tengo culo, por eso mis problemas

con la ciática. Oye, vamos a por el postre,

por favor, equipo rojo.

Queridos comensales, por fin ha llegado el primer plato:

Raviolis de brazuelo de ternera con suero de queso curado

y espinacas frescas.

Muchas gracias.

(CANCIÓN) # Estar enamorado es descubrir lo bella

# que es la vida. Estar enamorado es confundir lo mío... #

Iván, creo que los audiovisuales de la gira

son espectaculares. Sí, eso espero, de hecho.

Qué novedades hay. Cada vez que diseñamos

para Raphael es siempre un reto y cuando uno piensa que Raphael

ha terminado de traspasar todas las fronteras,

viene otro año y dices: "No, aún le quedaba otra más".

Cuéntame un poquito tu valoración del plato.

En lo que a este plato respeta... el sabor es delicioso,

una maravilla, pero el tiempo para nosotros es justo

y si hay que ponerle un pero al asunto, sería ese.

Muchas gracias por vuestra valoración.

Igual, gracias, muchas gracias.

Platos limpios, venga, José, ahora tienes que meter caña.

Ese postre que esté perfecto y maravilloso.

Venga, vamos, venga. -Un, dos, tres, cuatro,

cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez, once, doce,

trece, catorce, este ya no te vale, ¿no?

-No lo sé, luego te lo doy.

-Ha salido tan bueno, Juan. -Creo que Vicky se tiene que alejar

del plato porque se lo comerá todo. -No, está a dieta.

-¿Dieta? Define dieta, me encanta que digas

que está a dieta, o sea, el concepto de dieta.

(JOSÉ) Venga, con marcha, con marcha.

Echa aquí. -Hay otras pinzas ahí.

-Venga, un poquito más deprisa, hombre.

-Allí, al principio, hay otras pinzas.

-Vamos, vamos, Juan, vamos.

Repasa tú, que no haya ninguna galleta

por en medio. -Eso es.

-No vayas a tocar nada, Juan. -No, no. Precioso.

(VICKY) Mira cómo está esto, por Dios.

¿Sobra algún plato? El mío.

¿Te importa compartirlo y así lo cato?

No lo comeré como tú. Cátalo, Jordi.

-Yo no como, yo cato. -Jordi ha vuelto.

-Jordi, cátalo. -Cato, yo cato, Jordi, yo cato.

Di la verdad, di la verdad.

Vámonos. Está rico.

¿Está bueno, no? Si dice que está bueno, está bueno.

Camareros, por favor, ¿sacamos el postre?

Queremos el chocolate desfilando, por favor.

Ese cómetelo tú, cómetelo tú.

(CANTA) # Se lo come todo. #

(RIENDO) Mi amor, son mucho días...

Corred, llevaos los platos camareros, que se los come Vicky.

Se come todos los platos. -No sabéis cómo está esto.

Mírala la ñampazampa, es una ñampazampa.

Victoria, de verdad, para.

26 años cocinando para esto. Ya, ya.

Vámonos, por favor, vámonos.

Último plato, señores. Vicky, tengo buenas noticias.

¡Fin del cocinado, fin del cocinado!

(Gritos y aplausos)

Y para terminar, el postre preparado

por el equipo rojo:

Cremoso del chocolate negro con piel de naranja

y ensalada de cítricos con galleta de Pecan.

Espero que les guste.

(CANCIÓN) # Cierro mis ojos

# para que tú no sientas ningún miedo.

# Cierro mis ojos... # Juan, guitarrista de Raphael,

¿qué tiene de diferente esta gira

a las demás? Es la primera gira

donde mezcla Raphael bases electrónicas

con arreglos para orquesta. Es un innovador.

Sigue siendo aquel. Sí, ¿no?

Así es. Dime algo sobre el postre.

Está buenísimo, buenísimo. ¿Buenísimo?

Buenísimo. Me alegro mucho que esté rico

porque tuvieron un problema en cocinas y, al final,

parece que lo han reconducido. Me encantó, gracias.

¿Podemos limpiar estas cocinas, por favor?

Sí. Venga, cinco a limpiar

y Vicky a zampar. Huy, qué bueno está esto.

-Está que te desmayas. -Sí, me lo comí todo

y sabiéndolo, no me arrepiento de nada

me parieron así, me lo como todo,

me gusta todo, ¿qué hago? No puedo hacer otra cosa.

Queridos comensales espero que hayáis disfrutado

de esta comida tan especial.

Para nosotros ha sido un auténtico placer

estar aquí hoy. Ya que estamos en Valencia

y tenemos en las mesas este vinazo, un Utiel Requena maravilloso,

propongo que hagamos un brindis, así que...

(HABLA EN VALENCIANO)

Amunt. Ese es mi Jordi, ole.

Aspirantes, hoy hemos hecho historia.

Hala. Por primera vez en "MasterChef",

un comensal ha pedido repetir plato.

No ha sido un comensal cualquiera, el mismísimo Raphael

(GRITAN)

No me lo creo, he marcado la historia

de "MasterChef", así que si es para que Raphael

esté contento,

yo estoy más que feliz, qué subidón.

Equipo azul, quiero que sepáis que daba gusto veros trabajar.

Habéis estado concentrados y organizados todo el tiempo.

Anabel, ¿cómo te has sentido en tu reencuentro con la capitanía?

A ver, tenía bastante miedo, pero el que tuvo, retuvo y es así.

Sabía que el quid de la cuestión es repartir bien las tareas.

Pues creo, Anabel, que hoy has hecho cosas muy buenas

y no solo ha sido repartir bien las tareas,

también estuviste muy pendiente de todo el equipo

y cuando ha sido necesario, no has tenido miedo

en marcar los límites y eso es lo que hace un buen capitán,

imponerse cuando tiene que hacerlo

y también, confiar en sus compañeros

cuando toca. Has apostado por Álex, por su ajoblanco,

a pesar de tener otra opinión diferente.

Sí, pero él me miró a los ojos, me dice: "Anabel, confía

que sé lo que hago", pues va.

Así ha sido. Ole.

(ANA) Todo el mundo besa a Anabel.

Bueno, equipo azul el ajoblanco estaba muy bueno,

pero tengo que deciros algo del osobuco,

estaba un poquito duro y los comensales se quejaron

un pelín porque le han faltado unos 10 minutos de cocción.

Sí, chef. Equipo rojo, empezasteis muy bien

repartiendo las tareas, pero demasiado tranquilos,

tanto que habéis puesto tarde la carne a cocer

y por eso tuvimos que adelantar la salida del osobuco.

Entro a cocinas a meteros caña y lejos de reaccionar

habéis entrado en barrena. Los únicos que mantuvieron,

más o menos, la calma fueron Tamara y Avellaneda.

Eso sí, habéis quemado dos veces el postre.

Pero bueno, os perdono porque, al final, el postre

lo habéis salvado.

Bien, bien.

No es que lo diga yo, es que, seguramente,

Vicky va a dar fe.

Yo no me comí el barreño porque me han parado, vamos.

Boris, siento decirte que esa calma que nos ha hecho servir

los raviolis 50 minutos más tarde de lo previsto

es responsabilidad tuya porque primero, ibas lento

y cuando había que tomar decisiones te has enfadado,

cuando viste que cambiábamos el orden del menú y el equipo azul

te adelantaba por la derecha, ahí, directamente,

has entrado en cólera. Bueno, pues sí, un momento Boris.

No lo has hecho muy bien, pero aquí la responsabilidad

es compartida porque Chunguitos, dónde habéis estado.

Joder, en todos lados. Boris, ¿emplatando cómo eran?

Se quedaban muy así esperando que el emplatado

se hiciera solo. Ese momento fue mágico

porque estaban esperando que les bajara

el duende del emplatado que es muy complicado.

¿Sabes qué me da rabia? Que sacrificaste a un compañero

para usar tu privilegio y no muy bien

porque me pediste que me pusiera a trabajar

cuando en ese momento no había mucho que hacer.

La carne estaba cocinando, esperábamos tener la materia prima

para hacer los raviolis. Lo siento, no lo volveré a hacer.

Y ahora tenemos al pobre Juan vestido de negro.

Sí, Juan, lo siento mucho. -No pasa nada, tío.

Tamara, ¿Te sentiste a gusto con tu capitán?

Yo con Boris siempre me siento a gusto.

¿Incluso con los pantalones por las rodillas?

Ahí un poco menos Creí que ya lo hablamos con mami.

(RIENDO) Sí, no lo vamos a volver...

Cuéntame un momento lo de la terapia con tu madre

y los pantalones de Boris. Cuando se hicieron muy amigos

había una cosa que le paraba a mi madre

y era ver a Boris bajarse los pantalones

y como cogió confianza enseguida y mi madre es muy maternal,

le dijo Boris: "No puedes quedarte en bolas".

-Y me dijo: "Es horrible". -Y entonces, Boris

le hizo mucho caso, pero ahora, hubo un momento de estrés.

-No tiene nada que ver que no le haya hecho caso

a tu mamá, se cayeron solos. No me gusta llevar cinturón

y a medida que la cosa se ponía más nerviosa,

el pantalón también reaccionó y terminó por los suelos.

Pero no era mi intención para nada.

Bueno, aspirantes, es el momento de desvelar

el resultado de esta prueba. (TAMARA) Sorpréndenos, Pepe.

(AVELLANEDA) Sorpréndenos. El equipo ganador es...

El equipo azul. Venga, chicos.

(GRITAN Y APLAUDEN)

Equipo azul, enhorabuena a los seis, pero quiero felicitar,

especialmente, a un aspirante que ha destacado por encima

de todos los demás porque supo cuándo dar un paso adelante

y cuándo darlo hacia atrás. Anabel, sin duda,

has sido la mejor de la prueba de hoy.

(APLAUDEN)

Por eso, tendrás un privilegio

que ya conocerás a su debido tiempo.

Guau. Qué raro verte sin palabras.

Como que me bloqueo ante las cosas así bonitas y eso

me bloqueo. Muy contenta, ganar la prueba con tantos halagos

por parte del jurado y encima ser considerada

la mejor de la prueba, no me lo esperaba para nada.

Equipo azul, enhorabuena, seguís una semana más con nosotros.

Gracias. Equipo rojo, nos vemos

en la prueba de eliminación, pero, ojo, porque todavía

nos queda disfrutar del concierto del gran Raphael.

(Aplausos y gritos)

(CANTAN) # Qué misterio habrá, puede ser mi gran noche. #

(TARAREAN)

(CANTA) # Y estoy aquí... #

(CANTAN TODOS)

# Para quererte.

# Yo estoy aquí, aquí...

# Y como yo

# nadie te amó. #

(Música)

(Ovación)

Cada año vuelven los campamentos "MasterChef".

Si tienes entre ocho y 16 años te encanta cocinar

y quieres vivir una experiencia inolvidable

en un entorno natural, tienes que venir

a los campamentos "MasterChef".

Además, convivirás con concursantes de "MasterChef Junior".

El próximo verano campamentos "MasterChef".

(TODOS) ¡Ven al campamento "MasterChef"!

(Música)

(AVELLANEDA) Esto qué es, oh, es el escenario.

(TAMARA) Qué bien. (AVELLANEDA) El escenario, ¿y esto?

Los aspirantes regresan a las cocinas

tras hacer historia: Por primera vez,

un comensal pidió repetir uno de los platos

y fue el mismísimo Raphael.

Buenas noches. Así que como recompensa,

todos disfrutamos de un espectacular concierto

del único artista español que tiene un Disco de Uranio.

Vamos a ver si han bajado de su nube.

Dios mío, qué miedo. Aspirantes, bienvenidos de nuevo.

Gracias. -Gracias, chef.

Anabel, quién te diría que llevarías a tu equipo

a la victoria con el miedo que le tenías a la capitanía.

¿Cuál crees que fue la clave de tu éxito?

Diálogo es lo principal y luego, don de mando.

(RÍEN)

¿Crees que te vas a librar

de los títulos de retales y taradas?

A ver, de retales, no, porque es algo que ha pasado

a los anales, con perdón, de la historia.

Taradas aquí estamos las dos. -Gracias.

-Y hemos sido capitanas, o sea, llevamos una cosa

como paralela. Ahora tenemos

una tarada de blanco y una de negro.

Sí, hoy nuestros caminos se separan un poco,

no sabemos qué pasará. -Qué lindo.

-Pero nos une la tara. -Y la tara no es una, se queda.

-Sí, ¿y por qué nos echaron? Por taradas

y no se puede evitar. -¿Y por qué nos volvieron a llamar?

(AMBOS) Por taradas.

(RÍEN)

José, primera prueba de eliminación de Los Chunguitos.

¿Sabes por qué estamos aquí? Porque Boris tardó hora y media

en terminar la comida. (RÍEN)

O sea, la culpa es de Boris. Es de todos.

-Bueno, de todos. -De todos, tío.

-Pero el control lo llevaba él. -Hombre, claro.

(JUAN) Boris era muy lento para todo.

No teníamos... No saques lo otro.

-Es que es lento. -Es lento, tío.

Avellaneda. Dime.

Creo que no vienes muy contento a la eliminación,

sobre todo, porque no te gusta el color negro.

Pero te diré que estoy contento porque, mira, encaja bastante,

pero no me gusta nada la tensión. Lo mismo hoy te marchas volando.

No, sabía que me harías este chiste,

en el fondo me vestí para vosotros,

y para ti, pero para vosotros más en plan ángel de Victoria.

Vaya pájaro estás hecho, Avellaneda.

Avellaneda, si nos quedamos una semana más,

la iniciamos vestidos iguales. -Hecho.

-¿Vale? Ahí está.

El amor cómo aflora en este plató.

(TAMARA) Félix, no te pongas celosón.

-Eres muy golfa.

(RÍEN)

Me encanta. -Así, no.

Conmigo, así, no.

(ANABEL) Es una golfa pérsica.

Félix, entiende que fue la pluma, la pluma le ha llamado.

La pluma le ha llamado.

Delantales blancos, podéis subir a la galería

y disfrutar de una semana más en "MasterChef".

Suerte. -Suerte, chicos.

(ANABEL) Está arriba la mitad de las taradas A y la mitad B,

que es Boris, está abajo. pero como tiene el pin

de la inmunidad, yo creo que lo va a usar,

vamos, yo si pudiera, lo usaría.

Juan, a ti que no haya cocinas, ¿te tranquiliza?

Muchísimo. -Mucho.

-Muchísimo. -Yo pienso que hoy no se cocina.

-Ya te gustaría.

Ya sabéis que solo hay una manera

de saber qué se esconde debajo de esa caja.

Qué miedo, Boris.

Tú, claro, tienes el pin. -No, estoy igual de cagado.

Que se levante la caja. (AVELLANEDA) A ver, a ver.

(ANA) Oh. (AVELLANEDA) Bueno,

esto como la muerte, lentamente.

-No. -Ah.

(AVELLANEDA) Dios. (JOSÉ) Un huevo.

(JUAN) Los huevos. (AVELLANEDA) Pues me queda bien.

Me queda superbién. -Los huevos.

(BORIS) "Oh, my God", parece una instalación artística.

Es una pirámide de Keops. -¿Pero será por huevos?

(TAMARA) La verdad, me recuerda a la famosa torre de bombones

que llevaba mi mayordomo en el anuncio que hizo mi madre

y no sé si es similitud

o que también, es posible que esté nerviosa.

Los huevos de las aves son un elemento habitual

en nuestra dieta, altamente, nutritivos

y con un gran contenido en proteínas y minerales.

Cada español comemos unos 260 huevos al año.

Cuántos huevos, ¿no? Los más consumidos

son los de gallina, seguidos de los de pato

y los de oca que además los hemos usado aquí,

en "MasterChef" varias veces.

No hay lugar del mundo en que no se consuman huevos

por eso, el segundo viernes de octubre se celebra

el Día Mundial del Huevo. (BORIS) Guau.

(Golpes) Ay, Dios mío, ay.

Ay, ahora viene lo peor.

Qué pasa ahí. No me lo puedo creer.

Esto me suena, esto me suena. No me lo creo.

Quién llama.

(VICKY) Santiago Segura. -Otra vez.

¡Santiago, con el delantal rosado!

-No es posible. -Hola, qué tal, cómo estamos.

Oye, pero qué haces aquí, Santiago.

Cómo estamos, chicos, qué tal.

Qué te pasa. Cómo estamos.

Qué haces aquí, Santiago. Que estoy muy triste e indignado.

¿Por qué? Porque veo el programa desde casa

y digo: "Si cuando vine no me dijisteis

que si me haría ilusión volver y yo vendría de cabeza".

Y veo que metéis a Boris -Sí.

-Y al retal ese. -¿Qué me has llamado?

-Qué sentido tiene, quién ha decidido esto.

(RÍEN)

Entonces digo: "Voy y se lo digo, son mis amigos y les quiero,

pero se lo digo". A ver, ¿conoces a alguien

con más ilusión por estar en "MasterChef" que yo?

Estaba a las puertas de ser "MasterChef" y me quedé

con esta cara de gilipollas, bueno, la traía antes,

pero da igual me quedé mal, muy mal.

Boris, por favor, ¿puedes explicarle a Santiago

por qué estáis aquí, de nuevo? ¿Por qué vosotros y no yo?

Eso es. Nosotros trajimos

como una alegría, una fiesta, un no sé qué, ¿entiendes?

-Eso lo hago yo también. -Porque tú eres un director,

das más órdenes, estás como más serio.

-Oye, me encanta, yo también puedo ser gregario

y ser glamuroso y andar así como tú, Boris.

Hemos traído esta pizca de glamur, ¿entiendes? Que hace falta siempre.

O sea, ¿ahora todos repetirán? Y además, Santiago

tiene esa cosa competitiva, aterradora, que es capaz

de hacer cualquier cosa por quedarse y además, ganar.

Santiago, ya que estás aquí con el delantal,

¿te parece que te juegues este reto con los delantales negros?

Y luego, decidimos qué hacemos con esa segunda oportunidad.

Sí. -¿A que se queda también?

-Ah. -Vale, reto asumido.

-Oh, qué bien. -¿Qué vais a hacer?

-Además, me encanta esa camisa, viniste monísimo.

Bueno, vamos a descubrir qué esconde este paño.

¡Arriba el telón! -Sí.

Una, dos y tres.

(TODOS) Oh. Una cocina.

¿Qué vamos a hacer ahí? -Si no tiene para hacer los huevos.

Aspirantes, Santiago, en el último reto de la noche,

vais a venir de uno en uno a enseñarnos vuestros huevos.

Pero, qué huevos. -Perdona, perdona.

-Pero qué huevos, qué huevos.

Porque en eso consiste el reto,

en hacer los mejores huevos que os pidamos.

Oh, guau. -Vale, vale.

-Pero qué reto tan superonda.

Os vais a enfrentar a tres elaboraciones con huevo,

el que mejor lo haga en cada una, se apuntará un tanto

y el que peor haga las tres, abandonará las cocinas.

Oh, oh. Boris, ha llegado el momento

de decirnos si quieres utilizar el pin de la inmunidad

en este reto o te lo guardas para la próxima semana

y te arriesgas a cocinar. Prefiero...

Utilizar el pin de la humanidad en esta ocasión.

Boris, danos, por favor, ese pin y sube a la galería

porque te aseguras una semana más en "MasterChef Celebrity".

Oye, me da mucha pena desprenderme del pin

porque le cogí cariño. Y te quedaba muy bien.

Sí, exacto. El dorado te...

Me favorece. Te favorece mucho.

Bueno, oye, aquí está, listo.

En mi edición me expulsaron por unos huevos poché de codorniz

y yo creo que lo mejor es aferrarme a mi pin

de mi inmunidad y subir a la galería.

Aspirantes, ahora sí, empieza la prueba de eliminación.

Primero vais a empezar haciendo el huevo frito perfecto

con su puntilla y su yema líquida.

Los huevos que sobren de la prueba se donarán

a comedores sociales. Muy bien.

Así que, solo usaréis un huevo en cada elaboración.

¿Y si se rompe la yema? -Si se te rompe ya estás.

Avellaneda, a ti qué tal se te da freír huevos.

Pues te digo que hice tres en mi vida.

Pues empezamos por ti. Qué bien.

Bien. Así que, coge tu huevo y adelante.

Ay, a ver. (ANABEL) No, ese no, ese no.

Ese no, ese no, no el de abajo, el de abajo.

Oh, ese, oh, no sé.

Ese no lo veo claro, no sé. -Os gusta la imagen, eh.

Muchísimo, estamos impresionados.

¡Avellaneda, madre de dragones!

(RÍEN)

Me levantan por detrás. A ver si vas a salir volando.

Venga, avellana -Oye, qué tensión esto.

Ay. Mierda.

(ANABEL) No, en caliente. (AVELLANEDA) La he liado.

Creo que lo habíamos pedido frito no a baja temperatura, pajarraco.

Lo ha echado en frío. -No pasa nada.

-Espera, deja que se caliente.

(ANABEL) A eso se lama no saber hacer un huevo frito.

-Bueno, pero lo hacemos así con más delicadeza

y la puntilla... Coño, mira, no está quedando feo.

Cómo sois los del diseño. Pero que no está quedando feo.

¿Y la puntillita, dónde está? Ahora se la pones.

Le bordas un poquito ahí. Es que quedará superduro.

Cómo lo salvo. Tú sabes cuándo, no te preocupes,

no hay prisa. La pifié, pero a lo grande.

(VICKY) Juan, no pasa nada, no te preocupes.

(JUAN) No pasa nada, hijo Pon bien de grasita.

Pon bien de grasita, sí. La he pifiado.

No sé si es buena idea lo de las plumas.

Vamos a ver.

Caray. Hala, como me gusta a mí.

Amigo Avellaneda, la puntillita brilla

por su ausencia, mucha grasa y lo has cocinado de más.

Muy hecho. Ya.

(JURADO) Gracias.

(AVELLANEDA) Piensas: "El aceite ya está caliente,

pongo el huevo, haces así y lo sacas y ya está". Pues no.

(YOLANDA) Avellaneda, no pasa nada.

(ANABEL) No te hagas la maja, no tiene un punto.

-Pues te callas y animas, boba.

José Chunguito. Venga, José, José.

-Voy, voy. -Qué tú eres un crac.

-¿Esto es aceite de oliva?

A ver si le voy a echar vinagre yo a esto.

(RÍEN)

(VICKY) Cuidado con mi José. (JUAN) Es un crac, un crac.

¿Eso arde o no arde? -Está frío.

-¿Has puesto el gas? -El gas.

(RÍEN) (JOSÉ) Si esto no tiene gas.

(JUAN) Para encenderlo.

(AVELLANEDA) Ese delantal me gusta, ¿cómo lo conseguiste?

-Lo conseguí porque fui el primero que se me ocurrió volver

a hacer la prueba por la que me eliminaron

para demostrar que podía hacerlo.

¿Pero todavía se está calentando el aceite?

Todavía, para que no se queme. -Pero dale al hornillo más candela.

Oye, por favor, Anabel. (TODOS) Abajo, abajo.

-Que baje. -Eso no es ayudar.

Estás ayudando, sí.

(TAMARA) Bien, bien. (JUAN) Eres un crac, eres un crac.

Vamos a ver.

Ay, madre mía, no, José.

(TARAREA)

(JUAN) José, para hacer un huevo

tanto tiempo no se tira una persona.

Perdona, perdona. No he visto en mi vida

un huevo que tarde tanto. -Si se está calentando el aceite,

espera un momento. (TAMARA) Ya empieza.

(JUAN) Ahora va. -No me pongáis nervioso.

No, es imposible. -Venga, venga.

(RÍE)

Con más mimo no se puede hacer, José.

Si no, se rompe el huevo. -Eso, con amor, tú con amor.

-Con cariño se hacen las cosas que tampoco se me queme esto.

No se te va a quemar, no te preocupes.

Los ingleses le dan la vuelta al huevo.

-Vaya que sí. -¿Pero tú eres tonto?

-Lo saco ya y que sea lo que Dios quiera.

-Huevo hecho, señores. -Muy bien, hermano, bien.

-Que no he terminado, espera un momento.

-¿Qué hace falta más? -La sal.

Qué mimo, hala. Ya, ya, dónde vas, tío.

Ya, ya, ya... José, las gafas, las gafas.

Ponte las gafas. La tensión no se os bajará.

-Ya no. -Que te ingresan

¿Qué le pasa el huevo? De todo.

Sobre todo, lo que pedimos que no está que son puntillas.

Ahora, por lo menos está líquida la yema,

esto está bien. ¿Ah, sí?

Hombre, claro. Qué alegría me diste.

Sin puntilla, le pusiste sal a lo loco, José.

Ya, se me ha ido la mano.

Se le ha ido la mano, me encanta. Bueno, gracias.

Está bien, ¿no? -Venga, José, ese hermano.

Es un crac, un crac.

-Es muy tierno. -Sí, muy tierno.

Juan, te toca a ti. Os vais a enterar.

-Vamos las hechuras ahí, vamos. -Venga, Juan.

Es la versión alfa de Boris.

Toda mi vida haciendo huevos. -A un alto nivel.

-No ha hecho otra cosa. -¿Cómo se cierra esto?

Ahí está bien, Juan. Venga, Juan.

(JUAN) Cuál arde, ¿esta? ¿Quieres calentarlo?

Claro. ¿Encendemos primero, te parece?

(SANTIAGO) Los veo un poquito verdes

rollo lomanismo de estar en el balcón,

pero cayeron en la eliminatoria Dios los coja confesados.

Aquí, todo muy controlado. -Por un momento pensé

que eras Berasategui. -¿Perdona?

No es un insulto. No sigas por ahí, Santiago.

Santiago, no vayas por ahí. No te metas en ese berenjenal.

(RÍEN)

Hay que esperar a que se caliente esto.

Claro. ¿Qué harás mientras?

¿Os cuento un chiste? -Venga.

-¿Por qué se mueren las monjas? -¿Las monjas?

-Sí. -¿Por qué?

-Porque no tienen cura. -No lo he pillado.

(RIENDO) Que no tienen cura.

-Es muy malo. -Es muy bueno, hombre.

-Que no te distraigan, que hagas tu huevo.

-Está frío el aceite, tío. -Pues dale a eso para que vaya.

-Lo tengo puesto ya.

A lo mejor le subes y va más deprisa,

pero no quiero influir. Lo pongo al ocho.

-No, al ocho, no que se te quema. -El seis, esperad un rato, esperad.

Si os ponéis nerviosos, es peor, tranquilos.

(ANA) Juan, tómate tu tiempo. -Y el de los demás.

(JOSÉ) Juan, el aceite. -Si lo miro, a ver.

(YOLANDA RÍE)

Ya va cogiendo. Tienes cierta neblina

en la sartén. Venga, que es neblina,

que lo pongas más despacio, Juan, el calor.

¿Ya lo puedo echar, no?

Cuando tú digas, Juan, eres el maestro.

Ahí, ahí, ahí. -Ahora, más templadito.

Ah, ahora ya. Más templadito, a ver.

He echado muy poco aceite. ¿Tú crees?

Creo que sí. Si se ha pegado y todo, tío.

He echado poco aceite, muy poco. -Cuidado, que todavía le sale.

(JUAN) ¿La cuchara grande? Espumadera.

Cuchara grande o espumadera, ahí le tenemos.

Venga. -Pues está con puntilla.

-Si tiene puntilla, tiene todo.

-Ole. -Perdona, perdona.

Perdona. -Pedazo de huevo.

-La sal, mi sal.

-No te pases. -Hala, venga.

-¿Dónde vas, tío?

Ya, ya está. Échale bien, dale bien.

(ANABEL) Otro ingresado. -Madre mía.

-Es que tenéis la tensión muy baja los hermanos.

-No está mal, Jordi, no está mal.

-El huevo está divino. -Ha sido Álex imitándome.

(SONRÍEN)

Por favor, un huevo precioso, ahora si este huevo está malo...

No sé yo...

(Risas a carcajadas)

Qué morro tiene, tío.

(JOSÉ) A ver el huevo. (ANA) No está nada mal, mira, mira.

(BORIS) Juan, Juan. (ANA) Ahí lo llevas, ahí lo llevas.

(Aplausos) Ahí lo llevas, sí, señor.

No es lo que pedíamos, un huevo frito,

tú has hecho un huevo a la plancha y la yema no es que esté poco hecha

es que está cruda, ahora después de 25 minutos,

te digo que no está mal.

Yo hago huevos... -De año a año.

-Cuando me apetece hacer uno, me hago uno y ya.

Ese Juan. -No me gustan que me estresen,

lo hago cuando yo quiera. -Claro.

(ANA) Te sientes observada, Tami. -No.

-Un poquito. -Relax total.

(JUAN) La veo muy segura, muy bien.

¿Cómo te gusta comerte los huevos? Me gustan revueltos,

pero muy poco hechos y también me gusta el huevo normal,

pero sin puntilla. Técnica depurada, eh.

Ahí, ahí. -Eh.

-Ahí, ahí, muy bien, Tami. -Muy bien.

(ANABEL) Oh, qué susto. (ANA) Ole, las puntillas,

Cualquiera diría que hace una esferificación.

(VICKY) Ole, ole, mi amiga. (YOLANDA) Pero qué maravilla.

(ALMUDENA) Ole, ole, ole. (ANA) Madre mía.

(ALMUDENA) Ole, Tami. (ANA) Madre mía,

Ramona tiene que estar ahora mismo...

Está casi para mojar. Bueno, bueno, bueno.

Tiene su puntita, la yema caliente y fluida.

No está mal. El novio de mi madre, Mario,

siempre dice que un huevo mejora cualquier cosa.

La verdad es que tiene mucha razón.

(BORIS) Victoria, si supieras lo bonita que te ves

desde aquí arriba, estás muy creíble.

¿Vicky, has hecho muchos huevos fritos en tu vida?

Sí, porque he vivido en el campo, venían los amigos, toreros,

los no toreros, todos, y a todos le gustaban los huevos fritos

y bueno, más bien los hacía mi madre para qué mentir.

¿Y cómo se te da el tema de la puntilla?

A mí me gustan las puntillas de las mantillas,

pero escucha una cosa, no me pongas nerviosa, ¿vale?

No, solo te preguntaba. Déjate ya todo el día una charla.

Lo dice la persona que vive sumida en un mutismo absoluto.

(RÍEN)

Y con una vida interior inconmensurable.

(AVELLANEDA) Ole.

(TAMARA) Qué bien suena eso, Vicky.

¿Me puedes prometer una cosa? Sí.

¿Que al sacarlo del plato no te lo vas a comer?

No, me lo voy a comer, eso dalo por hecho.

(ALMUDENA) Se lo come todo, terminará del programa y saldrá...

-Hala. -Ole.

(TODOS ANIMAN)

(ANABEL) Desde aquí arriba

se ve ideal con su puntilla y su canesú, tía.

¿Un poquito? No.

(ANA) Ole, ole, ole.

Tiene sus cosas buenas y alguna cosa

que podríamos discutir, ¿no, Pepe? Me quedo con las buenas.

Está bien hecho porque hay puntillas,

ahí está la yema fluida, un poquito el exceso de grasa

que os cuesta escurrir. Pero pruébalo,

vamos a echarle un poco de pan a esto, hombre.

Si lo comemos con pan será contigo lejos.

No, no me pienso mover de aquí. Sí, venga.

Lo hacemos por ti que debes tener los raviolis

todavía aquí. Vicky, Vicky...

(JUAN) Venga, Vicky, vamos... (AVELLANEDA) Muy bien, Vicky.

(VICKY) Ese huevo es mío.

Santiago, te toca a ti. Vamos, señor.

(CANTA) # Si me dan a elegir entre 15 000 huevos,

# ay, amor, me quedo contigo. #

-Ole, vamos allá. -Vamos.

No te quiero decir nada las expectativas altas

que tengo con tu huevo. Pues no sé.

Es que él es muy competitivo, ¿no? -Muy.

Es que sé que harás un huevo de película.

Sí, de película de terror.

Iría sacando el pan. Bueno, no tires las campanas

al vuelo tan rápido. Imagina que cascando el huevo

se le rompe la yema. Lo veo muy suelto a este.

Los que dijeron que no les gustaba

la puntillita, Tamara y Vicky, expulsadas ya.

La puntilla eso es un manjar, es un manjar.

(VICKY) He dicho que no me gusta pero me lo como.

-Yo también. Tampoco hacemos ascos. -Tampoco hacemos ascos a nada.

Este es el momento. Además, de la vieja escuela.

Nada de echar a un bol y estas cosas.

Mira qué bonito. -Ole, Santiago.

(SANTIAGO) Madre mía, qué maravilla.

No me gusta la grasa en el huevo. No te gusta.

No. Entonces hay que hacer algo.

Ay, ay, ay. Parece fácil sacarlo.

Ahí, como a mí me gusta, muy bien.

Venga, muy bien. Escurrir es importante.

Al plato. Escurrir es importante.

Ole. -Bien, muy bien.

-Ese huevo tiene tu nombre.

Míralo. Cómo sois los profesionales.

(RÍE) Encima con clase.

¿Sabes lo que te digo?

Directamente. Pepe, lo voy dejando ahí.

Sí, sí. Ahí.

Su puntilla, su yema, su todo.

(SANTIAGO) Yo creo que la yema está en su punto.

Allá voy.

Ahí le has dado.

(TODOS) ¡Oh!

(AVELLANEDA) Tiene pintón.

-Bueno... -A ti te gusta más el tuyo.

-Me gusta más el mío.

Tengo que decir, señoras y señores,

que por fin tenemos un huevo frito con puntilla perfecto.

(TODOS) ¡Ole!

(YOLANDA) El huevo, el huevo, el huevo.

(SANTIAGO) "El huevo perfecto".

He hecho algo perfecto en mi vida. ¡Guau!

Aspirantes, para hacer el huevo frito perfecto

hay que echar suficiente cantidad de aceite,

calentarlo para conseguir la puntilla

y tenerlo el tiempo justo en aceite para que no se cuaje

la yema. Además de Santiago, que lo ha hecho perfecto.

Ha habido dos aspirantes

que han hecho dos huevos fritos bastante buenos.

Y esos huevos son los de...

(SUSURRA) Vicky y Tamara.

Tamara y Vicky.

(Aplausos)

¡Bravo! -¡Ole, bonitas!

Y el mejor huevo de los dos ha sido el de...

Tamara.

¡Bien!

Por tanto, Tamara, tú tienes un punto.

Tu huevo estaba menos grasiento y un poquito mejor aliñado.

Gracias, Jordi. -Amiga, te lo dije.

Ahora debéis hacer una tortilla francesa.

Parece fácil, ¿verdad?

Parece, parece. -A primera vista sí.

Cuidado con la sencillez en la cocina,

porque conseguir una tortilla francesa perfecta no es fácil.

Ya, ya, ya. -Claro.

En el pasado, la tortilla francesa se utilizaba como prueba

de buenos restaurantes. Si te no quedaba bien,

no valías como cocinero.

Uf. Así que en este reto, esmeraos.

Os puede servir para libraros de la eliminación.

El problema mental que estoy teniendo es

que he tenido la primera prueba mal

y me estoy bloqueando. Y lo estoy notando.

Estoy notando una losa que va haciendo clac, clac, clac.

Vamos. -¡Venga, niños!

-Tranquilo. -No te vengas abajo.

-Con calma. -A remontar.

(IRÓNICO) ¿A remontar?

-Remonta el vuelo, mi vida. ¡Ay!

(AVELLANEDA) Aceite...

Parecía fácil la prueba. Me pongo nervioso.

-No te preocupes, Madre de Dragones,

estamos contigo, los Targaryen.

(SE RÍE DE SU CHISTE) (SANTIAGO) Parece un grajo.

Cuando el grajo vuela bajo,

hace unas tortillas del carajo.

Pero ¿qué es esto? Qué ánimos me estáis dando vosotros también.

Venga, "Juanerys".

Le pongo sal porque luego diréis que está soso.

No eches, a lo mejor no te lo decimos.

Efectivamente.

(ALMUDENA) Va a salir bien.

(YOLANDA) Te va a salir superbien.

-¡Mirad! -Tía, qué flexibilidad más "güena".

(ANA) Te va a salir fenomenal. (ANABEL) Sí, va salir fenomenal.

-Anabel, cállate. -Estoy animando.

Venga, pájaro.

(BORIS) Oh, oh, oh. No está suficientemente caliente.

Le gusta la baja temperatura.

(AVELLANEDA) Seguro que es más sano.

(IMITA GRAZNIDOS)

Eso es un triceratops, no un grajo.

(RÍE) (ALMUDENA) Se le está haciendo.

(GRAZNA) ¿Qué haces ahí? Déjale.

Es así, en plan "omelette".

Se me acaba de romper, pero bueno...

-¿Qué estás haciendo? ¿Un sobre?

(YOLANDA RÍE) (ANABEL) Hace un dobladillo.

-No sé cómo darle la vuelta. Se la quiero dar.

Eh. Bueno.

Muy bien. (AVELLANEDA) Gracias.

¡Menos mal! -¡Ole!

-Vamos, Juan, vamos.

La tortilla-capote. Claro.

El que tienen que echar a ti para que no te vayas

esta noche. (ALMUDENA) A ver si tiene suerte,

a ver si esta le sale bien.

(AVELLANEDA) Mira, está jugosita y todo.

¿Jugosita de qué? Jugosita de amor.

¿Tú crees? Siempre las he comido así.

Es un crepe.

Le has dado el giro del crepe. ¿Tenéis nata por ahí?

Es la típica tortilla muy hecha que no hay quien se la coma.

Muy bien, pájaro.

Vuela. Grajo.

Si es que los básicos en cocina

son los más difíciles Son los más difíciles.

¿Cuántas tortillas francesas has hecho en tu vida?

Dos o tres.

(JUAN) Es un figura, es un figura.

-Sí que lo es. -Lo he "enseñao" yo.

¿Se lo has enseñado tú? (JUAN) Claro.

Mira qué arte tiene, mira qué arte.

(JUAN) Parte los huevos que es divino.

-Pues sí.

(ANA) Muy bien, José.

José, venga, como yo "tenseñao", ¿eh?

(JUAN) Como en la mili, en la mili. ¿En la mili hicisteis tortillas?

Y huevos. Yo qué sé.

-Yo qué sé. "Shartaba" allí de hacer cosas.

(TODOS RÍEN)

-"Shartaba" ahí. José...

Te diría tantas cosas ahora mismo. Y ninguna bonita.

Útiles, todas útiles. Eso, eso, eso.

-Míralo, míralo, míralo.

-No te rompas. Qué mano tiene.

(JUAN) Qué bueno eres, si es que eres un crack.

(JOSÉ) Déjame tranquilo, hombre.

Un poco de respeto. Al final me pones nervioso.

(RÍE) Es eso, que te pones nervioso, cabrito.

No le des más vueltas. Más vueltas no.

Hay que "adorarla" un poquito. (ANABEL) La espachurra.

-Como "tensensaño", tío. (JOSÉ) Deja que se "adore".

Que esté bonita. Que se "adore"...

(CANTA) ¡Adoro...!

-Como el Niño Jesús, hay que adorarlo.

-¡...en la calle en que nos vimos!

(CANTA) ¡Adoro cuando nos conocimos!

Déjate de canciones y saca eso de la sartén.

Esto parece un pie.

(ANABEL) Madre mía, está destrozando la tortilla,

pero por su orden. (RÍE)

(JUAN) "Mu" bien. (SANTIAGO) Un hijo de la tortilla.

Esa tortilla pequeñita para Jordi.

Pues mira, es la que está buena.

(RÍE) (JOSÉ) Ahí está mi tortilla.

En Francia acaba de decir todos: "¿Perdona?".

(RÍE)

Oye, para ser un crepe no está mal.

Para ser un crepe no está mal.

(RÍE) (JUAN) Uy, Jordi.

(JOSÉ) ¿Qué pasa? ¿No te la comes? -No la come.

No. Pues me la voy a comer yo.

(JUAN) Cómetela. Jordi, te pones tiquismiquis.

¿Qué problema tiene?

(JUAN) La cáscara.

-Está buenísima.

(TODOS RÍEN)

-"Mu" bien. ¿Quieres quedarte aquí de jurado?

Si quieres... Yo, por mí, feliz.

(RÍEN) (JOSÉ) Está buena la tortilla.

Sí, hombre. Muy bien, José.

Eh, "mu" bien. Juan, dos huevos y al escenario,

por favor. (SANTIAGO) Venga, Juan,

puedes salvar a tu hermano. -Hombre, claro que sí.

Voy con los huevos "palante". (JOSÉ RÍE)

Vamos, maestro.

(JUAN) A ver... (IMITANDO) A ver...

(FARFULLA IMITÁNDOLO)

Bien, tírale entero. Ahí está.

Dale fuerte.

El método del tenedor es suyo. Mira cómo funciona.

(JUAN) ¡Vamos, por favor!

¡Animadme, tío!

-¡Muy bien! -Venga.

-Venga, Juan. -"Animadme, tío".

(JOSÉ) Juan, Juan. -Déjame.

(JOSÉ) Que no salpique. (TARAREA)

(ANA) ¿Con qué le estás dando? -Con una cucharita.

-Muy bien, pero eso es tendencia.

-¿Perdona? (ANA) Eres un trasgresor.

(JOSÉ) Venga, Juan, con alegría.

-Tranquilo, que no hay prisa.

Soy el "mejó". Un poquito de sal.

(VICKY) No ha caído nada.

Muy bien. Si le hubieras dado a la derecha, habría salido.

Eso es hacerlo con talento.

(RÍE)

(SANTIAGO) Por lo menos tienen buen humor.

-Y ya está. (SANTIAGO) Ole, ole, ole.

Eres un crack.

(AVELLANEDA) Venga, ahí.

(JUAN) Perfecto, macho. Sí, señor. Sí, señor.

Como las que hacías en la mili. En la mili.

-En Ceuta, ¿"tacuerdas"? -En Ceuta, claro.

¿También fuisteis juntos a la mili?

Claro, toda la vida juntos yo y mi hermano.

-¿Habéis compartido novia, José?

-Sí. Novias. (ANABEL) "Novias", varias.

(VICKY) ¡Ay, ay, ay! (JUAN) La vuelta. Ay, por Dios.

¿Y si hago un bocadillo? (TODOS RÍEN)

-Tú a lo tuyo. Reinterpreta, Juan.

(ANABEL) Deconstruye. Parece un chipirón.

Parece un calamar. Por favor...

(TAMARA) Muy bien, Juan.

(Aplausos)

-Muy bien, tío.

Eh. A ver...

(CANTA) Y si me das a elegir entre la tuya y la de tu hermano.

Me quedo con la tuya. ¿No ves? ¿No ves?

(CANTA) Me quedo con la tuya. Está bien, espero que te guste.

Un poco de grasita de más tiene. ¿Pero no te la comes?

Voy a dejar que la pruebes tú. Pruébala tú. Tú eres el maestro.

Pruébala, pruébala. A ver.

(CANTA) Dame veneno que quiero morir, dame veneno.

Que prefiero morir a probar tu tortilla. Dame veneno,

ay, para morir. (RÍE)

(JOSÉ) Juan, que eres bueno.

¿Qué? Está rico.

Está rica.

(JUAN) Una maravilla. (RÍEN)

-¿Pero tiene sabor o no tiene sabor?

(CANTA) Sabor, sabor cubano. Vuelve a tu sitio, Juan.

(AVELLANEDA) Es que es lo más. Muy bien, tío.

(JUAN) "No sé por qué no han probado mi tortilla".

Será que han comido tarde, se han hinchado y no quieren más.

-Un poco pequeña la sartén, me parece.

Primer huevo frito... ¿No será tu primera tortilla?

(ANABEL) Va a ser que sí.

-No voy a contestar esa pregunta. Pero bueno.

¿Tu primera tortilla? No puede ser. ¿Sí o no?

Sí.

(RÍE) Sí. Es que Ramona las hace mejor.

Ah, bueno.

Te veo menos tranquila que con los huevos fritos.

Sí, es que es más complicada la tortilla.

Tiene que quedar jugosita por dentro.

Ya, ya.

-Que se centre en la tortilla, por favor.

(AVELLANEDA) Mira, mira. (JUAN) Esa sabe batir huevos, ¿eh?

¿Has visto la mano que tiene?

Es que has cogido una batidora. -Claro.

-"Has cogido una batidora" dice José.

¿Son truquitos de Ramona?

Es que lo que no te enseñe YouTube...

Son como Gremlins alrededor. "Embrace the chaos".

-No les oigo, no les oigo. (JOSÉ SIMULA INGLÉS)

(JUAN SIMULA INGLÉS)

¿Cómo has dicho?

Tienen una lengua cada uno, son bilingües.

-Dinos algo en... -En inglés.

(RÍE) (ANA) Concéntrate, Tami.

Bueno, me gustan las maneras, por lo menos.

Mira qué tortilla más maja. -Divina, divina.

(ANA) No le está saliendo nada mal.

(BORIS) Oh, guau.

A ver... Eh.

Anda, anda. -Bien.

-Muy bien.

(ANABEL) Ole, ole.

(JUAN) Muy buena, muy buena.

-Ay, me muero por probarla. -Qué buena, ¿eh?

(AVELLANEDA) Ole.

Bueno.

¿Dónde vas? Ah, me quedo.

(RÍEN)

Más o menos la forma. Más o menos...

Jugosita por dentro, más o menos. Y el doradito... Bueno...

(Aplausos)

(JUAN) Muy bien, Tamara, bien.

(TAMARA) "Ramona cocina fenomenal".

Siempre pensaba que su tortilla francesa era imbatible.

Pero me doy cuenta de que hay cosas caseras

que igual hay que revisar.

-¡Vamos, Victoria! No cantes victoria.

La verdad es que te voy a decir una cosa.

Me tiemblan hasta las manos, ¿sabes?

-Es que te estás jugando tu futuro, tía.

-Oye, que no es broma. (JUAN) Es verdad.

-Y te olvidas de las cosas, es alucinante.

-Esto tiene que quedar así, que no se corte.

-¿Cómo se corta un huevo crudo? (VICKY) A mí dejadme.

(ANABEL) Qué bien has echado los huevos, mi niña.

-¿Está caliente suficiente? -¿El aceite?

-Está un poquito frío, pero no pasa nada.

Venga. Bueno, no es un mal gesto.

Tiene trucos de la leche, ella.

Cuando no estás media hora, claro.

Hijo, de verdad... Todo en su medida.

Dejadme un poquito,

que yo necesito mi tiempo.

La cocina es arte, el arte es tiempo.

-Si es por tiempo, el arte lo tienen Los Chunguitos.

(JOSÉ) Acaríciala.

(ALMUDENA) Está bien lo que ha hecho.

(GRITA) ¡Es una preciosidad!

-Ole ahí. -Ole.

Lisita... Cositas...

Bueno. (ALMUDENA) Bien, Vicky.

-Vamos a comer, Jordi.

-Vicky, muy bien.

Chicos, venid para acá que va a estar rica.

(AVELLANEDA) Muy jugosona, rica.

-Pero bueno, esto es lo mejor que me ha pasado a mí

en estas cinco semanas. Está perfecta.

Está perfecta.

(VICKY) "He pensado que dominaba el huevo".

La tortilla no...

La verdad es que no es mi fuerte, pero creo que me ha salido bien.

-Vamos a ello.

Un huevo... (ANA) Ahí, con seguridad.

-Guau...

-Con destreza, con pericia, sin cáscara. Ahí va el huevo.

Muy bien.

Mira cómo calcula la sal. -Mucho mejor así.

Técnica depurada. Le enseñas demasiado.

Efectivamente, es mi alumno aventajado.

Hombre, mi vida cambió después de ir al ABaC.

(BORIS) Pero no se oyó el crepitar ese.

(RÍE) ¿Esa nueva técnica sin aceite?

El aceite está bien cuando no es una sartén de este tipo,

totalmente antideslizante.

A ver si haces unos huevos revueltos de película.

¿Está quedando una cosa rara o es desde aquí arriba?

-Es desde arriba. No tenéis ni idea.

(ALMUDENA) Superbién.

(BORIS) Mira cómo hace el sobre.

¡Bravo, bravo!

Este es mi Santi, hombre. Perdona.

Si me lo hace bien, salgo corriendo de aquí yo.

A ver, ya está. -¡Bien!

¡"Mamma mia"!

¡Ole! -¡Bravo!

-¡Ole!

Lo más grande que ha pasado por estas cocinas, hombre.

El diez. (JOSÉ) No pasa nada, no pasa nada.

-Tampoco es "pa" tanto. -Hombre, hay que ser realista.

-Años y años en "MasterChef" online.

Estas tortillas que son lisas, ovaladas por los dos lados.

Lo que se suele hacer es darles un corte

y luego se rellenan con trufita, con estas cositas.

(AVELLANEDA) Qué bueno.

-Está muy buena, muy bien hecha.

Pues mira, la mejor cuchara del mundo en este caso.

(BORIS) ¡Oh, qué sexy con el pan!

-A vuestra salud. (ANABEL) ¡Tira un poco!

-Guárdanos un trocito de pan, Pepe.

¡Hum! Amiguete.

Esto es lo que pedíamos. Bien, ya tengo dos puntos.

Maravillosa.

También la tortilla perfecta. Pepe es más escéptico

y cuando ha dicho: "Muy bien. Sí, señor. Me quito el sombrero".

(CANTA) ¡Aleluya, aleluya!

Aspirantes, ya hemos visto y catado vuestras elaboraciones,

porque no a todas se les puede llamar "tortilla francesa".

Avellaneda, José, Juan, habéis hecho una especie

de crepes aceitosos en vez de tortillas.

Tamara, Vicky, vuestras tortillas estaban mejor,

pero una de las dos estaba mejor que la otra.

Y ese aspirante es...

Vicky.

¡Bueno! -¡Bien, Vicky, bien!

-¡Vamos, niñas!

Así que, Vicky, sumas un punto. ¡Uh!

Pues uno y uno.

Si no tienes plan de fin de semana,

te propongo el restaurante "MasterChef".

Disfrutarás de una experiencia gastronómica como si estuvieras

en estas cocinas. Tiene una carta inspirada en los platos famosos

del programa, elaborados con productos de temporada.

Podrás conocer a los exaspirantes que han pasado por este "talent".

Tienes más información en restaurantemasterchef.com

y en nuestras redes sociales.

-Ahora viene... -Poché, poché.

O el otro. -No, poché no va a ser.

-El que es menos tiempo. -El poché es horrible de hacer.

-El superlíquido. -Escalfado.

-Escalfado.

Aspirantes, la última prueba que tenéis que superar es

un huevo escalfado o poché.

Disculpa. ¿Eso qué es? Yo no sé lo que es.

Hay dos maneras de hacer el huevo poché.

Echándolo directamente en agua caliente sin que llegue a hervir,

a la que habremos añadido un poquito de vinagre para mejorar

la coagulación y daremos un pequeño giro

para que se cierre en sí mismo

y nos quede un bonito paquetito con un huevo justo cocinado,

cremoso por dentro. ¡Guau!

La otra opción

es meterlo en papel transparente ligeramente engrasado

y hacer ese paquetito que cocinaremos en agua.

En esta prueba, evidentemente,

pedimos la primera opción. (AVELLANEDA) Es que lo sabía.

Por fin una cosa que se me da bien

porque el huevo poché es algo que como a menudo,

pero cuando me dicen sin bolsita, esto no me gusta tanto.

Ahí.

(BORIS) El huevo poché es horrible de hacer.

Avellaneda, divino. -A ver, a ver...

(ALMUDENA) Dale vueltas al agua.

(BORIS) A ver... Ajá. Muy bien.

-Se supone que el remolino es lo que lo empaqueta.

(BORIS) Mira, mira, lo está haciendo.

-Estoy tirando el agua...

Pero no está quedando mal. Ni bien.

(BORIS) Mucha concentración.

-Yo no soy capaz sin bolsita.

Es feo de cojones. Eso.

(ALMUDENA) Bravo, Avellaneda. (YOLANDA) ¡Bravo!

-¡Oye! Pero eso está muy bien. (ANA) ¡Ole!

(RESOPLA) Has sudado, ¿eh?

He sudado, he sudado.

-¿Cómo hago yo esto?

Te digo una cosa, no pintaba bien.

No demos pistas, no demos pistas. Algo has salvado.

Hasta aquí puedo contar. (BORIS) ¡Oh!

(ALMUDENA) ¡Bravo! ¡Bravo!

Avellaneda, está perfecto.

Por fin. Venga, pájaro.

(JOSÉ) "¿Has comido un huevo poché?".

(JUAN) "No, en mi vida". (JOSÉ) "Yo tampoco".

-Tampoco me gusta. -No lo sabes, no lo has "probao".

Yo tampoco. A lo mejor está bueno. -El olorcillo no me gusta.

-Esto es "mu" difícil "pa" mí, pero bueno...

(JUAN) Vamos, José. Venga,

que vean que eres un crack. Eres un crack, tío.

"Mu" bien, "mu" bien.

Como yo "tenseñao", ¿eh?

-Un poquito de vinagre.

A ver si voy a aprender algo hoy. Te digo una cosa,

esto jamás lo he visto yo.

Ni nosotros. Ni nosotros.

Ni lo vas a ver más. (JUAN) Es un crack.

-Es un crack. Claro que sí, Juan. (JOSÉ) Voy a hacerlo. Punto.

Un huevo "poshé" de estos. El francés lo hablas bien.

Madre, lo que he hecho con el huevo.

Pero da... (JOSÉ) La espátula roja...

Esto. Eso.

(JUAN) A dar vueltas. (BORIS) Ay, no.

-Madre, qué huevo. Con arte.

Eres más de huevos fritos. Esto no lo he hecho en mi vida.

Hay que dejarlo un rato más porque si no se rompe.

En este rato, ¿crees que esto es lo mejor para sacarlo?

No. -Sácalo, claro, saca el huevo.

-Perdón. (BORIS) Bravo, bravo.

Venga. A ver...

Ay, ay, ay. Ay.

(ALMUDENA) Se le ha esparcido.

-Ha quedado muy poché.

(JUAN) José, venga. Oh...

Esto es un "poshé".

-Bueno, hombre. Por lo menos...

José, como huevo poché no nos sirve.

Mira dónde está la yema. (BORIS) ¡Oh, no!

Parece muy fácil pero tiene su técnica.

Bueno, oye, qué le vamos a hacer.

-Seguro que está buenísimo de sabor.

-Cállate que tú nos has traído aquí.

-¡Oh! -Qué maldad.

-¡Hala!

-Maldición gitana.

¿Qué vas a hacer? A "coshé", ¿no?

A coser, sí.

Juan, por favor, hazlo bien, ¿vale?

-Es que estáis "mu" nerviosos. Tranquilos.

Así es como se cocina. Sí, señor. Por favor, señores. Tranquilos.

-"Mu" bien, Juan.

(BORIS) A ver... Ay, Dios mío.

Tírale desde más arriba. Por favor...

Ya está. Ya lo tienes. Si soy un crack.

Lo has roto, Juan. (TAMARA) Gajes del oficio.

-Ya estamos jodidos.

(TARAREA) ¡Uh!

(BORIS) ¡Hala!

-Como si estuviera en casa. Dale.

-Huevo poché avinagrado.

Echando el huevo ahí. Ahí está. Ahí.

Ahí, ¿no ves? (YOLANDA) Qué bien lo ha tirado.

(ANABEL) ¿Adónde? -Al vinagre.

-El huevo se está haciendo. Claro.

(ANABEL) Es huevo a la vinagreta.

Dale, dale. Creo que lo puedes sacar ya si quieres.

(ANABEL) ¡Ese poché! (BORIS) A ver la sorpresa.

(JOSÉ) A ver, Juanito.

(JUAN) Por lo menos... Tengo muchas ganas

de verte hacer el revuelto.

(RÍE A CARCAJADAS) (RÍE)

Fuera del cachondeo, nunca he visto yo

unos huevos revueltos pasados por agua.

Ah, mira. (JUAN) Lo ha hecho un maestro, ¿eh?

(JOSÉ) Eso parece ensaladilla rusa, Juan.

Te digo que es el más chungo que he visto en mi vida.

Ese huevo "na" más que lo hago yo, Juan Salazar, de Los Chunguitos.

Ole. ¡Bravo, bravo!

-"Posé", ¿no? -"Poshé".

-Ah, ¿cómo? -"Pushé".

-Ah, "pusé".

¿Qué la quieres? ¿Montar?

No.

(BORIS) ¡Guau, guau, guau!

Bueno, bueno... Un poquito fuerte ese batir.

¿Qué pasa? ¿El torbellino es "mu" gordo?

Un poquito intenso, pero bien... Bueno.

(ANABEL) Qué tensión. (TAMARA) Una poquita, la verdad.

-Bien, Tami. -Lo ha hecho muy bien.

(BORIS) SuperTamara.

-Es que tiene que quedar redondito. Busca la perfección.

Busca el diez, ¿eh? Es muy difícil.

Aquí el tiempo pasa tan deprisa...

(ANA) Escurre, escurre, Tami.

Busca el diez, busca el diez.

(AVELLANEDA) Bien.

-¡Bravo!

(JUAN) Bien, bien, bien. -Bravo, esto ha sido bueno.

En el agua no hay huevo. Nada.

Con esa batida se ha cerrado sobre él mismo.

Es lo que tiene que pasar.

(AVELLANEDA) Ole.

Perfecto.

¡"Oh, yeah"! -¡Bravo, Tamara!

Muy bien, Tamara.

(Ovación)

También el huevo poché, ¿ves?

(Ovación)

(ANABEL) Oye, un cosa.

¿No os estáis pasando con el mundo huevo ya vosotros tres?

-Me hace gracia, después decís que como yo.

No sé qué decir. Estamos trabajando.

Tener los ojitos

de los jueces ahí pegados... Es tremendamente complicado.

Vamos, Vicky. Pues nada, Vicky, todo tuyo.

¡Victoria! -¿Qué?

-Si supieras lo bonita que te ves desde aquí arriba.

-¿Sí? -Es algo increíble.

(ANABEL RÍE) (BORIS) Mira, mira, mira.

Qué fumet, qué fumet. (VICKY) No, no te calles.

Te voy a bajar aquí conmigo. -Estoy contigo,

aunque no esté físicamente, lo estoy.

Estoy espiritualmente.

(ANABEL) De momento vas fenomenal, tía.

Pues no lo creas. Oh.

-Qué maravilla. Alguien te ha echado mal de huevo.

Boris. -¿Qué?

-¿Se ha roto? -¿Se ha roto el huevo?

-Por tu culpa.

(GRITA) ¿Se ha roto el huevo? ¿Qué?

-Y por tu gran culpa.

-¡Se ha roto el huevo! -"Oh, my God".

-Sí, se ha roto el huevo, pero no pasa nada.

Sí que pasa, sí. No sé si pasa,

pero peor que Los Chunguitos no lo voy a hacer.

(RÍE) (YOLANDA) Ah, ¿tú qué sabes?

(VICKY) ¿A que no? (AMBOS) No.

(VICKY) Ellos lo saben.

(ANABEL) Mi vida, dale vueltas sobre su propio eje.

-Déjenla tranquila. -Cállate tú,

por tu culpa está ahí abajo. (RÍEN)

(CANTURREA) Que se recomponga el huevo.

(RÍE) ¿Qué es eso?

Saca eso, por favor. (BORIS) Ahí está.

(JUAN) Como tú sabes. (ANA) Deconstrucción de huevo.

(BORIS) Yo lo veo un huevo-ostra.

Huevo poché-ostra. (VICKY) Es lo peor.

La clara cruda.

Fíjate, cruda. Es curioso, ¿eh?

Ya daba igual. Venga, va. Disfruta.

No, déjalo. No tenía solución.

No pasa nada.

(TODOS) ¡Oh...!

-Ven aquí, mi niña. No pasa nada.

-Yo el poché casi nunca lo hago. Hice seis o siete en "MasterChef",

pero además me salía uno bien, uno mal...

Era como la ruleta.

Te diré que el poché no me sale casi nunca.

Santiago... Y ahora lo vas a hacer volador.

Venga, va. Además estaba antes pensando:

"Joer, por perfecto que lo haga, soy el único que me voy seguro".

Seguro. Me ha dado como pena.

-Claro. -Cien kilos ha perdido.

(JOSÉ) Si era una "almóndiga". Se ha hecho eso.

-La "oposición". -Le han "desinflao".

Cascar el huevo es importante. Hombre.

(JOSÉ) Este está "preparao pa" la vida moderna.

Santiago viene estudiado. Os diré una cosa:

no sé el valor que tiene, es repetidor, ¿eh?

(SANTIAGO) Eso es trampa.

(JOSÉ) Mira, con mucho "cuidao".

Muy bien. ¿Lo ves? Mira. Lo hace "mu" lento.

¿No ves? -No, lo hace perfecto.

-Superbien. -Claro.

Ahí está. Fíjate qué majo.

(ANA) No lo mires, que se corta.

-Mira la concentración. ¡Por favor, por favor!

Es un doctor. Alcanza la perfección.

Constantemente.

Es como ver cocinar a Orson Welles. Igual.

(RÍE) Igual.

Verle hacer cine es como ver hacer cine a Jordi Roca.

Como que no.

Ahí lo tienes. Qué maravilla. Agua limpia,

no tiene que recortarlo, cocción perfecta.

(JUAN) A ver, a ver. ¿Sí o no?

(Ovación)

¡Es un Goya! Mirad qué maravilla.

Ahí. ¡Oh!

(JUAN) Eso es un huevo "poshé". (ANABEL) Ole el "pocherío".

-El huevo poché Segura.

Sí, señor, Santiago. Sí, señor.

Ya está, ya está.

(Ovación)

Gracias, chicos.

(VICKY) ¡Qué maravilla!

Dios mío de mi vida, ole tú.

-A mí me gusta ver a Jordi cortándolo.

(TAMARA) ¡Hala, qué bonito! Santiago, haz los honores.

Por favor.

Venga.

(CANTA) Dame veneno que quiero morir, dame veneno.

-¡No te hagas el chulo!

Acompañemos a Santi.

(BORIS) Muy bien, Santiago.

(JOSÉ) ¿Tanto rollo "pa" hacer un huevo de estos?

-Sí, es que es complicado. -Hay que hacerlo bien, tío.

-A ti no te ha gustado. -No, no... Si está bien...

Pero que... "Ta" bien.

Santiago, después de ver tu destreza con los huevos,

creo que no necesitas ser repetidor

porque estás aprobado y con nota.

Pero yo quiero ser MasterChef. Eres un MasterChef ya.

Ya eres un MasterChef. (SANTIAGO) ¡Ole!

Mira qué te voy a regalar. Así te lo llevas puesto.

Qué ilusión. Te quejas de los regalos,

que no te llegan. Pues aquí te llega este.

"Cocina de aprovechamiento".

Puedes cocinar con tus niñas y que lo aprovechen ellas también,

que no desperdicien la comida.

Hijas, os voy a cocinar todas las sobras.

(RÍEN) Santiago, un placer tenerte aquí.

Un placer, hombre. Gracias por venir.

"Mu" bien. Gracias por echarle huevos.

Gracias. Santiago, vuelve pronto.

José, Juan,

os veo ahí fuera. -Nos vemos, nos vemos.

-Hasta luego. (ANABEL) ¡Adiós, Santi!

(SANTIAGO) "Volveré en cuanto tenga el menor resquicio".

Si yo veo un resquicio, vengo, porque soy feliz aquí.

Aspirantes, ya hemos visto y catado vuestros huevos poché.

Ha habido un aspirante que ha hecho un huevo poché perfecto

y, por tanto, suma un punto.

Ese aspirante es...

Tamara. ¡Bien!

(Aplausos)

-¡Tami, cariño -Tami, Tami, Tami.

Vamos a hacer recuento de puntos. Tamara, tienes dos puntos

por el huevo frito y el huevo poché.

Vicky, tienes un punto por la tortilla francesa.

Y el resto, ninguno.

Por tanto, Tamara, te aseguras

una semana más en "MasterChef". Felicidades.

(YOLANDA) ¡Ole!

-Me alegro por ella.

-Ole, ole, ole.

(ANABEL) ¡Bravo! ¡Venga!

Ahora tenemos que deliberar

para decidir quién es el eliminado de esta noche.

¿Directamente? -"Oh, my God".

(JOSÉ) Bueno, es lo que hay.

(AVELLANEDA) Esto es lo peor, cuando hacen esto.

(DEBATEN ENTRE ELLOS)

-Cinco semanas son cinco semanas.

Hay gente que se fue en la primera. -Joder.

Venga, vamos.

Aspirantes,

los huevos son un ingrediente básico y socorrido en cocina,

pero cocinarlos correctamente no es sencillo, como acabáis de ver.

Avellaneda, en tu caso ni frito ni en tortilla francesa.

Menos mal que te has venido arriba con el huevo poché.

Sí. Vicky.

La tortilla salió muy bien, el frito no estuvo mal,

pero te confiaste con el huevo poché.

José, de tus tres elaboraciones

solamente se salvaba el huevo frito,

que se podía comer aunque no estaba perfecto.

Es que la perfección no existe. (RÍEN)

Y a ti, Juan, no te salva ni el huevo frito.

(RÍE) Por tanto,

el aspirante que no continúa en las cocinas

de "MasterChef" es...

Juan.

Pues normal. -Oh...

-Te lo he dicho yo. No pasa nada, tío.

-Ha sido culpa mía.

-Juan... -Os quiero, os quiero a todos.

(JOSÉ) Espera, espera.

Yo quiero decir una cosa.

Si mi hermano se va, yo también me voy.

-Pero si a ti no te han eliminado. -Pero yo me voy.

-No os podéis ir... -No. No hay abandono.

-No.

Oye, esto no ha pasado nunca. ¿Por qué?

Porque siempre estamos juntos, llevamos toda la vida juntos.

-¡Bravo! -Bravo, un aplauso.

-Yo me quiero ir con él. Punto.

(JOSÉ) "Me voy contigo". (JUAN) "¿Cómo vas a venir?".

(JOSÉ) "Hemos venido juntos, nos vamos juntos".

-Bueno, si tú... -Ya está.

Si tú lo ves bien así, pues lo hacemos así y ya está.

¿Seguro que te quieres ir con tu hermano?

Sí, me quiero ir con mi hermano. Sí, claro.

Vicky, Avellaneda, podéis subir a la galería.

Venga, venga. Subid. -Venga, venga, guapa.

José, Juan, me gustaría deciros gracias.

Gracias por ser buena gente.

Gracias por ser aplicados. Gracias por querer aprender.

Gracias, sobre todo, porque cada vez que alguien

os decía algo malo, siempre tenéis una sonrisa.

Así que gracias por ser así.

Muchas gracias. -Gracias, gracias.

-¡Venga! ¡Una canción! ¡Cantadnos algo de despedida!

(TAMARA) "Estoy muy triste porque se vayan Los Chunguitos

porque son personas muy educadas, muy cariñosas,

siempre están con una sonrisa".

La verdad, he aprendido un montón de ellos.

(TAMARA) Qué mono que se sienten los tres.

A ellos también les da una pena que se vayan.

-Si alguien se lo merece son ellos. -De verdad.

Juan, José, qué pena me da. A mí también me da pena irme.

A mí también. (JOSÉ) No me hagas llorar, Pepe.

¿Qué habéis aprendido en "MasterChef"?

Hemos aprendido cosas... -Que no sabíamos antes.

-La ensalada Vida.

-Y el corazón, el corazón.

Ah, el corazón. Ah, que ganaste con eso.

-Claro, gané. -Es verdad, que ganó él.

¿Cocinaréis para vuestras señoras y familias?

Sí, voy a intentarlo.

-"Vamos a intentarlo". -"A intentarlo".

-Diré "siéntate y no hagas nada, lo hago yo".

Sabéis que dejáis un montón de grupis en estas cocinas".

Sí, sí.

(Ovación)

No os querréis marchar sin dedicarles una canción.

(JOSÉ) Venga.

(CANTAN) "Todos los días paso por tu calle a ver si te veo.

Me gustas mucho y quiero ligarte pero no me atrevo.

Siempre que te tengo muy cerca de mí,

me da corte niña, no se que decir.

Carmen, Carmen, voy a tener que emborracharme.

Carmen, Carmen, Carmen, para decirte que eres tú mi amor".

(TODOS) ¡Ole! (JUAN) Bien, bien.

(JOSÉ) "Le coges cariño a la gente".

(JUAN) "A los 'Maschester' los quiero mucho".

Son maravillosos.

-¿Cuándo vas a decir bien "MasterChef""

-Yo digo "Manchester". -No, se dice "MasterChef".

-Es que me sale así. -"MasterChef".

-"Manchester". -"Master...".

-Me entendéis, ¿no? Pues ya está.

Antes de iros, mirando a la galería,

¿quién es el próximo "MasterChef Celebrity"?

¿Quién lo va a ganar? ¿Perdón?

(TODOS RÍEN)

De todos los compañeros que tienes ahí, Juan,

¿dónde está el ganador? ¿Quién va a ganar?

Para mí, Juan, el Avellana.

(RÍEN) -¡Grande!

-Y Ana. ¿Ana Milán?

Oh... -Ole.

(JUAN) Lo digo para mí.

Bueno, bueno. Oye, José, ¿y tú?

Yo creo que Alonsa. (ANABEL RÍE)

-Oye, qué divino, mi amor. -Hombre...

-Porque has venido fuerte con el cangrejo.

Se metió a bucear a pulmón.

-No veas. -La cabeza entera...

(RÍE) Juan, José.

Ha llegado el momento de colgar vuestro delantal

y decir adiós al programa. ¡No! ¡Un ratito!

(BORIS) ¡José, Juan! -Encantado de conocerte.

Adiós. Hasta luego.

Gracias, José.

(TODOS) ¡Chunguitos! ¡Chunguitos! ¡Chunguitos!

-¡Adiós, adiós! -¡Adiós!

(TODOS) ¡Chunguitos! ¡Chunguitos! ¡Chunguitos!

¡Chunguitos! ¡Chunguitos! ¡Chunguitos!

(YOLANDA) Ay, qué pena.

(JUAN) "Yo lo que sé hacer bien aquí..."

(JOSÉ) "Nos hemos tirado cantando todo el rato con todo elmundo".

(CANTAN) # Solo deseo estar a tu lado #.

(JOSÉ) "Estábamos a gusto". (JUAN) "¿Y en los exteriores?".

(JOSÉ) "Igual". (JUAN) "Por Dios, una maravilla".

(JOSÉ) "Con todos cantando". (JUAN) "Una maravilla".

(JUAN) "Esto se me va a quedar en el corazón para toda la vida".

Despedimos con mucha pena a José y Juan, Los Chunguitos.

Los Celebrities se han dado cuenta de que es mucho más sencillo

verlo desde casa que estar en estas cocinas.

Aquí se corre, se sufre, se trabaja muy duro. Y a veces,

aunque le pongan todas las ganas, no consiguen superar los retos.

Pero sabemos que se llevan una experiencia única.

Los que se quedan

están pensando en cómo afrontar los siguientes retos

para seguir aprendiendo en "MasterChef".

Nos vemos la semana que viene. Mientras, ya saben, pónganle...

(TODOS) ¡Sabor a la vida!

¡Chunguitos! ¡Chunguitos! ¡Chunguitos! ¡Chunguitos!

Bienvenidos al Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo.

Boris, ¿seguro que no te quieres venir a este equipo?

-¡No sobornar a los compañeros!

-Me uno y lo sacamos adelante.

Pepe y yo nos cambiamos. ¿Nos ponemos las chaquetillas?

Con cariño, parecen ladrillos. Son ladrillos.

Las gelatinas, congeladas. La mousse, ligeramente cortada.

No lo digas en alto, guárdalo para ti.

¡Aquí no veo rock and roll!

¡Hay mucho rock and roll, chef!

¡La única que tiene rock and roll eres tú!

(GRUÑE)

Eso es porque me he tomado el wasabi, tía.

-¡Oh! -¿Perdona?

Queremos un emplatado atrevido y sorprendente.

¿Entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

-Perdón.

-300, 300 y 30.

Cervantes, en la tabla, con el cuchillo.

No tengo un boli.

-Necesito algo para pesar.

Dale a la tara, Anabel. Mira, cállate.

Que no es la tara, me fastidiáis las onzas o las libras.

-¿Quieres dejar de comer, Victoria? -No.

-Céntrate, Vicky, piensa. -Pero si ya está quemado.

Dame vino, que si no esto no pasa.

Ay, no, Pepe. No arranquemos así.

No te estás enterando.

No hay idea, no hay motivación ninguna en este plato.

Solo le quedaba mejorar.

Te he dicho que no me interrumpas. Cuando hablo, te callas.

¡Hala! Que vengas aquí

y hagas esto... Sigue así y te prometo,

que como me llamo Jordi Cruz, hoy te vas.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 5

Masterchef Celebrity 4 - Programa 5

09 oct 2019

MasterChef Celebrity' rinde un homenaje a Raphael, uno de los artistas más importantes de todos los tiempos

En la primera prueba, cocinarán un plato libre cuyo ingrediente principal será un crustáceo. Además, los aspirantes recibirán la visita del chef Luis Veira (1 estrella Michelin). En el Palau de les Arts Reina Sofía (Valencia) servirán un menú tan rico como saludable a Raphael, a los responsables de la discográfica, a los músicos y a los técnicos, para darles fuerzas antes de un concierto. Se jugarán la continuidad realizando tres elaboraciones perfectas con huevo: un huevo frito, una tortilla francesa y un huevo poché. Santiago Segura, aspirante de la tercera edición de 'MasterChef Celebrity', volverá a vestir el delantal rosa para cocinar.

ver más sobre "Masterchef Celebrity 4 - Programa 5" ver menos sobre "Masterchef Celebrity 4 - Programa 5"
Programas completos (5)
Clips

Los últimos 93 programas de MasterChef Celebrity 4

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Ignacio

    Me está encantando este masterchef, cuando llegamos a casa les quito los calzados infantiles a mis hijos, nos tumbamos en el sofá y disfrutamos de este pedazo programa, luego preparación y preparación yo también hago la cena, así me dan ideas :)

    ayer