www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4305918
Para todos los públicos MasterChef Celebrity 2 - Programa 9 - ver ahora
Transcripción completa

Buenas noches, bienvenidos a "MasterChef Celebrity".

Hemos invitado a seis colegas que han recibido

una nueva Estrella Michelín en su restaurante.

-Venga, a ver qué tal se nos da. -Venga, vas bien, vamos.

-Dale caña, date vida. -Hay que dejarlo superlimpio.

-Anabel, fantástico. -Pero no se ha congelado.

Hay un trabajo hecho con motivación, seriedad, rigor.

¡Enhorabuena! Está terrible, Anabel.

Muy mal emplatado, mal hecho.

No tiene que ver con el del chef. Sí.

Dos de vuestros platos han destacado sobre los demás.

Silvia y Saúl. El aspirante que se pone

el delantal negro es Anabel.

Esta semana viajamos a la Ribeira Sacra.

Es injusto que os enfrentéis con un aspirante menos. Francis Lorenzo.

-Ah, qué presión, tío. -¿Cómo va, Saúl?

-Un currazo, tengo el brazo roto.

Ahora vamos con retraso otra vez. Una cosa es cruda y otra quemada.

¿En un restaurante te comerías esto?

¿Me ha quedado bien, chef? Está...

Con esa cara ya me valía. (RÍE)

-Ha ganado puntos, en este plato creo que...

-Ahora pedimos más, a ver si nos traen.

El equipo ganador de esta prueba es el equipo Rojo.

Aspirantes, os enfrentáis de nuevo a una caja misteriosa.

Ha llegado el temido día de los postres.

Desde EspaiSucre en Barcelona, Jordi Butrón.

-Vamos, chavales, venga. -A esto le damos un poco de caña.

Qué rico. -¿Qué me estás contando?

¿Qué no has hecho bien? La pesa estaba en libras.

Esto es básico, te tienes que fijar, mujer.

-Anabel, puedes hacerlo, venga. -Está decaída.

-Lo siento, pero no me ha salido nada.

¿Tienes algo para que cate el jurado?

El error ha sido que cuando te has dado cuenta,

te has puesto nerviosa.

Es la primera vez que un aspirante no presenta nada

en una prueba de eliminación.

El aspirante que no continúa

en las cocinas de MasterChef es Anabel.

-Guapa. -Chao, chicos.

-Te echaremos de menos. -Adiós, Anabel.

("COME FLY WITH ME" DE MICHAEL BUBLE)

("COME FLY WITH ME" DE MICHAEL BUBLE)

("COME FLY WITH ME" DE MICHAEL BUBLE)

Buenas noches y bienvenidos a "MasterChef".

Si creían que íbamos a dejar toda la emoción

para el último programa, nada más lejos de la realidad.

-Hay dos cajas hoy. -Hay caja y cajita.

Prepárense, porque nuestros cinco aspirantes

nos van a hacer vivir una noche que no olvidaremos en mucho tiempo.

Y ellos, ni les cuento.

(SILVIA) Semifinales.

-Madre mía. -Ya no hay más gente.

-Vamos quedando menos.

Al entrar al plató como semifinalista tengo

el gusanillo en el estómago.

Es muy parecido a unos Juegos Olímpicos y hay nerviosismo.

-Saúl está muy nervioso hoy.

-Qué será, tío.

No teníamos bastante con una. -Buenas noches.

Buenas noches.

Aspirantes, bienvenidos de nuevo a estas cocinas

y enhorabuena porque ya sois los cinco semifinalistas

de la segunda edición de "MasterChef Celebrity".

(TODOS GRITAN CONTENTOS)

(CORBACHO) Oe, oe, oe, oe.

-Se me está cerrando el apetito, por las noches empiezo a pensar.

Empiezo a visualizar la final, haciendo los platos de la final.

Ya empiezo a tener el gusanillo ese, que me gusta, ¿eh?

Así, saco la mejor versión de mí.

-Dame una f, finalista, ¿no? Dame una f.

-Semi, semi. -¿Semi?

Dame una f, dame una i, dame una n, dame una a.

Dame una l... -Dame una hernia.

-Estoy tan contenta, o sea, me pellizco para ver

que es realidad y no es un sueño.

¡O sea, estoy en semifinales!

De los doce aspirantes que entrasteis por esa puerta

hace nueve semanas... ¡Nueve semanas!

Solo quedáis vosotros.

Así que entiendo, perfectamente,

que los sentimientos estén a flor de piel.

-Pues sí.

Aspirantes, en este reto toca ración doble de caja misteriosa.

Edu, ¿qué te gustaría encontrar en la grande?

Mira, creo que aquí hay un plato de comida

y aquí hay una chaquetilla de chef que te lleva directamente

a la final de "MasterChef".

-¿En serio? -Puestos a imaginar.

-Por favor, la medicación de Edu. (RÍE)

¿Crees que habrá algo bueno? Viniendo de ti no creo, Jordi.

Igual te sorprendo. Venga, va.

Vamos a empezar abriendo la caja grande.

A la de tres quiero que la levantéis todos a la vez.

Ok. Una, dos y tres.

(TODOS SE SORPRENDEN)

(CORBACHO) Vamos. (SÁUL) Ostras.

Eh, perdona, ¿qué es esto? ¿Un chiste? Arroz, lentejas,

unas sardinas. No entiendo nada.

Como estáis viendo debajo de las cajas hay:

Sardinas, carne de magro, arroz, pasta de canelones y lentejas.

Edu, si tuvieras que quedarte con algún ingrediente, ¿cuál sería?

Con la sardina, a lo mejor...

No he tomado la decisión, digo que a lo mejor.

(TODOS RÍEN)

Silvia, qué plato te ha venido a la mente al ver los alimentos.

De los que se comen siempre, los básicos.

Tradición. -Claro.

-Comíamos cuando éramos pequeños.

-¿Ah, sí? -Pues mira.

Es mucho más fácil ver que son alimentos de toda la vida

y que había cinco y nosotros somos cinco.

Pero tu primera obsesión es qué puedo hacer con esto.

Patricia, después de ver

lo que hay en la primera caja, ¿qué esconde la otra?

-Estoy muy perdida hoy, en serio.

Pues vamos a descubrirlo a la de tres:

Una, dos y tres.

-Ostras. -Mira, me hacía falta una, ¿eh?

Muchas gracias. -¿De regalo?

Aparte de la cesta, el robot. Eso va a ser para tener...

Bueno, la escuela online, por ejemplo.

También, Jordi. Como se nota que diriges la escuela.

Saúl, ¿para qué crees que es esa tablet?

Para seguir a un chef, una receta. -Bueno.

-Un tutorial. -¿Qué dices? Es para cortar.

Es lo que te gustaría, cortar encima de la tablet.

Básicos de nuestra infancia,

puede que haya un vídeo relacionado con eso.

No tengo claro que sea de un chef.

Cómo hila, Corbacho. Sí.

Hala. Qué mente prodigiosa.

Por eso tengo poco pelo.

Vamos a descubrirlo y verlo dándole al play.

Patricia, vamos a empezar contigo.

Cuando quieras, dale al play.

-Mi vida, mucho ánimo en esta

recta final del programa, te quiero.

-Te quiero.

-Madre mía. -Te quiero por ser

la mejor madre, por ser la mejor compañera

y ahora, la mejor cocinera. Un besito de Liz y mío. Muá.

-Qué miedo me da. -Te voy a enseñar una foto.

-Papá, qué mal se te da esto.

-Mírala.

Aquí tenías seis o siete años, ¿te acuerdas? Fueron tus inicios

en tu faceta deportiva que tanta seguridad te ha dado

y tanta disciplina te ha dado para que...

Llegues donde estás ahora. Estoy orgullosísimo de ti.

Hija, te quiero mucho y que confío mucho en ti.

Que te quiero, hija mía. Un beso.

-Mandarte mucho ánimo y decirte que nada, que estamos aquí,

siempre lo estamos. Te queríamos antes que no sabías cocinar,

imagínate ahora. -Idiota.

Te adoramos.

-Nada; mi padre, mi chico y un amigo.

¿Echas a alguien de menos en este vídeo?

Sí, podría echar mucho de menos a mi suegra.

¿Por qué? Porque...

Porque es como una madre para mí.

Y porque me ha ayudado mucho siempre, cocinando y en todo.

¿Alguien más? ¿A tu hija, por ejemplo?

Claro, a mi niña siempre la echo de menos.

Esto da un chute de energía, sin lugar a dudas,

porque no imaginaba que "MasterChef" iba a ser tan duro.

Al final es algo físico, psicológico, emocional.

-Todos tenemos un vídeo del chico de Patricia.

(Risas)

José. (RÍE)

-Ay, José, como salga "la" Estrella.

-Doscientos cincuenta y subiendo. (SILVIA RÍE)

Te van a matar.

Ay, la patata.

-José, quiero mandarte un mensaje de ánimo,

estoy muy orgullosa de ti.

Recuerda siempre nuestra frase: "Todo irá bien".

-Hola, papá, ¿qué tal?

Espero que Jordi Cruz no te esté dando mucha caña.

Haz mucho caso a los jueces y venga, a por todas.

El vídeo es cortito porque alguien no tiene 3G, no sé si me entiendes.

Mucha suerte y que vaya muy bien.

-Qué cabrón. -¿Cómo estás?

Tienes todos los ingredientes para hacer la receta perfecta.

Mucha suerte, muchos ánimos y muchos besos.

-Venga, Pepito, sigue adelante, que tú cuando te propones algo

siempre lo haces hasta el final.

Ay, José.

(PATRICIA) Qué guay.

Qué bonito.

-Me la han metido "doblá".

(Risas)

Cuéntanos, José, ¿quienes son las personas que aparecen?

Pues bueno, las personas que más quiero en esta vida, lógicamente.

Mi mujer, mi hijo, que no entiendo cómo ha grabado el vídeo

con lo tímido que es, y, encima, aprovecha para pedirme 3G.

Qué cabrito. Estírate, cómprale un móvil 3G.

Si tiene móvil, pero que chupe Wi-Fi, que es muy pequeño.

"Me la ha metido doblá".

Mi hermana, alucino que lo haya grabado.

Es todavía más tímida.

Y, luego, mi madre, que... Me emociono porque...

Mi madre ha sido una mujer muy luchadora, lo ha pasado mal.

He aprendido pocas cosas de ella, porque ella no pudo cocinar mucho

porque curraba mucho en casas, trabajaba.

Yo tengo un núcleo muy duro con mi madre, con mi hermana, mi mujer,

mi hijo, todo es como piña. De ahí recibes una energía

que es que te da la vida.

Gracias a ese núcleo duro, precisamente, si yo estoy aquí

y he llegado tan lejos es porque están detrás siempre

en los momentos bajos empujando.

Vives con ellos cosas buenas, cosas no tan buenas

y siempre están ahí. Muchas gracias por los vídeos.

Ahora le voy a tener que poner 3G a este.

Se lo ha ganado, entonces... Públicamente le digo:

"Venga, te voy a poner el 3G".

Silvia, tu turno, play. Sí, vamos.

-Bueno, Silvia, qué decirte. -Ay.

-Nunca dejas de sorprendernos. -Estamos segura de que arrasarás.

-Muchísima suerte. Tenemos una estrella más en la cocina.

Un besazo. -Qué guapas sois.

-Silvia, hija, suerte.

Suerte y suerte. Muá.

-Hola, Silvia, ¿cómo estás?

No puedo hacer otra cosa que apoyarte a tope en "MasterChef".

Una cosita; ¿tú crees que va a durar mucho más esto?

Es que no puedo comer más pizzas, Silvia.

¿No puedes hacer que te eliminen ya? Y volver a casa?

-Qué tonto.

Me los como, me muero de amor.

Me ha hecho mucha risa Andreu con su intervención.

Además, de Andreu Buenafuente, tu marido.

¿Quién aparecía más en ese vídeo?

Mis hermanas y mi madre, que lo son todo.

Mi madre, la pobre, lo único que ha dicho es: suerte, suerte.

Lo pasa muy mal. Pobrecilla.

Fíjate, mi madre, cuando dejé Derecho, empecé a estudiar

Derecho antes de dedicarme al espectáculo.

¿Cómo te has torcido? Cómo te has torcido.

No sé si le he hecho un favor a las jurisprudencia española...

Ally McBril. ¡Ally McBril!

Oye, es malo, pero es bueno.

Era la única en casa que estudiaba una carrera y estaba horrorizada

de que yo me iba a dedicar a ser actriz,

que para ella era una pérdida del tiempo.

Pues mi madre se fue a ver a una bruja y le dijeron:

Estese tranquila que su hija va a tener suerte.

O sea, que lo de la suerte para ella es muy importante.

Ella confía mucho en eso.

Saúl, es tu turno. Vamos.

-Hola, Saulete, ¿qué tal? -Joder, macho.

-Parece mentira. Cuando nos dijeron que ibas a ir a "MasterChef"

y no sabías ni freír un huevo. Y ahora haces esferificaciones,

geles y todas esas cosas que son mágicas.

-Mira la pequeña. -Te deseamos mucha suerte,

te queremos mucho y estamos muy orgullosas de ti.

Te mandamos un beso muy, muy grande.

A ver cómo le mandamos un beso.

Muá. -Muá.

-Hola, cariño, como puedes ver estamos aquí todos reunidos

para darte nuestro apoyo en tu nuevo reto.

-Desde que empezaste te estás superando, de aquí nuestro ánimo.

Tienes la receta mágica para triunfar.

-Compromiso, perseverancia, esfuerzo y ser como eres.

(TODOS) ¡Ánimo, Saúl, eres un crack!

Te queremos. -Joder, macho.

No soy de lágrima fácil, hacía años que no lloraba

y, mira, en las semifinales de "MasterChef".

Joder, con Saúl.

Cuéntanos, ¿quién sale en el vídeo?

-Madre mía.

Pues está la gente que más quiero, somos una familia muy unida

y, bueno, para mí esto es una inyección de energía,

pero, bueno, al final, como todo; la familia está siempre detrás,

son mi pilar, o sea, ellos son...

El 90% de lo que he conseguido.

Edu, solo quedas tú, ¿preparado?

Con la tónica que lleváis, pensé que os olvidaríais de mí.

(Risas) No nos hemos olvidado.

Así me ahorro el momento emotivo.

Dale al play. Vale.

-Hola, cariño, quería decirte que estoy muy orgullosa de ti.

Sé la ilusión que te hacía entrar en "MasterChef", disfruta.

Un besito, guapo. Muá.

-Qué guay.

-Bueno, Edu, sabes que la familia estamos apoyándote

y esperamos que, igual que triunfas en los escenarios,

que triunfes también allí. (TODOS) Te queremos.

-Un beso, cariño. -Adiós.

-Que eres el mejor y si no ganas no pasa nada, pero mejor gana.

-Primo Edu, lo vas a hacer genial.

-Adiós. -Adiós.

-Hola, hijo mío, me gusta mucho que estés en "MasterChef",

a ver si nos vemos pronto y te hago el arroz con leche que te gusta.

-Lo van a conseguir, ¿eh?

Cuéntanos, ¿quién sale en el vídeo?

-Pues... pues todo gente importante en mi vida.

No sé por qué a medida que pasan los años,

cada vez me emociona más mi familia.

De repente, con dieciséis años estás un poco desapegado

y ahora estoy muy enganchado a mi familia.

Y... me emociona verlos ahí.

Y un beso a mi chica que es la que me sufre,

estar al lado de un colgado como yo...

Tiene que ser jodido, la verdad.

Es que esto era un vídeo de familia si me hacen uno de colegas...

Tienen que poner un largometraje. Carabanchel, ahora mismo,

me van a poner una plaza.

La de Marqués de Vadillo se va a llamar el Tigre de Carabanchel.

Supongo que después de ver esos mensajes habréis entendido

la relación que tienen las dos cajas.

Son ingredientes de platos que os trasladan a vuestra infancia.

Si pensáis en vuestra niñez seguro que os vienen a la mente

los platos que hacían vuestras madres.

Cocina tradicional, de toda la vida

y, en muchos casos, heredada de las abuelas.

En "MasterChef" queremos llegar a la cocina de vanguardia,

pero partiendo de ese sabor de siempre.

En este reto podéis usar esos ingredientes y, además,

entraréis al supermercado.

Tenéis que hacer un plato libre que esté a la altura de la semifinal.

-Recuerdo una infancia muy bonita, muy feliz.

El arroz siempre lo comía en casa de mi madre.

Los domingos en casa se comía arroz. Siempre.

Queremos ver en las elaboraciones

todo lo que habéis aprendido.

Y recordad que el mejor de los cinco se llevará

cuatro mil euros para donar a la ONG que elija.

Yo quiero luchar por esos 4000 euros,

porque estoy muy vinculada a la ONG

a la que se los voy a dar, si los gano.

Y estoy deseando dar esos 4000 euros.

En este reto no vas a acompañar una de las aspirantes

más entrañables que ha pasado por las diez ediciones de "MasterChef".

Y que se convirtió en la amatxu

de todos sus compañeros sin pretenderlo.

La tercera clasificada de "MasterChef V", Edurne Trancho.

-Me encanta.

-Hombre.

Cuando he entrado se me ha puesto la carne de gallina.

Qué recuerdos más bueno tengo aquí. Lo que he disfrutado.

Me alegro de verte. ¿Y este pelo? Mira qué guapa.

-He venido con un vestido elegante y sandalias y me ponen el uniforme.

-Está guapa igual, Edurne.

Ven a saludarnos. Samantha.

¿Qué tal? Qué guapa. Estás muy punki.

(Risas) -Estás muy guapa, Edurne.

-Tenía ganas de veros. Qué guapa está.

Me encuentro como más joven. La gente joven me ha dado...

Como, ¿sabes? Como un enchufe de adrenalina por dentro.

Llegaste a "MasterChef" como la gran defensora

de la cocina tradicional y aquí aprendiste un montón

de técnicas de vanguardia sin perder las recetas de toda la vida.

Sí, así es. ¿Crees que fue uno de los motivos

que te llevaron a la batalla final?

Hombre, pues creo que sí. La cocina tradicional la bordo.

De hecho, este fin de semana he cocinado para 18.

-¿En serio? -Ya os digo bastante.

-Toma. -La vanguardista, aprendí mucho.

Vamos a ver, a mi marido no le pongo eso,

le puse el otro día una cosa y casi me tira por la ventana.

¿Se lo comió al final? No.

Le pusiste un aire y te dijo: "esto para ti".

-El aire... se lo di yo.

-Con un abanico.

Cuéntale a los aspirantes, cuando llegaste

¿confiabas en hacer espumas, con sifones, esferificaciones...?

Nada, bueno, para mí eso era como estar en la Luna.

Pero lo he aprendido y, bueno, me ha servido.

Ahora que voy a ir a aprender también...

Al basque. Al basque.

O sea, estás encantada. Ha sido una experiencia maravillosa

y, nenes, aprovechad aquí lo que os hayan enseñado,

que estas cosas no vuelven. Es una vez en la vida,

como la lotería; te toca y se acabó.

-Muchas gracias. -Gracias, guapa.

-Amatxu. Aupa.

Aspirantes, en este reto tenéis 75 minutos

para hacer un plato libre en el que se aprecie

vuestra evolución en estas cocinas.

Pero atención, debéis hacer cinco raciones.

Porque van a catar vuestros platos unos comensales

con un paladar muy exigente.

-Ay, Dios...

-Ostras. -Qué me cuentas.

A ver si va a venir, peña de esta gorda, ¿me entiendes?

Un Ferran Adrià, un tal y cual, un... Pitiquín, quinpán.

El tiempo para entrar en el supermercado comienza en:

Tres, dos, uno, ¡ya!

(SILVIA) Venga, chicos.

Bueno, bueno, vaya rodaballo. ¿Dos?

Sí, son cinco raciones. Está barato...

Madre mía. Caray.

Me voy a llevar todo lo que sienta bien, Eva.

-Pum, pum, pum. Bechamel.

-Coged alginato.

Pero bueno, cuánto polvo en esa cesta.

-Polvo, polvo que no falte.

-¿Tenemos isomalt? -Vamos a ver, que no deje nada.

-Lo siento, me llevo otro.

Queda poco tiempo. Vamos repasando cestas.

Eh... la costilla de cerdo...

Cinco, cuatro, tres, dos, uno...

Nos vamos a cocina. Venga, vámonos.

Silvia, ¿necesitas ayuda? Como siempre.

Jolín. Como siempre.

En la primera semana que estuvieron entraron al supermercado

y salieron en diez segundos con lo justito o, incluso, le faltaba.

Ahora se toman su tiempo, cogen de todo, cogen recursos.

Estamos en el programa nueve, se tiene que notar la evolución.

Harán un plato libre que, puede ser que les transporte

a la infancia o no, pero con técnicas modernas que te gustan.

-Hala, animal, ¿dónde vas?

-Voy a intentar hacer un plato que me recuerda a mi infancia,

que son las atascaburras, pero voy a hacer una versión libre

con rodaballo. Este plato se hacía por Navidad.

Se lo quiero dedicar a mi familia, por parte de padre y de madre.

La infancia es un momento dulce

de mi vida que no tiene marcha atrás.

Por eso, cuando voy a Águilas y recuerdo aquellos veranos

en aquellas playas con toda la familia unida,

pues bueno, me emociono mucho.

Creo que ninguno de ellos ha sido de cocinar,

pero cuando supieron que venían aquí.

Se prepararían. No, lo siguiente.

Metódicos, estudian, se forman...

Van con amigos cocineros a trabajar de noche.

Fíjate. Lo que no saben es que hoy

los que van a catar sus platos son familiares.

Qué sorpresa se van a llevar.

Precisamente, cuando a vosotros os visitaron, recuerda

que ganaste el delantal dorado. Sí, sí.

¿Te acuerdas? Qué ilusión.

-Se vienen a la cabeza muchas cosas cuando piensas

en la infancia, sobre todo mucho jaleo, siempre lo había,

somos cuatro hermanas, eso se nota, además, se juntaban los primos...

Este homenaje es para Catalina, mi abuela.

Es el arroz preferido en mi casa.

Me gustaría que estuvieran aquí mis hermanas, Andreu,

que está harto de comer "pichas". (RÍE)

Si está Andreu hoy aquí me lo como a besos,

porque le he hecho su plato favorito.

-Cuando le dije a mi hijo que me habían llamado,

me dijo: "papi, será muy guay, apúntate. Mi hijo es superfán.

En los momentos de bajón, estás fuera de casa,

estás trabajando mucho, te animan, están contigo...

Y, bueno, al final, es un poco devolverles todo lo aprendido aquí,

dedicárselo a ellos, ¿no?

En honor a esa familia que está detrás apoyando haré lentejas.

La idea es que tenga el mismo guiso de un estofado de siempre,

pero convertirlo en una espuma y presentar en copas.

Brindis de lentejas... A ver qué tal.

Temo a José, porque unas lentejas todas en espuma... es complicado.

Vamos a ver cómo lo administra. Lo quiero ver.

Os digo una cosa. Es una técnica maravillosa.

Tengo muchas ganas de ver a José triunfar.

Hay que reconocer que José se ha formado mucho, es currante

y le ha faltado triunfar un poco más.

Estamos sacando el lado más tierno de nuestras celebrities,

en la aplicación de "MasterChef" tienes una selección

muy personal de sus fotos más íntimas;

en su día a día, con su familia, en fin,

las imágenes que les inspiran a la hora de cocinar.

Estoy muy contenta, intentando disfrutar la prueba, es muy bonita.

Voy a hacer un arroz con conejo, zanahoria y aceituna;

es el arroz que hacía mi madre en casa los domingos y...

Tengo el olor a verde, lleva mucho romero, tomillo...

Este arroz va a ser un homenaje a mi madre que ya no está,

la echo mucho de menos y, además, es una de las recetas

que yo le pedí antes de que se fuera.

Y lo cociné con ella, por eso es muy especial para mí.

Así que esto va para ti, mamá.

Sí.

-Voy a hacer los canelones de mi madre,

hacía unos canelones que quitaban... que vamos...

El sueño y, la verdad que...

Muy feliz de poder hacer un plato dedicado a ella.

Estamos en el programa 9, en semifinales, estoy bien,

muy motivado después de esta sorpresa.

He llorado muy pocas veces, la última vez en la final olímpica

y la siguiente en la semifinal de "MasterChef".

Aspirantes, ha pasado la primera media hora,

por delante tenéis 45 minutos y os recuerdo que tenéis que hacer

cinco raciones. -Sí, Eva.

-¿Cinco raciones ha dicho? -Cinco.

-Qué rico, caldo de jamón.

-¡No! ¿Por qué se rompe esto, tío?

Puf, no, hombre, no.

-A ver, Silvia. Te traigo a la amatxu.

-¿Qué tal, amatxu? -Qué meneo tienes.

Nos estamos preguntando, ¿qué estás preparando?

Estoy preparando un arroz, que en mi familia...

Les encanta. -Qué rico.

-Hecho con una base de costilla ibérica de cerdo.

-Qué rico. Mi pregunta es:

¿Veremos evolución? Sí.

Voy a intentar hacer con el caldo una... o una espuma o un velito.

-Un velito como lo hice yo.

-A ver qué tal. -Tiene un pinta muy buena, ¿eh?

Tengo que decir una cosa, en las pruebas de exterior,

le decía: "ayúdame a meter tensión".

Es una profesional, ¿lo vemos? Un poco de caña.

-Vamos, compañeros, ¡que estamos en semifinales!

-Hombre, es que...

Eso es garrote. -Eso me faltaba a mí.

Vale, ya te hemos entretenido y se va a garrar un poco.

-Hala, adiós. -Es bueno lo de agarrar.

-Ya, ya, a los valencianos les encanta.

-Lo de agarrar.

-¿Por qué se me rompe, tío?

¿No notas cierto vacío desde que se fueron las retales?

Sí. Madre mía.

Te ocupaban todo el programa. Qué tías.

Nos íbamos a volver locos. Hazme caso.

-No, hombre, no. Puf.

-Madre mía, pobre. Le veo rayado.

Se ha metido en un berenjenal. Sí.

-Menos mal, tío.

Estaba a punto de tirar la toalla, pero tenía que ser casero.

Podía haber usado las láminas hechas, pero quería hacer la mía.

-Esta está guay.

-Silvia, me estoy acordando de ti, voy con la bechamel.

-Venga, ánimo. Ánimo, ánimo.

-Ya está, ya está. Está dominado.

Aspirantes, acabamos de entrar en los últimos quince minutos.

-Cómo huele el fumet. Nos preguntamos qué plato...

-Hola. -Qué majo.

-¿Cómo lo estás haciendo? -Voy un poco de culo.

Esto de cinco platos... Cuéntame. Te veo con dos pedazos

de rodaballos... Es para cinco no para 25.

Cinco, por Dios, ¿por qué invitáis a tantos?

¿Qué plato estás preparando? Me he intentado inspirar

en las antiguas y actuales atascaburras.

-Atascaburras, no lo había oído nunca.

Cuenta, ¿qué es eso?

Es un puré de patata con bacalao, como no había cogí rodaballo.

El rodaballo tiene gelatina como el bacalao.

Mi abuela hacía atascaburras y los nietos decíamos

que no queríamos comer burras atascás.

-¿De dónde eres tú? -Mis padres son de Águilas.

Es un plato que se hace en Albacete y tal...

Pero en Águilas también, en Murcia.

Dicho esto, espero que no se quede ahí la innovación.

-Lo tengo a contrarreloj. ¿El puré, el pescadito y chimpún?

-Voy tarde. Hasta luego, Lucas. -Claro, estamos aquí...

Estás un poco atascada, burra. -Sí.

-Lo sé, hoy va a coger más razón que nunca la palabra.

Está atascada. -Saca el garrote.

Saca el garrote. Muy atascada a la burra la veo.

-Está atascada la burra.

-¿Qué difícil es? No se les puede decir nada.

Cómo cambia la perspectiva.

No es fácil con la presión, los nervios...

Se te ha escapado el gas. Es mejor meterlo en la botella.

-Sí, sí, sí. Qué tonto.

-Patricia, buenas noches. Un arroz, Patricia.

-Un arrocito de mi tierra y haré unas esferificaciones

que simulen aquellas aceitunas. Te quedan bien.

-Ya veremos hoy. La técnica son las esferas.

He hecho una gelatina de agar con la zanahoria.

-Qué bonito. -La voy a rallar.

La gelatina. La gelatina.

¿A tu familia les has cocinado con técnica?

Sí. Lo has aplicado en casa.

¿Les gusta? Les encanta.

¿Tu niña se come los potitos en esfera?

Aún no, mi niña se come el arrocito, le encanta.

Una receta que va de generación en generación.

Te dejamos, nos vamos. Así es. Adiós.

-Pobrecillos.

Me tiene preocupado Silvia, ha empezado a emplatar

el arroz quince minutos antes.

Muy pronto. Sí.

En cocina es muy importante calcular el tiempo de servicio.

Ese dedo de panceta cruda... Es lo que temía.

Si cortas una lámina finísima y le das calor, vale...

Haces un velito. Eso no es un velo.

Eso son... plumas.

El decorado lo está haciendo bastante...

Ha hecho platos aquí muy bonitos ella.

Vamos a ver, que los saboreen bien y que les encante.

Aspirantes, entramos en los últimos cinco minutos.

(ALGUNOS) Oído. -Sí, Eva.

Patricia va a hacer un arroz con pollo, si la combinación

de sabores es buena y curiosa y, encima, hay técnica bien hecha.

Edu quiere hacer un atascaburras

sustituyendo el bacalao por rodaballo.

Cómo se nota que no lo paga.

Ese rodaballo cocinado de más y aplastado, lo quiero ver.

Me tiene preocupado Saúl, emplata muy mono,

y, de momento, le he visto haciendo unas bandejas...

Saúl ha perdido el tiempo con... Con la masa.

Quiere hacer un caviar de albahaca metido en un supuesto cestito.

Eso es muy complicado.

Señores, todo el que tenga que utilizar un aire, un sifón,

algo que se venga abajo, no lo pongáis todavía.

Lo haremos nosotros. Ok.

Tenemos aquí algún que otro aspirante bastante guarrete, ¿eh?

Estoy viendo a Edu que tiene la mesa llena de electrodomésticos.

Tiene una pocilga montada.

Edu, no eches los electrodomésticos en la pila.

¡Y menos enchufados! Vale.

Madre mía, eso parecía... Una batalla campal.

Uf, qué desastre hoy, Dios.

Aspirantes, último minuto.

La espuma... El crujiente de chorizo...

El crujiente de morcilla, panceta y una bola de caldo de jamón.

Diez, nueve, ocho, siete, seis,

cinco, cuatro, tres, dos, uno. ¡Tiempo!

Manos arriba. Necesito beber agua.

-Qué payasa es.

-Como siempre, me ha faltado tiempo.

Me hubiera gustado hacer más cosas.

Pero bueno... satisfecha.

Ha llegado el momento de decirle adiós a nuestras amatxu,

bueno, adiós no, hasta luego, porque tú sabes que esta

siempre es tu casa, Edurne. Muchísimas gracias por venir.

Lo mismo, ha sido un placer. Nos veremos.

Ha sido un placer tenerte aquí. Un placer veros.

Lo importante en esta vida ya sabéis lo que digo:

Buenos consejos y sed vosotros mismos.

A veces, no importa no ganar, lo importante es triunfar.

-Totalmente. ¿Cuándo vuelves?

-¿Cuándo? Déjame las vacaciones.

Es una señora con carácter.

Pero nada, súper maja. Y nada, han sido todo consejos

y me ha transmitido mucha energía.

Aspirantes, cada uno de vosotros debe llevar

una ración a cada mesa del restaurante.

Cuando hayáis dejado todas por favor id a la bodega.

Venga, chicos, espabilad que llega el segundo turno.

Va, chavales, tres de canalones,

dos de arroz y una de crema de lentejas.

Hay una vegana, traed zanahorias.

(Risas)

Vamos. Pan para la 9, agua para la 17.

Venga, venga, venga.

Venga, Patricia, por Dios. -No puedo ir más rápido.

Maldita la hora en que se nos

ocurrió montar un restaurante juntos.

Cinco mesas, cinco platos y paladares exigentes.

No sé qué puede ser.

No sé por dónde van a ir los tiros.

Nos vais a sorprender seguro.

Y ahora que ya no están ha llegado el momento

de descubrir quiénes son los invitados

que van a catar los platos de nuestros aspirantes.

Andreu, Ana y Mónica.

Marido, madre y hermana de Silvia.

Álex, Máximo y Niki.

Marido, padre y suegra de Patricia.

Id pasando, id pasando.

Tranquilamente, me van haciendo ustedes así.

Ahí, por donde puedan.

Eva, Miguel y Miguel Junior.

Mujer, padre y hermano de Edu.

Celia, Emma y Manuel. Mujer, madre y padre de Saúl.

Mónica, Estrella y Yolanda. Mujer, madre y hermana de José.

Qué guapos todos. Bienvenidos a "MasterChef".

Oye, ¿quién creéis que va a venir a comer?

Me han dicho que tienen un paladar muy fino.

Pues entonces familia no es. -Mi familia no creo.

No sé, son más de comida tradicional.

Mira este tiene esferificaciones de esas.

¡Ostras!

(RÍEN)

A ver si va a ser el de Saúl, no te rías tanto.

A ver si van a ser los del Comité Olímpico o algo.

A saber, vete tú a saber.

Los del antidoping serán, a ver.

Bueno, familias, bienvenidos a "MasterChef".

Como veis vais a catar los platos

de vuestros familiares sin saber de quién es cada uno.

Así que después de la cata deberéis votar

cuál es el mejor, el que más os ha gustado.

Os daremos unas carpetas con los colores.

Veis que hay un color en cada plato.

Deberéis poner el plato

que más os ha gustado a cada uno.

Debéis ser objetivos porque nosotros también

vamos a probar los platos.

No nos hagáis trampas, que os conocemos.

Bueno, conocemos a vuestros familiares, que es lo peor.

¿Los chefs lo van a probar?

A lo mejor hoy deciden los invitados.

Ellos votan y al final dicen:

"Pues el mejor, el azul." Pues gana el azul.

Mónica, eres la mujer de José Corbacho.

Correcto.

Sabemos que tenéis un lema vital.

Todo irá bien.

Exacto, es como un mantra.

Pase lo que pase todo irá bien,

se vaya hoy, mañana o llegue hasta el final,

no lo sabemos.

Me ha merecido la pena muchísimo verle feliz,

verle competitivo, verle creando.

Estrella, su hijo nos ha contado

que estaba usted muy ilusionada de que entre en "MasterChef".

Hombre, me hacía mucha ilusión. Pero si él continúa

y se va superando pues nos hará todavía

muchísima más ilusión. Pues así es.

El lleva ahora unas semanas que no me baja ni a ver.

Está cocinando y está por lo que hace.

Y está sólo por lo que está practicando ahora.

Eh, Saulito, has echado una lagrimita, ¿eh?

¡Te han hecho llorar!

Saúl me dijo: "Si yo lloro

es que la cosa se está poniendo difícil."

Pero al final Saúl es un trozo de pan

y todo lo que tiene ahí de hombretón y de armario

lo tiene de corazón grande.

Y al fin y al cabo, oye, es lo más normal del mundo.

Familia de Saúl.

Celia, ¿qué tal? Hola, ¿qué tal?

Me perdonas por lo del beso, ¿verdad?

Hombre, claro. Si no ya lo hablo yo

con Cayetano y solucionado.

(Risas)

Ahí me has dado, ¿eh? Ahí me has dado.

(Risas)

Manos arriba.

En fin, así que tienes un blog

de comida sana y estilo de vida.

¿Qué parte de responsabilidad

tienes en los emplatados de Saúl?

Yo no sabía que tenía tanta imaginación para emplatar.

Se ve que se fija en todo lo que subes.

Porque es verdad que él no hacía un huevo frito, ¿no?

No. No cocinaba en casa.

No, no, él era de los que comía.

Y ahora si estoy cocinando yo me dice:

"No, esto no se hace así." Ah.

Ya me ha superado.

Van a venir o amigos... -Amigos.

Muy cercanos. -Amigos ya vinieron un día.

Sí, pero no eran muy amigos tampoco.

(RÍE) Si nos están grabando has quedado retratado.

(RÍEN)

Sir Andreu. Jefe. ¿Cómo estás?

Qué alegría verte. Igualmente, guapa.

Te tengo que dar un beso

porque ha sido muy bonito este reencuentro.

Fíjate, con la de veces que me has recibido

tú en tu plató. Pues sí.

Para enseñarme tantas cosas

que sé gracias a ti. Muchas gracias.

Y ahora recibirte yo aquí en el nuestro.

Muchas gracias. Encantado.

Este es más grande que el mío. Sí, es más grande.

Más difícil también. Sí.

Sobre todo para los concursantes.

¿Cómo estás viendo a Silvia? No la estoy viendo,

porque está muy metida aquí.

Le gusta hacer las cosas bien.

Sí, cuando se mete, se mete, ¿no?

Muy payasa, ¿eh? Sí. Sí, eso sí.

También veis una Silvia comedida,

porque la responsabilidad le quita payasismo.

Tú tienes muchas ganas de que la echemos.

Estás harto de comer pizza, ¿no?

Sí, un poquito sí. Un poquito de pizza, pasta.

De hidratos voy muy bien ya. Sí, ¿no?

Pero vamos, con ganas de que venga.

Pero también con ganas,

ya te identificas como familia, de que gane.

A mí me gustaría que ganara.

Todos son muy buenos, ¿eh? Sí, pero la mía es mejor.

Pero la nuestra es mejor. (RÍE)

Como saquen a mi abuela de la tumba, me muero.

Pero qué boba eres.

Pero familia cercana a lo mejor no

porque ya ha salido en los vídeos.

Hombre, me encantaría

encontrarme a mi padre, la verdad.

Porque me haría ilusión que viniera.

Porque además no le veo mucho.

Máximo, padre de Patricia.

¿Cómo está viendo la evolución de su hija?

Bueno, he visto que ella es muy competitiva.

Es una niña que desde muy pequeña siempre le ha ido...

Usted si me permite también

tiene cara de exigente y tiquismiquis.

Bueno, bien, sí... Sí, de niña se lo he inculcado.

¿A usted le gusta tener siempre la razón?

¿Yo? Pregunto, ¿eh?

Eh, sí, soy dificilón. ¿Sí?

Dos gotas de agua.

Álex, ¿alguna vez en tu vida tienes razón?

Pobre. Cuando estás con Patricia digo.

Es complicado, ¿eh? -Somos un poco parecidos, sí.

Lo que pasa es que como hay tanta técnica nueva

igual salimos ahí y están sentados...

Hay cinco mesas, ¿vale?

Ferrán Adriá, Arzak,...

El de la cresta, David Muñoz. -David Muñoz.

Dani García y los Torres,

que siempre van juntos, aunque sean dos.

Madre mía, como pruebe este plato un Ferrán Adriá

se le van a atascar las burras pero...

pero en todo el gaznate, macho.

¿Sabías que estabas conviviendo con el Tigre de Carabanchel?

Aquí saca las uñas de vez en cuando, ¿eh?

¿Sí? Sí, sí.

A ratitos, eso lo dice un amigo mío.

Está deformado como los cocineros profesionales.

Totalmente. Loco con la cocina, ¿lo sabes?

Pero ahora pruebo cosas muy exquisitas

que no hacía antes en casa.

¿Si viene vuestra familia creéis que adivinarían

cuál es el plato que habéis cocinado?

Bueno, a lo mejor. -Yo creo que sí.

Yo he hecho variaciones en el arroz.

Mi familia podría pensar que yo he hecho canalones.

Pero como los has hecho tan bien pensarán

que es algo más guarro.

A lo mejor sí que averiguan. Yo creo que sí.

Bueno, comensales, ha llegado el momento de catar.

Pero hay algunos platos que hay que acabar

porque los chefs nos han dejado unos encargos

que debemos rematar ciertos platos.

Vamos a por ello.

Ah, es que este no está terminado.

No, hombre. -Falta el sifón.

Aquí tenemos un maravilloso aire.

Esto es para todos, ¿eh?

A ver si os pensáis que me voy a comer yo esto.

Hay que compartir. -Que rule, ¿eh? Que rule.

Bueno, pues aquí estamos.

Vale, Sami, ¿me das el último toquecín?

Ya acabamos este.

A flote.

Bueno, ahora sí, queridos comensales,

queridos familiares, es el momento de la cata.

Coge bien. -Desde abajo.

Desde abajo, exacto.

¡Hum! -¿Está rico?

Es un cocido.

Está bueno, ¿eh?

Es el de José. Estoy segura.

Este no está mal. Este voy a probarlo.

A ver, dame este.

Pero esto lleva bacalao. Esto es bacalao.

Es como pescado.

Está bueno, ¿eh? -Está muy rico.

Le ha metido un poco de ajo también.

El arroz está en su punto.

El gusto del arroz está estupendo.

Está rico.

Este me parece a mí un canelón sin más misterio, ¿eh?

Me parece muy básico,

pero a lo mejor es lo que se estaba buscando.

El canelón no está mal, pero... -El canelón no sabe a nada.

Parece que le falta sabor.

El emplatado este a mí me ha gustado.

Me ha gustado mucho.

Y está bueno. Prueba.

Está bueno este, ¿eh?

Eso es como si fuese una gelificación de algo,

pero no sé de qué.

¿El calamar?

Le falta un pelín del toque de sal.

Bueno, veo que tenéis una cata hecha,

más o menos decidido el resultado.

¿Qué os han parecido los platos?

Este nos ha recordado mucho a Silvia.

¿Por qué? Su madre ha dicho:

"Tiene el color del arroz de Silvia."

¿También para vosotros es el mejor?

Yo para mí sí.

Bueno, estás hablando con un arrocero obsesivo.

Pero ahí hay otro arroz.

Sí, pero esto es un arroz a la cubana.

Y no lo sabe el que lo ha hecho.

Después yo soy malo y yo las meto, ¿eh?

Esto es un arroz a la cubana.

No, hombre, sale mucho el tomate

y no tiene mucha gracia. Es como para un niño, ¿no?

Pues, oye, yo quiero probar el arroz a la cubana y este.

Votar, por favor. Vale.

Y a ver qué tal.

A mí este es el que me suena a Saúl.

Te va a desbancar de los canelones así, pis pas.

¿Cuál es el plato que más os ha gustado?

Estamos entre estos dos.

Esos son los dos que más os gustan.

¿Y cuál creéis que puede ser el de José?

Este. -Ella dice que este.

¿Tan modernito le ves a José, por Dios?

Yo lo canelones no creo. Lo canelones no.

No lo creo.

Bueno, ¿qué tal por aquí? Muy bien.

¿Lo habéis probado todo ya? Sí.

¿Y cuál creéis que es el plato de Saúl?

Yo creo que los canelones.

Es que me pegó patadas la niña y entonces es esto.

Verdad, que estás embarazada. Sí.

Pero hace muy buenos arroces también Saúl, ¿no?

Sí, bueno, es que claro...

¿Qué plato os ha gustado más?

Yo estoy entre este y este. Entre los dos arroces.

¿Vosotros también? Sí, los dos arroces.

Me ha gustado mucho también el pescado.

Pero creo que a la patata le falta un poquito de sal.

Le falta un pelín de sal. Vale y si ahora ya...

no sé si vais a votar por la patata con el pescado.

Estamos entre los arroces. -Sí.

Entre los arroces. ¿Y cuál de los dos arroces

creéis que es el de Edu?

No sabría decirte. Te veo con dudas.

No sabría decirte.

Yo por corazonada apostaría por ese.

¿Ah, sí? Ese arroz de costillas es de Edu.

Sí. Eva, ¿lo tienes claro?

No. ¿No?

Pues hay que ponerse de acuerdo porque tenemos que ir votando.

¿Cuál es el que más le ha gustado?

Este.

El arrocito. ¿Y a usted?

Desde luego tiene que ser entre los dos arroces.

Y no sé por cuál tiro.

¿Y Álex? Yo me quedo con el plato rojo.

Era difícil, ¿eh? Sí. Este de la patata.

A mí me encanta. -A mí también.

Si hubiese estado un puntito más de sal...

Es complicado, ¿eh?

Y vamos a comérnoslo todo, ¿no? Que no quede nada.

Este no es lila, es fucsia. -No.

Es ese seguro. -Es este.

¿Creéis que el verde?

Bueno, ya está todo dicho por vuestra parte.

Y ahora llega el momento que todos estáis esperando.

Más ellos que vosotros, os lo aseguro.

Que entre Patricia.

Venga. -Venga, Patri, que vaya bien.

(GRITA CONTENTA)

Ah, no me lo puedo creer...

(PATRICIA LLORA) No lo sabías, no lo sabías.

Ella para mí es como una... es como una madre.

Qué guay.

¡Papi!

Mi chica.

Qué sorpresa, ¡eh? -Ostras, pues sí que...

¿Qué, te lo olías o no te lo olías?

Ay, ¿qué hago?

Bueno, Patricia, menuda sorpresa.

Sí, mucho.

¿Qué crees que habrán elegido,

tu plato, si lo han identificado,

o el mejor plato?

Pues yo creo que habrán elegido el mejor plato.

Quédate con ellos y desvelamos el secreto.

Okey. Gracias.

Me ha hecho muchísima ilusión.

Tres de las personas

más importantes de mi vida ahí sentados.

¿Tú cómo te lo has callado tanto?

¿No te lo olías nada? -No, mi amor.

(Risas)

Que "encerroneitor"...

¿Estás bien? -Sí.

Ay, mi papi.

Ay, mi papi.

Madre mía, cuando he visto a mi padre, a mi hermano,

a mi mujer digo: "Olé, qué alegría."

Me ha dado mucha alegría.

¿Orgulloso del plato que has hecho?

Podría estarlo más.

Podrías estarlo más. Me ha faltado ahí...

¿Tú crees? Le faltaban detallitos.

¿Te dejo que los disfrutes un ratito?

No comentéis nada de los platos todavía, por favor.

Muchacho, ¿cómo estás?

Nene, es que te dicen el Tigre de Carabanchel.

Y tú de tigre tienes poco.

Pero, hija...

Cariño, y tú lo sabes.

Tú te pones muy bien puesto, pero...

¿Pero cómo dices esto delante de toda España?

Sí, sí, gatito.

¡Uh! ¡Guau!

Ya está.

¡Hombre!

Ya.

Ay, pero qué mentirosos que sois.

Un poquito.

Ven aquí, Silvia. Deja, deja. Bueno, ya, ya.

Oye, Silvia, ya.

Ya. Oye, ya, ya.

Quiero hacer como Nathan.

Somos besucones. Ella más que yo.

A esta edad no podemos cambiar, ¿eh?

Lo hemos intentado, ¿eh? Con medicación, con todo.

Pero no. -No se puede.

¿Tú quién pensabas que iba a venir?

Pues me esperaba chefs. Me esperaba a Ferrán hoy aquí.

Todo el mundo esperaba a Ferrán.

¿Y quién prefieres? Ferrán, por descontado.

(Risas)

No, no, no, estos son los mejores paladares.

O sea, los que toca cuidar de verdad, los de casa.

Pues nada, te dejo con ellos. Disfrútales.

Pues ya ves.

Llevo aquí muchas semanas

y ellos no han pisado mi terreno de juego.

Y ha sido como: "Ay qué bien, por fin.

Por fin están aquí."

No...

¡Apagar las cámaras!

(Risas)

Estar aquí es muy buena noticia porque eso significa

que hemos llegado bastante lejos.

A las semifinales. -Pues eso está muy bien.

Es nueve de diez. -Sí, nueve de diez.

No está mal, no está mal. -No está nada mal.

No me lo esperaba, que fuera... -Yo tampoco.

(RÍEN)

Espera, que no había visto a Buenafuente.

Buenafuente, que no te había visto.

Oye, yo voy a saludar a Mónica y a Estrella entonces.

¡Hola!

¡Ay, guapísima!

¡Ay, Jordi! ¡Ay, no!

Que está tu marido, está por lo que hay que estar.

Es mío.

¡Eh, eh, que está tu chica, Corbacho!

Bueno, tengo varias preguntas. A ver.

Va, tonto. Muá, claro.

Lo estás deseando desde el primer día.

Tú, que me estás buscando.

Bueno, ¿estás contento? Sí, estoy contentísimo.

Lo que venía a hacer a este programa,

que era darle el gusto a mi madre

de venir a "MasterChef".

Está contenta de que estés aquí. Y orgullosa.

Sí, siempre lo ha estado.

Al principio no le gustaba nada

el mundo del espectáculo.

Buen jurado tenemos en esta mesa.

Tu mujer muy guapa, tu madre muy guapa.

Preciosa tu hermana.

Lo de que mi mujer es guapa ya me lo has dicho dos veces.

Ve con cuidado que...

Te dejo con tu familia. Vale, gracias.

Hombre, la verdad es que sí,

mucha alegría que me hayan traído...

Para mí ha sido mucha felicidad llegar aquí donde ha llegado.

Y que hayan venido hoy ella, mi hermana y mi mujer

la verdad es que mucho mejor que no cualquier chef.

Desde el cariño, pero claro, mucho más emocionante esto.

Pero bueno... -¡Vamos, Craviotto!

(Aplausos)

¡Guau!

Qué bueno.

Hola, ¿qué tal?

Cómo me engañaste, ¿eh? ¿Qué tal?

Muy bien. ¿Y tú, qué tal? -Bien.

¡Ooooh! ¡Ooooh!

¿Te fías de comer de aquí? A ver si te vas a intoxicar.

Que tú no puedes comer cualquier cosa.

Estaba todo muy rico.

Ven aquí conmigo, ahora no me cambies tan rápidamente.

Oye, he tenido que contarle a tu mujer lo nuestro.

Lo siento. ¿Sí?

Pero ya hemos llegado a un apaño, ¿eh?

Habéis llegado a un acuerdo ya, ¿no?

Sí, ella ha propuesto el acuerdo.

A ver, sorpréndeme. Dice que a ella no le importa

hacer un intercambio de pareja, que ella se queda con Caye.

Mírala qué lista. (RÍEN)

Qué buena.

Se lo ha tomado bien por lo menos.

Estaba yo asustado. Digo: "Verás tú..."

Bueno, ¿qué tal? ¿Qué te parece?

Encantado. Hacía muchos meses que no los veía y...

muy feliz, muy feliz de teneros aquí.

¿Esperabas a mamá y a papá por aquí?

No me imaginaba que fueran ellos.

Para mí es un momento muy feliz,

que he cocinado para mis padres, para mi mujer,

también para el bebé que estamos esperando,

que es una niña.

Habéis comido a gusto? -Yo he comido fenomenal.

¿Sí? -Sí.

Bueno, eso es lo importante.

Aspirantes, me alegro mucho de veros tan contentos,

pero ha llegado el momento de descubrir cuál es el plato

que más les has gustado a vuestros comensales.

Los han probado sin saber quién había hecho cada uno.

Es decir, que se han dejado llevar por el paladar

y no por el corazón.

O eso creemos. Eso creemos.

Así que vamos a ver cuál es el resultado.

Saúl, desvélanos esa carta. ¿Qué color tiene?

A ver, a ver...

Bueno, canelones.

Habéis acertado, ¿eh? Muy bien.

Yo el plato de Saúl lo reconocí más que nada

por las técnicas que practica en casa.

O sea, que no era porque estaba bueno, ¿no?

(RÍE) Vale, vale.

Que no, que estaba muy rico. -Anda que...

El amarillo, que corresponde a...

Al tuyo, José. Pero bueno...

La cosa nostra.

Ríete tú de Sicilia.

Aquí cada uno va para el suyo, ¿eh?

¿Seguro que habéis votado al mejor?

Porque habéis venido a eso, a valorar el mejor plato.

Pepe, ¿por qué lo dices?

Si han votado al mejor. han votado al mejor.

Vamos a ver la familia de Silvia. Silvia, por favor...

¡Oh, voilà!

(RÍE CONTENTA)

Cómo es el azar. ¿Esto qué es?

Qué buenos sois, chicos. ¡Vais a la final!

¡Venga, vámonos!

Dime que no habéis...

Bueno, Patricia, vamos a descubrir

qué ha votado tu familia.

¡Olé!

(RÍE CONTENTA)

¿Sabías que era el mío por qué?

Hombre, un plato con esferificaciones.

Esta es la friki de la técnica.

Lo voy a contar yo.

La invité a cenar a un restaurante.

Sirvieron una carne:

"Disculpe, camarero, esto está hecho con Roner, ¿verdad?"

"Sí." "Pone que está cocinado

durante 6 horas. Le habéis dado más cocción, ¿verdad?"

Y el camarero avergonzado dice: "Sí, 8 horas."

Es... ya no sé yo, ¿eh?

Soy una friki.

Qué presión, familia de Edu. Oye, espérate.

Antes de abrir, Edu.

¿Te imaginas que tu familia no hace lo mismo que el resto?

Podría ser, porque tengo una familia muy honesta.

Sí, sí, hemos sido honestos. Hemos sido honestos.

Venga, Edu, ábrelo ya.

(JOOSÉ) ¡Ay, ay, ay!

Venga, familia Soto.

El ganador de esta prueba soy yo por tener

la única familia imparcial de "MasterChef".

No me han votado a mí. -Y sabíamos que era este.

(Aplausos)

¡Y si al niño hay que castigarlo, se le castiga!

¡Y si quieres ganar "MasterChef", te lo curras!

¡Olé!

¡Esa familia buena!

Quieren lo mejor para mí.

Cuando lo he visto un poco más y los mato.

Y cuando he visto que todas las mesas

habían acertado el suyo

yo veía a Eva que me decía: "Ay..."

Bueno, pues según los votos de nuestros comensales

y gracias a la familia de Edu

el mejor plato de este reto ha sido...

el de Silvia.

(GRITA CONTENTA) Enhorabuena.

(Aplausos)

Ah, pues estupendo.

Silvia, ya sabes que el que ganase se llevaba

4.000 euros para donar a la ONG que elija.

¡Sí!

¡No me lo puedo creer!

¡No me lo puedo creer!

Ha llegado tu momento por fin.

¿Para quién van esos 4.000 euros?

Esto es como un triple salto mortal para mí.

Esto va para YAMUNA, que es una ONG

con la que colaboramos ya hace unos años con Andreu.

La tenemos en Madagascar

y tenemos allí una escuela con 450 niños.

Ay, qué bueno. Que van en dos turnos

a la escuela para que todos tengan una comida caliente.

Y nos viene de perlas.

Pues para YAMUNA y para todos los niños

que se van a beneficiar de que ese arroz de Silvia

estuviese tan rico.

(GRITA CONTENTA)

(Aplausos)

Qué alegría. Es que nos viene muy bien.

¡Bien!

¡Ay, mi arbolito de navidad!

(RÍEN CONTENTOS)

Es que viene muy bien. Me alegro.

Que luego los damos. Como queráis.

Al final sabía yo que iba a caer.

¿Un pico a Jordi?

(VOZ GRAVE) Con esa voz que tiene Jordi.

¿Qué ha dicho? ¿Eh, qué hacéis?

Es que antes le había hecho la cobra.

Y me ha sabido mal. -Ya, ya, ya.

Familiares, sintiéndolo mucho ha llegado el momento

de que le deis un abrazo muy grande muy grande.

Porque hay que despedirse. Así que, venga.

¡Eh! Dale ahora.

¡Ay!

¿Ya no te veo más?

(RÍEN CONTENTOS)

Esto pasa por ser honesta. -Habéis votado muy bien.

Es la línea del programa, pasar de Edu.

Así va el país, nene.

Todo el mundo barriendo para su casa.

No, no, las verdades como puños.

Mira qué familia tengo, hostia.

Bueno, Silvia, enhorabuena por ser la mejor de este reto.

Gracias, chef.

Y aunque han sido vuestros familiares

los que han elegido al mejor de esta prueba

no os podéis quedar sin nuestra opinión.

Sí. Pero antes de hablar

de vuestros platos tenemos que deciros

que salvo Silvia el resto de las cocinas

parece el escenario de una batalla.

Sucios todos los elementos, electrodomésticos, en la pila.

En fin, un desastre cocinando.

Así que dicho esto vamos con las valoraciones.

Silvia, te hemos visto muy concentrada

durante todo el cocinado.

Y eso se nota en el resultado del plato.

Pero es verdad que hay un exceso de arroz

comparándolo con el resto de verduras y de carne

que debería haber, porque era un arroz con costillas

donde apenas casi se aprecia.

Y que el velo de la panceta tiene sentido cuando se hace

muy fino y le das un golpecito de calor y casi se funde.

Ya. Pero en este caso era

de un centímetro, con lo cual aunque le des calor

lo único que va a hacer es soltar grasa,

pero me como un trozo de tocino que no tiene sentido.

Pero dominas ciertas técnicas y esto es agradable.

Gracias, chef.

Los jueces han sido duros. Pero bueno, todo lo tienes

que tomar como algo constructivo.

Hoy, hoy digo esto.

Mañana igual me cago en todo lo que se menea, ¿me entiendes?

Saúl, tu emplatado nos ha sorprendido,

pero te tengo que decir que para mal.

Es posiblemente el menos bonito

de los que has presentado hasta ahora.

Te ha costado mucho hacer la pasta para los canelones

y eso ha hecho que luego cocinaras con muchos nervios

y que te salga un plato bastante regulín.

Vale.

José, tu idea de la evolución de las lentejas

no tenía ningún tipo de lógica.

Porque pongo cosas calientes, encima espumas muy ligeras.

El concepto del plato no estaba bien.

Sigues sin dominar las técnicas y quieres pasar

de la nada al todo en cero coma.

Y eso es imposible, porque te dejas la parte del medio

que son 10, 5, 20 años de profesión.

Llevamos muchas semanas y queremos que concretes,

que hagas un plato que no tenga errores

y que demuestre una evolución.

Y te lo llevamos diciendo mucho tiempo.

Perfecto.

Te faltan 10 o 20 años de profesión. Claro, sí.

Y más, me falta toda la vida de profesión.

Pero bueno, como a la familia le gustó la copa de lentejas

pues eso ya no me lo quita nadie.

Edu, nos has dejado un poco con la boca abierta

con el crimen de los dos rodaballos.

En tu atascaburras vemos unas clara desproporción.

Era demasiada patata, que estaba regulín aliñada

para tan poco rodaballo.

Y además no vemos por ningún lado las técnicas de vanguardia

que os hemos pedido en esta prueba.

Lo sé.

Patricia, he de decir que tu arroz estaba rico,

estaba sabroso, pero hay un exceso de grasa.

Lo sé. Es verdad que eres

una virtuosa con las técnicas de vanguardia,

en este caso con los esféricos.

Ya nos has demostrado que las dominas.

Y yo creo que la idea de sustituir las aceitunas

por el gusto de los pepinillos de un encurtido

es simpático y está muy bien.

Bueno, aspirantes, veo que ha hecho todo así...

y os habéis quedado como muy serios.

Para nada, ¿eh?

Quiero que la visita de vuestra familia

haya sido una inyección de energía para todos vosotros.

¿De acuerdo? Y que afrontéis la siguiente prueba

con muchísima fuerza para intentar

no volver a plató con un delantal negro.

Entendido. -Entendido.

Sí, Eva.

¡Vamos arriba!

(GRITAN CONTENTOS)

Me voy para la prueba de exteriores

con ganas de superarme. Aquí hay un tigre

que sabe que si echa un paso atrás en falso

puede caerse del precipicio. (RUGE)

Esta semana nos trasladamos hasta el Real Centro

Universitario M“ Cristina, una de las sedes

de la Universidad Complutense de Madrid.

En él se imparten desde hace 30 años

los prestigiosos cursos de verano de El Escorial.

Gracias a estos cursos y a su exigente

programa educativo la Complutense se ha ganado

un lugar entre la élite.

Aspirantes, bienvenidos a San Lorenzo del Escorial.

Como veis la prueba de hoy va de foodtrucks.

Y noto en vuestras caras

que os apetece y os asusta casi a partes iguales.

Sí, sobre todo por el tamaño.

A mí me encantan las foodtruck.

Y si se pone la cosa mala te pones al volante y venga...

Cocinar en la foodtruck la verdad que es divertido.

Visualmente me ha gustado.

Seguramente cocinar en ella no me va a gustar tanto.

Ahí dentro con la temperatura vamos a pasarlo mal.

Pero bueno, a priori me gusta idea.

Quiero recordaros que estamos en la semifinal.

Estáis muy cerca de cumplir el sueño de convertiros

en el ganador de "MasterChef Celebrity 2".

Eso sí, lamentablemente en el programa de hoy

uno de vosotros será eliminado.

Sé que ninguno queréis quedaros a las puertas de la final.

Pero así son las reglas del juego.

Estamos a las puertas de la final

y yo creo que ninguno de nosotros quiere irse.

Hoy me voy a dejar la piel.

Ya se puede ver que tengo un trozo de antebrazo menos.

Pero hoy vamos a muerte, hoy vamos a muerte para luchar

por ese puesto en la final.

Aspirantes, os advierto desde ya que conseguir

un puesto en la final no va a ser nada fácil.

Hoy la valoración será individual.

Y además cada uno tendrá que cocinar 100 platos.

¡Uh! -¿100 platos?

¿Solos? -¿Nos podemos ir ya?

¿Qué?

Bueno, retazo. Yo creo que si consigo superar

la prueba de hoy me voy a ganar el Cielo.

No la final, el Cielo.

Aspirantes, el reto de hoy es muy complicado.

Pero queremos garantizar

el éxito del servicio a los comensales.

Así que hemos decidido que no trabajaréis solos.

Ah. -Bueno.

Muchas gracias por la confianza.

Se agradece.

Cada uno de vosotros cocinará

con un ayudante con mucha experiencia

en pruebas de exteriores de "MasterChef".

¡Olé! Y ellos son Nathan, Miri,

Odkhuu, José María y Adrián,

ex aspirantes de "MasterChef 5".

¡Qué grande!

Buenas. ¡Odkhuu, mi amor!

¿Qué tal, tío?

Has venido para la ocasión, ¿no?

¿Cómo estás? Oh, qué melenón.

Qué alegría.

Patri, guapa. -Hola.

¡Miri! -¡Ah, vas con Miri's moños!

¡Sí, hoy soy Siri!

(Risas)

¿Pero a Nathan una furgoneta?

Nathan hay que ponerle un Ferrari o algo.

Este tío tiene que cocinar en un Ferrari,

no en una furgoneta.

Pues yo la verdad si pudiera elegir

me haría mucha gracia cocinar con Nathan.

Porque la verdad es un tipo

que me cayó muy bien en la quinta edición.

Y ojo, que es el subcampeón de "MasterChef 5".

O sea, que son palabras mayores.

Qué alegría veros, ex aspirantes.

¿Contentos de volver

a los exteriores de "MasterChef"?

Estamos encantados. -Súper.

Oye, Nathan, siempre has defendido que en Barcelona

no hay sitio para Jordi y para ti.

Estoy preparando la legión de mini-Nathans

ya para conquistar Barcelona.

Qué pereza, Nathan. ¿No tiemblas?

Tienes que ir con Saúl.

Porque si alguien te da una torta que sea él.

(Risas)

Los espabilo rápido, ¿eh? Miri, cariño,

a ti no te pregunto qué tal porque desde que sales

en las portadas de las revistas me sé todos tus secretos.

No, no, no.

No, pero no vamos a hablar de eso.

Vamos a hablar de tus redes sociales.

Menudo bombazo. A tope.

¿Cuántos seguidores tienes ya? Es que muchos.

No te puedo decir ahora uno

porque dentro de un rato van a ser más.

Corta.

Se queda corta, como te diga un número ahora se queda corta.

Claro. Bueno, una locura. Una locura.

Odkhuu, ¿has vuelto al diseño de moda

o sigues queriendo ser cocinero profesional?

Los dos. Estoy contento con el foodtruck

y también la marca de ropa.

O sea, que hoy aquí vas a estar como en casa.

Hombre, claro, claro.

Y tú, José María, ¿sigues dando capotes en la cocina?

¿Cuál es tu nuevo proyecto?

El año que viene, no voy a decir con quién,

pero son de la edición de este año,

tenemos algo muy importante. Os voy a decir ahí por mayo.

Más o menos. Tú no te pongas metas cortas.

Tú date tiempo.

Veo que Patri... ¿Te has quemado, Patri?

Sí. -Pues yo también me he quemado.

Tenemos que ser pareja hoy.

Y además te llamas como mi mujer.

Venga. Tienes los ojos azules

y eres rubia, coño. -Pim, pam.

(JOSÉ) José María, José María.

Adrián, tu salida del concurso

la verdad es que no dio mucha pena a todos.

No pudiste demostrarnos tu mejor versión en la cocina.

Pero creo que te va muy bien, ¿no?

La verdad que salí, empecé con otro pie

en el negocio con mis padres,

en el camping donde estoy trabajando.

Y me va muy bien, estamos desbordados.

Y súper feliz con mi madre.

Adri, me alegro muchísimo. Muchas gracias, guapa.

Aspirantes, ahora sí toca formar las parejas.

Dentro de este saquito están

las fotos de los cinco ex aspirantes.

Iréis cogiendo una foto cada uno por orden alfabético.

Así que, Edu, para que veas que no me olvido de ti.

¿Yo el primero? Hemos tenido que llegar

al orden alfabético para que seas el primero en algo.

Voy a llorar porque no os habéis olvidado de mí.

Es como si hubiese ganado ya, de verdad.

Venga, mete la manos ya, anda.

No hace falta que cierres los ojos.

¡Anda! -¡Miri!

¡Huy, qué bonita!

Ah, qué buen team.

Vamos a ver si el Miri's World

y el Tigre de Carabanchel es compatible.

Yo creo que es compatible. -Sí, espero que sí.

Hombre, no nos queda otra.

No queda otra. -No nos queda otra.

A ver.

Huy, este lleva gafas.

(Risas)

¡Oh! ¡Nathan!

¡Vamos! -¡Ahí!

Yo estoy súper encantado. Voy a ver si estoy a la altura.

No, hombre. -A la altura cocinando

y a la altura de elegancia. Porque, cuidado, ¿eh?

Que tengo aquí a un icono de la gastronomía,

pero también de la elegancia.

Huy, como te toque Joselito...

¡Me cago en la leche, Adri!

¡Quillo, que me la has quitado! -Lo siento, tío.

Lo siento. Lo siento, ¿eh?

Pues nada, el azar nos ha juntado

a este chico tan guapo y a mí.

Podemos ser hermanos con los ojos azules.

(RÍEN)

A ver. ¡Guau, Odkhuu!

Odkhuu. -¡Hombre!

Te lo vas a pasar genial. Lo siento.

Te tocó, el destino era conmigo.

Súper contento. Estuve siguiendo su edición

y me parecía un crack.

Aparte lo vi con las liebres, limpiando las liebres.

Buah, ese programa me ganaste, me ganaste.

Yo cuando he visto que venías conmigo digo:

"Ya está, ganamos seguro." -Sí, ganamos. Ganamos.

Ay, qué nervios. Muévelas bien, ¿eh?

Que no quiero quedarme con lo primero que encuentre.

(Risas)

¡Ahí va! ¡Joselito!

Vamos a ser un equipazo.

Uno de Jerez y la otra catalana.

Eso tiene que funcionar, eso va a cuajar.

Ya me encargo yo.

(RÍE) De ponerlos en vereda.

En vereda. -Al "mushasho".

Aspirantes, el menú que vais a elaborar

lo ha diseñado uno de los chefs

que más éxito ha conseguido cocinando sobre ruedas.

Me atrevería incluso a decir que es el rey del foodtruck.

Él es el ganador de "MasterChef 3",

Carlos Maldonado.

(Aplausos)

Evita. Madre mía, que guapa estás, por Dios.

¡Hombre! Qué bien peinado vienes.

Bien peinadito. Un kilo de gomina.

¿Qué tal, señores? -¡Carlitos!

Oye, Carlos, lo tuyo es crecer sin parar.

Ganaste "MasterChef",

te hiciste el rey de los foodtrucks.

Y ahora abres tu propio

restaurante en Talavera, Raíces.

Bueno, el restaurante es muy acogedor.

Está en mi tierra, en Talavera de la Reina.

Y el concepto que llevamos

pues nos basamos en tres pilares, ¿no?

Tradición, vanguardia, algo de técnica y luego mundo,

como reivindicación de que hay que abrirse

al mundo, derribar fronteras

y crecer cultural y gastronómicamente.

Lo hay que hacer para viajar, ¿eh?

Aspirantes, es el momento de descubrir el menú

que Carlos ha preparado para hoy.

El primer foodtruck se llama Mar

y sus platos son:

Bocadillo de calamares

y tortilla de camarones y medusas.

Pues nada, tiene unos calamares en tempura.

Lleva también el bizcocho de sifón de tinta.

Lo hacemos en el microondas.

Lleva una mayonesa de tinta y unos brotecitos

para que le dé un toque cítrico.

¿Y la tortilla, Carlos? Pues nada, una tortilla

tradicional de camarones. Y luego lleva un picadillo

de medusa encima para dar

un toque más salino y un poquito de alga.

Casi nada.

El segundo foodtruck se llama Tierra y sus platos son:

Nigiris causa limeña de chuletón

y un bao de costillas.

Chuletón de Ávila, muy cerquita

de mi tierra, ¿no? -Caray.

El nigiri causa pues es formato nigiri pero lo hacemos

con una causa limeña, con su ají, súper rico.

Buen chuletón. Y luego el bao fermenta al vapor

y lo hacemos con el costillar a la brasa directamente.

Costilla de cerdo. Sí.

Un poquito de lombarda encurtida para ese contrapunto.

Está de vicio.

El tercer foodtruck se llama Casquería y sus platos son:

Salpicón manchego de careta de cerdo

y Duelos y Quebrantos

con confitura de pimientos y chiles.

Duelos y Quebrantos. Qué título más bonito.

Pues el salpicón manchego es igual que el salpicón

que conocemos, ¿no? Pues nosotros lo hacemos

en la Mancha de careta de cerdo.

La cocemos bien con su ajito, zanahorias.

Lo cortamos en daditos y lo metemos en una vinagreta.

En este caso con un pico de gallo mexicano.

Y lo acompañamos con un guacamole de nopal.

Os he traído los nopal en las hojas de la chumbera

de toda la vida, no las he quitado los pinchos.

(Risas) Qué amable.

Y luego los Duelos y Quebrantos que son sesos de cordero

con un poquito de tocino, de choricito.

Y ponemos una compota de chiles y pimientos

que le da muy buen rollo.

Qué buena pinta.

El cuarto foodtruck se llama Caza y sus dos platos son:

Tartar de ciervo con espuma de pimientos del Padrón

y crujiente de yuca. Y burguer guisada de jabalí.

Ay, qué bueno.

El tartar es un tartar tradicional, ¿no?

Pero de ciervo, que es un poco más rudo, más cañero,

al que acompañamos con una espuma de pimientos

del Padrón y el crocante de yuca.

Y luego la burguer es guisada.

Lo acompañamos con un queso de rulo de cabra

y un ketchup de frutos del bosque.

Madre mía. El quinto y último foodtruck

se llama Aves y los platos que vais a tener

que preparar en él son:

Hot dog de pollo con pisto, curry rojo y patatas.

Y alitas de pollo confitadas con salsa brava.

¡Oh!

El hot dog lo vais a tener que elaborar entero,

hacer vuestras propias salchichas.

Va acompañado con un pisto tradicional.

Pero le vamos a meter un poco de pasta de curry rojo

para que pique un poquito y le dé un toque de rocanrol.

Y luego las alitas se confitan con un poquito de beicon.

Y echamos un poquito de kimchi y ketchup, y a comer.

Y está buenísimo.

Un aplauso.

Bravo, niño. Máquina.

Vais a ver ahora. A ver si me aplaudís luego.

Los platos de Carlos me fascinan, me encantan.

Lo que no me gustaría que me tocara

sería la casquería, porque ya sabéis que me da

bastante yuyu, especialmente las caretas de cerdo,

que son tan amigas mías.

Aquí tengo cinco fichas,

cada una con el color de un foodtruck.

Será Silvia la que empiece. Vente aquí conmigo, Silvia.

Dejarme algo bueno. Tira "pallá".

Va por ti, "shiquillo". A ver.

Rojo. Bien, bien, bien.

Cocinarás en el foodtruck de la Tierra.

¿Tenéis unos guantecitos para el fuego?

Vamos a la barbacoa. Saúl, tu turno.

Vamos a ver qué queda por ahí.

A ver.

El marrón, cocinarás en el "foodtrack" de aves.

-Bien, ¿no? -Oh, bien.

Verde, Patri. -Venga, va.

-Ya, píllalo, píllalo. -Lo tengo, lo tengo.

-El verde.

El naranja.

Casquería. ¿En serio?

No me lo puedo creer, de verdad. Casquería.

Justo lo que no quería, pues toma, hala.

El que no quiera me lo dejas, nene.

Pues te ha tocado, caza.

Caza. Jabalí.

Bien hecho.

-A ver cuál te toca, Edu. Qué intriga, de verdad.

-¿Cuál prefieres, Miri?

Pues ahí lo tenemos, el azul mar.

Aspirantes, mucha atención, disponéis de 120 minutos

para elaborar 150 raciones de cada plato.

Una vez que el tiempo termine,

los "foodtracks" quedarán abiertos al público.

Mucha atención porque los comensales

van a puntuar vuestras elaboraciones.

Madre mía.

Tenéis que cocinar como profesionales,

pero vender también los platos como se merecen.

Ahí está, somos un buen equipo.

Como siempre, nuestro supermercado proveedor

de alimentos donará el excedente que no uséis a comedores sociales.

Aspirantes, ¿preparados para luchar por un puesto en la final?

(TODOS) Sí, chef.

Pues coged vuestros delantales y a cocinas en tres, dos, uno, ya.

Cuidado, cuidado, con orden, con orden.

A ver.

Suerte. Gracias.

(HABLAN A LA VEZ)

(CORBACHO) Venga.

Bueno, Odkhuu, sé que eres un buen descuartizador de bichos.

Venga, al lío, eh.

Vamos ahí, José, con alegría. -Vamos, Silvia, vamos.

-Ánimo. En el "foodtrack" del mar,

Edu y Miri prepararán tortilla de camarones y medusas

y bocadillo de calamares con mayonesa de tinta y lima.

Uf, qué bueno quedará.

-¿Va bien la mayonesa?

-Sí, solo falta la tinta de calamar.

Puñetero cerdo.

En el "foodtrack" de la casquería, Patricia y Adrián,

elaborarán duelos y quebrantos con confitura de pimientos y chiles

y salpicón manchego de careta de cerdo.

Yo tengo un pequeño trauma con los cerdos.

-¿Por qué? -Recuerdo uno

que se lo iban a cargar y lo recuerdo corriendo.

(IMITA EL CHILLIDO DEL CERDO)

¿Sabes? Y no hablo más porque...

Bueno, no sé, el azar quiso que me tocara de nuevo el cerdo.

Pues hay que asumir este reto y que quitarse

esa cosa desagradable que tengo con las cabezas de cerdo.

¿Qué bien huele? -Huele que alimenta, tío.

En el "foodtrack" de aves, Saúl y Odkhuu prepararán

hot dogs de pollo con pisto a curry rojo

y alitas de pollo confitadas en salsa brava.

¿Suficiente no? Mucho no. -Sí, es suficiente, suficiente.

-¿Huele rico, eh? -Buenísimo.

La patata ya está en marcha.

Me pongo con el chimichurri.

-Vale, cuando tenga esto si quieres, subo.

-Vale. En el "foodtrack" tierra

Silvia y José María preparan nigiris causa limeña

de chuletón y bao de costillas.

Vamos, ahí.

Más.

¿Le añado el Oporto también, al vino tinto también?

-Sí, unas gotitas y que reduzca.

-¿Cómo van los pimientos? -Bien.

-Los pimientos a la que pochen le meto la nata.

En el "foodtrack" de caza José y Nathan elaborarán

hamburguesa guisada de jabalí y tartar de ciervo

con espuma de pimientos del padrón.

No sabes la ilusión que me hace cocinar contigo.

-Qué guay, pues a mí me mola también,

cuando salisteis, dije: "Ojalá me toque Nathan".

-Gracias. -Que me mola.

-O lo dices porque voy armado.

-No, yo tengo más grande el cuchillo.

-Ea, a ver quién la tiene más grande, típico.

¿Cómo vais, vecinos? -Vamos, chavales.

-¿Cómo lo lleváis? Venga, que en un ratito

abrimos el mercado de los "foodtracks".

-Echa aquí ya el romero. Échale dos, casi tres.

-Dos. -Venga, la sal, la cebolla.

Corta por la mitad.

-Vale, no te preocupes por mí, tú a lo tuyo, Adrián.

Qué ritmo llevas, tío, da gusto. -Ritmo.

Los pobres están sudando aquí dentro.

-Como nosotros. -Sí.

Ya toma. -Si quieres, aún puedo echar

más ajo y pimentón. -Recuerda, rellena la vaporera.

-Venga, vamos, José, que podemos con esto y lo que haga falta.

Dos, cuatro, seis, ocho.

Vamos, listo. -Vamos, que os veo bajitos, eh.

Arriba, cómo va ese mar, Soto.

-Bien, ¿y tú? -Venga, aquí estamos cazando,

somos los "hunters" que diría Miri.

Estamos aquí muy callados, Edu.

-No quiero "Miri's Desconcentration".

-No, "Miri's Concentration" a tope.

Y hoy vengo concentrada para hacerte ganar, Edu.

Quiero que ganes.

El tema de cocinar dentro de la "foodtrack".

-Es complicado, no quepo. -Pues agachadito, hijo.

(CANTA) Agachadito y vuélvete a agachar.

Porque si no en la "foodtrack" te vas a 'enchepar'.

Bueno, señores, la prueba de hoy tiene su miga.

Cinco "foodtrack" nunca trabajaron en espacios reducidos.

Tiene ayuda, pero nunca trabajaron juntos.

¿Cómo lo haremos, las supervisamos todas?

¿Cómo lo hacemos? Tengo mi preferida, la casquería.

¿Casquería? Y como me quiero ir volando,

cojo la de aves, también. Como Corbacho se juntó con Nathan

pondré un poco de orden en ese "foodtrack"

y también con Silvia y José María, ya está.

Pues yo con Edu y Miri, mis pescados y quiero

que Miri me enseñe unos tips de cómo lleva "Instagram"

a ver si me suben los usuarios.

Me voy con Saúl y Patricia, vámonos.

Los tomates de aquí para el guacamole.

-Y de guacamole tenemos una, dos, tres, cuatro guacamoles.

-Corto esto ya. -Perfecto, todo bien picadito,

intentar que sea igualadito. Qué dicen estos "foodtrackeros".

Cómo vamos, Pepe, me encanta esto.

Ya me podéis hacer bien estos platos.

Estarán muy ricos. Empezáis por la careta cociendo.

Sí. ¿Pero, esto por qué suelta vapor

por los lados? Porque no está bien cerrado.

¿Sí? Seguro, déjala que enfríe,

sácale el vapor, cuidado, sácala fuera,

sácala fuera. Sácala fuera, fuera.

Centrémonos, cuando se enfríe, cerramos bien y a cocer.

No sé qué pasó si la cerré. -Tranquila.

Venga. Parece que no la cerramos bien,

fue un momento de crisis. Los nervios que haces

muchas elaboraciones y no te das cuenta

de pequeñas cosas como la exprés de colocarla bien.

350.

-Luego calcularemos dónde haremos los calamares

que luego hay un curro. -Vale.

¿Cómo vas de eso, Edu? -Ya casi estoy.

Para acompañar el bocadillo de calamares, Miri elaborará

unos bizcochos al microondas con harina de almendra y trigo,

clara de huevo, polvo de yogur sal, azúcar y tinta de calamar.

Ya está, una vez dejamos esto me pongo con la masa.

Bueno, ¿cómo está mi equipo azul favorito?

Super, Edu, ¿qué opinas? Que sepáis que yo hoy quiero ganar.

Sí, yo también, Samantha, coincidimos.

Edu tiene una nube negra en el programa

y se la quiero quitar.

Yo se la voy a quitar, será una "mirivilla".

¿Cómo? Una "mirivilla".

Una "mirivilla", ay, una "mirivilla".

Dios mío, quiero una "mirivilla".

¿Estás contento con tu pareja? Estoy contento.

-Claro que lo estás, Edu. -De momento, va todo sobre ruedas.

-Hacemos un buen "team". Pensemos, tiene que estar

muy potente que tenga sabor.

Vale. Entonces, las tortitas

tienen que estar superfinas y luego ya al servirlas

sacad platos como locos gritando, vendiendo.

Venderemos que te mueres. Las ganas, Miri, las ha tenido

y has llegado lejos por eso

porque lo más importante es la actitud, tirar para delante

y con todo, equipo ganador, vamos.

Confía en nosotros. Vamos, a ganar

Cómo ves la salsa, Nathan. -Bien.

Vamos, vamos. -Espera, voy a cortar.

Así.

Vamos a ver, amigo mío. ese corte, ¿nunca en tu vida

has cortado esto? Mira, este corte ya no corta fibras.

Y ahí, has cogido esta pieza y has hecho así, pam.

Sí. Mal.

Tic, tic, de un solo corte. Esto es carne para un steak tartar.

Oído, chef. Esto está bien.

¿A ver eso?

Eso está mal, con lo retrasados que vais sin hacerlo bien,

vamos apañados. Llegamos, llegamos.

Y también te digo una cosa, José, Nathan, cuando era aspirante,

corría, ha venido de un relajado con la camisa, los puñitos,

los pantaloncitos y no me corres nada, Nathan.

No es verdad, chef. ¿No es verdad?

No, ni me ves lo rápido que va mi cuchillo.

De verdad, Nathan, si tras 40 minutos

repetimos cosas, mal.

Y la reducción de salsa, os lo digo ya, hay poca.

Chicos, estáis verdes como los delantales,

ya podéis correr. Nathan, me encanta tenerte aquí,

te echaba mucho de menos, amigo.

Mi relación con Jordi acabó en amor, sí,

pero creo que hoy empezó el odio otra vez.

-Se avecina un duelo. (JOSÉ TARAREA)

Estaré ahí como árbitro.

Vamos ya Odkhuu, a tope.

-Ale, vamos con las verduras, muy bien.

Vamos a ver estos dos medallas de oro, Saúl y Odkhuu, cómo estáis.

Cómo estás, chef. Perdona que no te hemos traído

la "foodtrack" descapotable que es la que necesitas.

Las vas a pasar... ¿No puedes sacar la cabeza por el hueco ese?

Ganamos unos centímetros, pero... Esto es para hacer

el hot dog pollo. Vale, lo trituramos

con algún ingrediente que los aderece, huevo,

salchicha, esto hay que hacerlo superrápido porque

tiene que enfriar para que coja cuerpo

y con la manga darle la forma de la salchicha.

Eso es. Y tú preparas, creo, el pisto

que va con pasta de curry rojo. Eso es.

Perfecto, que es lo que da un sabor picantito y agradable.

Dadle duro, chicos, quiero unos platos de maravilla

Suerte. Cuenta con ello, gracias, chef.

Aun no está, ¿cómo vas, José?

¿Está muy hecha por dentro? -Está perfecta,

ya tengo 10 nigiris cortados. -Venga, vale.

Bueno, bueno, ¿cómo andamos por aquí?

Pues mira, ya cociendo la patata tenemos los panes

para ponerlos al vapor. ¿Qué cantidad hay de pan?

35 panes en una tacada, o sea, que con dos

tenemos todos los panes. Y ahora corto con él.

¿Se porta bien? Muy bien.

¿Le metes caña? Le meto caña.

José María, te enseñaré una cosa que te encantará,

¿quieres ver a un aspirante dando caña como un chef?

Venga, va. Métele caña, Silvia.

Venga, José María, esos nigiris los quiero ni pequeños ni grandes,

los quiero así y la carne que no esté hecha, cruda.

Es nigiri por eso se llama nigiri, José,

¡aquí vamos a la final!

-Dios mío, esto es un infierno. ¿Te has enterado?

No hace falta que diga nada más.

Voy a la parrita. Esto cogerá ahora

un pedazo de tono. Yo la veo casi cocidas,

pero le falta cocción. Y de chimichurri hasta arriba.

Dale, José, dale. -Oído.

Que te suelto a Silvia en todo su potencial y alucinas.

¿Te echo una mano para ponerlas? -Esto cogerá ahora un buen tono.

Desmenuzamos bien y de chimichurri bien.

Vamos, vamos. ¿Vale?

Qué doradita queda la cosa. Y ahí la metemos en caliente

para que se guise, quede blandita y esté de 10.

De acuerdo, chef. ¿Se ha salado?

Se ha pimentado y salado, está potente, de verdad.

Va, tira. José, esa carne, contrólala

no se puede quemar. -Joder.

Voy con la fécula. -Vale, no nos confiemos, Edu.

-Venga, (CANTA) Precaución,

amigo conductor. la senda es peligrosa.

Mira, como el del chef Jordi. -Esto lo vamos a currar.

-Vamos, José. -Venga, vamos, dale caña.

Vale, al sifón y a la nevera, ¿vale?

-Vamos, José, no podemos perder. -Nos damos un poco de briza.

Vale.

Lo meto en la nevera.

Voy a picar la carne de jabalí.

-Aunque hayamos empezado cazador cazado, vamos a ganar.

(CANTA) Picando, picando,

a El Escorial voy con mi canción.

Qué maravilla verte trabajar. Eso, tu buen rollo,

lo guapo que eres, porque estoy casada, si no...

-Vale, voy a cortar. -Pero no te cortes,

no te preocupes, no te pongas nervioso.

Para acompañar el salpicón manchego de careta de cerdo,

Patricia y Adrián prepararán un guacamole de nopal.

Para ello, tienen que cortar y triturar las hojas

de la chumbera, después, añadir aguacate, tomate,

cebolleta, cilantro y lima.

Ahí lo tienes, toma. -Perfecto, gracias.

¿De dónde eres, Edu? -Mataró.

-Ah, de Mataró, qué gracioso.

-¿Te parece gracioso?

-Buah, el sifón este nos quedará increíble.

-Rápido, rápido, a tope, que el sifón hay que reposarlo.

-Caray, se me cae por todos lados.

-Tírale, "healthy".

-Ya, está, lo del sifón está hecho.

¿Cómo va eso, Odkhuu? -Ya está, sacamos este

porque ahora tan caliente no podemos meterle mano

así que lo dejaremos aquí a que se enfríe.

Vale, ya está.

Voy a empezar a picar, venga.

¿Qué, cómo va eso?

-Bien, guapa, muy bonita. -Va cogiendo color.

-Perfecto, Silvia, vamos creo que bien.

-Quiero la carne limpia sin hilos, que no se encuentren

nada, que no tengan motivo para quejarse.

¡Vámonos, Joselito!

-Nos quemaremos los dos

porque la carne y las patatas queman.

-¡Ah!

-Joder.

-Y si conseguimos los objetivos ya será la bomba.

-El objetivo es que llegues a la final y entonces

me sentiré realizado del todo. Para mí hoy es como si estuviese

en una semifinal propia, de verdad, de corazón

porque que ella sea finalista, Jerez se entera por todos lados.

-Yo te haré hijo predilecto de Mataró y tú me haces

hija predilecta de Jerez. -Eso está hecho.

Voy a hacer la hamburguesa. Cuidado con el cuchillo.

-Casi te afeito.

Bueno, vamos, venga, vamos.

Quitemos la mente de la tía de la hamburguesa,

cebollita picada. -Sí.

Ala, querían que me despeinara, pues ya me despeiné.

-Bien, Nathan, vas superbien, te pago la peluquería durante

un año si paso a la final.

-A ver, todos hemos visto a 007, el tío se tira del agua

por montañas y no se despeina.

Será que hace poca cosa.

Mira, ya está, José. -Guay, tío.

Está todo el tartar picado.

Si quieres, en ese fuego, puedes hacer el kétchup,

tienes que hacer un sofritito.

Cógete una sartén. Muy bien, me encanta

que tengáis buen rollito. Una cosa, Corbacho,

te vi picar cebolla...

de verdad, estás desaprendiendo. Bueno, algún trozo se me queda

pero ahora lo repaso yo.

¿En una hamburguesa te gusta encontrar cebolla cruda?

Me gusta darle que la cebolla le dé una jugosidad a la carne poquita.

A mí me gusta que le dé jugosidad cuando está guisadita la cebolla.

Tocará guisarla un pelín, entonces. No, había tocado pocharla

y caramelizarla y le habría dado sabor, intensidad.

Como lo estás haciendo no sirve para nada, eso es una tontería.

¿Y el otro plato cómo anda? A ver, Nathan.

¿Esto es carne para un tartar, te parece?

Me parece, me gusta más grande el steak tartar.

¿Te gusta más grande?

¿Cómo quedaste clasificado en tu edición?

Segundo. No veo el trabajo

de un segundo clasificado de "MasterChef".

¿Y quieres llegar a la final? Sí.

No veo el trabajo de un finalista.

Poneos las pilas o vais a perder, seguro,

es más, dudo que sirváis algo de calidad

Vale, vamos a intentarlo. -Vamos.

-Venga. -Era muy difícil cortar eso bien.

-No, tranqui, pochamos las cebollitas

y los frutos rojos los metes al final.

-Vale.

¡Vamos, chavales! -Chavales, vamos.

-Así, chicos, vamos.

Vale, ponla fuera, pon la otra fuera, también.

-Déjame hacer esto. -¿Picas tú y me encargo yo?

No voy a pensar que estoy con sesos.

¡Ah, huele esto! -¡Ah! Gracias, hombre.

Para elaborar los duelos y quebrantos escaldarán

los sesos de cordero y después hacer un revuelto

con huevo, chorizo, jamón y tocino.

Es que huele mal. -Muy mal.

-Muy mal. -Esto va con pimiento rojo...

-Con chili, que hay que tener cuidado,

luego se le pone un poco de azúcar moreno,

se trocea el pan, preparar... -Nos da tiempo.

-Pero no nos confiemos. -No.

-Estás con la confitura, me pongo con esto.

-Sí, hay que hacer eso, jamón, la panceta.

-Y esto muy finito, ¿no? -Todo igual

para que quede superhomogéneo.

Cuando hagamos el revuelto que quede superbonito.

Venga, va, a tope, Odkhuu, que hay mucho curro.

-Creo que vamos a meter el curry y luego lo pochamos un poco más.

El curry échalo y después lo quitas porque el pisto

está ya hecho. -Sí, ya está, ya está rico.

-De sal y todo está buenísimo. -Sí.

-Controla, que pica mucho. Esta salchicha está buenísima.

-Está rico, ¿no? -Uf.

-Bien, bien, estupendo.

-Una carne picada, si huele bien,

es que tiene contraste y es buena señal.

-Pisto terminado.

-Ahora, patatas. -Patatas, vamos allá,

-Ya está, tenemos salchichas. -Que se quede bien compacto, tío.

-Ahora voy con el pollo.

-Venga, ya tenemos patatas, las hago ya y las dejo hechas.

-Sí. -A tomar por saco, una cosa menos.

-Échalas. -Venga.

Perfecto, tío.

Venga, vamos, va.

Cuidado ahí. -No se quema, no te preocupes.

-Oye, esto es así, ¿no? Tal cual.

Panceta de la buena, que como diría Miri:

"Es muy "healthy"".

¿Qué más nos falta? Me pongo con las tortitas.

-Sí. -Agua, harina de garbanzos.

Oh, harina de garbanzos, es "superhealth" esta harina.

-¿Qué me estás contando? ¿Qué dices de "healthy"?

-Tío, es que llamo "healthy recipes".

-Es verdad, que no me acordaba.

-Quedarán buenísimas, es como una crepe.

-Vale, esto está. -¿Sí?

Es que yo me pondría a freír ya. -Sí.

-Vale, en la tortillita le ponemos camarones.

Vamos allá. -Vamos, Silvia, no nos durmamos.

-Venga, vamos. -Intensidad.

-Que no decaiga, rápido, Silvia, trabaja rápido, coño.

Id llamando a mi fisio, ¿vale? Que igual no tengo escápula

ni omoplato. -Vamos, que no se diga.

-Buah, nen, que diría Edu, buah, tío, nen.

Ay, me voy a desmayar.

-¿Te quieres cambiar conmigo un poco, Silvia?

-No, lo voy a conseguir.

-Estás loca, tía, pareces con los moños a la niña esta,

Antes muerta que sencilla,

ay, que sencilla. -María Isabel.

-María Isabel. -Soy María Isabel.

Antes muerta que sin puré, ay, que sin puré.

Yo me compré un pasapuré, pero no sabía que estaba

tan difícil. El pasapuré, el pasapuré

requiere una energía que no sé si voy a tener.

¡Uoh!

-No eches tanta cantidad. -No puedo, tío, no puedo.

-Mira, Silvia, termina de sacarle esto que me lío yo con el puré.

-Espera que te echo que tengo las manos de patata.

Los trozos de piel que te encuentres, sácalos.

No eches más que se desborda y cae en el puré ya hecho, ¿vale?

-Vámonos. -Venga, vamos ahí.

Gracias, tío, estoy que no puedo más.

Aspirantes y exaspirantes, lleváis 90 minutos cocinando.

En 30 llegan los comensales

y tienen que salir todos los platos.

¡Todos sin excepción! ¡¿Oído?!

Sí, chef. Aquí solo contesta Miri, eh.

¡¿Oído?!

(TODOS) Oído, sí, chef.

Me cago en la mar me estoy quemando vivo.

-Tenemos 30 minutos. ¿Cómo vais, equipo?

Pues bien, ya tenemos... Os veo tranquilos,

no me gusta nada. ¿Probasteis alguna tortita?

No, ninguna. ¿Aquí las hacéis?

No, no. ¿Este aceite para qué es?

Aceite que pondremos aquí para hacer los aros de cebolla...

¿Y por qué no echas más aceite, hijo mío?

¿Qué? Yo echaba más aceite

porque no tenéis ni para empezar.

Edu, estas medusas hay que cortarlas.

Vais fatal. No, no.

Sí, sí, Miri, vais fatal, no habéis empezado.

Solo las medusas, todo lo otro está hecho.

¿El calamar dónde está?

El calamar está cortado, solo hay que mojarlo en tempura

y a la olla. ¿Solo?

Solo. ¿Solo?

"Only you". Yo diría: "Solo hemos hecho

la mayonesa de tinta de calamar", es lo único hecho.

Está todo hecho. Quiero veros correr.

Todos los aritos hechos,

freiré hasta los aros olímpicos de Saúl.

Hoy, en esta prueba solo gana uno y quiero que seáis vosotros, ¿vale?

Vamos, vamos. -Venga, equipo.

Vale, esto va como un poquito de lima y ya.

-Miri, llegó el momento de la verdad.

Para acompañar la tortilla de camarones, tienen que cortar

las medusas desaladas

y aliñarlas con lima y algas variadas.

Esto ya lo tengo hecho, a por los calamares.

-Vale, va. -A muerte.

Miri, te necesito ya concentradísima.

-Vale, Edu, tú, a ganar.

¿Qué más nos falta hacer aparte de esto, José?

-Habría que ir pelando la yuca para freírla.

-Uh, qué bien huele ya, José.

-Estoy dando un toque porque como le puse

la cebollita cruda, la hago un pelín

para que coja la cebolla un poco de...

-De temperatura. -Se le quite la crudeza.

-Te diré una cosa, de errores salen grandes platos.

¿Vale?

Venga, esto cagando leches.

50 de estas.

-Tranquilo, ahora voy, voy contigo, ¿vale?

-Va, Odkhuu, tío, vamos, va.

-Sí, más grande, igual.

Ostras, tío, madre de Dios, 50 salchichas es un proceso

complicado, meterlas en papel film, darle forma,

enroscarla bien para que se comprima la salchicha

y digo: "No sé si llegamos".

¿Qué pasa, Saúl, cómo vamos? Un poco estresadillos.

¿Qué haces las salchichas? Sí, pero vamos pelados de tiempo.

Ah, vale, pero si lo estiras y lo haces un poco más grande,

puedes sacar luego tres, ¿vale? Vale.

Una vez cocido se corta, ¿no? Sí, lo cueces, sacas del plástico,

que sale fácil y la cortas en tres.

Y vas más rápido, claro, porque así no perdemos tanto tiempo.

Me parece. Venga, fenomenal.

¿Tenemos el pisto aliñado ya? Sí, aliñado.

¿Con curry rojo y tal?

Sí. ¿Está rico, tenemos las patatas?

Sí. ¿Y la salsa brava de las alitas?

También. Esto debería estar más...

con más salsa. Ahora metemos el tomate.

Vamos a hacer una salsa brava bien hecha, necesitamos

cantidad de tomate, pero algo que le dé el toque picantito.

¿Vale? ¿Le espolvoreas un poco de pimentón que tienes ahí?

Sí. Una gotita, muy poquito,

con un poco de sentido común.

Y luego el tomate, que guise, que tenga gusto.

Esto me tiene que gustar, ahora está rico,

pero solo sabe a alitas de pollo, necesito el condimento. Vale.

Ya podemos correr, eh. Nos faltan dos detalles,

pero son importantes, quítame esta cazuela,

bueno, no, que aquí vas a cocer.

Venga, fenomenal, eso es, necesito que tenga condimento,

que esté lacado con tomate rico, es una salsa brava rica.

Venga, hay que moverse, señores.

Necesito ayuda, Odkhuu, en cuanto acabes ahí, volando.

-Ahora voy, ¿vale? Lo dejo que baje de temperatura

y voy contigo.

Venga, pues voy a ver qué tal el cerdito.

-Extiéndela y la cortas, ¿sabes? -Lo sé, dejaré que se enfríe.

Vale, ¿esto cómo va?

Para acompañar los duelos y quebrantos elaborarán

una confitura de pimientos rojos y chiles

con azúcar moreno y vinagre de manzana.

Le pondré un poco más.

-Vale, chorizo, lo tengo, la panceta a la sartén,

fuego lento para que me tiempo a cortar el jamón.

-Si vas muy mal cortando, lo hago yo.

-Tranquila, que aquí no nos saca ni el tato.

Escucha, el guacamole está, la confitura casi está,

el secreto se corta y se mezcla con lo otro.

Tenemos un plato hecho ya. me pongo con el otro.

Esto hay que trabajarlo con harina. -Esto está para nigiri.

-Está muy pegajosa, Silvia. -Probemos de sabor.

Para los nigiris causa limeña, Silvia tiene que mezclar

la patata triturada con aceite, pimienta,

zumo de lima, ají amarillo y sal.

Está guay.

Venga, extiendo aquí un poco de harina.

-No mucha, eh. -No.

-No mucha. -Que no, que no.

José, eres un poco pesado, eh. -Perdóname, Silvia.

-No, tranquilo, corazón, todo fuera eso.

Me pongo a hacer nigiris, aprovechemos al máximo la masa.

-Dale la forma... -Sí, ahí vamos.

-Al plato, directamente. -Que sí, que sí.

-Está loca, Silvia.

Vale, ahora se enfrían los sifones.

Mientras tanto, en el "foodtrack" del mar,

Miri cocinará los bizcochos de tinta en el microondas

durante unos 30 segundos.

Hay que hacerlo uno a uno eso. -Sí.

-Joder. -Ole, mira qué bonitos me salen.

Vale, fuera.

Uf, buenísimos, Edu. -Dale ya a la crepe.

-Voy. -No hago más calamares.

-Edu, hay que hacer sifones.

-Esto fuera de aquí.

A ver, Miri, hay que colocarles los camarones también.

-Ya, es que hago dos cosas a la vez, sifones y tortitas.

Tú, haz los camarones, ponme camarones aquí.

-No los hagas tan grandes, mucho más pequeños.

-Bueno, si no, lo partimos en dos.

Exacto, divídelos en dos.

Aspirantes, exaspirantes, lleváis 105 minutos trabajando.

En 15 llegan los comensales y tenéis que tener listos

todos los platos para empezar a servirlos, ¿oído?

(TODOS) Sí, chef.

Venga, vamos allá, Odkhuu, al lío, venga, rápido.

Hay que controlar la medida de la salchicha

para que nos dé para 50. -Sí.

Solo nos falta esto, ¿no? -Sí, solo nos falta esto.

-Venga, va.

-Saúl, mi compañero, pues un 10, es una máquina.

Se nota también que es un deportista,

se lo ha ganado de oro.

Ya está, creo que tenemos, corto los panecillos

y tú haces eso. -Sí.

-Emplatando ya.

Venga, último esfuerzo, Patri.

-Vamos, va.

Junto las dos cosas y ya está. -Sí, tíralo junto,

muévelo y resérvalo todo en el bol.

José, qué más, qué más, qué más.

-Fríeme la... -La yuca, yo la hago.

-La yuca, ¿vale?

Y lo que nos falta es donde vamos a meter el tartar.

Déjame coger el rulo de cabra que lo voy a ir cortando ya.

Mira, si quieres, con esa yuca que sacas, ya lo tienes

y ahora ya a macerar y, directamente, a la carne.

-Venga, va. -El macerado de la carne.

-Te lo hago en un segundo. -Vale.

-¿Me puedes recordar la sala tartar?

-Cebolleta, pepinillo, alcaparras y mostaza.

-Sin picarlas. -Sí, alcaparras

y lo que te faltará serán las yemas de unos huevos.

-Repasamos, José, repasamos, por favor, repasamos todo.

-No te preocupes porque las hamburguesas

las estoy montando, ¿vale?

Vamos, hagamos los panes que quedan 15 minutos.

-Con cariño, eh, que quede bonito, coge las mejores.

Vamos allá, vamos allá. -15 minutos, no llegamos.

¿Me pongo con los bao? -Ponte, ya hecho la carne encima.

-Silvia, ve terminando y ayúdame. -Sí, sí.

-Yo pongo la carne y tú la lombarda.

Hay que darle mucha caña, vamos, vamos.

-Ya vamos, ahí vamos.

Tengo aquí el salpicón y lo mezclamos ya, ¿vale?

-Pan, voy con el pan. -Lo tienes debajo tuya.

-Uno o dos. -Las tortitas...

-Están ahí. ¿Cómo va este equipo naranja?

Va muy bien, Pepe. ¿Es el pico de gallo

ya tenemos el morro? ¿Tenemos todo el morro aquí?

Sí. Yo metería un poco más,

tiene que haber morro, si dijimos que había morro, hay morro.

Y duelos y quebrantos, olla con...

Aquí que está apagada ya y solo falta el huevo.

Que esté gustoso al menos, ¿oído? Corre con esto.

Hacen falta 25. -Vale, te doy para probar esto

a ver qué te parece, le falta sal y lima.

-Está bueno, eh. -Sí, pero le falta un poco de caña.

-Échale lima. -Nunca probé un salpicón manchego

y no sé a qué sabe.

Por tanto, no sé si voy a saber recrear ese sabor,

es un poco la duda que tengo, como con los sesos,

no los probé en mi vida.

Está rico, esto está rico.

-Eso está entonces, ¿no? -Sí, dónde están las tortitas.

-Aquí, solo falta eso ya. -Vale, perfecto.

-¿Aquí en Madrid tienes alguna tía que haga las manos?

Fíjate cómo pongo la mano, eh.

Te vas a reír, pero tengo la mano llena de pinchos.

-Una manicura, ¿no? Ostras, qué me estás contando.

-O sea, me debes una manicura, cuando salgas de aquí

y ganes el programa con el premio dices: "Doy un poco para Adrián".

Aspirantes, exaspirantes, ya no os queda tiempo,

en cinco minutos tenemos

a todos los comensales, ¡a emplatar!

Vamos.

¿Ya estarán? -Están hechas.

-¿Seguro que ya, por el centro?

-Sí, sí.

Vale, José, va, por favor.

-Tranqui, en cinco minutos emplatamos muchas hamburguesitas.

-Mierda.

Vamos, Silvia, no nos durmamos ahora.

-Que no cunda el pánico, estamos nerviosos

por tener todos los platos a punto, pero es una "foodtrack",

aquí la gente pide, se le hace al momento,

se espera y se lo llevan hecho, o sea, que si tenemos 25

y podemos ir haciendo 25 más en lo que dura la comida,

pues genial, ¿vale? -De acuerdo.

-Lo llevamos muy bien, muy bien.

Escucha, hay que hacer 50 de estas.

-Trae. -No termina de...

-Hazlo así. -Si es que esa fuerza, esa fuerza.

Ay, esa fuerza.

Señores, vamos a pasar vergüenza hoy aquí, lo tenéis claro, ¿verdad?

¿Esto qué tal está? La he guisado...

Guisado, no, la cocinaste ahí hasta que se cociera.

Eso no es guisar, es cocer en una salsita boba,

que la salsita ya no es salsita,

es un cúmulo de grasa bastante horrible.

Una carne mal amalgamada con cebolla cruda.

No, la cebolla la pasé, la puse en sartén un pelín

para que cogiera... ¿Crees que se no está cruda?

Probé una y no está cruda. ¿No está cruda, y está buena?

Está rica. Dirás que está buena,

dejémoslo a los comensales que opinen sobre tu hamburguesa.

Y, bueno, Nathan, te remangaste una mano.

Sí. ¿Te imaginas

que te remangas las dos? No estaría mal.

Claro, habríamos currado un poquito mejor, ¿verdad?

Nathan, dale caña. ¿Qué es esta marranada máxima,

esto son las alcaparras enteras? Sí.

Claro, no sabemos picar la alcaparra.

Oye, una cosita, ¿sabéis cuál es el drama que tenemos aquí?

Que todo es llevarme la contraria. No, no.

Cómo que no. Corbacho, te sirven este

steak tartar, ¿y qué haces con quien te sirve este tartar?

Que es carne picada con alcaparras a cascoporro, un poco de huevo,

aliño reguleras, esto no es un steak tartar.

Y esa hamburguesa, regulera, menos de cinco minutos,

me despreocupo porque me gusta ganar y quedar bien.

Y vosotros no lo vais a hacer, adiós.

Hasta luego, chef, venga. -¿Cómo lo arreglamos?

-Está bien, emplatemos el steak tartar.

A muerte ahí.

Cuando están así, intenta hacer la forma

que será redondita.

Que no se te quemen, Edu, que si no, saben mucho a quemado.

Vale, esto aquí.

Y esto aquí.

¿Cómo vais, compañeros? Ahí andamos.

¿Habéis hecho alguna vez una tortillita de camarón?

Son como una crepe. No son crepes, son tortillitas

Algo parecido a un taco, una masa crujiente

con los camarones. ¿Echo más aceite

para que se ponga crujiente?

No, es que la masa está mal, la masa la habéis hecho mal.

Los camarones están dentro de la masa, ¿verdad?

Sí, pensadlo bien, intentad arreglarme esto

para que cruja y esté crujiente.

Eso son unas tortitas de la de los niños,

la de crema de caramelo por encima,

Algo mal hicisteis en la masa, o sea, que Edu, Miri,

mirad si podéis rectificarla y arregladla.

Vale, vale. Va, Edu, va, que quiero que ganes.

Emplatemos ya.

Mira, ahora esto queda más. -Más pequeñas, Miri, más pequeñas.

-Vale.

Vamos, Odkhuu, que llegamos.

-Bueno, aquí. -¿Están hechos?

-Sí, están hechos. -Bien, tenemos los panes cortados.

Cortamos salchichas al tamaño.

-Eso. Ay, no, así.

-Así. -Justo, el culito,

la cabeza tiene que salir.

-Venga, vamos. ¿Lo pongo ya en el pan?

-Sí, podemos emplatar. -Venga, rápido.

Venga, vamos allá, al lío, eh.

¿Tú sabes lo feliz que podría ser yo si fueras finalista, Silvia?

-Vamos, que lo conseguimos, José.

-Estos platos no se acaban nunca, coño.

Aquí tiene que estar ya lombarda.

-Venga, vamos, vamos.

Hay que hacer un poco más de chimichurri.

-Sí, ahora mismo lo hago.

-Al lío, concentrados.

Cuidado, que se quema el pan. -No, lo acabo de poner.

-Pues se ha quemado.

Se ha quemado. A ver, chicos, ¿cómo vais?

¿Lo tenemos todo? Emplatamos ya.

Pues deberíais estar emplatando ya, ¿vale?

Todo esto, fuera de aquí, si no os sirve

y no lo vais a usar, quiero usar toda la mesa.

Estos panes, fuera de aquí, ¿los vais a usar?

Vamos a tostarlos. Patricia, organízamelo.

Sí. Ya deberíamos estar emplatando

que nos pilla el toro. Venga, dadle marcha a eso, chicos.

Vámonos. Gracias.

-¿Tienes pan? -Toma, aquí tengo pan.

José, ¿así? -Exacto, métele un arito pequeño,

dos trozo de yuca y luego la espuma, ¿vale?

-Vale. -Así pequeño está guay.

(JOSÉ CUENTA LAS HAMBURGUESAS)

-¿Cuántos hay aquí, José, me cuentas?

Tres por cuatro, doce, vale.

Perdona, Edu, lo siento.

Vale, va, mayonesa, mayonesa.

¿Así te gusta el plato, Edu?

-Sí. -Vale, van tres por cada uno, ¿no?

-Sí. -Y cebolleta va una, ¿no?

Vale, fuera.

Esto aquí.

Uf, "mirivillas".

A ver, en el plato alargado iba el perrito caliente, vale.

Con el pisto, ¿no? -Sí.

10, 20. -Vamos allá.

Odkhuu, haz más pisto y cuchara. -El pisto está aquí.

-Venga, rápido.

19, 20, hazlo con cariño. -¿Así? Creo que así está bonita.

Así está bonita, vale, no le falta de nada.

-Más vale perder 10 segundos con el cariño que hace

mucho a la vista. -16, 18, 20, 22,

23, 24. -Silvia, vamos,

que me quedan cuatro y terminamos. -Venga, va.

Bueno, equipo rojo, sois mi última esperanza

de quedar satisfecho del trabajo de hoy.

¿Qué os queda aquí? Pues estamos acabando de emplatar

y estoy escogiendo los trozos más bonitos.

Esto lo quiero probar. La patata ha quedado rica.

No. ¿Cómo que no?

No, queda muy rica que es otra cosa.

Vale. Qué susto.

Por ahí estoy tranquilo, esto se aliña y un poco de sal

y lo tenemos. Oye, podemos triunfar,

solo depende de correr y sonreír y vender.

Vamos, vamos. -Gracias, chef.

Pues, venga, caña. Vamos, vamos.

-Vamos allá, vamos allá, ¡yuju!

Comensales, bienvenidos y muchas gracias por hacer

un hueco en vuestros cursos de El Escorial

para participar con nosotros en la semifinal

de la segunda edición de "MasterChef Celebrity".

Os voy a pedir que por favor, en vuestras puntuaciones

seáis lo más objetivos posible

ya que nuestros jueces las tendrán muy en cuenta

para el veredicto final.

Y ahora sí, llegó el momento, abrimos las "foodtrack"

en tres, dos, uno, ¡a comer!

¡Muy buenas, señores!

-¡Aquí tenemos unas cosas buenísimas!

-¡Hola, a la rica hamburguesa de jabalí guisada!

-¡Equipo, venid por aquí! -¡Venid, que lo tenemos todo, nena!

-¡Pan bao, que está riquísimo! -¡Pan bao!

-¡Tortillitas de camarones por aquí!

-¡Ole, ole!

Vamos ahí. (EDU CANTA) ¡Como el agua!

Como el agua clara, señora, como el agua clara

que pasa por aquí y desaparece.

Vamos, Camarón.

-Mira, salchicha hecha, o sea, está tan rica.

-Careto de cerdo hecha por el "mua" y la "mua".

Que lo disfrute, vale, por aquí, quién quiere probarlo.

¿Os apetece una hamburguesita? -José, atiende a los invitados.

-Podéis cogerlas de aqui. ¡A la rica hamburguesa de jabalí!

¡Tartar de ciervo con helado de pimientos de Padrón!

Vamos a ver, chavales. -¿Qué tal, chef?

-¿Qué pasa por aquí?

¿Quieres probar el tartar? Dale, ¿no?, probamos a ver.

Vas a flipar con el aliño.

¿Qué? Le falta aliño...

Le falta ser un tartar.

Hombre, algo menos de alcaparra le iría bien.

El ciervo ya de por sí tiene su rudeza.

No te digo más, sigue comiendo si quieres.

¿Qué defectos le ves? Le falta salsa,

le falta un poquito de cocción.

Esa salsita que queda cuando haces un guiso de jabalí,

hay que echarlo por encima, un poco de ese caldo que queda.

Salsearlo así un poco...

¿Sabes dónde está tu salsa? En esa fuente de atrás.

¡Venga, venga, que me lo quitan de las manos!

Es nigiri y la carne está en su punto, crudita.

-¿Os falta un poquito de salpicón? Quieren un plato de Adrián,

por favor, el chico más guapo de "MasterChef".

-Por el plato más bueno de "MasterChef",

es la diferencia. -A ver si os gusta,

lo hicimos con mucho cariño. -Con mucho cariño.

-Todo casero y rico.

-Vale. -Producto de primera calidad.

-Esta alita solo la come Saúl y nosotros.

-¿Quién quiere alitas por ahí? Alitas.

Está rico, ¿os gusta?

Qué alegría me habéis dado.

-¡Ole, qué rico está,

esto está más bueno que el pan con tomate!

¡Ole, pasen y vean, damas y caballeros!

-Tú, calamares, vale, ¡Edu!

-¡Vámonos al sur, vámonos, viva Camarón!

(CANTA) Ay, ay, ay.

Yo soy un hombre de escenario, de espectáculo y digo:

"No sé si les gustará o no, pero si aquí hay

una tortita de camarones,

yo me voy a poner a ofreceros la comida como Camarón.

¡Ole, viva Camarón! -¡Venga, que aquí también cantamos.

(CANTA) Yo no maldigo mi suerte

porque cocinero nací

y aunque me ronde la muerte,

no tengo miedo a servir.

Tengo una buena hamburguesa

y un tartar bueno de ciervo,

y tengo también a Nathan

cocinando aquí adentro,

cocinando aquí adentro.

-Ole.

¡Venga, repetid el que quiera! -Podéis repetir, creo,

porque estamos teniendo tanto éxito.

¡Os esperamos en la Tasquita del Sur!

¡Bocadillo de calamares como tiene que ser!

Y luego, una tortita de camarón. -¡Oye, no me quites clientes!

#Porque debería quererte.# ¡Vamos, Camarón! ¡Olé!

¡Oye, oye, que no me vengas a quitar los clientes!

¡Oye! ¿Qué pasa contigo? ¿A ti qué te pasa?

¿Es que la calle es tuya? -Este espacio es mío.

Yo he pagado por este espacio. -¿Este espacio?

(HABLAN A LA VEZ)

¡Silencio! #Silencio.#

Se trata de vender, no de asustar a los comensales.

¿De acuerdo? ¡Ah, vale! Vale.

¿Lo hemos entendido? Con alegría y con amor.

¡Pero, bueno! ¿Qué haces aquí?

¿No decías que la rubia? ¡Vete para allá!

Tenéis que vender. Me lo quitan de las manos.

Joselito, me lo quitan de las manos.

Buenas tardes. Hola.

Vaya la que hemos montado en la universidad.

El director nos perdona, ¿no?

No. Claro. Nosotros estamos encantados

de que nos interrumpáis para una cosa

tan absolutamente lúdica y maravillosa.

Bueno, ¿por qué food truck os habéis decidido?

Nos hemos decidido por el de casquería.

La casquería, la de Patricia.

Yo estoy en aves. Ah, tú has cogido aves.

La de Odkhuu y la de Saúl.

Venga. Contadme. Empezamos con casquería. ¿Qué tal?

Yo la he acabado, porque, además,

la cabeza de cerdo estaba riquísima.

Quizás, se podía haber necesitado más cabeza de cerdo,

pero la combinación era perfecta.

Además, con el guacamole.

Estaba bien aliñadito y rico. Muy rico y muy suave.

¿Y la nota que tú le pondrías a esas alitas?

Sobresaliente. Además, con el pollo,

con esa salsa tan potente y tan jugosa, está muy rico.

¿Y ese hot dog? Notable alto.

Bueno, entonces, genial. Yo voy con aves a "full".

¡Eres un crack! -Esto está rico que te cagas.

-¿Está rico? -Esta salsa está buenísima.

Bueno, señores, ¿cómo estamos? ¿Cómo estás?

¿Valió la pena sudar? ¿Contentos? Os traigo aquí al maestro.

Carlos, me gustaría que probases el hot dog

y las alitas confitadas para ver si se parece a lo que tú has hecho.

Tiene buena pinta. Dale un bocadito.

Te voy echando la lima.

¿Qué tal? -Sabrosita.

Está buena, eh. El saborcito del pisto.

El curro que tiene la salchicha,

lo habéis conseguido. Brutal.

Habéis sacado toda la salchicha. Prueba las alitas.

A ver. Pruébalo. Están brutales. -A mí me parece que está

intensa, pero rica rica. -Está rica, eh.

Es la típica salsa que se moja el pan, eh, Pepe.

No, claro. Mira. Pues lo voy a hacer.

Eso, eso. -Tú sí que sabes. ¿Qué tal?

-Mejor. -Brutal, ¿no?

Con la lima, le va genial. Mucho curro en la salchicha.

¿Crees que han defendido bien tu receta?

La han defendido fenomenal. Genial.

Yo estoy contento. Está bueno. Sí, señor.

Valió la pena. Valió la pena el trabajo.

Hemos sufrido, pero valió la pena.

Si hacen un MasterChef de parejas, bueno,

nosotros pasamos. Segurísimo.

Aquí tenemos comida y buen rollo, hijo.

¡Vamos, que nos lo quitan de las manos!

¡Tortita de camarón! ¡Olé!

¡Vamos, caballero! ¿Burger o tartar? ¿Qué prefiere?

Esto quita el hambre y hace cojín.

Duelos y quebrantos con confitura de pimientos.

¿A quién le falta? Que disfruten. ¿Guacamole?

¡Venga, venga, venga! ¡Que nos lo quitan de las manos!

¡Vamos, vamos! Aquí está casi vendido, eh.

Nos quedan. -¿Esto negro qué es?

-Lo negro es un pan. -Eso es un pan hecho

con bizcocho con tinta de calamar.

-Pues está exquisito. -¿Exquisito? ¡Olé!

¡Olé, mi alma! ¡Anda ya!

¿Cómo va eso? ¿Está rico?

Qué alegría.

Aquí tienes, cariño. Me vienen a buscar la hamburguesa.

Oye, véndeme estos, que la espuma se baja.

¿Quién quiere tartar de ciervo? -Por aquí.

A ver. ¿Quién quiere probarlo?

Toma. ¡Venga, venid por aquí!

¡A ver! ¡Que no me roben comensales!

Que yo veo yo gente con la manga muy larga.

Si ya hemos acabado con todo.

¡Bien!

Creo que el mejor ejemplo del resultado del trabajo, es este.

La mayoría de hamburguesas han vuelto así.

Probadas, las dejo. ¿Por qué? Porque no me han gustado.

Vamos a frutos de tierra que creo que ha ido mejor.

Bueno, vamos a limpiar, ¿vale?

Vamos a limpiar un poco. -Va.

Muy bien, equipo rojo. Hola.

¿Qué tal la cosa? Bien.

¿Tenemos algo que probar? Os hemos guardado un plato de cada.

-Menos mal, eh. Lo vamos a probar.

A ver. A la gente le ha encantado.

Chinchín. Chinchín.

Ahí, ahí. Bien, bien.

¿Qué opinas? Está rico.

Dale a la causita. Chinchín. Chinchín.

A ver. La causa está rica, sabrosa. ¿Qué opinas? ¿Cómo lo ves?

¿Estas contento con lo que has probado?

Creo que sí. Creo, no. Sí. Qué leches.

El nigiri causa me ha gustado.

A lo mejor, un poco más de ají

que levantase más la carne, perfecto.

Esto también. Un poco más de chimichurri.

Faltaba un poco de jugosidad e intensidad.

Todo rico, todo bien. Y aparte, ha volado.

Ha volado. Que es el objetivo.

Ha volado. Felicidades, equipo rojo.

Gracias, chef. Gracias, Carlos.

(SILVIA) El tándem fue perfecto. -Ha sido el exterior

en el que más a gusto he estado.

¡Vamos, vamos! ¡Mira qué rica!

¡Me las quitan de las manos! ¡Ay, que me la como yo!

Aquí estamos, con la espumita.

Sácame otro, por favor. ¿Tenemos para otro?

¿No hay? ¡Oh!

Lo hemos vendido todo. -No queda nada.

Bueno, bueno, por aquí nos estamos empezando a quedar

sin nada, eh. Yo no digo nada.

Aquí... #Nada, nada.#

#No nos queda nada. Nada, nada.#

-Echa, echa ahí. -Esa última es la buena.

-Vale. Pues ya estamos, Edu. -¡Olé, olé!

Ya lo único que podemos hacer,

es limpiar todo esto. Está todo terminado ya.

-Hemos servido 50. -¿Hemos servido ya los 50?

-Hemos triunfado. -¿Qué me estás contando?

¡Oye! Que ya se me acaban. Que se me acaban ya las 50.

Muy bien. No nos quedan hamburguesas.

-A ver qué tenéis preparado. -Bueno, aquí está todo.

¡Esto es un caos! En vez del mar, es el maremoto.

¡Madre mía, madre mía!

Mira. Con el platito y nos falta la medusita.

¿Ya ha salido todo? Ha salido todo.

¿Lo habéis conseguido? Lo hemos conseguido.

Con las manos no, por favor.

A ver la mano. A ver. Con esas manos no, por favor.

Pareces la del taller de la moto mía.

¡Madre mía de mi vida y de mi corazón!

"Miri's clean", Samantha. "Miri's guarrilla".

Mucho mejor así. Vale. -Buenísima.

-No hay camarones. -Claro que hay.

¿Que no hay camarones? -¿Dónde están los camarones?

Parece que los camarones los pagáis vosotros. ¿Dónde están?

La tortita no es así. Tiene que quedar más fina,

más crocante y no tenéis que echar caldo de la medusa

en la tortita, porque se ablanda y no queda crujiente.

Es un batiburrillo. Empezamos por ahí.

Vamos a probar el bocadillo de calamares,

con el que ganaste "MasterChef".

¿Se parece a tu bocadillo de calamares?

Mírame a mí y no a Miri. ¿Cómo voy a ser malo?

Hace cuatro días, estaba como ellos.

No se parece. Vamos a probarlo,

no vaya a ser que tenga un sabor espectacular.

Darle mejor valoración. Pero el emplatado...

No se parece. Es que es un plato muy bonito.

Que gané con él. Entonces, tienes que cuidarlo más.

Ven conmigo. Vamos a hablar de mi equipo,

del maremoto que ha habido en mi cocina.

Venga. Carlos, vamos.

¡Caray! -Joder, joder.

Yo estoy en la Prueba de Eliminación, porque

Carlos no ha encontrado similitudes en los dos platos

y me ha quedado claro con esa crítica

que habrá otro plato que se parezca más

y que esté mejor ejecutado.

Vamos a ver, chicos. ¿Qué tal?

Pues lo siento mucho, pero no queda nada.

¿Cómo no va a quedar nada? Viene a probar él.

A la gente le ha gustado tanto. No me lo creo.

Una muestra. Oye, una muestra por lo menos para Carlos.

¡Ah! ¡Ah! Qué mentirosilla eres.

Dejadme una cucharita si veis por ahí, que quiero probar.

¿Te enseño las manos, Carlos?

-Ya, macho. Eso... -¿Te enseño las manos?

¿Sabe como lo has hecho tú? Sí se parece.

Un poco sosito. Le falta un poco de roux.

Más de lima, más de todo.

La gente se ha vuelto loca. Han repetido.

Sí, hombre. No es el pan tan tostado

que tú tenías.

¿Qué tal? -Está bueno.

¿Te han gustado los duelos y quebrantos, entonces?

Me han gustado mucho. Son muy buenos.

A este le falta un poco de roux. Pero está bueno.

(PATRI) A los dos nos pareció rico.

Lo metimos a la nevera a enfriar

y parece que la lima perdió fuerza.

Teníamos que haberlo reforzado y no lo hicimos.

Bueno, comensales, se acabó el recreo. Toca volver a clase.

Aunque tampoco os podéis quejar, que tenéis unos cursos buenísimos.

Quiero agradeceros lo sinceros

que habéis sido a la hora de puntuar,

porque sé que no es fácil decir que algo no os gusta.

Lo habéis hecho tan bien. Muchísimas gracias.

Espero que os llevéis un buen recuerdo de nosotros.

Desde luego, yo, del Escorial, me llevo un recuerdo buenísimo.

Así que, chicos, hasta siempre. (APLAUDEN)

Aspirantes, enfrentarse a una semifinal

en una prueba de food trucks es un reto solo apto para valientes.

Y, por si fuese poco, teníais que elaborar

100 raciones solo con cuatro manos.

Aunque algunos comensales se han quedado más contentos

con unos platos que con otros,

el servicio ha salido adelante. Felicidades.

(Aplausos)

Y a vosotros, mis queridos ex aspirantes,

¿qué os digo? Una vez más, nos habéis contagiado

con vuestra alegría y habéis luchado la prueba

como si los delantales negros fueran para vosotros.

Perdona, Eva. Pero no estoy del todo de acuerdo contigo.

Hay un ex aspirante al que hoy no le doy las gracias

ni por equivocación.

Ya empezamos. -¿Quién será? ¿Quién será?

O sea, ¿yo puedo entrar a la Eliminación

de "MasterChef Celebrity"? ¿Yo puedo ir, en serio?

Sí que puedes. Vamos a ver, Nathan.

Como segundo clasificado, sinceramente,

me he quedado con las ganas de ver esa rivalidad,

esa magia, esa chispa, todo eso que me dabas.

Hoy no lo he visto, Nathan.

O sea, que vas a Eliminación. -Perfecto.

Ya me siento como en casa.

-No sé para qué vienes. -Otra vez.

Tú tranquilo que somos dos para hacer frente a Jordi.

-Hospitalet y Barcelona. -Cuidado.

Bueno, ex aspirantes, muchísimas gracias por todo.

Os deseo toda la suerte del mundo en vuestros proyectos.

Y ya sabéis que aquí tenéis vuestra casa

y podáis volver siempre que queráis, quiera Jordi o no.

Gracias, Eva.

(Aplausos)

(J.M.) Yo espero que Silvia sea finalista,

porque una parte de mí estará en la Final y me sentiré orgulloso

de que yo colaboré a que estuviera en la Final.

Eso está hecho. Está hecho.

Pues ahora sí, aspirantes, este es

el momento de saber qué opinan los jueces.

Los palos ahora.

Ellos han tenido muy en cuenta la votación de los comensales,

que, además, coincide con su veredicto.

Os recuerdo que solo uno se salvará de la Eliminación.

Suerte a todos. (TODOS) Gracias, Eva.

Hay un aspirante que todos sabemos que no se salva de la Eliminación

ni con un milagro. Nathan.

No. Ese aspirante eres tú, José.

No escuchabas las recomendaciones de este jurado.

Por más indicaciones que os di,

¿mis consejos llegaron a alguna parte?

Hemos intentado hacerte caso, tanto Nathan como yo.

Esto no va de intenciones. Es una semifinal.

O lo haces bien, o te vas a la calle.

Lo he hecho mal. Y así ha pasado.

Ha salido un tartar y una hamburguesa para llorar.

Y no es que lo diga yo. Lo han dicho los comensales

no comiéndose las elaboraciones.

Lo dicho, José: Eliminación.

¡Eh! Vais tres de vosotros también. -Ya, ya.

Ahora nos toca a nosotros.

No flipéis ahora, que voy a cocinar solo.

-Ya. Vamos. -Derrota tras derrota

hasta la victoria final.

Bueno, Edu, tú tres cuartos de lo mismo.

El caso es que los dos platos que habéis sacado

no tienen nada que ver con los de Carlos.

Quiero que sepas que Carlos ha definido

tu tortilla de camarones como una crepe de desayuno.

El bocadillo de calamares parecía más

un bocata de chorizo para Pepe.

Lo siento, pero te has ganado tú solito ir a Eliminación.

Patricia, vamos contigo. Sé que para ti es

muy difícil cocinar cabezas de cerdo.

Y qué casualidad que te toca el food truck de la casquería.

Eso ya es mala suerte. Lo reconozco.

Sin embargo, lejos de bloquearte, te has venido arriba.

En "MasterChef" nos encanta la gente que supera miedos.

Así que enhorabuena. Gracias, Pepe.

Pero a pesar de tu entrega, tengo que decirte, Patricia,

que tu trabajo hoy no ha sido brillante.

Los platos que has cocinado, te han quedado planos de sabor.

Tanto el guacamole como el pico de gallo,

no tenían personalidad. Lo hemos probado,

estaban bastante sosos, no tenían expresión ninguna

ni de lima ni de cilantro ni de picante.

Digamos que has cerrado un 50% porque los duelos y quebrantos

te han quedado estupendos.

Así que lo siento, Patricia, pero vas a Eliminación.

Estoy de acuerdo. Habría que brillar y no he brillado.

-Estoy cagado, eh. -¿Por qué?

-Tengo el... -El corazón.

Claro. Saúl, Silvia, está muy claro.

El ganador de hoy está entre vosotros dos.

Saúl, quiero decirte que estoy muy orgulloso

de cómo has trabajado hoy. El pollo tenía un montón de tareas

que encadenar. Además, las alitas estaban muy muy ricas.

Y la salchicha estaba perfecta. Estaba muy bien hecha.

Así que, Saúl, enhorabuena. Bravo, niño.

(Aplausos)

Puestos a dar la enhorabuena, Pepe, quiero felicitar a Silvia.

Verte trabajar en el food truck ha sido

una lección de organización, templanza y buen hacer.

Has sudado la gota gorda. Pero quiero que sepas

que ha merecido la pena. Los comensales han arrasado

literalmente con tus cien elaboraciones.

Muchas gracias, chef. Y no es para menos,

porque los nigiris estaban ricos

y el bao de costillas impecable. Silvia, felicidades.

Nada más que decir. Muchas gracias, chef.

(Aplausos)

Ahora viene el notición. -Venga, vamos allá.

Por nosotros, el jurado, hay un empate técnico.

Pues nos besamos y lo celebramos.

Y quién mejor para romper este empate,

que el autor de los platos. Ah, no, no.

Jolín, Carlos. Anda que vosotros también...

Yo he venido a traer las tapas, Pepe. No...

Menudo marrón, colega. Queremos que nos digas tú

quién de los dos crees que ha sido más fiel

a tus recetas, al emplatado y al desarrollo de las mismas.

Lo habéis hecho los dos estupendamente.

Los cuatro platos estaban brutales,

muy parecidos, por no decir iguales a los míos.

Pero si me tengo que decantar así por uno...

Me quedo con el de Saúl.

Venga. Claro que sí. ¡Hala! Que vas a la Final.

¡Amigo, que vas a la Final!

(SAÚL) Estoy viviendo un sueño.

Yo que he vivido cosas grandes en unas olimpiadas,

en mundiales, esto es superintenso.

Hay una emoción, un sentimiento increíble

y estoy disfrutándolo mucho.

Está siendo una etapa increíble de mi vida.

Saúl, felicidades. Muchas gracias.

No solo te libras de la Prueba de Eliminación,

sino que, además, con esta victoria

te conviertes en el primer de finalista

de "MasterChef Celebrity II". Enhorabuena.

(Aplausos) Merecidísimo.

Merecidísimo. ¡Vamos! (TODOS) ¡Saúl, Saúl!

(SAÚL) Me siento muy muy feliz.

Hace tres, cuatro meses, no tenía ni idea de cocinar.

Finalista de "MasterChef". Si me lo dicen cuando empecé

en esta aventura, no me lo creería.

¡Ostras! Quién te iba a decir a ti, eh.

Pues sí, sí.

¡Ay! Cuántas emociones. Y qué distintas.

Porque, por otro lado, estáis vosotros,

Patricia, José, Edu y Silvia.

A mí solo me queda desearos suerte,

porque uno de vosotros se va a quedar

a las puertas de la Final. Os espero en plató.

Gracias, Eva. -Ahí estaremos.

-Échame una mano desde arriba. -Tranquila.

-Por empate técnico. -Algo haré.

Lo que pueda. (SILVIA) Yo me alegro por Saúl.

El que más se merece estar en esa final, es él.

Vuelven los campamentos MasterChef.

Si tienes entre ocho y dieciséis años,

te apasiona la cocina, la naturaleza

y quieres vivir una experiencia inolvidable,

no te puedes perder nuestros campamentos.

Además, convivirás con los concursantes

de "MasterChef Junior". No lo pienses más.

Este verano, campamentos MasterChef.

(TODOS) ¡Ven a campamentos MasterChef!

(Música jazz)

La Semifinal de "MasterChef Celebrity"

está a punto de terminar. De los cinco aspirantes

que están entrando por esa puerta, uno de ellos terminará hoy

su aventura en estas cocinas.

Todos deben estar muy orgullosos de haber llegado hasta aquí,

porque han trabajado muy duro para conseguirlo.

Bueno, vamos, gente. -Disfrútalo.

-Disfruta. -Sí.

Y dame cosas. -Suerte. Sí, sí.

Pero qué cajoplón, ¿no?

Cada día son más grandes las cajas.

(Risas) ¡Estoy aquí!

A Silvia no se le va a ver, eh.

(SILVIA) No sé qué habrá en la caja de los chefs.

Nos traen locos. Algo importante tiene que haber.

Aquí, por más que especules, acertar, acertar, bien poco.

(IMITA AL RISITAS) Necesitamos un camión

para levantar la caja, Jesús. No puedo, Jesús. ¡Jesús!

Hoy ponen la caja que solo puede levantar Saúl.

Hemos puesto cajón por no poner ataúd.

Bueno, aspirantes, bienvenidos todos

de nuevo a las cocinas. Saúl, enhorabuena.

Qué solito ahí en tu balconcito. Qué pena.

Me gustaría que estuviese Silvia también,

que hicimos empate técnico. Pasaré muchos nervios

aquí viendo cómo sufren mis compañeros.

-¡Huy, sí, qué nervios! -No, hombre.

De verdad, está hecho un flan.

(Risas) Está hecho un flan.

De todos modos, en la Final no vas a estar solo. Ya lo sabes.

Tres de tus compañeros te van a acompañar.

Lo vamos a saber al final de la noche, chicos.

A tope. -A tope.

Patricia, para ti y para José, es la séptima eliminación

de nueve a la que os enfrentáis.

Hoy es una prueba de eliminación especial. Es la última.

Y queríamos estar, Patri.

No me lo quería perder. Efectivamente.

¿Cómo ibais a fallar en la última prueba de eliminación

de "MasterChef Celebrity"? No sabes lo que te estás perdiendo.

Me lo estoy pensando. -Mira que subirte en la última.

Patricia, por cierto, ¿cómo va esa quemadura?

Bueno, va mejor. Me la he tapado porque voy más segura,

porque se me levanta y para estar más tranquila hoy.

Para tener la cabeza en cocinar. En esto.

Silvia, hay que ver qué poquito te faltó para librarte

de ese delantal negro. Me dolió en el alma,

no que Saúl estuviera directamente en la Final,

sino no conseguir estar ahí con él.

O sea, que para esta prueba, me he tenido que levantar

y decir: Venga, vamos allá. A luchar.

Te he visto saltar mucho detrás de la caja.

¿Necesitas mis tacones para llegar? Sí.

Yo no sé qué habrá aquí dentro,

pero es que la caja me la habéis puesto un poco...

Mira. Es que no veo, si me pongo normal.

Es que hoy la caja es gigante, Edu.

Si es que siempre me dejas para el final

y no sé si te has olvidado.

Cómo me haces sufrir. Iba a llamar a mi madre.

Mamá, estoy nervioso, pero no sufras.

Te he visto con tu carita de niño que hace la comunión.

Me da penita el pobre. Le voy a preguntar algo.

Venga, va. Pregunta. Va.

No sé. No tenía nada preparado.

Mira. Te voy a cantar una canción con mis compañeros que dice...

#Cómo no te voy a querer.#

#Cómo no te voy a querer,

#si estamos en eliminaciones en "MasterChef".#

Es de Carlos Baute. (RÍE)

La letra es de él. Nos cedió los derechos.

(SILVIA) Cómo se complica con las letras Carlos.

Tanta poesía en esas letras.

Tiene que hacer cosas asequibles para la gente normal.

Un besito desde aquí. Carlos, "I love you".

Por cierto, Silvia, te he escuchado antes

cuando subía Saúl a la galería, decirle: "Chívame cosas".

Yo qué sé. Mira. Hay tanta fórmula.

Mira. El agar agar es 1%. Para hacer el falso caviar...

O sea, hay un follón de 1%, 20 por litro.

Ya se ha liado. Uno por cien miligramos.

A veces, las fórmulas te pueden fallar

y te juegan una mala pasada.

Bueno, a lo mejor, hoy no hay nada de técnica.

¡¿Cómo?! ¡Que me he pasado la noche esferificando!

O sea, ¿cómo?

Vamos a descubrirlo ahora mismo.

Y como ha dicho Patricia, es la última prueba de eliminación.

Así que, pase lo que pase, chicos, es la última vez

que os ponéis ese delantal negro. Por Dios, vamos.

Suerte. Suerte, chicos.

Aspirantes, aunque les tengáis miedo,

sé que, en el futuro, vais a echar de menos

estas cajas misteriosas.

Edu, empezaste con un chupete en la caja.

Después, encontraste rotuladores, dados, películas

y hasta máscaras terroríficas.

Parece que has descrito mi vida. Empecé con un chupete.

¿Qué te gustaría encontrar en este reto?

Con esta altura, a ver si es...

Nos ha hecho un regalo Samantha y nos ha traído una croquembouche.

Te gustaría.

(Risas) A mí, no sé. A ti te encantaría.

¡Madre mía! Silvia.

¿Sí? Si pudieras pedir un deseo,

¿qué pedirías? ¿La croquembouche también?

No, no. Vaselina. Mucha vaselina, kilos de vaselina.

Para pasar esta prueba así. ¡Fiu!

Pues no os vamos a hacer esperar más.

A la de tres, quiero que levantéis las cajas.

¿Pero quién me ayuda? Una, dos y tres.

¡Vamos ya! -¡Ahí va!

-Un poquito de todo. -Aquí hay comida para una boda.

No os quejaréis porque no son ingredientes raros ni exóticos.

Creo que todos sabéis lo que son. Sí, chef.

Hay chorizo, coco, aguacate, nata, mantequilla,

chocolate, morcilla, nata, orejones,

sobrasada, piel de pollo, costilla de cerdo,

magret de pato, salmón, sardinas,

morrillo de atún y anguila.

¡Madre mía!

Silvia, ¿te dan alguna pista esos ingredientes

de por dónde puede ir la prueba? La verdad que no.

Hay mucho de todo. José, ¿sabrías decirme

qué tienen en común esos 18 ingredientes?

Tienen en común que Patricia me podría robar un montón.

Se comen. Pues además de eso,

también tienen en común que son todos productos grasos.

Las grasas son parte esencial en nuestra dieta,

porque nos dan energía para trabajar adecuadamente.

Necesitamos grasas para mantener la piel y el cabello saludables

y para absorber las vitaminas A, D, E y K.

Ahora bien, no hay que abusar de ellas

y, además, no todas las grasas son iguales.

Escoger con mayor frecuencia grasas saludables

de origen vegetal en lugar de grasas no saludables

de origen animal, nos ayudará a disminuir el riesgo de padecer

enfermedades cardiovasculares.

Gracias por la información.

Muchas grasas. Venga, adiós.

Silvia, ¿qué papel juegan las grasas

en tu estilo de vida saludable?

Por ejemplo, yo desayuno siempre esta grasa.

El aguacate para mí es una de las grasas saludables

más importantes en la dieta.

También esto. Llego a desayunar esto por las mañanas.

Buenísimas las sardinas. Luego, los pescados grandes,

el atún y el salmón, los comemos menos

porque contienen mucho mercurio. Pero comemos.

También tienen grasas saludables.

Lo que menos comemos, es el chorizo, la morcilla,

los embutidos. Pero comemos.

Patricia, tú que ha sido deportista profesional,

¿eres muy estricta con tu dieta?

Me gusta cuidarme, pero como de todo.

El chocolate forma parte de mi dieta.

José, de todos esos que ves, ¿tienes alguno favorito?

Sí. Tengo alguno favorito y también alguno

que me lo ha prohibido el médico.

En función de la edad, descarto algunos de mis favoritos.

Como decía Silvia, al salmón le doy,

pero, sobre todo, el aceite de salmón por el omega 3.

Sardinas. Soy más de pescado que de carne.

Por tus dimensiones, pensaba que eras de los míos.

De la morcilla, chorizo, panceta.

En su momento, lo fui. Pero un amigo dijo:

"A partir de una edad, o te cuidas o te descuidas".

Te lo digo porque ya llegamos ahí.

Estoy muy descuidado. Lo sé.

Siempre estás a tiempo de recuperar el tiempo perdido.

No hace falta que eliminéis ninguno de esos ingredientes

de vuestra dieta de forma definitiva.

Hay que tomarlos en su justa medida y con cabeza.

Tenéis una caja misteriosa,

pero nosotros también tenemos la nuestra.

Perdona. Que a mí me gusta mucho el salmón también.

(Risas) Me lo como cada mañana, Jesús.

(RÍEN) -Y los orejones no los puedo ver.

Ya podéis continuar. -Edu, tío, eres transparente.

Totalmente, tío. Estoy flipando.

Tendré superpoderes y yo no lo sé.

Seguro que me aprieto un botón y me hago transparente. Mira.

Hola. ¿Me veis? Aquí estoy. Sigo ahí, eh.

Bueno, Eduardo, aunque no me interesa,

¿tú qué crees que contiene nuestra caja?

Me da igual tu caja. Me estoy deprimiendo

en este programa, Jesús. Me tienen como rastrojo.

Pero yo voy a ganar "MasterChef" y le van a dar por saco,

porque me lo merezco porque no se puede vivir así.

¡Ay, Dios mío! ¿Qué me está pasando?

Con lo alto y guapo que soy.

(SILVIA) Qué bien se lo toma.

Nos saca siempre una sonrisa. Me encanta eso.

Luego, si llega a casa y llora, no sé.

Pero qué fuerte. Es el gran olvidado.

Bueno, Edu, si te parece, vamos a descubrir

qué contiene esta caja. Me parece bien.

(JOSÉ) Venga. Vamos allá.

Para compensar. (RÍE)

¿Qué te viene a la mente, José?

Bueno, para compensar un poquito la grasa.

Para desengrasar.

Pues efectivamente. Son productos que nos ayudan a corregir

el exceso de grasa. Hojas de capuchina que tienen

un sabor picante, similar al del berro.

Limón, cidra, es un cítrico recuperado del pasado

y del que, además, derivan todos los cítricos

que conocemos actualmente.

Kumquat, que creo que conoces muy bien, Saúl.

Mano de Buda, una variedad de cítrico similar al limón,

pero con una forma muy original.

Cidronela, pomelo. Tenemos lima también.

Naranja, vinagre de arroz, vinagre de Jerez,

vino blanco, jengibre,

rábano y nabo daikon o rábano blanco,

una raíz típica de Japón.

Edu, ¿qué te parecen estos ingredientes?

¿Los conoces? ¿Yo?

Sí, tú, Edu.

Me ha hecho mucha ilusión. Yo no me olvido de ti nunca.

Me encantan los nabos y los daikon y los "wuansin".

Es que no he estado escuchando porque estaba pensando

en qué me estaba pasando en este programa.

Pero desde aquí se ve muy bonito todo, de verdad.

Aspirantes, el último reto de la noche consiste

en elaborar un plato libre con los alimentos grasos

que elijáis de los que tenéis.

Podréis elegir un único corrector de los que tenemos aquí.

En el supermercado, vais a encontrar más ingredientes,

pero nada de proteína ni correctores.

Silvia, vas a empezar eligiendo tú.

Por favor, acércate para que los veas mejor.

Ser la segunda mejor tiene esta ventaja. Tú empiezas.

Elige, Silvia. Sí. Pues...

Me voy a quedar con las manitas de Buda.

¿La habías utilizado alguna vez? Sí, sí. Conozco.

(SILVIA) En verano hago agua con la piel porque me encanta

la fragancia de esa mano de Buda.

Voy a coger el rabanito. Me voy con esto.

Muy bien, Edu. Rábanos.

José, tu turno.

Buenas noches.

El kumquat. Cómo me conoces.

Naranjitas chinas. Buena elección.

Me las voy a llevar. Muchas posibilidades.

Patricia, contigo acabamos. Adelante.

Creo que me voy a llevar la naranja.

¿Segura? Muy bien. Gracias.

Mira. Yo tengo a las niñas de tu naranja.

Las tengo yo. (RÍE)

(JOSÉ) Eres valenciana. Te va bien una naranja.

Déjame la kumquat a mí, que soy oriental.

Entonces, yo voy a hacer una kumquat muy buena.

Ya tenéis todos el corrector y estaréis pensando:

"¿Para qué utilizar productos grasos en un plato,

si luego vamos a compensar esa grasa con otro ingrediente?"

La respuesta a esa pregunta y otras muchas más

la tiene nuestro invitado.

Un maestro en el arte de aunar tradición y vanguardia.

Desde el restaurante Atrio en Cáceres,

con dos Estrellas Michelín, Toño Pérez.

(Aplausos) ¡Hombre!

Qué alegría tenerte aquí, Toño.

Un clásico. Un clásico.

Qué maravilla. Toño, bienvenido de nuevo

a "MasterChef".

A punto de cumplir 31 años al frente de Atrio.

¡Jolín! ¿Cómo se consigue enlazar

una cocina creativa, artística, en una tierra

donde lo tradicional tiene un peso tan profundo?

Siempre hemos hecho una lectura de nuestro territorio,

de los productos maravillosos de Extremadura.

Ha sido una forma de enganchar a los comensales

que se acercan de fuera de nuestra tierra

y que les quede ganas de volver.

La cocina "healthy", saludable, llegó para quedarse.

Está de moda. También en la alta gastronomía

de nuestro país, donde buscamos hacer platos

ligeros, sin perder sabor.

¿Cómo encajan esos ingredientes grasos en la cocina moderna?

Las grasas son necesarias y fundamentales.

Hay una serie de grasas que son muy saludables,

como la grasa del cerdo ibérico que está hecha a base de bellota.

Es una grasa muy saludable.

De hecho, es como si fuera un aceite de oliva.

Vaya lujo de dieta. Las grasas son saludables

pero en su justa medida.

Y nos has traído un plato buenísimo

para demostrarnos esta teoría. Vamos a verlo.

Le llamamos el atún ibérico.

Es el pase de la carne antes del cerdo.

La idea del plato es el morrillo del atún

tratado como un tataki marcado a la parrilla y adobado.

Es un morrillo que tiene un porcentaje en grasa

muy importante. Y lo vamos a complementar

con una salsa hecha con una panceta con toque ahumado.

Y naranja reducida con un poquito de jugo de cerdo.

Y acabamos el plato. Lo hacemos delante de la vista

del comensal, en mesa, con esta lámina

de papada de cerdo ibérico curada 40 días en sal.

Cuando la depositamos encima del atún, funde

y crea ese puntito con toda esa sensación

de la potencia del cerdo.

Y lo hemos complementado con un boniato asado,

que tiene un puntito dulce. -Qué maravilla.

Y la salsa de naranja, en este caso,

la has utilizado para neutralizar la grasa.

Exactamente. El cítrico funciona como un corrector.

Que, al final, le va a dar una sensación en boca

muy agradable y que va a funcionar muy bien.

Bueno, Toño, nuestros aspirantes tienen una selección

de alimentos grasos en sus cocinas

y un ingrediente para corregir esa grasa.

¿Qué consejos les darías

para que les saquen el máximo partido?

Yo creo que es importante que el equilibrio

entre los dos elementos sea lo más ajustado posible.

Aspirantes, tenéis que hacer un plato libre

digno de un finalista de "MasterChef" en 60 minutos.

Tenéis cada uno un corrector y podéis utilizar

los ingredientes grasos que queráis.

¿Entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues el tiempo para entrar en el supermercado

comienza en tres, dos, uno. ¡Ya!

¡Vamos, chicos! ¡Vamos! No os dejéis nada, eh.

Patri, ¿todo bien por ahí? Sí.

Busco... malto. Aquí está.

#Vente conmigo, niña, a por el romero en flor

#por los cañaverales.#

Al arroyo canto. Gluco.

Os veo superconcentrados.

Me llevo toda la cebolla. ¿Cuánta cebolla llevas?

Voy a licuar. -Patri, a la que se lo lleva,

se lo lleva todo. Cada vez que coge algo, lo licua.

Con todo lo que nos habéis enseñado.

Tengo cebollas, tengo ajos. Venga, chicos.

Cinco, cuatro,

tres, dos, uno.

Nos vamos a cocinas. ¡Vamos, chicos!

¿Lo habéis cogido todo? -Algo hemos cogido.

-Venga, Patri. -Las plantitas.

Toño, me encanta tu plato porque resume una buena alimentación.

Conocer los productos, saber la cantidad que comer

para que nos salga bien y comer de todo y equilibrado.

¿Qué tiene de bueno también? Que explicamos los correctores.

Vas tocando todos los elementos y lo que haces es equilibrar,

neutralizar el alto contenido en materia grasa

que tienen los productos. Tú mismo te das cuenta

cuando estás tomando un producto graso.

¿Por qué siempre, en Castilla, cuando tomas lechazo,

te acompañan de una ensalada verde?

¿Qué le pega? Ir limpiándote con la ensalada.

Es algo tan sencillo, equilibrar. Limpiar esa grasa.

Es lo que tú haces con esa salsa cítrica. Maravilloso.

Patricia ha cogido la naranja.

Nos funciona bien con carnes o pescados.

Puedes hacer una salsa de naranja agradecida

con un fondo de pollo, de cerdo.

Ahora mismo, en el menú de degustación de la grasa,

hay cuatro elaboraciones que llevan naranja.

He ido a por la naranja en honor a mi tierra, a Valencia,

a las naranjas valencianas y al pato,

porque el pato se usaba mucho en la paella valenciana.

Voy a intentar hacer un pato a la naranja a mi estilo

con alguna gelatina, alguna confitura.

Voy a mezclar también con orejones,

que me pega mucho naranja y orejón.

Un emplatado bonito y mucho sabor.

Hoy voy a por todas y dispuesta a pasar a la Final.

Venga, Patri. Va a estar muy rico.

Gracias, Saúl. Si es que es majo.

Fíjate, tú que eres un maniático de las naranjitas chinas,

yo no las utilizo mucho. No me acabo de adaptar a ellas.

No es algo que me apasione. Ya.

Pero esa piel cortada en juliana,

te da un toque cítrico potente, fresco.

Los kumquat, nosotros tenemos una confitura...

De verdad, se te caen las lágrimas. Seguro.

Pero yo no he sido nunca muy fan del kumquat.

Quiero jugar con los colores, el corte, los gustos,

los sabores y las mezclas,

teniendo en base esta materia grasa de pescado

y este corrector. Estoy encantado porque admite

diferentes elaboraciones.

Voy a intentar darle un homenaje al maestro.

Hacer una especie de mar y montaña

con ese morrillo de atún,

el salmón de otra forma, la sardinita y la anguila.

Trabajar con esos elementos.

Esa irregularidad me gustaría compensarla con un poquito,

tres o cuatro toque y brillar hoy.

Intentar estar más concentrado que nunca

porque quiero hacerlo bien. Quiero llegar a la Final.

Voy a hacer un salmón y voy a coger piel de pollo

y la voy a tostar con un aro de cocina.

Y luego, voy a intentar hacer algo de técnica con el rábano,

que saca un líquido rosa, fucsia maravilloso.

Y con esto, voy a intentar hacer alguna cosita que, para adornar,

está muy bien y compensa bien las grasas del salmón.

Edu está cogiendo el tocino, lo ha metido en un aro.

Lo está atando y querrá meterlo al horno.

Quiere hacer torrezno raro con forma.

Que no, no. Yo voy a instalarle el nombre:

"hacer un Nathan". ¿Qué es? Te lo voy a contar.

A ver. En una prueba de eliminación,

ponerte creativo con cosas que no conoces...

Si tienes un buen plato y lo tienes terminado

y te sobra tiempo y quieres hacer una prueba,

que, igual, te funciona... Y si no te funciona, no la pones.

Basar tu trabajo en una prueba que te la puedes pegar,

es arriesgado. Y en una semifinal, más.

Mira. He cogido este cítrico maravilloso,

que son las manitas de Buda.

Lo utilizaban para dar miedo a los niños. ¡Ah! Da mucho miedo.

Estoy encantada con lo que ha elegido Silvia.

Ha cogido la mano de Buda, salmón, chorizo,

tirabeques, patatas, guisantes. Un montón de verduras.

A ella le encanta la cocina sana. Cocina muy bien.

Cocina de maravilla. Y algo diferente.

La mano de Buda es para rallar. Es piel solo.

Yo vengo de los vapores, de las cocciones cortas,

de la comida muy saludable. Pero hoy voy a hacer

falso caviar de chorizo. Yo me como el salmón,

pero no le pongo nunca chorizo. Pero he querido aprovechar

la grasa del chorizo para hacer un mar y montaña.

Buda está conmigo.

Bueno, Toño, aquí te presento a Patricia.

A ver, cuéntanos. -Voy a intentar hacer

un pato a la naranja un poco a mi manera.

He hecho una gelatina con un licuado de naranja.

Estoy haciendo una confitura con orejones y naranja.

Grasa y ácido. Ahora estoy sellando el pato

y lo voy a terminar en el horno. Y después, con la grasita

y licuado de naranja, voy a intentar hacer

una emulsión como has hecho tú con grasa de pato,

tengo aquí también el jamón que, quizás, me da

un poco de fuerza para hacer... Y esa emulsión de la grasa

y la naranja, ¿la vas a unir con algún producto?

Con mi X favorita. Con xantana. Ah.

Xantana. Muy aficionada a la xantana.

Todo lo que utiliza, mete xantana. Hace flan, con xantana.

Se toma un zumo de naranja, con xantana.

Un puntito de materia grasa para emulsionar y montar,

puede funcionar. -Venga, voy a ver.

Ojo, tiene que quedar muy bien compensado, eh.

Y esto es un pato a la naranja versión Patricia.

Pero no lo haces... Una ladrona.

¡Alguien me acaba de robar el agar!

De ladrón a ladrón... Sí.

Tenéis 100 años de perdón. Por eso.

¿Por qué no haces un pato a la naranja clásico?

Nunca lo he hecho. La cocina se empezaba sabiendo

la receta clásica y luego hacías tu versión.

Aquí no, hacemos nuestra versión y ya veremos si coincide.

Suerte, Patricia, y déjame compota de esta que venimos 18, ¿vale?

¿Eso significa que ves poco?

-Qué estrés...

-Fíjate en los brazos que tiene el de ahí arriba.

(Risas de todos)

Y tiene la mitad de lo que tenía cuando entró.

El pobre... nuestra profesión es muy dura.

(Risas de todos)

-Cuidado, Silvia.

¿Cómo lo ves, Silvia? -Esto no hace nada.

Está aún muy caliente. (SAÚL) Uf, tía...

Olé...

Qué bien, ¿no?

Vamos, José...

Qué tranquilo va José, qué barbaridad.

-Vamos a ver, tengo aquí la leche, la patata...

-Ahí... vas bien.

-Está quemada. -¿Sí?

-La madre que me parió... -¿Se ha quemado?

Tienes la otra. -Tengo la de pollo.

Atención, aspirantes,

habéis consumido la mitad de vuestro tiempo.

Quedan solo 30 minutos. OK, Eva.

(EDU) OK, gracias.

¿Qué tal, José? ¿Qué tal va eso?

Vamos a ver, cuenta.

Oye, qué mono esto, qué bonito lo tienes colocado.

Para hacer una buena receta hay que empezar así.

Sí, a mí también me gusta así, ya es un paso adelante,

ya ha evolucionado desde que está aquí.

Algo es algo... Sí, algo es algo.

Os quería presentar los cuatro pescaditos que tenía,

la sardina la voy a poner con un aceite de romero

y marcarla un poco,

voy a hacer un falso caviar de soja,

el atún lo voy a pincelar con caldo de jamón que he reducido

y le he puesto cuatro kumquat

y al salmón le quiero poner una confitura de la kumquat.

-¿Cómo vas a unificar los cuatro...?

Hablamos de un plato, no cuatro. La kumquat unifica los cuatro,

porque en todos hay un poco de kumquat.

-Me da la sensación

de que cada elaboración va por un lado.

-Hay que pensar un hilo conductor. El hilo conductor.

-Gracias. -Venga...

-Clarísimo. En ese momento he visto la luz

porque estoy metiendo anguila sardina, salmón... a por el atún.

Voy a hacer esa especie de plato que ha traído Toño,

pero un atún ibérico

que le vamos a dar un toque asiático

que al atún siempre le viene bien.

-Despacio, Silvia, joder, más despacio.

-Gotitas, gotitas...

Son pequeñitas, pero son bonitas. Aquí tenemos a Edu,

Toño, que me da cierto miedo no te engaño.

Te cuento, tengo una...

Piel crujiente de pollo que combinaré con un salmón

hecho al ronner. ¿Cuánto tiempo le has puesto?

Le he puesto 15 minutos a 55 C. Por su aspecto...

No creo que esté a 55,

parece que la agresión térmica ha sido mayor.

Me puedo imaginar cómo puede quedar un pescado a esa temperatura

y no me lo imagino así. No olvides controlar...

La materia prima, el producto principal...

-Vale. Veo un salmón cocido por ahí,

veo una piel de pollo, más o menos crujiente,

con una forma, más o menos, curiosa...

Tengo un jugo de rábanos con... hierbabuena,

voy a intentar hacer un falso caviar.

-¿Con qué lo has hecho? -Con frambuesa y con el rábano,

voy a intentar hacer una textura, viene bien el ácido.

No veo el rábano por aquí.

Sí, pero lo vas a ver. -Sí... ¿no?

¿Sabes qué tienes que ver tú? Escuela online.

Hay mucha cosita buena que te serviría para no pegártela,

porque te veo improvisar mucho, te veo jugándote el pellejo

y hay un capítulo de cocina saludable, técnicas, mil cosas...

Que serían un buen complemento para materilizar esta idea

que puede ser buena; pero que necesita de información

para materializarla. ¿Sabes?

Que no me imaginao tu plato. Ni yo.

No quiere decir que sea malo. Hay dos opciones:

que te salga de 10 o que te la pegues.

Voy a intentar que sea un 10. -Venga...

-Suficiente.

Superjusta...

Hola, Saúl... -El plástico tienes que meterlo

por debajo de... -¿Qué?

No me ha hecho bien el vacío. -Tienes que meter la bolsa...

Hay una barra de hierro... tiene que estar dentro.

No te va a hacer el vacío, si está sellada... otra rápido.

-Cuidado... no, no... Se te va a caer...

¡Se te cae, se te cae, corre! Uf... -No lo veía.

(EDU) Me han dicho que veían el salmón pasado,

he intentado rectificar y he hecho una pieza de nuevo

y espero que el sabor acompañe.

Aspirantes, entramos en los últimos 10 minutos.

Hola, qué tal. Hola, Silvia.

-Hola, Pepe. Mira qué suerte tienes, mujer,

se rifan este libro y te lo llevas tú a la penúltima oportunidad.

¿En serio? Claro...

Lo primero que te enseña el manual del aprendiz del cocinero

es que cualquiera puede cocinar y hacerlo muy bien.

Solo se necesitan ganas y aprender, como lo has demostrado,

pues te lo llevas. Te traigo a Toño de Cáceres,

cuéntale qué plato haces. Mira, estoy preparando

un salmón en el ronner, le di siete minutos de cocción.

-¿Temperatura? -65 C.

-Bajaría tiempo y temperatura. -Vale.

Venga, adiós... ¡Voy a sacarlo ya! -El salmón se puede comer crudo,

antes que se le pase. Sí, estoy de acuerdo.

-Chef... su salmón. -Eso está.

¿Qué ocurre? Que el salmón casi crudo se puede comer muy bien.

He hecho un chutney... ¿Esto es? ¿Lo puedo probar?

Sí, con las manitas de... Adelante, lo he rectificado.

Más que chutney es una mermelada,

el chutney tiene más especias... y aquí no las veo.

Pero me vale como mermelada ligera de limón.

Y he hecho unas esferas de chorizo. Esferas...

¿De chorizo? Por hacer un mar y montaña.

-Eso me divierte mucho, ¿a ver?

-Es un falso caviar, perdón, no son esferas.

Sí, sí... te quito un trozo... ¿Qué os parece?

Están ricas, están intensas. Está buena.

Oh... sabe mucho a chorizo. -Le puede dar su cosa.

Ahora hay que saber emplatar. Voy a emplatar.

Y que todas las cosas tengan el punto que tiene que tener.

Aguanta un poco el punto del reposo del salmón. Pinta bien.

-Gracias, chef. Sí...

Me gusta el choricito ese.

Uh... ¡me he manchado entera!

Vamos a empezar por Patricia, para hacer un triste plato

de pato a la naranja ha utilizado 18 kilos de naranja.

Ha destrozado naranjas por todos lados.

Tiene un puré para hacer 150 platos y la pena

es que ha destrozado el punto del pato que lo tenía maravilloso.

Lo ha vuelto a meter al horno, cuando lo tenía sonrosado...

-Patri, bonito. -Imaginación.

¿Y Silvia? Tiene ideas claritas,

un salmón perfecto que, también es verdad,

que Toño la ha ayudado un poco... "no te pases de cocción".

Y corriendo se ha ido y lo ha sacado.

Tiene las verduritas y ha hecho un falso caviar

con la grasa del chorizo que estaba muy rico.

Tener la mesa como la tiene José... quiero ver resultados.

Ver cómo reúne esos ingredientes en el plato.

Ya hemos planteado cómo va a ensamblar todo...

No tiene que ver uno con otro. Darle sentido, que sea un todo.

Ya que estamos hablando de sentido, lo que no tiene sentido

es lo que hace Edu, inventa técnicas.

Está haciendo el torrezno circular. Es un brazalete.

Una piel de pollo con forma circular,

que le falta más dorado para estar crujiente.

Un salmón que dice que ha hecho una cocción suave y no lo es,

a priorio, no le veo sentido a esa mezcla.

No te imaginas el plato. No.

Embudo. -Es como se me ha ocurrido.

-Confitura.

Atención, aspirantes, en tres min damos el "manos arriba".

(TODOS) Oído, Eva.

-¿Qué ha pasado? (RIENDO) Me río por no llorar.

Mira lo que me ha pasado. -Tranquila...

Que queda tiempo.

-Tienen que ir los ojos al plato... ojos al plato.

Aspirantes, acabáis de entrar en el último minuto.

Toque de naranja, ahí bueno. -Gracias, Saúl.

-Edu, ahí bonito, tío.

Vamos, chico, bien... -Queda bonito.

Es un homenaje al chef...

Diez, nueve, ocho, siete,

seis, cinco, cuatro,

tres, dos, uno... ¡tiempo! Manos arriba.

¿Qué tal? Es que no te veo. -Bueno...

Estoy contenta, he pasado nervios

en el cocinado; pero yo creo que es un plato para la final.

Si quieres aprender todo lo que necesitas saber

sobre cocina, tenemos una novedad,

a partir de ahora la escuela online de "MasterChef"

amplía todos los meses

sus contenidos para que puedas convertirte en un masterchef.

Además, encontrarás nuevas recetas para sorprender a todos

con deliciosos platos, ya sabes, entra en la escuela "MasterChef".

Bueno, ya está, última prueba de eliminación.

Que sea lo que Dios quiera.

Aspirantes, los 60 minutos en cocina han terminado

y, ahora sí, la suerte está echada. Silvia, ¿tienes ganas

de mostrarnos tu plato? Sí, muchas.

Pues venga, vamos a ello.

Buenas...

Voy primero con el sifón.

Ya está, un toque refrescante. Bueno, Silvia, qué es tu plato.

Mi plato es un mar y montaña

de salmón y falso caviar de chorizo, espuma de patata,

lleva tirabeques crujientes

al dente y guisantes del Maresme y, luego,

lleva un chutney de mano de buda. Vamos a probar.

Vamos a probar.

En fin, todo está muy bien hecho, el salmón perfecto de cocción.

Todos los demás ingredientes están bien hechos,

ahora te falta solo el pensamiento de profesional

de cómo dispongo los alimentos; porque a la hora de comer

quiero dar primero los cítricos o la textura del tirabeque

o del guisante o la melosidad de la patata.

Eso es lo único que te ha faltado, pero el plato está bien ejecutado.

Me encantan las bolitas de chorizo ya las probé allí y...

Te pega una explosión de sabor

a la tierra maravillosa. Sí, es lo que...

Es lo que dice Pepe... Quizá esa patata napando el salmón

con el choricito y le da... (SILVIA) Ya...

Por encima... Silvia, es una maravilla

verte cocinar, de verdad. Se nota que cocinas,

se nota que sabes,

que tratas a la verdura como se lo merecen.

El pescado está maravilloso, el punto del salmón es inmejorable,

la idea es buena, es cierto que no emplatas

como en la alta cocina; pero es lo único que te falta para mejorar.

Pero lo que es la creatividad,

el punto de cocción de todo es maravilloso.

Y la combinación de ingredientes,

además de arriesgada, te ha salido bien.

Gracias.

Delante de cocinas, Silvia. Bien, Silvia.

(SILVIA) La cata no ha ido mal

siempre tienen algo que decir y más ahora que se acerca la final,

nos van a sacar a todo,

hay que ser perfectos, hay que estar a la altura.

¿Qué os pasa? Yo te lo digo:

ya nos conocemos y Edu, cuando está muy nervioso,

se toca mucho la barbita.

¿Estás muy nervioso, cariño? Bueno, en nuestra profesión,

por suerte o desgracia, estamos acostumbrados.

Pues venga, coge esos nervios y encáuzalos a venderles el plato.

(TODOS ANIMAN Y APLAUDEN A EDU)

(Aplausos)

¿Cómo se llama tu plato, Edu? Salmón enrabanado,

porque está acompañado de rábano. ¿Cómo está hecho?

Pues al principio lo iba a hacer en el ronner,

pero como bien me habéis dicho

estaba pasado e intentado rectificar,

luego lo he hecho a la sartén con la tapa, al vapor...

Y lo he acompañado de rábanos que he pasado por la sartén,

lo que vemos blanco arriba es coco que lo he envasado al vacío

con agua de rábano. ¿Para qué?

Pues para que cogiera un poco de sabor.

El coco lo ha intentado.

El coco ha intentado coger el sabor del rábano.

Coger un poco del rollo... después está el falso caviar

de rábano con hierbabuena.

¿Qué función cumple esa piel de pollo ahí?

Pues el pescado puede combinar con piel de pollo para que...

No te he entendido bien, no es un razonamiento lógico.

¿Quién te da las clases de cocina? Michael Jackson.

(Risas en general) Que se quemó la piel de pollo.

Vale... vamos a probar.

Veo un plato parecido al que presentó Silvia,

la diferencia que veo

es que Silvia tenía una idea previa y se ha basado en ella

para construir un plato, tú has improvisado

y tu plato carece de sentido.

Si tú me dices que has hecho un "mar y montaña",

eso ya es una idea por la que empezar.

He hecho una piel de pollo

para simular la piel crujiente del salmón y un jugo de pollo

para hacer un "mar y montaña".

Ahí irías construyendo cosas con sentido, aquí no lo hay.

Aparte, la función de equilibrar que tendría un cítrico

o el rabanito bien utilizado,

tampoco le has sacado partido porque el rábano no refresca,

ese limón que ella ralla encima para dar frescor,

tú has utilizado coco que es graso.

Me quedo con la capacidad de rectificar y de dar una cocción

más aceptable que la que tenías en inicio que estaba pasadito.

Vaya revolcón le han dado.

No sé cómo lo ves, Toño. Cuéntanos.

Yo creo que la prueba trataba de elegir un producto

y para equilibrar un corrector de grasas, en este caso,

está cada cosa por su lado.

A la salsa de frambuesa... Lo has visto, ¿no?

No hay quien la despegue del plato.

Yo creo que los elementos no tienen que ver

unos con otros y el plato se te ha ido.

Yo creo que has usado tu famoso azar

y has cogido los ingredientes al azar en el supermercado,

los has colocado dentro de un plato y hoy...

Creo que el azar no te ha venido bien.

Tengo que valorar tus ganas de hacer las cosas bien;

pero el conjunto de los elementos no funciona nada.

Vaya tela...

(TARAREA "MOONWALKER" DE MICHAEL JACKSON)

(Canción "Moonwalker") Para vosotros.

Eso Michael te lo enseñó bien. Viene a mi cocina todas las noches.

Él cantaba muy bien y cantaba muy bien,

pero de cocina no tenía ni idea. El tonto fui yo que le hice caso.

(IMITANDO A CARLOS JESÚS) Michael, por favor...

¡Chiiii! No me recomiendes más...

¡Chiiii! Sobre cocina, sobre música sí,

sobre cocina no. ¡Chiiii!

Estás muy equivocado, Michael.

José, cuéntanos cómo se llama tu plato.

Mi plato se llama atún para Fernando.

Fernando era el nombre de mi padre y, curiosamente, era extremeño.

Me ha gustado mucho

lo que has explicado del atún con aires ibéricos

y, entonces, he trabajado el atún,

lo he pintado con un caldito

de jamón que he reducido con la kumquat

y para desengrasar todo eso, he puesto una confitura

de naranja china en cada trozo de atún

y el caviar de soja, de repente, he pensado...

El atún y la soja... vamos a hermanar Extremadura y Oriente.

¿Toño conocías el concepto de "japobellota"?

No, pero me lo he apuntado. Japobellota.

No me copies las ideas. -Esto me lo tengo que apuntar.

Es el término que acabamos de acuñar: "japobellota".

Me encanta "japobellota", es maravilloso.

Pepe, no te lo comas todo. No, por Dios.

Uf... esto está...

Yo creo que ha jugado bien la partida,

ha sabido reaccionar a tiempo

y seleccionar en un solo producto. Lo que quiere decir Toño

es que, está claro,

que gracias a nuestra visita has reconducido tu plato para bien.

Al atún, todo el mundo,

sabe que le va muy bien la soja y es lo más seguro.

Los elementos con que los acompaña están perfectos, ahora...

Ha tenido un problema con el corte del atún.

Total. Serio, problema serio.

Tengo un problema con los cortes serio, Toño.

-Ha cortado a contrapelo, tiene los nervios y fibras...

Pero, bueno, yo creo que ha jugado bien la partida.

Si este atún lo cortas bien, dados más pequeños,

con un stick bonito poco aliñado

ese caviar de soja por encima bonito,

ya tienes un plato interesante.

Lo que me sabe mal es que has usado de todo,

cortas el salmón a daditos, la anguila a daditos...

Has hecho muchas cosas para acabar con algo muy sencillo

y eso sí es desaprovechar. Me cojo muchas herramientas

y utilizo las necesarias, las que no utilizo

las puedo devolver al supermercado.

Tenía una idea de un plato que luego...

No tenía tanto sentido, entonces he preferido desaprovechar

Has ido a asegurar eso, no me parece mal;

has visto la idea de Toño

y has hecho una versión a tu bola del plato de Toño.

Te ha llegado la lucidez, has usado solo un producto,

bien tratado porque está poco hecho,

el corte es lo peor, te comes... lo duro y es un cuero.

Pero como está todo resuelto está muy rico, José.

Cuando Pepe dice "está rico", se me abren las puertas

del cielo y me planteo algo

que en las últimas semanas ni me había planteado que es...

¿a ver si me voy a meter en la final?

Bueno, a priori un pato a la naranja.

Le has dado un par de vueltas de más, ¿verdad?

Mi vuelta, no sé... le he puesto pato de la terreta.

Porque... bueno, he cogido naranja valenciana

y he intentado con la naranja hacer... varias elaboraciones

alejada del tradicional plato a la naranja.

He hecho una gelatina de licuado de naranja,

después he hecho una confitura,

lo de alrededor de la gelatina con orejones y naranja.

¿Y lo verde? Con la salsa que he napado el pato

lleva cebolla tierna, entonces,

la cebolla la he usado para la emulsión

y la cola de la cebolla la he usado para la gelatina

por eso tiene ese verde y he rallado naranja...

Para que todo tuviera naranja. ¿Y el aire?

El aire lleva, también, zumo de naranja

y un poquito de zumo de esa misma cebolla tierna.

Vamos a probar. Naranjas con pato, vamos a probar.

Uf...

Cuando te he visto cocinar pensaba: "Se lo está currando mucho,

pero cuando lo traiga tendremos problemas".

El más importante es la cocción del pato.

Te he visto meterlo en la sartén, sacarlo,

hacerle cortecitos por aquí, por allá...

¿Para qué? Es algo estético, sin más.

¿Ves esta piel de pato? En crudo, a los patos,

que tiene esta piel gordita se hacen incisiones

para que cuando ase el magret por la parte de la piel

por esos cortes se va la grasa

y con la propia grasa se dora para acabar

con una piel crujiente en el pato y si no, se queda un cuero.

En el plato hay un magret con piel que es goma,

una carne pasada de más

y naranja, sin más. Los cuadraditos verdes

es un trabajo laborioso; pero que el plato

tenga mucho trabajo no significa que esté bien.

En un plato todo tiene que tener sentido

y tener una utilidad, si no, es un recurso estético.

Lo importante es que tenga sentido que aporte algo y esté rico.

¿La salsa no está rica? La salsa sabe a naranja,

muchas texturas que se unifican en una salsa.

¿Y la que está por encima del pato? Si te pongo naranja a lo loco,

me sabe a naranja.

La textura en boca es... un pato cocido con mucha naranja.

Estoy aguantando el chaparrón, porque...

Estoy de acuerdo con algunas cosas que están diciendo,

quizá no con otras tanto, pero es verdad

que el resultado final no era el que tocaba

y el plato no estaba a la altura.

-Uf... -Voy a ver.

Cuidado... -Hay mucho trabajo que, al final,

no sé si era lo mejor para ensalzar la pieza de pato.

Yo siempre insisto:

lo más sagrado es el producto y la materia prima,

quizá aquí hemos tenido un pequeño fallo,

se nos ha ido de punto

lo que es la pieza principal que, aquí,

el protagonista era el pato. -Si la lías

con el producto principal... Juan se fue por eso.

Bacalao...

Te has cargado el pato por el punto de cocción,

ibas muy bien al principio,

cuando tenías los trocitos cortados, los metiste al horno

y me dije... "se lo ha cargado".

A partir de ahí, el trabajo de la naranja no es malo,

pero ¿cuántos kilos de naranja has utilizado para hacer la salsa?

Kilos no... Te veía cortar,

vuelta a licuar, más naranjas y más naranjas

para hacer una salsa de naranja no hace falta tanto lío.

Ya... La dejas reducir un poco,

con cuatro trozos de pato ya tienes la salsa.

Da gusto verte trabajar y aplicar las técnicas,

has evolucionado un montón;

pero, desgraciadamente, hoy te ha vuelto a pasar

lo mismo que en la prueba anterior el tema del sabor,

de que algo tenga personalidad y fuerza.

Bueno, pues ya está todo dicho, Patricia, delante de cocinas.

Puto pato... (GRAZNANDO) Chicos...

-Son las semifinadles. Aspirantes,

ha llegado el momento más difícil de la noche.

Los jueces tienen que decidir quién abandona estas cocinas

a pocos días de saber quién es el que se corona

como ganador de esta edición. Toño...

Este momento te lo vamos a ahorrar porque es el más difícil.

Bueno, chicos, enhorabuena, lo he pasado fenomenal

y yo creo que, en el fondo, habéis hecho un trabajo estupendo.

(TODOS) Gracias, Toño... -Nos vemos en Cáceres.

Gracias por venir, un placer.

Este es el saludo de los japobellotas.

(COBACHO RONCA) -Gracias... chao.

Jueces, ahora sí, esto no es una deliberación

que haya que tomarse a la ligera, así que,

por favor, tomaos el tiempo que necesitéis;

pero pensadlo muy, muy bien.

(HABLAN ENTRE ELLOS)

-No empecéis, por favor. -No, no...

-No quería... ¿te las esferifico?

-Ay, Dios mío...

-Nuestro ego es mucho más frágil, Saúl.

(DELIBERAN ENTRE ELLOS)

Aquí las emociones está a flor de piel,

vivimos mucha presión, mucha tensión,

si aflojas un poco...

Aspirantes, antes de comunicaros nuestro veredicto queremos daros

la enhorabuena a los cinco por haber llegado

hasta el programa número nueve. -Gracias.

(TODOS) Gracias...

Solo cuatro vais a ser finalistas, así que imaginaos

lo difícil que es para nosotros tomar la decisión.

Habéis demostrado que tenéis pasión por la cocina.

Aunque debo decir que a estas alturas del programa

la decisión está tomada por pequeños detalles

que marcan la diferencia

y, sobre todo, por la evolución en estas cocinas.

La prueba era difícil,

porque corregir el exceso de grasas

sin dejarlo sin sabor ni sustacia era complicado.

Ha habido dos aspirantes que han conseguido

ese equilibrio con éxito

y han presentado dos platos dignos de esta semifinal.

Esos dos aspirantes son...

Silvia y José...

-Gracias...

-Vamos, chicos, vamos...

-Uf... madre mía.

-Silvita... -Qué bien, tía.

-¡¡¡Uh!!! ¡Estamos en la final!

No me lo puedo creer, de repente,

he tocado el cielo, he tocado el infierno...

Yo soy una... una peonza en este programa.

Pero... con un final feliz.

Silvia, has demostrado un gran sentido común

para integrar todas tus elaboraciones.

Incluso el falso caviar de chorizo

que era lo que más chocaba

dando identidad al resultado final.

Gracias. Felicidades.

Me voy a la final... I can't believe it.

José, el milagro del que te habló Jordi en la prueba de exteriores,

parece que se ha producido

y buena parte se la debes a Toño.

Has sido muy listo, porque has aprovechado todo

lo que te hemos dicho mientras cocinabas,

has sabido reconducir el plato.

Por primera vez, hemos visto tu cocina superordenada

y has hecho una mise en place de foto.

Soy finalista

de "MasterChef Celebrity" y esto sí que no me lo esperaba,

he pasado de ser Pepito Decepción a Pepito Ventajas y,

de repente, te conviertes en Pepito Finalista...

Y piensas... Qué fuerte es todo.

-Compañera... -Un placer.

-Uf... suerte.

Edu, Patricia, ha sido muy difícil elegir al cuarto finalista,

vuestros platos están lejos de lo que han conseguido

los compañeros y, a pesar del esfuerzo

y la evolución que hemos visto en vosotros,

no estáis al mismo nivel y hoy, más que nunca,

en el punto de programa

en el que estamos os exigimos mucho.

Edu, te hemos visto muy buenos emplatados;

pero el de este reto no era el más bonito.

Por no hablar de la mezcla de ingredientes sin sentido,

te hemos visto perdido desde la primera prueba,

has trabajado mucho; pero te han faltado ideas

y te ha sobrado nervio, muchos nervios.

Has hecho esta prueba

con mucha inseguridad y eso lo ha reflejado el plato.

Patricia, tú has estado muy rápida al coger la idea

que te ha dado Toño para hacer la salsa,

nos gusta que escuchéis a los invitados

y apliquéis sus consejos a vuestros platos.

Pero el resto de elaboraciones te han fallado

y lo que era más importante:

el producto principal, el pato, te lo has cargado.

Como os ha dicho Samantha,

la decisión la hemos tomado en base a la evolución

que habéis tenido en estas cocinas.

Por tanto, el cuarto finalista

de la segunda edición de "MasterChef Celebrity" es...

Venga...

Patricia.

Creo que hubiese sido injusto que me hubiese quedado yo,

porque Patri ha hecho muchos más platos buenos

que yo a lo largo del programa.

Me alegro de irme, porque ella no lo merecía.

Eso tiene un significado, Patricia, tú subes a la galería...

Y Edu, cariño, te vienes conmigo. Enhebra...

-¡¡¡Estoy dentro!!!

¡¡¡En la final!!! Oh, qué subidón.

Me ha costado, me veía con un pie fuera.

Estoy muy contenta, muy triste por Edu, le adoro;

pero... estoy feliz...

Estoy feliz.

-Ya está... -Es increíble, chaval.

Edu, qué pena me da.

Has trabajado tanto para llegar a la final y quedarte...

A ese pasito... supongo que bien no te sentará.

No... bueno, más que no sentarme bien, pues te quedas

con las ganas de enseñar un poco más.

Creo que también tienes que mirar atrás

y ver que llevas nueve semanas dándolo todo.

Nueve semanas en las que has evolucionada mucho.

Pues sí, la verdad es que cuando miro hacia atrás,

me acuerdo de momentos mágicos,

es una pena no llegar a la final pero...

Me lo he pasado bien, he aprendido a cocinar,

creo que no he enseñado todo lo que sé y eso me da mucha rabia,

porque soy muy competitivo, pero no me quedo con lo feo

o con la sensación de no haber conseguido tal cosa u otra.

Yo... vivo y lucho para ser feliz.

Y... irme de aquí con una mala sensación,

sería muy absurdo.

Pues yo quiero que seas feliz... ¿Por qué?

Porque nos has hecho muy felices.

Nos has dado grandes momentos, Edu, nos has hecho reír mucho.

Has encajado superbién que me olvidara de ti...

(Risas) Es verdad...

Edu, gracias, nos has hecho pasar grandes momento.

Además, imagínate que llegas a la final...

El que quede segundo no os van a entrevistar ni nada,

se van a olvidar de vosotros.

El subidón es para quien gana.

-Es verdad... -Nathan se tiró al suelo

para abrazar a Jorge y, pobrecico,

nadie le pregunta ni cómo está.

Si quedo segundo y se olvidan de mí, otra vez, me muero.

Prefiero irme hoy y que me pregunten cómo estoy.

-Probablemente es con la persona que más he conectado,

me acogió en su casa,

no vivo aquí, me dejó cocinar con él, con sus colegas...

Gran parte, también, de que esté en la final es por él

Mira para ahí arriba, ¿quiénes son los que van

a llegar al duelo final?

Sabéis que no me gusta mojarme, para nada, lo haré al azar.

Este José, este es Saúl, esta Patricia y esta es Silvia.

-Son las cuatro iguales. -Yo sé cuál es cada una...

(Risas) Y va a ganar... ¡no cogí nadie!

Mira, tengo aquí una. ¡Ah...!

-¿Ese quién era? -Va a ganar uno de los cuatro.

(TODOS RÍEN) Una cosa que quería hacer

es darle un abrazo a mis ya amigos porque hasta hoy no lo han sido.

Jordi, ha sido un placer enorme. Placer el mío.

Espérate, no me subo... Déjalo, parezco más alto.

Pepe... Bueno...

Se te quiere. Me vas echar de menos las broncas.

Edu... -La risa me la llevo aquí,

eso es lo que más me importa, os quiero mucho, chicos.

Te queremos. Gracias.

Nosotros también nos la llevamos aquí.

Pero tú en los bolsillos te vas a llevar muchas cosas.

Nuestro patrocinador, el Supermercado de El Corte Inglés,

te regala esta fabulosa cesta

con los productos gourmet más exquisitos, además,

para que sigas disfrutando,

nuestro patrocinador, Bosch,

te regala un robot de cocina AutoCook.

Además, seis meses de suscripción

gratuita a la escuela online de "MasterChef".

Quiero más. ¿Quieres más? ¿Quiero esto?

Esto sí lo quiero. Es guay.

Es el juego oficial de "MasterChef"

para que demuestres que eres el mejor.

No tengo nada más... bueno, sí. ¿Qué tienes?

Un abrazo para ti.

Tengo una sensación agridulce rarísima.

-Antes de irme, quiero hacer algo que les prometí a mis compañeros.

Es que cuando me emociono... cuando me emociono quiero...

Quiero romper la emoción, porque...

(Risas y aplausos)

(TODOS GRITAN) Es por no llorar.

Prefiero hacer el tonto.

Sí... pero ¿eres una animal? ¿Qué eres?

Es una... es...

Es una esferificación de tonto del haba.

Tonto del haba. (JOSÉ) ¡Bravo!

Es Edu, se tiene que ir así.

Se tiene que ir a lo grande o bailando por Michael Jackson

o haciendo ¡ñek! O haciendo algo, al fin y al cabo,

es uno de los mejores cómicos que hay en este país.

(Risas)

(SAÚL) Qué crac...

-Bueno, guapos... (TODOS SE DESPIDEN)

-Bon voyage...

-Un abrazo, tío. -Os quiero.

El tigre de Carabanchel seguirá rugiendo.

Me llevo momentos que no volverán,

soy muy romántico con ese tema, ¿no?

(CANTAN) #Volare, oh...

#Cantare, oh...#

(TODOS) Oh...

Esas risas en aquel día, esas bromas.

Me despido de todos vosotros, abandona la casa de "MasterChef"...

Esas emociones me las guardo,

las dejo ahí en mi carpeta, en mi corazoncito y...

A mí me gusta aprender, aquí he aprendido cositas

y me gusta sentir y aquí he sentido cositas.

Estas cocinas se están quedando vacías, pero lo más emocionante.

Ya tenemos a los finalistas de "MasterChef Celebrity II":

Saúl, Silvia, Patricia y José.

Los cuatro lucharán por conseguir una plaza en el gran duelo final,

pero eso será en otro programa, mientras ya saben...

¡Pónganle... sabor a la vida!

(CANTAN) #Cómo no te voy a querer,

#cómo no te voy a querer, si estamos en la final

#de "MasterChef".

(Gritos)

-¡Edu...!

Aspirantes, bienvenidos al Celler de Can Roca.

Y quién mejor para explicaros

el menú de la prueba de hoy: Joan Roca.

Es el siguiente plato en salir.

¿Se te ha quemado un poquito? Yo diría un muchito.

¿Crees que esta salsa la pone Roca en su plato?

Tiene que ser rápido, perdemos temperatura por segundos.

En un minuto mando a los camareros que se lo lleven. Vuela.

Tatá... -Está riquísimo.

-Está muy bien. -La verdad...

Todo lo que había en el plato

estaba bien... -Impecable.

En serio.

Bienvenidos al gran duelo final de "MasterChef Celebrity".

Con dos Estrellas Michelín, María Márquez.

Va muy lento, tiene que ir más rápido.

-Acaba de pegar un acelerón que no veas.

-No sé por qué tanto nervio.

-Ah... Nos acompañan

en estas cocinas Quique Dacosta y Martín Berasategui.

(TODOS ANIMAN DESDE LA GALERÍA)

-Me parece que es un plato muy bien ejecutado, enhorabuena.

-Increíble, un platazo de los de... recordar.

El ganador de la segunda edición española

de "MasterChef" Celebrity es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 9

MasterChef Celebrity 2 - Programa 9

14 nov 2017

En el primer reto, cocinarán un plato libre digno de un semifinalista que catarán sus familiares. Edurne, finalista de MasterChef 5, regresará a las cocinas para aconsejarles de cara a la recta final del talent culinario.

La prueba de exteriores será en el Real Colegio Universitario María Cristina, una de las sedes de la Universidad de Complutense de Madrid: los aspirantes cocinarán 100 platos en food trucks. Para ello contarán con ayuda de los exaspirantes Nathan, Miri, Odhkuu, Jose María y Adrián, para preparar un menú diseñado por Carlos Maldonado, ganador de MasterChef 3. La Caja Misteriosa esconderá en la eliminación productos grasos con los que cocinarán. En sus platos deberán añadir un ingrediente que corrija esta grasa. El chef Toño Pérez (dos estrellas Michelin) les enseñará a sorprender en esta prueba.

Contenido disponible hasta el 30 de junio de 2018.

ver más sobre "MasterChef Celebrity 2 - Programa 9" ver menos sobre "MasterChef Celebrity 2 - Programa 9"
Programas completos (11)
Clips

Los últimos 164 programas de MasterChef Celebrity 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios