MasterChef 7 La 1

MasterChef 7

Martes a las 22.40 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5174838
Para todos los públicos MasterChef 7 - Programa 5 - ver ahora
Transcripción completa

Aspirantes, voy a ir leyendo la receta paso a paso.

Son pichones mutantes.

(RÍE) Stop.

-¿Cómo que stop? Todo el mundo para.

Bridamos y reservamos. Es que no sé ni por dónde atarlo.

Es un desastre.

Está el pichón relleno, están las verduras y está el puré.

Así que... (GRITA DE EMOCIÓN)

-¡Bravo!

Cocinaréis para el mayor número de comensales de "MasterChef".

¡Vamos! -¡Vamos!

-Vamos, vamos, vamos. -Venga, chicos.

Este bizcocho tiene que estar hecho en tres, dos, uno, ya.

¡No habléis tanto y a cocinar!

Veo al equipo organizado, ahora hace falta correr

y con cabeza. Oído, chef.

Laly, capitana, ¿habéis calentado la crema del helado?

No. Cancelamos el helado.

¡Vamos, vamos! ¡Con los rojos! -Caldito blanco andaluz.

-Oye, mami, cómprate esto, que está buenísimo.

Tenéis que completar un plato en el menor tiempo posible.

¡Venga, Laly! -¡Eso es!

¿Cómo va el brazo, Schwarzenegger? Duele.

No puedo, te lo juro.

La están liando. Marcos, a su bola.

Ya está bien, Laly. Lo va a estropear.

El aspirante que no continúa en las cocinas de "MasterChef" es...

Laly.

(Aplausos)

(SUSPIRA)

(Sintonía)

Los jueces comenzamos como mentores

de cinco aspirantes cada uno.

Pepe ya ha dicho adiós a dos de los suyos:

Sara y Alicia.

Samantha, a Laly y a Jeancha.

Yo soy el único que mantiene a sus cinco pupilos.

Es momento de hacer una reflexión.

Tenéis que dejar de lado todas vuestras inseguridades

y confiar, sobre todo, en vosotros mismos.

Tenéis que fijaros muchísimo en los emplatados.

Madre mía. -Sí, chef.

No dejéis de aspirar a más.

(LOS TRES) Sí, chef.

Esto no es un paseo por las nubes.

Hay que currar mucho, ser tenaz y el que deja de soñar ha perdido.

Queréis que os exija el máximo esfuerzo

y eso es lo que quiero ver cuando entréis por esa puerta.

Ahora hay que empezar a a sacar

el potencial que lleváis dentro, aquello que yo vi

en vosotros hace cinco semanas y pensé:

"Quiero ser tu mentor".

Quiero todo ese potencial reflejado en los platos.

Ilusión, ganas... Concentración.

Concentración.

No me falléis. ¿Somos un equipo?

Siempre. -Somos un equipo, chef.

¡A partir de hoy no hay excusas! ¡Vamos!

(LOS CINCO) ¡Eh! Venga, a currar.

(VALENTÍN) "La charla motivadora de Jordi ha estado genial,

creo que la necesitábamos todos".

Se le ve con ganas de que ganemos, lo cual es importante.

Aspirantes, después de la charla motivadora

toca aplicar lo que acabáis de escuchar.

De nuevo, os enfrentáis a una caja misteriosa.

Carmen.

Has bautizado "MasterChef VII"

como la edición de las cajas misteriosas.

¡Me encantan! Un misterio.

¿Qué quieres encontrar debajo de la caja misteriosa?

Me encantaría un móvil, tarjeta de crédito y llaves de un coche.

(RÍE)

-Me iría de compras, llamaría un montón...

Veo que mi charla motivadora te ha sentado fenomenal.

(TODOS RÍEN)

-Me he sobremotivado. Vamos a descubrir ya

qué contienen las cajas misteriosas de este reto.

Una, dos y tres.

¡Hala! -Qué bien, verduritas.

(CANTURREA) Verduritas...

-Mira, garbanzos, lentejas, arroz, harina...

-Buah, qué de lujo. Teresa.

¿Te van bien los ingredientes? Estoy feliz

porque hay todas estas cositas bebé que me encantan.

-Bebé plátano también. Como estáis viendo,

es una caja vegetariana que contiene

frutas, verduras, cereales, legumbres,

especias, hierbas aromáticas...

Esto no sé qué es. ¿Una berenjena?

-Hay arroz también. Hay arroz. Llevamos mucho tiempo

queriendo hacer una prueba 100% saludable.

Y por eso hemos decidido traer estos alimentos.

Pero todavía no habéis descubierto

todos los ingredientes que tenéis para este reto.

Va a ser la de robar, va a ser la robar.

Adelante, azafatos, por favor.

A ver... -Ay, Dios.

-Mira, mira, mira. -Ay, no, por Dios.

-Qué guay. -Va a ser la subasta,

¿a que sí? Las míticas subastas de "yo", buah.

Por favor, poneos delante de cocinas.

(CARMEN) "Yo soy Doña Verdura,

me encanta y creo que es lo que más me gusta".

Pero me he quedado superfría

con lo del ingrediente "surprise".

Vamos a descubrir qué esconden estas campanas.

A ver.

Chucrut, col blanca fermentada

gracias a las bacterias ácido lácticas

que ayudan a una mejor digestión y absorción

de los alimentos. Ah, amigo.

Kimchee, probiótico coreano milenario.

Se elabora con diferentes vegetales sazonados con especias.

Jo, pues a mí esto no me gusta nada.

Kéfir, producto lácteo parecido al yogur líquido.

Tiene la misma microflora

pero adaptado a distintos medios.

Lo veo por primera vez. -Es como un yogur chungo.

Miso.

Ah, mira. Sopa de miso. Pasta aromatizante,

elaborada a base de semillas de soja

y, opcionalmente, algunos cereales como la cebada o el arroz.

¿Pero qué vas a hacer con eso?

-¿Eso qué es?

Kombucha. ¿Con qué?

Es una bebida fermentada

de ligero sabor ácido obtenida

a base de té endulzado o fermentado

por una colonia de bacterias y hongos.

Hidromiel, bebida histórica.

Se obtiene a partir de la fermentación

de una mezcla de agua y miel.

No sabría qué elegir, me parece todo horrible.

Natto, es el resultado de la fermentación

de la soja. Es un alimento milenario

procedente de Japón.

Muy nutritivo y de fácil digestión.

Pero ¿eso cómo se come? -No sé utilizar estas cosas.

-Ah, queso.

Tempeh, procedente de la fermentación de la soja.

Se usa como reconstituyente de la flora intestinal

y favorece el tránsito intestinal.

Es todo de medicina para la digestión.

Salsa de soja. Ah, muy bien.

Uno de los condimentos más antiguos del mundo.

Se produce al fermentar

semillas de soja con los hongos

Aspergillus sojae.

(IRÓNICA) Me quedo más tranquila.

Yogurt, es un producto lácteo

que se obtiene mediante la fermentación

bacteriana de la leche.

Zha cai. No sé qué es eso.

Encurtido de la raíz de la mostaza

que se elabora salteando la raíz

para que fermente en una jarra de barro.

Muy bien.

-Esta prueba va a ser un drama y lo sabes.

-¡Oh! (RÍE)

Es que, de verdad, tengo miedo.

Todos estos ingredientes tienen algo en común.

Son ingredientes fermentados.

Valentín, fue capitán de los ganadores

de la prueba de exteriores de la semana pasada.

Ahora mismo puedes disfrutar de una ventaja.

Debes adjudicar a cada compañero

uno de estos fermentados que acabamos de ver

y que deberán integrar en su plato vegetariano.

No me odiéis. Valentín.

¿Qué fermentado te quedas tú? La hidromiel.

Porque tiene un componente de alcohol

y creo que se puede utilizar para reducciones, etcétera.

Dinos cuál le das a Gloria.

El yogurt, porque tiene dos niños

y seguro que le viene bien. Dinos qué le adjudicas a Carmen.

A Carmen, el miso. -¿Por qué?

-Porque sé que le gustan los restaurantes japoneses

y espero que pueda... -Me gusta ir a comer.

A comer. -Entre que te gusta

ir a comer y que quieres un móvil,

tía, ¿qué te doy?

Pues miso para Carmen. Josecho.

A Josecho, el chucrut.

Creo que es un hombre de mundo y que sabrá utilizarlo.

-"Danke Schön"

Dinos qué le das a Aitana.

El tempeh. -¿La morcilla esa?

(TODOS RÍEN)

-Se supone que nos quiere mucho. -A ver, tiene su motivo.

Tiene una base de proteína muy fuerte

y yo creo que lo puedes combinar bien, no sé.

(AITANA IRÓNICA) Gracias, amigo. Valentín.

¿Qué le das a Aleix? El kimchee

-Kimchee. -Mira qué bien.

-Sé que lo hará bien. -Si sabes que lo hará bien,

dale una cosa chunga.

-Me gusta el kimchee, pero lo conozco mucho en pescados.

Venga, vamos con Osiris. A Osiris le voy a dar

el natto.

Cocina bastantes cosas con legumbres,

es lo más similar y lo puede hacer bien.

-A ver cómo lo meto. Vamos con Marcos.

El zha cai. -Me quiere un montón.

-Estoy intentando ser lo más lógico posible.

Quien no lo tome así, lo lamento. Vamos con Natalia.

A Natalia le voy a dar la kombucha.

-¿Qué es eso? -Sé que es amarga,

en el norte se suelen utilizar cosas tipo

de vinagre, sidras y tal.

Creo que será hábil. -Todo suena a chino

y no conozco nada. Igual me daba uno que otro.

Pues nada, vamos con Teresa. El Kéfir.

Sé que es intolerante a la lactosa

y creo que puede tener algún tipo

de relación con el kéfir, que lo haya probado o algo así.

(IRÓNICA) No quepo en mí de gozo.

(RÍE) Venga, por último.

¿Qué le damos a Carlos? La salsa de soja.

Porque creo que es lo que más puede conocer

y se la quiero ofrecer tipo pipa de la paz.

(TODOS) ¡Oh!

(CARLOS) "Eso de fumarnos la pipa de la paz

yo creo que no".

Hay algo que tiene ese hombre... No, no, no.

Yo es que no lo veo transparente. Lo siento mucho.

-He intentado daros lo que sé que podéis usar.

Ya tenéis todos vuestros fermentados

y el reto consiste en hacer un plato libre

con lo que habéis encontrado en las cajas,

integrando además el ingrediente que os acaban de asignar.

Como os veo un poco preocupados

por la manera de integrar los fermentados,

vamos a recibir a alguien que conoce como nadie los probióticos.

Estudiante de nutrición dietética y humana.

¡Marta! -¿No me digas?

-Sí, Marta.

Y ganadora de la sexta edición de "MasterChef".

Marta Verona. Adelante.

Pues va a cocinar al lado de Gloria.

-Hola, ¿qué tal?

¿Cómo estáis? Hola.

(AITANA) "Ay, Marta. Qué maja,

me ha hecho ilusión. Tenía ganas de conocerla".

Es majísima, es supernatural, supermaja, superhabladora.

Es dinámica, guapa... Me encanta.

Marta, bienvenida de nuevo a "MasterChef", ¿cómo estás?

Pues muy contenta.

Sabéis que el premio de ganar "MasterChef"

es ir a estudiar al Basque Culinary Center.

De verdad, trabajad un montón

porque si ganáis, lo que vais a aprender es alucinante.

Estás en otro proyecto interesante, ¿de qué se trata?

Sí, tengo muchas ganas

de contároslo. Hemos lanzado un canal de Youtube de "MasterChef".

-¡Hala! -Qué guay.

-Carlos Maldonado, Miri y yo.

Vamos a recrear cada semana las recetas que hagáis.

Y también pondremos otro contenido

que no quiero desvelar para que lo veáis.

-¡Qué guay!

(VALENTÍN) "Me encantaría participar

en el canal de Marta y Maldonado".

Y darles los truquitos fitness

para que la gente pueda sacar el máximo provecho a la comida.

Marta, acabamos de descubrir alimentos fermentados.

Por favor, explícanos por qué son tan importantes

para nosotros y qué beneficios nos aportan.

En nuestro organismo tenemos un montón de bacterias,

que es nuestra microbiota.

En concreto, los probióticos nos van a ayudar

a la microbiota que tenemos en el intestino.

Los probióticos son alimentos que tienen

microorganismos vivos. Cuando los ingieres,

llegan al intestino, se adhieren...

-Me encanta cómo se adhieren.

-...y ayudan a digerir los alimentos,

a que absorbamos mejor micronutrientes,

vitaminas y minerales.

-Yo me voy a microadherir a ti. -Yo me voy a adherir también.

Estamos deseando ver lo que nos has traído.

¡Hala! -¡Qué mono!

-He utilizado de inspiración los desayunos.

Es cuando yo tomo probióticos.

He hecho una versión de un desayuno.

Por aquí tenemos un gel de frambuesa,

encima he hecho una galleta de trigo sarraceno,

después tenemos un cremoso de chocolate blanco

y fruta de la pasión, terminamos con una frambuesitas

y una espuma de kéfir, aquí entra el probiótico,

y menta.

Y vamos a terminar con un heladito de mango.

Simplemente es mango supermaduro triturado, nitrógeno,

sin azúcar añadido, sin grasas, supernatural.

-Qué rico.

-Y terminamos ya. Sabéis lo típico de echar azúcar...

por encima... -Sí.

Pues no, yogurt deshidratado.

El mismo resultado y más saludable.

-Anda. -Qué guay el yogur deshidratado.

-Jo, qué chulo todo. Aspirantes.

En este reto no vais a cocinar solos.

¿Quién? -¿Quién es?

Tú has cumplido con este platazo.

No es ella quien cocinará con vosotros.

Lo va a hacer alguien que tiene muchas ganas de mostrar

que a pesar de ser el rey del chorizo,

es capaz de hacer platazos con ingredientes vegetarianos.

Pepe. ¿Verdad, Pepe?

No he entendido lo del rey del chorizo.

A ver si es porque me coma dos bocatas

todos los días voy a ser el rey de algo.

Tú vas a integrar fermentados también.

Y yo te adjudico el tuyo

Vete a por la chaquetilla, voy a ver qué tengo por ahí.

Qué malo. (MARTA) Pepe, ánimo.

-El kimchee es saladísimo. -Tiene que serlo.

-Lo es, es muy fuerte. -No sé, no lo he probado.

Mírale qué guapo. ¡Oh, qué guapo!

-Qué elegancia. -Pero Pepe...

-Mírale.

-Qué guapo. -Uy, lo que le trae ahí.

-Premio. -Le ha puesto la raíz.

Mira que cosita más fresquita, Pepito.

Jordi, hijo, ¿cuatro?

Zha cai, pasta de miso, soja y la base para kimchee.

¿Qué te parece? Muy bien. Esto no sé qué es.

"Este Jordi es muy puñetero.

Viene uno tranquilamente y ahora a cocinar".

Pero bueno, salimos del paso Los cocineros estamos para eso.

Marta, ¿les puedes dar un consejo a los aspirantes y a Pepe

para que hagan un platazo vegetariano integrando bien

los fermentados? Importante no meter calor

a los probióticos, son microorganismos vivos

y si los calentáis mueren. Tomo nota.

Vale. -Gracias.

Aspirantes, Pepe, coged vuestros fermentados

e id a vuestros puestos de cocina, por favor.

(CANTA EN INGLÉS PIDIENDO AYUDA) ¿Qué hago con esto?

Aspirantes, Pepe.

Tenéis 45 minutos para hacer un plato libre vegetariano

en el que debéis incorporar correctamente

los fermentados, ¿entendido?

Sí, chef. Sí, chef.

Como no tenéis que entrar al supermercado,

el tiempo de cocinado comienza en tres,

dos, uno...

¡Ya!

Vámonos. No sé ni por dónde empezar.

-Esto es una locura.

Esto lo voy a utilizar aquí. También.

¿Cómo has movido esto tan rápido? -Con las manos.

Qué cantidad de cosas. Es espantoso.

Bueno, Sami y Marta.

Tenemos un montón de hortalizas, microvegetales,

setas, especias.

Y aparte, los probióticos maravillosos.

¿Qué haríais vosotras? Qué buena pregunta.

-Voy a hacer pruebas porque no tengo ni idea, Dios mío.

(MARTA) Depende de la función del probiótico,

si quieres saborizante o que tenga carácter de probiótico.

Yo haría un plato en frío para no cargarme el carácter probiótico.

-Voy a hacer un arroz estilo oriental.

El zha cai lo voy a integrar al final.

Según Marta, el probiótico se pierde

si se calienta. Al final voy a dar un toque de calor,

lo voy a sacar y lo voy a emplatar. ¡Vamos!

-¿Qué vamos? Si no sé qué hacer Me parece una prueba horrible.

-Que me pongo nervioso, que me pongo nervioso.

-Es que esto lo he probado crudo y no me gusta.

Voy a hacer lo que buenamente pueda y lo que me salga.

A ver qué tal está.

-Voy a hacer una cosa

que es echar prácticamente todo.

-En lo que se me ocurre hacer no entra el kéfir,

no puedo hacer cremas y echarle kéfir,

así que voy a hacer chips.

El kéfir es sencillo. Es el yogurt más arcaico.

También está de moda la kombucha.

Es un té, se añade una bacteria y se forma como un gel.

El gel de la bacteria infinita porque nunca muere.

(MARTA) Siempre se va regenerando.

Pero si la gente hace en casa probióticos, que tengan cuidado.

Son microorganismos vivos. Son fermentados.

Son fermentados.

Entonces tienes que tenerlos en frío,

con acidez constante. No todo lo fermentado

está rico y se puede comer. Efectivamente.

-Los probióticos no los conozco

pero siempre es la primera vez. Mi querido compañero Valentín

me ha dado soja y la puedo sustituir.

Yo creo que va a quedar bien.

Valentín, trae para acá. Dame un besito, mi alma.

-Suerte.

La pipa de la paz. Ya está confirmada.

(VALENTÍN) "Carlos me tiene muy desconcertado".

Tendré que mirarme la espalda por si me ha clavado algo.

Aspirantes, habéis consumido

15 minutos, quedan 30.

(TODOS) Oído, chef.

-15 minutos y aún no sé qué voy a hacer.

¡Ay!

Que me quemo.

Huele a callos. No se te puede enseñar tanto.

¿Cómo vas a incorporar esos probióticos maravillosos?

Estoy cociendo una yuca, que la voy a lacar

con un poquito de soja. La he reducido con miel,

lima y jengibre.

Y unas berenjenas que van a ir encima salteadas con kimchee.

Qué rico. Y luego otro plato.

Una sopa de miso tradicional

con una menestra de verduras. Buenísimo.

Ahí le voy a meter,

que he probado... Zha cai.

Sí, sin saltear, en crudo.

Al final es un encurtido.

Entonces no lo voy a tocar y te va a dar este toque...

El toque crujiente va fenomenal. ¿Dónde tienes el choricito?

El chorizo está aquí y en cuanto os deis la vuelta,

dos tapitas por lo menos mientras cocino, jolín.

(RÍE) Venga, Pepe, que vas muy bien.

(MARTA) Mucho ánimo, Pepe. Adiós, buenas tardes.

(TERESA) ¿Dónde voy a integrar esto?

¿Dónde tengo yo algo para...?

Es la primera vez que Pepe cocina verduras.

Vete a saber qué puede salir. No te preocupes por la receta.

Te la voy a dar. La vamos a hacer. No tengas problema, Marta.

Apuntado, ya no puedes huir. Ya está.

Gloria, ¿qué estás haciendo?

Estoy probando. Voy a hacer una especie de desayuno.

Hay muchos deportistas

y gente que les mete hidratos de carbono y pienso en arroz,

para ponerlo de base. Luego encima un platanito,

que tiene mucho potasio, y la manzana

que, como ya dijimos, es muy buena para la memoria y tal.

Entonces ir intercalándolo

con otro poquito de naranja. El yogurt es lo que quiero probar.

Quiero que ordenes tus ideas

y que cocines un poquito más. Vale.

Vale, vale, vale. Aquí veo un poco...

Voy a seguir despacio para hacer algo bien. Esto lo tienes.

Invéntate algo más. Hazme algo espectacular.

Vale. -Tienes tiempo.

-Sí, sí. Vamos, Gloria.

Ánimo, Gloria. -Gracias, Marta.

-¿Cómo vas, Marquitos? -Bien.

-¿Plato de verdura? -Sí, señor.

Vale. Pongo eso...

(MARTA) Hola, Valentín. -¡Hola! ¿Qué tal?

-¿Cómo estás? -Qué bien verte.

He de confesar una cosa. Marta cuando le veía en el programa,

no me caía muy bien. -¡Ah! Que ataque más gratuito.

-Pero luego, me encanta. Estás encantado.

Cuéntame qué estás haciendo haces.

Un falso cuscús con los tallos

de la coliflor y el brócoli. Eso lo he hecho por un lado

y le he metido un poco de cúrcuma y citronela para que esté fresco.

-Genial. -Luego he hecho un caldito

de verduras.

Y le he echado la hidromiel. He guardado un poco de hidromiel

porque voy a intentar hacer como una vinagreta

para agregar al falso cuscús.

-Oye, fenomenal. Valentín, estoy muy sorprendida.

¿Sí? Le has dado a Carlos

el ingrediente más fácil aparentemente.

Sí, he intentado...

Limas asperezas. Sí.

Creo que es importante. ¿Crees que él se portará

bien contigo a partir de ahora? Espero que sí, quiero ganarle

pero ahora partiendo desde cero.

Veamos quién cocina mejor.

(VALENTÍN) "No quiero una relación de amigos

pero quiero que convivamos".

Quiero ganarle cocinando, no a través de pullitas.

-Voy a saltear esto con kimchee.

-Esto va a quedar muy bonito.

-Esto va a quedar muy bien.

Que no parezcan ojos ni nada.

¿Qué tal vais, chicos? -Encantada con mi kéfir.

Ya no sé qué mas echarle.

La hidromiel es "hardcore".

Le vamos a poner un poquito de mostaza.

Mostaza y miel. Mostaza y hidromiel.

(TERESA) Valentín, eres el único que disfruta.

-Yo también aunque no lo parezca. -Ah, ¿sí?

-Estoy disfrutando un montón. Supertranquilo y concentrado.

-Hay que disfrutar, chicos. Hay que disfrutar.

(TERESA) Lo mío es un drama. -Y ahora, la vinagreta.

(NATALIA TOSE) (RÍE)

Acabo de confundir un chile con un pimiento

y no veas cómo rabia esto. (TERESA) Ánimo, mi reina.

(NATALIA) Sí, claro, no me queda otra.

Últimos minutos

y yo con una ensalada templada...

(OSIRIS) ¿No lo tienes claro, Aitana?

-Sí, más o menos. ¿Tú qué tal? -Quemándome.

(MARTA) Hola, Josecho. Tenía ganas de hablar contigo.

(RÍE) Un placer. Josecho.

¿Qué tal, chef?

¿Cómo te llevas con el chucrut?

Con el chucrut yo creo que me llevo bien.

Los vegetales me han privado toda mi vida, sin problema.

Te entusiasman los vegetales, pero aquí veo poquitos.

No, los tengo ahí cocidos. Ah, bueno.

Josecho, sácale partido a las verduritas

porque a las que veo en la caja de abajo

poco partido les has sacado. No las iba a utilizar

porque me parecía excesivo. ¿Pero las tiras?

Pido perdón, chef.

Deberías meterte en la escuela online de "MasterChef"

y perfeccionar el tema de aprovechamiento.

Hecho. Venga.

Hasta luego, Josecho. Suerte. -Hasta luego, Marta.

(TERESA) Ay, Carlos.

-Tiene buena pinta, ¿no? -Sí, tiene buena pinta.

-Está bueno. Lo he probado y está rico.

-Tiene buena pinta. -Gracias.

-Hola, Teresa. -Hola, amor.

-¿Cómo estás? -En modo drama total.

-Ay, ¿por qué? -Porque no sabía qué hacer

más que una salsita y es que... -No hagas lo que hacía yo.

Yo siempre les decía a los jueces mis fallos.

-Pues genial, todo genial. Teresa.

¿Qué estás haciendo?

Unos chips.

¿Chips? Sí, chips, chips, chips.

Te ponemos una tabla con 55.000 cositas,

¿y haces chips? Lo probiótico no está caliente,

va a cumplir su función. ¿Sabes lo que has hecho?

Nada.

Esto es la nada absoluta. Te quedan...

Cinco minutos. A ver qué haces.

La nada absoluta. Ánimo, Teresa.

-Gracias por la visita.

Esto será un desastre pero seguro que está rico.

(VALENTÍN) Vamos a poner un pelín de cebollino.

Voy a cortarlo como me han enseñado.

Bueno...

Estoy preocupadito. ¿Por qué?

¿Qué ha hecho Teresa? ¿Quemar unas verduras en una parrilla?

Chips ha hecho muchas y se ha quedado con cuatro.

No hay que ser dramático. Mira qué mono.

Kéfir con un bol y un garbanzo triturado.

Pero ¿tiene buena pinta? No.

¿Qué tal, Valentín? -Muy bien. ¿Tú qué tal?

-Ya lo he terminado hace rato.

Si esto espumara...

Pero la hidromiel es tipo cerveza,

tiene que coger aire, aire, aire, pero no va a suflar. Yo creo.

Qué poco te gusta mi equipo, Jordi. Valentín ha hecho raviolis

con unas hojas de pak choi. A mí el plato no me gusta.

¿Perdona? Tengo a cinco, todos por cierto, que cocinan.

A ver.

¡Jo! Está buenísima.

Vale, pues yo lo tengo.

¡Lo tengo! Pepe, yo creo que también.

El emplatado... Ay, no me digas. Voy mejorando.

Jolín. Algo te van a decir, ya verás.

No me digas.

Aspirantes, Pepe,

acabáis de entrar en el último minuto.

¿Oído?

Oído, chef.

Cómo le gusta que le llamen chef.

Un pelín de citronela.

Se me hunde, se me hunde.

¿Por qué siempre me queda así aunque le ponga empeño?

¡Diez!

Nueve, ocho,

siete, seis,

cinco, cuatro,

tres, dos,

uno. ¡Tiempo!

Manos arriba.

(CARMEN) "¿Pero yo por qué lo pongo tan feo?

Madre mía, si es que lo tienes que ver

con un ojo tapado. Si no, asusta".

Si lo ves con los dos, es horroroso.

Si quieres convertirte en un auténtico "MasterChef",

en la escuela "MasterChef" online vas a encontrar

una oferta imbatible.

Técnicas, trucos, cocina internacional,

cocina de aprovechamiento y más de 260 recetas

de platos deliciosos que sorprenderán

a tu familia y amigos.

Cocina con la escuela "MasterChef" online.

Aspirantes, comenzamos con la cata.

Antes vamos a probar

las maravillosas elaboraciones de Pepe.

(RÍE) -¡Vamos, Pepe!

Quiere aprender, quiere aprender.

A ver. Qué monos, Pepe. Preciosos.

Qué bonito. Bueno, aspirantes.

Pepe con 45 minutos ha hecho dos platos.

Hay que probarlos.

Esto sería el cocido japonés en honor al miso.

Hay garbanzos, he cocido las verduritas,

he metido la raíz de la mostaza,

que le da ese punto como de encurtido.

El zha cai, la sopita. ¿La cantidad la ves bien?

Perfectamente. Estoy pensando en vosotros tres,

que coméis más que trabajáis. O sea que...

Como aquí he hecho un homenaje con este plato a Japón,

en este caso sería un asadillo chino.

Como una escalibada, pero manchega,

con su tomate, con su berenjena, y aliñado con kimchee,

ese punto picante en crudo y también salteada la berenjena.

Tiene una pinta que te mueres. Así que probad.

La sopa está muy rica, me ha gustado.

¡Hum! Está rico.

Me sabe mal decirlo, está rico. Está buenísimo.

Las verduras del cocido dentro de un caldo de sopa de miso.

Buenísimo. Sabor...

Buenísimo. Esa está graciosa también.

Vales para todo, hasta esto te sale fenomenal.

Al final es coger las cosas de tu pueblo que sabes hacer bien

e integrarle ciertas cosas de fuera, ¿vale?

Muy bien, Pepe. Está riquísimo, Pepe.

Pero tus platos tienen algo malo.

Eso tendrás que reconocérmelo. ¿El qué?

Deja el listo alto para los aspirantes.

Eso es verdad, chicos. A ver qué habéis preparado.

Flaco favor, pero seguro que lo habéis hecho muy bien.

¿Me pongo a tu lado otra vez? Por favor.

Ahora sufrirás probando los platos de los aspirantes.

Hay variedad y la verdad es que está rico y me quedó monísimo.

Pues ahora sí, aspirantes, comienza la cata.

Carlos y Valentín.

(VALENTÍN) Son diferentes, como nosotros.

Carlos, ¿cómo se llama tu plato?

Timbal de arroz con setas

y milhojas de verduras. ¿Y la lasaña vertical?

Esa es la milhoja.

Un poquito de verdura.

Vamos a probar.

¿Lo has probado? Sí.

¿Seguro?

Pruébala, por favor.

Está cruda.

Cruda. Bah, imposible.

Carlos, estos palos...

Esto serían dos platos, pero lo peor

de no hacer un buen plato es hacer dos malos.

Un arroz insulso y unas verduras que no están cocinadas

puestas de forma que quiere ser bonita

y no es bonita, con una vinagreta de soja.

Lo suyo habría sido aunarlo todo en un solo conjunto.

Hacer un buen arroz rematado con una vinagreta de soja

para reforzar el saborazo.

Poco más te puedo decir, Carlos. ¿Es un quiero y no puedo?

Haces un pedazo de arrozazo blanco y enfermo

y pones cuatro verduras que no se pueden comer, crudas,

con dos astillas de yuca dura que parecen cuatro palos

de jugar al golf, duro como un demonio.

Carlos, perdóname. Muy poco sentido

hay en este plato. Muy poco. Hay que leer

entre líneas. Si el protagonista son las verduras, son las verduras.

Bueno, Valentín, un nombre para el plato

que no tenga que ver con los ingredientes.

Medialuna de hidromiel.

Tenemos dos cosas totalmente diferentes en un mismo plato.

Tenemos unos raviolis vegetales que no pegan nada con un cuscús.

Si esto lo pones así y esto aquí.

(RÍE) No me digáis que no está bien emplatado.

(RÍE) Es muy gracioso.

Mi hija Manuela me los hace muchas noches.

Te saca una sonrisa, nunca mejor dicho.

Valentín, tu estabas contento con tu plato.

Hombre, le veo cosas, claro. ¿Lo has probado?

Lo he probado, pero no todo junto.

¿Pero? Ya está bien de "he probado pero...".

Perdón. Hay que probar todo.

Ya está bien. Sí.

¿Qué queréis? ¿Que me muera yo? No.

(Música)

Valentín, no se puede comer. Lo siento.

En el cuscús no sé qué has puesto. Cúrcuma.

Has puesto el bote entero. Lo puedo probar.

No, lo va a probar tu amigo, tu nuevo amigo.

No, ¿yo lo tengo que probar?

(VALENTÍN RÍE) Mírale.

Quizá, la gente piensa que yo exagero.

¿Cómo está, Carlos?

Lo ha intentado hacer bien.

¿Que cómo está eso?

Incomible.

No entiendo, transformas tu trabajo en un desastre absoluto, amigo.

Lo siento, es verdad.

Lo había probado, de verdad, pero lo hice por separado,

y probar por separado es un error de programa uno,

no de programa cinco.

Teresa, deseando escuchar el nombre de tus platos.

¿Cómo hacer que los niños que ven «"MasterChef"» desde casa

tomen verduras y kéfir al mismo tiempo?

Pues, con unas «chips».

¿Conoces «"MasterChef" Junior»? Sí.

De sobra conocido en España, los niños lo ven,

y te digo que ven platos más interesantes que este.

Si no hubiera tenido el kéfir hubiera hecho otra cosa.

¿Qué hubieses hecho sin kéfir?

Había muchas cosas; un arroz con verduras, lentejas vegetales...

¿Por qué no lo has hecho? ¿Y el kéfir?

Dices que no has hecho unas lentejas vegetales

porque tenías que integrar el kéfir en el plato

y esto es como integras el kéfir en tu plato, Teresa.

En un bol al lado, ¿esto?, te lo has currado un montón.

Me da vergüenza.

(Música)

(Música)

Hay «chips» de alcachofa, de yuca y de patata;

de aperitivo con una caña en un bar, me los tomo,

pero, joder, lo otro es impresentable, no tiene sentido.

Muy mal pensado, Teresa, pocas ganas, poco sentido...

Y muy mala presentación.

¿Sabes qué pasa? Cuando ves que alguien tiene ganas de hacerlo

pero ves que se ha torcido, te dan ganas de hacerle críticas,

en tu caso, me quedo indiferente con lo poco que has demostrado.

En la prueba de eliminación, tienes las papeletas,

vuelve a hacer esto, por favor, dame ese gustazo.

No, no te lo voy a dar.

Aunque no lo parezca, capto todo lo que me dicen

y me lo aplico, pero no me voy a venir abajo

con estas valoraciones, porque me saldrá un desastre.

Marcos. Hice un wok japonés al estilo...

Le he puesto nombre, «Resurgir de las cenizas del ave fénix».

¿Quién es el ave fénix? Yo.

He estado muy a gusto cocinando, no como otras veces, nervioso.

Las palabras de Jordi antes de empezar...

(Música)

(Música)

Tuvimos un capítulo donde vino María José San Román

y puso agüita donde colocaba dos o tres hebras de azafrán.

Me he pasado.

Para que el color y el sabor estuvieran en...

En el plato. Tú has decorado con pistilos.

Primero, vale una pasta... Sí, hay mucha gente trabajando.

Y segundo, no le sacas partido. Lo veo.

Quitando el fallo ese tirar el azafrán, este arroz está rico;

hay salteado, hay gusto, sabor. Gracias.

A mí me ha encantado y he visto que hay elaboración,

quiere decir que te has centrado en una idea y la has hecho bien.

Gracias.

Me alegro por ti, tiene lo que pedimos. Felicidades.

Tus palabras me han hecho efecto. Gracias.

Gracias. Dame un abrazo, coño.

Gracias, tío. Gracias.

Por fin, el ave fénix ha resurgido de sus cenizas,

empezando por una buena base y, después, unos buenos pilares.

Natalia, nombre de tu plato.

«Berenjenas diferentes». ¿Por qué?

Tenía el engrudo de la berenjena para rellenarla

pero confundí el pimiento con el pimiento habanero

y cuando lo probé era un dragón, completamente,

y tuve que hacer otro engrudo a última hora.

¿Y la kombucha? Está hecha en una vinagreta

que he hecho con aceite, pimienta, sal y lima.

(Música)

(Música)

Siempre me das para probar.

Tú quieres que me la coma.

¿Qué tal? ¿Se disfruta?

No. Lo he presentado para que no me digáis:

«¿Qué has hecho en cuarenta minutos?».

¿Sabes qué has hecho en cuarenta minutos, Natalia?

Nada.

Natalia, es un desastre, una caja preciosa de verduras

y rellenas dos berenjenas con no sabes qué ni cómo;

metes unas setas, te equivocas...

Aunque las berenjenas estén ricas, ¿qué pinta la ensalada?

No es un plato pensado y acabado, es un «collage».

Hay que pensar más, Natalia.

Es muy importante que leáis, que tengáis ideas

para tener un «brainstorming» y tener muchos recursos,

a ti te han faltado ideas. -Efectivamente.

Así que leed y nutríos.

Osiris, nombre de tu plato.

«Crema sutil».

Es una crema de natto con verduras y crujiente de yuca.

¿«Crema sutil»? Sí, porque es sutil.

Está emulsionada con aceite de sésamo.

Vamos a probar.

(Música)

(Música)

El natto es una alubia fermentada y no tiene un sabor rico,

pienso que a mis clientes de aquí no les va a gustar

y tú has hecho una crema con ello y, encima,

le has puesto aceite de sésamo a cascoporro, Osiris.

¿Tiene mucho? No toquéis el aceite de sésamo

si no sabéis utilizarlo, porque es muy invasivo.

No sé si es el mejor aprovechamiento, pero...

No me disgusta la crema, el problema es esa verdura,

que parece que se ha caído, ha faltado ordenarlo un poco más,

pero es un punto de partida porque no era fácil el producto.

Y que el sabor protagonista, al final, es el sésamo.

Sí, porque... Es el otro problema.

Exceso. Te has pasado.

El sabor del aceite de sésamo me gustó un montón y dije:

«Se lo echo a esto, que es una crema de legumbres»,

y creo que fue un error, total, fatídico.

Aleix...

Es el primer arroz que hago en «"MasterChef"» y lo he llamado

«Arroz vegetariano con kimchi».

Arroz, setas y ¿dónde están mis verduras?

Lleva verduritas, calabacín, y un poco de pimentón.

Ahora miro al microscopio para ver dónde están las verduras.

Vamos a probarlo, vamos a probarlo.

(Música)

(Música)

Es un arroz picante de setas, no hay verduras.

Hay un plato que no es lo que pedíamos;

es un arroz con pocas setas, insulso...

Bueno...

Desde el primer día intentas hacer cosas a las que no llegas,

ve poco a poco y lo conseguirás, porque tienes mucha fuerza,

muchas ganas y me gusta mucho verte trabajar,

pero no acabas bien los platos porque quieres ir demasiado lejos.

Hay que hacer la prueba que nos dicen,

si bajo una caja hay verduras, queremos ver verduras, nada más.

-Cuando abra una caja haré lo que haya tal cual, sin imaginar,

porque al paso que voy, no voy a durar mucho.

Aitana, nombre de tu plato.

«Las mil y una maneras del tempeh»,

porque lo he visto y no sabía qué hacer.

Me parecía una morcilla y pensé en hacer lentejas,

pero al probarlo crudo me ha dado asco, no me ha gustado;

así que he pensado si se cocería. Yo, cuando como lentejas, las como

con guindillas en vinagre, así que he dicho:

«Voy a macerarlo con un aliño un poco fuerte»,

y lo he macerado, primero, con mostaza y lima, que sea fuerte;

luego, he probado otro, aceite de sésamo

con pimentón picante y miel, que fuera dulce,

y, al final, he hecho uno con naranja y jengibre.

¿Has visto? Habla como tú; sin respirar, sin parar.

Vamos, Aitana, sigue. A mí me gusta, Aitana.

Lo he hecho a la plancha y parecía que seguía igual de malo,

así que he probado las maceraciones y me gustaba la primera que hice.

Luego, he hecho esto, me gustaba la idea del jengibre y la naranja,

había hecho una escarcha pero... Ponlo, que lo vamos a probar.

(Música)

Puf... No tendrás un cepillo de dientes, ¿no?

He probado dentífricos muchos más suaves.

Sabe mucho a jengibre. Toma, lávate los dientes.

No tanto. Lávate los dientes.

Yija. ¡Ah!

Ahora entiendo por qué hablas así, te lo has tomado antes.

Sí, he comido.

Bueno, te ha salido regulín pero lo has intentado.

Hay una muy buena actitud. Gracias.

Era el producto más difícil. Gracias, chef.

Lo normal al cocinar algo que no conoces es hacer pruebas,

así que has actuado de forma normal y natura, probando.

Es el razonamiento a seguir y vas por buen camino.

Gracias, Marta.

Has visto la forma de longaniza y has pensando en lentejas.

Hay una buena crema, una buena idea y una manera de salvar los muebles

con un producto muy complicado, así que por ahí, bien.

Gracias, Pepe, gracias, chef.

No está muy rico, pero hay... Pensamiento.

El plato tiene cierta idea y... Gracias.

Y te felicito. Gracias, chef.

(Aplausos) Gracias, gracias.

¡Gracias!

Joder, me he vuelto loca.

Josecho, Carmen, Gloria, con vosotros terminamos la cata.

(JOSECHO) Nos van a atizar.

(Música)

(Música)

Josecho.

Lo he titulado «Ensalada Emma», en recuerdo a mi rubia.

¿La echas de menos? La echo un huevo.

(MARTA) No me esperaba para nada que dirías «un huevo».

No conoces a Josecho.

¿Tienes que terminarlo? Si me dejáis, encantado.

¿A eso lo llamas salsa?

Sí, porque no quería echar más aceite ni más gaitas.

Es el chucrut, no nos engañes.

Eso no es salsa, es el chucrut de antes.

Sin paños calientes, vamos... Que sabemos lo que es el chucrut.

Yo, también. Vamos a probarlo.

(Música)

(Música)

Es un plato de verduras correcto. Muchas gracias, chef.

Cocidas, perfectas. Si le echas ajo es el panaché de toda la vida.

No puedo poner ningún fallo a las verduras, porque están ahí,

hay un variado precioso, perfecto. ¿Sería un plato vegetariano?

Totalmente. -Gracias, chef.

Pues, ya está, punto.

Me estás mirando como diciendo: «¿Qué me vas a decir?».

Pues, lo que piensas, que podrías haber hecho algo más.

«Yes». Parece una «mise en place»,

antes de meterla a la plancha o saltearla en un wok.

Pero bueno, es un plato vegetariano y están bien cocinadas.

Me alegro, chef.

Carmen, ¿cómo se llama tu plato?

«Cuscús 100% vegetal con aliño de miso».

El aliño me ha gustado cuando lo he probado,

pero es verdad que parece un vómito ahí tirado.

¿Crees que puedes decir eso? Sí.

Después de la charla que te di. Sí, pero es que...

Estoy a punto de ponerme a llorar. ¡No! No, no, no.

Los platos que habéis traído los de mi equipo.

Ya, si lo pruebas, igual, no está mal.

(Música)

(Música)

Carmen, está muy malo tu plato.

Y me da mucha rabia que esté tan malo tu plato.

Teníais dieciocho mil verduras, solo había que cogerlas,

cortarlas, saltearlas y echarle un aliño, no era difícil.

De verdad, es asqueroso.

Es normal que esté enfadada. Es que me da vergüenza.

En líneas generales, hoy hay para enfadarse,

porque habéis puesto en la mesa todo lo que no se debe poner:

no pensar, no tomarlo en serio, no aprovechar el tiempo

y has estado parada mucho tiempo. Hay una coliflor ralladita,

un brócoli con poco sabor, con aceite de sésamo crudo,

tres verduras salteadas y un aliño que no sabía a miso;

y mira que es difícil no percibir el miso cuando lo metes.

La pasta de miso es un saborizante que no hace falta

que marches un caldo un montón de tiempo,

conque diluyas el miso en agua ya tienes una sopa que te mueres.

El problema es ¿cómo puedo jorobar la caja de las verduras?

¿Harías este plato para comértelo con tu chico?

Seguramente no. Pues, no lo hagas para nosotros.

Gloria... Le he puesto...

«Aleo», porque Valentín me lo dio por mis niños,

he juntado el nombre de ellos, Álex y Leo, y se llama «Aleo».

Me centré en un desayuno y me he tirado a la piscina,

he mezclado frutas con verduras. He hecho una cama de yogur

con calabacín, setas, plátano... El plátano lo he pasado.

(Risas) Bueno, probadlo.

Cuando haces un potaje de vigilia y le tiras yogur...

No veo el yogur con garbanzos y con setas, ¿tú lo ves?

Los platos indios vienen con las mezclas...

¿Los platos? Indios.

Me rompes los esquemas. Plátanos con setas y garbanzos...

Yo no lo he visto ni en la India ni... y mira que he viajado.

He dicho: «Desayuno de campeones», para ir con fuerza al colegio.

Tienes el desayuno, la comida y la cena.

Vamos a probar porque como me guste

y descubras algo... Jordi, vamos a probarlo.

Voy a coger plátano con garbanzo y setas.

A ver cómo va esto. Y con calabacín.

¿Cómo está? A Marta no le disgusta. -Es diferente, desde luego.

¿Te ha gustado?

Gloria... Sí.

Es un amasijo, hay una mezcla de mil cosas que no sabes qué es.

¿Es un desayuno? No. ¿Es una comida? Tampoco.

¿Es una cena? No. Gloria... qué pena.

No tienes que ponerte creativa a lo loco,

no nos vais a sorprender con algo que nos os comeríais.

Se han quedado diciendo: «¿Qué has metido?».

Me he pasado de moderna.

Yo cogí, me puse a mezclar y... a tomar por saco, venga.

Marchando, que es gerundio.

La cata ha terminado, ahora tenemos que deliberar,

pero vamos a despedir a la invitada.

(TODOS) ¡No! Marta, gracias por venir.

A vosotros. Trabajad mucho y valorad el que estéis aquí.

Hecho. Quédate con las caras,

porque aquí está tu sucesor. Se me pone la piel de gallina.

Gracias, vuelve cuando quieras.

Un placer, muchas gracias.

Muy bien, adiós. Chao, chicos.

(TODOS) Adiós, Marta.

Chao. -Adiós, bonita.

Imagínate que sea yo la que venga con mi chaquetilla,

porque siempre he querido ser Miss España,

pero el año que entrega la corona, que es cuando aparecen estupendas,

no cuando las hacen Miss España. Me imagino volviendo como ganadora

de «"MasterChef"», no ganando.

Vamos a deliberar. Sí.

La hemos liado parda hoy.

(SUSURRA)

Lo he querido hacer superbién y ha salido el tiro por la culata.

También, podría haberme salido a mí.

(SUSURRAN)

Aspirantes, con esta prueba queríamos demostrar

que la cocina vegetariana, además de saludable puede ser rica.

Me alegra que Pepe haya cocinado, así, en casa, han visto

que se hacen cosas buenas con verduras,

porque vosotros habéis hecho muy poquito.

Teresa, Natalia, Valentín y Carmen, un paso al frente, por favor.

Vuestros platos no hay por dónde cogerlos,

nos hemos llevado una decepción, sobre todo, con Teresa y Valentín,

que presumen de hacer cocina «healthy»

y no la hemos visto por ninguna parte.

Natalia, tu plato confirma que no quieres ver las verduras,

pero en «"MasterChef"» hay que hacer de todo, lo que gusta y lo que no.

Sí.

Carmen, al principio del reto has dicho que querías el coche,

la tarjeta, el móvil, las llaves...

Igual, lo tienes antes de lo que crees, si sigues así...

Te irás a tu casa.

Podéis volver a vuestros sitios.

En cambio, ha habido un aspirante que ha demostrado que con buenos

ingredientes e imaginación se hace un gran plato

y, además, ha sabido integrar bien su fermentado.

Ese aspirante es...

Marcos. Felicidades.

Gracias. Gracias, chicos. Gracias.

Me he resultado raro y extraño

pero estoy contento y feliz, no me lo creo, debo asimilarlo.

Se lo dedico a mis compañeros, sobre todo, a Carlos y a Osiris,

que son los dos apoyos que tengo.

Ya es un cuarto. Te has dejado a Aleix.

No, hombre, también, pero...

Te has caído del cartel, Aleix, pero bueno...

A Aleix, también. Me han dejado y han fichado a otro.

Soy el nuevo fichaje del Trío Carabela, el Trío Raro,

sería el Trío Oreo, ¿no? El Trío Oreo invertido.

Preparaos, porque vamos a viajar a un lugar que ha hecho

de la gastronomía su gran reto para este año

y que está dispuesto a hacer historia.

Ya sé dónde vamos.

Esta semana viajamos a Almería, una provincia que ha hecho del agua

una forma de vida. Sus más de doscientos kilómetros

de litoral esconden infinidad de rincones mágicos.

Almería es mar pero, también, es regadío,

sus huertas bajo techo producen frutas y hortalizas de tal calidad

que se ha convertido en la mayor productora de Europa.

Pero los encantos de Almería no son solo naturales,

tiene un patrimonio cultural de obligada visita

y es en una de esas joyas arquitectónicas

donde hemos citado a los aspirantes.

(AITANA) Solo está Samantha. (VALENTÍN) Qué guapa estás sola.

No sabéis lo tranquila que estoy, una felicidad absoluta.

(TERESA) Me lo creo.

Bienvenidos a todos. (TODOS) Gracias, chef.

Os hemos citado delante de esta espectacular

catedral fortaleza porque queremos celebrar

que Almería es la Capital Española de la Gastronomía 2019.

(MARCOS) Muy bien.

Vamos a hacerlo de una forma muy especial.

Preparaos, aspirantes, porque vais a cocinar

a las órdenes de dos obispos de alta gastronomía.

¿Obispos? (GLORIA) Qué curioso.

A ver qué nos tienen preparado.

Ellos son...

(Música sacra)

(Música sacra)

(AITANA) A ver. (TERESA) ¿Quién será?

Ay, por favor.

(VALENTÍN) Ave María Purísima.

¡Pepe Rodríguez y Jordi Cruz!

¡Que son los capitanes!

(TERESA) Qué guay. Qué maravilla.

Que intercede el Altísimo, porque...

Ave María Purísima, vaya dos. Igual, yo apostato, al final.

Aspirantes, después del desastre generalizado de la otra prueba

vais a cocinar a nuestras órdenes. Qué guay.

Os recuerdo que Almería es la huerta de Europa,

los productos de esta tierra tienen muchísima calidad

y son muy valorados a nivel internacional.

Comprenderéis que por respeto a la capitalidad gastronómica

debemos ser los capitanes.

Me siento perjudicado, hay quien no se lo toma en serio

y los jueces han tomado las riendas y yo no puedo ejercer

como un buen capitán.

Os advierto, aspirantes, que vamos a exigiros que trabajéis

al ritmo de una cocina profesional. Yo los tengo de corbata.

Para calentar motores, va un adelanto...

El veredicto será individual.

(AITANA) ¡Hala! (VALENTÍN) Sí.

Vamos a aprovechar nuestra capitanía

para vigilaros muy de cerca; queremos saber quién se limita

a cubrir expediente y quien, sin embargo, se entrega al 1000%.

Me parece bien.

Marcos, por ser el mejor en la otra prueba

eres el único que puede elegir capitán.

No tengo nada en contra de Pepe pero mi mentor es Jordi y...

Y a sus órdenes voy a trabajar.

Te haré algún chascarrillo. Bueno.

Jordi, que Marcos te haya elegido significa que tendrás

un aspirante más en tu equipo.

Me parece bien. Pienso aplastar a Pepe como es habitual.

Repasa el tanteo, si quieres.

Empezamos contigo, Pepe.

El primer aspirante de mi equipo será...

Curro Romero, también, conocido como Carlos.

(Risas) ¿Ah, yo?

(Risas)

Carlos, te puse este mote porque contigo nunca se sabe,

hay veces que cocinas genial y otras que no sabes

por dónde te da el aire. Esperemos sacar oreja y rabo.

(Risa de Josecho) Osiris, sabes que tengo dudas

sobre tu capacidad de evolucionar, así que ha llegado el momento

de que si tienes ganas de aprender me lo demuestres en esta prueba.

Te demostraré que no es cierto y estaré a tu disposición al 100%.

Carmen, hasta ahora, has sido bastante secundaria

en las pruebas por equipos, así que prepárate,

hoy no tienes escapatoria. ¡Te quiero conmigo!

Ay, mira. (MARCOS) Muy bien.

Natalia, tienes que mejorar en la calidad

y en el control de las proporciones.

Hoy quiero vigilarte muy de cerca. De acuerdo.

Aitana, esa sonrisa y esa energía positiva que tienes

la quiero en mi cocina para que nos la contagies a todos.

Muchas gracias, chef. Intentaremos, a ver qué sale.

Aleix, te vienes conmigo, así veo si la joya más preciada

sigue estando en cocinas.

Teresa, respeto mucho tu empatía con los animales

y lo que te gusta o no comer en tu casa,

pero un cocinero profesional no puede tener fobias.

Sí, chef.

Hoy te vienes conmigo y vas a darlo todo.

Gracias, Pepe, encantada.

Valentín, te voy a estrujar el talento a lo loco.

Muchas gracias.

Josecho, hoy espero de ti rapidez en la ejecución

y que, por favor, sigas mi ritmo. ¿Lo seguirás?

Cómo no, no me queda más remedio.

Gloria, eres la última pero no la menos importante.

Gracias. Tienes buena mano para la cocina

y puedes hacer un menú de chuparse los dedos,

pero hay que dar el salto a la cocina profesional

y enfrentarte a técnicas y emplatados más complejos.

Vale, hecho, no te vas a arrepentir.

¿Seguro? No.

Os advierto, que tenemos un menú de cuatro platos

para disfrutar todo y más. Comenzamos por un entrante

que elaboraremos nosotros, equipo Azul.

Bullabesa de gamba roja de Garrucha.

Gamba roja de Garrucha, yo soy garruchera, vengo en verano.

La siguiente campana en nuestra, equipo Rojo, atentos.

Se trata de un primero.

Pulpo lacado con lombarda y patata violeta.

(VALENTÍN) Le vamos a dar golpes hasta que se ablande.

Continuaremos con un segundo.

Carré de cordero asado con puré de chirivías

y verduras de la huerta almeriense.

Qué bueno.

El cierre del menú es nuestro, equipo Rojo,

serviremos un postre que consiste en...

Papaviejo, sopa de chocoblanco y helado de yogur y limón.

Aspirantes, os recuerdo que hoy estamos celebrando que Almería

es Capital Española de la Gastronomía 2019.

Muy merecido.

Hemos invitado a esta comida a 40 expertos de la restauración.

Madre de Dios. Son consagrados chefs,

jefes de sala y sumillers de toda Andalucía.

Qué responsabilidad.

Hoy volveréis a servir en sala, así que tenéis examen.

(AITANA) Qué guay. (ALEIX) Muy bien.

Tenemos 110 minutos para hacer 40 raciones de premio gastronómico.

Nuestro supermercado proveedor de alimentos os facilitará

los ingredientes para cocinar y, como siempre,

donará el excedente que no uséis a comedores sociales.

Aspirantes, ¿tenéis claro que trabajar a nuestras órdenes

es un examen y no una «masterclass»?

(TODOS) Sí, chef.

Coged delantales y a cocinas en tres, dos, uno. ¡Ya!

Venga. -Hay que ganar.

(GRITAN CONTENTOS)

Venga, dale caña.

(CARMEN) ¡Vamos! (TERESA) Venga, vamos.

Venga, venga, vámonos. Vamos, equipo, vamos.

Vamos, vamos. Concentración.

Vamos. -Vamos, chicos.

Aspirantes, para que todos tengáis el mismo tiempo de cocinado,

primero arrancará a cocinar el equipo Azul

y quince minutos más tarde lo hará el equipo Rojo.

(TODOS) Sí, chef.

Equipo Azul, vuestro tiempo empieza en tres, dos, uno. ¡Ya!

Vamos a ello. Vamos.

Empezamos contigo, Carlos. Sí.

Limpiarás el pescado y las gambas. Sí.

Carmen. Dime.

Te encargarás del caldo de la bullabesa,

que es el alma del plato. Vale.

Josecho, te vas a encargar las verduras de todos los platos,

pero te quiero ver volar. Cagando natas.

Teresa, es una prueba maravillosa para superar tus fobias.

Ya... me vas a dar el cordero. ¿Preparada?

Sí. Es lo que quiero oír.

Aitana, vas a acompañar a Teresa para limpiar el carré

y preparar el fondo del cordero. Vale.

¡Pues, vamos a trabajar ya! ¡Vamos!

(CARLOS) Vámonos. (JOSECHO) Todos «avanti».

Cordero aquí, bullabesa aquí. Venga, fenomenal. Adelante.

Cuéntame. Mira.

Vale. Cortas, un poco, aquí.

Vale. Sacamos el hueso, ¿no? Eso es. Mira, ¿veis?

Vale, vale. -Ah, vale.

Tiramos de esto hacia abajo. Dejamos los huesos limpios.

Vamos bajando los huesos para dejarlos limpios

y cortar las raciones. Estupendo. Vale, chef.

(CON ESFUERZO) Qué fácil lo ha hecho y qué difícil es.

¿Sí, verdad?

Chef, ¿meto limón y agua para las alcachofas?

Un poco de agua con limón, sí. Hazlo deprisa, hay que hacer mucho.

Vale, chef. Venga, os echo una mano. Vámonos.

Venga, rápido y bien, rápido y bien.

Sí, chef. Enseguida, Carlos y Carmen,

cogeremos un salmonete bueno y lo vamos a ir abriendo

y con todo haremos un caldito. Un caldo.

(CARMEN) Un caldito, vale.

¿Qué les estará diciendo Jordi?

Mira que les da literatura, parece un Marine.

El menú de Pepe tiene más trabajo, por lo tanto, lo tenemos fácil,

además, somos uno más, no hay que ponerse nervioso.

(ALGUNOS) Sí. Oído, chef. -Vale.

Organizaos que yo me aburro, no puedo estar parado.

He visto un tomatito... Ahora vengo.

Concentraos aquí, ¿vale? Vale.

Una cosa, ¿no creéis que Jordi nos puede enfrentar

a lo que menos cómodos estemos?

A mí me da igual estar donde sea. -Da igual, venimos a currar.

Qué rico el tomatito. Un poco de vinagrito o algo, ¿no?

Pero, Jordi, ¿qué estás haciendo?

No puedo estar parado, me aburro y hay tomates que son la leche.

Es una variedad nueva de Almería, está muy rica.

Los conozco, los que se comen así, verdes.

He preparado una ensalada. ¿A mí?

(SE RELAME) Están muy ricos.

Están que te mueres. (SE RELAME) Qué buenos están.

¿Tiene sabor o no tiene sabor?

Sabor... de diez. (GLORIA RÍE)

Que no se entere Pepe. No.

Jordi, sin duda, eres mi juez favorito,

como este tomate, que está que te mueres.

Me voy a terminar este tomate, pero tú prepárate

que enseguida empieza tu cocinado.

Pero ¿estáis de aperitivo? Quita esa mano, quita.

Sois unos sinvergüenzas. Esto sí que es pata negra.

Toma y a currar, toma y a currar. ¿Cómo está?

Venga... Está riquísimo.

No metas la pata, ¿eh?

Venga, esos corderos, Teresa.

Si Pepe no me pone con esto, no sé con qué hubiera empezado,

creo que con las gambas. -También, tiene cabeza.

Sé que es hipocresía pero si veo al animal, me da grima.

¿Cómo van las chicas del cordero? Más o menos, es complicado.

Más o menos, no, bien.

(AMBAS) Bien.

(Música de tensión)

(JOSECHO) Huele que alimenta.

Vámonos, venga, el pescado. (CARMEN) Vale, Pepe.

Carne a un lado, espinas al otro. Vale, chef.

Fenomenal, pero con rapidez.

Venga, vamos.

Equipo Rojo, vuestro tiempo de cocinado

empieza en tres, dos, uno. ¡Ya!

Vamos a ver, del pulpo os vais a encargar Osiris.

Correcto.

Y Gloria. Vale, perfecto.

Y Marcos. Oído.

Aleix, Natalia y Valentín, el postre es vuestro.

¿Lo tenéis claro? (TODOS) Sí, chef.

Venga, al lío.

(ALEIX) Venga, chicos. (CARMEN) Venga, vámonos.

(MARCOS) Vamos, equipo Rojo.

Te voy a ir ayudando. -Vale.

Te pongo otro bol y hay que ver las cantidades.

(ALEIX) Valentín. -Dime.

Tenemos yema, leche... -Azúcar.

Vamos a blanquear las yemas aparte e infusionamos la leche.

Al pulpo, siempre, hace falta asustarlo, ¿vale?

(MARCOS) Siempre, ¿no? Lo metemos...

Un poquito más y lo sacaremos.

Vale, oído. -Vale, se le han rizado las patas.

Hay que pensar con la cabeza; la primera vez, el pulpo está frío,

así que lo dejo tres segundos más y lo sacamos, otra vez.

Se le rizan las patas. -Yo lo hago.

Cincuenta minutos de cocción y, luego, diez más, suave,

para que estropear la piel. Tercera vez.

Cuidado, necesito a alguien fuerte porque estos bichos son...

(OSIRIS) Voy. Son descomunales.

(MARCOS) Sí, son muy grandes.

Chef, está bien el agua, ¿vale?

Muy bien, porque quiero que esté rizada.

¡Cuidado! Perdona, Jordi.

Ahí, con mucho cariño. Y eso se deja cociendo, ¿no?

Vamos a meter tres en esta olla. Vale, lo tengo.

Esa olla es para escaldar y, al final, dejaremos dos aquí.

Cuando tengamos el pulpito cociendo me avisáis.

Jordi, ¿ponemos a cocer la lombarda con las patatas?

Ponte a pelar patatas, un bol con agua fría

y patata violeta bien limpia. Es ese saco de ahí.

¿Esta? Sí, las quiero todas peladas.

Vale, perfecto.

Chicos, corred, corred, venga.

Venga, vamos a darnos caña que no nos diga Jordi.

Ve cantando los huevos, ve cantándolos

para que nunca nos equivoquemos. -Siete van.

-Los huevos se rompen. Los huevos se rompen.

Aleix, cómo está eso. Bien.

Estamos ahí con la masa. Sí.

Si hay un poco más, no pasa nada, en un cazo.

Está todo. Necesito, primero, suave, suave...

Y sale sin blanco, tres limones aquí

y de ahí a un cazo a hervir y lo apartas.

Vale. Venga, venga.

Venga, va, equipo.

Bueno, equipo azul, un poco de marcha y brío.

Bueno, Josecho, bien, bien. Gracias, chef.

-Venga, Josecho, vamos. -Claro que sí, Josecho.

Pepe, después de la alcachofa Lo ponemos con un agua para cocer

y ahí mismo cocinamos tirabeques y cogeremos

agua con hielo para cortar la cocción.

Sí, chef. Cómo lleváis los corderitos.

Intentando limpiarlos y no cortarme.

¿Cómo haces para que te queden tan limpias?

Porque me quedan mucho más llenas de grasa.

(RIENDO) Con cuidado.

Quiero esas espinas de pescado. Sí, ya salen.

Vale. Ahí tienes, Pepe.

Pepe, vamos por el último, algo más que haya que hacer.

Ahora cogemos cebolletas que las marcamos en una sartén.

Eso lo hará uno de vosotros, el que queráis

y el siguiente, limpiamos el salmonete

para sacar los lomos limpios. Vale, Pepe.

El último. Mételo ahí, y ya está.

Aspirantes, vamos a correr. Jordi, tenemos las 40 yemas.

Os ayudaré mucho para que me tengáis

el respeto suficiente para llamarme chef

que es algo que no tendría que pediros.

Oído, chef. Al salir de aquí

con dos cervezas me llamaréis Jordi,

ahora soy vuestro chef. De acuerdo, chef.

¿Aquí, qué hacemos con eso? Para la crema inglesa.

Esto mezclamos un poco con varilla, 550 de azúcar,

también lo pones aquí. Perfecto.

Capitán, ¿le ayudo a pelar papas mientas escaldo los pulpos?

Me gustaría más preparar un bol una bandeja, lo que sea para meter

lo que vas a cortar.

Julianitas, se cocerá más rápido.

Vale. Quiero tres piezas y pesaremos

300 de patata, haremos más cantidad.

Equipo rojo, ya podéis correr. Vamos, vamos, vamos.

-Chef, ya tengo los pulpos escaldados.

Pues todos a cocer, rápido, ya debería estar cociendo.

Vale, capitán. -Venga, que podemos, por Dios,

venga ya. -Vamos, equipo rojo, chicos.

-¿Qué estás haciendo? -Pelando la lombarda.

-¿Has acabado? -Voy, me queda nada.

-Puedo ayudar a la muchacha. -Gracias, Osiris.

-Vamos, chicos, venga. -¿Pelo las patatas?

-Sí. -Gloria, qué tal vas.

-Perfecto.

-550 de azúcar. Chef, estoy parada.

Vale, mezclamos un poco las yemas.

Mezclamos bien, cuando lo tengas mezcladito, paras.

Dos litros de leche aquí, un par de limones, tac, tac,

que hierva un momento y fusión.

Aleix, cómo vas por aquí. Bien.

Eso está bien ahí, metemos... Los huevos.

Sí, ahora quiero que lo trabajes todo y hagas una crema fina.

Al final mezclaremos en un bol con harina y la levadura

sin meter mucho aire, mezclar, mezclar.

Vale. Chicos, corred, corred.

Bueno, equipo azul, un poquito de marcha y brío.

Pepe, ¿te parece bien así? Vale, pero un poco más refinado.

Vas poniendo una, otra y luego quitamos

para que no se rompan, ¿vale? Josecho, cómo lo llevas.

Pepe, ¿suficiente tirabeques? Esto está a borbotones,

suficientes, muy bien, metamos ya.

Josecho, venga, todas, esto es un escaldón de nada,

un mete saca que se dice. Ah, eso está muy bien.

No perdemos el ritmo ya.

No, chef. Cómo vais, ese cordero me preocupa.

Bien. Uno, dos, tres, cuatro, cinco, hago filas de cinco.

Madre mía, se me retrasa el cordero, Carlos.

Ya voy. Échame una mano aquí ahora.

Ya voy ligero, ya termino aquí. Venga, eso, a volar.

Carmen, lo mismo, vuélame con la cebolleta

y déjamelas bien doraditas que tenga un colo dorado bonito.

Vale. Carmen, unos bien doraditos,

otros menos, mira, pon, vale, ya está.

Pones una y la dejas tranquila, que se doren por ahí

y luego las volteo por el otro lado y que se doren.

Vale. En cuanto tengas 43 trozos

nos liamos a marcar el salmonete. Vale.

Venga, necesito correr, cómo vis, es cordero me preocupa.

No, porque no...

(CARLOS) Pepe, dónde ayudo. Ayúdame con los corderos,

ponte que si no, no acabamos con Aitana.

Cómo vais. -Bien.

-¿Sí? -Mira, dale aquí, córtame aquí.

-Yo te corto. -Ahí, bien, genial.

¿Con qué sigo, chef? Valentín, si nos paramos...

Esto, masa de buñuelo. Venga, vosotros dos.

Vale, chef. -A por ello.

Le voy dando, ¿no? Sí, tamizamos, tamizamos.

Necesitamos textura en la pasta "choux"

de una masa de buñuelo, si os pasáis, la liaremos.

Chef, la lombarda ya está, ¿nos cabrá todo ahí?

Sobradamente. Sobradamente, se coge un poco, ¿no?

Vamos a contar 20 minutos a partir que hierva.

Esa es muy grande, chef. Vale.

¿Has probado la sal? No, chef.

Hay que meter sal a las cosas. Oye, no habéis metido sal

en el agua para cocer el pulpo, eh.

Qué, Osiris. Con las patatas.

¿Has probado el agua si tenía sal?

No. ¿Cómo cocinas el pulpo tú?

¿Con sal o sin sal? Con sal.

Hay cosas que te las digo yo y cosas de lógica.

Si no sabes la cantidad de sal, dime: "Chef, le pongo sal,

¿pero cuánta?" Me la estás liando,

me las estás liando, pajarito. "Sorry, sorry".

Venga. Osiris, céntrate, por favor.

Para un momento, piensa qué haces y al ataque.

Equipo azul, equipo rojo, he invitado a un buen amigo

y gran cocinero que me ayudará a supervisar

vuestro trabajo, él es, José Álvarez.

(VALENTÍN) Bien.

Qué tal. Buenas.

Qué bien que vinieras a ayudarme, gracias por aceptar

la invitación a "MasterChef".

Nada, encantado de estar aquí y agradecer por Almería

que somos capital gastronómica. Por eso vinimos.

Hay que celebrarlo. Estamos para celebrarlo

todos juntos, no podemos faltar. Claro, encantadísimo, vamos.

Pues vayamos a ver a Pepe.

Pepe, mira quién te traigo. Cómo está, señor.

Qué tal, cómo estamos. ¿Todo bien?

Muy bien. Bienvenido a la guerra.

Ya os veo. Me tocó hacer una sopita

de pescado con una bullabesa con la maravillosa gamba roja

que tenéis por aquí, dos pescaditos así puestos

y un buen caldito. Salmonetes de roca buenísimos.

No se puede fallar.

Curioso el nombre de la sopa tradicional aquí,

bullabesa de Almería. bullabesa de Almería.

Una sopa increíble, nada que ver

con la bullabesa francesa, pero es una sopa buenísima.

A mí me gusta más que la francesa. Dame un toque para hacerla,

cómo la haces, qué le echas, cuál es tu truco.

La historia de la bullabesa es no cortar la mayonesa,

la temperatura del caldo. Añadir la mayonesa.

Claro, cuando la añadís no puede estar muy caliente.

Se corta, claro. Se corta.

Bueno, Pepe, menos de 40 minutos para arrancar el servicio,

no te digo nada. Iros de aquí, por favor.

Me alegro mucho de verte. Igualmente.

Entretén mucho a Jordi, me gustaría que lo sacase mal.

Venga, perfecto.

Pepe, ¿te parece bien así? Te lo saco crudito y churruscado.

Me preocupa esto, piel doradita.

Se me dio la vuelta. Por eso, cuídame esos detallitos.

Venga, eso es, seguimos, seguimos.

Vamos dorando corderos, dorando corderos,

sartén y dorando corderos. Venga, va, vamos.

Venga, venga, no podemos perder el ritmo.

Vamos, equipo rojo, chicos.

¿Te echo una mano, chef? Deberíamos marchar los mejillones.

Oído, limpiar mejillón. Limpiamos lo justo,

las cuerdecitas, haremos un jugo con él.

Oído. Un poco más si hay de estas.

Oído. ¿Vale? Venga.

(ALEIX) ¿Cómo lo ve, chef?

La dejaremos reposar

un segundito y ahí nos ponemos a freír.

Valentín, ahora prepararemos un helado de yogur

con un toque de limón. Jordi, qué tal.

Mira quién te traigo.

Qué tal. Caballero.

Ha venido a controlaros, a ver cómo vais.

Qué te pasa, ¿nos puedes hacer caso?

Mira, tenemos el pulpo cociendo aquí.

Ajá. Y le daremos una horita,

muy suavecito, reposar un poco. El pulpo es uno de los alimentos,

un producto de Almería que mejor tratamos.

Y el punto de cocción, al menos, a mí me gusta

que no se pase mucho. Resistente.

A mí, sí. Ya que me hablas

de que es muy importante el punto de cocción del pulpo,

he puesto encargado a un chico llamado Osiris,

en teoría, sabe mucho de cocciones y tal, hoy le tengo dubitativo

y un poco espeso. Pero le dejo encargado,

si ves que no está bien el punto de cocción, a Osiris.

Venga, pues ya está, perfecto.

Os dejamos, Jordi. Ha sido un placer.

Me han dado la responsabilidad

del pulpo, algo que me parece de locos.

A ver, Natalia, esto qué es, mira esto, mira esto.

Este cortadito me interesa poco, dejamos que se haga despacito,

buen rollito, si se quema, la liamos.

¿Sigo dándole con la lengua? Si ves que esto se te estropea,

tienes que estar atenta, que no se estropee.

Vale, chef. Te veo nerviosita hoy.

Primero, lo que cocino, segundo, eso.

Me gustaría no tener que estar contigo pendiente

siempre para hacer una simple crema y fundirlo en chocolate.

Si me despisto, veo que se te corta y se te escachurra y te quedas así

mirando el chocolate cómo se cuaja mal y vamos mal.

¿Vale? Estate al loro, cualquier cosa, me avisas,

no me hagas ñapas. Vale.

Chicos, corred, corred. Sí, chef.

Valentín, ¿tenemos el helado? Estamos con la nata.

Ahí, fundimos rápido, pum, pum.

Fúndelo, menea, menea, menea.

No, no, ¿por qué te vas a una plancha para rompérmela?

No, aquí, tiqui, tiqui. Anda.

Aquí, se ha fundido, corto la cocción.

Necesitaremos 375 de leche en polvo y de aquí,

a aquí, mezcla ahí y a la nevera. Chef, el fumet.

¿Lo tenemos? Vale, venga, rápido, rápido.

Lo tenemos ahí y pon aceite para freír, rápido.

Oído. Vale, salsa kimchi y una varilla,

había dos kilos, vamos a meter una tercera parte de botecito.

Osiris, espabila, niño, espabila, papi.

Voy, voy. Oye, espabila, aquí temperatura

a lo loco, venga. Está a tope.

Mezclamos bien, mezclamos bien. Sí.

Fumet, esto es la laca,

con esto pintaremos el pulpo. Vale.

Esto está. -Vale, qué necesitas.

-Seguramente, una bandeja porque es para el helado.

-Vale. -Si me ayudas un segundo,

quítame esto. -Qué quieres.

-Quítame esto y vamos guardando cosas.

-Cuidado, que voy. -Esto qué es, ¿la leche en polvo?

-No sé. -Chef, ¿esto es la leche en polvo?

Pero no es la mía. Cómo que no.

¿Es la mía? Pues debería estar dentro ya.

¿Por qué lo sacaste? No sé de dónde sale eso.

Pero si te dije que lo metieras. Sí, lo metimos.

Oye, era más fácil que la leche esto,

mételo y lo rehaces, pero es una metedura de pata

de niño pequeño. Lo sé.

(VALENTÍN) Otra vez, el postre no va bien, al final,

trabajar con Jordi no me relaja, me pone bastante más nervioso.

Bienvenidos todos a "MasterChef".

Nos hace mucha ilusión poder celebrar con vosotros

que Almería es capital española de la gastronomía 2019

porque, desde luego, productos de altísima calidad

os sobran, de hecho, hemos usado alguno de ellos

en este menú que vais a degustar.

La buena noticia es que hoy, Pepe y Jordi,

están de capitanes, así que el buen hacer

está garantizado. La mala, es que los aspirantes

van a salir a servir en sala,

así que, a ver qué pasa, suerte a todos.

(Aplausos)

Equipo azul, en 10 minutos hay que sacar

la bullabesa, hay que emplatar, así que, a volar.

Carlos, esas gambas, todas, un poco de aceite y sal.

Sí, chef. Venga, todos pendientes,

quién no me dice chef. (AMBAS) Sí, chef.

Carmen, Aitana, qué pasa, estamos pendientes o no.

Sí, sí. Todo bien marcado

por un lado y por otro. Pepe.

Abajo también, dime. En 10 minutos debe salir...

Lo tengo. La sopa de pescado.

Lo tengo, sí, señor. ¿Os ayudo, os echo una mano?

Me sobra gente. No, para nada, ah, sois uno más.

Por eso te digo. Ni lo he notado.

Veo que por ahí queman el cordero. No, van dorando, dorando.

¿Saldrás en tiempo? Señor, sí, señor.

No metas la pata por eso, no metas la pata que te veo.

Por favor. Carlos, metamos las gambas al horno.

Sí, chef. Tenemos a los comensales sentados,

señores, volemos, volemos.

Ya está el cordero. Hagamos una mayonesa.

Venga. ¿Tenemos las gambas dentro, no?

Sí, chef. Vale, que no se nos pierda

el punto de cocción. Sí.

Venga, pues estiramos platos, ¿vale?

Vamos, equipo rojo, venga.

Dale, que tengan un color guapo, vamos bien va, va, equipo.

Valentín, ¿tenemos el helado? Ya está.

¿Meterás la patita otra vez? No.

Vale, esto es muy sencillo, yogur, leche, nata, mezclo, pum, pum,

te dejas la leche en polvo, hay que añadirlo, volver a colar,

algo muy simple, debería estar en la nevera

esto reposando, no me la líes que era muy sencillo.

Ya. -Chef, el pulpo ya está.

Vámonos a la tabla.

¡Ah! La col lombarda, chef.

Mira, mira, un poco más corto.

De cada tentáculo, perfecto. Aquí y aquí.

Y de paso ya metemos el lacado. Perfecto.

Quiero 40 grupos como esto, igual. 40, perfecto.

Venga, solo me faltan tus chips.

Estamos a punto. Chef, cómo los ves.

Oye, están perfectitos, Aleix, no están nada mal.

¿Dónde aprendiste a hacer esto? En el ABaC.

(RÍEN)

Tú sigue así e irás al ABaC de esta, venga.

Gracias, chef. Me vi en el ABaC

cocinando con él y digo: "Esto se hace realidad, es un sueño

cocinar con Jordi". Me da la oportunidad de ir

al ABaC, muy fuerte.

Bueno, equipo azul un poquito de marcha y brío.

Sí, chef. Miradme, dos trocitos de salmonete

hemos dicho, ¿no? Sí.

Vale, ¿y tres gambas dijimos? Tres gambas.

Una, dos y tres. Y tienen que sobrar.

Vale, pues venga. Así, tal cual, ¿no?

Venga, con rapidez, ¿habéis visto el emplatado?

Pues así todos porque ahora le pondremos al lado una cebolleta

y el triguero, yo voy echando la sopa.

¿Dónde está la mayonesa?

Oh, qué sosa, por Dios.

¿Está buena? Sosa, sosa.

Jolín, oye, probad las cosas, de verdad.

La probamos. ¿Sí? Pues sois dos sosas.

Vale, perfecto, Aitana. Pues a mí me ha gustado.

Venga, cómo va ese emplatado.

Bien, bien. -Bien, chef.

Muévelo, que me vais a quitar la afición, de verdad. Vale.

¿Muevo un poco más? Joder, es que la hice yo.

Está muy rica. No lo dudo.

Hombre, vas a dudar.

Vale, quiero que saquéis las cebolletas con el triguero

para ponerlo justo ahí al ladito, ¿vale?

Vale, pongo los trigueros.

-Por aquí ya tienen salmonete, cómo vais.

-Vámonos, vámonos que no llegamos.

-Las gambas, madre mía. -Ya, pedazo gambas.

Calidad. ¿Todos los platos tienen salmonete,

gamba, triguero y cebolleta? Triguero aquí, aquí.

Voy, voy. Vamos, ¿lo tenemos?

Sí, chef. Voy con ello.

Señores, cuidado. Pongo varios y luego

ya vais vosotros. Vale.

Por encima, con suavidad, bueno, equipo azul,

os dijimos que serviríais en sala junto a los camareros.

Vale. Carmen, Aitana, sois mis elegidas,

así que quitaos el delantal, poneos el mandil. Vale.

Teresa, ¿continúas? Sí, claro.

Con cuidado, pero rápido. ¿Podemos sacar platos ya?

Están todos listos. Venga, adelante, por favor,

¿podemos ir sacando? Camareros, por favor,

adelante, también, sacando platos, fenomenal, muy bien.

Comenzamos con un manjar de estos mares,

bullabesa de gamba roja de garrucha,

elaborado por Pepe y su equipo azul.

Hola, buenos días. -Buenos días.

-Hola, os traemos para comer una bullabesa con gambitas

de garrucha y salmonete con un esparraguito triguero

y cebolleta, que aproveche.

-Muchas gracias. -A usted.

Hola, buenos días. -Buenos días.

-Lo mismo, una salsita bullabesa. ¿Se lo volverás a decir a todos?

Ah, no. Lo normal, si lo queréis contar,

es que lo cuentes a la mesa, pero uno por uno

tienen que escucharte y no le interesa a nadie.

Vamos a empezar por ahí y luego, ¿señores o señoras primero?

Las señoras. Pues no lo entiendo muy bien.

No, vamos, fuera, de verdad. Si me ve mi suegra...

Madre mía, estas niñas, a ver si las enderezamos porque...

Señor alcalde Hola, Samantha.

Qué tal. Muy bien.

Lo primero, felicidades por la capitalidad gastronómica.

Gracias. ¿Orgulloso del reconocimiento?

La verdad, estamos muy contentos de poder contarle a toda España

que Almería, además de este entorno natural tan bonito

que tenemos, además tenemos unos productos maravillosos

que son sabrosos, saludables y además tenemos unos cocineros

estupendos que hacen un gran trabajo

y muchos están hoy aquí. Pues sí, es un placer.

Qué tal el plato. Estaba muy bueno, tenía un sabor

muy potente, se nota el producto de garrucha,

la gamba, está maravilloso. ¿Y el servicio en sala

de las aspirantes? Bueno, sí que llegaron

muy eufóricas, muy simpáticas. Muy confiadas.

Sí, pero bueno, lo hicieron bien, bien,

Pepe, te vas a enfadar, hemos servido un poco mal,

bueno, mal, sí. Pero si era muy sencillo.

Sí, se lo pusimos por la derecha, es que esta es una alarmista.

Bueno, te digo una cosa, ya me contará Samantha

los errores, todos con el carré. Alguien que saltee la minimazorca.

Vale. Bien doraditas, doraditas,

no quemadas, doraditas que es diferente a quemado, ¿vale?

Oímos, a ver la diferencia.

Sí. Vale, me alegro.

Lo hice mal, no tenía que decirle.

-No, eres una bocachancla, no lo hiciste tan mal

luego rectificaste.

-Ya, pero luego fue en plan... -No, te voy a matar.

Chicos, corred, corred.

-Hay algunos muy grandes. -Tiene muy buena pinta.

-Pues le quité mucho. -Chicos, se ve increíble.

-Toma, repásalo. -Vale.

-Venga, chicos, ponedlo bonito que las laquemos.

¿Lo tenemos lacado todo? Sí.

Que son las últimas que no queden mal.

Rápido y mesa despejada ya. Chef, vale, está.

A ver, cuántos llevamos ya. -No lo sé, vamos a contarlos.

-Un momento, un, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho...

Tenemos de sobra.

Vale, tenemos todo para emplatar, os hago uno

de cómo tiene que ir terminado. Oído.

Tiqui, tiqui, tiqui y aquí.

Quién es el que va a sala. Valentín y Natalia.

¿Vale? De acuerdo.

¡Natalia, ven para acá!

Dale, dale, ya, ya.

-Corre, corre, corre.

Vamos a sala tú y yo. -Vale.

Os hago un plato para que veáis cómo va rematado

en sala más o menos. Dos chips, pim, pim, pim.

El plato debería ir así, pero te lo pondré en fuentes

y lo enseñas delante del cliente igual que Valentín.

¿De acuerdo? Sí, chef.

Corred, corred, chips, chips.

No sé cómo lo sacaremos. -Con pinzas.

Ese es el arte del camarero.

Sí, yo trabajé de camarera, pero en el tanatorio.

¿Sí? Seguro que dejarás a todos con este plato muertos.

Pues seguro. Rematamos rápido, venga.

Venga. -Chicos, ¿alguien puede limpiar

un poco las bandejas, por favor?

Venga, que alguien coja vuestras tareas y nos vamos

que ya tenemos dos bandejas aquí. Venga, Natalia, a hacerlo bien.

¿Listos? (AMBOS) Sí.

Delante de camareros, por favor. Cambiamos la marcha,

rápido, tengo la sala esperando.

Voy. -Oído, chef.

Oye, ¿pensáis que lo harán bien

lo de las pinzas o se les irá la pinza a estos dos?

Hombre, no creo, chef. -No, mucha educación.

¿Visteis las caritas que tienen de pavor?

De pavor, nada. -La cambio rápido.

-A por ello.

Venga, sonreíd.

"Smile". -Sonrisa.

Jordi y su equipo rojo han preparado un primero de lujo.

Pulpo lacado con lombarda y patata violeta.

Hola, muy buenas tardes -Hola, buenas.

-Qué tal, bueno, os vamos a servir ahora un pulpo, ¿de acuerdo?

Que está lacado y que tiene un puré de col

y lombarda y lo intentaremos servir del mejor modo posible.

Yo espero benevolencia.

Gracias.

Bueno, a ver, vamos a empezar, ¿les conoces de algo?

No, no tengo el placer.

Un poco más de seriedad, de disciplina y de respeto,

sobre todo, hacia el cliente. Sí, chef.

¿Cómo se sirve? Creo que por la derecha.

Al servir en fuente se sirve por la izquierda.

Muy bien, pues espero que le guste.

Muchas gracias. -A usted, que lo disfrute.

-Con permiso, caballero.

Espero que le guste.

Espero que lo disfruten y les guste mucho.

(TODOS) Gracias.

-Espero que lo pasen bien, gracias. -Gracias.

Bueno, empezamos por el chef, qué te ha parecido el plato.

Buen, está bien, me ha gustado, está bueno.

El pulpo tiene muy buen sabor, estaba tierno, me gusta la cocción.

¿Cómo viste el tema de la sala?

Bien, ha sido rápido, muy simpático,

lo único que se confundió al servir,

era por la izquierda y vino por la derecha.

Bueno, chicos, creo que les gustará.

-¿Bien? -Lo hicimos lo mejor posible.

-Al menos, intentamos ser agradables.

-Ya tendremos que aprender todos a pincear, os informo

que se pincea por la izquierda. Samantha tiene mucha clase

y nos lo dijo. -Perfecto, guay.

-Ojalá salga muy bien. -Muy bien, chicos.

Oye, lo tenemos todo para el postre, todo impecable,

nos falta emplatar de lujo, qué necesito, chino para acá.

Osiris, aguantas aquí. Vale.

Esa es la crema. -Tiene una pintaza.

-Qué bien. -Está muy buena.

Y ahora. Ah, qué chulo.

Vamos a poner, esto es la sopita

de chocolate blanco y le pondremos un fondito gracioso

que se coloque bien él solito. Se ve increíble.

Está muy bueno. Pensemos en el carré de cordero.

Sí, chef. -Pongo alcachofas por un lado.

Aquí irán cinco carrés y aquí un poco de verdura.

Vale. Oye, no os digo nada la rapidez

con la que hay que ir. Venga, equipo.

Estamos emplatando, ¿queda claro? Sí, chef.

Queda precioso. -Espera, quiero verlo.

Precioso, Pepe. ¿Vale?

¿A ver? Vamos, ahora no nos podemos dormir.

Pepe, qué rico, eh.

-Vale, le tiramos también a las verduras.

Vale, así quiero ver platos servidos en la mesa, ¿queda claro?

Queda claro. Venga, cinco carrés aquí,

puré también, todo tirado. Ponedlo bien, ponédnoslo fácil.

Ayuda con el puré. Venga, vamos, venga.

Venga, rapidez, rapidez. Dos, cuatro, cinco,

dos, cuatro, cinco, dos, cuatro, cinco, dos, tres...

Tres. Me faltan dos.

Sí. ¿Dónde están?

No me jorobéis, coño, que faltan dos.

-Uno, dos, tres, cuatro,...

¿Quién limpió cordero? Yo.

Y yo. Y usted, y luego,

quién marcó cordero. Yo.

Yo también. Qué casualidad.

Sí, yo también marqué el cordero. -Hay 38, ¿dónde está?

-38. -¿Y por qué nos faltan dos?

Cómo la podemos pifiar en el último minuto, eh.

Vaya tela, tío. No me lo puedo creer,

venga, coged el más grande y partidlo por la mitad.

Partirlo por la mitad, claro.

Venga, camareras, venid por aquí. Vale, chef, sí.

Ah, la salsita, vaya. Podemos sacar platos,

te toca este a ti, Aitana, los pequeñitos, ¿vale?

Di: "Señores, como hemos comido mucho hoy

y no quiero que engorden mucho, les traigo el trozo más pequeño".

Me va a pegar Samantha cada grito.

Camareros, por favor, podemos sacar bandejas.

Aitana, Carmen, venga, adelante. Vamos, chef.

Continuamos con otra delicia de esta tierra,

lo ha elaborado el equipo azul

y consiste en carré de cordero asado

con puré de chirivías y verduras de la huerta almeriense.

Hola, os traemos el corderos con verduritas.

-Unas cuantas verduritas, un puré de chirivía

y con una salsita, una reducción de la salsita

del cordero, esperamos que os guste a todos.

-Gracias. -Gracias.

Yo tengo unos cachitos de cordero que son pequeños,

pero pondré más verduras.

Es complicadísimo esto. -Muy complicado.

Luego, igual ya el siguiente lo hago mejor.

La bandeja no se aprieta contra el pecho,

mejor Carmen, copia a tu compañera.

Vale, tienes toda la razón.

-Que no le manche.

-Te voy a poner bien de salsita.

-Tiene buena pinta.

-Muchísimas gracias, muchas gracias.

Aitana, ¿has castigado al chef por algo?

No, ¿por qué? A tu izquierda

tiene media ración, ¿está a régimen?

No, es que nos salió un carré un poco más pequeño.

Muy bien, muchas gracias. Muchas gracias, que aproveche.

-Gracias. -Que aproveche.

-Qué vergüenza, qué mal.

¿Qué te pareció el servicio? porque tienes un restaurante

para 40 comensales. Aproximadamente.

Y cómo ves 40 comensales con este ritmo.

Lento, la verdad que lento,

faltó un poco de elegancia, la sala tiene que ser

un toque de elegancia, es algo que te distingue,

un servicio elegante.

Es que lo paso fatal, ¿y el sabor del plato?

Bueno. Está rico.

Rico. Al menos, eso nos salva.

Muchas gracias. A vosotros.

Lo hicimos de 10 y en el último segundo

cuando estamos concentrados, ahora me faltan cinco corderos,

ahora dos, ahora no sé qué. Ya.

Joder, mantengamos la tensión hasta el final,

así que pensemos, reflexionemos, limpiemos, hagamos de todo.

Perfecto. -Ya nos leyó la cartilla Pepe,

esperemos que este último momento no tiña el trabajo que hicimos

yo y mis compañeros porque nos salió todo muy bien

y al final fallar en eso, pero bueno.

Venga, rematamos, vamos a correr. Vamos, chicos, venga.

¿Así, chef? Vamos un poco lentitos,

pero, bueno, caña aquí a tope. Cogeremos los más guapos.

Sí, los más bonitos. Venga.

Lo tenemos, venga, vamos a hacer el helado.

Vale, muy bien, chicos. Vale, tenemos la base del helado.

Echa, echa, echa poquito a poco, vamos a ir helando la base, ¿vale?

Qué guapo. Hay que emulsionarlo, ¿vale?

Venga, Marcos. ¿Le doy un poquito?

Tuya, Marcos. Velocidad con garbo.

Ahí, ese brazaco. Vete recogiendo el nitro

que te queda lateral, la superficie no nos interesa, homogeneidad.

¿Quieres probar, Osiris, un poco?

-Vale, -Toma, así aprendemos todos.

Vamos. Bien, que te has cansado, vamos.

(RÍEN)

Dale que así aprendemos, que te has cansado.

De verdad, que quería aprender Osiris, también, hombre.

Ahora necesito varilla, varilla que nos vamos en serio

con el nitro, venga dale al nitro, papi.

Dale al nitro, papi.

Machacas y lo mezclas hasta que esté cremoso y frío.

Oído. Venga, oye, ahora emplatamos.

Vale, vámonos para acá, sacamos la varilla y nos vamos.

Muy bien. Oye, buñuelo aquí, a este lado.

Perfecto ahí, ¿vale? Cuchara de agua caliente

y aquí... Pa, pa, pa.

¿Vale? Quién pone hojita de limón.

Yo. Cuando tengas cinco platos

nos vamos que el helado se me cae. Quién hace "quenelle",

quien las haga, cagando leches. Vale.

Necesito que os deis caña, se me funde el helado,

tenéis que correr, venga, que no le falte helado.

Va, rápido. ¿Tenemos los platos terminados?

¿Me puedo ir? Venga, chicos.

Venga, venga, helado que no nos falte.

Venga, chicos, cómo lo tenéis. Este ya.

Limón, menta y nos vamos. Natalia, Valentín.

Sí. Adelante, camareros.

Y para cerrar, un postre muy almeriense a manos

del equipo rojo, papaviejo, sopa de choco blanco

y helado de yogur y limón.

Muy buenas tardes, os vamos a servir un papaviejo

con salsa de choco blanco y helado de yogur.

No hay ninguna mujer en la mesa, ¿no?

Sí, ¿sirvo antes a la señora? Uf, digo yo.

Eso me suena a arcaico. Yo soy una clásica.

Señora, que le aproveche.

-Que lo disfruten. -Muchas gracias.

-Con permiso, muchas gracias. espero que lo disfruten.

Bueno, veo que te lo comiste todo. Enterito, todo.

¿Qué te pareció el menú? El menú espectacular.

¿Y el postre? Cuéntame. Le hubiera puesto

menos crema de chocolate porque lo vi empalagoso,

pero justo al límite, pero muy rico, sí,

el chocolate blanco y el buñuelo riquísimo.

Álvaro. Cuéntame.

Qué tal la sala. Lo único fallo,

no servir primero a las damas, pero sí discretos y educados.

Señores, hicimos un servicio correcto, algunos pensáis

que fue maravilloso, fue correcto, justito,

lo mínimo es hacerlo bien y desde ahí...

Más. -Para arriba.

¿Vale? A limpiar. Oído, chef.

-O sea, estoy supercontento, nunca había cocinado al lado

de un chef con tres estrellas Michelin.

Es como que te dedicas a los coches y tienes que hacer un Ferrari,

igual, estamos en la élite de los cocineros y hoy es el día

para mí, más pleno en este oficio, me siento genial.

Queridos comensales, el servicio ha terminado.

¿Me ayudáis a dar un aplauso gigante

a los dos genios que han hecho que este menú sea impecable?

Sí. Pues con todos ustedes,

Pepe Rodríguez y Jordi Cruz.

(Aplausos)

Lo habéis hecho muy bien.

Bueno, queridos colegas, espero que no nos llaméis cabritos

por elegir el peor día para enseñar a nuestros aspirantes

a ser camareros. Estamos empeñados en que sepan

el oficio de sala, os pido perdón y espero

que nos dejéis entrar a Almería más veces.

Si os sirve de consuelo, nosotros nos lo pasamos pipa,

cocinamos al lado del mar con este fondo increíble

de cabo de Gata producto maravillosos

y buenos cocineros sentados a la mesa.

¿Qué me queda decir? Como diría Samantha:

poner sabor a vuestras vidas y hasta siempre.

(Aplausos)

Aspirantes, dar un servicio a 40 expertos

en gastronomía es una gran responsabilidad

porque son capaces de detectar hasta el más mínimo fallo.

Vaya. Habéis servido un total

de 160 raciones y ninguna de ellas

ha recibido una sola crítica.

(Aplausos) Así que, enhorabuena.

Gracias. -Bien, equipo, bien.

Eso sí, el servicio en sala ha sido un auténtico desastre.

No sabéis cuándo servir por la izquierda o por la derecha

ni cómo hablar al cliente ni mucho menos

pincear de forma ordenada y regular.

Por eso he tomado una decisión:

Abel Valverde es el mejor jefe de sala de España

y voy a pedirle que os dé una Masterclass a los 11.

(APLAUDEN)

Me apetece muchísimo la Masterclass,

nos hace muchísima falta y cuanto más aprendamos, mejor

de todo, de servir, de emplatar, que me hace mucha falta,

de cocinar, de todo.

Bueno, confieso, aspirantes,

que tras el desastre de la prueba anterior,

Jordi y yo pensábamos que hoy

íbamos a sudar la gota gorda en cocina.

Y, curiosamente, ha sido todo lo contrario.

Habéis superado el examen de trabajar a nuestras órdenes.

Muchas gracias. Sin embargo, no todos vosotros

habéis sabido transmitirnos algo

que para un jefe de cocina es fundamental:

seguridad.

Y en eso, amigos míos, ha habido grandes diferencias.

Aleix, sin duda, hoy has sido

mi mano derecha. Muchas gracias, Jordi.

No solo has hecho unos buñuelos de diez,

sino que estabas atento a todo.

Felicidades. Muchas gracias.

(Aplausos)

He estado súper a gusto trabajando contigo.

Yo también.

(ALEIX) Hoy es el día para mí más pleno en este oficio.

Me siento genial. Lo que quiero demostrar,

es, a mí, que soy un buen cocinero

y a Jordi, que valgo, que tengo madera de esto.

Yo también tengo un aspirante al que quiero aplaudir. Carlos.

¡Olé! Has sido mi comodín de la ayuda.

Cada vez que una elaboración iba retrasada,

ahí estabas tú para echarme un cable.

Ha sido un placer trabajar a tu lado.

Muchas gracias. (APLAUDEN)

Sin embargo, no puedo decir lo mismo de vosotras.

Aitana, Carmen.

Vais a Eliminación. Entendido.

Le habéis puesto ganas y buena voluntad, cierto.

Pero cada vez que me daba la vuelta, me la liabais.

Que si la mayonesa está sosa, que ahora me faltan

dos trozos de cordero o cuatro porque no he contado.

Reconozco que me he sentido como cocinando con mis hijos.

"¿Qué hago, papá? ¿Esto está bien?" Sí.

Josecho, te he pedido ritmo y me has dado ritmo.

Y tú, Teresa, igual. Gracias.

Además, creo que fobia de animales superada.

Ya no. Ya superadísima.

Os habéis ganado el delantal blanco.

Gracias. -Gracias, chef.

(TERESA) Por fin. Además, es que con el cordero,

no sé qué, que me echan en cara lo de los animales...

Estoy, de verdad, superfeliz.

Siento comunicaros que tres vais a Eliminación.

Pero antes de dar nombres, quiero que seáis sinceros

y que deis un paso al frente quienes crean

que se han ganado ese delantal negro.

Os agradezco vuestra sinceridad.

¿Por qué pensáis que merecéis un delantal negro?

Yo porque se me olvidó condimentar el pulpo

y no estuve a la altura.

Yo, en mi caso, porque creo que he sido muy dependiente

y no daba un paso sin preguntar.

¿No hay más dependientes en este equipo?

Sí. Puedo dar un paso.

¿Qué dices, Valentín? Venga, hago así.

Ahí. Ahí te veo bien, Valentín.

Es verdad que he estado detrás de tus órdenes continuamente.

Aunque no creo que sea el delantal negro.

Valentín, de los tres para mí, el que mejor ha trabajado.

Pero la autonomía hoy era la clave.

Y los tres habéis dudado al principio

y eso ha provocado fallos.

Un momento me despisto, la leche en polvo

no estaba incorporada. Y era sencillo.

Y no pararte, que es lo que pasaba cuando no te decía nada.

Osiris, Valentín, Natalia, vais a Eliminación.

(VALENTÍN) No estoy del todo contento con el veredicto

y no estoy de acuerdo con que he estado parado,

con que he tenido poca iniciativa.

Y sí estoy de acuerdo con algunos errores.

Gloria, Marcos, enhorabuena. Era una prueba para aprender

y demostrar el talento y vosotros lo habéis hecho.

Habéis estado voluntariosos y resueltos. Enhorabuena.

(AMBOS) Muchas gracias.

(GLORIA) Estoy superorgullosa de haber cocinado con Jordi,

con tres estrellas Michelín. Mis niños, cuando me vean,

me digan: "Mamá, eres una campeona".

Estoy supercontenta.

Un momento. El veredicto no ha terminado.

¡Ay, qué cosita tengo aquí! ¿Para quién?

Es que, a ver, ha habido uno que lo ha hecho bien, eh,

pero ha cometido algunos errores, no ha estado acertado del todo...

No sabía contar hasta 40, por poner un ejemplo.

Pepito, amigo mío, esto es para ti.

Te voy a decir una cosa. Llevo cocinando dos pruebas.

Puedo cocinar una tercera. Sin problema.

¡Olé! (APLAUDEN)

¡Capitán! Y me sienta bien el negro.

Sí, Pepe. Te sienta muy bien.

Me estiliza. Me estiliza.

Te sienta bien todo.

Gracias, Josecho.

Por tanto, Aitana, Carmen, Natalia,

Valentín, Osiris, vestiréis el delantal negro

y os advierto que la Prueba de Eliminación

que hemos preparado es todo menos sencilla.

Pues vaya. Así que no os confiéis.

A ti, Pepe, te voy a librar de cocinar

en la Prueba de Eliminación.

Porque no estoy nada de acuerdo con el veredicto de Jordi.

(APLAUDEN)

Bienvenidos a Santceloni. Os voy a hablar del inicio

y de "tips" de servicios que son importantes para vosotros.

Servicio desde bandeja.

Si la mano la lleváis plana, va a ser inestable.

Es bueno hacer este hueco. De hecho, la suiza es así.

En Almería, yo llevaba la bandeja así, como agarrada al cuerpo.

Falta, claro. -¿Qué es importante?

Esto. Centro. Esta mano, parte derecha.

Aguanta el peso, ¿vale? Y así mismo, lo utilizáis

para hacer el movimiento.

Dentro del servicio a la inglesa, normalmente se sirve primero

lo que es el producto principal, ¿vale?

Y luego se sirven siempre las guarniciones y las salsas.

Cuando hay una pieza grande que coger,

en vez de hacerlo así, se puede utilizar la técnica

de girar la pinza y ponerlo al revés.

Porque así engancháis bien el producto y lo servimos.

(AITANA) Esto lo tenía que haber sabido

antes del desastre. Cualquier cosa

que nos han dicho hoy, ha sido superútil.

Podríamos haber aplicado todo.

¿Qué es eso? -Esto es una joya.

La "presse de canard". Es una prensa que se puede utilizar

para cabezas de marisco, para los corales,

o, en este caso, para las aves.

El pato es una de las piezas más complicadas de trinchar.

En el arte de trinchar, hay que tener varias cosas claras.

Conocer la anatomía del producto.

Siempre fijar con el tenedor para que la pieza no se mueva.

Y empezamos a marcar lo que va a ser

y lo que nos va a dar la pechuga.

Estamos cortando el muslo, ¿vale?

Abriendo, ¿vale? Todo esto tiene que ir rápido.

Pensad que esto se enfría y es un problema.

Lo que haríamos ahora, es la carcasa.

Tal y como está, abrimos, Jorge. -¡Anda!

¿Vale?

La prensa lo que hace es sacar todos los jugos.

¿Lo veis? -¡Guau!

¿Vale? Y ya está filtrado y colado. Y ya, pues sutilmente...

-¡Madre mía! -¿Vale?

(VALENTÍN) Ser camarero es la bomba.

Muchas veces se desprecia.

Tienes que ser elegante, tener discreción, saber caminar,

llevar bandejas de muchos kilos. Un poco de respeto a los camareros.

Como cada año, vuelven los campamentos "MasterChef".

Si tienes entre ocho y dieciséis años,

te encanta cocinar y quieres vivir una experiencia inolvidable

en un entorno natural,

tienes que venir a los campamentos "MasterChef".

Además, convivirás con concursantes de ""MasterChef" Junior".

Este verano, campamentos "MasterChef".

(TODOS) ¡Ven a campamentos "MasterChef"!

Cajita. -¡Ay, Dios mío, qué nervios!

Los aspirantes disputaron la Prueba de Exteriores en Almería.

Aunque cinco vienen con delantal negro,

todos disfrutaron de una clase magistral

de servicio en sala con Abel Valverde

en el restaurante Santceloni con dos estrellas Michelín.

Buenas noches. Conocer la sala a la perfección

también es trabajo de un buen chef.

Veremos qué hay. -¿Qué habrá ahí debajo?

Tiene una forma un poco... ¿Qué es? ¿La Virgen de la Moreneta?

Aspirantes, bienvenidos a las cocinas.

Antes de hacer el repaso de la Prueba de Exteriores,

queremos mandar un abrazo muy grande a Josecho,

que ha sufrido una desafortunada caída,

se ha roto el tobillo y ha tenido que retirarse de la competición.

Desde aquí le queremos dar las gracias

por los grandes momentos que hemos compartido con él.

(Aplausos)

(VALENTÍN) Vamos a echar mucho de menos a Josecho.

Es una persona que tiene mucha cultura,

que nos pone los pies en la tierra.

Además, conmigo decía mucho aquello de:

"¡Bestiofen!". Le voy a echar de menos.

Oye, Valentín, ¿cómo ha sido trabajar a las órdenes de Jordi?

Ha sido un placer.

He alucinado, porque lo tenía todo clarísimo.

Iba con una tranquilidad que no me hubiese imaginado jamás.

Me alegra escucharlo, que no digas lo contrario.

No. Me ha gustado.

Hombre, gracias, Valentín. Dale las gracias, Jordi.

Gracias. Un placer.

Aleix, y para ti, ¿por qué ha sido tan importante

trabajar al lado de Jordi?

Bueno, porque es un referente. ¡Venga, venga!

No, no. Es verdad. Aparte, hoy he soñado con él.

(Risas) Aleix, Aleix...

Vamos a hablar. He soñado que estaba,

de verdad, trabajando con él en el ABaC. Ha sido brutal.

Eso lo vas a hacer, si quieres. Muchas gracias.

(Aplausos)

Tú también soñaste con él, Valentín, ¿no?

Sí, pero en el mío no trabajábamos mucho.

(Risas)

(VALENTÍN) En el sueño con Jordi cenábamos,

creo que era un pichón. Y no ha acabado.

Así que espero que esta noche... termine.

Delantales blancos, podéis subir a la galería

y disfrutar de este reto desde ahí arriba.

Adelante. Chicos, suerte.

Suerte. (APLAUDEN)

Suerte. -Valentín, suerte.

¡Qué guay se os ve!

Aspirantes, una nueva caja misteriosa.

Pero vamos a ir poco a poco.

Primero quiero que levantéis la campana.

¡Ah, claro! No la había visto.

A la de tres, quiero que lo hagáis todos a la vez.

¡Una, dos y tres!

¡Un martillo! -Un martillo para romper la caja.

¡Qué guay! Es para que os matéis los unos a los otros.

Ahora, una hoz.

Igual, no hay nada y lo que tenemos que utilizar, es la caja.

Para descubrir lo que oculta la caja,

no tendréis que levantarla a la vez.

Tendréis que descubrirlo usando el martillo.

¡Dale duro! ¡Reviéntala toda!

Venga. ¡Arreadle! ¡Venga ahí! ¡Vamos!

¡Vamos, vamos!

¡Pero dale duro! -No hay nada.

Te lo he dicho, que no iba a haber nada. Hay que gastar esto.

(Jaleos)

¡Dale fuerte!

Bueno, Natalia, ¿y por qué crees que no hay nada?

Porque habrá que cocinar con chocolate.

Vamos a recibir a una persona que va a resolver este misterio.

Referente mundial de la pastelería,

artesana del azúcar y diseñadora de tartas de ensueño.

Desde la pastelería Esquibà en Barcelona, Patricia Schmidt.

(Aplausos)

¡Oh, qué estilazo! ¡Me encanta ella!

-¡Qué mona! -¡Qué mona!

Patricia, bienvenida de nuevo a "MasterChef".

Gracias por estar aquí.

¿Cómo estás? Muy bien.

Siempre que vienes, nos sorprendes

con tus maravillosas esculturas dulces.

Todos están deseando ver qué hay bajo este paño.

¿Lo descubrimos?

(Exclamaciones)

(Aplausos) ¡Qué pasada!

(TERESA) No hay que hacer eso, ¿no?

Patricia, cuéntanos qué es. Es el traje típico

de la región de Selva Negra en Alemania, de las mujeres.

O sea, que la tarta selva negra nace allí en Alemania,

en la Selva Negra. ¿Inspirada en el traje

de las mujeres? Sí.

A ver. Esa una región donde hay muchas cerezas,

donde hace el "kirsch" también.

Pero dicen que está inspirada

en estas mujeres por los colores, ¿no?

Entonces, el negro sería el chocolate.

El blanco, la camisa, la nata.

Y las cerezas, que las he puesto en el sombrero.

Espectacular. En mi boda pondría una asturiana.

Patricia, ¿nos cortas un trozo de tarta y probamos?

Vale. -A mí me va a quedar

como algo más El Bosco o Munch. (GRITA)

Qué pinta. -¡No la cortes!

¡Ay, qué buena pinta! -¡Guau!

Un poco queremos aquí arriba.

¡Hum!

(OSIRIS) Si hay que replicarla, será imposible.

Lo intentaré. Me hubiera gustado probarla.

Aspirantes, no os vamos a pedir algo tan complicado,

al menos, de momento.

Gracias, chef. Patricia, por favor.

(Exclamaciones) ¡Es brutal!

(Aplausos)

Es preciosa. -Esa sí que me encanta.

Un clásico en la pastelería.

Selva negra. ¿Qué os gusta más a vosotros?

La muñeca está mejor. La muñeca es más bonita.

Va a ir de sobrado al final.

No voy de sobrado. Me sobra la capacidad.

Aspirantes, el reto consiste en replicar

la selva negra tradicional que nos ha traído Patricia.

O sea, que preparaos para mi desastre.

Para ello, tenéis 90 minutos.

Vais a entrar al supermercado a coger los ingredientes.

Pero mucha atención, porque no encontraréis chocolate.

Todo el chocolate que vais a utilizar, lo tenéis

sobre vuestro puesto de cocina. O por el suelo.

La tarta selva negra no es complicada, pero sí laboriosa.

Y como siempre en repostería, os vamos a dar la receta.

Menos mal. Nada de improvisar

ni echar los ingredientes a ojo.

No. Al milímetro.

Esa disciplina que necesitáis en este reto

es la que llevó a nuestra siguiente invitada

a superar cuatro pruebas de eliminación

y situarla a un paso de vencer en estas cocinas.

Pues llevo tres. Adelante la finalista

de la última edición

de ""MasterChef" Celebrity", Paz Vega.

(Aplausos) ¡Ay, qué guay!

¡Qué guay!

¡Qué mona!

¡Qué bien verte! ¡Qué alegría!

¡Ay, qué guay!

Esto sí que no me lo esperaba.

Paz, bienvenida a las cocinas de "MasterChef".

¿Qué te parece el plató? Me parece precioso.

Con las horas que has pasado tú aquí sufriendo.

Más que aquí, ahí. Sí.

¡Uf! Es durillo, eh.

Sí. Paz, ¿te acuerdas

de las eliminaciones a las que te enfrentaste?

Me acuerdo, sobre todo,

de una que para mí fue casi una final

con Ona y con Santiago. Y era un postre, que...

Me acuerdo. Yo me acuerdo. La esfera.

Pero disfruté mucho haciéndolo.

Y mi consejo es que no deis un paso en falso.

Esto es matemática pura. Si no te sale una cosa,

ya vas regular en todo lo siguiente.

O mal. O muy mal. Si no, que se lo digan

a Santiago. Por cierto, ¿se han animado ya

Orson, Ava y Lenon a presentarse a ""MasterChef" Junior"?

Mira. Orson y Lenon no mucho. Pero Ava sí. A Ava le gusta.

No sé si a presentarse, pero ella quiere ir

a los campamentos de verano.

Va a ir con mis hijos. Ahí se van a ver todos.

Es el mejor plan para verano. Planazo.

Lo pasan bomba. Qué bien.

(PAZ) Ava está deseando que llegue el verano

para apuntarse a los campamentos,

porque salió de aquí con ganas de cocinar.

Además, tiene mano. Le gusta.

Aspirantes, os recuerdo que tenéis 90 minutos para hacer

una tarta selva negra tradicional y tres minutos más

para entrar al supermercado a coger los ingredientes.

¿Entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno. ¡Ya!

¡Vamos! -¡Vamos!

¡Cogedlo todo, eh!

-Ha ido corriendo Osiris hoy. -Así me gusta.

Osiris no se quiere pirar hoy.

-Me llevo mis huevos. -Coged las cerezas, chicos.

-Sí, sí. -Nata. Esta es la gelatina.

El "kirsch".

Que como me pongáis nervioso, me tomo un chupito.

Ahí va Natalia ya. -¡Vamos, Natalia!

Aquí, como te olvides algo, chao.

Yo, hasta que no me echen, no me voy.

¡Venga, Osiris! ¡Valentín!

Muy bien, aspirantes. ¡A cocinar!

¡Vamos, chicos! -Venga, va.

La voy a coger azulita.

Yo quiero la rosita. No. No me gusta la rosita.

Sí. Sí me gusta.

¡A tope, niños!

Las natas al frío.

La nata, a la nevera para que se congele casi.

Para montar la nata tiene que estar superfría

y el envase superfrío.

(Exclamaciones)

¡Dios, Natalia! -No me hagáis un Josecho.

Mira Valentín y Osiris. Primero la "mise en place"

y organizarlo todo. Eso sí lo hacen bien.

-Aitana va... -¿Dónde tenemos papel de horno?

Patricia, ¿por dónde empezamos esta tarta?

He comido muchas selvas negras

pero nunca la he hecho. ¿Por dónde empezarías?

Yo empezaría el bizcocho.

Es un bizcocho tipo genovés, imagino.

¡Oh! Estoy tonta yo.

Paso a paso, eh. Paso a paso.

Mientras tengo el bizcocho en el horno

y se me está haciendo, ¿cuál es el siguiente paso

que debería dar? Haría la reducción del jugo.

Del jugo de cerezas. Con el "kirsch".

Cortar en cuatro.

Y luego, montar nata.

Tiene que quedar bien montada. La tuya está bien montadita.

Para que no se venga abajo y cubra todo.

¡Uf! -¡Ay, Dios mío, Aitana!

Está hasta arriba ya. -Chapucera, eh.

Mira cómo va Aitana ya de sucia.

No sé cuándo es el momento de que esté.

Se le va a salir en cinco, cuatro, tres...

Se le va a salir.

Me estoy poniendo de los nervios.

Tamizar la harina con el cacao e ir añadiendo

poco a poco la mezcla anterior. Vale.

Hay que ser muy metódico y que no te coman los nervios.

Y el chocolate que lleva solo es esta decoración

que lleva por fuera y el bizcocho. Sí. Lleva cacao.

Y este chocolate lo tendrán que derretir,

templar un poco más, estirarlo y ya cortar, ¿no?

(TERESA) Osiris ya tiene casi la masa lista.

(CARLOS) Lo que han hecho con las yemas y el azúcar,

le han metido harina y después el cacao.

¡Vamos, muchachos! -¡Venga!

¡Denle caña, venga! ¡Prepárense!

Ahora mismo estoy haciendo

la reducción de jugo de "griottines"

y montando mientras tanto los huevos con el azúcar

para el bizcocho.

Estoy tan nerviosa, que no soy capaz de concentrarme.

Parece fácil porque tienes la receta, pero es difícil.

Como no me tranquilice, no lo voy a conseguir.

Patricia, he probado la muñeca y ahora me gustaría probar

la tarta. Sé generosa, que somos tus amigos.

Te lo mereces. Se ha caído. ¡Ay, qué pena!

¡Oh, qué buena pinta la tarta! ¡Por Dios!

¡Guau! -¡Hum!

-¡Ay, qué buena está! -Qué buena.

Se están poniendo hasta arriba de tarta.

Muy rica, Patricia. Muy buena.

¡Nataliña, venga!

"¡Pucha Asturiès!" -¡"Pucha"!

Me ha tocado lo peor de mi vida, el dulce.

A pesar de que me encanta comérmelo,

no soy muy activa yo haciéndolo.

Muy bien, Valentín. ¡Muy bien!

Ahora volveré a pesar la misma cantidad

para la otra masa.

Que no quede ni un grumito. -¡Valentín, muy bien!

Venga, va. -¡Sigue ahí! Venga.

(SILBA)

Selva negra, tú sabes.

Más negro que yo, no puede haber nada aquí.

Esta prueba me gusta porque es hacer postres

y así aprendo a hacer la selva negra

y se la hago a mis chiquillos, que les molará.

¡Qué pintaza tiene eso! Pintaza. -Sí, sí.

Tú sabes, el "cocholate".

(RESOPLA) ¡Estoy supernerviosa!

Tranquila, Carmen. Tranquila.

(CARMEN) Estoy literalmente sudando la gota gorda

de lo mal que lo estoy pasando.

Es como que quiero ir superdeprisa para que me dé tiempo.

Por otra parte, lo quiero hacer bien pero estoy muy nerviosa

y estoy gastando una energía de locos.

Muy bien, muy bien.

De momento, va bien Valentín. -Es una prueba muy de Valentín.

A lo mejor, no ha hecho esta, pero ha hecho mil tartas.

Osiris también va muy bien.

¿Ya lo tenéis en el horno, chicas? -No.

Ver las cocinas más famosas de la televisión

desde casa se te queda corto.

Ahora puedes disfrutar de la auténtica experiencia

gastronómica en el restaurante "MasterChef".

En la carta encontrarás

las recetas más memorables que se han elaborado

en estos fogones y una variedad de platos

con productos de temporada de gran calidad.

Más información en restaurantemasterchef.com

y en nuestra redes sociales.

¡Venga, vamos, Carmen!

(ALEIX) Muy bien, muy bien.

Qué dura la gelatina. (ALEIX) Venga, Carmen. Vamos.

Ni una gota de agua, que si no, no monta.

Va a montar la nata.

¡Hola, Paz! -Hola. ¿Qué tal?

¡Qué mona! -Qué linda.

Hola, Paz. Hola. -Hola.

¡Ah! El otro horno, claro, mejor. ¿Qué tal?

-Muy bien. ¿Y tú? -Supernerviosa, pero contenta.

¿Ya el bizcocho lo tienes en el horno?

Vale. Fenomenal. ¿Y ahora qué vas a hacer?

Ahora voy a hacer la reducción de los "griottines".

Y después voy a hacer la cobertura y el relleno,

si esto me funciona. Límpialo un poco

porque a veces, cuando está sucia, le cuesta más encenderse.

Lo sé. En tu caso, está extra sucia.

Yo soy muy limpia. Sí. Lo estoy viendo.

En mi casa te prometo que soy superlimpia.

Me apasiona la repostería y hacer tartas.

Me gusta siempre tranquila.

Me recuerda a mí. Ahora te lo iba a decir.

Es tu clon en vasca.

Yo te entiendo tanto... Sobre todo, con el reloj.

¿No te pone nerviosa? -Lo miro y digo: ¡Joder!

Además, digo... ¡Uf! Mira. ¡Uf! ¡Uf!

Parece que va de cinco en cinco. -Me queda una hora

y he metido el pastel hace dos minutos.

Me quedan diez para montarlo.

Te entiendo tanto... Te carga de energía.

También te digo, su primera eliminación.

Sí. Por eso estoy nerviosa. -Ahora ya te entiendo.

Eso multiplica los nervios. Claro.

Horroroso. ¿Qué tal te va? -Muy bien. Muy contenta.

Eres más guapa en persona. -Muchas gracias.

¡Venga, Aitana! -Gracias, Paz. Encantada.

Bueno, Patricia, gracias. Y a mí que me den, ¿verdad?

Gracias. A ti te veo más. -Tienes que llegar.

Espabila. -Tienes razón.

¡Oh!

¡Ay, Dios!

Se me va a caer. -¿Cómo lo metes en tan poquito?

¡Yo qué sé!

La gelatina... -La ha puesto al micro a fundir.

Derretida. Sí. -Ahora están haciendo

nata con... -Gelatina.

Osiris va muy tranquilo, muy bien.

Pero más de caña, si no, no le va a montar.

No, pero cuanto menos rápido la montas, más te dura montada.

Claro. Si lo mueves mucho, se te baja.

Hola. ¿Qué tal? ¿Qué dice Osiris?

Aquí estamos, fundiendo chocolate, papi.

Fundiendo chocolate, papi. ¿Cómo lo llevas, hermano?

Ya tengo la nata montada. Le voy a echar la gelatina.

Tengo preparada la reducción de las cerezas.

Tengo en los dos hornos los bizcochos.

Solo me queda acabar de montar esto

y fundir el chocolate. -Muy bien.

¿Va bien, de momento? Sí.

Voy a ver cómo anda esto, que se me ha congelado.

No puedo ya tener más cosas.

Me voy a volver loca. -Relájate.

Carmen está un poquito...

Te ha congelado la gelatina, ¿no? -No.

Ya la he mezclado. -Se me ha puesto durísima.

Oye, y si mueve de más la nata,

¿no se pasará? Puede.

¿Estás atemperando el chocolate?

Estoy derritiendo el chocolate, de momento. Ahora lo atemperaré.

Estaba medio bien, pero se ha ido, ¿y qué ocurre?

Que la grasa está bajando. Está bajando.

Está de mantequilla. Qué lástima porque estaba bien.

¿Pero cómo lo abandonó?

¿Dónde vas? Nos dejaste con la palabra en la boca.

Disculpad. Tenía... ¿Qué tenías que hacer?

Recuperar la gelatina. Parece cemento armado.

Es gelatina. Ya está líquida.

Pero... Pero...

Lo estoy viendo. Esto...

Sí. -Sí. Se ha cortado.

-Es justo lo que estábamos viendo. -No pasa nada.

A ver cómo lo arreglas, porque esta tarta sin nata...

Suerte. -No me lo puedo creer.

(OSIRIS) Miro el bote de nata y no me queda nada.

Había volcado toda la nata ahí.

La he pifiado y necesito recuperar la nata sea como sea.

¡Venga, que vas muy bien! Piensa, Osiris.

Oye, Patricia, ¿hay alguna forma de arreglar esa mantequilla?

Porque esa nata tan montada es mantequilla.

Y he escuchado a Osiris

que la quiere fundir para luego enfriarla

y luego montarla otra vez. Será un método que hacen

en su país. Yo no lo conozco. Yo tampoco.

Te la cargas. La nata está estropeada ya.

(TERESA) Tiene muy buena pinta esa nata, Carmen.

(GLORIA) Carmen, tranquila. -No estoy tranquila.

(ALEIX) ¡Vámonos!

Hola, Carmen. ¿Qué tal?

Aquí te traigo a estas dos celebridades.

¿Qué tal? ¿Cómo estáis?

¿Y cómo estás tú? De los nervios.

¿Por qué? No lo sé. Estoy muy nerviosa.

¿Qué ocurre? Que estoy muy nerviosa, Pepe.

¿Estás haciendo los pasos? Sí.

Pero tú suponte que no. Yo qué sé.

Por si acaso, me pongo nerviosa.

Como yo he pasado por esto,

esos nervios no te llevan a ningún sitio.

Te llevan a dar un lote de llorar. -Si ya tengo ganas.

Pero no me voy a poner ahora. Ya luego.

Carmen, tranquila. Recuento. ¿Tenemos el bizcocho en el horno?

Sí. Y la nata y el relleno.

Acércamelo por acá. Déjame que lo vea.

Esto es nata. ¿Y esto qué es? El relleno.

Vale. De momento, todo bien. La reducción.

-Es que lo tiene todo. -La reducción aquí.

Vale. O sea, que la tienes hecha.

Sí. Vale. No entiendo los nervios.

Por si acaso. Vale. ¿Esto lo vas a calentar?

Lo pondré al baño maría. Perfecto.

No encuentro el termómetro. Me estoy volviendo loca.

¡Ay, aleluya!

¡Venga, Carmen! -¡Venga, Carmen!

-¿Esto es un termómetro? -¡Ay, pobre!

Es que te entiendo tanto y me da tanta cosita...

¡Esto es muy estresante! El que me estoy poniendo

nervioso, soy yo. Sí.

Carmen, relájate. OK. Me quedo más tranquila.

Gracias por la visita. -Venga, que vas bien.

Vámonos. Gracias.

Voy a bajarlo a 31, lo que pone aquí, por si acaso.

Muy bien, Val. -Qué bien vas.

Voy a atemperarlo.

Si lo haces al baño maría... Pero no te quemes la mano.

Si te la quemas, ya se quemó el chocolate.

Osiris pasa de hacerlo al baño maría.

Lo derritió en el cazo.

Estas cosas... ¡Madre mía!

Osiris se está equivocando. El chocolate no se derrite

directamente en el fuego. Se quema.

Se puede quemar y no lo vas a atemperar bien.

O en microondas o en baño maría. Y después lo atemperas.

Es variarlo de temperatura, 17, 31...

Dos o tres veces hasta que esté atemperado.

Y cuando se enfría, queda crujiente y brillante.

Él lo ha derretido y lo ha estirado en un papel.

Mira que iba bien Osiris. Sí.

Pero que tienes que atemperarlo previo a estirarlo, es básico.

¡Voy muy retrasada! -Dale. Vas bien.

Dale, dale. No pares. -¡Venga, Aitana, hija!

-Cuando empiezo atolondrada, mal. -¡Ay, Dios mío!

Esto ya está.

(GLORIA) Muy bien, Carmen. Muy bonito.

Mucho brillo. "Brilli, brilli".

¡Venga, Val, muy bien! -Vale. Listo.

Ahora se enfrían y lo vas partiendo y se quedan láminas así.

¿Cómo van mis bizcochos?

¡Aspirantes, últimos 30 minutos!

(VALENTÍN) ¡Oído! (GLORIA) ¡Venga, chicos! ¡Ánimo!

(ALEIX) ¡Vamos, Natalia!

(GLORIA) ¡Muy bien, Aitana! -Gracias.

(TERESA) ¡Carmen, vas guay! ¡Venga!

¡Venga, ánimo, Osiris! -¡No tires la toalla, Osiris!

¡Venga! -No la tiro.

-¡Venga, ánimo! -Estoy experimentando.

Voy a montar primero esa y luego echo poco a poco la otra.

Este señor quiere que yo muera hoy.

¡Está! -Si está limpio, está.

Si no está limpio, no está.

Si sale limpio... -Está.

Limpio como la patena. Sí está. -¡Los tengo!

¿Cómo los vas a sacar ya, si yo...?

-Lo tengo superhecho por dentro. -¿Cómo vas a tenerlo hecho ya,

si lo has metido más tarde que yo?

-Valentín, los bizcochos. -¡Ay, coño, que me quemo!

-¡Carmen, muy bien! -Lo meto en el congelador.

Que huele muy bien, venga. ¡Venga, Valentín!

(CARLOS) No. Que lo parte. Lo ha sacado muy tarde.

Yo no sé Osiris a qué juega. -No sé qué hace.

Desde luego, nata no. -Es mantequilla.

Bueno, Natalia, mira lo que te traigo, eh.

"Cocina de aprovechamiento", lo que haces tú

aprovechando el chocolate de la caja

para hacer la selva negra.

Con este libro aprenderás a sacar partido a los alimentos

que te sobraron de la comida o la cena.

Y harás unos platos totalmente diferentes y ricos.

Muchas gracias. Espero que lo aproveches.

¿Tienes todos los pasos dados de la tarta?

Sí. Me queda sacar el bizcocho, cortarlo.

¿Tienes claro el montaje? Sí.

Pues venga. Tienes que enfriarlo. Sí.

Venga, suerte, Natalia. Venga, hasta luego.

Aitana qué miedo me da.

¡Cuidado, eh! Cuidado con los dedos.

¡Ah, mira, mira! ¡Ay, qué bien! Le ha salido.

Para que quede igual, esto necesita un trabajazo.

Está perdiendo tiempo Osiris. Debería tener, por lo menos,

el relleno, los cortes de bizcocho.

Ya no monta. Él ha pensado que una nata

que está hecha mantequilla, la derrites,

la dejas reposar, y volverá a ser nata. Ya no.

No monta. No.

Los demás ya están abriendo los bizcochos, rellenándolos.

¡Vamos, Natalia, venga!

Mira Carmen cómo va. (PAZ) Está más tranquila.

Le ha venido bien la terapia. Sí.

Está disfrutando. ¿Ves? Ella misma se dice: Tranquila.

(ALEIX) Venga, Carmen, que vas de las primeras.

Qué buena pinta, Aitana. -¡Qué guay!

Ahora estoy más tranquila. (TERESA) ¡Valentín!

¡Ya vamos, ya vamos!

¡Espabila un poco, amor, que me pones nerviosa!

Carmen suspendía mucho

en los trabajos manuales de pequeña.

Está dándole con la palea, que parece albañil.

Está alicatando.

Mira. En vez de ponerlo abajo y después encima, no.

Ella... (RÍEN)

Es más difícil.

El orden de los factores no altera al producto.

Tiene mucho mérito eso. Sí.

Con lo nerviosa que estaba, yo pensaba

que no iba a sacar nada, porque estaba temblona.

¡Venga, Osiris! -Quiero ver esa recuperación.

Natalia va muy currando.

¡Vamos, Natalia! Muy trabajadora. -Enterita y paciente.

Sí. Va como una hormiguita.

(NATALIA) El problema es que soy más lenta

que una carrera de tortugas.

No me ha dado tiempo a enfriar el puñetero bizcocho.

¡Venga, Natalia! ¿Sabes qué pasa?

Que eso, si tú lo metes

en el bizcocho que aún está caliente, eso hace...

Muy tarde va Osiris. Sí.

Con lo bien que iba. Empezó el mejor.

Se cargó la prueba en un segundo.

Aquí no es cómo se empieza. Es cómo se acaba.

Osiris, si ves que tal, para hoy. -Va de sobrado, eh.

¡Aspirantes, últimos tres minutos!

(JALEAN)

Ya deberían estar las tartas rematadas.

Venga, Osiris, que tiene buena pinta. Dale.

-Vamos, papi.

-Venga, Natalia.

-Está chula, te va a quedar entera blanca.

-¿Qué tal se os expande la nata? -Valentín, no tengo ni idea.

-La nata de Valentín ha muerto,

eso parece que está cortado. -La mejor es esta.

-Voy a pegar las "turulas" esas.

-Sí, venga, muy bien. Vas muy bien.

Venga... -Te vamos a contratar

para bautizos y comuniones.

Oh... mira Valentín, lo de Valentín pero no...

¿Qué está haciendo Valentín? Con las manos.

¿Por qué hace esa cochinada? Valentín...

Sí. ¿No tienes herramientas

en la cocina que coges la nata con los dedos?

Toda la razón, chef. Que tengo la razón, ya lo sé.

Qué fea queda...

-Aitana, muy bien.

-Gracias. -Muy bonita.

-Venga, Osiris, que te queda bien. -Osiris, venga.

-Ya estamos... -Me va a dar algo.

-Nos va a dar un infarto aquí. -Osiris, que no se diga.

-Que se acaba el tiempo. -Muy bien, Val, muy bien.

Aspirantes, no os quiero poner más nerviosos,

pero entráis en el último minuto.

Pues que sea lo que tenga que ser.

-Vamos... venga. -Vamos, Valentín.

-Venga, venga...

-Turbo, Osiris, turbo. -Venga, tío, sangre.

Tiene sangre de horchata, como diríamos en Valencia.

-Osiris... venga. -Se está inventando la tarta.

-Dos, cuatro, seis... Diez, nueve...

Ocho, siete, seis...

Cinco, cuatro, tres, dos...

Uno... ¡Tiempo!

¡Manos arriba!

(Aplausos y ánimos)

(VALENTÍN) Es una pena

cagarla al final, cuando empiezas bien,

cuando estás positivo, cuando estás confiado y, de repente

los últimos minutos se te va todo.

No se te va solo el plato, se te va "MasterChef".

Aspirantes, el tiempo de cocinado ha terminado

y antes de comenzar la cata, vamos a despedir a las invitadas:

Patricia y Paz... muchísimas gracias por venir.

¡Oh...! Siempre es un placer teneros aquí,

en estas cocinas, volved cuando queráis.

Muchas gracias, de verdad. Un placer.

(TODOS APLAUDEN Y GRITAN) Qué ilusión veros de nuevo.

Muchas gracias... (CANTA) # Gracias por venir... #

-¡Adiós, chicos! Mucha suerte. -¡Gracias!

Gracias...

Todos los recuerdos que tengo de "MasterChef" son preciosos,

porque hasta los malos momentos tuvieron un final feliz.

Solo tengo palabras buenas para... este programa y...

Y cómo viví el... ese momento, fue muy bonito.

Pues, ahora sí, comienza la cata.

Natalia... vas a ser la primera.

Ya sé que la tarta se llama Selva Negra,

pero ¿cómo llamaríamos a la tuya?

Selva Rural... ¡Selva Rural!

(RIENDO) Está bastante bien acertado.

¿De algún pueblo en particular? Pues haremos un homenaje

al mío, de Lieres. De Lieres, tarta de Lieres,

no te dejarán entrar en tu pueblo.

Ni de broma. ¿Hay calles de adoquines en Lieres?

Bastantes. Lo digo por los adoquines

que hay aquí. Esa nata ahí...

Mal tirada que no queda lisa,

no está bien rematada, las tejas de chocolate ahí...

Evidentemente, la estética no es lo mío.

Pero es que se nota, porque a una persona que le guste

la estética empieza por cuidarse consigo misma

y yo no me cuido,

con lo cual la estética me la paso por ahí...

Yo he venido...

A eso mismo... a culturizarme en estética.

Luego, también, había un problema más...

Que se ha tapado con la nata y los adoquines.

Escucha, no tiene relleno.

Hay un problema a simple vista de relleno.

Claro, si tú pones un relleno en un bizcocho caliente,

lo normal es que se deshaga.

Haces el bizcocho y lo dejas enfriar,

para poderlo partir mejor...

Y encima, para poder rellenar; así que probamos y vemos...

Qué ocurre.

Como sándwich mixto.

La tarta tiene los mismos defectos por dentro que por fuera:

le ha faltado finura,

el bizcocho se ha quedado mazacote, sí sabe el kirsch

de las cerezas y te da alegría al comerlo, porque si no...

Se hace pesado. No es tu prueba de eliminación,

estabas un poco venida a abajo, ¿qué te pasa? Cuéntame.

Yo, de por sí, reconozco que soy lenta, a ver, no soy una persona

de mil habilidades, porque soy torpe.

¿Qué pasa? A lo mejor

en esta prueba necesitaba más... "espabilina".

Y... darme cuenta que cuando sale el bizcocho tenía que enfriar

y esperar. Te lo digo porque no es

un problema de lentitud, es de confianza.

Sí es verdad que no confío mucho en mí.

No confías nada. Natalia, concéntrate,

porque esto ya... no tiene ninguna guasa.

Lo sé. Natalia, delante de cocinas.

Gracias. Valentín... es tu turno.

(VALENTÍN) Espero que valoren, además de la estética,

que es esencial en una tarta,

que valoren mucho el sabor.

Yo creo que le he dado mucho sabor a esta tarta y que estará rica.

Valentín, ¿qué nombre le pones a tu creación?

Selva Yucateca...

Por los años que viví en México

que es cuando aprendí un pelín de repostería

que hoy... Venga, no nos cuentes eso.

Con lo bonita que es la Selva Yucateca.

Es preciosa. Y lo fea que es tu tarta.

¿Cómo es posible que parecía que estaba bien...?

Y, en el último momento, te has desmoronado y la pifiaste.

Te he visto trabajar guarramente, como hacía mucho tiempo.

Esa manera de quitar la nata de arriba con la mano...

Yo digo "pero ¿qué hace ese tío?". He visto que monté demasiado

la nata y, por tanto, era imposible expandirla.

Entonces, he tenido que... rectificarlo y, obviamente,

no queda ni mucho menos como debería.

Vamos probarla. Espero que esté buena, al menos.

Importante, la textura del bizcocho.

A veces la más fea

puede ser la más buena. Qué bien...

Joder... ya estoy otra vez. ¿Qué te pasa, Valentín?

Me preocupaba mucho que no me quedase jugosa

y no tuviera relleno suficiente.

¿Piensas que está jugosa? No lo sé, seguro que no.

Lloras de alegría o de tristeza.

De alegría... ¿De alegría?

He visto que el relleno estaba... Y había tres capitas.

Y que era redonda... Cuando trabajamos en una cocina

que no nos ven, nos parece que podemos hacer una cochinada.

Hay que pensar que eso la gente se lo come.

Cuando te he visto con las manazas...

Estaba superlimpio. Que limpio eres, lo sabemos.

Pero no deja de ser una cochinada. Lo sé.

Te dicen que un cocinero

de un restaurante es limpio y hace eso, ¿quieres comer allí?

Pues no, no me fío de nadie. Pues...

Aplícate el cuento. Lo sé.

Bueno, no me gusta la estética, esa nata mal dada por ahí,

a parte de lo mal que has trabajado.

Me quedo con un poco de relleno y el kirsch

que es lo que le aporta un poco más de jugosidad.

El resto... está muy durita esta tarta, Valentín.

Lo que menos me gusta es la actitud que has demostrado,

ibas bien, el bizcocho estaba bien...

Pero, de repente... el final que era lo más sencillo

que era ejecutar todo, montar la nata...

Ahí metemos la pata, te pones nervioso...

Y las pruebas de eliminación no son para eso,

pero bueno... me conformaría con la regularidad,

con esto vamos mal.

(VALENTÍN) "MasterChef" va de evolución

y si evoluciono un paso y retrocedo dos,

desde luego, no llegaré muy lejos, entonces,

mejora, mejora y mejora... Y no solo donde estoy cómodo,

sino en todas las áreas.

(SUSURRANDO) No quiero irme.

Pues nada... Aitana, ¿cómo se llama tu tarta?

Selva Simpática, porque bonita no es;

pero, al menos, que esté rica. Yo siempre he sido muy basta

con las manualidades, siempre se me han dado mal.

Es el estereotipo de que las personas feas son simpáticas.

No... sí, todos tenemos que ser simpáticos, no por ser feos.

Como no es bonita, será simpática. No...

Pero espero que sea simpática,

porque si el físico no lo tiene y encima es tonta...

¿Tu chico es simpático o guapo?

Las dos cosas: superguapo y simpático.

Sí, sí... y se parece un poco a ti, Jordi.

Te lo juro. -Se le da un aire.

-Me lo dice mogollón de gente, se parece.

Entonces, es supersimpático.

Yo como el abuelo. Se parece a mi aita de joven.

¿Ves...? A su padre. Era guapo.

Pero cuando era más joven. ¿Y yo...?

Y tú eres espectacular. A la abuela.

(TODOS RÍEN Y HABLAN A LA VEZ)

Muy bien, Aitana, estás quedando muy bien, quiero probar tu tarta.

Hombre, el bizcocho tiene otro porte.

No son los bizcochos de Natalia y Valentín.

Es otra cosita...

Hay cosas que me gustan, cosas que no me gustan...

Pero lo que más me gusta es tu actitud,

teniendo que es tu primera prueba de eliminación,

tú eres un cohete nervioso a más no poder,

pero has contrarrestado todo con ganas.

No estás ascendiendo muy rápido, pero sí tienes una línea continua

en tu evolución y eso, como mínimo, es lo que buscamos.

Muchas gracias, chef. Si tuvieses un poco más

de calma en cada elaboración, lo clavarías.

Un poco más del kirsch

que tuviese más protagonismo y del relleno

para que estuviese mejor, no está mal.

Un poco mejor, la estética

con el chocolate más fino y mejor puesto.

Esos pequeños detalles no te hacen brillar.

Gracias. Delante de cocinas.

(Aplausos)

Carmen, tu turno.

Te lo juro...

Llevo por dentro... un desazón que... madre mía,

por favor, solamente pido que cuando abran esto esté bien.

¿No te parece curioso? El qué...

Con la de garrotazos que le has dado...

Que te has montado sobre la tarta.

Ponías las dos manos así, asá... al revés, al derecho.

Aún tiene cierto parecido con la que hizo...

Patricia. Mira... estoy supernerviosa,

me va a dar un infarto hoy.

¿No se te han pasado los nervios desde que fuimos y te dijimos...?

Chica, tranquilízate. Estoy supernerviosa.

Sí que me tranquilizasteis un montón, no sé si ha sido

escucharos o qué... Eras otra persona.

O sea, Pepe es un buen coach... Sí.

Su coach soy yo, calla. Tú con Samantha a muerte.

Tengo que soñar con Samantha que nos vamos de compras.

Esa es mi Carmen, di que sí. Hombre...

(TODOS HABLAN A LA VEZ) Tú y yo en el coche,

con el móvil, la tarjeta... Perfecto, perfecto, lo veo.

Lo veo... Te voy a decir una cosa:

estéticamente, tu tarta está muy bien.

(TODOS) ¡Bien! ¡Bravo, muy bien! -Espérate, no me quiero motivar

que la tenéis que abrir, estoy cagada.

Yo creo que los nervios es por el miedo que tengo.

¿Cómo se llama tu tarta? Si está buena,

quiero que se llame Valle del Jerte.

Y si está mala, se llamará Selva Negra.

Ah... vale. Vale.

Me parece muy bien. Me ha encantado.

Vamos a ver el Valle del Jerte, has puesto cerezas a lo loco.

Qué bonito... Madre, estoy cagada.

Cortes rectos, relleno... uniforme, bizcocho esponjoso...

Lo que veo de lejos, me está gustando.

Prueba doble. -A la jefa le ha gustado.

-¡Le ha gustado, muy bien! -¡Chapeau!

-Si me dices que está bueno, yo me muero.

¡Oh...! Está bien.

Está todo bastante equilibrado, bastante rica y el trabajo bien.

Es sorprendente, porque tu trabajo estéticamente no es bonito,

es más rústico que una amapola, estabas nerviosa...

Y si te calmas... No me quiero ir.

Entonces, te pones nerviosa, tu mente se sugestiona

hasta que te creas un pánico de muerte...

Quizá el camino para no irte, es hacer caso al jurado.

Intenta estar tranquila y equilibrada,

porque el trabajo está bien hecho. Carmen, te falta ordenarte,

centrarte un poco, serenarte.

Te digo lo que a Aitana, de verdad, chicas, tranquilizaos.

Eres más burra que un arado,

pero me encanta, porque tiras hacia delante,

te lo tomas en serio, porque quieres conseguirlo.

Y eso, para mí, es la actitud.

Es que curra mucho... tiene que estar más segura.

La próxima vez, el estilismo de última hora de cortar

el chocolate no lo hagas, por decir un pero. Está tan bien...

Que no te puedo decir otra cosa. (CARMEN) Si canalizo...

Toda la energía que le pongo a los nervios

puede ser una energía muy positiva. Pero es que llevo...

Intentando tranquilizarme desde que estoy aquí y no...

Osiris, cuéntanos el nombre de tu tarta.

Selva Blanca. ¿Por qué cambia de color?

Sobre todo, pedir disculpas por haber ido a controlar

la gelatina, pude haber esperado

y ese fue... creo que uno...

De los "talones" que me tocó... intentar recuperar la nata.

De todas formas, si te vas de "MasterChef", tengo un puesto

en el programa para ti. ¿De...?

De maquillador. ¿Maquillador?

Maquillador, porque no tenías nada, has destrozado la nata

y, sin embargo, de lejos, dices... "parece la misma tarta".

Pero... madre mía...

Fíjate. Perdona...

A King Kong lo retenían con esto.

(RÍE SARCÁSTICO) Pero tiene relleno.

Sí, si la vamos a cortar ahora...

Pegabas como podías, con nata no porque no había,

estaba amarilla por la mantequilla...

Hay dos colores, de dos elaboraciones diferentes.

Luego el chocolate... ¿dónde has leído en la receta

que el chocolate se funde al fuego?

Leí que se fundía... Al baño María.

Y tú estabas con el cazo en el fuego.

Y en el baño María sube, le echas unas pastillas frías...

Mueves y bajas la temperatura, si es al baño María,

¿por qué lo hago al fuego?

Perfectamente. Me la invento, hago lo que quiero.

A ver cómo está por dentro.

No... -Mazacote.

¿Qué tal...?

Duro...

Como una piedra, vamos, demasiado tiempo de horno.

Es poco apetecible

desde lo externo a lo interno, una pena.

No me gusta el trabajo que hay con el kirsch,

no lo noto en exceso.

La nata de dentro está fundida y la de arriba está terrible.

Hay un trabajo bastante pésimo, Osiris, aquí.

Ibas superbién, te iba a decir que casi el mejor.

Me sentía seguro hasta el momento que la nata se me cortó y ya...

Un despropósito. Osiris, gestionar los momentos

fáciles y buenos es sencillo.

La gracia está en saber gestionar los momentos malos,

saber trivializarlos, tú al mínimo error caes.

Pierdes... y te pones en tu contra.

Aquí hay defectos a lo loco, por culpa de un momento en concreto

que, a partir de ahí, la hemos liado parda.

No es una selva negra, es una selva muy chunga.

Compungido estoy...

Me tenía que haber calmado un poco más, no debí confiarme.

Y de ahí ya no pude...

Ya no pude remontar.

La cata ha terminado, ahora nos toca deliberar,

decidir quién abandona las cocinas de "MasterChef".

Uf...

(LOS JUECES DELIBERAN)

Porque tú quieres que te tengan aquí,

pero para estar aquí... hay que aguantar la mierda.

-Está claro que la cagada ha sido mía.

Estoy gilipollas, tío.

-Estaba tan contento...

Vamos... Lo tenemos.

(VALENTÍN) Madre mía...

Aspirantes, la pastelería es una ciencia, en este caso,

el orden de los factores sí altera el producto.

Hay que leer...

La receta y entenderla, es básico.

Hay dos aspirantes que han trabajado concentrados

y han elaborado las mejores selvas negra.

Y esos aspirantes son...

Aitana y Carmen.

(Aplausos)

Y de las dos... la mejor ha sido...

Carmen. (TODOS) ¡Muy bien!

Podéis subir a la galería. Muy bien...

Soy la mejor de la prueba, por fin he hecho algo bien.

Ya puedo respirar, vivir y ser una persona normal...

Dentro de lo que cabe de lo normal que puedo ser.

Valentín... Natalia, Osiris...

No podemos decir lo mismo de vuestras tartas,

queremos ver si habéis aprendido autocrítica

tras la prueba de exteriores.

Por favor, que dé un paso al frente el que crea

que no merece continuar en "MasterChef".

No... -No lo des...

-No, no... ¡huy, huy!

-No, Natalia, tú sí lo has hecho mejor.

-A mí me ha faltado el relleno. Natalia, te he visto dudar.

¿Estás segura? Creo que merezco quedarme...

Pero sé la elaboración que he hecho y no había relleno

porque se me había derretido.

La respuesta tiene que nacer de ti, no de lo que hagan los demás.

Claro... -Muy bien dicho.

-Pues si nace de mí, creo que debería quedarme.

-¿Para qué te echas para delante, coño?

(NATALIA) Yo soy humilde, y no voy de sobrada

y voy a dar un paso adelante; pero, luego, he pensado...

"Me dan a mansalva por no confiar en mí misma.

A tomar por saco, sí confío y me vuelvo atrás".

No voy a consentir que yo misma me eche tierra por encima.

Valentí, Osiris... ¿creéis que os debéis ir?

(OSIRIS) No, no creo que me deba ir he cometido muchos errores

en esta prueba y... ¿Debes seguir en "MasterChef"?

Sí. Entonces, has dado un paso...

Por los errores cometidos, he cometido más errores que nadie.

No me queda claro...

¿Quién cree que debe irse?

Yo... -Valentín no debe irse.

-Creo que sí, con los errores y la crítica que habéis hecho,

es lo justo. No quiero... ni por lo más mínimo, pero...

Osiris, me sigue sin quedar claro. Échate para atrás.

Un paso para atrás... ya está. -Bien...

-Qué fuerte esto, tío.

Valentín, agradecemos tu valentía y que seas capaz de reconocer

que no has hecho un buen trabajo.

Pero no estamos de acuerdo contigo, tu tarta es un desastre

pero no ha sido la peor.

Para atrás... Puedes volver atrás.

Menos mal...

Por tanto, el aspirante

que no continúa en las cocinas de "MasterChef" es...

Osiris.

Estaba claro...

-Lo siento.

-No te preocupes...

Valentín, Natalia, habéis estado a un pasito

de salir por esa puerta.

Podéis subir a la galería.

(Aplausos)

(VALENTÍN) He visto el fin de los fogones ante mis ojos,

veía la puerta de salida.

Ha sido muy duro y... finalmente me quedo;

pero... por un pelito.

Osiris, te diré que estoy sorprendido porque...

Te ha costado reconocer

el mal trabajo que has hecho. Sí.

La verdad es que sí, empecé bien,

pero acabé mal. Te lo dijimos nosotros, también.

Empezaste muy bien,

pero luego qué... No sé, me confié demasiado

y no supe coger al toro por los cuernos y llevarlo al sitio.

Lamento no haber demostrado lo que podía hacer.

¿Por qué crees que ha sido? Quizá no me he abierto del todo,

he tenido siempre un miedo interno...

No sé...

Os agradezco que me aguantarais

y... me habéis indicado el camino para seguir hacia delante.

Bueno, Osiris... pregunta obligada:

¿Quién crees que va a ganar "MasterChef"?

Marcos, porque es el legionario, está ahí siempre a tope.

Me hubiese gustado haberme debatido con él.

-Gracias. Bueno, Osiris...

Ha llegado el momento de abandonar estas cocinas,

así que... deja tu delantal en tu puesto de cocinas.

Muchas gracias por todo.

(TODOS APLAUDEN Y ANIMAN A OSIRIS)

¡Vamos, papi!

(Aplausos) ¡Sí... te queremos!

(OSIRIS) La experiencia es fantástica e inolvidable.

Debería haberme soltado un poco más para haber ido bien.

La verdad es que me quedo con lo vivido,

he pasado por muchos sitios que, jamás, pensé que iba a ir

y con el cariño de los compañeros.

Me arrepiento de no haber mostrado el 100% de mi carisma,

de Osiris...

Ya lo habéis visto, seguir siendo un aspirante

en estas cocinas no es sencillo, solo lo consiguen los mejores.

Osiris ha dejado su delantal esta noche,

pero la competición continúa para el resto de aspirantes.

Para avanzar en "MasterChef"

no hay secretos, solo trabajar duro...

Nosotros nos vemos la semana que viene,

mientras ya saben... Pónganle... ¡Sabor a la vida!

Bienvenidos a San Juan de Gaztelugatxe.

¡Vamos, chicos, venga! -¿La tempura la has hecho, Aleix?

-La estoy haciendo. Lo que no esté en cinco minutos,

lo cancelo y lo saco. Se rompen los huevos.

-Los cojo con la mano, es más fácil ¡Jordi!

-Pepe, por favor. No quiero que me pille el toro.

¿Me has llamado? -¡Callaos, coño, callaos!

¡Échala aquí! ¡Venga, vámonos!

Debería estar emplatado ya. ¡Venga, chicos!

¡A dar caña! Cinco minutos de retraso.

¡Callaos, estáis todos empanados! ¡Échalo aquí! ¡Vámonos!

Vais a trabajar en parejas.

-Los huesos. -¡No! Que se caliente el aceite.

-¿Has puesto la yema? -¡Ah!

-La yema de huevo, venga. -¡El puerro!

Se te está quemando...

-¡Mira lo que huele a quemado? -Madre mía.

No me gusta nada lo que habéis hecho.

No tiene sal. ¿Te parezco ridículo

con un limón en la cabeza?

Pues a mí me parece ridículo ver un limón en un plato.

Será sencillo, si me voy por básico...

Que esté bueno. El aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 5

MasterChef 7 - Programa 5

30 abr 2019

Marta Verona, ganadora de 'MasterChef 6', volverá a las cocinas para asesorar a los aspirantes en una prueba en la que deberán cocinar un plato vegetariano que integre un ingrediente fermentado. Después viajarán a Almería, Capital Española de la Gastronomía 2019, donde recibirán la visita del chef José Álvarez (una estrella Michelin) y cocinarán por equipos a las órdenes de Pepe Rodríguez y Jordi Cruz. En la prueba de eliminación, los aspirantes replicarán la Tarta Selva Negra de la pastelera Patricia Schmidt y contarán con el apoyo de Paz Vega, actriz y finalista de 'MasterChef Celebrity 3'.

ver más sobre "MasterChef 7 - Programa 5" ver menos sobre "MasterChef 7 - Programa 5"
Programas completos (8)

Los últimos 111 programas de MasterChef 7

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Carlos

    Yo voy a opinar en general, nunca me pierdo una sola edición, y siempre han sido imparciales en las eliminaciones, ya que en algunas ocasiones valoran la evolución cuando saben que a uno de los concursantes fuertes le falló algo u olvidó algo en el super, y en otras eliminatorias eligen el plato mas feo, ahora, yo creo que todos pueden fallar, deberían dejarlos probar los platos improvisados de los chef, porque Pepe Rodríguez no puso cara de agrado cuando probó su propia sopa... gracias!!

    06 may 2019
  2. Charlim

    Samantha tiene muchos errores en salón, no sé por que dicen que es elegante si no puede pararse derecha ni respetar el espacio vital del comensal y que tiene de elegante marcar los errores de los aspirantes frente al comensal. Sino no fuera por lo mal que Samantha lo hace en salón ya no extrañaría a Eva.

    05 may 2019
  3. Charlim

    Samantha en el salón no sé para derecha, se viste como si fuera de camping, no respeta el espacio vital de los comensales entre otras cosas, sino fuera por sus errores en el salón no extrañaría a Eva y todavía se da el lujo de amargar la comida reprendiendo a los aspirantes frente al comensal.

    05 may 2019
  4. Jess Andrade

    Comparto que el comportamiento de Samantha en sala fue muy mal visto y de mala educación, creo que para dirigir y enseñar no se debe tratar mal a una persona que está aprendiendo y da lo mejor de sí, el buen maestro no es el que grita o desmoraliza más sino el que tiene más paciencia y anima a sus alumnos. Con respecto a la eliminación de Osiris es una pena.. era de mis favoritos, en general creo que esto de los equipos no tiene mucho sentido y creo que el nivel de los participantes es muy baja con respecto a otras ediciones. Además veo q nadie a mencionado la desafortunada salida de Josexo era de mis favoritos tenía mas ánimo que muchos otros en la competencia :( voy a extrañar sus chistes y comentarios en el programa... Saludos desde Ecuador

    04 may 2019
  5. Anabel

    Decepción total... me encantaba el programa hasta hoy. Me ha dolido mucho que hecharan a Osiris, tenía mucho potencial y creo que eso deberían valorarlo un poco más, sólo por una tarta que muchos también han hecho mal... Pero bueno, era el terror de algunos y normal que lo quitaran del medio. No veo más este programa

    03 may 2019
  6. encarna

    Almería la huerta de Europa? No lo desmiento, pero será compartiendo liderazgo con Murcia. Jordi, esto agravio/olvido merece que vayáis a esta Región en breve. Un saludo

    03 may 2019
  7. Pol

    Osiris empezó muy fuerte pero creo que se ha estancado demasiado, se veía a venir...

    03 may 2019
  8. Carmen

    No me ha gustado cómo ha tratado Samantha a las concursantes cuando estaban en sala, el comentario anticuado y fuera de lugar respeto a quien hay que servir primero, cómo ensalza a ciertos concursantes y a otros los desmoraliza. Respeto a la expulsión de Osiris, realmente no quiero pensar que es por xenofobia, sino por qué no lo hizo correcto. En todas las ediciones ha habido concursantes de diferentes países y varios han llegado a la final, cómo en en la tercera y en la última.

    02 may 2019
  9. Marlén Tirado

    Disculpe Samantha, lamento decirle que usted trató muy mal y le faltó el respeto DELANTE DE TODOS LOS SEÑORES a la chica que estaba sirviendo. SEA MÁS PRUDENTE Y MÁS EDUCADA. USTED CON SU ACTITUD HECHA A PERDER LO BONITO DEL PROGRAMA. Qué pena.

    02 may 2019
  10. Marlén Tirado

    Hola. Incorrecto, feo y antihigiénico lo que hizo Marcos (creo que es Marcos), probó la comida y usó la misma cuchara para revolver. Por favor díganselo para que no lo haga más. Gracias. Saludos.

    02 may 2019