www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5114419
Para todos los públicos MasterChef 7 - Programa 2 - ver ahora
Transcripción completa

Candidatos, bienvenidos a la última prueba

de la séptima edición de "MasterChef España".

Hola, muy buenas.

¿Cómo se llama tu plato? Es una crema de carabineros,

una vieiras con mantequilla y crujiente de pistacho.

¡Guau!

Tú puedes llegar lejos en esto.

Yo te doy un sí. ¿En serio?

Aquí te ofrezco también mi delantal.

Bienvenida a "MasterChef".

(Aplausos)

(Aplausos)

¡Toma!

Bienvenidos al Monasterio de San Pedro de Cardeña.

¡Venga, va! -¡Vamos, vamos! ¡Venga, vamos!

Estáis mal organizados y mal de tiempo. ¿Vale?

Distribuiros bien.

Dos, cuatro... Vamos muy mal con los huevos.

Tenemos la de Dios liada aquí.

Seguís sin escucharme. Pues yo me voy.

Yo te estoy escuchando. ¿Sí?

¿Esto qué es? Esto es un desastre.

No lo deis, es una guarrada. ¿Quieres que salga?

No, no sale. Porque yo no me las comería.

Os enfrentáis a vuestra primera caja misteriosa.

¡Vamos, vamos, chicos!

Me he quedado corta con todo lo que había ahí.

¡Viva la grasa que me parió!

Muy mediterráneo.

Está muy bueno. Jeancha no aparece por aquí.

No...

Esto está fatal.

El aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

Jeancha.

¡Vamos, vamos!

Muy buenas noches y bienvenidos a "MasterChef".

Los aspirantes empiezan a coger confianza.

Van a pisar por segunda vez estas cocinas.

Las cajas son altas, ¿eh?

Se están conociendo entre ellos y creen que también a nosotros.

Después de los bocadillos

de la semana pasada vendrán relajados.

Pero les vamos a sorprender con un reto que puede suponer

su primera pesadilla en estas cocinas.

Buenas noches.

La caja mortífera.

Aspirantes, bienvenidos. Gracias, chef.

Jeancha ha sido el primer eliminado.

Y alguno de vosotros ha visto la salida muy de cerca.

Espero que seáis conscientes de que hay que darlo todo

desde que pisáis estas cocinas hasta el final.

¿Qué nos deparará el destino cuando abramos las cajas?

Ya te digo, la caja

es misteriosa de verdad, Josecho.

(RÍE)

Yo llego con el ánimo

muy bien puesto, muy elevado.

Lo que no sé es en qué condiciones saldré.

Aleix, a ti los bocadillos se te dieron bastante bien.

¿Qué te gustaría descubrir para seguir con la racha?

Me gustaría que hubiera un rodaballo de cuatro kilos.

y poder dar de comer a todo el equipo.

¿Qué ha dicho? -Un rodaballo.

Pero me huelo que va a haber postres.

Porque me lo huelo. -Miedo me da.

Tengo un "sexo" sentido que me va a decir...

¿Tienes un "sexo" sentido?

Es muy bueno ese sentido, ¿verdad?

Sexto, sexto.

Sexto sentido.

Pues vamos a comprobar qué esconden esas cajas.

Todos a la vez.

Una, dos y tres.

¡Oh! -¡Oh, Dios!

Madre mía, yo ya sé lo que es.

Ya sabemos lo que es. Claro, todos lo sabemos.

Tenemos que confesaros que hemos decidido

comenzar la segunda semana

con una de nuestras pruebas favoritas.

Qué malos. Todo un clásico

desde la primera temporada. Es un reto que ningún

aspirante ha logrado hacer correctamente.

O sea, no voy a ser yo.

Esto va a ser la torre

de profiteroles. Y a mí me parece muy difícil.

Vamos a recibir a nuestro invitado.

Es uno de los grandes maestros de la pastelería mundial

de las últimas tres décadas.

Por el obrador de su pastelería

ha pasado lo más granado del oficio.

Y tiene sus propias escuelas

en Petrera, Alicante, y en Pekín.

Adelante el maestro don Paco Torreblanca.

(Aplausos)

¡Oh!

Madre mía, madre mía...

Venga, hasta luego.

¿Y eso cómo coño lo hacemos nosotros?

Si eso es un gorro de novia.

Alucinante, ¿eh? -Ay, qué lástima.

Yo estoy ya de los nervios.

Y efectivamente, aquí está

Paco Torreblanca con la Torre de Pisa

de profiteroles con doble tirabuzón.

Bueno, Paco, bienvenido una vez más a "MasterChef".

Un placer estar con vosotros aquí,

porque esto es un lujo para mí.

¿Has visto las caras de los aspirantes?

Porque no sé ni cómo describirlas, están en shock.

Bueno, no es para tanto. Si eso al final es colocar

una bolita encima de la otra.

Bueno, más o menos, ¿eh?

Aspirantes, como podéis imaginar el reto consiste

en replicar esta espectacular "croquembouche"

que nos ha traído Paco Torreblanca.

Igualita, la misma.

Josecho. ¡Pavooor!

¡Pavooor!

¡Pavooor! ¡Pavooor!

Cambia una consonante.

Valentín. Dígame.

Te veo con cara de... pavooor. Pavor, pero terrible.

Lo he visto en alguna fiesta así snob de embajada y tal.

Y al verlo aquí en directo...

Perdona, este momento embajada.

¿Dónde alternas, Valentín, por Dios?

Donde me dejan.

Bueno, Paco, ¿de verdad quieres

que nuestros aspirantes hagan tu croquembouche?

A mí realmente me gustaría. Pero yo creo que la vamos

a hacer un poco más compleja aún.

Porque si no va a ser muy fácil.

Me gusta, por ahí vas bien.

¿Más complicado aún?

Aquí la tenéis.

¡Ay, Dios! -Es muy "cuqui".

Nos falta Isabel Preysler.

No, cuqui es. Ahora, que nos salga...

Madre mía. Aquí la tenéis.

Mucho más sencilla y veréis que tenéis ahí unos conos

que son la misma medida que esta pieza.

¿Les puedes dar las claves

para hacer una muy buena croquembouche?

Primero que vuestra petisú,

estas pequeñas bolas que veis aquí

tienen que estar bien cocidas.

No puedes dejarlas muy blandas.

Luego tienen que ir rellenas con una crema.

Y luego en el montaje intentar entrelazarlas unas con otras

para que se peguen.

Efecto Tetris. -Exactamente.

Tampoco podéis poner un kilo de azúcar,

porque esto hay que comerlo.

Y esas son básicamente las claves para que hagáis

una buena croquembouche.

Gracias. ¿Así de fácil?

Y aquí abajo en la base tenéis una especie de turrón.

En castellano se decía antiguamente guirlache.

¿Y eso qué es?

Es una mezcla de almendras con azúcar.

Y lo tenéis casi todo hecho al momento.

Facilísimo, una cosa... vamos.

Aspirantes, sabemos que es un reto complicado.

Y ningún aspirante ha conseguido hacerlo

correctamente antes.

Por eso os vamos a dar la receta.

Bien, gracias. -Menos mal.

¿Tranquilos todos ya? -Sí, gracias.

Es verdad que siempre la hemos dado. Tampoco...

Hemos cambiado nada, ¿no? No.

Aspirantes, disponéis de 120 minutos

para replicar esta croquembouche

de Paco Torreblanca.

Tenéis todos los ingredientes necesarios en el supermercado.

¿Entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno... ya.

¡Vamos! -Tranquilos, ¿eh?

No os alteréis. Tranquilidad.

Mira a Josecho.

Se lo toma con filosofía.

Lento pero seguro, Josecho. Sí, señor.

Vamos, Josecho. Si no has llegado todavía.

Los huevos lo cojo lo último.

No os olvidéis ningún ingrediente,

que luego no se puede volver a entrar.

Los huevos.

Me falta vainilla, canela...

Tranquilamente.

Cómo pesa.

Vamos, rápido. Rápido, rápido, vamos.

Azúcar.

Y otro de leche.

Josecho, ¿puedes? -Sí, sí.

No ha pesado la leche.

Les decimos: "Tenéis la receta".

Pero ellos no, a ojito.

Y Alicia igual. Fíjate la botella de leche

de uno que está a un cuarto y la otra a la mitad.

Yo voy a meter lo que tengo.

Eso debe ser pesado.

Pesado siempre. Y con exactitud.

Ahora vamos a añadir la sal.

La tara.

(CANTA) #Tara, tengo tara.#

Vamos a ver, que la estoy liando de una manera absurda.

Bueno, don Paco, un clásico de la pastelería

interpretado por ti, que esto es una belleza.

¿Por dónde debo empezar si hago la croquembouche?

Haciendo primero la petisú. Es importante porque mientras

hacemos las bolitas las ponemos en el horno.

Importante que no pongamos hornos fuertes

para que se sequen bien.

750 de harina...

A continuación tiene que venir la crema pastelera

para que se te enfríe. Cuando sale la petisú

hacemos los agujeros, rellenamos.

Y mientras rellenamos ponemos el caramelo.

Oye, cómo cambia cuando tamizas la harina.

Mira qué lindo, parece nieve.

No tengo la harina, tío.

No tengo harina.

¿Y yo qué hago si harina?

Alicia, Aleix, ¿qué ha ocurrido?

¿Os falta un ingrediente?

Harina. -No puede ser, es mentira.

Cómo no va a tener si había para todos.

No tenéis harina porque os la habéis dejado.

La he liado. La he liado.

Tenéis que hacer una croquembouche sin harina.

Mucha suerte.

No sé qué voy a hacer sin harina.

Pero es imposible, sin harina no pueden hacer nada.

Yo fui la última en salir del supermercado

y quedaban allí dos.

¿Cómo puede ser que no haya cogido la harina?

No lo puedo entender. He cogido uno de cada.

Paco, ¿cómo se puede hacer una croquembouche sin harina?

No se puede.

No me queda otra opción. Ya, ya.

Pues sí, por lo menos sería... Una salida honrosa.

Venga, venga, venga.

Dale vuelta, dale vuelta.

Venga, tuéstate, bonita.

¿Pero no te parece que está como muy espeso?

Muévelo mucho, Sara.

Pero te queda mazacote también.

Sí. Tú muévelo mucho, no pares.

La prueba me parece difícil.

Y más yo que soy un poco despistada,

que me pongo como un pato mareado de nervios.

Estoy cansadísima, ¿eh?

Estoy, te lo juro, que esto es como un gimnasio.

Vamos, a hacer brazo.

Uf. -¡Vamos, vamos, equipo!

¡Vamos, chicos!

Venga, listo.

Bueno, imponente. Va imponente esto.

Desastre total lo mío.

Es que no sé cómo voy a montarlo, tía.

Hola. Cuéntanos, Alicia.

Pues tengo un problema... Serio.

Muy serio.

Gordo. Muy gordo.

Te vamos a dar una idea que estamos pensando

antes ahí los jueces con Paco.

Montaría un merengue con azúcar.

Intentaría terminar el trabajo.

Hacer algo, Alicia.

Pero teniendo una receta y que no peses los ingredientes.

No me extraña que tengas

el nombre de Pepe Rodríguez al revés.

Ya empiezas mal por ahí. Yo estoy tan contenta

de estar en tu equipo y todo.

Y yo estaba contento hasta hoy de que estuvieses en el mío.

Ya, voy a hacer los merengues. Gracias.

Suerte, Alicia. Sí.

Ahora ocho huevos...

Italia, "five points".

España, ocho huevos.

Ah, coño. Cago en la leche.

Pues aquí tenemos a Aleix. Una cosa te voy a decir.

Yo he apostado fuerte y creo que tienes

todo lo necesario para hacerlo muy bien...

Cometes la gran torpeza de no poder hacer la prueba,

no saber seguir una lista de la compra y no coges

el producto más importante aparte del azúcar.

Sí, toda la razón. Dicho esto, nuestro maestro

Paco ha tenido una idea que es simpática.

A ver si eres capaz.

Si haces un merengue tipo italiano, o tipo suizo,

me da igual, haces tu caramelización de almendras

y los vas recubriendo.

Genial. Muchas gracias. Ponte las pilas.

Venga. Gracias.

En su día tuve que dejar la cocina para hacerme cargo

y cuidar un poco a mi padre. Y había días

que eran fatales. O sea, de cero dinero. Había

que comer y hacer malabares.

Y ahora que tengo esta superoportunidad

no puede ser por una harina lo mande todo al carajo.

O sea, es imposible.

Esto está muy líquido, tío.

Carlos, ¿qué tal estás?

Estoy aquí más perdido que el barco del arroz.

No podían poner un gazpachito o un salmorejo.

Perfecto, ahí.

Perfecto.

Necesito otra cocina porque es que yo soy

como un virus, me extiendo.

Ya lo que Dios quiera, me he quedado sin harina.

Carlos, ganas tenía yo de venir a verte. ¿Qué?

Pues aquí con la masa, que la veo muy líquida.

¿Pero qué es esto? Para los profiteroles.

Es muy raro. Te has equivocado en algo.

Sí, seguramente me habré equivocado.

Yo creo que has mezclado la crema pastelera

con la masa del petisú.

Es que tus compañeros han hecho exactamente la misma receta

y tienen una textura totalmente diferente.

Sólo tienes una solución, enfriarlo lo máximo que pueda

para poder echarlo con manga.

Al abatidor y a ver qué pasa. A intentarlo.

Muchísimas gracias, chef.

(CANTA) #Ay, campanera.#

Me da un miedo esto.

Uf, uf, uf.

Son muy pequeños.

Ahí va, ya huele que alimenta.

Aspirantes, os recuerdo que hay que rellenar

la masa de los petisús.

Hay que rellenarlos de la crema pastelera.

¿Oído? Oído, chef.

¿Qué tal, Josecho? ¡Qué monos!

Huy, una cosa...

son una preciosidad.

A ver, voy a por la crema.

Nata. Tengo que poner 500.

Bueno, bueno, esto va "rebien".

Marcos lo está haciendo a su bola.

La leche, los huevos enteros. Despropósito máximo.

Yo creo que ha visto mucho Obélix y Astérix

y está con la pócima mágica. Haciendo la pócima.

¿Qué tal, Marcos, cómo vas?

Perfectamente.

Voy concentrado total. -Perfecto.

Aspirantes, habéis consumido la mitad de vuestro tiempo.

Os quedan 60 minutos.

Ya está.

Llévalo a punto de ebullición

y mueve constantemente pero sin violencia.

Qué bonito. Siempre sin violencia todo, por favor.

Es que está esto más líquido que la mar.

Carlos no ha sido capaz de arreglarlo,

porque tiene la masa de los profiteroles líquida.

Imposible. No va a sacar ni uno.

Esto es una cagada que te cagas, tío.

Es que yo no sirvo para hacer repostería. Es que no sirvo.

Extendemos bien la masa.

Ahora me empiezo a poner nervioso con los profiteroles.

No sé si me van a llegar, la verdad.

Uf, estos están muy bajos.

Bueno, los próximos los sacaré mejor.

Ay, no están.

Venga, va, segunda tanda.

Bueno, yo creo que esto está.

Bueno, Josecho, ¿qué tal vas?

Josecho, Josecho.

Qué mérito tenéis los Torreblanca.

Decía Albert Camus. -Sí, Albert Camus.

Que no hay auténtica creatividad sin secretos.

A ver si esos secretos

un día nos los contáis y disfrutamos.

Aquí no hay secretos porque tenéis una receta perfecta.

Has hecho una crema casi perfecta.

Te lo agradezco un montón.

Te quiero ver hacer petisú como un loco.

Móntate dos planchas más. La crema luego.

Ah, mira el truquito que te ha enseñado.

Haces así en cuatro puntos.

Muy amable ambos.

Todo lo que estoy aprendiendo

aquí me gustaría hacérselo a mi rubia.

Porque la estoy echando muchísimo de menos.

Jo, vaya porquería.

En vez de buñuelos he hecho crepes.

¿Quién quiere un crepe con crema de avellana?

(VALENTÍN CANTA) #Carmen con bata de cola,#

#pero cristiana y decente.#

No sé si te va a ver. Se acaba de quitar las gafas.

¿Qué tal? ¿Cómo vas?

Si te digo que bien te miento. Y si te digo que mal también.

¿No entran más bandejas? Tengo 3 dentro, Pepe.

¿Dentro tienes 3? Sí.

¿Y si los dejásemos más tiempo?

Estos casi todos los tienes bien. Esto es lo ideal.

Y te digo una cosa, Paco, si quieres cruzar los dedos.

Dime. Diseña lápidas.

¿Ah, sí? Eso no lo sabías tú, ¿eh?

Eso te digo, toca.

Es un oficio que nunca va a pasar de moda.

Aquí con lo que quemáis vamos a necesitar esos nichos

para meter todas las cenizas. Podemos poner:

"Descanse en paz. Crema catalana."

Yo seguiría trabajando. Te está entreteniendo.

Hasta luego, Pepe.

Paciencia, paciencia.

Madre mía.

¿Y qué dice Gloria?

Gloria va a dos bandas, porque era mucho azúcar

y lo he intentado poner con la glicerina.

Y lo estoy intentando deshacer.

¿Cómo la glicerina? No me metas un gol.

Nitroglicerina. Nitro, nitro.

¿Cómo nitroglicerina?

¿Pero tú qué quieres, que volemos todos por aquí?

Vamos a explotar.

¿Qué haces, el caramelo? El caramelo.

Lee, por favor. ¿Qué pone?

Azúcar, glucosa líquida y agua.

Falta mi agua. -Claro, claro.

Y son 800 gramos de agua.

¿Y la nitroglicerina qué hacemos con ella?

Pues nada, para explotar yo. Claro.

Vamos a explotar nosotros. Vamos a ver, Gloria, leemos.

Pon las dos cosas juntas. -Esta con esta.

Ponla toda ahí dentro. -Vale, voy.

¿A cuánto tienes que cocerlo?

¡Pero lee! A 160 grados, ¿no?

Subir a 160.

Pero lo he dicho bien, ¿no? Sí.

Sí, muy bien. Vale, pues venga.

Vale, vale.

Ay, ay, ay.

Oh, huele a garrapiñadas.

¡Dios, qué rico!

Y comprobamos la temperatura de nuestro caramelo.

Yo no monto la crema pastelera ni queriendo.

Yo lo movía, no sabía cómo moverlo.

Empezó a salirle grumos.

Lo meto en la "batidora" y a ver si me resuelve el tema.

Es una ruina, ¿eh?

Me pongo a volcar y estaba el fondo

que eso no lo despegaba ni Cristo.

Es que no me ha salido nada.

Los de tu equipo, Samy, me preocupan mucho.

Carlos ha tirado la toalla. Ya nada.

Porque Alicia va bien, ¿verdad?

Por lo menos está haciendo cosas.

Yo creo que va a hacer una marranada del siete.

Pero, chico, no para. No para de currar.

Huele a quemado, ¿eh? -Huele a quemado, sí.

Huele a cuerno quemado. A almendra quemada.

Es almendra quemada.

Josecho ha chamuscado la almendra.

Se me ha quemado entera, vamos. Pero totalmente, macho.

Aspirantes, quedan 30 minutos.

Ya podéis correr, ¿eh? Si no, no llegáis.

Lo de rellenar es dificilísimo.

Ay, ay, que me cargo la manga.

Ay, estos son tan feos.

Los míos son como una familia, unos más grandes, otros...

Ay... más pequeños.

Ya lo tengo.

Al menos he llegado aquí.

Verás para rellenarlos de crema.

Súper grande la manga. ¿Tú los estás consiguiendo?

Sí. -Jo, es que tú eres

tan grande, Osiris.

¡Ah! ¿Adónde vas? Se me ha salido.

Esto es un desastre.

Es impresionante esto.

¿Qué es, la crema?

Sí, Jordi. Sí, chef. Perdón.

Tú de pastelería vas... De pastelería voy muy mal.

Pero voy a intentar aprender.

En la Escuela Online.

Tengo un apartado que es el universo dulce.

Capítulos y capítulos de bollería, pastelería.

Cosas básicas como hacer una crema.

La verdad que sí.

Y saber cómo tiene que ser un caramelo doradito,

no quemadito. Cosas básicas.

Gracias, chef.

Esto exactamente me recuerda a cuando en el colegio

íbamos a confesarnos,

que entrábamos con un miedo y salíamos pensando

que llegábamos al Infierno.

Me estoy quemando.

Tengo que seguir rell...

¡Ah, no!

A ver, voy a intentar hacer la casita así.

Esto duele mucho.

¡Ay!

Me he quemado tantas veces que ni lo siento.

Oye, lo de Valentín... Todo el mundo montando

y él sigue haciendo profiteroles y montando.

Es el Forrest Gump de la pastelería.

Lo único que tenía en la mente

es producción en cadena de profiteroles

hasta construir la Pirámide de Keops.

¡Ay!

¿Por qué se me está resbalando?

Eso digo yo, Gloria. -¿A ti también?

Yo me creía que iba a salir y me parece que no.

Es de locos. Oye, se me desmorona todo.

Josecho está intentando pegar

los profiteroles con la crema pastelera.

Yo creo que como te ha visto usar masa para pegar el papel

se cree que es pegamento.

Pega con la crema pastelera.

Y mira que es un secreto que no queremos dar.

Yo voy a hacer un cono de crepes, ¿sabes?

¡Ah! ¡Ay!

Hala, qué bien vas. -Porque no estoy rellenándolos.

Yo tampoco estoy rellenado ya.

Yo tengo los de abajo rellenos pero los de arriba...

Tú tienes todo relleno, ¿no? -Sí.

Joder, coño.

Oye, y Marcos tiene el caramelo tan negro que parece

que lo está mojando en chocolate.

Yo ya no puedo más.

Me he pasado un poquito con la almendra.

Qué, me has copiado.

No, cariño, he hecho lo que he podido.

Nos han dado la idea de los merengues a los dos.

Esto es una auténtica porquería.

Aspirantes, últimos 5 minutos.

Quiero ver esas croquembouches acabadas.

¡Vamos, chicos, vamos!

¡Que alguien lo consiga!

Mierda, me cago en...

Teresa, ¿y tu cono? ¿Lo has quitado antes?

Puse la base antes de tiempo y entonces he hecho

como una especie de Ciudad de la Cultura de Galicia,

una obra inacabada.

Bastante que les estoy poniendo el caramelito de la punta

para que sea un croquembouche

y no profiteroles, porque si no...

(CANTA) #Qué feíta me está quedando.#

Este no. Este es demasiado grande, hija mía.

No es feo en verdad. O sea, es diferente.

Es como una interpretación libre.

Aspirantes, último minuto.

No, a mí aunque me sobrasen dos horas.

Yo le pongo mucha voluntad, pero...

¿Por qué se están bajando?

Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno...

¡Tiempo!

Manos arriba.

¡Ah, qué guay!

Una locura, una locura.

Pero he intentado hacerlo. No voy a bajar la cabeza.

Yo soy como el titanic, que aunque se hunda

soy el nuevo Titanic que sube.

Si quieres convertirte en un auténtico MasterChef

en la Escuela MasterChef Online

vas a encontrar una oferta imbatible.

Técnicas, trucos, cocina internacional,

cocina de aprovechamiento y más de 260 recetas

de platos deliciosos que sorprenderán

a tu familia y amigos.

Cocina con la Escuela MasterChef Online.

Ahora sí, aspirantes, tenéis 5 minutos para colocar

vuestra croquembouche encima del nougat,

pero quitándole el cono.

El tiempo comienza... ya.

Desmoldar.

Me da un miedo, tío. Esto lo haces en Navidad,

lo decoras y quedas genial.

Venga, paciencia, chicos.

Está muy tieso.

No puedo.

Esto no va a salir en la vida.

Aleix y Alicia, no tenéis porqué quitar vuestro cono.

No, no, es un plato que no tiene nada que ver.

Complicadísimo, tú.

Muy bien, Marcos, tío.

A mí se me ha desmoronado todo.

No puedo.

Esto ni es una croquembouche.

¿Qué tal, Josecho? ¿Cómo lo llevas?

Pues lo veréis ahora. Es todo menos una croquembouche

como esperáis. ¿Pero qué le vamos a hacer?

Carlos, ¿has quitado tu cono?

Sí.

Bueno. ¡Bien, Marcos!

Gracias.

Muy bien, Osiris.

Con las manos que tiene no se le puede caer nunca.

Osiris lo ha clavado, ¿eh?

Que está como una piedra.

Al principio pensaba que nadie terminaría.

Y ahora estoy verdaderamente sorprendido,

porque encima han quitado el papel.

Bueno...

Ahora nos queda saber si están rellenos o no.

Claro, ahora viene lo duro. Ahora vienen los trucos.

Cinco, cuatro, tres, dos, uno.

¡Tiempo! Manos arriba.

Podría rellenarlo con crema o algo.

Quedaría como un volcán guay.

Quiero deciros que a vuestro lado Mari la "Cochina"

es una virtuosa de la limpieza.

Que sepáis que esto es una advertencia.

La próxima vez que las cocinas estén tan sucias

tomaremos medidas drásticas.

¿Entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues ahora sí comienza la cata.

Josecho y Osiris. Por favor, adelante.

Lo presento con auténtica vergüenza.

Es vergonzoso. Un desastre total, absoluto.

Un desastre.

Pero no te ha salido el caramelo tampoco.

No, no me ha salido nada.

Has quemado las almendras.

Porque sabías que había que hacer el cono.

Sí, sí. Digo: "A lo mejor pensabas

que los ibas a vender por docenas sueltos".

Sabía que había que hacer muchísimas más cosas.

Vamos a probar cómo están. Sí, claro.

(JOSECHO RÍE)

Fíjate.

Deberías de probarlos, porque están...

Están ricos. Eres muy amable.

No, no, es verdad. No está hecho el trabajo,

no está realizado, está mal. Pero el gusto está.

Yo estoy convencido de que podrías

haber hecho un poco más.

Cierto. ¿Verdad?

"È certo". Quiero una rayita por encima

Te la voy a exigir.

Como diría mis nietos: "Cantidubi".

Oye, Osiris, ¿sueles bailar cuando cocinas?

No, pero me he quemado varias veces con el caramelo.

Y...

(CANTA) #El quemadito.#

Bien, estamos sorprendidos por la calidad del profiterol,

porque están rellenos,

el caramelo tiene el color que tiene que tener.

Con esa paciencia que te caracteriza

has logrado hacer el trabajo.

Nos queda probar.

Has marcado un hito. Nunca en todas las ediciones

de "MasterChef" habían presentado una croquembouche,

y tú lo has hecho. Y encima están ricos.

De verdad que te felicito porque la pieza es un logro.

Muchísimas gracias. -Es un logro,

por la parte que a mí me corresponde.

Gracias.

Felicidades.

(Aplausos) Felicidades.

Delante de cocinas los dos, por favor

Me siento pletórico,

lleno de emociones en estos momentos.

Y alucinando, la verdad.

Me alegro mucho. -Muchas gracias.

Bueno, Aitana, me huele aquí a quemado, ¿eh?

¿No te has dejado algo en el horno?

Corre, me huele desde aquí. No me fastidies.

Que está apagado. Es mentira, no puede ser.

¡Hala, sí! ¡Sí, sí, sí!

¡Joder!

No me había dado cuenta.

No sabía que ibas a hacer conguitos,

que ibas a hacerlos de chocolate la última tanda.

Están morenitos. Están morenitos, papi.

Vamos a probar a ver cómo están, ¿no?

Pito, pito, gorgorito,

a ver si este petisú está rellenito.

Ese yo creo que no.

Ah, pero tienen que estar todos.

De mitad para abajo están rellenos y arriba no.

La parte de abajo es la única que está rellena.

Todo esto está vacío, está simplemente pegado.

Tú has dado prioridad a la parte estética,

a acabar tu croquembouche

aunque las elaboraciones no estuviesen acabadas,

tanto en cocción, como el relleno,

como el caramelo que es súper basto

y casi hormigón armado. Sí, sí.

Tienes que esforzarte.

Y con esfuerzo conseguirás lo que te propongas.

Muchas gracias. Gracias, chef.

Es tan sencillo como tranquilizarte.

Sí. Sí, sí, sí. Y no precipitarme,

porque la crema la he puesto caliente en la manga...

Ahí entra ya todo.

Gracias, Aitana. A ti. Gracias.

Valentín, es curioso que tengas ese agujero tan gordo

porque profiteroles tenías.

Yo te estaba viendo trabajar y me estabas recordando

al Forrest Gump de los profiteroles.

¿Viste cuando ese salió a correr y se dio

tres vueltas al mundo? Hay que hacer profiteroles.

Y ha dicho: "¿Profiteroles? ¡Pim, pam! ¡Pim, pam!".

Y el tío seguía haciendo profiteroles.

¿Qué te ha pasado? Me he obsesionado

con que no me iban a dar los suficientes profiteroles.

Y he querido tirar "palante"

y me he pasado de frenada tres pueblos.

Yo creo que tú tienes bases sólidas, ¿verdad?

No, no, sí. Sobre todo esa.

Cuántas tapas de alcantarilla pesan menos.

Lo siento. Menudo adoquín.

Le diría que es de lima porque a la crema

le he echado lima, pero ya ni lima queda.

Me imagino sólo un momento que el tiempo que has perdido

haciendo miles o cientos de miles, o millones,

lo hubieras dedicado a hacer con 120 o 130 la pieza.

Habrías logrado casi la perfección.

Porque tienes una capacidad de producción

que ya la quisiera yo para las máquinas de mi empresa.

Llévatelo a Alicante.

Me han llamado máquina de hacer petisú.

Pero lo quiero ver por el lado bueno,

que soy productivo y que soy currante.

Bueno, Natalia, cuando viene la estructura

ya nos hemos quedado sin argumentos para decir:

"Por lo menos la han traído montada".

Como estamos acostumbrados a que nadie nos traiga una.

Pero cuando te acercas y ves que parece

que la habías pegado con chocolate.

Caramelo. A ese caramelo a lo mejor

hay que darle protección 50 para la próxima vez,

porque fíjate cómo se te ha quedado de negro.

Probamos, ¿no? ¿Hay alguno relleno?

Los de abajo. Los de abajo solo.

Te garantizo que me habría gustado más que fuese

así de bajita y que estuviese bien hecha.

Porque una terminada que no se puede comer

es un trabajo estéril.

El caramelo que está excesivamente tostado.

Llega un poco que se llama carbonización.

Ese gusto tan amargo no es bueno para la salud

y al mismo tiempo no es que sea desagradable del todo,

pero no es el concepto

de croquembouche gustativa. -Ya.

Lo siento, Paco, pero una croquembouche

en mi boda ni de coña.

Porque es que voy a verla y me van a entrar taquicardias.

Sara, yo diría que parece un tejado.

Sí. Parece hecho con perrunillas.

Un poco grande y aplastado. Sí.

¿Y la base? No me ha dado tiempo

y he hecho unas rocas.

¿Puede ser que hayas rellenado alguno?

Sí, pero si te soy sincera no sé cuáles.

No veo ninguno relleno para ser exactos.

Es preferible hacer menos cantidad aunque no fuese

la misma medida del cono, pero lo más perfecta.

Y luego hay un precedente terrorífico.

El primero, Osiris, que ya os ha puesto el listón

y a partir de ahora es difícil

que lo podáis saltar. Claro.

Yo creo que Osiris

nos la está jugando. Creo que sabe más

de lo que dice, pero lo descubriré.

Carmen y Carlos, por favor,

acercad vuestras croquembouches.

Es una forma de hablar. ¿Eh, Carlos?

Por aquí, por aquí.

Yo creo que he pecado de ir sabiéndolo más.

O sea, de decir: "Hostia, está tirado".

Carmen, parecen profiteroles para los hobbits,

tan chiquititos y tal.

Entiendo que no los has rellenado.

Los de abajo sí. Porque no hay sitio material

para meter la crema ahí. Sí, los de abajo están rellenos

porque luego rectifiqué e hice unos más grandes.

Pues oye... Bueno, el de arriba no, Pepe.

Justo el de arriba no.

De todas formas, si yo tuviera que haber hecho

esto habría puesto los rellenos los de arriba.

Ya, lo sé, lo que pasa es que tengo que buscar

yo creo tranquilizarme un poco.

He probado alguno pequeñito y está muy bien relleno,

un sabor magnífico de crema y con el justo caramelo.

Muy agradable de comer.

Qué pena que no te haya dado

tiempo a hacerlo todo más perfectito.

Vale, me quedo también con lo positivo.

Cuando el cuerpo te pide

seguir comiendo es que eso está rico.

A mí me pide seguir comiendo. Ay, qué bien.

¡Muy bien, Carmen!

Lloro de alegría, no de...

Qué bien.

Bueno, Carlos, tenemos una tortita "ambouche".

Una versión fracasada. ¿Qué ha pasado?

Que no he sabido hacer las mediciones

si hubiese medido bien...

¿Sabes leer? Sí.

Tenías la receta, como todos. Efectivamente, como todos.

No acabo de entenderlo. Si como gestor de grupo no vales,

porque ya lo vimos la semana pasada;

si no haces la "Croquembouche" siguiendo un protocolo...

Yo no monto un negocio contigo, Carlos.

No me gusta nada la gente que no se esfuerza,

la actitud es... desastrosa.

Y lo del guirlache sin cocinar... Cuando presentas esto,

se me hace inexplicable. Te considerabas un líder.

Como no te pongas las pilas serás de los primeros en irte.

No, estaba convencido con el plato, con que me iba a salir...

Yo creo que lo tenía ta... Perdón.

(CARMEN) Llora, no pasa nada.

(VALENTÍN) ¿Está llorando? No puedo ver llorar a Carlos.

Ay, Dios mío.

No puedo parar.

(CARMEN) Venga, Carlos. -Vamos.

No me puedo creer que no hayas luchado

por conseguir algo mejor que esto.

No hay ninguna elaboración; ni el guirlache,

ni la crema pastelera, ni el petisú ni el caramelo.

En mi mente iba tan sobrado con la receta y con todo que...

Me ha jugado una mala pasada.

Eres un tío orgulloso, Carlos, espero que esta rabia que sientes,

que esta frustración tan bestia sirva para que reacciones.

Gracias. Porque... es terrible, ¿eh?

Hazme caso, me rompe el alma ver a un tiarrón, como tú...

No se volverá a repetir. Así como te veo.

Hombre, la verdad duele, claro que duele.

Y no he llorado nunca, yo no lloro, ¿eh?

Me vas a hacer llorar.

"Me ha faltado el canto de un duro".

Teresa... Tuve varios dramas culinarios.

En el horno no sé qué pasó, los primeros se hincharon,

pero, luego, ya no... Y tuve otro drama poniendo el cono,

con lo cual, después, tuve que quitar el cono

y eché un poco de hormigón de más para que se sujetara.

Hormigón armado. (JORDI HACE ESFUERZO PARA CORTAR)

Vas a romper el cuchillo...

La crema pastelera estaba muy buena.

-Hemos de haber hecho algo que no era correcto,

rellenar la pasta choux es importantísimo

y muy pocos lo habéis hecho. La estética es muy importante.

-Sí. Otro trabajo fallido,

otro trabajo que no se puede utilizar porque no se puede comer.

Gloria, como carrera de caracoles es precioso.

La verdad... los profiteroles me han salido bien, creo que bien;

la crema, también, porque la he probado;

el caramelo se me quedó rubito... No sé por qué no se han pegado.

-Te has guiado por el color, has visto el dorado

y pensabas que estaba cocido, y eran 160 grados.

-¡Es verdad! Los 160 grados. -Y lo que has hecho es un almíbar.

Vamos a probar. Hay que hacer como los caracoles.

Esos no, que están mal. Pero no están rellenos.

Sí, los de abajo sí. ¿Cuántos?

Claro. He puesto muchos.

Están vacíos. Hay más en la mesa.

Pero yo quiero que estén rellenos aquí.

Paco Torreblanca en su tienda tiene "Croquembouche".

De qué forma tan sencilla, por culpa de un solo error,

nos cargamos un buen trabajo. Has hecho la "Resbalabouche".

Me ha dado coraje.

Para ti es importante estar aquí. Sí.

No te resbales sin querer. No.

Porque te vas a caer. Ya.

Tengo una rabia con la temperatura del caramelo, que no puedo.

Eso ya no se me olvida, no se me olvida.

Laly, ya me contarás qué ha pasado. Eras, de lejos, la que mejor iba.

Creo que el punto del caramelo no era el adecuado,

porque si no, no me explico por qué se cayeron.

-Laly, hablamos de 160 grados. -Sí.

-¿Dónde están los termómetros? ¿No tenéis?

-Sí, pero no lo usé. -¿Por qué?

-No lo sé, sinceramente, no... no tuve...

-Si te dan unas herramientas para trabajar y no las utilizas,

puedes encontrarte con esto. -Sí.

Como pestiños están bien, como "Croquembouche" no;

hay una falta de dejadez, de orden, de concentración, de sentido común.

Son pestiños, cuando se ponen en las fiestas

todos juntos con la miel ahí... Sí.

Y no puedes sacar uno, rompes otro...

Has cometido un error que, visualmente,

es peor que los demás, por hacer un caramelo malo

se ha caído y parece que es de los peores.

Es una lástima, una argentina que me habla del dulce de leche,

que debe caramelizar, tantas horas...

Y no has sabido caramelizar este azúcar.

Sí. Hay cosas que me chirrían.

Llevar a Samantha en mi delantal es, para mí, un orgullo

y hoy he sentido que la he defraudado.

Voy a tratar de no volver a hacerlo en las siguientes pruebas.

Aleix, ¿cómo se llama... eso?

He hecho lo que he podido para sacar algo,

para enseñar alguna cosa y no venir con las manos vacías;

este es el resultado, una crema pastelera

con merengues flambeados, ralladura de lima y naranja,

y tejas de almendras.

Espero que esta lección os sirva para aprender que la prueba empieza

en el momento justo en que entráis en el supermercado.

Sí, sí, 100%, total.

¿No te importa que no lo pruebe? No, no.

No te enfadas, ¿no? No.

-Es que no tiene sentido.

Esto es infumable, una marranada. Son merengues sin cocer

encima de una plasta de crema pastelera, tal y cual...

Pero hay un esfuerzo innegable, no tenía nada y he venido a currar,

otros no tenían nada y no vienen a currar.

Si debo poner nota: valoro tu esfuerzo, estás suspenso.

Cuando te hemos dicho lo del merengue, era una idea,

la idea era poner el merengue en los puntos sobre el cono.

No te podemos decir todo. -No.

Te salva tener una buena actitud. Gracias.

Ahora, solo con una buena actitud no llegarás a ninguna parte, amigo.

Quiero darlo todo, quiero ser el número uno, vengo a ganar;

yo no soy así, no me gusta, no me gusta nada.

Marcos, has puesto mucho corazón. Gracias.

Con ese corazón que has volcado en la mesa

hiciste un trabajo, estéticamente, que no está bien,

porque ese caramelo está quemado. Se me ha quemado un poco, sí.

Para hacer un trabajo fino, se empieza desde el principio.

Al hacer la crema parecía que era un revuelto;

los huevos enteros, con la leche, todo hirviendo... ya vamos mal.

Yo te tengo que felicitar. -¿Sí?

-Realmente, eres un druida, echar cosas a ojo

y sacar una crema pastelera... Sí.

Lo pondré en los manuales, en mis próximos libros pondré:

"Encontré un druida que hacía la crema a ojo".

Marcos, un poco más de sentido común y cabeza

a la hora de realizar las tareas. Gracias, chef.

Aquí viene lo bueno, ¿verdad, Alicia?

Es la primera vez que hago merengues en mi vida,

por ese lado estoy contenta, porque he aprendido algo.

Todo lo que me digáis, vamos...

Me he divertido tanto viéndote, no has parado, lo he visto.

Estaba en una guerra, para mí ha sido... de verdad, mira...

Río, lloro, es que soy...

Pero... sí...

Pero no parabas de hacer, no parabas y eso es precioso.

Elaboraciones que no hemos visto ni en "MasterChef"

ni en nuestra vida profesional, espectacular.

No sé si reírme o llorar. -Venga, anímate.

Escucha una cosa, Alicia. Sí.

Te has equivocado. Sí, totalmente.

Te ha salido bien. ¿Eh?

El merengue, los suspiros están perfectos.

O sea, eso que ha hecho de merengue ¿son suspiros de monja?

-Por lo visto sí, no tengo ni puñetera idea.

-Yo me llevo lo bueno de lo malo, porque he aprendido a hacer esto.

Alicia, no has aprendido, ha salido eso,

no podrías volverlo a repetir, no lo harías de nuevo,

era una mezcolanza que ibas echando.

Te pediría la receta, pero es imposible.

La repostería no se hace a ojo, se sigue paso a paso

con precisión una receta.

Jamás me he visto en una situación

de bloqueo total y absoluto, nunca me he visto así.

Aspirantes, ya hemos probado vuestras "Croquembouche"

y tenemos que deliberar, pero antes despedimos a nuestro invitado.

Don Pacto Torreblanca, gracias por venir, un placer tenerte.

Gracias. Sabes que esta es tu casa.

Ay, señor...

(LOS JUECES MURMURAN ENTRE ELLOS)

Aitana o Valentín.

Aspirantes, sabemos que es un reto complicado para la segunda semana,

aparte de medir vuestros conocimientos culinarios,

os ha servido para comprobar vuestra pasión

y la manera de enfrentaros a las dificultades.

La "Croquembouche" es como un puzle,

para que el resultado final sea bueno, todas las piezas

tienen que estar perfectas: profiteroles esponjosos,

relleno cremoso, torre bien montada y envuelta con hilos de caramelo,

como si fuese una telaraña.

Tengo que decir que esperábamos un desastre mayor,

hemos anunciado al principio que ningún aspirante

lo había conseguido en la historia de "MasterChef España"

y nos alegra poder decir que, por fin, tenemos alguna

"Croquembouche" bastante decente o bastante bien hecha.

(ALGUNOS) Osiris.

Aleix, Alicia y Carlos, por favor, un paso adelante.

Aleix y Alicia, os habéis olvidado la harina en el supermercado

y os habéis quedado bloqueados. Que no se repita o estaréis fuera.

Sí, chef.

De cara a Jordi, una persona que confía en ti y le defraudes,

lo llevo fatal, porque creo 100%, que hay que cumplir

con la gente que te da un voto de confianza, siempre.

Carlos, tú, por tu parte, aunque tenías harina y de todo

no has hecho nada. No quiero un desastre igual, nunca más.

Nunca más, chef. El cuerpo se me ha quedado cortado,

lo único que podía hacer era poner

cara de cordero degollado y decir a todo que sí.

Dos aspirantes han hecho unas "Croquembouche" aceptables,

aunque una tenía más defectos que la otra.

Esos dos aspirantes son...

Tú. -Ojalá.

Carmen y Osiris.

Osiris, tu "Croquembouche" no era la perfección absoluta

pero estaba bien hecha. Gracias.

Por pequeños matices no la has clavado.

Gracias. Carmen, la tuya, al contrario,

tenía más defectos, te faltaba acabarla,

pero lo poco que estaba hecha estaba muy bien.

Era mejor que la del resto de tus compañeros.

Y rica. Sí.

Algo creo que estoy empezando a hacer bien, solo me falta

empezar a gestionar mis nervios y no ponerme desquiciada.

Y, de los dos, el mejor de este reto ha sido...

Osiris. ¡Enhorabuena!

Soy el primero en conseguir la "Croquembouche" en "MasterChef",

siete episodios para conseguirlo. ¡Zas!

Para mi hijo Adam.

Osiris, Carmen, enhorabuena. (CARMEN) Gracias.

Tendréis una gran ventaja en la prueba de exteriores.

La conoceréis más tarde.

¿Ventaja, ventaja o...?

Aquí, siempre, son ventajas.

(RÍEN)

Nos tenemos que poner en marcha

porque nos esperan 730 años de historia.

Vais a tener la suerte de cocinar en un entorno único.

¡Madre mía!

Tiene 720, igual, Bilbao.

Huy... diez arriba, diez abajo...

(AITANA) Jo, qué pena.

Viajamos a un destino muy especial, Peñíscola.

Ha sido seleccionada por la Federación Internacional

de Pueblos Más Bonitos del Mundo para forma parte de su club.

Kilómetros de costa salvaje, calles empedradas

llenas de historia y un castillo imponente dominando la ciudad.

Pero Peñíscola no es solo mar, Castellón es la segunda provincia

más montañosa de España y posee unas tierras

tan ricas como fértiles. En estas huertas

crecen diferentes frutas, verduras y hortalizas;

pero si hay un manjar que destaca entre todos, es la trufa,

el diamante negro de la cocina.

Aspirantes, bienvenidos al Castillo Palacio de Peñíscola,

también conocido como el Castillo del Papa Luna,

el papa Benedicto XIII.

Por si no lo sabéis, el papa Benedicto XIII de Aviñón

sufrió fuertes presiones, por parte de Roma,

para que renunciara a su título pontificio,

pero el papa Luna, lejos de ceder, se refugió en este castillo

y continuó defendiendo el cargo hasta la muerte.

De hecho, la expresión "mantenerse en sus trece"

viene, justamente, de Benedicto XIII,

por la actitud tan férrea con la que se enfrentó a la presión.

(ALEIX) Genial. (CARMEN) Interesante.

(JOSECHO) Imponente.

Imaginaréis, aspirantes, que no es casualidad

que hayamos elegido este escenario para esta prueba.

Después del desastre de veros elaborar los "Croquembouche"

hay una lección que debéis aprender:

quien no sea capaz de cocinar bajo presión,

no podrá sobrevivir en una cocina de verdad.

Así que, preparaos, aspirantes, porque hoy vais a dar de comer

a 150 comensales.

Uf... (ALEIX) Vamos subiendo.

(JOSECHO) 150 es la leche. (AITANA) Alegría.

Osiris, Carmen, por haber sido los dos mejores de la otra prueba

os habéis ganado el privilegio de ser capitanes en esta prueba.

Bueno... privilegio, privilegio...

Tendréis una ventaja extra cada uno de vosotros.

Empezaremos contigo, Carmen.

Por haber sido la segunda mejor de la prueba anterior

tienes la gran oportunidad de poder elegir

a los seis miembros de tu equipo del tirón.

Vale, en primer lugar, voy a elegir a Marcos;

voy a elegir a Aleix, porque supongo que tocará pescado;

y, por supuesto, quiero a mi Valentín,

porque, igual, me toca postre. Si hay profiteroles te sobrarán.

(Risas)

No, pero él controla. -He soñado que hacía profiteroles.

-Cojo a Sara, porque creo que sabe trabajar bajo presión,

la veo bastante calmadita; voy a elegir a Laly,

es como mi mami, me aconseja mucho y me gusta cómo trabaja;

y a Gloria, que es supertrabajadora.

Por tanto; Alicia, Carlos, Aitana,

Josecho, Teresa y Natalia trabajaréis en el otro equipo

y Osiris será vuestro capitán. (ALGUNOS) Perfecto, fantástico.

(OSIRIS) Como capitán meto caña

y se la voy a meter a todos, nadie se va a librar, nadie.

Osiris, aquí va tu ventaja extra...

Puedes elegir entre robarle a Carmen

el equipo que acaba de formar o dejar los equipos como están

y que tu privilegio sea elegir los platos del menú que prefieras.

Qué bien. -Prefiero elegir plato.

(JOSECHO) Bien. -Perfecto.

Un buen equipo funciona con una buena directriz.

Aspirantes, el número de comensales ya los sabéis, 150,

ahora toca descubrir qué menú vais a servirles.

(CARMEN) Uf...

Consta de un entrante...

Huevo poché con setas de temporada y trufa.

Qué bueno, por Dios. -Qué rico.

Un primero...

Guiso de patatas con langostinos.

Muy bien, qué rico. -Superbueno.

-Eso es bueno, tío.

Un segundo...

Conejo estofado con alcachofa y sus chips.

Qué bueno. -Pero elegirá Osiris, así que...

-Ahora, el postre. Y, para terminar, un postre...

Pastissets de calabaza con compota de "clemenules".

¿Sabéis qué son las "clemenules", aspirantes?

(TODOS) No.

Son una variedad especial de mandarinas

que surgió por mutación espontánea en un pueblo llamado Nules.

¡Anda! Y está considerada

la reina de las mandarinas porque su sabor es intenso y dulce.

Qué buenas. -Deben estar buenísimas.

No os quejaréis, ¿no, aspirantes? Trufa del Maestrazgo,

langostino de Vinaroz, alcachofas de Benicarló

y "clemenules" de Castellón. Vais a cocinar

con algunos de los manjares de esta provincia

y, además, en este caso, vienen avalados

por Castelló, Ruta de Sabor, sello de máxima calidad.

Osiris, ¿qué dos platos prefieres que cocine tu equipo?

El azul, el huevo poché y el conejo estofado.

Por tanto; Carmen, tú eres la capitana del equipo Rojo

y os encargaréis del guiso de langostinos y del postre.

Madre mía...

El postre, el postre... No, confío mucho en Valentín,

le voy a dar la responsabilidad del postre.

Disponéis de 140 minutos para cocinar,

no sé si sois conscientes de lo que implica

una cadena de emplatado para 150 comensales.

Os aseguro que es otro nivel.

¿Lo tenéis claro? Sí, chef.

(GRITA) ¿Lo tenéis claro? Sí, chef.

Nuestro supermercado proveedor de alimentos

os facilitará los ingredientes para cocinar

y donará el excedente que no uséis a comedores sociales.

¿Preparados para enfrentaros a este examen de presión?

(TODOS) Sí, chef.

Coged vuestros delantales, salid pitando a por ingredientes

y a cocinas en tres, dos, uno. ¡Ya!

Vamos, vamos. Vámonos.

(VALENTÍN) Hay que ganar, ¿eh? No quiero más eliminación.

(Graznidos de gaviotas)

(LLEGAN GRITANDO ALEGRES)

Vamos.

Equipo Azul, sois los encargados de abrir este menú,

así que empezaréis trabajando. (TODOS) Sí, chef.

A currar en tres, dos, uno. ¡Ya! Vamos, chicos.

El otro equipo engaña. -¿Sí?

-Tienen gente muy buena. -Claro.

(SARA) Osiris organiza bien, ¿eh? Tenemos que estar superorganizados.

(JOSECHO) Venga, los huevos.

-Con cuidado de no partir las yemas.

-No, va bien.

Josecho, Carlos, Alicia y Teresa se ponen con los huevos poché

del primer plato del equipo Azul; primero, los escalfarán

y, después, los pasarán por agua helada para cortar la cocción.

Josecho, con los huevos, ¿eh?

-Déjame ponerlos en el hielo, los voy a tener que pasar ya.

-Tienes que meterlos en hielo pero no es cómodo.

No me gusta esta organización.

-Con seis ajos vamos de sobra, ¿no? -No.

-¿Más? ¿Tú crees? -Son 150 personas, no tu familia.

-Ya, pero es un ajo entero, ¿eh?

Para el conejo estofado y los chips de alcachofa

Natalia trocea el conejo con ayuda de Aitana,

que empieza con los ajos para, después, hacer el sofrito.

(AITANA) ¡Ole!

¡Dale ahí! Me coges mi cabeza y...

-Compórtate bien. (AITANA RÍE)

Capi. -Dime, Aitana.

-¿Qué tal vas? -Bien, limpiando las setas.

-Si necesitas ayuda o reubicar, dinos.

-Me ayudarás con las setas. -Vale, vamos.

-Desmenúzalas un poco. -Vale.

-Están no se cortan, van salteadas y fuera.

Josecho, cuidado con los huevos.

-He hecho unos cuantos huevos poché en mi vida;

con lo cual, sé que requiere un poco más de tiempo.

(OSIRIS) ¿Cómo vais?

-Es que la cadena no está... -No cabemos todos.

-No cabemos bien, por eso no vamos rápido.

-Va bien. -Sí, hay huevos de sobra.

-Mira, este está perfecto. -Alicia...

-Sí. -Vente con las setas.

-Voy con las setas. -Aquí, a desmenuzar las negras.

-Vale. -Vamos, vamos.

-¿Las tiro aquí mismo y ya está?

Equipo Rojo, es vuestro turno, os advierto que no solo espero

que cocinéis un guiso de patatas con langostinos y postre de diez,

sino que quiero ver siete aspirantes

currando en sincronía perfecta. (TODOS) Sí, chef.

A trabajar en tres, dos, uno. ¡Ya!

(CARMEN) Vamos, sube un recipiente para el fumet.

(ALEIX) Voy a poner dos.

-Vale. Pon uno aquí para ir tirando las cabezas.

-No, antes voy a dorar las espinas de rape.

-Vale. -Que es muy importante.

-Aleix, ponte con los langostinos y cuando tengas bastantes cabezas

que pones con las espinas. ¡Vamos, chicos!

Para el guiso de patatas y langostinos del equipo Rojo,

Aleix, Carmen y Marcos comienzan pelando los langostinos,

cuyas cabezas usarán para hacer el fumet.

Contad bien las cebollas.

-Las tengo contadas, me faltan diez.

Mientras, Sara y Gloria pican las cebollas y los pimientos

que usarán para hacer el sofrito del guiso.

De pimiento le voy a poner menos, a ver si lo podemos echar a la vez

para que cojan los sabores. -El otro día tuvimos que añadir

las cebollas y lo fuimos haciendo. -Vale.

(VALENTÍN) Vamos, te ayudo, lo primero que haría es esto;

la mitad de cinco kilos. -Dos kilos y medio de harina.

-De dos mil quinientos, dos litros y medio de aceite...

-Es un litro... -Un litro con 0,75 litros.

-¿Cómo vais, cómo vais?

(LALY) Bien.

Laly y Valentín se encargarán del postre del equipo Rojo.

Laly empieza a tamizar la harina para la masa de los pastissets

y Valentín troceará las calabazas para la compota del relleno.

Me encanta tamizar harina, me puedo tamizar esto entero.

-Laly, tú tamiza, exactamente, esa cantidad, no te vengas arriba.

-Jordi, hoy, va a flipar con nuestro postre.

Pepe, Jordi, sé que entre vosotros hay una traición no resuelta,

¿sabéis por dónde voy? No.

Ni idea. Pero viendo el peso...

Oh... ahora ya recuerdo. Oh...

La traición de la trufa, ¿cómo voy a olvidarlo?

Esa prueba en Teruel en la que Jordi hizo trampas

para elegir equipo, vilmente, como siempre.

Pepe, ¿cuánto crees que pesa esta trufa?

69, me gusta ese número mucho. 69 gramos.

¿Y tú cuánto crees que pesa? 55 gramos.

55, 69...

¡Tarán! Eh, sin hacer trampitas.

(GRITA) ¡Setenta!

(GRITA Y RÍE CONTENTO)

Pepe, ¿con qué equipo quieres ir?

Fijándote en el Azul, tienen muchos mi pin.

Tengo que ayudarles, prefiero el Azul.

Jordi, vete con los tuyos; tú con los tuyos

y como yo tengo dos y dos, estoy tranquila.

Pues nada, voy a ayudar a mi equipo.

Creo que ya están limpias.

-Se llaman angulas. -Angulas del monte.

¿Cómo va mi equipo Azul? ¿Cómo estamos?

Muy bien. ¿Qué tal? ¿Todo bien?

Bien. ¿Cómo has organizado al equipo?

Teresa, Carlos y Josecho con los huevos poché,

me he puesto con ellas a limpiar las setas...

Ojo, hay que repasar las setas. Sí, aún no hemos ido con ellas.

Primero, la angula de monte y, luego, la lengua de vaca.

Las angulas del monte... Venga, fenomenal.

Bueno, ¿cómo tienes el conejo, Natalia?

Controlándolo.

Bueno, es importante. Ahí vamos.

Vale, vale, ponlo aquí, por favor.

Eso es, venga. Dale con el hacha solo, ¿vale?

Dale un golpe certero, no hace falta darle con el cazo,

con un poco de fuerza lo tienes. Sí.

¿Este fondo para qué es? (OSIRIS) Para el sofrito de conejo.

¿Por qué no echamos los ajos y van dorando?

No quería que se quemara.

No se queman, si lo tienes suave, no se van a quemar nunca.

Vale. No te preocupes, ¿vale?

Me pongo con eso. ¿Está claro?

Ahora, sí. Gracias. Fenomenal.

¡Equipo Azul, os dejo, vamos a darle marcha!

(AITANA) Sí. Confío en vosotros.

(CARLOS) Ya verás que sí.

Si tiráis de la cabeza sale y ganáis tiempo.

(MARCOS) Vamos, que vamos bien. Venga, va.

¿Qué tal, Carmen? De momento, bien.

Nerviosa, pero nervios buenos, no malos.

¿Crees que Osiris se ha equivocado de menú?

(TITUBEA) No, yo el suyo lo veo... Ya te digo yo que sí.

¿Sí?

Hacer 150 huevos poché, conejo guisado para 150,

chips de alcachofa para 150... Y vosotros tenéis

un guiso de patatas con langostinos y unas empanadillas.

(MARCOS) Pero hay que hacerlo bien, que sea jugoso, ¿no?

Pero es un guiso de patatas con langostinos.

Bueno, vamos a ver... Como metáis la pata...

(ALEXI) No, no. -No, chef.

-Estamos en tu equipo, no te decepcionaremos.

A ver si es verdad.

Joder, ya me ha despistado. (MARCOS) No te ha despistado.

(ALEIX) Iría dorando el rape.

-Vamos a pelar, no nos anticipemos,

que el otro día nos anticipamos y no teníamos nada.

Estamos tranquilos, pensamos que el guiso es sencillo,

no veo nada hirviendo ni cocinando. Vamos a meternos caña, ¿vale?

-¿Me pongo? -Sí, ponte, ponte, ponte, ponte.

¡Valentín, date vida, cuanto antes vengas, mejor!

-Vale. (CARMEN) ¡Vamos, Valentín,

que te vas a poner con las patatas! -Sí.

A ver, los reposteros del reino, ¿qué pasa?

Bienvenida. ¿Cómo van los pastissets?

Muy bien. ¿Qué habéis hecho?

De momento, vamos a meter la calabaza al horno con agua,

la cubriremos con papel de aluminio y la meteremos.

Luego, hemos hecho una masa con cantidades para 150 personas.

Hay que meter la mano ahí. Sí, ahora.

A remangarse, a menear y a encontrar la textura perfecta,

que es importantísimo. Sí.

Os dejo solos. Gracias, Samantha.

Bueno, me pongo, empiezo a meter mano.

-Échale aceite, si no, se te quedarán pegadas.

¿Quieres guantes?

-No, lo hago todo a mano.

-A mano, están bien limpitas.

Huele muy bien, muy bien. -Huele que alimenta.

-Venga, equipo. Cuando el fumet esté hecho se deja reposar, ¿vale?

-Y tú, a pelar langostinos en cuanto lo tengas.

-Voy a bajar el fuego.

-¿Cómo está el rape? Para ponerle las gambas ya.

-Sí, ya está bien. -¿Sí? Vale. Toma, venga.

-Dame cabecitas... ¡Hala! Qué guay.

(CARMEN) ¡Chicos, vamos!

(ALEIX) Alegría, que saldrá un caldete de aquí...

-Alegría, que sale mejor. -Hay que darle sabor.

-Hay que pasarlo bien.

No le voy a poner más aceite.

-La veo muy bien. -Está perfecta.

-La vamos a dejar reposar. -¿La tapo con film?

-Toda masa si reposa, es mejor.

-Luego, nos tenemos que poner con las mandarinas.

-Primero, voy con las patatas, que me van a reclamar

que necesitan una mano con las patatas.

Como estoy de pelador, sigo pelando patatas.

Aspirantes, el tiempo vuela,

en cuarenta minutos salen los huevos poché.

Venga, vamos, estamos con tiempo.

Equipo Azul, ya podéis espabilar.

Equipo Rojo, espabilaos, también, porque tenemos visita.

Vale. Hemos invitado a cocinas

al chef que mejor conoce los productos de esta tierra.

Su restaurante Cal Paradís tiene una Estrella Michelín

y él es Miguel Barrera.

(TODOS JALEAN)

-Hombre, ¿qué tal? ¿Qué tal, Miguel?

Bien, encantado. ¿Cómo andas?

Muy bien. Bienvenido a "MasterChef".

Hemos preparado una prueba de presión: cuatro platos,

140 minutos de cocinado y 150 comensales, ¿cómo lo ves?

La verdad es que lo veo bastante arriesgado,

pero creo que lo llevarán muy bien porque van a disfrutar

de un producto excepcional, el que tenemos aquí.

Es verdad. Miguel, acompáñame a ver a mi equipo.

Aquí les traigo al chef, que viene a supervisar los huevos.

¿Cómo van los huevos? (TERESA) Ahí vamos, a ritmo.

Hemos superado el ecuador de los huevos.

-Este plato parece sencillo... -Pero complicado.

-A veces, los platos sencillos son los que peor quedan.

Es donde se nota más el punto del huevo poché...

De la seta guisada. De la seta, exactamente.

Yo haría de más, siempre, ¿eh? Estamos haciendo de más.

A la hora de poner... Sí.

Fenomenal. Osiris, ¿qué tal estás?

Encantado. Aquí está el chef. ¿Y esto?

Voy a sofreír los ajitos con la guindilla y meter las setas.

¿Por qué no en un rondón y las hacemos todas?

Para no estropearlas las iba a hacer por partes.

Hacemos las que tardan más y, enseguida,

echamos las anguilas de monte. Dos vueltas y ya está.

Haría todas a la vez. Tienes que pensar en 150,

no en tu casa que son 22 y las empiezas a hacer.

Osiris, esos detalles debes tenerlos.

Vale, claro que sí.

Aquí las haremos todas. Voy a cambiarlo todo.

-Te digo una cosa, yo le echaría más ajo aquí.

(JOSECHO) Y yo. -Si no, no tendrá sabor,

te quedará muy soso el plato. -Muchas gracias.

Miguel, no te quiero ver cocinar, vámonos que si no,

te pones la chaquetilla y te pones en modo cocinero.

No puedo escaparme.

Ya está, listo. -Tírale, vale.

(CARMEN) La olla está calentándose. (SARA) Vale.

¿Cómo va la cosa, equipo Rojo? Aquí está la capitana, Carmen.

Hola, ¿qué tal? -Nerviosa.

-Es normal. -Sí.

A priori, es el menú que tiene los platos más factibles;

guiso de patatas con langostinos y pastissets de calabaza

con compota de "clemenules". En teoría, es sencillo,

la única pega que veo es que es una prueba rápida,

de bastantes comensales y hay que ir con la directa puesta,

no cocinar en modo casa, en modo tranquilito;

que es lo que estoy viendo. ¡No!

El guiso no está avanzado, no está cocinando nada.

Es mucha presión, pero lo veo a tope, creo que...

-Estamos a tope, a tope.

¡Chicos, tenemos que darnos vida, que vamos muy despacio!

Creo que es muy importante, en este guiso,

sobre todo, dorar bien las cabezas para que nos dé fuerza.

Claro.

¿Cómo lo ves? A esto le han dado una vueltecita, agüita y fuera.

Si se doran más, realza más el sabor.

Las espinas dicen que las han rehogado...

Esto está como si no le hubiera tocado el fuego, te lo digo ya.

Dale caña. (ALEIX) Está a tope.

-Vale. Vamos a ver las pastissets.

Aquí tenemos a Valentín, Valentín es un crac,

pero quiero ver cómo hace los pastissets.

¿Esto lo meterás en el horno?

-Sí, las vamos a meter al horno y... las metemos ya.

-No tienes tiempo, ¿eh? -¿No las meto al horno?

Claro, mételas, directamente, en las empanadillas,

haces un sobrecito y se las damos. Decimos que es una nueva variedad.

Una "crudité". La "crudité" de pastissets.

Apañado, al horno. Rapidísimo. ¡Voy!

(LALY Y VALENTÍN) Sí, chef.

Valentín va muy lento con las bichas esas, ¿eh?

Lo necesito ya con las patatas.

Miguel, siento que hayas tenido que ver al equipo de Jordi

más flojo, es una pena. Estoy tan acostumbrado a que pierda

que para mí es natural. Quizá, para ti es una sorpresa.

Puede que sea así, pero no te fíes porque, a veces, los arreones,

al final, son los mejores, no te confíes.

Ojalá den el arreón.

En cualquier caso, gracias por venir, por tus consejos.

Estar aquí con vosotros, para mí es una alegría

y estoy disfrutando mucho de este día.

Haznos hueco que iremos a verte. A ver si es verdad.

Gracias. Gracias, Miguel.

Queridos comensales, gracias a todos por estar aquí,

el menú que hemos diseñado está hecho a base de productos

de esta maravillosa tierra de Castellón.

El sabor está asegurado y espero que lo disfrutéis.

Muchas gracias.

(TERESA) Vamos, equipo. (CARLOS) Vámonos.

-¿Cuántos hay? -¿Chicos, os arregláis?

(CARLOS Y JOSECHO) Sí, nos arreglamos.

(TERESA) Faltan dieciséis huevos, voy a ayudar en otro sitio.

(OSIRIS) Ponte a limpiar setas. -Vale.

-Pon los platos para emplatar. -Hago filas de diez, ¿no?

-Sí... o de veinte, me da igual, pero que sea homogéneo.

(OSIRIS) ¿Cómo vas? -Terminé con los conejos.

Voy a terminar de conejos hasta el conejo.

(TERESA) ¿Corto esto o van así?

-Si quieres, un poquito, una gotitiña así, pero ya está.

-"Gotitiña", cómo me gusta. -Soy mediogallega, ¿eh?

-Mediogallegiña. -Vamos, equipo.

-Valentín, ¿vas bien?

-Sí, marchamos al horno. -Y te pones con las patatas.

-Tenemos que hacer las patatas. -Ya vamos.

-Las patatas me preocupan. -Ábreme el horno.

-Primera calabaza al horno. (CARMEN) Venga, vamos.

(LALY) Venga, vamos, vamos.

(VALENTÍN) A ver, ¿con qué ayudo?

(SARA) Patatas. (CARMEN) A pelar patatas.

(VALENTÍN) Vamos. -Gloria, necesito que tú,

que eres espabilada y rápida, que te pongas con las patatas.

-¿Y dejo a Sara con la cebolla? -Sí, déjala sola con la cebolla

y te pones con las patatas. -Perfecto.

-Vamos a necesitar patatas para aburrir.

-¿Me dejáis un huequino? (VALENTÍN) Venga.

¿Sabéis que entreno en un gimnasio de militares?

Se van a "despollar" cuando me vean pelar patata,

seguro que han pelado un montón. -Sí.

Aspirantes, mucha atención, está a punto de entrar en cocinas

alguien muy especial para nosotros.

Alguien que sabe muy bien cuál es el secreto para superar

una prueba de exteriores como esta. Mucha atención a sus consejos.

(TODOS) Sí, chef.

Adelante, Maribel, exaspirante de "MasterChef I".

¡Pero, bueno..! ¿Cómo estamos, cómo estamos?

-Encantada. Ven aquí, vuelve.

Vuelvo. Es lo que tiene ser una estrella.

Te voy a contar un detalle. A ver.

Somos mentores de cinco aspirantes, cada uno, ¿vale?

¿A quién habrías elegido como mentor esta temporada?

Elige, elige. Me voy a quedar con Pepe.

(RÍE CONTENTÍSIMO)

Bueno, a ti, también, te quiero. Un poquito menos.

No, también, te quiero. Así por debajo.

Pero si me hacéis elegir, me voy con él,

que es de mi edad, tú eres muy jovencito.

Tienes mal gusto. A ver, celosón, como me ha elegido,

vamos a ver a mi equipo. ¿Te parece, Maribel?

Idos, idos, sin problema. Venga, vamos.

Equipo Azul, os traigo a Maribel. A ver, a ver.

En diez minutos sale el huevo poché.

Osiris, me tienes preocupado, ¿lo tienes todo?

Lo tengo todo controlado. Me fío de ti.

Fíate. Podemos emplatar ya.

¡Venga, equipo Azul, a emplatar, que me quiero ir a comer!

Has perdido fuerza, ¿qué te pasa? Ay...

Maribel, has perdido fuerza, ¿qué te ocurre?

No me hagas gritar más.

Desde que eres una "celebrity" eres otra.

¿Qué "celebrity"? Calla. Eres otra, solo vienes a la pose

a las cocinas, antes te remangabas, ahora vienes a la pose.

Venga, va. No, no, no.

Que me lo quito. -Pepe, no te metas con ella.

-Venga, vamos a... ¡Oye, que esto se os quema!

Cuidado, el conejo se quema, un poco más de aceite y removiendo.

¿Solo tenéis una mano? Hay que tener dos manos,

una para una cosa y otra para otra.

Maribel, ¿quieres un delantal? ¿Eh?

Ponte un delantal y les ayudas. Pobrecitos, es que...

Vienes a dar consejos, no a cocinar. Me la llevo, ¿eh?

Osiris, me pongo serio. Tenemos los huevos, sí;

las setas, prácticamente, están. Sí.

Una cosa, ¿dónde está la trufa?

(CARLOS) Aquí la tengo yo. ¿Quién la tiene?

Yo. Ahí rallando ya. ¡Ya, ya!

Eso es, eso es, eso es. Toda la que puedas.

Eso es, eso es; fenomenal. Vamos emplatando ya, ¿podéis?

(OSIRIS) Oído. (CARLOS) Podemos.

(OSIRIS) Gracias. (CARLOS) Vamos.

¡Teresa! -Dime.

Quiero que te pongas con los huevos.

-Vale. Voy.

(CARLOS) Nos va a quedar del carajo.

¡Vamos, chicos!

Carmen, la patata hay que echarla en algún momento.

¿En qué momento? -Cuando esté todo.

Todavía vamos bien.

-¡Pim, pam! -Tardará en hacerse, eh.

Maribel, ¿cómo ves esto? ¡Ay, madre!

Van un poco atrasadillos. Un poco no. Del todo.

¡Madre mía! ¿Qué os pasa? ¿Vais a hacer un caldo?

Exactamente. Es un guiso de patatas

con langostinos. Le faltará unos 20 minutos

para salir. No sé cómo lo ves. ¿20 minutos?

¡Venga, chicos! El reloj corre.

Marcos, date caña con el sofrito.

(MARIBEL) Yo creo que no llegan. Ni de broma.

Vamos a ver el postre cómo está.

¡Uf! -Sí. Esto se ha separado.

Está dura como una piedra. ¿Dónde vas?

No, no. Está cruda. Mételo, mételo.

No los hacéis de ahí ni de coña.

Ni de broma. Están cocinando formato "casa".

¡Chicos, la patata, por favor!

¡Daos caña con la patata!

Vámonos, Maribel.

Estoy preocupada por el tiempo.

Hay que darse caña. Hay que darse prisa.

Están emplatando el otro grupo.

Vamos a darle mucha caña. -¡Vamos!

-El fumet tiene que hervir 20 minutos.

-¡Vamos, chicos! -En 20 minutos no se hace

la patata. -No. Vamos muy mal.

¡Venga, venga, no parad! -¡Venga, equipo!

-¡Vamos, vamos, vamos! -¡Venga, vamos!

Equipo azul. Osiris, capitán, organízame el emplatado,

que si no, no llegamos. Venga, un poco más de nervio.

Osiris, grita, manda, manda. A ver.

Ellos van con las trufas. Ponemos los huevos. Vamos bien.

Bueno, vamos bien... No puedo gritar.

No podemos entorpecer. Vale.

¡Huevos aquí y trufa! ¡Huevos y trufa!

Si no manda el capitán, mando yo.

Todos no vamos a caber. Sí cabemos.

¿Cómo no vamos a caber? Vamos. Vuélcame huevos

en todos esos platos, que se me enfrían.

Este mando que estoy haciendo yo, lo tienes que hacer tú.

Lo estoy haciendo. No me digas eso.

Vale. Lo siento, Pepe. Me enfado entonces.

¡Capitán, Osiris! ¿Estos platos los podemos sacar?

¿Están acabados? Fuera, fuera.

¿Sí? Camareros, por favor, podemos ir sacando platos.

El primer plato está elaborado por el equipo azul.

Es huevo poché con setas de temporada y trufa.

Con esos ingredientes, tiene que estar maravilloso.

Espero que os guste.

Bueno, señor alcalde de Peñíscola, nada más y nada menos.

Un pueblo que era marinero

y que se ha convertido en un destino turístico.

Así es. A principios de los años 60,

empezaron a realizarse hoteles y hoy llegamos

a 100 000 plazas de alojamiento turístico

en una ciudad eminentemente turística y marinera.

Qué maravilla. Un pueblo de cine, me han dicho.

Exactamente. Un pueblo de cine. Se han rodado muchísimas películas.

Cuando hicieron "El Cid", conocí a Charlton Heston.

A García Berlanga cuando vino a hacer "Calabuch".

Le hicimos un arroz que lleva el nombre de Calabuch

en honor a don Luis García Berlanga.

¿Ese arroz estaba tan bueno como estos platos?

Es diferente. Una calidad. El huevo está también muy bien.

Y la trufa. Todo bueno.

Trufa buena y en cantidad, lo mejor que hay.

Le da mucho gusto al plato. Muchas gracias.

¡Vamos, equipo rojo! ¡Vamos!

Carmen, las patatas hay que darle caña o no salen, eh.

Yo me voy a poner con la masa.

A patatas todo el mundo, que cuanto antes las tiremos,

antes se nos hacen. -Vale. Voy.

Toma. No pelo más. Toma. Tengo que hacer más cosas.

-Dame. -Te tenés que ir

porque necesito este lugar. -Quiero el pelador solo.

Sí. Toma. Gracias.

¡Venga, va!

-¡Caña, caña! -Vamos a apretar,

que sale esto en nada.

Vamos bien. -No vamos bien. Vamos muy mal. No.

La patata tiene que hervir con el fumet.

-Sí, sí. -¿Y cuánto tarda? ¿20 más?

20 minutos más.

Valentín, ¿cómo vais de patatas? ¿Tenéis más? Dame más.

Las están partiendo todas.

Yo sigo. -Sí. Joder, qué retraso llevamos.

¡Vamos, vamos, vamos! Vale. ¿Estás con los hígados?

-Sí. -¿Qué te falta aquí?

Voy a echarle sal. Quiero sal. ¡Sal!

¡Sal, sal! ¿Alguien la ha visto? -Tengo, tengo.

-Aquí. -Tengo sal.

Vale. Un segundo.

¿Le echaste sal a eso? -Sí. Tiene sal.

Remuévelo, que voy a limpiar esto. -Te lo muevo.

Chicos, escuchadme. No peléis alcachofas

porque vamos a pelarlas aquí y vosotros la vais a limpiar.

-Vale. -¿Qué hacemos nosotros aquí?

Cortamos alcachofa. Hacemos el medio cogollo,

le cortamos la punta fea. Le quitamos las hojas feas.

-¿Lo de en medio lo quitan ellas? -Ellas se encargan de lo demás.

OK. Toma otra. -Vale, perfecto.

¿Os la corto, no? -Esa sí.

Voy a hacer unas alcachofas en casa.

-¡Venga, Osiris! -¡Venga, chicos,

que lo vamos a conseguir!

Ábreme esto, Marcos. -¡Venga, va!

La patata directa. -Voy.

-¿Está el fuego a tope? -A tope.

¡Vamos, chicos, venga! -Laly, ¿cómo va la masa?

-Viendo cómo va. -No le metas mucha harina

porque no es una masa harinosa. -Ya lo sé, pero se me pega. Vale.

Venga. ¿Cómo la ves? -Se me pega.

-¿Quieres que pruebe yo? -Sí. Probamos.

-¿Dónde hay más patatas? -¡Acá, acá!

Es una masa tipo mazapán. Tiene mucho aceite.

Se está desmigando. -Intenta corregirlo.

Es verdad que esta masa hay que tener mucho cuidado,

porque luego hay que doblarla. -Pues corrígela con harina.

-Le falta harina.

-¡Joder! -La masa es una cagada.

-¿Voy pelando más? -Creo que no.

Carmen, ¿más o no? -No. Ya no más.

Vamos a recoger, que hay que ponerse con el postre

que también va retrasado, por favor.

Marcos, quédate pendiente de las patatas

a la hora de añadir el langostino

y si hay que añadir más caldo. -¡Oído! ¿Cómo va?

-¿Os habéis asomado a la olla? -Sí, sí.

-¿Cómo va? -Pues no hierve porque hay

un montón de cosas ahí dentro. -¿En qué os ayudamos, chicos?

Eh... Que te expliquen cómo es lo de la harina.

¿O hago mandarina? -Ve pelando muchas mandarinas.

-Vale. Mandarinas. -¡Necesito que alguien se ponga

con la compota, por favor!

Ahora me voy a poner a hacer solo la compota en esa vitro.

-¿Qué hago ahí? -Trae la calabaza,

que la voy a hacer acá. -¡Oído!

¿Cómo va la cosa, equipo rojo?

Eh... Tenemos ya en el fuego las patatas.

¿Están en el fuego? Bueno, hombre, no es poco.

Solo llevamos 20 minutos de retraso.

¿Qué le queda a eso? ¿20 minutos más?

Pues espero que no. Tampoco hervía.

¿Y el postre cómo anda? Estamos ya todos con el postre.

¿Sí? Porque estoy viendo a Valentín por la esquinita

con una masa arenosa. Está echando un kilo de harina.

La masa absorbe la harina y esto no es una masa.

Es arena de la playa de Peñíscola.

En vez de coger dos papeles antiadherentes, meter la masa,

estirarlo... No meter más harina.

No hacemos nada. Te digo otra cosa. Va a ser la primera vez

en seis años de "MasterChef"

que no sacaremos ni un plato de un equipo.

No, no, no. Si en 20 minutos no está emplatado

el guiso, lo cancelo. Y si no está el postre

en el tiempo reglamentario, lo cancelo.

Ya podéis correr. Vale.

Ahora ya sí que sí, me muero de repente.

Están a punto de cancelarnos el primer plato.

Y en la anterior prueba nos cancelaron las trufas.

Es como... Otra vez no, por favor.

¡Vámonos, que nos coge el toro, señores!

¡Venga, no parad! -¡Osi, tengo ya el hígado,

por si quieres ir haciendo la picada para que le dé sabor!

-Primero que lo marque todo. -¡Vamos, chicos!

¿Cómo va mi equipo azul? Creo que vamos bien.

Osiris, hay un problema grave

con el guiso de patatas y langostino del equipo rojo.

Puede ser que tengamos que sacar

antes el estofado de conejo. Vale.

¿Tú lo has probado? Sí. Lo voy probando de sal.

¿Le falta algo? No lo sé.

Eso quiere decir que no lo has probado.

Pruébalo. Sal, un puñado de sal. Aparte ya, con el majado

le va a dar gusto y ya lo tenemos. ¿Vale?

Pues eso hazlo tú. Venga. ¡Quiero esas chips de alcachofa ya!

¡Venga, vamos! ¡Venga! -Me están quedando las manos

color alcachofa. Pero con guantes no soy capaz.

-¡Vámonos, vámonos! -Me da como grima.

Como lo cancele, me muero. Qué vergüenza, joder.

Laly, ¿cómo va el postre? -Bueno, más o menos.

Ahora le voy a dar yo, que tengo más fuerza.

-Bueno, dale. -Toma.

Vale. Él tiene más fuerza.

Así, como una compota. -¡Vamos, chicos!

Va a salir, va a salir.

Esto huele bien. -No lo abráis más.

Marcos, solo lo he mirado.

-Al guiso le quedan 10 minutos. -No le pueden quedar 10.

No tenemos 10 minutos. La compota hay que marcharla ya.

Venga, ahí está. Quitamos.

Hay que empezar alguien con las mandarinas.

A ver. Ahora veo sudar a mi Sarita.

Ya tenemos todo bajo control. ¡Vamos, capi!

¡Vamos con esa capitana! -¡Vamos, equipo rojo!

Esta patata está totalmente cruda, cruda, cruda.

¡Equipo rojo! Desde que los comensales

han terminado con el entrante, ha pasado más de media hora. ¿Vale?

El plato, el guiso está cancelado.

No, por favor. El guiso está cancelado.

A por el postre, ¿vale? Y no os digo más,

porque si os digo algo, no os va a gustar nada. ¿Vale?

¡Chicos, hay que seguir! ¡Si no hay guiso, no hay guiso!

¡Pero que salga el postre al menos!

¡Por favor, que alguien vaya rellenando y al horno!

¿Está hecho ya para rellanar? -Yo creo que sí.

-Pues venga. Rellenando. -¿Rellenamos en medio?

No. Como una empanadilla. En un lateral y se cierra

del otro lado. -¡Vamos, chicos!

¡Vamos!

(VALENTÍN) Siento mucha presión para sacar el postre.

Nos han cancelado el primero y, al final, el postre es

la única posibilidad de salvar la prueba.

La masa no va bien. No va bien. Y el miedo enorme.

La metes aquí, la aprietas. Sécala, que si no, no sale.

A ver, ábreme, por favor, que va la picada dentro.

-Venga, va. -¿Ya está?

-Sí, sí. -¡Bien la picada! ¡Olé!

Te traigo una espátula.

¡Qué bueno, por favor! Esto lo va a espesar, además.

Vamos a ver, equipo azul. Jordi acaba de cancelar

el guiso de patatas con langostinos.

O sea, que tenemos que sacar

el guiso de conejo ya. ¡Sí, chef!

¿Dónde están las chips de alcachofa?

Las estamos cortando para ir friéndolas.

¡Venga, vamos friendo ya! Tengo aceites preparados.

Vale. Tenemos la espumadera preparada,

el papel para secar. Venga. ¡No!

Vale. Con cuidado. ¿"No" por qué? ¿"No" por qué?

Bien, bien. No está mal. ¡Que yo sé freír, chiquillo!

¡Oh! Vale, vale, vale.

¿Te has enterado? Sí. Me acabo de enterar.

Sabe freír, Osiris. Vamos. Me sale a mí bien.

¡Venga, seguimos friendo! ¡Dame más chips!

Voy a probar el tema del conejo. Me preocupa.

¡Venga, va!

Tres minutos y echamos las alcachofas, chicos.

¡Oh! Está muy bueno.

Me alegra que te guste, Pepe. Esto sí sabe a lo que debe saber.

Osiris, ojo que vamos a empezar a emplatar ya.

Te quiero ver mandar. ¿Vale?

Tenemos la chips. Tenemos los platos.

Estiramos, limpiamos. Oído.

Venga, Osiris. ¡Manda, manda! Voy para allá.

¡Cuidado, cuidado! Venga. Vuelvo ahora, eh.

¡Venga, vamos a intentarlo, chicos!

-¡Venga, vamos! ¡Dale! -¡Vamos, va!

-¡Vamos, capi! -Hay que intentarlo como sea, eh.

¡Vamos, chicos! No perdamos la calma, por favor,

que vamos a sacar el postre y nos van a felicitar.

Venga. ¡Vamos a meter la primera

al horno, chicos! -¡Vamos, vamos!

A mí esto se me rompe, eh. A mí esta mierda se me rompe.

Es que no sé ni cuántos llevamos, pero esto es una locura, tía.

Se me está rompiendo esta masa entera.

Tiene demasiado... -¡No lo rellenéis tanto!

Lo estáis rellenando mucho, chicas. -Pero si lleva una cucharada.

Es mucho una cucharada. Es media.

Esta masa está muy seca, Valentín. Mira.

Carmen, da igual. Es lo que tenemos.

O tiramos, o nos hundimos. Así que tira.

¡Oh! ¡Mira cómo está esto!

No puedo ni cerrarla -Si le pongo menos,

no van a comer nada. -No pongáis más harina a la masa.

Ahí hay cuatro.

¡Vamos! ¿Quién echa una mano aquí a emplatar?

¡Carlos, ayuda con este hombre!

Saca otra bandeja y uno emplata por aquí y otro por allí,

como hicimos con los huevos. Venga.

Dos trocitos, ¿vale? Eso es. Venga, Natalia.

Vamos. Dos trocitos, ¿vale? Eso es.

¡Illo, venga, tío! Vamos.

¡Vámonos, venga! ¡Vámonos! Trae para acá.

¡Venga, vámonos, vámonos!

Venga, Carlos. Eso es. Fenomenal.

Fenomenal, fenomenal. ¡Venga, venga, venga!

¿Tienes organizada la cadena de trabajo? Porque yo no lo veo.

No la tengo organizada. Esta cadena que hago yo,

la tienes que hacer tú.

No te lo digo ya más. Vale.

Vaya equipo, eh. Vaya equipo que tengo.

Camareros, ahora sí, podemos sacar.

Los que tengan conejo y chips van saliendo ya.

Vamos. Facilitemos al camarero, por favor.

Queridos comensales, estaba previsto servirles

un primer plato elaborado por el equipo rojo.

Un guiso de patatas con langostinos.

Pero ni dándoles 30 minutos más han conseguido terminarlo.

Así que les pedimos disculpas.

Vamos a tener que servir el segundo plato,

que es conejo estofado con alcachofas y sus chips.

Y está elaborado por el equipo azul.

Bueno, bueno, bueno. Aquí veo yo caras conocidas.

Maribel, ¿qué tal? La reina de la alcachofa.

Bueno, aquí los reyes de la alcachofa, ¿no?

Hombre. Maribel, has visto

que seguimos cancelando platos.

¿Qué recuerdos tienes? Me ha recordado mucho

la presión que tuvimos nosotros.

Estos han tenido una presión que no han podido superar.

Cuando entré a las cocinas, le he dicho a Jordi:

Jordi, tu equipo no puede con las patatas y el langostino.

Tenemos a Paco, que es el mayor experto en alcachofa.

Cuéntanos qué te han parecido los platos.

Bueno, me han parecido excelentes las alcachofas

y combinado con el conejo, ha estado espectacular.

¿Tanto? A mí me ha gustado.

O sea, maravilloso. Maravilloso.

Bueno, bueno, bueno.

Raúl Resino, un chef importante.

Cuéntame un poco cómo ves el plato de nuestros aspirantes.

Me gusta que están usando todo productos de aquí.

Tenemos ecosistema diferente. Tenemos montaña, huertos,

trufa, quesos, aceite, langostino, mar.

Aquí hay de todo. Quien sabe de productos

de la tierra es Pablo. ¿Qué te ha parecido?

Pues muy bien. Con los productos que tenemos...

La despensa del Mediterráneo. Pero se echa en falta

el plato de patata con langostino, un producto riquísimo.

Y esperemos al postre, a ver qué tal.

¡Venga, últimos platos! ¡Vamos!

¡Chips encima y sale! ¡Venga, lo tenemos!

¡Salsa aquí! ¡Salsa aquí! -¡Voy!

¡Vamos, vamos! ¡Ya, ya, ya! (GRITAN CONTENTOS)

Osiris, me vas a quitar la afición, eh.

¡No, no, no! ¡Manda con nervio!

¡Manda con nervio! ¡Manda con nervio!

(GRITAN CONTENTOS)

(OSIRIS) Estoy superorgulloso de mi equipo

porque hemos hecho lo que teníamos que hacer.

Para mí, son los mejores.

¡Vamos, vamos! ¡No decaigan, chicos!

-¡Venga, arriba! -¿Qué tal va el horno?

¿Listas? -¿Cómo están? ¿Mal?

Secas, pero están. -Están, creo.

¡Chicos, están harinosas! -Hay mucha harina.

Pero hay que sacar el postre. Yo iría montando, pero...

¡Capitana! ¿Emplatamos? ¿Qué hacemos?

-Sí, sí. -¡Vamos, vamos!

¡Sin miedo a nada! ¡Vamos, vamos!

¡Que no se puede dejar a 150 personas sin postre!

¡Que yo me muero! ¡Equipo rojo!

¿Cómo está el postre? Pues mal. ¿Cómo va a ir? Mal.

Sí, Jordi. Sinceramente, lo está.

Esto está... quemadito.

¿Lo habéis probado? ¿Está rica?

No. No, ¿verdad?

Las pocas que tenéis, están quemadas y malas,

porque no habéis hecho lo que se tiene que hacer.

Coger la receta, sumar, lo típico

de una receta cuadriculada, y hacer una masa normal.

Los comensales no esperan ni un minuto más.

Haremos una cosa. Esperadme aquí. Ahora vengo.

Equipo rojo, queda oficialmente cancelado vuestro postre también.

¿Vale? Las que no están quemadas, están malas.

Esa compota tardará 30 días.

Esto no es una compota, es un puré.

La masa está saturada de aceite.

Por lo tanto, ¿cuál va a ser la solución?

Tenemos "clemenules", clementinas, que la capitana y quien tú quieras,

te va a acompañar una cesta para cada uno,

y repartís las clemenules. Iré yo.

Capitana, ¿quién te acompaña? Que es venga Laly.

Vale, vale. Vamos. Pedid disculpas a cascoporro,

porque es inadmisible. Primera vez en "MasterChef"

que un equipo no saca ni un plato,

con 150 comensales sentado en el comedor.

¡Bravo, chavales! El resto, cocina impecable.

Me quiero suicidar.

(VALENTÍN) Me siento muy responsable del fallo

de los postres. Y ya no solo he decepcionado a Jordi,

también he decepcionado a Carmen. Y me duele.

Comensales, el nivel de vergüenza que siento es indescriptible.

No vamos a poder servir ningún plato del equipo rojo.

Teníamos "pastissets" de calabaza con compota de clemenules

y no se puede servir.

Así que lo siento enormemente.

Os presento a Carmen y Laly, aspirantes del equipo rojo,

que, seguramente, algo os tendrán que decir.

(RESOPLA)

¿Os reís o qué? No nos reímos.

Si parece que me río, es de nervios.

Muy bien. Por favor.

Pues que lo sentimos muchísimo.

Que ojalá esto no hubiese pasado.

Y que si lo podemos arreglar con las clemenules

de alguna manera... -Para que no se vayan sin comer.

Os pedimos mil disculpas a todos. -Mil disculpas a todos.

O sea, de unos "pastissets" con compota de calabaza

y clemenules, a esto, en "MasterChef".

Muy bien. Podéis empezar a servir a los comensales, por favor.

Lo sentimos mucho, de verdad.

¡Bueno, ánimo!

(Aplausos) ¡Gracias!

(CARMEN) Ya no es desanimada cuando nos han cancelado

los dos platos. Ya era vergüenza. Ha sido bochornoso.

(RESOPLA) Patético.

Queridos habitantes de Peñíscola, gracias a todos de corazón,

sobre todo, por habernos prestado

este maravilloso paseo marítimo para cocinar

y por la paciencia que habéis tenido en este servicio.

Lo sentimos un montón.

Me gustaría, además, dar las gracias

a todos esos pequeños agricultores, pescadores, truferos

y ganaderos que estáis aquí,

por vuestra lucha diaria

por mantener un nivel gastronómico tan alto.

Gracias a todos por ayudarnos a exprimir

el talento de los aspirantes.

Muchas gracias.

(Aplausos)

Vamos a dejar esto como los chorros del oro.

Como los chorros del oro no. Se va a quedar maquillado.

Qué vergüenza. Yo me río por no llorar.

Yo también. -Qué vergüenza.

-¿Qué ha pasado? -Un montón de gente sin el postre.

Nadie ha caído en eso.

Tengo como una vergüenza por dentro. ¡Madre mía!

Equipo rojo, tengo aquí vuestro premio

por el récord que acabáis de superar.

Por primera vez en la historia de "MasterChef",

un equipo no ha servido ninguno de sus platos.

Ahora yo voy a superar otro récord,

el del veredicto más cortito.

Para usted.

Para usted.

Lo teníamos claro. Por aquí.

Capitana, te quiero ver en primera fila, por supuesto.

Sí, sí. Por supuesto.

Ahora sí.

Muy bien.

Imaginaréis el mosqueo monumental, no solo por el mal lugar

donde me dejáis colocado, sino porque encima

entre vosotros hay cuatro aspirantes

de los cuales soy mentor.

Os aconsejo pocas palabras, que no os andéis con rodeos

y contestéis con sinceridad.

¿Quiénes son los responsables de este desastre?

Yo. -Yo me considero responsable.

-Todos, todos. -Todos.

Y yo la primera.

¿Qué ha pasado? No habíamos caído

en que podíamos haber hervido antes la patata.

Si tuviera más conocimiento, si supiera cómo se hacen las cosas

y si alguna vez en mi vida yo hubiese servido comida

para 150 personas, me hubiera puesto antes a tapar

los fuegos con las cacerolas.

Me estás diciendo que el equipo azul sí ha cocinado

para 150. No lo sé. Supongo que tampoco.

Yo hablo por mí. -¿Puedo opinar?

Yo creo que no hemos dado... No quiero escucharos

a ninguno de vosotros. No quiero escuchar excusas bobas.

Es fácil que me digáis: "Hemos ido modo casa,

supertranquilos, superlentos", y "chimpún".

Yo no considero que hayamos ido en modo casa.

Creo que hemos estado hoy al máximo.

Podríamos haber cocido la patata antes,

pero no habíamos caído porque no sabíamos

que había que cocer patatas para 150 personas antes.

Modo casa sí, porque es

el modo que sé. -Carmen, ya.

No. Es que es verdad. Aquí no se viene a cocinar

en modo casa. Se viene a cocinar modo "MasterChef",

darnos un poquito de cera. Os he visto superrelajados

y os la habéis pegado como...

Y a mí me habéis dejado a nivel del betún,

como comprenderéis.

Yo lo siento por eso, muchísimo.

(CARMEN) Me siento mal yo por cómo lo he hecho.

No porque nadie me haya puesto el dedo

y me haya dicho: "Oye, que mal lo has hecho". No.

Me siento mal porque lo he hecho mal y lo sé.

Bueno, equipo azul, enhorabuena.

Gracias, chef. -Gracias, chef.

Habéis sido capaces de sacar adelante un cocinado

para 150 comensales con organización y buen trabajo.

Gracias. -Gracias.

Y, en especial, dos aspirantes.

Natalia y Carlos.

Gracias. (APLAUDEN)

Sin duda, habéis sido los mejores de esta prueba.

Habéis demostrado tenacidad, esfuerzo

y habéis estado pendientes de todo lo que hacían

vuestros compañeros en todo momento.

Gracias, chef.

(CARLOS) Después de la caña que me dieron en la última,

un subidón. Eso me da fuerzas

para seguir adelante y día a día, ir acercándome a la Final.

Eso sí. Osiris... ¡Ay, tu capitanía!

Me ha decepcionado. No te he escuchado dar órdenes.

No has marcado el ritmo

ni la tensión que merecía. Afortunadamente, tu equipo

ha sabido trabajar muy bien

sin la fuerza del líder que necesitaba.

Yo intenté organizar lo mejor posible

y he dado lo máximo que he podido.

Flojo. Te queda muchísimo por aprender.

Sí, chef. En cualquier caso, equipo azul,

felicidades a los siete porque continuáis una semana más

en las cocinas de "MasterChef".

Así que disfrutadlo. Felicidades.

(OSIRIS) El veredicto de Pepe no me gustó nada

porque lo di todo e intenté organizar

el equipo lo mejor posible. Pero tendré que aceptarlo

porque él es el maestro.

Elegí estar con él por eso, porque me iba a meter caña.

Como cada año, vuelven los campamentos "MasterChef".

Si tienes entre ocho y dieciséis años,

te encanta cocinar y quieres vivir

una experiencia inolvidable en un entorno natural,

tienes que venir a los campamentos "MasterChef".

Además, convivirás con concursantes de "MasterChef Junior".

Este verano, campamentos "MasterChef".

(TODOS) ¡Ven a campamentos "MasterChef"!

Los aspirantes regresan a estas cocinas

después de practicar cocina de proximidad.

Otra vez cajita. ¡Bien!

Aunque solo un equipo consiguió disfrutar

de las posibilidades que ofrecen los productos locales.

En este último reto, después del desastre vivido en Peñíscola,

los aspirantes van a intentar seguir profundizando

en el concepto de sostenibilidad y aprovechamiento.

¿Lo conseguirán?

Aspirantes, no me queda más remedio que desearos buenas noches.

Aunque sabéis que no estoy nada contento.

(VALENTÍN) Jordi está cabreadísimo y tiene toda la razón.

La hemos liado parda. Y yo, que Jordi esté cabreado,

me molesta especialmente, porque, además,

así no le voy a conseguir sacar nunca sentimientos positivos.

Carmen. Sí.

No presentasteis nada.

Habéis hecho historia en "MasterChef", ¿no?

Creo que hemos pecado en lo que a Jordi más

le puede cabrear, que ha sido en un exceso de confianza

y en una mala organización.

Yo, personalmente, espero

no volver a fallar a Jordi, y a mí tampoco.

Laly, ¿cómo van los preparativos de la boda

de tu hija Casilda con Aleix?

(Risas)

El tema viene porque fui al casting con mi hija Casilda.

Yo dije que antes podíamos tomar un café,

conocerla por lo menos. -Es el primer "MasterChef"

que se conoce antes a la suegra que a la novia.

Bueno, las bodas antes se hacían así.

¿No te dice nada tu sexto sentido sobre la hija de Laly?

Me dice mucho. Tiene una madre guapísima.

La hija debe ser casi igual o mejor.

Delantales blancos, tenéis asegurada

vuestra permanencia una semana más

en las cocinas de "MasterChef". Podéis subir a la galería.

(Aplausos)

¡Vamos, chicos! ¡Vamos, chicos!

A ver si me toca algún día.

Carlos, Natalia, fuisteis los mejores

en la prueba por equipos y os anunciamos

que tendríais una ventaja.

Así que tenéis que poneros de acuerdo para decidir

quién de los dos va a utilizar la ventaja en este reto.

El que no la utilice ahora,

la tendrá para el siguiente programa.

¿La utilizas tú o yo? -Tú.

¿Yo? Yo mismo.

Carlos, debes decirnos ahora el nombre de un compañero

que quieras que se libre de la eliminación.

Nombre.

Mira, salvo a Marcos.

Gracias, Carlos. Lo siento, chicos.

Marcos, ¿qué te parece? ¿Te lo esperabas?

He pasado una semana mala, pero tenías ganas de cocinar

también, sobre todo, por ti,

que has apostado por nosotros y te queremos demostrar

entre todos los de aquí que valemos bastante

y que nos merecemos que nos lleves en tu equipo.

Eso espero. Sube a la galería. Chicos, lo siento.

¡Hacedlo bien! Venga, gracias.

(Aplausos)

¡Capitán, me cago en la mar!

(MARCOS) En mi vida personal, como no me han querido mucho,

no me han tratado muy bien, que una persona de la casa

me haya tratado de esa manera y me haya salvado,

para mí ha sido un acto de bondad y bueno hacia mí.

Me siento agradecido y le doy muchas gracias a Carlos.

Carlos, tu ventaja todavía no ha acabado.

¿Ah, no? A cambio de salvar a Marcos,

uno de tus compañeros salvado tiene que bajar a cocinar.

¡Sois supercanallas!

Es que... Malísimos.

Carlos, nombre y razón.

Osiris. -¡Carlos!

Se quiere cargar a uno fuerte.

Porque es un campeón. Todo lo hace bien.

(VALENTÍN) Se ha equivocado. Lo siento, Osiris.

Suena más a estrategia que a otra cosa. No me lo esperaba.

Lo va a hacer bien. El que es un crac, es un crac.

Ya está. Decisión. Ya está.

(CARLOS) Hay que mirar por sí mismo

y a ir a por el premio. El premio es la Final

y ahí tengo que estar. Si tengo que eliminar

a compañeros, pues a eliminar.

Los que menos fuerza tienen, conmigo.

Osiris, ¿le quieres decir algo a Carlos?

No. No va a cambiar nada, diga lo que le diga.

Entonces, ya estoy aquí.

Ahora sí, delantales negros, Osiris,

ocupad vuestros puestos de cocina porque empieza

la Prueba de Eliminación.

Aspirantes, ha llegado el momento de descubrir

qué ocultan esas cajas misteriosas.

A la de tres, quiero que destapéis las cajas todos a la vez.

¡Una, dos y tres!

¡Hala! -¡Qué pasada!

-¡Qué guay! -Y un martillo.

-Guardad el chocolate. -¡Oh, madre mía!

No tendremos que hacer este huevo, ¿no?

Espero que no. Vamos, Carmencita.

Valentín, ¿qué esperas de la prueba? ¿Qué puede ser?

Que va a haber que echarle ganas.

(RÍE) Estamos muy cerca de Pascua

y por eso queremos hacer un homenaje a esta época del año.

Tal vez, si rompéis los huevos de Pascua, salís de dudas.

Así que, por favor, coged los martillos.

Me da mucha pena. Y libertad tensiones.

¡Uno, dos y tres!

(Exclamaciones)

A ver, a ver. -Aleix, ¿qué hay dentro?

-¿Qué es? -Son setas.

-¡Un chorizo! Osiris. -Cada uno tenemos una cosa.

No sé si es merluza. -Pollo, pollo.

Yo creía que era bacalao, pero no.

Un queso. -Cada uno tiene una cosa.

Cada uno tiene una cosa.

¡Jolín! Sara, ¿qué te pasa,

que estás poniendo caras? Nada.

Hay un montón de ingredientes y me han tocado los huevos.

No me hace mucha ilusión.

Me ha tocado los huevos que me toquen los huevos.

Como estáis viendo, son ingredientes básicos y asequibles.

Tendréis que cocinar algo que parece muy sencillo,

pero que muy pocas personas saben hacerlo bien.

Madre mía. Si hay una persona en este país

que lo borda, es nuestro siguiente invitado.

Desde El Portal del Echaurren, en Ezcaray, La Rioja,

con dos estrellas Michelin, Francis Paniego.

(Aplausos) Hola.

¿Qué tal?

Francis, los aspirantes aún no saben

en qué consiste el último reto de la noche.

¿Estáis preparados para desvelar

el misterio? Claro.

Pues adelante.

¡Croquetas! -¡Sí! ¡Qué ricas!

(Aplausos)

Croquetas. Deliciosas croquetas.

Bueno, Francis, la última vez que nos visitaste,

hablamos de tu madre, doña Marisa,

Premio Nacional de Gastronomía en 1987.

Efectivamente. Y en "MasterChef" hemos querido

hacerle un homenaje.

Millones de gracias. Por favor. Merecidísimo.

Qué gusto. Porque croquetas hay muchas,

pero si hablamos de las mejores del país

o, incluso, del mundo entero,

pues tenemos que hablar de las croquetas de Marisa.

Totalmente. Son unas croquetas buenísimas, estupendas.

Nosotros no hemos tocado prácticamente la receta.

Tiene la magia de que mi madre las hizo

por primera vez en 1957

y ella ya tuvo la habilidad y la sensibilidad

para hacer una croqueta muy crujiente,

con un crujiente muy fino y muy fluida por dentro.

Algunas se ven un poco rotas y eso es normal.

Para mí es como que la croqueta llora.

Que se rompa un poco

y que fluya es perfecto. -Qué bueno.

Vamos a probarlas. (HABLAN A LA VEZ)

A ver. Vamos a abrir. La abro en mi boca.

¿Lo veis? Qué rica.

¡Hum! Hay que probarlas.

Quiero probarlas.

La croqueta siempre ha sido una receta de aprovechamiento.

Siempre fue. Cuando se hacía un cocido,

las sobras se desmenuzaban y se hacían croquetas.

Para la pringada.

Cuando en una casa trabaja solo una persona

y tienes niños que comen, no por uno, sino por tres cada uno,

tienes que estirar el sueldo.

Porque de cada cosa que tú haces, puedes sacar otro plato.

El secreto de las croquetas de Marisa:

textura supercremosa, casi fluida, crujientitas

y un sabor espectacular.

Es un bocado que en su sencillez radica el éxito.

Aspirantes, el resto consiste en hacer una ración de croquetas

con tres tipos diferentes de relleno,

entre ellos, el que habéis descubierto

en vuestro huevo de Pascua,

y tres rebozados distintos.

Tenéis 75 minutos para hacer este reto

y tres más para entrar al supermercado.

Qué difícil es esto. Sara, perdona,

ahora que te oigo rezar, ¿habías hecho croquetas

alguna vez? Las he hecho una vez, pero bueno...

Bueno, bueno. Antes de que comience el reto,

quiero que sepáis que no vais a cocinar solos.

En esta prueba, nos acompaña una de las mejores aspirantes

que ha pasado por estas cocinas.

Adelante la ganadora de la tercera edición

de "MasterChef Celebrity", Ona Carbonell.

(Aplausos) ¡Bravo!

¡Hola! ¿Qué tal?

¿Qué tal? Qué ilusión.

(VALENTÍN) Qué guapa.

¡Uy, hija! Qué cuerpazo. (ONA) ¿Qué tal?

Qué ilusión. -Es muy guapa.

Aleix, te tengo que decir una cosa.

No has puesto la misma cara cuando ha entrado Ona

que cuando ha entrado Francis. Muy guapa. Sí.

(ALEIX) Soy enamoradizo.

Cuando una persona me gusta, me vuelco al 100% en ella.

Ona, ¿qué has sentido al volver a pisar estas cocinas,

ya como ganadora de "MasterChef Celebrity"?

Mucha ilusión. Os echaba mucho de menos.

Es para mí un sitio muy especial.

Y nada. Espero traeros suerte porque sé que es

un momento muy difícil. Pasé por muchas eliminaciones.

Así que fuerza, concentración y serenidad.

¿Te atreves a cocinar con ellos? ¿En serio? ¿Otra eliminación?

(Risas) ¿Aceptas el reto?

Acepto el reto. Venga. -¡Qué guay!

¡Muy bien!

(Aplausos) ¡Vamos, Ona! ¡Vamos!

A tope.

Al lado de Aleix, eh. -Qué nervios.

La han puesto delante de Aleix y lo va a desconcentrar.

Aleix, tú a lo tuyo. Céntrate.

Yo lo estoy. Ya está.

Francis, ¿puedes darles algún consejo antes de empezar?

Que sean ordenados. Quizás una elaboración

de croquetas, dentro de ser una elaboración salada,

puede ser casi una de las técnicas más parecidas

a la pastelería. Con lo cual, yo os recomiendo

que pesarais primero muy bien todos los ingredientes.

¿De acuerdo? Y a la hora del empanado,

voleamos la croqueta sobre un poquito de pan rallado.

Luego, las echamos al huevo. Y del huevo, ahí ya va

al pan rallado definitivo.

Y luego, que enfríe muy bien la bechamel

antes de moldearla, porque si no, será muy difícil trabajarla.

¡Ay, Dios de mi vida! Ya habéis escuchado a Francis.

Hay otra cosa importante. Has dicho "el orden",

y la limpieza, señores. Total.

Que dejasteis las cocinas

en las pruebas anteriores terribles.

Así que aplíquense ustedes.

Sí. Ahora sí, el tiempo para entrar

al supermercado comienza en tres, dos, uno. ¡Ya!

¡Venga, chicos! -¡Venga!

¡Vamos, vamos!

Cestitas.

Perdona, Ona. -Tranquila.

"Perdona, Ona". Ona pega con todo.

Está buenísimo. Todo tiene una pinta...

¡Venga, chicos!

Mira Ona.

Los tres rebozados los tengo y los rellenos.

No me puedo creer que lo tenga todo. Es raro en mí.

¡Tres, dos, uno! ¡Ay, el ajo!

¡A cocinas todos, por favor! ¡No se coge nada más!

¡Sara, vámonos! ¡Valentín!

¡Ánimo, chicos! ¡Suerte! -Igualmente.

En menudo jaleo me han metido. Yo he venido a probar, a catar.

Estoy nerviosa otra vez, como si me estuviera jugando

yo también la eliminación. Estoy rehogando la cebolla

y midiéndolo todo para ir bastante exacto,

porque como ha dicho el chef, esto es como repostería

y hay que estar atento al peso y ya está.

Mira la Ona, cómo se ha adelantado.

Una campeona. Ona campeona.

Creo que Ona está midiendo la misma cantidad tres veces

y las está dejando ya "mise en place",

una para cada bechamel.

¡Vamos, Ona, que se puede abrir!

Yo que soy deportista... ¡Madre mía!

¡Laly! ¡Ánimo!

Croquetas. Tienen que hacer de tres sabores.

A algunos les ha tocado jamón, a otros pescado.

El huevo lo tienen que incorporar. Las tuyas llevan huevo.

Cocido, que se nota en la textura el huevo cocido.

A mí me gusta mucho. Al final es, en general,

habrá recetas como personas, pero pochas un cebolla

y a partir de ahí, un poco de mantequilla también,

harina, empiezas a jugar con ella, no tostar, pero sí...

Rehogar. Rehogar un poco

y ya la leche hervida que hay quien infusiona con,

imagina que la hacen con carabinero, pues con la cabeza

o tal y lo dejas enfriar

y cuando ya está asentado y frío, a bolear.

Las croquetas que haré son de chorizo, el producto

que me tocó principal, otras serán de morcilla

y las otras las haré de queso manchego.

-Mira Osiris el control que lleva.

Es que va tranquilo, mira, por eso dije que bajara él,

si lo tiene mamado. -Claro, me parece muy buena opción

lo que hiciste. -Se supone que la estrategia

de Carlos es que soy el más fuerte, ya veremos

si aquí doy la talla que creo que la daré. Alucinando

con la estrategia del capitán.

-¿Crees que se enfadó? -Me da igual.

Bueno, aquí tenemos a Ona, Ona, campeona, como sabrás.

Muy bien, Ona, ¿cómo vas? -Tengo aquí las cabezas

de los carabineros, aquí los shiitake

y los quesos que ahora los iba a cortar.

-O sea, harás tres croquetas,

una de setas... -Y una de queso.

-Y veo ahí harinas distintas. -Sí, porque pensé

con los celíacos que creo que es posible,

me costará más porque tengo que hacerlo todo

en sartenes distintas. -Qué buen guiño porque la croqueta

parece un bocado exclusivo de los no celíacos

y lo que haces es superimportante. -Creo que sí.

Tienes clásico panko, el pan japonés, y pan de molde.

Exacto. Lo que me fascina,

tiene una "mise en place" que da gusto verla.

Totalmente. -Estoy un poco oxidada,

no me acostumbraba a estos nervios.

Oye, es un honor porque las croquetas de tu madre

son famosas por toda España y el mundo.

-Ven a vernos a comer croquetas. -Muchas gracias, un placer.

-A ti, Ona, cuídate.

El pollo para desmenuzarlo creo que está.

-Estoy emocionada porque mi abuela

me enseñó a hacer la bechamel y me enseñó a que una buena

bechamel tiene que tener siempre mucha nuez moscada.

Voy a tratar de hacer las mejores croquetas

de la historia de "MasterChef".

Cómo huelen los carabineros. -Qué maravilla.

-Cada vez que miro a la barandilla y veo al chaval Carlitos mirando

como que no pasa nada, me entra coraje porque hay gente

más incompetente, pero bueno,

me puso en esa tesitura y saldré adelante.

-El Osiris ha hecho dos, mira.

Venga, vamos, Osiris.

-Mis tres croquetas serán una de setas con cabrales,

otra de morcilla y la otra la haré de cecina que me encanta.

Los rebozados serán uno de quicos, otros de pan rallado

y el otro con un poquito de anacardo y pan rallado normal.

Hice croquetas muchas veces, porque aunque yo sea muy "fitness",

realmente, me pierde la grasa, ¿no ves cómo estamos Aleix y yo?

Somos la versión "premium" de la "low cost".

Yo hago mucho ejercicio en mi vida normal

y voy a un gimnasio muy divertido, un club de militares.

-Oh, mi Valentín, qué buena pinta tiene eso.

-Gracias, amores. De aquí no me sacan

ni con agua hirviendo.

-Esto lo remuevo y es un guiso de pollo

revenido perfecto.

Oye, una cosa, no te pediremos la receta de tu madre,

ni mucho menos, pero una pista sí. Para una bechamel 100 gramos

de harina, litro de leche. Nosotros hacemos una proporción

de un litro de leche por 80 gramos de harina

y 80 de mantequilla. Vale, pista dada.

Él prefiere que no sea perfecta y que haya una rotura

y que sea más líquida y cremosa por dentro a asegurarte

y hagas ahí un empanado de esos duros.

Vamos, Ona, vamos. -Yo tardo media hora

en hacer la bechamel, algo hago mal.

-Vamos, Ona, vamos.

-Muy rica, mi hermano. -Mira Osiris cómo mueve.

-Ya va por la tercera. -Venga, Osiris, qué pinta eso.

-Croquetita de queso manchego. -Vale, esta va con queso,

esta con pollo y estas son las de jamón.

Estoy un poco nerviosa porque para mí irme esta noche

sería muy duro, sabiendo que dejé mi vida al margen

para poder conseguir dedicarme a esto y es de las únicas

veces en mi vida que me siento feliz haciendo

una cosa y no quiero irme tan pronto y me gustaría

poder seguir. -Sara, vamos.

Qué pinta eso.

Bueno, cuéntame. Francis, te presento a Aleix.

Hola, qué tal. -Bien, dale duro.

¿Tienes claro de qué van a ser tus croquetas?

Sí, haré una croqueta de carabineros con cebolla roja.

-Y la otra bechamel es la de jamón, ¿no?

-Sí, que va a ir con un poco de queso que tengo aquí

y la última será una de almejas gallegas

con cola de cigalas.

-Que esa empezaste a hacerla. -No.

Pues yo no haría croquetas de este pedazo de cigala buena.

Ánimo, que parece fácil, pero no lo es.

-No, ya, gracias. -Cuídate.

Si te apetece seguir disfrutando de la cocina, pero siendo

el protagonista, puedes hacerlo en el restaurante "MasterChef",

de Madrid. Vivirás una experiencia gastronómica

degustando algunos platos emblemáticos

que se elaboraron aquí. Además podrás conocer

a algunos de los aspirantes que pasaron por aquí.

Tienes más información en

restaurantemasterchef.com y en redes sociales.

Venga, Laly, bonita, ánimo.

Aspirantes, habéis consumido los primeros 30 minutos,

os quedan 45 minutos.

(TODOS) Sí, chef.

(RIENDO) Qué ganas de decir.

-Oh, esta me da una pena porque aún no ha hecho ni una.

Sara, qué tal vas. Bueno, pues estresada

porque sé que en la prueba pasa el tiempo superrápido,

pero, bueno, haciendo. ¿Has hecho croquetas antes?

Tengo que decir la verdad, no hice la bechamel.

Además de las croquetas que las has hecho una vez

y te hicieron la bechamel, te tocaron los huevos.

Sí, no me gustan, la verdad.

Cuéntame qué tres rebozados vas a utilizar.

Pues pensé en hacer un rebozado de almendra, uno con pan rallado

y otro con quicos. ¿Y los rellenos?

Uno de pollo, otro aún dudo si huevo duro con queso

o con jamón y la otra de queso o de jamón.

-¿Es basura? -Sí, sí.

-Es que... ¿no? -Sí, muchas gracias.

-De nada, por Dios. -Y nada.

¿Te quieres quedar a cocinar con ella?

Me da como apuro. Es que tienen que aprender

a organizarse. Sí, es verdad, tiene razón.

Tres rellenos, tres rebozados, vamos, ánimo.

Gracias, chef, gracias. -Ánimo, a ti.

-Voy a intentar hacer una croqueta toda sin gluten,

harina de maíz, pan rallado sin gluten porque para la gente

celíaca que vean que se puede hacer.

Todo se cocina en diferentes sartenes

para que no se contamine, pero ahí estoy.

¿Qué está haciendo Aleix? -¿Aleix, qué es eso, jamón?

-Jamón y queso.

-Pintón.

¿Qué pasa aquí, Gloria? Pues estoy haciendo...

Croquetas. Sí, unas de bacalao.

Has infusionado el bacalao y la leche.

-Sí. ¿Esta es otra?

Sí, de pollo. Vale, bacalao, pollo y...

El otro es bacon y queso. ¿Y cómo lo vas a empanar?

Empanado va el bacalao, cogeré pan rallado típico

y le voy a picar eneldo

y se lo meteré al pan rallado y lo mezclo.

-Perfecto. -Otras con perejil

y después, mi abuela las hacía con harina porque decía...

Sí, solo con harina fritas. -Bueno.

-Pues venga, la lío.

Seguimos haciendo. Sí, ya no paro.

-Madre mía, Ona, si parece que no ha cocinado.

-Vamos, Ona.

¿Qué tal, Laly, cómo estamos? Hola, chef, acabo de terminar

la de pollo. -La de pollo.

¿Y en Argentina, al cocinar, se pasa un paño por la encimera?

Sí. ¿Sí? Te digo para que funcionen

los fuegos y veas dónde poner.

Míralo, mira, chef.

Porque me rebosó la leche, tuve un percance.

¿Este relleno es de...? De pollo.

Este de jamón por lo que veo. Este de jamón haré la bechamel.

¿Y la otra? Y la otra la tengo con puerro

y ahora le pondré el champiñón laminado.

O sea, setas, jamón y pollo. Sí.

Si te salen bien las croquetas, a lo mejor,

en la boda de Aleix y Casilda... A lo mejor.

Podrías hacerlo tú. Tendrá que dar el visto bueno

mi hija, primero se tendrán que conocer.

Veo que hay un poco de desorden, tienes que ir más organizada.

Perfecto, chef. Mucha suciedad, pasa una balleta

que esté limpia, un papel húmedo. Gracias, chef, gracias.

Esto es un momento, espabila, Sara.

Dale brío a esto. -Venga, Sara, lo tienes, ya está.

Ya tienes los tres.

-No, voy por la segunda.

-Ah, es la segunda esa. -Sí.

-Vamos, Gloria.

-Gloria, ¿tienes las tres masas? -Sí.

-Qué rico, Aleix, oh. -Qué bueno.

-Mira, ya está boleándolas, Osiris.

Tengo aquí una bechamel. Oh.

Ole. A ver qué sabe esto.

Buah.

Qué buena textura tiene esto.

A la hora de moldearlas... Sacas así de la cuchara, ¿no?

La cantidad que queramos. Si la quieres grande...

Más grande que esto, no y de aquí la bolearíamos

a una zona con un poco de pan rallado.

Esta tiene pan rallado. Y ahí coges pan rallado

y de ahí al huevo y del huevo al pan rallado.

Ese pan nos ayudará a coger mejor el huevo, hay gente que las pasa

por harina, no tiene sentido pasarlas por harina

porque si estamos trabajando la bechamel para que no sepa

a harina y le metemos harina cruda. Claro.

-Es increíble con lo grandísimo que es, lo delicado.

-Venga, Sara, ya tienes las tres.

Tema de rebozado, cómo lo harías. Son muchas cosas,

panko, maíz, cualquier cosa que sufle, que fría un poco.

Cualquier pan más lo que le añadas

porque quico solo, maíz frito ya está frito y al ser un producto

ya frito no puedes hacerle doble fritura

porque lo quemas. Me quedan otras por empanar.

Bueno, anacarnizar. -Venga, vas bien, Valentín.

-Qué dices, me falta una masa. -Pues espabila.

Bueno, tenemos un problema que Sara, la veo

y creo que no midió bien las cantidades de la masa

que dijiste que esto es como la pastelería,

habrá echado más leche de lo normal, le quedó

muy fluida, está trabajando muy raro la forma de empanar

las croquetas Sara. Y Laly va muy retrasada,

se le ha visto desde el principio que le costaba.

Laly, métele caña, eh.

A freír, amigos, a freír.

-Bien, Gloria, primera croqueta.

-Osiris está mirando la temperatura del aceite.

Qué máquina el tío.

-Estamos hablando de un tema capital

que es la fritura. Haces una bechamel muy buena

y las fríes en una sartén, gran error.

Tenemos la manía de poner una sartén con poco aceite,

tiene que haber aceite suficiente, 180 grados,

que se pueda freír a gusto.

Vas muy bien, Valentín, venga, mi rey.

-No serán las más bonitas, pero ojalá sean

las más buenas que hice.

¿Qué tal, Aleix? Bien, corriendo.

¿Qué tal la croqueta? Bien.

Mira qué te traigo, "Cocina de aprovechamiento",

con muchos platos sencillos que puedes hacer aprovechando

las sobras de la nevera. Ahora mejor no lo veas

porque tiene recetas de croquetas y te daría unas pistas

que no debo. No mires las recetas ahora de las croquetas,

te lo pido por favor, guárdalo con mucho cariño.

Gracias, Pepe. Gracias, Aleix.

Ole, Gloria, ole. -Vamos, Laly.

-No pensé que pasaría tanto nervio cocinando.

-Qué bien, Valentín, qué bien.

-Venga, Aleix, muy bien.

Aspirantes, últimos cinco minutos.

Oh, bueno, venga, pues a las últimas

que serán las primeras.

Se me han quemado por abajo.

-¿Dónde está la pinza?

-Ya está eso, Sara, saca. -Sara, saca.

-Mira la croqueta de Ona, el color que tiene.

-Sí, perfecto de croqueta.

-Si Gloria, ya lo has emplatado.

-Bravo, Gloria. -Gracias.

-Ona, qué bien. -Vale.

-Cómo se nota la que ya ha ganado.

-Qué buena pinta, Valentín, qué buena pinta.

Madre mía, me falta una, joder.

-Muy bien, Gloria. -Se te ve feliz.

-Sí, cocinando, sí y teniendo las cosas limpias, más.

-Ya no eres familia

de María, la cochina, Gloria. -Nada.

-Mira qué guay, muy chula, Aleix.

-Laly, aprieta. -Voy, voy.

(Se cae un utensilio)

Qué susto. -Tranquis, es lo que sobraba.

Aspirantes, no os quiero poner más nerviosos, pero

acabáis de entrar en el último minuto.

Laly, por favor, aprieta. -Cuatro...

-Laly, me estoy poniendo nerviosa, por favor.

-Saca las croquetas ya. -Venga, Sara, emplata.

-Laly, aprieta. -Voy, voy.

-Bravo, Valentín, bravo. -Venga, Sarita.

-Ya los tienes.

Diez, nueve... Vamos, Laly.

Ocho, siete. Laly, sácalas ya.

Seis, cinco, cuatro,

tres, dos, uno, tiempo, manos arriba.

¡Bravo!

(Aplausos)

Laly, las tienes, ¿no?

-Me acordé mucho de mis hijos con las croquetas

porque es un plato muy de familia numerosa.

Aspirantes, el tiempo ha terminado y antes de comenzar

vuestra cata, probaremos las croquetas de la ganadora

de "MasterChef Celebrity".

Tienen buena pinta todas. Bueno, Ona, dinos,

de qué son las croquetas. Estas son de carabinero

y cebolla caramelizada

fritas con pan rallado para que quede más aéreo.

Estas son de shiitake y cebolla fritas con panko

que son más crujientes.

Estas son para celíacos, las hice con harina de maíz

y con pan rallado también para celíacos

y con quicos porque creo que el queso y los quicos...

Bueno, vamos a ello. A ver las celíacas.

Me quitaste la que iba a coger. Tenemos un...

Samantha, es que no te dejan. ¿Lo has visto?

¿Te has dado cuenta qué caballero los tres?

Porque Francis vino igual que ellos, no te creas.

Escucha, perdóname. No pasa nada.

Es que te pones muy fina

comiendo croquetas con tenedor. Pues sí.

Setas y panko, muy rica, muy crujiente, muy cremosa.

Me extraña lo buenas que han salido las croquetas

sin gluten con lo difíciles que son de hacer

porque... Me dio miedo.

Ya, pero te atreviste, me parece increíble.

Estoy muy contenta porque me salieron bien

las croquetas, les gustaron mucho. Muy ricas, Ona.

La próxima vez que me inviten a catar, a comer un poquito

y a estar más relajadita que pensaba que venía a eso,

pero no, no.

Tus croquetas estaban increíbles. Qué bien, me alegro.

Muy ricas, muy ricas y eso quiere decir que tienes

muy buena mano, no la has perdido. Pensaba que con tanto estar

en el agua pierde la mano y tal, se te moja o lo que sea

y tienes para cocina de vanguardia, como demostraste

en esa final y para cocina tradicional, así que, Ona,

muchas gracias, te despedimos aquí.

Ven cuando quieras, esta es tu casa.

La próxima vengo a catar. ¿Ves? Tú quieres ser jurado,

tú quieres ser jurado. Muchísimas gracias.

A ti. Mucha suerte, adiós.

(Aplausos)

Agradezco muchísimo a "MasterChef", la experiencia

que me dio durante el programa

y la que me da ahora porque mi vida ha cambiado mucho

y es maravilloso.

Aspirantes, ahora sí, comienza la cata.

Laly, serás la primera, adelante, por favor.

Laly, ¿le has puesto nombre? Las croquetas de Laly,

unas son de pollo, las otras son panceta

y las otras son de champiñones y queso.

¿Y los rebozados? Unos son de pan rallado de siempre,

el otro es de ajo y perejil y el otro de anacardos.

¿Y la presentación? La dejé para el final,

las últimas croquetas me faltó el sacar el papel.

Creo que son un reflejo de cómo has trabajado

que es caótica, desordenada y sucia.

Bueno, si es su opinión, chef, la acepto.

¿Estás contenta con tus croquetas? Yo, sinceramente, sí.

El resultado de lo que son unas buenas croquetas

creo que lo conseguí. Es complicado juzgarte

porque estés triste, contenta, enfadada, siempre sonríes,

siempre tienes la misma actitud...

Positiva ante la vida, sí, la tengo, la verdad que sí.

Valentín, ¿estás bien?

Lloro porque conozco a Laly

y sé que es una persona maravillosa.

Estamos juzgando sus croquetas, Valentín, no a Laly, eh.

Me emociono.

Pues verás cuando las probemos. Eso.

Se te caerán unos lagrimones... Como kiwis.

Laly, no me gustan nada tus croquetas, no están ricas,

la textura es alejada del tipo de croqueta que nos gusta.

La de pollo, para mí, es la que se salva un poco

de la guillotina que no se salva, terrorífica.

La de bacon es goma, pero la última es de órdago.

¿No ves los tres, cuatro milímetros que hay de capa externa?

La pongo con cuidado no sea que rebote.

Dimos muchas directrices al explicaros esta prueba

y no sé si te has enterado de lo que pedíamos.

Sí, me enteré, pero, evidentemente,

no he sabido elaborarlo al gusto de ustedes.

En la misma croqueta dos... No, es la misma.

¿Te das cuenta? Es decir, casi está cruda

por un lado, por el otro está bien frita.

Sí, chef. Son tres propuestas de amasijos.

Este es un buen ejemplo en el que el trabajo,

la limpieza, la pulcritud, al final acaba reflejándose.

El caos que había pues se acaba transmitiendo.

Lo siento mucho. -Sinceramente,

no me quiero ir, todo el tiempo que cociné

se le dediqué a mi abuela y espero que mi abuela me dé

mucha fuerza y hoy no me vaya por una bechamel,

me daría mucha tristeza.

Carmen, ¿le pondrías algún nombre a tus croquetas?

Croquetas que ojalá estén buenas.

¿De qué son tus croquetas? Vale, la primera

es de merluza con el pan rallado típico y se me rompió un poquito

que el maestro dijo que eso era bueno.

Ah, vale, me quedo más tranquilo.

La de en medio es de gambas con curry y el rebozado

es de panko y las de al lado son de cebolla

y el rebozado es de anacardo.

Por eso has hecho tres y nos privas a alguno de comer

una de ellas. Se me ha quemado la cuarta.

¿Cómo? Ah, que se te quemó.

Madre mía, estoy supernerviosa.

Bueno, se te quemaron más, eh. Sí.

Vale, es que dices que se te quemó una.

Una era calcinada, otra era un poco tostara.

Ay, madre mía.

Sí, sí, bueno, Carmen, no pasarán a la historia

del mundo de las croquetas, ya te lo digo yo.

¿Qué ocurre cuando se fríe con frutos secos o con quicos?

Que si todo lo pones con quicos

o con frutos secos, es posible que se te queme.

Pero si mezclas con pan rallado, lo puedes freír mejor.

En mi casa las dejo como muy líquidas y dije:

"Les pongo más harina" -Las croquetas, esta elaboración

queda muy parecida a la pastelería.

No hay que alterar la receta porque se hubiera enfriado

y no te hubiera quedado este... semimasacote.

Creo que tienes un gran potencial para la cocina, pero confía en ti.

Si no lo haces, de ahí no saldrá nada,

así que, te di un delantal para algo.

Es verdad que soy una persona insegura, pero estoy cogiendo

el punto a estar a diario al pie del cañón

y eso viene bien para espabilarse porque yo soy muy pava.

Me dio más caña a mí que a vos o sea, tranquila.

Osiris, un nombre a tus croquetas. Croquetosas.

Como oso, pero croquetosas.

El producto que me tocó fue chorizo y la hice

con cebolla roja, hice morcilla con cebolla blanca

y queso manchego con frutos secos.

¿Qué te pasa? Te veo apagado. Me parece raro que me mandaran

a la eliminación, pero bueno. -Hostia, verás tú.

¿Te ha sentado mal? No, ha sido un poco raro,

pero bueno. Carlos, por alusiones.

Creo que es un tío fuerte y si es fuerte, a la palestra.

Y te lo quieres quitar de en medio. Claro.

Ah, bueno, ya está. Eh, estrategia, resuelto.

Claro. Me parece bien en un concurso.

Se viene a jugar, claro, vamos a probar.

Carlos, qué ha cambiado para que antes hayas dicho:

"Sé que lo hará bien" y ahora digas:

"No, me lo quiero cepillar". Las estrategias no se cuentan.

Vale, vale. Bueno, Osiris, has hecho

una croqueta rica, no te complicaste mucho

en la variedad del relleno.

Se nota que lo dominas, lo has hecho alguna vez,

pero no es la croqueta de Francis. Obvio.

-Sí, a mí la croqueta que más me gusta es la de morcilla,

está equilibrada, el crujiente está fino,

has trabajado suelto, te vi muy sobrado de tiempo

y hay una estrategia ahí que saben dónde apuntar.

Carlos, creo que no te funcionó el jueguecito.

Tiempo al tiempo. (RÍE)

Carlos me parece un poco gallina, se la tengo guardada,

coleguita, Carlos... Te la tengo guardadita.

Gloria, cuéntanos. Las baby croquetas.

Sí, porque son pequeñitas de bacon, champiñones y queso.

Estas llevan un rebozado

de pan rallado con perejil,

las segundas son de bacalao, les he metido eneldo picadito

y las terceras, de pollo.

Las últimas son de harina.

Fíjate, qué pena, la que menos me gusta

es la de la harina. La de la harina,

queda más dulzona. Y sin embargo, estas dos

me gustan mucho el sabor.

Y me gusta la textura, me gusta cómo están hechas,

se ve que tus hijos las deben disfrutar en casa mucho

con lo cual, felicidades. Gracias.

-A mí me ha gustado verte trabajar porque trabajaste con mucho respeto

hacia un bocado humilde, sencillo como son unas simples croquetas,

pero no son fáciles de hacer. Eres una contrincante dura,

difícil para tus compañeros.

Dejo a un lado ya la cocina de casa, arriesgo, aprendo

y que se note que voy subiendo cotas de la montaña.

¿Vale? Llevas razón en lo que has dicho,

pero también en otra cosa que no le has dicho

porque te acuerdas la semana pasada que te comparaba

con Mari, la cochina, bueno, dejaste hoy las cocinas

que no te las has encontrado así ni al principio,

así que, gracias, Gloria.

Cuando estás en tu casa me gustan las cosas organizadas,

es importante porque una cocina "guarrripelosa"

eso ni es cocina ni nada y cuando vi allí todo,

mis croquetas hechas y todo limpio, digo:

"Qué a gusto me quedé", y Pepe

con lo de María, la cochina, quién será.

Valentín, cuéntame, ¿tú estás satisfecho?

Diría que sí, me he visto

siendo yo cocinar más organizado y más seguro.

De hecho, si les pusiera nombre sería de menos a más.

Las de la izquierda son de setas con cabrales

y el rebozado es de panko. Las de en medio son morcilla

con quicos y el rebozado de quicos y las de la derecha

son de cecina y bacon y el rebozado de anacardo.

Vamos a probar.

Creo que las croquetas van como las definiste,

de menos a más, no de izquierda a derecha, al revés,

invierte los términos porque la que más me gusta

es la de la izquierda, la del centro no está mal

y la de la derecha, un poquito menos.

A mí me ha sorprendido el resultado de tu trabajo

porque la presentación es buena y el acabado es más que aceptable,

enhorabuena, hay que trabajar,

pero está bien. -Gracias.

Tengo que decir que eres el primero de los cinco que elegí

que está haciendo lo que me gusta.

Gracias. Que es conectar conmigo,

evolucionar, luchar, ponerle espíritu, ponerle ganas,

un poco de actitud y no decepcionarme,

que al final, no me decepcionan

a mí, sino que la decepción es para uno mismo.

Estoy muy contento que vean evolución

y espero poder seguir teniendo

evolución en seguridad, en cocinado, en limpieza, en orden.

Bueno, Aleix, ¿el nombre? Mejor si no te toca pagar.

Sí. Ah, sí.

Porque la materia que usé es una materia cara,

muy buena y son grandes.

-Creo que son de kilo y medio,

esas son para comer una familia entera.

¿Las habías hecho antes? Nunca, las primeras estas

son de carabineros con cebolla roja,

carabineros y encima un puntito del jugo de la cabeza,

el rebozado es de panko. Las de en medio son cigalas

con almejas gallegas y el rebozado

es de ajo y perejil con un poco de pan.

Y las últimas son de jamón ibérico con queso azul y el rebozado

es de quicos. Creo que me la he jugado un poco

con los ingredientes porque nunca hice croquetas

y, bueno, espero que os gusten mucho.

Tienes calidad y se te ve que tienes mucha soltura,

un poco más de espacio, pensar un poco más y para delante.

-Muchas gracias.

La verdad, se ve que tienes pasión por la cocina,

te gusta mezclar sabores, arriesgarte, te has tirado

en plancha desde 200 metros sin hacer una croqueta en tu vida

y no lo has hecho mal del todo. Muchas gracias, chef.

Hay una pequeña sobreactuación tuya personal porque hacer

unas croquetas de almejas y cigalas yo tengo que notar

las almejas y cigalas que para eso las pago.

No tienes por qué hacer cada prueba intentar demostrarnos

que tú le sabes o quieres más que ninguno.

Asimila los conceptos, atempérate porque entonces será

cuando empieces a cocinar muy bien y muy serio.

Pues sí, creo que es un trabajo que no te hace bien.

Cuando presentas este trabajo sin haber hecho nunca una croqueta

y pretendes hacer una croqueta de cigalas con almejas,

caray, eso es pretencioso. He visto esos productos ahí

y he pensado: "Quiero sorprender, haré unas croquetas increíbles"

y me la jugué un poco bastante.

¿Les pondrías algún nombre a tus croquetas?

Croquetas de la amistad porque a mis amigas

les gustan mucho las croquetas. ¿De qué sabor las sueles hacer?

Hice croquetas una vez y esta es la segunda.

¿De qué son? Las de la derecha son de jamón

con huevo duro, las del medio son de pollo y las de la izquierda

son de quesos y los rebozados son de pan rallado

todos de base, las del medio solo pan rallado,

las de la derecha almendra y las de la izquierda, quicos.

Sé que son irregulares, la fritura no es uniforme,

pero espero que el sabor esté bien.

Eso significa que estás medio contenta.

Significa que estoy medio contenta.

Bueno, Sara, creo que son muy irregulares en el sabor,

la hechura, la fritura... Te veía desde aquí y dudas

con las masas, están muy líquidas, te cuesta rebozarlas mucho

y las pasas del huevo a la harina y la coges y la pasas por el huevo,

eso es que tiene defectos y eso se refleja en el sabor,

en el gusto, croquetas que te dejan que dices: "Jolín,

las hicieron deprisa y corriendo".

Muy dudosas.

Tienen un fallo de punto de sal y tienes un fallo de fritura.

Sí, creo que también dentro del mismo plato

que, por cierto, es como un plato combinado de croquetas,

que no lo veo como muy así... Bonito.

Realmente, el problema es que no entendemos cómo

a estas alturas no ponéis sal a las cosas.

Yo, Sara, intentaré no ser...

Malo porque podría ser, terriblemente, malo

y no creo que haga falta ser tan malo

porque sabía que serían

justas, pero al probarlas son terribles.

Y con una masa que tengo poca, la paso por aquí y por allá,

al final nos queda un rebozado muy gordo que encima emplatar

las tres en el mismo plato con sabores indefinidos

que a la que la rompemos un poco todo parece lo mismo

y lo tengo ahí roto, no me parecen croquetas.

La verdad, no sé qué pasará porque la valoración de Laly

y la mía fueron similares y ojalá no sea yo quien me vaya.

(SUSPIRA)

Llegó el momento de decidir quién es el eliminado

de esta noche, pero antes

vamos a despedir a nuestro invitado.

Francis, gracias por venir y, sobre todo, por traernos

esas maravillosas croquetas de homenaje a tu madre,

así que, va por doña Marisa.

Un placer, vuelve cuando quieras, esta es tu casa.

Y déjanos unas croquetitas para cenar

porque las nuestras van a ser que no.

Gracias, mucha suerte, chicos. -Gracias.

(Aplausos)

Qué reto más difícil, ponernos a la altura de la madre

de este señor y de él

que hace las mejores croquetas de España.

Pero estoy satisfecha con mis croquetas,

espero que no sean las peores ya con eso me salvaré.

¿Vamos a ello?

Yo creo que va a estar entre Laly y Sara.

Natalia, ¿qué te pasa?

Que me da mucha pena, esto está claro que es un juego

y sabemos a lo que venimos, sabemos que todas las semanas

se irá alguien, pero es que somos una familia.

Entonces, fastidia decirle adiós a alguien.

Lo tenemos.

Ahí vienen, ahí vienen.

La palabra croqueta viene del francés "croquette"

que imita el sonido que se produce en boca

cuando algo gruje, es decir, que si una croqueta

no es crujiente, no es una croqueta.

Ha habido tres aspirantes que nos han conquistado

con sus croquetas tanto por el sabor

como la textura de la bechamel y el acabado.

Osiris, Gloria y Valentín.

Habéis hecho un buen trabajo

aunque sabéis que podéis hacerlo algo mejor.

Estáis salvados, podéis subir a la galería.

(Aplausos)

Bravo.

-A Carlos se lo voy a poner "very, very hard",

se va a enterar de lo que vale un peine.

Qué pasa, tío. -Aquí estamos otra vez.

-Aquí entre hombres bien rodeada. bien rodeadita de hombres.

Carmen, Aleix, un paso al frente.

Vuestras croquetas son un poco quiero y no puedo,

uno se pasó, el otro se quedó corto.

Queremos evolución en tu caso, Carmen, seguridad,

y actitud es buena, pero seguridad. Y tú, Aleix, defínete,

o es un mucho o es un poco, yo quiero un término medio.

OK, chef. Enhorabuena, porque seguís

una semana más en "MasterChef". -Bien.

-Bravo.

(Aplausos)

Aunque tenga muchas ideas en la cabeza porque soy

muy creativo y quiero innovar y hacer y hacer, vamos

pasito a pasito y las brutalidades

van a llegar poco a poco.

Venga, vamos, Sara.

Sara, Laly, las dos partíais en este reto en puntos,

totalmente, opuestos.

Sara, has reconocido tu falta de experiencia

porque solo habías hecho una vez croquetas.

En cambio, tú, Laly, nos dijiste que las habías hecho

más veces, pero en ambos casos el resultado fue muy parecido.

Nos ha costado mucho tomar esta decisión, pero es cierto

que unas tenían un punto más de sabor que las otras.

Por tanto, el aspirante que no continua en las cocinas

de "MasterChef" es...

Sara.

No me lo creo.

-Bien, bien, de puta madre.

-Ay, Sara.

Laly, te has salvado por una raya muy fina.

Puedes subir a la galería. Gracias, chef.

Yo había dejado casi todo y aposté tanto por "MasterChef"

porque hay trenes en la vida que pasan una vez

y que no se pueden comparar con nada

y bueno, es muy pronto

y me hubiera gustado quedarme más, pero es lo que hay.

Bueno, Sara, nos da mucha pena tener que decirte adiós

porque sabíamos que lo dejaste todo por estar en "MasterChef",

¿qué te ha pasado? Porque cocinaste caótica.

No voy a intentar justificarlo, simplemente, si no ha salido bien,

pues ya está. Estoy muy feliz de haber podido estar aquí,

de haber conocido a todos ellos, me hubiera encantado quedarme,

pero gracias por darme la oportunidad, Pepe,

y a vosotros también, ha sido muy breve, muy, muy breve,

pero ojalá aprovechéis la oportunidad todo el mundo

y le echéis la pasión que yo le hubiera echado

y ojalá que tengáis la oportunidad

de quedaros aquí hasta el final y ya está.

(Aplausos)

-Joder, tío, igual prefería que se fuera otra persona,

alguien que no tuviera

tantas ganas como ella de estar aquí.

Sara, llegó el momento de dejar tu delantal,

muchas gracias y mucha suerte. Gracias a vosotros.

Y a vosotros.

Grande, Sarita.

-Venga, Sara. -Bravo, Sara.

(APLAUDEN)

Adiós.

(Aplausos)

Al final, "MasterChef" es un sueño para cualquiera,

todos dicen que es duro y te haces a la idea,

como en todo, que lo es, pero hay que vivirlo para saberlo.

Aquí he sido muy feliz, así que intentaré seguir buscando

por ese camino a pesar de perder mi oportunidad de seguir aquí.

Los aspirantes vieron que nada es sencillo

en las cocinas de "MasterChef" la exigencia es máxima

y no nos conformamos con el aprobado,

buscamos el sobresaliente.

Volvemos en siete días con tres nuevos retos

para ponerlos a prueba, mientras, ya saben, pónganle..

(TODOS) Sabor a la vida.

(Aplausos)

Bienvenidos a mi maravillosa provincia, Toledo.

Vamos, chicos. -Venga, niños, rapidez, rapidez.

¿Por qué está rojo? Pusimos un poco de jugo

de carabinero. Esto es otro plato

no es la receta original. Te vas a casa, ponte las pilas.

Ataca el postre y deja el carabinero.

Oído, chef. Venga, quiero sacar este plato

como un cohete. Hay que montar la directa

que si no, no llegamos. -Cualquiera dice que no.

He visto ya cosas que no había visto nunca,

limpiad cocinas y haced lo que os dé la gana, me voy.

¡Ah!

Aspirantes, cada pareja elaborará un plato con nueces.

¿Cómo que te dejaron solo? Sinceramente, me la suda.

(RÍEN) Vaya par de dos.

Igual las dejé sosa. -Sosísima.

-¿Ves? Arréale tú, que yo soy muy sosa.

Jamás hubiese hecho yo ese postre. Creo que tardaré años

en tragar el bizcocho.

Esto está pegado porque es una plasta.

No sabéis hacer nada más, ¿no? Desastre, muchas gracias.

El aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 2

MasterChef 7 - Programa 2

02 abr 2019

Los aspirantes de 'MasterChef' se enfrentarán a un reto de repostería casi imposible: Elaborar una croquembouche. El repostero Paco Torreblanca les retará a elaborar una espectacular croquembouche, una tarta típica francesa que ningún aspirante ha conseguido replicar a la perfección.

En la prueba por equipos viajarán a Peñíscola y prepararán un menú con productos de la tierra para 150 invitados. Además, recibirán los consejos del chef castellonense Miguel Barrera (una estrella Michelin) y de Maribel, exaspirante de la primera edición

Intentarán seguir una semana más en el talent culinario elaborando una ración de croquetas con la ayuda del chef Francis Paniego (dos estrellas Michelin). La ganadora de la última edición de 'MasterChef Celebrity', Ona Carbonell, también cocinará en esta prueba

ver más sobre "MasterChef 7 - Programa 2 " ver menos sobre "MasterChef 7 - Programa 2 "
Programas completos (13)

Los últimos 185 programas de MasterChef 7

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. mirna rodriguez

    Me encanta el programa, los he visto todos desde Culiacan; Mexico

    16 jul 2019
  2. Nicole

    Buena la música de Avengers:Age of Ultron desde el minuto 1:36:44 y la de Interstellar cuando los del Equipo Rojo se disculpan en el comedor. Buena elección de banda sonora. En mi opinión, talvez puedan usar música del videojuego Kingdom Hearts para algunos momentos así.

    28 abr 2019
  3. Adela

    El arte de coxinar no a cualquiera le va!!!. Es la primera vez que participa una persona morena Arriba Osiris!!! Saludos desde Granada, Nicaragua!!!

    21 abr 2019
  4. Cesar

    Alguna idea xq no está el programa 4

    21 abr 2019
  5. Jess Andrade

    En lo personal también pienso que aunque me encantaba Eva ahora se maneja mucho mejor la dirección y la presentación del programa únicamente con los 3 jurados.. me encanta el programa en especial me enamoré de la edición España. Saludos desde Ecuador

    20 abr 2019
  6. Lilo

    No se me escucha el audio de los programas, solo pude ver el primero, luego los siguientes ya no tengo sonido, que puede ser,?

    19 abr 2019
  7. Isis

    Me encanta el programa ,estoy esperando que conforme pasen los programas vea en acción la idea de los mentores porque así como va, se van eliminando normal a menos que sea que con el ganador gane el mentor pero seria aburrido así bueno es mi humilde opinión

    18 abr 2019
  8. Nicky

    El temilla de fondo de cuando empieza a cocinar el equipo Azul me suena muy familiar...Alguien sabe de donde es la musica esa?

    16 abr 2019
  9. Pamela

    Qué lástima que ya no esta Eva, me encantaba su energía positiva y la ropa que llevaba siempre ufff!! En fin, que pena su ausencia. Por lo demás, bien, aunque no le veo el caso a hacer los equipos.

    06 abr 2019
  10. jaime1409

    tanta promoción de los tres equipos y en el segundo episodio voló la idea

    03 abr 2019