www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5247482
Para todos los públicos MasterChef 7 - Programa 9 - ver ahora
Transcripción completa

Bienvenidos a la batalla del tomate.

¡Vamos! -Claro, las cantidades son telita

-A mí me gusta así, esto es personal.

-No quiero que pasen pepitas, no me gustan las pepitas.

¿Eso es gazpacho? No has echado sal

ni vinagre. Qué pena, Carlos.

¡No puedo!

(CARMEN) ¡Pescadero! Bien, Aleix.

Llevas poco y te consideras pequeñita.

Me has demostrado que eres muy grande.

Gracias. (TODOS) ¡Bien!

Bienvenidos al palacio de la Magdalena.

¿Se pone alguien con los calamares? Salen en 20 minutos.

-Voy, voy. Termino esta capa y voy.

-¡Aleix, quítame las ollas!

-¿Te queda claro? -Me ha quedado clarísimo, jefa.

-Lo bueno es la jugosidad, no son suelas de zapato.

-No es pueden permitir estos fallos, si falláis,

hay que repetirlo y hacerlo bien.

-¡Los del caldo, tenéis un montón de cuencos sin llenar!

¡Con más brío!

¡Falta un montón de morcilla!

¡Y chorizo!

¡Ya podéis correr, que no llegáis!

Aspirantes, os enfrentáis a una nueva caja misteriosa.

(Golpes en la puerta)

Ave, las cocinas.

No me lo puedo creer. ¡Anda ya!

No soy capaz de hacer los agujeros.

(ALEIX) Santiago, dale ahí.

-Oigo esfera y me vengo arriba.

-Huele a crumble hecho.

-No está hecho por dentro.

(AITANA) Tardas cero, repítelo.

¿Qué pasa, Aitana? Aleix, la semana que viene

directos a eliminación.

No se me congela el puñetero helado.

La aspirante que no continúa en las cocinas

de "MasterChef" es...

Natalia.

No estoy nada contenta. (RÍE)

Buenas noches y bienvenidos una semana más a "MasterChef".

Cajitas. Una competición dura

en la que los aspirantes van superando

obstáculos y consiguiendo objetivos.

(CANTURREA) Cajitas, cajitas.

Posiblemente, nunca habían competido a este nivel,

pero el premio merece el esfuerzo.

Buenas noches. Además de aprender

en estas cocinas, amplían su formación

gracias a las clases que reciben de los mejores profesionales

del Basque Culinary Center,

la primera facultad de gastronomía de España. Una institución

académica pionera a nivel mundial,

que combina una magnífica formación

con una enseñanza práctica que permite a los alumnos

integrarse rápidamente en el mercado laboral.

¡Oh, campanas! Ostras, no las había visto.

-¿Ocho? O sea, sobre una.

Aspirantes, bienvenidos.

Aitana, Aleix, venís con delantal negro,

que os ganasteis en la última eliminación.

Sí, desgraciadamente.

Llevamos varias semanas avisándoos

que desde arriba se anima, no es ayuda.

Sí, reconozco que hablé más de la cuenta.

¿Lección aprendida entonces? (ALEIX) Sí, sí.

Con el pico cerrado a partir de ahora ahí arriba.

Bien. Aspirantes,

en la cocina, además del sabor, olfato,

vista, tacto y oído,

también es muy importante el sexto sentido.

(ALEIX) Hombre. -El de Aleix.

(TERESA RÍE) Bueno, para Aleix

el "sexo sentido". (RÍEN)

Es decir, intuir o adivinar cosas

que están sucediendo o van a suceder.

¿La subasta? Aspirantes,

el primer reto de la noche

es un clásico de las cocinas de "MasterChef": la prueba...

De mímica.

¡Ay, madre mía! ¿Pero quién va a venir a darnos las indicaciones?

Además, como estáis viendo, os enfrentáis

a una nueva caja misteriosa.

(RESOPLA) Samira.

¿Qué crees que puede haber debajo de esa caja misteriosa?

No lo sé, a lo mejor sale alguien de ahí a darnos las indicaciones.

¿Piensas que todo el mundo es como tú?

(RÍE) Oye, pues a lo mejor.

(RÍE) Es el momento de descubrirlo.

Así que a la de tres quiero que levantéis

todos las cajas a la vez. Una,

dos

y tres.

(VALENTÍN) ¡Toma! ¡Toma!

-¡No, por Dios!

-Jo, no vale. ¿Por qué tienes México?

-¡Viva México, cabrones!

-¡Qué guay! ¿Pero quién viene?

(SAMIRA) ¿De dónde es mi bandera? En este reto

vamos a hacer un repaso por la gastronomía internacional.

Qué bien. Valentín.

Te veo muy contento, ¿no? Sí, mucho.

Pues no lances campanas al vuelo

porque la bandera que tenéis ahora mismo

no es necesariamente del país del que tengáis que cocinar.

Jo...

(VALENTÍN) "Quiero cocinar mi México. Me hace ilusión.

Es un país que me dio todo durante cuatro años

y además me acuerdo de ese himno".

(CANTA) Mexicanos al grito de guerra.

(TARAREA)

Aspirantes, en este reto no solo vais a cocinar

con mímica platos internacionales.

También vais a hacerlo

por parejas.

(AITANA) ¿Con quién? ¿Con quién?

Pero solo uno cocinará y lo hará siguiendo

instrucciones de su compañero

que se hará entender a través de mímica.

Genial. Las palabras están prohibidas.

Pepe, Jordi.

Estoy pensando que me encantaría veros también en acción.

Sí, sí. (TERESA) Sí, sí, sí, sí.

Formaremos un equipo maravilloso. ¿No te parece? ¡Venga!

Qué guay, va a ser divertidísimo.

Ya que me voy a quedar sola, voy a pedirle

a un buen amigo que venga a echarme una mano como jurado.

Qué miedo. Adelante...

Edu Soto. (GRITAN)

Conocido también como el Tigre de Carabanchel.

(GRITAN)

-¿Qué tal?

(VALENTÍN) Nos faltaba alguien para imitar a Pepe.

(EDU IMITA A PEPE) Aspirantes.

Una vez más, la copia barata de Pepe Rodríguez.

(RÍEN) La copia delgada dirás.

(RÍE)

(AITANA) "Yo era fan de Edu Soto

cuando estaba aquí. Me encantaba".

Era el Tigre de Carabanchel. Me acuerdo mogollón.

Y va a ser mucho más bueno que Pepe.

Bienvenido de nuevo a MasterChef. Un placer volver a estas cocinas.

(RÍE) Aspirantes, Pepe y Jordi

ya están en pareja. Ahora solo falta,

que vosotros también sepáis con quién vais a cocinar.

A ver... Adelante...

María Blanco, Juan Antonio,

Jefferson, Bibiana Fernández,

Anabel Alonso, Mario Vaquerizo

y Carmen Lomana.

(GRITAN)

-¡Mario, Mario! ¡Tú conmigo!

(GRITAN)

-¡Ay, qué guay! ¡Qué guay!

-¡Hola, Pepe!

(VALENTÍN) La Lomana va contigo, tía.

-¡Mario conmigo! ¡Mario conmigo!

-La loca esta, no sé por qué me han traído con la loca.

-Las Retales, qué grande. (VALENTÍN) No sé a cuál elegir.

-No vas a elegir, así que...

-Bienvenidos todos a "MasterChef" nuevamente.

-Muchas gracias, ¿te han puesto de encargado?

(RÍE) (EDU) Soy el maître ahora.

-Me he puesto con los niños.

¿Por qué será? Por mi talla, sí.

(RÍE) ¿Cómo se os da la mímica?

Se nos da muy bien. ¿Sí?

Sí. (MARIO) A mí no.

Tengo incontinencia verbal, sin poder decir cosas...

-Yo lo entiendo. Veo que venís muy preparados,

así que ya podéis ocupar vuestros puestos

y conocer a vuestros compañeros. Así que venga, adelante.

(MARIO) Compañero, vamos a pasarlo muy bien.

(VALENTÍN) ¿Quién es el mío? Qué nervios.

(AITANA) ¡Yo contigo!

-¡Eh! (VALENTÍN) ¿Con quién me voy?

¿Me voy contigo? (ANABEL) Conmigo.

-¿Cuántos años tienes? -11.

-¿11? Eres muy mayor ya.

-¿Tú sabes hacer esto bien? Yo soy un caos.

-A ver si me entiendes. -Seguro que sí.

-Esto es Italia. -Si es italiano es bueno.

-Italia es facilito: pasta, tomate...

-Entonces hacemos pasta.

-Vamos a ganar tú y yo. -Sí, sí, sí.

Samira no es de Junior. Es de esta edición.

Sí. Lo sé. ¿Qué te parece?

(MARIO) Me parece fenomenal.

Vamos a conquistar al público y a ganar esta prueba

con la bandera esta de... Tailandia.

(RÍE) -Un besito mi amor. ¡Hala!

(MARIO) Amor a primera vista.

-¡Mi amor se va a enfadar!

Bibiana, ¿crees que te vas a entender bien con Carlos?

Hombre, ¿cómo no me voy a entender bien?

Los italianos son unos hombres que ponen mucho de su parte.

(BIBIANA) Yo estoy muy voluntariosa,

esto es para toda la vida.

Una vez que lo pille, como gane la prueba,

no lo suelto. ¿Tú qué crees?

¿Que yo he venido a perder tiempo? No, hombre.

-Desde que entró dije: "Bibi, para mí".

Te vi y "Bibi, para mí".

Valentín, a ti te ha tocado la otra Retal,

¿qué te parece?

La otra Letal, porque vamos a acabar con todos.

-Las Letales. -Las Letales somos.

-Ahora somos Las Letales. -Cuidadito.

Aleix.

¿Estás contento con tu pareja? ¿Te gusta Carmen?

Claro, estoy con la guapa del día. (ANABEL) ¡Eh!

¿Qué has dicho? (ALEIX) Con la guapa del día.

Todas sois muy guapas. -Yo también, porque está cañón.

-No, si Carmen sabe elegir. Es mi marido, ojito.

-Yo no soy celosa. Lo que te pido, Carmen,

es que vayas despacio, ¿vale?

¿Para qué? ¿Para que no se maree? Le puede venir un parraque.

Tú ya sabes que yo voy rápida como una moto siempre.

(GLORIA) "Yo soy un talismán".

(CANTURREA) El talismán de tu... me ha dicho...

-Me quedo yo para mí este talismán.

Aspirantes, ya conocéis a vuestras parejas

en este reto. Ay.

Y serán los que hagan la mímica.

Vosotros tendréis que cocinar.

O sea, que tú no cocinas. Solo me das indicaciones.

Bajo estas campanas hay ocho platos internacionales

que solo podrán ver los mimos.

Ah... Bueno,

podremos ver, que yo soy mimo también.

Y para que no los veáis, por favor, pasad a la bodega.

Jordi, tú también. ¿Yo también? Ah, claro.

Confío en ti. Cien por cien. -¡A las bodegas!

(CARMEN) Qué nervios, madre mía. ¿Qué nos tocará?

(ANABEL) "Al ser actriz y dominar la comunicación no verbal"

espero que me entiendas. -Creo que sí.

Solo con la expresión facial... -Sí, mira. ¿Has visto?

(RESOPLA) Sí.

-Muy atentos, aspirantes.

Primer plato. Curry de langosta.

La cocina tailandesa ofrece

una variedad inmensa de sabores

y uno de los platos más emblemáticos es el curry.

Turrón. -¿Qué turrón? Es foie.

Terrina de foie micuit acompañada

de compota de tomate y pan de especias con frutos secos.

Un plato muy tradicional de la cocina francesa.

¿Y todo eso con gestos tenemos que hacer? Maravilla.

No sabéis de qué son capaces De volvernos locos.

Sois unos inconscientes.

Ropa vieja. Qué rico.

Uno de los clásicos en la gastronomía cubana.

Se acompaña de arroz blanco,

frijoles negros y platanitos maduros fritos.

(BIBIANA) Ah, lasaña. Francesinha.

¿Cómo? -¿Francesiña?

Muy típico de la cocina portuguesa.

Es un bocado contundente en el que la clave

es la salsa, que se elabora

con cerveza o vino de Oporto.

(EDU) Siguiente plato.

Unas maravillosas quesadillas de huitlacoche.

Taco de chapulines y jalapeños rellenos.

Los chapulines son pequeños saltamontes.

(SORPRENDIDO) ¿Saltamontes?

-Haz chapulines con mímica. -Cómo lo explicas.

(RÍEN) (EDU) Siguiente plato.

Tajín de pollo con cuscús. Es una receta

básica de la cocina tunecina.

Y marroquí. Y marroquí.

Pero este plato especialmente es tunecino.

¿Quieres dejar de remedar?

-¿Te quieres callar, loro?

(RÍEN) (EDU) Siguiente plato.

(ANABEL) ¡Una ensalada mixta! Un maravilloso ramen.

¡Yo quiero eso! -¡Ramen!

-¿Qué es eso?

La sopa ramen es un plato muy popular en Japón.

Se elabora con fideos de trigo,

se acompaña de algas, carne o pescado,

verduras, huevo y pasta miso.

(SUSPIRA) Qué sencillo. Y por último.

Ravioli de queso y gambas con salsa pesto.

Lo adoro. Para este plato italiano,

tenéis que hacer la pasta fresca, rellenarla

y acompañarla de un maravilloso pesto.

Ay, que me da un infarto.

-Ese es más difícil. -¿El micuit?

-De cocina cubana no tengo ni idea. Si te lo van a contar con mímica.

Ya, por eso estoy cagada.

Edu, como te gusta tanto el poder

y poner orden, quiero que asignes tú

el plato internacional a cada uno.

(SUSPIRA ASOMBRADA) -"Oh, my God".

-Voy a hacer mano de una táctica que me hizo famoso en mi edición.

Por la cobardía y por dejarlo todo en manos del azar.

Entonces cada cual tenéis que dar

un paso al frente y poneros frente al plato

que tenéis y ese será vuestro plato a realizar.

Según estamos, así. Según estáis.

-Me ha tocado este. -Te ha tocado el micuit.

-¿Yo dónde? ¡Ah! ¿Yo el portugués?

-Te ha tocado lo más fácil, Bibi. -¿Qué me va a tocar

lo más fácil? (EDU) Pepe y Jordi

van a hacer cocina tailandesa.

Mario y Samira, cocina francesa. -Me viene bien.

Muy bien, chef. Bibiana y Carlos, comida cubana.

Jefferson y Aitana,

comida portuguesa. (IMITA ACENTO) Qué bien!

-Juan Antonio y Teresa,

cocina mexicana. ¡Güey, órale!

(RÍE) Saltamontes.

-Carmen y Aleix, cocina tunecina.

-Anabel Alonso y Valentín,

cocina japonesa. -"Arigato".

"Arigato". -Y María y Carmen,

cocina italiana. "Allora".

"Bonna, bonna".

-¿Puedo decir que tuve un marido cubano? ¿Me entiendes?

-Pero lo has dicho con palabras.

-¡Que te calles, loro!

Pero mírala, ¿por qué no la echáis?

(MARIO) "Las Retales son maravillosas".

-Sí, lo son. Yo las propongo para presentar los Goya.

-Desde luego. -No me hacen ni caso.

Y serían únicas. -Totales.

Creo que han dicho que volvamos a cocinas, chicos.

¿Sí? Sí.

Venga, vamos. -¡Vamos!

Vosotros, por favor, no habléis.

Mudos.

Podéis ir a vuestros puestos.

(VALENTÍN) Qué seriedad, por favor.

-¿Están ya las banderas?

Aspirantes,

Jordi, Pepe, tenéis 90 minutos

para hacer el plato que os ha asignado Edu Soto.

Y deberéis seguir las instrucciones

que os den vuestros compañeros

a través de la mímica.

Vale. Os recomiendo

que según vayáis descubriendo ingredientes,

vayáis al supermercado a cogerlos.

Ah, qué bien. Pepe y Jordi,

poneos las chaquetillas, que vais a empezar a cocinar.

Sí, sí. Vamos. Sí, sí.

Tú tranquila, puedes ganar la prueba. En serio.

(CARMEN) "Tú vas a hacer mímica fenomenal, te veo superespabilada".

Me recuerdas muchísimo a mí cuando era pequeña.

Solo que yo tenía los dientes así, de ratón.

(TERESA) Van a saltar chispas en la primera fila.

¡Puf!

(RÍE) -Cómo se lo va a pasar.

Ya te estoy pillando el rollo. Aspirantes, el tiempo comienza

en tres, dos, uno, ¡ya!

¿Qué hay que hacer? Dime. Dime cosas.

Vale, blanco. Escúchame, ¿Italia? Italia, vale.

-Japonesa.

-¿Raviolis? ¡Raviolis!

-¿Qué país es? Lloro, ¡cebolla!

-¿Cuba?

-Cuba.

-¿Pero qué me estás diciendo? ¿El país o el plato?

-¿Qué país es? ¿Qué país es? ¿Qué país es?

Portugal, vale. Portugal.

-Ropa. Ropa vieja.

-¿Eh?

-Conchas, chochete.

¿Un pepino? ¿Un nabo?

¿Un cebollón?

¡Unos huevos! ¡Unos huevos!

-¿Qué es eso?

Triángulo, triángulo. Estás rezando.

Una tienda de campaña.

¿Eres tonto? (RÍEN)

-Eso lo ha pillado.

(MARIO HABLA) Pan. -Pan.

(MARIO HABLA) Masa.

(MARIO HABLA) Harina.

¿Queso y gambas? ¡Queso y gambas!

Bibi, fuera del supermercado. ¿Vietnam? Al lado. Tailandia.

¡Tailandia!

¿Qué es eso? ¡Ah, un cerdo!

¿Canguro? ¿Australia?

(RUIDOS) ¿Un bicho? ¡Un bicho!

¿Pero qué es eso? ¿Un águila?

Un bicho con antenas. Un bogavante.

Vamos a centrarnos.

Una centolla. Un cangrejo loco.

(RUIDOS)

Una langosta. ¡Una langosta! Voy a por la langosta. ¡Yuju!

¿Pero qué es eso?

-Me estoy poniendo nerviosa.

-Yo voy a coger de todo.

Lo que te ha costado hacer la langosta.

¿Una liebre?

(BIBI HABLA) Frijol. -Frijoles, frijoles. Y arroz.

-¡Bibi, no seas tramposa!

-¡Que te calles!

-Uy, la tía...

-Nueces.

-¿Un poni? -¿Cómo vas a cocinar poni?

-¿Yo qué sé?

-La otra... Un poni...

-¿Eres consciente de que no sabes jugar a esto bien?

-¡Ah! ¿Chorizo? Venga, voy a por chorizo.

-Vino blanco. (GRITA)

-¡Cuidado! -¡Ay!

-¿Te has lastimado? -Estoy bien, no te preocupes.

-Escúchame, he cogido gambas, queso pecorino,

huevos y harina. -Chorizo no veo.

¿Saltamontes? ¿En serio? ¿Saltamontes? ¿Estás de coña?

¿Dónde hay saltamontes?

(VALENTÍN) Aquí, chapulines.

-Ay, qué asco.

Rojo de Tailandia, ¿no?

Un curry rojo. Curry rojo de langosta, ha hilado.

¿Te parece si la escaldo un poco?

Vale, tiro la yema aquí.

-Para hacer un plato de ropa vieja.

Que corra, ¿no?

Qué bonito es desde la galería meterle prisa al personal.

No, si es que...

¿Tamizada? (MARIO HABLA) No.

(RÍE)

Mario, ¿Mario? ¿Qué?

¿Estás bien? Estoy bien.

Desesperada, pero... Niña.

-¿Cortar eso?

-¡No, nena, no! ¿Eso cómo lo vas a cortar?

-Me meo con Mario.

-Cortar las pasas y las nueces y ponerlas en la masa.

Vale.

(RESOPLA)

(CARMEN) 50, 100, 150,

200, 300, 400, ¡500! ¡500!

(BIBI HABLA) 35. -35 minutos de algo.

Madre mía, me da algo, me da algo.

¿A dados? Vale.

Vamos, vamos, Carmen, que vamos genial.

-¿La parto primero? Que la estoy partiendo.

¡La corto, la corto, la corto!

Leche.

Leche de listo.

Leche de coco. Pepe, estás hablando.

¿Te pongo un delantal negro?

(RÍE)

Un huevo. Cebolleta. Dos.

(SAMIRA) Creo que ya está.

¿Así?

Rollitos.

-Baguete. -Espagueti.

-¿Pero cómo va a ser un espagueti un pan?

-¿"Güincaloche"?

(TERESA) ¿Qué es eso? -Tres zanahorias, aceite. Sí.

¡Ah, es esto! ¡Jolín! Es que... De verdad...

¡Patata! ¡Bien, bien! -Cuidado.

Aceite. Vale, no he hecho la pasta así en mi vida.

-Ya está, ya está. Lo quiero hacer bien, Anabel.

Que el pescado los japoneses...

(SUSPIRA) Ay, ay.

María me ha dicho que tengo que hacer raviolis.

Estoy terminando la masa, la vamos a poner en frío, ¿verdad?

Y me voy a poner

con lo que ella me mande. Porque ella manda hoy.

La dejo hecha y la tapo y la llevo ya.

Amiga mía, adiós muy buenas. (SILBA)

¿Qué?

Que rehogue todo un poco con el aceite

y luego agua. Vale.

Voy entrando en el Mundo Lomana, sus gestos,

y es más fácil de lo que pensaba.

Estamos cocinando de Túnez.

¿Sal? ¿Aceite? ¿Ras al hanut? ¿Más?

Supongo que compleja, la prueba. Pero es muy divertida.

(RUIDOS) Cola de langosta.

(RUIDOS) ¿Qué pasa? ¿Qué estás...?

Uh.

Ah, estás deseando comértela, vale.

¿Qué? La rehogo.

Ya está apartado ahí. Es que... ¡Ah!

Amor, ¿qué más puedo hacer?

Creo que no ha practicado mucho el juego

de la mímica, porque es un juego vintage

y no lo domina el niño.

-¿Te estás estresando? Yo, genial. Adivina todo a la primera.

-Compota. -Compota. ¿De tomate?

-Mario, no hagas trampas. -No puedo hablar,

¿cómo hago trampas?

(MARIO) "No creo en el silencio".

Tengo incontinencia verbal.

Me han traído aquí a no hablar.

"Es un sacrificio muy grande para mí".

(AITANA) Jefferson, tenemos que ganar.

Es superimportante porque estoy con el negro.

Jalapeños.

Los jalapeños rebozados.

(Taconeo en el suelo)

-Vale, voy, voy, voy.

(VALENTÍN) Si es que están preciosos.

¡No, no los trates con...!

Que los japoneses lo hacen con cuidado todo.

-Necesito hablar algo.

Aunque no me escuche nadie, no me importa.

No puedo más, me estoy poniendo

de mala leche porque estoy agotada de no hablar.

Perfecto.

Ahí. Eso.

(SILBA) Que hierva fuerte.

El hígado. El hígado de pato. ¡Hala!

-Las baño en queso.

¿Sí? ¿Tengo que derretir el queso primero?

Estoy descubriendo qué me quiere decir

que haga con las tostadas, lo hace increíble.

Me han dado una ventaja

del copón estando con Jefferson. Es la bomba.

¿Y luego lo pongo sobre la tostada? ¿Sí? ¿Eso? ¿Seguro?

-¿Así? ¿Ya está? Ya está, vale. Venga.

-Fuego ahí. (VALENTÍN) Me encanta Lomana,

¿no se despeina nunca? (NIEGA)

-¡Toma! ¡Arte!

Que lo baje, vale. Vete para allá que nos echan la bronca.

¿Dos?

Con ganas. Vale.

Una cucharadita. ¿Qué tal vas?

Me está volviendo loco.

(EDU) A Pepe lo tienes desesperado también.

¿Qué estás diciendo? ¿Poquito?

No, no. ¿Él?

Cortito. Que soy cortito.

Esto también te he entendido, vale.

Lo que sí es que el plato... Huele bien.

Adoro la cocina tailandesa, qué cosa más buena.

Productazo. Cómo huele.

Tenemos un curso online de cocina asiática.

A mí se me da estupendamente la cocina asiática.

¿Sabrías qué cantidad tengo que meter?

Eso. Nada, un poquito así.

Ahí. ¿Está bien esto?

¿Más? Hombre, claro.

A mí no me gusta mucho el picante.

Pues ya está. Oye, que hay que reducirlo.

Tiene muy buena pinta, Jordi. Gracias.

Os dejamos solitos, adiós.

Juan Antonio, te voy a dar en adopción,

acabo de decidirlo. No nos entendemos,

mi amor.

-Albahaca. Albahaca. ¡Albahaca!

(CARMEN GRITA) ¡Me va a dar algo!

(GRITA) -Vamos bien, pero somos un caos

porque ella es nerviosa y yo soy más aún.

-Piñones, piñones, piñones.

-Le quito las vísceras, las dejo en un plato,

y pico el hígado.

(LOMANA HABLA) Baja, baja, baja. -Vale.

-Tiene ganas de tocar la Carmen, ¿eh?

¡Carmen Lomana!

No se trata de tocar al cocinero. Se trata

de hacer mimo.

La entiendo, pobre. ¿Cómo no va a tocar a Aleix?

Yo también lo tocaría si lo tuviera al lado.

(GIME) (TERESA) ¿Eh? No te pillo.

No te capto. Te quiero pero yo qué sé.

¿Sabes? O sea, paso un poco de ti.

-Esto es como cocinar a ciegas, de verdad.

Eso es una locura. Vaya prueba, en serio,

no sé lo que estoy cocinando.

(SAMIRA) ¿Las vísceras? Lo pongo ahí.

Vale. ¡Uh!

-Que no se queme. -Que no se quemen los piñones.

No, solo tostarlos.

¿Cómo ración? ¿Bien? Bien.

Vale, ¿no?

-Chafado, como una base, que se cortará, luego, a trocitos.

Samira y Mario están despistados, ella no sabe qué plato es.

Como un pastel. -Pudin.

Creo que ni él entiende cómo se hace el micuit.

(MARIO HACE RUIDOS INCOMPRENSIBLES)

No entiendo. -Yo tampoco.

Amigo Carlos. -Muy buenas, caballero.

-¿Cómo está? -Se le saluda.

Huele muy bien. ¿Estás contento?

¡Hombre! Ante tal belleza de mujer el hombre se sube un poco.

¿Sabes qué plato haces?

Ropa vieja, creo; con el plátano, el arroz, los frijoles...

¿Se te da bien la cocina cubana?

El arroz con tomate, arroz a la cubana.

Pero esto es más complicado, ¿no?

Sí, es más complicado, pero las explicaciones son buenas.

-Huele bien. -Sí.

Estás muy contento, ¿no?

Sí. -He tenido mucha suerte.

Nunca lo he visto tan tranquilo.

No he temblado. Más la miro y más guapa es.

No me podéis poner con mujeres así. He cocinado como nunca.

(EDU) Muy bien, Bibi.

-Sí, ¿verdad? -Ahí, calladita.

-Tranquila y callada, tranquila y callada.

Necesita más albahaca. ¡Me va a dar algo!

(MARÍA) ¡Yupi! ¡Yupi!

Agua de azahar. -Luego.

-La guardo para luego.

Carmen, no se puede hablar.

No hablo, él me pregunta y yo digo "sí" o "no".

¿Tramposa? ¿Por qué? Si yo no he hecho nada.

¿Está a su gusto? Yo creo que... Maravilloso.

¿Dos chiles? No.

¡Tomates! Me quiero suicidar...

Echo la cebolla y, luego, el chorizo con la salchicha.

(PEPE SILBA) Basta.

Esto lo dejamos reservado para que no se pase, ¿vale?

Confía en mí, estás con el próximo masterchef.

-Vale, mi amor.

Rodillo, rodillo. Sí, sí.

-¿Esto se tritura con la carne?

No, solo y, después, la carne. -Y, después, la carne. OK.

¡No puedes hablar!

(BIBI) ¿Cómo vamos? Nunca entendí el reloj.

Os quedan 45 minutos. (BIBIANA) Vale.

Nos da tiempo de hacer otro plato, una paella.

Carmen, ¿cómo vas?

-¡Oh!, de los nervios.

-¿De los nervios?

(AITANA) ¿Así, Jefferson? Vale. Voy a buscar un cacito...

(Silbidos de Pepe) ¿Qué quieres? Tapo.

(Silbidos de Pepe)

Un canario, me tienes con el silbidito...

Como si fuese un perrito. ¿Qué? Soy tu perrito.

(SILBA)

Ya te gustaría, pájaro. (RÍE)

Te traigo una galleta y te la doy. ¿Quieres una galleta?

La langosta, ¿la pongo entera?

Así, ¿no? ¿Te parece bien? ¿Hago otro? ¿Preparo otro?

Dos más, venga, estupendo.

¿Vale?

-Estoy sudando mucho.

(MARÍA RÍE)

Está en síndrome de abstinencia. -Estoy fatal.

-Dejadle hablar. -Me cambia el carácter.

Plato, yo lo tengo. Este, ¿no?

No sé por qué nos habéis traído a esta prueba.

Os vendrá bien no hablar.

(MARIO) A vosotros sí, pero a mí no.

¿Los saltamontitos? ¿Los rehogo aquí con esto y esto?

No acabo de pillar yo esto.

¡Carmen, que no te acerques! Carmen, ¿te sientes atraída por él?

¿No? ¿Por qué?

Me gustan más como Iván.

¿Más pequeñitos? Más delgaditos.

(ALEIX) Qué penita.

Ay... -Me va a dar un "pasma".

Que no, María, vamos bien, tranqui; bueno, eso creo yo...

Hierbecitas y ya. ¿Le pongo cilantro?

No, albahaca.

Al final, para decorar.

¡¿Qué haces tú?!

No me he dado cuenta, no lo he visto. ¿Era mío? Vale.

Finito. ¡Ahí va una capa!

(EDU RÍE) Yo me río contigo.

Pero ¿por qué? Si está... -Gracias, mi amor.

-Os veo compenetrados. -Súper.

¿Por qué quieres darlo en adopción? Porque me desespera un poco.

(Golpes) Dime, mi vida. Que lo reserve.

¿Qué plato estás haciendo?

¿Un taco? Con chiles rellenitos. Sí.

Y unos chapulines salteados con tomate y cebollita.

Suerte para el rato que os queda. Gracias, mi reina.

Para esa relación maravillosa. Ánimo.

Tú no te acerques mucho.

Bueno, reservo esto, ¿no, mi amor? Vale.

¿Está bueno, eh? Está tela.

(CARLOS) ¿Le falta sal?

(MARIO) Caballito.

(Risa de Pepe) ¿Qué te pasa?

Caballito. Yo soy tu caballito ganador.

# Mi jaca galopa y corta el viento cuando pasa por el Puerto,

(Risa de Pepe) # caminito de Jerez...#.

(RÍE) Dos tontos muy tontos.

(SE ALEJA RIÉNDOSE)

Ya está, ya está, ya está, ya los tenemos.

El molde en el abatidor.

¿Diez, veinte minutos?

(RUIDOS DE MARIO) -Nunca he usado el abatidor.

(RUIDOS DE MARIO) -Que si no, se congela. Ya.

¿Se aparta todo?

(MARIO) Jordi ya está emplatando.

(SILBA)

Una buena base de curri...

Y el otro bicho con berenjena.

Aquí... ahí...

Esto está todo perfecto.

Te vas a poner fino mandarino.

Pepe, tiene que estar perfecto.

Con azúcar está más bueno.

Te has llevado lo mejor.

Hombre... Nada más entrar la he visto.

Vamos, vamos rápido.

Jordi, ¿qué plato es?

Es un curri de langosta.

¡Epa!

Una, dos y...

¡Hombre! Ah...

Bueno... Bien, bien.

Primo hermano. Yuju.

¿Qué? Es mucho mejor.

(RÍE) Mucho mejor.

Aspirantes, os tengo que decir que Pepe y Jordi

han acabado su plato.

Y ellos, también. (BIBI) Y nosotros.

Pepe y Jordi lo han acabado bien.

¡Oye, oye! Bueno, nosotros, también.

¿Querías imitar a Edu Soto con su arete?

Él es Pepe Soto.

Es que es en la otra, en la otra.

Vamos a probar, ¿no? Sí, por favor.

¿Estás preparado?

(SE RELAMEN) Dejadnos probar.

Qué maravilla esto.

Una cosa, eso no es catar, esto es comer.

Probadlo, está buenísimo. ¿Podemos?

Oh... Lo que ha costado.

Qué bueno. Eh...

Llamadme las veces que queráis. Está muy rico.

Es un viaje a Tailandia, a Bangkok, a todos lados; espectacular.

¿Cómo está? Increíble.

Me salta la lengua de lo rico que está.

Qué bueno, por favor. ¿Has visto qué equipo formamos?

¿Eres tonto?

¿Te parece bien? Esto es hipocalórico, ¡madre mía!

¿Te gusta este?

-Más pequeño.

Aspirantes, últimos diez minutos.

(MARIO) ¡No puede ser!

(AITANA) Venga, entendido.

Una pizca de aceite.

(RUIDOS DE MARIO) -Uh...

¡Guay!

Se han abierto un poco.

(TERESA) Vamos a rellenar con esto...

Nuestro taco...

Mira a Carmen. -¿Eh?

Mira a Carmen, está cansada.

Se va a caer. -Para adelante, encima de él.

-Está buenísimo. (ANABEL) Carmen, a tu sitio.

(VALENTÍN) Vamos a emplatar. -Así; bonito, bonito.

Eres más guapa en persona. -¿Sí? Muchas gracias.

-Cuando lo vaya a emplatar le doy con el soplete.

¿Me escuchas? Si no la caliento, la tortilla se rompe.

Hay que calentarla un poco. -Me has enseñado algo.

-¿Cómo lo ves de cantidad?

Quiero que quede bonito y cerrado, ahora pongo cilantro, vale.

¿Este?

El chile va dentro de esto.

¿Me lo dices ahora que está emplatado?

Te dará igual a ti. ¿Por qué, Dios, por qué?

Ya. -Vale, las aceitunas.

De esto hay que echarla nada, nada y más.

¡Madre mía, guapo! Gracias, que lo has hecho muy bien,

lo has mucho muy bien. Qué mono, por favor.

No los he hecho bonitos.

Ya, ya, ya, ya. -¿¡Ya!?

Ahora, el pollo. ¡Carmen!

Pero ¿por qué me gritas?

No se puede hablar, por favor.

Carmen ha venido a dar conferencias, no tiene nombre.

O se marea o la tiro al suelo.

¿A que me da el "parraque"?

(RÍE) Carmen está tenido unas charlas...

Yo, porque soy maja y no soy chivata,

pero está hablando una pasada.

¡Muy bien, cariño! Ven aquí.

-No hago tanto ejercicio como parece.

-Así, ¿así?

¿Así, por ejemplo? -Mira, no ha quedado mal.

No. No me acuerdo cómo era el otro.

(MARIO RÍE) Yo tampoco.

Hay que taparlo con la salsa, ¿lo saco ya?

¡Último minuto, aspirantes!

Vale.

¿Rallo? Como una loca.

Así y ya. ¿Voy por albahaca para ponérsela?

Desde luego, de dieta no es.

Carmen quiere limpiar, en su casa no limpia.

-Me encanta limpiar, era la más limpia de todos;

cocina no cocinaba, pero limpiar... ¡Uh, te ha quedado... divino!

Ven aquí, pequeñito. Muchas gracias.

¿Pongo algo verde? Pongo...

Diez, nueve, ocho, siete, seis,

cinco, cuatro, tres, dos, uno.

¡Tiempo! ¡Manos arriba, todo el mundo!

(AITANA) Por darle algo de verde.

# Las manos hacia arriba, las manos hacia abajo,

# como los gorilas... ¡uh, uh, uh!, vamos caminando.#

Yo no puedo.

Yo venía así y... -Nos entra artrosis.

Pobrecito, pero hay que tirar para adelante.

-Bueno, todos los lunes

digo que iré al gimnasio y no voy.

¿Hoy es lunes? -Sí.

(MARIO RÍE) -Hoy es lunes...

No estoy segura de que sea lunes, pero me parece.

Si quieres ser en un auténtico masterchef

en la Escuela MasterChef "online" encontrarás una oferta imbatible;

técnicas, trucos, cocina internacional,

cocina de aprovechamiento y más de 260 recetas

de platos deliciosos para sorprender a familia y amigos.

Cocina con la Escuela MasterChef "online".

Aspirantes, ahora sí, empieza la cata.

Carmen, María, vosotras seréis las primeras.

(TERESA) Suerte. Qué monas. -Gracias

(BIBI) Suerte. -Mira qué plato más monico.

María, Carmen, ¿qué plato habéis preparado?

Hemos hecho raviolis rellenos

de gamba, requesón... No, queso fresco y pesto.

Con pesto. Sí.

¿Ese era el plato? Sí.

Qué susto, pensaba que dirías que no era, estoy de los nervios.

Antes de probar, vamos a ver si se parecen en algo.

Ay, madre...

Me preocupan los puntos blancos del pesto, ¿no será ajo?

Un poco...

Un poco bastante. -Ay, Dios...

Yo, cada vez que los dejaba, me sentía liberada.

"Ya puedo hacer lo que quiera con mis amigos, mis amigas..."

Carmen, Aleix, ¿queréis compartir lo que estáis hablando?

Estamos hablando de la vida...

(Risas)

En general, que no os interesa nada lo que pasa aquí, ¿no?

Están filosofando.

¿Qué parte de la vida estabais tratando ahora?

Experiencias y demás...

Cosas de parejas y... (ANABEL) Experiencias.

¿Alguna experiencia más íntima? No sé, por...

Estábamos en ello cuando habéis interrumpido.

Perdón, perdón. Seguid a vuestra bola.

Perdona, ¿eh?

Vamos a probar, ¿no? Vamos.

Puf...

¿Qué ha dicho?

Ven aquí, hombre. Que no tiene...

Ven a probar este pesto. ¡No, no!

-Lo he probado. ¿Sí, no?

Sí. Venga.

No hace falta. No te haré esta trastada.

No tengo hambre.

Pero no repite.

No, qué va. ¿No repite?

¿Me dejáis un momento que anule una cita que tenía?

(Risas)

Cariño, no voy a ir, me ha surgido un imprevisto.

Nada, que la boca me... -Me arde.

Gracias, hasta luego. Perdona, ¿eh?

Creo que te lo ha dicho bien, has entendido el plato,

pero fallas en detalles, en hacer bien un pesto.

Cierto. Son pequeños detalles.

Tiene mérito entender que tienes que hacer pasta con pesto,

que sean raviolis, con gambas y queso.

El relleno está bien pero has puesto tan poquito,

que si no lo cueces, se queda crudo y, luego, ese pesto que te pega...

El ajo te tira para atrás...

Yo y el ajo, es terrible. Sí.

Imagino que la semana que viene podré rehacer mi cita.

Vale.

(EXPULSA AIRE) Delante de cocinas. Vale.

Son vampiros.

Qué malos, verás cuando nos toque a nosotros.

Valentín, Anabel, es vuestro turno.

Ahí vamos. -¿Cómo lo veis?

Qué bonito, por Dios. -Tenía una de ingredientes...

-Maravillosos. -Los japoneses lo echan todo.

-Buenas noches.

Nos ha quedado...

¿Eso es bueno o malo?

Bueno, bueno.

Valentín, ¿cómo ha sido cocinar con Anabel?

Con la cara me hacía gestos, cuando iba a meter la pata

y yo sabía que no había que hacerlo.

No has hablado mucho.

No he hablado nada, no como Lomana, que Lomana...

-Ya estamos, ya estamos. -Ya me la ataca.

-Le explicaba todo y yo me liaba de plato.

¿Cómo has explicado que lleva huevas de pescado, de tobiko?

Le señalaba la... la zona... Huevecillos.

¿Mirabas a Jordi o a Edu?

No, Edu... a Jordi.

Por tamaño. Sí, claro.

Por comparar. Una cosa, ¿tú qué sabes?

No, es todo de oídas.

Os habéis besado mucho.

Sí, pero no llegaba... ¿No? ¿Nunca has palpado?

Yo intento, pero él hace así todo el rato.

A ver.

Mira. ¡Eh!

Mira, ¿ves? Eh...

("Kiss", Tom Jones)

(Risa de Samantha)

Déjame respirar, mujer. Ya está.

Tú eres una lapa.

Eso son puntos extras.

Aquí, cada una, hace la trampa como puede.

Has perdido lo del ajo. Me lo ha quitado todo.

He hecho así.

Valentín, al final, ¿qué plato es?

Un ramen de miso.

Bueno, un poquito más de color, un poco más oscuro...

¿Estos brotes qué son? -Es hierbabuena.

A lo mejor, le ha salido ahora.

Pues, claro. -Cilantro...

Vamos a probar. Bien, fenomenal.

Los langostinos son buenísimos, coged uno.

Que no se queden los langostinos. -La dorada.

-Las huevas. Yo soy de huevas.

Las algas me parecen insulsas, en general, no creas que...

Muy bien.

Está muy bien clavado, muy rico. Gracias.

Los ingredientes están bien, están armónicos.

Valentín, me gusta tu plato. Gracias.

La sopa está bien, tiene su sabor, tiene un toque, un poco, fuerte,

para mí, del aceite de sésamo, pero bueno... por decir algo

el tema del maíz, a mí, me sobra dentro de un ramen, no lo veo.

Me ha gustado mucho el sabor. Está rico.

Felicidades. -Gracias.

-Pues, gracias.

Estamos muy armónicos, cuando vamos del centro derecha a...

Vamos fluctuando. -Mira, como las algas.

-Nos hemos dejado llevar por el mar...

Claro. -Estaba armónica la cosa.

Aleix, Carmen, ¿cómo va lo de la vida, en general?

Bien, estábamos intercambiando experiencias que hemos tenido.

Le he preguntado si tenía novia, para orientarme.

¿Ah, ves? Sí.

¿Qué te ha dicho? Me interesa.

Que había tenido hasta agosto. Ah...

Y nos hemos comentado la liberación que se siente al dejar a alguien.

Es verdad... Y vuelves a estar con tus amigos.

¿Dónde introducimos el plato en esa cosa sin que...?

Sin cortar lo que, realmente, me interesa que es...

Lo importante es el plato, un cuscús con pollo y verduras.

¿Cómo ha sido entenderla sin hablar?

Bien, la verdad, lo ha hecho superbién.

Superbién, no ha hablado.

Me gustaría, Carmen, que les dieras una clase.

¿Cómo se dice en mimo "cuscús"?

Claro. Fácil, ¿ves?

(Risas)

¿Cómo se dice almendras?

(Risas) ¿El qué?

-Almendras.

¿Y pollo?

No me lo creo. -Vale.

¿Y pechuga de pollo?

Lo he entendido perfectamente.

Sí, pero ¿de pollo?

Chico, yo de lo que tengo. ¿Qué quieres?

He ido a muchas clases de mimo. De interpretación.

Y voy a pedir que me devuelvan el dinero.

Viendo a Carmen te digo que tiene mucho mérito

lo que trae este muchacho en el plato.

Me captaba perfectamente.

Vamos a ver si se parece, en algo, al plato original.

Oh...

Hay una cosa muy importante que no tenemos.

El jugo. Jugosidad.

Sí.

En fin, vamos a probar. Vamos.

Tenía que haberle echado más jugo, soy un desastre.

Ha sido un problema de entender la receta para clavarla.

Quince minutos más, "pumpum" y está apetecible,

así se queda mediocre.

Habéis usado la pechuga, ¿no? Sí.

La peor parte del pollo para hacer un guiso.

Está todo pero no ha recibido la cocción necesaria.

Al cuscús le falta hidratación, las especias no brillan nada...

Es un plato con muchas deficiencias.

Sobre todo, las especias, porque cuando pruebas un tayín

lo que te viene es el sabor de otro país;

he probado el pollo y me parecía un poco... de aquí,

que no está malo pero lo podría comer en la esquina.

Te prometo que si gano el concurso

voy donde tú estés y te preparo un cuscús de nivel máximo.

En mi casa, lo hacemos allí. -En tu casa.

¿Cómo ha sido cocinar con Teresa?

La mitad del tiempo, caótico.

Al final, hemos llegado, más o menos, a un entendimiento.

Más o menos.

¿No das a Juan Antonio en adopción? Al final, ¿te lo quedas?

Hombre, claro.

(RÍEN)

A mi primer hijo le pondré Juan Antonio y al segundo Junior.

(Risa de Pepe)

Veamos el plato.

Unos tacos de chapulines y otro

de nuestro ingrediente favorito, huitlacoche.

Huitlacoche.

Y unos jalapeños rellenos de queso de tetilla y beicon.

Vamos a ver cómo es... Vamos allá.

¡Toma! ¡Toma!

Tiene mérito ver dos tortillas y dos pimientos rellenos

de no sé qué, vamos a probarlos, casi, están calcados.

Bueno, no nos ha salido mal.

¿El huitlacoche a qué sabe?

Es el hongo del maíz. Pruébalo, buenísimo.

Voy a probar el pequeño, este.

Ya lo he probado.

Creo que tiene mérito y, después de haberlo probado, todavía más.

Me gusta el de huitlacoche, está conseguido, bien guisado,

el pimiento está muy rico y el de los chapulines, también.

Teresa, me gusta mucho tu plato y tu ejecución.

Con este plato, es la primera vez que, de verdad, viajo a otro país.

Es México puro, así que, muy bueno.

Perfecto, colega.

Vamos. -Vamos.

(CON ACENTO MEXICANO)

Pienso que después de la incomprensión de la parejota,

estuvo muy padrísimo el pinche plato que cocinó,

porque no había quien entendiera al chiquitín.

Entonces, órale, mis felicitaciones, Teresa.

Gracias.

No es como se empieza, es como se termina

y hemos terminado triunfando, ¿qué te parece?

Al final, somos el Dream Team. -Al final, sí.

Hola. Joder...

Bueno... Para todos.

El mixto de Bilbao, ¿no?

Para que no os quedéis con hambre. A lo grande.

¿Vuestra sutil elaboración tiene nombre?

Francesinha... (ANABEL) Francesinha a la vasca.

¡A la bilbaína!

He entendido mal el tamaño. -Sí.

Pero bueno, a ver cómo está de sabor.

¿Qué tal ha sido cocinar con Aitana?

No ha dicho ni mú, me he dado cuenta de que era eso...

Aitana, deja hablar al chico.

El chico no tiene nada que decir.

(RÍEN)

Es supermono.

Al lado de Aitana, uno se queda mudo.

¿Te ha puesto muy nervioso Aitana?

Nervioso no.

Es que me lo llevo.

Estoy deseando levantar la campana para comparar.

Él dijo: "Se parece".

No, no he dicho eso.

Un poquito. -No, en nada.

Es más pequeño. ¡Oh!

Uno se corta a cuchillo y el otro se corta a serrucho.

Es que he puesto toda la tostada. Todo lo que había en el súper.

Es un poco basto, un poco, bastante.

Pégale un tajo, si puedes.

No sé por dónde entrar.

¡Hale! Ostras...

(MARIO) Qué duro eso, por Dios.

No sé qué le habéis metido que... No, Dios...

¿Me dejáis que llame? Voy a anular la cita de la semana que viene.

No es por el ajo, creo que me voy a empachar.

Podéis atacar.

Jo...

Vaya mazacote. Sí, nada que ver.

Os digo una cosa, me alegro de no tener que catar.

(Risa de Anabel) Qué suerte tienes.

Igualito, ¿no? No, nada que ver.

En un programa nueve, como estamos, esto es imperdonable.

Sí. Te ha explicado lo que era

y tú lo has plasmado, pero... a lo bestia.

(CON ACENTO PORTUGUÉS)

¿Francesinha, dónde estás, que no te veo?

No te veo, pero sé que no estás.

(CON ACENTO PORTUGUÉS) No te reconozco.

Estás sembrado, ¿eh?

-Lágrimas en los ojos de Pepe.

Pues nada, delante de cocinas. (AMBOS) Gracias.

Me recuerdas a Lucas, mi hijo, tiene dos años, le sacas nueve,

pero tiene los ojos chinitos y el pelo liso, como tú.

Es muy guapo, como tú, cuando sea mayor será como tú.

Carlos, ¿qué tal ha sido cocinar con Bibiana?

Fantástico, me ha encantado. -¿Verdad?

¿Sí? (AMBOS) Sí.

Me he enamorado cocinando. ¿Ah, sí?

¿Sí? Ha habido química con la mirada.

A Bibiana la conocemos y, siempre, sonríe,

pero a ti, que te vemos tristón y apagado...

Me faltaba ella. Te vemos muy suelto.

Sí, me faltaba el complemento.

Me voy a poner celosa, porque yo era su princesa.

Lo sigues siendo. ¿Seguro?

Siempre. ¿Me quedo tranquila?

Tranquila. ¿Ella es tu reina?

Ella es mi Dulcinea.

Tu Dulcinea. Sí.

Ella es mi Dulcinea y Samantha mi princesa.

Qué bonito.

Eso de dos personas se pueden querer, que cantaba Bebo.

Exacto. # Y no está loco...#.

# Yo no puedo comprender cómo se puede querer a dos mujeres

a la vez y no estar loco...#. ¿Ves cómo te lo hago?

A ver si se parece o no el plato. Eso.

Vamos a ver.

¡Ole!

Está bien, está bien.

Bueno, pequeños matices pero se parecen bastante.

¿Vamos a probar? Vamos.

A ver cómo está...

Hay cosas que me gustan, sobre todo, de la ropa vieja,

creo que un poco más cocción no le vendría mal,

un poco más de guisado, integrar más la salsa de tomate,

pero está especiada, muy rica, muy agradable.

El arroz creo que tiene un punto de crudeza,

pero apuntaba buenas maneras, de buenas manos.

Es un aprobado, tampoco es más,

pero me alegro, Carlos, de verte sonriente,

expresivo, con ganas de currar, te veo valiente y me alegra

que Bibiana tuviera la capacidad de romper ese duro cascarón

que te recubre, amigo mío. Pues se lo quitará,

ya no lo tendrá más, va para arriba y de aquí para arroba, pa, pa, pa.

(EDU SOTO) Óigame, caballero, esa ropa vieja

está "pa la pinga", hermano

y yo le digo que aproveche usted la fuerza que le dio

su Dulcinea para que esto no baje.

Hermano, arriba Cuba. -Arriba.

-Me has motivado. -Gracias.

La verdad que sí, me ha subido.

Samira, qué platos tenías que hacer.

Bueno, yo caí al final de lo que había que hacer,

entonces, es un foie, un plato francés.

(MARIO) El poder de la mímica es muy poderoso

porque haciendo solo así.

Es muy francés eso. Claro que sí,

en Versalles y todo eso no hablaban, solo hacían...

(Risas)

Y ahí está el plato. Mi pregunta es:

¿el hígado de pato fue sometido a alguna temperatura?

Yo cogí el hígado, le quité las venitas

y todas las cosas que tenía y eso lo puse en la sartén.

¿Las venitas? (AMBOS) Sí.

Lo he sofrito y lo puse en el foie. En el hígado crudo.

Sí. Desvenado, vale, Samira,

te cuento cómo se hace en casa una terrina rápida.

Para cada kilo de foie, unos 10 gramos de pimienta

y 10-12 gramos de sal, ¿vale?

Eso lo desvenas, perfectamente bien y a la basura.

Eso que has sofrito, se tira. A la basura, ¿vale?

Vale, pues ese foie, ese hígado desvenado

y sazonado a una sartén con fuego trabajarlo con las manos

hasta que no aguantes más la temperatura con ellas.

Lo quitas, lo metes en un molde y a enfriar.

Ella ha hecho "crudifoie". "Crudifoie", y el nombre es micuit.

¿Mi qué? Micuit, que es media cocción.

De todo. Yo seguí las instrucciones

que me dio él. Ah, le echas la culpa al mimo.

No, pero lo entendí así.

Estoy desando compararlo con el original.

Chan... Pues no está mal.

Vemos los platos y pues, hay un aparente parecido.

Este según me decís es la elaboración

está crudo. No se debe comer por ser una víscera cruda.

Si luego, vemos los colores del tomate, aquí hay una compota

de tomate que será dulce que acompaña bien a un foie-gras

y en este caso, es un sofrito, ahí la pifiaste, Samira, qué raro.

Fue mi culpa, querer hablar y no poder te vuelves loco.

Mario, hay que reconocer que tú pierdes mucho si te callas.

Si es que esta prueba no era para mí, te lo dije.

(EDU CANTA "NO, JE NE REGRETTE RIEN")

Al final, no pruebo un foie.

(Risas)

El lenguaje, cuando te ves imposibilitado,

¿sabes? El no poder transmitirlo

con palabras, tiendes a...

(HABLA CON LA BOCA ENTREABIERTA)

No sé cómo hizo el plato

porque diría: "El maricón este que me ponen".

Aspirantes, la cata ha terminado, y ahora deliberaremos

para decidir quién hizo el mejor plato.

Bueno, Eduardo, tras probar, dinos.

(BIBI) Con dos Pepes.

(TERESA) Dos Pepes. (MARIO) Imagínate.

¿Verdad, Jordi? Verdadero.

Hija, lo siento, de verdad. -Que no pasa nada.

-Tenía que haberte dicho: "Dale una vuelta, se me olvidó".

Venga, vamos. Vamos.

Aspirantes, aunque os pareciese lo contrario,

la cocina internacional no es difícil.

Es verdad que algunos ingredientes son complicados

de explicar con mímica, pero ahí entra en juego

la imaginación y creatividad.

Algunos de vosotros os ha costado entender a los mimos

y a otros os ha faltado conocer platos de otras culturas.

Pero, en general, estamos bastante contentos

con el resultado. Ole.

Bueno, bueno. Las dos parejas

que hicieron los mejores platos en este reto,

estuvieron en polos opuestos.

Una se ha entendido a la perfección

y parecía que se conocían de siempre

y la otra tiró de intuición porque algunas veces

les costó entenderse.

Sin embargo, el resultado en ambos casos fue muy bueno.

Nos quedamos a las puertas. -Sí, ¿no?

Esas dos parejas son las formadas por...

Valentín y Anabel. ¡Ole, ja!

(Aplausos)

Y la otra pareja es la de Teresa y Juan Antonio.

(GRITOS Y APLAUSOS)

Yo ya me jubilo, ya estoy bien de cocina.

-¿Cómo que te jubilas?

(VALENTÍN) Pero si tienes que cotizar

hasta los 67, fíjate si te falta. Enhorabuena a los cuatro,

pero tenemos una mejor pareja de las dos.

(TARTAMUDEA)

Teresa y Juan Antonio, enhorabuena.

(GRITOS Y APLAUSOS)

(ANABEL) El niño abraza a cualquiera.

(GRITOS Y APLAUSOS)

(TERESA) Al final somos el "dream team"

y no dabas un duro por mí. -Ni un céntimo,

daba lo que vale un euro. -Que me dijiste

que tus favoritas eran Aitana y Carmen, eh.

Al resto, esperábamos peores platos.

Aleix, no sé cómo por las explicaciones de Carmen

te salió un tayín. Te lo digo, como Carmen

al hablar, no mueve la boca...

(RÍEN)

Decía: "El curry", todo así,

entonces, claro, no decías las cosas

sin que trascendiera. -Qué mala eres.

-Pero cómo lo haces. -Te voy a ahogar.

(BIBI) Pollo. (ANABEL) Pollo.

Pollo, zanahoria, es que lo hacía así.

-Con la boca así como de molde.

Bueno, gracias a todos por venir, volved cuando queráis,

con o sin mímica, como queráis, cantando, incluso,

imitando, gracias, Pepe Soto.

(RÍEN)

(APLAUDEN) (MARIO) ¡Bravo!

Gracias a todos. A vosotros, chicos.

Nos vamos, vámonos, vámonos.

(ANABEL) Adiós. Gracias a todos, adiós.

(JOSÉ ANTONIO) Me voy así... (TARAREA)

A mí me encanta porque Carmen lleva un ritmo distinto.

-Es la jefa. -El suyo.

(MARIO) Chicos, de verdad, fuimos muy felices.

Me gustaría que me llamasen otra vez.

-A mí también. -¿Verdad?

Aspirantes, ¿preparados para exteriores?

(TODOS) Sí, chef. Sólo os diré

que tenéis que emplearos a fondo

porque cocinaréis para unos comensales

cuyo objetivo en la vida es hacer felices a los demás.

-Payasos. -Qué guay.

(Música)

Esta semana nos quedamos en Madrid

porque viajaremos con la imaginación.

Es verano de 1957, estamos en el oeste de Nueva York

y esto es "West Side Story".

Pónganse cómodos porque arranca el espectáculo.

(Música)

(TODOS) ¡Mambo, mambo, cha!

(Música)

(TODOS) ¡Mambo!

(Música)

Veamos si los aspirantes

son capaces de cocinar con este mismo mambo.

Que dé comienzo la prueba por equipos de "MasterChef".

Aspirantes, bienvenidos al teatro Calderón.

Os trajimos hasta aquí porque en este escenario

se representa uno de los musicales

más importantes del mundo: "West Side Story".

Lleva más de 60 años representándose de forma

ininterrumpida y ganó todos los premios

que se pueden ganar en el teatro musical.

Y por si fuera poco,

es el musical más premiado por Hollywood, ganó,

nada más y nada menos, que 10 Oscar.

Ostas, qué guay. -"West Side Story"

es un musical basado en Romeo y Julieta,

pero basado en Nueva York, en los años 50,

y es esa historia de amor trágica

que todos soñamos alguna vez.

Teresa, Valentín por haber sido los dos mejores

de la prueba anterior, os ganasteis el derecho

de ser capitanes. Qué guay, me encanta, por fin.

Pero, atención, porque hoy la formación de equipos

va de rivalidades. ¿Eh?

(VALENTÍN RESOPLA Y RÍE)

Hoy cocinaréis con vuestros enemigos.

(TERESA RÍE)

Pero esto va a ser un drama. Hay una cualidad clave

que debe tener todo buen líder,

capacidad de adaptación. Sí.

Porque eso es lo que distingue a un profesional de un amateur.

Teresa, por ser la mejor de los dos, te corresponde a ti

empezar a elegir y, por tanto, contarás con un aspirante más

en tu equipo. Oh, qué bien.

Dinos, quién es tu mayor enemigo

y por qué. Hombre, tanto como enemigo,

pero creo que con quien menos simpatizo del universo

es con Aitana, es de todos, la que le veo menos capacidad

de concentración. Empieza algo, no lo termina,

va a otra, no la termina, va a otra...

-Trabajé con ella una o dos veces. o sea, no me conoce mucho.

-¿Sabes qué pasa con Aitana? Es que es como pasiva-agresiva.

Ella como es así... (IMITA A AITANA)

Pues parece que no mete puyas,

pero está todo el día chinchando, amiga.

Yo está claro que es Carlos porque todos vieron que, a veces,

le interesa más posar que ponerse a cocinar.

Postureo. Sí, le gusta mucho el postureo.

(CARLOS) No, postureo, no. Teresa, segundo enemigo y por qué.

Cogeré a Aleix porque, a veces, hace de caballero andante

y defiende causas perdidas y tal

entonces, lo pongo por eso y, culinariamente,

no puedo decir nada de él, salvo que, a veces,

intenta acaparar mucho y lo de compartir

creo que no se le da muy bien.

Aleix, creo que te ve muy protagonista,

¿te ves así? Para nada, para nada.

El prota está en la cuerda floja, así que de prota nada.

Valentín, segundo enemigo y segunda razón.

Elegiré a Carmen porque, últimamente, está más cerca

de Carlos que de mí y me da celos.

Por celos. Sí, los celos son...

Y son muy naturales y es bueno admitirlos.

Por tanto, Samira, vas al equipo de Teresa.

Ya que estamos en el teatro podrían dejar los curriculos

como Aitana y Samira ponerla como la niña del exorcista

en la cama, no habla, y que se levante, le quedará bien.

Aspirantes, cocinaréis para todo el elenco

de este espectáculo.

En esta prueba no solo os jugáis el delantal negro, también

la profesionalidad de los actores.

La presión de la prueba es alta porque ellos

se ganan la vida con su cuerpo y hay que clavar todo el menú

y esta noche tienen función, y debe salir perfecto.

El menú está compuesto por cuatro platos

que consisten en un entrante,

poke de quinua, kale y salmón. Me encanta.

Los carbohidratos son claves para cualquier bailarín

por ser la principal fuente de combustible del cuerpo.

Qué guay. Continuamos con un primero,

menestra de verduras con jugo de vainas.

En este caso acompañamos a la clásica menestra

con un huevo de codorniz porque las proteínas

son imprescindibles para la resistencia muscular.

Así es. El segundo plato consiste en...

Pollo de corral con boniato y shiitake.

(AITANA) Ah, eso sí, rico.

El pollo ayuda a la rápida recuperación de los músculos

y el shiitake ayuda a recuperarse de las inflamaciones.

Y para terminar, un postre,

espuma de yogur, fruta de la pasión

y pipas de calabaza garrapiñadas. Qué guay, yo quiero postre.

Es importante que la dieta de un bailarín incluya fruta,

rica en vitaminas y, por tanto, ayude al rendimiento.

Qué guay. Valentín, por ser el segundo mejor

de la prueba anterior,

puedes elegir entre los platos azules,

es decir, el poke de quinua y el pollo o, por el contrario,

apostar por los dos rojos, la menestra y el postre.

Aunque creo que es un pelín más complicado, iré a por el azul

porque creo que son dos platos donde disfrutaremos cocinándolos

y creo que está bien como reto.

Por tanto, Teresa, serás la capitana del equipo rojo

y cocinarás menestra de verduras y postre.

Perfecto, triunfaremos con lo que sea, pequeño.

(VALENTÍN) Tú, a triunfar. Cocinaréis para el elenco

de "West Side Story", son 40 comensales

que no entienden, para nada, de fracasos.

Como siempre, nuestro supermercado proveedor de alimentos,

os facilitará los ingredientes necesarios para cocinar

y donará el excedente

que no utilicéis a comedores sociales.

Disponéis de 120 minutos para cocinar las 40 raciones.

Os recuerdo, capitanes, que hoy estamos poniendo a prueba

vuestra capacidad de adaptación.

Lo digo porque ya sabéis que "MasterChef"

es impredecible. Madre mía.

Por favor, coged vuestros delantales

y salid pitando a por ingredientes y a cocinas

en tres, dos, uno... ¡Ya!

(Música)

(TERESA) Vamos, vamos, venga, vamos.

(VALENTÍN) Aquí, Carmen.

Aspirantes, no sé si sois conscientes

del privilegio que es que nos dejasen poner las cocinas

sobre el escenario, así que, más os vale estar a la altura

y pelear por ganar esta prueba como si fueseis los auténticos

Jets y los auténticos Sharks.

¿Entendido? (TODOS) Sí, chef.

Para que todos tengáis el mismo tiempo

de cocinado, empezará a trabajar el equipo azul

y 15 minutos más tarde lo hará el equipo rojo.

¿Oído? (TODOS) Sí, chef.

Valentín, pues tus 120 minutos

de cocinado empiezan en tres, dos, uno, ya.

A ganar. -Venga, a ganar.

-Pelitos, ¿no respondéis a nuestro...?

-Están muy concentrados. Ah, mira, tienen salmón,

¿quién lo va a hacer? -El aprendiz supera al maestro.

-¿Algún problema? Ten cuidado. -¿Quieres otro por si la cagas?

Para el primer plato del equipo azul,

poke de quinua y salmón, Carlos marinará el pescado

mientras Valentín cocerá quinua blanca y roja.

Carmen, hoy me acuerdo mucho de ti porque es cocina

saludable, la que nos gusta. -Sí, que, últimamente,

no estoy comiendo muy saludable. -Y donde estamos cocinando.

-Hombre, donde "cosinamos", dije "cosinando",

al final, hablo sevillano. Carmen deshuesa los pollos

para hacer un caldo donde más tarde

cocerá las pechugas junto con los shiitake.

Doctor salmón, no te rías, cómo van la espina.

¿Se sacan o no? -Se sacan, se sacan, con paciencia.

-¿Tienes pinza? -Tengo que dar forma la ceja.

-Está bien, un trasquilón aquí. -Pero este qué hace aquí.

-No me entretengas al equipo. -Venga, a lo tuyo.

-A vuestro territorio, capitana, que te veo muy arriba.

¿Pero vosotros vinisteis a cocinar o qué vinisteis?

-Dejémosles y pensemos en nosotros

que tenemos a Teresa de capitana y me da como un poco de... Uh.

-Decid la verdad, no os apetece que sea la capitana,

pero os aguataréis y es lo que toca.

-A mí no me importaba hasta que me diste la puya.

(IMITA UNOS PINCHAZOS)

¿Se te da bien quitarle la piel? -Se me da bien quitar todo.

-Quítasela y lo ponemos en taquitos que yo escaldaré el kale.

Bueno, compañeros, os presento a las protagonistas

femeninas de este supermusical, María y Anita.

A ver, contadme, en qué consiste este reto.

Lo que pasa es que los Sharks y los Jets tienen una cosa

en común que terminan los bailes con sus novias aquí arriba.

¿Aquí justo además? ¿Aquí?

Y es lo que queremos que hagáis vosotros.

-Estaría bien, si puedo elegir, elijo a Jordi

que tiene más pinta de puertorriqueño salsero,

le veo con ganas de bailar.

Has empezado mal ya. Ya, ya.

¿Qué tenemos que hacer? Quiero ver cómo levantáis

a vuestras chicas en tres, dos, uno, ya, vamos.

Por favor, pero bueno. Dos estilos diferentes,

totalmente, diferentes. Juraría que la cosa era otra, Pepe.

A ver, chicas, quién de los dos ha ganado.

¿Pero eres tonto?

María. Pepe, María, Pepe.

Pero no te dejes influenciar.

Tres, dos, uno...

Jordi, ha ganado Jordi, es verdad. Y tú estás con Jordi,

¡pues ha ganado Jordi! (RÍEN)

Pero nosotros tuvimos personalidad. Es que, de verdad...

Con qué equipo quieres ir. Es increíble.

Con el azul. Te gustan los retos complicados.

Siempre. Por tanto, tú vas con el rojo.

Encantado. Así que, muchas gracias,

chicas, luego nos vemos en comensales.

Vamos, chicos, dejo marinando el pepino.

-Vale. -Muy bien, no bajamos el ritmo.

-Los tengo que tener controlados. -¿Por qué?

-Para que no se os vaya la pinza.

-Con lo bien que me llevo yo con Valentín.

-Os tengo a raya, no os preocupéis.

-Valentín, ¿en el fondo me quieres? -Claro.

-En el fondo. -Sobre todo cuando curra.

-Me encanta lo de pelar pollos, le saco el solomillino.

-Carlos, necesitaré una mano tuya. -Vale.

-Para escurrir al quinua roja.

-Dale. -Vamos a tener quinua...

-Madre, el fondo de la olla. -Viene muy bien para los faciales.

-Los facilaes, me meo.

Equipo rojo, la lucha entre bandas está a punto de comenzar.

Bien, bien. Preparaos porque el tiempo

de cocinado arranca en tres, dos, uno...

A por ello, a currar.

Pon el agua hirviendo, por favor. -Vamos a hervir todas las verduras.

-Que cojan saborcito. -Yo no lo haría.

-Aitana, las judías, unas cuantas así,

como dos por cada plato. -Le quitamos los laterales

tal cual y el resto para la crema. -Sí, para la crema.

-Lo que me digas. -Cuidado que voy, Teresa.

-¿Te pones con esas? Mira, eh. -¿Qué?

-Mira, yo las pelaría no del todo, del todo

y luego, esto después lo cortaremos cuando estén blandas.

-¿Cuando estén cocidas? -Sí, ¿vale?

-Gracias. -Madre mía.

Qué dice Teresa, cómo estamos. Muy bien, empezamos todos

con las verduras. ¿Todos, y es buena la decisión?

Es por si sabes que el postre siempre nos da problemas.

Sí, pero como esto es una espuma, es frío y es crema...

Eres la capitana, te dejo controlarlo todo.

Oye, el equipito, ¿te harán caso? Es lo que hay, no les queda otra,

no habrá más remedio que hacerme caso

porque como estaré encima. Ah, qué bien y además,

te digo una cosa estás ya para ser tu primera capitanía

como los verdaderos jefes de cocina, o sea,

los jefes de cocinan manda, pero no tocan un plato.

Estoy tocando, estoy tocando. Eres una estratega, pero de...

Sí. -Haré así en plan, vamos, chicos.

Voy a ver a mis enemigos, perdón, a los enemigos de Teresa.

¿Cómo veis a Teresa? Porque la veo algo subida,

se le subió la capitanía. Sí, sí.

Y esto de estar con la menestra... Creo que es un error supergordo

porque no pueden estar todos con un plato.

Perdón, os escucho. -Me parece bien.

Qué oído tiene más fino. Me parece un error supergordo.

Bueno, poneos de acuerdo, hay una capitana y un equipo,

pero quiero sacar los platos perfectos.

Vale. ¿Oído?

(AMBOS) Oído. -Esto ya está en camino.

Pepe, no te preocupes. Venga.

-Aspirantes, aquí arriba. -Hombre, hola.

-Bueno, los Jets y los Sharks

están deseando que les demos un motivo

para empezar a pelear y no queremos que eso pase

(TODOS) No. -Gastasteis los primeros

30 minutos, corred. -Vamos a volar, vamos a volar.

¿Crees que con eso hay suficiente? -Sí, creo que sí.

-Carmen, se te doran las carcasas. -Sí, sí, dale, dale.

¿Ya están? -Creo que están quemadas.

Venga, otras, sin parar, sí, listo.

Oye, aquí... Huele a chamusquina. Sí, se me pegaron un poco

las carcasas de caldo que iba a hacer.

¿No crees que es muy fácil hacer un fondo de pollo

como para quemarlo? Sí, como es para el segundo

y hay tiempo, mejor repetirlo y hacer otro caldo.

Equipo azul, no pienso tolerar quedar mal

con el elenco de este musical.

Vale. A curar, ¿de acuerdo?

Venga. Carmen, hagamos una cosa,

me pongo con el pollo yo y quiero que hagas la mahonesa.

Venga, a la mahonesa, corazón, confía en mí.

-La gambas, echo las gambas. -Vale.

(TERESA) Tenemos el brécol, la coliflor, aquí cociendo el nabo

que ya lo meterás también. Eso tenía que estar ya

porque es de lo que más tarda.

-Con dos personas. -Ah, pongo dos personas,

tú eres capaz +de hacerlo suficiente.

-Teresa, para la crema, dónde quieres que la ponga,

necesito más agua para cocerla. -Las judías.

-Sí. -Pero ponlas aquí con estas.

-Yo no lo haría, no es el mismo punto de cocción

al ser finas o más gordas. Con un poco de agua

en una cacerola chiquitina, mediana.

-Ponlas aquí, las judías normales van aquí, creo.

-¿Crees que ahí? -Crema de judías más menestra.

-¿Luego vamos a separar...? Lo que tú quieras.

-Efectivamente. -Una olla con...

-Una olla con las verduras... -Eso es, eso es.

Soy la capitana, en vez de discutir cada cosa.

-No es discutir, es escuchar que luego soy la que no escucho.

-Me lo habéis dicho 80 veces y dije que no quería hacerlas así.

-Pues nada, cocinas tú sola hoy.

-Aleix, ponte con el postre. -¿Ya?

-Sí, ya. Samira, amor, cómo vas con eso.

-Bien, estoy con las zanahorias. -Qué te falta, Aleix.

-La fruta de la pasión.

¿Pero ya la has batido? -La cuelo y sin impurezas ya puedo.

Ya está. -¿Pero qué más da hacerlo así

que batirlo y luego colarlo? Pregunto.

-¿Y qué más da hacerlo así? -Ya lo tenías ahí,

es como perder el tiempo, da igual, hazlo ya.

-Teresa, si te quieres poner con el postre,

te lo regalo, tú misma, a mí me da igual.

-No porque te lo dejo a ti

porque eres el salvador de los postres, entonces,

creo que se te dará genial.

Bueno, si supieran que cocinan para el enemigo,

otro gallo cantaría. A ver la carita de los capitanes

cuando les digamos la sorpresita.

¿Me dejáis que se lo cuente yo? Me encantaría.

Que me hace toda la ilusión. Sí.

¡Equipo azul, equipo rojo!

Dejáis todo lo que estáis haciendo y prestad atención.

Como ya sabéis, hoy la prueba va de capacidad de adaptación

y, la verdad, es que la necesitaréis porque..

No. -No, por Dios.

Hay cambio de cocinas. Vamos, venga.

-¿Pero de todas? -Solo lo tenéis que batir

para que se integre... -No digas nada, nada.

-¿Qué quiere decir que está todo hecho?

Voy y me siento. Pues, capitanes,

acercaos aquí porque tenéis un minuto exacto

para poneros al día. Vale.

En vuestras manos está ayudar o no ayudar a vuestros rivales.

Sí, tienes las verduras cociendo, menos las zanahorias

que está terminándolas. El postre está mezclado.

-Hay que hacer una crema aquí de vainas.

-Una crema de judías las cocemos aparte de la crema.

15 segundos, ¿dices algo, Valentín? Tenemos lo del primero

y la mayonesa... El tiempo terminó, así que,

todos prevenidos porque cambiáis de cocinas

en tres, dos, uno, ya. (HABLAN TODOS A LA VEZ)

Adelante. ¿Aquí, qué hay?

(ALEIX) Un momento, pensemos qué hay que hacer aquí.

¿Visteis qué listo Valentín que dejó que Teresa dijera todo

y él se quedó ahí y solo dijo dos cosas?

¿Eso qué es? -El brócoli y la coliflor.

-¿Pero así? No va hervido en la vida.

-Eso no hierve. -Divídelo en dos.

-Vale, dónde está el salmón. Carlos, ¿y el salmón?

-No sé, tú sabrás. -Marinando ya, ya está hecho.

-Mira, las gambas. -Están cocidas ya.

-Y el aguacate, tiene que ir como una cañita

como el que hice yo. -Gamba y aguacate.

-Ahí está. -Pues me pongo con la gamba

y el aguacate. -Perfecto.

El brócoli está fatal cortado. -Está muy grande,

tienen que cortarlo, es supergrande.

-Da igual, lo haremos cuando cueza

si no, no nos da tiempo.

Qué mal iban. -Vamos a pelar gambas.

-Venga, va. -No, sigue con eso.

-¿Con la mayonesa? -Sí, pelemos gambas.

-Carlos, te pones con el postre. -Esto será el mango.

-Es fruta de la pasión. -Sí, fruta de la pasión.

-Toma, prueba que creo que está hecha para el puré.

-Uh, ¿esto es así de amargo? No puede ser así, ¿qué es esto?

-Para el puré de vainas.

-Un poco más, echa un poco de sal. -Venga, vale.

-Tere, ¿cómo la ves así? Prueba.

-Qué buena, está muy buena. -La meto ya.

-Sí. Pon las pipetas aquí para que al emplatar las tengamos.

-¿Y las gambas? -Pelándolas.

¿Me vas pelando gambas? Nivel Dios, nivel rápido.

Oído. -Espera, que le voy a llevar

estas a Aleix y seguimos. -Vale.

Aleix, te traigo más. Equipito rojo y negro,

bienvenidos a mi cocina azul.

Huy, gracias. -Gracias, chef.

A ver, Teresa, cuéntame.

¿Cómo te has encontrado los platos?

Medio lo tienen encarrilado. Yo creo que bien.

¿Mejor que los vuestros o peor? Nosotros lo hemos hecho

con mucho amor y lo teníamos todo muy encarrilado.

Nos iba a salir bien.

A Aitana la tienes llenado pipetas, ¿no?

Sí. Si te quitas esto de la boca mejor.

Yo creo que la que hemos hecho nosotros está un poco

más líquida.

Vale, lo licuamos. Caray, esto lleva...

No sé cómo tenía que ser. No hace falta que llenéis

porque con una gotita es suficiente.

No, está heavy, pero pensábamos que era así,

una salsa tipo "bratwurst". Te quiero ver volar.

Vale, perfecto. No quiero perder.

No, yo tampoco. Pues dale caña al tema.

Y al que tú consideras caballito ganador,

caña a lo loco, porque no me ha demostrado aún

que sea mi caballito de nada. Lo digo porque estamos

perdiendo el tiempo enrollando la gambita,

que es una frivolidad.

Nos dijeron que iba así. -Carlos dijo que iba así.

Oye, plantearos si Carlos lo ha dicho a buenas o a malas.

Porque una laminita de aguacate la pones bonita.

Y ya está. Y ya está.

Vale, Aleix, pasamos de esto. No hay tiempo que perder aquí,

equipo rojo-negro, ¿vale? Quiero caña, caña, caña.

Hay dos delantales negros, no quiero ver dos más, ¿vale?

Qué fuerte, nosotros no les hemos engañado.

Lo llego a saber y no le digo nada del postre.

Los huevos de la menestra. No están hechos.

¿Los huevos eran poché o eran cocidos?

Hay que hacer unos huevos poché y no están hechos.

¿No había hecho los huevos? -Madre de Dios.

Carlos, haces tú los huevos y hago yo la espuma.

Como tú quieras. Mira, aquí lo tienes.

Esa es la espuma, vale. -Es que no tenían nada hecho.

Por lo menos no les he dicho mucho.

Ya claro. -Tenían las elaboraciones.

Si son listos... ¿Es o no?

Madre mía, esto...

No sé cómo vamos a subir esto, chicos.

Venga, vamos. Venga, venga.

En realidad ya está.

Bueno, ¿qué pasa aquí, equipo azul?

¿Cómo estamos? Valentín, ¿cómo vas

con esa capacidad de adaptación?

Bien, porque el cambio ha sido ha sido bastante...

Un poquito heavy. Ha sido fuerte, sí.

No lo esperabas. No.

¿Crees que ha salido ganando o perdiendo?

Perdiendo, de lejos.

¿Por qué? Los huevos no están hechos,

los torneados fatal. Eran como pequeños fallos

que al final nos van a tirar para atrás porque

hay que repetir cosas.

Valentín, bienvenido a "MasterChef".

Muchas gracias. Sabes cuál es tu deber ahora.

Sí, reconducirlo. Reconducir este cocinado.

"I know. I know." Vale.

Uf, uf, uf.

¿Cómo lo ves?

¡Ah! La fruta de la pasión. Pero de la pasión ácida.

No. Esta es la espuma de yogur.

Y la tienes hecha. Sí.

Vale. Esta es la crema de maracuyá.

¿Esta es de maracuyá?

Sí, claro. ¿No es el puré de la pasión?

Pasión o maracuyá. Vale.

La misma cosa. Vale.

Ay, Carmen...

No muy bien, ¿eh?

No. Esto lo tenéis que reconducir

vosotros porque es tarea vuestra.

Soluciónamelo, Valentín. Soluciónamelo, Carmen.

Hecho. Pero con movimiento.

Sí, chef. Valentín, mueve el equipo.

Oído, chef. Venga.

¿Es que cómo no lo han cortado, de verdad?

Buah, está que se deshace esto. Qué barbaridad.

Capitanes, un momento de atención, por favor.

Os informo de que quedan menos de 20 minutos

para que terminen los ensayos.

¿20 minutos? -Sí. Y os puedo garantizar

que mi banda y yo estamos bastante hambrientos.

Así que, a seguir trabajando con alegría, ¿de acuerdo?

Vale. Gracias. -Vale.

Venga, equipo, vamos.

Esto es trabajo de chinos.

Teresa. -Dime.

No vamos a llegar. Voy a hacer cuadraditos bonitos

para ponerlos. -Pero ponemos varios

para que no quede cutre. -Ponemos alguno más.

Vale, ¿qué me pongo a hacer? ¿Pongo los platos?

Espera. -Voy a apagar la olla,

que ya está, ¿vale? -Perfecto.

Ese es el caldo. Cuidado. Ten cuidado.

Sí. -¡Uh, cuidado!

Cuidado, Aitana. -Que la tenemos que abrir.

Aitana, termina la crema. -En ello estoy.

Madre mía...

Más pequeños, Aleix, porfa. -Muy bien.

Eran láminas, chicos.

Sí, pero no llegamos a hacer láminas.

Lo siento, no estaba todo hecho.

Todavía os quejaréis. -Mira, voy a contar esto.

Tú cuenta 40 cuencos.

Seis...

Aitana, ¿cómo vas? -Un poquito...

sigue picando pero... -No puedes hacer una nueva.

Ya lo has rebajado.

Venga, vamos, rápido. -Venga, que no da tiempo.

Tengo que rellenar 40 probetas.

Ayúdala tú, porfa. -¿La ayudo?

Ayúdala con las jeringuillas. -Venga.

Las jeringuillas. -Yo lo que hago como no tenemos

máquina de vacío es apretar un mogollón.

¿Apretando? -Ahora tienes que dejar

que vaya entrando el aire.

Aleix. -Dime.

Coge otra quinua y ven conmigo a emplatar.

Un bol pequeño. -Ni te molestes en pasarlo.

Vamos haciendo así o no llegamos.

Esta quema. -La puedes agarrar así.

Mira, tía, discutir por tonterías no.

Yo no me crispo, tía. -Tenemos que empezar

que esto va a salir ya. -Ya.

Aleix, tienes que venir detrás de mí.

Lo sé, Teresa. -Bueno, pues...

Gracias por dejar que no me queme.

De verdad, ¿eh? -No, macho.

Cómo están los ánimos hoy.

Equipo azul, equipo rojo, los ensayos han terminado.

Oído, chef. Por lo cual me tengo que ir

al comedor. Oído, chef.

Equipo rojo, a emplatar porque en 10 minutos sale el poke.

Vale, chef. ¿Me habéis oído?

Sí, chef. Pues daros un poco más

de prisa, por favor. ¡Vamos, vamos!

¡Va, hombre, a volar!

Madre mía.

Carmen, azúcar sin miedo, es un postre.

He puesto azúcar sin miedo.

Se ha encontrado el plato terminado.

Y a nosotros nos han dejado todo reventado.

Es que no tenía nada hecho. -Lo vamos a sacar adelante.

Pero no tienen nada hecho.

Jo, sigue estando súper ácido.

Val. -Sí.

Pruébalo a ver si lo notas. Porque al ser fruta

de la pasión tiene que saber un poco ácido.

Un poco sí. -Pero mucho no.

De lujo. Está de lujo, Carmen.

En serio.

Está de lujo. Tiene que tener un toque ácido.

Querido elenco de "West Side Story",

gracias a todos por estar aquí. Ypor prestarnos

este maravilloso teatro para la prueba por equipos.

Es espectacular.

En nombre de "MasterChef" nos gustaría que esta comida

sea un homenaje a todos los actores, músicos

y bailarines que cada noche os dejáis la piel

por hacernos soñar.

Así que este aplauso es para vosotros.

Venga, venga. Vamos, Vamos.

Chicos, tenemos que hacer vinagreta de sésamo.

Vale. -A todo correr para aliñarlo.

Vamos, vamos, vamos. -Vuela, Aitana.

Yo ya he acabado con las pipetas.

¿Están? -Hay más de cuarenta.

Vale. Vete con Aleix. Limpia los platos que tienen

quinua por fuera, porfa.

Vale. -Va, que no llegamos.

Va. ¡Vamos, vamos, vamos!

Tere. ¿Qué?

Quiero que pruebes esto. -Ahora voy.

Venga, va, equipo. -Sami, coge el salmón.

Vale. -¿Dónde está el salmón?

No, Samira, haz lo que yo te pida. Limpia los platos.

Teresa, dame el OK. -Está fuerte con el vinagre.

¿Quieres que eche más?

No, está bien. -¿Te gusta? Venga.

El salmón. -Esto está listo, Teresa.

¿Dónde está el salmón? -El salmón está aquí.

¿Hay que poner un cacho a cada uno?

Un cacho no, un par o tres. -Vale. Pinzas.

Samira, ¿me repasaste los platos?

Sí, pero no todos porque tengo que emplatar ahora esto.

No, pero haz lo que yo te digo, Samira, porfa.

Bueno, equipo rojo, veo que estáis emplatando.

Sí, chef.

Me interesa probar las cositas que estamos haciendo.

Esto ya lo he probado antes y era un horror.

¿Qué te parece esto? Era una marranada muy buena.

Y ahora es una salsita que aporta sabor y gracia

pero que está más corregida y está mejor.

Ay, qué bien.

Ay, qué guay. -Bien.

Aleix, ¿qué tenemos por aquí? El salmón, la soja.

Vale. Al final buen aliño, que salga curioso,

que salga muy estético, muy rico, muy saludable,

muy healthy y lo tenemos.

Samira. -Dime.

Quiero los platos limpios perfectos.

Capitana. Capitana. Así no se puede entregar.

Capitana, cuando te hablo, escuchas.

Perdona. Cinco minutos.

Ya están acabados.

A ver, si es limpio, es limpio.

-Vale, pero no me empujes, Tere, tampoco.

No te estoy empujando.

Por favor, no os tiréis del pelo.

Tú espera, no los quites.

Bueno, es que si no me empuja Teresa.

Perdona, no te he empujado.

Seguro que Aleix no le empujas.

¡Es que estoy hasta el moño!

Va, Samira. -Samira, de verdad...

Es que siempre igual. -Ya está.

Quédate tú por un lado. -Ven, ven.

Dice que le he empujado. -Ya, Tere, por favor.

Claro, ella es pequeñita y yo soy, yo soy la bruja.

Mira, no.

No llores. Luego, luego. Concéntrate.

Es que siempre es la misma historia.

Dejaros de chorradas y sacad el plato de una vez.

Lloro por impotencia. Y veo injusto que sus nervios

los pague conmigo y no en general con todos.

Lo que he sentido en ese momento es:

"Bah, quítate de aquí." Me ha dado el empujón

y me ha gritado a mí.

La crema yo creo que está.

Madre mía, yo no tengo ni idea de cómo iban los platos

de esta gente. Me estoy poniendo nerviosa.

Carmen, lleva un crujiente de jamón.

Vale. -Que no han hecho.

No han hecho nada. -Dale.

¿Dónde está la cecina? -Allí.

Abajo. Venga, vamos.

Venga, hay que tornear las alcachofas

que lo voy a hacer ahora mismo.

Muy bien, con mucho cuidado.

Tranquilo. -¿Seguro?

Sí.

Donde no hay gambas pon gambas. ¿Con la mano?

Con la mano. Bien puesta.

Vamos a ver, equipo rojo. Ya está aliñado todo, ¿eh?

¿Qué está pasando aquí? Hace 2 minutos he salido,

estábamos terminando de emplatar, todo iba bien.

Y vuelvo a entrar y Samira llorando.

Oye, ¿qué pasa? No, porque una cosa

es que me dé órdenes y otra cosa es que me empuje.

¿Pero qué es eso de que la he empujado?

No me ha sentado bien que me empujes

y me grites de esa manera.

Perdona que te diga, que te empuje es que haga así.

¿Te he hecho yo eso? -Me has dado con el codo.

Samira, de verdad, si te hago así no es que te empuje.

Que te empuje es que te haga así.

Vale, que tengo la piel fina.

¿Pero tú de verdad piensas que yo la voy a empujar?

Seguro que no, que ha malinterpretado esto.

O más, o menos. No lo sé.

Pero estamos aquí para hacer un buen servicio.

Eso estamos intentando. Te agradecería como capitana

eres la que más responsabilidad tienes que sea tú la primera

en pedir disculpas.

Vale. Yo te pido disculpas.

Porque eso va a saber a lagrimitas, ¿vale?

Arregla esta situación. Vale, te pido disculpas.

Ya está, no pasa nada.

Camareros, por favor, prevenidos.

Ya estamos, ya estamos. -Vale, vámonos. Va, va, va.

Capitana, ¿por dónde empezamos? Por ahí.

Por ahí. Camareros, por favor, que salga el poke

de quinua, kale y salmón.

Vámonos, vámonos, vámonos. Gracias.

Comenzamos con un entrante.

Poke de quinua, kale y salmón

Aunque no han empezado ellos cocinándolo

es la responsabilidad del equipo rojo.

Tony y María. Buenas.

Enhorabuena por el musical. y por ser los protagonistas.

Qué emoción, ¿no?

Sí, la verdad que sí. Estamos encantados.

Es un privilegio trabajar en un musical así

que se presentaron 3.000 personas.

¿3.000 personas? Sí.

Guau. ¿Y cuando os lo dicen qué sentís?

La verdad que fue un orgullo muy grande.

Es un musical que toda la gente que se dedica a esto

siempre ha querido que se hiciera en España.

Y se ha traído la versión original a Madrid.

Y un privilegio formar parte de este maravilloso elenco.

Vamos a ver si nuestros aspirantes son tan talentosos.

¿Qué os ha parecido el entrante?

Yo por mi parte a mí me ha encantado.

El poke es un plato que me gusta muchísimo.

Yo creo que está muy conseguido.

Además creo que la salsa en esta pipeta ha sido

algo muy ingenioso y tiene un sabor muy rico.

Estaba súper bien. La salsa estaba muy rica.

¿Sí? Muchas gracias.

A ti. -A ti.

Equipo azul, la menestra de verduras con jugo de vaina

sale en diez minutos. ¡Sí, chef!

Valentín, ya podemos correr. ¡Oído!

Chicos, necesito que empecemos a emplatar ya.

Vale. -Los huevos ya están.

Genial, limpias y expandes los platos, ¿vale?

Vale. -Vamos, vamos, vamos.

Creo que no había visto unas alcachofas tan mal

limpias en mi vida.

Valentín, ¿cómo va el emplatado?

Te emplato uno, ¿vale? -Emplátame uno.

Vamos. -Vamos a ponerlo aquí.

Brócoli, coliflor.

¿Qué más? -Nabo.

¿Vale? -Vale.

Zanahoria, puré...

Y el huevo poché.

¿Está bien el huevo o no? -Perfecto.

Y faltaría si nos da tiempo el jamón.

Voy con este para adentro.

Tenemos que hacer 170 más o menos, ¿vale?

Hacemos filas de 10. ¿Te parece?

Vale, sí. -Samira, ¿estás bien?

Sí, sí, ya está. Ya está, no pasa nada, Tere.

No, pero me da rabia. Es mejor hablar.

Esto está caliente. ¿Es para saltear?

Sí, sí, tranqui. -Voy a ir salpimentando.

Sí, sí, sí. -El aceite con la pimienta

y la sal para que lo chupe una "gotiña".

El concepto "gotiña" me mola.

Al final vais a acabar todos galleguizados.

Chicos, va a salir fuego aquí.

Espera, primero las verduras, Aitana.

¡Salteo ya, salteo ya!

Me lo quedo.

Vale, ya he cortado el pollo. -Ayúdame, por favor, aquí.

¿A cortar champiñones? -En cuatro.

Teresa, ¿en qué ayudo?

Vamos a saltear el pollo ya.

Hola, chef. Hola, equipo.

Tengo que daros la enhorabuena. ¿Sabéis por qué?

¿Por qué? Hombre, porque siempre

que está Carlos en un equipo hay un invento nuevo.

¿Cuál es? Hombre, teníais que hacer

una menestra de verduras y tenemos una ensaladita

de verduras mona.

Una menestra es algo que cuece todo. Aceite, ajo,

hacemos un pequeño sofrito.

¿Lo hacemos? No va a dar tiempo.

Ya no tienes tiempo. ¿Por qué no se ha hecho

ese sofrito y es junto de cocer todo?

Como hemos pillado un cocinado a medias yo no he sido capaz

de entender cómo...

Sabía que esto iba así: "Pim, pim, pim".

Y ahora le pasáis la bola al otro lado.

Me lo he dicho a mí. No lo he entendido. Culpa mía.

Vamos emplatando por lo menos para que no salga

demasiado fría la ensalada. Perfecto.

¿La habéis probado? Yo no lo he probado.

Capitán, ¿ha probado usted esa cremita de vainas?

¿Le gusta a usted? A mí sí, ¿pero qué le falta?

Está sosón, está de enfermedad.

No, les va a venir muy bien. Porque si hay alguno enfermo

en el equipo esto le va a venir muy bien.

Venga, vamos emplatando todos. ¡Oído!

Vamos, señores, que me duermo.

En dos minutos salen los platos estén como estén.

Ahora ya sí. Corramos, capitán. Oído.

(CANTA) #Chino pistón. Chino pistón.#

Toma. -Venga, ve echándole.

Venga, ¿sacamos la ensalada de verduras ya?

Digo... perdonad, la menestra de verduras.

Que estoy más despistado. ¡El jamón!

Voy, voy, voy. Venga, fenomenal.

Damos el último empujón, por favor, a esos platos.

Vamos sacando, por favor, camareros.

Ahí sí, por favor, adelante.

Venga, venga, venga.

A continuación vais a probar un plato terminado y emplatado

por el equipo azul.

Teóricamente era una menestra de verduras con jugo de vainas,

pero ha habido un pequeño problema y vais a probar

una simple ensalada de verduras.

Anita y Bernardo. ¿Qué tal?

Qué ganas tenía de conoceros.

Que no me oigan los Jets

pero yo soy bastante más de los Sharks.

Por el sabor a Puerto Rico que tenéis.

Como tiene que ser. Ese ritmazo que no sé yo

si lo aguantaría, porque ensayáis mucho.

Sí, ya hace casi un año que empezamos con los castings.

Y desde entonces empezamos a prepararnos para estar listos

para los ensayos y aguantar los shows todas las noches.

Y hablando de ensayos, ¿vosotros pensáis

que el equipo rojo está preparado para debutar?

Estábamos comentando que igual nos ha parecido un poco soso.

¿Estaba bonito el emplatado?

Estaba bien presentado, pero eran un poco grandes.

Sí, pero como habéis hecho el cambio a ensalada...

Es que no había más remedio. Claro, claro.

Muchas gracias.

Venga, niños, que vamos muy bien.

Venga, que lo vamos a sacar.

Que vamos bien. ¡Va, equipo!

Vamos poniendo el pollo. -Lo pongo yo.

Tere, ¿el cebollino corto más?

Más, más. Porque eso es para decorar. Va crudo.

¿Te echo primero el pollo? -Todo, todo.

Cuidado con el papel. -Sí, el papel.

Vamos a darle saborcito. Cuidado.

La salsita. -La salsita, toda.

Un poco más. -Todo ahí, todo ahí.

No, es igual. -Qué bueno, por Dios.

Venga, revuelvo. -Y ahora un poquito.

Vamos a darle hervor, que guise.

Lo tapamos que guise. -Que no se nos queme.

Valentín, las copas ya están. -Vale.

(CANTA) #Garrapíñame, garrapíñame.#

Huele a la feria. -Claro, huele a feria.

¿Se van poniendo ya? -Mételo en el chino pistón.

Sí. Vamos a echar el puré. -Voy.

Pues ya están garrapiñadas.

Mira qué monas.

¿Un poquito más fuerte? -No, yo no lo pondría más.

Lo voy a extender y luego lo partimos.

Habéis probado los dos el puré. -Sí.

Y os parecía que ya no estaba ácido, ¿no?

No, tiene que tener un toquecito.

Vamos, venga, chicos.

No puedes echar tanta ración. -¿Cómo que no? Es un guisito.

Fíjate todo lo que hay. -Vale, vale.

Ponemos luego y si eso luego ponemos más.

Vale, pero no seamos ratas.

No, pero es mejor primero menos y luego poner más.

Si al final estás echando lo mismo que yo.

No hay tanta diferencia. -Son estos, no esos.

Ah. Cuando terminemos echamos más salsita si sobra.

Venga, que vamos. -Venga, vamos.

¡Venga, va, equipo!

¡Vámonos!

Está todo listo. -Ya está.

¡Bravo, mis niños! ¡Bravo!

Ay, Dios, qué guay. Oye, ¿qué está pasando aquí?

¿Os parece normal? ¿Qué hemos hecho ahora?

Siempre estamos tardando en emplatar,

esto siempre va lentísimo y ahora no puedo deciros nada,

meteros caña ni nada, ya está todo terminado.

Jo, qué susto. ¿No veis "MasterChef" o qué?

Yo tengo que meteros caña, que sea un desastre.

A ver, pruébalo.

¿Estáis contentos con esto? Me parece que está buenísimo.

Es un guisito muy sabroso con el pollito y todo.

Algo no te gusta. -No, algo no le gusta.

Lo hablaremos en el veredicto. Huy.

Camareros, ¿preparados? Pues empezamos con el pollo.

(TODOS) Gracias.

Ayudemos a sacar, por favor. Vamos rápido.

Venga, no nos relajemos hasta el final.

Volvemos al equipo rojo.

Y lo hacemos con una carne deliciosa.

Pollo de corral con shiitake y boniato.

Debería estar increíble.

Doc. Hola.

Estaba deseando conocerte. Igualmente.

Tú eres aquí un poco como el jurado, ¿no?

Sí, porque me toca poner paz entre las dos bandas.

Y me imagino que vosotros os pasa algo parecido

con el equipo rojo, el equipo azul.

Siempre pasa igual. Bueno, hablando de drama.

¿Cómo está el plato?

Pues la verdad es que nos ha gustado muchísimo.

¿Sí? Estaba buenísimo.

Sí, la salsa y las setas estaban espectaculares.

Qué maravilla. Muchas gracias.

Gracias.

¿Hemos terminado? Tenemos que recoger y limpiar.

Aquí no se ha terminado nada. Vamos a limpiar rápido, venga.

¿Bueno, qué? ¿Has salido contenta, Tere?

Yo súper contenta. -Con unos más que con otros.

No, yo contenta de todos.

Con Samira ya hablaré después.

Acabo de terminar mi primera capitanía.

O sea, lo he dado todo, he ido de verdad a por ello...

Oh, Dios.

Es que de verdad me parece muy mal que intenten hacer

cosas tan malintencionadamente para dejarme quedar mal.

O sea, yo nunca haría eso.

Pero cada uno es como es.

Cada uno viene aquí y juega sus cartas.

Y bueno...

Yo estoy orgulloso. Habéis trabajado bien.

Hemos retomado un primer plato que era inviable.

Y está saliendo un postre que está súper bueno.

Así que digan lo que digan estoy contento con vosotros.

Están bonitos, están bien. -Venga, vamos.

Venga, un emplatado bien hecho. -Venga.

¿Ahora no viene Pepe cuando lo tenemos bien hecho?

Hola, equipo. Hola, chef.

¿Cómo va el postre? Pues emplatado.

¿Y cómo se llamaba el postre?

Mousse de mango...

¿Mousse de mango? Perdón, mousse de yogur.

Espuma de yogur. Con puré de mango.

¿Con puré de...? Mango.

¿Mango o fruta de la pasión? Fruta de la pasión.

Ay, Dios. Normalmente los cocineros

cuando ponemos un nombre como espuma de yogur

es porque es el elemento principal.

¿Por qué no echáis un poco más de espuma?

Que estáis aquí los tres dormidos.

Que me vais a quitar la afición.

Me gustaría probar este postre.

¡Ah! Es que tiene que tener bien de yogur.

Es que está esto ácido.

Hago más gestos que un catador de vinagres.

Es fruta de la pasión, no dulce de leche.

Me encanta. ¿Sabe a yogur?

¿No se pierde? Sabe más la fruta de la pasión.

Por eso hay que echar más espuma de yogur.

Venga. Menos mal que no hemos hecho las cantidades

que tenía el equipo rojo.

Ay, ese golpe bajo al equipo rojo.

Valentín, ¿podemos ir sacando postres?

Podemos ir sacando postres, sí.

Camareros, cuéntenle a los comensales

que es un postre para valientes, ¿vale?

Que tiene un punto de acidez subido de tono.

Y para terminar un postre a manos del equipo azul.

Espuma de yogur, fruta de la pasión

y pipas de calabaza garrapiñadas.

Tiene una pinta estupenda.

Señores productores, venía a agradecerles

el haber traído a España este gran musical que es,

para mí el mejor del mundo, de la historia

de los musicales.

Gracias a vosotros también por venir y por invitarnos

a comer a todo el equipo.

Hoy harán una gran función repleta de energía.

Es lo que hemos intentado, una comida sana

para un musical increíble.

Y vosotros que sabéis bien cuál es la perfección,

¿qué os ha parecido el postre?

Muy rico. El postre fue uno de los platos que más me gustó.

Muy bien. Muchas gracias.

Equipo azul, estamos sobre el escenario de un teatro.

Todo debe quedar impoluto, perfecto.

Cómete el postre tranquila, Carmen, que lo has hecho bien.

Y le damos una vueltita a ver quién ha fallado hoy.

Porque esto va de aprender. Sí. Oído.

La herencia del equipo rojo ha sido terrible.

Era prácticamente insalvable.

Y creo que bastante bien lo hemos hecho

Yo me siento muy orgulloso del trabajo de Carmen y Carlos.

Queridos Jets, queridos Sharks,

ha llegado el momento de despedirnos.

Una vez más solo puedo deciros: "Gracias por vuestro talento,

porque gracias a él "West Side Story" sigue siendo

el musical con mayúsculas".

Bueno, yo quisiera agradecer que hayáis abierto las puertas

de este teatro a "MasterChef".

Pero os quiero pedir un deseo más si es posible

y está en vuestra mano. Sé que acabáis la gira

en Madrid y vais a empezar una gira por toda España.

¿Podíais hacer el favor

de llevaros a Jordi Cruz con vosotros?

El chaval es buen cocinero,

pero como bailarín no tiene precio. Un fenómeno.

Amigos, no soy de responder comentarios lelos.

Pero sí me encanta la gente con talento,

la gente que se lo curra, la gente que transmite cosas.

Y este elenco lo hace maravillosamente bien.

Dicho esto, gracias por este viaje al Nueva York

de los años 50. Mucha suerte en esa gira que tenéis

maravillosa y mil gracias.

Os hemos advertido, capitanes, antes de empezar

que la capacidad de adaptación es una cualidad clave

en un jefe de cocina.

Valentín, reconozco que ha sido

un gusto verte entrar en cocinas.

Estabas motivado, seguro. Gracias.

Has organizado las tareas con inteligencia

y hasta te has abrazado con Carlos, tu archienemigo.

Pero ha sido oír "cambio de cocinas"

y toda esa fuerzas se ha desvanecido.

Se te ha metido en la cabeza que los platos que has heredado

eran una porquería, que los tuyos estaban mejor.

Y a partir de ahí como los niños:

"me pico y no respiro".

No era un enfado, era tener que hacerlo todo

y una descomposición,

que al final te rompe los esquemas.

Quiero que sepas que cuando habéis cambiado de cocinas

ambos equipos teníais las elaboraciones

bastante bastante parecidas.

Es más, la menestra y el postre que has heredado

eran mucho más fáciles de ejecución y de emplatado.

Sí. ¿Sabes cómo interpreto yo

lo que te ha pasado? Como frustración.

Creo que sí. Con el cambio de cocinas

te ha dado la inseguridad. No sabías muy bien

cómo abordar las nuevas elaboraciones.

Porque, estarás conmigo,

que la menestra ha sido un desastre.

Puede ser, sí. No me he visto en la zona de confort.

Tampoco en los primeros platos.

No has sabido resetear y empezar de nuevo.

Ese era el quid de la prueba.

Yo estoy sonriendo porque veo que están

desenmascarando a mi colega Valentín y eso me gusta,

porque como sabe más que nadie

no lo reconoce, cuando sabe que en la primera

cocina lo hizo muy bien y la segunda se perdió.

Pero perdido.

Entenderéis que no puedo pasar por alto

que habéis hervido una ensalada de verduras

y no una menestra.

Vale. Y el postre, que podía

haber quedado infinitamente mejor

porque el protagonista era el yogur y no la fruta de la pasión.

Cuando domina el plato, lo hace bien.

Cuando se escapa del plato que domina, se ha perdido.

Estoy de acuerdo. Está de acuerdo él,

que también dominaba la menestra, Carlos.

Llevaos bien, por favor.

Cómo te hubiese venido hoy Bibiana en estas cocinas, ¿verdad?

No. Un jefe que supiera hacer

mejor la labor. ¡Uh!

¿Cuántas veces has sido capitán? -Creo que dos.

-¿Y cuántas perdiste? -No tiene que ver que pierda.

Dos. Por favor, antes de la paja en el ojo ajeno,

mírate la viga en el propio.

(VALENTÍN) Carlos ha vuelto a pegar una puñalada.

El "posturetas" ha vuelto a hacer postura.

Él me dice que todo

iba muy bien, que ha sido culpa de todos,

pero cuando llega la hora

de la verdad, el veredicto, apuñala.

Teresa, voy contigo.

La idea de mandar y de que por fin en una cocina

se hicieran las cosas a tu gusto te ha encantado, ¿verdad?

Me ha encantado. Pero una cosa es tener ganas

y seguridad, y otra muy distinta es ser la capitana

de la imposición a toda costa.

Mira qué carita tiene Samira, por favor.

A ver. Yo entiendo que ser capitana es duro.

En un momento, cuando estaba nerviosa,

se ha dirigido y he notado un empujón.

Y eso no me ha gustado, porque lo he visto innecesario.

Como me estabas gritando, me he sentido mal,

porque al resto de compañeros no les has dicho eso.

A lo mejor te grité a ti porque te pedí

que hicieras una cosa y en vez de hacerla,

fuiste a hacer lo que te pedía Aleix.

Yo te dije: La capitana soy yo, así que haz el favor

de hacer lo que te pido.

Bueno, como había que emplatar...

Pero tampoco lo justifico...

Es que este tema... (RESOPLA)

¡Chis! Ven, ven. Ya está.

(LLORA)

Ya está, Teresa. En verdad, es una tontería.

¿Ni la oigas? Pero si no le he dicho nada.

¿Por qué eres así? Teresa.

Es que... de verdad.

Teresa, cuéntame qué pasa aquí.

(TERESA) Me he frustrado porque me parecía superinjusto.

Que use este recurso para hacerse como la indefensa,

es que me parece superdespreciable. Te lo juro.

O sea, yo nunca haría eso.

Samira, había una situación de tensión.

Y en ese momento, cuando estás aguantando

unos gritos, cualquier cosita

se te hace una montaña. Claro.

Teresa, te tengo aprecio y por eso te voy a dar un consejo.

Los cocineros somos gestores de ánimo de nuestros equipos.

De nada sirve que yo, como jefe de cocina, lo tenga muy claro,

si luego el equipo no tiene la fuerza ni el ánimo

para ejecutarlo.

Pero eso sí, Teresa. Igual que te digo esto,

te diré que tu capacidad de adaptación ha sido ejemplar.

Cuando hemos anunciado el cambio de cocinas,

has estudiado la situación, has detectado qué fallaba

y has puesto a todo el mundo a currar.

Tanto es así, que entre los cuatro habéis reconducido el "poke",

porque la salsa era ajo y picante

y Aitana la ha transformado en una salsa más amable

que funciona con el plato. Además, habéis cocinado

casi desde cero el pollo de corral.

Que, por cierto, estaba muy rico.

Así que, Teresa, solo te añadiré una cosita más.

Has emplatado de una forma brillante.

(Aplausos)

Y dejando a un lado las capitanías,

el equipo ganador de esta prueba es...

El equipo... ¡rojo!

Venga.

Enhorabuena. Enhorabuena. -Otra semana más.

(VALENTÍN) Me siento muy cabreado y frustrado.

Me voy con muchas ganas a Eliminación,

porque es donde se va a ver quién tiene buena actitud,

compañerismo y quién sabe cocinar.

Que lo demuestren los demás. Yo lo voy a hacer.

Aitana, Aleix, Valentín, Carlos y Carmen,

tendréis que luchar por la permanencia

en la Prueba de Eliminación.

Sí. Aunque esto no acaba aquí.

Los comensales quieren daros las gracias

por vuestro menú de hoy de una manera muy especial.

(EXCLAMA) ¿Vamos a ver algo?

¡Que arranque el espectáculo! ¡Ay, qué guay!

¡Hala! A ver, a ver.

(CANTAN) # Siempre hay trabajo en América. #

# Todo es tan nuevo en América. #

# Tengo futuro en América. #

(Música) ¡Vámonos!

¡Vamos, Pepe! (TARAREA)

(Aplausos) ¡Bravo, bravo!

¡Bravo! ¡Bravo! ¡Qué guay!

Como cada año, vuelven los campamentos MasterChef.

Si tienes entre ocho y dieciséis años,

te encanta cocinar y quieres vivir

una experiencia inolvidable en un entorno natural,

tienes que venir a los campamentos MasterChef.

Además, convivirás con concursantes de "MasterChef Junior".

Este verano, campamentos MasterChef.

(TODOS) ¡Ven a campamentos MasterChef!

Los aspirantes regresan a las cocinas

tras haber tenido el privilegio de cocinar

sobre el escenario de un teatro y dar de comer

a la compañía que representa el musical "West Side Story".

Aunque tal y como acabamos de ver, en el cocinado

lo que faltaba ha sido música celestial.

Qué guapa Samantha. -Buenas noches.

Muy guapa. Aspirantes, bienvenidos

de nuevo a las cocinas. (ASPIRANTES) Muchas gracias.

Menudo cocinado más intenso, ¿no? Mucho.

Teresa, ¿habéis arreglado ya las cosas Samira y tú?

Sí. Arreglamos enseguida, después del estrés,

luego ya se borra el casete. Yo soy muy de borrar casete,

porque el rencor no es bueno. El rencor envejece.

Yo soy cero rencorosa.

¿Tú también has reseteado, Samira? Sí. Ya está.

Yo no guardo rencor ninguno.

Seguro que ella no lo hizo queriendo

y fue de los nervios de ser capitana y la cocina.

Así que ya está. No pasa nada.

Teresa, Samira, tenéis delantal blanco,

por tanto, seguís una semana más

en "MasterChef". ¡Bien, Samira!

Por cierto, Teresa... (APLAUDEN)

Qué emoción.

Aparte de lo guapa, te veo un colgando ahí.

Con el nombre de Carmen.

Sí. Nos hemos intercambiado nuestros amuletos

para darnos suerte. -Yo llevo sus pendientes

y ella lleva mi colgante. ¡Anda, la mar salada!

Me alegro. Carlos, a ver cuando te veo el colgante

que ponga "Vale" Yo no me pongo nada de Val.

No, no. Tenemos gustos diferentes.

Bueno, Samira, Teresa, podéis subir a la galería. Adelante.

(TERESA) Quiero pasarle toda mi energía positiva a Carmen,

porque creo que todavía tiene muchísimo que dar en este programa.

Y yo me llevo aquí el "Carmen" de mi corazón

y ella se lleva mis cruces. Y a ver, a ver.

Espero que le dé mucha suerte.

Aspirantes, lleváis ya nueve semanas en "MasterChef".

A estas alturas, deberíais estar preparados

para una prueba de cocina de vanguardia.

¡Madre mía! La cocina de vanguardia

surgió en España en la década de los 80

de la mano de Ferran Adrià.

Un tipo de cocina diferente, capaz de romper

con lo establecido y que trabajando

con materia prima de gran calidad, supo integrar

lo último en tecnología con sentido y siguiendo un gran discurso.

Es lo que hace nuestro siguiente invitado,

gran amigo nuestro y ya casi parte del jurado de "MasterChef".

Acompañado por uno de sus hijos en esta ocasión,

desde El Celler de Can Roca, en Girona,

con tres Estrellas Michelín,

Joan Roca y Marc Roca.

(Aplausos) ¡Ay, qué guay!

(VALENTÍN) ¡Madre mía, cómo vienen

las nuevas generaciones de los Roca!

Yo le voy a pedir que me eche una mano o dos.

Buenas noches y bienvenidos a los dos.

Oye, qué gusto dar venir con la cuarta generación

de cocineros de la familia Roca.

Quién nos lo iba a decir. No lo tenía muy claro al principio,

pero últimamente... ¿Sí?

Parece que lo tiene más claro. Me he metido de lleno.

Marc, estás estudiando en la Escuela de Hostelería

y trabajando en el restaurante

de los abuelos. Exactamente.

Imagino que aprendiendo la base de la cocina.

Aprendiendo la base para luego ya decidir

qué cocina me gusta. Pero teniendo claro la base

y los orígenes con mi abuela. Exactamente.

Marc, los aspirantes llevan nueve semanas en "MasterChef"

y queremos ver si se atreven

con la cocina de vanguardia. ¡Madre mía!

¿Les podéis quitar el miedo, cualquiera de los dos?

Parece mucho pero no es tanto.

Hay mucha pompa, pero...

-Me gusta, me gusta eso. -Sobre todo, que las técnicas

nos permitan contar alguna historia.

Sobre todo, dar protagonismo

y dar matices y dar juego al producto.

Bueno, a mí se me ocurre

una manera mejor de quitarles el miedo.

¿Qué tal si cocináis con ellos? ¿Os animáis?

Venga. -¡Qué bien!

Nos van a dejar...

Vámonos todos al supermercado.

Vamos a ello.

(AITANA) La cocina de vanguardia me parece un reto muy complicado.

Encima, teniendo a Joan Roca

que es el referente número uno en cocina de vanguardia...

Pues... Vamos. Ya lo podemos hacer bien, porque si no...

Aspirantes, como estáis viendo, hay cuatro mostradores tapados.

En cada uno hay distintos tipos de ingredientes.

Pero solo dispondréis de ellos a cambio de tiempo.

A ver. Si os quedáis con lo que hay

debajo del primer mostrador, tendréis 75 minutos

para hacer un plato libre. Si después de descubrirlo,

queréis más ingredientes, podréis destapar el segundo

y contaréis con 60 minutos para cocinar.

Pero podréis utilizar lo del primer mostrador

y lo del segundo.

Si destapáis este tercer paño,

contaréis con 45 minutos y tendréis los tres mostradores.

(RESOPLA) Si os atrevéis con el último paño,

solo tendréis 30 minutos para hacer un gran plato

y todos los mostradores a vuestra disposición.

¿Entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues vamos a descubrirlo.

Cuando usted diga. Adelante.

Lácteos. Lácteos.

Como veis, hay leche, mantequilla, gran variedad de quesos,

nata, yogures... Si queréis tener 75 minutos

para cocinar, solo podréis hacerlo con estos productos.

¿Quién se queda con los 75 minutos?

¡Ah! O sea, no podemos seguir viendo.

No. Si tú dices "quiero cocinar con esto",

tienes 75 minutos. Vale, vale.

¿Alguien se planta?

¿Descubrimos el segundo, Jordi? Vamos.

¡Ay, Dios! ¡Conservas!

Latas. Tenéis 60 minutos para cocinar

con todos los lácteos y las latas que queráis.

(RESPIRA AGITADAMENTE) Voy a hiperventilar.

Hay todo tipo de conservas: dulces, saladas,

verduras, carnes, pescados.

Tampoco te creas que me gusta. -No, no. Yo sigo.

¿Quién se planta con estos dos mostradores?

Es que si no, 45. ¡Puf! Poco tiempo.

¿Alguien se planta?

Seguimos todos, ¿verdad? Yo me voy a quedar ahí.

Vamos a destapar.

¡Verduras! ¡Vamos! Pero no hay ningún producto

principal grande. -¿Cómo que no?

Tienes un montón de conservas. -Sí. Pero digo un pescado.

Aquí tenéis una gran variedad de frutas, verduras,

frutos secos, aromáticas, brotes... Y 45 minutos para cocinar.

¿Quién se planta? Yo.

Yo me quedo aquí. Yo con 30 minutos...

¡Ay! Déjanos pensar un poco. ¿Quién más se planta?

Dejadnos pensar un segundo. -Me planto.

Valentín se planta también.

Es que yo no sé qué hacer. -Las latas pueden tener

mucha calidad y no creo... -Tampoco te creas

que tengo algo muy claro con estas cosas.

La ventaja es que todo lo que está ahí,

está cocinado. -Ya.

Me planto. Aitana, también te plantas.

Joan, Marc, sois unos valientes o unos inconscientes.

¿Qué sois? Valientes. Hasta el final.

¡Venga, va! Hasta el final. Me voy al fondo.

Venga. Carmen y Aitana, os plantáis.

Sí. Como un geranio. Plantadísima.

Continuamos. Último mostrador.

¡Madre de Dios! -¡Guau!

Tenemos carnes, pescados, mariscos. Vamos, no falta de nada.

Y, además, tenéis 30 minutos. Y, además, tendréis

los otros tres mostradores para cocinar.

Marc, ¿contento con lo que has visto?

Contento. Sí. Contento. Ya me he iluminado.

Carmen, Aitana, vosotras tenéis 45 minutos para hacer

un plato libre de alta cocina.

¡Madre mía! Me quiero cortar la cabeza.

(CARMEN) El tiempo me estresa muchísimo.

De por sí, soy una persona nerviosa.

El tiempo me pone más nerviosa.

¿Qué haces con 30 minutos? Si yo solo para pensar

y meditar y tranquilizarme, necesito 30 minutos.

Aspirantes, Joan, Marc, todavía os queda

algo más que descubrir.

Alegría. Está debajo

de las cajas misteriosas que tenéis delante.

A la de tres, quiero que las destapéis todos a la vez.

Una, dos y tres.

¡Uh!

¿Tenemos que utilizar todo? -Me va a dar algo.

¡Ay! Son gases, que, de un modo u otro,

utilizamos en cocinas profesionales.

Tenéis aire, que está dentro de la botella.

También tenéis un sifón con dióxido carbónico.

Se utiliza para carbonatar ingredientes.

Hay otro sifón con óxido de nitrógeno

que se emplea para hacer espumas.

(RESOPLA) Y nitrógeno líquido.

Es un gas licuado, fuertemente refrigerado,

pero hay que tener mucho cuidado porque puede provocar

quemaduras por congelación.

Aspirantes, deberéis utilizar, al menos, uno de esos gases.

¿Entendido?

(ASPIRANTES) ¡Sí, chef!

(CARLOS) Le estoy dando vueltas a la cabeza

a ver qué hago. ¡Madre mía!

Soy más de comida tradicional y tengo un dolor de estómago

que no se lo deseo a nadie.

Es el momento de entrar al supermercado y hacer la compra

para hacer un plato libre. Como siempre, tenéis tres minutos.

Entraréis todos a la vez. Pero empezarán a cocinar

Carmen y Aitana, que tienen 45 minutos.

El resto lo haréis 15 minutos más tarde.

Y el tiempo comienza en tres, dos, uno... ¡Ya!

¡Venga! -Los pobres Roca, como no se den

prisa, no les quedará nada en el súper,

porque aquí somos muy rápidos.

¿Cuántos has pillado? -Toma.

-No, no. Ah, sí. Tres y tres.

-¿No hay más? -Ya está. Tres y tres.

Anchoas.

Yo los quiero mucho a todos, pero más me quiero a mí.

Mira Joan qué tranquilito va. Qué rápido hace la compra.

¿La lecitina la habéis cogido? -Sí. Yo tengo lecitina.

-Vale -¡Venga, Carmen! ¡Muy bien!

Cuatro, tres, dos,

uno... ¡Tiempo!

He cogido piña, tomate triturado, mejillones al natural.

Aitana, Carmen, vuestros 45 minutos comienzan

en tres, dos, uno... ¡Ya!

¡Venga, vamos!

Qué nervios, por favor. -Ya, hija.

¿Aitana qué va a hacer? ¿Unas alcachofas?

¿Pero cuál es el ingrediente principal?

Es que ellas no podían coger ni carnes ni pescados.

Es que tiene muchísimas hojas. Esta ya se me ha quedado calva.

Mira. Valentín ha cogido pescado.

Gelatina, latas también tiene...

Bien de jengibre para mi Valentín.

Bien de jengibre porque así no me pongo malo de la garganta.

¡Venga, Carmen, muy bien!

Está metiendo algo en moldecitos para congelar. ¿Sabes?

Yo creo que soy la más floja. En cuanto han dicho

lo de técnicas de vanguardia, he dicho: ¡Madre mía!

-¡Tú puedes, "baby"! -No sé. Creo que no.

-¡Dale! -¡No quiero irme, por favor!

¡Venga, Aitana! ¡Venga! -Gracias, Tere.

Estoy deseando saber qué van a hacer, ¿verdad?

Hará así... Y, de repente, saldrá un platazo

que va a ser la leche. Me encanta.

(HABLA EN CATALÁN)

Vi muchos capítulos antes de venir para tener claro:

Aquí tengo los hornos. ¿Cuántos fuegos? Aquí los cajones.

-Bueno, es un ejercicio interesante, porque cuando venimos

los profesionales de fuera y nos ponemos a cocinar,

la verdad, no es nada fácil.

Estoy enamorado.

Me tocaba. ¡Valentín, mientras esperas!

Mira lo que te traigo. Muy bien.

Un libro superpráctico que podrás utilizar todos los días.

Tiene muchas recetas que puedes elaborar

con los restos del día anterior.

Las sobras se pueden transformar

en nuevos platos de manera sencilla y económica.

Aprovéchalo, que te vendrá bien.

Gracias, Pepe. Se ve increíble. Venga, Valentín.

Pobre Aitana, que no la ponga nerviosa.

Aitana, 45 minutos. ¿Qué estás haciendo?

Estupendo. Voy a hacer unas alcachofas.

Mi idea es hacerlas con una salsita

de manzana caramelizada.

Y luego ponerles una espuma de un queso suave

y, a su vez, un aire de cítricos.

Y luego, una tierra de alcachofas fritas.

No sé si lo veo.

Céntrate. Saca algo que esté bien ejecutado

y que sea la mejor idea posible, porque te cuesta mucho

el tema creativo. Lo que me has dicho,

no sé si es creativo.

Dale la vuelta. Bueno, va a estar rico.

Espero. Eso es lo básico.

A partir de ahí, un poco más. Vale, vale. Vale.

-Tranquila. Ten algo claro. -¡Ay, Dios mío!

Voy a quitar la manzana.

Hola. ¿Qué haces, Carmen?

Con tus latas, tus frutas, tus verduras

y con esta compra tan minimalista que has hecho.

Voy a intentar hacer un velo de tomate.

Tengo unas esferas con capa de mejillones

dentro del abatidor para que se me congelen.

Intentaré hacer un aire de piña con caballa.

Teniendo tomate fresco, ¿cómo coges una lata de tomate?

Estamos en "MasterChef". Tenías muchas verduras, frutas,

de todo para hacer un gran plato.

Y vas a hacer todo con latas.

Yo también me he fijado que había cogido poco.

Pero digo: A lo mejor lo tiene claro. Pero claro...

Tú estás convencida con tu plato, ¿no?

Creo que sí, que quedará bien.

Lo importante es que estés tranquila,

que lo hagas bien, que te compliques la vida

con las técnicas. Quiero que te la compliques.

Me la voy a complicar. Vamos.

Y adelante. Gracias.

Vale. -¡Vamos, Carmen, mi reina!

¡Que te va a salir muy bien!

¿Qué va a hacer Aitana? Aitana lo que tiene que hacer,

es centrarse, porque tiene una idea que podría ser buena,

pero ella la está deformando.

¿Y cómo lo está haciendo? Alcachofas con salsa de queso

y un aire cítrico. Pero, de repente, ha derivado

a utilizar manzana y manzana caramelizada.

Con la alcachofa no le pega.

¡Venga, Aitana! -Gracias, Tere.

Queso... Espérate, que me parece

muy sencillo al lado de lo que he oído yo.

Te voy a explicar el plato de Carmen.

Un velo de tomate, aire de piña, caballa y esferas de mejillón.

Esas mezclas raras que no las comes nunca,

¿qué necesidad tienes de hacerlas en una prueba de eliminación?

Carmen, desde que ha entrado,

está diciendo: "Creatividad... No sé hacerlo. Se me da mal".

Ha dicho: "Voy a hacer una locura".

(CARMEN) Me ha pasado como me pasó en el primer programa. Perdida.

En plan: ¿Qué hago? ¿Qué hago? ¿Qué hago?

Marc, Joan, Carlos, Aleix y Valentín,

vuestro tiempo de cocinado comienza en tres, dos, uno... ¡Ya!

¡Uy! Se había comido un lindo pescadito esta sepia.

Voy a hacer una sepia con cítricos,

con espuma de ajito y perejil.

Haré un aire de jengibre. Me encanta el jengibre

y creo que pega con los cítricos.

Lo siento, pero no haré caso a nadie.

Solo voy a mirar lo que hace Joan Roca.

-Ya. Eso nos puede servir.

Os quiero mucho, pero ya no os miro.

Ya solo miro para Joan Roca. -Vamos a aprender.

Mira, mira, mira. La patata. Va al microondas.

O sea, la asa en el microondas. Se lo pienso copiar todo.

Oye, qué aplicadito. Tiene las ideas claras.

Han visualizado antes el mercado y han dicho:

Esto y esto, seguro. Sí.

Joan ha cogido pulpitos, patatas y pimentón.

Y Marc, navajas, piñones, perejil y albahaca.

Una vez que vas descubriendo, ya tienes que saber: quesos.

¿Qué hago bien con quesos?

Y ya vas hilando el plato. Claro. Eso lo haces tú,

lo hace Joan, lo hace Marc. Pero dudar y coger solo

las cuatro cosas para pegármela...

Te diré que con los tres primeros mostradores va que chuta.

El último ya es para que no falles.

Voy a hacer unas ostras bañadas en capa.

Lleva zumo de piña, ralladura de lima

y jugo de ostras. Luego voy a hacer

una espuma de queso gorgonzola y una cremita de ajos

con nueces de macadamia.

Llevo una semana con delantal negro

y espero que me lo quiten y no me vaya.

A partir de ahora, prometo estar calladísimo arriba.

¿Eso qué es? -Pulpitos bebés.

¿Sabes a qué me recuerda? A lo que se les pone

en la caña a los peces para que coman.

-Oye, estoy feliz de no cocinar. -Yo también.

Y mirando a ellos. Es un premio para mí estar mirando.

-Es que estar aquí viéndolo, yo voy a copiar todo ya.

-Sí, sí. Hay que aprender.

¡Anda! Mira qué buena idea. Lo va a aplastar.

Va a hacer como una lámina de eso.

-Como a la plancha, prensada. -Sí.

Hola. (RÍE)

Ahora nos vemos allí.

He tenido un momento especial en la máquina de vacío

con el hijo de Joan Roca.

Qué bonito. Yo le he mirado y le he sonreído

para que me recuerde para siempre, que sepa que yo sé

ahí marinar sepia al vacío.

Voy a hacer ahora la espuma de queso gorgonzola,

que va a ir encima de las ostras.

Bueno, hemos incluido un detalle, que parece extraño.

El tema de los gases. Ya sea en una cocina tradicional,

moderna, siempre utilizamos la atmósfera que nos rodea

para cocinar, para bien o para mal.

Por ejemplo, el oxígeno es oxidativo.

Cuando hacemos unas alcachofas o manzana, se oxida.

Y esos gases juegan en contra.

¿Pero qué hacemos los cocineros actuales?

Intentar controlar esos gases.

Chiquitina. Vale. ¿Y por qué tengo dos sifones?

Uno es el de toda la vida, que yo meto nata

con vainilla y tengo una espuma de nata montada.

¿Y el otro? Para la carbonata.

Cualquier líquido... O sólido.

O sólido. Meto manzanas dentro del sifón,

cierro, meto gas, ¿y qué le ocurre? ¿Cómo sale?

Al comerlo, me dará la sensación de burbujeo.

Ahora, es importante que ese producto tenga agua,

porque lo que se carbonata es el agua,

por ejemplo, contenida en una manzana.

Qué guay. Hoy solo intentamos razonar

ese uso de los gases y obligarlos a que los utilicen.

Ponerlo en valor. Quiero que lo integren con lógica.

Bueno, pinta bastante bien todo.

¡Eh! ¿Dónde vas?

Si estás pensando que los aspirantes

tienen mucha suerte por vivir esta experiencia,

tú también puedes disfrutarla.

Es tan sencillo como reservar mesa

en el restaurante MasterChef en Madrid.

Podrás saborear las recetas más famosas de estas cocinas

Tienes más información en restaurantemastechef.com

y en nuestras redes sociales.

¡Aspirantes, últimos 15 minutos!

¡Oído, chef! (TERESA) ¡Venga, chicos!

-¡Ánimo! -¡Lo estáis haciendo muy bien.

(SAMIRA) ¡Ánimo!

-¡Valentín, muy buena pinta! -¡Venga!

Esto no queda...

¿Y eso qué es? -Parecen como mini calamares,

o mini pulpitos bebés. -¡Qué bueno!

Carlos, ¿cómo vas? Aquí haciendo bolitas.

¿Te deja el tembleque hacer bolitas?

Sí, sí. Eso intento, por eso lo cojo con las dos manos.

Te veo centrado. Cuéntame qué vas a hacer.

Voy a hacer unas ostras, que le he puesto el jugo

a las bolitas, jugo de ostras con manzana

para que le dé acidez. Es como un falso caviar.

La voy a poner encima. Después le pongo un jamón

con un soplete. Como tierra y mar.

¿Vale? Mar y montaña

en ostra con la bolita... Exactamente.

Y después haré una espuma de limón.

Ten cuidado con la potencia del sabor.

¿Tú crees que vas a ganar

a Valentín con este plato? Voy a intentarlo.

Venga, súbete.

¡Olé ahí! -Yo quiero que se vaya

Valentín o Aitana. Bueno, Valentín.

Bueno, si no, Aitana. Que se vayan los dos.

¿Y si hoy se van dos? Mira, Valentín y Aitana.

Y nos quedamos los demás.

# A la "sepiaman". A la "sepiaman". #

Qué a gusto, qué alivio. Él está haciendo

un plato que pinta bien. Esfuérzate mucho.

No te quiero poner nervioso, pero quiero que triunfes.

Muchas gracias, Samantha. Ya sabes que mi equipo... a muerte.

A muerte. Sí, sí.

¿Cómo vas tú? "Sepiaman"...

(VALENTÍN) Creo que bien, no quiero que se me pase, bien.

Si me sale bien, te lo dedico.

-Muchas gracias. -Voy a hacer otra, por si acaso.

-Vamos a dejar enfriar esto...

-Tengo el pulso para robar panderetas.

Recuerdo un plato de pulpitos muy rico...

¿Qué dices, Joan? He visto pulpitos y digo... "mira".

Claro, al humo de pimentón,

un grande del Celler, lo que no sabía

es cómo le quitas el plástico.

Le pasas el pincho... Claro, esto muy caliente,

el film queda... al mismo tiempo, queda cortado.

-¿Qué va a ahumarlo? Lo comes del plástico hacia arriba,

hace como una capa y hace un pequeño agujero,

mete el humo y según vas comiendo te va dando el humo.

Qué maravilla. Primero, es muy bueno y tiene...

Un sentido de la lógica maravilloso.

Qué ganas tengo de comerlo, ¿no te estaremos entreteniendo?

Vas justo de tiempo. No.

¿Cómo vas? Creo que bien, pero bueno...

He hecho una patata, había poco tiempo

y la he cocinado en el microondas cuatro minutos.

Funciona, el puré sale perfecto, si lo pasas por un cedazo

y lo quitas de acá...

Esto parece como una alfombra. Una parmentier, una alfombra.

¡Guau! Mira qué fácil hace...

Eso que le pedimos a los aspirantes:

con poco... Mucha mili hecha.

(RIENDO) Qué complicado es, 30 años de oficio...

Lo de la patatilla se lo pienso copiar... totalmente.

Te estaba viendo ahí... hacerlo sobre un cazo.

Los pulpitos van pasados por almidón de patata

con un peso encima y te queda una galleta,

el agua que suelta el pulpo

se mezcla con el almidón y queda crujiente.

¿No te importa? No, no, por favor.

Oye, pero qué bueno está... Qué rico.

Muy rico. Eso es lo importante.

Estoy preocupado por tu hijo, no le echas un ojo...

Lo está acabando, está antes que yo.

¿Cómo lo ves para la cocina? Bien, muy ilusionado.

Es lo importante, con muy buena actitud.

Fíjate que él me dijo "quiero trabajar con la abuela,

no quiero empezar contigo". Está haciendo guisos, sofritos...

Bueno, qué bonito que se ilusione con ello.

Vamos a ver qué hace. Vamos a ver al pupilo, al discípulo.

¿Qué tal, Marc? Buenas... bien.

Estamos ansiosos. Cuéntanos qué es esto.

En el Celler vi que las navajas las cortaban como macarrones

y digo "haré algo que parezca difícil pero que se vea sencillo".

Son macarrones al pesto. Macarrones al pesto.

Son navajas con forma de macarrones al pesto.

Y este aire que tienes... Es un aire de perejil.

Interviene uno de esos gases que es el aire.

Interviene el aire y, luego, en ausencia al envasar las navajas.

Claro... Lo incorporo aquí y en ausencia...

Este es de los míos... ¡es de los míos!

Ese es el lenguaje que te gusta, te diré una cosa:

tengo un cheque en blanco para que vengas a El Bohío ya.

¿Cuánto quieres cobrar?

Trae, trae... Pon tú el precio.

Joan, te quieren quitar al chaval. No voy a impedirlo.

Ea, pues ya está... firma ahí. Le va a venir bien.

Ya está... oye, jefe de cocina nuevo tengo.

Gracias, nos vemos...

(JOAN ROCA) Delante de mis narices. -Ya me ha fichado...

Pepe que es un amigo mío de hace años, hemos vivido...

La dureza de este mundo profesional, ahora va...

Y ficha a mi hijo, ¿tú ves?

-Carliños, ¿qué tal vas?

-Si sale bien, te lo dedico. (TERESA RÍE)

A mi Lolo y a mi Bambi.

-¡Venga, Aleix!

-Se supone que está... -Venga, Carmen, cariño.

-¿Cómo lo veis de bonito?

-No se ve mucho desde aquí, pero se ve bien.

Aspirantes, no os quiero poner más nerviosos,

pero entráis en el último minuto.

(TODOS) ¡Oído, chef!

-Lo veo muy líquido...

-Qué nervios.

-Venga, Valentín.

-Los nervios que me han entrado. -¡Venga, Aitana!

¡Diez, nueve, ocho...!

Siete, seis, cinco, cuatro...

Tres, dos, uno... ¡Tiempo! ¡Manos arriba!

¿Qué tal lo habéis hecho? Ah, muy bien...

Qué bonito... claro, ellos bien, no han hablado nada, además.

(Risas)

(CARMEN) Veo muy escueto mi plato

y creo que la esperanza que tengo es que esté bueno,

ni siquiera lo sé, no lo he probado.

Bueno, Joan, cuéntanos el nombre de tu plato.

Pulpitos a la gallega con pimentón.

Le falta el humo...

Muy importante que no se coma

con tenedor ni cuchillo, solo con cuchara.

Y en este caso estos snacks de pulpito pueden ayudar

para acompañar, de hecho,

podemos comerlos solo con los snacks...

Sí, como una manera de... dipear...

Exacto, así va apareciendo, poco a poco, este humo

que se va mezclando con el pimentón que está en la base.

¿Esto lo habías probado ya? Gracias, mi amor.

Gracias por dejarme la patatita. Qué gracioso ese toque...

Del ahumado y el pimentón que te va llegando ahí...

Increíble. Eres total.

Me ha encantado. Fantástico.

Aspirantes, un plato que es historia

de la revolución que ha habido en la cocina.

Este es uno de los platos que lo ha hecho posible.

Impresionante.

Bueno, Samantha, Jordi... os presento a mi fichaje estrella.

(TODOS) Oh... -Es muy guapo...

Me encanta. Joan...

Fue uno de mis sueños tener a uno de los Roca, de los Stone,

en mi cocina, así que deléitanos. He recreado macarrones al pesto,

he usado navajas en vez de macarrones,

cortándolos de la misma forma.

He hecho un pesto montando las navajas y, luego,

un aire de perejil. Mira qué sencillo.

Cómo habla mi chico... ¡cómo habla mi chico!

Haznos los honores, tú que conoces el plato.

(J. ROCA) Parecen macarrones.

Parecen macarrones y son navajas. Tienen un punto cítrico.

Sí, un punto de... Lima.

Lima y nuez de macadamia para que pareciera pesto.

Qué suavidad el pesto,

para que no se coma el sabor de las navajas, sabe a todo...

Sí, señor, no me he equivocado...

Tengo buen ojo.

(VALENTÍN) Por mí mismo hubiera sido imposible conocer a Roca

y menos aún a su hijo, así que... "MasterChef" gracias

por darme esta oportunidad.

Aspirantes, empieza la cata.

El primer plato que probaremos es el de Carlos.

Carlos, cómo se llama tu tapa.

Ostras con falso caviar de manzana verde.

Formato snack, pequeñito. ¿Y la laminita qué es?

Es tocino... Bueno, la laminita...

La laminota.

Mientras hablamos disfruta.

¿Que me lo coma? Claro... Te lo estoy ofreciendo.

Pero no te lo tragues, tienes que trabajarlo un poco.

¿Coges la ironía o no la coges?

Las ostras pueden funcionar con un velo de tocino,

pero tiene que ser muy sutil...

La cocina es como todo, Carlos, cuestión de equilibrio.

Dicho esto, ¿qué técnicas has utilizado

y cómo has utilizado ese gas?

Pues lo he utilizado haciendo falso caviar, he troceado

la manzana verde, he puesto agua y a la salsa el jugo de la ostra.

Después he hecho las esferificaciones

en aceite de girasol frío, bastante frío.

Has utilizado la técnica del agar-agar, es esférico

pero no es líquido es gelatina. Exactamente.

Un aire arriba de... Sí... de limón.

Vamos a probar.

Carlos, ni noto limón, ni noto la manzana.

Se me queda un ostra... muy sencilla, lavadita...

No veo la idea, no la reconozco se me queda desvestido.

Joan ha hecho un plato esencial, con muy poco ha hecho mucho.

Con muchísima coherencia,

justo lo contrario que hay en tu plato.

Carlos, aquí lo que hay es idea, me parece bien,

porque puede funcionar el tocino con la ostra,

el ácido de la manzana, también. Puede funcionar con el limón,

la idea sí me parece bien;

pero en la ejecución has fallado estrepitosamente.

Yo creo que donde está el gran error

es en el caviar de manzana que no tiene sabor.

Me gusta tu intención de empezar a hacer cosas diferentes

porque que te vemos evolucionar;

pero no sé qué es peor, si quedarte como estabas

o evolucionar haciendo esta técnica que, para mí, es malo...

(JOAN ROCA) Me ha gustado mucho el punto de pimienta rosa,

le has puesto un poco, ¿no? -Sí.

-Le da un matiz cálido que está muy bien.

Pero la manzana, el limón, el aire, eso...

Te da igual. Eso lo deja para nosotros.

La ostra y la pimienta rosa. Que lo diga Marc.

A ver... Yo creo que la idea es buena.

-Exacto. -Es lo que han dicho

que no se realza ni la manzana ni los cítricos.

(CARLOS) No es lo mío,

me gusta más la comida tradicional que la de vanguardia, un plato...

Con cuatro cosas, yo soy más de abundancia.

Carmen... Dime, Pepe.

Cuéntanos, nombre de tu plato. Pues he hecho un aperitivo

que he llamado Aperitivo junto al mar,

es para tomártelo con un vermú, tranquilamente...

Así... eso, es una caballa, ¿vale?

Lo que tenéis a la vuelta es un gel de tomate y, luego,

he hecho una media esfera... No te rías.

Luego... he hecho una media esfera

de mejillón, que la baño...

Y lo de arriba es un aire de piña y limón.

Piña, caballa, tomate... y mejillón.

Pero por qué...

La idea esa de dónde surge, cómo. No lo sé...

Me pongo nerviosa y son las ideas que me vienen a la cabeza.

Con tu novio imagino... A mí son cosas que me encantan.

¿Junto? Junto no lo sé...

Ya, pero es que está junto. Ya.

Mejillón de lata para hacer la media esfera.

Sí... Tomate de lata.

Sí. Y caballa de lata.

Sí...

Y el aire de piña, se supone y un poco de ralladura de limón.

¿Y dónde veríamos el cocinado aquí?

Ay, Dios... es que no había nada que cocinar... bueno, sí.

¡Sí, sí! ¿En todo el supermercado...?

¡Olé, olé! Perdona...

Lo retiro, había un montón de cosas con que cocinar,

pero no sé... en 45 minutos me pongo de los nervios.

Claro... Es tu problema.

Pero estas cosas las apunto yo. No, Pepe, no apuntes nada.

Carmen, menos de hora y media... no cocina.

No le viene bien. Estas cosas dímelo, no las sé.

Soy doña latas, me encantan las latas.

Y a mí igual... y a nosotros, a todos nos gustan.

Pues te abres... No, perdona.

En 45 minutos, a mí me sobran

25 o 30 para abrir una lata y hacer alguna cosa. ¡Joder!

Carmen... entiendo que se me queda triste y pobre.

Vale.

A mí me preocupa quién de los cinco va a probarlo.

No sé si me entendéis... Yo lo pruebo encantado.

Qué rica está la caballa de bote.

Vaya, vaya... cómo salta el caballo la valla.

Disfruta, no te pierdas nada.

Madre mía... de verdad, me ponéis de los nervios.

¿Habéis probado el aire? Es que me da igual...

Está malísimo, sabe al metal de la lata.

Igual sí... no sé, no lo he probado.

¡¿No lo has probado?! No...

Has utilizado el jugo del agua donde conservamos la piña

en almíbar, de ese almíbar es de lo que has hecho el aire.

¿Pensabas que era piña natural? ¿Iba a licuar una piña...?

(TODOS HABLAN)

Abriendo una lata... hago así... Tú, también, eres...

¿Se puede decir algo...?

Aperitivo junto al mar en el Caribe,

es para justificar la piña. -Ya... es verdad.

¿Te arrepientes de no haber descubierto el cuarto módulo?

No... me arrepiento de no haber cogido más cosas.

Habéis visto la cantidad de producto que había,

era espectacular. Me da pena...

Se bloqueó y no supo hacerlo.

-Madre mía... Bueno, hay un trabajo,

has abierto cuatro latas,

con lo cual eso tiene mucho mérito, ¿en 45 minutos era...?

Carmen, te has equivocado, hija.

En realidad, es que todo se resume en un palabra...

Bueno, en dos palabras o en tres... no he sabido plasmar

la idea que tenía en mi cabeza en ese plato. Es un batiburrillo.

Aleix... cuéntanos un poco...

El nombre de tu plato. Se llama... Macadamia bajo el mar.

Hay una crema de macadamia con un poco de ajo.

Es como un ajo blanco,

pero como no había almendras tiernas lo hice con macadamia.

Y bajo el mar, porque para mí la ostra es lo que más sabe a mar,

entonces, lo he puesto encima y... lleva una capa de citronela,

piel de limón, piel de lima... Y un poco de agua de ostras

y jugo de piña... Lleva una espuma de queso gorgonzola,

cuatro boletus de estos pequeños

y unas lonchas de jamón ibérico secados al horno.

Madre mía... perdona, perdona, hay mucha similitudes y parecidos

con el plato de Carlos. Eso te iba a decir.

Sí, tienen cosas similares, el jamón y las ostras...

Jamón, ostras... ¿Quién ha copiado a quién?

¿Habéis hablado en algún momento? No.

Bueno, bueno... Vamos a probar.

¿Qué os parece? Tiene buena pinta.

Los ingredientes que ha usado... entrañan un cierto...

Riesgo... también.

Bueno, Aleix, la verdad es que tu cocina sorprende

porque da sentimientos, sensaciones...

La idea es buena, la ejecución está bien...

El emplatado me sorprende, porque suele ser bueno

y aquí te has pasado un poco con las cantidades, proporciones.

Bueno, me gustan las ostras con ajo blanco,

ya se han hecho platos con ello; pero me gustan cuando el ajo blanco

está más licuado, son más ligeros...

Y tienen ese puntito de vinagre, ¿vale?

Ese puntito de sal, que está sosete...

Faltan pequeños detalles para haber clavado el plato.

Es curioso que viendo dos platos tan similares,

haya resultados tan dispares. Tenemos un ajo blanco

hecho con macadamia que está bien...

Y cuando comemos ostras, combinar algo graso

hace que el yodo de la ostra

se fije a la boca, por ahí funciona,

hay una capa que es...

Bueno, como si hablásemos de la concha de la ostra.

Por tanto, hay cosas que, conceptualmente, son entretenidas,

la cuestión es que nos has presentado

un plato que tiene sentido y proporcionalidad, está rico,

de sabor está bueno y es curioso

que el tuyo diga tantas cosas y el suyo diga tan poco.

¿Cómo lo ves? A mí,

el conjunto de ostra y ajo blanco me ha gustado.

La combinación, sí... -Muchas gracias.

-Degustativamente funciona, cuando anuncias el plato

y cuentas todo lo que lleva. Tiene sentido.

Es un punto arriesgado, al final acaba funcionando.

Bueno... -Muchas gracias.

(ALEIX) Dar de comer a Joan Roca es lo más que te puede pasar

y que te diga que está bueno... es decir "uf", hace tres meses

nunca pensé dar de comer a Joan Roca, es surrealista.

¿Cómo vas de seguridad, Valentín? Mejor.

Después de la prueba de exteriores, intenté hacer un poco de...

Meditación, creo que va mejorando la cosa.

(VALENTÍN) Entre meditación y misa,

voy mejorando en la parte de las frustraciones,

estoy intentando meditar un poco y yendo a misa.

Y creo que me viene bien.

Bueno, hay muchos gais católicos, también.

Igual que muchos gais que no somos de izquierdas.

¿Cómo se llama tu plato? Eh... Gracies al Aleix.

En catalán... Sí.

Gracies al Aleix. Sí, seguramente no hubiera atrevido

con el pescado ni con nada que viniera del mar.

Si no hubiese coincidido en este programa con él.

Vamos a probarlo, ¿no os parece?

La verdad es que está muy bueno. -¿Sí?

-Tiene un punto picante subido. -Gracias.

-La cocción de la sepia es muy correcta...

El problema es que el aire se te ha convertido en agua.

-Si lo hubieras llamado de otra manera, funcionaría.

Yo creo que Marc y Joan tiene razón,

lo bueno es que siendo un plato sencillo

tiene un producto que está rico y no tiene grandes defectos.

Vale... Me quedo con tu idea,

con la coherencia, hay un camino, una evolución y no espero...

Fuegos artificiales, solo que pongas ganas y las pones.

Gracias... Voy a poder decir que Joan Roca

probó mi sepia y le gustó mucho.

-Qué chulo el plato dedicado. -Acabo de entender por qué me gusta.

Es igual que mi ex, Rodolfo.

Aitana... nombre de tu plato.

Mix de tradición y vanguardia.

Hablas de tradición... ¿coméis alcachofa

con cítricos y queso? No, por eso he dicho "mix".

Con queso a mí sí me gusta, con un queso gratinado al horno.

Pero vamos... no así. ¿Y lo negro...? Me perdí.

Lo negro es confitura de cebolla roja que la hice

con el agua de cocción de la alcachofa.

Por eso se quedó negra. Por la cebolla roja.

No, por el agua de la alcachofa. (RÍEN)

Joder... Pepe. El emplatado es muy bonito.

Sí, muy de tu gusto. No os gusta nada.

Me recuerda los pelitos... faltan los ojitos.

Vamos a ver qué se puede comer de aquí.

Aitana, yo pensaba que lo había visto todo ya.

Madre mía... Unas alcachofas, simplemente,

trabajadas un poco y cocidas,

una cebolla de no sé qué... Ni la espuma de queso sabe a queso.

Te podía decir tantas cosas malas de tu plato...

No hay nada.

Yo diría... "vamos a poner en un plato

los ingredientes que no pegan unos con otros",

y haría este plato.

Lo único que está bueno de tu plato es la alcachofa en sí,

la limpiaste, la cociste, le diste un buen punto y ya,

la base de alcachofa y los chips,

pero se me queda corto para esta prueba.

Es la nada... primo hermano de lo que hizo Carmen.

Una espuma que sabe a lácteo, no a queso

y una compota que aparece más o menos.

Sí, estoy de acuerdo, no te voy a decir otra cosa.

Marc, ¿algo que aportar? Te ha faltado ligar los elementos.

-Gracias... Sí, totalmente.

Hay veces que me obceco y, luego, desde fuera lo veo

y digo "cómo eres tan tonta, haber pensado eso".

Un plato tradicional y llevarlo a vanguardia

con un par de toques modernos, no lo que he hecho,

que es un popurrí sin sentido, un mix de nada...

Aspirantes, ha llegado el momento

de deliberar para decidir quién abandona,

esta noche, las cocinas de "MasterChef".

Pero antes tenemos que despedir a nuestros invitados: Joan, Marc...

Gracias por venir, nos alegra comprobar

que la cuarta generación de la familia Roca

viene pisando fuerte. Volved cuando queráis...

Es vuestra casa. Gracias... que disfrutéis.

(Aplausos) ¡Gracias...!

-Adiós. -Hasta luego, gracias.

(AITANA) Qué suerte poder estar con ellos aquí, si me voy,

por lo menos los he conocido y los he visto cocinar

y es otro privilegio que me llevo de "MasterChef".

Bueno, Samantha, Jordi... vamos a deliberar.

Adelante.

(TERESA) Yo creo que está entre... -Aitana y Carmen.

-Sí, Aitana y Carmen. -Está clarísimo, además.

-¿Qué está claro? ¿El qué está claro?

-El mío es el peor plato.

-El peor no, de ella también lo ha dicho.

(LOS JUECES DELIBERAN)

-Si me voy, prométeme que vas a ganar.

Prométeme, eres mi legado.

-Qué nervios... por favor.

Aspirantes, trabajar contrarreloj os puede bloquear;

pero, en este reto, habéis sido vosotros

quienes habéis elegido entre minutos y producto.

Joan y Marc nos han demostrado que 30 minutos son suficientes,

si se gestionan bien. A toro pasado elegiría 30 minutos,

pero en el momento no sé qué hubiera elegido.

En este reto os pedíamos

un plato libre que mostrara vuestra evolución en estas cocinas

utilizando, al menos, uno de los gases de vuestras cocinas.

Ha habido dos aspirantes que tienen claro cómo y cuándo

utilizar las técnicas de alta cocina

y que han mostrado evolución con sus platos.

Y esos dos aspirantes son...

Valentín y Aleix.

Aleix... y Valentín.

(Aplausos) (AITANA) ¡Venga!

En vuestros platos hay respeto al producto, sabor y evolución.

Gracias. No eran platos perfectos,

pero vais por el buen camino.

Tenéis asegurada una semana más en "MasterChef", podéis subir.

(ALEIX) Cuando los jueces dicen que tu plato es bueno

y estás una semana más en "MasterChef",

es como... ¡uf! Te quitas las cadenas

y te quedas supertranquilo,

como... otra semana más en el paraíso.

Vosotros tres, en cambio,

habéis hecho una mala gestión de tiempo y producto.

Carmen, al principio del reto,

nos has dicho que la alta cocina... ni tocarla.

Efectivamente, no es lo tuyo. Tú misma has definido tu plato:

Simple.

Aitana, tu problema ha sido plantarte antes de tiempo,

al ver los ingredientes del cuarto mostrador

te ha cambiado la cara, has hecho una mezcla sin sentido.

Sí... Te falta mucho que aprender

de los Roca, pero creo que hoy

has aprendido lo más importante y que te ha llamado la atención:

trabajar en silencio y concentrados.

Sí...

Carlos, tu plato se parece al de Aleix, pero mal hecho;

hay técnica, pero no está bien aplicada.

Hay conceptos pero sin sentido

y, sobre todo, te ha faltado sabor y finura;

querías dedicar el plato a Teresa si te salía bien

y me parece que se va a quedar con las ganas.

No pasa nada... Dicho esto...

El aspirante que no continúa en las cocinas de "MasterChef" es..

Carmen.

Ya, lo sabía y lo intuía tras la valoración, la verdad...

Sabes que aquí se viene a cocinar y, hoy,

has abierto latas solamente. Sí.

Carlos, Aitana, hay que ponerse las pilas...

Hay que evolucionar,

hay que pensar, hay que trabajar más duro...

Si queréis continuar en "MasterChef".

Podéis subir a la galería.

A ver, he estado en la cuerda floja no me emociono mucho,

si sigo así la semana que viene me voy,

debo centrarme más. Ves más cerca la final

y... joder, duele muchísimo estos momentos.

-Oh... Dios mío.

Bueno, Carmen, volviste en la repesca con ganas,

que lo ibas a dar todo con mucha fuerza...

Sí... ¿Y qué ha pasado?

Pues no sé, la verdad, desde que dijisteis

cocina de vanguardia, pensé "madre mía de mi vida".

Me he esforzado, para lo que pensaba que iba a hacer... nada.

Al final, algo he hecho, que estuviese peor o mejor,

eso es cuestión de práctica. -Es muy difícil crean

cuando estás abajo, es muy difícil.

¿Crees que los pendientes de Teresa están gafados?

No, hombre... qué va, me podía haber puesto

a la Virgen de Fátima y un colgante de la de Lourdes

así de grande que... abriendo latas ni con esas, oye.

-Me da mucha pena. -Qué mal...

¿Qué te llevas de esta segunda oportunidad

en "MasterChef"? Pues me llevo aprender más...

Me llevo que me ha gustado mucho estar aquí, mucha ilusión...

Me llevo a mis compañero que me encantan

y... bueno, todo ha sido positivo. Vamos a quedarnos con eso,

todo ha sido muy positivo. Siempre positivo, nunca negativo.

Mi segunda etapa de "MasterChef" ha sido un poco...

Como como C. Tangana, como la canción,

"cuando estamos mal, lo paso bien", ha sido un poco así,

pero lo he disfrutado al máximo.

Bueno, Carmen, mirando a la galería

quién es el próximo ganador de "MasterChef".

La verdad, tengo muchas dudas,

a Valentín lo veo evolucionar muchísimo, puede ganar él.

¿Teresa no? Teresa... yo creo que...

-Di la verdad, me ha dicho que soy mayor para ganar.

Confiesa... rata. -Al final me voy más fustigada,

no he dicho eso en ningún momento.

-Si está estupenda. -Teresa va a quedar tercera.

¿Y segundo quién? Carlos.

¿Carlos? Sí... así va a ser.

(CARLOS) Yo me veo con posibilidad de ganar,

ya pienso en el plato de la final.

Lo importantes es llegar y ya que cada uno saque sus armas.

Carmen, nos ha encantado conocerte. Gracias...

Y volver a reconocerte,

esperamos todos que sigas cocinando mucho.

Bueno, espero seguir cocinando, sí, pero no tendré quien me fustigue

y no me va a gustar, porque lo que me gustaba

es la "camorra", siempre me podéis criticar por redes sociales.

Te machacaremos por ahí, también. Por favor, hacedlo.

Carmen... ha llegado el momento de abandonar

estas cocinas, deja tu delantal en tu puesto de cocina.

¡Adiós!

Muchas gracias por todo.

Suerte, Carmen. Gracias...

(Aplausos)

Este momento da mucha pena, lo podíais haber evitado.

-Con un limón ahí, qué bonito. -¡Adiós!

-Adiós, bonita. Adiós, Carmen.

(Aplausos)

En "MasterChef" buscamos al mejor cocinero amateur,

la semana que viene seis aspirantes se enfrentan

a nuevos retos y tendrán que seguir evolucionando

si quieren continuar. Volvemos en siete días,

mientras ya saben, pónganle... (TODOS) ¡Sabor a la vida!

Bienvenidos a los jardines de la Catedral de Zamora.

¡Vamos! -¡Vamos...!

-En el carbón, se hace más rápido. -¿No se queman? Están quemados.

-Qué pesada con que están quemados. No se puede comer.

Aleix... ¿está malo o no? Sí.

Pues no le des más vueltas, a repetir eso como un cohete.

Cómo se nota la mano... Carlitos. ¿Qué mano? La mía que he corregido.

No es justo y cuando no lo es, hay que decirlo.

-Se me ha salido el almíbar.

No podemos empezar un postre tan sencillo tantas veces.

¡Saca la olla y ponla!

Esta semana está en juego el preciado delantal dorado.

(GRITAN) ¿En serio...? -Es muy codiciado,

aquí todos queremos el oro, amiga.

-Oye, pues sabe rico. -No tengo cojones de hacer eso.

Te veo coger plátano con cordero y no te puedo decir nada,

pero te quiero matar. Tenéis más virtudes

de las que creéis. -Gracias.

Muchas gracias, qué...

¿Tú crees que es un plato bueno para un programa diez?

Es una marranada. Es patata cruda lo que muerdo.

El aspirante que no continúa en las cocinas de "MasterChef" es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 9

MasterChef 7 - Programa 9

28 may 2019

Mario Vaquerizo, Carmen Lomana, Anabel Alonso, Bibiana Fernández, Jefferson, Juan Antonio y María Blanco regresan a las cocinas del talent culinario. Por parejas, y solo con mímica, explican la receta internacional que deben realizar los aspirantes. Pepe Rodríguez y Jordi Cruz también participan en este divertido reto. Samantha Vallejo-Nágera vigila el cocinado con la ayuda de Edu Soto. En el madrileño Teatro Calderón sirven un menú al elenco, los productores y el director del musical de éxito West Side Story. En la prueba de eliminación los aspirantes se enfrentan a la cocina de vanguardia. El chef Joan Roca (3 estrellas Michelin) y su hijo, Marc Roca, prepararán dos platos de alta cocina.

ver más sobre "MasterChef 7 - Programa 9" ver menos sobre "MasterChef 7 - Programa 9"
Programas completos (13)

Los últimos 185 programas de MasterChef 7

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Yairis

    Programa 10/ LO AMÉ. Fue muy justa la valoración de los jueces y creo que Valentín aun tiene mucho por dar aparte de que es una persona con muy buen corazón.

    09 jun 2019
  2. Yasiel

    Vamos a dejarnos de paternalismo.. no he visto ni pienso que Teresa sea mala .. ella se merece el lugar donde esta llegó por si sola ..nadie la veía ahí ni la querían cojer en las pruebas .. siempre la borda la ..vamos a dejar las patrañas y ni hablen..

    06 jun 2019
  3. Mabi

    Programa 10: Como harta Valentín con sus llorisqueos... " que los jueces no me adulan " que eligeme a mí " que si son amigos " que si Carlos ésto, si Teresa lo otro" bueno, a ver....está en un Talent Culinario, y sí, digamos que tiene ideas y maneja algunas técnicas, pero de ahí a creer que siempre tienen que estar pendientes de él... Vamos aquí le dirían " A llorar al campito "!!!!!! Y otro que ya cansa con su altanería y SuperEgo, es Carlos que por ser italiano ni supo presentar un plato de pastas...y éste se cree el próximo Máster chef??? Por favor...

    05 jun 2019
  4. Alejandra

    Hola buenas noches vivo en México mire el vídeo completo del programa 10 de la temporada 7 no sé escucha nada, por favor le pido que si pueden checar ese problema es que solo por aquí puedo ver los programas y baje la aplicación de masterchef y tampoco sé escucha. Espero puedan resolver el problema. Gracias. Saludos.

    05 jun 2019
  5. Alejandra

    Hola buenas noches soy de México podrían por favor checar que el programa 10 de la temporada 7 no sé escucha nada. Espero que lo puedan solucionar porque por aquí es el único medio donde lo puedo ver. Gracias. Saludos.

    05 jun 2019
  6. PabloT

    Yo no soy español, pero vamos a ver, que hacer un gazpacho o una tortilla de patatas es básico de la gastronomía española y éstos quieren ser chefs, es como si un chef italiano no sepa hacer un solo plato de pasta o uno argentino, platos con base en carne vacuna, deberían hacer como en otros países la versión de MasterChef con participantes que hayan trabajado en cocinas mínimo 3 años seguidos, pedir curriculum y que haya un poco más de nivel, no llegar a ser la imitación de Top Chef, donde ya son chefs.

    01 jun 2019
  7. Jenny

    Alguien puede responder que hace Samira en el programa? A parte de ponerse a llorar y malmeter contra sus compañeros no hace mas q acariciar el cebollino pongase serios vomi es programa sin cabida a niñerias.

    01 jun 2019
  8. Nellys

    El gritico de Samira. Jajajaj desde el comienzo del cocinado se la veía maquinando lo queniba hacer. Llegar arriba por pena no creo que sea digno de un masterchef.

    31 may 2019
  9. Anti Carlos

    Carlos chupa la terrible tula

    31 may 2019
  10. Maria de Bouzon

    Alguien puede tramitar la prohibición de Gritar y saltar para "La Carmen"!!!! Es insufrible. Que se calle....que se calle....!!

    30 may 2019