www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4805229
Para todos los públicos MasterChef Celebrity 3 - Programa 7 - ver ahora
Transcripción completa

Os enfrentáis a tres batallas

en las que el cuchillo es fundamental.

¡Vamos! -¡Ay, la carcasa de la Ona,

que ya la ha sacado! -Santiago, ¿cómo vas?

(RÍEN)

Aspirantes, tenemos repesca.

¡Vamos! -Paz, ¿qué hago?

¡Mario, no seas fariseo! ¡Ven aquí!

Nervio quiero. Nervio.

Tú no sabes cómo quema. Mira qué bonito esto.

La exaspirante que vuelve es Antonia.

Gracias. Gracias. -"Bravísima".

El finalista de la segunda edición

de "MasterChef Celebrity", José Corbacho.

(Aplausos) ¿Qué pasa?

¡Óscar, venga! -¡Vamos, Óscar!

¡Ay, me quemé!

De las carnes que hemos probado, es la más seca.

La destruyes tanto, que queda como una esponja.

El aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es Óscar.

(Aplausos)

(Canción "Creep" de Richard Cheese)

(Canción "Creep" de Richard Cheese)

Buenas noches y bienvenidos a "MasterChef".

En este primer reto de la noche, no solo vamos a verlos poner

en práctica lo que han aprendido.

También veremos si se atreven a sacar su lado más competitivo.

Vengo expectante y raro.

Buenas noches. Buenas noches.

Nos han dicho que te apuntaste a "MasterChef"

porque para ti, aprender a cocinar era una asignatura pendiente.

Has llegado al programa siete. Sí. Y espero llegar al once.

En este reto queremos descubrir

hasta dónde estás dispuesto a llegar para conseguirlo.

Sí, sí. Como ves, hay una cesta

en cada puesto de cocina. Dentro están los ingredientes

con los que vais a cocinar en esta prueba. Doce.

Hay cordero lechal, cebollitas francesas,

huevos, arroz basmati, hierbas aromáticas, alga codium,

huevas de salmón, minianchoas, chantarelas,

guisante fresco, vino blanco

y especias.

¿Qué te parece? Ay, por favor. Qué nervios.

Te voy a explicar. Doce ingredientes son demasiados.

Por eso debes quitarle a uno de tus compañeros

cinco ingredientes con los que no quieres que cocine.

Mario, es el momento de sacar tu lado más competitivo.

¿Puedo más o menos investigar un poquito?

Claro. Están en juego 4000 euros en esta prueba.

4000 euros. Para que el ganador de este reto

done a la ONG que elija. Vale. Ya está. No voy a pensar más.

Creo que María se perfila como una gran concursante

y creo que es la que va a ganar. Y quiero ganar yo.

(RÍEN) ¡Ese Mario! ¡Así me gusta!

Venga, pues vamos.

Huevos.

Quito guisantitos, chantarelas. Sí, hombre. Sí, Mario.

Quita lo que quieras, Mario. Venga, sí. Producto base.

(Risas) Así me gusta.

Y el alga codium fresca. Pero no le digáis que he sido yo.

No. Quedará entre nosotros.

Vale, vale.

Es que después convivimos mucho.

Bueno, Mario, pues misión cumplida.

De momento, tú espera en la bodega.

Luego ya no sé qué pasará con las represalias, eh.

Además, desde allí vas a poder ver lo que hacen tus compañeros.

Ah. Eso es un privilegio.

(RÍEN)

Nos ha gustado ese Mario más agresivo, más competitivo.

Vamos, Mario. Hasta luego, amiguitos.

La única. "Oh, Madonna, benedetto il Signore".

Adelante. Sin miedo.

(RÍE) El miedo se ha apoderado de otra persona.

Yo estoy un poco angustiada, que es diferente.

Debes quitarle a uno de tus compañeros

cinco ingredientes. Adelante.

No sé dónde estará Carmen Lomana.

Por ahí. Está por ahí. Lo tiene clarísimo.

¡Ah!

La bellísima. Róbale cinco ingredientes, Antonia.

Vale. Quito la pierna.

Los huevos porque yo estaba hasta los huevos.

El vino, el arroz, la hierba aromática.

Las hierbas aromáticas.

Muy bien. Pues hecho. Gracias.

¡Viva "MasterChef Celebrity"!

¡Os adoro!

Carmen.

¿Sí? ¿Tú crees?

¿Y se van a enterar de que he sido yo?

No. No lo ve nadie. No sale de aquí. Adelante.

Hoy me quiero divertir. -Sí. Hay que reírse.

¿De quién es esa cesta? De Antonia Dell'Atte.

O sea, ha ido a por ti. -Lo mismo que he hecho.

La pierna de cordero.

Vale. No pasa nada. -El alga.

Las minianchoas. -¡Vamos!

Las cebollas. Roba, roba.

Los huevos. Uno, dos, tres, cuatro y cinco.

Yo, normalmente, no soy tan mala. No.

¡No! No eres mala.

Me está saliendo el "maluco".

Ay, por favor. No os enfadéis ahora.

-No. Que no se enfade ella. -No os enfadéis.

¡Viva! ¡Eh!

Oye, pero esto es una maldad.

Yo también te he quitado. Te lo digo.

Yo la veo y me parece Cruella de Vil.

No le falta más que los dálmatas con el pelo así.

Adelante, Santiago. Todo tuyo.

Santiago, ¿a quién le quieres robar?

Se lo quitaré a Boris. ¿Por qué?

Me lo he imaginado llorando y me ha hecho gracia.

(RÍEN)

Le voy a quitar el cordero,

las minianchoas, los huevos.

¿Para qué nos vamos a andar con chiquitas?

Hay mucha proteína. ¿Para qué la quiere?

Último ingrediente. Los guisantes,

que son una guarrería. Di la verdad. Estás disfrutando.

Disfruto por maldad pero luego me da pena.

Dirá... (IMITA A BORIS) ¡Dios mío!

¿Por qué me quitaron todo esto?

Cuando le tocará a él. -Ahora lo va a ver él.

(RÍEN) Ahora lo va a ver él.

A la bodeguilla. Está nervioso.

¡Bravo! Te van a quitar a ti los compañeros.

-¿No me habéis quitado vosotros? -No.

Así, a priori, ¿tienes una idea de a quién le quieres robar?

Le iba a quitar a Antonia, pero ya se lo han quitado.

Otra mentirosa. -Farisea.

La más esta.

Pero no pasa nada. Todo perdonado.

Pero, Antonia, te crees el papa, que nos puedes perdonar.

-Sí, sí. -Venga, callaos.

(CARMEN) "¡Hipócritas, falsos, fariseos!"

Ya solo falta que nos llame sepulcros blanqueados,

como Jesucristo a los fariseos.

Creo que se lo voy a sacar a Mario,

porque tengo muy buena relación con él

y voy a intentar ser generosa para que pueda cocinar algo.

-Qué buena. -Le voy a sacar las minianchoas.

Muy bien. Qué linda.

El alga nori. No. Codium.

-Los huevos. -Qué linda.

Las huevas. Y le voy a sacar los guisantes,

que creo que tampoco...

Ideal.

Te quejarás, eh. -No me voy a quejar.

Tengo que estar muy a altura.

Vaya. Vaya.

Vaya, vaya, vaya. Vaya.

Qué guapa. Muchas gracias.

Me encanta el color. Qué guapos también. ¿Qué tal?

Boris, en cada puesto de cocina

hay una cesta con 12 ingredientes. O.K.

Pero nos parecen demasiados ingredientes.

Tendrás que robarle cinco al compañero que quieras.

¡Dios santo! ¿A quién le quieres robar?

Es que me siento fatal. Me siento tan mala persona.

(RÍEN) -No sé. Lo primero...

A Paz. Pero me parece horrible, horrible.

(RÍE)

Le estoy quitando el basmati, la pata de cordero,

las especias, las cebollas.

Bueno, y esto. Setas, chantarelas.

Boris, ¿ahora qué crees que pasará?

Ahora creo que voy a volverme un flan. Me siento fatal por Paz,

pero no le puedo decir nada, ¿no? No.

Pero ustedes tampoco se lo dirán. No.

(RÍEN) -Todos igual.

Bueno, amigos, gracias. ¡Guau!

-¡Bravo! -¡Te hemos visto!

¡Te hemos visto!

¿Por qué traes esa cara de...?

Es que no me gusta la soledad.

Me siento un poco hoy sola.

Tienes que quitarle a uno

de tus compañeros cinco ingredientes.

¿Qué dices? No. Con los siete que le dejes,

tendrá que cocinar un maravilloso plato.

¿Qué dices? Es lo peor que me podíais pedir.

¿Por qué? Porque no soy competitiva así.

Soy competitiva para mí, pero no para el otro.

Piensa que a ti también te van a robar.

O ya lo han hecho. Pues allá cada uno.

María, dime, ¿a quién quieres robarle ingredientes?

Yo no le quiero robar a nadie.

Pero lo tienes que hacer. ¿A quién? A ver.

¡Ay, por favor!

Eh... Es que no sé si alguien que lo necesite...

...o alguien que sepa... No tenemos toda la noche.

¡Ya lo sé, Jordi! ¡No puedo pensar!

Es buena amiga.

Di el nombre que sea ya.

Una persona así tiene que ser eliminada.

(RESOPLA)

Vale. A Ona.

(BORIS) ¡Ona! "Oh, my God!" Pobre.

Le quito esto, que son minianchoas.

Alga, guisantes, huevos porque no creo que los use ahora.

Si se los quitas, no. Y le voy a quitar huevas de salmón.

Vale. Muy bien.

Con esto, ella hace un plato rico.

(ONA) Yo le he dejado unos buenos alimentos a Mario

y María me ha dejado lo mismo

que yo le he dejado a Mario.

María y yo estamos sincronizadas. No sé qué nos pasa.

Paz, ¿qué tal te llevas con tus compañeros?

Son amigos y son muy buena gente. Y son maravillosos.

Debes quitarle a uno de tus compañeros

cinco ingredientes.

Uno de ellos ya ha vaciado tu cesta.

¿Ya ha vaciado mi...? No me lo puedo creer.

¡Santiago!

Le voy a quitar esto, que es muy raro.

¡Perfecto! Gracias, Paz. Gracias, Paz.

Las minianchoas.

Le voy a quitar los guisantes.

Las huevas. Quítame las huevas.

Las huevas esas, ¿para qué las quiero?

Entonces, le voy a quitar las huevas.

Muy bien.

Y ya con esto puede hacer un buen plato.

Qué bien te has portado con Santiago.

Tú sabes que me estoy trabajando una película.

Lo sé. (ANTONIA) ¡Qué mona!

Bueno, Paz, pues ve a tu puesto de cocina

porque tus compañeros ha llegado el momento

de que entren en cocinas.

Así que, chicos, aspirantes, os esperamos.

Al salón. (BORIS) Yo no quiero entrar.

(ANTONIA RÍE) -Boris está avergonzado.

Yo no quiero entrar. Qué caritas traéis.

(ANTONIA) Divino. Están aquí los ladrones oficiales.

Yo no quiero entrar. (RÍE)

¿Puedo ver ya? Sí.

(PAZ) A ver cómo se han portado.

Espero que me dejaran por lo menos la carne.

Qué cosa más rara, ¿no? Me han dejado la alga este.

¿Esa alga cómo se cocina?

¿Quién me ha quitado el cordero? (BORIS RÍE)

Ya le veo. ¡Huy, huy! Boris, ¿de verdad?

Paz, lo siento mucho. Ha sido horrible.

(BORIS) Creo que Paz me ve de manera diferente.

Piensa que no puede ser tan cierto que la quiera tanto,

si he hecho algo tan horrible.

Santiago, estás muy calladito.

En boca cerrada no entran moscas. Yo estoy contento.

Lo estás haciendo muy bien, Paz.

-Un buen papel. -Nos tiene a todos aterrorizados.

¿Por qué? Porque todos le vemos

como que le debemos algo,

queremos un papel. A mí me gustaría escribir un guión.

Hasta nosotros queremos hacer un cameo.

Le dejamos la cesta intocada a Santiago. Hay abuso de poder.

Bastante desgracia tiene con ser como es,

para encima quitarle cosas. Yo creo que ha sido eso.

Y se lo agradezco a mis compañeros.

Carmen, ¿qué te han dejado? ¿Tampoco tienes cordero?

¿Qué voy a tener cordero? Tengo cebollas y algas.

Y anchoas de estas. Yo le he dejado el arroz

para que pueda hacer un risotto.

¡Qué buena que eres! Yo te lo agradezco.

(RÍEN)

Aspirantes, debéis hacer un plato de vanguardia

con los ingredientes que os han dejado

vuestros compañeros. Además de los básicos que tenéis

en vuestros puestos de cocina, podéis entrar al supermercado

a coger gelificantes, espesantes

y texturizantes. ¡Oh, no! ¡Por Dios!

Antes de que os pongáis manos a la obra,

queremos que sepáis que va a cocinar con vosotros

un chef cuyo restaurante está en el puesto 18

de la lista de "Los 50 mejores restaurantes del mundo".

Desde el restaurante Disfrutar en Barcelona,

con dos Estrellas Michelín, Oriol Castro.

(Aplausos) ¡Olé!

Oriol, enhorabuena por esas estrellas

y por ese puesto. Muchas gracias.

Muy merecido. Bienvenido a "MasterChef" de nuevo.

Nuestros aspirantes tienen que cocinar con siete ingredientes.

¿Crees que siete ingredientes son suficientes

para hacer un buen plato? Sin duda.

A veces, con lo mínimo puedes hacer algo genial y algo mágico.

¿Te atreverías a cocinar con siete ingredientes?

No estaba previsto, pero si queréis, lo intentaré.

Lo teníamos previsto, pero no te lo habíamos dicho.

(Risas)

Pero esos siete ingredientes no los vas a elegir tú.

Más complicado. Para esta misión,

nos acompaña una mujer que se dejó la piel

en estas cocinas. Ah, muy bien.

Adelante la finalista de la primera edición

de "MasterChef Celebrity", Cayetana Guillén Cuervo.

(Aplausos) ¡Bravo!

Qué peinada.

No te reconozco tan peinada. Me muero de la ilusión.

No lo puedo soportar. ¿Qué tal?

(PAZ) Me hace mucha ilusión porque es mi amiga.

Es mi mentora. Ella me ha dado muchos consejos.

Buenas noches, Cayetana. ¿Cómo estás?

Muy bien, muy contenta de estar aquí.

Oye, sé que nuestros "celebrities", algunos,

te han llamado antes para pedirte consejo.

Consejillos. ¿Qué les has contado?

Que hay que tener buenísima actitud,

que no hay que enfadarse, que hay que ayudar al otro,

aunque el otro... Ya sé quién no te ha llamado.

Yo también. Se enfadan un poco. ¿Sí? No hay que enfadarse.

Con uno mismo, sí. Pero no con los demás.

Oriol, Cayetana va a ser quien te robe los ingredientes.

Le tendrá que robar. Vamos a la primera fila

que ahí está la cesta de Oriol y tú le vas a robar a gusto.

Si por mí fuera, no le robaba nada.

Pero los jueces que me van a estar diciendo

que le tengo que robar de todo. Lo veo venir.

¿Pero tengo que hacer daño? Sí.

Venga, va. Va. El arroz basmati.

¿Qué más? Chantarelas. Piensa, piensa.

A ver qué es esto. Venga, va. Los guisantes frescos.

¿No hay cebolla? Ah, sí. La tengo en la mano.

Pues las hierbas aromáticas, que me gusta cómo huelen.

Yo esperaba mucho más de ti. Has sido buenísima.

Hazte un lado, que te enseñaré cómo se hace.

Quieres cocinar con cordero, ¿no?

Sí. Pues te lo voy a quitar.

¡Oh! -¡Qué cosa más loca!

Para que no ahogues las penas, te quitaré esto.

Esto te encanta. Claro.

Te lo voy a quitar. Fantástico.

Cuatro ingredientes. Dos Estrellas Michelín,

18 en la lista de los "50 best". ¿Qué quieres?

Con esto haces una boda.

Algo haremos.

(MARÍA) Al chef le han dejado la cesta en penurias.

También es verdad que es un grande

y con cuatro cosas o con dos hará unos platos espectaculares.

Ya tenéis todos los ingredientes con los que vais a cocinar.

Solo podréis entrar al supermercado a coger espesantes,

gelificantes y texturizantes.

Con eso tenéis que hacer un plato espectacular

de cocina de vanguardia en 75 minutos.

Y el tiempo para entrar al supermercado comienza

en tres, dos, uno. ¡Ya!

¿Qué agarramos en el supermercado? -Yo quiero espesantes.

Mira Boris. Me parto.

Xantana, agar-agar y gluconolactato.

A ver dónde hay agar-agar.

Ona. Ona, campeona. -Vamos, Santi.

Y esto, el "geli", ¿para qué sirve?

Luego repartimos.

-Repartimos después. -¿De qué me sirve ahora a mí esto?

-¿Y este "geli" para qué es? -Suerte.

La redecilla.

Ya podía haber tenido yo esa redecilla.

Falta te hacía.

La verdad es que queda monísima así.

En este reto, el ingrediente principal es el cordero.

Solamente tres van a poder utilizarlo.

Santiago, Mario, que además los dos tienen riñonada.

Y Ona, que tiene cadera de cordero.

Solamente en pelar guisantes

ya se te va medio tiempo. Pero bueno.

No sé si sabéis que hay nuevos cortes de cordero.

¡Caray! Qué corderazo. Es un cordero ya maduro.

Es un cordero como Dios manda.

Venga. Ronroneo.

¿Cómo vas, Santi? ¿Lo vas sacando? -Sí. Malamente, pero bueno.

Cómo se aprende viniendo aquí. Es la gloria bendita.

Voy a intentar no romperlo mucho. Tenemos aquí una paletilla.

Tenemos la parte del cuello.

Luego, hay otro corte de cuello, que son los collares.

Esto no lo había escuchado nunca. Siempre, el cuello.

Son estos trocitos. Y sale de aquí el carrillón.

Es lo que se llama carrillón.

Lo puedes rellenar porque tiene textura melosa,

que sirve para asar, para hacer a baja temperatura

y confitar. Funciona muy bien.

Tenemos las partes más clásicas, que son pierna, paletilla y lomo.

Carré, riñonada. Dale ahí bien.

Como te veo el carnicero de tu pueblo...

Como me vea el carnicero de mi pueblo, me echa.

Este es el carré. Cuando empiezas a perder el palo,

esta parte se llama riñonada.

Apúntate esas partes nuevas

para cuando vayas a la carnicería, pedir con propiedad.

El cordero es un producto muy versátil.

Ahora que se acerca Navidades, típico de las mesas.

Se come todo el año. Es una carne maravillosa.

Aquí, sacando los huesos para hacer esta riñonada

al horno rellena. Y ahora quiero hacer un caldito

para después reducirlo.

Le voy a poner especias y voy a poner un poco de arroz

para acompañarlo después.

Veo que utilizas bien el cuchillo.

¿No has revisado la Escuela Online de "MasterChef"?

Aprendí ahí. No había visto

un cordero, hasta la Escuela Online.

No mientas. Y esta es la riñonada.

Carnaza. ¿Vale? Y aquí las chuletitas.

Y esto sería la falda, que ahora también le llamamos churrasco.

Y aquí puedes limpiar las costillas.

¿Se limpia para poderlas cortar? Ahora te quedan limpias.

Todo lo haces bien, eh. Todo lo hago bastante bien.

Peleándome con las chuletillas de cordero.

Quiero hacerlas a la sartén. Para que quede bonito,

quiero dejar el hueso limpio y que se dore todo lo de arriba.

Pero, bueno, es tarea difícil.

¿Hablas sola, Ona?

Qué ricas, por favor. Parece que está con los dedos así.

¿Pesando ya? -Estoy pesando.

Yo también tengo que pesar entonces.

¿Quién tiene la xantana? -Yo tengo xantana.

Vale.

-Aquí está, ¿vale? -¿La puedo coger ahora?

Sí. Cógela. Si todavía yo hasta que no empiece...

Si eso soy capaz de hacer con un cordero, ¿qué no podría

hacer contigo, Jordi? Imagínate.

Pero fijaos. Esto me suena más

de haberlo visto en la carnicería.

Claro. Es el filete de pierna, el tournedó.

El carrillón: el cuello deshuesado.

Los trozos de cuello, que son los collares.

Y el churrasco, que son estas costillitas.

Imagínate esto asado a la brasa, chupando esos huesitos.

Cómo me gusta el cordero. Pero qué rico.

Siempre piensas en la pierna de cordero. Y no tiene por qué.

Me encantan estos cortes porque son

superfáciles de cocinar, a la plancha,

vuelta y vuelta. Y cada corte tiene un guiso.

Unos van para la parrilla a la plancha, otros para asar.

Es una carne agradecida. Es supersaludable.

Cayetana, hay que consumir cordero español.

¿Por qué? Sostenible. Contribuye a la protección del medio ambiente.

Tiene una alimentación garantizada, maravillosa.

Pon más cordero en tu vida. Bien. Lo pondré.

Me siento un poco desorientado.

No sé muy bien hacia dónde me dirijo.

No creo que sea mi día más feliz.

Los ingredientes que me dejaron, no casan ninguno.

Me imagino que si tuviera más sentido de la vanguardia,

sabría cómo resolverme. Pero es que no lo tengo.

Soy muy chapado a la antigua en la cocina.

Voy a probar algo.

Estoy fatal porque no tengo nada con consistencia para hacer.

Es que tengo tan pocas cosas.

He metido unas cebollitas al horno, a ver.

Realmente, no sé lo que voy a hacer.

Yo nunca he manejado algas ni estas cosas.

(CARMEN) Huele fatal. Lo voy a hervir

y a ver si con eso y una gelatina, puede mejorar algo.

Yo me invento la vida. Fíjate tú.

Antonia tiene que hacer un plato sin cordero,

porque se lo birló Carmen

y le quitó ingredientes principales.

Si tiene la capacidad de hacer unas buenas setas salteadas,

las hierbas y añadirle un arroz

y un punto de especias, habrá hecho mucho.

Voy a hacer risotto con guisantes.

A una parte le voy a hacer un gelificante con textura.

Y con las huevas pondré la salsa picante

con el anís estrellado

para poner con los huevos de mi exmarido.

Voy a hacer un plato fantástico.

No tengo nada claro. Voy a tientas. Voy a tientas.

No tengo nada claro.

La que también lo tiene complicado, es María.

Muy complicado. Han ido a por ella.

Se han portado peor de lo que me he portado yo.

Cada uno tiene sus razones. Si creen que yo voy a ser capaz,

pues me tiene que dar fuerzas para hoy. A ver qué sacamos.

Qué horror. Y es que no manejo las algas.

Quería hacer una "geli". (RÍE)

¡Oh! "Yeah!" Qué bueno mi caldo.

(PAZ) Acabo de hacer una gelatina de alga codium.

Si te digo la verdad, es la primera vez que la he visto

y la primera vez que la he probado.

Esferificaciones. Venga.

¿Por qué se está complicando tanto Santiago?

¿No sería más fácil asar la pieza y a correr?

Eso va a tardar un rato. Mario también.

150. Vale. Ahora, 150 de esto,

sería 1,5 de gluconolactato.

¿Cuánto has puesto tú? ¿Tú has puesto el agua normal?

-Agua del grifo. -Ah.

¿Quién tiene "gluco"? -No sé.

-¿Tienes "gluco", mi amor? -No.

-Esto lo voy a dejar ahí. -¿Puedo coger?

-Sí, claro. Perdona. -¿Tú cómo lo has hecho?

-He puesto un gramo por cada cien. -Claro.

Yo pongo uno por cada cien. -Por dos y te irá mejor.

-Dos. Claro. Ayúdame un poco. -Espera. Ponemos plano.

Ponlo aquí. Disculpa. Gracias. Aquí no tenemos

que ayudarnos. -De nada. Lo que haga falta.

Los esféricos.

Boris. Mi amor.

Hola, mi amor. Qué mal día para vernos.

Boris, me he dejado la cartera porque no me fiaba de ti.

Sí. La verdad es... ¡Cuidado! Te voy a manchar.

-¡Mi chaquetilla! ¿Qué estás haciendo?

Haré un arroz con las chantarelas y las cebollas y hasta ahí llegaré.

¿Y por qué no le echas alguna especia aquí

y ya va cociendo? Le he puesto curry a esto.

¿Y con ese poco ya tienes todo aliñado?

Le puedo poner un poco de comino y azafrán.

Un poquito de gracia y alegría.

Te veo ahí que quieres hacer algo. ¿Qué es?

Sí. No sé si lo tengo que poner a enfriar

o si lo tengo que poner y luego sacarlo con las cosas.

No quiero comerte la locura de hacer un Astérix y Obélix

de comida romana, mezclada carne de elefante con ancas de rana.

Ve veo obligado a hacerlo porque como no tengo orientación,

me he perdido... -Te saldrá bien.

Boris, suerte. Gracias.

¿Tienes la jeringa? -¿Quieres una? Ahora te la doy.

(ANTONIA TARAREA)

Ya está "bella" espesa. Mira cómo espesa.

-Ahora, al vacío. -Ahora al vacío rápido.

Varias veces. Buen ayudante te has echado.

Ahí, que cruja bien.

Bueno, Ona, ¿qué estás haciendo?

He hecho cebolla con anís estrellado,

que me gusta cómo queda, y un poco de pimienta negra.

Iba a hacer las chuletillas, pero me ha costado mucho pelarlas.

Voy a coger el lomo en el fuego. Lomo de cordero.

Tengo un caldo aquí muy reducido con los huesos

y una verdurita que tenía. Estoy haciendo agua de setas.

Quiero hacer esferificaciones de setas.

Tengo una gelatina de vino blanco reducido.

Y ahora estoy haciendo un sofrito con arroz con curry

para mezclarlo. -No está mal, eh.

Esto ya suena a otra cosa. Muy bien.

Suerte. Gracias.

Hasta ahora, bonita.

¡¿Cómo se abre?! ¡¿Cómo se abre?! ¡¿Cómo se abre?!

No. Dale aquí. Vacío, stop. -Stop.

-Se abre solo. -No. No se abre.

-Ahora se abre. -Lo he hecho todo así.

Tiene un sabor horrible a vino. Nada de esto funciona.

¡Desastre!

Ay, bueno.

¿Qué dice el chef? El chef va trabajando.

Aquí, que estamos... Te han dejado

demasiados ingredientes. Ha sido muy buena Cayetana y Jordi.

Muy contento. Haremos algo divertido.

Si soy yo, te quito tres cosas más. Alguna cosita haremos.

Estoy desclarando unos huevos.

Haremos un huevo frito marino. ¿Cómo es?

He hecho un esférico con las huevas.

Solo las huevas trituradas.

He hecho salsa de yema de huevo.

La esferifiqué y estará ocho minutos.

La saco. Le pondré la clara de huevo.

La freiré y haré como un huevo frito.

Parecerá un huevo frito pero no tendrá

la yema del huevo, sino de las huevas.

Tendremos la clara y un huevo frito marino.

¿Y esto para qué es? Lo utilizaré para hacer

dos infusiones: una fresca de codium

y otra infusión al momento, que será con codium picado,

un poco de agua y pescadito tostado.

Y por otro lado, haremos los mismos fritos.

Tendremos dos elaboraciones diferentes.

Madre mía. Mira cómo fríen.

Menos mal que te dejamos tres o cuatro ingredientes.

Si te dejo con 18, haces un menú degustación.

Venga. Gracias. -Hasta ahora.

Gracias. Qué maravilla. Madre mía.

Qué burrada.

¡Huy, huy!

¡Mario, está el plató sin pagar! ¡Perdón, perdón!

¡Que nos quemas esto! Estoy haciendo una buena reducción.

Así. Y después le echo el agar.

Ahora esto se me va espesando bien.

¿Alguien tiene xantana? -Primero en el líquido esto.

-El agua coges y tiras aquí. -Claro.

-¿Tenéis xantana? -Yo no. ¡Xantana!

¿Quién tiene para Carmen, por favor?

Que "Dio lo mandi buona".

-¿Quién tiene xantana para Carmen? -Déjalo. La tiene Antonia.

-¿Voy a por ella yo? -Déjalo.

¿Y dónde está esto para sacarlo? ¡Uh!

-Te voy a traer la xantana. -Ya no la quiero. Déjalo.

(RÍE)

¡Atención, "celebrities"!

Habéis consumido los 45 primeros minutos.

Queda media horita por delante.

¿De acuerdo? ¡Sí, Eva!

¡Oh! Flipante.

Las haré más grandes porque me salen.

¡Ay, qué monas! Y voy a hacer...

-Mi amor. -¡Hola!

Cariño. Bueno, veo aquí alta cocina elevada al cuadrado.

Y bonitas que me han salido. ¿De qué son?

De guisantes. -Están muy bonitas, Paz.

Están muy monas, ¿verdad?

Bueno, ¿en qué plato las vas a incorporar,

si no tienes cordero? Voy a hacer como un encaje...

No sé cómo llamarlo. Una puntilla.

Una puntilla de clara de huevo. De clara de huevo.

-Muy bien. -Le voy a poner los guisantitos.

Esto lo voy a hacer polvo, como una sal.

¿Lo has probado ya cómo queda? Todavía no.

Pruébalo. Puede ser buena idea o mala.

Pero esto es como una friturilla.

Es muy saladito. Hago la mitad. La otra mitad, si no, ya veo.

La pruebas. Viendo lo que te han robado,

¿te arrepientes de no haberle quitado a Santiago el cordero?

No. Estoy bien. ¿Pero por hacer la pelota?

Ambas cosas. Un poco las dos cosas.

Por la peli. -Claro. Me estoy currando ahí

un protagonista. Paz, mucha suerte.

Gracias. Vamos, que la distraemos.

Adiós. -Hasta luego.

Venga. Entonces... Es que esto no es fácil.

¡Hum!

Esto me está quedando de rechupete.

Hola. -Hola.

¡Huy, María, lo que veo! Un montón de cosas.

No tienes cordero. No. No tengo nada.

Tienes pasta a arroz. Voy a hacer un crujiente de arroz

en el horno. Entonces, tenía que estar más pasado.

He hecho una tortilla de camarón en el horno.

Con no tener harina ni nada, le he echado xantana.

He frito unas poquitas de anchoas.

He puesto una chalotita en la sartén.

He intentado hacer unos tallarines.

Veo muchas elaboraciones y un poco de cacao.

Pero cacao lo tengo siempre. Y luego, algo saco.

Pero un plato necesita un hilo conductor.

Es todo con arroz, anchoas y es lo que tengo.

Lo demás son especias, hierbas. Un plato futurista.

A ver qué pasa. Lo voy a intentar.

No soy de mucho pimentón. Prefiero más el curry.

-¿Quién tiene xantana? -Tiene Antonia.

Es que la xantana parece aquel hombre que cantaba.

-¿Dónde la tienes? -Ahí, mi amor. Te la puedes llevar.

Han quedado muy solidificadas.

¿Qué más le puedo echar a esto? Es que no tengo especias.

Carmen, ¿qué preparas? Con lo que tenía,

he hecho un puré con las setas, los guisantes

y cebollitas asadas.

Luego, tengo ahí puesta una gelatina de algas.

Pensaba poner la gelatina de algas con los huevos estos encima.

Te has puesto creativa a lo loco.

Yo pensaba hacer un guiso normal, pero me han dicho

que tenía que ser algo muy innovador.

¿Y qué ha pasado con la xantana?

Luego he pensado que para qué la quería.

La gelatina no tengo ahí. -La tenía Antonia.

Lo sé. Y estaba callada como una muerta.

Y yo no voy a ir a pedírsela. -¿El hilo conductor

del plato cuál es? ¿Qué es lo central?

Es lo que no tengo claro, si el pescado

o el puré de guisantes. ¿Qué hilo conductor?

Adiós, Carmen. Suerte. Venga.

¿Quién tiene la lecitina? -Yo.

¿La tienes tú? Vale. Voy a probar a ver si me sale algo.

Perfecto. ¡Ay, qué mono!

Carmen, cariño. -No veas el "cacao maravillao"

que tengo yo aquí. -¿"Cacao maravillao"?

Santiago, mira a quien te traigo.

Qué gusto verte en este momento que tú sabes

que es el más ideal. -El más difícil de tu vida.

Te lo estás tomando tan en serio, macho,

que ni dirigiendo te he visto así.

Como no ganes, te va a dar algo.

Yo no quiero defraudar a Jordi. Tú te acuerdas

que al principio te decía: Oye, te van a descubrir.

Se van a dar cuenta de que eres un hombre inteligente,

que vienes preparado. Aunque es zorrete.

Ha pasado desapercibido para avanzar, llegar a la Final

y rematar con todo el ingenio.

¡Ay! ¿Has visto? Es ingenioso hasta cierto punto.

Estoy al borde del retraso mental. ¿Te has quemado mucho?

¿Necesitas cremita? Sí. Pero no cinco minutos antes

del emplatado. Otro día será. Vale. Nadie se atreve a robarle.

Para quemarme, me tengo que quemar yo solo. Nadie se atreve.

¿Por qué te tienen miedo? -¿Sabes lo que es

el cariño y la amistad a un ser inferior? Eso les pasa.

Les doy pena. Te quedan cinco.

Remata eso y cremita. Gracias.

Se ha hecho daño. Adiós, Santiago. -Adiós.

El momento de... Me he dejado casi la mano.

Soy gilipollas. (MARIO) No te enfades.

¿Que no me enfade? Me he quemado vivo.

Las ollas, las sartenes no van al horno.

Hay un punto "geli" pero están ahí.

¡Ay! Gelifiqué. ¿Pero dónde lo pongo el gelificado?

-Ten. -Ay, gracias. Gracias. Qué sol.

Yo voy a dejar solo una.

¿Cuánto queda? ¡Ay! Ahora me va a coger el toro.

Verás. Con lo bien que iba yo. ¡Ay!

Atención, aspirantes, Oriol, últimos cinco minutos.

El emplatamiento es lo peor.

(BORIS) Ok, gran momento, las cebollitas.

(ANTONIA) ¿Todo bien, terminaste?

(MARÍA) No, se me estropeó.

(PAZ) Ay, que me coge el toro, venga.

Aceite de oliva.

Aspirantes, acabáis de entrar en el último minuto.

(ANTONIA) Ah, "Jesus Christ, superstar"

Yo no pongo más cosas a ver si por poner más la cago.

-Mierda. -¿Qué te pasa?

-Se me cayó todo el curry encima.

-"Oh, my God", qué horror.

Ay, que tengo que recoger.

Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno, tiempo.

Manos arriba. Ay, uno, uno, ya.

Ya.

Para lo que tenía yo creo que algo saqué.

Eran ingredientes de mierda, la verdad, horroroso.

Si quieres aprender lo que necesitas saber

sobre cocina, tenemos una novedad.

En la escuela online de "MasterChef" encontrarás

más de 100 nuevas recetas para convertirte

en un auténtico "MasterChef".

Además, encontrarás nuevos trucos para sorprender

a familia y amigos con grandes platos.

Ya lo sabes, entra en la escuela "MasterChef".

Aspirantes, el tiempo en cocinas terminó

y dará comienzo la cata, pero antes los jueces y Cayetana

van a poder probar el plato de Oriol.

Bueno, el plato, no, los platos, porque veo, Oriol,

que fueron varios y con sólo cuatro ingredientes.

Jueces, a disfrutar, nunca mejor dicho.

Hala, pero qué maravilla. -No me critiquéis mucho.

No, lo justo. Qué virguería.

Bueno, cuéntanos. El que se identifica más

en disfrutar es el huevo frito marino, ¿vale?

Porque este año creamos un concepto de huevos fritos

que en vez de una yema de huevo era un esférico de varios sabores

y podíamos hacer los huevos fritos de cualquier sabor.

¿Y este esférico es de? Las huevas de salmón,

lleva un toque de alga marina, la hueva y la anchoita frita.

Esto lo acompañaríamos con dos infusiones,

una con alga picada y pescadito el mismo pero tostado

y lo servimos como si fuera un vino acompañado.

O sea, que te comes el huevo, mojas la yema y bebes.

No, qué bueno.

-La marinada marina. -Increíble, vamos.

Oh, mira. Alquimia pura.

Uh. Son filósofos de los ingredientes.

Lleva pescadito tostado. Tostado, sí.

Esa es de pescado, entiendo. Sí, lo trituramos

y se ha clarificado.

A ver, dame mar.

Por favor. ¿Tiene sabor a mar?

Bueno, a mar. Esto sí que sabe a mar.

A percebes, a algas. Por favor, qué cosa más rica.

-Y el concepto es que con los mismos ingredientes

cocinamos e hicimos dos emplates diferentes, uno aprovechando

una yema de huevo que es como un ravioli,

pusimos pescadito frito para que sea como un huevo frito

con pescadito que se hace típico en bares de tapas.

Y esto es una gelatina muy suave de agar-agar

con la misma infusión

y arriba pusimos yema de huevo, las huevas.

Qué pintón tiene. Bueno, aspirantes,

creo que deberíais acercaros

para que veáis los platos de Oriol.

Sí, porque van a durar. Cuatro ingredientes,

mismo tiempo, tres platazos. Cuatro ingredientes,

todo lo que se puede hacer.

20 años de experiencia, enhorabuena.

-30, 30. -30, 30.

Mira, yo estoy soltera, libre, si quieres, te ayudo.

-Estoy casado, tengo dos hijos.

-Qué bonito, es un esférico ese huevo.

Esta yema no será la de un huevo, sino un esférico

que ha frito con la clara simulando un huevo,

pero sabrá a las huevas de salmón. Qué buena pinta.

-Qué crack.

Un chef bueno, a ver si nos ayuda, no nos ayudó nada, a cocinar ahí

él delante un huevo, somos un poco los tontos del pueblo.

O sea, le dieron cuatro ingredientes e hizo tres platos.

A mí me dieron siete e hice uno

y muy "mierder".

Bueno, pues ahora sí los jueces están preparados,

Cayetana y Oriol, también, así que comienza la cata.

Santiago y Antonia, adelante.

Santiago, cómo estás. Quemado.

Es una nueva cosa de alta cocina, la "ampollificación".

Yo prefería la gelificación, pero me siento tonto, hice el tonto.

Claro, te enfadaste con las sartenes,

culpaste al horno, culpaste a todo y fuiste tú solo.

Sí, pero encima que me quemo no me voy a culpar

porque sufro doblemente. (RÍEN)

Bueno, dime el nombre de tu cordero.

Rollo de cordero con crujiente de arroz.

También está doradito fuerte. Con lo creativo que eres

para unas cosas, qué malo eres para los nombres.

¿Por qué tanto sadismo? ¿Aparte de la "chamuscación"

qué otras técnicas usaste? La salsa está en dos texturas,

una con iota y otra con xantana.

Vamos a probar.

Se me queda corto, un plato sencillo,

mejoró en el aspecto estético,

en el gustativo, el tostado, el pasado...

Y las nuevas técnicas que se deberían usar, no brillan.

Las cebollitas están buenas. Sí, es verdad.

Las cebollitas, chapó, al pobre no lo vamos a hundir.

-A mí me ha gustado. -Ay, pillina.

-Muchas gracias a todos.

Heridas de guerra, pero vamos, si fuera para ganar la guerra,

encima no sé... Esto es una prueba que no es eliminatoria...

En la eliminatoria me arrancaré el brazo

para que se compadezcan de mí.

Antonia, nombre de tu plato.

Arroz basmati aromático

con toque de azafrán

y esferificaciones de guisantes,

no perfeccionista, pero encuentra su perfección.

Hala. Bueno.

Se ha quedado a gusto. Unos tanto y otros tan poco

con los nombres. Los guisantes

cuando los abres no son perfectos.

Tenías pocos productos porque Carmen te vació la cesta

y con lo que tenías sacaste un buen plato.

Gracias, espero que le gustase a los chef.

Hay cosas de mérito, está bien que hagas esféricos,

pero pruébalo porque no se hace un esférico

de guisantes por hacer sino para que sepa a guisante.

¿Y no sabe? No, le falta esa prueba

que tienes que probar para llegar a la excelencia,

para llegar al 10. Te exigimos porque sabes cocinar.

Claro. El plato está bien, aprobado,

el arroz está muy bien cocido

y hay esferificaciones que son modernas, bien hechas.

Casar ambas cosas es complicado, olvídate de los demás

y dedícate un rato a...

Darle cuerpo a tus ideas y que tengan lógica.

Gracias. (HABLA EN ITALIANO)

(HABLA EN ITALIANO)

Antonia, Antonia. Antonia.

No, tengo una pierna normal.

-Antonia me ha dado mucha alegría ya que siempre

la ponen a parir, pues ella se quedó muy contenta.

Mario, cuéntanos qué plato

hiciste con ese cordero que te dejó Ona.

Pues riñonada setosa.

Una riñonada de cordero rellena de setas

acompañadas de una reducción de caldo con vino

y con el hueso de la riñonada muy reducido

y para meterme un poquito en el mundo de la vanguardia

he cogido y he echado mano de xantana.

Que xantana liga muy bien la salsa y es para que me espesara

un poco porque quise poner

poca agua para que se redujera mucho.

Como sólo teníamos 75 minutos y esos caldos espesos

necesitan mucha reducción y a base de cocer y chup chup...

(RÍEN) Pues me he ido al punto xantana.

Y es la única vanguardia que introduje en el plato

porque también considero que el cordero es una cosa

muy clásica que tiene que convivir

con la vanguardia, pero no tiene

que dejarse avasallar por la vanguardia.

Hala. Te quedaste tan a gusto.

Sí, me quedé tranquilo porque lo saqué,

otra cosa es ahora ver el veredicto.

¿Probamos el plato de Mario y decimos algo de ello?

Ay, qué vergüenza, por Dios.

Me gusta tu emplatado, perfecto, fino, lo que debe llevar,

bien el punto del cordero y el relleno, pero lo que menos

me gusta es la salsa, es lo único malo del plato

porque lo demás está muy bien. Qué pena tanto esfuerzo

con esa vanguardia que la contaste en dos horas

para luego, quemar la salsa. Si es que no hay que pensar tanto.

(Risas)

No, pero, bueno, ya aprenderé eso y a partir de la próxima vez

lo corregiré y lo haré mejor.

-Yo tenía una gran ilusión

por probar la salsa y me dejaste un poco...

Tocado, pero bueno. -Sí, hay que aprender a eso

a no vender tanto y hacerlo mejor.

-Pues como no probé la salsa, Mariete, probé solo el cordero,

me encantó cómo está. Qué buena eres, cómo se nota

que estuviste en ese lado.

Es que, vamos, hay que estar para saber lo que es.

Carmen, nombre de tus platos.

Yo, mejor me voy. -No digas eso.

Directamente. ¿Por qué?

¿A casa ya? Sí, porque no sé qué explicar,

pero qué voy a explicar. Pues qué hay en esos dos platos,

la idea, qué has hecho con 75 minutos.

No tenía, prácticamente nada, muy poco.

Como el resto de tus compañeros. No, algunos... Bueno, da igual,

no tenía huevos, no tenía nada y quise hacer un puré de setas

y guisantes y de hecho está ahí, pero cuando lo tenía emplatado

se me cayó el polvo de curry encima.

Vaya por Dios, vamos a probar. Que no, ten cuidado, ten cuidado

no te vayas a intoxicar.

Yo te quiero mucho y no te deseo... Pero habrá que probarlo.

Yo no pienso probarlo. ¿Sí? ¿Tú no, verdad, Samantha?

Tengo tres hijos, no probaré mucho.

Pero no tiene tanto curry. -Porque luego eché más puré encima.

Lo ha soplado, lo ha soplado. Que no me dejaron nada.

¿Cómo que nada? Igual que todos los demás.

No, porque si tienes arroz

o huevos, con el arroz haces un risotto.

Con guisantes y setas

haces un plato que te mueres. Pues el puré.

Carmen, estamos en el programa siete,

aquí ya no valen excusas,

pero para nada, aquí o se cocina o te vas.

Sí, es que yo estas cosas de vanguardia no sé.

Pero no es de vanguardia esto es...

Bueno, esto no es vanguardia. Es que no es ni cocina.

Ya. Esto es una vergüenza

y una falta de respeto hacia esta prueba.

Pusiste muchísimas huevas de salmón y es imposible comerse tan cantidad

y no tiene nada de lógica. No me hagas reír,

pero es que me da vergüenza. Bueno, Carmen como tampoco

te veo preocupada. Que sí lo estoy,

¿queréis que llore? No soy de llorar.

Ahora queréis que monte aquí un pollo, llore...

Carmen, Carmen, ¿y te ríes?

Cuando estoy nerviosa, a veces me río.

¿Sí? Me pasa, sí.

Hay que tener un poco de humildad y decir que tuve la misma prueba

que los demás y lo hice fatal, lo siento.

Samantha, yo soy muy humilde.

No se nota, aquí no lo notamos. ¿No, ah, no?

No sé, pues lloraré un poco.

Cayetana, ¿cómo lo ves?

Se ha quedado pasmada, no habla.

-Yo es que no voy a meter más caña para nada.

-A mí no me molesta que me digan: "Carmen, este plato está fatal",

lo que me molesta es que, gratuitamente,

sigan diciendo que no tengo interés,

que si me reí y yo soy así, una persona más bien sonriente

y de no montar pollos y hacerme la mártir

aunque esté por dentro que me las trago.

Paz, qué plato has hecho sin cordero.

Se llama locura circular en el fondo del mar.

¿Estás contenta con el resultado? Para ser honesta, el tema

es que sí, puse en práctica lo que nos enseñaron,

pero que eso esté bueno, ese es el problema.

Eso lo vemos ahora lo que te puedo decir

es que, estéticamente, es un plato increíble.

¿Sí, tú crees? -Pero si está ideal.

-¿Sí, os parece mono?

Es como una obra de arte. Sí, es verdad.

(Aplausos) ¡Bravo!

Vamos a probarlo porque no podemos con las ganas.

Es como un pateki es curioso esto, parece un puzle, ¿no?

Es curioso. Es curioso.

Has hecho todo muy bien hecho,

pero te faltó ese poquito de pensamiento.

Si hubieses pensado un poquito más, ¿qué podrías hacer

con esa clara de huevo? Que es un huevo, redondearías

un plato que para un amateur tiene mucho mérito.

Muchas gracias, muchas gracias.

Aquí hay dos ideas que se entremezclan

donde hay inseguridad y te falta solo ese punto

de pensar como dice Pepe, para hacer algo brillante.

Pues mira que a mí al probarlo me encantó, Paz,

no solo de estética porque me entretuve en coger

un poco de cada cosa para ver qué sensación me daba

y me encantó, creo que es un plato muy divertido.

-Muchas gracias, gracias.

Cuéntanos, Ona. Pues el nombre es cordero basmati

con tallarines de vino blanco.

Hice una reducción con los huesos del cordero

y con una verdurita cortada en mirepoix

y con vino blanco muy reducido.

Luego hice un papillote de cebollas con anís estrellado

y luego hice un crujiente de albahaca, mariné el cordero

con la salsita que hay en el plato

y un arroz basmati con un poco de curry

y con sofrito de cebolla y setitas.

Veremos si lo clavamos con el sabor.

Estéticamente, siempre has sido muy fina

y cuidadosa, es verdad que está el plato de Paz

que es como sideral, es otro nivel ya,

pero está muy mono, tiene buena pinta, así que, felicidades.

Bien. -Qué guay, muchas gracias.

Muy bueno, la textura de la gelatina, el punto

del cordero, el arroz, el crujiente, era un plato

muy bueno, redondo, sutil,

muy equilibrado, felicidades. -Gracias.

El plato está muy bien resuelto porque todo está muy bien hecho

y el cordero perfecto de punto, no se puede pedir más.

Bien. El plato está muy bien, muy bien.

Muy bien, Onita.

(APLAUDEN)

Está todo bien, es un 10, un plato no tiene que tener defectos

y el tuyo ninguno tiene.

Bravo, Ona. -Qué bien.

(Aplausos)

Muy bien, cariño.

Qué alegría. -Está riquísimo, me emocioné

porque cuando estás ahí y aquí te dicen que es un 10...

Muchas gracias. -Me pareció muy bonito.

-Muchas gracias.

Me hizo mucha ilusión porque ella más que nadie sabe

lo que cuesta que te den una buena valoración

así que supercontenta.

Boris, cómo se llama tu plato.

Pues se llama cita a ciegas con la vanguardia.

Apa. Oh, por qué.

Porque se ha tratado de eso, ha sido una cita a ciegas,

hubo un hurto y yo me enfrenté, como muchas personas

al enfrentarse a lo nuevo

no saben cómo enfrentarse a ello

y es lo que pasa siempre con las vanguardias

por eso son criticadas, incluso,

se le intentan despreciar o minimizar y por eso me encontré

bastante desorientado al principio porque me aferré

a mis tradiciones y no permitía observar la vanguardia.

Y no fue hasta que empecé a ver el cuadro.

Un poco Miró, un poco Dalí, un poco Jackson Pollock

que es muy heterosexual para mí. ¿Pero eso es una novela

que escribirás? No, es mi explicación,

claro, porque me sucedió este fenómeno

y lo quería compartir con vosotros.

(CANTA) #Parole, parole, parole.#

Cuando Santiago se quemó que creo que es karmático

porque él fue quien me dejó estos ingredientes,

mis esferificaciones son, en cierta manera, una metáfora

sobre las ampollas de su mano quemada.

(RÍEN)

Ay, Dios mío. Pues muy bonito

lo que nos contaste, Boris. Las técnicas a ver cómo están.

Lo tenía a mis espaldas y estabas desorientado

al inicio, pero resucitaste y te he visto con ritmo.

Te lo digo de verdad.

A mí me parece un plato mejor de lo que esperaba,

estabas desorientado y no sabías por dónde encontrar

es vanguardia, no la encontraste aún porque la vanguardia

no llega por ciencia infusa. Creo que perdí mucho tiempo

al desorientarme. Boris, tu plato está muy bien,

pero está muy bien porque empezaste muy mal.

No merece un 1% de la literatura que le has aplicado.

¿Qué dices? Creo que sí. No, Boris.

Creo que hemos visto casos como el de Paz y Ona

que si a esa capacidad de trabajo, seriedad y rigor

añadimos tu capacidad de análisis, maravilloso

lo que presentáis aquí. A mí me parece un plato rico,

la verdad, lo probé y cogiendo un poquito de cada cosa

me parece que está rico

y la verdad, parecía que no lo harías.

-Bueno, creo que sí, uno tiene en la vida

siempre que luchar contra el bloqueo.

María, no te veo satisfecha

y llevo mucho rato sin verte satisfecha.

Sí, me da vergüenza.

Bueno, el nombre le he puesto

fritura de anchoas con crujiente de arroz.

María, visualmente, se lo pones a mi gato y no se lo come.

Ya lo sé. Y no es sibarita mi gato.

Yo tampoco... o sea, que conste que está bien frito

el pescado, lo otro está bien, pero es muy feo y...

Es terriblemente, feo y los defectos de tu plato

se ven a simple vista. Sí.

Arroz pasado, cosas sin sentido.

En la fila donde estábamos pasaba algo hoy, claramente.

María, francamente, tu plato no tiene explicación,

eso no tiene sentido está todo mal.

O sea, no hace falta que te diga nada más de ese plato

porque tú misma te dices que hoy no hiciste

un buen trabajo y no seguiré haciendo un análisis

destructivo porque no merece la pena.

Era la fila, en la fila había mucho aire de bloqueo.

Bueno, vine al programa a aprender y perdonadme,

soy muy exigente... Como no soy cocinera

supongo que hoy se me pasará.

Pero no estoy contenta, claro que no.

-Pobrecita.

-Cuando cocinamos en nuestros restaurantes

es muy difícil hacer platos y no lo hacemos al minuto

un plato, hacemos un plato, probamos, pensamos, reflexionamos,

volvemos a probarlo, una, dos, tres veces, a veces a la primera

sale, pero tarda mucho y se os tiene que felicitar

porque estar aquí detrás con lo que tenéis

y hacer un plato a la primera es muy difícil.

-Como tú dices, venimos a aprender con el máximo respeto

y hay días en que no salen las cosas

a pesar de habértelas preparado y se genera mucha impotencia,

mucha frustración y pasas un rato horrible.

Pero se pasará y volverás a acertar, seguro.

-No os preocupéis que la María sonriente

volverá pronto, pero prefiero frustrarme,

sentirme mal un rato y luego ya carretera

y sacar la sonrisa otra vez, pero dadme un ratito.

Aspirantes, la cata ha terminado

y nuestro jurado tiene que deliberar,

pero antes despidamos a Cayetana y a Oriol,

muchas gracias por vuestra visita, chicos.

(Aplausos)

Chao.

Os quiero.

-Suerte, Cayetana.

-Adiós, cariño, suerte.

(Aplausos)

La admiro mucho y me pareció una persona maravillosa.

Van a ganar Ona y Paz.

-Sois las dos.

La del 10 te han dicho.

-Yo llevo cinco eliminaciones.

(HABLAN ENTRE ELLOS)

(ANTONIA CANTA EN ITALIANO)

Aspirantes, en esta prueba queríamos un plato que mostrara

vuestra evolución en estas cocinas.

Esperábamos que a estas alturas tuvierais los conocimientos

básicos de cocina de vanguardia y supierais aplicarlos.

Es cierto que teníais un número limitado de ingredientes,

precisamente, ahí es donde entra en juego la cocina moderna

ofrece la posibilidad de presentar un solo ingrediente

en diferentes texturas

como hizo nuestro invitado Oriol Castro.

Claro, un ingrediente... claro.

Ha habido dos aspirantes

que no respondieron a lo que pedíamos.

Una es Carmen. Carmen, tus platos no reflejan

que lleves siete semanas en "MasterChef".

El otro aspirante es...

María. Verte el objetivo de todos

tus compañeros que quizá te ven como la más fuerte

pues quizá te hizo venirte algo abajo.

Puede ser. Si me consideran fuerte,

es una parte del juego y si te quitaron los ingredientes

a sabiendas es lícito y hay que aceptarlo así y ya está.

Hubo un tercer aspirante que no brilló con el plato,

pero al que queremos mencionar por su actitud.

Su mala actitud.

Santiago.

Te has quemado tú solito y encima te enfadaste

y a partir de ahí te bloqueaste. Perdona, no pensaba que era

una mala actitud cabrearse por quemarse vivo.

Es verdad que no sabía cómo reaccionar,

a mí sentir lo tonto que soy no me gusta y por eso me cabreé.

¿Puedo hablar? Carmen, qué pasa.

No, porque me reñís porque no me enfado, sonrío

así que empezaré a hacer teatro a tirarme de los pelos...

Corta el rollo, si vienes aquí

y te doy un veredicto serio y te ríes.

No, no me reí. Te has reído, Carmen,

por el amor de Dios. Me reí al ver el plato.

Estabas de guasa y tal,

eso es reflejo que te importa un pepino.

Y punto. No, puede ser...

No quiero teatro ninguno. quiero ver si te importa

"MasterChef" o no, si me demuestras que no...

Puerta y listo.

Si me tengo que ir, me iré, pero estaré muy feliz

del tiempo que pasé aquí tan estupendo.

Bueno, por el contrario hubo dos aspirantes

que nos demostraron que antes la exigencia

se crecen y nos presentaron dos platos originales,

sorprendentes y, por supuesto, ricos.

Y esos dos aspirantes son...

Paz y Ona.

Bravo. Felicidades.

(Aplausos) (ANTONIA) Muy bien.

Felicidades a ambas, pero una de las dos fue mejor.

Y esa aspirante es...

Ona. Bien.

(Aplausos)

Bien.

-Qué bien.

Felicidades, Ona, porque ya sabes que en este reto

ser el mejor trae 4000 eurazos

para donar a la ONG que quieras, dime cuál es.

No había tenido esta oportunidad y me hace mucha ilusión,

creo que es maravilloso, y me gustaría darlos

a Aldeas Infantiles que trabajan con niños y niñas

con riesgo de exclusión social y creo que les irá muy bien

y no sé, me hace mucha ilusión y gracias porque creo que estos

niños y niñas estarán muy contentos de recibir ese dinero.

Y con la alegría de repartir dinero para quien más lo necesita

decimos adiós, de momento, a estas cocinas.

Nos espera un lugar fascinante con 200 años de historia.

Guau. Y donde tendréis que demostrarnos

que sois capaces de comunicaros y compenetraros.

Oh.

En "MasterChef" siempre defendemos la excelencia y por eso

queremos sumarnos hoy a la celebración

del bicentenario del Teatro Real de Madrid.

El Teatro Real puede presumir de ser uno de los templos

de ópera más importantes de Europa.

Cada temporada, las mejores voces líricas nacionales

e internacionales pisan este escenario.

Aspirantes, bienvenidos. Gracias.

Estamos en la Plaza de Oriente,

para celebrar que el Teatro Real cumple años.

Todo aniversario merece una auténtica fiesta, ¿verdad?

Pero cuando lo que se cumplen son 200 años lo que procede

es un buen festival.

(TODOS) Sí.

Por ello, el Teatro Real ha decidido celebrar

este bicentenario acogiendo uno de los festivales

de música más importantes de nuestro país,

el Universal Music Festival.

Bravo. -Qué bien.

-Un aplauso al Teatro Real.

Voces de grandes artistas como Miguel Ríos, Niña Pastori

o nuestro querido Pablo Alborán, entre muchos otros,

actuarán en este gran teatro durante tres semanas.

Sí. -Bravo, bravo por el teatro.

Esta institución apuesta por la buena música,

sin importar el estilo al que pertenezca.

Es cultura igual.

Y, hablando de buena música, Mario.

Dígame usted. ¿Te gustaría actuar

en teste mítico escenario? Me encantaría.

Vengo mucho a este festival, acudí en otras ediciones

como espectador, pero me encantaría poder subirme

al escenario. Con tus Nancys Rubias.

Con las Nancys Rubias. Dándolo todo.

O de telonero, de corista, cualquier cosa me vendría bien.

Desde luego, no eres nadie si no pisas este escenario.

Aspirantes, competiréis divididos

en dos equipos. Ona, Paz, por haber sido

las mejores en la prueba anterior, os corresponde la capitanía.

Ona, fuiste la mejor de las dos y por tanto

tendrás el privilegio de elegir cuál quieres que sea

tu gran ventaja.

Qué maravilla, qué bien, bueno.

Puedes escoger entre formar tu equipo del tirón

o elegir qué platos del menú quieres cocinar.

Yo escogería platos. -Yo lo tendría claro,

pero no digo nada. -Ese es el dilema.

-Yo no soy la supercapitana.

Ona, ¿platos o equipo?

Equipo. Dime qué tres aspirantes

quieres en tu equipo y por qué. Voy a escoger primero a Mario

porque he trabajado mucho con él y me entiendo muchísimo

y creo que trabaja muy bien en las pruebas de grupo.

Luego escogeré a María porque casi nunca, creo,

o una vez trabajamos en exteriores.

Y el tercero no sé muy bien. -No olvides que yo en todos

los equipos que he estado, he ganado.

-Exacto. -Pues mira, cogeré a Antonia.

-Bravo, bravo, bravo.

-¿No quieres? -No me lo esperaba.

-Oh, qué divina. -Qué bien.

-Brava, brava. -Te quiero.

-Te quiero, te quiero, Ona.

(PEPE RÍE) Dios es grande.

Lo he rezado, no estar en el mismo equipo de Carmen,

entonces, gracias, Ona.

Paz, tú serás la capitana del equipo de Boris,

Santiago y Carmen. Sí, sí.

Tengo a Carmen...

Carmen, tengo a Santiago,

que está lisiado y tengo a Boris

y pues no sé qué va a salir hoy.

Bueno, comenzamos con un entrante que elaborará el equipo azul.

A ver.

Ensalada de cangrejo y aguacate con puntas de espárragos

y vinagreta de frutos rojos.

(BORIS) Espectacular. (ANTONIA) Qué bueno.

El equipo rojo se encargará del primero.

Wok de quinoa con verduras y huevo poché.

Ay, el huevo poché. -Guau.

El segundo plato corre a cargo del equipo azul

y consiste en carne asada

con puré de patata morada,

colmenillas y pimientos rojos asados.

Está bien. Las colmenillas también

conocidas como morchellas o morillas son una de las setas

más exclusivas e interesantes que hay porque tienen un sabor

muy fino, delicado y muy elegante y la vez muy intenso.

Y complicadísimo de hacer. Y para cerrar el menú

el equipo rojo elaborará un postre.

"Oh, my God". -Ay, no, la rejilla

que tiene encima, ¿quién la hace?

Tartaleta de crema de limón

con carpacho de piña.

¿Carpacho de piña es eso

que hace como un techito? -Bellísimo, bellísimo.

Paz, ¿prefieres los platos azules, la ensalada y carne asada

o los platos rojos, wok de quinoa y verduras y tartaleta?

Con el huevo... -Creo que iremos, sobre todo,

por el postre... por el azul.

(BORIS) Brava, brava, muy valiente, muy valiente.

Ona, serás la capitana del equipo rojo y vuestras

elaboraciones serán wok de quinoa y verduras

y el postre temido, la tartaleta.

Vale. -Hoy rompemos el hechizo

del postre temido, hoy rompemos el hechizo.

-Además que luego el postre

lo usas para decoraciones de gorros.

-Para la redecilla, si no nos sale, dejo redecillas.

En estos sobres se esconden dos ventajas.

Ay, ay, ay.

Este privilegio te corresponde a ti, Paz.

¿Ah, sí? Ay, qué bien.

Puedes elegir con cuál de los dos sobres te quedas,

te aconsejo que lo pienses bien, Paz.

Ah. No solo porque la ventaja

que elijas puede condicionar el rumbo del cocinado

sino porque según el sobre que elijas, ese será

el juez que supervisará vuestro cocinado.

Y ya sabes que no es lo mismo cocinar al calor de mi dulce voz

que soportar el mal carácter de Jordi Cruz.

Lo siento, Pepe, pero me voy con Jordi.

Sin ningún problema. Has elegido bien.

¿Sí? Bueno, no sé, pero... No hay nada personal,

Ya, ya, no te preocupes. Arréglalo, arréglalo ahora.

Empezamos por la tuya, Paz, podréis robar un utensilio

de cocina al equipo contrario.

Eso sí, no podrá ser ningún electrodoméstico y aparato

que ponga en peligro el servicio.

Vale. Qué casualidad porque tu equipo

está lleno de ladrones. ¿Perdón?

-Cómo. -¿Perdón, Pepe?

Por eso no le cogí. Son celos que tiene

por elegirme a mí. Me gusta estar con gente honesta.

Está muy picado, nunca lo vi tan picado.

Ona, tu turno, podréis robar un ingrediente al equipo contrario.

¡Ah! -Un ingrediente.

Cualquiera, menos los ingredientes principales de cada plato.

Ante todo, la prioridad es que los comensales

disfruten del menú que diseñamos.

Vale. -Gracias, Pepe.

-Escuchad a los chefs, por favor.

Bueno, aspirantes, cocinaréis para 50 de los mejores

artistas y productores musicales de toda España.

Ya sabéis que nuestro supermercado proveedor de alimentos

os facilitará los ingredientes necesarios para cocinar.

Y donará el excedente que no uséis a comedores sociales.

Muy bien. -Bien, Samantha.

Disponéis de 120 minutos para elaborar 50 raciones

de cada plato. Hoy más que nunca quiero

rock'n'roll en las cocinas, ¿entendido?

(TODOS) Sí, chef.

(SONRÍEN)

Pues coged los delantales y salid pitando

a por los ingredientes en tres, dos, uno, ya.

Vamos, Antonia, vamos, mis chicos, venga, equipo.

Vámonos, venga. -Vamos, chicos.

Corre, corre caballito.

Venga, chicas, uno, dos, tres.

Vamos, a cocinas. -Vamos, chicos.

Venga, venga. Hola.

Vamos, chicos, muy bien, aquí estamos.

Hay que ser ordenados. -Ok.

Capitanas, estáis a punto de enfrentaros a una decisión

que puede ser determinante en esta prueba.

Empezamos contigo, Ona.

¿Qué ingrediente quieres quitar al equipo azul?

Pues vamos a quitarles la sal. -¿Qué?

-No, pero eso es principal.

¿Por qué la sal? Hemos decidido que...

-¿Hemos decidido? Si fuiste tú, la cucaracha acuática.

-No, no, hemos...

-La chincheta nadadora. -Ni Antonia es tan cutre como eso.

-No, yo no lo sabía, de verdad, que la sal...

-Farisea. (RÍEN)

Ona, pues puedes quitar la sal. ¿Vale quitar la sal?

No cocinaréis con nada de sal. Mucho más saludable.

¡Ay, la sal no se pasa nunca por la mano!

Apóyala. -La primera vez que veo a Paz

enfadada en el programa.

-Me pareció terrible porque, claro, la carne,

el guacamole sin sal es que...

es que no sabe a nada.

Paz, tienes dos minutos para inspeccionar la cocina

del equipo contrario

y decidir qué utensilio de cocina quieres robar.

Qué divina, mira cómo entra tan divina.

¿Lo tienes claro? Sí, chef, cuchillo cebollero,

me lo llevo. -Bravo, Paz, magnífica decisión.

-Que no quede ninguno por ahí. -Hala, se los llevó todos.

Ahora, el karma, muy bien, Paz, perfecto.

Qué bien os irían estos cuchillos para cortar verdurita.

Has sido vengativa. -No sé cómo haremos

sin los cuchillos, qué horror, pero mejor los cuchillos que otros.

La báscula hubiera sido peor.

Os recuerdo que para que todos

contéis con el mismo tiempo de cocinado,

empezaréis a trabajar escalonadamente.

Primero lo hará el maravilloso equipo azul

y 15 minutos más tarde, el equipo rojo.

¿Lo tenéis claro? (TODOS) Sí, chef.

Pues equipo azul que arranque este homenaje

a la música en tres, dos, uno, ya.

Venga, vamos. -Adelante.

-Bueno, ¿sabéis lo que tenéis que hacer?

-Poner la olla. -Pues empezamos.

Espero que desafinéis. (RÍEN)

Por favor, agua caliente, una grande para los centollos

y otra para los espárragos y me encargaré de la salsa

de la carne, meteremos los huesos

y yo pondría también las verduras

Ya está, creo que con esto suficiente.

Vamos, equipo azul. Venga, muy bien, Carmen.

Ponemos los huesos al horno ahí está, de momento así.

El equipo azul tiene que preparar ensalada de cangrejo

y aguacate con puntas de espárragos

y vinagreta de frutos rojos.

Venga, ponemos esto, pimiento rojo.

-Vale. -Creo que con esto es suficiente.

El segundo plato que elaborarán será carne asada con puré

de patata morada, colmenillas y pimientos rojos asados.

Santi, por favor, cebolla ahora.

Y ya está y luego tras la cebolla ponte a cortar esto

con la mandolina muy finito. -Vale.

Y eso es la mise en place para el primer plato.

Boris, mejor cebollas que eso.

Eso no corre prisa de momento. -Vale, vale.

Vamos, chicos. -¡Adelante, grupito!

Equipito azul, ¿cómo hemos distribuido las tareas?

Mira, Boris se va a encargar de meter los cangrejos.

Que ya los puedes meter, Boris. Boris está pelando...

Me está ayudando. Eso es para luego la salsa.

Verdura para la bresa de la salsa.

Veo unos pimientos ahí que los metemos en el horno,

los escalibamos como hacemos en mi tierra y están listos.

¿Y así no se puede poner?

En una fuente, aceite, sal y al horno.

Vale, pues venga.

¿Qué tiempo van a cocinar los centollos?

Diez minutos.

Mira, esto muy sencillo. Cada 100 g es un minuto.

Esto pesará kilo o kilo y medio.

12-13 minutos. 12-13 minutos.

Hay algo muy importante que es cómo resolvemos

el robo de la sal.

Tenemos salsa de soja y le vamos a poner soja.

Me parece maravilloso. Me tuesto las verduras,

le echo un chorrito de soja. La justa para dar la sazón.

Solucionado el problema. Ya ves tú lo que nos ha hecho

el otro equipo, nada. Perfecto.

Este no es un cebollero, pero corta fantástico.

Es duro no tener los cuchillos, pero vamos a adaptarnos.

Yo sé cortar con eso. -Se puede, sí.

Equipo rojo, ¿lo tenéis claro? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues a currar, porque vuestro tiempo comienza

en tres, dos, uno, ya. Venga.

¡Venga, chicos, a ganar!

Mario, Antonia, María. -Sí.

Cualquier duda, me decís. -Vale.

Voy a pesar yo la cremita y tú vas a pesar la masa.

¿Te parece? -Perfecto.

Vamos a coger los pesos.

Venga, chicos, zanahorias, zanahorias.

Contad bien las cantidades. ¿Vale, chicos?

Vale, cariño. -Cuánta zanahoria limpiamos.

Como 20. -Eh... como 25, sí.

20. "Vai", 20.

Yo parezco el conejo Bugs Bunny este con tanta zanahoria.

Chicos, ¿no ha más cuchillos? ¿Sólo había dos?

Cógete este. -Vale.

Venga, vamos. -Yo voy con la cebolla.

Ante la adversidad cogemos unas tijeras.

Mira, tijeras equivale a cuchillo también.

Y así te dejo a ti, amor mío. Yo voy cortando estas.

Para su plato de quinoa el equipo rojo

tiene que cortar las verduras y después saltearlas en wok

con aceite de sésamo.

María, ¿cómo vas, preciosa? -Perfecto, pesando las cositas.

De postre tienen que elaborar tartaleta de crema de limón

con carpaccio de piña.

Para la masa tienen que mezclar

azúcar, mantequilla, huevo y harina.

Y para la crema de la tartaleta

necesitarán zumo y ralladura de limón.

Ona, el huevo todo junto para la masa.

Estás de acuerdo, ¿no?

Sí, ¿no? Pero bueno, ¿dónde está

la capitana más guapa del mundo entero?

Aquí estamos. ¿Qué tal, Ona?

¿Cómo vamos a resolver el robo de cuchillos?

Pues cuchillos más pequeños. Y sólo tenemos dos.

Es complicado pero estamos ahí empezando con las verduritas.

Y ahí vamos, vamos bien.

Vamos, okey, ahora voy cortando toda la cebolla.

Antonia, ¿qué tal con la puntilla?

¿Te manejas bien? Sí, sí, sí.

Casi mejor. Casi mejor, claro.

Estos del equipo azul son tan tontos, ¿verdad?

Que son tontos tampoco. No son tontos.

Os quitan el cuchillo grande que no lo utilizáis.

Ya, pero mira lo que yo he sacado.

Mira, para cortar la zanahoria, esto.

Pues eso es un nueva idea. No he visto a ningún cocinero

cortar zanahorias con tijeras. Es que hay que tener ingenio.

Que esos no son tan malos como nosotros,

que pensamos siempre en el mal.

Bueno, hay que darle marcha, Mario.

Sí, vamos para allá, campeón. -Vamos, chicos.

Hoy se va a enterar Jordi, ¿eh? Porque siempre me ataca tanto

que hoy le voy a demostrar lo que vale un peine.

Boris, quedan dos minutos para los cangrejos.

Okey, espera un momento.

Hay que enfriarlos. -Vale, perfecto.

Luego falta el aguacate y ya.

Voy a ponerlo aquí en la salsa que reduzca bien.

¿Y la lima ya la tienes? -La lima la he echado.

Esto es cuestión de probarlo,

como no tenemos sal tenemos ese problema.

Échale un poco de soja.

Vamos a ver la cantidad.

Paz, vamos a ver los cangrejos. -Hay que sacarlos.

Sácame uno y vamos a intentar abrirlo.

¿Uno de abajo?

Pero... mierda.

Aquí hay uno. -Vale, venga.

Es que este es el que vamos a probar.

Vamos a probar un poquito de soja.

Prueba a ver qué tal.

Lo potencia. Tampoco le quita mucho...

Está bien. -Vamos a echarle un poquito.

Pero muy poquito.

Vale.

Santiago. -¿Qué?

¿Te pones conmigo a cortar cangrejos?

Enseguida me pongo con los cangrejos, Boris.

En cuanto dejemos la ternera entera, que queda una más.

Esto no puede ser aquí porque no podemos ir rápido.

-Es que creo que es así. Pero "here we go".

Ya está esto. -Carmen, te vas a encargar tú

de la vinagreta. O sea, estoy en tus manos.

Todos estamos en manos de Carmen.

¿Qué te parece? -No.

Primero cógeme todos los frutos rojos y trituras,

como si hicieras un jugo.

Tampoco hace falta hacer mucho.

Venga, capitana. -Los pimientos ya están.

Voy por los pimientos.

Venga, los pimientos ya están. ¿Qué tal, Boris? ¿Bien?

Mal. -¿Mal por qué?

Porque me cae sudor y no veo nada.

Y porque no sé abrir esto bien. Pero vamos en ello.

Saco los pimientos y me pongo contigo ya.

Odio hacer esto.

Es terrible, ¿no? -Es estúpido.

Es que es una cosa estúpida. Seguro que tiene una manera.

¿Cómo harán los chinos los palitos de cangrejo?

Ya está. Esto ya está.

Esto ya está y los voy a tapar.

Vamos, equipo azul.

Chicos, vamos a hacer una cosa.

Que Mario empiece ya a pesar la quinoa.

Vale, perfecto, voy a pesar. -Pesamos un puñado.

Un puñado y lo voy multiplicando por 55.

Tú controla. -Y luego también pesa y ponemos

un poco más del doble para el agua.

Del agua, perfecto. -Venga.

Último.

Voy a poner, mira, mil... -¿Cuánto hacemos, Ona?

No, cuidado.

Que sí, que sí. ¿Cuánto es un puñado?

33.

Venga, pues 33 por 50...

Los hábiles en matemáticas.

1,5 kilos. -1,5 kilos.

Yo pondría 1,5 kilos. -Y pon un poco más.

Venga, vamos. -Pero no así, no así.

Con el bol. -Que te adoro.

Ay, perdón. -"Mamma mía".

¿1600 pongo?

¡Stop, stop, stop! -Mira, tengo ahora mismo...

¡Stop, stop!

Ya está, 1633 he puesto.

Venga, perfecto. -¿Te parece bien?

Ahora, 1633 por el doble son...

"Amore, amore". -Seis y seis, doce. Tres...

3,2 litros de agua.

Y un poco más. -Un poco más.

Escúchame, toda esa agua va bien. Luego la colamos.

No pasa nada. Mejor que esté.

Sí, mejor que haya más. -Claro.

¡Mierda!

Boris, no desfallezcas. No desfallezcas.

¿Cómo se abre esto?

Es que no sé cómo abrir esto. No puedo abrir esto.

Jo, para abrir esto es que...

Hemos empezado con las patas.

Yo creo que hay que ir al centro.

A ver. -Santiago, intenta abrirlo.

(RESOPLA)

Odio esta historia. -No tenemos ni idea.

Es horrible este animal.

Hay que hurgar dentro de un bicho

que es muy complicado, muy lleno de concha.

Y es una concha que para nada colabora contigo.

El cangrejo no va a hacer así:

"Aquí tienes toda mi carne, agárrala y ponla."

Equipo azul, equipo rojo,

en 30 minutos arrancamos el servicio.

En 30, hay que poner la quinoa ya, venga.

"Vai, vai".

¡Adelante, grupito!

No vamos a llegar. Es que es muy dif...

Es que no llegamos.

Y como no nos fiamos de que sepáis dar

el do de pecho hemos decidido invitar a nuestras cocinas

a una experta en la música. ¿Quién?

Una de las mejores voces de nuestro país.

Amaia Montero.

¡Hala! -¡Bravo!

¡Oh, Amaia, pero qué monada!

Amaia -Hola, Amaia.

¿Cómo estás? -Con la rejilla.

Un besito, cariño.

"A todos los que creen", que es una canción muy bonita.

Que es tu nuevo single, que lo sé yo.

Exacto. -Eh, ese Mario.

A mí me encanta, pero que vaya a supervisar al equipo rojo.

(Risas)

Oye, imagino, Amaia, que como buena vasca

serás una gran aficionada a la gastronomía, una gourmet.

¿Se te da bien cocinar?

Comer sí, pero cocinar no tanto.

Bueno, pero tienes experiencia.

Has comido en restaurantes buenos.

No, eso sí. Algún consejo les podrás dar.

Pues vamos a ver. Acompáñame un segundito.

Vamos para allá.

Lo cuelo y lo dejo colado, ¿no?

Bueno, venga. -Voy a lavar esto.

Una ensaladita de cangrejo con una vinagreta de frambuesa.

Aquí tienes a Paz, la capitana.

¿Qué tal? -¿Cómo vas?

Pues con las manos en el cangrejo.

Pero esto tiene mucho trabajo. -Mira, muchísimo.

En media hora tenéis que estar.

¿En media hora vais a hacer eso?

Estoy en ello. Estamos en ello.

Está muy bien visto. Lo tienen complicado

para terminar eso en media horita.

Ya. Carmen. -¿Qué?

Acaba eso y te vienes aquí a limpiar cangrejos.

Vale.

Paz, ni Amaia ni yo lo tenemos claro

lo de sacar la ensalada en 30 minutos.

Ya podemos correr. -Prueba un poco esto.

Un poquito más de aceite aquí. Un poquito más, ¿no?

Quería que me dijeras tú...

Sólo le falta un poco de sal.

Y un chorrito de vinagre de Módena para darle sabor.

Eso, un poco de vinagre.

Vámonos, Amaia, que si no acabaremos limpiando cangrejo.

Huy, falta nos hace.

Venga, chicos, que esto es difícil,

la verdad que es muy difícil, pero lo vamos a conseguir.

Lo estamos consiguiendo, mi amor.

Ese es el espíritu y ya está.

Aquí están haciendo un wok de verduras.

Pero tienen que hacer... Huevos poché.

Que es mucha cantidad.

Tengo que hacer 50 huevos. Como una gallina.

Parezco el gallo Jericó.

¿50 de estos? -50 de estos. Llevamos ya tres.

Escucha, Mario, vamos a empezar a trabajar organizados.

Tienes que tener un sitio donde te quepan los 50.

Esto es ridículo. Cógete una plancha

y te vas poniendo aquí. Vale.

Y así vas trabajando ordenado. Vale, perdóneme, chef.

Sobre todo ordenaros. Sí, si yo estoy ordenado.

Me llevo a Amaia porque veo que os está distrayendo.

Me alegro un montón. -Muchísimas gracias.

A Mario cualquier cosa la distrae.

Venga, niña.

Pero ten cuidado, es que se rompe enseguida.

Lo estamos haciendo al revés.

Es que lo estamos haciendo al revés.

Claro. No, pero eso no lo quites.

Es que se rompe el film.

Sí, por eso, vamos con cuidado. -Vamos con cuidado.

Y vamos a hacerlo así.

Y ahora así ya se va sacando y se va poniendo así.

Es que no quiero... -Sí, ahí.

Y si ponemos medio huevo poché.

Total, no se van a dar cuenta. Esta gente de la música...

Amaia, muchísimas gracias por tu visita.

Nada. Por venir a vernos.

Y te vas con los comensales a comer

y a probar cómo lo han hecho.

Pues sí. Voy a ver si me canta algo,

que me encanta ella. Pues vamos a ver.

¿Cómo era la canción? "Nacidos para creer".

¿Cómo era el tema?

(CANTA) #Si tú no sabes nada de mí.#

Vamos, cántamela toda entera, por favor.

Vamos, equipo azul. -Venga.

Carmen, los espárragos, ¿los has cortado en tres?

Ahora. -Corre, los espárragos.

Que faltan sólo los espárragos.

Ahí. Es que ni con todo el peso.

Es que no se abre. O sea, es que no puedo.

Es "surreal". -Pásanos a nosotros ese.

Y nosotros te organizamos eso.

Pásanoslo. -Vale, gracias.

Yo, yo... -¿Los tomatitos?

Muy picaditos y los vamos a mezclar con este también.

Mira, corta en cuatro todo lo que tengas.

Santiago, ¿y tu mano qué tal? -Ya se me ha olvidado.

Porque hoy justo la prueba...

Sí, pelar cangrejos, justo lo que prefería evitar.

Te pones ahí a cocinar y como lo que quieres

es que salga el plato se te olvida todo.

Al final te olvidas de los cangrejos, de la mano.

Yo estaba ahí como fuera.

A ver, yo veo la perlita.

A ver.

No, no, no... sí, ya está.

La quinoa casi está. -Espera que diga.

A ver, capitana. -A lo mejor le falta un...

Mira, mira. -Pruébala, pruébala.

Que la acabo de probar, Antonia.

¿La ves la perla? -Sí, sí.

Ya ha salido. Ya está, capitana.

Vale, hay que buscar un colador.

Perfecto, vamos.

Espera, espera. -¿Os ayudo yo a algo?

Antonia, pónmelo aquí. Voy a sacar este agua.

Espera, espera.

Va a tirar este agua. ¿Ves como está bien?

Sí, sí. -Voy a cocinar la verdura.

Un momento, lo que hay que hacer es...

te pongo la cebolla aquí. -Venga, va.

Si ya el aceite lo he puesto. Estaba el aceite aquí dentro.

Sí, pero hasta que no esté caliente

no le echaremos la cebolla.

Venga, vamos, chicos.

Si no salen los huevos poché, no sale.

Vale, mira, es que cortas muy cerca.

Perdóname, perdóname. ¡No, mierda, mierda, mierda!

No pasa nada, no pasa nada.

Vamos a ponerlo aquí este huevo.

María, ¿vas bien? -Sí.

Voy a intentar meter 20, o 25 si puedo,

para que mientras se horneen haga la crema.

Vale. -Vinagre de Jerez.

¿Dónde está el vinagre de Jerez?

Ahí.

Venga, vamos a ver. -Esto lo pondría aquí.

No ves, si es que no vale meterlo aquí, se rompe.

Ayúdale un poco, por favor. -¿Qué pasa, Mario?

No puedo, es que el papel film se me... se me...

No, es que al lado de esto se me quema.

¿Qué le has echado, Antonia? -Un poco de vinagre.

No pasa nada, el wok es así. Tiene que "disfumar" un poco.

Ahí, todo ello.

¿Cuándo le quieres poner el aceite de sésamo?

Antonia, espera un momentito.

Y ahora ya lo vamos sacando con cuidado.

Con cuidado, con cuidado. -Ahí estamos.

Es que se rompe. -Se rompe, me cago en su madre.

Es que se rompe. -Vale, no pasa nada.

Ahora voy con la verdura, un segundo.

Luego corto el cebollino.

Mira, mira, yo lo mato a este.

Yo lo mato. -¿A quién?

A ti. -Que no me mates, cariño.

Que te quiero, pero te mato.

Vamos, vinagre de Jerez.

Pero eso... ay, ay, ay.

(IMITA A ANTONIA) Vinagre, vinagre.

Yo pensaba que estaba en la vendimia

con tanto vinagre.

Equipo azul, equipo rojo, los comensales están llegando

estamos preocupados con el arranque del servicio.

Sí, yo también.

Y por eso hemos traído refuerzos.

¿De verdad? Está a punto de entrar

en cocinas un experto en pruebas de "MasterChef",

porque las sufrió en primera persona

en "MasterChef Celebrity 2".

Carlos Baute. ¡Huy, Carlitos!

¡Hermoso! -¿Qué tal, amigo? ¿Cómo andas?

¿Cómo andas, tío?

¿Conoces a Jordi? Cómo no lo voy a conocer.

Contento de verte.

Chicos, enhorabuena. Apurarse, apurarse.

Qué alegría estar aquí, de este lado.

Mucho más tranquilo. Uf, mira qué tranquilidad.

Carlos, tú ahora mismo estás en plena promoción

de tu nuevo disco, "Amor y dolor".

"Amor y dolor", sí. Hacía 5 años que no sacabas

un disco nuevo. ¿Qué significa?

Pues mucho tiempo sin sacar disco.

Y yo creo que es uno de los discos

que más éxitos va a tener porque durante este tiempo

he seguido sacando singles.

Y yo creo que ya de este disco van a conocer seis sencillos.

Así que les doy las gracias a España, Latinoamérica.

Y en el mundo nos están viendo.

Besitos y gracias por tanto cariño.

Te deseamos mucha suerte en este proyecto.

Y todos los que vengan, que serán muchos.

Pero ahora necesitamos tu ayuda en las cocinas.

¿Te atreves? Venga.

Mira. Hay buenos amigos y amigas.

Sí, buena amiga. Hermosa, ¿cómo estás?

Dale, dale, a currar. -Qué bueno.

Qué lindo verte cocinar, Carmen.

Esto es un espectáculo. Claro, qué lujo.

Boris. -Hola, Carlos.

¿Cómo estás? -Bien, mi amor.

Qué rico hueles.

Se lo está currando mucho Boris.

Y me alegro que esté dándolo todo.

Es que se empeñan en hacer las patas.

Y Santiago está lesionado.

Santiago es un máquina de la cocina.

Sí, pero se quemó un poquito en la prueba anterior.

¿Ah, sí? Hola, Santiago.

Qué tal, Carlos. -Suerte, amigo.

Tienen que hacer ensalada de cangrejo para 50

y sacarlo en 5 minutos. ¿Cómo lo ves?

¿En 15 minutos? -Y mira cómo estamos.

Dios mío, tienen que darle caña.

Estoy en ello. -¿Te remangas las mangas y...?

Yo las tengo, si hay que currar.

Pues yo te agradecería si quieres ponerte a limpiar.

Oye. No lo lleváis tan mal.

Si quieres con los cherry sí.

No, no, cariño. Viene a dar un consejito.

Vale, bueno, nada. -No lo lleves al rojo.

No les ayudes mucho. Sí, al rojo, que van faltados.

Esto huele delicioso.

Venga, señores, al lío, ¿eh? ¡Sí, chef!

Voy a tener que hacer otra cosa.

Plan B. No nos va a dar tiempo.

Se me ha ocurrido una idea.

Lo vamos a hacer de otra manera.

En vez de un taco vamos a hacer

una ensalada fresquita de carne de cangrejo.

Claro. -Y vamos a mezclar rúcula...

En fin, todo. -Vale.

Vamos a poner aquí. -¿Pero lo vas a mezclar?

Sí, todo mezclado. -¿Pero por qué?

Porque sí, porque si no no lo sacamos.

Vale.

Paz la veo muy buena capitana. Lo tiene bastante claro.

Además, tan claro que como se le meta una cosa

en la cabeza es difícil quitársela.

Chicos, hermosos, ¿cómo están? -¡Hola, guapetón!

Traigo a Carlos Baute a supervisaros un poco.

Tienen suerte por los platos que están haciendo.

Allá eso es más difícil, lo de limpiar el...

Tenemos el postre.

Esto es más difícil, estos huevos poché.

Yo no sabía qué era. -Pero ya te veo puesto.

¿Te apetece probar unas verduritas?

Sí, cómo no. ¿Has hecho alguna vez un wok?

Yo sí.

Antonia tiene una fuerza y una energía de mucho cuidado.

Brutal. Pero juega en su contra.

Ella estuvo en mi boda y fue lo más lindo,

aparte de la familia y tal todo el mundo la quería.

Cuidado, que se nota ahí una reducción de vinagre.

Sí, cierto, mucho vinagre. -¿Eh?

Yo te diría una cosa, Antonia,

has echado más vinagre que aceite.

Mira las dos botellas. Poco, poco.

No. Sí. No lo sé.

Antonia, un wok no necesita vinagre.

Ha sido un toque un poco exótico.

Porque pongo fantasía en la cocina.

Y eso del vinagre se me ha pasado

un poco la mano, pero para mí estaba bueno.

Carlos, es un placer tenerte aquí, como siempre.

Gustazo. Las puertas de MasterChef

están siempre abiertas para ti.

No me lo digas que me pongo a estudiar y vengo.

Creía que te ibas a poner a cantar.

Eso me daba más miedo. Gracias por venir.

Muchas gracias. Y suerte con tu nuevo disco.

Hay que poner los platos ya.

Hay que limpiar y poner los platos.

Venga, a limpiar. -Vale.

A limpiar esto, venga. Vamos a aliñar esto.

Paz, voy a ir marcando la carne,

que si no luego no se puede hacer.

¿Tú crees, sí? -Sí.

Venga, perfecto.

¿Quieres más rúcula o no? -Con esto es suficiente.

Capitana, ¿cómo tengo la ensalada de cangrejo?

Oye, ¿lo has hecho todo junto?

Pues mira, hemos tenido que hacer una opción B.

Como no nos daba la cantidad de carne...

Es una ensalada de cangrejo sin duda, no me parece mal.

Vale. Incluso lo veo una buena idea

teniendo en cuenta que tenéis poco cangrejo.

¿Ya podemos emplatar? Sí, empezamos a emplatar.

Venga. Vamos, chicos.

Saldríamos súper en tiempo, que me parecería maravilloso.

Venga, pues vamos.

Queridos comensales,

gracias por aceptar nuestra invitación.

Desde "MasterChef" queremos sumarnos a la celebración

del bicentenario del Teatro Real.

Y por eso queremos que esta comida sirva de homenaje

a todos los artistas, músicos, directores

y productores musicales.

Porque gracias a vosotros

nuestra vida tiene banda sonora.

(Aplausos)

Voy a recoger todo para hacer ya los huevos.

Ona. -Ona.

No, Antonia, yo sigo con los huevos.

Ponte a exprimir limones. -Sí, voy.

Venga. -Vamos a ello.

Vamos a ello, Onita.

¿Así? -Ahí. Hemos cogido la dinámica.

Hemos cogido la dinámica. Si esto es una cosa mecánica.

María, ¿estás pendiente del horno?

Voy.

(CANTA) #¿Qué fue primero, la gallina o el huevo?#

¿Qué fue primero?

Casi todas están bien, Ona. -Genial, María.

Sólo alguna se tostó un poquito de más, como 3 o 4.

Vale. -Venga.

Te digo yo a ti que estos huevos salen por mis...

Por mis huevos salen estos huevos, ya verás.

Muy bien, Carmen. Y a limpiar también, ¿eh?

Antes de que salgan los platos tienen que estar limpios.

Santiago, vas bien tú con la carne, ¿no?

Sí, sí. -Venga, fenomenal.

Ya vamos bien, chicos.

Ya no queda nada, chicos.

Me faltan aquí uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis.

Ya estoy. He limpiado. -Perfecto.

Vamos, ya lo tenemos.

Capitana, veo la mitad de platos terminados.

¿Puedo sacarlos? Sí, chef.

Camareros, adelante, por favor.

Todos estos. Venga, señores. Caña, caña.

Venga, seguimos. Ya está. -Venga.

Otro. -Toma.

Paz, ¿qué te parece esto? ¿El tomillo bien así o menos?

Ponle tomillo. Ponle tomillo bastante.

Ponle más, ponle más. -¿Más?

Sí, porque no tiene sabor. No tenemos...

¿Y qué echamos la soja aquí mismo para que se cueza?

Por encima, por encima.

Tú pones eso y le echas así un chorreoncito.

Vale. -A ver, no mucho.

Muy bien. Vamos, seguimos.

Pues empezamos ya.

Y lo vamos a hacer con un entrante

que ha elaborado el equipo azul.

Es una ensalada de cangrejo y aguacate

con puntas de espárrago y vinagreta de frutos rojos.

Espero que esté rica.

¿Qué tal? Hola.

Creo que estoy delante de dos de los protagonistas

de una de las óperas que se representa

en este Teatro Real. Así es.

Y yo tengo una curiosidad inmensa.

Porque este teatro es una maravilla.

¿Cómo es trabajar sobre las tablas del Teatro Real?

Javier. -Bueno, es un lujo.

Esto es una joya, para empezar arquitectónica.

Es un teatro joven en cuanto al público.

Y vienen y disfrutan realmente de una función de ópera.

Lo que no sé yo

si os querréis quedar aquí por la comida.

Ah, también. -También.

¿Está rica? Muy rico, de verdad.

Es que estoy yo un poco preocupada.

Os cuento el porqué. A ver.

El equipo rojo podía robar un ingrediente al equipo azul.

Y adivinad qué es lo que les ha quitado.

¿Los frutos rojos? No. Les ha quitado la sal.

¿La sal? -Pero tiene soja, ¿no?

¿Tiene soja? Sí.

Pues lo mismo con la soja lo han solucionado.

Sí, muy bien. Pues yo me alegro mucho.

No se ha sentido la ausencia de sal.

Vamos, chicos, vamos. -Venga, vamos, ¿eh?

Vamos, que vamos bien. -Yo esto ya lo quitaría.

Sí, a ver.

No, pero decidid vosotros

porque no puedo mirar todos los huevos, Mario.

Vale, ¿yo puedo decidir? -Sí.

Tú eres la capitana.

Sí, pero no puedo mirar los 50 huevos.

Venga, este ya está. -Ese ya está.

Me van a llamar Mario "La Huevos".

¿Cómo estamos con esos huevos? ¿Lo tenemos todo preparado?

Sí, tenemos la mise en place. ¿Dónde vamos a emplatar?

Yo creo que aquí, porque María está con el este.

Venga, limpiemos. Venga, vamos.

Venga, esas verduritas. Es que sigue oliendo a vinagre.

Me cago en la mar salada. Sí, está fantástica.

Está fantástica...

Es un wok a la Antonia Dell'Atte.

(RÍE) Sí.

Ven aquí, ven a ese lado.

Vamos, da la vuelta. -No, con esa grande, mi amor.

Déjame, Antonia. Ponte con Mario.

No, espera. -No, déjame. Ponte con Mario.

Tiene que dar más vueltas. -Antonia, ¿me dejas?

Sí, okey. -Ponte con Mario.

Hazlo tú, pero mándala a hacer los platos.

Se lo he dicho. O haz tú los platos.

Ona. Si se lo he dicho 20 veces.

Vale, vale. No hace ni caso.

Sí que hago ca... Eh, no hago caso.

No haces caso a nadie.

Te quiero. Vas por libre.

He intentado imponerme, pero está claro

que tengo que imponerme más porque en algunos momentos

con Antonia me ha costado pues que me escuchara.

Despacito para que no caiga nada.

Eso va a reducir y creo que no hay que echarle espesante.

Venga, ya está. -Yo creo que ya está.

Eso ya se puede quitar.

Vale. -¿Hay bastante, Paz?

Sí, ¿no? -Sí.

Yo creo que sí. Total, es un poquito.

Ese es el caldo, ¿no? -Este es el caldo.

Huele divino.

Vamos a hacer el puré de patata.

Me encanta cómo habla Paz consigo misma.

Sí, ya estamos.

Hay que echarle pimienta, ¿eh? -Pimienta.

Hay que echarle pimienta. Mantequilla, vamos.

Sí, la mitad. Toda no, la mitad.

Claro, para las setas hace falta. Venga.

Venga, vamos.

¿Te hago las colmenillas? -Vale.

Mantequilla y se saltean. -Muy bien.

Mira dónde tengo las colmenillas.

Cariño, yo te las cojo. No pasa nada.

No ha problema. -Venga, echamos todas.

Con cuidadito. Pero espérate, vamos a echarlo así.

Espérate un segundito. -Claro, así, poco a poco.

Déjame.

¿Alguien tiene más mantequilla por ahí?

No hay más mantequilla, Carmen.

Venga, vamos.

Venga, deberíamos correr un poquito más.

María, ayúdanos, porfa. Alguien que se ponga aquí

con los huevos, porque si no, no llegamos.

¿Qué hago? ¿Ayudo? Sí, porfa.

Sí. ¿Puedes ir sacando los plásticos y ponemos ahí?

Sí, vale. ¿Qué hago?

Vamos poniendo los huevos. -Venga.

No, pones mucho.

Yo voy poniendo y tú haces el hueco.

Perfecto, vamos. Los huevos...

Hay un poco de todo, ¿eh?

Unos más hechos, otros menos hechos.

Mira, ¿ves? Más liquidito.

Este va a estar muy hecho. Muy hecho.

Y este está justito.

Es unos huevos poché que eran free style.

Entonces uno tiene la yema floja,

otro tiene la yema cocida.

Hemos inventado una especie en sí

que son los huevos poché equipo rojo.

¿Cuántos platos? Son 50. -Sí, los tengo contados.

Son los que quedan ahí, están contados todos.

Los conté yo antes de tiempo.

¿Falta alguna cosa en este plato?

¿Lo tenemos, Ona? Sí, lo tenemos.

Camareros, por favor, podemos ir sacando platos.

Todos los que lleven huevo pueden salir,

que no son muchos de momento.

Venga.

Os vamos a servir ya el primer plato.

Corre a cargo del equipo rojo

y es un wok de quinoa y verduras con huevo poché.

Creo que el huevo no era como tenía que ser.

Claro, es que el tuyo está muy hecho y el mío no.

Lo guay de este plato es mezclarlo todo,

que esté así jugosillo.

Yo también le he notado un poquito de...

que le sobra un poquito de vinagre.

Pero es una percepción un poco pequeña.

Sí, puede ser. -Puedo pasar con eso.

Buenas. Los chicos de Taburete. Aquí estamos.

Qué ganas tenía de conoceros a vosotros también.

Cantar, cantáis. Pero comer poco, ¿eh?

Es que no nos ha llegado el segundo.

¿No os ha llegado la quinoa? No han calculado bien.

¿De verdad? De verdad.

Ay, qué vergüenza. Voy a cocinas.

Voy a ver qué pasa y os pido disculpas.

Y espero que puedan sacaros el plato,

aunque un poquito tarde.

Gracias. Lo siento.

Yo creo que ya está esto, ¿eh?

¿Cómo tenemos la cosita? Pues mira, bien.

Tenemos la carne, tenemos la salsa de setas,

tenemos el puré.

Parece que lo tenéis controlado.

Parece, parece.

¿Y tú como capitana lo tienes claro?

Sí, sí, sí. Maravilloso.

No quiero ni un error. No.

Estiremos bien de platos. Emplatemos rápido

pero tranquilo, que salgan limpios.

Sí. Y como una balsa de aceite.

No te voy a hacer ni plato de muestra.

Te veo tan firme que te lo dejo a tu bola.

Vale. Gracias, chef.

A ver, chicos. Equipo rojo, equipo rojo.

A ver, veo que estáis con el postre.

Sí. -Sí, mi amor.

Pero a mí me faltan seis platos de quinoa.

Hay 6 comensales que no tienen plato.

No puede ser. Sí puede ser.

Él ha cogido los 50 platos.

¿Dónde está el responsable de este equipo? Pepe.

No, el responsable soy yo. Pepe.

Hemos contado los 50 platos. No, no hay 50 platos.

Que lo comparten. ¿Qué pasa?

¿Que qué pasa? Me faltan 6 platos de quinoa.

Tengo a 6 comensales. Capitana, ¿contaste los platos?

No, los conté yo. Y asumo mi responsabilidad.

Pero yo te juro porque me muera que conté 50.

Pues contaste mal, Mario. Conté mal, conté mal.

Perdóname. ¿Hay quinoa?

Claro, si había quinoa aquí para un regimiento.

Pues necesito los platos ya.

Pepe, a ver. Vamos a montar 6, capitana.

Venga. con huevo, sin huevo.

Me da igual, pero los tengo sin comer.

Seis platos, no te preocupes. Se monta en un momento.

Yo juraría que había contado 50 platos.

Pero como estamos en el programa de robar

a lo mejor es que me han robado seis platos por el camino.

Camareros, tres con huevo y tres sin huevo.

Por lo menos que la gente coma. Ya está.

Faltan aquí huevos, pero no pasa nada.

Ona, cuenta tú las tartaletas, por favor.

Que no las cuente Mario. Voy, voy.

Equipo rojo, vamos a darle marcha a esto.

Tiene que salir un postre impecable, ¿vale?

Venga, vamos a darle. Vamos, chicos.

La madre que me parió.

Yo conté 50 platos. Si es que los conté.

Habrá duendes aquí en la mierda esta.

Venga, vamos, que lo estamos sacando, chicas.

¿Te gusta así, Paz? -Sí. Sí, perfecto.

Voy a ir poniendo esto ya, ¿vale?

A ver, uno...

Venga, dadme carne.

Aquí hay. -Dos.

Venga. -Ay, que me quemo.

Venga, vamos a hacerlo bien que nos queda la recta final.

Y hay que limpiar bien.

No salen platos sucios, ¿vale?

Y, Carmen, acordaros siempre de lo de la verticalidad.

¿Okey, chicos? Verticalidad. -Bien dicho.

Venga, vamos.

Carmen, ¿quieres poner los pimientos?

Prefiero poner las colmenillas.

Pues ponlas, y con un poco de salsa por arriba.

Me pongo yo con el pimiento entonces.

Huy, esto. Yo lo voy a quitar porque está saltando mucho.

Ay, bájala, bájala. Claro.

Quítalo, quítalo ya. -Lo quito.

Quítalo, quítalo. -Sí.

¿Te parece bien así, Ona? -Bien, bien.

Empieza el caramelo, ¿eh?

Lo hago así. ¿Eh, María? -Sí.

Así no te va a quedar cúpula. Te va a quedar así. Así.

Lo voy a meter en el congelador, ¿vale?

Vale, amor.

Ponte con la piña, Mario, porfa.

Amor, estoy yo con la piña.

Vale, pero hay que cortarla en trocitos pequeños.

Sé cómo se corta. Mira, mi amor.

Mira. -¿Lo voy cortando yo?

Pregunta cómo la quiere. Que la corte y ya está.

¿Cómo la quiere? -En trocitos pequeños.

En cuadraditos. -No, mira.

Ta, ta, ta, ta.

Cuando una tiene que mandar tiene que saber mandar.

Estoy aquí con el caramelo.

Vamos.

Vinagreta. Venga, vamos. Más rápido. Correr.

Un segundito, que nos falta esto y los brotes.

Yo saco platos en tres, dos, uno...

Espera, la vinagreta. Y el verde, los brotes.

Los brotes, chicos. Los brotes.

Venga, señores, al lío, ¿eh?

Boris, la vinagreta. Venga, vamos.

Necesitamos trabajo en cadena, porque veo a Paz a 200%,

a Santiago cortando dándolo todo

y vosotros un poco despistados.

¿Quiénes son vosotros? Tú, Carmen.

De eso nada, yo estoy poniendo las colmenillas y la salsa.

Si los platos están aquí, chicos.

Estoy diciendo que me paséis platos.

Tú con tal de meterte conmigo...

No me meto contigo, te digo la verdad.

No te tienen que pasar los platos, muévete tú.

Claro. -Si a mí me da igual ir ahí.

Pues venga para acá donde está el trabajo,

que no está debajo de la mesa.

Vámonos con esos platos. Camareros, por favor.

Venga, vamos.

Vamos.

Vamos a serviros ahora un plato

que ha elaborado el equipo azul.

Es una carne asada con puré de patata morada,

colmenillas y pimientos rojos asados.

¿Qué tal por aquí?

Estábamos comentando Carlos y yo

lo bien que les ha salido este plato.

¿Sí, está rico? Teniendo en cuenta

que no tienen sal. Está muy bien.

No, no, total.

Yo creo que el fondo tiene mucho power, mucho sabor,

que es lo que ha ayudado a la carne asada.

¿Valoración así general? ¿Aprobado?

Eh, sí. Yo recontra apruebo.

¿Con nota? Con nota no lo sé.

Yo que estuve ahí, Dios mío,

la que tienen que estar pasando. Es terrible.

Te acuerdas, ¿eh? No, no, le doy un nueve.

Gracias, chicos. Gracias.

Equipo azul, muchas gracias.

Gracias a ti por elegir los platos.

A pesar del centollo. -Lo hemos hecho bien.

Habéis trabajado muy duro. Gracias.

A mí me encanta Paz. O sea, me parece una crack.

Es una mujer muy resuelta.

Yo creo que es una gran capitana.

En estas dos bandejas tenemos 30.

Nos faltan 20, ¿vale?

Vale. -Sácame una de estas bandejas.

A ver, ¿las tartaletas qué es, un surtido de colores?

Puede ser tostada, blanca, morena, clara.

Las tenemos al punto, poco hecha.

Tendrían que estar todas iguales para que sea de diez.

Yo he terminado. No, no hemos terminado

porque el poste no está terminado.

Eh, eh, esto no es carpaccio, esto es solomillo.

Sí. Tú sabes perfectamente

qué cosa es el carpaccio. La capitana me ha dicho

de cortarlo pequeño. Sí, pero esto es muy gordo.

Ona, ¿tú has dado el okey a este carpaccio de piña?

No, lo acabo de ver. Es la primera vez que lo veo.

Le había dicho finito y...

Saca esa Ona furiosa que tienes dentro para acabar

y para reconducir este postre. Vale.

Este más finito sí es el carpaccio.

Perfecto. -Dime.

Sí, con cuchillo muy finito, Antonia.

Claro, mi amor. -Venga.

Todo lo que tú dices, mi amor.

Nosotros seguimos lo que dice ella.

Yo capitana no voy a ser, porque si yo soy capitana

cojo la cabeza de todos

y se la pongo yo en la olla a todos.

Mira, le ponemos una cosa así, ¿no?

Está seca, ¿eh? ¡Las "tartarelas"!

¡Las "tartelas"! -¡Me cago en la...!

¿Cuántas iban ahí? -¡Bravo, bravo, mi amor!

Seis, siete, ocho, nueve. -No pasa nada.

Te pones a hacer otra cosa y al final...

No pasa nada. -No pasa nada, esto se saca.

Nadie nos controla. -Yo esto lo voy a tirar.

Como nos vean los jueces nos echan ya.

No, mientras no lo pongas en la mesa.

Ya, por eso.

Me lo ha parecido por la carita que has puesto.

(RÍE)

Sólo la carita que has puesto y digo:

"Aquí huele a quemado."

Pero no pasa nada, salimos adelante, chef.

¿Celebraremos el bicentenario del teatro quemándolo?

No. -No, yo no creo en el fuego

en ese aspecto. -No, porque ya no está Jaime.

Lo celebraré cantando. ¿Cantando?

Cantando. Yo te traigo a Samantha ahora

y vas a ver lo que cantas. No, por favor.

No se lo digas. -No la traigas.

¡Samantha! ¡Calla, hombre!

Que no. Qué malos sois, de verdad.

¡Sami, que se queman cosas aquí!

Que no, que es una costra.

¿Quién tenía que haberlo controlado?

Yo, Antonia, pero estoy a cuatro cosas a la vez.

¿Qué haces tú aquí? Nada. Mira, el chocolate.

¡No! No pasa nada, tenemos.

Me voy, me voy, yo no quiero ver esto.

Déjame, déjame. Déjame irme, déjame irme.

Por favor, por favor. A ver, los frutos del bosque.

Eran nueve. ¿No, Mario? -Eran nueve, cariño.

Ya está, nueve y salimos. ¿Quién es el responsable

de las tartaletas en el horno y de quemarlas?

Yo. ¿Por qué?

Porque me he puesto a hacer más cosas para ayudar.

Es un trabajo de equipo.

Yo ante los errores que ya se han cometido

no soy de ofuscarme demasiado porque ya no tiene remedio.

Pero la vida sigue, un fallo lo tiene cualquiera.

Y lo importante no es caerse, sino saber levantarse.

Muy bien, María. ¿Ahora se pone esta en medio?

La piña. -La piña.

Piña, frutas y caramelo, Ona. Que vienen los camareros.

Oye, el caramelo ha quedado precioso.

Las frutas rojas van debajo del caramelo.

Bueno, da igual, lo podemos poner por el ladito.

Esto no entiendo un carajo, mi amor.

Sale bien, estamos haciendo bien el "emplatamiento"

para que lleguen a tiempo.

Cuánto habla. Yo lo mato hoy.

Hoy lo mato.

Cuidado, que quema mucho.

Cuidado con la crema catalana esta.

Empiezo a sacar platos. ¿Os parece bien?

Sí, chef. Camareros, los platos

que tienen frutos rojos pueden empezar a salir.

Intentad sacarlos todos iguales, veo poca piña en cada tartaleta.

¿Dónde falta? Aquí y allí debajo del caramelo.

Vale. Aquí.

¡Esa va sin piña! Ven para acá.

¿Ves que no se puede hacer eso? Los camareros no saben si lleva.

Vais con retraso, desorganizados, habéis trabajado sucio; por favor.

Por favor. Esos pueden salir, señorita.

("Invitation to The Dance, op. 65")

Y para los más golosos, el equipo Rojo ha preparado un fin de fiesta:

"Tartaleta de crema de limón con carpacho de piña".

Si alguno no quiere el suyo que me lo dé, mato por probarlo.

(Risas)

("Invitation to The Dance, op. 65")

Bueno, Becky G. (CANTA) #A mí me gustan mayores#.

(CANTA) #De esos que llaman señores,

#de los que te abren la puerta y te mandan flores#.

¿Cómo te trata España? Todo bien, gracias a Dios.

Con los brazos abiertos y otra vez número uno, qué locura. Superfeliz.

¿Sabes que estás al lado de Pitingo?

Uno de los grandes artistas de nuestros país.

Sí. Bravo. -¡Vamos, Pitingo!

-Gracias, muchas gracias. Un revolucionario del flamenco.

¿Qué te voy a decir? Si a mí me corre por aquí.

Ole. ¿En qué estás, Pitingo?

De gira con el nuevo disco, "Mestizo y fronterizo", contento.

Estamos de gira por España y en noviembre vamos a América.

Siempre encuentras un huequito para venir a "MasterChef".

Siempre. Eres repetidor; ya te has sentado

dos veces como comensal. Y espero que haya una tercera.

¿Te ha gustado tanto como para eso? ¿Cómo estaba la tartaleta?

Estaba rica pero tenía en juego un empaste,

porque está quemada la esta... -Sí, está quemada.

-Y está muy dura, no hay narices de...

De comérsela. De masticarla.

Si eso, nos pasas la factura del empaste y ya...

Os pasaré dos o tres. A ver qué arreglamos.

Chicas, venid.

Lo hemos sacado. Ona, ven aquí. Ha sido bastante duro.

-Y sacamos el postre, terminamos con la epidemia de los postres.

-Como capitana, en esta prueba,

tengo mucho margen de mejora y que no soy muy buena capitana.

("Invitation to The Dance, op. 65")

Ha llegado el momento de la despedida,

pero hoy no os diré "adiós", sino "hasta luego",

porque no pienso perderme vuestros conciertos.

De corazón os digo que ha sido un auténtico placer

compartir esta comida con vosotros.

Hay un aspirante que nos ha pedido estar aquí

para acompañarnos en esta despedida y no hemos podido decirle que no.

Así que... Mario Vaquerizo.

Hola, a todos, compañeros. Qué guapos todos.

¿No te quitas la redecilla? No, no me la quito.

Muy buenas, bienvenidos a todos a este día.

"Bienvenidos" no, si ya nos vamos, ya hemos terminado.

Pero yo vengo. Quiero pediros disculpas

por la ausencia de la quinoa en el último momento.

Yo tenía que contar platos y me olvidé, pero bueno...

A mí se me da bien cantar y el mundo del espectáculo,

y como soy un hombre renacentista, después de ser estrella del pop,

ahora quiero ser cocinero, así que estoy reunido con los mejores

y trato de hacerlo lo mejor posible.

Qué mejor que en este marco incomparable como es...

¡El Teatro Real, que cumple doscientos años!

("Invitation to The Dance, op. 65")

Aspirantes, hoy arranco este veredicto pidiendo explicaciones.

Equipo Rojo. (ALGUNOS) Sí.

Si no es porque entro en cocinas para avisaros, seis comensales

se van a su casa sin probar uno de los platos del menú.

Pero es importante que sepáis que, a pesar de ese fallo,

los comensales se han ido muy contentos con el menú

que habéis servido todos.

Bien, bien, todos.

-Qué bien. -Enhorabuena a todos.

Ahora estáis en mano del jurado. Ahora viene lo bueno.

Vamos a empezar contigo, Paz. Te enfrentaste a un reto difícil:

dirigir una cocina donde no hay sal.

Has sabido sortear el obstáculo con inteligencia,

las soluciones propuestas hablan de una capitana resolutiva,

que sabe entender las recetas.

Además de la falta de sal, te enfrentaste a otra complicación:

decidir cómo abordar la falta de cangrejo;

el plato ha salido a tiempo y estaba rico,

pero, Paz, no era la ensalada de cangrejo que pedíamos.

Estoy, totalmente, de acuerdo.

(CARMEN) Pero quedó mona. Claro, "mona...".

"Mona" "Mona"

Equipo Azul, sabéis que estoy contento con el trabajo de Paz,

también, con el tuyo, Santiago. Gracias, chef.

Ponerte a la plancha tanto rato con las yemas quemadas es doloroso

y, no solo lo has hecho, además, sin protestar.

No me ha dado tiempo.

-Bravo, Santiago. -Bien.

Pero... Ahora me toca.

Con Boris y con Carmen no estoy tan contento.

Boris. ¿Sí?

Te has esforzado pero no lo suficiente,

sé que puedes darte más caña y me encantaría verlo.

Desde luego, pondré más... turbo en el motor.

Carmen, a ti, también, te ha faltado energía.

¿Sabes a quién me has recordado? A la Señorita Pepis:

"Tráeme los platos, aquí y allá, esto y lo otro...".

Pero si no he parado un minuto. No...

He estado con las patatas, con las criadillas o como sea.

Carmen, está bien ser optimista pero, también, autocrítica.

Si yo ya tengo mucha autocrítica,

pero hoy creo que lo he hecho muy bien.

Siempre crees que lo haces bien.

No. Me tienes manía y es "vox populi".

Carmen, ¿cuándo vas a entender que no es una crítica destructiva?

Es porque quiero y sé que puedes dar más.

No sé qué voy a hacer.

Yo doy siempre todo lo que puedo, pero no soy Super-Woman.

Quizá, él tiene unas expectativas de mí y piensa que seré

una cordon bleu con el tiempo y no lo voy a ser nunca.

En la cocina roja ha habido cuatro aspirantes trabajando,

cada uno según su criterio;

os ha faltado liderazgo y habéis cometido errores.

Por ejemplo, la vinagreta del wok, la idea de mi querida Antonia,

el vinagre predominaba, pero no era el protagonista.

Lo grave, Ona, es que tú sabías que no se hacía así,

pero te falta valor para imponerte a Antonia.

Lo he dicho con la voz bajita.

Ona, sintiéndolo mucho, no sabes dar órdenes.

Y si te soy sincero, no entiendo por qué te cuesta tanto liderar,

teniendo en cuenta que eres la capitana

de la selección española de natación sincronizada.

Me cuesta porque en la piscina me han enseñado mucho

que es importante escuchar a los demás

y poner todas las opiniones y los conocimientos en común.

Entonces, me cuesta poner el puño firme

en estas circunstancias.

-Ona, ninguno de ellos ha ganado un medalla olímpica.

-Ya, pero... -Tienes que pensar eso.

Ona, la mejor demostración de que tu equipo

necesitaba un líder es lo que ha pasado con el postre:

algunas tartaletas estaban crudas y otras estaban muy hechas,

y el carpacho parecía una lata de piña en rodajas.

Hablando del postre, quiero preguntarle algo a María.

A ver. Arrancaste la otra prueba

fuera de juego y, aunque, en esta prueba has mejorado,

tampoco te he visto brillar. Has estado toda la prueba

con la crema y las tartaletas, y ambas se quemaron.

Te digo todo esto porque nos tienes acostumbrados a una versión mejor;

entonces, si no me das más de ti, me quedo frío.

Pero te lo daré. Eso espero.

Aspirantes, atención: el equipo ganador de la prueba es...

El equipo Azul.

Está claro que tiene un talismán.

-Oh, va bien, vamos a la eliminación.

-Pero que eres el talismán, eso no te lo quita nadie.

-No he parado un minuto. -Es verdad.

-He jurado que no lloraría y no lo haré.

-Con las gafas no se ve.

-Cuántas chorradas dices, que no se te puede ni escuchar.

-A callar que nadie te ha pedido opinión.

-La voy a escuchar porque soy buena...

Basta de ser buena. -No empecemos.

-Ten un poco de orgullo propio. Basta ya.

-Lo tuyo es muy fuerte, de verdad.

-Qué ópera, es como un teatro, no te puedo escuchar.

No ha venido para cocinar, ha venido para... lucirse

y juzgar, ya está.

Aspirantes, no hemos terminado.

Por favor, ¿ahora qué?

Me gustaría destacar a una aspirante que ha brillado.

Sé que todos os esforzáis, pero en esta prueba

ha habido alguien que ha dado en cocinas el 300%.

Por su trabajo, su capacidad de organización

y su entrega; el mejor aspirante de esta prueba es...

(MARIO) Santiago.

Paz.

Pensaba que sería Santiago. Muchas gracias, de verdad.

Me da fuerzas para seguir adelante y me llena, otra vez, de ilusión.

La semana anterior tuve un momento de bajón

y esto, de repente, es como... un subidón.

Equipo Rojo, lo siento muchísimo. Nada.

Vosotros vais a tener que luchar por la permanencia en el programa.

Os espero en el plató.

Ahí estamos. -Nos vemos.

-Yo lo estoy dando todo en este programa

y si me tengo que ir me iré con las botas bien puestas

y los demás, de rodillas.

Vuelven los campamentos MasterChef.

Si tienes entre 8 y 16 años, te apasiona la cocina,

la naturaleza y quieres vivir una experiencia inolvidable

no te puedes perder nuestros campamentos.

Además, convivirás con aspirantes de "MasterChef Junior".

No lo pienses, el próximo verano campamentos MasterChef.

(TODOS) ¡Ven al campamento MasterChef!

(Música swing)

Vamos, chicos, venga. -Vamos.

Los aspirantes regresan a estas cocinas, tras haber formado

parte de la celebración del segundo centenario del Teatro Real.

Mira qué guapa. -Qué guapa, Eva.

Todavía, vienen con la impresión en el cuerpo de haber cocinado

al lado del lugar donde comenzó la historia de "MasterChef"

y para algunos de los mayores talentos musicales de este país.

"Oh, là là!"

Buenas noches, aspirantes. (TODOS) Buenas noches, Eva.

Algunos os habéis traído el glamur del Teatro Real.

Totalmente, en efecto.

Carmen, ¿sigues pensando que son los jueces

quienes no valoran lo mucho que te esfuerzas?

He estado a punto de traer apuntado todo lo que hice;

lo apunté en casa porque dije:

"A ver si se me está yendo la olla y ya no me acuerdo".

¿Por qué no lo has traído?

Llamo, a ver si me lo pueden mandar con un mensajero.

(TODOS RÍEN)

Porque... Que te lo traiga el chófer.

En serio que lo apunté.

-Yo, también, hice una lista de las cosas que hice y, también,

se me olvidó, pero yo no tengo cómo pagar al mensajero.

(TODOS RÍEN)

¿No tienes chófer? No tengo chófer, todavía.

Antonia, ¿crees que tus compañeros te tienen miedo?

Yo tengo una voz potente, ¿vale?

-Y es italiana, los italianos hablan así.

-No pueden decir que tienen miedo de mí cuando yo soy una que agrupa,

yo soy una que une. Es muy raro. (BORIS) Unifica, sí.

-Es la xantana. -La xantana.

Bueno, delantales blancos, la galería os espera.

(BORIS) Oh, qué aburrido.

Esta semana, Santiago, sí podrás subir al paraíso

e incluso seguir con esa colección de dibujos. Mira qué te he traído.

Pero es que estoy... no...

Pero si tú dibujas con la derecha...

Lo intentaré, lo intentaré. Muchas gracias.

Mario, ¿qué te gustaría encontrar debajo de esa caja?

Algo que me facilite hacer un buen plato,

que sea el deleite de vuestros paladares

y pueda subir al olimpo de los dioses.

Creo que... no sé, ahora mismo, lo que te estoy diciendo.

Ona, ¿con crees que asegurarías tu continuidad en "MasterChef"?

Me gustaría mucho verdurita, porque no he podido hacer mucha

y me encanta; con lo aprendido aquí y con la verdura

podría hacer un buen plato. Eso me gustaría.

Bueno, solo hay una manera de descubrirlo;

destapando esas cajas misteriosas.

Una, dos y tres.

(TODOS SE SORPRENDEN) ¡Oh!

(PAZ) Pues sí, pues sí, pues sí. (MARIO) Esferas.

Las vanguardias me cuestan un poquito,

pero no me vendré abajo, ¿eh?

Siempre pienso en positivo, no hay que ser negativo.

Tenéis un sifón para hacer espumas; un soplete para gratinar, calentar

y soasar; una bolsa de vacío para osmotizar y elaborar

cocciones a baja temperatura; una pipa para ahumar

y una cuchara perforada para hacer esferificaciones.

Ya queda menos para llegar a la final,

y creemos que ha llegado el momento de demostrar lo aprendido

y arriesgar con platos de cocina de vanguardia.

Debéis utilizar todos los utensilios que tenéis ahí.

Vale. -¿Es Eva?

-No, es el sifón. -Ah...

Ha venido a visitarnos un chef que os va a tranquilizar mucho.

Ah, menos mal. Desde el restaurante Atrio,

en Cáceres, con dos estrellas Michelín: Toño Pérez.

¡Bravo!

Ay, Toño, Toñete, qué alegría tenerte por aquí.

Se parece a Yul Brynner, el actor de películas de samuráis,

que es divino.

Los aspirantes tienen que hacer un plato de alta cocina.

¿Qué es para ti la alta cocina?

Es la capacidad que tenemos de contar una historia,

de emocionar a un comensal a través de un plato.

Yo he visto en casa a clientes llorar;

para mí, en resumen, eso es la alta cocina.

-Qué bonito.

Paz, tú fuiste la mejor en la prueba por equipos

y, por lo tanto, tendrás una misión importante;

así que, por favor, baja.

Vamos. -Bueno...

-No te preocupes.

-Es que las ventajas... Ay, Paz.

Ay, que esto de las misiones, lo llevo fatal.

No pierdas de vista que es una competición

y de que están en juego 75 000 euros

para donar a la ONG que elija el ganador.

Esa ganadora puedes ser tú. Ay, ojalá.

Acompáñanos al supermercado y así conocerás

de qué se trata esa misión. Muy bien.

Una gran misión siempre conlleva una gran responsabilidad.

Ya, y eso me da un miedo... Paz, por favor.

Lo de las ventajas aquí, nunca son ventajas reales,

son ventajas envenenadas y ya me sé de qué va esto.

Como estás viendo, en este supermercado tenemos

dos grandes mesas: una tiene productos caros

como langosta, abalón, oreja de mar, fuagrás,

trufa blanca de verano, carabineros, percebes, angulas,

wagyu, jamón ibérico de bellota y azafrán; por ejemplo.

Y otra, con ingredientes más modestos

como carne de cerdo, huevos, pollo, panceta, carne de conejo,

morralla, sardinas, arroz, quinoa,

calabaza, lentejas y judías blancas.

Tu misión consiste en decidir quienes de tus compañeros cocinarán

con los ingredientes caros y quienes, con los baratos.

Guau. Antes de decidir quiénes cocinarán

cada producto, debes saber una cosa:

los aspirantes a quienes les asignes la mesa más económica

tendrán 75 minutos para cocinar.

Sin embargo, los de la mesa más cara, tendrán menos tiempo.

"Con menos tiempo" Sí. Exactamente, 25 minutos menos.

Vaya, mucho. Tendrán cincuenta minutos.

¿A quién le asignas la mesa más sencilla, más humilde y barata?

A Antonia y a María. ¿Por qué?

Veo arroz, lentejas y cosas que creo

que Antonia y María pueden hacer muy bien.

¿Y por qué les das la cara a Ona y a Mario?

A mí me parece más fácil cocinar esto que cocinar esto.

O sea, quieres beneficiar, entiendo, a Mario y a Ona.

No tanto beneficiar como que sé que Antonia y María

esto lo controlan bien. Pero esto me pone nerviosa,

lo de las dos... A ver si hay que replicar un plato de estos.

Vamos a ver qué piensan del reparto que has hecho.

Vale. He tomado la decisión en base a lo que pienso que quieren hacer;

por eso, a Mario le he dado el fuagrás, un producto caro,

porque sabía que quería hacerlo.

Como estáis viendo, hay dos mesas de ingredientes:

en una mesa hay elementos caros y exclusivos;

y en la otra, alimentos más sencillos y económicos.

Paz ha elegido con cuáles haréis un plato de alta cocina.

María, ¿con qué mesa te gustaría cocinar?

Diría esa y Paz ha dicho esta.

(RÍE) Cómo te conocen, Paz.

Mario, ¿a ti cuál te gustaría?

Me gustaría cocinar con eso, porque soy muy fan.

¿Y crees que te ha dado esta mesa? No lo sé, porque a esta mujer

la estáis sometiendo a un "escrutrinio".

Escrutinio.

Vais a acabar con esta mujer, que nos conocemos de hace mucho.

Bueno, pues vamos a comprobarlo.

Los dos aspirantes que cocinarán los ingredientes caros son...

Vamos a ver quién...

-Ay, Mario. -¡Bien, bien!

Y...

Qué bien. -¡Ona!

Gracias a Paz, que me acaba de otorgar una mesa que,

a priori, quería, porque el fuagrás me gusta mucho.

Me dejaré guiar por mi intuición y creo que la intuición gana.

Y las que tienen que cocinar con la mesa de ingredientes

más económicos, claramente, sois María y Antonia.

Es muy bonita esa mesa. -Vale.

Antonia se ha quedado con una cara sorprendida, cuanto menos.

¿Qué te pasa? No, me encanta todo.

Amo lo que es el pescado... ¿Esto qué es?

Sardinas. Eso, pescado de pobres.

Eso lo comían los pobres, yo como cosas de ricos.

Creía que Paz me había elegido los productos más de lujo,

pero, claro, como ella sabe que yo vengo del pueblo, ha dicho:

"Para Antonia gallinas, huevos...".

Yo siempre he dicho que lo más sencillo,

que lo más sencillo salga bueno, es difícil.

Ona, Mario, os veo supercontentos con la mesa que os ha asignado;

pero no cantéis victoria tan rápido porque hay algo que debéis saber.

Los que tenéis que cocinar con los ingredientes más caros,

tenéis menos tiempo: 50 minutos. ¡Ah!

En cambio, las que tenéis la mesa con ingredientes modestos,

tendréis 75 minutos.

¿De perfil? -Mejor frontal, si puede ser.

Toño, muéstrales un ejemplo de alta cocina

con productos económicos.

Qué bonito. -Ay, qué total.

-Es una sopa tradicional extremeña con el toque del comino

y le hemos dado ese toque viajero con el curry.

Realmente, lo que tenemos en el interior

es la sopa tradicional de tomate, la receta de mi madre,

con el sofrito, el comino... Pero la hemos hecho más espesa

para cogerla con los dedos y la hemos apoyado en un sésamo.

-Vale, gracias.

-Fácil. -Sí, muy fácil.

¿Cuál es el siguiente plato? Bueno...

-¡Hala...! -¿Eso qué es?

-Hemos hecho unas esferas de lagarto ibérico.

-¿Perdona? Explícales qué es el lagarto.

Tranquilos. El lagarto ibérico es un despiece del cerdo ibérico,

que es absolutamente genial. -Ah, es como un...

-Esta pieza, cuando el cerdo ibérico ha comido bellotas,

contiene el ácido graso más maravilloso del mundo.

-Guau. -Y hemos hecho esas esferas.

Hemos picado y asado la carne, como para hacer albóndigas,

y en el interior lleva un toque de fuagrás.

El bocado se complementa con unos callos de bacalao,

están deshidratados y fritos para aportarle un toque crujiente.

-Vale. Espero que hayáis tomado nota

porque debéis hacer un plato de alta cocina usando

todos los utensilios de vanguardia y con los alimentos que queráis

de la mesa que os ha adjudicado Paz.

Ok, chef. -Vale.

Prueba de eliminación, 50 minutos y cinco técnicas.

O sea, el tema del tiempo me ha angustiado mucho.

Tenéis tres minutos para hacer la compra y cuando salgáis

del supermercado, comenzaréis a cocinar, María y Antonia.

25 minutos después, empezaréis, Mario y Ona.

¿Entendido? (TODAS) Sí, chef.

Venga, vámonos. Vámonos.

Paz, a la galería. Vale, fenomenal.

Chicos, suerte. -Gracias, bombón.

Estoy deseando empezar a cocinar, porque una vez que estoy en cocina,

me olvido de todo y me concentro o me desconcentro,

o lloro, o bailo, o me pongo Chiquito,

o me pongo folclórica, o me pongo mariquita;

lo que haga falta.

Aspirantes, el tiempo para hacer la compra comienza

en tres, dos, uno. ¡Vamos!

¡Vamos! -Vamos, chicos.

-El producto caro tiene 50 minutos y el producto barato, 75.

-Has dado el caro a Ona y a Mario.

-Puedes hacer un risotto bueno y mientras te puedes poner

a hacer esferificaciones de alguna otra cosa.

Al rico carabinero. Rico.

-Puedes hacer una crema de calabaza y hacer la esferificación.

-De zanahoria o de otra verdura.

#Terror en el hipermercado, terror en el ultramarino,

#mi chica ha desaparecido y nadie sabe cómo ha sido#.

-Ya.

¿Mario has cogido tu ingrediente? Sí, el fuagrás.

Yo voy a hacer un pato en el bosque.

-Glutamato y agar-agar.

-Las ciruelas pasas están muy bonitas.

Tres, dos, uno... Nos vamos a cocinas.

Sí, Eva. -Sí, Eva.

-Mirad, ahí están. Vamos.

-Venga, Onita. -Vamos, Mario.

María, Antonia, tenéis que empezar a cocinar ya.

Vale. Vuestros 75 minutos corren.

A ver si el pollo me sale bien.

Una prueba complicada. Para los ingredientes baratos

tienen 25 minutos más de cocinado, pero deben hacer algún esférico;

introducir el sifón; que lo ahúmen; que usen el soplete

en alguna de sus elaboraciones y tienen que cocinar al vacío.

Hay que encajarlo y hacer un plato.

Como hemos condicionado la prueba a utilizar esas técnicas,

vería qué producto selecciono y cómo aplicarle esa técnica.

Te pongo un ejemplo; si tengo la pipa y el soplete,

los vincularíamos al humo, a la parrilla...

Haría la sardina como un espeto, el humo tiene sentido;

tengo una bolsa de vacío, le hago un marinado a la sardina,

y puedes hacer una espuma de algas.

Pero que tenga sentido, porque vamos a valorar

que las técnicas estén bien aplicadas y tengan sentido.

Ese pensamiento que tenemos nosotros como cocineros,

es complicado para ellos. ¡Bravo, Antonia!

(CARMEN) María, ¿qué haces? -Un fumet.

-Ah. -Un fumet, sí.

-Vas bien de tiempo. -Espera, espera.

(Música de tensión)

(CARMEN) Mario está bloqueado. (BORIS) "Oh, my God".

-Frutas del bosque. Mario, céntrate, céntrate.

Me estoy centrando y lo que me ayuda a ello es mi redecilla.

A Mario y a Ona Paz les ha dado el producto más caro.

No hay productos buenos, malos, caros o baratos;

hay cocina buena o mala. Mala sí.

Si hubiera poca sardina sería más cara que el caviar.

(TOÑO) Totalmente. Seguro.

El tiempo es lo que me trae... porque nunca hemos cocinado

en 50 minutos y, además, usando cinco técnicas.

Voy a aprovechar para ordenarme el cocinado minuto por minuto.

-María, ¿eso es leche de coco?

-Sí, leche de coco para cocer los guisantes.

-Lo vas a hacer muy bien, María, se nota.

-Con el reparto estoy contento, creo que ha sido justo,

porque es una mujer maravillosa con un corazón que no le cabe.

-Esto de aquí se lo has clavado. -Sí, la cosa es de...

-Qué bien. -Está maravilloso.

-Me tienes que quitar ese cuello y hacerlo más... no puede ser.

O sea, no... -"Me niego"

-Adoro a Boris pero es muy presumido.

"Es que me estás sacando mucho esto, chico..."

"¿Qué hacemos?" "Borra un poco"

He borrado y ha quedado la versión idealizada,

él quería ser Paul Newman.

-Me encanta, ese me gusta más. Gracias, Santiago.

-Boris, siempre con los amigos.

(Música jazz)

Venimos a verte. ¿Qué tal, Pepe?

¿Cómo estás? ¿Qué vas a hacer?

-Voy a hacer un mar y montaña, como él ha hecho, no será su plato

exquisito y excelente pero intentaré hacer algo rico.

Voy a intentar hacer tallarines de gel hechos con fumet.

Cogí bastante verdura y pescado.

¿Puedo verlo? Sí, claro.

Voy a coger la pechuga para hacer el mar y montaña,

pero ensalzaré el pollo, como hice con el cocodrilo,

marinándolo con limón y lima para darle un toque fresco

y lo pondré en el centro de los tallarines.

Voy a osmotizar manzana con limón o con menta, no lo sé,

para que haya algo crujiente en el plato.

Luego, la esferificación la haré con guisante cocido

en leche de coco y menta, para darle un sabor rico.

Y con el sifón no sé si hacer patata con pimentón

para ponerla en la corona... Pero no sé si me salgo del plato.

No es pulpo a la gallega, ¿eh? Por eso, por eso.

-Importante, a ver qué historia nos quieres contar con el plato.

María, ahora hay que unirlo. Vale.

-Que tenga un sentido. -Sí.

-Que la historia, al probar ese bocado, evoque algo.

Suerte, María. Gracias.

-¿Me estás dibujando?

-Pero si me queda mal lo tiro, porque no quiero que te...

-Me da igual.

-La va a osmotizar con naranja. Perfecto, muy bien.

-Ay, por favor, pero yo no tengo esos morros.

-Está ideal, está ideal. -Te he hecho guapa.

-Pero con unos morros como La Veneno.

(PAZ RÍE) Igual...

-Ona, ahora mismo estoy bloqueado.

-Que estrés, ¿eh?

Atención, aspirantes, han pasado 25 minutos,

eso quiere decir que los cincuenta minutos

de cocinado de Mario y Ona comienzan ya.

Ok, señorita. -Vamos.

-Qué mono Mario. -Mario, céntrate.

-Tranquilo. -Qué cantidad de botes, Ona.

Ona está en la NASA, va a explotar. -Totalmente.

"Amore" Oh, mi "amore" está llegando.

Se parece a Yul Brynner, ¿te acuerdas de esa película?

-Marco Pantani. -Eso, Pantani.

Pantani. Pobre Pantani. Pantani era divino.

¿Qué nos vas a hacer?

Voy a hacer esferificaciones de guisantes y menta.

Ah, ¿de guisantes? Ajá. Muy bien.

-Una espuma de patata, el pollo con ron y, luego...

¿Qué quieres que te diga? No sé, a ver qué me invento.

-Antonia, ¿qué historia nos vas a contar con tu plato?

Ella te cuenta una historia rápido.

Mientras voy cocinando lo voy pensando, Yul Brynner.

-Muchas gracias, cariño. (RÍE)

Antonia, ordena esas ideas, que andan dispersas.

Sí, ahora las ordeno. Suerte.

Cocinando me viene la idea... Sí, no me digas más.

-¿Qué tal, Onita? -Vamos ahí.

-Tenemos que sacarlo como sea. -Ahí estamos.

-A ver, es que no entiendo estos labios.

¿No te importa que los borre del todo?

Me quito de aquí y así lo subo todo más arriba.

-No hay seres más vanidosos y presumidos que esta gente.

Y Carmen ha sido mucho peor, ha borrado lo que no le gustaba,

ha hecho una versión suya idealizada que parece una Barbie.

La has cambiado tanto que parece Ana Obregón.

-Una mierda. -No, hombre.

-La próxima vez coges el dibujo, te vas al cirujano de la estética

y que te saque así.

-Prefiero parecerme a La Veneno.

(Música de tensión)

-¿Qué está haciendo Mario?

-Mario va a meter el fuagrás y lo va a hacer en osmosis.

-¿El fuagrás? -Sí, en el Roner. Está bien, sí.

Venga, bien, Mario, muy bien.

-Hola, cuéntanos. -¿Qué tal?

Voy a hacer un ceviche. Mucha olla para ceviche, ¿no?

No, aquí pondré la langosta cuatro minutos.

Voy a hacer un ceviche crudito de carabinero y langosta,

lo voy a marinar con limón para que se haga...

-¿Vas a cocer la langosta y...? -Darle un toque para sacar bien...

Vale. Muy poquito.

Para sacarla... Escaldarla.

Para sacarla de la concha. Exacto.

La esferificación la haré con leche de tigre y cilantro,

lo pondré encima del ceviche.

No sé si una elaboración ácida es lo mejor para hacer un esférico.

El ácido se lo pondré al ceviche para que se haga un poco.

Será en los otros ingredientes. Exacto.

Bueno, es una buena idea; pero quiero ver cómo conjuga

ese carabinero con la langosta, que son dos productos principales.

Sí. -Intenta que tenga un sentido.

Eso es. Vale, gracias.

(SANTIAGO) ¡Muy bien, Ona!

-Las baña en leche de coco.

-María hay algo aquí que...

-Sí, es mi pollo.

-Me pone muy nervioso esto, mira qué rápido van.

-Gluco, gluco, gluco.

-Vamos. -Grande, Antonia.

Mira, mira, ya ha metido al bicho ahí.

(Música de tensión)

-Mario está superconcentrado. Venga, muy bien.

-Ay, Toño, ahora que estoy aquí con esto...

-¿Cómo va? -Va bien.

-Vale. -He envasado al vacío el fuagrás;

le he puesto pimienta, sal, brandy y clavo.

-Perfecto. -Ahora, estoy haciendo con el sifón

una crema de patatas con setas. -Bien.

-Cuando termine, si me da tiempo, lo ahumaré a última hora.

-Bien. Se ahúma con este.

Bueno, como se diga eso. Vale.

Y como el pato está en el bosque y hay frutas del bosque,

voy a hacer una mermelada con frutas del bosque.

Ay, perdón. Cuidado con mi traje ideal.

Desde luego. No me manches.

¿Qué vas a contar con el plato? -Contaré la historia de un patito

que va a ser comido por los MasterChef,

que son personas selectas, pero como estaba muy solo

le van a acompañar sus amiguitos del bosque.

-Muy bien. Tienes que ver cómo la técnica...

-Ejecutarla bien. -Eso es.

-Ya tengo aquí el sifón. -Perfecto.

-Cuando haga la mermelada...

(HACE RUIDO CON LA BOCA) ¿Y las esferas?

La esfera. -Ay, la esfera.

-Todo tiene mucho sentido, solo queda incorporar la esfera.

Suerte. -Gracias.

Es mejor quedarse antiguo, mientras más vanguardia seas, más esperan.

Siempre he dicho sí a la felicidad por la electrónica y la vanguardia

pero de la vanguardia estoy un poquito...

-Venga, bien, Mario, muy bien.

-Voy a hacer esféricos de calabaza y naranja.

(Música de tensión)

-¿Vas con la esferificación? -Sí, lo batiré y enfriaré primero.

-Claro, que quede espesito.

Cremita, es más fácil. ¡Un poquito más!

Paz... Perdón.

Viendo el programa en casa seguro que te entran ganas

de probar los mejores platos que se preparan;

lo puedes hacer en el restaurante MasterChef, en Madrid.

Donde podrás vivir una auténtica experiencia gastronómica

y conocer a los aspirantes que han pasado por aquí.

Puedes encontrar más información en www.restaurantemasterchef.com

y en nuestras redes sociales.

Antonia, ¿cómo vas? ¿Bien?

-Te quiero. -¡Brava!

-Bien, vamos, bien. -Brava.

-Los famosos espaguetis esos.

-Eso fue lo que el otro día no le salió.

-Y está obsesionada con que le salgan.

-El sifón, el sifón, que no se olvide el sifón.

Tiene que reposar. -Se olvida de reposarlo.

Creo que Antonia está con el sifón. -Eso es el sifón.

-¡Antonia, "forza"!

-¡"Forza Italia"!

-Antonia, muy bien. Al frío y ya. ¡Sifón, sifón!

Paz, arriba solo se anima. Ya.

Si les contamos las recetas...

Yo solo digo palabras: sifón...

Sufre en silencio, Paz.

(Música de tensión)

(SANTIAGO) ¡Muy bien, Ona!

-No sé si Mario ha cogido el sifón y me pone nerviosa.

Antonia y Ona lo han hecho.

El sifón ya. -¡Sifón!

El sifón... venga, vamos.

-¿María no ha cogido el sifón?

-Está ahumando. -Ella ahumará el pollo.

(PAZ) Huele a madera. (MARÍA) Sí, es madera.

(BORIS) Mario, bravo. (PAZ) Mario, maravilloso.

-Mario, Mario... (TODOS GRITAN Y ANIMAN A MARIO)

(MARIO) Voy a perder la virginidad con el sifón,

fíjate a estas alturas de la vida. -Pero piérdela cuanto antes.

-Ya... eso también.

-Sí, porque ya queda poquito.

(CARMEN) De verdad, reconozco mis limitaciones,

yo veo una mesa así, tan llena de cosas y...

Me bloqueo, lloro y no hago nada.

-Paz...

Sin calor. -Sin calor, yo lo hice sin calor.

Ni calor ni frío, como... -Así.

(MARÍA) No tengo experiencia con esferas.

No lo había hecho, pero siempre hay una primera vez

y espero tener suerte y sacarlo adelante.

¡Paz...! -Te ha salido, ¿no?

¿Ves...? (BORIS) ¡Bravo!

-Déjalas que cocinen. -Sí.

(BORIS) Os tenéis que callar. -Perdón...

(ANTONIA) Oh... muy bien.

-Mario, eres Tom Cruise en "Cocktail".

-La Teniente O'Neil soy, en este momento.

-Ya está, a ver si va a explotar eso.

Tanto, tanto... ya está.

(Salida de aire a presión) ¡Oh...!

Venga...

-La bomba... ¡ah!

(ANTONIA) Guau, esa me ha salido fantástica.

Oye, María, te voy a decir algo: ¿necesitas una cocina más?

Sí, ¿puedo hacer una extensión? No sé si una cocina más;

pero lo que sí necesitas esto, eres la única que no lo tiene

Pues entonces me toca. Lo tienen todos menos tú...

De los cuatro de aquí. "El manual del aspirante a chef",

aquí encontrarás las técnicas y trucos indispensables

para poder cocinar. Descubrirás menús sorprendentes

con recetas sanas, económicas, sanas, sofisticadas...

Para todas las ocasiones, toma, con mucho cariño. Disfrútalo.

Esto aquí, tengo que hacer las esferificaciones.

Ona, cariño, ¿me puedes dejar un poco de gluco?

-A ver el gluco... -"Glucototato".

Por cada litro, cien. -100 mg.

(ONA) Cada 100 ml, 1 gramo.

-300... pues 1...

No.

Estoy dejando para el final lo que más miedo me da:

las esferificaciones. Tienes que atinar

en la medida y, sobre todo, en la forma.

Tres gramos.

Como no me salgan redondas, las "moñigo" las esferificaciones.

Un bol, un bol...

A ver, esto es aquí, Mario, céntrate, céntrate.

-Es que para hacer esto necesitan un pinche que los ayude.

Ona, ¿qué estás haciendo? ¿Langosta "meunière"?

-Leche de tigre con salsa de cebiche

en esferificaciones y dentro cilantro y chile.

(BORIS) Bravo, Ona.

(SANTIAGO) Impresionante. (ONA) ¡Bien!

(PAZ) Si no se te rompe, perfecto.

-Perfecto, no... Paz, Paz.

Baja a cocinar, por favor, venga, baja.

-Calma, calma. Tengo un delantal negro,

¿quieres empezar a cocinar? No, no...

Es que se ha quedado en el papel de capitana, pasa mucho

Mira cómo lo hace Carmen de bien, no dice nada a ninguno.

Sí, sí...

(ANTONIA) ¿Qué estás haciendo?

-Le quito aire a las esferificaciones.

-Me haría falta aquí el pollo, le doy el último toque.

Es muy importante que para hacer esféricos

hay que darle a la máquina de vacío para que extraiga aire.

El único que lo ha hecho es Mario.

-Ay, qué bien.

(CARMEN) María, ¿qué es eso? -Un puré con pimentón,

patata y nata. -Ideal te va a quedar.

-Divino, va a quedar divino.

-La madre que me parió.

-Mario está con las esferificaciones. Mario, venga.

Vamos... -Sabía que las esferas estas...

-Con el coral.

(ANTONIA) Vamos a cocinar la piel.

-Fantástico. (ANTONIA RÍE)

-No... -Si pudiéramos cantar

algo de las Nancys Rubias que hable de eso.

-Chicos, ¿tenéis xantana? No me salen las circunferencias.

No he pesado bien, dos gramos no es 0,2 gramos.

0,2 es una mierda pinchada en un palo puesta a secar.

Parecían como espermatozoides de pollo.

Lo está echando a ojo de buen cubero.

Una de las cosas que tiene la cocina moderna y técnica

es que es muy precisa. Un poco preciso.

La xantana con muy poco da mucha densidad.

Mira que me falle ahí Mario. Le va a quedar...

Una piedra. Le va a quedar como un puré.

Ahora sí.

Ahora no entra ni en el biberón.

¡Hala! ¡Hala...!

Qué guarrería estoy haciendo.

La verdad es que se ve emocionante,

todos hacen cosas incorrectas y se puede ir cualquiera.

-La manzana... las bolitas de manzana estaban...

Aquí.

-Tiene un despelote María...

(SANTIAGO) Muy bien, Ona.

Cinco minutos más.

Cinco minutos...

Eso se puede decir.

Podéis bajar aquí y nos acompañáis. Venga...

-Yo soy el pregonero de la hora.

-No me digas a mí que estoy callada...

-Tenemos que ir ya emplatando.

-Están saliendo, ¿verdad? -No está.

-Ahora demasiado.

-Gluco...

Tengo que sacarlo como sea.

El gluco... Xantana, te puedo...

¡Huy, Xantana! ¿Cómo te llamabas...?

María, ¿te puedo coger la xantana? -Llévalo.

-María, empieza a emplatar ya. -¿Qué?

-Que empieces a emplatar. -Sí, ya voy.

-Dos...

Yo, jamás, he estado tan pendiente de una esfera

ni en las clases de geometría

de cuando éramos pequeños, el triángulo, la esfera,

un polígono espiritual, geometría polisentimental.

Y yo veía que aquello no salía ni para atrás

ni para delante. Parece que sale una.

-¡¡¡Bien!!! -¡Bien!

-Mierda... mierda...

Voy a hacer otra. -¡No, no!

-Buena idea... -Vamos a ver.

-Me impresionas, María.

¡Ay...! Ahí...

Ay, que me han salido.

-Muy bien.

-Precioso. -Espectacular.

-Yo no confiaba en ti, pero ya sí.

-¿No confiabas en mí? -¿Ves?

Tu rigor mental que es maravilloso.

Llámalo Saturno al plato.

-Venga... bien.

-Venga, Mario, que está muy bien.

Aspirantes no os quiero poner más nerviosos

pero acabáis de entrar en el último minuto.

-Tiritas de pollo.

Es una cosa única.

(CARMEN) Muy bien, María.

-Se me está cayendo...

¿Dónde está la cuchara?

(CARMEN) Ona, campeona, venga.

Diez, nueve, ocho, siete,

seis, cinco, cuatro, tres, dos...

Uno... ¡Tiempo!

¡Manos arriba!

(Aplausos) Bueno, bien, bien.

(Aplausos) -¿Qué? ¿Todo bien?

Ay, por Dios, las manos arriba.

Ha sido muy duro y esto significa que lo que viene,

a partir de ahora, va a ser aún más duro.

Mario, puedes bajar los brazos, cariño.

Ya no lo sé. No quieres.

Ya vivo con los brazos abiertos, lo que significa que ha terminado

y que sea lo que Dios quiera.

Aspirantes, empezamos la cata eliminatoria.

Pero Toño... no te haremos pasar por ese mal trago.

Ha sido un placer estar con vosotros,

he visto mucha pasión y yo creo que...

las historias que nos vais a contar seguro que van a ser preciosas.

-Gracias. (ANTONIA) Gracias, Yul.

(TODOS APLAUDEN Y SE DESPIDEN DE TOÑO PÉREZ)

(ANTONIA) Y sigue emocionándonos, sigue emocionándonos.

Pues ahora sí, aspirantes, ya está todo preparado

para la cata eliminatoria.

Mario, vamos a empezar contigo, si tiene algún elemento

que tengas que terminar

en el atril, por favor, tráelo. OK.

Voy a empezar primero con la... no sé cómo se llama...

Espuma. (ONA) Te llevo esto.

(MARIO) Espuma primero y, después, pondré el ahumado.

Todo aquí, Mario, por favor. Te lo dejo aquí.

-Muchas gracias, Ona, cariño.

Gracias.

Me faltan dos técnicas por finalizar.

Pero, bueno, voy a meterle ahí como si no hubiera un mañana...

(SOPLA) Un humo con un soplete.

El pato va a estar como si estuviera en un "after hours".

Le voy a meter un Megatrón...

(PAZ) Ay, qué bonito... qué bonito.

-Hombre, es mono.

(BORIS) La magia.

-El nombre de mi plato es foie con frutas del bosque.

La espuma es de setas con patatas.

El foie viene del pato y siempre está en el bosque.

O de la oca. O de la oca.

Perdón... -Me muero de sueño.

No puedo más. -Yo me muero de nervios.

-Entonces, he hecho primero la espuma y, a continuación,

he cogido el producto base de este plato que es el foie.

El que he decidido hacerlo al vacío

y lo que he puesto ha sido un clavito de anís

mezclado con un poquito de brandy y lo he metido en el abatidor.

Y lo que estoy deseando es que lo probéis,

a ver qué os parece.

Carmen, perdona, no te interesa lo que dice Mario, ¿verdad?

Sí, estaba hablando del abatidor que lo había metido.

Estaba reflexionando

con los ojos cerrados, hombre. Es que me concentro.

Carmen no se duerme,

lo que pasa es que tiene el párpado caído.

A ver, arriba se está muy bien.

Pues haces así...

Pero no quiere decir...

a lo mejor se te ha metido un poco de rímel.

O los que llevamos lentillas se nos...

Yo prefiero guiñar el ojo, pero Carmen no se duerme.

Las frutas del bosque...

yo quería hacer una mermelada,

pero debido al poco tiempo... Teníamos poquito tiempo

y no quería arriesgar,

así que he hecho un salteado... Entiendo a Carmen.

Por favor, si hablo porque hablo

y si no hablo porque no hablo. ¿No queréis que os lo explique?

Tiene muchas elaboraciones, muchas técnicas.

Espuma de setas y patatas, foie hecho al vacío,

esféricos de... Calabaza y naranja.

Y luego el ahumado propio de aquí. Yo no lo hubiera puesta,

pero como tenía someterme a vuestras directrices,

lo he ahumado a última hora.

O sea, crees que lo que sobra del plato era el humo.

Yo... estoy a favor

de la vanguardia, pero no tanta. Ah, vale...

Aquí había mucha vanguardia, a la felicidad por la vanguardia.

-Me hace una gracia cómo habla. Vamos a probar.

Perdonadme por mi incontinencia verbal.

Bueno... El esférico está perfecto.

¿Sí? El esférico está perfecto.

Parece una yemita de codorniz. La yema perfecta.

(Tintineo de los cubiertos)

Oh...

Samantha se va a comer todo el plato.

Creo que las esferas están muy ricas,

el punto del foie está bien.

Un pelín crudo. Yo lo hubiera hecho a la plancha.

Pero tenía que utilizar la bolsa esa.

Y el toque del humo es que me ha gustado.

De lo que tú no querías echar es lo que más le va.

Un foie cuando se hace al vacío,

suele quedar con ese punto crudo que no queda en la parrilla.

Pero está bastante bien hecho.

Me chirriaba más la seta con la patata y está muy rico,

porque el humo integra todo el plato y lo hace un todo.

Con lo que todos los elementos están bien hechos,

quizá haber limpiado esas grosellas que no tiene mucho sentido

y el foie haberlo caramelizado un poquito más.

No era fácil la prueba de hoy y todos los elementos que hay...

Cuidado, bastante bien hechos. Logras que la calabaza

una los frutos del bosque, la patata...

Porque solo patatas y frutos del bosque me parece raro

y esa calabaza por en medio, pues lo integra un poco más.

Y lo que decía Pepe,

ese humo que te parecía raro también le da un punto de marcado

que no está muy dorado y te da la sensación de estar marcado.

Aprobado, Mario. Muchas gracias.

El foie ha hecho así,

se ha levantado y ha dicho... "guay, colega".

(SANTIAGO) Ona, Ona, Ona.

Ona, campeona.

-Bueno, el nombre del plato es marea cítrica.

El carabinero está crudo y la langosta le he dado

un minuto para poder abrirla y la he ahumado y, luego,

he cogido el coral de la cabeza

que creo que es la parte más sabrosa de la langosta

y he pintado la carne de la langosta

y le he dado un toque de soplete para que se impregnara.

Luego... con los cítricos

he cocinado este carabinero y esta langosta

y, luego,

he hecho unas esferificaciones de leche de tigre.

Y he osmotizado una manzana con jengibre, lima y limón.

¿Dentro de las esferas hay algo más a parte del líquido?

Sí, la leche de tigre suele tener cilantro picado

y un poco de chile; el cilantro en vez de estar picado

tiene una hojita dentro

para encontrártela cuando te la pones en la boca.

Hay tres de cilantro y dos... Esferificación con premio.

Sí, con premio.

Oye, tenemos que quedar Ona, tú y yo una noche a cenar.

Qué generosidad.

Esa esfera sabe a coco,

sabe al chile, al cilantro... La cantidad: Pepe está feliz

y los sabores son frescos. Mientras no lo pague yo.

Está muy bien, es un buen trabajo y ha resuelto las técnicas.

El ahumado, si lo haces antes, que no está mal

hay que hacerlo más intenso para que perdure y se fije...

Tu plato está muy bien hecho, ¿vale?

Respira, respira, porque estás ahí... relájate.

Voy a clases de apnea, en "MasterChef".

Relájate, porque está bien.

¿Con mi veredicto no entendiste que estaba bien?

Sí, también, también, pero...

Igual me falta expresividad a mí también.

No te pongas celoso, Jordi,

déjala que se ilusione cuando le da Pepe el veredicto.

Otro para ti, Santiago.

Se pica. Que te ría las gracias Paz,

no quiere decir que te las ría, también, Ona.

Claro...

Relájate, porque el plato está muy bien hecho.

Hechura maravillosa

de la langosta y el carabinero, perfectamente hechos.

El producto está perfectamente tratado,

toda esa vuelta que le das con la cabeza tiene intensidad.

Luego, las demás cosas que querías meter:

lima, cilantro... Están muy tenues. Vale.

Tenues... esa picardía que te falta a ti,

ese ácido... ¿vale? Échamelo más al plato.

Porque está muy bien, pero está prudente como Ona.

Bueno, cuando veo tu plato y tu explicación, veo...

Un poco que tienes la vista del más allá.

Se nota que estás en una buena casa recibiendo clases,

en cuanto te dejamos salir del plató,

y eso se nota en tu cocina.

Felicidades porque, creo, ese es el camino.

Muchas gracias. -Bravo, Ona.

-Por favor, llevo seis de siete. Quiero ir

al balcón en la próxima eliminación.

Por favor, que no haya otra eliminación.

-Vamos a poner aquí un poco,

si no, no entra la campana de Dios.

A ver... cuidado, aquí hay... hay unas esferas...

Que no explotan.

(CANTA) #Explota explotame explo...

#Explota explota mi corazón.#

Mamma mia, Antonia...

(BORIS) Brava, Antonia, brava. (MARIO) Muy bien, Antonia.

(ANTONIA) Uno, dos y tres...

(MARIO) ¡Bien!

(ANTONIA) Se llama Júpiter y sus planetas.

He hecho una pechuga de pollo al vacío,

le puse romero, pimienta, sal, cáscara de limón y naranja.

La espuma es de cúrcuma y nuez moscada,

patata, nata y los esféricos son de...

Guisantes y menta.

¿Y el soplete dónde lo utilizaste? Lo usé solo para la piel.

Si no lo hubieses utilizado ahí no pasaba nada.

Está chamuscado, quemado y...

(Tintineo de los cubiertos)

Cosas que me gustan,

cosas que no me gustan: los esféricos muy bien hechos.

El... punto del pollo maravilloso y el aliño que lleva

en la bolsa al vacío perfecto.

El resto no me gusta nada. La espuma no me interesa,

el acabado del soplete es horroroso y las verduras...

Si las echas bien y si no las echas también.

¿Lo entiendes? Es algo que has echado ahí...

¿Qué hago? ¿Cómo lo tapo?

No sé cómo rematar el plato. Lo entiendo perfectamente.

Bueno...

Es un plato simple, la verdura simbólica.

Te diré que si esto es una pechuga de pollo hay que cortarla así,

no a contra fibra como la tienes tú.

La piel, si la función de ese soplete

es lo que te daría una sartén no te lo ha dado;

porque la piel ha cogido quemados y sigue estando cruda.

Cuando aplicamos una técnica

es para mejorar y lo has empeorado.

Al final, una mala aplicación

de la técnica aquí... Perjudica mucho tu plato.

Vale...

No me quiero ir, todavía me falta demostrar

qué puedo hacer y dar, todavía, lo mejor.

-Qué va a pasar... -Qué angustia.

-Cada uno tiene una cosa.

Qué mona... Se ha coronado.

Qué mono, María. Me hacía ilusión.

Bueno, María, viendo tu plato, la estética,

la pregunta es obligada:

¿por qué no utilizas las cucharas redondas

para hacer esféricos como tus compañeros?

Eh... eran redondas.

No. Sí, eran redondas.

Las cucharas eran redondas, la culpa no es de la cuchara.

Nombre de tu plato.

Pollo marinado

sobre tallarines del mar. El fumet lo he mezclado

con un poco de Gelan y he hecho unos tallarines

para tener la base del plato.

Le he echado "lemon grass" para que tuviera un sabor...

pues a limón que es lo que integra a todo el plato.

Después el pollo lo he marinado, también con mucho limón y lima

para darle el sabor cítrico.

Luego, lo he ahumado. Las esferas son de guisantes

y se han quedado un poco estrelladas.

La manzana es lo que he osmotizado con limón también,

luego la he caramelizado con el soplete.

La espuma de patata sí que me hubiera gustado

que supiese más a limón y menta, pero veo que sabe más a patata;

pero era para acompañar al pollo. Es como un mar y montaña.

El plato es complicadito.

Primero, trocitos de pollo, pequeños, aporta poco,

ahí troceadito... Es el que hago con mi hija Manuela

en dos minutos.

El ahumado no aparece, está muy bien hechos

los tallarines, pero no sé de qué son.

El guisante se le ha caído en forma de esférico

con coco y no sé qué y no sé cuánto...

No acabo de cogerlo

y todo aquello que te parece un todo a mí...

No me parece.

Es importante, cuando nos sentamos a la mesa,

ver que lo servido se parece a lo que nos han contado.

Imagínate que pones tu plato en la carta de un restaurante,

¿tú crees que yo vería todo eso reflejado aquí?

Estar está, pero no lo sé, claro. Quizá ese es el problema.

Claro. Tiene mucho mérito

intentar hacer un plato que...

me lo vas a entender mal, es pretencioso.

No porque tú lo seas,

sino porque hoy querías hacer un plato para lucir,

has querido hacerlo ultramoderno y se ha desdibujado de tal modo

que no se reconoce lo que tú has querido plasmar en tu trabajo.

Sí. Para hacer un mar y montaña,

el mar tendría que estar, veo la montaña, el huerto...

Pero el mar se me escapa.

El problema es dar un salto mortal, cuando somos de volteretas.

He vuelto a ver tu actitud de siempre: luchadora,

de coger el toro por los cuernos,

enfrentarte a las técnicas, aplicarlas

y, en vez de usar cinco, usar 16; porque se te va de las manos.

Sí... El problema es que deja

de tener sentido, porque cuando usas técnicas

por utilizarlas y no piensas en un plato principal...

No entiendo tu cocina.

Hay que centrarse... pobre.

Boris, Carmen, perdonadme ¿qué os parece el plato?

Estamos un poco sufriendo porque...

Tenéis una forma tranquila de sufrir.

Me encanta veros sufrir... me encanta veros sufrir.

Claro que no me duermo, me parece una acusación...

Realmente sin fundamento, en cualquier caso,

si de verdad parece que me duermo estoy reseteándome.

Estamos sufriendo, porque aunque penséis que dormimos

durante toda la elaboración de los platos.

Estábamos viendo, precisamente,

eso que, ahora, comentáis, es decir, veíamos que,

claramente, había aquí una...

Una elaboración que avanzaba hacia una vanguardia;

pero, directamente, sin mucha conducción.

Entiendo, como sabía qué íbamos a decir se ha echado una siesta.

¿Siempre te despiertas así de lúcido?

No... no necesariamente.

Él dice que es una señora mayor, y, a veces,

debe pensar las cosas para adentro.

Cierra los ojos, piensa y regresa a la realidad.

Y Carmen, ¿qué te ha parecido

que meta el plato entero en el abatidor?

Yo no he visto que lo metiera en el abatidor.

Era difícil verlo con los ojos cerrados.

No me he dormido, ganas tengo... Carmen...

No ha metido María el plato en el abatidor, no te preocupes.

A mí me ha parecido que tenía demasiadas cosas.

Porque María le pasa un poco como a Iván

que tiene mucha información... -Calla, Iván se ha ido,

di otra cosa... -Te digo porque sois...

-Que me ayude desde la galería. -Que sois muy buenos cocinando,

pero, a veces, hacéis tantas cosas que aquí

estábamos ya un poco perdidos observándoos.

Pues yo creo que sí, ya. Yo creo que sí.

Antes que te digan nada más, yo que tú me quitaba de en medio.

No hay más que ver lo que tiene ahí montado.

-He hecho lo que he podido, que diga...

-Yo es que me duermo.

Aspirantes, la cata ha terminado e, inevitablemente,

uno de vosotros abandonará las cocinas esta noche.

Vamos para acá...

(MARIO) Ay, Dios mío... bueno.

(LOS JUECES DELIBERAN)

-Yo sé que lo tenéis claro, lo tienen muy claro.

(LOS JUECES DELIBERAN)

-Ay, Dios mío...

Bueno, lo tenemos.

Aspirantes, el día que entrasteis por esa puerta

preguntamos si conocíais la cocina de vanguardia,

desde entonces, todos os habéis tenido que enfrentar a ella,

algunos con más éxito que otros.

Es importante controlar las técnicas,

pero siempre tienen que estar al servicio del plato.

Tienen que tener sentido

y no olvidarse, sobre todo, del sabor.

Ha habido dos aspirantes que han hecho buenos platos

y las técnicas tenían sentido.

Esos dos aspirantes son...

Ona.

Y Mario.

(Aplausos)

Enhorabuena, porque os acabáis

de asegurar una semana más en "MasterChef".

(ANTONIA) Bye, amore.

-Suerte. -Suerte, suerte.

(MARIO) Estoy feliz porque digo:

"Olé el Vaquerizo que lleva ocho semanas,

cuando nadie daba un duro por él".

-Pase lo que pase...

He conocido a una buena persona. -Gracias.

Antonia, María,

las dos habéis entrado a cocinas con miedo y nerviosas.

Y, quizá, eso es lo peor que se puede hacer;

porque esa inseguridad os bloquea frente a los fogones.

María, venías con intención de darlo todo

en este último reto de la noche,

de resarcirte del plato fallido de la primera prueba;

pero el resultado no te ha acompañado.

Antonia, se nota que dominas algunas técnicas,

las esferas estaban perfectas, el punto del pollo también.

Pero la integración del resto

de ingredientes no nos ha gustado tanto.

Dicho esto, el aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

María. (CLAMOR ENTRE LOS ASPIRANTES)

(Silencio total)

Enhorabuena, Antonia.

-Gracias.

-Que me voy a casa.

¿Qué se le va a hacer? Mi número favorito era el siete

y se ve que el siete no me ha acompañado.

Pero a lo mejor lo que sucede conviene y me voy por otra cosa.

Yo pienso en lo positivo.

¿Les puedo dar un beso o después? No puedes, debes.

María, ven aquí, guapetona.

Gracias por todo.

Estarán las cocinas más limpias,

también eso. Eso sí, si hace falta que venga.

Os echo una mano. No, por Dios.

Bueno, pues ya está.

Ay, María, qué pena.

Creo que eres una tía muy luchadora,

muy trabajadora...

Jolín, no digas nada.

Y, sobre todo, eres la alegría de esta edición.

Menos ahora...

Que también estoy contenta.

Incluso ahora no pierdes

la sonrisa. No, eso nunca.

Sonrisa por montera, es mi lema en la vida.

(BORIS) Bravo, bravo.

Si es que lloro por ver esas caras que me miran...

Que me voy a casa, que aquí sigo.

Sí, pero yo los entiendo también, María.

Porque cuando los jueces han dicho tu nombre

se ha hecho un silencio en plató. Sí, lo he notado.

Muy pocas veces ha pasado, María. Lo he sentido.

En casa me llaman siempre "el cascabel",

soy la alegría de la casa. Si he sido la alegría

del programa, durante los siete programas,

pues es lo que os habéis llevado porque me lo he pasado muy bien,

es un programa superdivertido, muy tenso y... agotador;

pero lo he disfrutado mucho, he aprendido y ellos son increíbles

Saben mucho más de lo que podamos imaginar,

mis compañeros son... excelentes todos.

(Vítores y ánimos en la galería)

Pasarán los años y Maya verá el programa y dirá

"qué grande es mi madre" "qué orgullosa estoy de ella".

Sí, sé que cuando me vea sonreír que es lo que le enseño,

estará contenta... María, me vas a hacer llorar.

Ya lo he hecho tres veces en el programa.

Eso es que soy buena actriz, empatizas conmigo.

¿Sabes qué pasa? Que, ahora, aquí sentada

está la María Castro que no actúa. Sí... verdadera.

Muchos de tus compañeros te perfilaban como ganadora.

Y tú ahora, ¿quién ves como ganador o ganadora?

Uf...

Yo tengo dos ganadoras que son Paz y Ona.

Es que las dos son increíbles, entonces...

Que una gane por lo guerrera que es y la otra

por todo lo que tiene que enseñar y por lo buena persona que es.

Y que gane la mejor y si es otro me alegraré también

y aplaudiré desde arriba como la que más.

Pero bueno, te llevas un montón de cosas, experiencias

y un montón de regalos que te voy a dar.

Fenomenal. Nuestro patrocinador,

el Supermercado de El Corte Inglés te regala esta fabulosa cesta

con los productos gourmets más exquisitos.

Y para que sigas cocinando en casa, nuestro patrocinador

de electrodomésticos, Bosch, te regala una placa flex inducción

y el extractor de jugos lentos.

Además, te llevas seis meses de suscripción gratuita

a la escuela online de "MasterChef"

para que sigas aprendiendo. Te llevarás un juego de cuchillos

como el que utilizas en el programa

y, por supuesto, nuestro juego oficial de "MasterChef"

que, también, es para ti, María. Muchas gracias.

Un placer, pasároslo fenomenal hasta el último día,

no os enfadéis, es un juego, aprended mucho de ellos tres

y que gane el mejor.

Os llevo en mi corazón. -¡Te queremos!

(TODOS) ¡Te queremos!

-Eres muy grande, María.

-¡Huy! Ay, María...

Jolines, qué tonta, no quería llorar.

Ha sido un placer, lo sabes, ¿no? ¡Guapa, María!

(Aplausos) -¡Bravo, guapa!

Un placer.

Me voy muy contenta, porque he aprendido muchas cosas.

Me llevo unos compañeros excepcionales todos,

además de cada uno me llevo una cosita.

Volvería a entrar otra vez por esa puerta y esas cocinas,

sin pensármelo además.

Se nota que la final está cada vez más cerca,

los jueces aumentan su nivel de exigencia semana a semana.

Aún nos quedan siete aspirantes

que tienen que demostrarnos su evolución.

Pero eso será en el próximo programa,

mientras ya saben, pónganle... (TODOS) Sabor a la vida.

Aspirantes, bienvenidos a Guadalajara.

Yo me pongo con esto, soy un sardinero.

-Ya se ha pegado todo y es un horror.

Van a comer papel. -¡Carmen, no vayas a tu rollo!

¡Espérate a los otros! ¡Por favor, escúchanos!

-¿Cómo va eso, Mario? -Lo hago lo más regular posible.

No me puedo ir dos minutos. No lo hagas regular, hazlo bien.

-Sí, ya... qué malo eres.

-Vamos a tener más bacalao o no. -Tenías que haberlo dicho antes.

-¡¡¡Antonia, de verdad, basta!!!

-Qué cómodo esto así.

Empieza la función. En este reto está en juego

un privilegio vital. El delantal dorado.

La inmunidad. Y este se lo pondrá

quien más desafine.

No lo pongas debajo del agua. -Ay... la cagada total.

-¡Guau, lo he sacado! Ya puedo ser carnicera.

Mira Paz... Estás como Harry Potter, nena.

Carmen, me desmontas. La tenéis cogida conmigo.

Yo soy menos que un retal.

-Tú eres un dobladillo.

-Me han dicho que no hable, pero llega un momento...

Que me convulsiono.

La nata la has tirado en el plato, sin montar.

Me genera tal cabreo...

No lo hacen ni en un programa de un júnior.

El aspirante que no continúa en las cocinas de "MasterChef" es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 7

MasterChef Celebrity 3 - Programa 7

21 oct 2018

En la primera prueba, cada aspirante robará, a uno de sus compañeros, siete de los doce ingredientes que tendrá en una cesta. El chef Oriol Castro participará en el reto y Cayetana Guillén Cuervo, finalista de la primera edición de 'MasterChef Celebrity', será quien le robe. La prueba por equipos tendrá lugar en el Teatro Real de Madrid, que acogerá el Universal Music Festival. Los aspirantes elaborarán un menú para 50 de los mejores artistas y productores de España, entre los que estará el exaspirante de MasterChef Celebrity 2, Carlos Baute, Amaia Montero, Becky G, Ana Guerra y Miriam Rodríguez.

ver más sobre "MasterChef Celebrity 3 - Programa 7" ver menos sobre "MasterChef Celebrity 3 - Programa 7"
Programas completos (10)
Clips

Los últimos 119 programas de MasterChef Celebrity 3

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Carime

    Qué vergüenza ajena soportar la tontería y la impertinencia de algunos de los concursantes q de celebridades nada... Esa señora Antonia no pinta nada en el programa, una pena por con tanta payasada me aburrí.. No lo veo más..

    27 oct 2018
  2. luisa

    Sé ha ido mi ganadora ¿¿

    25 oct 2018
  3. Manuela

    Haber jueces ellos son Celebrity¿s que significa no son cocineros si les sale un huevo frito o un arroz bien debería de dar gracias, ellos están dando la cara por una ONG, y los jueces que hacen no evalúan denigran y les gusta avergonzar a los concursantes,quiero que llegue el día que cuando la Antonia se equivoque Jordi le diga que eso no se la come su gato, y la Samantha también no dijo haber Carmen que hicisteis con lo que te dejo Antonia, porque tampoco le dijeron a Paz, haber que hiciste con lo que te dejo Mario, no dijeron nada.

    24 oct 2018
  4. Mariacris

    El programa del domingo pasado fue terrible, como es posible que saquen a María que ha cocinado tan bien todo el tiempo, es mas creo que muchos la dábamos por ganadora, a la pobre la tenían varios programas enfilada hasta el punto de eliminarla ustedes como jueces no funcionan, tienen que observar mas a los otros integrantes del equipo. Dejan en el programa a la Antonia por maleducada y grosera ni que este fuera un programa cómico, realmente que después que me cale el programa hasta las tantas, no podía dormir de la indignación que tenia, que fracaso

    24 oct 2018
  5. Margarita

    Ya con todo tine suficiente contenido para hacer una película Santiago Segura, hay moscas cojo nera , Fariseos la última cucaracha acuática, si hasta les hace gracia con lo que ella dice, y cuando se levanta la falta o le pellizca el trastero a Mario nadie dijo nada, le siguen la corriente, pero como solo la Lomana le a puesto cara pues le a ido mal a la viejita.

    24 oct 2018
  6. Ana Abarzuza

    Yo tampoco entiendo nada. No se tendrían que haber ido ni María ni Óscar para mi de los mejores, dos personas que saben cocinar bien y se dejan la piel. Si es más importante las peleas y la falta de respeto por quedarse dormido. Dejaré de verlo una pena.

    24 oct 2018
  7. Mabi

    Por suerte han subido varios comentarios afines a los 4 que mandé y no tuvieron ningún reparo en descalificar. Mal ejemplo el que están dando al permitir las faltas de respeto y consideración de esa mal llamada " celebrity " Antonia d' latte. Hasta tuvo la osadía de mofarse del chef invitado llamándolo chul briner, ante las sonrisas y beneplácito de los jueces. Es lamentable que le sigan el juego a tan maleducada persona.

    24 oct 2018
  8. Margarita M

    En lugar de MasterChef debía de llamarse Sálvame en la Cocina. ¿Cuando volveremos a ver el MasterChef de verdad?

    24 oct 2018
  9. Carmen

    Absolutamente de acuerdo con todos los comentarios, he visto todas las ediciones normales...de juniors...y alguna vez habia visto algo raro, pero lo de la esta edicion esta siendo escandaloso; aunq me cueste trabajo, creo q tambien dejare de verlo :(

    23 oct 2018
  10. Martina

    Martina Es una pena que se haya ido Maria pero parece que es mas importante conservar a Antonia para meter mala educacion falta de respeto y vulgaridad. Por intentar conservar la maxima audiencia estan destrozando el arte de cocinar. CUIDADO CON LAS CAIDAS EN PICADO

    23 oct 2018