www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5449773
Para todos los públicos Masterchef Celebrity 4 - Programa 11 - ver ahora
Transcripción completa

¡Pero qué maravilla, por favor!

Buenas y bienvenidos a la semifinal

de la IV Edición de "MasterChef Celebrity".

¡Tienen un cubo detrás! -¡Ah, ah!

Aquí llegan nuestros flamantes semifinalistas

dispuestos a dejarse la piel para pasar a la final.

Buenas, señores. -Ay, qué guapa, Samantha.

Qué guapa estás, Qué guapos estáis.

¿Pero qué significa ahora esa caja?

Eso digo yo. -La última vez había huevos.

Igual hay personas. -Hay personas metidas.

Yolanda, cocinera y gurú, ¿qué te dice tu oráculo

sobre lo que va a pasar esta noche

con una caja tan grande?

Nada bueno.

(Risas)

¿Y qué crees que esconde la caja?

Lo ves, lo ves, lo visualizas. No lo veo, no lo veo.

No veo, me sale una mesita de noche. No puedo.

(Risas)

Aspirantes, bienvenidos a la semifinal.

(GRITAN CONTENTOS) ¡Bravo, bravo!

(YOLANDA TARAREA)

Vicky, ¿qué significa para ti estar a un paso de la final?

Es increíble estar aquí.

No sé, cuando miro digo: "Somos unos afortunados".

¿Tú a quién ves en el duelo final?

A Boris no.

(Risas)

O sea, que tú me ves marchando esta noche.

Qué simpática. -No, mi amor, nunca.

Ten amigos para esto, Boris.

Si yo llego al duelo final yo no sé qué será de mí.

Bueno, podría ser un duelo muy divertido...

No, contigo no.

(FÉLIX RÍE)

A muerte. -Con Tamara.

Me encantaría, ¿no?

Bueno, Tamara, ¿quién te diría

a ti que ibas a llegar a la semifinal?

Nadie, nadie me lo dijo jamás.

Mi madre en concreto porque vivo con ella

está flipando y ha dicho que va a poner

aire acondicionado en la cocina.

(Risas)

Qué buena idea el aire acondicionado en la cocina,

para que no sudes y puedas trabajar a gusto.

Bueno, no es tan buena idea,

porque después los platos se quedan fríos.

Pero en casa tenéis un horno me imagino, ¿verdad?

Tenemos tres.

¡Hala! Dile a tu madre que pare de gastar ya,

que no compre más nada.

Aspirantes, os jugáis mucho esta noche

porque estáis a un paso de la final.

Solo uno de vosotros se quedará a las puertas.

Ay, Dios mío.

Pero llegar a la final no va a ser fácil.

Os vais a enfrentar a una de las pruebas

más temidas y que más saca de quicio

a todos los aspirantes.

Madre mía, ¿por qué?

El cocinado por relevos.

¡Oh, no, por favor!

Ay, por favor, eso fue horrible con Antonio Dell'Atte.

Y eso quiere decir que vais a cocinar

de dos en dos compartiendo responsabilidad

con un compañero.

Pero somos cinco. Sois impares, sí.

Y para cocinar por relevos tenéis que ser pares.

Así que os preguntaréis

que quién de vosotros se quedará solo.

Huy, yo.

(Risas)

Soy un poco la morralla. No me importa, tontos.

(Risas)

Pues la respuesta está

debajo de esta caja gigante. ¡No!

Félix, ¿qué te gustaría que hubiera

debajo de esta caja?

Una persona, no me jodas. O un robot de cocina.

Puede ser un ex concursante, ¿no?

Que no sean los junior, por favor,

que nos van a dar una paliza.

Que se levante la caja.

¡Ay, no! ¡No, no!

¡Déjala en su sitio! -¡Ay, Dios mío, Dios mío!

¡Hay gente, hay gente!

(GRITAN)

¡Gente súper estupenda!

Qué piernas más bonitas.

¡Mi hermana! -¡Hostia!

¡Mi hermana!

¡Ah, Mario!

(GRITAN CONTENTOS)

¡Valentina! ¿Pero qué haces aquí?

No te lo has creído.

¡Qué fuerte!

¿Tú sabes lo que vamos a hacer? -Yo no.

¡No me lo puedo creer!

¡Ay, Rocío, mira!

¿Qué tal? Vengo a echarte una mano, cariño.

Vengo a ser tu pinche.

Me hace mucha ilusión. Es que no me lo he imaginado.

Yo tampoco me esperaba...

¿Tú no te esperabas venir? -No, sí.

Pues bienvenidos a todos. Valentina, hermana de Boris.

¡Hola!

Fernando, hermano de Félix. -Hola.

Rocío, hermana de Vicky.

Álvaro, primo de Tamara.

Y Mario, marido de Yolanda.

Muchas gracias a todos por venir.

¿Marido?

(Risas)

En plan... "¿Marido?"

Yo no sé cómo os dejáis liar para esto.

Tú no sabes en lo que te has metido.

Sí, ¿no? Yo vengo un poquito asustado.

Bueno, Rocío, no sabes lo mucho

que Vicky ha nombrado a su familia en las pruebas.

Sí, bueno, y a Rocío más. Porque Rocío es mi media mitad.

Siempre lo digo.

Llevamos un tatuaje juntas... -Este.

Que yo tendría que ponerme aquí, ¿vale?

Y entonces dice: "Estar sin ti",

y en ella pone: "es estar sin mí".

(Exclamaciones)

Y solo se lee cuando estamos juntas las dos.

¡Oh! -¡Oh!

Rocío, ¿te imaginabas que llegaría tan lejos?

Pues no, la verdad es que no.

La verdad es que no.

Es increíble. Pero bueno, aquí está.

¿Cuál es el primer recuerdo

que tienes de Vicky en la cocina?

Ninguno.

Pues bueno, ninguno. Lo único que recuerdo de ella

es de chica que se lo comía todo.

(Risas)

Es lo único.

No ha cambiado nada, no ha cambiado nada.

Se lo comía todo siempre.

Álvaro, ¿te imaginabas que Tamara tuviese

tanto mano con la cocina?

Pues la verdad que no.

Pero bueno, por lo que está demostrando creo que lo debe

estar haciendo muy bien, ¿no?

Así que nada, espero no meter la pata yo hoy

y estropear todo esto. -Yo también lo espero.

Qué a gusto que haya venido él. Nos llevamos muy bien.

O sea, de mi familia yo creo que con mi hermano Julio

los que mejor carácter tienen.

Así que... -Somos gente muy sencilla.

Mario, cuéntame, ¿qué cambios has notado en Yolanda

desde que entró a "MasterChef"?

Pues... -A ver lo que dices, amigo.

No, sí he notado cambio en ella.

Es más meticulosa con las cosas

a la hora incluso de comprar ingredientes,

como más organizada...

Anda. Cocinando.

¿Has visto? -¿Has visto?

Cualquier lo diría, con lo que es aquí.

Fernando, ¿Félix fue siempre tan competitivo?

A ver qué dices.

Venga, va. Tú di la verdad.

Le gusta ser el mejor digamos.

Ah, no nos habíamos dado cuenta.

No, hombre, eso está bien.

Le gusta superarse y le gusta ser el mejor,

le gusta trabajar duro.

Y yo siempre lo he recordado así, vamos.

¿Qué pensáis en casa de él? ¿Estáis orgullosos?

Como es tan competitivo y le gusta trabajar duro y tal

sabía que iba a llegar a los últimos programas.

Por cierto, ¿tú le has dicho a mamá que venías o no?

¿Es sorpresa para ella también? -Sorpresa.

¡Qué guapo! Va a flipar.

Va a flipar cuando nos vea a los dos ahí cocinando.

Bueno, Valentina, ¿cómo estás viendo a Boris

en esta segunda etapa como repetidor?

Bueno, es que yo no sabía que había hecho una primera.

Pero, Valentina...

(Risas)

A ver, yo vivo en Los Ángeles.

Y... a ver, sí, ¿no?

No, es que tenemos peleados...

Un año y medio. -Un año y medio.

¿Peleados? Sí.

Muy peleados. -Muy peleados.

Hemos estado muy enfrentados.

Tuvimos una escena completamente delirante

en la puerta de un hotel en Miami donde Valentina

se alojaba con mi papá.

Y desde entonces no nos hemos hablado.

No nos hemos visto.

"MasterChef" sirve para esto, para reconciliarse.

Pues ya veis. -Sí, yo crucé el mundo

para hacer las paces con mi hermano

y para ayudarle a ganar "MasterChef".

Primero hay que ver que se va a conseguir

esa ayuda, ¿no? -Claro que sí,

pero si yo vengo a ayudarte.

No empieces a pelear conmigo desde ya.

No, no, no, yo no. -A ver, ya.

Yo quiero que os reconciliéis aquí, ¿eh?

Yo creo que vamos a aprovechar para ir hablando del tema

mientras cocinamos, pero en clave.

Valentina, y aprovechando ahora que Boris no nos escucha,

¿cómo es Boris en la intimidad?

¿Es tan volcán como en nuestras cocinas?

Peor.

(Risas)

A ver, una pregunta que os hago a los dos.

¿Os haríais el tatuaje como Vicky y Rocío?

No. -¡Ay, no, en la vida!

(Risas)

No.

No, yo tengo la piel muy sensible.

Yo también, yo también.

Qué maravilla, qué maravilla.

Y luego no sabes cómo es ella, porque como ella tiene

mucho favoritismo en casa al ser una chica.

¿Favoritismo yo? -Yo de repente...

Mira, Belén, que es nuestra mamá,

vivía por Boris.

Ay, esto es horrible, ese es el tema.

Esto es ya la telenovela. -Ese es el tema.

Ese favoritismo es mentira,

porque el favorito siempre fue Boris.

¡Corten! -¡Corten, corten!

Ya va, ya va. Pero mira, yo quiero darte un abracito.

Claro, mi amor.

¡Ooooh!

¡Huy, qué amor tiene ese abrazo!

A ver cómo acaba esto.

Me encanta que estemos aquí unidos.

Ha sido una buena idea.

Bueno, vamos a continuar. Aspirantes, cuando la cocina

se comparte con los seres queridos

nos llena doblemente de felicidad.

Huy, sí.

Esta sorpresa es un premio por haber llegado hasta aquí,

por haber amado nuestro oficio

y sobre todo por dejarnos conoceros mejor.

Pero como hay que seguir trabajando

para llegar a la final en este reto lo haréis

con las personas que más os quieren.

(Risas)

Valentina, se trata de ayudar.

No, sí, claro.

Boris, perdona, que nos hemos equivocado,

a lo mejor no hemos elegido el mejor familiar para ti.

Ah, no, pues yo cocino. -No, no.

Pero yo sé cocinar. -La situación es la justa.

Tiene su punto de telenovela familiar que a mí me gusta

y la posibilidad de rehabilitación

que siempre ofrece "MasterChef".

Vamos a ver. -Nos vamos a reconciliar.

Aquí. -Aquí en "MasterChef".

Si salimos bien de la prueba.

Bueno. -Eso también.

Eso ya es problema tuyo. Eso ya no es problema mío.

Aspirantes y familiares,

en este reto vais a demostrar vuestra habilidad

con un tipo de cocina muy familiar,

la cocina de aprovechamiento.

Ah, guay, guay. -Oh, guau

La prueba consiste en dar una segunda vida

a las sobras y no tirarlas a la basura.

Ay. -Genial, genial.

La cocina de aprovechamiento nace para hacer frente

a la escasez y las vacas flacas.

Incluso en las cocinas más planificadas

las sobras son habituales. Pero cada vez estamos

más mentalizados para no tirar nada.

Y precisamente de eso va este reto.

Hoy hemos tenido un banquete en nuestro restaurante

y ha sobrado mucha comida.

Hay fuentes y bandejas llenas de restos

y sobras 100% aprovechables

que por supuesto no vamos a tirar.

También tenemos muchas sobras de ingredientes

en el supermercado, y tampoco vamos a tirarlas.

Pero conmigo aquí no lo vas tirar nada,

Desde luego.

Tendréis que hacer un gran plato

con todos los restos, aplicando al menos

dos de las técnicas de vanguardia

que hayáis aprendido en estas once semanas.

Ya la he cagado.

Ya la hemos cagado, mi vida.

Esforzaos, porque ganar este reto tiene premio.

El que presente el mejor plato se llevará 4.000 euros

para donar a la ONG que elija.

Qué guay.

Tenéis 90 minutos para presentar un plato

de alta cocina con las sobras que tenéis en el restaurante

y en el supermercado.

Cada diez minutos marcaremos el cambio de cocinero.

Tenéis tres minutos para hacer la compra

y entraréis primero al restaurante

y luego al supermercado.

Y el tiempo comienza en tres, dos, uno... ya.

Madre mía, parece que se lo van a quitar de las manos.

Bueno, y esto así mismo. ¡Ah, qué horror!

Coge caldo de eso, coge caldo. Como mamá, todo a la pringá.

Ay, mami, me vas a quitar todas las patatas.

Ya está, ya está, mi amor.

¿Con esto te vale? -Sí.

Vale, vamos para allá.

Vale, cógete solomillo. Toma.

Corre, corre, cariño, que si no...

¿Has cogido la canela? -He cogido la molida y en rama.

Es gratis, toma. (RÍE) ¡Es gratis!

Rocío, ¿dónde vas con las pinzas?

Cógelo con las manos.

Coged bien ahora, que luego sabéis que no podéis volver.

Cariño, lima no hay, ¿no?

Vamos a poner estos. -Venga, pues esto.

Tres, dos, uno... ¡Tiempo!

Empezáis los aspirantes a cocinar.

¡Oh, guau!

Toma. -Gracias, hermana.

Déjalo acá y ya está. -Ya.

Tienes ahí el tiempo.

Ay, no lo quiero ni ver, porque me estreso.

La patata esta la voy a poner a hervir,

porque quiero hacer una espuma.

Te juro que no sé lo que voy a hacer.

Va, organízatelo todo. -¿Qué, lo tienes todo?

Sí, lo que no tengo es la cabeza en su sitio.

Empieza con la bechamel. -Bechamel y todo.

Decías tú que no estaba preparado.

Qué barbaridad de pareja esta. -Ay, nena, estoy...

¿Esto lo sabes hacer? -Sí, eso te lo hago yo.

Sí, eso te lo hago yo. -Voy haciendo yo la teja.

Bueno, los aspirantes no lo tienen tan difícil

porque en el restaurante había sobras de platos

pero muy aprovechables. Había sobras de sobra.

¡Ah!

Tenían ensaladilla rusa, sopa de picadillo,

patatas panaderas, cigalas a la plancha,

pulpo a feira, arroz con leche.

En el supermercado también había cositas, ¿eh?

Restos de cítricos y frutas cortadas,

recortes de solomillo, carabineros, rape, merluza.

Y luego encima tienen los básicos,

harina, huevo, pan rallado, mantequilla.

Con todos esos ingredientes no tienen ninguna excusa

para no sacar un plato espectacular.

Tami. Tami.

Ya verás qué bien sale, cariño, creo...

Venga, Tami, date prisa.

¡Qué ya!

Luego me va a tocar a mí. ¿Qué voy a tener que hacer yo?

Bueno, luego... -No sé usar los aparatos esos.

Las cosas más difíciles inténtalas hacer tú.

Se puede hacer un rulo con la patata y se fríe.

Un rulo de pringá.

Eso es súper novedoso, un rulo de pringá.

Buenísimo eso.

¿Qué buscas? -Es que no lo sé.

¿Quieres creerlo?

(RÍE) -Venga.

¿Se te ha ocurrido otra cosa? -Sí.

Vamos a cambiar la espuma por unas esferas.

Yo me encargo de las esferas.

Cuélalo primero. -Sí.

Eso voy a hacer, mi amor.

"Eso voy a hacer, mi amor".

Eso voy a hacer, mi amor.

Mi amor, eso voy a hacer.

Te lo separo. -No, has espuma o esas cosas

que yo no sé hacer, hazlo tú.

Tranquila, vamos a separarlo. Tenemos tiempo.

Ahora cuando te pongas tú aquí me tienes que decir.

Hermana, dime que me has extrañado mucho

todo este tiempo que no hemos estado hablando.

Claro, por supuesto.

Ya, ¿pero y por qué no me llamaste entonces?

Familiares, aspirantes, primer cambio de cocinero.

Adelante, vamos.

Encárgate de la carne. -Voy con la carne, ¿no?

Suerte. -Venga.

¿Esto lo allano? -Sí, tiene que quedar finito.

¿Me quitas las gafas? Que no veo. Bueno...

Boris, fuera.

Es que llevo tanto tiempo sin ver a mi hermana.

Sí, estás deseando. Desde luego, claro.

¿Le meto más tocino? -Sí, tocino.

Tocino, que es lo que le da la esta...

El pimiento rojo y verde se lo vamos a meter al pollo,

y las setas al otro solomillo. -Sí, sí.

Cualquier cosa, me preguntas. ¿Eh, Nano?

¿Qué está haciendo tu marido? -Es que no lo sé ni yo.

(CANTA) #A mi Rocío la quiero yo#

#y quien no la quiera le entre un dolor.#

Ay, qué divina esa amistad, esa maravilla de música.

Nosotros no tenemos.

Se está quemando, ¿eh? Me he quedado sin salsa.

¡Sácalo, sácalo, sácalo!

¡Ah! -¿Que ha pasado?

Que se ha consumido el caldo de los cojones...

No pasa nada.

Échale canela por encima. -Vale.

¿Lo meto al horno? -Sí, al horno.

¿Cuánto tiempo? -Ah, eso no lo sabemos.

Eso no se nos puede olvidar, es lo importante.

Ahí está, que no se te olvide.

¿Has limpiado ya el pescado? -Sí, tengo el pescado limpio.

¿Totalmente? -Es lo que estoy haciendo,

estoy marinando el pescado. Divino, divino.

No nos peleemos por esto.

No, nadie está peleando. -Ya.

Es que también tiene un carácter...

Aspirantes, ya que estamos hablando de aprovechamiento

si hay un alimento al que sacarle provecho

y es todo un arte es el jamón. ¡Sí, chef!

Voy a presentar a un invitado que os va a dar

una clase magistral de jamón.

No sé a qué estoy contestando.

Desde el restaurante Ferretería By EGO en Madrid

el maestro cortador Emilio García Ortigosa.

¡Lo conozco! Y nosotros también, Vicky.

Adelante, por favor.

(Aplausos)

¡Hola!

Emilio, has desarrollado

tu propio estilo de corte llamado EGO,

y en él aprovechas y descubres sabores diferentes

que podemos encontrar en una misma para de jamón.

Lo que hacemos es intentar romper la fibra

y sacar la musculación del jamón para hacer juegos

de sabores que van aumentando en potencia,

para llegar a saborear mantequillas,

tierras, roquefort, piñón,

ciertos sabores que con el equilibrio del jamón

la gente no llega a reconocer. Qué bueno.

¿Te está saliendo? -Sí, sí, sí.

¡Bien, bien, bien!

¡Sigue, sigue!

¿Qué más? -No sé, cariño,

porque ya no sé.

Bien, muy bien. ¿Ya no nos queda más?

No. -Vale.

Dale a eso, que yo ya no puedo más.

Lo que necesito es un poquito de espacio.

Por favor. No, simplemente porque...

porque dentro de los espectáculos

estos son cuchillos que puedo hacer movimientos de baqueta.

¡Mira, mira cómo corta eso!

La idea es hacer un poquito de juego y hacer opciones

de movimiento, ¿no? Cago en la mar salada...

Maestro jamonero.

Lo importante es romper mucha fibra

y separar la musculación.

¿Cortas con la izquierda o con la derecha?

Corto con las dos. A mí me pasa también,

que utilizo las dos a la hora de comer.

Así vas entrando, ¿eh? ¡Olé!

A mí me gustan las virutas.

La intención es que se sepa que dentro de la línea

de sabores del jamón le podemos sacar 11 o 12

sabores a una línea de corte y 50 o 40 a un jamón.

Por favor, que se acaben ya los diez minutos.

¿Tanto falta? Me estoy mareando y todo.

Échenlos de la cocina, dejadnos entrar.

Aspirantes, familiares, cambio de cocinero.

Venga, va.

Ten cuidado que está en el 8.

¿Qué vas a hacer con eso, bro? -Las esferificaciones.

¿Con el queso? -Sí.

Voy a llevar el pescado lo primero.

Venga, que voy a hacer la bechamel.

¡Ay, Valentina! ¡Ay!

Mira qué cara tiene.

Sí, no, está tardado el pobre.

Bueno, cuéntanos. Es un juego de sabores.

Todo está sacado de la misma línea de corte.

Esta zona no tiene protección de tocino,

le da el aire del monte.

Esto tiene trazas a mantequilla francesa,

esto es tierra húmeda, hongo o moho.

Y estos son frutos secos dulces de la zona de arriba.

Os he hecho un sabor de este año.

¿Cuál es? Es pimienta rosa.

Un toquecito picante. Esto es jamón con jengibre.

Luego seguimos con los tacos de la zona de la tierra.

A la gente le encanta con wasabi.

Y luego sésamo tostado. Este es el final,

porque si probamos antes... Sí, mataría los sabores.

Mira, Valentina. Mira qué mono.

Venga al lío. Ahí.

No, hay un orden. Con el jengibre estoy picado.

Para que veáis la diferencia entre este músculo y este otro.

Concentración. -Oh, Dios...

Voy perdidísima, vamos. Como no lo haga bien

ya la hemos cagado. ¿Eh, Mario?

Vamos a ver el inventito de la pimienta.

Ahora estamos con los picantes y la idea es que el jamón

se mantenga pero tenga un toquecito.

La pimienta rosa aparece ahí, como es tan tenue y suave.

Sale. Está simpático.

¡Uf! No, el jamón está ahí,

pero aparece la pimienta rosa.

Es un toquecito. Esa es la idea.

¿Qué vas a hacer con eso? -Esto realmente son croquetas.

El pulpo, el pulpo. -¿Eh?

El pulpo, ¿lo vas a poner? -No. A ver que me concentre.

La cazuela está encendida. -Mierda.

Ay, Mario, me muero, cariño.

Aspirantes, cambio de cocinero. Cambio de cocinero.

Valentina, los purés. -Voy a hacer lo purés.

Termina de echar esto aquí y lo metes en el biberón.

Y tranquilo, ¿vale?

¡Bájalo, bájalo!

Aspirantes, por favor,

¿a alguien le apetece probar jamón?

Adelante, por favor.

Ah, ¿qué quieres? ¿Tú no estabas a dieta, Félix?

Pero el jamón es proteína, eso es una maravilla.

Esto se puede comer. ¿Cómo está, señor?

Qué tal. -Encantado.

¿Qué pasa?

Qué elegante. Mucho gusto. ¡Yolanda!

¿Qué? Hay jamón gratis.

¡Jamón gratis! Enchúfalo, cariño.

Mete dentro el pulpo y haz así: "Buzz, buzz".

¿Aquí? -Dos veces solo.

Le saco 50 sabores a un jamón y tengo 200 por fusión.

Entonces voy modificando.

¿Y los ojos azules cómo los conseguiste?

Boris siempre va a estar en otra cosa.

¿Tengo que comerlo en orden?

Yo no puedo dejar a mi hermana abandonada tanto tiempo.

Tiene que ser muy rápido. Vale, venga.

Ya os guardamos nosotros el plato.

Sí, hemos tenido que llegar a la semifinal

para que tengáis un gestito.

¿Os acordáis que vinisteis con unos familiares?

Encantado. Seguimos. Claro.

Valentina, ¿cómo va? ¿Qué necesitas?

Mi amor, ¿cómo ha quedado? -Ha quedado muy pasta.

Tienes que limpiarlo. -Ya lo lavé, Boris.

Por favor, déjame en paz.

Ay, "borismo".

Hermana, un momento de nervios.

¡Te amo, Valentina! ¡Estás divina, estás estupenda!

¿Qué pasa, se solidifica mucho o qué?

Muy denso, tío. -¿Sí?

Muchas gracias por venir, Emilio.

Os tengo que sorprender. Venid cuando queráis.

La semana que viene te llamamos.

Gracias. Gracias, Emilio.

Qué buen recuerdo deja Emilio.

Y qué buen sabor de boca deja. Sí.

Más.

Y eso déjalo ahí, mi vida, porque si no

se nos va a quemar. Déjalo ahí.

Ahí bien. Eso es, Nano, así sí.

Mira a ver si huele a alcohol.

Hazle así. Rocío, mira. -Huele todavía a vino.

En la cocina se pone así. Dale ahí.

Así.

A mí me huele a alcohol.

A ti te huele a alcohol...

Julianita, como si fuera el taco mexicano

cuando están los pimientos así deshilachados.

Cariño, pícalo con esto, con lo de antes.

Aunque haya pulpo, porque eso va a ir junto.

Es que está llena de mierda. -De pulpo.

Es igual, va a ir junto. ¿Vale?

Ahí tienes más patatas.

Es que no hace falta ponerle más patatas.

Ya, Boris, ya. -Okey, okey, okey.

¡Cambio de cocinero! Ya está, mi vida.

Adelante. Gracias.

Lo estás haciendo súper bien.

¿Esto es al agar-agar? -Creo que sí.

Cambio de cocinero, Vicky. Vale, Ro, salte.

No, voy a hacer las esferas yo.

Reza. -Venga, vale.

Pásale más el este.

No nos volvamos muy locos en estas cosas

que luego tengo lo otro.

Vete tú a cocinar el pescado que es lo último, ¿no?

¿Quieres que le ponga algún líquido más?

Es que no sé qué es lo que estamos haciendo.

Ya verás qué bueno sale. -Venga.

¡Ah!

¿Qué pasa aquí? ¿Qué interrumpo?

Absolutamente nada. -Nada.

¿Qué interrumpo? Que hemos colado al principio

el arroz con leche y ahora lo voy a volver a colar

para meterlo en el sifón y voy a estar bastante tiempo.

¿y qué es lo que estás haciendo?

Si alguna vez termino de colar esto...

Claro. Me encantaría hacer una espuma.

¿Espuma de arroz con leche? Espuma de arroz con leche.

¿Con? Gel de limón.

Gel de limón. Y tejita.

¿Y? Teja.

Y teja. Sí.

Si no me sale haré un crumble.

Es resolutiva la prima, ¿eh?

¿Te has dado cuenta? Sí, sí, sí.

Suena bien, pero un poquito simple.

Pero habéis cogido esos ingredientes justitos.

El arroz con leche. Sí, pero ya vino hecho.

Bueno, espuma de arroz con leche, crumble

y gelatina de limón. ¿No es así?

Eso parece, a ver cómo... ¿Cómo es en inglés?

Estáis hablando en inglés. Ya.

Hablad en castellano porque Samantha y Jordi

no tienen ni idea de inglés.

Es que no nos damos ni cuenta. Chicos, suerte.

Gracias. -Muchas gracias.

Ya me ha salido esta mierda. ¿Qué le pasa?

Es muy difícil, cariño, este programa.

Venga.

Ahora voy a meter esto aquí. Mira, como un paté.

Claro. -No, no me puedes ayudar.

Eso lo congela todo, ¿no?

Sabes, como un paté. -Vale.

Qué ordenado y qué limpito todo.

¿Cómo? -Que qué ordenado digo.

Sí, Valentina y yo somos muy ordenados.

Bueno, bueno, Boris.

Ay, qué maravilla de visita. ¿Cómo estás?

¿Cómo estás? Muy bien.

¿Qué vais a hacer?

Las sobras del pescado lo hemos puesto

en este momento ósmosis con un toque panasiático

que mi hermana ha elaborado.

Y hemos hecho este puré para la manga pastelera

y de aquí intentaremos hacer una espuma.

Eso no saldrá por un sifón.

¿Y cómo lo podemos aligerar? -Con caldo.

Caldo le hemos puesto. Pero muchísimo más.

Vale, vale. ¿Qué dices, Valentina?

Bueno, que Boris se ve muy bien.

Oye, Valentina, ya se nos está haciendo el esto.

Hay cosas que veo y cosas que no veo.

Sí veo lo del pescado, puede ser una buena idea.

El resto... Lo ves un poco preocupante.

Aspirantes, cambio de cocinero.

Valentina, te toca a ti, es perfecto.

Hay que aligerar esto mucho. -Ya, ya. A ver, a ver.

Y empezar a hacer ese puré. -Ya, ya, ya.

Y quedarte con Pepe, que es un amor de persona.

Primo, está limpísimo. -Dime.

Yo creo que esto no va a ir a ningún lado.

Valentina, no nos está escuchando,

me lo puedes decir a mí, ¿quién cocina mejor de los dos?

Hombre, yo cocino mejor. Llevo toda la vida cocinando.

Os dejo. Ordenadme esto que está un poquito...

Enloquecido, enloquecido.

A ver si podéis llegar a un acuerdo entre los dos

y hacer un plato digno. Es verdad.

Gracias. A ti, a ti.

Gracias a ti, por favor. Qué desastre.

No es un desastre, mi amor. -Va todo divino.

Va todo increíble, muy bien. Arriba.

Una gotita, por ponerle algo, Ro.

¿Ya está limpiando tu marido?

Sí, porque lo mío es espuma y aire.

Aire de croqueta. -¿Aire de croqueta?

Porque el sifón se parece mucho a la espuma, ¿no?

No, el sifón es crema. -Crema.

Y lo otro es aire. -Vale, guay.

Le falta sal y pimienta.

Pues échale un poco de sal y de pimienta.

Necesitamos otra técnica.

¿Qué otra técnica necesitamos? Es la parte que no entiendo.

Me tienes que explicar. -Okey, okey, okey.

Huele todavía a vino. -Vale.

Nano, desde ahí le metes el cuchillo

a ver si recuperas carne.

Vale, ya está, que no se nos congele.

Mete el dedo. ¿Está frío? Y a ver si está bueno.

¿Está bueno? -Está bueno, ¿eh?

¡No le hemos echado azúcar! No le hemos echado azúcar.

¿A qué? -Al gel.

Habrá que ponerle, ¿no? -Mira a ver cómo está de ácido.

Yolanda, ¿lo enfrío o no?

Sí, para que se aguante... No. No, mira...

Bueno, no sé, cariño.

Luego lo ves tú. -No, no, enfríalo

para que se aguante. ¿O no? -¿El qué?

Esto. ¿O no? -¿Eso qué es?

He hecho con el pulpo y hierbabuena como un paté.

Frío, ¿no?

Sí, porque va a ser todo frío.

Tiene bastante textura, ¿eh?

Rocío, ¿pero qué estás haciendo, el falso caviar?

Venga, va. -¡Olé!

¡Te ha poseído Ferrán Adriá!

Jordi, le ha poseído. Sí.

Mira, está haciendo el falso caviar.

No te sientas presionada.

Es como si tuvieras que hacer

el árbol de Navidad en 20 minutos.

Sácalo ya, si no quedará muy aceitoso.

Mueve eso bien. Pero pruébalo, pruébalo,

por si hay que echarle un poco más de cebolla.

¿Pruebo? -A ver, dame para probar

a ver si está bueno.

Venga, Vi, en serio.

Vicky, ¿dónde estás?

Misu, misu, misu.

Está buenísimo. -Que me ha visto.

¿Dónde vas, gatito?

Sabes que la curiosidad mató al gato, ¿verdad?

Es que está con lo más importante del plato.

¿Y no confías en ella o qué? No confío no,

yo confío en todo menos en la cocina.

¡Vamos, cambio de cocinero, aspirantes!

¡Cambio de cocinero!

¿Ya? -Ya.

Lo has hecho genial.

¿Todo bien? -Sí.

Ya está el sifón. Está puesto en la... ¡Ah!

Sí, está puesto la carga y todo.

¿Qué tal vais? -Fatal.

Lo llevo fatal, porque no sé lo que quiere hacer.

Don't worry. Don't worry.

Jo, cómo está la pringá. Es que mi tierra...

Mi tierra de verdad da unas cosas...

¿Quieres que lo cuele?

Ahí le tienes a tu hermano. Ahí va.

Lleva toda la temporada haciéndome el Raphael.

¿Tú lo haces el Raphael? Yo no.

(CANTAN) #Qué pasará, qué misterio habrá,#

#puede ser mi gran noche.#

Toda la temporada para que me lo haga él

y me lo haces tú en nada.

Oye, 20 segundos y me ha hecho el Raphael.

Pero es que mi hermano es el gracioso de los dos.

Yo has visto que soy un intenso de la vida.

Y él para nada, él es el cachondo.

Sígueme. Te sigo.

(CANTAN) #Qué pasará, qué misterio habrá,#

#puede ser mi gran noche.#

Ya, venga. Ahí sí, hombre.

Ha costado toda la temporada. Le ha costado.

Bueno, ¿qué estáis haciendo?

Vamos a intentar hacer tres tacos diferentes

con el rollo comida mexicana.

¿Y la técnica moderna que me va a dejar deslumbrado?

Tenemos esferificaciones de queso para acompañar.

Me parece bien. Una técnica. ¿Y la otra?

Vamos a hacer falso caviar de alcaparras para acompañar

el steak tartar, y de mango para acompañar este.

¿Qué tal está siendo cocinar con tu hermano?

Un placer, la verdad. ¿Es buen pinche?

Por lo menos está siguiendo las órdenes.

Fernando, ven aquí, que no lo veo yo claro esto.

¿No lo ves claro?

¿Tu nivel de cocina cómo es? De supervivencia.

Él no sabía que vendría, eso es lo primero.

De haberlo sabido te tenía que haber dicho:

"Abre la Escuela Online de MasterChef".

Claro. Y veías cuatro cositas.

Tenemos casi 300 capítulos con todo lo que necesitas saber

para triunfar en estas cocinas, en tu casa y en la vida.

¿Eres consciente de que estas navidades

igual hay un invitado más en casa?

¿Ah, sí? -Luego te lo cuento.

Venezolano.

Ah, vale, vale.

Vale, vale, vale.

Claro, aquí es cuando yo me pregunto...

(CANTA) #Qué pasará, qué misterio...#

Me voy. Qué ganas tenías.

Venga.

¿Y tú eres primo de qué lado de la familia?

Yo soy por madre. -Ah, por madre.

Mi madre es hermana de su madre.

Esto es espuma de patata.

Huy. -Seguro que está bueno.

Qué va.

Cuidado.

Se está helando, maricón. -No me he dado cuenta.

Valentina, se te ve con mucha emoción.

Estoy preocupada. Sí, te veo, te veo.

Calma, hermanita. Preocupada.

Si sale mal lo que va a ser luego...

O sea, son dos años de pelea.

Sí, pero bueno, pero...

¡Cambio de cocinero!

Adelante.

Valentina, esto lo vas a poner en ese aceite que está allí.

Esto lo saco todo de aquí. -Sí, mi amor.

Este pescado está hecho. -Don't worry.

Ponlo vuelta y vuelta.

El sifón está ahí, si está lleno.

Ah, es verdad. -¡Mariquita!

¡Me muero!

Bueno, Rocío, ¿qué tal vas? Ay, Dios mío de mi alma.

¿Qué? Que estoy muerta ahora mismo.

¿Qué estás haciendo? Pringá.

La pringá con una espuma de patata.

Y venga, Vi, habla, porque me voy a morir.

Rocío, ¿y tú cocinas mucho? Yo nunca.

¿Nunca? Nunca en mi vida.

Gatito, anda, ven para acá. ¿Sí puedo?

Sí, claro, ven aquí. Sí, ahora sí.

Solo para hablar conmigo,

no para cocinar. No, nada.

¿Qué tal estáis trabajando juntas?

¿Bien? Sí, ¿no? -Bueno, sí.

¡Pero que ha hecho falso caviar!

Cuando llegaste aquí, ella cocinaba más que tú.

Y ahora, se ha dado la vuelta... Claro.

Yo es que no cocinaba nada.

Rocío, ¿estás alucinada con su nivel de cocina?

Sí. Estoy alucinada. Es que no me lo esperaba para nada.

No me esperaba tampoco que llegara hasta aquí.

Nosotros tampoco. Estoy superorgullosa, la verdad.

¡Rocío, mucha suerte! ¡Gracias!

¿Te sale, mi vida? -No sé...

Echa todo el mango que consigas de ahí.

Vale. Echa todo...

¡Boris! ¿Cómo vas? -¡Amiga!

(CON VOZ GRAVE) ¡Amiga! -¡Garrote!

¡Garrote! Valentina no entiende

ni lo de "amiga" ni lo de "garrote".

¡Pero ahí vamos, ahí vamos!

¡No sube!

¿Qué? ¿Por qué no subirá eso?

¿Qué has hecho ahí? No lo sé...

Pero no sube ni a la de tres.

Le veo ahí con ganas y dándolo todo.

Si es muy bienintencionado, pero soy yo.

¿Qué no le has echado a eso para que no suba?

Le he echado leti... ¿"Leticina"? Será lecitina.

¿Y de qué es el aire? De lima.

Ese va a ser el problema. ¿Por qué?

La lecitina de soja no funciona bien en medios ácidos.

¡Mario! ¡Ay, amiga...!

Se puede estar dándola mandanga todo el día,

que eso va a subir cero.

¡Vale! No sube, cariño. ¡Déjalo, déjalo!

No, no sube, porque él acido no le gusta

a la "leticina" de soja. A la "leticina" no le gusta...

¡Nada! ¡Fatal, fatal! (RÍE)

Entonces, la técnica... no sé... Ya está...

¡No! ¡Ya sé lo que voy a hacer! ¡Último cambio de cocinero!

¡Y, por lo tanto, últimos diez minutos!

¡Vámonos! ¡Venga, vamos!

¡"Oh, my God"! Me va a tocar a mí decorar.

¡Qué espanto! (VALENTINA) ¡Ay, no! ¡Yo!

(BORIS) ¡Qué horror! ¿Cómo podríamos resolver esto?

¿Cuántas técnicas tenías pensadas aplicar a ese plato?

Dos. Pero una se me está ocurriendo ahora. Y no es muy técnica.

Sabes que te queda poco tiempo. ¡Déjame!

¿Tu plato era algo interesante...?

Era... Eh... Una espuma de croqueta de marisco.

Espuma de croqueta de marisco. Sí.

¿Eso qué es? ¡No lo sé! ¡Vete!

¿Esa nata con queso, qué es? Para hacer una espuma de estas...

De... De queso no.

(RÍE) Vale.

¿Qué? ¡Déjame! ¡Pues, mira, no!

¡Hala! Te dejo, te dejo...

¡Ay, ay, ay!

¡Rocío, mira!

¡Esto es una mierda como una catedral, vamos!

Prepárate, eh, porque se van a cachondear

de nosotros porque...

Yo quiero meter otro.

¡Ay! (BORIS) ¿Ha pasado algo, mi amor?

Me puedo quemar. -Pero es una quemada... poquita.

¿No hay cambio? No. Ya no hay cambio, Boris.

Este fue el último cambio. ¡Oh, guau!

¿Cómo vas, tío? -Un poco al límite, enano.

¿Cuánto queda? ¿Dos? -¿Cuatro?

-Dos. -Dos y medio.

¿Y el sifón? -Allí, en la nevera.

Pero esto se puede luego.

¿Le habéis echado vosotros?

-Ni sé. (RÍEN)

Qué pena que todo el mundo esté tan concentrado

y nadie se fije en la habilidad de los Izaguirre

para hacer nuevos amigos.

Y de los Preysler. -Y de los Preysler. ¡Es muy fuerte!

Nuestras familias

tenían que ser amigas. ¡Es verdad!

Un minuto queda, ¿no? ¡Aspirantes, familiares...!

¡Último minuto!

¿Dónde está la gamba? ¡Ah! La he destrozado al final.

¿Le pondría alguna mariconada más? No.

Entonces, ¿qué has hecho...? -¿Dónde está el sifón?

¡Uy, qué susto! ¿Eh? ¿Qué, cariño? ¿Qué dices?

¡Nada, nada! ¡Acaba, acaba!

Cuéntame del rape. ¿Cómo lo sientes?

Después de todo, oye, es de sobras, ¿no?

-Claro. -De sobras, puede tener un mundo...

¡Diez, nueve, ocho, siete, seis...! ¡Vaya! ¡Hermana, preparados!

¡Cinco, cuatro, tres, dos, uno...!

¡Tiempo! ¡Manos arriba! ¡Bien!

¡Cariño, gracias! -¡Bravo!

¡Bien!

¡Quedó bello, mi amor! -Sí. Quedó bello.

(VALENTINA) La idea inicial que teníamos y los consejos

que nos dio uno de los jueces... -Pepe.

Pepe. Yo creo que hemos llegado a un sitio

en el que esperamos que tengamos un buen resultado.

Si quieres convertirte en un auténtico "masterchef",

en la Escuela MasterChef Online

vas a encontrar una oferta imbatible.

Técnicas, trucos, cocina internacional,

cocina de aprovechamiento y más de 260 recetas

de platos deliciosos que sorprenderán

a tu familia y amigos.

¡Cocina con la Escuela MasterChef Online!

¡Aspirantes, el tiempo ha terminado!

¡Llega el momento de la cata!

Yolanda y Mario, seréis los primeros.

¡Por favor...!

¡Mierda! No sé qué pasa. ¡Yolanda!

¿Qué? ¡Ya voy!

No le pidas peras al olmo.

Ha salido ahí, ¿no? -No.

Es igual, ¿sabes? Si no ha salido, ¿qué voy a hacer?

¡Oye, Yolanda...! ¿Está haya? ¡Venga, ya está!

¡Vamos, chicos! (BORIS) ¡Qué mona!

¡Qué divina! -Se van a mear en mi casa.

A mí, de sabor... Lo he probado un poco y me ha parecido...

Me ha gustado. -Te amo.

Luego, de pinta, no sé

si les va a gustar mucho. Pero de sabor...

¿Para qué vienes? -¿Cómo lo vas a llamar?

(RÍE) Crema con esencia gallega.

Porque... tiene muchas cosas que reúne la costa gallega,

como es marisco...

Y abajo, con un pulpo que hemos cogido

y hierbabuena, hemos hecho un paté de... eso... de pulpo.

Son tantas patas... Son ocho patas y haces un paté.

Nos van a echar mucha bronca. Ya te lo digo.

Yolanda, no eres la Yolanda de siempre.

Te noto como tímida. ¿Qué pasa? Me sabe muy bien

que estéis tan serios, porque no está acostumbrado

y debe pensar: "¡Ostras! ¿Esto qué mierda es?"

Eso es lo que hemos pensado nosotros.

¿No estás acostumbrado a qué?

¿A cocinar con Yolanda? A su cocina.

Tú no... Son así, eh.

¡Ostras!

Esto es como si a mi gato le digo...

Hoy estamos de celebración y a mi gato le pongo

el paté bonito. Lo voy a poner de fiesta, de fin de año.

Eso no se lo come tu gato.

Y le pongo al gato la terrina... ¿No está bueno?

Aunque la nada se vista de seda, nada se queda.

Así lo llamaría yo.

A mí no me desagrada, de verdad.

Esto no es un homenaje a Galicia. Esto es terrible.

No tiene sentido ninguno. No hay por dónde cogerlo.

Vamos a sacarlo de la bola. ¡Es igual! ¡Uh! ¿Eso es pulpo?

Porque la idea no era esa, claro. Habéis visto cosas ahí,

en el restaurante y en el súper

y no lo habéis trabajado. Lo habéis triturado.

¡Toma, Mario! ¡Ven aquí! ¿En serio? Venga.

¡Ven aquí! Yo me atrevo.

Yo me atrevo. (YOLANDA) ¡Qué horror, tío!

(Risas)

¿Qué? Un asco, ¿no? No digas que está bueno.

Di que está malo.

Hemos tenido que improvisar a mitad del plato.

Me da pena porque pensaba que lo haríais muy bien

y saldría un plato para vuestro restaurante.

Espero que no lo copiéis, Mario. No te lleves estas técnicas

que ha usado tu chica. No me dejarían.

Solo para rematar, sabiendo que no eres el culpable de esto...

Eres una víctima. Sí me interesa cuál es

tu percepción de cómo eran las cosas, cómo la has visto...

Un análisis. Un poco de análisis.

Yo creo que no ha habido una idea clara

antes de hacer el plato. Nos hemos puesto a hacer el plato

sin tener muy claro lo que estábamos haciendo.

Ya vamos mal. Ya empiezas mal.

(YOLANDA) ¿A que tienen mala leche los jueces?

No, para nada. -¿Ah, no?

-A ti te ha resbalado, ¿no? -Bastante.

Vale. A mí también. -Yo era el pinche.

Bueno, queridas hermanas... ¿Cuál es el nombre del plato?

¿Quién me lo dice de las dos? ¿Cómo era?

-Nuestra "pringá". -Sí.

Para quien no sepa lo que es una "pringá"... ¿Qué es?

Un cocido, una "pringá"... Le hemos metido toda

la carne, el tocino, el chorizo, la morcilla...

Y le hemos echado también el garbanzo dentro.

Y después, el falso caviar de vino tinto y la espuma...

La espuma de caldo, ¿no? -De caldo.

¿Sería un homenaje a alguien? Bueno, a nuestra madre.

A nuestra madre. ¿Hacía ella "pringá"?

Sí, todo el tiempo. A mi padre le encantaba.

Muy de campo, muy del sur.

Y... bueno... Vamos a probar.

¡Uy, ese hombre se ha ido para allá!

¡Ay, madre! Rocío, cállate.

La idea es buena. Cuando pensamos en aprovechamiento,

puedes ir a estas elaboraciones.

El toque moderno no me gusta, porque para hacer

una buena técnica, necesitas buena materia prima.

Y una buena esfera de vino se hace con un vino bueno,

no con un vinazo de cocinar, que es el que teníais.

No era el ingrediente como para dejarlo desnudo,

acompañando vuestra elaboración, porque... no le aporta nada bueno.

Es verdad que la idea es buena...

Me ha gustado mucho veros cocinar porque se nota

que os lleváis bien, que estáis superunidas...

¡Pero...! A mí, directamente, no puedo tomar las esferas de vino

porque son muy fuertes. Estoy colocada ya.

¿Sigue habiendo alcohol ahí? ¡Uf!

Vicky, nos hemos equivocado. La ropa vieja es buena idea,

pero le ha faltado trabajo, más guisado, guisado...

Para que pierda todo ese saborazo que tiene, sea más sutil y liviano.

No hace falta meter todo el repollo.

Pasa como en un vestido cuando tú lo haces.

No por meter más cosas,

estará mejor. Totalmente.

Rocío, ¿contenta con el trabajo? Bueno...

Hemos hecho lo que hemos podido.

Los jueces me han parecido... bastante duros, la verdad.

Les ha salido como una sonrisa así,

de medio lado... Les ha salido porque estabais vosotros.

Vamos, es que no sonríen... ¡Uf!

Es que es una locura, por favor. -¡Ay, yo no lo veo!

-Lo veo como pequeñito. -Eso dijo Rubén.

"No sabía que te gustaba la gente..."

¿Cómo se llama con el que comimos aquella vez en Los Ángeles...?

Ese es una locura. -Miguel Ángel Silvestre.

Eso sí. -Ese sí es una locura.

Bueno, hermanos Gómez... ¿Cómo se llama vuestro plato?

Le vamos a llamar "Taco D'Artacán y los tres mosqueperros".

Eran unos dibujos que nos gustaban mucho de pequeños

y hemos jugado mucho

y vamos a hacer un homenaje. Félix, ¿qué te pasa?

¿Se te dispara el acento al estar con tu hermano?

(RÍEN) ¡Es verdad! No me di cuenta.

En cuanto estoy con mis hermanos... Se le dispara.

Se le dispara el acento... Le sale el Raphael...

Estoy hoy... (RÍE)

Vamos a enseñárselo. ¡Venga! ¡Una, dos y tres!

# ¿Qué pasará? ¿Qué misterio habrá? #

# Puede ser mi gran noche. #

(Vítores)

¡Pero, escucha...! Ha tenido que llegar su hermano.

Es la parte graciosa de la familia. ¡Programa 11!

¡Ya está bien que te sueltes y te estires!

Me lo teníais que haber traído el primer día.

(BORIS) ¡Prueba superada! Dicho esto...

Cuéntame de qué va. ¡Vamos al ajo! ¡Vamos al ajo!

Al final, he hecho tres tacos.

Uno lo hemos rellenado de "steak tartar"

con el solomillo que estaba más crudo,

falso caviar de alcaparras...

El de en medio es con el pollo y ropa vieja con pimiento,

tomatito y cositas que hemos rescatado...

Falso caviar de mango, la parte del solomillo de ternera

con champiñones.

¿Y las de queso? Porque recordaba como que hay...

En torno a la comida mejicana, sí que ronda el queso.

Una quesadilla de carne.

Fernando, ¿cómo ha sido cocinar con el tiquismiquis de tu hermano?

¿Te ha reñido? ¿Te ha mandado? ¡No, no, no!

Pero mandar sí, ¿no?

Mandar sí. "¡Recógeme esto! ¡Límpiame esto!"

He hecho lo que he podido.

Lo he mantenido limpio, más o menos.

¿Eres bienmandado?

Yo sí. Soy muy bienmandado. Vamos a probar, ¿no?

Creo que habéis entendido divinamente la prueba.

Habéis cogido varios productos. Les habéis dado un toque personal

y habéis creado un plato nuevo

a base de cocina de aprovechamiento totalmente.

La presentación es buena... El sabor está bien... En fin...

¡Qué maravilla! ¡Qué fácil es!

Me has enseñado tú. -Espera.

Me gusta porque no me vendéis ninguna moto.

Es creativo. Tres elementos, los pongo en formato

que sea fácil de comer... Intento sacar rendimiento.

Bien. Lo que está claro, Félix,

es que necesitas, como buen actor, un buen director.

Y, en este caso, Boris fue el primero que te empujó...

Y Fernando ha sacado lo mejor.

¡Bravo, Fernando! ¡Así que muchas gracias!

¡Bravo, Fernando!

(FÉLIX) La primera vez que me tratan tan bien.

He estado un poco asustado.

Ha estado muy bien. Se están portando bien.

A ver qué pasa luego.

(RÍE) -De momento, sí.

Hermanos Izaguirre, por favor, decidme qué plato habéis hecho

Valentina le ha puesto nombre. -Se llama "Rape aprovechado".

"Rape aprovechado", porque sentimos

que aprovechamos todas las sobras.

¿Habéis aprovechado el tiempo entre vosotros?

Eh... -Estamos en ello.

Estamos en ello. ¿Y qué tal?

Bueno, hasta ahora, bien. -Hasta ahora, muy bien.

Muy bien. -Estamos encantados.

Estamos muy contentos.

Hombre, la verdad... Me encantaría que todo fuera

buenísimo ahora, para ya, directamente, públicamente,

pedirte perdón por ese horrible incidente

del parking en Miami. -¡Ay, mi amor!

No te lo he pedido, pero aprovecho para pedírtelo.

¡Hermana, de verdad...! -¡Oh!

(Aplausos)

Y yo te pido perdón, mi amor, por no haberte llamado antes.

También, ¿no? Vale, venga. Es que fue una pérdida

de los nervios y vivía un momento de mucha presión...

También te pido perdón por haberte fastidiado

el día ese que te pusiste la ropa, cuando tenías 14 años,

igual que yo, que fue horrible. Te pido perdón.

¡No! Pero si yo estaba divina. No importa.

Pero también es verdad... ¿Y qué pasó, Boris?

El drama es que Valentina nació... Y cuando nació, vio delante suyo

que ya había una reina en casa. -¡Claro!

Yo no he podido nunca reinar.

-Había una reina en casa. -¡Qué fuerte!

Entonces, iba vestida de mí. Eso generó una pelea absurda.

Pero te ha dado mucho carácter...

-Yo no me acuerdo de eso. -¡Es que es increíble!

Boris, ¿alguna cosa más por confesar entre los hermanos?

Bueno, también lamento haberme, un poco, acostado

con ese chico que llevaste a casa. No fue culpa de nadie.

¡Ah, no! ¡¿Cómo?! ¡¿Cómo?!

Porque eso ha sido toda la vida... -Es que Félix se va a ofender.

¡Es muy fuerte!

Me he perdido... ¿Os robabais los novios?

No. "Os" no. Plural no. ¡Robabas los novios a tu hermana!

Bueno, era un muchacho confundido...

-¡Claro, eso! -Y, de repente, estaba abriendo

varias puertas y le dije: Entra en esta puerta.

Pero lo más increíble de todo... Y ya terminamos con esto.

Hubo un temblor a medianoche

y, de pronto, nos encontramos en la cocina...

-Todos. -Todos, la familia...

Mis padres, mis hermanos y el invitado,

que se había quedado a dormir. ¡Es típica situación de temblor!

¡Félix, no estés tan alucinando! -Estoy asustado, estoy asustado.

El rape aprovechado. ¿Cómo habéis aprovechado el rape?

En realidad, hemos hecho este concepto de las sobras

llevadas a un momento que pudiéramos utilizar

la ósmosis, que a mí me interesaba muchísimo,

y hacer un puré con las patatas... -Con las patatas que venían

debajo del pescado. -También las hemos aprovechado.

Y utilizado los brócolis en el momento al horno.

¡Vamos a probar! (VALENTINA) ¡Qué miedo!

(BORIS) ¡Sí, por favor! (VALENTINA) Pensad, por favor,

que son dos años más sin hablarnos.

¡No, no! No nos pelearemos por eso,

después de que han alucinado con la conducta

de la familia en Venezuela.

-No es una conducta normal. -Tampoco era una familia normal.

-Nunca hemos sido normales. -Es cierto.

-Normales no somos. -En este momento, quizás, sí.

Bueno... Bueno, están las cosas

como son las familias, a veces. Hay cosas buenas,

cosas malas en todas las familias...

En este plato, pasa igual. (VALENTINA) OK.

Hay cuatro elaboraciones y me quedo con una

que esté bien: el pescado.

El resto es bastante dudoso.

Es de no haber tenido confianza para saber qué hacer.

Me quedo solamente con la reconciliación

de los hermanos, porque el plato dice poco.

Yo no sé si es un plato frío o un plato caliente...

Cuando tenemos un pescado horneado cocido,

no nos interesa darle más cocción.

Lo desmigo, lo aliño con una vinagreta

y hago una ensalada bonita.

Vale. ¿Vale? Iría más por ahí,

porque queda un conjunto

un poco deslazado y... (BORIS SUSPIRA)

Bueno, pero... De verdad...

Te vuelvo a pedir disculpas por el horrible incidente

del parking... -No pasa nada.

Tenéis tiempo para pediros disculpas

delante de cocinas. Muy bien.

¡Muchas gracias, hermanos! ¡Adiós!

El resultado no sé cómo será... Pero el resultado final

de nuestra reconciliación, es un diez.

Es un diez... hasta la próxima pelea.

Tamara, nombre del plato. "Mousse" de arroz con leche y...

-"Tamara style". -Teja gigante. Y teja gigante.

¿Y nada más? No.

Es que veo ahí unas cremas o algo. Veo gel ahí...

Hay gel de limón.

Sí, bueno... Si lo omitís un poco, no pasa nada.

¿Por qué lo has puesto? Había que utilizar dos técnicas.

Tenía que haberle echado más agar-agar.

¡Ah! Es como una gelatina de limón. Se supone.

Se supone. (RÍEN)

En la mayoría de elaboraciones donde se "gelifica",

si el medio es muy ácido,

como un zumo de limón, "gelifica" peor.

¡Te dije que le tenías que haber puesto más azúcar!

¿En tu casa hacéis mucha cocina de aprovechamiento?

Pues... O sea... Aprovechamos bastante las sobras.

Yo, por ejemplo, todo el tiempo que viví fuera de casa,

vivía de las sobras. ¿De las sobras de quién?

Las de tu madre. Sí, sí. En táperes.

Y no te digo él. (RIENDO) Yo también.

Todos tiráis de las sobras de Isabel Preysler.

¡Qué maravilla! Sí. O de Ramona.

¡Qué suerte! Estás en casa y te apetece

como mezclarlo y tal... ¿Y qué hacías de mezclas? Cuéntame.

Por ejemplo, una ensalada con "pancit", que me encanta.

Una ensalada con... "Pancit".

Es un plato típico... O sea, filipino.

Una ensalada. Le echas una vinagreta y ya está.

Sí. ¿No aportas nada más?

No aporto mucho. Es lo que nos ha faltado

en tu plato. Exactamente, acabas de definir

lo que has hecho en tu plato. Tienes que meterle más cosas

para que sea un plato elaborado a base de sobras.

No un poco de sobra y mucho ingrediente nuevo.

Aun así, lo que has aprovechado, está bien hecho.

Es una buena espuma de arroz con leche y está rico.

Ese poco, está bien hecho. Muchas gracias.

Álvaro, ¿qué te ha parecido tu prima cocinando?

Muy bien. Ha sabido dirigirme perfectamente.

¿La ves suelta? Bastante suelta.

¿Visualizas a tu prima haciendo la cena de Navidad?

No. Quiero que disfruten de la Navidad.

Oye, se puede disfrutar cocinando. ¿Tampoco cocinarías con ella

para hacer la cena de Navidad? Sí, sí.

¡Oye! ¿Cómo que no me ves? -¡Ah! ¿A ti o a mí?

A mí. -¡Ah, no! ¡No, no! Tamara sí.

Tiene un nivel. -Me sigue teniendo miedo

porque soy la prima mayor. (RÍEN)

Muy bien. Muchas gracias.

Gracias a vosotros. Delante de cocinas.

Lo único regular es que han dicho que es demasiado sencillo.

Yo no quería que mi primo se quemara o se cortara.

(RÍEN) -Ya que viene hasta aquí...

¡Solo he perdido un dedo!

¡Cómo te gusta ese chiste!

¡Aspirantes! La cata ha terminado y tenemos que deliberar

para decidir quién ha hecho

el mejor plato de la noche. ¡Ay!

Antes, vamos a despedir a vuestros familiares.

(EXCLAMAN) ¡Oh!

¡Te quiero, mi amor! ¡Suerte! -¡Y yo a ti!

Gracias, hermana, por el cocinado.

¡Adiós! ¡Gracias! ¡Gracias! ¡Hasta luego!

Somos unos hermanos muy hermanos... -Y nos queremos mucho.

Nos queremos y no estaremos peleados más tiempo.

Es absurdo pelear. -"I love you so much".

Yo también. -"I love you so much".

¡Ay, hermanita!

Pues ahora sí... Vamos a deliberar.

¡Tía! -¡Ah, vale, vale!

¡Tía! ¿Por qué lo has hecho tan mal?

Hay como una línea que es, o me paso y empiezas a llorar,

o te quedas aquí y dices: ¡No, hombre! ¿Sabes?

Y, hasta ahora, he dicho: ¡No, hombre!

O sea, que voy a hacerlo... -Por eso.

No te lo tomes así. Cambia el chip. -Ya. Cambio el chip.

-¡Exactamente! -Cambio el chip.

¡Aspirantes! Ver a vuestros familiares

ha sido un subidón de energía.

Habéis cocinado muy contentos y eso se ha transmitido

en la mayoría de vuestros platos. Gracias.

El reto no era sencillo porque pedíamos técnica

y aprovechamiento. Todos en casa hemos hecho

alguna vez croquetas con las sobras del cocido.

Pero, en esta prueba, no buscábamos solo eso.

Queríamos platos espectaculares.

La cosa se complicaba porque cocinabais

con pinches de cocina, que aunque han puesto

todo su corazón, no tenían el mismo nivel que vosotros.

¡Pobres! Hay tres aspirantes

que han entendido muy bien la prueba.

Y son...

Vicky... Tamara...

Y Félix. ¡Bien!

(RÍE) Hola, amigo. -¡"Amore"!

Yolanda, a ti ya te lo hemos dicho todo.

Sí. Ya me ha quedado claro.

Y, Boris, tu plato era mejorable. Gracias.

De los tres, el aspirante que más ha destacado

por su compenetración con su familiar,

por sacar mayor rendimiento a las sobras

y, por supuesto, por el resultado final, es...

¡Félix!

(Aplausos)

¡Enhorabuena, Félix!

¡Gracias, nano!

Félix, felicidades porque, además de ser el mejor

en esta prueba, te llevas...

¡Los 4000 euros para donar a la ONG que elijas!

Así que dinos a quién van destinados.

Pues van a ir a Feder, a la Federación Española

de Enfermedades Raras. -¡Muy bien, Félix! ¡Gracias!

¡Maravilloso, Félix! ¡Enhorabuena!

Aspirantes, seguro que esta visita os ha inyectado energías

y ganas de luchar. Y tenéis que demostrarlo

en la Prueba de Exteriores para no volver

con un delantal negro que os ponga en la cuerda floja.

¡Está en juego el paso a la Final!

¡Madre mía! -¡Qué "heavy"!

Hoy, volvemos a Madrid porque queremos celebrar

esta emocionante semifinal en uno de los restaurantes

más distinguidos y reconocidos de toda Europa: Coque.

Con 40 años de tradición en sus fogones,

dos Estrellas Michelín y un firme compromiso

de investigación y creatividad, este restaurante ofrece

una experiencia gastronómica original y única.

¡Aspirantes, bienvenidos! (ASPIRANTES) ¡Muchas gracias!

Estáis a punto de enfrentaros a la prueba más crucial

de todas cuantas habéis vivido en estas diez semanas.

¡Ay, Dios mío! Quien supere este reto,

se convertirá, automáticamente, en finalista

de la cuarta edición de "MasterChef Celebrity".

¡Bravo! -¡Madre mía!

¡No puede ser!

¡Qué fuerte!

¡Qué fuerte! No me puedo creer

que nos juguemos el pase a la Final.

Hemos elegido el restaurante Coque como escenario

para esta semifinal porque representa a la perfección

los valores de "MasterChef":

Un profundo amor por la cocina

y un gran ejemplo de constancia y superación.

Este local está regentado por los tres hermanos Sandoval

y ha pasado de ser una sencilla casa de comidas

en Humanes, a trasladarse al corazón de Madrid

con dos Estrellas Michelín.

Casi como vosotros, que llegasteis a "MasterChef"

siendo unos bebés de la cocina

y ahora estáis rozando la chaquetilla.

¡Bravo! -Lo de la chaquetilla..

Rozando, rozando... -Rozando, rozando...

Os aconsejo, aspirantes, que no os dejéis llevar

por este arrebato paternalista que le ha dado a Pepe,

porque estáis a punto de enfrentaros

a un cocinado cardiaco.

(EXCLAMA) Competiréis divididos

en dos equipos. ¡Pero atención...! No habrá capitanes.

¡Oh! ¡Esta es mi prueba! (RÍE)

# Alegría de vivir. #

¡Eh, que falta uno! ¿A que va a venir un capitán?

Aspirantes, todas las decisiones que se tomen hoy en cocinas,

son responsabilidad de cada uno de vosotros.

Lideráis todos... y ninguno.

Como gurú... (VOZ CON ECO) Cuando en la tribu

no hay líder... hay guerra seguro.

¡Oh, pero a mí me encanta la guerra!

Félix, por ser el ganador de la prueba anterior,

tienes el privilegio de formar los equipos

y, si lo deseas, puedes disfrutar de un aspirante más en tu cocina.

Vale. Voy a intentar equilibrar fuerzas...

Eh... Creo que...

Boris, Vicky. Yolanda y Tamara.

Y yo me meto en...

¡Cuidado, que vas a hacer daño a Boris!

En Yolanda y Tamara. -Me lo imaginaba.

(RÍEN) -O sea, es inevitable.

La vida es así.

(BORIS) Creo que va a ser duro, sin duda, separarnos.

Pero siempre lo he dicho.

Yo no estoy aquí ganar. Yo estoy aquí para que gane Félix.

Por tanto, los equipos quedan así...

Por un lado, vais a trabajar Boris y Vicky...

¡Bravo! Y, por otro lado,

Tamara, Yolanda y Félix.

¡Qué momento tan ideal! Y os recuerdo que no hay capitanes.

Victoria, no te pongas obcecada. Boris, tú tampoco.

Ya. -Yo, como tenga calor,

me voy para mi tierra. -Allí hay más calor.

Colocaos por equipos, por favor. Vale.

Bueno, pues nada, chica... -Hola, mi amor.

¡Amiga! -La manita...

Amiga, amiga...

Te quiero igual, eh. -Yo también.

¿Quieres irte con ellos? -¡No!

(RÍEN) ¡Aspirantes, atención!

Quiero presentaros al propietario de Coque

y chef creador del menú que hoy vais a elaborar.

Es una de las mentes más creativas del mundo de la cocina.

Hijo, hermano y nieto de cocineros

y el auténtico culpable de que este restaurante

se haya convertido en todo un referente.

Me refiero al dos Estrellas Michelín

y Premio Nacional de Gastronomía... ¡El gran Mario Sandoval!

¡Bravo! (APLAUDEN)

¿Qué tal?

¡Hola! -¡Bravo!

Bueno, Mario, bienvenido a "MasterChef Celebrity".

¡Muchísimas gracias! Muchísimas gracias

por abrirnos las puertas de tu casa.

Tenéis que venir a conocer Coque. ¡Estábamos deseando venir

a este local tan bonito! ¡Claro!

¡Gracias, Mario! Estamos encantados de estar aquí.

Aspirantes, si queréis ser finalistas

de "MasterChef Celebrity IV", debéis ser fieles

al sello de Mario Sandoval, reproduciendo a la perfección

estos cuatro platos.

Empezamos con un entrante...

¡Tachán!

(Exclamaciones)

Flor helada de pistacho con gazpachuelo de aceituna,

caviar osetra y espuma de cerveza.

¡"Oh, my God"! ¡Caviar osetra! -Nos hemos fijado

en la técnica que hacen las madres y abuelas

en freír las floretas.

Pero, en este caso, lo que hacemos, es mejor el molde

en nitrógeno y hacer una flor helada de pistacho.

Mi abuela no ha hecho una roseta en su vida.

Mi abuela tampoco.

Continuaréis con un primero...

(Exclamaciones)

Guiso de bacalao

con garbanzos frescos, crujiente de su piel

y huevas picantes.

Es un plato muy goloso y, aparte, muy de Madrid,

porque el bacalao es muy de Madrid.

(VICKY) Y de Portugal.

Seguiréis con un segundo...

(Exclamaciones)

Costilla glaseada con tamarillo.

Cocinamos la carne para que quede bien gelatinosa

y utilizamos un guiso de tomate, pero el tamarillo, que es

el tomate de árbol, que le da ese punto de acidez

para contrarrestar la grasa de la costilla.

Y terminamos con un poco de fruta de la pasión.

¡Oh! ¡Maracuyá! ¡Maracuyá!

O sea, estáis maravillados, no acongojados.

Estamos, más bien, cagados.

Es una gran verdad. ¿Entiendes?

¡Pues, atención, aspirantes! Aún nos queda descubrir el postre.

Eso se le da bien a Tamara. -Agárrate bien,

porque esto es durísimo.

(BORIS EXCLAMA) Vaina de chocolate 100%.

Representa ese chocolate de comercio justo de Ecuador,

donde defendemos también a los agricultores

y a la gente que cuida en el campo las vainas de cacao,

para que nuestros clientes, vuestros clientes,

disfruten de un chocolate auténtico.

¡Qué maravilla! Este postre es muy para la mamá de Tamara,

que le encanta el chocolate oscuro.

Sí. Por encima del 80%.

No me digáis, aspirantes, que no es un menú digno

de una semifinal.

¡Hombre, yo creo que digno de una final!

(FÉLIX) ¡Y de una final! Boris, Vicky, como vuestro equipo

tiene un aspirante menos, os concedemos el privilegio

de elegir los platos.

Podéis elegir entre flor helada y la costilla glaseada,

o los platos rojos: el guiso de bacalao y el postre.

El chocolate... Yo no me meto ahí, mi amor.

No. ¡Venga, va!

Nosotros vamos a hacer el azul.

Por tanto, Yolanda, Tamara y Félix, seréis el equipo rojo

y cocinaréis el guiso de bacalao y la vaina de chocolate.

Sí. Maravillada. ¡Atención, aspirantes!

¡Porque cocinaréis para los 15 críticos

de gastronomía más duros que conocemos!

¡Un crítico es una persona anónima!

¡Los críticos de gastronomía van a los restaurantes disfrazados

para que no sepan que son ellos! ¡Nosotros somos lo contrario!

¿Qué tipo de idea es esta?

(BORIS) ¡Por favor, me parece un absurdo!

Críticos contra "celebrities".

Nunca va a haber ningún entendimiento.

Aspirantes, disponéis de 150 minutos para elaborar

las 15 raciones de cada plato. ¡Por lo menos!

Os advierto que hoy los retrasos y despistes

se pagan con el delantal negro.

Porque, atención, el veredicto va a ser individual.

¡¿Cómo?! Vamos a mirar con lupa

el trabajo que hacéis cada uno durante toda la prueba.

Como siempre, nuestro supermercado proveedor de alimentos

os facilitará los ingredientes necesarios

Y donará el excedente que no utilicéis

a comedores sociales.

Eso es lo mejor de todo. ¡Pues no se hable más!

Coged vuestros delantales y salid pitando

a por ingredientes y a cocinas... ¡En tres, dos, uno...!

¡Vámonos! ¡A cocinar! Azules...

¡Azules, Boris! ¡Azules! -¡Cari, espera!

¡Yo no puedo correr... después de todo esto!

¡Ay, Samantha, Samantha...! "Cocinaréis para los críticos

gastronómicos más duros que conocemos".

¡Hay que ver lo bien que se te da mentir!

¡Anda que...! ¡Qué farsante eres!

Bueno, es una mentira piadosa. Todo por una buena causa.

No hay que decirles nada. Y luego... la ilusión

que les va a hacer cuando descubran para quien cocinan... ¿Qué?

¡Vamos, mis "celebrities"! (FÉLIX) ¡Estoy muerto de nervios!

¡Qué elegancia, por favor! ¡Pepe, qué maravilla!

¡Equipo azul, preparaos! Vuestros 150 minutos de cocinado

arrancan en... ¡Tres, dos, uno...! ¡Ya!

¡A cocinar! ¡Venga!

Empecemos y punto... y aparte.

¡Venga, va! Tú te pones... -Preparada.

Yo lo voy a poner a fuego esto.

Me voy con las cebollas. -Mira, Victoria.

Con esta agua... -Sí. Es solo para meter.

Vale, perfecto.

Mira los que he puesto. -Boris, tienes estilazo

en la cocina. -Tiene un estilo...

Es que Boris no anda. Boris gravita.

Él no entra a una cocina. Él llega a la Luna.

(RÍE) -¿Sí o no?

No me digas que este no es Boris. -¡Vamos!

¡Ay, Victoria! Te quería decir algo.

-¿Qué me querías decir? -Siento que te he abandonado

en este concurso como amiga.

Me he dejado llevar un poco por el amor.

-No te quepa la menor duda. -No me guardes rencor,

porque, al final, hemos terminado aquí.

Y lo vamos a hacer muy bien. -Lo vamos a hacer divinamente.

¡Dame la bandeja! -Y pon esta carne también ya.

(NARRA) El equipo azul comienza por las elaboraciones

que requieren más cocción.

El fondo para glasear la carne y las costillas...

¡Vamos! ¡Me voy al horno!

(NARRA) Que se deben servir en pequeñas porciones

y que ya se han cocinado al vacío durante 22 horas

al baja temperatura.

¡Vale, lo dejo! ¡Vamos! Me voy a poner con el helado.

¡Ahí están!

(VICKY) 400 de pasta de pistacho. -Aquí...

(NARRA) El helado de pistacho se servirá en forma de flor

y se rellenará con espuma de cerveza, caviar

y gazpachuelo de aceitunas.

Vale. Aceituna Campo Real, que me imagino que tiene hueso.

¡La madre! ¡Tiene hueso!

¿Nerviosos por estar a las puertas de la Final?

Yo estoy nerviosa porque es un atrevimiento...

Es verdad. -Es una responsabilidad,

cocinando todos los compañeros que han pasado.

Mi padre tiene una expresión. "Si tu casa está ardiendo

y en tu culo tienes un avispero, ¿a quién atenderías primero?"

Me quito las avispas e iría a por agua.

Es como cuestión de prioridades. Es como...

Ve a lo que tienes que ir

o ponte a lo que te tienes que poner.

Pero, vamos, para 500 de aceitunas,

tengo que estar quitando huesos... ¡Vamos!

¡Ay, Victoria! ¡Mira la idea que he encontrado!

-¿Qué? -De repente, hacerlos así...

¿Este tamaño no te parece bien? -No. Pero rectangular. ¡No, Boris!

Vamos a ver... Espérate un momento...

Esto... esto... -Vale. Y esto. OK.

A ver si de aquí saco uno. -De ahí no sacarás nada.

-Vale. -Tira para adelante.

Creo que has hecho muy bien en el equipo.

-¿Por? -Porque me has escogido a mí.

(RÍE) ¡Olé! Te digo una cosa...

Cachorro de tres patas no puede vivir sin su gurú.

¡Claro! Os nivelo... Os devuelvo al presente...

¡Hombre, por favor! -Ayudo a que apaguéis

el fuego de casa mientras os miráis las avispas del culo...

¡Equipo rojo! Se acabó vuestro tiempo de espera.

Os toca empezar a cocinar en... ¡Tres, dos, uno! ¡Al lío!

¡Vamos, equipo! (TARAREA)

¡Venga!

(YOLANDA) Tripa de bacalao...

El ser humano es un poco pejiguero,

porque no sé por qué hay que sacar esta piel.

¡No veas lo laborioso que es esto! Llevo una y ya estoy cansada.

(NARRA) Para su primer plato, el equipo rojo preparará

un caldo con las tripas de bacalao y lo acompañarán

con las pieles sufladas, el pilpil y las esferas.

¡Tamara, me pongo...! Estoy con la "ganache".

¿De acuerdo? -Vale.

Mientras se calienta la leche con el azúcar,

iré preparando la "mousse".

Separo las claras. (TAMARA) ¡Oído!

(NARRA) El postre consiste en texturas de chocolate,

una "ganache", un helado y una "mousse",

que irán en una vaina de chocolate.

Debe estar perfectamente atemperada

y con el groso adecuado para no romperse.

(TAMARA) He molido la pimienta rosa

y la estoy colando para quitarle las cascarillas.

Ok, perfecto. Bueno, queridos compañeros,

como sabéis, el restaurante Coque es muy conocido

por la maravillosa bodega que tiene y el sumiller, Rafael Sandoval,

eligió este maravilloso vino y para elegir equipos hoy

vamos a hacer una cata a ciegas.

El que más cosas adivine del vino, gana.

¿Puedo empezar ya? Sí.

Es tinto. Bien, muy bien, Pepe.

Bien, bien. Empiezo por ahí.

Tiene un color muy suavecito y agradable.

Echa ahí, echa ahí, sin miedo.

Esta prueba está hecha para mí.

¡Buah! Bueno, os daré una pista:

Es una Denominación de Origen de Madrid,

en concreto, viene de San Martín de Valdeiglesias.

Hombre, aquí, en la zona centro hay mucha garnacha.

Ya... Por el color.

Te diría que es una garnacha, pero estoy acostumbrado

a las de Ampurdán. Pues, sí, es un vino tinto

de uva garnacha. Hagamos el desempate

con la añada, ¿una fecha? 15.

15, ¿tú? El 16.

Vale, pues el ganador de la cata a ciegas

con la prueba del vino maravilloso

de la Comunidad de Madrid es...

¡Jordi Cruz! ¿Sí?

¡2015! ¿2015? Diana de casualidad.

De casualidad. De casualidad.

¿Con quién quieres ir, con el equipo rojo o con el azul?

Hoy estoy guasón, el azul.

Con Boris y Vicky. Sí, aparte quiero vivir

ese momento crítico. Pues, Pepe, vigilarás

al equipo rojo. Me parece bien.

¡Qué bonito! Por la garnacha.

¡Ole, bravo! ¡Salud!

¡Ole, mis niños!

Pero qué bien lo haces, Victoria, como si toda la vida

hubieses sacado huesos así. -¡Oh, mi amor!

¿Tú sabes que mi padre me ponía a pesar los camiones

de aceituna? Y yo decía: "Papá, qué bien, los voy a pesar".

-¿De verdad? -Sí, pero antes me dijo:

"Sí, tú quieres pesar los camiones de aceitunas, ¿no?

Muy bien, te diré una cosa, vas a recoger aceitunas".

¿Y te ponías a recogerlas? -Me ponía con los horarios...

-Los horarios de labrador. -Sí.

A mi padre le encantaba que yo aprendiera todo.

-Victoria, la carne ya va a estar.

Entonces, ¿terminamos con la carne, te pones a hacer los tomates?

Tenemos que escaldar los tomates. Equipo azul.

Hombre, ¿cómo estás? Quise libraros de Pepe,

os he elegido. Jordi, qué adorado.

¿Cómo vais? Contadme, cómo os organizasteis?

Vamos bien. Llevamos 30 minutos de cocinado

y quiero saber si alguien hizo de capitán.

Victoria. -Estoy de capitana un poco.

Hizo un criterio muy adecuado. ¿Quieres un truquito?

Me pones nervioso, coges una aceituna,

algo que pese un poco, aplastas un poquito.

¿Mejor? ¡Ay, qué alegría, hijo!

Ya tenemos la crema del helado, está allí.

Tiene mucha textura, está bien. Perfecto.

Oye, más o menos, os veo bastante bien organizados,

ahora, bien... No me lo creo.

Me preocupa el emplatado final. Sí, lo tenemos fotografiado aquí.

Vale, quiero ver 15 flores heladas que estén perfectas

y todas a la vez, eso es complicado.

Sí. Hoy, en esta semifinal, yo, por mi madre, ¿me entiendes?

Saco esto para delante. -Ahí está, Victoria.

Hay que darse cerita, tenerlo todo a punto

y rock'n'roll aquí. Muy bien.

Gracias, Jordi. No, gracias, no,

a por ellos, venga, marchita buena, venga.

Vamos, vamos. -Que podemos.

Vuelvo en un ratín, seguid así, me voy.

Claro que podemos, yo ya llevo 300 de aceituna,

voy a meter el agua.

Venga, vete a los tomates ya. -Vamos a los tomates.

El pescadero es el verdadero artesano

porque hacer esto cada mañana... Tamara, mira el caldo,

no se está quemando, ¿no? ¿Cómo lo ves?

Muy bien. -No se pega ni nada.

-No, está perfecto.

¿Qué pasa aquí con el equipo rojo?

¿Cómo organizasteis estas tareas? Hemos puesto como dos jefes

de cada plato que son ellas dos y yo estoy en mitad de las dos

haciendo elaboraciones para ambos platos.

Te han puesto en el papel de capitán.

(RIENDO) Bueno, no... Eh, te gusta ser el líder.

Te gusta. De chico para todo

que es el papel que me está tocando.

¡Ay, Tamara! La capitana del postre,

vale, esto si quieres poner bien la temperatura, ponlo así,

porque si pones esto en el fondo estará muy caliente,

pero si lo metes en medio del chocolate,

veremos la temperatura real que tiene.

Queda por subir un poquito. ¡Ay, qué pena!

Estos momentitos con Avellaneda, haciendo el postre los dos...

Ya, le echo mucho de menos. Hubiesen sido tan bonitos

porque conmigo no es lo mismo, lo sé.

Que sí, Pepe. No, por mucho que me esfuerce

en tener el cinturón diferente, el broche y los zapatos,

nunca será igual, lo sé. ¿A quién nombro

tu nuevo mejor "amigui"? No lo sé. Es irremplazable.

Me cago en la mar, iba a traer a Jordi, fíjate,

que creo que era el único que me quedaba que podría igualar,

un poco, a Avellaneda, ya veo que no.

Bueno, equipo rojo, más o menos, estamos todos bien.

estamos organizados, si hay algún capitán,

que dice que no lo hay, que mande... no digo más, ¿vale?

Perfecto. Vamos a darle.

(TAMARA) Vale, está.

(YOLANDA) No sabéis lo que son estas pieles.

Vale, Félix, ya está a punto de temperatura

el chocolate. -Perfecto, yo estoy repitiendo...

Terminando la "ganache" y estoy con el chocolate.

Genial. (BORIS) Venga, Victoria,

vamos allá. -Colorante de menta verde.

Venga, colorante.

Uno más, ¿no?

(BORIS) ¡Oh, qué colorante!

Un verde, un verde menta, lo que tiene que ser.

¡Ah, ok! -Ahora, venga, vamos, voy a colar.

Victoria, voy a escaldar los tomates, ¿vale?

-Escalda, escalda.

(YOLANDA) No veas lo que cuesta sacar esta piel.

-¿Sí o qué? Recuerda, son 15 raciones, 15 puñaditos.

Ya, ya, pero tienen que quedar impolutas.

(TAMARA) Todo debe quedar impoluto.

Bueno, Tamara, cómo es Pepe, ¿te puedes creer que me dice

que estabas comentando que no me echas de menos?

Claro que sí, claro que sí. ¿A que es inventado?

Está malmetiendo, ¿verdad? Es que... sí, está malmetiendo

un poco porque no es lo que dije. ¿Y qué has dicho?

Eh... Juan era irremplazable, pero porque todos los somos.

Tú, también, eres irremplazable.

Espera, espera, ¿que soy qué? Irremplazable.

Irremplazable, ¿sabes cómo cerraríamos el tema?

A ver. Llamamos a Pepe.

Vale. Nos besamos...

(SONRÍE)

Jordi, te voy a dar aquí con la espátula.

En la mejilla. Sí, sí.

Y así ve que no hay grietas, no hay fisuras, ¿te parece?

Sí, sí. ¿Sí? ¡Pepe!

¿Qué pasa? ¿Sabes por qué te llamé?

¿Por qué? Para darte lo que te mereces.

Una cachetada por malmeter. Eh...

Por malmetedor. ¿Cómo se nota...?

Cómo se nota que eres un crío y te engañan las mujeres,

cuánto tienes que aprender de mí, cuánto tienes que aprender de mí.

(SISEA) ¿Qué?

Aquí... Pero dámelo bien, hombre.

¿Te acuerdas de Judas también? ¿Te acuerdas de Judas

besando a su maestro? Eso ya lo conocemos,

eso no es nada nuevo.

¿Te fías todavía de lo que diga Tamara,

no te fías de mí que me conoces de hace más tiempo?

Por favor, ¿dónde están las cucharas?

¿Sabes que casi me haces la cobra? Ven aquí, mujer, ven.

Dejaos de rollitos... Oye, oye.

Haz el favor. Esto... ¿Esto qué es?

Que creo que lo hace para que saques mal el postre,

te lo digo en serio. Probablemente.

Seguramente, no conoces a Jordi,

hay que sacar los platos. ¡Vamos, equipo rojo!

Vale, la crema inglesa para la mousse está a falta

de montar la nata y hay que esperar

a que esto baje de temperatura. Me voy al primer plato.

¿Puedo empezar a colar esto, verdad?

(YOLANDA) Venga, cariño.

De color está guay, ¿no? -Sí, de color está muy guay,

ya lo he visto yo. -¡Boris!

-¡Sí! -¿Qué tal vais vosotros?

¡Félix, qué alegría escucharte, qué pena no poder hablarte!

-¿Creías que te abandonaría? -Me da... No, espero que no.

¡Ah! (SE QUEMA) ¡Ah, ah!

(BORIS) ¿Quemó? (VICKY) Me quemé.

(VICKY) Vamos, venga, que los voy a echar ahí.

Mira, hueso, haz mucho hueso. -Boris, a la vez, venga, vamos.

-¿Quién nos lo iba a contar? -¿Quién nos lo iba a decir?

Tampoco necesi... Es un éxito.

-Es un éxito, Victoria, es un éxito.

(VICKY) Tenemos que hacer la crema de cerveza.

-Te voy abriendo cervezas, si las abres con los dientes,

tendremos un problema.

Muy bien, lo tienes que pesar, ¿no? -Voy a echarle 100 en este bol

para mezclarlo caliente con la gelatina.

Victoria, el tomate mediterráneo está listo.

(VICKY) Venga, va.

Vale, me pongo con el mundo esferificación.

-Esto se corta con tranquilidad, pero sí es verdad, chicos,

que debía estar presente,

"Mindfulness" cortando tripa de bacalao.

¿Has hecho, alguna vez, "Mindfulness"?

Sí, he hecho perfumes, ¿qué tipo de pregunta es esa?

Perfumes, no, "Mindfulness". -Ya decía yo, digo:

"¿Por qué me pregunta si he hecho perfumes?"

"Mindfulness". -¿El qué?

-"Mindfulness". -¿"My fitness"?

"Mindfulness". -Ah, "Mindfulness".

"Mindfulness". -No, pero... honestamente,

no me importaría saber un poquito más

sobre ello. Voy llevando el chocolate.

(FÉLIX) Huevas de bacalao con caldo y gluconato.

Tengo que triturar. (VICKY) Tenemos que tostar

la avellana y la almendra, ¿vale? (BORIS) Sí.

Y vamos a ir con el tamarillo. -Voy a ello, voy a ello.

Vamos a ver si me sale. -Victoria, Victoria.

¿Qué quieres, Boris? -Si podrías ayudarme a pelar

los tamarillos o el tomate árbol. -Estoy con el helado, mi amor.

Ahora mismo no puedo ayudarte a pelar.

-No te preocupes. -Las almendras están detrás, Boris.

Voy a la almendra, estos tomates no se pelaron.

Esto es más complicado...

-¿Cuándo vemos que la almendra está tostada,

cuando está muy negra, quemada o cómo?

Boris, me ha salido la flor perfecta.

-¡Brava! A ver, lo quiero vivir.

¡Qué reina eres, de verdad, Victoria!

(TAMARA) Oye, chicos, qué estrés lo de cocinar

para los 15 críticos. -Estoy flipando

de todas maneras con que tengamos que hacer esto.

-No es verdad que van escondidos, otros escriben en periódicos.

Claro, pero entonces quiere decir que si entran disfrazados,

no los reconoces y cocinas como siempre.

(TAMARA) Esos son los de la estrella Michelin.

-No, todos, bueno, algunos no, a mi casa vienen muchos

y hay algunos que no son ni críticos

y te dicen que lo son para comer gratis.

No te creo, ¿en serio? -Bueno, esa soy yo, a veces.

(Risas)

Es mentira, eh. Dar de comer a 15 personas

que han comido en los mejores lugares del mundo,

me sabe muy mal por ellos-

Me voy a ir a mi casa y me olvido del crítico,

¿pero el crítico se olvida de mí cuando llega a su casa?

Esa es mi pregunta.

Mierda, se me ha apagado, ven, por favor,

enciéndeme este fuego, te lo pido por favor, Tamara.

¡Ayuda! -Estoy haciendo el pil pil

y no puedo, ¿qué es eso? Está saliendo agua.

(RÍEN)

(RIENDO) Está saliendo agua por el fuego.

Está saliendo agua, te lo juro. -Chicas, hay que centrarse.

-¡Milagro, soy una gurú!

Equipo azul, equipo rojo, en 40 minutos arranca el servicio.

Yo de vosotros empezaba a meterle caña

de verdad a las cocinas, sobre todo,

porque está a punto de entrar nuestro buen amigo, Mario Sandoval.

¡Adelante, chef! (BORIS) ¡Mario!

Buenas. Mario.

¿Cómo vamos? Un poco desesperados,

veo a Tamara limpiar el chocolate y me da un ataque.

Bueno, creo que es cuestión de nervios

Vente conmigo y vamos a ver un poquito.

Vamos a ver. Tamara, por favor.

Sí. ¿Nos traes tus vainas de cacao?

Sí, ¿las traigo? Los moldes, sí, tráelos.

(VICKY) Vamos, con actitud.

Esto es un sufrimiento. -El nerviosismo que hay

es como el del restaurante. Situación real.

Es igual. En "MasterChef" vivimos

unas situaciones de una cocina profesional

con "celebrities" y no sabes lo que nos cuesta.

Ahí está Tamara. A ver...

¿A ver? Yo lo que veo es que abajo hay mucho chocolate,

arriba hay poco y si no está atemperado,

no saldrá, ¿ves? -¿Aún no está?

Está demasiado fina, muy fina, al final, el problema

es que no has rellenado, suficientemente, los moldes

con el chocolate. Los haría más uniformes todos

para quedarte tranquila y para garantizar el éxito, Tamara.

Sí, chef. -¿Más gruesos o finos?

-De finura está en el límite. -Vale, más gruesos.

-Un pelín. -Vale.

Repítelos, por favor, y te quedas tranquila.

Vale. -Tamara, ¿el chocolate

lo puedo apartar o no? -No, necesito derretir más.

Tengo que volver a empezar.

(VICKY) ¡Ay, que me quemo!

Cuidado. -¡Ah!

(BORIS) Victoria, ¿en qué andas que vas corriendo de esa manera?

-En qué andas que tú no andas, ¿no?

No, Victoria, estoy intentando sacar los tomates.

-¿Y esto qué? -¡Ay! Victoria, sácalas.

Volvemos a ponerlas.

Echa agua, echa agua. -No tenemos bol.

¡Rápido, Boris, cerveza!

¡Fuego! -Cuidado, ya la echo.

Más, más agua, echa agua.

Te tengo que tener controlado aquí, es alucinante.

Bueno, Mario. Bueno, ¿cómo vamos?

Oye, no hace mucho hiciste una reforma aquí,

impresionante, increíble, solo te diré una cosa:

No te quemaron la cocina de milagro.

Pero porque estuve yo presente, claramente.

¿Fue culpa de Vicky? No, pero Victoria tuvo un momento

de agitación porque las avellanas se quemaron y fue horrible.

¿Cómo habéis hecho la flor, a ver?

-La flor, Victoria la ha hecho espectacular.

Pam, fuera, ya está, que no coja temperatura el aro.

Dale un golpecito y ya está, golpecito.

Y ahora, ya fuera, perfecto, perfecto.

De ahí al papelito y de ahí rápido al abatidor.

Espectacular. -Vale.

De inicio me tenía muy preocupado la flor,

pero veo que la sacan y bien ahora, me preocupa

que te quemen la cocina. (RÍE)

Muy bien, vámonos. -Victoria, voy contigo

ya a las avellanas. -No, almendras,

ponte con las almendras, por favor.

-En un segundo, Victoria, un momento, estoy momento tomate.

Vamos, venga. Ven, Mario,

estoy preocupado con el chocolate, con el postre,

vamos a ver qué pasa con el bacalao.

Veamos a Yolanda, la jefa del bacalao.

Yolanda, ¿cómo vamos? No soy la jefa del bacalao,

no, no, no. El que no lo soy, soy yo,

Félix dice que eres la jefa del bacalao,

pues la jefa del bacalao. Todos somos todo.

Vale, ¿qué es esto? Cocino la tripa

con un caldito, un fumet muy bueno que hemos hecho.

-Quiero probar el fumet, ¿dónde está?

-A ver, tiene un poquito de aceite

que lo sacaré después, lo sé, está graso.

¿Cómo lo ves? Un poco insípido,

pero cuestión de que reduzca. -¿Sí?

Ese es el guiso de las tripas que lleva en el fondo.

Sí. ¿Luego, llevaría?

La piel de bacalao limpia de escamas

y luego, ya frita, después. Los esféricos...

Estoy, voy a ello justo ahora. ¿Estás con ello?

Voy a ello. ¿Cómo lo ves, Mario?

¿Lo tenemos controlado? Creo que a este equipo

le tocaron cosas difíciles, el atemperar el chocolate

es una cosa muy frágil y el bacalao tiene muchas texturas,

muchas cocciones, es un equipo que lleva mucha carga de trabajo.

Pero si se ponen de acuerdo... Si se organizan,

son un aspirante más. Pues ya está, pues venga.

Vamos a ver qué pasa, suerte, chicos.

(TAMARA) Gracias. (FÉLIX) Chicos,

hay que darse vida, chicos. (YOLANDA) Vale.

¿Qué hago? ¿Por aquí? No. No tengo ni idea de hacer esto.

-Córtalo, exacto, por aquí.

En la vida he hecho esto. -¿Cómo vais, chicas?

Pues vamos. Dios mío, no puedo, Dios mío.

Es que no puedo.

¡Ah, no puedo!

¡Ah! -Chicas, hay que centrarse.

Chicas... -No paramos.

Vamos, eh, por favor.

Estoy poniendo al punto de sal al tomate

para luego, ponerle el curry y todo lo demás.

Las almendras, "porfa". -Estoy con las avellanas

y las almendras, ¿vale?

Vale, ya voy contigo, termino aquí que me quedan dos.

(BORIS) Victoria, apago estas almendras

porque no podemos garantizar que no se quemen otra vez.

Victoria, las avellanas están. -Vale.

Equipo azul, equipo rojo, Boris, Vicky...

¡Sí! En 10 minutos

emplatamos la flor helada Victoria...

Voy, voy. En 20 minutos

empezamos servicio, ¿oído? Oído, oído, chef.

Pues venga. Venga, más ritmo, más ritmo.

Oye, Vicky, ¿tienes las flores hechas?

Todo. ¿Hablamos de esto, por favor?

No... Eso es Boris.

¿Esto qué es? Están, están, te lo prometo.

Tú que sabes de poesía, Boris... Bueno, no mucho, la verdad.

¿Cómo era eso de...? "Érase un hombre

a una nariz pegada"? Sí.

¿Era así? Era así.

¿En este caso, cómo sería? "Érase una sartén

a una tabla pegada". Anda, qué desastre.

Es que le dije a Victoria... Bueno, está bien, vale.

-¿Qué Victoria? -Nada, nada.

No puedo estar en más sitios. -Se pegó, lo siento.

-Hago el guiso, hago el primero...

Estamos descubriendo la cocina. ¿Te cargaste la tabla?

No, porque está ahí todavía.

Sí, la tabla está, pero está quemadita.

Tiene un diseño surfero. Se acerca el momento de emplatar,

Victoria, estamos teniendo errores tontos.

Jordi, tengo el primer pato entero.

¿Sí? Entero.

Vale. (HABLA DESPACIO) Entero.

Vale, pero igual no hay restaurante para servirlo porque lo quemaron.

Lo quemé yo, no volverá a pasar, lo prometo.

Venga, solo digo una cosa, la buena noticia

es que entre el quemazo y todo el rollo,

quedan cuatro minutos menos para emplatar,

¿vale, equipo azul? Como un cohetito, venga.

Necesito hacer la salsa con el tomate deshidratado

que es lo que me queda así que, metemos las avellanas.

Limpias. -Claro, ya se las he quitado.

Vale, bien. -Sin la cáscara.

Tía, el pil pil es así como lo estoy haciendo, ¿no?

-Es aceite, ajito y un poquito de cayena.

Sí, un poquito de esto, no sé si necesitas

un poco más de aceite. -¿De qué?

Un poquito más de aceite. -Tienes razón

para que salga el almíbar este. -Venga.

Los garbanzos cuánto eran hirviendo que vamos a ponerlos.

¿Los garbanzos verdes? Joder.

¿Qué pasa? Cuéntame. -Nada, que quiero para hervir

un poco los garbanzos verdes, ¿recuerdas?

¿Lo pones tú ya eso? -Sí, todo, si no, no llegamos.

¿Cómo lo llevas? ¿Qué?

Qué, eso digo yo, qué.

¿Esto por qué no lo ponemos en una olla?

Si no, no lo hacemos bien. Esto aquí.

Vale. Venga, y esto cubierto de aceite.

Vale. Si no cubrimos el pescado,

no sale el colágeno. ¿Nadie sabe cómo hacer un pil pil?

Echa, echa, echa, todo eso tiene que confitar

en el aceite para que salga el colágeno.

Vale. -¿Qué necesitas, Pepe?

Entonces, necesito todavía más colágeno.

¿Esto fuera? -Sí.

Félix, si tú eres el capitán, supervisa.

No es capitán él, somos todos... Vale.

Es importante el jefe de cocinas,

si no, es una anarquía, todos hacen lo que quieren,

nadie pregunta, nadie sabe o todos saben y pasa lo que pasa

que no hacemos. ¿Pones en marcha esto?

Sí. Porque en nada sale el primero.

Sois uno más, organizaos. Vale.

Lo tenemos. Venga, dale, dale.

Aspirantes, equipo azul, equipo rojo, mucha atención-

(YOLANDA) Sí, chef. Los críticos gastronómicos

ya están llegando al restaurante. (VICKY) Muy bien, ya estamos.

Hoy vais a tener que dar la cara delante de ellos.

(BORIS) Muy bien. -Sí, chef.

(FÉLIX) Ok, chef. Vais a ir saliendo uno a uno,

saludad y, a lo mejor, también tenéis que pedir perdón.

También. ¿Entendido?

(TODOS) Sí, chef. Yolanda, empezamos contigo.

¿Qué hago? Deja lo que estés haciendo

y acompáñame ahora, al comedor. No me lo puedo creer.

Ahora mismo, ya. ¿Y qué hago?

Les daremos una buena bienvenida, ven conmigo, ven aquí.

Se me caen los pantalones, chef. Y vosotros, equipo azul,

empezad a emplatar ahora mismo

En 10 minutos arranca el servicio. ¿Estás preparada?

Sí. Vamos.

Félix, ya atemperé el chocolate y solo hay que meterlo

en el abatidor. -Vale.

Por favor. Hola.

(SORPRENDIDA)

(RÍEN) -¡Ay, calla, que me mareo!

(RÍE DE EMOCIÓN)

¿Qué hacéis aquí?

¡Ay, que me mareo un poco, que me mareo!

(RIENDO) Me mareo, os juro que me mareo.

Madre mía, qué sorpresa más grande, por favor.

Me he mareado un poco y todo, fíjate, de la emoción.

Este programa es tan emocionante todo el rato.

He sentido la emoción de la Yolanda pequeña,

la Yolanda que se emociona con sangre de su sangre.

Bueno, bienvenidos, bienvenidas, estaba superpreocupada.

¿Pensabas que cocinabas para críticos gastronómicos?

(LLORANDO) Es que es muy bonito veros aquí... Bien fuera.

Bueno, chicas, creo que en la próxima comida familiar

queréis que cocine Yolanda. Obviamente.

Después de lo que estáis viendo. ¿Estáis orgullosa de ella?

Mucho, mucho. -Ella es mi hermana,

que no se parece nada a mí.

Un poquito se parece. ¿Sí?

Bueno... Bueno, Yolanda, te vas volando a la cocina

y no digas nada. ¿Me oyes? No digo nada.

¿Me lo prometes? Sí, aunque me pregunten, digo:

"¡Ah! Críticos!. (VICKY) Boris, empiezo a emplatar.

Seis, siete, ocho, nueve, diez... Vale, tenéis los platos estirados.

Sí. La flor se va

porque está helada, tiene que estar el plato helado

y montaremos de tres en tres, ¿por qué? Para que sea inmediato.

Vale. Si queréis, os traigo la flores

de tres en tres y vosotros rematáis y se lo llevan.

Boris, ¿prefieres rellenar? Camareros, preparados.

Sí, porque rellenar es alrededor, ¿no?

No, en todo el dibujito. -En el dibujito, es verdad.

Pero no por fuera. -Vale.

Para que luego digan que no ayudo, que no soy buen tío,

estoy aquí de un lado para otro, pim, pim, pam.

Venga, en lo que voy y vuelvo, debería estar hecho.

Boris, ¿sabes dónde va? -Dentro.

Venga, vámonos, chicos. Ahí, así.

Cambiemos la marcha, pim, pam, pim, pam.

Por todo eso. Vale, allá voy.

Por fuera, no, Boris. -Es por el caminito.

-Sí, no por fuera. -Listo, uno.

Va, va, los puntos... -Victoria, se me cayó uno dentro.

Oye, deberíamos cambiar la marcha, cuando vuelvo

debería estar ya puesto. Boris va despacito

porque se centra. Boris va despacito porque quiere.

Estamos de tres en tres para que no se deshagan.

Ahí está. Ahí estamos, Boris,

mejor, más rápido. Cambiamos la marcha,

necesito sacar esto ya. Vale.

Venga, espuma, caviar, vámonos, vámonos.

Venga, Boris, Preferiría hacer eso.

Haces muy bien eso, yo voy más rápido con esto.

Sería bueno que al tener tres pongamos hierbas.

Vamos, venga, venga. Oíd, ¿tenemos ya para salir?

Sí. ¿Te vas a llevar tú uno, Vicky?

Vale, el más bonito no sea que esta gente me diga algo.

Pues, venga, al lío. Tú, sonríe y al lío.

Empezamos el servicio con un entrante preparado

por el equipo azul, flore helada de pistacho

con gazpachuelo de aceituna, caviar osetra y espuma de cerveza.

Todo eso aderezado

con una pequeña sorpresa llamada Vicky.

Hola, ¿dónde están los críticos?

(RÍEN)

(SE EMOCIONA) Pero...

No me lo puedo creer.

¿Pero qué hacéis aquí?

Mirad lo que he hecho.

-Ya lo veo, ya. -Que cocino.

Que cocino. Bueno, bueno, Vicky.

No me lo puedo creer. -Madre.

Ven aquí, ven aquí.

Bueno, para mí, lo más importante sabes lo que es, ¿no?

Que esté aquí tu madre, Victoria, qué maravilla,

lo que nos hemos acordado de ti amansando a esta fiera

que creo que lo estamos consiguiendo.

Bueno, por lo menos vamos a probar hoy la comida

a ver cómo... -Claro, porque no probó nada.

Pero mira qué plato que esto no es fácil.

No, no. ¿Te lo esperabas?

No y... ¿Qué?

Es que no me lo creo

porque son mi familia, ¿me entiendes?

La satisfacción tan grande de poder hoy entregarle un plato

a mi madre ha sido brutal.

Ha sido ella la que me dio de comer

durante toda mi vida,

la que me cuidó, la que me mimó y era un sueño.

¿Qué tal el plato? ¿Está bueno el equilibrio en boca?

Guau. -Diferente.

¿Pero está rico? Riquísimo.

-Fresquito. -Está delicioso.

Fresquito, apetecible. Muy bueno.

A mí me gusta. ¿Muy bueno?

No sé si han habido unos... ¡Oh, oh!

Esto lo tengo, lo tengo, voy a por aquello.

Yolanda, ¿crees que esto está para mezclarlo con el agua?

Necesitamos un poco solo, no tanto.

-Yo dejaría más. -¿Más?

Para que haga más gelatina. -Se me rompen.

Tengo que volver a atemperar más chocolate.

-No, ¿qué ha pasado?

Pues que hay que hacerlo desde cero.

-¿Las conchas hay que hacerlas otra vez?

Sí, para que sea más gordito el chocolate.

Tranquila, mi amor, tranquila. Bueno, ¿cómo vamos aquí?

Acaba de salir... Vamos fatal.

La flor helada de pistacho, el entrante del equipo azul,

eso es que en cinco minutos deberíamos emplatar.

No estamos para emplatar, lo siento.

Vamos por el segundo. Esto tiene que confitar

ya frito, casi hacéis una fritura de tu pueblo de allí.

No sé quién puso el fuego así de fuerte.

Debería de haber estado pendiente. Deberías de haber estado pendiente,

o sea, lo puso Yolanda... ¡Yolanda! ¿Qué?

¿Sabes lo que significa confitar? Es un aceite que casi no pocha

y que cubre las espinas del pescado

y las pieles del bacalao y eso hace pom, pom...

Y va saliendo el colágeno. ¿Qué ocurre? Que tenemos

el aceite a toda pastilla y lo estamos friendo,

es casi una fritura de pescado. Vale.

Vamos a ver si somos capaces de montar ese pil pil.

Vale. Félix, ¿tienes claro

de haber formado bien los equipos? Porque, joder,

qué ojo tienes, para ojeador del Real Madrid no te quiero.

Ya te digo yo, vaya equipo ibas a hacer.

(FÉLIX RÍE) Sabéis ya, equipo rojo,

que este plato debería estar emplatado

y que ya vamos con retraso.

Yolanda. Sí.

¿Te acuerdas del refrán: "Con la ayuda del vecino

mató a mi padre un cochino"? Sí, limpiaba, chef.

Ya, ya, ¿te gusta, no?

Sí. Te gusta más que lo que había.

Mucho más. Dónde va a parar.

Esto es un pil pil perfecto, lo hice yo,

si le echas un poquito de sal, lo clavamos.

Lo hice yo. Pero pruébalo primero.

¡Ah! Lo hiciste tú, hombre. (SONRÍE)

Esto es el colmo ya, Yolanda No, lo ha hecho usted, chef.

Gracias. (SONRÍE IRÓNICAMENTE)

¿Fueron muy críticos los que te hicieron llorar?

Pero llorar de emoción. -Llorar, horrible.

¿Pero qué tipo de jurado es ese? -Escúchame, no estás preparado.

-Pero dime, ¿están o no disfrazados?

No has visto nada. -¿Pero están o no disfrazados?

-No, vienen a cara descubierta. -¡¿Qué?!

Pero entonces eso no son críticos. -Sí, críticos muy críticos.

Olla para acá. -Me vale.

-Victoria, pongo otra bandeja para ir glaseando, creo, ¿no?

Venga, va, ya lo tenemos.

Eh... Solo hay que hacer esto,

ya está todo hecho. -¿Pero esta gente no ha emplatado?

-No, esta gente no ha emplatado, no ha terminado.

Pobre Félix. ¿Tiramos platos aquí?

Sí. Venga, vamos aquí, vamos aquí.

Venga. Tamara... ¡Platos!

(Rotura de cristales)

(YOLANDA) ¡Ah!

No lo estoy haciendo bien. Con lo que vale cada nuez de estas.

Perdón. Cógelo a la basura

que no te vea Mario porque como nos cobre

lo que vale una pieza de estas. Calla, calla.

Eso es... Vale. Mira.

Yolanda, vamos a ver, ponme aquí las que ponemos encima

y aquí las de emplatar, ¿sabes qué te digo?

Sí, pero... Esta va aquí, venga, vamos.

Tamara, ven aquí, por favor. Sí.

Ayuda aquí a emplatar y vamos a servir este guiso

de bacalao con 15 minutos de retraso, pero me gustaría

que fueses tú la persona... Que los sirva.

Sí, y que pidas disculpas. Muy bien.

(SUSURRA) Y como Yolanda me la puede liar,

¿me entiendes? Harás tú esa misión, ¿te parece?

Vale, sí. ¿Tenemos todas, Yolanda?

Sí. Vale, Félix.

Estoy sacando los garbanzos. ¿Empezamos a emplatar ya?

Sí, no están finos del todo, pero, vale.

Pues es lo que hay, venga, vamos poniendo.

Félix, ella pone el guiso, sacas dos esferas,

escurres aquí el aceite así y vas poniendo así.

Venga, rapidez. Venga, tenemos el guiso,

tenemos las dos esferas, vamos rápido con esto.

Vamos... Vamos, venga, venga.

Ya está, cariño, está perfecto. Venga, chicos,

no me tires nada, Yolanda. No, lo intentaré, chef.

Venga, fenomenal,

venga, tengo el pil pil perfecto, vámonos.

Échale bien de esto que es lo que tiene la gracia.

¿Me podéis decir qué más va en ese plato?

Las pieles encima y las hojitas. Vale, corremos,

damos el último empujón a esos platos.

Vale, ok, camareros, por favor, cuando ustedes quieran.

Tamara, sales tú a sala, pide disculpas, por favor,

que es gente muy importante para nosotros.

Vámonos, ¿vale? Fenomenal, vámonos, Tamara.

Ya me contarás. Sí.

Este plato, preparado por el equipo rojo,

es un guiso de bacalao con garbanzo fresco,

crujiente de su piel y huevas picantes.

Espero que les emocione, casi tanto,

como a Tamara ver a su familia. Hola, ¿qué tal?

¿Qué tal? -Hola.

(RÍEN)

Me ha tocado el chocolate.

Hola, Cati, ¿qué tal? -Hola.

Bueno, a ver, sé que vamos con un poquito de retraso.

¡Hum, qué bueno! -Sí, pero espero que os guste.

Bueno, lo primero, imagino que pedirás disculpas.

Sí, lo siento, Catita, lo siento a todos.

¿Qué te parece tener aquí a tu hermana Xandrá,

a tu primo Felipe, maravilloso, encantador,

y a tu sobrina? Es mi ahijada, además.

¿Ah, sí? Oye, habíais visto, alguna vez a Tamara con delantal?

No, la verdad es que no. -La verdad, no.

(RÍEN)

Seamos honestos. -Pero la vemos capaces de todo,

Tamara siempre ha sido capaz de todo.

Sí, no tiene peros. Te apoyamos a tope, Tamy.

Ahora, dejamos que caten tu plato y tú, a las cocinas.

Venga, hasta luego.

Está un poco picante. ¿Un poco picante y te gusta?

Sí. Xandrá, ¿qué te parece?

Está buenísimo porque tiene, como dice Blanca,

un poco de picante, tiene distintas texturas

y la presentación es espectacular.

¿Sí? Me encanta.

-Está muy bueno, me encanta el crujiente

y es un plato muy especial, está claro.

Pues muchas gracias y os dejo acabarlo, gracias.

Boris, ¿colamos aquí en una sartén? -Venga, va.

¡Qué rico, esto es una locura!

¡Oh, Victoria, mi amor, no puedo creer que hagamos esto

y que esté saliendo! -Claro, mi amor,

cómo no nos iba a salir. -Me sube la emoción.

-¡Ah! -Me da una superemoción.

¿Dividimos esto? -Sí.

-Vale. -Lo metes ahí en el fuego.

Voy yo para allá, venga.

A ver, equipo azul, vengo a comunicaros

que el guiso de bacalao ha salido con un poquito de retraso

por lo tanto, no podemos tener

ni un retraso pequeñito. Nada, aquí estamos.

Vale, y pregunto: ¿Por qué no hemos salseado

un poquito y lo hemos metido en el horno?

Vale, perfecto, vamos a ello Eso tarda 10 minutos en el horno

y va a estar niquelado. Esa salsa la guardaría

para el final. Te lo haré fácil, mira.

Mira, divino, así mismo. Taca, taca, ta.

Y metemos la carne en el horno y en cinco, diez minutos

si emplatamos... Lo tenemos.

De diez, ¿vale? Vale.

Caña por un tubo, venga.

Venga, Victoria, vamos.

(FÉLIX SE ASUSTA) -¿Qué ha pasado?

-El helado. -¿Qué ha pasado con el helado?

Que no lo he hecho. -No pasa nada.

No pasa nada. -No pasa nada, Félix.

-¿Qué vamos a hacerle?

No, ya sé, voy a intentarlo porque tengo crema pastelera

de chocolate. -Claro, muy bien

y tenemos el nitrógeno. -Vale, perfecto, puedo hacerlo.

31 grados, 32 grados. -¿Ves? No se me baja a mí tampoco.

¿A que no baja?

Necesitamos muy poquito. -Sí.

Esto para acá, Boris, al filo.

¿Al filo? -Sí.

Me encanta el filo. -Al filo de la medianoche.

Oye, ¿cómo va la cosa? Preparando la cosa.

Aquí estamos poniendo el emplatado.

Vale, voy a buscar la carnecita. Vale.

Quito esto, Boris, quemo. Perdón.

Ahora... -¡Oh, guau!

Eso es la salsita. Antes saliste tú, ¿no?

Sí. Vale, Boris.

Victoria de nuevo, no puedo, tengo pánico escénico.

Si tú tienes pánico escénico, yo soy, no sé, Popeye.

Ve pensando cómo ganarte

a los críticos que vinieron a comer.

Qué angustia. Son, te lo digo ya,

exigentes, no, lo siguiente. Lo máximo, ¿no?

Venga, solo tiquiti. Venga, va.

Venga, venga, venga, vamos a darnos cera.

Rápidos que nos vamos. Venga, Boris, al lío.

Lo amo este momento, por favor. Cómo te gusta el momento glaseado.

Me encanta glasear y napar. Venga, ahí, lo tienes, lo tienes.

Listo. Listo, Boris.

¡Lo tenemos! -¡Lo tenemos!

¿Qué celebras si no has salseado? Espera, espera.

Boris, venga, carga por ahí que se me queda frío.

¿Llevo tres? Dos platitos.

Dos platitos. ¡Camareros, por favor,

con Boris, adelante!

Vamos, ahora, con un segundo plato preparado por el equipo Azul,

Y, como guarnición, viene Boris Izaguirre.

A ver, por favor...

¡Ah! Pero ¡¿estos son los críticos+ de comida?!

Rubén... -Boris.

Hermano Rhazil. -Jolines.

Ay...

Déjame darte un beso, porque ha sido muy fuerte todo.

Pero va a tener éxito, como todo lo que tú haces.

Por favor, pero qué maravilla. ¿Cómo está el resto? Encantado.

Hermano, ¿cómo estás? -¿Cómo estás, hermano?

Vengo a saludarte. Es la reunión familiar por excelencia.

Pensábamos que erais un grupo de críticos gastronómicos.

(LOS TRES) Y lo somos.

Bueno, Boris, por favor. Cuéntame, ¿qué te parece esta sorpresa?

Mi familia... Me tenéis... de verdad...

Rhazil, tu sobrina Claudia... Mi sobrina Claudia.

Tu marido Rubén... ¿Te los esperabas hoy en la sala?

Me encanta, además, veo a Rubén... ¡Te lo estás comiendo!

Está buenísimo, mucho mejor que lo del año pasado.

¿Mejor? ¿De verdad? ¿Ves una evolución?

Bueno, gigantesca.

Es el nuevo Boris; más talento, más disciplina...

Ven a la cocina. ¿Me dejáis llevarlo dentro?

Id juntos a la cocina.

Ven, ven conmigo. Por favor.

Además, Rhazil, qué bueno que estés acá, qué sorpresa.

(YOLANDA) Tamara, ¿te ayudo?

¿Coges el termómetro? A ver si tenemos suerte.

¿Cómo están mis chicas reposteras?

Somos los últimos en la cocina, ¿cómo va la vaina de chocolate?

Somos el postre.

Ya sé que somos el postre, somos los últimos. ¿Emplatamos?

No podemos, no tenemos vainas de chocolate.

¿No tenemos caparazón? No.

Pero ¿qué es lo que ha faltado? ¿Qué pasa?

Estamos haciendo otra capa, para que sea más gordo.

¿Otra capa? Solo es una capa, con un grosor suficiente.

No tenía el grosor suficiente. Lo siento, chef.

¿Dónde están las vainas? Te traigo unas.

¡Voy contigo!

Vale, ya está.

¿Hay más aparte de estas dos, cuatro, seis, ocho, diez, doce?

Cuatro más. Vamos a tomar una decisión juntos.

Vamos a ver, Tamara, echa una capa buena.

Ahí está, venga, vale. Ya está, muy bien. Vale, venga.

Toma. Hagamos todo, perfectamente.

Vamos a ir al abatidor, ¿vale? Otra cosa es lo que vaya a salir.

He hecho el chocolate muy fino y no se desmolda bien, y, bueno...

Lo he repetido para que quedara bien.

¡Pepe! Perdona que interrumpa en un momento así, pero Rubén...

¿¡Cómo!?

Es un momento difícil, pero quería que vivieras todo.

Félix. -Hola, Félix.

Señor. -¿Cómo estás?

Muy bien. -Qué bueno saludarte.

Por fin nos ponemos caras. -Sí.

Ya te estás enterando de la historia que tenemos...

No de todo. -¿No de todo?

No. -¿Solo de una parte?

Cuéntame lo que falta.

Es pura adrenalina, pura adrenalina.

Es un momento único, ahora mismo, en la historia de la televisión

y en la historia de la gastronomía. Tiene sorpresa.

¿Esperabas esto, que fuera tan natural, tan normal?

Me hace muchísima ilusión. Como agua para chocolate.

Es total... -¿Has disfrutado la comida?

Sí, todo estaba muy bueno. -Qué guay, qué bien. Me alegro.

¿Imaginas que viviéramos juntos? Sería fantástico.

¿Por qué no? Esto es un principio, esto es un comienzo.

Te imaginas que... ¡Qué maravilla el chocolate, ¿no?!

Sí. -La vaina de chocolate y todo.

Entiendo tu fascinación. Ay, qué divino. Félix, te dejamos.

Sí, gracias. -Encantado, señor.

Más que feliz, me siento como un águila imperial

desplegando sus alas sobre todo su territorio.

Son dos caballeros que... Me tienen a mí en común.

Bueno, frío está. ¿Saldrá? Vale, entonces...

(TAMARA) ¡No me lo puedo creer! (YOLANDA) Están brillantes.

(EMOCIONADA) ¡El chocolate está tan brillante!

Chicas, vamos.

Perdón. Están brillantes, Pepe, como tiene que estar.

¿Sabéis qué? Las vamos a emplatar aquí.

Voy a por los platos. Traed los platos y las espumas.

No serán los más perfectos, pesan un kilo, pero tenemos algo...

Que no teníamos. Hace un rato no teníamos nada.

¡Tamara! ¡Voy!

Tráete cucharas. ¡Voy!

Ahora, sí que tenemos que ir corriendo.

¿Es el ganache? -Sí.

Es la ganache, que lleva nada, una cosa así.

Hazlo tú, que yo voy detrás de ti.

Vámonos. Vamos.

Félix, relájate, ya tenemos el postre

y unos comensales maravillosos. Disfruta.

¿Los tienes todos? Sí.

Pues, ya está, vamos emplatando, chicas.

Estos dos los llevas tú, Félix, puedes salir al comedor.

Venga, todas aquí, espolvoreando. ¡Vámonos!

Espero que hayan dejado un huequito para este postre

preparado por el equipo Rojo.

(RESOPLA)

(Música melancólica)

(FÉLIX LLORA) Joder...

Venga, venga. -Joder...

Qué sorpresa.

Joder, mil gracias.

Por Dios...

Mil gracias por venir. ¿Qué tal? ¿Lo habéis pasado bien?

Bueno, me he emocionado hasta yo.

Qué momentazo. ¿Cómo me hacéis esto?

Feliciano, qué emoción.

No sabes lo que se acuerda Félix de vosotros, de ti, Rosario,

siempre que hace algo se acuerda de su madre, de su padre, ¿verdad?

Papá, no me digas que te has emocionado.

¿Te has emocionado, Feliciano?

No somos de palabra fácil, los Gómez.

Que me cuente algo. ¿Estás orgulloso de él?

¡Hombre! ¿Sí?

Digo yo, ¿no? No me extraña.

Bueno, Félix, ¿qué quieres decirle a tus padres?

Mil gracias por... Es que no puedo. ¡Ven aquí!

Mil gracias por estar aquí, que me lo estoy pasando bien,

aunque, a veces, es una locura.

Sentaos y probad el plato. Disfrutad.

Félix, vuelve a la cocina a limpiar, con tus compañeros.

Vale. Mil gracias. Vamos.

Disfrutadlo. Vale.

¿Cómo está? ¿Riquísimo? (FELICIANO) Está bueno.

Feliciano se ha comido el postre entero.

¿Amor de padre o sinceridad absoluta?

No, es sincero.

Y la queridísima tía, ¿qué dice? Que no se ha comido la vaina.

Sí, está bueno, pero está duro.

¿Está gordo el chocolate? Está un poco duro.

Es que el grosor del chocolate no es el que tenía que ser.

Muchísimas gracias por vuestra valoración.

(FELICIANO) Muchas gracias.

(TAMARA) ¿Has llorado? -Son unos cabrones...

¿Qué te pasa, Félix?

Está supercontento. -Que he visto a mis padres.

Qué bonito. -Yo, también, he llorado.

Félix, qué bonito. Qué pasada.

Es que no me lo esperaba y ha sido... uf.

Ahora, lloro yo, tío.

Qué bueno. Disfrutadlo, chicos. ¡Me voy!

Gracias, chef.

A pesar de los errores que se han cometido

y de los traspiés que ha habido en toda la prueba,

finalmente, nuestra familia ha comido,

que ha sido lo más bonito de la prueba.

Mario, muchísimas gracias por abrirnos las puertas de casa,

ha sido un privilegio poder celebrar la semifinal

en tu restaurante y poder contar, una vez más, con tu compañía.

Muchas gracias a vosotros por permitirme estar aquí.

Sí, ha sido precioso. Sí, un placer.

A vosotros, familias, gracias por ser cómplices el día de hoy.

Espero que os sintáis tan orgullosos

de vuestros familiares como nosotros,

porque os aseguro que llegar aquí tiene muchísimo mérito;

por eso, ¿qué os parece si les damos un fuerte aplauso?

Adelante los cinco semifinalistas.

Aspirantes, os pedimos perdón por el engaño,

pero creo que la sorpresa ha merecido la pena.

(AMBOS) Totalmente.

Ojalá que os haya hecho ilusión, lo hemos preparado

con todo nuestro corazón y todo nuestro cariño.

(YOLANDA) Gracias.

Dicho esto, daos un último abrazo, porque nos espera el veredicto.

Muchas gracias, familias, un placer teneros aquí.

(TODOS) Gracias.

Abrazaos. Vamos, Vicky...

(VICKY) Cada uno con los suyos.

(Bullicio)

(Bullicio)

(Música)

Aspirantes, el nivel de presión y de exigencia

de la prueba de hoy era colosal; teníais que sacar adelante un menú

de dos Estrellas Michelín, mientras tratabais de controlar

los nervios de una semifinal. Solo por haber superado

una situación como esa, yo os felicito.

¡Bravo! ¡Enhorabuena!

Bravo, amor. -Bravo.

En cuento al servicio, qué os digo, no ha podido ser más emocionante.

¿No es así? (TODOS) Sí.

Al recordar el encuentro se me pone la carne de gallina.

¡Y a nosotros! Más que de gallina, de avestruz.

(YOLANDA) Precioso.

Habéis afrontado el cocinado con ilusión, con ganas, seriedad...

Todo ese buen hacer os ha permitido ser capaces de sacar adelante

un menú, enormemente, complicado; en cuando a actitud y entrega

tenéis una valoración individual igual de positiva.

Muchas gracias. -Bueno, aquí acaba todo ya.

(BORIS) Ya está. -¿Para qué darle más vueltas?

Debéis estar muy contentos.

(BORIS) Lo estamos, sí que lo estamos.

Pero, como, también, sabéis, todas las semanas

tiene que abandonar la competición un aspirante, y si somos sinceros,

no todos los platos han salido con el mismo nivel de perfección.

Equipo Rojo, el equipo de los tres capitanes...

Erais uno más en cocina y el entrante ha salido retrasado,

por no hablar del pilpil, que era la elaboración principal

de ese plato y, al final, la he tenido que hacer yo.

(BORIS) Anda...

Yolanda, como capitana del bacalao, ¿me puedes explicar qué ha pasado?

Era muy laborioso y nunca había hecho pilpil...

Ya.

De hecho, no lo he hecho nunca, todavía.

El plato tenía muchas elaboraciones

y creo que no habéis sabido medir bien los tiempos,

cuando habéis querido reaccionar, era demasiado tarde, así ha pasado.

Cuando ha llegado la hora de emplatar, pues...

Os ha cogido el toro. Ha sido, un poco, de todo...

Pero si Félix ha hecho los esféricos

y yo he hecho el pilpil, ¿qué has hecho tú con el bacalao?

No sé qué he hecho, pero no he parado.

Tú no has parado de trabajar

y Tamara no ha parado de pelearse con el chocolate.

Sí, pobre.

Tamara, has tenido que repetir tres veces, al menos, las vainas.

Sí.

¿Sabes qué me ha gustado? Que no te has rendido.

A base de trabajo y constancia ha salido.

Ya, un milagro.

Menudo alegrón que te has llevado. Sí, es verdad.

Me ha parecido que te hacía más ilusión

ver cómo salía el chocolate que ver a tu familia.

Un poco. (RÍEN)

No, me ha hecho mucha ilusión, pero mi familia es más calmada,

no enseñamos mucho las emociones. Pero ¿qué sensación te queda?

En el fondo, todo este estrés es motivante,

es una cosa extrañísima, como un chute de adrenalina.

Piensas que no puedes y, de repente, no sé...

Hay una mezcla rara ahí.

He echado de menos, Tamara, que me presentes a tu hermana...

Yo estaba deseando presentaros a todos,

pero nos habéis devuelto a la cocina muy rápido.

Te está haciendo la cobra, ¿te has enterado?

Sí, te huye.

¿No te suele pasar? ¿No estás acostumbrado?

(Risas)

¡Hala, se está poniendo rojo!

¿Podemos seguir con el veredicto, compañeros?

Ahora quieres el veredicto...

Sami.

Tiquitiquitiqui.

La cobra de Samantha es una cobra robot, un poco.

Qué momento más humano están teniendo en la semifinal.

El único juez serio que queda aquí, te lo digo.

Bueno, equipito Azul, vuestro turno.

Teníais dos manos menos en cocina, pero no se ha notado,

habéis trabajado como un reloj. Ay, Victoria...

Vicky, te has erigido como capitana,

te has echado el peso del cocinado a la espalda y ha funcionado.

Jo...

Las flores heladas tenían su complejidad

y el resultado ha sido muy bueno. ¡Guay!

Felicidades, Vicky. Muchas gracias.

Tenían muy buena pinta. -Sí, fantásticas.

A Rubén le encantó. -¿Sí?

Porque eran de pistacho.

Boris, tú has tenido fallitos.

Ya...

Has quemado las almendras, has quemado la tabla,

casi quemas el restaurante, el barrio, la ciudad...

Pero, también, te digo que has sabido reconducir,

a la perfección, esos pequeños errores

y las costillas han salido a tiempo y estaban... ¿cómo estaban?

No, no, no. Exquisitas.

(GRITAN DE ALEGRÍA)

Dicho esto, los ganadores de esta prueba

y, por tanto, los primeros finalistas

de la cuarta edición de "MasterChef Celebrity" son...

¡Vicky y Boris!

(GRITAN ALEGRES)

(VICKY) No me lo puedo creer, no me lo puedo creer.

Estoy con un subidón increíble.

Y, ahora, sí, ahora voy a dejarme el pellejo,

el alma y todo por ponerme esa chaquetilla.

(GRITAN ALEGRES)

Pero, Victoria, vamos a destruir el restaurante,

casi lo hemos quemado y, ahora, vamos a destruir la mesa.

Qué fuerte, muy bien.

Félix, Tamara, Yolanda, no quiero que perdáis la ilusión,

porque dos de vosotros, también, vais a ser finalistas.

Vamos a ello.

Suerte a los tres y que ganen los dos mejores.

Gracias.

(GRITAN ALEGRES)

Tengo claro que me encantaría ser finalista

y ya está, tengo que lucharlo, es lo que intentaré aquí.

Como cada año, vuelven los campamentos MasterChef.

Si tienes entre ocho y 16 años, te encanta cocinar

y quieres vivir una experiencia inolvidable en la naturaleza,

tienes que venir a los campamentos MasterChef.

Además, convivirás con concursantes de "MasterChef Junior".

El próximo verano, campamentos MasterChef.

(A LA VEZ) ¡Ven al campamento MasterChef!

(Música jazz)

(Música jazz)

Vicky y Boris son los primeros finalistas

de "MasterChef Celebrity IV". "Oh, my God!" Qué increíble.

Pero tres aspirantes se enfrentan a la prueba de eliminación

más decisiva del programa. Dos de ellos alcanzarán su sueño

y se convertirán en finalistas, y uno se quedará a las puertas

de un puesto por el que ha luchado once semanas.

Venimos muy de gala. Por favor, es todo gala.

Por favor...

Casi... Gala semifinal. -¡Oh!

Aspirantes, bienvenidos, de nuevo. Boris, Vicky, felicidades,

porque sois finalistas de "MasterChef Celebrity".

Enhorabuena, chicos.

Gracias, gracias. -Qué maravilla.

¿Recuperados, ya, de haber vivido tantas emociones?

Totalmente. (FÉLIX Y YOLANDA) Más o menos.

Y asimilado el éxito.

Digerido. -Digerido.

Boris, qué elegancia, Vicky, por favor...

Y qué tristeza vosotros tres. (YOLANDA) Gracias, chef.

(FÉLIX) Es que así somos. (YOLANDA) Así somos.

Lo de Tamara tiene un pase; pero Yolanda, chándal y zapatillas.

No, luto total. ¿Esperas salir corriendo?

(BORIS) Yolanda, Yolanda, no es la actitud.

Todavía, no lo sabemos. (RÍEN)

Y tú, Félix, ¿qué?

Al lado de Boris, con esa elegancia.

Siempre ha habido clases, está claro que no...

Pero tiene su punto. -¿Tiene su punto?

Tiene su rollo.

El chico de alta clase con... Príncipe y mendigo, ¿no?

(Risas)

No sé cómo se las avía Boris pero a todo...

Le saca la vuelta. -Sí.

Tiene su punto, perdona. -Sí.

Además, ahora, contamos con la bendición, ¿no?

¿Qué te ha dicho Rubén sobre Félix?

Que entiende mi fascinación y que es, realmente, encantador,

aunque, también, dijo que es muy buen actor...

Yo le dije que es encantador y que estuvo divino con él,

pero me dijo que habíais hablado poco.

Estábamos en un momento muy tenso en nuestras cocinas,

intentando resolver un problema.

Vino a distender el momento tenso, porque hablasteis del postre.

Sobre la elaboración, siempre, sobre cocina.

(BORIS) La sorpresa absoluta de encontrar a Félix y Rubén

creo que ha abierto un gran camino para mí,

ha sido el mejor halago en mi vida.

Vicky, imagino que estás en una nube.

Estoy que no me lo creo.

Llegar aquí, y, en la primera semana,

darte miedo todo, las carnes abiertas, ¿vale?

Y, ahora, encontrarme en la final de "MasterChef..."

Es lo máximo y has llegado con las carnes abiertas.

Es un éxito. - Es un éxito.

Tienes buen paladar, eso, quizá, te haya ayudado.

Claro, mi paladar... Es mucho paladar.

Boris, tres compañeros se juegan el pase a la final,

¿quién crees que va a ganar?

Venga, va, dilo ya... (RÍEN A CARCAJADAS)

Para crear un poco de tensión y para salir un poco del guión...

Creo que va a ganar Tamara. ¡¿Tamara?!

Por supuesto. -Gracias, Boris.

Félix, ¿qué te parece lo que dice o lo que piensa Boris?

Porque no te ve ganador. Te sigo queriendo igual.

Me sigue queriendo, es lo importante.

Tiene claro que la cocina no es lo mío.

La cocina claro que es lo tuyo,

pero sé que estarás muy bien, que Yolanda estará muy bien

y que Tamara estará muy bien; al final, nos iremos Victoria y yo,

habrá un giro de guión y será así.

Vicky, ¿quién quieres que esté con vosotros en la final?

Me encantaría que estuviera Tamara. -Y Félix.

(RÍE)

Y, ¿por qué no? Félix.

(Risas)

Gurú, ¿te ves en el duelo final? No.

(RÍE)

No me veo en la final, no es por pesimista ni por nada,

es que hay gente con mucho nivel,

no se debe ser pesimista, pero sí realista.

Delantales blancos, vais a disfrutar

de esta maravillosa noche desde la galería.

Muchísimas gracias. -Muchas gracias.

Suerte, amores. -Suerte.

Que salga bien. -Muchas gracias.

Venga, me voy arriba.

Qué guapos estáis. -Felicidades.

Gracias, Boris. Anímanos mucho. -Felicidades.

(BORIS) Este programa ha sido una segunda oportunidad en mi vida,

una oportunidad de llegar, aún, más lejos.

¡Guau! -Aquí estaremos.

Qué noche, ¿no?

Sí, estoy aterrado, hay cuatro filas y ellos son tres.

Aspirantes, la cocina no es algo estático

y en esta prueba vamos a examinar vuestra capacidad de adaptación

a los imprevistos. Como veis, tenéis delante cuatro paños,

iréis destapándolos de uno en uno, cuando os lo marquemos.

Partiendo de una idea inicial debéis ir integrando

los ingredientes y utensilios, según vayan apareciendo;

y presentarnos, con ellos, un plato

que os haga merecedores de un puesto en la final.

¡Guau!

No estáis obligados a usar todos los ingredientes,

pero valoraremos a quien lo haga. Lo que sí que tenéis que usar,

obligatoriamente, son todos los utensilios.

¿Todos...?

Félix, ¿te gusta improvisar, como buen actor,

o te manejas mejor sobre terreno seguro?

Me manejo mejor sobre terreno seguro.

Lo de improvisar... En un escenario no me importa,

pero aquí... Mira dónde los tengo ya.

La vida en sí es un imprevisto.

¿Sí, no?

Lo de improvisar y lo de cocinar sin saber qué hay no me gusta.

Soy virgo, somos cuadriculados, no podemos evitarlo.

A estas alturas, deberíais estar más que preparados

para superar este reto con sobresaliente.

Y para daros los mejores consejos hemos traído a uno de los grandes,

desde el restaurante Disfrutar, en Barcelona,

con dos Estrellas Michelín, ¡Oriol Castro!

¡Bravo!

Muy buenas. ¿Qué tal?

Muy bien. El más grande.

(AMBOS) Hola, ¿qué tal? -Buenas.

Encantado de verte, de nuevo. -Ya nos conocemos.

Claro, de memoria. -Del año pasado.

Oriol, bienvenido, de nuevo. ¿Cómo están Eduard y Matéu?

Bien, en el restaurante, alguien debe estar en casa.

Siempre he venido acompañado y hoy me han dejado solo.

Vuestro restaurante Disfrutar entró hace un año

en la prestigiosa lista de los 50 Mejores Restaurantes del Mundo,

y, ahora, está en el noveno puesto. ¡Bravo!

¿Qué pensaste cuando te lo dijeron?

Sinceramente, no lo esperábamos, esperábamos bajar;

así que fue una sorpresa, se nos puso la piel de gallina.

Estamos muy felices y contentos, es una gran responsabilidad.

Merecidísimo. Totalmente.

Oriol, los aspirantes se enfrentan a un reto creativo,

como ven, tienen cuatro paños en sus puestos,

irán destapando en el cocinado, cuando se lo indiquemos,

y tendrán que integrar los ingredientes que haya

y utilizar los utensilios que escoden esos paños.

¿Qué te parece la prueba? Una prueba compleja,

pero siendo una semifinal, estará a la altura del programa.

Como te conocemos, siempre que vienes quieres cocinar,

te hemos preparado la cocina, por si te animabas.

Si queréis que me arremangue, un poco, me puedo poner...

Yo me animo. -¡Sí!

¿Qué consejos les das para no meter la pata desde el principio?

Que cuando levantemos el primer mantel,

estemos unos segundos para entender qué hay y buscar un camino;

coger ese camino y, luego, ir construyendo;

y cada vez que levantemos otro, iremos transformando el plato.

Uno de los grandes del mundo cocinando al lado, disfrutadlo.

Gracias. -Muchas gracias, muchas gracias.

Es maravilloso tener a Oriol, porque creo que es un tío sencillo.

Buenas noches. -Pero, a la vez, tan grande...

Además, cocinará delante de mí, a ver si veo algo y me copio...

Aspirantes, Oriol, en total tendréis setenta minutos

para presentar un plato que esté a la altura.

¿Estáis preparados para levantar el primer paño?

(TODOS) Sí, chef.

A la de tres, quiero que lo levantéis a la vez.

Una, dos... y tres. Yolanda...

(VICKY) ¡Oh! (BORIS) Oh, pero qué rico...

En este primer tramo tenéis, como producto principal,

diferentes partes del cordero lechal:

paletilla, pierna, carré y riñonada.

Tenéis, además, vino blanco, cebolleta, zanahoria, tomate rama,

limón, nata, leche de vaca, leche de oveja, mezcla de especias,

un sifón y una picadora de mano.

Aspirantes, Oriol, ¿estáis preparados?

(A DESTIEMPO) Sí, chef.

Los setenta minutos para empezar a cocinar

comienzan en tres, dos, uno. ¡Adelante!

Vamos, Oriol. Oriol...

(VICKY) Oriol No te despistes ya.

Ya, ya, ya, ya.

(VICKY) Ajá, le va a quitar... -El hueso.

No lo va a hacer entero.

(Música)

(FÉLIX) Partiendo de la base de que las sorpresas no me gustan,

toda esta prueba... no me gusta.

Bueno... una prueba compleja esta.

Sí, porque no sabes qué irá apareciendo.

De momento, tenemos cuatro partes muy buenas del cordero.

Sí. Y, ahora, a ver qué utilizan.

Con los ingredientes que tengo cogería la parte del cordero

que más me guste para hacer un guiso,

y, luego, veremos; tienen guarniciones, el sifón...

Tienen más ideas que vendrán más tarde.

Oriol ha cogido la pierna, a mí me sorprende.

Te diré qué va a hacer, sé qué hacen en Disfrutar,

más o menos, están trabajando jugos muy buenos;

creo que con esa pierna hará un jugo.

Félix es tan bello.

Yo no le veo la belleza, no sé dónde se la ves, pero...

Yo lo veo y... -Yo no.

(VICKY) ¡Cómo huele eso!

Tamara, ¿cómo estás?

Aquí voy, Vicky.

¿Estás marcando, no? -Sí.

(BORIS) Qué olor tan rico, por favor...

Como hay tiempo, vamos a poner dos ollas.

Es bueno cuando ves a un cocinero y escuchas el "chis",

asando, buscando el dorado, buscando el sabor...

Oriol ha cogido la pierna, Tamara la pierna y la costilla;

con cualquier parte pueden hacer un platazo.

La paletilla horneada, con especias y un poco de aceite...

Sí. Resulta tierna y rica al paladar.

Además, fácil. A mí me encanta.

No solo existen las piezas tradicionales,

como la paletilla, que conocemos, también, cortes más sencillos

que se pueden cocinar en casa en muy poco tiempo.

Los filetes de pierna a la plancha me encantan

o los turnedós de cordero a la planche, están riquísimos.

También, se puede hacer un guiso con la pierna, como Oriol;

con la riñonada se puede hacer un relleno para la carne...

El cordero ofrece muchas posibilidades y fáciles.

La gente le tiene respeto y es fácil de trabajar;

es un producto muy sano y saludable,

porque la carne de cordero es una fuente de proteínas

y se puede incorporar perfectamente en una dieta equilibrada.

Lo importante es consumir cordero de origen España,

porque garantiza un producto fresco y con un saborazo.

Además de su calidad, contribuimos a mantener vivo

un sector tan importante como el de la ganadería.

Por ahora, me estoy decantando por la paletilla al horno,

si no, tengo la opción de las chuletillas de cordero.

(BORIS) ¡Fuerza!

Garrote. -¡Garrote!

¡Garrote!

Lo de improvisar en la cocina no se me da muy bien,

si empiezo con una idea y en los paños hay otras cosas,

te cambia la idea totalmente. Me gustaría emplear las costillas,

así que voy a ver si puede ser posible.

Voy a darlo todo, otra cosa es que no tenga nada que dar...

(Música alegre)

(Música alegre)

Podéis venir a ayudarme, no solo me miréis.

¿También? Nos encanta verte.

Me habéis dejado tirado.

Muestra que eres el número nueve. ¡Que se note!

El nueve, el nueve puñetas.

Si Oriol necesita ayuda, imagínate los compañeros.

Aspirantes, habéis consumido los primeros quince minutos,

es hora de descubrir qué hay bajo el segundo paño.

A ver, a ver, a ver...

A la de tres, quiero que lo destapéis.

Una, dos y tres.

(BORIS) "Oh, my God!"

En este segundo tramo tenéis patata monalisa,

hígados de cordero, avellanas, "kumquat", mango,

ramillete de hierbas, escarola, queso de oveja curado, huevos

soja, alginato, gluconolactato, xantana, miel, yogur griego,

mostaza de Dijon; como utensilios, un exprimidor de jugos lentos,

un kit de esferificaciones y una bolsa para vacío.

(BORIS) ¡Madre mía!

Os recuerdo que tenéis que usar todos los utensilios,

pero no todos los ingredientes.

(YOLANDA) Es una muerte a pellizcos,

destapar más mantas...

No os olvidéis que os jugáis un puesto en la final.

Boris, yo estoy ahí, ahora... -Y pego un grito.

Me desmayo. -Yo me como la escarola.

Te comes la escarola, como yo. -Claro, me la como.

Se complica la cosa, ¿eh?

Cuando aparecen tantas cosas, te puedes bloquear,

por eso hay que sintetizar: debo hacer una esferificación,

si coges la leche, no necesitas ni calcio.

Hay una cosa muy rica, el hígado del cordero.

Es maravilloso. Para hacer un paté.

(BORIS) Pobrecita Yolanda, que "no dará pie con bola".

¿Qué hace con el hígado?

El hígado lo desangraremos en un bol con leche.

No es fácil, es una prueba que se va complicando,

no porque falten ingredientes, si no, porque hay muchos.

Me limitaría a usar los utensilios y me olvidaría de los productos,

para no marearte, debes hacer un plato, no cincuenta,

ni tampoco nos gustan los platos con demasiadas maniobras.

¿Qué vas a hacer, Yolanda?

Ni idea, cariño. (BORIS) Amor, concentración.

Yolanda, ¿un puré? -No la vuelvas loca.

(VICKY) Venga, chicos, sois unos campeones.

(BORIS) Lo sois, lo sois.

(ORIOL) Ras el hanut.

(Música de tensión)

(Música de tensión)

Espuma de patata...

(Música de tensión)

Esto es un destrozo total, esto es una mierda.

Las costillas las he cortado mal,

no me queda más remedio que correr, cambiar el plan

y hacer la paletilla de cordero.

(VICKY) ¡Venga, Yolanda! -Guapa.

A sonreír, a disfrutar. -Sí, me meo...

(VICKY) Claro, es que... Qué fácil, ¿no?

(BORIS) Venga, por favor, es la vida.

¿Qué extraigo con el extractor de jugos lentos?

La "kumquat", la naranja china pequeñita,

que tiene poco jugo, lo ha usado para extraérselo.

Félix, ese es el instrumento favorito de Rubén en la cocina.

A Rubén le encanta, pero él ni te escucha.

Momento de concentración máxima.

(Música de tensión)

Ay... Esto es una mierda... De verdad, chicos.

Yolanda, vida mía.

Si quieres vivir la magia de estas cocinas,

reserva en el restaurante MasterChef, en Madrid.

Está preparado para vivir una experiencia inolvidable,

reviviendo los mejores momentos del programa

a través de su carta, su ambiente y decoración.

Podrás conocer, incluso, a alguno de los exaspirantes.

Encuentra información en restaurantemasterchef.com

y en nuestras redes sociales.

Aspirantes, habéis consumido treinta minutos,

tenéis que descubrir el tercer paño.

¿Otro paño? Ya la hemos liado.

Uno, dos y tres.

(BORIS) ¡Venga!

(VICKY) Dios mío... (BORIS) Ajá.

(TAMARA) ¡¿Un cruasán?! (BORIS) ¡¿Un cruasán?!

En este tercer tramo tenéis pimiento rojo, alcachofas,

mantequilla, vino blanco, vino Oporto, pasta de curri rojo,

un cruasán, lecitina de soja, lima y aguacate;

como utensilios, un rallador de cuatro caras

y una fabulosa batidora de vaso al vacío.

Pero ¡qué de cosas, ¿no?!

Esa batidora permite que los nutrientes de los productos

se mantengan durante más tiempo, al extraer el oxígeno

se reduce la oxidación de las vitaminas

de las frutas y verduras, se potencia el sabor y la textura,

sacando el máximo partido a los alimentos.

Qué bueno, ¿no? -Muy bueno.

Yolanda, te veo feliz con el nuevo paño.

Muy feliz, no quepo en mí.

¿No cabes en ti? Qué chulo, y me lo quería perder...

Bueno, la cosa se complica. Sí.

Seguiría en la línea de mi primer plato, del guiso.

Y al guiso le meto alcachofas...

Con la batidora al vacío, ¿qué haces?

Yo me hubiese comido el cruasán con mantequilla, mientras cocino.

Yolanda, no te apures.

No te apures, que no tienes que usarlos todos.

(Música de tensión)

(Música de tensión)

Tía... (VICKY) ¿Y mi Tami?

Que sepas que está máquina no la he visto nunca,

voy a copiar a Félix y si veis algo más, me lo contáis.

¡Te como!

(Música de tensión)

(Música de tensión)

Creo que vamos a disfrutar. Sí, sí, sí, sí.

Oriol, ¿qué pasa? Ya me veis, a tope.

Te vemos sin parar. Hombre...

¿Qué nos vas a hacer?

Estoy haciendo jugo de cordero, con ras al hanut y con comino,

y, ahora, estoy haciendo un esférico de queso de oveja.

Y, también, esféricos de yema, ¿no?

De yema y de queso. De los dos.

Lo demás es sorpresa, no diré nada más.

¡Ah...!

Después, he hecho piel de leche.

Te he visto sacando...

Con leche de oveja he hecho queso fresco.

Cómo huele, ¿eh?

He visto que está el cruasán, haré una especie de pastilla,

un plato más arriesgado con... Una pastela.

Sí, haré una pastela de cordero con el cruasán.

Con el hígado he hecho un paté, como un hígado encebollado,

lo estoy triturando con nata y haré una espuma.

Es bonito verte cocinar, disfrutas tanto haciendo todo...

Cada elaboración es una joya, es algo diferente.

Disfrutamos nosotros y disfruta el público, o sea...

Podéis ir a los concursantes, ¿no? No te pongas nervioso.

No te molestamos. Nos vamos.

Tengo que estar tranquilo. Centra, centra.

Centra el tiro.

Ay...

Me desespera Yolanda.

¿Vais bien o no? -Estamos bien, guapo.

Eso es bueno, al final, todos haremos algo.

Todos, todos. "Bonit, tots".

No sé si ponerme yo también las manos en la cabeza,

porque te veo desencajada.

¿Estás considerando contratarnos a Yolanda y a mí en El Bohío?

Ahora mismo no hay ninguna vacante, de verdad.

¡Te hemos dicho que vamos gratis para aprender!

No, déjalo, yo ya te llamaré. Me quedo con tu teléfono, Tamara.

En fin... mira lo que te traigo. ¡Qué bueno, qué guay!

"Cocina de aprovechamiento".

Te enseñamos a sacarle partido a las sobras,

para que ahorres y no tires nada. Vale, perfecto.

Que tienes la nevera llena de ingredientes sueltos,

pues en este libro te enseñamos todo lo que tienes que aprovechar.

Disfrútalo, Yolanda, ¿vale? De verdad. Gracias.

Y ahora dime qué plato estás haciendo con todo este lío.

A ver, hay una pata de cordero... Pata de cordero, ¿dónde está?

En el horno. Ah, al horno.

Mientras, guiso aquí algo que parece una caldereta.

¿Y vas a hacer esferas también? No, a mí no gusta la esfera.

Las esferas son obligatorias.

Yolanda, centra el tiro.

Falta un paño por descubrir, te veo un poco perdida.

¿Vale? ¡Ay...!

Venga, ordena las ideas, Yolanda. Gracias.

¡Yo tengo un hambre que... que muerdo!

¡Aspirantes, os quedan 25 minutos de cocinado!

¡Es hora de descubrir el último paño!

Okey. (BORIS) ¡Paño, paño!

Todo el mundo delante de su paño, por favor.

¡Paño, paño, Oriol! (BORIS) ¡Oriol, paño!

¿Paño? No seas el último tú, por favor.

Da ejemplo.

Uno, dos y tres.

(BORIS) ¡Guau! ¡Ay, ahumado!

En este último tramo tenéis: espárrago blanco, trufa fresca,

germinados, maíz frito, semillas de chía

y, como utensilio, una pipa de ahumar

que tendréis que usar obligatoriamente.

(BORIS) Oh, my God! ¿Oído?

¡Oído, chef!

¡Pues venga!

Bueno, pues si estaba todo complicado...

Se complica más. Se vuelve a complicar.

Algo habrá que ahumar. Yo ahumaría el cordero.

A un lácteo, a la salsa, a la carne... a lo que quieras.

A ver cómo lo aplican ellos. ¡Perfecto!

Él ha hecho un falso huevo.

¡Qué barbaridad, Oriol, de verdad!

Claro, si es que él es un genio de eso

A ver...

Yolanda estaba ya perdida en el primer paño.

Y encima ha utilizado la pierna de cordero al horno.

Para hacer una pierna de cordero asada. Se ha equivocado un poco.

Félix le veo desencajado también, pero es más resolutivo.

Pero bueno, vamos a ver qué pasa.

(BORIS) ¡Hay momento Félix!

Va a hacer una esferificación. -Sí, igual que Oriol.

¡No ha salido, no ha salido...!

(BORIS) Oh, my God!

Y Tamara como siempre, no sabes si está mal o está bien

porque siempre está tranquila. Esto es un...

¿Virtud o defecto?

¡Yo, al que veo bien es al chico de la primera fila!

¡Ese sí que le veo centrado, haciendo cosas!

¡Pinta maneras, eh! (YOLANDA) ¡Estoy nerviosa!

Pues tú tranquila, que no pasa nada.

¡Oh... hoy me voy, pero bueno!

Félix. ¿Eh? ¡Qué susto me has dado!

¡Estaba tan concentrado...! Ya, pero te veo con un tembleque...

¿Qué te pasa con las esferas?

Tú eras el rey y de repente van y no te salen.

Sí, se ha roto. No sé si no está suficientemente denso...

Cuéntame qué plato estás haciendo. Pues tengo dos elaboraciones.

Tengo la paletilla en el horno, que la empecé al principio...

Y luego tengo en el róner ahora unas chuletillas

con un caldo oscuro y un sofrito.

Bueno, si ves que no te sale ahora, repite la elaboración.

Nada, voy a repetirlas. Esa mezcla está mal.

Así que repítela, tranquilamente. Perfecto. Muchas gracias.

¿Va bien? ¿Cómo lo ves?

¡Qué increíble! -¡Estamos impactados, Oriol!

Voy a ver qué hace Tamara, como está tan tranquila...

A ver si no te hace la cobra.

A ver, a ver, a ver... ¡ah, momento Tamara!

Jordi, no la marees. Voy a ver qué hace mi chica.

¿Qué tal, Jordi? Te veo tranquila.

No sé si vas bien, como siempre estás tranquila.

Excepto cuando llegas tú, Jordi.

No vayas por ahí porque luego me haces la...

Y eso es... ¡insufrible!

¡Es que me la despista, es que...!

¿Qué haces ahí? Estoy haciendo

con la leche de oveja, lo texturizado con xantana

y un poquito de mostaza para hacer la esferificación.

Veo un corderito, ¿qué más?

¡La marea, la marea!

UN puré de patatas. Vale, un puré de patatas...

Con piel, eso me gusta.

¿Qué más? ¡La marea!

¿La salsita? Salsa de cordero.

Sí. Vale. ¿Y eso para qué?

Para el puré de patatas. Una espuma de patata.

¿Qué va a pensar tu madre cuando te vea haciendo esferas...?

¡Pero es que yo necesito estas máquinas!

Se puede cocinar muy bien sin la máquina de helados.

¡Pero cómo mola! Hombre, molar, mola todo.

¡Por eso! Es que...

(SORPRENDIDA) ¡Oh, oh...! ¡Oh, oh!

¿Todavía está ese hombre ahí? -Si es una locura, la está...

¿Verdad? Mira, te lo voy a enseñar.

Lo meto ahí...

¡Ay, ha salido!

Vale.

Hala, me voy. Todo tuyo. Gracias.

¡Pero no me están saliendo esferas perfectas!

Bueno, con calma, mi amor. -¡Pero que no son esferas!

(BORIS) Lo de Félix está saliendo.

(VICKY) ¡Mira lo que le va a hacer al cruasán!

(BORIS) ¡Oye, el ahumado recordad que es obligatorio!

¡El ahumado es obligatorio!

¡Boris! ¿Dígame, caballero?

¿Qué te ocurre? Estamos angustiados.

¿Por qué? Bueno, porque...

Hay un segmento muy perdido.

¿Cuál es ese segmento tan perdido?

Y entonces estamos harto preocupados.

¿Se refiere a la gurú? Sí.

Me vine abajo, sinceramente.

¿No encuentra el oráculo?

No es que no lo encuentre,

el oráculo no la encuentra a ella. ¡Le ha fallado!

¿Pero por qué? ¡Hala!

¡El ahumado!

¡Ay, Dios mío, nene! La sal, la sal.

¡Es que no sé qué estoy haciendo!

¡Uh... estoy nerviosísima!

(BORIS) ¡Esa es mi Yolanda!

-¡Fatal! ¡Me ha quedado superchungo!

¡Aspirantes, últimos cinco minutos!

(VICKY) ¿A ver, a ver, a ver? -¡Ni de coña, vamos!

¡Que no llego!

¿Qué ha hecho Yolanda, qué amasijo tiene ahí...? Eso es

"pegolán, pegolán". Puré elástico.

Lo que no hay que hacer.

¿Cuántas cosas va a hacer Oriol?

A estas mentes virtuosas no les puedes dar 37 cosas

porque te hacen 50 platos. Le ha sobrado tiempo.

¡El rallador, el rallador para la trufa!

¿Pero por qué? ¡Ay, Yolanda!

¡Está sufriendo con todo, pero con la espuma...!

¡Ay, Dios mío!

Va a presentar algo... bueno, el cordero.

Que no es poco. No sé qué hago, tío...

Yolanda, ¿qué tal? -¡Increíble!

¡Uf!

¡Qué barbaridad! (BORIS) ¡Es un genio!

(VICKY) ¡Qué barbaridad!

¡Me voy a la porra pero ya!

Lo va a ahumar, ¿no? (BORIS) ¿Lo va a ahumar?

Pero le tiene que poner un papel film.

¡Ay, qué grande Yolanda! ¡Eso es ahumar, eso es ahumar!

La técnica de ahumado gurú. (YOLANDA) Como gurú, digo

que el ahumador mola.

¡Mola mucho, mola mazo!

Es que es más, ahora ahumaría toda mi casa...

¡Todo, me ahumaría yo! ¡Me encanta el ahumador!

¡Hala, una técnica! (BORIS) ¡Señales de humo!

¡Aspirantes, último minuto! (BORIS) ¡Ay, Dios mío!

(VICKY) Tamara, ¿bien? -Las esferas no.

(BORIS) Tamara, don't forget.

(VICKY) ¡Mira, mira, mira, mira! ¡Qué barbaridad!

Me dejo muchas técnicas, porque no me da tiempo, colega.

¡Bien, Yolanda, me encanta!

Me han dicho muchas técnicas, Boris.

(BORIS) ¡Un poquito de verde, claro!

¡"Mala follá" tengo para emplatar!

¡Ay, no, Dios...! ¡Se acaban de pinchar!

Diez, nueve, ocho, siete, seis,

cinco, cuatro, tres, dos,

uno, ¡tiempo! ¡Manos arriba!

(TAMARA) ¡Oriol, manos arriba! ¡Manos arriba!

¡Este hombre hace unas esferas, que yo no sé cómo lo hace!

(YOLANDA) ¡Ya, tío! -No, se me acaban de romper.

¿Pero qué dices?

Me ha desilusionado, en la prueba anterior me salían.

Quería dedicarle más tiempo a otras cosas y...

Entonces es como: "¡Venga, chavalito,

que estás en una semifinal y mira cómo te la juegas!"

Me he quedado un poco "chop" por eso.

Aspirantes, el tiempo ha terminado y llega la cata.

Pero antes vamos a probar las creaciones de Oriol.

Cuéntanos qué has hecho, Oriol.

A ver, empezamos por la pastela, que le hemos hecho

un jugo de cordero; con la leche de oveja hemos hecho

una yuba y un poco de requesón.

Para combinarla con un poco de comino, ras al hanout,

miel y cilantro. O sea, ¡esto es el cruasán?

Lo hemos cortado e hidratado para que se empape.

-¿Ha utilizado el cruasán?

Por otro lado, los hígados. Hígados encebollados;

los trituramos con un poco de nata y esto

lo hemos puesto en un sifón, como si fuera un "paté"

aireado, una mousse aireada de hígado.

Lo acompañamos con unas tostaditas ahumadas de cruasán.

Por otro lado, un "esferiquito" para que os peleéis

por probar el esférico de queso... ¿Y qué le has puesto?

Un poquito de ras al hanout, para que tenga coherencia todo.

Y aquí tenemos unos esféricos del mismo queso,

con un esférico de yema.

Lo unificamos como si fuera... Huevo de codorniz.

Exacto, no lo había pensado. Muy bien, Pepe.

Cada día aprendo cosas. Y aquí un poco de kumquat,

con un poco de cilantro, ras al hanout y jugo de cordero.

Aspirantes, creo que vale la pena ver estas creaciones.

Por favor. -¡Me encantaría verlo!

¡Y comerlo! Vicky lo quiere catar.

Ya y yo. (TAMARA) ¿Has hecho un cruasán?

Lo cortamos por la mitad y la parte central es como una torrija.

Y las puntas hicimos unas tostadas para acompañar el paté.

Todo tiene que tener una coherencia.

Es importante ver lo que tenéis

y empezar a construir a partir de ahí.

Hemos empezado por el jugo

y hemos ido de una torrija a un paté.

Me alegro que seáis aspirantes porque lo vais a ver pero no catar.

Gracias. A vuestro sitio.

Gracias, Tamara. Gracias.

A vosotros.

Esto está muy bien.

¡Jolín!

¡Jo, cómo se ven las cosas desde aquí!

¡ verle trabajar ha sido...! -¡Increíble!

¡Un lujo! Está muy rico.

Bueno, me alegro. ¡Estaba nervioso, eh!

Después de tanto currar, ahora disfruta.

Ven a la cata de los aspirantes.

¿Te parece? Perfecto.

Y te relajas, te quitas el delantal y nos acompañas.

Este señor ha hecho con el cruasán una cosa chulísima.

¡Y sus esferificaciones son lo más!

Aspirantes, ahora sí, empieza la cata.

Tamara, tú serás la primera.

Tamara, ¿nombre del plato?

Chuletitas en su salsa... con una espuma de puré de patatas.

A ver, estamos en la semifinal. Piensa un poco y di un nombre

más creativo, si puede ser. Y más alto.

También.

No puede ser.

Vale. Me habías hablado de unas esferas...

Que yo te ayudé a hacer, por cierto.

Y a mí me salió.

No, no te salió. ¿No me salió?

¿Cómo que no? Tráemelo, lo vamos a repetir.

No me lo creo, tráelo.

Si Tamara hace algo bien, es no mentir.

¡Me encanta la sinceridad!

Yo creo que Jordi sigue un pelín molesto

porque le hice ya la cobra en la prueba anterior...

Bueno, me da un poco de corte porque está aquí Oriol.

No, yo no digo nada.

Debería hacerlo él porque... Yo escucho.

Seguramente las primeras bolitas las hiciste tú.

Albert Adriá, yo estaba a su lado. Bueno, de acuerdo pero...

A ver, Tamara... (BORIS) ¡Milagro!

¿Qué? ¿Pero...?

(INCRÉDULA) ¿Pero...?

¿Pero qué? Nada.

Prueba tú, Tamara. ¡Prueba tú, hija!

¿La he hecho bien, Oriol? Fantástica.

Y en tres segundos. -Yo la voy a hacer en dos.

Venga, con cuidado. ¡Sumerge!

¡Muy bien! ¡Bien, Tamara, muy bien!

Primero, paciencia. Tiene que estar

sus 30, 40 segunditos

ahí para que forme la capa, más menos...

¿No será que antes no has tenido paciencia?

Pues debe de haber sido eso. Probemos.

Es una lástima, fíjate.

Lo tenías todo para terminarlo más bonito,

con más serenidad, más tranquilidad y más arrojo.

AL final se te ha torcido un poco, aunque está bien.

Sinceramente, fallo técnico

has tenido alguno, como el esférico pero...

Al final lo ves y hay unas costillitas

que tienen brillo porque veo el jugo, una espuma cremosa

y la costilla está buena.

Está sabroso, la patata era cremosa.

Te la ha salvado bastante bien, sinceramente.

Creo que tú eres tu peor enemiga

porque, cuando tienes un fallo técnico como la esfera,

te haces toda pequeña, pequeña. ¿Sí o no?

No te atreves ni a nombrar tu plato,

no estás orgullosa, tienes miedo.

Pero pruebas el plato y te sorprende, el jugo está bueno,

el cordero está bien de cocción, con lo cual, es el camino.

Has utilizado todas las técnicas, no te ha salido bien alguna

pero el jugo de cordero con la espuma de patata

y la chuleta ahumada puede ser un plato

de un restaurante medio sin ningún problema.

(BORIS) ¡Bravo!

"¡Qué sencillez este restaurante, pero qué rico!".

Lo de restaurante me ha sonado fenomenal;

lo de medio...

Pero viniendo de ellos, que tienen estrellas Michelín,

la verdad es que no está mal si haces el cómputo...

Félix, nombre de tu plato.

Pues... le voy a poner Improvisando chuletas de cordero.

Empecé con otra elaboración, empecé con una paletilla

en el horno; pero según fui viendo las cosas que había

que utilizar opté por... tirar por las chuletillas

para envasarlas al vacío con un jugo que había hecho

y acompañarlo con lo que debía ser unas esferificaciones

de las naranjas chinas...

Y una espuma de patata que... se ha desinflado por completo.

Qué raro... el rey de las esferas.

Creo que la he cagado al haber hecho la cama de avellana,

al ponerla sobre el fruto seco rallado... Han explotado.

¿Te puede la presión de llegar a una final?

Hombre sí... está claro.

Ahora es cuando los grandes se tienen que crecer.

Vamos a probar, vamos a probar.

Es verdad que cuando haces dos o tres elaboraciones

pensando a ver qué queda mejor, es posible que queden mediocres.

No tienes fijo el tiro en algo.

Has utilizado las técnicas, no te han quedado del todo bien,

no fijas sabores ni ideas... Se queda a mitad de camino de todo.

Yo creo que tienes un muestrario, los ingredientes no están mal;

pero no has sabido ni colocarlos ni pensar...

Con lógica, porque al emplatar

te has cargado aún más lo que habías hecho.

Totalmente, veo que tienen razón.

La profundidad de sabor, el otro plato tenía más profundidad

este está bien las costillitas y todo esto...

Pero nos falta más fuerza, la salsa está descafeinada...

Pero es verdad que hay un técnica de una espuma, hay esféricos...

Hay unas técnicas que aparecen, ¿no?

Yo creo que en "MasterChef" es importante avanzar

y demostrar que se va aprendiendo. Aquí, hoy, seguramente fruto

de que es una prueba complicada, se añaden factores que no controlas

y la espuma, quizá, sea lo mejor porque es una espuma con un sabor

muy suave a patata y queso.

El esférico no es la mejor opción porque es un esférico

hecho con un ácido que no es el ingrediente que mejor gelifica.

No te ha salido nada bien, Félix. Ya sé que estoy en la cuerda floja.

A poco bien que lo haga Yolanda... hoy el que se va soy yo.

¡¡¡Oh!!! -¿Qué ha pasado?

(BORIS) Calma, Yolanda, aún no has llegado allí.

¿Tú sabes lo que es un extintor? Un extintor...

Bueno, Yolanda, acerca tu plato. Es que no me atrevo, te lo juro.

Contigo terminamos la cata, Yolanda.

(BORIS Y VICKY ANIMAN A YOLANDA) -La función...

Ha de continuar. Es como para una familia...

Es para comerlo todos juntos.

(YOLANDA) Lo siento, lo siento... bueno, es que...

He tenido un accidente de última hora.

Me ha escupido, el sifón me ha escupido.

¿Cómo llamarías a tu plato? Eso es lo bueno...

Puede llevar dos nombres:

uno antes del desastre y otro después.

Eh... Cordero...

A la marroquí y...

¿Y el otro?

No tengamos un conflicto diplomático.

(YOLANDA) Y el otro...

¿Qué ha pasado...?

¿Con el cordero? (TODOS RÍEN)

¿Qué te ha pasado hoy? Yo ya soy muy caótica

y, entonces, era... caos inicial más que...

Cada vez que tiraba de la manta... ¿Esto qué es? ¿Un cruasán?

Ya... se veía.

Además, en la cara desencajada cuando ibas cocinando...

Porque ibas de tropezón en tropezón y cuando ya no puedes reconducirlo,

es imposible, pues te supera la prueba.

Sacas la paletilla... la pones en el plato,

tiras toda la grasa encima y coges, como si estuvieses

en Santiago de Compostela, el humo...

Y empieza a ahumar... el botafumeiro ahumando

toda la paletilla, ha sido tan bonito verlo.

Y otra vez venía con el ahumador, así... ¡pum, pum!

Ha sido tan bonito. Un momento...

Habéis mencionado el botafumeiro.

No hay que olvidar que todo este proceso de "MasterChef"

es toda una peregrinación.

Es un peregrinaje y es lo que ella quiso hacer,

ella viéndose en la semifinal que es el momento casi...

Que besas al santo... pues...

Tiras un poco de botafumeiro, hombre.

Pues Camino de Santiago, yo qué sé...

Camino de Santiago, ¿ves? Me gusta.

En fin... vamos a probarla... No he sabido, no he sabido.

No... no has sabido por dónde cogerlo.

No sabías... la prueba te ha superado. Vamos a probar.

Oriol...

Yo, sinceramente, te digo que ha sido un plato un poco triste.

Cuando has traído la paletilla así sola...

Pero, bueno, otra vez yo creo que debemos aprender

que tienes que creerlo tú misma.

Dar un buen discurso, no tener miedo a lo que haces.

En los errores buscas las virtudes.

Felicidades también por el trabajo, es difícil estar ahí detrás.

Gracias... gracias.

Yolanda, lo que tiene tu plato es que el cordero está cocinado,

se puede comer... pero no es excepcional.

Si le pones un poquito de sal y unas hierbas, un poco de agua...

¿Le has echado especias? Sí.

Pues como el humo.

¿El humo no se nota tampoco? ¿El humo...?

¿Cómo se va a notar el humo? Se nota aquí, en la cocina.

Pero no se nota en tu plato. Claro, se nota el humo.

No, es que has cogido la pipa y has hecho... ¡zas!

Es tan superficial...

El humo tiene que estar contenido con el producto

para que coja un sabor, lo primero que necesitabas para llenarlo

con lo que hemos pedido se llama... actitud.

Sí... Y has venido con la peor posible.

Puede ser... no te creas, ¿eh?

Ellos han dicho "no va a llegar a la final" y te lo has creído.

Lo primero... Para hacerme la graciosa.

No hay ninguna gracia. Hemos pedido esferas, no las veo.

Hemos pedido un jugo de extracción lenta...

No imagino dónde puede estar. Totalmente...

Es cierto. Gracias...

Creo que estando en una semifinal hay conceptos básicos de cocina,

como no presentar la paletilla entera,

ese río de grasa, las dos orillas de arena, ese...

Emplatado infantil...

No es ni infantil es desastroso, es caótico...

Una cosa es que no entiendas la prueba y no sepas tirar

y otra es presentar este plato.

Estoy de acuerdo, hemos llegado hasta aquí

y esto... esto no es un plato de semifinal.

De un programa como "MasterChef", es que...

Es que estoy de acuerdo, entonces no... es que...

No hay nada que discutir, es verdad.

Me ha parecido que no han sido...

Todo lo duros que podrían haber sido.

Porque he hecho un plato... desastroso.

Lo cual me suena al gran "tsunami".

Aspirantes, la cata ha terminado y llega el momento de deliberar

para decidir quién abandona la cocina esta noche, a las puertas

de la final; pero, antes, vamos a despedir al gran Oriol.

Vuelve cuando quieras, gracias por todo lo que nos enseñas.

Un placer tenerte aquí.

Ay, por favor... Ahora sí, vamos a deliberar.

Chicos...

Te voy a echar mucho de menos. -Pero todavía no se sabe nada.

Os merecéis tanto... -Sí, claro...

Aspirantes, antes de comunicar nuestro veredicto,

queremos daros la enhorabuena a los tres

por haber llegado hasta aquí. Gracias...

Os enfrentabais a una prueba complicada porque la dificultad

no estaba en la cantidad de ingredientes que había que usar;

sino en integrarlas improvisando

y tomando decisiones sobre la marcha.

Félix, has cocinado muy tenso y aunque te has esmerado

y has utilizado todos los utensilios y técnicas pedidas,

el resultado ha sido un plato malo

con un batiburrillo de elementos que no casaban entre sí.

Yolanda, en tu caso,

has estado muy perdida todo el cocinado, desencajada...

Y esa actitud se ha notado en tu plato.

Pedíamos una serie de técnicas y el uso de unos utensilios

y no has sabido ni por dónde empezar.

Tamara, tus chuletillas de cordero eran sencillas

pero has sabido sacarle partido con la salsa que tenía... ¡sabooor!

Ese que me gusta a mí. Gracias.

Dicho esto, el aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

Yolanda. (BORIS) ¡¡Oh...!

Chicos... ¡guapos!

(BORIS) ¡Gurú!

(YOLANDA) Sois los cuatro finalistas.

(TAMARA) Te voy a echar tanto de menos...

Félix y Tamara, enhorabuena, porque sois

los otros dos finalistas de "MasterChef Celebrity".

(YOLANDA RÍE) ¡Qué fuerte, qué fuerte!

Félix... ¿qué sientes? Pues mucho agradecimiento

por la oportunidad porque sé que...

Estaba... en la línea de salida junto con Yolanda... y, nada,

que mil gracias por la oportunidad y voy a intentar aprovecharla.

(TAMARA) ¡Yo sé lo que voy a decir! (TODOS RÍEN)

Sí, estoy encantada y no me lo puedo creer. ¡Qué gusto!

(TODOS RÍEN) (FÉLIX) ¡Que se suelta!

¡Venga, arriba! ¡Suéltate! ¡Suéltate, vamos, Tamara!

(TODOS GRITAN Y APLAUDEN)

(FÉLIX) ¡Ahí! ¡Te has soltado! -¡Qué maravilla!

(TAMARA) Estoy alucinada, estoy contenta...

Eh... quiero gritar, llamar a mi madre y a mi hermana.

Todas estas cosas mezcladas.

Pues Tamara, Félix... subida a la galería

a disfrutarlo y, mientras, vamos a darlo todo nosotros.

¡Venga...! (TODOS RÍEN Y GRITAN)

(FÉLIX) Me siento feliz y agradecido de haber conseguido

entrar en la final y sé que mi madre que estará viendo esto

estará muy contenta de verme aquí, así que...

Mamá... lo he conseguido.

(TODOS HABLAN Y RÍEN)

Chicos, sois finalistas, ¿eh?

Bravo, mi Yolanda... Bueno, Yolanda,

la última entrevista. Ay...

Como es la última entrevista no nos la queremos perder.

¡Hombre...! (BORIS) ¡Qué honor...!

¡Homenaje al gurú!

Como últimamente os bebéis el champán,

no quiero que os bebáis mi güisqui. ¡Hala...! ¿Lo sacamos o qué?

Pasamos de todo... -¡Sácalo!

(TODOS ANIMAN A YOLANDA)

¡Hala! ¡Venga, olé!

Qué reina... -Oye, este programa es muy fuerte,

quiero que lo sepan todos. ¿Cómo lo has pasado, Yolanda?

Mira, yo he hecho mucha televisión y muchos programas, pero este...

Es muy fuerte... es algo que te marca, yo creo de por vida.

Porque conoces a gente que no están en tu entorno...

Y me llevo de aquí unas vivencias muy buenas, lo digo de verdad.

Esto es una cosa para vivirla, ¿eh?

Bueno, Yolanda, mirando a la galería,

¿quién quieres que gane esta edición?

Yo... me vais a perdonar, pero no me hagáis esto.

(JORDI Y PEPE) Sí... -¿Sabes qué pasa?

Dinos...

Que me da lo mismo quién gane... porque me emociono con todos mucho.

Cierra tu mente y di un nombre que te venga.

¿Sabéis quién me gustaría que ganara?

Por morbo... ¿eh? ¡Boris!

(BORIS GRITA EMOCIONADO) ¡Qué loca!

¡Qué loca...! Pero ¿por ser repetidor quizá?

¿Por qué...? Sí...

Ya por morbo... Final entre Félix y Boris, claro.

(TODOS) ¡Oh...! -Una lucha a muerte.

(TAMARA) Félix dice que si llega a la final que cocina desnudo.

¡¡¡Bravo!!!

Tengo la libreta aquí, lo apunto, Félix

Gurú, también es cierto que como gurú...

Eres una gurú en equivocarte. -No doy una, no doy una...

Solo deciros que os quiero mucho a todos...

(BORIS) Y nosotros a ti... -A los que se fueron

y que ha sido... muy chulo, tío, de verdad... muy raro pero chulo.

¡Bravo!

Ha llegado el momento de colgar el delantal Yolanda.

Cuánto lo sentimos no verte más y no disfrutar más de tus risas.

(BORIS) ¡Brava, brava gurú...!

¡Finalistas! ¡¡¡Garrote!!! (TODOS) ¡¡¡Garrote!!! ¡Garrote...!

Adiós, Yolanda, adiós... Adiós, guapos...

Adiós... ¡Oh! (TODOS RÍEN)

(YOLANDA RAMOS) De "MasterChef" me llevo unos amigos rarísimos,

maravillosos... que no tienen nada que ver conmigo.

Mi mejor momento "MasterChef"...

Ha sido... cada vez que me han dicho que mi comida estaba buena.

No ha sido muchas veces...

Pero "MasterChef" me ha dejado huella.

La tristeza de Yolanda por no superar la eliminación

contrasta con la de sus cuatro compañeros

que son finalistas de "MasterChef Celebrity".

La semana que viene vivirán una de las experiencias

más emocionantes de sus vidas,

ganándose a pulso el título Cuarto MasterChef Celebrity España.

(TODOS GRITAN CONTENTOS)

Nos vemos en el próximo programa, mientras, ya saben pónganle...

(TODOS) ¡¡¡Sabor a la vida!!!

(BORIS) ¡¡¡Bien!!! (TAMARA) ¡Ay, por favor...!

Bienvenidos al único restaurante MasterChef que existe en el mundo.

Cocinaréis para 12 cocineros con Estrella Michelín

de la Comunidad de Madrid. Lo tiene que tener todo.

Si meten la patita, se nota un montón.

Nada... esto no está bien, estoy tapando los defectos.

De vinagre, igual, un poco arriba. -Y pasado de aceite.

Este no es mi plato, no inventes, no versiones mis platos...

¡Porque son mis platos! No tengo muy claro que lleguemos

a servir a tiempo. Lo siento mucho, ha sido un caos.

Pues la verdad es que sí.

Bienvenidos al gran duelo final de "MasterChef Celebrity".

¡Es total! -¡Mi tesoro...!

La primera prueba consiste en replicar

el plato de un chef con cuatro Estrellas Michelín.

¡Jordi Cruz! ¡¡¡Jordi Cruz!!!

Ahora se complica mucho la cosa.

Para asegurar el tiro cojo esto, se puede hacer con biberón.

¡Oh... joder!

Tamara, ¿qué te pasa? No sé si volver a empezar.

Boris copia a Vicky, si Vicky lo hace mal, Boris lo hace mal.

¿Puedo pedir perdón?

Para elegir al Cuarto MasterChef Celebrity España nos acompaña...

¡Joan Roca! (TODOS APLAUDEN)

Parece que es la nada...

Y en este plato veo un todo y te veo a ti, es lo importante.

Como porque hace mucho que no voy a un restaurante

de tres Estrellas Michelín. Yo estoy junto a Joan Roca

y nos estamos peleando por acabar tu postre.

Y es, absolutamente, genial, impecable. Enhorabuena.

Te lo ha dicho todo con pocas palabras.

El ganador de la VI Edición de "MasterChef Celebrity España" es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 11

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Masterchef Celebrity 4 - Programa 11

20 nov 2019

Los aspirantes cocinarán con sus familiares en la semifinal de 'MasterChef Celebrity 4'. Trabajarán por relevos con sus familiares para dar una segunda vida a los alimentos. Además, usarán dos de las técnicas de vanguardia aprendidas en el talent culinario. En el restaurante Coque (Madrid) reproducirán, por equipos, un menú de alta cocina diseñado por el chef Mario Sandoval (dos estrellas Michelin y Premio Nacional de Gastronomía). Los mejores se convertirán en finalistas. El programa mostrará la capacidad de adaptación de los aspirantes en la prueba de eliminación, en la que deberán usar utensilios nuevos e ir añadiendo ingredientes a medida que los descubran durante el cocinado. El chef Oriol Castro (2 estrellas Michelin) también participará en este reto.

ver más sobre "Masterchef Celebrity 4 - Programa 11" ver menos sobre "Masterchef Celebrity 4 - Programa 11"
Programas completos (17)
Clips

Los últimos 187 programas de MasterChef Celebrity 4

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios