www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4825139
Para todos los públicos MasterChef Celebrity 3 - Programa 9 - ver ahora
Transcripción completa

Bienvenidos a "MasterChef Celebrity".

Hemos invitado a dos divas.

Bibiana Fernández y Anabel Alonso.

Qué bien, ya puedo ser carnicera.

Eso está muy bien, cariño. -Lo he hecho "dabuti".

¡Mira a Paz, mira a Paz! Estás como Harry Potter, nena.

Carmen, me desmontas.

#Pepito, mi corazón. Pepitín, Pepitón.#

Venga, ¿pero no la sabéis?

Pase lo que pase te aseguras una semana más en "MasterChef".

Bienvenidos a esta sorprendente provincia, Guadalajara.

Ya se ha pegado todo y es un horror.

Van a comer papel.

Carmen, no vayas a tu rollo. Espera a estar con los otros.

¿Pero si no tiene ni idea qué va a decir?

¡Antonia, de verdad, basta!

Aspirantes, estas campanas esconden superalimentos.

Dale la vuelta al crepe en el aire.

¿Pero cómo le voy a dar en el aire?

Venga, va. No, pero...

Tiene errores de cocción,

errores de aplicación de la técnica.

Hay muchas cosas ilógicas en este plato.

El aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

Carmen.

(Aplausos)

Buenas noches y bienvenidos una semana más a "MasterChef".

Los aspirantes llevan nueve semanas

en las que su vida es cocina, cocina y cocina.

¡Guau!

¡Ay, las neveras!

Han tenido que restar tiempo a sus profesiones,

a sus familias y amigos.

Y por eso en este reto van a tener una recompensa.

Se van a sentir como en casa.

Esa es la mía.

Esa... esa es la mía.

Au, Dios mío. -Qué fuerte.

Eso es mi nevera. -Y esa es la mía.

Qué fuerte.

¡Oh, my God!

Santiago.

Santiago, ¿quién ha hecho los dibujitos de tu nevera?

Qué fuerte.

Me suenan a mis hijas.

O sea, ¿alguna de ellas ha heredado tu vena artística?

Sí, hombre, las dos. ¿Las dos?

Son artistas, mira qué maravilla.

Si viniera un psicólogo

esos dibujos de la familia siempre te sacan faltas.

A mí me dan terror los psicólogos infantiles.

Yo estoy viendo la mía.

Los imanes.

Es lo más. A mí me encanta.

Mario, ¿y la postal de Las Vegas?

No, no es postal.

Es una foto de cuando nos casamos,

que nadie se enteró.

Y esa es Alaska vestida de Dolly Parton

y yo vestido de Elvis el año 99.

Qué bueno. -La noche de bodas

no fue muy bien allá porque estábamos

un poquito atracados.

Pero al día siguiente volvimos a coger fuerzas.

(Risas)

Mario, ¿crees que las neveras son reflejo de sus dueños?

Si esta nevera hubiera llegado antes de estar en "MasterChef"

hubiera muerto de inanición.

(Risas)

Pues te diré que estás más guapo

y tienes mucha mejor cara que cuando entraste.

También. Porque creo que has puesto

unos kilitos de más que te sientan de maravilla.

Gracias a "MasterChef" también

ahora me voy a convertir en sex symbol.

Porque a mí las chicas últimamente me miran más.

Y con unos kilitos más estoy como más macho.

(Risas)

Muy bueno.

A ver, Boris, cuéntame quiénes están en estas fotos

y por qué son importantes para ti.

Estamos Javier Sardá y yo cuando fuimos a Caracas

a hacer un programa y estamos escoltados

por la policía metropolitana porque estábamos en la favela.

Y debajo estoy yo emulando a Janet Jackson.

Pero enseñé un queso de tetilla gallego.

(Risas)

Todo te lleva a la comida, todo te lleva a "MasterChef".

Claro. Y luego estamos Rubén y yo

sentados en Villa Planchart.

Y el interior de la nevera siempre es más Rubén que Boris.

Porque yo tengo en realidad mis cosméticos,

algunas de mis cremas ahí dentro.

Bueno, ¿pero tú no tienes cosas para practicar?

Sí, por supuesto que tengo cosas para practicar.

Porque no estarás todo el día de fiesta en fiesta

y no estás practicando en casa, ¿verdad, Boris?

Llego de la fiesta y practico.

Porque yo cada vez que tengo un catering

está Boris en la fiesta. Sí.

Y me dice: "Estoy practicando sin parar,

pero me he cogido un respiro."

(Risas)

Para "MasterChef" una buena alimentación

es algo fundamental. Y nosotros desde nuestra

posición intentamos inculcarlo a todos los aspirantes

que pasan por estas cocinas.

Para explicarnos exactamente lo que es una alimentación

equilibrada nos acompaña en estas cocinas

la catedrática en Nutrición, doctora en Farmacia

y master en Salud Pública por la Universidad de Harvard.

Guau. -Ahí estuve yo.

Marta Garaulet.

¡Guau!

Hola. Marta, bienvenida.

Buenas noches. Qué interesante tu visita.

Hola a todos. Encantada.

Llevas tacones a juego con las neveras.

Sí, son divinos. -Pues no lo he pensado.

Buenas noches, Dra. Garaulet. Hola.

Muchas gracias por venir a "MasterChef".

Gracias por invitarme.

¿Por qué es importante llevar una dieta equilibrada?

Las máximas muertes en el mundo desarrollado son por infartos.

Pues un 65% de los infartos se podrían evitar.

Y no digamos la obesidad, que es la enfermedad

nutricional ahora por excelencia.

Y va a llegar un momento que las personas delgadas

sean las extrañas, la pocas.

¿De qué se compone exactamente una alimentación equilibrada?

Que primen las legumbres, algo de carne,

bastante pescado, fruta, verdura

y comer con lógica.

Claro.

Para mí una cosa fundamental que los colegios deberían dar

en las clases sería nutrición.

Bueno, los últimos años han aumentado notablemente

las alergias e intolerancias a los alimentos. ¿Por qué?

Eso es interesante. -No está tan claro

si han aumentado o es que nos damos más cuenta.

Les ponemos nombre y apellido. Claro.

Antes había gente que tomaba leche y tenía que irse al baño.

Pero no se sabía que eso era una intolerancia a la lactosa.

¿Y qué diferencia hay entre alergia e intolerancia?

Pues mira, es muy fácil.

La intolerancia es todo aquello que no puedes digerir bien.

Y las alergias son sistémicas.

Es decir, de repente tomas un marisco y te hinchas.

Es una respuesta de tu cuerpo

a algo que es como si fuera un enemigo.

Esto es una masterclass...

Es el momento de ocupar vuestros puestos de cocina.

Y en este reto vais a decidir vosotros dónde queréis cocinar.

Pensadlo bien porque es una decisión

que tiene implicaciones.

¡Oh, my God! ¡Dios mío, ya empezamos!

¿Cada uno puede elegir dónde?

Aterrador, aterrador.

Ahí es donde el cuerpo se me empezó a poner malo.

No sé qué va a pasar. No lo sé.

No lo sé.

Santiago, si estás inconforme nos intercambiamos.

Qué nervios. -Yo detrás de ti siempre,

que me das suerte. Creo en la intuición.

¿Estás a gusto allí, Mario? Yo creo que sí.

¿Qué crees que esconde esa caja misteriosa?

Yo ya adivina no soy.

(Risas)

Boris, ¿y tú qué piensas que puede haber debajo?

Con esas teorías que tú tienes. ¿Un pasapurés quizá?

La verdad que creo que me está dando una especie de alergia

o de reacción sistemática.

Pero huevos está bien,

porque ya no alteran el colágeno, ¿no?

Colesterol. Colágeno con colesterol.

Ay, quería decir colesterol. ¡Qué loca estoy!

No, es que para él el colágeno es muy importante.

Para mí el colágeno es vital.

Pues vamos a descubrir qué esconden, venga.

Muy bien.

Quiero que la levantéis todos a la vez.

Ay, Dios mío. Una, dos y tres.

¡Ah! -¡Oh!

¡Un menú! -Intolerante a "fructuosa".

¿Eso qué es? -Oh, yo también tengo un menú.

Paz, cuéntanos qué menú tienes.

El menú es de intolerancia a la lactosa.

Bueno. Tengo lasaña de carne picada

con bechamel sin lactosa y arroz con leche.

Boris, ¿tú qué tienes?

Mi menú es de intolerancia al gluten.

Yo soy bastante gluten friendly.

Eso lo quiero ver yo ahora en el cocinado.

Ay. Huy, huy, huy.

A mí me encanta: tortas, sándwiches,

pan, trigo.

Son los cereales que me encantan.

Yo tengo pasta fresca

con pesto de albahaca y tomate cherry.

Y brownie con helado de vainilla.

Yo creo que esto era para Ona.

Esto era más para ti. ¿Cómo, un brownie?

Boris, yo tengo un coulant, que es peor.

¿Un coulant? Ay, detesto el coulant.

Ona, ¿qué te ha tocado?

A mí me ha tocado la alergia al marisco.

Y tengo una vieira de nabo, crema de calabaza

infusionada con lima kaffir y espuma de curry y cilantro.

Y luego de postre un coulant.

¿Perdona? Como tengamos que hacer

un menú de restaurante estamos apañados.

Antonia, ¿qué menú te ha tocado?

Intolerancia a los huevos.

Alérgicos al huevo.

Tortilla de patatas con crema de puerros.

Y queso azul, que es casi como el gorgonzola.

Y un flan de vainilla con nata montada.

Santiago, ¿qué te ha tocado a ti?

Pues tengo alergia a los frutos secos.

Y el menú es ajoblanco malagueño.

Muy bien, porque ya sabemos que no lleva frutos secos.

Gelatina de uvas, manzana verde y flores de orégano.

Y de postre unos polvorones, sin piñones,

con compota de frutos rojos y crema inglesa.

Qué divino. Mario, ¿qué te ha tocado a ti?

Intolerancia o alergia a la "fructuosa".

Lomo bajo de ternera blanca ahumado a la parrilla

con acelga en texturas y champiñones.

Y una panna cotta de café. Ajá.

Oye, Marta, de todas las intolerancias quizá

es la más desconocida, ¿no? Sí, te limita el consumo

de lo que todos pensamos que es buenísimo,

que son las frutas y las verduras.

Es un problema porque uno intenta comer bien.

Y si te quitan la fruta y la verdura te hacen polvo.

Ya ves lo que me ha tocado. Me ha tocado lo peor.

Es lo bueno de "MasterChef",

que cada día descubres una cosa nueva.

No sabía que había una cosa llamada "fructuosa".

Me lo ha explicado muy bien Marta.

Es muy buena pedagoga, sabe transmitir muy bien.

Aspirantes, en este retos nosotros no vamos a ser

los únicos que catemos vuestros platos.

Genial. -Ay, a ver.

Vendrán unos comensales con unas necesidades

alimentarias especiales.

No. Son 24 personas que tienen

diferentes intolerancias y alergias.

Estamos muy nerviosos.

Aspirantes, cada uno debe hacer el menú que os ha tocado.

Queremos demostrar que a pesar de tener alergias

e intolerancias se puede comer de todo modificando

los ingredientes con los que se hacen.

¡Sí, Jordi!

Estoy muy nervioso, muy nervioso.

Y todo me parece como súper cuesta arriba, la verdad.

Aspirantes, ya sabéis lo que tenéis que cocinar.

Pero antes de comenzar tenéis que descubrir

esa otra caja misteriosa.

Una, dos y tres.

¡Uh! -¡Guau!

¿Qué es esto? -¡Oh, my God!

¡Oh, guau!

(PAZ) Un teléfono. ¡Ah! Muchos elementos.

Frigoríficos, teléfonos, la intolerancia.

¿Tú tienes teléfono? -Es muy complicado, ¿no?

Boris, ¿para qué crees que es esa tablet?

Viene la receta.

(Risas)

Es lo que te gustaría. Me encantaría. Sí, sí.

Yo imagino que os habéis modernizado

y ya podemos pedir las cosas

que nos las traigan del supermercado.

(Risas)

Eso se puede perfectamente. Nuestro supermercado

proveedor de alimentos lo tiene.

Pues eso, a ver si...

Pues casi casi, Santiago. Huy, qué listo.

En esos dispositivos tenéis una aplicación

que conecta con vuestras neveras.

¿Eh? -¡Ay, Dios mío!

¡Dios! -Frigorífico Boris.

¡Oh, my God!

Le doy a la foto. -Ah, okey, okey.

Así. Ah...

Lo que estáis viendo

es el interior de vuestras neveras.

Los yogures de mis hijos. La verdura aquí abajo.

Brutal. Increíble.

Yo eso no lo tenía, ni sabía que existía.

Pero me lo voy a bajar.

Con estas neveras es más fácil que nunca

saber en todo momento lo que tenemos dentro

del frigorífico, aunque no estemos en casa.

Porque guarda una foto con lo que hay

en su interior después de cerrarla.

Y esto ayuda mucho, sobre todo a los que tenemos poco tiempo

para hacer la lista de la compra.

Mario, ¿qué te pasa?

Que no me estoy enterando de nada.

Lo que ves en esa tablet es el contenido de tu nevera

tal cual la has dejado antes de venir a "MasterChef".

Okey. ¿Pero te has metido

dentro de la nevera ya? ¿Has llegado ahí?

Estoy en ello.

Yo me siento Robocop en este momento.

Una nevera que tú la abres y te hace una foto...

Eso es como un fotomatón pero que sales congelado,

que también es mucho mejor,

porque cuando estamos congelados

estamos mucho mejor así.

Pues ya sabéis lo que hay en vuestras neveras.

Claro. Así que debéis elaborar

los menús que os han correspondido

utilizando los ingredientes que tenéis dentro,

adaptándolo a la carta que hemos diseñado.

Lo que os falte lo tenéis que coger del supermercado.

Vale. -Okey, me voy a calmar.

¿Entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

Para preparar vuestros menús tenéis 100 minutos.

Pero atención,

debéis elaborar 6 raciones de cada elaboración.

Y cada uno deberá marcar sus platos con un color,

ya que la cata de los comensales será ciega.

Oh, my God.

Recordad que el mejor de este reto

se llevará 4.000 euros para donar a la ONG que elija.

Y el tiempo comienza en tres, dos, uno... ya.

¡Vamos!

¡Guau!

¡Nabos!

Ya sabéis, aspirantes, que gracias a la aplicación

de la nevera podéis ver lo que hay.

Así que contad con lo que tenéis

en vuestros frigoríficos.

¿En la nevera qué tenía yo? Marito, céntrate.

Mario, piensa en la foto. Sí, estoy pensando en la foto.

En la foto de tu nevera. Nevera.

Cebolla, patatas.

Me voy a la nevera. Venga, a tu nevera

a por los ingredientes que te faltan.

Me llevo la botella de vino, así me bebo...

Y ahora ya aquí...

Último minuto, aspirantes.

Dios mío, el tiempo.

Mira, sí, que Dios me perdone, pero esta me la tomo yo.

Es vitamina B, de "b" de "berberza".

Cinco, cuatro, tres, dos, uno...

A cocinar.

¡Vamos, amiguitos, todos juntos!

Bueno, doctora, ¿cuáles son los peligros de quitar

algún ingrediente alguna intolerancia o alergia?

Te puedes encontrar con que te faltan

todos los nutrientes que llevan esos alimentos.

Hay que tomar de todo.

Si no tenemos algún problema hay que tomarlo, ¿no?

Fíjate que hemos hecho un estudio ahora en España

y un 40% de los niños entre 8 y 12 años

tienen en su dieta poco calcio, insuficiente.

Y en parte es por el miedo a la leche.

Me interesa muchísimo eso que está hablando.

Hay gente que se quita de comer pan porque dice:

"Me quito del gluten", sin habérselo dicho un doctor.

Pues es una pena, porque el pan es un suplemento importante,

porque el 50% de la dieta tienen que ser carbohidratos.

Y el gluten es una goma que tiene el trigo

que permite que el pan se esponje.

Y solamente un 1% de la población

tiene una dificultad de absorber esa proteína.

Y cuando esa proteína interactúa con su intestino

hay un problema. Pero son muy pocos.

Chicos, que parece que estamos de velatorio.

Que estamos muy bien. -Estamos bien aquí.

Claro que sí.

Oye, ¿y el tema de las horas? Sí, otra cosa que pasa

en España es que comemos muy tarde al mediodía.

Entonces hecho un estudio en 420 personas

y los que comían antes de las 15:00

comiendo lo mismo perdían hasta 4 kilos más

que los que comían después de las 15:00.

¡Ah! Ay, se ha cortado.

Megacorte. Megacorte.

Me llevado la yema.

Pero es que me la he llevado. Así. Ah...

Estar en las puertas de la final

me hace mucha ilusión.

¿Sabes de lo que me acuerdo?

De las personas que no están.

Que es verdad que están con nosotros siempre, pero...

Me he acordado mucho de mi hermanito.

Cuando me veo un poquito que no puedo tirar "palante"

pues entonces me doy cuenta que no está.

Pero bueno, como yo me comunico con él pues digo:

"Venga, Angelito, ayúdame." Y entonces...

¡Ay, mi "ahumaíto"!

Venga, esto está...

Me escuece. Me escuece mogollón.

No sé cómo pesar esto.

Es increíble, lo más básico no lo sé. Es absurdo.

He empezado por hacer el bombón digamos

que va a estar dentro del coulant.

Lo he puesto al abatidor.

Y ahora voy a hacer las vieiras de nabo.

Estamos fingiendo que tenemos un marisco, que es la vieira.

Pero nada de marisco. Así que espero

que las personas que no puedan tomar marisco

hoy tengan un recuerdo del marisco sin serlo.

Santiago, ¿qué postre te ha tocado?

Unos polvorones.

Madre mía, con lo que te gusta a ti el postre.

Sí, pero polvorones...

¿No? -Es que no...

Para el ajoblanco estoy haciendo

una gelatina de uvas con mosto.

Si lo malo es que ya estamos como en las pruebas

de exterior, para 6 comensales.

Yo ya tengo dificultades con uno,

me ponen 6 y me vuelvo loco.

Mario, mira mis vieiritas. -Ay, las vieiritas de la Onita.

¡Olé!

Tengo ya el caramelo para ponerlo ya.

Mira qué bueno que está.

El postre he hecho un flan de panna cotta.

No lleva huevos.

Entonces lo he hecho con la panna.

He hecho un caramelo.

Quería el menú de Antonia pero no ha podido ser.

Quiero pesar la xantana y tampoco lo puedo pesar.

Así que todo lo que quiero no lo puedo conseguir.

En realidad la vida es así.

No es bueno que quieras muchas cosas

porque no las vas a conseguir. Ahora hay que amasar

y no sé si lo estoy haciendo bien.

Doctora, ¿qué importancia tiene el deporte

cuando hablamos de nutrición y dietas?

Tiene una importancia enorme.

Pero fíjate lo que está pasando en América.

Se han centrado sólo en el deporte

y no en la alimentación.

Y la obesidad sigue subiendo porque no saben cocinar.

Por eso "Masterchef" está haciendo mucho bien allí.

Al final no es ir al gimnasio y machacarte.

Es hacer una actividad física diaria.

Desgraciadamente tengo muchas cosas en la nevera,

pero muchas cosas con lactosa.

Entonces estoy usando leche de avena y de almendras

para la bechamel de la lasaña.

Y igual con el arroz con leche.

Eh, cuidado, que nadie va al abatidor.

Ya está. Yo tengo cosas, ¿eh? -Cuidado mi flan, ¿eh?

¿Cómo estás, Antonia? -¡Bien, mi amor!

Como una gran dama italiana. Mírala, qué sexy estás ahí.

"Amore", quita esto. -Yo prefiero que estés ahí

todo el rato en el abatidor, porque mira qué bien os veo.

Un besito. -No, lo he puesto aquí.

Mierda.

Marta, en la Escuela Online de MasterChef nos iría bien

tocar un poquito el tema de la nutrición

y nos podías echar un capote algún día de estos.

Yo encantada. ¿Sí?

Ya hablaremos y hacemos alguna cosita.

Nos vendrá muy bien.

Okey.

Tengo que hacer una tortilla sin huevos.

Para sustituir el huevo lo tengo que hacer

con harina de garbanzos y agua.

Yo creo que le va a gustar a los invitados.

¡Hum, tiene un sabor divino!

Dios, esto está durísimo. No puedo cortar.

Mezcla, mezcla, mezcla que te mezcla.

Doctora, acompáñeme, vamos a ver a Boris.

Huy, justo en el momento en el que va al horno.

¿Qué te pasa, Boris?

Encantado. -Hola, guapo.

Acabo de utilizar harina de almendras

para hacer el brownie.

Él tiene que hacer donde no haya gluten.

Que me parece maravilloso.

¿Y chocolate podemos utilizar? El chocolate va a depender.

Porque el chocolate en polvo algunos llevan harina.

Y entonces tiene que ser un chocolate puro

o que nos aseguremos que no llevan harina.

Oye, y una pregunta muy personal.

¿A qué sabe Harvard?

Es la sensación del conocimiento

de que todo se puede y del éxito.

Qué maravilla, qué buena mezcla.

Sí, es un sueño hecho realidad. Boris tuvo un sueño,

que es hacer la pasta sin gluten.

Pero no sé si se va a convertir en realidad.

Esta es la masa. Pero hay que trabajarla.

Claro el problema de la falta de gluten

es que no hay pegamento.

Se desintegra fácil y hay que trabajarla muy bien.

Le llevaremos un día a Harvard, ¿verdad, doctora?

Vente a Harvard. Triunfas seguro.

Me encantaría. No te vamos a llevar

como cocinero. Vale, vale.

Muchísimas gracias por la visita.

Corre. Corre. Sí, sí, sí.

Son 6 platitos.

Siempre quise hacer esto.

Lo que ves en la carnicería que hace como...

Verdad, hacer así.

Bueno, Santiago. ¿Cómo estamos?

Ese menú de alergia a los frutos secos.

¿Cómo vas a hacer ese ajoblanco?

Porque un ajoblanco sin almendras, madre mía.

Madre mía, qué reto. -Voy a meterle

en un alarde de originalidad harina de haba.

Ahora el problema es que tiene que hacer polvorones.

¿Y eso cómo lo vas a hacer?

La manteca de cerdo con azúcar y la harina.

Espero que me aglutine. Él está constantemente a dieta.

Pero es un ejemplo de haber hecho un cambio en tu vida.

Totalmente. -Y conseguir tu objetivo.

Mi objetivo de ganar "MasterChef"

no lo he conseguido. Santiago, suerte.

Muchas gracias. -Hasta luego.

Ahora preparo la crema.

Ahora voy con los puerros mientras se cocina esto.

Otra vez abrir esto.

¿Por qué siempre me tocan latas?

Santiago, ¿me puedes ayudar a abrir esto? Es que no sé.

Son muy torpe.

Es como en los boy scouts.

Sigue así, poquito a poquito. -Vale, gracias.

Mi próximo propósito es saber abrir latas.

Jolines.

Santi, tú lo hacías muy fácil. No entiendo.

Porque es ridículo que me ponga a hacer una espuma

y no sepa abrir una lata.

Vale.

Este así, y ahora...

Antonia. "Amore".

¿Cómo llevas eso de hacer una tortilla sin huevo

y un flan sin huevo? Voy a hacer la función

de la yema y de la clara con harina de garbanzos

y un poco de agua.

Y le hago como una pastela.

Y luego pongo toda la tortilla que tengo preparada aquí,

que estoy haciendo el aceite, cebolla...

Y ahora haré la tortilla. Espero que os guste.

Usted que es una gran profesional,

una buena nutricionista. ¿Hay algún alimento

que dé tranquilidad a las personas como Antonia?

"Amore", ¿sabe cuál es el sosiego?

(CANTA) #Triqui, triqui, triqui.#

Yo hace mucho tiempo que triqui triqui.

Y estoy fantástica. Tengo mucha energía.

Se llama energía positiva.

Yo creo que deberías hacer más triqui triqui

porque te veo muy nerviosa, Antonia. Me llevo a Marta.

Escúchame, te quiero. -Y yo a ti, Antonia.

Mucho "amore" y que Dios te proteja siempre.

Mierda.

¿Cómo está nuestro Mario? Pues aquí estamos.

¿Cómo llevas el cocinar un menú que no tiene fructosa?

Pues con un reto y con una responsabilidad.

Sobre todo para las personas que no son tolerantes

o son alérgicas a la "fructuosa".

¿A la "fructuosa"? A la "fructuosa".

Yo tenía una abuela que se llamaba así.

¿Sí? La Fructuosa...

Fructosa. Fructosa, eso.

¿Tú has entendido el tema este de la fructosa?

Sí, yo sí. ¿Tiene fructosa esto?

Fructosa no tienen porque son unas verduras.

Cuéntale, cuéntale. La fructosa es muy sencillo.

Es un azúcar que está en la fruta.

Pero por ejemplo la sacarosa que es el azúcar de mesa

también tiene fructosa. -También tiene fructosa.

Y algunas verduras también porque tienen azúcares.

Efectivamente. ¿Por qué es importante

tomar esa panna cotta para poder comer

esas acelgas que tienen un poquito de fructosa?

Pues para compensar.

Qué listo eres.

Que si tomas otros azúcares es más fácil tolerar

ese mínimo de fructosa.

Así es. Aunque sea intolerante.

Es un poquito para compensar.

Es que eres estupendo. -Bueno, no me conoces mucho.

Pregúntale a mi mujer.

Yo vi un vídeo tuyo que eras el maridito,

que era con Bimba Bosé. -Con Bimba, sí.

Porque me casaba con Bimba.

Sí, es verdad. -Desde entonces a mi marido

le llamo mi maridito. Y mi hermana igual.

Ser el maridito de la chica a la que quieres

es lo mejor del mundo.

Maridito, no quiero trabajo infructuoso, ¿eh?

Venga, que voy para allá. Muchas gracias.

Suerte. -Ha sido un placer conocerte.

Y yo, me encantas.

Adiós.

Caballero. Ay, hombre.

Que no puedo enhebrar esto.

Yo no quiero que sepa a crudo.

No, claro, es que se me ha olvidado que es

leche de almendras. Claro, y yo digo:

"¿A qué le he echado canela en vez de nuez moscada?"

No, no, está bien. No, no, no.

Es que es otro sabor que no estoy acostumbrada.

Muero con este queso azul.

¡Ay, de verdad!

Boris está nervioso. Sí, Boris está perdido.

No nervioso, perdido, que es lo peor.

Porque ha hecho la masa de brownie bien.

Pero la pasta fresca ya... Está sufriendo muchísimo.

Está sufriendo mucho porque se ha secado.

Y ahora la está pasando y se cuartea y se rompe.

¿Qué? ¿Ahora qué hago?

Atención, aspirantes,

entramos en los últimos 30 minutos.

Voy con la tortilla.

El pesto no va a estar, se ha llevado todo el tiempo

esta historia absurda.

Ona es como el "Petit Larousse" de la cocina.

¿Qué has dicho? "Petit Larousse".

Petit...

Es una enciclopedia de cocina que va soltando:

reduzco, pocho. La técnica.

Sí, técnica pura, organización, limpieza, orden, seguridad.

Lo tiene todo.

Ahí, venga, que no se me peguen.

Y paz. Se la ve tranquila y segura.

Se la ve tranquila y con mano para la cocina y con...

Con Rapidez, con soltura. Sí.

¿La que está venida arriba

pero como un cohete sabéis quién es? Antonia.

¡Guau!

¡Ah, qué tortilla que me ha salido!

Y qué importante es una buena actitud

como la que tiene Mario. Mario es más bonito.

Es más bueno. Me encanta, de verdad.

No sabemos si va a hacerlo,

pero el maridito tiene muchas ganas.

Y Santiago también tiene seguridad en sí mismo, ¿eh?

Sí, porque él sabe de cocina, es un zorrete.

Oye, lo has conocido rápido. Digo: "Este tío es más listo."

Sí, es listo, es listo.

Ha hecho un ajoblanco que ha sustituido las almendras

por harina de haba.

No va a estar ni lista la pasta.

No se va a poder cocinar.

¡El helado, todo!

Bueno, Boris está sufriendo. Sigue sufriendo.

La pasta yo creo que va a ser un engrudo.

Es difícil hacer la pasta sin gluten.

Ya está desquiciado él. -Pobrecito, se le ve.

Ya está, se acabó. Esta es toda la pasta.

¡Ah! Fuera.

Ahí, muy bien.

Voy a hacer seis por tres, dieciocho.

Una.

Qué tortilla que he hecho. Sí, estoy emocionada.

Mario, ¿cómo vas?

Voy como las locas piruleras, pero bien.

Como las locas.

¡Santi!

Jo, ya está emplatando el Santi.

A mí el emplatado es que no se me da bien.

Horror de pasta.

A ver qué cantidad puedo poner.

Ahí, muy bien.

¿Qué tal, amiguete? -Ahí vamos.

Qué bonito, estoy llorando.

Ya, pero está muy feo.

Está muy cutre.

Esto es una ordinariez.

Vuelvo a fallar en la presentación.

Tanto "emplatamiento", tanta decoración

yo no sé si soy cocinero o decoradora. No lo sé.

Yo tengo ya emplatado el arroz. Yo tengo esto preparado.

Esto lo quito de en medio.

Aspirantes, último minuto.

Está bonito que tenga su doradito.

Porque si no es que no...

(CANTA) #Panna cotta, panna cotta.#

Diez, nueve, ocho, siete,

seis, cinco, cuatro,

tres, dos, uno.

Tiempo. Manos arriba.

Yo creo que ya a estas alturas del programa todo el mundo sabe

que tengo un carácter muy irascible.

Lo que he hecho bien en mi vida

es crear una especie de máscara para contener ese carácter.

Pero una vez que no me hace falta esa máscara

lo que está es el mal carácter.

Si quieres aprender todo lo que necesitas saber

sobre cocina tenemos una novedad.

En la Escuela Online de "MasterChef"

vas a encontrar más de cien nuevas recetas

donde podrás convertirte en un auténtico MasterChef.

Además encontrarás nuevos trucos para sorprender

a tu familia y amigos con deliciosos platos.

Ya lo sabes, entra en la Escuela MasterChef.

Aspirantes, el tiempo en cocinas ha terminado.

La cata será en el restaurante. Y será una cata ciega.

Pero antes, Marta, ha sido todo un placer

tenerte aquí. Gracias.

Yo encantada. Muchas gracias, lo he pasado genial.

Sois divertidísimos.

Y la verdad es que no me imaginaba

que iba a estar tan a gusto con gente tan espectacular.

Gracias a todos.

Que gane el mejor. -¡Gracias!

Hasta luego. -Adiós, Antonia.

Adiós, "amore".

Marta me ha parecido brutal.

Me he apuntado unos tips y voy a transmitírselo

a todo el equipo y a ver si cogemos ideas

y somos un poco más originales comiendo,

que se agradece también.

Ahora sí, aspirantes.

Debéis dejar una ración en cada una de las seis mesas.

Y esperaréis en la bodega mientras los comensales catan.

¿De acuerdo? Adelante.

Uno en cada mesa, ¿no? Uno en cada mesa.

¿Aleatoriamente? Sí, como queráis.

Pues venga, vamos a poner aquí este.

A compartir.

A compartir, qué guarrería.

Van a compartir.

¿Qué tal, cariño? -Fatal.

¿Por qué? -La presentación muy mal.

Pero queda muy bien el conjunto.

Pues, hala, pasen ustedes a la bodega, por favor.

Bye. -Bye.

Yo tengo un "comecome" que no sé quién va a venir.

Pero como yo no estoy muy convencido

de cómo me ha quedado la chuleta

los he puesto detrás de los platos

de mis compañeros que han quedado muy bien.

Pues yo creo que una fea y una guapa,

si pones primero a la guapa la fea se ve menos fea.

Yo creo que será mi hermana. -¿A tu hermana?

Si viene alguien que me conozca a mí

seguro que reconoce mi plato.

Porque es el plato más ordinario que he hecho yo.

Es lo que me da vergüenza. -Te ha quedado una sensación

como de menú de estación de servicio.

Pero esos son muy ricos.

Adelante nuestros invitados.

Amparo Miralles, Enrique Monereo,

Eduardo Mendicuti y Juan Ramón Lucas.

Amigos de Boris Izaguirre.

Marta Vaquerizo, Topacio Fresh,

Raquel Orozco y Juan Pedro del Moral.

Amigos de Mario Vaquerizo.

Gustavo Pastor, David Buxeda,

Frank Ariza y Cayetana Guillén Cuervo.

Amigos de Paz Vega.

Bárbara Honrado, Víctor Pijoan,

Roser Gil y Borja Molina. Amigos de Ona Carbonell.

¡Súper Florentino Fernández!

¿Qué tal? Bienvenido, José Mota.

Besos a todos.

Luis Álvarez y Roberto Guijarro.

Amigos de Santiago Segura.

Rosa García, Filippo Viero,

Melanie Clark y Natasha de Santis.

Amigos de Antonia Dell'Atte.

Bienvenidos todos a "MasterChef".

Yo sospecho que va a estar Rubén.

Que será algo increíble

porque Rubén no va nunca a ninguna parte.

Yo veo imposible que venga Pablo, mi pareja.

¿Por qué? -Porque no tiene Whatsapp,

no tiene redes sociales y no quiere ir a ningún lado.

Es como Rubén.

Yo tengo en mi nevera a los Village People.

Me encantaría que ellos vinieran.

¿Que vinieran los Village People?

Y mientras te cantaban, comían.

Bueno, Florentino, bienvenido a "MasterChef".

Muchas gracias. Menudo trío os habéis juntado.

José Mota, Santiago Segura y tú.

¿Cómo lleváis la obra "El sentido del humor:

Dos tontos y yo"?

Exactamente. ¿Quién es yo?

Estamos en la gira debatiendo quién es yo.

Nos quedan todavía muchas fechas.

Aún quedan entradas. Pocas, pocas.

Algunas quedan.

La de José creo.

Qué listo eres. Oye, José, sé que el proceso

creativo fue largo, más de un año.

Sí, efectivamente. Al menos Santiago os haría

más llevadero ese tiempo con alguno de sus platos.

Santiago nos ha dado una guerra.

Porque iba con el libro de recetas todo el rato.

¿Te ha cocinado algo a ti?

Sí, pollo al escondite.

¿Cómo es eso?

Se le venda los ojos al pollo

y se le venda los ojos a los comensales.

El que pille al pollo cena. El que no, no.

¿Y tú cenaste o no cenaste? Yo le cogí el muslo,

pero a alguien que no era el pollo.

(RÍE)

Cayetana, ¿cómo has visto la evolución de Paz?

Estoy orgullosa, soy su mentora. ¿Ah, sí?

Está poniendo mucho interés, está volcada y a mí me parece

que lo está haciendo fenomenal.

Pues te ha hecho caso, sí.

Filippo. ¿Sí?

Amigo de Antonia, os conocéis... Desde siempre, desde niños, vamos.

Tiene mucho carácter y es "tosta", como decimos nosotros.

¿A ti te escucha? ¿De deja hablar, opinar?

(TODOS RÍEN)

Habla ahora, que no está. Imagínatelo.

Juan Ramón. Hola, Samantha, ¿qué tal?

Cuando Boris entró le daba miedo ser eliminado el primero,

¿tú le ves con posibilidades?

Sí, Boris es la excelencia, la heterodoxia,

lo único hetero que tiene. (RÍEN)

La singularidad, creo que tiene muchas posibilidades.

Es más, casi que apostaría por él.

Víctor, sabes que Ona se arregla en estas cocinas como...

Una estrella, la escuchas hablar y parece profesional.

Se mete de lleno en todo. Empezó a nadar hace un tiempo

y, de repente, es campeona olímpica.

Me da miedo adónde la va a llevar esto.

Mientras no toque el tema jurado... Sí, sí.

Marta, hermana de Mario. Hola.

Es igual que Mario. Es igual.

Además, somos vecinos y todo.

Claro, ella es la que se come la comida que hace Mario.

Me habéis hecho un favor, estoy encantada.

De repente, estar en casa, y que te llame para decir:

"¿Puedes bajar a probar la lubina al horno

con emulsión de queso y crocante?".

Y yo: "¿Qué estás haciendo? Maravilla total".

Juan Pedro, ¿lleváis hornillo en las Nancyfurgos

para que Mario cocine en las giras?

Llevamos cerveza. No me lo creo.

¿Cómo vamos a llevar hornillo? Hacemos paellas en casa de Topacio,

él viene y la hace, pero en una furgoneta es ordinario.

Como veis, vais a catar los platos que han preparado vuestros amigos.

A ver si es verdad, llevamos media hora aquí

dándole a la lengua y no hemos catado nada.

Será una cata a ciegas, no sabréis quién ha hecho cada uno.

Tienen una pegatina que corresponde a una intolerancia o alergia.

Nosotros no somos normales, si no, no sería "celebrities"

y la mayoría de nuestras amistades son, también, "celebrities",

por eso tienen intolerancia a un montón de cosas,

porque son personas urbanas y superobsesivas,

psicológicamente, a veces, un poco trastornadas

y que desarrollan intolerancias que, a lo mejor, no son verdad.

-Intolerancia al marisco, la vieira de nabo; eso es un nabo.

Vieira de nabo, crema de calabaza

con lima y espuma de curry y cilantro.

-Tiene buena pinta, también.

-Está bueno pero a mí no me gusta, lo siento.

-Pero está bueno, ¿eh?

La pegatina amarilla es para alérgicos al huevo.

Tortilla sin huevo, con crema de puerros y queso azul.

-El queso está como medio grosero ahí encima.

-Hum, me encanta.

La pegatina verde es para alérgicos a frutos secos.

Ajo blanco malagueño,

gelatina de uvas, manzana verde y flores de orégano.

Es un ajo blanco sin frutos secos; es complicado.

Darle el sabor del ajo blanco sin los frutos secos.

Está bien porque con la almendra, una vez, me atraganté

y no sé si me atraganté o soy alérgica.

La pegatina naranja es para intolerantes a la fructosa.

Ternera blanca ahumada. Está bien hecha, no está pasada.

Acelga en texturas y champiñones.

Trínchala que eres argentinita y somos carnívoras.

-Somos carnívoras y mamíferas.

-Esta no me gusta nada, ¿eh?

-¿Cuál?

-Bueno, no está mal, ¿eh?

La pegatina azul para intolerantes a la lactosa.

La lasaña está rica.

Es sin lactosa. Es bechamel con leche de avellanas.

Está muy rica, ¿eh? Nos ha parecido que está buena.

-Tengo intolerancia a todo pero todo me entra, macho.

-A lo mejor vienen... los que son intolerantes a nosotros.

-O nosotros a ellos. -Eso, o nosotros.

-Imagina que vienen a los que somos intolerantes.

Yo no puedo decir a quien, pero tengo la lista.

La pegatina roja es un menú para intolerantes al gluten.

Pasta fresca con pesto de albahaca y tomate cherry.

-La albahaca me encanta. -Esto no lo ha hecho una italiana.

-Juanpe, dame ese, déjame probarlo.

-No. -Tampoco, ¿no?

-No sé qué tipo de pasta era, está destrozada.

¿No está bien hecha la pasta? No.

-Está demasiado... -Mira qué pegote.

-No sabemos qué es. Un meteorito.

Qué cruel sería que trajeran gente conocida a probar tus platos,

además, una cata a ciegas.

Imagina que Rubén prueba tu pasta y dice que es asquerosa.

-La pasta está horrible, está sosa, no tiene sabor.

Antonia no haría eso. No, no, seguro que no.

¿Cuál sería un plato de Antonia?

Hace muy bien las tortillas. ¿Sí?

Esto está muy bueno, el queso azul le acompaña.

Tiene mérito, parece una tortilla sin llevar huevo, o sea que...

El queso azul me cuesta un poco, ¿eh?

Vamos con los postres. Venga, adelante.

A ver la panacota qué tal.

-Va con el lomo de ternera.

-Sabe a café. -Para intolerantes a la fructosa.

-Yo, que no soy dulcera, un postre con sabor a café me encanta.

-Es para intolerantes a los frutos secos.

Ajo blanco y polvorones con frutos rojos y crema inglesa.

-Espero que lo pruebes para ver si te lo puedes comer.

-Madre mía.

-Esta me ha gustado mucho, además, la presentación está bien.

-El arroz con leche es más blanco, ¿por qué ese color?

-Porque no lleva lactosa.

-El arroz con leche es con leche de soja o de almendras.

-Será de soja. -Me inquita ese color.

-No puedo hablar mal de este. -No está mal.

-El brownie es para intolerantes... -Al gluten.

-Soy chocolatera, me gusta. -Sí, las dos somos de chocolate.

-Este está bueno. -Está muy bien hecho.

-Le falta azúcar.

-Coulant de chocolate. -Al marisco, que es el rosa.

-Es un coulant y ya está.

-A mí el coulant me gustó. -El coulant está bueno, sí.

-¿No queréis más? -Hemos comido suficiente.

Haces bien preguntando antes de comértelo.

¿Con la tortilla qué iba? -El flan de vainilla.

-Este, el flan de vainilla con nata montada.

-¿Habrá montado la nata? -Está bastante bueno.

-La textura es un poco gelatinosa.

-Este es el mejor de todos.

-De los cuatro que hemos probado, el que más me gusta es el flan.

¿Cuál puede ser el postre de Ona? Este.

El polvorón. Está muy bien presentado.

Por la forma de presentar. Sí, es muy Ona.

-La presentación del polvorón me ha encantado.

-Me ha parecido muy rico.

-Diría que este lo ha hecho Paz.

-¿Sí? -Yo, también.

-De todos ellos, este es el número uno y este es el número dos.

-El rosa era bueno, también, ¿eh?

-Vieira de nabo y coulant de chocolate.

Cayetana, tú que estás ahora haciendo un nuevo programa:

"Cena con mamá". Sí.

¿Qué tal? ¿Cómo va? Muy contenta.

Es un programa muy chulo, muy bonito, en el cual,

el invitado le rinde un homenaje a su madre a través de la cocina.

Qué buena idea y qué forma de hacer un homenaje

y de dar las gracias a las madres, que se lo merecen, ¿verdad?

Sí, así es; igual que tú lo has hecho,

le has dado la gracias a tu madre de una forma preciosa.

Se te va a conocer de una forma que la gente no imagina.

Tengo muchas ganas de verlo. Ay, adiós.

-¡Quiero entrar! -Te digo una cosa antes de irnos:

¡qué bien nos lo estamos pasando!

Ahora, tenéis que meter en este sobre la papeleta

del color de los platos del menú que más os han gustado.

Está claro, ¿no? -Sí, lo tenemos claro.

-El coulant te gustó mucho. -Sí, pero la carne, también.

-Y la carne, también. -Sí.

-José, está en tu mano.

-Nos quedamos... Estamos entre estos dos.

-Pepe, aquí hay colores que no había visto en mi vida.

Colores nuevos.

Comensales, la cata ha terminado, ahora llega el momento

en el que nuestros aspirantes descubren quienes han sido

los comensales que han venido a catar sus menús.

Que entre Santiago Segura.

¡Anda, te tocó! Huy, Santiago, vamos a ver...

-¿Qué tal? ¿Cómo estamos? ¿Qué tal?

Que hace bulto, ¿no lo ves? ¡Hombre!

(Risas) ¿Cómo estamos? ¿Qué tal?

-¿Qué pasa, amiguete? ¡Amiguete!

(Risas) Amiguete.

¿Qué hace aquí esta gente?

Agradables, caras agradables. -¿Sabes que he entrado con este?

Él hacía de Pepe. Claro, lo hemos escuchado antes.

Le vestíamos de negro y le decía: "Insúltame".

Para ir haciendo cuerpo, ¿no?

Me he preparado así para "MasterChef".

Una terapia de choque. ¿Crees que sabrán cuál era tu menú?

Como son muy hábiles, imagino que habrán elegido el mejor elaborado.

(Risas)

Si no os ha gustado más el mío, tenéis un problema, pensadlo bien.

Santiago, te quedas aquí con tus amigos mientras llamamos...

Qué majos son. A Ona Carbonell.

Hola.

Qué guay... ¡Hola!

¿Qué tal? -Aquí estamos.

-¡Hola!

¡Hombre... qué ilusión! ¿Qué tal?

Hemos traído a tus amigos, los intolerantes.

Qué fuerte.

Me esperaba todo menos a ellos,

me ha hecho mucha ilusión. No me lo esperaba.

Adelante Boris Izaguirre.

¡Hola! No conozco a nadie. ¡Topacio! ¡Cayetana!

-Pero bueno, podría ser cualquier mesa.

-Qué lujo de amistades. ¡Florentino!

Mua, mua. Qué alegría verte. ¡Ay, el doctor Monereo!

(Risas) Este sí que es un buen saludo.

Ay, mi Topis. ¡Doctor! ¡Juan Ramón...!

Qué alegría, Juan Ramón, ¿cómo estás?

Me encanta que estés aquí porque hacer este programa

me ha hecho no estar al 100% contigo en la radio.

Pero, ahora, te das cuenta, que es verdad, que estoy aquí,

estoy cocinando y haciendo cosas. -Además, muy bien.

¿Te has llevado una sorpresa al verles?

Muchísimo, me encanta verlos, sobre todo, a ti.

Me encanta, me encanta que estéis acá.

¿Crees que han valorado tus platos con un buen criterio?

Ellos vienen mucho a casa y cocina la señora Leo;

quizá, lo han confundido con el de Santiago o el de Antonia.

(Risas)

Llega el turno de Mario Vaquerizo.

Que viene, que viene. -Venga.

(SUS AMIGAS RÍEN CONTENTOS)

Buenas noches... ¡Hermanita!

-Ay, esa redecilla. ¡Qué guapo, mi amor!

Qué lindo estás. -Ay, el trencitas.

-Qué guapo. -Mira que me pongo a llorar.

¡Topacito!

¡Pero si está mi amigo el doctor Monereo, también!

(Risas)

-Qué guapo.

Mario, ¿crees que lo habrán adivinado?

Hombre... a ver...

¿Has dejado alguna pista? ¿Has ido dejando pistas?

He dejado... mi ordinariez.

(Risas) La he dejado en el plato

y he tratado de hacerlo lo mejor posible.

Te veo emocionado.

Porque esto es un presión muy grande.

Quiero que sepáis que es importante estar en el noveno programa,

que os agradezco la paciencia que habéis tenido conmigo

y que desde que cocino soy mejor persona.

-¡Bravo! -Muchas gracias, de verdad.

-Ay, mi niño. Venía emocionadito, ¿verdad?,

porque le hemos visto y era como...

Estamos muy orgullosos de mi hermano Mario.

(PAZ RÍE CONTENTA)

¡Qué fuerte! Ay, qué fuerte. Ay, qué fuerte.

No me lo puedo creer. Pero bueno, pero bueno...

Ay, por favor, ¿has venido de Ibiza?, no me lo creo.

Ay, ay, ay. Bueno, David, por favor.

¡Qué fuerte...!

Estuvimos hablando anoche y no me has dicho nada.

Qué fuerte. Ay, ay, ay. Ay, qué ilusión.

-Qué guapa. -Ay, qué fuerte.

Paz, ¿crees que habrán descubierto el menú que has hecho tú?

Pues no sé... a ver...

-Como todos los grandes, yo cierro en belleza.

¿Quién ha venido por mí? -¡¡Antonia!!

"¡Viva l'Italia!" Mira, para ti. Esto es para ella.

-Viva Italia y España.

-Esto es para ti, para trabajar, como la echabas de menos...

También te traje esto de Salento. -¡Ay, mi pueblo!

Viene desde el sur de Italia a traerme estas cosas

para sentirme como en casa. Estoy emocionada.

La mesa de Ona ha votado...

El menú verde.

Tus amigos tienen buen gusto.

¿Cuál era tu menú?

El rosa. Vaya...

El problema del coulant ha sido...

el rato que llevaba hecho. -No os voy a cocinar nunca más.

-Había quedado un poco seco.

-¿Tú te crees?

¿Crees que habrán votado tu menú?

Ellos creen que sí, es lo más sincero que puedo decir.

Yo no lo sé.

Vamos a descubrirlo. Mira. A ver, vale.

Ay... no...

(Gritos de Ona) El rosa.

Gracias.

Tenéis que cambiar de amigos.

(Risas) Es el momento de decirles tu menú.

Mi menú era el rojo, este.

-Que era, ¿cuál? -El catastrófico.

-"El catastrófico" no, Boris.

Cuando entraste no sabías ni cocer una pasta.

Ay, Santiago. Se juegan los regalos de Navidad.

Uf... vamos a verlo.

¡Oh, bravo, Santiago!

Amiguete. Amiguetes...

¡Muy bien, muy bien, muy bien, muy bien, muy bien!

-No es por halagarte pero los platos estaban...

-Asquerosos. -Repugnantes.

-Habéis dicho: "El más asqueroso es el del amiguete"

y me habéis votado. -Qué fácil es opinar

cuando uno mete la cuchara y no hace nada.

Mario, ¿les dices tu menú? El naranja.

Ay, qué pena, qué pena. ¿Qué habrán votado?

(CONTENTO) ¡Ay, mis amigas! De verdad...

Esa chuleta tan ordinaria que había hecho, de verdad.

-En honor a Argentina. -Ay, Topacio.

-Un poco ordinaria, pero divina, estaba buena.

Hemos votado el sabor, no la presentación.

-Ah, bueno, vale. -Sí.

Ha llegado el momento de saber el voto de los amigos de Antonia.

¿Crees que habrán votado tu menú?

Espero que sí, porque el sabor es solo el mío.

(Risas) Lo siento por la modestia.

¿Cuál es tu menú? El amarillo.

-Hemos acertado. ¡Pero no lo digas!

No, bueno... Es que pareces Antonia.

(Risas) Vamos, anda... ¡Amarillo!

Yo he acertado porque he dicho: "Los dos platos que tienen sabor

los tiene que haber hecho ella".

-¡Sabor a la vida! ¡Ole!

¿Cuál es tu menú? El azul.

Y tus amigos han votado al...

¡Amarillo!

(Aplausos) Al de Antonia.

Tiene una explicación. Nos encantaba el arroz con leche

y la lasaña, y hemos estado a dos carrillos

pero el emplatado decíamos que no podía ser tuyo.

Nos hemos llevado por el emplatado y hemos hecho mal.

Eso pasa por querer votar al de Paz y no al que más te gusta.

En eso tienes razón. -No pasa nada.

-Ha sido todo eso: "decoration".

-Ni me habéis votado vosotros ni los otros.

Mi arroz con leche no ha gustado, aunque, por detrás decían:

"El arroz con leche estaba muy bueno".

-Era lo más rico. -Sí.

-Pero es que no te pegaba mucho, la verdad, no era muy tú.

-Qué le vamos a hacer.

Según las votaciones de vuestros amigos los mejores menús

son el de Santiago. "Vox populi"

Y el de Antonia.

(GRITA CONTENTA)

Antonia, Antonia; te adoro, te adoro.

Ha llegado el momento de despediros.

Gracias por venir y por acompañar a vuestras "celebrities".

¡Viva "MasterChef"! -¡Viva, viva!

-¡"Viva l'Italia" y España!

-Ay, qué penita.

-La redecilla. -Yo decía: "¿Qué le ha pasado?".

-No pasa nada. -Tía, lo siento mucho.

-Eres muy grande. -Amiguete, joder, macho.

-Santiago, a ver si ganas.

-A ver. -Me encantaría, tío.

-Si gano, os lo dedicaré a vosotros.

-Conque me des la mitad del premio. -75 000 euros.

-Pues ya está, tío. -A la ONG Cómicos Sin Fronteras.

En vuestro caso sería Cómicos Sin Rumbo.

-Cómicos Perdidos.

-Hago un baile y me voy. Adiós, guapos, adiós.

Tenemos que hacer un desempate entre Antonia y Santiago.

Antonia, tenías que hacer una tortilla de patatas sin huevo.

A priori, resulta imposible obtener el sabor de la tortilla,

pero lo has conseguido y con nota. Nos has sorprendido.

¡Guau, "grazie"!

En cuanto al flan, estaba muy bueno...

No me lo creo, de sabor estaba muy bueno.

Gracias. Aunque al caramelo le ha faltado

reposar e integrarse con el resto del flan.

Una pena, habría sido maravilloso. Lástima.

Santiago, tenías que hacer un menú para alérgicos a los frutos secos.

El ingrediente principal del ajo blanco es la almendra

y has conseguido el sabor y la textura sin ella.

Además, te has lucido con el emplatado,

te ha quedado fino y minimalista; estaba hasta cursi.

Por eso me han votado los amigos de Ona.

(RÍEN) -Pero lo cursi es bonito, también.

En cambio, los polvorones tenían mucha grasa.

Bueno, están en juego los cuatro mil euros, como sabéis,

para la ONG que elija el ganador.

Los cuatro mil euros, claro. -Sí.

-Es muy importante.

Y, en esta ocasión, el ganador ha sido...

¡Antonia!

¡Bien, Antonia! -¡Brava, Antonia!

#Campeona, campeona...#. Mira, yo estoy...

Tocando el cielo.

Ay, Antonia, estás emocionada.

Porque me da alegría por lo niños, sobre todo.

Cuéntame, ¿para quién van esos cuatro mil euros?

A la Fundación Elena Barraquer.

-Muy bien. -Muy bien.

-Porque los ojos es la cosa más importante de la vida

y ver toda la injusticia que hay en el mundo,

para que podamos tener un mundo mejor.

Yo tuve un gran problema y quiero agradecerle a la doctora Barraquer,

que ha conseguido que mis ojos volvieran a ver, otra vez.

Entonces, este dinero es un pequeño granito

para el gran problema de África. La doctora se lo merece.

Creo que os habéis ganado unas minivacaciones.

¡Sí, por supuesto! -Vamos a Italia.

Venga, vámonos pitando.

-¡Vamos, que nos vamos de vacaciones!

Pero se van y no saben dónde. Cogen y se van.

Ay, que no es por aquí. ¿Qué entienden por minivacaciones?

Podrían ser en Italia, así Antonia no tendría

que desplazarse, pasaría las vacaciones en casa.

No, pobrecilla. Yo adoro, adoro a Antonia.

("The Love Boat", Keith Ferreira)

Ha llegado el momento de que nuestros aspirantes

se tomen un respiro. ¿Y qué mejor forma de desconectar

que disfrutando del mar en uno de los barcos de MSC Cruceros?

Ay, niña, por fin, un poco de tranquilidad,

siempre con los emplatados y las esferificaciones.

-¿Quién nos iba a decir que estaríamos...?

-En "MasterChef juntos. Lo que me encanta

es que seamos aspirantes... -Aspirantes a chefs.

Le voy a dar a este botón a ver qué pasa.

¡Ay! -¡Ay! ¿Y si me meto yo ahí contigo?

-Métete. -Venga, que voy para allá.

-Métete. -Ay, mi Maripaz.

-Pero bueno... -Venga, que vamos para allá.

(GRITAN CONTENTOS)

Ay, qué bien. (RÍEN ALEGRES)

(CANCIÓN HAWAII-BOMBAY) #...lo mejor es el mar.

#Y al ponerme el bañador me pregunto, ¿cuándo...?#.

(LA CANCIÓN SE PARA DE REPENTE)

-¿Me vienes del siglo pasado o qué?

-Cuando empecé a jugar al tenis, 1980.

-Vaya look, estás monísimo. -¿Peloteamos un rato?

-Prefiero que me enseñes, no tengo ni idea.

-Espera, que me salto la red ágilmente.

¡Ay! La ciática.

Siempre tienes que mirar a la pelota, no a la raqueta,

siempre le das mirando a la pelota. -Venga.

-Y cuando le das, se lleva mucho eso de... (GRITA)

-Esto lo tengo claro, clarísimo.

-¿Vale? -Sí, venga, vamos.

-Esto es para calentar, ¿eh?

(GRITA SORPRENDIDA)

-Muy bien. Te falta darle a la bola,

que no se diga que no has ganado medallas.

-Soy deprimente. -No te deprimas.

-Salud, por tu triunfo, por tu éxito, "amore".

-Por el nuestro. Por llegar a la semifinal.

-Es muy probable que Santiago intente echarnos por la borda.

-Santiago, si no hace lo que digo yo,...

-¿No gana? -Sus películas no tendrán éxitos.

-Pero bueno, contigo de estrella, le quitarás el papel a Paz.

Desde luego, Antonia, lo quieres todo:

ganar "MasterChef", protagonizar la película de Santiago. Increíble.

Antonia brindemos por este momento irrepetible o repetible,

que volvamos.

-Esto es buenísimo para la piel, para los riñones...

-Para todo. -Para quedarnos tranquilos.

-¿Este quién es? -Hola, buenas tardes.

-Los jueces solicitan su presencia inmediatamente.

-¿Ahora? -Sí. Con permiso.

-Pero, hombre, ahora no, que acabo de entrar.

Solo llevamos media horita.

-A ver si nos vamos a quedar como los garbanzos.

Aspirantes, veo, por lo que lleváis puesto,

que os habéis tomado muy en serio lo de relajaros y disfrutar.

Es que son unas vacaciones. -Claro.

Eso está muy bien, pero os recuerdo que los ganadores de esta prueba

se convierte automáticamente en semifinalistas.

(TODOS GRITAN CONTENTOS)

-¡Oh! -¡Enhorabuena!

-Semifinalistas e histéricos, algunos.

Aspirantes, vais a competir divididos en dos equipos, pero...

Hoy no habrá capitanes.

(TODOS SE SORPRENDEN) (BORIS) ¡Oh, qué miedo!

Formaréis los equipos por consenso.

(ANTONIA Y MARIO) "Por consenso". (BORIS) ¿Cuál consenso?

Tenéis un minuto para poneros de acuerdo y decidir

qué tres aspirantes trabajan en un equipo y qué tres, en otro.

(BORIS) Venga. ¿Nadie nos quiere a nosotros?

(SANTIAGO) Y Ona. ¿Ya se han hecho los equipos?

(BORIS) No, no. Hay cuatro contra dos.

Por consenso, no por descarte.

Por consenso, exactamente, no por descarte.

Santiago, con lo simpático que hemos sido contigo.

-Si yo os adoro pero Ona y Mario son como...

-Las habilidades son individuales. -Son como mi familia.

-No empecemos una pelea por no querer estar con Antonia.

-Tú te irás a casa y tú te irás a la tumba.

(RÍEN) -Nos ha mandado a la tumba.

-Que no hay que... -Decido yo.

-¡Un momento! ¿Qué pasa, Antonia?

Que son caprichosos. ¿Qué te gustaría a ti?

De seguro, no quiero a Boris.

Antonia no quiere trabajar con Boris.

Los puntos de partida de dos equipos.

-Ahora a votar. -Sí.

-¿Quién quiere que este sea un grupo? Yo.

(MARIO) Yo. Niña, levanta la mano.

-Somos tres votos que creemos que así está bien.

-¿Y si nos ponemos las chicas aquí y los chicos allá?

Hacemos un grupo de chicas y un grupo de chicos.

-Fuera, fuera. -No, espera.

(MARIO) #Las chicas con los chicos han de bailar#.

Oye, ¿y chicas contra chicos, qué tal?

(SANTIAGO Y MARIO) No, no. (ANTONIA) Sí, sí.

Yo no estoy contento, me sienta mal que me separen por sexo.

Debe ser por consenso, tenéis que poneros de acuerdo.

¿Quién quiere hombres contra mujeres?

-Hombres contra mujeres. Levanta la mano.

-Es que no... -"Dai", no puede ser.

-Democracia: "Vota, vota". -Fariseos.

(SANTIAGO CON ACENTO) Levanta la mano.

¡Aspirantes! Consejo, ayuda.

-Decidid. -Decidid vosotros.

Parece mentira la edad que tenéis y no podéis tomar una decisión.

Atención, hay una pareja de aspirantes que no quiero separar

porque, culinariamente, no me dan más que alegrías.

Boris... (ANTONIA) ¡No!

Y Antonia. (LOS DEMÁS APLAUDEN)

Vais en el mismo equipo.

(ANTONIA) ¡No, no! ¡Por Dios...!

Os va a acompañar un aspirante responsable, aplicado,

sobre todo, va a poner mucha Paz.

¡Oh, ¿ves?! Bueno, bueno.

¡Mario! Oh, Mario...

-No me lo puedo creer.

Me hubiera gustado estar en otro equipo, no sé si saldrán los platos

pero sé que me divertiré mucho, solo quiero estar tranquilo.

Aspirantes, preparaos porque cocinaréis un menú diseñado

por un chef dos estrellas Michelín.

Además, es el encargado, desde hace seis meses,

de crear los exclusivos platos en los cruceros de esta compañía.

¡Nos acompaña Ramón Freixa!

(TODOS) ¡Bravo!

Hola, ¿qué tal, guapísima? Bienvenido de nuevo.

Ramón, ven para acá, ven a este grupo.

Ramón, bienvenido, una vez más. Gracias.

Aspirantes, no solo tenéis ante vosotros a un genio de la cocina:

tiene dos estrellas Michelín en su restaurante Ramón Freixa,

dirige otro restaurante más en Madrid, otro en Barcelona

y un cuarto en Colombia. Le parecería poco

porque, ahora, se embarca en un crucero.

Yo me pregunto: ¿Ramón, duermes?

A veces, sí, a veces, no; pero no tengo pesadillas.

Lo puedo hacer porque soy zurdo y tengo manos derechas.

-¡Qué buena frase!

Hacer alta cocina en un servicio en el que hay 4400 comensales

no debe ser nada fácil.

4400, qué barbaridad.

Cada equipo será responsable de un menú diferente.

Muy bien. -Fantástico.

-Esa es la actitud, esa es la actitud.

-Siempre he tenido esta actitud, fariseos.

Comenzamos por el menú azul que se compone de tres platos:

un entrante;

dentro de un aguacate, ensalada de quinoa y langostinos.

¡La quinoa! -Y langostinos.

-Esta es la reinterpretación del cóctel de gambas;

saludable, con toque mediterráneo

y dentro de un aguacate.

Un principal; canelones como en Freixa Tradició.

¡Guau! Adoro. -Pero no es italiano, ¿eh?

-Qué responsabilidad a quien le toque ese plato.

Y un postre; milhojas de fresa con crema de vainilla.

Oh, "my God", el milhojas...

-El hojaldre, que no se os pase.

Vigilad esto, os lo digo todo. Claro, claro.

Es el momento de descubrir qué platos son para el Rojo.

Comenzamos con el entrante;

gofre de patata, pulpo, salsa tártara y aceite de pimentón.

He soñado con el pulpo. -Qué divino.

-Tenéis que vigilar al hacer el gofre, que no se os pegue.

Parece fácil pero es complicado.

-Aquí nada es fácil.

Un principal; bacalao confitado con garbanzos,

picada de frutos secos y ajoaceite de remolacha.

Bacalao, la legumbre va machacada con el tenedor,

con limón y el aceite de la picada.

-Adiós. Y un postre;

profiteroles selva negra.

Dificilísimos. -Todos.

-En vez de ponerle el chocolate fundido se lo hemos puesto dentro,

una salva negra con guindas, muy fácil.

-Estamos aterradas.

Antonia, fuiste la mejor de la prueba anterior.

Por fin, algo... Te has ganado el derecho,

con tu trabajo, a elegir qué menú queréis hacer.

Atención, el servicio será tipo bufé.

Significa que no solo debes tener en cuenta la dificultad

de las elaboraciones. Claro.

También, qué platos crees

que son más atractivos para los invitados.

-El canelón... -El canelón lo hago yo.

-A la ensalada te ayudo. -Ya está, ya está.

¡Antonia! Sí, mi amor.

Hemos decidido el azul.

Santiago, Ona, Paz, vosotros sois los responsables

del menú rojo. Vale.

"¿Te gustan los platos que te han tocado, Santiago".

No, son menos atractivos visualmente.

El tipo de gente que hay, que son como yo,

se van a tirar en plancha a por los canelones.

Daréis de comer a cien comensales.

Madre mía, trescientos platos.

-Las vacaciones que nos prometió Eva.

Todos son pasajeros reales de este crucero,

vienen buscando el sello de Ramón Freixa

y lo tienen que encontrar.

Sí. -Totalmente.

Aspirantes, contaréis con 150 minutos para preparar

las tres elaboraciones de cada menú.

¿Lo tenéis claro? (TODOS) ¡Sí, chef!

(BORIS) ¡Sí, chef! Coged vuestros delantales,

cambiaos de ropa... Santiago, por favor.

Vamos. ¡A cocinas en tres, dos, uno, ya!

¡Vamos! Vamos, Santiago, vamos...

Voy, voy...

-¡Bien, vamos!

-¡Adelante! -Venga, equipo Azul.

-¡Adelante! -Al tostadero.

-¡Adelante! -Vamos, chicos, venga.

-Vamos, chicas, que lo vamos a hacer bien.

-A ver. -Empezamos.

-Crema pastelera. "Amore", búscame en la nevera...

-Aquí está la vainilla. -Empieza a cortar esto.

-Compañeros, vamos bien, si necesitáis ayuda me lo decís.

Para el entrante, el equipo Azul debe vaciar los aguacates

y rellenarlos con ensalada de quinoa,

crema de aguacate y langostinos.

Mira lo que haces tú, mira.

-Aquí hay nueve. -Sí.

Lo abres y metes todo lo de dentro, ¿vale?

-Divino. -Venga.

Voy con otras cosas. -Ok.

-¿Cuántos huevos? -Tienes que poner cuarenta.

-Huevos, huevos, huevos, quiero huevos.

El postre que debe elaborar el equipo Azul es una milhoja

de hojaldre rellena de crema de vainilla y decorada con fresas.

Las cantidades son importantes para el postre.

-Nueve. -Bien.

-Al principio, un poco de silencio, por favor.

-Venga, chicos, si necesitáis algo, avisáis, ¿eh?

-Vale. Esto no estará vivo. Ay, ¿eso se mueve?

-No se mueve. -Vale, vale.

Voy a hacer la salsa tártara porque tiene que hervir.

El entrante del equipo Rojo consiste en pulpo acompañado

de salsa tártara, gofre de patata cocida y aceite de pimentón.

¿No es surrealista que estemos cocinando en un crucero?

-Sí, la verdad. -Me encanta.

Los cortes que estén limpitos, muy bien, perfecto.

Después de cortar al bacalao, Ona debe confitarlo y añadirle

garbanzos con picada de frutos secos y ajoaceite de remolacha.

¿Qué tal chicas? -Bien, ¿vosotros?

-Bien. Nunca he entendido por qué se tamiza la harina.

Santiago elabora la masa del postre del equipo Rojo,

que consiste en profiteroles con nata y selva negra de chocolate.

Santi, cualquier cosa me dices.

-Sí, tranquila. -Vamos, chicos.

Como sabéis, en "MasterChef" cuando nos subimos a un crucero

hay un concurso de cócteles. Uno se llama King Kong.

(RÍE) Va a ser para Pepe.

(RÍE) Claro. ¿Lo dices por esto?

¿A ver, a ver? Eres lo más parecido a King Kong.

Me pega todo.

El otro, Green Gaviota.

¿Quién es lo más Green Gaviota, lo más refinado...?

Jordi Cruz. ¿Estáis preparados? (AMBOS) Sí.

Pues nada, a hacer vuestros cócteles.

Vamos a darle a... Maguila el gorila, ¿era?

A ver, el pajarito verde.

Bueno, bueno. Me hace falta manzana.

Qué bueno, ¿le vas a echar coco? Coco, me encanta el coco.

Jordi, ¿estás muy concentrado? Sí, porque le temo a King Kong.

Y, ahora, lo mejor... la tinta de chipirón.

Pepe, ¿no lo estás haciendo al tuntún?

No. Mira, mira, mira.

La estética es muy importante.

Las garras del gorila, ahí está. Anda...

¡Guau, Jordi...! Pepe, tú no me has hecho eso.

Lo mío es la mezcla.

Guau, Jordi, qué pinta.

El mío se parecerá más. Pruebo primero el de Pepe.

Prueba primero el verde para tener el sabor

limpio en la boca. Eh, ¿qué tal está?

Bueno, eh.

Anda, que te gustó, di la verdad, sé sincera.

Vuestros cócteles son muy buenos.

Ah, ¿ves? Pero está mucho mejor...

Ya estamos. Jordi, relájate,

que no dije quién. Fíjate...

El de Jordi. (RÍE)

Refinado. "Green" gaviota.

Jordi, con qué equipo vas. Me quedo con el rojo.

Pepe, equipo azul y Jordi con el equipo rojo.

¿Te parece? Y yo me quedo

con el gorila y con el "green" gaviota, adiós.

Te gusta más el gorila. Lo otro es veneno.

Adiós.

Todo esto dentro, mi amor. -Sí.

-Mira, todo eso dentro. -Eso es.

-Lo que sí es con calma. -Calma, por favor, siempre calma.

Bueno, ¿qué tal este equipo azul? Bien, amore.

Busco al capitán. Un kiko.

Ah, pero si no hay capitán, madre mía.

Yo te adoro. ¿Qué tal, Mario?

Bien, aquí, peleándome con los aguacates.

Rapidez, tengámoslos todos aquí puestos, enseguida

un poquito de limón aquí. Los sazono con sal...

Yo echaría una gotita picantín muy poquito para que tenga

un poco de gracia. Gracias, Pepe.

Voy a ver a la jefa. Amore.

Esto creo que es la crema pastelera.

De vainilla, sí, mi amor. La que hace Boris también

para el postre.

Sí, Boris también pone... Termino esto.

Confío en ti, si se duerme Boris en los laureles,

ponlo firme. No me voy a dormir.

-Espero que no se duerma, lo mato.

No sé si eres la jefa del equipo, pero sí mi jefa.

Ok, quiero ser como Pepe, vamos aquí, rápido.

-Venga, rápido, chef.

-Que aquí no estamos peinando las muñecas.

Venga, vale, esa es la actitud, Antonia, vamos a obedecer.

Os veo, medianamente, organizados, que dure, me voy.

Gracias, chef. -¿Sabes cortar esto?

-En lento. -Mira, le vale, corta.

-Ok. Al ser una persona muy torpe,

la velocidad hará que me estrelle

mientras que la lentitud

me lleva hasta donde me tiene que llevar.

Jordi, qué tal. Muy bien, equipo rojo,

elegí equipo, a vosotros, ya podéis ganar.

Vamos. -Vamos a ello.

¿Qué haces ahí? La salsa tártara.

Vale, para qué plato.

Para los gofres de patata. ¿Y en qué plato va?

En el pulpo. ¿Y el pulpo dónde está?

Mira. No, si lo estoy viendo.

Pero tiene que hervir el agua, hay que asustarlo y meterlo

tres veces así. Si no lo cueces, me asustaré yo

porque es lo que más tarda. Te lo digo porque tendrás la salsa,

el gofre y lo más importante, el pulpo, no.

Llevas toda la razón. El bacalao Ona lo tiene cortadito.

Haré dos bandejas más y me pongo con la quenelle de garbanzos.

Me parece sencillo, pero hay que darse caña.

Sí. ¿Y el postre cómo va?

Pasta choux, espero a que hierva. No tiene que hervir a borbotones.

¿No? Vale, no lo sabía. La mantequilla se funde

y ya fundida... A estas alturas de programa, tú que eres

un master cocinero, ¿y no sabes hacer una pasta choux?

Sé hacerla, pero teóricamente. Creía que en el hervor...

¿Alguien sabe hacer una pasta choux normal?

Porque veo lagunas, no hacemos bechamel,

es una pasta choux. Claro, que hierva, se quita

y luego se le echa esto.

Si lo tenéis tan claro. Ona, eres la única

que veo tranquila. Es que estoy muy emocionada

por cocinar en un...

Yo me emocioné al verte jugar al tenis.

Uf, calla, no me lo recuerdes que hice el ridículo, pero....

Santiago me metió una paliza que...

Cuando te vea tu amigo Nadal se enfadará.

Se enfadará conmigo, pero no... A ver si terminas

igual de contenta. Gracias, chef.

Venga, señores, al lío. Sí, chef.

Vamos, Marito.

-Mario, tranquilidad, el aguacate es muy suyo.

-Le echo limón para que no se oxide.

-Amore, sin miedo, con la mano.

-Divino, no hay problema, no me asusta.

-Ponle romero. -Romero.

-Rápido, mi amor. -Romero.

(BORIS TARAREA)

-Va, que no tenemos tiempo. -Ya voy, Antonia.

Ayúdame a abrir ese horno, por favor.

-Ten cuidado que estos hornos son muy fuertes, cuidado,

no te metas que sale mucho vapor.

-Bueno, no, aún no, cierra la puerta.

-A ver. -Ahí, bueno...

-Vale, tiene ya la carne para poner la sal.

-La carne está en el horno. -Ahora ven aquí con actitud.

-Amore. -Esto tiene que ser así,

lo hago yo, tienes esto y vas haciendo así.

Rápido, por favor.

Con calma, espera, ahora sí. Espera, más abajo, mi amor.

Ahora, para un segundo que hay mucho grumo.

-Ok. -El agua para la quinoa.

Me dejó mosqueado Jordi con lo de la pasta choux,

además la harina se echa de golpe, que lo hice,

y ahora esto tenía que espesar y no se espesa.

-Ya casi está a punto de hervir. -Esto no me sale, o sea,...

-Echa más harina, echa más harina. -La receta es la receta,

igual cuando empiece a hervir.

-Echaría un vaso de más harina, tal cual.

Pero si le eché... -Bueno, ya hierve, voy.

Ya hierve, a ver.

Que voy, eh. -Uno, dos... No, no.

-No. -Tres. Uno, dos, tres, fuera.

-Lo metí cuatro veces. -No cuentas tres.

-Paz, mínimo tres veces.

-Sí, sí, es que yo mi reloj interno.

-Va muy rápido, muy acelerado.

¿Qué tal? Aquí vamos.

Muy bien. Arrímate a mí

que esto es pasta choux. (RÍE)

Tú que sabes... Pasta choux.

"Patachú". Ya está todo echado.

Sí. Cuando esté todo hecho

le das con la varilla. El problema es que lo que leí

es que esto se hace como una pasta que se despega

de las paredes y esto está muy líquido,

¿o es cuestión de tiempo y darle?

Claro, harina y calor. Poco a poco se va...

Hay que hacerlo bien, cuidado con los grumos

y luego las yemas una a una,

Vale. Paz, Santiago, tenéis

mucho trabajo por delante, poneos las pilas y hacedlo bien.

¿Vale? Vale, que no se me pegue.

-Sí, chef. -Vamos, chicos.

"Hello".

"Hello", cariño. -Hola, amore, qué divina.

¿Cómo estáis? Emocionados.

Antonia. Amore, dime, que te quiero mucho.

Por fin pesando algo, hombre, ¿Dónde está el hojaldre?

Tengo que terminar esto primero,

el hojaldre lo hace él, basta, ya está.

A mí no me hables así. No, a él, no, a ti, no.

Me parece bien que a Boris le des caña porque le viene bien

que le marquen los tiempos. Ve marchando las placas

de hojaldre, las haces y sigues con lo siguiente.

Confío en ti. Gracias, mi amor.

Ya está.

Aquí es el agua para los langostinos.

-Ahora, hacemos los canelones, va.

Equipo rojo y azul, acabáis de consumir

los primeros 40 minutos de cocinado.

Tenéis que servir a 100 comensales,

el menú es de estrella Michelin y todos los platos

salen a la vez, así que nada de relajarse, ¿oído?

(TODOS) Sí, chef.

Venga, vamos. -La pasta choux

me está poniendo de los nervios

porque hago todo. Échale más harina.

Más harina. -Pero que no puedes echar así

a las recetas de repostería lo que te dé la gana.

Te lo digo, creo que es agitar, agitar

y al final espesará. -No, ya ha cogido... no, ya no.

-Tú crees que esto ya no espesa nunca.

Tengo la esperanza que esto espese en algún momento.

-Que no, creo que no, que no, cariño, no.

-Mira, es que espesa poco a poco, creo que llegará a espesar bien.

-Venga, chicos, no podemos fallar, hay que darlo todo.

-Mira, mira. -¿Te espesa ya?

-Sí, mira. -Era una cosa de fuego.

-¿Ves? En un momento u otro, espesa.

-Esto sí es la pasta choux. -Ahora sí.

-Lo otro era una bechamel. -Ahora sí salió.

-Que no se me pegue.

-Eso ya está. -Solo me queda echar los huevos

y uno a uno integrarlos.

Yo tengo que cocinar esto y poner a enfriar la crema.

Chicos. -Amore, amore.

Estamos con la masa. -Aquí tenemos el hojaldre.

-Somos los chicos masa. -Sí, más harina tú.

-Más harina, más harina. -Harina a tutiplén.

-Si no, se pega. -Que ruede esa masa.

(ANTONIA RÍE) -Antonia y Mario,

necesito consensuar, tenía en mi bolsillo

esta tarjetita para hacer la medida del hojaldre.

-Va, amore, va. -Esta tarjetita.

-Rápido. -Saco el langostino

que lo tengo cocido.

-La tengo que poner en lo máximo del hojaldre

para recortarla. -Qué bueno

los langostinos fresquitos que nos salieron, eh.

-Una crema estupenda me salió al final, vale.

-Sigo con los aguacates que es lo que más se revoluciona

porque esto está... ¿Quieres que me vaya de aquí?

-Un poquito de espacio. -Me voy a la otra zona,

mira, pongo los aguacates que llevo hasta ahora.

-Ah, ah. -¿Qué te pasa?

-Ah, ah, ha desaparecido el cartoncito,

el cartoncito. -¿El cartoncito

cómo va a desaparecer?

-Busca aquí abajo. -Aquí, no te pongas nervioso,

mira, esto es así. -Ya, ya.

-Venga, ponte ahí. -Mario, ¿me ayudas, por favor?

-Estoy pelando los estos.

¿Qué quieres? -Que tengo que ponerlo

ya en la bandeja. Levanta, juntas, vamos.

-Venga.

-Stop. -Mariete.

-Mario, campeón. -¿Cómo estáis, amiguitos?

-Emocionados. -Espera.

-Os echamos de menos.

-¿Ya? -Sí.

-Cuidado, cuidado.

No hables cosas con los oportunistas.

-Con los fariseos no puedo hablar. -No, no.

Vamos, ayúdame.

La nevera. -La nevera abiertita.

-Ay, ya acabé con la patata, venga, ya.

Santiago estás como peleando con... -Es que ya está perfecta.

-Tiene que reposar, ¿no? -Sí.

-Al frigo para que coja consistencia, si no,

el profiterol se te abrirá. -Venga.

-Con el pasapuré tardaré horas, aceite suave y sal y ya está

para el gofre de patata. -¿Y las mangas, las viste?

-Se te cayeron aquí.

-¿Dónde? -Amigo.

-Joder.

Cago en diez. -No pasa nada, ¿y si le quito

la manga pastelera?

Toma.

Ya está, ya está. -¿Tú, cómo lo llevas?

-Bien, porque hago esto y me pongo con los gofres

y el pulpo lo pruebo dentro de nada.

¿Ves? Mira, aquí está el gofre, un poco más de aceite

para que ligue bien.

Ahí.

Eso al frío, al frío.

-Voy a hacer la nata, ¿no? -La nata es ponerla...

-Sí, las varillas y montarla.

-Chicos, ya voy con la mayonesa de remolacha.

-Ok, me pongo con los gofres.

(Sirena de barco)

Antonia, prueba la quinoa.

-Creo que ya está. -¿Crees que está? Pruébala.

-Pruébala que esté al dente. -Fuera, falta la sal, la sal.

-Ya le eché mucha. -La quitamos, la quitamos,

Equipo rojo y azul, no os quiero poner

más nerviosos, pero está a punto de entrar

a supervisar vuestro trabajo el chef que diseñó el menú.

Adelante, Ramón.

Qué tal, Ramón. Qué tal.

Bueno, imagino que estarás deseando ver

qué hacen nuestros aspirantes con tus creaciones.

Impaciente. No sé si te fías.

¿Vienes a ver a mi equipo?

Vamos. Acompáñame, Ramón.

Bueno, equipo azul, os traigo a Ramón.

Muy buenas. -¿Cómo estás, todo bien?

-Yo fenomenal. -Aquí estamos.

-Antonia, no hace falta que piques. -Ramón, cómo estás.

Estaba preocupadlo Ramón con tu hojaldre.

Dice que ensucias mucho. Sí, es verdad.

Has de ir más rápido, querido. Si coges un cuchillo más grande,

cortas ras y tendrás un corte mucho más largo a la vez.

Podrás cortar no de uno en uno, sino a lo mejor de tres en tres.

-Qué bella idea. -Y ganas tiempo.

-Claro, un cuchillo más grande. -Más grande.

Siempre todo lo ve bien, pero el ritmo es el que...

El ritmo es complicado. -Pues que el ritmo no pare.

-Me encanta esa canción. -Sí, por favor.

(CANTA) #Que el ritmo no pare, no pare.#

Venga, Boris. Tranquilidad, tranquilidad.

Bueno, Mario está con los aguacates,

los tiene casi todos limpios, está pelando el langostino,

ha puesto a cocer la quinoa. Hacer la crema del aguacate

triturada que esté rica y un poquito de naranja.

Un poco de naranja con loa gajos. Hay que correr.

Hoy los equipos no tenían capitán, pero aquí sí hay una capitana

y se llama Antonia Dell'Atte. Manda, eh.

Manda más que los que mandan. Manda.

Ramón, cómo ves a Antonia.

A punto de cortarse el dedo. -Calla, que lo hago rápido.

Y yo las venas, es que es un volcán,

es el Etna en erupción. Quita.

Ay, ay. Pero bueno, oye.

No me hagas eso que me pongo. Te tocó la tripa.

Tengo que hacer cosas, cuidado que esto es peligroso.

Cuidado, cuidado. Te traigo al responsable

del menú, al chef invitado y me lo empujas.

No, le toqué... -Me tocó la barriga sensualmente.

-Sensualmente. Ramón es divino.

Vamos con ello, quiero rapidez,

quiero esos canelones que lo bordes.

Sí, amore. -Que lloremos de emoción.

-Bésamela, tengo que hacer la nata.

Vamos con ello, guapa, os dejamos.

Ramón, ve al equipo rojo que estos están algo ordenados.

Claro, claro. -Hasta luego.

Dale, hasta luego. Gracias, chef.

-Venga, amigo, necesitamos un "simpas".

-Venga, lo estamos haciendo bien. -Un "simpas".

-Un "simpas", ¿qué es? -No tenemos "simpas",

se acabaron los "simpas". "Simpas", van a robar, van a robar.

-Pero quizás, pueda pasar gateando, ya está, hacer como que no estoy.

Bueno. -"Hello, hello".

Jordi, no los quiero interrumpir.

(RÍE)

Entiendo que esto es idea tuya. Sí.

¿Por qué haces sándwiches mixtos de patata para acompañar el pulpo?

¿Lo entiendes? No es un sándwich mixto, gofre.

Vale, venga, gofre de patata

que acompañaría al pulpo

de toda la vida. Sí.

He conseguido un "simpas" del otro lado, son gente muy buena.

¿Por qué formato gofre? Para rellenarlo

con la salsa tártara y te lo comes que vayas mordiendo.

-Buena idea, pero esto lo relleno. -Lo untas.

Te ha hecho el típico no me vengas con rollos,

no me digas rollos y dime cómo hacer las cosas.

Eso, venga, vale. Esto es más sencillo

que el mecanismo de un chupete. Claro, un sándwich

de toda la vida de patata.

Pero es esto, esto tiene, mira el recorrido, de mínimo a máximo

hay un mundo. ¿No has hecho un gofre en tu vida?

Sí, pero con patata no y no sé la textura de la patata.

Bueno, es sencillo, pones, cierras y cuando ves que está, está,

sea cual sea la temperatura. Vamos a ver.

-No me dejáis decirle una cosa, ¿puedo decirle una cosa?

No. Por favor.

-Qué tal. -Muy bien.

Cuidado con Ona que es muy preguntona.

Lo tengo todo muy avanzado, el bacalao lo tengo que llenar

de mucho aceite, ¿no? -No me preguntes, Ona.

-Ona, Ramón, no, no, no le des pistas, por favor,

que aquí no diste ninguna.

-No nos ha dicho nada. -Sí, sí, sí.

-Estoy luchando con el... -No, Ramón.

-Antonia, he ayudado a Boris.

Oye, daros caña que no vais a terminar

porque estáis pendientes de lo que hacemos por aquí.

Ja, ja. Santiago, necesito que me des

la receta de la pasta choux porque te vi hora y media con ella.

La pasta choux se mete un poco de agua...

-No, no. -Que yo no digo nada.

-No, conmigo, mira esto. -Por favor, Jordi.

Que no le da pistas. De la mano, mira.

Oye, ¿qué pasa aquí? Pepe, que nos abandonaste.

-Con luna llena Antonia se sube a la escoba

y sobrevuela las cocinas, dile que se relaje.

¿Queréis otro cocinero más? ¿Os hace falta alguno?

No. -No, tú mantén a Antonia a ralla

nos conformamos con eso. Ve tú, ve tú.

No, no. -Mira, yo lo que hago es

la cebolla ahí con laurel y romero y nuez moscada.

-Sí. -Y aquí hago harina.

-La harina. -Y mantequilla.

Pero bueno... Y luego le pongo aquí...

Vale. A ver, Ramón,

se juegan un puesto en la semifinal,

no se puede ayudar tanto. No les he ayudado.

Pero si le hiciste medio menú al equipo rojo.

A ver, el pique que tengas con Jordi lo tienes con Jordi.

Vámonos de esta casa de locos, sal, por favor.

Hala. -Ah.

-Te quiero. -Yo también, te adoro.

-Me quemé. -Te lo estoy diciendo.

-Ahora saca tú la otra. -Ten cuidado, te lo estoy diciendo.

-Lo he puesto allí, vale. -Sacad todo, vamos, sacamos todo.

-La carne está en su punto. -Sácalo.

Yo ya estoy con los gofres. -Piensa que con el calor

se hacen más delgados. -Lo sé, lo que pasa

es que no he hecho de patata

y no sé cómo la patata reaccionará. Venga, esto lo pongo.

Esto está bien cerradito, ahí, vale.

Ya está, bueno, los primeros gofres van marchando, a ver.

El pulpo, a ver cómo va.

-Cómo va el pulpo, Paz, ¿bien? -El cuchillo entra bien.

Esto se mete bien el cuchillo, creo que está ya.

Huy, el gofre.

A ver, vamos a ver.

¿Qué? Esto no sale.

Yo lo pondría menos temperatura, a ver.

Esto no sale. Compis, estoy preocupada

por el gofre porque al levantar uno...

-¿Qué ha pasado, se ha pegado?

-Sí, y luego, mira. -¿Qué pasa, Paz?

-¿Qué le has echado? -Nada, patata,

el puré de patata. -¿Cuánto tiempo le vas a dar?

-Mira cómo se queda. -Sí, no está bien eso.

-Eso no está bien. -¿Y si probamos ponerle

un poco de harina para que coja consistencia?

-Claro, es que creo que los gofres

tienen que tener algo de harina y a veces hasta huevo.

-Pues ponlo si no salen.

-Vamos, mira, le echo harina.

Pues nada, vamos. -Probemos solo con mantequilla

y lo probamos en uno.

-Bueno, venga, pruebo con este, voy.

Una bolita así y lo aplasto.

-Déjalo sin abrir un buen rato. -Un montón.

80, 81, 82, 83... -Boris.

-84, 85, 86... -Boris, cariño.

-Un momento, que estoy contando. -Vale, vale, vale.

-Un segundo, es un segundo. -Simplemente.

-90, hay 90, tenemos 90, bueno, 91 porque uno se cayó

al suelo, pero la vida es así.

-Me tenéis que ayudar con el primer plato

que es el que sale. No llego, no llego, no llego.

-Mario, rápido. -Boris.

-Aquí estoy, amor. -Ponte con esto y hacemos la crema.

-Tenemos que echarle un poco de aceite, ¿no?

-Aceite, sal y pimienta un poco.

Y la vamos haciendo mientras hago las cáscaras estas

que sin cáscaras no sale nada, niño.

-Muy bien, mi amor, tranquilidad. -Venga.

-Me ayuda alguien, por favor. -Antonia,...

-Ah. -Cuidado, un poco de sal.

-Amore, vamos. -Muy bien.

-Nunca he visto una cosa tan infernal.

Que yo puedo.

-Mira qué bien, así, lo vas haciendo así, niño.

Y se mete en una manga pastelera, cariño.

-Voy con la carne. -Venga, seguimos, Antonia.

-Lo pongo todo dentro.

-Ok, echa humo, a ver hasta cuándo. -Huele mal, Paz.

-¿Qué? -Huele mal.

-Ábrelo a ver. -Si lo abro, hace chic y se separa.

¿Ves? Se abre. No saco el gofre.

-¿En serio? -Yo creo que lo tengo claro.

-No lo abras, no. -¿Ves? Mira, cariño.

Mira que no sale no es un gofre normal.

Cariño, no sale, no.

Es un hecho, no sale, no sale porque la... Es que no sale, no.

Mira, se despegan, no salen.

Aparte, no sabemos los tiempos. -Mira.

-No eches más, no. -No, quiero meterlo en la nevera

atemperar una bola y a ver si es por eso.

Ay, no que perdemos... Esta, esta.

-Métela en la nevera. -A ver.

-Haré los profiteroles a ver. -Vale.

El pulpo lo voy a sacar yo creo que está ya.

-¿Visteis el Silpat? -Estaba aquí.

-No está, no me fastidies.

-Estaba, a lo mejor lo cogieron los otros, pero estaba.

Boris. -Dígame.

-¿Cogisteis el Silpat?

-Sí. -Es nuestro, dánoslo

que es para el postre. -No quedan.

-¿Cómo que no quedan? -Hemos pedido más, Dios, Dios,

hemos robado Silpat y nos lo reclaman.

-Claro, no se puede robar las cosas de otra cocina

si se van a usar, se piden prestadas,

se pide permiso. Delicioso, ¿sí o no?

-Tienes razón. -¿Se pide permiso o no?

-Sí. -No puedes robar en una cocina.

-De verdad... -¿Viste, amiguete?

Estás con unos compañeros... Roban en vez de pedir.

-Yo no te lo robé, niño. -Amiguete, por Dios, tú no,

pero estos sí. -Ya está, basta.

-Calma, Antonia, amore. -Estoy calmada, calmada.

Totalmente, calmada. -Boris, ¿por qué

no te pones con la mayonesa? -Pongámonos con la mayonesa, venga.

-Ya tienes esa y había que meterla en la nevera.

-Iba para allá cuando vino Santiago con toda su violencia.

Antonia, Antonia. -Sí.

-Nos han robado mangas. -¿Eh?

-No tenemos mangas. -Nos robaron las mangas.

-No tenemos mangas. -No hay, míralas.

-Boris, el Silpat. -Nos robasteis las mangas.

-No, para nada. -Robasteis las mangas.

-¿Quién las robó? No nos acuses de eso.

-No tenemos mangas. -No es mi problema.

-Con eso se hace la manga. -No, ¿cómo vas a hacerla?

-Sin Silpat no podemos. -Perdona, Boris, lo robé yo.

No lo robé, lo cogí, pensaba que podía, que se podía.

-Un momento, ustedes se llevaron

las mangas y yo el Silpat, estamos iguales.

-Yo quiero mis Silpat. -Consensuemos esto un segundo,

Santiago, Paz se llevó las mangas. -No, perdona, eso está en medio,

en tierra de nadie

y tú viniste hasta mi cocina. -No, eso no es tierra de nadie,

perdóname mucho, Santiago. -Boris, Pinocho.

-Cállate. -Farisea, ladrona.

-Fuera. -Bien, Antonia, defendiendo

a tus compañeros, me encanta. -Gracias, amore, prego, prego.

-Ay, qué grandes compañeros.

El robo del Silpat. Robar en la cocina

es muy miserable.

El latrocinio es terrible y en la cocina, peor.

Menos mal que los jueces se apiadaron

y trajeron Silpat y mangas

si no, no comía nadie.

-Compis, esto no sale. -Mira, este está algo más frío,

pongamos este pegote aquí.

-Ahí, pegote, pegotón. -Dale.

Chicos, tengo el bacalao y mis elaboraciones.

Santi, qué hago, qué te ayudo.

-Al Silpat. -Vamos a ello.

Venga, chicos, que queda poco tiempo,

vamos ahí, chicos vamos, venga.

Preparo bandejas, Santi. -Vale, yo no sé esto,

queda fatal. -No, se hincha, se hincha.

No las juntes mucho, está bien.

-Esto es una birria. -Esto está muy líquido,

había que echarle más harina,

lo vi, era más consistente con más harina.

Claramente, más harina. -Pero, Paz, al gofre

había que echarle algo o sea, tampoco pasa nada.

-Yo hablo de esto. -Y yo de tu gofre que no salió.

-Mi gofre no sale porque algo falta.

-Claro, y aquí la harina no es. -Algo falta.

-A ver, va, pon este.

-¿Abro ya o no? Es tu gofre, Santi.

-Sí, sí. -¿Abro ya o no?

-Sí, ábrelo ya.

Ábrelo, ábrelo.

Nada. -Te lo he dicho, cariño.

Es inviable, plan b. -Vale.

-Yo esto lo guardo y me hago mis quenelles

con mi salsa tártara y ya está. -¿Por qué no lo metemos

en manga pastelera, hacer un bulto y metemos la salsa tártara?

-Buena idea. -Me gusta la cantidad de consejos

que tiene Paz para mejorar mis profiteroles,

pero no se le ocurre nada para que salga su gofre.

-Señores, quitaos que tengo una turbomix horrorosa.

-¿Pero qué hace esta mujer con eso? Parece Robocop.

¿Qué haces con eso?

-Tráeme esa olla que está ahí lejana,

tengo que triturar y hacer el relleno de la pasta.

-Ahí. -Quita, quita.

-Antonia, te ayudo. -Bravo, mi amor.

-Qué bien huele esto, Antonia.

Muy bien.

Pareces una "psicokiller".

Equipo rojo, equipo azul, no lo veo nada claro.

En 30 minutos se cierran las cocinas

y nos vamos a atender a 100 comensales al bufet.

¿Oído? (TODOS) Oído, chef.

-Sí, chef. (MARIO RÍE)

Bien, Schwarzenegger.

(MARIO RÍE) Eres el Schwarzenegger

de la cocina, que lo sepas. Es Terminator.

-Hum, qué bueno. -Brava.

-Y ahora voy con la pasta. -Venga, chicos, que esto sale.

-Amore mí, tranquilo que lo hacemos bien, va.

-Ok, compañera.

-Relleno, "incredible".

"Incredible". -Qué bueno el relleno.

-Si lo haces muy bien, Antonia. -Vamos a poner al horno esto.

-Ahí, esto es lo más difícil que he hecho en mi vida.

¡A ver, hojaldre! -El hojaldre.

-El hojaldre, mi amor. -El hojaldre.

-Vamos. -Corre, Boris, corre.

-El hojaldre, el hojaldre.

Hala, qué locura.

-Está bien, está bien.

-Antonia, ven acá, deja este momento para ver...

"Voilá", está.

Tenemos un hojaldre, "bravi".

-Vamos, chicos, ánimo. -Ya el pulpo como esté, está.

Yo creo que está bien de todos modos, perfecto.

Se mueven como si tuvieran vida propia.

Ay. -Cómo vas, Santi.

-Pues horrible, mira qué triste.

-No suben. -Esto es una mierda.

-Eso era más harina porque es cosa de textura.

Creo que es más harina incluso de maicena.

Santiago, qué ha pasado. -Es terrible esto.

(RÍE)

Perdonadme, perdona que me ría,

pero no es risa que me ría de ti.

-Nada, esto es terrible, es patético el postre.

-Ay, qué desastre, qué gracia.

-Soy el tío más torpe de España. -No pasa nada,

se le pone un poco de humor a las cosas.

-Serán los "profitetristes". (PAZ SE RÍE)

Equipo rojo, equipo azul, mirad quién ha vuelto a cocinas.

Os aseguro que Ramón es de todo menos desconfiado,

así que creo que su visita tiene un nombre y es...

Preocupación.

Adelante, grupito.

-Creo que comerán.

O no comerán tus platos. Bueno, otros a lo mejor, sí.

Otros, sí, pero tus platos será difícil.

Mira, mira, se me ha cortado esto. A ver, tenemos la quinoa

con los aguacates, ¿no? ¿Tenemos los langostinos?

Los tengo que cortar ahora -Pocos.

-Sí, los conté, son 100. Justos los que necesita.

Ah, ¿uno por persona? Es muy metódico.

Vale. Me preocupa el postre

porque hay que montar nata

para mezclar con la crema pastelera.

Ahora lo hago. Vale, para que quede una cremosidad

y una untuosidad de crema pastelera de vainilla

rica, rica, rica.

Boris, ¿estás con las fresas? Sí, estoy en ello.

Espero que no tardes lo mismo que con el hojaldre.

El hojaldre es más complicado. Faltan detalles a corregir.

Corred un poquito más y lo sacamos, si no, no llegamos.

Vamos, chicos. Veamos al equipo rojo, vamos.

Adelante, venga.

Paz, vigila que te vas a quemar.

-Está la salsa tártara aquí preparada.

¿Pero no eras el maestro de la pasta choux?

No. -¿Qué es esto?

-Yo estoy avergonzado.

Santiago, no me puedes defraudar así.

Te defraudo, me defraudé a mí mismo,

no sé si es mi ineptitud

o los tiempos de cocción, la receta...

No, la masa me pareció verla blandita, líquida.

Parecía más una bechamel que una pasta choux.

Estoy muy triste por defraudar. De sabor, perfecto.

Ya, pero mira qué pinta. Oye, no nos recreemos

en el desastre, hay que solucionarlo.

Vale, ya está, rellénalos con la nata, le pones el chocolate,

las cerecitas y ya está. Otra cosa que me preocupa

es el gofre de patata.

A ver Paz, cuéntanos cositas,

dónde está ese gofre. No hay gofre.

No hay gofre. ¿Pero hay patata?

-Un puré de patatas riquísimo. ¿Y qué le pasa?

Riquísimo. -Sí.

Ramón, que es un cocinero coherente hizo una versión

de un plato tradicional.

Un plato que lleva pulpo, patata y aceite de pimentón.

Sí. Ese gofre solo lleva patata.

No debería haberle echado el aceite y ya está.

Tú pensaste, solo patata, ¿por qué no me funciona?

Porque hay otras cosas. Ok, en lugar del gofre

sacamos el puré caliente,

"mise en place" muy preparada que nos vamos.

Venga, perfecto. Yo vengo aquí para cocinar

y me da rabia no poder presentar un plato

y si pone gofre de patata,

me da vergüenza no enseñar un gofre de patata.

Bueno, Ramón, no sé si te quedaste tan perplejo como yo,

empezaron que parecía que todo maravilloso

y que son un equipo olímpico

y están metiendo la pata al final que yo no la entiendo,

te lo juro, mira que es fácil hacer un gofre de patata

solo con patata y el profiterol otro desastre.

Lo lamento. No pasa nada.

En fin, Ramón, vuelve cuando quieras

que esta es tu casa. Cuando queráis, gracias.

Gracias por atendernos tan bien. Gracias.

Hala, vámonos, venga yo voy sacando ya bandejas.

(ANTONIA) Rápido, rápido.

-A ver el aguacate, muy bien, Boris.

-Qué buena la nata ya está saliendo.

Tengo que limpiar aquí, va.

Equipo azul y rojo entráis en los últimos

minutos de cocinado. Así que venga, cerramos cocinas,

todo emplatado y nos vamos al bufet

a servir a los comensales.

¿Oído? Sí, chef.

Pues no perdamos tiempo.

Están buenísimos los estos, podemos estar contentos, ya están.

-Hey, ¿terminasteis ahí? Limpiad todo que ponemos el postre.

-Para poner aquí estas, muy bien, Boris, así, limpiando.

Ay, Dios mío, espero que esté bien esto.

Sí, mira.

Oye, mira, lo pongo para que pongáis aquí.

-Vale, aquí va una y le pones la crema

y yo le pongo la fresa.

-Perfecto, vamos. -Poned las más feítas abajo,

ve montando aquí tú esas. -Estas abajo, ¿no?

-Sí, ponemos las otras que están más blanquitas.

-Vale, mi amor, me encantó, me encantó el plan.

-Venga.

Vamos a sacar esto aquí para que se enfríe.

-Venga, Paz, qué hago.

-Cortar. -Venga.

-Con cariño, con cariño. -Sí, voy con supercariño.

-Venga, vamos. -Saco esto, pero no quiero quemar

a nadie, dónde lo pongo, lo pongo aquí, cuidado, Paz.

-Ha subido un poquito más. -Pero se quema, no tiene sentido.

-Santi, con qué te ayudo, qué hago.

-No sé. -Voy cortando, Santi.

-Vale.

-Es que no han subido nada, cómo corto esto.

-Quita, mi amor, quita.

¿Ves como sale bien?

-No pasa nada, no lo pienses.

-Venga, pon aquí. -Aquí y así.

-Qué bueno. -Mira qué divina.

-Venga, lo tenemos, lo hemos sacado, compañeros.

-Muy bien.

(BORIS) Estoy muy, muy contento de que el hojaldre

ha quedado espléndido. Es verdad que a lo mejor,

no están todos regulares, pero en la irregularidad

siempre es donde surge el estilo.

Vamos a llevar esto. Equipo rojo y azul.

Aqui llevaré esto. Se acabó el tiempo,

por favor, adelante, que hay 100 comensales

esperando para comer. Saliendo por allí.

Eso es, coge también de aquí.

Antonia, me parece increíble que lleves dos.

Deja una y volvemos.

Dejadme pasar. Que no se caigan.

Como se te caiga, verás la que lías.

Yo con espacio... Coge... -Trae, venga.

Venga. (MARIO) Vamos, con...

Ah, los gofres qué buena pinta.

Queridos comensales, somos conscientes de lo tentadoras

que son las instalaciones de este barco,

así que muchísimas gracias por hacer un parón

en vuestro descanso y estar hoy aquí con nosotros.

Sabemos la importancia de la buena gastronomía

para los clientes de estos cruceros así que le pedimos a Ramón Freixa

que también diseñe los menús de esta prueba.

En el bufet encontraréis dos menús distintos

y en vuestras manos está

si elegís planos del equipo rojo o azul.

Y yo ya veo por aquí caritas de hambre,

así que, venga, comer.

Hola. -Muy buenas.

-Hola. -Vamos, chicos.

-En el equipo azul tenemos un menú maravilloso.

-Muy bien, equipo rojo, equipo rojo, chicos.

-Oye, gambas con aguacate y quinoa es un superalimento.

-Es muy bueno, quién más quiere. -Gambas con aguacate.

-Nos lo quitan de las manos, señores.

-El pulpo está buenísimo con salsa tártara, buenísimo.

-Va con una patata como el cachelo

y encima aceite de pimentón.

-Por favor, vengan. -Pasen por aquí

que somos simpáticos, mira qué bien.

-El mejor para este caballero que tiene un peinado como el mío.

Ahí está, esta es la pata buena.

El que le guste el pulpo, foto con Paz Vega,

si no te gusta, conmigo. -Qué bonito vestido.

Divino, hola, qué bonita blusa.

-Venga, sigue sirviendo que está buenísimo.

-Impresionante, amigos, el pulpo a la gallega,

receta Ramón Freixa interpretada por nosotros.

-Vamos. -Gracias, divino.

-Buen provecho, caballero, y feliz viaje de crucero.

-Que divina blusa. -Venga, vamos.

-Brava, qué divina.

-Se me acaba. -Antonia, rápido.

-Un poquito pimentón. -Venga, que se acaba el pulpo.

Qué éxito. -Esta gente sabe lo que quiere,

quiere pulpo. -El último aguacate.

-Señor, venga, muy bien, ese caballero que es un capitán.

Muchas gracias por todo, ya hemos terminado.

-¡Aguacate!

-Mira qué rico, ya verán qué bueno,

gracias, ya está, perfecto.

Bullicio.

Hola, buenas tardes. Hola, Eva.

¿Cómo van esas vacaciones, señores? De maravilla, celebrando

nuestro 45 aniversario de matrimonio.

No me lo puedo creer, pues muy bien de celebración,

aquí, ¿lo están pasando bien? Muy bien, magnífico.

¿Están comiendo bien?

Pues hay de todo, muy bien. A ver.

Mira, elegí el aguacate porque me encanta.

No tengo mucho aguacate, pero está la quinoa bien,

las gambas también y está muy rico.

¿Y el equipo rojo cómo lo ha hecho, caballero?

Yo soy muy amante del pulpo, me gusta y está bueno.

Gracias. Hasta luego.

Viva el caneloni de Antonia Dell'Atte.

-Vamos, caneloni, caneloni, "caneloni buoni".

Aquí, aquí, mi amor.

-Qué éxito el canelone. -Mira qué pinta tienen

para esta niña guapa. -El canelón que tienen ellos

engorda muchísimo porque le pusieron... Eso no.

Esto es sano, bacalao confitado a baja temperatura, buenísimo.

Supersano y una quenelle de garbanzo.

-Y estos de remolacha, está exquisito.

-Mira qué cosa más bonita. -Espero que les guste, señores.

-Está buenísimo, venga. -Los canelones

nos lo quitan de las manos. -Qué divinos esos canelones.

-Qué bien, equipo azul.

-Canelones, estupendos.

-Esto es buenísimo, mira qué bonito.

-Tiene muy buena pinta. -Una quenelle de garbanzo

que te fascinará. -Me quedan pocos canelones,

señores, pocos canelones.

Que nos lo quitan de la manos, nos lo quitan de la manos.

Pon dos trozos para acabarlo. Otro, otro.

Dos trozos porque estamos hoy que lo regalamos.

-Estamos generosos. -Vamos, vamos.

¡Pero todos estos niños sin canelón!

-¡Ay, pobres! -¡Es horrible!

Se han quedado sin canelón.

¿Habéis probado el bacalao?

Ah. Pues claro. Bacalao con proteína vegetal

y un poco de remolacha. ¿Quieren probar el bacalao?

Muchas gracias. Que les aproveche. Traigo más.

Buenas tardes. ¿Cómo va la cosa por aquí?

Muy bien. -La verdad es que fenomenal.

¿Qué tal? ¿Es vuestra primera vez en un crucero?

No. Es el décimo que hacemos.

Somos adictos a los cruceros.

Adictos y profesionales del crucero.

Ya nos dan la tarjeta de club.

¿Y hoy "MasterChef" os está dando bien de comer?

Hoy sí. No nos podemos quejar.

¿Cómo está el canelón del equipo azul?

Está muy rico. ¿El bacalao estaba rico?

Estaba muy rico. El plato del equipo rojo está muy bueno.

Pero el equipo azul ha hecho un canelón de lujo.

Muchísimas gracias. Gracias a ti.

Milhojas con la crema. Ten, "amore".

Con su cremita de vainilla fresca, fresca.

Estas son las más guapas.

¿Está perfecto? Mira qué linda eres.

¿Quién quiere una versión de profiteroles?

(PAZ) Una versión más rica, más sana.

Está buenísimo. -Perlas del Caribe.

Que le aproveche. Que le aproveche.

-¿A quién le gusta? -La cremita.

Venga aquí, señora. Aquí la milhojas, que es buenísima.

¿Los profiteroles no son redonditos?

Sí. Son redonditos. Sí.

Bueno, porque es una versión. Hemos versionado.

Gracias.

¡Bravo, bravo! -Qué bueno.

¡Ay, qué divina la milhojas! -Y también los canelones.

Los canelones. Y el aguacate con la quinoa.

-Todo está buenísimo. -Qué buenísimo menú.

¡Vamos, que ya se acaban los profiteroles!

¡Señores, que se nos acaban! ¡Ay, que se nos han acabado!

¡Ay, qué alegría! ¡Qué bien lo hemos hecho!

Pero se lo han comido todo.

Ahora hay que ir a pedir perdón a los comensales.

Hola. Buenas tardes. Hola.

¿Eres Verónica? Sí. Soy yo.

Eres la ganadora del concurso "MasterChef" que se hace

en los cruceros. ¿Es así? Sí.

¿Y qué ganaste? He ganado un libro de recetas

de "MasterChef", una cena en el restaurante

de Carlos Maldonado. No me lo puedo creer.

De nuestro Carlitos en Raíces.

¿Qué tal? ¿Has ido ya? Sí.

También este crucero, un crucero para toda la familia

de una semana por el Mediterráneo. ¡Madre mía!

Voy a tener que venir yo a presentarme.

Bueno, contadme, a ver qué tal.

¿Cómo estaban esos postres? Equipo azul, las milhojas.

Están muy buenas, exquisitas. Lo único que veo,

que la parte de arriba es más grande que la parte de abajo.

Un poco irregular las dos coberturas.

¿Por ahí cómo están los profiteroles del equipo rojo?

Bueno, no tienen pinta de ser profiteroles, pero están ricos.

Parecen más como tortitas, ¿no? Sí.

¿La tarta de selva negra está? Sí.

Al final, la mezcla está rica. Me alegro entonces.

Gracias. Gracias a ti.

Queridos comensales, espero que a pesar

de los pequeños errores, hayáis disfrutado

de este día y lo recordéis

con el mismo cariño que lo haremos nosotros.

Os aseguro que las "celebrities"

han puesto todo su empeño para que este menú

estuviese a la altura de este crucero.

Nuestro objetivo era demostraros que en alta mar

también hay alta cocina. Espero que lo hayamos conseguido.

Solo nos queda desearos que sigáis disfrutando

de las vacaciones y de todas las maravillas

que ofrece el Mediterráneo. Gracias y hasta siempre.

(Aplausos)

Aspirantes, en esta prueba os jugabais

el pase a la Semifinal. Y sabiendo lo exigente

que es nuestro jurado, estaba claro

que el reto iba a ser gigante.

Quiero que sepáis que independientemente

de los errores, estoy muy orgullosa

de vosotros. Gracias, Eva.

(APLAUDEN) -Gracias.

Antes de entrar a valorar el trabajo de cada equipo,

gracias por tomaros la prueba tan en serio.

Así que no solo tenéis la enhorabuena de Eva,

sino también la de este jurado.

¡Oh, muchas gracias! (APLAUDEN)

Entonces, nadie va a Eliminación.

Y dicho esto, aspirantes, empezaré por vosotros, equipo rojo.

Creo que sois conscientes de los errores cometidos.

Dos de los tres platos no se parecían ni de lejos

a la propuesta de Ramón. Habéis sido incapaces de hacer

el gofre de patata y los profiteroles

parecían tortas de Alcázar.

Eran perlas del Caribe. Como habéis decidido

responsabilizaros cada uno de un plato,

nos habéis puesto muy fácil saber quién ha estropeado qué.

Así que empezaré contigo, Paz.

¿Me puedes explicar qué te ha pasado?

Yo empecé con muchas ganas, con mucha ilusión.

Pero cuando puse el primer pegotón de patata y vi que no salía,

tuve la intuición de que no iba a salir nunca.

¿Sabes lo que creo, Paz? Dime.

Te ha faltado tres minutos para pararte,

pensar y no frustrarte. Sí. Me he llenado de rabia

y me ha dado mucho coraje.

¿Y tú, Santiago? ¿Por qué crees que no has sabido hacer

los profiteroles? Yo hoy estoy con angustia,

desesperación y, sobre todo, frustración.

Porque no sé qué he hecho mal.

En algún momento, has pensado:

"Esto está líquido". Por supuesto.

Si lleva aquí media hora...

Te lo ha dicho Paz. ¿Pero Paz es chef?

Si no ha sido capaz de hacer un gofre,

me va a decir cómo hacer los profiteroles.

No hemos trabajado como un equipo.

Claro. Cuando uno falla, no hay nadie detrás

para cubrir las espaldas. ¿Me equivoco, Ona?

He intentado estar en todo momento con ellos dos.

Lo has intentado pero lo has hecho cuando el lío estaba formado.

No hay servicio que salga sin trabajo en equipo.

Equipo azul, lo que está diciendo Jordi,

también es aplicable a vosotros porque, justamente,

ese ha sido el secreto de vuestro éxito,

que habéis trabajado como un equipo.

(RÍE)

Más o menos. Y en esto, Boris, Mario,

tenéis que darle las gracias a Antonia.

Ha tenido las agallas de asumir la capitanía,

aun no siendo su obligación.

Es la primera vez que vemos en una prueba por equipos

trabajar ordenados. Quiero que sepas, Antonia,

que estoy especialmente orgulloso de ti.

(ANTONIA) "Oh, Dio, Dio!" Estoy contenta.

Justicia al final. Nueve programas para ser escuchada y comprendida.

Esto no quita, equipo azul, que no hayáis cometido fallos.

Sí. Lo he dicho. Hay muchos. Os ha faltado finura

en las elaboraciones. Tanto el hojaldre

como el relleno de los aguacates estaban muy regulares.

Sí, sí. Boris, querido, creo

que no he conocido a nadie cocinando más lento que tú.

Bueno, mira, rectifico. Además de Carmen Lomana.

Con perdón de Carmen Lomana. Con perdón de Carmen Lomana.

Boris tiene una cosa. Que tiene su ritmo.

Si estás tranquilo, tú lo vas a hacer bien.

Lo que le falta es "dinamicismo". Ser más dinámico.

La "dinamicittá".

Dicho esto, ha llegado el momento de desvelar

quiénes son los ganadores

de esta prueba. ¡Guau!

Los aspirantes que se convierten en los primeros semifinalistas

de la tercera edición de "MasterChef Celebrity" son...

Antonia, Mario y Boris.

¡Oh! -¡No! ¡No!

(Aplausos)

¿No querías venir conmigo?

(MARIO) Empecé en "MasterChef" con pretensión,

pero tampoco con mucha,

sabiendo y siendo consciente de mis limitaciones.

Pero son situaciones muy bonitas.

Mario, estás muy emocionado. La verdad es que sí.

Y yo ha llegado un momento que no me voy a reprimir.

Estoy muy emocionado porque me hace mucha ilusión

ser semifinalista.

(Aplausos) ¡Ay, cariño!

Ona, ¿qué te pasa? No sé.

Tenía esperanzas de que...

La estoy viendo muy emocionada. Me está doliendo

porque pobrecita mía. Ha ido a todas las pruebas

de eliminación. Es duro porque se pasan

muchos nervios. -Claro.

Pensaba que mi plato había salido más o menos.

Tu plato salió bien. Fue el equipo el que la cagó.

Eres mi caballo ganador. Igual que Mario es el caballito

de Jordi, eres mi caballo ganador. Equipo azul, enhorabuena.

Y a vosotros, Paz, Santiago, Ona,

solo me queda desearos muchísima suerte

en la Prueba de Eliminación. Los tres sois grandes competidores

y sé que vais a pelear con uñas y dientes

por quedaros en "MasterChef".

Así que os espero en plató. Suerte.

Gracias. -Yo a lo mejor voy.

(Risas)

Me han amargado las minivacaciones.

¿Ahora qué hago yo? ¿Me voy a la discoteca del barco?

¿Me voy al casino? ¿O al camarote a estudiar

para la Eliminación? Esto último.

Vuelven los campamentos MasterChef.

Si tienes entre ocho y dieciséis años,

te apasiona la cocina, la naturaleza

y quieres vivir una experiencia inolvidable,

no te puedes perder nuestros campamentos.

Además, convivirás con los aspirantes

de "MasterChef Junior". No lo pienses más.

El próximo verano campamentos MasterChef.

(TODOS) ¡Ven a campamentos MasterChef!

Los aspirantes han disfrutado de unos días de sol y mar.

Pero sin bajar la guardia, porque la competición continúa.

¡Guau! -¡Oh, guau! Qué elegancia.

Vienen más fuertes que nunca y es que nadie

quiere quedarse a las puertas de la Semifinal.

Buenas noches.

(PAZ) En la prueba anterior tuvimos un cocinado difícil.

Pero tuvimos tiempo para descansar en el camino de vuelta.

Vengo relajado y con ganas de hacerlo bien.

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis.

Vale. Estáis todos. Es que tengo que pasar lista

porque no me fío de que alguno de vosotros

se haya quedado allí de polizón. Allí en el jacuzzi

o en un camarote de esos de lujo

o en la discoteca o en el casino.

O en la cocina. Antonia lo dio todo en la prueba.

Y con mis ayudantes.

Ah, ayudantes. Se empieza siempre...

(CANTA) #Pasito a pasito. Suave, suavecito.#

#Vamos pegando poquito a poquito.#

#Es que tu belleza es un rompecabezas.#

Claro.

(ANTONIA) Pasito a pasito y mira dónde estoy.

Con todos los fariseos que me querían fuera.

Yo entiendo que bailen los delantales blancos,

porque, claro, sois semifinalistas de la tercera edición

de "MasterChef Celebrity".

¡Bravo, chicos! -¡Impresionante!

(Aplausos)

Somos semifinalistas Boris y yo, no sé si pensará lo mismo Boris,

gracias a Antonia. -Totalmente.

-No me quería. -Y te debo una disculpa

por haberte gritado de esa manera tan intolerante en Sigüenza.

Lo siento mucho. -Qué bonito. ¡Hala! Venga.

Venga. El amor. -¡Lo adoro!

(BORIS) Mario y yo nos dimos cuenta.

Aquí, o nos acoplamos a Antonia,

o no llegamos a estar en el balcón. Y es lo que hemos hecho

Paz, Ona y Santiago, os jugáis la permanencia

en el último reto de la noche. ¿En serio?

Seguro. No sabía el delantal negro

lo que quería decir. Por eso estaba tan tranquilo.

Ona, ya van ocho delantales negros. Sí.

Te vimos romper a llorar de impotencia.

¿Con qué ánimo afrontas esta prueba, mujer?

Estoy aquí. Me lo voy a tomar como una oportunidad de aprender.

Si paso, tendré más tablas y habré aprendido

como siempre, con una sonrisa

y disfrutando. Muy buena actitud.

(Aplausos) ¡Viva Ona, Ona, Ona!

(ONA) Lo estoy pasando mal y sufriendo y con muchos nervios.

Pero no existe el rendirse.

Paz, ¿cuál crees que ha sido

el principal error del equipo en conjunto?

El no haber tomado decisiones en conjunto.

Santiago, ¿estás de acuerdo con Paz?

Siempre. Compartimos un poco de decisiones

pero habíamos entendido que era una prueba individual.

No había capitán. Había equipos pero no capitán.

Ah. Es que no me enteré de nada con el viento del barco.

Ahora no me hagáis mucho caso

porque la vida nocturna del barco me ha destruido.

(Risas)

A mí me ha mareado mucho el barco. -El viento.

Se movía en exceso. Los bailes.

Y las ruletas.

Y las piñas coladas. ¿Qué piña colada?

Santiago, ¿sigues pensando en Paz

para un papel en tu próxima película?

Ya me gustaría. ¿Qué director no quiere contar

con una estrella internacional

con un gran talento? Y mandona.

Bueno, mandona pero simpática.

Bueno, delantales blancos, vosotros vais a vivir

esta prueba de eliminación desde el sitio favorito

de todo aspirante: la galería.

Así que enhorabuena y a disfrutarlo.

Muchas gracias, Eva.

Amigos para siempre.

(Sintonía del programa)

Aspirantes, sé que ninguno se quiere quedar

a las puertas de la Semifinal.

Pero conseguirlo no va a ser nada fácil.

Os vais a enfrentar, probablemente,

a la prueba más compleja de la historia de "MasterChef".

No digas eso. Y os recuerdo que llevamos

13 ediciones. Muy bien. Gracias, chef.

¿Lo decís de verdad?

Ya me quedo muerta.

Que sea compleja no significa que sea imposible.

Y para que lo entendáis,

vamos a recibir a un invitado, viejo conocido de estas cocinas,

que junto a su socio Xano Saguer

creó el primer restaurantes de postres del mundo.

Postres. Te lo he dicho.

Desde Essence Espaisucre en Barcelona, Jordi Butrón.

(Aplausos)

(ONA) ¡Dios mío! ¡No, por favor!

El compañero de Xano en Espaisucre. Otra vez postres.

Buenas noches. Bueno, Jordi, bienvenido

de nuevo a "MasterChef".

Paz, ¿te acuerdas de los postres que tuviste que asignar

a cada uno de tus compañeros? Sí.

Preparaos para lo que os espera en este reto.

Bueno, Jordi, por favor. Estamos deseando saber

lo que nos has traído. A ver.

(Exclamaciones) (ANTONIA) ¡La esfera!

(BORIS) El esferismo. -Es la cúpula Espai Sucre.

Me he quedado como Marujita Díaz. ¡Je, je, je!

Los ojos eran las esferas esas que tienen que poner,

que parecía un cráter ahí.

Cuánto agujero tenía esa cosa. ¡Je, je, je!

Tenéis 90 pasos. -¿Cómo?

90 pasos. -Y diez minutos.

Os dará tiempo si sois exactos, disciplinados y ordenados.

Cuando hagáis una cosa, al mismo tiempo,

tenéis que hacer otra. -Vale.

¿Pero es muy difícil? Si son disciplinados, no.

Si son anárquicos, es muy difícil.

(BORIS) ¡Guau!

Aspirantes, acercaos a verlo.

(BORIS) "Oh, my God!"

Tiene rellenito. Tiene muchas técnicas.

¡Hostia! -Bizcocho.

Parece una porcelana, en vez de un chocolate.

Gustativamente, es un maridaje por contraste.

Hay una parte grasa, que es el fruto seco

y el chocolate blanco. Más la parte balsámica

de la albahaca y el fruto rojo.

Abajo hay una crema de frambuesa.

Hay fruta natural, la parte farinácea del bizcocho.

Hay dos mousses, una que está bañada

y otra que vais a poner en manga.

Hay una parte crujiente.

Y la parte crujiente de la cúpula. -Vale.

Santiago, Ona, le tendréis que dar las gracias

a Paz por daros los postres más complicados.

Ya tenéis el entrenamiento hecho.

(Risas) Gracias, Paz.

Santiago, ¿contento con la prueba?

Siempre estás deseando que caiga repostería y te ha tocado el Gordo.

Sí. Yo soy muy laminero, lechuzo o goloso.

Según lo quieras ver.

O sea, que vas a disfrutar. -Voy a disfrutar si me lo como.

Oye, Jordi, quizás los aspirantes no son capaces de hacerse

a la idea de las elaboraciones que componen este postre.

¿Se las podemos mostrar? Sí.

¿Qué hacen ahora?

Así se presentará delante de los jueces.

¿En serio? -La tenéis que romper.

Qué fuerte. Y así lo terminaréis.

(ANTONIA) ¡Guau! -Qué maravilla.

Es una cúpula explotada. (MARIO) Parece un cráter.

Están diciendo que hagas una esfera con los agujeritos,

que eso parece Saturno y para tirarlo ahí.

A mí me da mucha lástima la esfera.

Yo no voy a estar tanto tiempo para romper una esfera.

Mira. -Esto es otra cúpula.

Esto es una mousse. Hay mucha textura.

Hay crujiente, hay blando, harina, líquido, fruta.

Hay un poco de todo.

-Sí. Vale. -No poneros nerviosos.

Intentad seguir una progresión

para que siempre haya algo que se esté haciendo

a medida que estás mezclando otra cosa.

El resto, obviamente, consiste en replicar este postre

que nos ha traído Jordi Brutón.

Vais a tener 160 minutos para hacerlo.

Muy bien. Como si me dicen 10 horas.

Si es que esto es una obra de arte.

Para que no os saltéis ninguno de los 90 pasos de la elaboración,

tenéis la receta y los ingredientes preparados

en una cesta en el supermercado. ¿Estáis preparados?

No, chef.

(SANTIAGO) Tengo que ir a la eliminatoria con estas dos,

que son superbuenas. ¿Por qué no voy con Boris?

¿Te imaginas a Boris haciendo esto? Yo sí.

¡Ay, no me sale! Se pondría histérico.

Y el tiempo comienza en tres, dos, uno. ¡Ya!

¡Vamos, chicos!

Santiago está asustado, con lo milimétrico que es.

Vamos, chicos. Suerte. (TODOS) Gracias.

La vais a necesitar.

Nosotros vamos a animar, pero no molestar mucho.

Por eso, porque tienen que estar centrados.

Lo primero: merengue ligero.

65 de azúcar, 50 de agua, zumo de limón

y clara pasteurizada. 125 de clara pasteurizada.

Santiago está nervioso. -Totalmente.

Por eso es mejor no decirle nada.

Jordi, vaya postre has traído para entrar en semifinal.

A este nivel del concurso,

si están aquí es porque son buenos. Que lo demuestren.

Yo creo que el ingrediente secreto es la tenacidad.

Asumiendo que hacer todo es muy difícil,

intentar hacer lo máximo.

La prueba me parece preciosa, superreto.

Para mí, hoy es como una final. Si sale, maravilla.

Pero a ver si sale. Mi táctica es estar concentrada,

revisar una y otra vez cada paso que doy.

Hoy lo voy a dar todo porque estoy a un paso

de la Semifinal y ya que he llegado hasta aquí,

me gustaría llegar un poquito más.

(ANTONIA) ¿A cuánto tiene que llegar?

-A 121. -Pon más alto a hervir el almíbar.

Venga. Le subo un poquito.

Estoy nervioso porque esta es la prueba más dura

de la Eliminación de las 13 ediciones.

Justo tengo que estar yo aquí. Podría estar Boris.

¡Boris, despierta! Para mí, no llegar a la Semifinal

sería muy triste. Me apetece ser semifinalista.

Te echan aquí y dicen: "¿Qué tal en "MasterChef"?"

Si te echan en la Semifinal,

dices: "Fui semifinalista". Pero ahora eres uno.

¡Venga, Santi! Venga, céntrate.

Lo están haciendo igual. Qué fuerte. Son como robots.

-Este programa es increíble. -Este programa es lo más.

La cúpula es difícil. Sí. Tiene que ser tenaces

y, sobre todo, no puedes hacer una cosa sola al mismo tiempo.

Todos los pasos pueden ser complejos.

Pero si no presentas la cúpula, parece que no has presentado

el postre. Y a lo mejor tienes los pasos hechos y bien.

Media cúpula la tienes que hacer. Sí. Es el soporte.

Pues nada. Ilusionada, porque aunque sea muy difícil,

me gustan los retos. Vamos a por ello.

La Prueba de Eliminación más difícil que he hecho,

fue la de los bombones, que era atemperar chocolate.

Mira Ona. ¿Cuánto chocolate va a atemperar? Mucho.

Ahora no me planteo poder salir eliminada.

Solo me planteo hacerlo bien y ya está. Es mi único objetivo.

Echo un poco de nata semimontada.

(ANTONIA) Está montando la mousse. (BORIS) Qué divina la crema de Paz.

Pon el almíbar ya. Ya está.

Tiene que ser ya. -La ha puesto muy bajo.

(BORIS) Estoy poniéndome nervioso.

Tengo muchas ganas de probarlo. Empiezo yo.

Haz los honores. -¡Eh! ¿Y nosotros nada?

Cómo está la mousse de frambuesa. La gracia es la mezcla de todo.

Vas mezclando. (ANTONIA) Chef.

¿Queréis un poco? -Claro.

Lo veréis, pero no lo cataréis. Qué pena.

La forma del postre. Con lo fácil que es

comerte un plátano. -¿Verdad?

Perfecto.

Y esto ahora al abatidor.

(ANTONIA) Mira Ona. Vas limpiando.

Al abatidor. Ahí está. Voy con el glaseado.

(ANTONIA) ¡Qué bueno! ¡Onita! (MARIO) ¡Muy bien, Santi!

Y ahora con esto así.

Mete eso y empieza con el chocolate.

Como la casa rosa de la tita Olvi y mío.

-Claro que sí. -Es un homenaje, Mario.

No te olvides del chocolate.

Glaseado neutro. A esto se le pone colorante blanco

y emulsionar. Si lo abro, mejor.

¿A que te han entrado unas ganas enormes

de comerte un postrecito rico después de la cena?

Pues algunos de los mejores dulces

que han elaborado los aspirantes, ya los puedes probar

en el restaurante MasterChef, en Madrid.

Vas a vivir una auténtica experiencia gastronómica,

porque podrás saborear, además, algunos de los platos más famosos

que se han cocinado en estos fogones.

Puedes encontrar más información en restaurantemasterchef.com

y en nuestras redes sociales.

Ah, mira. Ya está blanco. Perfecto.

43,5. Bien.

Mira qué divina Ona. -La Ona está... Mira.

(ANTONIA) ¡Bravo!

Echa todo, Santi. Echa todo el chocolate.

Cuéntame el tema del atemperado.

¿Tú lo pones a una temperatura? Sí.

Subes una temperatura. ¿Cuánto?

45, 48. Al baño maría.

Sí. Después una parte del chocolate se mezcla

con esa parte que está muy caliente.

Es subir para después bajar, igualar temperaturas.

A esas temperaturas está calculado que el chocolate...

Brilla. Brilla y queda duro.

Esto ya está. Esto ya está.

Más agua tenía que haber puesto Santi.

Santi.

Qué pesa esto. -Pesa, Paz.

Cuidado, no se rompa. -¡Ay, el dedo!

-Cuidado con el dedo. -El dedo bien.

Es "temperar". ¿Cómo se dice?

Atemperar.

Se ha pegado. Se ha pegado.

Tienes que quitarlo, mi amor. Dale leva. Tiene que hacer leva.

¿Quieres un cortafrío, Santiago?

Se ha encasquetado esto. Ha hecho el vacío.

29... 31. Todavía no.

¿Esta mujer qué hace con eso?

Parece que tiene un libro de chocolate.

¿Cómo va eso, cariño? -Esperando que enfríe.

Has echado mucho.

La Paz, mira qué bien mi Paz. Paquito el Chocolatero.

Ya va a atemperar, Santiago. -¡Muy bien, Santiago!

Bueno, Santi, ¿cómo va la cosa?

Nada. Se me ha enganchado. Sí. Te he visto peleándote

con el bol. ¿Qué estás haciendo? Explícamelo.

Pasando de los 45 grados que tenía,

a la siguiente temperatura, que era 28 o 27.

-¿Dónde tienes el termómetro? -Ahí.

-Lo tenías que tener aquí al lado. -A pié de obra.

Estoy viendo a Santiago poner caritas todo el rato.

De pena. Tienes que estar arriba.

Hoy el "parraque" no es una opción.

No es una opción. Me gustaría ver a Carmen aquí.

¿Entiendes qué haces cuando estás atemperando?

La manteca de cacao se cristaliza y hay que ordenar los cristales.

No creas que lo entiendo mucho. No soy químico.

Calientes, se desordenan. Cuando se enfrían, se ponen bien

y repites hasta que se ponen bien.

Cuando están bien queda duro y brillante.

Cuando tengas este chocolate

a la temperatura deseada, ¿qué haces?

Tengo que volverlo a la parte caliente para que suba a 29.

Luego lo meto en las esferas. -Vale. De momento, lo veo bien.

Le quiero ver tenaz porque Santiago tiene sus demonios.

Después de mi experiencia marítima, estoy endemoniado.

Los demonios no se los veo.

Deben estar dentro. Los tiene.

Suerte. -Gracias.

-Venga, Santi. Bien. -Santi ha hecho poco.

Ahora tiene que ponerlo ahí. -Llevas razón.

Yo hubiera hecho lo de Ona.

Venga. Esto tiene ya que enfriar.

¡Venga, Paz!

¡Venga, Santi! Muy bien, compi.

Sigue en 32. Está muy caliente.

¿Qué tal, Paz? ¿Qué ocurre? Tengo que hacerlo de nuevo.

-¿Qué te ha pasado? -Me sigue subiendo.

Cuando lo he mezclado, me sube a 33.

Tengo que hacerlo de nuevo. -Tienes que empezar otra vez.

No pasa nada. ¿Y los demás procesos?

Tengo en el abatidor la mousse.

-Hay que bañarla. -Tengo el baño preparado

y el colorante también. -¿Qué más?

Que me salga esto, que es fundamental.

Es todo fundamental. Y me pongo con las demás elaboraciones.

-¿Después qué haces? -Los círculos de chocolate blanco.

El chocolate se tiene que hacer al mismo tiempo.

La cúpula, los circulitos y las barritas.

Lo tiene más o menos controlado, ¿no?

Vamos a ver lo virtuosa que es con la cúpula.

A ver cómo sale. -Es cuestión de ser precisa

y de temperaturas. -Sí. 48.

Ahora. Venga. Atempéralo bien.

Venga, Paz. Suerte. Venga.

(ANTONIA) ¡Santi, "forza, forza"!

¿Qué le está pasando a Ona que es mucho tiempo?

-Ona. -Es que ha puesto mucho.

-Dale, nena. -Así.

No entiendo. No baja. -Me extraña que ese chocolate

no esté atemperado. Lleva ahí una hora.

Pero con este chocolate tiene que hacer los discos

y las barritas de chocolate.

Hay tres técnicas de chocolate blanco.

No entiendo por qué tarda tanto en bajar.

De verdad que me da. Me da una vaina.

29,1. Ahora por lo menos ha parado. No deja de subir.

La Paz también se ha atascado.

Esto tiene que salir bien porque sí.

(PAZ) A pesar de que se me está resistiendo el atemperado,

estoy disfrutando. Es muy agradable.

Con el chocolate medio derretido.

Es algo como muy... yo diría que casi erótico. Fíjate.

Esto me gusta. Me gusta hacerlo. Es bonito.

¡Mira Santi! ¡Qué listo que eres! ¡Que te mato!

¿Y una vez que tiene el atemperado el chocolate?

Tiene que ponerlo en los moldes. Santiago ha puesto el chocolate

según el atemperado. No lo sabemos.

En los moldes lo mueve para que forme.

Para que sea una semiesfera perfecta.

Y ahora tiene que tirar el sobrante.

Saco. Con la espátula quito

y lo dejo enfriar al revés. Al revés. Bocabajo. Sí.

Santi ya ha caído, yo creo. -Sí. Santi, lo tienes ya.

No. Le tiene que quitar todo lo que sobra.

(ANTONIA) Déjalo, déjalo. (MARIO) Este es "perfectini".

Quedó superfino. Tan malo es tan delgado

como tan grueso. No lo puede sacar.

Se le va a romper. Se pone muy nervioso.

Sinceramente, en el estado que ya están ellos,

yo lo dejaría tal cual. Yo no me arriesgaría.

(ANTONIA) Sin temblar. Muy bien. Así.

(MARIO) Muy bien. Una. -Es preferible que sea gordo

para manipularlo. Demasiado fino.

(ANTONIA) ¡Ay, Santi! -"Grazie mille", Antonia.

¡Bravo, Santiago! (MARIO) Muy bien, Santi.

Va.

(MARIO) Ona, no te bloquees. Venga.

(ONA) Santiago ya lo ha atemperado, que Paz está en ello.

Estoy angustiada por el tiempo.

Pero lo importante de la prueba

es atemperar bien el chocolate y que me salgan las esferas bien.

Si pierdo más tiempo, me da igual porque es importante.

Aspirantes, habéis consumido la mitad de vuestro tiempo.

Quedan 80 minutos.

(ANTONIA) ¡Vamos! (MARIO) ¡Vais bien!

¡Os amamos y admiramos!

Los grumos.

Buenas. Ha llegado un ángel.

¿Me dejáis un ratito con vosotros? Sí, "por fa".

Qué nervios, eh. Santiago está muy adelantado.

Ya. Santiago ha atemperado muy rápido.

¿Qué es esto, Santi? -Los palitos.

Veo que empezó más flojo y ha encauzado.

Cuánto estamos aprendiendo contigo. "Grazie", Santi.

Una masterclass gratuita.

Para la Final. ¿Sabes qué me ha dado miedo

de Santiago? Cuando ha hecho la esfera,

la he visto finita. Finita.

Me da miedo que se rompa a la hora de montarla.

(ANTONIA) Mira lo que está haciendo Santiago.

Venga, ahí. Grumitos.

Hay que ver lo que habla Paz mientras cocina.

Me recuerda a mi madre,

a las madres andaluzas. 30,2. 30,3.

Una señora de Andalucía que ha triunfado en Hollywood.

Cuidado, eh. Esa es nuestra Paz.

25. ¡Ya! ¡Perfecto! ¡Ay, por fin!

(MARIO) ¡Venga, Onita! Dale caña a ese chocolatito.

(JORDI) Ya lo tiene atemperado. Le ha dado 750 vueltas.

Ella quería atemperar todo de golpe

y con ese chocolate, hacerlo todo.

Los otros no sé si tienen chocolate para las tres cosas.

¿Para la mousse necesita el chocolate atemperado?

No. Es para los circulitos, la cúpula y las barritas.

Santiago le ha dado la cantidad.

Está haciendo la frambuesa con el chocolate blanco.

Los círculos. Puso primero un papel especial,

papel de guitarra. Lo ha pintado

con un colorante diluido en alcohol.

Lo pintas de forma irregular.

Y encima pones la capa de chocolate.

Y cuando esté cristalizado, duro,

lo cortas con un cortapastas, con un molde redondito.

Una cúpula. -Paz está haciendo las esferas.

Y Ona también.

No pongas tanto. No hace falta. ¡Hala! ¡Eh!

Un poquito más.

Yo creo que debería atemperar un poco más de chocolate.

No. Nos van a romper las mesas.

(ANTONIA) Has puesto mucho, Ona. Basta.

Tenemos que hacer apuestas. ¿Quién se va?

Te lo voy a decir de la siguiente manera.

Yo veo que Paz y Santiago se están encarrilando

y Ona está fastidiada porque atemperó mucho tiempo.

Pero fíjate. Santiago, al principio de la prueba...

Estaba despistado. Y muy nervioso.

Está muy presionado en la prueba de hoy.

Porque no se quiere marchar.

Y porque ve que tiene dos rivales que son muy fuertes.

Mira Santiago cómo va. -Va como una bala.

Pero a ver. Me voy a poner un poco a favor de la lentitud de Boris.

Hacer las cosas, no lentas, pero sí en su justa medida.

Hacerlas muy rápido... Sin pausa pero con prisa.

¿Cómo se dice eso?

Sin prisa pero sin pausa.

Lo está haciendo distinto. Está aplastando

para que la pasta sea más fina.

Y hacer los discos esos que ha dicho el chef.

A ver adónde lo lleva esto. -Eso lo mete ahora

al frigorífico. -¡Va, "amore"!

¡Vamos, Paz! Esto para mi nevera. Aquí.

Están trabajando bien. Me está sorprendiendo.

Pensaba que sería más caótico.

No confías en nuestros "celebrities".

De verdad. Parece mentira.

¡Venga, Mari Paz!

Uno. -Está haciendo los bastoncitos.

Santiago va avanzado. Santiago ya tiene...

Los bastones los tiene. Los discos también.

Ona ha hecho los bastoncitos. Ona también.

Todos lo están haciendo bien.

Después, ¿qué más les queda?

Lo primero que han hecho, es la mousse de frambuesa

que la tienen congelando. No se puede bañar sin congelar.

Vale. Va bañada con un fondant.

Tienen que hacer otra mousse de chocolate blanco.

Tienen la crema de frambuesa que es lo más sencillo.

Es un puré de frambuesa. La fruta no tienen que hacer nada

con el germinado de albahaca. Y tienen que hacer también

el bizcocho microondas de pistacho.

¡Venga, Ona, vamos! (MARIO) ¡Onita!

Venga. Bizcocho. Le voy a echar un poco más. Ahí.

Perfecto.

Un poquito más de arte en esa fresa,

que no se desparrame tanto.

Yo lo estoy viendo un poco guarrillo eso.

Eso tiene que ser delicado. -Tiene que ser finito.

Pero, oye, él también es espíritu Torrente.

(BORIS) Al abatidor contigo.

(ANTONIA) ¿Qué estás haciendo, Santi?

-El pistacho. Venga, vamos, Santiago.

Muy bien, muy bien. -Bizcocho de pistacho.

-Me están subiendo los nervios, la verdad, no te engaño.

Habré dado como 80 pasos... yo creo.

Me he puesto con el colorante...

No quería dejarlo como verde claro...

Pero me ha quedado verde oscuro, más que pistacho parece peregil.

-Demasiado verde, bueno... verde loro.

Muy bien, Paz... Muy bonito el color de ella.

-Vale...

(TODOS ANIMAN DESDE LA GALERÍA) ¡Venga, vamos!

¡Ánimo! ¡Santiago, Ona, Paz! ¡Venga!

(BORIS) ¡Adelante! (SANTIAGO) ¿Qué tal?

-Muy estresante, ¿y tú? -En mi vida he pasado tanto estrés.

Es acojonante.

-Te has llevado mi bizcocho, mira, el color... este es.

-¡Divino eso! -Yo decía...

Me ha salido un bizcocho... -¡Venga, Paz!

Cómo controla su color verde.

Claro que sí. -Cada uno tiene su color, claro.

-Pongo la crema inglesa a hervir.

(SANTIAGO) No siento las piernas.

¿Qué tal, Paz? Bien, aquí estoy con la crema.

¿Ah, sí? Te traemos un regalito.

-Oh, qué maravilla. ¿Eh...?

Sé que lo vas a utilizar, sabes que en este reto

la paciencia y la constancia son fundamentales

para elaborar cualquier plato. Sí.

Este libro te va a ayudar a conseguir, bueno,

todo lo que te propongas

porque tiene técnicas, trucos, utensilios...

Te harán el trabajo más sencillo.

Estupendo, muchas gracias, me lo hubieras dado antes...

Y otro gallo cantaría.

-Cuidado con la crema. -Estoy en ello.

Gracias por el libro. Disfrútalo.

(ANTONIA CANTA) #Ona, champion... You are the champion, my friend#.

(BORIS) Por favor...

Qué divertida, Antonia.

(TODOS RÍEN) Yo soy fan de este señor.

Ona, ¿cómo vas? -Aquí...

Sufriendo. Ha pasado una marabunta por aquí.

Estás haciendo la crema inglesa.

-Exacto, crema inglesa. -Tienes que llevarlo a 82.

-Yo creo que está ya. Eso ya está.

Rápido, gestos rápidos.

-Vamos a ver. Perfecto de punto.

Genial, muchísimas gracias, voy a limpiar la cocina...

-Venga, suerte. -Gracias.

-A ti.

Antes de irme un aplauso a nuestros niños.

(Aplausos desde la galería) ¡Ánimo! ¡Venga, Santiago! ¡Paz!

Ha venido la jefa a veros

desde arriba. (BORIS) ¡Adelante!

(ANTONIA) Compañeros, estoy muy orgullosa de vosotros.

(BORIS) Antonia, bravísimo...

-Tenemos que estar orgullosos... -Sois los verdaderos ganadores.

-Bueno, tampoco es eso.

Si alguien tiene que irse, que se vaya con las botas puestas.

Vaya frase, Antonia, desde luego...

Atención, aspirantes, en 15 minutos daremos el "manos arriba", ¿oído?

¡Yujuuu!

-Ahora lo glasea.

-Muy bien, mi amor. -¡Muy bien!

-A todos os ha salido estas tetitas fantásticas.

Son tetas, teta dura de silicona de la Obregón.

(MARIO Y ANTONIA RÍEN)

-Antonia...

-Venga, Ona... Venga, Paz.

¡Venga, Santi!

-Venga...

-Mira, eso es lo importante: las esferas.

-Con cuidado, ¿eh? -Con cuidado, con cuidado...

-Está bien, esta se ha roto.

A ver esta...

-Eso no es fácil de salir, tiene que salir.

-Ya... ya está, ya está, perfecta.

(BORIS) ¡¡¡Bravis, bravis!!! ¡¡¡Bravis, bravis!!!

-¡Mira cómo brilla! (BORIS) ¡¡¡Bravis!!!

(MARIO) Ponlo ahí ya.

Venga, Santi, Ona... muy bien, Paz.

-¡Oh! ¡Perfecto! -¡Amada, amada, amada!

-Ahora me pongo a emplatar.

-Chiquita de la Calzada, parece como salta.

-Es Paz de la Calzada. -¡Oh!

(ONA GRITA)

-Le ha salido bien.

-Muy bien, Onita. Santi... No teníamos fe.

Somos hombres de poca fe.

Si está bien hecho sale solo. Está muy bien atemperado

para que salga así. Sale solo.

A ver Santiago... Que lo manipule poco.

Muy fina la de Santiago, mira cómo está traslúcida.

No me lo puedo creer, Santi no. Santi no...

Golpeteo del cuchillo.

¡Venga, Santi!

-No sale.

Oh... esos golpecitos. Se va a romper.

-Con cuidado. Mira, Paz tiene el aro atemperado

y salen los círculos perfectos. Perfectos.

Está haciendo los círculos. ¿Eran dos?

Cuantos más huecos mejor, porque ves el contenido.

-Perfecto. Ahora cojo otra más pequeña

y haré otro más pequeño.

Santiago está sufriendo.

La rapidez en pastelería no es buena consejera.

No. Demasiado delicado. Está muy fino.

Puede cascar... No le sale, no le sale. ¡Mierda!

(SANTIAGO) Debí hacer una corteza y he hecho una película.

Soy tonto, como soy director, pues hago una película.

No es eso, es una corteza de chocolate.

No va a salir esto, se caliente mucho además.

-Se está derritiendo.

Eso ya tenía que haber salido del molde.

Hago un Lomana y que me dé un parraque aquí...

O que me lleven a la enfermería muerto.

-Otra más pequeñita ahí.

Atención, aspirantes,

en cinco minutos daremos el manos arriba.

(BORIS) Qué horror...

Oh, con el cuchillo malo.

No le sale... -Menos con esos golpes.

Qué pena...

No puede, la está rompiendo, qué pena.

No le sale... ¡Mierda!

-No. Santi, venga, va.

No me sale... -Calma, no, no, no, no...

Insiste. -No, Santi.

¿Tienes más?

Sí, otras dos, pero están... Pues lo intentas.

-Venga, Santi. ¡Vamos!

(SANTIAGO) Mi mente es como un "rewind"

y voy ahí... y digo "qué fino lo dejo".

"Qué guay soy", ¿para qué lo quiero tan fino?

Tiene que ser más gordo. Qué falta de visión.

-Que lo rompa ya y lo entregue roto.

-Dale con el mármol.

Así... -¡Venga, dale!

(BORIS) ¡Destrúyelo! -Hazlo roto.

Total, hay que romperlo... -Ya qué más da.

Cualquiera le dice a Santiago, "no has entendido la prueba".

Había que romperlo aquí, no allí.

Si no os importa lo voy a aquí en vez de allí.

Eso estábamos diciendo. Estaba yo diciéndolo.

Santiago no ha entendido la prueba. Regaladle uno vosotras.

-Oye, lo que os sobra, dádselo al compañero.

-Regálenle una esfera.

-Fenomenal.

-No puede ser... todos los pasos perfectos. Mierda.

-Qué horror...

Aspirantes, acabáis de entrar en el último minuto.

(MARIO) Muy bien, Santi, ese es mi amigo.

Muy bien, Santi, muy bien.

Muy bien, Onita. -¡Oh!

-Me falta otra y ya. Venga.

-Paz en la tierra. Paz, Paz... -Lo limpio el plato y ya está.

Ya... Diez, nueve, ocho, siete...

Seis, cinco...

Cuatro, tres, dos...

Uno, tiempo... ¡Manos arriba!

(Aplausos) (ANTONIA) Bravo, bravo, compañeros.

(Aplausos) Me dan ganas de llorar.

Creo que he hecho bien todos los pasos.

Pero ese paso es el más vistoso.

También es verdad que lo tira el señor.

Ya lo tiro yo, no hace falta molestar al comensal.

Aspirantes, el tiempo en cocina ha terminado.

Comienza la cata eliminatoria.

Paz, eres la primera, adelante. ¡Paz!

(Aplausos) -¡Venga, Paz!

A ver...

-Qué momentos, qué momentos... señores.

-Por aquí. Paz, qué tal.

La verdad es que ha sido un reto precioso,

porque es muy difícil que eso quede así, redondo,

y que no se rompa la esfera y que el chocolate brille...

Así que, bueno... tiene elaboraciones,

algunas de ellas complicadas

y estoy contenta, porque me han salido todas.

No está perfecto, ni mucho menos,

yo creo que con una hora más hubiera hecho más esferas

y hubiera ido probando, hubiera quitado el borde, me mata.

Lo veo ahí y... ese borde.

Está claro que si volvieses a hacer el postre

buscarías esa perfección

que no tiene. Sí...

Pero, te digo, que está, estéticamente,

bastante bien. Sí.

Como dices tú, le falta pulcritud. Eso es.

Tiene un mérito infinito el haberlo hecho por primera vez.

-¡Bravo!

Así que, Paz, preséntanoslo.

Bueno, a ver...

Es que es tan mono que me da como cosita. ¿Desde aquí?

Una, dos y...

(TODOS) ¡Bien...! ¡Ole!

Ha quedado muy Miró. -Muy Dalí...

Miró no... Dalí, Dalí. -Miró, Miró, Vega.

Esto... que esté todo. Vamos a comprobar que esté todo.

Está la crema de frambuesa, la fruta cortada,

después la cúpula que era una mus de frambuesa.

La mus de chocolate blanco,

el bizcocho de pistacho y los bastones...

De chocolate blanco con frambuesa liofilizada.

Está todo.

El chocolate está un poco grueso, pero te has curado en salud...

Para... para evitar la fragilidad.

Mejor... Ajá.

Eso es inteligencia también. Si lo haces grueso y te sale,

mejor que no fino. Está tan bueno este postre.

Paz, si no hubiera visto el postre de Jordi,

te diría que es un gran postre.

Al verlo, le puedo sacar esos defectillos.

Los bastones podrían ser más finos. Más delicados.

Sí, le falta pulcritud. La cúpula...

Medio milímetro nada más y haberla pegado perfecta

para que fuera una esfera perfecta.

De lo demás, de gusto está riquísimo, está muy bueno.

Está muy bien acabado,

está tan rico como el que hemos comido tuyo.

De verdad... Este proceso del chocolate,

que era lo más complicado, lo resuelve.

Porque brilla y cruje.

Paz, hay muy buen trabajo,

pero creo que serías capaz de bordarlo y hacer el diez.

Lo has hecho de 7,5 y 8

que tiene mucho mérito para una primera vez.

Si fueras alumna de ESPAISUCRE,

estarías más que aprobada. -Muchas gracias, por favor.

Creo que has hecho que parezca fácil,

hay una conjunción de cosas

que han hecho posible ver algo único

y es que un amateur haga un postre muy difícil

con cierta facilidad

y con mucho, mucho mérito.

Bravo, Paz. Toma ya.

¡Bravo, bravo...! -Gracias.

Ay, gracias... Toma, creo que lo tienes que probar

Buenísimo, buenísimo...

Es que parece increíble

que haya hecho esto por primera vez.

Yo misma me sorprendo.

Santiago, ¿preparado? Sí.

Pues vamos allá. Eva...

-¡Santi! -¡Venga, Santiago!

¡Eh...!

¿Qué ha pasado, Santiago? He hecho un gran esfuerzo

para ahorrar a Jordi la humillación de que tres aspirantes

hicieran su postre estrella en un par de horas.

Pero... bueno, que alguno no lo logre.

-Muchas gracias. -No... ¿sabes qué?

Que me he pasado de listo,

estas son dos jabatas y lo iban a hacer perfecto.

Digo... "tengo que mejorarlo". En mi mente, absurdamente,

he pensado "la esfera cuanto más fina...

más elegante, más frágil".

Efectivamente, más elegante y frágil y me la he comido.

Santiago, yo te he dicho

en otra ocasión que tú eres tu peor enemigo.

Las prisas han provocado

que esto esté un poco basto, el colorante se me escapa,

las prisas son malas consejeras y más en repostería.

A mí, si me permites, personalmente, me entristece.

A ti... imagínate a mí. (TODOS RÍEN)

Te entristece porque eres mi amigo y me aprecias,

pero yo vivo conmigo...

Esto es muy humillante.

(TODOS RÍEN) Por eso, porque te aprecio,

te diré que mi valoración no es para Santiago Segura,

se la hago a una persona que ha currado mucho,

es superexigente, lo ha dado todo por hacerlo bien...

No, estoy aquí...

pero me daría un cabezazo contra la pared.

Lo sé, es una lástima,

pero por agravio comparativo parece que has hecho poco,

cuando creo que tiene mérito y has hecho mucho.

Has trabajado mucho, metódico, bien...

Pero la parte más técnica y visual

y no lo has hecho. Lo tenía que haber bordado.

Era el quid del postre, era cuestión de atemperar

perfectamente el chocolate, no lo hiciste,

luego la forma de echarlo y dejarlo excesivamente fino.

Esa ha sido la tragedia, para nosotros tiene mérito

pero la parte técnica... La he cagado.

Pero lo digo... lo gritaría, soy idiota.

(BORIS) Tampoco, tampoco... Tampoco te pases.

-Santiago, hija, de verdad, qué loca eres.

Qué loca, mujer. -Que sí, que lo soy.

Tenemos dos personas habilidosas, lo sabes,

tenías miedo de competir con ellas, con la misma receta;

pero te han podido los nervios y has querido ir más lejos,

hacer la perfección absoluta

de la capa superfina y ha sido un error.

Era la forma para ir a la final, hacerlo mejor que ellas.

Vamos a probarlo, tanto hablar y no lo probamos.

Probadlo, seguro que está bueno. -Vacía el plato.

-Tiene buen sabor. -Una buena receta, está rico.

Toma. Eres goloso.

Pues sí, al menos me como un poco. Prueba, prueba.

Esto está buenísimo. Venga.

Mira, esto también está. El chocolate está abajo.

El chocolate no... Ahora no les gusta tampoco.

(EVA RÍE)

Es la receta de Jordi que es buenísima.

Está todo rico, seguís la receta de Jordi...

Las has seguido. Están todos los elementos.

Es verdad que dejas ese chocolate que no te quedó bien en el fondo,

se queda duro y no lo puedes comer bien.

Pero, Santiago, estaba hecho el 95%;

pero ese 5% tan importante que es la cúpula...

Ya... no tiene marcha atrás. La he cagado.

Es una pena. ¿No puedo hacer una esfera

en media hora? (TODOS RÍEN)

-Me vengo de oyente al programa 10. No te puedo meter caña,

tú mismo te metes tanta que... Yo voy a estar diciendo

"soy imbécil", "soy el tío más tonto de España" un mes.

No te fustigues de esa manera. Es que no puedo...

Santiago... cuando salgamos del plató, hay un sol precioso...

No, yo no quiero sol, quiero el plató de "MasterChef".

Quiere la cúpula, solo quiere cúpulas.

Yo quería tirar mi... mi mierda esta...

(TODOS RÍEN A CARCAJADAS)

(ANTONIA) ¡Tírala, tírala! -Un respeto...

La cúpula de ESPAISUCRE. Sí, un respeto.

Esto es lo más humillante que me ha pasado en mi vida.

(Risas) Con lo que me gustan los postres

y la cago con un postre. Pero tiene una escuela

y puedes ir a aprender a hacer la bolita...

Aquí me dan el extractor de jugos y ya está.

(Risas)

Yo quería ir a Basque Culinary o algo, pero aquí...

-Yo te invito a hacer un curso en ESPAISUCRE.

-Muchas gracias, Jordi. -Anímate.

Ponte más contento. Que me ponga contento de qué.

Ya lo ha explicado, no puede estar contento, la ha cagado y ya está.

Ni con... (TODOS HABLAN A LA VEZ)

¿Quieres una piña colada?

Ni comiéndose el postre lo arregla, ni así lo arregla.

¿Algo más que añadir? ¿Vamos ya al tanatorio?

(Risas)

Oye, vamos a ver el postre de Ona. Perdón, perdona... Ona.

Te tienen que valorar, perdóname.

-Cuore, todavía no ha terminado, espera.

-Estoy acabado. Venga, te voy a acompañar.

Venga, acompáñame, venga.

Aquí, bien lejos de Paz. Lejos de Paz, ¿por qué?

Encima hemos salido y dice...

(IMITA A PAZ) "Es que lo has atemperado mal".

Estás a lo tuyo y a lo mío. (TODOS RÍEN)

¿Quién mierda te pidió tu opinión? -No digo nada.

-Santi, amiguete... -Espera un momento.

-A un tío que está destruido... (LA IMITA) "Lo has hecho mal".

Pero tía... déjame tranquilo, ¿quién te pidió tu opinión?

Yo con lo simpático que soy, me ha salido el monstruo.

(IMITA A PAZ) "Yo te estaba viendo y has atemperado rápido".

"Mal atemperado". Uh... mal atemperado.

¿Te he dicho yo a ti algo de lo tuyo?

O sea, de verdad... con lo bien que me caía.

(PAZ) No me esperaba la reacción de Santi...

No me lo esperaba.

Yo soy muy natural y digo las cosas como me nacen,

sin ánimo de jorobar a nadie ni nada.

No sé... parece que ha sido una reacción fuera de lugar.

-Se está vengando de Paz porque lo ha hecho mejor.

Es por eso. -El orgullo le puede.

Bueno, Ona... cuéntanos un poco.

Pues hoy he sufrido bastante.

Has tardado casi media hora en atemperar el chocolate.

He tardado mucho porque tenía claro que era lo principal del postre.

Se ha visto porque has sacado tus cúpulas de la nevera

y le diste la vuelta enseguida y el chocolate cayó perfecto.

Sin darle a nada. Significa que estaba atemperado.

También lo he pasado mal...

he recordado en el preolímpico

que tenía que hacer un mortal y me caí

y tuve que competir con vértigos y tenía la impotencia

de decir "no sé si voy a acabar con todo bien hecho";

pero el superarme es lo que he ido aprendiendo en mi carrera,

pues me ha hecho mucha ilusión cuando lo he visto montado,

cuando he hecho las elaboraciones,

cuando lo he completado. No tirar la toalla.

Con lo mala que soy en tenis, espero que no se vaya.

¡Ole!

En lanzamiento de cúpula,

la verdad es que se lleva la palma Paz.

Paz, claramente.

Se ve que has asegurado la jugada haciendo la cúpula más gruesa,

se ha visto cuando la has tirado que no se ha roto.

Paz lo hizo perfecto, porque estaba más delicada.

Después aquí hay muy poco polvo de frambuesa.

Cuando debería ser, absolutamente, rojo.

Vamos a probar, ¿no? Vamos a probar.

Falta frambuesa, fíjate que... -La bañerita de frambuesa.

He puesto poca bañerita. -Falta la parte húmeda.

Es importante.

Bueno...

Todas las elaboraciones están, es verdad que el equilibrio

de los sabores en boca cuando tomas el postre de Jordi

o el de Paz que estaba bien equilibrado.

Aquí falta un poco de equilibrio de sabores.

Si te acuerdas del principio cuando explicaba el postre,

había parte grasa y parte ácida, de humedad,

está desproporcionado. -Vale.

Yo creo que, al final, lo que define hacer un juicio

de este postre es la cúpula.

Está o no está.

El resto son matices que nos hubiese costado mucho

tomar una decisión, quizá. Gracias, Santiago.

¿Os voy a poner en un brete? Con lo que os quiero.

Claro... lo hemos entendido así, gracias por tu generosidad.

Se agradece. ¿Sabes una cosa buena?

Que ella ha priorizado, cuando hacía el atemperado,

decíamos "no va a llegar",

porque los otros dos iban adelantados.

Y aquí lo criticábamos...

Ha priorizado, está bien, priorizar.

Era la parte más importante.

Aún así, Ona, hay que ser más cuidadosa

con los pequeños detalles, como el pegado de la cúpula...

Los palitos que no están bien embebidos en la pasta rosa

liofilizada de la frambuesa.

Esto hace que no sepan tanto, hay que ser más pulcra todavía.

Pues yo estoy preocupado, Ona.

En tu caso, vienes de una disciplina extremadamente dura,

llevas colgados unos anillos olímpicos.

Creo que es el idioma que entiendes

de la exigencia máxima. Hay cosas que están bien:

la mus es de las mejores que hemos probado,

el bizcocho es el tono de color más acertado.

Pero hay cosas que están mal.

Esto está muy mal, terriblemente mal.

Y no te lo puedes permitir.

Porque me imagino que tu entrenadora no pasaría

por alto errores graves,

te diría: "Eh, estamos ya buscando la medalla de oro

y hay errores que no se pueden cometer".

Vale. Dicho esto,

tampoco te flageles como Santiago.

A ver...

Solo se puede llegar a la final

de "MasterChef" con la máxima exigencia y la búsqueda

de la excelencia en todos los platos que hacemos.

-Oh, mira, mira...

-Eso no se hace.

-Me has hecho llorar, cabrón. -Y tú a mí.

-Perdona, ha sido un comentario en un mal momento.

Pero lo he dicho sin ánimo...

Era cuestión de tiempo, de tiempo.

Están en ello. -¿Eh...?

No, perdón... -Otra vez se va para allá.

Dale un abrazo, tío, tú eres tonto.

Eh... pero si ya está. -Hemos tenido siempre buen rollo.

-Que vaya ahora Paz... Venga.

-¡Venga, los tres! -Muy bien, esos campeones.

-¡Bien! -No es fácil lo que han hecho hoy.

-Yo no te voy a decir nada... -Ya lo sé.

-Venga, ya... -Hay mal rollo entre nosotros.

No me gusta. -Que no hay mal rollo...

Perdóname. -Perdóname tú.

(SUSPIRA) Finalmente, todo bien con Santiago.

Además nos queremos mucho, yo lo quiero un montó

y lo admiro más,

cuando salgamos de puertas para afuera,

volveremos a ser amiguetes como éramos antes. No pasa nada.

Aspirantes, la cata ha terminado,

llega el momento de las decisiones difíciles.

Pero, antes, Jordi, te ahorramos este mal trago.

Muchas gracias por haber venido,

vuelve pronto, que siempre nos endulzas en "MasterChef".

Yo solo quiero deciros una cosa: me gusta haberme equivocado,

era muy escéptico de que esto tan complicado saliera.

Así que... felicidades a los tres.

-Gracias. (TODOS APLAUDEN)

Jordi, vuelve cuando quieras, amigo.

Gracias por todo. Un placer, como siempre.

-Muy bien. -Bravo, Jordi, divino.

-No tendrán que deliberar, encima...

-Sí, hay que deliberar.

Bueno, jueces, mi obligación es preguntarlo.

¿Queréis pasar al restaurante a deliberar?

No, Eva, la decisión está tomada. ¿En serio?

Pensadlo un poquito.

¿No? Dadle una vuelta.

Antes que nada, queremos felicitaros a los tres

porque era una de las elaboraciones más complicadas

de la historia de "MasterChef".

(Aplausos) (MARIO) ¡Bravo!

Paz, tú has bordado todas las elaboraciones

y tu cúpula estaba perfecta. Gracias.

Ona, tu cúpula, en cambio, tenía muchos defectos.

Estaba gorda y... bueno, había poca finura,

poca salsa de frambuesa, en fin, faltaban matices.

Aplícate, porque no te puedes permitir tener estos fallos.

Vale...

Santiago, has hecho bastante bien todas las elaboraciones;

pero lo más importante que era la cúpula no te ha salido.

Por tanto, el aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

Santiago.

Subid a la galería... -¿Lo de la película sigue en pie?

-Sigue en pie, por supuesto. -No pasa nada.

-Pelillos a la mar. Nada, me dura dos meses el cabreo.

(Risa de Samantha)

-¡Santi! -Santiago...

-Adiós, Antonia.

-Ha sido una prueba durísima, pero ha valido la pena.

No tenemos oro, pero tenemos pódium hoy y semifinales.

¡Bien!

Bueno, Santiago, ya estamos aquí... (AMBOS) En el tanatorio.

¿Qué se siente justo antes de ver la luz

al final del túnel? Después de "MasterChef" la nada,

sales al pasillo de la muerte.

-Claro, él es muy competitivo.

¿Cómo estás? Estoy deprimido,

sinceramente, acabado. Me siento muy tonto.

Pues yo no creo que tengas que estar así.

Has llegado al programa nueve y es verdad...

Mira, Eva, el programa nueve es la nada.

(TODOS RÍEN) No es que no gane,

es que no soy ni finalista, ni semifinalista.

Soy un desgraciado de "MasterChef" como todos los demás.

Qué grande...

Está muy bien, ¿tú sabes que tus hijas...?

Van a estar superorgullosas. No verán el programa.

Venga, por favor. Cuando crezcan dirán:

"Mi padre es tonto", no quiero que lo descubran.

Me tienen en un pedestal y no pueden verlo.

Lo voy a prohibir, en serio, me llevo de "MasterChef"

el cariño de los compañeros... (TODOS RÍEN)

En serio, de verdad, sabéis que os quiero, pero...

Como ahora os conozco más, os quiero más.

-Gracias, Santiago. -Incluso a Boris,

es un tipo muy humano,

inepto y torpe en la cocina, pero buena persona.

-Tú el mejor, Santiago, eres el mejor.

-Bromas aparte, no me parece serio esto tiene que cambiar,

me parece tan triste que los jueces estén ahí estáticos

viendo cómo se despide...

Además, son ellos los que te echan,

ahora que se venga... Que se vengan.

-Mira, la primera vez que van, Santi,

la primera vez que van a despedirse.

(Aplausos) Son los responsables

(Aplausos) de que tú estés aquí.

¿Sabes lo que pasa?

Que son tantos los regalos que tenemos que venir nosotros.

Deberíamos ir nosotros también.

-La primera vez... -Ahora en serio...

Hay quien dice que son bordes, yo os he encontrado superjustos,

os admiro, respeto y quiero. Zorrete...

Uno más zorrete se trae la esfera de casa.

(TODOS RÍEN) En el bolsillo.

Sí, en el bolsillo. En fin, Santiago.

En fin, que me voy muy contento y quiero mi extractor de jugos...

Te lo voy a dar, el extractor de jugos...

Todo eso te lo voy a dar, pero antes me tienes

que contestar a una pregunta:

¿quién crees que va a ganar? Pues yo...

Para no diferir de todos los desgraciados

que han sido expulsados antes que yo...

Diría que Paz u Ona, va a estar ahí... ahí.

¿Sería el duelo final para ti? Vamos, si es otro duelo final...

Es que efectivamente...

El humanismo se instauró... (TODOS RÍEN)

Tienes mal perder tú... Tienes mal perder.

Quiero que toda España aprenda que hay que saber perder.

Yo no sé.

(TODOS GRITAN Y ANIMA A SANTIAGO SEGURA)

Ahora es cuando ha dicho la verdad, ahora.

"Santiqueja"...

Ahora vamos a lo que, de verdad, importa.

Venga, los juguetes. Claro.

Nuestro patrocinador el Supermercado de El Corte Inglés

te regala esta fabulosa cesta

con los productos "gourmets" más exquisitos.

Yo quiero chocolate blanco para atemperar.

Además, para que sigas cocinando y puedas hacer esas cúpulas

nuestro patrocinador de electrodomésticos Bosch

te regala una placa flex inducción y el extractor de jugos lentos.

(Gritos y aplausos)

La escuela online... oye, ¿está cómo hacer la cúpula?

Sí, cómo no. Voy a hacer la cúpula

de la escuela online... Quiero esa masterclass

de Santiago Segura de la cúpula.

La vais a ver. Los que se vayan después de ti,

la tendrán aquí. Claro.

Seis meses de suscripción gratuita. Gracias.

Te llevas los cuchillos como los que usáis en el programa

y... esto también es tuyo el juego oficial de "MasterChef".

Pues qué más puedo pedir. Tú nada más,

pero nosotros tenemos que pedirte el delantal.

Que me vaya.

(RÍEN) -Muchas gracias.

Amiguete... ¡Pepe!

(Aplausos) (BORIS) ¡Santiago!

¡Grande, Santiago!

(SANTIAGO) "MasterChef" ha sido una experiencia impresionante,

me lo he pasado en grande. No lo digo en broma ni cínicamente,

a pesar de ser alguien muy cínico...

Los compañeros... hay una especie de tensioncilla

todo el rato, porque uno se va cada semana.

Al mismo tiempo, hay una unión porque todos estamos superando

las mismas pruebas...

Hemos viajado, hemos cocinado para gente, hemos conocido chefs...

Una experiencia única.

Mario, Antonia, Boris, Ona y Paz.

Ellos ya son semifinalistas de "MasterChef Celebrity".

Ha sido tan grande su evolución desde que pisaron,

por primera vez, estas cocinas que los jueces, cada vez,

lo tienen más difícil. Nos vemos la semana que viene.

Mientras, ya saben pónganle...

(TODOS) ¡¡¡Sabor a la vida!!!

-¡Viva "MasterChef"! ¡¡Semifinalistas!!

(TODOS) ¡¡Semifinalistas!! ¡¡Semifinalistas!!

Por primera vez, cocinaréis sobre raíles.

Muslito de gallina, venga, vamos, compañera Pacita...

Es que enamorado se cocina mejor.

Bueno, qué pasa aquí, ¿y el caldo de rabo de toro?

Está reposando. -Reposando, no enfriando.

No tiene nada que ver con tu plato, habrán echado dos kilos de claras.

Esto tiene que ir rápido, un minuto, como esté.

El pescado está fantástico, chef. Eso te lo diré yo.

(BORIS) Tiene espinas.

Esto me dice que hay más espinas. Es un desastre.

En este reto debéis cocinar...

(Golpean la puerta) (BORIS) Oh, Dios mío.

(Golpean la puerta) -Un okupa.

¿Eso qué es?

No me lo creo. No me lo puedo creer.

(ANTONIA) Hay poco tiempo, yo quería hacer muchas cosas.

-Calma, mi amor, que va a salir todo bien.

-Cállate. -Hay algo que huele a quemado.

-¡Oh! Algún rabo huele a quemado.

¡¡¡Ah!!! ¡¡¡No!!!

Qué tal este de cocinado, ¿bien? Este nada. Cero.

Cero patatero. -Creo que esa es la de mamá.

-Objetivamente, me sorprendería mucho que ese fuera de Mario.

-¡Mamma Lucía! -¡Sorpresa!

-Papá... -Sorpresa tan buena.

-Seguro que están buenísimos, pero el calor no debe llegar

al caviar. Cuando eches el caldo,

¿te importaría no regar mucho el huevo con cáscara?

Es la clave para coger una salmonelosis.

El aspirante que no continúa en las cocinas de "MasterChef" es..

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 9

MasterChef Celebrity 3 - Programa 9

04 nov 2018

Los aspirantes cocinarán, con lo que dejaron en las neveras de sus casas, un menú apto para intolerantes al gluten, al huevo, a los frutos secos, al marisco, a la lactosa y a la fructosa. Cayetana Guillén Cuervo, Juan Ramón Lucas, Topacio Fresh, José Mota, Florentino Fernández cataran los platos.

ver más sobre "MasterChef Celebrity 3 - Programa 9" ver menos sobre "MasterChef Celebrity 3 - Programa 9"
Programas completos (10)
Clips

Los últimos 119 programas de MasterChef Celebrity 3

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. María

    Yo lo veía por mi sistema de cable y ayer me quitaron el canal ahora lo buscaré por aquí, me encanta Mario y Paz y también Ona. Saludos desde México.

    pasado domingo
  2. Jessica

    No me gusta esta aplicación ya que no me.dwja ver las series ni programas. Falla mucho para el móvil.

    pasado sábado
  3. jessica

    me encanta soy de peru y me he visto todas las temporadas ..... Mario es mi concursante favorito junto con Ona me encantaría que uno de los dos ganara

    pasado jueves
  4. Margarita

    Uy Santiago que te a pasado con mi Paz, el tío a miado fuera del tiesto con esa actitud qué pasa que por ser Director Productor no se le puede decir nada al tío, viendo cómo dieron vueltas las tornas, si el no hubiese actuado de zorro y se hubiese formado los equipos de mujeres contra hombre, bueno el siempre hubiese ido a eliminación, porque Antonia escogió platos, pero a la hora de hacer los plostres Boris no lo hubiese hecho bien, el estaría adentro y el expulsado Boris o Mario, Ahora me nunca pensé que diría esto soy fan de Antonia la tía es luchona, brava muy guapas con esos ojos elegantísima,si ella pudiese atemperar como el chocolate ese mal genio caería mejor, pero la tía se ve que lo da todo y tiene sabor, bravo Antonia espero que seas finalista, bravo Fantástico!

    pasado miércoles
  5. Margarita

    Nunca pensé que diría esto, ahora soy fan de Antonia es una berraca en la cocina, si tiene un carácter fuerte y nada fácil, pero es una luchona, si ella controlará un poquito mejor ese temperamento ganaría más, pero es que los Italianos son así gritones.

    06 nov 2018
  6. Ricardo

    Excelente

    06 nov 2018