www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
4247518
Para todos los públicos MasterChef Celebrity 2 - Programa 3 - ver ahora
Transcripción completa

Arrancamos una semana más en "MasterChef Celebrity".

En esta primera prueba volvéis a jugar por parejas.

¿Qué? De la cuarta edición

de "MasterChef Junior", Jefferson. "I like it".

Campeón. -"How are you?".

"Good". -Manzana, verde.

Merengue. -Es que no entiendo qué me dices.

Haremos una salsa.

(SILVIA GRITA)

Canela.

No tiene que ver el uno con el otro.

Ahora eres José el decepciones. Obviamente,

se puede ver que faltan huevas ahí.

Es incomible. Qué negro lo veo, ¿eh?

Hay una pareja que está claro que ha destacado sobre las demás:

Silvia y Bibiana.

Estamos en uno de los parques con mejores vistas

de Madrid. Haréis un cocinado solidario.

¡Vamos! -¡Venga, vamos!

(CARLOS) Chicos, vamos.

¡Hostia!

¡Pero mira las patatas! (BIBIANA) Estoy engorilada.

Quiero perfección en todo el menú.

¡Todo el mundo quieto! Quieto, quieto.

Cambiáis de cocina. A ver. Leamos la situación.

¿Cómo está el sofrito?

¡La cebolla está quemada!

¡La leche! ¡Lo tienen fatal!

Debéis ayudar a los camareros a servir los platos en las mesas.

El equipo ganador es el equipo azul.

¡Bien, chicos! ¡Muy bien!

Comienza la prueba de eliminación.

Desde el restaurante Shanghai, José María Kao.

Tenéis cinco minutos para descubrir los máximos ingredientes posibles.

¿Qué es esto?

Debéis elaborar un plato con los ingredientes que sí habéis acertado.

¡Espagueti en zumo de zanahoria!

Tengo agua para meter la cabeza y ahogarme.

Un trozo de pescado metido al horno. No se puede comer.

Esa salsa está muy buena, y la cigala muy bien hecha.

El aspirante que no sigue en las cocinas de "MasterChef" es...

Carlos. Hermoso. Chao, chao.

(Michael Bublé "Come Fly With Me")

Buenas noches y bienvenidos al tercer programa

de "MasterChef Celebrity".

Cajitas. Según la numerología, el número tres

representa a nuestro niño interior. En este reto tendremos oportunidad

de comprobar qué les queda de niños a nuestros aspirantes,

ya que una semana más van a tener que jugar.

No se ve nada. Cómo lo tienen pensado, ¿eh?

(SUSURRA) ¿Qué hay ahí? -Yo con Saúl delante no veo nada.

Bueno, aspirantes, bienvenidos de nuevo a vuestras cocinas.

(TODOS) Gracias. (SILVIA) Buenas noches.

Silvia, yo creo que tú

ya tienes claro quién es el rival más fuerte.

¿El más fuerte? José, definitivamente.

Castigada sin recreo. (ANABEL) José,

Saúl, Edu...

Cállate, que me pregunta a mí.

Y Anabel.

(PATRICIA) Separadlas, por Dios. Pero ¿por qué las ponemos juntas?

(BIBIANA) Eso digo yo. La culpa es nuestra.

Vamos. -Por algo

las separaron al nacer. No las juntéis.

José, ¿tú estás de acuerdo con Silvia?

Yo veo mucho más fuerte a Saúl. Creo que salta

a la vista. O sea,

es que yo hago así y soy una ensaimada.

Él es un cruasán relleno.

Dónde va a parar.

Saúl, Silvia dice que eres fuerte,

José también lo dice. Bueno, me están metiendo

en el grupo fuerte, no sé por qué, pero de momento

voy pasando programas.

Empecé muy verde en este mundillo, y a ver hasta dónde llegamos.

"Cuando salgo del programa es una obsesión".

"No sé por qué, pero si tengo un objetivo,

tengo que sufrir y pelear, y más no puedo dar,"

porque me faltan horas para ver cocina.

De todos modos, esto de ser verde en este mundillo

yo creo que no tiene mucho que ver,

porque mira Anabel. Que más que sabe ella de tele

y ahí en la segunda semana se derrumba y se pone a llorar

como una niña chica. Ay, qué lamentable.

Menuda llorera. Ay, no, qué sofocón.

Iban dando caña, pa, pa, y digo: "Yo lo tengo todo".

"Tengo esa cosa salada... Todo mal".

Y hace Jordi.

Pues yo ya me vine abajo.

También quería demostrar que tengo también una faceta dramática.

Miedo me da lo que pueda pasar esta semana.

Pues no lo sé. ¿Hay ganas de cocinar?

¡Sí! -¡Bueno!

Pues vamos con la primera prueba.

Madre mía.

Aspirantes, en este reto

os enfrentáis a una caja misteriosa.

Ten piedad, Pepe. Anabel,

llevas dos semanas esperando un alimento

bajo esa caja misteriosa.

Si este fuera el día, ¿qué te gustaría descubrir?

A ver... Chocolate. ¿Se te da bien la repostería?

A ver, no diría yo tanto, pero bueno. No te pases.

He hecho algún experimento con chocolate.

¿Comestible? El brownie.

El brownie... Las fresas...

¿Con chocolate? ...con chocolate.

Chocolate con churros. -Si te toca chocolate, superbién.

¿Qué pasa? Pues puedo hacer algo.

No... -El que tiene 10 minutos más

y mira lo que hace.

Bueno, solo hay una manera

de saber qué hay debajo, así que

cuando cuente tres, levantéis las cajas

todos a la vez.

"No dejan de sorprenderte. El primer día, los chupetes".

El segundo, con los colores. Y ya vienes asustado.

Una, dos y tres.

¡Vamos allá!

(Risas)

Madre mía. (JOSÉ) ¡Dados! ¿Y ahora qué?

Venga, sacad el dinero.

La suerte está echada. (ANABEL) Madre mía.

Con esto se hace un ceviche que pa qué.

Mira, es casi del mismo tamaño.

Pepón, ¿qué te sugieren esos dados?

Se les habrá ocurrido poner platos con número,

y lo que nos toque tendremos que cocinarlo.

¡Ah, mira! Ay, ay, ay.

O el número de ingredientes con los que cocinar.

O el número de platos que tenéis que cocinar.

Puede ser muy salvaje que te toquen 12 platos.

Madre mía. Ya estoy agobiada y no hemos empezado.

Edu, ¿para qué crees que son? Si depende de la suerte,

que hoy estamos todos muy animados...

Yo vengo muy animado de casa hoy.

Creo que he estado muy preocupado por hacerlo bien hoy.

En fin, vuelve el tigre de Carabanchel.

(GRUÑE)

(GRUÑEN)

El tigretón de Carabanchel.

El gatito. "Yo he reflexionado,

y me he dicho: 'Basta ya de tanta concentración

y de tanto enquilosamiento'".

Quiero ser el tigre de Carabanchel.

Y la gente en el mundo se pregunta: "¿Por qué?".

"¿Quién es el tigre?". El tigre soy yo.

"Porque soy de Carabanchel. Bueno, hijo adoptivo de Carabanchel".

Los romanos llamaban al dado "alea".

Y de ALEA procede 'aleatorio', que significa al azar.

Eso tiene mucho que ver con la prueba de hoy.

"Creo que soy afortunado en todo".

"Estar en 'MasterChef' es un regalo y es una suerte".

"Y la suerte tuvo mucho que ver en mi vida,"

en mi trabajo y en ser quien soy.

La reina indiscutible del juego es...

Nos va a cambiar la cara.

Ya verás tú ahora.

Ruleta. (JOSÉ) ¿Qué hay ahí?

(EDU) No sé, albóndigas.

(ANABEL) A mí todo me parece lo mismo.

-"Elige plato". Patricia.

¿Has jugado alguna vez a la ruleta?

Seguramente, pero no me acuerdo yo mucho.

Te veo nerviosa. Cuéntame. ¡Que estoy muy nerviosa!

Necesito saber qué vamos a hacer ya. Anabel.

¿Sí? ¿Crees que puede haber chocolate?

Veo... Creo que veo ahí abajo.

¡Uh! Vamos ya.

Aunque no sé si es chocolate. Veo un gurruño.

Pero creo que abajo hay chocolate.

Creo.

Como veis, en esta ruleta no os jugaréis los cuartos.

Es una ruleta a la medida de "MasterChef Celebrity",

en la que en cada casilla hay un plato.

Cada uno girará la ruleta y deberá replicar

el plato que aparezca en la casilla

en la que se detenga. Como veis,

hay una casilla que dice "elige plato".

Si se para ahí, podréis elegir qué plato cocinar.

Si dos de vosotros repetís casilla,

no pasa nada. Aunque recordad

que las comparaciones son odiosas.

¡Madre mía!

No os preocupéis si no veis bien los platos,

porque el creador de estas 15 maravillas

os las va a describir una a una. Desde el Viridiana de Madrid,

Abraham García. ¡Epa!

¿Qué tal?

Muchas gracias por estar aquí, con nosotros.

40 años oficiando una cocina por encima

de las modas. ¿Cómo se consigue resistir?

Sobreviviendo con la voluntad de aguante que tiene uno.

Es fácil. Dejarse vivir, o dejarse cocinar.

Y en esos 40 años en Viridiana, por tu restaurante

han pasado políticos, escritores, actores...

¿Imponen los comensales tan ilustres?

No, para nada.

Las mejores sobremesas que recuerdo. Valía la pena

la dura vida de cocinero para alargar una sobremesa

con García Márquez. Un placer. Una maravilla.

Es un honor. Hablar con alguien así.

El último día, la mujer, que él ya estaba un poco ido,

la tragedia del Alzhéimer, dijo: "Búscame un sitio cómodo para cenar".

Llamé a un amigo desde la mesa del restaurante.

No le gustaba mucho

que diera su nombre. Dije: "Van a ir

unos amigos ilustres. Búscales un rinconcito".

El otro por teléfono dijo: "¿A nombre de quién?".

Digo: "Anota a nombre de Aureliano Buendía".

Y se despertó.

Estaba hasta ese momento un poco en la sombra,

y bastó recordar a uno de sus personajes más emblemáticos.

Así es el Alzhéimer.

Lo sé bien, porque mi padre está en la sombra, y conozco bien eso.

García Márquez. Casi nada. Casi nada.

Ahora los aspirantes

se jugarán a la ruleta el plato a replicar.

Algunos platos son la ruleta rusa, y no es por intimidaros.

-(RÍE) A ver si sobrevivimos.

Poneos delante de las cocinas.

(PEPÓN) "Imitar cualquier plato de Abraham va a ser difícil".

Te toque lo que te toque, va a ser muy difícil.

¡Uh! ¡Madre mía!

Ahora veo todo de cerca. -"Pollo a l'ast".

(JOSÉ) "MasterChef" pone en ese melón.

Hagan juego, señores.

¿Primero? -Venga, Pepón.

¡Venga, Pepón! -A por ello.

(EDU) Dale fuerte, Pepón. Tú dale con energía.

-Ay, no.

Mira, lo que quería Anabel. Madre mía, lo que menos quería.

Una torrija. Abraham,

cuéntale a Pepón qué plato le ha tocado.

Es afortunado, está chupado.

Crujiente de cerezas con salsa de fresones y ruibarbo.

O sea, un postre. No es adelgazante.

Pues pensábamos que era una torrija.

He visto un pollo asado, unas croquetas, un calamar relleno.

Pero me toca crujiente de cereza. Guay.

Empiezo bien. -Ya verás.

A crujirte. Marina.

Voy. -Anda, anímate, tonta.

Venga.

(ANABEL) Ole, ole, ole, ole. (JOSÉ) Mira, mira.

(ANABEL) El mismo. -¡Uy!

¿Qué es? -Mousse de vainilla

con vainilla fresca de Veracruz y orejones de melocotón.

Has tenido suerte. -¿Sí? Bueno.

Vamos a ver. Vamos a ver.

"Creo que no es muy difícil, pero ya luego

se empieza a complicar todo, porque no montas no sé qué,"

no montas no sé cuántos...

Pero en principio parece un plato sencillo.

(SILVIA) Dale fuerte ahí, Bibiana.

¡Qué flojo!

-Mousse de vainilla fresca con orejones de melocotón.

-Marina, hija, que Dios nos ampare.

Os compararemos. -Qué malo.

Edu, tigre de Carabanchel. Venga. Tigre de Carabanchel.

Dale fuerte, gatito. Ahí está.

Tigre de Carabanchel, a tope.

Oh, dios mío. -Va de sesos.

¿Sesos? Aquí no hay sesos.

¿Qué me estás contando? -Ha dicho sexo, Edu.

Sesos. Sesitos de cordero.

Devalant de cordero con tempura de verdurillas de temporada

y un ajoblanco de almendras verdes.

Qué plato, niño. Qué plato. Enhorabuena.

(Risas)

Son sesos de "tempurada".

"No he tenido suerte. No he tocado unos sesos

en mi vida. Nunca he hecho una tempura".

Y siempre me tocan cosas que tengo muchas dudas.

Oye, lo has parado. ¡Qué tramposa!

¡No lo pares! ¡Pero bueno!

¡Son los nervios, calmaos!

Que he ido a apoyarme. Tira y no vuelvas a tocarla.

La rubia es más larga que un día sin pan.

¡Aparta de ahí, hombre! "Bueno, ha sido un escándalo".

Todos como: "Perdona, ¿lo ha hecho sin querer, o no?".

¡Otra vez!

(Risas)

Hack trick. (EDU) La fortuna se ha vuelto loca.

-Mousse de vainilla fresca

con orejones de melocotón. -Gracias.

-¡Ole, ole!

-¡Ole!

Saúl, vamos. Vamos allá.

Vamos a tomar un café mientras rueda.

A ver qué me toca. Controla tu fuerza.

"Algo no dulce. Es de lo que más flojo estoy".

"Crema pastelera, bizcochos... Una tarta de queso"

me quedó muy rica. Pero quitando tres o cuatro cosas...

¡Otra vez!

El menú se nos va a quedar soso.

-Crujiente de cerezas con salsa de fresones y ruibarbo.

¡Ahí va!

(ANABEL) ¿Qué pasa?

(JOSÉ) El crujiente.

(SILVIA) ¡Uno nuevo!

¿Albóndigas?

-Algo que comes en tu casa de manera cotidiana.

Croquetas de tripas de bacalao y senderuelas.

La más perfumada y aromática

de las setas. Estás de enhorabuena.

¡Qué suerte has tenido, tía! ¡Qué suerte!

¡Senderuelas!

¡Estás de enhorabuena, tonta!

¿Cómo se hacen las croquetas?

Anabel. Tú dale duro.

¡El melón, el melón!

(ANABEL) El melón. Cóctel de gambas. (TODOS) ¡Uy!

¿Qué es eso? ¡Esto es muy complicado!

Oh...

A él mismo le parece complicado. -Bueno, mira:

empieza por el tequila para darte ánimos.

Arroz quemado... -¡Ah, quemado!

Bueno, no en el sentido literal.

Arroz tostadito con vainilla fresca de Veracruz

y piña al tequila. Cómo suena. -Suena fenomenal.

Pero tú con el tequila vas bien. Yo con eso ya puedo empezar.

¡Tequila!

Y arroz con leche quemado. José.

Pepito. Vamos, Pepito.

¿A que elige plato el tío?

(GRITA)

¡Mira, Saúl! ¡Uh!

Me has dejado... -¿A que le toca?

Mira, elige plato. Es que...

¡Por favor, hombre!

¡Qué fortuna!

¡Pero por favor! -Eso no puede ser.

Tío. -¡Sí!

"Yo he ido a la ruleta pensando: 'Que me salga elegir plato'".

Pa.

Vamos, José. -Vamos.

¿Y ahora qué elijo?

Pídame lo que quiera usted, pero salado.

Un clásico.

Pepe, Pepe...

Le estoy orientando.

Pepito el soplón. -Fíjate si es fácil.

Coges boletus edulis hongos.

¿Boletos sorondongos? -El hongo de los hongos.

Una sartén de hierro, poquita crema, poquito foie,

huevos de gallina en libertad. -Habrá que cogerlas.

Y las trufas. Es fácil. Ese, la sartén de trufa.

Pepito sobradito. ¡Venga!

"Aquí se ha marcado el triple José. Me hubiese gustado"

ver eso mismo en la eliminatoria.

A ver si se habría arriesgado a que le dieran el plato

"que dijera el chef". Huevo en sartén

sobre mousse de hongos y trufa fresca con patatas suflé.

Elijo plato y se me ha complicado la cosa.

"Tenía que haber pillado el pollo. Pensé: 'Este pollito me lo curro'".

"No, que elija el maestro". Pues huevos con mousse...

¡Me cago en la mar!

Fuerte, Juan. -Vamos.

(JOSÉ) Venga, Juanito. Dale ahí.

(BIBIANA) ¡Que no se diga!

-¡Uy!

No quiero elegir. Es un marrón.

-Lomo de corzo que se funda con facilidad

y una salsa de tintilla de Rota. -Muy bien.

Aspirantes, tenéis 75 minutos

para replicar los platos de Abraham García.

Y 3 más para entrar al supermercado y hacer la compra.

El tiempo para entrar al supermercado

comienza en tres,

dos, uno, ¡ya! ¡Vamos, chicos!

(ANABEL) ¡No lo sé!

(Alboroto)

¡Pero dame una cesta!

¿Qué son estos gritos en el súper?

¡Si veis senderuelas, avisadme!

¿Cómo son las senderuelas? -¡No sé qué coger!

Voy a coger un limón también. -Como quieras.

-Yo lo cojo todo, por si la cago.

¿Sabes cómo te digo? -Mejor que sobre.

-Senderuelas.

Ya está.

Anabel. ¿Qué?

¿Ya? Sí.

¿Lo tienes todo? Pues no lo sé.

Ahora la has hecho dudar. (BIBIANA) ¡El azúcar!

Ya lo he cogido.

Perfecto. -Yo ya estoy, yo creo.

Uno, dos, cuatro...

Vamos a ver. 8, 9, 10.

¡Me falta un huevo!

A ver qué hay por aquí. Si se me ocurre algo.

Venga, chicos.

Unos huevos aquí. 10,

9... ¿Los aprovecharás todos? (EDU) Venga, va, sí.

5, 4,

3, 2, 1... Empezamos a cocinar.

El reloj está corriendo ya.

¿Cómo va a estar corriendo? Hombre, claro que sí.

Si nadie me ha dicho.

La madre que os parió.

¡Digo! -¡Digo!

(CANTA) # Una mujer ciega dentro del armario. Qué dolor.

# Qué dolor. #

# Y el caradura quería que mi amiga creyera... #

José Corbacho hará el plato tuyo, que es un clásico.

Esos huevos maravillosos. Se acaba el pan ahí.

Y con hongos. ¿Cómo es? Mousse de hongos con poco foie

y trufa hasta que se haga de noche.

Con generosidad. ¿Cómo no va a estar bueno?

Es curioso: ese plato lo he visto imitado

muchísimas veces, y con frecuencia bien.

Eso me alegra.

-Es tan buen tío José. Que sea capaz de decir:

"Yo, el plato que Abraham decida".

A mí me deja con el culito cerrado.

-Tampoco tenía yo claro qué escoger.

Entonces he dicho: "Que elija uno y así no repetimos".

Y me ha elegido unos huevos fritos que veremos

qué pasa. Porque lleva sus movidas también.

Las patatas suflé me dan miedo. Una pedrada, pero bueno.

¿Qué tienes, Bob Esponja? ¿Una piña?

Debajo del mar. -Sí.

Pero hasta que le quitas los agujeros estos...

Uy, Anabel.

Te ha gustado mucho al explicárselo.

El arroz de leche de coco puede ser

ligeramente quemado. ¿El tuyo es como el asturiano,

con mucho rato de cocción? No, en modo alguno.

No. -Un poco más y se me pega el arroz.

Es importante poner el azúcar al final. Si no, el arroz luego no cuece

ni por accidente. ¿Y le metes piña, me has dicho?

No, la piña es como un complemento.

Piña asada, buscando contrastes.

Ya tenemos amargor y azúcar. Viene bien la acidez de la piña

y el toque del tequila. Qué bueno.

Está buena. Muy.

Me ha tocado con Pepón,

y creo que se le dará bastante bien este plato.

Así que bueno. Soy un competidor nato, un deportista,

me encanta competir y sentir esta presión,

y voy a intentar hacerlo bien.

Saúl y Pepón tienen el mismo postre.

Una filo rellena de cerezas,

pintadita de huevo, con azúcar glas y al horno.

Y como salsa, fresones y ruibarbo, que es moradito,

como un apio republicano.

Para el que no lo conozca.

(EDU) Venga, ¿quién quiere ser capitán?

Vamos ahí. -Yo,

como capitana ya sabéis que soy un desastre.

Yo os digo desde ya que abdico.

¿Quién quiere ser capitán? Vamos.

Tirad los dados.

La tripa de bacalao.

¿Eso son tripas todo?

Es tripa de bacalao. -Pues parece un paño de cocina.

Total. Dan ganas de hacer así. Te lo cambio.

Pon esto, a ver si sabe igual.

Para quitarse el estrés...

¡Te dije que no me enviaras ese WhatsApp!

Estoy desestresándome, sacando lo de estas semanas.

Lo estoy sacando fuera.

Nueva semana, nuevos retos,

nuevas pruebas.

Intentaré machacar a todos

hasta la final, como a este corzo, que lo dejé planito.

A Juan le ha tocado el lomo de corzo con el vino este de tintilla...

Es un plato más complejo. El punto de la carne es difícil.

¿Y qué es lo que haces?

¿Rellenas ese lomo con el queso? El queso,

que se funda en el interior. Lo pasas por harina,

lo fríes y reduces con tintilla. Maravilloso.

Setas venenosas... para el jurado.

(Risa malévola)

¿Qué te pasa, Silvia? -Nada, que se me fue la pinza.

Y a Bibiana y Patricia les ha tocado

la mousse famosa

de vainilla con orejones. Entiendo que es una crema

muy rica en yemas, con buena vainilla.

¿Qué más? Azúcar, orejones...

En este caso, de albaricoque o melocotón, pero nada impediría

el toque perfumadísimo de unas ciruelas negras

maceradas previamente en un buen ron caribeño.

Rico, rico, rico.

(BIBIANA) ¿Que cómo estoy?

Atacada.

Porque la repostería no es algo que haga habitualmente.

Entonces siempre me da más miedo.

Vamos a ver si lo hace mejor que tú, que lo dudo,

Silvia con esas croquetas de tripa de bacalao.

Hubo un tiempo en que se ponían 120 gramos de harina

por litro de leche. ¡Qué locura!

Ahora se busca cremosidad. Sí. Estamos en 80 gramos por litro.

Entiendo que esa bechamel suave,

a la que fríes y se funde la tripita...

Es que casi desaparece.

Y el perfume de la senderuela, la reina del bosque.

Metes un puñado de ellas en la cámara y todo huele a senderuelas.

De hecho, se aíslan de los lácteos.

Jolín, cómo cuesta sacarle la piel a la tripa de bacalao.

Es que no sé si monta esto. No sé.

Es que es un mousse con yemas. ¡Huele a quemado!

¡Edu, Edu! -"Oh my God".

"Thank you".

¿Cuánto tiempo? ¿Cómo va el tiempo? -Pues yo qué sé.

Las 15:30 son ahora mismo.

Yo no miro nunca el reloj.

Atención, han pasado ya los primeros 30 minutos.

¿Y cuánto falta?

45 tenéis por delante.

¿45? Me va a quedar un plato que voy a poner un restaurante con Abraham.

Esto va a ser un escándalo.

Pepón, tienes la cocina muy limpia. ¿Qué haces?

Tengo las cerezas en el horno con mantequilla.

He puesto canela en rama para que le dé sabor.

-Mejor. -Y he hecho la salsa

de fresa y ruibarbo.

Y a la salsa se me ha ocurrido ponerle agua de azahar.

En los ramos de novia y en el té funciona.

Pero lo he ido probando y me gustó.

Puedes mejorarlo o empeorarlo.

Mejorarlo no creo.

Pero tampoco quiero cargármelo. Mejorar a Abraham será imposible.

Pero no creo que me lo cargue. Voy a intentar hacerlo bien.

Suerte. Gracias.

A ver, que no me corte.

Que yo con esto soy más patán... Me dijeron:

"Vas a entrar en 'MasterChef Celebrity'",

en casa yo supercontento. Mi mujer me dijo:

"Vale, pero no cojas la mandolina".

Perfecto.

Aguanta. Siempre me corto con la mandolina.

Mi mujer me va a decir: "Mandolina. ¿Qué no has entendido?".

La mandolina y yo. Me quedan nueve todavía.

Le llevo ventaja a Cayetana.

Saúl, un postre. Sí, por fin. Ya tenía ganas

de quitarme... -Tan familiarizado con el remo,

lo de mover la varilla... -Eso está chupado.

No usa los electrodomésticos.

Nunca. Solo horno me hace falta.

¿Cómo vas? Me preparo esto para emplatar.

Hice una mermelada de fresa para dar un toque diferente.

Con esto hago lo mismo. Lo probé y no sé...

-Lo podrías triturar con la salsa.

Eso aporta cierto amargor y frescura. -Sí.

La salsa está en la nevera. Le puse ya las fresas con esto,

con la lima. Tienes el mismo postre

que Pepón. Sí.

Y sabes que eso puede ser bueno o malo, si lo hace mejor que tú.

Ya. Eso es un arma de doble filo. Tiende

a las comparaciones. -Yo te hago

una sugerencia: para remover, mejor la espátula que el remo.

Ya. Lo tendré en cuenta, gracias.

Mucha suerte. Gracias, Samantha.

Siempre da miedo imitar un plato

de un gran chef. Tienes responsabilidad, está delante,

y quieres hacerlo bien.

"A ver si le gusta mi elaboración".

Si te gusta arriesgar e innovar en la cocina

como nuestros aspirantes,

descárgate la aplicación de "MasterChef".

Entra y busca una superreceta que deje a tus invitados

con la boca abierta.

¿Qué, te atreves? Yo sí.

Ahí vamos.

Abraham, aquí te presento a Marina.

Hola. ¿Qué haces, mujer?

La mousse de vainilla.

Lo metí un poco en el abatidor, porque no me montaba.

Me quedó un poco para abajo. Hay una cosa aquí

que estoy viendo... No es la pulsera.

¡Mis chuletas! -Está muy bien.

50 gramos de chorizo, 100... -No, chorizo no era.

Sofrito, dos... Era chocolate.

¿Qué plato ibas a hacer

con chocolate...? Eso era para un brownie.

¿Pensabas que te tocaría? Bueno,

algo de pastelería. Ah, bueno.

No ibas mal encaminada. No iba mal encaminada.

-No te preocupes por la densidad. Perdona, no.

La densidad se la dará el frío. -Vale.

Y otra cosa: la próxima vez

te cacheo cuando entres, porque ya no me fío de nada.

¿Es esto el abatidor?

¡Oh, oh, gran abatidor! ¿Cómo te abro? Así.

(ANABEL) ¿El abatidor es el enfriador?

(SILVIA) Sí.

¿Y esto ahora el rollo es que suban, o qué?

¿Qué haces, cariño?

-Mirar, porque no veo. -¿Qué miras?

-El número este, que sea un dos.

Para que no se congele. -Ah, vale.

-Lo voy a dejar un minuto más.

A ver, Bibiana, cariño.

Ahora.

Lo voy a meter un poquito más.

A ver qué nos tiene Edu preparado.

Hola, ¿qué tal? -Qué barbaridad.

¿Vas pillado de tiempo o me lo parece?

Puede que un poquito. -Voy algo pillado.

Pero todo saldrá bien. ¿Seguro?

Algo que sabías es que la tempura debe estar

muy fría. Agradecería unos hielos ahí.

O eso o meter... La tiene

muy líquida, me parece. -Gracias, maestro.

Sí, mete hielo, porque está...

Tampoco te calientes, porque... No, que la diluyes

demasiado. Por eso te digo. ¿Cómo era?

¿Tigre de qué? De Carabanchel. Voy a por todas.

¿Así le llaman en el barrio?

Pues eso implica mucho. -"Soy yo el tigre de Carabanchel".

¿Que por qué? Por las garras.

¿Es tu primera vez con la casquería? Sí, señor.

-¿Y con la tempura? -También.

-Se nota.

Te falta temperatura ahí, a lo loco.

Y una técnica japonesa que funciona muy bien: coges gotitas

con el tenedor una vez frito,

de forma que tenga cierta rugosidad externa.

Otra sugerencia: poner un poco de pimentón en el preparado

de la tempura. -Mejor color, ¿no?

Claro. También le da saborcito.

Claro. Yo prefiero las gitanas a las geishas.

-Venga, tigre. -Bueno, ruge.

Sí. Venga, gatito. ¡Miau, Edu!

¿Eh? Gracias por los consejos prácticos.

-Me cogía de paso.

(CANTA) # De repente...

Bibiana, me tienes intrigado, mujer.

¿Qué le cuentas al abatidor?

# De repente. #

Aquí. Bibiana.

¿No te has enterado? No.

Estaba viendo el enfriamiento. Pero te quiero mucho.

¿Viendo, o estabas rezando en arameo?

Me falla la vista y no tengo gafas.

El reloj era pequeño y tenía que estar sentada mirándolo

como hipnotizada. Yo pensaba que le contabas algo.

No, pero si quieres le canto una saeta.

Lo que haga falta. Te lanzarías.

Es que estoy ciega.

Chica, se van a coger un pedo con la piña esta...

Mira, mira qué buen momento.

Podías aprovechar y hacerme el entrecejo.

No sé si sabes

que Juana de Arco se depilaba con eso y sin epidural.

Y oía voces y todo.

-¡Hombre! Primero azúcar y luego soplete.

Haces todo a la vez y no puede ser.

Ah. Es que tengo miedo... No pasa nada.

No se deshace ni nada, ¿no? Si está bien, no.

Vale. Voy, voy. Anabel.

¿Qué? A ver qué me traes.

Te estoy esperando. Sí.

No resoples cuando llegue. ¡Puf!

Joder...

Aspirantes, entramos en los últimos 5 minutos.

A ver. Desastre total.

¿Cómo vas, Pepón? ¿Cómo va ese postre?

-Voy bien, no te creas.

-¿Sí?

Esto es un infierno.

Madre mía la huevada.

Madre mía.

(BIBIANA) ¡Hombre, ese fenómeno! -¿Corto el rabillo?

¿Tú qué harías, Bibiana? -Yo no lo sé.

Pues fuera rabillo. -Venga.

(RIENDO) ¡Hala!

¿Qué tal te ha quedado? -Muy rico.

-¿Sí?

Aspirantes, último minuto.

¿Último minuto? -¿Último minuto ya?

(BIBIANA) Tiene muy buena pinta. Bueno,

ya el resto no lo sé, pero el hojaldre muy bien. La fresas,

bien maceradas. Cojonudo. -No me pongas nervioso, Bibiana.

10, 9, 8, 7,

6, 5, 4, 3,

2, 1, ¡tiempo!

Manos arriba.

(ANABEL RÍE)

Pero Corbacho, ¿qué haces? Que llueve trufa.

Que no me queda más trufa.

Me habéis pillado con el movimiento.

"Al final me he entrufado yo mismo".

Espero que algo de la lluvia de trufa haya caído dentro del plato.

Bueno, Abraham, muchas gracias por haber venido y por traernos

esos estupendos platos.

Vuelve cuando quieras. Tienes abiertas

las puertas del programa. Ya eran complicados los platos,

y alguno los ha hecho por duplicado, o dándole una vuelta de tuerca.

Eso es admirable. En mi cocina y en mi corazón tenéis un hueco.

(Aplausos) ¡Maestro!

Abraham, gracias.

Vuelve cuando quieras.

Aspirantes, se acaba el tiempo

y eso quiere decir que comienza la cata.

Juan y José, vamos a empezar por vosotros. Adelante.

#Juan y José. Juan y José. Cocinan que es un pasote.#

A mí no me pongáis al lado de Juan, que salgo perdiendo.

#Juan y José. Juan y José. Cocinan que es un pasote.#

José, cuéntanos cuál es tu plato.

Los huevos con mousse de hongos y trufa.

Y la patata suflé, que ni está suflé ni nada.

Los que hemos tenido la suerte de probar este plato de Abraham,

es cierto que no se parece en nada.

Vamos a probar, que es la mejor manera de saber qué tenemos ahí.

El plato no dice mucho estéticamente.

Y no tiene ninguna buena pinta.

Espero que me seduzca por el sabor, porque por el aspecto...

Es difícil hacer mal un par de huevos fritos

y es difícil estropear una mousse de foie y hongos.

Le falta haber entendido el plato, saber lo que es.

Es una crema suave de hongos y foie-gras,

donde se deja caer un huevo maravillosamente frito

y mucha trufa rallada encima. Todo lo que no tiene este plato.

Si te tenemos que poner un mote hoy, sería Pepito Castaña.

Es un plato muy sencillo, muy elemental.

Ese puré un poco mejor colocado, ese huevo mejor puesto.

Si no te sale la suflé, hazme una patata paja bien hecha.

Lo que has hecho con la trufa, es una marranada.

Me he cruzado con el plato, no he llegado,

los huevos se me rompían, las patatas no me salían.

Empecé a rallar y, al final, acabé el plato muy cruzado.

Es una pena, porque es un plato que es difícil hacerlo mal

y tú esta noche lo has logrado.

Bueno, ha sido un tropezón.

Nos volvemos a levantar y se van a enterar.

Ha sido un tropezón.

Juan, ¿cómo se llama tu plato?

Lomo de corzo al Betancourt.

Lomo de corzo a la Betancourt.

(Risas) Qué elegancia.

Está contento hoy Betancourt. Corzo a la Betancourt.

-Porque yo lo valgo. -¡Vamos, hombre!

Vamos a empezar por el emplatado.

Vas a tener donde Abraham a darle unas clases de emplatado.

Tu emplatado está aún más bonito que el del chef.

Si está rico, tiene que ser la leche.

Vamos a probar. Bien, Juan.

Hombre, Juan. Dale.

Me voy a comer esa rama. Pero vamos.

Sácala. Sácala, Juan.

Pensé que a lo mejor coge un trocito y no se dan cuenta

o me lo dejan ahí y no me dicen nada.

Lo primero que hace Jordi. Mete la cuchara y venga, toma.

Lo que menos me preocupa, es ese hueso de la ciruela.

La sacas y no pasa nada. No es un plato sencillo.

Es un plato que tiene que estar bien ejecutado,

que el relleno tenga sentido.

La salsita te ha quedado muy dulce.

Como el queso es de cabra, también le pega.

Pensaba que te pegarías un castañazo,

porque es complicado, y lo has hecho bien.

(Aplausos) Porque Juan es un hombre

de retos complicados. Sacas adelante lo difícil.

Al contrario que José, que lo fácil

lo hace difícil, mal. Os complementáis.

Por eso os hemos puesto juntos.

Para comparar el bien y el mal. ¡Dame un beso!

Bueno, chicos, ya está todo dicho.

Delante de cocinas. Venga. Vamos.

Venga. A comer hierba yo. Anabel y Silvia.

Sí. La parejita. Vaya cómo está hoy.

Como te haga comer el adorno.

Me lo va a hacer comer. Como si lo viera.

El cuerpo de Cristo.

-Ya verás, ya verás. -Con los huevos de dinosaurio.

Muy bien, Anabel. ¿Cómo te has sentido haciendo

ese arroz con leche? Bastante cómoda.

Sé que el plato es sobrio.

Pero el emplatado, entre otras cosas,

que tampoco se me da bien, pero, claro, yo pienso:

"Todo lo que pongas se tiene que comer".

¿No lo estarás diciendo con malicia

por ese romero que esconde croquetas?

No. No, porque iba a poner las vainas de vainilla.

Pero me los van a hacer comer.

Así que yo creo que está bien. Luego tiene la sorpresa debajo.

Sorpresa será ver dónde te colocas tú ese festival de romero de ahí.

Vamos a probar. ¡Madre mía! Eso es un bonsái.

Ah. Lleva trocitos de piña.

Oye, no comas más, que tú siempre has estado delicado del azúcar.

Si tienes azúcar, no seas jurado del programa.

¿No? -Eso es así.

El arroz con leche es un plato muy elemental,

que te queda de diez cuando le coges el punto.

Pero está claro que cuando hay un exceso de azúcar, eso es malo.

Y aquí lo tenemos. Al echar el azúcar,

se diluye y cuesta más que caramelice.

Y tú has insistido un poquito de más.

Nunca he hecho brulée. ¿Tú has hecho brulée?

-¿Bru qué? No. He hecho sablé.

(HABLAN EN FRANCÉS INVENTADO)

Muy líquido, poco arroz, poca textura, demasiado azúcar.

Y, bueno, está la piña.

Lo que estoy notando es cierto mareo.

Como si le pegases a la piña bien de tequila.

A ver si se le suelta la lengua a este o lo paralizo.

No sé cuál era tu intención.

Al meter la piña al horno,

se supone que se había evaporado el alcohol.

La mar salada. Has emborrachado a Pepe.

-Bueno, eso es lo que él dice. -También te digo.

Mucho no se ha emborrachado. Le ha quedado...

Le ha quedado raciocinio para meternos.

Y hasta hilaba frases ocurrentes.

Silvia, cuéntanos qué se esconde debajo de tu rama de romero.

Se esconden seis croquetas al estilo Abraham.

Son de tripa de bacalao

y de ninfas del bosque.

-Senderuelas. -Gracias. Senderuelas.

Dicen que lo que hay en el plato, se debe comer.

¿Te lo quieres comer? No, no.

Yo creo que le han dado como ganas. No.

Me encanta el romero. ¿Es posible que tengas

algún problema en la vista?

¿Que hayas confundido el romero con un bonsái?

Te digo también por el tamaño de las croquetas,

porque hay algunas de ping-pong, otras parecen melones.

¿Cómo las ves tú? Grandes.

Volvemos al plato original. Abraham tiene ahí

las croquetas tamaño albóndiga. Si me hacen imitar un plato,

vamos a imitar. (RÍE)

Vale. Igual, lo he parodiado, lo he exagerado un poco.

No era imitación. Era parodia. Pero, chico.

Aquí tienes un muestrario de tamaños.

Tienes una que está bien, la más pequeña, la única.

Y el resto, pues van...

Por lo que ha contado Abraham,

debería ser una croqueta muy jugosa.

La tuya es un engrudo bastante basto,

con la tripa muy gorda, las setas casi enteras.

Y debería ser muy elegante, muy fina y potente de sabor.

Pues yo pensaba que estaba bien.

¿La tripa estaba gorda? Tú no sabes lo que he cortado yo

la tripa a trocitos, hasta con tijeras.

Cuchillo, tijera. Le he aplicado todo lo que corte.

Bueno, igual, las setas sí que estaban enteritas.

A mí me han recordado mucho a las de mi abuela.

Mi abuela cocinaba superbién. Pero mi abuela hacía

las croquetas fatal. Vaya.

Y esto es lo que me pasa con estas croquetas.

Me parece que era el plato más sencillo de todos

y tenías que haberlo bordado mucho más.

Esa falta de saboooor de tus croquetas

no te lo vamos a perdonar. Y aquí el tamaño sí importa.

Nos van a echar, Mari. -¡Ay, de verdad!

Mira. Si nos tienen que eliminar,

que nos eliminen juntas. -Sí. A la vez.

Que esto, igual, no se ha dado nunca.

Pero sí. Las dos va a ser mucho más llevadero.

No. Juan no. Que Juan lo hace

(Risas) de puta madre y es guapo.

Una para cada lado.

Saúl, Pepón, vosotros dos, que tenéis el mismo plato.

Así podemos comparar uno con el otro.

Suerte, chicos. -Vamos, chicos.

Vamos a ver. -Esos crujientes de cereza.

Qué rico, por favor. Pepón, cuéntanos

cómo has preparado tu crujiente de cerezas.

Bueno, pues las cerezas las he puesto en el horno.

A la salsa le he puesto un poco de agua de azahar,

que no creo que estuviera en la receta.

Pero me parecía que le daba un gusto especial.

Te he visto muy cómodo hoy con el plato.

Habéis dado un tiempo general para platos más complicados,

como el de Juan, por ejemplo.

Este creo que requería menos tiempo.

Te daremos menos tiempo en la próxima prueba.

Aquí no puedes hablar. -Siempre la fastidio.

No pasa nada. El próximo día, diez minutos menos.

Ya está. Te hemos entendido. No des datos.

Hum. ¿Te gusta el agua de azahar?

Mira. Tengo que decir que me ha gustado muchísimo

tus aportaciones. Me ha gustado mucho tu emplatado.

El punto de la pasta filo está perfecto.

El azúcar glass le va divinamente. No tengo nada más que decir.

(Aplausos) Bien, Pepón.

Bien. Es que has encontrado un punto

donde no se percibe lo que has añadido

y has respetado el sabor de la cereza,

que, en este caso, era la protagonista y se agradece.

Maravillosamente ejecutado. Sobrado de tiempo.

Lo tenemos en cuenta. Eres un tío rápido.

Ya sabía que, por un lado o por otro, me caía.

No. El próximo día, con apretar

el culo, lo salvas. Muy bien.

Sí, chef. Saúl, cuéntanos tu elaboración.

¿Cómo lo has hecho? La elaboración es parecida

a la de Pepón. La única diferencia que he podido poner,

ha sido que he confitado un poco las fresas y el ruibarbo

con un poco de agua y azúcar. Vamos a probar.

Lo malo es que tienes un compañero que ya sabes...

Ha dejado el listón alto.

¿Cuántos días ha nevado en tu montaña?

Se me ha ido la mano con el azúcar.

Lleva capa de azúcar... Tenemos una presentación casera.

Esta es más sofisticada. ¿Veis la diferencia del emplatado?

Esto es de chicarrón asturiano.

¿De dónde eres? De Marbella.

De Marbella, claro. Fíjate qué finura.

Ahí se ve el yate, ahí se ve el Rolex.

(Risas) Yo soy de comer.

Ahí se ve Puerto Banús.

Hemos dicho que iba a ser complicado tener

un compañero que hace el mismo plato,

que íbamos a comparar. Vemos que le falta

potencia de sabor, el toque de canela.

La pasta filo no está tan crujiente como la de Pepón.

Que no está mal. Pero Pepón lo ha hecho muy bien.

Vale. En el postre de Pepón hay

un relleno que tiene que ser jugoso.

Pero, a la vez, lograr mantener el crujiente de la pasta.

Y Pepón ha logrado que el equilibrio

entre relleno y la masa,

sea adecuado. Enhorabuena.

(Aplausos)

Delante de cocinas, chicos. ¡Remo!

Con ir así, con no darme demasiada caña

e ir cocinando medianamente bien,

estoy contento y me doy por satisfecho.

Pues vamos a seguir con las comparaciones.

Marina, Bibiana y Patricia, adelante.

Ya empezamos. -Suerte, chicas.

Los Ángeles de Charlie.

Ya empezamos. La sopa, Anabel. La sopa.

Bueno, chicas, las tres tenéis la misma elaboración.

Vamos a empezar contigo, Patricia.

¿Qué tal ese postre avainillado? He caramelizado los orejones.

Y luego, la mousse, bueno, no estoy contenta con la textura,

porque lo metí a enfriar en el recipiente

en el que había montado la mousse y no en el que iba a presentarlo.

Cuando fui a servirlo, claro, al moverlo,

volvió a quedar tipo crema pastelera, más que una mousse.

Ya estamos. Ya está desganado. Ya lo está haciendo con desgana.

Parece una crema inglesa, unas natillas de vainilla.

Está muy rico. Y es que no se puede fallar.

Pero ha faltado un poco entender este postre y un poco de técnica.

Si tú presentas este postre diciendo:

una crema de vainilla con orejones,

pocas cosas malas te podríamos haber dicho.

Una mousse es otra cosa. Ya.

Marina, cuéntanos. Yo he cortado los orejones

y los he puesto a hervir con el ron

y lo he mezclado con menta también triturada.

Y el zeste de una naranja. Ya tenemos otra textura.

Bueno.

Es otra crema. Esta es líquida y esta está cuajada.

La acción de las yemas montadas o con demasiado calor

y se cuaja. Se queda más mazacote, más apelmazado.

La crema que ha hecho Patricia, me la como entera y me como tres.

Porque entra muy bien, el sabor está equilibrado.

El tuyo es pesado. Lleva mucha vainilla, mucha yema.

Lleva naranjas como para una boda.

Le meto menta, orejones, lo cargo demasiado

y termina siendo algo pesado.

Bibiana, vamos a por el tuyo, mujer.

Me quise limitar a hacer la receta más clásica.

Me parecía que era mejor poner menos

y de lo que estaba ya previsto, que añadir fantasías

sin saber exactamente o tener idea

de cómo podía ser el resultado.

¿No lleva galleta? No, porque no tenía.

Igual, lo hubiera puesto. No se me ocurrió.

Tiene un punto como si se hubiese cuajado la yema.

Pruébalo, por favor. Sabe a galleta.

Sabe a galleta. Un pelín grumoso. ¿Ves?

Está un pelín cuajada la yema.

Prueba este. Verás el aroma de vainilla maravilloso que tiene.

Textura muy suave y mucho más cremosa.

Es verdad. Ahí sabe como a galleta.

Se ve aquí cuál es la más agradable,

la que te pide el cuerpo comer más.

Están ricas porque llevan buena vainilla,

pero aquí tenemos naranja a lo loco, una textura...

Y ahí, una cocción mala donde los sabores también se van

del producto principal que es la vainilla.

Déjamelo, por favor. Me tiene preocupado Bibiana ya.

¿Por qué? Que no te vemos la cara, mujer.

Ah. ¿Me vas a dar una horquilla? Claro, mujer.

Es que vas acabando despeluchada.

Qué afición tiene Pepe en el Celebrity

de darle cosas para el pelo a la gente.

Y ahora que te veo la cara.

¿Qué has aprendido del aparato, del abatidor?

Estabas de rodillas. No estaba arrodillada

porque estuviera pidiendo un milagro.

Intentaba ver el reloj, que también era un milagro.

Le han puesto los números muy chiquititos.

Saco dos conclusiones rápidas.

Una, que no tienes que ir al de la vista, como va Silvia.

Búscate uno bueno. No vayas al mismo.

Se ha metido con mis ojos. ¿De qué va?

Oye, ni que fuera yo... ¿Sabes?

Que tengo la mirada un poco perdida, ¿y?

Y os hemos dado demasiado tiempo,

porque has estado 15 minutos rezando al abatidor.

Como dijo Pepón. Esto lo ajustaremos.

Pepón, no hables del tiempo.

¿Para qué dices que hay poco tiempo?

Que le den menos a Pepón.

Estuve friendo huevos en el último minuto

como si no hubiera un mañana.

¿Está preparado ya el Tigre de Carabanchel?

Estoy a tope. (RUGE) Dale.

(RUGE) Él se piensa que es...

(RUGE) Y es: ¡Miau!

Es un gato, no un tigre.

¿Crees que tu plato se parece al de Abraham?

Vamos a ver. Lo he visto un poco desordenado.

Entonces, le he dado un toque más ordenado.

Y, además, creo después de cinco postres,

vuestras papilas gustativas van a agradecer mucho acabar

con un momento Carabanchel y unos buenos sesos.

¿Lo de los cuatro cacharritos por qué es?

Es que habéis largado a este hombre. Se fue sin probar.

(Risas)

¿Te gusta el ajo? A mí me gusta el ajo.

¿Mucho? Esto es alioli.

Te ha salido la venta de Mataró. Prueba. Dale.

¡Miau! (RÍE)

Prueba. Dale. Regodéate.

Tiene varios defectos. Primero, ese ajo blanco

es una crema de ajo con un toque de almendra.

La tempura ya estaba diluida cuando nos hemos acercado.

El frito no es interesante, no es crujiente, no tiene nada.

El cerebrito, el seso, pues igual.

Me gustan pero cuando tienen más crujiente, más cosas.

No creo que sea un plato que tú digas: Me lo como a gusto.

¿Sabes lo que le ocurre al seso?

Que está un poco crudo porque las vísceras

hay que cocerlas algo más.

Te ha faltado hacer bien la masa de tempura

para que todo te quedase crujiente.

Y el ajo blanco no tiene nada que ver

con lo que entiendo que es un ajo blanco sutil,

que sabe a almendra, que sabe mínimamente a ajo.

Esto parece un alioli. Es un plato fallido.

Pues se nos ha quedado en minino el tigre.

¡Miau! Volverá.

(RÍEN)

Estoy esperando una buena valoración

que me dé ánimos. No estoy desanimado,

porque soy de Carabanchel.

Pero no me siento impotente.

Simplemente... No, no. Tengo bastante vigor.

Amigos de Carabanchel, sigue la potencia ahí, ¿vale?

-Alto. -Estoy arriba.

Jueces, ha llegado la hora de la deliberación.

Me tendréis que dar dos nombres, los mejores de esta prueba.

Nosotras. (RÍEN)

-Chica. -Bueno, ¿qué?

Juan. -Juan y Pepón.

No hay manera. -No.

De hacer un platito bueno.

Desde mi punto de vista, creo que Edu y yo

tenemos posibilidades. Como fallidos.

Cogemos tu cerebro y tus huevos y esto es el superhombre.

Huevos y sesos, eso es lo que nos está faltando.

A ver si vienen tempuras mejores.

Después de la tormenta, siempre viene una buena tempura.

Has fallado tú con los sesos y yo con los huevos.

Creo que al revés lo hubiéramos bordado.

Yo he dicho: "Hoy va a ser mi gran noche". Mi gran mierda.

Huy, vamos. -Bueno, a ver.

Aspirantes, en este reto os habéis encontrado

con un invitado imprevisto: el azar.

Alguno pensará que ha calculado tan bien la fuerza

al girar la ruleta, que le ha tocado lo que quería.

Y no ha sabido aprovechar esa suerte.

Es verdad que habéis tenido que replicar

grandes platos de Abraham García.

No podemos exigiros que estéis a la altura

del chef de Viridiana. Pero esperábamos un poquito más.

Tenemos que reconocer que ha habido dos aspirantes

que nos han sorprendido con sus elaboraciones,

porque han sabido replicar el plato de Abraham,

tanto por sabor como por presentación.

Y esos dos aspirantes son...

Juan y Pepón.

(Aplausos) Felicidades.

Buenos capitanes.

Marronazo. Juan, Pepón, los dos vais a ser

capitanes en la prueba por equipos.

Los retales.

Siempre me toca el equipo de los retales.

Me tocará otra vez. -Ahora no hay retales.

Juan y Pepón son muy buenos. -El que elija primero, elige.

Y luego, los retales. Siempre me quedo

para retales. -Igual, no me eligen,

después de las croquetas. -No lo sabemos.

Uno de vosotros va a tener ventajas muy importantes

en el siguiente reto.

Y, por supuesto, los 4000 euros del premio

que donará a la ONG que elija.

Y el mejor aspirante de este reto ha sido...

(Aplausos) Juan.

¡El corzo a la Betancourt!

Lo tiene todo este chico.

¡Capitán Betancourt! ¡Bien!

¡Al fin gané la prueba! Bien. Muy contento.

Juan, ¿a qué ONG quieres donar esos 4000 euros?

Lo voy a donar a Mensajeros de la Paz,

pero a un proyecto específico que se llama "Magia por Benín",

que va el dinero íntegramente a la escolarización

de todos los niños de allí y es un proyecto

con el que he colaborado. Supercontento por poder donar

el dinero a ellos y feliz por haber conseguido ganar.

Pues para África mandaremos esos 4000 euros

a través de Mensajeros de la Paz.

Enhorabuena. Muchas gracias.

Pepón estaba diciendo que vaya marrón

tener que ser capitán. ¿Te lo tomas bien, Juan?

Quería ser capitán, aunque sea una prueba,

para la experiencia. A ver qué tal.

Yo, listo para ser capitán, pero más que nunca.

He nacido para ser capitán.

Además, vas a tener ventajas pendientes.

A ver las ventajas. Ya las conocemos.

Este reto ha terminado. Pero la competición continúa.

Y ya sabéis que en la vida, como en el juego,

el que no arriesga, no gana.

¿Qué querrá decir? -Vamos a darle la vuelta.

Quien no arriesga, no gana.

(ANABEL) Y el que arriesga, se da en todo lo alto.

Extremadura ofrece maravillosos espacios naturales

de gran valor ecológico.

Y Jarandilla de la Vera es uno de ellos.

Viajamos hasta aquí para colarnos en el refugio

de uno de los músicos españoles más importantes

de todos los tiempos: Alejandro Sanz.

Entre estos árboles, ha compuesto canciones,

ha celebrado su boda y ahora ensaya su próximo concierto.

#Tú, que tú la necesitas.#

#Y aunque no quisieras, te metiste en medio.#

#Que tú la necesitas, pero coge puertas.#

#Que tú la necesitas, pero ya estás muerto.#

Aspirantes, la suerte vuelve a estar de vuestra parte.

Pero, esta vez, sin ruleta. Miedo me da.

Hoy vais a cocinar para unos de los músicos

más brillantes de nuestro país. ¿Quién?

Ahora mismo, él y su banda están ensayando

su próximo concierto. Y os advierto que ese concierto

se ha convertido en el evento,

no sé si decirte del año o del milenio.

Que este gran artista haya decidido recibirnos

en un momento de tantísima concentración,

es todo un privilegio. ¡Ay, no sé a quién aplaudo!

Aspirantes, ya podéis ataros bien los delantales,

porque daréis de comer nada más y nada menos

que a Alejandro Sanz.

(Aplausos) (GRITA EMOCIONADA)

¡"Corazón partido"! -A ver si va a tener que anular

el concierto después de la comida.

¿Y le podemos dar en la boca?

No sé. Eso lo quiero hacer yo.

(Risas) Me lo he pedido.

Siempre gana ella.

#¡Ella!# (TARAREA)

Estoy supermotivada, porque "Ella" la escribió

(Risas) pensando en mí.

¿De qué os reís? ¿Qué sabéis?

Mi primer sujetador se lo tiré a Alejandro, tía.

Tonterías de adolescente.

Pero, para mí, Alejandro es un gran cantante y yo soy muy fan.

Bueno, chicas.

(RÍEN)

Hemos tenido un desmayo. Primer desmayo del día.

Oye, y el resto que estáis tan callados, ¿los chicos qué?

A los chicos también nos gusta.

No le hemos tirado sujetadores, pero bueno.

Cocinar para Alejandro Sanz es un privilegio.

Dentro de poco, tiene el concierto.

A ver si le hacemos unos buenos platos

y nos da unas entraditas VIP o algo.

Aspirantes, vais a competir divididos en dos equipos.

Juan, Pepón, fuisteis los dos mejores

de la prueba anterior. Por lo tanto, seréis los capitanes.

Vais a elegir a los miembros de vuestro equipo alternativamente.

Juan, fuiste el mejor de los dos, así que empezarás tú.

El primero de mi equipo será Saúl.

Primero, por afinidad. Muy bueno en la cocina.

Y quiero que esté en mi equipo. -Gracias.

Pepón. Pues el primero de mi equipo

será José, porque... -Vamos por tamaños.

Porque me parece que es muy currante.

Yo creo que va a ser un buen aliado.

-Gracias, capi. -Pues la segunda integrante será

Silvia, porque cocina muy bien. Y, además, es la risa.

Lo pasaremos muy bien con ella. -Gracias, capitán.

Pues yo voy a coger a Edu, porque es un tío

que trabaja un montón y me da la sensación

de que se va a dejar la piel hoy. -Gracias, capitán.

No te voy a fallar. Te lo prometo.

-Lo sé, compañero. Lo sé. -El Tigre de Carabanchel.

Juanito. Pues... tercera, Patricia,

porque es una currante y es una chica muy lista

y la necesito en mi equipo. Pepón.

Voy a elegir a Anabel. Sé que, a lo mejor,

no está muy ducha en técnicas, pero es muy curranta

y seguro que lo que le digamos, lo va a hacer con todo su empeño.

Por último, Marina. Creo que, a pesar de haber tenido

mala suerte en muchas pruebas, cocina muy bien

y lo va a demostrar. -Gracias, Juanillo.

(SUSURRA) Yo escogería a Bibiana, Pepón.

Estoy ahí... -Espera. Piénsatelo.

No te quedan más cojones.

Y te digo una cosa. Te voy a echar una maldición.

-¡No! ¡No! ¡No! -Grandísima.

Échale al otro equipo, que él ha podido elegir entre dos.

A él también. Les voy a echar maldición a los dos equipos.

¿Os acordáis de Marlene Dietrich

que salía de un gorila, se quitaba la cabeza y salía la rubia?

Aquí el gorila está dentro.

La rubia se quitará la cabeza y saldrá el gorila.

Entre las varias opciones que tengo, voy a elegir a Bibiana.

-Gracias, cariño. -Y le voy a poner una sillita

al lado de la cocina para que cante y pele patatas.

Nos va a hacer el Radiolé. -¡Ay, qué alegría me da!

Bibiana está todo el rato cantando,

pero esa alegría también nos da mucho punto.

Yo creo que Bibiana, si le digo: "Haz esto", lo va a hacer.

Aspirantes, los equipos están hechos.

Y ahora, Juan, toca una decisión muchísimo menos complicada.

¿Qué color quieres? ¿El rojo o el azul?

He ido a la eliminatoria con el azul dos veces.

Me la voy a jugar y voy con el rojo.

Podéis poneros los delantales.

La retales. -Está mosqueada

porque no la he cogido la primera.

No, no. No estoy mosqueada para nada. Lo vais a pagar.

Si algún día soy capitán,

la voy a elegir la primera. No quiero maldiciones.

Juan, has podido elegir color y empezar a elegir

los miembros de tu equipo.

Pero, sinceramente, nos parece poco privilegio

para lo mucho que te has esforzado en el cocinado anterior.

Por eso, vamos a darte una gran ventaja.

A ver. Puedes mandar a un aspirante

a Eliminación aquí y ahora. ¡Ostras!

Piensa bien a quién eliges. Puedes desestabilizar

al equipo contrario o puedes poner en peligro

al aspirante que consideres tu rival más fuerte.

Juan, un nombre y razones.

O sea, ¿que no va a cocinar esa persona?

-Vaya marrón. Tranquilo, Juan. -No sabía qué hacer.

Tenía claro que a mi equipo no lo quería perjudicar.

Me quedaba el otro equipo solo.

Perdonad. No tengo ni idea, vamos.

-Vaya marrón, eh. -Pues... José.

Toma ya. ¡Toma!

(Risas)

Sé que se va a salvar de la Eliminación.

-Como haya huevos fritos... -Es el más fuerte

y va a ganar seguro. No va a salir eliminado.

Me parece muy bien las razones de Juan.

Juan es un buen tipo, hasta el día de hoy,

que se ha convertido en un auténtico cabroncete.

Pero esto me da puntos. No hay problema.

Pero una pregunta. Entonces, ¿yo no cocino con ellos?

¿Me puedo tomar cañitas con Alejandro Sanz?

Tú estarás en las cocinas, pero no cocinarás.

¡Me cago en la madre que lo parió!

La verdad es que me he quedado ahí descolocado.

Podía haber escogido a otros participantes

que creo que son más fuertes.

Me ha dolido que dejara al equipo azul con uno menos.

Lo único que espero ahora es que el equipo rojo

vaya a Eliminación y poder enfrentarme a ellos.

-¡Toma! -¡Venga ahí!

Hoy, por fin, esto huele a competición.

Joder, es que me quitan a uno

de los más fuertes. -Estás al 50%.

Me ha dejado bastante manco.

Ya no solamente ha utilizado la estrategia contra José,

sino contra todo mi equipo, porque nos ha dejado muy vendidos.

José, Juan te acaba de regalar este delantal negro.

Todo tuyo.

Suerte.

(Risas) No. De buen rollo.

Empecé por echarle una maldición al que me eligiera la última.

Efectivamente, ya se ha cumplido. Pepón se quedó con uno menos.

Y el cubano va a tener que montar una parada.

Te lo digo yo. A ese hombre no le va a ir bien.

Si uno me ha elegido la última, el otro no me ha elegido.

Bueno, aspirantes, ya están

las decisiones tomadas, los equipos formados.

Así que yo os dejo, porque tengo una cita. Sí, sí.

Tengo una cita con Alejandro Sanz. ¡Toma!

Me voy. En serio, estoy nerviosa. Háblale de mí.

No sabes lo que te pierdes aquí.

Aspirantes, el menú al que os enfrentáis

está diseñado especialmente para nuestro anfitrión.

Alejandro Sanz es vegano y, por lo tanto,

el menú de hoy también.

Nada de pescado, carne, lácteos ni huevos.

Es una complicación extra lo de vegano totalmente.

Estamos acostumbrados con lo que cocinamos siempre.

Todo lleva huevo o carne o pescado. Al menos, para mí.

Cocinaréis un menú compuesto de cuatro platos.

Un entrante. Falafel con salsa agria.

Eso está rico.

-¿Qué es eso? -Falafel. La cosa marroquí, árabe.

Un primero: empanadillas de verduras

con hummus y salsa curry.

Bueno, no está mal.

Un segundo: tagliatelle de amaranto y hongos.

Yo no puedo con los hongos. -¡Hay que hacer pasta!

Y un postre.

¡Toma ya! Tarta de higos.

¡Huy, tarta de higos! Qué rico.

No es que esté rico. Es que sea fácil.

Es difícil, eh. Cada equipo cocinará

dos de estas elaboraciones.

Uno hará el entrante y el segundo plato.

Y el otro, el primero y el postre.

Pepón, por ser el segundo mejor de la prueba anterior,

hoy disfrutarás de la ventaja de elegir qué cocinará tu equipo.

La empanadilla y la tarta.

-Lo que quieras. -Empanadilla y tarta.

Juan, tu equipo cocinará el falafel y el tagliatelle.

Partimos con ventaja de uno más, pero creo que los platos

que nos han tocado son más difíciles.

La masa de la pasta hay que hacerla entera sin huevo.

Supongo que será más difícil de tratar.

Aspirantes, cocinaréis para Alejandro Sanz y su banda.

Son un total de 40 comensales.

Así que calculad muy bien las cantidades.

Nuestro supermercado proveedor de alimentos os facilitará

los ingredientes necesarios para cocinar y donará el excedente

que no utilicéis a comedores sociales.

Disponéis de 100 minutos de cocinado.

Para que los dos disfrutéis del mismo tiempo,

empezaréis a cocinar escalonadamente.

Están ensayando para un concierto importante

y no tienen tiempo que perder.

No quiero retrasos. ¿Entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues a trabajar en tres, dos, uno. ¡Ya!

¡Vamos! -¡Venga!

¡Vamos, Edu! ¡Vamos, Edu!

El cesto para mí. ¡Cuidado!

No corráis mucho, que no empezamos aún.

Si vais a ir a la prueba de Eliminación.

-¡Cállate! Aspirantes, espero

que este cocinado termine como un buen concierto,

con los comensales pidiendo un bis.

Equipo rojo, vuestro tiempo empieza en tres, dos, uno.

¡Ya! ¡A cocinar, señores!

Silvia y Patri, vais con el falafel.

A tope, chicas, por favor. -Venga.

Marina, la salsa agria. Ya sabes cómo va.

¿Tienes las cantidades? -A tope.

A Saúl y yo a amasar, ¿vale?

-Vamos allá. -Vamos a reventar esta harina.

El equipo rojo tiene que preparar una pasta vegana con harina,

huevo vegetal y amaranto triturado.

Voy a triturar el amaranto. -Vale.

Venga. Ahí está. -Se tiene que triturar.

Voy a empezar con la cebolla.

¿Lo hacemos en cadena? Yo voy triturando

y lo vamos poniendo en un bol. -Vale.

Para la masa de los falafel tienen que cortar cebolla,

perejil, cilantro y ajo para mezclarlo

con los garbanzos triturados y el comino.

Cuidado que no se queme eso, Marina.

Yo creo que ya está.

Sácalo del fuego ahora, porque se va a seguir tostando.

Ponlo aquí que esto está parado.

A mí lo que me pone nerviosa es que ellos ya estén

ahí alicatados hasta el techo y nosotros aquí esperando.

Tranquilos, no os preocupéis. Tienen un miembro más,

tienen más tiempo y van a ser más exigentes con ellos.

Yo os digo una cosa, mirad cómo están trabajando.

Están asustados.

Estáis fatales, os veo muy mal.

Desde aquí todo se ve... -Qué malvada eres.

No quiero crear presión. -Os deseamos lo mejor.

Tiene muy mala pinta todo.

Mira, mira. -Fíjate, Anabel, que todo

apenas acaba de empezar, ¿sabes?

Mira a Juanito Betancourt

con la cara de bien chaval que tiene... es Judas.

Qué cruel es el tío, ¿eh? -Venga, Judas.

Te va a caer una, Juan. -Me espera una...

Yo espero que a partir de aquí

no cambie nada con mis compañeros.

Yo quiero que sigamos con el buen rollo que tenemos.

Pero no lo sé, cada uno es como es.

Y con las ventajas que nos van a ir dando cada programa

yo estoy seguro que ya no va a ir atrás.

¿Quieres que le quitemos el corazón al ajito?

El corazón... el corazón...

Vais a quedaros sin corazón vosotros.

Ay, Bibi, pero qué cosas más feas dices.

No tenéis corazón.

Si es que no has visto tú que él que va de amigo

de José Corbacho lo ha echado.

Pero son decisiones que te hacen tomar ellos.

¿Quién te hace tomar? -El señor Master.

¿Por qué no me ha echado a mí que soy más "torpa".

Eso, hazle así. Díselo así a Silvia, que quede claro.

Mira que quitarnos a Corbacho que es un hombre potente.

Es un castigo al equipo, claro que sí.

Evidentemente el otro va con carita de guapo y suavito

pero tiene... retranca.

Compañeros, hoy me gustaría

que os sintáis aspirantes por un rato.

¿Y eso qué significa, que nos vas a poner a cocinar?

¿O nos vas a dar un veredicto?

Lo que quiero es que juguéis conmigo.

¡Chan! ¿Esto qué es?

Mis mini cajitas misteriosas. Yo quiero esta.

Venga, va, es igual.

Venga, yo me quedo esta. El equipo azul.

Me quedo esta. El equipo rojo.

Hay un equipo que tiene un concursante menos

y aquí la que sabe de cocina vegana soy yo,

que me voy a quedar con el postre.

¿Os parece bien? Me parece bien.

No, este menú no es para mí. ¿Vegano?

¡Vamos, equipo rojo!

No me oye el equipo rojo, no contesta nadie.

¡Vamos, equipo rojo! -Hola, Jordi.

¿Qué tal? Nada, pues tampoco ahora.

¿Estamos con el falafel? Sí.

Lo que me importa es que os deis tela.

Porque no veo garbanzos por aquí.

Y lo del falafel va de garbanzos.

Hemos empezado con la verdura y ahora vamos a los garbanzos.

Van a pringar con los tallarines

y con el falafel. -El falafel es chungo.

Un poco de ayuda no os vendría mal.

Porque veo a Marina muy relajadita

con la salsita dándole vueltecitas a lo tonto.

Y el falafel está verde. ¿Relajadita? No.

Capitán, somos uno más en este equipo

y sacamos el primer plato.

Día importante, concierto de Alejandro Sanz.

No podemos meter la pata. No, no la meteremos.

Porque te veo centrado en la pasta,

que no es sencilla, una pasta que no lleva huevo.

Pero el falafel tiene que estar a puntito.

Métele un poquito de cañita. Antes has dicho:

"Voy a ganar, voy a meter caña."

Estamos empezando.

Aquí la única que sabe gritar un poco sabes quién es: Silvia.

Silvia. Dime.

¿Le puedes enseñar a este hombre cómo se manda?

Juan... ¡Vamos, chicos, esa masa la quiero ya!

¡Pensad que tiene que reposar!

¡Tenemos muy poco tiempo, vamos!

Genial. ¿Te has enterado?

Me he enterado. En 40 minutos quiero

falafel de diez. Alejandro Sanz, concierto.

Caña, caña, caña. Venga.

¿Cómo lo ves? ¿Está igual que la tuya o un poco pegada?

Un poco más de harina, ¿no? -Más harina.

Levanta, levanta.

Ahí está, métele un meneo con esto. Échale un poco más.

Dale ahí una buena paliza, Juan, sin miedo.

La pimienta quizá habría que molerla también.

¿Tienes un mortero?

Venga, dale. -Mortero, mortero...

Y el comino tostado no le sale. -Ya, no sabe mucho.

Hay que echarle más.

Equipo azul. ¡Y negro!

El equipo rojo lleva ya 15 minutos cocinando.

Así que a cocinar en tres, dos, uno, ya.

Edu, ponte con las masas.

Primero la de la empanadilla y luego la de la tarta.

¿Nosotras qué? -Vosotras poneros a pelar

y a picar verdura, toda del mismo tamaño

y del mismo grosor. -Y chiquitilla.

Y chiquitita. Y yo me voy a poner con las salsas.

Pepón, yo me pongo aquí. -Tú siéntate ahí.

Voy a ir cantando un poco para animaros, ¿vale?

Canta, canta. -Sí, Joselito.

(CANTA) #Quién me va a quitar mis emociones,#

#quién me va a dejar que nunca me abandones.#

José, deja lo de las canciones. No es lo tuyo.

Anímanos con la cocina. -Venga esa masa buena, Edu.

Ya me he cortado. -¿Te has cortado ya?

Sí, pero no me importa.

Aunque sea sangrando, no me importa.

¿La de la maldición se ha cortado o qué?

(RÍE) Se ha automaldecido.

Fíjate, quería yo que se cortaran los otros.

Bibi, no eches más maldiciones, por favor.

Que te has automaldecido.

¿Qué tal? ¿Qué dice José Corbacho?

Pepito "el Ventajas" ha caído al hoyo, ¿eh?

Se me ha caído el mito. Yo que te tenía aquí arriba.

Nada, has visto cómo he acabado.

Puedes hablar con tus compañeros,

puedes hacerle la banda sonora si tú quieres.

Todo menos cocinar, tú sabrás.

Pepón se pone muy nervioso si canto, mejor no.

Pues ser o no ser. Lo dejo en tus manos.

He aquí el dilema. José.

Vale, aquí estamos, en el banquillo.

¿Cómo tenemos organizado al equipo, Pepón?

Las he puesto a picar a Anabel y a...

Sois uno menos y un dedo menos también.

Pero bueno, eso no pasa nada.

Puedo perder dos o tres dedos, como los yakuza, soy japonesa.

Vale, perfecto. ¿Con qué estás tú aquí?

Acabo de picar cebolla, un poquito de ajo

y voy a empezar con la salsa de curry.

¿Y el postre a quién se lo hemos encargado?

La masa de la tarta la va a hacer Edu

en cuanto termine la de las empanadillas.

Edu, eres la masa. Soy la masa,

soy el Tigre de Carabanchel, me cachis en la mar.

La masa de empanadilla, la masa de la tarta.

Señores, vamos a darnos brío.

Que no quiero que nos pille el tiempo, ¿vale?

Pepe, ¿me puedo mover? Debería usted estar sentado.

Cuando os estáis moviendo queréis estar sentados.

Y cuando estáis sentados os queréis mover.

Me quedo aquí, venga. De verdad, no sé cómo acertar.

Me va a costar, pero me da un poco de miedo

que como me ponga muy activo penalicen al equipo.

Entonces voy a intentar respetar en la medida

de mis posibilidades el estarme quieto sin hacer nada.

Pero a ver, digo yo, por qué los veganos

no comen huevos, si los huevos...

Bueno, no me lío.

No te líes, hay que hacer un menú vegano y punto.

¿Cómo vas con eso?

Estoy maltratando un poco la batidora.

Lo siento, lo siento. Aguanta, aguanta.

Lo siento. Lo siento, batidora.

¿Qué más lleva la mezcla? Para mezclarlo todo seguido.

Perejil, cilantro, ajo picado.

Sal. -Comino.

El comino hay que picarlo también.

¿Lleva pimienta? -La pimienta ya está molida.

Y estoy picando ahora yo el cilantro.

Vale.

Voy a dividir un poco esta masa, ¿vale?

Para los dos. -Vale, venga. Perfecto.

Una para aquí.

Otra para aquí.

Más o menos está equilibrado. Sí, esto lo reservo.

Me reservo un poco de masa de esta, ¿eh?

Hay que ir probando la masa esa, ¿eh?

Porque tiene que estar rica y no lo hemos hecho nunca esto.

Ahí, Edu. Ahí estamos. Vale, vale, te quedará

un pelín de aceite. Le metes ahí al "bujero".

Aunque, bueno, se ve jugosita.

¿Cómo va este equipo azul? ¡Bien, cariño!

Qué arte. Arte y ensayo.

Te veo muy bien, Edu, con el tema de la masa.

Momento gimnasio, momento masa,

momento qué bien, momento no paro.

Ahí, no pares. ¡Buah!

Cuando tenía 20 años trabajé 4 o 5 meses en una panadería.

Tuve que amasar muchos cruasanes,

muchas ensaimadas.

Y bueno, pues algo se me ha quedado ahí en la memoria.

Me gusta. Cuando esta empiezas con la otra.

Sí, chef. ¿Oído?

¿"Chi", chef? ¿"Chi", chef?

Que me lo digas y lo hagas. ¿"Chi", che?

Vale, pues eso.

¿Y tú qué vas a hacer con los garbanzos?

Pues voy a empezar a hacer el hummus.

Porque estoy haciendo la de curry aquí.

Yo que vosotros empezaría con la tarta.

Es una cosa que te digo. Y el hummus lo haces luego.

Tranquilo, que te va a quedar muy rico.

¿Vale? Muy bien.

Edu, vamos por la masa de la tarta.

Sí. -Deja que repose

y que haya tiempo de enfriarse. ¿Ya estás con los higos, Pepón?

Sí, porque le voy a hacer caso a Samantha.

Bien hecho, bien hecho.

Hazle caso a Samantha, mucho. -Mejor, mejor.

¿Le has puesto sal a la otra masa?

Sí. -Y a esta le pones azúcar.

No llevaba azúcar, ¿eh?

Sí, la masa sí lleva azúcar. Hazme caso, Edu, ¿eh?

Mezcla primero el lino, la harina

y luego le vas añadiendo el agua y el aceite.

Oye, de todas formas me está preocupando

que lo hagáis muy bien sin mí. -Te tenemos muy presente.

Te tenemos ahí de apoyo moral y de vigilante de la playa.

Eso me da como un rollo de ser totalmente prescindible.

(RÍE)

¿Cómo vas, Saúl? -¿Qué tal la pasta?

Bueno, cruzando los dedos ahora a ver qué sale.

Es que sale muy pegada.

Equipo rojo, como sigáis así el falafel no sale.

En 25 minutos tiene que estar en las mesas.

¿Oído? ¡Oído, chef!

Chicos, vamos a hacer la masa.

Equipo azul, os digo lo mismo,

estáis empanados y esto va de empanadillas.

En 40 minutos las quiero, ¿vale?

¡Venga, vamos! -En 40, vamos, vamos.

¡Vamos! -Acabo estas y ya está, venga.

Y ya nos ponemos con el brócoli

y ya están casi todas las verduras hechas.

Buah, aquí me haría falta ayuda.

¿Qué, se están pegando?

Hay algunos que salen... -Está todo pegado.

Hay que poner mucha más harina.

Es que esta pasta no tiene nada que ver con la pasta...

Es que esta no es de huevo, es de agua y harina.

La de huevo me queda mucho mejor.

Esto es más difícil de lo que parece.

Sí, para sacar para 40 lo vamos a flipar.

Tenemos que ponernos con la salsa de la pasta.

Si le damos un poquito más de picadito

al cilantro y perejil no pasaba nada, ¿eh?

Chicos, hace falta cilantro.

¿De sabor qué tal? Sabe demasiado a cebolla,

porque hay cebolla a lo loco.

Eso te permite añadir más garbanzo.

Y añadir de una pasta de perejil y cilantro

que esté bastante machacado

para que te dé lo que le falta aquí.

¿Esto es la salsita?

A esto también le habéis echado comino, ¿no?

Un poquito. ¿Un poquito?

Los tostamos un poquito...

Eso tiene comino como para una boda.

¿Mucho? No, todo.

Me han dicho que añadiera comino.

Esto es todo el comino

que había por ahí lo he echado aquí.

Vamos a repetir esto, ¿vale? Vale.

¿Cómo lo veis? Me tiene muy preocupado esto de la masa.

Más complicado de lo que pensábamos.

Jordi, ¿tú cómo lo ves? Está demasiado fina incluso.

Está bien que sea fina, pero lo estáis llevando

incluso al extremo, y se pega más y es un rollo.

Un pelín más gruesa, ¿no? Media vueltecita.

Capitán, ¿estamos supervisando la pasta?

Sí, lo he supervisado. No te darás cuenta,

saldrá el falafel... La pasta no va a estar, ¿eh?

No estoy esperando a la... Plato principal del día, ¿eh?

Que le veo lagunas a esa pasta.

Vamos a probar en el tres.

Vale, vale, perfecto. -¿Sí?

Lo estamos haciendo muy fino. -Sí, al tres.

Hay que volver a hacerlo todo. -No la hagáis tan fina.

Esta es la buena pasta. Bien, chicos, va.

No hace falta ni colgarla incluso.

La pongo aquí directamente, ¿vale?

Venga, ¿eh?

Pepón, ¿podríamos poner ya algunas verduras?

Las espinacas, si la habéis hecho ponerlas ya.

¿Cómo va mi equipo por aquí?

Pues aquí vamos, chef. Oye, poca cantidad de verduras.

¿Cuántas empanadillas tenemos que hacer?

Al menos 80. Son 40 comensales, un par de ellas por persona.

A mí me parece poca verdura. Eso es poca verdura.

Tenéis que cortar más y más rápido.

Eso es. Más y más rápido.

Esa es la actitud. Bibiana, Anabel.

¿Qué? -Más verdura y más rápido.

Ahí estamos. -A sus órdenes, mi capitán.

Oye, ¿y José no podría ir pelando higo?

Que el higo se le da bien. -No me dejan hacer nada, Pepón.

Lo que sí puedo a lo mejor es hacer masaje, tío.

¿No? ¿O qué?

Tres y cuatro.

Para acompañar las empanadillas el equipo azul está elaborando

una salsa de curry con cebolla, pasta de cacahuete,

leche de coco y cilantro.

Pepón, mira. Sólo para que lo veas.

Pero eso es muy poco. -Sí, ya lo sé.

Tienes que echar mucha cantidad.

Y esto un poco más bajo.

Por favor... venga ya, tío. -Ahí. Venga, ahí.

Ya se va cogiendo la harina. Ahora la ha pillado.

Ahora la ha pillado, guay.

Venga, métela ahí a reposar.

Puedes limpiar y ya está, no le metas más.

¿Cómo vas con la salsa, Marina?

¿Quieres probar? -Sí, a ver.

Está rica. Le falta un poquito más de limón.

Más limón y no te pases con el comino.

No.

Silvia a hacer bolitas ya, ¿no?

Sí. -Venga, me pongo contigo.

Yo en cuanto termine esto también.

Sobre todo apriétalas, que esté compacta.

¿Cómo vas? -El curry está ahí puesto.

¿Vas bien o qué? -Sí, está bien.

Y me tiene preocupado las verduras de estas niñas.

¿Esto está muy flojo puede ser?

Está a 240. -¿Está a la temperatura?

¡Está a 240! -Ay, vale.

-La "zopa".

La "Zopa". -La "Zopa".

Bibiana, Anabel, no os desconcentréis.

Oye, por favor. -Me falta el brócoli nada más.

El brócoli, dale brócoli.

No, ya tiene brócoli.

El brócoli es lo que menos tarda en cocerse, tranquila.

No le eches mucha pimienta. Mejor rectificar luego.

Bibiana, ayuda a Anabel a cortar calabacín.

Oye, a ver si se me quema esto ahora.

Y meterle las espinacas.

Edu ya tiene los brócolis.

Ponte con las empanadillas, Edu.

Venga, brócoli. -Venga, perfecto.

Perfecto. -No, te lo enseño.

Id moviendo esa verdura, que no se pegue.

Me quieren volver loca.

(TARAREA)

#Y si fuera ella.#

#Amiga mía, y si fuera ella.#

Alejandro.

¿Quién me iba a decir que me iba a estar

esperando Alejandro Sanz? Siéntate.

Con la de veces que te he esperado yo a ti.

Bienvenida. Muchísimas gracias.

Lo primero gracias por acogernos

a todo "MasterChef", por abrirnos las puertas

de estos ensayos, de este concierto tan bonito.

Y sobre todo gracias personalmente.

Ya sabes que yo soy fan de póster.

Muchísimas gracias. La verdad que es un placer.

Tener una fan como tú es una maravilla.

¡Bueno! Y además teneros en la casa

también es fantástico para que podáis ver

cómo es por dentro todos estos ensayos

y cómo nos estamos preparando para ese concierto

que va a ser único e irrepetible, ¿no?

Un concierto que conmemora 20 años de ese disco

que fue todo un éxito, que batió todos los récords

que había que batir y más.

Seis millones de personas tuvieron ese disco.

Sí, fue increíble.

Jamás en mi vida me imaginé que podía pasar algo así.

Y bueno, nos encontramos con un éxito sin precedentes

en España y en muchos otros sitios, ¿no?

Me voy a quitar las gafas para verte mejor.

Yo te lo suelto. me han dicho: "Tú se lo tienes que decir."

Y yo te lo voy a decir. ¿Tú cocinas?

No, para invitarte a "MasterChef Celebrity"

para la próxima edición. Yo cocino un poquito.

¿Pero como para presentarte? Yo como para ganarlo.

Bueno, eso sí que me sorprende a mí. ¿Te vendrías?

Bueno, no sé.

Alejandro, ha sido un placer tenerte aquí,...

Gracias, cariño.

estar contigo, compartir este momento.

Vámonos. Y te espero en los comensales.

¿Tú te quieres venir ya conmigo?

Yo me voy contigo. Pues vámonos.

Oye, ¿quieres entrar en cocinas?

Claro que quiero. ¿Te apetece?

Es que si no para qué. Claro.

Empiezo a freír, ¿te parece? -Sí.

Empieza a freír y yo te voy haciendo bolas.

Equipo rojo, el falafel tendría que salir en 5 minutos.

Vale. No me quiero poner chaquetilla

ni nada, pero estamos mascando la tragedia.

Contéstame con sinceridad.

¿Sale en 5 minutos el falafel para 40?

No, no va a salir para 40. Ponte las pilas.

Organiza a tu equipo, mete caña.

Si no me veo haciendo el falafel.

Me tiene muy preocupado la pasta,

le veo muchas lagunas. ¿Sí?

Llevan 20 minutos que la cosa no avanza.

Y la masa pintaba bien, pero se va a cuartear.

La vamos a liar con la pasta. Vale, voy para allá ahora.

Chicos, esto tiene que salir ya. 5 minutos, tío.

Venga, dejando aquí bolitas, por favor.

Estos vamos a meterlos rápido. -Deja, Juan, ya me encargo yo.

Voy a ir friendo.

A Juan como capitán

creo que le ha faltado un poco de ordeno y mando,

de organización. Pero yo entiendo

que la capitanía siempre supera a uno.

Ve poniéndomelas allí. -Vale, venga. Ponte.

Con mucho cuidado, prueba con tres.

No vayas con muchas, que se rompen, Juan.

Que necesitan mucho cariño.

Hay que poner agua a hervir. Meto la pasta y la saco.

Tendría que meterla en agua con hielo

para que no se siga cocinando. -Vale.

Bibiana, coge el mortero y machácame comino.

Comino. -Esto está duro y soso.

Es igual, Bibiana, coge el comino y májalo.

Pepón, Bibi va a hacer eso. ¿Qué hago yo?

Rehoga eso. Ponle una gotita más de aceite y rehógalo.

Y que Bibi machaque comino.

-¿Cuánto comino necesitas, Pepón?

Como para el hummus, que lo voy a hacer ahora mismo.

¿Alguien necesita algo?

Igual estaría bien que ayudara a Edu con las empanadillas.

A estirar y a cortar las empanadillas.

Vale. -Y poned las bandejas

con papel de horno para ponerlas.

Ahí, limón.

Dame el comino.

Toma.

Ya, ya, ya.

Muy gordo este comino, Bibiana.

No está muy gordo. -No, qué va,

está más gordo que yo. -Bueno.

Necesito que os pongáis a hacer bolitas,

no muy grandes. -Estoy.

Son muy grandes, Marina. Un poquito más pequeñas.

Por dentro se quedan crudas.

No crudas, sino que no llega el calor.

Me voy a poner a hacer yo un poco bolitas.

Bueno, voy a probar. Yo no doy mucho por esto, ¿eh?

Venga, se positiva. -Venga, sí.

Saúl, no se separa, tío. -¿No?

No, esto no vale.

Chicos, ¿la pasta qué? -Mira tú a ver.

Pruébame esto, ¿eh? -Estoy probando.

Muévelo, que se te pega en el fondo.

No es que se pegue, es que no se separa.

Vamos a dejarla un minuto a ver qué pasa.

Han sido las primeras. -Estas están muy bien.

Estas están muy bien porque es la segunda que hemos hecho.

Me voy a poner con las setas. Hay que cortar setas.

Esa verdura ya está. Quítala, al off.

Ponte a picar un poquito más de verdura por si acaso.

Déjala ahí en el off y a picar más verdura por si acaso.

Ay, ¿te la llevas?

Otra placa, nena. Otra placa. -Ah.

Este es mi sitio, este es mi sitio.

Es mi sitio, pero bueno.

Venga, todo sea por el equipo.

¿Cómo vais del relleno? ¿Lo tenéis ya o no?

El relleno está. Ya podéis ir rellenando.

Dobla y ciérrala con el tenedor.

Así, así. -¿Y no le pongo agua ni nada?

No, no, no. Se cierra sólo eso, tío.

A la que yo voy tirando hay que ir sacando.

Voy sacando. Vale, venga.

Si no la pasta va a estar demasiado hecha.

Venga.

Vosotros vais bien, ¿no? -Vamos bien.

Ya tenemos como unas 50 fuera.

Equipo rojo, equipo azul,

todo el mundo atento, por favor.

Alejandro Sanz está a punto de entrar en cocinas

porque tiene un mensaje urgente que comunicaros.

E intuyo que va a afectar al cocinado.

O sea, que mucha atención.

Me voy a morir, voy a caer en la olla.

¡Ah, hola! Oh, por favor.

¿Cómo estás? Bien.

¿Cómo vais? -Muy bien.

Un poco estresados. -Jodidas, pero contentas.

Alejandro, antes de nada muchas gracias

por tu generosidad, porque sabemos que estás

muy ocupado con los ensayos de tu concierto.

No, un placer. Muchas gracias a vosotros.

Nos han comentado que tenías un mensaje urgente

que afecta al cocinado.

No, que han aparecido 10 personas más de equipo hoy

y no les podemos dejar fuera.

¿Oís? ¿Equipo azul, habéis oído?

¿10 personas más? ¡No pasa nada!

Tus amigos son nuestros amigos.

(Risas) ¿Y cuál es el problema?

Eso tiene buena pinta, ¿eh?

¿Yo o las croquetas? -Tú también, tú también.

¡Ah, me ha hecho una broma!

¡Me ha hecho una broma!

¡Estoy como el aceite!

Yo cuando Alejandro ha entrado en la cocina

no me lo podía creer.

Está madurando muy bien Alejandro.

Yo lo hubiera echado en el caldo si hubiera caldo.

¡Aaaaah!

(Risas)

Qué mala.

¿Cómo estás? -Muy bien. ¿Y tú?

Yo aquí pensando en ti todo el rato.

Oye, tengo que contarte una pequeña intimidad de Silvia.

Sí. Cuando ella de jovencita

estrenó sujetador ella dice, comenta,

que ese primer sujetador te lo tiró a ti.

Te lo tiré a ti. ¿Ah, sí?

En el Palau Sant Jordi. Tú te acuerdas.

Hombre, aquel sujetador, sí.

Te di con el broche en la ceja. Pero no te la abrí, ¿eh?

Me ha llamado Andreu,

que si tenías el sujetador que se lo des a él.

Mándale un besito a Andreu.

Y unas croquetas también. -Sí, y unas croquetas.

A ver cómo está la pasta. La pasta va a estar muy rica.

¿Sí? ¿No está un poquito fría ese agua?

No lo tengo tan claro, pero bueno...

Sí, sí, sí. ¿Sabes que lo de meter

en agua fría tampoco es buena idea?

¿No? Porque perdemos almidón,

perdemos nutrientes y escacharramos la pasta.

(CANTA) #Veo que, amiga mía, lo sé, sólo piensas en él.#

#Y esto no sale bien.#

Es que me has puesto nerviosa, Alejandro.

No, pero va a salir muy bien. Estoy convencidísimo.

Gracias. -Gracias, Alejandro.

Alejandro, acompáñame a ver al equipo azul.

Bibiana lleva toda la mañana haciendo verduras.

Verduras y dedos, verduras y dedos.

Hay más verduras en el suelo que en la mesa.

No, perdona, que la verdura está friéndose.

Esto es lo que me ha sobrado.

Es que Anabel desperdicia mucho.

Sí, ¿no?

¿Y qué le pasa a José, por qué está tan sentado?

Me han castigado, Alejandro. -¿Te han castigado?

No me dejan cantar ni tus canciones.

(CANTA) #¡Ella!# Y dicen: "Cállate."

Pero desde el respeto siempre. -Sí, claro.

Me tienen castigado aquí pero estoy animando.

Soy el road manager.

Pepón es el capitán de este equipo.

Pepón, con lo que yo quiero a Pepón.

¿Qué pasa, amigo? -¿Qué pasa, picha?

¿Cómo estás? Hace mucho que no te veo.

Lo conozco, nos conocemos hace años.

Y la verdad es que es un amigo, es un tío que me cae muy bien.

Y además tiene buen paladar.

Así que habrá que agarrarse los delantales y hacerlo bien.

¿Cómo lo has visto? Bien, yo los veo...

entregados por lo menos. ¿Sí?

Sí, yo confío en vosotros.

Si tú confías yo estoy contento.

Un placer. Mil gracias por esa confianza.

Esperemos que los platos estén a la altura.

Atiende a tus invitados que yo me ocupo de estas cocinas.

Gracias, Jordi. Nos vemos ahora.

Maestro. Chao.

Jordi acaba de decir que no habría que ponerla...

Lo que diga Jordi. -¿La saco de aquí o qué?

Un colador grande. -Pero si la saco se va a pegar.

La pasta tiene que tener agua. -Sí. Bueno, déjala.

Ahí está bien ahora.

Más rápido, más rápido.

Hemos de darle más rápido, Marina.

Luego ya las acabamos de formar aquí.

Ya, pero hay que apretarlas bien, si no se abren.

¿Cuántas tenéis? -Tenemos cienes y cienes.

Yo he perdido la cuenta. -A ver...

Un, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve...

El equipo azul tiene que hornear las empanadillas

a 180 grados durante 15 minutos.

Perfecto.

Pepón, ¿cómo vas con la salsa? -Ya está, la voy a colar.

Hay que darle caña a las empanadillas ya.

¿Cuántas hay? Mira si las puedes contar.

En cada bandeja hay 20.

Bibiana, ponte en las empanadillas.

Como sobre verdura me voy a cagar

en la madre que me parió. -Vamos rápido, por favor.

Pero tenía allí más verdura.

¿Las empanadillas del horno quién las vigila?

Están bien, pero yo no puedo vigilarlas.

(RÍE)

De todas formas tampoco se ve muy bien cuándo están o no.

José, ya no puedo más, ¿eh?

Abriendo horno, mirando el no sé qué.

Te falta ya ver la temperatura. Quieto usted ahí.

¿Quieres que te pegue a la silla?

Perjudicas a tu equipo, te lo digo en serio.

Te lo juro, te voy a tener que atar.

Ya estoy, no me muevo más de aquí.

(CANCIÓN) #Y quedará la música.#

#Y siempre la música verás.#

#Larga vida a la música, su majestad.#

#Que Dios guarda la...#

Alejandro, sé que ahora mismo tu prioridad

y la de todo tu equipo son los ensayos.

Y no es para menos sabiendo el pedazo de concierto

que nos estáis preparando.

Queremos que esta comida sirva de homenaje,

a todos los músicos, a todos vosotros,

que sois capaces de poner banda sonora a nuestras vidas.

Por eso este aplauso va para vosotros.

(CANCIÓN) #Nos quedará la música, es nuestra verdad.#

#Quedará la música.#

(ALEJANDRO) ¡Bravo, viva nosotros!

Con dos bandejas más están todas.

Necesito un poco de sitio, estamos un poco...

Pues yo no sé, si queréis me pongo allí en el patio.

Yo lo que ustedes digáis hago.

Bibiana, cariño, cámbiate con Anabel por favor de sitio.

Porque eres más alta y no puedo llegar yo ahí.

Vale, yo molesto menos. -Yo me voy a ir.

A mi casa. -Sí, porque sí.

¿Estás mosqueada? Vente, Bibi. -No.

No, cariño. -No, Bibi, ven.

Es que no podía contigo.

Me han mandado aquí a picar para que haga algo.

Y cuando he venido a rellenar me han dicho que venga "pacá".

Entonces yo me he venido "pacá".

Y como allí no quepo porque soy alta

pues voy a venir amputada la semana que viene.

Bibiana, estabas aquí entre Anabel y yo...

Estaba donde estaba rellenando,

porque tú no estabas rellenando.

Ahora cuando me pongo necesito llegar al sitio.

Que sí, que dejadme. -No hay tiempo para discutir.

Por eso. -Si quieres rellenar, rellena,

No, no tengo ganas de rellenar ni de discutir.

Pero que yo estaba ahí, Pepón.

Pero hacemos una cosa, que siga rellenando.

Venga, Bibiana, ponte. -¿Dónde quieres que lo haga?

En el lado de Anabel. Que no, donde estaba Anabel no.

Toma, cariño. Toma, por favor.

En lugar de discutir rellenamos.

Eso es lo que estaba haciendo yo, exactamente rellenar.

Desde que he llegado, cocinar y rellenar y pelar.

Bibiana, estás enfada conmigo, pero no te enfades, por favor.

No tengo ganas de enfadarme con nadie.

Yo luego te explico lo que ha sido.

Pero no te enfades, por favor. Vamos a hacerlo bien.

Y perdona si te he mosqueado.

Nos pasan cosas y no siempre son agradables.

Si a eso le añades cansancio

pues evidentemente existe una fragilidad añadida

que hace que los sentimientos afloren,

estén más a flor de piel. Y eso es lo que ha pasado.

Bibi, ¿estás bien, cariño? -Ahora se le pasará el sofocón.

Ya está, cariño, de verdad. -Toma, cariño.

Ahora nos tomamos una cervecita.

Anímate, cariño.. -Anímate, por favor, Bibi.

El otro día también exploté yo.

Y si te pilla floja de ánimo y vulnerable.

Te pido perdón si te ha molestado.

Lo siento, cariño, de verdad. No estés mal, cariño.

No quería verla sufrir, ni verla mal.

Porque la quiero mucho y quería que estuviera bien.

Me he sentido culpable en algún momento. Digo:

"A ver si por decirle las cosas mal dichas

la he hecho romperse."

Y bueno, me imagino que será por muchos más factores,

pero me siento un poco culpable en ese sentido.

Bueno, Bibiana. Te he visto enfadada sin motivo.

Estamos en un equipo entre todos con buen rollo.

¿Hay alguien que te trate mal? No.

Los pongo firmes yo ahora mismo, el que tú me digas.

Tú eres mi ojito derecho, que lo sepas. Pide.

Pero vamos, que te sobra a ti carácter y fuerzas

para comerte tú las 100 empanadillas

y las 100 tartas de higo, por Dios.

Que no me entere yo que te falta a ti algo aquí.

Saca esa fuerza que tienes dentro.

¡Quiero ver a ese huracán cocinando!

Venga, necesito más bolitas, más bolitas.

Dame la bolita, dame la bolita.

Equipo rojo, 10 minutos de retraso.

En 5 minutos lo saco como esté. ¿Vale?

Voy a ir a emplatar -Bonito. Cúrratelo, ¿eh?

-Sí, tranquilo, que no se me ha dado mal.

Por eso, por eso. -Marina, ven tú.

Ve colocando, ¿vale? Uno, dos y tres.

Voy a echar una manita porque si no esto no sale

ni a tiros y no me fío de nadie.

Venga, vámonos. Vámonos.

Te ayudo yo con el falafel. -Venga, va.

Silvia, ¿cómo vas con las...? -Nada, me queda nada y menos.

Vosotros haced tranquilamente.

Juan, cadena de trabajo. Vale.

Es el secreto de emplatar rápido y hacerlo con gracia.

Venga. Camarero, los que tengan falafel pueden salir. Gracias.

Muchas gracias. Los aspirantes han elaborado

un menú vegano en honor a nuestro anfitrión,

y tengo entendido que a muchos de vosotros.

Vamos a empezar con un entrante,

falafel con salsa agria.

Lo ha elaborado el equipo rojo. Espero que os guste.

Pues empezamos, ¿no? A ver qué tal.

Está bueno. Se han pasado un poquito con la cebolla.

Le han echado cebolla para 16 ensaladas.

(Risas)

Pero está muy bueno.

¿A vosotros no os ha llegado todavía?

Qué os gusta que haya un retraso, ¿verdad?

¡Caña, caña, caña! 8 platitos nos faltan, va.

No tenemos más masa, ¿eh? ¿Que no tenemos más qué?

Silvia, ¿8 por 3? 24.

Que me faltan de falafel.

¿24 falafel faltan? Claro.

Pues no hay más masa.

Pero eso lo vemos antes,

ponemos dos y por lo menos comen todos falafel.

Ahora hay 8 personas que no van a comerlo.

¿No hay masa? No hay masa, queda esto.

Venga, venga, venga. Échame ahí cosas.

Alargarme esta masa un poquito. Cago en la mar salada.

¿Tienes un cebollero? ¿Tenemos cilantro?

Cilantro no hay. No hay perejil.

El perejil lo tengo en la mano.

Pues cilantro no hay. Joder, qué rapidez, colega.

Habría que ponerse con la salsa de la pasta.

Es que ya no puedo más, tío.

Es que no hemos empezado con la salsa.

Esto es un desastre de la leche, ¿eh?

Vale, ponlas ahí al lado de la otra.

¿A ver cuántas hay? Espera, las cuento.

Dos, cuatro, seis, ocho... -¿Cómo vais, niños?

Vamos bien. Esa se ha quedado como "chuchurría".

No, que se moldea. -Vale, vale.

66. Ahí faltarían hasta 90 faltan 26.

Tiene que haber 100. Vienen 50 personas.

Pues entonces tenéis que meter en esa bandeja 36.

Habrá que meter una bandeja más.

Si quieres, como hay que meter otra bandeja más...

¡Me cago en la mar! ¿Qué pasa aquí?

Que estoy colocando sólo. Estás cocinando.

No, no cocino. ¿Otra vez lo tengo que repetir?

Que no puedes cocinar.

¿Quieres que te encadene a la silla?

A un árbol. O te penalizo más.

No, no, no, ya está. O a tu equipo.

¿Qué es lo que buscas? Nada, nada. Ya está, ya está.

Vamos a ver, Pepón, ¿tenemos esas empanadillas ya?

Están todas. Sabes que son 10 más.

Con lo cual serán 20 empanadillas más.

Son 100 empanadillas, sí.

Con 20 en esa bandeja ya hay suficientes.

José, vamos a ver, ¿te ato a la silla ya de una vez?

¿Voy a por una cuerda y te ato? Sólo he hablado.

Cago en la mar, 17 veces te lo he dicho ya.

¡Hostia, pero no me asustes! ¿Esto qué es?

Que voy a por la cuerda ahora mismo.

¡Dame la cuerda! Ya me tienes hasta las narices.

Soy Pepito el Atado.

Nudo "escurridizo" que se dice en mi pueblo.

En Illescas hacéis nudos marineros cojonudos.

Allí lo tenemos todo atado y bien atado.

Vale, vale, muy bien. Quieto ahí, no te muevas ya.

Sí, no pasa nada. Estamos bien.

¿Cómo va, niño? -Yo puedo ya con la tarta.

Venga, pues vete con la tarta ya, rey.

¿Ya están las empanadillas?

Ya están las 106. -Exacto, sí.

¿Y ahora qué hacemos?

Hay que esperar a hornear las tartas.

¡Venga, chicos! No nos relajemos.

Yo sólo me relajaré cuando vea a Juan Betancourt

en la prueba de eliminación. -Venga.

Oye, eso hacedme ni que sean 16 piezas

para poder sacar dos por persona.

Pero muy rápido. Venga, 16 piezas ahí, chicos.

Os dejo 5 minutos de reloj. Si no me obligáis a cancelar.

O sea, que meteros caña. Vale, vale.

¿Cuántas faltan? -Hay que hacer 16, ¿vale?

Joder, es que va a faltar masa.

No salen, aquí hay poca masa.

Sí, 16 salen. -Que sí, cariño, sí sale.

Pero que vamos a hacer el ridículo.

No. -No, tenemos que sacar algo.

Tienen que comer, hay que sacarlas.

Sí, las sacamos así. Está bien, está bien.

¿Cuántas tenemos? -Hay 14.

15 y yo tengo una aquí. -Qué pequeña es esa.

Ponle un poco más a esa.

Tienen que salir para que puedan comer todos.

Mira, esta ridiculez, ¿no?

Los últimos falafel que sacamos parecían garbanzos,

garbanzos rebozados con harina y un poquito más.

Eran de miniatura.

Intentamos sacar algo para que lo pudieran probar

los comensales, pero ha sido un desastre.

Listas, vamos a emplatar esto. -Venga, vamos.

Equipo azul, en 10 minutos salen las empanadillas.

Ya deberíamos empezar a emplatarlas.

Vale, venga. Cojamos ahí un plato hondo.

Se ponen dos empanadillitas.

Tenemos estos boles donde van las salsas.

Las salsas las voy a emplatar ahora mismo.

Las empanadillas van a salir.

Lo que vamos tarde es con la tarta.

Yo no sé emplatar bien, la verdad. Hago así.

Oye, Jordi, ¿no han salido todos tus falafel?

Estoy preocupado, ¿eh?

Mi equipo tiene ya las empanadillas.

Los tienen fritos.

Ahora Juan está emplatando solo.

¿Pero dónde están? ¿Los han hecho o no?

Juan, ¿tenemos los falafeles para 8?

Porque veo 4 platos ahí y estás solo emplatando.

Los tenemos. Venga, que Pepe está esperando

para sacar empanadillas. Ya está, ya está.

Saúl, tráemela. -Si necesitáis una mano podemos

prestarnos alguien de nuestro equipo.

Te voy a matar. Bueno no, mejor no.

Si es que las tiene hechas.

¡Pero emplatad los 8 falafeles ya, por el amor de Dios!

¡Ya está! Está solo...

Adiós, Pepe. Oye, ¿pero tienes tú que ir

a emplatar también unos falafel en un plato?

Pon: pam, pam, pam. Venga, va.

Camareros, por favor, los que tienen dos falafelitos.

Jordi, vamos a ver, oye...

¿Ya está Dalí aquí con el trazo liso?

Sí. Esto es lo que les enseñas

a tus aspirantes, ¿no? Media hora de retraso

pero el tracito así estilo Jordi.

Oye, para poner dos falafel con media hora de retraso.

Me lo llevo. ¿Y lo buenos que están, Pepe?

Sólo faltaba eso, que estuvieran malos.

Vete a repartir leña por ahí, leñador.

¿Sólo dos?

Gracias.

O sea, ellos tres y nosotros dos.

Buenas. Hola.

Vengo a preguntaros a vosotros precisamente

porque creo que sois unos de los damnificados

del retraso de los falafel. Pues sí.

A ver, toda la mesa ya ha terminado

y a vosotros os acaban de llegar.

Los veo un poquito pequeños. Y menos.

Anda. Porque mis compañeros

han tenido tres y a nosotros nos han puesto dos.

Se ha perdido una unidad en el camino.

Bueno, ¿nos centramos en el sabor?

A mí me parece un poquito insipidillo.

Bueno, estamos de un exquisito.

Hombre, por la pasta que hemos pagado yo creo que...

(Risas)

¿Cómo rectificamos la metedura de pata?

Haciendo una pasta de diez. Va, chicos, pues todos aquí ya.

Faltan setas ahí a lo loco, pero a lo loco.

Vale, veo mucho shiitake, vamos a lo facilón, eh.

Vamos a entender que es una pasta con salsa de setas, no de seta.

Vale, perfecto. ¿Vale?

Rápido, Marina.

Chicos, todos a cortar hongos. -Voy.

Así, todos así, Anabel, Bibiana, pam, pam, con dos.

-Pepón, meto tarta. -Sí, muy bien.

¿La pinchaste con el tenedor? -Sí, señor.

Antes de rellenar la base de la tarta, el equipo azul

tiene que hornearla a 200 grados durante diez minutos.

Vamos a ver, equipo azul, sacamos platos ya, ¿lo tenemos?

Pues, venga. Chicos, dejad que se lleven

y seguid. ¿Está todo, se lo pueden llevar?

¿Eso va así de triste, Pepe? Sí, así de triste, sí.

Ponemos las salas aquí, chicas,

venga, qué pasa con ese humus, Pepón.

Necesito que me traigas esos cuencos de ahí.

Vega, el aceite de oliva, ¿dónde está? Venga, Anabel, venga.

Vamos a ver, camareros, ¿estamos preparaos,

sacamos empanadillas ya? Sí.

Pues, adelante, sacamos platos de empanadilla, por favor.

Adelante, plato y sabéis que la salsa

va al centro. Salsas al centro.

Eso es, fenomenal.

A continuación os serviremos unas empanadillas de verdura

con humus y salsa curry.

Lo elaboró el equipo azul y a ver si está rico.

Parece que la han tirado de un tejado.

(Risas)

Buenas tardes, bueno, os veo riendo, ¿es buena señal?

Muy buena. ¿Está rico?

Está bueno, está bueno.

¿La verdurita está bien hecha

la de dentro, salteadita bien? El relleno muy bien.

¿Ha probado el humus? Lo probé.

¿Y qué tal? Buenísimo.

Me ha gustado más el curry. Estoy encantada contigo, de verdad,

que te guste todo. ¿Y a ti, Juan Carlos,

cómo va la cosa? Muy bien, la verdad.

La salsa creo que está en su justa medida,

los sabores se mezclan muy bien y encantado de la vida.

(CANTA) #A lavar los champiñones#.

Oye, sigue habiendo pocas setas porque lo que hacemos aquí

es trabajar a las cocinitas en plan la Nancy.

No, oye, pa, pa, setas, setas, caña, fuego, fuego.

¿Qué os parece si estos champiñones?

¿Vemos una cosita? Sí.

¿Cómo te lo digo? Esto entero

te lo corto si quieres, en menos de un minuto.

Venga, vale. Me voy a ir porque

estoy haciendo aquí un cocinado sin chaquetilla encubierto.

Corto estas setas y desaparezco de aquí.

Muchas gracias, chef.

Lo que tú digas, chef.

Sí, chef.

Muchísimas gracias, chef. Pa, pa, pa.

Qué estilazo, qué nivelazo, yo me quiero morir.

Jordi, esta es la pasta que tenemos, me preocupa

porque debería echarle un poco de agua para que se mantenga.

Esta pasta la estamos meneando de aquí a allá

y le está pasando lo normal que se está rompiendo.

¿Qué haría yo? Calentar el agua, muy calientita, pam, pam,

no la toco casi, la escurro bien, salsita y me voy.

Si la tocas un poco más no será pasta, será sémola.

Vale, chicos, pues ya sabéis.

Venga, vamos, Saúl, cuando termines con las setas, tráelas aquí.

-¿Hago todas estas? -Sí.

¿Cómo vas, niño? -Tiro esto, ¿vale?

-Vámonos, vámonos.

¿Cuántas tenemos? Cuatro. -Tenemos...

-Tres, tenemos tres. -Tres tartas, nos faltan dos.

-Hagamos seis que vinieron 10 más.

-Oye, haré las tiras para meter aquella en el horno.

Esa te quedó muy corta. -Se me ha bajado.

-Dame, dame.

Vete para allá, rellena las tartas ya.

-¿Ya está esa? -Sí.

-Ya está. -Yo lo echo y tú la colocas.

Así te lo calculas, Pepón.

-Creo que ya está. Capitán, Pepón.

Sí. ¿Cómo vas con las tartas?

Perfectamente. Perfectamente, no vas.

Yo creo recordar que la tarta original que venía,

tenía unas tiritas puestas encima. Las hace Edu.

O sea, Edu hace todo y aquí hay tres parados

porque Edu hace todo. Chica, Bibi, ponte tú,

limpia esto y haces unas tiritas, las puedes hacer, perfectamente.

Ayudad al equipo. Toma, Pepón, ah, no te hace falta.

Esta no estaba pinchada y la pinché.

¿Cómo quieres que las corte, finitas?

-Creo que así, ¿no? -Así.

Edu es un fenómeno, me declaro fan de él,

lo era antes de estar en el programa,

pero esto no ha hecho más que darme razones y motivos

para que a alguien que no conocía y admiraba, admirarlo más.

Mira, toma.

Ve poniendo por encima. -Cuidado, Anabel, pásame una aquí.

-Venga, otra para allá.

Eso te da para dos tartas. Muy bien, ¿ves como Bibi

puede hacer las tiritas? Vamos bien Anabel, Bibiana.

El ayudante este por qué se levanta de su silla?

Porque es así, él... ¿Qué?

Aquí atado animando al equipo.

Atado no estás. Bueno...

Pepe no sabe hacer nudos marineros, pero yo soy de Segovia

y en mi pueblo se hacen buenos nudos.

No me ates como un cochinillo.

Como te vea moverte de aquí, te encadeno.

Por favor, me ata Samantha, este sueño lo tuve alguna vez.

Pero ibas vestida de cuero. -Cincuenta sombras de Samantha.

Fantasías vas a ver tú como te desates.

No sabes la mala leche que tengo.

Vale, me quedo quietecito que estoy más guapo.

No te muevas. Sí, ama.

Sentado en el banquillo me sentí fatal, me ataron Pepe,

Samantha y al final me sentí un poco en el rincón

como cuando me castigaban en el colegio, ¿no?

Pepito, el castigado he sido hoy.

Una botella para ti y otra para mí.

-Va, chicos, sacadlo, va.

-¿Toda? -No, yo añadiré poco a poco.

Que se la vaya bebiendo.

Ay, qué buena pinta tiene esto.

Que haga chup, chup, ¿vale? -Vale.

Venga, estamos fuera de tiempo otra vez, vamos a meter,

mete, mete, metemos caña, caña que reduzca rápido.

Venga, ¿tengo el agua de cocción caliente, hirviendo?

O sea, somos uno menos y se tuvo que poner Jordi

la chaquetilla para ayudarlos.

No te digo 'na' y te lo digo 'to'.

Veo la pasta muy justa, hay que repartirla con criterio

y hay que hacer setas a lo loco por si falta pasta,

al menos tener volumen de setas. Patri, tráeme las setas que tienes.

-Voy. Organizamos, por favor,

yo remato el rehogado este, el cebollino y demás.

Sal, ¿lo habéis salado? Dale sal a saco ahí.

-Venga, aquí hay sal. Venga, rápida, rápida,

me rectificas la sal, la pimienta y con mucho garbo.

Cuidado, cuidado. -Es para echarla rápida.

-Vale, ahora... -Moverla rápido, dame eso, dame.

Cuidado, no rompas la pasta. -¿Oye, emplatamos ya?

Sí, ¡ah! ¿Seguro?

Porque si estamos mojando la pasta, hay que emplatarla ya.

Colamos y al lío.

Cuidado. -Cuidado.

-Cuidado, cuidado. -Ahí, perfecto.

-Espera. -No des tanto.

-¿Lo tienes? -Sí.

-Entró, está dentro.

¿Cuantos platos hay dices? -Dije a Edu que acabase

las tiras porque la tarta que hacemos es extra.

-Para nosotros. (RÍEN)

-No, para nosotros, no, si como dicen

vienen 10 más que no nos digan que falta.

-Hace falta hacer dos tartas, nos sobra.

-No, una, sale una de dos. -Dos.

-Dos, exactamente.

Voy a sacar las dos primeras, eh.

Mira, así se separa, perfecto. -Ahí, ahí.

Oye, a ver, ¿habéis sacado la pasta ya?

Es que estamos sacando ya si quieres las tartas de higo.

No, saco ahora la pasta, vámonos, señores.

Ya se separaron, ahora están como Dios.

¿Tengo la pasta? Sí.

Vámonos. ¿Qué pasa aquí?

Lleváis 10 minutos de retraso.

De verdad...

¿Emplato yo? -Ayúdame a emplatar.

Mando a alguien del equipo azul. No te preocupe.

No, a quien voy a mandar a un sitio es yo a ti.

¿Me pongo la chaquetilla y ayudo? No hace falta.

Oye, vamos a ver, eh, no empecemos con las tonterías

que esto no es el ABaC, aquí cojo yo el perolo este

y os lo pongo como cuando estuve en la mili.

Me cago en la mar salada. ¿No sabéis emplatar,

vamos a estar dos horas? ¿Te puedes ir?

Qué diferencia hay, me cago en la mar.

Oye, capitán. Venga, la salsita.

-Son 50 platos, cuidado con las cantidades.

Repartimos ahí ese poquito de cebollino.

¿Saco la tarta de higo ya o qué?

Te voy a matar. ¿Retraso un poco la tarta de higos,

la retraso un poco? Veamos las tartas acabadas.

Chicos, en cadena. -Exacto, somos bastantes.

¿Dónde están las tartas acabadas? En el horno.

Yo no veo las tartas acabadas.

Hay cuatro en el horno. En el horno.

Tú, calla que estás en el banquillo.

Y atado, ¿tú te crees?

Si esto está crudo. No me abras el horno.

Está crudo y el horno está parado. ¿Qué pasa aquí?

¡Eh! Porque estoy atado que si no...

Vamos, vamos, vamos.

Venga, rápido, rápido, vámonos, venga.

Tenía que ser 29... 30, 31.

Eso me gustaría, pero estamos aquí. Yo necesito organización,

cuando estén llenas, nos movemos. Venga, Marina, venga.

33. Venga, vamos, caña por un tubo.

35.

-Limpia eso un poco que se me ha caído ahí.

Aúpa aquí.

Esto es la muerte a pellizcos. Vamos, vamos.

El siguiente plato que vamos a serviros es

tagliatelle de amaranto y hongos.

La receta es buenísima, así que espero que el equipo rojo

haya sabido reproducirla.

¿Qué te parece la pasta a ti?

-Bueno, está un poco pasada.

-Sí, está como lamiosa como si llevara mucho tiempo

en el agua, ¿no? -Puede ser.

La salsa está buena, pero la pasta en sí no me gusta.

Venga, equipo rojo, han salido los platos,

un falafel con mucha cebolla, no contamos los falafel,

faltaron ocho, la pasta pintaba muy bien al principio.

Ya, pero se pasó. Eso...

-Se ha pasado un pelín. Parece no sé qué decirte.

La salsa está aceptable.

De nada, cocina limpia. Gracias.

(TODOS) Gracias, chef.

Venga, chicos, cocina limpia, ya se ha acabado la tortura.

Y el falafel, una putada. -Bueno, pero al final lo sacamos.

-¿Sabes qué? Que los primeros salieron muy grandes.

-Tampoco eran pequeñitas que luego con la...

-Estaban ridículas, pequeñitas, no.

-La verdad, es que iba con una expectativa

un poco más alta con mi capitanía porque creí que lo haría mejor,

que organizaría a mi equipo mejor y al final fue un poco desastre.

Es muy complicado, mucho, ser capitán.

Mira a ver, cuenta las pizarras. -Creo que hay 57 a groso modo.

La masa de abajo, ¿no está, Pepón? Sí, voy a sacar las tartas.

-Vale.

-Perfecto, déjalas ahí.

-Oye, tenemos que emplatar, cuidado.

-Eso.

Perfecto, llévate todo eso a la mesa.

-Esto ya está. Esta es la especial para Alejandro.

Sí. Por favor, a emplatar

los postres, equipo azul.

¿Cómo lo vais a emplatar? Pues así.

-Con esta, con la espátula. -Sacarla aquí.

¡Hombre! Y hacer ocho cortes.

Ocho cortes. Mira, mejor, escucha.

De aquí... al centro.

De aquí para acá, con decisión, fa, fa, fa.

Me da un gusto. Que las vaya sacando.

Golpe seco, pero ponlas allá para no guarrear.

Yo las pongo, no te preocupes. -Vas tú, perdona, corazón.

-Chicos, ponedla en platos.

-Voy a ir emplatando y poniendo ahí fuera.

Deja que haga las porciones. Esperad a los camareros.

¡¿Eh?! ¿Eh?

No, estoy atado, estoy atado. Camareros, por favor,

pueden ir sacando los postres.

Venga, perfecto, chicos, poquito a poco.

Vamos, muy bien, así me gusta, bien, vamos.

Un camarero más y ahora vuelven. Así se sacan los platos, vamos.

Muy bien, así me gusta. Y para terminar, el equipo azul

os preparó un postre que os va a hacer recuperar

toda la energía para seguir ensayando.

Es una tarta de higos, a disfrutarla.

Bueno, te pillo ahí dando la 'cuchará', ¿a mí?

A ver.

Que me da de comer, oye.

Esto ya es...

Pero está buena.

Para mí está rica. Está buena, la compota

de higos natural está buena

y sabe a higo, lo que tiene que saber.

O sea, está muy bien, no está demasiado dulce

que, normalmente, estas cosas se pasan con el azúcar.

No, yo creo... a mí me ha gustado. Está muy rica.

Pero te tengo que preguntar por todo el menú.

Ha estado muy bien, creo que son unos monstruos,

todos medalla de oro, primer dan, cinturón negro todos.

(RÍEN)

Pero estaba todo muy bien,

hicieron un gran trabajo, de verdad.

¿Le damos un aprobado? Claro que sí.

¿Los invitamos al concierto? Los invitamos, eso va.

Eso está claro. Alejandro, ha sido todo un placer

que hayas estado aquí y, sobre todo,

que nos hayas abierto la mente un poco también

en esta cocina vegana que ahora practicas.

Bueno, te dejo que sigas disfrutando de la tarta.

Muchas gracias. Gracias.

¿A José lo dejo así o le desato? Desátale.

(CANTA) #Desátale#.

El cubano lo pagará. Vamos, anda, el cubano lo pagará,

pero yo te desataré que bastante castigo has tenido.

Gracias, Samantha. Ay, ay, ay, vamos.

Estoy libre, venga, chicos.

Equipo azul, ¿sacasteis todos los platos?

Sí. Bibi, te vas comida todos

los días, comida, cenada, desayunada.

Prueba esto, Samantha. -Es para probar.

-También la quiero probar. -Brutal.

-Reparte para ti y para mí. -¿Está buena? ¡Ole!

Qué bien. -¡Vamos, ese equipo azul bueno!

¡Capi!

-¡Bravo! Equipo azul, a limpiar cocinas.

A limpiar cocinas. -Vamos, ahí, señor.

Oye, está de puta madre.

-Está brutal.

Yo estoy contento con el trabajo que hicimos, salió todo bien,

en su momento y creo que como como capitán

repartí bien el trabajo

para que todos hicieran cosas sin parar y saliera.

La verdad, estoy contento.

Bueno, comensales, espero que hayáis disfrutado

de la comida y, sobre todo, que hayáis cogido energía

para esta recta final.

Estoy segura de que "Más es más" será un éxito rotundo.

Gracias por acogernos con tanto cariño

y a ti, Alejandro, pues gracias por tu generosidad.

Un placer. Y hasta siempre,

nos vemos en el concierto. Nos vemos allí.

A voz en grito, ahí estaremos, gracias.

(Aplausos)

Aspirantes, quiero que sepáis que Alejandro Sanz

y todo su equipo han quedado, gratamente, sorprendidos

con vuestra buena mano en la cocina.

Así que, enhorabuena. Bueno...

(APLAUDEN) Gracias.

Menos mal.

Pero bueno, ya sabéis cuáles son las normas,

solo puede ganar uno de los dos equipos,

así que es el momento de escuchar a nuestro jurado

y saber qué aspirantes acompañarán a José Corbacho

en la prueba de eliminación.

De qué va. Equipo rojo, tengo que deciros

que lo que pasó hoy en cocinas se veía venir.

Cuando vi lo contento que se puso Juan cuando Pepón nos dio

esos dos platos, pensé: "Este no se entera

de la dificultad que tienen".

El falafel estaba correcto,

pero os pasasteis con la cebolla tres pueblos.

Tenía solución y no demasiado compleja, igualando el resto

de ingredientes que vienen en la receta.

Pero no habéis sabido hacerlo

y la pasta, pues una pena, sinceramente.

Y digo pena porque te he visto, Saúl, dejarte la piel.

¿Cuál ha sido el problema? Hemos escaldado de más

y encima la dejamos demasiado tiempo en agua.

Todo ese buen trabajo tirado por tierra.

La pasta se hidrató demasiado, se pasó demasiado,

en consecuencia, y encima la hemos meneado de aquí para allá

y se ha roto de más. Quedó, en definitiva,

una pasta que encima tenía poca sal y estaba un poco sosa.

Supongo que también conforme íbamos viendo que la cosa

no iba como esperábamos, nos poníamos más nerviosos

y es ahí donde Juan tendría que haber dicho:

"Va, tú, tú, tú".

Y se ha dispersado, o sea, creo que estaba sobrepasado.

Juan, tengo que reconocer que como capitán esperaba

más de ti, sobre todo, después de oírte decir:

"He nacido para ser capitán".

(Risas)

¿Dijiste eso? Es muy fuerte lo tuyo.

-Se vino arriba, se vino arriba. Te vi muy contenido, tibio,

sin tomar decisiones, emplatando con parsimonia.

Al final me puse la chaquetilla y organicé yo a tu equipo.

Espero que, por lo menos, esta prueba te sirviera

para aprender la lección. Un capitán tiene que contagiar

tensión a sus compañeros, pero tensión positiva,

esa que sirve para motivar a los compañeros

y dar el ritmo que el cocinado necesita.

Sé que lo puedes hacer mejor, pero hoy te venció la presión.

Estoy de bajón porque quería hacerlo bien

en mi capitanía, venía muy contento

de dos pruebas muy buenas que había hecho

y que se vaya todo ahora al garete por una pasta,

me da un poquito de coraje.

Y hablando de capitanías, Pepón, me has sorprendido ver

que en los 100 minutos de cocinado solo tomaste una única decisión.

Dejar en manos de Edu la parte más importante del cocinado.

Bueno, confiaba en él.

(RÍEN)

Tengo que reconocer, Pepón,

que es la mejor decisión que habías podido tomar.

Edu lo ha clavado.

Gracias, chef.

(APLAUDEN)

Más que el tigre de Carabanchel, eres la masa de Carabanchel.

La masa. Demostramos que en Carabanchel

no solo hacemos mollejas

sino que también somos veganos.

Carabanchel, somos veganos.

Anabel, has sacado el trabajo a tiempo y sin errores

y me gustaría hoy decir

que has sido un ejemplo para tus compañeros.

Muchas gracias. Enhorabuena.

(APLAUDEN)

Gracias.

Voy aprendiendo, igual, algo. Lo mismo, lo mismo.

Ya aprendí que tengo un cometido y hasta que no lo acabe

no pasaré a otra cosa, ahí he estado yo así muy, muy...

Muy como los burros

con las orejeras y no despistándome con nada.

Habéis sabido reconducir

las empanadillas a tiempo y quedó un plato rico que además

triunfó entre los comensales que lo sepáis.

Bien. (RÍE)

Perdón.

Éramos un poco Martes y Trece con lo de la empanadilla

Mi encarna...

-Encarna, bonita. -Encarna, bonita.

-Sí, pero de empanadillas ya tuvimos bastante.

-Sí, tuvimos mucha empanadilla hoy.

Equipo azul, reconozco que hubo un momento

en el que me habéis puesto bastante nerviosa con el postre.

¿En qué cocina se ha visto que teniendo un postre

a medias los cocineros están parados y mirando al aire?

Pero aún así quiero que sepáis

que estoy bastante contenta con el resultado.

Bueno. Y, sobre todo, porque, por fin,

me escuchasteis un poco y empezasteis con el postre

desde el principio del cocinado.

Felicidades.

(TODOS) Gracias, chef.

(APLAUDEN)

Aspirantes, antes de decir cuál de los dos es el ganador,

quiero hablar de un aspirante que me ha decepcionado.

Tiene un potencial brutal porque es organizado, rápido

y, sin embargo, hoy...

pues ha trabajado bastante flojo.

Y se ha empeñado además en emplatar

con instrumentos cursis, no sé qué le ha pasado.

Y ese aspirante es...

Jordi Cruz.

(RÍEN Y APLAUDEN)

Sabía que teníamos a José Banquillos,

pero no que venía Pepe Gracias, de verdad.

(RÍEN)

Vamos a lo importante, señores.

El equipo ganador de la prueba de hoy es...

El equipo azul.

(GRITAN Y APLAUDEN)

¡Ven, ven!

Vente, José, qué bueno.

Yo creo que el que nos quitaran a una persona nos sirvió

para venirnos arriba, hacernos fuertes

y luego tener a José ahí todo el rato diciendo:

"Estáis bien, vais bien de tiempo, tranquilos, llegamos"

y eso me dio mucha seguridad.

Pues, equipo azul, enhorabuena porque seguís una semana más

en las cocinas de "MasterChef".

Muchas gracias.

Vamos a revolcarnos como los futbolistas.

Vamos a revolcarnos.

-¡Siuuu!

-Me voy a vestir como si fuera a los Oscar porque como siempre voy

hecha una mamarracha, eso de ponerte tacones,

un vestido y sentarte allí como en un palco de la ópera,

yo lo veo muy teatral y es muy mi rollo

y yo me encanta.

Aspirantes, no hemos terminado.

Hostia. -Ya empezamos con las sorpresas.

José, tengo que decirte algo muy importante.

Venga, dilo.

Me parece que no te has tomado

muy en serio tu penalización de hoy.

Tenías que permanecer con el delantal negro

en el banquillo sin cocinar

y te saltaste las normas varias veces.

Hasta he tenido que atarte.

Hoy has estado desatado. José, quiero que sepas

que tu actitud tendrá consecuencias.

Huy, pobrecito. Te comunicaremos

en la prueba de eliminación cuál es tu penalización.

Vale.

Venga.

Me parece bien.

Tranquilos.

(Risas) Me he portado muy bien,

me tuvieron que atar, pero bueno, a uno le atan,

se desata, pero no sé, me ha sorprendido

lo de la penalización, me ha intranquilizado un poco,

pero lucharemos contra los elementos,

eso no hace más fuertes.

Pues, José, es lo que toca. Es lo que toca.

A ti, junto al equipo rojo, os veo en plató,

en la prueba de eliminación, suerte a todos.

(TODOS) Gracias.

Pero antes de ir a la prueba de eliminación,

necesito cumplir un sueño muy personal,

asistir al concierto de Alejandro Sanz.

Después de más de 20 años cantando sus canciones,

no me lo puedo perder y por suerte, mi querido Pepe,

se ha ofrecido a acompañarme.

¡Viva Madrid!

(CANTAN) #Te dejaré una ilusión

#envuelta en una promesa de eterna pasión.

#Una esperanza pintada en un mar de cartón.

#Un mundo nuevo que sigue

#donde un día lo pusiste.

#Tú eres esa mujer por quien me siento ese hombre

#capaz de querer, vivo cada segundo la primera vez

#sabiendo que me quisiste.

(CANTAN TODOS) #Y todo aquello que me diste.#

(Ovación)

Vuelven los "Campamentos MasterChef".

Si tienes entre 8 y 16 años, te apasiona la cocina,

la naturaleza y quieres vivir una experiencia inolvidable,

no te puedes perder nuestros campamentos.

Además, convivirás con los concursantes

de "MasterChef Junior".

No lo pienses más, este verano, "Campamentos MasterChef".

(TODOS) ¡Ven a "Campamentos MasterChef"!

Venga, vamos, chicos.

Si las pruebas de exteriores suponen una gran presión

para nuestros aspirantes... Adelante la cofradía.

Imaginaos lo que impone cocinar para uno de los artistas

más importantes de este país

al que muchos de ellos

y, por supuesto, nosotros, admiramos.

Venimos en procesión

que al final vienen las madrinas. (RÍEN)

Detrás de los costaleros.

Madre del amor hermoso, bueno. Ahí va.

Vamos a ver los toros desde la barrera y hemos dicho...

-Madrinas, por fuera jardín de rosa por dentro zarzal de espinas.

-Así es, ella es la madrina titular y yo la supletoria.

Bueno, aspirantes, no sé si daros la bienvenida a las cocinas

o Anabel, Bibiana, cantaros un pasodoble.

Ella lo hace mejor que yo.

(CANTAN) #En los carteles

#han puesto un nombre que no lo quiero mirar,

#Francisco Alegre y olé,

#Francisco Alegre y ola.#

(TODOS) Ole.

Madre del amor hermoso.

No hay quien se concentre aquí con el balcón.

(RÍE)

Es que hoy, como nos tocaba barandilla pensamos que como

nosotras siempre estamos en la cuerda floja

porque siempre estamos ahí,

mira, por lo menos, que decoremos el programa.

Y vais a quedar monísimas las dos ahí arriba.

Para que nos suban más veces.

(Risas)

Somos las retales. -Las retales, somos las retales.

Y entonces nos cogen las últimas, no nos cogen,

les tocamos a alguna... -Pero luego damos un resultado.

-Hombre, y con lo que picamos de verdura.

-¡Más verdura, más verdura! -Ese hombre ha comido por nosotras.

-Vamos, que si no de qué.

Anabel, tú al igual que Bibiana es la primera vez que venís

de la prueba de exteriores sin el delantal negro.

Sí, es nuestra primera vez por eso queremos disfrutarlo

como si no hubiera un mañana, mira.

Mira, y somos de la misma especie.

(Risas)

Parce ella un Gran Danés y yo un Chihuahua.

(RÍEN) Es la madre que lleva

a la hija a la Comunión. (RÍEN)

Pepón, que a pesar de contar

con un miembro menos en tu equipo, habéis ganado la prueba.

Qué maravilla. ¿Orgulloso?

Sí, contento con el trabajo la verdad, estoy feliz.

¿Le perdiste el miedo a la capitanía?

No, siempre vas un poco con el culo apretado

porque depende de ti que tus compañeros

vayan o no a la eliminación.

Es decir, culo apretado y me tengo que ir contigo.

Claro, porque yo sé mucho de ir con el culo apretado.

¿Cómo tienes los glúteos hoy? Otra vez en tensión,

no me importaría de eliminación en eliminación

acabar con los glúteos de Jennifer López,

la cara ya la tengo, ¿no? -Sí.

(RÍEN)

-Vamos a por el culo. -Y la voz.

Y la voz también.

-Hijo de tu madre. Mi primera prueba de eliminación

y qué nervios, pero me gusta, me pone mucho

cocinar así con esa presión.

Marina, tercera prueba de eliminación

y tercera vez que tiene que enfrentarse a ella.

A mí sí que se me están subiendo los glúteos.

(RÍEN)

¿No se acostumbra uno un poco a esa sensación de tensión?

Hay menos nervios, pero, igualmente,

hay unos nervios terribles.

José, Juan dice que te dio el delantal negro porque sabe

que te vas a salvar, ¿te vale ya eso o no?

Yo creo que la gente que tiene tanto pelo no razona bien,

pero espero demostrar que Juan estaba en lo cierto.

Espero.

-Sé que José no es una persona rencorosa.

Bueno... Yo creo que en algún momento

tendré la oportunidad de tomarme una pequeña venganza de Juan.

Nada grave, simplemente,

obsequiarle con un delantal negro

así algo suave.

Delantales blancos, chicas, ha llegado vuestro momento.

Ay, sí. -"Pa'rriba".

Haced el paseíllo y a la galería. Vamos, niña.

-Venga.

(APLAUDEN) Ole.

-Vamos.

(SUSPIRA) Mira, es que yo... -Somos una simbiosis.

-¿No has visto ese suspiro? Pues creo que eso lo explica

mejor que cualquier cosa. -Es muy gráfico, es un alivio.

Delantales negros, ahora sí comienza

la prueba de eliminación.

Suerte.

Aspirantes, comienza el último reto de la noche

y como ya veis, es uno de los clásicos de este programa.

La subasta de "MasterChef".

Vamos allá. -Qué susto.

-La subasta. Debajo de las cajas

se ocultan ingredientes por los que debéis pujar.

Pero como venís con los bolsillos vacíos, pujaréis con tiempo.

Madre mía. -Qué maldad.

-Qué maldad, todo el rato son maldades.

El tiempo máximo que tendréis para pujar es de 75 minutos.

Pero cada ingrediente tiene marcado un precio de salida

en minutos que será por el que empezaréis pujando.

Cada vez que queráis pujar por un ingrediente,

debéis levantar la cuchara

y se descontarán cinco minutos al tiempo de cocinado.

Tened en cuenta durante la puja el tiempo necesario

que necesitaréis para elaborar cada ingrediente.

Vamos a descubrir el primer ingrediente.

Ay, Dios.

¿Salta?

¿Está vivo?

Grillos.

Oh.

Con un tiempo de salida de 30 minutos.

¿30 minutos por los grillos? Así que, que empiece la puja.

Pensad que lo que venga después puede ser mucho peor.

(SILVIA RÍE) Muy bien, José, ahí lo tenemos,

30 minutos que nos da de su tiempo precioso.

¿Alguien se anima más? Venga, yo.

Muy bien, 35 minutos para Silvia,

te quedan 40 minutos para hacer grillos.

Ay, niña, por Dios. ¿Alguien se anima a cocinar

los grillos? Levantad esas cucharas.

Qué asco, por Dios.

Vamos, Pepito Grillo. Oh, me gusta.

Perfecto. Pepito Grillo.

40 minutos, ¿alguien da más?

40 minutos a la una,

40 minutos a las dos,

40 minutos a las... ¡tres!

¡Adjudicado! Pepito Grillo.

-Pepito Grillo. -Tenía que ser para ti.

-A mí, me gusta arriesgar y que de repente se me vaya

la olla y ser más creativo.

Me la he jugado con los grillos, pues se cocinarán grillos.

Los grillos los hace a la plancha salteados,

salteados y ya está. -Salteados y chimpún.

-Es cuestión de culturas. -Pero luego dicen eso

que esos insectos son el futuro, mucha proteína,

pero hasta que llegue el futuro... -Yo ya estoy regreso al futuro.

Yo ya estoy en el futuro y no quiero llegar más allá.

Vamos a ver, segundo ingrediente.

Ay, Dios. ¿Preparados?

Cabezas de conejo.

Señores y señoras,

tenemos un tiempo de salida de 25 minutos.

Van a ser todo asquerosidades.

25 minutos de vuestro tiempo, ¿quién nos lo va a dar? Adelante.

A mí me da mucha pena y no puedo cocinar eso.

-Venga, va, Marina. -No, cariño.

-Ah, cobardes. Vamos, señores, qué os pasa,

Saúl, Juan, venga.

Conejo a la Betancourt, Conejo a la Betancourt.

Eh, ¿y esto por qué? -Venga, me lo quedo.

25 minutos para Silvia que nos da de su tiempo.

A ver si algún compañero se anima.

30 minutos de Saúl.

(TODOS) Oh. -¿En serio?

30 minutos, Silvia, ¿te animas?

Todavía hay tiempo para cocinar cabezas.

¡Venga ahí! ¡Ole!

-Venga, para ti. Cabezas a la una.

Silvia...

Vamos. 35 minutos que me das a la de dos.

Cabezas de conejo para... Silvia a la de tres.

¡Vamos!

-He ganado al campeón del mundo 10 veces o no sé cuántas.

Ja, esto es un sueño hecho realidad.

Ay, qué orgullosa va a estar de mí mi madre.

Hemos perdido una oportunidad buena.

Marina, Patricia, Juan,

¿qué os pasa en las manos, os pesa la cuchara?

No sé qué hacer con ellas.

Cocinarlas. Yo pujaría porque la cosa

no mejorará, ahora vereis.

Gusano de la polilla con un precio inicial de 35 minutos.

Caray. Aguanta el chaparrón.

Ahora sí, esto se ha animado, 40 para Juan, ¿alguien se anima?

Venga, 45 de su tiempo que nos da Patricia.

Esto se pone calentito, 50 minutos, muy bien, perfecto,

Marina, tenemos 25 minutos

para cocinar el gusano de la polilla.

¡55 que nos da Patricia! Patri, por Dios.

-Oye, se os está yendo la olla.

-Te vas a tener que comer los gusanos crudos.

¿Alguien da 60, vamos a ello? Juan, ¿qué te ocurre?

15 minutos no me da ni para entrar a coger..

-Cómo pica. -No los piques.

55 minutos a la una,

55...

¡60 minutos! Por Dios.

-Se ha vuelto loco. Qué bien, qué bien, 60 minutos.

Juan, tendrás 15 minutos de momento para cocinarlos

si no se anima ningún compañero más tuyo, 60 minutos a la de una...

Venga, Patri. Patricia, 60 minutos a la de dos,

vamos a ver qué ocurre, ¡60 minutos a la de tres!

Juan, adjudicado.

Tienes que poner tu marcador en 15 minutos.

(JOSÉ RÍE)

(RÍEN)

El más listo el de los grillos.

(JOSÉ RÍE) Se te va a caer el pelo así con mechones.

(Risas)

¿No pensaste en el tiempo en ningún momento?

-Sí, sabía que tenía poco tiempo,

pero dije: "Para lo que voy a hacer me dará tiempo".

-15 minutos... te has arriesgado bastante.

Atención, atención.

Ay, quiero llorar.

Cabeza de mero.

Con un tiempo de salida de 30 minutos.

¿30 minutos? Bien.

Saúl ya me da 30 minutos,

tendrás 45 para cocinar esa cabeza de mero.

No habrá pillado meros con la piragua este.

(Risas)

Vamos, Patricia, Marina, ¿qué os ocurre?

Yo no lo cogería, es complicado. -No quieres que te lo quite.

30 minutos a la de una.

Eso es una maravilla. 30 minutos a la de dos.

30 minutos a la de... ¡tres! Adjudicado, Saúl.

Vamos a por él. Muy bien.

-Buena elección y muy bien de tiempo.

Ya verás que sí. Siguiente ingrediente,

los que dudan y no ponen agallas

en esto, no suelen salir bien parados.

Ay.

Cabeza de cochinillo.

Oh. Tiempo de salida, 10 minutos.

Ay, qué rica. Es Babe, el cerdito valiente.

Os está mirando a las dos con un cariño...

No quiero ni mirar. -Hostia, tía, no puedo, no puedo.

Lloré mogollón, parecía una tontería,

pero... podía ver la carita del cerdo corriendo vivo.

No puedo, -Mira qué carita

tiene el cerdito, tan mono, así. -Es Babe.

Os aseguro que la última es posible que sea peor,

es la de los cobardes, ¿queréis pasar a la historia

de "MasterChef" como la cobarde?

Patri, no está mal y solo son 10 minutos.

Venga, quién levanta la mano,

Patricia, Marina, la cosa está entre vosotras dos.

Esa cabecita a lo Luis Figo, venga, dadle.

La valiente, bien. Amiga Patricia, 10 minutos

para hacer una cabeza de cochinillo.

¿Te animas, Marina, vamos con ello?

¿Te quedas la última? Me quedo de cobarde, sí.

Venga.

-Marina, de los cobardes no se escribe nada.

Así entonces, decidido, a la de uno, a la de dos

y a la de tres, cabeza de cochinillo para Patricia.

Patri, no te agobies. -Es que tía, tengo ganas de llorar,

te lo juro, no lo puedo ver, es que...

-Patri, no pienses en eso.

-No pasa nada, ya está muerto.

Bueno, Marina, ¿preparada? Sí.

Larva de escarabajo búfalo.

Con un precio de salida de 40 minutos.

Cago en la leche, es que lo sabía, superfácil.

-Yo tengo 15 para lo mismo.

¿Qué pasa, Patricia, te arrepientes?

No tenía que haberlo cogido. es que me da mucha pena, no puedo.

-Pero vas a hacer una cosa

muy rica, verás, y no lo vas a ver.

Vamos a hacer el repaso de cómo ha quedado el tiempo

y cómo ha quedado la puja.

José, te llevaste los grillos y tienes 35 minutos para cocinar.

Silvia, tú tienes cabezas de conejo

y tendrás 40 minutos para cocinarlas.

Saúl, cabeza de mero y 45 minutos para cocinar.

Juan, el gusano de la polilla y solo 15 minutos de cocinado.

Marina, larvas de escarabajo búfala en 35 minutos.

Y Patricia te veo muy contenta y tendrás 65 minutos para cocinar

esa maravillosa cabeza de cochinillo.

Así que todos tenéis el ingrediente principal

con el que elaborar un plato libre.

El resto de ingredientes los podéis coger en el súper.

José, recuerda que venías con una amonestación

de la prueba por equipos. ¿Te acuerdas?

Vas a tener cinco minutos menos de los que has conseguido

en la puja para cocinar tus maravillosos grillos.

Es decir, tendrás 30 minutos.

¿Entendido? Sí, chefs.

Bueno, os veo a todos con cara de susto,

sobre todo a los que tenéis insectos.

Por eso ha venido una persona que nos demostró

que se puede hacer no uno, sino tres grandes platos

la primera que te enfrentas en la cocina a los insectos.

Adelante la benjamina de "MasterChef V"...

¡Miri Pérez Cabrero!

(TODOS APLAUDEN)

Mira ella, con chaquetilla y todo.

Para mí es un shock muy grande, de repente,

estar aquí como invitada.

Me ha traído un montón

de recuerdos volver y como chef, con mi chaquetilla.

Estoy muy feliz, Miri's Happy, Miri's Todo.

Bueno, qué impresión estar aquí delante.

Estoy feliz... Miri, bienvenida.

Muchas gracias. ¿Qué tal estás después de tu paso

por "MasterChef"? Estoy increíble.

Me he vuelto "instagrammer". (SILVIA) Ya lo eras.

-Tengo mi canal de YouTube, tengo mi web...

Estoy empezando un proyecto de cáterin...

Muy bien. Increíble.

"MasterChef" me ha abierto un montón de puertas

que las estoy sabiendo aprovechar y estoy encauzando mi camino.

Y es el camino que quiero y del que me siento segura.

Oye, la primera vez que se cocina con un ingrediente nuevo

parece complicado, ¿cuál fue la clave de tu éxito en esa prueba?

La clave fue que los insectos

fueron el protagonista de mi plato.

No intentar disimularlos por que sean insectos.

O sea, habría que probarlos a ver a qué saben para, luego,

colocarlos con disposición y que tengan sentido.

Miriconsejo. (TODOS) Gracias.

Por si nuestros aspirantes no se acuerdan,

cuéntanos qué tres platos hiciste.

De primero una crema de zanahoria con fondo de saltamontes,

de segundo hice una lasaña de abejas

y me atreví a hacer un postre.

Nadie se atrevió a hacerlo, hice un pastel

con un poco de merengue y frutas

y el toque cítrico de las hormigas.

(ANABEL) ¿Las hormigas son cítricas?

-Fíjate y yo sin saberlo.

Bueno, pues ya habéis oído a Miri, aspirantes,

espero que os sirvan sus reflexiones.

Así que tendréis que hacer un gran plato

con el ingrediente principal por el que pujasteis en la subasta.

Cada uno tenéis vuestro tiempo de cocinado.

Patricia tú eres la que más minutos tienes, 65 min.

Así que empiezas tú a cocinar.

A los demás os iremos avisando

cuando podáis comenzar a elaborar vuestro plato.

Pero antes tenéis tres minutos para entrar

en el súper y coger el resto de ingredientes, ¿entendido?

(TODOS) Sí, chef.

Pues el tiempo para entrar y hacer la compra comienza

en tres, dos, uno... ¡ya!

(TODOS ANIMAN A LOS ASPIRANTES)

-Que os sobre por todos lados. Cuidado, Edu...

-Está controlado. (BIBI) Lo cojo de aquí...

-Me coge Bibi de...

Pensad bien la receta.

(MARINA CANTA) ¿Tienes la receta en la cabeza?

Qué mala eres, Eva.

-Las setas, ¿dónde están las setas?

Diez, nueve...

Ocho... siete, seis, cinco... ¿Cebolla roja hay?

Cuatro, tres...

Dos, uno...

Nos vamos a cocinas y no sé

por qué os entran las prisas en el último momento.

Son los nervios.

-Qué pena la cebolla roja.

-¿Y este cómo es que ha cogido

tantas cosas para tres gusanos en 15 minutos?

Patricia, empieza tu tiempo.

-Vamos, Patri, venga.

Ánimo...

-Venga, venga, Patri. -Has cortado la oreja, nena.

-Dos orejas, ahora el rabo.

Creo que hoy es una prueba de prejuicios.

¿Qué quiero decir? Si los dejas a un lado,

es una prueba que no es tan complicada.

Esa cabecita de cochino no es complicado hacerlo,

pero ella tiene prejuicios.

-Ay... es que...

No sé cómo se quita, lo meteré así.

Si la vas a cocer entera, qué narices de...

Perder tiempo cortando,

métela directamente y, luego, sacas los trozos.

Esto es una agonía, esperar es una agonía.

-Pero... poquito tiempo.

-Empezar más tarde que mis compañeros es...

Por un lado bueno,

da tiempo a analizar, ver la cesta

dónde ponerlo y dónde no... y qué proceso llevar.

También es negativo porque lo tengo claro

y me estoy poniendo nervioso.

-OK...

Ahora piensa... ¿qué haces?

¿Qué harías tú con la cabeza de cochino?

Tuesta las carrilleras por la parte de la piel,

se tuesta y la carne se hace... es muy poco.

La oreja... un golpe de fritura bueno

y le haces una ensaladita.

También lo puedes cocer. Yo lo cocería.

-Lo primero que he hecho es meterlo en la olla

para que se cocine y, ahora....

Estoy pensando qué ir haciendo.

Me hubiera gustado tener el plato de Marina, por ejemplo,

pero... bueno, voy a defender este y creo que me saldrá bien.

-Yo con la cobardía me he llevado los gusanos en vez

de la cabeza de cerdo

que estoy encantada de no haberla cogido.

A los concursantes que en esta prueba

llegan al final sin querer levantar la mano...

Mal vamos. Y si ves al aspirante

que en la cocina ya no le quedan uñas...

Malo en "MasterChef". No se puede tener miedo aquí.

-Estoy nerviosa por Patri y por mí,

el plato que he decido hacer tiene una elaboración larga.

Es arroz con conejo.

Miri, ¿sigues cocinando mucho? Un montón.

Cada vez más, incluso cocina tradicional.

Incluso cocina tradicional, me alegro.

A partir de ahí surgen más cosas no todo es

un mundo verde de poner hojitas.

Siempre digo que hay un mundo más allá de la ensalada mixta,

comer sano no es comer cuatro cosas.

Y Miri saca partido a ingredientes buenísimos.

Yo siempre he pensado sois muy parecidas:

las Miris y las Samis, tenéis perfiles similares.

Sois de perfil similar.

Son la viva imagen de nuestro querido jurado.

(Risas)

Saúl, entramos en los 45 minutos, así que ahora empieza tu cocina.

Oído. Suerte...

¡Vamos! ¡Ah... ya! ¡Oído!

-¡Oído, Eva, oído!

Si quieres no empiezas.

Era para despistar. Miri, eres una kamikaze,

¿qué productos elegirías tú? Los bichos.

Gusanos y grillos. Sí.

Siempre le han gustado los bichos, como Jorge.

Los bichos raros. Le gustan los "bichitos".

(CORBACHO) Cri, cri, cri.

La conexión con Jorge pues...

Nos llevamos bien,

nos vemos de vez en cuando... Buena onda.

-A ver esto...

Qué tal, Patricia, ¿cómo vamos? Muy bien.

-Hola... ¿cómo estás? ¿No la ves un poco nerviosa?

La cara un poco asustadiza. Te veo nerviosita, pero bien.

-Estoy nerviosa pero intentado mantener la calma.

-Siempre con calma, si no sale mal. Cuéntanos, qué vas a hacer.

Creo que voy a hacer una base de causa,

causa limeña... peruana.

-Hará una causa limeña. -¿Qué es, Pepón?

-Una especie de ensaladilla rusa peruana que se acompaña

con carne o pescado. -¿Y cómo lo sabes que hará eso?

-Porque lo ha dicho. -Ah...

Me parece bien la idea de que como tiene

el punto cítrico a la grasa siempre le viene bien.

La patata. El punto cítrico, pero...

Hay que ordenarlo eso muy bien. Perfecto, ahora me pongo.

-Ten cuidado no te cortes, Saúl.

-Voy a intentar coger la carne que pueda,

de la nuca del mero,

intentar hacer un caldo con todo lo que tengo.

¡Hostia! -Vamos, Saúl, a tope.

-Vaya tela...

¿Habéis visto a Saúl con la cabeza de mero?

Jolín cómo la está trinchando. Maravilla, es como...

Es como un gladiador. Gladiator.

Vamos a ir verlo nosotras, ya verás.

Tiene un brazo que te va a volver loca.

¿Qué pasa...? Ahora.

-¿Quién tiene que empezar? -Silvia.

-Ese conejo va por ustedes. -¡Epa...!

Silvia... te veo calentar, ¿estás preparada?

Sí. Comienzan tus 40 minutos, suerte.

Vale, vamos allá. Pepe, tú que sabes de esto,

cabeza de conejo. Mira, las cabezas de conejo,

asadas o fritas, siempre funcionan bien.

Si haces un conejo al ajillo, le quitas los ojos,

partes por la mitad y se guisa con el mismo conejo.

Hay gente que le encanta, pero si no te haces un arroz.

¿Arroz con conejo? Sí, lo troceas lo hechas ahí,

le pones cuatro verduritas buenas...

Fíjate que han sido cuatro cabezas decapitadas,

espero que no sea una metáfora de cómo voy a acabar.

-¿Qué tal, Patri? -Bien... ¿y tú?

Juan tiene rato para pensar;

pero creo que no tiene ni idea de qué hacer con esas larvas,

yo reconozco que tampoco lo sabría, es... lo que menos me gusta.

Estoy muy agobiado...

Creo que es la primera vez que estoy, realmente, agobiado.

-Yo las pondría crujientes y en una ensaladita bien buena.

¿Sí? Con 15 minutos no puedes hacer más.

-Me he precipitado a la hora de levantar

la pala y apostar, porque tengo muy poco tiempo.

Marina, tus 35 minutos comienzan ya.

¡Vamos, Marinita! Te va a quedar divino, ya verás.

-Todo ordenadito, muy bien.

-¿Qué tal? ¿Cómo estás?

-Aquí liado, pues bien. Estoy haciendo un caldo

con la cabeza del pescado.

-Oye, veo que llevas un tatuaje ideal aquí.

-Sí, llevo tres. -Me encanta...

-Río, Pekín y Londres.

-Míralo... -Aquí está el hueco

para la M de "MasterChef".

-O la M de Miri. O de Miri... ¡Oh! Qué bonito.

Has estado haciendo prácticas con Marcos Morán.

Sí... Haces un fumet,

imagino has aprendido a hacer uno bueno.

Sí, para cocer el mero y que coja más saborcito...

-¿Y la manzana para qué la usas? -Voy a intentar hacer

unos chips al horno de boniato, manzana y patatas.

No lo he hecho nunca pero...

Voy a intentar... ¿Has visto? Healthy, se cuida...

Hay que cuidarse, ¿eh? -Hay que cuidarse.

El "healthy" es lo que se lleva ahora.

-Yo llevo un corte ya. -Suerte, confiamos en ti

al cien por cien. -Gracias.

-Hasta luego. Saúl con sus tattoos... ideal.

A ver si me vuelven a invitar por aquí y le doy unos tips

muy secretos... Miri's tips.

-Vamos, Marinita. -Venga, tía...

Esos gusanos diminutos que son como camarones.

-Mi punto fuerte en el plato va a ser que sea muy rico,

aunque haya bichos a los que no estamos acostumbrados.

Pues los comeremos como pipas.

-Cuando metes una cebolla y la envasas al vacío con lima,

la ha echado con pimienta y con la ósmosis...

Lo que hace es que la lima se mete en la cebolla.

-Qué bueno, ¿y cuándo habéis aprendido eso?

-Viendo "MasterChef".

-Vale, ahora...

Voy a echar el arroz,

que Dios nos coja confesados.

José, deja de oler la hierbabuena y ponte a cocinar.

Tus 30 minutos empiezan ahora.

-Vamos, José... -Vamos, Joselito.

¿Qué hará Pepito Grillo con su producto?

¿Qué harías con los grillos?

Jolín, es difícil, esos productos que no usamos...

Pero los grillos tostados...

Sí, al final... lo metes en algo con un crujiente.

Metería un maíz frito. Unas verduras...

Donde hubiera crujientes o una ensalada con crujientes.

Yo creo que es donde puede brillar más.

De todos los motes que he tenido, Pepito Grillo me gusta mucho.

Es un personaje muy bonito, la voz de la conciencia ,

le decía a Pinocho lo que estaba bien y lo que estaba mal...

Por tanto, si me quedo de Pepito Grillo

hasta el final del programa que puede ser hoy, me voy contento.

-Qué tortura esto. -Sería una especie de tortura

divina que se fuera Juan, pero pobrecito.

Cualquiera de los que se vaya nos va a saber muy mal.

-Venga, chicos, muy concentrados. -Qué bien ahí arriba.

-Bueno... hemos probado las mieles del éxito.

-Ya pringaremos otro día. -Calla...

Qué agorero, déjalo. -Yo pienso que vamos

a tener suerte y estaremos un tiempo aquí.

Bueno, a ver qué tal ha salido la carne.

-Cuidado, retírate, hasta que no se vaya el vapor no lo abras.

-Ahí, quieta...

-Bueno... ya está esto.

Tiene buena pinta.

-La va a sacar de ahí

y le sacará toda la carnecita que pueda.

-Ay, Dios... -Vamos, mi niña, vamos, Patri.

-Si a mí me encanta, que es lo peor.

-Más carne que arroz.

Bueno, vamos a ver las cabezas de conejo de Silvia.

-Bueno... Oh...

Ya te he pillado. -¿Qué?

Vas a hacer un arroz con conejo. Yeah...

Eres lista, amiga. Bueno, veremos.

Vamos a ver el gusto que ha conseguido con el caldo,

vamos a ver el gusto de la grasita del conejo, la lengua, sesos...

Todo funciona bien entre sí, hay magia, hay flow...

Esta cebollita... te he visto con una buena idea,

¿podemos dorar un poco más la verdura y buscar más intensidad?

¿Te has perdido el capítulo de arroces

de la escuela online?

Cada mes lo voy cambiando para que aprendas un montón.

Esto lo hicimos: dorar la verdura, buscar un caldo intenso...

Hazme caso, Silvia, con un solo clic

tienes clases de cocina impartidas por grandes chef

que te vendría bien ahora. Las sigo.

Te piensas que no. Yo me reciclo, tú también...

Todos nos reciclaríamos y esto sale mejor.

Yo también las hago, a tope...

Miriconsejo: si estás centrada en ti y si te gusta,

le gusta a todo el mundo. Vámonos.

-Suerte. -Gracias.

-Vamos... a Juan no.

Vamos, José.

-Ha fundido chocolate.

-Lo va a pinchar y va a hacer piruletas.

-What idea! -Marvellous idea!

Original.

José... by chocolat.

Marina, te traigo a Miri. -Hola, Miri.

-¿Cómo estás? -Muy bien.

-¿Qué haces, Marina? -Haré unos tacos mexicanos.

¿Qué harás con el bichito?

Voy a saltear una parte y otra en tempura.

¿Y eso por qué? ¿Por qué...?

Para hacer un par de elaboraciones,

una crocante y la otra... Crocante también.

Yeah... la otra va dentro del taco y la tempura fuera.

-¿Son dos tacos diferentes? -No, es un taco

más la salsita con los gusanos en tempura.

Céntrate, ponte las pilas porque vas de negro.

Y eso es muy peligroso.

Esto está...

-Está rica.

-Vamos, Juan, en un minuto estás ahí.

-Bueno... Aquí te presento

a José Corbacho. (MIRI RÍE)

Hoy es Pepito Grillo porque está... guisando grillos.

-Cuidado, no se te quemen. -Lo saco...

Estaban negrillos ya. -Sí, suerte que habéis venido.

Estaba salteando ahí los grillos para hacer

un taco mexicano y unas piruletas de grillo con chocolate.

Vas sobrado... vas ahí... dos platos.

Yo lo intento. -Muy bien, dos platos.

Ahí arriesgando. -Miri's Grillos.

Voy a poner solo los que están bien de cocción.

Perfecto.

Pues...

Tengo que venirme arriba, o sea, esto no puede seguir así.

Necesito ir a tope,

necesito mostrar que valgo que da igual el tiempo,

que soy capaz de sacar esto.

Juan, ya no puedes más, ¿preparado...?

Tu tiempo empieza... ya.

Eso quiere decir, aspirantes, que quedan 15 minutos

para el "manos arriba" ¿Oído?

Oído. -Oído, presentadora.

Daos prisa.

La confianza que tengo en Juan es que creo

que sabe muy bien lo que va a hacer.

-Haré un salteado de larvas, luego...

Intentaré hacer una ensalada bonita que luzca bastante

con una vinagreta que tiene que estar muy rica.

Y... quiero hacerlo bien.

Quiero seguir en "MasterChef" sí o sí.

Patricia, ¿cómo vas con el cochinillo?

Creo que bien, ha salido bastante rico.

¿Te has reconciliado con la cabeza ya, por fin?

Pues me ha costado, Pepe, pero oye...

Lo sé, lo sé, mira qué libro te traigo.

"El manual de aprendiz de cocinero" aquí tienes

un montón de recetas... para que le saques el máximo

partido a ese cochinillo que estás haciendo.

Aprovéchalo, te lo doy con todo el cariño del mundo.

Gracias.

-¿Cómo vas, Silvia? -Está un pelín soso.

Pero no me quiero pasar con la sal...

Porque Pepe es hipertenso. -Un poquito de sal no pasa nada.

-Ya, ya, no hace falta más.

Tienes bastantes ahí...

Y las tortitas, Marina, y a montar.

Lo que envasaste al vacío, ¿lo tienes?

Pepón, arriba animamos, no decimos nada más

o bajaréis a cocinar. Sí, chef.

¿Vale? Vale...

Venga...

Aspirantes, últimos cinco minutos, venga.

Aún le falta un pelín...

Un día escuché en el programa que en Madrid

los arroces necesitan más cocción

y va a ser verdad.

La madre que me parió... el arroz.

No puede ser...

-Si me pongo nerviosa aquí imagínate abajo.

Esa cosa tan asquerosita me la comía yo.

(PEPÓN) Maravilla, Patri, maravilla.

Bien, Patri, cariño.

-Pues ya está, nena. -Pero no es muy bonito.

-Sí...

-¿Lo hago otra vez? (TODOS) No, no.

Vamos a callarnos. -Solo estoy animando.

Ni bonito ni feo ni nada. Tengo cuatro delantales negros,

si me tengo que quedar mediar hora me quedo.

-No, no... yo si quieres la escupo desde aquí,

no tengo ningún interés.

Lo que nos faltaba es con la mantilla bajar y coger las larvas.

-Si ya de normal tenemos un lío muy grande, imagínate así.

-Le doy un minuto más de reposo y lo emplato.

-Esos gusanos en tempura solos... no unifica el plato.

-Ella sabrá lo que va a hacer. -Totalmente, comentamos la jugada.

-Me pongo muy nerviosa.

Aspirantes, no os quiero poner más nerviosos;

pero estáis en el último minuto.

-Vamos, chicos, venga. -Mira los gusanos aquellos

qué bonitos los está poniendo. Aquel está muy fuerte.

-Ahora...

-El último detallito ahí. -Todo tiene buena pinta:

los gusanos, los reptiles, las anacondas, cabezas, sesos...

Todo está delicioso.

¡Oh...! -Mari..

Diez, nueve...

Ocho, siete, seis, cinco...

Cuatro, tres, dos, uno... ¡Tiempo!

Manos arriba. (ANABEL) ¡Muy bien, chicos!

Muy bien, chicos.

(JUAN) Carrerón, qué carrerón de locos.

No me creo que lo terminara en 15 minutos.

Si quieres aprender todo lo que necesitas saber sobre cocina,

tenemos una novedad: ahora la escuela online de "MasterChef"

amplía todos los meses sus contenidos

para que puedas convertirte en un auténtico masterchef.

Además, encontrarás nuevas recetas para sorprender a familia y amigos

con deliciosos platos,

ya sabes, entra en la Escuela MasterChef.

(BIBIANA CANTA)

Aspirantes, los jueces y Miri ya están preparados

para catar vuestras elaboraciones. Empieza la cata eliminatoria.

Y la vamos a empezar

por el espectacular hombre de los músculos.

Saúl, adelante. (CORBACHO) Pensaba que era yo.

(Risas)

Iba yo para adelante, vale...

(Aplausos) Venga...

-Suerte. -Esa medalla olímpica.

-Y ese mero con esmero.

-Aquí tenéis.

Bueno, Saúl, ¿nos puedes contar cómo se llama

tu precioso plato? Dados de mero

con base de crema de zanahoria. Bueno...

Yo solo te voy a decir que a primera vista

tu emplatado... Bueno, se te ve a ti, tiarrón...

Y, luego, me presentas este plato tan delicado

y refinado y bonito...

Pues ya tiene mucho mérito, vamos a probarlo a ver qué tal.

No hay que dejarse llevar solo por lo gastronómico.

(Risas)

¿Tú lo has visto partir la cabeza? (AMBOS) Sí...

Esa cabeza de mero, con el cuchillo abriendo

y, de repente, aparece esta monada.

La maravilla es que de ese pedazo de bicharraco con este bicharraco,

¿cómo sale esto? Era así la cabecita...

Es que no se puede decir nada bonito de un concursante.

Nunca... Mero, no una ballena.

La cabeza de un mero. Típico pique entre "mazados".

¿Quieres comparar músculos con él?

Samantha es la encargada del emplatado y de los chicos.

Nos tiene que cuidar un poquito, porque...

Pepe y Jordi nos dan mucha caña, si no nos cuida Samantha, ¿quién?

-Se han puesto celosones hoy. -Verdad.

Vamos a ver. Vamos a ver...

La cabeza esa tan grande aquí, la quiero yo ver.

Saúl, da gusto verte...

En faena.

Y es verdad que has tratado al pescado bastante correcto.

Me parece muy buena la idea

y conjunción de los sabores, tiene mucho mérito, sobre todo,

el emplatado es bastante fino. Vale.

Tenemos un plato con buen sabor, la crema de zanahoria

que tiene un toque de cítricos, naranja,

que le va divinamente. Un emplatado bonito,

verduras bien colocadas.

No está mal. Miri, ¿qué piensas?

Me ha gustado, el emplatado lo veo "mirísimo".

-Gracias. -Eh...

Y de sabor no está mal...

Está logrado.

Es fácil hacer una muy buena crítica de tu plato.

¿Qué pasa? Estás generando buenas expectativas, sobre todo,

con tu actitud, tus ganas de superación

que las tienes de base. Aprovéchalo.

Tienes madera, amigo.

Muchas gracias.

(Aplausos) -¡Bravo, bravo!

-Bueno, de momento vamos por buen camino

estamos manteniendo una buena línea pero esto ya sabemos

que son altibajos y si te toca un plato que no controlas

puedes caer al lodo directamente, no hay que fiarse.

José... ¿Pepito Grillo está OK?

(CORBACHO) Cri, cri, cri... (ANABEL) Vamos, José.

-Están tiernos. -¡Vamos, vamos!

Bueno, José, ¿cómo definirías este cuadro?

Como los grillos tampoco forman parte de mi dieta habitual,

sí que había escuchado que los mexicanos

los suelen hacer en tacos, entonces, hice unos tacos.

Los tacos Pepito's Brothers...

porque van os y he hecho unos "mirigrillos"

bañados en un chocolate con... ¿Los sirves en rallador también?

(MIRI RÍE)

-Digáis lo que digáis, es arte.

-Últimamente os veo "rallados" conmigo... Os he puesto el rallador

En realidad, no sabía cómo aguantar las piruletas.

He encontrado un rallador y, digo, pues le da volumen,

le da altura, un toque simpático. No te rías tú, Eva.

Solo faltas tú.

Deberíamos empezar por el taco. Sí, por el taco.

A ver, taquito...

Joder, los grillos cómo saltan.

¿Te apetece una piruleta?

Sí, sí, tómatela, toma. Hay que probarlo todo.

Está buena, ¿eh?

Pues José, me quedo con la piruleta.

No me quedo con la estética,

dónde la has pinchado es barroco y gracioso como un demonio.

Pero está muy bueno, el chocolate con el bicho picante

le va de maravilla.

Ahora... esto aquí ya... llamamos pico de gallo

a casi todo lo que picas unas cebollas con un tomate

y le echo lima y picante.

Y es mucho más, ahí es donde creo que fallas estrepitosamente.

Creo que hay muy poco trabajo para todo el tiempo que tenías,

te compro solamente la piruleta, el resto es sosaina,

le falta alegría, no sé lo que como si me tapo los ojos,

no sé si es grillo, saltamontes o son torreznos.

Me pierdo. Miri, ¿qué piensas?

La piruleta me ha gustado, el taco lo he encontrado...

Eh...

Me ha gustado menos.

Te voy a dar un consejo que me servía mucho.

Me pasaba mucho esto...

Para los que hacéis dos elaboraciones,

es mejor centrarse en una buena que no en dos y que queden...

Más regulín. Te quedaste con lo que dijimos.

Claro. Miriconsejo de Miri. Gracias.

Pues yo te lo agradezco.

-Gracias, Miri.

¿Qué te está pasando, José? Eres como una margarita:

ahora sí, ahora no...

Te puede pasar que en la prueba final,

si llegas, sea no... Defínete.

Mantén una línea y hazlo siempre.

En mi vida real, también soy montaña rusa.

Puedo tener momentos brillantes

y momentos mucho más de bajón, de fracaso absoluto.

Voy a intentar compensar eso

para que los bajones no coincidan

con una prueba de eliminación que, entonces, puede pasar factura.

-¿Qué os parece si cambiamos el formato?

-¡Eso es! -Nos quedamos todos,

al final gana uno.

-Eso y nos quedamos aquí y hacemos nuestras temáticas.

"Las mil y una noches", "55 días en Pekín", "Sin perdón".

-Perdón, ¿puedo bajar a cocinar de una vez?

(Risas) No puedo más.

-Si Bibiana no habla. -Estoy contenida.

Silvia, es tu turno...

Y el de tu conejo.

Bueno, Silvia, ¿qué has hecho con tu conejo?

He hecho un arroz

para hincarle el diente, se llama.

De ahí la cabeza hincándole el diente al arroz.

¿Cómo se llama... el conejito?

Bunny... Bugs Bunny.

(Risas)

No he confesado que esa cabeza era de Pepe y las otras

habían ido al caldo; pero es que, realmente,

te asustan ellos, ¿eh?

Soy una cobarde.

(IRÓNICO) Qué estética tan... sugerente.

Es un poco de campo el plato.

Vamos a probarlo, ¿no? Vamos.

Lo mejor es que el punto del arroz está muy bien,

tiene mérito, los arroces no son fáciles de hacer.

Me sobra el vino tinto

y me falta sabor más marcado de ajo y tomillo.

Para que me evoque a un arroz hecho den el campo.

Me ha gustado el punto del arroz, el sabor...

Puede ser que le falte un poco más de...

-Punch. -Sí, punch.

Pero... me ha gustado.

Yo te diría que "felicidades".

Una gran idea era hacer un arroz, justo lo que has hecho.

Eres una cocinera que se te nota que dominas muchas cosas.

Muy regular, tremendamente regular

con una buena actitud, has hecho un plato sacándole

mucho partido a la cabeza,

hay un buen caldo, un punto de arroz muy logrado.

Hay un buen trabajo, para resumir...

Que José no tiene regularidad, pero tiene chispa.

Tiene idea creativa, tú tienes mucha regularidad;

pero quiero ver esa chispa.

No sé lo que quieren de mí, pero lo encontraré.

Vamos... ja.

¿Chispa? Van a tener chispa.

-Y yo de regularidad.

En fin, Patricia, cuéntanos,

¿cómo se llama tu plato de cochinillo?

En honor a los timbales de Miri...

Timbal de...

Cabeza de cochinillo crujiente. Patri's Timbal.

Sí... crujiente, sí.

(MIRI) Bueno, claro, es que yo la "influencer"...

Tengo que dejar marca.

Patricia, claro... Patri's Timbal.

Monísimo, ideal de la vida.

-Bueno, si está rico

es un buen plato. -Totalmente.

¿Cómo te has sentido, Patricia? Concentrada.

A medida que ha ido pasando el tiempo,

me he ido sintiendo mejor he tenido la idea de colocar

el cochinillo sobre la cama de la patata y...

Hacerlo crujiente junto con el perejil crujiente

y, bueno, estoy contenta con el resultado.

No entiendo, Patricia, cómo se puede cocinar tan nerviosa,

tan desorganizada, tan perdida...

Como está tu cara ahora mismo, está tu plato.

¿Y cómo está?

Tu plato está muy rico, está muy bueno

Muy bien acabado, muy bien ejecutado

y estaba deseando decirte que quería comerte la oreja.

Créetelo.

(Aplausos) -Muy bien, Patri.

-Gracias... pensaba que me ibas a decir lo contrario, Pepe.

Pues lo has bordado, la patata de abajo está riquísima.

Y le da ese toque alimonado que le va perfecto

a toda la grasa que tiene el cochino,

pero está muy bien picada la carne, melosa.

Se podía haber perdido, la oreja crujientita.

Es un plato acabado, Patricia... fenomenal.

Gracias. De verdad.

Patricia, hoy nos has dado

a todos un gran ejemplo de superación.

Nos gusta ver a gente como tú que se atreve

que se supera y que saca un platazo como el tuyo.

A mí me ha encantado, de hecho,

al principio sufría porque te veía...

-Perdida. -Perdida.

Mira, yo siempre digo que la cuestión no es cómo se empieza,

sino cómo se acaba. Otro miriconsejo, un aplauso.

(Aplausos)

-Gracias.

Veo que llevo trabajando tres semanas

y que el esfuerzo tiene su recompensa.

Hoy he tenido una valoración positiva, a pesar de no tener

ni idea de qué cocinar.

Juan, ¿nos puedes decir

cómo se llama tu plato? Se llama...

"Larverinto" de colores. Oh...

"Larverinto" de colores. (IRÓNICO) No lo cojo, Juan.

Desarróllame eso, no lo cojo.

He hecho una ensalada

con las larvas salteadas y crujientes con base de aguacate.

Entre el colador de Corbacho y tu "larverinto" me tenéis loco.

"Larverinto" de colores. -Me gusta, muy a favor.

Es que me gustan los gusanitos estos, están crujientes.

El gusano está divinamente frito.

Está crujiente, tiene un toque de sal y sin grasa.

Por lo que es una ensalada con proteína, verdura, fruto seco.

Supersano...

Juan, yo creo que tu mérito

está en hacer un buen plato en 15 minutos.

Lo que nos interesa es que el producto principal,

la larva del gusano,

esté ahí, no se enmascara no se disfraza,

una ensalada bien aliñada.

Correctísimo. Yo creo que en 15 minutos

has hecho una "healthy recipe" genial.

-¿Una qué? (TODOS INTENTAN DECIR LO MISMO)

¿Cuál es tu miriconsejo para el plato de Juan?

Bien... bien.

Juan, soltero, monísimo.

Muy mono...

Juan, Saúl y Jorge fuera... chao.

(TODOS APLAUDEN)

-Ya está...

Lo has pasado mal. Juan, te veo como abatido.

¿Qué te pasa? Lo he pasado fatal.

Ha sido la peor... la peor espera que he tenido en el programa.

Yo soy una persona guerrera porque creo que quien no arriesga

no gana, en esta vida hay que arriesgar y creer en uno mismo.

-Como no me saque Marina, me piro.

¿Cómo se llama tu plato, Marina? Se llama... eh... Taco Bug.

Bug de 'bicho'. Ah, insecto en inglés.

Yeah... yeah.

Vale, aquí tenemos una tempura con los gusanitos.

Ajá... he hecho el pico de gallo y el guacamole.

¿El guacamole lleva larvas? No.

Como has puesto larvas aquí y aquí, a lo mejor también...

Es un trío de larvas. Libre de larvas.

Tenemos un guacamole que no tiene ninguna gracia,

la tempura que tiene menos gracia aún, está mal ejecutada.

Y este taco que tiene los mismos problemas

que tenía el taco de José.

No he visto esa ambición que necesitamos ver

en una prueba de eliminación, el espíritu competitivo

que requiere estas cocinas

y te he visto derrotada. Este tipo de ingredientes

complicado para nuestro paladar,

hay que darles cariño.

Una buena fritura, un buen escurrido, buen aliño,

su sal, quitarles la grasa...

Todo eso y no lo has hecho.

Al final tus larvas han quedado grasientas,

insípidas y el relleno de tu taco aburrido.

Bueno, yo veo un poco lo mismo que antes,

veo tres cositas hechas...

Medianamente, quizá si te hubieras centrado en hacer una...

Y pones todo tu amor y todo tu empeño en esa una,

creo que te podría haber salido mejor.

-Que rica es, es más rica...

-Miriconsejo: hay que cocinar con amor

y poner pasión a todo. -Como ella.

-Sí, sí, desde luego.

Chafada por los nervios, ha faltado...

Ese toquecillo de amor, como decía Miri.

Miri, nos ha encantado que vengas,

dejamos que te vayas y que no pases por el trago tan duro.

Muchas gracias por venir. -Gracias.

Gracias por los miriconsejos.

Muchas gracias, suerte a todos. Ánimo.

-Sí, te voy a seguir en Instagram.

Sí, porque es muy de Instagram, a mí me gusta mucho.

Veo el Instagram, además ahora me voy a ser fan total

porque además tiene una cosa... es alegría de vivir.

Esas coletas, es carita de Bambi...

-Y todo el rato así... -Me parece que eso,

el ser positiva me parece muy importante.

Aspirantes, llega el momento más duro de la noche.

Jueces, tenéis que deliberar para decidir quién abandona

esta misma noche las cocinas de "MasterChef".

Así que, por favor, adelante. Gracias.

Vamos a deliberar nosotros también.

Vámonos.

Aspirantes, nadie dijo

que venir a "MasterChef" fuera un paseo.

Ya lo habéis comprobado en las tres semanas que lleváis,

os habéis encontrado bajo las cajas alimentos

que muchos de vosotros

no habíais probado y, mucho menos, cocinado.

Pero además, habéis tenido que recurrir a vuestra intuición

para decidir por qué ingrediente queríais pujar

y hasta qué punto os merecía la pena seguir tiempo por tenerlo.

A alguno este empeño le ha pasado factura.

También hemos visto que más de uno no tenía

interés por pujar por ningún ingrediente.

Aquí se viene a cocinar.

Hay dos aspirantes que han cogido el toro por los cuernos

y han elaborado dos platos fantásticos.

Esos dos aspirantes son...

Patricia y Saúl. Enhorabuena.

(Aplausos)

Estoy muy contenta, hoy me puedo decir Superpatri,

porque parece una tontería

pero para mí era un reto esa cabeza de cochinillo.

-Enhorabuena, tío. -Bienvenida una semana más.

-Espero que este sea el comienzo de ir creciendo en "MasterChef".

Esto me ayuda a confiar porque me falta confianza,

sin lugar a dudas.

Ha habido otros dos aspirantes que con el tiempo que tenían

han salvado bien sus elaboraciones.

Uno complicándose más y otro apostando por lo seguro.

Y eso hay que hacer en una cocina: combinar el tiempo con el producto.

Esos dos aspirantes son...

Silvia y Juan.

Seguís una semana más en "MasterChef", felicidades.

Creo que hoy medalla de oro para Saúl

y yo un tímido bronce.

-No seas modesto, ha sido fotofinish,

hemos quedado un poco empatados.

José y Marina, vuestros platos eran muy similares

y de tiempo teníais, más o menos, lo mismo.

Habéis tenido una buena idea, pero mal ejecutada.

José, has pasado de ser considerado el rival más fuerte

a estar en la cuerda floja en varias pruebas.

Y ya sabes que aquí cualquier error se paga muy caro.

Marina, tú a este reto has llegado derrotada.

Aquí se viene a cocinar y la cocina es para valientes.

Por lo tanto, el aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef Celebrity" es...

Marina.

Estoy orgullosa de mi paso por el programa,

yo he puesto todo lo que podía y...

Y...

No ha podido ser, bueno, yo estoy satisfecha.

-Ánimo, Marina. -Venga, Marina.

(Aplausos) -¡Guapa!

-Pobrecita... con lo que le gusta la cocina.

-Me da mucha tristeza porque, además, yo estoy en un camerino

donde empecé con Usun Yoon y con Marina.

Y me siento como el Yiyo, Paquirri... los de ese cartel.

-El Soro. -No me gusta ese cartel

de mi camerino, veo que voy detrás.

Marina... lo primero estoy encantada de conocerte.

Eres una chica genial.

Por primera vez nos vimos en la final

de "MasterChef Celebrity I".

Y mirabas a los aspirantes

con una cara de ilusión y me dijiste:

"Ojalá yo algún día pudiese estar ahí".

¿Se ha cumplido tu sueño, Marina?

Sí...

-Qué lástima mi niña, por Dios...

Qué sientes ahora, Marina.

Pues tristeza...

Sí, por tener que dejarlo.

¿Qué crees que ha pasado?

No he sabido dar lo suficiente, supongo.

Qué sensación te llevas, ¿de dureza, de extremo?

Sí, es muy duro, pero a la vez

muy gratificante, aprendes mucho.

Y eso es bonito... -Ha sufrido mogollón Marina.

Marina, queda mucho concurso por delante,

pero también llevamos mucho ya a las espaldas.

Con esto te quiero decir que conoces a los compañeros.

¿Cuál crees que será el próximo masterchef?

-¡Bibi! -He levantado la mano, no vale

Era para quitarle presión.

-Silvia... Silvia para mí. ¿Silvia?

Sé que habéis hecho mucha piña,

sé que lo habéis pasado genial. Bien.

Espero que lo hayas disfrutado

y, además, te llevas un montón de regalos.

Nuestro patrocinador, el supermercado de El Corte Inglés,

te regala esta fabulosa cesta con productos gourmet exquisitos.

Además, para que sigas disfrutando en casa,

nuestro patrocinador Bosch

te regala un robot de cocina AutoCook,

para que tengas que hacer poquito. Qué maravilla.

Por si has quedado muy harta.

Además te llevas seis meses de suscripción

a la escuela online de "MasterChef".

Se aprende mucho, yo lo estoy haciendo.

¿Sí? ¿Y te está...? Si me echan de presentadora

me meto a concursante. Muy bien.

Y aquí tenemos también el juego oficial para que lo pases

de maravilla con familia, amigos o quien quieras, Marina.

Gracias. Ha sido un placer conocerte.

Llega el momento más difícil de todos, el de colgar el delantal

porque tu paso por "MasterChef"...

Ha terminado.

Guapa... (TODOS ANIMAN A MARINA)

Gracias por todo ha sido un honor.

(Aplausos)

Guapa...

(MARINA) "MasterChef" ha sido para mí algo

que tenía muchas ganas de hacer

y que he disfrutado mucho durante el tiempo que estuve.

Y estoy muy agradecida, es un orgullo pertenecer

a la familia de "MasterChef".

Hay que ver con la alegría que comienzo el programa

y la penita que me da tener que despedirlo

diciendo "adiós" a uno de nuestros aspirantes.

Pero bueno al menos sé que todos se van disfrutando

de la experiencia y habiéndole perdido el miedo a los fogones.

Nos vemos en el próximo programa, mientras ya saben...

Pónganle sabor a la vida.

Aspirantes, hoy vamos a hacer un homenaje al Rocío.

Hostia... venga organización. -Vamos, vamos.

-El ritmo no pare. No sé si lo ves

pero estamos en la mierda absoluta. ¡Rápido!

¿Vale? Oído.

-¡La madre que me parió...! ¡Ah!

Vamos a ponernos las pilas, no quiero fallar.

¡Calamares, chocos... los quiero limpios!

-Esto se va a quemar, me faltan manos aquí.

Esto está más verde que un kiwi, estáis derrotados.

Estamos concentrados, no derrotados.

Estáis derrotados.

Aspirantes, bienvenidos a una prueba infalible.

Desde el restaurante Don Giovanni, Andrea Tumbarello.

Hola, qué tal. Aspirantes, cambio de cocineros.

Desenvuelve, envuelve. -¿Le has echado aceite?

-¿Eso es leche o nata? Es nata.

-Si nos ponemos nerviosos es peor.

-Dadme el relevo, el relevo.

Nosotros con los platos buenos que no están bien ejecutados,

los echamos fuera, esto es media pata fuera.

Acepta las críticas, quiero escuchar decir:

"Me he equivocado, Pepe".

Llevas razón. Al final, no hay nada

como reconocer que no sabes y querer aprender y mejorar.

El aspirante que no continúa en las cocinas de "MasterChef" es...

  • Programa 3

MasterChef Celebrity 2 - Programa 3

03 oct 2017

En el primer reto de la noche, el jurado traerá una gran ruleta de la suerte y en cada casilla habrá platos del chef Abraham García, que celebra sus 40 años en la profesión. Los aspirantes reproducirán el que les haya tocado. En la prueba exterior, las cocinas se trasladarán a una finca en Jarandilla de la Vera (Cáceres), donde Alejandro Sanz y su banda ensayan para el concierto con el que celebran los 20 años del lanzamiento del disco 'Más es Más'. Allí tendrán que preparar un menú vegano para el cantante y su equipo. En la eliminación, apostarán con el tiempo de cocinado en una subasta. Pujarán para hacerse con cabezas de animales e insectos. Miri, la benjamina de MasterChef 5, compartirá con ellos sus trucos de cocina.

Contenido disponible hasta el 30 de junio de 2018.

ver más sobre "MasterChef Celebrity 2 - Programa 3" ver menos sobre "MasterChef Celebrity 2 - Programa 3"
Programas completos (6)
Clips

Los últimos 93 programas de MasterChef Celebrity 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios