www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4764743
Para todos los públicos MasterChef Celebrity 3 - Programa 4 - ver ahora
Transcripción completa

Aspirantes, tenéis delante una supercaja misteriosa.

¡Ah! ¡Ay!

He cogido esto que está caliente.

Carmen, la cocina huele a quemado. ¿Y dónde la pongo?

El emplatado es bonito. El huevo poché está perfecto

de punto, está riquísimo. Muchas gracias, Samantha.

Me huele a quemado. -¿Qué ha pasado?

-¡Está quemado todo! -¡Ay, no!

Aspirantes, comienza la subasta de "MasterChef".

¡Vamos! -¡El plato es igual

que el nado sincronizado!

-¡Vamos, Daphne! -No me dará tiempo.

En el bar al lado de mi casa, me lo traen y mejor.

A mí no me ha parecido fácil limpiarlo. Pero bueno.

El aspirante que no continúa en las cocinas

de "MasterChef" es Daphne.

(Aplausos) ¡Daphne!

(Canción "Creep" de Richard Cheese)

¡Eh, eh, eh!

Bienvenidos a otra noche de emociones

en "MasterChef Celebrity", el programa que muestra

a los famosos tal y como son en sus casas,

cuando se ponen frente a los fogones.

(ANTONIA) ¡Qué caja tan misteriosa!

La diferencia es que aquí, quien mejor lo haga,

se llevará 75 000 euros que podrá donar a la ONG que elija.

(MARIO CANTA) #"MasterChef", "MasterChef".#

Muy buenas noches, aspirantes. Qué animados venís hoy, ¿no?

Totalmente. -Sí, Eva.

Estamos felices y contentos porque quedamos siempre menos.

Y eso es bueno, claro. Claro. Eso está bien.

Sobre todo, Santiago, que le encanta ir quitándose

gente de en medio, ¿no? Por favor.

Cada vez que se va alguien, sufro.

No tanto como sufriría si me fuera yo.

A ver tu peinado. Pero, bueno, por favor.

Qué recogido te has hecho. En la calle me dicen:

"¿Por qué no llevas redecilla como Mario?"

Porque Mario lo hace por si se le cae el pelo,

pero yo lo tengo caído de casa ya.

(CARMEN) Si yo fuera Santiago, no me dejaba esos cuatro pelos.

Es un poco Mefistófeles ahí con la coleta.

Jaime, ¿te atreves a decirme qué hay debajo de las cajas?

El programa pasado fue cocinar con patata.

Pues algo que sea también muy nuestro

y que lo podamos desarrollar.

Óscar, y si hay ostras, ¿qué hacemos?

Ostras. Una vez las probé y no me gustan nada.

Pero si hay ostras, pues tendremos que inventarnos algo.

(BORIS) No es por nada, pero soy alérgico.

(CARMEN) Y yo. -No puede haber ostras.

Bueno, si "MasterChef" se plegara a los gustos de los concursantes,

Santiago y Óscar no encontrarían ostras bajo sus cajas,

Antonia no tendría remolacha

y Carmen no se vería la cara con un faisán.

Pero como sería difícil contentaros a todos,

ya sabéis que podéis encontrar cualquier cosa.

A la de tres, quiero que levantéis las cajas a la vez.

Venga. -Ay, por favor.

Una, dos y tres.

(Exclamaciones) ¡Ay, México!

¡México lindo! ¡Ándele, ándele, ándele!

(Grito mariachi) ¡Ándele!

-¡México! ¡Olé!

(CANTA) #Con dinero y sin dinero.#

(CANTAN) #Hago siempre lo que quiero.#

#Y mi palabra es la ley.#

¡Ay, ay, ay, ay!

México. Yo he llenado esa plaza en México.

50 000 personas. -¡Olé, maestro!

-Fantástica, maravillosa. -La plaza más grande del mundo.

Sí. Paz, ¿qué había debajo de tu caja?

Una calavera. He pasado mucho tiempo en México.

Bueno, conozco un poquillo.

Pero nunca he cocinado, así que no sé.

Ona, ¿has estado por México también?

Sí. Lo pasé bastante mal porque estuvimos en DF y en altura

y nos ahogábamos muchísimo y fue una competición dura.

Pero me encanta. Y me gusta mucho la comida. Así que guay.

Mario, cómo te gustaría tener aquí a Alaska, eh.

O a tu suegra, América. Desde luego.

América es cubana, pero emigrada a México y adora México.

Y Alaska, vamos, solo quiero México, México.

Mario, patata frita y ahora comida mexicana.

Patata frita y comida mexicana. Fíjate. No sé lo que voy a hacer.

Para que sepáis lo que tenéis que hacer,

venid delante de cocinas, por favor.

¡Ándale!

(ÓSCAR CON ACENTO MEXICANO) No mames. Comiste tacos

y comiste enchiladas y comiste todo.

Pero nunca lo cocinaste, cabrón.

Entonces, que sea lo que Dios quiera.

El reto de esta noche no era muy difícil adivinarlo

porque tiene que ver con la comida mexicana.

Para ayudaros, os hemos traído un invitado a la altura.

¡Guau! El chef del primer restaurante

mexicano en España premiado con una Estrella Michelín.

Desde Punto MX, Roberto Ruiz.

(Aplausos) ¡Bravo, Roberto!

¡Bravo!

Es una institución en la comida mexicana.

Pedazo de chef espectacular.

Bueno, Roberto, bienvenido. Tú practicas una cocina

que va más allá de la cocina mexicana.

¿Qué es eso del "iberomex"?

Desde Punto MX intentamos utilizar

los mejores productos españoles para hacer cocina mexicana.

Bajo estas campanas hay cinco platos típicos mexicanos.

A ver. -Dios mío, a ver.

Empezamos por la primera.

(Exclamaciones) Bueno, pues este es

uno de los tacos más conocidos. El taco al pastor.

Es cerdo adobado con chiles, en este caso, chile guajillo.

Hacemos una salsa que puede ser tomatillo verde

con chipotle. Y lo que sí es requisito

para que sea un buen taco al pastor es la guarnición,

que tiene que ser una combinación de cilantro, cebolla

y unos daditos de piña. -¡Qué bueno!

Bueno, pues vamos con la siguiente.

¡Guau! -Esto es una tostada

de tinga de pollo. Se combina cebolla, chile chipotle

y pollo. Se guisa todo esto.

La tortilla puede estar asada al horno o frita.

Es una tortilla crujiente.

Es un plato templado de las costas de México.

Bueno, vamos a ver qué hay en este.

(Exclamaciones)

Una quesadilla de maíz con un poco de guacamole

y salsa de tomate rojo con chile serrano.

Lo único es tener la tortilla de maíz,

el queso que esté fundido y después ponerle

cualquiera de las dos salsas. -Divino, divino.

Tenemos unas flautitas de ternera.

Las hemos acompañado con salsa de tomatillo verde,

que es un ingrediente característico

de la cocina mexicana. Se termina siempre con lechuga

para dar frescor y queso fresco.

-Estupendo. -Qué fuerte todo. Qué maravilla.

Vamos con la última.

He hecho un burrito de langostinos con chile chipotle.

Lo que es importante es que la tortilla tenga este color

quemadito, que ya está bien cocinada.

Y luego, por dentro es un guiso de langostinos

con cebolla, tomate y chile chipotle.

Y se rellena con eso los burritos.

Qué tremendo todo. -Hay que hacer cinco y somos mil.

Aspirantes, como estaréis imaginando,

el reto consiste en replicar estos platos.

Muy bien. Para que no tengáis dilema

sobre cuál elegir, vais a tener que hacer todos.

Es broma, ¿no? Como nos encanta veros trabajar

codo con codo, vais a cocinar por parejas.

¡Bien!

Pero no lo vais a hacer los dos juntos, sino por relevos.

Venga. Ya empezamos.

Vosotros decidís con quién queréis cocinar.

Somos impares. La mejor pareja tendrá una ventaja

en la Prueba de Exteriores

y el mejor de la pareja otra ventaja adicional.

Así que adelante, a hacer parejas.

Yo voy con Santi.

-¿Tú conmigo, "amore"? -Siempre.

-¿Tú sabes mexicano? -Sí, pero como quieras.

Pues ya está. Estamos tú y yo.

-¿María, conmigo? -Sí. Yo bien.

-¿Tú tienes a alguien? -Me da igual.

¿Tú quieres conmigo? -Venga, sí.

¿Ya estáis? No me dejéis solo.

(Risas) O sea... No, no.

O sea, ahora mismo estoy en un momento que necesito cariño.

Necesito cariño.

(JAIME) A ver si voy a ser yo ahora el retal

del "MasterChef Celebrity III"

y que nadie quiere trabajar conmigo.

Bueno, Jaime, no te preocupes por estar solo

porque eso acaba de convertirse en una ventaja.

Eso me gusta. Tendrás la ayuda de alguien

que como tú, sufrió en estas cocinas.

Adelante el finalista de la sexta edición

de "MasterChef", Toni Carceller.

(Aplausos)

¿Has visto? Me he quedado en la mitad.

Estoy entrando en las cocinas de nuevo y es una emoción enorme;

y por la zona guay, la de invitados,

que no tiene que ver con la otra zona.

Bienvenido de nuevo a estas cocinas.

Gracias. Un orgullo y un placer enorme

volver aquí después de haber acabado nuestra edición.

Sé lo mal que se pasa ahí y los nervios.

Estoy aquí para ayudaros en lo que pueda.

Te voy a presentar a Jaime que será tu pareja en los fogones.

Qué bien. Toni, encantado. Si hay alguien de todos estos

que necesita ayuda, soy yo.

Aquí me tienes para lo que haga falta.

Vamos a darlo todo. Tenemos que ser el mejor plato

para ver si eres capitán.

Para elaborar los cinco platos, tenéis 70 minutos.

Vale. Para demostraros que es posible

entenderse en la cocina en las circunstancias

más difíciles, otra pareja va a trabajar con vosotros.

¿Otra pareja? Vais a cocinar contra dos chefs

nada bien avenidos.

Ellos dos. Con Pepe y Jordi.

Pepe, Jordi, me encantó veros cocinar

en la última prueba, la del coco, y ahora quiero

que deis un paso más y cocinéis juntitos.

(Aplausos) ¡Bravo!

¿Quién hace la compra? Que la haga él.

¿Te vienes conmigo al súper, Jordi?

El más ordenado y va al céntimo.

Esto es maravilloso. -Así tenemos la referencia

de las compras que haga Jordi. -Tú sigue a Jordi.

Lo que vaya comprando, lo coges. -Vale.

Pepe, Jordi, habéis oído. A poneros las chaquetillas.

¿Ya no las ponemos? ¡Venga, a trabajar!

Esto de "MasterChef" es la leche.

Siempre pillamos tú y yo. Que cocine Samantha.

No, no. Samantha y la presentadora, Eva.

¡Pero qué guapos de blanco! (MARIO) ¡Olé!

¡Olé los hombres guapos!

Qué guapuras.

Pues ahora sí. El tiempo para entrar al supermercado

empieza en tres, dos, uno. ¡Ya!

¡Vamos!

-¡Ay, ay, ay! -¡Coge la cesta, Boris!

¡Y todo, mi amor! Cógeme de todo, Jordi.

Cógeme de todo.

Ahí estoy. Venga, Jordi.

Que hoy te invito yo. Me parece bien.

Comino. ¿Dónde está el comino?

No es difícil. Es horrible la cantidad de ingredientes.

El pollo este. ¡Ay, qué coraje! Me falta otro plato.

Me falta este de aquí. Date prisa, Paz,

porque el tiempo termina.

Oye, de la tostada de tinga ha volado todo, eh.

¡Boris, llévate todo, mi amor! -¡Vamos, Óscar!

¡Cilantro, aguacate, cebolla! ¡Vinagre, vinagre, vinagre!

¿Lo tenemos? Sí. A cocinar.

Vamos. Venga.

Venga, vamos. -Vale. Empiezan marinando

el primer plato. -A marinar. Venga.

¡Al lío! ¡Vamos!

¡Vamos a darle ahí! ¡Somos un equipo!

Somos un equipazo. Cuatro o cinco dedos de agua.

Cubre la ternera y para adentro.

-¿Has puesto a hervir? -Está hirviendo.

Cierra la hoja de hervir.

Ahí está. Venga. La ponemos ya. Cerramos.

Voy a empezar a cocer la pechuga de pollo.

-Pero un poco de cebolla también. -Sí, también.

-Y aceitito y eso. Perfecto. -Sí. Está quedando guay.

Vamos bien, Paz. -Venga.

Lo corto rollo tartar. -Muy bien, Iván.

Marcho el pollito. Y yo me lío con las salsas,

con lo que me dejes y ya está. Voy a empezar el sofrito.

Ya está todo: la cebolla, el pimiento y la carne.

Cierra. 20 minutos. Cierra.

Ponle un poco de perejil. -Perejil no.

Laurel, laurel.

O laurel. Eso.

Me he liado con el laurel.

Roberto, qué menú has traído tan espectacular.

Cuéntame un poco tú cómo te organizarías

con las elaboraciones. Por tiempo, con las cocciones

de las carnes me iniciaría.

Habría que marchar la cocción de la ternera.

Del pollo también. Ambos dejarlos desmigados.

Después de eso, irían las salsas. Y luego cortar y pegar.

Ensamblarlo para montar.

Vamos a poner aquí las pechuguitas con una cebollita también.

Empieza a cortar la pechuga de pollo rápido.

Vas a coger una licuadora que está aquí detrás.

O.K.

Voy preparando el guacamole, tomate.

Primero, a ver si podemos macerar la carne de cerdo.

La cortamos muy fina y la ponemos a macerar.

¿Le pongo una chispa de chipotle al agua?

Una gotita, sí. Mientras dejes

para la salsa de sobra. Sí.

Y así hierve con algo de alegría. Que le dé sabor.

Claro. Ya partimos con algo. Interesante.

(RÍE)

Carmen, tú, si vas viendo cosas, me vas contando.

Esto parece fácil, pero es muy complicado,

tanto producto y mezclar unos con otros.

¡Atención, aspirantes! No puede ser ya.

Cambio de cocineros. Voy, Jordi. Voy.

Échale agua aquí. Y tapa la olla.

Te falta el ajo y el chile chipotle.

¡Ay, por favor! -Si tienes que seguir con lo mío...

No. Primero macero esto 20 minutos. -O.K.

Toni, es para la cochinita pibil el cerdo.

-¿Qué más le metemos? -Creo que es

con tomate y chile chipotle.

-¿Se lo meto dentro? Creo que sí.

Muy cortadito. Muy bien, Santi.

Ay, por favor, esto.

Vale, Mary. Venga. Bien, bien. Paso a paso.

No nos saltemos ninguna tontería. Vamos bien así.

¡Vamos, Carmen! ¡Bien, Carmen! ¡Vamos!

En cuadraditos.

¡Venga, venga, venga! ¡Vámonos!

Aquí estamos empezando la elaboración.

Me ha dejado Jordi el principio más o menos hecho.

Vamos bien. ¡Venga, produce!

Hombre, sino le sacamos 30 minutos de ventaja

a estos zánganos, me retiro.

Cocinar al lado de una estrella mediática.

Cuando acabes de hablar, si eso, cocina.

¿Ves? Como le estoy quitando

protagonismo mediático, me quiere quitar.

¿Por dónde vas, Toni? -Te lo pelo los aguacates.

Vale, va. -Óscar. Óscar.

-¿Qué? -¿Con qué le ponemos aquí?

Échale todos los ingredientes, Carmen.

Bueno, ahora vamos...

Carmen, no. Deja eso. No lo muevas. Si eso va solo.

Ahora es el de pollo. -¡Cuidado! ¡No me mezcles!

Las que son, son aquellas. No me mezcles, por favor.

Ponte a cortar tomates, a cortar aguacates.

Cógete un bol y lo vas echando.

El aguacate se corta sin pelar.

No, pero lo estás pelando.

Óscar es estupendo como compañero.

Estoy encantada con las indicaciones

que me está dando. -Hay que hacer muchas cosas.

(ÓSCAR) A ella le falta el concepto de tiempo.

Ella es como: "No. Esto tiene que ser tranquilo".

Pero aquí vamos a contrarreloj. Y cuando dicen:

"¡Manos arriba!", tiene que haber

cinco platos ahí y tienen que estar ricos.

¡Atención, aspirantes! Cambio de cocinero.

¡Cambio! ¿Qué hago? ¿Dejo macerar ahí?

Lo dejamos ahí. Échale un poco de comino.

La cebolla la pelas y la pones a pochar.

No la pongas fuerte para que no se queme.

¡"Amore"! Tienes que poner eso dentro. Mira.

¡Antonia! ¡Antonia! ¡Antonia!

¡Antonia! ¡Antonia! -Un poco de sal.

¡Antonia!

De verdad. Qué locura.

Vale. Yo creo que el pollo ya lo podemos quitar de ahí.

Déjalo aparte y ya está. Eso estará hecho ya.

Cocido. Ya está.

Mira a ver el pollo cómo va.

¿Cómo lo encuentras, mi amor? -Está perfecto.

-Sí. Por mí, sí. -Resérvalo.

¿Así? -Sí, sí. Genial. Mitad y mitad.

Y la cebolla que queda también ahí.

Qué bien nos trabajan nuestros chicos.

Sí. Están trabajando bien. Mira, mi "amore". Mira.

¡Mira mi "amore"! ¡Te quiero, Boris!

¡Y yo a ti, "amore"! ¡Te quiero mucho!

¡Cuidado que no se queme el sofrito, mi amor!

Óscar, ¿ahora qué vas a hacer? ¿Salsa de tomate?

Voy a empezar a poner el tomate, Carmen.

-Ponle un poco de cilantro. -No. Espérate.

Esta no lleva cilantro. -U orégano.

-Sí. -Y perejil

y un poco de chile chipotle.

Eh...

Ra, ra. Eso. Ahí.

Ya está. -Muy líquido.

También te digo, si le echamos aceite, emulsiona más.

Oye, lo de pochar la cebolla, se me está quemando.

Bájale. Tienes que poner a mitad el fuego.

¡Atención, aspirantes! ¡Vámonos!

¡Nuevo cambio de cocinero! Vale.

Joder, cómo me deja la cocina.

Este tío es un guarrete, eh.

Niño, ya tengo el tomate.

-Vale. -Sofríe y échale sal.

Y ahí tienes tu marinado. Está delante tuyo.

Échale sal. -Vale.

Antonia, ánimo, que lo estamos haciendo genial y estás divina.

María, para un momento. Vete con el maíz que se seca.

Venga. Coge todas las tortitas de maíz y las ponemos juntas.

Se están echando a perder.

Esa y ahí tienes más. Perfecto.

¿Ahora qué hago? -Todo lo que puedas avanzar.

Ve avanzando. Pero no mezcles, por favor.

¿Pero esto qué es? -Tomates verdes.

Cógelo y hay que ir... -Pero lo voy a picar.

(CARMEN) En el colegio hacía mucho más

lo que me daba la gana que aquí.

Yo aquí estoy con un síndrome ya

entre campamento y colegio, que no puedo más.

¡Venga, Carmen! ¡Vamos, vamos!

Muy bien, muy bien. Venga.

Muy bien. -Esto con un poco de aceite.

Echa la pimienta. Eso. Dale ahí. Ahí vamos.

Esto hay que picarlo finito, ¿verdad?

Pepe, primero la marinada.

Si no hay marinada, no hacemos nada.

Ahí. Marinada. Vinagre, el chile.

Lo echo todo, ¿no?

Sí. Orégano, comino, sal. Vámonos

Chile serrano, vinagre de caña y ya está.

Vamos poco a poco, Jordi. No te pongas nervioso.

Hola, Pepe. ¿Qué tal? Hola. ¿Cómo estáis?

Bien. ¿Cómo vas? Bien. ¿Esto es la marinada

solamente así? Sí. Yo le pondría más.

Si no tienes vinagre, ponle agua

que viene bien también. Fenomenal.

Ahí lo tienes. Vale. Esto se lo dejo aquí.

Fenomenal. Tienes la marinada hecha.

¿Qué más llevas? Tenemos un sofrito base

para luego hacer la salsitas de las cosas.

Y luego le iremos añadiendo

los diferentes ingredientes para ir uniendo...

¡Pepe! Esa olla a presión no está cocinando.

No, no. Es que me lo apagáis todo. Pepe, noto tensión entre vosotros.

No, no. Nos llevamos de maravilla.

Pepe, eres más bestia que un bocata de chapas.

Habló la tacones. (RÍE) Habló la tacones.

Que es más bruto que un arado. Con mi Pepe no te metas.

¿Habéis venido a ayudar o a ponerme peor?

Veo mucha tensión aquí. Somos un equipazo Jordi y yo.

Se ve. Somos un equipazo.

Sí. Pero, oye, cuidado con Jaime. No afectéis a Jaime, eh.

No lo desconcentréis. A ver.

Atended a lo vuestro, pajaritos. Ya, ya.

También tengo un ojo en lo vuestro.

-Toni, ¿qué tal? -Bien. Aquí vamos.

Antonia, ¿cómo van los langostinos?

Quitando la cáscara de aquí.

Con esos langostinos hacíamos... -El último.

Tengo una "turullez" de las elaboraciones...

Cocínalo así. Cuidado con el picante,

que es muy picante. Después lo rebajamos.

Sigue con el tomate. Acaba algo que empiezas, Carmen.

La carne yo creo que ya estaría. -Apaga el fuego ya.

¿Cómo era? La rueda, ¿no?

¡Ay! Que es mucho humo de repente.

¡Atención, cambio de cocineros!

¡Hala! "Chiprotismo".

Vamos, Carmen. Sal, sal.

-Venga. ¿Pongo las gambas enteras? -Enteras.

¡Apaga la ternera! Abre la válvula.

No. No voy a abrir nada hasta que baje el vapor.

Venga, quita el pollo. -Esto no es el pollo.

¡Boris! Mira. ¿Ves cómo la abre?

¡Dios, ayúdale, cómo se abre la olla,

que tiene miedo que explote Boris!

(BORIS) No, Antonia. No se le puede pedir

a Dios cada dos por tres.

Tienes que abrir tú la olla. No puedo yo.

Dios es una cosa muy seria. Es un señor muy ocupado.

No podemos estar todo el tiempo pidiéndole cosas.

Dale la vuelta. -Ahora le doy la vuelta.

O.K. Pasa. Vete. (RÍE)

¿Qué estás picando, Óscar?

Sabes que el guacamole lleva tomate, ¿no?

-Sí. -Pues eso es lo que estoy picando.

Yo creo que la salsa ya estaría. La machaco en el mortero

y le echo un poco de aceite.

¿Lo probaste?

Pica. Guay. -¿Pica?

Pica guay. -Pero es así. Vale.

El comino se lo echas a la salsa.

-Esto va aquí. -Claro. El comino aquí.

¿Cómo está el pollo? ¿Está cocido bien?

Está perfecto. Hay que desmenuzarlo.

Mira cómo lo está haciendo Jordi.

Cuidado, que te copian. Tápate bien.

Claro. -Tranquilidad, tranquilidad.

Venga. Mételo ya. Eso tiene que ir muy cocinado.

Cuanto más cocinado, más rico está.

La ternera la abro ya. -Vale.

¿Cómo está la ternera? -Está dura todavía.

-Claro. -Esto está duro.

¡Atención, aspirantes! ¡Nuevo cambio de cocinero!

Muy bien, Paz. -Esto échalo aquí y lo trituras.

Mira. Pica el chile y hacemos la verde.

Pruébalo de picante para que encuentres el tono

de su sal. Está aquí la sal, Antonia.

Boris, te odio. ¡Cállate!

Antonia, calma. Calma lenta, calma lenta.

¿Esa sartén está caliente? Mira.

-Qué va. Está apagada. -No puede estar apagada.

Está apagada. Te lo digo yo.

No os enfadéis.

Vamos a desfilar.

¡Pli, pli, pli!

(COREA) ¡Antonia! -¡Venga, Santi!

"Hello". ¿Qué tal?

Cuéntame cómo es cocinar con Mario.

Muy bien, muy bien. El tipo es maravilloso.

Mario, ¿Santiago es obediente? Santiago es muy obediente,

es muy buen compañero y, sobre todo,

transmite mucha tranquilidad.

¿Y por eso bailas con Boris,

porque te da tranquilidad? No.

Estoy bailando porque tengo el baile de San Vito.

"San Vito's dance". "San Vito's disco dance".

Vale, vale. (CANTAN) #Ese amor no se toca.#

#No insistas porque yo te negaré mi boca.#

#Por ese amor ya no se toca.#

¿Dónde vas? No puedes salir.

¿Qué le pongo a la salsa? -Con eso, pones un poco,

salteas y listo. -¿Ya? ¿Cambio?

No, no.

Ya tenemos la salsa verde

y la salsa roja. -Sí.

Vale. Oye, si avanzamos, planteamos

platos y vamos finiquitando cosas.

Ya ponemos aquí la "mise en place".

La carne que se te queme un poco,

que se te tueste y quemadita. -Vale.

Así. Tiras. Carmen, tiras. Tiras. -Tiras. Mira.

Bien, Pepe. Bien. Equipo, equipo. "Team, team".

Venga, Carmen. -Que ya está.

No me pongas nerviosa.

Como dicen en Navarra: eres un cagaprisas.

Bueno, pues nada. Soy un cagaprisas.

Ella, como dicen en Andalucía, es muy huevona.

¡Aspirantes, cambio de cocineros!

¡Cambio de cocineros! -Cuéntame. A ver.

Esto lo quito de aquí, eh. Quítalo porque se va a quemar.

El tomate córtalo y lo picas. -Elaboramos la salsa, ¿no?

Pero en cuatro trozos. No lo piques mucho.

Tenemos que freír las flautas. Pon ya una olla

con mucho aceite a calentar. -Vale.

Bien, bien, Paz.

Bueno, Óscar. Hola.

¿Cómo estás? Pues aquí estoy, un poco...

¿Un poco qué? Estresado.

¿Por qué? Porque son ritmos diferentes

de cocinar y entonces, bueno... (RÍE)

Pero no quiere decir que uno sea mejor que otro.

¿Estás contento? Quizás con Jaime

me hubiera entendido mejor porque somos del mismo ritmo.

(CARMEN) ¿Por qué no lo cogió?

Ahora resulta que Jaime era el objeto del deseo de todos.

Y al pobre le dejaron ahí solito. Salió ganando.

Óscar, consejo. Un chorrín de agua a esto.

Sí. ¿Te parece si le echo un poco del caldo de pollo?

Perfecto. Ahí se notó el conocimiento.

Se nota quién cocina y quién no. Mucha suerte con la prueba

y paciencia con tu pareja.

Muchas gracias. Gracias. -De nada.

A ver. Por si no me da tiempo,

te abro la olla. Abre, abre.

Y ahora yo deshilacho esto.

La salsa verde, mira si te gusta.

¡Explícate! -Falta la flauta.

Esto se echa así entero. -Sí. Hay que hacer rulitos.

Vale. Deja el sofrito por si nos vale para algo.

Ese tomate está bien, está oscuro, pero está muy intenso.

Déjalo reducir y ya está.

Quita esto, el hueso. -O.K.

-Ven aquí. -No. Ahí no tengo tabla.

Pero limpia la tabla. Dale la vuelta.

Ensucia esa tabla. -Tranquilidad.

Relájate. Que va a salir igual aunque no grites.

Iván. ¿Qué tal?

Bien. ¿Qué tal tú? Bueno, vamos haciendo ya

las quesadillas. Tenemos las carnes hechas.

Oye, madre mía, qué guarrada de cocina. Es un asco.

María, ¿te molestamos? ¿Si me molestáis?

No, no. Podéis venir aquí conmigo.

Te veo dispersa, en vez de apoyar a tu compañero.

¿Sabes por qué? A veces, cuando hablamos, aturullamos.

Y como veo que lo tiene claro,

si me pregunta, yo estoy. Pero prefiero no...

Veo cómo haces esto ahí con la grasa,

todo sucio y me da un asco. Luego tengo que catarlo.

No me puedo creer que te parezca normal que se cocine así.

¡Atención, aspirantes! ¡Queda poco! ¡Cambio de cocineros!

¡Vámonos, Jordi! ¡Cambio de cocina!

Aquí está todo más limpio. -Te quiero. No. No está limpio.

Tienes aceite en esa sartén

con una tosta dentro. -¿Aquí?

Ahí tenemos la tosta del pollo. A ver cómo está.

Si le falta, dale más. María, te dejamos

porque vemos que Iván sí que da órdenes.

Tú no das órdenes. Que sí que le doy.

Esto al fuego, que vamos a freír todo ya.

La de gambas ya está. Es liarla y ya.

Darle una plancha para que quede "cuscurrudita" por arriba.

Pero una vez liada. Están secas, tío.

Eso. Pásalo por el aceite calentito.

¿Se moldea ya o qué? Sí. Está.

Bien apretado, bien apretado.

Eso ahora hay que echarle quesito. -Eh...

Tranquila. Quesito y la lechuga que está en el frío.

Oye, esto no va a ser tan fácil.

Ahí, ahí. Inclina. Ahí, ahí.

Santi, para hacer la quesadilla, sin aceite.

-Vale. -Le pones la quesadilla así.

Están poniendo las quesadillas, Antonia.

Le pones encima otra y después lo cortas.

¡Pero pon la tortita que se vaya calentando y el queso!

Si nos quedamos sin eso, peligramos.

¿Qué tortilla has puesto? No. Esa no es.

-Si es la de maíz. -Claro.

Pero esa es para lo otro. -Vale. Pues la quito.

¿Pongo las dos o una? -¿Cómo vas a poner las dos?

Tienes que poner una, el queso encima y la otra.

¿Habrá suficiente queso? No.

Carmen, sigue haciendo cosas.

(SANTIAGO) Saltaban chispas delante,

que teníamos a Antonia y a Boris,

que era una batalla. Y luego, Óscar y Carmen.

Una pareja tampoco bien avenida.

Entonces, no nos han inspirado.

(MARIO) Nos han hecho un favor.

Nos hemos venido abajo. -Abajito.

Nos hemos comunicado y hemos tratado de hacer

lo mejor que podíamos hacer.

¡Atención, aspirantes! ¡Cambio de cocinero!

¡Venga, vamos, compi!

Vale. Vamos. -Ve diciéndome.

Vamos.

¿Me encargo del guacamole?

-O las flautas. -Sí.

Antonia, te tienes que marchar. ¡Antonia!

Tienes que poner esto, esto y la cebolla.

¡Antonia, fuera de cocinas! Sí. Fuera.

Eso va tal cual, desmigado.

La voy a enrollar. -Vale.

Vamos con la fritura. Me haces las dos flautas y la tostada.

La flauta la dejo terminada. Pero necesito langostino,

visualizarlo, que no lo tenemos.

Empieza tu primer taco.

Pon tu taco, rápido. -O.K.

¡Vamos, amiguito, que ya tengo la primera flauta!

Tú relajación, relajación.

Olé ahí a tope. Perfecto.

Paz, el pollo va abierto, ¿vale?

La tortita abierta. -Las dos van abiertas.

Vale, perfecto. Venga.

Vamos allá. Muy bien.

Ahí crema agria y el aguacate. Sí, sí. Eso lo remato.

¡Ándale, güey! ¡Ándele, cuate!

Espérate, que robo una sartén.

Por eso te llaman el Jordi González.

Prepara tu taco. -No sé cómo freírlo. No se fríe.

Vamos, vamos. Venga.

La crema agria, Paz, hay que ponerla en una manga.

Acuérdate que con el cerdo va la crema agria.

Sí. Ya.

Si yo me acuerdo.

¿Eso qué es? Un poquito de humedad

que el langostino no se cocina. Vale.

Se rompen, eh. Se te rompen las tortillas.

Lo mojas, aceite y se vuelve inflexibles.

Boris, por favor. -¡Antonia, no se fríe!

¡Ahora se va a freír!

A las tortitas.

Muy poquito. Ya está, ya está.

¿La de la carne con qué iba? -Nada.

-Eso tiene que ir con algo. -Con una salsa

con cilantro picadito. -¿Y qué más, Carmen?

Como algo verde en tiras.

-¡Ah! La lechuga. -Sí.

Déjame la sartén. Tienes la sartén para marcarlo.

"Amore", rápido.

¡Atención, aspirantes! ¡Último cambio de cocinero!

Perfecto, perfecto. Ya, para.

¡Mario! ¡Mario Vaquerizo, fuera de cocinas ya!

Sí, sí. Perdóneme, señorita. Ya me voy, ya me voy. Perdón.

Un trocito de cebolla. Pícala muy chiquitita.

Venga, como sea. -En rodajas.

¡No! En cuadraditos, Carmen, por favor.

Antonia, hay que rallar el queso.

No. No hacemos la quesadilla, mi amor.

Pepito, la carne va marcada rápido. Eso está pochado.

Te apuntas a la Escuela Online y ves lo que es

un marcado y un pochado. Madre mía. Soy un patán.

¡No se ha abierto! -Vamos a llegar con dos tacos.

-No te preocupes. -¡Antonia, de verdad!

Vamos a llegar con un taco. -No.

Esto no lleva nada más, ¿no? -No.

Quesadilla, dorar y hemos acabado.

Muy bien, amigo.

Ahí, ahí. Venga, venga, venga.

Tenemos que sacar todo, eh.

¡Último minuto, aspirantes!

No te quiero poner más nervioso,

pero hemos entrado en el último minuto.

Oye, los chefs están todavía cocinando. Yo no sé.

¡Venga, venga, venga, venga!

Vamos, que no estás tan mayor.

A lo mejor no sacan un plato. Cómo está esto, amigo.

De verdad, Antonia, la quesadilla es importantísima.

Échalo, que no se caiga. Eso es.

Diez, nueve... ¡Venga, corre, Santi!

Ocho, siete, seis,

cinco, cuatro... Venga, Toni. Que llegamos.

¡Plato aquí! Tres, dos, uno.

¡Tiempo! ¡Manos arriba!

(RÍE) ¡He llegado! ¡Me cago en la mar!

¡Antonia! ¡Manos arriba, Antonia!

¡Antonia!

"Amore", ya está. -Vale.

¡Antonia, manos arriba!

Te has desecho el flequillo. Estás hecho una pena.

No te sienta bien cocinar tanto.

¿Y tu cadera? La quiero ver. Cuando se enfríe...

Como no me pegue dos horas de siesta, no soy persona.

Si quieres aprender todo lo que necesitas saber

sobre cocina, tenemos una novedad.

En la Escuela Online encontrarás más de cien nuevas recetas

donde podrás convertirte en un auténtico MasterChef.

Además, encontrarás nuevos trucos para sorprender

a tu familia y amigos con deliciosos platos.

Ya lo sabes. Entra en la Escuela MasterChef.

Bueno, hemos acabado.

¿Qué tal? Bueno, hemos estados justitos.

¿Me habéis hecho el aperitivo? De aperitivo nada.

Hemos llenado bien las tortillas, que aquí nadie se vaya con hambre.

Una cosa está clara. Hemos hecho todas las elaboraciones

y están ricas. Yo he tenido un problema.

Cada diez minutos, tenía que cambiar de cocinero.

(RÍEN) Pequeño problema.

Y era cuando entonces empezaba a hacer las cosas ricas.

Me quería poner una flautita así. Que no estamos en el ABac.

Hay algún emplatado que lo verá usted basto.

Tiene muy buena pinta. Perdona.

Vamos a tener que catar aquí.

Tengo cierta inseguridad ahora. Yo ninguna.

Por lo del cambio de cocinero. No será el de pastor,

pero será el del hermano del pastor.

Jugoso, jugosísimo. Rico, riquísimo.

El aliño muy bien. Muy bueno. Parece muy correcto.

Está perfecto, picadito, alegre. Tinga de pollo.

¡Hum!

Cómo le va la crema. Muy bueno, también.

Os veo y me da cierta cosita.

Estos son los mejores momentos de "MasterChef".

Como hay que probar el de los aspirantes,

prefiero irme comido de aquí.

Es que está muy rico.

Eso no puede estar malo.

A ver. Te voy a decir.

¡Hum! Bien hecho.

No vamos a necesitar a Samantha para darle saboooor.

Esa tontería que hace Samantha.

Nosotros se lo damos cocinando con un buen sofrito,

corriendo, rápido, mezclando bien todos los ingredientes.

Ese es el verdadero sabor. Aquí te quería yo ver, Samantha.

Roberto, veredicto.

¿Han aprobado? Muy bueno. Está conseguido todo.

Yo creo que con la complejidad de ser la primera vez

que lo hacen, me parece que está bastante bien resuelto todo.

Te lo digo de verdad. Aprobado.

Pues nada. Quitaos la chaquetilla y venid conmigo a valorar.

¡Muy bien! ¡Bravo! -¡Bravo!

(Aplausos) ¡Bravo!

(CANTAN) #Con dinero y sin dinero,

#cocino siempre lo que quiero.#

#Y aunque meta la pata, soy el rey.#

Va a dar comienzo la cata. Y lo vamos a hacer, por supuesto,

con nuestro invitado Toni y su pareja Jaime.

(TONI) La valoración final no tiene que ser negativa.

Nos faltó cuidado porque fuimos con prisas,

pero el resultado final de sabor es bueno.

Bueno, Toni, cuéntanos qué has hecho.

Hemos hecho los cinco platos. He intentado ayudar en lo posible

a Jaime, que tiene mucha voluntad

y muchas ganas de trabajar y aprender.

¿Lo has visto en el cocinado? Sí.

Pues yo no lo he visto. Jaime, siendo capitán

de la Selección Española de Rugby,

que no te elija nadie para ser su compañero,

me hubiese picado un montón

y me hubiese dejado la piel para hacerlo de cine.

No entiendo cómo has estado aquí de pasota,

hablando con Pepe y con Jordi y tomándote el cocinado en broma.

En broma no me lo he tomado, ni mucho menos.

Es cierto que he empezado el cocinado

un poco aturullado. No te lo voy a negar.

Pero luego, también, con Toni...

No. Si Toni ha hecho los platos. Sí, sí. Toni lo ha hecho.

Estás siendo un poquito dura.

No. Soy realista. Bueno.

(JAIME) No creo que ese cocinado lo haya sacado solo Toni.

Tampoco me ha faltado actitud. Pero bueno.

Lo que digan los jueces, pues tiene que ir a misa.

¡Uf! Qué ragú. ¿Habéis hecho picadillo de...?

Esto es un deshilachado. Hilos, hebras.

¿Se ha picado un poco, amigo mío?

¿Empezamos con las discusiones? No, hombre. No.

Bueno, es una carne muy picada, avinagrada

que tiene picante para aburrir. Ajá.

Lo que sobra aquí es aceite. ¿Esto es chile todo?

Todo. Ese es cañero. ¿Todo?

Jaime, ven aquí. Eso pica mucho, ¿no?

Coge un poco. Tú vas a comer.

No tolero bien el picante. Cuidado con lo que vas a hacer.

No lo tolero. Tú lo has puesto.

Yo tampoco lo tolero bien. Tiene que ser comestible.

Lo hemos hecho entre los dos. ¿Qué tal?

(TOSE) Cojonudo. (RÍE)

Siempre tiene que estar equilibrado.

Tiene que ser algo que se pueda comer

y que de origen no sea algo que te mate.

Poco a poco, con una salsa... Va apareciendo ahí el picante,

es agradable y tal. Exacto.

Yo creo que hay un trabajo bastante débil.

Y, encima, lo poco que hay hecho, lo ha amarrado Toni.

Jaime, te tendrías que poner las pilas,

porque has estado bastante torpón en esta prueba.

Bastante torpe. Hay que venirse arriba.

Es que en estas cosas tienes que sacar todo lo que tienes.

Esta caña es para que mejores.

He recibido muchas de estas. -Sí.

Jaime, delante de cocinas. Toni, te vamos a pedir

que nos acompañes en las catas.

¿Te parece? Gracias.

(Aplausos) Vale, tío.

Bueno, Ona y Paz, contadnos, por favor.

¿Qué tal las dos juntitas trabajando?

Muy bien. -Me ha gustado mucho la prueba.

Creo que nos hemos compenetrado bien.

No era fácil porque te quedabas con media elaboración,

pasaba la otra. Pero nos hemos entendido bien.

Ha habido comunicación. -Sí.

Hemos intentado darlo todo en la máxima rapidez posible,

porque eran cinco elaboraciones. -Sí.

La cocina en pareja, hay que estar muy sincronizados.

Yo he tenido a Jordi en el agua todo el fin de semana en remojo

para que fuese cogiendo el pulso. Por eso me ha seguido.

Ya. Vamos a probar.

Bueno, tu primera valoración como jurado.

Estoy nervioso y todo. Claro, claro.

¿Qué te impone más? ¿Tener a Jordi al lado

o tener a Ona y a Paz enfrente? Hombre...

Imagino que Jordi al lado. Jordi al lado.

Bueno, yo voy a empezar por algo que me parece difícil

y son las salsas. Las salsas. Ya.

Me parece que están bastante bien.

Ay. Sí, sí. Bastante justas de picante,

bastante ricas, untuosas. Brillante algunas.

El nivel de potencia y de frescor de las salsas está bastante bien.

-Muy agradables. -Las tortillas son las indicadas.

Es la técnica que tiene que hacerse también.

Es muy parecido a lo que pusimos como muestra. Felicidades.

-Gracias. -Muchas gracias.

¡Sí! No nos llega a salir sincronizado y ya...

A ver. Este primero.

Este segundo.

Bueno, yo llevo muchas valoraciones y muchos cocinados

aquí en "MasterChef" y os voy a dar la medalla de oro.

Ah, espera. A los más guarros.

Ahí está. Nunca en la historia

de "MasterChef" he visto un cocinado como el vuestro de hoy.

(MARÍA) No he sido consciente de suciedad.

Si fue así, pido perdón porque me muero de la vergüenza.

La limpieza en la cocina para mí es fundamental.

No lo voy a probar. Y no lo voy a probar

para que lo entendáis y no se vuelva a repetir.

Es feo. Que Samantha o un juez te diga

que no quiere probar tu plato, es... ¡Ostras!

Toni, prueba tú. Ah, claro. Me lo metéis a mí.

Me metes a mí para probarlo. Yo tengo tres hijos.

Y yo uno, que también vale. Jordi, ¿tú tienes hijos?

Yo también lo voy a probar.

Yo no lo he visto, entonces... Ojos que no ven.

La cocina mexicana es como mucho de tiempos.

Se hicieron todos los procesos, algunos se saltaron por ahorrar,

por la presión, pero son necesarios los tiempos.

Que se haga un poco más el guiso, que se concentre más el tomate,

que la carne quede más suave. Al final, el resultado se nota.

Pero, en general, para ser el primer contacto

con la cocina mexicana,

tiene también un mérito. -Oído, chef.

Estuve en su lado y sé lo difícil que es.

Intentas sacar el plato y te olvidas

de ciertas elaboraciones porque ves 70 minutos, cinco platos

con muchas elaboraciones y es difícil.

Estas pruebas son para veros trabajar en pareja.

Iván, has metido caña, mucha indicación

y ahí has fallado. Algunas indicaciones

han ido dirigidas a sacarlo, no a sacarlo perfecto.

Está bien querer ser líder, pero el líder tiene que tener

la convicción de que todo lo que dice está bien.

Cuando le decía a Pepe que sí,

es porque lo sabía seguro de "córtame una mano".

Si no, no, porque pongo en riesgo

el trabajo de los dos. Vale.

(MARÍA) Es difícil. Estoy haciendo una cosa

y la dejo a medias y el que entra no sabe si le eché sal.

Es complicado. -¡Relevo!

¡Ah! Ya está. (RÍE)

Óscar, cuéntanos cómo ha sido cocinar

los cinco platos de Roberto.

Ha sido bastante estresante, porque Carmen y yo llevamos

ritmos diferentes. Pero si te he visto cocinar a ti

prácticamente solo. No, no.

Tú has llegado cuando yo estaba en la esquina.

Ah, que me he perdido el cocinado.

No. Estaba también ahí aportando lo que podía.

Pero ella va a un ritmo más tranquilo.

Yo voy más acelerado. Y yo quería echarme

limón en los ojos y cortarme las venas con una quesadilla.

-Qué exagerado eres. -Te digo lo que yo quería.

Las quesadillas las he hecho yo.

(ÓSCAR) Paciencia tengo mucha.

Pero Carmen ha habido un momento que me ha superado.

Era una cosa como... ¡Oh! Sangre.

Es que es complicado lo de trabajar en parejas.

-Sí. Es complicado. -El caso es que ha salido.

Somos un equipo. Me da igual que digas

que lo ha hecho él todo. No es que lo diga yo.

Es que lo he visto. Yo creo que hemos cooperado.

La prueba del crimen está en tu impoluto delantal

que no tiene casi ni una arruga y el delantal de él.

Él es más sucio que yo. Yo para limpiar soy única.

No. Si encima de decirte que has hecho poco,

te llama guarro. Guarrete.

No, Carmen. Es que hay gente mucha alharaca.

Y yo estoy más tranquila.

Tú eres un acelerado. -Somos ritmos diferentes.

Tú eres como la italiana, que tengo la cabeza ya

como un tambor. -Tú eres muy parada, Carmen.

Yo parada no. Yo soy equilibrada y tranquila.

Ah. Ahora llámalo equilibrio.

Pasaré de puntillas por encima de esto

porque no me vas a dar la razón. Sí te voy a dar una recomendación.

Otro día, de inicio, no cometas el gran error

de no cogerte un compañero de viaje que te ayude más,

porque si esto está bien y lo has hecho todo tú,

podría haber sido la leche.

(Risas) He sido yo la que le cogió a él.

¿Quién ha picado el cilantro? ¿Quién ha machacado eso?

-Yo. -¿Quién ha puesto los adornos?

¿Tú has picado el cilantro? ¿Tú has picado el cilantro?

Si no lo has picado. -Sí. Con la...

Menos mal que está todo grabado. Yo he estado picando.

El pollo lo he hecho tiras. La otra carne

la he estado controlando. El tomate también.

Creo que lo he hecho divinamente. -Divinamente.

¿Van a probar o no? (RÍE)

Vamos a probar esto, si se puede. Van a probar.

Eso es lo que he picado yo.

¿Y el pollito no está bueno?

La comida sabe a México. Está bien hecha.

El punto de picante es adecuado. Está sabroso, deshilachado.

Está crujiente. Está todo. Qué pena no haber encumbrado

este trabajo con un trabajo en equipo adecuado.

Pues el resultado es lo que vale. Carmen, no te equivoques.

El resultado no es lo que cuenta. No.

No. Aquí te has equivocado de masa.

Esto es de maíz y era de trigo. Te lo dije.

No te enteras, Óscar, macho. Es verdad.

Claro que le dije. Pero como estaba tan acelerado, no me escuchaba.

Es supercorrecto. La quesadilla y el guacamole

están bastante bien. Este es un tema de cantidad.

Es ese trabajo de pulirlo un poco al final.

Cuando curras solo, pues... ¡Ay! Tú dale que te pego.

Eso lo he hecho yo.

He trabajado lo que he podido.

Si no doy más de sí... Das más de sí

porque yo he cocinado con Pepe. ¿Qué piensas?

¿Que no tiene mal la cadera? Tú no te chulees.

(Risas) Que ya te llegará.

Muy bien, Carmen. Ya está bien que no le pare yo solo.

Hombre, claro. Y es mucho más atractivo que tú.

Tú vas muy de sobrado. Y donde esté Pepe...

Donde esté Pepe... ¡Olé!

(CARMEN) Aquí hay algunos que van siempre de listillo,

de "yo lo sé todo", "cocino de cine",

"esta es una medio tonta que no tiene ni idea".

Si les hace ilusión, yo les dejo.

Santiago y Mario, ¿cómo fue cocinar en pareja?

Gratificante. -Gratificante.

Quería decir, creo que hablo en nombre

de mi compañero, que estamos en contra

de la violencia y el conflicto en la cocina.

(RÍE) Además, nos parecen

igual de atractivos Jordi y Pepe.

(Risas)

(Aplausos)

Lo que sí pediría, tengo muchos amigos mexicanos,

que si podríais capar la señal internacional en México

(Risas) para que no vieran esto.

Guillermo del Toro, Gael García Bernal,

Salma Hayek, toda esta gente, ¿qué van a pensar de mí?

Me pueden prohibir la entrada. -No. Allí respetan mucho.

Vamos a verlo entonces.

El pollo está muy bueno.

El pollo está bien de... El pollo está bueno.

¿Está bueno? Las salsas también.

El sofrito está... El mejor. Ah, mira.

Se nota que aquí hay, no esa velocidad de hacer

una cosa mal hecha y quedar bien,

sino ese sabor a tiempo y a fuego despacito

que se van haciendo las cosas. Está buenísimo.

Compañero. Hay defectos que son fruto

de haberlo querido hacer muy bien, con buena actitud.

Pero que se ha ido un poco lento.

Con más tiempo, habría salido mucho mejor

con un poco más de confianza,

que pecáis los dos de carecer de ella.

Con seis minutos más, lo habríamos bordado.

Bueno, el emplatamiento ese hubiera sido de "chetén".

Sabe a México. Es cuestión de tiempo y de acercarse más,

pero yo creo que está bastante correcto y bien.

A mí me ha gustado mucho. Me ha gustado muchísimo.

Y esa salsita me ha gustado mucho y la del tomate me ha encantado.

El trabajo está muy bien. Me ha encantado.

Bueno, que no capen la señal internacional.

Muchas gracias. Que no nos deporten.

(Aplausos) ¡Viva México!

(Risas)

Cabrones. -Cabrones. Hijos de la chingada.

Italia y Venezuela buscando México.

A ver qué ha salido de ahí.

(Aplausos) ¡Bravo!

Una patada te tengo que dar.

Antonia. -Minimalismo se llama.

Antonia, Antonia. Tú primero y yo último.

Tenemos aquí cuatro platos con cosas encima.

Falta uno, ¿verdad?

(Risas) Sí. Sí, sí.

Es que es demasiado.

Sí, sí. Falta la quesadilla.

¿Y esa sonrisa un poco extraña que tienes, Boris?

Bueno, es la mejor actitud para entender todo este momento.

¿Sabes? Un poco de optimismo.

Antonia tiene una fe casi increíble en Dios.

Entonces, nada. Lo que podemos hacer, es sonreír.

¿Y cuál de estos dos rollitos voló ya en el "manos arriba"?

Este, que tiene langostino dentro.

¿Son diferentes los dos? Sí.

Esto es ternera. (RÍE) Y este es...

Ese es el rollito frito de ternera

que tenía que tener una masa de maíz. Tiene una masa de trigo.

¡Oh! Y ese es el taco de camarón.

Que sí tiene la masa de trigo que le corresponde.

Y está doradita como le corresponde.

Sí. Se ha quemado solo. -¿Se quemó solo?

No lo creo. ¿Verdad?

(Risas) Es maravilloso. Es increíble.

Si me permitís, me gustaría pediros una cosa.

La verdad. ¡Oh! ¿Qué?

Puedo desmayarme como Carmen. ¿Cuál es la verdad?

¿Qué verdad quieres? Tu verdad.

Que me razones cómo hemos llegado

a esta falta de platos y por qué has elegido a Antonia.

No. Yo no elegí a Antonia. Antonia me eligió a mí.

Esa es la verdad cronológica.

Ella me escogió y yo, como caballero,

no podía dejarla a ella por otro caballero,

que era mi verdadera intención.

Como me ha pasado con Carmen,

a Boris le ha pasado lo mismo.

Antonia le ha dicho: "Tú conmigo". Boris se quedó petrificado.

La tragedia que nos une a Antonia y a mí,

es que los dos somos grandes histriones.

Y los histriónicos tienden a ser muy individuales. ¿Comprendes?

Evidentemente, la idea de equipo no se pudo formar

de ninguna manera porque cada uno estaba centrado

en su histrionismo y queríamos que eso se transmitiera.

-No es así. -Un poquito sí.

(Risas) Es que tenemos que...

"Amore", tenemos que tener

más conocimiento de la cocina. -Tú tienes muchísimo.

No. De los ingredientes también.

Vamos a probar, que va a ser breve.

Oye, qué valor. Mirad esto. Mirad esto, por favor.

Qué falta de respeto.

Oye, quiero ver el siguiente.

Es como las galletas sorpresa de la China, de la fortuna.

¡Oh! Qué fuerte. -Te lo he dicho. Lo últimos.

Perdóname. ¿Qué he hecho yo para merecerme esto?

Suerte. Vamos a ver, aspirantes.

Los dos. Yo sí que os voy a valorar.

Creo que empezasteis mal y vamos a peor.

A tan peor, que me dan ganas de echaros ahora mismo

sin prueba de eliminación ni de equipos ni nada.

Os pondría un delantal negro a cada uno y os quedaría de diez.

Por favor, Virgencita. Sería tan bonito

que en la prueba de eliminación estuvieran ellos dos.

Nosotros arriba viendo. Sería emocionante.

Hay muy poca vergüenza. En tanto tiempo,

no haber realizado algo más serio, ya solamente por vosotros.

Una vergüenza, una falta de respeto.

Habéis hecho cosas muy buenas en esta cocina.

Sois un equipo que podéis trabajar juntos divinamente

si os lo tomáis en serio. Esto ha sido un pitorreo.

(SANTIAGO) Les quiero. Son buenos compañeros.

Pero han tenido una actitud vergonzosa,

como muy bien indicaron nuestros queridos jueces.

Yo lo que digan los jueces, va a misa.

Roberto, Toni, no os pediremos valoración porque es una vergüenza.

Hemos fracasado un poco.

¿Cómo que un poco? ¿Un poco? ¿Un poco?

¡Hemos fracasado totalmente! Vamos a ser el hazmerreír.

Bueno, aspirantes, la cata por fin ha terminado.

Y es el momento de que el jurado piense quién es

la mejor pareja, porque hay en juego importantes ventajas.

Pero antes de eso, Roberto, Toni,

ha sido un placer teneros aquí. Gracias.

(Aplausos) Muchísimas gracias.

Hasta luego, chicos. Que vaya muy bien.

Muchas gracias. ¡Viva México!

¡Viva México lindo!

¡Venga! -¡Viva!

¡Ándale, ándale, ándale! -¡Ándale, México lindo!

(SANTIAGO) Como grito, es un poco...

(RÍE) -Te ha salido el grito y luego...

Ya. Ya sabes lo que pasa. La pluma tira al monte.

Jueces, a deliberar.

Ona y Paz.

A mí es que lo de las ventajas esas,

es que son patatas calientes. De ventaja nada.

¿Lo tenemos?

Aspirantes, este reto no era sencillo.

Debíais realizar un trabajo en pareja

encaminado a preparar cinco elaboraciones a la vez,

como en una cocina profesional.

Lo que requieres una cocina ordenada, limpia y sistematizada.

Tengo que decir que no todos lo habéis logrado.

En general, no habéis estado compenetrados

y en todas las parejas uno ha trabajado más que el otro.

Aun así, hay una pareja que ha destacado sobre las demás,

por su complicidad, por el respeto que se han tenido

la otra a la otra y, por supuesto, por el resultado final.

Y esa pareja es la formada por...

Paz y Ona.

(Aplausos) Felicidades.

En "MasterChef", el esfuerzo se premia

y las dos vais a tener una ventaja en la prueba de exteriores.

¿Cuál es la ventaja? Da igual.

Estoy feliz porque lo dimos todo y salió bien.

Lo que pasará después, no sabemos.

Y de vosotras dos, la mejor ha sido...

Paz. ¿Yo?

(Aplausos) ¡Vamos!

Hemos sido iguales.

Prepárate, Paz, para una gran ventaja

que, por supuesto, conllevará una gran responsabilidad.

Y acuérdate de Dafne. -Ya. Lo de la gran ventaja.

Las ventajas aquí son siempre buenísimas.

Ay, qué nervios.

Paz, vas a tener una ventaja que no conoces todavía

y vas a tener que saber gestionarla.

Pero eso va a ser en la Prueba de Exteriores. Vámonos.

Muy bien. Gracias. -Gracias.

Esta semana, viajamos a León para disfrutar

de una de las gastronomías con más tradición de nuestro país.

Su oferta culinaria es difícil de mejorar

y podemos degustarla tanto en menús contundentes y sabrosos,

como en pequeñas delicias en forma de tapa.

De hecho, es una de las ciudades de España

en la que más bares hay por habitante:

cinco tabernas por cada 1000 leoneses.

Por ello, no es de extrañar que León haya sido nombrada

Capital Gastronómica 2018.

Pero León no es solo un templo de la gastronomía.

También es un templo monumental y cultural.

Cada rincón de esta ciudad nos recuerda que hubo

un pasado de reyes y reinos

y un presente de modernidad y vanguardia.

Aspirantes, bienvenidos a León.

(TODOS) Gracias. -Bien hallados.

Tenemos ante nosotros uno de los monumentos

más espectaculares de nuestro país:

la catedral de León.

Hicieron falta más de dos siglos para construirla

y el resultado es de una belleza impresionante.

Su fachada es majestuosa. Pero la verdadera magia

de esta catedral está en su interior.

Sus vidrieras son de las más complejas

y mejor conservadas del mundo. Claro.

Carmen, no te quejarás. Te hemos traído a tu ciudad natal.

Yo le he pedido a la Virgen Blanca,

que es la que está en la puerta de la catedral,

que nos ayude a todo el equipo que me corresponda.

Y al otro nada. Al resto no.

Y que perjudique a los otros.

Yo quiero ir con Carmen. -Bueno, claro.

Total. Paz, Ona, cada una será

capitana de un equipo y elegiréis alternativamente

con qué aspirantes no queréis trabajar.

Otra vez. -"Oh, my God!"

Paz. Bueno, vista la prueba

tan desafortunada que hicieron Boris y Antonia,

pues yo no voy a elegir a Antonia.

-Perfecto. -Solo es por la prueba anterior.

Vale. Ya está.

Ona, tu turno. Pues voy a seguir la dinámica

de Paz y voy a no elegir a Jaime

porque en las sincros es muy importante

el error, corrección y creo que, en este sentido,

pues hay que aprender a intentar entender

las correcciones y mejorarlas.

Los últimos serán los primeros. Paz.

En esta ocasión, no quiero trabajar con Óscar.

¿Por qué, Paz? Como es mi primera capitanía

y él es capitán de por sí, es una persona que le gusta dirigir

y le gusta organizar, creo que a lo mejor,

si coincido con él, puede haber un conflicto de fuerzas.

Claro. Entre el torero y el toro, no quieres ser el toro.

Ahí está. -Ya está.

Ona. Para mí es muy importante

el tema de la limpieza y el orden y sintiéndolo mucho...

-Soy un guarro. -Creo que no voy a elegir a Iván

porque creo que tiene que mejorar en limpiar.

Paz. Con María, por cercanía

Pero, Paz, dilo claro. Que no quieres trabajar

con la Mari "La Cochina". No quería decir eso,

pero ya lo has dicho tú.

Bueno, ya me quitaré ese mote. No pasa nada.

Yo no quiero trabajar con Boris.

Amo a Ona, muchísimo.

No quiero trabajar con Carmen. -Te vas a enterar.

A ver si me va a echar a mí la Virgen Blanca un...

Un mal fario. -Ya.

Vámonos con Ona.

No quiero trabajar con Santiago.

¿En serio? Eso no es lo que me has dicho ayer.

Me sabe mal. Mario, te tienes que sentir

orgulloso porque has sido el último en el descarte.

Yo no sé con quién voy. Es que ahora mismo no lo sé.

Yo te lo voy a decir. Los equipos quedan así:

Carmen, Óscar, María, Antonia y Mario,

como Paz no ha querido trabajar con vosotros

vuestra capitana será Ona.

Muy bien. -Muy bien.

Jaime, Iván, Boris y Santiago,

como habéis sido rechazados por Ona

trabajaréis a las órdenes de Paz.

Boris y Santiago, son los chicos.

Ona, tu única ventaja de hoy.

¿Qué color quieres para tu equipo, el azul o el rojo?

¿Cuál queréis? -Rojo.

El que tú quieras, capitana. -Pues rojo.

Lo que tú quieras.

Yo he elegido a los que no me gustan

pero no por nada ni personal ni nada.

Básicamente he ido pensando un poco en qué han hecho

en las pruebas anteriores y he dicho:

"Pues yo creo que estaría mejor sin ellos."

Capitanas, quiero que sepáis que agradecemos mucho

lo sinceras que habéis sido. Pero queremos comprobar

si sois tan valientes como aparentáis.

Por eso, capitanas, cambiáis de equipo.

¡Guau!

Vais a tener que trabajar

con los aspirantes que no queríais.

Ay, qué bien. O sea, que...

¿Y yo dónde estoy ahora? -Tú con nosotros.

Pues nada, no pasa nada. Muy bien.

Pero qué fuerte, ¿no?

Pues nada, qué vamos a hacer.

Ahora tendré que tener más cuidado con ciertos

componentes del equipo que pueden ser conflictivos.

Y entonces tengo que frenar esa personalidad

y que no se me escapen.

Aspirantes, os recuerdo que León ha sido elegida

capital española de la gastronomía 2018.

¿Ah, sí?

Esta provincia tiene una despensa de productos

autóctonos soberbia y una gran tradición

de especialidades regionales.

Por eso hemos querido que hoy el menú lo diseñe

el mejor chef de la provincia.

Guau. ¿Quién es?

Un chef que sorprendentemente tiene cuatro manos.

Qué suerte, ¿no? Adelante, chef.

Ah, que son dos.

Bienvenidos.

¿Qué tal, Yolanda?

Yolanda León, Juanjo Pérez.

Oye, bienvenidos a "MasterChef".

Gracias por invitarnos. -Gracias.

Un placer que estéis aquí con nosotros, de verdad.

Debéis saber que juntos

Yolanda y Juanjo dirigen Cocinandos.

Es el único restaurante de todo León

con una estrella Michelín.

Muy bien, enhorabuena. -Enhorabuena.

Imagino, Yolanda, que tiene que ser un orgullo saber

que sois los mejores de vuestra provincia.

Estamos encantados.

Aunque en León aunque no haya gente con estrella

hay una cocina maravillosa, como podéis comprobar.

Como bien sabemos. Eso.

Tengo que confesaros que hay algo de vuestro restaurante

que me tiene impresionado. No tenéis carta.

Y vais cambiando el menú cada semana.

Eso significa que tenéis

una capacidad de adaptación gigante.

Y por supuesto una imaginación desbordante.

¿No se os agotan las ideas?

Estudiamos, leemos. Y nos juntamos todos

los domingos por la noche.

Tenemos dos ayudantes, nuestros hijos,

que siempre nos apoyan y nos dan alguna idea.

Juanjo, ¿cuál dirías tú

que es la esencia de vuestra cocina?

Que defendemos el producto de cercanía,

el producto de Castilla y León,

que tenemos un producto fantástico,

y la cultura de León que caracteriza nuestra cocina.

Y a modo de chascarrillo os diré, aspirantes,

que Yolanda y Juanjo se enamoraron cocinando.

Sí. Nunca se sabe si a vosotros

os puede pasar lo mismo en "MasterChef".

A mí ya me está pasando. Se llama Iván.

(Exclamaciones)

Pero no me hace ni pito caso.

¿Puedo besar a la novia un momento?

Oh, qué bello.

Qué bonito lo que me has dicho.

¡Oh!

Ya ves, en la cocina hay tiempo para todo.

Y también para... bueno, para tontear

y para que te guste un chico.

Bueno, Yolanda y Juanjo han diseñado un menú

compuesto por cuatro platos, de modo que cada equipo

cocinaréis dos de ellos.

Muy bien. Comenzamos con un entrante.

Ajá, a ver.

Alcachofa rellena de cecina, su jugo y crema de encurtidos.

Muy bien.

Lo más importante es que el relleno de cebolleta

y cecina esté bien escurrido para que a la hora

de freírlo en tempura no suelte el agua y salte todo.

Un primero.

Sopa de castañas con foie de pato

y hojas de otoño.

¡Qué divino, qué divino!

La gracia que hemos hecho es el trampantojo

con la castaña, que lo hacemos con una crema

de hígado de pato, que mucho cuidado

que no se os corte, que esté templada.

Qué divino. Es divino el plato.

Un segundo.

Solomillo de vacuno sobre arroz

de cereza del Bierzo y yogur picante.

Madre mía.

El solomillo lo hemos pasado por un poco de panko,

que es este pan rallado japonés que está ahora tan de moda.

Y hemos hecho un arrocito de cerezas,

porque la fruta le va muy bien a las carnes.

Y hemos acompañado para darle un toque picante

con yogur griego que hemos hecho con pimienta.

Y un postre.

Se llama Vía Láctica.

Y está elaborado a base de leche frita,

helado de leche de oveja y dulce de leche caramelizada.

Es más complicado y tenéis que tener

mucho cuidado porque os vais a quemar,

es una espuma de dulce de leche

y la hemos metido dentro de un caramelo,

un azúcar isomalt y ahí hay que tener cuidadito.

Ya te ha dicho que es complicado

y que te vas a quemar. -Ya está, ya está.

Paz, te corresponde a ti elegir qué dos platos quieres cocinar.

¿El entrante y el segundo? ¿O el primero y el postre?

Pues vamos por la entrada y por el segundo.

Alcachofa y solomillo. Sí.

Uno menos y postre.

Por lo tanto el equipo azul cocinará

la sopa de castañas y la leche frita.

Sí.

Aspirantes, cocinaréis para 60 expertos catadores

de los productos de esta tierra.

Disponéis de 150 minutos

para elaborar 60 raciones de cada plato.

Vamos bien. -Bien.

Como siempre nuestro supermercado

proveedor de alimentos os facilitará los ingredientes

necesarios para cocinar y donará el excedente

que no utilicéis a comedores sociales.

Muy bien. -Muy bien, así es.

¿Estáis preparados para mostrarnos

vuestra mejor versión? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues a por los ingredientes y a cocinas

en tres, dos, uno, ya.

¡Vamos!

Ahí, codazos, chicos.

¡Venga, compañeros! ¡Equipo rojo!

Vete pasando.

Vamos, vamos. -Venga, vamos.

(GRITAN ANIMADOS)

¡Viva, viva!

¡Venga, capitana!

Aspirantes, para que todos dispongáis del mismo tiempo

de cocinado empezaréis a trabajar escalonadamente.

Vaya. Pues que no se hable más.

Equipo rojo, a trabajar en tres, dos, uno... adelante.

Venga, Paz. -Chicos, chicos, escuchadme.

Venid aquí primero. -A ver, escuchad a Paz.

Me gustaría que consiguiéramos un equipo que trabaje

en silencio, tranquilo, en paz, coordinado.

Ya este es el 4” programa. Podemos hacerlo.

¿Verdad, Antonia? -Espero, espero.

Tranquilos. -Lo vamos a hacer.

Vamos, rápido.

Yo te voy pelando. -Bravo, así me gusta.

Y tú vas cortando.

Va, que lo vamos a hacer bien. Vamos, vamos.

El primer plato que tiene que elaborar el equipo rojo

es alcachofa rellena de cecina, su jugo y crema de encurtidos.

Lo primero que deben hacer es limpiar y cocer

las alcachofa y preparar la tempura para el rebozado.

Este.

También tienen que preparar un fondo con verduras y cecina

para acompañar las alcachofas.

Venga, que somos un equipo guay.

Mira, mira a Óscar.

¿Bien aquí, chicos? -Cojo la carne. Bien.

Perfecto, eso es.

Aquí hay que echarle también puerro y una zanahoria.

Sí, me encargo yo. Puerro y zanahoria,

que tengo que rehogarlo para que tenga consistencia.

El segundo plato que van a preparar

es solomillo de vacuno sobre arroz de cereza

del Bierzo y yogur picante.

Tienen que preparar un caldo para el arroz

con los huesos de la ternera y vino.

Y limpiar y cortar el solomillo para después empanarlo.

Oye, chicos, tenemos un reto difícil

porque somos uno menos y nos tocan postres.

Pero lo vamos a hace todos. -Bueno, uno menos

pero ellos tienen a Carmen Lomana,

que es como un poquito un hándicap.

Y Antonia Dell'Atte, que vale por todo el universo.

Compañeros, como sé lo mucho que os gusta el buen embutido

hoy el juego es una excusa para que disfrutéis

del riquísimo queso de Valdeón. Qué rico.

El que consiga cortar una cuña que se acerque más al peso

que yo os marque gana y elige equipo.

Venga. Bueno, pues quiero

una cuña de queso de 325 gramos.

Qué quesito. Yo le voy a pegar un tajo ya.

325 gramos, ¿verdad?

Qué pintón. Ay, ay, ay.

Le voy a quitar un trocito de momento.

"Pa mí", ¿no?

No hay que pasarse, ¿no? 245, me he quedado corto.

Ay, que me va a ganar este bribón.

¡Por glotón! ¡Eso te ha pasado por glotón!

El trozo que me he comido, me cago en su padre.

Para que veas que soy un tío generoso

te voy a dejar elegir.

Yo quiero ir con el equipo azul.

Vale, yo con el equipo rojo.

Y yo iré con los postres. Pues mira qué bien.

Vamos a por ello. Al lío.

Equipo azul. ¡Sí, chef!

¿Preparados para hacer una sopa de castañas

y una leche frita que haga honor a esta tierra?

(TODOS) ¡Sí, chef!

Pues a currar en tres, dos, uno, ya.

Tranquilidad. Siempre probamos todo, ¿vale?

Vale.

El primer plato del equipo azul es sopa de castañas

con foie de pato y hojas de otoño.

Para la sopa primero tienen que pochar la cebolla

y después añadir las castañas asadas y el caldo de ave.

Venga, chicos. -Vamos.

Para el postre Ona tiene que preparar

una espuma de dulce de leche con nata.

Y cuando tenga la mezcla deberá cargarla en el sifón.

No me mováis esto ahora, por favor.

Vale. -¿Qué tal vas?

Tú ya estás infusionando limón. -Sí.

Santiago está preparando la leche frita.

Tiene que hervir la leche y la nata

con azúcar y vainilla y después añadir huevos,

harina, almidón de maíz y gelatina.

¿Qué es eso? -¿Eh?

¿Qué es eso? -Esto es la leche en polvo.

¿Cómo vamos, chicos? -Bien, bien, bien.

Mezclo las cantidades.

Y Jaime tiene que mezclar la leche con azúcar,

glucosa y leche en polvo

para el helado de leche de oveja.

La glucosa esta es súper pegajosa, ¿no?

Calcular esto es una movida.

Esto es de una paciencia...

Esto es de chinos, ir sacándolo y que no se rompa.

Muy bien, equipo rojo, ahí estaré con ustedes.

Hola, Jordi. Es un placer cocinar a su lado

y hablar con la capitana.

Con la capitana Paz. Pues sí.

Que me va a contar cómo ha repartido las tareas.

Pues mira, las he repartido pensando

en qué le va mejor a cada uno. Qué se le da bien a cada uno.

Antonia me dijo que ella la alcachofa...

La dominaba. Sí, y mírala, a la perfección.

No va mal, no va mal. Lo está haciendo muy bien.

Carmen, que es muy detallista, le he dado los encurtidos.

Mira, luego la abrimos y la rellenamos.

O la vaciamos. Porque hay que rellenarla.

Y es bueno quitar los pistilos de dentro que pueden amargar.

Ah, vale. Okey. Estas son muy jovencitas

y muy bonitas. Claro, mira cómo está.

Con un sacabocados haces "pap", y no se rompe nada.

Okey, vale.

Luego a Óscar le he dado la carne, que a él

se le da muy bien todo el tema de solomillos y demás.

¿Y a mi Mario qué le has puesto a hacer?

Pues Mario está haciendo... -La base del caldo.

El caldo para el arroz. Vale.

Venga, vais bien. Os dejo con la capitana.

Venga, creo que sí, vamos bien.

Cualquier cosa, aquí me tienen. ¡Gracias, chef!

Vigilar esto. Bajad esto, ¿eh?

Guau, Boris, es alquimia, ¿no?

Alquimia.

Poquito aceite, ¿eh? -Ya, ya, ya.

Y la castaña la echaría ya. -Vale, okey.

Oye, chicos, se os ha quemado esto.

A repetir eso.

No se ha quemado. -Hay que repetirlo.

¿Se ha quemado? -Repetimos.

No pasa nada, hay que repetir.

Hay otra olla. ¿Dónde está la capitana

más guapa del equipo azul? ¿Qué tal, Pepe?

Hombre. ¿Qué tal, preciosa? Bien, pues mira,

estoy haciendo la espuma. ¿Y esto qué pasa aquí?

¿Por qué se nos quema la cebolla esta?

Repetimos. -Se quemó.

Si ya empezamos así y en vez de pocharla, quemarla.

Boris, ¿qué ha pasado? Esta se está pochando.

¿Y aquella de allí? Pues nos salió mal.

Pero estamos ya solventando.

Esto si lo podemos quitar mejor.

Ese se ha colado. Siempre hay un colado.

En todas las fiestas. Hay un colado.

Venga, vamos rápido con ello. Muy bien.

Venga. Jaime, estoy preocupado.

¿Estás con el postre? Sí.

Esto es para unas manos muy delicadas.

Sí, bueno, me han dado confianza.

Sí, vale, pero... Estoy con ello.

No sé quién te ha dado esa confianza.

Yo no te la hubiera dado jamás. Ona.

La capitana ha confiando en mí y yo le voy a dar lo mejor.

Confiamos en él, confiamos en él.

Yo tengo el tercer sifón y me pongo con el isomalt.

Corriendo, no perdemos un minuto. Vamos.

Vamos a poner las castañas, ¿no?

Vale, yo creo que ahí está bien.

¿Y ahora la bato o la muevo?

Mezcla bien. -Sí.

Esto irá triturado, ¿no?

Triturado con la mantequilla igual.

Vale, okey. Lo tengo claro entonces.

¿Cuántas van ahí, Paz? -¿Aquí cuántas van?

Ellas llevan la cuenta. 41 hay ahí.

Me faltan esta y ya suman el total.

Vale. Tiempos, unos 35 minutos. -Vale.

Si no tienes nada ponte a hacer moldecitos.

Esto estoy pendiente yo, no te preocupes.

Pues dame y me llevo las aceitunas.

Toma.

¿Por qué harán todas estas tonterías de adorno?

Es una coña marinera.

¿Qué, te estás agobiando? -No.

Lo que pasa es que ya llevo casi 60.

Pero tranquila. Pues ya está.

Ir metiéndolos en un cacharrito

para que no se os vayan perdiendo.

Sí, pero esto no te creas...

No, si las cosas pequeñitas son muy delicadas.

Y tardan mucho. -Tardan un montón.

Muy bien, momento micuit. Vamos al lío.

¿Esto por ejemplo lo abro así? -Sí, lo vas siguiendo.

¿Ves que hay una vena central?

Esta vena la tienes que ir siguiendo.

Para acompañar la sopa de castañas

el equipo azul tiene que elaborar

un trampantojo de foie.

Para ello tienen que desvenar el hígado

y mezclarlo con leche caliente y gelatina.

Después pondrán la masa en moldes en forma de castaña

y dejarán enfriar en el abatidor.

¿Cómo vais, chicos? -Creemos que bien.

Vamos así muy "avenadas". -Vale.

Capitana, leche frita. Ahora lo que hay que hacer

es meter la maicena para que espese.

Vale, vamos a ello.

Pero no hay que sacarlo del fuego

hasta que no haga pompas yo creo.

Vamos, chicos, ¿eh?

Ona, ¿qué punto tiene que coger esto?

Ya está, ya está. No... -Vale.

La alcachofa ya está, señores. -Vale.

Sacamos esto. Quítate. -Voy, voy, voy.

Pero no grites. -No, no, quita.

No hace falta gritar. -Quita de en medio.

Venga, esto está perfecto para emplatar.

El caldo. Más papel. Pongo ahora papel limpio.

Paz, ¿te parece bien así?

¿Este tamaño? -Sí, pero para cortar en dos...

Un poquito más grande, ¿no?

Bueno, hay que medir, porque mira lo que tenemos.

Son 60. -Por eso.

Vale, vale. -Tengo que sacar diez de cada.

¡Ah, ah, ah!

Mira, está fatal.

¿Cuál? -Esta.

Pero tú te has encargado, ¿no? -¡No!

Porque alguna la han puesto dentro. Mira, es dura.

Pero, Antonia, ¿están hervidas esas ya?

Sí, están hervidas. -Parecen muy duras.

No, mira qué suave que están.

¿Cómo vais, chicos? -Esto está.

Vale, pero tiene que enfriarse.

Lo pones en el abatidor. -Vale.

Ona, empiezo ya aquí. -Sí, a rellenar.

Para las bolas. No tiene que estar muy espeso, ¿verdad?

No. -Vale.

A ver si encuentro sitio para ponerla en la nevera.

Vale. Venga, chicos, ¿eh?

Iván, ¿cómo vais? Vuestro plato va el primero.

Pues de momento estamos ya... -Estamos desvenando.

Sí deberíamos ir más rápido, Boris.

Vale, ya lo sé, pero... jo. -Sí que es verdad.

Muy bien, equipo rojo, ¿qué tenemos por aquí?

Están crudas. -No, no están crudas.

Mira. Antonia Dell'Atte,

cuando yo te digo... ¿Que están crudas qué?

Las alcachofas. -Te lo dije.

Toca el centro. ¿Qué?

Alguna. Dura como una piedra.

Esto se lo quitamos. -Adentro, adentro.

Si lo dice, haz caso.

Señoras, yo sólo os doy sugerencias.

Tengo una rebelde sin causa aquí, ¿vale?

Pero otra cosa que te diga.

Hagamos de este defecto una virtud, ¿vale?

¿Conoces esto? Sí.

Sí, sacamos el corazón. Vale, abre un poquito.

Haces así: taca, taca.

Vale, vale, vale. Okey, fantástico.

Y se te quedan... Ahora está llena.

Gracias, Jordi. Se puede llenar bien, ¿vale?

Pero esto hay que cocinarlo cinco minutos tranquilamente.

Okey. Ahora lo ponemos. -Adentro todo.

Rápido, rápido, dentro.

Tenéis que hacer el relleno rápido.

Mira, guapo, el relleno se hace así.

Mira, sé que te puede costar, Antonia, porque cuesta.

Pero aunque sea para buscarte relleno.

¿Ves que se sale perfecto? Ah, sí, claro.

Y este agujero es mejor que el que tú tienes.

Sí, es el corazón. "Va bene".

"Questo está bene". Me voy. Adiós.

Pero antes de irme, Carmen,...

te he visto que estás preparando unos corazoncitos.

Ya los tengo. Te voy a hacer un regalo.

¿Cuál?

Voy a hacer evolucionar esa relación

que sé que te tiene ilusionada,

que hace que te brillen los ojitos, Carmen.

Le voy a llevar este corazoncito a Iván.

Bueno. Sí, llévaselo para que se anime.

¿Tienes algún mensaje que le dé?

Que me tiene atómica.

Que te tiene atómica. Oh, guau.

Guau.

Bien mezcladito, vale. Déjalo ahí.

Señor. Pero bueno, qué momentazo. ¿Es para mí?

¿De qué está hecho este corazón, aparte de amor?

Es pasión, y pimiento encurtido.

Yo creo que me lo tengo que comer

para que este corazón se mezcle con mi corazón.

Mira, mira. Venga.

Estos tienen una guasa...

Pero está bien. -Aquí está.

¿Qué te ha dicho? Le ha encantado.

Capitana, ¿cómo vamos? Bien.

Veo un poco de desorden aquí, un poquito de caos.

Ellos siguen con el salado, nosotros ya hemos hecho

la crema pastelera. El primer plato en salir

nuestro es la sopa de castañas. Necesitamos ya esto del foie.

Los trampantojos de castañas ya.

Si no hacemos esto y lo metemos en los moldes

estamos jorobados, porque tiene que enfriar.

Yo este foie lo pondría en la leche.

¡Cuidado! -Perdón. Está bien, está bien.

Jo, vaya equipo.

Cago en la mar salada.

Paso atrás. El equipo A.

Venga, mete ahí.

¿Quién te pudo a ti con esas manitas a hacer el postre?

Mea culpa. Mea culpa, sí.

Necesito alguien que mande.

Y esas cosas que he dicho yo las tienes que decir tú.

Tú eres la capitana. Sí, sí.

Los moldes ya tenían que estar fríos.

Todavía no sale, y el helado ya lo tenemos.

No vamos tan mal, ¿vale? Ah, no vamos tan mal.

Vale, ya está. Me voy. No, no, no.

Da tú las órdenes y di lo que hay que hacer.

No, no, no. En 30 minutos empieza

el servicio. Fenomenal, hala. Venga, Jaime, fenomenal.

Tenemos el helado de queso,

la leche frita la tenemos en el abatidor.

Que esto lo sacamos.

Ha habido problemas pero lo vamos a sacar.

Ona, tranquila. Vamos a sacarlo.

Sí, sí, vamos.

Iván, hay que rellenar esto. -Ya estamos infusionando esto.

Mira, me está quedando bien la esta.

Hay que hacer mucha cantidad. Si sobra, mejor.

No, más vale que falte...

No, más vale que sobre que no que falte.

No, estos no están abiertos. Estos están abierto, mi amor.

Te lo estoy abriendo. Y cerrarlo con la mano.

Boris, te vas pincelando, ¿vale?

Tienes tres bandejas. Esto se seca muy rápido.

¿Esto lo meto en el horno? -Sí.

¿Está pincelado por las dos caras?

No. -Por las dos caras igual.

Y ponle más encima. Tenemos que hacer más.

Ponlo encima ya te queda pringado.

Esto puede ir al horno. -Sí, vale.

Iván, avísame si necesitáis ayuda,

que este plato es el primero. -Oído, sí.

Vale, yo voy con la salsa de la pasión.

Perdón. ¿Lo pongo arriba mejor?

En medio, en medio. Ahí.

Genial. Tú eres experto además en hojaldre.

Contrólalo bien que no se queme.

Hombre, qué miedo. -Que no se queme, Boris.

Equipo rojo, equipo azul, os advierto que los autores

de este menú están a punto de entrar en cocinas.

Todo el mundo firme.

Me voy a hacer lo del foie que no llegamos.

Dejo esto haciendo "chupchup". -Levadura fresca, ¿dónde está?

Necesito otra báscula. ¿Dónde está la otra báscula?

Te lo juro, están desquiciados. Desquiciados, macho.

Yolanda, Juanjo, por favor.

¿Qué tal? ¿Qué tal?

Ya estamos. ¿Cómo va el tema?

Estamos sufriendo un poco. ¿Por qué, hombre?

Especialmente con el equipo azul, estoy muy preocupado.

¿Os parece que entremos a ver

y si les podéis dar alguna indicación?

Venga. Venga, vamos a ver.

Pasad conmigo, Juanjo.

Venga, lo sacamos, ¿eh?

Hay un caos aquí de mucho cuidado.

La sopa de castañas se les agarrará,

porque nadie la está moviendo.

Sí, hay que tener cuidado. Esto es como una legumbre.

Está diciendo Juanjo, como no le hacéis caso,

la castaña es como una legumbre.

Se puede quemar también, ¿eh? Se puede agarrar.

¿Eso es sólo la castaña y la cebolla?

Yo ya no lo sé. -Con el caldo.

¿Y tenéis más caldo? -Sí, tenemos.

Porque esto va a ser un puré, no va a ser una sopa.

Separáis la mitad y le vais añadiendo caldo

para que quede una sopa ligerita.

Jaime, lo tenemos controlado todo en positivo además, ¿eh?

No me metas tanta caña.

¿Y esto no lo habéis cortado crudo?

Qué cagada. Vamos a repetir. Boris.

Nos olvidamos de poner las formas aquí.

¿Os molesta que hagamos como una deconstrucción así?

Tenemos el molde. -Sí, pero no lo encontramos.

Mira, aquella cosa roja. -Muy bien.

¿Ya tiene mantequilla? -Sí.

Si lo doblas tardas menos.

Haz así. -Okey.

Y con unas tijeritas vas cortando las hojas.

¿Unas tijeritas? ¿Yo? -Tijeritas, tú.

No te lleves una uña, Boris. No vamos a llegar.

Boris, ponme en una olla muy grande la mitad de esto.

Todo, todo, todo. Esto más el doble de caldo.

Eso, eso. -Por eso, ponemos la mitad.

No, todo. Todo y caldo.

Todo y caldo. ¿Ves? Que se nos agarraba.

Madre mía, menos mal.

Santiago, ponte con la salsa de limón.

¿Salsa de limón? -Sí.

Ona, capitana, ya no mandes más

que tenemos aquí a Juanjo y a Yolanda.

Tú sigue a lo tuyo, no mandes más,

que ya tenemos aquí a los capitanes.

Muchas gracias.

Juanjo, vámonos de aquí.

Ánimo ahí.

Encomiéndate a la Virgen Blanca.

Vamos, chicos, que sois muy grandes todos.

Por favor, harina. ¿La harina dónde está?

Ve con poca cantidad. -Vale, vale. Tira, tira.

Jolín. Jordi, espero que tu equipo vaya mejor.

Porque esto es el caos absoluto.

Y no han empezado con el isomalt.

¿Vosotros creéis que lo van a sacar?

Yo creo que sí. -Yo creo que no.

Se ha puesto Juanjo a echarles una mano.

Pero el que se va a tener que meter a la cocina soy yo.

Qué guay esto. -Es monísimo.

Vale, y échalo ya al abatidor. Déjalo aquí.

Tienes aquí para colocar esto. -¿El abatidor es eso?

Sí, mientras hacemos los demás.

Qué pena me dan estos chicos. Sufren de verdad, ¿eh?

Jo, es que es la leche.

Id a ver cómo va el equipo rojo

que me veo cambiándome de indumentaria, ya te lo digo.

A ver, capitana. Sí, dime.

Vamos ya a freír. Vamos a freír.

¿Y aquí hay aceite suficiente? Sí.

Yo metería más. Yo también.

Son muchas y se va a enfriar. Y metería caña ya.

Esta está fatal, Antonia. -Déjala por última.

Esa alcachofa hay que secarla muy bien, ¿verdad?

Bien seca y bien escurrido para que el agua no salte.

Estamos escurriendo.

Y el relleno bien escurrido también, que no se escape.

He tenido un problema con Antonia Dell'Atte.

Hace la técnica del dedito. Es decir, no la vacío,

le meto el dedito hasta que hay un espacio.

Yo escucho mucho lo que dice mi chef.

Sobre todo lo que dices tú. Te quiero.

Yo te amo y te hago caso. Bueno.

Carmen, pregunta muy concreta.

¿Me hace caso Antonia o no me hace caso?

No hace caso a nadie. A nadie, ¿verdad?

Va a su bola.

Rellenar 65 alcachofas

y con este agujero no me sobraba el tiempo.

Lo he hecho las primeras tres.

Pero las otras 61 era más práctico hacerlo...

un agujero y hacer espacio para el relleno.

Iván, ¿qué os falta del salado?

Triturar eso. -Vale, voy.

Que quede pastoso para hacer los puntitos.

Yo voy haciendo la sopa.

Esto va a salir fatal, yo lo hago fatal.

Yo no tengo... no sé manualidades.

Ona, tengo ya todo listo. -Se está quemando algo.

¡Eh, eh, eh! -¿Qué es esto?

Quítalo, quítalo. -Sí.

No lo toques así.

No, ahí no. -¡Cuidado! ¿Estáis bien?

(IMITA UNA SIRENA) ¡Nino, nino! ¿Qué es esto, tío?

¡Quieto, quieto, quieto!

Quieto, bruto. Vale. Gracias, Pepe.

Eh, que hay una estufa de gas aquí.

Ostras. ¿Quién ha sido el que deja

ese bol encima del fuego?

No lo sé si he sido yo, si ha sido...

Yo sí que no lo sé. Ha sido un susto, ¿no?

Yo no sé, ese bol no sé si era mío.

¿Pero no lo tenías positivamente controlado?

Estoy positivo. Sigo positivo.

Oye, me huele a quemado aquí.

Y no es lo que acabáis de quemar ahora.

¿Esto quién lo ha metido al horno?

Boris. ¿Qué es eso, el hojaldre?

Siempre me pasa con el hojaldre.

No os pongáis tan así, lo sacamos y hacemos otro.

Siempre la primera sueles quemarla.

Luego las demás van saliendo mejor.

Es un clásico. Es una técnica nueva.

Es un clásico. Lo voy a apartar, vale.

La pondré a un lado. ¿Okey?

Ponlo, mira, donde los quemados.

Aquí, la unidad de quemados.

Esta es la unidad de quemados. Muy bien.

¿Te parece? Todo lo que vayáis quemando,

equipo azul, en la unidad de quemados, ¿vale?

Por favor, me voy a poner el traje ignífugo

y ahora vengo a veros. Qué gracioso.

Bueno, espero que la maldición del horno

ya no vuelva a suceder más.

Yo creo que la próxima evidentemente estaré

muchísimo más alerta y que es una cuestión

de minutos directamente.

Me voy a tener que poner la chaquetilla

porque si no esto no sale. Pero ya.

Si quieres nosotros te ayudamos.

Al equipo azul, porque el rojo va sobrado.

Me voy a ir a buscar a Samantha que tiene que echar una mano,

que ella entiende más de postres

y eche una mano en un lado y yo en otro.

Y a ver si somos capaces de sacarlo,

porque si no va a haber gente que no va a comer.

¿Tenéis el teléfono de los bomberos?

Todo, todo. Pasádmelo ahora, por favor.

Porque esto está calentito ya.

Bueno, fuera de bromas, Juanjo, Yolanda,

muchas gracias por este maravilloso menú.

Tenéis las cocinas de "MasterChef" abiertas

para cuando gustéis, aquí estamos.

Gracias por venir a León. Es un placer teneros aquí.

Yo no sé si daros las gracias.

Pero sí os despido porque me va a tocar currar.

Oye, que nos llames, que te ayudamos.

Ahora otra tanda, rápido. Están perfectas, chicos.

No podemos fallar en ningún emplatado.

Porque están justas. -Vale.

Que no se vayan a romper ahora, por favor.

A ver si las puedes contar -Yo creo que sí.

Tres... siete.

Hay que emplatar bien, porque no tenemos más.

Equipo azul, equipo rojo,

en diez minutos arranca el servicio.

Vamos bien, vamos bien.

Paz, capitana, a emplatar la alcachofa ya.

En diez minutos sacamos. ¡Hay que empezar a emplatar!

Vale. Paz. -Dime.

Voy a quitar las inducciones para preparar la mesa

para el "emplatamiento". Eso es.

Bravo, el "emplatamiento".

Se dice emplatado, "amore".

"Emplatamiento" es más chic. -Eso no es castellano.

Hay que emplatar, vamos.

Queridos comensales, bienvenidos a "MasterChef".

Quiero que sepáis que nos hace mucha ilusión poder celebrar

con vosotros que León haya sido nombrada

capital española de la gastronomía 2018.

Desde luego sobran motivos.

Si algo tiene León son buenos productos

y mejores recetas.

Así que espero que nuestras celebrities tengan buena mano

y podáis degustar un menú que es todo un homenaje

a vuestra tierra. Gracias.

(Aplausos)

Equipo rojo, nos acercamos peligrosamente

a los últimos cinco minutos y lo saco, ¿vale?

Y no veo ninguna alcachofa emplatada.

No eches tanto, no eches tanto. Menos, menos.

Menos, menos. -Voy poniendo ya esto, ¿vale?

Encima de los que estén.

Muy bien, María, los círculos.

Ay, qué buena pinta. -Muy bien.

¿El horno cómo va, Boris? -Está aquí el hojaldre.

Venga, para afuera. ¡Vamos, equipo azul!

Ya tenemos uno más en este equipo.

Venga, primer plato que tenemos.

Ahora Samantha llegará y nos echará una mano también.

¿Esta es la sopa de castañas?

Dame una cuchara, por favor. Vamos a probar.

Lo que nos faltaría es que no nos da tiempo de cortar...

Pues si no nos da tiempo los cortamos irregulares.

No tendrán la forma de hoja.

Mientras no me lo queméis no vamos mal.

Pueden tener forma de hojarasca.

Lo que me falta son castañas. ¿Sí?

Cago en la mar salada.

No hacemos ni las cantidades bien.

¿Tenemos los moldes con el foie?

¿Están congelando ya en el abatidor?

Ni lo abráis el abatidor. Dejadlo ya.

Vamos rompiendo los crujientes ya, por favor.

Oye, ¿no iban de diferentes colores?

Sí, están de diferentes colores.

Tenemos el verde, el cúrcuma y el pimentón.

Joder, o soy daltónico o qué habéis hecho aquí.

No, son de diferentes colores. Me parecen lo mismo, pero vale.

Hay que emplatar bien bien. -¡Sí, chef!

Venid por aquí. -Venga, seguimos.

Venga, vamos. Cuidado.

Necesito que sigáis poniendo encurtidos.

Es a lo que voy.

Estos están todos. -¡Vamos!

Venga, que vamos bien. -Poner poco, que se extiende.

A ver, equipo rojo. Capitana. Sí.

¿Podemos sacar platos? Estos se pueden sacar ya.

Camareros, adelante, los que tengan encurtidos

y alcachofas se van.

Aquí hay demasiada gente. -Ya vamos a ir cagando, venga.

Hay que poner otro. -Otra alcachofa.

A ver, no, no, no. Hace falta organización.

Mira, ¿quién se encarga...? Un momento.

No me mováis, porque el círculo si me movéis...

Señores, a partir de ahora silencio absoluto.

Habla la capitana, sólo. Eso es.

¿Vale? Sí.

Organiza. Gracias.

Empieza ella, círculos, que es la primera.

Segunda, líquido.

Tercero, encurtidos.

Y cuarto la alcachofa. Es que es muy fácil.

Oído, capi. -Yo voy rellenando de aquí.

¿Bien? ¿Entendido? -Entendido, capitana.

Venga, capitana, muy bien. -Vale.

Paz es una crack.

Que es muy importante

que tú veas a la capitana con seguridad,

que sabe lo que está diciendo y lo que está haciendo.

El menú de hoy consta de cuatro platos.

Y ha sido diseñado por dos chefs que conocéis muy bien,

Yolanda León y Juanjo Pérez, del Restaurante Cocinandos.

Vamos a comenzar con un entrante

que ha elaborado el equipo rojo y que contiene uno

de los productos estrella de esta tierra, la cecina.

Concretamente es una alcachofa rellena de cecina,

su jugo y crema de encurtidos.

A disfrutarlo.

Buenas tardes. ¿Cómo va la cosa por aquí?

A ver, me han dicho que en esta mesa está

el señor que más sabe de cecina del mundo. ¿Quién es?

Presente. José Luis. Presente.

Es un productazo que tiene muchos usos.

Porque aquí lo hemos visto ya en esta alcachofa.

Sí, lo hemos probado poco porque está un poco escaso.

Anda ya. No todas son así,

pero en esta está un poquito escaso.

Y ya que la cecina de León es carne de vaca, sal y humo,

que es totalmente natural,

yo creo que se puede hacer de mil maneras.

Y de esta manera estaba rica.

Pero faltaba más... Más cantidad.

Si nunca hay suficiente la cecina.

La cecina de León siempre es así.

Tres, seis, nueve, doce... No, había 30.

21, 24, 27, 32 ya con este. 32.

Hasta aquí y el resto lo vamos poniendo arriba.

Hacemos doble capa, ¿vale?

Pero quiero tener 60

para saber que tengo los 60 y así no fallo.

Y veo la cantidad de sopa que tengo que echar.

Que vamos a echar poca por lo que veo, ¿eh?

Estoy por hacerme más. Pero vamos a ver...

¿Esto son castañas? Sí, y caldo.

¡Pero qué narices! Hazte más sopa.

Y yo aquí racaneando.

No me toques las narices, tío. No, hay sopa para 500.

Pero cago en diez, que... A ver, ¿qué estamos?

Cuanto me alegro de verte. Sí, y a mí.

Pero a mí lo que más ilusión me hace es que seas mi pinche.

Yo soy tu pinche, no tengo ningún problema.

Si yo soy el pinche de Jaime, que lo tenía controlado.

Esto es matemática pura. Si ves que dos jueces

se meten en cocinas para echarte una mano

con la chaquetilla puesta y empiezan a dar órdenes

y empiezan a organizar lo que está desorganizado,

eso no tiene buena pinta.

Necesito un termómetro aquí porque las temperaturas

en repostería son exactas. Se te está quemando.

Porque no tiene que coger color y está cogiendo color.

Vale. Se te ha pasado.

Ahora tiene que enfriar.

Hasta que no baje a 170” no se puede trabajar.

Esto se ha metido tarde. Esto no está frío.

No va a salir la forma. Intenta sacar una forma.

¿Ves? No sale porque no está fría.

No va a salir la forma de la castaña.

¿Qué es lo que vamos a hacer? La crema esta que no ha salido

de foie la vamos a tirar en el fondo del plato.

Va a desaparecer, pero por lo menos

que tenga el gusto, ¿no? Sí, claro.

Vamos a ver cuánto tenemos. -Vamos a pesarlo.

No, lo mido aquí. -Espérate, cuidado.

A ver, ¿cuánto lleva?

Nos ha salido clavados. -De sobra.

Vamos a ponerlo aquí para que esté caliente

para que el arroz se le eche. -Venga.

Empezaría ya a empanar. Vamos a empanar.

Y empezar a limpiar las cerezas.

Vale, voy. -Era para decorar, ¿no?

Sí, ¿era sacarle el hueso? -Como queráis.

O lo hago yo, lo que me digáis. Hay que hacer el yogur también.

Soy la mejor. Lo siento, pero todo me sale mejor.

Fantástico.

Chicos, yo diría que... Aprieta, aprieta.

Porque si no, no fríe bien. Aprieta.

Bueno, chicos, muy bien.

Venga, muy bien. El aceite aquí está caliente.

¡Venga, amiguitos, que no decaiga!

Vamos, chicos. -Vamos bien, ¿eh?

Cuando tengáis esto lleno

me lo llevo yo para allá y empiezo a freír.

Vamos a ver, señores, tengo aquí a los camareros.

Vamos muy retrasados. Estoy haciendo el plato.

Tiene narices la cosa, ¿eh? Pimienta.

¿Alguien del equipo azul que quiera trabajar?

Estoy, estoy. -¿Qué necesitáis?

El crujiente. Y ahora saca todo de ahí

y vamos poniendo aquí. Oído.

Es que no hay más. Con lo que hay juego.

Ponme tres puntos buenos ahí, que la gente coma.

A ver la hojita de otoño esa, Santiago.

Aquí estamos. A ver si ha venido el otoño ya.

Viene un poco "retarde".

El cambio climático es lo que tiene.

Vamos, Iván, vuela con eso. Oído.

Las voces que no os ha pegado Ona las tengo que dar yo.

Venga, ponle, ponle, ponle.

Vamos sacando por aquí, camareros, por favor.

Que vayan saliendo los que tengan la sopa.

Madre mía, dónde me he metido hoy.

Venga, aquí voy.

Venga, golpecito de horno y ya está.

Equipo rojo, están sacando plato el otro equipo.

Y no quiero liarla a última hora.

En lo que tarda Antonia en terminar el arroz

sacamos plato. Perfecto. Dominadísimo.

Antonia, necesito que esto salga de diez, ¿eh?

Sí, mi amor, no diez, diez y premio.

¿Ves que está el grano casi cocido?

Lo apago y lo pongo poco. Lo bloqueas con la cereza.

Y que esté tres minutos mínimo con la cereza

para que coja color. Claro, mi amor.

Mario, el yogur. Yogur. Puntito de sal

y bien de pimienta. Y cargamos biberón.

Vale. Ha dicho Jordi que mucha pimienta.

Y la voy dando vueltas.

¡Está bien, chicos! ¡Venga, vamos!

¿Cómo vas con el postre, Sami? Bien. Bueno, bien...

quedan la mitad de las elaboraciones por hacer.

Vamos con 10 minutos de retraso.

Samantha, ¿puede ser que se me haya endurecido demasiado?

Le falta enfriar un poco más. Vale.

A ver, mételo.

Ya, ya, es mucho. Demasiadísima cantidad.

Sube. ¡Oh!

Lo has rellenado demasiado.

Tienes que rellenar sin tocar el silpat.

Porque si tocas el silpat se va a quedar pegado.

Si no, no. O sea, que este no, a la basura. Vacíalo.

Ese está. Ese también está.

Hacía tiempo que no servía yo un plato tan feo, ¿eh?

¿Esto son las formas de foie? Eso es una castaña.

¿Sabes lo que es una castaña? Una castaña en toda regla, sí.

Salen los dos últimos platos, menos mal.

Comensales, lamento mucho el retraso.

Pero parece que por fin el primer plato

del equipo azul está listo.

Es una sopa de castañas con foie de pato

y hojas de otoño.

Ojalá la espera merezca la pena.

Gracias.

Buenas tardes. Yo es que es ver

dos chaquetillas en chicas y me vuelvo loca.

Contadme, ¿qué tal está el plato del equipo azul?

¿Ha merecido la pena ese retraso?

Pues visualmente está para devolver.

La que me devuelvo soy yo. Si empezamos así, mal.

A la vista no apetece mucho comerlo.

Pero lo que cuenta siempre es el sabor.

No tenemos que engañarnos por la vista.

Nosotros tenemos el problema de que conocemos la cocina

de Juanjo y Yolanda, entonces conocemos el plato

y conocemos la cocina y no se parece mucho.

Ay, Dios, que disgustos me dais.

Pero seguro que lo han intentado.

Con muchas ganas, ¿eh? Eso ya os lo aseguro a las dos.

Muchas gracias. Gracias a ti.

Todo el mundo al postre ya, ¿vale?

Todos "boleando", vamos. Vamos, chicos.

¿Quieres que llamemos a Jordi para que venga también?

¿Seguro que van a salir 60? Me da miedo, ¿eh?

Diez, once, doce... uf.

Igual hay que hacerlas más pequeñas.

Más pequeñas.

Mira, mira, mira.

¿Esto de quién es?

Qué asco. Hay que tener cuidado, ¿eh?

Un pelo en la mezcla no sé... Yo soy rubio.

Ese pelo no era nuestro, yo creo.

Ona lo leva recogidito y yo también.

Además, si tengo cuatro.

Venga, venga. Estamos a tres minutos

de emplatar, capitana.

Hay que echarle la cereza ya. -No mucho.

No, stop, stop. Un segundo.

La cereza tiene que integrar un poco, ¿no?

Sí. Habrá que echarla.

Pero no nos pasemos.

No nos pasamos. Stop, basta. Ahí está bien.

Que se reduzca un poco.

(SE MOFA) Que se reduzca.

Que se reduzca, que se reduzca.

(CARMEN) "Porca miseria".

Vamos, chicos. Oye, una cosa, Mario.

Están para tocar pandereta, ¿verdad?

(MARIO RÍE)

Los últimos solomillos están aquí, ¿eh?

¡Venga, vamos!

Fenomenal. -Vamos a emplatar, venga.

Venga.

Ona, vamos. Voy.

Ya.

Atención, atención. Brutal.

-Ya tenemos uno.

Qué bonito. Vamos, vamos, eh.

Ese Pepe, ese Pepe. Ya lo visteis, vamos,

aprovechad ahora con la temperatura idónea.

Sammy, ¿sabes quiénes son tus candidatos para la final?

¿Quiénes? Tú y yo.

Ya, vamos.

Eh, toma, vamos.

Tijeras, tijeras.

Arriba del todo, ahí está, bien.

Bueno, bueno. Sammy, ¿lo tienes medio controlado ya?

Yo estoy bien, ¿qué tal van con el isomal?

Tengo los isomales controlados, Ona le cogió el truquillo

con Iván y creo que lo acabarán.

Vale, bien. Me voy, te dejo sola.

Adiós. Por favor, cuidádmelas

que están hechas como di fueran joyas de cristal,

por favor, eso es una chapuza.

Dos se están rompiendo, intentad colocarlo

en un sitio grande. Vaya, "chichirichoche".

-Vamos, chicos. -Venga.

Muy bien, Osquítar. Capitana, saco platos

como estén en tres minutos. Creo que quizá,

habría que haberlo reducido más tiempo.

No hay tiempo, eso se ha quedado para servir.

Si yo no me encargué del arroz. Se encargó Antonia,

pero si la vamos a criticar, que se entere ella.

Ve lagunas en tu arroz. Yo no la critico.

Qué ha dicho, ¿que no va bien, que está crudo?

Ha dicho que está un poquito reguleras.

Sí, yo mando y tú te quejas.

(CARMEN) Pero no seas maleducada.

Por favor, quítamela de aquí que me vuelve loca.

-Quítate tú y desmáyate otra vez.

A una acción corresponde una reacción,

ella me ha ofendido

y yo he sido un poco dura, lo sé.

Muy bien, equipo rojo, 20 segundos y salimos.

Vamos, chicos. -20 segundos, tengo emplatados ya.

-¿Tenéis los del final? -¿Los del final los tenéis?

Corre, corre. 10 segundos.

Venga, vamos, otros dos más. Nueve, ocho,

siete, seis, cinco, cuatro,

tres, dos,

uno, camareros, adelante. (MARIO) Solomillo, venga.

-Esto lo echo para allá, esto también por aquí.

Tres, quince, ya está. Venga, venga, venga.

Una cosa cada uno, un poquito de orden,

faltan tres platos, vámonos, tres platitos de nada.

Esta señorita, venga, tres platos, muy amable,

lo hemos conseguido. -¡Ah!

Comensales, os vamos a servir

una carne que ha preparado el equipo rojo.

Es un solomillo de vacunos sobre arroz de cereza del Cierzo

y yogur picante, espero que os guste.

Buena tardes. Buenas tardes.

Disculpe que le moleste, pero tengo que darle las gracias

por dejarnos cocinar en la fachada de la catedral del León

y el privilegio de poder dar

esta comida aquí en el claustro que es una maravilla.

Gracias a vosotros por estar aquí en León y ayudarnos también

a difundir los valores que tiene León no solo monumentales,

sino también gastronómicos.

Bueno, valor gastronómico y mucho.

Valor gastronómico ya sabe que tierra de sabores

es la mayor despensa de alimentos de calidad de Europa.

Desde luego, es para quedarse, León es para quedarse,

lo que no sé es si traer a los aspirantes a que cocinen

o no, cómo está ese solomillo.

Está buenísimo. ¿Sí? Qué alegría.

Con cerezas del Cierzo. -Está bueno, en su punto además.

Está, francamente, bueno.

Muchas gracias. A vosotros.

-Chicos, que habéis hecho un trabajo de 10,

estoy superorgullosa. -Gracias.

-Vivan las embarazadas. -Hemos trabajado,

relativamente tranquilos, quitando esos dos momentos,

tres momentos de caos, bueno, me quedo con buen sabor de boca.

Vamos, chicos, ánimo. -Chicos, va.

-Ona, esto se ha congelado.

Es la fruta de la pasión,

¿te lo meto en el horno? -Vale.

Chicos, los biberones, ¿están rellenos con las dos

elaboraciones, la fruta de la pasión y el limón?

La fruta de la pasión se nos enfrió mucho.

La puse en el horno. (RÍE)

Está muy apasionada. ¿De verdad, qué ha pasado?

No, que se nos olvidó en el abatidor.

Yo aquí sufriendo... ¿Está muy duro?

Sí, es que se quedó en el abatidor todo el rato,

esto es un helado, mira, es un helado.

Bueno, cuchara, rompedla con la mano.

Vale, le doy... lo hago trocitos, gracias.

Está congelado, intentamos que... exacto.

Así te desahogas un poco, ¿vale?

A ver, se sacan los platos como estén, dejad de poner

el isomal, vamos a emplatar lo que esté emplatado

y luego ya veremos. Estoy con los helados.

Si no, que salga solo la leche frita,

no hay tiempo para más, sacad lo que esté hecho.

Poned lo que esté hecho para que salgan platos.

Alguien montando aquí, por favor.

Boris, os meto el crumble en un bol.

Esto es un caos de organización, trabajáis con ritmo infantil.

Vamos, chicos, venga. Oye, otro pelo.

No me lo creo, se ha pegado el isomal.

No, pero qué horror.

Alguien tiene alopecia en el equipo.

Yo la tengo, pero muy avanzada no se me caen.

Venga, que se derrite el helado. Qué se puede sacar de aquí.

Estos primeros, los seis primeros.

Seis, vamos, vamos.

Un momento que llego con la fruta de la pasión.

Sacamos. Yo creo que así como está

algún caballero de León lo encontrará como un queso.

Ponedme la fruta de la pasión, Santiago, rápido.

Voy. El isomal como esté

y lo que salgan sin isomal no pasa nada.

Isomal, "isofatal" porque mira esto.

No, pero algunos son muy interesantes.

Sí, a todo le ves la parte interesante, Boris.

Claro. Qué desastre,

se emplatan las cosas de un lado para otro,

esto es un lío porque aquí hay isomal, aquí no,

unos con una otros sin otra, vamos, sacad platos como sea,

vamos, todos los que tengan isomal, vamos, venga, todos fuera.

Tienen que salir, no da tiempo a hacer más isomal, rápido.

Y para terminar este fantástico menú, os serviremos un postre

que elaboró el equipo azul y que tiene un nombre

de lo más sugerente, vía láctica.

Consiste en leche frita, helado de leche de oveja

y dulce de leche caramelizada.

Espero que os guste.

Buenas tardes, vengo por aquí buscando,

que me parece que ya sé quién es, a toda una institución

gastronómica en León, don Benito.

Buenas tardes, Eva. Buenas tardes, don Benito.

Toda una vida dedicada a la gastronomía de León.

Solo 48 años. Solo.

¿Y cómo estaba ese postre? Para mi gusto bien,

solamente, le encontré una pequeña deficiencia

que es que la fruta de la pasión estaba casi congelada

cuando tenía que ser una crema. Claro, lo mismo ha habido

un problema en cocinas y se les congeló un poco.

Pienso yo que ha sido así.

Pues gracias. Gracias, igualmente.

Bueno, chicos, acabamos el postre y quiero que sepáis un poco

quién es responsable de este desastre,

limpiad la cocina que yo me voy. Gracias.

-Adiós, Samantha, gracias.

-Bueno, recojamos, chicos. -Venga, va.

-Como capitana de mi equipo tengo la última responsabilidad

de todo lo que pasó y hubo cosas que podrían haber salido mejor

así que creo que el cocinado

de hoy es responsabilidad mía en todo.

Queridos comensales, llegó el momento de la despedida,

espero que hayáis disfrutado de esta maravillosa comida

que los aspirantes prepararon con tanto cariño.

Bueno, quisiera dar las gracias a la ciudad de León

por dejarnos instalar nuestras cocinas en un marco

tan impresionante, porque cocinar a las puertas

de la catedral de León es un privilegio

que no vamos a olvidar nunca,

así que muchas gracias a todos.

(APLAUDEN)

Aspirantes, hoy cocinasteis en un escenario espectacular

como es la catedral de León y aunque con algunos errores,

los 240 platos han salido.

Enhorabuena por el esfuerzo, chicos.

(TODOS) Gracias, Eva.

Yo también quiero felicitar al equipo azul por lo bien

que han sabido organizarse. Guau.

Y ahora viene el zasca. ¿En qué momento os parece

buena idea poner un bol vacío en un fuego encendido?

Tremendo. -Sí.

Y no solo eso, Jaime, ¿me puedes explicar

en qué momento ves un bol en llamas y lo apartas

y te lo llevas al lado de la bombona de butano?

Hombre, si tu objetivo era quemar la catedral,

lo entiendo, pero si no, madre mía, la que podías haber liado.

No sé, vi ese bol en llamas y pensé que tenía que salir

de ahí y lo primero que hice fue alejarlo

y no sabía que al fondo

había una bombona de butano, lo siento.

Y ya que estamos, tengo otra pregunta para ti,

Jaime, cuando dijiste a tu equipo: "Tranquilos, esto está controlado",

¿a qué te referías, exactamente?

Solo era hacia Ona para animarla y decirle:

"Venga, lo sacamos", porque yo no puedo afrontar

una prueba de equipos si no es con positivismo.

Hay que ser positivos, pero también objetivo.

También. ¿Sabes qué te pasó hoy?

Te ha sobrado seguridad, has ido un poco de sobradillo

y creo que has perdido el control.

No era mi intención ir de sobrado, no puedo ir de sobrado,

Pepe, pero bueno. -Esa es la función de Iván.

(Risas)

Ya me tienen a mí. -No entendemos qué ha pasado.

Y tú, Iván, igual, decidiste ser el cabecilla

de la sopa de castañas y si no es por mí no sale.

Poca cantidad, sí, creía que llegaba, pero, no,

había poco igual. Del trampantojo de foie ni rastro.

Sí. ¿Y tú, Santiago?

Yo doy gracias a la Virgen Blanca por no morir achicharrado.

(Risas)

Todo lo demás ya es positivo.

Podía haber sido peor.

Tú te has escondido detrás de tus compañeros

y eso sabes que no nos gusta nada, seres un zorrete.

No se puede decir nada malo de tu trabajo porque eres

voluntarioso, pero como no te arriesgas

dejas que los errores

los cometan los demás. Un zorrillo, un zorrillo.

Ona, la capitanía te ha quedado grande una vez más.

Estarás conmigo en que si no entramos

Samantha y yo con las chaquetillas,

no sale ninguno de vuestros dos platos.

Sí. ¿Me equivoco?

No, creo que mi primer error ha sido centrarme mucho

en el postre y olvidarme un poco de la parte salada.

Creo que ha sido fallo mío el no estar alerta

a todas las elaboraciones así que, asumo la responsabilidad,

pero, bueno, a nivel de actitud creo que di el máximo.

-Por supuesto, mi amor.

Bueno, equipo azul, no sé vosotros, pero a mí, personalmente,

la vía láctica que servimos me pareció bastante vergonzoso.

Qué desastre tan absoluto.

No ha podido haber más caos, la salsa de la fruta de la pasión

en el abatidor hasta congelación.

El isomal era como jugar a la ruleta rusa, algunos platos

tenían la lágrima bien hecha, otros un gurruño,

otros sin isomal, por no hablar de los pelos.

Yo soy alopécico total y haz la prueba del ADN,

ese pelo no es mío. (RÍEN)

Si el pelo era negro, mí no era.

Equipo azul, aunque habéis cocinado

a escasos metros de la Virgen Blanca,

hoy no se ha producido el milagro,

así que, vais a eliminación.

Vale. -Yo... yo me estoy mareando.

(Risas)

Yo como Carmen. -Tienes una cara que te la pisas.

(Risas)

Seguid, seguid.

Seguid, seguid.

Me estoy conteniendo, Santiago. -Sí, por favor.

Pobre.

-Eres un copión. -El zorrete copión.

-Como en el cole, copia todo.

-Me ha llamado zorrete copión y encima a la eliminación

y yo siempre digo: "Dame pan y llámame tonto",

pero es que te llaman tonto y te dan un cacharrazo.

Equipo rojo,

enhorabuena, habéis ganado la prueba por equipos.

Gracias. -Gracias, chef.

-Bien, chicos, enhorabuena, gracias.

-Enhorabuena, capitana.

-Pero, ¿no? -Hay siempre un pero.

Siempre un pero. Me gustaría, no obstante,

daros mi valoración. Sí.

Porque aprender de los errores

es importante y errores habéis cometido.

Sí. Antonia, tu técnica

para vaciar alcachofas

con el dedito me ha dejado sin palabras.

(Risas)

Antonia, me da mucha rabia porque el plato de alcachofas

ha encantado a los comensales, pero todos coincidieron

en que echaron en falta un poquito más de relleno.

Le ha sobrado además. -Sí, ha sobrado.

Aparte de eso, quiero que sepas que con el segundo plato

te has concentrado y has trabajado de 10.

Tú solita preparaste el risotto y clavaste el punto

y créeme que no es fácil.

Muy bien. Enhorabuena.

(APLAUDEN)

Lo has hecho muy bien, te lo dije.

-Gracias.

¿Y sabéis qué, equipo rojo? No tengo más fallos que destacar,

el resto habéis trabajado muy bien, felicidades.

(TODOS SE ANIMAN)

(Aplausos)

Quiero destacar el trabajo tan maravilloso de mi equipo

que mira que eran con los que no quería trabajar

y de repente resultó un equipo fantástico,

increíble, estoy muy contenta.

me gustaría terminar esta valoración

hablando de tu capitanía, Paz.

Llegaste a "MasterChef" como un pollito mojado,

asustada, buscando siempre estar en un segundo plano,

hoy la capitanía te obligó a dar

un paso al frente y estar en primera línea.

Y la verdad es que creo que lo has hecho,

francamente, bien.

Sí. Has demostrado tener coraje

para frenar el caos y decir: "Basta",

que es, justamente, lo que esperábamos de ti

y de un capitán. Sí.

Por la fuerza con la que has trabajado

y por haber aportado al cocinado pasión,

seriedad y compromiso, Paz,

eres la mejor aspirante de esta prueba.

¡Lo sabía!

Te lo he dicho.

(Risas y aplausos)

Es que lo ha hecho muy bien.

Paz ha hecho un trabajo maravilloso,

dirigir a seis personas locas piruleras,

el arroz por un lado, el solomillo por otro,

es que no sabéis lo duro que es esto, de verdad.

Paz, ser la mejor significa que eres

la ganadora de los 4000 euros que estaban en juego

y que puedes donarlos a la ONG que tú quieras.

Van a una organización que se llama Sonrisas de Bombay

que se dedica a rescatar niños

que están en la calle y les dan estudios y un hogar.

Entonces, creo que es muy necesario.

(APLAUDEN)

Solo una cosa más, Paz, ser la mejor en esta prueba

te dará un importante privilegio

que no te vamos a contar ahora.

Vale. Lo descubrirás a su debido tiempo.

Bueno, a ver qué es. Bueno, pues aspirantes,

nuestra visita a León termina así con el equipo rojo ganador,

enhorabuena, porque continuáis

una semana más en las cocinas de "MasterChef".

Gracias. Y con el equipo azul

un poco abatido porque, inevitablemente,

iréis a la prueba de eliminación y uno de vosotros abandonará

el concurso esta misma semana.

Os espero en plató.

No, no. -No te desmayes, cuidado,

no te desmayes, por favor. -A mí, si me eliminan,

vamos, lo de Carmen es una broma.

Hay que traer bombonas de oxígeno, desfibrilador,

no quiero que me echen.

Vuelven los campamentos "MasterChef".

Si tienes entre 8 y 16 años, te apasiona la cocina,

la naturaleza y quieres vivir una experiencia inolvidable,

no te puedes perder nuestros campamentos.

Además, convivirás con los aspirantes

de "MasterChef Junior".

No lo pienses más, el próximo verano

campamentos "MasterChef".

(TODOS) ¡Ven al campamento "MasterChef"!

Los aspirantes vuelven de León muy tocados tras comprobar

que en la cocina, como en la vida, muy pocas veces se puede elegir

con quién quieres trabajar.

Espero que esta lección les sirva para el futuro.

"MasterChef" pone a los concursantes al límite

con el único objetivo de que se superen cada día.

Aspirantes, bienvenidos de nuevo.

(TODOS) Gracias, Eva.

Oye, me encanta cuando venís a la prueba de eliminación,

los delantales blancos venís como superglamurosos, arreglados

y los delantales negros venís como a la batalla,

preparados para remangarse, bueno, menos Boris.

Qué adorada, mil gracias, vine un poco así

como si fuera una fiesta de primera comunión

porque yo iba a esas fiestas

a comerme todos los postres posibles.

Y llamaban a mi casa a regañar a mi mamá

que me comía la tarta de todo el mundo.

(Risas)

Yo también hacía eso. Era el terror de las comuniones

y bautizos porque mis padres

eran macrobióticos cuando era niño y no había

dulces en casa y aprovechaba todas las comuniones

y bautizos para comerme

todos los postres y llegaba empachado a casa,

enfermo y vomitando.

Estás guapísima, Carmen. Gracias.

Ideal el vestido y la corona, estás como de reina.

Sí, pero con esto no sé, no sé. -Guau.

-Por favor. -Guau.

-Ahí, ahí, ahí. (MARIO) Te llamo sex simbol.

Así, te llamo sex symbol, mira, muy bien.

(Aplausos) Bravo, guapa.

Al delantal. -Hala.

Antonia, tus compañeros dicen que gritas mucho en la cocina

y según tú solo son consejos.

Prefiero dar un grito, desahogarme, en lugar de matar.

(TODOS) Oh.

Pero qué dices. -Sí, matar, pero mentalmente.

-O sea, yo estoy vivo de milagro. -Claro.

Yo creo que tengo una voz fantástica, pero también

hay voces aquí que son...

Ah, ah, de quejarse mucho.

-Guau. -Los que se quejan mucho

conmigo no van bien. -Guau.

-Guau. -Qué declaración más contundente.

-Ya está.

-A mí, a veces, me molesta que grite tanto porque me crea

un estrés y le digo: "Por favor, cállate un poco,

habla más bajo". -Tú te quejabas mucho.

-Yo he dicho... -De que no grite.

Tú no me dijiste que no gritara,

dijiste: "Tú mandas", me dijiste eso.

Mejor gritar que ser falso.

-Aquí vamos a terminar con la corona esta por el suelo.

-Hay muy buena energía aquí.

Sí, buenísima. Buenísima.

Es fantástico. Sí, sí.

Pero necesitamos este duelo de divas, es importante porque...

(RÍEN) Por qué.

Porque creo que muchas cosas que necesitamos decir

lo dicen ellas entre ellas, ¿entiendes?

Es para todos un desahogo. -Me parto de risa.

(CARMEN) Ella es muy prepotente y habla muy alto

y entonces eso a mí me pone un poco nerviosa.

-Mi criterio es que eres cursi y no pasa nada.

-Sí, mira qué cursi soy que voy con una diademita.

-Claro, los cursis se ponen eso, pero...

-Claro, tú te pones unos pendientes...

-De gitana, que me encantan.

Iván, Antonia y Carmen llevan el delantal blanco

y mira la pólvora que gastan, ¿tú, cómo vienes?

Pues como una vez más, eliminatoria,

concentrado y con ganas de saber qué vamos a hacer.

Creía que se lo decías por lo de Carmen.

(TODOS) Ah. -Es verdad.

-Ay, amor, amor.

-Tendré que ganar para subir al balcón

y reunirme con ella. -Nos vamos a ir a Benidorm.

-Y nos bañaremos en todos los mares.

-Sí, y luego... en todos los mares

y por todos los mundos, nos vamos de Benidorm

a Saint Tropez que es el contrapunto

como tú y yo.

Bueno, delantales blancos, a la galería, a disfrutar.

(APLAUDEN)

Ona. -Ona, campeona.

-Mi amor. -Amor mío.

No me beses muy fuerte que se me cae la diadema.

Aspirantes, os enfrentáis de nuevo a una caja misteriosa.

¿Habéis metido la receta o no? (RÍEN)

Si dentro hay un pescado enorme sin limpiar

o una pieza de carne sin preparar, ¿qué hacemos?

Yo tengo lo del parraque. (RÍEN)

A ver si cambias el parraque tomas unas lecciones

en la escuela online que te será más práctico.

Sí, eso sí, pero lo tengo dominado ya todo.

¿El parraque o la escuela? Según, según.

Tengo un curso de parraque que te va a venir muy bien.

(Risas)

Ese domino un poquito más.

Pero hazme una demostración a ver si te sustituyo.

Carmen tampoco quiere hacerse mucho daño y hace así...

(Risas)

Yo lo hice con más estilo. -Primero se sienta, hace así.

(Risas)

Adiós, mundo cruel.

-Es el nuevo curso de "MasterChef" online parraque.

(RÍEN)

Qué cara tiene. -Es que, de verdad,

digo: "No me afecta, es un juego y tal, es un programa",

pero como no te quieres ir y te empiezan a decir cosas

o sea, llega un momento que hago la Lomana.

Aspirantes, las cajas misteriosas

deberían ser, a estas alturas, vuestras amigas.

A la de tres quiero que las levantéis

todos a la vez. Ay, por favor.

Una, dos y tres.

Oh. -Oh, guau.

-"Oh, my god". -Cuánta lata.

-¿Conservas? -Por fin un producto

que domino además veo que tienen...

no es si quiera de abrelatas que ese me cuesta un poco más.

-Qué sorpresa. -Pues yo lo encuentro monísimo.

Es tan bonito que no deberíamos tocarlo.

Dejarlo así, es tan espectacular.

Te veo encantado con las latas. Me encantan las conservas

porque mi familia política en Galicia, son las conservas

más maravillosas dl mundo. ¿O no es así, María?

-Es así, sí. -O sea, yo amo la lata.

Amo la lata.

Bueno, el universo de la lata es fascinante y el mundo

está lleno de abridores de latas y botes.

Estamos convencidos que muchos de vosotros

sois los reyes de las conservas,

pero no penséis que sois los únicos.

Nosotros invitamos a dos de ellos para que os sintáis acompañados.

¿Quién será? Adelante, Javier Ambrossi

y Javier Calvo. Bravo.

Hola.

(GRITAN)

Buenas noches.

-Hola. -Qué divinos.

-Qué mono.

Abridores de latas compulsivos.

A ver, en mi caso de latas de cerveza como mucho.

-Como Mario, entonces.

Qué guay.

Bueno, Javis, bienvenidos de nuevo a "MasterChef".

Muchas gracias. -Qué guay.

-Los Javis qué divinos son.

Estuvisteis con nosotros hace como un año

pare celebrar el programa 100 de "MasterChef"

y ahora, estos famosos creo que necesitan

bastante vuestra ayuda. ¿Tiráis mucho de latas?

Javi es el cocinero de los dos. -Soy muy de la lata,

reivindico mucho la conserva, creo que es un producto de lujo.

Un buen mejillón con una patata. El otro día estuvieron

Mario y Alaska comiendo en casa. -Un cocido maravilloso.

¿De lata? No, era natural.

Por cierto, como veo que os conocéis y sois amiguetes,

¿veis algún ganador, tenéis algún favorito?

Es que a mí me tira mucho las amigas.

O sea, yo veo a Mario ahí arriba y me alegro mucho y a Paz también.

-Yo voto por Paz. -Ay, gracias, cariño.

Hay una cosa que no entiendo, pensabais que veníais a animar

a los delantales negros y animáis a los de arriba.

Pero que no, que los animamos y les ayudaremos mucho.

-Nosotros habíamos estado en una prueba de exteriores,

pero esta es la primera vez que estamos en cocinas

con tantos amigos. Ha sido muy emocionante,

se transmiten mucho los nervios, ver a Mario, Paz, Boris,

a Santiago, a toda la gente con la que hemos trabajado

y tenemos buena relación, fue emocionante.

Aspirantes, el reto que tenéis que superar si no queréis abandonar

estas cocinas, es elaborar dos platos.

Uno salado y otro dulce, usando, únicamente,

las latas que tenéis delante.

¿En serio? Evidentemente,

no tenéis que usar las 85 latas, como no están etiquetadas

las abriríais para ver

qué hay dentro y usando lo que necesitéis.

Aceite, azúcar, almíbar... Si tenéis suerte podéis encontrar

lo que buscáis pronto, pero si abrís las 85,

a lo mejor, os quedáis sin tiempo para cocinar.

Y como bien habréis imaginado no podréis entrar al supermercado,

pero tendréis una caja con básicos en la cocina.

Oh, Dios mío. ¿Entendido?

(TODOS) Sí, chef.

Pues para elaborar vuestros platos tenéis 75 minutos que comienzan

en tres, dos, uno, ya.

Vamos, chicos, venga. -Vamos, chicos.

-Venga, a por todo, abrid latas. (ANTONIA) Yo abriría todo,

abriría todos los abrefácil.

-Es como Navidad, abres, miras qué te tocó.

Cómo es que va esto, cómo se hace.

"Oh, my god".

Qué susto me he pegado, pensaba que era un bicho

y casi pego un chillido.

Ay, Dios mío. -No pasa nada, Jaime,

sigue abriendo. Se pone muy nervioso Jaime.

-El mundo de latas la verdad que no estoy

muy familiarizado, alguna vez la he tomado

como snack y tal, pero no son mi fuerte.

La prueba de equipos no salió del todo bien,

pero he venido concentrado,

como que he venido a competir.

Vamos, Jaime, en cuanto descubras qué quieres, ponte a cocinar.

Jaime se ha hecho una abertura rápida que alucinas.

Se nota que es deportista.

Con ese brazo abre latas como Popeye.

Qué despacito, Boris, con la lata. Les está costando abrirlas.

En cambio, Boris, lleva una, bueno. -No lo sé usar, no lo sé usar.

No lo sé usar, mierda.

Cuidado, que te cortas. Se puede cortar.

Esto lo necesito.

Vamos, Boris, vamos.

Muy bien. -Bueno, algo aprendí.

El abrelatas de camping ha sido duro,

ha sido un enfrentamiento tremendo, pero al final gané

porque abrí una lata completa.

Bien. -Peras en almíbar.

-Peras en almíbar, perfecto.

-Vaya popurrí.

-Melocotón, melocotón, melocotón.

-Jaime está pensando, aún no empezó.

-¿No hay lentejas aquí o qué? -Jaime, venga, tío.

Javi, cuáles son las latas que más os gustan.

A mí, un mejillón. -Yo, la leche condensada.

(SONRÍEN) Y qué rica.

Qué rica está. Qué rica está.

Oye, ¿esto serán navajas al ajillo? Lo tengo que probar, ¿no?

Oye, ¿vamos al súper y vemos las latas que tienen?

Oh. Ay, qué rico.

Amigo. Aquí se ven las ideas más claras.

Claro, mira la alcachofa que es una cosa maravillosa.

En la caja de básicos tienen harina, pan rallado,

huevos y hierbas aromáticas además, sal y pimienta.

Pero aceite y vinagre, por ejemplo, lo sacarán de las latas.

¿Con esos elementos puedes hacer una pasta hecha por ti?

Claro. Pues mira, eso es una buena idea.

Te digo más, si separas lo que hay dentro,

tendrás aceites, vinagretas, salsas.

Hay que ser muy listo. Aquí hay que pensar mucho.

Yo voy a seguir abriendo,

lo voy a abrir todo, lo abriré todo.

Mango. El postre es más complicadete.

Una coca dulce con frutas, buenísima.

Coca clásica bien de fruta.

O un flan con leche condensada, un flan.

(MARIO) Muy bien, Onita, mírala, es una campeona.

-Yo casi nunca tomo latas, como mucho atún que es muy bueno

para el deportista, pero, claro,

esto es otra historia. Voy a hacer un plato

de pasta fresca con albahaca y el plato dulce,

una espuma de pera,

piña con un toffe y más o menos eso.

Berberechos, navajas, ventresca,

muy bien, necesitaría almejas. Pero España es uno

de los países conserveros más importantes del mundo.

Sobre todo por la cantidad y también por la calidad

de los productos que tiene. Y Paquita Salas, como es una mujer

muy atareada, tira mucho de latas porque es muy socorrido.

¿No puede ser nuestra representante?

Claro. Nos vendría muy bien, sí.

A ella sí que le vendría bien. Me encantaría probarlo.

Esperábamos que lo dijeras. Yo muy de espárrago.

Qué bueno, por Dios.

Los mejillones. Mi abuela los llamaba almejillones.

Oh, qué rico.

A ver, ¿y estos qué tienen? Esto es erizo de mar.

Está increíble. La anchoíta

con la leche condensada.

Yo no me atrevo a eso.

-Se olvidaron una cosa muy buena que son las habas

que yo que soy de Murcia me las comía de la huerta.

Pues come, come.

Mis raíces son murcianas eso quiere decir

que somos excesivos a la hora de servir

y que somos contundentes.

Entonces yo una "escerificación"... no.

-¿Una qué? -Esterifica...

-Una esferificación. -¿No te digo que no me sale?

Nos ha faltado el vermú. Hemos trabajado mucho.

Bueno, no descartamos que pueda llegar todavía.

(MARIO) Santi está nervioso que yo conozco mucho al Santi

que es muy amigo mío. -Cuidado, Santi,

ponlo encima, mi amor. -En el kit de supervivencia

vi harina, vi huevo y digo: "Ya está, raviolis".

Hacer los primeros raviolis en esta prueba

es tirarse a la piscina, sí.

Jaime, tesoro, lo harás muy bien.

Venga. (BORIS) Un poco más de menta, sí.

-Boris va muy tranquilo, pero creo que lo tiene controlado.

-Boris, cómo vas. -Bueno, concentrado, amigas,

lo siento, no soy nada simpático hoy.

Cómo he llegado aquí por el desorden de otros

que no el mío, intenté mantener el máximo del orden posible

incluso en mi aspecto y en mi actitud.

Estoy aprendiendo mucho de este programa,

está cambiando mi forma de pensar, de ser y todo.

-Y mi Boris, mi amor, que lo está haciendo,

fantásticamente, bien solo.

-80, exacto. -Mejor solo que mal acompañado.

-Carmen, qué tal va tu chico. -Yo veo que está haciendo

una combinación estupenda. -Yo pensaba que era

tu chico favorito y ya... -No, yo con los casados

no quiero nada.

-Guau, guau, qué bueno.

-Muy rico, Ona, estará muy rico. -Pondré mucho para llenar el sifón.

-Ah, pero mira qué bien lo ha hecho, Santiago

hizo masa también. -Santi, así.

Muy bien, ahora da la vuelta

otra vez, así, sí.

-¿Qué es eso? -Reduzco el azúcar un poco.

-Tengo dudas, luego ya será otra cosa.

Piensa, Iván, piensa.

(BORIS) Ok, esto va al sifón.

Los famosos se esfuerzan muchísimo para que cada semana

sus platos sean los mejores y así tenerlos en la carta

del restaurante "MasterChef".

Si quieres vivir una experiencia gastronómica única, encontrarás

una carta maravillosa que incluye los platos icónicos del programa.

Tienes más información en restaurantemasterechef.com

y en nuestras redes sociales.

Fuerte, Boris, aprieta fuerte, aprieta fuerte.

-Cuando estaba conmigo no sabía.

Ah.

-Vamos. -Bravo, Boris, bravo.

-Así se agita, así, Boris.

-Boris, oy, mi coctelero favorito con el sifón.

¿Qué es esto, Iván, disculpa?

-Crestas de... pájaro, de pollo.

-Vale, mi amor.

-Iván va a hacer una comida de chuparte los dedos.

-Estoy haciendo el plato dulce que es una crepe

con espuma de mango y un poco de fruta salteada.

Y una royale de espárragos con crestas de pollo.

-Santiago, qué haces, corazón.

-El ridículo.

Santiago, te traigo a los Javis, eh,

me he dado cuenta que son hombres cultivados en el tema de las latas.

Claro, está con los champiñones haciendo un sofritillo.

-Sí, la idea inicial son unos raviolis

y según abro latas cambio la idea del relleno.

-Buena idea. -Tiene buena pinta, buena idea,

¿y aquí, qué tienes? -Pensé en hacer un flan,

pero al no tener caramelo

pues estoy como cociendo mucho...

Quieres caramelizar. Un almíbar.

¿Qué os parece un director cocinero?

Me parece que lo hace genial y le veo muchas posibilidades.

Y os digo una cosa, su actitud es maravillosa,

pero es su primera eliminación. Y la idea es que no sea la última.

Seguro que no. Es un témpano,

pero lo pasa un poco mal. Y son elaboraciones complicadas.

No se lo ha puesto muy fácil.

Santi, suerte. -Gracias.

-Todos usan sifón, qué emoción. -Muy bien, Ona.

-Onita. -Bien.

-Cómo le dais todos. -"The show must go on".

(BORIS) Tengo que tener 250 de esto.

-Boris, mírale. -Mira, lo está haciendo muy bien.

(BORIS) Va, venga.

Bueno, Jaime, te traigo a los Javis a ver

qué tenemos ahí. Parece esto el laboratorio...

-Sí, tengo una idea clara, haré una mousse de melocotón.

Mousse de melocotón. Sí, y haré un tartar de ventresca.

Yo desecharía esa idea primero porque el concepto tatar

siempre es el crudo y esto son latas.

Ajá. -Y de textura no...

Claro, y cuando lo piques se te quedará no bonito.

Vale. Pero analiza, que tienes mil cosas

para hacer algo rico. Hay verduras maravillosas,

hay mil guisos tradicionales que se hacen con productos frescos

que aquí lo tienes en conserva, pero no deja de ser

ese mismo producto. Ok.

¿Cómo estamos? -Gracias, chicos.

Mucha suerte. Vámonos.

Gracias.

Santiago está caramelizando... -Qué bueno.

-Ponlo debajo, bravo, Santi. -Qué bueno.

-Muy bien, muy bien.

Las alcachofas, las alcachofas. -Vamos, Jaime.

(MARIO) Ona apunta maneras, te lo digo yo.

-Se lo toma en serio. -Y no pierde los nervios.

Joder, macho. Pero es una cosa

que él con los nervios, se toca la cara...

Es muy nervioso.

Te quito el paño este, ¿vale?

Te dejo un paño limpio, nuevo, Iván, te lo pasaste

por el sudor y lo volviste a poner ahí.

No me di ni cuenta. Iván, higiene, por favor.

Sí, chef. ¿Vale?

Es que está a mil historias, pobrecito, no es fácil.

Yo me estoy poniendo muy nervioso. Atención, chicos,

entramos en los últimos 30 minutos.

¿Oído? Ok.

-Sí. -Vamos, chicos.

-Venga, a por todas.

Me cago en diez. -Qué ha puesto dentro.

Melocotón en almíbar. -Ah, melocotón.

-Qué bueno.

Muy bien, Santiago, vamos.

-Jaime, qué es eso. -Judía roja

y un poco para espesar, castaña.

Madre mía. -Hola.

-Qué tal. -Bien, ¿vosotros?

Encantados. Qué haces, dinos.

Pues, mira me atrevo mucho hoy aunque sea una prueba eliminatoria,

intentaré hacer un toffe con el almíbar de la piña

y con el dulce de leche, luego haré unos tallarines

con sofrito con tomate.

Setitas, atún, le echaré un poco de habas y, bueno,

y luego he hecho una espuma de pera.

Estoy en ello. O sea, Ona, duerme

abrazada a un sifón, ha hecho prácticas

en restaurantes de alta cocina,

va con los Roca los fines de semana.

Bueno, no te creas. Creo que tiene las ideas claras.

Tiene muy buena pinta eso. Oba, ¿cuántas medallas tienes?

Me lo preguntan mis hijos. En mundiales, 20

y a nivel internacional, 44, creo.

-Hasta luego. -Las de la cocina, aún no.

¿Olímpicas? Olímpicas dos.

A ver si te llevas hoy una medalla.

A ver, a ver. Suerte.

Gracias.

Este universo lo tengo que poner en la nevera.

(ANTONIA) Cuanto más aprietes, más largo se pone.

-Y más fino.

(MARIO) Boris, bellezas, bellezas.

-Ay, Boris. -Ay, mi amor.

-Hola, bellezas.

Aquí te los traigo, Boris.

Llegáis cuando voy a aplicar el papel film.

¿Qué platos vas a hacer? Pensé que como están aquí

los Javis, haré dos momentos Javis.

Un momento caliente y otro frío, habrá que decidir cuál será

cada uno de los verdaderos Javis. -Digamos que él es más

de pensar las cosas y yo soy más del momento.

-Entonces, tú eres más caliente. -Sí.

-Digamos que el frío será un poco más el dulce

y el caliente será el salado. Te voy a decir una cosa:

tenemos más rollos de film, no te preocupes.

¿Vale...? Si tienes que "filmar" todas las latas o lo que sea...

Tómate tu tiempo. -Hace una mudanza.

(TODOS RÍEN) (BORIS) Estoy haciendo una mudanza.

Oye, pero esto lo tengo que llevar a la nevera.

Vamos a llevarlo, Boris.

Muchas gracias. -Confío mucho en ti.

-Yo también... Será mejor que corras un poco más.

Vale... ¿Sabemos los platos que va a hacer?

(LOS JAVIS) No... Yo tampoco.

Esperamos y le preguntamos que nos diga qué va a hacer.

(ANTONIA) Boris... ¡Te adoro, amore mío! Lo amo...

Tengo un problema, Boris, me queda la duda principal:

¿qué platos estás haciendo? No sé cómo llamarlo,

odiaría llamarla "sopa fría"; pero es... digamos,

yo pienso que es un arrebato de macedonia con una espuma

de dulce de leche y leche de coco,

salpicado por la frescura de la menta.

Bien, suena bien. El salado va a ser

una excursión marina...

-Una inmersión. -Una inmersión marina.

No sabemos si vamos al fondo o por la superficie.

En aguas turbulentas. Habrá de todo un poco.

Habrá mareo incluso. ¿Algún ingredientes nos adelantas?

-Vas a vivir la conjunción de... (REFLEXIONA)

La navaja con el ajillo, ¿entiendes?

-¿Te puedo besar? -Sí... por favor.

-Qué suerte. Bueno, por favor...

Por alusiones. Bueno, Pepe. ¿No os importa que no os bese?

¿No os importa? Tengo mi pudor. Es para comérselo, de verdad.

O sea que vamos a vivir la inmersión marina...

-La inmersión marina de una navaja al ajillo, es el mundo conservero,

de una navaja al ajillo

con unas variedades de algas que pueden...

Elevar hacia arriba el plato o hundirlo en la miseria.

Hemos de vivir este episodio. A ver si lo elevamos.

Hemos de preverlo, hay que arriesgarse.

-A por ello. Suerte.

-Me ha encantado el beso, me da mucha alegría.

(BORIS) Ha habido allí un momento... impactante...

Mundo labial masculino que, de repente,

es un ingrediente a tener en cuenta...

Para un buen cocinado, un buen beso.

Atención, aspirantes, entramos en los últimos 15 minutos.

(IVÁN) Oído. (ANTONIA) Va, va, vamos.

Muy bien, Iván, enhorabuena.

(MARÍA) Muy bien, Iván. -Gracias, chicos.

(ANTONIA) ¡Mira, le está saliendo! (MARIO) ¡¡Bien, Santi!!

-Bien... (MARÍA) Vale, Santiago.

Muy bien, Ona, muy bien. -Vamos, Onita. La sartén, Jaime.

(CARMEN) ¡La sartén!

Perdón... -¿Qué está pasando ahí?

Jaime... -Ay, Dios mío.

¿No tienes bastante con quemar la catedral

que quieres quemar el plató? Perdón.

(MARIO) Boris, cómo corta... Ese es mi Boris.

(BORIS) Bello, Mario, gracias.

Te escucho perfectamente desde las alturas.

(MARIO) Venga, Santi,

date prisa con la pasta que no vas a llegar.

(Gritos y aplausos de la galería) ¡Chicos, tallarines!

(MARÍA) Bravo, Iván, bravo. (TODOS APLAUDEN Y GRITAN)

(CARMEN) No te pongas nervioso, Iván, vas como una moto.

-Después te espera Carmen.

-Después le haré un regalo. -Le va a dar después un dulzor.

(CARMEN) Estoy loca de amor y nadie se ha dado cuenta.

-Ni yo me he dado cuenta. -No se ha dado cuenta ni él.

Y yo me doy cuenta ahora.

¿Qué tal, Iván, cómo estás? -Esto pinta bien. ¿Qué tal?

-Tengo un buen pitote montado, pero sí...

Un cirio de mucho cuidado. Abriendo latas, probando mucho...

Cuéntanos este desorden y caos que tienes.

Latas cerradas y abiertas, dulces, saladas...

Y he empezado a hacer pruebas.

Crestas de gallo. Sí.

Alcachofas y unas habitas y unas castañas y, luego,

tengo una royal de espárragos. -¿De qué es la salsa?

Cuidado que eres el rey de la castaña.

Estás acostumbrado a hacerme cada castaña...

Y esto es una mayonesa líquida con tres tipos de hierbas.

-Huele bien. -Oye, pero muy bien.

-Y con aceites, está muy rico. -Es una crep con dulce de leche

y aquí tengo frutilla que... ¿Por qué está tan cortado?

Ya, a lo mejor no lo uso,

tengo espuma de mango que ha quedado bastante rica.

Me quedo con el crep. Yo también.

-Me da la sensación de que si queda bien, estará muy bien,

pero es tan elaborado... Hay muchas cosas.

Conocéis el tema del minimalismo, ¿no? Cuanto menos, más...

Veo cosas inacabadas y veo cosas con muchas historias.

Hasta aquí puedo contar, como en el "Un, dos, tres".

Oído. -Hasta aquí puedo leer.

-Vale, tomo nota. ¿Paquita se comería todo esto?

Si hubiera torreznos en lata, se los comía.

O callos. -O callos, le encantan.

Tengo que conocerla, claro que sí. Nos vamos, Iván, suerte.

Gracias. -Suerte.

¿Sabéis qué tengo para vosotros? Una supersorpresa,

"Manual del aspirante a chef",

el mejor libro de cocina que se puede tener ahora mismo.

Por favor... Con un montón de menús

por estaciones, con trucos, técnicas, ideas para emplatar...

Os va a encantar. Qué ganas.

Para que os preparéis

y os presentéis el año que viene al "MasterChef Celebrity" los dos.

Prometido. ¿Sabes un cotilleo que tengo yo?

Cuéntalo. Cuando era jovencito,

llevé mi currículum para trabajar de camarero en tu "catering".

¿No te cogimos? Sí me cogisteis, pero el día...

Que era el trabajo...

Iba a ir, pero me dije "no me veo".

No me lo puedo creer.

De camarero mío, por favor... ¿Y no viniste?

Te dejé tirada. No me lo puedo creer.

Atención, aspirantes, en cinco minutos

daremos el "manos arriba".

Venga, hay que ir emplatando ya.

(IVÁN) ¡Oído!

(CARMEN) Mira todo lo que tiene Iván, una cazuela, otra...

No lo dejaré cocinar nunca en casa,

porque me va a dejar un despelote...

(MARIO) ¡Muy bien, Ona! (MARÍA) ¡Ona, Ona, Ona!

¡Ona campeona!

(PAZ) Qué bonitos los raviolis. (MARIO) ¡Los raviolis de mi Santi!

(PAZ) Qué bien. -¡Oh!

-Navaja, berberecho, almeja...

-Ay, tu Iván... -Mi Iván vale...

-Es que tu Iván...

-Sí. -Carmen, cariño.

-Venga, que te enseña la pierna por el...

-No, que lo distraigo, no enseño nada.

(CARMEN) Me encanta la nariz de Iván.

Me estoy poniendo atómica. (IVÁN RÍE INCRÉDULO)

Aspirantes, no os quiero poner más nerviosos,

pero os acabáis de entrar en el último minuto.

(ANTONIA) ¡Fuerte, Santi! ¡Va, mi amor!

(MARIO) Yo estoy ahí abajo y me meto en la lata.

Diez, nueve, ocho...

Siete, seis, cinco...

Cuatro... tres, dos, uno...

¡Tiempo! ¡Manos arriba!

(Aplausos) (TODOS ANIMAN A LOS ASPIRANTES)

-Ya podéis estar orgulloso de lo que habéis hecho hoy.

-¡Bien! -¡Ideal!

(IVÁN) He dudado mucho hoy,

estaba entre una ensaladilla rusa y, luego, me he ido

a una royal de espárragos.

Al final, he intentado unir las cosas, me ha quedado raro.

Aspirantes, el tiempo en cocinas ha terminado.

Va a dar comienzo la cata,

pero antes... tenemos que despedir a nuestros Javis.

¡Javis...! (TODOS APLAUDEN Y OVACIONAN)

Ha sido un auténtico placer teneros aquí.

Lo hemos pasado muy bien.

-Chicos... -¡Vivan los Javis!

(TODOS APLAUDEN Y OVACIONAN A LOS JAVIS)

-Hasta luego, gracias.

(MARIO) Los Javis son gente joven con mucho talento

y mucha humildad. Esa combinación...

Es maravillosa.

Pues ahora sí, vamos a dar comienzo a esta cata eliminatoria.

Así que, por favor, Boris, acerca tus dos platos al jurado.

Bueno... lamento no poder haceros la pasarela habitual.

Pero no te preocupes, tú tienes una elegancia innata.

Quiero que se traduzca, por fin, a los platos, pero bueno...

OK...

-El salado tiene buena pinta. -Sí.

Bueno, Boris, cuéntenos usted,

por favor, qué dos platos nos has hecho.

Digamos que es un homenaje a los Javis,

entonces, es Javi I y Javi II.

Y... el caliente que, yo creo,

que es el Javi alto es una salsa verde

acompañada de un desparrame marino, tiene berberechos,

navajas al ajillo, almejas... Luego, tiene un "momento" adorno

de una selección de algas, un poco mezcladas...

Alborotadas, como los mismos cabellos de los Javis.

Y este es el Javi dulce, es una macedonia

de almíbares y frutas conservadas.

Y esto, claramente, tiene un... bálsamo de menta

y almíbar que es como una idea fresca,

como los besos del Javi más joven.

¿Entiendes? Este tiene una espuma

de leche de coco que, también, había en las conservas

y dulce de leche.

Una espuma dispersa porque,

claramente, yo considero que es un error;

pero un error en la vida puede mejorarse,

en un momento como este en una explicación así...

¿Cómo la llamas? Una espuma dispersa.

La espuma en el mar

es espuma hasta que la arena la atrapa.

Todo ese tiempo que queda dispersa también es espuma.

¿Qué ha ocurrido? Que tu plato era bonito,

cuando lo hemos visto; pero ¿qué ocurre cuando haces

una espuma y la echas en un líquido?

Sí... Enseguida se diluye.

Es normal, son texturas diferentes,

una es espumosa que cae sobre un líquido y se desvanece.

Es lógico y normal. Vale.

Está fuerte, está bueno.

Unas almejas muy bellas.

Oh... ¿Eh...?

Qué bueno. Mira, están venga a comer.

(MARÍA RÍE) Samantha...

El plato está espectacular.

Oh... Se lo ha comido todo.

-Bueno... El punto está perfecto.

Muchas gracias, he utilizado el peso.

Al parecer, sí es importante en el dulce.

Aunque la Sra. Leo... no pesa nada.

La Sra. Leo hace las cosas así, pum...

¿Quién es la Sra. Leo?

La Sra. Leo nos ayuda, a veces, a Rubén y a mí

para recibir a nuestros amigos en casa,

que espero poder invitaros próximamente.

Voy a empezar yo, Boris, ya que estamos.

Aquí tenemos una salsa verde que sabe a salsa verde.

Bien hecha, rica... tiene cierto mérito

porque había pocos elementos para hacer la salsa verde

que, realmente, tenga el sabor

que tiene tu salsa. Por ahí vamos bien.

El alga es un añadido que es muy simpático

y ahí... oye, has logrado

que esos zumos de las frutas en conserva

que son muy ricos, pero muy dulces ahí sean frescas.

Muy bien utilizadas esas hierbas frescas,

has logrado una sopita muy expresiva, muy fresca...

Muy golosa y solo habría faltado juntar esas frutas un poco más

para hacer un islote en tu mar... disperso.

Y que esa espuma se hubiera notado un poco más.

La estética. Tiene mucho mérito

la idea de haber reinterpretado una salsa verde

con todos esos moluscos. Me recuerda mucho a la moluscada.

Pero está muy rico y yo creo que es una macedonia

de frutos del mar muy bien hecha y ejecutada.

La sopa de frutas está maravillosamente bien,

porque tiene el justo de dulce. La menta le va muy bien,

no has utilizado, perfectamente, la espuma;

pero está tan rica que no me importa

que se pierda la espuma en el líquido.

(Aplausos) (MARIO) ¡Eso... Boris!

(Aplausos) -Pepe...

No te puedo besar, pero te beso. Sí que puedes.

¿Por qué no lo vas a besar? ¡Pero puedes, puedes!

(TODOS GRITAN Y APLAUDEN)

-Qué monada... (TODOS APLAUDEN)

Bello...

(BORIS SUSPIRA) Yo creo que Pepe tiene unos labios,

quizá, con cierta experiencia, pero mantienen...

La misma frescura de la menta

que yo puse contra el almíbar de las conservas.

Jaime, dime el nombre de tus platos.

Alcachofa de... Ezcaray, por ejemplo.

¿Eres de Ezcaray? No soy nacido, pero...

Al mes de nacer,

a las tres semanas mi madre ya me tenía allí.

En Ezcaray... es un sitio precioso el pueblo.

Entonces, Alcachofas de Ezcaray y...

Una crema de melocotón.

Te veo bajo de ánimos, Jaime. No.

Bajo de ánimo no.

Es un programa duro, dos cocinados duros...

Dos... veredictos un tanto duros, pues bueno...

Entonces, vengo serio.

Tengo respeto... no me quiero ir.

Vale, debemos probarlos, compañeros.

¿Qué es la crema negra de abajo?

Es una crema de judías pintas y un toque de castaña.

Vamos a ver, esto es un collage, me quedo con la alcachofa,

las algas y el pulpo, muy rico.

Las judías de abajo no pintan nada, el puré lo hubieses quitado y ya.

Como plato, todo junto, es un collage.

Son cosas que vas tirando y venga...

Oye, qué bien, hay un armonía, una estética,

cosa que no tenías nunca y, ahora, parece que, por lo menos,

te ha surgido la estética.

Y el postre, no sé si es melocotón o maracuyá,

sí aparece la leche condensada.

Está rico, es un postre para niños.

Esa iniciación de niños que le pones una galleta

y los niños se inician a tomar dulce.

Fenomenal, como postre acabado, rematado, donde aparece algo más...

No.

Es un elemento que lo has tirado y ya está.

Aporta poco.

Cuando te he visitado en tus cocinas,

el pronóstico era una castaña de un calibre...

Apabullante. Has corregido, más o menos,

no son grandes platos, tiene defectos;

pero, por lo menos, has aprovechado para sacar algo...

Que mejora la expectativa del trabajo que sueles presentar.

O sea, está bastante pulcro...

El postre es extremadamente sencillo, pero está golosito.

Sabe a mango, a melocotón, a leche condensada... es goloso.

Y creo que tu problema no va a ser que presentes

algo malo, si no que veo un nivel aceptable.

La castaña aún está ahí.

Pero, bueno, has mejorado lo que habitualmente nos enseñas.

Muy bien toda la parte del cocinado, la limpieza,

la presentación, la estética... Ahí has mejorado muchísimo...

Y eso...

Ya sabes que, también, lo valoramos.

Estoy ya, poco a poco, abandonando esa tosquedad...

Y, sobre todo es... por culpa de Boris.

¿No has notado que Boris tiene un tono de voz más grave...?

Más... (HABLA CON TONO MUY GRAVE)

Yo se lo estoy haciendo trabajar.

Y él trabaja mi refinamiento.

(JAIME IMITA A BORIS) Es muy Clark. -SuperClark.

(JUECES Y ASPIRANTES HABLAN) Cómo me gustaba Supermán.

Esa película... Christopher Reeve.

Ona, cuéntanos el nombre de tus platos.

Bueno, esto es pasta fresca

con... tomate, un poco de perdiz

y champiñones y una flor de alcachofa.

Y... el postres es una espuma

de... pera con piña caramelizada,

un poco de tofe y aire de... del almíbar.

Oye, esa alcachofa me suena. (ONA RÍE NERVIOSA)

¿De dónde lo has sacado?

Hoy he podido poner en práctica todos los estudios

de la escuela online

de "MasterChef" que cada día me miro un capítulo.

A parte, justamente, me acuerdo del capítulo

de Joan Roca que con solo una alcachofa

hizo un platazo... de mil. Y creo que...

Le ha dado un punto como... más artístico al plato.

(MARIO) Mira mi Samantha.

-Samantha se lo come todo.

-Es así... me has engordado.

Mira...

La calidad de la pasta es... excelente.

O sea, están finos, de cocción están perfectos.

La salsa está bien, está bien aliñada,

el tomate con la perdiz, está jugoso...

Apetecible, la presentación es bonita.

Me falta haberle echado...

de coger alguna lata y echarle aceite.

Para haberle dado ese toque de brillo que debe tener la pasta.

Vale. ¿Sabes qué le pasa al postre?

Está bueno, pero hay descompensación

de elementos, demasiada cantidad de piña para lo poco de tofe

que hay, que le va muy bien a la piña.

Sin embargo, en la pasta pues lo has clavado,

está muy bien hecha.

Gustosa, rica... con lo cual, me parece un plato fenomenal.

Yo creo que en seis años de "MasterChef"

es de las pastas más bien ejecutadas que hemos visto.

(BORIS) ¡Yuju! -Bravo, guapísima.

-¡Ona, Ona...!

(ONA) Es que te juro que me siento como cuando estoy en la piscina

y estás viendo la puntuación, pues igual.

Pues digo... "supercontenta". "Reto conseguido".

-Me estoy tirando del pelo por los nervios.

Iván, cuéntanos el nombre de tus platos.

Una royal de espárragos y una cresta de gallo

con cuatro habitas. Pero ¿no tenías

un plato de habas, alcachofas... con mayonesa de hierbas?

Sí, he puesto de mayonesa tres puntos...

¿Pero eso es el guiso? No.

Lo deseché, lo vi muy apelmazado y me retiré.

Quería hacer una ensaladilla rusa

con las cosas que iba viendo y con la mayonesa...

Poder musar todo, pero al final... He cogido muchas cosas, no sabía,

me he perdido un rato y optado por hacer...

Iván, ¿estás contento con tu plato? Eh... de este no mucho.

Pero estoy contento por haber probado a hacer cosas.

Sí, pero... el resultado. El resultado... no sé qué decirte.

¿Y del postre? Del postre...

He hecho una crep y, luego,

con el sifón he hecho... Carmen.

-Mi amor... ¿Te aburrimos?

No, por qué... es que estoy concentrada, preocupada.

Estoy así del disgusto de pensar que tiene que irse alguien.

Me está afectando.

Vamos a probarlo.

El potaje blanco

es la royal de espárragos. Sí.

Me ha encantado la crep.

Pensaba que no saldría. Es muy buena idea.

Pues fíjate, si no me lo dices casi te sale la ensaladilla rusa.

Ya, ya... Es un potaje..

Si le echas patatas, digo, "coño, ensaladilla rusa".

(RÍE NERVIOSO) Has cambiado de caballo

en medio del río.

Tenías una menestra... que pintaba bien

con alcachofas, guisantes, habas y tal.

Hasta ahí me parecía la idea buena.

Pero que le metas ese flan mal acabado de espárragos,

con el aire de espárragos y la... Cresta de gallo que no le va nada.

Es un amasijo de muchas cosas puestas.

Y del postre que está bien, me quedo con la parte de abajo

esa crep es una idea muy buena.

No me gustó lo de las frutas que, además, si ves esto blanco

que tiene por aquí es que la metiste en alguna crema

y se te cortó, lo disimulaste muy bien...

Con la espuma de mango,

hasta ahí lo has hecho bien, está bien montada, pero...

Jolín, esto es un amasijo que no hay por donde cogerlo.

A mí me dejas un poco descolocado, te haré una comparación

con el trabajo que ha hecho Jaime.

Este primer plato es como el que él ha hecho

de alcachofas donde hay diversos elementos

porque los haces casar tú,

pero que casen bien o mal es otra historia.

Vas a probarlo tú.

Socorro, ¿no? La pinta es...

Infecta. Si yo te digo, royal de espárragos

el protagonista debe ser el espárrago que, ahora mismo,

el aceite y el pimiento se lo come y no te hablo

de lo complicado que es, en un plato sopero,

comerte esta que es enorme y confitada...

Sin un corte, sin un marcadito... así, sin nada.

Mamma mía, qué severos que son.

Y el postre... bueno, él ha hecho un espuma de mango,

tú has añadido ese crep que tiene bastante mérito.

Los dos bastantes a la par, lo que pasa...

Te lo digo y es que Jaime,

para mí ha mejorado y tú has empeorado.

Y eso en "MasterChef"...

(Aplausos y ánimos en la galería) Gracias.

-¡Va, Iván!

(CARMEN) Me quedo sin novio.

Si se va me hace una faena, me voy también.

Hay un amor que no lo pueden frustrar.

Porque si él se va, yo me voy a deprimir y,

entonces, lo voy a hacer fatal...

Santiago... -¡Jordi!

Cuéntame el nombre de los platos.

¿El nombre artístico o de qué son?

El artístico me viene bien. No quiero perderme

ningún detalle. No, no.

Solo estoy analizando tu trabajo.

Bueno, este es un... Se lo voy a dedicar

a Antonia Dell'Atte.

Son raviolis Dell'Atte.

-Grazie, amor mío.

(SANTI) He hecho unos raviolis con un relleno de marisco y,

luego, he hecho un puré de tomate con hongos,

muy rico por cierto. (TODOS RÍEN)

No quiero influiros, pero está bueno.

¿Cómo llamas al payasete?

Hombre, claro, lo has puesto ahí... (TODOS RÍEN)

Si parece de preescolar, tenía que haberme apuntado

al júnior, pero no... ¿Es un flan?

No exactamente, está atocinado... es como un tocino de cielo.

No juegues con la comida... es para comer.

Me estoy mareando. Estás como un flan...

Esto no es un flan, pero tú sí.

Entiendo que este es el plato bueno.

No... el bueno era este, el que has...

(Risas generales)

Vamos a probarlo, compañeros.

Mojad en el puré que si no...

No pasa, si no.

Inicialmente tenías razón, ese es el bueno.

Es como un tocinillo gigante cruzado con un flan...

Parece... entre bizcocho y flan, como mucha condensada

y caramelizado

hecho con almíbar y eso tiene cierta gracia.

Y el mango, por tanto, es como una tarta densa,

como una tarta de Santiago,

de dulce de leche con yema.

No está mal, está rica.

Aquí hay trabajo bueno con la pasta,

el relleno no es que me... apasione.

Y lo que no me gustó es la salsa,

tenías tomate de lata que eso lo reduces bien,

corriges la acidez, pimienta y las hierbas frescas,

haces una salsa de tomate con hierbas

y es mejor que esta salsa más indefinida.

¿Primera vez que haces raviolis? Sí.

Indiscutiblemente hay mucho trabajo y mucha seriedad en el trabajo.

El mérito, es verdad, que hace raviolis,

cuando no tienes práctica extraordinaria, la puedes pifiar

pero está rico, porque está bien hecho.

Lo único que no has hecho unos raviolis ortodoxos.

Cuando haces raviolis y haces una salsa,

sacas los raviolis y tienes una salsa, coges los raviolis

y los metes en la salsa, guisan en la salsa y ya lo tienes.

Y el postre... me quedo con la textura,

la espuma me interesa lo justo y la fruta...

Yo creo que tienes que mejorar la estética,

Santiago, la de los platos también.

(Risas) Si puede ser todo a la par...

Pero vamos poco a poco, vamos con los platos

que, quizá, te cueste menos.

Qué cabrito... No, no, como dije que así

yo me crecía... se lo ha tomado al pie de la letra.

Con mucho cariño. A mí me preocupa lo que te afecta.

Lo que te afecta la prueba de eliminación.

Desde que te hemos dicho en la prueba anterior

que ibas a eliminación, se te cambió la cara.

Has hecho unos raviolis con una masa finísima,

has hecho lo complicado y, luego, no sabías sacarlo

de la olla y ponerlos a escurrir. Lo has puesto directamente

en el plato. Estaba nervioso.

-Pero por ineptitud, no por maldad. No, por nervios.

Estás atacado, respira. (RESPIRA HONDO)

¿Qué tal estás? Mucho mejor.

-No he visto a Santiago tan nervioso nunca.

-No entiendo cómo se lo toma tan a pecho.

-Él es así. -Es así de perfeccionista.

(SANTIAGO) Se pasa mal:

mi primera eliminatoria, mi primer sifón,

mis primeros raviolis, mi primer relleno, mi primer flan.

Me estoy desvirgando aquí todos los días.

Me voy a quedar de niño, estás desvirgado del todo.

Aspirantes, la cata eliminatoria ha terminado y algunos,

desde luego, tenéis la cara más alegre...

Que otros. Es verdad...

Pero no hay nada decidido todavía.

Para ello, los jueces tienen que deliberar.

Así que por favor... adelante.

Yo creo... -No quiero ni mirar.

No quiero ni mirar.

(LOS JUECES DELIBERAN)

(ONA) Habremos aprendido para siempre que la batidora

hay que controlarla. -Hay que controlarla.

-Donde hay crema se pasa a... -A algo impresionante.

(LOS JUECES SIGUEN DELIBERANDO)

Sí...

Oh... llegan los jueces.

-Me dejan compuesta y sin novio.

Aspirantes, os estáis jugando la eliminación y, la verdad,

hemos visto una competición limpia

y un esfuerzo digno de "MasterChef".

Se nota que, semana a semana,

vais asimilando los consejos de este jurado.

Con este reto queríamos demostrar, tanto a vosotros como a todos

los que nos ven desde casa, que las conservas

son mucho más que un producto salvavidas para el día a día.

Como las conservas son comidas ya preparadas

podemos abrirlas y consumirlas directamente.

O podemos emplearlas para elaborar platos más complejos

y era lo que pedíamos aquí. Entre lo que nos habéis presentado

ha habido de todo. Tenemos que destacar

el trabajo de tres de vosotros.

Ona, Boris y Santiago.

Vuestros platos tenían trabajo, elaboración y sabor;

así que... estáis salvados.

(Aplausos)

¡Ya te puedes desmayar!

(Aplausos) Santiago, Ona y Boris...

Enhorabuena, podéis subir

a la galería porque seguís una semana más en "MasterChef".

(SANTIAGO) Estoy feliz aquí,

me gustan los chefs, la cocina, me gusta Eva.

Me gustan, incluso, los compañeros que se vayan yendo poco a poco.

O sea... me da pena, pero está bien.

O sea que... que... le da como sabor al programa.

Pero... yo no, yo no me quiero ir.

Quiero estar con vosotros hasta la final.

-Máquina...

Bueno, a ver...

Lo hemos dado todo. -Lo que hemos podido.

-Ya está... como siempre.

-Amore... ánimo. -Grazie, grazie...

-Gracias.

(CARMEN) Iván no se puede ir.

A parte que es el que mejor cocina y lo digo yo que entiendo,

yo no cocinaré muy bien

pero voy a restaurantes estupendos. -Y tienes paladar.

-Tengo paladar... sé el punto de las cosas...

Y si se va me hacen una faena, me voy yo también.

Jaime, Iván, en este reto era muy importante el sabor.

Y teníais que aprovechar el de las latas

y potenciarlo combinando bien los ingredientes.

Iván, te has complicado mucho, demasiado, diría yo.

Y... como os hemos repetido en varias ocasiones: menos es más.

Jaime, hemos visto algo de evolución y te has preocupado

más por la estética,

pero... te falta empezar a unir los elementos.

Por tanto, el aspirante

que no continúa en las cocinas de "MasterChef"...

Es...

Iván. (CLAMOR EN LA GALERÍA) ¡Oh!

-Arriba. (MARÍA) ¡Vamos, Iván!

(Aplausos desde la galería)

-¡Iván! -¡Iván...!

Jaime, puedes subir a la galería porque Iván

se viene conmigo.

(JAIME) La quinta semana, vamos a por ella.

He superado esta prueba que ha sido dificilísima,

ha habido mucha competición.

A seguir trabajando,

a seguir currándonosla y... Esto sigue, el viaje continúa.

-Qué duro... a mí Iván me encanta.

(SE LANZAN BESOS)

Iván... ¿cómo estás?

Estoy... bueno, un poco en shock, porque... he cocinado,

me gusta cocinar y...

Me da penita irme, porque aprendía cosas.

Te vas porque el jurado pide una evolución,

nunca se puede ir atrás...

En "MasterChef". Sí, claro, me he equivocado.

Estaba un poco perdido, no estaba al 100% y...

Tenía muchas cosas arrancadas,

como tres frentes y no he sabido decidirme.

-La repesca... -Me llevo la experiencia

que es un topicazo, pero es verdad.

La experiencia, los compañeros,

otro tópico, pero es que es un diez,

cada uno de ellos, los admiro. -¡Bravo, Iván!

(TODOS ANIMAN A IVÁN Y APLAUDEN)

(IVÁN) Increíble elenco...

Es pronto, ¿eh? ¿Que diga quién...?

Quién ganará. Tiene que ganar un chica.

Cocinan muy bien y son preciosas y lo hacen increíble.

-¡Gracias! Santiago te ha puesto una cara...

"Una chica, con lo que me lo estoy currando".

-Hormónate, tío. -Llevo dos semanas hormonándome,

(Risas) no habéis notado nada todavía.

Qué cabrito es.

En fin, Iván... ha sido maravilloso conocerte

y siempre nos llevaremos... un recuerdo maravilloso

de tu paso por las cocinas. Pero no solo nos llevamos eso,

porque tú te llevas muchas cosas que te voy a regalar.

Venga, que no pare. Nuestro patrocinador,

el Supermercado de El Corte Inglés te regala esta fabulosa cesta

con los productos gourmet más exquisitos.

Bosch, nuestro patrocinador de electrodomésticos,

te va a regalar una placa flex inducción

y un extractor de jugos lento.

(ANTONIA) ¡Guau! Y bueno...

Además, te llevas los cuchillos que has usado

en el programa, ha sido una maravilla verte cortar.

Eso sí que me gusta. Usas el cuchillo muy bien,

así que ahora lo podrás hacer, también, en casa.

Te vas a llevar seis meses de suscripción gratuita

a la escuela online de "MasterChef".

Súper. Para que sigas cocinando.

No sé si la receta... que te ha sacado del programa

estará ahí. La tuneamos y la ponemos.

Todo puede pasar. A lo mejor no hace falta.

Y el juego oficial

de "MasterChef" que, también, es tuyo, Iván.

Muchas gracias. Muchas gracias por todo.

(Aplausos y ánimos de la galería)

Estoy viéndote ahí, mirando con unos ojitos a Carmen

y ella mirándote con ojitos... ¡Mi Carmen...!

-No te preocupes, que nosotros terminamos poniendo un restaurante.

-¡Olé! ¿Sí?

¿Hay un proyecto por ahí? Y tendremos nuestra intimidad.

-Claro, eso sigue después de "MasterChef".

Iván, cariño, ahora sí, ha llegado el momento...

Me voy al probador. De que te quites el delantal.

Ha estado muy currado.

Muchísimas gracias.

(Aplausos) Bravo, Iván...

-Ya está, guapos. -¡Iván...!

(Aplausos) -¡Bravo, Iván!

(IVÁN) He dado lo mejor que he podido

y lo que se me ha dejado.

He cocinado mucho que es lo que quería.

Me quedo con la experiencia de cómo ha ido

y ha ido de la mejor manera,

lo he disfrutado a cada segundo, a cada prueba.

Y... me voy feliz,

esto es una suerte lo que he vivido aquí.

La exigencia en "MasterChef Celebrity"

es cada vez mayor.

Iván ya no cocinará más en estas cocinas,

pero aquí se quedan sus ganas de superarse

y, sobre todo, su buen humor.

Ese que es tan importante en la vida y en las cocinas.

Nos vemos la semana que viene mientras ya saben, pónganle...

¿Me ayudáis? (TODOS) ¡¡¡Sabor a la vida!!!

Bienvenidos al impresionante anfiteatro romano de Tarragona.

Cocinaréis por relevos.

¡Vamos, vamos, vamos! Venga, os quiero ver

trabajar con ritmo. 160... 160.

-160. -Ten cuidado con la cebolla,

es que se le quema todo.

-¡Pasa, pasa, pasa! -Antonia, siéntate.

-Carmen, sal. Entra Boris. -¡No me voy de aquí!

Tenéis 120 minutos para replicar el postre...

(CANTA) #El mambo italiano, el mambo...#

Esto no explotará, ¿no? -¡Esta es la galleta!

¿Y ahora qué? -Se está llenando de aire.

Va a explotar... ¡explota!

No te perdono lo de abajo. Mira la elasticidad...

Y mira... esto lo saco de aquí

como me llamo Jordi Cruz. ¿Tienes cincel?

Es terrible el trabajo que has hecho.

Yo te veo que te... que te falta.

El aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 4

MasterChef Celebrity 3 - Programa 4

30 sep 2018

En parejas y cambiándose cada siete minutos frente a los fogones, los aspirantes reproducirán cinco platos típicos mexicanos que traerá el chef Roberto Ruiz. Frente a la catedral de León, celebrando la Capitalidad Gastronómica de la ciudad, elaborarán un menú diseñado por dos chefs Yolanda León. En la prueba de eliminación cocinarán dos platos en 75 minutos, uno salado y otro dulce, solo con latas. Bajo la Caja Misteriosa encontrarán 80 latas sin etiquetar, que tendrán que abrir una a una para descubrir qué hay en su interior. Los directores de cine y teatro Javier Ambrossi y Javier Calvo, 'Los Javis' visitarán a los aspirantes para darles ánimos.

ver más sobre "MasterChef Celebrity 3 - Programa 4 " ver menos sobre "MasterChef Celebrity 3 - Programa 4 "
Programas completos (11)
Clips

Los últimos 129 programas de MasterChef Celebrity 3

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Paulilla

    Los platos mexicanos los mas faciles y ese burro de langostinos no existe, si realmente queria replicar algo muy mexicano con productos de españa, pues tan simple como hacer ese burro con carne de res deshebrada o molida.

    02 nov 2018
  2. María Elena

    Jajajaja...Boris el besucón. Me fasina el buen trabajo que haces Mario y la seriedad con la que trabaja Santiago. El duelo de divas dar que hablar.

    06 oct 2018
  3. Crevell

    Dios mío, aún no me creo que en los créditos finales hayan puesto la canción de cowboy bebop, sabrían de donde venía esa música? ¿¿

    06 oct 2018
  4. Gabriel

    ¿De dónde sacan esa maravillosa banda sonora? Porque las canciones originales no suenan tan bien

    04 oct 2018
  5. Diffee

    Me encanta la mayoría de los participantes, ahora creo que algunos no saben comportarse o quieren llamar la atención como celebridades que son, pero no lo hacen con sus cocinados sino con su mala leche, como la italiana que es muy catolica,¿ Delo que que habla tu boca está lleno tu corazón¿, ya lo dice la biblia, ya de ese pelo negro, todos me encantan, y el concurso siempre también que los jueces tampoco sean muy pasados de tono.

    02 oct 2018
  6. Mabi

    Una de cal otra de arena... La pareja de Boris y Antonia ayer, me supo mal.. Luego de tanto grito por parte de la italiana y tanta histeria de Boris para preparar los platos mexicanos, no me pareció correctoa la pantomima de la sonrisa para justificar lo injustificable del desastre que presentaron, máxime estando el chef que los creó allí...hubiera esperado una devolución más enérgica por parte del jurado, ya que más bien pareció una reprimenda a dos niños traviesos más que a dos adultos " sobrados " .

    02 oct 2018
  7. Maria Paula

    Hola a todos!!..saludos de una peruana que vive desde hace 8 años en España me encanta su programa y los invitados son de lujo...pero quería sugerirles que así como la comida Mexicana es deliciosa, la comida peruana también es riquísima y también fue elegido patrimonio cultural y Perú a sido elegido por tres años consecutivos Capital Gastronómica de Sudamérica !!! ..Así que un programa con la comida peruana seria genial...Saludos desde Barcelona, María Espinoza

    01 oct 2018