www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5385923
Para todos los públicos Masterchef Celebrity 4 - Programa 1 - VER AHORA
Transcripción completa

Tengo que confesar

que me gusta esta cura de humildad que hemos preparado.

Falso casting para torturarles. Me encanta, maravilloso.

Lo que me gusta es que ya son aspirantes, han pasado el casting,

pero ellos no lo saben y van a pasarlo fatal.

Así es.

Reconozco que a mí me da un poquito de pena, pero claro,

luego me acuerdo de Carmen Lomana, que no sabía pelar una cebolla

y digo: "Qué narices, qué espabilen". Claro.

Boris me ha dicho:

"Tú no te tienes que presentar a nada.

¿Crees que vas a un casting?". Y dije: "Con lo mayor que soy yo".

-Es imposible que nos hagan un casting

para ver si sabemos cocinar porque qué sentido tiene

ir a un programa de cocina si todos somos chef.

Adelante, por favor, los tres primeros candidatos.

(ALTAVOZ) "Vicky, Elena y El Sevilla".

¡Es Jordi! "Adelante".

Venga, que aquí no se viene a charlar, se viene a cocinar.

Hola. Disponéis de cinco minutos

para emplatar vuestra mejor elaboración.

Y el tiempo comienza en tres...

¿Cinco minutos? Vamos, vamos. ...dos, uno, ya.

¿Algún problema con el oído, Vicky?

Problema no tengo, pero no tengo tanta prisa.

El tiempo corre, adelante. No entiendo las prisas, en la vida

las prisas no son buenas. Bueno.

(ELENA) Cállate, Victoria.

Lo digo porque me da la gana. Empezamos bien.

¡Yolanda Ramos!

¡Qué fuerte! -Pero bueno...

-¡Cuántos actores!

-Qué guapa estás.

Vicky, habrás rezado a la Virgen de la Macarena, ¿verdad?

Yo a la de los Dolores, me duele el estómago de ver tu plato.

(RÍE IRÓNICA) No te has visto tú en otra, vamos.

-¿Cantáis o cocináis? -Las dos cosas.

-Cantamos lo que haga falta.

-Hacemos de "tó". -No tenéis pinta.

-Una cosita...

-Ha tenido un sueño anoche. -He "soñao" que ganaba yo.

(RÍE)

Vamos a empezar la cata. Lo vais a probar aquí delante.

Vicky, empiezo contigo.

Mucho gusto de conocerte. Joer...

¿Me puedes vender esta chapuza?

Chapuza a simple vista, ahora cuando lo pruebe

lo mismo te digo adjetivos más claros. Cuéntame.

Este plato se llama Las cáscaras de mi abuela.

Seguro de que tu abuela lo hacía maravillosamente bien.

Ahora que se lleva tanto el reciclaje, mira.

¡Ahí!

Compostaje.

Me interesa tres narices este plato, de verdad.

(ALTAVOZ) "No me interesa nada". "¿Cómo se llama tu plato?".

Es un chop suey,

lo he llamado Gipsy suey porque está hecho a mi manera.

La única que conozco. A mi manera... Con mi...

¿La puedes explicar gastronómicamente hablando?

Pues... Es... Es un pollo con verduras.

No sabría explicártelo con técnicos.

-No nos dijeron que tenemos que hacer casting,

me llamaron y me dijeron que estaba en "MasterChef".

Asquín suey. Está asqueroso.

"¿Me estás tomando el pelo?". "No, no".

Como se entere tu madre, con lo bien que cocina.

"Dan ganas de vomitar". Hay movida.

"Es repugnante". Sí, sí.

Vergüenza tenía que darte, Elena.

¿Es repugnante?

Elena, te voy a dar mi veredicto.

Un no como una catedral de grande.

Vale.

Sevilla, solo quedas tú.

Es una fideuá catalana. (RÍE) Fideuá catalana

y te ha tocado el catalán. Ya. Iba a ponerle cigalas,

estaban a 40 el kilo y he puesto tres esparraguitos.

Está bueno, eso sí. Está feo pero está bueno.

Le has arrebatado el oro al peor plato de "MasterChef".

Esto sienta mal, da un vuelco al estómago.

¿Sabes qué es un vuelco? Me supongo...

Esto es un vuelco.

Le diría que eso no me lo dice en la calle, pero mejor me callo.

-Yo soy una piedra. Él es duro... -Esto desmonta a cualquiera, creo.

-No -A mí no.

-He visto gente dura desmontada...

(GRITAN) -¿Qué ha "pasao"?

(YOLANDA) Qué susto me he dado.

El Sevilla parece de Calella de Palafrugell,

ha hecho una fideuá riquísima.

(RÍE) Somos tres actores.

Pueden decir que tu plato está malo, pero no humillar así.

Es que no hay necesidad.

Que entren los tres siguientes, Álex, Yolanda y Félix.

Adelante, por favor.

¡Hola! Pasa.

Adelante, adelante, pasad.

Buenas tardes.

Álex, tu eres el marido de...

El marido de la gran Patri, ese soy yo.

¿De dónde vienes? ¿De Escocia con esa faldita?

(RÍE)

Digamos que es mi delantal de la buena suerte de Camboya.

¿De la buena suerte?

Falta te va a hacer.

Me dicen esto en la calle

y yo cojo, me posé Lola Flores y les digo: "Escúchame una cosa".

Venía con toda mi ilusión, con mi platito y me dicen...

-A lo mejor es un restaurante griego y han roto los platos.

Que se vayan a la mierda.

-No.

Cuéntame, qué es eso. Es pollo.

Joer... Qué patata.

¿Tú eres propietaria de un restaurante?

Sí, yo no entro en el restaurante.

Y haces bien. Es como si tu hermana

tiene una guardería y cuidas mal a un niño.

Deberías tener respeto por el oficio.

Me estáis poniendo de muy mala leche, en serio.

Es que tiro el plato, lo mando a la mierda ahora mismo.

No lo hago por respeto a vuestra profesión.

-Hola. -¡Ana Milán!

-¡Anita!

-¡Hola! -¿Qué pasa?

No sabía que estabas aquí.

Cuéntanos, ¿la grasa que lleva alrededor qué esconde?

¿Qué plato es? ¿Qué tiene?

Pues eso lo llamaría tapita mallorquina.

¿Tapita mallorquina? Lleva sobrasada, miel, entonces...

Eres mallorquín. Soy mallorquín,

como se puede ver en el color de piel.

Pero llevas 50 años en Madrid.

Vaya un mallorquín de las narices.

Samantha lo ha probado, me ha mirado, lo ha escupido

y yo me he quedado... Yo con toda la ilusión:

"Hola, hola, que os quería conocer".

A tomar por culo. Y me ha dicho: "No entras".

Ana, te lo juro por mi vida.

¿Cuál es tu creación? Pues nada.

Es básico, es un pisto con huevo frito.

¿Pisto? Con huevo frito.

Con huevo. Sami...

No, no, estoy aquí haciendo... Modernizando la creación.

Así a lo mejor tiene más gracia.

Te dicen eso y tú coges una pistola y les pegas tres tiros.

-¿Qué? ¿Qué? -Vais a flipar.

-¿Qué ha pasado, tío? -Vais a flipar.

-¿Qué ha pasado? -De momento, de los seis

que hemos ido. En principio, ninguno entra.

-A ver, yo no estoy acostumbrado a esto.

Vengo del mundo del baloncesto, hay deportividad

y no estoy para que me tiren platos.

(CANTAN) # Un poquito de tomate, un poquito de sal,

ya está la 'ensalá'. Ole. Ya está la 'ensalá' #.

-¡Buenas! -¡Hola, muy buenas!

Tenéis cinco minutos para acabar vuestro plato.

Pero es que yo... ¿Puedo decir una cosa?

Es que yo he traído los huevos crudos.

Tengo que cocinarlos.

¿Le vale con una inducción? ¿Inyección?

-Pero ¿os insultan? -No te insultan,

solo se meten con tu abuela muerta, con tus hijos,

la ciudad de la que eres, el plato que has hecho.

-Es que no quería venir.

Madre mía, mírales. Los Chunguitos son maravillosos.

Os quedan 30 segundos para terminar vuestro plato.

Juan. ¿Dime?

Con dos narices. Dime, dime, dime.

(RÍE) ¿Has estado en el súper ahora?

Hace un rato.

-A lo mejor han cogido al Sevilla, a Vicky y a mí

porque somos más flamencos, más lo que sea,

y nos tendrán más manía, y entráis vosotros, que sois monísimos,

y dicen: "Nos encantan, estáis en 'MasterChef'".

¿Qué es esto? He hecho un puré muy rico de patata

con un poquito de jengibre. Lo de rico lo tengo que decir yo.

¡Puf!

Si vemos que están muy gili..., nos vamos.

Quiero decir, que ellos serán jueces

pero que tú tienes tu carrera, Juan la suya y yo la mía.

-Por eso mismo no sé qué narices hago aquí.

-Diviértete.

Dígame usted, maestro, ¿esto qué es?

Eso es espagueti a la marinera. Lleva espagueti,

almeja, tomatito y gambas.

Ahora entiendo de dónde os inspirasteis para la canción...

(CANTA) # Dame veneno que quiero morir, dame veneno #.

Menos mal que Dios os ha dado voz.

(TOSE)

¿Y esto qué?

Dos huevos fritos, con jamón y, espérate que no me acuerdo.

-Espárragos. -Espárragos.

Esto está más negro que tu futuro en este programa.

Fíjate lo que te digo. ¿Sí?

Un poquito de finura, Juan. Llevas razón.

Se me ha olvidado la sal.

-El patio no está para que entres con un delantalito de zanahoritas.

-Pues que se metan la zanahoria en la boca y se callen.

Marta... He hecho un rabo de toro,

con vino tinto, con shiitake, cebolla confitada

y luego he hecho una parmentier con trufa blanca.

Te has equivocado de casting, al lado hay uno de mal gusto,

cuando salgas... Yo no te he faltado el respeto.

He sido sincero.

Tenemos 2.000 personas fuera esperando.

¡Una cosa, vamos a ver! -Vamos a ver.

-¿No te ha gustado la comida de ninguno?

(RÍE) (MURMURA)

¿Puedes decir a los siguientes que para presentar eso no entren?

Bueno, bueno, bueno. -Va.

¡Un poquito de maña, por favor! ¡Garbo!

¿Nos ponemos el delantal? -Sí, claro.

-¿Te ayudo, mi amor? Señor Avellaneda.

¿Le hacen falta más cosas encima? Bueno.

Además, me lo he hecho especial para aquí.

Mira, con el logo y todo, y un tejido maravilloso.

Ah, que es diseñador...

Diseñador... No me digas más.

Vamos a ver, Almudena, jolín, gimnasta olímpica.

La fusilli.

Almudena, ¿qué te has tragado? Sonríe, mujer.

Estoy flipando. -No se han tomado la pastilla.

Es el famoso pimiento relleno de Paco Roncero.

No, estos son de mi madre.

La madre que te parió, Almudena.

Fíjate, yo que he hecho muchas malas en televisión

me parece que estáis en un punto pasado.

Lo digo por si antes de irme queréis unas directrices.

Te veo a la defensiva. A la defensiva no.

Os estáis pasando mogollón

con gente que tiene la lágrima en el ojo.

-Nosotros somos Los Chunguitos, tenemos arte.

Pero ellos son chungos... -Chungos, chungos.

Una cosa es Chunguito y otra es chungo.

-Eso.

Empiezo por Ana, cuanto antes nos la quitemos de encima...

Mejor. Tiene más carácter.

¿Cómo se come esto? Con las manitas.

Eso son comprados. ¿Es comprado?

Seguro.

Las reinas de la gran pantalla.

Qué curro tiene que tener su psiquiatra.

-¿Por qué Los Chunguitos?

-Nos lo puso nuestro padre. -Nuestro padre, le gustó el nombre.

Que en paz descanse. -Porque mi padre era un figura.

-"Vais a ser famosos y os vais a llamar Los Chunguitos,

porque me gustan Los Chunguitos". -¿De verdad?

¿Has seducido a alguien con este plato?

A mi marido. A tu marido?

Sí. Madre mía.

Es su plato preferido. ¿Es su plato preferido?

Sí.

Me cago en la mar salada...

También lleva un poquito de ajo. Tu marido te engaña.

Christian, ¿tan solo estabas que te enamoró con esto?

No me lo puedo creer.

Con el paladar que tú tienes, que te gusta la alta cocina.

Se llama Amanecer mediterráneo y porque va a conjunto

con este esmoquin que te he traído.

El delantal dámelo que todavía no estás en "MasterChef".

Te lo regalo si quieres, es superbonito.

-Os digo una cosa: yo soy el jurado y me meto también con el traje.

-Los tres hemos presentado platos cargados de amor,

cada uno con su historia, con su estética...

Por favor, no quiero escuchar más cosas.

No tenéis delantal ninguno.

(OBREGÓN) Tamara, por favor, corre que no llegamos.

¿Cómo se te ocurre venir en metro? -Que me tiras la campana.

-Me da igual la campana, ¿sabes lo que pesa esto?

Siete kilos, por favor.

La última vez que vamos en metro a algo tan importante.

-Con el tráfico que hay... -Que me da igual, aprieta, aprieta.

Tira, tira. Pero ¿por dónde será?

Imagino que por ahí.

Siguientes.

Corre, que debe ser por aquí. ¿No hay nadie que nos diga?

-Vamos a coger el ascensor. -Yo no me meto en ese ascensor.

-Vas a coger el ascensor. -No, cariño, que tengo vértigo.

-¡Vas a coger el ascensor! -¡Que no cojo el ascensor!

¡Siguientes!

(GRITA) ¡Siguientes!

Oye, oye. Perdonad. -Hola.

-Que ya estamos.

Pues eso, que vamos a haceros un plato.

-He traído un semifrío de lichi y frambuesa con yogur ahumado.

Guau.

¿Ahumado? Para eso está el soplete.

Qué bueno. Estoy un poco nerviosa.

Tamara, perdóname, no te veía yo en este rol.

Con la pipa, con el sifón, con la pinza, con el ahumado...

Parece un Ángel de Charlie. ¿No dispara la pistolita?

Son cosas del directo. -Tengo lanzallamas.

-¡Ah! ¡Cuidado!

¡Ay!

Apunta ahí.

Ahora. ¡Bien!

Bien, muy bien. Qué bonito.

Guau. Sabía que te iba a impresionar.

Guau. Por fin vemos nivel.

Hum...

Por favor, dejadnos entrar en "MasterChef".

Tamara, su delantal. ¡Toma!

-¡Ole!

¡Ole, ole, ole!

Qué mona. Gracias.

Bueno, Ana... Mi plato se llama...

Salmonete y los siete.

Pero el problema es que creo que cuando veníamos en el metro,

esto era una espuma de pepino y albahaca.

Cuando lo he echado, mira, se ha bañado.

Solamente te puedo decir una cosa, Ana.

Me acabo de hacer el presidente de tu club de fans.

Me encanta tu plato. ¿En serio?

¡Chicos! ¡Tenemos el delantal!

-¿Cómo? -¿Y eso?

(OBREGÓN) Son encantadores.

-¿Lo estás diciendo en serio? -¿Qué habéis presentado de plato?

-Pues es un semifrío

de lichi con frambuesa y yogur ahumado.

-¿Pero lo has hecho tú? -No.

-Entonces no vale. -¡No! ¡Que no lo ha hecho ella!

-Tengo el delantal, ¿acaso no se trata de tener el delantal?

-Se llamaba Salmonete y los siete. Me lo ha hecho mi hermana Amalia.

-Hola.

Me han dicho los jueces que os entregue esto.

-Tomadura de pelo.

-Cuidado. -No sé si abrirlo.

-Te ayudo. -Que explota.

-Hacemos sitio. -¿Qué puede ser esto?

-¿Es una tarta? -Ya tenemos delantal.

-¡Ah, mira!

(GRITAN DE ALEGRÍA)

(OBREGÓN) Empiezo.

El Sevilla.

Félix.

Juan.

Antúnez.

Jose.

-Jordi, lo retiro. ¡Eres tela de buena gente!

¡Tela de buena gente! -No podíais ser así.

-Te quiero, Jordi.

(Sintonía)

Buenas noches y bienvenidos

a la IV edición de "MasterChef Celebrity".

El talent de cocina más duro de mundo.

Saben que el jurado les va a exigir lo mismo

que a los anónimos. Lo han vivido en primera persona.

Nos han visto muy serios.

De poco les vale ser famosos, porque tendrán que esforzare

si quieren mantenerse semana tras semana

en estas cocinas. Además, cada semana,

están en juego 4.000 euros

para donar a la ONG que ellos elijan.

Y todos van a querer ganar. Seguro que sí.

Vamos a dar la bienvenida a los 15 aspirantes

a "MasterChef Celebrity".

Adelante Ana Obregón,...

¡Hala! ...Tamara Falcó, Álex Adróver,

Vicky Martín Berrocal, Félix Gómez, Yolanda Ramos,

José Miguel Antúnez, Elena Furiase, Juan Avellaneda,

Almudena Cid, Los Chunguitos,... ¡Qué chulo!

...Juan y José Salazar,...

¡Qué chulo es esto! ...Marta Torné,

Miguel Ángel Rodríguez El Sevilla y Ana Milán.

Qué chulo.

-Mira, para emplatar. Muy bien.

-Hay que me pongo las gafas que no veo.

Son las gafas graduadas, que no veo, ¿sabes?

Pero qué pasada, ¿no? Eh, Sami, ¿cómo ves a tus iguales?

Que tú eres una celebrity.

Ahora aprieta y apágalo.

No, "apretao".

Eso, ya está.

Queridos Celebritys,

¿queréis ver nuestro maravilloso restaurante?

El restaurante. -Nos están llamando.

-Qué bonito, qué moderno.

-Pero mira qué maravilla, ¿no?

-Hala, es monísimo.

-Aquí es donde envenenaremos a los que invitemos.

A los chefs y todo el que venga.

-Yo quiero casarme en "MasterChef" y que me hagan aquí el convite.

-¡Y te hacemos el menú! -No.

-Un restaurante sin comida no es un restaurante.

¿Dónde está la comida? Nos faltan los cocineros primero.

Claro, y nosotros no somos cocineros todavía.

-Vamos "pa'lla". -Venga, vamos.

-¿Esto para qué es?

-Oye, si hay champán y todo. -Tamara,

es como estar en casa de tu madre.

-Qué monos, te ponen bombones y macarons.

-¿Nos comemos uno?

-¿Es el hotel "MasterChef"?

-Te hacen el "check out".

-Te despiden y te despiden por lo alto,

menos mal. -Menos mal, menos mal.

-Yo ya he tenido suficiente de eso.

No te ha gustado a ti, ¿no? Da mal fario.

Ha entrado el último y ha salido el primero.

Estoy un poquito nervioso porque esto de empezar así,

no saber qué va a pasar, cómo van a ser los compañeros,

cómo va a ser el terreno de juego.

A ver qué pasa. Con ganas de empezar ya.

Aspirantes, muy buenas noches

y bienvenidos a "MasterChef Celebrity".

(GRITAN)

Me encanta ver esas caras de alegría,

sobre todo después de la prueba de casting.

(RÍE) Ya...

Tamara, ¿cómo estás? Alucinada.

Me intimidáis un poco.

¿Alguien en particular?

Todos. (RÍEN)

¿Traes alguna receta secreta de tu madre o de Ramona?

Mi madre se hace un batido verde, no sé si me va a ayudar en esto.

(RÍE) Y alguna receta de Ramona...

Ha estado un poco escueta con sus explicaciones.

¿No serán de esas recetas que has entrenado

con un cocinero estrellado? Sí, con Paco Roncero.

-Eso no nos lo habías contado.

-Empecé siendo muy buena alumna hasta que llegó Almudena.

¿Tú también, Almudena? Yo he ido a las cocinas

de Paco y es verdad que me decían: "Hoy va a venir Tamara".

-Y luego no venía. (RÍEN)

¿No habéis tomado clases el resto?

¿Vicky? Yo he ido y me lo he comido.

-Me has dicho que sí.

-Perdona, escúchame. Tres días, me lo comía y me echó.

Tenía que estar ahí con vosotros.

Juan, ¿quieres una cañita?

Estoy en el bar. -Y un pincho de tortilla.

-Juan nos ha dicho ya quién va a ganar.

¿Ya lo sabe? Lo tengo muy claro.

¿Quién es, Juan? Yo.

(RÍEN)

Estás agarrado a la pasta y no la sueltas.

Llevas apoyado al parné todo el rato.

Hombre, claro. Marta.

¿Cuánto tiempo llevas preparándote para "MasterChef"?

Desde la primera edición de "Celebrity".

¿Tres años? Sí. No preparándome

de restaurantes, pero siempre que tengo tiempo cocino,

intento hacer cosas nuevas... Quizá generes muchas expectativas.

Dirán: "Caray, Marta". Estoy flipando.

-Tengo muchas ganas de aprender. -La Torné sabe mucho.

Elena, tu arte sabemos de quién lo has heredado.

Pero ¿quién te ha enseñado a cocinar?

Pues nadie, la verdad. (RÍEN)

Mi abuela cocinaba, pero de vez en cuando.

Sé que tu madre cocina muy bien. Sí, cocina bien.

Pero ella no quiso venir aquí porque dice que necesita

un vino y hacer lo que le apetezca, y no el tiempo.

Entonces yo me he visto el curso online de "MasterChef",

por eso sé que eres el director. Bueno...

Y aún así, da igual. Como tu madre, necesitas vino...

Te necesito a mi lado para saber cocinar.

(TODOS) ¡Oh! Haber empezado por ahí, mujer.

Me refería a ti por chef, como si me habla Pepe o Samantha.

No, no, no. Has dicho Jordi.

Oye, de verdad... No te preocupes, Elena.

Si tendrás que pasar por aquí. Lo sé, lo sé, y pasaré...

Por el aro... De "MasterChef".

(TODOS RÍEN)

-Ya, ya. Hay que parar. -Vale.

(VICKY) Cómo está esto...

-Hombre, claro.

Félix, ¿Jordi no te asusta? No.

Me asustas más tú. Ah, ¿sí?

Sí, porque repostería nunca he hecho.

No como pasteles, no como azúcar, no como nada de esto.

Entonces, mierda, esto no sé hacerlo.

Voy a estrenar la libreta. A Félix no le gusta lo dulce.

Yo tengo alergia al marisco. Marta, alergia al marisco.

Y yo al cerdo. Avellaneda, cerdo.

Y Elena, Jordi a su lado.

No sé si con una libreta voy a tener.

Para qué he hablado, señor.

-A primera, por favor.

(ELENA) "Mi trabajo como actriz y las cocinas no se llevan bien.

Pero si hay algún referente en mi casa es mi madre".

Y si hay un plato, lógicamente, que mi madre hace perfecto

en lo alto del puerto es el arroz con bacalao.

# Sarandonga, nos vamos a comer. Sarandonga, un arroz con bacalao. #

Chicos, que me acaban de dar una noticia y estoy muy nerviosa.

¡Entro en "MasterChef"! -¿Qué dices?

-¿En serio? Si no sabes cocinar. -Es verdad,

el otro día en mi casa achicharé una olla.

Estoy nerviosa. -Estarás contenta...

-No, no sé si estoy contenta. No sé, estoy muy nerviosa.

Es que tengo miedo.

-Venga, vamos a darle un abrazo.

-¡Qué miedo, mamá!

Quiero recordaros que no estáis de vacaciones.

Habéis venido a aprender y a currar.

Tendréis que esforzaros en cada reto, porque en "MasterChef"

el esfuerzo y la evolución siempre se recompensan

en forma de ventajas muy importantes

que os salvarán en más de una ocasión.

Solo ganará uno de vosotros.

El mejor, que se llevará un premio de 75.000 euros

para donar a la ONG que elija.

Y además, el trofeo que le acredita

como IV MasterChef Celebrity España.

Sí que estáis fuertes, ¿eh?

Además, los dos que lleguen al final

disfrutarán de un curso de cocina creativa de un fin de semana

en el Basque Culinary Center.

La prestigiosa facultad de ciencias gastronómicas

de San Sebastián. Para ellos y un acompañante.

Guau. En cada programa,

uno de vosotros ganará 4.000 euros

que podrá donar a la ONG que elija.

(TODOS GRITAN)

A partir de ahora, también vais a trabajar por una buena causa.

Quiero ganar

y lo quiero dar a una fundación que investiga el cáncer.

A por ello voy.

"Después de este añito que llevo quiero ganar,

para dar el dinero a la fundación Fero,

están salvando mogollón de vidas".

Así que para la fundación voy a ganar.

Voy a ganar por ellos.

Ana Obregón, ¿qué te gustaría encontrar

para debutar en estas cocinas triunfando?

Algo facilito. Yo qué sé. ¿Arroz?

Te parece fácil. Es lo único que sé hacer.

Bueno, y los huevos revueltos. Tamara.

¿Qué es lo que más miedo te da encontrar debajo de esa caja?

Casi todo. ¿Casi todo?

¿Menos qué? Un huevo.

Un huevo te gustaría. Yo creo que eso lo podría hacer.

¿Y cómo lo harías?

Pues escalfado. ¿Se te da bien?

Tampoco. (RÍE)

(RÍE) ¿El huevo duro se te da bien?

Ah, el huevo duro. Sí, sí.

(RÍE) ¿Cuántos minutos pones lo pones?

Yo creo que son unos cinco.

He acertado, ¿verdad? (RÍEN)

Va a depender del tamaño del huevo.

Si es de avestruz, más.

-¿Qué hay ahí? ¿Una gallina?

-Espero que la gallina no, que es más complicado.

-¿Podemos empezar ya? Estamos hablando desde hace seis años.

Yolanda, ¿con qué te gustaría que os diésemos la bienvenida?

Una nota: "Bienvenidos".

(RÍE)

-¡Vamos ya, por favor!

Hola, chicos. Lo prometido es deuda.

Bienvenido a mi blog de cocina.

Tengo un blog de cocina, poca gente lo sabe.

Mis seguidores sí, que tengo bastante.

Charlotte, pequeña hija, ven

Pequeña hija, ven ya.

Me está poniendo la niña, el chino este...

Cocinar es soñar, crear, me tranquiliza.

Me está poniendo loca el gato este.

Perdonad, estoy hasta las narices del tiqui-tiqui.

Coge el gato. -Toma.

-El gato déjalo aquí.

Deja aquí el gato. El de verdad no, el de mentira.

Bueno, y ahora vamos a coronar nuestra gran obra de arte.

El gato tiene un... ¡Ay, el gato!

El gato se me ha quitado del culo.

(RÍE) ¡Coge el gato!

Me dicen grandes expertos que se me da bien el emplatado.

Ya ves.

El pan en día nevado.

¡Ahora!

(RÍE) Faltaba esto.

Las críticas del jurado las voy a llevar bien,

no les tengo miedo. Tengo miedo de que se copien.

Vaya mierda ha hecho tu madre, hija.

-Sí. (RÍE)

Aspirantes, siempre escuchamos la misma excusa.

"Yo en mi casa con más tiempo, una copita de vino,

hago unos platazos increíbles".

Uh. Ya, por ser el primer día,

y sin que sirva de precedente, vamos a daros

el capricho de cocinar a gustito. ¿En serio?

¿Sin tiempo? -Bravo.

-¡Bravo, bravo!

-Hay trampa, seguro, hay trampa. A la de tres

quiero que levantéis todos a la vez.

¿Entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues una, dos y tres. ¡Ya!

-Ole. -¡Dios mío de mi vida!

-Qué alegría de vivir.

(RÍE) Esta prueba la paso. Vamos a ver, Tamara.

Tú que trabajaste con tu padre, una prestigiosa bodega.

Sí. ¿Qué has aprendido de vinos?

O sea, lo del aroma, la temperatura.

Y que en los stands hay escupideras.

(RÍE)

Si no, la gente se cogería un colocón y lo escupen.

Lo toman en boca y lo escupen. Me parecía repugnante.

Pero aciertan bastante.

Es flipante cómo cata la gente el vino

y escupe con una facilidad... Es como un arte.

(RÍE)

Aspirantes, por vuestras caras creo que esas copas de vino

no han sido suficientes para tranquilizaros.

No. Por eso, vamos a recibir

a dos amigos que han venido a daros la bienvenida.

Estuvieron en vuestro lugar y salieron aquí coronados

como MasterChef Celebrity. Adelante Miguel Ángel Muñoz,

ganador de la primera edición, y Saúl Craviotto,

vencedor de la segunda.

Hola. Hola. ¿Qué tal?

Ay, qué alegría.

Miguel Ángel es amigo y me ha dado mucha ternura verlo

aunque estaba en el lado de los jueces,

a Saúl no lo conocía personalmente,

qué guapo es, por Dios. Es lo único que he pensado.

Bienvenidos a "MasterChef". Muchas gracias.

-¡Mi vecino! -¿Sí?

Miguel Ángel, ¿te han llamado pidiéndote consejo?

Alguno. ¿Cuántos?

(RÍE) No muchos. ¿Quiénes?

Chívate. Almudena me llamó

El señor Avellaneda también. Y hay otros

que me podían haber llamado y no lo han hecho, como Elena,

que somos amigos. Félix y yo somos muy amigos

y no me ha llamado y sé con quién se está preparando.

¡Ah! ¡Eso no nos lo ha contado! ¡Ah!

¡Boom! ¿Qué pasa? -¡No lo has dicho!

-Es un arma secreta, tronco.

-Aquí todos algo se están preparando

y si no lo estáis haciendo, os digo que lo hagáis ya,

porque cuanto más estudiéis y practiquéis,

mejor lo vais a pasar aquí con toda la tensión.

Saúl. ¿A ti no te han llamado?

En esta, no. Todos para Miguel Ángel.

¿Y si te hubiesen llamado qué les habrías dicho?

Consejo le daría que aquí hay que pencar,

hay que trabajar mucho y sobre todo disfrutar de la experiencia.

El tiempo pasa muy rápido y ha sido de mis mejores experiencias.

También pasé lo mío, perdí siete kilos del estrés, de los nervios,

al final se consigue a base de trabajar como en todo.

Como en el deporte, como el cualquier oficio.

En la cocina lo mismo.

Sabemos que os gusta cuidaros, no hay nada más que veros

o repasar las carreras de algunos de vosotros,

por eso hemos decidido que os estrenéis en estas cocinas

haciendo un plato vegetariano. ¿Vegetariano?

Con el que tendréis que demostrar vuestro nivel culinario.

Para demostraros que la cocina vegetariana

puede ser apetitosa, variada y nada aburrida,

nos acompaña un chef al que han descrito

como el responsable del renacimiento de las verduras

y el hombre que cambió la forma de comer de los londinenses.

Ha publicado siete libros, convertidos en best sellers,

y es el cocinero de moda

entre las celebrities internacionales.

Madre mía. Desde los Delis Ottolenghi

y los restaurantes Nopi and Rovi en Londres,

Yotam Ottolenghi.

¡Guau! -¡Guau!

"Hello".

"Hello".

He estado en Clínica Buchinger, todo muy vegetariano,

y vi los libros de Ottolenghi. Cocina muy bien los vegetales,

pero él lo mezcla un poquito con todo.

Entonces, bueno...

Es un especialista

en cocinar con vegetales. Tiene una cocina increíble.

Yotam.

Juan, ¿quieres preguntarle algo? Sí, "espik inglis".

(JOSÉ) ¡Pero si no sabe! ¿Sabes español?

-"Espanis", ¿o cómo se lo digo?

¿La ensalada cómo se hace? A ver. Una ensalada.

Con tomate, claro, tomate.

-Y lechuga. -Lechuga.

Pepinillos, el pepinillo también.

-Pepinillos no, pepino.

Pero algo más.

¡Yo qué sé! ¡Yo le echo de todo!

-Se le echa, ¿cómo se llama esto? Porro, porro.

¡Porro, porro, porro! Eso no es cocina vegetariana.

Son hierbas también, se puede echar.

Porro, o como se llame.

-¿Tú sabes decir algo en inglés? -No.

-"Guate". -"Guate" es agua.

(INTELIGIBLE) -"Dre".

-"Dre", claro. -"Dre".

Ha traído dos platos, va a empezar con el salado.

Os está explicando que ha hecho un plato, unos hilillos de kanafi,

es una pasta filo cortada muy finita,

la ha rellenado con ricota, berenjena

y queso pecorino. Madre mía.

-¡Guau! Eso me lo comía yo.

-Pero mira, está suave.

Es una pavlova, se hace con merengue duro,

él hace merengue blandito, como una esponja,

y lo rellena con crema y frutos rojos.

Ah...

-No tenemos que hacer eso, ¿no?

-Ese le hago yo. -¿En serio? ¿Hay que hacer eso?

-Podremos hacer un plato vegetariano normal, ¿no?

Aspirantes, antes de que empecéis a cocinar,

vamos a despedir a Yotam.

(Aplausos)

"Bye, bye".

"Thank you", chef.

(YOLANDA) "MasterChef da miedo".

(ALMUDENA) "Tengo una tensión en los antebrazos".

Me da miedo entrar en pánico y no saber cocinar.

-Yo igual.

Aspirantes, tenéis que hacer un plato libre vegetariano,

dulce o salado... (TODOS SUSPIRAN ALIVIADOS)

...en sesenta minutos. Y tenéis tres minutos más,

para hacer la compra en el supermercado.

(OBREGÓN) Qué bien.

Por favor, queremos orden en las cocinas, hay que cocinar

y limpiar a la vez. Vale.

El mejor, además de ganar 4.000 euros

que podrá donar a la ONG que elija,

conseguirá una importante ventaja para la prueba de exteriores.

¿Estáis preparados? (TODOS) ¡Sí, chef!

El tiempo para entrar en el supermercado comienza

en tres, dos, uno, ¡ya! ¡Vamos!

-¡Bien!

(JOSÉ) ¿Dónde está aquí el arroz?

¿El arroz dónde coño está? -A ver.

(JOSÉ) La cesta, la cesta, Juan.

-Ay, ay, ay, ay.

-Qué horror, qué estrés.

Qué lío cuando hay tanta gente. Madre mía.

Frutos secos, frutos secos. (JOSÉ) ¿El arroz dónde está?

A ver, ven aquí. A ver. Este.

Este es el arroz. ¿Este te vale?

Hala, otra, otra. Joder... Ah, aquí hay ajo.

A tomar por saco. -¡Patata!

-Joder lo que me pesa todo.

Cinco, cuatro,...

Qué de cosas he cogido. ...tres, dos,...

¡Qué diver! ...uno.

¡Tiempo! ¡Vámonos!

-¡Hala!

-Coño, qué susto. -Te he despertado.

-Sí. -A ver...

Ya me he cortado.

-¿Ya se ha cortado alguien?

-A tomar por culo.

No me he cortado cortando, que es peor.

Me he cortado al abrir el cajón,

pero nada, hace un año me cortaba y veía sangre y me asustaba

y ahora con todo lo que he visto de hospitales,

me ha empezado a sangrar y venga, para adelante.

-¿Te has cortado? -¿Te has "cortao"?

-Un poco. -Ten "cuidao", macho.

A priori veo, por los ingredientes que han cogido,

no van a reproducir las recetas de Ottolenghi.

Serían unos osados. Si el primer día

quieren reproducir estos platos, no me lo creo.

¿Y vosotros qué haríais? En esta primera prueba,

no me metería en un jardín y que me fueseis a dar.

(SAÚL) Yo tiraría por un arrocito.

¿Un arroz de verduras? Un arroz,

socorrido, bueno, rico. Que sí.

Me parece una idea muy buena.

Qué gusto de cuchillos.

-Ya, cortan que no veas. -Qué miedo,

no qué gusto, qué miedo.

-Cuanto más afilados, menos te cortas.

-Pero eso no tiene mucha lógica.

¿No?

-No he cortado los champiñones peor en mi vida.

-Ay, que no he cogido las cebollas. -A mí me sobra una.

-Como no veo, creí que esto era una cebolla.

-¿Quieres cebolla, Ana? Yo tengo.

(SEVILLA) Si a alguien le sobra... -Te doy.

Toma. -Gracias, gracias, gracias.

¡Félix! ¿Sí?

Sabes que no se puede ceder ingredientes.

Perdona, no lo sabía. Devuélvesela, por favor.

Lo siento.

-Se la devuelvo ya mismo. -Hay que ser generoso.

Sí...

Si necesitas algo, vecina, ya sabes.

-Vale, cariño mío, mi amor, mira qué culo más bonito estoy viendo.

-Yo tengo al Sevilla y me está gustando mucho.

-Ya, ya, ya. -A mí el culito del Sevilla.

-Sevilla, tienes un cuerpo...

-Mi parte trasera siempre ha sido la mejor.

-Solo voy a utilizar verduras de diferente cocción, no hay más.

-No sé hacer nada, pero lo voy a hacer todo,

porque sí.

-Necesito hielo. -Pues vete a una gasolinera.

(Música rock)

Parad, parad la prueba. Parad.

Ahora seguimos, os tengo que dar una buena noticia.

Me han llamado para ir a "MasterChef".

(RÍE) -¿"MasterChef"?

Yo soy más de comer que de cocinar, otra cosa

es que sé de cocinar, de comer, como desde que nací

y de cocinar, cocino desde los 12 años

que hacía de comer en casa

y lo intentaremos demostrar ahora, en "MasterChef".

¡Eco!

(Música)

Las apariencias engañan, yo soy un tío muy sensible

para todo y a ver si esa sensibilidad

la puedo aportar en cada plato que haga.

#Un, dos, tres... (TODOS) Un pasito para atrás.#

-¡Muchas gracias!

(Música)

Ahí suena, ahí suena.

-Mira, yuju. -La que no sabía cocinar,

te das cuenta. -Usa la máquina del vacío.

-¡Oh! -Es lo único que sé hacer, ¿vale?

-Vais muy sobrados, no paráis de hablar.

-Es que hacemos dos cosas a la vez, mira qué maravilla de cebollita,

qué bueno, a mí la cebollita, sí. -Estoy siguiendo la máxima

de lo menos es más y a partir de ahí

haré unos espárragos hervidos y una salsa de ajo que le dará

un sabor muy especial.

-Te has traído todo el jardín botánico.

-No, es que me lié y dije: "Haré un postre" y la lié.

Juan Avellaneda es el único que se atreve con dulces.

A ver, qué más, las pasas hidratadas.

(Música)

Estoy haciendo unas lentejitas que siempre me salen bien,

pero hoy igual me salen mal.

En mi casa se ha comido muy bien siempre,

mi abuela tenía un restaurante donde iban muchos artistas.

El restaurante estaba muy sucio eso también te lo digo

porque tenían gatos y los gatos parían allí, sí,

el restaurante era un cachondeo, pero, fíjate, cocinaba tan bien

que todo el mundo iba.

Saúl, acompáñame. Vamos allá.

-El jurado que no se acerque, por favor, qué miedo.

Hola, Tamara. Hola.

¿Cómo estás, mujer? Muy bien, gracias.

Dinos, qué estás haciendo. Intento hacer una "velouté"

de champiñones y después con un espárrago blanco.

¿Y el espárrago va cocido? El espárrago va cocido.

Vale, es que como no hierve el agua.

Es que estoy esperando. Lo normal es poner el agua,

la hierves con un poco de sal y al hervir, pones los espárragos.

Eso es lo normal. Y un consejo,

si los pelamos, ya fenomenal. Ya decía yo que me faltaba algo.

Te lo agradeceremos. Pelar el espárrago.

Pero va bien. Cuando Tamara salga de aquí

le quitará el puesto a Ramona que es quien cocina en su casa.

Ojalá, es buenísima cocinera, pero yo quiero un montón a Ramona.

¿Sabes cómo empieza Ramona siempre a cocinar?

Encendiendo la inducción. Sí, gracias.

Tamara, vamos. Suerte.

(Música)

¿Qué tal vais, chicos? -Vamos bien, bien.

-Juan, ¿qué haces, hijo? -Ensalada.

-¿De qué? -De lechuga.

¿Y qué dice Juan? Bien.

-¿Cómo va? -A mí...

¿Pero cuándo empezarás a cocinar? Estoy haciendo una ensalada.

Me cago en la mar salada, pero... (SAÚL) Ostras.

-Ese no vale, lo quitamos.

Oye, oye, la tienes atada y bien atada la ensalada.

A ti no se te escapan las cosas. Y la cuerda está ahí,

está hasta la cuerda. (RÍEN)

Madre mía. No me di cuenta, tío.

Prueba esto, verás qué rico está. Este lo tiro.

No, pruébalo, dale un bocado, si me lo quieres dar, claro.

¿Está malo eso? No. Crujiente, ¿no?

Está rico. Muy bueno.

No te queda nada en la cesta, claro.

Juan, a ver qué has traído. A ver.

(SAÚL) Ostras. No, vegetariano es.

Yo soy vegetariano, sí. Sí, digo que el plato

es vegetariano. Totalmente, es 100%.

Esto es un desastre, ya te lo digo yo.

O le damos una vueltita y medio me lo aliñas

y frío los espárragos, los salteo y le pongo...

Un par de huevos. Juan, algo.

Algo, vale. Dale una vueltita

porque esto es terrible. Esto se lo iba a echar.

Vale. Bueno, Juan, que vaya bien.

Déjame que coja unas patatas, ¿alguien?

-¿Quieres una patata? -No podemos, Ana.

-¿Por qué? -Me echaron bronca.

(Música)

-Hago lentejas por un lado y arroz por otro

intentando hacer esa mezcla en el emplatado final.

Espero que este plato, los chefs me aprueben,

la verdad, que no me den el pistoletazo de salida ya

marcándome como uno de los malos.

(Música)

¿Qué estás haciendo? -Un "carrot cake".

-Es el primer día, estáis flipados, luego decís de mí.

A mí la cocina me viene desde pequeña

porque iba con mi madre al mercado a comprar

y eso era el mejor momento de la semana. Soy de las pocas

actrices que me llevo los taper a los rodajes

y me llevo mi comida que está más buena

que la de los catering. Lo voy a hacer bien, anímame.

-Y, sobre todo, si no lo haces bien,

al menos estás buenísima, mira qué cuerpo tienes.

-Yo siempre he sido muy fan de "MasterChef" y cuando vi

que había la edición de "celebrities"

yo ya pensaba: "Por favor, yo quiero entrar".

-Por lo menos, céntrate en los glúteos.

-Tengo que ir guapa. -No seas zarrapastrosa cocinando.

De verdad, no puedo con las jipis cocinando.

-Me parece que es superemocionante que es duro, también,

me gusta la pelea, la lucha.

(Música B.S.O "Rocky")

Vengo a comerme a mis compañeros con patatas.

(Música)

Oye, oye, pero eso qué significa, cuánto tiempo queda.

-Va al revés. -Como la visión

de Leonardo Da Vinci que escribía al revés.

-¿Sabes que nunca entendí ese reloj?

-Va hacia atrás. -¿Cuánto queda?

-Yo no entiendo este reloj. -¿Qué hora pone ahí?

Mis gafas, no veo nada.

¿Cuánto queda? -12 minutos.

-¿12? 50 minutos. -35.

-¿35? -48.

-¿48? -36.

-"Porfa", ¿alguien me puede decir la hora que no la veo desde aquí?

-36 faltan. -No, quedan 10 minutos.

-Joder. (JUAN RÍE)

-"Chungui", ¿qué tal vas? -Muy bien.

Bueno, José, ¿cómo estamos?

Aquí haciendo el arroz a ver cómo...

Bueno, llevabas razón cuando me dijiste

que eras mejor cocinando que tu hermano, lo dijiste antes.

Bueno, me apaño un poco mejor, sí. Dinos qué haces.

Pues hago arroz con...

¿Cómo se llama? No me acuerdo.

-Sofrito. -Sofrito, eso.

¿Estás mal del estómago? No, hombre.

Como lo haces blanco que es cuando se está malo del estómago.

Hay que comer arroz porque es bueno y hago mucho deporte.

¿Sí? Claro, yo corro, hago de todo.

Pero... ¡Juan!

A buscar un par de huevos.

¿Puedo?

Cógelos, cógelos. Dónde están los huevos aquí.

Son los ovaladitos, Juan. ¿Dónde están aquí los huevos?

Los huevos no están. Míralos, Juan.

¡Aquí! ¿Dónde?

Delante de ti los tienes. Pero es que esto hay que...

Vamos a ver, pero esto hay que freírlo.

(PEPE RÍE) (MIGUEL ÁNGEL) Madre mía.

Trae, esto deberías hacerlo al principio, al súper se entra

solo una vez. Vale.

Lo siento, Juan, pero no te los puedo dar.

Vale, no pasa nada. Alíñame eso bien.

Vale. Qué guerrita

me vais a dar los dos hermanos. Yo pondré todo mi amor

y cariño en la cocina, en hacerlo bien.

-Eso es importante. -Poco a poco.

Dale, suerte. Emplátalo bonito, José.

-Sí, sí, lo voy a emplatar bonito, ¿vale?

Venga, dale la vuelta a la cabecita un poquito.

Venga, José. Vale, vale, venga.

Juan, de verdad, no te puedes meter al súper

porque ha pasado el tiempo. -Si no puedo, cierra la puerta.

Si está abierta, entro.

-Claro. -Vamos a ver.

(Música)

Ay, ay, ¿está bien lo mío, no? -Pero bájala.

-Sí, es verdad, que me explota.

Ponte para que te dé limpieza de cutis.

-Ya. -Que se te abra el poro.

(ANA) Toma, qué borrachera con el vino.

Esto es horrible. Bueno, Elena,

por fin viéndote cocinar.

Ya. Qué ganas tenía.

Pues cocino un poco... Pues he hecho una quinoa

con puerro, champiñones y zanahoria, un poco de pasas

y una salsa de leche, nata y queso ricota,

pero se me ha emborrachado. ¿Un risotto de quinoa o qué?

Sí, como un risotto, pero con quinoa y en vez de arroz

pongo quinoa. ¿Y en vez de caldo, leche?

Nunca vi una sopa de quinoa, ¿tú? Bueno, démosle una oportunidad.

Oye, a lo mejor, de repente te inventas la receta del siglo.

No, bueno, no sé. ¿No crees, no?

Quema un poquito.

Arréglalo. Vale.

Dios, ahora es el momento en que me pongo a llorar

y hago así y me voy a mi casa.

Yo soy una persona muy positiva, pero me han dicho

que mi plato es una mierda, básicamente.

Qué horror, ya me ha dicho Samantha:

"Tu plato no sabe a nada". -Échale sal.

-Si solo fuera la sal.

(ALMUDENA) Ay, Dios. Hago un risotto de verduras,

como dijeron que fuera vegetariano, la ganadora

de la edición anterior empezó como yo,

nunca se sabe, pero, que no tengo tanta expectativa.

(Música)

Cuatro juegos olímpicos, 17 libros escritos,

he hecho series de televisión y me he adaptado a todo,

pero esto creo que me supera y tengo a Cristian,

que creo que se me irá de casa como siga así.

(Música)

Almudena, perdón, perdón. -Qué alegría de verte.

-Mira, perdona, conciliar vida laboral y madre

es complicado, pero ya estoy aquí.

-Yo he sido juzgada por un jurado durante

21 años de carrera, pero el jurado estaba ahí,

daba su nota, la subían a un marcador

y no les veía la cara,

pero aquí el jurado te lo dice así, pam.

-Confía en tu potencial, en tus ganas de aprender y de hacer

y el programa es tuyo, llegues a donde llegues.

-¿En "MasterChef" no se puede pedir

el comodín de llamar a la madre? ¿Se puede o no?

(Música)

Eso es muy pro, Ana. -Has visto.

-Muy pro, muy por. -¿Tú, qué haces, gordi?

-Estoy dándole calor humano. -Sevilla, ¿cómo vas?

-Ahí estamos, creo que estoy haciendo el plato

más básico de verduras, papas con coles.

Las papas las echo en escabeche y las coles las echo

con ajo y pimentón y también hice un puré

de zanahoria donde eché las papas del escabeche con pimentón.

La ensalada que te preparó Juan. Os va a encantar.

Todos esos desechos que tirarías, ha dicho: "Esto vale todo".

Yo he terminado en tres minutos.

Tiene buena pinta, tío, que no le guste

es otro problema. Ya, ya verás.

-¿Ya habéis acabado? -Yo ya acabé.

Hace una hora que terminó. Ay, madre.

He terminado en cinco minutos, tío.

(RESOPLA) Madre mía, eh.

Aquí estamos finalizando ya para meterla en el horno,

tú lo tienes todo controlado, Marta.

-¿Eh? -Lo tienes todo controlado.

No me salió nada mal. -Un monstruo viene a verme.

Por favor, Miguel Ángel, vamos. Sabía que vendríais,

no podía venir Samantha. ¿Por qué?

¿Pero por qué? -No sé, estoy haciendo inventos.

-Qué bonito eso, ¿no?

Qué invento vegetariano estás preparando.

Pues uno de mis platos que más me gusta cocinar

que son unas lentejas con muchísimas verduras.

Es tu plato estrella el primer dia.

No, que me gusta a mí. Que te gusta cocinar.

A lo mejor, a ti no te gusta, ¿te gustan las lentejas, Jordi?

Bueno, ¿este es el plato que llevas ensayando tres años?

No, ese te lo haré el último día si me dejas estar.

Te garantizo que eres a la que más voy a exigir.

¿Sí? Porque dicen todos

que maravillosa Marta, lo hace superbien,

ganará seguro, ¿no jugará eso en tu contra?

Claro, pero si no tengo ni idea.

Quiero unas lentejas que me salgan chiribitas.

Pues nada. -Están todos

que no terminó ninguno, ninguno. -No, date cuenta,

el mejor plato el mío.

Ay, qué delantal. -Pedazo de ensalada,

con nueces, con todo. -Claro.

-Tiene buenísima pinta. -Está buenísima.

La que sabe es la Ana, ella sí sabe, Ana lo hace...

-He hecho un "risotito". -¿Qué tal, Ana?

-Hombre, hola. -Hola.

Qué tal, Ana. Hola, Jordi.

La verdad, voy que no sabía qué hacer y como lo único

que sabía hacer era el risotto, pero, claro, nunca hice un caldo

de verduras y creí que habría caldo en tetrabrik

y me inventé el caldo. En tetrabrik.

Hombre, te diré que a Ana la veo más inteligente

que al resto porque viene diciendo que sabe hacer nada,

qué mal se me da. No sé hacer nada.

Sólo sé hacer risotto, ha hecho risotto.

Bueno, veo que tiene buena pinta. -Está bien, pero me pasé

de pimienta, que lo sepáis porque tengo problemas

con la vista y de lejos no veo nada,

entonces, cogí el apio pensando que eran cebollas.

¿No entraste con gafas al super? Sí, pero no me dio tiempo

a ponérmelas. A mí me gusta dar consejos.

Dame todos los consejos. En este caso, si logras pasar

de esta jornada, tráete las gafas la siguiente, suerte.

Suerte, Ana. -Vale.

-Elena, ya hemos terminado hace 40 minutos.

-Pues qué suerte. Me han dicho que no sabe a nada.

-¿No? -Lo intento arreglar.

-Si no le echas sal. -Le eché sal y de todo.

¿Qué tal? Bueno, pero bueno.

Qué es eso. Se me ha ido la olla

e hice una reinterpretación de un "carrot cake"

ya que nadie hace postres,

al final es un puntito. Ya te veo. La idea es buena,

la presentación es buena, sabes que cocinas, tienes mano,

pero te falta algo. Vale, tomo nota.

Vale. Prometido, dame la mano.

Se me va. -Te la doy yo.

-Bueno. -Suerte.

(JUAN) Cinco minutos. -¿Cinco?

-No sé, digo yo. -Eres un mamón.

-Somos Los Chunguitos, tío.

-Venga, es que somos... -Somos así.

-Yo los jueces no sé, pero mi madre estará de orgullosa.

Hola. Hola.

Qué tal. Mira, sin saber qué estás haciendo

ya te daré ese pequeño consejito, primer día

que salga rico, que esté bien, pero no metas toda la artillería.

Esto no es toda la artillería. ¿No es toda la artillería?

Cuéntame, cuéntame. Pues inspirada en uno de mis platos

favoritos del mundo mundial que es una ensaladilla

de espárragos, de Rodrigo de la Calle.

Jo... Ya, pero es que yo hice mi versión.

Quizá me refiero a eso al decir

que echar toda la artillería el primer día, versionar platos

de grandes chefs. No se me ocurrió otra cosa.

Hoy es hacerlo bien sin errores, enseñando tu nivel,

pero sin pasarte. Ya.

¿Cómo lo ves? Muy bonito, sí,

pero para el primer día...

-Para el arranque "too much". -Sí.

Vamos a dejarla que reflexione sobre lo que le dijimos.

Tiene una mala leche, pero te lo dice sonriendo.

(Música)

Hola. -Ana, qué tal, cómo estás.

-Estoy ilusionada y aterrada

por entrar en las cocinas de "MasterChef".

¿Esto qué es? -Te voy a enseñar a esferificar.

-No, no, pero no, o sea... ¿Por qué la gente esferifica?

Nadie esferifica en casa.

Me preocupa mucho que me echen en el primer programa

porque soy un pelín orgullosa.

Rodrigo, no me sale, de verdad. -Esa no es la actitud.

-No es una cuestión de actitud, es que estoy muy nerviosa.

Yo voy a ser yo porque además me imagino

que con tanta tensión, solo te puedes dedicar a ser tú,

así que, me voy a dejar ver.

¡Toma! -¿Pero ves?

¿Has visto como es muy fácil después de 10 litros de líquido?

-Voy a hacer otra, otra. -Ya cogiste el tranquillo.

(Música)

Ay, que he manchado todo el plato.

Aspirantes, últimos tres minutos.

(VICKY) Qué desastre, señor. bueno, ahora lo limpio, ¿vale?

Esto es así. -Los Chunguitos hemos terminado

y emplatado que está y todo, emplatado.

-Emplatado. -¿Y lo dejas con el molde

todo el tiempo? -Hasta que venga y lo vean.

-Cuando vengan ellos lo quitas, ¿y qué has hecho?

-Pues no me acuerdo. (RÍEN)

(JUAN) El Sevilla sí sabe.

Vamos a probar los platos estos de aquí

que será lo único decente que comeremos hoy, ¿os parece?

(MIGUEL ÁNGEL) Tenemos las olimpiadas,

te lo pido por favor. -Estoy pecando.

-Está buenísimo, ¿no?

-Está bueno. -¿Sí?

Aspirantes, último minuto. No, no, no.

#Bailando... #Na, na, el vacío... Bailando.#

-Madre mía, Vicky, menos mal que diseñas como Dios.

Ahora, papel.

Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres... Que sea lo que Dios quiera.

Dos, uno, tiempo, manos arriba.

¡Bien!

(ANA) Nerviosa porque soy consciente

de mis limitaciones,

así que, no sé qué me dirán.

Si quieres convertirte en un auténtico MasterChef,

en la escuela "MasterChef Online" encontrarás una oferta imbatible.

Técnicas, trucos, cocina internacional,

de aprovechamiento y más de 260 recetas

de platos deliciosos que sorprenderán

a familia y amigos. Cocina con la escuela

"MasterChef Online".

Miguel Ángel, Saúl, gracias por acompañarnos

en el arranque de la cuarta edición de "MasterChef Celebrity".

Un placer, sabéis que es vuestra casa

El placer es nuestro. Y nos vemos, suerte.

Gracias, Pepe. Gracias.

(Aplausos)

Qué majos, eh.

Aspirantes, os estrenaréis con la primera cata.

Yolanda, José Miguel y Almudena, por favor.

Los primeros. -Suerte.

Esto lo he visto en televisión. -Vamos, venga, vamos, venga.

Yolanda, cuéntanos el nombre de esta maravilloso plato.

Antes no se te conocía y ahora estás hasta en la sopa.

Defínemelo, por favor. Antes no se le conocía

y desde que llegó todo lo hacen con aguacate.

Vamos a probarlo.

Lo del picante es que me he equivocado.

Ah. Porque quería hacerla con curry

y he cogido picante. Y pusiste una cucharada sopera.

Claro. Le sobra el picante

y el aguacate con lentejas no lo hubiera usado nunca,

no tengo cultura de ello, pero se te ha caído

y lo podías poner si piensas más en el plato,

pues integro el aguacate de alguna forma a las lentejas,

pero hiciste un potaje de lentejas y metiste el aguacate

para salir del paso. Hay que pensar más lo que hagamos.

Tenéis razón, "chefes".

Ole, mi Juan. Juan, que te estás durmiendo.

No, qué va, por favor.

¿Seguro, estás bien? Vale. Estoy pensando.

¿Estás pensando? Claro.

Vale, me alegro, Juan. Y asimilando.

José Miguel, cuéntenos usted. Pues yo soy de la idea

de que menos es más en muchos casos,

sobre todo, cuando el producto es muy bueno.

(Música)

El baloncesto aunque ya no está en mi día a día,

formará parte de mi vida para siempre.

He aprendido a sufrir, a superar retos,

ahora llega otro reto,

ahora me enfrento a "MasterChef Celebrity".

Los tres jurados ya saben que dirán lo que sale.

Los tres jurados van a ser peor que tres entrenadores nuestros.

Vengo a intentar ganar a todo el que se me ponga

por delante porque soy un ganador.

Quién no me dice a mí que sea el próximo deportista

que gane "MasterChef", a eso voy.

José Miguel, nombre del plato. Montañas de Montserrat.

Creo que la combinación del espárrago

con algo más "crsipy" como las almendras,

tostadas en este caso, pues es una buena combinación

y todo regado con salsa de ajo.

-Qué bien habla, ¿no? Ha descrito el plato perfecto.

Agrade al paladar. Ojalá.

¿Qué te pasa?

Me cago... No me cuentes más.

¿Pero qué pasa, que pica? No me entero, ¿pica o qué?

Le doy una cada uno, toma.

Esto lo prueba Drácula y muere, pero al instante, eh.

Lo probé y me gustaba. Huele desde aquí.

Quizás me pasé un poco con el ajo, quizá.

Miguel, vamos a llevarnos bien. Sí, vamos a ver,

hay estética, los espárragos están muy bien cocidos,

pero la salsa de ajo, como has dicho,

está terrible porque es ajo crudo. Ese ajo blanco tiene que ser

muy sutil, muy sutil, sí, mucho.

El espárrago aliñado con aceite, maravilloso, la almendra

suave de sabor, eso funcionaría, con tanto ajo te lo cargas.

Muchas gracias. Almudena, nombre del plato.

Nacimiento de trigueros y champiñones.

Iba pensando en hacer como unos pimientos rellenos

que era como lo seguro para mí y no había pimientos de bote,

era todo... Natural.

Fresquito. No había pimientos rellenos

hechos ya de esos congelados.

Entonces, cambié, sobre la marcha, de estrategia.

Más soso. ¿Es soso?

Come un poquito de ajo, ponle ahí

Y unas poquitas de especias ya...

Y ahí tenemos que sabe a algo, venga, esto es.

¿Mejor? Mucho mejor.

Muy soso, Almudena. Sí, él tiene un defecto gordísimo,

pero por lo menos ves que hay pensamiento.

Tú has dicho: "Un arroz, tres espárragos...

Nacimiento de espárragos", es un plato de arroz.

Me gustaría tener a mi madre aquí para que me diera algún truquillo.

Marta, Avellaneda, Ana Milán.

Es una ensaladilla de espárrago blanco,

guisantes, habitas, todo en crudo

con una mayonesa de berenjena ahumada.

¿Y por qué, las habitas te recuerdan a alguien?

A mi abuela. Ah, ¿y por qué? Cuéntanos.

Uh, pues porque ella era muy de celebrar todo

y, pues a eso de las 12, cuando cocinábamos todas... Uh.

Todas las mujeres en casa, ella sacaba una cervecita

y siempre sacaba mojama, habitas y cerveza

y entonces pensé: "Habitas crujen", y me recordó y me...

¿Por qué no se lo dedicaste a tu abuela?

Porque nos llevábamos fatal. Chocabas con tu abuela, claro.

Muchísimo y nos odiábamos y queríamos a partes iguales

y era como... Pero aprendí mucho de ella.

Está bastante bien, hay que ser algo atrevido

la primera vez y decir: "Marco mi personalidad y estilo".

Sí, creo que nos llevaremos un poco como con tu abuela.

¿Tú y yo? Nos llevaremos mal,

pero espero que, al final, valores lo que te digo.

No lo dudes. El conjunto está rico,

está crujiente el espárrago, la salsa es delicada

y marcaste un nivel del que a partir de ahora,

no tienes que bajar. Felicidades,

puedes respirar tranquila. Sí, chef, gracias.

Avellaneda, cuéntanos el nombre de tu plato.

Falso pastel de zanahoria, claro, es que no hay bizcocho.

¿Falso por? Porque no hay bizcocho.

La presentación es excelente y eres el único

que se arriesgó a hacer dulce y sabes que eso me encanta.

Hum.

El equilibrio de sabores es perfecto.

No tengo más que decir. Sí, sí.

Me encantó tu plato. Gracias.

Este plato está muy rico y este plato está muy bien hecho,

es un plato de alguien que cocina, esto sí sabe a lo que es

con lo cual, el gusto lo tienes, tienes la estética,

aunque parezca mentira con ese traje.

Hala... Pues la tienes,

la tienes en cocina, es broma, la tienes en cocina.

Si sabes que acabarás con uno. Pero está muy bien hecho,

muy bien presentado, Juan. Gracias, chef.

(RIENDO) Oh...

Durante el cocinado me acordaba de mi pareja

que me dice: "Venga, tú puedes", sobre todo, cuando... Huy,

me entra la lagrimera, joder. Sobre todo,

por un momento que se parece mucho al momento en que yo dejé

lo que hacía para dedicarme a lo que me gustaba.

Entonces, él me apoyó muchísimo y...Ya estoy llorando.

Marta, nombre del plato.

Yo he hecho unas lentejas trasnochadas.

Son las lentejas que me hago para el día uno de enero

que cuando me levanto con resaca me espabilan,

no sé si para vuestro gusto están un poco subidas de especias,

pero he intentado probando.

Y una interpretación de un plato clásico, tradicional,

elemental que le das tú la vuelta, pero que está todo perfecto,

está todo bien hecho. Está rico, ya está.

Señores, delante de cocinas. Gracias.

-Gracias. -Bravo, chicos.

(APLAUDEN)

Tú no te pongas a mi lado que eres muy alto.

-Pues me agacho.

Vicky, nombre de tu plato. Pues... Verde que te quiero, verde.

Verde que te quiero, verde. Quise que el protagonista

sea solo la verdura, no mezclarlo con nada más.

Y eso es lo que hice, diferentes verduras

de diferente forma. Vamos a probarlo.

Todo está bien hecho, bien aliñado, falta un poco como de...

Que tenga un poquito de sentido. No se diferencias las cocciones,

a la hora de mezclar los ingredientes juntos

y creo que no pones en valor ni la verdura ni el tipo

de cocción que usaste. Antes que se me olvide,

tengo que hacer el pedido de las verduras y del ajo.

De comino, que tampoco tenemos comino.

Bueno, le eché un pelín... No, si él echó un pelín de ajo,

no te preocupes.

Hay un aceite ahí con un comino, madre mía.

Yo intento aprender rápido. ¿Y qué dice El Sevilla?

Repollo al ajillo.

Pensé que nadie usaría el repollo porque es una verdura triste.

Cuando estoy a dieta lo como, es muy triste,

esa época de mi vida que estoy a dieta,

que son unos 11 meses al año, pues la alegría del rock'n'roll

se la quise dar con el vinagre, el ajo y el pimentón.

Es un batiburrillo, es un collage

de tres taper que tengo en la nevera

del día anterior y lo junto, lo caliento

y como que tengo más hambre que quien se perdió en la isla.

Hay mucha grasa. Bien.

De acuerdo. Hay muchos errores, amigo mío,

pero creo y estoy convencido que tirarás para delante

y nos darás buenos momentos. Así lo haré, chef, de verdad,

es mi intención y procuraré no perder

el sentido del humor a pesar de la tensión

y de la presión. ¿Estarás con el culete apretado?

(RIENDO) No, es que... Déjame, ven aquí, ven.

Es que te va a dar algo, hijo mío, de verdad.

De ahí viene lo de: #Sevilla tiene un color especial.#

(RÍEN A CARCAJADAS)

Me ha subido el color del pimentón, yo me relajo,

prometo relajarme. Álex, cuéntanos.

Yo creo que me he lanzado

como si hiciera un plato a los amigos de casa.

Creo que puse la ración

muy grande para lo que es "MasterChef".

Madre mía. -Una manzana.

-Bien, una manzana,

pero a que no sabes qué es esto. -Mi amor, deja la niña ya

que no se va a presentar a "MasterChef".

-Bueno, a lo mejor sí. -¿Qué es esto?

La cabeza de papá. -Sí.

Para mí, entrar en "MasterChef" tiene una presión añadida

que es que Patri llegó a la final y es un reto muy grande a superar.

Aún hay más presión porque mi abuelo escribió

uno de los libros de cocina

más importante que hay en el Reino Unido.

En la familia siempre ha habido una cultura muy grande

a nivel cocina. -Por más que estudies

no adivinarás las pruebas de "MasterChef".

¿Crees que serás capaz de meterte todo eso en la cabeza?

Mentiría si dijera que no quiero ganar "MasterChef",

obviamente, quiero llegar al final y poder ganar el programa.

El nombre de mi plato es "Born in the Mediterráneo".

OK. ¿Te lo traduzco?

No, no. ¿Lo entiendes?

Sí, lo entiendo. En honor a mi tierra, Mallorca,

cogí todas las verduras que tenía en el huerto

para darle gracia a esta lasaña y "voilá", espero que os guste.

Te digo una cosa, viendo tu plato aquí

no me parece, hombre, no es el más refinado,

lo que sí que no te invitaría jamás a mi casa a cocinar

porque si me dejas la cocina como me dejaste la tuya,

que tiene más mierda que la funda de un jamón.

(RÍEN) Si te puedo ser sincero,

estoy avergonzado, el tiempo me ha comido,

de verdad, que avergonzado estoy y quería transmitíroslo.

Lo primero que tienes que hacer es hablar con tu chica,

con Patricia, y decirle que te dé una clase particular

de emplatado, por favor, la necesitas con urgencia.

Cocinas sucio, desordenado, emplatas mal, pero tu lasaña

está muy buena. De eso, creo que tengo

un paladar especial,

de sabor creo que no fallaré muy a menudo.

Ana. Hola.

Nombre del plato. Un risotto novato,

"vegetarian" al reloj.

Porque he puesto como un relojito hoy se pararon las horas,

empieza una nueva vida para mí.

La de cocinera. La de cocinera

que me encanta aprender y que quiero aprender

y me viene muy bien porque solo pienso en el:

"Ay, qué nervios, el arroz que se pasa,

que no sé qué", qué gusto, tío. Una cosa,

es una buena oportunidad para estrenar la cocina de tu casa.

Sí, está según entras, a la derecha.

Os iba a traer un Omeprazol para protegeros el estómago antes.

Me gusta...

Está muy rico, no te puedo decir más.

¿De verdad? Es buen arroz con queso.

Estoy flipando en colores. Con verduras y es lo que pedíamos,

un plato vegetariano, rico con cocciones buenas.

Muchas gracias, me subiréis la moral

os lo agradezco, lo necesito. Espero que este programa sirva,

primero para que te relajes unos días porque vienes

de un año complicado y para que aprendas

que el mejor cuidado que se le puede dar a alguien

que está como tu pequeño es una cocina saludable en casa

hecha con todo el amor y si es el amor de la madre,

mejor que mejor. Gracias.

(Música)

Como dijo el sabio: "Que tu medicina sea tu alimento

y tu alimento sea tu medicina".

Gracias.

(APLAUDEN)

"Big mamma", "big mamma", "big mamma".

(ANA SUSPIRA) Vale.

No me lo puedo creer, estoy feliz, la verdad

que cuando te dan una buena noticia después de este añito que llevo

de quimios y tal, ha sido como un reloj

donde se paró el tiempo de las cosas malas

y que ahora viene todo lo bueno.

Félix. Tira.

-Venga. Yo no me considero vegetariano,

me gusta mucho la carne y lo intenté y no hay manera

y una vez que lo intenté me hablaron de mezclar

los cereales con legumbres para conseguir el aporte proteico

necesario y al decir: "Vegetariano", me explotó

en la cabeza y es lo que intenté hacer.

(Música)

La gente me reconoce por la calle por "Al salir de clase"

o el de "La República" o "Herederos",

pero si me tuviera que quedar con un personaje que quiero,

es Alejandro Magno.

Y Alejandro III de Macedonia os dirigirá, de nuevo,

a la gloria y a la victoria. ¡A la victoria!

Me lancé a esta aventura de "MasterChef" por mi madre,

es muy fan del programa, le hace mucha ilusión

verme aquí, así que lo daré todo en los fogones.

-Esto Jordi se lo come y se pone contento.

-A ver si es verdad porque tiene una mala leche...

-Hazle caso que le da buenos consejos.

-Sí, chef. Quiero ser el nuevo ganador,

no sé si estoy a la altura, pero lo intentaré.

¿Por qué no vas tú a "MasterChef" y me quedo yo aquí?

-Si fueras capaz, iría.

Félix, nombre de tu plato. Lentejas con arroz postentreno.

¿Pero no tiene caldo? No, quería haberlo hecho,

o sea, quería darle un punto diferente,

no quería hacer solo las lentejas y luego echar el arroz,

el típico plato de cuchara e hice una mezclita.

El fallo fue quitarle el caldo porque se quedó a medio camino,

es algo anodino, creo que tienes mano,

parece, se intuye por ahí la mano de alguien que sabe guisar,

pero lo que no ha sabido es hacia dónde querías llegar

con todos los elementos que pusiste ahí.

Me falta que concretes esas ideas.

Mi crítica no será larga porque quiero ver cómo evolucionas

porque este plato me decepciona y tú eres mejor

que lo que presentaste. Vale.

Elena.

Pues quería, en un principio, quería llamarlo, huy,

se me cayó la baba, madre mía. ¿Se te cae la baba?

(RIENDO) Es que está tan rico que se le cae la baba

de lo rico que está. Perdón, en un principio,

lo iba a llamar "Quisotto". "Quisotto".

Porque es quinoa. "Quisotte".

Pero luego pensé: "No", pero luego pensé:

"Lo mejor es que se llama Timbal de quinoa y verduras".

¿Hiciste alguna vez algo así parecido?

A mí la quinoa normal cocida

y ya está, pues no me terminaba de gustar

entonces pensé que quizá, con una especie de nata,

con ricota y un poco de leche para suavizar un poco

el sabor de la nata, pues quizá...

¿Sabes qué pasa? Que la quinoa es sosa por lo que dices,

pero tú la acompañas con leche que es suave de sabor

con ricota que me pasa lo mismo y lo que logras es un argamasa

insípida, no sé si será saludable, como quieres que sea

porque lleva mucha grasa.

Es que da un gusto oírlo. Yo quiero compartir

con vosotros este plato y aprended lo que no hay que hacer.

¿Qué te pasa?

Que te gusta. Sí, está muy rico.

(Risas)

-Vosotros sois los que sabéis, si está malo, está malo.

¿Sabes qué pasa? Es una amasijo, no hay un pensamiento,

no hay una idea, no es un plato, no hay un por qué,

este es el grave problema de todo esto, Elena.

Lo podéis llamar Para tirar, directamente.

-Que a mí me ha gustado. -Ya, pero no me vale.

A mi marido le gustaría, seguramente, ya te lo digo.

A lo mejor tenemos un paladar que no vale para nada,

pero, bueno, yo qué sé,

no nos morimos de hambre, la verdad.

Estamos muy apretados. Perdonadme, pero estoy viendo

un cuadro aquí, maravilloso

que me recuerda a la canción esa de...

#Y la de en medio de Los Chunguitos.#

Ah, me pongo en medio. -Ponte ahí, guapa, así.

Ahora mucho mejor. Me siento más protegida.

-Claro, somos tus guardaespaldas. -Vale.

-Guardaespaldas, claro.

En medio de Los Chunguitos, Tamara. Ole.

¿Estás bien ahí? ¿Me vuelvo a mi sitio?

Mami siempre dice que lo más importante

de la comida es que entre por los ojos

y que esté buena, pero si no te entra por los ojos,

no te apetece comerla.

De cocina sé, francamente, poco y en casa no suelo cocinar,

de hecho, siempre la que cocina es Ramona y cocina fenomenal

y no tengo la necesidad.

-Es que aprender el oficio es mucho más complicado

de lo que parece. -Si yo lo sé,

sé que es mucho más complicado. Voy con todas las ganas de aprender

y de vivir la experiencia. Cuando le echas ganas a algo

creo que tienes más posibilidades de que salga bien.

-Señorita, creo que llegará a la final, confío en usted.

-Ay, gracias, Ramona.

Tamara, cuéntanos el nombre de tu plato.

Espárrago de Casa Hortensia visto por "Instagram".

Un amigo mío estuvo en casa de Hortensia

y puso un espárrago así que decía que estaba muy bueno

que era muy sencillo y dije: "Me encanta la idea".

O sea, viste ese plato. Por "Instagram".

Por "Instagram", por eso lo añadí

por no sonar pretenciosa. ¿Qué salsa le has puesto?

Pues una "velouté". (JUAN) ¿El qué?

-¿Sabéis qué es una bechamel? -Claro.

-Pues igual, pero con caldito. -Ah, está bien.

-Está muy rico, muy bueno. -Muy rico.

Juan, ¿qué es una bechamel? ¿Una bechamel?

-No lo sabe. -Mahonesa.

(TAMARA) Lo de las croquetas. (RIENDO) Mahonesa.

En fin, Tamara, te vi dispuesta con el rollo de la "velouté"

y luego, tenías un espárrago en un agua fría y sin pelar.

Eso sí, eso sí, ese pequeño dato lo agradezco mucho.

Dato muy importante, claro.

¿Vas a la compra alguna vez al súper?

He estado yendo. Estos días atrás, vale,

pues imagina que estos días atrás

que has ido me gustaría ver tu bolsa

porque viniste con dos espárragos, seis setas y 50 gramos de harina.

Es que dicen que se acerca otra época de crisis.

Juan, ¿qué te ocurre? Estoy un poco mareado.

No te preocupes, a ver. Me levanto a las cinco de la mañana

y estoy un poco... Sí.

Mejor, ¿no? Gracias.

Juan, ¿qué tal estás, mejor, sí? ¿Sí, seguimos entonces?

Vamos allá. Ahora toca lo más difícil

que es probarlo.

Bueno, es un platito soso, un platito de principios,

de estreno, Tamara, justito. Sí.

Hay que ponerse las pilas, un poquito más.

Vale, chef. Te falta pasión absoluta

y la cocina es pasión, chispa, vida, ganas,

rollo y que no estés planita porque tu plato lo está.

Vale. O sea, tú quieres rock'n'roll.

"Yes". Vale.

(SAMANTHA RÍE) Ahora os vais a enterar.

Pégale a la guitarra, Juan.

Mi plato se llama vida.

Vida. Vida porque esto da vida.

-Y sano. -Y sano, claro, eso es vida.

Es que hay algunos que han llevado mala vida,

esto es verdad. Esa es mi opinión.

¿Me puedes decir los ingredientes que lleva tu plato?

¿Te digo la verdad? No me acuerdo.

(RÍEN) Más claro, agua.

No me acuerdo, es que no tiene experiencia,

a ver, a ver. Tamara, ¿quieres espinacas?

Sí, hombre, sí. -Está muy rico.

Esta es vitamina, anda, ven. Guapa.

¿Qué tal? Lleno de vida.

(RÍEN)

Llena de vida.

Voy a hacer una crítica constructiva...

Había un poquito de tierra en el... en el tallo.

-¿Por qué no lo has lavado? -Lo he lavado.

Qué vas a lavar. No has lavado nada.

No nos mientas, Juan. No te ha dado tiempo.

La lechuga se lava. He lavado la cebolla.

Con dos narices, has cogido el manojo de espinacas,

con su cordel y todo... Sí, señor.

Las has echado sin lavar en el bol y has terminado en cinco minutos.

Y he tardado mucho.

Nunca he visto a nadie con un nivel tan bajo.

Ni... ni lo verás.

Vale. A ver...

Juan, tú no has pisado la cocina de tu casa.

¿Cómo que yo no... cómo que no?

Imagina que es la sartén, estabas así.

Ahora te digo a ti una cosa. A ver...

Te voy a traer una guitarra, tócala.

Dame un abrazo, Juan, dame un abrazo, por favor.

¡Ole tú!

Ole, ole, ole.

Yo soy así... soy así.

Hermano, pero eso no se puede hacer en cinco minutos.

(SEVILLA) Y él ha hecho el arroz en diez...

Es la primera prueba del programa, aquí es donde evaluamos el nivel.

Ya lo sé. Ya sabemos el tuyo.

Lo he hecho con todo mi corazón y mi ilusión, de verdad.

José, el nombre de tu plato. "Vegetariano".

"Vegetariano". "Vegetariano".

Lleva cebolla, lleva pimientos y tomate,

y el arrocito cocido, que está muy bueno;

creo yo no lo sé. A ver, vamos a ver.

José, es un arroz blanco. Bien hecho.

Bien hecho, en cantidades industriales,

si tú eres de comer, ahí hay un platazo que lo flipas,

con pimientos cortados "tikitaka", tomate cortado "tikitaka";

más básico que el mecanismo de un chupete.

Has cocinado más que tu hermano, has cocinado un arroz....

En cuanto se arrimase al fuego... Tampoco iba a estar tres horas.

Hay que intentar pensar en cocina; has hecho un sofrito gracioso,

mézclalo con el arroz. Seguirá siendo un arroz infantil,

pero ya tenemos un punto de partida porque ahora vamos cero y uno.

Tú tienes un cero y yo tengo un uno...

Pues, un diez. -Un diez.

Cantadle al jurado, que se merecen algo, porque...

(CANTAN) # Pues, me he enamorado y te quiero, y te quiero...

# Y solo deseo...

# Y solo deseo...

# Estar a tu lado...

# Estar a tu lado, soñar con tus ojos...

# Besarte los labios...

# Besarte los labios... # Pepe, vete con ellos.

# Sentirme en tus brazos, que soy muy feliz. #

(TODOS) ¡Ole!

Os digo una cosa, si cantáis mal, habría que mataros, cabritos,

porque cocinar, ni un pimiento...

Ya aprenderemos. -Lleva razón.

Poquito a poco.

Nos respetan. -Nos respetan, sí.

-Y son los que mandan ahí. -Sí.

-Pero nos tienen cariño.

Yo eso lo veo, que yo soy muy listo,

que tengo siete sentidos, no cinco, tengo siete.

Aspirantes, la cata ha terminado, ahora tenemos que deliberar

para elegir los mejores platos de este reto.

(MURMULLAN)

Lo tienen muy chungo.

Tamara, ¿tenía mucha tierra?

Un montón, mientras hacían eso, yo estaba...

¡No! -Creo que sigo teniendo.

(RÍEN)

(MURMULLAN)

Tú lo has hecho muy bien. -Les ha gustado, pero no creo.

Lo tenemos.

Aspirantes, no se puede trabajar en una cocina sucia,

es básico, tanto por higiene como por vuestra seguridad.

Ha habido cinco aspirantes que nos han sorprendido

con platos ricos, atractivos, bien resueltos

y que cumplían con los requisitos de la prueba.

Esos aspirantes son...

Álex.

Ana Obregón. Uh...

Ana Milán.

Avellaneda.

Y Marta.

De los cinco, los dos mejores platos del reto

los han elaborado... Yo no creo.

Ana Obregón. ¡Ah!

Te lo dije, te lo dije.

Y Avellaneda. ¡Ah!

Felicidades a los dos.

Qué fuerte. -Me muero.

Cuando me vea mi madre no se lo va a creer,

estoy deseando acabar para llamar a mi niño

y a mi madre, porque no lo va a creer.

Y, de los dos, el mejor, además de tener una ventaja

muy importante en la prueba por equipos,

se lleva los cuatro mil euros para donar a la ONG que elija.

Avellaneda.

(TODOS) ¡Bien!

Qué guay. -Qué bien.

Enhorabuena, cariño. -Qué guay.

Te ha traído suerte el amarillo. -Mira el amarillo.

La verdad es que tengo un subidón...

Es como una balanza, tengo subidón y tengo un acojone brutal.

Enhorabuena, Avellaneda. Gracias.

Dinos a quién van esos cuatro mil euros.

Pues, mira, van a la Fundación Fero,

que, siempre, colaboro con ellos.

Gracias. -No, por favor.

Es una asociación que ayuda a la investigación contra el cáncer

y creo que es muy importante que les demos apoyo,

mientras más desarrollo haya será mucho mejor.

Para ellos van esos 4000 euros, que son supernecesarios.

En esta vida, si te lo curras

acaban saliendo las cosas. Sí que me han salido muy bien,

estoy alucinando, había platos que eran la pera,

pero estoy supercontento.

Ana Obregón, Juan Avellaneda, vuestros platos os han convertido

en los dos primeros capitanes de la prueba por equipos.

¡Yuju! -¿"Yuju"?

¿Vamos en contra? -Claro.

Ay, qué pena, es verdad. Estábamos tan emocionados...

Bueno...

Capitana, voy a ser capitana; además, me gusta mucho organizar,

así que creo que mi grupo va a ganar en exteriores, seguro.

(Música jazz)

Viajamos hasta mi tierra, Cataluña, para hacer historia,

las "celebrities" debutarán con una prueba grandiosa.

Si hay una provincia que representa esa cualidad es Girona;

posee la belleza salvaje de la Costa Brava

y la solemne majestuosidad de las montañas.

Precisamente, en una de esas montañas

se esconde uno de los complejos más exclusivos y lujosos de España.

En esta antigua fortaleza hay un hotel de cinco estrellas

donde hay una colección de joyería y arte contemporáneo única.

Aspirantes, esto sí es un estreno de diez,

primera prueba por equipos en uno de los enclaves

más impresionantes de Cataluña.

Bienvenidos a La Fortalesa de Sant Julia de Ramis.

(Aplausos)

¡La Fortalesa!

Tiene razón, el hotel-fortaleza es maravilloso,

pero tiene un pequeño defecto, el chef que dirige su restaurante.

Oh... -¿Quién es?

Aunque es un virtuoso y tiene un talento único,

la verdad es que es, un poquito, insoportable, el pobre...

Tiene mal carácter.

Imagino que no le pondréis cara, por estar verde en la alta cocina.

Ya empezamos.

Un tal... Jordi Cruz.

(Vítores)

¡Viva el señor director, señor director!

-Qué pelotas somos todos.

Como nos habéis contado que muchos lleváis semanas

entrenando con colegas nuestros con Estrellas Michelín,

qué mejor manera para testar vuestro nivel

que debutando en la prueba de exteriores

con un menú de Atempo diseñado por mí.

Madre mía... -Ahora no se ríe nadie.

Cocinaréis divididos en dos equipos.

Avellaneda, Ana, liderar es un privilegio,

pero siendo la primera semana no sé si os alegráis o no.

La organización se me da muy bien. -Tú me mandas hasta a mí...

Estoy mandando a todo el mundo, pimpampum, fuego...

Haré como en el taller, uno que borde, otro con botones...

Pero no es lo mismo, ¿eh?

La presión es triple, porque en el taller dices qué hacer

y sabes qué estás haciendo, pero aquí no tengo ni idea.

Creo que soy el aspirante con más ilusión,

porque la moda y la cocina son muy creativas.

¡Estás espectacular!

Juan, ¿esto de qué va?

La langosta, he dado una clase sobre cortarlas y me ha inspirado.

No tengo palabras para responderte...

Me hablas de esferificaciones, de deconstrucciones...

Todo eso me flipa, porque me parece que es magia.

¿Piensas que eres Jordi o algo?

No lo hago tan mal...

Esto no me lo creo yo... vamos...

Nunca lo he tenido fácil para conseguir lo que quería,

de día estudiaba Ingeniería y de noche estudiaba Moda,

me lo he tenido que currar.

Tengo que llegar a la final, es un tema personal.

¿Te cocino algo? -No.

-Pero... -Tú me vistes como me vestías.

-Pruébate este. -No, no.

-Es superbonito. -No, no, no, no.

Avellaneda. A ver...

Por haber sido el mejor de la prueba anterior,

aquí va tu superprivilegio... Uh...

Podrás elegir a los siete para tu equipo del tirón.

Vale. -Ostras...

Bueno, bueno, bueno.

Te recuerdo que somos compañeros de profesión.

(Risas)

Elijo a Marta, veo que es alguien muy potente

y tengo buen rollo con ella, creo que eso es importante,

tener a gente de confianza que te pueda ayudar.

Elijo al Sevilla. -Gracias, guapo.

Si hay una prueba de fuerza lo veo que es capaz de todo.

Gracias.

Elijo a Ana Millán. -¡¿Qué?!

Te elijo. -Has dicho Millán.

Dame un cuchillito un momento, dame un...

He dicho Milán. -Me voy al otro.

Estoy estresado.

Te ha puesto otra ele.

Si es de más, mientras no te quite.

Se lleva a quien ha estudiado con Estrellas Michelín.

Yo no he estudiado.

Ella tiene talento natural.

(RÍE A CARCAJADAS)

Te recuero que soy compañera de profesión...

Qué estrés, qué estrés, qué estrés.

Piensa bien a quién quieres en tu equipo.

¿Sabes qué? De pequeño no me cogían en el fútbol

porque era muy malo y, entonces, tengo un traumita,

así que como hay dos personas a las que les tengo cariño...

¡No! -Sí.

No vas a decir esos dos nombres.

Sí, porque a mí nunca me cogían y es un trauma,

como hay que ser generoso, cojo a Los Chunguitos.

¡No! -Ah, bueno...

¡Estás loco! -Déjalo, es el capitán.

Marta, no seas así.

Oye, que me caéis superbién...

(ALGUNAS) ¡Marta...!

Vais a pasar de lechuga y tomate a Estrella Michelín.

Ah, eso está claro, eso lo sabía yo.

(RÍEN) -Eso ya lo sabía.

# Un poquito de tomate, un poquito de lechuga... #

Estamos muy contentos, primeros gitanos en "MasterChef".

# Ya está la ensalá... #

Donde vamos Los Chunguitos...

Hay alegría. -Paz y amor.

Nosotras partiendo la cebolla, que lloro mucho, y ellos ahí.

Lo tenían que hacer ellos.

La culpa de que no cocinemos es de nuestras mujeres.

No nos dejan entrar en la cocina. -No me deja.

Póntelo. -A ver cómo se pone el mandil.

-Póntelo tú. -Póntelo, a ver si sabes.

Verás, verás, verás.

Que no se preocupe la gente, vamos a dar alegrías y más cosas.

Como dice Pepe, "nos quedan tres segundos...".

Uno, dos y tres. ¡Arriba, arriba!

Y... -La sinceridad...

Ya llevas siete, cállate. -No llevo siete.

Cinco. -Lleva cinco.

¿Qué dos miembros más necesitas?

Álex, que creo que será una prueba de pescado,

estamos en la Costa Brava. -Y huele.

Huelo a pescadito rico. -Y él controla.

Te recuerdo que somos compañeros de profesión,

te recuerdo que somos compañeros de profesión.

Ya están. -No, me falta uno.

Te recuerdo que somos compañeros de profesión.

Y... ¿quién cocinó el otro día?

Venga, cojo a Tamara, que emplata superbién, ya verás.

Te has dado cuenta a los quince minutos,

te estaba haciendo así, te estaba haciendo así.

Te recuerdo que soy compañera...

Ya ha cogido a los siete, no le recuerdes más nada.

Así que, Ana, serás la capitana... Del resto.

Félix, José Miguel, Elena, Vicky, Almudena y Yolanda.

No sabes lo que te has quedado. -Encantada, encantada.

Confía. -Vamos...

Ya te digo, que no se lo pierdan, porque esto va a ser histórico.

Vicky, te noto muy contenta, ¿qué opinas de tu capitana?

Yo estoy por irme.

Ay, no. -Pero bueno...

-¿Cómo puedes decir eso?

¿No estás contenta? Voy a llorar ahora.

Escúchame, Ana no está muy bien. -Gracias.

Ana, mi amiga, no está muy bien.

Sabes que le ha hecho paella al mismísimo Spielberg,

¿sabes lo que llevas ganado solo con eso?

Solo sabe hacer risotto... Que no, que me da miedo.

Somos uno menos en el equipo y mi capitana es Ana Obregón...

¿Estamos locos?

(Música)

Entrar en "MasterChef" es un sueño y lo voy a vivir intensamente,

porque donde me meto me dejo la piel;

así que voy a dar todo de mí.

Ay, hermana... Hermana, hermana, hermana.

¡Hermana, hermana, que voy a entrar en "MasterChef"!

He traído pasteles porque dicen que hay que probar,

para aprender hay que probar.

Para mí, la comida va antes que cualquier cosa.

La repostería es mi mundo, pero es complicadísima,

dicen que es lo más difícil. -Puedes con eso y más.

¿A qué sí? -Seguro.

¡Claro que puedo! Por eso me los voy a comer.

Que tengan cuidado los jueces porque estoy asustada,

tengo susto en el cuerpo, pero no tengo miedo.

Este menú consta de cuatro platos, empezamos con un entrante...

Qué angustia tengo en el cuerpo, Señor Bendito...

No te angusties.

Válgame el Señor.

Un primero...

No sé si llorar o reír, ¿cómo puede haber tantas cosas?

Un segundo...

La vela tiene que ser chunga. -La vela se come.

¿Cómo que se come? -Se come.

La vela está elaborada con grasa de chuleta añeja.

¿¡En serio!? -¿Cómo?

Se hace la combustión y al fundir bien la grasa,

esa grasa la llevaremos a un crio bol

con los ingredientes que forman el steak tartar,

emplataremos delante del cliente y para rematar, jugo de ternera,

que perfumaremos con humo de parrilla.

Qué maravilla.

Y un postre...

Huy. -Este acaba de llegar.

Eso es dificilísimo. -Si es frágil es chungo.

Guau. -Qué bonito.

Qué bueno.

Impresionante, Jordi.

Ana, por tener un aspirante menos tienes la ventaja de elegir

qué dos platos quieres cocinar. ¡Ah...!

¿Prefieres los platos azules, el gazpacho y el steak tartar;

o los platos rojos, la lubina y el postre?

El azul. El azul.

Por tanto, Avellaneda, serás el capitán del equipo Rojo,

cocinaréis la lubina y el postre. Me encanta.

Aspirantes, uno de los sellos de identidad de mi cocina

es que muchos de mis platos se terminan delante del cliente

y no os vais a librar, pero como es una tardea delicada

voy a ser yo quien decida qué aspirantes de cada equipo salen

y lo voy a decidir depende de cómo os vea trabajar.

(ALGUNOS) Vale.

Cocinaréis para 42 comensales muy especiales;

reputados joyeros, orfebres, escultores y pintores.

Me encanta. -Qué guay.

Disponéis 145 minutos para cocinar 42 raciones de cada plato

¡¿Cómo?! Y quiero que sean 42 obras de arte.

Sí. -Totalmente.

Como siempre, nuestro supermercado proveedor de alimentos

os facilitará los ingredientes necesarios para cocinar

y donará el excedente que no uséis a comedores sociales.

Yo, antes de dar las campanadas, cogía y me relajaba;

creo que esto es lo mismo. Desde la tranquilidad,

sin tener ni puñetera idea de lo que hay que hacer,

pero paso a pasito lo vamos a sacar.

¿Preparados para enfrentaros a la primera prueba de exteriores

de la cuarta edición de "MasterChef Celebrity"?

(TODOS) ¡Sí, chef!

A por ingredientes y a cocinas en tres, dos, uno. ¡Tiempo!

Azul, azul. ¡Coged los delantales! Vamos...

Venga, vamos, chicos.

Ay, adiós.

Vamos, vamos, vamos, venga, venga, venga.

Toma, toma.

¡Vamos! -Venga.

Vámonos, que nos vamos, señores.

Venga, señores, nos vamos. -Ya estamos.

Madre mía, qué ataque de nervios. -Venga, venga.

Aspirantes, empezaréis a trabajar escalonadamente;

primero lo va a hacer el equipo Azul, vosotros,

y quince minutos después, vosotros, equipo Rojo.

Vale. ¿Está claro?

Equipo Azul, a cocinar en tres, dos, uno... ¡Mucha suerte!

Gracias y suerte, ¿eh? -Igualmente.

Rompeos una pierna. -Adiós.

¡Lavaos las manos! -Tranquilidad.

Yolanda, dinos "hola". Así la distraemos.

¡Hola!

(Risa de Ana Milán)

Chicos, tranquilidad... -Vale.

Vicky, que es andaluza...

Pero corre. -No.

Yo me pongo ya con los tomates, yo ya te he escuchado.

A ver... -¿Qué hago yo?

Vicky va a hacer el salmorejo y el gazpacho.

Yo te he escuchado.

Antúnez, como eres deportista. -A tope.

Pero dilo rápido. -Ponte a picar.

Almudena y Elena, con los tomates. -Vale.

Lo escaldáis con las fresas. -Vale.

Y, luego, hay que hacer algo raro, que no sé lo que es.

Esferificaciones. -Eso es. ¿Tú sabes lo que son?

Sí, se hacen con alginato. -Venga, lo haces tú. Félix...

Tú la cosita que iba aplastada. -Vale.

Te encargas de eso. -Perfecto.

Hay que empezar es el caldo, que se tarda mucho.

Tú harás el caldo. -Vale.

A ver cómo van estos...

Están arrancando.

Los tomates los quiero lavaditos, los tomates bien lavaditos.

¡Vamos! -¡Hola!

¡Hola! -Dejadme, dejadme.

Dame un besito. -¡Hola!

Ponte a pelar. -Distraedles.

Ponte a pelar y no les miréis. Por favor, ¿eh?

# A cantar, a cantar y a cantar alegres sevillanas,

# todo el mundo a cantar, a cantar y a cantar...

# ¡Ven conmigo a bailar!#

(TODOS) ¡Ole!

¿Os estamos molestando nosotros?

Si os vamos a ganar, estáis nerviosos.

Cantad, cantad.

# Obí, obá, cada día te quiero más.

# Obí, obí, obí obá, cada día te quiero más.

# Obí, obí, obí obá, cada día te quiero más.#

Sois unos desgraciados.

Un poco más alto, más alto. Ana, ve supervisando todo.

Sí, estoy supervisando todo y está bien, voy a ayudarla.

No peles más, ya está bien.

Sí, hay que echar todo. -¿Todo?

Cuanto más echemos mejor, ponte a cortar.

(HACE RUIDO CON LA CACEROLA)

Oye, chicos, me parece que os estáis pasando.

¡Equipo Azul! (HACE RUIDO CON LA CACEROLA)

¡Equipo Azul!

Perdonadme un momentito, perdonadme un momentito, perdón.

A ver, os voy a decir una cosa...

Me parece una falta de respeto lo que estáis haciendo.

Os estamos animando. -No, no, una falta de respeto.

Estamos animando. -Lo agradecemos.

Si os estamos animando...

# A bailar alegres sevillanas, todo el mundo a bailar, a bailar.#

Oye, no se puede, de verdad...

Le va a dar un ictus, en serio.

"El que ríe el último ríe mejor".

Son los niños que están jugando, en la guardería, no existen.

Esto es caliente, ¿no? -A ver...

¿Cómo va? Está a tope, ¿no?

¿Esto es calor? -Sí.

A tope, ¿no? -Sí, a tope.

Voy a escaldar los tomates.

Félix, para escaldar es simplemente un toque, ¿no?

Se deja poquito tiempo y tienes que pasarlos a agua fría.

¿Dónde está el...? ¿Dónde están los otros?

¿El qué? -El agua.

El agua... ahí, ahí. -¡Ah!

Cariño, ¿te ayudo con el caldo? -Pues... mira, mi vida.

Dime. -Ya está, mi amor, ya está.

Vale. Te voy a ayudar a cortar la carne.

Ya está, ya está, ya está. -Vale, vale, vale.

Oye, Félix, a ver... ¿Estás con el panecito?

Sí. -Venga, muy bien.

A ver. -¿Cuánto tiene que pesar?

Ana, chiquilla, coge y haz algo. ¿No eres la capitana?

Vamos, vamos... Mírala, ella se da vueltas...

¡Chiquilla, coge y haz algo! -Venga.

¿Cómo qué "venga"? -Tranquila.

¿Cómo que "tranquila"? -Chis. Venga, pesa. ¿cuánto pesa?

Vamos a ver, Ana, por favor. -Tranquila.

Tienes que hacer algo tú. -Tranquila.

No me digas "tranquila", que tienes que hacer algo.

No, hay mucho tiempo.

Ponte a pelar tomates, chiquilla, ponte a hacer algo.

Ya voy. -Que te quites de aquí.

Ana, ponte a freír. -¿Qué?

A freír lo de las... -Las cuerdas de la vela.

Venga. -Velas, velas, velas... aquí.

Haz algo, ¿no? -Sí, Ana, haz lo de la vela.

Es que la vela no tarda nada, le ayudo con el caldo.

Mírala, ella se da vueltas...

Tranquila, necesitamos tu energía. -Déjate de energías...

Tu energía positiva. -Me pone de los nervios, ¿sabes?

Lo sé, pero...

Chiquilla, ponte a hacer cosas en la vida... de Dios.

¿Cómo se me ocurre preparar una paella para "MasterChef"?

¡Coño! No se puede andar en tacones por el jardín.

Venga, vamos allá.

Voy a preguntar a mi asistente telefónico...

¿Cómo se hace una paella?

(ANTONIA DELL'ATTE) # Gloria, agua en el desierto...#

(RÍE A CARCAJADAS)

(MÓVIL) Es lo que he encontrado sobre cómo hacer una paella...

Poner el aceite, lo baño...

Ay, qué calor. Ahora, lo enciendo.

"On, off", ¿qué pone aquí? Que no he traído las gafas.

¿A qué tienes miedo? -A que no sé cocinar.

La única vez que cociné le hice una paella a Spielberg verde.

(Móvil)

Está sonando el móvil y no sé dónde está.

¿Quién es?

¡Ay, cariño...! Que me presento a "MasterChef".

Paella con un conejo entero, que me ha dado el carnicero,

¡qué asco del conejo! Casi me muero.

¡¿Ganar?!

Sabes que voy a ganar, porque le echaré mucha imaginación.

¡Voy a por él!

¡Joder qué calor! Que se me incendia la casa...

Tengo una manguera, creo... Ay, Dios mío... ¡Bomberos!

Equipo Rojo, vuestros 145 minutos de cocinado

empiezan en tres, dos, uno. ¡Al lío!

Los Chunguitos os vais con Ana y preparáis las verduras.

Las limpiáis y todo. (AMBOS) Vale.

Álex y Sevilla, pescado, a tope. -Bien.

Tamara, Marta y yo vamos al postre y allí repartimos las tareas,

porque como hay 40 000 millones de elaboraciones... Vamos, ¿vale?

Chicos, sobre todo, buen rollo y a ganar.

(GRITAN EUFÓRICOS)

Vámonos, venga, deprisa.

Oye, si os empezáis a agobiar paramos un minuto.

Vale. -Hecho.

Venga, chicos. -Vamos, vamos.

¿Una bandeja para cada uno? -No, la misma.

Mírame. -Sí, te miro.

Vale, vale. -Perfecto, guapa.

Luego, las rematamos, al ser para caldo no hace falta...

Hay que limpiarlo, ¿eh? Limpio, machote.

Avellaneda. -Dime.

Voy a hacer el helado,

es la primera vez que voy a hacer un helado.

Pero te va a salir que te mueres, ya verás.

Estoy con estabilizantes, ya soy como Ferran Adrià.

¡Ah, vale...!

Para el postre, Marta va a hacer el helado de chocolate;

mientras, Tamara hace el tofe y Juan de las tejas de cacao.

Esto va a salir perfecto.

¿Esto hay que cortarlo?

Así, lo coges de aquí... -Sí.

Esto se lo quitas. -Con la mano.

Y vas rapidito. -Perfecto.

Oye, Chunguitos, si os vieran vuestras mujeres ahora...

Alucinan. -¿Eh?

Chicos, ¿cómo vais? (AMBOS) Bien.

Sevilla, ¿tú te has preparado en una pescadería o...?

No, pero esto es un sueño para mí.

Mi profesión frustrada es la de "pescaero".

De pescador.

Me encanta pescar, pero de pescadero.

Cuando los niños decían que querían ser policías o médicos

yo decía que pescadero y tener una pescadería.

Me encanta manipular el pescado y el olor de pescado fresco.

Fíjate, le voy a dar un susto a Tamara.

(EL SEVILLA SE QUEJA) (ÁLEX) Cuidado, cuidado.

(SE QUEJA) ¡Vete a la mierda!

Vete a la mierda, Sevilla, pareces tonto. Qué susto.

Ahora verás, ¿a que me corto?

Como te cortes, Sevilla, no te vamos a hacer ni caso.

Me dais una patada en la boca.

Pepe, Jordi, vamos a repartir equipos

compitiendo a La cuchara más larga.

Pepe, soy una persona respetuosa con el tema de la edad,

te voy a dejar empezar. Bueno...

Saca el mango corto, que no te moleste.

Vamos a verlo... A ver... esta misma.

¡Oh! Jordi, a ver tú.

A ver... Como saque el corto...

(RÍE A CARCAJADAS) ¡Oh, Jordi! El manguito cortito...

Elijo porque la tengo más larga, no por otra cosa, que quede claro.

Me preocupan los dos equipos por dos cosas,

pero me preocupa mucho el de Ana Obregón, que es dispersa

y necesita a alguien que mande con energía.

Esa energía que tú tienes, Jordi, no te la puedo arrebatar,

así que tú vas al equipo Azul y yo me quedo con el Rojo.

Están Los Chunguitos.

Si aquí hay tarea, no te creas que es fácil.

Hala, todos a currar. Venga, vamos.

Qué bien. La tienes larga, ¿eh...?

¿Eh...? Vaya cuchara, ¿eh?

Chicos, no nos confiemos, no bajemos la guardia.

A tope hasta el final.

Félix, ¿estás bien?

Sí, correcto. ¿Tú necesitas ayuda?

No, estoy bien. -Vale.

¿Este tamaño va bien para la galleta?

¿A ver? Muy bien, Félix. Tenemos que hacer...

Van cinco por plato... -Sí, doscientas.

Vale, doscientas galletas. -No, haced más, doscientas diez.

Doscientas diez galletas, cariño. -Vale.

Fresas al horno, que no se nos olvide el hojaldre.

Ahora lo meto. -Te pones de repostero que tú...

(FÉLIX RÍE) Anda qué...

Equipo Azul, ¿cómo vamos? ¡Fatal!

A ver, no, vamos bien.

Les tengo a ellos con el gazpacho de salmorejo,

Félix está haciendo las galletas para el primer plato,

Almudena y Elena están escaldando los tomates y las fresas

para el primer plato.

¿Te vas a poner con la vela? Porque no has hecho nada.

Sí, me voy a poner ahora mismo.

¿Y qué has hecho hasta ahora?

Distribuir y decir... Mandar.

Porque soy la capitana, pero me puedo poner a pelar y a...

Te recomiendo que mandes mucho pero que, también, curres.

Voy a las velas. Así no llegáis.

¿El vinagre de sidra vale por vinagre de manzana?

¿Con qué se hace la sidra? No sé, estoy bloqueada.

¿Estás... nerviosa? Sí, mucho.

¿Por qué? Porque me tiene loca.

Viene para acá y me dice que esté tranquila,

¿cómo voy a estar tranquila si no he nacido tranquila?

Ya te veo. Oye, te estoy oyendo...

"Tú haz esto y lo otro...". Chiquilla, tendrás que hacer algo.

¿Sabes? Me da que está perdida. Sí, desde que nació.

Yo nunca he frito una cuerda, por algo se empieza...

Equipo Azul, o dejamos la charleta, de hacer ruido y nos concentramos

u os digo desde ya que no lo vais a sacar.

Jolín. ¿Oído?

(ALGUNOS) Oído, chef.

Ana, eso está chamuscado.

¿Eh? Eso está quemado.

¿Está quemado? Ana, hay que darse cera.

Nunca he frito un cordón. (FÉLIX RÍE)

Yo cogería un cazo, con bastante cantidad de aceite,

y cuando esté calentito, "pimpam", esos están para tirarlos.

"Pimpam". Claro.

Así se fríe un cordón.

Tira eso a la basura y te voy a controlar, porque...

Las galletas están aquí.

Chicos, ¿cómo está esa energía? -Muy bien.

Eso lo empezamos a... -Lo empezamos a reducir, ¿no?

La nata y el azúcar pasan a ser caramelo, superbueno.

Hay que vigilar la cocción, si no parecerá cera de depilar.

(Risas)

Pero es un poco así, ¿no?

De hecho, sí, es como cera de depilar.

Está quedando muy bonito.

¿Nos encargamos de marcar el pescado, Sevilla?

Claro.

Equipo Rojo, aquí vengo a supervisaros.

Vamos a ver, vamos a ver. Álex... Dime.

Esto parece que lo habéis abierto con una motosierra, destrozado.

Sevilla, ¿no querías ser pescadero? Sí.

Menos mal que te dio por el cante. Sí.

No se ha perdido nada, tú, mejor, sigue en tu oficio.

Uf... madre mía... Cojo al equipo Rojo pensando...

Joder, vamos a triunfar.

Vamos a triunfar. -Sí, sí.

Oye, pareces un chamán dándole ahí, ¿qué te pasa, Juan?

No sé. ¿No parece un chamán?

¿Estás quitándole el mal de ojo a las verduras o qué?

Como cuando te dan con el romero, ¿te das cuenta de que es igual?

Pepe, tengo una duda tremenda. ¿Tienes una duda?

No sé si tengo que cortarla toda en juliana

o estas las saco para escaldar. ¿Y el capitán?

Pues... -Capitán... ¿Juan?

Tenemos un capitán para algo, debe dar instrucciones.

¿Cómo hay que hacer la col?

Cogemos un 20% de la col para darle color al puré.

¿Cocida o sin cocer? La escaldamos.

¿Y el resto va cocido? Sí, el resto va cocido.

Pues, si lo tienes claro, debes dar instrucciones.

¿Entiendes lo que te digo? Sí.

Pero no puedes dejar a la gente... ¿Cuál es el 20% de una col?

Un poquito de marcha y de brío. Sí, chef.

Venga, que, en el fondo, vamos superbién.

¡Capitán!

Un momento, no sabía cómo iba el horno y he estado investigando.

Voy a llevar el helado. -Te acompaño.

Chicos, cuidado, pasamos por detrás con el helado.

Chicos, cuidado, cuidado...

El congelador está allí. -Sí.

El gazpacho está hecho, alguien me debe ayudar a colar.

Voy, sí.

¡Qué hace la gente en nuestra cocina!

Tenéis los dos congeladores.

Chicos, me ocupo de la carne.

Es mucho tartar, tartar para 42 personas.

¿Qué está haciendo Félix? -Aquí estoy.

Haz las velas y yo corto la carne.

No puedo, estoy con el hojaldre.

Ah, vale, con el hojaldre. -¿Vale?

Has dicho que ibas a hacerlas y tienes que hacer las velas.

Cariño, pero esto no va. -José y yo hacemos la carne.

Mira, ya se está quedando tieso.

Chicos, me preocupa el hojaldre...

¡El hojaldre! -No, estoy yo con él.

El hojaldre es poco tiempo. -Estoy yo.

Está Félix, vale. -¡Félix es multiusos!

Ay, no... La vela es lo más difícil porque es que...

Esto es dificilísimo.

Las puñeteras velas me están volviendo loca.

Tengo que llamar a Jordi porque esto se me va a caer...

Esto es un rollo.

No entra.

Es que no entra.

¿Cómo se hace la vela?

Yo estoy como Los Chunguitos, para hacer una ensalada.

Madre mía, ¿qué tal va eso?

Marta, ¿cómo lo llevas? -Estoy con la crema de col.

Vale. -He pesado la col y, ahora,

estoy calentando el agua, son medidas exactas,

pongo la mantequilla, la soja y lo trituro todo.

Genial, te encargas de eso. -Sí.

Gracias.

Que te como la cara. -Guapísima.

Venga, que vamos bien.

Chicos, necesito que alguien empiece a hacer los bums.

Voy. -¿Vale? Porfa.

La lubina debe marcarse ya, ¿quién la va a marcar?

Supongo que Álex. -La marco yo y la llevo al horno.

Venga, vamos con ello. Todos iguales de tamañito, ¿vale?

Perfecto. Señorito, por la parte de la piel.

Las marcas perfectamente y, luego, todas al horno,

pero las meteremos cuando vayamos a emplatar,

para que estén al punto, no veinte minutos antes.

Perfecto. Señores, que me duermo.

¿El kale? El kale va al horno.

Claro, lo tengo preparado. ¿Lo horneo así?

Un poquito de aceite y sal. Vale, perfecto.

Capitán, empiezo a estar preocupado.

Tu compañera Ana Obregón no lo está haciendo bien,

pero tú tampoco, no te estás luciendo,

aquí no hay nada controlado, hay que darse más marcha,

que si no, no llegamos. Álex, ¿qué haces?

Oye, que esto está sin pagar. Me cago en la mar, Álex.

A ver, a ver... Pero... vamos a ver.

¿Tamara? ¿Sí?

Te dejo encargada del extintor, vigila a Álex,

que me va a quemar la cocina, lo estoy viendo,

porque tú sabes cómo funciona el extintor.

En caso de emergencia... Más o menos.

A mí hermano Enrique le divertía utilizarlo por la espuma.

¿Utilizabais el extintor para hacer fiestas de espuma?

En realidad no eran fiestas, tuvo una adolescencia difícil

y, entonces, les gustaba hacer esas cosas.

Tirabais la espuma... No yo, Enrique y Julio.

Ah, porque querían hacer la fiesta de la espuma.

O sea... más o menos.

¿Tú no serías Miss Camiseta mojada?

A mí no me dejaban entrar.

Pero tú te chivabas. Eso sí.

Eso reconozco que sí lo hacía, lo hacía un poco...

Quiero que te chives conmigo. Vale.

Vigílame lo que esté mal hecho... No, no se puede chivatear.

No se va a enterar nadie, será algo entre los dos.

De aquí no sale, ¿vale? (RÍE) Vale.

Luego me cuentas. Vale.

No hace falta que nadie se chive, necesitamos hacer piña.

¿Cómo vais, chicas?

Si alguien no me ayuda con la vela no sé si podré hacerlo.

Ana, no es que no quiera, tienes que ser autosuficiente.

Ay, qué rollo. ¡A tomar por saco!

Yo corto la carne, que está chupado, haz la vela.

Déjame cortar la carne, que eso es facilísimo.

Qué cachondo, me dejáis lo difícil.

Esto es increíble, se cae lo de abajo, no va bien.

Bueno, equipo Azul, ¿cómo vamos?

Mal, porque mira qué pasa, no se sujeta aquí abajo,

como no se sujeta, cuando la lleno se me abre.

No debe sujetarse, es un tapón.

No se sujeta, lo siento.

¿Me estás diciendo que el aparato es defectuoso?

No, te estoy diciendo que cuando lo lleno,

como tengo los dedos con grasa, esto se me va.

Lo suyo sería que no lo toquetees, si hay mucha grasa, el tapón sale.

Eso es lo que te decía.

Métele la grasa y no lo muevas. Está perfecto.

Perfecto no está, te lo digo yo, por varios motivos;

primero, porque falta un plástico. No he visto más plásticos.

Porque falta...

¡Ah...!

Falta esto. No lo había visto.

¿Vale? ¡Ah... vale...!

Segundo, porque el hilo de la vela no es negro, es blanco.

Y eso está carbonizado.

La responsabilidad de dirigir esta cocina es tuya,

si la cosa no sale, si nos la pegamos con mi menú,

si yo hago el ridículo... Hablaremos.

Bueno... me da miedo. Vale. ¡Vale, vale!

-¿Alguien me puede poner un recipiente con aceite?

-¿Esto? -Perfecto.

-¿Eso qué es? -Los esféricos.

¿Tú sabes hacerlos? -Claro.

Tú eres una crac. -¿Eso es agua con qué?

Esto es alginato.

Bienvenidos a la cuarta temporada de "MasterChef Celebrity".

Es un auténtico lujo estar en la sala del restaurante Atempo

y ofrecer un servicio a 42 artistas de vuestra categoría.

Nuestros aspirantes elaboran un menú de cuatro platos,

cuatro obras de arte diseñadas, en esta ocasión, por Jordi Cruz.

Podréis imaginar la presión que tienen encima

y esperemos que los nervios del momento no echen a perder todo.

Muchas gracias.

¡Venga, señores, que nos vamos!

Chicos, ¿y el primer plato? -Vamos ahí.

-¿Y los bum?

Aquí tengo la butifarra, están las bolas y están envueltas.

Vale. -Lo envuelvo con lo verde, la col,

lo estiro entero, hago la bolita... -Genial.

Voy a hacer más de 42, haré unas cincuenta.

Es lo que va en la infusión con la col debajo, ¿no?

¡Bien, coño, tío! Gracias. -Dame un abrazo.

El puré de col está hecho. -Guay.

Tami. -¿Sí?

Hagamos el cremoso de chocolate. -Vale.

Bueno... -Qué rico.

Yo me lo tomaría tal cual. -Y yo, también.

¿Nos lo comemos?

Nos caerían galletas por todos los lados...

Vamos a comerlo. -Hay que removerlo.

Claro, le voy a dar un poco.

A ti, que se te da fenomenal. -Venga, yo le doy.

Ahora tengo que echar las yemas de huevo...

Lo voy a ir dejando para que esto se enfríe, ¿vale?

Ese está perfecto, ¿eh?

Madre mía, para el primer programa esto.

¡Me cago en la madre que le parió a la vela!

Se sale, se sale. -Tranquila, respira.

Mete los que tengas.

Es que no va. Ya me he hartado.

Voy a meter tres velas, no voy a meter más.

Son las que hay y no hay más.

Vale, esféricos hechos.

¡No me lo puedo creer! ¡Olé, mi Almudena!

Equipo azul, en diez minutos salen platos.

Os recuerdo que dos de vosotros salen a sala

a terminar el plato. ¿A quién mandarías a emplatar?

Yo mandaría a Almudena, porque es muy ordenada,

lo explica muy bien, muy dulce, muy suave.

Mandaría a Almudena. ¿Y a quién más?

Y a un chico. A un chico, ¿verdad? ¿A quién?

Yo mandaría a Félix. ¿Por qué?

Pues porque Félix también es como muy metódico.

Yo mandaría a Félix.

Mira, tienes razón, me parece bien tu criterio.

Pero vamos a hacer una cosa. Sí.

Son ordenados, tanto que la cocina les necesita.

O sea, que vas a salir tú.

¡Ah! ¿Pero yo con quién?

Lo mejor que puedo hacer por tu equipo

es quitarte de la cocina.

Y creo que la mejor persona para acompañarte

es una buena amiga. Sí.

Vicky Martín Berrocal. Vale. Vicky, Vicky.

Ven aquí, mujer. No puedo.

Vicky, Vicky. Vicky, ven. Ven.

Os digo una cosa a las dos, más os vale hacerlo bien.

Yo te juro por mi vida... No me hagáis quedar mal.

Yo nunca, en la vida, no lo haría.

Porque el cordoncito de las velas que sobra

lo voy a utilizar...

¿Vale? Vale.

Vámonos. A emplatar rápido, venga.

¿Ya? Ya no, ayer. Venga.

Venga, venga, venga.

Eran dos fresas al lado y tres cherries.

Y tres cherries -Venga.

Tienes que poner... No, así no.

Aquí. Eso. -Mira, así.

Tres cherries y dos fresas, así.

Pero hay fresas muy grandes. No caben aquí.

Se cortan un poquito si no. -Mira, esto es enorme, ¿no?

No, no pasa nada. Ya está.

Venga, venga, venga.

A mí dadme calma, que esto se rompe.

Vale. -Es muy delicado.

Félix, la clave está en ahora condimentarlo bien.

¿De picante cómo lo ves tú?

¿Le hecho un poco más? -Un poco más.

¿Cómo tenemos el emplatado del gazpachito?

Va muy bien las chicas. A ver, la fresa es grande.

Es lo que habíamos pensado.

¿Lo habíais pensado? Estoy de "lo había pensado,

pero la he cagado igual" hasta aquí, de verdad.

Voy a cortarla.

¿El agua de gazpacho dónde está?

Aquí. ¿Dónde? ¿Dónde?

Las hemos servido en jarritas.

No, no, esto es... gazpacho, no es agua de gazpacho.

¿Y cómo la hago entonces? Mira, mira.

Ahora hay que volver a...

¿Veis esto? ¿Eso qué es?

Vamos a jugar a las 200.000 diferencias.

Veis que es trasparente, tiene textura como de gel.

Trasparente, potaje. Esto es lo mío,

lo que debería haber dentro de ese tomatito.

Sí. Y esto es lo vuestro.

En vuestro discurso delante del cliente

presentad lo que es, como gazpacho.

¿Vale? Gazpacho, vale.

Pues venga, a rematar. Vale, gracias.

Jordi, gracias.

¿Quién ha hecho el esférico de salmorejo?

Ella. ¿Pero por qué? -No doy más, creo.

No, lo ha hecho muy bien. Yo estoy muy contenta.

Está bien hecho el esférico. ¿Sí?

Pensaba que no lo vería. ¡Bien!

¡Tía! -Lo sabía. ¿Ves?

Ana, ¿no nos dejamos nada?

Velas. Están en el congelador.

Ah, las velas.

Mi capitana es un bulto sospechoso.

Hijo mío, ¿sabes? Realmente ella no está buena.

Vamos a volver a jugar a las 200 diferencias.

¿Te parece? Vale. Mi vela.

Esta es la mía.

¿Qué diferencias así por encima?

Todas. Esta es blanca, alta, perfecta.

Esto lo ves incluso sin las gafas.

Lo veo de maravilla. ¿Verdad?

Y esta es un asco asqueroso.

Se acabó la charleta, tenemos que sacar el plato.

Con la vela. Tengo a los camareros ahí.

Coged lo que tengáis.

Empezamos a sacar platos. Espera, las velas.

Ana, Vicky, les acompañáis.

Camareros, prevenidos, por favor.

Vámonos. Vámonos, Ana.

Vámonos. Ya, ya, ya.

Hola.

Hola, buenas tardes a todos. Estamos felices Vicky y yo

de estar aquí con todos vosotros.

Esperamos que os guste y os vamos a contar

lo que hemos hecho, si nos acordamos.

El plato de Jordi, que es maravilloso,

nosotros hemos intentado hacerlo.

Y os tengo que reconocer que ni ella ni yo

tenemos ni idea de cocinar.

Y consiste en como si estuvieras

una tarde de verano en un sitio maravilloso.

Pero ha querido dar ese sabor a través de una...

A ver si lo digo, ¿eh?

Hemos hecho una es-fe-ri-fi-ca-ción. Toma.

Luego un gazpacho maravilloso.

Y lo ha acompañado con una...

lo he aprendido hoy, ¿eh?, pasificación...

De fresas y tomates cherry. -Y tomates cherry.

Es decir, es como esas tardes de verano.

Disculpen, señores.

Sintetiza, que tienen hambre los clientes.

Es verdad. -Venga, vamos.

Presentad el nombre del plato. Sí.

Mientras lo vais trabajando y lo vamos sirviendo.

Tiene que ser algo rápido. Pues vamos sirviendo.

Bueno, el nombre del plato es que yo le llamaría...

Una tarde de verano

maravillosa comiendo un gazpachito.

Ella manda, es la capitana. -Soy la capitana.

No se os olvide que es la capitana.

Esto no es una tómbola. Venga, vamos a servir.

Para usted. Espero que le guste.

Creo que les va a encantar.

Oye, aquí me falta alguno, ¿no?

Iba a irse sin probarlo. Pues ahora lo prueba.

Lo que siento muchísimo

es que se nos haya derretido la vela.

Está hecha con una grasa de ternera madurada

que una vez que se enciende...

¿Ves? Que me quemo un dedo.

¿No crees que es mejor encenderla aquí, Ana?

Sí. ¿En vez de montar ese pollo?

Esto se enciende con mucho cuidadito.

¿Ves? Se ha encendido.

No, si me vais a quemar el restaurante.

Y esto se va a ir derritiendo.

No es una vela, es un candil. Decid que es un candil.

Creo que les va a encantar. Bueno, un momentito.

Os lo voy a contar yo para que tenga sentido

lo que estamos haciendo.

Han jorobado un poquito la magia.

Es grasa de ternera añeja para el plato de la carne.

Funcionaría como una vela y la sacaríamos de la mesa

para utilizar esa grasa para aliñar un plato.

No me cansaré de pedir disculpas en su nombre.

¿Qué tal todo? Muy bien.

Lo primero, enhorabuena

por este lugar tan bonito y tan único.

Bueno, tenemos un museo de joyería que, prácticamente,

es único de momento en el país.

Yo quería saber una cosa, hablando de joyas,

¿este plato es una joya?

Quizá falta pulirla un poquito. Pues don Ramón López,

presidente de La Fortaleza, muchísimas gracias.

Gracias a vosotros. Gracias.

Vamos. Equipo rojo, el entrante

ya ha salido, así que todos a emplatar.

¡Sí, chef! -¿Le echo un poquito más?

Que a mí me sobra caldo. -Sí, sí.

¿Esa lubina está hecha ya? ¿Se ha metido al horno?

Le he dado un toque primero de horno porque estaba cruda.

Esto está muy hecho porque le has dado un golpe.

Y le tenemos que dar otro porque se queda frío.

Te dije: "Marcamos la lubina". Sí.

"Y cuando yo te dé la orden metemos al horno para hacerla".

Por eso yo te digo: "En diez emplatamos".

Lo metíamos ahora y vamos poniendo platos

y lo tendríamos perfecto.

Mételo al horno dos segundos. Marchando.

¡Equipo rojo, por favor, para que vayáis mentalizando,

voy a dar los nombres que tienen que subir a sala

para tener el gran honor de terminar

los platos de Jordi"

Avellaneda. Perfecto.

Que quiero que ejerzas de capitán.

Y te va a acompañar Ana Milán. ¡Sí, chef!

Muy bien, pues venga.

Quiero aquí rapidez, quiero aquí rapidez.

¡Oye, les está saliendo fenomenal el hojaldre!

Aquí tenéis la última bandeja.

Gracias, Almu. -Que me da un poco de miedo.

La pongo así, ¿vale?

Chicos, hay que ponerlo con cuidadito.

Félix, con mucho cuidado, mucho tacto.

Vamos a por la carne, chicos. Empezamos a emplatar carne.

Ya teníamos que estar emplatando la lubina, ¿eh?

Venga, con cuidado. ¿Con esta, Pepe?

¿Con esta? Sí, con esa perfecta.

Vamos, una cadena perfecta.

Purés, lubina y kales. Venga, rápido. ¡Pim, pim, pim!

Venga, eso es. Venga.

Oye, ¿podemos pasar un papel húmedo y limpiamos?

Alguien que no tenga nada que hacer.

Chicos.

Deja esto aquí, que lo haga él. Ven un segundín conmigo.

Ven, ven, mira. -Sí.

Si ves que hay alguna manchita lo vas limpiando con esto.

Vale, vale. -¡Límpiame aquí!

No, tienes a Juan que te va limpiando.

Juan. -¿Qué?

Porfa, límpiale esto a Ana. -Sí, sí, sí, voy.

Venga, marchando. Pues venga, poniendo kale

y platos, dándoselos a los camareros.

Y enseguida zumbando para arriba, Avellaneda, Ana.

Sí, señor, chef. Es que no sé si estoy

en "MasterChef" o en el ejército ya.

Juan, este cuando puedas. Gracias.

Venga, limpiamos ese plato.

Ana y Juan, subid vosotros ya. Venga, ya terminan ellos.

Vámonos.

Chao, chicos.

Hola, buenos días. -Hola.

Seré su camarero. Esto es un infucoccionador.

Por una parte tenemos la col que se está haciendo un caldo.

Y por otra parte tenemos los buns,

que son de col con butifarra,

que es muy típica de la zona, butifarra negra.

Dejo esto aquí y ahora seguimos con el plato.

Gracias. -Pues ya veremos.

Ya veremos.

Parece que lo has hecho toda la vida.

Te voy a contratar. Está medio bonito el plato.

Eso me lo has presentado muy bien, está bien hecho.

Gracias. Vamos bien.

Con su permiso. Como ven han crecido.

O sea, se los voy a servir.

Vamos a continuar con unas texturas de col

con una lubina al horno y crujiente de kale.

Permiso.

Espero que lo disfruten muchísimo.

Qué honor por fin conocerte. Samantha, gracias.

Quim Hereu, gran artista y pintor.

Además creo que hay parte de tus obras

que están expuestas en este museo.

Estoy ahora con la trilogía del manifiesto visual

del Estrambotismo, las pinturas estas tan grandes.

Las más grandes de Europa dicen.

Hay que verlas, son espectaculares.

Muchas gracias. Yo quería saber,

¿esto es la obra de arte más grande de Europa?

¿Te soy sincero? Sí.

La lubina se la hubieran podido ahorrar.

¿La lubina? Sí.

¿Por qué? Está pasada, pero a tope.

A ver, ¿cómo va el steak tartar?

Está. Que con el gazpachito

me lo habéis hecho pasar canutas.

Vamos a ir por partes.

¿Qué hace ese medio kilo de hojaldre en el plato?

¿Es muy grande? No, es enorme.

Y ya si estuviese cocido...

Porque hay partes que están tostadas bien

y partes que son un mazacote porque están crudas.

¿Quién es el responsable? Yo. Yo, yo.

Muy bien, majo. Porque aparte no tenéis todo

montado como debería estar. ¿Habéis aliñado la carne?

Sí. ¿Por qué?

Si se hace delante del cliente. Lo que teníais que hacer

delante del cliente lo habéis hecho en cocina.

Bueno, es igual, arreglad los hojaldres,

cortadlos y os doy cinco minutos

porque el cliente está esperando.

Ya podéis volar. Venga.

¡Ya podéis volar!

!Corred y solucionadme el problema!

Chicos, yo estoy cortando. -Venga, vamos.

Sacadme platos, que le voy a poner las alcaparras y todo.

Gracias. Venga, vámonos.

Vámonos. Alcaparras son dos, no os paséis,

que son fuertes de sabor.

Vamos, chicos.

Oye, una cosa, en teoría está aliñado esto, ¿no?

La habéis picado a machete.

Os voy a decir una cosa, ¿eh?

Yo sé que hago cosas complicaditas.

Esto os lo había puesto medio fácil.

Estáis metiendo la pata a lo loco.

Ya podéis correr. Venga, vamos.

Venga. -Yo te pongo esto.

Vete poniendo alcaparras. -No, pero limpios.

Sí, ahora va. -Es que no está limpio, Ana.

Ya, pero eso se limpia luego.

Chicas, vamos a resolver, venga.

¡Huy, huy, huy, huy!

Oye, ¿sabéis qué os digo? Yo saco platos como estén.

Camareros, por favor. ¡No, no, no!

Nos llevamos los platos con la guarnición.

La carne para el steak.

Vámonos, vámonos. Camareros, adelante.

Os lleváis seis, ¿no? -Vámonos.

Ya os contamos, chicos.

Bueno, aquí estamos de nuevo. -Aquí estamos otra vez.

Hemos hecho un steak tartar con "una" solomillo

que te puede dar algo, un lomo bajo espectacular.

(RÍE) ¿Lomo bajo o solomillo?

Bueno, pero que era una carne espectacular.

Entonces, esta vela tan bonita

que ya se ha derretido gracias a Dios bastante,

porque si no no sabemos cómo lo vamos a hacer,

es una grasa que se ha hecho con ternera madurada.

Las mesas a las que les ha tocado la vela,

porque a todas no.

Claro, el problema de la vela ha sido que la vela,

como su nombre indica, pues se derrite con el frío.

El problema de la vela se llama...

Anita Obregón. Ana Obregón.

Cogemos toda la grasa.

Pero es grasa cero colesterol, ¿eh?

Así que nada. -Venga, va.

Y ahora ya lo único que podemos hacer es emplatar y que coman.

Venga, encima, muy bien. -No me pongas el plato aquí.

¿Dónde te lo pongo? -Donde tenga que ir.

Ahí. -Pues muy bien.

Caña, por favor. La gente está esperando.

Mira qué bonito.

No tiene mal color, ¿verdad? -Está bonito.

Que les aproveche. Adiós, adiós.

Adiós.

Ana Quadrat, qué sitio más bonito es este,

qué maravilla de paisaje.

Sí, la verdad es que tenemos mucha mucha suerte.

¿Sabes que tenemos justo aquí al lado la Costa Brava?

Con sus calas, sus playas, su producto del mar.

Una maravilla. También el Pirineo de Girona,

con lo cual el mar y montaña para nosotros es un lujo.

¿Es un lujo lo que te has encontrado en tu plato?

Eh... voy a serte sincera.

Y la verdad es que estamos un poco todos decepcionados.

El corte del steak tartar está bastante grande.

Y el hojaldre está crudo.

¿Puedo decir una cosa? -¿Qué?

No hemos estado bien capitaneados.

Ella tiene la misma poca experiencia que nosotros.

Lo hecho con ilusión. -A mí me hubiera pasado igual.

Lo hemos resuelto bien y tenemos que estar contentos.

Evidentemente creo que Ana no ha hecho la mejor capitanía.

No sé si yo lo habría hecho mejor.

Le tocaba un papel para el que no estaba preparada.

Entonces ha hecho lo que ha podido.

Ve haciendo "uno, dos", ¿vale? -A ello voy.

Sevilla, te quedas tú con esto. -Yo con el toffee.

Vamos, equipo rojo. Venga, emplatando.

Vamos con ello.

Cuatro puntos de cremoso de chocolate, ¿vale?

Vamos, vamos, vamos, venga.

Pero, señores, con rapidez. Sí.

Volamos, ¿eh? ¡Sí, chef!

Vámonos.

Mientras ustedes pueden estar aquí tranquilos repanchingados.

Claro. Mientras emplatamos, ¿eh?

¿Podemos estar tranquilitos? Hombre, claro.

Muy bien, chef. -Muy bien, maestro.

¡Vamos, chicos, vamos!

Vamos sacando platos, chicos, por favor.

Venga, venga, corremos.

Camareros, por favor, vamos sacando platos.

Ana y Avellaneda, subís. Vamos.

Nos vamos. Vamos, venga.

Hasta ahora. Gracias, equipo. -¡Suerte!

Seguimos emplatando, señores.

Buenas tardes, les vamos a presentar ahora un postre.

Es un postre muy especial porque está lleno

de ligereza y de contrastes. Y esto lo hace perfecto

para terminar el menú que les hemos ofrecido hoy.

Son diferentes texturas súper delicadas de chocolate.

Y lo más importante es que lo disfruten.

En un momentito, ahora les preparamos esto.

Ahora tapamos...

Con su permiso.

Espero que lo disfruten y gracias.

Gracias.

Josep Fuses, qué maravilla de edificio.

Todo hecho por ti. Bueno, no, por mí no.

O sea, ha sido un equipo, con mis socios,

con la propiedad, etcétera. Es un trabajo de 10 o 15 años.

¿10 o 15 años? Sí, 10 o 15 años.

No pasa desapercibido. Sí, no hay a menudo

oportunidad de hacer cosas de este tipo.

¿Y este postre, pasa desapercibido?

Soy un gran chocolatero y de los tres platos

es el que he disfrutado más.

Muy bien, muchas gracias por la valoración.

A vosotros por la invitación.

Y felicidades. Muy bien.

¡Ya hemos acabado!

¡Bien, bien!

¡Ay, os quiero muchísimo a todos!

¡Os quiero muchísimo!

Tengo azúcar por todas partes.

Estoy encantada de estar aquí,

pero reconozco que nunca me había imaginado

que iba a ser así de complicado.

Alcanzar la perfección de Jordi Cruz es imposible.

Pero en honor de los aspirantes diré que el reto era titánico.

Como creadores sabéis mejor que nadie

que para terminar una obra antes hace falta

muchos previos, muchos bocetos y entenderéis que este ha sido

el primer boceto de nuestras celebrities.

Agradecemos mucho vuestra infinita paciencia.

Así que muchísimas gracias.

Aspirantes, el desafío era mayúsculo.

Y aun así habéis sacado el servicio muy dignamente.

¡Olé! -Hombre, qué bien, ¿no?

¡Muy bien, muy bien!

Así que debéis estar

muy orgullosos de vosotros mismos.

¡Bien, bien!

Espera, que ahora viene el bofetón.

Ya, pero hay que abrazarse antes de que nos lo den.

Y dicho esto empezaré por vosotros, equipo azul.

Ana, has sido muy inteligente a la hora de elegir los platos.

El entrante y el segundo eran mucho más fáciles

de preparar que los de vuestros contrincantes.

Y hasta aquí tus aciertos como capitana.

Muchas gracias.

No escuchabas, no supervisabas, no resolvías dudas,

no organizabas las tareas. Te has limitado a quemar

los cordones de las velas y echar balones fuera.

Yo sé mandar si sé lo que quiero que hagan.

Pero luego ya al meterme en la vela no podía dirigir.

La vela...

La capitana en una hora y sin hacer otra cosa

ha hecho seis velitas feas.

Que no he estado una hora con las velas.

Ana, he dicho una hora para redondear,

has estado más.

Y han salido mal.

Ana, el equipo azul se ha sentido abandonado.

Ay, Dios. ¿Me equivoco, Vicky?

No, yo me he matado con ella en la cocina.

¿O no lo habéis visto? Sí.

Realmente yo creo que el grupo ha hecho muchísimo

y yo creo que hemos tenido que estar más pendiente de ella

que de nosotros mismos.

¿Pendiente de qué? -De la vela.

¿Y tú, Félix? Me gustaría conocer tu opinión.

Es verdad, creo que no te has puesto a hacer

lo que hay que hacer. Había que tomar una serie

de decisiones y agarrar la acción

que tuvieras que hacer a muerte.

Y no, te has dispersado, nos has dispersado. Ya está.

No me parece mal criterio.

Está muy bien. No soy buena capitana.

Félix, tú has sido uno de los responsables

de la chapuza del steak tartar.

En tu afán por cumplir con los tiempos

has sacado el hojaldre demasiado pronto del horno.

Parecía doradito, pero... crudo.

Y las porciones eran bestiales.

Pero dicho esto no me sale echarte la bronca, fíjate.

Porque me ha gustado mucho tu actitud en cocinas.

Has estado voluntarioso, trabajando serio

y pendiente de todas las elaboraciones.

Así ha sido.

De hecho en ocasiones has suplido un poco

esa carencia de líder que tenía el equipo.

Gracias. -Muy bien.

Y ojo, no sólo Félix, hay otra aspirante

que también me ha sorprendido gratamente.

Almudena, tus esferificaciones no eran perfectas,

pero sí resultonas.

Sí, sí, sí.

Te doy la medalla de bronce en este caso.

¡Toma! -Bueno, es pódium.

Qué bien. -Gracias.

Y ahora lo más importante, servicio en sala.

Samantha, ¿tú cómo has visto a Ana y a Vicky?

Ay, Dios...

Reconozco que en algunos momentos he sentido vergüenza.

Ana, está muy bien que seas Antoñita la Fantástica,

pero hay que saber cuándo y dónde.

Y desde luego emplatando

delante del cliente no era el lugar.

Pues nos han aplaudido dos veces. ¿Verdad, Vicky?

Cuando os ibais.

(Risas) Vaya por Dios.

Cuando uno no sabe es mejor ser prudente y callarse.

Justo lo contrario de lo que tú has hecho.

Vaya por Dios. Pues muy bien.

Pero vamos, que no te veo preocupada, ¿no?

No, en absoluto.

No me quita el sueño. Sinceramente no.

A mí no me hace gracia. A mí sí.

A mí un montón.

Con lo que nos hemos esforzado, tía.

Ana, con respeto te lo digo,

si no te empiezas a tomar en serio este concurso

tu futuro aquí será breve.

Qué se le va a hacer.

Es lo que hay, son técnicas de tres estrellas Michelín

y yo tengo cero o menos diez.

Entonces no me siento para nada culpable.

Bueno, me ha quedado claro

que Ana ha suspendido como capitana.

Veamos qué nota has sacado tú, Avellaneda.

Te voy a dar un seis. ¿Te parece bien?

Encantadísimo, vamos.

Te ha faltado tener el cocinado controlado.

Ya. Sí, claro, ya lo sé.

Porque estabas aquí, allí. No has llegado a todo

pero le has puesto muchas ganas y eso es lo que pedimos aquí.

Muy bien. Gracias.

Gracias.

Álex, Sevilla, es para mataros.

El punto de la lubina tenía 4 o 5 veranos de más.

Ya empezamos mal con la limpieza.

Y si te digo, Álex, cuándo lo metemos al horno

y llegas tú y dices: "Es que yo creía que había

que meterlo ya, porque luego..."

Mal.

Escucha, que te irá mejor, ¿no?

He puesto lo mejor de mí en esas lubinas,

les he dado mucho cariño. Pero se ve que el cariño

ha ido por un sitio que no debía.

Se dice: "La cocina es cariño".

Y técnica. Si no tienes técnica el cariño fíjate...

Lo has hecho con mucho cariño pero lo has pifiado.

Pero a lo mejor la culpa fue mía por dejarte la lubina.

Uno ha matado el pescado a machetazos,

y el otro lo ha rematado en el horno.

Toda esa imperfección que habéis tenido con la lubina

luego lo habéis recuperado con el postre.

Que por ponerme un poco tiquismiquis,

la teja de chocolate no es todo lo fina que debería.

Pero vuestro postre tiene un 9,5.

¡Guau! -¡Anda!

Qué ilusión, no he sacado yo un 9,5 en mi vida.

Vamos a ganar nosotros, porque tenemos ilusión.

Se necesita para todo en la vida.

Hasta para hacer el amor. -Claro.

Hay que tener ilusión. -Hombre, claro.

Ilusión y ganas. -Y ganas, claro.

Y también tengo que decir algo.

Ana Milán, muy seria trabajando.

Se agradece. Muchas gracias, chef.

Lo que yo ya no sé, Samantha,

es cómo ha ido el servicio en sala.

Avellaneda, Ana Milán, se os ha visto tranquilos,

respetuosos y tratando en todo el momento

de lucir los platos.

Justamente de lo que se trataba.

Vosotros sí os lo habéis tomado en serio.

(Aplausos)

Gracias, chef.

Por todo ello el equipo ganador de la prueba de hoy es...

el equipo rojo.

¡Bien, bien!

Para mí este veredicto supone muchísimo.

Porque al final es como un subidón.

Es muy fuerte poder coordinar todo y que vayan saliendo...

y que vayan saliendo las cosas. Porque al final ves mucha gente

como cuidándote, y es súper bonito.

Equipo rojo, enhorabuena,

seguís una semana más con nosotros.

Ay, hemos hecho muy buen equipo.

Equipo azul, nos vemos en la prueba de eliminación.

Suerte a todos. ¡Gracias!

Yo creo que ha sido un buen baño de humildad.

Tienes tanto que aprender todavía,

tienes tanto que luchar y horas que empollar

que lo que me queda son codos y prepararme para la prueba.

Como cada año vuelven los Campamentos MasterChef.

Si tienes entre 8 y 16 años, te encanta cocinar

y quieres vivir una experiencia inolvidable

en un entorno natural tienes que venir

a los Campamentos MasterChef.

Además, convivirás con concursantes

de "MasterChef Junior".

Este verano Campamentos MasterChef.

(TODOS) ¡Ven a Campamentos MasterChef!

Nuestros celebrities regresan a las cocinas

después de enfrentarse a la primera prueba por equipos

y de vivir de primera mano el trabajo que supone

elaborar un menú para 40 personas,

y además un menú muy exigente diseñado por mí.

Solo ocho se han librado del delantal negro.

¿Qué habrá en la caja, tíos?

Aspirantes, bienvenidos

de nuevo a las cocinas de "MasterChef".

Gracias. -Gracias, chef.

Probablemente nunca antes nadie

os había echado una bronca tan grande,

pero tan sincera y constructiva a la vez.

Aunque algunos no estéis de acuerdo.

Ana, ¿alguna queja?

Ninguna, tengo un equipazo. Bueno, el mejor.

Porque siendo... es verdad.

A ver, yo estoy súper contenta.

Porque está con el delantal negro.

No importa. Éramos... ¿Cuántos somos?

Siete. Mira, Ana y los siete.

¿Tú cómo lo viste, Vicky?

No, a mí me sacó un poquito de mis casillas.

Dije el otro día que yo tenía mucha ilusión y mucha actitud

y que lo quería hacer divinamente.

Pero el problema están en que ella quería, yo creo,

que lo hiciésemos nosotros. Porque yo desde el primer

momento que arrancó le dije: "¡Que me dejes!"

¿Sabes? "¡Déjame! ¡Hazlo tú!"

El problema es qué vas a hacer tú.

Entonces ella se daba vueltas.

Y yo la veía darse vueltas y decía:

"Señores, ¿pero esto qué es? Estás mala, estás malita".

Que yo hice, y lo reconozco, lo que pude.

Lo hice mal no, fatal. Pero lo reconozco.

¿Puedo hablar? Ahora que acabo de escuchar

a Ana que decía: "Ana y los siete".

Yo recuerdo una imitación tuya sobre Ana Obregón maravillosa.

(CANTA) #¡Sexy, sexy, sexy!#

(Risas)

Pero hazlo allí. -Hazlo bien.

(CANTA) #¡Sexy, sexy, sexy!#

(Risas)

Hace muchos años, yo era muy joven.

A ver, ¿sabéis qué pasa? Que te imiten...

yo soy una persona muy positiva

y con mucho sentido del humor. Que es gracioso, pero perdona,

ha sido una serie que tenido siete millones

de audiencia todos los lunes en Televisión Española.

Ya está enfadada.

Pero tiene mucho sentido del humor.

He hecho diez películas, tres series.

A mí que me imiten significa que estás arriba.

O sea, que fenomenal.

Elena, ¿aunque te estás jugando la continuidad

estás satisfecha con tu trabajo en la prueba por equipos?

Estoy satisfecha con cómo me lo curré,

no con el resultado.

Alguna pesadilla has tenido me da a mí.

Sí, contigo.

¿Ah, conmigo? Sí.

¿Y cómo es? ¿Y cómo va eso?

Estaba soñando y estaba en la cama.

Y me giraba y estaba Jordi.

(Exclamaciones) Y entonces...

Entonces dije: "¡Huy, Jordi!" Y lo primero que hice

fue como que le pegué un puñetazo.

Y se cayó al suelo y no quise mirar.

Y me levanté corriendo y cuando vuelvo

está él en mi cama así y dice: "Estás fuera".

(Risas)

¿Tú recuerdas algo de eso? El codazo, tío.

Buah, qué duro.

¿Pero era pesadilla? -El principio fue muy bonito,

pero que te echen de "MasterChef"

es un poco pesadilla.

Avellaneda, enhorabuena.

Gracias. Menudo arranque.

La verdad que estoy encantado.

Qué elegancia en mi equipo también, por favor.

Ya me he dado cuenta.

Es lo que me gusta. Tú siempre perfecto, Juan.

Esta es mi personalidad.

Mis gafas, que no tienen cristales. Mira, ¿ves?

(Risas)

Vaya estilismo. ¿Te has fijado?

(Risas)

Es todo un look. Yo soy así.

Juan, ¿sabes lo que significa ese delantal blanco

que llevas puesto ahora mismo?

¿No?

Que seguimos una semana más.

Claro. -Eso.

Podéis subir a la galería y ver desde allí

el último reto de la noche.

Adelante.

Esto lo vamos a cantar desde arriba.

(CANTAN) # Entre tú y la riqueza, #

# con esa grandeza que lleva consigo, #

# ay, amor, me quedo contigo. #

¡Olé! -Qué canción más bonita esa.

Delantales negros, en el último reto de la noche

también hay una caja misteriosa,

pero esta vez la tenemos nosotros.

Yolanda va a llorar. ¿Qué te pasa?

Que ahora entiendo por qué la gente lloraba.

(Risas)

Y yo decía: "¿Pero por qué llora el Corbacho?".

Yo ahora lloraría.

Yo tuve un entrenador que decía:

"Al entrenamiento se viene llorado".

Tú que ya vienes llorado,

¿qué te gustaría que hubiese debajo de esta caja,

eso que te asegure una semana más?

Aves. -María.

(Risas)

Ave, María. -Cuándo serás mía.

Sólo hay una manera de comprobarlo.

Que haya un minichef para que te vaya contando.

¿Eh? -¿Qué es? Que no veo.

Eso es marroquí.

Es un tajine, un recipiente de barro cocido

que se utiliza en los países del Norte de África.

Además del recipiente también recibe el mismo nombre

el guiso que se prepara en él.

Me encanta.

Yo ni lo he probado en mi vida. -Yo sí.

Dentro de este tajine hay una elaboración

con 35 ingredientes diferentes.

Ay, madre mía. Debéis catar y decirnos

el nombre de todos los que identifiquéis.

Madre de mi vida. Cada uno tendréis

cinco oportunidades para identificar ingredientes.

¿Cómo? Y atención...

Un momento. Porque los dos

que más ingredientes acierten

se libran de cocinar en este reto.

¡Por favor!

Y por tanto se aseguran una semana más en "MasterChef".

Qué bueno. -¡Oh!

Huy, eso yo me lo echaría por todo lo alto.

Podéis acercaros a probar.

¡Oh, qué barbaridad!

Concentraros bien. Está riquísimo.

Elena, deja algo para el resto. Se trata de catar,

no de irse cenados. Sí.

Se están poniendo morados.

Era una cucharadita, ¿eh? Se están comiendo todo.

Marta, no te quejes que estás ahí arriba.

¿Está bueno? -Para reventar.

El tajine yo lo conozco, lo he comido, me gusta.

Pero como nos hagan hacer un tajine yo estoy fuera.

Vamos a empezar ya. Félix, dinos un ingrediente.

Creo que la carne es cordero.

¡Chan, chan!

Cordero. Acertado.

Almudena.

Cebolla. Cebolla.

Muy bien, Almudena.

Elena. ¿Zanahoria?

Efectivamente, zanahoria, Elena.

¿Almendra? Almendritas.

José Miguel. Cuscús.

Muy bien.

Dátiles. Dátiles.

Han dicho todo lo que sabía.

Esa es la faena de ir la última.

¿Perejil?

¡Tan! Perejil, Ana.

Bueno, vamos con la segunda ronda.

¿Ciruela deshidratada?

(TARAREA UN TONO DE FRACASO)

Almudena. ¿Calabacín?

Pues muy bien, Almudena.

¿Cilantro?

¡Chan!

¿Caldo de carne?

Se nos ha terminado.

No hay caldos.

¿Curry? No hay curry.

¿Puerro? Puerro.

¿Pimienta negra?

Sí, mira.

No me lo puedo creer, para no haberlo comido nunca.

¿Pasas?

¡Ay, bien!

(RESOPLA)

Almudena. ¿Sal?

Eres básica, pero lista.

¡Toma!

Si fuera japonés no habría sal, porque echan siempre soja.

¿Aceite?

¡Toma ya!

¿Cúrcuma?

¡Oh!

Tenemos cúrcuma.

Ay, por favor, gracias.

A mí me gustan los ajos.

Muy típico aquí, pero menos típico allá.

Yerbabuena. -Sí.

Vino tinto. -Pero si son árabes.

Yo diría que no son muy de alcohol por esos lares.

No, vaya.

Agua.

Bueno, si no le echamos caldo le echaremos agua.

¿Mango? Pues no sé si hay mucho mango.

Bueno, juraría que no.

Elena. ¿Cardamomo?

Tenemos cardamomo.

¿Comino? Sí, comino.

Muy bien.

¿Nabo?

No puede faltar nabo en ese tajine.

Laurel. Laurel.

¡Que sí! ¡Sí, laurel!

Yo ya solo estoy pensando que la paella

la hicieron los árabes y lleva azafrán.

Pues sí hay azafrán, Ana. ¡Bien, hay azafrán!

A mí no me aplaude nadie, me aplaudo yo.

Última ronda. ¿Albaricoque?

Te estás refiriendo al orejón.

¡Toma ya!

¿Pepino? (NIEGA) No hay pepino.

¿Calabaza?

¡Señor bendito! -Los tienes.

¡Sí, tengo las cinco!

Yolanda. ¿Anís estrellado?

Me voy a estrellar yo, ¿no?

Sí, se la ha pegado como una campeona.

No. -Ay, ay, ay, nena.

José Miguel. ¿Jengibre?

Hay jengibre. Joder, macho.

Venga, Vicky, dale.

Canela. Canela.

No puede faltar.

¡Sí, bien! -¡Bravo, Vicky!

¡Huy, canela!

Ana. ¿Pimentón dulce?

Pimentón dulce.

¡Hey! Bien, bien.

No tenía ni idea de lo que lleva un tajine.

Como no veo pues dicen que la gente que es miope

desarrolla otros sentidos, ¿no?

Félix, tú has acertado cuatro.

Almudena, tres.

Elena, cinco.

Buah. Yolanda, tres.

(VITOREA)

Antúnez, tres.

Vicky, cinco también.

Y Ana, cuatro.

No... -Espérate, que lo digan ellos.

Por tanto, los dos aspirantes que os acabáis de asegurar

vuestra permanencia en "MasterChef" sois...

Es que me pongo nerviosa. Elena y Vicky.

Enhorabuena.

Eso es cuestión de suerte.

Yo un año tuve en mi casa a una chica que era marroquí.

Entonces, bueno, ha sido una cosa fácil.

Pero podría haberme tocado no se sabe qué.

Delantales negros,

vosotros cinco debéis acompañarnos al restaurante

porque os enfrentáis a una cata mucho más complicada.

¿Eh? Pero antes vamos a recibir

a un gran amigo de este programa

que seguro que os va a dar consejos muy útiles.

Desde el restaurante Atrio en Cáceres,

con dos estrellas Michelín, Toño Pérez.

(Aplausos)

¡Bravo!

Bienvenido de nuevo a las cocinas de "MasterChef".

Estoy feliz de estar aquí con vosotros.

¿Qué tal por Cáceres? Perfectamente.

Toño, nuestras celebrities acaban de hacer una cata

y van a hacer otra en el restaurante

mucho más complicada. ¿Cómo les podrías tranquilizar?

Bueno, yo creo que... Que no nos comemos a nadie.

No. Pero parece.

Son unos chicos estupendos.

Y muy buenas personas.

Y sobre todo unos profesionales maravillosos.

¿Nosotros? -Ellos.

(Risas) Ah, ellos.

Perdón, por eso me he reído. Perdón, perdón.

Acompañadnos, por favor. Vamos.

Es muy fuerte este programa.

Me he hecho la chula, he hecho el ridículo.

Mira, una cosa ya pasada. ¡Pum!

Aspirantes, estas campanas esconden treinta ingredientes.

Haremos girar la ruleta y debéis adivinar

el ingrediente que esconde la campana que tengáis delante.

Lo de la ruleta me parece lo más.

No podréis ver nada.

Tendréis que usar el tacto, el olfato y el gusto.

Oh, no. -Madre mía.

Solo una preguntita. ¿Puede haber bichos?

¿Por qué no? Bueno, ¿por qué no?

Yo lo único que tengo miedo

es a que me pongan gusanos o cosas de estas.

No puedo, me dan un asco que me muero.

Deberéis ser listos porque con los ingredientes

que habéis acertado del tajine y los que acertéis aquí

tendréis que hacer un plato libre en 60 minutos.

No vais a entrar al supermercado.

¿Entendido?

Sí, chef. -Sí, chef.

Sí, chef.

Que me toque pollo. Félix, tú serás el primero.

¡Venga! -¡Venga, vamos!

¡Vamos! -¡Vamos!

¡Vamos!

¿Es nabo? No has acertado.

Vamos con Almudena. Aquí mola estar,

pero me encantaría estar ahí abajo.

Pues levanto campana.

Puedes tocar, puedes comer.

Que lo hagan los chefs, a ver si sale.

Tú calla, cotorra. (RÍE)

¿Esto es salmón? Para la cara que estás poniendo...

Es que lo odio. Así es. Lo has acertado.

¿Es alérgica? -No.

Odia el salmón y el queso de cabra.

Vamos con Yolanda. ¡Uf, madre mía!

¿"Uf" qué? Puedes oler, puedes comer.

Te ha tocado el bicho. -¡Bua! ¿Jengibre?

¡Uy! ¡Ay!

A ver qué le toca. -A ver, Antúnez. Va.

¡Bueno! Fácil.

¡Ay, huele a algo!

Jamón. (JUECES) ¡Bien!

Como frito. -Muy bien.

Vamos con Ana. Callaos, que le toca a Ana Obregón.

Que me toque pollo. Que me toque pollo.

Una delicia.

Veo menos que un gato de escayola.

¡Hum! Papaya. ¡Muy bien!

¿Qué ha dicho? -Caballa.

-Papaya. -¡Ah!

Vamos con Félix.

Vamos, Félix.

Pollo. Fiambre de pollo. Pues sí, señor.

Qué suerte.

Almudena.

Mal se les tiene que dar para no saber hacer salmón o pollo.

¿Qué hago yo con una papaya?

Vamos, Almudena. Prueba.

Está rico, eh. -¿Melón?

¡Melón! ¡Muy bien! (GRITA CONTENTA)

¡Qué guay, tía! Pues vamos contigo, Yolanda.

¡Venga, Yoli!

Queso. Sí.

¿Feta? ¡Sí, señora!

(Aplausos y vítores)

¿Qué ha dicho? -Queso feta.

¡Ya tengo el plato! -A ver qué hago yo

con una papaya, ¡Dios mío!

¡Uy, qué rico! Vas a disfrutar. Proteína del futuro.

Oye, eso sí que puede ser un bicho.

Regodéate. Ese te vendría bien.

Es un ingrediente que tienes que probarlo bien,

no fallar, porque te vendría bien.

Los hacen como en... Lo mismo en...

¿Cómo se dice "farm"? -Una granja.

Como granjas de bichos.

Asqueroso.

¿La pata del cerdo? ¿La pata del cerdo?

¿El lomo del cerdo? Déjalo. Tápalo. No es.

Ya sé que no hay nada vivo ni gusanos.

Yo ya voy al loro. No estés tan segura.

Venga, Anita. -Espera, espera.

¡Uf! Qué chungo, si se ríen los chefs...

¡Hum! Pescado. Atún.

Venga, bien. ¡Muy bien, Ana! ¡Bravo!

¡Ay, tengo ya pescado en mi vida!

¡Qué alegría más grande!

(IMITA A ANA) Sexi, sexi, sexi.

Perdón. Hoy estoy "on fire".

Vamos. ¡Qué rico!

Qué bueno, ¿no?

¡Vamos, Félix! -Venga, Félix.

Productazo. Es lo que está dentro,

pero no lo saco, chicos. Nada. Siguiente.

Estoy pensando qué se me va a ocurrir hacer.

Esta es tuya, eh. Venga.

Facilón, eh.

¿Sandía? (JUECES) ¡Bien!

¡Qué buena! -Cómo está la Almu, acertando todo.

¡Oh! ¡Cuántos quisieran!

Venga, Yolanda, di algo. Si fallas esto,

me voy de "MasterChef". No falles eso, por favor.

¡Bacalao! ¡Bieeen!

(Aplausos)

Vamos con José Miguel.

¡Uy, qué cosita más rica! Puedo oler, ¿no?

Sí. Lo huelo desde aquí.

No te digo nada. Con ese ajo vas a flipar.

Unas setas. Bueno...

O de la familia de las setas. No. No son primos ni hermanos.

¡No te puedo creer!

Venga, voy.

Ana, Ana, Ana. Vas a ver. Vas a ver.

¡Ay, qué nervios! Vaya.

Es chocolate, ¿no? -Está rico, ¿no?

¿Qué es? Chocolate.

¿De qué color? Pues negro.

Pues muy bien. Eso es.

Se terminó la ruleta. ¡Bien!

Cocinar salado con chocolate tiene rollo.

Os podéis quitar ya los antifaces, por favor.

¡Madre mía! Espera, que este momento es...

(ANTÚNEZ) Estoy enfadado porque no acierto

los ingredientes que quisiera.

Es algo complicado. El plato se me hará muy complicado.

Aspirantes, como os hemos dicho, en este reto tendréis que elaborar

un plato libre con los ingredientes

que acabáis de reconocer

y con los que identificasteis del tajín.

No es obligatorio utilizarlos todos.

Félix, tú cocinarás

con pollo, cordero, pasas, agua y orejones.

¡Qué bueno! -Está superbién.

Almudena, tú tienes salmón,

melón, sandía, cebolla, calabacín y sal.

Yolanda, tienes queso feta,

bacalao, almendras, cúrcuma y comino.

Gracias. Antúnez, tienes jamón,

cuscús, nabo y jengibre.

Ana, y tú tienes papaya, atún,

chocolate negro, perejil, pimienta negra,

azafrán y pimentón dulce. ¡Toma!

Además, tenéis la caja de básicos en vuestros puestos de cocina.

Toño, por favor, dales algún consejo.

Os tenéis que centrar en diseñar o pensar.

No os encorsetéis.

Cuál será el producto principal.

Pero con los ingredientes que tenemos,

vamos, ahora mismo, se pueden hacer unos platos riquísimos.

(ALMUDENA) Mi estrategia es ir a lo seguro.

Como en una disciplina deportiva,

la competición no es para experimentar.

Eso en los entrenamientos.

Y el tiempo comienza en tres, dos, uno... ¡Ya!

¡Venga, chicos! (JALEAN)

¡Venga, vamos, arriba!

¡Muy bien, Félix! -¡Vamos, Ana, ahí!

-¡Cuidado con la mano! -Quiero quitar poquito.

"Arrejúntate" un poco, que no me cabe Juan.

Bueno, Toño, vaya prueba buena, eh.

Aquí vais a podéis valorar, realmente, un poco

la actitud, cómo piensan, cómo se enfrentan.

En qué piensan cuando se enfrentan

a ingredientes que no están muy familiarizados.

Vamos a empezar por Yolanda: bacalao, queso feta,

almendra, cúrcuma y comino.

El queso y el bacalao funcionan bien.

Funciona perfectamente. Y para darle vidilla,

tiene la cúrcuma. Puede hacer un plato muy divertido.

Yolanda está superconcentrada.

Concentrada y relajada. Es importante.

No hay que pensar mucho en esta prueba

y no meterte en berenjenales. Asegurar el tiro.

Me voy a hacer una mermelada que no he hecho en mi vida

y no sé cómo se hace. Eso así va bien.

Bueno, Ana Obregón... Es un atún que ya,

si no lo destrozas... Con esa papaya

y esos componentes aromáticos, haces algún tipo de aliño

como un tartar y unos daditos de atún,

y ya está. Lo malo es

si intenta meter el chocolate.

Entonces, ahí... ¡Ay, no te vayas!

Bueno. -¿Para qué está pelando Ana

tanta papaya? Es para uno. -Ya sé que es para uno,

pero voy a hacer una mermelada que te cagas.

Ella tiene su técnica.

A mí, dejadme, que quiero hacer todo.

Quizás, el que tenía menos ingredientes, es José Miguel.

Sí. Lo va a pasar difícil. Vamos a ver qué pasa.

Oye, un jamón, un cuscús... Alguna especia tiene, ¿no?

Y ahora, que lo aliñes bien, que esté rico.

Metes ahí unos taquitos de jamón, no sé qué y poco más.

¿Va a meter el jamón al horno? -Lo hará a seco para decorar.

Almudena tiene cosas: salmón, melón, sandía,

cebolla, calabacín y sal.

Tiene elementos para hacer algo sencillo,

que esté muy rico y que no te complique.

Va a asar salmón. Pues le tiene que poner

un poco de aceite. -Sí. Se te va a pegar, Almudena.

¡Almudena, aceitito, cariño! -Que se te va a pegar.

¡Vamos a ver, aspirantes! El próximo que, en vez de animar,

dé pistas, cocina, o delantal negro o me lo como.

¿Oído? (TODOS) ¡Sí, chef!

Gracias.

Almudena va a hacer espaguetis de calabacines

con la piel. -Ah, "calabacetis".

No tengo ni idea por dónde pueden ir los tiros de Ana.

Venga, a pesar.

Pues no sé para qué tiene que pesar. No tiene necesidad.

Puede hacer una chapuza o un milagro y nos hace un platazo.

Ni idea. Como es Antoñita la Fantástica,

lo mismo inventa algo.

Qué manera de estropear una papaya. (RÍE)

Y Félix tiene pollo y tiene cordero.

A partir de ahí, escojo el que quiera.

El máximo problema que puedan tener Félix hoy,

es que le he visto nervioso.

Yo lo he visto asustado. Las dos cosas.

Más asustado. Estaba tembloroso.

Y esos son ingredientes básicos para meter la patita.

Pues irme el primero, la verdad es que, para mí,

significaría, con lo competitivo que sabéis que soy, una derrota

y me sentiría bastante mal, sobre todo, por toda la gente

que apuesta. Mi madre, que le flipa el programa,

que es una fan del programa brutal,

sentiría que la decepciono.

Decepcionar a una madre es lo último que uno quiere.

¡Vamos, Ana! ¡Venga, Anita! ¡Venga, Ana!

¿Esto es el queso feta? -Yolanda, apoya eso. Apoya.

Mira Almudena. Mira Almudena.

Almudena ha metido un huevo poché. -Te vas a caer, Tamara.

No te inclines tanto. -Gracias por preocuparte.

Aunque estamos compitiendo, veo que eres un buen hombre.

¡Bien, Almu! -¡Olé, mi tesoro, Almu! ¡Mi tesoro!

Mi madre me mata si me ve haciendo esto.

Esto ya va, eh. Esto ya va.

¡Venga, Ana! -¡Vamos, Ana! ¡Vamos, vamos!

Haré una cosa que me divierte, que vi en un tutorial.

Ana se pone creativa

y eso me da mucho miedo. (RESOPLA)

Hoy estoy más tranquila, porque al ser un plato

que me lo estoy inventando y es creativo esto, yo estoy feliz.

¡El chocolate, qué bueno, macho!

Tengo que quitarle las espinas, porque como encuentren una

los jueces, me da algo.

Qué ordenada es. -Y Félix ha metido el turbo.

Lo ves ahí al fondo a tope. -¡Muy bien, Félix!

Félix está concentradísimo.

Sabe perfectamente lo que hace. -¡Un poquito de vino!

Chunguitos, en un ratito, quiero que deis palmas, eh.

¿Qué ha dicho? ¿Que le demos pistas?

No. Que le demos palmas. -Ah, palmas sí.

(Palmas)

Si te apetece disfrutar de la cocina

siendo tú el protagonista, puedes

en el restaurante MasterChef de Madrid.

Vivirás una auténtica experiencia gastronómica,

degustando algunos platos emblemáticos

que se han elaborado en estas cocinas.

Y podrás conocer a los aspirantes que han pasado por aquí.

Más información en restaurantemasterchef.com

y en nuestras redes sociales.

Mira mi Yolanda qué bien. Está haciendo la bechamel, ¿no?

No quiero que se me queme por nada del mundo.

Yolanda, cuéntanos qué estás haciendo.

Estoy haciendo croquetas con el bacalao que me ha tocado.

Y quiero que me quede muy sequito el bacalao,

porque si no, ya la hemos "cagao".

¿Sabes lo que me gusta a mí cuando hago también...

¿Qué? Te voy a dar una pistita.

Aromatiza. -¡Anda!

Infusiono, coge más sabor y, luego, echo el bacalao.

Miradle. Está metiendo el bacalao en la leche.

Con cuidado de que no caiga ese trozo de bacalao.

Moviendo, moviendo. ¿Por qué me quedan grumos,

si nunca me quedan? Qué miedo me das, Yolanda.

Hay que trabajarlo bien. -Esto es muy fuerte.

Lo que es muy fuerte, es el engrudo que me vas a hacer.

No, no, no. -No, hombre.

El punto de sal es importante.

¿Quieres que te diga una cosa? Sí.

Echaría bacalao ya. Y el quesito feta

no sé si ponérselo ya.

Muchas gracias, chefs.

Almudena va a triturar ahora la sandía junto al melón.

Tenía que haberla cortado a rodajas, como hago en el pueblo.

No entiendo por qué me pongo a cortar esto

de una forma que no la he hecho en mi vida.

No. No se ha bajado.

Pero la croqueta es difícil hacerla.

-Ya, ya. -Yo no me meto en un lío

de croquetas. Yo prefiero hacer el bacalao al horno.

Pero escúchame. Si tú metes eso en el horno...

-No. Lo va a meter en el abatidor.

Es muy guay el nivel que hay.

Yo no sé si echarle el azafrán aquí.

¿Qué hago con el azafrán si no? Lo echo.

Esta está estirando. Almudena estirándose ahí.

¡Vamos, Almu! ¡Vamos! -¡Vamos, Almu!

¡Levanta la pierna! -Dejadla con la pierna tranquila.

# Si me das a elegir

# entre tú y la gloria,

# "pa" que hable la historia de mí. #

-Qué bonita.

# Por los siglos. ¡Ay, amor! #

# Me quedo contigo. #

# Me quedo contigo. #

(ANA) Solo "MasterChef" podía unir a Los Chunguitos

y Tamara Falcó y que funcionara.

¿No? Esto es maravilloso.

Aspirantes, habéis consumido la mitad de vuestro tiempo.

Os quedan 30 minutos.

¡Ay, mira! Está haciendo una... Está escribiendo "chef".

-Ahora pondrá "master". -¿Y eso para qué es?

Cumpleaños feliz, ¿no?

¿Y qué dice Almudena? Pues aquí estoy liada

con mi cebollita. Que voy a hacer un salmoncito

con unos calabacines así, cortados como en tiritas.

Ah. Y lo voy a poner de base

con la cebollita. Cebollita, salmoncito,

calabacincito... "Ita, ita".

Eso te traigo yo: un librito.

¡Ay, qué mono! Qué bien me viene esto.

"Cocina de aprovechamiento", mujer. ¡Ay, qué bien!

Tiene un montón de recetas sencillas que tú podrías hacer

con todos los aprovechamientos

del día anterior, de la comida, de la cena...

Yo te lo agradezco muchísimo. Pero ahora no lo utilice, eh.

No, no. Aquí lo guardo. Al cajón. Venga. Luego en casa.

A ver, Almudena... Toño, salmoncito, calabacincito

y cebollita. ¿Y qué más? El huevo lo voy a poner aquí

y lo he hecho en la Roner, para hacer un huevo poché.

O sea, uno aquí y otro en la Roner. Por si acaso.

A veces, lo abro y se me desmorona.

¿Y quién quieres que se vaya? A ver.

No es que quiera que se vaya, pero Ana Obregón...

¡Uf! Pues no estuvo muy acertada

en la prueba de equipos. Y lo peor es

que no defendió nuestro trabajo

muy guay, ¿sabes? (SILBA)

Oye, que se me va a pasar el huevo. Me tengo que ir.

Venga. Adiós. Nosotros también.

¿De dónde trae Almudena el huevo? -Me imagino que del Roner.

Me lleváis una ventaja a mí... Yo no sé qué es un Roner.

Por favor, por favor, por favor.

Bueno, pues ni tan mal.

¡Félix! -¿Qué?

¿Sabe rico o no sabe rico lo tuyo? -Bueno, sabor tiene, por lo menos.

-Te va a ir bien, tío. Ya verás.

Vale. ¿Y ahora dónde lo pongo? Aquí.

Se me va a caer. Estos son malabares.

¡Venga, vamos! ¡Venga!

Vale. Esto fuera.

¿Sabéis lo que está haciendo Ana? -Aparte de letras,

sería incapaz de decirte. -Tiene gracia.

Anita. -¡Hola!

A ver. ¿Qué estás haciendo? Mira.

Una especie de mermelada con el azafrán y la papaya,

para que vaya acompañando el atún.

Al atún. Atún con mermelada de papaya.

Así, como alrededor. Sí.

Aquí puse el azafrán, porque creo que había

que utilizar todos los ingredientes.

No había que utilizar todos. -Creí que sí.

-Si tienes que omitir alguno... Nadie dijo que era obligatorio.

Bueno. Luego, el chocolate lo que he hecho, es atemperarlo.

No entiendo muy bien qué pinta el chocolate.

Es que tengo que utilizarlo.

Todo. Te repito que no hemos dicho eso.

No es necesario. -Es la primera vez que lo hago.

Se nota. Cariño, un consejo.

Céntrate. -Claro.

Te pasas con las ayudas, Toño. Yo creí que tenía

que utilizar el chocolate. -Si estás segura, bien.

Lo que quieras. Estás en tu casa. Muy bien. Vale.

(ANA) Ahora me viene y dice que no hace falta todo.

Si no puedo poner todo, ¿qué hago?

¿Un atún a la plancha? Es que no sé qué hacer.

Yolanda va a hacer mayonesa. Siempre va muy bien.

Es una mayonesa que se está haciendo.

Ahí le está subiendo perfectamente la mayonesa.

La mayonesa no me encanta. -¿No te encanta?

Bueno, Yolanda se ha puesto creativa.

Por lo visto, ha hecho una mayonesa con alioli,

alguna cosita así para que vaya la mayonesa especiada.

Ten cuidado, Ana. Está suelto. Tienes suelto...

¡Ana, cuidado con la mano! -Que te haga "clic".

Si lo he apretado, pero se ha ido.

Oye, ¿y Félix? ¿Qué hace? Se desenvuelve en la cocina.

Cocina. Sí. Es muy discreto.

Está muy tapado este chico. Este chico tiene mano en la cocina.

Pues sí. Yo le veo de aprendiz en Atrio perfectamente.

Encima es que es tan mono...

Sí, por eso. Ideal.

Ella tiene que freír las croquetas.

-Mira. Ahí las tiene. -¡Qué buena pinta tiene eso!

-¡Vamos, venga! -¡Sí, sí!

Qué rica. Joder, está que te cagas.

Una pielecita. -Almudena va como un tiro, eh.

¿Qué está haciendo Antúnez? Está haciendo como unas migas.

¡Ah, no! Que ha mezclado con el cuscús.

Con toda la grasa, tío.

No sé yo. -¡Vamos, Ana! ¡Venga, Anita!

Esta va a hacer filete a la plancha.

Muy gordo. Muy gordo, Ana.

Que no se me pase. Bien, bien.

¡Almu, eso tiene un pintón! -Con lo poco

que me gusta a mí el salmón y que en la primera prueba

de Eliminación, me toque.

Oye, ¿qué está haciendo Antúnez?

-Un huevo poché. -Ah, para hacer un poché

en el agua hirviendo. Perfecto. -Perfecto, perfecto.

Muy buena idea. -¡Toma técnica!

¡Olé las técnicas buenas!

¡Mierda! Que tengo que limpiar la cocina.

¡Aspirantes, últimos cinco minutos!

¡Vamos! -¡Venga, vamos!

¡Equipazo! -Ahora la hora de la verdad.

¡Ay, ay, ay, ay!

¡Yoli, qué bien! Me da una rabia que la gente diga

que no sabe cocinar y es mentira. -Es lo que pienso de todos, eh.

Os lo digo en serio. Yo he dicho la verdad de lo que sé.

Un poquito para decorar. -¡Venga, vamos!

-¡Venga, chicos! -A ver. Os digo una cosa.

Lo que ha hecho Ana, yo también sé hacerlo.

¡Vamos, José Miguel! -¡Vamos!

Me ha salido fatal la manga pastelera esta.

Lo que quería hacer de chocolate, no se me ha enfriado.

Vaya mierda.

Que se me va a... ¡Ay, ay, ay!

¡Ay, que ha sobrevivido! -¡Me tenéis impresionada, eh!

La que he liado con el chocolate.

Ana lo que ha hecho, ha sido repetir las letras ahora

con la manga, en vez de levantar lo de lo otro, que se levantaba.

Estoy de chocolate hasta arriba.

¡Vamos, José Miguel! ¡Bien! ¡Corre!

Maldito huevo.

Aspirantes, no os quiero poner más nerviosos,

pero acabáis de entrar en el último minuto.

¡Madre mía!

¡Vamos, José Miguel, pon ese huevo!

¡Ay, ay, ay, ay! No lo muevas tanto.

¡Cebollino, cebollino! ¡Cebollino!

¡Nena, súper B, eh, Yoli!

Parece que estás en "MasterChef".

# Verde que te quiero verde. #

# Verde viento, verdes ramas. #

# La montaña verde. Que yo te quiero verde, sí, sí. #

# Que yo te quiero verde. ¡Ay, ay! #

# Que yo te quiero verde. # Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno... ¡Espera, espera!

¡Tiempo! ¡Manos arriba!

(Vítores)

(Aplausos)

¡Bravo!

(FÉLIX) No estoy seguro de lo que hice. Sabe bien.

Pero no sé, porque nunca sabes en este programa.

Te pueden dar un golpe por cualquier lado,

o porque no está bien cortado... Espero que les guste.

Aspirantes, comienza la cata.

Félix, tú serás el primero. Acércanos tu plato.

(TAMARA) ¡Vamos, bonito!

Qué mono es.

Félix tiene un pedazo de espalda, eh.

(RÍE) -¿No?

Félix, nombre de tu plato.

Pues guiso de cordero con orejones.

¿Ya está? Al final, es lo que es.

Reconozco que cuando voy a un restaurante

y me cuentan una milonga. ¿Esto qué es?

Cordero y orejones.

¿Tú crees que te ha salido el tiro por la culata?

Espero que no. No. Yo creo que es

un asegurar el tiro. La cocina es guisar.

Al final, esa tradición que buscamos

y que tiene que ser base,

es lo que tiene que hacer un cocinero.

Lo que has hecho tú hoy: un guiso de cordero

que tiene todo lo que tiene que tener, está rico...

El cuscús y más especias

y tendrías la tajín que presentamos.

El ingrediente principal está superbueno, está blando.

Tiene el toque dulce que le va divinamente,

las hierbas... Los pocos ingredientes que tenías,

los has aprovechado y has sacado un plato rico.

También dice mucho de quién lo hace,

porque se atreve con un guiso, que no es fácil.

Hay un buen punto de partida.

Está rico. -Gracias, chef.

Tienes un puesto en Atrio, seguro.

Encantado. Lo firmo ya.

Creo que si lo hubieses hecho mal, también lo tendrías.

Bueno, oye, un poco de confianza.

Es un gusto que les haya gustado.

Satisfacer a tus mentores, mola.

¡Viva Sevilla! -¿Es de Sevilla?

-Ajá. -Pues no tiene nada de acento.

Ah, es que es actor.

José Miguel, cuéntanos qué es este plato.

Jamón, jamón. -Jamón, jamón.

Ese es el nombre que había pensado.

He intentado, a través del sabor del jamón,

transmitir un plato que supiera bien, que estuviera rico.

Y luego, paralelamente,

he hecho un huevo poché. Lo intenté hacer.

Bueno, a priori, parece un plato combinado.

Por la disposición del...

Lo lógico sería... No te diré que pongas

menos cantidad, ni mucho menos. No es cuestión de cantidad.

¿Quién es el protagonista? El huevo y el jamón.

¿Sabes lo que te digo? Si el protagonista es el huevo,

no puede haber un kilo de cuscús, que no es muy sabroso.

Si haces cuscús muy sabroso,

que sea el protagonista y pon la cantidad que quieras.

Yo creo que hay un problema de exceso de jamón

que crea un exceso de grasa. Hay un batiburrillo de cosas

ahí que sabe mucho a grasa de jamón con un huevo tirado.

Van un poco los elementos a su aire.

Y con un exceso de grasa, que lo provoca el exceso de jamón.

Has logrado que una idea sencilla,

lo más básico, la proporcionalidad, esté mal.

(ANTÚNEZ) La crítica de los jueces hay que asimilarla.

Toma nota absolutamente de todo porque me va a servir para mejorar.

Almudena. A ver cómo os lo digo.

Es que aún no me encuentro cómoda delante vuestro,

porque me imponéis mucho.

Y he pensado que lo voy a hacer desde el lugar

donde yo más cómoda me siento,

que es el suelo.

"Spagat" de calabacines con salmón y sus torreznos

al huevo poché.

(Aplausos)

¿Así estás más tranquila? Sí. Es que este es mi sitio.

La he enseñado yo. Me está doliendo verla.

Esto lo representas, ¿a modo de qué?

Bueno, es para que, después de que probéis

mi plato suculento con el salmón, que espero que os guste,

os dejo un regusto de dulce un poco con el melón y la sandía.

Almudena, pero nos lo estas contando ya mucho mejor.

Donde va a parar. Más relajada.

Aquí arriba, así, con los ojos a la misma altura,

es un poco... Impone.

Lo mismo se fijan en mí y se olvidan un poco del plato.

Que aunque ha quedado... Lo mismo no les gusta.

Entiendo que el huevo es como salsa para el salmón.

Claro. El huevo lo he utilizado...

A ver. ¿Se abre? Bueno, el huevo está frito.

No te preocupes. Bonito está.

Es la primera vez que hago

el Roner y creo que, igual... Ya vengo yo.

Bueno...

¿Cómo quieres que lo mezcle esto? Pues mira.

Coges un poquito de huevo. Coges un poquito el calabacín

con la cebollita pochada. Y coges un poco de salmón.

Y ahora, para la boca.

Muy bien.

Bueno, hay un batiburrillo de cosas bien hechas.

¿Vale? Entiende ese contrasentido que te digo.

Un salmón justo en su punto y como principio

y punto de partida, me valía. Pero en ese miedo

de querer agradar y querer hacer cosas,

pones un huevo al lado de un plato combinado

que, además, el huevo está muy hecho.

Y traes el rollo "detox" este, que no tiene sentido.

Te agradezco la idea de querer estilizarnos.

Vale. Me alivia que eso no ha tocado

el plato, porque ahí eso sí que no funcionaba ni de broma.

Vale. Es un plato sencillo.

Has asegurado. Te has arriesgado con el huevo

a baja temperatura por primera vez.

Te ha salido mal, pero tampoco fatal.

La piel crujiente está impecable.

La idea es buena. El plato es mono.

O sea, no es el plato de mi vida, pero está bien para esta prueba.

Está rico.

(ALMUDENA) A ver qué invento para los siguientes

para volverles a despistar un poquito, porque son muy listos.

Estaba ahí abajo más a gustico... Claro.

Como en el sofá. -Claro que sí.

Vamos a ver, Ana. Nombre del plato.

A ver. Eh...

Yo le llamaría, como ha sido un plato

basado en cata,

pues atún a la cata a ciegas.

Como también había chocolate, digo: Voy a hacer un homenaje

al programa este maravilloso.

Aquí no pone "MasterChef". Pone "Merry Christmas".

Cuando nos hemos acercado y hemos dicho:

"No tienes que utilizarlo todo",

aun así, lo hemos puesto en el plato.

Eh... Estaba ya.

Mira. Es papaya...

Sí. Claro. ¿Lo has probado?

Sí. ¿Y qué tal?

¿Alguno de vosotros se atreve? Es que no tenía nada más, Jordi.

Papaya y atún. ¿Qué hago? ¿Un atún solo?

¿Quién se atreve? Yo me atrevo.

Venga. Ven para acá. Es papaya y atún.

Está asqueroso, pero porque el chocolate...

Vamos a ver. Esa... Yo, desde el principio...

-Parece un postre. -Un momentito.

Desde el principio, he entendido: "Todos los ingredientes".

¿Qué ingredientes tenía yo? Atún y papaya. No había más.

Oye, y también he probado cosas de Jordi Cruz

que no pegaban ni carajo. Es más, algunas estaban horribles

y las he probado. Y... horrible.

No está bueno, ¿no? -No.

No me preocupa que el atún esté insípido.

No me preocupa que la papaya esté dulzona y hagas un postre.

A mí, lo que me preocupa de verdad, es tu caligrafía.

Yo, el chocolate no quería integrarlo. Quería decorar.

Pero se me ha derretido. Entonces, eh...

Entiendo que el atún es un producto que hay que tratarlo poco.

Se puede dejar crudo, no pasa nada.

Y con unas hierbas, puedo hacer un aliñito

y que casen los dos. ¿Qué has hecho?

Una marranada en toda regla.

Lo sé. Horrible. El aza... Yo tengo la base,

que lo siento mucho, que he entendido

que había que utilizar todo.

Pero es que nosotros te lo hemos dicho ahí.

Te hemos dicho... Pero ya había hecho la mermelada.

-Pero no la pongas. -Por ponerla toda.

Contextualmente, es un postre con atún.

Ya. Pero digo: Si tengo que utilizar todo,

tengo que utilizar todo.

Ana, es una pena que siempre tengas una excusa,

porque te lo hemos dicho cuando hemos ido a verte a cocinas.

Podías haber rectificado. Pues no.

No escuchas y haces un plato que a mí me da vergüenza.

A mí no me da ninguna vergüenza.

Un atún y una papaya. Es lo que hay.

Me quema la lengua.

-¿En serio eres alérgica al atún? -Solamente dime

si se me está inflamando el labio.

A ver. Salvo que lleves bótox... -No. ¿Qué coño de bótox?

Yolanda, preséntanos tu plato.

Croquetas de bacalao con queso

al estilo catalán. Las he acabado

con un poco de alioli, que es típico catalán.

Entonces, me he imaginado una carta que ponía eso

y la gente diría: "¿Por qué?"

Yo pensaba que eras bastante mejor inventándote nombres.

Croquetas sexis: ¡Olé mis pelotas!

(Risas)

Ahora sí. Ahora me ha gustado.

¡Olé mis pelotas! Está bien. Vale, vale.

(RÍE)

Está tan bien incorporado el bacalao,

que parece una brandada de bacalao.

Un bacalao desmigado que emulsionamos

con un ajo caliente y tenemos una crema muy rica.

Bien fritas, con un alioli suave que le funciona muy bien.

No sé qué decirte. ¡Olé tus pelotas, Yolanda!

-¡Olé! Gracias.

(Aplausos)

¡Olé mi dinosaurio! -Gracias.

¡Ay, qué bien! Yolanda... Yolanda...

¡Que no te vayas! -¡Yolanda!

Ponte aquí delante, por favor, que no hemos acabado contigo.

A lo mejor, a nosotros tres no nos ha gustado nada.

¡Claro! Solo me ha dado una.

Están muy ricas, muy bien hechas, cremosas, saben a bacalao.

Sí. Está muy bien, muy ricas, Yolanda. Ya. Punto.

Yo, desde luego, si pones una tapería con estas croquetas,

allí me tienes. -¿Ah, sí?

Para mí, es una idea brillante y una realización impecable.

¡Toma ya! (APLAUDEN)

¿Ahora sí? Vete.

¡Hala, venga! Delante de cocinas.

Ahora sí.

(YOLANDA) Lo que me han dicho los jueces, te hace una ilusión.

¡Olé mis pelotas! Ya está.

Aspirantes, la cata ha terminado.

Ha llegado el momento de decidir quién es el primer aspirante

que abandona las cocinas de "MasterChef Celebrity".

Pero antes, vamos a despedir a nuestro invitado.

Toño, gracias por venir una vez más.

Un placer. (APLAUSOS)

¡Danos mesa! -No. No me voy,

sin que los paisanos me canten. -¡Venga, dale!

# Sí, sí, sí. Me gusta Badajoz. #

# Sí, sí, sí. Me gusta Madrid. #

# Y de Sevilla, primo, ¿qué te voy a decir? #

¡Se acabó! ¡Ahí va!

Vete con la música a otra parte, Toño. Adiós.

¡Olé, olé! (APLAUDEN)

Me encanta Los Chunguis. Me encantan.

Ahora sí, toca deliberar.

A deliberar ahora. Es verdad.

¡Ay, qué tensión, de verdad!

No se sabe nada. -A ver qué pasa.

Fíjate el huevo. Pensé que iba a hacer así

e iba a salir un río y, de repente, se queda... ¿Sabes?

Lo tenemos. Vamos.

Aspirantes, una de las cosas que más temíais

antes de llegar a "MasterChef", era quedaros bloqueados

ante unos ingredientes que no habéis elegido vosotros.

En este reto, habéis tenido que cocinar

con los ingredientes que reconocisteis.

En ningún momento dijimos

que tuvieseis que utilizarlos todos.

¿Verdad, Ana? En ningún momento.

Lo he entendido.

Te has empeñado en meter el chocolate en tu plato

y, case o no case, lo has incluido, que no integrado.

¿Puedo explicarlo o no? Sí, claro.

Calla. -No es capaz.

No era incluido. Era una decoración.

Se me ha derretido.

Ya está. Vale.

Me hace el plato con "MasterChef" de chocolate y la dejo.

(ANA) Creo que los jueces se han ensañado conmigo.

Lo que no saben, es que la gente a mí me quiere mucho.

Y cuando das caña a alguien que quieres mucho,

el que queda mal, no soy yo. Así que...

Ha habido un aspirante que nos ha demostrado

que tiene mano en la cocina

porque nos ha hecho un guiso con fundamento.

Y ese aspirante es... Félix.

Félix.

Puedes subir a la galería porque continúas

una semana más en "MasterChef".

(Aplausos)

¡Olé!

¡Bien, Félix! ¡Bien!

¡Corre, corre!

¡Ay, yo quiero subir escaleras!

Enhorabuena. -Gracias, señores.

(RESOPLA) ¡Qué fuerte!

Ha habido dos aspirantes que, haciendo dos tipos

de cocina diferente, también han triunfado en este reto.

Uno ha hecho cocina tradicional y contundente

y el otro algo más ligero y moderno.

Estoy hablando de las croquetas de Yolanda

y el salmón con verduras de Almudena.

(Aplausos)

Enhorabuena. -¡A correr, correr!

José Miguel, Ana, uno de vosotros dos,

lamentablemente, va a ser el primero

en abandonar estas cocinas.

José Miguel, hiciste un plato sencillo,

básico y, sobre todo, muy grasiento.

Estoy de acuerdo. Ana, tú misma lo has dicho.

No se podía comer.

No. Por tanto, el aspirante

que no continúa en las cocinas de "MasterChef Celebrity" es...

Ana.

¡Ostras!

Lo siento, cariño.

Lo siento mucho.

Qué se le va a hacer.

Debuté fenomenal en la primera prueba,

quedé la segunda y ahora la última. Me da mucha pena.

Pero, por otro lado, no me voy triste,

porque creo que es mi culpa.

Acepté este programa en un momento en el que venía

de un pasado y un año muy complicado.

Pero no he dejado ese tiempo. Ana, no te preocupes.

Eso me lo vas a contar aquí,

sentados tú y yo solos. Vale.

José Miguel, puedes subir a la galería.

¡Vamos, José!

Mi amor. -Lo siento.

Hay que ponerse las pilas. Me las voy a poner.

Estoy convencido que, poco a poco,

cuando vaya entrando en juego, pues irán saliendo mejor las cosas.

Bueno, Ana, quizás, en otro momento,

¿hubieses hecho mejor papel en "MasterChef"?

A ver. Yo no estoy satisfecha

del papel que he hecho corto en "MasterChef".

Siempre he dicho que vengo de no cocinar nunca nada

y de que me hubiera gustado tener tiempo

como otros para prepararme.

Pero es que he acabado hace nada con el tratamiento de mi hijo.

He estado en hospitales y no he tenido tiempo real.

Tenía que haberme dejado un tiempo para recuperarme

emocionalmente y físicamente del año estresante que he llevado.

A ver. Lo he intentado, pero, en el fondo, de verdad,

creo que es muy justo que la que se tiene que ir,

soy yo, porque soy la que peor cocina de todos

y esto es un concurso de cocina.

Bueno, yo sé que es demasiado pronto.

Pero mirando a la galería,

mirando a tus excompañeros ya... ¡Mis niños!

(Aplausos)

¿Quién crees que será el próximo MasterChef Celebrity?

Yo creo que va a estar entre Ana y Almudena.

Ana y Almudena. Porque las mujeres,

esta edición la van a ganar.

Apuestas por una mujer. Sí.

-Bueno, a ver. -Hay que aceptarlo.

Que no. Que es que yo no tengo... Que no.

Yo estoy muy de acuerdo contigo, aunque sea lo único que...

De verdad, yo creo que las dos. Creo que las dos.

Ana, ha llegado el momento de abandonar las cocinas

de "MasterChef". Mira. Si queréis

que venga a presentar con vosotros, me avisas.

Yo me vengo aquí, os echo

una manita, que lo hacéis muy bien.

Siempre, la experiencia es un grado.

Así que te llamamos. Me llamáis.

¿Te puedo dar un beso? ¡Por favor! Sueño con ello.

¡Bravo, Pepe! Gracias.

¡Chicos, os quiero!

(Aplausos)

Un placer. Gracias por todo.

"I love you". -¡Adiós!

¡Guapa! -Adiós.

Chao.

Adiós. Recuerdos a Spielberg.

(ANA) En América.

Ha sido una experiencia muy breve, pero "MasterChef" ha supuesto...

No sé. Es algo que no he hecho en mi vida,

con tantos años de tele,

pero no es lo mío. Creo que "zapatero, a tus zapatos"

y, en el fondo, me han hecho un favor.

Ana se va de "MasterChef" con pena por haber sido la primera.

Pero hay que reconocer que tiene mucho mérito

por haber llegado hasta aquí sin haber pisado,

prácticamente, una cocina en su vida.

El resto de sus compañeros están dispuestos

a seguir demostrándonos hasta dónde

son capaces de llegar en la cocina.

Ilusión y ganas no les falta. En una semana, lo comprobamos.

Mientras, ya saben, ¡pónganle sabor a la vida!

(Aplausos)

Aspirantes, bienvenidos al Castillo de Belmonte.

Si es Óscar. -¿Esa no es Paula Prendes?

¡Eh, eh! -¡Eh! ¿Qué hacéis?

¡Oye! ¡Todo el mundo corriendo!

¡Ay, no puedo hacer esto!

¿Por qué no invitamos a tu madre y le presentamos a Los Chunguitos?

¡Un hacha quiero!

¡Ay, esto es terrible! ¡Dejad!

¡Vamos a ponernos a guisar perdices!

Está duro. Sí. El problema ya no es

que no vaya a sacar perdiz, es que, a lo mejor,

tampoco saco la longaniza.

¡Vamos, chicos! -Yo no he trabajado más en mi vida.

¡Vamos, equipo! ¡Uh! Más cosas que el otro día.

Nos visita para daros una clase magistral...

¡Loles León!

(Aplausos)

Cómo le cambia el color al pollo.

A ver si me he confundido y es ternera.

Un aceite se está quemando. (GRITA)

No hay mejor forma de aprender que desde la galería.

Tiene buena pinta. Lo he probado todo junto.

¿Tú lo has comido alguna vez? Me parece que está muy bien.

Ni está crudo, ni está cocinado, ni marinado.

Es como si hubieses marinado una suela de un zapato.

¿Lo dices por el tarugo este? Dicho esto, el aspirante

que no continúa en las cocinas de "MasterChef" es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 1

Masterchef Celebrity 4 - Programa 1

11 sep 2019

Tamara Falcó, Ana García Obregón, Vicky Martín Berrocal, Yolanda Ramos, Elena Furiase, 'Los Chunguitos', Almudena Cid, Ana Milán, Juan Avellaneda, 'El Sevilla', Álex Adróver, Marta Torné, Félix Gómez y José Miguel Antúnez, protagonistas de la edición.

ver más sobre "Masterchef Celebrity 4 - Programa 1" ver menos sobre "Masterchef Celebrity 4 - Programa 1"
Programas completos (2)
Clips

Los últimos 53 programas de MasterChef Celebrity 4

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Idalia Reyna

    Les veo desde México, Mi ciudad Nuevo Laredo, Tamaulipas!!.Me encanta el programa, aún así con algunas personalidades que se van al extremo!!.. Disfruto!!! Bien por los Chefs mis respetos, al igual que al auditorio de ese bello país!!!! Abrazos fuertes desde México, Bendiciones!!!....¿Idalia Reyna.

    pasado miércoles
  2. Be

    El momento por el que ha pasado Ana no justifica su falta de seriedad y de respeto. Bien eliminada.

    pasado martes
  3. Maria

    Por Dios! Esto es un programa de cocina y se va a cocinar. Ana le faltó el respeto a sus compañeros y a todo Dios, no se le podía hacer crítica constructiva porque ya tenía respuesta. Independientemente de la situación que esté pasando debió poner más de su parte y no victimizarse

    pasado sábado
  4. Carmen

    Viqui es muy intensa y muy muy pesada

    pasado sábado
  5. JOSE CARLOS

    Humillar?? Pero vamos!! Esa señora quien se cree que es, en la prueba de grupos no ha mostrado ni responsabilidad, ni culpa ni solidaridad hacia sus compañeros. Humildad es lo que Le falta. Yo me he tragado Ana y los 7,pero aquí se viene a cocinar.

    pasado sábado
  6. Candido

    Un trato injusto a Ana Obregón, habiendo participantes que aportan muchísimo menos

    13 sep 2019
  7. Steak Tak

    ¡Qué peeee-sa-daaaa es esa señora Berrocal! Quejica... chivata... histérica... ¡Vaya mala baba! Nunca he sido fan de Obregón pero en esta Guerra de Egos ha sido muy injusto el trato que le han dado, sobre todo sabiendo que está en una situación personal delicada.

    13 sep 2019
  8. María

    El programa no se escucha.

    13 sep 2019
  9. miguel angei

    es una verguenza el buling que sele a echo a ana obregon que verguenza de supuestos profesionales que educacion

    12 sep 2019
  10. Jenny

    Lazos de sangre la encumbro merecidamente Ana Obregon y master chef la humilló q falta de tacto y sus compañeros desagradables jueces poco profesionales.

    12 sep 2019