MasterChef 7 La 1

MasterChef 7

Martes a las 22.40 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5286299
Para todos los públicos MasterChef 7 - Programa 12 - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

Aspirantes, cocinaréis con vuestros familiares

vuestro postre favorito.

Ay, hacer roscos con la mami en "MasterChef".

-¿Valentín? -Perfecta.

-¿Así? -¿Está buena, salió guay?

-Oh. -Ah, eres el catador, quien cata.

-¿Hace falta más cantidad?

-Yo de postres... No sé, más azúcar.

-¿Así, mi amor? -Sí, un poco quemado.

Aquí huele a chamusquina. Qué horror.

Uf. Sí, se me quemó un poquito.

Un poquito dice. Apa, apa.

Madre mía. Jordi.

Esto es un torrezno. El postre está de diez,

equilibrado, crujiente, sabroso, bueno.

Gracias. -Enhorabuena, mi vida.

-Te quiero. -Eres la mejor.

Si queréis ser semifinalistas vais a tener que sudar y mucho.

Nos vamos a dejar la piel. ¡Pepe, tu equipo quema la clínica!

¡Ayuda, fuego! -Ay, que se les quema.

Oh. La que tenéis aquí liada.

Mirad las carrilleras, mirad. -Qué pintón.

Vais muy mal de tiempo, las elaboraciones no están hechas.

Vamos fatal. Oye, ¿puedo sacar el postre?

Tú saca tu postre que esto no tiene sentido alguno,

lo cancelamos y no sale. Déjalo.

Aspirantes, como veis, tenemos una ruleta

con 30 campanas, identificaréis qué ingrediente

es a través del olfato.

Vino blanco. Bien.

Ay, huele a sangre. Pues no.

Vamos. -Vamos.

-Ánimo. -Ah.

-Cuidado. -Por favor, qué horror.

-Samira, no pierdas un minuto. -Estoy pensando.

-Pues piensa moviéndote.

El aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es Samira.

(Aplausos) Venga, Samira.

(Aplausos)

(Sintonía)

(Música)

Ay, la caja y una caja ellos también.

-Vaya cajacas. -Es grande.

Buenas noches y bienvenidos a la semifinal

de la séptima edición de "MasterChef".

Caja pequeña también. Cinco aspirantes

entran hoy a estas cocinas pisando fuerte para dejar claro

que no quieren quedarse a las puertas de la final.

(ALEIX) Semana 12, uf. Buenas noches, aspirantes.

Bienvenidos a la semifinal de "MasterChef VII".

(APLAUDEN)

Aitana, qué significaría para ti llegar a la final.

Todo, todo, de verdad, no me lo quiero ni imaginar,

ay, joder, Jordi, no me hagas estas preguntas ahora

que si no... Si no, no te cocino nada.

Se pone más nerviosa. Carlos, tuviste claro

que aquí se viene a competir. Desde el principio

me visualizo en la final. -Es que no tiene abuela este.

-Es como corres una competición, si no piensas en ganar, no ganas.

¿Y quién crees que no llegará a la final?

-Aitana. -Me quiere mucho.

Le acabas de cortar el bueno rollo que traía.

Qué va, no me corta nada yo soy positiva por naturaleza

y a mí lo que diga...

Me voy a callar a ver quién cocina mejor o peor.

(RÍE) Teresa, sé que tienes ya

a tu "dream team" para la final. Tengo varios "dream team",

sí, pero la verdad, que sí. Dime uno de ellos.

Sería muy emocionante una final Valentín, Carlos,

tendría mucha chicha,

porque a mí me gustaría ver pique.

Me parece bien. -Siempre pienso que una final mía

estaría muy guay con caballito. Ah, con Aleix, con Aleix.

Igual te lo dejaba trasquilado, Jordi.

-Soy indomable, no me monta nadie, hombre.

Aleix, tú, qué opinas. Hay que darlo todo

que si no, te adelantan por la izquierda, derecha,

por cualquier lado. Por cierto, Pepe,

¿cuántos aspirantes de tu equipo tienes en la semifinal?

(Risas) Qué malo, qué malo.

Te diré una cosa, estoy encantado con mi equipo

porque están todos en el mercado laboral, trabajando.

(Risas)

Y tú tienes a todos estos zánganos aquí todavía.

Di que sí, Pepe. ¿Y qué harás aquí en "MasterChef"?

Pues me uniré a algún equipo, seguro.

¿Ah, sí? -Al nuestro, Pepe, al nuestro.

Al nuestro. Me iré con Samantha.

(TODOS ANIMAN)

Muy bien, Pepe, te queremos, te queremos.

¡Vamos! Vamos, Teresa, vamos, Carlos.

Somos el "dream team". -¡Bien!

Hombre qué alegría, Pepe cuando se vino con Samantha,

es que los amo, a Jordi, también, últimamente,

le estoy cogiendo, pero muy poquito, cariño,

pero a Pepe y Samantha, uf, son mis top.

Como veis, en este reto

os enfrentáis a dos cajas misteriosas.

Ya. -Sí.

A la de tres, levantadlas todos a la vez.

Ay, Dios. Una, dos...

Y tres.

(GRITAN)

(AITANA) 1000 euros. -2000 eurazos.

-Qué guay. -Mira qué guapo salís.

(RÍE)

El mejor de esta prueba como recompensa por llegar

a la semifinal, disfrutará de 2000 euros

que aporta nuestro patrocinador de electrodoméstico Bosch

para que lo destine a enriquecer su formación

y habilidades gastronómicas.

Muy bien. -Qué guay.

Carlos, ¿no crees que va siendo hora

que ganes alguna recompensa? La final, esto para Valentín.

(Risas)

Me parece bien. -Esto se lo doy a Valentín,

toma, Valentín, esto se lo regalo yo.

-Encantado, es que como nunca me han regalado nada,

me lo tuve que currar, sé lo que cuesta esto,

así que, encantado lo recibo. Hoy mi objetivo es la final

y de ahí no me mueve nadie porque siempre voy paso a paso

y de momento, me fue bien, aquí estamos, programa 12,

así que, iré focalizado en la final

y que nadie me desvíe, Carlos, sobre todo.

Aspirantes, para conseguir

esos 2000 euros tenéis que ser el mejor y como imagináis

lograrlo no será nada fácil. (RESOPLA)

Para daros alguna pista de la complejidad de la prueba,

vamos a recibir a un invitado a la altura

del programa en el que nos encontramos.

A ver. Desde el restaurante Akelarre,

en San Sebastián, con tres estrellas Michelin,

don Pedro Subijana.

Ole. -Joder.

Estamos rodeados.

(Aplausos)

Hola. Qué guapo.

Hala, un maestro.

Hola. -Hola.

Pedro, buenas noches y bienvenido de nuevo,

a las cocinas de "MasterChef". Bien hallados, sabes que os veo.

¿Sí? Ay, qué nervios. Hace ya 43 años, Pedro,

creaste la nueva cocina vasca junto a Juan Mario y más cocineros,

¿cómo cambiasteis las reglas del juego?

Porque éramos un poco insensatos, teníamos el ardor guerrero

de la juventud que creíamos que cambiaríamos el mundo

y nos lanzamos e hicimos cosas sin saber qué hacíamos.

Qué bien nos vino a todos, gracias.

Y seguimos en la guerra. Sí.

Y, Pedro, en qué cambió la cocina española

en estas cuatro décadas. Ha cambiado, totalmente,

respetando porque siempre se mantuvo ese respeto

a lo que heredamos, pero modificándolo todo

y, sobre todo, libre, suelto, sin cadenas, sin corsés.

A mí me parece que la cocina ganó mucho, pero ganó

ser el origen de la revolución que ha habido en el mundo después

porque se han mirado en lo que pasaba en España.

-Orgullo español total.

Nuestros aspirantes buscan en "MasterChef"

comenzar una carrera como chefs. ¿Qué crees que es lo primero

que debe aprender un cocinero?

Lo primero es ser limpio, ordenado, curioso.

Y pensando que esto es una carrera

que mira aquí yo tan anciano ya, cuando en mi casa digo:

"Esto se hace así y así". -"¿Para siempre?"

-"No, hasta encontrar algo mejor".

Pedro, los aspirantes están muy nerviosos

y aunque te escucharon, atentamente, sé que no quitaron ojo

a esta caja misteriosa. A la caja.

-Madre mía, será un plato suyo

y habrá que replicarlo, me lo huelo.

(SE SORPRENDEN Y RÍEN)

Oh. Qué maravilla de plato.

Hombre, no vale. Espectacular.

No vale. -Oye, esto es trampa, ¿no?

El emplatado es increíble. No esperamos menos.

Ay, a ver, a ver. Aspirante, sé que os encantaría ver

el impresionante plato que nos trajo Pedro Subijana.

¿No lo veremos? Porque lo replicaréis en este reto.

Madre mía. Pero por primera vez

en la historia de "MasterChef", vais a hacerlo sin verlo

ni probarlo. ¿Sin verlo?

-Pero sin verlo. -¿En serio?

Y tampoco tendréis la receta. ¿Entonces?

Fácil, ¿no? Madre de Dios.

No... Nada, fácil.

Sin verlo. La única guía que tendréis

para hacer este plato es... Vuestro instinto.

Una crítica gastronómica.

Una crítica gastronómica. Y nadie mejor para describir

este plato con sus palabras que una de las 10 personas

más influyentes de la gastronomía española,

miembro de la Real Academia de Gastronomía y pionero

de la crónica gastronómica en nuestro país con su blog

"Cuaderno Matoses". Adelante, Matoses.

(Aplausos)

(TERESA) "Hello".

Qué tal. Qué guay.

El mejor trabajo del mundo, imagínate dedicarte a comer,

a probar platos de primera categoría,

platos Michelin y hacer críticas sobre ellos,

es la pera ese trabajo.

Buenas noches y bienvenido, de nuevo, a "MasterChef",

Borja, cómo estás. Muy bien y contento de estar aquí.

Y nosotros también. Si este señor viene

a nuestro restaurante, ojo, cuidado.

¿A qué edad comenzó tu gusto por la buena comida?

Muy pronto, a los seis, siete años, mi madre era profesora de cocina

y yo tenía al alcance recetas que no tenía casi nadie alcance

y luego, empezando a ahorrar para ir a restaurantes

desde muy pequeño. -Qué guay ser crítico gastronómico.

¿Qué debe tener un plato para que te impresione?

Sobre todo, una excelencia técnica y luego, una historia,

ya sea producto o la personalidad del cocinero,

pero algo que sea honesto. -Muy bien.

Nuestros aspirantes tienen que replicar en este reto

este espectacular plato que ves.

Van a tener que hacerlo basándose, únicamente,

en escucharte recitar tu opinión.

¿Te atreves? Me atrevo.

Oye, a lo mejor vemos algo.

Si lo prueba, podemos ver algo. -Déjanos ver algo.

¿Qué es eso? No veo un pimiento de lejos.

-Este debe tener el paladar más fino que madre mía.

-Está muy bien, Pedro.

-Ahora dice: "Para ser un marmitako,

no lo parece". Adelante, te escuchan, atentamente.

Bueno, es un plato que representa muy bien la primavera

porque es una flor, elemento primaveral por excelencia

y tiene varios elementos, el ingrediente estrella

es el guisante lágrima, los pétalos son como una mahonesa

con clara de huevo. -Ay, qué rico.

-Luego, los guisantes lágrima que se disponen entre los pétalos

y complementando estos hay unos puntos de emulsión

de remolacha que le aporta la parte terrosa

y en el centro, el polen de la flor,

es una yema de huevo, la salsa natural que mejor liga.

En este caso, una emulsión de soja

lo que le aporta una parte de umami.

Debajo de esa yema hay un crujiente de patata

con casi a modo de decoración, unas emulsiones de huevo frito.

-Ay. -Tanto de la puntillita

como de la yema. En definitiva, es un conjunto

muy estético, muy fresco, muy académico y buen humorado.

Madre mía. Una pregunta, la yema

que la veo con ese color que tiene más tostado,

¿es natural o curada? Está curada en la soja.

En la soja. Vale.

-Ya me olvidé de todo, tengo memoria de pez.

Aspirantes, creo que Borja ha sido muy descriptivo.

Más o menos. Yo lo entendí, perfectamente.

Hasta yo he entendido mejor mi plato.

Ha dado muchas pistas. habló demasiado.

La verdad, Borja se ha portado bien

y nos dio una descripción muy buena y algo podemos intuir.

¿Os acordáis que os queda una caja misteriosa por descubrir?

Sí. A la de tres, levantad las cajas

todos a la vez. (RESOPLA)

Una, dos y tres.

Madre mía. -Hala, todos los ingredientes.

-Eso es. -Pues muy bien.

¿Y esto dónde va? Acabáis de descubrir

los ingredientes con los que replicaréis

el plato de Pedro Subijana. Pedro, ¿les puedes dar

algún consejo a los aspirantes?

Pues que con todo lo que explicó Borja

que casi ha hecho una fotografía del plato

ya no es tan difícil como yo al principio pensaba,

entonces, dentro de eso, la interpretación de la cocina

hoy en día se debe mucho a la imaginación

de cada uno que igual resulta que me descubren una nueva forma

de presentar esos ingredientes

y tenemos que contratar a uno de ellos.

-Diferente seguro.

(SONRÍE)

Borja, gracias por venir y hacernos esa crítica

tan estupenda, muchas gracias, nos vemos, hasta luego.

(Aplausos)

Maravillosa la descripción

del plato, pero tengo una imaginación

bastante... Bastante loca, entonces, a ver si me centro

y no empiezo a flipar mucho que tengo tendencia a flipar.

Ahora, sí, aspirantes, contáis con 75 minutos

para replicar el plato de Pedro Subijana.

Muy bien. Y recordad que están en juego

2000 euros para el mejor en este reto que aportan

nuestro patrocinador de electrodomésticos Bosch.

Como no tenéis que entrar al súper,

el tiempo comienza en tres, dos, uno, ya.

Vale. -A ti te veo luego.

(TERESA) Emulsión de claras, ahí.

Bueno estás que traigas este plato complejo, es técnico, estético

porque estamos en semifinal. Sí.

Tienen que entender ya cómo se construye un plato

pensado por un maestro de la cocina.

Tiene la gracia de entender cómo interpretan un plato

del que se contó todo con sus los ingredientes,

pero cada uno con su imaginación lo hará algo distinto.

Cómo tiene que quedar, ¿estará ya? Estoy nerviosa.

Dinos cómo se hace. Es una mayonesa

hecha con clara de huevo, una vez emulsionada la extendemos

en un silpat y la cocemos al vapor

unos segundos y se cuaja.

Cuando el crítico empezó a explicar cómo sería la flor

al decir que era una emulsión de clara de huevo

yo me imaginé una mayonesa

pero de clara de huevo y luego pensé que mejor al horno

cuajada para hacer los pétalos, si no, no los haces.

Hala, al hornito. -¿Te quedan burbujas, Valentín?

-Muy pocas. -A mí mogollón,

me da que no será bueno.

Y luego, la yema encurtida sacas la yema y...

La metes en... En soja, cuánto tiempo.

Una hora por lo menos y ahí se queda bien cubierta.

Y la sal hace que la ventana

exterior quede más dura. Eso es.

Huy, huy, drama.

(VALENTÍN) Esta prueba al tengo que ganar yo

y entrar en la final con la alegría

de haber ganado la última prueba individual

antes de la final. -Jolín, se rompen todas,

qué me pasa hoy, qué desastre.

Y esa emulsión de huevo frito que es una yema y una clara,

¿cómo la haces? La yema es yema, una pizca de limón

y de sal envasada al vacío y cocida al vapor.

Y la clara son claras fritas como el huevo frito hecho puntilla

y después trituradas con un poco de patata.

Una "parmentier" con esas claras. La otra, la puntilla de patata

esa no la servimos en este plato, la servimos como aperitivo sola

y le llamamos huevo frito con patatas y jamón.

(ALEIX) Estoy en la semifinal, hay esos nervios dentro

que me comen porque por dentro es la final de "MasterChef",

ya todo dentro, pero ahora aquí, los aparto, cocino, disfruto

y que salga algo muy bonito porque en una semana 12

solo puede ser algo excelente.

(TERESA) Ahí vamos.

(VALENTÍN) Que no se nos quede el almidón porque es la parte

que va a cuajar, que me lo sé yo esto.

-Valentín, cómo te van las florecitas.

-Genial, floreando. -Está bien, ¿no?

(AITANA) Hacer un plato sin verlo es para mí imposible

y yo soy poco creativa, entonces, intentaré concentrarme

en pensar en una flor preciosa primaveral y, sobre todo,

no mancharme que voy bien. Importante es ver

cómo en esas cabecitas la descripción de Borja

que fue soberbia. Ha hecho una foto.

Una foto, les ayudó demasiado. Veremos qué entendieron.

Ya lo tienes en el robot. -Lo meteré ahora,

pero esto ya está, ¿no? -No sé, yo no lo he metido.

Vamos a ver a Valentín. Hola.

-Hola, qué tal, cómo estás. -Muy bien.

-¿Nervioso o no? -Pues un poco.

-Cuéntame cuál es tu visión. -Tengo encurtiendo las yemas

y las quiero poner en medio que es el polen.

Debajo de ellas va almidón de patata y la propia patata y tal

y como tipo coral con jamoncito. Y qué más.

Buah, ya tengo miedo, unos petalitos.

¿Tú quieres llevarte los 2000 pavos, ganar este reto?

Hombre, por supuesto. A lanzar a Carlos.

Claro. Pues no quiero más miedos.

A por él, muchas gracias.

Qué bonito, me encanta.

Con un poquito xantana lo vamos a espesar.

-Como me haya quedado mal

Hola, qué tal. Qué concentración.

Es que ando a mil por hora

porque hay que hacer mil elaboraciones y estoy a mil.

Qué imagen visual tienes del plato. Creo que todos lo pensaron

como más redondo, más tipo margarita

y yo no pienso así, lo haré como más estilizado.

-Al final, la fotografía tiene mucho que ver

en la actualidad de la cocina desde el punto de vista estético.

Pero el problema es que tiene que replicar tu plato,

no interpretar tu plato. Gracias por este apunte,

ya me centro, es que no soy muy de simetrías.

-No pierdas... -No, no pierdo, gracias.

Bueno, estoy a la cola,

¿me avisas cuando termine? -Vale.

Si ves apasionante este reto, puedes encontrar

más contenido en el nuevo canal de YouTube,

de "MasterChef España". Además de entretenerte,

cada semana Marta Verona, Miri Pérez Cabrero

y Carlos Maldonado, te enseñarán paso a paso

las mejores recetas que los aspirantes cocinaron

en este programa.

Vale. -No me avisaste, bicho.

-43. -Gracias.

-¿Eh? -¿No me ibas a avisar?

-Perdón, perdón. -Esta me la apunto en la libreta

de Pepe, me la apunto.

Hola, Carlos. -Buenas don Pepe, buenas.

Carlos, cómo está, señor.

Aquí liados. Cómo lo llevas.

Muy bien, ahora pasaré la patata para hacer la emulsión de patata

con el almidón. -¿Y crees que la patata cocida

es la que tienes que sacar el almidón?

-No, la patata co... No. -No sé, no sé.

Carlos, hay cosas que no estarán bien hechas,

ya te lo digo. Vale, pero se puede rectificar.

Sí, pero eso tiene que ser un sabio

Mierda, tío, por qué se ha salido.

Carlos cómo va. Cogió unas patatas

y las coció en vez de licuarlas. Está tamizando la patata

con la licuadora, a ver qué sale.

Lo mismo saca una textura nueva y nos enseña algo.

Siempre tengo la esperanza de aprender.

Siempre. Aquí no sale nada, tío.

Me quedé tan bloqueado que no sé qué hacer con la patata

iba a hacer hasta patatas fritas.

Caray con el almidón.

Estoy más perdido que el barco del arroz.

Uh, cómo sabe a patata.

Hola, Pedro. -Hola.

Cómo lo tienes. Muy bien, ahora me ponía a hacer...

Esto no, lo repetiré, se me cuajó mucho la yema

y la repetiré. -Ah, es la yema.

Muy bien. No, claro, esa está ahí,

pero la repetiré. ¿Por qué te quedó así?

Por cuajarla mucho tiempo.

Ya O mucha temperatura.

Hiciste la escuela online de "MasterChef"

y hay un capítulo de huevos, de su cocción.

De qué sirve la escuela online si no la usas, la aplicas,

si no razonas, cómo te imaginas la flor.

Me la imagino con la tortilla que voy a hacer puesta por debajo,

encima pondré las yemas que están aquí macerando.

Encima de dónde. La tortillita que haré

como si fuera el centro del polen de la flor.

Y luego, las... Los pétalos. Los pétalos.

Que alternaré uno grande con uno pequeño.

(PEDRO) La idea está bien cogida. Eh, vámonos.

Muchas gracias, Pedro, un placer, gracias, Jordi.

Es que ya no me acuerdo de la descripción de Borja.

Aspirantes, habéis consumido 45 minutos,

os quedan solo 30 minutos. (TODOS) Oído.

A alguien se le abrió.

Buah, buah, qué bien. # Va a ser un dramita. #

Como un crepe.

Hala, fíjate qué tortilla va a hacer.

Creo que eché mucho, eché mucho.

Eh, esto me lo enseñó "MasterChef", me hace "ilu".

-Voy a hacer otra, hacer otra porque esto no me vale.

Voy a hacer así y luego, lo corto.

-Vale, cortapastas.

Está crujiente.

Siempre me ha dado miedo freír huevos fritos,

mira qué tontería, pero...

Bien de puntillita que si no, no sabe.

Me cago en la leche.

Uf, qué buena pinta esto, por favor,

de la emulsión de puntillita.

-¿Emulsión de qué? -Puntillita.

Hay que venir aprendido de casa, Carlos.

-No te enfadas, mi alma.

¿Qué está haciendo en la sartén? Carlos tiene como huevo revueltos,

tortitas con nata y luego, le echa el agua a ese o clara,

una cosa que desastre de esas.

Más perdido que el barco del arroz, le costará llegar a la final.

Me da a mí. ¿Seguro?

Yo creo que sí, que está bien.

(TERESA) Dios, esto será un drama.

Es imposible hacer una emulsión con esto

porque se me ha cuajado lo más grande.

Está muy cuajada. Mira que se lo dijimos a Aitana

la baja temperatura, volvió a cocinar la yema...

A alta temperatura.

Esto con un poco más de yema lo conseguiremos.

Teresa coaguló mucho la yema y para darle textura más cremosa

ha añadido yema cruda. (PEDRO SONRÍE)

(TERESA) ¿Conseguiremos que reviva?

No sé cómo lo ves. Muy mal.

(RIENDO) Cómo lo va a ver.

Lo que tú haces es ese famoso huevo a baja temperatura

que hacemos a 62,5 grados y te queda cocinada, pero cremosa.

Sí, es una textura de una crema pastelera.

Ellos lo cocinan a más temperatura y es cuando les queda duro

y no sirve como crema.

Creo que hay un aspirante que ya cocina los guisantes.

¿Cómo los haces? Calientes.

Nada más, una gota de aceite, crudos, una pizca de sal

y calentar, tiene que estar crudo.

A un maltratándolos estarán riquísimos

porque es un producto tan rico. Complicado cargártelos.

Esto es una cagada que te cagas. -¿Qué plato uso, colega?

-Yo igual, no lo sé.

Aspirantes, últimos cinco minutos. Oído.

-Vamos, vamos. -Tengo que poner esto en la manga.

Buah, qué bonito.

Más primaveral aquí, ¿no?

Me tiembla el pulso, Dios mío.

Cociné tranquila y ahora, de repente así.

(CARLOS) La madre que me trajo.

Qué chulos. (TERESA RÍE) Tres y tres.

-Se rompe la yema. -Se rompe la yema.

-Es que me tiembla todo,

Dios mío, estoy supernerviosa, qué horror.

-Por favor, por favor, por favor.

(TERESA) Vale, este aquí y ya está. Teresa se pasa de fina,

emplata los guisantes uno a uno con las pinzas.

Creo que nunca estuve tan nerviosa.

¡Por Dios, qué tensión, eh! -La tensión me la pones tú.

Aspirantes, último minuto.

Qué feo me quedó ese.

Dios, qué horror, es la peor prueba de nervios.

-Dos de clara, guisantes, brotes, remolacha.

Creo que lo tengo todo. Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno, tiempo.

Manos arriba.

Hacer un plato sin verlo es supercomplicado.

Es la prueba más difícil porque no sabes si estará bien

hasta que lo ves y el momento de verlo

y compararlo con el del chef es en plan, tierra trágame

porque seguro que será eso y su plato será espectacular.

Si quieres ser un auténtico "MasterChef" en la escuela

"MasterChef online" encontrarás una oferta imbatible.

Técnicas, trucos, cocina internacional,

de aprovechamiento y más de 260 recetas

de platos deliciosos que sorprenderán

a familia y amigos. Cocina con la escuela

"MasterChef online".

Qué nervios, por favor.

Ahora sí, empieza la cata.

Aitana, tú serás la primera.

Ay, es superbonito. -Gracias.

Muy primaveral.

A ver eso, a ver eso...

(TERESA) ¿Qué? No se parece en nada.

"Joer"...

Es una estrellita de mar el suyo, el mío es un...

Qué bonito, ¿eh?

Con tantos guisantes puestos así en montoncito digo:

"Van a decir algo seguro de los guisantes".

Y del plato, porque no tiene nada que ver

Cuéntanos, ¿cómo le llamas a tu plato?

Lo voy a llamar Lorea,

que quiere decir "flor" en euskera.

Porque la de Pedro Subijana no es.

Veo aquí esas yemas tan grandes

que parecen yemas de Santa Teresa.

¿Cómo te ha quedado eso así de esa forma?

Porque igual se me han cuajado un poquito demasiado,

me ha quedado más gelatinoso.

¿Otra vez se te ha cuajado de más?

Un poquito de más, sí.

Pero bueno, el resto yo creo que está bien.

Aitana, estás evolucionando. Oye, estoy evolucionando.

Y mira...

¡Hala! Ya que no me decía nada.

Ha trabajado limpio, ha probado.

Bueno, pues debemos probar, ¿no?

Si puedes probar algún guisante.

A ver. -Unos cien hay, ¿eh?

Lo que pasa es que están dispersos, parecen menos.

La prueba es complicada porque no lo has visto,

tienes que interpretar lo que ha dicho Borja

y lo que ha contado Pedro, y esto es difícil.

Están más o menos todas las elaboraciones.

Lo que sí noto aquí que faltan guisantes.

Los pétalos son muy grandes, hay más proporción de clara

que de guisantes y se desvirtúa.

Pero tiene mérito, Aitana. Gracias.

Mérito muchísimo. Para mí los cinco tenéis

un mérito terrible, porque hacer a ciegas un plato

solamente con una explicación teórica de boca

me parece la bomba.

Hay esas cosas, esos pequeños matices,

que en cada una de las elaboraciones

hay que pillarle el punto.

Gracias. No entiendo que te digamos

específicamente: "Esto es una yema a baja temperatura",

y aun así metas la pata.

Como mentor me preocupa. Sí, tienes toda la razón.

Aitana, yo no soy tu mentora, pero te voy a decir

que he visto mucha evolución hoy.

Ay, ¿sí? Sí.

Jo, gracias. Tu actitud, tu emplatado.

En fin, has probado todo y eso a mí me gusta,

verte evolucionar, verte crecer como cocinera.

Teniendo defectos pero viendo una cosa bien hecha,

y que tiene gran parte del trabajo hecho.

Felicidades. Muchas gracias, Samantha.

Oye, decirte también que verte llorar...

Que no estoy llorando. No me gusta llorar

porque no suelo llorar nunca.

Pero estamos en un nivel ya muy avanzado,

estamos a puertas de la final y las emociones afloran.

¿Qué prefieres que te diga, que lo has hecho muy bien?

O que perfile los errores para que lo hagas mucho mejor.

No, prefiero que me digas la verdad.

Cuando terminemos este MasterChef

te felicitaré por tu evolución, que ha sido maravillosa.

Pero hasta que no terminemos

a pulir defectos y a hacerlo muy bien.

Jo, sí que es muy muy duro, no me dice ni una cosa buena.

Nada, nada.

Aleix.

El nombre de mi plato es Otra flor.

Porque tengo muchas.

Me encantan las flores y tengo un montón.

Te falta una que te tienen que hacer en ese brazo.

Mi hijo que es tatuador te lo puede hacer.

-Ah, qué guay.

Sí, claro. Claro.

Pedro, ¿está todo bien? Está muy cerca.

Sí, desde luego. Yo no sé si hubiera sido capaz

con la explicación solo de hacerlo tan parecido, ¿eh?

Vamos a probar, Pedro. ¿Te parece?

Aleix, tu emplatado no me parece el más bonito

para nada, pero creo que el plato en cuestión

de técnica está muy bien.

Muchas gracias, muchas gracias.

Hay problema de proporción. Pero tiene mucho mérito

porque hay muchas elaboraciones bien hechas,

quitando la proporción. Muchas gracias.

Y al final el producto principal del plato

por muchos acompañamientos que lleve es el guisante.

Y el guisante está muy bien tratado.

Muy bien, muchas gracias.

Vamos a ver, Aleix. Hoy por primera vez

te has ceñido a lo que tienes que hacer:

estar tranquilo. He cocinado supertranquilo.

Respetar al chef que te presenta un plato

e intentar hacer lo que él te enseña.

Y ese es el camino,

aprender de gente que sabe más que tú para un día

poder tener singularidad y ser tú mismo.

No te muevas ni una coma de ahí.

Felicidades porque es un buen trabajo.

Muchas gracias.

Yo prometo, Jordi, que me quedo como un clavo.

Me he puesto un listón a este lado

y un listón a este lado y sigo "palante".

Aquí, Carlos.

Guau. Esto es el borrador,

es el prototipo entiendo.

El boceto. El boceto.

Trae el bueno, hombre.

No, de verdad que no tengo.

Ah, ¿este es la flor?

El intento de una flor. Qué valor.

¿Cómo se llama el plato? Junior.

¿Y qué pretendías, qué buscabas con esta elaboración?

La verdad que esa no la pretendía hacer.

Lo que pasa que me bloqueé con la visita de Pepe y Pedro

y me he aturullado y no ha salido.

Pero una flor, ponle sus petalitos,

sus cositas, Carlos.

Me interesa tu opinión como mentora.

¿La mía? ¿Qué te parece a ti?

Carlos es, según él, el rey de la técnica,

el futuro ganador de "MasterChef".

Quiere cosas complicadas. Se lo damos y me presenta esto.

¿Qué quieres que haga? Es que no sé qué hacer,

si dimitir, si irme. No sé muy bien qué es esto.

Pepe, te dejo mi equipo. Me voy con Jordi.

Yo estoy deseando probar la textura

de la patata cocida licuada.

Vamos, prueba, prueba.

Ya es difícil que no te sepa a huevo frito un huevo frito.

Ya, curioso. También tiene su dificultad.

Qué grande es.

Lo hemos dicho bien claro,

había que replicar, no reinterpretar.

¿Aparte del licuado qué técnicas hay aquí, amigo?

A mí me gustaría escucharte, Carlos.

Habla, cuéntanos.

Pues me siento mal porque no es el plato

que tenía que presentar,

no es la idea y me he bloqueado.

Carlos, ¿sabes lo que pasa? Que ese discurso

te lo he escuchado un montón de veces ya, ¿eh?

Ya estoy del bloqueo, de que no te tomes esto

como hay que tomarlo, que es con valor de verdad,

como una semifinal.

Y te diré lo mismo que a Aleix pero al a contraria,

este no es el camino, amigo mío.

La verdad que me siento mal. Joder, porque llegar

hasta aquí y creerme que voy a ganar

y hacer la chorrada que he hecho no...

Valentín, nombre de tu flor.

Edelweiss.

Porque la suya es una flor primaveral y la mía invernal.

Hay finura en tu plato. Parece una flor por lo menos.

Hemos visto otras que no parecían ni flor.

Muchas gracias. ¿No?

Hombre, ya sé que los guisantes son muy caros,

pero tampoco como para dosificarlos tanto.

Y los elementos que componen el plato están todos.

A mí estéticamente me encanta.

Gracias. Vamos a probar.

A ver si nos tocan a tres o cuatro cada uno.

Me he pasado de delicatesen yo creo.

La verdad es que a mí me gusta

porque todas las elaboraciones están.

Y de sabor está perfecto.

Pero habría que haber hecho los pétalos más grandes

y más cantidad de guisantes y creo que Pedro ha sido

muy generoso en su ración

y tú tendrías que haberlo sido igual.

Sí, me he puesto un poco tacaño. Perdón.

¿Tú crees que estás en el camino a la victoria?

Creo que sí, creo que estoy escuchando,

estoy intentando aprender.

Te hablaré de algo muy importante en la cocina,

y no hemos hablado de eso. Hemos hablado de tus frustraciones,

que las tienes. Sí.

De cuando te desvías del camino que normalmente

es porque te peleas con Carlos, porque tienes un jaleo.

En esos momentos te pierdes. Sí.

Lo importante es que cuando discutes pierdes un valor

que tienes y no lo sabes, que es la sensibilidad.

Gracias. Este plato tiene sensibilidad.

No es que sea estético porque lo has hecho bonito.

No, es porque has cocinado con sensibilidad.

Muchas gracias.

Qué bonito.

Es demasiado chiquitito en comparación a la ración

que ha hecho el maestro. Pero está todo equilibrado,

está todo lo que tiene que estar, bien ejecutado,

y se percibe que en ti hay alguien

que ha disfrutado cocinando y tiene sensibilidad.

Sácala porque es un valor que tienes ahí

y es una buena herramienta para ser feliz

y disfrutar trabajando.

Muchas gracias. -Me parece que ha captado

bien la idea y que le ha dado un toque de su personalidad,

de su sensibilidad que me decís.

Y yo creo que tiene muchísimo mérito.

Muchas gracias.

El hecho de que destaquen algo tan difícil

como es tener sensibilidad, que sinceramente yo creo

que viene un poco de mi formación

y de que soy un poco friki, empollón y estoy todo el día

practicando, estudiando.

Y que lo destaquen pues hace ilusión.

Teresa, Teresa...

Te quejabas del anterior. No he entendido que era

un plato de guisantes. Qué idiota.

¿Qué no has entendido? Es lo primero que ha dicho.

Me quedé con el concepto de la flor

y no fui capaz de entender... Os estaba escuchando

las valoraciones y enseguida me he dado cuenta del error

de concepto, que está totalmente erróneo.

Pero ya era tarde porque ya estaba hecho.

¿Qué flor querías hacer? De verdad, tengo cero memoria.

Soy como Dori totalmente,

y entonces empecé a pensar en la descripción de Borja

y me acordaba de la misa la mitad y...

Es que lo que tienes que hacer es escuchar y asimilar.

Es muy importante, porque si no se te va.

Ya, yo es que si no apunto...

Dime el nombre de tu plato, Teresa.

La flor de Dori.

(Risas) Eso está bien.

¿Ves? Para nombres vales.

Ahí lo bordas. Que también es importante.

Vamos a probar el plato. ¿A cuántos guisantes tocamos?

Este plato sí que es rentable.

Te voy a coger para mi catering para llevar las cuentas

La puntilla es de las mejores de todas, ¿eh?

Gracias. Bueno, algo es algo.

Venga, te dejo dos, anda. Gracias.

Generoso. Yo soy un tío espléndido.

Qué bien me viene para la dieta esto, ¿eh?

Pero yo lo hago pensando en Jordi y en sus portadas,

porque es el que no puede engordar.

Teresa, esto es sencillo.

Tú sólo te has preocupado por la estética

y te has olvidado de que esto era un plato de guisantes.

Es que nunca lo he entendido. Ese ha sido el error.

Todo lo que hacemos hay que comérselo.

Nunca se hacen cosas por la estética,

sino para que estén ricas.

Te comprendo, como les he dicho a los demás,

porque hay que imaginarse en la cabeza

qué es lo que hay que hacer con aquello que os han contado.

Es verdad que Borja

lo ha explicado de una manera casi fotográfica.

Igual ahí no has prestado suficiente atención

a cada palabra que iba explicando.

Y hay el resto de elementos menos los guisantes.

Todos han hecho más o menos un buen plato, menos Carlos,

que has hecho una cosa desastrosa,

porque no había ni técnica,

ni gusto, ni sabor, ni estética, ni tal.

Y esto es terrible.

Teresa, todavía te puedes recuperar.

Pero te falta concentración. Si no la pierdes es posible

que estés con media patita en la final.

Porque, Teresa, hay muchas maneras de ganar, ¿eh?

No solamente una. Y se puede ser como tú eres

y con un poco de concentración ser genial también.

No hay una fórmula única, ¿vale?

Ese poquito más que te falta para decir:

"Eh, puedo dar un paso y meterme en la final.

O ganarla, no lo sé".

Es que tengo que ponerme las pilas,

porque desde luego si tengo posibilidades de estar

en la final pienso pelearlo como una jabata.

Y no se lo pienso poner fácil a nadie.

Aspirantes, la cata ha terminado.

Antes de deliberar vamos a despedir

a don Pedro Subijana.

Maestro, muchísimas gracias

por traer este espectacular plato.

Y, como siempre, esta es tu casa.

Vuelve cuando quieras, Pedro.

(Aplausos)

A los cinco os felicito.

(TODOS) ¡Gracias!

¡Eskerrik asko!

¡Adiós! -Qué majo.

Qué majo. -Me tienes que enseñar

más palabras en vasco, porque sólo digo "agur".

(CONVERSAN)

(CONVERSAN)

Ya vienen. -¿Ya?

Qué rapidez. Ah, pues ya está.

Aspirantes, los cinco habéis hecho historia

en "MasterChef", habéis replicado un plato

del gran Pedro Subijana sin verlo ni catarlo,

solo siguiendo la crítica gastronómica de Matoses,

e interpretándola con los ingredientes que teníais.

Sabemos que no era un reto sencillo

estamos satisfechos, porque casi todos

habéis sido capaces de sacar el plato

tirando de imaginación y creatividad.

Alguno de una creatividad demasiado libre.

¿Verdad, Carlos?

Hasta los mejores tienen malas tardes.

Menos mal que no he presentado

el plato este en eliminación, si no adiós a la final.

En cambio los otros cuatro platos estaban bastante bien.

Aunque en todos vimos el mismo defecto,

que es un gran pecado. ¿Por qué no habéis sido

más generosos con los guisantes lágrima?

Es uno de los mejores productos que tenemos en nuestra huerta

y vosotros los teníais al alcance de la mano.

Sí.

Valentín, Aleix, vuestros platos fueron

los mejores de este reto. Gracias.

Uno tiene más presencia de guisantes

y otro el más estético.

Por tanto el mejor de los dos, que se lleva los 2.000 euros

del premio de nuestro patrocinador

de electrodomésticos, Bosch, es...

Aleix. ¡Bien!

Felicidades.

Muy bien, Aleix. Enhorabuena.

Como quiero montar mi pequeño restaurante

estos 2.000 euros me van servir

para comprar electrodomésticos de primera.

Aleix, además de este premio vas a tener una ventaja

muy importante en la siguiente prueba.

Claro que sí. -¿Soy capitán por fin?

Y teniendo en cuenta que en este programa

os jugáis el paso a la final

debes utilizarla muy bien.

Madre mía.

Viajamos a Valencia para conocer de cerca Àtic,

un restaurante que abrió hace poco más de un año

y ya se ha convertido en uno de los lugares

de referencia de la ciudad.

Su carta ofrece una cocina honesta

basada en sabores que respetan la historia

pero trabajados con una técnica impecable.

Y esto es justamente lo que esperamos

de los aspirantes hoy, que sean capaces

de emocionarnos a golpe de tradición

pero aportando nuevos sabores

a través de la técnica que han aprendido.

Aspirantes, bienvenidos.

Gracias. -Muchas gracias.

Me da la sensación que no hace falta

que os recuerde lo crucial que es esta prueba por equipos.

Sí, lo sabemos.

Os jugáis el pasaporte a la final.

Quién os lo iba a decir, ¿eh?

La verdad es que sí, quién nos lo iba a decir.

Hemos evolucionado mucho, yo creo.

Estoy feliz de haber llegado hasta aquí.

O sea, es que impresionante, de verdad.

El día uno nadie apostaba por mí y mira, aquí estoy.

Os vamos a pedir que hoy hagáis magia.

Madre mía.

Conseguir emocionar cocinando tradición,

pero a la vez ser capaces de actualizarla

usando técnicas de vanguardia.

Madre mía. -Muy bien.

Conseguir sorprender a un comensal con sabores

que ha degustado cientos de veces

es un desafío realmente complejo.

Telita hoy, ¿eh? -Va a ser dura.

Solo desde la tradición

se puede alcanzar la excelencia.

Cierto. Así que hoy solo hay un nota

que sirva para aprobar el examen: sobresaliente.

Pero, ojo, sobresaliente en todo,

en organización, ejecución, limpieza.

Sí, limpieza.

Ya lo hice bien en la anterior prueba.

Así que hoy espero seguir por ese camino.

Y, Carlos, sobresaliente en presentación.

Y no me refiero a sacar un diez en emplatados infantiles.

Oído, oído. ¿Me has entendido?

Oído, chef. -Fácil no va a ser

llegar a la final, está claro.

Quien no esté dispuesto a dejarse la piel en cocinas

jamás se convertirá en el nuevo MasterChef España.

¿Lo tenéis claro? (TODOS) ¡Sí, chef!

Más o vale, porque competiréis en un único equipo

y la valoración será individual.

Vale.

Aleix, por haber sido el mejor de la prueba anterior

te corresponde a ti ser el capitán del equipo.

Muchas gracias. Debutas como líder justamente

el día que más hay en juego.

Tenía como esa espinita clavada que necesitábamos hacerlo,

y qué mejor día que hoy para debutar.

Va a arder Troya.

Carlos, que no has abierto la boca.

No, porque estoy analizando. Ah, ¿estás analizando?

Sí, va a haber mucho jaleo en la cocina.

No, no, no. No va a haber jaleo, no.

Lo que más me asusta es que pueda haber una pelea

entre Valentín y Carlos y que nos afecte al grupo.

Pero como capitán lo que voy a hacer

es ponerlos a trabajar desde el minuto uno

a mil por hora para que estén concentrados y no discutan.

Cocinaréis un menú tradicional, en este caso catalán,

compuesto por cuatro platos.

Ay, Dios. -Qué ganas.

Comenzamos con un entrante.

Bacalao con su piel crujiente,

samfaina y polvo de aceite de humo.

Muy bien.

Un primero.

Canelones de rostit, espuma trufada

y teja de parmesano.

Un curro ahí, ¿eh? -Sí, sí.

Un segundo.

Fricandó con aire de colmenillas.

¿Qué eso? -Son unas setas.

Eso tarda en cocer... madre mía.

Y un postre.

Crema catalana con galleta

y deshilachado nitro de naranja.

¡Uf!

¿Te mola el menú? Está guay. -Sí, pero hay que currarlo.

Sí, mucho. -Un plato para cada uno casi.

Es muy difícil, un menú catalán tradicional

con técnicas de vanguardia, y que salga perfecto.

Hoy van a estar más exigentes los jueces que nunca.

Aspirantes, teniendo en cuenta quiénes son nuestros invitados

hoy os va a resultar aún más complicado.

A ver, qué miedo.

Si alguien sabe de tradición son ellos.

Cocinaréis para 30 falleros y falleras de Valencia.

¡Ah!

Contaréis con 160 minutos para elaborar

las 30 raciones de cada plato.

Mi consejo es que metáis quinta desde el principio.

Sí. Porque cuando uno cocina

buscando la perfección

el tiempo siempre se queda corto.

Hoy saldrá perfecto. Tiene que salir perfecto.

Como siempre nuestro supermercado

proveedor de alimentos os facilitará los ingredientes

necesarios para cocinar.

Y donará el excedente que no utilicéis

a comedores sociales.

Ay, quiero empezar ya.

Aspirantes, ¿preparados para ganaros un puesto

en la final de la 7“ edición de "MasterChef"?

(TODOS) ¡Sí, chef! Pues coged vuestros delantales

y salid pitando a por ingredientes y a cocinas

en tres, dos, uno... ya. ¡Vamos!

¡Vamos! -¡Vamos!

¡Vamos! -Venga, va.

Vamos.

Vámonos. ¡Vamos!

A currar, empezamos.

Vale, yo voy a quitar estas pieles.

Para sacar las pieles yo te enseño cómo van.

Esta piel puede ser que salga sola, ¿vale?

Tenemos que intentar que no nos quede carne en la piel.

Porque si nos queda carne no se seca.

Pues me pongo con esto. Venga, gracias.

Para el bacalao con piel crujiente y samfaina

Teresa secará las pieles de bacalao en el horno,

que después freirá.

Aleix, ¿el pisto lo vas a hacer todo junto?

No, vamos a saltear por texturas las cosas, ¿vale?

Aleix sofreirá por separado

cada una de las verduras de la samfaina.

Vale. Valentín, ¿vas guay? -Sí, voy a poner ahora mismo

ya al fuego la cebolla.

Importante, la fricandó es sin olla exprés.

Exacto, sin olla exprés.

Voy haciendo los filetes de babilla.

Para la fricandó con aire de colmenillas

Valentín freirá previamente los filetes

que después pondrá a cocer

junto con las colmenillas y el vino.

Hoy a tope, equipo, a dejarnos la piel, por favor.

(AITANA) ¡Sí, sí, sí!

Aleix. -Dime.

Voy a cortar uno y medio.

Mira, yo creo que con esto hay de sobra.

A ver, tenemos que hacer 60 canelones,

por van de dos en dos.

De sobra, tío. -Vale, con esto tenemos.

Salteamos esto, muy dorado. -OK.

Lo vas a hacer genial, ¿vale? -Vámonos.

A ti los canelones se te tienen que dar bien.

No digas eso muy alto que cada vez que digo

que algo me sale bien me dan la del tigre.

Entre la pasta y el gazpachito. -Sólo te falta ya el canelón.

Aitana comienza con la crema catalana del postre,

a la que acompañará de un "crumble" de galletas.

Para la farsa de los canelones Carlos mezclará la carne

con cebolla pochada y pan empapado en leche.

Pepe, Jordi, hoy no tenemos equipos.

¿Qué vamos a hacer? No tenéis pique entre vosotros.

Algo deberíamos hacer. Algo deberíamos hacer

porque es importante que5 vigilemos cada uno

a algún aspirante.

Como yo soy la reina de los postres...

Reina. Voy a vigilar a Aitana.

Y luego me preocupa un montón el montaña rusa que tenemos.

Curro. Mi Curro, mi Curro. Qué grande.

Oye, ¿me dejas vigilar contigo a Carlos y a Aitana?

Sí. Me encanta.

A mí me da igual, porque aspirantes

de mi equipo hay por doquier.

Después también quiero ver Valentín cómo se porta.

Bueno, que Jordi quiere ver cómo me porto. Pues muy bien.

Y a Teresa que como postula para pastelera en ABaC

quiero echarle un ojo. Echarle un ojo.

A ver si la plaza le viene bien o le viene mal,

grande o pequeña. Me parece bien.

Tú y yo "pacá" y Jordi "pallá".

No mezclemos las cositas. Nos vemos.

Bueno, Aleix, capitán. Hola, Jordi, ¿qué tal?

¿Estás contento? Sí, estoy muy contento.

Responsabilidad a lo loco. Sí, mira cómo estoy ya,

sudando la gota gorda. Lo que tienes que hacer.

¿Cómo has organizado al equipo?

He puesto a cada aspirante con un plato para cubrirme

las espaldas, ¿no? Porque como cada plato tendrá

una firma de un aspirante al final nadie

me puede echar en cara nada.

A tu idea le veo dos cosas buenas.

Una, que has hecho como un pequeño restaurante:

cuatro partidas, cada una con un plato. Bien.

Y segunda, porque si alguno te la quiere jugar

no puede porque está en solitario.

Claro, es su plato. Y el veredicto es individual.

Eso es. Te veo bien y quiero sentirme

muy orgullo de ti y de todos, ¿vale?

Muchas gracias. Al lío.

Teresa, te veo bien. Sí, sí.

Te ha dado masterclass Aleix de cómo retirar la piel.

Sí, esta es la última piel.

Estoy cortando para freír. Vale.

Valentín. Hola, chef.

¿Cómo va la masacre? Va bien, la matanza de Texas.

Bueno, ¿cómo harás este fricandó?

¿Sabes cómo va? Sí, eh...

El sofrito, enharinado, frito, se moja en vino rancio.

Y luego le vamos a meter un aire de colmenillas

que va a ser la parte de vanguardia.

Oye, a hacerlo bien, ¿eh? Vale.

Aspirantes, os estáis jugando el pase a la final.

¿Estamos de acuerdo? ¡Sí, chef!

Pues venga, a currar y sacarlo de diez, venga.

Mira, así blanqueadas, ¿no?

Sí. Un poquito más, coño, dale al brazo.

Dale ahí al brazo. Ponlo un poquito así.

Y, espérate, habrá que echar la leche infusionada.

Aitana, sobre todo que quede

sabrosa y rica, ¿vale? -Sí, sí, sí.

Aleix, mira. ¿Vale? -Bien sellado, bien sellado

y en el horno, ¿vale? -En el horno.

Y coñac. Y luego cuando lo saquemos

lo dejamos asar un poquito, le ponemos un poco de leche

y de pan tostado, ¿vale? -Perfecto.

Yo esto ya lo tengo a punto de hervir

y le voy a echar ya las yemas, dejo enfriando,

hago el crumble y las naranjitas y ya está.

Esto es más pequeño. Los quiero todos iguales.

Los quiero todos iguales.

Te veo más contento trabajando a mi lado

que al lado de Carlos. -Lo estoy.

Tú no me picas, no me dices tonterías.

Me gusta picaros un poquito para que haya...

es que a mí un poco de salseo me gusta.

Pero sabes que yo os quiero.

Valentín, vas a empezar a freír la carne, ¿verdad?

Primero voy a hacer que sofría muy lento con el ajito

y así mientras lo voy cortando.

Y al abatidor.

¿Cómo vas tú, Carlos? -Aquí liado con la cebolla,

a ver si me pongo a llorar.

Vale, voy haciendo el crumble.

Va, equipo, a trabajar a tope, por favor.

Estáis a tope hoy, va.

Aleix, bacalao listo. -Vale. La berenjena, mira.

Yo lo que haría es esto.

Me las pico finas, ¿vale? -Vale.

Cuando tengamos todo esto listo lo vamos a juntar

y vamos a dejarlo pochar todo junto un pelín.

Si necesitáis una mano me lo dices,

porque cuando empiece a guisar voy a tener tiempo.

A contrafibra para que quede blandita.

Aleix, yo estoy haciendo el crumble ya,

pero voy a hacer otra tanda de crema catalana

por si no me llega. -Vale.

Tú sabes que los de hoy van directos a la final.

Ya lo sé, eso sí que me pone nerviosa.

Por eso prefiero no pensarlo

y luego ya en el veredicto me pondré nerviosa.

Ya tienes eso en el horno, ¿no? ¿Has mojado con coñac y vino?

Todo. Todo, ¿vale? -Vale.

Aleix, yo creo que tiene mucha harina, ¿o cómo los ves?

Lo veo bien. -¿Sí?

Lo veo genial. -Vale.

Va, Valentín, que vas muy bien. Caña a tope.

Oye, Valentín, ¿te imaginas una final tú y yo?

Sí, ¿por qué no?

¿Cómo que por qué no? Oye, pero vamos a ver...

(VALETÍN RÍE) ¡Pero qué rata!

¿No será que no quieres enfrentarte a mí en una final?

Puede ser, puede ser.

A todo mi "power" en una final.

A todo tu "female power".

Hola, Samantha.

Bueno, ¿cómo vas? Yo creo que bien.

He hecho una tanda de la crema catalana

y voy a hacer el doble.

Ahora voy a poner infusionar un poco de leche...

¿Y a qué esperas para poner a infusionar?

A meter esto al horno. No, en paralelo.

Cuando acabes esto ya tienes esto infusionado.

Sí, sí, sí. Quiero que te pongas seria

porque quiero que hoy estés orgullosa.

Vale. Quiero decir:

"Aitana y Carlos lo han hecho genial".

Venga, oído, chef. Muy bien.

Muchas gracias.

A ver. Muy buenas, princesa.

No, princesa no. No te mosquees conmigo.

Mentora, que vengo a ponerte las pilas,

porque sé que cuando te regaño te creces.

Por mucho italiano que haya en tu sangre

a mí tú me das mucho miedo.

A ver, cuéntame. Ya tengo la carne,

estoy ahora que voy a pochar la cebolla.

Vale. Y hacer la espuma, la bechamel.

Tienes un montón de elaboraciones.

Es un plato complicado, ¿no? Sí, es complicado.

¿Por qué crees que Aleix te lo ha dado?

Para ver si me dan la zurra y me voy a eliminación.

Yo quiero que hoy no ye inventes nada.

Te ciñas a la receta tradicional

con el toque de vanguardia que le hemos dado.

¿Oído? Oído.

Y muchas gracias. Vamos, hazlo bien.

¿Cómo vamos de tiempos?

Vamos a apretar el culo un poco más, ¿eh?

¡OK! -Concentración y a tope,

por favor, vámonos.

¡Vamos, equipo!

Esto está, esto está.

Luego lo pondremos todo junto en una olla.

Con una de pan con leche vale. -Un par, ¿vale?

Un par remojadas con leche.

Hola, Pepe. Hola.

Hola. ¿Qué tal estás?

Muy bien. Me alegro, porque estaba

escuchando unos gritos de Samantha.

Ya, ya lo sé. Yo hay cosas que no entenderé.

Jordi se pone borde contigo. Todos menos tú, ¿verdad?

Ese "Rambochef" que tal...

La otra te pega voces y tal. Es verdad.

Tienes toda la razón. El único que te trata

con cariño, porque reconozco el talento.

¡Ay, Pepe, gracias! Claro, te lo digo así.

Ay, dame un beso. Nunca me has tenido en estima.

Es mentira. Siempre has estado

con el rollito de tal. No.

Estoy encantado de que me des un beso.

Muchas gracias. Tú me has dado un beso,

pus yo te voy a dar otra cosa. Sí, claro, lo que quieras.

¡Ay!

(RÍE)

Jo, no me pongas en este compromiso, por favor.

¿De verdad? No puedo renunciar a mi mentor.

No puedo. Me encanta tu fidelidad.

¿No puedo ponerme los dos?

Llevas los dos. Me sabe falta decirte que no.

Calla, no se va a enterar nadie, no lo va a ver nadie.

Me quedo con Jordi, pero te lo agradezco mucho.

Pero es muy bonito. Hombre que si es bonito.

Gracias, Pepe.

Ay, me sabe fatal.

Yo empecé con Jordi y termino con Jordi,

pero me sabe mal decirle que no.

A ver, rehógate bien, bonito.

Te miro las pieles, corazón. -Mírame, "porfi".

Están muy secas, ¿eh?

Las de abajo están, Teresa. -¿Qué?

Aspirantes, acaban de cumplirse

los primeros 55 minutos de cocinado.

Eso significa que en una hora arranca el servicio.

Oído. -OK, chef.

Aleix, te quiero ver organizando, metiendo caña

a todos y cada uno de los aspirantes.

¿Estamos de acuerdo? Vale, chef.

Venga. ¿Habéis oído?

¡Todos a tope, por favor! -¡Oído!

Carlos, échame la leche esta aquí.

Esta.

Dale, dale. ¿Cómo van esas pieles?

Ya están saliendo. -Vale.

¿Habéis terminado de freír? -Mira, toma, te enseño.

¿Crees que tenemos para los treinta o hacemos más?

Yo haría un poco más. -Un poco más, vale.

Puedes hacerlo, ¿no? -Sí, sin problema.

Vamos a espesar esto y ya tenemos la bechamel.

Aleix. -Dime.

Esta las meto más o ya valdrán. -Están "perfect".

Vamos a hacer de esta medida. -Vale.

Venga. -Me pongo.

¿Cómo vas, Aitana, con el postre?

Muy bien, haciendo la segunda tanda.

Venga, va. Venga, va.

Valentín, eres bueno trabajando pero es un plato complejo,

hay muchas elaboraciones, vamos a tener todo bien claro.

Muy clarito. -¿Sí? ¿Oído?

Oído. No me grites, coño.

Carlos, ¿qué nos falta? -El parmesano.

El crujiente de parmesano y hervir la pasta.

Empezamos ya a tope, ¿vale? -Vámonos.

Vamos, equipo, va. -Vamos.

Vale, yo necesito aprender a cortar esto bien,

porque soy más lenta...

Ahora voy a traer el bacalao

y lo ponemos a freír, ¿vale? -Vale.

Valentín, bonito,

ven para acá, anda. Voy.

Vamos a ver, amigo mío,

¿te has propuesto darme un disgustito hoy?

No, ¿por qué? ¿Dónde está el tomate?

¿Cuánto rato está sofriendo? Diez minutitos.

¿Cuánto queda de tiempo? Una hora.

¿Qué tarda en guisar un fricandó?

Una hora. -Por lo menos, una hora.

Si esto va a tardar 15 o 20 minutos en hacer un sofrito decente,

ya vamos 20 minutos, media hora tarde.

No, porque he tenido... Debería guisando.

Por supuesto. Sí, sí. Ahora mismo.

Pues corre. Ya puedes volar. Aleix, capitán, tu amigo Valentín,

que no te está echando capote hoy,

no rema. ¡Oye! ¿Cómo que no?

Valentín no rema. Ya vale. Claro que sí.

Va en modo casa. Va en modo casita. Eso no es verdad.

Es tu amigo, ¿vale? Pero hoy no te fíes de nadie,

ni amigos ni enemigos.

Tienes a tu equipo, que hay que sacarle partido

y remar. Y va tarde. Vale, chef.

Que cambie la marcha.

¡Quinta a tope todos, por favor, que no llegamos!

¡Sí! ¡Sexta! ¡Vamos, que nos jugamos la Final.

Hoy voy a hacer brazos. ¡Madre de Dios!

Cortamos una cebolla más.

Ponemos el tomate concentrado.

Hay que ponerlo en otro lado o se pasará.

Con el tomate no se quema.

No estoy de acuerdo. Lo haré distinto.

(VALENTÍN) Estamos casi en la Final.

Quiero a Aleix, pero no consentiré

que intente lucirse a costa de hundirme.

Vale. Y esto con la leche y el pan. ¿Vale?

-Échalo todo. Tiene mucha carne. -Vale, vale.

-Aleix, desglaso ya. -Vale. Desglasas el tomate

con el vino. Vale, vale.

Creo que le voy a echar más, que coja más sabor.

¡Mira qué rico!

¡Jordi! ¡Chef!

¿Dónde está mi chef?

¿Sabes qué? Me encanta que me llames a mí

cuando no me toca. Te llamo para contarte

que Pepe me ha intentado robar. Pero le he dicho que no,

que voy a seguir contigo.

Me dio pena, porque me cae muy bien y me ayudó.

Me puso el pin. Me dijo que tú siempre

me gritas. Vamos a pedirle explicaciones.

¿Te parece? Vale.

¡Ay, no! ¡Me siento mal! ¡Pepe! ¡Pepe!

¿Dónde está el hombre sin equipo?

Ahora me sentiré mal. ¿Qué pasa?

Qué bien te queda, ¿no? Ya tienes a uno en tu equipo.

Se lo ha quedado Jordi.

¿Qué te parece?

¿Qué tal, "Rambo chef"? ¿Eso qué significa?

Eso cuando te pones... (CON VOZ GRAVE) Tal, tal.

Como Rambo. Cómo vivirás día a día.

Ese rollo místico que sueltas. Qué cosa más perezosa.

¿Me puedes contar por qué intentas seducir

a mis aspirantes? Yo pasaba por aquí.

Diablo, que eres un diablo. Me dice: "Samantha me pega voces.

Jordi no es capaz de decirme

qué bien hago las cosas". No me creo nada.

Me quedaban dos o tres pines.

Digo: ¿Te llevas mi pin? Dice: "No me importaría".

Palabras textuales. ¿Por qué le dices una cosa y a mí otra?

No he dicho eso. Me sentí halagada

de que me des tu pin, pero no dije que me iba contigo.

Yo soy fiel a mi equipo y creo a Aitana.

Muy bien, "Rambo chef". Me voy. Gracias, Pepe.

Vale. Sigue con lo tuyo.

Me meo de risa.

Me voy con Teresa, que es el primer plato.

-He puesto una fuerte. ¿Así? -Está genial.

Y cuidado con el punto de cocción. Tú ya has desglasado.

Sí. Estoy viendo, porque, a lo mejor, le echo un poco más.

-Yo no le pondría más. -Le echaría un pelín de tinto.

No me gusta, tío, tanto vino. De verdad.

Le voy a echar más vino, porque luego, si sale mal,

si sale sin sabor... -Soy el capitán.

Quieres hacerlo, pues tú lo haces.

Hala, tú mismo. -Sí

¿Quieres vino o no? -Tú mandas.

¡Ja! Pues nada.

(VALENTÍN) A Aleix le puede esa parte

de súper mega competitivo.

En lugar de estar atento a sacar los platos

y a que salgan bien, está atento en mostrarse

capitán Pescanova.

Sopla.

Yo lo encuentro un pelín fuerte de licores.

Si no, no tiene sabor.

Tiene que evaporar bien, pero con sabor.

Venga, listo. Valentín, si puedes hacer

zona limpia, empezar a emplatar e ir poniendo el pisto, "por fa".

Sí, claro. ¿Qué platos son? -El gris.

¡Aspirantes, minutos 90 de cocinado!

¡Volemos, "babies"! ¡Volemos! -¡Vámonos, vámonos!

Y no veo yo que las elaboraciones estén como tendría que estar, eh.

¿Oído? ¡Oído, chef! ¡Vámonos!

¿Oído, Carlos? Oído, chef.

¿Cómo va el emplatado?

-Vamos a poner la samfaina. -¿En medio?

-A ver. -¿En medio? ¿Así?

-Un poco más. -¿Más cantidad?

Más. Un pelín más. Vamos a intentar ponerlo

muy bien puesto. -Lo he puesto

en tres veces. Aleix, "relax".

No te estoy metiendo caña. Estoy dando caña a todo el mundo.

-¡Venga, venga! -No te ofendas.

Caña buena. Lo haces bien. -Venga, vamos.

-Venga, va. -A mí me parece mucho eso,

pero bueno. -Dame esto.

-¿Qué quieres? -Esto.

-¿Para qué? -Pon tú el bacalao.

-¡Madre de Dios!

Carlos, ¿cómo llevas los canelones?

Ahí estoy con el agua liado. Lo que hay que hacer, es la espuma,

que la estoy haciendo aquí. -¡Vale!

Que te quede el lado bonito.

Que no te quede ese. -El tostado no.

Se tiene que venir uno conmigo.

No puedo hacer 40 elaboraciones a la vez.

-¿Qué te pasa? -Que tengo que sacar la masa,

hacer la espuma de trufa. Esto tarda mucho.

Aspirantes, la carta de este restaurante,

el Àtic, está considerada como un ejemplo de equilibrio

entre vanguardia y tradición.

¡Qué guay! Y esa perfección tiene

nombre y apellidos: Nicolás Román, el chef ejecutivo.

¡Nico! Adelante, don Nicolás.

¿Qué tal? ¿Cómo estás?

¿Qué pasa, amigo? Hola, Pepe.

¿Bien? Bueno, Nicolás, gracias

por abrirnos las puertas de tu casa.

De nada. A vosotros por venir.

Imagino que estarás feliz,

porque no paras de recibir buenas críticas.

Espero que sean merecidas.

Eso es lo más importante para un cocinero, ¿no?

Lo más importante es que la gente esté contenta.

Nicolás, eres un experto en jugar con ese equilibrio

entre tradición y vanguardia. Lo más importante: tradición.

Después buscamos la innovación. Dar el saltito.

A nuestros aspirantes les hemos propuesto

ese mismo reto. Necesito que me acompañes

y veamos si lo están haciendo bien. ¿Te parece?

Me parece perfecto. Hala, adelante.

Está todo muy bien, chicos. ¿Vale?

Aquí tenemos a Teresa. Hola. ¿Qué tal? ¿Cómo estás?

Teresa se ha encargado del bacalao, del primer plato. ¿Cómo lo ves?

El bacalao tiene pinta de jugoso, bien frito.

Creo que lo llevas todo muy bien.

La samfaina tiene muy buena pinta.

¿Dónde está la samfaina? En el plato.

Sin la piel, pero está terminado, ¿no?

Sí. ¿Te parece si lo probamos?

Lo probamos. Dale ahí fuerte.

¡Hum! La samfaina está jugosa, sabrosa.

Puede estar un poco más caliente.

Lo que me preocupa es que ya está emplatado

y las pieles están por freír. Ya.

Porque hemos cambiado el aceite... No.

No quiero escuchar ninguna explicación.

(VALENTÍN RÍE) Valentín.

¿Sí? ¿Sabes lo que me apetece?

Probar un buen fricandó. A mí también.

Pues vamos a verlo. Estará reduciendo un poco.

Oler, huele bien. ¿No te huele un poquito

a vino de más? No.

¿Cómo que no? Un poquito sí.

¿Con qué lo habéis mojado? -¿Eh?

-¿Solo vino? -No. Lleva un pelín de coñac,

vino y vino oloroso. Vino rancio.

Sí. ¿Has puesto de más?

He puesto más. Sí. ¿Por qué?

Porque he hecho muchos guisos y sé que cuando se echa agua,

se va mucho sabor.

Te daré mi opinión en el veredicto. ¿Te parece?

Perfecto. Porque he escuchado

cómo ha ido la cosa.

Vale, vale. Y tengo mis comentarios.

Vale. Muchas gracias.

Ya.

Aceite caliente, líquido... Muy mala idea.

¡Ya, ya! En 15 minutos sacamos en plato.

¡Cuidado! ¡Me cago en...! Cuidado, cuidado.

Venga. En 15 minutos, ese bacalao,

que ya está emplatado. Vale. Va, va.

Te ayudo a poner esto a calentar un momento, ¿vale?

Cuatro, cuatro. Cógete una bandeja de debajo

y vamos a calentar esto, ¿vale? -¡Venga, niños!

-¡Va, Tere, que quede bien!

-Sí. -Los meto.

-¿Te cabe? -Vale.

¿Cómo vas, Aitana? -¡Muy bien!

Voy a darle al nitro y a las naranjas.

Luego las machaco y listo.

Carlos, no le eches más leche ahí, porque si no, no van a cocer.

-No. Ya está bien. -Pues venga, va. A volar.

¡Aspirantes! Os recuerdo que hoy vamos a examinaros

de todo lo que habéis aprendido hasta ahora,

incluido el servicio en sala.

¿Oído? (ASPIRANTES) Oído.

Oído. Teresa, Aitana, coged

estos mandiles porque vosotras

seréis las dos primeras en salir a sala.

Oído, chef. Aspirantes, los comensales ya

están aquí. Me voy a recibirles.

Y en menos de diez minutos, sacamos los platos.

¿Oído? ¡Oído!

¡Oído, chef! Bueno, eso espero.

Este ya está, eh. -Claro que está. Cuidado.

Vale. Aquí, aquí.

Cuidado, que te quemas.

Queridas falleras, queridos falleros,

hoy es un día muy emocionante para nuestros aspirantes.

Pero si alguien entiende de emoción, esos sois vosotros.

Porque ser fallero no es solamente vestir un traje.

Es todo un sentimiento.

Me imagino que deberéis sentiros muy orgullosos

sabiendo que la UNESCO ha declarado las Fallas

como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

(Aplausos)

Ya están todos los platos fuera. Muy bien.

Aspirantes... Valentín, ayúdame.

Venía a deciros que en menos de cinco minutos

sale el bacalao, pero, claro, como lleva emplatado

desde la semana pasada, pues... Lo hemos metido al horno.

Vamos a ver. ¡Teresa! Aquí.

Tú que eres la encargada del plato. ¿Cómo lo ves? ¿Orgullosa?

Lo hemos emplatado demasiado rápido.

No sabíamos cuándo había que emplatar.

Si no sabéis que hay que emplatar, ¿para qué emplatáis?

Vale. ¿Sacamos el plato? Sí. Ya está todo listo.

¡Camareros, por favor! Teresa, Aitana, preparaos.

Vale. Espero que lo hagáis bien.

Y cuidado, ¿vale? De acuerdo.

¿Nos vamos? Adelante, por favor.

Venga, vámonos. Vámonos, que se enfría otra vez.

Este quema mucho. -Venga, Aitana, vamos.

Es que me quema.

Comenzamos con un delicioso entrante.

Bacalao con su piel crujiente, samfaina y polvo de aceite de humo.

¡Adelante, camareros!

Hola. Buenos días. -Hola. Buenos días.

Aquí les vamos a servir un bacalao con su piel frita,

samfaina. Espero que les guste.

Gracias. -De nada.

(AITANA) ¡Qué guapas todas y todos!

Gracias. ¿Ya está, Aitana?

Sí. Bueno, vuelve a la cocina,

por favor. Gracias.

Si alguien sabe de pasión, qué más pasión

que la fallera mayor

y el presidente de la falla. Por supuesto.

Efectivamente. Cuéntame un poco.

Ser fallera es algo que me han inculcado desde pequeña.

Es un orgullo seguir con una tradición valenciana

como son las Fallas.

Pero ahora vamos a hablar de nuestras cosas.

¿Qué te parece el plato? A mí me ha encantado.

El mío, la verdad es que estaba bastante bien.

Y el crujiente, estupendo.

¿Y el servicio de sala, qué tal?

Por mi parte, bien. Pero la explicación del plato,

cuando lo ha presentado Aitana, un poco coloquial, ¿no?

Sí. A ver qué pasa con los siguientes.

Este bien. -Muy gordo, muy gordo.

¡No, no, no! Es un canelón. -Vale.

Mira. Te enseño. Mi madre, lo que hace, pone aquí la tira.

Así. -¿No en el centro?

-No, porque tengo que enrollarlo. -Oído.

Oye, hay que ser generosos

con el relleno, por favor. -Sí.

Quiero una bandeja ya para ir poniendo canelones.

-¡"Illo", las tejas! -¡Vale, Valentín!

Tejas de parmesano. -¡Voy!

Vale. ¡Vámonos, vámonos, vámonos!

-¡Vamos! -¡Vamos, equipo! ¡Va, va!

¡Va, que no llegamos y quedan 15 minutos, por favor!

-¿Qué le pasa a este hoy? -Mi primera capitanía y...

-Son duras, ¿eh? -No dirás nada, eh.

Cogiste a la gente experimentada. -¡Tú puedes!

Este horno está bien caliente, ¿verdad?

Voy a hacerlas en tres sitios

para que lleguemos. Si no, no llegamos.

¡Ya estamos aquí de vuelta! -Vale.

Aitana, ven un momento, por favor, mi amor.

¡Voy! ¡Estoy ya! ¡A ver, dime!

Vamos a dejarlo todo limpio para emplatar.

Vale, vale. Venga, estoy de vuelta.

-Vale. Dejamos todo limpio. -¡Dale caña!

Carlos, traigo una noticia para ti.

Algo malo. ¿Algo malo?

¿No? Depende de cómo lo mires.

Sí, es verdad. En cinco minutos, salen los canelones.

Sí. Está bien. Vamos todos a emplatar.

¡Venga, vamos con ello!

¡Oído, chef! Vamos a ver. Intentad poner

el gordo y el flaco, ¿vale? Como en las películas de cine mudo.

Es que parecen cigarrillos, eh. Aleix, tú has pedido

que te estaba escuchando: "Generosos con el relleno,

que la gente coma". ¿Sí o no? Sí. Lo he dicho.

Carlos, ¿no escuchas o qué pasa? Sí, he oído.

Carlos, Carlos. Un canelón no hay cosa más triste

que comértelo fino. ¿Por qué no has hecho caso a Aleix?

No es que no le haya hecho caso. Le hago casi siempre.

Cada vez que me ha dicho algo, lo he hecho.

Venga, doble trabajo. Que salga con retraso.

Eso es, Aleix. Llénalo bien.

Que coman. Mira qué canelón más bonito.

Estamos a menos de tres minutos

de sacar los canelones. Muy bien.

Carlos, ¿me puedes explicar en qué punto estamos?

En cuatro minutos, están fuera los platos.

Qué pena que no haya más aspirantes,

si no, venían a emplatar. Los cinco emplatando canelones.

Bueno, yo me voy a avisar a Samantha,

le digo que va con retraso todo. ¡No, no! No le digas nada.

(TERESA) ¡Venga, que ya estamos! Vamos con la última pareja.

¡Va, que llegamos! ¡Venga, venga!

Venga, vamos, equipo. ¡Va, va!

¡Pim, pam! -Esto ya está, eh.

Para el horno, Aitana. Para el horno, ¿vale?

Venga, al horno.

Esto va de lujo. (ALEIX) Todos a emplatar ahora.

(TERESA) Venga, vamos.

Venga. Montadlos, ¿vale?

Valentín, ¿qué haces? -Otro plato que hay que sacar

en diez minutos. Eso es lo que hago.

-Por favor, ponte con esto ya. -¿No ves que hasta

que no pongan todo, no puedo? -Es igual.

¿Y qué hago mientras? -Tienes que ir poniendo la teja.

No puedo ir poniendo esto, si no se le da el soplete antes.

Si no, se va a deshacer la teja.

-¡Venga, vámonos, vámonos! -¡Venga, niños!

(VALENTÍN) A mí dejadme en paz.

Tiene poca nata, creo. -Sí.

No se monta bien. Está muy puré. -Vale.

¿Os dejo? ¿Me puedo ir? -Sí. Venga.

Comensales, me avisan de cocina

que el siguiente plato sale con retraso.

Así que vais a tener que esperar un poco.

Os pido mil disculpas.

Quinta a tope, ¿vale, equipo? -Vamos. Venga, va.

Bueno, me he echado una pequeña siesta.

¿Tenemos ya los canelones listos? Sí.

¿Os acordáis cuando las espumas tenían consistencia?

Sí. Qué tiempos aquellos en la cocina.

Cuando hacías una espuma de sifón y se mantenía, ¿verdad?

Qué cosas, ¿verdad?

Camareros, por favor, ¿pueden salir?

Adelante. Sacando canelones, por favor.

Carlos, quiero verte con el mandil

porque vas a salir a sala tú como responsable de este plato.

Y te va a acompañar Teresa. Teresa, tú que estás liberada,

vas a acompañar a Carlos a servir estos magníficos canelones.

¡Voy, voy, voy! Venga, Teresa, por aquí,

por favor, cogiendo platos. Venga.

A continuación, un primero.

Canelones de rostit, espuma trufada y teja de parmesano.

Que lo disfrutéis.

Buenas tardes.

Canelón relleno de carne con espuma de parmesano y trufa

y crujiente de parmesano. -Gracias.

Bueno, la espuma se ha ido un poquito, ¿vale?

Ha sido culpa mía.

Carlos, ¿estás hablando con ellos? Sí.

¿Qué les estás contando? Que se me ha ido un poco la espuma.

¿Crees que eso se lo tienes que decir a los clientes?

No, pero como he hecho mal el plato...

Me lo dices a mí al final, no a los clientes.

Perdón. Os pido disculpas. Vamos.

Bueno, las falleras.

Bueno, contadme cómo os alimentáis para aguantar

cinco días seguidos de fiesta.

Necesitamos muchos carbohidratos para aguantar toda la semana,

porque son muchos actos. He de decir que este es

un buen plato que nos podríamos tomar nosotras

en Fallas. De sabor está genial, nos lo tomamos súper a gusto

y nos da un montón de energía.

¿Ningún error en el plato? Bueno...

Sí. Nos extrañó cuando vino el aspirante

y nos dijo lo de la espuma,

que ya hubiera sido el punto para que estuviera perfecto.

Pero estaba muy rico. Muchas gracias.

¡Va! ¡Va, equipo! Teresa, ayudas a Valentín.

Vale. Amor, ¿con qué te ayudo?

Lo que necesito es que esto lo filtres

y que lo pasemos aquí. -A ver, Valentín. Un momento.

Un momento, hijo. Un momento.

-Tío, de verdad. -Nos queda hacer el aire,

saltear las colmenillas... -No por repetirlo más

cambia la cosa. Lo que necesito es que filtremos

esto y lo metemos... -Cálmate.

-No. Es que... -Relájate. Yo estoy en todo

y tú tienes que estar en lo tuyo.

El aire... -Que sí. Que lo tienes que echar

aquí, lo filtras... -El jugo este.

-Eso déjalo. -Esto lo dejo, ¿no?

Como no me cuentas lo que es, lo dejo así tal cual.

-¿Cómo que no te cuento? -"Esto déjalo". Pues lo dejo así.

No. Tranquilo. -Es la salsa y el fricandó.

Lo deberías saber. -¿Que debería saberlo?

Te pregunto qué es y me dices: "Déjalo en paz".

O sea, la capitanía no es esto. -No es esto.

Es ir a un chico, preguntarle qué es y que te digan...

Esto es gritar sin sentido.

De verdad. -Muy bien.

El capitán también ayuda.

Trabaja igual, tío. (RÍE)

Si no, no vamos a sacarlo. -Te pasas un huevo, colega.

Necesitamos hacer el aire. -Eres un mentiroso.

(ALEIX) Valentín, yo alucino contigo, porque creo

que estas cosas no se tienen que decir

y, menos, a un compañero que trabaja contigo

para intentar dar servicio a 30 personas.

Ya me hace aire solo. -Ya. Con la lecitina y al caer...

Esto lo voy a apagar ya, que ya está.

Bueno, en menos de diez minutos, sale el fricandó.

¡Oído! Y vengo a probar, a ver

qué tal está. Muy bien.

Esto es un fricandó de diez, ¿no?

No lo sé. Esperemos que sí. Yo creo que sí.

Varias cositas. Vale.

De entrada, le sobra rebeldía.

Vale. Por tu parte, con el capitán.

Eso lo primero. Le faltan setas.

Hay pocas. Vale.

Y le falta la picada. Vale.

No me digas "vale". Como mínimo, un fricandó

tiene que llevar una picada que sea solo de almendra.

Debería estar hecha esa picada. Vale.

¡Venga, a correr! ¡Sí, chef!

¡Señores, hay en juego un puesto en la Final

y no sale gratis! ¿Vale? ¡Ya podéis correr!

¡Oído, chef! ¡Joder! ¡Eso me pone más nerviosa!

(ALEIX) ¡Vámonos! -Venga, va.

Aleix, ¿estas setas las pongo con la otra salsa a terminar?

No. Estas van salteadas

y se añaden al guiso, ¿vale? -Oído.

¡Ya estamos! -Vale.

-¿Qué hago? Dime. -Vamos a hacer una picada

con el perejil, con la almendra, un poco de aceite de oliva,

lo machacamos como un majado y lo añadimos la guiso.

Aitana, ¿cómo vas? -Muy bien.

-Tere, ven. -¿Ayudo con otra cosa?

Con Carlos, perejil y las almendras.

-Voy. -El perejil mételo en el bol,

que vamos a hacer un majado.

Venga, va. ¿Esta sartén para qué está?

-Para las colmenillas. Cuidado. -¿Te ayudo a cortarlas?

-Sí, "por fa". -Venga, va.

¡No le echéis mucho aceite, eh! -No. ¿Qué aceite?

Si hay más almendras que el copón.

-Aleix, mira lo de la picada. -Sí, sí. Ya, ya.

Muy bien. Jordi.

-Está bien ya de colmenillas. -¿Sí? ¿Ya está?

-¿No le echamos más? -No. Ya hay muchas.

¿Dónde está la picadita? ¡Ya voy! ¡Cuidado, cuidado!

Vámonos. Mira. ¡Ah! ¿Esto es una picada?

¡Vaya por Dios! En mi casa lo hago con el mortero.

Esto no es una picada. Eso es almendra cruda

machacada con tallos de perejil a lo loco, ¿verdad?

¿Quién ha hecho esta chapuza estéril?

Todos. -No. Lo he hecho yo.

-No, no. -Lo he hecho yo.

¡Hombre, Carlos! (RÍE)

Venga, cancelamos picada. Qué pena, porque le va muy bien.

Venga. Oye, ahora vamos a emplatar.

(CARLOS) Nada. Otro marrón más.

Voy acumulando marrones. No sé hacer picada,

no sé hacer gazpacho, no sé hacer pasta.

Pero a mí me da igual. Ya, de perdidos, al río.

Lo he hecho yo y punto.

¡Aitana! Ponte con el postre. -Vale.

Lo ponemos en el plato, ponemos la capa de azúcar

y caramelizamos. -Voy.

Entre tú y Tere, empezado con eso, ¿vale?

¡Venga, va, equipo! Vamos a darnos cera.

Vamos bien. ¡Va! ¡Va, equipo!

¿Puedo llamar a camareros? Sí.

Vale. Pero antes de llamar a camareros,

voy a informaros quiénes son los dos elegidos

que van a servir este plato en sala.

El primer candidato a ser camarero del año es...

Valentín. ¡Valentín!

Por ser el responsable de esta elaboración.

Nadie mejor para contar este plato.

OK. Y el segundo candidato es

la mejor campaña que Valentín puede tener,

esa persona que saca lo mejor de Valentín.

¡Carlos! Claro.

Venga, va. -Lo sabía. Cómo lo sabía.

¡Venga, va, chicos! ¡Hacedlo muy bien afuera!

Vale. Ahora sí es el momento de culminar

con un buen aire de este plato.

Vamos a darnos cera.

¿Estamos prevenidos? Camareros, por favor.

¿Puedo sacar platos? Sí, sí.

¿Sí? ¿Prevenidos, aspirantes, camareros?

Prevenidos. ¿Sí? Adelante, por favor.

¡Que salga el fricandó!

Comensales, espero que el siguiente plato

esté a la altura de una semifinal.

Consiste en fricandó con aire de colmenillas.

¡Adelante, camareros! ¡Vamos!

Hola. Buenas tardes. -Hola. Buenas.

Les vamos a servir un fricandó con aire de colmenillas.

¿De acuerdo? Espero que les guste.

¿Me disculpa?

Valentín, Carlos, os voy a decir una cosa.

Se lleva, se sirve el plato sin decir nada

y luego se comenta el plato. Mucho más elegante

y con mucho más respeto hacia el comensal,

que es lo importante. ¿Entendido? Oído.

A cocinas. Oído.

Bueno, lo que sí que es digno de una semifinal,

son estos trajes. Cuéntame un poquito

la tradición que tienen.

Este traje, en especial, es un espolín.

El dibujo se llama Valencia.

Me lo hicieron hace cinco años.

Pero ya es una joya. Ya va a ser para mis hijas,

para mis nietas. Se hereda y para toda la vida.

Bueno, todo esto digno de una semifinal.

Pero quiero saber, ¿el plato es digno

de una semifinal? El plato estaba bueno.

A todos nos ha gustado bastante.

Pero sí le faltaba la picada.

¡Madre mía! Me ayuda muchísimo vuestra valoración,

así que muchas gracias. Gracias a ti.

¡Venga, va, equipo! Ahí. Arriba no. Abajo.

Voy a rellenarlas un poco.

¡Aitana! ¿Le voy echando el azúcar?

-Vale. -Yo voy detrás tuyo.

-Vale. -Vale.

Bien, bien. Bien de azúcar. Más, más.

Prueba ese y vemos, ¿vale?

¿Así o más? -Más. Por todo el plato, ¿vale?

-Vale. Ya está esto. -Vale.

¿Qué más llevo esto, Aitana? -El "crumble".

Y necesito nitro, por favor. -Vale.

¿Tienes que darle más a aquel? -No.

-¿Dónde está el "crumble"? -Aquí.

Vale. Voy echando, ¿vale?

-Vale, chicos. Ya estamos. -Vale.

Valentín, cógete el bol. Vas echando azúcar a medida

que vamos quemando, ¿vale? -Vale.

Bastante. Bien de azúcar. Repartido, eh.

-¿Así? -Así.

Dejo aquí esto para que vayáis echando el "crumble",

que voy a usar el nitro. -Vale. Vamos al otro.

¡Venga, chicos! ¡Vamos a montar este postre

perfecto y que salga todo genial! -Vale.

¿Te echo una mano? -Si quieres, echa el nitro.

No mucho, eh, que si no, se congela.

-¿Por qué no coges una varilla? -No los quiero romper.

Solo quiero revolver.

-Te dejo ahí. -Gracias.

-Carlos, ven. -¡Ya voy!

Bien, bien. Más, más. Vale.

¡Vale, gente, vamos a quemar rápido, que no llegamos!

-¡Vamos! -¡Por favor! ¿Cómo vamos con eso?

He puesto las naranjas. Voy a ir echando primero

el "crumble". ¡Vamos!

¡Hombre, Pepe! Mira qué pinta tiene esto.

Sí. Menuda pinta tiene. Hola, Pepe.

Recta final, señores. ¿Lo tenemos? ¡Oído!

Venga, fenomenal. Van a salir a servir a la sala

mis aspirantes camareros, ¿vale? Vale.

Aleix, tú que no has salido todavía.

Yo me voy. Sí. Y la que se encargó del postre.

¿Quién será? ¡Ay yo!

Pues venga. Voy yo con el nitro.

Venga, vamos.

Vamos sacando platos. ¿Tienen que salir sucios

o pueden salir limpios?

Limpios. Corramos, por favor.

Venga, corremos y le damos el último empujón, por favor.

Tengo a los camareros preparados. ¿Vamos sacando platos?

Vale. Sí. Ya puedes sacarlos.

El delantal de camarero lo tenéis allí.

Aitana, ¿lo tienes todo acabado? Sí. Está ya todo.

Venga. Eso es.

Adelante. Aspirantes camareros, por favor.

Y camareros detrás de ellos. Vamos sirviendo.

Gracias, chicos. Suerte. -¡Venga, chicos!

Muy bien. Gracias.

Y terminamos como tanto os gusta a los falleros, con fuego.

En este caso, el del soplete que han usado nuestros aspirantes

para la crema catalana, galleta y deshilachado nitro de naranja.

Que lo disfrutéis.

Aitana, así me gusta. Seriedad, calladita.

Seria. Con esa cara que te pones tú

cuando te pones seria de verdad.

Muchas gracias, chef. Esa es la actitud.

¿Qué os parece este maravilloso postre?

Está buenísima.

Tanto el "crumble" como la crema catalana,

y los matices de naranja. ¿Todo bien?

De las mejores cremas que hemos probado.

¿No hay peros? No hay.

Con diferencia, el mejor plato.

¿El mejor de todo el menú? Sí.

Muchas gracias.

Venga, vamos limpiando cocinas y cuando vengan

vuestros compañeros, que se unan a vosotros.

Sí, chef. La suerte está echada.

Sí, chef. Nos vemos en el veredicto.

Gracias. Venga.

¡Ay, a ver!

Venga. Venga, Carliños. -Suerte. Suerte, Carlos.

Venga, mi vida. Vamos.

(VALENTÍN) Hoy ha sido un día

intensito, intensito. Por si no tuviera suficiente

con la fricandó, encima me ha tocado

recibir por todos los lados.

Comensales, qué pena me da tener que despediros.

Gracias por ayudarnos a hacer este maravilloso homenaje

a las Fallas de Valencia.

Yo quisiera aprovechar este momento para saldar

una cuenta pendiente con todos vosotros.

¿Cómo es posible que hagáis un ninot con mi imagen

y no con la de Jordi Cruz?

Si hubieseis utilizado menos madera.

Esto es una broma. Lo que sí quiero es agradecer

ese cariño, ese esfuerzo y toda esa dedicación

de todo un año. Muchas gracias, Valencia.

Dicho esto, tengo claro cómo os gustaría acabar

esta fantástica comida.

Pues bien de fuegos y petardos, ¿verdad?

Va a ser que no, porque aquí el "cagueta"

los ha escondido. Y sí os pediré un fogoso

y maravilloso aplauso, que es la única forma de terminar esto.

(Aplausos)

Aspirantes, Jordi os ha pedido

que os dejéis la piel en esta prueba

y lo habéis hecho. Gracias.

Los cinco habéis cocinado con entrega, pasión y ganas.

Gracias. Así que... ¡Enhorabuena!

Gracias.

(Aplausos)

Ellos no aplauden.

Quiero que den un paso al frente los aspirantes que crean

que se han ganado un puesto en la Final.

No digas eso. ¡Qué horror! Pues... por ganas, sí.

Pero es que tampoco sé.

(RESOPLA) Bueno, está muy bien.

Carlos, ¿por qué no diste un paso al frente?

Doy siempre el máximo y cuando las cosas

se hacen mal, se hacen mal.

Y se reconocen. Me he complicado mucho la vida

en las elaboraciones y no le he dado el 100% a Aleix.

Aleix, ¿qué pasa con Carlos? Yo creo que no.

Le he dado un plato complejo, los canelones,

y por su parte, estoy supercontento con él.

¿Sabes lo que creo que te ha pasado?

Que la inseguridad se ha comido tu orgullo

y también ese espíritu de ganador que siempre dices tener.

La prueba anterior te salió fatal.

Has llegado aquí preocupado, inseguro

y has cometido fallos tontos,

como rellenar como cigarrillos los canelones.

Iba con demasiada confianza. ¿Con demasiada confianza?

No te has lucido en cocinas ni tampoco en sala.

Al comensal nunca se le puede presentar una elaboración

como un plato fallido.

Tenías que haberte limitado a describir

lo que había en el plato. Sí, sí.

Por todo ello, Carlos, vas a Eliminación.

Mi reflexión es la siguiente; tras dos tardes malas

viene una buena y gloriosa. Y eso, siempre, lo dejo en el aire.

Valentín, es tu turno. Ya lo veía venir.

¿Sabes qué nota te pongo hoy? No, no tengo ni idea.

Sobresaliente. ¡¿En serio?!

Anda... -Bueno, espérate.

Sobresaliente... en soberbia.

Ay, ya estamos...

En chulería, porque cuando Aleix te decía cosas, tú le decías:

"No, esto se hace así porque yo lo digo,

yo lo hago a mi manera"; encima, con un tono no apropiado.

Tienes que pensar lo que es una cocina profesional.

Un jefe de cocina, en este caso, un capitán,

es bueno que escuche vuestras opiniones,

pero el criterio que vale es el suyo,

porque asume la responsabilidad. Sí.

Y tú te has subido a sus barbas. Tienes suerte de que es tu amigo,

de que es buen tío, te pasas de buena gente,

pero el 99% de los jefes de cocina que yo conozco,

escucharán las opiniones de su equipo,

pero cuando uno le dice: "Esto es así porque yo lo digo",

automáticamente le dice: "Fuera, no me sirves".

Vale. Deberías haberte mordido la lengua,

dejar que hoy disfrutara de su capitanía

y que asumiera sus propios errores.

Dicho esto, ¿no querías un duelo entre tú y Carlos?

Lucharás contra él en la prueba de eliminación.

Felicidades. Gracias.

Me arrepiento del conflicto con Aleix y le pido perdón;

lo he hecho mal, lo he hecho fatal.

Aleix, tu capitanía ha sido brillante;

te he visto currar al 200%, supervisando las tareas,

con un plan de gestión de tu equipo,

has aportado y ayudado en todas las elaboraciones.

Has sido el tipo de jefe de cocina que a mí me gusta,

un tío que es un ejemplo. Y te has ganado algo,

que no sé si los demás le darán valor,

es mi respeto. Felicidades. Muchas gracias.

(Aplausos)

Para mí es todo, creo que, a la hora de trabajar lo doy todo

e intento lo que me han enseñado; la actitud de sacarlo todo bien.

Que un chef como tú me diga que tengo su respeto es increíble.

Estoy muy orgulloso de lo que haces. Felicidades.

Muchas gracias por todo.

Sabes que no regalo piropos. No.

Si te lo he dicho es porque te lo has ganado;

así que... enhorabuena, Aleix, eres el primer finalista

de la séptima edición de "MasterChef".

Cuando empecé Cocina con 16 años y lo dejé por problemas familiares,

pensaba que el sueño había muerto y lo estoy reviviendo.

Ojalá que pueda estar en la cocina de un restaurante.

Teresa y Aitana. Ay...

Habéis asumido la responsabilidad de vuestro plato,

con firmeza y entrega; habéis estado serias, concentradas;

y, además, de eso, habéis podido echarle una mano a los demás,

cada vez que hacía falta. En cuanto a actitud, todo bien.

(AMBAS SE LO AGRADECEN)

En cuanto a servicio en sala, las dos habéis sido correctas,

pero os ha faltado un punto de refinamiento.

Habéis estado muy parecidas trabajando,

pero solo una de las dos ha conseguido algo complicado;

impresionar a los comensales.

Solo una de vosotras dos tiene un puesto en la final

y esa aspirante es...

¡Aitana!

(GRITA EMOCIONADÍSIMA)

Ay, qué guay.

Qué guay.

Jo, gracias. ¿De verdad, en serio?

Quiero que sepas que los falleros y falleras se han ido impresionados

con tu crema catalana; de hecho, han calificado ese plato como...

El mejor que habían probado.

Ay, qué guay.

Enhorabuena. Gracias.

Eres, junto a Aleix, la segunda finalista

de la séptima edición de "MasterChef".

Por fin, la mejor valoración de mi vida, estoy supercontenta.

No sabéis lo que supone que digan que la crema catalana estaba buena.

Estoy supercontenta, de verdad, supercontenta.

Teresa, en este caso, tu elaboración no ha tenido

ese sabor tan impactante, como el plato elaborado por Aitana,

aún, estando, bastante empatadas.

¿Por qué te emocionas? ¿Porque no estás o por ella?

Me encantaría estar en la final, lo lucharé en la eliminación.

Soy una persona que ve "MasterChef" desde el minuto uno,

para mí es un sueño que se ha hecho realidad,

cuando esperas algo mucho, lo ves pasar y te lo quitan...

Es como... ¡no!

Carlos, Teresa, Valentín, os pido que no tiréis la toalla.

No lo haré. -Nunca.

Todavía, quedan dos plazas más en esa gran final.

Suerte a los tres en la prueba de eliminación.

(TERESA Y VALENTÍN) Gracias.

Como cada año, vuelven los campamentos MasterChef.

Si tienes entre 8 y 16 años, te encanta cocinar

y quieres vivir una experiencia inolvidable en un entorno natural,

tienes que venir a los campamentos MasterChef.

Además, convivirás con concursantes de "MasterChef Junior".

Este verano campamentos MasterChef.

(TODOS) ¡Ven al campamento MasterChef!

(Música épica)

(Música épica)

Los aspirantes regresan nerviosos, porque saben que está en juego

el paso a la gran final de "MasterChef VII".

Madre mía, qué sorpresa. (VALENTÍN) A ver...

Tres aspirantes están en la cuerda floja

y uno de ellos nos dirá "adiós" a las puertas de la final.

(TERESA) Buenas noches. (AITANA) ¡Hola!

(ALEIX) Buenas noches.

Aspirantes, bienvenidos, de nuevo. (TODOS) Muchas gracias.

Aleix, ¿cómo estás con Valentín?

Hemos intentado hablar las cosas, aquí hay mucha tensión,

pero es verdad que me dolió, me dolió, me dolió.

Hay que intentar suavizarlo para que no influya ahora.

Me sorprende que, todavía, tenga esa tensión, pero bueno...

Yo le he perdido perdón más de una vez,

porque un amigo sabe que cuando ha dañado tiene que pedir perdón.

No solo se lo he demostrado después de la prueba de exteriores,

se lo he intentado expresar y demostrar durante doce semanas,

haciendo gestos todos los días de convivencia, todos.

Espero que lo valore y entienda que me equivoqué.

Sí, sí. Veo que te emocionas, Valentín.

Entiendo que te dolió hacerle ese feo, claro.

Claro que me dolió, lo último que quiero es dañar a un amigo.

Muy bien, nos gusta que haya buena relación entre compañeros,

así que... ¿se puede sellar esto con un abrazo?

Más que aceptado.

(VALENTÍN) Lo siento, de verdad. (ALEIX) Lo sé.

Ahora, concéntrate a tope, concentradísimo.

Jo, encima...

Aitana, Aleix, podéis subir a la galería,

ya como finalistas de "MasterChef VII". Enhorabuena.

Gracias.

Estoy nervioso, claro. Me da celos ver a Aitana y a Aleix,

celos de decir "qué orgulloso estoy de ellos

y qué cabreado conmigo por no estar ahí".

Vamos, vamos, vamos.

Teresa, Carlos, Valentín, vosotros tres,

tenéis que luchar por acompañar a vuestros compañeros en la final.

Sois tres y sabéis que solo hay dos puestos,

así que es el momento de darlo todo porque imagino que no querréis

quedaros a la puertas de la final. (TODOS) No.

Si los tres estáis aquí es porque habéis trabajado y evolucionado,

nos habéis demostrado que queréis ser chefs profesionales,

así que no os lo vamos a poner nada fácil.

Claro. -No, por Dios.

Por eso, vais a hacer lo que más teméis...

A ver, Dios... qué miedo me dais.

Repostería.

(AITANA) ¡Qué guay!

Para ver en qué consiste el reto vamos a recibir

a uno de los pasteleros más brillantes de su generación

y de mayor prestigio internacional. Jefe pastelero y director

de la Creación del Maison Valrhona, en Francia.

¡Del chocolate Valrhona!

Monsieur Chocolate, Frédéric Bau.

Qué ilusión. Hola.

Qué guay. -Un postre del carajo.

-Va a ser superbonita la prueba.

¿Sabéis quién se va, no? Lo que más temo es la repostería.

Le tengo miedo, pero a los miedos hay que echarle cara.

Qué mejor que en una eliminación sacar lo mejor de mí

e intentar hacer, de lo que más me cuesta,

sacar un postre excelente.

Estoy muy contento de compartir, otra vez,

este tiempo de pasión del gusto.

Os doy mi energía positiva. (TERESA) Gracias.

Este tiempo puede ser un tiempo importante en vuestra vida.

(TODOS) Gracias.

Eres uno de los chocolateros más solicitado del mundo,

¿qué es lo primero que les enseñas a tus alumnos sobre el chocolate?

El chocolate es una materia, un poco, exclusiva,

porque es un producto tan delicado y tan preciso, por su técnica,

que el jefe es el chocolate, es el que conduce.

Si vigilamos bien los grados no podemos tener problemas,

si trabajamos con el dedo no funciona.

Nuestros aspirantes son fieles seguidores de "MasterChef"

y se acuerdan, perfectamente, del lienzo que nos trajiste

en la semifinal de la última edición.

No me quiero imaginar el que está aquí detrás...

Ya...

Me acuerdo del atemperado.

Es dificilísimo trabajar con chocolate.

Vamos a desvelar el misterio.

La torre Eiffel, porque vamos...

¡Ostras! ¿Qué es eso...?

(ALEIX) ¿Está flotando? (VALENTÍN) Sí.

(CARLOS) Sí, flotando.

(TERESA) Pero... es broma. (AITANA) Qué guay.

Aspirantes, acercaos para ver esta creación, esta maravilla.

Está volando.

(TERESA) Qué bonito, por favor.

Yo soy diseñador industrial, tengo que saber cómo funciona eso.

Frédéric, por favor, explícales que hay en la almohada.

He preparado un placer de boca, hay que comer antes del postre.

Es un merengue muy, muy ligero, con sabor a agua de azahar,

por dentro, está relleno de una crema de limón,

un poco, como un helado de limón, mitad y mitad.

Qué maravilla, precioso.

Es tan ligero que, por eso, levita.

Mira. (TERESA) Qué fuerte.

(FRÉDÉRIC) La magia del gusto. No pesa.

Es precioso.

Frédéric, explícales qué hay en el otro plato.

He imaginado un postre con chocolate, como veis, blanco;

pero es divertido porque el chocolate, normalmente,

va dentro del postre y aquí, está alrededor del postre.

Virutas de chocolate que se mezclarán

con un "parfait" helado

de coco y limón verde; tenemos una esponja de almendra

muy perfumada, muy poco azucarada,

es un bizcocho superligero, sin harina;

también, tenemos la salsa de coco con un poco de ron,

es como una piña colada. -Qué bueno todo.

-También, queremos decir que tenemos texturas diferentes;

tenemos un helado muy blando las virutas de chocolate

que hay que mezclar cuando se come el postre

y el esponjoso del bizcocho. -Vale.

"Fantastique". La receta es supersencilla.

Supersencilla... -La receta es muy sencilla.

Es una maravilla, el perfecto pasaporte para el paso a una final.

Me parece que para ir a la final hay que hacer cosas

que valgan la pena. -Estoy de acuerdo.

¿Cortas los merengues para que los vean?

Sí. -Qué guay.

(VALENTÍN) Debe ser muy ligero. Jo... qué bonito.

-Mirad. (ALEIX) Cómo se deshace.

(AITANA) Por dentro es aire, es superligero.

(TERESA) Es como un tubo.

(VALENTÍN) Creí que era crema.

Al meterlo en la boca... Chicos.

¿Podemos probar? Hombre.

(AMBOS) Muchas gracias.

Porfi...

Quedan tres trozos más, pero son para el jurado, qué pena.

Ya probáis en el veredicto.

Oh.... Está buenísimo.

(ALEOX) ¿Cómo está? (VALENTÍN) Espectacular.

(AITANA) ¿SÍ? Aéreo, etéreo.

Como una nube, ¿no? -Sí, como una nube.

Me parece fascinante. (VALENTÍN) Precioso, increíble.

Para conocer las texturas, los sabores y demás...

Podéis probar el otro. ¡¿También?! Qué bien.

Eso sí podéis compartirlo, que es más grande.

(ALEIX) Tengo hambre...

(FRÉDÉRIC) Mezclarlo todo. (TERESA) Tiene limón.

(ALEIX) ¿Está rico? -Podéis compartir un poco...

El postre es tan sutil, delicado, me encanta esa gama de blancos.

Me gustaría hacerlo con delantal blanco, te lo digo.

Aspirantes, el último reto de la noche

consiste en replicar este postre, incluidos, los merengues.

Y para ello tenéis noventa minutos. ¿Solo...?

Frédéric, ¿les puedes dar algún consejo?

Concentración, atención para leer bien la receta

y para ver el orden de todos los pasos.

El más importante de los ingredientes es la pasión.

Vale, pondremos pasión.

Pues... ya habéis escuchado a Frédéric Bau,

así que, por favor, poneos delante de cocinas.

Qué guay, ¿eh?

Aspirantes, recuerdo que os jugáis el paso a la final.

Tenéis todos los ingredientes y la receta en el supemercado;

así que los noventa minutos comienzan en tres, dos, uno. ¡Ya!

(AITANA) ¡Vamos! Vamos, chicos.

(CARLOS) ¿Solo esto? -Vamos allá.

Qué rápido, vamos. (TERESA) Ya no tengo fuerzas.

(ALEIX) Venga, chicos, ánimo.

(Música de tensión)

(ALEIX) Hay que pesar al milímetro.

(AITANA) La repostería es superexacta.

Frédéric, vaya postre bonito y espectacular que has traído.

¿Por dónde empezaríamos? Por el merengue, ¿quizá?

Sí, porque es lo que necesita más tiempo.

Tiene que secar en el horno a temperatura baja... ¿Y luego?

Después, el "parfait". El "parfait".

Es como un helado, debe estar treinta minutos en el congelador,

para tener una textura perfecta.

El chocolate es divertido porque es como un espectáculo,

y es lo más tranquilo, lo demás va en el congelador.

Tú lo ves fácil, ellos no. Estamos en una semifinal.

Eso sí, eso sí.

Es el tema, la semifinal te añade más presión y más nervios,

justo lo que no necesitan.

Valentín va más avanzado que los otros.

La cosa no es el tiempo es saber hacerlo perfecto.

-Hay que hacerlo perfecto y sin pausa.

Creo que el merengue de Carlos está poco montado.

A ver, yo no me fío de Carlos,

los postres no se le dan bien, hacer las cosas perfectas cuesta...

Es muy sofisticado para él.

Creo que Teresa y Valentín están un punto por encima,

pero lo mismo se levanta, tiene el día tal y te lo clava.

Ponle más blanco del limón, eso es; ralla fuerte, ralla fuerte.

En lo amarillo hay aceites esenciales

y en lo blanco, amargor por doquier.

Carlos está rallando el limón y se va a dejar las uñas.

Estoy haciendo el "parfait" de coco y limón.

Estoy más liado, con el postre, que la mar,

creo que las elaboraciones las llevo superbién.

Quiero seguir avanzando y estar entre los finalistas,

que es la ilusión que tengo.

Este reto lo tomo como un duelo, con Valentín, desde el principio,

he tenido una rivalidad; ganar a Valentín... fíjate...

Sería un orgullo, a ver la carita que se le queda.

Carlos, dale.

Esto va para abajo.

Vamos gusanitos.

(VALENTÍN) Estoy con la crema helada de limón.

Tengo que dar muchos zascas porque vengo de unas pruebas

donde me han dado caña y quiero demostrar que no es merecida.

Un zasca va para mi mentor porque quiero que confíe en mí

de una vez y ganarme su respeto, que creo que lo he demostrado;

obviamente, a Carlos hay que darle un zasca porque viene bien;

otro zasca va para mí mismo, para empezar a creérmelo,

porque de doce programas que llevamos,

en once he ido con la cabeza gacha y se acabó.

Valentín, ¿cómo vas? -Bien, corazón. ¿Y tú?

(RÍE) Pues... no vayas tan bien, cariño.

(Risas)

Ánimos.

Que es broma.

Hoy debo dar zascas, no puedo ir mal.

Voy a mil por hora, porque hay ochocientas mil elaboraciones,

ahora estoy con el "parfait" de coco y limón.

Convertirme en finalista sería un sueño hecho realidad,

el problema es que todos tenemos el mismo sueño;

así que yo lo daré todo. Qué bien huele esto, por Dios.

(CARLOS) Qué tarda en montar.

Esto ya está.

Chicos, mi helado es el de arriba, a la izquierda.

Voy a hacer el "parfait".

Esto no se me monta.

Se ha cortado, tengo que hacerla de nuevo.

No veo a Carlos concentrado. Venga, Carlos, dale.

(AITANA) Venga, Carlos.

Carlos... (FRÉDÉRIC) "Mamma mia...".

No es una prueba para Carlos.

La crema del "parfait" se le ha cortado,

el merengue lo ha dejado en el horno cerrado,

en vez de abrirlo para que se les fuera la humedad.

Son detalles que sumarán.

Te digo algo, conociéndolo, el tembleque que tiene de pulso

y que no es de dulces, no es su prueba.

Venga, Carlos, pon el turbo.

(AITANA) ¡Vamos!

Seguro que, ahora mismo, estás disfrutando tanto con este reto

que te apetece vivir la experiencia MasterChef;

puedes hacerlo en el restaurante MasterChef de Madrid.

Tienes una carta espectacular con algunos platos emblemáticos

y podrás conocer a aspirantes que han pasado por aquí.

Más información en restaurantemasterchef.com

y en las redes sociales.

No me digas que se me ha muerto esto.

¡Se me ha pasado! Me cago en tal, me cago en tal.

Tengo que volver a hacerlo. Me cago en tal.

Vamos, Tere. -Aitana, debo repetir una cosa.

-¡Vamos! -Gracias, amor.

He terminado llevándome bien con Tere,

al principio, era con la que menos congeniaba.

A ver, crema de limón. Venga, vamos allá.

(Música de tensión)

Carlos, ¿qué tal? -¿Qué tal?

-Bien, ¿y tú?

-Intentando disfrutar pero fíjate qué jaleo.

¿Cómo llevas el postre?

Se me ha cortado el "parfait", tengo que hacerlo de nuevo.

Lo estoy montando por separado, luego lo meto en los tubitos

y los meto en el abatidor.

-¿Eso es la nata? -Sí.

-Vigílala. -Sí.

-Debe quedar como mantequilla. -Gracias.

La mía ha quedado... Ha quedado un poco de más, creo.

Venga, Vale.

-Estoy haciendo la salsa de coco con limón,

tengo la infusión de la leche con el limón,

he echado coco y, ahora, la nata. -Y a enfriarlo rápido.

Sí, que me coge el toro.

Concéntrate, por favor, que lo necesitas más que nadie.

¿Qué tal el tembleque?

Ahora bien, pero cuando llegue, mala cosa.

Hay que tener cuidado. ¿Me echarás una mano?

Sí, seguro... te lo va a hacer él. A ver...

Anda, vámonos. Venga.

A correr, vamos. -Venga, va.

(Música alegre)

(TERESA) Ay, a tres segundos que pasárseme, otra vez.

(Música alegre)

Bueno... aquí tenemos a Valentín. Valentín.

Creo que está con la emulsión del "parfait".

¿Eso qué es? ¿Qué has hecho?

He batido y montado la nata. ¿En qué punto?

Un poco de más, creo. -Un poco, mucho.

Repite esto... Vale, vale.

El resto de elaboraciones, ¿cómo andan?

Los merengues están en el horno,

el helado está en el abatidor y estoy con esto.

¿Y la calma dónde la tienes? La calma la tengo aquí.

¿Sí? Sí.

Hasta ahora, parecía que el enemigo de Valentín era Carlos,

pero su peor enemigo es él mismo.

Eso le pasa a mucha gente.

¿Cómo lo ves? Si ajusta algunos puntos, sí.

Al ver que la nata estaba cortado, imagino que te genera dudas, ¿no?

¿El resto qué tal? Bien, parece todo correcto.

-Gracias. Te veo optimista. Vámonos, amigo.

Gracias. -Que no te desequilibre esto.

-Concéntrate. -Vamos, arriba, como hasta ahora.

-Es el puto coco. (ALEIX) Va, va, va, va.

-Lo haces bien, venga. -Se monta la nata y ya está.

-No me perdonaría no llegar porque se ha cortado la nata.

Lo tengo que repetir y no sé cómo saldrá.

-Venga, Vale, ¿eh? Venga, vamos, va.

-Por narices que me va a salir, fácil no se lo voy a poner.

(AITANA) Tranquilo, Vale. (ALEIX) Tú pelea, que sabes.

(Música de tensión)

Vamos, Carlitos.

(Música de tensión)

Vamos...

(Música de tensión)

Buenas. Teresa, ¿cómo estamos?

Estresada porque he repetido una elaboración y voy pillada.

¿Qué ha pasado? Se ha pasado la nata.

¿Es el único problema que has tenido?

Sí, pero, bueno, es un problema importante,

-Teresa, ¿los merengues están? -Voy volando. Sí, sí.

Pero la crema no está todavía. -No, voy a hacerla.

Al congelador. -Voy ahora mismo.

-Ve tranquila, tranquila. -Gracias.

¡Vamos, Tere! ¿Cómo lo ves, Frédéric?

Parece muy tranquila, ¿no?

Los nervios van por dentro pero ella es ordenada, sí.

Ya vuelvo. Ahora me pongo con la crema helada de limón.

Lo que hay que hacer es correr. Vuelo, vuelo, vuelo.

Suerte. "Gracinhas", hasta luego.

(AITANA) Vamos, Tere. (ALEIX) Venga.

(AITANA) Bien, Vale. (ALEIX) Valentín, vámonos.

Listo. -Venga, que vas bien.

-Venga. -Que vas bien.

¡Me cago en...! Se ha caído todo, me cago en la madre que me trajo.

Se me ha caído todo.

Esperemos que me quede para luego, si no, la he cagado.

Joder, vaya tela, tío.

Esto es una nata bien montada.

Aspirantes, últimos treinta minutos.

(TERESA) Ay... (VALENTÍN) Oído.

(AITANA Y ALEIX) Vamos.

No puede ser.

Un toque de sifón, pasta de almendra.

(VALENTÍN) Esto sí, esto sí.

Frédéric, ya que has traído este postre tan maravilloso,

no te irás con las manos vacías. mira lo que tengo;

el libro "Cocina de aprovechamiento",

con el que nadie volverá a tirar alimentos a la basura.

Hay un montón de recetas sencillas para sacar partido a las sobras,

de la comida y la cena, y hacer platos atractivos

y, sobre todo, económicos. Qué bien.

Para que las hagas con niños. Disfrútalo.

Gracias.

-¡Vamos! -Venga, vamos.

(Música de tensión)

Bizcocho de sifón, terminado.

(TERESA) Dale caña, ¡hierve!

(VALENTÍN) Voy a por el chocolate.

Ya tiene los churrillos hechos.

(CARLOS) Ingredientes para la crema helada...

(VALENTÍN) Algo huele a quemado y no soy yo.

Uf... mal...

Se le ha quemado la crema.

-¿La de limón? -Sí.

Esto... nada... que se me quema.

Me cago en tal.

¡Venga, Tere!

A ver... ¿me va a dar tiempo? No.

Me estoy agobiando porque se me ha quemado la crema

que hace el helado que va dentro del merengue.

No me he dado cuenta que hay que mover, si no se pega,

lo he dejado hirviendo, mientras hacía otras cosas y se ha quemado.

Ay, no vengas.

¿Qué pasa?

¿Eh? ¿Qué pasa?

(VALENTÍN) ¡Dale, amor!

(AITANA) Vamos. (VALENTÍN) Dale, Teresa.

Eh... chis... tranquilízate, tranquila.

Tere, venga. (VALENTÍN) Teresa, tú puedes.

Tranquila, tenías las elaboraciones bastante bien; tranquila, ¿vale?

Lo que peor te puede ir... Lo sé, lo sé, pero...

Tranquilízate, Teresa, que tú eres muy serena.

¡Venga, Tere!

Disfruta, no te quiero ver así. En serio...

Ya, no... ¿Qué te falta?

He tenido que repetir una y esta, también, se ha quemado.

Repite, tranquila. Has repetido la nata y no pasa nada.

Sí, gracias, Pepe. Venga. Tranquila, ¿vale?

Venga, Teresa.

Tere, lo estás haciendo superbién, ánimo, de verdad.

Eres un amor, Aitana.

La estoy cagando en la prueba donde se supone que soy favorita.

Me da una rabia y una frustración, que no me ayudan a seguir.

Me está entrando un agobio...

¡Venga! (AITANA) ¡Vamos!

¡Venga!

Están sufriendo con tu prueba. Has traído un postre magnífico,

pero mal para nuestros aspirantes, ¿eh?

Es una semifinal. Es un reto muy complicado.

(VALENTÍN) Algo huele a quemado.

-Por no estar pendiente, tío.

Nada, quemado. A tomar por culo.

Repetimos eso. -¿Repites? Perfecto.

(TERESA) Esto ya está.

(AITANA) ¡Bien! (ALEIX) ¡Vámonos!

Vamos, Tere. (VALENTÍN) Dale caña, Tere.

Teresa parece más tranquila.

Sí, pero nos ha traicionado, se ha puesto nerviosa,

porque ha fallado una elaboración. A ver si se recupera.

Voy a hacer el bizcocho y lo que sea, será.

(CARLOS) ¿Cómo vas, Valentín? -Bien, con el chocolate. ¿Y tú?

-Yo no quiero que se me queme.

(ALEIX) Carlos, vuela.

Esa está perfecta, no se quema. -Meto esto y hago el chocolate.

Venga, a correr. Vamos.

(TERESA) Colamos y sifón.

(ALEIX) Apretad, que queda poco.

(Música de tensión)

(Música de tensión)

(ALEIX SUSPIRA) Queda poco tiempo. -Sí.

Aspirantes, últimos cinco minutos.

Voy a hacer el chocolate, que no llego.

Aspirantes, tenéis que tener las elaboraciones,

pero no tenéis que montar nada del postre, ¿oído?

(VALENTÍN) ¡Oído! Y, ahora, estoy al tubo.

Tiene que meter eso.

(VALENTÍN) Joder tío. (ALEIX) Venga.

Voy a ser lógico, hagamos las cosas bien.

Mucho mejor así.

(AITANA) Mejor, mejor. ¡Bien, Vale, bien!

No me lo creo ni yo.

(AITANA) Así, sí. (ALEIX) Muy bien.

(TERESA) Vamos, Val; vamos, Carlos, que no está todo perdido.

¿Qué va a estar perdido? -Venga, vamos.

Lo estáis haciendo genial. -Muy bien.

(AITANA) Tiene un pintón. (ALEIX) Vais bien.

(AITANA) De verdad, bravo.

(VALENTÍN) Los tubos chiquititos son graciosos, son superfáciles.

Ofú.

Yo no he nacido para trabajos así.

Uf...

Me cago en la madre que te trajo. -Venga, Carlos.

-No tengo cojones de hacer eso, vaya tela.

(AITANA) Bien... bien...

(ALEIX) Venga, Val. -Venga, Val, muy bien.

¡Muy bien!

(VALENTÍN) Voy a hacer el bizcocho mientras.

(ALEIX) Venga, muy bien...

(AITANA) ¡Vamos, Tere, muy bien!

(CARLOS) Me cago en la madre... -Venga, Carlos.

Mira, meterlo en el pequeño... es que... qué complicado.

-¡Ofú...!

-Vamos, vámonos...

Qué le cuesta a Carlos estar centrado.

Le está costando hacer los acetatos

con el chocolate para hacer las torres.

Está sufriendo.

Hale, ya está. Ahí lo tienes bien, Carlos, venga, bien, bien...

¡Venga, bien, bien!

-¡Vamos! -Ya está, ya lo tienen los tres.

Aspirantes, último minuto. (ALEIX) Vamos, chicos.

-Venga, Tere, vamos.

-Hola, amor. -Hola, amor.

(AITANA) Vamos, Val.

Bien, Carlos, vais los tres iguales -Venga, va, que ya termináis.

-Qué bonitos son. -Qué pintón eso, uf...

Diez, nueve, ocho, siete, seis...

Cinco, cuatro, tres, dos...

Uno... ¡tiempo! Manos arriba.

¡Muy bien los tres! -Muy bien, muy bien.

-De verdad... menudo postrecito.

(TERESA) Este postre lo he hecho con mucho cariño y mucho estrés.

Si me tengo que ir a mi casa con este postre,

yo prometo hacerlo en mi casa y subirlo al Instagram;

porque no me quedo sin hacer esto bien.

Esta espinita no se me puede quedar clavada.

Aspirantes, el tiempo ha terminado,

ha llegado el momento de la cata. Carlos, Valentín, Teresa...

Podéis ir montando vuestras estructruas de chocolate.

(TERESA) Perfecto. (VALENTÍN) Oído.

Bien, Val...

Jo, qué bueno.

-Voy a poner el grande aquí, el mediano aquí...

-Este aquí abajo.

-Joder, ese tiene que ir dentro.

¿Cómo meto yo aquí el helado, tío?

-No sé si ponerle más...

Lo dejo así, venga. (CARLOS) Esto ya está...

Carlos, ¿lo tienes? Sí.

Tú serás el primero. ¿Yo el primero...? Jo...

Por favor. Vale.

-Tranquilo, tranquilo.

Tranquilo...

Venga, Carlos, con mucha delicadeza termina tu plato.

No puedes tocar la almohada y debes poner los merengues encima.

Bien... venga.

Muy bien...

Carlos, nombre de tu plato. Benito Alba.

Benito Alba... ¿eso por qué? ¿Quién es?

Porque se lo dedico a mi padre. ¿Ah, sí?

¿Está espigado, es alto...? En tres meses

no he logrado hablar con él, cuando lo llamo se pone a llorar.

¿Ah, sí? Pobre hombre...

Has salido a tu padre, qué cosa más mona.

Y se lo dedico a él. Bueno, me parece muy bien.

Estéticamente... Algunos pequeños detalles,

pero por el tiempo que tenías...

Eh... no estamos lejos ahora, la degustación es lo importante.

Vamos a ello, entonces. Vamos a ello.

Tiene mucho mérito, yo creo que es un postre de semifinal

y has estado a la altura de la semifinial, es importante.

Veremos qué hacen tus compañeros; pero, chico, está acabado.

¿Qué quieres que te diga? Hay un buen trabajo.

Muy buen trabajo, ya está. Sí.

No puedo ni hablar, me tienes alucinada, Carlos.

De verte acabar el postre, trabajar tranquilo,

concentrado con la receta...

Uf... no sé qué va a pasar,

pero sí que sé que estoy orgullosa de ti.

Un abrazo... Ven aquí.

¡Ay, Carlos!

Ahora... el merengue, tu merengue tiene color.

El merengue del chef era, totalmente, blanco.

Cualquier persona no se daría cuenta, pero en pastelería

el merengue tiene que ser blanco inmaculado.

Gracias. Vamos a ver, Carlos.

Yo no daba un céntimo

porque tú sacaras este postre y lo has sacado.

De entrada... estéticamente, está todo, ahora...

La cata es importante, porque en el merengue descubres

que algo en el secado no se ha hecho bien.

Se queda hiloso en la boca, no es ese suspiro

que nos ha presentado el maestro y el relleno...

Él ha puesto mucho en un merengue agrio,

el tuyo tiene menos relleno

en un merengue que no es tan agradable.

El limón... has rallado limón como si no hubiese un mañana.

Y la parte blanca que es lo que nos da los amargores,

ensucian un poco los sabores.

A este nivel de la competición de semifinal,

estamos en el mundo de los pequeños detalles.

Como decís en español: "pijaditas".

(Risas generales) ¿Sí...?

Esa es la diferencia entre un postre de casa

y un postre que degustas en un restaurante,

claro que el limón... has rallado demasiado,

es un detalle importante.

¿Sí? Y... te he visto un poco estresado,

un poco perdido a veces. Y cuando veo el resultado...

Puedes estar orgulloso de este trabajo.

(CARLOS) Orgulloso no, orgullosísimo

de haber hecho el platazo que he hecho

con todas esas elaboraciones. Una pasada.

Con mucho cuidado...

(VALENTÍN) Cuidado, almohadita... Eso es, así de etéreos que son.

Quédate a gustito.

Bueno, no pesan, ¿no?

Valentín, nombre de tu plato. Como parece un "skyline" y...

Comer chocolate es como un pecado, Pecado Capital.

(TODOS) Oh... -Así está de hilado.

Qué redondo...

Perfecto.

Hoy la actitud era necesaria, tener un espíritu muy positivo,

venir muy alegre para hacer un trabajo muy fino.

Tu trabajo tiene un poco de esa rusticidad...

Es un poquito basto...

Quizá el reflejo de la actitud que has tenido durante el cocinado.

Esa es mi crítica, el resto bien. Gracias.

Me gusta la estética de tu postre, me gusta mucho tu merengue.

Gracias. Con lo cual...

Me parece que tiene mérito, además, hay estética.

Un merengue perfecto, blanco...

Refinado, aéreo... increíble en boca.

El relleno de limón está espectacular, Valentín.

Así que, por aquí, perfecto.

Por el merengue y el relleno está muy bien hecho.

(EMOCIONADO) Bien, muchas gracias. ¿Qué te pasa? ¿Te emocionas?

Te brillan los ojos. No me quiero ir.

¿Qué ocurre a un paso de la final? ¿Tienes miedo de llegar?

No, tengo miedo de no llegar.

Tengo miedo de no llegar y eso es lo que me pasa.

Tienes miedo de no llegar, entonces.

No me perdonaría no llegar a la final y es algo que...

Que tengo claro, lo digo siempre, mi gran defecto es...

El perfeccionismo, mi exigencia y mi...

Mi gran enemigo soy yo.

Qué pena, joder... no puedo parar de llorar.

Huy... Perfecto.

Teresa, nombre del plato.

Pues... Stressed, Depressed But Well Dressed.

¿Eh...? Es un poco como yo:

Estresada, Deprimida pero... tan mona al final.

Porque como en este cocinado he estado un poco así...

Estresada.

Es que el plato es tan bonito

que va a tapar los pequeños errores que haya podido cometer.

Ay, Dios, no me quiero emocionar. ¿Me contar qué te ha pasado?

Se me ha venido un poco todo encima.

¿Por qué?

Porque hay mucha tensión, estamos a un paso de la final...

Es una prueba que me encanta y, de repente,

me he quedado clavada

y no me salía una elaboración y me he agobiado.

Aquí si te agobias, el tiempo pasa y es lo peor.

Porque... hay que correr.

Me estoy llevando varias sorpresas

en estas últimas etapas

de "MasterChef VII", una que cuando entraste pensé:

"Esta mujer es una piedra, no tiene emociones".

Al final, veo una persona que se emociona

que, por dentro, tiene un universo bastante blando.

¿Verdad? Delicado.

¿Dónde se ha quedado...? Amoroso.

Mi aire de diva, ¿dónde está? Por los suelos ya.

Lo has perdido en las cocinas. Totalmente.

Debo decir que me gusta más la cariñosa que la diva.

Yo te diré una cosa, Teresa,

me gustan los dos. ¿A que sí?

Te importa estar aquí, valoras estar aquí,

quieres luchar por estar aquí. Es mi sueño.

Dos cosas... una, estoy deseando ver

tu parte acolchadita, me encanta. Dale un abrazo.

Es lo que te iba a decir, hombre.

El abrazo de Jordi me ha sentado genial.

Es muy calentito, la verdad.

Pues vamos a comerlo. No esperemos más.

Parece muy rico del relleno.

Sublime. ¡Oh...!

¿Lo destruimos un poco? Sí.

Hubiese dicho que es la Catedral de Santiago.

Verdad, es un poco también... Claro.

El chocolate está increíble, superfino.

Teresa, el plato no tiene ningún defecto

que yo te pueda valorar. Felicidades.

Teresa, está muy bien, yo sí tenía fe en ti

desde el primer día y por qué no...

¿La gente tiene que estar seria trabajando?

¿No te puedes reír en la cocina? Me niego.

Se puede ser el tío más divertido del mundo y currar como nadie.

Y tú lo has demostrado aquí.

Con lo cual... maravillosamente bien. Chica...

Respira.

Hay un buen trabajo, Teresa. Gracias.

A mí lo que me da pena es que el previo

no fuera en la pastelería del cátering de Samantha

para tenerte con mi equipo que me hubiese encantado

y hubieses aprendido tanto o más como en el ABaC.

Teresa, una expresión en francés dice: "perder los pies".

Al momento, cuando te he visto, me has parecido que tenías

los "pies perdidos". -Ajá.

-Cuando veo el resultado, quiero agradecerte

por tu capcidad de tener una reacción positiva

y el resultado es... "chapeau".

-Gracias... Sea cual sea el resultado

con la supervaloración

de Frédéric, de verdad... estoy supercontenta.

Ahora, a saber qué pasa.

Aspirantes, debemos deliberar

para decidir quién es el eliminado de esta noche.

Pero, antes, vamos a despedir a nuestro invitado, Frédéric,

muchas gracias por traer este postre

tan espectacular, sabes que esta es tu casa,

vuelve cuando quieras. Merci...

Gracias... hasta la próxima.

Y buena suerte.

(Aplausos)

Aspirantes, ahora sí, vamos a deliberar...

(LOS JUECES DELIBERAN)

Yo te digo una cosa, un postre currado como este...

Me he quedado alucinado. -Sí, hemos estado guay.

Tenemos que estar contentos.

-Val, ánimo, no tengo ni idea.

-Estáis a la par... a la par.

-Bueno... chicos, gracias. No discutamos más.

Lo tenemos...

Suerte... -Venga, va, chicos, no pasa nada.

Aspirantes, no hace falta más que ver vuestras caras

para darnos cuenta de que ha sido un prueba complicada.

Estamos muy orgullosos de los tres y tenemos que deciros

que nos ha resultado muy difícil tomar una decisión.

Pero solo hay espacio para cuatro en la final.

Y el aspirante que ha hecho un postre casi perfecto

y, por tanto, se convierte en finalista de "MasterChef VII",

junto con Aitana y Aleix.

Y ese aspirante es...

¡Teresa!

(Aplausos)

Enhorabuena... disfrútalo. ¡Bien!

¡Sube! Has trabajado duro y muy bien.

(TERESA) Estoy superfeliz,

necesitaba esto para armarme de fuerzas y darlo todo.

Si soy capaz de llegar al duelo final,

sí me veo con posibilidades de ganar.

-Bienvenida... -Gracias.

-Bienvenida a la final de "MasterChef".

(TODOS RÍEN) -¿Contenta?

-Gracias... Súper.

-Ahora disfruta. -Ven aquí.

(Sollozos de Teresa)

Carlos, Valentín, vuestros postres tenían más defectos.

Y nos hemos tenido que fijar en pequeños detalles y en el sabor

que son los que marcan la diferencia entre los postres.

Dicho esto... el aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

Carlos. (VALENTÍN INCRÉDULO) ¡¿Qué?!

¿En serio...?

(Sollozos de Valentín)

No me lo creo... no me lo creo.

(CARLOS) Venga, enhorabuena. Valentín, enhorabuena,

porque eres el cuarto finalista.

Puedes subir a la galería. (VALENTÍN) Te juro que no lo creo,

se va Carlos y no me lo creo; pero ni de lejos.

Yo daba por hecho que me iba hoy,

tenía tan machacado que si no pasaba,

era un fracaso para mi vida que...

Que... no la termino, todavía, de disfrutar.

Tengo que pararme a pensar para disfrutarlo.

(Sollozos y susurros en la galería)

Carlos, has hecho un postre que era... muy complicado.

Has llegado a las puertas de la final

y estamos muy orgullosos de ti. Se va por la puerta grande.

Sí. La verdad, no me lo esperaba.

¿No...? Tú siempre dijiste que eras el ganador.

Visualizaba... hay veces que se puede y veces que no.

Carlos, ¿qué te llevas además de la receta del gazpacho?

Eso sí.

Pero ya la hago bien. Por eso, te la hemos dado.

Sí, sí, hombre, si no hubiese entrado en "MasterChef"

no hubiese conocido gente de toda la geografía española.

Con unos me llevo mejor con otros peor...

Pero me los llevo a todos.

Y con qué palabra definirías tu paso por "MasterChef".

De categoría... de cateforía. (TODOS RÍEN)

De categoría...

De categoría, de verdad que sí. Carlos...

Mirando a la galería, ¿quiénes serán los duelistas?

¿Y quién crees que va a ganar?

A la final llegará Aleix... llegará.

De corazón, que gane Teresa, pero por... "bandada".

Creo que va a ganar Valentín.

-Todos menos yo. Aitana, estás descartada.

Me llevan sacando dos programas. (RÍEN)

¡Ya verás como gane!

(AITANA) Por mucho que intente ir metiendo caña a todos...

Cree que es lo que hay hacer, pero no creo que sea mal chico.

Carlos, ha llegado el momento de abandonar las cocinas.

Deja tu delantal sobre la cocina.

¡Mucha suerte...! Y muchas gracias.

¡Ay, mi Carlos!

-Venga, ánimo. -Eres un campeón... ¡campeón!

-¡Carliños, se te quiere!

-Por la puerta grande. ¡Sí, señor! ¡Curro!

¡Curro... vamos! ¡Hale!

(CARLOS) Yo sí siento que salgo por la puerta grande.

Es duro, muchas clases, mucho estudiar,

las pruebas son superdifíciles... He sufrido, he llorado,

me he cagado en las muelas de todo el mundo...

La verdad, tela marinera. Al menos, las huellas

del sevillano que se quede hasta el final.

Ya tenemos los nombres de los cuatro finalistas:

Aitana, Teresa, Aleix y Valentín.

Esta noche han dado un paso definitivo hacia la victoria;

aunque aún deberán superar retos muy exigentes

para convertirse en el próximo MasterChef España.

Talento, trabajo y pasión no les faltan.

Nos vemos en una semana, mientras ya saben, pónganle...

(TODOS) ¡Sabor a la vida!

Bienvenidos a Quique Dacosta. Vais a cocinar

para los 12 duelistas de "MasterChef".

Cocinando platos tres estrellas Michelín.

Os pedimos una réplica exacta. No tenemos la espuma,

no tenemos las perlas de trufa, no hay nada del coulant.

Venga, vuela... ¿Huele a quemado?

He estado así y no quiero estorbar.

Lo has marcado sin eviscerar. No se puede hacer.

¿Cómo se puede corregir esto? Empezando de cero.

Bienvenidos al gran duelo final de "MasterChef VII".

¡Oh, el trofeo!

Desde el restaurante Diverxo, Dabiz Muñoz.

Vamos, chicos, la final está aquí,

vais a coger una piedra incandescente.

-¿Perdona? -¿Una piedra incandescente?

-Se me ha quemado.

-Haré como que no he oído que se te ha quemado.

-¿Un sustituto del sofrito se te ocurre?

-Sí... un sofrito. -Si lo llego a saber,

os cuento la receta sin hacerla yo.

-Algo he hecho mal. -Ostras, cinco minutos.

Esta final merece que nos acompañe Gastón Acurio.

-Qué bueno, por favor. Hay una calidad técnica

que es de cocineros importantes. Es una final, no iba a ser fácil.

-Vas a lograr muchas cosas en el camino,

tienes un talento que lo has demostrado en cada plato.

No hace falta que te diga más, tú puedes pasar años en mi casa.

El ganador de la séptima edición de "MasterChef España" es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 12

MasterChef 7 - Programa 12

18 jun 2019

La semifinal arranca con la visita del chef Pedro Subijana (tres estrellas Michelin), que reta a los aspirantes a cocinar uno de sus platos.
Por primera vez en la historia de MasterChef, deben hacerlo sin ver el plato, sin probarlo y sin receta. El mejor de la prueba será recompensado con 2.000 euros aportados por Bosch, para que el aspirante continúe con su formación.

MasterChef viaja a Valencia, al Àtic, un restaurante que abrió hace poco más de un año y se ha convertido en uno de los lugares de referencia de la ciudad. El jurado exige que emocionen a los comensales cocinando tradición y usando las técnicas de vanguardia aprendidas en el programa.

En la prueba de eliminación se enfrentan a su mayor miedo: la repostería. Frédéric Bau, uno de los pasteleros más brillantes y de mayor prestigio internacional, les trae un postre complicado y prácticamente mágico, en el que el merengue levita por su ligero peso.

ver más sobre "MasterChef 7 - Programa 12" ver menos sobre "MasterChef 7 - Programa 12"
Programas completos (13)

Los últimos 185 programas de MasterChef 7

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Lidia

    Estoy de acuerdo con muchos de los comentarios, al ver el programa también he pensado lo mismo. Porque un menú catalán en una falla? Fuera en una sardana o en una quedada de "castellers" y tiene su lógica, pero en este programa me hubiera gustado un menú típico valenciano honorando su tierra y con su producto. Y si se quiere hacer un menú catalán entonces se aprovecha un evento en Catalunya.

    22 jun 2019
  2. Virginia Gómez Lluna

    Cómo valenciana de pura cepa. Me parece una falta de respeto ir a Valencia y poner un menú catalán. Cómo si no tuviéramos gastronomía de arroces y de otros muchos productos con denominación de origen. Me encanta máster chef pero en esto habéis sido fatales. Espero que no se vuelva a repetir.

    21 jun 2019
  3. SONIA

    Me encanta masterchef, pero ha sido una gran falta de respeto a Valencia y a su gente preparar un menú que no fuera valenciano, con productos de la tierra, ensalzando nuestros sabores y mostrando los múltiples valores de nuestra ciudad. Exigiría una disculpa y ya que a nuestro ayuntamiento le cuesta dinero que masterchef venga a nuestra ciudad a cocinar, o que lo devuelva o que realicen un programa en Valencia con comida Valenciana, con productos Valencianos.

    20 jun 2019
  4. PabloT

    Cuando se van a dar cuenta de que tienen que invitar a Gordon Ramsay para una final de Masterchef? cuando?

    20 jun 2019
  5. Nuria

    Felicito al Tribunal, Sobretodo a los o a las guionistas, editores etc. Slowfood del Violino di Capra della Valchiavenna. Próximo reto?

    20 jun 2019
  6. Nuria

    Slowfood del Violino di Capra della Valchiavenna. Bravissimi!

    20 jun 2019
  7. Gerardo

    Venis a Valencia, a un restaurante valenciano, cocináis para falleros y ..... ¿Hacéis un menú tradicional catalán? No tiene ningún sentido. En lugar de promocionar y ensalzar las bondades y excelencias de nuestra gastronomía lo hacéis de otra región. Me da igual que sea Catalunya, Madrid o Galicia. Si venís a Valencia a grabar un programa con audiencia nacional tened la deferencia, el respeto y la educación de poner en valor lo valenciano.

    20 jun 2019
  8. Paula

    Gracias!! ahora si !!

    19 jun 2019
  9. Jose

    Hey decidle al becario que tenéis subiendo videos, que el audio esta desfasado

    19 jun 2019
  10. Gemma

    Soy aficionada a la cocina y al programa desde su primera emisión y nunca he podido hacer ningún comentario negativo del mismo sin embargo ayer me quedé boquiabierta al ver que en la prueba de exteriores el menú servido a los falleros en vez de ser un menú típico de la gastronomía del lugar tal y como habéis hecho en otras regiones de España fue de gastronomía típica catalana como si la valenciana no fuera suficientemente buena para realizar un menú de altura y lo que es peor como si Valencia fuera un pueblo típico catalán. La dirección del programa me ha decepcionado

    19 jun 2019