www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4835486
Para todos los públicos MasterChef Celebrity 3 - Programa 10 - ver ahora
Transcripción completa

No vamos a ser los únicos que catemos vuestros platos.

Qué tortilla he hecho. Estoy emocionada.

Esto es imposible. ¡Ah!

Cataréis los platos que han preparado vuestros amigos.

A ver si es verdad. Llevamos media hora ya.

-¡Hermanita! -¡Qué guapo!

¿Cómo estamos, amiguetes? -Amiguetes.

El ganador ha sido Antonia.

Los ganadores de esta prueba se convierten en semifinalistas.

Mira cómo se queda. -No está bien eso.

Qué bien huele esto, Antonia. Pareces una "psycho killer".

-Esto es una birria. -Está muy líquido. Algo falta.

Exactamente. La harina no es.

Os enfrentaréis a la prueba más compleja

de la historia de "MasterChef".

¿Quieres un cortafrío? Se encasquetó.

Se ha atascado Paz. -Tiene que enfriar.

No puede. La está rompiendo. Qué pena.

No va a salir. Si no os importa,

lo romperé aquí, en vez de llevarlo allí.

El aspirante que no continúa en las cocinas

de "MasterChef" es Santiago.

(Aplausos) (MARIO) ¡Bravo!

(Canción "Creep" de Richard Cheese)

(Canción "Creep" de Richard Cheese)

¡Oh, guau! Qué elegancia, Mario. -Pero hay muchas cajas.

Buenas noches y bienvenidos a Semifinal

de la tercera edición de "MasterChef Celebrity".

Y aquí llegan Mario, Boris, Ona, Antonia y Paz,

nuestros flamantes semifinalistas dispuestos a superar

la primera etapa de este viaje.

Hola. -Hola.

Mira qué divina.

Aspirantes, bienvenidos de nuevo a las cocinas

y enhorabuena, porque estáis en la Semifinal.

(Aplausos) ¡Bravo! ¡Bravo!

¡Muy bien! -¡Bravo!

Mario, quién te iba a decir a ti, y a nosotros,

que ibas a llegar hasta aquí. Totalmente.

Sí. La verdad es que se tiene poca confianza en mí.

Pero, bueno, yo creo que las cosas, estudiando y...

(Golpes en la puerta)

¡Oh, Dios mío! -Un okupa.

¡Oh, por favor!

No me lo creo. No te lo puedo creer.

¡Santiago! -¡Santiago!

¿Qué hace aquí? -¡Mi amigo, que ha venido!

No. Perdonadme. Perdonadme.

No puedo dormir. Tengo problemas psicológicos.

Es como el síndrome de Estocolmo.

Estaba en casa y digo: Esta gente está en la Semifinal

y yo me quedé como un anormal.

(RÍE) ¿Y ese delantal rosa?

Es el único que me han dejado.

Dicen que no puede ser negro. Yo quería el dorado.

(Risas)

Además, me había ido sin cantarle a Samantha...

(CANTAN) #Tenía tanto que darte,

#tantas cosas que contarte.#

#Tenía tanto amor

#guardado para ti.#

(Aplausos)

Es que sin ti, esto no es lo mismo.

Yo estaba deprimida. ¿Estabas deprimida?

Totalmente. No tanto como yo.

A ver, Santiago. Explícame. ¿Tú qué quieres? No te entiendo.

He venido a demostrar que soy capaz de hacer la esfera,

que fue, simplemente, un pequeño fallo.

¿Sabes qué te digo? Que a mí me parece muy bien.

Y que sí, vas a hacer la esfera. Gracias.

(Aplausos) ¡Muy bien! ¡Ese es mi Santi!

(SANTIAGO) He dado unos golpes en la puerta,

que casi la derribo. Cuando me pregunten:

"¿Estuviste en la Semifinal?" Sí, sí. Llegué a la Final.

Diré eso porque como a la Final vienen todos.

No hay que dar detalles. La gente se olvida.

Bueno, Boris, te estoy viendo ahí cruzadito de brazos, serio,

como diciendo: ¿No entrará y vendrá a quitarme el puesto?

No. -Sobre todo, que se despidió

diciéndome: "Es increíble que un inepto como tú

se quede y yo me marche".

(Risas) Me pareció maravilloso.

No, hombre. Era bonito. Un inepto bonito.

Claro. Bueno, Santiago, no sé muy bien

dónde ponerte. Yo creo que la galería es un buen sitio.

Es mi sitio favorito. ¿Te pones ahí de momento

hasta que organicemos todo esto y ya te mando para abajo?

Por supuesto. -Bravo, Eva.

Te queda muy bien el rosa, Santi.

¡El rosa es tu color! -¡Ay, ahí arriba! Qué total.

Pues después de esta sorpresa, vamos a seguir

con el primer reto de la noche. ¡Ay!

Ya lo habéis visto. Os esperan de nuevo

las cajas misteriosas. ¡Ay, los misterios!

En este primer reto de la noche, son dobles.

(BORIS) "Oh, my God!" Por favor, id a vuestros puestos.

¡Ánimo, chicos! ¡Muy bien! -Mi sitio, Santiago.

(Sintonía del programa)

Las dos cajas son igual de importantes

para este primer reto de la noche.

Pero vamos a empezar por la pequeña.

A la de tres, quiero que la destapéis todos a la vez.

Uno, dos y tres.

(BORIS) "Oh, my God!" (MARIO) Sobre.

(BORIS) Pero qué monada de sobre, todo sea dicho.

Es una invitación. Es una invitación para una fiesta.

Bueno, Paz, necesito que abras el sobre, a ver qué contiene.

Vale. Y lo leas, por favor, en alto.

¡Oh! ¡Ay, Dios mío!

¿Pero esto...? (LENON) Mamá, cocina en la tele

como cocinas en casa y seguro que les va a gustar.

¿Qué tal si aprendes en "MasterChef"

un plato para mí solo, eh?

Pásalo muy bien. Tú eres una campeona.

Te quiero mucho, mucho, mucho. Suerte.

¡Oh!

Ese es mi Lenon. (MARIO) El Lenon, niña.

Es Lenon. -¿De verdad?

Es la carta leída por tu hijo.

¡Ay, no me lo puedo creer! De verdad.

¡Ay, tan bello! Bueno.

Sabes que no te quiere mucho.

Te quiere mucho, mucho, mucho. Mucho, mucho, mucho.

-¡Qué mono! -Mucho, mucho. Un mundo.

¡Ay, tan bello! ¡Ay, qué bonito! ¡Qué bonito!

Antonia.

Es tu turno. Ábrela y nos la lees en alto, por favor.

La mía está muy cerrada.

(CLEMENTE) Mamá, tú eres todo y eres una.

Eres una roca sólida, perenne,

que no rueda y jamás podrán mover,

por más que lo intenten. -¡Oh!

(CLEMENTE) Eres limpia, pura y de tu gran sensibilidad

deriva tu inmensa fuerza, inteligencia,

la cual harás que seas hoy y para siempre

una eterna ganadora de la vida. Te quiero. Tu hijo Clemente.

(BORIS) ¡Ay, Clementísimo!

(Aplausos) ¡Bravo, Clemente!

Antonia, qué bonita carta.

La eterna ganadora de la vida. Perenne.

A Clemente lo he crecido yo sola.

He sido madre, padre, amiga. Pero, sobre todo, mamá.

Clemente es un chico que sabe que en la vida

se tiene que luchar, querer a un padre

que nunca ha estado presente. Fíjate tú.

Y perdonar siempre. Y ya está.

Y estoy muy orgullosa de él.

¿Te sientes así, como él te define?

Todas las madres somos fantásticas.

Y, sobre todo, yo le he enseñado desde pequeño

a saber querer a las mujeres para que luego sea un gran hombre.

Esto ha sido muy emocionante.

Bonito mi hijo. Mi hijo es fantástico.

Boris, te estoy viendo un poquito nervioso.

Bueno, porque estoy esperando que la carta en realidad sea

una que dejó Santiago antes de marcharse

y tenga que oírlo decir: "Inepto, inepto.

Ojalá todo te salga peor". -No.

Boris, si hubiera hecho una carta,

inepto hubiera sido una pequeña parte.

O sea, en la cocina. Tu ineptitud es solo

parte de tu encanto.

Gracias. Boris, entonces, abre la carta,

a ver de quién es. Bueno, vale.

Yo creo que es una invitación de Carmen Lomana.

A ver. Vaya.

¡Ay, mi papá!

(RODOLFO) Boris, hijo bello, déjame decirte

que estamos muy orgullosos de ti al saber

que estás participando en "MasterChef Celebrity".

Boris, esto reafirma lo que ya sabemos

y se dice de ti, que eres único, irrepetible.

Una figura esclarecida, pero no solo en el mundo

de la televisión, sino en el mundo de las letras.

Y por eso te escrito para que sepas

que todas mis energías están dirigidas

en este momento hacia ti,

deseándote, como siempre, el mayor de los éxitos.

-Gracias, papá. (RODOLFO) Tu padre que te quiere.

(Aplausos) Muchas gracias.

Bueno, Boris, qué bonito. Sí.

Mi papá es... Esa carta viene de muy lejos.

Sí. Desde Caracas, desde Venezuela,

porque mi papá vive allí, como bien dice él,

para ver el final de la película

y salir del laberinto como Teseo

con la cabeza del Minotauro en la mano.

Mi papá es un hombre muy valiente. Ha sido valiente toda su vida

y lo está siendo ahora también,

sobreviviendo en un país tan conflictivo como Venezuela.

Yo pienso que ha sido un gran padre.

Es, quizás, una de las personas más generosas que yo conozco.

(Aplausos) Gracias.

-Qué suerte. -Gracias.

Pues sí. Es una suerte. Ona, es tu turno.

Venga.

(MONTSE) Ona, nunca he dudado de tus capacidades,

pero esta sí que no me la esperaba para nada.

Una vez más, cogiste el toro por los cuernos y ahí estás.

Ona, eres valiente, disciplinada, trabajadora, creativa.

O consigues lo que quieres, o te acercas mucho.

En cualquier caso, siempre creces. Esa es mi niña.

Posdata: que sepas que a partir de ahora,

competiremos en la cocina.

Qué mono. (MARIO) Qué lindo.

(Aplausos) (BORIS) Qué bello.

Oye, me hacéis emocionarme cada día. Esto no puede ser.

Qué bonito. Qué ilusión.

Te veo emocionada. ¿Pero quién va a ganar

esa competición? ¿Tu madre o tú? Bueno, pues habrá que verlo.

Pero en mi casa están todos contentísimos

porque en mi vida había entrado a las cocinas

ni de casa de mis padres ni la mía.

Y ahora no paro. Así que encantados

sobre todo, mis padres y mi pareja,

porque a ver si me pongo después de este programa

y empiezo a cocinar en casa.

Pues, Mario, ya solo quedas tú. Sí.

Ábrela ya, por favor. No nos hagas esperar más.

No. Yo tampoco. Estoy ya en el paroxismo.

(AMÉRICA) Mario, cariño, te felicito donde has llegado

en este maravilloso certamen de "MasterChef".

Y, como siempre, con la simpatía y, al mismo tiempo, serio

en tus actitudes. Mucha suerte. Te lo mereces.

Ojalá te veamos llegar hasta el final.

Y que yo lo vea sobre todo, cariño.

Esta es una pequeña cartita para ti deseándote

todo lo bueno que tú te mereces,

que yo te vuelvo a repetir que yo lo vea también con mi hija

que te quiere tanto como te quiero yo. Un besito, cariño.

(BORIS) ¡Ay! Qué divina América.

¡América! -Es mi suegra. Es América.

Me quiere mucho mi suegra y yo la quiero mucho a ella.

Hemos tenido la suerte también que hemos formado

una familia maravillosa. Y ella, que solamente tenía

a su hija, pues ahora también forma parte de la familia

con mis padres y mis tíos.

Y yo, desde que conozco a América,

soy mejor persona y soy más feliz.

Y la quiero un montón. Ha luchado en todos los momentos

de su vida y sigue luchando. Y estar al lado de ella

es un lujo que no está al alcance de cualquiera.

Y yo me siento muy afortunado.

(MARIO) Siempre cuento que América dice

que si nos separamos Alaska y yo,

se queda conmigo. Somos iguales.

Cuando comemos en su casa, Olvido no habla

porque hablamos todo el rato América y yo.

Me alegro de estar aquí arriba,

porque me hubieran puesto un sobre

y hubiera sido una multa de tráfico.

(RÍEN) Pues fíjate, Santiago,

que justo estaba pensando yo que qué pena que no tiene nada.

Voy a subir a darte un abrazo porque me he quedado como mal.

¡Ay, qué divina! -Dame un abrazo, Eva.

Qué mona. Todo el mundo tiene algo

y mi Santi no tiene nada. Por lo menos, un abracito mío.

(Aplausos) (ONA) ¡Bravo!

Ya que estamos, me voy a sentar aquí.

Siéntate. ¿Sabes qué pasa, Santi?

Que en "MasterChef" vosotros sois

capaces de sorprendernos. Lo hacéis cada día.

Gracias. Pero nosotros también

os sorprendemos a vosotros. Todo el día.

(CALMA) Papi, estoy muy orgullosa de ti.

Has mejorado mucho en la cocina.

Y yo creo que si sigues así, puedes ganar.

Las "cookies" que nos hiciste estaban buenísimas

y la comida mejicana me encantó.

Además de ser un gran cocinero, eres un maravilloso padre.

Siempre sabes lo que es mejor para mí y lo que tengo que evitar.

Sigue así. Te quiero. Un beso. ¡Mua!

(Aplausos) ¡Bravo!

Qué grande. Santiago, por si llegabas

a la Semifinal, lo teníamos prevenido.

¿A quién hemos escuchado? Habéis escuchado a mi hija Calma,

a la que he decepcionado.

¡No! Hija, efectivamente.

Tú creías que debía ganar tu padre o que podía ganar

porque confía en su padre. No ha podido ser.

Hija, me va a salir la esfera y voy a demostrar

que aunque tropieces, hija, tienes que levantarte

e ir a dar el coñazo a todos.

(Aplausos) ¡Así es! ¡Bravo!

Santi, dame un abrazo. Un besito.

Tienes dos niñas maravillosas y una familia espectacular.

Así que la bola va por ellos. Venga.

(MARIO) Muy bien. (BORIS) ¡Grande! ¡Bravo!

Aspirantes, vamos a descubrir qué hay debajo de la segunda caja.

Y a la de tres, como siempre, quiero que la levantéis.

Una, dos y tres.

(BORIS) ¡Oh, oh!

(ANTONIA) Rabo. (PAZ) Rabo de toro.

(ONA) Ni más ni menos. -Me encanta el rabo de toro.

Mario, ¿te gusta el rabo de toro?

Aunque no lo creáis, no he probado un rabo nunca de toro.

Bueno, siempre hay una primera vez.

Desde luego. Mientras la experiencia sea

estupenda y gratificante y maravillosa

y el rabo esté buenísimo, bienvenido sea.

(RÍE)

Antonia, ¿sueles comer rabo? Adoro.

Desde que llegué a España... No paraste de comer rabo.

No paré de comer rabo porque tiene esta...

(Risas) Rabo de toro. De toro, claro.

Vale. Lo he comido. Pero en España no lo he cocinado.

Lo he cocinado en Italia. Oye, Paz, me ha dicho un pajarito

que el rabo de toro es uno

de tus platos estrellas en casa. Sí.

¿Disfruta Orson con tu rabo? Sí.

(Risas) Un poco raro.

Pero sí, sí. El rabo que cocino en casa me sale muy bien

y le gusta mucho. Sí.

Ahora sí estoy deprimido. Samantha nunca va a probar mi rabo.

(Risas)

Oye, puedes aparecer de repente y se lo das a probar.

Yo con la esfera me conformo.

(RÍE)

Aspirantes, habéis avanzado mucho en el manejo de técnicas

y en la elaboración de platos de vanguardia.

Pero no queremos jugárnosla.

Vienen unos comensales muy importantes

y no queremos correr riesgos.

Por eso, en este reto, debéis cocinar

uno de los platos que más éxito ha tenido siempre

en "MasterChef": el rabo de toro.

(Aplausos) ¡Adoro! "Mi piace". Me encanta.

Queremos que nos presentéis

un guiso de rabo de toro tradicional.

Y atención. Debéis hacer cinco raciones.

Y como los emplatados os cuestan todavía un poco,

esas cinco raciones deben ir en cinco presentaciones diferentes.

"Oh, Gosh!" Qué miedo.

¡Dios santo!

Así que lo importante son los cinco emplatados.

Pero recordad que aquí todo suma.

¡Uf!

Qué guay. -Qué bonito, ¿verdad?

Para ayudaros a entender mejor lo que queremos,

os hemos preparado un ejemplo.

Una versión sofisticada del guiso tradicional de rabo de toro.

(BORIS) ¡Oh! Es como una montañita. (ANTONIA) Qué bonito.

Es un rabo de toro guisado a la manera tradicional,

deshuesado, hecho con una terrina y lleva ñoquis de perejil

y unos esféricos de ajo muy suaves

y unas colmenillas rellenas de foie-gras.

Esto es una muestra de lo que se puede hacer.

Pero tenéis que hacer cinco diferentes,

con lo cual, os puede servir de idea.

Ya se me ocurren cosas.

Me da un "parraque". Me da un "parraque".

Boris, ¿necesitas un poco de aire? Estás como Carmen Lomana.

Tengo un "parraque". De verdad, en serio. Estoy aterrado.

Tú nunca te has acobardado ante un rabo.

Estoy muy asustado. Es curioso. Sí, sí.

Pero porque es un rabo de toro.

Por vuestras caras, veo que este reto os asusta tanto

como las esferas y las espumas. Pero tranquilos

porque ha venido alguien experto en elaborar

grandes creaciones a partir de productos sencillos.

Un genio, el padre de nuestra gastronomía

tal y como la conocemos hoy en día.

Desde el restaurante que lleva su nombre,

con tres Estrellas Michelín, don Juan Mari Arzak.

(Aplausos) ¡Bravo!

¡Ahí va! (RÍE)

¡Ahí va!

(ONA) Ver aparecer a Arzak ha sido una maravilla.

Son estas oportunidades que solo se pueden vivir

en "MasterChef". Doy las gracias por poder convivir

y aprender de estos grandes chefs. Es maravilloso.

Vaya nivel más maravilloso.

Pues no sabes cómo cocinan. No estéis nerviosos, eh,

que sale peor. -Es verdad.

Bueno, Juan Mari, los aspirantes tienen que cocinar

un guiso tradicional de rabo de toro

y hacer cinco presentaciones diferentes.

Hombre, el rabo de toro para mí es uno de los productos

que más me gustan. A mí también.

Jugoso. Tiene como mucha gelatina, mucho equilibrio.

A mí la verdad es que me encanta.

Bueno, ya habéis oído a Juan Mari.

Tenéis 100 minutos para hacer esas cinco raciones

de rabo de toro. Cien minutos.

Debéis marcar vuestros platos con las pegatinas de colores

que tenéis en los cajones. ¡Ay, otra vez las pegatinas!

¡Ay! Como siempre, podéis encontrar

todos los ingredientes que necesitéis en el supermercado.

¿Entendido? (ASPIRANTES) ¡Sí, chef!

Pues los cien minutos comienzan en tres, dos, uno. ¡Ya!

¡Vamos, chicos! Santiago, es tu momento

para brillar. Por favor.

No nos dejes mal, Santiago, por favor.

No, no. Vamos, no puede ser.

Todo tuyo. Muchas gracias.

Perfecto. A ver qué hago.

Bueno, pues que nadie se olvide de coger el rabo.

El rabo ya lo tenemos. Una cosa.

A Santiago, como no le salga... No sabemos cómo va a acabar.

(RÍE) Le zumbaremos.

Quieren ver técnicas, así que los polvitos mágicos,

como les llamamos, están en la estantería

y podrán ser compartidos.

¡Dios! Nueve, ocho...

¿Habéis cogido la xantana? -Sí.

Siete, seis, cinco, cuatro,

tres, dos, uno.

¡Tiempo! ¡A cocinas ya! No puedo.

Es que llevas todo. ¿Cuál es? -Este. Perdona.

Que me ha dejado el supermercado finiquitado Ona.

¡Madre mía!

Yo no sé ni si he cogido bien.

¿Dónde está Antonia? Antonia, cariño, esto lo has cogido

fuera de tiempo. ¿Estás segura?

Hombre, y tan segura. Segura, dice.

Fantástico. (RÍE)

Chicos, quien quiera xantana

y estas cosas, tengo. -Vale.

¡Ay, mi Santi! Los camerinos sin ti no son lo mismo.

Ya están aquí los cinco mejores.

Pero tenemos allí a Santiago Segura.

¿Tú eres un hombre competitivo? Yo no.

Él sí. Está repitiendo el postre que hizo en la prueba anterior,

que no le salió bien y por eso dejó el concurso.

El color este me ha quedado pistacho, pistacho.

Como tengo tiempo, porque hacer cinco platos de rabo

lleva su tiempo, voy a ver si me salen unas esferitas.

Voy a hacer una de cada. Y que me digan:

Mira. Te hemos echado, eres tonto, pero te has redimido.

(MARIO) ¡Venga, amigos! Ese rabo de toro.

¡Rabo, ayúdame!

Es difícil cortar el rabo. Señores, no hay que perder

tiempo para un rabo, eh.

Ahí se nota el que ha cocinado mucho este plato o no.

El que está media hora buscando por ahí,

mucho rabo no ha cortado. Buscar el punto.

¡Oh, lo he encontrado! -Claro.

A veces cuesta. Aquí.

Córcholis.

Aquí otro.

Ona, ¿lo vas partiendo bien? -Sí. ¿Y tú?

Yo no. Voy a empezar ahora.

Me da miedo enfrentarme a este rabo. ¿Pero has encontrado

bien la articulación? -Ve probando.

Valor y al rabo, Mario. Valor y al rabo.

(MARIO) Boris. -Mi amor.

-¿Cómo vas, cariño? -Muy impactada del rabo

y de sus dimensiones.

¿Cortaste bien el rabo ya?

¿Mario? Pregunta estúpida, pero es que me preocupé de repente.

Están cocinando ya el rabo de toro.

Y todos guisándolo a la manera tradicional.

A mí me gusta con vino tinto.

Un poco de agua que lo cubra. Fenomenal.

Vino. Vino.

A mí me gusta cuando se pone a marinar con vino y todo eso,

que tenga un poco de hierbas del campo normales:

orégano, tomillo. Le da sabor a campo de aquí.

Yo de rabo no sé. Nunca he comido rabo de toro.

No eres nadie si no te has comido un buen rabo de toro.

Espero que los comensales que vengan digan:

El rabo del Vaquerizo es el mejor de la jornada.

Si eso me da paso, a estar en la Final,

me puedo morir tranquilo ya.

Que evapore un poco el vino y ahora ya empezamos.

¡No me lo puedo creer!

¿Qué te pasa, Antonia? -¿Cómo me he podido olvidar?

¡Mira! ¡Tú te has llevado mi perejil ahí!

¡Eh! ¡Te has llevado mi perejil! ¿Puedo coger un poco?

-Claro que sí. -Te doy un poco de menta.

¿No se puede? Antonia, había perejil

para todos en el supermercado. A mí me da igual.

No te lo ha quitado ella. No la acuses.

No, no. Pero yo, en mi casa, voy al lado y pido:

¿Me da un poco de sal? Esa es la diferencia

entre tu casa y "MasterChef", que no te damos el perejil.

No os quiero ver. Basta. Se acabó la amistad. Basta.

Calma, mi amor, que va a salir todo bien.

Ya verás. -¡Cállate!

A ver. ¡Ay, por Dios!

¡Oh! Vale. Nada. Bien. Bien.

¿Qué tal? Hola.

-Oye, cortas bien tú, eh. -Sí.

Lo que pasa es que a veces las prisas son malas.

Pero bien. Estoy bien.

Y además del rabo de toro guisado, lógicamente,

¿qué guarnición le vas a poner? Voy a poner pasta.

Voy a hacer alguna esferificación,

algún champiñón relleno, alguna cremita de foie.

Un poquito. -¿Y tienes marido?

-¿Me estás echando los trastos? -Directamente.

No pierdes una, Juan Mari. Estás en tu línea.

Oye, mucha suerte. -Muchas gracias.

Oye, ¿qué te parece tener a Juan Mari aquí?

Un lujo, un privilegio. Es un honor.

-¿Qué te parece? Hala. -Hala. Hasta luego.

Aspirantes, atención porque habéis consumido ya

40 minutos. ¡No me lo puedo creer!

Queda una hora por delante.

Estoy preparando el pesto, pero me falta el agua

de la tagliatelle que voy a añadir aquí.

Me interesa, Juan Mari, que le des consejos a Santiago.

Que me los dé él a mí. -Qué grande eres.

Estás haciendo una cosa espléndida. ¿Te está saliendo bien?

Nunca lo sabré hasta el final. Tú sabes que hay que tener fe

pero no hay que confiarse.

Tengo ganas de que no te salga. ¿Para reírte?

(RÍEN) -Yo soy una persona

que todas mis desgracias hacen gracia.

Eso es una suerte también. Me gusta que estés practicando

mucho porque hemos pactado que dé una clase en mi Escuela Online.

Y tienes que parecer un maestro. Ya sé que no lo eres.

Pero parecerlo. Soy actor. Te lo voy a bordar.

Oye, Santiago, tu genialidad es increíble.

-Sí. La genialidad la quiero ver

en forma de bola. Vamos a dejarle trabajar.

Os voy a poner hasta una bengala. -Venga.

¡Ah, un poco de vapor! -Bravo, Antonia. Bravo.

Te abre los poros.

¡Ay, perdón, mi amor! Me equivoqué, me equivoqué.

¡Guau! Cúpula. ¡Ay, mi cúpula Segura!

La semiesfera. ¡Venga, Santi!

Aquí tenemos a Antonia Dell'Atte.

Sí, señor. ¡A las órdenes! -Te conozco desde hace muchos años.

Yo he ido a comer a tu restaurante, guapo.

¿Por qué no coges una tabla para cortar?

Con lo bien que cocinas tú. ¿Qué te pasa hoy?

Hoy hago la cosa rápida. Fuera. La cosa rápida...

En un momento, yo voy a coger todo.

La limpieza es la primera cosa. ¿Verdad, señor?

-Sí, señora. ¿Qué vas a hacer?

Cuéntanos. Cinco emplatados.

Estoy haciendo judías, el puré con pimentón de patata,

tagliatelle al pesto.

Un rollo de rabo. Y a ver si puedo hacer

un esférico de aceitunas.

-Me parece genial. -A ver si lo consigo.

Juan Mari, te tiene totalmente obnubilado.

Siempre, de toda la vida. ¿De toda la vida

te ha gustado Antonia? Pimiento de Padrón.

Es fan tuya de toda la vida. Acércate. Ven aquí.

¡Ay, ay, ay! ¡Qué momentazo!

¡Qué divina, Antonia! -Me lo estoy perdiendo.

Han puesto ahora todo.

Me tiene alucinado. Vámonos, que lo vas a desconcentrar

a él y te va a desconcentrar él a ti. Me llevo a Juan Mari.

Que tengas mucha suerte. Si Dios quiere.

Él decide. Acordémonos.

¿Qué tal? ¿Cómo vas?

Pues muy bien. Tengo hecho dos guisos.

Este nabo lo voy a infusionar con la remolacha.

Voy a poner remolacha con xantana. Y luego voy a hacer

una esferificación de remolacha.

Estoy haciendo estas patatitas con una mayonesa de perejil.

Y luego, estoy haciendo pasta, que tengo que sacar de la nevera.

Yo estoy mareada. ¿Y tú? A mí me parece la leche.

Algo mágico. Ya verás qué maravillas hace.

Mucha suerte, Ona. Concéntrate. Sí. Gracias.

¿Y los huevos se hacen así? -Sí. Mételos.

20 minutos. ¿Cómo vas?

-Bien. ¿Y tú? -Bien.

Que se vaya haciendo ahí. Vale, perfecto. Y esta también.

Ahí. -Voy a hacer el puré.

La pasta.

Vale. Vale. Esto al horno.

Están cocinando todos muy parejos por las guarniciones

y por las formas. Vamos a ver luego el acabado.

Será más divertida la puesta en escena.

Ahí va a estar la diferencia hoy.

Puré de patata. ¡Caliente!

Puré de patata caliente.

¿Ona está haciendo pasta fresca?

Ona nos ha mareado un poco porque hace tantas cosas.

Son cinco platos y en cada plato hay muchas elaboraciones.

Lo importante es que el rabo de toro esté

en diferentes texturas en cada elaboración.

Entero, deshuesado, deshilachado. Vale.

Sería fácil hacer cinco rabos de toros con un puré de tal.

Ella no. Ha dicho: Voy a hacer pasta fresca de cero.

La voy a reinar con el rabo.

Haré un ravioli. Oye. Hacen bien.

Sí. Tienen mano.

¡Atención, aspirantes! ¡Quedan 30 minutos!

Quería hacer el arroz. Es que hay poco tiempo.

Son cinco emplatados distintos,

así que deberíais ir pensando en ellos.

Emplatar ya. Bueno, venga. Ahora eso.

¡Oh!

¿Qué tal, Mario? Te veo ahí... -Me ves acojonado.

Pero bueno. -Agobiado. Venga.

Es el tiempo. Es que... -El tiempo es tirano.

¡Qué bueno que está! ¡Qué bueno que está!

Solo tiene que reducirse ahora.

Vale. Saco la carne. -Esto está durísimo.

Esto está hecho una mierda. Da igual.

-Yo creo que está bien. -¡Mis huevos!

-¿Quién tiene el gluco? -Yo.

-¿Ona, tú? -Sí.

-El gluco. -Allí.

-¿Dónde está el gluco? -Aquí.

Bueno, bueno. ¿Qué tal, Samantha?

¿Qué tal vas? Muy bien. Estoy aquí feliz.

Entre el programa anterior y este,

¿cuántas horas le has dedicado a estudiar

cómo se atempera el chocolate? Un par de horitas.

Lo que pasa es que he hecho un atemperamiento cutre en mi casa

con una tarrina que tenían mis hijas.

Con los juegos de tus hijas.

No vamos a probar tu rabo pero sí tus esferas.

Exacto. Y el rabo porque no quieres.

Me pongo a cocinar ahora y hago las dos cosas.

No sabes la alegría que me ha dado

que me dejen entrar otra vez. Te contaré una cosa.

Pepe y yo estábamos a punto de llorar cuando te hemos visto.

Me emociono y me va a salir la esfera mejor aún yo creo.

Se ha acercado a animarme. Me ha parecido...

Me ha dicho que me echaban de menos.

Me voy contento porque he vuelto a un sitio

donde he visto que tenían también pena como yo

de que por mi ineptitud me echasen.

¿Cómo os ha salido? ¿Está saliendo tierna la carne?

¿Alguien la ha abierto ya? -Sí. Riquísima.

Entonces, la apaga. Creo que está ya de sobra.

Vamos a ver la pasta.

Tagliatelle. Un poco.

He ido a ver a Santiago. Está superaplicado

porque dice que ha estado dos horas estudiando.

Sabemos que no ha estado dos, sino ocho o veinte.

Está encantado. Se lo está pasando bomba.

Vamos a darle el delantal dorado, por favor.

El delantal dorado. ¿Estás loca?

Las cosas son como son. Perdió su oportunidad y se acabó.

¡Eh! Le ha salido una cúpula.

Perfecta. Un golpecito y ha salido.

Cuando se atempera bien el chocolate, sale.

Otra bolita. -Pasta que tengo buenísima.

¡Atención, aspirantes! ¡Quedan menos de 15 minutos!

¿10 minutos? ¡15 minutos, Mario!

¡Venga, daos prisa! A reducir. Vamos.

Ahora sí. Otra. Venga.

¡Ah!

Hay algo que huele a quemado, Antonia.

¡Algún rabo huele a quemado!

Huele agarradito. Huele a quemado.

Creo que es de Antonia. -¡Eh! ¡Nooo!

Tengo que hacer otra pasta en dos minutos.

¿Qué pasa? Ya ha salido. Ya ha salido.

No. No huele a quemado. Mira.

Está bien, en tiempo.

Suerte que no se ha quemado los tallarines,

que tenía bastante para hacer la guarnición

y tengo bastante pesto. Vale. Hemos salvado los tallarines.

Gracias, eh, Paz. -No pasa nada.

-Vamos a emplatar ahora. -Venga. Vamos a emplatar.

Empezamos, necesito... Ona, ¿te queda mucho

con las esferificaciones?

-Si sale, sale, si no sale, fuera.

Muchas cosas que no salieron, no las pude hacer, no pasa nada.

¿Tenéis hecha la chantana, dónde está la chantana?

¿Tú tienes chantana? -No.

-¿Cómo se llama esta? Paz, ¿tienes chantana?

¿Quién tiene la chantana? -No la tengo.

-No tengo, tengo... este,

como se llame. -Ah, sí, aquí, Antonia.

Antonia. -Ah, déjala ahí, ahora la cojo.

-No sé dónde estás.

-Te cojo chantana también a ti, ay.

Santana, huy, santana, toma. -Déjala aquí.

-Ah, perdona, no te enfades. -No, ja, ja.

-Se me ha quedado con grumos.

No llego. -No se puede tener

toda esta prisa. -Ya, hija mía, ya.

-Mamma mía.

Aquí le pongo la pasta.

Atención, aspirantes, en cinco minutitos

damos el manos arriba.

Danos un poquito más de tiempo.

(PAZ) No tengo sitio, ay, se me cayó.

Me queda muy mono.

(ANTONIA) Eh, el canelone, ya está, el canelone,

lo pongo, oh, Dios, el canelone.

(MARIO) Ay, mi queso, lo tengo todo, pero se me olvida.

Si compré de todo, mira dónde está el queso.

No llego. (ONA) Voy de coña, llego, llego.

Aspirantes, último minuto.

(MARIO) Sí, chef.

Santiago, quiero ver el plató lleno de esferas.

Sí, chef, cómo me gusta decir, sí, chef.

(PAZ) Vale, un poco de verde y ya.

Diez, nueve,

ocho, siete,

seis, cinco,

cuatro, tres,

dos, uno, tiempo, manos arriba.

Antonia. Nada, nada, tanto lo quería poner.

Manos arriba, cariño. Manos.

Aunque parezca fácil hacer un rabo con ese tiempo

es muy poco, de sabor no tengo duda.

En el próximo "MasterChef" a ver si hacemos curso

de emplatados, ¿vale?

Don Juan Mari, aun recuerdo la primera vez que entraste

en estas cocinas, cómo nos emocionamos

y tras muchas ediciones seguimos emocionándonos

con tus visitas porque son todas clases magistrales.

Muchísimas gracias por apoyar siempre "MasterChef".

Ha sido maravilloso. -Gracias.

-Estoy muy contento de haber venido.

(MARIO) Gracias, maestro.

(Aplausos)

Un placer tenerte aquí siempre.

Muchos recuerdos en casa. Qué majete.

Enhébrate, moreno. Ahí va.

Gracias, maestro. Bravo.

(Aplausos)

(ANTONIA) "Grazie", maestro.

-Venga, agur.

Si quieres aprender lo que necesitas saber

sobre cocina, tenemos una novedad.

En la escuela online de "MasterChef" encontrarás

más de 100 nuevas recetas para convertirte

en un auténtico "MasterChef".

Además hay nuevos trucos para sorprender a tu familia

y amigos con deliciosos platos.

Ya lo sabes, entra en la escuela "MasterChef".

Aspirantes, antes de llevar los platos al restaurante,

quiero que Santiago demuestre a nuestro jurado

que sabe hacer esferas de chocolate blanco.

Así que venga, Santiago, adelante.

(ONA) Muy crack, Santi.

Ese Santi.

(MARIO) Bravo, "amiguetito". Cuidado, no se le caigan

por el camino con la emoción.

(ANTONIA) No, no. (SANTIAGO) Hice un plato creativo.

(PAZ) Pero bueno, pero bueno. (ANTONIA) Te quedó estupendo.

Qué preciosidad. Es un homenaje a "MasterChef".

Bueno, Santiago, ¿te falta algo?

No, como ya no me podéis echar pensé: "Haré un homenaje,

un modesto homenaje a "MasterChef"".

Hice la Luna y tres estrellas

que serían los jueces de este programa.

(TODOS) Oh.

Las estrellas las puedo encender porque ya no tenía miedo

a que dijera Jordi: "Todo lo que hay en el plato se come",

y como tenga que comer bengalas, me hunde.

(Risas)

Pues, hala, Santiago, preséntanos tu postre.

A ver, este postre que va a las alturas.

Cuidado.

Y enciende así.

Ah. Oh.

Tengo otra en la nevera... (RÍEN)

No habrás traído una maza. No, pero está bonito.

Bueno, esto son las bengalitas.

Ah. Bravo.

(BORIS) Ay, qué mono. Ahora sí, ahora sí.

La Luna y llega el camarero y echa el polvo de pistacho.

(RÍEN)

Prueba superada.

(Aplausos)

(MARIO) Bravo.

Mira, voy a por la otra, la tiro también.

¿Dónde va? ¿Dónde va ahora?

Va a por la otra bola porque él no se quiere ir.

No. ¿Sacarás bolas todo el rato?

Es que no me gustó cómo se rompió esta.

Tranquilo. Cuidado.

Es para dos, este es para dos.

Ya.

Así se rompen las bolas. Así se rompen las bolas.

Ahora, sí, ahora, sí. Ahora, sí.

Bueno, que me voy más contento porque ya hice el chocolate.

Eres tan cabezón que conseguiste estar

en la semifinal. De paseo, pero estuve.

No, y trabajando, lo has hecho. Oye, enhorabuena, Santiago,

tiene mucho mérito, te salió. Gracias a vosotros por aguantarme

un programa más sin necesidad, de verdad, gracias.

Nada, Santiago, un placer. Ven aquí, ven aquí, amiguete.

(MARIO) Bravo.

-Venga, gracias, hasta luego.

-Chao. -Suerte, chicos.

(ONA) Felicidades.

-Guapo. Viva "MasterChef" y he llegado a la semifinal

no decimos cómo ni de qué manera, pero estuve en la semifinal.

Aspirantes, va a dar comienzo la cata ciega.

Para ello, debéis llevar vuestras elaboraciones

al restaurante, colocad una en cada mesa del restaurante.

Cuando terminéis, pasáis a la bodega.

Si alguno tiene algún sifón o alguna terminación,

que la lleve también y se la dará a los jueces.

Ellos serán quienes terminen el plato.

(OMA) Voy muy perdida con los comensales que vendrán,

pero me haría ilusión que fueran familiares.

Si viene Pablo, no me lo creo, meter a Pablo en "MasterChef"

que lo ve muchísima gente y creo que es tarea imposible.

(ANTONIA) Quiénes serán los invitados ahora.

Bueno. (MARIO) Me espero lo que sea.

Llegó el momento de descubrir quiénes son los invitados

que catarán los platos de nuestros semifinalistas.

Que pasen nuestros comensales.

El marido de Paz, Orson, y sus hijos mayores,

Orson y Ava. Los familiares de Boris,

Rhazil, su padre Rodolfo y Rubén, su marido.

Alaska, la mujer de Mario

y sus padres, Mari Ángeles y Ángel.

Ana Rita, hermana de Antonia,

su primo Nicola y su gran amiga Lucía Bosé.

Pablo, el novio de Ona, su padre Jordi y su prima Gemma.

Bienvenidos todos a "MasterChef".

Buenas noches.

Bienvenidos. Qué tal.

Buenas noches. Bienvenidos.

Amore, qué tal. -Bien, cansado, pero bien.

-Cansado. -Sí.

-Qué cosa este programa lo bien que nos ha hecho.

-Sí, porque hace tiempo que tampoco convivíamos tanto.

Buenas, chicos, qué tal. (TODOS) Hola.

Cómo estáis. Bueno, estamos conversando...

(ANTONIA) ¿Qué pasa, Eva? Eso os pregunto a vosotros.

(BORIS) Estamos como agradecidos. Ay, agradecidos, qué ilusión.

Yo, porque aunque nos queremos mucho

y a Ona no la conocíamos, a mí me ha encantado compartir

este tiempo contigo, Mario. -Sí, fue como reencuentro.

Familiares de Boris, qué placer teneros aquí.

Cómo estás. Nos gustó mucho su carta.

¿Ah, sí? Hasta las lágrimas.

Casi me rompo yo que soy más duro que una pared

otra carta y me fulmina.

(SONRÍEN)

Creo que usted cocina. Sí, yo cocinaba mucho,

pero no me disfrazaba de cocinero

para impresionar a mis amigos los domingos, cocinaba en la cocina

en la casa, pero a veces fracasaba, una vez intenté hacer

pan y la masa quedó tan dura que parecía un arma ofensiva.

-Mi papá cuando un plato le salía mal, de niño, decía:

"Soy un fracaso, un fracaso" y montaba un pollo.

Tú eres muy así también te recuerdo con la pasta

como un niño chico enfadado.

Sí, sí, igualito que mi papá y tiraba las cosas y todo

y era un show en la cocina.

¿A ti qué es lo que más te gusta de lo que cocina Paz?

El rabo de toro. El rabo de toro, te encanta

el rabo de Paz. Me encanta.

¿Y los dulces qué tal? No lo hace superbién,

pero lo hace muy bien. No lo hace superbién,

o sea, eres un poco crítica con tu mamá.

¿Tiene que practicar un poquito más?

No, casi practica todos los días.

Perdóname, Mario, qué tienes en la cabeza, hijo mío.

La redecilla. No, solo tienes la gomilla

de la redecilla. No, mírala.

Mira, no, mira, solo la gomilla.

No, es que es de los nervios, no, mira.

(RÍEN)

Esta redecilla me protege.

Se me fue para atrás, perdóname. Qué éxito la redecilla

que le diste a Mario para cocinar.

¿Era o no era necesaria?

Es una idea muy buena. Fui un poco madre mandona en eso.

Me lo tienes que agradecer. Mario nos contó que en la cocina

tú eres muy metódica, muy perfeccionista,

pero un poco lenta, nos contó trapos sucios.

No quiero líos. Es verdad que soy lenta, sí.

Ona, me pongo en el lugar de tu mamá, tener una hija

que es campeona olímpica... Mira, mira, mira.

Es el sueño de toda madre. Por favor, que tu hija triunfe

hasta esos niveles, imagínate qué debe ser

y en algo tan sano como es el deporte.

Sí. Ella te ve en las cocinas

y qué piensa. Ella no entiende nada

porque nadie de mi familia daba nada, un duro,

para que yo... -Porque tú no cocinaste nunca.

-Cero, malísima y me daba cosa hasta poner agua a hervir,

ay, que me quemo, o sea, muy mal.

¿Has notado algo a lo largo del programa?

Claro, Ona cuando se pone, se pone y desde el primer momento

que supo que entraba en "MasterChef" metió toda

su pasión y energía en esto y noté que de repente abro

la nevera y tengo platos para comer que eso no pasaba.

Antonia, Clemente tú dices que estás muy orgullosa de él,

pero él también está muy orgulloso de ti.

Sí. Y ha dicho

unas cosas de ti maravillosas.

A mí me han emocionado mucho. A mí también porque Clemente sabe

lo que hemos luchado para ir adelante en esta vida

con muchos obstáculos, los superamos todos juntos

y luego, estoy contenta que él tenga una buena relación

con su hermano. -Claro, hombre.

Madre mía, qué volcán tenemos con Antonia.

¿Siempre ha sido así de brava?

Sí. Cuando cocina, no veas la que lía.

(IMITA A ANTONIA) Canta.

Canta, baila, hace, grita.

¿También eres así, va en los genes?

Ella cocina y yo como. (SONRÍEN)

Lucía, bienvenida, un placer tenerte aquí,

sé que eres una amiga peligrosa porque cocinas muy bien

y seguro que eres muy exigente al valorar los platos.

Cocinaba, desde que cumplí los 80 años no cocino más.

¿60?

(Risas)

No nos engañes.

Bueno, espero que lo paséis bien. Muchas gracias.

"Benvenuti". Gracias.

Bueno, como veis, los aspirantes

cocinaron rabo de toro, debéis probarlos todos,

cada uno es de uno de ellos,

pero no sabréis quién lo ha hecho. Al finalizar la cata,

deberéis votar el que más os gusta.

Hay unos platos que no están acabados

y los acabaremos ahora delante de vosotros.

Tengo que terminar este platito.

¿Qué es eso?

Una espuma de patata.

Pues ahí queda. Perfecto.

Ahora ya sí. Esta.

¿Tú haces eso? -Primero esta, ¿vale?

¿Se puede comer ahora? -Sí, sí.

Bueno, buena pinta tiene todo.

-Al menos tiene. -Y muy bien emplatado, ¿no?

Es muy importante. -Sí, están bien serviditos,

están muy aplicados los chicos.

-De sabor está bueno porque el rabo es fuerte,

pero no está salado ni muy potente de sabor.

(HABLA EN ITALIANO)

¿No pica?

Mira, déjame agregar aquí y te lo paso, pruébalo.

Esto es un risotto. -Risotto.

-Risotto abajo, rabo arriba.

La estética es muy importante.

-Brócoli. -¿Quieres brócoli?

-Sí, yo sí.

El color verde, probaré un poquito. Está bueno.

Vamos a dejar el que creemos de último, ¿vale?

Está rico.

Este que estará más jugosito,

-Qué ves tú ahí, papá, en este plato.

-Lo primero, que está muy bien emplatado.

-A mí este me gusta, bueno, entre estos dos lo tengo.

Vamos a seguir.

-¿Esto qué es, puré de patata? -Es como una mayonesa...

Rara.

-La zanahoria está cruda, no está cocinada.

¿Qué tal por aquí?

¿Reconocéis algo?

Este como presentación me gusta.

¿Reconoces el rabo de Boris en estos platos?

Todavía no, me faltan dos por probar.

-Aún no lo hemos logrado.

(HABLAN EN ITALIANO)

Nos queda este por probar. ¿Tenéis un favorito

a falta de probar ese plato de ahí?

Esto es como la pijada...

-De sabor está bueno.

Este está bueno.

Comensales, tenéis que meter en ese sobre la papeleta

del color del plato que más os haya gustado.

Ok.

-Gracias. -Gracias.

Bueno, qué decidimos. -Descartando, yo, objetivamente,

me sorprendería mucho que ese fuera de Mario.

-Yo estoy entre este y este. -Pues yo entre este y este, este.

-Está difícil porque esto no lo ha hecho mamá.

-O sea, yo digo que es la mejor que he probado.

-Este, ¿no? Ah, claro, el que tiene lo de...

-Esa me ha gustado. -¿Qué vamos a hacer?

-Esta no me convenció. -Parecía como comida de avión.

Comida de avión de business.

-A mí me gusta mucho este.

Pues yo creo que vamos a tener que descubrir

ya quiénes son los comensales. "Oh, my God".

¿Preparados? Ay, qué cara vamos a tener.

Quedaos aquí y os llamo uno a uno. Vale, ok, perfecto, gracias.

-Qué nervios. -Ay, qué nervios.

-Qué alegría. -Bien.

-Estoy convencido que es Rubén, pero es tan poco dado

al espectáculo y lo que él llama la payasada que no sé

cómo reaccionaré, a lo mejor paso así por delante

como para disimular que es él,

que no está él, ¿entiendes? No sé.

Pues, adelante, el primero

de nuestros aspirantes, Boris Izaguirre.

Boris. -Ay, Boris, vamos.

-A ver qué pasa, a ver, a ver.

(Aplausos)

Boris, aquí.

Lucía. -Lo de este hombre es...

Qué sorpresa tan animada y Rodolfo.

Pero no puede ser.

Papá, pero papá, te estaba pensando tanto ayer.

-Boris, estoy descubriendo que la televisión sirve para algo,

te enseñan a cocinar.

Y Rubén Nogueira. -Hola.

Qué alegría.

-Tan bello, mi amor, y mi hermano mayor, Rhazil.

Bueno, perdonad. -Qué tal.

-Ay, qué bueno.

-Ahora podrías cocinar y Rubén friega los platos.

(Risas) Al revés.

-Hasta ahora cocina él y tú friegas.

-Rubén, qué bien te sienta la tele, te veo muy guapo.

-Me maquillé un poquito. -Estás muy bello.

Pero Rubén, no seas tan robótico, relájate, estamos en familia.

-Qué quieres que te diga. -Boris, a Rubén no le gusta venir

a la tele y a mamá tampoco, entended que han hecho ya

algo que no es, exactamente,

con lo que ellos se sienten cómodos.

-Qué sabias palabras, qué sabias palabras,

yo estoy muy impactado, de verdad, es impactante que esté mi papá

que ha viajado un océano, pero que estés tú aquí,

pues me parece increíble.

Es muy fuerte que esté aquí Rubén. ¿Qué ha tenido de especial

"MasterChef" para que esto esté sucediendo?

-Bueno, yo te veía esforzándote, te veía

muy involucrado y con la vista en el futuro.

Que entre Mario Vaquerizo.

Uh.

(Aplausos)

Ay, Dios, papá, mamá.

Ja, ja.

Ay, Olvi.

Papi.

Mami, no llores porque estoy todo el día llorando,

soy el llorón de "MasterChef".

Qué bonito, si no te gusta venir a la tele.

-Pero por ti he venido. -Olvi.

¿No estabas en el estudio? -Ah, te engañé.

Ay. -¿Qué?

-Miradle.

(Risas) Guapísimo.

Lucía. -Hola.

-Hola a todos. -Ven, ven, ven.

Ven aquí. Qué momento más bueno.

Qué grande.

Oh, eso es un beso, no llores. -Que sí lloro que a mí me gusta.

No pasa nada, qué tal, cómo estáis. -Muy bien.

-Mami, mira qué guapa estás, sí.

-¿Qué tal? -Bien, bueno, espero que comierais

mi plato, ah, mira, aquí sí.

A ver... Es que, claro. No puedes decir, Mario...

Ay, no puedo decir nada porque es una cata a ciega, perdón.

Mamá, has visto qué guapa la Eva y la Samantha,

bueno, y mis compañeros también.

Mario, ¿crees que tus familiares reconocieron tu rabo?

Mi mujer, a lo mejor, sí.

(RÍEN A CARCAJADAS)

No, es de broma, ¿pero tú has comido rabo de toro?

-Por ti. -Por mí lo has comido, vale,

pero espero que no le dieras la puntuación a otro.

-Eso ya no lo sé.

¿Cuándo me llamarán? Estoy sufriendo.

Estoy sufriendo. Vamos ahora a recibir

a Antonia Dell'Atte.

Antonia. -Bravo.

(RÍE)

No. -Sorpresa.

-Antonia.

(SE EMOCIONA)

(BORIS) Oh, qué divina.

-Oh, bella.

-Ya empezamos, Antonia y yo lloramos mucho.

-Entre la carta de Clemente y esto...

(TODOS) Oh.

(BORIS) Qué divina.

(CANTAN) #Dime cuándo tú vendrás,

#dime cuándo, cuándo...#

(BORIS) La escena italiana, totalmente.

Antonia, probaron vuestros rabos,

¿creen que habrán adivinado cuál es el tuyo?

-No, no es fácil, porque yo conozco,

he hecho poco rabo en mi vida.

-¿Tú? Yo, uno y medio.

Uno y medio y somos santas.

(HABLAN EN ITALIANO)

Las aureolas.

(HABLA EN ITALIANO)

N escucho a los jueces. -Yo tampoco mucho.

Tampoco escucho a mucha gente. -No.

Recibimos a Ona Carbonell.

(Aplausos)

Ah.

Qué tal. -Muy bien.

-Papi. -¿Qué tal, preciosa?

-Bueno, Pablo, qué haces aquí.

(BORIS) Ajá, "bravi".

Guau.

(Aplausos)

Hola.

Hola.

Qué tal. Bueno, Ona, ¿sorprendida

con los comensales? Supersorprendida.

No me esperaba para nada que trajerais a Pablo

que se dejara traer aquí.

Ona, ¿crees que habrán adivinado cuál es tu plato?

Pues puede ser que sí, no sé.

Espero. Mis amigos no lo adivinaron,

así que espero que sí.

Bueno, pues ya solo queda recibir a Paz Vega.

(MARIO) Bravo, Paz.

(Aplausos)

Pero bueno.

Esto es...

-Mira.

-Ava.

-¿Yo qué voy a saber? Yo qué voy a saber.

Pero bueno.

Oye. Paz, ¿han guardado bien

el secreto los niños? Y tanto.

Pero yo me quedé impresionada,

¿sabes la carta que han puesto aquí?

Me imagino que Orson sabrá algo. Claro, pero yo no sabía nada

y él ayer ahí callado. -Una sorpresa.

Pero ya... Bueno, pues llegó el momento

de descubrir cuál es el plato que más ha gustado

a vuestras familias y amigos.

Vamos a comprobar el resultado.

Olvido, por favor.

El mío. -Ah.

(Aplausos)

Con el bacon. -Qué bien.

-Estaba muy rico. -Que la Olvi se ha comido

el rabo de Mario Vaquerizo.

(Risas)

-Porque te conoce mucho, Mario.

Bueno, pues vamos con la mesa de Paz

a ver qué habéis votado.

Ay, a ver, a ver, Ava.

-Soy yo. -Quién, quién lo abre.

No, yo, tú, venga, venga.

Oh. -El verde.

Anda. No.

Verde, ¿de quién es el verde?

Es el mío, amore. -Nada, no lo adivinaron.

Bueno, vamos con la mesa de Antonia.

(HABLA EN ITALIANO)

-Verde.

(Aplausos)

Había la salsa. -Buenísima.

-De tomate, ¿no? -Patatas.

-Puré, yo lo hice así.

¿Te pedía tu hermana la receta?

Yo quería la receta esta, me encantó.

Bueno, vamos con la mesa de Ona. A ver.

-Naranja. -Naranja.

Ese Sandokán.

Ese Sandokán, lo tengo clarísimo, esa familia y ese...

Ese padre tan bueno también y esa prima.

El mío era el azul. -¿El azul?

(TODO) Oh.

¿No os gustaba? -Era distinto.

(Risas)

(ANTONIA) Era distinto, diferente. -Qué manera de decir...

(ONA) No pasa nada. -A mí me gustó aquel

porque me pareció muy natural la combinación.

Porque hay combinaciones algo más forzadas

y esa es más natural. De momento hay un empate,

a ver qué pasa con la mesa de Boris.

Oh, a ver, Rhazil, qué alegría anticipada.

¡Verde, Antonia!

(Aplausos) Antonia, Antonia.

Adoro. Antonia, amore.

Según los votos de nuestros comensales,

el mejor plato de este reto ha sido...

El de Antonia.

(TODOS APLAUDEN)

Gracias, gracias, Lucía.

(CANTA EN ITALIANO)

Estoy pletórica, estoy feliz, les ha gustado mi plato.

En la prueba de la semana pasada también,

es increíble, yo mando

fluidos, buenas vibraciones a todos.

Me sabe fatal romper este momento,

pero llegó la despedida,

así que abrazad fuerte a vuestros familiares

porque toca irse.

Muchas gracias.

Gracias por venir.

-Valía la pena hacer ese viaje para encontrarme

con Boris convertido en un chef.

Es que él me adora a mí también. -Es verdad, papá, te adoro.

-Él es así como dice a la "visconversa"

(MARIO) Gracias por venir, pero me tenéis engañados,

no sabía que veníais y Olvi me dije que estaba

en el estudio. -Qué te íbamos a decir.

-Ya, hombre, pero...

Cuando he abierto esa puerta. -¿Sí?

-Digo: "La pobre Olvi qué coño hace aquí".

-¿Por qué? -Porque un rabo de toro que tú no.

-Por amor. -Me demostraste que me quieres.

-Claro que te quiero mucho. -Otros 19 años más.

-Venga. -A pesar del rabo de toro.

Antonia, felicidades porque fuiste la más votada

seguida de Mario. Gracias.

Pero nosotros queremos felicitaros

a todos por vuestra evolución.

En general, estamos muy satisfechos

con vuestros platos. Ay, Dios mío.

Sois dignos semifinalistas. (TODOS) Bien.

Así que, felicidades.

(TODOS) Gracias, chef.

Espero que este momento os haya llenado de energía

y de ganas de luchar porque me imagino

que ninguno de vosotros quiere quedarse a las puertas

de la final, ¿a que no? (TODOS) No.

Así que venga, hay que trabajar muy duro

para no volver de la prueba de exteriores

con un delantal negro. ¿Nos vamos?

(TODOS) Sí. ¡A por ello!

(GRITAN)

(CANCIÓN) #No se mueve y tambalea

#malamente. Sí, sí.#

Hoy queremos viajar al pasado a principios del s. XX

y hemos encontrado un gran aliado, el tren Al Andalus.

Sus vagones franceses originales de la época

han sido restaurados con tan lujo de detalle

que trasladarse a la Belle Époque es inevitable.

Recorrer los bellos paisajes de Andalucía

a bordo de este palacio sobre ruedas es una experiencia

llena de romanticismo que seguro inspira

a los aspirantes en su penúltima prueba de exteriores.

Aspirantes, bienvenidos a Ronda. Sé que estáis muy nerviosos

porque los aspirantes que superen este cocinado

ser convertirán, automáticamente,

en finalistas de la tercera edición de "MasterChef Celebrity".

(Aplausos)

Preparaos para que vuestra ilusión se dispare aún más

porque por primera vez en la historia de "MasterChef"

cocinareis sobre raíles.

¿Sobre raíl? -Tren.

¿En tren? Cocinaréis en el tren

Al Andalus considerado uno de los trenes turísticos

más lujosos del mundo. Oh, Dios, qué bello.

-Qué bonito. -Como un Orient Express.

Asesino, en andaluz, asesino.

-No vamos a ver nada del paisaje, vamos a estar metidos...

Embarcaremos en la estación de Ronda y haremos un precioso

recorrido por los pueblos blancos de Málaga hasta llegar a Córdoba.

Oh, qué bonito, por favor. -Qué bonito, de verdad.

Paz, supongo que para ti esta prueba y estar en este sitio

también es muy especial, ¿verdad?

Pues sí porque para mí Ronda es mi pueblo, donde pasé

toda mi infancia y me da cosita porque la última vez que vine

fue para enterrar a mi abuela. -Ah, mi amor.

-Y hace cinco años que no vengo y...

(LLORA)

-Va a ver parraque, parraque. -Muchas cosas.

Porque yo viví aquí cosas muy bonitas.

-Claro, mi amor. -Y las seguirás viviendo, cariño.

Aspirantes, este tren está construido

a imagen y semejanza del Orient Express,

¿y sabéis qué hizo tan famoso este tren?

Que el servicio que ofrecían a bordo era refinado,

exclusivo e impecable.

Ay, ay, ay.

Queremos que elaboréis un menú tan elegante como perfecto.

Yo no sé hacer un menú elegante.

Atentos, aspirantes, porque cocinaréis

para 30 de los mejores chefs de toda Andalucía.

(PAZ) ¿De verdad? (TODOS GRITAN)

¿Qué? -Sabía que este momento

iba a llegar, siempre hay una prueba donde los comensales

son chefs y le tenía mucho miedo

porque son los más exigentes y no pasarán ningún fallo.

Ya sabéis, aspirantes que el esfuerzo en "MasterChef"

siempre tiene recompensa y por eso el mejor aspirante

de esta prueba ganará 4000 euros que podrá donar

a la ONG que elija. Muy bien, vale.

Aspirantes, somos conscientes del esfuerzo

que supuso para vosotros llegar hasta aquí.

Sí. Para que nuestra valoración

sea justa decidimos que trabajaréis en un único equipo

y que el veredicto será individual.

Bien, bueno. -Al menos estamos juntos

en el equipo. -Claro, está bien.

-Lo daremos todo. -Muy bien, muy bien.

Muy bien. -Yo creo en la soledad aquí.

Hoy solo uno de vosotros, el mejor, se salvará de ir

a la prueba de eliminación y se convertirá, por tanto,

en el primer finalista de esta edición.

Es normal, es normal -Bueno, vaya.

Por eso tendréis capitán solo si vosotros queréis

y desde luego si sois capaces de poneros de acuerdo

para nombrar a un líder que os organice.

Es que creo que es mejor un capitán porque esa necesidad

de las órdenes y que alguien... -Como Antonia fue la mejor

de la prueba pasada, creo que te mereces,

que te hacía mucha ilusión, ser capitana.

-Tenemos que ser entre tú y yo al azar.

-No, al azar, uh, al azar. -Yo diría uno por uno,

cuál es la candidata o el candidato perfecto

para ser capitán. -Por mi parte, Antonia.

-Ok. -Por mi parte, Antonia también.

-Por mi parte, Antonia.

-Por mi parte, Antonia. -Por mi parte, Antonia.

(GRITAN)

Los semifinalistas consensuados. -Mira, qué maravilla.

Muy consensuado, eh. ¿Lo has visto?

¿Ves? Antonia, has ejercido de capitana muchas veces,

pero, oficialmente, es tu primera capitanía.

Así que, enhorabuena. Oficial, oficial.

(HABLA EN ITALIANO) No me lo puedo creer.

Si lo hago bien, voy directa a la final,

espero que mis angelitos

se limpien bien los oídos para escuchar los consejos que daré.

Estando en Ronda y teniendo como objetivo ofrecer un servicio

lujoso y refinado. ¿os hacéis una idea

de quién es el brillante chef al que hemos pedido ayuda?

Dani. Adelante nuestro querido

Dani García. Dani García.

-No, bueno.

Bueno, bueno.

Dani, gracias por responder una vez más con un sí

a nuestra llamada. ¿Cómo ves a las "celebrities"?

Bueno, me lo estoy pasando en grande.

Me hacía mucha ilusión venir hoy, pero más ilusión me haría

encontrarme a alguien como Carmen Lomana.

(RÍEN)

Cocinando en un tren de lujo, evidentemente.

Por poco. Por poco.

Bueno, aspirantes, como todos sabéis,

tiene tres restaurantes en Marbella, un cuarto en Madrid

y dos estrellas Michelin. Qué bien.

-Mamma mía. -Bravo.

-Enhorabuena, Dani.

El menú que diseñó Dani García está compuesto por cuatro platos.

Muy bien. Comenzamos por un entrante.

Gazpacho de ceviche con jurel curado.

Qué buena idea. -Rico.

-La clave está en el equilibrio también del agua de tomate

con esa parte más de lo que es un ceviche

en sí y evidentemente, la curación del jurel.

-Interesante, interesante. -Sí.

Un primero. Qué bonito.

Risotto de piñones cangrejo real y ajo blanco.

Ay, cangrejo real.

Recordad que para el cangrejo hay que buscar algo

que le golpee dentro para sacarlo.

-Volvemos al equilibrio del punto de cocción del gurullo,

de la pasa de piñones, son vitales.

Un segundo, tartar de chuleta y consomé de rabo al Jerez.

Consomé de rabo de toro, un toque de Jerez,

lleva también una crema de pieles de anguila ahumada

con un poco de anguila ahumada, el consomé

y aquí lo que tendrán es la dificultad de a ver

si son capaces en el tren, pues clarificar

el caldo como Dios manda. -Exacto.

Con el chacachá del tren. Claro, clarificación.

(MARIO CANTA) #Chacachá del tren.# Y un postre.

Flan de albahaca, pera y mantecado crujiente

Flan de albahaca. -Riquísimo.

-Nos pasamos un poquito porque hacer un cuajado

moviéndose el tren. Cómo se ríe.

Pero, hombre. -No lo tengo muy claro

lo que puede salir.

-Puedes plantear la idea del flan descuajado.

-Descuajado. -Eso puede ser una creación.

Me gustaría verlo cuajado. Sí, ¿no?

Necesitamos tiempo, son muchas elaboraciones.

Como veis, Dani ha usado en sus elaboraciones

algunos de los productos más sabrosos que ofrece esta tierra:

aguacates de La Axarquía, jurel de Estepona,

aceite de Álora, huevos ecológicos de la Sierra de las Nieves

y almendras de Cártama.

Todos ellos vienen avalados por Sabor a Málaga,

sello que certifica la máxima calidad.

Bravo. -Qué maravilla.

Disponéis de 150 minutos para hacer las treinta raciones de cada plato.

Sí, chef. Nuestro supermercado proveedor

de alimentos os facilitará los ingredientes para cocinar

y donará el excedente que uséis a comedores sociales.

Qué bien. Aspirantes, ¿preparados para luchar

por un puesto en la final? (TODOS) Sí, chef.

A por ingredientes y al tren en tres, dos, uno, ¡ya!

Vamos, amiguitos, equipo unido. -Vamos, finalistas.

-Venga, vamos a subir. -Vamos, vamos.

-Vamos, corre. -Venga.

-¡Vamos! -Dale.

-Venga, para adentro. -Bienvenidos al Al Andalus.

-¡Viva el Al Andaluz! -¡Viva el Al Andaluz!

-Adiós, Ronda. -Gracias, Ronda.

-Gracias, Ronda, que nos ha dado tanto.

(Bocina del tren)

-Vamos, vamos. -Venga, ¡viva el tren!

-Oh, Pepe, qué alegría. -Vamos, chicos.

-Hola, ¿qué tal? -Hola, Pepe.

Aspirantes, bienvenidos a bordo. Tengo una noticia para vosotros

que os va a encantar: los treinta comensales van a subir al tren

en la próxima estación, en Antequera.

Significa que en sesenta minutos tendréis que tener listo

el entrante para empezar a emplatarlo.

Ok. ¿Estáis preparados?

(TODOS) Sí, chef. -Preparados.

Pues, no se hable más. A trabajar en tres, dos, uno, ¡ya!

Vamos, vamos. -¡Bien!

-Vamos, vamos.

-Muslito de gallina. -Yo puedo cortar el pollo.

-Yo corto los muslos. -Vale.

-Vamos, compañera, Pacita. -Venga, que esto sale rapidísimo.

Para el entrante, Paz tiene que hacer un aguachile de pepino

y una crema de aguacate que irán con el ceviche de jurel marinado.

Yo voy con esto y, luego, te ayudo, Paz.

-No te preocupes. -Si quieres, yo te ayudo.

-Pelar y sacar las semillas me llevará tiempo,

pero no pasa nada porque lo demás está bien.

-Hey, hey, ayúdame. Tú, señora. -Sí.

-Cogemos otro y este lo ponemos aquí, ¿verdad?

Ponle vapor, vapor. -¿A cuánto lo quieres?

-Pone quince minutos. Luego, pongo otro.

-Los muslos ya los tengo, Boris. -Bravo.

-Hago ya el caldo de pollo.

Antonia debe preparar un caldo de pollo para cocinar un risotto

de pasta de piñones, que se servirá acompañado con base de ajoblanco.

Venga, que somos un equipo bien avenido los finalistas.

-Vamos, chicos, ánimo.

(Risas) -Un besito.

Enamorado se cocina mejor.

(Risas)

-Perfecto. Estas semillas hay que guardarlas. Uno.

-Muy bien, Onita, ¡esa chica guapa!

(Risa de Ona) -¡Venga, vamos!

-Voy a triturar manualmente los chicharrones para mezclarlos.

Una vez triturados los chicharrones Ona tiene que hornearlos y hacer

un flan de albahaca con espuma de pera y cremoso de caramelo.

Voy a ponerlo en el horno, para hacer el "strudel" de chicharrones.

-Vamos a ir sacando la grasa, que es lo más difícil.

Boris y Mario tienen que separar la grasa de la chuleta para aliñar

el tartar y, luego, hacer un consomé de rabo para acompañar.

Poned agua ya. -Venga, vamos.

Ahora, le ponemos el agua y lo cubrimos a ras.

¿Dónde está la tapa para poder cerrarla?

Ahí, vamos. Ahora, la cerramos, como si no hubiera un mañana.

-Ahí está. -Muy bien, Boris.

Ahora lo ponemos en el dos, en el triángulo y venga.

-Yo no he limpiado nunca este pescado, voy a intentarlo.

-Vamos, capitana. -Equipo Dell'Atte.

-Mamá, qué de caca tiene esto, tiene una caca increíble.

Bueno, ¿qué pasa aquí? ¿Cómo estamos?

¿Qué tal? Capitana, ¿cómo estás?

La capitana está limpiando las entrañas.

Como tiene que ser. Mira qué de cosas tiene.

Antonia, es tu primera... Y última.

Y, quizá, última oportunidad de ser capitana.

Lo sé, lo sé. Trata bien a tus ayudantes.

Les daré una patada en el culete. Que te conozco.

Tengo que quitar la piel, ¿cómo quito esta piel?

Primero, quita los lomos. Sí, no sé si lo hago bien.

Saca el primero. Lo estás sacando bien.

¡No! No me lo puedo creer.

¿Ves? Sí, sí. Pero hay que correr, hay que ir más deprisa.

Sí. No perdamos el tiempo.

No, no. No perdáis el tren, ¿eh?

Que no lo vamos a perder. Vale.

Pero que el tren no nos pierda a nosotros.

Hacemos un pequeño cortecito. Hay que ir poniéndolo a macerar.

Pero deberíamos limpiar perfectamente las espinas.

Las espinas se quitan, claro.

Pero hay que correr. Vale.

Paz, ¿cómo vas con el gazpacho? Bien.

Es el pepino triturado con cilantro y con cebolla, ¿no?

Faltan la lima y la sal; lo trituro y lo mezclo con el agua de tomate.

Capitana, no te quiero ver solo con lo jureles, quiero oírte.

Claro. Que no se despiste nadie.

¿Te queda claro? Me queda claro, claro.

Antonia, confío en ti. Gracias, mi amor.

-Perdone, señor, que voy a... Adelante.

Gracias, caballero. He puesto aquí el caldo

con la gallina para el consomé. Ah, vale, vale.

Es lo que se tiene que hacer primero para que reduzca bien.

Las carnes están ahí, como no hay mucho espacio, ahora, las picamos.

-Perdón, Pepe. -Picamos la grasa con el aceite

y será el aliño de la carne de chuleta roja.

(Pitidos) Cuidado, aquí está sonando algo.

¿Se supone que el cangrejo ya se ha cocido?

El cangrejo creo que está ya. Huele a cocido, huele a mar.

Capitana... Silencio, silencio. Cuidado.

Esto debe enfriar a temperatura ambiente.

Ya. Ponlo por donde puedas.

Vaya cangrejo. (GRITA) -¡Quitaos!

-El cangrejo asesino.

Antonia, capitana, aspirantes... ¡Sí, señor!

En poco más de cuarenta minutos... Vamos, compañeros.

Llegamos a Antequera y suben los comensales al tren, ¿vale?

Hay que emplatar el entrante cuando llegues a Antequera, ¿oído?

(TODOS) Sí, chef.

(Bocina del tren)

Me pongo con el aguacate y a emplatar.

-Venga, equipo de semifinalistas.

-Vamos, venga.

-Vamos que nos vamos.

Ahí, a limpiar bien los champiñones buenos.

-Alguien me tiene que ayudar. -Vamos a ayudar a la capitana.

Porque quitar la piel y quitar las entrañas es un coñazo.

¡El pescado lo tenemos que poner a macerar ya!

-Vale, cuando estén los lomos. -Prepáralo ya.

-Sí, sí. -Tengo que terminar esto.

-No pasa nada, se van macerando. -Vale.

-¿Cómo vais? -Tenemos que macerar el pescado.

-Venga, vamos, chicos.

-¡Venga, vamos! Muy bien, Onita.

-Venga. 300 gramos, vamos.

¡Perfecto! 1275 gramos de nata, 200 gramos de yemas

y 400 gramos de leche.

-Una cosa, Boris, ¿te parece bien? Creo que está bien limpia.

-Amores, amores, ¡que estamos en el "Andaluz"!

¿No estáis contentas? -En el Al Andalus.

En este tren de locura pero tan emocionante.

-Muchachas, no sean tan serias. -¡Vamos!

-¡Cierren esta puerta, acostúmbrense a cerrar la puerta!

-Cuidado con los peroles. -¡Pueden tener un accidente!

-No, accidentes no.

-No sabes qué trabajo tiene limpiar el pescado, pero adoro el pescado.

"Cazzo di... cosa!"

-No os pongáis nerviosa, va todo bien.

-Me estoy volviendo loca.

-Totalmente, mi amor. (ANTONIA RÍE)

-Capitana, la olla ya está... La bajo a fuego medio, ¿no?

-Cuarenta minutos. -Sí, bájalo un poquito.

-Sí. -La bajo un poquito... al seis.

Venga, vamos. -Esto con la lima.

Perfecto. Trituro esto, lo meto en un biberón y ya estaría.

Lo dejo listo y te ayudo.

(Traqueteo del tren)

-150 gramos de hojas de albahaca.

Ona, ¿qué tal vas? El "strudel" está en el horno,

el caramelo está hecho y, ahora, estoy haciendo el flan,

lo pondré al horno y solo quedará la espuma; voy bien.

Lo más importante de esta receta es tener todo bien mezclado

y que se cuaje. Genial.

Es complicado pero sé que podrás Vamos a ello.

-Me pongo con esto. Tráeme los platos para ponerlo.

Uf, esto es difícil, Boris.

-Sí, pero calma, calma.

Antonia, ¿cómo vas con el pescado?

-Bien, bien, ¡bien!

-Yo te lo corto. -No puedes, no estás fuerte.

Antonia, ¿qué estás haciendo con el pescado?

Tengo que cortarlo y limpiarlo...

Pero ¿por qué...? ¿Has visto el destrozo que tienes?

Ese está bien. Hay que hacerlo bien y con cuidado.

Quiero que estén todos como este, Claro, claro.

¿Oído? Sí, mi amor.

Si has hecho uno, haz los demás igual.

Boris, hazme un favor; coge un cangrejo y ven aquí.

Capitana, organiza a tu equipo. Todos a trabajar,

mucho orden y más disciplina que nunca. ¿Oído, capitana?

¡Sí, chef! Vamos.

Venga, vamos, vamos, chicos.

-Ona, tengo que quitarte espacio. -Vale.

-¿Ok? -Voy a infusionar la nata,

la leche, el azúcar y la albahaca; vamos a ponerlo todo al fuego,

seis minutos de ebullición, lo trituro y lo cuelo.

-"Cazzo di merda!"

-Cariño, no te pongas nerviosa. -¡Es que no se corta bien!

-Venga, seguimos, Antonia.

-"Dai" -Si lo haces muy bien.

-"Dai". ¡Vamos!

-Voy a triturar la nata infusionada.

-Vamos con el pescado. -Venga.

Porque, luego, tengo que hacer el risotto.

-Me pongo contigo. Dame un pescado.

-No, ven aquí, coge este. Tienes que hacer esto.

-Yo hago los lomos. -Los lomos y le quitas la piel.

-Fenomenal. -Cuidado...

Te digo una cosa; no es fácil quitar la piel.

-Ya, es cuestión de paciencia. ¡Ya está!

-Lo del pescado ha sido horroroso, necesitaba un poco de ayuda,

al final, faltaba un pescado y Paz le ha quitado la piel,

pero nada más; yo he hecho casi todo el pescado.

¿Cómo va todo, mi amor? -Ya llevo varias patas.

-Ponlas aquí dentro. -Pero primero lo estoy cortando

y, luego, saco la carne y la pongo acá.

-¿Está bien cocido o no? -Sí, está cocido.

-¿Dónde está la carne? -Aquí dentro.

-Pues tendrás que sacarla toda, mi amor.

-Ya lo sé, pero primero estoy sacando todo.

-Venga, que está todo perfecto y esto tiene una pinta buenísima.

-Me falta albahaca porque no está verde ni nada.

-Está perfecto esto.

-Cogemos para emplatar los platos. Chicos, ¿traéis lo cuencos acá?

-Los cuenquitos, venga.

-Luego lo limpiamos, mi amor. Recuerda que esto es

lo último que vas a poner en el risotto, en realidad.

-Vale, mi amor. -Perfecto este flan, ¿eh?

Chicos, voy a meter estos flanes al horno ya.

-En vez de poner dos... Es que si no, no me da tiempo.

Ahora, necesito cortar esto a cuadritos. Vamos.

(Música swing)

Aspirantes, mucha atención. Lo habéis notado, ¿verdad?

Sí, ahí está Dani. -Hemos parado.

El tren se ha parado. Sí.

¿Sabéis que significa eso? Que estamos en Antequera.

Que los comensales están subiendo y hay que empezar el servicio.

En quince minutos debe salir el primer plato.

Perfecto. -Ya vamos saliendo, chef.

Venga, rápido.

Queridos comensales, para "MasterChef" es un orgullo

contar en la semifinal con unos paladares tan exquisitos.

Nuestro querido Dani García ha diseñado para vosotros

un menú de cuatro platos en los que, como siempre,

el sabor de Andalucía es el auténtico protagonista.

Así que espero que los aspirantes hayan sabido mantener

su nivel de perfección. Buen provecho.

Dani quiere ver si vais a destrozar sus elaboraciones

o vais a sacar algo digno porque vais bien.

¿Quieres probar esto o el caldo? -El caldo.

-Aquí está el agua de tomate. ¿Qué tal está, Dani?

Está bien, ¿eh? Si tenemos claro el entrante...

Enseguida va el siguiente plato, que es el tuyo.

Estoy con el risotto ya. Vamos bien.

¿Esto para qué eso?

Es el ajoblanco. -El ajoblanco.

Parece una mayonesa. Necesita más agua.

-Sí, sí; ahora.

Mira lo que estoy haciendo, voy despacio, tranquilo.

Le dices al chef "tranquilo", que es su receta.

No hay prisa. -Me lo digo a mí; al chef, nunca.

Creía que se lo decías a Dani. Tranquilo, no pasa nada.

Antonia... Dani, chef.

Antonia, vas retrasada con el risotto de piñones.

Lo hago en dos segundos. ¿"En dos segundos"?

Ya. Yo me quedo tranquilo.

Vamos a ver cómo va Boris, en dos segundos está el risotto.

Déjala, déjala. ¿Seguro?

Boris es "the quiet man", el hombre tranquilo.

La procesión va por dentro. ¿Cómo vas con ese cangrejo?

Está terminado. ¿Y el caldo del rabo de toro?

Está ahí reposando. Pero reposando...

Pero reposando no es enfriando. -Venga, vamos.

-¿Lo habéis abierto ya o no? -Sí... sí...

No. Perdón, ¿eh?, perdón.

-Ahí está el caldo. -Está enfriando a 95 grados.

(Risas) -Hay que desgrasar.

-Colarlo, enfriarlo, echarle la clara, envasarlo...

Y, después, a ponerlo en el ese. -A clarificar. Vas pero vas...

-¿Va bien, señor? -Al menos, huele bien.

Esto es una casa de locos, os lo digo así de claro.

Pero es divertida. -Superdivertida.

-¿Cuánto arroz hecho? -Yo cogería a puñaditos,

uno por persona. -Pues yo lo hago así.

Eso es a la italiana. Sí.

No le vamos a decir a una italiana cómo hacer un risotto,

aunque sea el tuyo y... Ya está, para mí es suficiente.

Pues, ya está, no preguntes. No preguntes. Dani, te quiero.

-Vale. -Ponlo ahí, mi amor. Gracias.

¿Nadie echa una mano a Paz para emplatar?

Venga, vamos. -Estoy terminando esto

y lo pongo a emplatar. Vale.

Te ha faltado cilantro aquí. ¿Cómo?

Más cilantro. Que tuviera más.

Está bien. -Me ha faltado más, ¿no?

He dejado solo esto, el otro puñado lo he echado entero...

He dejado puñado y medio.

Corriendo, os dejamos. Sí, señores.

Vamos.

Vamos a colarlo con cuidado. -Vale.

-Esto tiene que enfriarse, vamos.

-Sí, a eso vamos, Antonia.

-Ponlo en la nevera. -Y hay que desengrasar.

-Sí, sí. -Ona, ¿qué estás haciendo?

-La espuma. -Vale.

-¡Vamos, Boris! Mételo ahí... No. ¿Y ahí no cabe?

(AMBOS) ¡Aquí! -Aquí.

-Aquí, mira. -No, aquí.

-Encima de ese pollo, de ese pescado.

-Así. -No le haces daño.

-Es que no lo conoceos. -Venga, vamos.

-Ya está, venga, vamos. -Ahí está.

-Paz, no tenemos tiempo. -Lleva razón.

-Preparad ya eso, que no tenemos tiempo.

Eso tiene que estar ya lleno, ya. -Ya vamos, ya vamos.

-¡Ya, ya! -Ya vamos, Antonia.

-Tenemos que ir con el risotto.

-Vamos. Antonia lleva razón, tenemos que estar poniendo esto.

-Venga. -Tres, cuatro...

-Vamos a dejarlo con las bocas abiertas con este plato.

-Luego, vamos con el tuyo. -Las huevas, las huevas.

Bueno, bueno, bueno, bueno.

Aspirantes, en poco más de cinco minutos sacamos el entrante.

Lo tenemos, chef. -Lo tenemos, Jordi.

-Voy con mis pepinos. -Once, doce, trece y catorce.

-Cuidado. -Quince, dieciséis.

Está rico pero sabe más a pepino, no digo que esté malo.

Vale. Es por ser tiquismiquis.

Yo le ponía una hojita de cilantro ahí.

Le vamos a poner cilantro, mira. Está suave de cilantro y de sal.

¿Dónde está el pescado? Lo quiero probar.

Ahí está. -El pescado está fantástico.

-¿"El pescado está fantástico"? Eso te lo voy a decir yo.

Por favor, dime que sí, no me digas que no, por favor.

-Tiene espinas.

-¡Hey! -¿Qué? Dime.

-Mira, una espina, una espina. -Ya, puede ser...

Eso me dice que hay más espinas. Lo siento.

-No, no, lo habíamos reservado para ti.

Antonia, te he escuchado gritar mucho.

No he gritado. "Delicatezza, finezza"

Antonia, piensa que si los comensales oyen el griterío...

Claro. Van a estar en "shock".

Parece el tren de la bruja. Ahora sacamos la escoba.

-¿Me podéis abrir el horno? -Sí.

¿Sacamos platos, capitana?

¡Sí, claro! Es lo que falta, solo me falta ese.

Paz dice: "Sí, claro", yo se lo decía a la capitana.

Sí. ¿Eres la capitana?

Sí. ¿Sacamos platos?

No, espera. -Faltan las huevas.

Camareros, adelante. Vamos.

-Están listos, vamos.

Hemos empezado el pase, ahora tiene que ir rápido, señores.

¡Venga, vámonos, no paremos!

Comenzamos con el entrante:

gazpacho de ceviche y jurel curado. Disfrutadlo.

(Música swing)

Buenas tardes, chicos. ¿Qué tal, Marcos, José Carlos?

Hola. Hoy estoy encantada,

estoy en un tren de lujo, rodeada de estrellas...

Me siento como una actriz de Hollywood.

(RÍE) Además, rodeada de buena gastronomía,

de una gastronomía andaluza que se está poniendo en alza.

Sobre todo, poner en alza

los valores de los productores que tanto nos ayudan, ¿no?

Fomentar eso, el trabajo con ellos mano a mano, porque si no...

¿Qué haríamos sin esos agricultores?

Además, tenemos una despensa superamplia, muy rica,

desde el mar a la montaña, hay que disfrutarla

y darle el valor que se merece.

Contadme qué tal está ese gazpacho.

A mí me ha encantado, está muy bien elaborado.

Está bien, ¿no? Sí.

Bueno, ¿por aquí, qué? Teniendo en cuenta

las condiciones en que están haciendo los platos...

Claro, eso, también, porque las cocinas son pequeñitas

y están cocinando estrellas Michelín, cuidado.

Hay que armarse de valor para ponerse en su pellejo.

Yo le hubiera metido más cilantro,

pero si nos comemos la hierba se corrige. Por sacar algo.

Me alegro de que os haya gustado, hemos empezado bien.

Muchas gracias. A ver cómo seguimos.

Gracias. Disfrutadlo.

Todo limpio, quiero todo esto limpio,

todo limpio para preparar los treinta platos.

-Paz. -Dime.

-El caldo está frío. -Vale.

-Hay que colarlo. -Vale.

-Hay que echarle las claras y meterlo en las bolsas al vacío,

vamos a poner tres o cuatro. -Venga, ya está.

-Vamos a coger un colador. -Vale.

-Tenemos que poner todos los platos, ¿vale?

-Vale. -Así, ya los tenemos preparados.

-Ok. Hay que cortar los hongos. -Ahora los cortamos.

-Perfecto. Esto va al vacío.

-Vamos a echarlo y que no se caiga.

-Yo pondría dos para que queden al vacío, ¿no?

-Y otra, que no se caiga. El agua ya debería estar hirviendo.

-Voy a poner los dados de pera con la compota de pera al vacío

para que se impregnen bien. Vamos a cerrar.

¡Perfecto!

-¿Cómo vamos, Boris? -Lo estoy terminando.

-Voy a hacer la crema de champiñones; lleva nata...

-Nata, las anguilas y el caldo que ya está fresco.

-Esto tiene que cocinar, venga. -Voy a poner la espuma en el sifón.

-Boris, Boris, Boris. -Estoy emplatando.

-¿Dónde has puesto los champiñones?

-Aquí arriba. -A ver cuántos son.

Son muy pocos. -¡Pero ahora estoy emplatando!

-Tienes que cortar más. -No, lo siento.

Antonia, no porque no. -Lo hago yo, vale.

Que he hecho un risotto que ha salido fantástico.

Es una cocina única y la estamos haciendo bien,

no tenemos que tener miedo. -Chicos, esto es para la carne.

-Toma, tengo la anguila ahumada, después, se tritura y ya está.

-Boris, ¿cómo vamos, Boris?

-Estoy terminando. -Bravo, "amore".

-Paz, la bolsas, hay que poner las bolsas a cocer.

-Venga, vamos.

(GRITA) ¡Ah! Venga, seguimos, compañeros.

-Mira, "amore", mira.

-Sí, "amore", lo estoy viendo.

-Pon un poquito más, pon un poquito más de crema,

pon un poquito más, mi amor.

-Hay que colarlo. -Para echarlo en la carne.

Cuando esté la carne... -La carne está.

-Entonces, ya la puedes macerar. -La macera ya, vale.

-Échale la carne y, luego, esto colado.

-La carne y la cuelo.

(Bocina del tren)

Vamos a ver, equipo. En cinco minutos los saco como estén.

Ok, vale. Como no cambiéis la marcha,

no van a estar ni acabados ni emplatados.

¡Vamos, vamos!

-Queda mejor así. -¡Dame la salsa, rápido!

-Toma. -Vamos, vamos.

¿Dónde están los champiñones, Boris?

-Al lado de la mantequilla. Un minuto, como estén.

Ahí detrás, alguno. Boris, vamos, Boris.

Camareros, prevenidos. Champiñón, champiñón.

-Qué bueno está. -Todo está buenísimo, Antonia.

Diez, nueve, ocho, siete, seis... Venga, limpios.

Cinco, cuatro, tres, dos, uno. Vamos.

Camareros, adelante. Ya estamos.

Adelante. Vamos que nos vamos.

Vámonos. ¿Esos están limpios?

Venga, camareros, por favor.

Está todo bueno. -Ya lo sé...

"Andiamo" Señor Jordi, mira...

Mira qué risotto ha hecho Antonia Dell'Atte.

¡Comerlo todo!

Llega el turno del primer plato:

risotto de piñones, cangrejo real y ajo blanco.

(Música swing)

Buenas, ¿qué tal va la cosa por aquí?

Kisko, Diego, ¿cómo estaba ese plato?

Ha salido con temperatura, el sabor estaba ahí, ahí...

¿Qué le pasaba? No, nada...

Le faltaba un poco de intensidad al cangrejo real.

El ajo blanco estaba muy rico pero me hubiera gustado

percibir más al cangrejo real.

Bueno... una cosita ahí.

Bueno, pero... Una cosita ahí...

Pero entendemos que la dificultad, también, es parte de todo esto.

¿Qué te ha parecido, Diego?

Bueno, cuando llegó pensaba que era un arroz con leche

porque estaba muy mal emplatado, que no es digno de Dani, ¿no?,

conociendo a Dani y las maravillas que hace.

Pero cuando lo probé estaba bastante rico,

me lo comí entero. Me estás dejando más tranquila.

Y bastante bueno. Digo: "Qué mal empezamos".

¿Los indultamos o no? Por supuesto.

-Estaba muy bueno.

¿Sí? ¿Indultados? Totalmente.

Muchas gracias a los dos. A ti.

(Bocina del tren)

Bueno, hemos sacado el risotto. ¡Bravo!

Tenemos quince minutos para hacer el plato del tartar de chuleta.

Jordi, las bolsas ya están aquí. Cuando esté más o menos separado...

Huy. huy. ¿Qué ha pasado?

Esto es un desastre. ¿Por qué?

Esto no es un vacío, sin vacío y sin la temperatura

adecuada no quedará bien; no es un consomé, es una sopa.

No, pero... Vosotros veréis, yo me voy.

Seguimos, compañeros. -Vamos, chicos, ánimo.

-¿Cómo habéis puesto el tartar?

-Con el aceite de la grasa y con un aliño;

está picado y sazonado con sal y pimienta.

Después, tenemos que hacer la salsa con la anguila y hay que colarla.

¿Cómo está? -Esto está muy bien.

-¿Está bien? -Pruébalo, si quieres.

-Si lo has probado y está bueno... Pruébalo.

-Esto está buenísimo. -¿"Buenísima"?

-Buenísima, hija mía. Qué bueno está esto.

Hay que echarle sal y pimienta.

-Muy bien. La anguila perfecta, fenomenal.

-Creo que de anguila está perfecta, más no.

-Vamos a ir preparando los platos, vamos.

-¿Cómo ha quedado esto? El consomé no nos ha salido.

-Voy a sacar los flanes que han quedado de coña.

Venga, vamos ahí.

-Tienes que tomar una determinación.

-Esto está muy rico. -Tienes que decidir.

-¿Qué ha pasado con esto? -Que se ha hecho mal.

-No se ha clarificado bien. Es un caldo de mierda.

-A lo mejor lo podemos colar.

¿Qué pasa aquí? Pepe, que ha salido fatal.

-Pepe y Dani, creemos que hemos tenido un problema.

Traigo a Dani porque está preocupado por el consomé de rabo.

No se ha clarificado bien.

¿Esto qué es? Era consomé de rabo.

No tiene nada que ver. "Oh, my God".

No sé qué habrán hecho; tenían un caldo...

Mira la crema. -El caldo olía muy bien, ¿verdad?

No era una maravilla pero no estaba mal.

Esto ha quedado así porque habrán echado muchas claras.

Y porque ha hervido demasiado. Está a cien grados, con lo cual...

Es meter y sacar. La clara se ha cocido.

Se baja, se sube y fuera. Es que sigue hirviendo.

¿Qué te parece esto? -El aliño está muy bien, ¿eh?

-¿Queréis probar la crema? -Esto está bueno, ¿eh?

¿Está bueno? -Está bien.

-Bien. -¡Bravo, bravo!

El tartar está bien. -Está bueno.

-¿Cuánta crema hay? -Bastante.

-Mira. -Y otro más, tres.

Esta crema va en el plato. Sí.

-Esta buena, ¿eh? -Sí.

(PAZ) ¡Bien! (ANTONIA) ¡Silencio!

-El caldo es un desastre. -"El caldo es un desastre"

Nos alegramos de que haya algo bueno en el plato.

Sacadlo adelante. A ver qué hacemos

para sustituir ese caldo. Lo emplato como yo lo haría.

-Vale. Atención al emplatado de Dani.

Vale. Primero el tartar, como Dani,

alrededor la salsa de champiñón y anguila, ¿vale?

Y con champiñones buenos, no esos. Tenemos cuatro.

¿Dónde están? Tenemos cuatro.

Laminamos y hacemos una estética. Adaptada al chef.

Eso es. ¿Veis? Este tomadlo de referencia

y así todos, ¿vale, Paz? Vale. Gracias.

Capitana. Dime, "capitano".

Dale marcha a esto, que tenéis que hacerlo.

No te preocupes. Otra cosita, ¿cómo va el postre?

El postre va bien. -Voy de coña, sí.

-Cuando terminemos esto, nosotros la ayudamos.

-Tengo las elaboraciones hechas. -Perfecto.

-Había ocho mil. -Sí. Luego, te ayudamos.

Dejadme en paz que debo trabajar.

Dani, vamos a ver cómo va Ona.

¿Qué tal, chicos? ¿Qué tal tú? Cuéntanos.

Aquí tengo el "crumble", el yogur, los piñones y el caramelo,

y la espuma está en el sifón. -¿Y la pera?

-La pera está infusionada en la nevera y, ahora, la cuelo.

Tiene todos los ingredientes, por lo menos, ¿no?

Los ingredientes están. Pues con eso me quedo tranquilo.

El tartar debería estar ya porque sale en cinco minutos.

¿Quién está laminando? -Echadle crema sin miedo.

Mario, dale... que era tu plato.

Me siento muy frustrado porque, al fin y al cabo,

no había un plato de cada uno pero sí que teníamos

un cometido centrado en un plato u otro.

El del rabo de toro era mí responsabilidad y de Boris.

El tartar debería estar saliendo ya, aspirantes.

Voy, estamos terminando.

¿Cómo es posible...? Mirad el primero de Dani, ¿vale?

Mira el primero de Dani, mira. Bueno.

No es la misma cantidad. ¿Cómo puede ser esto? ¡Antonia!

Sí, mi amor. Mira este.

Sí. Mira la cantidad.

Sí. ¿Crees que están iguales?

No. Pues arréglamelo.

¿Cuáles son los débiles? Mirad donde falta.

Y este igual... Es que estáis poniendo pegotitos.

Vamos a recuperarlos, ¿vale? Tiene razón, tiene razón Pepe.

Claro. Os parecéis a uno de mi pueblo, el tío miserias.

Es que no echaba nada, dad de comer, por lo menos.

Lo peor es que quedará carne en el bol y no la van a disfrutar.

Boris, quiero que gastes toda la carne, por favor.

Venga, ¿sacamos ya? Espera.

¿Saco? Un momento.

El tartar sale en nueve, ocho, siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno. ¡Saco!

Camareros, por favor, sacad platos que no podemos esperar más.

Estamos llegando al destino. Pero está bueno.

El que es grande está bueno y el pequeño está menos bueno.

Venga, ¿lo tenemos? Vale, capitana, lo que no has hecho en el cocinado:

vamos a ir pensando en el postre, ¿vale? Ahí te dejo.

A continuación, os vamos a servir el segundo plato,

pero ha habido algún que otro problema en cocinas

y el plato no les ha salido. Así que Dani ha decidido

rediseñarlo y, finalmente, os vamos a servir:

un tartar de chuleta y crema de champiñones y anguila.

Espero que, a pesar del cambio, esté rico.

(Música swing)

Buenas tardes, Xanty, Benito, ¿qué tal estáis?

¿Qué tal? Muy bien. Xanty, bienvenido de nuevo,

repetidor en "MasterChef", además, con los "celebrities".

No puedo faltar, estoy muy feliz y contento.

Benito, enhorabuena. Muchas gracias.

Ronda vuelve a tener estrella Michelín gracias a ti.

Sí, hemos vuelto a poner a Ronda en el mapa gastronómico.

¿Qué tal el plato? Más o menos, ha salido

bastante airosa la solución que han hecho.

El tartar estaba correcto, un poco grueso cortado;

la crema de champiñones y anguila, correcta.

Xanty, ¿qué te ha parecido? El sabor estaba conseguido,

a falta del ingrediente principal, del consomé.

Aunque creo que me han puesto un poco menos

y las cantidades no iban parejas entre plato y plato.

Muchas gracias, chicos. A ti.

-¡Os quiero ver marchar rápido!

-Vamos, vamos, vamos. -A trabajar, soy la capitana.

-El sifón lo voy a poner en el último momento, ¿vale?

-Lo has hecho bien, Ona, vamos.

-En círculo, es muy importante, en círculo.

-Y los piñones, también. -Los piñones.

-Hay galletas de sobra, ponedle bien.

La pera, echadle la pera.

-Venga, vamos.

-Paz, el círculo grande. -Estoy en ello.

-Falta la espuma. -Falta la espuma, quita.

¡Así! -Ya está perfecto.

-Ponte ahí. -Este lado ahora.

Hola. Hola, Samantha, ¿qué tal?

He venido con Dani y queremos probar todo.

A ver qué les parece. -Tiene una pinta buenísima, Onita.

-¿Qué tal?

-Está bien, ¿eh? Está bueno.

¡Bien! -¡Brava!

-Hay que terminar. -Gustativamente, está muy bien.

Tengo a la gente de sala esperando para sacar estos postres.

¿Pimienta, también? -Por encima.

Pone la pimienta uno, pone la sal otro,

pone la pera otro. ¡Vamos!

Pimienta aquí, vamos.

-Vamos, chicos, venga.

Camareros, por favor, los postres que tienen

espuma de pera pueden salir.

Vamos, chicos, venga. Vamos, Antonia, vamos, vamos.

Este, también, está listo.

Ya está, muy bien. Mira, fuera.

Llega el momento de poner el broche dulce a este menú:

es un flan de albahaca, pera y mantecado crujiente.

Espero que esté rico.

(Música swing)

Buenas tardes, Juan, Yolanda. Hola.

Juan, ¿cómo está siendo esta experiencia en este tren de lujo?

Una maravilla. ¿Sí? ¿Te está gustando?

Mucho. En línea general, bien. Algún pequeño fallo, pero...

Se les perdona, ¿verdad? Sí, sí, aprobados.

Me alegro. Yolanda, cuéntame, ¿cómo has visto este postre?

Me ha gustado, directo al corazón. Conozco este postre de Dani...

¿Ah, sí? Qué bueno, puedes ser una crítica maravillosa.

En Almería estamos trabajando las plantas silvestres

y tengo una "crème brûlée" parecida, pero es de hinojo.

Creo que inspirada en este plato de Dani.

O sea, los sabores los han ido consiguiendo y todo.

Me quedo muy tranquila conque este broche dulce

haya sido de vuestro agrado. Sí, total.

Muchas gracias. Directo al corazón. Gracias.

Postre sacado, servicio finalizado. ¡Bien!

¡A limpiar cocinas! Abracito, chicos.

-Estoy muy contenta de haber sido una gran capitana

y creo que han salido los platos sin ningún caos,

sin ninguna confusión, así es como se tiene que trabajar.

Queridos comensales, ha llegado el momento de despedirnos.

Gracias por ayudarnos a darle caché a esta semifinal

y gracias por llevar tan alto la gastronomía andaluza.

Dani, queremos darte las gracias por regalarnos, como siempre,

tu creatividad y tu talento. Muchas gracias, eres un crack.

Muchas gracias a vosotros por invitarme,

hoy es un día especial porque lo he compartido con ellos,

que son los que llevan a Andalucía arriba en la gastronomía.

Nosotros nos bajamos aquí, en Córdoba,

porque tenemos que dar el veredicto a nuestros aspirantes.

Yo me quedaba hasta Sevilla disfrutando de esta joya de tren

pero nos ha encantado veros y hasta pronto.

(Música)

Aspirantes, quiero que sepáis que nuestros comensales

se han quedado impresionados con el nivel tan alto

que tenéis en cocina.

¡Guau!

A ver, somos dignos semifinalistas.

Eso es. -Somos dignos semifinalistas.

Os recuerdo que el aspirante que gane esta prueba

se convertirá automáticamente en finalista.

¡Guau!

Y además ganará 4.000 euros

que podrá donar a la ONG que prefiera.

Ay, ay, ay.

Aspirantes, a mí me gustaría empezar este veredicto así.

¡Olé!

¡No, no!

Gracias. -Qué bueno.

Habéis hecho un gran trabajo.

Hoy no sólo habéis sacado adelante un menú de un chef

con dos estrellas Michelín, sino que además lo habéis hecho

en unas circunstancias muy complejas.

Los cinco habéis trabajado sin descanso

y habéis peleado los platos con garra

por un puesto en la final.

Sí. -Gracias.

A pesar de que todos habéis peleado la prueba

no todos los platos han salido igual.

Antonia, te has ofrecido

para asumir la capitanía del equipo.

Y quiero que sepas que me parece una decisión

tan valiente como arriesgada.

Sí. ¿Cómo crees que lo has hecho?

¿Estás orgullosa? Chef, yo estoy orgullosa.

Pero creo que hemos trabajado sin... no había caos.

Pero algún fallo es normal que lo tenga.

Es verdad que has organizado muy bien las cocinas.

De hecho el reparto de tareas y de platos

nos ha puesto muy fácil entender quién ha cometido

los errores más graves.

Siento decirte que tu risotto no ha estado a la altura

ni de la receta de Dani García,

ni de una semifinal de "MasterChef".

Lo asumo. Vale.

Has echado tanta pasta que el resto de ingredientes

no envolvían el sabor de la pasta.

Pero lo peor ha sido sin duda la presentación.

Así que vas a eliminación.

¡Guau!

Perdona, no he escuchado bien.

Vas a eliminación.

Claro que lo he entendido. Por eso me tengo que animar.

Tengo un poco de miedo.

Es normal, en la próxima prueba estás o dentro, o fuera.

Y yo creo que lo voy a conseguir.

Creo que llegaré a la final.

¡Llego a la final!

Aquí lo digo y aquí lo juro.

Boris, Mario, vosotros también vais a eliminación.

Vale. -Bueno.

Calma, calma. -Trabajar.

Es cierto; Boris, Mario; que el tartar

que habéis servido estaba muy rico de sabor.

Pero no era ni de lejos la receta original del chef.

Otro plato que estaba bueno, que disfrutaron los comensales.

Pero no era el plato que teníamos que hacer.

Y también pasó el accidente.

Lo asumimos. Lo importante es que hemos reconducido

y los comensales estaban contentos.

Paz, Ona, esto significa que la primera finalista

de esta edición está entre vosotras.

¡"Bravi", "bravi"!

Nuestras niñas. Si lo hemos dicho siempre.

Paz, a tu gazpacho le faltaba un toque de cilantro.

Pero poco más. Sí.

Has trabajado desde el principio

con muchísima seguridad y a buen ritmo.

Y una vez que el entrante ha salido has arrimado

el hombro en todas las demás elaboraciones.

Has hecho un muy buen trabajo.

Muchas gracias.

Muy bien ahí, Paz.

Bravo. Sin duda tu abuela

se habría sentido muy orgullosa de ti.

Hombre, claro que sí. -Gracias.

Y tú, Ona, has sacado adelante un postre muy complicado

sin ningún tipo de ayuda.

Porque no he escuchado a Antonia en todo el cocinado

preguntarte ni una sola vez qué tal lo llevabas,

que si necesitabas ayuda.

Es verdad.

Porque cuando yo sé que una está segura de sí misma

y no ha pedido ninguna ayuda, que siga.

No quiero caos en la cocina yo.

Por haber sido capaz de hacer

la réplica más perfecta del plato original,

y sobre todo por su autonomía, constancia y entereza

la única ganadora de esta prueba,

y por tanto la primera finalista

de la 3“ Edición de "MasterChef Celebrity" es...

Ona.

¡Bravo!

(CONVERSAN CONTENTOS)

Lo merece. -Claro que sí.

De repente directa a la final, balcón.

¿Qué es eso del balcón?

Es que todavía no me imagino lo que esto significa, ¿no?

Son muchas sorpresas y muchas ilusiones de golpe.

¿Para quién van destinados esos 4.000 euros?

Me gustaría destinarlos a la Fundación Vicente Ferrer,

que está en la India,

en Anantapur al Sur de la India.

Pude ir después de los Juegos de Londres

y hacer un voluntariado en Vicente Ferrer

y ver con mis propios ojos pues las labores

que hacen allí, que son magníficas.

Y me hace mucha ilusión. -¡Bravo!

Muy bien, Ona. -Qué merecido.

Si es que ella cocina bien, habla bien...

Todo.

Mario, Boris, Paz, Antonia,

sé lo mucho que deseáis todos llegar a la final.

Así que os deseo muchísima suerte a los cuatro

en la última prueba de eliminación

de "MasterChef Celebrity 3".

Gracias. -Gracias, Eva. Gracias, chef.

Gracias, Medina Azahara.

Vuelven los Campamentos MasterChef.

Si tienes entre 8 y 16 años, te apasiona la cocina,

la naturaleza y quieres vivir una experiencia inolvidable

no te puedes perder nuestros campamentos.

Además convivirás con los aspirantes

de "MasterChef Junior".

No lo pienses más,

el próximo verano Campamentos MasterChef.

(TODOS) ¡Ven a Campamentos MasterChef!

Vamos.

La semifinal de "MasterChef Celebrity"

está a punto de terminar. Eso significa que uno

de los aspirantes se quedará a las puertas de la final.

No hay cajas. Pero también significa

que todos van a luchar con uñas y dientes.

Bueno, mejor dicho, con cazos y sartenes

para vivir la magia de este programa

hasta el último día.

Bellas las mujeres aquí. -Qué bello.

Qué "bello".

Aquí hay tres campanas.

Ay, Dios mío, tres platos.

Somos cuatro.

Bienvenidos, aspirantes. Bienvenida.

Bienhallados. -Gracias.

Sólo uno de vosotros se libra de cocinar

en la prueba de eliminación. Y además se nota.

Ona con su pelo suelto, maquilladita,

con falda, con tacón. Todo, todo.

Hija, has sacado la artillería pesada hoy.

Hombre, hoy lo he sacado todo. -Te lo mereces.

Tenía una ganas de liberarme.

De soltarte el pelo. -Del pelo recogido, sí.

Tu esfuerzo y un postre maravilloso

han hecho que estés hoy en la galería.

Te recuerdo que eres la primera finalista

de la 3“ Edición de "MasterChef Celebrity".

Enhorabuena, Ona. Gracias.

¿Cómo te sientes? Muy emocionada

y con muchas ganas de vivir todo lo que nos queda,

que seguro que será maravilloso.

¿Sabrás el camino a la galería? Es que has ido muy poco, hija.

Me lo sé, me lo sé.

Pues corre antes de que se arrepientan.

Ona, mi amor, disfruta.

Que te lo mereces todo. -Te lo mereces.

Guau, qué emoción. Todavía no me lo creo.

¿Perdona? Ya llego a la semana de la final.

Es como: "Qué guay, qué emoción"

¡Ona, campeona!

¡Campeona!

Bueno, aspirantes, delantales negros.

¿Cómo afrontáis esta prueba?

Bueno, un poquito blandenguitos, te digo.

¿Pero por qué? ¿Qué te pasa, Boris?

Fuimos tan poco solidarios con Ona en la prueba anterior.

Es que la dejamos sola. Bueno, a ti también.

No, no la hemos dejado. -Estuvo sola todo el tiempo.

Nadie se acercó a decirle: "Ona, ¿qué tal el postre?"

Aquí la cosa es: ella la hemos dejado sola

porque ha querido estar sola.

Y yo de capitana le he dicho: "Quédate sola."

Antonia, quizá se cumple el refrán de:

"Más vale solo que mal acompañado."

Porque le ha salido bien.

Qué simpático. Oye, no sé...

a las pruebas me remito.

Mario. Dígame, caballero.

"Ona, Ona, campeona", sueles decir.

Yo lo he dicho desde el primer momento.

¿Sigues pensando que será

la 3“ MasterChef Celebrity España?

No sólo que lo creo, sino que lo deseo.

Muchas gracias. Vamos, que no quieres ganar tú.

Yo quiero pasar la prueba de hoy.

Me gusta lo de semifinalista,

pero a mí me haría mucha ilusión ser finalista.

¡Ay, qué bello, Mario! ¡Qué divino!

Y después quedar en tercer puesto.

Claro que sí.

Aspirantes os vais a enfrentar a los duelos de "MasterChef".

Ay, Dios mío. -¿Eso qué es, lo duelos?

Es decir, que vais a cocinar de dos en dos.

Uno de vosotros elegirá una campana,

descubriremos lo que hay debajo y después tendrá que elegir

a un compañero para batirse en duelo.

¡Ay, Dios mío, qué fortaleza!

El ganador del duelo podrá subir a la galería

y el perdedor tendrá que enfrentarse

en un nuevo duelo con el contrincante que elija.

Ay, por favor.

Después de descubrir una nueva campana.

Ay, papá. -Toma ya.

Es importante ganar siempre. Y el que pierda de los tres

ya no llega al programa 11. Exacto.

Bueno, antes de empezar con los duelos

vamos a recibir a uno de los chef más influyentes.

¿Otra vez? Y prestigiosos del mundo.

Ay. Desde su restaurante en Girona,

el Celler de Can Roca, con tres estrellas Michelín.

¡Can Roca! -Qué fuerte.

El maestro Joan Roca.

(ONA) ¡No me lo puedo creer!

Joan, bienvenido de nuevo. Muchas gracias.

Qué alegría tenerte por aquí. Muchas gracias.

Buenas noches. -¡Guau!

Esto es muy difícil, niña.

Hey.

¿Qué haces aquí arriba? -Hoy no voy a cocinar.

Ona; tu pupila, Joan; es la primera finalista

de "MasterChef Celebrity 3". Genial.

Enhorabuena, enhorabuena.

Gracias, gracias. ¿No tendrás tú algo que ver?

Bueno, nos hubiera gustado tenerla más.

Pero la tenéis aquí. -Claro.

Es una alumna excelente.

Ona, no sé si quieres aprovechar para darle

las gracias públicamente.

A él y a todos los hermanos, y a toda la familia,

que me han abierto las puertas y para mí es un placer,

un honor y os lo quiero agradecer.

(Aplausos)

Joan, antes de nada,

como siempre bienvenido a nuestras cocinas.

Y muchas felicidades. Qué pena.

Acaban de premiar vuestra casa con el segundo puesto

los 50 mejores restaurantes del mundo.

Bravo. -Qué barbaridad.

Bravo. -¡Bravo!

No, está bien, está bien. Llevamos 10 años ya

entre los 5 primeros. Lo cual es fantástico.

Jolín, qué burrada. Joan, los aspirantes

se van a enfrentar en esta última prueba

a los duelos de "MasterChef". ¿Quieres darles algún consejo?

Siempre digo lo mismo y suena a tópico,

pero es que es verdad. Disfrutad, pasároslo bien.

Ya, eso intentamos.

Aspirantes, supongo que estaréis deseando saber

quién va a ser el primero. Sí, claro.

Pero no lo vais a decidir vosotros ni nosotros.

¿Quién? Lo va a elegir

la única persona que en estos momentos

puede presumir de ser finalista.

Ah, la Onita. Ona, es tu decisión.

Ay, amor, que... -Bueno.

Piensa que el primer nombre que nos digas

podrá tener hasta tres oportunidades para cocinar

y librarse de ser eliminado esta semana.

Claro.

También será quien elija a su contrincante.

El último elegido sólo tendrá una oportunidad de salvarse.

Ay, Dios mío.

Así dinos a quién eliges y por qué.

Voy a elegir a Mario porque me está ayudando

muchísimo en este programa, porque creo que se lo merece

y ha tenido una evolución increíble.

Y me haría mucha ilusión que te salvaras.

Guapa, linda.

Antonia, Boris y Paz. Por favor, venid aquí conmigo.

Muy bien.

Comienza la prueba de eliminación.

Vamos. ¿Eh, Mario?

Bajo estas campanas se esconden platos elaborados

con tres de los alimentos

más caros y delicados del mercado.

Platos que tendréis que replicar respetando

el ingrediente principal si queréis ganar el duelo.

Muy bien.

Mario, ahora debes decirnos

cuál de las campanas quieres descubrir.

Estos parecemos los trileros:

"¿Dónde está la pelotita, aquí o aquí?"

Venga, pues aquí.

El dos, que es mi número favorito.

Bravo, Mario.

Por favor. -¡Guau, qué "momenti"!

¡Oh!

Bogavante en ravioli de salsa cocktail.

Puede presumir de ser el crustáceo más grande.

De hecho se han llegado a capturar ejemplares

de 75 cm de largo y 4 kilos de peso.

Hala, como nosotros.

Para hacer este plato tenéis 30 minutos.

Mario. Dígame.

¿Con quién te quieres batir en duelo

para hacer este plato?

Pues me voy a batir con Boris. -Oh, lo esperaba.

Mario, ¿por qué te quieres batir con Boris?

Porque creo que por el bien del entretenimiento,

porque somos de la filosofía del entretenimiento.

Absolutamente. -Estamos al mismo nivel.

Y entonces vamos a retarnos los dos, porque somos...

(LOS DOS) Mujer contra mujer.

(Risas)

(CANTAN) #Quien detiene palomas al vuelo,#

#volando a ras de suelo,# #mujer contra mujer.#

(Risas) Así estamos, Joan.

Así estamos todo el rato.

Vamos a divertirnos.

Y qué mejor que nosotros dos para hacer una salsa cocktail.

Los dos somos las reinas de los cócteles.

Desde luego, está hecho para nosotros.

Pero yo no sé cómo se hace la salsa cocktail.

Yo tampoco lo sé.

¿Habéis comido mucho bogavante? En O Grove.

En O Grove, en la Feria del Marisco.

Qué buen sitio O Grove. Claro, la Feria del Marisco.

Exacto, viva el marisco.

Os veo súper preparados para esta prueba.

Así que mucha suerte.

Gracias. 30 minutos.

Aspirantes, ha llegado el momento de cocinar.

No olvidéis que estáis trabajando

con productos muy delicados. Debéis replicar el plato

sin destrozar el ingrediente principal.

Tenéis 30 minutos para reproducir

estos raviolis de bogavante.

Y antes tendréis que entrar

al supermercado a hacer la compra.

¿Preparados? (AMBOS) ¡Sí, chef!

Y el tiempo comienza en tres, dos, uno, ya.

Amiga, corre. -Vamos.

Amiga, amiga.

Estamos... ¿dónde estamos?

Ay, el bogavante. -Toma, para ti.

El bogavante lo primero.

ahí un bogavante. -El bogavante.

Tiene que pelarlo bien.

Ahí está dentro. -El bogavante.

Y esta es la línea. -Tomates, niño.

Estáis los dos mucho en amor y compaña, ¿eh?

Somos muy amigas. Pero ahora competís.

Bueno, tabasco. ¿Y el ketchup?

Se lo están pasando bomba. No saben que tienen

que cocinar estos. -Ya.

Mira qué mono. Qué colorido tiene.

Mira a los dos ahora viendo el colorido del bogavante.

Yo lo veo así, mira, como muy Carmen Lomana.

El tiempo está pasando. Son ya tres minutos.

Venga, vamos, que tenemos poco tiempo, Boris.

(CANTAN) #Mujer contra mujer.#

#¡Oooooh!#

(CANTAN) #Quién detiene palomas al vuelo,#

#volando a ras de suelo,#

#mujer contra mujer.#

(RÍEN)

Que gane el mejor. -Que gane el mejor, mi vida.

Y que sepas que nunca he tenido

un contrincante con tanta clase.

Que estáis perdiendo el tiempo, chiquillos.

¡El tiempo, el tiempo! ¡Vámonos!

¿Ya ha empezado los 30 minutos?

Sí, ya ha empezado. -La mise en place.

Qué animal tan bello. -¡Vamos, chicos!

Ahí.

La persona más torpe haciendo lo más difícil.

Le veo a Mario con todos esos tirones del hilo

en "Maestros de la costura"

casi más que en "MasterChef Celebrity".

Lo ha cosido, fíjate, de maravilla.

Venga, listo.

Qué momentazo.

Va.

Qué lástima. Que Dios me perdone.

Venga, vamos. -Venga, Boris, ánimo.

Vamos, Mario.

Bueno, les hemos preparado ya un plato de bogavante.

Sacarán la carne y les hemos preparado

como un velo de gelatina. Ah, vale.

Hecho con agua de tomate y un poco de caldo de cocción

del bogavante, salsa Perrins y un poco de tabasco

también que pica un poquito.

Y con ese agua del tomate lo van a gelatinizar

y van a hacer como si fuese una empanadilla

con el relleno del bogavante.

Con la cabeza tienen que hacer una pequeña salsa,

como si fuese una vinagreta.

He elegido a Boris porque creo que estamos en el mismo nivel.

Y como quiero llegar a la final tampoco quería someterme

a estas dos jabatas porque si no me ganan.

Por cierto, no me he puesto la redecilla.

Ahí.

Venga, vamos.

Abandonar hoy las cocinas qué quieres que te diga...

De verdad, no sé.

Uno siempre piensa aquí que te queda

como algo más que hacer.

Quiero ser finalista.

Estoy encantada de la idea de ser finalista.

Venga, vamos. 225, señoras y señores.

Esto hay que medirlo, ¿no?

225, Boris, cariño. -225. Gracias, mi amor.

Eso de competir con amigos. -Qué detallazo.

Los pesos y yo nunca nos llevamos.

(ANTONIA RÍE) El peso.

Ni para los ingredientes ni para tu cuerpo, ¿no?

No, bueno, yo no me peso. Hace años que no me peso.

Hijo de una bailarina y de un escritor

increíblemente delgados e increíblemente guapos.

Y, "pa", les sale un niñito gordito que era yo.

Está clarísimo que realmente yo no voy a tener nunca

una buena relación con el peso.

126, 159...

Has visto la tara, ¿no? Yo no digo nada.

¡Chis! El peso no es lo nuestro.

Ahí lo tengo ya. Ahora 40 gramos de ketchup.

¡Ay, ay!

Es 25. ¿No, Mario? -225, Boris, cariño.

Bravo, bravo. -Venga, Boris.

Bien. Okey.

Ochenta y cinco.

Venga, chicos.

Venga, Onita. -Vamos.

Ay, odio esta historia de mierda. Es estúpido esto.

Ahora dice cero. -Claro, porque está la tara.

Y ahora vas añadiendo, Boris.

¿Cuánto queda? Venga, vamos bien.

Quedan 5 minutos, Boris, para sacar el bicharraco este.

Agar-agar. Cuatro.

Mira la cara, mira la cara que tiene.

No, ya lo tiene mezclado. No, Boris, no.

Ya, 25. Muy bien.

Y ahora 1,5 de gellan.

Me pierdo completamente.

No sé qué tengo que poner ahora ni cuánto.

(ANTONIA RÍE)

Ya está enfadado.

¿Cuánto es de ketchup? Los 40 gramos de ketchup.

Va, Boris, estamos contigo. Venga, no te enfades, Boris.

Boris, cariño, que va todo muy bien.

Venga, que ese bogavante está de la feria de O Grove,

de la Feria del Marisco.

Ya. Okey.

Unas pincitas.

Ay, qué lástima. Como me vea mi mujer...

Este es el agar-agar. Cuatro.

No, no pesa. Esto no pesa. -Boris, échale más, cariño.

Que los gramos es lo que tiene, que son muy traicioneros.

Mierda, ahora no veo nada.

Tienes que poner cuatro.

Paso. Paso.

Paso, no funciona.

Venga, Boris, tranquilo.

Calma. Ponte otro bol y vuélvelo a pesar.

No tiene otro cacharillo. Sólo tengo ese.

Boris, tranquilo. Te dejo el mío, cariño.

No te enfades, Boris. Toma, cariño.

Toma, Boris. Cuidado.

Cógete este, cariño, venga. -Vale.

¿Cómo lo ponemos?

Así, lo pones en la tara.

No te rías. No seas mala.

Ahora lo pones aquí, ¿vale?

Ahora a cero.

Boris, no te enfades, cariño. Que lo estamos pasando bien.

Sí, claro, súper bien. Sí.

(Risas)

Vale, aquí.

Y lo otro, el gelante. Es importante ponerlo a cero.

Ponlo otra vez y pon la tara.

Mantén la calma. Este tipo de ingredientes

sí que conviene que estén bien medidos.

Es muy importante tener una tranquilidad y relajarse.

Pues aquí no va marcando nada. Mira, paso ya.

Esto no funciona. No sirve, sigue en cero.

Ahora se pone en dos, ahora se pone en cero.

No se pone en nada. A ver, dame.

Samantha, ya está mal. Mira, me voy y ya está.

¿Pero dónde vas a ir?

Boris, no te vengas abajo que me enfado, ¿eh?

Vamos, Boris. Boris, tranquilo.

Estamos en gramos. ¿Vale?

¡De verdad, es que no sirve el peso!

Boris, relájate.

Se ha enfadado, ¿eh?

Ahora es la tara. Ya está en cero.

Ahora vamos a poner un gramo. Te lo voy a hacer yo, ¿vale?

No va a dar. Que sí, tranquilo.

Vamos a pesar. Ya está, pues échalo.

¿Ves como tampoco es tan complicado?

Muy bien. Incorpora bien los polvos.

Bueno, Boris, te veo preocupado.

Y mira lo que te traigo para que domines los pesos.

Gracias. Estos ingredientes tan caros

no hacen falta para tener un plato de lujo.

Es verdad. Tienes una recetas buenísimas.

Perfecto. Todo lo que necesitas, Boris.

Muchas gracias. "Manual del aspirante a chef".

Te lo voy a regalar para ver si te bajan los humos.

Venga, chicos.

Lo tiene todo controlado.

Lo tiene todo controlado. Está todo okey.

¿Vas a sacar el bogavante

metiendo los guantes en el agua?

¿Y cómo quieres que lo saque? Con las pinzas.

¿Cómo vas a meter los guantes en el agua, Boris?

Está caliente, cuidado. -¿Entonces lo agarro así?

¿Con esto lo agarras? -También.

¿Sí, esto lo agarras? -También, también.

No, no. Calla, calla. Ahora no, ahora no.

Okey, ahora calentamos esto.

Nada, en cuanto coja hervor ya está.

Suerte, Boris. Gracias.

Sí, la necesita. Suerte, Boris.

Boris, "amore", "forza".

Cuando estoy viendo el desmoronamiento del plato.

¿Lo estás viendo? -Me desmorono por dentro.

No, pero yo te estoy diciendo que no te desmorones.

Aparece "Boris Mr. Hyde", ¿entiendes?

Pero todos somos Dr. Jekyll y Mr. Hyde.

Atención, Mario, Boris, quedan 10 minutitos.

Vamos bien. Venga, da tiempo.

Mi amigo Boris va muy bien.

Esto es una prueba que está muy reñida.

Qué buen bogavante me acaba de salir, maricón,

con acento en la "o".

No entiendo nada. No entiendo nada.

No entiendo cómo abrirlo. No entiendo nada.

Si yo lo puedo hacer Boris también lo va a hacer.

Ya le estoy diciendo a Boris que no se ponga nervioso.

Yo es la primera vez que no me he puesto nervioso.

Y mira que nos estamos jugando el paso a la final, ¿no?

Pero yo creo que me he imbuido en el espíritu zen.

Es como si yo hoy estuviera en India.

Venga, Boris.

¡Ah!

Claro. Claro, claro, claro.

Venga, Boris.

Mario, ¿cómo vamos?

Pues voy bien, señores comensales.

¿Señores comensales? Ten cuidado con esto.

Ahora dale la vuelta. Porque le estás dando tú

con los nervios y le cargas.

Sí, le tengo que echar menos cantidad.

Eh, vas muy bien. Le ha quedado bien.

Ahora, cuando hemos dicho:

"Mario, ¿con quién te quieres batir?"

Y has dicho: "Somos amigos, pero con Boris."

Has visto la presa fácil y ha dicho: "Me lo como."

Llegado un momento ya aquí, careta fuera.

Yo tengo que ser sincero, tengo que ser disciplinado.

Tengo que hacer bien los platitos.

Y mira qué bonito me está quedando este.

No, pero no cantemos victoria antes de tiempo.

No, hasta que no cantamos el manos arriba

y veamos el plato no vamos a decir.

¿Los corales con qué? Con esto la salsa de alrededor.

Con aceite y vinagre le voy a poner por encima.

¿Los corales con qué los ponías?

Con aceite y vinagre. Y un poquito de sal, aderézalo.

Una competición entre amiguetes.

Bueno, pero a ver... -Eso es bonito.

Todos queremos ganar.

¿Son estos los corales o son estos?

Eso son las huevas.

Eso no son los corales, mi vida.

No, Boris, eso son las huevas.

Paso, ya está, me voy. No, Boris, no.

Venga, Boris. ¡No lo entiendo!

¡No sé ni lo que estoy haciendo!

Vamos a ver a Boris, que está frustrado

y está perdido. Aceite.

Mira, voy a maltratar este animal.

Déjalo aquí, no nos hace falta esto.

nos hace falta el agua de tomate para el ravioli.

Lo tienes ahí. -Está allí.

Vamos quitando la carne de las pinzas.

Muy bien.

Sí, muy bien. Vale, ya está.

Y ahora rompes tranquilamente. Ahí tienes la pinza limpia.

Y ahora el agua de tomate gelatinizado

sacas con el cortapastas, haces un círculo.

Y lo rellenas con esto desmenuzado.

Y le das la vuelta como si fuese un ravioli.

Boris, venga, que vas bien.

Pero tienes que espabilar un poquito más, ¿vale?

Gracias. -Boris, cariño.

¿No ves como va todo bien?

Es que mi bogavante era macho.

Entonces los machos tienen más verdor.

Las chicas son más rosadas, los machos son más verdes.

A mí me hubiera gustado un bogavante mariquita

que no hubiera sido ni rosa ni verde.

Me hubiera gustado así un amarillo,

un naranja.

Una cosa...

Aspirantes, último minuto.

¡Vamos, chicos! -¡Venga, vamos!

Qué desastre.

Boris, venga.

Bueno, ya está. -¡Boris!

¿De dónde va a salir este jugo?

Todo lo de dentro, para adentro, venga.

Empuja. Aprieta, aprieta. Aprieta, "amore".

Aprieta fuerte, sin daño, sin miedo.

Así. Venga, vamos.

¡Venga, vamos!

Ya está, ya está.

Diez, nueve, ocho. No me acuerdo cómo iba.

¿Aquí arriba?

Siete, seis, cinco. Bueno, así está bien.

Échale por encima. Cuatro, tres, dos, uno.

Tiempo. Manos arriba.

(Aplausos)

Uf, qué cocinado, madre mía.

Me he cogido una rabieta

que sinceramente yo pido disculpas.

¿Pero sabes qué? Yo creo que también

hay momentos en la vida que

una rabieta es un buen desahogo.

Boris, Mario. Eva.

Trabajo terminado. Trabajo terminado.

El resultado lo va a catar ahora mismo nuestro jurado.

Y por supuesto nuestro invitado Joan.

Suerte a los dos. Gracias, Eva.

Muchas gracias. Suerte, mi amor.

Bueno, Mario, ¿qué tal?

Bien, contento. Lo que pasa es que como bien

sabéis los bogavantes sean hombres o mujeres

tienen el pelo de un color u otro.

Entonces a mí se ve que me ha tocado alguien

que se había hecho un tinte Pero es por los corales.

Entonces no me ha salido rojo.

Sin embargo a mi compañero sí le ha salido rojo.

A pesar de todo. Que sea azulado el color

del bogavante es signo de calidad,

porque significa que es Europeo.

Ah, estamos a favor de Europa.

Están todas las elaboraciones.

Técnicamente creo que está muy bien.

La gelatina, que quizá sea lo más difícil,

está bastante bien.

Además sabrosa, un poco picantita.

Pensaba que iba a picar un poco más. ¿Verdad, Joan?

Porque estaba echando tabasco con una alegría.

No, pero ahí. Pero está muy rico.

Está gelificado el picante y no lo notas tanto.

Claro. Buena cocción, fresco.

Un plato que sabe a cóctel, que es lo que pretendíamos.

¿Cómo lo ves, Joan? Está muy bien.

Mira la gran diferencia de trabajar con confianza,

con motivación, a no hacerlo.

Sí, a veces me infravaloro demasiado.

Te lo puedes creer un poco más.

No tengas ningún problema, de verdad.

Has disfrutado. -He disfrutado mucho.

Muchas gracias. Felicidades, Mario.

¡Bien, Mario!

Tú las cosas las haces por ti, pero cuando ves

el reconocimiento en los demás pues te hace mucha ilusión.

Es como cuando hago una canción.

me tiene que gustar a mí.

Pero si la canción gusta te llena mucho más, ¿no?

Los jueces me acaban de dar unas valoraciones

que han sido muy positivas para mí.

Y estoy feliz.

Boris. Sí.

¿Se te ha pasado el enfado?

Hombre, el enfado es con los pesos.

Desde el principio te has puesto nervioso,

has cocinado intranquilo, desordenado.

Y a mí me sorprende muchísimo ver un plato acabado.

Bueno, la verdad que lamento perder los nervios.

Vamos a ver qué tal está. Pero el aspecto me sorprende.

Aparentemente está hecho. Es verdad que a lo mejor

están un poco más rotos, pero han salido,

que yo creía que no saldrían.

Ya estoy sorprendido por ese lado.

Boris, me sorprende que hayas terminado el plato.

Ya, Jordi, a mí también. Pero como te has puesto

muy nervioso no has atinado en la cocción del bogavante,

la cantidad de aliño.

El plato tiene muchos defectos. Y creo que es culpa

de que gestionas muy mal tu propia frustración.

Y, amigo mío, es normal que te equivoques.

Pero no tienes que meterte la caña y ponerte tan nervioso

porque el plato se podía hacer.

Sí, la verdad que sí.

Y se nota en los acabados, en esos pequeños detalles

que no están ahí, no brillan.

Y deberían aparecer para que fuese más perfecto:

los puntos de cocción, los puntos de la salsa.

Qué gran diferencia de trabajo, de acabado,

cuando yo creo que eras perfectamente capaz

de hacer el mismo trabajo que Mario.

Gracias. -Tranquilo.

Soy así, tengo esa gran debilidad,

que la frustración me atrapa

y reacciono de una forma histérica.

Pero yo creo que toda la situación

también me permitió a mí reconducirme y entender

que verdaderamente tengo que luchar

contra esa debilidad.

Porque ha habido mucho conflicto lamentablemente.

Mario, Boris, toca tomar

las primeras grandes decisiones de la noche.

Y, jueces, ¿deliberáis un poco o lo tenéis claro?

Vamos a deliberar.

(CONVERSAN)

Yo creo que...

Mario, Boris, este jurado ya ha tomado una decisión.

El vencedor de este primer duelo

y que por tanto se convierte en finalista

de la 3“ Edición de "MasterChef Celebrity" es...

Mario.

¡Bien! Felicidades, Mario.

¡Que soy finalistaaaaaa!

¡Ay, qué bien!

Cuando se lo diga a toda mi familia,

a mi Olvi, a mis Nancys,

a mis amigos que me llevan aguantando tanto.

Qué bien. Estoy feliz.

De verdad, es que no lo podéis imaginar.

¿Pero qué pasa ahí, Mario?

Que las cosas bonitas también te producen llanto.

De alegría. Me hace mucha ilusión.

Has trabajado mucho durante toda la edición.

Y te mereces ese puesto en la final.

¡Eres finalista de la 3“ Edición

de "MasterChef Celebrity!

Disfrútalo.

¡Onita, que voy contigo para arriba!

Boris, felicidades por haber acabado tu plato de bogavante

porque creíamos que no lo harías.

Vale. Tienes una nueva oportunidad

para salvarte. Así que elige campana.

Esta.

Muy bien.

Angulas. Son angulas a la donostiarra

con un consomé de setas infusionado

y dos pequeños huevos de codorniz pochados.

Angulas, el alevín de la anguila,

y uno de los productos más caros y codiciados

por los gastrónomos. Muy bien.

Para hacer este plato tenéis 20 minutos.

Boris. -Sí.

Es muy fácil. Eso, niño, tranquilidad, no hay pesos.

¿Con quién te quieres batir en duelo

para hacer este plato de angulas?

Fastidiaríamos al espíritu del programa

si no volvemos a cocinar juntos Antonia y yo.

No, es un reto.

Muy bien, Boris.

Sí. Amor, que gane el mejor.

Si ganas tú, yo soy feliz.

Si gano yo, triplemente feliz. -Qué adorada.

Bueno, Boris, Antonia, tenéis 20 minutos

para reproducir este plato de angulas.

Y antes como siempre tendréis

que entrar al supermercado a hacer la compra.

¿Entendido? (AMBOS) ¡Sí, chef!

Y el tiempo comienza en tres, dos, uno, ya.

¡Venga, vamos! -¡Vamos!

Bueno, chicos, angulitas. Es el ingrediente principal.

Ya las tenemos tomadas.

Me voy ya. Me tengo que llevar esto.

¿Ya ha terminado Antonia? Cariño, mi amor,

sentimos que ya tenemos todo lo que necesitamos.

Sal entonces del supermercado.

(AMBOS) ¡Venga, Boris!

Venga, bellezas. -¡Vamos.

No se pueden decir las cosas, pero que no ponga mucho agua.

Okey.

Bueno, este es un plato

que debería haber presentado Pepe,

porque es un gran amante de las angulas.

Van elaboradas de forma tradicional.

Bilbaína, donostiarra, que al final es un ajito.

Salteaditas. Toque picante.

Picante. Salteadito.

Y aparte una infusión de setas

y unos huevos poché de codorniz.

Las angulas se pueden comer de muchas formas.

Pero con aceite y ajo. Maravilloso.

Para mí es importante pasar a la final

para demostrarme a mí mismo que "MasterChef"

me ha enseñado, me ha dado todo.

Tengo una presión porque no quiero que me gane este.

No quiero que me gane, para nada.

Boris tiene sus momentos que se viene abajo.

Y él es bueno,

si está tranquilo y piensa como Antonia.

Yo soy la persona más calmada del mundo porque tengo

mucha energía y me tengo que calmar. ¿Me entiendes?

Me calmo sola.

Vale, voy a poner una más. Me da por ahí.

Venga, Boris. -Venga, Boris, vamos.

¿Está cociendo ya ese agua?

Está a punto. -Venga, muy bien.

¿Y problemas de esta elaboración?

Ese salteado. Rapidez.

No pasar demasiado las angulas, darles el toque justo.

El aliño. El punto de sal, de guindilla, el ajito.

El poché del huevo. También es técnico.

Hay que saber hacerlo.

Pero cuidado porque tampoco tienen demasiadas colmenillas.

Como echen demasiada agua se le va a quedar aguachirri.

Guau.

Vamos a ver si Boris está más tranquilo

que en la anterior prueba. De momento sí.

De momento parece que sí.

Creo que no tiene que pesar, por ahí ya vamos bien.

La estrategia ahora yo creo que es no repetir

lo que en mi país llamamos arrechera, el cabreo.

A ver si es posible. Con el que he tenido

ha sido suficiente y estoy relajado.

Venga, Boris.

Este es la salsa.

Yo me imagino que salsa va también aquí.

Venga, dale. -Venga, dale ahí.

Tápalo, Boris.

Tapa la cafetera.

Qué curioso que esto no tiene tapa.

Sí, ahí. -Está ahí, a la madera.

Qué tonta. Boris, primero el peso.

Luego la tapa.

(AMBOS) Céntrate.

(RÍEN)

No hace falta entrar a estas cocinas para vivir

una experiencia gastronómica de esas que no se olvidan.

En el Restaurante MasterChef en Madrid podréis probar

los platos más famosos del programa y os atenderán algunos

de los aspirantes que pasaron por aquí.

Tenéis más información en www.restaurantemasterchef.com

y en nuestras redes sociales.

(ONA) Venga, ese huevo, dale. Muy bien.

(BORIS) Oh, uno mal.

(PAZ) Se aturulla...

Es que se aturulla. Sí, no, no...

(ANTONIA) Bien, pasa...

Vinagre, vinagre, vinagre.

(BORIS) No sé cómo quitarle la cáscara.

(ONA) Dale un golpecito. (ANTONIA) ¡No!

Qué vergüenza. Ha quemado la tabla.

Es la mala costumbre de poner

la sartén en la tabla y se la ha cargado.

Yo creo que hay que cocerlos y, luego, quitarle la cáscara.

No puede ser... -Mételos en el agua.

Pero no... es que no... (MARIO RÍE)

Antonia, ¿cómo haces para romper

la cáscara de los huevos? Con un cuchillo,

golpe rápido, mi amor, golpe rápido.

Está muy alto...

Es que lo suyo, para hacer los huevos poché

es tener el agua hirviendo,

una gotita de vinagre y, de uno en uno...

Bajar el hervor, para que no haga mucho...

No se mueva y no se deshaga la clara.

Y echarlo de uno en uno.

Ahora hago el ajo y ya lo pongo...

-No entiendo cómo quitar esto, no puede ser.

-No, pero... (BORIS) Yo creo que mejor

se enfrían y se descascarillan.

-No, no... Fijaos que Boris,

lo que va a hacer son huevos duros.

Pero puede ser, con la cáscara 85”C...

Y queda la clara... 85 ”C, claro.

Queda la clara cocinada y la yema cruda.

Como conozco a Boris

que se pone nervioso, no tendrá tiempo.

Atención, aspirantes, solo quedan 10 minutos.

Espera, espera un segundo.

Estos han salido bien.

-La guindillita. (AMBOS) Muy bien.

-Muy bien, venga.

¡Venga, Antonia! ¿Qué dice Antonia?

Aquí te traigo al maestro.

Maestro, estoy poniendo un poco de esto.

Menos mal que le has dado la vuelta a la tabla,

sino lo pones encima de lo quemado. Tengo que pagarla.

¿Cuánta angula ponemos?

Es una cosa única. Cuanta más pongas, más como.

¡Dios! ¡Tú no sabes cuánto cuesta esto!

¿Has hecho alguna vez angulas? Sí, mi amor.

¡Oh! ¿Las sueles comer?

La amo, la amo... Cómo sois las divas.

A mí también me encantan, a mí igual.

Oye, el tema de los huevos, ¿dónde están?

Están aquí dentro. Han salido un poco raros.

Le pondré este...

Tenemos tiempo para hacerlos perfectos.

Sí, claro... la infusión está bien.

Dejamos un poco más. Un poco más.

Cuanto más tiempo esté... Claro, quito esto de en medio.

¿Cómo la ves, Joan? Bien, bien.

Oh, voy preparando todo. Es un plato sencillo,

pero los huevos y su yema tienen que ser... perfecta.

Las angulas no demasiado pasadas

y el caldo intenso con sabor a setas.

Pues Antonia... suerte.

Mucha, mucha, mucha. -Adelante.

-Venga, saca el huevo,

a ver cómo sale eso. Corta la cocción, muy bien...

-Boris, las angulas ya. -Un momento.

(MARIO) Angulismo ya, Boris. ¡Chis!

Perdón...

Sí, sí. No... muy bien, Antonia.

Venga...

-Vamos, muy bien, Antonia. Ya va a echar las angulas.

(MARIO) Mira, Antonia también tiene las angulas hechas.

-Bien, Antonia, venga.

-Los huevos es lo que me da miedo. Boris, ¿cómo va la cosa?

Preparando las angulas.

-¿Cómo estás? -Bien, más relajado, la verdad.

No sé si me he pasado un poco

con la cayena, la verdad, me encanta.

-A mí también. ¿Y los huevitos

cómo los estás haciendo? Muy bien, aquí hay uno.

Creo que si me hace falta otro, tomaré otro.

Pero de este tendré uno.

Estamos hablando con Joan que se pueden hacer así...

Un huevo poché de codorniz... Sí.

Sabiendo la temperatura y el tiempo.

Porque si lo haces con agua muy fuerte y mucho tiempo...

Se quedan duro. Los volveré a hacer.

Es lo que tienes ahí. Lo prefiero duro.

Se trata de reproducir el plato que te hemos sugerido.

Pues los caliento en un minuto. Es huevo poché, Boris.

Le da tiempo todavía a hacerlo. Sí, sí.

(BORIS) Yo creo que le hace falta más de esto.

No... Creo que no es soja...

Es... Ok.

Claro, más setas, has puesto tres setas y mucha agua.

Déjalo un rato más...

Ya vamos con el tiempo escaso para que infusione.

Vámonos, Joan.

El paso más difícil son los huevos de codorniz.

Yo veo que...

Boris los está haciendo duros.

O sea, ya tengo un punto a mi ventaja.

-Pero ¿eso qué es? ¿Qué ha hecho?

Ay... Está haciendo una guarrería.

Tú puedes romper el huevo y echarlo, vale...

No será lo peor, pero no puedes echar la cáscara.

Ya está, ya está.

-Mira, Antonia, está emplatando ya. Aspirantes, último minuto.

(ONA) Venga, Boris... (MARIO) Lo tenéis los dos.

-No ha estado ni un minuto.

-Ni un minuto, tienes que dejarlo dos.

Si no saca... ¡Mario!

No dar instrucciones, vas a bajar a competir otra vez

por listo. Perdón, perdón.

(PAZ) Ya, ya, venga saca ese. A lo mejor...

-No sé cómo quitarle la cáscara.

Diez, nueve,

ocho, siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno...

¡Tiempo! Manos arriba.

(Aplausos)

He mirado que tú los huevos los tienes bien duros.

-Durísimo, yo tengo el huevo durísimo.

Ahora, eso sí, no voy a dar ningún cajón más

ni voy a agarrar los huevos y se los tiraré al jurado.

No.

-Voy a poner la infusión, ¿lo pongo yo o el Sr. Roca?

Póngalo usted que es su plato.

Sí, sí, tú misma. -Cariño, mi amor, mira...

Es que usted me emociona, Sr. Roca.

-¿En serio? -Tiene unos ojos tan bonitos.

Joan, lo que estás aprendiendo de nuestros aspirantes.

Con los piropos no vas a ganar. -No, no...

Vamos a probar. Yo lo veo bien,

también el sabor... Eso está hecho, luego se abre.

Se abre bien... Uno está medio bien

y el otro está muy cocidito.

Sí, tengo otro aquí.

Lo más rico las angulas. Cómete unas angulitas, Pepe.

Me lo comía todo. -Ajá...

El puntito de picante es agradable.

¿Está bien el picante? Sí, está muy rico.

Las angulas están perfectas

por el punto exacto de ajo y guindillas.

Con lo cual, están riquísimas, el caldo de las setas

te ha quedado un poco aguado,

quizá deberías haber ligado un poco, aún así no está mal.

Lo peor son la cocción de los huevos,

mira que son fáciles de cocer unos huevos de codorniz;

pero no lo has hecho bien, es un minuto

una vez que tú lo echas en el agua.

Sí, lo he debido recoger a los 61 segundos,

he perdido por un segundo.

Mira este está bien. -Antonia, no digas eso.

Ese estaba bien. ¿Ves? ¿Ves...? Mira, mira.

¡Ponlo, ponlo! ¡Ponlo, ahora...!

(TODOS) ¡Oh! Así que, Antonia, luces y sombras.

Has elegido mal el huevo. Sí, vale...

Es que con los huevos tengo un poco de...

Cómo le has hecho esto a Joan...

Está bien, está bien. Este estaba perfecto.

-Lo siento, Joan, te he fallado. -Está bastante bien resuelto.

La pobre, la "mamma". Grazie.

"Grazie mille". Hola, amigos.

(MARIO) A mí el de Boris me gusta, ¿qué quieres que te diga?

-A lo mejor está riquísimo. -Le ha puesto su toque Izaguirre.

Una cosa, Boris, cuando eches el caldito,

¿te importaría no regar ese huevo con cáscara?

Es que ese, precisamente,

ese huevo con cáscara es la clave de mi plato.

Es la clave para que cojamos una salmonelosis.

Nunca se utiliza, Boris, la cáscara del huevo.

De verdad, yo lo he visto. No puede servir de soporte.

Todo lo que esté en contacto con la parte de fuera

puede tener un problema. Bueno...

Lo siento.

-Vamos a probar. -Los huevos están más duros.

-Las angulas están buenísimas. -Muchas gracias.

(MARIO) Por Dios. Son de buena calidad.

Boris, hemos hablado de los defectos de la elaboración

de Antonia que en el tuyo se repiten, incluso,

te diría que un poco más; porque el caldo

es menos oscuro, la infusión es muy breve.

Hay un vinagre excesivo y ya que hablamos de excesivo,

también es excesiva la cocción de los huevos.

Qué pena, porque las angulas están ricas, Boris.

Sí, sí, son mis primeras angulas en mi vida.

El huevo está cocido

y el caldo poco intenso, o sea, "aguachirri"

porque deberías haber metido todas las setas.

Boris, porque estoy segura de que eres muy capaz de hacerlo.

Sí, es verdad.

-Tengo dolor de tripas, porque hasta que no dicen:

"Antonia se ha salvado", yo me espero, me espero.

Me espero... oh... lo veo duro, ¿eh?

Antonia, Boris, la cata se ha terminado.

Jueces, ¿liberáis un poco? Hay que deliberar, sí.

(LOS JUECES Y JOAN ROCA DELIBERAN)

-Venga, chicos. -Venga, compis.

(LOS JUECES Y JOAN ROCA DELIBERAN)

Lo tenemos. Lo tenemos...

Boris, Antonia, hemos tomado una decisión y tenemos que decir

que no ha sido nada fácil.

Han sido los pequeños matices los que nos han ayudado

a decidir. Claro, estaban iguales.

Lo más importante era respetar el producto

y los dos lo habéis hecho.

(AMBOS) Gracias.

El vencedor de este segundo duelo

y que, por tanto, se convierte en finalista

de la tercera edición de "MasterChef Celebrity" es...

Antonia.

(TODOS APLAUDEN Y ANIMAN) (ANTONIA) ¡Oh! ¡Mira!

(Aplausos)

Claro, amor... Antonia.

Vente a aquí, que ya te has librado.

Gracias. Enhorabuena, Antonia.

Gracias. Porque...

Desde el primer pollo a la cerveza que hiciste

hasta este momento, has aprendido y has gozado mucho.

(MARIO) ¡Bien!

(ANTONIA) Gracias... ¡Boris, "forza"!

Tranquilidad, tranquilidad...

-¡Sube, Antonia! -¡Guau, "yeah"!

¡A la final! ¡Finalísima!

¡Estoy en la final! ¡Estoy en la final!

Yo me conformo... duro con Ona.

Ojalá que le haga un sortilegio

para que se olvide algo, algún ingrediente...

Algo pasará...

Boris. Sí, Samantha.

Lo siento, no has podido ganar.

Pero aún tienes una última oportunidad

para convertirte en finalista.

Solo te queda una contrincante y una campana.

Paz, por favor, ponte con Boris.

(Aplausos) ¡Vamos, Paz!

(AMBOS) No puede ser... no puede ser.

No puede ser. Me siento...

Aspirantes, vamos a descubrir la campana...

Cómo me gusta. (MARIO) Venga, chicos.

(BORIS) Bravo... Son buñuelos de caviar.

O lo que es lo mismo, huevas de esturión.

(ANTONIA) Buñuelo de caviar... qué chic.

Oh, qué bueno... (BORIS) ¡Oh, my God!

¡Oh! ¡Me muero!

-Sí, sí, es como un... Claro, es un buñuelo frito...

Y con caviar en el interior. Y el caviar dentro, ¿cómo lo pones?

Cuanto más caviar pongáis, más me gusta.

(BORIS) ¡Oh, my God! -La bomba...

Tenéis 20 minutos para hacer buñuelos de caviar.

Qué espanto, qué espanto. -Vale.

Y tenéis que entrar al súper para hacer la compra, ¿preparados?

(BORIS) ¡No! (PAZ) ¡Sí!

(Risas) Por supuesto que no.

-Boris... ¡forza!

-Por supuesto que no. El tiempo comienza

en tres, dos, uno... ¡ya!

Por favor...

-¡Venga, vamos, Boris! Entra corriendo.

Boris va sin fuerzas, la última prueba...

Nunca ha cocinado tanto. A ver, el caviar...

(PAZ GRITA) ¡No perdamos el caviar!

-Han tirado algo. -Nada, nada, ¿te imaginas?

-La maravillosa harina...

-Otro de aceite. Boris, venga, con fuerza.

Tu tercer cocinado de hoy.

Fíjate que con todo,

ha sido muy simpático porque no hemos parado de cocinar.

Tú no has parado de cocinar.

Es que el pobre Boris, hoy, ha tenido una sesión dura.

-Venga, mi Boris. (ONA) Venga, Boris, vamos.

-No hay nada mejor que divertirse. (TODOS ANIMAN A BORIS)

¡Eso, muy bien! -¡Claro!

-Así tiene que ser, Boris. -Qué lindo eres.

Ojalá aprendiéramos de ti.

A mí me ha sorprendido cómo ha evolucionado,

a lo mejor lo hace que te mueres. ¿Te imaginas que lo hace mejor

y se carga a Paz? Cuidado, a veces pasa.

Esto es "MasterChef".

Lo echo todo... perfecto. -Hola, hola...

¿Quién es el que va a salir mejor en la pruebita?

-Boris, no pierdas el tiempo en eso. Venga.

Uf, vuelve la pesadilla de Boris: el peso.

Ahí está. -¡Boris, pon la tara!

(TODOS) ¡La tara! -Sí, amore... amore.

La dificultad, como siempre, va a ser pesar, mi amor.

Pesar es una tragedia.

Boris ha tenido problemas

con la báscula durante toda la edición.

No sé qué le ocurre, si es problema de peso...

No de sobrepeso él,

sino de peso con los alimentos. No hace la tara,

entonces, queda fatal. También te digo algo:

el desgaste psicológico para Boris tiene que ser terrible,

porque ha ido de aspirantes más débiles, en teoría,

a luchar contra Paz. El último es el más fuerte.

Mario ha elegido él y eligió al más débil...

Qué astuto es Mario.

Paz, qué tal vas, mi amor.

-Bien. -Claro que sí, esa princesita.

-Esta vez tengo mucha presión, me la juego toda a una carta

a que me salgan los buñuelos.

-Venga, Paz. -Te das cuenta de que si trabajas,

si practicas, si te esfuerzas...

Pues, al final, llega tu recompensa.

Para mí, llegar a la final sería... una gran recompensa.

-Paz, odio interrumpirte, mi amor, pero ¿cuánto es de agua?

3... 300. -350.

-350, muchas gracias, mi amor. Perdón, ya está.

-Venga, echa con cuidado...

Ya está, está bien así.

-Vale. -Venga.

Bueno, la técnica de hacer un buñuelo en un sifón,

se la copiamos a nuestros amigos de Disfrutar,

las cantidades son 500 de harina,

350 de huevo entero, 350 de agua,

24 g de miel y 24 g de azúcar y una pizquita de sal.

Todo esto lo mezclamos perfectamente,

lo metemos al sifón y en un cacillo ponemos un poco

de masa de sifón y ahí pones lo que tú quieras,

en este caso, vamos a poner un buen pegote de caviar.

Vamos a cerrar otra vez con masa de buñuelo,

como si hiciésemos una esfera y sumergimos en aceite hirviendo.

(CONTRARIADO) Oh...

-¿Qué te pasa? -¿Es 350 o 300? Nunca me acuerdo.

300... ¿no? -350.

De agua 350, de huevo 350...

Todo esto mezclado aquí. (MARIO) Ya lo tiene Paz.

-Ya está. -Dale, coge...

-Dale y revuélvelo.

-No, no, a ver, mujer, hombre, mujer...

(RÍEN) (BORIS) Hombre, mujer...

(MARIO) Paz, venga, dale ahí... a todo.

-¡Hala, Paz! ¿Ya estás con eso? -No te entretengas más en eso.

-Venga, Boris, muévete.

Bueno, vemos a un Boris que se pelea menos

con la báscula. Bueno, la verdad

es que he aprendido mi lección. ¿Sí?

-Ya estaba mejor. -Soy rápido de aprender.

-Va muy lento. -Va muy lento...

Una vez lo tengas pasado por el robot, ¿qué vas a hacer?

Lo voy a poner en el sifón.

¿Directamente al sifón? No, imagino que lo colaré.

En la vida se trata de colar... Si te queda un grumo

se te tapona el sifón y la hemos liado parda.

Todo en la historia es colar, colar y colar.

Boris, no te vamos a molestar, queda poco tiempo

y te quiero ver correr y sacarlo. Vale.

Muy bien, muchas gracias, amigos.

-Venga, Boris.

Boris, Paz... diez minutitos. (ONA) Venga, chicos, venga.

(MARIO) Paz ya lo tiene todo. -Perfecto...

¡Mueve, Boris, mueve, mueve!

-¡Bravo, amore! Así, con fuerza, cuidado con el aceite.

Dale el último golpe, al chino y sifón.

-Perdón... ¿pero por qué tengo las manos de...?

-Cuidado con Paz que se pone nerviosa.

-Venga, Paz, tranquila. -Ya.

-¿Qué tal, cómo estás? Bueno, bien...

Aquí, con el sifón liada.

¿Tranquila?

No... ¿cómo voy a estar tranquila? Samantha, por favor.

-Tranquila, lo llevas bien.

-A ver... a ver si sale, esto tiene su gracia.

Vamos a verte de cerca, queremos verlo.

Aquí sale algo. Hazlo entero,

como si echaras el relleno y acábalo.

Claro, tú dices para ver... perdón, perdón.

Hija mía, estoy nerviosa. Ya se está haciendo.

¡Ay, mira! ¡Ay, qué mono! ¡¡¡Ay!!!

¡Que se ha volteado así! ¿Cómo lo ves, Joan?

Perfecto. -Mira qué mono.

Tienes una oportunidad, así que... No puedo fallar, por Dios.

Mira qué mono... -Paz...

Pelota redondona. -Es una pelota, vamos...

Mira qué mono.

-Venga, Boris, ánimo. -Voy a probar una.

-No te da tiempo, mételo.

A ver, Boris. Sí, mi amor, te escucho.

Tienes que poner la mitad del cazo lleno, caviar,

cubrirlo y echarlo a freír. No lo eches a freír entre medio.

OK... Bien de caviar,

sabes que nos gusta que tenga mucho caviar.

Al revés... al revés. Así, ahora.

Muy bien, Boris, llenas la mitad, un poco más.

Ahora el caviar. Va, Boris, muy bien.

(MARIO) Venga, Boris, con caviar.

Un poco más de caviar y acerca más el sifón.

Entero, que no se vea nada de caviar. Ya.

Muy bien. (LOS TRES ANIMAN A BORIS)

Despacito, despacito... -¡Venga!

¡¡¡Bien!!! ¡Muy bien, chocheti!

(Risas de Pepe) Vamos...

Te dejamos. Está fuera de...

(Ánimos de la galería) Muy bien, Boris.

¡Boris, te quedan solo dos! (TODOS ANIMAN A BORIS) ¡¡¡Venga!!!

El buñuelo sale.

Son cosas así las que te hacen amar la cocina,

porque no hay nada en la vida, yo creo que ni el mejor orgasmo

te da esa sensación de... ¡Guau! ¿Entiendes? Es que es genial.

(MARIO) ¿Cómo vas, Paz?

Paz no me escucha. -Este fuera.

Voy a hacer otro, haré otro...

-Venga, va, Boris...

Va, rápido.

Boris ha debido tener problemas con el peso.

Algo no ha pesado bien y está más líquida.

Falta un poco, va, otro...

Paz lo mete a freír y enseguida la masa sube,

la de Boris se queda abajo.

Su error de báscula de siempre. Tiene un sobrepeso.

¡¡Vamos, Boris, date prisa!! -¡Venga, vamos!

-Voy a poner otra, ¿vale?

Pongo otra. -¡Pero saca la otra!

-Voy a poner "another one".

-Venga, Paz, emplata. Último minuto, aspirantes.

¡Venga! ¡Boris! -Bien, bien...

-Ahí, muy bien. -Muy bien.

-Qué buenas esas pelotonas.

(PAZ) -Voy a poner otro.

¿Cuándo hace diez segundos?

-Diez... Diez, nueve...

Ocho, siete, seis...

Cinco, cuatro, tres, dos...

Uno... tiempo, ¡manos arriba!

(Aplausos) ¡Muy bien!

-Muy bien, chicos.

Bravo, Boris. Bravo, Paz.

(PAZ) A ver, yo tengo una sensación buena por el cocinado,

pero... a ver qué pasa, porque aquí puede haber sorpresas.

Paz... Boris... el tiempo ha terminado

y dará comienzo la cata del que saldrá el último finalista

de esta edición de "MasterChef Celebrity".

Así que jueces, Joan... por favor.

Qué fuerte...

Boris, ¿estaban buenos tus buñuelos?

Están muy ricos. Joan, por favor...

Hala... ese caviar. ¿A ver?

Se ha quedado... mira.

Bueno... Está un pelín crudo por dentro.

A lo mejor uno de ellos.

Por eso pesa tanto, hay demasiada masa,

no ha frito perfectamente.

Y se queda, mira... Ya, ya.

Se queda la masa dentro. Esto no debería ocurrir.

Fatal para el caviar, indiscutible.

¿Pero seguro que has pesado

bien las cantidades? Sí, yo creo que sí.

Sí, sí. Cuando veíamos que estabas

echando en el cazo, estaba demasiado líquido.

Con respecto a la de Paz,

entonces, digo... "algo no ha pesado bien".

No me extraña, el peso...

Fue nuestro talón de Aquiles,

¿lo puedo probar? Sí, claro.

Hay mal un ingrediente y la masa no está perfecta.

Es horrible... porque fastidia el caviar tan divino

y que, por cierto, os lo habéis comido.

-El calor no debería llegar al caviar.

-¿Sabes? Creo que puedo aprender a hacerlo en casa.

-Seguro. -Y, al final, cocinaré mejor.

Eh... hoy nos has sorprendido.

Has ido "in crescendo", empezaste mal...

Y has ido para arriba, es verdad, Boris, se agradece

que lo has acabado con pequeños detalles técnicos que no superaste.

(MARIO) Bueno... Vamos a ver a Paz ahora.

Lo que ha hecho Paz es gastar la lata entera.

Eso no va a ser malo, ¿verdad? Se agradece.

Yo tengo una teoría:

sé que estos dos me han salido mejor que estos dos.

En el plato están estos. Ya... ya lo sé.

Pero ¿por qué? Porque... bueno... por el peso.

Por la técnica del peso. A ver, enséñanos cómo va la cosa.

Te abre el bueno... El que yo creo que está bien.

¡Más o menos! Bien.

¿Sabes lo que tienes? Que hay que poner más caviar.

Pues entonces traedme 15 latitas de estas

y te echo una por buñuelo. Llevas toda la razón.

De todas formas... si te fijas, estas están más alveolados,

mucho más ligeros. Sí, no está cocido.

Gracias, gracias...

Gracias... Y este, también,

creo que está muy bueno, porque este no pesa nada.

Este de cantidad está muy bien. Está buenísimo.

Boris, mi amor. A ver...

Está muy rico, muy bien hecho. A ver si ves la diferencia.

Sí, ya lo veo desde aquí, está más buñuelo.

No es tan dulce como el mío.

-La masa está bien aireada, bien proporcionada.

-Ese también, ese va muy lleno.

Está buenísimo, Paz. Muchas gracias.

(PAZ) Bueno, el señor Joan Roca

me ha dado la mano.

Me la ha chocado, me ha dicho "enhorabuena".

No me lo puedo creer...

No me lo puedo creer.

(SUSPIRA) Qué ilusión, por Dios.

Paz, Boris, ahora sí, la suerte está echada.

Nuestros jueces y Joan tienen que deliberar

para decidir quién se queda a las puertas de la final

de "MasterChef Celebrity III".

Bueno, que no son cualquier puerta. -Eso.

(LOS JUECES Y JOAN ROCA DELIBERAN)

-Nuestro Boris...

(LOS JUECES Y JOAN ROCA DELIBERAN)

-Yo creo que lo tenemos. Lo vemos.

-Vaya... -Chis...

Jueces... ¿lo tenéis claro?

Lo tenemos, Eva.

Ya hace...

Paz, Boris, os enfrentabais a un cocinado complicado,

porque no había más posibilidades de salvarse.

Paz, nadie quería batirse en duelo contigo

y solo has tenido una oportunidad para salvarte.

Has trabajado concentrada, con nervio;

pero manteniendo la calma.

Boris, tú por el contrario has tenido que cocinar

en los tres duelos

y hemos visto evolución y progresión.

Gracias. Eso demuestra que si te concentras

y trabajas tranquilo y confías en ti,

puedes hacer todo lo que te propongas.

Muchas gracias. Dicho esto...

El aspirante que no continúa en las cocinas de "MasterChef"...

Es...

Boris.

Por supuesto. (ANTONIA) ¡Boris!

(PAZ Y BORIS HABLAN ENTRE ELLOS)

-Bueno, ha sido un momento muy difícil.

-Pero a las puertas.

-Bravo, Boris. -Bravo.

-Pero vas divino, divino para tu despedida.

Vas ideal. -Gracias.

Paz... eres la última finalista. ¡Es verdad!

-¡Eso es lo que hay que celebrar! De "MasterChef Celebrity".

Es verdad, es verdad. -Es lo que hay que celebrar.

-¡Soy la cuarta finalista de "MasterChef Celebrity"!

¡¡Ah!! No me lo puedo creer.

Gracias, gracias.

Ya que he llegado hasta aquí, voy a por todas.

Tengo unos compañeros muy difíciles, complicados,

competitivos, entonces...

Te quiero decir "no va estar fácil".

No va estar fácil.

Joan, muchísimas gracias por acompañarnos en la semifinal,

siempre es un placer recibir a un genio.

Gracias, Joan.

Muchísima suerte. (TODOS) Gracias, muchas gracias.

(Aplausos) Lo habéis hecho muy bien.

Gracias, Joan. Gracias, Joan.

Ahora sí, Boris, nos vamos al tanatorio.

Ay, no lo llamemos así, son cosas de Santiago.

Yo, más bien, lo veo como una película de Marlon Brandon

que se llama "La casa de té de la luna de agosto".

Estoy vestido tan en combinación con la casa de té

que me encantaría que el proceso del delantal

lo hiciéramos primero

y me quedara sin él antes de sentarnos.

Yo, por mí, no tendría ningún problema.

¡Bien! Que viene muy guapo. -¡Bravo, Boris!

-Esto es muy importante, sé que es muy simbólico, claro.

Pero va a ser divino

que estemos así vestidos en la casa de té.

(TODOS APLAUDEN Y ANIMAN A BORIS)

Yo no me voy ni me puedo ir

del programa sintiéndome, ni muchísimo menos, perdedor.

Porque yo les dejo a ellos lo mejor de mí...

Que es mi estela... de superestrella.

(PAZ SUSPIRA)

Boris, ¿cómo estás? Mi amor...

Pues, mira, ¿sabes qué pensé en la prueba anterior?

Sabes que muchas veces te dicen que solo hay un tren

que pasa en tu vida y hay que cogerlo;

pero estoy convencido de que hay dos trenes y, para mí,

este es ese segundo tren.

Y... cuando terminamos la prueba...

(EMOCIONADO) Me di cuenta...

De que estoy muy agradecido de haberlo tomado...

(EMOCIONÁNDOSE) (ANTONIA) ¡Guapo!

De haber estado contigo y en la compañía...

De mis... compañeros y los jueces.

Pero me di cuenta de algo increíble, cuando tomas el segundo tren...

Descubres que hay una parada en la que te tienes que bajar,

porque el viaje ha cumplido lo que tenía que cumplir.

Y yo creo que hubiera sido espantoso...

Si yo hubiera competido

por impedir que uno de ellos cuatro no estuviera allí.

-Está emocionado, emocionado...

-Estoy agradecido, me parece que este programa me ha...

Cambiado mucho por dentro.

Es probable, que no sea, realmente,

el mejor alumno de "MasterChef" pero...

Sí he aprendido algo más en el programa, aparte de cocinar.

¿Qué es? Pues ser mejor persona.

-¡Bravo, Boris! -¡Bravo!

-Además, yo creo que me he vuelto una persona, incluso, más sexy.

(Risas) Sí...

A mí siempre me lo has parecido.

Gracias, muy amable.

Luego tengo una cosa para ti, porque lo prometido es deuda.

No te lo puedo creer... ¡¡¡Oh!!!

-¡Lo sabía, lo sabía!

El pasapuré, claro. Yo te dije que el día

que salieses de esta cocina te regalaría un pasapuré.

Lo dijo ella, es verdad. -Dijo "te llevas el mío".

-Quiero decir... La experiencia es sensacional,

realmente, quien gana lo que gana es lo que ya nos llevamos.

Ahí hay cuatro personas

que son las que llegan a este punto Lo máximo.

Están en la final de la tercera edición de "MasterChef Celebrity".

Solo habrá un ganador, ¿quién te gustaría que fuese?

Todos lo saben ya... Paz Vega.

Es mi ganadora desde el primer día. -Muchas gracias.

Pero también es cierto que he descubierto mucho

a Antonia y a Ona y, por supuesto,

a mi alma gemela que es Mario Vaquerizo.

Me encanta que recuperáramos la canción de Mecano

para despedirnos siempre...

Y es como deberíamos marcharnos de aquí a esas puertas.

Pero, ahora, vamos con los regalos. Qué maravilla.

Nuestro patrocinador el Supermercado de El Corte Inglés

te regala esta fabulosa cesta

con los productos "gourmets" más exquisitos.

Genial. Nuestro patrocinador

de electrodomésticos Bosch,

te regala una placa flex inducción que es para ti.

Gracias. Y el extractor de jugos lentos,

(Aplausos) yo sé que os encanta.

¡Bravo! -¡El extractor!

-Un fuerte aplauso para el extractor.

Los cuchillos que has usado en el programa también,

por supuesto, son para ti. Los anhelo.

Además, aquí tenemos la suscripción

seis meses a la escuela online de "MasterChef".

Muchas gracias. Para aprender lo poco que te quede,

porque tú eres todo un experto.

Me encantaría seguir escuchando la voz de Jordi.

(TODOS) ¡Oh! ¡Guau!

Y mira lo que tengo aquí, el juego oficial de "MasterChef",

también es para ti. Me encanta poder tenerlo,

por fin, entre mis manos. Ha sido maravilloso tenerte.

Gracias. Muchísimas gracias, Boris.

Ha hecho un programa maravilloso.

Me voy con todo en la mano. ¿Te lo llevas todo?

Totalmente. Vale, vale, perfecto.

Soy así. ¿Quieres la placa?

(TODOS APLAUDEN Y DESPIDEN A BORIS)

-¡Amore...! -Amore, chao.

¡Adiós! ¡Chao, amore!

(MARIO) ¡Viva Boris! -¡Chao, amore!

(BORIS) "MasterChef" me ha cambiado mucho.

Yo creo que me ha hecho mucho más responsable,

es una etapa de mi vida en la que podría pensar

que ya tengo todo muy visto y superado...

Pero el volver a aprender, es... fantástico

y ha sido fantástico.

(BORIS CANTA)

Yo insisto, este programa

ha sido para mí como una rehabilitación.

Las cocinas cierran por hoy,

pero ya se preparan para el gran momento.

En el próximo programa

conoceremos al tercer "MasterChef Celebrity" España.

Aunque, antes, nuestros aspirantes tendrán que trabajar muy duro

para ganarse una plaza en el gran duelo final.

Pero eso será en el próximo programa,

mientras, ya saben pónganle...

(TODOS) ¡Sabor a la vida!

(Aplausos y vítores)

Estáis a punto de enfrentaros

a vuestra última prueba de exteriores.

Nuestros comensales son expertos en estética

y buen gusto. Quizá hay un exceso de relajación.

Te ha faltado pedir un vermú. Aspirantes, el tiempo vuela.

Ha cogido color, mirad la diferencia: está calcinado.

Si no te doy ingredientes terminados,

el plato no sale. Camareros, por favor,

vamos sacando platos.

Un sabor exquisito. (CAPRILE) Lo que no queráis

me lo dais a mí, yo tengo hambre.

Buenas noches, bienvenidos a la final de "MasterChef Celebrity III".

Consiste en reproducir este plato de Eneko Atxa.

Coged mantequilla, 600 gramos. -Me he perdido.

-110 de agua. -¿Cuánto de esto?

Por favor... -Lo mismo que te dije antes.

-¡Oh! Nos acompaña, en estas cocinas...

¡¡Ferrán Adriá!! (BORIS) ¡Bravo!

Refrescante, bueno, equilibrado... A nivel conceptual y estético,

son de tres estrellas Michelín. -Qué bien, cariño.

El ganador de la tercera edición

de "MasterChef Celebrity" España es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 10

MasterChef Celebrity 3 - Programa 10

11 nov 2018

MasterChef Celebrity 3 llega a su semifinal en un programa muy especial en que los aspirantes recibirán cartas de sus seres queridos. Cocinarán rabo de toro con las indicaciones de Arzak, para familiares y amigos. Los exteriores serán a bordo del tren de lujo Al Andalus, con un menú del chef Dani García; y en la eliminación se cocinará en duelos de dos en dos en una prueba que tendrá como invitado a Joan Roca.

ver más sobre "MasterChef Celebrity 3 - Programa 10" ver menos sobre "MasterChef Celebrity 3 - Programa 10"
Programas completos (11)
Clips

Los últimos 129 programas de MasterChef Celebrity 3

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. dianelys

    Ella cogia las cosas antes de que el cocinero dijera. Estuvo bastante raro. Es la verdad.

    25 nov 2018
  2. Usimit Gonzalez

    Yusimit Desde Guantánamo, Cuba. Amo a todos los jueces de Máster chef, en especial a yordis. Un beso, abrazo y saludos especiales a todos los que de una forma y otra nos hace llegar este programa tan maravilloso además de su equipo de producción. Continúen con su programación. Mua

    25 nov 2018
  3. david

    ole los spoilers, para ver la semifinal, te tienes que tragar el anuncio de la final... con los clasificados.

    19 nov 2018
  4. Luz Castellanos

    Desde Uruguay me encantan todos los masterchef y por supuesto defiendo el uruguayo y sobretodo al primero Nilson hombre humilde y grande Como persona y un ejemplo de trabajo Pero me encantan todos los masterchef españoles que los he visto todos y hasta 2veces si me atrapan ;me encanta ver cocina y productos internacionales que en mi tierra ni siquiera son considerados comestible, que un niño diga que su plato predilecto tiene pescado o mariscos no lo habia escuchado nunca .Vivimos en la tierra del asado y creo que Pepe seria un uruguayo de la planta ja ja Hoy en mi cumple 48 deje un ratito para mirar la final de masterchef celebrity 3 como un momento de relax ya que soy pediatra y mi vida a veces se llena de estres y sufrimiento y me decepciono saber que no esta ni el programa ni la explicacion de cuando es Igual un abrazo enorme Es increible cuando a veces cocinando para mis dos hijas adolescentes pienso este plato si tuviera un sifon le haria una espuma o una esferificacion le vendria fenomenal y la salsa tabasco se ha vuelto la alegria de algunas prepaciones Gracias Masterchef España por ponerle saaabor a mui vida

    19 nov 2018
  5. Carolina

    Creo que todos hemos corrido dejando reuniones familiares, alistando meriendas para mañana, etc. Todo para poder sentarnos a disfrutar de MC y nos encontramos con una muy desagradable sorpresa... Qué desilusión... me deja un gran sin sabor rtve.es ... pensé que eran diferentes....

    19 nov 2018
  6. Rodrigo

    La pasaron a la Final para el día domingo 25-11

    19 nov 2018
  7. Rodrigo

    Vivo en argentina esparaba la final y me encuentro con el elefante blanco. Que paso!!!!!

    19 nov 2018
  8. Matia Isabel

    Soy de Chile, que paso con Master Chef Celebrety, ?, son las 23: 46 y todavía no transmiten! !

    19 nov 2018
  9. Laura

    Hola. Que paso q hoy no esta el programa?

    19 nov 2018
  10. Maribel

    Estoy en CANADA esperando ver la final de MC y en vez han puesto una película, que pasa???

    19 nov 2018