www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4858218
Para todos los públicos MasterChef Celebrity 3 - Final - ver ahora
Transcripción completa

En este reto debéis cocinar...

¡Oh, Dios mío! -¡Santiago!

No me lo puedo creer.

Huele a rabo quemado. Algún rabo huele a quemado.

Huele a rabito, sí.

No, no huele a quemado, mira.

Objetivamente me sorprendería muchísimo

que ese fuera de Mario.

¡Lucía! -¡Sorpresa!

El mejor plato de este reto ha sido el de Antonia.

Por primera vez cocinaréis sobre raíles.

Venga, que somos un equipo bien avenido los finalistas.

¿Esto qué es? Era...

Es que no tiene nada que ver con tu plato.

Has echado dos kilos de claras.

¿Dónde está el pescadito? Que lo quiero probar.

El pescado está fantástico, chef.

Tiene espinas. Es un desastre.

Aspirantes, os vais a enfrentar a los duelos de MasterChef.

Venga, que ese bogavante está de la Feria de O Grove,

de la Feria del Marisco.

Mira, me voy, ya está. ¿Pero adónde vas a ir?

¡Es que no sirve el peso! -Vamos, Boris.

El aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

Boris.

Muy buenas noches y bienvenidos a la gran final

de "MasterChef Celebrity 3".

Llegar hasta aquí no ha sido nada fácil para ninguno

de los cuatro finalistas.

Pero gracias a la exigencia de Pepe, Jordi y Samantha

y a su capacidad de superación lo han conseguido.

Finalistas. -Finalistas.

Los cuatro han demostrado que son muy competitivos.

Y por supuesto todos quieren ganar.

¡Oh! -¡Oh!

Huy, ya los nervios.

Oh, "Dio", mira. Me he puesto oro con oro.

Claro.

Buenas noches. Qué guapos todos.

Qué elegante Jordi

con una camisa.

La de la comunión. Guau.

Muy buenas noches. Buenas noches, amor.

Enhorabuena, porque estamos en la gran final

de "MasterChef Celebrity 3".

¡Bravo!

Muy bien.

¿Contentos? (ONA Y MARIO) Muy contentos.

Y sincronizados. -Muy nerviosos y muy contentos.

Habéis visto, no vamos a cocinar hoy.

Ah.

No, no, venís aquí a vernos.

Claro.

Bueno, aspirantes, sabemos que a partir de ahora

cada vez que piséis un restaurante

lo haréis con otros ojos.

Sí. -Totalmente.

Porque habéis experimentado lo duro que es dedicarse

a la cocina. Sí.

Queremos daros las gracias por el respeto

que habéis mostrado hacia nuestra profesión

y por haber recibido siempre

nuestras críticas como algo positivo.

Así tiene que ser.

Estamos muy orgullosos de vuestra evolución.

Gracias, chef. -Gracias.

Estábamos aquí preguntándonos por qué os embarcasteis

en esta aventura que termina hoy.

Y nos hemos dado cuenta de que vosotros mismos

nos habéis dado la respuesta en estas semanas

que hemos pasado juntos.

Mario, para ti ha sido

como venir al psiquiatra o hacer terapia.

Me ha ayudado mucho a conocerme a mí mismo.

Me he autoreafirmado que soy una persona

constante y que tengo mi lado gamberro y lúdico,

pero también tengo mi lado de responsable y de germánico.

Si te lo propones puedes llegar donde quieras.

Eso es lo que yo he hecho desde que tengo uso de razón.

Quise ser periodista y fui periodista.

Quise ser cantante y fui cantante.

Quise casarme con Alaska y lo conseguí.

Y quise ser feliz y a día de hoy lo soy.

Y si gano "MasterChef" pues seré más feliz todavía.

Paz, tú has dicho que "MasterChef" es muy duro.

Así es. Pero que a la vez esta

experiencia te ha servido para tu trabajo como actriz.

Estar en "Masterchef" ha supuesto un reto

en muchos sentidos. Porque es la primera vez

que me presento a un talent show.

He sufrido bastante, sobre todo las primeras semanas.

Y poco a poco me he ido relajando,

he ido sacando lo que soy yo,

que ese era el miedo que yo tenía.

Pero que yo me quedo con la experiencia de cocinar

y las vivencias que he tenido con mis compañeros,

que son maravillosos todos,

los que están aquí y los que no están.

Y esto está acabando y me da mucha pena.

Una de las experiencias más impresionantes,

fabulosas, inolvidables, que he vivido en mi vida.

Y lo que yo he vivido aquí...

Buah, pues eso se queda para mí

en un lugar muy bonito en mi corazón.

Antonia. Sí.

Has pasado de echada a repescada.

Y ahora finalista. Sí.

¿En algún momento pensaste que llegarías a la final?

Cuando yo me he ido el quinto programa digo:

"Para mí se acabó."

Y cuando mis compañeros me han visto que he vuelto

la cara era así...

Vengo a disfrutar y vengo a llevarme

la chaqueta del duelo.

Y espero conseguirlo.

Ona, tú estás acostumbrada a las pulsaciones altas

y a no rendirte ni dar nunca por perdida una batalla.

¿En qué crees que te ha ayudado

la natación sincronizada en "MasterChef"?

Pues creo que mi deporte

me está ayudando mucho en "MasterChef"

y que mi experiencia en "MasterChef"

me va a ayudar muchísimo en mi deporte.

Porque he afrontado muchas adversidades

fuera de mi ámbito que creo que me van a ayudar muchísimo

para mi reto en Tokio 2020.

Y la disciplina, trabajo en equipo,

a seguir con la cabeza bien focalizada y con energía

pues esto lo he aprendido del deporte.

A mí cualquier competición me mueve por dentro.

Estoy superando adversidades, curtiéndome.

Y estoy segura que esto va a ayudar a la Ona persona

y la Ona deportista en muchísimas ocasiones.

Bueno, felicidades a los cuatro porque como decía Boris

ya estáis en el panteón de la final

de la 3“ Edición de "MasterChef Celebrity".

Os vais a enfrentar a dos retos complejos.

Del primero saldrá un finalista.

Y de la prueba de exterior el otro.

Muy bien. Y esos dos finalistas

se verán las caras en el gran duelo final

en el que lucharán por hacerse con el título

de tercer MasterChef Celebrity España.

Ay. -Ay, qué nervios.

Os recuerdo qué más está en juego.

El ganador se llevará 75.00o euros

para la ONG que elija.

Guau, qué chulo. Qué guay.

Es lo que más me gusta.

Poder dar esos 75.00 euros

a alguien que lo necesita es...

yo qué sé, eso sí que es un sueño hecho realidad.

Además los dos aspirantes que lleguen al duelo final

disfrutarán de un curso de cocina creativa

de un fin de semana en el Basque Culinary Center.

Guau. -Eso es lo que más me gusta.

La prestigiosa facultad

de ciencias gastronómicas de San Sebastián.

Para ellos y para un acompañante, ¿eh?

Ah, mira qué bien. -Qué bien.

Sé que estáis todos mirando mucho para acá.

Efectivamente, aquí lo tenemos. Está guay.

Ya cada vez está más cerca.

Así que ánimo y fuerza a todos.

Gracias. -Gracias, Eva.

Qué bonito. -Qué es precioso.

Eso lo pongo yo en la casa rosa y queda divino.

Yo nunca ni miro ni toco las medallas

antes de conseguirlas. O sea, este trofeo

es como la medalla mundial u olímpica.

Así que me voy a centrar en el cocinado.

Y hay que disfrutarla cuando te toca y la ganas.

Así que de momento a cocinar.

Los ganadores de los dos primeros retos

de la noche podrán ponerse...

Ay, Dios, la chaquetilla.

Oh, "Dio", "Dio".

Estas chaquetillas que tienen vuestro nombre

y las hemos confeccionado a medida.

Hala. -Todas son muy chulas.

Oh, my God.

Sólo dos de vosotros podréis ponéroslas.

Tendréis que ganarlas a pulso.

Suerte a los cuatro.

Gracias, chef. -Gracias, chef.

Acaban de sacar las chaquetillas.

Es un subidón como un tsunami.

Me haría muchísima ilusión tener la chaquetilla.

Vamos ya con el primer reto de la noche.

Vamos. -A disfrutar.

Hemos invitado a un chef a la altura de la ocasión.

Es premio nacional de gastronomía

y suma cinco estrellas Michelín

entre sus restaurantes.

Desde el Restaurante Azurmendi en Larrabetzu, Vizcaya,

con tres estrellas Michelín, Eneko Atxa.

Total.

Eneko, bienvenido a "MasterChef"

Un placer.

Está entrenado Eneko Atxa que es un mega crack.

Esto significa que la prueba no va a ser fácil.

Ya nos podemos arremangar bien y a pelearlo.

Eneko, bienvenido de nuevo a "MasterChef".

Para ser uno de los grandes de la gastronomía española

hay que tener unos objetivos muy claros.

¿Cuáles son los tuyos, los de Eneko Atxa?

Básicamente hacer felices a los clientes

que vienen todos los días al restaurante.

Siempre con la intención de estar a la altura

de las expectativas y de ser cada día un poquito mejores.

Azurmendi ha recibido por segunda vez

el premio mundial al restaurante más sostenible

de la lista de los 50 mejores restaurantes del mundo.

Qué bonito. -Enhorabuena.

¿Cómo se consigue aplicar la sostenibilidad

a la alta gastronomía?

Pues yo creo que sentido común.

Tratar de ser respetuosos con el entorno,

pensando en proyectos con la gente que trabaja

directa e indirectamente con nosotros.

Y sobre todo eso, sentido común.

Qué bien. -Sentido común, es verdad.

Ya me explicarás tú cómo lo haces.

Pero ya me pierdo con tus restaurantes.

¿Cuántos tienes abiertos y dónde?

En Larrabetzu tenemos la casa madre, Azurmendi.

A 50 metros abajo tenemos la casa antigua, Eneko Bilbao.

Tenemos Eneko Londres, tenemos Eneko Tokio.

Qué bien.

Y tenemos mucha ilusión por hacer algunos más.

Vamos, madre mía. ¿Eneko Illescas no te cuadra?

Ahí tengo una competencia dura. No, ninguna, ninguna.

Qué bonito. -Total.

Nuestros finalistas están deseando saber

qué plato nos has traído.

A ver.

Pues es un plato que vamos a servir

en dos servicios distintos. Guau.

Tenemos el principal. Son dos en uno al final.

La primera parte es un pichón reposado en mantequilla

con una crema de berenjena tostada,

un pil pil de boniatos, una tosta de los interiores

del pichón y unas zanahorias braseadas.

Qué bueno, me encanta.

Vamos a acompañar después con una ensalada de encurtidos.

Y vamos a terminar con un sorbete

de un chacolí vendimia tardía. Como un heladito de chacolí.

Sí, de un vendimia tardía. De un vendimia tardía.

Y vamos a terminar el pichón

con un aire de mantequilla de café.

Hum, qué bueno.

Ah, con café. -Bravo.

Aire de mantequilla de café. Bonito.

Finalistas, arranca el primer gran reto de la noche.

Muy bien. Y como estaréis imaginando

consiste en reproducir este espectacular plato

de Eneko Atxa. Vale, perfecto.

Y tenéis una oportunidad de oro de recibir una clase magistral

de un maestro que es un auténtico lujo.

Bien.

Porque vais a cocinar siguiendo los pasos de Eneko Atxa.

¡Ay, me encanta esta prueba! ¡Ay, me encanta!

Sí, ya tocaba. Me encanta esta prueba.

Qué bien, qué bien. -Qué bien.

Estoy en la final. De repente nos traen

a Eneko Atxa para hacer un plato de su restaurante

que tiene tropecientas estrellas Michelín.

¿Pues qué más puedo pedir? Estoy feliz.

Tenéis que seguir su ritmo. Muy bien.

Porque cuando Eneko termine su plato sólo tendréis

un minuto para concluirlo y terminar de emplatar.

¿Entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

Es una masterclass de lujo, vamos.

Tenéis todos los ingredientes

necesarios en unas cestas en el supermercado.

Recordad que de este reto saldrá el primer contrincante

para el gran duelo final.

¿Preparados? (TODOS) ¡Sí, chef!

Eneko, ¿tú también? ¡Sí, chef!

(Risas)

Pues a tu cocina, porque el tiempo comienza

en tres, dos, uno... ya.

¡Vamos! -¡Vamos!

Let's go, amigas.

Hala. Huy, que desmantelamos el supermercado.

Vamos para allá. -Vale.

Empiezo esta prueba muy contenta

porque es una de mis pruebas favoritas.

Eso, porque me gusta

y porque estoy en la final. Estoy feliz.

Vamos a empezar. -Vamos.

Lo más importante antes de comenzar con nada,

no perdáis ni el ritmo ni el orden.

Superimportante.

Si nos perdemos va a ser difícil volver a coger el hilo.

Sí, chef. -Lo primero que vamos a hacer

para el aire de café.

Importante, coger mantequilla 600 gramos?

¿600 gramos? -600 gramos.

Exactos tienen que ser, ¿no? -Exactos.

600 gramos por aquí.

Tenéis sucro y tenéis lecitina,

12,5 gramos de cada uno.

Espera, vamos con los 600 gramos primero.

¿12,5? -Sí.

12,5 de cada uno, ¿verdad? -De cada uno, así es.

¿12,5? Espera, que aquí...

¿12,5 de lecitina? -Sí.

12,5. Ya está, fantástico.

Cuando lo tengáis todo pesado lo vamos poniendo en olla.

600 de mantequilla. -¿En la grande?

Sí, porque en la pequeña vamos a poner 500 gramos

para otra elaboración, ¿vale?

¿El qué? -¿Y otro 500?

A ver, chicos, no podéis estar preguntando cada dos por tres.

Sí, pero... Tenéis que estar atentos

a lo que dice Eneko. Vale.

Vamos a poner agua porque vamos a hervir.

El boniato que tenemos lo vamos a cocinar aquí.

250...

¿Sabes a quién estoy viendo sufrir una poco más?

A Antonia. Sí.

Un poquito más perdida, ¿eh? Esta prueba no es para ella.

A ella no le gusta, es anárquica totalmente.

Le gusta marcar el ritmo, no que se lo marquen.

Esta prueba es para Ona y para Paz.

Mi entreno es todo el rato

recibir las directrices de nuestra entrenadora.

Entonces estoy ya acostumbrada a esto.

A ver qué tal siguen las elaboraciones.

Qué limpito es usted, señor, cocinando.

Muchas gracias.

Y hablando de limpieza y demás...

¿La redecilla te la has puesto?

Me la voy a poner ahora mismo, cariño. Ahí.

¿Tenemos que limpiarla? -Antonia, tienes que estar

atenta cuando te digo las cosas

para que vayamos al mismo ritmo y no nos perdamos. ¿Vale?

Sí, yo voy al mismo ritmo.

Las vainas las vamos a partir por los laterales al bies.

Un poco más de voz alta. -Mira, Antonia,

en vez de hacerlas rectas la hacemos al revés. Así.

Al bies. -Al bies, ¿vale?

Con el boniato voy a hacer unos cubos, ¿vale?

Para dos elaboraciones distintas.

Más o menos unas 6 u 8 para cada una.

Que nos sobre alguna. ¿Vale?

6 u 8 para cada una. -Vale.

Sólo la mitad la echamos al agua hirviendo.

La otra mitad la vamos a encurtir después. ¿Vale?

Vale. -Vale.

Al agua hirviendo. -Con el resto del boniato

vamos a hacer el puré, así que trocearlo.

Fenomenal.

La mantequilla está borboteando.

En la que teníais 500 gramos. -Sí, aquí.

Esa la podéis apagar. -Vale.

El próximo paso importante, las berenjenas.

Espera, no te vayas, que vas deprisa.

Qué "diíta" le está dando Antonia a nuestro amigo Eneko.

Antonia ya está perdiendo los nervios.

Paciencia, Eneko. Paciencia.

Vamos a quemar un poquito la piel.

Seis berenjenas que vamos a terminar en el horno.

Por favor.

Qué dura la piel. Como que no se quema.

Qué graciosa. Interesante.

Yo tengo los boniatos listos, los cubos.

¿Eh?

Así que los voy a sacar y los voy a refrescar.

En agua con hielo. -Okey, caballero.

Las vainas las voy a escaldar. Mirad cómo lo he hecho.

Lo he metido aquí para no andar pescando.

Unos segundos, ¿no? -Sí.

Ya está. -Ya.

Fenomenal. -Y aprovecho el agua.

Para echar todo el boniato.

Todo el boniato para el puré. -Perfecto. Muy bien.

En la mantequilla voy a añadir el tomillo ya.

¿Os acordáis a cuál habíamos dicho?

A la de 600... la de 500.

La de 600. -La de 600.

Y apago el fuego.

¿Le echas el ramillete y apagas el fuego?

Sí. ¿Seguimos con las berenjenas?

Seguimos con las berenjenas.

¿Vale? -¿Hay que envolverlas así?

Al horno. -Gracias, chef.

Vamos a empezar a encurtir. 100 gramos de agua.

Vamos ahí.

Ahora 100 de chacolí también.

100 de agua y 100 de chacolí. -Sí.

Y el vinagre, 50 gramos.

Perdona, 100 de agua y 100 de...

Chacolí. -Chacolí... tengo que leerlo.

Chacolí es un vino que se hace en mi tierra.

"Chacolín", "chacolín".

¿Cuánto de "chacolín"?

Pues la misma cantidad que te he dicho hace un rato.

Cincuenta. ¿Qué más? -Cincuenta.

Añadimos... -¿Cuánto de "chacolín"?

Añadimos 20 de azúcar. -Bah, no se puede hacer.

Ahora unos granos de pimienta.

¿Vale? -Vale.

6 u 8 gramos, ¿no? -Sí.

6 u 8... -Bolitas.

Bolitas. -2 o 3 hojitas de laurel.

¿Vale? -Vale.

Y lo vamos a hervir. -Genial.

¿Pimienta ha dicho? ¿Cuánta pimienta?

6 u 8 gramos.

Ahora. ¿Qué más? Ahora tenemos las pequeñas

zanahorias con estos pequeños nabitos.

Sí. -Y la cebolla.

Los nabos. Vale.

Esperad, chicas, que sois muy rápidas vosotras.

Mira, Antonia. -Adentro todo.

Y fuera del fuego, ¿vale? -Vale.

Fuera del fuego. Ya está. -Fuera del fuego. Vale.

Los pichones.

Venga, pichones.

Me encantan los pichones. -A mí también.

Con el cuchillo pegarlo muy bien al hueso central.

Y siempre el cuchillo pegado al hueso

para aprovechar el máximo. -Vale.

Sacáis la pechuga, ¿vale?

Todos los interiores también. -Exacto.

Vale.

Van muy bien Paz y Ona, ¿eh?

Mario no lo lleva mal, pero un poquito peor.

Sobre todo Antonia está muy perdida.

Desde el segundo uno ya empezó a perderse.

Aparte necesitamos 400 gramos más para sumarle

a los interiores que hemos sacado.

Vale.

Un diente de ajo también. ¿Vale?

Que está aquí, hay que sacarlo.

Y Armagnac, Brandy. ¿Vale?

En este caso 35 gramos del Armagnac.

35, venga. -¿De qué?

Es que no sé lo que ha dicho.

De "Armichac". -¿Perdón?

"Armichac" eran 35, ¿verdad?

35, cariño. ¿Del Armagnac quieres decir?

Sí, discúlpame, es que no hablo muy bien.

¿Cuánto de esto? Por favor, repítemelo rápido.

Antonia, no puedo seguir repitiéndote ya más.

Nos vamos a la envasadora al vacío, ¿vale?

Vamos a ello. -Vámonos.

Has puesto ajo también, ¿no?

No, el ajo se queda allí. Sólo sal.

6 minutos dentro, ¿vale? -Claro.

Oye, y por cierto, Palomo Spain estrena

muy pronto en esta cadena "Maestros de la costura",

que lo tienes que ver. Yo soy súper fan.

Caprile, María Escoté y Palomo.

Y hoy he hecho un homenaje.

¿Te viste Palomo? Sí, me viste Palomo.

Vale, pelad el ajo y luego vamos a picar en brunoise.

¿Cortado? -Sí, en una brunoise.

Vale. -No me escucháis.

El ajo lo estoy haciendo bailar.

¿Vale? -Vale.

Añadimos todos los interiores dentro.

Y por último añadiremos el alcohol.

"Armañán". -El Armagnac.

Ya está.

Que se doren, que se cocinen antes de echarle el alcohol.

Que se cocine bien el hígado. Gracias, Eneko.

Yo el boniato lo tengo hecho. -Sí, yo también.

Estoy apagando el fuego. -Antonia, un momento.

No, espera.

Han pasado mis seis minutos. ¿Vale?

Sí, me quedan 50 segundos. -Cuidado, cuidado.

Y lo voy a meter en agua con hielo.

Ahora lo metes. Lo has cogido de allí, ¿no?

Sí, para cortar la cocción. -¿La cocción de qué?

¿De la bolsa de papel esa?

Del pichón. -Del pichón.

Ya lo echamos, ¿no? Sí.

He añadido el alcohol. Y ahora voy a quemarlo.

Con mucho cuidado, por favor.

¡Espera, espera, espera!

Soplete.

Ahora mismo está cocinando sólo mi amigo Eneko Atxa.

¿Cómo lo ha quemado? -Flambear.

Pero con cuidado, ¿eh? -Flambeamos.

Vamos a coger un vaso americano,

le vamos a añadir esto y el foie gras que tenemos aquí

se lo vamos a ir añadiendo mientras trituramos.

Mira Antonia, quemando con el soplete los hígados.

Y simplemente lo ha hecho para flambear.

Ay, no sé si vamos a llegar. -Ay, no.

Espera, que os ayudo, amigas.

Qué trajín.

Yo creo que esto es como una maratón o un "declatón".

O como el día de la bicicleta, o los cien metros lisos esos.

Yo creo que hay muchos pasos en este plato, ¿no?

Yo tengo unas agujetas ya

de tanto paso "parriba", tanto paso "pabajo".

Ahora trituramos, ¿vale?

Lo trituramos con lo otro. -Sí.

¿No lo ligamos con líquido? Claro, es paté.

El foie gras nos va a ayudar para esto.

El foie nos va a ayudar, claro.

Ir metiéndolo poco a poco,

en trozos, que vaya ligando bien.

Vamos. Uno.

Hay que dejar que el vaso americano haga su trabajo.

Y ellos se ponen nerviosos y lo fácil es que te pille

la cuchara el robot y la líes.

Bien, ya va ligando mejor. ¡Viva el foie gras!

Estoy cogiendo mangas pasteleras.

¿En una manga? -Sí.

¿Echamos toda la cantidad del producto adquirido?

Sí. Si es tan finolis.

Qué bien habla mi caballito. Sí, sí.

Qué repipi me he puesto.

A la nevera. -A la nevera, vámonos.

Vaya manga pastelera que me ha salido.

Soy un poquito niño repelente, niño Vicente.

Pero eso va en mi gen y no lo puedo evitar, ¿sabes?

Vamos a hacer el licuado verde que hemos visto antes.

No sé qué es eso -Necesitamos hojas de gelatina.

¿Dónde está la gelatina? Yo no tengo.

Ten, no sé si puedes utilizar lo mío, pero...

No lo tengo yo.

Antonia, tú tienes tus gelatinas. Búscalas.

No, no la hay. Sí, las cestas tenían

todos los ingredientes, mujer.

Tiene razón, jefe. -Nos vamos a por licuadoras.

Licuadora. ¿La hoja la ponemos ya,

la gelatina un poco? -En agua con hielo.

Con agua con hielo. -Sí.

¿La gelatina ya la habéis puesto a remojo?

Sí. -Perfecto.

Licuadora. -Vale, ahora qué hay que hacer.

¿Estamos listos? Vamos a ir intercalando

las manzanas con la rúcula, ¿vale?

Con rúcula. -Las dos cosas, ¿vale?

Ay, se me sale por aquí.

Claro, tienes que poner un... -¡Ay!

Un de esto para que cuele. -Ya, ya voy.

Mario. -¿Qué?

Te está bailando porque tienes una manzana debajo del cazo.

Perdóneme, señor. Gracias por tu ayuda.

¿Ya lo tenéis? -Sí, todo.

Van muy rápidas mis compañeras.

Ácido ascórbico y lo mezclamos.

Perfecto. El ácido ascórbico es para que no pierda

el color verde, ¿no? -Eso es.

Tenemos un cazo pequeño aquí. -Sí.

Y una pequeña parte la ponemos a calentar.

¿Vale? -Para echar la gelatina, ¿no?

Eso es.

La gelatina.

En esto.

Antonia no se está enterando de nada.

Perdida, perdida. Perdida.

Primero coger 150 gramos.

150 gramos de este liquidito verde, ¿verdad?

Sí. -Del que no hemos calentado.

Exacto. -Ah, que yo no he calentado.

Y mi caballito también derrapa, ¿eh?

El caballito está desbocado. Desbocado y derrapando.

Hemos calentado ahora muy poquito.

Echo poquito, ¿verdad? -Eso es. Añadimos la gelatina.

Lo mezclamos todo.

Y me voy con el plato a la cámara.

Ah, te llevas el plato. -¿Por qué esto se ha calentado?

Para echarle la gelatina.

Añado la gelatina en la cámara para que no se mueva.

La gelatina lo he puesto en el frío.

No, la gelatina al caliente siempre.

Por favor, me ha dicho...

Esto es para borrar, para...

"Vai". ¿Y cuánto ponemos?

Lo calientas, lo echas en el que tenías frío

y pones una base del plato.

Suerte tiene Antonia con Ona.

Yo estoy intentando ayudarla,

pero no puedo perder ni un segundo con Antonia

porque me pierdo el siguiente paso.

Y aquí no hay que perder ni medio segundo.

Vamos con lo siguiente. 160 gramos de chacolí.

160 de... -Chacolí.

110 de agua.

Lo voy a echando y mezclándolo todo, ¿vale?

Vale. -Yo me rindo. Me voy.

7 de dextrosa. 0,5 de xantana. -No me estoy enterando.

0,5 de xantana, ¿no? -Sí.

Malto, 13 gramos, de maltodextrina.

¿Es dextrosa o no? -Ya no puedo deciros nada más.

Perdón. -¡No, por favor!

¿Cuánto de xantana?

25 de Prosorbet. -¿Cuánto xantana?

Antonia es que está todo el rato

mirando a Ona o a Paz. Está copiando todo el rato.

Xantana 15, ¿no?

No, de "Prochobert". 25 gramos de "Prochobert".

Vale, sois la pera. No me lo puedo creer.

Cuando lo tengáis todo lo batís con una batidora de mano.

Yo me he perdido ya. -¿Y de dextrosa cuánto?

Bueno, vaya lío con los polvos. Uf, madre mía.

¡Habla! Mira, mira.

Dextrosa que te destroza la vida, ¿cuánto?

Mezcladlo todo, por favor.

Eso es, vale.

Madre mía...

Hay un poquito de lío general ahora mismo, ¿eh?

Sí, aquí hay un poquito de caos.

160 de la primera, ¿no? -Sí, del licor.

¿El chacolí? Ay, mira a Mario.

El polvo que le salía "parriba".

Mario, hay que pesarlo bien.

Sí, lo estoy pesando bien, señor. Pepe, perdón.

Y no echarlos al tuntún. -¿De esto cuánto era?

(RESOPLA)

Yo tengo memoria que es de usar y tirar.

Es medir y ya me he olvidado.

Si ya lo he puesto ya no lo sé.

Yo sé lo que estoy poniendo aquí.

Mira, xantana.

Vaya enjuagues que van a hacer de sorbetes de chacolí.

Mario está haciendo un potaje ahí infumable.

Ahora "Eñeko"... ¿qué hacemos ahora?

Y Antonia a Eneko ya lo llama muñeco.

La única que está aguantando un poquito es Paz.

Paz. Y Ona. Ona.

El chef nos ha transmitido mucha tranquilidad.

Pero según iba pasando el proceso de elaboración

ahí ya reinaba un poquito...

No sé lo que reinaba.

Vamos a hacer el puré de boniato,

que lo tenéis todos hecho. -Bueno, esperemos.

Lo escurrimos bien.

Lo vamos a triturar con el americano.

Vale. Tu vuo Fa L'americano.

Americanito. Venga, vamos "pallá".

(CANTA) #Americanos, os alegramos con alegría.#

Paciencia, "Ñeko".

¿Estáis? -Sí.

Vamos.

Venga, vamos.

Vamos a colar, ¿vale?

Lo tenemos que colar. -Sí.

Espera.

¡Espera!

Estoy utilizando el cazo para empujar.

Lo tengo ya colado. Lo voy a meter en una manga

y después en un biberón.

¿Lo cuelas todo? -Sí.

¿Y luego una manga? -Sí, mira.

Antonia, ¿vale?

Biberón.

Lo tengo aquí, ¿vale?

Espera.

Y tenemos que llenar un biberón entero

con lo que consigamos. -Sí.

Antonia perdió los papeles hace tiempo.

Mario los va perdiendo poco a poco.

Ona sigue con... Está aguantando Ona el tirón.

Y me preocupa Paz, que no se despiste de la carrera.

A ver qué pasa, porque puede pasar cualquier cosa.

Me voy a ir ya con el sorbete,

que antes teníamos la mezcla hecha. ¿Os acordáis?

Sí. -voy añadiendo el nitrógeno.

¿Vale?

Qué bonito.

Ay, qué guay esto.

Yo casi tengo el sorbete ya.

Pero a mí se me congela la parte de fuera.

Sí, es normal.

¿No pasa nada? -No, no.

En el centro va quedar cremoso.

Hay que mover mucho con cuidado.

¡Ay, me está saliendo la cremita!

Veis la textura que me ha quedado.

Bueno, tiene que quedar más cosa de helado.

Papel sulfurizado. Lo he puesto en una manga.

Y ahora voy haciendo una especie de churros.

¿Churros ahora? Ah, churros.

Sí, la idea es que me quede algo así para ahora cortarlo.

Oye, qué buena tu técnica. ¡Epa!

¿Cuánto tengo que hacer, dos? -Con dos te valdría.

Lo llevamos al abatidor ahora de temperatura.

¿Y lo puedo cerrar... cortarlo después?

También puedes cortarlo después si quieres.

Estoy con las berenjenas ya. Las tenemos hechas.

Cuidado, están muy calientes.

Necesito, atención, las pieles dentro.

La carne al final, y sólo un poco de la carne.

Okey, la piel dentro.

Sacamos las berenjenas, ¿no?

Sí. Queman mucho, ¿eh? -Vale.

¡Oh! -¡Uh, calor, calor!

¿Y esto qué se hace? Cuidado que quema mucho.

¡Ah! -Cuidado, no nos quememos.

Mirad, atentos. Esto sólo estoy poniendo.

¿Vale? -Vale.

¡Epa, y... fuera!

Berenjena, vamos.

Claro, pensando, si cojo un cuchillito

y ya le vas sacando la piel.

Vale, veis que ya lo voy batiendo, ¿eh?

Ya nos estamos acercando al final de la receta,

por lo que el pichón que hemos refrescado

lo vamos a añadir a la mantequilla que eran 500,

a la que no tiene ninguna hierba.

¿Vale? -Vale.

Estoy colando la otra mantequilla de antes.

La que pusimos con el tomillo.

Sí. La dejo reposar aquí. -Vale.

Y vamos a decantarla, ¿vale?

Y de lo que saquéis 300 hay que guardar. ¿Vale?

¿Te llega a 300? -Sí.

Ya está.

Mientras tanto. -Espera un poco.

Tenéis café. Haceros un café. -Vale.

Así de sencillo, ¿vale? -Perfecto.

Hacemos un cafelito como los de toda la vida, ¿no?

Sí, sí, sí.

Ahí, que esté bien puestito el cafelito.

¿Lo tenéis en marcha? -Lo tenemos.

¡Espera!

Añadimos ahora la lecitina y el sucro

a la mantequilla que habéis clarificado.

Lo que pesamos al principio. -Sí.

Ah, lo que pesamos antes, ¿no?

Efectivamente. -Vale.

Batir mucho. Intentad darle mucho aire.

Mucho aire, va.

Vamos a ir con las últimas cosas ya.

Tenemos la pasta aquí, con un pequeño molde.

Haced como cinco láminas del mismo molde, ¿vale?

Esto es divino.

Cinco recuadritos, ¿no? -Sí.

Fenomenal, muy bien.

Lo pongo entre dos papeles. -A ver, a ver.

Está entre dos papeles. Ponemos peso encima.

Y al horno.

¿Para qué sirve esto? -No tengo ni idea.

Antonia...

Y montamos un baño maría. -Vale.

Os acordáis que teníamos las verduras encurtidas.

Sí. -Sí.

Como estaban, como las hemos metido.

O sea, no las cortas. -No.

Y sacamos, en una bandejita ponemos todas las verduras.

Eso es. Por otro lado un oxigenador, ¿vale?

Le meto la piedra dentro.

Y lo enchufo. Ah, para hacer el aire.

Sí. -¿Y lo ponemos así?

Sí. Movéis un poquito. Veis cómo hace el aire.

El café deshaceros de él ahora. Deshaceros de él.

No lavéis la cafetera, ¿eh? -Sacamos el líquido.

No lo queremos el líquido. -Nos lo quedamos así, vacío.

¿Le has puesto azúcar en el café?

No, no le he puesto nada.

Un cortadito, Antonia. Y unas madalenas.

¿Qué has ido a buscar? -Mi plato.

El plato y la... -El paté.

Vamos a empezar ya a emplatar cositas.

¿Tiene que subir? -Tiene que subir, sí.

Ahora los encurtidos los vamos a colocar, ¿vale?

Hay muchos encurtidos. -Sí, vais poniendo

las dos cebollas encurtidas, las zanahorias también.

Las he partido al medio. -Ah, las has partido.

Estoy poniendo ahora dos boniatos.

Vale. -¿Y los cuadraditos de boniato

tienen que ser iguales?

Pueden ser irregulares.

No hay problema, ¿vale? -Vale.

Estoy terminando ya la ensalada con las vainas, ¿vale?

Tres vainas he puesto. -Muy bien.

Vamos a ver si la tosta se ha hecho ya.

Si se ha hecho terminamos ya el plato.

Mi tosta está ya bien crujiente.

Iban sobremontadas una encima de la otra.

Las he horneado y aquí están las cinco en una.

Yo las he separado. No te va a quedar tan fino.

Ni tan fino, ni tan crujiente, ni tan nada.

El paté, la tosta.

Y sobre la propia tosta

un pequeño cilindro con la manga, ¿vale?

Se envuelve de cebollino, ¿vale?

Vale. Encima de la tosta, ¿no? -Eso es.

Y ahora ponemos el cebollino picadito, ¿no?

Eso es. Y ahora entre vuestras flores

tenéis palomilla de muro que es esta flor azulona.

Tres en cada una. -Qué mona.

Estoy cogiendo otra tres zanahorias con tres boniatos.

Los voy a quemar ahora, ¿vale?

Una cosa muy importante. Yo voy a emplatar ahora.

Vale. -Yo voy a poner el sorbete

y voy a poner el aire de café y mantequilla.

Vosotros no lo hagáis hasta

que no vayáis a presentárselo al jurado.

Ay, el mío se me está yendo.

Porque de lo contrario se os va a estropear.

Esto no sube.

Eneko tiene la mantequilla en el baño maría.

Y Antonia no lo ha puesto al baño maría.

Con lo cual no sube. Y si sube, sube fría.

Esto ya está quemado también.

¿Ahora volvemos a retomar un poquito el tema?

Dime. -Nada, que se me ha ido.

Acabo de poner la berenjena.

La que hemos hecho antes, ¿vale?

Ahora el boniato, que lo tengo aquí.

Hago simplemente pequeños botones, ¿vale?

Otro en medio.

Y otro abajo.

El pichón que tenemos en la mantequilla

a la sartén que he puesto a calentar antes,

por el lado de la piel, y estando la sartén caliente.

El pichón se marca muy levemente.

Ya lo he marcado por la parte de arriba.

Le voy a hacer un pequeño corte

para que podáis ver un poco el punto del pichón, ¿vale?

Vale. -Yo lo voy colocando ya.

Coloco el sorbete,

cosa que no tenéis que hacer.

Mi plato ya está. Atención a este paso.

Muy importante, ¿vale? Esto está bien montado.

Ahora lo dejamos reposar en la cafetera 30 segundos

para después ponérselo, ¿vale?

¿A ti te ha salido? -Sí.

Sí, hay que ponerlo al baño maría.

Ah, tiene que ser dentro del baño maría.

Sí. -Dímelo antes.

A Antonia la quiero ver terminar el plato,

que no ha empezado y los demás están casi acabando.

Están terminados, ¿vale?

¿Terminado ya? -Terminado.

Aspirantes, ahora tenéis un minuto

para terminar vuestros platos, ¿vale?

Que empieza en tres, dos, uno, ya.

¡Oh, Dios!

Os recuerdo que no ponéis

ni el aire de mantequilla ni el sorbete.

Fenomenal. Eneko, por favor,

acércate aquí con nosotros. Por favor, ven aquí.

Diez, nueve, ocho. No, sí, mañana.

Siete, seis. Seis, cinco, cuatro,

tres, dos, uno.

Cinco, cuatro, tres,

dos, uno.

Tiempo. Manos arriba.

Antonia. Sí, sí, sí.

Espera, que apago porque aquí...

Antonia, manos arriba.

En un minuto emplatar y poner toda esta cosa

para mí ha sido muy poco tiempo.

Creo el reloj de Pepe no funcionaba bien.

Si quieres aprender todo lo que necesitas saber

sobre cocina, tenemos una novedad.

En la Escuela Online de "MasterChef" vas a encontrar

más de cien nuevas recetas donde podrás convertirte

en un auténtico MasterChef.

Además encontrarás nuevos trucos para sorprender

a tu familia y amigos con deliciosos platos.

Ya lo sabes, entra en la Escuela MasterChef.

Aspirantes, el primer reto de la gran final

de "MasterChef Celebrity" ha terminado.

Suerte a los cuatro, porque os estáis jugando

una plaza en el gran duelo final.

Antonia, empezamos contigo.

¿Qué hago? ¿Traigo nada?

Lo que tengas terminado. Tendría que emplatar.

Tendrías que haber emplatado en el tiempo.

La ensalada sí la tienes terminada, ¿no?

Sí. Termina la ensalada

y preséntala al jurado.

Termino la ensalada. Tac, tac.

Mira qué bonito sorbete.

¿Dónde está el sorbete aquí? Esos palitos.

Yo lo he hecho un poco líquido. Me he perdido, te lo juro.

Porque no es posible. "Onejo" es un conejo.

(RÍEN)

Claro, es un conejo porque corre mucho.

Es un conejo rápido él.

¡Ta, ta, ta, ta!

He tenido sólo cuando ha llegado el nitro

para hacer el helado.

Has estado perdida desde el minuto dos

que pusiste la mantequilla y ya fue a remolque.

Pero la elaboración la he hecho toda.

Toda. ¿Dónde está tu plato de pichón?

No me ha dado tiempo. Y te digo una cosa,

al final no he seguido mucho tu dosis.

No, ni al principio. No, ya lo sabemos.

Pero mira, mira qué espuma está saliendo.

La he hecho perfecta esta.

Y menos mal que te ha ayudado Ona.

Si Ona piensa en sí misma. ¿No te ha ayudado?

No. Ona no te ayuda, y hace bien.

Cuando yo le he pedido la gelatina me ha dicho:

"Ah, no sé si puedo dártela, ¿eh?"

Catalana perfecta. Competitiva.

Sí. No hace trampas.

Como tiene que ser. Por eso.

Sois así, ahí lleva razón. No vayas por ahí, Antonia.

Te vas a meter con "Onejo", pero conmigo no te vas a meter.

Ella es perfecta.

Diplomática, no te lo da.

Ona es una persona muy disciplinada,

muy ambiciosa.

Es una cosa que a mí me gustaría aprender.

Pero llegado a esta edad no.

Yo nunca he sido ambiciosa en mi vida.

Vamos a probar.

De verdad yo cuando cocino estoy...

Pero esta vez me he perdido.

Me lo he pasado bien contigo, hasta ahora.

(RÍEN)

Hasta la hora de comer. La verdad es que...

la gelatina podría estar mejor, menos oxidada.

Bueno, una versión autóctona. -Una versión Antonia.

Eneko, hablando claro. Es un desastre, Antonia.

Estamos en la final, no te lo puedes permitir.

Porque el próximo Eneko, en italiano "Onejo",

no te lo va a poner fácil en la siguiente prueba.

Has estado perdida toda la prueba.

Y ya cuando empiezas mal y no sigues al chef

ya acaba todo mal.

Bueno, está todo dicho, ¿no? Disculpa.

Sí. ¡Oh, oh!

No te caigas, que ya has tenido bastante hoy.

Mira, ¿ves cómo me voy?

Delante de cocinas, por favor. Sí, por respeto a "Enejo".

Ahora. Ahora.

No sé si puedo dártela la gelatina.

Antonia, yo te lo he dado y los jueces han dicho:

"No cojas lo de Ona." Pero yo te lo he dado.

Es broma.

Ona, la que no ayuda nada,

a ver cómo te ha salido a ti tu plato.

Adelante.

Estoy satisfecha, he hecho todas las elaboraciones.

Lo que he ido probando estaba rico.

así que, ojalá me den buenas valoraciones.

Al menos la estética nos dice algo.

Felicitarte por cumplir con todas las elaboraciones

y a probarlo. -Gracias.

Estamos probando algo parecido al plato de Eneko, cosa

que en el plato de Antonia no nos pasó.

Y esta ensalada está riquísima. Ay, qué bien.

-En euskera, bueno se dice ona, así que tengo que decirte

que está bueno, está ona. -Gracias.

Si te dice Eneko que todo está bien, está todo dicho,

lógicamente, hay defectos, si no los hubiera,

no serías Ona, serías Oneja. (MARIO RÍE)

La conclusión es que es un buen aprobado,

creo que tengo posibilidades,

pero esperemos a mis compañeros.

Venga, suerte, amiga.

-Gracias.

Me ha salido poquita espuma, pero...

-Te puedo prestar la mía que es buena.

Estoy generosa, claro.

Suerte. Gracias.

¿Aquí? Aquí.

Vale. Paz, ¿cómo fue seguir a Eneko?

Más difícil de lo que pensaba y, sobre todo, el no saber

qué pasará luego, el no poderte adelantar.

¿Ibas algo acelerada? En ciertos momentos, sí.

¿Crees que eso es bueno? No, para nada.

Bueno, a priori faltan pocas cosas en tus platos,

pero algo falta, ¿no? Sí, la espuma, que no está

y las judías verdes. -Ah.

-Son las cosas que faltan.

Yo también. Fíjate en los trozos de helado

de Eneko cómo aguantan aún porque estará bien formulado,

estructurado, los vuestros son de caos al hacer el helado.

Ibais pesando y echando polvo de todo tipo y mezclasteis

y no sabemos qué salió de ahí, todo menos helado porque ahí

los mataste a todos. Creo que os perdisteis un poco ahí.

Sí. -En él.

La gelatina está sucia, está que parece que ha llovido,

es como en jardín de Eneko en época de monzón.

El foie está buenísimo, pero tu ensalada...

La ensalada fíjate. Está turbia.

A mí, estéticamente, es el que más me gustó de todos,

algunas elaboraciones están mejor que otras,

la ensalada sí tiene las zanahorias enteras sin cortar

y el plato del pichón es el que más me convenció,

de momento, por estética. Por estética está todo

muy parecido, se te ve trabajar a gusto, pero me viene a la mente

que me imagino una final con Ona, Ona está acostumbrada

a jugarse las medallas de oro, muy acostumbrada a mantener

los nervios muy atemperados y tranquilos en esos momentos

cruciales que hay que saber ganar

el partido y digo: "Paz si llegase a esa final, ¿tendría la templanza

para decir que este es mi momento y lo gano yo?"

No sé, espero.

Espero poder. Ahí lo dejo, ahí lo dejo.

Es verdad que los nervios al final pueden contigo y es lo que tengo

que intentar controlar. Dominas las emociones

porque la cosa no irá a mejor.

Ya.

De repente te dicen

donde tú sabes que está tu talón de Aquiles

y es como si te conocieran mucho

y eso de alguna manera me da mucho pudor

por eso delante de los jueces me siento como muy desnuda.

Yo he disfrutado, pero me pongo como... unas revoluciones,

mis revoluciones son... Y se me para todo,

a la hora de hablar mi mente va más rápido

que mi cuerpo puede ir.

Bueno, Mario. Quería agradecerte, Eneko,

lo bien que nos lo hiciste pasar y además de un gran chef

eres también un gran maestro, sabes transmitir muy bien

el proceso de cocinado del plato, pero es un plato

de 10 y estar a la altura es muy difícil.

-Muchas gracias. -Espero que de sabor

esté mejor que de presentación. ¿Qué te parece tu plato?

Sabes que no miento porque se pilla antes

a un mentiroso que a un cojo,

me faltan las habitas, no, las vainas y lo del biberón

del boniato que lo tenía hecho, pero como no está aquí,

no lo sabremos, pero lo probé y estaba bueno y me faltan

las flores del campo.

Hay una, pero se ha escondido. Me puse unas lentillas nuevas

y la graduación me la pusieron mal, estoy como las viejas

que para ver me las quito y no me las voy a quitar

en el emplatado porque imagínate ya un guirigay, ¿y qué me ocurre?

Que las flores no las veía mucho no te voy a decir yo.

Lo que no sé ni cómo te salió el helado porque echaste

todos los polvos que no echaste en tu vida.

¿Sabes qué pasa? Que las apariencias engañan

y como me muevo mucho y hago...

tipo Chiquito, pero después tengo las cosas en la cabeza

y mido bien, pero no me llevo bien con los gramos.

Los gramos mal, los polvos bien. Los polvos mejor.

¿Cuántos tipos de polvos conoces?

¿Perdón, cuántos?

(Risas)

¿Cuántos polvos hay? A mí no me mires.

No sé, no...

Yo de polvos justita. Pues creo, no sé,

habrá multitud de polvos, ¿no? Y cuantos más variados mejor serán.

(Risas)

Bueno, vamos a probar.

Empecemos por una cosa,

esta base marrón que os encanta es horrorosa.

Ya.

Mario, sabes que eres mi caballito ganador,

hice una seria apuesta contigo, ¿crees que la estás cumpliendo?

Yo sí, para eso vengo a un concurso, a ganar.

Si no tenemos sentido competitivo, pero hay que estudiar mucho

y prepararlo y sí que mis adversarias

tienen mucho nivel. Por mi parte, estate tranquilo

porque para mí ya has ganado. Aposté por ti ciegamente,

pensando que no pasarías del programa siete

porque sabía que llegarías lejos, pero había competidores muy duros.

No solo aprendiste mucho y tu evolución fue muy buena

sino que estás aquí por lo tanto, lo que queda

a darlo todo ya, a darlo todo. Bravo, Mariete.

Un abrazo.

Es que la gente no suele apostar por mí muy a menudo.

A mí me pasó lo contrario. Puedes estar muy contento.

Gracias, chef. Yo estoy encantado contigo.

Cuéntanos qué te parece el trabajo de Mario.

Creo que había detalles muy buenos a pesar

de lo de la estética que comentamos,

creo que el sorbete estaba muy bien para mi sorpresa,

creo que las zanahorias no están mal tampoco,

el aire lo hizo perfecto también,

así que destacaría que hay cosas buenas también,

hay que ver el lado positivo de las cosas.

-Como todo en esta vida.

-Si queréis hacer disfrutar, disfrutad vosotros primero.

-Me toca cocinar en la siguiente prueba

porque creo que no me salvé, en esta prueba no me salvo.

(APLAUDEN)

Aunque saqué el plato adelante, sí es cierto que viendo

lo que hacen mis compañeras

que no veas las mujeres que tengo a mi alrededor.

Soy muy afortunado y desafortunado, afortunado

por estar rodeado de bellezas y desafortunado por estar rodeado

de grandes cocineras y grandes chefs, ¿sabes?

Aspirantes, Eneko Atxa y el jurado ya cataron vuestros platos,

ahora tienen que decidir quién se ganó la primera plaza

en el gran duelo final, así que, jueces, Eneko, por favor.

Entre Paz y Ona. -Sí.

Dios, qué nervios, por favor. -Venga.

Ay, a ver, por favor.

Lo tenemos.

A ver.

Ay.

(ONA) Esto sí que ya me puso

de los nervios, no me puedo imaginar el honor

de llevar esta chaquetilla

y ser un poco cocinero de verdad, es como guau.

Aquí están las cuatro chaquetillas con vuestros nombres,

uno de vosotros está a punto de ponerse la suya.

Qué fuerte. Ser un cocinero no es fácil

y mucho menos si es de la talla de Eneko Atxa.

Solo lleváis unas semanas inmersos en la gastronomía,

pero nos encantó ver cómo os esforzasteis por aprender

y superaros día a día. Qué guay.

Haremos un ranking porque todos merecéis saber

qué puesto ocupáis, de momento, en esta final.

Hala. -Vale, qué bien.

-Mamma mía.

En el puesto número cuatro está Antonia.

No te dio tiempo a emplatar fuiste todo el cocinado muy perdida

preguntando a tus compañeros en vez de seguir

las instrucciones os daba Eneko.

Verdad, asumido. De momento, no te puedes poner

la chaquetilla, pero tienes otra oportunidad por delante.

Claro, hay otra oportunidad. -Yo estoy contenta

de haber llegado a la final. Para mí ha sido

ya un gran objetivo, un gran resultado.

El tercer puesto de esta prueba es para...

Mario. Está muy bien, tercero.

Te vimos cocinando concentrado, pero hubo un momento que empezaste

a echar polvos sin ton ni son,

Llevas razón, Samantha.

Y ahí se ha desatado el caos en tu cocina.

Es que no son buenos los polvos, lo dije.

Están muy sobrevalorados.

El caballito ganador estaba desbocado, cariño,

hay cosas que ni sé cómo las saqué, de verdad.

Paz, Ona, una de vosotras dos ya está en el duelo final

de "MasterChef Celebrity 3".

Las dos habéis estado muy concentradas incluso

ayudabais a vuestros compañeros cuando tenían dudas.

Pero uno de los dos platos está un punto por encima del otro.

(PAZ) Yo tuve un fallo gordo, no presentar el aire

y eso me lo tendrán en cuenta.

Creo que la chaquetilla es de Ona.

Eneko, por favor, dinos quién es la primera

duelista de esta gran final de "MasterChef Celebrity 3".

Primero decir que fui muy feliz cocinando con vosotros,

que transmitís pasión, ilusión aunque llevéis poco tiempo

y eso es para mí el ingrediente más importante.

(TODOS) Gracias. -Ha sido un nivel muy alto

el demostrado hoy, pero solo puede ganar una de la dos.

En este caso va a ser...

Ona.

(Aplausos)

No me lo puedo creer, duelista de "MasterChef Celebrity 3",

quién me lo iba a decir que no sabía ni freír un huevo.

Paz, la diferencia fue muy ajustada, pero fallaste

con una de las técnicas fundamentales del plato.

Totalmente. Te faltaba el aire de mantequilla.

Sí. Que no te ha salido.

Qué bien.

-Ona, ponte la chaquetilla. -Póntela.

Qué bien. Esta es tuya.

Qué ilusión.

Qué responsabilidad.

Estás guapísima, Ona,

de blanco también, disfrútala. Muchas gracias.

Vente aquí conmigo que estoy deseando darte un abrazo.

Oh, qué bien le queda.

Ah, no me lo puedo creer, o sea, ahora mismo

no soy consciente de lo que acaba de pasar.

Creo que eres la aspirante a la que más trabajo le costó

ponerse la chaquetilla, eres quien más ha cocinado.

29 cocinados de 31 que llevamos en esta edición

que se dice pronto. Ha sido duro llegar hasta aquí,

ha sido muy bonito y muy agradecida por mis compañeros

porque son grandes rivales y un gran apoyo y muy agradecida

a los chefs porque aprendo muchísimo de ellos,

es un aprendizaje brutal

y una lección de vida,

al menos para mí en todos los sentidos.

Ahora mismo me acuerdo de mi familia que para mí

es muy importante, mi abuelo falleció hace muy poco

y sé que si estuviera aquí, estaría superemocionado.

¿Cómo crees que vivirás ese gran duelo final?

Pues me enfrento como a una final olímpica.

Estoy muy acostumbrada a jugarme el trabajo de cuatro años

en tres minutos cuarenta segundos en una final olímpica.

Hija, tanta presión aquí

no sé si habrá, pero te aseguro que va a haber mucha.

El oro olímpico aún no lo tengo, así que lucharé por ese oro

que tengo la plata solo. -Solo.

-Solo. -Solo, tengo la plata solo.

-Solo la plata. -Hija mía.

-Los retos solo se consiguen si sueñas por estos retos,

así que yo desde que estoy aquí antes soñaba con mis contrincantes

rusas para ganarlas y ahora llevo...

No, ahora ahí están las rusas. Aquí estamos.

-Las rusas.

Eneko, es un placer para los sentidos verte cocinar,

hijo, no sé qué haces, pero haces magia con las manos.

Es verdad. Vuelve pronto a "MasterChef".

Te esperamos. Gracias, Eneko.

-Gracias, Eneko.

(Aplausos)

Gracias. Uf, cuántas emociones

nos esperan hoy. Mario, Paz, Antonia,

aún queda una plaza para el gran duelo final

y la podéis conseguir enfrentándoos a un menú

de tres estrellas Michelin.

Hala. Diseñado por uno de los chefs

más importantes de este país.

Qué bien.

A tope. -Gracias, enhorabuena, Ona.

Ona, Ona, Ona... (TODOS) Ona, campeona.

Ona, Ona, Ona.

Nos quedamos en Madrid en uno de los espacios

más impresionantes de la capital, la casa de Lorenzo Castillo.

El gusto con el que este decorador sabe transformar los espacios

es tal que cuesta creer que estos salones

hayan sido antes un convento.

Su nombre figura en la lista de los 50 mejores decoradores

del mundo y no hay escenario que se le resista.

Fue el encargado de decorar algunas de las calles

más importantes de Madrid para la boda de los reyes.

Lorenzo Castillo es sinónimo de éxito y precisamente, éxito

es lo que deseamos a los aspirantes

en esta última prueba de exteriores.

Aspirantes, bienvenidos.

Muchas gracias. -Gracias, Eva.

Estáis a punto de enfrentaros

a vuestra última prueba de exteriores.

Sí, somos conscientes. -Sí.

Esas son las chaquetillas

con las que lleváis soñando tantas semanas.

Sí, es verdad. Sé que los tres

estáis muy ilusionados, pero solo uno de vosotros

podrá luchar contra Ona por el título

de "MasterChef Celebrity España", los otros dos abandonaréis

el concurso para siempre.

¿No podemos volver el año que viene?

Lo mismo... Si seguís siendo celebrities, sí.

Claro.

Aspirantes, os enfrentasteis a 10 pruebas por equipos,

atendisteis a un total de 800 comensales.

Guau. -Qué barbaridad.

Y habéis cocinado 4460 platos.

Os enfrentáis al menú más complicado de esta edición

que además fue diseñado por uno de los chefs más exigentes

de España y del mundo.

¿Quién será? -Buah.

-Pero eso está guay, que nos encarguen hacer eso.

Él mismo define su cocina como evolutiva e inquieta

basada en el producto

y donde combina creatividad y tradición.

Ok, yo la tradición no acabo de verla

por mucho que mire sus platos.

Pero, bueno, es un gran conocido vuestro y un gran amigo nuestro.

No. Tiene cuatro estrellas Michelin,

regenta cinco restaurantes. Es guapo además.

Menos guapo que yo y un poco más bajo, pero es...

No. El gran Jordi Cruz.

¡Bravo!

(Aplausos)

Qué guay, bravo.

Exageráis, compañeros, exageráis.

Es un marrón que te mueres,

pero bueno, también hay que ser profesional y hay que asumir

tu realidad de finalista y como tal lo que te tienen que poner

es una prueba a la altura de los platos de Jordi Cruz.

Aspirantes, ha sido un orgullo

compartir estas 11 semanas con vosotros.

Para mí es muy importante que sepáis que pase lo que pase

en esta prueba os considero ganadores a los tres.

(TODOS) Gracias.

Esto sí. Ahora os queda por aprender

una última lección, yo puedo enseñar a respetar

el producto, manejar el nitrógeno,

pero hay algo que solo podéis aprender por vosotros mismos

a transmitir emociones con vuestros platos.

Así es. Os invito a que deis el salto

y no solo cocinéis sino que transmitáis emociones

con cada una de vuestras elaboraciones.

Dar lo mejor de vosotros mismos y hacernos sentir a nosotros

y a los comensales todo lo bueno que tenéis dentro.

Así será, chef. -Así lo haremos.

Quiero estar en ese duelo final porque quiero cocinar

un menú que he creado yo que sale de mí,

es tan bonito y explica tanto de mí que ojalá tenga la oportunidad

de enseñárselo a la gente, ojalá.

El menú degustación que ha diseñado Jordi Cruz,

el romántico, está formado por seis platos de modo

que cada uno de vosotros tendrá que cocinar dos de ellos.

Ah. -Ok.

El primer plato romántico consiste en...

A ver.

Salmorejo de tomates verdes.

Guau. Los tomates son rojos,

hay pocas variedades que estando maduras sean verdes

y es el caso del green zebra una variedad verde

con la que solo con ese tomate elaboraremos un plato.

La carne externa la semiconfitaremos

y encima con el resto del tomate haremos un salmorejo

y lo helaremos para formar un sorbete

que terminará la receta junto a aceite de oliva

y unas sencillas hojas de albahaca.

Muy bien. El segundo plato es...

Ceviche de lulo con ostras y pisco sour.

Guau.

Otra fruta singular, extraña, el lulo que al abrirla

encontramos segmentos como en ese juego de los quesitos.

Eliminaremos tres segmentos y respetaremos uno de ellos,

dentro pondremos un sorbete de pisco sour hecho

con el jugo del lulo. Con la carne del lulo

junto con unas ostras

y con una buena leche tigre formaremos un ceviche maravilloso

que rellenará el resto del lulo sin más.

Qué bonito el emplatamiento.

Tercer plato a modo de risotto,

cebollas en infusión de queso con jugo de cebollas concentradas,

nueces y aceite ahumado. Guau.

-Ahumado.

Cebolla cortada muy menuda simulando el tamaño

de un grano de arroz, la pochamos lo justo

con mantequilla hasta tener la textura de un grano de arroz,

lo amalgamaremos con un fondo de parmesano

que texturizaremos y una juliana de kumquat

que es un cítrico que a mí me encanta

y en todos los menús acostumbran a llevar cítricos.

Guau. -Precioso eso.

Cuarto plato.

Parpatana de atún rojo, ajos guisados y fermentados

y crema de almendras.

Parece de palacio. -Qué bonito.

La parpatana que es muy cárnica con un fondo de ternera

muy concentrado y alrededor una crema de ajos guisados,

dentro una leche de almendras, técnicamente, tenemos un trabajo

manual que parece complicado, pero seguro que lo sacáis.

Oh, mira la avellana. -Es precioso, joder.

Quinto plato, pichón asado con escabeche

y romesco de zanahorias.

Por una parte un escabeche y una salsa de mi tierra

que es el romescu, las dos están hechas

de forma tradicional, pero el eje central es la zanahoria.

Un pichón marcadito y todo adornado para formar

una especie de plato de caza,

pero con mucha complejidad en la boca.

Hijo mío. -Siempre impresionismo.

Bueno, sexto y último plato.

A ver, a ver.

Flores con textura de yogur

crujiente de galleta y helado de violetas.

El postre. A mí me evoca a la infancia

y cómo la recreamos, pues con texturas de yogur

y un helado muy cremoso de violetas.

Terminamos con una escarcha crujiente y delicada

donde encerramos diferentes flores y una miel que recoge

todas las esencias de esas flores.

Qué bonito. -Qué bonito es,

es como la portada de un cuento. -Maravilloso.

-Enhorabuena, chef. -Bravo, Jordi.

-Es difícil.

Paz, por ser la segunda mejor de la prueba anterior,

te corresponde a ti empezar a elegir

qué dos platos quieres cocinar.

Pues me quedo con el ceviche y con el pichón.

-Perfecto, me parece bien. -Lo vas a hacer muy bien, amiguita.

Mario. Lo tengo clarísimo,

salmorejo y parpatana. Antonia, no tienes más opción

que cocinar los dos platos que tus compañeros

no quisieron para ellos,

las cebollas a modo de risotto y el postre.

Fantástico.

Ahora, a ganar.

Ona, estoy llegando.

Aspirante, cocinaréis para 10 comensales muy exclusivos.

10. Queremos devolverle

a Lorenzo Castillo la generosidad que ha tenido

recibiéndonos en su casa,

así que, haremos un homenaje al mundo del diseño

Claro, con esto. Aspirantes, debéis saber

que entre esos 10 comensales hay tres jueces casi más exigentes

que nuestro jurado de "MasterChef".

¿Quién? Lorenzo Caprile,

María Escoté y Palomo Spain, jueces de "Maestros de la costura"

que además estrena nueva temporada dentro de muy poquito.

Fantástico. -Amiguitos, qué guay.

-Qué bien. -Desde luego.

Calculad muy bien las cantidades, como siempre nuestro supermercado

proveedor de alimentos os facilitará los ingredientes

necesarios para cocinar y donará el excedente

que no uséis a comedores sociales.

Muy bien. -Como tiene que ser.

Prestad atención, aspirantes, porque disponéis de 180 minutos

para elaborar las 10 raciones de cada plato.

Vale, muy bien. Podéis hacerlo, tengo toda

la confianza puesta en vosotros, así que, por favor, no me falléis.

No, no. -No te fallaremos.

-Quiero demostrarle a Pepe que controlaré mis nervios

y a Jordi que soy capaz de sacar

uno de sus platos, dos, mejor dicho.

Tres estrellas Michelin.

Lo voy a sacar sí o sí.

Aspirantes, ¿estáis preparados para luchar por el segundo

puesto en el duelo final de esta tercera edición

de "MasterChef Celebrity"? (TODOS) Sí, chef.

Pues coged los delantales y corriendo a por ingredientes

y a cocinas en tres, dos, uno, ya.

Vamos, corre.

Cogió la chaquetilla Antonia. Qué pájara.

Vamos. -Venga.

-A cocinas, por la final. -A cocinas a la final.

Vamos, chicos. Hola.

Hay mucho que hacer. Aspirantes, para que todos

tengáis el mismo tiempo de cocinado trabajaréis escalonadamente,

primero lo hará Mario, 15 minutos después, Paz,

y otros 15 minutos después, Antonia.

Vale. ¿Preparado, Mario?

"Yes". Pues a cocinar

en tres, dos, uno, ya.

Vamos. -Vamos, Mario.

-Venga, suerte a todos, amiguitas, eh,

y que gane la mejor. Ah, si empiezo yo.

-Claro.

-Entonces, el consomé de pollo. -Mario, cómo estás.

-Ahí estoy que tengo que hacer el consomé de pollo.

-Muy bien, te veo muy bien con el pollo, dale.

-Pobre pollo, qué le hago al pollo este.

Mario inicia su cocinado preparando un caldo de pollo

que debe hervir lentamente para su segundo plato.

Una vez hecho esto deberá escaldar los tomates

green zebra para empezar las diferentes elaboraciones

del salmorejo verde.

Ay, la redecilla, se me olvida siempre.

Venga, vamos para allá.

(ANTONIA) Venga, vamos, vamos, Mario.

-Ahí.

(PAZ) Ahí, fenomenal. -Como si no hubiera un mañana.

-Vamos. -Ahora le doy como

en la pollería de Vicálvaro. -Eso es, ¡cuidado con el dedo!

-No, que estoy muy contento de llegar a la final con vosotras,

amigas, de verdad. -Vale, mi amor.

-Si hubieran sido otras, no estaría tan contento.

No, es de broma. -Antonia, ¿estás nerviosa?

-Estoy muy nerviosa, peor que nerviosa,

cuál sería el adjetivo. Me estoy muriendo.

-Te saldrá maravilloso, cariño. -Ojalá.

-Mira, yo no puedo ni pararme, tengo en baile de San Vito.

Pero... que no, que nos saldrá muy bien.

Vamos para allá, amiguete.

A ver, ahora empezamos con los tomaticos.

Para su primer plato Mario tiene que preparar

el salmorejo verde con textura de helado

y acompañarlo de tartar de tomate,

pétalos confitados y yemas aliñadas.

Tengo que escaldar los tomates para hacer el salmorejo

con el nitrógeno que eso lo dejo al final.

-Uf, qué calor y aún no empecé y ya estoy sudando.

-Yo parece que estoy en el Serengueti, qué calor.

Ah. -Ya se cortó.

-No, no, estoy bien, amiguita. -¿Seguro?

-Es que no te creas que es fácil, amiguita.

-Mira está aquí Pepe, ya.

Paz, ¿estás preparada para elaborar un ceviche

de lulo y un pichón que te lleve directa

al gran duelo final?

Sí, chef. Pues nada, eso espero,

así que a trabajar en tres, dos, uno.

Venga, Mari Paz. -Vamos.

-Yo quiero empezar, Pepe, también.

En 15 minutos. No, 10, porfa.

Que tengo un postre. -¿Qué te pasa?

-Los últimos serán los primeros.

-Voy a empezar con mis pichones, limpiaré las carcasas también

para hacer el fondo y que me quede un fondo

bien rico y concentrado. -Estás con el pichón.

-Sí, sacando mis pechuguitas.

Una vez limpias las pechugas, Paz debe hacer un caldo

con los restos del pichón que reducirá y servirá

junto a las pechugas y al escabeche de zanahorias.

Esto tiene aquí esto que hay que quitárselo,

es una cosita que si está duro...

Esto fuera.

Es una telilla que hay que quitarla.

Escaldamos los tomatitos 12 segunditos, venga.

Ahora los ajitos para la siguiente elaboración.

-Cuidado, eh, que aquí la repescada

os puede dar un poco de susto.

-Hombre. -¿Tenéis susto?

-No tengo ninguna duda, estoy acojonadito.

-Así me gusta, acojonadito.

-Tengo que ponerle mantequilla a esto

para hacer una buena crema de ajito.

-Qué bonita la casa de Lorenzo, mira, mira.

-Lorenzo es un divino, de los mejores decoradores

e interioristas que hay. -Desde aquí miro a Paz y a Mario.

(CANTA EN ITALIANO)

160. -Venga, vamos,

voy poniendo esto que vaya... Ya me pongo a marchar mi caldo.

(MARIO) Ahora aquí unas carnecitas para el caldo de ternera

para la siguiente elaboración.

Hey, estoy nerviosa.

-No, los nervios, no,

que son traicioneros.

-Sí, mi amor, porque soy la última.

Antonia, solo faltas tú.

Toca. ¿Estás preparada?

Sí. Pues a trabajar en tres,

dos, uno, ya. Venga, vamos, compañera.

-Muy bien, chicos.

-Voy a empezar haciendo aquí las flores.

-Antonia, muy bien. -Yo tengo que estar muy atenta.

Estos son flores del Japón,

tengo que tener mucho cuidado, es increíble.

Oh, cómo huele aquí.

Me encanta. -Esa mujer lo que habla sola.

A ver, vamos a coger los tomatitos con cuidadito.

Muy bien, esto está ya para echarle el vino, venga.

Le echo un poco, agua y que reduzca, que bien huele.

Y esto lo pongo aquí, venga. Mis pechuguitas al vacío, vamos.

¿Vas un poco lento o me lo parece a mí?

No, quise hacer primero el consomé de pollo

para ponerlo con la salsa de ajo y poder hacer la circunferencia.

Vale. Después puse aquí también...

El fondo de ternera. Sí, que se hace bien.

Que esté oscuro, oscuro y a este fondo le añadiremos

vino, reducir y al final los recortes del atún

para que coja el sabor del atún.

Vale, perfecto, recortitos del atún.

Ahora estoy con los tomates que es lo que más lata me da.

Oye, llevas mucho cocinando y... Sin parar y estoy centrado.

¿Están los ajos en el horno? Sí.

Mario, ¿sabes qué es esto? ¿Esto qué es?

Meter la quinta marcha.

Lo has pillado. Gracias, campeón.

Venga, ya está. Qué hacemos por ahí, Paz.

Poniendo al vacío mis pechuguitas y prepararlas para luego darle...

¿Las harás al vacío? Sí, para que se me conserven

hasta la hora de marcarlas. Creo que son pechugas tan pequeñas

que si las doras rápido, las reposas dos minutos

para que el calor se filtre... ¿Ya están hechas?

Sí. Ya que estoy las hago

y me pongo con el ceviche. Puedes hacer envasado

con un poco de aceite que no lo veo.

Sí, sí, mira. Vale, un poco de sal, pimienta,

lo tengo a 55 grados, cinco o 10 minutitos,

vale, y ese reposo que hago tras marcar

tú lo haces antes. Antes, bueno.

Vale, ¿cómo vas con el ceviche que me preocupa bastante?

Aún no empecé, me puse a cortar esto

y puse el caldo. Optimízate, métele caña.

Venga, va, sí, vale.

Sí, chef, venga, ábrete, sésamo, vamos, ya está.

Vale, va, vale, va, vale, va.

Esto es una cosa de mucha paciencia.

Antonia, ¿qué haces con mis flores? No me hables.

¿Cómo que no te hable?

Que no quiero que se estropeen las flores.

Claro, ¿sabes de dónde vienen estas flores?

De Japón, te digo una cosa, es una cosa fantástica.

Veo que estás con el postre centrada porque te da miedo.

El risotto de cebolla, ¿le estás haciendo caso?

No, si no hago primero esto, no puedo hacer...

Haces la casa por el tejado. Sí.

O sea, te parece más fácil el risotto por lo que veo.

Sí. Antonia, el risotto piensa en él.

Voy ahora en cuanto termine esto.

Tengo la mano pegada, qué horror.

Aspirantes, el tiempo vuela han pasado 50 minutos,

eso significa que en 85 empieza el servicio.

Mario, arrancas tú con el salmorejo.

Ya lo sé, ya lo sé. No te digo nada,

pero estoy muy preocupadito. La yema de tomate...

No es fácil sacar.

A priori parece muy fácil, pero no.

Siempre me toca lo peor, mierda, la yema, joder.

Vaya mierda que estoy haciendo, no tengo yemas ni para tomar...

Ya vamos, vamos.

Aquí lo pongo todo ya está.

Oh, voy por el risotto.

Antonia debe picar finamente, la cebolla para elaborar

el falso risotto y amalgamarlo con la crema de queso.

Es increíble que no pueda hacer la cebolla como un arroz.

Tiene que ser tan pequeñito, mira, lo hago pequeño así yo.

Mira cómo lo hago más pequeño.

(MARIO) Ahí, vamos para allá.

(ANTONIA) ¿Cómo va todo, chicos? -Ahora tengo un guirigay

que no sé ni lo que tengo que hacer ni lo que no tengo que hacer,

pero que sea lo que Dios quiera.

Vaya mierda que estoy haciendo. Mario, ¿dónde están

los pétalos de tomate? Ya están en el horno.

Bueno. Los he metido al horno

aliñados, con aceite. Vas, terriblemente, mal

con los tiempos estás en el "dead line".

Vale. La línea que la palmas

como no corras un poco. Lo sé, chef.

Las yemas de tomate, ¿dónde están? Las yemas de tomate...

Ahí.

Esto es "La matanza de Texas". No sé lo que es eso,

es la venganza del tomate asesino. La yema de tomate es un drama

y el tartar lo cortas con el hacha. Ya.

¿Vale? Eso lo pones en un bol. Ya lo tengo que poner.

¿Tienes el pan? Me pongo ahora.

Mario, concursas por un sitio en la final,

focaliza, duelo final, duelo final, quiero estar, quiero estar.

Quiero ir, quiero ir, quiero ir, quiero ir, quiero ir.

Vale. Gracias, guapetón.

Esto es el tartar de tomate.

Y ahora voy a empezar con la miga, por Dios, que trajín.

Yo no doy para más. -Empiezo con mi ceviche.

-Venga, vamos, compañeras, Pacita.

-Ahí, ya está, con ese limón está bien, no coja mucho sabor.

¿Qué tal, Paz, cómo estás? Bien, aquí estoy.

¿Cómo lo llevas, bien, tranquila? Bueno, tranquila....

Pero, bien, sí, dentro de lo que se puede estar, claro.

Empiezo mi ceviche de lulo. Limpiamos los lulos,

quitamos las semillas, limpiamos la parte carnosa.

Sí. Mezclamos con ostras

y echamos la marinada. Sí, efectivamente,

y luego, lleva un agua que lo haré con nitrógeno

como una especie de... Como un sorbetito de nitrógeno.

Es que lo lleva, esparte del plato, el sorbete de pisco sour.

Sí, sí. Más o menos lo tienes,

venga, Paz, te dejo. Gracias.

Tiene que llegar al fondo, no hay que tener miedo

de dar al fondo, ahí. -Venga, vamos, chicos.

Tengo que estar pendiente del horno que en 20 minutos pita.

Oh, cómo huele aquí.

Mamma mía.

No, 150 lo he puesto.

No, por favor, se están quemando.

Se han quemado.

Ah, se han quemado.

Mira, no me importa, termino el risotto.

Antonia. Se quemaron.

¿No estaba todo perfecto? No, porque no sé qué ha pasado.

El horno está a 200 y lo has calcinado.

Jordi. Voy.

Bueno, marcha lo que llevas de cebolla, ¿cuánto te queda?

Ya. Pues mete el turbo, Antonia.

Huele a chamusquina. Se quemó, cogió color,

mira la diferencia. Ya viene preparado Jordi.

Os he escuchado decir cositas, vamos a analizar esto, ¿vale?

Pues son dos versiones, la versión otoño y la primavera.

Bueno, aquí hay una versión infernal.

¿A ver? Está tan quemado

que está agarrado. Tengo que tirarlo.

Esto es así. ¿Y cómo puede venir así?

Porque pusiste el horno

a 3000 grados y esto hay que dejar secar con cariño.

¿Vale? Vale.

Ten en cuenta que las flores tienen que mantener el color

que tienen que es lo bonito. Claro.

Samantha, como el menú es mío, estás despreocupada.

Eh. Estás despreocupada, despreocupada.

Para nada. La casa está,

maravillosamente, decorada. Estoy pendiente del cocinado

de Antonia y amo tu cocina.

Es verdad. Samantha, eso no parecen

granos de arroz, parecen garbanzos. Habla con ella.

Samantha, remad las dos, me la vais a liar.

No me eches la culpa, ¿quieres que lo haga yo?

No, no lo hagas, ahora se pone fino esto.

Júntame la cebolla aquí, cuando esté hecha,

la pones en la tabla y la cortas a la mitad, ¿oído?

Por supuesto, repíteme el obulato. Lo intentaré, pero. amore mío.

Cómo que lo intentaré, sí, chef. Sí, chef.

Vale, me quedo tranquila.

No se puede, bah.

Todo el trabajo que hice de las flores

se ha ido al carajo, se ha ido... ha sido inútil.

-Paz, ¿estás bien, cariñín? -Aquí vamos, muy bien.

Venga.

Uf, ahí.

Pero esta vez se va abriendo, ya.

Estoy abriendo mis primeras ostras.

Perfecto. -Venga, Mari Paz, que tú puedes.

-Con energía que no con nervios. -Eso me gusta.

Ay, ay, ay.

Que se me están quemando. -Cuidado, eh.

-Que sí, amor mío.

Siempre me toca lo peor.

A ver, se me han quemado los tomates, de verdad, eh.

Mira, qué hago con la mierda esta también.

Eh, qué me ha pasado aquí, mira, esto es una mierda,

yo me voy de aquí porque quedaré fatal.

¿Pero por qué lo hago tan mal? Está todo quemado.

Jordi, te...

¿Cómo se dice eso? Te necesito.

Esto está fatal, Mario,

es un desastre de la cocina, qué vergüenza.

-Mario, cómo vas. -Fatal.

-¿Fatal? -Fatal, fatal.

-No me digas, ¿de verdad? ¿Y tú, Antonia, qué tal?

-De mierda. -¿De verdad? No me digas.

-No pasa nada. -¿Por qué, hombre?

-Porque no te dice el horno cómo va.

-No puedo más, de verdad. -No pasa nada, todo va bien.

Aquí estamos para divertirnos, pasarlo bien y hacer

lo que nos dijeron los chefs. -Vamos allá, a disfrutar

que eso es lo importante.

Aspirantes, en 55 minutos empiezan a salir platos,

así que, preparaos porque está a punto de supervisar

vuestro trabajo Lorenzo Castillo.

Ay, el Lorenzo.

¿Cómo estás? Oye, gracias por dejarnos

hacer este cocinado en tu casa. Es muy fuerte.

Desmontasteis un palacio para montar una cocina.

¿Te parece si entramos a cocinas

y metemos caña para que lo saquen de 10?

Tengo mucho nervio, mucho. A ver, quiero verlo.

Por favor. Vamos a por Mario.

Perdón por recibirte así en tu casa.

-Tranquilo, ¿qué hace nuestro Mario?

Destrozar tomates verdes que le he traído.

Es un tomate que lo separamos en sus partes y cocinado cada una

de una forma diferente, él está haciendo su versión

"detroyer" de mi tomate. Tu tomate está bien cuidado ahí,

pero esos no los sacaré. Bien cuidados dice.

No veas esos, no, Jordi, los pétalos, no.

Me has quemado la carne del tomate también, ¿no?

Ay, pobre animalico.

Ay, mi caballito.

Hay un tomate que va un poco pacificado

y él lo prefiere carbonizado. Estás destrozando el tomate.

Estoy, de verdad, estoy ahora mismo en el parosismo y estoy bloqueado

y quiero sacarlo como sea por ti, por los comensales

y, sobre todo, por el chef. Lorenzo, qué consejo le damos

a Mario para superar este bloqueo.

Pues mucho temple, mi amor, mucho temple,

estás en un momento donde necesitas temple.

Es que quiero que gane lo que no tiene

que es confianza en sí mismo. Lorenzo, verás que lo hago bien,

pero reconoce... Lo haces bien, ¿cuándo?

¿Ahora con mi menú?

Bueno, sigo con el pan. Tú, sigue con el pan

porque sacar, lo sacaremos, pero te quiero ver para arriba.

Sí, si estoy arriba. Me tendré que poner la chaquetilla,

traerme a la brigada de cocina de AbAC...

Eso, salto, salto.

Hay que saber reírse, pero no es mi mejor día hoy.

Vamos a ver qué hace Paz.

Está haciendo un ceviche de lulo, fruta sudamericana

que nos recuerda al pepino o al tomate con ostras y demás.

Bueno, tienes el ceviche, la base hecha ahí.

Estás haciendo brazo, Paz, qué barbaridad.

Esto tiene mucho curro, mucho curro, hay mucho curro ahí,

pero la veo muy centradita. Y muy tranquila, es importante

estar tranquilo y lo haces muy bien.

-La cosa va por dentro, pero hoy estoy tranquila,

más que de costumbre, sí. Leña, leña, Paz.

Vale, gracias.

(CANTA) #Nada. -Qué hace esa mujer.

-A mí no me importa... -Vamos a la locura.

Vamos a la locura, el reto que tenía para Antonia

era controlar esa locura.

Yo estoy loca, pero los demás son desquiciados.

(MARIO RÍE) Vale, como ves, no estamos ganando

control, ganamos desquicio.

Desquicio, ganando desquicio de alguien.

-¿Y qué estás haciendo?

Oy, Antonia, fuera, esto va, levemente, cocinado

y ese fondo tostado dice que no vamos bien.

Páralo y cuélalo. ¿Por qué?

Porque ya tiene textura de arroz. Vuélcalo, vuélcalo.

Vale, haces un arroz que no lleva arroz,

lleva cebolla muy levemente cocinada

y la cebolla amalgamada con un gel de parmesano intenso.

Qué rico. Pero como no está centrada Antonia.

No estoy centrada. No tengo tiempo.

Ha hecho unos cristales de flores bonitos,

flores de colores preciosas. Qué bonito.

Ha estado media hora haciéndolos

y me los ha quemado. Qué belleza.

-Lo he quemado, mi amor. Belleza tostada, eh.

Ahora preparado esta crema y vuelvo a hacer

otra vez las flores. -Esta casa es famosa

por cómo se come. La presión es para mí ahora.

La presión es tuya. Gracias. Hala.

Tengo que hacer la crema de queso.

¿Cómo vamos ahí? -Vamos bien.

-Vamos. -A colar el salmorejo.

Qué vergüenza, una final haciéndolo tan mal

delante de todos. Esto es para guardarlo

para el helado, para el nitrógeno.

Ahí. Venga.

Voy a hacer el pisco sour.

Para el pisco sour, Paz tiene que mezclar

agua de lulo, clara de huevo, almíbar, azúcar,

zumo de lima y pisco. Una vez batidos

todos los ingredientes,

los emulsionará con nitrógeno líquido

para formar un helado intenso y cremoso.

¡Paz! ¿Cómo vas, cariño?

Aquí vamos, muy bien. Ya.

¡Venga esas compañeras guapas!

A ver si tengo bastante.

Aspirantes, está a punto de entrar en cocinas

uno de los jueces más divertidos pero también más exigentes

de la televisión de este país. Adelante, Lorenzo Caprile.

¡Bravo! Vamos, Lorenzo.

Hola, Lorenzo. ¿Qué tal?

¿Cómo estás? Muy bien. El más gruñón es Pepe.

El más gruñón. El más gruñón.

Bienvenido a "MasterChef". Muchas gracias.

Antes de nada, quiero darte las gracias

por lo muchísimo que me has hecho disfrutar

en "Maestros de la costura". Bueno, hombre.

Con lo que me hacéis a mí disfrutar con "MasterChef".

Lo mismo. Esto es una cosa de toma y daca.

En fin, Lorenzo. Vamos a ver qué está haciendo Mario,

que me tiene muy preocupado.

Vamos a ver. Mario, aquí te traigo

al gran Lorenzo Caprile. Somos muy amiguitos.

Me encantó la felicitación que me mandaste por correo.

Mario, dile qué platos estás haciendo.

Estoy preparando un salmorejo de tomates verdes.

Soy un especialista en salmorejos. Es mi plato preferido.

Este es el salmorejo de tomate verde

que lo voy a hacer en helado, con nitrógeno.

Vale. ¿Y qué es esto? ¿Qué es parpatana?

Es esto de aquí, que, por cierto, lo voy a meter ahora.

Todavía lo tienes sin hacer. Es una parte muy grasa del atún.

Se hacía al vacío. Parece ternera.

Es buenísimo. Esto lo voy a meter al vacío

con un poco de la reducción del caldo de ternera

que he preparado ahí. Y me voy para allá.

Son los platos de Jordi. Eso te iba a decir.

Cuando me habla de vacíos...

¿Eres de alta cocina o más tradicional?

Yo soy de comer bien, hijo.

¡Jordi, hay gente aquí criticando tu menú!

Yo no he criticado su menú.

Pero Jordi sabe que a mí ese tipo de cocina pues... En fin.

Como todavía no he tenido el placer de ir a su restaurante.

Pero si yo te acojo. Yo te acojo. Ya.

Espero la invitación para ir

a "Maestros de la costura" y me pongo a hablar

de tus trapitos. Yo soy más de jeans.

¿Tú sabes que yo tengo tu portada del "Men's Health"?

¿En la cabecera de tu cama?

No me lo creo. Ahora me estás vacilando.

Te lo prometo. Me estás haciendo la envolvente.

Es que ya somos dos. Es que yo también la tengo.

Ponéis nervioso a Mario. Me la va a liar.

Jordi, adiós. Yo te acojo.

No te preocupes. Me alegro mucho de verte.

Voy a coger el aceite de oliva. Vamos a ver a Paz.

Bueno, señorita Paz Vega, aquí le traigo

al gran Lorenzo Caprile. Hola. ¿Qué hay?

Cuéntame qué te falta. ¿El lulo está acabado ya?

Está acabado. Me falta emplatar.

-¿Qué es el lulo? -Es un fruto exótico.

-Ah, esto. -Vamos a hacer un ceviche.

-Ah, vale. -Y esto es el continente.

Ceviche que es pescado crudo.

Eso es. Marinado. Vamos a tener que comer

pescado crudo. Como cocina poco Jordi,

pues todo lo deja crudito. Como no sabe cocinar.

Ostras. Ostras. Espero que te gusten.

¿Te gustan las otras? -No.

Pues vaya. Pues ya llevo yo un punto menos.

A mí me gustan las lentejas, las albóndigas.

Te entiendo a la perfección. ¿Qué quieres que te diga?

¿Y el pichón te gusta? Un ave pequeñita, sangrante.

Me gusta más un buen capón.

Pues yo creo que aquí estamos patinando totalmente, Lorenzo.

Pues vaya. Lorenzo es muy tiquismiquis

con sus vestidos. Te veo un poco más ordenada,

porque Mario... Y tu compañera está montando una que... en fin.

(CANTA) #Porque me voy. ¡Sí, sí, sí!

¡Eh! ¡Lorenzo! ¡Te quiero!

Vamos a ver a Antonia. Que tú no te atreves con Antonia.

Yo no quiero ni verla. Es un huracán.

Esto es un huracán. Un huracán.

Cien por dos gramos. Cien por dos gramos.

Yo me voy, Lorenzo. Te dejo. Que se vaya, que se vaya.

Estoy contenta que se vayan todos.

Antonia, mira a quién te traigo.

El más guapo de la tierra.

Lo siento. La crema de parmesano. Pues vale.

Hay un primer plato que es

un falso risotto de cebolla. ¡Antonia! ¡Antonia!

(HABLAN EN ITALIANO)

Escucha, Lorenzo. Si esto no te parece un risotto,

no te quiero contar el postre. Tiene que tener

una hoja de obulato y una de flores.

A mí háblame en cristiano. ¿Qué es un obulato?

Unas láminas muy fina. ¿Unas láminas de qué?

Ahora lo vas a ver. Mira qué monada.

Pero las ha calcinado. ¿Ves? Mira, Antonia.

Me hace ilusión que lo hayas vuelto a hacer.

Así me gusta. Lorenzo, vámonos. Déjala concentrarse.

(HABLAN EN ITALIANO)

¡Lorenzo! Son unos burros.

Una paciencia...

Esto se necesita mucho tiempo.

Tengo que sacar más carne. Voy a cortar más

para rellenar los cuatro o cinco

que me faltan, porque es que si no...

Y me faltaría solamente el nitrógeno, ¿vale?

¡Vamos, vamos!

"Sono stanca". Estoy cansada

porque no es posible que con lo bien

que lo hago yo...

Ha sido horroroso esto, eh.

Esto está un poco de mierda.

No me importa nada.

Antonia, ¿qué hablas?

No me importa nada. Antonia, ¿qué te pasa?

Nada. Te he visto llorar.

No me importa nada. ¿Qué te pasa?

Nada. ¿Cómo que nada?

Para un momento y escúchame bien.

Eres una luchadora. Sí. Mañana.

Puedes con esto. Estoy segura que puedes sacar este plato

y lo puedes sacar de diez.

Confío en ti total. Cocinas genial.

Tienes buen punto. Tienes una energía que te mueres.

Métete en el rail y sigue en él.

Que luego te vas. No es esto.

Yo hablo que si hubiera tenido más tiempo,

las cosas se hacen mejor. Te ha salido mal

la primera vez. Pero son cosas que pasan

y mil veces nos ha pasado y luego lo reconduces.

Vamos. ¿Has mirado el horno? Vale. Está perfecto.

Mételo y estate controlándolo. Tienes que estar

superatenta al horno para que no se te queme.

La temperatura está a 100. Perfecto.

Ponemos a 100. Hala. Cierras.

Y ahora estate muy pendiente.

Límpiame la cocina y siguiente elaboración.

Fuerza, poder, alegría y tenacidad, Antonia. Vamos.

Dime que sí que puedes, Antonia.

Yo quiero hacer las cosas bien.

Si no hay tiempo, me pongo nerviosa.

Yo te veo en la Final. No.

Venga, seguro que sí. Anímate. Dame un abrazo.

No soy de abrazar, pero te voy a abrazar a ti.

No te quiero ensuciar. Estás como fresquita.

Antonia, a por todas. Vale, mi amor.

Vamos. Voy a hacer la gelatina.

Así me gusta.

Vale. Voy.

-Antonia, ¿qué tal? ¿Cómo vas? -Bien.

No te pongas nerviosa que lo vas a sacar.

Lo vas a sacar. -Yo soy así.

Pero que te va a salir bien. -No importa.

Todo bien. -Bueno, ya está. Venga.

Tranquila. Dame un abrazo. -Te quiero.

-Anda que yo, imagínate. -Voy a hacer esto.

Venga. "Forza", que te va a salir de maravilla.

"Fora al canut".

(ANTONIA) Estoy agobiada. Me falta mi familia.

Me falta mi hijo. Me he venido un poco abajo.

Pero lo voy a intentar. Sí. Lo intentaré

para que salga bien. Y estaré pendiente del horno.

Estaré pendiente del horno.

Comensales, bienvenidos todos a "MasterChef Celebrity".

Para nosotros es un orgullo poder celebrar la final

de esta edición en un sitio tan espectacular como este.

Gracias, Lorenzo Castillo, por tu generosidad.

Gracias a vosotros, Eva. Degustaréis un menú diseñado

por nuestro chef Jordi Cruz y que consta de seis platos.

Espero que el resultado esté a la altura del menú

que ha diseñado nuestro querido chef.

(Aplausos)

Aspirantes, se acaba el tiempo.

En menos de diez minutos arranca el servicio.

Mario, empiezas tú con el salmorejo

de tomates verdes. Sí, caballero.

A emplatar ya. Venga.

¿Qué tienes para emplatar, amigo mío?

Tengo poquita cosa. Enséñame la "mise en place".

La "mise en place"... Mira. Aquí está.

Vale. Las yemas, tienes tres yemas y media. Te faltan.

Sí, sí. Y los pétalos de tomate confitado

no los tenemos. No. Están fatal.

Hay que sacarlo como sea. Te pido tu ayuda

aunque me penalices. ¿Qué tienes bien y qué tienes mal?

Creo que esto lo tengo bien. Tengo también el helado.

El salmorejo que no es verde. No es verde.

Debería ser verde. Ya, cariño.

¿Por qué no es verde? Porque no me ha salido verde.

Vale. Si no tienes ingredientes terminados,

este plato no puede salir.

Y yo me he comprometido. Con los comensales.

A que saldría de diez. No me digas nada.

Te voy a echar una manita. ¿Vale?

Déjame buscar una cosita y vengo. Sí, por favor, que me hace falta.

Antonia también tiene que preparar para el postre

una espuma y un bizcocho de yogur.

Ambas elaboraciones tienen

que reposar en la nevera en diferentes sifones.

Basta. No tiene que estar lleno.

A ver, amigo mío.

Aquí tengo yemas suficientes

para hacerlo. Pétalos confitados. Vale.

Siempre hago elaboraciones porque no me fío de nadie.

No de ti. De nadie. Te entiendo.

¿Me ayudas y montamos esto? Sí.

¿Yo hago uno y terminas el resto? Venga. Perfecto. Sí.

Si yo tenía muy fácil la elaboración.

Era primero el pan de miga. Después se ponía el tartar.

Hacemos una cosa. Estás pendiente de lo mío...

Vale. Y yo me callo. Perdóname.

Ponemos una, dos... Podemos poner tres.

Mínimo tres.

Para que no se queden con hambre. Redondito.

Los pétalos. Tienes que darles un poco de forma.

Al petalito. Ahí. Tacatá.

A partir de ahí, un poco de tartar de tomate.

Encima. Ahí.

Qué bonito. Qué rabia da no haberlo hecho.

Dos y tres. Qué vergüenza.

Te falta el sorbete con nitrógeno.

Cuando tengas estos diez grupos, terminamos.

Pero házmelo perfecto como

yo he hecho. Totalmente.

(MARIO) Jordi ha confiado en mí desde el primer programa.

Eso es una mezcla de emoción y, a la vez, de presión.

Entonces, quiero estar a la altura y no quiero defraudar.

Ponte a ese lado. Empieza a echar despacito.

Poquito a poco. Parece lo de ciencias naturales.

Vale. Ya empieza a tener textura esto.

¡Anda, qué bien!

Ahí. Venga. ¿Cómo se te dan las canelles?

Las canelles, pues ahí estamos.

No te quiero ver rendido. No me rindo.

Y eso encima de ahí. Y mira qué bien.

Perfecto. Ya puedes correr. Venga.

Venga, sí. Yo te remato.

Muchas gracias, amiguito. De nada.

Después dicen que eres malo.

Camareros, aceitito y nos vamos. Ese plato se puede servir.

Comenzamos este menú con un salmorejo de tomates verdes

que ha sido elaborado por Mario. Aunque he de confesaros

que ha necesitado alguna que otra ayudita de Jordi Cruz. Disfrútenlo.

¡Hum! -Lo que no queráis, me lo dais a mí

que yo tengo hambre.

Está buenísimo. Buenas tardes, chicos.

Mis jueces favoritos de la televisión.

Esto no se lo contéis a Pepe, a Samantha y a Jordi,

que me pueden dejar sin comer otra vez.

Contadme. Creo que ya estáis inmersos

en la grabación de la segunda temporada

de "Maestros de la costura". Es difícil que se supere

el casting de la última temporada. Se supera.

¿En serio? Tengo ganas de verlo.

Y unas pruebas fantásticas.

Nos lo estamos pasando muy bien. Estamos sufriendo.

Pero... Luego el resultado es

una maravilla. Vosotros lo veis en los diseños

y nosotros lo vemos en los platos. El de Lorenzo está vacío.

Verde verde... no era muy verde. Pero a mí me ha gustado muchísimo.

¿Y a vosotros, chicos? Muy rico.

La primera vez que tomo algo

que haya hecho Mario. No me esperaba

por el estilo. Pues fíjate.

En la Final lo tenemos. Había poco verde,

pero estaba buenísimo.

Venga. A emplatar.

Una grande y dos de estas. Esto está precioso.

Bueno, no me puede gustar más.

Qué pecado irme. Me iré con mucho orgullo.

-¡Venga, Antonia! -Me iré.

Esto para hacer el bizcocho.

Mientras tanto, voy a hacer el helado.

Por lo menos, tener pronto todo. -¡Mira qué bien!

Para el helado, Antonia debe hervir la nata y la leche

y añadir la violeta picada. Una vez hecho esto,

se texturizará con nitrógeno líquido.

Ocho, ochenta. Nueve, ochenta.

Venga, amiguito, que puedes. Venga.

La parpatana me ha quedado de rechupete.

Parpatana, que me has dado mucha suerte.

A ver si así me saco la espinita de esta prueba.

El atuncito está... muy bien.

Paz, es el momento de ir emplatando tu ceviche.

Te he pillado en el momento de la poda.

Sí. Vamos a sacar los lulos, por favor.

Ahora mismo. Y yo, por seguridad,

te hago el sorbete con el nitro. Encantada.

Y así mientras vas emplatando. Aquí está.

Esto es el pisco sour. Déjame que lo pruebe.

A ver si vamos a congelar algo rico o algo no tan rico.

¡Guau! Está muy rico. Está muy rico, Paz.

Me recuerda a los piscos que me he tomado en Lima.

A ver. Ahí. Ojo, para comer tu ceviche

la que me lía Jordi.

Sí. Esa es su gracia.

Bueno, ya lo vamos teniendo. Ya lo vamos teniendo.

Vamos. Los brotes aquí de cilantrito.

Pues ya lo tengo, Paz. Vamos poniendo ya. ¿Te parece?

Venga. Lo pongo yo. Pues venga.

Coge una cuchara pequeña. La tengo aquí. Fenomenal.

Venga. Eso es. Venga.

Y aquí, con mucho cuidadín. Aquí.

Venga. Ponle bien de cantidad, que esté fresquito

también le da mucha alegría al lulo. Fenomenal. Eso es.

¿Estos podrían salir ya? ¿Están acabados?

Sí. Tengo a los camareros esperando

y me gustaría que lo sacasen a punto.

Ahí. Venga. Otro de este también. Vale.

Venga. Ahí uno y otro aquí. Ahí. Y otro. Perfecto.

Muy bien. Vamos rellenando. Vamos rellenando.

No paramos ya. No paramos, Paz.

Camareros, por favor, ¿estamos preparados?

Podemos ir sacando platos. ¿Este ya está?

Sí. Muy bien. Adelante, por favor.

¿Este está, Paz? Adelante. Sí. También.

Le falta otra florecita. Déjame que le ponga.

Sí. Perfecto. Vale. Paz, ha salido tu último ceviche,

así que quiero un pichón asado igual de bien hecho

que el ceviche. ¿Vale? Perfecto.

Antonia, en menos de 15 minutos sale el risotto.

Venga, a volar. Rápido, Antonia.

Seguimos ahora con una elaboración que estoy segura

de que os traslada a Perú.

Es un ceviche de lulo con ostras

y pisco sour y lo ha hecho Paz Vega.

Qué bonito está esto con la hoja.

Muy rico.

¡Hum! Buenísimo.

Buenas tardes, Marta, Tomás. Hola, Eva.

Bienvenidos. Muchas gracias por invitarnos.

¿Estaba rico, Marta? Pues sí.

Muy rico, muy refrescante, muy ligero, muy suave.

Muy suave hasta que te encontrabas con un puntito ácido,

pero también muy rico. -Un plato muy fresco, apetecible.

Muy bien. Las texturas me encantan.

Creo que está bien. Está bien. (MARIO) ¡Venga, Antonia!

A ver. Tengo que tener cuidado porque el ajo negro

está muy negro.

Voy a meter las pechuguitas en la Roner cinco minutos.

Solo cinco, eh. Solo cinco.

Y luego lo marco y lo dejo reposar. Y ya está. Venga. Cinco minutos.

Cinco minutos. -Paz, ¿tú sabes cómo se hace

el ajo negro este? -La carne es así, suave.

-Sí. ¿Pero cómo la saco? -Pues sacándolo con suavidad,

con mucho cuidado. -Lo pelo todo y lo dejo así.

Coge el cuchillo. Entre gajo y gajo, lo intentas sacar.

Mira, mira. -Ay, gracias, Paz, cariño.

Te lo agradezco, amor mío. -Vale.

-Gracias, Paz. Compañera. -Nada, hijo.

¡Oh, qué bueno el ajito negro!

Ajito negro, ajito negro.

Vamos con la cebolla. Tenemos que ir emplatando.

Estos platos son la pera.

"Mamma mia!" Está fantástico.

Démosle a esta gente que se lo merece.

Un segundo. Señores, tenéis que esperar un segundo.

Antonia, ¿cómo vas? Bien.

Tengo a los camareros prevenidos.

Tengo a los comensales esperando. No me lo puedo creer.

¿Qué más te queda? Un poco de esto. Vale.

Parece que lo has conseguido, Antonia.

Tanto llorar, tanto desesperarte.

Yo lloro por otra cosa. Me acuerdo de mi hijo.

¿Te gustaría cocinarle esto a tu hijo?

Claro. He aprendido muchas cosas aquí. Estoy contenta.

Empezando a disfrutar creando los platos del chef.

Claro. Camareros, por favor,

podéis ir cogiendo las cebollas que están cerradas.

Sacamos el falso risotto.

Vamos con el postre, que ya estoy lista.

Comensales, Antonia ha preparado a modo de risotto

cebollas en infusión de queso, nueces y aceite ahumado.

El falso risotto.

Qué bonita la presentación.

Es como si fuera una cebolla.

El toquecito del queso es especial. -Es un sabor interesante.

Buenas tardes, chicas. Victoria, Teresa.

Dos personas superacostumbradas a estar rodeadas de belleza.

¿Es este plato bello o no?

Como italiana, ¿qué quieres que te responda?

Refinadísimo. Me ha encantado

la textura, los sabores. Me recuerda un poco

a una tostada con queso fundido pero de pan de cebolla.

Victoria, ¿qué te ha parecido

el plato a ti? Me ha gustado

que esta cebolla tenga

diferentes texturas, desde "crunchy"

hasta meloso, crujiente. Por decir algo,

los granos de arroz a lo mejor se han pasado un poco.

Pero el sabor exquisito.

Lo tengo que clavar como me llamo Mario Vaquerizo.

Te propondré un reto que no ha superado nadie

en "MasterChef". Hacer esta técnica bien.

Nadie lo ha hecho ni de broma. Vale.

Pues venga. Primero, muy importante,

tu disco centrarlo, ¿vale? Centrarlo.

Si te fijas, tiene que tener un centímetro por cada lado.

Para cuando yo le dé, gire y esté bien centrado.

Y esté bien centrado. ¿Qué hacemos? Ahí. Apoyamos.

¡Hala! Hacemos una redonda.

Hacemos otra rayita. Parece fácil, pero no lo es.

Genial. Sacamos el plato. Pipeta de aceite.

Fíjate, amigo mío. Cae una gota y del tirón.

Gota, gota, gota, gota.

A ver quién supera esto, Jordi. Qué bonito.

Si parece arte cerámica.

Ya. Pero es de verdad. Es verdad.

Venga, vamos a empezar. Tu lienzo. Cuádralo.

Vamos a ver. Que esté un centímetro por todos los laditos.

Ahí. Le das a la rula, al nueve.

¡Venga, que rule ese disquito!

Y apoyas la puntita aquí más o menos.

La madre que me parió. Tienes pulso

para tocar panderetas. Estoy fatal ahora de los nervios.

¡Mira, mira, mira!

¡Vale! ¡Bien! Prueba superada.

Bueno, más o menos.

Vamos un poco retrasados. Pero estás rompiendo

la maldición del DJ y eso me tiene feliz.

Vale. Termínalo. Claro que sí, caballito.

(MARIO) Jordi me ha hecho un regalo maravilloso,

poder formar parte del universo del DJ disco gastronómico.

No es fácil. Tienes que hacerlo bien.

Pero me gustan los retos difíciles. Estoy contento.

Ahí. Ahí.

¡Bien! ¡Bien! -Qué bonito.

¡Mario, qué bonito! ¡Pero bueno! -Mira.

-Ahí estoy, chiquitina. -¡Qué tío!

¿Has visto? ¡Qué contento estoy, chochete!

Ahora cuando termine, voy para allá a decirte

lo contento y orgulloso que estoy de ti.

-Qué bien. No te molesto. Tú tranquilo. Tú tranquilo

Dale ahí tranquilo que te está saliendo muy bien.

Venga, Mario.

Mucho retraso, eh. Vamos a darle "tralla" a esto.

Yo me encargo del DJ. Pon el atún, la salsa.

Dígales a los comensales que lo hice con cariño

y que disfruten comiendo como he disfrutado yo haciéndolo.

Paz, este plato sale con retraso. Ya puedes marcar el pichón.

Ya voy. Ahora mismo. Marchando. Venga, Mario.

Ponme el atún. Pon atún. Sí. Ya está.

Todo. Salseamos bien, con cariño. Queda poco.

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve.

Y ya está. Venga. La salsita.

Qué fondo más rico te ha quedado. (PAZ) Empiezo a marcar.

Lo tenemos. (MARIO) Venga, campeón.

Bien. Camareros, por favor. Brote por aquí.

Ponemos brotes y nos vamos. Vámonos, por favor.

Venga. Avellanita por aquí. No esperemos más.

Me falta un brote. Brotes por ahí.

Un brote, señorita.

¡Ay! Qué plato más bonitos haces.

Tu cocinado más complicado, amigo Mario, ha terminado.

Cocina limpia, ¿vale? Sí.

Enhorabuena. Muchas gracias.

(MARIO) Me encantaría que me diera la mejor valoración

y me llevase a la prueba del Duelo Final.

El reconocimiento empieza en uno.

Pero que te lo reconozcan los demás es bonito.

Viajamos ahora hasta Cádiz de la mano de Mario

y su parpatana de atún rojo,

ajos guisados y fermentados y crema de almendras.

Y aunque viene con un poquito de retraso, espero que esté rico.

Qué bueno, ¿no?

¡Ay, mis dos lorenzos! Muchísimas gracias, Lorenzo.

Magnífico anfitrión. Contadme. ¿Cómo estaba la cosa?

Yo creo que hoy no tenía su mejor día.

¿No te ha gustado? Lo siento por Mario.

¿Y a ti? ¿Qué te ha parecido?

Me parece que ha estado muy bien.

Anda. Diferentes opiniones. Ha empezado muy bien

con el salmorejo, que ha sido exquisito,

y esto lo ha rematado estupendamente.

Qué bien. Qué alegría. Estaba muy bueno.

Ahora vamos con el bizcocho. Vamos.

Venga, perfecto. Otra. Paz.

Dime. ¿Cómo estás?

Muy bien. Este plato tenía que estar

emplatado ya. Vamos a volar un poco.

Venga, va. Los tienes ya marcados, hechos.

Me falta solamente... No los hagas más

porque están justos. Están en su punto.

Venga, perfecto. Tenemos este de referencia.

Venga. Vamos, vamos, vamos.

Venga. Estupendo. ¿Y esto le vamos a poner un poco?

Un poquito tirado ahí. Vale.

Ahora un poco de fondo de pichón. Así me lo encuentro aquí.

Ya está. No quiero más. ¿Te parece? Fenomenal.

El resto tuyo. Colocamos ya. Lo tienes cortado.

Esa, por ejemplo. Vale. Así.

Y así. Y ahora ya vamos a ponerlo de una forma estética.

¿Esto qué es? ¿Alguna tirita así? Sí.

Una tirita así puesta. Vamos.

Tú ve emplatando los siguientes. Tenemos diez platos, Paz,

de pichón en escabeche, de zanahorias.

Vamos. Voy a correr. Estoy corriendo. Aquí. Mira.

Vamos, vamos, vamos. Eso. Vamos, vamos, vamos.

Uno. La misma cantidad en todos.

Sí. ¡Antonia, no te oigo!

La siguiente eres tú. ¿Cómo vas?

¿A ti qué te importa, chef?

Estoy fantásticamente bien. No me ayudas.

Me vas a perder el respeto el último día. Lo sé.

Ya. (RÍE)

Un beso. No. Estoy bien. Guapa.

¿Lo tienes todo controlado? Todo controlado.

Venga, seguimos, Paz. No paramos. Mira cómo va este.

Todos igual. Rápido, rápido, rápido.

Voy a poner aquí abierta. Eso es. Sigue.

No paramos. No paramos ya.

Tengo ya todo listo para mi Jordi. Para mi Jordi tengo todo listo.

A ver este. ¡Guau!

Yo creo que ya está. Ahora, vamos con la miel.

Venga, vamos. Vamos. Aquí. Mira.

Tengo a los camareros esperando y debemos sacarlo ya.

Zanahorias aquí, por favor.

Vale. Este es el momento que más me gusta.

Claro. Hay que hacerlo bien.

El momento justo para sacarlo muy rápido.

Claro. Venga. Este sí y este sí.

Camareros, por favor, vamos sacando platos.

Adelante. Uno, dos. Venga, más.

Camareros, por favor, adelante.

Eso es. Fenomenal. Ahí está.

¡Ay! ¡Ay, ya está!

Por fin. Paz. Ya está.

¿Has disfrutado? Sí.

Enhorabuena porque has trabajado muy bien.

Vamos a limpiar. Un placer. Gracias.

Gracias a ti, que lo has hecho fantásticamente bien.

Pues nada. Limpiamos la mesa. A limpiar. Vámonos.

(PAZ) Realmente, he podido poner parte de mí

en cada emplatado, en cada elaboración.

Parte de mi corazoncito en cada plato.

Llega el turno ahora de la carne.

Es un pichón asado con escabeche y romesco de zanahorias.

Lo ha elaborado Paz. Espero que os guste.

Tiene muy buena pinta. Muy crudito. -La presentación es

de las más bonitas. -Precioso.

Buenas tardes, Lucas, Joana. ¿Cómo va la comida?

Muy bien. Sorprendidísimos.

¿Qué te ha parecido el pichón? El mejor plato.

Me ha entusiasmado. Es un plato alegre.

El punto de la carne me ha parecido impresionante.

Ha sido uno de los tres mejores.

No me imaginaba tanto método, tanto detalle y tanta delicadeza.

Bueno, me alegro. Y me voy muy contenta.

Muchas gracias. Gracias a ti.

Los 250 de miel.

Antonia, ¿qué estás haciendo? ¿Los aromas de flores para la miel?

Sí. Ocho gotas de jazmín. Vamos, Antonia. Acaba.

Mézclalo bien. Hojas de hinojo.

Tenéis mucho rollo aquí y no estamos avanzando.

Nos ponemos tú y yo y avanzamos esto.

Vamos. Venga.

Sí. Ayudad, que si no, los comensales no comen. ¡Vamos!

Venga, platos.

Tenemos unos comensales muy ocupados

que no tienen tiempo que perder.

El emplatado tiene que estar ya a tiempo.

Antonia, no podemos ir tan despacio. Vamos.

Falta uno. Diez. A ver. Vamos.

Vamos. Antonia, ponme la espuma.

Es increíble. Es increíble.

Vamos, muy bien. Vale.

Eso está muy bueno.

Vamos a ponerlo bien decorado de flores.

O.K. Las flores, muchas flores. Vamos.

Antonia, necesito los cristales.

Están los comensales esperando ya.

Pues saquemos esto como un rayo. ¿Dónde lo ponemos?

Encima bien puestecito.

Vamos, Antonia. Acaba, acaba. Y suerte que te hemos echado

una mano y lo has sacado como un cohete.

Muy bien. Cristalito aquí. ¡Eh! Aquí falta el helado, guapo.

¿Dónde, guapa? Suerte que te lo he recordado.

Tengo que poner la miel primero.

Un hilito encima del cristal. Y vámonos.

Camareros, por favor, "andiamo".

Cuidado, que algunos son muy suaves.

Vámonos. Vamos, vamos. Tenemos todo tipo

de flores monísimas. El cristal un poco roto.

Claro. No pasa nada.

Vámonos, Antonia. Saquemos como lo tengamos.

"Mamma mia!"

(ANTONIA) Yo estoy orgullosa de haber sacado

estos platos de Jordi Cruz. Me ha encantado.

Son muchas emociones. Y ha sido un reto para mí.

Si paso yo, más que feliz.

Y para terminar, un postre todo un homenaje

a la dulzura de la infancia.

Flores con texturas de yogur,

crujiente de galleta y helado de violetas.

¡Uy, mira! Me lo esperaba peor. ¡Oh, qué bonito!

-De esto repito, eh. -Yo también.

Qué bueno. -Está buenísimo.

Lorenzo, nuestro anfitrión. Bueno, cuéntame.

¿Ha sido este postre el broche de oro?

Estoy sorprendido. Me ha parecido un diez.

El emplatado me parece espectacular,

los colores. Hay que repetir.

Muchísimas gracias, Lorenzo. Ha sido un placer.

Muchísimas gracias. A vosotros.

Queridos comensales, espero que hayáis disfrutado

de este homenaje al diseño español.

Y gracias en especial a ti, Lorenzo Castillo.

Ha sido un verdadero placer estar en tu preciosa casa.

Muchísimas gracias. Quiero pediros que recibamos

con un aplauso a nuestros tres finalistas.

(Aplausos)

Lorenzo, ¿estás satisfecho con el menú

que nuestros aspirantes han servido en tu casa?

Estoy sorprendido. Porque la presentación,

la ejecución me ha parecido un diez, de verdad.

Me gustaría contratarles para la siguiente cena.

Encantados. La cocina crea adicción.

Y yo que soy adictivo a todo, fíjate.

Espero que la próxima vez os toque a vosotros hacer "MasterChef".

(Risas) Con todo mi cariño.

Ahora solo falta saber cuál de los tres finalistas

se lleva la ansiada chaquetilla.

¿Preparados, aspirantes, para enfrentaros al veredicto?

(Risas) Yo no quiero cocinar más.

Vamos a por ello. Comensales, muchas gracias

y hasta siempre.

(Aplausos)

Aspirantes, os veo exhaustos

y no me extraña. "Mamma mia".

Cocinar un menú diseñado por Jordi Cruz,

sabiendo que además os jugáis la chaquetilla, es mucha presión.

Mucha presión, duro, durísimo. Emociones. Todo.

-Todo. Aspirantes, si hay algo

de lo que me siento orgulloso, es de ver

lo buenos compañeros que sois.

Es verdad. A pesar de la rivalidad

y de la presión, os habéis apoyado, animado e incluso ayudado.

Para mí, de corazón os digo,

ese es el gran éxito de este cocinado.

(Aplausos) ¡Bien!

Y dicho esto, Mario. (PAZ) ¡Ay, por Dios!

No sé si eres consciente, pero has sido el único aspirante

de la historia de "MasterChef" capaz de enfrentarse

a un emplatado con DJ y hacerlo bien.

(RÍE)

Es verdad. Y, sin embargo,

se te ha resistido el salmorejo que era infinitamente más sencillo.

Mucho más fácil.

He tenido que darte las yemas y los pétalos confitados.

Sí. Ha sido así. Si no hubiera sido por ti

y por esa aportación, no hubiera salido el plato.

¿Sabes por qué te ha pasado eso, Mario?

Porque no sé poner el horno. No.

Porque no confías en ti mismo, amigo mío.

Tengo que decirte que has entrado nervioso a cocinas,

casi derrotado desde el principio

y se ha reflejado en tu primer plato.

Es verdad. Por eso, Mario, con toda mi pena

tengo que decirte que no pasas al Gran Duelo Final.

Bueno. Estoy muy orgulloso

de haber llegado hasta aquí. Yo también, amigo mío.

He aprendido un montón. Y de verdad que os agradezco

todo lo que me habéis enseñado. Ya no solo a nivel de cocina,

sino también a nivel humano.

Solamente puedo decir que he sido muy feliz estando aquí.

(MARIO) Yo me voy muy feliz. Y no me voy como perdedor.

Me voy como ganador de haber llegado al Duelo Final.

Para mí no significa una pérdida.

Para mí, la victoria es haber llegado

a ser finalista de "MasterChef". No todo el mundo lo puede decir.

Antonia. Sí.

Has comenzado la prueba muy bien, segura y tranquila.

Pero en cuanto se te han quemado los cristales de flores,

los nervios se han apoderado de ti

y lo has pagado con el postre.

Menos mal que eres una luchadora nata, has vuelto a concentrarte

y has conseguido sacar adelante

un postre muy difícil en un tiempo récord.

Antonia, tienes que sentirte muy orgullosa,

porque tu risotto estaba casi perfecto.

Y el postre estaba especialmente rico.

Yo soy no feliz, de verdad.

Superfeliz de estar aquí.

Pues nada, Antonia. Si tú estás feliz,

nosotros estamos felices. Gracias.

No solo nos sentimos orgullosos de cómo ha remontado hoy Antonia.

También lo estamos de ti, Paz.

Claro. -Claro.

Llegaste a "MasterChef" como un pollito mojado,

asustada, insegura. Y hoy, once semanas después,

ya eres un cisne.

No sé. Pero bueno. Pero de lo que más orgulloso

me siento hoy, no es de tu talento cocinando,

que lo tienes. Sino de tu humanidad.

Claro. -Muchas gracias.

No has dudado en abandonar los fuegos e hipotecar

parte de tu tiempo para animar a Antonia

o enseñar a Mario a pelar los ajos negros.

El ajo negro, sí. -Eso es lo mínimo.

Ya. Pero no todo el mundo lo hace.

Y dicho esto, ya sabéis que solo hay sitio para una.

Abracémonos.

Por ser capaz de hacer las réplicas más perfectas

sin retrasos y con casi total autonomía,

la ganadora de la prueba de hoy y, por tanto,

la segunda duelista de la tercera edición

de "MasterChef Celebrity España" es...

¡Paz! ¡Bien!

Enhorabuena, mi amor.

Te estaremos apoyando.

Mira lo que tengo aquí. Vente aquí conmigo corriendo.

(PAZ) Yo que no soy muy de soñar, de repente,

creo que voy a empezar a hacerlo.

Porque cuando uno sueña, a veces los sueños se cumplen.

"MasterChef" me ha regalado algo muy bonito.

Muy bonito. A mí y a mi familia y a mis amigos.

¿Cómo te sientes? ¿Qué piensas ahora mismo?

¡Ay! Pues mucha felicidad, mucha emoción. ¡Ay, no sé!

¿De quién te acuerdas? De mis niños.

¡Ay, cuando mis niños vean esto, cuando llegue a casa y se enteren.

Os quiero. Esto va por vosotros.

¡Habéis elegido bien! Y vuelve con tus compañeros.

Sí. Celébralo con ellos. (GRITA CONTENTA)

¡Qué ilusión!

(ANTONIA) Yo me quedo con haber llegado a la Final

y ser una de las cuatro finalistas de "MasterChef".

Mario, Antonia, os habéis quedado a un pasito del Duelo Final.

Pero no os vais con las manos vacías.

No. -No.

Os habéis ganado regalitos.

Antonia, tú ya los tienes todos. ¿Tú crees?

Claro. Vale, vale. O.K.

Mario, nuestro patrocinador, el Supermercado de El Corte Inglés,

quiere premiar tu esfuerzo

entregándote esta fabulosa cesta con los productos

gourmets más exquisitos. ¡Guau!

Nuestro patrocinador de electrodomésticos Bosch

te regala la placa Flex Inducción y...

¡El extractor de jugos lentos!

¡El que quería yo! ¡El extractor de los jugos secos!

¡Ay, qué bonito! Eso me hace mucha ilusión.

Mario, llevas con nosotros once programas.

¿Y todavía no te has aprendido el nombre?

El extractor de los jugos secos. Lentos.

¡Lentos! Bueno, perdón. Eso me hace una ilusión

porque es como un robot. Lo vas a tener en tu casa.

Me voy a volver loco, de verdad.

Además te llevas el fantástico set de cuchillos MasterChef.

¡Guau! ¡Yo también lo tengo! ¡Yo lo tengo!

Pues claro que sí. Si aquí nos regalan muchas cosas,

que eso es lo bonito. Ahí te regalo también

la Escuela Online de MasterChef,

seis meses de acceso gratuito.

¡Yo la tengo! Y el juego oficial

de "MasterChef" para que juegues con la Olvi.

Con la Olvi, con las Nancy.

Para después de la cena. Y con todos.

(MARIO) Mi paso por "MasterChef" es de gratitud,

de autorreafirmación.

-Mario, garrote total. -Muchas gracias, de verdad.

(MARIO) Soy mejor de lo que yo mismo me creo.

Y eso es lo que me quedo también de "MasterChef".

Me siento agradecida y emocionada.

Solamente puedo decir: "MasterChef", gracias por existir.

Mario, Antonia, ha sido un placer teneros en "MasterChef".

Por mi parte ha sido un gran honor.

Paz, a mí solo me queda desearte toda la suerte del mundo

en ese duelo en el que tu rival se lo va a tomar

como unas auténticas olimpiadas.

Va a conquistar el oro. Así que tú dale duro también.

¿Vale? Ahí voy. Lo intentaré.

Nos vemos en el Duelo Final en las cocinas de "MasterChef".

¡Perdona! ¿El bronce quién se lo lleva?

Qué grande eres, Antonia.

Vuelven los campamentos MasterChef.

Si tienes entre ocho y dieciséis años,

te apasiona la cocina, la naturaleza

y quieres vivir una experiencia inolvidable,

no te puedes perder nuestros campamentos.

Convivirás con los aspirantes de "MasterChef Junior".

No lo pienses más, el próximo verano campamentos MasterChef.

(TODOS) ¡Ven al campamento MasterChef!

(Música épica)

Ya está todo preparado para vivir el momento

más emocionante y esperado de "MasterChef Celebrity III".

Ona y Paz se van a enfrentar, por última vez,

en esta espectacular cocina circular.

Una de ellas se proclamará vencedora y será la culminación

de semanas de esfuerzo, dedicación y muchísimo trabajo.

Bienvenidos al gran duelo final de la tercera edición

de "MasterChef Celebrity".

La primera duelista es Ona Carbonell.

Qué solita.

Es doble medallista olímpica y capitana del equipo español

de natación sincronizada; ha reconocido que apenas cocinaba

antes de entrar en "MasterChef". Buenas noches.

Por eso, tiene aún más mérito lo conseguido en estos fogones.

Ona, buenas noches. Buenas noches.

Te he visto entrar tímida. Un poco.

No sé si es por los nervios. Hombre, nervios hay,

pero controlados y, sobre todo, mucha ilusión.

Soñaba con llegar a este momento y poder vivirlo,

y, de repente, aquí están las cocinas, el duelo final...

Muy emocionada y con muchas ganas de darlo todo.

¡Buenas! Madre mía. -¡Ay!

-Es lo peor, como Saúl Craviotto; si quiere ganar, va a hacerlo.

-Desde luego, no te lo voy a poner fácil, ¿eh?

-¡Ona! -¡Vamos!

(GRITA CONTENTA) ¡Uh!

¡Bien!

Ona es técnica, organización, limpieza, orden, seguridad;

lo tiene todo. (GRITA EMOCIONADA)

(HABLA EN JAPONÉS)

-¡Es japonés!

En seis años de programa, es de las pastas mejor ejecutadas.

Es excelente. Tu plato está muy bien hecho.

Es un trabajo de medalla de oro. -Muchas gracias.

(Aplausos)

Vamos a presentar a tu rival, Ona. Venga.

La segunda duelista, también, está acostumbrada a la presión,

pero a otra diferente; la de los focos, el público

y los dictados de Hollywood. ¡Hablamos de Paz Vega!

Está acostumbrada a cocinar en casa para sus tres hijos,

pero siempre nos ha dicho que hacerlo en estos fogones

ha sido para ella el papel de su vida.

Qué elegantes. Buenas noches.

Buenas noches.

Paz, bienvenida. Muchas gracias.

¿Cómo te enfrentas a este duelo? Estoy muy contenta.

Con muchas ganas de empezar y creo que es un broche maravilloso

acabar esta edición de "MasterChef" así.

-Hola, ¿qué tal? -Ay.

-Ay, perdón. -¡Que ya estamos todos!

-¡Señores, aquí, venid a la última!

(BORIS) -Esa es mi Paz. ¡Qué divina!

-Ay, que están vivos. ¡Ay!

-¿Qué pasó? (RÍEN)

-Estás como Harry Potter. -Pero en guapa.

Brillante. Es como una obra de arte.

Estéticamente, tu plato es precioso,

quizá, seguramente, el más bonito de los que se han hecho.

Te doy las gracias.

¡Guau!

Tiene mucho mérito hacer esto por primera vez.

Hay un aspirante que nos ha enamorado con su entrega;

se ha machacado trabajando. Es...

Paz. Paz.

Hay que celebrarlo, mi amor. -Es verdad, es verdad.

-Vamos. -Claro.

Bienvenidas y enhorabuena a las dos por haber llegado aquí.

Muchas gracias. -Gracias.

Ona, ¿qué crees que pensarán, en este momento,

los hermanos Roca de que su pupila haya llegado tan lejos?

Hombre, seguro que están contentos y seguro que me mandan

buenas vibraciones y buenas energías.

¿Qué parte del mérito de estar aquí es suya y cuál tuya?

Gran parte del mérito es de todas las personas que me han ayudado;

desde los Roca a Diego, de DSTAgE, y, también, parte mía.

Pero sin todos vosotros no podría haber llegado hasta aquí.

Has prometido que si ganas vas a hacer el logo de "MasterChef"

en la piscina con tus compañeras de la selección española;

espero que no sea como Saúl, aún esperamos que se tatúe... Saúl.

No tenía palabra ese.

Lo he entrado con las chicas, así que si gano, está preparado.

Paz, tus hijos solo te pidieron una cosa antes de entrar aquí:

no salir en las primeras semanas. Sí.

¿Qué dicen de que estés en el duelo final?

Mi mayor me dice: "Mamá, nosotros ya estamos orgullosos,

si no ganas, no pasa nada". Mi hija me hizo un diploma

que ponía: Mamá, "MasterChef Celebrity". Ganadora.

Creo que como lección de vida, para ellos sería muy bonito.

Si tuvieras que comparar tu paso por aquí con uno de tus personajes,

¿cuál sería? Pues mira, con Lucía.

Con Lucía me desnudé en cuerpo y alma;

y aquí me he desnudado en cuerpo y alma.

Debo decir que he disfrutado mucho con los dos.

(Risa de Ona) Gracias, Pepe.

-Pepe...

Chicas, no quiero poneros más nerviosas

pero tengo que recordaros lo que está en juego:

el trofeo que os acredita como la ganadora

de la tercera edición de "MasterChef Celebrity España",

75 000 euros para la ONG que elijáis,

y ayudar así a muchísima gente que lo necesita.

Qué bonito. Y, además, las dos habéis ganado ya

un curso de cocina creativa de un fin de semana

en el Basque Culinary Center, la prestigiosa facultad

de Ciencias Gastronómicas de San Sebastián.

Qué guay. Qué bien. -Qué bien.

Podréis asistir con quien queráis.

Qué maravilla. -Qué bien.

Ona, sabemos que para vosotras los fogones son como vuestra casa.

Totalmente. Por eso sé que estáis echando

de menos, en estos momentos, a los que más queréis.

Claro. Y, por supuesto, también,

han querido venir a apoyaros. Qué bien.

Que entren a estas cocinas: Jordi, Montse, Josefina y Pablo.

Oh... mi abuela.

Padres, abuela y novio de Ona.

Qué bien. Bueno... -Oh...

Mi abuelita, qué sorpresa. No me lo esperaba.

Tanta concentración y, de repente, ¡mi abuela...!

No me lo puedo creer, me hace muchísima ilusión.

Dedicaré el cocinado a mi abuelo y, obviamente, a mi abuela.

Bienvenidos. Montse, la madre, ¿qué fue lo primero que pensaste

cuando Ona dijo que iba a entrar en "MasterChef"?

Que estaba loca.

Josefina, Ona nos ha contado que le quiere dedicar

este programa a su abuelo.

Pues, se lo merecía, pobrecito.

Muy bonito, ¿no? Sí.

Paz, no te creas que vas a estar sola en un día tan especial.

Que pasen Orson, Paz, Orson junior, Ava y Lenon;

marido, madre e hijos de Paz. Ay, qué monos.

-Hola...

-Hola, mami. -Hola, mamá.

-No lo sé. Mira, ese es el trofeo.

(LOS NIÑOS SE SORPRENDEN) ¡Oh!

Orson junior, tú eras el que más confiaba en tu madre.

Sí. ¿Por qué lo tenías claro?

Porque la he visto muchos días practicando, haciendo comidas,

y cuando las probaba me encantaban;

seguía y seguía, y me encantaban y me encantaban.

¿Has visto que ha evolucionado?

Sí y se ha ganado mi confianza.

No sé si, ahora, Ona y Paz están más tranquilas o más nerviosas,

pero sé que en un rato les encantará las dos

mirar hacia arriba y veros apoyándolas.

Totalmente, sí. Por favor, subid a la galería

y ocupad vuestro sitio privilegiado.

Gracias.

-Nos vemos en un ratito. -Muy bien.

-Tienes que ganar.

(AMBOS) Te quiero.

-Es tan bonito que, de repente, me vean cocinar

como una profesional, con una chaquetilla de chef.

Me hace mucha ilusión que me vean y que estén ahí animándome.

Ona, Paz; habéis llegado hasta aquí con el permiso de otras doce

"celebrities" con las que os habéis medido semana tras semana

y con las que habéis formado, casi, otra familia, ¿no?

Totalmente. -Sí.

Pues, esta noche no han querido perdérselo tampoco.

Adelante a Antonia Dell'Atte, Mario Vaquerizo, Boris Izaguirre,

Santiago Segura, Carmen Lomana, María Castro, Óscar Higares,

Jaime Nava, Iván Massagué, Dafne Fernández, Xuso Jones

y Paula Prendes.

¡Buenas noches! -Eva, qué guapa.

-Os adoro, os adoro. -Qué divino todo.

-Hombre, la "family", buenas noches a todos.

-Buenas noches a la abuela.

-Hola, ¿qué tal? -Muy bien.

-Muchas suerte. -Con ganas de empezar.

-Que estamos todos juntos, de nuevo. ¡Bravo!

-¿Cómo podéis estar tan guapos? -Qué guapos.

-Voy vestido a la altura de las circunstancias.

Exaspirantes, bienvenidos de nuevo a vuestra casa.

(TODOS) Gracias, Eva.

Mario, te has quedado a nada, solo a un pasito.

A un pasito. De estar en el duelo final.

¿Cómo ves este último asalto?

Veo que es lo que tenía que pasar; lo lógico y lo normal.

Estoy muy contento y muy guapo, así que hago un pase de modelos.

¿Sabes qué pasa? Desde que estoy aquí he cogido tres kilos.

A ver, ¿alguien de vosotros se posiciona por una de las dos?

Yo me voy a posicionar porque quiero desfilar mi traje.

A mí me encanta, me encanta; estoy con mis dos chicos favoritos.

Espera, espera; haz otro hueco.

-Santiago... -Vamos, Santiago. Santiago, enseña.

(Risas y aplausos)

-¡Vamos, amiguete!

Vienes muy guapo, Santiago. Gracias.

Además, has conseguido tu propósito,

que era estar en todos los programas.

No como yo quería, pero sí.

(Risas)

Ahora en serio, por fin "MasterChef Celebrity"

lo va a ganar una mujer. A cualquiera de las que gane

la sacaremos en hombros y la mantearemos.

¿Tenéis algo más que añadir? Queremos volver a desfilar.

Venga, pues a desfilar.

Aunque, para desfilar está Carmen Lomana,

que la he visto antes sacar la pierna. ¿Cómo es, Carmen?

(ALGUNOS SILBAN Y APLAUDEN) -¡Bravo, Lomanismo!

(SILBA) (MARÍA) Agárrate, Iván.

-Sí, agarradme, por favor.

Por cierto, Carmen, ahí arriba está la mamá de Ona.

Como te puedes dar cuenta, haga usted así, no es manca.

Por suerte, tiene las dos manos, que vienen muy bien

para salvar vidas, como hace.

Ya, ya, pero no sabía que era cirujana,

pensé que era manca y que...

-No me lo creo.

Dafne, te veo guapísima; te queda poquísimo para verle la cara a Jon.

¿Qué tal? Me queda nada. Bien.

¿Te imaginas llegar a la final así? Hombre, pues sí.

Tú querías. Yo tenía ilusión, sí.

Vaya. Pero era difícil, sí.

No sería justo, sería un dos contra uno.

Antonia, ¿nos has echado de menos? Muchísimo.

En la prueba anterior dije: "No puede ser.

-¿Quién es el tercero, tú o yo? -Yo soy la tercera.

(Carcajadas de Mario)

-Primera, segunda, segunda, primera y tercera.

-¿Y yo qué soy? -Cuarto.

-Antonia, te felicito... -¡Guau!

-Por el buen programa que has hecho,

y estoy muy contenta de que hayas llegado a la final.

-Yo lo acepto. Mario dice que soy la cuarta pero soy tercera.

Sé que algunos de vosotros habéis echado de menos

estas cocinas en las última semanas.

Sí. Pero hoy no toca cocinar,

toca disfrutar del espectáculo desde vuestro sitio favorito...

¡La galería!

¡Bravo!

-Chicas, disfrutadlo muchísimo.

-Mucha suerte, mucha suerte.

-Gracias. -Pasadlo muy bien.

-Gracias. -Disfrutad.

-¿Te encanta el traje? -El más guapo.

-Ona y Paz son el empoderamiento femenino llevado a lo máximo

y es divino que sea así en un año tan importante para las mujeres.

-Y para nosotros que, también, somos mujeres.

-Nuestra parte femenina está en lo más alto.

-Claro. -Enrabietada.

Ona, Paz; ha llegado la hora de medir vuestras fuerzas.

Muy bien. Empieza el duelo final

de la tercera edición de "MasterChef Celebrity".

(TODOS APLAUDEN Y JALEAN)

-¡Vamos! ¡Bravas! -¡Vamos, Paz!

Paz, Ona; para vencer en este duelo final y conseguir el título

de tercer MasterChef Celebrity debéis elaborar un menú completo,

diseñado por vosotras. Ajá.

Compuesto por entrante, principal y postre.

Queremos elaboraciones espectaculares

y emplatados dignos de esta final. Sí.

Y, por supuesto, sin olvidar lo más importante: el sabor.

Debéis hacer dos raciones de cada plato

y disponéis de 120 minutos para elaborar el menú completo.

Muy bien. -Sí, entendido.

En el supermercado podéis encontrar todo lo necesario

para elaborar el menú que os dé la victoria final.

Tenéis cinco minutos para coger todos los ingredientes

y, por favor, que no se os olvide nada.

¿Estáis preparadas? (A DESTIEMPO) Sí, chef.

-¡Huy, muy mal la sincro! (AMBAS) Una, dos y tres: ¡sí, chef!

Vuestra última visita al supermercado comienza

en tres, dos, uno; ¡ya! Vamos.

(Aplausos y vítores)

-Paz, haz la compra bien.

Chicas, con mucha tranquilidad. Sí.

-En cinco minutos tienes que comprar todo sin olvidar nada.

-Alginato por aquí...

-Yo me olvidé las patatas un día. -Ajá.

-Muy bien. -Las dos lo harán bien

pero, dicho esto, mi debilidad es Paz.

-Lo importante es haber llegado, luego, que gane la mejor y ya está.

-El melón.

-Vale.

Repasad bien las cestas, hoy es el día más importante.

Endivias, ancas... -Yo ya lo tengo.

Últimos treinta segundos. Para el segundo.

Hay que decir "adiós" al supermercado, no volveréis.

Ya no volvemos. -Que sale, que sale.

(Jaleos)

-¡Cuántas cosas!

-Aquí vamos con todo.

-¡Qué total!

-Mamá, tienes dos horas.

-Dice: "Mamá, tienes dos horas", qué rico.

-Venga, Onita.

-Que mamá se concentro y haga la "mise en place".

-Guau, toma ya. -Un solomillo, ¿no?

-De ternera. -Sí, impresionante.

Para el combate final, Paz apuesta por un menú de película

basado en la tradición y en sus raíces andaluzas.

De entrante hace un arroz de mar con plancton,

perlas de tapioca y vino de manzanilla.

El plato principal es solomillo de retinto con tierra de aceitunas,

crema de pimientos del piquillo y espuma de patata violeta.

Aquí está perfecto.

-Vamos, amor, tranquila, con pulso.

-Muy bien.

Y de postre: aire de Sevilla, que lleva helado de yogur,

frutas impregnadas, granizado de rebujito y aire de azahar.

Tres. -Muy bien, Paz, qué limpio.

-¡Ole! ¿Ves? Ahora lo hace al vacío.

-Venga, Onita.

-También hará algo al vacío.

-Claro, hará un caldo al vacío.

Ona confía en un menú de vanguardia digno de una final olímpica,

donde el hilo conductor es el agua.

De entrante hará consomé tibio de verduras de temporada

con ventresca de sardinas en suspensión.

Ona está haciendo toda la verdura al vacío.

Como plato principal hace una flor de endibia a baja temperatura

con ancas de rana fritas en panko y esferificaciones de chardonnay.

De postre: "el deshilo del Himalaya",

sopa de pepino, crema de cardamomo, manzana osmotizada con lima,

melón texturizado e isomalt fundido.

Muy bien, qué sincronizadas.

-Venga. -Muy bien.

-¡Venga, Maripaz!

-Mamá ha puesto al carne a cocer en el Roner.

-Vamos, cinco minutos.

¿Qué pensáis que van a hacer? No tengo ni idea;

han sido tan buenas cocinando y asimilando las técnicas...

Sabiendo que Ona se entrena con los mejores

porque está en el Celler de Can Roca,

pues hará algo de alta cocina y vanguardia absolutas.

Por la de verduras que veo en la mesa, hará algo vinculado

al deporte, a su disciplina, algún menú que sea saludable.

¿Qué va a hacer con el melón? Creo que va a hacer algo.

-¡Toma melonazo!

-Me encanta lo que está haciendo Paz!

-Todo esto al fuego. -Muy bien, Paz.

-Qué bien, qué limpias las dos. Qué pasada.

-Hará tallarines de melón. -No, los mete al vacío.

-Ona lo pone todo al vacío. -Ona, ¿qué es?

-Licor de Chartreuse.

-Quiero proponer un viaje gastronómico al sur,

a mi pasado, a mi adolescencia;

todos los sabores tienen un por qué.

-Estoy emocionada; quiero acabarlo bien y que le guste a los jueces.

Lo que me hace más ilusión hoy es poder contar mi historia.

-Que no se le queme eso.

-¡No! Si tu mami es la más lista.

-Ahí. -Qué bien huele.

-Huele genial. -Claro que huele genial.

-Ahí, que se pegue bien; la cebollita...

Paz, quizá, lo hará más tradicional.

Me acuerdo de algunos de sus emplatados, ese que parecía lunar,

Paz aplicando técnicas puede sorprender.

Paz tiene gusto. (JORDI Y SAMANTHA) Sí.

Y sabe emplatar muy fino.

Espérate, se pondrán nerviosas cuando vean al cocinero

que nos acompaña. Bueno...

El más grande, el número uno. Sí.

Si no impresiona él, ¿quién lo hará?

El duelo me parece precioso, dos mujeres.

Paz es una crack, así que encantada de estar con ella en este duelo.

Es bonito porque es un menú escogido por nosotras, el mío

está basado en el medio acuático, mi vida y mi pasión; el agua.

Creo que es una experiencia maravillosa.

Siempre se va por el oro, nunca por la plata. A por todo.

-Yo soy solidario contigo. Una, dos y tres:

(AMBOS) ¡Vamos, mamá! -Vamos, venga.

(TODOS) ¡Te queremos, mamá! (RÍEN)

-¿Qué le ha echado a la nata? -Cardamomo.

-Están haciendo un carpacho, un carpacho;

es un carpacho de gambas, de carabineros.

¡Bravo, Paz! -Aquí estoy.

No quiero mirar para arriba porque tengo a mis niños y es...

-¡Uh! -Míralos, ahí están. Bueno...

-Venga, vamos. -Ánimo, venga.

-Este último cocinado es un homenaje a todas las abuelas,

bisabuelas... en definitiva, a todas esas mujeres

que han sido cocineras y que nadie la has valorado

porque hacían lo que se suponía que tenían que hacer. Vaya trabajo.

Ona y Paz han llegado hasta este duelo final

por su evolución y sus ganas de superarse en cada cocinado.

Pero parte del mérito lo tienen

tres personas que, edición tras edición,

comparten con lso aspirantes toda su sabiduría culinaria.

Pero, a veces, Pepe, Samantha y Jordi

recurren a buenos amigos del programa

que siempre están dispuestos a regalarnos su maestría y consejos.

¡Estoy ahora mismo igual de nervioso que cuando estaba ahí!

¡Adelante, Jordi Butrón!

(ASPIRANTES) ¡Oh!

Con dos estrellas Michelín, ¡Oriol Castro!

Con ocho estrellas Michelín, ¡Martín Berasategui!

¡Garrote...! -¡Mamma mía!

¡Toño Pérez! (MARIO) ¡Es buenísimo!

Oh, my God!

Nos hiciste una promesa. Hombre.

(ANTONIA) Ma, Lucía...!

(BORIS) ¡Oh... oh, qué divina!

(MARIO) ¡Ay, la Olvi...!

¿Te puedo besar? -Sí, por favor.

Acércate, acércate, ven aquí.

¡Huy, huy, huy, qué momentazo!

¡Olé, dejad algo, por favor!

¡"Muac"... "muac" a todos!

¡Viva MasterChef! ¡Viva, viva!

¡Gracias a todos...!

Hola, Paz. ¡Hola!

¿Qué tal, Paz, cómo vas? ¿Qué hay? Mira, aquí.

Cuéntanos, ¿qué menú estás haciendo?

Voy a sorprenderos con un arroz, un arroz de mar;

luego, haré un solomillo de retinto.

¿Qué lleva? Un montón de cosas, ya verás.

Y un postre muy rico. ¿Nos lo cuentas o no?

Se ríe muy fuerte.

¿Cuál sería la descripción: moderno, tradicional...?

Diría que es una cocina tradicional pero modernizada.

Os tiene que transportar a un sitio donde os voy a llevar.

Me dejas con la duda y con la intriga.

Claro. No nos ha dicho nada, así que...

Es un arroz de mar. Huele que te mueres.

Paz, estupendo. Suerte. Gracias.

-¿Quién es más quisquilloso? Jordi, ¿no?

-Es majete, también; todos.

-Ay, espérate. Ahora.

Jordi, ¿has visto a las chicas cómo están?

Guapísimas. Estos vestiditos ya serán de firma y...

Bueno, mi traje es de nuestro amigo Lorenzo Caprile.

Me lo ha hecho para el duelo final.

Aquí hay caché. Yo vengo de chica Palomo,

de Palomo Spain, mirad qué vestido tan maravilloso.

Los dos son compañeros de "Maestros de la costura",

que están preparando una temporada alucinante.

¿Empieza ya? Muy pronto en Televisión Española.

Ya está. -La mami está muy nerviosa.

-Energía, energía. -Positiva, toda la del mundo.

-Oh, buenísimo.

Al abatidor.

-¿Qué son las bolas que...? -Grosellas, ¿no?

-No, es que están ahí. -Mira, se ven ahí.

-No tengo ni idea.

¿Qué tal, Ona?

Está con el postre. Sí.

¿Qué menú vas a hacer? Un consomé de verduras tibias;

luego, haré una flor de endibia con mantequilla

y ancas de rana fritas con panko. ¡Guau!

Y un postre de texturas: líquido, helado, sorbete,

granizado y crema de cardamomo.

¿Es casualidad o hay mucha agua en ese menú?

¡Hay mucha agua, muy bien! Lo has descubierto.

Es un homenaje al agua, a mi vida, a mi pasión; a mi medio.

Ya está, lo tenemos claro.

Suerte, Ona. ¡Gracias!

-Estoy viendo a Ona brutal, estoy alucinando.

No la había visto en acción y estoy muy flipado.

-Ona, ¿eso es crema inglesa?

-Es una crema de cardamomo.

-Estoy muy entretenido, es impresionante lo que hacen.

-Están guay las dos.

-Aquí, las ponemos así...

-¿Cómo vas, Paz? -Bien, ¿y tú?

-Bien.

-Venga, mami. -Ya, mi niño.

-¡Vamos! -¿A quién querías ver cocinando?

-¿Sabes qué? La cuarta no puede cocinar, el tercero sí.

-Vamos, "start". -Vamos, chicas.

Se cumplen los pronósticos, ¿no? Qué diferencia de una y otra.

Lo hemos adivinado. Paz haría algo con mucho sabor

pero, en estética más tradicional, y Ona todo más vanguardista.

En todas las finales tenemos un menú más tradicional

y un menú más vanguardista.

Qué arte, qué arte.

-Ahí, como el abuelo.

-Qué arte.

-Esto está... buenísimo.

Si estáis en casa disfrutando de la final

de "MasterChef Celebrity" y se os hace la boca agua

con los platos que estáis viendo, pronto podréis probarlos

en el restaurante MasterChef en Madrid.

Viviréis una experiencia gastronómica única y podréis

conocer a algunos de los aspirantes que han estado en estas cocinas.

Podéis encontrar más información en www.restaurantemasterchef.com

y en nuestras redes sociales.

Parecen chefs profesionales las dos.

-Mujer contra mujer.

-Mujer contra mujer somos nosotras.

-Mi preferida, claramente, es Paz porque es nuestra amiga;

hemos crecido con ella, hemos visto su decisión

de marchar a Hollywood, y Ona ha sido una revelación.

-Ona ha sido un descubrimiento. -Divina.

-Si tenemos que decir la verdad... -El como tercero y yo como quinto.

-Verdad. -Queremos que gane Paz.

-Vámonos, ahí con su jugo.

-¡Mami, vamos! -¡Vamos!

-Vamos, mamá. -No os ha oído.

(SANTIAGO) ¡Vamos, mamá! -Hazlo tú.

(GRITA) ¡Venga, mami!

-¡Mami, mami! -¡Tú puedes!

-Ni lo ha escuchado.

-Que sí lo ha escuchado. -Sí, mi vida.

-¿Quién crees que ganará, Ava?

-Hum... no sé.

-Por lo que veo, mi madre. -Queremos que sea ella, pero Ona...

-Ya... -Muy bien, Ona. ¡Esas ranas!

Ancas de rana, ¡qué fuerte! -¿Qué es un anca?

-Las patas. -Ah, es verdad.

Te traigo una cosa, Dafne. ¿En serio?

Hombre, un regalito. ¡Oh...!

Por favor... Qué bien.

El "manual del aspirante a chef". Gracias.

Trae muchas técnicas, de esas que no pudiste hacer aquí,

hay recetas espectaculares, menús por estaciones...

Ese bebé comerá de maravilla. Va a comer...

Ahora que no nos escucha nadie. Sí.

¿Quién será la próxima MasterChef Celebrity?

Ona. ¿Crees que Ona?

Tengo afinidad con las dos pero creo que ganará Paz.

-También quiero que gane Paz.

-¡Un aplauso para las dos campeonas de "MasterChef"!

-¡Guapas, guapísimas!

-Para las dos, que son dos campeonas: Paz y Ona.

-Muy chulo, a ver.

-Paz, vamos, vas bien.

-Antonia, eres la cuarta y yo soy el tercero.

-¡Eres la cuarta! -Fariseos, calladitos.

-"Pinocchio, pinocchio"

-Seguís mintiendo, también, en la final.

"MasterChef" es esfuerzo, es compañerismo, es superación

y es, casi todo el tiempo... (TODOS) Humor.

Porque las "celebrities" lo traen de casa

y por eso aquí pasan cosas como estas.

Me estoy achicharrando.

-Un paramédico para Antonia.

(ANTONIA CANTA) #Siempre se repite la misma historia#.

-Acabo de verle el culo a Antonia, estoy ciego.

¡Ah! (RÍEN)

Modelos de la galería.

Que tenemos que ir así.

No ha venido Jordi porque tendría que venir

la peluquera para arreglarle el pelito.

¿Qué me estás contando de pelos?

A pesar del retraso, por fin, os puedo anunciar...

(Zumbido) Una mosca.

Qué impulso.

Si no has roto el micro...

(Graznidos)

Muy bien. ¿No te comes la pollo del pelo?

¿"La pollo del pelo"? La piel del pollo.

(CANTA) #Son las seis de la mañana y yo no he dormido nada#.

Te regala esta "fabuloza", ya empezamos.

¿Cuántos me das campanas...? Eh...

"Fassidia". Ay, espera. Y "solidadi..." "Solidadida".

Siempre me sale fatal.

Lo he entendido a la primera.

(RÍEN)

Esto es divertidísimo, ¿eh? Lo mejor del programa está acá.

-Ay... -Vamos, Onita.

-Madre mía... -Guau, no te lo pierdas.

-Lo voy a ir probando.

-Mirad quién viene por aquí. -Hombre...

-Jordi, ¿qué tal? ¿Qué pasa? ¿Estáis cocinando?

Estas tres semanas que he estado fuera del programa, no;

pero retomo mañana mismo.

Te sigo en las redes sociales y no estás cocinando un pimiento.

(RÍE) No, tampoco. ¿Eh?

Os voy a tener que renovar seis meses la Escuela Online

porque no le estáis sacando partido.

Lo voy a utilizar. Más te vale

porque miraré el registro cada día, ¿vale?

Oh, me he cortado.

-Mamá, ¿tienes el bolso?, que tengo una tirita ahí.

-No, ellos tienen que salir y se la ponen.

-¡Vamos, chicas!

-¡Vamos a ellos, chicos! -Vamos, Ona.

-¡Ona, Paz; Ona, Paz; Ona, Paz!

-Qué envidia nos dais. -Vamos, mamá.

-Bella, Ava. -Un aplauso para ella.

-Vamos, vamos.

-Vamos, chicas.

-¿Cómo lo ves? Difícil, ¿no?

-Sí, aunque lo de Paz tiene una pinta impresionante

pero Ona se lo está currando mucho en cuanto a técnicas.

Atención, Paz, Ona: habéis consumido la mitad

de vuestro tiempo, todavía tenéis por delante una hora.

Para el consomé de verduras tengo que licuar los pimientos

amarillo, verde y rojo, y texturizarlos con xantana.

Con una pipeta voy a hacer unos puntitos;

en cada bocado vas a encontrar el crujiente de calabaza,

el pimiento, el aceite picante y el ácido de la sardina.

Familiares de Ona, qué emocionante, ¿no?

Una cosa es verla concentrada tirándose a la piscina

y otra es verla como un bólido, arriba y abajo,

haciendo platos, cortando, mezclando...

Estoy impresionado porque casi no la he visto cocinar.

El chico de Ona creo que es quien saldrá más beneficiado.

Estoy contento e ilusionado porque es un reto diferente.

-El estar aquí es muchísimo. -Ha podido con él,

le ha echado valor y hoy con el menú que ha preparado

va a poder demostrar esa parte de mezcla que quieren.

Aquí os dejo, disfrutad. Gracias, Eva.

-Venga, me pongo con mi tapioca.

Qué distintas se ven las cosas desde aquí arriba.

Claro. ¿Orgullosa de la niña?

Orgullosísima, cómo no. Además, con una destreza increíble

y mucha habilidad; como ella es. Se lo está currando.

-Yo estoy muy contento con ella. Mira, que está muy feliz.

Llegó a la final y puede que gane.

"Puede que gane", claro. Tiene un 50% de posibilidades.

Esto ya lo tengo aquí preparado, la "mise en place" preparada.

Os dejo aquí porque, todavía, queda cocinado,

todavía, queda por delante y puede pasar cualquier cosa;

no podemos ponerla nerviosa, que es su talón de Aquiles.

Sí. El nervio ese.

Venga, Ona, vamos. -Venga, Onita.

Tengo una cosita para Dafne. ¿Ah, sí?

A mí me hizo muchísima ilusión cuando mis compañeros

me entregaron una cosa muy bonita y que significó mucho.

Ay, me voy a emocionar y todo. Ay.

De parte de todo "MasterChef". ¡Oh!

Esto es para Jon.

Qué bonito es. -Es el mejor regalo.

-Fenomenal. -Muchas gracias a todos

porque me habéis cuidado muy bien. Estoy muy orgullosa

de que mi hijo haya podido vivir esta experiencia conmigo.

-Claro que sí. -Muchísimas gracias.

Saldrá todo genial. Gracias.

A cuidarlo con mucho amor, mucha salud, mucho respeto...

Queremos una foto con el delantal. Hombre, por supuesto.

-¡Viva "MasterChef"! -Por supuesto.

-¡Viva Jon! -Vamos.

Para que un programa como "MasterChef" llegue a sus casas

es necesario el esfuerzo diario de más de 200 profesionales.

Perfecto, ya está. Bueno...

Somos tantos que merecemos un pequeño homenaje, oye.

Esta es la trastienda divertida de "MasterChef Celebrity".

Abrimos puerta.

Mirad qué guapas están las dos.

Venga, silencio, por favor. Seguimos, chicos.

-Pregúntale si se está gustando en el programa.

-Siete, cámara.

-Limpiamos la carne, las setas... -A ver si las podéis limpiar.

(LAS TRES) Hola, hola, hola.

-Mirad, mirad, el melón al nitrógeno.

-¿Eso es agua hirviendo o nitrógeno de ese?

-Eso es nitrógeno. -"Nitrógeno"

-¡Nitrógeno! -Nitrógeno, oxígeno y amor, ¿no?

(CANTAN) #No tienen forma definida, están hechos de aire...#.

-Venga, a escaldar mis verduras.

Ona, Paz; no hace falta que dejéis de cocinar

pero necesito que nos atendáis un momento.

Para elegir al tercer MasterChef Celebrity nos acompaña

en estas cocinas uno de los mejores cocineros del planeta.

Su restaurante ha sido elegido cinco veces el mejor del mundo,

ha sido portada de "The New York Times",

de "Le Monde" y de la revista "Time".

Qué barbaridad. Y ha entrado en la lista

de las cien personalidades más influyentes del mundo.

Jolín. -Pero bueno...

Revolucionó la gastronomía desde elBulli.

¡Oh! -¡Bravo!

¡Adelante Ferran Adrià!

(TODOS) ¡Bravo!

(Vítores y aplausos)

-Qué grande. -Qué bueno, tío.

-¿Qué tal, Paz? ¿Cómo va? -Bien, gracias.

-Qué bien. -Es un honor que estés aquí.

-El próximo papel de chef, ¿no? -Pero qué honor, de verdad.

-Es un placer. -Qué bien.

-No nos conocíamos. Aquí estoy con...

-Hostia, con nitrógeno, cuidado. -Es un honor que estés aquí.

-Ferran, hola, soy Antonia. -¿Qué tal? ¿Bien?

-Quedé tercera y él cuarto. -No, no.

(Risas) Al revés, yo soy el tercero.

-Es que...es muy fuerte.

A partir de ahí me puse atacada: "¿Este señor probará mis platos?".

(GRITA) Imagínate, yo me he quedado muerta.

Bienvenido, de nuevo, gracias por volver, Ferran;

para nosotros es un honor tenerte aquí, Ferran.

Primero, como sabéis, apoyo mucho a "MasterChef".

-Perfecto. -Porque creo que el nivel

que hay en este programa es de diez. Ningún profesional

puede decir que no hay ese nivel, por eso estoy aquí.

Gracias. Gracias, me alegro mucho.

Vamos. Esto lo voy a pasar ya.

-Isomalt. -Qué emocionante tiene que ser

que Ferran Adrià pruebe tus platos, ¿no?

Hace siete años cerró elBulli pero no has estado parado nunca

y ya queda muy poco para que cala Montjoi

vuelva a ser el centro del universo gastronómico.

Bueno, abriremos en septiembre del año que viene.

La idea es hacer un centro donde se piense

y utilicemos el lenguaje de la cocina, sobre todo,

para comprender la innovación.

¿Por qué has querido crear la Fundación elBulli?

Porque hemos tenido suerte en la vida y creo que es bueno

que la gente que hemos tenido suerte devolvamos esa felicidad

y, sobre todo, uno; guardar el legado de elBulli

y dos; compartir nuestra experiencia de innovación

con todas las personas.

-¡Vamos, tú puedes! -Ahí vamos.

Ya está, ya está, otra cosa menos.

-Viendo esto, ¿cómo sabes...? No te puedes decantar por nadie.

-Es una burrada. -Pedazo de curro.

-Ona ha hecho cuatrocientas cosas, estoy alucinando.

Te voy a hacer una pregunta que creo que todos nos preguntamos:

en elBullifoundation; es inglés, Pepe, Fundación elBulli,

¿se va a comer? No, no, es una fundación.

Después de elBulli, ¿qué restaurante abro?

En formato de restaurante no sé ir más allá,

así que hemos hecho algo que no es un restaurante.

Cerrábamos el restaurante o cerrábamos elBulli;

elBulli era más que un restaurante,

era una forma de entender la vida.

Uno debe saber cuándo tiene que transformarse.

Esperamos con ansia que abras elBullifoundation.

Hay que ir a graba ya para poder conocerlo.

Ferran nos alimento y necesitamos ese alimento.

¡Atención, chicas; últimos treinta minutos!

¡Venga, amiguitas!

-Vamos, Ona; vamos, Paz. -A darlo todo.

-Venga ese Isomalt.

-Es un tipo de azúcar con la que se hacen formas

pero hay que ir con cuidado porque es muy delicado

y, nada, lo voy a poner en mi postre.

-Pero qué delicadeza, hija.

(Vítores para Ona)

-Pero qué delicadeza. -Ole, ole, ole.

-¡Vamos ya! -¡Uh!

Mirad a Ona con el Isomalt. A ver.

Ona, es increíble. -Suave, suave.

Ona, que es la disciplina de la natación sincronizada,

una deportista de élite, ha entrenado en el Celler de Can Roca;

con Joan, con Jordi... Con nadie, vamos.

Fíjate, es que lo hace igual que una profesional.

Ha estado once semanas haciendo un máster intensivo.

Una persona que se dedica a la natación sincronizada

es de las pocas personas que puede tener la metodología...

Claro, tiene una disciplina... Cuadriculada.

(TODOS LA VITOREAN)

Hace así. -Sí.

-Y una actriz, también, tiene rollo porque...

Sabe gestionar muy bien las emociones...

Se ha reactivado la película de Hollywood de elBulli,

podría presentarse; es difícil hacer películas de cocinero

porque los actores... Claro, no saben los movimientos.

Claro. Ella lo podría hacer de sobra.

Mira, ya tiene otro trabajo; con Santiago, contigo...

Le va a salir genial la jugada. Sí.

Tengo todas estas ahí preparadas.

-¡Paz, mi amor; Paz, mi vida!

-Aquí estoy.

-Perfecto.

-Muy bien, Ona. -Ha hecho una mayonesa.

-Holandesa, holandesa. -"Holandesa".

-Ay, perdón, querida; una holandesa.

-Es un gusto verla, ¿tú no has flipado?

-He flipado cantidad.

-Es una maravilla de mujer, ya te tienes que casar, ¿eh?

-Eso lo tengo claro.

Hola, aquí te traemos a Ferran. ¿Qué tal? ¿Cómo estamos?

-A ver qué dicen.

Cuéntale a Ferran porque no me he enterado qué vas a hacer.

Haré un consomé tibio de verdura de temporada con ventresca

de atún en suspensión y otros purés en suspensión;

luego, haré una flor de endibia a baja temperatura en el Roner

con mantequilla, ancas de rana fritas con panko

y de postre una sopa de pepino con una crema de cardamomo,

una manzana infusionada con limón. (RÍE)

Y un melón osmotizado con Chartreuse.

-Te prometo que en tu lugar yo no me atrevo.

-Sí, hombre. -Sois unas valientes.

-Todo esto es culpa de Ferran por hacer cosas raras.

(Risas)

¿Qué te parece su menú? Te has quedado sin habla.

De nivel de estrella Michelín. -Tampoco te pases.

En once semanas. O cocinar es muy fácil

o es que los cocinero profesionales somos muy malos.

(PEPE Y JORDI) Estoy con lo segundo.

¿Por qué no nos vamos mejor? Perdón, ¿eh?

Venga, tranquilidad. Estoy muy concentrada.

Todos los pasos en la cabeza y a acabarlo perfecto.

Gracias. Suerte.

Suerte. -Gracias.

-Albóndigas de rana, no entiendo.

-Para entenderlo tendrías que ser la tercera.

-Claro. -Si eres la cuarta no lo entiendes.

-Un poquito... para que coja sabor. -¡Un aplauso para mami!

(TODOS ANIMAN A PAZ) ¡Vamos, mamá! ¡Vamos, Paz!

¿Qué tal, Paz? Muy bien, muy contenta.

No nos ha querido contar el menú. Emocionada...

A lo mejor a ti sí te lo cuenta. Es un arroz de mar con plancton.

Este es el fondo que he hecho... (ADRIÀ) Hay poderío, Paz.

(PAZ) Hay poderío. Se nota...

Tenemos un proveedor... Se nota el patrocinador

con un producto que te mueres. Con esto...

Lo voy a tratar con un risotto

y lo he mojado con manzanilla. Es un homenaje al sur.

Sí... sí.

(ADRIÀ) Ahora puedes hacer películas de cocinero...

-Por supuesto. Que puedes hacer

de cocinera en un película, tienes el máster.

Hay una película de Hollywood con Edgar Ramírez.

-Con Edgar... pues es maravilloso.

Pues tengo que llamar a mi agente. (TODOS HABLAN A LA VEZ)

¿Quién te diría que "MasterChef" te traería tantas cosas?

Te voy a hacer un favor, tienes 15 minutos. Me los llevo.

Vámonos. Sí, solo 15 minutos. Venga, venga.

Paz, Ona, en 15 minutos daremos el "manos arriba".

¿De verdad 15 minutos? Yo creo que no llego.

-¡Tú puedes! -Voy, mi vida.

Necesito otro... otro cacharro. (ANTONIA) ¡Amore!

Aquí lo tienes, Paz, mira aquí.

-No es mío, es de ella. -¡Cógelo!

-¿Te lo puedo coger?

-Cógelo, sí, sí... -Gracias... Ya está.

Bueno, Ferran, dos virtuosas, dos talentosas...

Con dos menús muy diferentes.

Una, totalmente, salida del Celler y se nota esas técnicas,

el lenguaje y el mensaje de sus platos, muy de alta cocina.

Y otra, como más popular,

una mujer que ha cocinado mucho en casa, tiene buena mano

para cocinar a sus hijos y esos toques que aprende aquí.

Hombre, el emplatado de Ona es insuperable.

Es muy de tres estrellas.

Qué bonito, Ona, qué bonito.

-¡Dios, qué estrés! -Por Dios, qué locura.

Sartén para marcar y ya voy con mis platos.

Venga... plancton.

Ahí... ya está. (SANTIAGO) Ahora va a hacer

una estrella y el pegamento de la estrella

será la salsa holandesa. -Fíjate, tiene diferentes tamaños

para montar la flor. -Claro.

Si tenemos una cocina, como la de Paz,

muy honesta, muy bien hecha, parte de la tradición...

Perfectamente ejecutada y tenemos la de Ona,

mucho más de alta cocina,

con esas técnicas que aparecen en alta cocina

y, también, está perfecto. ¿Por cuál nos decantamos?

A ver, tenemos un problema:

el de Ona no sabemos si está perfecto.

Nos va a gustar más o menos, con un risotto tenemos más...

Sí, más referencias. De lo que está bien y mal...

Creo que cualquier profesional

pondrá más en valor, a parte de una ejecución perfecta,

es creativo. Ese es el punto más, el plus más.

Yo creo que sí.

(MARIO) Tiene buena pinta esa carne, Paz.

-Huele muy rico. -Un poco...

-Tiene muy buen punto.

(BORIS) ¿Y todavía va a pesar algo? Qué loca.

-Está loca...

-Falta la... ya tengo todo, solo me falta el carpacho,

sacar el carpacho de allá

para que esté fresquito, cortarlo y ya.

-Vamos, chicas, vamos, vamos.

-¡Que me resbalo!

Vale...

Carpachio, el arroz... venga, Paz. Aspirantes,

acabáis de entrar en los últimos tres minutos.

(Gritos y ánimos desde la galería)

¡Venga, amiguitas! (SANTIAGO) Se está poniendo

a esferificar ahora, Ona, es una loca sí.

(MARIO) Esa mujer... deja las esferificaciones,

es lo peor. -Ahora pongo esto.

(Tintineo de la cuchara) Vale.

Ponemos un puntito de alioli. -Está nerviosa mi niña ahora.

Está un poco descontrolada.

Ahora lo limpio. (ANTONIA) Paz, rápido, mi amor.

-Ay, Dios mío, qué nervios. -Venga...

Aquí está muy bien, el carpacho que ya tiene que estar.

A ver si puedo meterle...

Es que me resbalan las manos. No puedo...

(ANTONIA) -Ha hecho esferificaciones también.

Me pone muy nervioso esta esferificación.

-Esto... ya está. (ANTONIA) Muy bien.

-¿Mi plato dónde está? Mi plato de postre.

-El postre... y va con eso en la mano.

-Mamá, corre. -El aire...

Falta el aire.

-Huy, qué tiempo está perdiendo mi hija de una lado para otro.

-¿Esto qué es? ¿La crema de cardomomo?

-La crema pastelera de cardomomo.

-Ahí están, están ahí mis cestas que las cojo ahora con...

Con mi cucharita.

Otra cucharita... ¿Te puedo coger esta cucharita?

(ANTONIA) ¡Sí! (MARIO) Coge lo que quieras, Paz.

Venga. -Cógelo.

Ya está, puedes... La cocina se comparte.

-Vale... claro que se comparte.

Aspirantes, último minuto.

(ONA) Paz, necesito las esferas. -¿Perdón?

-¿Has cogido lo de las esferas? -Sí, ahí están.

-Porfa. -Ahí están, perdona.

-¡¿Dónde?! -Aquí... ahí, ahí.

(ANTONIA) Dale la cuchara a Ona, no se roba las cosas a los demás.

Diez, nueve, ocho, siete, seis...

Cinco, cuatro, tres...

Dos... uno...

¡Tiempo! ¡Manos arriba!

(Aplausos) ¡Bravo!

(PAZ) Qué bonito...

Qué emocionante, o sea, estoy alucinando

de que he podido hacer un menú

de esas características en dos horas. Es como...

¡Guau!

-¡Bravo, bravo!

(ONA) Ha sido brutal... estoy que me mareo.

¡Guau!

Qué presión... porque, además, tengo muchas cosas arriesgadas.

Y me daba mucho miedo que no me saliera y,

por suerte, me han salido todas. Estoy supercontenta.

Paz, Ona... se apagan, en este momento, los fogones...

De la tercera temporada de "MasterChef Celebrity".

Toca catar las elaboraciones.

Así que cuando queráis, por favor, tomad asiento.

Gracias. Vamos, por favor.

Nunca pensé que un talent show podía...

Remover tanto por dentro como me ha removido "MasterChef".

Ha sido muy bonito...

He vivido momentos inolvidables.

Tanto delante de la cámara como detrás de la cámara.

Y, de repente, me da mucha pena que esto se acabe.

De repente se acaba.

De verdad, las cosas se acaban.

Ona, vamos a empezar contigo.

Por favor, acerca tus platos al restaurante.

Bueno, he querido centrar mi menú

en lo que es mi medio y mi vida que es el agua.

Pues es un hilo conductor que sigue por los tres platos.

Y esto es un consomé tibio de verduras de temporada

con ventresca de sardina. Lo que he querido expresar

con este plato es la ingravidez en un medio acuático.

Y todas las verduras cortadas como...

Quería expresar el otoño

cuando caen las hojas a la charca, al lago...

O al mar. -A nivel conceptual

y a nivel estético es de tres estrellas Michelin.

-Muchas gracias. El consomé está hecho a baja temperatura,

lo he texturizado con xantana y lo he puesto al vacío

tres veces para que fuera totalmente transparente.

Y... luego están los pimientos

verde, amarillo y rojo texturizados también y...

Pues... Ya está.

(RIENDO) Y ya está.

Lo que es fácil, Ona, es hacer mal este plato;

porque es un plato complicado, el equilibrio

es perfecto, la estética impecable, el sabor... fresco,

pero divertido, pero original...

Perfecto, me ha encantado.

Muchas gracias. -Ha hecho una cosa difícil

que es usar la xantana como Dios manda.

Si supieras lo que me han criticado

por utilizar xantana... Yo siempre he dicho

que estaba en el cocinero o cocinera

lo utilizaba bien es maravilloso

porque puedes hacer una crema que, en verdad, no es crema

porque no lleva lácteo, a nivel técnico...

Maravilloso. De hecho, te lo puedo decir porque...

Bueno, fuimos quienes incorporamos el producto a la alta gastronomía.

-Muchas gracias. Con muy poco,

Ferran te lo ha dicho todo. El discurso es maravilloso,

no se le puede pedir más a un discurso.

Y lo importante de un discurso es que se vea reflejado en el plato

no se le puede pedir más a un consomé.

Oh... qué guay.

(Aplausos desde la galería)

Me creo el discurso, porque coincide con el interior

y es una coreografía de las tuyas,

todas ahí en suspensión...

Por eso te preguntaba hace poco si las piscinas donde estás

hacías pie; pero no, tienen tres metros.

¿Y cómo se pueden quedar todas ahí arriba?

Sin xantana, además.

Dicho lo cual, hay un nivel técnico...

Apabullante.

Qué bien... muchas gracias.

(Gritos y ánimos desde la galería)

Primer plato superado y con creces, así que me quito como tres kilos

de encima porque estaba muy nerviosa.

Paz... es tu turno. Suerte. Gracias.

Esto por aquí...

Y aquí otro más.

He preparado un arroz de mar y yo quiero llevaros

al Puerto de Santa María, a Rota, donde los aromas del mar

se mezclan con el olor de las bodegas de Jerez,

de la manzanilla... Estéticamente, he intentado hacer...

Un fondo marino, porque quiero que,

cuando lo probéis, pues de alguna manera

os concienciéis de qué bonito es el fondo marino y...

Tenemos que cuidarlo. Menos mal que te veo mujer

y con pelo corto, porque si no digo "Ángel, dime...".

Claro... Me recuerdas a Ángel León,

eso no es malo que te inspires en un gran cocinero,

como Ona lo ha hecho con los amigos del Celler.

Es lo mejor que os puede pasar, maravilloso.

Mi idea es que sepa mucho a mar, había un buen fondo

con las cabezas de los carabineros, lo he rociado con manzanilla

para que tenga ese olor de Jerez,

de esa parte... He hecho un carpacho con el carabinero

y he hecho ese crujiente para que tenga el volumen,

es de cebollino, con el alga codium

he hecho un coral...

Para recordar el fondo marino que tenemos todos que cuidar.

¿Hay una tapioca o algo parecido? Sí, hay tapioca

que es para hacer un falso caviar

que lo he hecho con el propio caldo de cocción del arroz.

(Tintineo de cubiertos)

Hemos probado muchos arroces en "MasterChef" malos

y este es uno de los buenos arroces que hemos probado.

(Aplausos y gritos) Gracias, me quedo tranquila.

Así que... felicidades.

Yo creo que la cocina es impecable,

la cocción del arroz, de hecho, ya es mucho en un arroz.

Si tuviese que jugar una final nunca me la jugaría con arroz,

yo personalmente como cocinero

con casi 30 años de experiencia, porque me asusto.

A ti te ha quedado brillante, con lo cual...

Maravilloso. Me chirrían ciertas cositas,

pequeños detalles, como la tapioca porque ya tengo granos

que me anulan esos granos. Claro.

Entonces, en boca...

Se me van a perder. Se pierden.

-Esta cocina es más compleja de juzgar que la otra.

Cuando se hace una cocina con base tradicional,

como has hecho, tienes siempre más peligro. Y es un riesgo

que has tomado y es de valientes. Estoy de acuerdo.

Me interesan las cocinas con discurso.

Voy a sitios que como muy bien y veo que no hay discurso,

no saben ni qué quieren decir. Esto, a mí,

es lo que yo siempre digo que me alimenta el alma,

aparte de alimentarme el cuerpo.

Hablamos de un plato creativo que ha hecho Ona, sin fisuras.

Y aquí hablamos de un plato singular.

Para mí creatividad y cocina singular

en, muchas ocasiones, coinciden

y tienen el mismo valor. Felicidades, Paz.

Muchas gracias. (TODOS APLAUDEN)

(PAZ) No me quería ir de aquí sin enseñarles un arroz

y es que me ha salido... fantástico.

Entonces estoy muy orgullosa de mi primer plato.

Paz, puedes pasar al restaurante. -No quiero que pierda.

-Ya, por estar aquí, ya gana.

Da igual lo que pase, campeón. -No, porque gana un trofeo

y eso es ganar.

Paz, ¿qué principal has preparado? Mi plato se llama...

Un paseo por el campo andaluz.

Esto es solomillo de retinto, mi idea era recrear

sabores del campo. Por eso, de ahí,

la tierra de aceitunas que es un sabor muy nuestro.

Y hay una crema de pimientos

del piquillo que, de alguna manera,

quería representar el sol de Andalucía...

Los atardeceres y a mí me recuerda cuando iba en coche con mi padre

de Ronda a Sevilla, de Sevilla a Cádiz...

Es una imagen que tengo y que...

Quería, un poco, reflejar aquí.

Vamos a viajar.

La carne está perfectamente cocinada,

tiene un marcado impecable. El puré de pimientos

que pensaba que no le iba a pegar, pues le queda muy bien,

le da una rusticidad elegante,

un dulzor que contrasta con la aceituna,

el fondo está muy bien reducido y está muy rico.

Hay poco que decir, tu historia está reflejada en el plato.

¿Se puede hacer un solomillo mejor?

Yo no sabría hacerlo mejor,

porque está impecable, la salsa maravillosa,

el piquillo le va bien, verduras y aceitunas contrastan...

No te puedo poner ningún pero. Es fantástico.

Perfectamente hecho. Estéticamente, puede ser mejor.

-Paz, una actriz como tú de tu nivel...

No se puede excusar, para ti es un diez.

Tienes un diez. Solo una reflexión:

chuletón con pimientos... No es un plato de concurso.

Pero a nivel de cocina, seguramente, no poner más cosas...

Sería un valor.

Es un valor. -Muchas gracias, muchas gracias.

(Gritos y aplausos)

¡Divina!

(Gritos y aplausos) (PAZ) Igual son sencillos,

pero hay cocina. De alguna manera,

he utilizado lo que he aprendido: vanguardia,

pero sobre la cocina tradicional.

(CANTA) #Esta mami cómo mola, se merece una ola.#

Ona, ¿qué has hecho?

El nombre es flor de endibia.

Flor de endibia. Es una endibia cocida

a baja temperatura en el RoNer,

con mantequilla, luego, he hecho una salsa holandesa

como pegamento, obviamente, porque le va al plato y para pegar

esa flor de endibia y, luego, he hecho ancas de rana fritas

con panko y una "meuniére" por encima con sus brotes.

Luego, hay dos esferificaciones de un licor de hierbas

que creo que le queda bien a la holandesa

y... a las ancas. Nosotras, cuando hacemos

estructuras geométricas, estrellas con las piernas

y nos movemos, pues me he inspirado en esto y he querido hacer

los nenúfares con las ranas y el plato es como las piedras

y la charca. Las esferificaciones representan gotas de agua

que caen... Es alucinante

el pensamiento que hay detrás de cada plato, Ona.

Gracias. Yo pensaba que lo de la rana

era un homenaje al traje de Samantha, pero no.

No pasa nada.

Empecemos a comer, por Dios. ¿No te gusta mi traje de Caprile?

Me encanta. Se lo digo a Lorenzo.

No, por favor.

(Tintineo de cubiertos)

(Tintineo de cubiertos) No me puedo creer

que no lo habías cocinado antes, es verdad que todo está aliñado,

tienes el punto de sal perfecto, el amargor de la endibia no se nota

puede ser desagradable, está todo hilado y rico.

Tu plato es original, divertido,

bonito... rico... Eres lo más.

Muchas gracias.

Tengo que pedirte perdón, sabes que te he dicho

que eres una mujer prudente, lo retiro, porque los platos

no son da prudentes. He sacado la artillería y...

Me he atrevido con todo. Sí, estás como no te he visto.

Es un plato... de esos que los cocineros decimos:

"Joder, me has hecho pensar". Y cuando te hacen pensar...

Yo ya... me voy contento a casa.

Técnicamente es perfecto, ¿no?

Tiene una cocción perfecta... las ranas están perfectas.

Y tal... perfecto técnicamente, es decir, no me creo

que no hubieras cocinado nunca. Si es así, estos señores

os enseñan muy bien, no me imagino yo...

Estar haciendo lo que tú haces en tres meses...

Ni siendo actor en tres meses. Ni yo ni Pepe ni Samantha.

No me lo imagino.

Así que felicidades. -Muchas gracias.

¿Sabes qué es un mandala? Un plato de Can Roca

que es maravilloso, la flor de alcachofa

con los componentes de la India. Te has inspirado

en el mandala, es lógico, llevas mucho tiempo trabajando

en Can Roca y las cosas que te gustan y emocionan

les has dado muchas vueltas hasta que lo has aplicado

a ese discurso del agua donde imaginas un nenúfar,

veo las ancas que deben ser las patitas de tus compañeras.

¡Era la intención!

Es un plato precioso, bien ejecutado sin pegas,

has hecho tuyo... el trabajo de una gran casa

que es Can Roca, a mí no me gustan las endibias y estas me enamoran.

(Aplausos)

Llega el momento de la parte dulce

de este menú. ¡Bien!

Por favor, id a recoger vuestro postre.

¡Mami! ¡Quiero que ganes!

-Es un helado. -Parece como una nieve.

Por eso pone el colador,

ya verás que sale como una nieve. -Sí, más granizado.

-Sale muy finito, sale una nieve, ya verás.

-Vale, vale.

-Qué bien lo hace mamá, ¿eh? -Sí.

-Qué arte... -Venga, tranquila.

-Aquí. -Eso se llama una quenelle.

-Perfecto.

-¡Bravo, Paz! ¡Bravi, bravi!

-Yo, con este postre quería...

Transportaros a mi ciudad.

A Sevilla... en primavera.

Donde las calles huelen a Feria, a rebujito...

En este postre justo, quería contar

ese paso de la niñez a la adolescencia,

cuando todavía mezclaba las piruletas con...

Los primeros rebujitos. -Eso no lo oigáis, niños.

-Quería hacer un postre muy refrescante y que recordara

al sur, debajo hay unas frutas rojas que están osmotizadas

con granadina y ese es el sabor de la piruleta...

Que lo vais a notar rápidamente, luego, he hecho una quenelle

de yogur, el rebujito lleva hierbabuena.

Me parece que es una hierba fundamental en mi vida,

en el sur y... con esto, de alguna manera, pues...

Culmina mi menú para vosotros.

Todo lo que has dicho pues lo veo...

Aparte tiene un punto alcohólico que entiendo... es rebujito.

Bueno, es la Feria, qué quieres, ¿que no lo tenga?

Pues lo tiene que tener. Claro.

Me gusta tu plato y me gusta tu menú.

Creo que has querido ser tú misma. Sí.

Con tus cosas buenas y tus cosas malas,

hemos visto una Ona que se ha formado,

que ha buscado información,

para un cocinero es vital, porque son los colores

con los que pinta su cuadro. Te has conformado

con lo que has aprendido aquí, con lo que aprendes en tu vida,

con lo que viviste en tu juventud y has querido plasmarlo en un menú.

Con pocos colores has dicho muchas cosas.

Una de las maneras de diferenciar al cocinero es...

Los que tienen una historia que contar y los que no.

En mi carrera he visto a poquísima gente

contar una historia, como lo has hecho tú,

en los tres platos. Ha sido una lección brutal,

me cuesta... estoy pensando en personas que me explicaron...

Su historia como lo has hecho tú en la cocina.

Muchas gracias. Eres una pedazo de actriz

y eres una pedazo de cocinera. Me gusta el postre,

pero te sacaré alguna peguita.

Creo que es un problema de equilibrio,

en la alta cocina se definen cuáles son las cantidades exactas

para que en la cucharada y de derecha a izquierda...

Debes comerlo así... para que la sensación...

Te estás poniendo tiquismiquis. No, no, se me ocurriría.

No es profesional, la mujer... ¿qué quieres?

Me falta eso, que lo hayas probado ocho veces para quitar de aquí..

Le quito un poco de allí... Es culpa de Jordi,

se ha comido la mitad. No te ha dejado...

He comido desequilibrado.

Este plato hay que comerlo uno por persona.

A mí como postre... me ha encantado.

Si algo representa, lo que han hecho cocineros

en estos 20 años es este postre.

Este postres es la esencia de lo que ha sido...

La cocina de vanguardia en estos 20 años.

Muchas gracias, qué honor...

(Gritos y aplausos)

-¡Ese postre!

(PAZ) Cómo me puede decir el Sr. Adrià...

Lo que me acaba de decir. Increíble...

O sea... no me lo creo.

Ona, lleva tu postre al jurado.

Lo terminarás allí.

Pero bueno, por favor...

Pero es una cocina en pleno.

A su izquierda es allí.

(SANTIAGO) El isomalt es como cuando saltas a la piscina.

-Un poco... claro, exacto, el momento ese.

Que eso también puntúa.

-Bueno, pues el nombre es el deshielo del Himalaya.

El... caramelo isomalt es el hielo,

el melón texturizado

y congelado con nitro es la nieve,

la nieve se deshace en el río Ganges

que pase por toda la India y, un poco, lo que quiero expresar

cuando el agua arrastra todos los sabores de la India,

del cardomomo, los cítricos, las especies...

Jo, qué maravilla.

-Bueno, e intentado expresarlo

siguiendo con mi hilo conductor que es el agua en sus estados.

En el hielo, la nieve... líquido. Ya está.

-Ya está... ¿Qué más quieres decir?

(Aplausos) ¡Viva el agua y Ona!

¿Pero por qué te has inspirado en el agua de la India

y no en el del Tajo?

Después de los juegos olímpicos,

todo era maravilloso, estaba como en una burbuja

y, siempre, quise ir a la India y fui con mi pareja,

con una mochila y estuve dos meses

en Vicente Ferrer y pude vivir la experiencia

en primera persona, es un país maravilloso

y quise centrarlo en esto.

Yo nunca he estado en la India,

pero te diré que el postre es refrescante,

bueno, equilibrado... técnico,

está a la altura de cualquier cocinero importante

que quiera hacer un postre gustoso, es extraordinario.

No te conformas con algo sencillo con un poco de sabor,

metes ocho técnicas, tres sabores, luego, encuentras el equilibrio,

muy fresco, muy refinado...

Yo creo que si cerrase los ojos y me diesen el plato,

lo reconocería como tuyo; te has refinado y has aprendido

y el plato está bueno.

Vine aquí sin saber freír un huevo y, gracias a todos vosotros,

a los hermanos Roca he aprendido todo esto.

Resumiéndolo todo, eres una bestia parda.

Vienes de un mundo que, imagino, la sincronizada tiene que ser duro.

Muy duro. Y has pensado que,

para un menú, lo bueno sería interpretar platos

de tres estrellas Michelín

y hacerlos tuyos con un discurso propio y...

Maravilloso.

Que te lo diga Jordi Cruz, que es duro, duro,

casi como mis entrenadoras.

Qué bonito.

-Es un plato de mucho riesgo,

has puesto aquí varias técnicas complejas es positivo,

si no arriesgas, no ganas el oro.

Pero es que es complicadísimo, a nivel técnico...

Eh... Esto es de tres estrellas,

de nivel superior.

Cada vez que vengo me voy maravillado del programa

y... la verdad, es increíble.

Felicidades. -Muchas gracias.

-¡Bravo! Muchas gracias, Ona.

(Aplausos)

No le han puesto ni una pega.

-No...

-Enhorabuena, enhorabuena... (AMBAS SE SALUDAN)

-Es un plato que podía estar en cualquier...

Restaurante, en mi casa lo quiero yo.

Perfectamente, hombre.

Yo creo que con este menú de agua...

Puedes ganar... -Es como la sincro que te digo:

"Una vez lo he dado todo y he hecho el último brazo...".

Ya no depende de mí. -Si tú estás contenta

con el trabajo, yo también con el tuyo.

Paz... Ona, la cata ha terminado.

Ahora nuestro jurado y Ferran tendrán que deliberar

para tomar la decisión más difícil de toda la edición.

Así que, por favor, poneos delante de cocinas.

¡Campeonas! (TODOS ANIMAN A LAS DUELISTAS)

(Gritos y aplausos)

¡Bravo!

(EL JURADO Y FERRAN ADRIÀ DELIBERAN)

-Has hecho un trabajo impresionante, impresionante...

Impresionante.

Tenerlo aquí y que haya probado tus platos y te diga...

-Todo lo somos en vosotras... bellas.

¡Bellas, bellas!

-Estoy contenta y orgullosa, era lo que quería contar.

Era mi historia.

Lo tenemos, caballeros.

Ha sido tan bonito... -Ha sido un placer cocinar contigo.

-Ha sido precioso. -Precioso.

-Ha sido un viaje precioso, enhorabuena.

-Enhorabuena a ti, campeona.

Jueces, Ferran, ¿habéis tomado ya una decisión?

La tenemos, Eva. Pues antes de saber

quién de las dos es la ganadora de "MasterChef Celebrity III",

quiero que sintáis el calor de todos los que os quieren.

Por favor, exaspirantes,

familiares... podéis bajar.

Vamos allá. (BORIS) Venga, seducción...

(MARÍA) Me gustaría que ganasen ambas, pero no puede ser;

un poquito más me gustaría que ganase Ona, pero ganará Paz.

Es que yo soy un poco meiga gallega y hay un algo...

Que me dice que Paz será la ganadora.

-Venga, chicas. -Que momentazo, chicos.

Momentazo.

Paz, Ona, muchísima suerte a las dos.

Gracias, Eva. Jueces... adelante.

-Ay... -¡Ay, ay, ay!

Ona, Paz, ha sido un autentico espectáculo veros trabajar.

Lo habéis hecho de manera ordenada, pero sin perder un minuto.

Y con la tensión justa para manteneros alerta,

pero sin agobiaros.

Felicidades.

Gracias. (TODOS APLAUDEN)

Vuestros platos reflejan la evolución

que habéis experimentado en las cocinas.

Todo lo que habéis aprendido,

habéis sido capaces de ponerlo en práctica

de una manera positiva y con muchísima lógica.

Y las dos nos habéis demostrado que la competitividad

ha sacado lo mejor de vosotras. Habéis diseñado unos menús dignos

de cualquier restaurante con estrella Michelín.

Y habéis sido capaces de ejecutarlos con maestría

a pesar del tiempo y la presión de este duelo final.

Dicho esto... Ferran, por favor.

Yo, simplemente, daros las gracias por el ejemplo de cómo el esfuerzo,

el compromiso, la honestidad, la pasión pueden ser valores

que muevan muchas cosas.

Habéis demostrado que se puede ser competitiva

y, a la vez, tener estos valores. Gracias por lo que aprendo.

(Aplausos y vítores)

(BORIS) ¡Paz y Ona, campeonas!

En este momento, es un honor para nosotros cambiaros el sitio.

Como manda la tradición, podéis ocupar nuestro puesto.

(Ovación y aplausos) ¿De verdad?

¿Y cómo hacemos?

(Ovación y aplausos) Ah... aquí te lo...

(Ovación y aplausos)

Qué emoción...

-Sois las mejores...

-A mí me da igual, ella ya ha ganado.

-Vamos...

Antes de decir el nombre de la ganadora,

queremos agradecer a Ferran Adrià que haya sido testigo

de este emocionante y tan reñido duelo final.

Ferran, muchas gracias

por acompañarnos en un día tan importante,

así que vuelve cuando quieras, es tu casa.

Muchas gracias. -Gracias.

(Ovación y aplausos) -Es un honor...

-¡Grande chef!

Ahora sí, ha llegado el momento.

Ay, ay, ay...

La ganadora de la tercera edición

de "MasterChef Celebrity España" es...

¡¡¡ONA!!!

(Música, aplausos y ovaciones)

(TODOS GRITAN Y ANIMAN A ONA)

-Muy bien, cariño, enhorabuena, enhorabuena...

(Gritos de los exaspirantes)

(TODOS VITOREAN Y ACLAMAN A ONA)

(Gritos y música)

(PAZ) Muchas gracias por este regalo,

por este viaje tan bonito.

(SUSPIRA EMOCIONADA)

Me voy emocionada...

Pero de alegría y de felicidad, de verdad.

Y que os llevo en el corazón para siempre.

A todos...

(Gritos y música)

(TODOS VITOREAN Y ACLAMAN A ONA)

-Enhorabuena, mi amor.

-Y la ganadora es...

¡Ona! No me lo puedo creer.

Qué emoción... madre mía.

-Quién nos lo iba a decir.

-Si me lo llegan a decir el primer día

que entraba toda tímida,

porque para mí todos eran como superídolos...

Qué feliz que soy, qué guay.

Ona...

(TODOS GRITAN Y APLAUDEN)

¡Por fin tengo el oro!

Se me ha resistido,

pero tengo el oro... en "MasterChef".

Tienes que dar ejemplo... ¡Muy bien, muy bien, Ona!

¿A qué ONG van destinados esos 75 000 euros?

Me van a salir las lágrimas ahora.

Es muy emocionante y quiero que sea para Pequeño Deseo,

una fundación española

que trabaja y ayudan a niños de toda España

para conceder su deseo,

son niños con enfermedades crónicas y creo que los 75 000 euros

les irán muy bien y espero que cumplan todos ellos

sus deseos y se hagan realidad.

(Gritos y vítores)

Seguro que habrá muchas familias que estén contentas

de que lo haya donado a Pequeño Deseo

y, ojalá, lo disfruten

todo lo que puedan.

Paz y Ona han logrado llegar

al duelo final con trabajo, constancia y esfuerzo.

Vinieron a "MasterChef"

para mejorar sus conocimientos de cocina

y se llevan, además, una experiencia inolvidable.

Y unos amigos para toda la vida.

(TODOS) ¡Sí! Nos vemos muy pronto,

con los pequeños genios de "MasterChef Junior",

mientras ya saben pónganle... (TODOS) ¡¡¡Sabor a la vida!!!

(Música, gritos y aplausos)

(Música, gritos y aplausos)

(Sirena del barco)

(SAMANTHA RÍE)

Si queréis tener futuro en este concurso,

vais a tener que olvidaros

de que sois "celebrities", aquí sois aspirantes.

Quiero un servicio de diez. ¿Entendido?

(TODOS) ¡Sí, chef! (ANTONIA) ¡Vamos, vamos!

¡Vamos, vamos! -¡Vamos, venga, amiguitos!

Sacamos platos de diez, ricos y en tiempo.

Vamos, señores, o corremos un poco más o no llegamos.

¡Está quemado todo! -¡Están vivos!

¡Ah, qué se escapa! Quiero veros a toda máquina.

Parece el tren de la bruja.

Qué arte, Antonia. -No sabes cómo quema.

Su visita tiene un nombre y es... "preocupación".

¡Quién corta! ¡Quién abre! ¡Quién unta! ¡Vamos!

(Gritos de los concursantes)

Estoy fascinada.

(Aplausos) Madre mía, vaya bicho.

-¡Esto tiene que estar, ya, ya! -¡Vamos, chicos, ánimo!

-Está bien... Está bueno.

(TODOS GRITAN)

Violencia no.

-¡Uh! ¡Huy, por Dios!

-Suena a tópico, pero es verdad, disfrutad, pasadlo bien.

-¡Qué es...! ¡¡¡Ah!!! -Patatas...

Nuevo cambio de cocinero. Bien, Carmen, vamos.

-Es que me voy a marear,

qué número estoy montando. Yo me quiero morir.

(Llaman a la puerta) No me lo creo.

No me lo puedo creer. (TODOS) ¡¡¡Santiago!!!

(TODOS GRITAN)

Qué divino...

-Bien, Mario, bien... está solico ahí.

-¿Tú eres de Murcia?

-Sí. -Me encanta.

-Está riquísimo, me emociono y todo porque cuando estás ahí

y aquí te dicen "es un diez"...

-Has hecho un trabajo de medalla de oro.

-¡Bien!

La ganadora...

De la tercera edición

de "MasterChef Celebrity" España es...

¡¡¡ONA!!!

(Gritos y aplausos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Final

MasterChef Celebrity 3 - Final

25 nov 2018

Ona Carbonell, Antonia Dell'Atte, Paz Vega y Mario Vaquerizo se enfrentan en la gran final de 'MasterChef Celebrity 3', en la que Ferran Adrià decidirá junto al jurado quién es el vencedor de esta edición.

El primer duelista será el mejor del primer reto y el segundo obtendrá el último pase en la prueba exterior. El ganador conseguirá el trofeo de 'MasterChef Celebrity', los 75.000 euros para donar a la ONG que quiera y, además, los dos duelistas disfrutarán de un curso de cocina creativa impartido por Basque Culinary Center.

ver más sobre "MasterChef Celebrity 3 - Final " ver menos sobre "MasterChef Celebrity 3 - Final "
Programas completos (11)
Clips

Los últimos 129 programas de MasterChef Celebrity 3

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Elisa

    Lo que queda claro con la victoria de Ona es que en dos meses se puede pasar de no tener ni idea de cocina a hacer platos de estrella Michelín. Conclusión: no será tan difícil ésto de la alta cocina ¿no?

    02 dic 2018
  2. Joha

    Definitivamente Paz era la ganadora, evolucionó, un menú de corazón con lo que aprendió en la cocina Masterchef, tenía mas mérito. En fin...Paz la mejor...Saludos desde Colombia.

    28 nov 2018
  3. María nava

    Buen día disfruten al máximo la final exelente programa en todas sus ediciones me quedo con Paz la campeona sin corona quién creó y elaboró platillos con el corazón y no recurrió a hacer copias de chefs reconocidos ,lo siento pero creo que mucha gente estará de acuerdo conmigo no le estoy quitando merito a Ona porque su tiempo ,dinero y esfuerzo le costó enseñarse a cocinar pero debido haber creado 100% un menú de ella ...saludos desde México

    28 nov 2018
  4. Joxepo

    A parte de que en efecto debería medir la evolución de l@s concursantes, lo que me queda claro es la burbuja de la cocina de diseño, ya que Ona no sabía ni hacer un huevo frito. Y en tres meses (o los q haya invertido) hace un menú, cuyas alabanzas Ferradrianas no hacen más que evidenciar la simpleza de su elaboración. Me lo he pasado muy bien. ¡Viva Boris! Gracias

    26 nov 2018
  5. Rosanna Arteaga

    Muchas Felicitadades a las dos concursantes finales!!! tremendos menús se mandaron en especial muchas Felicitaciones para Ona ya que para hacer todos esas técnicas, hay que estudiar mucho y ser muy disciplinada waooo! eres un crack como dicen ustedes los españoles,eres fantástica sin quitarle méritos a Paz también lo hizo maravillosamente! .Se nota la disciplina que te da el Deporte Acuático como la Natación Artística o Nado Sincronizado como sea!, jajajajaja! que yo también soy fans de los Deportes Acuáticos todos en general Besos y a la espera de la próxima edición de Masterchef, que me encante este programa en todas sus versiones! Saludos y besos desde Valencia-Carabobo-Venezuela

    26 nov 2018
  6. Karla

    Me encantó el programa. Ona y Paz, ambas son ganadoras. Ona quizás más arriesgada y eso pesó al final. Pero merecedora de ese primer lugar! Saludos desde Costa Rica!

    26 nov 2018
  7. Cei

    Hola , soy neoyorquina y si me pareció favoritismo, Ona was every show in eliminatorias y guaooo, final come on, he seguido este programa por muchos años, really i like , pero no es justo que escogieran a Ona, Paz, Mario guys you¿re the best.....!!!!!

    26 nov 2018
  8. Antonia

    Buagh que decepcion ...¿¿me a gustado mucho mas el menu de Paz ella es LA GANADORAAAAA!!!... a cocinado mucho más y no a echo tantos experimentos de cientifica.

    26 nov 2018
  9. Seguidor de Masterchef

    Pues a mí me pareció un espectáculo lamentable, donde hubo un tongo que ya estaba programado desde hacía tiempo. Un menú que ya lo traía ensayado de casa (pero no de la suya, sino de Casa Roca), donde la han estado preparando para que se llevase el premio el último día. Yo lo que se dice cocinar, no la vi cocinar en toda la final (mucho mezclar polvitos mágicos y mucha esferificación y potingues, pero cocinar, lo que se dice cocinar, cero. Masterchef se está conviertiendo en un escaparate para los pupilos de los chefs famosos amigos de los jueces del programa, y después tenemos que aguantarlos durante todo el tiempo (ya nos pasó con Nathan, el yerno de otro chef oriental famoso, conocido de los jueces). Paz Vega hizo un menú increible (y eso que al arroz le añadió tapioca, creo recordar, para agradar a esos jueces "creativos" y casi la lía). Yo no digo que Ona no sepa cocinar, que sí que ha aprendido, y mucho. Solo digo que parece que quieren tomarnos el pelo a todos los españoles, y si siguen así, la audiencia va a pasar del programa a marchas forzadas. Nunca me ha gustado que en las competiciones, alguien juegue con ventaja, y esta vez ha cantado un montón (a la misma Samantha se le escapó un comentario en el que dijo "no me puedo creer que sea la primera vez que haces este menú y que todo te haya salido tan perfecto" o algo así. Señores de Masterchef. No nos tomen el pelo. Para mí, Paz fue la justa ganadora (sin quitarle el mérito a Ona). Para mí hubo tongo.

    26 nov 2018
  10. Lynda

    Congratulations Ona. So proud of you. Hugs and kisses from Canada.

    26 nov 2018