www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5454796
Para todos los públicos Masterchef Celebrity 4 - Final - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

(Música jazz)

(Música jazz)

(Tarareos de Boris)

Bienvenidos a la final de "MasterChef Celebrity IV".

los aspirantes llegaron aquí creyendo que sabían dónde venían,

pero, poco a poco, se dieron cuenta de que este "talent" es exigente.

Esta noche conoceremos, por fin, al ganador de esta edición.

(BORIS) ¡Oh! (VICKY) Mi tesoro...

(BORIS) ¡Guau, es total...!

(VICKY) Es una barbaridad.

Aspirantes, buenas noches. ¡Buenas noches!

Y enhorabuena por llegar a la final de "MasterChef Celebrity IV".

¡Yeah! -Muchas gracias.

No ha sido fácil llegar para ninguno de los cuatro,

habéis trabajado mucho, os habéis dejado la piel en cocina,

alguno de vosotros, incluso, los dedos...

Y todo, un poco de todo.

Como os hemos dicho desde el primer día,

el esfuerzo tiene su recompensa y ser finalista es la vuestra;

así que, por favor, disfrutadla.

(BORIS GRITA CONTENTO) ¡Bien!

Ha costado, ¿eh?, ha costado.

Cada uno de vosotros llegó a las cocinas

con motivaciones y objetivos diferentes,

y, sin embargo; casi tres meses después,

los cuatro estáis en el mismo lugar.

Félix, has reconocido que viniste por tu madres,

porque es muy fan del programa y le hacía ilusión verte cocinar.

¿Qué significa, para ti, estar en esta final?

La verdad, me siento muy agradecido,

no esperaba llegar tan lejos en esta aventura,

lo soñaba, pero no lo esperaba, y me lo he pasado genial.

Así es, llegar aquí no te ha resultado nada fácil,

¿cuántos kilos has perdido, Félix?

Seis kilos. (BORIS) ¿¡Qué!?

Los que me vendrían bien perder. (BORIS) Es verdad.

Escúchame, ¿cómo has perdido seis kilos?

De músculo, porque no hace "crossfit".

Creo que, también, por los nervios, se cierra el estómago y no como...

A mí me encanta cuando dicen:

"Estoy nervioso o en un mal momento se me quita el hambre".

A mí no se me quita con nada, siempre tengo hambre.

Ha sido un subidón este programa, porque durante el proceso

pensaba que no lo merecía y que no sería capaz de llegar.

Boris, si hay una persona, en estos momentos,

con el corazón partido, eres tú. Totalmente. Es cierto.

¿Quién te gustaría que ganara, si no fueses tú?

Puedo ser muy diplomático;

me encantaría que Félix llegara más lejos que yo

y me gustaría que ganara una de mis dos amigas.

No apuestas, del todo, por Félix.

No apuesta, ha ido desinflando la cosa...

Que estés por encima de él, pero no que ganes.

Perdón, pero, siempre, debo agregar algo;

Félix ha manifestado que si nosotros somos duelistas...

Acho, acho...

Va a cocinar solo con el delantal. -De eso me acuerdo.

Yo no he dicho...

Pensaba que era delantal y es la chaquetilla.

(RÍEN)

¿Te imaginas que somos duelistas? -Por favor, delantal.

(RÍEN)

Debo romper la promesa, lo siento.

Esto es la televisión pública y esto no va de eso, por favor.

Vicky, te costó decidirte a participar,

pero lo tuviste claro desde el primer programa,

porque eres competitiva y has venido con un objetivo claro.

Sí, claro, siempre.

Cuando me meto en una aventura o en un proyecto, voy a darlo todo;

los términos medios, sabes que no los conozco.

Pero llegaste a pensar que esto podría contigo.

Es que esto no es moco de pavo. -No, mi amor.

Cuando entré no me llevaba bien ni con los fogones ni con nada,

ha sido complicado. -Pero tienes alma.

Ahora, le hablo de tú a tú a la gelatina, a los crustáceos...

Vicky, ¿dónde ha estado la clave de esa evolución?

En mi actitud, siempre he creído en mí,

no por nada, es la única manera, si no, te comen.

¡Y estamos aquí!

# ¿Qué pasará? ¿Qué misterio habrá? Puede ser mi gran noche. #

(BORIS SIGUE TARAREANDO)

De no saber hacer nada

a estar en la final, creo que tiene que ser por algo.

Tamara, te he escuchado decir que rezar no está demás,

no sé si lo has hecho antes de entrar o quieres hacerlo ahora.

Sin parar, me santiguo antes de entrar, por supuesto...

Te ha traído suerte.

Vicky cree mucho en ella y yo creo en Dios.

(RÍEN)

(BORIS) Muy bien. (VICKY) Me encanta.

Llegar a la final tiene mérito, pero imagínate que ganas,

¿a quién dedicarías el triunfo?

A mi madre. (BORIS) ¡Oh! Bravo.

Sí. -Bravo.

¿Por qué?

Ha sido el apoyo constante en mi vida;

evidentemente, también, mi padre y mis hermanos,

pero el amor de una madre es muy especial.

Así es.

Se lo quiero agradecer,

porque está muy emocionada, me llama y me pregunta cómo ha ido,

entonces, está siguiendo esto con mucha intensidad,

así que he decidido, si gano, dedicárselo a ella.

Bueno, felicidades a los cuatro, porque el sueño

con el que empezasteis esta carrera se ha cumplido.

En esta final os vais a enfrentar a dos retos complejos;

del primero saldrá un finalista

y de la prueba de exterior saldrá el otro.

Madre mía.

Esos dos finalistas se verán las caras en el gran duelo final,

en el que lucharán por hacerse con el título

de Cuarto MasterChef Celebrity España.

¡Guau!

Aparte del título, el ganador se llevará 75 000 euros

para la ONG que elija. ¡Guau!

Un premio con el que podréis ayudar a mucha gente que lo necesita.

Y, además, los dos aspirantes que lleguen al duelo final

disfrutarán de un curso de Cocina Creativa,

de un fin de semana, en el Basque Culinary Center,

la prestigiosa Facultad de Ciencias Gastronómicas

de San Sebastián. (VICKY) Qué maravilla.

Para ellos y un acompañante. (BORIS) Ajá, me encanta.

Así que, por favor, aspirantes, ocupad los puestos de cocina,

porque empieza el primer reto de la noche.

(BORIS) "Oh, my God!" ¡Ahí está el premio! ¡Es total!

(VICKY) Es una barbaridad.

(TAMARA) Ver el trofeo significa que es real,

que estamos en la final, que estamos a un paso.

Aspirantes, os enfrentáis a la última caja misteriosa.

Vicky, a modo de despedida, ¿qué te gustaría encontrar debajo?

Nada. (RÍEN)

Si me apuras, nada.

¿Al portugués? Ay, sí...

(BORIS) Cantando fados. -¡Ay...! Sí, sí.

(INTENTAN CANTAR UN FADO)

Me encanta escucharos cantar fado.

Pues... ¿Qué me gustaría encontrar? Pasta.

Un poco más de nivel, que estamos en la final, Vicky.

Ah, bueno, pues nada... Una yema curada.

Que ya sube el nivel a saco. -Eso es un nivelón.

Algo superlujoso.

Algo que supiera hacer.

Como sabéis, solo hay una manera de descubrir qué esconden.

A la de tres, quiero que las levantéis a la vez.

Una, dos y tres.

(BORIS GRITA) ¡Ay, qué monada!

(VICKY) No me lo puedo creer, ¡chaquetilla!

¡Ay, qué mona! La chaquetilla...

¡Hala, cómo mola!

¡No puede ser! ¿Se puede poner uno? ¿Se la puede poner uno?

Para poder ponérosla, debéis ganárosla a pulso

con vuestro trabajo y esfuerzo.

¡Oh...!

Tamara, ¿qué te parece?

¡Por fin mi propia chaquetilla! Por fin...

¡Me la tengo que ganar, me la tengo que ganar! Por fin...

Félix, si consigues ganártela, ¿qué pensará tu madre?

¿Te la imaginas? Va a dar unos botes...

Pero va a flipar, seguro.

Vicky, ¿te imaginas en el duelo final con la chaquetilla?

No, me muero directamente.

(RÍEN)

Si llegas a ese duelo, ¿con quién quieres que sea?

Yo soy muy de la mujer, vivo de la mujer,

he trabajado para la mujer, soy defensora de la mujer

y me gustaría, si llego, llegar con Tamara.

Oh... Vicky. -Me gustaría llegar con ella.

(BORIS) Qué divinas.

Boris, ¿qué te parece esa chaquetilla?

Me encanta, estoy fascinado.

¿Cómo te quedará?

Espectacular. Félix, ¿cómo la ves? -Es guapísima.

Estoy intentando saber cuál es tu talla,

porque podríamos compartirla.

La chaquetilla me parece una obra de arquitectura;

por eso, me encantaría poder vestirla.

La primera prueba consiste en replicar el plato de un chef,

siguiendo sus instrucciones y a su ritmo,

como si estuvierais en una cocina profesional.

En una noche tan importante hemos querido invitar

a un chef español con cuatro Estrellas Michelín,

que nunca se había sometido a este reto.

Fue el cocinero más joven en conseguir una Estrella en España

y el segundo en todo el mundo; tenía, solo, 24 años.

Ajá...

Ahora, tiene cuatro Estrellas y algunos añitos más.

¿Sabéis de quién os hablo?

Jordi, ¿no?

Desde el restaurante ABaC, en Barcelona,

con tres Estrellas Michelín, ¡Jordi Cruz!

Gracias, chavales.

¡Qué maravilla! Claro, nadie ha conseguido eso.

Jordi, los finalistas desean saber qué has traído.

¡Allá voy!

(Gritos de sorpresa)

Boris, me pedías algo lujoso...

He traído algo que se parece a la Domus Aurea.

¿Podemos subir? -Ya estamos...

Encontramos elaboraciones que acarician la ventresca de atún.

La receta con la que más me gusta acompañar el atún es el ajoblanco,

lo encontramos con una crema de ajos compotados;

en el centro, leche de almendras con gotas de aceite de oliva;

en el medio, algo que me gusta para acompañar la ventresca,

que es un agua de arroz, ligada con un poco de soja

y un poquito de mantequilla ahumada.

(FÉLIX) ¡Vaya!

Una ventresca glaseada con el jugo; arriba, la almendra hidratada;

la cáscara de la almendra aliñada con aceite de almendras;

dátiles y flor de capuchino, para darle un toque picante.

¡Qué monada por favor...!

Así es como me gusta, ahora, comer la ventresca,

pero tengo un plato que es como debían comer,

en la Roma clásica el atún.

(BORIS) "Oh, my God!"

Tenéis que hacerlo. Esto se pone más interesante.

¡¿Eso qué eso?!

Tenéis un guiso hecho con parpatana de atún,

está guisado con jugo de cerdo; diferentes hierbas mediterráneas,

que aliñan un tomate muy guisado. ¡Ah! Y le falta un detalle.

También, comían queso, aquí tenéis, con pecorino romano,

una teja dorada de queso con miel y diferentes hierbas mediterráneas.

¡Y en ese tono! Por favor, esto es "hot couture".

¿Te imaginas a Marco Aurelio comiendo esto?

¿Hay algo más?

El plato que debemos replicar me parece que tiene tantas cosas

y tanto oro... Bueno, al menos, el oro me gusta.

Debéis estar atentos, sin saltaros ningún paso ni despistaros,

porque cuando Jordi acabe su plato solo tendréis un minuto

para concluirlo y terminar de emplatar.

(A DESTIEMPO) Sí, chef.

Para daros ánimo en este reto ha venido una persona

que sabe, perfectamente, por lo que estáis a punto de pasar,

porque ella misma lo vivió y lo superó con éxito.

Adelante, la ganadora de "MasterChef Celebrity III",

¡Ona Carbonell!

(BORIS GRITA EMOCIONADO) ¡Ona! ¡Ona es una campeona!

¡Hola!

Volver a "MasterChef" es una ilusión, un placer...

La verdad, es como mi casa, además, con esta chaquetilla

y sin tener que cocinar es otra historia,

mucho más relajada y feliz.

Buenas noches, Ona, bienvenida y muchas gracias por venir.

Qué va. Es un placer.

Quiero darte la enhorabuena por tus últimos logros,

con los que has conseguido aumentar tu leyenda.

¡Bravo!

Qué maravilla. Eres la mujer más laureada

de la historia de los mundiales de natación.

Muchas gracias. Enhorabuena.

Qué maravilla. ¡Ole!

Ona, ha pasado un año,

¿te acuerdas cómo entraste a estas cocinas en la gran final?

¡Muy nerviosa! ¿Sí? ¿Qué sentías, qué sentías?

La verdad, nervios e ilusión, también,

después de lo que habéis hecho sois unos cracs, los cuatro,

y estoy segura de que os irá fenomenal;

creo que la ilusión sobrepasa los nervios.

Mucha concentración y a disfrutarlo que es maravilloso.

Finalistas, tenéis todos los ingredientes necesarios

para replicar el plato de Jordi en el supermercado.

Recordad que de este reto saldrá el primer contrincante

para el gran duelo final, y que se pondrá la chaquetilla.

¿Preparados? (A DESTIEMPO) ¡Sí, chef!

Jordi, ¿preparado? ¡Sí, chef!

Ponte la chaquetilla, que empieza el cocinado.

¡Ya voy, chef! Vamos...

¡Qué monada!

Es un plato representativo de lo que hacemos,

pero está hecho a medida para hoy;

por lo tanto, de fácil tiene lo justito... complicado.

Jordi, ¿estás listo? Siempre.

¿Preparados? (A LA VEZ) ¡Sí, chef!

Sí, chef.

El tiempo comienza en tres, dos, uno. ¡Ya!

(Música)

¡Epa! -Gracias, Samantha, mi amor.

¡Fiesta final! "Oh, my God!" Fiesta final.

(Música)

Los nervios que se pasan.

Jolín... muchísimos.

Haremos dos platos a la vez, que no quiero decir

que primero hagamos uno y, luego, el otro,

mezclaremos elaboraciones, según tardan más o menos;

por lo tanto, tenéis que ser muy ordenados.

¿Me habéis oído? (TODOS) Sí, chef.

Una olla con buen porte, en ella haremos varias cosas.

Llenamos un tercio con agua caliente.

¿Os apetece probar el plato de Jordi? Estoy deseando.

Así, también, tenemos referencias para luego.

Tiene muy buena pinta.

Sí, la pinta es buena.

Mientras el agua hierve, haremos otra cosa.

Tenéis un taco de mantequilla con textura de pomada,

lo colocamos en el bol. ¡Pam! Entera.

En el bol grande. Sí.

(SE RELAME) ¡Hum! Está riquísimo este atún, ¿no?

Es espectacular.

Me parece muy difícil hacer todo esto.

Va a ser complicado, son pequeños detalles, matices;

pero bueno, esta prueba es decisiva porque te lleva a la final.

Me da miedo Jordi, porque sabemos que es muy duro y muy exigente,

y no les perdonará nada.

No le va a repetir dos veces las cosas.

Lo que haremos será ahumar esta mantequilla,

con esta mantequilla le daremos textura a una salsa.

Cojo la puntilla, agujerito. Tiquitiquití. Lo justo...

(BORIS) ¡Un momento! Ya.

Para que entre la pipa, ¿de acuerdo?

Encendemos el soplete...

La pipa está dentro, pero lo tuyo va para abajo...

Porque le he dado la vuelta al pitorrito.

Podrás tú, pero yo no.

Se puede, se puede. Félix, que eres fuerte.

Combustión muy lenta, vamos ahumando.

Tamara, métela dentro del bol, si no, el humo no entra.

¡Ahí, despacito! La madera se tiene que quemas muy despacio.

Termino de ahumar y tapamos con el film,

para que el humo no se vaya.

Dejaremos que la mantequilla vaya tomando el humo.

¡Ay!

Tengo el agua a punto de hervir, cogemos las dos piezas de pescado:

una es ventresca, la otra es parpatana.

A partir de ahora, es importante que miréis.

Cogemos la parpatana, cuchillo y retiramos la parte de la piel.

Hay un hueso, aquí, no lo sacamos, lo haremos después de la cocción.

Pero está más duro que una piedra.

Porque estás con el hueso, que he dicho que se respeta.

Veo que Vicky se ha cargado el hueso, ¿puede ser?

No sabía qué querías hacer con el hueso.

Cortamos la ventresca, este corte, ¿de acuerdo?

Muy bien.

Es muy grande.

Boris preguntando a Vicky, ya vamos mal.

Tienes que mirar al chef, como sigas al de al lado...

Te puedes, hasta, perder.

Tenemos dos bolsas, en una metemos la ventresca.

Mira Félix, está muy atento todo el rato.

La parpatana a la bolsa de cocción.

Y Tamara, también, muy bien.

Bueno... está callada.

Algunas elaboraciones están hechas, si no, sería interminable.

Esto es un jugo de cerdo, se cocina mucho, muy concentrado;

lo metemos en la bolsa, al lado de la parpatana.

Parpatana y cerdo, ¿no? Sí.

Nos vamos a la máquina de vacío para hacer el vacío

a estos dos cortes de atún.

¿Seguir a Jordi en la prueba?

Tienes que trabajar desde aquí, porque la puedes fastidiar rápido;

así que, voy a intentar estar... ¿No?

La bolsa de cocción, tres segundos al agua hirviendo.

(CUENTA DESPACIO) Uno, dos, tres.

De aquí, al agua helada.

Con la ventresca, lo mismo; uno, dos y tres segundos,

y enfrío la bolsa en agua helada.

Ya tengo los dos cortes de pescado listos para la cocción.

Los tomates, diez segundos en agua hirviendo.

Uno, dos, tres, cuatro, cinco...

(FÉLIX) ¿Los has metido todos? Sí. Diez segundos y al agua helada.

...ocho, nueve y diez.

Retiro los tomates del agua helada.

¿Vamos bien, chicos? Más o menos, llegué tarde a todo.

Venga, pelamos los tomates.

Es muy bestia la prueba.

Fíjate, que no han cocinado, no hay nada de cocción.

Sí. De una salsa o de otra cosa.

Entre el vacío, el corte y lo otro, ya están medio perdidos.

Boris copia a Vicky, si lo hace mal, Boris, también.

Tengo los tomates peladitos. Yo no.

(VICKY) Dice Boris: "Yo no".

Vamos a deshidratarlos para lograr potencia de sabor,

pero no desnaturalizar el tomate. ¡Al horno!

Cogemos la botella donde pone infusión de pecorino y la báscula.

Pesaremos trescientos gramos.

El peor momento es con los polvos, nos metíamos unos líos...

Por cada cien gramos de infusión, diez de almidón modificado;

si tengo trescientos, son treinta. No tiene pérdida.

Treinta gramos de pecorino.

Trescientos, trescientos.

Con la varilla mezclamos el almidón.

Eh... ¿Puedo pedir perdón? ¿Qué ha pasado?

Me he quedado en los trescientos del pecorino.

Trescientos de pecorino, treinta gramos de almidón.

Eso no lo utilizamos, ahora, está reservado.

Almidón de tapioca, muy bien.

Justo cuando coja densidad, cuando se haga gel, al tapete.

Mirad la cantidad que pondré. Esta.

Y, ahora, rápido, extendemos.

Vamos rápido, no podemos bajar el ritmo.

A mí no se me densifica... ¡A ti se te densifica, Victoria!

Hay un momento en que lo hace.

Ahora, chicos, mirad.

El gel está estirado, ahora, voy a vaporizarle oro.

Esto es un moco. (BORIS) Maravilloso.

¿Por dónde? ¿Por todos los lados? Sí.

El tapete lo colocamos en la parte superior del horno;

abajo, los tomates, arriba, el tapete.

Cogemos dos fuentes que tenéis en el cajón,

ponemos papel film encima, lo dejamos en la base de la fuente.

Tamara va siguiéndolo, pensaba que se perdería más.

Muy bien. No, lo va siguiendo.

Cogemos el mascarpone y pesamos sesenta gramos.

¡Mierda! ¿Puede ser que esté atrapado en esta historia?

Infusión de parmesano, metemos cuarenta gramos, ¿vale?

(ALGUNOS) Vale.

Victoria, explícame cómo funciona esto.

¿El qué, mi amor?

El pobre está...

Es absurdo.

Cogemos un cazo y, ahora, chicos, cambio la marcha, que me aburro.

¡Oh, oh! Espera, espera. Ya, paso.

Parmesano, 150 gramos, en el cazo.

¿De qué? De infusión de parmesano.

Pero si ya lo hemos echado. -No.

Aquí tenemos sesenta de mascarpone y cuarenta de parmesano,

aquí tenemos 150 de parmesano. ¡Ah, vale!

Pesamos un gramo y medio de agar-agar,

y lo dejamos caer en forma de lluvia.

Jordi, perdóname, me he perdido.

Ay, Boris... Lo siento.

(ONA) ¡Ánimo, Boris!

Cuando tengo el queso, le doy temperatura.

Perdón, la infusión... ¿La infusión de parmesano?

150 en un cazo, con un gramo y medio;

aquí hay sesenta de mascarpone con cuarenta de queso.

¡No lo vuelvo a repetir, chicos! Muy bien.

Este chef se ha reblandecido, les ha repetido las cosas...

Ya está bien. Pobres, pobres...

Si estuviese concursando, no me repetiría nada.

Puede ser. Como me tiene manía...

Pretendo que se funda el mascarpone con el queso

y que la infusión empiece a enfriar.

Lo quito del fuego, ¿no? Sí.

Ya lo tenemos, ¿ahora? Nos vamos a la fuente,

repartiremos, más o menos, esta infusión en los dos boles.

¡No entendí! Estoy perdido, estoy en otro lugar.

Boris, relájate, ¿vale?

¿El mascarpone lo ponemos encima de las otras cosas?

Ya no sé por dónde voy, porque voy siguiéndole,

como no le siga, me pierdo, no sé lo que he hecho.

Boris, deja de copiar, tú ve a lo tuyo,

porque, quizá, lo ha hecho mal. Claro, no te copies de mí.

OK.

Me voy a la nevera.

¡Chicos, nevera!

Boris no va a acabar.

Boris es para otro tipo de pruebas, cada uno tiene su...

Se le da bien una cosa.

Es increíble, es increíble, de verdad...

En este vaso americano maravilloso meteremos medio litro de agua.

De almendras metería, más o menos, la mitad del peso, 250 gramos...

Cerramos.

Bueno, Vicky va bien, ¿no?

Se las bandea bien. Sí, sí.

Ella le echa... Tiene energía. Va al mismo ritmo.

Y Boris, también.

(RÍEN)

¿Cuánto ponemos de almendras?

Eh... a ojo, a ojo.

¡Lo tengo! De aquí...

¿Puedo preguntar? La almendra se pone sola, ¿no?

Venga, apretamos muy bien, para obtener una leche de almendra.

Me cago en...

¡Vamos, Tamara! Corre, un poquito, y lo llevas.

Cómo estamos...

Cogemos un vaso, voy a meter doscientos gramos

de leche de almendras, ¿vale?

Tenéis un botecito con unos polvos, se llaman xantana,

tenéis que pesar, para doscientos, 0,8 gramos, ¿vale?

Necesito retroceder desde la almendra,

al agar-agar y lo que tenga que poner.

Ahora, trabajamos suave.

(Música divertida)

Bueno, pues...

Ay, pobre...

Cogemos el biberón y lo llenamos a la mitad.

OK, vale. Hasta aquí llegamos.

Esto lleva agar-agar, ¿no? ¿Cuánto se metía?

Uno, ocho... ¡0,8 gramos!

Cogemos la parpatana que teníamos y nos vamos al Roner.

Es increíble, la vida está hecha de momentos absurdos.

He tomado una buena decisión; pasar de ese problema,

ya se resolverá solo, y me pongo en lo que estén ahora.

Vale, aquí tengo la carne de ajo,

la meto en el cazo con dos gotas de agua de soja.

Le doy temperatura. ¡Vale!

Mientras empieza a hervir...

Chicos, mirad lo que tenéis en el horno,

queso tostado, crujiente con oro. Esto es lo que quiero, ¿vale?

Por una parte está caramelizado, por la otra parte es oro.

¿Cuántos trozos de oro necesitamos?

Uno, en realidad.

Hay un problema, que no me sale entero.

Mala suerte... Estará mal hecho.

Con lo que te gusta el oro...

Pero no lo alcanzo, se me resiste mucho.

Calentitos los ajos los pongo en el vaso americano.

Mirad, tengo leche de almendras, más o menos, un decilitro.

(Música de aventuras)

Quiero una crema con cierta densidad.

¿Veis? Textura cremosa, cremosa. Maravilla.

A mí, cremosa, cremosa...

Meto el puré en la manga y le hacemos un cortecito,

por ese cortecito rellenamos el biberón.

Lo dejaremos para trabajar con el DJ, esto está terminado.

Voy a ver el velo de queso.

Creo que lo están haciendo muy bien.

Boris y Tamara mucho más perdidos,

pero Félix y Vicky han aguantado, le han seguido.

Nivelón.

Con la puntilla en mano, vamos a seguir el borde.

¿Vale? ¡Vale!

Venga, Tamara, ¿dónde estás? Boris, ¿cómo andas?

Buscando el velo.

¿Veis? Tengo la lámina finísima de velo de queso.

¿Por fuera y perfilamos? Por fuera y perfilamos, Tami.

¿Has quitado el plástico? Tenéis que hacerlo con el plástico.

Lo que voy a hacer, ahora, es darle, como al crujiente...

(VICKY) ¡Oro! Oro.

Una capa muy fina, pero que esté doradito.

¡Maravilla! Chicos, me voy a la nevera.

Vicky está... Nunca la he visto tan concentrada.

No, sí, perdona. Vicky lleva cuatro o cinco programas fuerte.

Pero va al mismo ritmo.

Venga. Aquí tenemos una botellita, donde pone MCT.

El MCT es un tipo de grasa, en este caso, de aceite de coco.

Voy a echar muy poco en un bol y en el otro pondré miel,

cada uno en un bol, dos cucharadas en cada bol;

uno de MCT y otro con la miel.

¿Uno en cada bol, o sea...? -Sí.

Y cojo las hierbas mediterráneas:

tres o cuatro hojas de albahaca, diez hojas de menta,

ocho o diez agujas de romero... Y ahí lo tengo.

Yo no lo tengo, pero bueno.

Meto un poco de nitrógeno en el bol.

Ahora, trabajamos,

hasta pulverizar las hierbas por completo.

(Música de aventuras)

Antes de que se descongele, mirad.

Lo divido, mitad para el MCT y la otra mitad para la miel.

Lo mezclamos rápido con una cuchara, que se oxida.

Un poco en el MCT y otro poco en la miel, ¿no?

Tengo una miel de hierbas superverde y superintensa,

y tengo un aceite, ya no es un MCT, es un aceite de hierbas,

porque el protagonistas son las hierbas.

Vamos a hacer el resto de guarniciones del atún.

Calentamos una sartén chiquitita.

Esto viene del ABaC, son unas almendras

que están confitadas muy suave, muy suave.

La partimos por la mitad.

Gotita de aceite de almendras y cáscara de almendras a la sartén.

En una flanera ponemos dos dedos de aceite de almendras.

Boris, ¿cómo andas?

Estoy en el punto de la sartén, un momento.

La retiro y, directamente, a la flanera con el aceite.

Cuando esté doradita, ¿no? Sí.

Vamos a hacer la salsa del atún; agua de arroz, al cazo.

¿Entera? Media botella, mínimo.

Lo voy a poner facilísimo; de la soja, el taponcito, venga.

¡Pam! La soja en el agua, ¿verdad?

Sí. Espero que hierba el agua de arroz con la soja

y cuando esté reduciendo, le doy densidad con la mantequilla.

¡Joder! Tamara, ¿qué te pasa?

Le he echado vinagre, en vez de soja.

¿Tienes más agua de arroz? No.

Te daré una solución, si cojo agua y le pongo

un poco de almidón de tapioca tendré densidad,

un poco de soja y lo ligo con la mantequilla.

No es lo mismo, pero...

Jordi me ha dado una solución para que quedara la misma textura,

pero, posiblemente, el sabor no será igual,

el sabor no será igual, posiblemente, no; no será igual.

Saco la bandeja con los tomates, que tengo en el horno.

¡Vale!

Cogemos estos tomatitos, corte suave y sofrito ligero.

De aquí nos vamos al cazo.

Tamara, ¿vas bien? No.

Boris... Sí, no; no lo sé.

No lo sé... Mirad, el aceite MCT.

¿Has cogido una cuchara?

Sí. Cojo pasta de curri rojo, esta cantidad.

¿Del curri? Sí, muy poco.

Mezclamos con cariño.

Tengo este sofrito que sabe a chile, sabe a hierbas,

sabe a menta, que sabe a todo. Está listo, "mise en place".

Yo ya no sé qué estoy haciendo... Bueno, me da igual.

Boris no ha perdido los papeles.

Está calmado, está tranquilo, va atrás, pero está tranquilo.

Voy a buscar el DJ.

¿Qué es el... la... la...?

¡DJ!

Con lo difícil que es, nos ha hecho sudar aquí.

Sí, es complicado. Ya le costó a Miri...

DJ y plato de oro.

Luego, lo hizo Mario Vaquerizo y fracasaron.

Me da pena, quizá, lo ha traído para que fracasen,

pero alguno tiene que ser el primer finalista.

Haremos una cosa. ¡Venid! Aquí delante, rápido.

Pongo todo el puré en la punta. Vale.

Rotación rápida.

Me apoyo, aprieto.

(BORIS) Qué monada. -Vale. ¿Nos vamos?

No, no. Me meto un centímetro. Tenéis que hacer dos aros

con una separación de medio centímetro.

Como el que estaba, ¿no? Sí.

Vale. -Vamos.

El DJ me está volviendo loco, porque soy muy perfeccionista

y, a lo mejor, no llego al otro. Es el tipo de cosas, donde la cago.

(Música de tensión)

Boris aprieta mucho el biberón, me gustaría ver qué está haciendo.

¡Boris! ¿Qué dibujo estás haciendo?

Bueno, el mío... El mío está a mi estilo.

Boris, he visto el tuyo. Joder...

Sí, lo voy a hacer de nuevo.

(VICKY) El mío ha salido perfecto. ¡Ea! He hecho... Vamos, vamos.

Que no lo puedo volver a hacer, en la vida.

-Ha quedado espectacular. -Sí.

Ahora, con la pipeta, relleno con la almendra.

Vale. Con la pipeta dentro, ¿no? Sí.

¿No lo puedo hacer con el biberón?

Sí, pero para asegurar el tiro, lo hago con pipeta.

¡Ah!

Claro. Hay que apretar el biberón, Tamara, hija.

La ventresca y la parpatana están; retiro del baño de agua térmico.

Me encanta el momento este, porque lo he hecho... ¡Guau!

Primera vez en mi vida, delante de Jordi Cruz,

que no es moco de pavo.

Bueno, ya no me paro, voy a emplatar.

Ventresca.

¿Lo tenemos chicos? (VICKY) Sí.

Victoria, ¿dónde están tus tijeras?

Esto es lo que quiero, la ventresca doradita a la salsa;

glaseo la ventresca y se va al centro del aro;

salseo lo justo para cubrir la parte central.

Fíjate qué cuchara está usando...

Me está dejando sorprendida. Madre mía.

En esta pipeta, aceite de oliva, haremos un goteo regular,

en el centro, donde está la almendra.

¿Cuál? La parte blanca.

Termino de emplatar este plato, coloco un segmento de almendra,

en una esquina del cubo de ventresca,

y termino con hojas de capuchina. ¿Y las hojas?

Bien puestas, que queden bonitas, sin más.

Aquí lo tengo. Un plato terminado.

Para el DJ, Vicky, te estás volviendo loca.

No, me encanta. Vale, a tu bola.

Tengo la parpatana "marvelous", mirad qué glasa de atún;

está caliente, para emplatar, está entera, guisada,

parece, incluso, una pieza de carne.

Guau... esto está... ¿Qué hacemos, ahora?

Ahora, retiramos el hueso que al inicio nos molestaba.

Tengo que acordarme.

Le daremos un calentón en el fuego y vamos a terminarlo.

Chicos, estoy para terminar el ánfora;

mezclo la parpatana con la salsa

y me queda un guiso superrico de atún.

Me voy a buscar el velo.

(VICKY) ¡El velo!

Voy a terminar, chicos.

En este ánfora, que reproduce un ánfora romana,

donde conservaban el aceite y el vino. ¿Qué hago?

Primero, una "quenelle" bonita y regular

de este sofrito de tomate con los elementos romanos;

en el otro lateral, el guisote de parpatana glaseadito.

Hacemos una montañita, por un lado el sofrito

y por el otro, el guiso de parpatana.

Ahora viene cuando se complica mucho la cosa.

Cojo el velo, tenéis que lograr quitarle el plástico;

es muy fino, se destruye en la mano, se funde.

Cubro todo el conjunto con el velo de pecorino romano

y me queda un ravioli perfecto.

Eh... lo he hecho al revés. Has puesto el plástico encima.

Sí. Pero, ahora, lo lleno de oro. Qué forma de tirar el oro.

Yo termino y vosotros ya podéis correr.

Termino con salvia, las hojas que no había incorporado

en ese aceite o en esa miel;

por último, cojo la escarcha de oro y queso

y la pongo encima del ánfora, que es donde la vamos a servir,

lo único que haré será acariciarla con la miel de diferentes hierbas.

¿Vale?

Encima del oro. -No tengo oro.

Jordi, ¿has acabado? Sí.

Aspirantes, tendréis un minuto para terminar vuestros platos.

¡Y empieza ya!

Jordi, eres un crac.

Una pasada, ¿eh?

(Música de aventuras)

El oro va encima, ¿no? -Nada, no se lo puedo poner.

¿Por qué? -Porque no tengo.

Si no tengo hojas de oro, ¿lo puedo echar aquí?

Sí.

Diez, nueve, ocho, siete, seis,

cinco, cuatro, tres, dos, uno.

¡Tiempo! Manos arriba.

Guau, me ha encantado el juego.

(Risa de Félix)

Creo que he ido muy tranquilo

y el resultado es que, más o menos, han logrado hacer el emplatado;

pensaba que no harían nada.

Si quieres convertirte en un auténtico "masterchef",

en la Escuela MasterChef online encontrarás una oferta imbatible.

Técnicas, trucos, cocina internacional y de aprovechamiento,

y más de 260 recetas de platos deliciosos

para sorprender a familiares y amigos.

Cocina con la Escuela MasterChef online.

Aspirantes, el primer reto de la final de la cuarta edición

de "MasterChef Celebrity" ha terminado;

ahora, vamos a catar vuestras elaboraciones.

Os estáis jugando una plaza en el gran duelo final.

¡Oh!

Suerte a los cuatro. ¡Uh!

Boris, tú serás el primero,

por favor, acércanos tus elaboraciones.

(ONA) Vamos, Boris. -Que es muy mona.

Muy bien, amigos, "amici".

Esto por aquí.

Bueno, Boris, ¿cómo ha sido seguir al chef?

Seguir al chef ha sido fabuloso que luego, mi concentración

pudiera llegar a alcanzar los niveles del chef,

es otra historia, Así ha sido,

empezaste, más o menos, bien, pero ibas perdiendo puntitos

en cada elaboración Pero diré a su favor

que aunque está perdido, no perdió la cabeza, como siempre,

y luego, daba patadas, con mal humor

y esa cosa agresiva que le salía antes.

Es el nuevo Boris. Gracias, mi amor.

Es un viejo truco de escritores que cuando una cosa

se te empantana, saltas a la otra

y ya luego, volverá. Eso es.

Y pensé: "Me reincorporaré al cocinado

en la siguiente elaboración". El Boris de la temporada pasada

no habría hecho este emplatado, no significa que esté bien.

No era sencillo y aunque tú cada vez decías:

(IMITA A BORIS) "No sé dónde estáis,

estoy perdido". Cuando traes tus platos digo,

para estar tan perdido, lo veo todo ahí,

y ahora has hecho una terapia de control de la ira.

Tengo más resistencia porque todavía,

anhelo la posibilidad de que Félix reconduzca

todas las cosas y, al final, decida, no sé,

que montemos un piso juntos o nos mudemos de ciudad.

Cómo... Ahora vas y le dices algo a tu amigo.

Ahora va por el piso ya. Eso no le gustará a Félix oírlo.

No, no, decía que luego, cuando Vicky

me echa la culpa a mí... -Tú te has dejado querer.

¡Ah! Al final... -La idea es interesante,

ampliar un poco en casa,

hacer obras en casa para acoger mejor a Félix.

Esto con Félix puede llegar mucho más lejos.

Está maravilloso, lo veo con el guapo subido.

Gracias, mi amor, qué divina. Boris, la estética...

Mejorable. No está refinada,

la cantidad de elementos que hay están en cantidad por algo,

no has respetado eso. Te falta el crujiente de queso dorado,

pero lo importante para poder emitir

un juicio es probarlo. Vale.

Lo que sí está buenísimo es la no ventresca y la ventresca.

La no ventresca es la parpatana. La parpatana, la parpatana.

Está rico. -Sí, está todo divino, en realidad.

¿Sabes qué pasa? Te diré la verdad, te va a horrorizar que te lo diga,

está todo muy bien, pero, una vez más,

como para hacerlo yo en mi casa con Félix y Rubén

para ver la final de "MasterChef", pero no para estar en "MasterChef",

es lo que quiero decir. Pero sigues así,

¿no te ves duelista con este plato? Hombre, vamos a ver, Jordi,

mira, por favor, el momento DJ, os digo yo lo que está mal,

la aceituna se quemó y yo la he puesto,

o sea, también me dirás. Sí, tiene muchos defectos,

el sofrito tiene que ir en más cantidad,

lleva muchos más saborizantes para que sea muy complejo en boca,

muchas hierbas, especias, picantes, aceitunas...

Cuando lo ibas diciendo, claro, ya vi... Con curry

y lo otro se me olvidó. Es un plato que al comerlo

es mucho más expresivo, el tuyo está muy rico

porque el atún es un diez y una gran salsa,

pero sin los elementos importantes.

Es mi segundo ajo blanco, al final, yo creo que me saldrá.

Cuando repita, la tercera vez, me quedará muy bien y todo

Me sorprendiste en esta prueba porque acabaste el plato,

faltan mil cosas, pero me sorprendiste para bien.

Gracias. Ona, ¿alguna cosita más?

Lo he visto supercambiado, como una evolución muy grande

y para mí estaban riquísimos los dos platos,

pueden faltar cosillas, pero el gusto...

Boris, muchas gracias, delante de cocinas.

Muchas gracias a vosotros. En esta segunda oportunidad

me he dado cuenta que es muy fácil perder los nervios

y lo difícil es contenerlos y eso creo que me lo ha enseñado

esta segunda oportunidad de "MasterChef".

Vicky, ¿qué te pareció cocinar siguiendo a Jordi?

Seguir a Jordi es una pesadilla porque, claro, es quien es

y yo tengo un respeto absoluto

con gente que es artista y esto, para mí, es un arte.

Entonces, seguirlo era mucha concentración,

pero lo he hecho, hoy he aprendido a concentrarme,

la he conocido, de tú a tú.

Vicky, tu evolución ha sido muy buena, lo sabemos

porque empezaste dudosa, alguien tuvo que corregirte

un poco hasta la actitud, hasta que retomaste

y llegas hasta aquí, pero has cocinado hoy muy seria.

Había momentos que te veía y decía: "Va a la par de Jordi",

qué pena que hay elaboraciones que no te salieron.

No, la teja de queso la hice, pero no me salió

y cuando la quise quitar... Hiciste demasiado fino.

Muy fino, pero no me salía la hoja entera.

Jordi, ¿tú, cómo la has visto? Quiero probarlo

antes de decir nada. Pues, venga, vamos a probar.

Me gusta el sofrito, este empieza a tener

bastante expresividad, se nota la menta

que es muy importante en la cocina romana,

se usaba mucha menta y miel y estos ya están aquí.

Te diría cosas parecidas a Boris, Boris pensaba que no sacaría nada

y yo pensaba que tú siguiéndome como lo has hecho,

muy bien y tranquila, pensaba que estaría

un poquito más similar al mío, estando muy bien el trabajo.

Similar al tuyo... Eso significa que esperaba mucho

porque estás trabajando muy bien, pero te relajaste tanto

que eso no colaboró en sacarlo del todo perfecto.

Bueno, he disfrutado muchísimo, eso sí que es verdad.

Es verdad que al ver que hiciste perfecto lo del DJ

te pareciste a David Guetta, te viniste arriba:

"Aquí estoy toda la noche dándole al disco".

David Guetta se quedó chico. Pero no por eso

perdiste la concentración. Oye, hay muy buen trabajo,

Vicky, muy buen trabajo. Muchas gracias.

Para mí, ha sido un placer verte cocinar, te vi superbién

con el tiempo que es para mí lo más difícil de "MasterChef",

creo que no es nada fácil que os puso el reto complicado

porque es una prueba difícil y los platos eran muy elaborados

y felicidades. -Muchas gracias,

viniendo de ti, gracias. Ha sido una satisfacción

conocer a concentración

porque concentración no formaba parte

de mi grupo de amigas. A partir de ahora concentración

y yo de la mano con los demás, las que conocí durante mi vida,

concentración no será sola, hay muchas otras.

Dejadme hacer una cosa, yo creo que ahora mismo

si nos tapan los ojos, hacen tacatá...

(ONA) Totalmente. Estéticamente, Félix.

(ONA) Bravo. (BORIS) ¡Ese Félix!

(APLAUDEN)

Bueno, seguramente, con Boris no me esperaba

que lo hiciese bien, pero me sorprendió,

Vicky estando bien, pensaba que lo haría mejor,

en tu caso, estéticamente, sabía que lo harías bien

porque te vi seguirme constante, bien, bien y esperaba

un buen resultado. El corte está bien del atún,

el velo cumple esa función de ravioli dorado, inmaculado

que hace que la secuencia no sea solo de sabor

sino estética, primera galleta que vemos de queso,

está todo y parece estar todo bien, habrá que probar.

No está tan mal.

Mi veredicto es breve, lo voy a llevar a tu terreno,

si te dirigen bien, la clavas.

¡Bravo, va a llorar, va a llorar!

(Aplausos)

Gracias. Te has puesto a cocinar

y has estado serio, siempre concentrado siguiéndole,

callado, a lo tuyo, no mirabas a los lados

para ver qué hacían los demás, estabas muy concentrado en decir:

"Esta final es mía". Me gustó mucho y se refleja

en el plato porque está muy bien acabado.

Tiene mucho mérito, presentación, gusto, texturas,

acabados, o sea, que muy bien, Félix.

Muchas gracias. Cuando un chef

tiene tres estrellas Michelin o cuatro, como Jordi,

su cocina depende de él y depende de un equipo

y en ese equipo hay personas que se responsabilizan

de un plato, creo que tú podrías ser,

perfectamente, el responsable en el ABaC

de este plato. (BORIS) ¡Ay, qué monta, bravo!

¡Ay, ay, ay! -Muchísima felicidades

porque ha sido un gusto verte trabajar

con una confianza, una serenidad brutal,

o sea, estéticamente, impecable y el gusto me ha encantado

todo lo que probé. -Gracias.

(BORIS) ¡Bravo! (FÉLIX) Creo que es la primera vez

que me dicen algo tan bueno en el programa,

se me está quebrando la voz, incluso, porque no sé responderles.

O sea, me han dejado callado.

Tamara... ¿Esto es lo que has preparado?

Si son tus platos. No, son tus platos, pero...

(RÍE) Si son los que has emplatado.

Sí. ¿Sí?

Sí. Tengo que decirte que me sorprende

porque te he visto que te decía no sé qué

y tú hacías... Mirabas a Vicky,

no sabías que estabas en la Tierra, no sabías... donde estabas.

¿Qué te ha parecido el cocinado?

Eh... pues, la verdad, un poquito complicado.

¿Solo un poquito? Un poquito complicado.

Pensaba que era bastante complicado.

Me ha parecido, me he perdido y estropeé elaboraciones

y me da un poquito de pena. ¿Por qué?

Porque al fin y al cabo sois nuestros chefs y tal

y traéis un plato estupendo y quería hacerlo bien.

Está bien, tuviste varios problemas,

el agua de arroz no la tenías, no echaste vinagre de soja,

veremos cuando probemos el sabor de tus elaboraciones,

pero se ve una salsa ligada, está bien, hay un velo

que está, perfectamente, dorado con el grosor adecuado,

la teja está ahí, bueno, yo pensaba que harías

muchas menos elaboraciones

y bastante peor en tu plato. Habrá que probar.

Es que me tienes alucinada porque tienes un don

tan increíble de concentración, de no salirte...

¿Tú qué tipo de método de relajación practicas?

El rosario. El rosario.

Sí. ¿Pero antes de venir

o en el cocinado? Antes de venir,

no me voy a poner aquí a rezar. Una vuelta al día y vale.

Sí. Voy a empezar a ver

porque me gusta cómo no reaccionas ante las trabas

que te pone la vida, en general.

Yo soy la más expresiva de mi casa.

¿Eres la más expresiva? (RÍEN)

O sea, hay estatuas, verdaderas estatuas en tu casa.

Bueno, pues cómo son el resto, la más.

Oye, Tamara, tu madre dice que tú gritas mucho.

Un montón, de hecho, siempre me dice que por favor,

baje el tono. Fíjate, es la vez

que la hemos escuchado hablar más alto.

Aquí, todos me dicen que no me oye, no sé,

o en mi casa oyen fenomenal o no entiendo muy bien.

Bueno, pero viene muy bien, te ayuda en circunstancias

que creo que aquí lo usas para bien

porque te ha salido un cocinado terrible

con miles de problemas y los solucionaste todos,

está rico, están casi todos los elementos

y me sorprende que esté tan bien, no como el de Jordi,

pero muy parecido. Muchas gracias.

Yo quería felicitarte, es admirable,

creo que en una competición como esta es muy importante,

pues mantener la templanza y tú lo has hecho superbién,

está muy rico, el velo está perfecto,

el círculo, la verdad, es que, felicidades

porque muy buen trabajo.

Bueno, Tamara, es verdad que, a veces, no sé si vas mal

o vas bien porque siempre guardas el mismo rictus.

Es increíble. O sea, joder, yo no podría,

soy un hombre con temperamento y cuando estoy mal, desencajado,

se me nota en la cara y cuando estoy bien,

se me nota porque lo disfruto y tú siempre estás ahí, pim, pim...

con una media maravillosa y en la cara también

y en las maneras de hacer, de trabajar, de comportarte,

es maravilloso, una persona que se nota que es muy equilibrada.

Pequeños fallos, sí, lo sé, pero como estabas tan perdida

a cómo has acabado...

Tiene muchísimo, muchísimo mérito, Tamara.

Te felicito.

(Aplausos)

Sí, te veía cocinando, pensaba que estaba

en el circo romano, digo:

"Se la pega", yo como César estabas...

Y de repente, apareces con el platito.

Y te tengo que hacer así porque es mucho más

de lo que esperaba ver en tu plato. Como dice Pepe,

me sorprende ver tantos elementos, el sabor y cómo están dispuestos

en el plato. Está muy rico.

(TAMARA) Me encantaría tener esa práctica

que tienen los chefs aquí, es verdad, lo de...

Ponle sabor a las cosas, entonces,

aquí he aprendido mucho sobre el sabor

y a ver si es verdad que mis platos lo reflejan.

Aspirantes, ya probamos vuestros platos

y ahora, deliberaremos para decidir quién es

el primer duelista, pero antes, despedimos a nuestra gran Ona,

la campeona. Ona Carbonell, muchas gracias.

Muchas gracias. -Ona, Ona, Ona, es una campeona.

(TODOS) Ona, Ona, Ona, es una campeona.

-Mucha suerte, sois unos cracs, adiós.

(APLAUDEN)

(ONA) "MasterChef" ha supuesto mucho para mí,

en mi vida porque gracias a "MasterChef"

soy mejor deportista porque las experiencias

que vives fuera del deporte te curten, maduras y creces.

Pues ahora sí, vamos a deliberar.

Bueno, no está fácil.

(HABLAN ENTRE ELLOS)

(SUSPIRA) ¡Ay, ay, ay! (BORIS) "¡Oh, my God!"

Es que va a salir aquí ya el duelista.

(HABLAN ENTRE ELLOS)

(BORIS) Es uno de nosotros. -Tú, no eres, tú, no eres.

Pues nada. ¿Lo tenemos?

¡Oh, oh, ay, ay!

(SORPRENDIDO) ¡Oh! Aquí están las cuatro chaquetillas

con vuestros nombres y uno de vosotros

está a punto de ponerse la suya.

"¡Oh, my God!" Esta es una de las pruebas

más exigentes de "MasterChef", es difícil que vosotros

que no aspiráis a ser cocineros profesionales,

sigáis el ritmo de un chef de la talla de Jordi Cruz

con 27 años de experiencia a sus espaldas.

Es un niño prodigio. -Como Joselito.

A mí, personalmente, me hizo muy feliz ver

cómo os habéis esforzado por sacar adelante este reto

que no os engañaré, no tenía nada de fácil.

Pienso en el nivel que teníais alguno de vosotros

antes de llegar a "MasterChef" y es más increíble.

Mi enhorabuena a los cuatro. Gracias, sí, chef.

Gracias, chef. En este reto no solo nombraremos

al primer duelista, vamos a hacer un ranking

para que sepáis qué puesto ocupáis,

de momento, en esta final.

¡Oh! En el puesto número cuatro,

un aspirante que ha ido muy perdido todo el cocinado.

Siempre detrás de sus compañeros y ha tenido muchos momentos

de desconcierto, de hecho, hemos llegado a temer

que tirase la toalla y ese aspirante es... Boris.

Bueno, me siento como el príncipe Harry

que es quinto para acceder al trono.

(RÍEN)

(BORIS) Es muy difícil que el trono llegue a él y es más relajada

su vida, así que, yo tengo mi cuarto sitio,

de momento, en "MasterChef Celebrity IV"

y todo combina y todo va genial.

En el tercer puesto de esta prueba está un aspirante

cuya actitud ha sido, totalmente, contraria a la de Boris.

Ha estado muy atento siguiendo las instrucciones

de Jordi con mucha energía, con muchas ganas,

pero, al final, el resultado no le ha acompañado.

Ese aspirante es...

Vicky. No me lo puedo creer... Tercera.

Tercera. -Eres Kate Middleton.

Tamara, has trabajado en tu línea, ha habido momentos

donde estabas tan perdida que no sabías por dónde continuar,

pero memos mal que te centraste a tiempo

y has presentado dos platos muy buenos.

Garrote. Félix, una vez más,

nos demuestras que te creces ante los retos complicados

y te vienes arriba con la presión, has estado muy concentrado,

apenas te hemos oído hablar salvo para ayudar a tus compañeros

y no has perdido ni un minuto de tu tiempo.

El resultado de vuestros platos es muy parecido,

ambos con pequeños defectos, pero uno de los dos

está por encima del otro, así que, tengo que decir

que el primer duelista es...

¡Félix!

Tamara, tu plato estaba muy bien, pero te faltó la concentración

de Félix para haberlo bordado y, Félix, enhorabuena,

eres el primer contrincante del gran duelo final.

¡Bravo! ¿Te la quieres poner

o ya quieres ir como en la final? Dame.

Félix, enhorabuena.

¡Bravo, bravo! -¡Ah!

Muchas gracias. (FÉLIX) Esto es una gozada,

es un pedazo de premio ya, la verdad.

Parece una tontería, pero es muy emocionante ponérsela.

-Mira cómo queda la chaquetilla. -Yo flipo con el efecto chaquetilla

es instantáneo. -Estoy flipando.

Mamá, va por ti. (TODOS) ¡Oh!

¿Se lo dedicas a tu madre? Claro, evidentemente,

a mi madre y a mi familia que siempre estuvieron ahí

y gracias a su apoyo... hoy es posible estar aquí.

Y gracias a vosotros, un placer.

¿Esperabas, soñabas o habías visto que podías llegar

al gran duelo final y encima replicando platos de Jordi?

A ver, soñar, lo soñaba, no te voy a mentir

y se lo prometí a mi madre y lo intentaría,

ha habido momentos en el programa que ni de coña pensaba

que lo iba a pasar y, de hecho, sabéis de sobra

que he estado en la cuerda floja en un par de ocasiones,

así que me parece increíble estar aquí, pero reconozco

que seguir a Jordi ha sido un gustazo.

Pues ahora con la chaquetilla, dinos...

¿con quién quieres batirte en duelo?

(SONRÍEN) Ya que estamos en el juego,

una lucha masculina, ¿no, Boris?

¡Qué adorado, qué adorado, por favor!

Sigamos el juego hasta el final ya. -No puedes abandonar.

-No puedo abandonarte. -No puedes ya.

Vete con tus compañeros, vete con tus compañeros,

disfruta de esa chaquetilla. Gracias.

¡Bravo! -Enhorabuena.

¡Qué pasada, chicos! -¡Qué mono!

Mamá. -Dime, hijo, ¿qué pasa?

Que tengo una noticia que darte. -Venga, dime.

Que soy duelista de "MasterChef". -¡Ah!

Boris, Tamara, Vicky, todavía queda una plaza

para el gran duelo final y la podéis conseguir

en el siguiente reto donde cocinaréis

en un restaurante al que nosotros tenemos

un cariño muy especial. "¡Oh, my God!"

¡Oh, oh!

(Música)

Siempre decimos que en "MasterChef" los sueños se hacen realidad

y nosotros cumplimos el nuestro, abrir el primer restaurante

"MasterChef" del mundo.

Y lo hicimos para vosotros, los espectadores,

lleváis siete años regalándonos vuestra lealtad

más desinteresada, nos habéis visto cocinar

miles de platos y ahora, podéis probarlos.

Cada semana, un aspirante

lidera las cocinas del restaurante donde veréis las elaboraciones

más emblemáticas de la historia del programa.

No imagináis la ilusión que me hace poder decir:

Aspirantes, bienvenidos

al único restaurante "MasterChef" que existe en el mundo.

¡Bravo, bravo!

Como ya sabéis, esta es vuestra última oportunidad

de conseguir una plaza en el gran duelo final.

Eso sí me pone más nervioso. Solo uno, el mejor,

luchará contra Félix para hacerse con el título

de ganador de "MasterChef Celebrity IV".

¡Guau! Los otros dos, sintiéndolo mucho,

diréis adiós a ese sueño. ¡Ay, Dios mío, no!

No sé vosotros, pero yo veo las chaquetillas

ahí esperando y se me acelera el pulso.

A mí, también, la mía es tan mona, mira, Boris se ve...

Bueno, todos los nombres se ven bellísimos.

¿Cómo estáis, nerviosos? Tenemos nervios

y un poco ahora, como resentimiento a Félix.

Os adelanto que el menú al que os enfrentaréis

es de cinco estrellas Michelin.

¡Oh, Dios mío! (VICKY RÍE)

Vais a tener que hacer el triple salto mortal en cocinas

si queréis replicar con éxito

los dos platos que cocinaréis cada uno.

(SE PONE NERVIOSO) Y digo triple

porque fueron diseñados no por uno ni por dos

sino por tres de los chefs más exigentes que conocemos.

Ellos son vuestros queridísimos: Pepe Rodríguez,

Samantha Vallejo Nájera y un servidor.

¡Bravo! No me digáis

que no será un cocinado de lo más emocionante.

No es verdad. -Qué responsabilidad,

qué responsabilidad. Comenzamos pues, con mi entrante.

Ensalada de pescado, jugo de hierbas

y gazpacho montado de aceitunas.

Bueno, no deja de ser una ensalada fresca

de pescados azules con crujientes. Un plato muy fresco que me recuerda

un plato que hacíamos con mi madre,

pescado con aceitunas. ¡Qué monada, por favor!

(TAMARA) Tiene pinta don Pepe El segundo entrante

corre por mi cuenta.

Tomates concentrados, salmorejo, yema cocktail

y aire de miel caramelizada. Es un plato dedicado a Pepe

muy de su rollo, unos tomates concentrados

sobre sí mismos, envueltos en salmorejo

muy emulsionado, muy cremoso y, al final, como él

que es ácido y dulce, una miel

llevada a una caramelización extrema

y con ella hacemos un aire. ¿El plato es tuyo, la vajilla?

Lo importante es cocinar el platito y que esté bien.

-Me encanta la idea del salmorejo. -Dejaos de vajilla, ¿vale?

El siguiente plato, un principal, es cosa mía.

¡Oh, qué divina! Mero asado con flores de calabacín

y crujiente de almendra. ¡Guau!

Bueno, es un plato muy sencillo, como todos mis platos,

donde el pescado es protagonista muy importante la fritura

para mí, que sea crujiente, que no sea grasienta

en ningún momento y el punto del pescado es crucial.

"Guaquiti, guaquiti". Bueno, vamos con mi propuesta,

otro principal. ¡Oh, qué monada!

Lomo de cordero, col china con su jugo especiado

y ensalada fría. Una col china rellena

de las manitas y del zancarrón del cordero y lo servimos

al lado con una ensalada. ¿Y para colocarlo así?

Al aliñar una lechuga en casa con aceite y vinagre,

lo trituramos, lo pasamos por el frío y tenemos

una escarcha fría que recuerda a la ensalada que comemos

con un cordero en cualquier asado

tradicional castellano. En cualquier restaurante se come.

Con el quinto plato voy a intentar arrebatarle a Samy

el título de la reina de los postres.

¡Ah! -Madre mía.

Qué te has creído. Te dejo levantar la campana.

Te levanto la campana, pero el título, a mí,

no me lo quitas. Nitro coco con limón,

yogur y manzana ácida, un gran clásico.

¡Ah, Dios mío! Diferentes texturas de yogur

acompañadas por una espuma de coco muy aérea, muy cremosa

y unos toques crujientes con manzana ácida.

Lo siento, Jordi, pero no me das ninguna envidia

porque también traje un postre espectacular, supermío.

"¡Oh, my God!" Tarta ópera con helado

de café y pañuelo de chocolate.

Tamara, qué rico postre. Es una de mis favoritas.

Mucha técnica, complicado de hacer porque no es un postre fácil,

un helado de café y luego, el pañuelo de chocolate

que también tiene sus cosillas.

Le voy a coger un odio a la repostería...

(VICKY) Me apasionan los postres,

pero lo que cuesta hacerlos telita, ¿eh?

Tamara, fuiste la segunda mejor de la prueba anterior,

elegirás qué dos platos quieres cocinar.

¿Qué prefieres? Prefiero los tuyos porque...

(CANTA) # Me gustas tú y tú. # -Sí, exacto.

(RÍEN)

Eres una mujer con buen gusto y ya está, no hacen falta

más explicaciones. (RÍE)

Tamara que es una persona con criterio ha elegido mis platos,

veamos qué elige Vicky. Yo los de Pepe.

Yo imagino el por qué, ¿pero se puede saber

cuáles son tus razones? Las razones

son porque no pienso hacer ese postre, o sea...

Eso lo sabía yo. Y porque a Boris le gusta mucho

la ópera de siempre. Perdona, ¿cómo le quito a Boris

ese momento ópera, vamos, ¡qué horror!

(INTENTA CANTAR ÓPERA) Con ese programa "Prodigios"

que él presenta tan bonito, no puede coger otro plato Boris.

Mi pañuelo de chocolate os sorprenderá.

Sí, sí. -Porque será un fular.

(RÍEN)

Me asusta que haya postres, pero, bueno, yo creo

que el miedo también insufla de valor,

así que, hay que pensar en eso.

Cocinaréis, atención, para 12 cocineros

con estrella Michelin de la Comunidad de Madrid.

¡Oh, guau! Disponéis de 180 minutos

para elaborar las 12 raciones de cada plato.

Os recuerdo que solo el mejor conseguirá pasar al duelo final,

así que, queremos réplicas exactas, ¿oído?

(TODOS) ¡Sí, chef! -Sí, chef.

Como siempre, nuestro supermercado proveedor de alimentos

os facilitará los ingredientes necesarios

para cocinar y donará el excedente que no uséis

a comedores sociales. Muy bien.

¿Preparados para luchar por ser el segundo duelista

de la cuarta edición de "MasterChef Celebrity"?

(TODOS) ¡Si, chef! Pues coged vuestros delantales

y salid corriendo a por ingredientes

y a cocinas... ¡Ya! Corriendo ya, Vicky, hacia fuera.

SuperPepe. SuperBoris.

¿Cómo estás? Encantado

de estar en la final con vosotros. Aspirantes,

para que los tres dispongáis del mismo tiempo,

empezaréis a cocinar escalonadamente.

Primero, lo hará Vicky, 15 minutos después, Tamara

y otros 15 minutos más tarde, lo harás tú, Boris.

¿Entendido? No, porque en esa media hora

puedo salir corriendo, lógicamente, hombre.

¿Y renunciar a la chaquetilla y a verte la cara con Félix?

Sí, bíceps contra bíceps, pectoral contra pectoral.

Pues no se hable más, Vicky, tus 180 minutos de cocinado

empiezan en tres, dos, uno, ¡ya!

¡Mucha suerte! ¡Bravo, Victoria!

¡Victoria, Victoria!

Dios mío, corto, corto...

Para su primer plato, Vicky elaborará

tacos de atún marinado, tartar de caballa en crujiente

y boquerones fritos. Una vez elaborados,

los aliñará con hierbas y los acompañará

de gazpacho de aceitunas. (BORIS) Muy bien, Victoria.

(VICKY) Los pescaderos, de verdad, tienen una fuerza.

Brava. -Qué pintón, Vicky.

-Qué pieza. -Qué pieza, ¿no?

Oye, Tamara, ¿por qué has escogido

el menú de Jordi? Es que entre vosotros

está la teoría de la cobras que yo pensaba que eso

solo había pasado entre Bisbal y Chenoa.

Es muy romántico. -Es muy pícaro, muy pícaro.

-Es como muy de comedia romántica. (SONRÍE)

Tengo unas ganas que os pongáis a cocinar

que no sabéis, o sea, esa charleta que llevan

me desconcentra. -Pero qué pasa, mi amor,

no te desconcentres. -O sea, no sabéis las ganas

que tengo que os pongáis a cocinar. -Victoria, pero ponle buena sal,

no te pongas esmirriada con la sal.

De verdad, porque ese es el truco de la historia.

-Y, sobre todo, no pienses que cocinas para 12 chefs

con estrellas Michelin. -No, no pienso que cocino,

imagínate tú. -No te estreses,

no te estreses. Tamara, tu tiempo de espera

ha terminado, ¿preparada para darlo todo

en este examen final? Sí, chef.

-Bueno, pues nada, yo hago un monólogo aquí.

Chao, mi amor. Pues tu tiempo de cocinado

arranca en tres, dos, uno... Al lío.

Pues empezaré con los tomates que los tengo que disecar al horno.

Tamara debe hornear los tomates hasta que estén pasificados,

después hará un salmorejo como elaboración principal

y terminará el plato con salsa de yema y aire de miel.

Mira, Tamara está ya con su proverbial tranquilidad

y paciencia separando los tomates de sus ramas.

(VICKY) Tamara está como siempre está, Tamara.

-Pero yo, o sea, flipo que me digáis eso

porque no sabéis los nervios que siento por dentro.

-Cualquiera lo diría. -Estarán por dentro

porque por fuera... -Tamara, la ópera para Isabel,

Tamara, es un poco tema porque el chocolate

tiene que ser súper, superoscuro.

(VICKY) Cocinar para Isabel una tarta...

(TAMARA) Le encanta. (BORIS) Una tarta entera

se la come ella de por sí. -No, Isabel

no puede comerse una tarta entera. -¡Huy, que no!

-Se me acaba de caer. No me digas que tu madre

con ese cuerpo se come una tarta.

Señoras, para que vean que se puede comer chocolate.

-Que viene Samantha, que viene Samantha.

¿Qué? ¡Oh, Samantha, mi amor! Has venido como magia,

hablaba de lo divino que quedará mi bizcocho.

La ópera, no quiero un bizcocho, quiero que quede divina

la tarta entera. OK.

Empiezas a trabajar en tres, dos, uno... ¡ya!

Venga, Victoria, lo hemos conseguido, vamos a ello.

Pues muy bien. -Ponte ahí, anda.

-Ponte, ponte... voy a empezar con el bizcocho

y entonces, tengo que preparar las yemas de los huevos.

Boris comienza por su segunda elaboración,

la tarta ópera que deberá hacer tres bizcochos

que rellenará con crema de mantequilla, crema de café

y baño de chocolate. La tarta se servirá junto al helado

de café y el pañuelo de chocolate.

Venga, Boris, vamos. -Vamos, mi amor,

calma, calma. -Vicky, ¿qué haces ahora?

Yo voy a poner la olla exprés, con la manos, esto, las costillas,

la madre que la... Todo.

Todo lo voy a echar aquí. Cuando el guiso esté cocinado,

Vicky tiene que deshuesar la carne y preparar el relleno de la col.

Después lo servirá junto con el lomo de cerdo,

las zanahorias encurtidas y el licuado de lechuga

en textura helada. No hay ni nervios, vamos.

Se cocina bien así, como todos más tranquilitos.

¿Verdad? Vamos, "celebrities".

Hola, amigo mío, ¿cómo estás? ¿Cómo estamos?

Vengo a ver a mi Vicky, oye, Vicky, te veo muy bien.

Lo tienes todo, más o menos, encauzado.

Sí, parece. ¿Tú, estás bien?

Sí, estoy muy bien. Ya está, fenomenal.

Disfruto mucho. Ojo, son platos sencillos,

pero tienen muchas elaboraciones, muchos pasitos.

Pepe, aquí hay mucha elaboración. No nos podemos relajar.

No te preocupes, ¿Sabes qué pasa?

Que Jordi piensa que en El Bohío,

como nunca comió ahí, piensa que hacemos cuarto de lechazo

y lentejas nada más. Que no haces nada.

Eso es. Él siempre ronea, ¿eh?

Con mi Jordi no os metáis. -A estos dos los veo...

Anda, saltó la señorita. Ella está encantada.

Con mi Jordi no os metáis y luego, haciendo la cobra

todo el rato. Una cosa no tiene nada que ver

con la otra. Pues bien que haces la cobra

si no te diese tanta pena, no se la harías.

¡Uh!

Vale, pero cuidado con esto, Vicky,

está a toda pastilla y se nos agarra, cuidado con esto.

Vale, ahí estamos cocinando la manita de cordero

junto con los jarretes que rellenaremos nuestra col china.

Bueno, pues voy a buscar a Jordi Cruz

a ver si viene a supervisar lo que hacéis.

¡Oh, Jordi Cruz! A supervisar

qué hace su amiguita Tamara. Jordi Cruz.

¿Vale? ¿Ves que se pone nerviosa?

Tráelo rápido, por favor. Voy a buscarle, voy a buscarle.

Tamara. -Sí, sí.

¿Qué haces tú, hija? -Estoy con la espuma de coco.

Tamara hace una mezcla de coco con la que hará

un bizcocho de sifón, base principal de su postre.

Añadirá a esta elaboración una espuma de yogur,

un helado, polvo de maltococo y jalea de limón.

¿Qué tal va la base del bizcocho, de la tarta ópera?

-Se me caen las etiquetas en la elaboración.

¡Ay! Me acabas de recordar a Juan, el Chunguito,

si lo dejas ahí dentro... -Verdad, ¿no?

El cartel, eso fue muy grande.

-Eso no se puede olvidar. -De ninguna manera.

Jordi, te quiero decir una cosa, estamos tan contentos

de lo bien que lo hiciste en la prueba anterior,

nos has dejado... boquiabiertos. Sí.

Te hemos comprado una cosa, te haremos un regalito.

No, ¿en serio? Sí, sí.

Sabes que somos muy detallistas. Toma.

Anda, disfruta. Es tan bonito.

No. Sí.

Os voy a decir una cosa... ¿A ver?

Aunque aquí hay una cobra,

no es una cobra... ¡Cobra!

Pues... ¡Tamara!

¡Tamara! Mira qué regalo.

(RÍEN)

"¡Oh, my God!" Tamara, ¿quieres venir aquí,

por favor, y contarles cosas?

No, Jordi, yo a ti no me acerco. ¡Ah! Otra vez la cobra.

Otra vez la cobra. (BORIS) Otra vez la cobra.

Ataca de nuevo, la cobra ataca de nuevo.

Me voy, sois dos lelos. La cobra ataca de nuevo.

No. ¿No le ha gustado?

Se va reptando.

(RÍE) Seguro que le ha encantado.

Se va a rastras. La verdad es que creo

que el chiste tampoco

tiene tanta gracia lo de la cobra.

Creo que, bueno, a Samantha y Pepe les encanta meterse con Jordi

porque él es más serio y tal, pero, bueno, no sé,

la verdad, me da un poco de vergüenza.

Tamara. Hola, Jordi, ¿qué tal?

(BORIS) ¡Oh, qué voz! ¿Cómo lo llevas?

Bien. ¿Sí?

Bueno, a ver, estoy con la jalea de limón,

ya están los tomates metidos en el horno.

Vale, primera elaboración piensa que es salado,

dulce, ácido, sencillo, cremoso, intenso,

debe tenerlo todo. Si metes la patita,

se nota un montón. Ya, intentaré no meter la pata.

Tamara, cambia la marcha, somos combinación ganadora,

pero tienes que remar conmigo, ¿y cómo se hace eso?

Dándomelo todo y suave se dice: "Caña", ¿vale?

Salmorejo, rápido, aire de miel, rápido.

Vale, entonces,... ¿Sabes que desde que me hiciste

la cobra la gente se ríe de mí por la calle y todo el rollo?

Y me hacen así desde lejos. Sí, sí, seguro,

seguro que eso te pasa. -Se ha hecho muy popular

lo de vuestra cobra, claro, la gente está encantada.

Pero no te ralles, ¿Cómo que no?

Pepe y Samantha no paran de decirme:

"Relájate un poquito más, trabaja feliz, así el trabajo

es más ameno y sale mejor". Vale, es que más ameno

es lo que hacemos ahora. Ralla suave,

deja lo blanco que amarga. Vale.

Es como yo, si rallas mucho, te amargas porque...

Me voy, ya está, ya no tengo nada más que hacer.

Ya contento. (BORIS) "¡Oh, my God!"

Estoy haciendo una crema de chocolate espectacular.

-¿Cómo? -Me está quedando monísimo.

Pero monísimo cómo de monísimo. -Pues como Félix... Nadando.

Otra vez Félix. -Rollo Félix nadando, sí.

¿Cómo puede llevar algo tanto pescado?

-Vicky, ¿qué haces ahora? -El tartar de caballa.

Mucho pescado lleva, ¿no? -Estoy asqueada.

¡Huy! Boris, vengo, muy preocupada.

A ver, normalmente, esta elaboración,

como lo pone en la receta, metes en chocolate partido

y echarle la nata hirviendo encima. ¡Ah! Lo estoy haciendo al revés.

Boris, no seas anarquista. No es anarquista,

mi amor, es patoso. No lo eches todo a perder

con el postre, para empezar, ¡es la final y porque es mi postre!

Sí, mi amor... ¡Y que puedes!

Rápido, ponte con eso. ¡Amor, amor!

(CANTAN) # Amor, amor. #

¡Boris, céntrate, ven aquí! Te veo muy contento

por estar en la final, yo lo entiendo.

Me ha encantado, la verdad. Pero quiero que te centres.

No, es muy difícil. ¿Cómo que muy difícil?

Es muy difícil centrarme porque todo me parece genial,

yo acá, el universo de la nata que hierve...

Pero, Boris, Boris, la nata es una milésima parte

de tu elaboración, ojo al chocolate,

me voy a montar la sala para los comensales.

Te dejo, Boris. Vale, OK, está bien.

Pero no te voy a hacer tanto caso.

Samantha se siente como si la ópera

fuera su propiedad como si tuviera su "copyright".

Un poco como recordarle, Samantha, a ver, la tarta

ya existía antes de que decidieras hacerla

superbién y fantástica.

Aspirantes, mucha atención porque habéis consumido

más de una hora, exactamente, 70 minutos de cocinado.

Yo en vuestro lugar, aumentaría el ritmo de trabajo

porque así no tengo muy claro que lleguemos a servir a tiempo.

¿Oído? Chef, vamos a hacer

una cobra generalizada. No sabéis que hay que contestar:

"Sí, chef", ¿verdad? (TODOS) ¡Sí, chef!

Boris, me da miedo porque si no aciertas

con el: Sí, chef... (CANTA) # Con la ópera... #

No, esto se está convirtiendo en un "Turandot" tremendo,

pero en "Turandot" ella aparece en el segundo acto.

Vale, hablando de aparecer y eso...

¿Qué llevo yo...? Se acerca Navidad,

¿qué llevo a casa de Tamara para agradar a Isabel?

Imagina que llevo bombones a Isabel, es muy obvio.

No, todos le regalan bombones y sería demasiado.

(VICKY) ¡No te pega regalar bombones!

Yo es que soy de Manresa.

Soy de pueblo más que las amapolas.

Manresa no es un pueblo.

¿Cómo que no es un pueblo? No.

Es una ciudad preciosa. Es un suburbio de Barcelona.

Acaba de llamar suburbio de Barcelona a mi ciudad.

Manresa es Manresa. Qué bien me está quedando esto.

¿Qué estilismo me pongo?

Americana sin corbata.

Americana sin corbata. Y muy buenos zapatos.

Tienes que ir elegante pero informal.

Yo te voy a dar otro consejo, porque tengo que estar

como misterioso y educado, ¿no? Sí.

Y no darle muchas vueltas a las cosas.

Sobre todo callado. No conviene darle

muchas vueltas a la cosas.

Oh, es que a mí me encanta dale vueltas a la cosas.

Gracias, qué adorado eres. Me voy.

Oye, Victoria. -¿Qué pasa, mi amor?

Es súper milagroso. -¿El qué?

Es que ya se hace el bizcocho. -Mi amor...

Lo que no aprendas tú, hijo mío.

¡Oh, my God, Victoria!

¿Pero tú no te comías mientras ibas haciendo?

No preguntes qué me comía yo.

Porque ya lo sabes, ¿no?

Pero tú estás pasando por una época de nerviosismo,

porque yo siempre te recuerdo delgada.

Cuando dejaba de comer.

Huele a quemado. -Voy hacia ti, Victoria,

porque quiero saber qué está pasando.

¡Tengo tantos nervios! ¡Esto es horrible!

¡Vitoria, Victoria, puede ser un desastre!

¡El fin de mis días aquí! -Huele a quemado.

Huele a quemado.

Bueno, tengo que colar el gazpacho de aceitunas.

Victoria, muy bien.

¡Ah! -¿Qué ha pasado?

No me digas que te has vuelto a quemar.

Se ha salido el vaso de su esto.

O sea... -Calma, calma.

Todo el mundo calma.

O sea...

Victoria, no sufras.

Pues tengo que volver a repetir.

Necesito aceitunas y de todo.

(SILBA)

Pero vamos a ver, ¿qué había metido ahí?

El... la crema,

el ajo, la aceituna... Ah, el gazpacho de aceitunas.

Perfectamente hecho.

O sea... Madre, la que hemos liado aquí.

Bueno, Vicky... ¿Tú crees que esto está ya?

Pues vamos a pincharlo. A ver, un momentito.

Esto tenías que haber echado más agua.

Se ha agarrado. Olía yo a quemado.

Trae una bandeja.

Ponlo aquí.

¿Cojo otra olla exprés? Date cuenta que esto

tenía que tener más agua.

Tú lo tienes que cubrir hasta arriba de agua.

Pero la carne está. Está blandita para el este...

Vamos a desmenuzarlo. Vale.

Recuperamos este caldito, se lo vamos a echar

para que la masa esté más ligera.

Cuélalo. Sí.

Un poquito de Ras el Hanout que le va a quitar

esos aromas de tostado. Vale.

Me cago en la mar, mira que íbamos bien, Vicky.

Me cago en la mar. Tranquilo, que salimos de esta.

El olor a quemado me ha venido grande, ¿sabes?

He dicho: "¡Huele a quemado, huele a quemado!

¿Pero a quién se le está quemando algo?"

Era a mí.

Entonces me he quedado un poquito bloqueada.

Vamos a repetir de nuevo el gazpachuelo.

Tengo que hacer tres bandejas.

Great, one.

Ya está el bizcocho de sifón, la crema...

los tomates están en el horno y ahora el salmorejo.

¿Sabéis que en menos de una hora

alguien saldrá con la chaquetilla?

Y no seré yo.

La anhelada chaquetilla.

Vicky, estoy haciendo la crema inglesa.

¿Y qué? ¿Y qué más?

¡Se está haciendo!

¡Ay, ay! ¡Dios santo, Victoria,

tengo uno de esos accidentes tipo tú!

¡Se ha caído el termómetro dentro de las hornillas!

¡No! -Sí, lo tengo que apagar.

A ver, calma, todo el mundo calma.

Hombre, son cosas que pasan de repente.

¿Cómo que pasan? -Ya está, listo.

Esto es demasiado. O sea, ¿doce personas?

Podrían ser menos, ¿no?

Vale. -Sí.

A ver...

Un kilo por 7,5 de licitina. Pues a ver cuánto tengo.

Voy a medir ahora la miel con el agua, el caramelo

y ponerle la licitina a ver cuánto tengo

del caramelo de miel.

Aspirantes, mucha atención. Sí.

Nuestros invitados ya están en el restaurante.

Pues lo que van a tener que esperar es menudo.

¿Sabes lo que significa eso, Vicky?

Sí, que hay que sacar este plato.

Que en 15 minutos sale tu entrante.

Y, Boris. ¿Qué?

¿Qué haces?

Estoy un poco entre una cosa y otra.

Yo no puedo más, me vas a dar el día.

Mi amor, está la crema inglesa. Tenemos la crema inglesa.

La crema inglesa totalmente cortada, claro.

¿Y cuando está cortada no es crema inglesa?

A lo mejor se te ha cuajado el huevo.

Boris, me estoy poniendo muy nerviosa.

Yo hoy necesito que este postre salga.

¡Quiero que triunfes con mi ópera, y se ha acabado!

Así que esto repítelo

porque no va a haber quien lo salve.

Me voy a sala y quiero que saques el postre,

si no me voy a enfadar mucho contigo.

OK, OK, está bien.

Muy bien.

Qué coñazo es este caso.

Que se vayan a comer a otro restaurante.

No digas eso, Boris. Te estaba saliendo genial.

Lo que más me está costando de mi cocinado

es la crema inglesa porque estoy seguro

que esa crema inglesa ya está obsoleta.

Es decir, si realmente va adelante

el Brexit, pues la crema inglesa ya tendrá que cambiar de nombre.

Claro, estamos haciendo una elaboración

que necesita una revisión cuanto antes.

Bienvenidos a todos. Para nosotros es un orgullo

tener sentados en la mesa de "MasterChef"

a quince estrellas Michelín.

Así que gracias por acompañarnos

en tan emocionante final.

Nuestras celebrities

están cocinando un menú de seis platos

diseñados por Pepe, Jordi y por mí misma.

Espero de corazón que el resultado

tenga el mismo cariño con el que lo hemos hecho.

Y ahora, compañeros, a disfrutar.

De mi tierra, los boquerones de mi tierra.

Vámonos. Mira qué color más bonito del boquerón.

¿Cómo vas, Vicky? -Fatal.

¿Fatal? ¿Por qué fatal?

No tengo el segundo plato hecho ni cortado.

O sea, olvídate.

Bueno, Vicky, ¿cómo vamos? ¿Qué pasó?

Estoy cortando el atún para emplatar.

Procura cortarlos todos igualitos

para que los trozos vayan iguales.

Porque eso sí lo podemos hacer igual, porque esto ya...

Mira, hay varios colores. Matices, ¿no?

Sí, alguno se me ha... Uno es negro, el otro blanco.

Esto es como cuando vas

a la tienda de mi pueblo, a La Unión.

¿Qué es La Unión? Explícanoslo, que nos somos de Illescas.

Tienes que alternar más en mi pueblo.

Te daré una vuelta por Illescas.

A lo mejor voy a las fiestas

que creo que a tu mujer le fue muy bien.

Oye, estás invitada, ¿eh? Lo mismo de allí sale algo.

Hay un montón de solteros.

Les diré que se quiten la boina a todos.

Qué mentira, si no tenéis boina en Toledo.

¿Allí en el pueblo, con la solana esa que pega

una chuza en agosto a 40”?

¿Ya no te acuerdas cuando vas a la villa?

Ya sé yo que tú no vas a vendimiar.

Jo, que no voy a vendimiar. No has vendimiado en tu vida.

Pues he vendimiado. Yo he recogido tomates

y he ordeñado ovejas.

¿Has ordeñado ovejas tú? Claro.

Tú en Illescas vas a triunfar ahora mismo.

Yo es que lo peto. Cuando digas:

"Yo vendimio, yo recojo tomates y yo ordeño"

eres la reina de Illescas. Te pueden hacer dama de honor.

En Illescas no hay campo seguro ya.

Que yo lo he fichado pasando por ahí en coche.

Ya te has documentado. Te interesa más Illescas

que Barcelona por lo que veo.

A ver...

¡Yuju!

Vale, fenomenal.

Vicky, no podemos acumular más retraso.

¿Tenemos el licuado verde? Sí.

¿Esto es lo que te ha salido? Sí.

Esto es lo que me ha salido para...

Y la albahaca está echada y no sabe.

¿Qué pasa? Me falta sabor a hierba,

me falta gusto. ¿Pero qué hago?

Le he echado toda la albahaca.

Esto no se parecerá a lo que yo hago, pero bueno...

Mira a ver, Pepe, el sifón está ahí abajo.

No le he puesto las cargas.

Pues eso es lo primero. Una vez que se llena un sifón,

Vicky, se ponen las cargas.

Con las cargas encima reposa, se mete dentro ese gas

y luego es mucho mejor para que emulsione y monte.

Todo calma, por favor. Victoria, calma.

Guarda la calma.

Dame todos los trozos de atún. Todos los trozos de atún.

Vamos. Vamos, Vicky. Vamos, Vicky.

Ahora te quiero ver correr. Vale, ya.

Esto, esto lo tengo, lo tengo.

Victoria, calma. Guarda la calma.

Venga, intentaremos hacer un círculo.

Un poquito bastos los trozos cortados.

Pero bueno, Vicky, venga. No, quítale algunos.

No, yo no quito nada.

Sí. No.

Pepe, ¿estos son amigos tuyos que han venido?

Claro, todos. Somos colegas.

Tú también los conocerás porque como alternas

en sitios importantes.

Pues sí, Pepe, me gusta mucho la alta cocina.

¿Por qué te voy a mentir? Lo sé, lo sé.

También estuve en el Bohío en su momento.

Pero eras muy pequeña, eras muy cría.

Lo recuerdo perfectamente.

A ver, voy a llevarte esto, Pepe.

¿Qué me das? ¿Qué me das? El sifón.

Cómo me ha quedado la ensalada al final, ¿verdad?

Flipas. Te estoy tapando los defectos.

Oye, perdona, que no han quedado defectos.

Qué pena que nunca podamos probar los platos.

Es una pena.

Nada, esto no está bien, Vicky.

Pero está perfec... Le he echado... jo.

No está perfecto. Si estuviese perfecto saldría.

Y quedaría emulsionado y montando.

No lo echamos entonces.

Sí, lo vamos a echar porque necesitamos

el gusto de la aceituna. ¿Y dónde lo ponemos?

No va a quedar bonito.

Lo podemos poner ahí dentro. Aquí en medio.

¿Quieres que lo haga yo? No, no, debes.

Vale. Estoy tirando

con mucho cuidadito. Vale.

Ahí estará el sabor. Cuando arrastren,

los comensales encontrarán todos los elementos.

No estará perfecto como el mío, pero estará.

Pues lo vamos teniendo aquí. Camareros, ¿estamos preparados?

Pues vamos por aquí, por favor.

Gracias.

Gracias.

Qué bueno que vine. ¿Eh, Vicky?

Gracias. Siempre. Gracias.

Vamos a empezar con un entrante creado por Pepe Rodríguez.

Ensalada de pescados, jugo de hierbas

y gazpacho montado de aceitunas.

Bueno, ¿cómo vais por aquí?

Diego. Fenomenal.

Diego Guerrero, dos estrellas Michelín

con tu restaurante DSTAgE, que tienes una cocina

arriesgada con un toque muy internacional.

Cuéntame un poco.

Cocina sin reglas realmente, intentando tener pocas reglas

para poder ser más creativo al final.

Y tú, Rodrigo, que estás en El Invernadero.

Creo que acabas de sacar tu menú vegano.

Sí, estamos muy contentos porque nosotros que siempre

hemos trabajado con un montón de verduras,

ha sido una revolución y ha tenido mucho éxito.

Oye, ¿es revolucionario también el plato de Vicky o no?

Pues no sabría decirte, estoy en estado de shock.

Sí. ¿Por qué?

Eso es malo me imagino. Hoy veo que las críticas

van a ser muy "heavies".

Estos cocineros vienen a matar, a por todas.

Bueno... Diego, ¿piensas lo mismo?

Estoy un poco en la línea. Dentro de que es una ensalada

es ensalada pero está un poco inconexo todo.

El plato de Pepe seguro que no era así.

Sí, confiáis en Pepe, ¿no? Yo también.

Siento muchísimo que no os haya gustado.

Me da pena porque a mí no me gusta empezar así,

pero es lo que hay.

El caramelo de miel. Yo creo que esto está.

Por favor, es como una boda "new age".

Boris tiene que rellenar las flores de calabacín

con crema de almendra y mascarpone.

Después las freirá en tempura y lo servirá con el mero asado

y el crujiente de almendra.

Ay, esto va a ser horrible.

¿Por qué va a ser horrible? Si ya lo tienes.

Es que yo soy muy torpe y esto está todo muy líquido.

Tamara, nuestro turno. Sí, vale.

¿Cómo vamos? Bien, chef.

¿Te hago uno de muestra si quieres?

Sí, por favor. Esto es muy fácil, ¿vale?

Centradito sin llegar al final. Muy bien.

Ay, este tono como de canción de Julio Iglesias no puedo.

¡Es que no puedo! -¡Amor, amor, amor, amor!

Es como si fuera un LP de Julio Iglesias

sonando de repente aquí.

Tienes el pan por aquí.

¿Tenemos el aire montado? Sí.

(CANTA) #Me olvidé de vivir.#

¿Estás cantando Julio Iglesias?

Hombre, claro, es que os veo muy de Julio Iglesias.

Yeah. Estáis equivocando el rol.

Importante, siempre son dos cucharas.

Sí. Vale, sí. ¿Vale?

Suerte.

Estas me van a valer para el relleno del saco.

Vicky, ¿qué pasa con ese cordero?

Pues nada, que estoy cortando las hojas.

Deshueso cordero. ¿Te parece?

Bueno, si me deshuesas el cordero...

Porque si no no llegamos. No llegamos, eso te lo digo yo.

Son muchas cosas, la verdad, y lo siento.

No, no pasa nada, no pasa nada.

(BORIS CANTA) #Me olvidé de vivir.#

¿No conocéis esa canción de Julio? Es de las mejores.

Tamara, ¿tú te sabes algunas canciones del tío Julio?

Pues claro.

Ahora os tengo que contar una cosa, ¿eh?

¿Cuál es? ¿Dónde se casó tu madre?

¿En Illescas? -No, hombre, no.

¡Sí! ¿De verdad?

Hombre. ¿Pero que no te lo ha contado nunca?

No. ¿Otra que reniega del pueblo?

Hombre, no, cómo va a renegar Isabel del pueblo. ¿Qué dices?

No lo sabía. Pero eso lo sabe toda España.

Tamara, ¿pero tú no lo sabías? -No.

¿No habláis de esas cosas en casa en las cenas?

O no sé, nunca me... No me lo puedo creer, Tamara.

Pero muy mono el momento, me encanta.

Sí, sí. Luego ya se puso de moda Saint-Tropez,

pero la gente se casaba en Illescas.

Lo que sí que sé es que mi madre lloró tanto

en la boda que le dieron la... ¿Cómo se llama?

Cuando te lo anulan, la nulidad.

Porque dijo el sacerdote que nunca había visto

a una novia llorar más. -¡No!

¿Pero por qué?

Ella se casó embarazada y realmente no se quería casar.

Pero esa época que te obligaban.

Pero fíjate qué fuerte eso, ¿no?

Que el sacerdote vaya y cuente eso.

¿Y le dio la nulidad? -Le dieron la nulidad.

Por eso se casó con mi padre.

Esto es como "Lazos de sangre" en la cocina.

El agua ya está. Pues metiendo todas las hojas.

Agua con hielo. Escaldando todas a la vez.

Venga, Vicky, que lo tenemos.

Venga, aquí lo tienes, ¿vale?

Te lo dejo todo enfilado.

Te he deshuesado el carré de cordero.

Solamente tienes que rellenar, hacer el licuado

de las zanahorias, rezar un poco

y vengo yo a ver cómo vas. Vale.

Gracias.

Tamara, esto está terminado.

Camareros, por favor, adelante.

Tamara, estoy muy contento, tengo que decirte.

Porque has emplatado todos los ingredientes,

que están correctos, has emplatado ordenada,

con tiempo, limpio, impoluto y a ver si hacemos el postre

de la misma guisa. ¿Te parece?

(BORIS CANTA) #Es una experiencia religiosa.#

Continuamos con un segundo entrante

creado por Jordi Cruz.

Tomates concentrados, salmorejo, yema cóctel

y aire de miel caramelizada.

Daniel y Luis, del restaurante Montia

de San Lorenzo del Escorial.

Bienvenidos.

Gracias. -Gracias.

Tenéis una cocina libre, delicada, creativa

que me encanta. Sí, solamente tenemos

menú degustación y nos permite ser bastante libres,

cambiar los platos al día, cambiar el mismo plato,

el plato va variando en función un poco

de cómo evolucione también el tiempo y el ambiente

y los huertos y las setas.

Ahora cuéntame un poquito

cómo evoluciona el ambiente en el plato de Tamara.

Me ha gustado por ejemplo el aire de miel.

Cuando pruebas el aire de miel con el plato,

que es una cosa que yo no veía, pero cuando lo he metido

en la boca digo: "Pues está bastante bueno".

Y tú, Luis, cuéntame qué piensas.

El conjunto yo lo veo bien.

Sí están todos los sabores

que buscaríamos en un salmorejo.

Luego la textura del salmorejo en sí se me ha quedado

un poco más plana, pero bueno...

O sea, luces y sombras. En general bien.

Con eso me quedo. Bien, ¿no?

Sí, gracias.

Como no me salga bien... -Te va a salir, mi amor.

Gracias, Vicky.

Zanahorias encurtidas.

¡Momento tempura!

Boris. Dime, mi amor.

Me estás dando el día, te juro que estoy desesperada.

No puedo más. Yo lo sé, mi amor. Lo siento.

Me estoy agotando y veo que no hay nada hecho.

¿Dónde está el crujiente de almendras?

No está hecho. ¿No?

Para nada. Vas muy mal.

Tengo a 15 estrellas Michelín sentadas en la mesa

esperando a este plato y tú estás cantando

"Me olvidé de vivir" o "Me olvidé de cocinar",

o "Me olvidaré de la final".

No me olvidé de cocinar.

(CANTAN) #Me olvidé de la final.#

No, eso no. -Me olvidé de vivir. Madre mía.

A ver, coges. Cojo, rebozo.

Y bien escurrido y adentro. OK.

Una se está haciendo, muy bien. Muy bien.

Muy bien, muy bien. Sigue, vamos.

Cuidado, vamos.

Tras. ¡Oh, qué divino!

Están esperando ya por este plato en sala.

Ya puedes ir sacando.

¡Oh, pero están monísimas!

Perdona, Samantha, están espectaculares.

Es que tienes una mano para la fritura, madre mía.

De verdad, nací para ello. Vete preparándote los platos.

Paso, no quiero emplatar.

¿Cómo que no quieres emplatar? Me rebelo.

No, yo no te pienso ayudar a emplatar.

Explícame el "emplatamiento"

ya que me voy a quedar solo haciéndolo.

Ve con la manga pastelera. Limpia bien.

Venga, vamos.

Bueno, Boris, tenemos las flores de calabacín fritas.

Boris, vamos con mucho retraso.

Tienes que tener un poco de positividad.

¿Positividad? Positividad.

¿Positividad? Total.

Venga, ahora hay que poner el mero.

Tienes que buscarme los trozos que mejor pinta tienen,

por lo menos que sean lo más parecidos posible.

Son todos muy parecidos,

porque son todos lo mismo, son todos mero.

No hay nada que se parezca más a un mero que otro mero.

No es lo mismo con las canciones

de Julio Iglesias, que la gente cree que son todas la misma.

No, son muy diferentes una de la otra,

porque son maravillosas.

Yo adoro a Julio Iglesias,

me parece muy bien que te guste,

y que Tamara esté ligando con Jordi.

¡Pero vamos muy mal con este plato!

Yo no estaría tan seguro

de que es Tamara ligando con Jordi.

¿Tú crees que es Jordi el que liga con Tamara?

Hombre. -Sí, sí, sí, sí.

Se pone a hablar todo..

(VOZ GRAVE) No, Tamara. Tamara, no te preocupes.

Vamos, Boris, acaba. No va a pasar nada, Tamara.

Todo va a ir bien.

Tamara, no te preocupes por el salmorejo.

Vamos. Oye, esto está maravilloso.

Te ha quedado espectacular tu plato.

Anda, vamos, vamos.

Este no es mi plato. Camareros, pueden sacar.

Camareros, ahí está, todo vuestro.

Me voy.

Compañeros, lo siento mucho, ha sido un caos.

Vamos ahora con un plato de mi cosecha

que no tiene nada que ver con el original.

Mero asado con flores de calabacín

y crujiente de almendras.

Ricardo, qué alegría verte por aquí.

Y yo a ti, Samantha. Tantos años de amistad.

Pues la verdad es que sí. Eres el gran creador

de la fusión de la gastronomía japonesa

y la dieta mediterránea.

Pues qué bien suena eso, ¿no? Sí, suena bien.

Pero suena totalmente a Ricardo.

Pues nada, va uno haciendo y a veces las cosas salen.

¿Estás contento también con el plato?

Dime la verdad. El pescado no estaba muy mal

de punto, que al final en un plato de pescado

es lo más importante, que no se pase mucho.

No sabes lo que ha sido hacerlo.

Lo poco que está hecho ha sido un sufrimiento.

Está dentro del aprobado.

Y la flor no estaba muy mal frita.

Bueno, pues bien, bien, bien.

Iván, bueno, eres un chef

que respeta sobre todo a la materia prima.

Venimos de una familia de cuarta generación

e intentamos hacer una cocina muy agregada a la...

al recetario madrileño. Sí.

Un poco al manchego también. Eso me suena un poco.

Un poco Pepito, ¿no? Un poco también.

Un poco Pepe Rodríguez Rey. Sí.

Sí. Cuéntame qué te ha parecido el plato.

El pescado el mío estaba muy bien de punto.

Un poquito bajo de sal. La verdad es que faltan

elaboraciones dentro del plato. Os pido disculpas

y espero que el siguiente sea mejor.

Tengo el helado, tengo el bizcocho.

Eh...

¿Qué es lo que me queda? Tengo la malto, tengo el limón.

¿Qué tal vais por aquí? ¿Bien? -Muy bien.

Los saquitos.

Vicky, ¿qué estás haciendo ahora?

Rollitos con carne pak choi,

con jarretes de cordero, manitas de cordero.

Bueno, ha salido el plato de Boris, ¿verdad?

Vicky, ¿qué nos falta? Pues mira, tengo ahí

las zanahorias encurtidas, los sacos hechos.

Te recuerdo que en 15 minutos

deberíamos estar sacando el cordero.

Vale. Pepe, el licuado este

que le he echado el agua de tomate...

¿Vinagre le has echado? Sí.

Esto lo vamos a licuar, lo vamos a meter en el sifón

y lo vamos a echar sobre el nitro.

Y será una esponja que tendremos

que servir muy rápido. Vale.

Vamos haciendo los corderos.

Pepe, esto te va a encantar. Dime, dime.

¿A que no sabes lo que pasó el domingo en misa?

¿Qué pasado en misa? Pidieron por toda la gente

de hostelería, dijeron que están

bajo mucho estrés, para que puedan dar

todas las comidas en estas fechas.

Y me quedé como...

¿Quieres que te diga una cosa? Solamente te oigo hablar

de cosas de hostelería, de platos.

El tema de Jordi... esto va muy en serio.

Eso... eso no va en serio.

Tamara, ¿y te ves viviendo en Barcelona?

Pues claro, por amor cualquier cosa.

¡Oh! -¡Oooooh!

¡Oh, my God! ¡Viva Barcelona!

Me estáis volviendo loco. Tengo que hacer medidas exactas

y están pasando noticias delante mío de actualidad

y no me puedo concentrar.

¿Qué dices? Que...

Que va a crecer la familia pronto en Barcelona, Jordi.

¿Ah, sí? Sí, ha habido

unas declaraciones increíbles.

¿Qué está pasando aquí? Aquí está pasando de todo,

cosas muy interesantes.

Jordi, lo que acaba de pasar. La gente por amor

es capaz de dejar su trabajo, su sitio donde vive.

Yo de verdad...

¿Habláis de Portugal? No, no.

(BORIS) ¡Jordi, Jordi!

(CANTA) #¡Bailando, bailando!#

(BORIS Y VICKY CANTAN)

#¡Bailando!#

¿Cómo lo ves? Ya ves.

¿Vamos a emplatar? Sí.

Vamos a ir emplatando. ¡Fenómenos!

Jordi, ya tienes todo practicado

para cuando vayas a Miraflores.

Lo de Miraflores gracias a ti va a ser un éxito.

Yo tengo traje de padrino, ¿eh? ¿Tú sabes lo que no tienes?

¿Qué tengo? La crema de café no tienes.

Sí, esta es la crema de café, la estoy haciendo.

¿Pero esto qué es? -No puedes meter la mano.

Llega la boda, llega la boda.

Vicky, de nuevo te vuelvo a emplatar tu plato.

Oh, Vicky...

Oye, échame una... Chiquillo, es que tengo

que ayudar a Boris a ver cómo está.

Échame una mano a emplatar tu plato.

Venga, vamos. Y luego comes.

¡Cuidado con esto!

No se puede estar comiendo y emplatando a la vez.

Venga, corremos, damos el último empujón

por favor a esos platos.

¡Vamos, vamos, Vicky!

Venga, venga, venga.

No pongas todavía eso. Lomo de cordero.

¿Voy poniendo? Venga, vamos.

Hala, qué bonito, Pepe. ¿Te gusta, Tamara?

Me encanta, me parece precioso.

Es un plato de Pepe. No lo has elegido,

has elegido a Jordi.

Mira, vamos a ponerle así varios trocitos.

Paciencia, Señor, porque como me des fuerza...

os arreo.

Huy, ¿ha dicho "os arreo"? Tamara, ¿tienes algo que hacer?

Os iba a ayudar. Pues eso es lo que quiero.

Pues dime, dime. Tres trozos por cabeza.

Tres trozos de carne y 2 o 3 minizanahorias,

depende de las que hayas cocido.

Un poquito de marcha y un poquito de brío.

Boris, te recuerdo que tu postre lleva helado.

¿Lo sabes? Ya lo sé.

Porque te veo muy relajado.

Voy con el nitro ahora.

No sale. Porque le falta o más carga,

o la cantidad de aceite no es la suficiente.

De xantana. En fin, no pasa nada.

Vamos a hacer pequeñas perlas nitro de ensalada

y las vamos a poner aquí.

Porque si no vamos a hacer esperar demasiado

a los comensales. ¿Te parece? Sí.

Eso es, vete tirando. ¿Vale? Vamos echando ahí.

Camareros, por favor, vamos sacando.

Adelante.

Adelante.

Adelante.

Adelante, adelante.

Gracias. Venga, Vicky, haciendo más.

Cuidado, que eres especialista en manchar camisas...

y lo has conseguido.

Muy bien.

Vicky, no se parece en nada a lo que yo he diseñado,

va un poco hecho un batiburrillo, pero oye...

Tiene sabor. El gusto va a estar ahí.

Vicky, ahora sí, para ti ha terminado ya

esta última prueba de exteriores.

Ahora es el momento de limpiar y si quieres también

puedes disfrutar de comer, mujer.

Ahora ya sí, ahora ya sí. No, voy a limpiar

para mis compañeros. Me voy.

Oh, cómo quema esto. Cómo me hacéis sufrir.

Ay, gracias, Pepe. Me quitas la afición, Vicky.

Vale, ya lo sé, hijo.

Ya, ya está hecho. Llegue o no llegue

al duelo final me considero... soy finalista.

Y me considero ganadora.

O sea, llegar hasta aquí no era fácil.

Continuamos con otro plato de Pepe.

Lomo de cordero, col china

con su jugo especiado y ensalada fría.

Si os gusta es mérito de Pepe. Y si no, será culpa de Vicky.

(CONVERSAN)

Manuel Domínguez, un gallego con estrella Michelín,

restaurante Lúa, maravilloso, que lo conozco en Madrid.

Y tu cocina está marcada por tu tierra.

Por la tradición gallega. Nosotros creo que hacemos

una cocina de la tradición del siglo XXI

y respetando el producto y mis orígenes.

Víctor Infantes, que creo que haces

de la exactitud técnica un emblema.

Es el lema de tu cocina.

Nosotros lo que hacemos es coger el producto,

ensalzar un poco el sabor y venderlo tal cual lo hacemos.

Bueno, lo pones muy fácil,

pero seguro que tiene más misterio.

Cuéntame un poco cómo ves el plato.

Me ha parecido un plato

con muchos contrastes, muchos despuntes.

A ver, como concepto se nota que Pepe es un crack.

Pero no lo han sabido ejecutar bien.

A ver, Boris, ¿a qué ayudo? -A hacer el isomalt.

Si la crema inglesa la crema pastelera...

¿Cómo va este corrillo? ¿Qué pasa aquí?

Estamos intentando montar la tarta ópera.

Hagamos una cosa, ¿vale? Su cocina limpia.

Sí, vayan a limpiar. Su postre, nitro coco.

OK. A emplatar.

Que yo me encargo de saber qué le pasa a Boris.

¿Qué capitas quieres meter?

Cuidado, cuidado. No te preocupes. "Don't worry".

Trátalo como si fuera Tamara.

Mira... ¡opa! Así, muy bien.

Tamara, disculpa que esté solucionando

los problemas de Boris, que es el que me va a ayudar

con la cena seria. Eso es verdad.

Vale.

Jordi, no es lo mismo hacer el helado de nitro sin ti.

Oh, guau. Ah, pero ya sabes.

Eso me tranquiliza un montón.

Qué momento tan mágico. Parece "Tristán e Isolda",

dado que la tarta se llama ópera. ¿Ves?

¡Oh, muy bien, Jordi! ¡Muy bien!

A ver, este es uno. Este es uno.

Rellenamos. Con esto.

Este encima. OK.

Napamos y chimpún.

¡Napamos! La palabra mágica.

Aúpa ahí.

Tiqui, tiqui, tiqui, ti.

Esto lo haces tan bien. Tienes que intentar

que ahí esté más finito y aquí más gordito,

para igualarlo un poco.

Estos momentos son mágicos, de verdad.

Esto hace mucho por una amistad.

¿Te parece que metamos la tapita?

Venga, tapita. Voy, voy, voy.

Oh, qué momentazo.

Esto es un momentazo indiscutible.

Bueno. Bueno, oye, qué bien.

Esto es muy mono, ¿eh?

Aquí tengo otra mantequillita de café que por lo menos

no está cortada como la que hemos puesto abajo.

Hacemos la misma tarea. Plas, plas y catamos.

¡Ras, ras, ras!

Tami. ¿Sí?

A ver si va a acabar antes Boris con su ópera

que tú con tu coco.

Casi estoy. -Ópera magna.

Bueno, ópera prima. Esto es una ópera prima.

(RÍE)

Tamara, platos, por favor. Vámonos.

El pañuelo debería estar hecho. Sí, pero es una pena.

Pero no importa, lo vamos a conseguir.

¿Sí, seguro? Sí. Esto está muy bien, ¿no?

Vale, Tami, mira, este postre se monta en dos fases.

Cucharadita un poco más grande. Vale.

De aquí para acá.

Cucharadita más pequeña, de aquí y para acá.

Un pedacito más grande aquí,

buscando que sea un formato largo, bonito.

Vale. Y cuando vaya a salir,

espuma y helado. Vale.

A ver, amigo mío, dame cantidades.

Aquí está el isomalt. Ya está medido.

Isomalt. Isomalt, sí.

¿200? 200, sí.

200.

400 de fondant. Es el doble de cantidad

de fondant que de glucosa.

Vale, exactamente.

Glucosa, 200. Estamos en 600, vamos a 800.

Ahí estamos, venga.

Muy bien. "Bravi".

Boris, yo lo tengo. Vale, muy bien.

Me falta tener esto limpio, dos papeles.

Te lo organizo. Y un rodillo.

Oh, mira, mira, está haciendo química aquí.

Está hirviendo, que es lo que tiene que hacer.

Venga, Tami, que te quede bonito.

Así delicadito.

Mira, ¿las peores quemaduras del mundo

sabes con qué se hacen? Con caramelo.

Hala, qué miedo me das.

Peligro en el ambiente.

Pero mira la calma con la que Tamara

va organizándolo todo, es increíble.

Está haciéndolo muy bien Tamara.

Sí, sí, sí. Tiene un don muy especial con las manos.

Cuando esté a 160 repartimos el chocolate.

OK.

A ver, amiga mía, pongo yo el coco. ¿Te parece?

Y tú pones el helado.

Mira, así, directamente, en limpio.

Jordi, esto estaría. Boris, repartimos el chocolate.

Mézclamelo con cariño, pero muy poquito, ¿vale?

Muy poquito, muy bien.

¿Así? Vale, Boris, lo tenemos.

Lo tenemos, muy bien.

Esto hay que hacerlo muy finito.

Mira, con esta cantidad me sobra.

Vale. Cuidado. Colocamos encima.

Y estiramos rápido. OK.

Estiramos lo más fino posible.

Lo dejamos enfriar una chispa. Y ahora esto...

Mira... Y lo cortamos y lo tenemos.

Me quedo con las partes finas. Tami, vámonos.

Vamos, vamos. Camareros, por favor,

los que tienen helado y espuma nos vamos.

Los que tienen helado, exacto. Este, sí.

Esto no, por favor.

O sea, estos sí.

Gracias. Helado para allá,

espuma para acá.

Rematamos ahí rápido, venga.

Tami. ¿Sí?

¿Hemos sacado todo? Sí, chef.

¿Estás contenta?

¿Qué?

Yo estoy contento, venga.

Dale. Gracias.

La verdad es que es una gozada haber llegado hasta aquí,

pero me encantaría llegar al duelo final.

Y estoy muy nerviosa, porque me encantaría.

Estoy tan cerca de esa chaquetilla.

Hoy tenemos dos postres.

Vamos a empezar por el de Jordi Cruz.

Nitro coco con limón, yogur y manzana ácida.

Ojalá Tamara haya estado a la altura.

Espero, por favor.

Roberto Ruiz, un mexicano con estrella Michelín.

Cuéntame en qué estas qué proyecto tienes.

Para el próximo año estamos preparando

un montón de cosas, sobre todo orientadas al huerto.

Estamos celebrando nuestro séptimo aniversario.

Está bien, 7 años. Madre mía.

Llevamos 7 años enchilando España.

Yo disfruto con tu cocina.

¿Pero tú disfrutas con el plato de Tamara?

Este es uno de los platos más redondos.

Estaba como muy atado, ¿no? En general es un plato cítrico,

las texturas y todo esto, las temperaturas.

Creo que seguramente de lo que más se ha acercado

a la que tenía el plan original.

Bueno, estoy feliz. Gracias. Seguro que sí.

Boris. Aquí estoy.

¿Ves las diferencia entre la mantequilla cortada

de abajo y la emulsionada? Muy mona, ¿no?

Ahora vienen los pañuelos.

Mira, busca un poquito así de volumen.

Tú estás en un plan romántico total.

Estoy haciendo cambios en mi vida.

Estoy ordenándome. ¿Te parece?

Muy bien. Qué monada, por favor.

Es una obra de arte en sí mismo.

Ahora este otro adorno a ver dónde...

Con volumen, así gracioso.

Mira, este es divino porque es como

una peineta de "Carmen". Como es una ópera...

Mira qué dibujo.

Camareros, último plato del servicio de hoy,

tarta ópera by Boris Izaguirre. Ópera prima.

Ópera prima. Ópera prima, claro,

porque es mi primera vez.

Adelante, camareros, por favor. Adelante y mil gracias.

Un momento, voy a poner

un poco más acá levantando en uno de ellos.

Oye. ¡Ah, bravo!

Hombre, Jordi...

No sé, estoy como genial, estoy como rejuvenecido.

Es como casi en vez de realmente estar haciendo

la tarta ópera me hubiera puesto un súper tratamiento

facial y corporal y hubiera salido

como mejor que entré.

Queridos chefs, os voy a presentar

ya el último plato,

que es una reinterpretación de mi postre

ópera con helado de café y pañuelo de chocolate

por Boris Izaguirre.

Así que, a disfrutar.

Bueno, Aurelio Morales. ¿Qué tal?

Tú tienes una frase que a mí me encanta,

y es que para llegar alto hay que pelar muchas patatas.

No sé si era así exactamente, pero es que el trabajo

para llegar hasta lo poquito que yo digo

hay que trabajar mucho.

¿Y tú crees que Boris ha luchado mucho

para conseguir replicar mi postre?

No sé si ha luchado,

pero creo que no le ha salido del todo bien.

Está un pelín justo.

Está seco, está cortada la crema incluso.

Es una réplica mala de mi ópera.

Queridos comensales, espero que hayáis disfrutado

de esta prueba final de "MasterChef Celebrity".

Deciros que para nosotros ha sido un auténtico placer.

Y por supuesto estáis invitados a comer

en el restaurante MasterChef siempre que queráis.

Vosotros mejor que nadie sabéis lo maravillosa

y sacrificada que es esta profesión.

Por eso os pido que recibamos con un cariñoso aplauso

a nuestros tres finalistas.

(Aplausos)

Guau. Buenas tardes. -Hola a todos.

Os voy a dedicar unas frases maestras

del gran Julio Iglesias.

"Me olvidé de vivir

y por eso corrí la vida sin freno,

olvidando que vivir es tan solo un momento".

¡Olé, ese es mi Boris!

Después de hoy yo ya puedo hacer lo que sea.

Entiendo que habrán encontrado alguna cosita,

por los menos en los míos.

Pero es un placer, la verdad, un honor.

Yo les quiero dar las gracias por haber venido.

Y siento mucho que hayan tenido que tomar nuestros platos.

¡No, Tamara, son fenomenales! -No lo sientas.

No, no lo siento. Mira qué buena cara tienen.

Se ven súper bien alimentados.

Aspirantes, ¿preparados para el veredicto?

Sí, totalmente.

Pues vámonos. Nos tenemos que ir.

Gracias, gracias. Vámonos.

Aspirantes, habéis dado de comer a doce chefs

con estrella Michelín.

Y os aseguro que es algo que no han hecho

la mayoría de los cocineros de este país.

Así que felicidades.

No sabéis lo orgullosos que estamos de los tres,

porque en todo momento habéis mostrado

un respeto máximo hacia vuestros compañeros

y os habéis ayudado los unos a los otros,

incluso hoy que os jugabais una de esas chaquetillas.

Y eso dice muchísimo de vosotros como personas.

Sois muy grandes.

Hoy ha habido en esta cocina algo que no había visto

en ninguna otra final: alegría.

Quizá demasiada, pero sinceramente

es un placer veros cocinar con una sonrisa

y no con las caras de sufrimiento y tensión

que suelen verse en estas mismas finales.

Muchas gracias. Enhorabuena a los tres.

Se agradece, la verdad.

También hubo canciones.

(CANTA) #Me olvidé de vivir.#

# No vayas presumiendo por ahí. #

Bueno, comenzaremos contigo, Vicky. ¿Cómo crees que has trabajado hoy?

Jugarse el duelo final no es fácil.

Dos platos elaborados por ti, Pepe...

No sé qué llevaba todo eso, porque es que aquello era...

No había por dónde cogerlo, ¿vale?

Pero lo que sí que te digo, es que trabajar sola me ha gustado.

A mí me ha parecido que hoy has trabajado un montón,

como siempre lo haces.

Lo malo es que, también, he tenido que hacerlo yo.

Te he sacado adelante la ensalada de pescados

y te la he emplatado enterita.

¡Hijo mío, qué de cosas llevaba esa ensalada!

Pero, aun así, estoy muy contento con tu forma de trabajar,

porque eres resolutiva, eres "curranta"...

Lo tienes todo. Tienes que estar muy contenta con tu trabajo.

¡Bravo, Victoria! ¡Bravo!

(APLAUDEN) -Gracias, chicos.

Compañeros. Vamos contigo, Tami.

¿No te importa que te llame Tami? No.

(BORIS) Es su nombre. ¿Estás satisfecha

con tu trabajo hoy?

Sí, porque, la verdad... Me han salido las elaboraciones.

No se me han quemado los tomates. Bueno, la verdad es

que es un gusto cuando ves que te salen los platos

y tienes tiempo para emplatar y todo eso.

Te voy a volver a hacer la pregunta

y te empiezo a exigir un poquito de garbo.

¿Estás satisfecha de cómo has trabajado hoy?

¡Sí, chef!

¡Bien! (RÍE)

Vale. Pues yo también, Tami, estoy contento.

Has trabajado de forma limpia y ordenada.

Has controlado todas y cada una de las elaboraciones.

Y no solo has emplatado tú sola de forma correcta,

sino que, encima, te ha dado tiempo a echar una mano

a Vicky, en este caso.

¡Muy bella! También te has ofrecido a ayudar

a Boris, pero tenías que emplatar tu postre y no podías.

No solo tienes que estar contenta. Puedes estar pletórica

y orgullosa de su trabajo. Gracias, Jordi.

Tú ya puedes llamarme Jordi. ¡Ay, perdón!

Gracias, chef. ¡No, no, no!

Hacen buena pareja. Te puede llamar George, incluso.

Como tú quieras. Tami y George.

(TAMARA) Jordi, desde que he estado aquí, en "MasterChef",

me ha llegado como un sentido de admiración tremenda por él.

Y... Pues es todo un honor que una persona así

te esté diciendo lo que él piensa y...

Y juzgando y enseñando.

Boris, Boris... ¡Ay, Samantha!

Boris...

A ti también te voy a lanzar la misma pregunta.

¿Cómo crees que has trabajado hoy? ¡Espectacularmente!

Acompañado de una banda sonora única.

Ante la debacle, se ha visto que yo soy una persona necesaria

en cualquier hogar y en cualquier circunstancia

trágica porque pongo un punto de normalidad, de tranquilidad...

¡Boris! ¿Entiendes? ¡Por favor!

¡Basta! Perdóname, Samantha.

Eso me lo tienes que reconocer.

Sí. Eso nunca lo has perdido. La simpatía, el buen humor,

la autoestima por los techos...

¡Totalmente! ¡Y los postres por los suelos!

Pero tan por los suelos no,

porque quedaron bastante altos de tamaño.

(RÍE) Boris, escúchame.

Cuando has sabido que te tocaba cocinar la tarta ópera...

Sí. Has dicho: ¡Se acabó!

Yo ya no gano... Voy a disfrutar, voy a comentarlo,

a cantar, a bailar, a reírme, a hacer de Celestina,

lo que haga falta, menos cocinar.

Yo, en realidad... Todo el mundo sabe

que yo no soy "masterChef" pero soy "celebrity"

y, encima, refrendado, porque dos veces he sido

"celebrity" en este programa. Boris, hoy has metido la patita,

pero tú eres "masterChef". Gracias.

Mucha atención, aspirantes, porque vamos a resolver.

El aspirante que gana esta última prueba de exteriores

y, por tanto, se convierte en el segundo duelista

de la cuarta edición de "MasterChef Celebrity" es...

¡Tamara! (GRITAN CONTENTOS)

¡Perdona, perdona...!

¡Tami! ¡Tami! ¡Tamara...!

¡Ponte la chaquetilla! Esta chaquetilla es tuya.

(TAMARA) Siento una enorme felicidad.

Pero, vamos, no te puedo describir cómo de grande.

No me creo que haya logrado esta anhelada chaquetilla.

¡Que por fin sea mía!

Ya no me la pueden quitar. Tiene mi nombre bordado. ¡Es mía!

Tamara, ¿quieres dedicarle esta chaquetilla a alguien?

A mi hermano Enrique, que no se le mencionó

suficiente en este programa, frente a su padre.

-¿No? -No... Realmente,

se lo quiero dedicar a todos los chefs

que me han ayudado a llegar hasta aquí,

que me han entrenado. Y a Juan Avellaneda.

Vicky Martín Berrocal... ¡Eres la tercera clasificada

de la cuarta edición de "MasterChef Celebrity"!

¡Bravo, Victoria! Así que eso es medalla de bronca,

que no es poca cosa...

Y un motivo para estar muy muy orgullosa.

Y nosotros lo estamos de ti también.

(VICKY) Todo el día... Todos los días que he vivido

en "MasterChef", todos... Estos 12 programas

han sido brutales.

(GRITA)

Ha sido... de verdad, una experiencia increíble.

¿Qué le vas a pedir más a la vida y a este programa

y a esta aventura?

Si es que no se puede pedir más.

¡El cuarto puesto es para el gran Boris Izaguirre!

(Vítores) Vicky, Boris...

Vuestro paso por "MasterChef Celebrity"

termina aquí. Mira qué buen lugar para terminar.

(BORIS) Yo creo que uno tiene que hacer

de todos los errores, aciertos, y de todos los fracasos, éxitos.

(TODOS) ¡Ojo, ojo, ojo con el equipo rojo!

(BORIS) Lo que más voy a echar de menos, es a Félix,

porque está claro que este momento que vivimos durante "MasterChef",

pertenece a "MasterChef"

y se quedará para siempre en "MasterChef".

Nos vemos en el gran Duelo Final.

¡Mucha suerte, Tamara! Gracias.

¡A por el duelo! -¡Tamara ganadora!

(AMBOS) ¡Tarama ganadora!

(CON VOZ GRAVE) ¡Garrote, Tamara!

Como cada año, vuelven los campamentos MasterChef.

Si tienes entre ocho y dieciséis años,

te encanta cocinar y quieres vivir

una experiencia inolvidable en un entorno natural,

tienes que venir a los campamentos MasterChef.

Además, convivirás con concursantes de "MasterChef Junior".

¡El próximo verano, campamentos MasterChef!

(TODOS) ¡Ven a campamentos MasterChef!

(Música)

Estamos a punto de vivir en momento más emocionante

y esperado de la cuarta edición de "MasterChef Celebrity".

Tamara y Félix van a medir sus fuerzas por últimas vez

en estas cocinas. Y, al final de la noche,

uno de los dos se proclamará ganador.

¡Bienvenidos al gran Duelo Final de la cuarta edición

de "MasterChef Celebrity"!

(Sintonía)

Llevamos cuatro ediciones y no podemos olvidar

que los "celebrities" no son

profesionales de la cocina, ni aspiran a serlo.

Sin embargo, desde el primer día que se pusieron a los fogones,

se han tomado en serio el trabajo,

como si estuvieran en la cocina de un restaurante.

Eso tiene mérito. Sí.

Félix y Tamara han demostrado que afrontan los retos

con pasión y trabajo y han practicado mucho

fuera de estas cocinas.

No se han rendido en ningún momento

y les hemos visto correr y esforzarse por ser los mejores.

Este va a ser un duelo muy reñido.

Así es. Pero solo uno puede ganar, aunque, tanto Félix como Tamara,

han entendido perfectamente que el éxito también radica

en creer en ti mismo y no dejar de soñar.

Han tenido tropezones, sí.

Pero han sabido afrontarlos y superarlos.

Pues vamos a presentarlos ya como merecen.

¡Adelante, Félix Gómez!

El primer duelista ha vivido muchas semanas en la cuerda floja.

Ocho semanas vistió el delantal negro y las ocho

consiguió mantenerse aquí. ¿Qué tal, señores?

Sus ganas de aprender y su buena actitud,

tanto en las cocinas como con sus compañeros,

le han traído hasta la final.

Bienvenido. Muchas gracias, señores.

¡Esto impresiona, eh! (RÍE)

¡Vais a flipar! ¡Vais a flipar!

(Exclamaciones)

¡Esto es una locura!

¡Pum! -¡Vamos, Félix! ¡Ánimo, campeón!

60 minutos para hacer para hacer el corazón de ciervo. ¡Adjudicado!

A quien levante, le doy. -¡Muy bien! ¡Perfecto!

Se nota que sabes cocinar.

¡¿Qué es lo que está pasando?!

Es el poliamor, Boris. Es el poliamor.

Me has llevado al camino. He visto la luz gracias a ti, gurú.

-Te lo dije. -¡La madre que la parió!

¡A partir de ahora, orden! ¡Empezamos a trabajar con cabeza!

Está superbueno. Es el mejor plato que has hecho.

Muchas gracias. El aspirante que más

ha destacado es.. ¡Félix!

¡Félix! ¡Félix! ¡Felicidades!

Gracias por esta oportunidad.

Intentaré aprovecharla hasta el final.

¡Oh! Eres muy golfa.

(RÍEN)

Félix, te has definido como competitivo, metódico y ordenado.

¿Cuál de estas cualidades crees que tuvo más que ver

en que ahora disputes este duelo final?

Creo que es un poquito de todo.

Soy competitivo, pero ha habido momentos

en los que he querido tirar la toalla.

Lo de metódico... Es verdad que siempre

he currado, pero ha habido días

que he hecho un verdadero desastre en la cocina

y la he dejado... ¿Como "mariguarra" era?

Mari "la cochina". (RÍE) "Mariguarra".

O sea, que ha sido un poco... Un "balance" entre todo.

(FÉLIX) Soñaba con estar aquí.

Pero, ahora mismo, lo que tengo ganas,

es de... ¡Vamos! ¡A cocinar ya!

La segunda duelista ha descubierto su amor por la cocina

gracias a "MasterChef". ¡Adelante, Tamara Falcó!

Aunque se crió rodeada de cocineras y nunca sintió

la necesidad de cocinar, su evolución ha sido espectacular.

Nos ha demostrado que cuando algo le apasiona,

pelea por ello. Y aquí está, en el gran Duelo Final

contra todo pronóstico.

Tamara, bienvenida. Gracias.

Me gustaría, por una vez, hacer un plato

en el que estuviera totalmente contenta.

¿Te ves preparada para ser capitana?

¡Venga, equipo, con caña!

¡Toma!

(ALMUDENA) Quiero en mi equipo a Tamara.

(YOLANDA) ¡Muy bien, Tamara! -¡Muy bien!

Estamos en negociaciones

para que Isabel sea mi suegra. ¿Qué?

¿Te parece guapo o no? -Es muy guapo.

Has estado final, cuidadosa y el postre estaba riquísimo.

Espectacular.

El orgullo es un pecado. -Mini punto para Tamara.

En el fondo, todo este estrés también es motivante.

Es una cosa extrañísima.

Está espectacular, eh. El mejor en este reto

ha sido... ¡Tamara!

¡Tamara! ¡Tamara!

¡Tamara! ¡Estoy encantada

y no me lo puedo creer! ¡Qué gusto, por favor!

Bienvenidos y, una vez más, enhorabuena a los dos.

(AMBOS) Muchas gracias.

Tamara, tú has confesado que "MasterChef" ha sido

una de las cosas más difíciles que has hecho en tu vida.

También, que es una de las mejores cosas que te ha pasado.

Verdad. ¿Qué sientes vistiendo

la chaquetilla de duelista?

Me siento como una chef. (RÍEN)

Bueno, estoy muy emocionada, la verdad.

La gente dice que no me nota que voy nerviosa,

pero la procesión va por dentro.

¿Qué parte de responsabilidad tienen tus padres

en que estés en el Duelo Final?

Yo creo que mis padres siempre me han educado

para que me esfuerce.

Entonces, no estaría aquí sin esa educación.

Mis padres siempre me han enseñado que si la vida te da más,

tú tienes que dar aún más,

porque, justamente, tienes más que agradecer.

Tamara, Félix, tengo que recordaros lo que está en juego,

aun a riesgo de poneros más nerviosos.

El trofeo que os acredita como ganador

de la cuarta edición de "MasterChef Celebrity España".

75 000 euros para donar a la ONG que elijáis

y la posibilidad de ayudar a mucha gente que lo necesita.

Y, además, los dos, por haber llegado

al gran Duelo Final, ya habéis ganado

un curso de cocina creativa de un fin de semana

en el Basque Culinary Center,

la prestigiosa facultad de Ciencias Gastronómicas

de San Sebastián.

Podréis asistir con el acompañante que queráis.

Félix, viniste a "MasterChef" por tu madre, como has dicho,

para darle la alegría de verte en estas cocinas.

Aunque ya te ha visto desde casa, hoy lo haré más cerca.

Incluso, podrá darte ánimos. ¡No! ¿La habéis...?

Y no ha venido sola.

¡Adelante, Rosario, Feliciano y Fernando,

padre y hermano de Félix!

¡Qué bueno! ¡Bienvenida a casa!

¡Con las ganas que yo tenía de verlo...!

¡Qué bueno! ¡Qué grande!

¡Qué guapa!

Mil gracias por estar aquí. A ver si me dais fuerza

y me llevo este premio. -Vamos a ver si tienes suerte.

Pero si no te lo llevas, es igual.

Ya eres ganador. -Impresiona, ¿eh?

Sí. (FÉLIX RÍE)

Rosario, Félix nos dijo que cuando llegó,

solo esperaba no irse en el primer programa

para no defraudarla a usted.

Supongo que estará muy orgullosa de él.

Mucho, mucho, mucho. ¿Esperaba que llegase tan lejos?

Sí. -¿Sí?

Me encanta. Eso es confianza.

Sí, porque lo que se propone... lo consigue.

Otra cosa no, pero esfuerzo, dedicación y tal...

Eso es lección de estos dos señores.

Feliciano, Félix es muy competitivo y ya nos hemos dado cuenta

que no le gusta perder ni a las canicas.

¿Qué significaría para él ganar "MasterChef"?

Hombre, pues un orgullo grandísimo, como cualquier persona

que se ponga a hacer una cosa y diga: "Quiero ganar".

Yo creo que lo que él quiere, es que esté orgulloso usted.

¡Ah, hombre! Yo estoy... -Si no gana,

también estamos orgullosos de él. -Muchas gracias, señores.

Tamara, tu familia también ha querido estar aquí.

Por nada del mundo querían perderse este día tan especial.

¡Que pase la familia de Tamara!

¡La madre, Isabel...! ¡La hermana, Sandra...!

¡Y Mario Vargas Llosa!

Buenas noches. Hola.

Buenas noches.

Buenas noches.

¡Chiquitina, enhorabuena!

¡Hola, Tamara! ¡Bueno...! ¡Enhorabuena!

¡Gracias! ¡Gracias!

(TAMARA) No sabía si mi madre vendría.

Como no le gustan los platós...

En foto es maravillosa y televisión le cuesta.

Pero yo creo que me ha visto esforzarme tanto...

Bueno, al final, ante todo, es una madre.

¿De quién cree que ha heredado

Tamara su buena mano para la cocina?

De su abuela. ¡Ah, de su abuela!

Sí. Mi madre cocina muy bien. Desde luego, de mí, nada.

Isabel, ¿es cierto que Tamara ha estudiado

desde que está en "MasterChef" más de lo que estudió

en el cole? Casi. Yo diría que sí.

Por lo menos, con más ilusión, desde luego.

Ella llega a casa y nos dicen a Mario y a mí:

"Os tengo que dejar, porque tengo que estudiarme

todos mis apuntes".

(RÍE) Lo que no había hecho nunca

en el colegio. ¡Jamás!

Hombre, un poquito. -¿Pero que nos dejes para eso...?

Estos dos meses y medio, Tamara ha estado concentrada

día y noche en la cocina.

Nos ha dejado a Isabel y a mí totalmente sorprendidos,

porque ella suele ser más voluble.

Pero esto se lo ha tomado con gran seriedad.

Por eso está aquí. Sandra, Tamara nos ha dicho

que sois muy críticos en casa con los platos que hace.

Aun así, ¿notáis la evolución?

Yo creo que sin duda. La hemos emplazado

a que nos cocine a toda la familia cuando termine esto.

Que eso es un "catering".

No sabes la cantidad de familia que somos.

¿Y qué? Yo te enseño. Tamara, vamos juntas.

Mario, nos ha contado Tamara que a usted le encanta

la gastronomía española y es de buen comer.

¿Con qué plato le ha dejado Tamara con la boca abierta?

Con varios. Con varios... -¿Sí?

Sí. ¿No te acuerdas cuando le hice el pollo al curry?

Los nombres eran muy exóticos y no los recuerdo, pero...

Mario, era quinoa con remolacha...

Pollo deshilachado con curry y esféricos de yogur.

¡Es que es tirado!

(RÍEN)

Los ingredientes no los recuerdo,

pero recuerdo que el plato era muy rico.

Aquí, que sepáis que en las cocinas de "MasterChef",

Tamara ha hecho unas amistades increíbles.

Isabel, por ejemplo, es muy amiga de Los Chunguitos.

Tamara me mandó un mensaje. Me mandaron un mensaje

muy simpático por teléfono.

Pero no los conocía. Pues Los Chunguitos han dicho

que van a ser padrinos del primer hijo de Tamara.

¡Ah! Eso han dicho ellos, eh.

Me parece muy bien. Me parece muy bien.

Sí. Mi madre, con que tenga hijos, le vale igual un padrino que otro.

¿Eso de que tengas hijos...? Isabel, ¿le ha contado Tamara

que se ha medio enamorado de alguien en "MasterChef"?

¡Ah! ¿Se ha enamorado? ¿No ha contado nada?

No. Es un secreto. -¿Te has enamorado?

¿Qué dices, Samantha?

A ver, Tamara... Aquí ha habido un pequeño... "tiqui tiqui".

Mami, que no le llega bien el pinganillo.

(RÍEN)

Y yo que pensaba que estabas

todo el tiempo cocinando... -¡Ya ves!

Conmigo, Isabel. Tengo que decirte que...

Es que a Tamara le gustan mucho las chaquetillas blancas de chef.

Ajá. Es ponerme la chaquetilla

y ver unas chiribitas en los ojos y cosas...

¡Ah, bueno! Bueno, me ha invitado por Navidad.

Solo se lo digo.

¡Ah, bueno...! Encantada.

Es muy mono Jordi, ¿verdad? -Es muy mono.

Es un cielo. -¿A que sí?

España, Jordi es muy mono, aunque no lo parezca.

No. Es que lo es. -¿A que sí? ¿A que sí?

Yo sé que algunos de vosotros se quedaría en las cocinas

animando y ayudando a Félix y a Tamara.

Pero habéis venido demasiado guapos para mancharos cocinando.

Tenéis vuestro lugar privilegiado para ver este duelo en la galería.

No te pongas nervioso. Tranquilito.

Disfrutad y no sufráis mucho.

Para mí, irreconocible.

(MARIO) Se lo ha tomado con gran seriedad.

Realmente, está como transformada.

Tamara, Félix, ninguno de vosotros dos estaría aquí

sin los otros aspirantes que han pasado por estas cocinas

y con los que habéis competido.

¡Adelante los exaspirantes!

¡Hala! ¡Bravo! ¡Vicky Martín Berrocal,

Boris Izaguirre, Yolanda Ramos, Avellaneda, Ana Obregón,

Ana Milán, Almudena Cid, Álex Adrover,

Juan y José Salazar, Los Chunguitos, Elena Furiase,

Marta Torné, El Sevilla y José Miguel Antúnez!

¡"Congratulations"!

¡Bravo, Félix!

¡Perdona, guapa! ¡Perdona!

Esos son Los Chunguitos. -Sí.

¿Los has visto?

¡Hola! -¡Hola!

Cachorro de tres patas mira dónde está.

¡Amigo! ¿Te lo dije o no? Cachorro de tres patas, ¿lo ves?

Yo, como gurú... Yo predije...

Pues mira... No me acuerdo. (RÍE)

Bueno, falta Anabel, que no ha podido estar

porque tenía compromisos profesionales.

El resto, bienvenidos a todos.

Vicky, ¿cómo ves a Samantha? Bueno, a Samantha la veo

que tiene muy buen gusto. Viene vestida de Victoria.

He querido hacerte un homenaje por esa tercera plaza,

vistiéndome con un traje diseñado por ti, que me encanta.

¡Muchas gracias!

(APLAUDEN)

Boris, la primera vez que pisaste estas cocinas,

llegaste a ser semifinalista.

Sí. En esta edición, te sentías

con la responsabilidad de ser la tarada

que llegase a la Final y lo conseguiste.

¡Gracias! ¡Bravo! (APLAUDEN)

¡Es increíble! ¡Es increíble que haya llegado tan lejos!

¡Ana Obregón, confiésame! ¿Has venido a ver

el Duelo Final y a animar a tus compañeros?

¿O a resolver lo que dejamos tú y yo pendiente

cuando fuiste expulsada?

¿Esto es una declaración? ¡No, no!

Yo te he hecho una pregunta, Ana.

Por cierto, estás guapísima. Muchas gracias, Pepe. Tú también.

Bueno, y tus compañeros también. Bueno, a Jordi le tengo

que agradecer porque he estado con él en Barcelona.

Me ha dado de comer increíble. Estábamos en un momento complicado

porque eran pruebas de mi hijo.

Y gracias, Jordi, porque era un momento

que lo necesitaba. Ha sido un placer.

Bueno, Juan... ¿Qué pasa, Chunguitos?

¿Qué pasa?

Pues aquí, encantado de la vida. ¡Encantado de la vida!

Vengo... ¡Mira! Con una ilusión enorme.

Y espero que el año que viene, sea yo ganador.

(RÍE) ¿Quieres ser repetidor como Boris?

Me tenéis que llamar. -Tenemos que repetir.

Los Chunguitos tienen que ganar el próximo año.

El próximo año, volveremos. -Hombre, si Dios quiere, sí.

¿Por qué no? -Los chefs nos llaman otra vez.

Exaspirantes, cómo se nota que en este reto

no tenéis que cocinar,

que venís muy relajaditos. Sí.

Espero que no os durmáis en la galería.

No me pienso dormir para nada. Hoy es un día muy importante

para mí porque son dos duelistas muy importantes.

Así es, Boris. Porque Tamara y Félix necesitan

que los apoyéis y los animéis desde la galería.

Ahora solo respira.

Te quiero muchísimo. -Yo también.

Estoy temblando y te estoy diciendo que respires.

Quiero que gane una persona pero no voy a decir quién.

Bueno...

Tamara, Félix, ¿queréis deciros algo antes de empezar?

Yo, por mí, llegados a este punto, me encantaría un empate.

Pero sé que no es posible. Será difícil.

Ya. Tamara, ¿tú firmabas el empate?

Quiero ganar. (VICKY) ¡Olé! ¡Olé!

(Aplausos)

(VICKY) ¡Olé! Ha llegado la hora

de medir vuestras fuerzas.

Id a las cocinas porque empieza el gran Duelo Final

de la cuarta edición de "MasterChef Celebrity".

¡Vamos, vamos, Tamara! -¡Vamos!

(Aplausos)

Tamara, Félix, para ganar en este duelo final

y conseguir el título de cuarto "MasterChef Celebrity España",

debéis elaborar un menú completo compuesto por un entrante,

un plato principal y un postre,

que demuestre que habéis asimilado las técnicas de vanguardia

que habéis aprendido aquí.

Tenéis que hacer dos raciones de cada plato y contáis

con 120 minutos para elaborar vuestro menú completo.

¡Mucha suerte a los dos! Gracias.

En el supermercado, podéis encontrar todo lo necesario

para elaborar vuestro menú.

Tenéis cinco minutos para coger todos los ingredientes.

Es muy importante que no os olvidéis nada.

¿Estáis preparados? (AMBOS) ¡Sí, chef!

Vuestra última visita al supermercado comienza

en tres, dos, uno... ¡Ya!

¡Vamos, Tamara! (JALEAN)

¡Vamos, Tamara! -¡Ganadora! ¡Ganadora!

¡Vamos!

¡Madre de mi corazón! Estoy nervioso. Estoy muy nervioso.

Vas a ver ahora cocinando. Es un gustazo verla.

(ANTÚNEZ) Vaya dos estilos tan diferentes, eh.

-Ella es muy tranquila. -Él es más pasional.

El oporto...

El de Tamara es sobre la familia. -¡Qué bonito!

Yo no sé qué hará Félix. No nos ha contado.

Tamara, Félix, ¿lo tenéis todo? (AMBOS) Sí.

¡Pues a las cocinas, por favor! Sí, chef.

(EXCLAMAN) (BORIS) ¡Ahí vienen!

¡Hala! (JUAN) ¡Madre mía!

¿Qué van a hacer?

Félix ha comprado más que Tamara.

Pero Tamara tiene pocas cosas. -Sí. Poquísimas cosas.

(ALMUDENA) ¡Qué ordenado, Félix! -Intentándolo.

¡Mira los huevos de Félix! -Dicho así...

No me vuelvo a quedar sin huevos en un cocinado...

(YOLANDA) No hagáis comentarios, que hoy es muy serio.

-Lo de Félix es... -Es un "self service".

-Mira... ¿Ves? -Es el "catering" de Samantha.

¡Ay, por favor! ¡Que el pollo nos mira a nosotros!

¡Ay! ¿Qué es eso? ¿Perdices? -Pichón.

¡Eso! ¡Higiene! ¡Higiene! -¿Es obligatorio ponerse guantes?

Bueno... Es mejor.

(Aplausos)

¡Muy bien, hermanita!

¡Se va a cortar el dedo! ¡Qué bestia!

De repente, veo a Tamara manejando todos esos cuchillos

y con una fuerza... ¡Pum!

Tenía ganas de decir: ¡Ten cuidado con los dedos! Pero...

¡Ay, ay, ay! ¡Ay, el dedo!

¡Madre mía! Ni por todo el oro del mundo estaba ahí abajo,

cortándome los dedos.

Para elaborar su menú, Félix se ha inspirado en el bosque.

El entrante lo elabora con chantarelas, crema de apionabo

y esferificaciones de hígado de pollo.

No sé lo que está haciendo Félix. Un guiso.

Parece como un gran puchero.

El plato principal es carne de gamo con "chutney" de lombarda

y orejones de calabaza.

Y de postre, hace tres texturas de algarrobo

sobre arena de naranja.

(ÁLEX) ¡Félix, empieza a oler muy bien!

¡Ahí estamos!

Está muy tranquilita Tamara. -Muy tranquila.

Ella, que es siempre riéndose... Está concentradísima.

Tamara ha diseñado su menú pensando en su familia.

De entrante y en homenaje a su madre,

hace una ensalada de gelatina de tomate con mango y flores.

El plato principal se lo dedica a su padre.

Pichón a baja temperatura con trufa, aire de cacao

y multiesférico de maíz.

Mira. Ya huele bien. -Tamara, huele muy bien.

Y de postre, una reinterpretación

de la tarta de melocotón de su abuela.

Ahora vamos a oler todos a cocina.

Como si viniéramos de una taberna. (RÍEN)

Pensé que iba a ser más presión que me vieran ahí

con una macheta y tal... Pero está resultando un gusto.

¡Mira! Está saludando.

Porque lo va a cocinar a baja temperatura.

Lo va a meter al Róner.

(ANA) ¿Desde aquí se ve lo que hace Félix?

Algo de helado, juraría.

Eso parece el postre, ¿no? -Yo diría que sí.

¿Cómo vas, Tamara? -Vamos. ¿Qué tal tú?

Se calman los nervios, ¿no?

Duelo Final... Emocionado de estar aquí.

Tengo un batiburrillo dentro del cuerpo,

que no sé por dónde va a salir la cosa.

Siempre lo he dicho, que lo soñaba pero me parecía muy difícil.

Pero, bueno, estoy aquí.

Cuando un hijo triunfa, triunfan sus padres.

Para mí, es un orgullo y un goce tenerles aquí.

Espero que estén disfrutando. Y nada...

A ver qué tal. A ver qué pasa.

(BORIS) ¡Félix, mono! ¡Súper Félix!

Está sacando el caviar del tomate. Yo estoy mirando...

Porque yo esto lo voy a hacer en mi casa.

(ANA MILÁN) La templanza de Tamara es como maravillosa.

Félix es como un samurái, entrenado para la guerra.

Es como... ¡Pam, pam, pam!

Y Tamara es un monje zen.

Ella está preparada para la paz.

(ISABEL) ¡Pero mira cómo huele! (BORIS) ¡Muy bien!

(VICKY) ¡Huele que alimenta!

En ambos lados, huele muy bien.

¿Te la imaginabas así alguna vez? -Pues no.

Porque es todo lo contrario, normalmente.

Tiene que estar haciendo un grandísimo esfuerzo.

A ver si va a llegar a casa y... ¡Ah! Va a explotar...

(ALMUDENA) Eso es para hacer algún bizcocho o algo.

De chocolate. Eso es.

Jordi, en "MasterChef" nos reímos, lloramos,

nos emocionamos, nos peleamos...

Y, a veces, solo a veces... nos equivocamos.

Porque somos de carne y hueso. Tú.

¿Has grabado alguna vez en un manicomio, David?

(RÍE)

Muy dormida, Pepe. (BOSTEZA)

(BOSTEZA) Para la que el idioma no fue

un idioma para llegar muy lejos. ¿Cómo es eso?

¡Cállate! Mira, de verdad... Por favor, empieza.

Para elaborar las... ¡Ah!

En algún mo... (ESCUPE)

¡Jordi, te queremos igual! No pasa nada.

¿Me "prorometéis" que vais a seguir haciéndolo en casa?

¡Te lo "prorometemos"!

¡Calla! (RÍEN)

Sammy... (RÍEN)

Yolando... (RÍEN)

# ¡"Yolando" voy! ¡"Yolando" vengo! #

No, Samantha. No nos estábamos riendo.

Era del gesto de Pepe.

(TARAREAN)

¡Ay! ¡Ay, qué asco!

(Explosión)

¡Dios mío!

Para presentar un plato de alta cocina...

¡Joder con la mosca! ¡Coño!

(GRITAN) ¡Un murciélago!

(RÍE) ¡Qué lugar más raro!

¿Qué está cortando Félix? No lo veo desde aquí.

Félix está cortando apionabo.

¡Es enorme! -¡Pero es enorme!

Félix tiene un apionabo así, chicos.

-¡Félix! -¡Todo a lo grande, Félix!

(MARTA) Vamos a cantarle. # Cocinero, cocinero,

# enciéndeme la candela. # -¡Va por ti, Félix!

# Y prepara con esmero con arroz con habichuelas. #

# Se me sale una tetilla... # ¡Qué coñazo!

El mundo mango es increíble. -¿Te gusta el mango?

-Amo el mango. -A mí también me encanta.

-Tiene muchísima vitamina C. -¿Ah, sí?

¿Sabes que el mejor mango que hay,

es el mango de Manila? -Claro.

(AVELLANEDA) ¿Qué está poniendo Félix ahora? ¿Nueces?

¡Ah, no! Avellanas. -Avellanas.

¿Qué tal? ¿Cómo lo veis? Está concentradísimo.

-Está muy nervioso. -No. Está muy concentrado.

Su energía es muy potente.

Está ahí... Lo está haciendo muy bien, eh.

Lo vamos a llamar Berasategui a ese muchacho ya.

Está concentrado, pero lo veo muy nervioso

y me entran ganas de bajar y ayudarle.

¡Vamos, Félix! -¡Vamos, Félix!

¡Qué gracioso es Félix! ¿Le has visto cocinando a Félix?

(BORIS) Es muy mono. (ISABEL) Es muy mono.

Esos son higaditos, ¿no? -Yo solo sé que Tamara

ha hecho un caldo y ha sacado unos caviares.

Y Félix lleva 3000 elaboraciones. Es lo que veo, ¿no?

¿Estamos de acuerdo o no? -Sí.

Yo digo que Tamara no lo parece, eh.

Pero luego hace... ¡Pam, pam, pam! Y llega igual.

-¿Sí? -Sí.

(BORIS) Yo llegué hasta la prueba anterior.

Es muy impresionante, sabiendo dos cosas como sabes tú.

Es lo que más me choca. Magret de pato.

Y no sale de eso.

Mucha gente me dice que envidia nuestro trabajo.

Creen que venimos aquí a mandar y a comer por la cara.

Yo les digo... Pues sí. Es verdad.

También nos llevamos la satisfacción de ver

cómo los aspirantes siguen nuestros consejos

y evolucionan en las cocinas.

¿Y para qué vamos a negarlo? A veces, también nos divertimos.

¿Verdad? Sí. Alguna vez. Tampoco muchas.

¡Si no corréis, no llegáis! ¡Ti, ti, ti!

¡Eh, eh, eh! ¡Vamos! (AMBOS) ¡Ti, ti, ti, ti!

¡Chaca, chaca, cha!

(IMITA EL GRITO DE MICHAEL JACKSON)

Oye, Pepe, cuando acabe de grabar, yo me pondré un vestido rojo,

si te parece bien. ¡Hasta luego!

Esto es un lío de mucho cuidado.

¡Que te cogen! (GRITA)

¡Oye, esto sí que es un pico de gallo!

¡Vamos, Samantha! (GRITA)

¡Vamos a ver una cosa! Imagino que Los Chunguitos

sabéis de nitrógeno. ¿Eso es gasoil?

# Me sabe a humo, me sabe a humo,

# los cigarritos que yo me fumo. #

Vamos a jugar a la rana.

¡Bien! ¡Ay, qué bien!

Si tenéis que pesar algo, que no lo pese Jordi, ¿vale?

¡Qué tío más tonto! Te lo juro.

(VICKY) ¡Hala, hala! ¿Todo ese maíz?

(BORIS) Todo ese maíz. ¡Qué maravilla, Tamara!

En Filipinas, toman eso, maíz, así...

Con hielo. Y después, con leche y azúcar.

(JUAN) ¡Muy bien! ¡Sigue así! -Gracias, chicos.

¡Vamos, chicos! ¡Que sois el orgullo!

Mira. Aquello que está haciendo Félix, ¿qué es?

¿Cómo se llama esto...?

Lombarda. -¿Leonarda?

Son "bróncolis". (RÍE)

¿Son melocotones o albaricoques?

Ahora melocotón en almíbar.

Albaricoques. (RÍE)

¡Tamara, ya está la ensalada! ¡Ya está!

# ¡Ya está la ensalada! ¡Ya está! ¡Ya está la ensalada! #

¡Chunguitos, vamos! La que nos gusta.

La de... (TARAREA)

¡Vámonos! ¡Venga!

# Si me das a elegir entre tú y la riqueza,

# con esa grandeza que lleva consigo. #

# ¡Ay, amor! # ¡Todos!

# Me quedo contigo. #

# Si me das a elegir entre tú y la gloria,

# para que hable la historia de mí por los siglos. #

# ¡Ay, amor! # ¡Venga, los coros!

# Me quedo contigo. #

# Pues me he enamorado. # ¡Olé!

# Y te quiero y te quiero. # ¡Vámonos!

# Y solo deseo estar a tu lado. #

# Soñar con tus ojos. # ¡Vámonos!

# Besarte los labios. Sentirme en tus brazos

# que soy muy feliz. # ¡Olé!

¡Esos Chunguitos, guapos!

¡Viva la alegría! -¡Sí!

(YOLANDA) ¡Me encanta esta canción?

¿De quién es? -¡De nosotros!

-De ellos. -¡De Los Chunguitos!

¡Madre mía, qué limpito! -¿En qué momento

se me ha ocurrido pillar estas? (RÍE)

¿Cómo están ustedes? Muy bien.

¿Lo estáis pasando bien? Sí, sí.

¿Cómo veis a Tamara? Estamos sorprendidísimos.

Está como un gran chef, con todo limpio, ordenado...

Es que es muy ordenada.

Oye, os la voy a mandar permanentemente.

(RÍEN)

¡Claro! Es que es otra Tamara.

Es otra Tamara.

Sé que en casa estará llena de libros con Mario,

pero este seguro que no lo tiene.

"MasterChef: Cocina de aprovechamiento".

Podrás hacer recetas de aprovechamiento.

¿Sabes las cosas que tienes en la nevera, que no sabes

qué hacer al mediodía o por la noche?

Aquí te doy la solución. Me encantan las sobras.

Toma, Isabel. Con mucho cariño,

te lo regalo. Muchas gracias.

Tiene setas, ¿no? (BORIS) Tiene unas setas.

Sí. Que es el horror de limpiar.

¿Cómo veis al chico? Bien.

Concentrado también. Está muy concentrado.

Estaba muy serio. Feliciano, ¿usted cocina?

¿O no se mete nada en la cocina? No cocina nada.

Nada. Entonces, me he equivocado. Se lo tengo que dar a él,

que es al que le hace falta.

Os dejo que lo disfrutéis. Lo he repasado, eh.

¿Lo has repasado ya? Es buenísimo.

¡Mira qué bien! Tienes tiempo en casa para hacerlas.

Claro. Me lo puedo repasar.

¡Que lo paséis bien! ¡Gracias!

En "MasterChef", nos hemos propuesto

cocinar en lugares tan insólitos como espectaculares.

Desde una bodega en la ribera del Duero,

al imponente castillo medieval de Belmonte.

No hay escenario que se nos resista

ni comensales que no merezcan todo nuestro esfuerzo

¡Venga, vamos! -¡Venga, equipo!

¡Con garra y caña! ¡Por fin he escuchado

a Tamara alzar la voz!

¡Corre, corre! ¡Vuela, vuela! ¡Vamos!

¡No vas a poder conmigo, corvina! -¡Vamos!

¡Eh! ¡Que estoy aquí! (RÍE)

¡Esto me encanta!

¡Ya podéis correr porque nos va a pillar el toro!

(YOLANDA) ¡Chunguitos, como si os fuera la vida!

# Obí, obá, cada día te quiero más. #

¡Bueno, bueno, bueno! -¡Oye! ¡Eh!

¡¿Qué hacéis?!

¡Así me gusta, chicos!

Yo no he trabajado más en mi vida, eh.

¡Camareros, por favor! Platos terminados.

¡Aspirantes, prueba superada!

(GRITAN CONTENTOS)

¡Ese equipo, ese equipo! ¡Eh! ¡Eh!

Bueno, Félix... ¿Qué tal, señores?

¿Qué tal? ¿Cómo vas? Corriendo.

Eres un manojito de nervios, eh. Sí.

Mira que me decís que no, pero es que no puedo evitarlo.

Y aunque estés nervioso, ¿podrías decirnos qué platos preparas?

Primero estoy preparando una crema fina

de apio y nabo con avellanas acompañada de chantarelas

y unas esferificaciones de hígado de pollo.

El segundo, lomo de corzo con falso orejón de crema de calabaza.

Y de postre, voy a hacer un homenaje

al árbol del algarrobo. Al falso cacao.

Al falso cacao que le llaman aquí.

Es un árbol que me parece muy bello.

En Portugal, sitio al que viajo bastante,

hay mucha pastelería hecha con algarrobo

y me gusta, me parece interesante.

Te quedan cosas, ¿eh? Sí, me quedan.

Sigue así como estás.

Serio, concentrado... Muchas gracias.

Suerte. Gracias.

Suerte, Félix.

¿Ya emplata Tamara?

-Mira, que emplata cosas.

-Al agua del tomate le habrá echado xantana para hacer gelatina,

se lo he visto yo a Berasategui.

-Ha sido lista y ha emplatado directamente

y enfría sobre el plato. -(YOLANDA) No veo ningún plato.

-Eso amarillo. -Porque es agua de tomate,

no es tomate. -(YOLANDA) ¿Dónde está el plato?

-(MILÁN) Ahí, no son dos mexicanos desde arriba.

-Sorda y ciega últimamente.

-(MILÁN) Madre mía de mi vida.

-Me voy a poner aquí,

allí no hay sitio. -Aquí lo ves bien.

-¿Vosotros os estáis dando cuenta del temple de Tamara?

-¿Tamara quién es de los dos?

Bueno, Tami... Hola, Tamara.

¿Qué tal? ¿Cómo estás?

Bien. Una gran final y estás

como si hubieses entrado al plató por primera vez.

Yo me notaba... ¿Nerviosa?

...modo chef. No modo casa.

Desde que te pones la chaquetilla eres otra.

Esto es verdad. Me pasa como...

No sé, te veo en chaquetilla y me pongo nervioso.

De verdad. Ay...

Tenía que ser al revés.

¿Qué pasa? -Los jueces...

-Que está mi madre delante, Pepe. No está escuchando.

Pensaba que me la presentarías.

¡Mami! ¡Aquí Jordi!

-El guapo del grupo, el guapo.

Ha sido todo muy frío... Sandra, aquí Jordi.

Esa soy yo, fría como un témpano.

Me imaginaba algo más de magia.

Hablando de magia, ¿de qué va tu menú?

Espero llevaros un poquito por casa,

por Toledo...

Cuéntanos qué es ese primer plato.

Una ensalada de gelatina y caviar de tomate

y mango, porque como mi madre es muy exótica, de Filipinas,

pues lleva mango.

Después me he ido a Toledo, cómo no.

¿Qué haces de homenaje a Toledo? Caza, un pichón.

¿Y qué acompaña al pichón?

Una mazorca de maíz y un aire de trufa.

No, perdona. Aire de chocolate.

La trufa la lleva por encima el pichón.

¿De postre? Os quiero sorprender.

No os lo voy a contar. ¿No?

No, cuando llegue su momento.

Oh, no. Ya me he manchado la chaquetilla.

Suele pasar cuando se hacen cosas en cocina. Es normal.

Te voy a hacer la pregunta del millón.

¿Crees que vas a llegar?

Sí lo creo, Jordi.

¿Sí? (RÍE)

Isabel, ¿en casa es tan tranquila?

Para nada. -Mami, ¿sabes lo más fuerte

que me dicen aquí? Que hablo muy bajito.

-En casa le decimos que baje la voz.

-Ahora no te oigo, ahora me doy cuenta

de que sí que hablamos bajito. ¿Cómo?

Tamara, te dejamos que si no, no terminas.

Vamos, lo queremos notar. Venga.

OK, gracias. Mucha suerte.

¿Es el melocotón o el maíz? -Es el maíz.

Aspirantes, habéis consumido la mitad de vuestro tiempo.

Os quedan 60 minutos. (AMBOS) Oído, chef.

-¡Vamos, chicos! -¡Chicos!

-¡Vamos, capeones, venga!

"Oh, my God". Félix ha hecho como una compota, ¿no?

-(MILÁN) Mira cómo lo ha espesado, lo ha espesado muy bien.

-¿Quién? -Tamara.

-Joder, Yolanda... -Yolanda...

-(MILÁN) Parece que estás en "Saber y ganar".

-(RÍE)

-(IMITANDO) ¿Quién? ¿El qué? ¿Quiénes?

Se repite.

Menú más modernito, menú más tradicional.

Félix, tradicional.

Y Tamara se ha ido a la cocina de vanguardia.

Si te preparas con cocineros que hacen de vanguardia,

no puedes hacer una crema de lentejas.

No. No tendría sentido tampoco.

Tampoco es tan tradicional el de Félix.

Tiene esferificaciones... Tiene sus cositas.

Tenemos otro duelo que es velocidad, un poco descontrolada,

y lentitud asegurada, que son Tamara y Félix.

Vamos a ver qué pasa. Para resumir...

Tradición-vanguardia. Serenidad-nervios.

Caña-Tranquilidad. Veremos qué pasa.

Vamos a ver qué pasa.

(MILÁN) Tamara, qué susto me has dado,

por el amor de Dios.

Si pensáis que "MasterChef" somos Pepe, Samantha y yo,

nada más lejos de la realidad. Para que desde casa

disfrutéis cada semana, hay muchas personas

trabajando tras las cámaras. Los hemos pillado

infraganti mientras realizan su trabajo.

¿Les queréis conocer?

(Música pop)

(TODOS) ¡Sí, chef!

-Esas son las cosas que le gustan a Boris,

dice "eso es el sifón", hace... A mí me encanta.

-(BORIS) Me encanta porque es como un suspiro.

¿Sabes? -Es verdad.

-Félix, ¿cómo vas? -Bien.

-(ELENA) Estoy contigo desde la distancia.

-(YOLANDA) Te tenemos un pelín más abandonado porque caes más lejos.

-(MARTA) Tamara, eres Jordi Cruz cocinando, qué tranquilidad.

¿Os veis cocinando como ellos? Yo no.

-(MARTA) Estoy fascinada con Tamara.

-Podría cocinar así pero con un libro paso a paso.

Oye, pues mi escuela... Si tu escuela ya me la he visto.

Escuela online de "MasterChef" de Jordi. Lo sabes, ¿no?

Por si no te ha quedado claro... A ver si me animáis un poquito...

Venga, Tamara. Estáis flojos.

(MARTA) Todo va bien, tranquila, Tamara.

-(BORIS) Jordi, ¿conoces a Isabel?

No me han presentado oficialmente.

Bueno, pues ahora os presento. Isabel Preysler, Jordi Cruz.

Isabel siempre se presenta con su nombre completo.

Tienes otra opción, Isabel.

En vez de Isabel Preysler, me puedes decir "soy tu suegra".

(RÍEN)

-Pero cómo vamos de rápido. -¿Pero de verdad?

Tampoco te digo que la cosa esté muy enfocada,

pero hay buen rollo, ¿verdad?

Hay un rollo estupendo y con ella tienes una actitud especial.

No he hecho más que decirte

que bajas el tono de voz y pareces una canción de Julio Iglesias

cuando estás con ella. Como cuñado...

¿Me comprarías? Sin duda, pero estar a su altura...

Es una persona muy exigente. Pero yo también.

Lo que puedes hacer es venir a cocinar un día.

Me ha invitado Tamara, yo encantado.

Claro.

Estas navidades, chicas, no pasaréis hambre. Disfrutad.

(MILÁN) Félix está esferificando la calabaza.

-(VICKY) ¡Toma ya!

-(OBREGÓN) Y ella, falso caviar de maíz.

Jordi, ¿qué te ha dicho la familia?

Pues la tengo en el saco. (RÍE)

(PREYSLER) Qué gracioso. Tener un yerno trabajador,

buena persona y encima gracioso. -Y exitoso...

-Y encima chef, oye.

-(PREYSLER) Y encima chef.

(MARTA) Pedazo de esferificaciones, tío.

(OBREGÓN) Ole, Félix.

-Qué maravilla, por favor.

(AVELLANEDA) ¿Qué pone?

(VICKY) Azúcar. (OBREGÓN) Qué bueno.

Tamara, a la cena de Navidad vendré en chaquetilla.

A ver si me rechazas.

-Tamara le hizo una cobra, ¿no sabes eso?

-¿Una qué? -Una cobra.

-Le fue a dar un pico y Tamara hizo...

-Ah, en la boca. -Claro.

Ah...

Nuestros celebrities no son las únicas estrellas

que han pisado estas cocinas.

Algunos de los mejores cocineros españoles, internacionales

y exaspirantes de ediciones anteriores

nos han acompañado esta temporada.

-Si es Óscar. -¿Esa no es Paula Prendes?

Adelante Miguel Ángel Muñoz y Saúl Craviotto.

¡Hola!

Con dos Estrellas Michelín, Toño Pérez.

Martín Berasategui. Garrote.

Con dos Estrellas Michelín, Oriol Castro.

(BORIS) ¡Bravo!

(TAMARA) Maestro jamonero.

Patricia Montero.

José Corbacho. ¡Mi amor!

-¡Qué guay!

Loles León.

El gran Raphael. Qué bonito.

(BORIS) ¡Santiago!

Mario, defínete, ¿cuál es tu sitio?

Nunca he sido nunca... Ningún sitio.

¿Dónde está Andrea?

¡Ole! -¡Vamos!

-¡Bravo!

(GRITA)

(GRITA)

Esto es histórico.

¡Viva "MasterChef Celebrity"!

Tamara, Félix, no es necesario que dejéis de cocinar,

pero me gustaría que nos atendierais un momento.

Samantha, Jordi y yo

no vamos a ser los únicos que catemos vuestros menús.

Para elegir al IV MasterChef Celebrity España nos acompaña

uno de los mejores cocineros del mundo.

Hace unos meses saltó de la lista

de los 50 mejores restaurantes del mundo

a la selectísima lista de los mejores de los mejores.

Un título de carácter vitalicio que se otorga

a los restaurantes que ya han sido números uno.

El Olimpo de los chefs.

Desde El Celler de Can Roca, con tres Estrellas Michelín:

Joan Roca. (OVACIONAN)

-Hola. -¿Qué tal? ¿Cómo vais?

-Bueno, nerviosos. -Aquí, en pleno lío.

Bueno, maestro. Uno más del jurado ya.

De la casa. ¿Cómo estáis?

(TAMARA) Mami, yo estuve en casa de Joan.

Estuve en El Celler con Juan.

-Sí, lo sé. -Fue con él.

Bienvenido de nuevo y gracias por estar

en la IV edición de "MasterChef Celebrity".

Nos honra que un icono mundial de la cocina

nos acompañe en un momento decisivo.

¿Qué ha significado para El Celler de Can Roca

pasar a la categoría de los mejores de los mejores?

Lo que ha hecho es dar aires en la cúpula de la lista.

Dar la ilusión y la oportunidad de que mucha más gente

pueda vivir ese sueño que hemos vivido nosotros durante estos años.

A nosotros nos deja un poco igual,

porque vamos a seguir trabajando de la misma manera y vamos a seguir

comprometidos con lo que hacemos y hemos hecho siempre.

(BORIS) ¿Cómo veis a Félix?

-Muy concentrado. -Súper. La concentración es máxima.

-Mira el trozo de carne de Félix.

(BORIS) ¡Quién fuera carne!

(OBREGÓN) Venga, Félix.

Duelistas, últimos 30 minutos.

Vamos, Félix, ánimo.

(BORIS) ¡No queda nada! (JUAN) Tamara, guapa.

(MARTA) Tu madre va a flipar ahora.

-¿A que sí?

-Mira esto, ya verás ahora qué pasada.

-¡Ay, por favor, la niña! ¡Qué bien cocina la niña!

(OBREGÓN) ¡Guau! -Y ya.

(JUAN) Muy bueno, muy bueno.

¡Muy bueno, Tamara!

(RÍEN)

-Mira, mira. -Qué divino, qué divino.

(MARTA) Venga, como Sharon Stone, nena.

(RÍEN)

-Claro, que tenía un picador de hielo Sharon Stone.

Bueno, Tamara, aquí te traemos al maestro.

Creo que os conocéis un poquito. Sí, sí, sí.

Me autoinvité a su casa. (RÍE)

Fantástica. ¿Por qué no le cuentas,

así por encima, el menú que estás preparando?

He preparado un menú con un hilo muy familiar.

Es una ensalada de tomate con flores,

después, el pichón,

con un aire de chocolate y trufa por encima,

y un multiesférico de maíz. -Muy bien.

-Y un postre dedicado a mi abuela.

-Pinta muy bien. -Ahora tiene que saber muy bien.

-Ramona se va a poner celosa porque Tamara va a llegar...

-No, estará encantada.

-¿Puedes probar la salsa, porfa? -Sí.

Hombre, así da gusto.

(TAMARA) Que después pruebe la de Félix.

(RÍE) Aquí, quien no corre, vuela.

Que te lo afine Joan.

¿Sí? (MARTA) ¡Hala!

(Aplausos)

-¡Muy bien!

(JOAN) Suerte. (TAMARA) Gracias.

Venga, suerte. Gracias.

-Tampoco hay que fiarse mucho porque se ponen muy simpáticos

y de repente ¡pam! -Ah, ¿sí?

(OBREGÓN) Mira, con leche. ¿Qué está haciendo con leche?

-Como hacen los tres platos a la vez...

(ELENA) Ese Félix.

Bueno, Félix.

Te traemos a maestro.

Félix, Joan Roca.

¿Cómo estamos? -¿Cómo estamos?

-Muy bien, muy bien.

Huele muy bien. -A ver qué tal...

-¿Qué estás preparando? -Una crema fina de apio, nabo...

Y avellana. ...y avellana.

Lo voy a acompañar con chantarelas

y con unas esferas de hígado de pollo.

El segundo va a ser el corzo ahumado, con un braseado

de lombarda y manzana y un falso orejón de calabaza.

Y el postre, tres texturas de algarrobo

sobre una base de crumble de naranja.

-Nosotros hacemos una cerveza de algarrobo.

-Qué bueno.

Te hemos traído al chef indicado.

Al menos lo voy a tener de mi parte un poco.

(RÍE) Está bien, está bien.

Bueno, Félix, suerte. Muy bien.

-A ver qué tal... Que vaya bien, Félix.

A pasarlo bien. Hasta ahora.

(OBREGÓN) Va a ahumarlo.

(OBREGÓN) Huele a pichón quemado. Se le está quemando.

-No. -¿Cómo que no?

(MARTA) No.

-¡Félix, guapo! (FÉLIX) Gracias, señor.

-¡Vamos, Félix! Venga, bonito. (BORIS) Bravo.

(JOSÉ) Bravo, bravo. (JUAN) Venga, Tamara, guapa.

(CANTAN) "A mi Tamara la quiero yo

y al que no la quiera le entre un dolor".

Ahí les tienes.

Y esta es la caseta MasterChef. Vámonos.

Estando Los Chunguitos y Vicky, no se puede andar de otra manera.

A ver, a ver... El azúcar.

(VICKY) ¡Hala! (MARTA) Quiero eso para mi casa.

(JUAN) Eso está buenísimo, por Dios.

-Como el algodón. -Sí, algodón de azúcar.

(MARTA) Si me puedo hacer una peluca con eso también.

-Es supersexy, me encanta.

(OBREGÓN) Esta cocina me recuerda al laboratorio de Biológicas.

(JUAN) Vamos, venga, todos.

(MARTA) Ese bizcochito que va a hacer Félix,

ya verás. -Mira qué divino

todo lo que está haciendo. Ah, lo va a hacer en el microondas.

-Va a hacer el bizcocho de sifón.

-Y eso que no le gusta el sifón.

-¿No le gusta usarlo? -Le da miedo.

(BORIS) ¡Ajá! ¡Quién fuera sifón!

(RÍEN)

(BORIS) ¿A que le apetece decirlo a usted también?

-Sí, pero no me sale. -De estar allí con él,

acompañándole.

-Ahora eso al microondas, ¿no?

(AVELLANEDA) Qué bonito, Tamara.

(BORIS) Es una monada de chico, la verdad.

-Yo hablaba del maíz de Tamara. -¡Ah! También es una monada.

-Ha hecho unos conos ideales.

(YOLANDA) Chicos, os auguro a los dos tan buen futuro.

-¡Bravo!

(TODOS) ¡Bravo, bravo!

(BORIS) ¡Arriba! (OBREGÓN) ¡Vamos, venga!

-Me he estado preparando 11 semanas para este momento, por favor.

¿Y cómo te has preparado, Yolanda? Mirando.

(RÍE)

(YOLANDA) Por favor, no me falléis ninguno de los dos,

acordaos de mis consejos. (BORIS) ¡Quién fuera polvo!

-Tranquilo, que lo serás.

-Es la mejor actriz cómica del mundo. Es única.

Aspirantes, últimos cinco minutos.

(TODOS GRITAN NERVIOSOS)

(OVACIONAN)

No os quiero dar tensión, pero olvidaos

del dicho "lo importante es participar".

No, es ganar. -Esa es mi gurú.

(OBREGÓN) Tamara lleva tres horas poniendo plantas.

-Deja las flores ya. -Sí, no es jardinería.

(AVELLANEDA) Félix, vas muy bien. (ALMUDENA) Vamos, Félix, bonito.

-Qué nervios, ¿eh? -Es horrible.

-No sé cuántas cosas está haciendo.

-Oye, qué bonito,

muy bonitas las presentaciones.

¿Qué está rayando? Trufa, ¿no? (AVELLANEDA) Trufa.

Pero ya, ya, ya...

Me gusta la generosidad de Tamara rayando trufa. Sin miedo.

(MILÁN) Vamos, chicos.

-¡Chicos! -Vamos, campeones, venga.

-Lo de Félix es más complicado, se ha metido en mucho lío,

lo que ha hecho Tamara está chupado.

(MARTA) No está chupado. Son técnicas muy complicadas.

-Venga ya. -No...

(AVELLANEDA) Bravo, Félix.

(MARTA) El microondas, chico. (FÉLIX) Voy, voy.

(ALMUDENA) Lo tiene controlado.

(AVELLANEDA) Vamos, Félix. (JUAN) Corre, que llegas tarde.

-¡Venga!

Duelistas, no os quiero poner nerviosos,

pero acabáis de entrar en el último minuto.

(TODOS ANIMAN)

-Venga, campeones.

-¡Vamos, vamos, vamos!

(YOLANDA) ¡Venga, chicos! ¡Venga!

(JUAN) ¡Vamos, chico y chica!

-¡Venga!

Diez, nueve, ocho, siete,

seis, cinco

cuatro, tres,

dos, uno...

¡Tiempo! Manos arriba.

¡Bien! -¡Bravo!

(CANTAN) ¡Campeones, campeones!

-¡Bravo!

(FÉLIX) "Por fin hemos llegado al final".

No sé lo que va a pasar, que sea lo que los dioses quieran.

-¡Cuarta edición de...! ¿De qué? ¡Ah, sí!

¡De "MasterChef Celebrity"!

Tamara, Félix,

el tiempo de cocinado ha terminado.

Momento de catar vuestras elaboraciones.

Joan, por favor, acompáñanos al restaurante.

Ay, ay, ay...

Empezaremos por los entrantes. Tamara, empezamos contigo.

Por favor, adelante.

(Aplausos)

¡Guau!

(BORIS) Es como una sopa, ¿no?

-Es una gelatina de agua de tomate.

Tamara, cuéntanos.

Mi entrante es la ensalada Miraflores.

El hilo conductor de todo mi menú es mi familia.

Miraflores es nuestra casa.

He incluido sabores

que le encantan a mi madre, como el tomate,

y mango porque es una fruta exótica.

También podéis ver muchas flores, es la decoración.

Esto me transporta un poco

al jaleo que se monta en casa. He incluido unos hilos de chili

y este poquito de hielo que le aporta frescura,

como son mis hermanos, son muy frescos.

(TODOS RÍEN)

¿En el sentido de fríos o en el de frescos frescos?

Me voy a quedar con el chili. (RÍEN)

-Me gustaría que cogieseis este ramillete entre las manos,

hicierais así y olierais las hierbas

del jardín que ha plantado mi madre en casa.

Ahora lo tengo que decir, qué moderna eres.

(JOAN) Fantástico.

Isabel, qué bien huelen tus hierbas.

El plato es superbonito, supercolorido,

superalegre, divertido, fresco...

Vamos a ver qué tal sabe. ¿Cómo se debe de tomar?

Del centro hacia las flores.

Bueno, Tamara. ¿Qué quieres que te diga?

Es una ensalada muy Tamara.

Te pega por la estética, por la finura...

Con ese mango que está maduro y está riquísimo,

que evoca a los orígenes filipinos de tu madre...

Creo que es una ensalada muy fresca.

Me chirría un poquito el hielo.

Si quieres poner más frescor, que no me parecería mal,

ese hielo en vez de ser hielo puro y duro de agua,

ese mismo agua de tomate siendo hielo,

porque le añadirías más sabor todavía.

Pero está muy bien aliñada,

el punto de sal, de gusto, de aceite... Muy rica.

Muy bien hecha. Gracias, Pepe.

Me ha sorprendido mucho el sabor, estaba muy bien equilibrada.

Aparte que me alucina

que hagas estos platos en tan poco tiempo

y que trabajes con esa tranquilidad

y que saques los platos y saques las recetas.

Es que alucino.

Gracias, Samantha. (JOAN) Está muy buena, la verdad.

Tiene texturas, que en una ensalada así se agradecen mucho.

La textura del mango, la textura del tomate, esa gelatina liviana...

Cuando pones gelatinas en una ensalada

corres un riesgo porque las texturas excesivamente duras

cuando se trabaja con gelatinas son peligrosas.

La verdad es que esos riesgos asumidos

los has resuelto brillantemente. Está muy bien.

Me parece que es un trabajo muy coherente.

A mí los discursos que se pierden,

que no dicen nada... Creo que no tienen sentido.

Tú has hecho un discurso muy sencillo: tu familia,

una casa, unas flores, productos que te gustan

y que gustan a tu familia...

Los has sabido aunar en un conjunto estético

que está bien aliñado, donde parece que no hay técnica

pero lograr que esa gelatina tenga esa textura tan delicada

es rico... La cosita de la ramita

puede parecer una chorrada, pero da aroma a la mesa

que es bonito... Parece que es la nada

y yo en este plato veo un todo. Y te veo a ti, que es importante.

¡Ole! -¡Ole!

-Gracias, Jordi.

(Aplausos)

El mango de Filipinas.

-No, mango de Manila. Manila.

(TAMARA) "Mi madre mandaba pedir los mangos.

Los traían de extranjis en maleta la gente de Filipinas".

Decía: "No hay ningún mango como el mango de Manila".

Félix, es tu turno. Por favor.

¡Vamos, Félix! -¡Vamos!

(Aplausos)

Félix, cuéntanos, ¿qué es tu entrante?

Hemos hablado mucho de mi vida de actor, de "crossfit",

pero apenas he hablado de mi otra pasión que es la naturaleza

y la conexión con la Madre Tierra, la gran diosa.

Este amor por la naturaleza

me lo transmitieron mis abuelos.

Por un lado, el padre de mi padre.

(EMOCIONADO) Hostia...

Joder, no sabía que me iba a dar esto.

(MARTA) ¡Vamos, Félix!

Es el problema de hablar con el corazón.

Sí. Perdón.

Tranquilo.

Tranquilo, Félix, tranquilo. Perdón, perdón.

Ha sido pronunciar el nombre de mi abuelo

y quedarme loco.

Han significado mucho para mí

y tengo la sensación de que son dos ángeles que me protegen.

¿Sabes cuál es la finalidad de la cocina, amigo? Emocionar.

Y si te emocionas tú mismo ya me parece maravilla.

Pero no me lo esperaba. Vale... Voy.

El primero fue mi abuelo trasmitiéndome el amor al huerto,

los recuerdos que tengo de mi infancia es de la...

(EMOCIONADO) La tierra húmeda y el olor a tomatera

y mi abuela Inés, la madre de mi madre,

que me enseñó el amor por la jardinería y que...

El jardín se trabaja poco a poco y, gracias a ellos, pues...

Siempre tuve un sueño y es tener un huerto...

Cerca de un bosque, de un río... y este primer plato, lo titulo

Mi Vida entre el Bosque y el Huerto.

Porque... cojo del bosque la avellana y las setas

y del huerto cojo el apionabo y las gallinas

y hago chantarelas con una sopa de apionabo y avellanas

y unas pequeñas esferificaciones de hígado de pollo.

(TODOS APLAUDEN Y VITOREAN A FÉLIX)

Me había preparado el discurso, pero no me emocioné en casa.

Joder... lo tenía... perdón.

Y... iría... Pues cuéntanos.

Una sopa de apionabo y avellanas...

Bueno, pues no nos queda más que probar, ¿no?

Voy a ser sincero...

La crema me hubiera gustado que hubiera quedado más fina

y que hubiera envuelto mucho más a la seta.

Félix, tienes una actitud que me parece...

Maravillosa y has trabajado superserio.

A mí Pepe me llama "el pegas" y siempre le busco la...

La peguita, pero no buscaré ninguna;

porque me ha encantado el discurso más allá...

Que tú ya eres autocrítico y no hay que decir más.

Gracias, Jordi. (J. ROCA) Si en cocina queremos,

además de dar de comer, emocionar... es una pretensión de...

De los cocineros, siempre...

Lo consigues, sobre todo, desde la parte conceptual esa idea...

Lo más difícil, a veces, pensar qué...

Voy a cocinar, el cómo, luego, bueno... pues...

Puedes tener más destreza o menos o más años o más... profesión

o menos pero en cualquier caso lo importante es...

Desarrollar una idea y esa idea está muy bien desarrollada.

Muchas gracias. A mí me gustaría

que, cuando sea abuela,

un nieto hable de mí como tú hablas de tus abuelos

y que se emocione, o sea, es lo más bonito que hay.

Es verdad que hay pequeños matices técnicos que hacen que no esté

perfectamente equilibrado,

pero la idea es tan bonita y tu actitud es tan buena

que tengo que felicitarte. Muchas gracias.

Para que este plato sea...

El diez absoluto es un problema de cantidades,

lo que tú decías esa crema más aligerada

con un poco más de caldo,

menos cantidad de setas para que haya una proporción

y el higadito de pollo que me parece

que le va maravillosamente bien. O sea, la idea y concepción

del plato es maravillosa, la ejecución es donde has fallado

por esas proporciones.

(TODOS APLAUDEN Y VITOREAN A FÉLIX) ¡Bravo, Félix! ¡Vamos, vamos!

(FÉLIX) Me queda ese sabor agridulce de no haber terminado...

Esa crema hubiera estado... en su sitio,

sí hubiera envuelto mejor y era lo que yo quería.

Bueno, es el turno de los platos principales.

Por favor, si tenéis que acabarlos...

¿Cacao...? -¿Cómo le va a echar cacao...?

-Sí, es como un aire... -Para el pichón... la caza.

Tamara, por favor, acércanos tu plato.

Es un poco arriesgada la mezcla... -Sí.

Bueno, si he empezado en Madrid, en casa de mi madre,

no me podía olvidar si el menú trata de mi familia...

De mi casa en el campo de Toledo, la casa de mi padre

Siempre he tenido en nuestra casa,

en la cocina, muy presente la caza, entonces, es un poco...

En homenaje a todos esos platos.

La trufa que he puesto por encima significan las plumas del ave

y el multiesférico es, un poco, el maíz que come el pichón.

Por último, veréis que hay un aire de chocolate

que, ya sabéis, combina muy bien con el vino

y, bueno, la salsa que hay bajo el pichón tiene esos matices de vino

a parte de otros licores, pero sobre todo de vino tinto

que es propio de mi familia.

La mazorca la aprendiste en "MasterChef" fue un trabajo

hace un tiempo con Oriol... Sí, lo avasallé

y me planté en su cocina. O sea, te plantaste...

Y te recibió. Le dije: "Me encantaría aprender..."

Y me dijo: "Mañana lo tengo liado". Y digo: "Ya tengo billete".

No le diste opción. Se rió mucho.... y me aceptó.

Vamos a probar, ¿no?

Es muy difícil cocinar caza...

Está muy bien de punto. -¿Sí? ¡Qué bien!

(J. ROCA) Lo has vuelto a hacer,

enlazar una historia, un discurso, una justificación.

Y, en este caso, una ejecución impecable;

porque técnicamente está todo muy bien

y todos los elementos que están ahí tienen sentido, no solo por el...

Discurso... sino también porque, gustativamente, funciona.

Enhorabuena, está bien. Muy bien... Estoy pensando en tus amigas.

Cuando te vean hacer este plato

con una técnica como la de la mazorca que es complicada

y que vas y la sacas aquí... y lo sacas, perfectamente,

equilibrado de sabores, está...

Muy bien, Tamara, estoy deseando ver la cara que ponen.

Gracias... muchas gracias.

(TODOS APLAUDEN) ¡Bien... bravo!

Yo no pensé buscar una pega a este plato,

es un plato que no tiene fisuras,

hay un hilo conductor y veo que hay mucho trabajo y planificación.

Por tanto, lo que a mí me parecía que era ir poco a poco...

No, has ido a lo seguro y con paso firme.

Ese es mi punto de vista...

Sigo comiendo porque hace mucho que no voy

a un tres Estrellas Michelín.

(Risas generales)

¡Olé! Lo ha dicho todo en pocas palabras.

Por si pasa más tiempo,

me quiero llevar ese buen recuerdo, podría estar en la carta

de cualquier restaurante importante de este país.

Porque está, perfectamente, acabado... perfecto, impecable.

Esto es un diez. Gracias, Pepe, gracias.

(BORIS) ¡Bravo, bravo! (TODOS GRITAN Y APLAUDEN)

Oye, te han dicho de Estrella Michelín.

Tremendamente feliz y pienso repetir este plato todo el tiempo.

Me gusta mucho lo que ha hecho Tamara.

Félix, es tu turno. Adelante... (BORIS) ¡Félix, Félix!

Me voy a picar. (BORIS RÍE A CARCAJADAS)

Félix, ¿qué plato nos presentas?

Pues, el título que le he puesto es A las Puertas del Invierno,

la parte principal es carne de caza

que, en este caso, es gamo ahumado con madera de roble

y lo he acompañado con un braseado de la huerta,

que es de lombarda, con la manzana que tendría en ese momento

y he hecho unos falsos orejones para dale ese punto...

Dulce... que son esferificaciones de puré de calabaza,

secadas o "pasificadas" en azúcar.

Vale, vamos a probar. Hay mucho curro aquí también.

El ahumado está... genial. Perfecto.

Gracias.

¿Cuál crees que será mi veredicto? No lo sé.

¿Crees que tiene defectos? Porque antes sacaste un defecto...

En este caso, si los tiene, está fuera de mi conocimiento.

Me parece una estética muy nórdica, muy de montaña,

es lo que tú querías cocinar con esa rusticidad que querías dar.

Es un plato que no tiene defectos.

(TODOS APLAUDEN Y GRITAN) (BORIS) ¡Félix, arriba!

No nos engañes, porque soy hombre de campo y he ido mucho de caza;

en mi vida me he comido un gamo de alta cocina en medio del campo.

Por ahí no vayas... el punto de cocción,

el ahumado y el atrezzo que lleva

le va perfectamente bien. Maravilloso el orejón este...

De calabaza, buenísimo, la textura, el sabor, el gusto...

Félix, es un plato muy bueno, de alta cocina...

En el campo. Muchas gracias.

Pues mira, me gusta tu atrevimiento porque te sales un poco de la regla

de la carne, la salsa, la guarnición, te atreves...

Estás seguro de tu idea y es uno de esos platos

que, estéticamente, me gusta y parece sencillo

y creo que, estéticamente, dice mucho menos de lo que dice en boca.

O sea, mejora muchísimo al comerlo, el gamo está...

Espectacular, tiene un sabor a humo

y un punto de cocción perfecto, le va divinamente la lombarda

y le va, divinamente, también, el orejón falso. Espectacular.

Muchas gracias. -Técnicamente, es impecable.

No hay ningún pero, está... además, está todo muy bien combinado

y muy bien proporcionado, así que...

Fantástico, enhorabuena, muy bueno. -Muchas gracias.

(BORIS) ¡Bravo, bravo!

La valoración, la verdad, ha sido muy bonita y, sobre todo,

me alegro que hayan entendido lo que quería hacer.

Ya queda el postre y salimos de esta tortura china.

-Eso que echa tanto humo, ¿qué es?

El nitrógeno líquido, porque está a -1500 grados bajo cero.

¡¡¿A -1500...?!! -No, digo... superalto.

Helado de chocolate, qué rico.

(BORIS) ¡Esa quenelle! -¿Qué es quenelle?

-Eso que está haciendo... hace como una montañita de helado.

(PREYSLER) Boris, cuánto sabes de cocina.

-De términos... (AMBOS RÍEN)

Tamara, empezamos contigo. Acércanos tu postre, por favor.

Siguiendo con el hilo conductor...

Y sabiendo que hay muchas mujeres fuertes en mi familia.

Este postre está dedicado a mi abuela.

¿A qué abuela, perdona? Mi abuela materna, con quien vivo.

Sí, tiene 96 años, no ha podido venir, es muy mayor.

Bueno... qué maravilla. Era un poco de tute para ella,

pero le habría encantado estar aquí.

Es una mujer... muy bella por fuera; pero, sobre todo, por dentro.

Uf... para mí mi abuela es...

el mejor referente de lo que una persona debería ser.

Y lo he titulado Lo Dulce está Dentro, en su alma.

Ella tiene una famosa tarta de melocotón

que pasó a casa de mi madre

que Boris la conoce bien: la tarta de melocotón. Y bueno...

En "MasterChef" casi me voy por un melocotón, el melocotón Melba.

-Es verdad... -Esto es una reinterpretación

y, ahora, en referencia...

Lo dulce que es mi abuela por dentro,

cuando le eche este "coulis" por encima...

Desaparecerá el azúcar y entrará dentro...

Del postre.

(TODOS EXCLAMAN Y APLAUDEN) (BORIS) ¡¡¡Muy mono!!!

Vamos a probar. Un pena que haya desaparecido.

(BORIS) Jordi va a caer, totalmente, con esto...

Yo cuando empezamos esta temporada pensé... "Chunguitos, ya verás".

Venga, que me duelen las cervicales.

Y también pensé: "Ya verás Tamara, la niña pija

no va a dar un palo al agua

no sabrá cocinar, no se lo va a tomar en serio...".

Se llaman prejuicios

y me encanta que me enseñen cosas, me has dado una pequeña lección,

porque cuando te he visto tan tranquila,

digo... "a ver si no va a llegar" pero ibas tranquila porque tenías

un plan perfectamente calculado, sin flecos y lo has ejecutado.

Un menú con un discurso muy bien medido,

sin ningún defecto algo importante

con todas las virtudes encima de la mesa.

¿Qué te puedo decir? A parte de las bromas que te he hecho,

de la coña marinera que tuvimos, en ti he descubierto una persona...

Transparente, te veo incapaz de soltar una mentira,

eres de las personas más nobles que he conocido,

desde hace mucho tiempo, y para mí, en esta edición,

un descubrimiento bestial. Muchas gracias, Jordi.

(BORIS) Muy mono... muy mono.

Muy mono, Jordi... -Muy mono.

(J. ROCA) El plato es impecable, o sea, conceptualmente...

Es poético, todo lo que has contado tiene muchísimo sentido y yo estoy,

gratamente, impresionado de todo lo que he visto y probado hoy.

De verdad... enhorabuena. -Muchas gracias.

Está muy rico, está perfecto... no te puedo poner pegas.

Ha sido un sorpresa y muy grata

y la de compartir contigo tantas semanas

y ver tu evolución... alguien que no se ha acercado casi a un fuego

y poder replicar en una final platos de alta cocina clavados.

Enhorabuena.

Lo que más me ha gustado es verte disfrutar con la cocina,

con nuestra profesión y nuestro oficio, has entrado sin saber

a qué venías y, de repente, me gusta oír a tu madre decir:

"no para", "está encantada", "le habéis dado la vida"...

Y ver cómo cuentas esa historia, cómo trasmites en un postre

la historia de tu abuela, me encanta... felicidades.

Si me dejas añadir una tontería...

también hay que tener otra cosa que es para estar orgulloso

y creo que viene de cuna, hablabas de tu madre, tu familia...

Se llama principios y tú tienes unos principios

que, en los tiempos que corren, hacen mucha falta, son bonitos.

(BORIS) Eso le va a encantar...

(TODOS GRITAN Y APLAUDEN) Tamara...

Puedes volver a tu sitio, mujer. Muchas gracias.

(Gritos y aplausos)

(TODOS APLAUDEN Y VITOREAN A TAMARA) ¡Bravo, bravo!

Lo que ha dicho Jordi me parece un poco abrumador,

a mí... la verdad, me ha llegado al alma.

-Chiquitina, muy bonito todo lo que han dicho.

-Gracias, "mum"...

Mami, ¿es verdad que te casaste con el tío Julio en Illescas?

-Sí... en Illescas, Toledo. -Sí...

Es que Pepe es de Illescas. -¡Ah! Sí...

Allí en el pueblo fue sonado aquello, claro.

Hay que volver. -Yo no sabía

que te habías casado en Illescas. -Es una broma que hace Mario...

Yo le dije "Mario, me casé en Illescas".

Y dice él... "¿Con cuál de tus maridos?".

Según él, yo contesté

"Ay, déjame pensar... no me acuerdo".

Qué imbécil es... y le dije "nunca he dicho eso".

"Sí, me lo dijiste"... es mentira y le encanta contar eso.

Félix, por favor, ¿cómo se llama tu postre?

Pues lo he llamado Corona de Otoño

y vuelve a ser un homenaje a nuestros bosques, en especial,

a un árbol... el algarrobo, el hermano pobre...

Para mí es un árbol que me gusta mucho

y que he hecho un postre en tres texturas de algarrobo

que es un bizcocho de sifón, helado, aire...

Sobre un crumble de naranja, directamente.

-Está buenísimo.

¿Sabes lo que me ha gustado? Que no te reconozco,

aquí entró un Félix que no se quería mostrar para nada.

Encerrado en sí mismo... que no quería hacer el ridículo

y la cocina no va de eso, no va de quedar bien.

Va de ser valiente, en muchos casos,

es decir con ciertos elementos comunes que todos tenemos

Hacer algo... propio.

Tú has hecho un menú que lo que busca es ser propio, singular,

has sacado partido a un producto humilde como la algarroba.

Has hecho algo de lo que puedes estar muy orgulloso, he descubierto

a alguien que tienes valores y cosas muy parecidas a mí.

Hoy nos habéis dado ambos cocina y talento. Felicidades.

¡¡Bravo!!

(Aplausos y vítores)

Muy rico, Félix, está maravilloso, es un paseo por el monte

comiéndote las algarrobas, comiéndote frutos rojos

y pegándote dos horas de siesta después de dos kilos de helado.

El helado está... de diez absoluto: cremoso, rico, gustoso...

Muy bueno, Félix, muy bueno. Y yo estoy al lado

de Joan Roca y nos estamos peleando por acabarnos el postre.

Aquí no queda nada... Lo trasmites bien,

se nota que lo has vivido y lo conoces,

poner en valor el algarrobo. Me parece una idea genial,

el helado es impecable, es muy difícil hacer un helado bueno

de algarrobo y es... absolutamente genial, impecable.

Muy muy bueno, enhorabuena. -Muchas gracias.

Félix... muchas gracias, vuelve a tu sitio.

Gracias.

Tengo la sensación de...

Del descanso que hay cuando el trabajo está bien hecho.

(BORIS) Reñidísimo...

Tamara, Félix, muchas gracias

por esta última cata en "MasterChef Celebrity"

porque ha sido un verdadero placer.

Poneos delante de cocinas que nosotros tenemos que deliberar.

(TODOS APLAUDEN Y ACLAMAN) ¡Bravo, bravo!

¡Duelistas! ¡Ganadores! (TODOS GRITAN)

¡¡¡Bien!!!

Yo... un empate, es lo mejor.

(FÉLIX) Yo he peleado para ganar, sin dudas, pero ahora mismo...

Estoy tan en la nube, todavía, que no soy capaz de sentir...

Que... qué va a pasar.

-Es una monada Félix...

Sí... te das cuenta, como de dijo Rubén cuando lo conoció:

"Entiendo tu fascinación".

-Ay... qué comprensivo es Rubén. -Sí, comprensivo.

(BORIS) Yo quiero a Félix para vivir con él,

pero me gustaría que "MasterChef Celebrity IV" lo ganara Tamara.

Mami, de todas maneras, no me quitan la chaquetilla.

Mi madre siempre está hablando cuando la veo.

Lo tenemos, ¿verdad? Sí.

Pues vámonos.

Tamara, Félix... ya hemos tomado una decisión.

Pero os vemos a los dos demasiado solos

para conocer el veredicto. ¿No os parece?

¿Podemos bajar? ¡Podemos bajar! (TODOS HABLAN)

Yo creo que ha llegado el momento

de que vuestros familiares y exaspirantes os acompañen.

¿Podemos bajar...? Por favor...

(Gritos de los exaspirantes)

(CHUNGUITOS) ¿Os acompañamos aquí?

(TODOS SE SALUDAN Y RÍEN)

(YOLANDA) La pregunta es ¿quién va a ganar?

Yo creo que va a ganar Tamara. -Yo también.

Aunque en mi corazoncito está Félix.

Pero, bueno, a ver qué pasa...

A ver la gurú. -Es impredecible.

Bueno no, yo lo tengo que predecir, no es impredecible.

Créetelo... pues vamos a ver. -Sí... Tamara.

Qué nervios... -Un cierto nerviosismo

es inevitable, en estos casos, y a los dos nos gustaría

que ganara Tamara, por supuesto.

Aquí estamos... apoyándolo, gane o no gane, es nuestro ganador.

Estamos en la cuarta final de "MasterChef Celebrity"

y me sigue admirando la evolución experimentada en las cocinas.

Cada uno tenéis vuestra profesión y, aún así,

os habéis tomado muy en serio la nuestra.

Siguiendo nuestros consejos aplicándolos para mejorar

y sorprendiéndonos con el menú que habéis elaborado en este duelo.

Llegar hasta aquí os ha costado mucho trabajo,

nunca os hemos visto rendiros

y cada crítica ha sido para vosotros

un estímulo para seguir progresando.

Nos ha encantado veros cocinar en este último duelo,

dos maneras de trabajar diferentes pero igualmente efectivas.

Un trabajo ordenado y sensato en ambos casos

que se ha reflejado en dos menús que, perfectamente,

podrían formar parte de la carta

de cualquier restaurante con Estrella Michelín.

(TODOS APLAUDEN Y GRITAN) ¡Bien! ¡Bravo!

En este momento, es un verdadero honor para nosotros,

cambiaros el sitio... así que, como manda la tradición,

por favor... ocupad nuestro puesto.

(TODOS APLAUDEN Y GRITAN) ¡Qué bonito! ¡Guau!

(TAMARA IMITA A PEPE) ¡Aspirantes! (FÉLIX IMITA A LOS JUECES)

Calla, que me siguen dando miedo de ese lado.

Sí, es verdad, impresionan todavía.

Antes de decir el nombre del ganador, queremos agradecer

al maestro Joan Roca que haya sido testigo

de este emocionante y reñidísimo duelo.

Joan, muchísimas gracias por acompañarnos en un día especial.

Ahora sí, ha llegado el momento.

Sois ganadores los dos, chicos.

-Los dos... -¡Ganadores!

(ANA G. OBREGÓN) Decidlo ya... Esto es horrible esperar así.

El ganador...

De la IV Edición de "MasterChef Celebrity" España es...

¡¡¡TAMARA!!!

(Aplausos, gritos y música)

(TODOS) ¡Esa Tami, esa Tami, es, es!

(TODOS) ¡Esa Tami, esa Tami, es, es!

(TAMARA) Abrazar a mi madre... Después de haber ganado "MasterChef"

es una auténtica victoria, porque a mi madre le gusta ganar.

(GRITANDO) ¡¡¡Felicidades!!!

(TODOS GRITAN Y FELICITAN A TAMARA)

¡¡¡Me alegra que hayas estado aquí!!!

(FÉLIX) Bueno, segundo puesto, no está mal, ¿no?

Medalla de plata...

Bueno, muy bien, muy bien... -¿Sí?

(Música, gritos y aplausos)

(YOLANDA Y VICKY GRITAN) (BORIS) ¡Esa Tami, esa Tami...!

-Te admiro mucho... -Muchas gracias.

-¡Ven aquí, guapa! -¡¡Felicidades!!

-Qué superduelo... Bello... ha sido fabuloso.

(FÉLIX) Estoy satisfecho, por el trabajo realizado,

por el viaje... es muy bonito todo lo que ha pasado aquí.

-Bueno, bueno, bueno... Tamara, no me lo puedo creer.

Pasta...

No, Jordi, nos falta darnos un beso.

(TODOS GRITAN A LA VEZ SORPRENDIDOS)

¡Oye, bueno, bueno! (TODOS HABLAN A LA VEZ)

¿Esto qué es? (TAMARA) La verdad,

nunca he sido yo la que besa a los chicos primero.

Y bueno... otro "check" de "MasterChef".

(TODOS HABLAN Y GRITAN A LA VEZ)

¡¡¡Poliamor!!!

¡Poliamor! (TODOS) ¡Poliamor! ¡Poliamor!

No podía irse con la cobra. No, no, no...

Tú me has dado un beso y yo a ti 75 000 euros

para donar a la ONG que elijas.

Mensajeros de la Paz, para el Padre Ángel.

(TODOS GRITAN Y ANIMAN A TAMARA) Es para Mensajeros de la Paz.

Aquí tienes...

(TODOS GRITAN Y APLAUDEN)

(TAMARA) No me puedo creer que sea la ganadora de "MasterChef".

De verdad, estoy tan feliz, ahora mismo,

es que quiero seguir cocinando todo el tiempo,

no sabes lo agradecida que estoy al programa.

Tamara se acaba de alzar

con el título de IV MasterChef Celebrity

han sido doce semanas de duro trabajo,

en las que su evolución fue increíble.

Y la recompensa ha merecido la pena.

Nos vemos muy pronto con los pequeños genios

de "MasterChef Junior" mientras ya saben... pónganle...

(TODOS A LA VEZ) ¡¡¡SABOR A LA VIDA!!!

(Música, aplausos y gritos)

Qué bien que hayas ganado. (HABLAN EN INGLÉS)

Lo has hecho increíble, de verdad, muy bien.

(FELICITAN A TAMARA)

-Merecidísimo. -Va a estar insoportable.

Porque... ahora ha ganado "MasterChef".

Siempre estoy insoportable, pero ahora un poco más.

(TODOS) ¡Esa Tami, esa Tami, es, es! ¡Esa Tami, esa Tami, es, es!

¡Esa Tami, esa Tami, es, es! ¡Esa Tami, esa Tami, es, es!

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Final

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Masterchef Celebrity 4 - Final

27 nov 2019

Del primer reto de la noche saldrá el primer duelista y de la prueba de exterior, el segundo. El ganador obtendrá el título de cuarto MasterChef Celebrity España y los 75.000 euros para donar a la ONG que elija. En la primera prueba cocinarán un plato de Jordi Cruz, siguiendo sus instrucciones y a su ritmo. Ona Carbonell, ganadora de 'MasterChef Celebrity 3', les animará. En el Restaurante Masterchef servirán un menú diseñado por los jueces, a 12 cocineros con estrella Michelin en Madrid, como Diego Guerrero, Rodrigo de la Calle y Roberto Ruiz. Los duelistas elaborarán un menú diseñado por ellos compuesto por un entrante, un plato principal y un postre. El jurado exigirá elaboraciones espectaculares y emplatados dignos de esta final. Joan Roca catará los platos y ayudará a los jueces a nombrar al ganador.

ver más sobre "Masterchef Celebrity 4 - Final" ver menos sobre "Masterchef Celebrity 4 - Final"
Programas completos (17)
Clips

Los últimos 187 programas de MasterChef Celebrity 4

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. MZ

    Yo sabía que iba a ganar Tamara; tenía el pálpito varios programas antes. Pero creía que Vicky también estaría en la final, por cómo iba mejorando, y a cuando no se dispersaba, me refiero, pues -en algún momento- todos han estado/estuvieron menos finos en algún cocinado en concreto, la verdad: no han beneficiado a nadie, en mi opinión. Es normal, por otro lado, que de Félix se hable en unos términos (es actor; no es/era habitual de las revistas, cosa que igual se le fastidia al chico, y medio fin a la intimidad que hasta ahora tenía, al menos en una temporada) y de Tamara en otros, porque se la conoce por ser hija de Isabel y Fernando, es más habitual del papel couché de toda la vida y -sin embargo- hasta ahora poco se sabía, realmente, de cómo es y demás. Algo les asimila, empero, sí: a los dos se les ve tímidos, no posan, no aparentan.

    pasado domingo
  2. anonimo

    no me parece nada logico y moral que a la hora de hablar de los finalistas antes del duelo final de felix se hable de su aficion en la cocina, del orgullo de los padres y sin embargo de tamara se hable de sus hijos de sus amores y su vida privada y personal, mientras que con felix no se menciono la broma con boris. Igualdad por favor.

    30 nov 2019
  3. Martha Alvarado

    Por qué me da la impresión de que beneficiaron a Tamara? Mientras eran muy críticos con otros aspirantes a Tamara le pasaron cosas por alto.

    29 nov 2019