www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4740918
Para todos los públicos MasterChef Celebrity 3 - Programa 2  - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

Bienvenidos a la tercera edición de "MasterChef Celebrity".

Solo hay una caja misteriosa para cada dos.

Yo tengo mi ajo y mi cebolla.

Tienes que darme una cosa. Puedo cuestionar muchas cosas,

pero no la desgana. Estás equivocado.

Mi actitud, nunca en la vida, es de desgana.

Demuéstramelo. Si no se hubiera ido

aquí que se reduce todo, aquí... -¡Ay, cuidado!

El postre está fatal, empezasteis mal desde el principio,

organiza, quién corta, quién abre, quién unta, vamos.

Un jefe, hombre.

Cada aspirante reproducirá

tres variedades distintas de cada bombón.

Yo no sé si las medias las hice bien.

-No entiendo como esta gente como tan rápido va.

La aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es... Paula.

(Aplausos)

(Sintonía)

Arranca una nueva semana en "MasterChef Celebrity"

y los famosos hicieron una pequeña parada en la bodega

porque les preparamos una sorpresita.

Ya teníamos ganas de volver a verla,

la mítica cinta transportadora.

Estamos a punto de descubrir qué traerá.

(BORIS) Momento bodega. (TODOS) Eh.

Boris, qué hacemos aquí.

-Creo que haremos un tablao flamenco.

Ahora nosotros haremos una lección. -Aquí, a tu lado,

ah, para acá, entonces. -Cinco, seis, siete, ocho.

Uno, dos, tres. -Cuatro, cinco.

(APLAUDEN)

Eso estaba ensayado.

-Se pusieron a bailar parecía un gallinero,

mira, meten a un grupo como somos así tan variopinto

y peculiar por decir una palabra...

y en una bodega, pues ya viste qué pasó sin beber.

Eh, mirad, mirad.

(TODOS SALUDAN) Hola, aspirantes.

¿Qué hacéis ahí? Venid, que os esperamos en cocinas.

Ah, venga, va, haberlo dicho. (BORIS) Nos trajeron para acá.

Buenas, muy buenas.

-Buenas noches.

-Ay, pero si estamos aquí al lado.

Hola, qué guapa. -Chicos, recoger los alimentos.

¿Visteis esta prueba alguna vez? -No.

-Tienes que pillarlos. -Tienes que cogerlos

si no, se pierden, se caen.

-No. -Qué es, Ona.

Buenas noches, aspirantes. (TODOS) Buenas noches, chef...

Santiago, qué te parece la nueva disposición de las cocinas.

Pues parece una línea de montaje de los coches o algo así.

-Creo que nos pondrán a nosotros en esa línea y daremos una vuelta

y convirtiéndonos en embutido.

Carmen, ¿te perfumaste bien para empezar esta primera prueba?

Lo normal como todos los días, siempre me perfumo y además

he decidido que esta semana no voy a sufrir, yo vine aquí

a pasarlo bien y a aprender. -Una fiesta.

-La otra semana sí sufriste, ¿no? -Muchísimo, adelgacé dos kilos.

Llego a casa y no puedo ver comida.

-Perfecto para "MasterChef". -Perfecta, es perfecta.

-Este es tu programa.

¿No practicas entonces en casa? Al llegar a casa me doy un baño

para relajarme como aquí estoy todo el tiempo con la comida

pues al llegar a casa tengo que desconectar.

Claro. Hicimos un grupo de "Whatsapp"

y Carmen dijo que quería, después de esta prueba, desconectar.

¿Y se salió del grupo? No se salió, está dentro,

pero dijo que no cocinaría. (SANTIAGO) Tenemos un grupo,

"Masterchat", y a Carmen Lomana y Antonia parece que les da pereza

escribir y mandan notas de voz.

Venga, chicos, os quiero a todos muchísimo, vamos, fuerza

y no soy mosca cojonera, soy mosca cojonuda.

Carmen, siguiente nota de voz: ¿No te has enterado, Antonia?

Es cojonera lo que te dijeron, pero es verdad que son dos letras

y cambia el significado, pero tú eres cojonuda.

Creo que lo recopilaré y sacaré un CD.

Me imagino que ya sabéis que esa cinta transportadora

que parte en dos las cocinas os va a traer cosas.

Ahora os doy detalles, pero antes os presentaré

a alguien que os hará la noche un poco más llevadera.

Un chef con quien comparto algo más que la pasión

por la cocina. Desde La Tasquería, en Madrid, Javier Estévez.

(APLAUDEN)

Cuando vi a Javier dije: "Madre mía de mi vida,

este hombre me va a complicar la noche".

Bueno, Javier, bienvenido. Gracias.

¿Quieres contarles de qué nos conocemos tú y yo?

Porque fuimos íntimos. Sí, una época muy bonita

en El Bohío, cuando yo empezaba y aprendía y lo recuerdo

con mucho cariño, la verdad. Fenómeno, un gran trabajador,

muy creativo y muy bueno.

Ay, qué lindo. Aspirantes, Javier Estévez

es especialista en...

"Oh, my God".

Casquería.

"Oh, my God". -Amigo mío.

(ANTONIA) Casquería en italiano es...

Caerse.

Caerse muerta.

¿Viste qué contento se pusieron?

Ya lo veo, ya. Están encantados.

Ah. No hay cocinero que se precie

que pase por Madrid y no visite La Tasquería.

Javier, de dónde te viene la pasión por la casquería.

Yo trabajé en un restaurante en Madrid, El Mesón de Doña Filo,

donde se hace casquería y ahí aprendí todo lo que hacemos

en La Tasquería. Espero que vengas a demostrar

a nuestros aspirantes que no hay que tener miedo

a la casquería y que es un manjar

que, como todo, hay que saber trabajar.

Claro. Cuéntanos, Javier, qué trajiste.

Vamos allá.

Huy, qué mono. -Qué es.

-Lo que hemos hecho es un juego entre lo que llamo sesos de tierra

y sesos de cordero. -Ay, sesos.

-Aparentemente, todo es lo mismo, pero es coliflor rebozada

y sesos de cordero rebozados.

En la casquería funciona muy bien el intentar disimular

de alguna manera estos productos para que al comerlos,

pues sea más fácil consumirlos.

Temas ácidos, picantes, los vinagres contrarrestar

muy bien texturas gelatinosas o grasas con esto para equilibrar

algo el plato. Lleva alcaparra, mayonesa de lima,

una cebollita encurtida y un cuscús que hacemos

con coliflor y remolacha. -Qué bueno.

Habéis escuchado los consejos de un profesional convencido

de que la casquería puede ser divertida.

Y ahora recibimos a alguien que sabe muy bien

lo que se siente en vuestra situación.

Adelante la finalista de la última edición

de "MasterChef", Ketty.

(APLAUDEN)

(BORIS) Huy, Ketty.

Qué mona.

Qué guapa.

(BORIS) Hola, Ketty.

(ANTONIA) Qué mona que es.

Total. -Mario tiene una redecilla para ti.

(RÍEN)

Volver a las cocinas de "MasterChef" me da un subidón

y lo raro es estar del otro lado

de la cocina en la pastilla con los jueces.

Todavía estamos saboreando tus riñones de la vieja.

Guau. Por cierto, cómo está tu suegra.

Pues muy bien y vieja. ¿Te sigue cocinando?

También. ¿Sigue haciendo los riñones?

Sí, y dando guerra.

(SONRÍEN) Creo que esa campana

es tuya, qué plato trajiste. Bueno, pues he traído

unas gyozas de carrilleras bien guisaditas

y luego, le añadí piña para el toque tropical

con una ensaladita de brotes de shiso rojo,

cilantro e hinojo y una emulsión de kimchi.

Tiene buena pinta. Está divina ella, me encanta.

El primer reto de la noche consiste en elaborar

un platazo con vísceras.

Y los ingredientes que necesitareis

os lo proporcionará la cinta transportadora.

Pero, claro, pero algún compañero

se puede quedar con el ingrediente que es de uno.

A ver esa cinta no solo traerá ingredientes,

habrá más cosas, entre ellas, cajas sorpresas.

¿Y hay cosas de comida en la caja?

Comida preparada ya.

(RÍEN)

Un "delivery" de callos.

Buena pregunta. -O sea, complementos

para hacer la casquería me refiero.

Cuando abráis la caja, Carmen, lo veréis.

Aquí todo puede pasar es un mundo...

Así que no lo sé, creo que "carpe diem",

vivir el momento y cuando ocurra

porque si me adelanto, me pongo nerviosa.

El tiempo para presentar un plato de vísceras

digno de "MasterChef" es de 90 minutos.

Que empiezan en tres, dos, uno, ya.

(MARIO) Lengua.

Lengua.

(CARMEN) Huy, qué deprisa.

-Yo cojo manitas. -Por favor, dejadnos algo.

-¿Esto qué es, qué es?

¿Es un corazón? -El corazón, corazón.

-¿Esto es corazón? -Ay, no sé.

¡Ah!

-No lo sé, no. -Lo mejor que te puede tocar

es la molleja, creo, tiene una cocción superrápida.

-Dejad algo, por favor.

-¡La cebolla, aquí no llega nada!

-¿Pero esto qué es?

Ah. -Esto va muy rápido.

Se me ha ido la patata.

Esto son criadillas, perfecto. -Oye, no agarro mi víscera.

-Esto son callos. -¿Esto es rabo de toro?

Ay, qué bueno. -Es que no sé cuál.

-¿Esto qué es, hígado?

-¿Esto qué es, chorizo? -No sé, yo quiero carrillera.

Ya no más. Empezamos a cocinar,

ya irán saliendo más cosas o no.

Yo no tengo vísceras, no tengo vísceras.

¿Y por qué no has cogido? Porque por un momento

no sabía qué tenía en la mano.

Yo estaba, realmente, esperando la carrillera,

hasta que de repente algo me dijo: "¿Cómo reconocerás

una carrillera si nunca la viste?"

Pero claro, no iba a decir que no reconocería lo que quería.

No, o sea, no, lo siento, ya está, me voy.

¿Cómo voy a estar sin nada? Pasó por allí y no la vi.

Bueno, qué os parece Boris que cogió un pimiento verde

y un puerro y no tiene nada más.

Lo que pasa es que es muy astuto y esperará a ver si sale

lo que él quiere y tal.

Es complicado, ¿sabes lo que haría? No cogerlo

porque es duro, duro. Cómo huele esto.

Ay, que es un morro.

Qué mal lo voy a pasar con los olores,

tendría que haber pedido una pinza a Ona de estas

que no te entra nada para poder cocinar hoy.

Venga, adiós, hazlo y calla.

¿Eso qué es carrillera? -Sí.

-Qué suerte, tío, qué suerte.

Qué asco, chaval.

Eva. ¿Qué es?

Hígado.

¿Dónde está? Esto no lo quiero.

No, lengua, qué horror.

He cogido algo que no quiero.

Sé hacerla, pero no sé cortarla.

Lo siento por dejarte aquí. Dafne guardó todo

y cambiará de producto, creo. Haré unos huevos.

De repente, todos tienen más vísceras,

hay gente con más vísceras.

Alguien agarró más vísceras que otros.

No tengo la olla exprés,

dónde está la olla exprés. (CARMEN) Aquí.

Ahí la tienes.

Que no es de correr, ¿no?

Yo creo que no.

Este no se ha pegado una carrera en su vida.

¡La cinta, Boris, la cinta que arrancó otra vez,

corre, Boris, corre que corren cosas!

(MARIO) Ah, que salen más cosas.

¡Corre, Boris!

¡Corre!

Anda, sabe correr. Que te perderás otra vez las cosas.

Ah, mira, pasta.

-Bueno, pues esto. -Cebolla, chicos, cebolla.

-Ya tengo. -Yo quiero ajos.

-Aquí viene ajo, aquí viene. -Yo quiero vino tinto,

nunca pensé que quisiera tanto vino tinto yo.

-Zanahoria dame una, Santiago.

-Ah, dámela.

-Cógelo.

Ni uno ni otro. -Ya se acabó,

Boris, ¿tienes vísceras?

-Sí, tengo algo, me parece una víscera.

-¿Qué has cogido, carrillada?

-No lo sé. -A ver, te digo yo, cariño.

Eso es oreja. -Bueno, mira, venga.

-Cuécela y la haces con ajito.

Vamos a marcarla.

(CANTA) #Corazón latino.#

Vale, para un segundo y piensa qué vas a hacer.

Mi madre es cirujana y más o menos estoy acostumbrada a la sangre.

Vale, ya lo tengo, lo tengo.

(XUSO) Ja, ja, qué peste sale de aquí.

Oye, ¿os parece que lancemos ya las cajitas sorpresa?

Sí, a ver. A ver qué pasa.

Más productos, compañeros.

-Dejadnos algo, porfa.

(MARIO) ¿Qué habrá en esa caja?

Debéis coger una caja cada uno.

¿Qué tienes, Santiago? Pues un chili habanero.

Lo tienes que usar, obligatoriamente, en tu plato.

Gran regalo. Y ponle mucho, que les pique.

(IMITA A TORRENTE) No eches mucho, amiguete.

Guau. -Alubias, qué me sirven, a la caja.

No sé qué es esto. Eso es jugo de carne.

Eh, es una maravilla.

Carmen, cuéntame qué hay en tu caja.

No puedes usar sal, fenómeno, es lo mío.

A ella le da igual. Yo siempre cocino sin sal.

No puedo cocinar con aceite.

Pero eso, relativamente, es sencillo, coges mantequilla,

¿Es vino tinto esto, chicos? -Sí, es vino, sí.

-Vale, gracias, amiguitos.

El que no tenga caja la tiene que coger.

Que sea lo que Dios quiera, esta.

Ábremela. Ay, Dios mío.

Cuéntame qué hay dentro.

Una trufa, ¿puede ser?

Pues una trufa que tendrás que usar

durante tu cocinado.

Gracias, cariño.

No puedo usar el horno. -No puedo usar

pequeños electrodomésticos.

Cocina solo con una mano.

Madre mía, pobrecita.

¿Cómo lo harás? Usaré otras partes de mi cuerpo.

A ver si te llevas un empaste, cuidado.

Ayuda de Javier Estévez, toma ya.

Le amo. Dafne, enhorabuena,

10 minutos donde recibirás la ayuda de un grande.

Tú me tienes que decir cuándo quieres esos 10 minutos.

¿De acuerdo? Ya.

Hala, venga. Tu turno.

Echa una mano ahí. Ayuda a nuestra Dafne.

Hola, Javi. -Qué tal, como estás.

-Qué tal, dime qué plato hago.

-Yo usaría los sesos

porque los sesos es lo más fácil de cocinar.

A tomar por culo.

Tengo 10 minutos menos, ya está. 10 minutos menos.

Antonia, 10 minutos menos. Venga.

Boris, ¿tienes caja? Tengo caja, sí.

Cuéntame qué hay dentro. Un instrumento.

Es un sifón y tendrás que usar

el sifón en tu cocinado de hoy, suerte.

Ayuda de Jordi 10 minutos.

Toma ya.

Igual no se lo pido. Anda, mira.

Ah.

Que no le haces falta, Jordi, qué te pensabas.

Oye, no me llames cuando no pueda arreglar nada.

¿Te vienes a controlar las alcachofas?

Hala, qué buena esa.

Pero vamos a ver, que eres el pinche de Iván.

Está sobrado ahora, Iván. Sí.

Ayuda de Ketty 10 minutos.

Cuando quieras, me lo dices y te la mando, ¿vale?

Vale.

Ketty con Paz. El plato será sesos escabechados.

-¿Escabechados? Nunca hice escabeche.

-Vale, pero te diré cómo es. -Eva, ¿puede venir

un momento el cocinero?

¿Ahora? Cuando pueda.

Es para preguntarle... No, Carmen.

Sí, claro, ella está acostumbrada a un sirviente.

Ve tú, Pepe. Voy yo o los tres.

Ay, Carmen. ¿Cuánto tiempo hiervo los sesos?

-Esto lo vamos pochando y luego le echas un poco de esto

y un poco de esto, ¿vale? -Vale.

Tomatito de la huerta murciana.

Ah.

Ah.

(XUSO CANTA) #Quién me va a entregar

#sus emociones, quién me va a pedir

#que nunca le abandone.#

Lo voy a cerrar.

Y cerradita.

Esto lo cuelas en este cacito si quieres, y que cueza un poco

el seso y el espárrago... Dafne.

Sí. Se terminó tu ventaja.

No me complicaría mucho más. -Muchas gracias, gracias.

-Venga. -Gracias, Javi.

-Suerte. -Gracias.

Voy a quitar esta y esta que están más finas.

Atención, aspirantes, la cinta transportadora

se ha vuelto a poner en marcha.

Esto es un sin vivir. Mucha atención porque,

a lo mejor, algún que otro objeto os suena.

Huy, aquí veo una cosita.

(ANTONIA) Una medalla.

Ona, qué es eso.

Es mi medalla.

Eso sí, mira, te dejo que la cojas con las dos manos

que para eso te la has ganado. Jolines, no sabía ni dónde

la tenía porque las últimas dos del mundial las perdí.

Y Xuso, qué le ha pasado. Cariño,qué te pasa,

qué tienes en la mano.

A mi abuela. Ay, por favor.

Qué mono.

Dame suerte, abuela, venga.

Qué significa para ti tu abuela.

Pues todo, en parte estoy aquí por ella

porque me enseñó a cocinar y la pongo aquí para

que me dé suerte ahora. Gracias por esto, de verdad.

Tenla muy cerquita porque seguro te ayudará.

Pero bueno.

Ese caballito alado.

Es un premio de televisión. Esto significa esfuerzo.

Sin él no hay nada.

Mi madre siempre me dice: "Podemos con todo",

pues podremos también con esto

y aquí está el caballo dándome alas.

Mis chicas.

Qué había en la cinta. Estos tres,

uno de cada una de mis hijas, siempre están con ellos

desde que eran bebés y siempre duermen con ellos

les acompañan y me imagino

que querían que estuvieran conmigo hoy aquí.

Encomiéndate a esas vaquitas. Sí.

Jaime... quién es. Mi novia.

¿Tienes novia? "Yes".

Ay, qué desastre. La pobre que no sé cómo hace

para aguantarme, pero sí: "Sonríe y después

encontramos el motivo", nuestro lema,

Ay, qué bonito, si al final hasta me va a gustar la chica.

Ay.

Paz, qué había en la cinta que te sonaba.

Una carta de mi hija, dice: Hola, mamá, te hago este regalo

porque te vas muchos días y quiero que guardes esto en tu alma

Espero que te guste mucho este regalo, se ha hecho

con mucho amor y "love". Te quiero.

Muy bonito, Alba, te quiero.

¿Cómo echo la sal? -Detesto esta sal así.

Mamma mía.

Mira, mira.

Muy bien.

No puedo. -Solo te queda el sobaco.

Ahí, ahí, riqui, riqui, claro.

¿Dónde está la...?

¿Dónde está mi tapa?

A ver si la he dejado encima de la...

Sé que la tenía porque la abrí.

Se me había caído la esta.

Huy, qué lío, esto es cocina inventada.

Me ha tocado la caja de la ayuda de Jordi,

pero no la aprovecho porque soy muy así,

quiero intentar hacerlo yo si veo que me quedan 10

y no llego, le llamo, pero por ahora tiro.

Espero que no se ofenda, no sé. -Estoy algo agobiada,

pero tampoco tengo que morirme.

Esta es la guarnición.

La guarnición.

Atención, aspirantes, quedan 45 minutos.

Antonia, en tu caso, 10 minutos menos.

Muy poco tiempo, no he cogido lo mejor.

La cinta transportadora

se vuelve a poner en marcha, atentos.

Santiago, tu cabezón, el cabezón.

-Ay, el Goya.

(APLAUDEN)

¿Y ese Goya? Es muy difícil de cocer,

no tenemos tiempo.

(Risas)

Es el de mejor director nobel, hace tanto tiempo.

Tengo curiosidad en ver qué hace Santiago.

Él ha venido a ganar te digo yo que este, vamos.

Yo pensaba en una cebolla, ¿para qué quiero un Goya?

No condimenta, si fuera para picar o algo en un mortero.

Qué bueno.

Oye, Iván, ¿vas a servirte una copita de vino o cómo va eso?

Este vino lo hice yo. ¿Tienes viñedos?

Tengo un trocito de viñedos, sí.

-A mí me llegó una caja con un diamante.

Me ha traído un diamante.

-Esto es mío.

Dafne, qué había en la cinta.

Había un pendiente de cruz.

Lo he hecho yo, lo diseñé yo. ¿En serio?

Sí. Anda.

No, si ahí hay mucho talento oculto.

Ay, gracias, Eva.

La verdad es que es una época de mi vida donde yo conocí

a mi marido y ya está, ya está,

Eva, que me hace llorar, que eres muy mala.

-Aquí viene una cajita con una medalla.

-El rosario del Papa.

Papa Francisco que le tengo mucho afecto y me protege de todo.

A ver, quiero verlo, Antonia.

No, no puedo porque tengo muy poco tiempo.

(Risas) Lo siento.

Ahora aquí mi Papa, te quiero mucho,

pero no sé qué hacer. -Oh, esto es mío.

Esto es de mi casa.

¿Por qué son tan especiales para ti?

Porque me lo regaló un gran amigo mío

que ya no está con nosotros y me encanta que de alguna manera

hoy esté aquí, está conmigo desde que me vine a España.

¡Ay!

Mi Virgen de Lourdes.

Pero de mi abuelita Luisa, duermo con un lado Alaska

y con otro con la Virgen de Lourdes.

Me encomiendo a la Virgen de Lourdes

y a las carrilladas también que creo que cogí.

Carmen Lomana. Aquí estoy.

Espera que estoy... Cuéntame qué había en la cinta.

Un diamante.

Oh.

Mi sortija de pedida que me la regaló Guillermo.

Ay, qué monada, por favor.

Me la voy a poner para cocinar porque yo soy así.

Claro que sí con diamantes se cocina mejor.

¿Cómo vas, Paz?

-Yo creo que voy bien, quiero hacer una reducción,

pero creo que es incomible. Paz, ¿necesitas algo?

Mis 10 minutos con Ketty, ¿puede ser?

Al ataque. Pues venga, Ketty.

Ay, qué bien.

-Hola. -Hola.

Gracias de antemano.

-A ver. -Sería cómo hacer una reducción

de ciruelas, pero con este poquito.

Carmen, ¿tú ves desde ahí?

-Son las seis menos veinte.

-Yo intento preparar una salsa, no me estoy gustando nada.

¿Cómo lo hago esto?

Joder, cómo pica.

Es yogur griego, puede ser algo horroroso,

pero la vida es así.

He usado el sifón para fingir

que lo pondré sobre el plato y empezaré a hacer así.

Y bañarlos y rociarlos. Si me echan por esto,

sería una despedida extraordinaria.

(MARIO) "Energy".

"Energy".

Oye, lo de Ona, de 10, no dejó de cocinar,

hace de todo con una sonrisa de oreja a oreja se colgó

la medalla para que le diera suerte.

Cualquiera de los otros habría hecho...

Y Ona no ha soltado la mano de la espalda

en todo el rato. Legal, legal.

Legal, legal, legal.

La primera vez que tomo hígado.

No está mal.

Ketty, tienes que salir ahora de las cocinas de Paz.

Ay, muchas gracias, cariño.

Gracias, gracias, quedamos en eso,

un poquito de agua, de caldo, de caldo.

Taco, lo ponemos en el taco.

(JAIME) No se ha consumido el agua, tío.

Me cago en todo lo que se menea.

Yo ya he terminado.

Carmen. ¿Qué?

¿Ya has terminado? Sí.

Faltan 20 minutos todavía.

¿Y qué hago? No tengo más para hacer.

Esperar a emplatarlo en los últimos cinco minutos

para poder comerlo caliente.

¿Qué tal, María?

-Pues parada. -¿Por qué?

-Porque me falta la pata. -Pero qué está, ¿mal?

-Sí, parecía que estaba pero estaba dura.

Esperaré hasta el final a ver.

Ah, qué divino, Jaime, cómo lo lograste hacer.

Es mucho más estrecho que tú.

Jaime tiene unas espaldas muy bonitas, pero lo más bonito

de Jaime no son, precisamente, sus espaldas.

Atención, aspirantes, entráis en los últimos 15 minutos.

Antonia, a ti solo te quedan cinco.

¿Oído? He terminado,

no lo voy a hacer, no lo voy a terminar.

Cuando sea el manos arriba, será el manos arriba, eh, ¿Antonia?

Lo sé.

Qué tal, Dafne, cómo estamos. Muy bien.

¿Cómo va tu plato, Javi? Veo que se curra dos platos.

-Como tenía tiempo, pues inventé algo.

Me parece muy bien que aproveches el tiempo.

Haré unos callos de criadillas.

Oye, estos trozos de panceta no los cortes mucho, déjalos así.

¿Ah, sí, sí? La hora que es.

¿Hay pan por ahí? -Vale, los dejo así.

Gracias, chicos.

Cago en diez los trozos de panceta de ahí.

Con qué alegría.

Madre mía, el corazón este, me cago en...

Atención, Antonia, diez, nueve, ocho.

No, quedan 10. Siete, seis, cinco.

Es a Antonia. Cuatro, tres, dos,

uno, manos arriba.

Antonia, manos arriba, solo Antonia.

Ah, solo Antonia. Los demás aún tenéis 10 minutos.

Esta salsa, no. -Se me ha quemado la salsa.

Boris, ¿crees que esto está bien? -Tienes que probarlo

y no me atrevo porque creo que no podemos probar uno del otro.

-¿Ah, no? -Todavía.

-Qué horror, no me hagas pasar

por esto porque si me gusta, es que ya estoy perdido.

Tengo que llamar por teléfono a Rubén que me saque de aquí

porque esto va a terminar fatal.

Oye, qué has preparado, Jaime, cuéntanos.

Es la primera vez que elaboro un plato con casquería.

¿Cuál es el plato que vas a presentar?

Creo que presentaré la pasta. Si creen que están buenos,

puedes presentar los dos. Al abrir la olla,

vi que el guiso no se redujo del todo.

Tienes que hacer mi curso online. Sin duda.

Sabrás que no se reduce mucho el contenido dentro de una olla,

de una olla a presión. Como ves, de conceptos

ando un poco pillado. La escuela online de "MasterChef"

y ahí te alimentas.

Escucha, el módulo de los utensilios,

cuchillos y todo eso. El primero.

Me encantó. Lo imparto yo mismo.

Hice el examen y aprobé, bien.

¿Sí? Sí, lo bueno

es que me dejaron repetir. Oye, piensa...

Antonia, estás espectacular, te diré una cosa...

Como terminé la prueba

puedo estar con vosotros. A su sitio, por favor.

Oye, Antonia, Antonia, tengo un piropo para ti

y con permiso de mi chica, todavía estás en el mercado, tía.

-Guau, estoy en el mercado.

He comprado un hombre en el mercado.

Lo he desvestido, lo he lavado.

¿Cuánto queda?

Un minuto.

No, no. ¿Un qué? Ah.

Atención, aspirantes, últimos cinco minutos.

Antonia, no me pegues esos sustos.

Esta que me salió muy bonita.

Ona, qué pieza has seleccionado de casquería.

He seleccionado el hígado y luego, cómo se llamaba,...

-Asadura. -Asadura, sí.

¿Crees que te llevarás una de oro con este plato?

No lo sé, pero al menos, me habré superado porque

es la primera vez que lo como, que lo huelo, lo limpio, lo cocino.

Oye, tiene mucho mérito, vámonos.

Esto está estupendo, a ver si aguanta que se enfríe un poco.

-Jolín.

No sale. ¿Y aquí?

A ver.

No, no hay forma. Sí, sí, sale.

-¿Qué, Ona, bien?

-Bien. -Ay, creo que está blandita.

Ay, que está blandita.

La he emplatado hace muchísimo y está ya frío.

Mira mi diamante.

Qué bello.

Aspirantes, acabáis de entrar en el último minuto.

Vamos a emplatar ya.

Sí, emplatamiento. -Emplatamiento,

pero mira qué mono me quedó. -Qué mono.

Adoro.

(CARMEN) Estás haciendo de estos mejicanos, tacos.

-Bueno, mejicano raro, sí.

Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos,

uno, tiempo, manos arriba.

Me siento muy orgullosa de haber levantado las manos,

la mano, y haber hecho un plato.

Manos hacia arriba, vamos a bailar la jota.

Si quieres aprender todo lo que necesitas saber

sobre cocina, hay una novedad.

En la escuela online de "MasterChef" encontrarás

más de 100 nuevas recetas

para convertirte en un auténtico "MasterChef".

Además encontrarás nuevos trucos para sorprender

a familia y amigos con deliciosos platos.

Ya lo sabes, entra en la escuela "MasterChef".

Aspirantes, el tiempo en cocinas ha terminado.

Ahora, os toca enfrentaros

a los jueces y a nuestros invitados.

Mario, ya que estás solito, enfréntate a ellos solo también.

Vamos para allá.

(APLAUDEN Y ANIMAN) Vamos.

-Huy, esto es como cuando una se casa y va al altar.

Así, muy buenas noches.

Voy a poner el platito. Cómo se llama tu plato.

Carrillada Vaquerizo.

Carrillada guisada con reducción

del propio sofrito con ajito y jamón

bajo nevada de trufa.

Lo que no entiendo es que teniendo el jugo

que tenías, ¿por qué pusiste tan poco en el plato?

Cariño, sabes qué pasa, no estoy acostumbrado

a la olla exprés, yo me tomo las cosas con más calma

aunque no lo penséis.

La carrillera está algo durita, esa cazuela

la dejas tres minutos reduciendo a fuego fuerte

y tendrías más salsa y más sabor que es lo que le falta.

Si se te cae una nube de mantequilla en la salsa,

no habría que reducirla tanto

y cogería densidad, algo que la ligue.

Yo soy muy de carrilleras y sí, le falta ahí

un poco de fondito, un poco más de fuego,

pero la carne está rica

con un poco más de salsa, estaría estupendo.

Pero la valoración cuál es que no me enteré.

Un cinco. Acostumbrado a sacar sobresaliente

siempre, tengo que conseguirlo. Pues ya sabes, esfuérzate.

Dale. -Muchas gracias por todo.

(APLAUDEN)

Ay, este examen. Creo que quedó un plato digno.

Digno, pero podía haber quedado mejor, de verdad.

Creo que tengo que hacer así, pero tengo miedo de rociaros.

No, cuidado, no, estás al revés. Ah, oye, mira, ¿te das cuenta?

Pero bueno, vale.

(Risas)

Lo viste de espuma. -Eso es nata.

-No, bueno, es un aditivo.

De esta historia, ahora. -Cuidado, cuidado.

Echa un poco más, un poco más. No, ya está, Jordi,

no quiero abusar de las cosas, ¿entiendes?

Esto es como una parte más del emplatamiento y ya queda así.

Bueno, Boris, nombre del plato.

Oreja traumatizada atrapada en un pisto

que no sabe su origen y acompañada por una espuma

pulverizada con un poco de griego y otro poco

de Mediterráneo español.

(RÍEN)

Ole tú. -Me gustaría decir

que el trauma ha sido que delante mío,

en toda la ejecución de este plato estuvo Jaime.

Y cuando me di cuenta que se trataba de una oreja

no podía separar mi vista de las orejas de Jaime.

Que son muy bonitas, es de las cosas más bonitas

que tiene y que la gente no se fija porque hay tanto

en lo que fijarte que no reparas.

Entonces, me daba un trauma muy grande tener que cortar

la oreja que escogí en la cinta viendo esa belleza de orejas.

(RÍE)

Lo que no me puedo creer es que estuvieses detrás de Jaime

y que solo te fijases en las orejas.

Algunos hombres te sorprenderíamos

de las cosas que vemos en otros hombres.

(RÍEN A CARCAJADAS)

(Aplausos)

Jaime, y tú pensando que eran tus bíceps

en los que se fijaban.

Pero tengo cosas mucho mejores que los bíceps.

El varón es como el cerdo, todo se utiliza.

(RÍE)

Yo nunca me fijé en hombres así y te vi a ti y un mundo nuevo

entero, yo sentí lo que sintió Colón al descubrir América.

Yo era el indio, lo sigo siendo, y tú el conquistador

con la armadura, con el caballo, con todo.

¿Entiendes? -Se bajó de la carabela.

-Exacto.

Aquí hay de todo, todo lo que te llegó

le echaste a la oreja. Porque creí que el guiso

tenía que tener como elementos muy importantes.

Yo nunca he vivido en alcachofa o sé hacerla

y quería que tuviera un sabor que pasara por el Mediterráneo

y por el Caribe que son mis dos mares.

Boris, eres, indiscutiblemente,

un hombre culto, solo te falta cocinar bien.

Qué pena. La verdura está muy cocinada

Y el puré no sé de qué es la espuma, es terrible.

Es que a lo mejor quizá debería cambiarme

las dioptrías, porque no entendía nada.

Tomé una cosa creyendo que era nata

y resultó ser yogur griego.

Y ya dije: "Esto va a ser trágico."

Hombre, yo agradezco que no le hayas cortado las orejas

a Jaime para hacerlas cocinadas.

Sería una escena gore y es otro tipo de programa.

Boris, un poquito más de pensamiento

a la hora de poder realizar cualquier elemento

durante los programas. Solamente con ese poquito más

un hombre inteligente como tú nos puede dar algo más,

no se puede conformar con un 3,5 o un 4.

Espero poder tener realmente una oportunidad

para tener más capacidad de pensamiento.

Perfecto.

Carmen, ¿cómo se llama tu plato?

El plato... bueno, sesos encebollados.

Sesitos encebollados con arroz basmati y curry,

porque no podía echar sal. Y los espárragos, es evidente.

Vamos a probarlo.

¿Pero el arroz está bien?

Pruébalo.

¿Cómo que no? Tienes que comer tu plato.

Si ya lo he probado.

Pruébalo delante nuestra. Queremos ver si te gusta.

¿Queréis que yo también pruebe el plato esta vez?

Es que yo soy vegetariana.

(RÍEN)

¿Qué ha pasado? -Que me da mucho asco.

Tú me has dicho que lo habías probado y estaban buenos.

Una gotita, pero tú me has dado un cucharón.

Qué asco me ha dado.

Pollo sí, y pescado también.

Pero carne de ternera o de cerdo, todo eso no.

De mamíferos. O sea, no tomo carne de mamíferos.

¿Tú crees que con este plato de Carmen Lomana

la gente se iniciaría a cocinar casquería?

No, ni a comerla seguramente tampoco.

Es un poco... sí, durillo.

Yo soy muy atrevida y me gusta probar cosas diferentes.

Pero sí que es verdad que es...

para mí es aburrido.

No malo, pero es un plato... Es que tú eres muy sabrosona.

Es que yo siempre pensé

que los sesos tenían que ir solos, que se vieran.

Te voy a hacer un razonamiento sencillo.

Empezamos la prueba y te digo:

"No puedes cocinar con sal." ¿Qué cogerías?

Pues curry o cúrcuma. ¿El curry sazona?

¿Y qué hay salado que no...? Salsa de soja, por ejemplo.

Ah, no la he visto. -Ah, es verdad.

Eso es igual, porque ha pasado la salsa de soja 15 veces

que hemos puesto varias.

Pero iban a una velocidad que yo dije: "Ya."

Eso sí, has visto pasar un diamante

y lo has pillado como un águila.

Sólo ha pasado una vez y has dicho: "Un diamante."

Ahora, la salsita de soja

puede pasar 15 veces que no la vemos.

De ser una prueba de expulsión estarías eliminada.

Ay, calla, esto es lo peor. Nos vas a romper.

Carmen, yo creo que puedes hacer mucho más.

Con el tiempo y los ingredientes

que han pasado me pongo mala de ver este plato.

Aquí se viene a cocinar,

a dejarse la piel, a probar cosas.

La presentación no me vale, es ñoña.

Yo creo que la que tengo atrofiado el paladar soy yo.

Y a ellos les gustan las comidas

muy sabrosas, muy elaboradas.

Que yo lo pruebo y digo: "Pues qué rico está."

Claro. -Y resulta que es una mierda.

No, una mierda tampoco.

¿Qué pieza has utilizado y cómo llamas a tus platos?

Esta es una guiso de carrillera,

me voy a atrever a decir clásico.

Y lo de la izquierda, he visto pasar ese paquete

de pasta y he dicho: "Mira, un elemento conocido."

Y he decidido utilizarlo.

Eres más basto que un polo de chorizo, hijo.

Hay que pulir muchas cositas.

A ver, primero...

Vale.

Claro, tendría que venir combinado de otra forma,

no el pegote de...

Yo cuando hago un plato de pasta no pongo

el ingrediente principal en un bocado así de grande.

Son cosas de lógica que a partir del siguiente

programa os vamos a exigir.

A ver, pasta y carrillera funciona.

La idea en sí no es mala, pero se puede plantear

de otra manera para que sea mucho más atractivo.

Yo creo que viniendo de los anteriores platos

que nos hiciste esto es un pasito, ¿eh?

Está todo comestible. La carrillera un poquito más

de cocción no hubiese pasado nada, y la pasta está rica.

Hay una pequeñísima evolución, con lo cual ahora

lo que falta es que empieces a perfilarte

y a estudiar un poquito más y nos des todavía

un poquito más. ¿Vale, Jaime? Vale.

Santiago, nombre de tus platos.

Palabrota de carrillera, o taco.

Y empanadilla de carrillera.

Que sería yo, un poco más o menos.

Son empanadillas, llevan la carrillera con un poquito

de mayonesa que hecho, la he mezclado un poquito

con unas alcaparras y con la carne de la carrillera

y he hecho un taco simploide,

pero la mayonesa de jengibre está rica.

Bueno, vamos a probar.

Mira qué éxito el plato de Santiago, ¿eh?

No, es que el plato de Santiago...

Los platos de Santiago.

Voy a hacerte un flaco favor, que es poner en evidencia

que eres un enemigo a batir.

Me he hinchado como los pavos. (VOCEA)

Me venido arriba, digo: "Soy un enemigo a batir."

De los platos que he visto hasta ahora

es de los que he visto hecho con ganas,

con espíritu competitivo. A darlo todo, ¿no?

Y eso quiero percibir, porque he percibido

muy pocas ganas de los primeros platos,

y a ti que has venido a por el título.

Me emociona oírlo,

porque me gustaría ser un contendiente.

Se agradece, hay fondo de cocina.

Porque la carrillera está muy bien guisada,

metida en una masa de empanadilla frita

que queda muy graciosa, con unas salsas muy curradas.

Y encima te da tiempo a hacer un taco que está simpático.

No seas tan zorrete, saca pecho y di:

"Eh, que yo cocino."

(Aplausos) No, no.

¡Bien, Santi!

¡Bravo, Santiago!

MasterChef Online

es lo que me ha dado la vida a mí.

Todo lo que sé se lo debo a MasterChef Online.

No os riáis, es verdad.

Paz, nombre del plato.

Es rabo de toro estilo de mi casa.

Es un guiso, le echo el vino,

lo rehogo y luego lo reduzco.

Pero no lo he podido reducir del todo

porque no me ha dado tiempo.

Es verdad que tenía la idea clara.

Ahora a probar si está rico.

Tenemos un rabo durito. La falta un poco de cocción.

Ya. Y un guiso de rabo necesita

salsa, lo primero. Yo de esta elaboración

me gusta casi tanto la carne como la salsa.

Claro.

Pero qué paladares más exigentes.

Me falta salsa, pero está rico.

Y la reducción de ciruela lo hubiera incorporado dentro.

Y está... eso, un poquito más de salsa.

Más salsa.

No he llegado a estar a la altura de mi madre

ni de mi abuela, porque me ha faltado tiempo.

Y nada, he hecho una reducción ahí que no y...

Huy, qué coraje tengo, por Dios.

Bueno, Óscar, cuéntame qué platos has hecho.

Pues yo he utilizado la carrillera.

Y la he hecho guisada en oporto, y un arroz

cocinado con la propia salsa de la carrillera.

¿El taco se te ha ocurrido a ti?

Sí, claro, yo he pensado: "Los niños."

Se lo pones en un taco con la lechuguita.

Le he hecho una cebolla encurtida, un poco de hinojo.

Veo mucha inspiración del plato de Carmen en tu plato.

Y el taco en el de Santiago. Santiago es un psicópata.

(RÍE) Psicópata.

Él dice que no hace, pero está todo el rato haciendo.

Se ha hecho obsesivo el tío.

Yo soy un psicópata y él estaba

por la noche ayer haciendo carrillera.

Y lo manda al wasap nuestro.

Lo de la carrillera de Óscar es verdad.

Manda un vídeo: "Estoy haciendo una carrillera."

Y sientes la inquietud y dices:

"Este tío está cocinando y yo no. Mal."

Te pones a buscar patatas por tu casa para cocinar.

Javi, ¿qué te parece?

El guisote rico. A mí la idea del taco

la verdad que me parece que está muy bien.

Además lo ha refrescado bien con la mayonesa y tal

y que el guiso está bueno.

Muchas gracias. -Gracias.

Antonia, Dafne, adelante. A las órdenes.

Mira qué "emplatamiento" y mira qué mayonesa he traído.

¿Pero y por qué trae el vaso de la batidora?

Me he olvidado de ponerlo en un botecito,

pero qué más da.

¿Si la mayonesa está puesta por qué me traes este bote?

No lo sé, lo siento. Esto se trae si no te ha dado

tiempo de hacer una cosa. Cuando el plato está acabado

no hace falta traer nada. No, vale.

Antonia, cuéntanos el nombre de tu plato.

Lengua calladita en una camita.

Porque la lengua está encima de una camita.

Guisantes y alcachofas salteadas

y he hecho una salsita rápida.

Me gusta tu plato, porque hay una salsa tártara.

Es un plato tradicional, la lengua con tártara,

que me encantaría probarlo. Pero no lo voy a poder probar.

Porque he visto una cebolla en el suelo y cómo

la ponías en el plato. No, no.

Sí. No lo he puesto, no creo.

¡Oh, my God, no!

Y he cortado, la he puesto en un papel... al suelo.

¿Tú te comerías esto aquí? ¿A que no?

Lo he apoyado un poco. Es igual.

Sí, tienes razón. Yo veo a alguien...

y que lo pone en el plato.

Hemos echado la mahonesa con el dedo en el plato.

Si os tengo que enseñar a utilizar

unas cucharas para emplatar me quedo en mi casa.

Esto es "MasterChef". Os estáis equivocando

si os pensáis que es un programa de cachondeo.

No lo hago ni en mi casa. No sé qué me ha pasado.

Ha sido un fracaso total.

Agradezco que hayas cogido una lengua

más corta que la tuya. Pero no me gusta nada

el barullo que has puesto debajo.

Y no se entiende lo que es, no sabes si son alcachofas,

si hay alcaparras, si no las hay.

Te agradezco mucho el esfuerzo de traernos el bote

de la mayonesa, pero no tiene ningún sentido.

Está sosa, no sabe a nada.

Yo te doy un consejo.

Esto es un concurso maravilloso...

Claro, estoy encantada.

Y hay que cocinar.

Dafne, por favor, explícanos qué plato nos has hecho.

Pues he hecho unos sesos en escabeche.

Y lo otro que no iba a presentar

pero me has animado, son los huevos...

No, los testi... -Criadillas.

Las criadillas. Los testículos de...

Criadillas, criadillas. Es el nombre culinario.

Para Pepe.

Por la falta que me hacen. Las comeré con mucho gusto.

A Javi le ha gustado.

Además, me parece que el escabeche está muy rico.

El espárrago te da ese crujiente

que le hace falta a un plato como este

en el que el producto es muy blando.

Y luego de temperatura está muy bueno, fresquito.

Gracias. Es verdad que está

muy bien ejecutado, tendría las tres "B":

bueno, bonito y barato.

En el segundo ya me genera más dudas por el sabor.

No sé qué has querido hacer. Hay una mezcla ahí de todo,

Y hay algo ahí alrededor que no acaba de juntarlo todo.

Te ha faltado saber ordenarlo.

No tenía que haberlo presentado.

Pero se agradece el esfuerzo, Dafne.

Jamás me hubiese imaginado

que me hubiese salido tan bien un plato de casquería.

Y además es que no lo hubiese comprado en mi vida.

Imagino, Xuso, que es un tartar.

Sí, tartar de corazón partío.

A ver, el tartar lleva mostaza. Lleva un poco de mayonesa,

pero la primera me ha salido que no...

Mayonesa yo no le suelo poner al steak tartar.

Un poquito de soja.

O sea, que hay un tartar de corazón

que va a estar mal aliñado.

Bueno, vamos a probarlo.

Xuso, no se puede comer, simple y llanamente.

Tiene vinagre a lo loco.

Y ese vinagre ha curado la carne.

¿Esta carne te parece que esta cruda como el tartar?

Mira, la aplastamos y parece una hamburguesa cocinada.

Sí, lo he intentado teniendo lo que tenía.

90 minutos para eso.

María, cuéntanos qué plato nos has hecho.

Es un saquito de pata con aroma de domingo.

¿A qué huelen los domingos?

En mi casa huelen a pimentón, a cocido, a chorizo.

Soy gallega y eso huele el domingo.

(BORIS) Ay, qué mono.

Sigues un poquito en modo "Mari la Cochina".

Ya lo sé, pero es que...

Estaba toda la mesa destartalada.

Ketty, tú que tienes algo que ver con Galicia,

¿encuentras alguna nota ahí del domingo?

Sí, pimentón a saco.

Y me gusta, porque a mí me gusta la pata.

Es verdad que aquí está un poquito que le falta.

Pero a mí el sabor me ha gustado.

Bien, María, me gusta mucho tu plato.

Pero lo que menos me gusta es lo que tenías que elaborar.

La pata, que es la casquería, desaparece.

Y encima está un poquito tersa. Bueno.

Yo estoy con Pepe,

creo que has metido un poquito la pata.

Pero te veo cocinar. Vale.

Me río mucho contigo, me lo paso bien.

Si me das lo primero, te compraré lo segundo.

Pero sólo el "cachondeíto" y la risa boba

no me sirve para nada.

No, no. Está bien, María.

¡Toma ya!

Muy bien, María. -Bien, María.

Iván, cuéntame, ¿qué plato nos has hecho?

Me he metido en un jardín.

Me salía casquería, entonces al final he pensado...

no sé, tenía que desgrasar los riñoncitos.

Pensaba que sería muy complicado

meterme en ese otro jardín.

Y entonces han aparecido los guisantes

y me ha parecido que sabía hacerlo.

Te tengo que hacer una pregunta obligada.

¿Eres un inconsciente,

no tienes sentido común o eres un "sobrao"?

¿Pero por qué lo dices? Pues porque desaprovechar

que tienes una ventaja como tener a Jordi diez minutos

y decirme: "Lo mismo no lo utilizo.

Paso, porque yo lo tengo aquí clavado."

Tú imagínate ahora lo que espero de ese plato.

Cuando le han llamado "sobrao"...

como el perro, Lindo Pulgoso. (RÍE)

Me ha gustado que le llamen "sobrao".

Porque creo que lo ha sido un poco.

Me encanta enseñar.

Me gusta mucho más que criticar los platos.

Y me ha faltado esos diez minutos contigo.

Pero no pasa nada. Vamos a probarlo.

¿Pero qué tiene, como germinados?

Tiene de todo, es como un power food

la comida esta.

¿Qué es un power food? -Un power food es esto

que está de moda ahora que te da como energía.

A ver, yo como antigua concursantes

tengo que decirte que te has equivocado

al rechazar la ventaja que tenías.

Sí. -Creo que no has entendido

y has hecho guisantes con cosas,

incluida la casquería.

Al final el plato es monísimo.

Pero conceptualmente no es lo que pedíamos.

Y es una gran pena. Estoy aquí desde hace 6 años

y cada vez que Jordi habla y da una clase

yo misma soy la primera que aprendo de él.

Y es una maravilla oírle hablar.

Así que no entiendo muy bien tu reacción.

Bueno, he pensado el reto...

Me gusta superarme a mí mismo y me he pasado.

De "sobrao"... Bueno, pues de "sobrao".

Vamos a dejarlo. Es un plato que está rico.

No es lo que hemos pedido en la prueba y ya está.

Me he perdido 10 minutos de masterclass, y me revienta.

Estoy dolido, estoy pasando un bache ahora mismo.

Dejadme 5 minutos, que voy a llorar

en mi camerino y vuelvo, ¿vale?

Qué palizón.

Bueno, Ona, explícanos tu plato con una mano.

Son hígados y asadura.

Le he querido llamar Hazaña porque me ha parecido

un reto bastante difícil. Y al final el plato está ahí

y no sé si estará muy rico o no, pero lo he conseguido.

Ha sido una maravilla verte cocinar.

Y sobre todo lo poco tramposa que eres.

(BORIS) ¡Esa es mi Ona! Es que hasta ha limpiado

la cocina con una mano. Qué maravilla.

¿Tu madre está muy presente en tu trabajo?

Te lo digo porque como es cirujana

y has superado ahí con una sola mano.

Sí, mi madre es cirujana, es verdad.

Y una vez se cortó y se hizo los puntos ella misma.

Carmen, su madre no es manca, es cirujana.

Y su hermano es Rambo.

Es que he oído algo de su madre y digo:

"A lo mejor está acostumbrada a verla con una mano."

Si escucharas.

Es que hoy la prueba a ella le ha tocado

cocinar sólo con una mano. Sí, lo sé.

Pero no es genético.

Ona, felicidades, gran trabajo.

Muchas gracias. Vamos a probar.

Y encima va a estar bueno. -Va a estar bueno.

Una cosa que me gustaría decir,

que has estado sonriendo toda la prueba.

Y a lo mejor a otro nos pasa y nos cabreamos

porque hemos tenido mala suerte.

Pero daba gusto verte sonreír constantemente.

Aparte me parece un plato que está muy rico

y que tiene muchísimo mérito. -Muchas gracias.

Y esa medalla que tienes ahí la tienes que llevar orgullosa,

porque debería ser la medalla al mérito al trabajo,

a la disciplina, a la clase, a la categoría,

a la persona sería, educada, profesional que sabe

que tiene hacer una prueba de esta manera.

Y si te ponemos a la pata coja lo hubieses hecho también.

Muchas gracias. -¡Bien, Ona!

¡Bravo, Ona!

Me he emocionado,

porque al final sacarlo,

que esté bien, poderlo emplatar y que encima esté bueno

pues... supercontenta.

Bueno, aspirantes, la cata ya ha terminado.

Y ahora le toca a nuestro jurado tomar decisiones.

Pero antes quiero darle un beso muy grande a Javi y a Ketty

por habernos acompañado hoy.

Ha sido un placer teneros en la cocina.

Y espero que volváis muy pronto.

(Aplausos)

(Aplausos) Gracias. Gracias.

Ha sido una experiencia única

y yo la repetiría mil veces. Mil veces.

Jueces, a deliberar.

Vamos a ello.

Bueno, tampoco es tan difícil, ¿no?

Estamos entre dos.

Yo creo que está un poquito claro, ¿no?

Ona y Santi. -Sí, Ona y Santi.

Madre mía, Santiago de capitán.

Pues venga, vamos.

Cada uno a su sitio.

Aspirantes, este no era un cocinado fácil.

Ya. Primero por la materia prima.

Y después porque teníais que ser

más rápidos que la cinta.

Además, algunos os habéis enfrentado

a dificultades añadidas, esas sorpresitas

que tenían algunas cajas.

Y por si todo esto fuera poco vuestros recuerdos

también se han colado en las cocinas

en forma de objetos personales, que algunos se han emocionado

y eso quizá os haya desconcertado un poco.

Aún así no habéis perdido de vista el objetivo

y habéis superado,

casi todos con nota, este cocinado.

Dos de vosotros habéis destacado sobre los demás

en la elaboración de vuestros platos con vísceras.

Y esos dos aspirantes son...

Ona.

(Vítores y aplausos)

Enhorabuena. -Gracias.

Y Santiago.

(Vítores y aplausos)

¡Santi!

¡Bravo! -¡Santi!

No se quiere alegrar. Ay, qué bien.

Felicidades a los dos.

Muchas gracias. Como no hice la mili,

pues esto va a ser lo más parecido.

¿Crees que vas a ser capitán? Yo como fan de "MasterChef"

sigo la mecánica habitual, pero vamos...

Pues así es, Santiago, no te equivocas.

Los dos seréis capitanes.

Pero uno de vosotros que lo ha hecho mejor

va a tener una ventaja.

Ona, lógicamente, que tenía una mano en la espalda.

"Ona" ventaja.

Tú vas a tener "ona" ventaja. Qué bien hilado.

¿Has pillado?

A mí me encanta la voz de Jordi.

Perdona, Carmen, ¿lo has pillado?

¿Eh? -¿Eh?

Que no seáis malos.

Estaba diciendo que me encanta la voz de Jordi.

Eso es lo que te embelesa y no te deja estar

concentrada en el programa.

Va a hablar menos, ya lo verás.

Hombre, yo les quiero decir que yo creo

que ya me estoy centrando y espero la próxima prueba

haceros una comida que os vais a chupar los dedos.

Pues atención, aspirantes, porque el siguiente reto

no os va a dejar indiferentes.

Vamos a poder comprobar hasta dónde llega

la generosidad de algunas personas.

Y esa generosidad siempre tiene recompensa.

Hoy nos quedamos en Madrid porque queremos hacer

un homenaje muy especial

al Hospital Universitario Puerta de Hierro.

Es uno de los hospitales punteros de Europa.

Posee 22 quirófanos, la tecnología más avanzada

y uno de los servicios de oncología

más prestigiosos de nuestro país,

que además tiene algo que le hace muy especial:

el trato humano a sus pacientes.

De hecho ha sido premiado por la Sociedad Europea

de Oncología Médica por su excelencia

en la atención al paciente.

Hola. Yo estoy buscando una repostera

que hay por aquí que me han contado.

Hola.

¿Qué tal? ¿Qué tal? Marta, ¿no?

Igual que en casa. -Igualito.

Hola. Hola.

¿Qué tal? Hola, Héctor.

También me han hablado de ti. ¿Sí?

Estaba con Héctor, mi enfermero,

y le estaba contando cómo ha sido

un poquito mi proceso del cáncer de mama.

No he terminado el tratamiento,

pero te dicen que se sale, y se sale.

Oye, Héctor, qué gusto encontrarte con un paciente

tan positivo, tan alegre.

Es un lujo para nosotros tener este torbellino de paciente.

No, pero para mí es un lujo tener a estos profesionales

que te cuidan tanto.

Al final te vas a tu casa

sabiendo que has ayudado a alguien.

Y eso nos llena mucho. Yo duermo muy bien.

Mira lo que os traigo, un pequeño obsequio,

un pequeño regalo para que lo disfrutes.

Tiene la Escuela Online de MasterChef

para que hagas esos postres tan ricos que tú haces.

Lo digo de verdad, es que parece que hubiera

estado con vosotros todo el tiempo.

Hola, buenas tardes. Hola.

¿Rubí? Sí, hola.

Hola. Encantada. Hola, buenas. Encantada.

Nos han dicho que te busquemos, porque tu caso es muy especial.

Bueno, soy enfermera y he trabajado

los últimos años aquí poniendo quimioterapias.

Pero hoy no estoy trabajando.

Ahora te ha tocado a ti. Sí, llevo ya unos meses.

¿Y cómo es ese paso de atender a los demás

y de darle todo tu cariño a recibirlo?

No es un paso tan difícil como yo creía,

porque recibo mucho cariño también.

Entonces pues es dejarse llevar.

Y hay que tener mucha confianza

en los profesionales que nos atienden, ¿verdad?

Para ese es el soporte.

Confío ciegamente en mi oncóloga,

en mis enfermeras, confiar en los tratamientos.

La quimioterapia hoy en día está muy avanzada.

Esa buena actitud como lo afrontas es un diez.

Gracias. Qué importante es la actitud.

Sí, es todo.

No nos queremos ir sin antes...

Sabemos que eres muy fan de "MasterChef".

Pero muchas gracias.

Y quiero a cambio un abrazo muy grande.

¿Me lo das? Sí.

Hace dos días estaba yo así. Lo echas de menos.

Bueno. Un poco.

A medias, ¿eh?

¿Y vienes acompañando a algún familiar?

No, yo soy paciente. Vengo a una revisión.

Tengo un hijo de 5 años y cuando el niño tenía 11 meses

me descubrieron el cáncer dándole el pecho.

Madre mía. Yo en ese momento casi

que me desplacé de mi propio cuerpo,

porque esto no me puede estar pasando a mí.

Primero me operan, me quitan el pecho.

Luego me dan quimioterapia y después radioterapia.

Para mí también volverme a quedar embarazada

era sentirme ya curada

y cerrar un capítulo y seguir adelante.

Y lo has conseguido. Sí.

Y nosotros te traemos un regalito.

Un detalle. Ahí tienes un delantal,

la Escuela Online de MasterChef para que te pongas a cocinar.

Y por supuesto muchísimas gracias a todos,

nos habéis dado una lección de vida.

Y esperamos veros muy pronto.

Aspirantes, bienvenidos

al Hospital Universitario Puerta de Hierro de Madrid.

Muchas gracias. -Gracias, Eva.

Tengo que reconocer que ahora mismo

estoy bastante emocionada.

Bueno, estamos bastante emocionados.

Venimos de visitar la planta de oncología

y el centro de día.

Y sólo puedo decir,

cuánta valentía por metro cuadrado, ¿eh?

Bravo.

Hemos escuchado historias llenas de optimismo

y de diagnósticos esperanzadores.

Pero todos sabemos que el cáncer

tiene una cara mucho más dura.

Por desgracia no todos los que luchan

consiguen salir adelante.

Mario.

Sí, por desgracia en el último año dos amiguitos;

que no eran amigos, eran hermanos;

mi amiga Bimba Bosé y mi amigo David.

Desgraciadamente ellos no están aquí.

Pero yo me quedo con la última vez que estuve

con Bimba y con David,

que el ánimo me lo daban ellos a mí.

Y eso es una cosa que...

voy a tener yo siempre conmigo y... y ya está.

Yo a David Delfín y a Bimba

les recuerdo todos los días, ¿no?

Hasta el último momento me transmitieron esa energía,

que eran auténticos jabatos.

María. ¿Qué?

Te estoy viendo muy emocionada también.

¿Te ha tocado de cerca?

No puedo. -No pasa nada.

Que hay gente que tenía que estar aquí que no está.

Pero la vida es así, nadie dijo que fuese justa.

Y... pues ya está.

Que yo soy la de la sonrisa, joder.

(BORIS) Claro.

En mi familia hay muchos casos,

como en todas las familias, no soy la única.

Y a mí me pasó con mi tío favorito.

Y era una persona tan jovial, tan alegre y le encantaba

que le contasen cosas. Y yo como no paraba de hablar

teníamos una química muy especial.

A mí me gustaría agradecer, que estamos en un hospital,

mis padres son médicos, mi hermano es biólogo,

y dar las gracias a todos los médicos,

porque sin ellos no saldrían adelante.

También a ellos.

Y a la investigación. -Y a la investigación.

Eso es lo más importante.

Es una enfermedad que todavía hay mucho por descubrir

y que la investigación es vital.

Y si se ha logrado que muchos cánceres ahora son curables...

ya eso es una maravilla.

Aspirantes, queremos que esta prueba de hoy sirva

como homenaje a todas las personas que luchan

contra el cáncer a diario.

Todos ellos son un ejemplo de fuerza, coraje

y espíritu de superación que además han conseguido

que España esté a la cabeza de Europa

en diagnósticos precoces y que las cifras

de supervivencia aumenten cada año.

Hoy más que nunca buscamos actitud.

Y por eso hemos tomado una decisión.

Competiréis divididos en tres equipos.

Vamos a ver si al ser menos aspirantes por equipo

conseguimos que seáis capaces de organizaros mejor.

Vaya. -Tres equipos.

Ona, Santiago, vosotros dos

habéis sido los mejores en la prueba anterior.

Y por tanto sois los dos únicos aspirantes

con derecho a ser capitanes.

Esto significa que uno

de los tres equipos no tendrá capitán.

Deberán entenderse y ponerse

de acuerdo en las tareas como consideren.

A cambio, eso sí, ese equipo contará con un miembro más.

Vale. -vale.

Sí. Capitanes, elegiréis

alternativamente los tres aspirantes

que queréis en vuestro equipo.

Los cinco aspirantes que no elijáis

formarán automáticamente el tercer equipo.

Vale.

Ona, por haber sido la mejor de los dos

te corresponde a ti empezar a elegir.

El primer nombre será Mario, porque creo que es

un muy buen compañero para trabajar en equipo.

Y estoy contenta de estar con él en el equipo.

Muchas gracias. Yo pensaba que no me iba a elegir nadie.

Yo ya me veía allí en el equipo de los otros.

Pero me ha hecho mucha ilusión.

Santiago. Yo a Jaime.

Estuve con él el otro día en la prueba de equipos

y, vamos, me gustó mucho su actitud.

Dafne. Porque tenemos muy buena comunicación

y creo que va a ir muy bien para el equipo.

Gracias.

Boris, que fue muy buen capitán y muy tranquilo, no daba...

Conciliador. -Sí.

Yo voy a coger a Paz. -Ay.

Porque la admiro muchísimo profesionalmente

y me entiendo muy bien. La última vez trabajé con ella

y me hace también mucha ilusión.

Estoy entre Antonia y Carmen. No sé a cuál coger, entonces...

(Risas) Pues a mí.

Entonces voy a optar por María para que no se pongan celosas.

(Risas)

Por lo tanto el otro equipo ya está formado.

Sois Antonia, Iván, Óscar, Carmen y Xuso.

Oh, my god, con Antonia.

Tienes que controlarte. -Si yo no tengo nervios.

Es ella la que empieza a gritar.

Lo importante es que las personas

que están alrededor tuyo no te pongan nervioso,

no empiecen a gritar,

no empiecen a dar la sensación de que es un caos,

porque eso se contagia.

Aspirantes, estando donde estamos es más importante

que nunca dar un servicio saludable.

Por eso hemos diseñado este menú de seis platos

con la ayuda de una endocrino

especialista en nutrición de este hospital.

Esto es lo mío, yo que como todo "healthy".

El primer plato del menú es...

crema de espárragos con jengibre.

Los espárragos son

uno de los mejores diuréticos naturales.

Escaldar, rallar jengibre...

Segundo plato.

Ensalada de quinoa, bulgur,

brotes de soja con verduras y mango

y vinagreta de frutos rojos.

La quinoa es una excelente fuente de fibra,

por lo que ayuda a controlar el colesterol.

Al añadirle mango estamos aportando al plato vitamina A,

que ayuda a proteger el corazón y la presión arterial.

Eso lo como yo cada día.

Tercer plato.

Guiso de lentejas con verduras.

A mí me encantan las lentejas, lo hago muy bien.

Si las sabes hacer sí.

Las lentejas es una excelente fuente de hierro,

por lo que ayuda a prevenir la anemia.

Lo mejor son los platos de cuchara.

Sí. -Sí.

Cuarto plato.

Lasaña de verduras gratinadas.

Oh, guau, qué monada. -La lasaña es facilísima.

Es de verdura. -Lasaña de vegetales.

Con la bechamel cuidado, tenemos que intentar

incorporar la mínima grasa posible.

Que sea ligerita. -Y más tomatito frito.

Que hay que hacer tomate frito.

Sí, también lleva. -Sí.

Quinto plato.

Salmón al vapor con alcachofas, patatas al vapor con romero

y salsa de eneldo y mostaza.

El salmón es un pescado azul rico en omega 3

que aumenta la fluidez de la sangre,

por lo que previene la formación

de coágulos o trombos.

Y el sexto plato, el postre.

Manzana asada con puré de mango y salsa de queso y yogur.

¡Qué rico, puré de mango!

Asada. -Asada. La asas.

Eso sí, aspirantes,

nada de abusar del azúcar en el postre.

Fantástico.

Sí, chef. (TODOS) Sí, chef.

Ona, por haber sido la mejor en la prueba anterior

tienes el privilegio de decidir

qué platos cocinará cada equipo.

Elijo los del color azul.

Crema de espárragos y lasaña de verduras.

Ahora te toca decidir qué platos cocinará

el equipo liderado por Santiago.

¿Los rojos o los blancos?

Los blancos.

¿Por qué será? -¿Qué?

Santiago, tú y tu equipo cocinaréis

la ensalada de quinoa y el salmón al vapor.

Yo aprovecho para decir, Ona,

que antes me gustabas tú y ahora no.

(Risas)

No te entiendo, Ona, de verdad.

Voy a cambiar de deporte favorito, y ahora es el rugby.

Carmen, Antonia, Óscar, Iván y Xuso,

cocinaréis el guiso de lentejas y la manzana asada, el postre.

Vale. -Gracias.

Y seréis el equipo rojo. Gracias.

Muy bien. -Sí, chef.

Como siempre nuestro supermercado

proveedor de alimentos os facilitará los ingredientes

necesarios para cocinar y donará el excedente

que no utilicéis a comedores sociales.

Cocinaréis para algunos de los fantásticos

profesionales que han conseguido

que este centro sea uno de los diez mejores

hospitales públicos de España.

Uh.

En total 150 invitados.

No, ya... por favor.

150 invitados. -¿Perdona?

Así que ya podéis espabilar desde el principio

porque disponéis sólo de 120 minutos

para cocinar vuestros platos.

¿120 minutos? -¿150 personas?

Está bien, está bien. Calma, calma.

Aspirantes, ¿preparados para volcar todo vuestro amor

y así atender a nuestros 150 comensales

al nivel que ellos se merecen?

(TODOS) ¡Sí, chef!

Pues coged vuestros delantales, a por ingredientes

y a cocinas en tres, dos, uno, ya.

¡Vamos, corre, corre! -¡Venga, vamos!

¡A por ellos, venga!

¡Vamos!

Vamos, venga. -Vamos, chicos.

Vamos, vamos, que nos vamos.

Venga, vamos, vamos. -Vamos allá.

Las verduras aquí. -Empezamos.

Aspirantes, en esta prueba

empezaréis a trabajar escalonadamente.

Primero lo hará el equipo azul.

15 minutos después el equipo blanco.

Y 15 minutos más tarde el equipo rojo.

-¡Eh, vamos! ¿Lo tenéis claro?

(TODOS) ¡Sí, chef!

Equipo azul, preparaos porque vuestro tiempo

de cocinado empieza en tres, dos, uno, ya.

¡Vamos, organización! Vamos a por todas, compañeras.

Vamos, azulitos. -Vamos.

Pitufos.

Vamos a ir poniendo esto.

Vamos a quitarla así.

El primer plato que va a elaborar el equipo azul

es crema de espárragos con jengibre.

El primer paso el limpiar y escaldar los espárragos,

y elaborar un caldo de verduras con patatas y espinacas

que utilizarán como fondo de la crema.

Venga, vamos, chiquitinas. -Dafne, el apio y el nabo...

Sí, ya voy, lo voy a poner.

El nabo da mucho...

Da mucho gusto en los caldos, sí.

El segundo plato que van a preparar

es lasaña de verduras gratinadas.

Tienen que preparar una salsa de tomate con cebolla y ajo,

y hornear las verduras para el relleno de la lasaña.

¡Cómo huele ahí ya! -¿A qué sí? ¿A que huele bien?

¡Cómo huele! -¡Vamos, mi equipo azul!

¡Vamos! -¡Vamos!

Córtate otro ajito más, niña.

Bueno, compañeros, ha llegado el momento

de repartirnos los equipos.

Y como ya sabéis que los postres

son mi debilidad y además voy de rojo,

yo me voy a quedar con el equipo rojo.

Ah, que coinciden. ¿Os parece bien?

¿Tenéis preferencia vosotros por algún equipo?

Como sé que la suerte siempre está de mi lado

y voy a ganar vaya con el equipo que vaya

pues propongo que elija el azar.

Me gusta que inventes. ¿La tiras tú o la tiro yo?

Dame, yo. Hoy me da igual porque

lo tienen que hacer bien todos los equipos.

Lo que me gustaría es darte un homenaje y decir: "Cruz."

¿Sí? ¿A ver la monedita?

Mira. Quiero verla.

Pero si hay dos cruces. ¿Cómo va a haber dos cruces?

Tiene razón. ¡Cruz!

Eres el tío más tramposo... ¡Qué suerte tengo!

Si es que estoy tocado.

Eh, que lo sepa toda España,

es el tío más tramposo de Europa.

Igual por las dos caras.

Qué casualidad que saco una moneda con dos cruces.

No se puede ser más tramposo.

Elije el que quieras, que yo elijo el blanco.

Venga. Gracias.

Pepe ha elegido cruz, ha ganado él. No discutas por el color.

¿Me has visto cara de tonto? (RÍE)

Jordi es tonto, ahora, Jordi es tonto.

Jordi, puedes hacernos visitas. Me lo voy a gastar en chucherías.

(MARÍA RÍE)

Equipo Blanco, ha llegado vuestro turno.

¿Estáis preparados para hacer una ensalada de quinoa y un salmón

que los deje sin palabras?

Completamente. -Sí, chef.

A cocinar en tres, dos uno; ¡ya!

Vamos, chicos. -Suerte.

-Vamos, amor. -Vaya salmonazo.

-Jaime, qué harás con el salmoncito, ¿eh?

¿Por dónde le meterás mano? -A ver de qué categoría es:

peso pesado, peso medio... -Que se note ese brazo, Jaime.

-Madre mía, vaya salmón.

-Vamos a ir cociendo el bulgur. -Vale.

-Una de bulgur por dos de agua. -Vale, Muy bien.

Para la ensalada de quinoa del primer plato, el equipo Blanco

tiene que cocer la quinoa, por un lado, y por otro, el bulgur;

un cereal elaborado con trigo o espelta, usado en Oriente Medio.

Después, la aliñarán con una vinagreta de frutos rojos.

Esto se pegará como el arroz, ¿no? Habrá que vigilarlo.

Sí, -creo que no debe ir muy fuerte.

Ahora está fuerte, pero luego lo bajo.

-Ya está hirviendo, lo podemos bajar ya.

-Lo que haré es ponerme aquí y lo voy controlando yo, ¿vale?

Mientras, pelo las alcachofas con Boris.

-Yo voy a hacer la mayonesa y así la dejamos ya hecha.

Para acompañar el plato de salmón al vapor

tienen que cocinar las alcachofas y las patatas,

y elaborar una mayonesa con mostaza y enebro.

(BORIS) #Qué alcachofa tan divina#.

-Coge una cuchara y lo pruebas, tú que tienes buen paladar.

-¿Y si agarramos algunas alcachofas y nos las metemos bajo la camisa?

A lo mejor adelgazamos, ¿no? Dicen que la alcachofa adelgaza.

-¿La alcachofa adelgaza? -¿Te acuerdas de Rociíto?

Rociíto impuso aquella dieta de la alcachofa.

-¡Chicos, estoy contenta de estar aquí sin capitán!

-¡Viva Antonia, viva Antonia! Dalo todo, Antonia.

-Nosotros no tenemos capitán pero tenemos que organizarnos.

-Acordaos de una cosa. -Si vamos a quedar fenomenal.

-El salmón es graso, tiene que...

-No os peguéis, no os peguéis. Violencia no.

-No me deja hablar, es la madre superiora.

-Separadas toda la cocción.

-Que hable, que hable. -Ya se ma ha ido la inspiración.

(TODOS RÍEN) Claro...

-Tengo que echar mucho más tomate,

es que esto parece la huerta de Murcia.

La llamaban La Tomate, porque venía de Orihuela.

¿Sabes qué, Ona? Si te parece bien. -Sí.

Tengo que dejar que se haga la cebolla.

-Sí, hay que dejarla más.

-Cuidado con el cuchillo, que pareces una "psicokiller".

-Mira qué verdecitos y qué monos.

-¿Cómo van los espárragos. -Verdecísimos.

-Coordinación, serenidad y todo lo que digo siempre,

que me lo tengo que aplicar a mí mismo.

-Mario, te veo muy concentrado.

-Estoy muy bien acompañado, no puedo decir lo contrario.

-¡A por ello! -A por ellos, compañeros.

Creo que las tres chicas lo tienen muy claro, estoy encantado;

el único chico con esas chicas que son "sex symbols";

a la vez, demuestran que pueden ser guapas y no tontas.

El tonto y el feo soy yo, en este caso.

Equipo Rojo, solo faltáis vosotros. Sí.

¿Estáis preparados para ganaros un puesto en la galería?

(TODOS) Sí, chef. A currar en tres, dos, uno; ¡ya!

Venga, vamos. -Vamos.

-Nosotros la manzana.

-Cojo una olla para el caldo. -Fenomenal.

-Dadme verduras, id cortándolas. -Espera, lo pongo aquí.

-Id cortando verduras, Antonia. -Échame agua.

-Cortando verduras, cortando. -No hace falta, es para el caldo.

-Hay que lavar la verdura. Ya empezamos...

El equipo Rojo va a preparar un guiso de lentejas con verduras.

-Velocidad, chicos, hay que darle brío.

Y de postre, manzana asada rellena de dátiles

con puré de mango y salsa de queso y yogur.

Ahí, ahí, con el dedico. -¿No podría ser con un cuchillo?

-Con el cuchillo te llevas toda la carne.

-¿Habéis visto más dátiles? Son los que hay.

-Córtala primero, antes de ponerla en el agua.

-Venga, esto tiene que ir más rápido. Venga, vamos.

Petardo en el culo, ¿eh? -Sí, quitar la parte de atrás y...

-Pero córtala. -No es necesario.

-Sí. -La acelga se deshace sola.

-Sí, sé que se deshace, pero por darle una armonía.

-Estamos hablando de un caldo. -Sí, lo sé.

-Vamos a llevarnos bien. (ANTONIA RÍE)

-Las pruebas por equipo son complicadas,

y cuando hay caracteres fuertes hay que tener mucha paciencia

y mucha calma para no chocar.

-Vamos, vamos. -Vamos, cariño.

Venga, amiguitos. ¿Quién es la capitana aquí?

Súper-Ona. -¡Hola!

¿Cómo lo tenemos? Rehogando los espárragos

y cortando las puntitas para emplatar.

Estamos haciendo el caldo para la crema

y hemos puesto las cebollas a rehogar...

El tomate para la... lasaña. -La salsa de tomate para la lasaña.

-Y yo pelando las patatas para poner en la crema de espárragos.

¿Estás patatas se pelan? ¿No?

Son patatas de cocer. Vale.

Cositas que son de cajón. Sí.

Pensad que hay que hacer mucho sofrito, ¿vale?

Cuando quiero hacer mucho, cojo una olla así; los tomates

a cuartos, le doy con el robot, lo cuelo y lo reduzco, ¿vale?

Otra cosa, la crema de espárragos, ¿qué haría yo?

Dime. Le corto todas las puntas a la vez.

¿No hay que pelarlos? Las escaldo todas a la vez, ¿vale?

Vale. Y para la crema...

No lo pelo, ¿para qué? Si pierdo el verde.

Echamos aceite aquí. Y vamos rehogando un poquito.

-Gracias, chef. -Venga, equipo.

Chicos, va.

-Vamos, chicos, venga.

-Un poquito más, que aún no está.

¿Cómo está el equipo Blanco? Jaime está con el pescado,

estamos cociendo la quinoa y el bulgur.

Si le pones una tapadera irá más rápido y lo voy a bajar.

Házmelo rico. Con las alcachofas Boris, ¿no?

¿Qué tal? No sé si ha sido buena elección,

pero bueno, aquí estamos, intentando apañarnos a todo, Pepe.

Tenemos que salir convertidos en hombres distintos.

Vas a ser otro, lo sabes, ¿no?

Pasar por aquí. te va a cambiar para toda la vida.

Estoy completamente seguro. Vamos a darnos prisa.

Señor, ¿cómo vamos con el pescado? Esto hay que dejarlo limpio.

Sí, no te preocupes, luego, lo... Eso es, eso es.

Os veo organizados, os dejo. Gracias.

Venga. Vamos, chicos, venga.

-Como no le tengo cogido el punto, de eneldo y mostaza

les echo poquito y voy añadiendo si hace falta.

-Óscar, tengo la olla vacía- Sí, pero...

-"Pero", ¿qué? -Estamos preparando las verduras.

-Esto para el segundo. -¿No os estáis entreteniendo mucho?

-No, estamos con una. -Bueno.

¿Alguien me dice cómo os habéis organizado?

Antonia y yo estamos con las lentejas,

estamos preparando un fondo de verduras.

Sí. Una vez preparado, lo colamos

y, luego, vamos a preparar lo que va encima de las lentejas

-Guarnición. -La guarnición cortad en cuadrados.

Muy vegetariana y muy sana. Saludable y sana.

Lo que quiero es que los 150 comensales, coman de cine.

(AMBOS) Vale.

Estoy viendo una escena que me recuerda a algo:

¿tú no fuiste el pinche de Carmen la semana pasada?

Me ha tocado otra vez.

¿"Otra vez"? ¿Y eso? Pelo yo.

-Mira, ha sido el azar, estamos en el mismo equipo.

¿Por qué no es ella tu pinche?

Él no fue mi pinche, trabajamos igual,

hicimos los rellenos igual y fuimos metiendo...

-No sabe usar el pelador, por eso.

¿Cómo lo haces? Con un cuchillo, claro.

¿No sabes usar el pelador?

Nunca he pelado con pelador.

Aquí hay que evolucionar, premiamos la evolución.

Pero pelar con pelador no creo que importe, ¿no?

Si yo soy una profesional y te digo que es mejor con pelador...

Sin duda. Habrá que pelar con pelador.

Hazle una demostración, Carmen. -Ahora mismo.

-Es al revés. (CARMEN RÍE)

Creo que necesitas un curso intensivo de pelado con pelador.

No te preocupes, que voy a ser la reina del pelado con pelador.

Eso es lo que quiero ver porque no has empezado muy bien.

Vamos, Carmen. En 25 minutos empieza el servicio

y no quiero que os confiéis, ¿oído?

(TODOS) Sí, chef. Vamos, a correr.

A ver, sal. -Este fuego está vacío.

-No, eso es agua caliente. ¡¿Qué estás haciendo?!

-Ya empezó Antonia, qué miedo.

Dios mío, se ha desatado el huracán Antonia ahí al lado.

-Esto es agua caliente. -Sí, está caliente.

-Vale, ¿y aquí qué tenéis? -¿Me dejáis? Que voy.

-¿Aquí qué tenéis? Venga, otro caldo, otro.

Y otro caldo aquí, vamos. -No me lo puedo creer.

-Voy. Esto del caldo es una chorrada.

-Antonia, corta las verduras. -Voy con ellas.

Pero rápido, con garbo. -"Mamma mia".

-¿No haces el sofrito o qué?

Por favor, Antonia, ponte con las verduras.

-Eres un "rompicoglioni", que se dice en italiano.

-Meto caña porque hace falta. -Venga, vamos.

-Lo que más me preocupa de allí es la presencia del volcán,

pero, también, del otro volcán dormido llamado Carmen Lomana.

Cuando se ponga junto a la erupción de Antonia Dell'Atte....

-(RIENDO) No puedo trabajar así.

-Puede ser peor que Pompeya. -Me meo.

-Chicos, hay una bandeja de manzanas que voy a rellenar.

-¿Cómo van las lentejas? -Fantásticamente, bien.

-Me da que esto va a ser demasiada agua.

-Sí, te lo he dicho yo.

-Pero es que no cabrán las lentejitas.

-En cuanto este esté hecho, ponemos las lentejas ahí

y, luego, añadimos más caldo, que no nos va a dar tiempo.

-Necesito más manzanas.

-Estamos a tope. -Qué bien.

-No le pongas mucho, no vaya a... -Va a llegar perfecto.

-Quedar sin relleno. ¡Esas lentejas ricas!

-No le eches mucho aceite.

-Te abro el horno. -Sí, voy para allá.

-Vamos, vamos. -Ahí están las primeras.

Me pongo con el mango y tú rellenas.

-Te abro el horno, cariño. Venga, dale bien.

Otra cosa más, venga, fenomenal. -Venga, equipo Azul.

-Vamos. -Vamos, chicos, ánimo.

Ona, ¿cómo vamos? Hazlo así, cariño.

-Bien, voy a cortar el pan... -Pero no hagas uno a uno,

pon las bandejas y vas cortando todos a la vez.

-Vale. ¿Vas a quitar la corteza?

Sí. ¿Por qué?

Para que no queden las almendras. -No pasa nada.

Es avena, no creo que pase nada. Vale.

-Coges de cuatro en cuatro y salen más rápido.

Cortas cuadrados perfectos. Vale.

-¿Se pondrían al horno? Yo los pondría.

¿Al horno? Llena tres bandejas, echa aceite

y se hace en un minuto. Venga.

-Vale. Capitana, ¿hay sal en la crema?

Sí. -Creo que hay que echarle.

¿Hay jengibre en esta crema? No.

Yo le echaría el jengibre ya.

¿Qué cantidad? ¿Esto o más?

Uno así en cada olla. Fenomenal.

En diez o quince minutos quiero ver la espinaca aquí para texturizar.

Vale, gracias, chef. Venga.

Con dos que llenemos tenemos de sobra para el cuscús.

¿"El cuscús"? Para el "croûton" o como sea.

-¡Vamos, chicos!

-Vale.

-Vamos, Jaime, hazle una melé al salmón y que le den por saco.

-Tengo que ver cómo lo haces, tengo que ver este momento.

Qué increíble, veo que es difícil esto.

-Jaime, ¿eres más de carne o de pescado?

-Soy más de carne, siempre. -Me di cuenta.

-Soy carnívoro. -Yo, también, soy muy de carne

pero hay veces que el pescado, también, me gusta.

(Risa de Santiago)

-¿Ponemos lentejas? -Ponlas, ponlas, ponlas;

tengo que quitar agua. -No, ahora empieza a bajar.

¿Sacamos un poco de agua? -A ver.

-Pero haced dos ollas de lentejas, no una.

-No podemos. -Eso no llega para todo el mundo;

hay que hacer dos ollas. ¿Qué está pasando aquí?

Estamos decidiendo si hacemos las lentejas aquí o en dos ollas.

No, estáis diciendo su hay lentejas o no para 150 comensales.

¿Cómo habéis calculado las cantidades?

Un poco a ojo. ¡¿Cómo que "a ojo"?!

No se calcula a ojo las cosas. -¿Ves?

Se calcula al peso. Se coge una ración,

más o menos una taza, se piensa cuánto es por persona

y se multiplica por 150. ¡Mal desde el principio!

A ver, por favor, ¿necesitáis a tres en el postre?

Hay que pensar y organizar 150 raciones de lentejas.

Hay que cocer las lentejas, darles sabor, aliño...

Las verduras deben estar echas, no en crudo.

Sí, las estamos cortando. Ya vamos mal de tiempo.

Vamos a saltear. -Vamos, equipo.

-Basta, "dai", ponemos las lentejas.

¿Vais a arrancar otras? Sí, arrancamos otras.

¿Dos cocciones diferentes...? Ya empezamos mal.

Tomad decisiones inteligentes. Yo no estoy nada tranquila.

Ya lo verás. -Sí, vamos.

-¡Mira qué buenos los "croûtons"? -Perfecto.

Amiguita, mira. -Huy, está perfecto.

-Ay, qué bien. ¡Viva el mundo "croûton"!

-Ya estamos, ¿qué más?

-Paz, necesito más espárragos.

-Toma, aquí están. Échalos.

-Hago este y, luego, otro. -Vale.

¿Cómo vas? Muy bien.

¿Crees que el tamaño es importante?

Sí. Sí, ¿no?

¿Te parece? Vale. Vamos a ello, venga.

Esto lo tenemos en 0,2. ¿Qué dices? ¿Eso qué es?

Dale caña. Al de arriba, ¿ah, vale?

Dale y a espesar para que quede una cremita; ya tenemos el color.

En diez minutos sacamos la crema. Vamos a emplatar.

¿Tenemos el espárrago, la crema y el pan?

Sí. Ahora, coordinación para emplatar.

Vámonos, chicos. Capitana, vamos, vamos.

Queridos comensales, gracias por abrir las puertas del hospital.

Para "MasterChef" es un orgullo poder rendir homenaje

a los grandísimos profesionales que hay en este centro

y, por supuesto, en el resto de España.

No os imagináis la tranquilidad que da saber que, si algún día

nos toca, estaremos cuidados por gente como vosotros.

En "MasterChef" queremos dar las gracias

por velar por nuestra salud y por la de nuestros seres queridos.

Este aplauso es para vosotros.

Jaime, no te quiero hacer daño.

Esto debe unir mucho, ¿no? -Sí, mogollón.

-Limpiar un salmón debe hacer mucha amistad.

-Amistad y, a veces, llega hasta el romance.

Me encanta que mi equipo esté unido, incluso,

si flirtea un poco está bien. Que haya, lo que digo, amor,

porque eso se transmite a la cocina.

Boris, he echado melaza a la salsa porque era hiperácida.

-Guau, qué espanto. las ensaladas son dramáticas, no lo entiendo.

(JAIME RÍE) "Guau". -¿De qué te ríes?

-Perdón, perdón. -¿Ponemos aquí esto?

Los míos son más pequeños. -Vamos a trabajar.

-Los míos son mínimos. (JAIME RÍE)

Jaime es muy divertido y simpático, creo que a él, también,

le divierte mi forma de ser.

Creo que es probable que esto se pueda enmarañar, uno nunca sabe.

Los hombres son muy complicados.

¿Podemos emplatar esa crema? Sí, venga, vamos.

-Voy rellenando. -El chino, fenomenal.

Capitana. Sí, voy.

Haremos una cosa, por lógica.

Vale. Levanta espárrago.

Primero hay que echar. Mario echa la crema. "Tiquitiqui".

Genial. Es así para no manchar nada, ¿vale?

Vale. Mario, tú vas llenando.

Voy llenando. Gracias, chef. Son medias raciones,

que son seis platitos. Poned un buen fondo de crema.

Vale. Un poco más y lo tenemos.

Otro espárrago, otro "croûton". Seleccionamos los "croûtons".

Si necesitas ayuda, me dices. -Vale. Vamos, chicos.

-Venga, vamos, salsita... -Oye, qué buena pinta.

Chicos, hemos hecho un emplatado sencillo para que no haya manchas.

Manchitas nunca. -Las manchitas...

-Voy, tranquilos. Mario...

Manchita no. -Yo lo limpio.

Camareros, por favor, los que tenga pan y demás, salen.

Tenemos que contar. Uno, dos... Están saliendo los cinco primeros.

Hay que emplatar todos los platos que hay.

Ya podemos correr. Venga.

-Me pongo con la bechamel, vamos a empezar.

-Dafne, picatostes. -Sí, cuando la eches tú.

-Venga, ponte aquí detrás, que yo voy a ir hacia allá.

Si yo estoy aquí, tú te pones aquí.

Eso es, una cadena. Pobre Paz, que está solita.

-No, estoy fenomenal, estoy con la bechamel.

Mira qué bien va, fenomenal.

-Así, con cuidadito. Hemos ganado el doble de velocidad.

Y vamos haciendo la logística del para allá.

Ven aquí, logístico. Me voy a llamar Mario Logístico,

en vez de Vaquerizo. Sí.

Ya hemos cogido muy bien el tranquillo.

Señorita, este te lo puedes llevar.

-Venga, vamos, chicos. -Vamos.

Comenzamos ya y lo hacemos con un entrante que ha elaborado

el equipo Azul: crema de espárragos con jengibre.

Espero que esté rica.

(Música "jazz")

Hola, Rubí, qué alegría verte. Hola, Eva. Gracias.

Me señalabas antes, la importancia de tener un equipo médico bueno

y estar rodeada de buenos profesionales en quien confiar.

¿No sé si confías mucho en él...? Sí, sí.

Cuánta alegría da sacar a un paciente hacia delante

viendo que tenemos los instrumentos necesarios para hacerlo.

Es una satisfacción cuando vemos que el trabajo

que hemos hecho ha producido una curación del paciente

y lo vemos en revisiones; es una alegría enorme.

Ahí está ese punto personal que no se pierde.

Por supuesto, no se pierde.

Bueno, cuéntenme cómo está esta crema.

Me ha parecido que estaba sosa. Ah, no, no, vamos a ver,

por ahí no paso, que estamos haciendo un menú saludable

y la sal, doctor, no es buena. No, efectivamente.

Los picatostes al horno son más saludables que fritos,

con lo cual, eso es algo positivo del plato.

Rubí, ¿a ti te ha gustado? Sí, me ha parecido muy rica.

Muy saludable. Gracias.

Equipo Blanco, ¿cómo estamos?

Vamos a ver, necesito el salmón ya, ¿eh?

Boris, vamos poniendo platos. Vamos ya con las ensaladas.

Vamos a ir montando. Yo no puedo tocar los platos.

Santiago, vamos a aliñarlo ya.

Está toda la zanahoria y todo el calabacín.

Falta la cebolla. Debe haber para 150.

Sí. -Para 150 no da, ¿no?

Si ponemos 150 trocitos así, sí. Ya, pero no...

-Echo más. Echemos todo ya.

Venga, cebolla. Ya que lo tenemos lo echamos.

No eches toda la cebolla. Vale.

Muévelo, vamos, vamos; de arriba hacia abajo, vamos.

¿Esto de aquí lo vamos a usar? No.

Yo creo que... No sé, voy a cortar más verdura.

¿Hay algún capitán en este equipo? ¿Quién es el capitán?

La vamos a echar, sí. Que yo no lo sé.

Es una afirmación. "Es una afirmación".

¿Te parece que aliñe? Sí, me haces un favor.

Creo que un capitán no se debe dejar notar.

Eso capitanes: "¡Venga, vamos!".

No, mejor decir las cosas con tranquilidad.

Te monto una, te monto la primera. Vale.

Lleva soja, lleva soja, también. Muy bien.

No, mira. No pasa nada, se pone así.

Le echamos un chorretón de aceite de oliva y ya está.

Venga, rapidez. María, ve poniendo donde esté vacío.

¿Ayudo con la lechuga?

-Ve poniendo los brotes. -Ok.

Equipo Blanco, estoy preocupado con el emplatado.

Si corremos un poquito, somos capaces de sacarlo.

Venga, lléname eso. Seguimos montando.

Este plato está muy guarro.

-Aceite, chicos.

Camareros, podemos ir sacando platos, por favor.

Venga, muy bien.

Vamos con el siguiente entrante: una ensalada de quinoa, bulgur,

brotes de soja con verduras y mango y vinagreta de frutos rojos.

Lo ha elaborado el equipo Blanco, espero que os guste.

(Música "jazz")

Hola, chicas. Hola, Eva, ¿qué tal?

Contadme de la ensalada, a ver qué tal está.

Está muy suave y muy apetecible, me ha encantado.

¿Qué te ha parecido? ¿Cómo lo han hecho?

Está buena pero por ponerle una pega,

no he notado los frutos rojos ni el mango, pero...

Esa vinagreta de frutos rojos, quizá debería estar más presente.

Sí, más presente, no lo sé.

-Iván, ven, pincha. -¿Qué?

Pincho, están hechas. Fuera de ahí.

-Joder, están duras como piedras.

-Esas lentejas necesitaban más tiempo,

no sé por qué las han puesto tan tarde.

¿Cómo está mi equipito favorito?

Estamos en ello. -Estamos muy bien.

Antonia, tú que sabes de cocina, ¿cómo están las lentejas?

Fantásticas, solo les falta sal, pero se deberían haber puesto

hace una hora, no veinte minutos.

¿Por qué no las has puesto hace una hora?

Porque es un pajarito que es el culpable de todo.

-¿Qué pajarito? -No, uno, no pasa nada.

-Di cuál es el pajarito. Hay cinco aspirantes,

¿por qué no las habéis hecho al principio?

Hemos hecho el caldo, teníamos que esperar al caldo

y, luego, cuando estuviera hecho, poner las lentejas.

¿Y por qué hacéis dos caldos? Se le quita el agua

de las lentejas y se echa caldo. Tenía que haber hervido más.

-Dices cocerlas con agua. -Claro.

Sois un equipo, hay que trabajar en equipo.

Eso sí. Tomar decisiones juntos.

Eso intentamos. Y pensad quién de vosotros,

no sé cómo decirte, es el responsable y sabe hacer lentejas.

Responsables somos todos. Aspirantes, una cosa,

cuando vayáis a emplatar contad la cantidad de vajilla que hay,

para saber si os faltan o no, que siempre pasa eso.

¿Oído? Oído, chef.

Venga, a correr.

Lo hubiera puesto una hora antes, a tomar...

-Otra. De verduras tenemos una, dos, tres, cuatro, cinco, seis...

Y aquí esta, siete. Hay que rallar el parmesano.

-¿"Parmesano"? -Hay que rallarlo.

-Vale. -Voy.

-Chicos, la primera capa es de bechamel

para que no se pegue. -Vale.

Equipo Azul, ¿cómo vamos? Vamos bien.

A ver, capitana. Voy.

Me preocupa que Mario logre que esto se concentre y sea espeso.

Voy dándole. Pensad que una vez montadas,

deben ir al horno quince minutos. Sí.

¿Le has dado un buen varillazo? Sí, sí. Cuidado, voy.

Ona, ¿te ayudo? Aquí, aquí.

Ponlo aquí, niñita. Aquí.

Ole esa bechamel guapa que ha hecho mi Paz.

Mete la jarra.

Ponemos un fondo de tres o cuatro milímetros de bechamel,

ponemos capa de verdura, capa de tomate, quesito y al horno.

Vale, genial. Venga, chicos, vamos con el tomate.

Mira, la voy espesando, se está espesando poco a poco.

Reducir, reducir. Sí, tengo que reducir.

Estoy muy satisfecho de cómo vamos pero hay mucho curro, todavía,

y sería una pena que este trabajo se vaya a la porra

por no dar cera al final. Hombre, no.

-Muchas gracias, chef. -Ánimo.

Venga. Empiezo a poner las verduras, Paz.

(JAIME IMITA A BORIS) -Esto es como muy fantástico.

-Sigues con la escama. -Quítamela.

-Tengo las manos horribles. -No te recrees.

-Pero espera, no te muevas. -No te pongas nervioso, Boris.

-Jolín, Boris, qué delicado, le vas a arrancar el ojo.

-A lo mejor es un lunar. Listo. ¿Y ahora, qué?

-Tío, te huelen bien las manos. -Es verdad.

-Ha estado limpiando salmón conmigo y le huelen bien las manos.

Hay coqueteo entre los dos. Él coqueteará, yo... coqueteo

para reírme y, bueno... Obviamente, no me va el rollo,

pero es una persona a la que admiro, respeto

y creo que saldrá una gran amistad.

-No lo eches, eso, ahí. -Venga, colocamos.

-Un segundo, un segundo.

-Venga, los platos que estén bien limpios.

-Hazme hueco en medio para poner la cacerola.

Equipo mío, tengo a los camareros esperando, ¿cómo vamos?

Ahí en medio, que voy. Cuidado con esto.

-A ver, no poned mucho, por si no hay suficiente.

Calculad cantidades, deben ser 150 raciones idénticas.

Uno se encarga de echar las lentejas y otro del picadito.

-¿Quién...? -Calla un momento y escucha.

Solo necesitamos dos; dos cazos y dos personas para esto.

Antonia, vamos a ello. No, así no se manda.

Se manda de esta manera: Aquí se ponen las lentejas,

aquí se ponen las verduras. Va así y las cogen los camareros.

Un túnel de elaboración, ¿vale?

Lenteja, verdura, camarero, ¿cómo pasa esto?

¿Y esto? ¿Uno es para uno gordo y otro para uno flaco?

Y tú, a ver si haces algo, ¿qué haces con el papel?

"Tiritiri tiritití".

Antonia, ponte seria a trabajar. Ya he terminado.

No, porque hay que sacar 150 raciones

y van como una tortuga de lentos. Más brío sirviendo las lentejas.

Carmen, que debe haber para todos.

-De verdad, mandáis todos, pero... -Son muchas.

(Música de tensión)

-Ok, salmones limpios. -Meted ya el salmón.

Meted tres bandejas, ¿cuántas hay, seis?

-Sí. -¿Tres y tres?

-Sí. -Toma, tres.

-Sí, pero que no se vaya el calor. -Muy bien.

-El majado: romero, aceite, sal y pimienta.

Cada patata por la mitad y en gajos. Dos para cada uno, ¿no?

-Y olvidaos de las alcachofas, me pongo con ellas.

-Tranquilo, pero alguien tiene que vigilar el salmón todo el rato.

-Muy bien. -Santi, ¿cuánto?

A ver, ¿sabéis cuánto queda para que salga el salmón?

No. Estamos sacando lentejas

y, luego, va la lasaña. ¿Quién se pone nervioso

y mete el salmón? Yo, el capitán.

Me cago en la mar salada. Dejamos los otros.

Santiago, como capitán, te veo flojo.

Vale, chef. Cogemos bandejas y empezamos

a poner los trozos de patata que quieras poner.

Mirad: salmón, salsa, no sé qué... Lo había pensado así;

id cogiéndolos del majado este. Pero si están en la bandeja...

Mejor, vale. Y ya las 150 raciones.

¿Pueden empezar a sacar platos? Cuando usted mande, chef.

Poneos de acuerde, me decís: "sí", "no" y "cuando usted mande".

Que se lleven las lentejas que se van a enfriar.

¿Pueden sacar las lentejas ya?

Sí, creo que sí. -Pero claro.

Por favor, empezad a sacar platos.

Para el hospital. -Antonia, no te distraigas.

-Chicos, cantidad de verdura.

Veo muy poca cantidad, esto es "lentejas con verdura",

no con una verdura. Es media ración, toma.

-Aquí falta. -Venga, ¿por qué pasa esto?

-Iván, hacemos como... -Dime.

-En este lado sois unos tacaños. Mira, este no tiene nada, pobre.

-Ponle y punto. -Tomad, tomad.

-Es que tanta tacañería con la verdura...

Echad más verdura que hay de sobra.

-Demasiado, es estúpido. -No pongas más para que no sobre.

-Voy a llenar esto más.

-No vamos a ser justos con todos, así está bonito.

-Ha dicho Samantha que pongamos más.

-No más, que es mucho.

-¿Hemos terminado ya? -Qué bien.

-Falta el postre, el postre.

-Limpiamos y emplatamos el postre.

Llega el turno del equipo Rojo,

que os ha preparado un guiso de lentejas con verduras.

(Música "jazz")

Qué sorpresa, Celia, y qué alegría verte por aquí.

Igualmente. ¿Trabajas aquí?

Sí. Cuéntame, ¿qué haces?

Soy técnico especialista en radioterapia.

Anda, qué bien. ¿Contenta? Muy contenta.

No has dejado de cocinar, ¿no? No, siempre hay que comer.

¿Cómo están esas lentejas? Están bastante bien cocidas,

pero le falta un poco de verdura, por poner una pega.

Creo que sois afortunados porque por ahí, aún, las esperan.

Ha habido un problema de "lo emplato, no lo emplato...".

(Música "jazz")

Aspirantes, ¿quién ha contado los cuencos de las lentejas?

Xuso. ¿Están todos los platos?

Sí. ¿Y estos qué?

Estos sobraban. -Están aquí, aquí.

¿Cómo puede haber tantos? Ponedlos para allá.

-Dale. -Para allá, para allá.

Si son 150 personas, pueden sobrar seis, no todos estos.

Os lo he dicho bien claro, no podéis hacerme hablar

y desgastarme dirigiendo para que no me escuchéis.

¿Lo he dicho o no, Carmen? Sí.

-La hemos liado, no hemos estado centrados;

Antonia gritando con Óscar, Carmen Lomana en su pompa...

Y yo, como un pardillo, tampoco he intentado imponer

o poner un poco de orden como parte del equipo.

-Eh, terminamos esto. -Pon verduras aquí, ponlas aquí.

-Cuánta verdura tenemos de sobra, no me lo puedo creer.

Camareros, por favor, llevaos las lentejas.

Os lleváis todos, no se puede retrasar el servicio. Venga, todo.

Id poniendo. ¿Cuántas faltan? No hay más, ¿no?

-"Vai, vai", ya. ¿Ya está?

Podemos emplatar el postre.

-Vamos.

-Ona, venga. -Venga, chicos, que no decaiga.

-Muy bien, Paz, lo haces muy bien con la mandolina.

(PAZ GRITA) ¡Ah! -Cuidado, Paz. ¡Ay, pobre...!

-Me rebané la uña. -Pobrecita.

-Había que cortar verdura rápido y con la mandolina,

en una de esas... Me he rebanado la uña.

-Tenemos tres en el horno.

Tres, cuatro, cinco, seis, siete y ¿ocho hemos hecho, al final?

-Vamos, vamos. -Vamos, Paz, cariño.

-Venga, tengo que... -¿Qué te ha pasado?

Que me he llevado media uña con... -Ten cuidado.

Si ya tenemos de sobra, cariño. -¿Seguro?

-No partas más, pasa de la máquina. ¿Estás bien?

-Sí, nada. -¿Te has cortado?

-Empezamos. Xuso, emplata uno de muestra.

-Pon la mitad del cazo. -¿Va encima?

-Sí. -Se va a enfriar esto.

-No importa que sea frío, el mascarpone va frío.

-Pero la manzana está buena cuando está caliente.

-¿Le habéis echado sal al pescado? -No.

-Diecisiete, dieciocho...

-Espera, si aún tienen ahí el salmón.

-¿Aún tienen que servir el salmón? -Sí.

-¿Podéis poner un poco más de mascarpone?

-No, Carmen, que no llega, cuidado que se acaba la nata.

-Sí, cuidado. -Cuidado que se acaba; una lágrima.

-Qué se va a acabar... -Ahí hay una barbaridad.

(ANTONIA CANTA) #Una lágrima cayó en la arena,

#en la arena cayó una lágrima#.

Cuidado, porque esto llegará frío y la culpa es tuya. Es increíble.

-Cuidado, cuidado. -Aquí, aquí.

-Tiene mucha agua. Tiene mucha agüita, pero bueno.

Falta un poquito, falta tiempo.

Hay que cortarlo muy despacio para cortar las verduras, ¿vale?

Vale. Y con mucho cariño, ¿eh?

Mario, saca otra bandeja y dos grupos de dos. La capitana manda.

Vosotros ponéis y nosotras cortamos.

-Ya voy. -Vamos.

Ona, caña pero de meter caña. Vale.

¿Vale? Venga, vamos, chicos.

Chicos, id sacando. -Sí, sí, sí.

-Venga. Me duele la cintura.

-¿Esto ya está? Se pueden ir llevando, ¿no?

-Sí, los platos que veáis llenos los podéis ir sacando.

Dafne, acércame, por favor.

-Esto es imposible. -Se deshace.

-Así queda bien. -Pero está buena de sabor.

-Uno... venga, chicos.

-Espera. -Vale, siguiente.

-Limpiad los bordes. -Podemos estar orgullosos.

-Me duele la cintura un montón.

(SE QUEJA) Espérate; se me ha abierto aquí algo.

Aquí tengo como un pinzamiento o algo.

-Yo tengo las lumbares a punto de estallar.

-Sí, yo me voy a morir, también.

-Ostia... -Id sacando, los que veáis...

Ponlo en el centro, ¿vale?

El equipo Azul os ha preparado

una lasaña de verduras gratinadas, que espero que esté deliciosa.

(Música "jazz")

Buenas tardes, ¿cómo van las cosas?

Muy bien. Narciso y Ricardo.

Narciso, alcalde de Majadahonda. Así es.

¿Qué supone para Majadahonda un hospital como Puerta del Hierro?

La verdad es que lo único que me dice la gente, los vecinos,

es que es uno de los mejores hospitales de Europa.

-Un hospital con unas instalaciones estupendas, la mejor tecnología...

Hablamos de más de cuatro mil personas que atendemos en el área

y saben que nos dejamos el pellejo, permanentemente, por ellos.

Ahora os pregunto por la lasaña. ¿Cómo lo ha hecho el equipo Azul?

Yo soy bastante comilón y lo que me gusta e importa

es cómo está y no el aspecto. La verdad, es que es una lasaña

que de sabor está buenísima, de aspecto no tanto; no me importa.

-El aspecto podría ser mejorable pero el sabor es estupendo

y deja un saborcito en la lengua que da gusto.

Equipo Azul, cocinas limpias, buen trabajo.

Gracias, chef. -Gracias, chef.

Ay, qué bien. -Vamos, equipo.

La unión hace la fuerza.

-Vamos a limpiar y a dejarlo como los chorros del oro.

-¿Qué te pasa? -Me duele todo.

-Hemos trabajado todos pero ella se ha dado un palizón...

-Estoy agotada, en fin... Muy cansada, muy cansada.

No me llega ya ni la sangre al cerebro.

-¿Cuántos platos son, mi amor?

-En grupos de ocho. Seis... y ocho.

Equipo Blanco, a ver cómo va el salmoncito.

Vamos a darle marcha a esto, así que vamos a emplatar.

¿Pongo la mayonesa ya? Sí.

Que tenemos que tener para todos, señorita.

No hagas como la quinoa, que ibas reduciendo tamaños.

Vamos sacando las patatas. Cuidado que te puedes quemar.

-¿Dónde? -Acá.

Mete la otra de salmón crudo. Vale.

Vamos emplatando patatas y alcachofas.

Sí. Y mientras se hace esto. Todo en la misma estética.

Haz uno como quieres que vaya y así van todos.

Id emplatando, vamos. Aprovechad el tiempo.

Venga, vamos. Venga, va.

¿Podemos ir más deprisa? ¡Sí, chef!

Quiero más rapidez, pero ¿qué pasa aquí?

Bueno, ¿qué? Qué maravilla terminar pronto y estar organizados, ¿no?

Sí, para una vez... -Sí, chef.

¿Quién ha probado? Ninguno.

Voy a ver qué tal. Eso está muy bien.

-Hay unas más hechas que otras.

No es que algunas estén más, es que esta está cruda.

La cocción tiene que ser exacta. A lo mejor estáis haciendo

una nueva versión y es una manzana al dente.

Manzana asada. Claro, se lo he dicho yo.

-Esas las sacamos las primeras, estas están más doradas.

Estas primeras están al dente.

Me da rabia porque lo estoy viendo.

Mira; cruda, cruda, cruda, cruda, cruda, cruda, cruda, cruda.

¡Me voy! Es que me cabreo. Gracias, chef.

-Gracias, chef. -Te lo he dicho.

¿Qué quieres apostar?

(ANTONIA CANTA) #¿Qué apostamos? ¿Qué apostamos?#.

(ANTONIA SIGUE TARAREANDO)

Media hora sin hacer nada y esta manzana en la media hora

que llevamos parados se podría haber hecho mejor.

-Ha sido un cocinado un poquito complicado

porque no teníamos capitán.

Al final, la manzana ha quedado un poquito más dura

de lo que tenía que estar. Tenía que estar más asada.

Y varios problemas de cocinado y problemas de entendernos.

¿Ya venís a por el postre? No. A por el salmón.

No. El postre es lo último, Carmen.

(CARMEN) Entonces, no tenemos prisa.

-Vamos a sacar esto, chicos. -Y vamos poniendo, ¿no?

¿Cómo es la idea? ¿Aquí? -No enseñéis la piel.

La piel encima de la salsita.

Esto se va a quedar frío.

¡Va, va, va! Venga.

Cuidado con las piezas, no nos las vayamos a cargar.

Santi, ve vigilando. -Sí, sí.

Si ves que hay alguna anomalía.

¡Vamos! Equipo blanco, este salmón tiene

que salir ya. Nos dormimos.

¿Esto lo tenemos ya, Santiago? Sí.

Muy bien. Vámonos, por favor. Cogiendo platos.

Vamos a empezar por aquí. Boris, volvemos a emplatar patata

y volvemos a emplatar alcachofa. La salsa, ¿quién la pone?

Primero la salsa. Venga, va. Vamos corriendo. Venga.

Vamos con el pescado que ha preparado el equipo blanco.

Es un salmón al vapor con alcachofas, patatas al vapor

con romero y una salsa de eneldo y mostaza.

Pinta bien, ¿no? A ver qué tal está.

Buenas tardes. Vengo buscando a Ricardo.

Soy yo, Eva. ¿Eres tú? ¿Eres cocinillas?

Sí, me gusta mucho. ¿Y qué tal juez eres?

Lo voy a intentar. Pues dime.

¿Cómo está ese salmón? Es de los dos platos

que más me han gustado. Anda, qué bien.

¿A ti qué te ha parecido? Me ha gustado mucho la salsa.

Se han quedado cortitos con la ración.

Pero está rico. A él le ha tocado mucho

y a ti muy poco. A mí la pequeña.

Nubes y claros. Nubles y claros.

Gracias, chicos. Gracias a ti.

¡Vamos, chicos! ¡Venga!

Ese salmón lo reservamos.

-Sí. Nos quedó bien. -Nos quedó bueno.

(SANTIAGO) Estoy feliz con mi equipo.

No puedo decirlo más alto ni más claro.

Ahí Jaime y Boris han hecho un trabajo excepcional.

Hay que limpiar platos. Pero ya.

Chicos, ¿qué tal? Bien, mi amor.

¿Se puede sacar esto? Sí. Lleva almendra.

Si hay alguna alergia, decidlo.

Muy bien. Sacad el postre, por favor.

Camareros, por favor, sacad el postre. Vamos.

Pueden empezar por ahí. -Solo los que estén limpios.

Vamos poniendo platos.

Vamos poniendo y vamos emplatando. -¡Vamos, vamos!

-Id llevándoos de aquí. -Oye, ¿no hay un paraguas?

¿Un paraguas ahora, Carmen? Qué barbaridad. Un paraguas.

-Venga, venga. -Chicos, hacen falta manzanas aquí.

Cuidado que se resbalan. Tenéis pinzas.

Dejad de hacer las cosas con un tenedor,

que se os han caído cuatro manzanas.

Lo he hecho bien hasta ahora. Antonia, toma.

Sí, dame. Ya está bien, hombre.

Tiene razón. ¿Cómo se emplata con pinzas?

¿No se emplata mejor? Yo con las pinzas no me aclaro.

Muy bien. Tú sigue así, sin evolucionar,

que es lo que nos gusta en "MasterChef".

¿Pero cómo sin evolucionar?

Manzanas aquí, por favor. Bueno, equipo rojo,

cuando salga el último plato,

limpiando las cocinas. ¿Oído? ¡Oído, chef!

Aquí falta mango, Iván. Ay, mierda.

No hay más mango.

Id llevándoos de aquí. Que no salga ninguno mojado.

¡Va! ¡Vete, vete, vete!

Y para terminar, el equipo rojo pone el punto dulce a este menú.

Han preparado una manzana asada con puré de mango

y salsa de queso y yogur.

Que aproveche.

Buenas tardes. Vengo buscando a Mariano. ¿Quién es?

Soy yo. Felicidades por ese premio

de la Real Academia de la Medicina. Muchas gracias.

¡Madre mía! Qué orgullo, ¿no?

Sí. Es una satisfacción grande.

Sí. Reconozco una trayectoria. Aparte, reconoce también

la labor del departamento que dirijo.

Hablando de gastronomía. ¿Este postre ha puesto

la nota dulce al menú o no? La lasaña me ha encantado.

(Risas) ¡Huy, madre mía!

Eso significa que el postre...

Bueno, el postre creo que es mejorable.

Bueno, por aquí, Mariano. Sí. Está un poco dura la manzana.

Y le falta el puré de mango que dicen que tenía.

Ah. Digo: Se lo habrá comido.

No me lo han traído. ¿Sabes qué haremos?

No voy a preguntar más por la manzana.

¿Todo lo demás bien? Muy bien.

Me alegro. De la manzana ya no quiero saber más.

Comensales, hasta aquí llegó nuestro homenaje.

Espero que os hayáis sentido tan cuidados

como lo hacemos nosotros cuando vamos a vuestras consultas.

Gracias por ese esfuerzo y esa dedicación. Muchas gracias.

(Aplausos)

Aspirantes, solo puedo decir: gracias.

Gracias por ayudarnos a hacer este homenaje tan especial

a todos los que luchan contra el cáncer.

Pero, sobre todo, gracias por abrirnos vuestro corazón

porque habéis sido muy valientes.

(Aplausos)

Os recuerdo que el mejor aspirante de esta prueba ganará

4000 euros que podrá donar a la ONG que elija.

Equipo azul, voy con vosotros.

Hay algo que me ha gustado especialmente de vuestro trabajo:

la seriedad con la que os habéis tomado

que este menú fuera saludable,

restando los elementos grasos y calóricos.

Los crutones que estén hechos al horno

para evitar el aceite al freírlos.

Y habéis hecho una bechamel muy ligera.

La lasaña no tenía el mejor emplatado del mundo,

pero de sabor estaba muy bien.

Gracias. -Gracias.

Podéis sentiros orgullosos porque vuestra lasaña

recibió el aplauso de los invitados. Enhorabuena.

(Aplausos)

¡Ay, qué bien! ¡Ay, qué bien!

-Muy bien. -¡Ay, qué bueno!

Solo una cosita, Ona. Tienes que aprender a mandar.

Vale. Las cosas han salido bien

pero, en gran parte, por el conjunto del equipo.

Ah, una última cosa. No vais a Eliminación.

(GRITAN CONTENTOS)

¡Qué bien!

(DAFNE) Lo he pasado tan mal. Hemos tenido tantas dificultades,

que cuando nos han dicho que nos librábamos

de la Eliminación, he soltado todo.

Todo todo, hasta las lágrimas.

Equipo rojo, vosotros os habéis propuesto

tomarme el pelo, ¿no? Nunca. Para nada.

¿Cómo te vamos a tomar el pelo?

Lo peor de todo vuestro trabajo ha sido la actitud.

No. Primero, conmigo.

De falta de respeto. He entrado muchas veces

a intentar ayudaros y no me habéis hecho ni caso.

Y después, al actitud que habéis tenido entre vosotros

de falta total de compañerismo.

Habéis sido cinco aspirantes jugando a ponerse la zancadilla.

Los cinco erais conscientes de lo mediocre que era el postre

y no habéis hecho nada para reconducirlo.

Sí. Habéis sacado las manzanas

media hora antes del horno y se han quedado crudas.

Lo entendemos. Hemos fracasado y ya está.

(ÓSCAR) Al principio, parecía que las tareas

estaban medio claras. Pero luego ha gobernado un poco

cada uno su criterio. El problema era intentar ponerse de acuerdo.

Equipo blanco, hay cosas de vuestro trabajo

que me han gustado mucho y otras que no me han gustado nada.

Santiago, ser capitán te ha venido un poquito grande.

Sí, sí. Se nota que tienes

cultura gastronómica y que sabes cocinar.

Pero para seis, no para 150.

Ni para seis.

No. No nos vengamos arriba.

¿Sabes lo único bueno que has hecho hoy como capitán?

(Risas) Elegir a tu equipo.

Hombre, no está mal, ¿no?

-Hombre, gracias. -Eso ya es mucho.

Porque han sabido compensar tus carencias, Santiago.

Y aportarle a la cocina la fuerza y la constancia que requería.

Os lo debo a vosotros y os lo agradeceré eternamente.

Has sido un gran capitán.

Boris, Jaime, me encanta el tándem que habéis formado.

-A mí también. -¡Oh! Muchas gracias.

Es completamente natural. El bello y la bestia.

Más allá de que Boris aproveche para coquetear con Jaime...

Pero es que yo creo que...

Os compenetráis a la perfección. Fíjate.

Os contagiáis de lo mejor del otro y vais aprendiendo y superándoos

Y eso es justamente de lo que va "MasterChef".

Gracias. -Intentar un clima amoroso

para que la cocina se impregne de ese amor. Yo lo intenté.

Por todo ello, aspirantes, el segundo equipo ganador

de esta prueba y que, junto con el equipo azul,

se salva de la Eliminación es...

Equipo blanco.

El equipo blanco. Felicidades. Enhorabuena.

(Aplausos)

(SANTIAGO) Que 150 personas hayan comido los 300 platos

que ha sacado mi equipo y no hayan venido a quejarse,

ya me he puesto muy contento.

Y mi equipo me ha parecido fabuloso, como una seda.

Muchos de vosotros habéis trabajado muy duro en esta prueba.

Pero hay un aspirante que nos enamoró con su entrega.

A pesar de sus inseguridades y de los nervios,

se ha machacado trabajando.

Y ese aspirante es... Paz.

(Aplausos)

Muchas gracias.

-Enhorabuena. -Enhorabuena, Paz.

Paz, ¿contenta? Pues sí. La verdad es que contenta

porque la fundación a la que yo quiero destinar

este dinero, es a la Fundación Juegaterapia,

que hacen una labor preciosa

en unidades de oncología infantiles,

haciendo que las estancias de los niños

que están en tratamiento sean más agradables

para que ese momento lo pasen de la mejor manera posible.

Así que me hace mucha ilusión, de verdad, por ellos.

(PAZ) Feliz porque notas que si trabajas duro,

te reconocen el esfuerzo.

Bueno, equipo azul, equipo blanco,

enhorabuena a los dos porque seguís una semana más en "MasterChef".

Muchas gracias. Equipo rojo, a vosotros

solo puedo desearos suerte. Quiero que os arméis de valor

porque os espero en la Prueba de Eliminación.

Ahí estaremos. -Ahí estaremos.

-Dándolo todo. -Dándolo todo. Ojalá.

Vuelven los campamentos "MasterChef".

Si tienes entre ocho y dieciséis años,

te apasiona la cocina, la naturaleza

y quieres vivir una experiencia inolvidable,

no te puedes perder nuestros campamentos.

Además, convivirás con los aspirantes

de "MasterChef Junior". No lo pienses más.

El próximo verano, campamentos "MasterChef".

(NIÑOS) ¡Ven al Campamento MasterChef!

¡Madre mía! -Qué nervios.

La Prueba de Exteriores fue complicada,

porque los equipos se ve que no estaban muy equilibrados

y nos ha dejado a cinco aspirantes en peligro.

Uno de ellos, y esto es inevitable,

abandonará esta misma noche las cocinas

de "MasterChef Celebrity".

"Hello". -Buenas noches.

Buenas.

Aspirantes, bienvenidos de nuevo. (TODOS) Muchas gracias.

¡Huy, Mario, por favor! (BORIS) Qué elegancia.

¿Sabes lo que pasa? Que yo no sé si voy a volver

a subir al Olimpo de los dioses y tenía que estar a la altura.

Es verdad que te queda sensacional.

Está guapísimo. Me parece que estás espectacular.

Claro. Divino. -Muchísimas gracias.

Eso demuestra que eres una mujer

que le gustan los hombres de verdad.

Muchas veces a los hombres que nos maquillamos

y nos vestimos un poco más, no se nos toma tan en cuenta.

Y después somos muy hombres.

(Risas) Claro.

Mario, estaba yo hablando con Pepe, que se muere de la envidia.

Se muere por ponerse tu look. ¿Tú no quieres?

Cierto. Yo soy más pudoroso.

Cariño, el pudor limita. Es como el miedo,

que el miedo paraliza. La represión

no llega a ningún lado. Libérate. -¡Bravo!

¡Suéltate, Pepe! ¡Suéltate!

¡Vamos! ¡Vamos!

Me transformo enseguida.

Es muy bonito que alguien quiera reencarnarse

en Mario Vaquerizo. Lo tendré en cuenta.

Es como cuando Oda... ¡Huy, Oda!

Ona, Ona.

(Risas) Cuando Ona me eligió.

Fue una declaración que yo me autorreafirmé.

De hecho, te lo agradeceré de por vida.

Mario, no sabes tú nada.

El éxito se lo debo a estas mujeres.

Por eso me gusta estar rodeado de mujeres.

Creo en el matriarcado. Me pasaba siempre de pequeño,

que al final siempre me acababa enrollando con todas mis amigas.

(Risas)

(MARIO) No hay que relajarse nunca, ni para ponerme la tiara.

Que a Pepe le guste mi look

quiere decir que es un hombre en condiciones.

Es un hombre de los pies a la cabeza.

No. De los pies a la cabeza.

Delantales negros, en la Prueba de Exteriores

fuimos muy duros con vosotros.

Carmen, ¿entendéis nuestras razones?

Sí. Yo ya estoy empezando a entender todo.

Lo que pasa es que no me toman en serio.

Yo por ejemplo digo: Eso no se hace así.

Y ni me escuchan.

Óscar, ¿qué crees que falló en vuestro equipo?

Al final yo creo que intentar cada uno imponer

una forma de hacer las cosas

y no ponernos de acuerdo entre nosotros.

Si no nos hemos puesto de acuerdo, ha sido

por los últimos nervios de las lentejas, por favor.

Compañerismo. Y luego, a ver la eliminatoria.

Ahí se demuestra quién vale y quién no. Paciencia. ¿O no?

(ANTONIA) Han caído en la trampa de saberlo todo.

Están haciendo una estrategia para eliminarme.

Yo lo he entendido bien.

¿Y Boris? ¿Trabajó a gusto, a pesar de tener

esas orejitas de Jaime tan cerca?

No eran solo las orejas. Eran los brazos.

No sabía si los salmones eran los salmones

o los brazos de Jaime. (RÍEN)

A mí me daba miedo. En vez de descamar,

va a empezar a depilar a Jaime. -No, no.

Hay que respetar su vello.

Ya hay suficiente gente depilada en el mundo.

Me gusta que vayas descubriendo la anatomía de Jaime poco a poco.

Por favor, estamos apenas conociéndonos.

Dejadnos un camino libre.

Que fluya de una forma natural. Verdad.

Nos estamos descubriendo. Estamos descubriendo nuestra...

Me gusta mucho cómo le quedan las gafas.

-A lo mejor, también le va a gustar cómo me las quito.

(Risas) Pero, Jordi, quiero aprovechar

el momento para decir que estás muy guapo hoy.

Te siente muy bien ese tono de verde.

Te lo agradezco, Boris.

Enséñale los salmones. Yo tengo salmonetes

comparado con Jaime. Sin duda.

Delantales blancos, los vais a ver todo tan bien desde la galería.

Arriba porque seguís una semana más en "MasterChef".

Suerte. -Compañeros, mucha suerte.

-Animad, animad. -Animad.

-Venga. ¡Vamos, Xuso! -Te quiero, Mario.

Yo estoy mareada. -¿Estás bien?

¿Estás bien? -Sí.

Cómo brilla la corona, Mario.

Aspirantes, todo muy bien desde ahí arriba, ¿verdad?

Si alguno se aburre, que me lo diga.

Si quiere hacer punto. Santiago, yo creo

que tú dibujas, ¿no? En mis ratos libres.

Este es libre. ¿Por qué no te subo luego un blog...

...y haces una caricatura de los jueces?

De los aspirantes.

De los jueces no quisiera... Mejor.

Aspirantes, tenéis de nuevo una caja misteriosa.

Xuso, ¿qué te gustaría encontrar dentro?

Haya lo que haya, vamos a lucharlo, a darlo todo

y a intentar hacer un buen plato

para que lo disfruten. -¡Bravo!

(Aplausos)

(XUSO) El estómago lo tengo cerradísimo.

Pero tengo muchísimas ganas de darlo todo

y de que los jueces vean que me dejo la piel.

Cuando cuente tres, quiero que levantéis las cajas

todos a la vez. Una, dos y tres.

(Exclamaciones)

(Aplausos) ¡No! ¿Es un regalo?

Hemos perdido y nos regalan un microondas.

Me lo llevo. Vámonos.

Antonia, ¿dónde vas con el microondas?

Creo que es un regalo de consolador, consolación.

Consolación, consolación. (RÍE) Consolador.

Aspirantes, vuestro nivel culinario todavía es muy bajo.

Y la única explicación que encuentra este jurado

es que en casa no os rompéis mucho la cabeza y tiráis de microondas.

Pero para calentar. Por eso, os hemos traído

ayuda, la de una gran experta

en el uso del microondas, porque, como vosotros,

lleva una vida muy ajetreada. Ostras.

En realidad, toda ella es muy ajetreada porque no para.

Que se abra la puerta para recibir

a una de las finalistas de la primera edición

de "MasterChef Celebrity": Loles León.

(Aplausos y vítores)

¡Pero, bueno, qué guapísima!

¡Ay, qué mona! ¡Hola, Loles!

Qué guapa. Qué bien verte. Gracias. Muchas gracias.

¡Hola!

¡Qué guapa!

¡Esa Loles!

Oye, ya hablaremos, que casi todos me habéis llamado.

A todos os he informado muy bien.

Bueno, Loles, cuéntame quiénes te han llamado.

Unos buenos amigos. Y yo he sido muy buena amiga también

y les he dicho... Hombre, les he contado

lo que necesitaban saber solamente.

¿No les has hablado de nosotros? No.

A mí vosotros me caéis muy bien. Yo no he sido como

los otros concursantes. -¡Huy!

A ti hasta te tiré los tejos. Lo sé.

(Risas) Todo el rato.

Dice la misma cosa que he dicho yo.

Antonia, ¿le has tirado los tejos?

Yo también le he dicho que es un macho ibérico.

El otro es impenetrable. -El otro es prohibitivo.

El otro ya en esa plataforma no estamos.

Estamos en otra plataforma, hija mía.

Solo os digo una cosa. Se sufre mucho, pero yo repetiría.

Aquí lo que hay que hacer, es entusiasmarse

con los platos y con ellos.

Si os entusiasmáis, llegáis a donde os dé la gana.

(Aplausos) ¡Bravo!

¡"Oh, yeah"!

(LOLES) Es un trabajo como todos los trabajos.

Cuesta, pero cuando te sale bien, es muy gratificante.

Yo estoy entusiasmada con este programa

y de poder, haría otro.

Además de tus famosos arroces, sabemos que eres una experta

en la cocina con microondas. Sí.

Pero yo el microondas lo utilizo para todo.

Hasta algunas veces he secado sujetadores.

(Risas) ¿En el microondas?

¿En serio? Sí. Se quedaban churruscaditos.

Qué bien. Me las sube más.

Y además de ese consejo tan práctico,

¿qué otros consejos les podrías dar?

Hay que tener exactitud

y saber que es mejor no llegar, a pasarse.

Claro. Es una forma de cocinar

que puede dar grandes resultados y ser muy saludable.

Vuestra misión, si queréis libraros de la eliminación,

es elaborar solo con el microondas

el mayor número de platos tanto dulces como salados.

¡Ah! Qué divertido.

La cata la haremos en el restaurante.

Probaremos los platos a medida que los vayáis acabando.

Como queremos que hagáis muchos platos y muy buenos,

como algo excepcional, os dejaremos entrar

al supermercado a coger ingredientes

todas las veces que necesitéis.

(Aplausos) ¡Gracias! ¡Gracias!

Para elaborar vuestros platos, tenéis 75 minutos.

Pues el tiempo para entrar al supermercado

comienza en tres, dos, uno. ¡Ya!

¡Vamos, chicos! ¡Vamos! (JALEAN)

¡Carmen, corre! ¡Carmen, venga!

Mira qué mercado tengo hoy.

Pescado fresco, marisco, embutido. Gambas, chotitos.

Tengo de todo. De todo, Eva.

¿A que esta prueba es chula para hacerla?

-Si la puedes hacer sin que te elimine,

la haces. -Ahora me da envidia.

El arroz, el arroz.

Oye, no quiero que os olvidéis de la repostería, eh.

El chocolate siempre es un valor añadido.

¿Y dónde está el chocolate? A ver.

Venga, voy a ayudarte, Carmen, que te veo un poco perdida.

Aquí hay chocolate blanco y chocolate negro.

Aquí, efectivamente. Efectivamente.

Se me está cayendo hasta la tiara de los nervios.

Tres, dos, uno.

¡A cocinas! ¡A cocinas!

Óscar. (MARIO) ¡Venga, Xuso!

Preparadlo todo y ponedlo todo

ahí sobre la tabla. -¡Vamos, vamos!

Porque quiere hacerlo muy bien,

muy bien y hace de más. -Eso.

Me emociono, me paso. Me vienen ideas.

Intentas asegurarte los ingredientes

y de ahí iré sacando cosas. La segunda Prueba de Eliminación

y, como siempre, no son fáciles.

Pero es divertida y vamos a intentar sacar platos

sin pensar, pensando poco. Lo mínimo.

En mi vida he cocinado algo en el microondas.

Así, muy finito, Xuso. Muy bien.

Porque así se hacen prontísimo. -Sí.

(MARIO) Venga, chiquitito.

Voy a empezar a trocear verdura para tener todo preparado.

Me quiero organizar bien. Lo tengo todo organizado

en la cabeza. Hay que darlo todo en esta prueba.

No quiero irme. Voy a luchar para que eso no pase.

Al microondas no he cocinado. Quiero estar con calma,

aunque estoy nervioso. Estar templadito.

Samantha, tú que tienes tanta familia en casa,

¿cocinas en el microondas? Yo no cocino en el microondas.

Pero ahora que tengo uno nuevo, sirve para muchas cosas.

Como tiene el grill, es versátil. Cocinas y doras.

Yo te digo lo que hago. Un lenguado en el cacharro ese

de silicona. Una zanahoria picadita,

unos ajitos tiernos y le pongo aceite y pimienta negra.

Buenísimo.

La tortilla de patata queda buenísima.

O ese huevo que lo metes en un vaso con una gota de aceite

y en dos minutos tienes un huevo cocido maravilloso.

O incluso hacemos liofilizados. Lo que decía Loles,

que tú secas tus sujetadores.

Sí. Tú coges unas frambuesas

y le das tres ciclos o cuatro de 400 vatios.

Doy un minutito y lo paro.

Un minutito y paro. Y al final estarán secos.

Como el sujetador de Loles. Seco.

Pero, bueno, crujiente.

Marina ahí un poquito.

Yo el microondas nunca lo uso,

excepto para calentar y descongelar. Nada más.

Entonces, para mí esto es nuevo. Pero me parece estupendo.

La otra va a su ritmo.

Cuando cocino, cocino muy tranquila.

Entonces, por eso aquí estoy atacada.

¡Carmen! ¡Venga!

Yo voy a empezar a caminar porque me aturdo.

Y si vamos al lado dulce, ¿qué harías?

Todos los flanes saben divinamente.

Tocino de cielo, flan. Yo el otro día no tenía tiempo

de deshacer el chocolate al baño maría y lo metí allí.

Funciona divinamente. Y me quedó divino, eh.

Espero que con el microondas vaya todo bien, mi amor.

Este "MasterChef" yo creo que será

uno de los mejores programas donde se puede aprender.

De esta prueba, mira, tenemos tanta presión

que no puedo más con esta presión.

Estoy horrorosamente. Espero no cortarme.

Yo estoy segura que he cogido salmón. ¿O no?

(MARIO) ¿Iván sabes qué pasa? Que se pone muy nervioso.

-Iván sí. -Que pobrecito.

Estoy preparando ahí dentro un escabeche.

Y aquí estoy preparando una salsa de tomate

para hacer unos espaguetis. Me veo con muchas fuerzas

para salvarme. Tengo que salvarme.

No cabe otra opción. Salvarse o salvarse.

Y ojalá tenga mucha suerte.

Yo ya estoy mayor. ¿Te parece que vayamos

al restaurante y nos sentamos? Sí.

Adiós, cariños. Hasta luego. -¡Loles!

-¡Adiós! -¡Viva la gran Loles León!

-¡Viva! -Que es un bombón de microondas.

Bombón es lo que tuvimos el otro día.

Este programa es una gran aventura

que ahora tú también puedes vivir

gracias al restaurante MasterChef, en Madrid.

Una experiencia gastronómica

que incluye los platos más icónicos del programa

y la posibilidad de conocer a algunos de los aspirantes

que han pasado por nuestros fogones.

Si quieres más información, la puedes encontrar

en restaurantemasterchef.com y en nuestras redes sociales.

Yo los veo concentraditos. Mira Xuso ya.

Mira. Ya está Sucho emplatando. -¿Está emplatando?

(PAZ) Me sale Sucho y es Xuso.

Chu, chu, chu. -Xuso. Es como CH.

Está muy bien. Es como un entrante, unas verduritas al vapor.

Le está poniendo el parmesano. -¡Oh, guau!

Esto es para que no pasen hambre. Empiezo yo.

(Aplausos) Es un aperitivo.

Un aperitivito, Jesusito. -¡Qué divino!

Es un pequeño apetitivo. No es nada.

No cuenta como plato. Cuenta. Todo cuenta.

Es una ratatouille. Es como un pisto francés.

Lo he hecho al vapor. -Pero si el plato es mínimo.

¿Qué tanto le tiene que explicar?

Y le he puesto... Sigue cocinando.

Corre. No pierdas tiempo. No pierdas tiempo.

¡Venga, vamos, Xuso! No pierdas tiempo.

¿Vosotros qué creéis? ¿Más platos aunque no estén bien

o mejor menos y muy buenos?

-Menos buenos. -¿Y la cebolla?

Lo que acaba de hacer Xuso,

es ridículo. -Es la mitad de un plato.

Bueno, está mal porque está hecho y está crujientillo.

(TOSE) Exceso de picante.

Ya. Le falta un buen aliño.

Le falta alguna cosita más. Como primera toma de contacto,

bien. Ahora, tiene que haber más elaboración.

Mira qué bien corta el salmón nuestro amigo.

¡Buenas! Hola.

¿Cómo va la cosa por aquí? Pues aquí sufriendo por ellos.

Por nosotros no. Vosotros estáis tan a gusto aquí.

De hecho, creo que tienes tiempo libre.

Te he traído un bloc para que dibujes. Aquí tu lápiz.

Y si te equivocas o quieres eliminar a alguien, ya sabes.

Déjame ver. El que no creo que caiga,

es Iván porque se ha montado un supermercado él solo.

Ha cogido de todo. Tenía una cesta repleta.

No sé cómo le llaman "sobrado". No entiendo a los jueces.

Boris, ¿te atreves a decirme quién se va hoy?

¡Oh, Dios mío, no! Estaría muy angustiado

de que se fuera Óscar, por ejemplo.

Creo que alguna persona en esta barra estaría muy contento,

porque ya es un contrincante importante.

Aquí está mirando todo el mundo a Santiago.

(MARIO) No quiero que se vaya Xuso.

-Yo tampoco. -No quiero que se vaya nadie.

Yo no quiero que se vaya nadie.

Si no, me quedo callado y misteriosa.

Se hace mucho de querer. Es buen niño.

Y muy trabajador. Ayer estuvo

hasta las cinco de la mañana. ¡Venga, vamos, Xuso!

Gracias. Fuerte ahí.

¿Y Carmen dónde está? Carmen se ha ido al supermercado.

(BORIS) Oh, el pescado.

Es Lomana. Es "lomanismo".

Oye, nadie ha señalado a Iván como el que no se debe ir.

Yo creo que se debe ir pero ya mismo.

-No queremos que se vaya. -Sí, que se vaya.

No va a aprender nada en "MasterChef".

¡Ay, mira! Que ya tiene. ¡Ay, mira!

(MARIO) ¡Oh, mi Santiago!

Qué máquina. Y no he borrado casi.

Y no has borrado. Hasta luego. Hasta ahora.

Vas a animar a Iván pero con un toque muy...

-Como de varón no tengo voz. -Como muy de estadio de fútbol.

¡Iván, varón, adelante! ¡Macho! ¡Iván!

¡No te lleves todo el supermercado!

Mira. Tenemos otro plato aquí.

¡Muy bien! -¡Iván, por fin un plato!

Vamos a ver cómo empieza Iván. Iván, cuéntanos qué es tu plato.

Almejas al vapor con vino blanco

y aceite picual y cebolla. Nada más.

Muy bien. Pues nada. Sigue cocinando.

Gracias. Buen recurso.

Si están ricas ya...

Pero Iván va muy deprisa. Es un nervioso.

Pero tiene buena mano. ¡Huy! El vino no está hecho.

No. El vino, en el momento en que lo ha cocido tapado,

el alcohol no se ha podido ir de la cocción

y le ha dado un sabor a vinazo que no le aporta mucho.

Vino crudo, almeja perfecta.

Buena idea, pero la ejecución no sé yo si ha sido buena.

¡Ay, qué bien! Qué bueno. Un salmoncito.

-Ahí, ahí. Eso es. -Muy buena pinta.

(BORIS) ¿Hay un gusano

en el salmón o algo? -Está hecho.

Bueno, nos faltan platos por presentar, eh.

¡Jolín! Van lentos, eh.

(BORIS) Se están aburriendo los jueces.

Carmen ha entendido que es un plato

y tiene una hora para hacer.

(MARIO) Parece "La última cena".

Antonia está muy concentrada.

Está concentrada, sí. ¡Antonia, venga!

(PAZ) Ah, mira. Un suflé. (BORIS) ¡Oh, guau!

¡Vamos, Óscar! -¡Óscar, vamos!

¡Vamos, Óscar!

¿Qué nos traes? Un suflé de cebollita,

perrochicos con nata y todo ahí... De setas y cebolla.

Exactamente. Vale. Perfecto.

Venga, sigue. Continúa. Sigue, sigue.

¡Vamos, Óscar! ¡A por otro!

La idea es buena pero el nombre es erróneo.

Es un flan. Tampoco es un flan.

Es una cosa nueva. Vamos a ver qué hay.

Está cuajado. Es un pastel. Es una terrina.

Es un pastel. Es un pastel.

Es como una tortillita. La pimienta. Está bien aliñado.

Está rico. Perfecto.

(BORIS) Emplatamiento "top". -¡Muy bien, Xuso!

¡Que no se te derrame! -¡Rey, Xuso!

¡Eres un rey! Segundo plato de Xuso.

¡Venga, Xusito!

Un poco de salmón. Le he metido unas verduritas

para acompañar y un aceite con albahaca.

Y... Salmón con verduras. ¿No es así?

Sí. Pues venga, continúa, Xuso. Vamos.

¿Se puede probar el salmón?

Las verduras tienen pinta de crudas y el salmón demasiado.

Está pasadito. Efectivamente.

Pones cebollas y salmón, misma cocción.

Salmón pasado y cebollas crudas.

¿Sabes lo que le falta? Un aliño.

Aliño. Así como el de Óscar está perfecto,

aquí le falta... Es ñoño. Le falta seguridad cocinando.

(MARIO) Gambones de Murcia. Eres el gambón de Murcia.

El mar de Murcia es divino. Yo he nadado mucho allí.

(PAZ) ¿Qué tal, Antonia? ¿Vas bien?

-Fantástico, fantástico. -Bien. Genial.

Yo te veo estupenda. -Todo bajo control.

Todo bajo control. ¿Dónde está ahora esto?

Carmen no avanza. -¡Carmen!

-¿Qué? -¡Venga!

Ya estoy. Si es que se está haciendo esto.

Loles, mira lo que tengo para ti. Te viene como anillo al dedo.

¡Ay! "El manual del aspirante a chef".

Con técnicas para practicar, trucos para cocinar

y menús preparados por estaciones para realizar

siempre las mejores recetas

con los mejores productos de temporada.

¿Qué te parece? Una pasada de bonito.

Échale un vistazo. Pero qué guapos estáis, eh.

Carmen, hija, más rápido. Venga.

Atención, aspirantes.

Habéis consumido la primera media hora.

Todavía quedan 45 minutos.

Pero es que ni Antonia ni Carmen han presentado

ninguna elaboración al jurado.

Daos prisa. Carmen, venga, cariño.

¿Tengo ajos?

(MARIO) ¡Hala, hala! ¡Mira el Iván!

¡Muy bien cortadito, Iván! ¡Muy bien!

Doña Carmen, cuéntanos, que ya deberíamos haber presentado

algún plato. Está ya el pollo.

Se está haciendo el arroz que tarda más.

Para acompañar. Me gusta la idea de esas gambitas

como unas al ajillo tradicional.

La idea me parece buena. Voy a ver.

Bueno, huele a arroz ya. Cuidado, que quema.

Tenías que tener un pañito de las cosas del micro.

Yo creo que está. -Venga, vamos, Carmen.

Y esto muy poquito, ¿no? Dale, dale.

Que dore el ajo. A ver si podemos dorarlo.

Carmen, suerte. Gracias.

(BORIS) ¡Divina! ¡Divina!

Estas dos están... Porque tienen que emplatar ya.

Servid algo.

Loles, me quedo más tranquilo al ver que Antonia

ya tiene un plato más o menos. Bueno.

Tarda más porque se lo ha currado más.

He hecho primero lo más grande y en un minuto hago el suflé.

Ponle eso ahí antes de quitar esto.

A mí me encanta Loles cuando cantaba:

(CANTA) #Maldita primavera.# -Ah, claro.

-Cántame. Que adoro a la gente que canta.

(CANTA) #La maldita primavera.# (TARAREAN)

#Y me faltas solo tú.# No le pongas más.

(TARAREA) ¿Te la sabes tú también?

Canta tú también.

(CANTAN) #Pasa ligera la maldita primavera.#

#Pasa ligera. Me hace daño solo a mí.#

Limpia por aquí, Antonia, también.

-¡Bravo! -Ya está, ya está.

Oye, mirad qué pintón lo de Xuso.

¡Olé los hombres murcianos de pro! -¡Ese Xuso bello!

¡Vamos, Carmen! ¡Muy bien, Carmen!

¡Mira qué bien emplatado! ¡Corre! Que te adelanta Iván.

Que te lo quita el otro. -¡Iván! ¡Cuidado!

No te vayas por delante! Pero qué loco.

Esto es una pasta con pesto. Fenomenal. Venga.

Carmen, ¿qué es lo que nos traes?

Pues un tandoori chicken.

Con un poquito de yogur y arroz. Qué bueno.

Carmen, sigue. Venga, algún plato más, por favor.

¿Y lo has traído? -¡Bravo!

¡Muy bien, Antonia!

-¡Brava! ¡Divina! -¡Venga!

"Tutto" Italia. Antonia, cuéntanos.

Arroz tandoori. Tandoori.

Con pechuga de pollo y he puesto pimentón, canela,

jengibre, lima, yogur y arroz con un poco de garbanzos.

Espero que os guste. Gracias. Seguro que sí.

Bueno, bueno. Ahora se nos acumulan aquí todos.

¡Por favor! Les he preparado la gambita roja.

Le he hecho también una salsa de mostaza, un poco de brandi.

Lo he puesto durante 45 segundos a 800 vatios en el microondas.

Perfecto, doctor.

Muchas gracias. Que aproveche.

¡Xuso! ¡Venga, tercera de Xuso! ¡A por el cuarto!

Hala.

La pasta de Iván.

Yo la veo cruda de aspecto.

Está chiclosa. Chiclosa.

La pasta fresca no se deja al dente. Se deja hecha.

Y esta pasta está cruda.

¿Qué vas a hacer? -"Colirroz". Como si fuese arroz,

pero de coliflor. -¡Qué rico!

Muy buena esta idea de la coliflor rallada.

¡Ay, Dios mío! No sabes lo mareada que estoy.

Vamos con el de Carmen. De aspecto tiene muy buena pinta.

El tandoori es así como rojo.

Me gusta ese pollo que queda crujiente.

Ya está.

El arroz está muy rico.

Hombre, Carmen nos trae otro plato. Gambas al ajillo.

¡Qué chulo! Bien. -¡Venga, Carmen!

Gambas al ajillo. Mis favoritas. Sí.

Qué bien te han quedado. Mira. El ajito doradito.

Bien. Vale. Fenomenal. Sigue cocinando, Carmen.

¿Lleva dos ya? -Qué rico. Muy bien.

A lo mejor, acelera. Los tenía preparados.

Disculpa, "amore". Nos toca ahora el de Antonia.

Está rico el de Antonia, hombre,

porque está aliñado. Está bien.

El arroz está cocido, el pollo bien, la salsa rica...

Lo ha hecho por separado. Tiene mano,

se nota que ha cocinado. Como ese salmón de Xuso...

Es de alguien que cocina, se nota el sabor.

(CARMEN) A ver, no sé si le irá al salmón.

-A ver, champiñones...

Sami, coge por favor. (LOLES) Están crudas, no me gusta.

No... no se puede comer. No lo voy a comer.

Está cruda, se nota perfectamente. Mira que a mí gustan

las cosas poco hechas.

Pero... lo que más me preocupa es que... tú tienes que hacer

una cocción igualitaria y deberían estar igual.

Y la tuya está más hecha y esta más cruda.

Y la cabeza y la cola tienen cocciones diferentes.

Xuso tiene ideas, pero el punto de cocción no lo clava.

(MARÍA) Muy bien, Xuso, que le dé sabor.

(SANTIAGO) ¿Qué lleva? Me lo he perdido.

Va, por favor. Salmón en papillote

con alga nori y crema de coliflor.

El pulso... Ya, ya.

Pues muy bien... gracias. Que aproveche.

Vamos a probar las gambas de Carmen,

tienen una pinta que te mueres.

Oh... de ajillo rica, bien presentada.

No tiene nada que ver la expresividad de estas gambas

con las otras que no llevan ni sal. Nada... a ver, en nada.

(CARMEN) Estoy loca, ya no loca, más que loca.

(BORIS) Oh, cuidado, se cae esto y nos venimos abajo.

(MARIO) ¿Te imaginas que nos caemos?

-Pues quedamos eliminadas del programa.

-Hombre, eliminadas del programa y de la vida.

(Aplausos y ánimos desde la grada) ¡El tercero de Carmen, muy bien!

Qué buena pinta.

Te has calentado, ¿eh? No, es que yo...

Tengo una salida lenta. Como coche un diésel:

empieza lento pero, luego, coge velocidad.

Salmón con verduritas, mantequilla...

Y cilantro, tampoco... Bueno, hay un buen aliño de aceite.

Pues muy bien.

Dios, estoy tan mareada. ¿Mareada?

Pero da igual... -¡Vamos, Carmen, vamos!

Vamos, Carmen. (MARIO) Carmen, venga,

no hay tres sin cuatro.

-¡Vais muy bien, chicos! -¡Venga, venga!

(CARMEN) Ay, Dios mío.

(SUSPIRA ANGUSTIADA)

Vamos a probar este de Iván, venga, ¿le damos?

El punto del salmón tiene buena pinta.

Coge, coge, por favor, mientras pruebo el de Carmen.

Ay... me estoy mareando.

Me parece buena idea el papillote de nori,

pero hay un pequeño problema de que la nori no se come.

Se queda como plástico. No se come.

La cocción no está mal, el puré es horrible.

No sabe a nada. A nada, es nata.

La idea es muy buena. Iván tiene buenas ideas,

pero no las remata bien. El alga es para hacerlo crujiente.

Y me gusta el salmón de Carmen, el aliño es de cuando te comes

una merluza con verduras...

La mantequilla ha cogido el sabor a verduras...

Sabe a hervido... sí.

Este está mejor aliñado. Mejor este que el de Xuso.

(MARIO) Venga, Carmen.

Estoy preocupado porque veo a Carmen...

Que no tiene buena cara.

Carmen es una persona que se autoexige mucho.

(CARMEN DECAÍDA) Qué mal me encuentro.

-Se ha mareado un poco Carmen. -No, busca las cosas.

-No, no... (BORIS) ¡Ay, Dios mío! ¡Oh, oh!

(CARMEN) Se me ha agarrotado el cuello mucho.

(Aplausos desde la galería)

(CARMEN) Tengo que seguir.

-Va a hacer otro plato, porque lo ha pedido.

Lo ha pedido.

-Venga... -¡Venga!

(Aplausos) Vamos, ese plato y ya.

-Esta mujer está mala desde el primer momento hoy.

-No puede, no puede.

-No puede. -¡Vamos, Carmen!

-Ahí está, poco a poco. ¡Va Antonia!

El suflé que está un poco... ¿Qué tenemos, Antonia?

Un suflé de champiñones. -Mejor pastel que suflé, Antonia.

-Sí, es verdad... es un pastel, no es un suflé.

-Es pastel... pastel.

Venga, quién quiere probarlo. Pastel de Antonia.

Bueno... le ha quedado... pero sabe a champiñones.

Bueno... Le falta sal.

-Mira, Boris, los está haciendo todos.

-Antonia, estupenda.

(SANTIAGO) A Antonia la veía

un poco con el microondas como que... saltaban chispas.

Es como en los juicios, dibujando...

-Iván, mira... con las manos con todo...

-Es Iván, qué bonito.

-Este es Iván,

nada más y nada menos, ha estado trabajando constante.

Como si fuera la diosa Shiva que tenía seis brazos.

(Aplausos y ánimos desde la grada) ¡Bien, Óscar, bien, vamos!

¡Esos mejillones! -¡Mejillones Higares!

-Mejillones en escabeche.

Oh... ¡Hum!

Bueno... Así tal cual,

mejillones en escabeche. Muy bien.

Pues venga, continúa.

¡Hay que mezclar el escabeche con los mejillones!

Muy buen plato. ¡Guau!

Sencillo, elemental... Muy buena la cocción del mejillón.

Muy buen plato. El escabeche suave, rico, agradable.

Darle ese punto al escabeche no es fácil.

A mí es el que más me ha gustado, de momento, con diferencia.

Superior... Sí.

El mejor.

¿Xuso está bajando el listón? A nivel de traer cosas,

ha traído bastantes platos al principio con defectitos;

pero, de repente, ha parado o no va bien

o prepara un plato con más trabajo. Será espectacular.

De Carmen Lomana iba a hacer un dibujo,

pero... he decidido que no, porque la he visto lívida.

Ella, de piel, es clara

pero hoy está más... parecía del museo de cera.

-¡Vamos, Carmen! -¡Venga!

Pero, bueno, Xuso, pero bueno...

(BORIS) Guau... pero Xuso, de verdad.

-Muy bien, Xuso, vamos... ¡Venga, Xuso!

-¡Vamos, Xusito! Vamos...

Hola, buenas noches. -Hola.

-He hecho una "colirroz", he rallado la coliflor

para que sea más sano y...

Después le he puesto un gambón rojo

que me sobró y no lo quise desperdiciar.

Y un poco de mantequilla en pomada.

Quieres decir cuscús de coliflor. Sí, perdón,

se me ha olvidado un cuscús, lleva cuscús. ¡Ay, madre!

Ay, ay, qué pasa... ¡Bien, bien!

Pero también lleva la pasta. Sí, lleva la coliflor...

Y, a parte, coliflor rallada. Óscar...

Vamos a por otro. No me sé explicar yo.

-Tallarines con tomate especiado: tomillos, romero, albahaca...

Con sabor a tierra, a campo.

Venga. Qué bueno.

-Ahora se amontonan los platos.

-Venga, Antonia, venga. (MARÍA) Muy rico, Antonia, bueno.

-Qué buena pinta, Antonia, tiene eso.

(BORIS) Oh, my God! Antonia...

Es una lubina con romero, que lo adoro, y con verduras.

Y esto es vinagre y ya está, espero que os guste, gracias.

(Aplausos desde la galería) (PAZ) Vamos, Antonia.

(ANTONIA) Vamos a hacer un coulant.

Vamos a probar este cuscús.

¿Sabes qué? No está malo, pero se queda a medio camino.

Cuando lo haces de coliflor solo, es coliflor pura y dura.

Aquí ralla una coliflor con cuscús y no es ni una cosa ni otra.

No se ha cocido la especia. Es el mejor de Xuso,

el mejor de los que ha traído.

Pero lo que ha traído Xuso, cuidado...

Y la gamba no sé qué pinta por ahí.

¡Oh!

Vamos con la pasta. La pasta fresca

está sin cocer no sé si no saben hacerla.

Hay que dejarla más tiempo. No tienen la medida de la pasta.

Es cuestión de probar y no presentar algo que esté mal.

Hay un tomate muy expresivo, picantito, aliñado, con hierbas...

Vamos con la lubina al romero.

Oye, su emplatado ha mejorado un poco.

La cocción está bien, está jugoso, sabe a romero...

Está perfecta. En este caso se agradece el romero,

pero lo debería quitar luego,

porque te pega un viaje a romero agradable y a la lubina le va bien.

Pescado generoso y no se anda con tonterías Antonia.

-Vamos, Carmen. -No puedo correr, me mareo.

(SUSPIRA CANSADA)

-Mira, no puede, no puede, si se cae...

(MARIO) Venga, vamos, Carmen. (ONA) Vamos, ánimo.

(MARÍA) Muy bien, Iván.

-Sopa de cebolla, que aproveche. Sopa de cebolla.

(PAZ) Bravo, Iván.

-Qué rico, Iván. -A ver si sale.

-Seguro que sí, ya verás.

Bueno, le falta caramelizar

a la cebolla para que sea más expresiva.

No es una sopa de cebolla,

es una cebolla casi cocida con un agua un poco...

La cebolla cruda. En una sopa de cebolla, no.

(CARMEN) Qué mal me encuentro.

(MARIO) Muy bien, Xuso. -Xuso...

No soy el más indicado, pero menos es más, siempre.

(XUSO) Es superbonito ver que la gente de arriba...

(EMOCIONADO) Te... espera, perdón.

Me emociono porque... eso.

Porque...

Son amigos y...

Te están animando y te dicen que lo haces bien

y no eres consciente de lo que estás haciendo.

-Bien, Xuso, bien. -Venga, Xuso.

¡Bravo, bravo! -Bien, bien.

(Aplausos)

-Buenas noches, de nuevo. -Buenas.

¿Qué tal? -Traigo un...

Un pollo al vapor con crujiente de patata

y un crujiente de jamón serrano. Espero que lo disfruten.

-¡Hazte un postre buenísimo! -Me da tiempo a otra cosa antes.

(MARIO) Mira, eso está muy bien. (BORIS) Qué divino.

-Venga, Osquitar.

-Bien, Óscar, tiene pintaza. Vamos, Óscar.

Contramuslos de pichón con patata... especiada

con tomillo, orégano y romero.

¿Pichón? Eh...

Pollo. Pollo, perdón.

-Pollo, vale. Un poco pálido veía el pichón.

Se nos acumulan los platitos.

(Música del Oeste)

Es de Xuso. -El pollo un poco crudo.

Muy seco, la gracia era la patata crujiente, divertida,

el pollo no tenía aliño ninguno.

No me gusta nada.

(Música del Oeste) Qué similares.

Sería un poco como...

-Sí, es que es un poco... O sea, a Óscar Higares

lo he visto pelearse con el microondas.

Este es de Óscar. Nos ha hecho un pollo con patatas,

diríamos... sabor a campo. Bien, aliña muy bien.

Mucho orégano... está muy bien.

-No puedo más...

(MARIO) Vamos...

Es que está mal, se le ve.

-Mira, un dulce, Iván, ya lleva dulce.

(PAZ) Bravo... (BORIS) Qué locura para los jueces.

-Flan con nata. ¡Hala!

Qué bueno. Y bizcocho del...

-Qué maravilla. -Qué rico, Iván.

(PAZ) Qué bien. (SANTIAGO) ¡Bravo!

(MARIO) Muy bien, Ivancito. -¡Venga, venga!

Qué buena idea me ha parecido el flan este...

Si estuviera bueno. Si estuviera bueno.

La nata... cero azúcar. Nada... nada de sabor.

Y el flan... No lo encuentras.

Qué pena, este chico las ideas que tiene y lo mal que lo acaba.

A esta mujer le da algo hoy.

-Mira, no puede, no puede... -Aquí con la presión,

a su edad... haciendo cosas en el microondas,

que eso es como...

-Me tengo que tumbar, me voy a caer.

-Que se ha mareado Carmen... ¡se ha mareado!

Se ha mareado.

-¿Quién? -Carmen.

-Se ha mareado. -¿Se ha mareado?

(CARMEN) Qué mal me encuentro...

-Por favor, me da mucha lástima.

-Pobrecilla.

(ASISTENTE) Carmen, ¿sabes dónde estás?

(CARMEN) ¿A mí me preguntas? -Sí.

-Se está yendo... es que está mala. (ANTONIA) ¿Cómo está Carmen?

-Mal...

-¿Sabes en qué día de la semana estamos?

-Lo que tiene que ir es al hospital,

que la miren y la revisen. -Abre la boca.

Debajo... ¿vale? Chúpala, es un poco desagradable...

-Está mala, tiene la pobre una cara ahora mismo...

(CARMEN) No me estaré muriendo, ¿no?

(EQUIPO MÉDICO) No, hombre. (CARMEN) Qué horror...

Qué número estoy montando, me quiero morir.

(Perilla del tensiómetro) Qué horror...

(CARMEN) Estoy mejor, me voy a levantar.

(BORIS) Tienen que llevarla a casa.

-Espera que voy a llevar... Quieta, Carmen, ¿cómo estás?

Estás malita, siéntate tranquila, por eso no te pongas...

Has hecho un esfuerzo titánico, has presentado un montón de platos.

Esto es cerdo con...

Además, los platos estaban riquísimos.

Lo primero es que te pongas bien, ¿vale?

Se retira...

Ponte bien, ¿eh? (LOS ASPIRANTES LA ANIMAN)

(Aplausos y ánimos desde la grada)

(Aplausos)

Se la llevan. (BORIS) ¡Venga, va!

-No te preocupes cariño.

(MARIO) Una subida o bajada de tensión es fuerte.

-Y peligrosa, además.

Bueno, a Carmen le ha dado como un mareo.

Y tenía el plato acabado, pues me lo traigo y lo valoramos

que ha hecho el esfuerzo titánico

de presentarlo que tiene mucho mérito.

(PAZ) Pero bueno, una manzana... -Asada.

-Caramelizada... -Dentro de la manzana. Qué bonito.

-La manzana asada. -Aquí.

Mira qué bonita. Y qué atrevido,

se nota que eres torero. Échale valor a la vida.

Solo hay que echarle valor.

Vamos a probar el plato de Carmen. Cerdo con champiñón.

Oh... está bueno.

Sabe a mostaza. Está bien.

¿Está sabroso? Mostaza.

Yo creo que la idea buena es embadurnar de mostaza

el solomillo. Está rico.

Y que le dé sabor a mostaza.

(MARIO) Mira Antonia... ¡hala!

La manzana es de Óscar, muy rica.

También la manzana... cocida. Ha aprendido

de los errores Óscar. Además, me encanta

que se haya puesto... "yo quiero hacer la manzana".

Ahora sí.

Va Iván.

La piña... aquí.

Caliente, confitada con licor.

Piña con licor. Sí.

(MARÍA) ¡Muy bien, Iván!

¡Oh...! ¿La ha hecho solo calentita?

Yo la hice el otro día así. Impregnada en licor.

Lo mejor que nos ha presentado. Sí, lo mejor de Iván.

Muy rica la piña. Muy rica la piña.

Me da tiempo a hacer otra cosa. -¡Bravo, Xuso, me encanta!

Venga, queda poco tiempo, chicos.

El último empujón.

Canela, canela, canela... ¡Canela!

-Vaya... el corre corre final.

-¡Bono!

(CANTA) #Te quiero, vida mía. (SIGUEN CANTANDO) #Te quiero

#noche y día...

#Te lo digo, por favor...

#Porque te quiero...

#Te quiero, te quiero, te quiero.

#Te quiero, te quiero, te quiero.#

(MARÍA) ¡Hala, Antonia, qué rico!

-Qué bien... -¡Vamos!

-Muy bien...

-Puré de calabaza

con tres albóndigas. Oh...

(PAZ) ¡Antonia, qué bonito! (MARIO) Mirad qué bonito...

(BORIS) Pero qué divino el coulant...

-Jueces, esperad que se enfríe un poco, está caliente.

Esperamos. Lo siento.

Es un coulant... Coulant.

Coulant tú, coulant yo.

A los niños les gusta mucho. Y a los mayores.

Espero que os guste, pero esperad que se enfríe.

Esperamos. A ver si me da tiempo

al parmegiano con la mozzarella.

-Si te da, corre. -¡Mozzarella!

-Tengo un calor que me cago. -Bravo, Antonia, mozzarella.

-¿Es como un helado? -Es el suflé.

-Oh... va a hacer un suflé.

Vamos a probar esto que es de Iván,

crema de calabaza. No está mal, pero está soso.

Creo que tiene un exceso de mantequilla.

Tiene una pinta que te mueres y buenas ideas, le falta el aliño.

¡Lo voy a inventar ahora mismo! A ver si está bien,

me lo invento en este momento. (MARIO) Venga, Xusito.

-¡Xuso! -Muy bien, Xuso.

Xuso, qué nos traes, ponlo aquí.

Un suflé de... Vale.

Champiñones y jamón. Vale, seguimos, perfecto.

El pastel no me gusta nada, lo siento.

El pastel es terrorífico, duro, duro.

No sé qué lleva, duro... Está muy hecho.

Esto no hay quien se lo coma.

Muy malo.

Cuéntanos, Iván. Tres gambas...

Con picual.

Gambas con picual. La piña...

No para, hija, es un torbellino.

Esto está crudo. Está crudo todo.

¿Pero esto es gamba cruda o qué?

Están crudas. No está mal de sabor.

(TODOS DESDE LA GRADA) ¡Hala! ¡Toma, toma!

(Gritos y ánimos desde la grada)

Vamos, Óscar, vamos.

Vamos, Óscar.

Pollo con salsa de yogur con muchas especias.

Hierbas... todas esas cosas.

-Natillas. -Qué rico, Iván.

-Unas natillitas. -¡Unas natillas!

¡Oh, mi reino por unas natillas!

-Natillas. -Muy bien.

(BORIS) ¡Vivan las natillas!

Venga, probamos ese pollito que era de Óscar.

Está rico, está rico.

El pollo de Óscar está muy bueno, está muy bueno.

Vamos a probar las natillitas, natillitas.

No, esto es sopa, si me lo vende como sopa...

Las natillas no son natillas ni crema catalana.

Es una sopa. Es una sopa... avainillada.

Pero que tampoco está rica como sopa.

No, esto tiene que cuajar y no ha cuajado.

Iván tiene buenas ideas, pero no las remata.

Yo prefiero menos platos y mejor rematados.

Más acabados. Nos queda el coulant de Antonio.

El tiempo es... 800 y un minuto menos.

Ya está, mozzarella.

Venga, aspirantes, no queda nada de tiempo ya.

Cuatro minutos. ¿Cuánto?

Cuatro minutos.

No te vayas, Xuso.

No le he dado al "start", soy cretina.

Soy una cretina... me encanta.

¡Oh! El coulant de Antonia.

Eh... Está rico.

Esto es un diez.

Tiene chocolate, tiene canela... Buenísimo.

Qué bueno. El chocolate es un diez.

¡Venga, chicos! Qué tensión de prueba.

No era fácil, el mundo microondas no es fácil.

-Venga, Xusito. -¡Toma! ¡Toma!

-Riquísimo. -¡Joder, qué tío!

(TODOS ANIMAN A XUSO)

-¡Bellissimo! -¡Muy bien!

(Aplausos) Ponlo por aquí.

¿Qué tenemos ahí? Suflé de canela y, por encima...

Unas... ay, perdón, me falta... Gracias

Unas nueces. Vale, gracias, seguimos.

(Gritos desde la galería)

Ay, Óscar, pobre, también, el Óscar también está muy bien.

-Queda un minuto, chicos. -Calma, calma.

No perdamos la calma nosotros.

Atención, aspirantes, último minuto.

Venga, chicos, ánimo, recta final. -A ver qué sale...

Voy a ponerle el grill.

-Dale, dale, ya está,

con lo que tengas. -¿Cuánto tiempo?

(MARÍA) 15 segundos. 15 segundos.

-10 segundos. Diez, nueve, ocho, siete,

seis, cinco, cuatro... ¡Ay, ay!

Tres, dos, uno... ¡Antonia, cuidado!

-Huevos con chorizo. ¡Manos arriba!

Me lo he inventado ahora mismo la caprese.

(Aplausos y vítores) (TODOS) ¡Bravo, bravo!

(ÓSCAR) Estoy exhausto, qué palizón,

qué manera de correr para todos sitios.

Tienes que pensar muy rápido

poner muchas cosas en orden en tu cabeza...

Y no sabes qué puede pasar.

Ojalá me quede, ojalá.

-Ona...

Si tienes que entrenar. -Hacemos una clase.

-A ver... primera. -Abrimos los brazos.

(Fragmento "The Thieving Mapie") Hacia delante... lateral.

-Atrás... -Volvemos al otro lado.

("The Thieving Mapie", de Rossini) Volvemos...

-¿Dónde? Ahí... -Volvemos aquí.

-Volvemos. -Juntamos...

Giramos... -¡Muy bien!

-Lo que mejor se me da es el giro.

-Venga, tiraos a la piscina, tiraos.

Bueno, aspirantes, quiero que sepáis

que ha sido muy emocionante veros trabajar.

(TODOS APLAUDEN Y FELICITAN A LOS ASPIRANTES)

Ahora nuestro jurado va a probar los últimos platos que llevasteis.

¡Bravissimo!

Luego vendrá el veredicto, así que suerte.

(TODOS) Gracias, Eva.

-A ver... Venga, vamos a probar.

Esto... ¿esto qué es? Me gusta menos.

Esto es el Bob Esponja...

(Risa de Loles) Bob Esponja en un tarro.

¿Estamos de acuerdo, Loles? Sí.

No tomo dulce, pero esto es imposible.

A Xuso le ha pasado lo que a Iván:

muchas cosas y todas a medias. Lo interesante es hacer

todo lo que ha hecho, pero eliminando platos fallidos.

Más platos, más defectos. Os diré algo:

esto sí es un bizcocho borracho.

Tómalo, te vas a "amonar" pero bien. Borracho de verdad.

Borracho de verdad. Demasiado fuerte de alcohol.

Es alcohol puro. ¡Uf!

Alcohol puro y duro.

Huevos con chorizo, esto es un plato serio.

A mí me gusta mojar pan ahí. A mí igual.

Esto es lo de siempre: huevos con chorizo.

La patata no sé... no sé cómo está. ¡Hum!

Hombre, esto es un clásico. Es un clásico.

Está rico, está bien. La patata un poco más hecha.

Por lo demás está rico. A todo esto...

Se han dado un homenaje los compañeros... venga a comer.

¿No...? Vamos con la caprese de Antonia.

Sabe aliñar, le ha puesto aceite, el tomate está rico...

Esto con los huevos con chorizo de Óscar... estaría todo el día.

Esto es una tontería buenísima. Dame.

¿Se necesita algo más para ser brillante?

Dices "fíjate, me tomo un tomate caliente con un queso caliente..."

Aroma de albahaca y el chorrito de aceite, ya está.

Uf...

-Amore, nunca se sabe. Jueces...

Supongo que ya ha terminado la cata, ¿verdad?

Así es, Eva. Ahora llega el momento

de tomar las decisiones.

Bueno... la decisión, la más difícil de todas.

¿Quién abandonará esta misma noche las cocinas de "MasterChef"?

(LOS JUECES DELIBERAN)

-Yo creo que está entre Óscar y Xuso.

(LOS JUECES DELIBERAN)

(SIGUEN DELIBERANDO)

Ahora mismo no me gustaría estar ahí,

porque se lo han currado muchísimo,

platos espectaculares y, ahora, echa a uno.

Lo tenemos. Pues, aspirantes...

Ha llegado el momento más difícil, por favor, delante de cocinas.

(Aplausos) Mucha suerte, chicos.

Bueno, aspirantes, como habéis visto,

vuestra compañera Carmen ha tenido un problema de salud,

ha tenido que abandonar el plató;

pero ha hecho cuatro platos bastante correctos, muy buenos.

Hemos considerado que continúa una semana más en "MasterChef".

(Aplausos de los aspirantes)

Otra cosa más, agradecemos el esfuerzo

de cómo estaba ella con relación a los platos

que ha traído y de cómo estaban acabados.

Tiene más mérito todavía.

Espero que esté bien, se ha esforzado,

a pesar del malestar y me alegro por ella;

porque ha conseguido entregar cuatro platos.

Antes de decir el nombre del eliminado,

vamos a despedir a nuestra querida Loles León,

para que no se sienta responsable. Como siempre, Loles...

¡Vamos, Loles!

Un placer tenerte aquí.

¡Loles! -¡Esa Loles!

-Muchísima suerte a todos, habéis trabajado mucho.

Habéis hecho muchos platos y eso nos ha asombrado a todos:

el esfuerzo, el trabajo y la entrega han sido,

por mi parte, un diez...

Superior. (TODOS LES DAN LAS GRACIAS)

(Aplausos) Gracias a todos. Hasta otra.

(TODOS SE DESPIDEN)

Jueces, hay veredicto, ¿verdad?

Lo hay. Pues adelante.

Aspirantes, este reto de eliminación ponía a prueba

vuestra imaginación y vuestra velocidad.

Pero, como hemos dicho antes del cocinado,

no era cuestión de cantidad de platos,

sino de calidad de platos.

Iván, tú has sido el que más platos ha hecho

y te hemos visto correr mucho en las cocinas.

Pero a tus platos les ha faltado lo más importante:

el sabor, la pasta con pesto cruda,

el bizcocho de licor de sifón que es un buen recurso,

pero está empapado con alcohol... puro y duro.

Nunca se sabe.

De todos esos platos nos quedamos con uno muy sencillo,

que estaba rico e interesante que es la piña.

Ostras...

En "MasterChef" hay que ir con este rollo:

tienes una idea, llevarla al final

y ejecutarla bien. No tenía mucha presentación:

la piña limpia y borrachina y calentita.

Bueno, Antonia, tú al contrario de Iván, has hecho menos platos

y, es verdad,

tenían más elaboración y, sobre todo, con mucho sabor.

Gracias.

Y tengo que decir que has hecho,

no sé si el plato diez, pero el nueve y medio seguro.

El coulant de chocolate estaba maravilloso.

Gracias, Pepe. Gracias, chef...

Tenía la textura de un coulant:

partes cuajadas y partes líquidas, sobre todo, el sabor

expresivo de caramelo, chocolate y la canela.

Era maravilloso.

(Aplausos) ¡Muy bien!

(Ánimos desde la grada) Gracias.

En lugar del cacao en polvo,

he puesto el chocolate... fundido.

Y creo que este ha sido el secreto del coulant de Antonia dell'Atte.

-Qué bueno, qué bien lo ha hecho. Ya con eso...

Xuso, tú al igual que Iván has hecho muchos platos.

Siete has hecho. Vale.

Unos más acertados que otros; pero te han fallado...

Los nervios...

Y la presión.

Algunos de los platos les faltaba aliño y,

ante todo, sal. Tu cuscús es un recurso

que tenemos muy visto,

pero le faltaba aliño a mansalva.

Ratatouille no era tal,

eran unos pimientos semicocinados con un calabacín

muy básico, carente de aliño total.

-Pobre Xusito. -Uf...

Óscar, tus platos estaban muy buenos,

has trabajado tranquilo y se nota que cocinas

todos los días en tu casa.

Muchas gracias.

Tus mejillones en escabeche nos han impresionado.

Cuando tú presentas un plato de inicio

y tiene la calidad de cocción,

el frescor, la intensidad expresiva que tenía el tuyo...

Se te queda cara de lelo. Sobre todo el escabeche...

Maravilloso, hecho en un microondas que me parece extraordinario.

-Muchas gracias. -¡Bravo, Óscar!

Yo cuando lo vi pasar, ¿recuerdas? Te dije "ese plato...".

Dicho esto tenemos que destacar el trabajo de dos de vosotros

que estáis salvados y que, por tanto,

podéis subir a la jalaría.

Antonia y Óscar, felicidades.

(Aplausos y vítores)

(ÓSCAR GRITA)

Uf... he subido corriendo como un gato, me habían dicho

que ese plato... que el escabeche estaban de diez..

No veas.

-¡Amore! -Queremos el escabeche.

-Queremos el escabeche ya. -El escabeche.

(Risas) -Una semana más la mosca cojonera.

-Yo sé que tú me quieres fuera, pero me tienes que aguantar.

Me tienes que aguantar. -Sí, fuera.

-Ay, Dios... -Joder...

Qué nervios.

Xuso, Iván, vuestras elaboraciones no estaban a la altura

que exige este jurado,

que siempre es lo mismo: sabor por encima de técnica.

Sin sabor no hay platos.

Uno de los dos ha hecho unos platos con un poco más de sabor,

pero con una diferencia mínima.

Por tanto, el aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

Xuso. (MARIO) Mierda...

No... enhorabuena. -¡Oh!

-Enhorabuena... enhorabuena. (HABLAN ENTRE ELLOS)

Ay... Ay, Iván, enhorabuena.

-Enhorabuena, lo mereces. Iván.

No vayas tan rápido, amigo.

Te voy a hacer una reflexión: demuestras conocimientos.

Tú has hecho una cocina creativa, con mucha intención;

pero con infinidad de errores. Crees que sabes mucho,

crees que sabes más de lo que sabes.

Quiero que lo que hagas, lo hagas perfecto

y que tengamos la sensación de que escuchas y aprendes.

¿Estamos de acuerdo? Sí, chef.

Dejadlo que disfrute, hombre. Me voy corriendo.

Vete a la galería, Iván, enhorabuena.

(Aplausos) Vaya arranque

que llevo... tendré que tener más en cuenta

no fliparme tanto en las florituras y en querer demostrar...

Me concentraré más en el sabor.

Xuso, qué pena me da.

A mí también... a mí también. Me da pena.

Me da penica. Antes cuando subí,

me decían "no queremos que se vaya Xuso".

"Es muy buena persona",

es lo más bonito que pueden decir.

No se lo merece, se lo ha currado mucho.

-La verdad, he disfrutado mucho.

Muy agradecido al equipo, a vosotros...

Qué mono eres.

Sobre todo a mis compañeros, son la caña.

(TODOS) ¡Bravo! -¡Xuso, bello!

(SANTIAGO) ¡Repesca, repesca!

Me ha dado penilla, espero que se presente

a la repesca y que tenga suerte.

Claro, igual me echan a mí la semana que viene

y prefiero tener suerte yo en la repesca. Es la guerra.

-Lo que sí les deseo a todos es mucha suerte que lo disfruten.

Y que lo deis todo, eso siempre.

(BORIS) ¡Gracias, Xuso! Suerte para ti también.

Tú lo has dado todo. Lo he intentado.

Por eso creo que te puedes ir tranquilo y la cabeza alta.

Y, además, con las manos llenas.

Nuestro patrocinador, el Supermercado de El Corte Inglés

te regala esta fabulosa cesta con los productos "gourmet"

más exquisitos. Bosch, nuestro patrocinador

de electrodomésticos,

te regala una placa flex inducción y un extractor de jugos lentos.

Además te vas a llevar los cuchillos que has usado

y, también, te vas a casa

con la escuela online de "MasterChef", seis meses...

De suscripción gratuita para que aprendas lo que quieras

y, si no, se la regalas a tu abuela.

No, voy a seguir aprendiendo.

Si no quieres cocinar con ella, puedes jugar

con nuestro juego oficial

de "MasterChef" que, también, es para ti.

Muchísimas gracias, de verdad.

Mi abuela estará orgullosa, ella me ha enseñado

mucho en cocina y me seguirá enseñando, ojalá, muchos años.

Ahora tengo yo mucho que enseñarle a ella.

Xuso, ha sido un placer...

El placer es mío. Tenerte aquí.

Los murcianicos tienen que estar superorgulloso del paisano.

Viva Murcia, siempre. ¡Viva Murcia!

(Aplausos y vítores para Xuso)

Muchas gracias por todo. Oye, ¿sabes qué?

Huelo a pescado... No te preocupes.

Me he quedado con ganas de escucharte cantar más.

Uh... (GALERÍA) ¡Que cante!

(TODOS) ¡Que cante! -¡Es buenísimo el single!

(CANTA) #Todo lo que tengo a ti te lo doy,

#si me dices "ven", yo contigo me voy.

#Tenerte yo quiero,

#llenarte de besos...

#Decir que te quiero.#

(Aplausos y vítores de la galería) Nosotros sí que te queremos, Xuso.

Muchísimas gracias por todo. A vosotros.

(Aplausos)

Hasta aquí tu aventura en "MasterChef".

Muchas gracias. Un placer.

Chao... (TODOS SE DESPIDEN DE XUSO)

-¡Bravo, Xuso! (BORIS) ¡Xuso, bello!

"MasterChef", en una palabra, yo diría que es "vida".

Me quedo con la experiencia de mi vida, con... mis compañeros,

con lo que he aprendido también;

aunque sean dos semanas, he aprendido mucho.

Siempre en esta vida hay que tirar para delante...

Y luchar por todo lo que uno... lo que uno quiere.

Para Xuso, "MasterChef Celebrity" termina aquí.

Pero a sus compañeros todavía les espera

mucho trabajo si quieren seguir luchando

por el título del tercer "MasterChef Celebrity".

Nos vemos la semana que viene, mientras ya saben pónganle...

¡Sabor a la vida!

(Aplausos y vítores de la galería)

Aspirantes, bienvenidos a Cádiz.

Competiréis fuertes contra débiles.

Si alguien necesita ayuda... -Necesito tomate rallado.

-¿Cuatro? -O diez.

-Se ha roto la manga. -Me huele a quemado.

-¡Está quemado todo!

-Aquí hay un problema muy gordo. -Muy gordo.

Aspirantes, tenéis delante una supercaja misteriosa.

¿Por qué está apagado? (ANTONIA GRITA)

He cogido esto que está caliente.

Carmen, la cocina... huele a quemado.

(CARMEN) Me había olvidado. No sé yo si es la patata adecuada.

Se tiene que deshacer un poco. Creo que es un plato aprobado

y con nota. ¿Sabes por qué sale de un tirón?

Yo sé que no se deben quitar las escamas.

¿Que no? El aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 2

MasterChef Celebrity 3 - Programa 2

16 sep 2018


El jurado se ha propuesto que los aspirantes pierdan el miedo a cocinar con vísceras y para ello invitará al chef Javier Estévez, del restaurante La Taquería en Madrid. Además, recibirán la visita de Ketty, la finalista de'MasterChef 6', que les animará a superarse en esta prueba.

En la prueba exterior visitarán el madrileño Hospital Universitario Puerta de Hierro, uno de los más punteros de Europa que cuenta con uno de los servicios de oncología más prestigiosos de nuestro país. Los aspirantes trabajarán divididos en tres equipos y cocinarán un menú de seis platos, diseñado con la ayuda de un endocrino especialista en nutrición del hospital, que degustarán 150 invitados.

Loles León, finalista de la primera edición de 'MasterChef Celebrity', regresará a las cocinas para proponer a los aspirantes una prueba en la que solo podrán cocinar con el microondas. En 75 minutos deberán elaborar el mayor número de platos, tanto dulces como salados, utilizando solamente este pequeño electrodoméstico.

ver más sobre "MasterChef Celebrity 3 - Programa 2" ver menos sobre "MasterChef Celebrity 3 - Programa 2"
Programas completos (11)
Clips

Los últimos 129 programas de MasterChef Celebrity 3

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Servitecsang

    Saludos a todos desde Venezuela! quería saber si alguien sabe porque aun no esta publicado el programa 11 la final?

    20 nov 2018
  2. María Elena

    Jajajajaja Pepe es el macho ibérico y Jordi el impenetrable.

    04 oct 2018
  3. Los viernes

    O mi good!!!!!

    24 sep 2018
  4. maria

    que insoportable la italiana, grita como una bestia, interrumpe siempre creyendose graciosa. Un infierno.

    21 sep 2018
  5. Agustina

    Cuando ponen los subtítulos? El programa 2 todavía no los tienen!

    19 sep 2018
  6. lidiahughes

    Enganxadita me tienes! Que nervios!

    18 sep 2018
  7. Janneth

    Realmente divertido y ameno,mis congratulaciones a Rtve.,espwrando con ansias el proximo programa.

    17 sep 2018
  8. GLADYS M. LAURA CORREA

    Estupendo!!!!¿¿ Eso y más. Que ahí seguiré pegada a la TV. Gracias. Gladys M. Laura San Juan/ Puerto Rico (Y que sí, he visitado la Madre Patria;en la próxima al Rest. MC).

    17 sep 2018