www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4631462
Para todos los públicos MasterChef 6 - Programa 8 - ver ahora
Transcripción completa

Buenas noches y bienvenidos a "MasterChef".

Hay una cesta con dieciocho ingredientes,

tienes que robar doce a uno de tus compañeros.

Me está pareciendo mal y todo. -La madre que lo parió.

Pero déjame algo.

-Pichón, champiñones, patatas. A lo loco, venga.

Va a cocinar con vosotros un chef con tres estrellas Michelin.

No os disperséis, que pasa lo que pasa.

Adelante, Amaia y Alfred.

(CANTAN) #Todo mi amor eres tú#.

-Ay, Dios, que no me sale. Otra vez, perdón.

Soso, seco, feo, sin fondo. Sí, pero...

Vienes a enseñarnos y no sabes. No, no, no, no.

Toni, ¿te vas a callar?

Bienvenidos al Wanda Metropolitano.

Adelante, Sandro Silva.

Pero qué me estás haciendo con la lubina.

Si lo hace con motosierra, lo hace mejor.

Andrea Tumbarello.

Habrá que cocinar la masa, ¿no? -¿Sí?

Esa nueva modalidad de echar el aceite. Fabio, qué organización.

¿Habéis contado bien la pasta? Falta pasta.

-Juraría que he contado más.

El equipo ganador de esta prueba es el equipo Rojo.

(MARTA) Enhorabuena.

Vamos a recibir una visita. Jolín.

El aspirante a MasterChef Junior V; Juan Antonio Martínez.

Aspirantes, en este reto vais a cocinar en duelos.

(MARTA) Jorge, ritmo. -Dale, Jorge.

Date prisa, te quedan muchos pasos y deberías tener cosas hechas ya.

(MARTA) Qué bien, chicos, de verdad. Genial.

El aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es Jorge.

(MARTA) Te queremos, Jorge. (FABIO) Para siempre, Jorge.

(MARTA) Te queremos. -Gracias.

Bienvenidos otra semana a "MasterChef".

Ocho aspirantes han atravesado con éxito el ecuador;

creen que están preparados para todo, pero seguiremos

sorprendiéndoles con nuevos retos. (OXANA) Buenas noches.

El primero de esta noche les dejará totalmente descolocados.

¿Esto qué es? Y cómo están puestas.

Bienvenidos a la batalla de "MasterChef".

(FABIO) Bueno, bueno. (MARTA) Cómo me gusta el programa.

(TONI) Te han abandonado, es todo para ti.

Creo que Jordi se ha quedado solo porque no le aguantan

ni Pepe ni Samantha. "Quédate con estos y déjanos tranquilos".

Aspirantes, bienvenidos de nuevo a estas cocinas.

Muchas gracias. -Igualmente.

Marta, ¿por qué crees que estoy solito?

Pues mira, supongo que habrán venido otros compañeros

y para que no estén solos han ido a recibirles.

Puede que haya una repesca o algo así hoy.

Otros compañeros expulsados. Pero son compañeros.

Puede volver uno. Llámame loca.

-Especulaciones. -Sí.

Toni, ¿tienes alguna teoría de las tuyas?

Creo que vendrán nuestros compañeros

y cocinarán en unos grupos un poco extraños.

-Sí. -Pero es lo que sospecho.

-Esto huele a repesca, pero fuerte, huele fuerte.

¿Alguna teoría, Ketty? Estás muy guapa hoy.

Yo creo que, a lo mejor, se formarán equipos o...

Y tendremos que hacer duelos, ¿no?

De ahí saldrán algún salvado o algo.

A ver, señor alcalde, cuénteme.

No sé qué decir, hay ocho fogones. (KETTY) Tiene razón.

-Serán dos equipos de cuatro, liderados por dos capitanes,

que no están aquí y con público.

Dicho todo esto y después de oír vuestras especulaciones;

¿estáis preparados para lo que pueda pasar aquí?

(TODOS) Sí, chef. (JON) Claro que sí.

(TODOS SE SORPRENDEN)

-Pero bueno. -Qué miedo.

-Qué susto, madre mía.

-Música, queremos música.

(COMIENZAN A TARAREAR UNA MELODÍA)

(VÍCTOR) ¡Coño!

-¡Ostia! -Me cago en la leche.

-Parece "Halloween" esto. Me ha dado mucho miedo.

Me ha recordado a la peli "The Ring".

"Que no salga ni de una tele ni de un pozo

porque me piro y no me volvéis a ver nunca más".

Aspirantes, os enfrentáis a una prueba muy exigente.

El protagonista va a ser un ingrediente

que ha desempeñado y desempeña un papel muy importante

en el desarrollo alimenticio de la humanidad.

¡Bienvenidos a la Batalla de la Harina!

(MARTA) Qué divertido. Venga, va. (VÍCTOR) Qué gracia.

Para vencer tenéis que salir victoriosos del primer combate.

Ya habéis comprobado la transcendencia de las ventajas,

así que empleaos a fondo.

En este primer enfrentamiento tenéis que hacer salsa bechamel.

(MARTA) Salsa bechamel, guay.

Conocida como la reina de las salsas,

es básica en cualquier recetario de cocina,

pero eso no quiere decir que sea fácil.

Si no, acordaos de Silvia Abril más conocida como Lady Bechamel,

que nos hizo una que parecía una pelota de goma

y le costó la expulsión.

El gran peligro de cocinar una bechamel son los grumos.

Tenéis quince minutos para hacer una bechamel

suave y cremosa, con la densidad y el espesor perfectos.

(MARTA) Vale. (FABIO) Bien.

Atención, porque los dos peores en el combate subirán a la galería

y solo los seis restantes podrán seguir peleando

por ser el mejor de la Batalla de la Harina.

(VÍCTOR) Qué gracia. (MARTA) A tope.

-"Welcome". -Qué divertido será esto.

Me viene a la cabeza la canción de "Siempre que vuelves a casa

estás en la cocina embadurnada de harina".

Esos somos nosotros.

Aspirantes, ¿estáis listos? (TODOS) Sí, chef.

-Sí, chef.

El tiempo comienza en tres, dos, uno. ¡Ya!

Vamos, alcalde; alcalde corrupto.

-Voy a coger la nuez moscada.

No hace falta hacer florituras, solo una bechamel de diez.

Y yo me complico la vida de una manera.

(TONI) Ya está.

-¿Podemos irnos cuando lo tengamos?

Claro, venga. Adelante. El tiempo ha comenzado ya.

(MARTA) Por si acaso, dos.

No vaya a tener que repetirla. Manos a la obra.

¿Diecinueve? Madre mía. Vale, dieciocho.

(FABIO) A ver qué tal se me da la harina, algo tan sencillo.

-Sí, pero, a veces, lo más sencillo es lo más chungo.

Me gusta que me toque bechamel.

No sé si la voy a liar con los grumillos,

vamos a intentar que quede bien.

-Estoy haciendo un método tradicional que hago,

dejo que se evapore la leche y así no me salen tantos grumos.

Mamá, espero que al haberte visto tantos años hacerla

y hacerla contigo, haga que me salga bien.

-La he hecho bastantes veces pero basta con que sea sencillo

para que la líes con cualquier cosa.

Estoy infusionando la leche con pimienta, laurel

y, luego, nuez moscada.

-La bechamel es una salsa que suelo hacer bastante,

porque me encantan los canelones y los comemos bastantes veces.

Siempre me toca hacer la bechamel en grandes cantidades,

así que me siento cómodo con esta receta.

-Tengo ganas de comer canelones al hacer bechamel.

-En Cataluña los hacéis muy bien. -En Cataluña son...

-Es supertípico. -Sí.

-Haré cantidades que estoy acostumbrado si no, la liaré.

-Pues sí. -A mí me sale bastante bien.

A ver cómo me sale, aquí es diferente;

pero yo soy optimista.

Aspirantes, últimos tres minutos.

Oído, chef. (ALGUNOS) Oído.

(TONI) Oído. ¿Cómo vais? (FABIO) Muy bien.

-La mía tiene un poco de grumitos.

-La mía no tiene, mira cómo me ha quedado.

-Esto está casi, casi. -(TONI) Tiene buena pinta.

(FABIO) Una pinta estupenda.

(JON) Le he puesto un poco de pimienta y perejil picado.

Espero que salga bien y que les guste.

Jon se va a volver un vanguardista.

(KETTY) Ahora está cogiendo forma.

-Ya la tengo, ahora sí.

-¿Cuánto queda?

Aspirantes, último minuto.

(SOFÍA) Sí, chef. (FABIO) Oído, chef.

(JON) No veo grumos.

Está sabrosa.

(TONI) Le voy a poner más pimienta negra, un pelín.

Diez, nueve, ocho, siete, seis,

cinco, cuatro, tres, dos, uno.

¡Tiempo! Manos arriba.

Bechamel he hecho mil, comparando las demás con la mía

estaba, más o menos, correcta para la idea que tenía.

(FABIO) No has puesto nuez moscada, ¿no?

-Pimienta solo.

Bueno, vamos a probar esas bechamel.

Vamos a empezar por ti, Toni. Muy bien.

¿Qué tal, Pepe? Fíjate, de maravilla.

¿Habías hecho alguna? Sí, alguna.

¿Qué tal se te da? ¿Bien? Sí, yo creo que bien.

No está mal, si estuviera bien.

¿Quieres probarla? Sí.

¿Sosa? Sí, un poco sosa.

Está muy sosa y, quizá, un poco de crudeza.

La bechamel se mueve para que no se agarre

y para que la harina pierda crudeza.

Le he dado hasta cambiar de color, debería haberle dado más.

No es problema de color, si no de haber sido más rápido

y, sobre todo, sal, que no sabe. Vale.

Está sosita. Le he echado...

Le tenía que haber echado más, por no pasarme...

Es generalizado, porque os estaba viendo y muy pocos habéis probado.

Se echa la sal y pruebas, se prueba lo que se hace.

¿A que pruebas el arroz? No me quería pasar y...

Me pasa con la bechamel, que la salo mucho.

Claro y con el arroz, también; pero ¿a que te gusta probarlo?

"Con lo que va a reducir está bien" Sí.

Creo que no estaba tan mal, igual me ha quedado sosa,

pero yo he visto otras por ahí que parecían piedras.

Fabio, ¿la habías hecho alguna vez? Sí, me enseñó mi abuela.

Un poco más de cocción, pero me gusta el sabor,

sabe a nuez moscada, está gustosa.

El punto de sal está, más o menos, correcto,

pero no es el mejor emplatado.

La estética no era muy importante; sí el gusto y el sabor.

Bueno. Pues, muy bien.

La de Fabio era más que puré, la ha servido en un plato llano

y se quedaba ahí, eso te lo dice todo.

¿La habías hecho? Es mi primera vez.

¿Tu primera vez? Sí.

Y me toca probarlo, qué mala suerte.

Leche y nata... ¿Por qué has usado, también, nata?

Porque estaba en el supermercado, si está hay que utilizarlo.

Claro, como es gratis lo cojo. No, bueno, es que...

Había más productos y más cosas, pero bueno...

Un poquito más de sal. Vale.

Está cremosa, está bien, no sabe a crudo.

Más nuez moscada y lo bordas. Está bastante bien.

Gracias. Para ser la primera vez...

Será la suerte del principiante. Gracias.

Antes tenía muchos desacuerdos con Pepe pero ahora

voy a estar de acuerdo con Pepe, no discutiré más.

A ti, ¿quién te enseñó a hacer bechamel?

Vi como lo hacía mi padre y he intentado copiarla.

La bechamel es muy catalana, los... "Canelons de Sant Esteve".

Claro. Claro.

Me han entrado ganas de comer canelones ahora.

Por fin una que sabe. ¿Sí?

¿La has probado? Sabe sabrosa, rica, gustosa.

Se pueden hacer croquetas ricas. Qué emoción.

He hecho una bechamel buenísima y se la dedico a Silvia Abril,

que soy su mayor fan. El día que venga le hago una.

Ojalá viniera, me muero. El día que venga me muero.

¿Has hecho alguna vez bechamel? Sí.

Habrás rellenado algún piquillo de bacalao o algo, ¿no?

Sí, para croquetas y algunas ligeras para napar.

Bueno, esto como sopa me vale.

Esta parece la sopa de almendras de mi pueblo.

Estaba pensando en napar, cuando la hago ligera

para napar verduras y eso.

Sosa y bastante líquida. Aunque sea para napar,

si napases un canelón casi que no lo iba a tapar.

Fíjate lo líquida que está. Sí.

No le voy a decir al jurado nada. Si piden una cosa y no la hago

el que lo hace mal soy yo, no el jurado.

¿La has hecho alguna vez? Sí, como treinta veces.

¿"Treinta"? Son muchas.

Igual tiene errores. ¿Quién te ha enseñado?

Mi madre. Siempre la hace para los canelones y la coliflor.

Pero como no esté bien hecha me va a matar.

Bueno, correcta. Bastante bien.

Un poquito más de sal, pero está rica;

sabe a nuez moscada, agradable,

no hay grumos y está bien cocida. Vale. Gracias.

Pero se puede mejorar. Todo en la vida se puede mejorar.

Sí. Seguro que mi madre está muy contenta... y yo más.

¿Has hecho alguna vez bechamel? Por San Esteban.

Y el resto del año nada, ¿no? Que le den morcillas.

No, voy haciendo bechamel pero cuando hago mucha es entonces

porque viene la familia a comer.

Está correcta, está suavecita, un poco más de sal no pasa nada,

pero bien, no tiene grumos, está suave. Está bien hecha.

Pecado. Vamos, mi amor.

Huy. ¿Qué tal se te da?

Bueno, regulín. ¿Se hace en Cuba la bechamel?

Mi abuela la hacía pero poco, aprendí con mi suegra.

Pues está bastante bien; de sal, de pimienta, de gusto...

Tiene mano la vieja, ¿eh?

Sí, mano y lengua.

Es una suegra, ¿qué querías? Claro.

Demasiado que te hablas con ella. (KETTY RÍE)

Muy bien, probado está.

Gracias. Gracias, chicos.

Gracias. -Gracias, Pepe.

(VÍCTOR) Conociendo a Toni está fastidiado

porque él considera que es digna de ser una bechamel

para pasar a la siguiente fase.

Aspirantes, buscábamos la salsa bechamel perfecta

con la proporción adecuada de mantequilla, leche y harina,

y, por supuesto, el punto correcto de sal y nuez moscada.

En el momento en el que falláis

con uno de esos cinco ingredientes, fracasáis.

Por tanto, los dos aspirantes que han hecho las peores

salsas bechamel y que deben subir a la galería son...

Jon y Toni.

Así que, por favor, subid a la galería.

(MARTA) Adiós, chicos. (VÍCTOR) Venga, chicos. ¡Ánimo!

Da mucha rabia porque quieres ser capitán

y fastidiarla con una bechamel me fastidia mucho.

(MARTA) Toni se ha enfadado. -Sí, está enfadado.

¿Algún problema con la valoración? Ninguno, ninguno.

Estaría encantado de decirte: "Qué rico lo haces",

pero las ha habido mejores. Ya, no hay ningún problema.

Como te veo esa cara, digo: "No te fiarás".

Me fastidia estar aquí.

Es por ti, no por mí. Sí.

Vale, me alegro. Me quedo más tranquilo.

Los jueces son los que más saben, entonces, respeto su decisión;

no la comparto pero la respeto.

-Ánimo, hombre.

Los otros seis, por favor, pasad a la siguiente línea

porque quedan dos combates hasta conocer el nombre

del vencedor de esta batalla.

(JON) Chicos, ánimo.

(MARTA Y KETTY) Gracias.

-Suerte, chicos.

-Vamos a tener que amasar. -Pasta o bollería.

-Creo que será pasta. -Ñoquis.

(SOFÍA) Ñoquis. -Ya me salen estupendos.

(TODOS SE SORPRENDEN)

-Madre mía. -Qué miedo.

-Qué mal rollo.

¿Qué crees que pasará? -Ni idea.

-Mira, ya está aquí. -Samantha, qué susto. Madre mía.

-Madre de Dios.

Segundo combate de esta batalla.

"Let's go" -Venga.

Tenéis que hacer... A ver.

"Cupcakes" Anda...

(SOFÍA) No me lo puedo creer.

Es un postre que ha llegado de Estados Unidos

y su traducción literal es "pastel de taza".

En referencia a la medida de volumen que se usa para hacerlo.

Doy por hecho que a estas alturas todos sabéis diferenciar

entre una magdalena y un "cupcake".

Sí. -Yo no.

Los "cupcakes" son más dulces, además, de la base de bizcocho

llevan una cobertura decorativa que aporta color

y un sabor extra que no tienen las magdalenas.

Disponéis de 45 minutos para hacer los "cupcakes" perfectos.

Muy bien. Los tres que no superéis

este combate subiréis a la galería, los otros tres

os enfrentaréis a una nueva lucha.

Oh, Dios. -Madre mía, qué complicado.

-Con el odio que le tengo.

-A mí me encantan pero...

-Es el postre más cursi de la historia.

"Cupcakes" es como si me metiera en una lavadora llena de purpurina.

Uf... no.

Tenéis tres minutos para entrar y coger los ingredientes.

Muy bien. Comienzan en tres, dos, uno. ¡Ya!

(JON) Vamos, venga. (FABIO) Vamos.

(MARTA) ¡Ah! (TONI) Uno menos, ya. Uno menos.

(SOFÍA) ¿Estás bien? (FABIO) Estamos bien todos.

¿Qué es esto? Accidentes en el supermercado, la primera vez.

Por favor, coged todos los ingredientes, no olvidéis nada.

Los ingredientes son importantes, en repostería son importantes.

Venga, ¿tenéis todo? Mirad bien, contad.

Nueve, ocho, siete... Leche tengo...

Seis, cinco... ¿Qué se me olvida?

(JON) Vamos, Ketty. Cuatro, tres, dos, uno. ¡Tiempo!

Madre mía, juro que se me olvidó algo.

(JON) Ketty ha salido mal. (TONI) Le tiene miedo al dulce.

Yo de "cupcakes" voy muy mal.

Es un dulce americano que se le echa "buttercream",

que se hace con mantequilla o con queso crema.

Tienen que correr mucho; hacer la masa, hornearla, que suba,

que se haga la magdalena, enfriar y hacer lo que se pone encima.

Mientras se hornea hacer la "buttercream",

meterla en la manga, elegir una boquilla chula

para hacer un decorado bonito y que tenga personalidad.

Estoy atacada, hay que darse prisa y meter esto al horno,

si no, no da tiempo.

Voy a organizarme y ser la primera en meterlos al horno,

eso marcará la diferencia.

-Tía...

Me falta un ingrediente. Lo sabía. (JON) Bueno...

-Me falta la levadura química. -¿No tiene levadura, entonces?

-Sin levadura... -¿Seguro que no había?

-Yo no lo vi, vamos, no vi donde estaba.

¡Ketty...!

Bueno, pues nada. Lo tienes complicado.

Sí.

¿Quién no ha cogido el extracto de vainilla para la "buttercream"?

¡Madre mía! Joder.

(TONI) Vamos, Ketty.

(MARTA) No te agobies.

-Tranquila, si sube no hace falta tanta levadura.

(OXANA) Toma. -Luego te doy.

-Levadura. -Gracias.

(FABIO) Un poquito más. ¡Eh! ¿Qué hacéis?

Está prohibido pasar ingredientes. Perdón.

-Es un concurso, es normal que esas cosas no se hagan.

-No voy a poder hacerlo.

(FABIO) Anda, Ketty, haz lo que puedas, venga.

-Tengo un huevo, podría montar una clara

y añadirla para que quede espumosa, pero...

A ver si me da el tiempo para eso.

-Claro que vas a poder, por favor te lo pido.

(JON) Marta ya está con la manga metiéndola ahí.

(TONI) Muy bien, Marta. (JON) Muy bien.

-Soy la primera en meter las magdalenas en el horno

y creo que, si va todo bien, iré bien de tiempo.

Aspirantes, acabáis de entrar en los últimos treinta minutos.

Está muy líquida.

Los que no hayáis metido la masa en el horno

lo vais a tener difícil para llegar al final.

Yo lo llevo bastante bien, me gusta mucho la "reprostrería".

-"Reprostrería", bien dicho.

-Espero que mi "cupcake", salga muy bien.

(JON) Creo que Oxana está perdiendo tiempo en rematar las magdalenas.

-Creo que ha puesto mucho, no se pone tanto.

-Es mi horno, ¡es mi horno! -Ostras, ¡perdona!

(FABIO) Vamos, Ketty, algo saldrá, seguro.

Yo confío en ti. -¿Fabio las ha metido?

-Creo que no. -Joder, Fabio, tío, madre mía.

-Esto no sale ni de broma. -Sé positiva.

-No, no lo estoy. -Lo importante es el sabor.

-Pues no, no; no estoy positiva.

Ketty está fuera de juego. Rendida.

Está nerviosa. No la veo luchar.

Se ha dado cuenta de que le faltan. Ha hecho mal la mezcla.

Y Fabio va muy lento, acaba de meter la masa en el horno<

va a tener que correr para la "buttercream",

darle el punto perfecto y que no quede ni líquida ni dura.

(JON) No le va a dar tiempo. (TONI) Va lento, trabaja lento.

Míralo. Mira a Marta, que va a piñón

y mira a Fabio...

(JON) Bien, Marta, bien.

Lo digo de verdad, me encanta la repostería, monísima.

Yo veo el "frosting" este rosa y soy la más feliz del mundo.

-Qué rosa, qué asco.

-Estoy haciendo la "buttercream" y tengo los "cupcakes" en el horno.

El bizcocho es lo que más miedo me da

porque sin bizcocho no hay "cupcakes", sin "cupcakes"

no hay prueba, y sin prueba no hay capitanía, así que...

Siempre que he sido capitán ha sido con equipos perdedores

y tengo esa espinita clavada de liderar un equipo que gane.

Ketty, ¿qué tal vas? Pues... regular.

Porque... ¿Qué has hecho?

Hice el bizcocho sin levadura y sin vainilla.

-Ketty, ánimo, va.

Qué paso en el supermercado. Me puse nerviosa intentando

memorizar los ingredientes y, al final, me olvidé.

No subirá pero se pueden hacer bizcochos sin levadura.

Intentaré poner todo mi empeño en la crema, pero...

Tápalo si te sale muy mal y así disimulas, ¿te parece?

Son ideas que te doy. Gracias, chef.

Anda, suerte... Gracias.

¿Qué voy a hacer? Si no tengo levadura ni nada.

Por respeto a mí misma, lo intentaré hasta el final.

-A mí me quedan cinco minutos.

Lo tengo casi hecho, tengo tiempo de sobra.

(JON) Marta lo tiene a punto.

Bien limpio, bien ordenado, esperar al horno y venga.

-Venga, va; al abatidor.

(TONI) Qué pinta, Marta. No te caigas.

Mira, ha venido el olorcito ahora. -Sí.

-Huele muy bien, nos ha llegado aquí.

Bueno, veo que estás acabando, estás decorando.

Para emplatar he espolvoreado azúcar glas y colorante.

Te lo voy a copiar. Quiero progresar y quedarme aquí.

Vale, te dejamos sola. Gracias. Hasta luego.

A ver cómo van las mías.

Evoluciona, que eso nos gusta.

¿Cuánto queda, ocho? -Siete minutos, Oxana.

(TONI) ¿Cómo van, Oxana? -Un poco más.

-Voy a decorar una, a ver cómo queda. Esta más vacía.

(TONI) Menuda pinta.

-Y los de Sofi, también. -Sí, también.

-Estoy frente al horno y no sé qué hacer.

Estoy mirando, a ver si con la vista suben.

Qué desastre. Aspirantes, últimos cinco minutos.

Algunas subieron pero están blancas.

La que he liado. Están blancas y no han subido.

-Las voy a meter a ver si me da tiempo o no me da tiempo.

Por muy rápido que quiera ir, pondrá algo y se le va a caer.

Yo sacaría directamente el "cupcake" del molde

para que se enfríe. Oxana las está decorando dentro.

Claro, lo que ponga encima se va a derretir.

-Las mías están crudas. -Las mías, también.

-Pondré los tres más hechos y fuera.

-Voy a darles un golpe de frío final.

Aspirantes, ahora, sí, último minuto.

-Déjame meter esto. -Sí, un momento.

-Cuando falten segundos las sacamos.

Tú mira cómo coge la manga Fabio. Venga. Hala...

Voy a meterlas, también.

(MARTA) Cuidado, Oxana. -Cuidado.

-Lo vas a meter diez segundos. -Ya, ya.

(MARTA) Sofi. Diez, nueve, ocho...

Cuidado. Siete, seis...

Venga. Cinco, cuatro, tres, dos, uno.

¡Tiempo! Manos arriba.

He presentado unas "cupcakes" regulines, tirando para mal,

pero bueno, por lo menos, las presenté.

-Venga, va. Al turrón.

¿Qué tal, Oxana? Mal.

Mal no, fatal. ¿Por qué?

Porque estaban calientes y casi recomiendo no probar.

Me dan ganas de no probar. ¿Te vas a dedicar a esto?

Sí, pero con más tiempo. Te voy a hacer un favor.

Sí.

Déjalo. ¡No!

Que no. Qué va.

Puedes abrirla en Halloween.

En Halloween, no. Para asustar a la gente.

La primera vez ha salido mal pero las otras saldrán fenomenal.

Lo hago por tu bien. Oxana...

Mira que has tenido una buena idea, has hecho tres colores...

Pero... Abres tu pastelería en Halloween,

asustas a todo el pueblo y lo pasas bien.

(RÍEN) Yo os entiendo, claro.

En Rusia hay un dicho: "El primero sale mal,

el segundo sale mejor". Yo no abandono mis ideas.

Es que ya la magdalena tiene un saborazo a mantequilla...

Cruda. Mal, mal, mal.

Fallan muchas cosas.

Y la decoración... Tiene que practicar con la manga.

Quiero que lo veas. Que sí.

En repostería es muy importante el sabor, el punto de cocción...

Pero la estética es fundamental.

Tienes que trabajar más ordenada, muchísimo más limpia...

Porque hay una cosa de estética, de limpieza, de orden

dentro de la presentación de algo dulce que es importante

y tienes que mejorar en eso. Claro que sí. Claro que sí.

No me digas que sí, quiero que lo hagas.

Que lo hago. Quiero verlo.

Que lo hago. ¿Dónde?

Aquí. Seguro que hay un "cupcake"

que vais a flipar en colores. Bueno.

Voy a empezar, voy a abrir y haré los mejores "cupcakes" de Asturias.

Bueno, Fabio, a ver qué has hecho. Fabio.

Pues... un amago de "cupcakes".

He de decir, os adelanto, que son los primeros que he hecho

y, al final, ha salido lo que ha salido.

Te veía utilizando la manga fatal y la estética está bien, pero...

Ya, no me ha dado tiempo. Crudo, crudo, crudo.

Hay dos cosas... Lo has metido muy tarde.

Has ido muy despacio y la masa no está cocida, está cruda.

La estética no me parece fea pero no hay cuerpo...

Tú estás flaco, pero cualquier persona normal

que se lo coma... No estoy flaco.

Bueno, tú estás... estás bien... Vamos a ver, pero...

(Risas) Como muy bien.

No, pero puedes tomarte eso, yo no puedo.

Debe haber equilibrio entre cantidades;

no puede haber tanta "buttercream".

Nunca fue lo mío el hacer cosas bonitas

y de ahí el volumen que tenía el "cupcake",

con cosas más pequeñas se hacen cosas más bonitas.

Marta, ¿primera vez que hacías...? "Cupcakes".

¿Qué tal? Bien, la verdad.

¿Magdalenas habías hecho? Mira la masa.

Está bien. Magdalenas, sí.

Ah, pues se nota. Magdalenas, sí.

Esto está cocido y esto sí está bien.

Has sido la más rápida. Lo importante aquí

era sincronizar las tareas y pensar que teníais poco tiempo

para enfriar la masa que tiene que subir y ha subido.

Has trabajado muy bien, rápido, limpio y ordenado.

¿No quieres abrir una pastelería? A mí me encantaría, sí.

Pues hija... Desde pequeña he querido.

Pones un escaparate así y tienes a El Escorial haciendo cola.

Ojalá, pueblo de El Escorial, escuchad. Venid, por Dios.

¿Cómo la llamarías? Don de Marta.

¿Está buena, Pepe? Está rica.

Está perfecta. Tiene toda la pinta.

-Gracias, ¿eh? Hum... buenísimo.

Ay, gracias, de verdad. Qué bien.

No se puede decir más.

Gente de San Lorenzo de El Escorial,

por favor, venid a Don de Marta.

Os esperaré con los mejores "cupcakes".

Bueno, Sofía. Sí.

¿Qué tal? Bueno.

Me ha puesto nerviosa tanto rosa.

¿Sí? ¿Por qué? Sí, porque no me gusta.

-Están superbonitas. Está el alcalde defendiéndote.

(RÍE) Mirando y defendiendo a su chica.

La masa está muy bien. Está cocida.

Muchas gracias. Muy bien, Sofía.

Gracias. Al final, me gustará la pastelería.

No serías la primera persona... A mí me gusta.

Que descubre un don y una pasión en "MasterChef".

A ninguno os gusta y salen grandes pasteleros de aquí.

Vine para hacer salado porque siempre hice pastelería

pero no me gustaba, ahora la estoy disfrutando.

Está bien hecho. Muy buena de sabor.

Muchas gracias. Espectacular.

Con las estrellitas aquí. Un toque cursi, siempre...

Un homenaje a Jordi. ¿Le echas de menos?

Seguro que no. Sí, mucho.

No miro al alcalde. Ay... No, hombre no.

Echo de menos a mi hermano y nunca me había pasado.

Me gustaría mucho que estuviera viendo que mejoro.

Vamos a ver a Víctor

y sus magdalenas tuneadas. Sí, bueno...

¿Qué tal? Bien, creo que bien.

La repostería no es algo que me apasiones, pero bueno.

Bueno, no está mal.

No está mal.

Tengo que ponerme las pilas con el tema dulce.

Sí. Sofía te puede dar clases.

Y me las dará.

Qué bonito es eso. ¡Oh...!

Es amistad, repito, es amistad. ¿No eres alcaldesa ya?

Sí, soy alcaldesa por mis propios méritos.

(SAMANTHA Y PEPE) ¡Ah...! Guau. Zasca.

No es por ser la consorte. Claro que no.

Bueno, vale. Vale.

No me gusta que me valoren por la alcaldesa,

me gusta que me valoren por Sofi porque, también, sé cocinar.

Y sí, soy alcaldesa, pero por ganar por votos.

Pepe, por favor. (RÍE)

Estoy lleno, ¿eh? Llevo ya cuatro o cinco. Pruébalas tú.

¿Esta es tuya? Sí.

Estas son tuyas. Bueno...

Yo cogí las que subieron.

Lo siento mucho, estoy superavergonzada.

Estoy muy avergonzada.

Se ha quedado cruda, no ha subido, está mazacote.

Has puesto la "buttercream" con la masa caliente.

Claro. La mantequilla se ha derretido.

Sí. La masa está sin hacer...

Lo siento mucho. No puedo decir: "Luces y sombras",

puedo decir: "sombras y sombras". Lo siento mucho, de verdad.

Yo no he venido a "MasterChef" a hacer esto.

Lo siento mucho, de verdad.

Hay días mejores y días peores. No es tu mejor día, bueno.

No lo probamos, ¿eh? Porque tenemos familia.

Esta está mejorcita, hombre.

¿Es la mejor? Sí, un cachito.

Es que tiene mucha ilusión en que le abras el cupcake.

Sólo un poquito, ¿eh?

No te pases, que la dieta hay que mantenerla.

¿Tenéis una radial y la abro así mejor?

(RESOPLA)

Vamos a ver esto...

(RÍE) Ay...

Parece una gominola.

No, más que una gominola es una goma.

Es un nuevo concepto.

Sí, es un nuevo concepto del cupcake.

Esto a lo mejor como pesa para la romana

allí en mi pueblo sí.

Porque pesan un kilo cada una.

-La siguiente intentaré hacerlo mejor.

No sé yo si habrá siguiente, Ketty.

Bueno, Ketty, ¿qué le vamos a hacer?

Pues nada, lo siento muchísimo, de verdad.

Visto está.

Pepe me dice que no ha subido.

¿Y cómo va a subir si no tiene levadura?

O sea, es que no puede subir.

Toni, hazme sitio ahí.

En "MasterChef" os recordamos siempre la importancia

de que cualquier plato, sea postre o no,

aúne buen sabor y buen aspecto.

Los cupcakes deben estar bien hechos.

Y además su apariencia cobra mucho protagonismo

y es la manera de poner el broche que sorprenda

y conquiste al comensal.

Los tres aspirantes que no superan este combate

y tienen que subir a la galería son...

Ketty.

Fabio.

Y Oxana.

Podéis subir a la galería. Suerte, chicos.

Suerte, chicos. -Adiós, ¿eh?

Mi error principal ha sido la cocción del cupcake.

Yo estoy tranquilo, contento y orgulloso.

Así que no me ha sentado mal ni muchísimo menos.

A ver, a ver. -Venga, chicos.

Vamos. -Ánimo.

(Aplausos)

Es muy fuerte que esté entre los tres.

"MasterChef" me está ayudando a creer en mí,

a pensar que yo puedo, y que puedo hacer cosas bien.

La batalla definitiva está a punto de comenzar.

Sólo uno de los tres será el ganador.

Suerte.

Gracias. -La voy a necesitas. Gracias.

Jordi está urdiendo un plan malvado.

Así que, Jordi, por favor sal de ahí y deja de pensar.

No nos lo compliques más.

Huy. -Huy, ya volvemos.

Ya estamos otra vez. -Ya estamos.

Joder, qué mal rollo.

¡Huy!

Comienza la batalla final.

Ya verás, yo no estoy preparada.

Habéis sido los mejores haciendo bechamel y cupcakes.

Es decir, que sois capaces de defenderos

y alguno incluso brillar haciendo dulce y salado.

Todavía queda un nuevo combate en el que la harina

sigue siendo la protagonista.

Uno de vosotros tres será elegido

el mejor en este reto y tendrá una ventaja

muy importante en la prueba de exteriores.

No la dejéis escapar.

Yo lo voy a intentar, a ver.

El tercer y definitivo combate de la noche

consiste en hacer un suflé.

Huy, Dios mío de mi vida, un suflé.

El término suflé viene del verbo francés souffler,

y significa "soplar".

Existen suflés de muchos tipos,

casi tantos como ingredientes encontramos en el mercado.

Pero vosotros tenéis que hacerlo de queso.

Fíjate, pues mucho más fácil de queso. Mucho mejor.

Si me dices eso yo me tranquilizo.

¿Sí? Yo no estoy muy tranquilo, ¿eh?

Su preparación tiene que ser perfecta

para que el esponjado suba adecuadamente.

Le soufflé de queso. -Un suflé, qué barbaridad.

Marta, ¿has hecho alguna vez un suflé?

Nunca, pero no pasa nada porque lo he probado.

Entonces como sé cómo tiene que salir y que saber

al menos no vengo de cero. Ya es mucho.

Sofía, ¿estás contenta con el suflé?

Nunca lo he hecho en mi vida.

Y de hecho no sé si lo he probado.

Está bien rico y es bien complicado.

Madre mía.

A ver, Víctor, ¿has hecho alguna vez un suflé?

Sinceramente no. No tengo ni idea ni de las cantidades,

ni el proceso inicial. O sea, voy un poco perdido.

Sabemos que lleva harina. Seguro.

Como os estoy viendo un poquito perdidos

para ayudaros en este combate ha venido un chef

que conoce todos los secretos para hacer el mejor suflé.

Desde el restaurante La Barra de Carles Abellan

en Barcelona, Carles Abellan.

¡Tapas 24! -¡Hombre!

(Aplausos)

Conozco a Carles Abellan y siempre me ha gustado mucho

el tipo de cocina que hace.

Es algo que también me gustaría hacer

si tuviera un restaurante.

Carles, bienvenido.

Muchas gracias por estar aquí en "MasterChef".

Muchas gracias a vosotros.

Es un placer estar aquí para acompañaros hoy.

Sólo he mencionado el restaurante La Barra.

Por mencionar uno. Porque si empezamos a enumerar

todos los que tienes no terminamos.

Tenemos tres Tapas 24.

En el Hotel Vela tenemos el Bravo.

En la Barceloneta tenemos La Barra.

Y en Sevilla tenemos el ENA.

Y luego el Suculent en el Rabal.

Y me he perdido un poco, ¿eh? Te has perdido.

Imagínate nosotros. Sí, sí, sí.

Cuando cojo el coche y ya no sé dónde ir.

Estás como Robuchon y Ducasse, no sabes ya los que tienes.

A mí me encanta que la mayoría de tus conceptos

están dignificando formatos culinarios

que estaban como olvidados,

como por ejemplo las tapas o el finger food.

No es que yo intente innovar conceptos,

porque no innovamos nada, al final hacemos tapas.

Son de toda la vida y de hace un montón, ¿no?

La tradición es nuestra cultura, de donde mamamos.

Y entonces a partir de aquí podemos empezar a hacer

desviaciones hacia otro tipo de cocina más creativa.

Pero la tradición es nuestra cuna,

nuestra sangre, nuestro ADN, ¿no?

Su bikini de trufa con jamón serrano

y las bombas del Tapas 24 lo petan.

¡Boooomba!

Me marcaría un King África.

Carles, nuestros aspirantes

están librando una dura batalla de tres combates.

Y en el último tienen que hacer un suflé de queso.

Muy bien. ¿Nos has traído alguno?

Sí, he traído un suflé salado y uno dulce.

Hala, mira cómo ha suflado.

Sí, suflan al principio muy bien,

pero bajan enseguida.

Hay que ir con mucho cuidado y muy rápido.

Este es de ceps, trufa y parmesano.

Y este es de chocolate con naranja.

Qué rico, por Dios. Yo estoy deseando meterle mano.

Pues venga. -Yo quiero el salado.

¿Para que nos salga bien

podríamos probarlo para ver cómo sabe?

No, lo verás, pero no lo catarás.

Qué pena, de verdad.

¡Hum! Está muy rico, ¿eh?

Qué rico, qué envidia. Carles, dales algún consejo

a los aspirantes para que sus suflés

se acerquen lo más posible a los tuyos.

Cuando cojáis el molde y lo pintéis con mantequilla,

hagáis la base y después las paredes

hagáis con el pincel hacia arriba,

marcando unos surcos como el camino de subida.

No lo hagáis al revés porque si no...

Barreras. Son barreras de crecimiento.

Fíjate. En el dulce en vez de poner

harina lo que hacemos es poner azúcar

después de hacer los surcos con la mantequilla pomada

para tal que después nos queda un crujiente acristalado

de azúcar en las paredes que es muy rico.

Maravilloso.

Hay otro truco, las temperaturas.

Las claras no se pueden batir en frío,

tienen que estar atemperadas.

Las masas tienen que estar a temperatura fresca.

Y el tercer truco a la hora de montar las claras

empezamos suavecito y cuando hace la primera capita

de burbujas vamos aumentando la temperatura del merengue

hasta el final, que entonces ya le podemos dar

a máxima velocidad. -Vale.

Aspirantes, sólo tenéis que hacer el de queso.

Y espero que os sirvan

esos consejos maravillosos de Carles.

Para ello tenéis 40 minutos.

Y antes tendréis que entrar

al supermercado a hacer la compra.

¿Entendido? Sí, chef.

Perfecto, pues el tiempo empieza en tres, dos, uno, ya.

¡Venga, chicos! -¡Vamos!

Venga, sin caernos. -Venga, va.

Tranquilidad. -Revisad los ingredientes.

No cometáis mis mismos errores.

Señores, señoras, hagan sus compras.

Vamos, no os dejéis nada, por favor, ¿eh?

No. Acordaros de Ketty.

Ay, no, pobrecita. -Ay, pobre.

Tenemos huevo, tenemos queso.

¡Vamos, chicos! -¡Ánimo!

Vale. ¿Ya habéis acabado?

Pues muy bien, os ha sobrado tiempo.

Mantequilla, queso gruyère, por si acaso queso parmesano.

Hay que ser muy precisos, sobre todo en las cantidades.

Porque es una receta de ingredientes sencillos

pero que hay que medir muy bien las cantidades.

El tiempo es básico.

Y las temperaturas, como decía Carles.

Ingredientes lleva: 100 g de mantequilla,

500 ml de leche, 30 de harina de trigo,

300 de queso rallado y siete huevos.

Sal y pimienta al gusto.

Fundo la mantequilla, echo la harina ahí.

Automáticamente echo la leche, que cueza y que cocine.

Y a partir de ahí el queso rallado.

Fundes un poquito, sal, pimienta.

Y luego ya cuando está tibio las yemas.

Y luego las claras en el último momento.

Perfecto, clavado.

Muy bien, Marta.

Que hierva un minuto.

Marta está muy bien organizada.

Va rapidísimo. -Marta va estupendamente.

Creo que sí que tengo claro cómo se hace el suflé.

Va a ser el primer suflé de mi vida.

Igual sí puedo ganar, porque ellos tampoco

han hecho nunca un suflé. -Nunca.

Sofi también va ágil.

El alcalde va más siempre a su ritmo.

Espero superar este cocinado, pero soy consciente

que mis compañeros dominan mucho mejor que yo las masas.

Así que intentaré hacerlo lo mejor que pueda.

Hay que correr.

¿Quieres una cuba de queso, Sofi?

En camión-cuba de queso.

Camión-cuba de queso.

Bien de queso.

Aspirantes, acabáis de entrar en los últimos 30 minutos.

Aquí.

¡Venga, Martita, ánimo!

Vas como una gacela.

Una gacela.

Yo hacía atletismo en el cole. -Se nota, se nota.

Las yemas hay que ponerlas fuera del fuego,

cuando ha perdido la fuerza del calor.

Sofía está haciéndolo mal,

porque está metiendo todo en caliente.

Está encima de la inducción.

Vale.

Primero flojito.

He utilizado el truco que ha dicho Carles

y es que montáramos las claras

primero flojito para que se formaran

burbujas estables y luego más rápido.

Así que, Carles, he hecho tu truco.

Me he quedado con la idea esa, los surcos para arriba.

Ayuda, ya tiene caminito. Claro, y eso hace que...

Los raíles del tren. Yo no había caído, fíjate.

¿Y en este caso temperatura? ¿180 grados?

Dependiendo del molde, del horno.

Y de la cantidad. Entre 15 y 20 minutos.

En este horno en un molde chiquitito son unos 12 minutos.

Muy importante, temperatura y el aire.

Muy bien, Marta. Muy bien.

Marta, vas que te pasas.

Aspirantes, últimos 15 minutos.

Oído. -Huy, 15 minutos, por Dios.

Nos quedan 3 para meterlo en el horno.

Sí.

Va, que nos va a salir súper bien, Sofi.

Lo vamos a petar.

Al final es nuestro primer suflé, jolín.

Sí, a ver si hay suerte.

Me gustaría sacar adelante esto y hacerlo lo mejor que pueda.

Porque a mí esto me recuerda muchísimo al pa de pessic

que hace mi abuela,

que hace los mismos movimientos que estoy haciendo yo ahora.

Tiene unos bíceps mi abuela envidiables.

A ver, uno menos llenito.

He puesto uno poco y uno mucho para ver qué tal queda.

Si alguno termina su suflé antes de que termine el tiempo

que nos avise. Iremos a verlo.

Venga, Sofi. -Vale, Sofi, que lo tienes ahí.

Tranquila, con cuidado. Muy bien.

Pienso que no me va a quedar tan bien

porque el horno me huele el miedo.

El horno es como un perro, que te huele el miedo.

Pues igual, a mí el horno me huele el miedo.

Anda, mira lo que se me ha ocurrido.

Le va a poner cebollino por arriba.

Buena idea.

El cuchillo yo lo tiraría dos milímetros a la derecha.

No está centrado. -Ahora, ahora.

Perfecto. -Muy bien, muy bien.

Ahora sí, Víctor. -Está de foto.

Es verdad que soy muy maniático de las cosas bien puestas.

Si no está bien puesto no trabajo cómodo.

Bueno, Víctor. ¿Qué tal?

Hola. ¿Qué tal? ¿Qué tal vas?

Aquí tengo ya los suflés en el horno.

Están empezando ya. -Sí, está empezando.

¿Cuánto lo has llenado? -He hecho diferentes escalones.

Ah, para tener uno bueno.

Mira cómo es el alcalde de listo.

Ten en cuenta que cuando sube es importante saber

hasta qué línea tienes que llenarlo.

Carles, ¿cómo lo ves? Yo lo veo bien.

El último lo veo demasiado lleno.

Y este primero de la derecha lo veo bien.

Yo apuesto más por ese.

Estoy vigilando los niños que no se escapen.

Vale, gracias. Suerte, ¿eh?

Gracias, Carles.

Va suflando, va subiendo.

La forma es buena, lo que esperaba.

Pero me da miedo que pueda quedar el interior

un pelín... un pelín crudo.

Yo no sé si esto va a salir.

Aquí venimos a verte, Sofía. Hola, Sofía. ¿Qué tal?

Buenas. ¿Cómo va esto?

Yo he hecho el suflé. Va subiendo, va subiendo.

Sí, poquito a poquito, mis hijos están a salvo.

Según la estábamos viendo hacer la mezcla

pensábamos que no subirían. No las teníamos todas contigo.

Te hemos visto trabajarlas en caliente.

Cuántos platos han salido de un fallo que decían:

"No, esto no sale." Y luego ha salido otra cosa

que no es un suflé y es tan válido o más,

o será otra cosa y lo llamaremos "soflía".

Aquí te has estado pensando esto, ¿eh?

Llevo todo el día pensando: "¿Cómo le podré decir

a esta mujer algo, hilar su nombre con lo de suflé?"

Vamos a ver qué pasa. Suerte.

Me queda un minuto para sacarlo.

¿Sube o qué? -Sí.

Bien, pues eso es importante.

Vamos a ver a Marta.

Hola. Hola, Marta. ¿Qué tal?

Pues bueno. Un beso.

¿Crees que quedará bien?

Como sé que quieres que diga que sí o que no,

voy a decir que sí.

Pero que no.

Es que ella a veces resulta un poquito insegura.

Es que yo esto no lo he hecho en mi vida.

Quedan sólo 2 minutos. Ya empezamos.

Tiene una cosa que es muy buena.

Y la receta la conoce

porque es muy asidua a mi Escuela MasterChef.

¿Ah, sí? -Sí.

Y tenemos cursos de estas elaboraciones.

Cambiamos cada mes, pero esto siempre lo tenemos.

Y a ella le gusta mucho. Me encanta.

Y por eso tenía una idea de cómo se hacía el suflé.

¿Y esto qué es?

Pues he hecho un crujientito de queso gruyère.

¿Y dónde lo has visto?

En la Escuela Online de MasterChef.

Pues ya está. Te veo, te veo.

Claro. Vamos a ver cómo termina esto.

Me quedan 30 segundos. Suerte.

Gracias, la voy a necesitar.

Es que el mío yo diría que ya está.

Sácalo, Sofi. Si tú crees que lo tienes.

Si lo crees que lo tienes, sácalo.

Voy a ver los suflés de Víctor que acaban de salir del horno.

Tengo el de Sofía también. Voy.

¿Yo puedo aguantar 10 segundos?

Hasta que no te digan cuenta atrás tú sigue ahí.

Está crudo por dentro todavía.

Oh, está crudo por dentro.

Marta, ya me espero por aquí.

Pues ya, lo saco. ¿Sí? ¿Seguro?

Puedo aguantar 10 segundos, ¿no?

¿Puedo probar? Puedes probar, sí.

Y este le falta tiempo también.

Uf, está supercrudo también el de Sofi.

Hombre, un poquito más de sal. ¿Más sal?

Sí, un poquito más de sal.

A ver si tiene suerte Marta, va.

Vale, pues ya está, lo saco.

Y el que más me gusta es...

Eh... bueno, este.

(RÍE)

Esa inseguridad tuya es maravillosa.

Aquí. Venga.

Y...

Al revés, mujer. Al revés, hombre.

Si yo quería ponerlo al revés.

¿Se puede probar? Se puede probar.

Es el primero de mi vida.

Seguro me ha salido también, porque siempre estoy sosa.

Mira, mira a Marta. Mira a Marta.

¿Bien? -De momento bien.

Se lo está comiendo Jordi.

Puede que no te guste. ¿Y tú crees que me gusta?

¿Y el de Marta cómo está por dentro?

Yo creo que te gusta.

Está rico, está rico. Está suave, está casi hecho.

Le faltaba un minutito, ¿no? Falta un minutito.

Y el crujientito que has puesto encima me gusta.

¿Podemos probar el de Marta? Está más cuajadito.

Carles, prueba. ¿Qué tal está?

Bien, le falta un poquito de cocción.

Pero de sal está rico, el crujientito le viene bien.

Es el que mejor está hecho. Joder.

Está muy equilibrado.

Está muy rico, Marta. Gracias.

¿Tú cómo lo ves, Samantha?

Perdón, chef.

¿Lo ves? ¡Hum!

Está rico, está rico.

Me alegro, me alegro, me alegro. Sí, sí, sí.

Estoy emocionadísima. Vamos, de verdad.

Creo que es de los días más felices de mi vida

gracias a ese suflé de quesito así gruyère tan mono.

Si quieres aprender todo lo que necesitas saber

sobre cocina tenemos una novedad,

en la Escuela Online de MasterChef vas a encontrar

más de 100 nuevas recetas donde podrás convertirte

en un auténtico MasterChef.

Además encontrarás nuevos trucos para sorprender

a tu familia y amigos con deliciosos platos.

Ya lo sabes entra en la Escuela Masterchef.

Bueno, aspirantes, ya hemos probado vuestros suflés

y vamos a daros la valoración.

Muy bien.

Sofía y Víctor lo habéis metido un poquito más tarde

y quitado un poquito antes.

Lógicamente el resultado es dos suflés un poco crudos.

En el caso de Marta le ha dado un poco más de tiempo

y está un poquito más emulsionado.

Que también le faltaba un minutito en tu caso.

Pero era el mejor cocinado de los tres, sin duda.

Gracias, chef.

Después de probar estos suflés hemos llegado a la conclusión

de que el aspirante que mejor ha elaborado su suflé

y por tanto es el ganador de este primer reto es...

Martita.

Marta.

¡Olé!

Gracias, ¿eh?

Gracias.

Ya puedes quitar la cara de sufrimiento, Marta.

Jo, gracias de verdad, ¿eh? Qué alegría.

El sudor de estas manos después de una bechamel,

después de hacer unos supercupcakes y el suflé

ha merecido la pena. O sea, estoy feliz de la vida.

Muchas felicidades, porque vas a tener

una ventaja muy importante en la prueba de exteriores.

A ver qué ventaja.

Muy bien, Marta.

Si Marta fuera la capitana de un equipo y tuviera

que elegir otro capitán pues sí,

me gustaría que me eligiera.

Tengo unas ganas tremendas de ser capitán de una vez.

Marta, elígeme capitán si tienes que hacerlo.

Marta, te recomiendo

que aproveches muy bien tu ventaja.

A mí eso se me da fatal, ¿eh? Sólo te puedo decir

que te va a costar mucho tomar una decisión.

Ay, por Dios, es que yo con este ánimo...

Toma ventaja. Toma ventaja. -Marrón.

Ya os digo, lo siento.

Marta, no empieces a agobiarte.

Ya lo descubrirás en su momento.

Vale, pero lo siento a todos ya de antemano.

Ya estás perdonada. -Está perdonada.

Bueno, yo estoy muy contenta aunque tenga marrón.

Yo os voy a dejar ya que tengo que prepararme a conciencia.

Porque es una de las pruebas más exigentes

para vosotros y para nosotros.

Huy, qué bien.

Guau.

Un reto, un reto.

Los militares esperando que les demos de comer.

Y nosotros aquí secuestrados.

¿No estarás tú preocupado

porque no puedes ir al restaurante

y te van a birlar las estrellitas?

"Jordi Cruz pierde las estrellas

en el campo de batalla."

Pepe, no tiene ninguna gracia.

¿Se lo comentas al señor de la escopeta?

Bueno, es verdad.

Tampoco sé muy bien qué ha pasado.

¿Qué puede ser esto?

¿Y quién va a querer secuestrarnos a nosotros?

Yo no tengo miedo, yo crecí en cuarteles así.

Es que mi padre fue militar.

No entiendo por qué la semana

pasada dos equipos que conseguimos un empate

y uno tiene que ir arriba y otro abajo.

Por Dios, qué pesadilla. -No lo entiendo.

Nos van a meter un balazo por tu culpa.

Sí, claro, por mi culpa.

Soldados, está a punto de comenzar

una operación de alto riesgo.

Atacaremos simultáneamente por tierra y aire.

Abordaremos a los secuestradores

cuerpo a cuerpo para liberar a los jueces y aspirantes.

El futuro de "MasterChef" está en juego.

¿Estáis preparados? (TODOS) ¡Sí, mi capitán!

Pues a los Pizarro ahora.

¡Vámonos, chavales! ¡Vamos, Jorgito, ahí!

Arriba.

¿Sabes lo que pasa? Que a lo mejor por coger

y contestar a los jueces estamos aquí secuestrados.

Eso va a ser cosa de Jordi, que tiene una mirada macabra.

Me parece que es cosa de ellos.

Creo que los aspirantes...

Ellos están cabreados y a ver si ellos

han organizado este secuestro.

(GRITA)

Me pido a Jordi para salvar.

Yo a Pepe le tengo mucho cariño, ¿eh?

Pues yo Samantha, venga. -Samantha por el huevo, ¿no?

Yo por lo del huevo que se lo debo.

Tenemos refuerzos, chicos, de verdad.

Mira, que ahí viene un pepino de los gordos.

-¡Para afuera directamente, vamos!

¿Hay que decirles a los jueces lo que pensamos o no?

Obviamente no, estamos aquí encerrados por eso.

Es mejor darles la razón,

sino no estaríamos en esta situación.

Cuando no fallan con la bechamel...

Oxana lleva toda la semana dando vueltas al empate.

Y Toni, que últimamente tiene una miradita. ¿Lo habéis visto?

Desde la bechamel. Sí, es verdad.

No se puede decir nada. ¿Habrán sido ellos?

(Disparos) (GRITA)

-¡Silencio! ¡Coño!

Han volado las estrellas de Jordi.

(Disparo) ¡Ah!

Cóbrale a ese cuando vaya al restaurante.

O que no pague.

Hay que decir las cosas siempre.

Esto es inaguanta...

(Disparos) (GRITAN)

Ya está, ya nos callamos.

(Disparos)

(Disparos)

(Disparos)

Aquí ya nos podemos ir despidiendo, ¿eh?

(Disparos)

(Disparos)

¡Ay, ay, ay!

(GRITA)

-Despejado. -Zona asegurada.

¡Bueno! ¡Pepe, Pepe!

¿Pero quién está aquí?

Pero si son los exconcursantes.

Eh, ¿qué pasa?

¿Qué es eso? -¿Quién ha entrado?

Se oye gente.

¡Por allí, por allí!

(GRITAN CONTENTOS)

Yo tenía muchísimas ganas de verlos.

Mira que había bombas, disparos.

"¿Esto es real? ¿Qué está pasando aquí?"

Pero solamente por verlos me ha merecido la pena.

Ex aspirantes, bienvenidos.

Gracias. -Gracias, Pepe.

Queremos dar las gracias a los soldados

de la Brigada Aragón I y a los exaspirantes.

Gracias a todos por rescatarnos.

No sabéis lo agotador que es estar encerrado tantas horas

con Samantha y Jordi.

Lo mismo que con Oxana.

Exaspirantes, yo creo que la mejor manera

de agradeceros la operación de rescate

es dándoos una segunda oportunidad.

¡Bien!

¡Claro que sí!

¿Estáis listos para la repesca

de la sexta edición de "MasterChef"?

(TODOS) ¡Sí, chef!

Pues eso espero, porque hoy vais a enfrentaros

al mayor número de comensales de vuestra vida.

Cocinaréis para 200 invitados.

¡Olé! Ay, Dios mío.

Agárrense, señores.

Todos ellos son miembros de la Brigada Aragón I.

Es uno de los ejércitos más antiguos del mundo.

Fue creado en el siglo XV. Su currículum es impecable.

Y esperamos que vuestro cocinado también lo sea.

Aspirantes, en esta prueba competiréis en un único equipo

y no habrá capitanes.

¿Sabéis lo que significa eso?

Que os valoraremos individualmente.

Va a haber una lucha de gallos.

Podríamos hacer unidades, brigadas y cada uno

que se encargue de su tarea. -Ya quieres mandar.

Que te gusta el mando. -No, que es alcalde.

Exaspirantes, vosotros os enfrentaréis

a un cocinado individual que deberá cubrir

las necesidades de esos mismos 200 comensales.

Muy bien.

Sólo uno de vosotros, el que haga el mejor trabajo,

volverá a las cocinas de "MasterChef"

como aspirante de pleno derecho.

Muy bien.

¡Atención, Brigada MasterChef!

¡Atención, Brigada MasterChef!

¡Me informan que el enemigo se aproxima a esta zona!

¿Otra vez?

-Así que os tenemos que evacuar.

¡Todos al helicóptero! -¡Vamos!

¡Vamos! -¡Vamos, vamos!

¡Dios mío, que me pillan, que me he quedado la última!

¡Corre, corre!

(GRITA)

Es la primera vez que subía a un helicóptero del ejército

como este y ha sido impresionante,

una experiencia que yo creo que no se nos va a olvidar

a nadie en la vida. Ha sido una pasada.

Ahora sí, estamos en una zona segura

y todos listos para cocinar.

Vamos. -Adelante.

Os enfrentáis a una prueba muy complicada

y para contagiaros la valentía que necesitáis

os hemos traído a un experto en valor.

Aspirantes, ex aspirantes, ya podéis cuadraros,

porque entra en cocinas

don José Luis Sánchez Martínez-Falero,

general jefe de la Brigada Aragón.

(Aplausos)

Cuando nací yo mi padre era joven,

recién sacado de la academia militar.

Y ahora mi padre es general de la Fuerza Aérea.

Está jubilado pero yo soy hija de un general ruso,

así que conozco esto con mis cinco dedos.

Mi general, usted ha conseguido que 3000 hombres y mujeres

funcionen a la perfección.

Bueno, mandar la Brigada Aragón diariamente es un reto.

Y gracias a la iniciativa de los hombres y mujeres

de esta brigada el reto es sencillo.

De hecho el lema de la brigada es:

"Nuestra fuerza, nuestra gente."

Piel de gallina, macho. -Sí, sí, ¿eh?

Yo tengo una curiosidad.

Para ser general con tres estrellas, ¿no?

No. Tú tienes tres estrellas de seis puntas.

Ah. Y eres capitán.

Vale, bueno, capitán.

¡Y tú que te creías general!

Lo de chef se ha acabado,

va a ser "mi general" a partir de ahora.

Capitán sólo. ¿Y una estrella qué es?

Una estrella depende de las puntas.

Tiene muy poquitas. ¿De cuatro puntas?

Sí. General.

¿Cómo? Mírala.

O sea, ¿que este es general? Sí, pero no lo sabías.

Por eso mando yo en "MasterChef".

Muchas gracias. Duda resuelta. Está hundido.

Jordi, ¿quieres un abrazo?

Por favor.

Lo siento, lo siento. Mi general, muchas gracias

y hasta dentro de un rato.

Muchas gracias. Gracias a vosotros.

Hasta ahora. Gracias.

Gracias.

Creo que va a ser una locura.

Creo que va a haber batalla por ver quién manda más.

Y yo no voy a caer en la trampa.

Es el momento de descubrir

el menú al que os vais a enfrentar.

Ay. El entrante.

Cardo con almendra y jamón.

Los dos primeros.

Pollo en pepitoria y...

¿Pero cuántos vamos a hacer? ¿Todos estos nosotros?

Rancho.

Venga. -¿Qué lleva el rancho?

Lleva rancho. -Todo.

Y el postre.

Coc de Fraga.

El azúcar se carameliza. -Sí.

Vale, guay. -El grosor hay que controlarlo.

Hay que hacer bastantes elaboraciones aquí.

Ex aspirantes, las maniobras del ejército exigen

mucho desgaste físico y seréis vosotros

los encargados de compensarlo con un gran plato principal.

A ver.

Cocido.

¡Ay, cocidito!

Hoy va a venir muy bien.

Hemos elegido como muestra el recao de Binéfar.

O lo que es lo mismo, el cocido aragonés.

Ah, claro.

Cada uno de vosotros preparará 25 raciones

de un tipo de cocido diferente.

Madrileño, gallego, montañés,

maragato, extremeño, escudella catalana

y por supuesto cocido aragonés.

¡Qué contenta estoy!

Ahora en esta prueba lo voy a dar todo.

Sí, la más feliz del mundo.

Una alegría me daría, y a mi marido más.

Me dice: "Nena, qué pronto te has venido."

Disponéis en principio de 140 minutos de cocinado.

Vale. Y digo en principio

porque el tiempo definitivo de esta prueba

lo va a decidir Marta.

Anda, qué bien.

Qué ventajazo, Marta.

Marta, chica, estás que te sales.

Tienes ahora mismo en tus manos

20 minutos extra de cocinado. Vale.

Pero atención, tienes dos opciones.

Puedes canjearlos por la inmunidad,

o puedes renunciar a la inmunidad

y que todos tus compañeros de equipo y tú misma

contéis con 20 minutos extra para trabajar.

Por 20 minutos no te la juegues y sálvate.

Tenemos 140 minutos, ¿no? -Sálvate, Marta.

Que no, no soy yo así. -Son dos horas y veinte.

Que decida ella y ya está.

Que decida lo que quiera. -20 minutos son muchísimo.

Siempre nos falta tiempo para el emplatado y todo.

Yo creo que va a ser mejor...

Puede que vaya a eliminación. -Ay, por favor.

Ay, no me miréis así que yo soy muy indecisa.

¿Cómo me hacéis hacer esto?

Pues dalo todo y ya está.

Vete.

Marta, tú decisión es...

Que el equipo cuente con 20 minutos más.

¿Qué voy a eliminación que será lo más probable?

Yo intentaré que no. Pues iré a cocinar.

Lucharé y pelearé por mi plaza en "MasterChef".

Que al final aquí he venido a cocinar, a aprender.

Y si tengo que ir a eliminación

ya soy súper afortunada ya por haber estado aquí.

Por decisión de Marta contaréis con 160 minutos para cocinar.

Pero como el cocido no necesita tanto tiempo de elaboración

vosotros, ex aspirantes, empezaréis a trabajar

40 minutos más tarde.

¿Lo tenéis claro? (TODOS) ¡Sí, chef!

Capitán. -Sí, mi capitán.

Capitán general.

El servicio de hoy es tipo buffet.

Vale. -Vale.

Los cinco platos saldrán a la vez

y tendréis que vender vuestras elaboraciones

a los comensales vosotros mismos.

Hombre, no tengáis duda.

Como sabéis, nuestro supermercado

proveedor de alimentos os facilitará los ingredientes

necesarios para cocinar y el excedente

que no utilicéis lo donará a comedores sociales.

¿Estáis listos para cocinar? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues eso espero, porque el tiempo de cocinado

empieza en tres, dos, uno, ya.

¡Vamos, venga!

A ver, chicos, somos ocho personas.

Son cuatro elaboraciones. Yo lo que haría sería hacer

dos por cada plato. Además salen todos a la vez.

Vale. -¡Venga, pues a por ello!

(TODOS) ¡Uno, dos, tres!

Venga, va. -A ver, vamos para allá.

Coge un ramillete. Vamos aquí.

Lo cortamos primero a trozos. -Vale.

Para el plato de cardo con almendra y jamón

Oxana y Toni tienen que cortar la base y limpiar bien

los tallos de los vegetales.

Por otro lado tendrán que preparar un caldo

de cocido para la salsa velouté

con la que acompañarán los cardos.

¿Hiciste alguna vez cardos? -No, es la primera vez.

-Ya somos dos. -Ese pollito, cómo va

bien de sangría. -Va, va.

-Ahí, el carnicero, el carnicero de Bilbao.

Para el pollo en pepitoria, Ketty y Jon despiezarán el pollo,

reservando las carcasas para elaborar un caldo.

La carne la dorarán con harina de trigo y cebolla,

cubrirán con caldo y finalizarán

con un majado de piñones, ajo y huevo.

¿Más o menos son 100 patatas?

-Ponle 70 patatas, pero cuéntalas, cuando las peles, las cuentas.

Para elaborar el rancho, Víctor y Fabio cortarán

el cordero y las costillas y preparar un sofrito y un caldo

en el que cocinarán la carne con las patatas y el arroz.

Sofi, ¿de harina? -24 kilos.

-¿24 kilos? -750 gramos, qué barbaridad.

De postre van a hacer coc de fraga, para la masa,

Marta y Sofía tienen que mezclar agua, harina, levadura,

aceite de oliva y sal.

Cuando repose, la estirarán en bandejas y cubrirán

con manzana, membrillo y nueces.

-Échame cuatro kilos ya. -Van cuatro kilos justos.

-Vale. -Cuatro kilos.

-Nunca había mezclado una cosa tan, tan grande, de verdad.

-Oye, chicos, podríamos marchar un caldo común

para las elaboraciones que usen caldo,

aquí en esta olla. -Cada uno lleva una cosa.

-Es buena idea. -Cada uno lleva unas cosas,

el nuestro lleva unas cosas, no es como el vuestro.

-Pero un caldito de verduras básico nos serviría.

-Ya sé que todos queremos ser protagonistas, pero cada uno

que se centre en lo suyo que ya tenemos bastante cada uno.

Todos queremos sobresalir, pero hay que tranquilizarse.

-El caldo de verduras lo podemos usar todos.

-No, cada uno con su caldo, no, chicos, no.

-A ver, si somos dos por plato, creo que al principio,

que se centre cada uno en el suyo porque...

-Vale. -Si no, la liaremos.

(TONI) Creo que Víctor, individualmente, es un crack,

pero en equipo le cuesta. Estábamos organizados en parejas,

pero él iba a piñón que su plato saliera bien

y a tomar por saco los demás.

-Ketty, ¿en esta ya lo hacemos, lo metemos aquí?

-Sí, metemos la carcasa. -Vale, con alguna verdurita.

-Sí, le pondremos

puerro, zanahoria, apio. -Vale.

-Haz media y hago media. -Vale.

-Chicas, si necesitan ayuda, me avisan.

-Nada, nosotras no.

-Fabio, venga, pela patatas más rápido.

-¿Qué? -Venga, pela patatas.

-¿Y qué estoy haciendo? -Los vi más rápido, chaval.

-Bueno, lo amasamos y lo dejamos reposar media horita

y pelo patatas con Fabio porque no acabará.

-Vete con Fabio, perfecto, Sofi.

Chicos, con ritmo. -Mirad el ritmo de Ketty,

la más tropical. -Tropical, tropical.

-Venga, va. -Vamos, chicos, vamos.

(OXANA Y TONI TARAREAN MÚSICA ELECTRÓNICA)

Qué tal con el cardo, ¿lo habías hecho alguna vez?

No. Hay que limpiarlo muy bien

y no solo hay que tirar así, mira, con rapidez le quito hebras

un poco más fuerte, ¿vale?

Tiro y ya quité las de atrás y con la puntillita hago ras,

le quito bastante, no solo pelo sino le quito bastante.

Ah, vale. Mucho más fino, pero rápido,

si lo haces rápido con la puntilla, puedes porque así quitas,

pero no del todo bien. De acuerdo, oído.

Venga. Ahora te ayudo y limpiamos.

Cuando tenga el caldo, me pongo contigo,

esto hay que dejarlo superlimpito.

-Me encanta cocinar para tantas personas.

-¿Por qué? -Me da adrenalina es como... Ah.

-Pues ya sabes, tienes que tener 200 hijos.

-Chicos, la clave del éxito es tener creadas las elaboraciones

para organizarnos bien. -Gracias, Martita.

-De nada. (MARTA) Quiero que salga todo bien,

estaré pendiente de todo intentando que todo salga en orden

y así me quedaré más tranquila

y supervisando todo.

Jon, cómo vamos de cantidad de pollo.

-Bien, vamos para adelante. -Vale, el cardo, ¿cómo va?

-Muy bien, aquí estamos.

-Oh.

Jolín. Bueno, qué pasa aquí,

cómo vamos, señores, bueno, capitana, ¿no?

Capitana, no, yo no. A la orden de usted.

Bueno, y usted es mi general. Asumiste todas las tareas,

como vieron que les diste 20 minutitos más.

Pero aquí cada uno, mira, del cardo yo pregunto,

pero no veo. Os ponéis con lo más difícil

que es el postre, lo que menos sale.

Somos las más flojillas. (HABLAN A LA VEZ)

Y digo yo, por qué no lo hicisteis en piezas más pequeñas

y así amasar mejor.

Es que si cogéis una masa así, no llegáis.

Me falta lógica, como nunca cociné para 200,

no pienso así. Pero, a veces, hay que hacer

tres apartados de 100 para hacer 300.

Venga, vamos a cortarlo. -Cuchillos, vamos a por ellos.

Muy bien, mi general. A la orden de usted.

Muchas gracias. Venga, vamos,

quiero un cocinado fantástico.

Toni, échale un poco más. -Dame.

-Vamos limpiando, así, un poco más.

-Que no, espérate. -Ya está.

(MARTA) Boleada.

Fabio, ¿para qué es eso?

Marcar un poco la longaniza, sacarla.

Hay que triunfar hoy. Por supuesto.

Tenemos 200 comensales que se dejan la piel por nosotros,

así que a darlo todo. Ahí estamos.

Tía, qué bien, qué invento dividir en cuatro la masa.

-Pues sí. -Ya está, Sofi,

ayudemos con lo otro. -Sí.

¿Quién necesita ayuda? -Pues si nos podéis pelar

40 patatas más. -40 patatas.

-No, espera. -Llevamos 40, faltan 60 patatas.

-¿Cuántas? -60 más.

-Ostras.

Chicos, tenéis aquí esto dentro. -Fabio, atento con el fuego.

-Sí, aún no ha calentado. -Y cuidado en lo de ahí.

-Tranquilos, estoy con ello.

-Pelo las manzanas con agua y limón para que no se oxiden.

Aspirantes, está a punto de cumplirse

el minuto 40 de cocinado.

Muy bien, oído, chef. ¿Sabéis qué significa eso?

Sí, chef. -Que entran los compañeros.

Que los exaspirantes van a entrar en cocinas.

Oído, chef.

(MARTA) Venga, chicos, va.

-Vamos, chavales, suerte. -Vamos.

-Venga, chicos, suerte. Exaspirantes, quiero un bufet

de cocidos digno de una medalla al mérito.

¿Entendido? (TODOS) Sí, chef.

Pues a cocinar en tres, dos, uno, ya.

Vamos, vamos, niño. -Venga, chavales.

-Ánimo con los cocidos.

(MARINA CANTA) #La Virgen del Pilar dice

#que no quiere ser francesa

#que quiere ser capitana

#de la tropa aragonesa.#

Venga, fiesta. Ramón tiene que hacer

cocido extremeño con jarrete morcón ibérico y gallina.

Al final, añadirá el compango,

las patatas, un poco de arroz y la berza.

¿Esto que lo hago a hachazos?

Pero cómo lo corto, ¿por la mitad? Es que no puedo.

Jorge va a preparar cocido maragato,

es una especialidad leonesa con costillas de vaca,

morcillo y otras carnes

y que se finaliza con unas albóndigas

de tocino con ajo, leche, pan y huevo.

Me cago en todo, eh. -Qué te pasa, ¿Jorge?

-Esto está más duro que una piedra, esto, vamos.

-¿Cómo va la escudella, Fer? -A tope con el bigote.

-Di que sí, ese bigote. -Le estoy dando una paliza

al pollo que me debe pasta.

Fernando está preparando escudella catalana.

Cuando tenga cocidos los garbanzos y las carnes,

tendrá que añadir la butifarra y una pasta llamada galés.

Comerán un cocido que se van a chupar los dedos.

-Vamos, chicos, eh, a tope.

Dani está preparando cocido montañés,

una especialidad cántabra con alubias blancas,

chorizo y tocino ibérico.

Al final, añadirá las patatas, la berza y la morcilla de arroz.

Vamos, chavales, que esto

empieza a funcionar. -Vamos.

A ver, el cocido montañés no lo conocía,

pero cuando vi los productos

dije: "Es como lo hago con mi madre".

Estoy a tope, con muchas ganas

y quiero luchar por ganar.

Buen caldo del terreno, caldo maño para nuestro ejército.

Voy a ver a Toni.

¿Qué haces? Preparo un caldo

para los cardos. ¿Está limpio ese cardo?

Veo agua negra. Sí, pusimos agua

y la vaciamos y ahora lo haremos otra vez

para limpiar el cardo. No te digo más, ya te dije mucho.

Oxana, ven, corre, Oxana. -Dime.

-Vaciemos esto y volvamos a poner

que hay que limpiarla, espera, que no caiga.

Sujeta ahí, vale.

Trae más agua. -Vamos.

Jon. Aquí estoy con el pollito.

¿Eso qué es? Son la parte de las carcasas,

ahí tenemos carcasas con caldo.

O sea, tu idea es no meter esto para hacer el caldo.

Porque teníamos más carcasas de estas.

Samantha ha dicho: "No se desperdicia nada".

Vale, gracias, chef, de acuerdo. Gracias, no, usa el producto

porque no se puede tirar nada, se aprovecha todo en la cocina.

Hay que meterle más y más agua.

Está perfecto, gracias, Sofi.

-Vamos a ver, un poquito más de carne.

Hay que ser generoso con las cantidades.

-Yo lo veo muy pequeña para tanta cosa, tío.

Esto es una burrada. -Cerramos, señores.

Huy, cuántas plumas tiene mi pollo. -¿Pollo y todo, Loli?

-Sí, el caldo gallego lleva todito.

Loli tiene que hacer cocido gallego, cuando tenga

las carnes y los garbanzos listos, añadirá las patatas a cachelos,

los chorizos y por último, los grelos.

Otro rabo a otro. -Qué bueno va a estar esto.

-Cuatro con morcilla.

Esto ya lo tengo Marina prepara cocido madrileño

con morcillo, panceta ibérica, falda de ternera y gallina.

Dos chorizos, dos morcillas. -Eva, estás muy callada.

-¿Qué? -Que estás muy callada.

-Estoy concentrada que estoy en mi tierra

por parte de madre y tengo que hacerlo bien.

Eva tiene que preparar recao de Binéfar,

una especialidad aragonesa que se elabora con judías blancas,

cordero, tocino, cebolla, laurel y pimentón.

Cierro olla. -Pues muy bien, cierra, cierra.

-Bueno, ya tengo las dos mías.

-Buen, Jorge, ¿cerrarás eso o no?

-Necesito partir las manitas porque no me caben.

-Venga, con fuerza, saca fuerza. -Madre mía, las estoy pasando...

(CANTAN) #Besos, ternura,

#qué derroche de amor cuánta locura.#

Oye, esto no es "Operación Triunfo".

-A lo mejor me cogen, tío.

-Cantar no se les da bien, ojalá cocinen mejor que cantan,

las pobres mías, las quiero mucho,

pero se equivocaron de programa si quieren cantar.

Aspirantes, exaspirantes,

en 60 minutos salen todos los platos.

(TODOS) Oído, chef.

¿Me habéis oído? (TODOS) Sí, chef.

Pues no os veo correr. Venga, chicos.

Va, eh, va. -¿Cómo lo ves, Sofía?

-El qué. -Puede llevar aquí tres horas.

-No, quítalo ya esto.

La cosa es que se tenía que dorar

y ya está, si no, estará incomible. -Por eso.

Jon, ¿necesitas algo para el pollo?

-Nada. -Los demás están amarrados, Jon.

-¿Los tenemos ya? -Casi.

-Marta, ¿vais bien por los dulces?

-Sí, esperamos que la masa fermentara.

-Si luego necesitáis gente para amasar, avisad.

-Amasado está, lo que queda es el estirar.

-El estirado es duro, es superduro.

-Hala, aquí ya hay para 200.

Venga, chicos, voy amasando. -¿No os da miedo el postre

estirar tanta masa? -A ver, miedo, igual

que me da que no llegue el primero, o sea.

-Te veo apagado, qué pasa. -Oigo cosas que no me molan como:

"¿Cómo vais con el postre?" Si no has hecho ninguno

en ningún exterior y ahora de salvador de vidas.

-Ya. -Venga ayuda y no ha ayudado

en ninguna prueba en todo eso. Ayuda cuando se necesita,

no para hacerte notar y que te digan: "No, tal".

-Toni, tiene que darse cuenta.

-¿Sabes qué te digo? -Perfectamente.

(TONI) Creo que Víctor ha gritado en ciertos momentos

para él sentirse con la voz cantante y a ver

si los jueces lo escuchaban y veían lo bien que lo hacía.

Cerrando olla que nos vamos.

-Ay, no, quita. -¿Qué pasa?

-Los garbanzos. -Los garbanzos, ábrela.

-Marina, ¿no metiste los garbanzos? -No los metió.

Ábrela, ábrela que sin garbanzos ya ves tú.

-Tanta cosa en el puchero, pues mira.

Ay, calla, calla, el garbanzo. -Ya echa aire el mío, el mío.

100 patatas, ya lo tenéis. -¿100 patatas? Muy bien, Sofía.

-Perfecto, gracias, Sofía. -Nada, un placer.

-Cuando quieras amasamos la masa, hay que tenerla de grosor

como una pizza. -Sí, superfinita.

-La pongo cuadrada. -Sal, pimienta, que coja

un poco de toque si no, quedará todo hervido y no quiero.

-Voy. -Le voy cascando patatas.

-Vamos, chicos, venga. -Jon, uso esta para freír el pollo,

así lo hacemos en dos tandas. -Perfecto.

-Que dore mucho por un lado y luego una vuelta y así,

que dore y vuelta. -Caña, nervio.

El último pollito. -Vamos.

Piñoncitos. -Ya está, guay,

la manzana ya está, coloca la tuya y corto el membrillo.

-Perfecto. -Hacemos cadena.

-Pongo las bandejas

y ya está.

-Te pongo aquí cortado, Sofi. -Martita, ¿qué tal la distribución?

-Que no se monten. -¿Que no se monten?

-Guay, Sofi, lo tenemos. -Perfecto.

-Fabio, yo haría el trasvase de sofritos, echaría lo de una olla

a la otra y lo dividiría en dos.

-A ver. -Échalo todo aquí, venga.

Aspirantes, exaspirantes, en 35 minutos saco platos

para 200 comensales, es un servicio bufet,

lo servís vosotros mismos,

vamos mal, aprovechad el tiempo y meteos caña.

Joder.

-A ver si sube ya el vaporcito de la ollita.

Me tiene nerviosa, no me sube el vapor,

¿A ti tampoco te sube?

-¿Cómo? -La tenía abierta yo.

-Ay, qué pena.

Qué pasa por aquí. Nada.

Fernando. No estaba cerrada la olla

y he perdido mucho tiempo. Todo el tiempo ha estado esto

cociendo y saliendo vapor.

¿Y no te diste cuenta?

Bueno, hoy está la cosa muy reñida y complicada.

Ya va mi olla, mira cómo sale.

Mira cómo sale la María morena, ¿huele?

-Huele que alimenta.

-Vamos, chicos, vamos.

-Ya lo tiene él. -Joder, Dani.

-Huy, Dani, ay, madre. -Está muy bueno.

-Qué pinta, pero qué pinta tiene, mi niño.

-¿Cómo tenemos hoy el tema? -Oh.

-Vamos ahí ese bicho que me quemo.

Chicos, los piñones, cuidado, que se queman superrápido.

-Voy, voy, voy.

-Toni, podríais aprovechar en tostar las almendras

en el horno ahora que no lo usa nadie.

-Ok, haré eso. -Porque como os pongan

la coca, no podréis. -Fabio, ¿necesitas ayuda?

-Patatas un montón hay que pelar,

pero como veáis, si podéis, fenomenal.

-Ya estoy aquí. -Fabio, ¿echo la mitad del cordero?

-¿Está bien sofrito en este? -Creo que sí.

-Lo dejaría un poco más, pero como veas, dale.

-Es que pesa un montón, joder.

¡Ah! -Esto ahí.

¿Cómo lo ves de membrillo?

-Un poco más, venga, va, a saco. -Muy bien, venga.

-Qué buena pinta tiene, ya se va sofriendo bien.

-Venga, cuadrilla, vamos bien

¿Controlas el cardo?

Esto no va a cocer. -Hay que empezar la velouté.

-En la vida cocerá esto, necesito fuego libre.

-El pollo ocupa tres.

-Dos, tenemos dos cacerolas, ¿necesitáis una?

-Sí. -Vale, lo sacamos ahora.

-Meto en el horno, estos ya están. -Ya los saco, eh, por favor.

-Toma.

-Gracias. -De nada.

-Venga, va, que llegamos. -Venga, vamos, chavales.

Voy a cortar toda la carne. -Veo que todos acaban

y me veo comiendo mi cocido yo.

Jo, va.

(CANTAN) #Obi, oba, cada día te quiero más,

#obi, obi, obi, oba,

#cocidito, venga que ya,

#obi, obi, obi, oba.#

-Aquí, compañero del metal. -Ese cocidito.

Qué nervios y esta olla, no quiero ver más una olla

así en mi vida, no la quiero.

-¿Qué te pasa? -No puedes hacer nada

con la olla, la puñetera olla

ahí, venga, venga, la olla maldita,

no me gusta una olla de estas

de exprés, exprés para qué, exprés el café.

Bueno, ¿cómo vamos por aquí, qué cocido haces tú?

El recao de Binéfar. Y cómo es el recao de Binéfar.

Lleva carne, lleva cerdo, pimentón, alubias...

Y judías duras también.

¿Sí? Me cago en la leche. Pruébalas si quieres.

Ya puedes correr, están sin cocer, si no probáis la legumbre

que es lo principal, la podemos fastidiar.

¿Qué pasa con Loli? Que está de categoría.

Loli, estás de categoría, qué cocido te tocó a ti.

El gallego, fíjate tú.

Anda, fíjate, le dieron la vuelta al mapa.

¿Hay poco caldo, no?

Yo lo que veo es mucho verde, pero nada más.

Esto está sosaina. No puse sal aún,

ay, que se me olvidó. Como no me eches aquí

más historia, me quedo sin caldo.

Claro, pero es que... Ponlo a punto de sal

que está muy, muy soso. Voy, cariño, gracias.

¿Qué cocido te tocó, guapetona? Qué ganas tenía de verte.

Toda la mañana echándote de menos. ¿Cuál haces?

El madrileño. Ole, el que más me gusta.

Cuánto le queda. Creo que 10 minutos.

Pues no sé si llegarás, madre mía.

Jorge, ¿qué cocido haces? El maragato.

¿Y qué lleva, cuéntame? Lleva una barbaridad de carne,

de pescadero pasé a carnicero. A ver si lo haces mejor.

¿Y esto? Para hacer las bolitas.

Las pelotas. Sí.

¿Por qué no las hiciste ya? Tengo que sacar la carne de aquí.

Pues sácate ya un tocino, pícalo, mézclalo aquí,

echa la leche. Voy, ya, ya, ya.

Andando, el movimiento se demuestra andando.

Fabio, échale las patatas ya

y el tomatito si está frito, también.

-Vale, voy. -Esto está más duro que una piedra.

Necesitamos un fuego para nosotros si no,

el cardo no se hará. -¿Lo juntamos, Víctor, cómo lo ves?

-Buah. -Pues nada, no hay primer plato.

Pues hasta luego. -¿No hay más fuegos allí?

-Necesito un fuego. -¿Me dejas caldo, por favor?

-Te lo estoy preparando. -Gracias.

-Necesito caldo yo también. -Estáis usando dos, cabrones,

como me quede sin caldo... -No, aquí hay mucho caldo.

-Jon, necesito un fuego. -Vale.

-Espera, Toni, estamos en ello.

-Necesito un fuego. -Venga.

-Ahí, nosotros lo metemos de momento en aquel, ¿vale?

-Llévate esto ya. -Vale.

-Necesito un fuego ya.

-Ya, pero llevan dos horas para vaciar el caldo.

-Chicos, os quiero mucho, pero necesito el fuego.

-Sí, un momento que tengo que colar el caldo,

por favor, que no estamos parados.

-Tranquila. (KETTY) Cuando se pone nerviosa

explota, es como una bomba de relojería e inunda todo de caos.

-Es que no va a estar. -No estará el primer plato

si no nos das un fuego. -¿Qué pasa, qué pasa?

-Que todos usan mil fuegos y no tenemos ninguno.

-Vale. -Estamos en ello.

-Ya van a acabar. -Quedan 20 minutos,

20 minutos y esto está duro.

Hay que pensar un poco antes en los demás.

(TONI) Estoy cabreado porque veo que van a lo suyo,

necesito un fuego y no me lo dan, cogen de mi caldo

y a mi cardo, a Oxana y a mí que nos den por saco.

-Mira que Jon dijo que era suficiente caldo,

hay que quitarlo ya. -Espérate un momento, por favor.

-Es que no sale el primer plato. -Pero un momento.

Me vuelves loca, ya está. -¿Ya está? Vale, cuánto tiempo más.

Aspirantes, ¿alguien me puede explicar

qué es este caos que tenéis ahora aquí?

Fabio, vente aquí. -Me llevo las manzanas a mi sitio.

-Chicos, paramos todos.

-Paramos no que tenemos 20 minutos.

-Vale. -Saca de ahí.

Aspirantes, organizaos que esto es un caos,

¿el rancho dónde está? ¿El rancho?

-Está ahí el rancho. -El rancho está ahí.

¿Allí? Claro.

Vale, a ver, mira, una cosa, Sofi, Oxana y yo nos quedamos

con las manzanas y con esto,

no podemos ser cuatro pelando manzanas.

Se fueron todos para allá, dejaron el rancho a su bola.

No, lo tengo yo vigilado. Ven aquí, señor vigilado,

¿a qué huele aquí? A gasoil.

¿Gasoil, no hueles a agarrado? Hostia, huele a agarrado.

Un poquito. ¿Un poquito o un muchito?

-Huele a agarrado o quemado. -Está en dos ollas por si acaso.

Ya, pero son 200.

Lo sé. No llega ni de broma

con una olla de rancho, son dos,

y falta meter el arroz si no me equivoco.

Sí. Veremos si el arroz

no coge el sabor a chamusquina que hay aquí

y vigiladlo bien, menear, menear.

Vale. Pues al lío.

Jon, creo que somos equipazo. -Sí, vamos genial,

dame un abrazo, un abrazo.

Venga, cariño.

(JON) Estoy encantado con Ketty, trabajamos genial, nos organizamos

y compenetramos superbién y estuvimos encantados

de lo cual me alegro muchísimo, sí, muchísimo.

Aspirantes, exaspirantes, mucha atención, en 10 minutos

salen todos los platos.

Joder. Y enseguida llegan

los 200 comensales. Bueno, Samantha

se marchó a recibirles y no creo

que nos tenga que poner firmes a nosotros, ¿oído?

(TODOS) Oído, chef. Pues venga.

Vamos, chicos, vamos, vamos. -Me quemo.

A ver si puedo sacar bolas. -¿Cómo vas, chispi?

-Voy a contrarreloj, tengo que hacer albóndigas.

-A tope, chicos. -¿Está bien, Lola?

-Hombre, lo veo todo muy deshecho, pero bueno.

-¿Muy qué? -Deshecho.

-Es el viejo truco del hortelano,

untar tocino en los alimentos y brillan.

-¿Jugamos a las palmitas?

(MARINA TARAREA)

-No he jugado en mi vida, solo jugué a la goma,

-Qué rollo.

-Toni, demasiado líquido, ¿no? -No, perfecta, luego va al horno.

-El arroz ya, chicos. -Ahora lo echo, no te preocupes,

yo echaría un poco de caldito sin rascar abajo.

-Ya. -Y ya lo tenemos salvado.

-Toni, con el arroz, por favor. -¿Echamos esto de aquí?

-Vale, vale. -Cuando tú me digas.

-Toni, probando, porfa. -Viy.

Vale. Bueno, cómo vamos

por aquí, señores. Toni, no habías hecho

un cardo guisado en la vida. Nunca.

Nunca, porque esto para hacer croquetas, a lo mejor

si lo enfrío, me vale. Hay que hacerlo más lisa.

Claro, es una velouté ligera, un poquito de ajo que baila,

mínimo de harina y echo ya los cardos

y ahí un poco de caldo del cocido y de cocción y ya está,

ya está hecho, una salsita mínimo.

Esto es un pegotón porque guisará el cardo aquí

que estará más basto esto que un polo de chorizo, de verdad.

Vale, vale. -La aligeramos, ¿vale, Oxana?

Echa más caldo. -Más caldo, cubre ahí y más caldo.

Me huele a sofrito quemado o algo.

-Ah. Bueno, tostones.

Pero teníamos de sobra. Enséñamelos que no los veo.

Tenemos de sobra. -Se quemaron las almendras.

Es lo que le faltaba a ese enjuague,

echarle almendras negras.

Bueno, Sofi, tenemos otra en el horno, van rápidas aparte.

-Sofía, ¿necesitáis algo aparte del membrillo?

-Membrillo sí, más, Víctor. -Voy, voy.

-Víctor, corre. -Corre.

Voy, voy, que me quedé sin recipiente.

-Pero más pequeñito. -¿Necesitáis cortar manzanas?

-Sí. -¿Qué puedo hacer, Toni?

-Sustituye a Oxana, rellena eso.

Luego echas más cardo por encima. -Ya, qué hay que poner encima.

-Jamoncito y almendras. -A ver.

Fabio, más rápido, porfa.

-Lo hace bien, Oxana, tranquila. -Joder, ¿ya estamos con las prisas?

-No, pero... -Ya lo hago bien, Oxana.

-Hagamos una cosa, no las eches las echamos después cuando esté ya.

Te quiero mucho, pero cocinando no te soporto,

no te soporto cocinando.

-Ya, pues perdóname, yo no te soporto cocinando.

-Madre mía, qué mujer. -Con el caldo no.

Yo lo hago bien lo que estoy haciendo.

-A que lo dejo todo y lo haces solita.

-Oxana, cállate, por favor. -Ya está bien, hombre.

-De verdad. -Ya, Oxana.

(OXANA) Fabio odia cocinar conmigo,

por favor, por favor,

que la semana pasada te salvé el culo.

Si es que está fatal, fatal.

Aspirantes, exaspirantes, ¿escucháis ese sonido?

Oído, chef. -Sí, chef.

Son los tanques en los que vienen los comensales.

En cinco minutos cerramos cocinas

y abrimos el bufet, ya podéis correr.

Uh, qué bueno.

Caña, caña, caña.

-A ver, veamos, la patata en su punto,

quizá mucho arroz, es que no lo conozco,

no sé si tiene tanto o no. -Chini, ¿qué tal?

-De categoría. -De categoría, muy bien, Loli.

-Bombero guapo, me cachis en la mar.

-Qué buena pinta tiene eso. -A ver si me da tiempo.

-Vamos, chispi, venga, rápido, tío.

-Zafarrancho de combate esto ya está.

Esto es en siete, ¿no? -En siete por cuatro.

-Vale, Jon, prepara unas bandejas

para estas, ¿vale? -Sí.

Chapó.

Está espectacular esto.

(LES MANDA UNA ORDEN)

Brigada Aragón, número uno del Ejército de Tierra,

bienvenidos a "MasterChef".

Saber que contamos con uno de los ejércitos

más valorados a nivel internacional es un honor y una tranquilidad.

Imagino que después de las maniobras tan duras

a las que os sometéis, estaréis muertos de hambre.

Así que, no os entretengo más, a comer.

(Aplausos)

Aspirantes, exaspirantes, se acabó el tiempo.

A ver si me da tiempo.

¡Se cierran las cocinas!

Pero... no, no, no.

Tenéis que coger vuestras elaboraciones

como estén y llevarlas a la mesa del bufet.

Ya podéis esforzaros vendiendo vuestras elaboraciones

porque tened en cuenta que las bandejas de comensales

solo tienen cuatro huecos.

Solo cogerán cuatro platos tenéis que venderlos

y tendremos en cuenta qué platos se agotan antes.

¿Os ha quedado claro? (TODOS) Sí, chef.

Pues corriendo, al lío.

¿Te ha dado tiempo? -A sacar lo que he podido, pero...

A ver, exaspirantes, se sirven los cocidos como estén,

tuvisteis tiempo de sobra. Pues nada.

Os salís o anulo vuestros cocidos. Hombre, no.

Cuidado, que voy. -Vamos,

zafarrancho de combate, esto ya está.

Vamos, chicos, vamos. -Venga, tira.

-Buenas, qué pasa. -Buenas.

-Ya sabéis, al rubio todo.

Al punki.

-Un poco de cardo. -Cardito con jamón.

-Cardito con jamón. (OXANA Y TONI) Cardo con jamón.

Un poquito de cardo con jamón, un poquito.

-Un poquito está muy rico un poco que lo pruebe.

-Cómo te llamas. -Sandro.

-Muy bien, Sandro, hoy tendrás un buen día,

yo soy rusa e hija de un general, eh.

-Pollito rico, chicos, está crema. -Quien quiera pollo que se acerque.

-Pollito en pepitoria -Venga, pollo por aquí, pollo.

-Probadlo, probadlo. -Que aproveche.

-Ahí, dale sin miedo. -Un poquito de rancho.

-Buenísimo, ¿rancho? -Un poquito de rancho.

-Es de cordero y costilla.

-Te va a encantar, te va a encantar.

-Corderito, costilla, longaniza, patatitas, arroz.

-Patatas, por aquí una patata. -Mira, niño, cocido montañés.

Mira, tocinito, codillo,

doble morcilla, venga, corred, cocido montañés, señor.

-Un cocido espectacular, cocido extremeño, mira.

Este sabe a hierbabuena, macho, extremeño.

Patata, garbanzo, chorizo, morcilla.

-Venid para acá que está el gallego muy bueno.

Chicos, venid a mí, por Dios.

Por favor, el gallego. -Mira el mío qué bonito,

qué maravilla con las albóndigas.

Estas albóndigas se hacen con la carne del cocido,

están brutales, te encantarán.

-Oye, venid al mío, al gallego, al gallego.

-Una escudellita catalana,

mira, con butifarra, cosa rica, la sopita con garbanzos,

un poco de jamón, espérate, ¿un poco de verdura?

-¿De dónde eres tú? -De aquí.

-Eh, recao, recao de la tierra, claro.

-Oye, el gallego está muy bueno, ¿quieres?

-No, muchas gracias. -Cachis en la mar

no me digas eso, por Dios.

-General. -Ya tengo todo, gracias,

me convencieron al principio. -Tienen una labia.

-Oye, el gallego, por favor, el gallego, el gallego.

-Dame, sin miedo. -No, no, que me lo quitan.

Que me lo han quitado. -Cocido madrileño.

Te voy a arreglar un plato que te vas a cagar.

Menos caldito, que no tengo, verás qué rico,

te pongo tocinito, ¿te pongo morcillita?

Que aproveche, bombón.

Hola. -Hola, muy buenas.

-Mira qué tenemos para ti. -coc de fraga que lleva

la masa del pan, 30 kilos de masa.

-Amasando nosotras, cuatro kilos de harina,

pero con membrillito, bueno, bueno.

Un espectáculo, el ingrediente principal es ese y el membrillo.

-Por favor, por favor, ¿no quieres gallego? Gallego.

Ay, ay, qué beso te voy a dar.

Y anda que me ha salido estupendo, estupendo.

El choricito para que lleve de todo.

Verás tú qué bien trabajarás hoy, besito.

-Que os vaya bien. -Cocido montañés, espectacular.

-Eh, te falta lo mejor, niño.

Tocino.

Vamos, niño, que te vas a poner fino.

-Ven aquí, toma pollo que se me acaba ya en breve.

-Venga, dale caña. -Que aproveche.

Bueno, qué tal. El pollo está exquisito,

sobre todo, la salsa perfecta. Muy buena.

¿El rancho? Un poco soso, me da que está

un poco soso, la verdad. Al rancho no le ponemos buena nota.

No, no me atrae demasiado. ¿Qué cocido cogisteis?

Me cogí el montañés. ¿Qué tal está?

Buenísimo. Buenísimo.

Yo me cogí el extremeño que entre todos los compañeros

lo hablamos y decidimos que los dos más buenos

son el montañés y extremeño. Se corrió la voz entre vosotros

y son el montañés y extremeño. Sí.

Tomo nota.

Cocido montañés, espectacular, -Vamos ahí, colegas,

os tengo encandilados.

Venga. -Venga, los gallegos.

-Calla, el gallego está fatal.

-No, escucha, te sirvo un poco

de gallego primero, ven, que está muy bueno.

-Gracias. -A ti.

Eso está malísimo, de verdad, no lo probéis, esta gente no sabe.

¿Qué tal tu cocido? -Me tocó el maragato

y no lo había probado nunca, pero no me gustó mucho.

Le falta caldo y está aguado, no me gusta.

-Yo elegí el madrileño y le faltaba caldo y poca cantidad,

me quedé con hambre.

Vale, chicos, un poco de cardo. -Un poco de cardo,

señores, un poco de cardo. -Ahí, un poco de cardo.

-No tiene buena pinta. -Pues continúe.

A ver, Toni. Te digo una cosa,

es un engrudo. No espeso, no.

Engrudo es cuando se te cae un baldosín en casa

y con el caldo que hicisteis lo ponéis y pegas el baldosín.

Eso es y se aguanta 100 años.

Sigo pensando que Toni, las críticas no las lleva bien.

Me pincharon un poco y como me cuesta poco saltar

me sentí un poco impotente.

Pero, al final, no me enfado con ellos sino conmigo

porque fallar un plato me fastidia muchísimo.

-El mejor cardo del mundo, lo prometo,

por favor, acercaos.

Toni, cariño, ven aquí.

¿Pero no tenías un montón? Sí, pero vendo bien,

Jordi, no sé qué tengo, pero vendo bien.

-Un cocidito extremeño con hierbabuena.

Un rollo de hierbabuena buenísimo. Manda el rollo del caldo.

Falta caldito. Sí porque parece

un arroz con verduras. No había comida nunca

el cocido extremeño

y había un exceso de arroz, bien, para mí estaba muy bueno.

¿Dónde están las pelotas? Ya se terminaron, triunfé mucho.

Claro, 200 militares y nueve pelotas.

No hice nueve, te diré cuántas hice, 16.

¿16? Y son 200 personas, fíjate. Un cosa, el huevo de Samantha

no tiene sal, pero tú no tienes pelotas.

Qué vergüenza, a mí el cocido se me acabó pronto

porque vendo bien y porque tenía poco,

no nos engañemos porque no me dio tiempo a más.

Jordi, esto sí que tenía ganas de probar,

la escudella catalana. Se parece más a un cocido.

Eso te iba a decir que es más un cocido, pero bueno.

Chorizo no te he puesto. Venía a probar tu caldo,

el primer cocido madrileño de la historia que no tiene caldo.

Ya me riñen, Álvarez, no me dejan vivir.

-Venid para acá, no os quedéis ahí.

Loli, ¿sabes por qué amarga un poquito?

Porque tiene mucho, mucho verde.

Me cago en la leche, lo sabía yo, sabía yo que me iba a pasar.

Hay un saborcito raro por ahí, ¿qué es?

Le puse pimienta en grano.

Le puedes echar picante en tu casa y decir que está rico,

pero el cocido es sin picante. Gracias.

-Se me acaba el pollo.

Es una pena, bien de pollo

a este chico que aún está creciendo.

Ya está, se acabó. Se acabaron todos, que lo sepas.

No han contado muy bien las cantidades.

Señores, lo siento, todos han parado aquí a comer.

No puedo decir otra cosa.

(Marcha militar)

Bueno... qué tal está todo. Hola, Samantha.

Está todo muy bueno. Ninguno os pusisteis cardo.

No, porque era el primer plato

que había en la línea y no me gustó el aspecto.

Veía otras cosas mejores. El pollo.

El pollo está bueno. ¿El rancho?

Está bueno, pero huele un poco a quemado.

¿Qué cocido es este? Montañés.

Cocido montañés y ¿qué le parece? Pues he cogido este cocido

porque esto es lo último que quedaba

y cuando una cosa se acaba es que está buena.

¿Y usted cuál ha cogido?

He cogido el de Binéfar

que es el de aquí de la zona. ¿Qué tal está?

Está bien, aunque en el campo todo sabe bien.

Si os tuvieseis que quedar con uno de los platos, ¿cuál sería?

El cocido montañés. -El postre, la coca está muy rica.

(Marcha militar)

(MARTA) ¡Chicos, tenéis varios trozos de postre!

Os habéis quedado sin otra comida.

-No queremos ver bandejas vacías. -Además, os habéis esforzado

mucho por nuestro país

y os merecéis un buen postre.

Me he dicho: "Menos mal, Marta, que hemos hecho coca de sobra".

Al menos, sin postre no se quedan.

No hay nada más bonito que el postre en esta vida,

Brigada Aragón I del Ejército de Tierra,

muchísimas gracias por invitarnos y, sobre todo,

muchas gracias por liberarnos a nosotros y a los aspirantes.

Esperamos que este homenaje sirva para que España

sepa más de vuestro trabajo,

no solamente por vuestra labor de protección,

sino también por la labor humanitaria que realizáis.

Muchas gracias por acogernos con tanto cariño.

Esperamos, también, que los platos os hayan gustado

y que sepáis perdonar los errores cometidos.

Por nuestra parte, les daremos buenos consejos...

Algunos de guerra, claro.

Mil gracias a todos.

(Aplausos de los soldados)

Aspirantes, exaspirantes, sé de primera mano

que atender a 200 comensales a la vez

no es tarea fácil.

No, por Dios. Pero eso no justifica

alguno de los errores cometidos.

Este servicio era un homenaje al trabajo impecable

que hace el Ejército de Tierra y, sinceramente,

no puedo decir lo mismo del vuestro.

En particular de vosotros, exaspirantes.

¿Cómo es posible que la mitad de los comensales

se hayan quedado sin cocido?

Os pedí 25 raciones y alguno de vosotros

no habéis servido más de 13 platos.

Pero no solo estoy enfadada por esto,

sino por la actitud de cinco de vosotros.

Fernando... Sí, se me ha ido la olla.

Se te ha ido la olla y no has cerrado la olla a presión,

tras 20 minutos de cocinado te has dado cuenta.

Sí, ha sido un error imperdonable, no te diré que no.

Y vosotras, Loli y Marina...

Igual de mal. Vamos a ver, yo...

Veo que mi potaje estaba muy bueno,

he calculado mal los garbanzos, pues sí.

El caldo... también, pero...

Y la cantidad de verde, también.

Como a mí me gusta tanto el verde por no engordar.

Si haces acelgas rehogadas, viene bien;

pero si tienes que hacer un cocido gallego... fallamos.

Qué quieres que te diga... -Se nos ha ido la cabeza.

Si hubieseis estado menos cantarina y más concentrada,

seguro que el resultado sería mejor.

Me he puesto nerviosa con tanto hombre.

Claro, aquí tienes donde elegir.

(Risas) No sé por qué se ríe mi compañero.

¿Qué te produce tanta risa?

Que diga que se pone nerviosa con tanto hombre.

-Tú también. (JORGE) No, yo no...

No calculé bien el tiempo pero con los hombres bien...

(Risas) Bueno...

Todavía no he terminado con vosotros, exaspirantes.

Eva... el propio nombre del plato: cocido,

implica que lo más importante es la cocción.

Las alubias y las patatas estaban crudas.

Y tú, Jorge, ¿cuántas pelotas de cocido has hecho?

-16. Pues creo que son los cocidos

que tú has sacado. Lo he dicho...

Que no me ha dado tiempo a más.

A los cinco os digo que os habéis ganado a pulso

no volver a las cocinas de "MasterChef".

(LOLI) Qué pena...

Bueno, así es la vida. Ramón y Dani,

no solo habéis trabajado con soltura y seguridad,

sino que vuestros cocidos estaban muy ricos.

(AMBOS) Gracias, gracias...

Pero uno de vosotros ha fallado porque no ha entendido

bien la receta, el plato que ha servido

era una arroz con cocido, en vez de un cocido

al que se le añade algo de arroz.

Por todo ello, el exaspirante que vuelve

a las cocinas de "MasterChef" es...

(SUSURRAN) Dani... Daniel.

(Aplausos y gritos de júbilo) Dani.

(Aplausos)

Enhorabuena, Dani, de corazón.

Has dado una lección de entrega y de buen hacer.

Muchas gracias, Jordi.

Aquí tienes tu delantal.

La verdad es que me quito el sabor de boca malo.

(DANI) Tener esta nueva oportunidad significa que me quito la espina,

quiero llegar a la final y quiero luchar por ganar.

-¡Olé...! (TODOS ANIMAN A DANI)

Aspirantes, hoy habéis tenido la libertad

de organizaros como os apeteciera

porque erais el único equipo y sin capitán.

Y tengo que daros las gracias,

porque al haber repartido los platos por parejas

nos habéis simplificado la tarea.

Y era fácil saber quién trabajaba bien y quién trabajaba mal.

Ha habido un plato que, de lejos, ha sido el peor de todos.

Pues sí... (JON) El cardo.

Habéis sido un desastre de pareja, el cardo oxidado...

De sabor, si está oxidado, ni os cuento.

Encima, la salsa terrible.

Así que Oxana, Toni, vais a eliminación.

(OXANA) Sí, chef. Yo estaba orgullosa de mi plato,

quizá un poco diferente de la receta original,

es una versión de los cardos, cardos a la Oxana.

Marta, has demostrado tener

la misma valentía que los soldados.

(EMOCIONADA) Joder...

No solo has renunciado a la inmunidad,

sino que, además, has asumido

una de las tareas más complicadas: el postre.

Has estado apoyando al resto de compañeros

y elaboraciones en todo momento, "chapeau".

(MARTA) Gracias, de verdad.

Muchas gracias, chicos. Ser la mejor de esta prueba

no solo te salva de la eliminación...

Sino que tendrás, también, un importante privilegio.

Qué le gustan los privilegios a Marta, le gustan...

(MARTA) Estoy supercontenta, pero esto es "MasterChef"

y no me puedo relajar,

porque tengo otra ventaja. O sea, estoy contenta

pero asustada, a ver qué toca, a ver qué pasa.

Aspirantes, además de Marta solo dos de vosotros

os salváis de la eliminación.

Solo dos...

Los dos aspirantes que, junto con Marta,

se han ganado una semana más

la permanencia en "MasterChef" son...

Sofía.

(Aplausos) (TODOS LA FELICITAN)

(Aplausos) Y Ketty.

(Aplausos) (TODOS LA FELICITAN)

(MARTA) Que llora. -No, no, no lloro, no.

-Purpurina, purpurina. -No, no...

Ketty, si el pollo en pepitoria

ha estado tan rico ha sido gracias a ti.

Has hecho un caldo sabroso y has acertado con el acabado.

Bueno, yo he de decir que he trabajado a gusto con Jon,

a pesar de que tenemos carácter los dos y chocamos en ocasiones,

trabajamos como una maquinaria y hoy, de verdad, he trabajado

muy a gusto con él. -Y yo contigo también.

-Se lo agradezco muchísimo y muchas gracias.

Sofía, has trabajado sin descanso, no solo en el postre,

sino también en el resto de elaboraciones.

Tu control de los procesos nos encanta.

Y nos encanta más tu actitud. Gracias.

Siempre me emociono en este programa...

Que no soy así, en verdad, de verdad os lo digo.

Aspirantes, exaspirantes me hubiese gustado

cerrar esta repesca

con felicitaciones para todos.

Pero "MasterChef" es un concurso con mucho nivel culinario

y nuestra obligación es exigirlo. Claro que sí.

Tú, Dani, bienvenido de nuevo

y también te libras de la eliminación.

Muchas gracias. Gracias a todos.

Vuelven los campamentos "MasterChef",

si tienes entre ocho y 16 años

y te apasiona la cocina, la naturaleza

y quieres vivir una experiencia inolvidable...

No te puedes perder nuestros campamentos.

Además, convivirás con los concursantes

de "MasterChef Júnior".

No lo pienses más.

Este verano Campamentos MasterChef.

(TODOS) ¡¡¡Ven a Campamentos MasterChef!!!

Buenas noches.

Los aspirantes regresan a las cocinas de "MasterChef"

después de vivir una experiencia extrema.

Pero gracias a los exaspirantes

y al Ejército de Tierra con final feliz.

Buenas noches. -Buenas noches.

(JON) Cómo brillan las campanas. (VÍCTOR) Jon...

Ves una campana y te emocionas. -Ahí tengo dos.

-Puedes hacer a dos manos. -Una en cada mano.

Aspirantes, buenas noches. (TODOS) Buenas noches.

Daniel, bienvenido de nuevo. Muchas gracias.

He notado la cocina rara sin Eva, cuando me fui estaba.

Ahora que no está la veo como... un poco vacía.

Y mucha ilusión, la verdad, y un gran reto.

A tomarlo con... a tope ilusión y ganas.

Vienes con muchas ganas. Con muchas.

Quiero ponerme a la altura de mis compañeros

que he visto que hacen cosas que me va a costar, pero bueno.

En estas semanas que has estado fuera

de "MasterChef", imagino que has reflexionado

sobre los motivos de tu expulsión. Sí y quería quitarme la espinita.

Porque...

Me fui raro de aquí y...

La verdad, me habéis dado otra oportunidad

y me lo quiero tomar con ilusión.

Nosotros esperamos que la aproveches.

Muchas gracias.

Aspirantes, veo que vuestra entrada en estas cocinas

ha sido mucho más tranquila

que el arranque de cocinado de exteriores.

Sí... Oye, Víctor...

Tus compañeros dicen que...

Te han acusado de querer lucirte de cara a este jurado.

Yo no me quiero lucir, lo que quiero es hacerlo bien.

Si ellos creen eso,

me parece fantástico que lo piensen.

-¿Quién ha dicho eso? (MARTA) ¿Quién ha dicho eso?

-Sé lo que hago y sé dónde quiero ir.

(JON) Aquí todos se quieren lucir. -Ya está.

(TONI) Le gusta lucirse, con más o menos gracia...

Pero, bueno, yo creo que es normal, vamos.

Delantales blancos, podéis subir a la galería.

Tenéis asegurada vuestra permanencia

una semana más en estas cocinas.

Menos mal. Daniel, tú también subes con ellos.

Muchas gracias.

Te libras de la prueba de eliminación.

Gracias, chef. -¡Fabiete!

-Marta... -Alcalde, un máquina.

(DANI) El ambiente parece "happy flower" pero no lo es.

No sé en qué, pero sí hay tensión entre compañeros.

-Qué pena... -Qué pena.

-Alucina... (VÍCTOR) Me da la sensación

de que es Toni, fíjate, y lo digo con pena.

Pero... es mi intuición.

(DANI) Garrote. (MARTA) A por todas.

Mucho ánimo, chicos, ¿vale? -Oxana...

Tú no dices eso de mí, ¿verdad? No dices eso.

-Yo no sé ni qué es esto. -Vale.

-No entendía.

Aspirantes, sé que echabais de menos una caja misteriosa.

Un poco sí. Jon, ¿presientes algo bueno o malo?

No sé, veo dos campanas maravillosas...

No las levantes, Jon, por favor.

(JON) No sé, creo que puede haber,

en cada una, ahí dos ingredientes principales

que habrá que elaborar con lo que tenemos aquí.

Se te dan mejor las campanas que la caja misteriosa.

La caja... prefiero la campana. Si lo sé... lo sé.

(Risas)

Fabio, me interesan mucho tus teorías sobre las cajas.

Pues me gustaría algo de comida de caza...

O algo de cuchara. Es porque triunfaste con tu rabo.

Fabio siempre triunfa con su rabo.

Toni, te veo supermotivado. No...

Sí que sí.

Qué te apetece encontrar: dulce, salado...

(TODOS) Arroz... -Un arrocito estaría bien.

Para estar contento un poco de arroz.

Claro, estaría genial, pero lo que salga...

Tiraremos adelante con ello.

Concursantes, ha llegado el momento

de descubrir qué esconden esas cajas.

Un, dos y tres.

(TODOS) ¿Eh...?

(MARTA) 600 calorías. -600 kilocalorías.

(Risas) Bien, ¿eh...?

Toni, ¿qué hay en tu caja? Cuéntanos.

Hay un plato que pone 600 kilocalorías.

Me imagino que hay que hacer un plato con esas calorías.

-Hombre, un plato de 600 calorías, si es uno es contundente.

-Sí, te digo... Aspirantes, ¿os acordáis

que en el primer programa Pepe dijo que había decidido

empezar a cuidarse?

Sí... Pues no lo ha hecho.

Yo creo que algún kilito has echado.

Desde aquí se te ve un poco de tripa, Pepe.

¿Sabes lo que cuesta llenar esto, muchacho?

No es comer menos, sino hacer ejercicio.

Tienes la abdominal hinchada.

Oye, me echo todos los días dos horas de siesta.

Pepe, yo te veo perfecto.

(OXANA) Me gusta Pepe cómo es, no hace falta ser dieta.

Yo soy así, me gustan los hombres con barriga.

Como vemos que Pepe no tiene fuerza de voluntad,

hemos decidido tomar cartas en el asunto.

Marta, tú que estudias Nutrición Humana y Dietética.

Cuéntale a Pepe qué es una dieta hipocalórica.

Una dieta hipocalórica, como su nombre indica,

es la que disminuyes la cantidad de calorías

que tomas al día.

Primero, tenemos que estimar cuántas calorías tomas

y se le restan, generalmente, 500 o 600 calorías.

Y un bocata de chorizo, ¿cuántas calorías tiene?

Teniendo en cuenta la grasa que tiene el chorizo

que son 9 kilocalorías por gramo, la grasa...

Y si le pone medio kilo...

Pues... podemos ponernos, fácil, en unas 500 o 400 calorías.

Y el plato de callos, el sopero... (RÍE A CARCAJADAS)

Pues ahí podemos ponernos en unas 600 o 700 kilocalorías.

Le voy a restar eso. Lo importante

es repartir bien los nutrientes a lo largo del día.

Teniendo en cuenta que un 50% debe ser hidratos,

un 30% de grasas, de las cuales, hay que reducir las saturadas

frente a las poliinsaturadas. Las que te gustan.

Y un 15% de proteínas y más o menos...

Ya está bien repartido. Yo no me enteré de eso.

Lo hago tres veces al día, como callos por la mañana,

por la tarde y por la noche. ¿Eres feliz?

Mucho. Ya está, tú viste de negro

y todo se esconde.

(Risas) De noche todos los gatos

son pardos, Pepe. Gracias.

Explícale a tus compañeros y al resto del jurado

qué es el metabolismo basal.

Es la energía que invierte el cuerpo humano

en realizar las funciones vitales: respirar, la digestión...

Lo que necesitas para vivir, básicamente.

¿Y eso cuánto es, más o menos, al día?

Bastante, tus 1300 calorías en metabolismo basal

puedes gastar. Sin hacer nada.

No puedo tener más mala suerte, me encantaría estar ahí abajo.

Ya que llevo estudiando tanto tiempo Nutrición,

poder aplicarlo en "MasterChef".

Por cierto, ¿alguno ha traído calculadora en el bolsillo?

El reloj está en casa, con lo que no...

Bueno, mejor porque os la deberíamos de quitar.

Espero que seáis rápidos calculando porque,

como os indica el plato que tenéis delante,

tenéis que hacer la compra con un máximo de 600 calorías

y un mínimo de 500.

Los productos están marcados con calorías.

Genial Algunos por unidad

y otros por peso. Cuidado, si os pasáis

o no llegáis, tendréis una penalización.

Entre 500 y 600...

Debéis hacer dos platos diferentes,

uno que os comeríais a medio día y otro por la noche.

Y para ello vais a tener 75 minutos.

Qué guay esta prueba de eliminación.

-Qué guay la prueba...

-Son 600 entre las dos. -Entre las dos... está chupado.

(Risas)

Marta, ¿qué te parece 600 calorías? ¿Suficientes para dos platos?

Para una merienda, una media mañana y luego la cena

que tampoco tiene que ser la que más carga tenga, está bien.

Para ayudaros en esta prueba, vamos a recibir

a uno de los chef más brillantes de España

que, además, se cuida mucho.

Desde el restaurante Ramón Freixa, Madrid,

con dos estrellas Michelín...

Ramón Freixa. (TODOS APLAUDEN)

(RAMÓN FREIXA) Muy buenas. Qué tal...

Qué pasada...

(SOFÍA) Me encantaría estar abajo para que Ramón Freixa

me enseñara a cocinar lo que él hace,

porque es uno de los grandes. Es el top.

Buenas noches, Ramón, gracias por visitar

de nuevo nuestras cocinas.

Un placer. ¿Cuánto has perdido, Ramón?

Cinco. Cinco kilos...

Cinco kilos, no gramos. (RIENDO) Ya, ya...

¿Puedes contar a Pepe

cómo lo has conseguido? Deporte...

Alcohol controlado y... la mejor dieta del mundo.

La del cucurucho. No, la mediterránea.

Bien. Yo soy pro dieta mediterránea.

Muéstranos qué nos has traído, a ver si nos iluminas.

Qué pintaza... Guisante lágrima, trufa,

tripa de bacalao... Hemos hecho un caldo de bacalao

esferificado con yema de hueva y es una proteína líquida.

Una crema de espinacas y menta y unos piñones miméticos,

no son piñones. ¿Qué son?

Pues la pasta de bacalao, también, con pasta de piñón.

(IRÓNICA) Fácil y rápido, para toda la familia.

(DANI SIGUE LA BROMA) Sí, fácil. El otro plato es...

(R. FREIXA) Fish and chips. (MARTA) Qué rico.

-Mostaza verde con yogur desnatado,

gel de limón, alcaparras,

lenguado, quinua con miso y encima la patata.

-Fish and chips... qué buena idea.

¿Cuántas calorías tienen? Menos de 600, hombre...

-Con los platos que ha traído hoy, poco podemos sacar de esto.

Ha traído muchas cosas, pero es muy top...

Aspirantes, ahora sí tenéis

cinco minutos para ir al súper para hacer la compra.

Después revisaremos vuestras cestas con la calculadora.

La misión más importante, a diferencia de otros días,

no es el cocinado sino el supermercado.

El tiempo comienza en tres, dos, uno... ¡ya!

¡Vamos! -¡Vamos, chicos, va!

(MARTA) Lo importante es estar tranquilos y calculad bien

-A ver...

Hoy sumad bien, quiero ver concentración en el súper.

Máximo 600 calorías, mínimo 500 calorías.

Entonces ya no puedes coger nada. -Es el kilo.

-102... -Lubina, mero... 170...

77... -Qué más...

-200...

Veo unas cosas con tan pocas calorías y son tan ricas.

Esto es 89... Verduras espectaculares.

No te creas tú que la cosa es fácil... ¿sabes?

Cinco, cuatro, tres, dos...

Uno... ¡tiempo!

-¡Vamos! -Venga, chicos, va...

Va, a ver por ahí.

-A ver cómo van las cestas.

Vamos, Oxana. -Tiene solomillo.

(OXANA) No sé si lo superé, porque no me dio tiempo a calcular

No puedo contar números y pensar a la vez,

no soy Julio César, perdona.

Voy a comprobar qué tal se le dan las matemáticas.

Mal, se me dan mal.

A ver quién se pasó

de las 600 o quién no llegó a las 500 calorías.

(JON SUSPIRA) Yo ando muy justo...

El que no cumpla con las calorías

tendrá una penalización de 15 minutos.

¡Ahí va! Es decir, en lugar

de 75 minutos de cocinado tendrá 60.

Creo que me he quedado corto.

¿Qué tal? Creo que me he pasado. Gambas, un puerro...

Jengibre, llevas unas verduras, pero hay una carne de solomillo...

Cómo le gusta el solomillo a Toni. Creo que me he pasado.

Yo... ¡me cago en la leche! 612 calorías.

Por 12 calorías.

Te quedas con... ¡60 minutejos! Bueno, he estado cerca.

-Pero has calculado muy bien... -Al aro y fuera.

-El vasco se ha pasado en mil calorías.

Caray con Jon... ¿qué tienes pensado hacer, menú de degustación?

Quiero hacer un plato

más rico que la pera. Para todos, tienes invitados.

Sois cuatro, tenéis que probar. Sí, Jon.

Joder... hemos venido a comer.

Sabías cuál era el límite, ¿no? Sí...

¿Sabes cuántas tienes? No.

Mira, 815... 60 minutejos, ¿vale?

Fíjate, que pensaba que me quedé corto.

(Risas) -Que se ha quedado corto...

Este ha sumado con el "euskobarómetro"... joder.

Bueno, acepto el castigo,

15 minutos menos. Hombre, no te quito 30...

Jordi, soy valiente. Y yo te la lío rápido.

-Jon, te has pasado...

-Ahora se trata de solucionarlo con 60 minutos, ¿no?

Así es... Ya está, ya está.

-Qué tal, Jordi.

Bueno, qué pasa... tú te cuidas. Sí...

¿Crees que te has pasado? No.

Estaré justo entre 500 y 600. Un coliflor, limón...

Hay kale, quinua...

¿Aquí hay menos de 600 calorías? Estará ahí ahí...

¿Sabes qué hay aquí de menos? Qué hay de menos.

15 minutos de tu tiempo. 15 minutos.

661 calorías, amigo.

Oye, las mates no es lo vuestro, no acertasteis ni uno.

-¿Qué ha pasado? Tengo plena confianza en ti.

¿Sí? Eres el hombre calculadora.

¿Sabes qué teníamos que haberle dejado a Jordi?

Las gafas, me recuerda a Victoria Abril en el "Un, dos, tres...".

Lubina... Le quedarían bien.

¿Cuántas calorías crees que hay aquí?

Entre 594 y 598.

Dos de yogur, fresas... dos zanahorias...

Esto nos da... ¡Lo has clavado! ¿Sí?

643 calorías, 15 minutos menos.

Qué fino... -Joder... pues pensaba que tenía...

Fíjate... -Madre mía.

-¿Cómo puedes fallar tú, alcalde? No te dejo mis finanzas.

(VÍCTOR) Estar tiempo sin sumar, restar y multiplicar

te pasa factura e incluso a alguien como yo

que estoy acostumbradísimo a tratar con números y fórmulas.

Si has acertado, me alegras el día, porque es un desastre.

¡Hala! ¿Con un huevo no te daba? Por si acaso se rompe.

También sumas más calorías también. Ya...

¿Crees que te has pasado? Creo que sí.

¿Qué te costaba sacar un huevito?

611 calorías. Bueno, bien, bien.

-La que mejor de todos. 15 minutos menos.

Vale. (OXANA) Dichoso huevo...

Si no tengo las ideas claras estoy perdida.

En el súper ya estaba más para allá que para acá.

Se han pasado. (PEPE Y SAMANTHA CON DESGANA) Ah...

15 minutos menos para todos, penalización para todos igual.

Pues hay que correr. Aspirantes, ahora sí,

los 60 minutos para cocinar dos platos,

comienzan en tres, dos, uno... ¡Ya!

(Ánimos desde la grada) (MARTA) A tope desde el principio.

Víctor dónde está.

-Ha desaparecido. -Ya se ha ido.

A ver, Toni... tiene gambas, qué rico.

¿Hará un arroz de primero? -Un arroz...

No se la va a jugar y hacer dos platos.

-Alcalde, qué fino eres. -Lo coloca todo...

-Muy fino. -Bueno, va...

-Ha ordenado la zanahoria

de grande a pequeña. No hace falta. -Te das cuenta solo tú.

-En el fondo lo haces bien. -Aunque me grite...

-Tienes que mejorar la lentitud.

-Va a hacer un crujiente con la piel.

¿Ha cogido una bolsa de vacío?

-Sí, al roner. -Lo cocerá a baja temperatura.

-Qué bueno eso, al roner.

-Va a meter unos ajos... bueno, bueno.

-Ya sé qué va a hacer Toni. -Carpaccio.

-Sí, va a aplastarlo... ¡paf!

-Ese Toni... -Ahí...

Cómo se nota su cultura gastronómica.

Lo va a enfriar ahora... -Ajá.

-Aquí estoy un poco nervioso, pero veamos qué sale.

No suelo cocinar cocina tan saludable, la verdad.

Pero yo es que lo quemo, me gusta mucho hacer ejercicio

y todo lo que como, luego, tengo que quemarlo

y disfruto de la vida.

-Hará las verduras al vapor. -Guay, así aumenta

la densidad de nutrientes.

Bueno, qué platos pensáis que son los más indicados.

Tienes pescado, lo haces al vapor. Aromatizado con especias.

Y mucha verdura. Mucha verdura.

Me gusta mucho lo de utilizar los caldos para cocinar,

un caldo con especias, con hierbas, te haces una sopita,

es un plato más completo.

También en papillote, es un sistema muy bueno y sano.

Suelo leer las tablas nutricionales,

me gusta cuidarme, saber qué como y contarlo.

Voy a hacer una merluza confitada con una crema caramelizada

de zanahoria, espinacas al vapor...

Por otro lado servir un postre que es...

Un coulis de frambuesas y coronarlo,

si puedo, con un helado o con una espuma de... fresitas.

-Toni va a marinar el solomillo.

Cocina muy bien, tiene buenas ideas.

-Qué rico ese marinado, Antonio.

¿Qué parámetros pensáis que son importantes

cuando haces un tipo de reto así?

Variedad. La dieta mediterránea

se compone de frutas, verduras, legumbres, hortalizas...

También carnes y pescados y, por último,

la repostería como en menor lugar.

A partir de ahí sentido común. Los postres no están reñidos.

Recuerdo que congelaste las fresas

con un yogur desnatado

y con azúcar baja en calorías y salió un helado divino

bajo en calorías y un buen postre.

Se le han empañado las gafas a Toni.

-Parece Londres eso. -Ya te digo.

-No estoy segura de lo que hago y no me gusta,

cuando no estoy segura de qué hago es un desastre.

-¡Venga, Oxana! -Gracias.

(OXANA) Yo como de todo, lo importante,

es que hago mucho deporte, no paro.

Piscinas, correr y trabajar.

Trabajando nunca coges peso, jamás.

Una dieta equilibrada, pensada para perder peso...

Al mediodía tienes que comer unos 100 gramos de proteína

y de hidratos de carbono unos 80. Por tanto,

tienen que tener en cuenta eso unos 100 gramos de proteína

para el primer plato y el segundo, la mitad,

lo que debemos comer por la noche. ¿Qué haría yo?

El pescado bien aromatizado, con rollo...

Y el de la noche me centraría en una menestra.

Está macerando las fresas como lo hacía mi madre:

vinagre, azúcar... me gusta más con limón.

-No me quiero ir de "MasterChef" sin dedicarle un plato a Sofía.

He cogido los ingredientes que a ella le gustan, mejor imposible.

-Va a hacer un crujiente con la cabeza.

-Muy bien, Toni. -Sí, está genial.

-Al horno ahora... -Para que se tueste.

-Está muy concentrada Oxana, irreconocible.

-Es una curranta. -Si tuviera que contratar

a alguien para cocinar... sería ella.

Viendo el programa desde casa, seguro que os entraron ganas

de probar los platos que se han elaborado aquí.

Pues ahora podéis hacerlo

en el restaurante Masterchef, Madrid.

Os aseguro que viviréis una experiencia gastronómica.

Podéis probar los platos más famosos del programa y, además,

conocer a alguno de los aspirantes que han pasado por aquí.

-¡Brillo! ¿Brío... o brillo? -Brío, brío...

-O brillo, da igual. -Yo digo "brillo".

-Yo digo "brío", pero...

-Brío.

¿Cómo estás, Fabio? -Qué tal, cómo estamos, Ramón.

Voy a hacer una quinua, hago el caldo y cuando se sofría

la cebolla añadiré la quinua y el caldo.

Luego haré una espuma a ver si me sale

para acompañar. -¿De qué la harás?

-Con yogur... -¿Yogur cortado?

¡¡¿Esto?!! -Bueno, a ver qué sale...

-Hombre, el caldo huele bien,

fíjate... no ha limpiado la judía verde.

Tiene ahí los rabillos.

Sí... iba a hacer un mero en la roner, con cáscara de limón

y unas verduras y lo pondré sobre la camita de espinacas.

¿Cuál sería el plato de mediodía y el de la noche?

El de mediodía sería...

El mero y, luego, por la noche la quinua.

Se nos va... Se me quema esto.

Me ponéis nervioso. Para quitarte los nervios

vengo con un regalo.

Es el "Manual del aspirante a chef" con el que podrás aprender

un montón de trucos

imprescindibles para moverte entre fogones.

Hala, listo. Muchas gracias, chef.

(SE DESPIDEN)

(RAMÓN) Complicado. No lo veo.

-¿Cuánto ha tenido la merluza? -No tarda tanto el roner.

-Sí tarda, tía... -Pero mira...

-Es diferente pescado, eso es merluza.

(Crepitar del aceite) Oxana...

-Oxana, cuidado.

(Crepitar del aceite) -Te ataca, mi niña.

-Para matar a Fabio, va a meter el pescado al roner.

-Es para matarlo, de verdad.

-Fabio lo tenía marinando por eso no lo metía.

-No entiende el concepto del roner. -El mero tarda en hacerse.

-Ya no puede. -Si fuese un bacalao hay tiempo.

Si es un mero no. -¿Lo has envasado?

-¿Está al vacío?

-¿Cómo se hace esto? -Por aquí.

-¿Lo meto así? -Sí...

Espera, un poco más hacia atrás.

(FABIO) Nunca había usado el roner,

pero es sellar al vacío y dejarlo hasta que se haga.

Aspirantes, entramos en los últimos 30 minutos.

(TODOS) Venga, chicos, va, a tope.

-Lo iba a meter al roner tal cual, sin sellar al vacío.

-Menos mal que ha ido Víctor.

-Venga, va...

-Hola. Aquí tienes a Ramón.

-Encantado. -Un placer.

Tenemos curiosidad por saber qué plato preparas.

Al mediodía haré el carpaccio con gambas,

verduras al vapor y un aceite con las cabezas de las gambas.

Por la noche el solomillo. Lo has entendido al revés.

A mí me gusta el solomillo por la noche.

Lo de al mediodía más y a la noche menos...

Si quieres salir, tienes que ir con fuerza.

Claro... yo ceno sobre las nueve o así.

Esto es para cenar a las seis. -No pondré todo el taco.

Conociéndote pondrás todo el taco que puedas,

eres de tacos y dar patadas. De patadas tampoco.

Saca los platos. Bien, gracias.

-Hasta ahora. -Un placer...

Las críticas me las dicen por mi bien y porque mejore,

poco a poco las asimilamos

y a seguir avanzando.

Ramón, restaurantes en Madrid, Barcelona, Colombia.

Y todos con distintos conceptos.

Cada restaurante es completamente distinto.

Buscamos que cada uno se diferencie.

En Madrid, uno es el de dos estrellas,

que es alta costura. Ático es pret-à-porter.

El Catering es otra línea.

¿Y en Colombia? Empezamos haciendo

cocina española clásica. Y cuando empezamos a aprender

el producto colombiano, ahora hacemos cocina de fusión.

¿Cuál es tu compromiso como cocinero?

Lo mejor es ver el plato limpio y que digan: "Qué bien".

Sabooor. Sabor.

¡Venga, Alcalde! ¡Vamos, Alcalde!

-¡Va, Víctor! ¡Rápido! -¡Venga, Alcalde!

-Qué frío. -¡Venga, Víctor!

-Venga, va. -Alcalde, te tiene que llevar

Jordi al aBaC. Eres un máquina, tío.

Bueno, Jon, aquí te traigo a Ramón.

Muy buenas. -Hola, Ramón.

Es que hoy es el día de saltarse la dieta Ramón.

Y digo: Vamos a ver a Jon. Con este plato que estoy haciendo,

no te vas a pasar de kilocalorías.

Aunque me haya pasado en el peso. Te has pasado tres pueblos.

200 gramitos tampoco es... -Tampoco es...

200 arriba, 200 abajo. Joder.

Vas a hacer solomillo. Sí.

¿Sería el de por la mañana o el de por la noche?

Podríamos hacerlo a la mañana.

A la noche, más ligero, haré una merluza

que puse en el Roner a baja temperatura

con una crema de coliflor.

Y luego, un solomillo con...

Quiero hacer un puré de champiñones y calabacín

con un granizado de naranja y menta.

Un granizado de naranja y menta

ha dicho. -¡Huy, huy, huy!

Se te ha ocurrido así. Yo creo que a la carne,

la naranja le va bien. Bueno.

¿Y este huevo? Ese huevo lo voy a poner

también en la merlucita. -¿Todo? ¿Merluza, huevo?

Bueno, vamos a ver cómo termina.

A ver cómo acaba eso. Perfecto. Hala, dale.

Un placer. -Muchas gracias.

No metas la coliflor tan grande.

Oxana. ¿Qué?

¿Cómo vas? Voy.

Hice un tartar verde de merluza, salsa de naranja,

yogur de cúrcuma. ¿Esto? Sí.

Y con la piel crujiente de la misma merluza.

Y garbanzos con espinacas y alcachofas.

Está rico, eh. Está rico.

Está rico. Tiene su toque de eneldo

tan de su cocina. Le has dado bien.

Está bien. En serio. Está muy bien aliñado.

Y esos garbanzos también. Es tradicional.

La legumbre es buenísima. Las dos cosas son

elaboraciones inteligentes. Ahora te haré un reto para hoy.

Quiero que me lo hagas bonito.

Quiero que por primera vez en "MasterChef VI",

Oxana me haga un plato bonito.

Vamos a trabajar en la estética.

El ojo es importante. -Sí.

Así que sigue cocinando

y emplata bonito. Suerte. Gracias.

Jon hará otra crema más. ¿Cómo lo llevas, Fabio?

-Pues yo creo que bien. -Pues venga. Muévete un poco,

que no se te ve. -Sí se le ve.

¿Alguna vez habéis hecho carpaccio de gambas?

Yo no sé si eso está muy frío. -Está bien.

Es tan fino que, al momento,

se queda a temperatura ambiente. -Vale.

A ver Fabio qué está haciendo ahí.

(KETTY) Verduras. -Ha hecho una tortilla.

-¡Vamos ahí! -¡Venga, Víctor!

¡Vamos, Víctor! ¡Mete la cabeza en el horno!

No me gusta la gente tranquila

en la cocina. -Es que hay que correr.

-Me pica todo el cuerpo. -Ketty se pone negra.

Toni va "dabuti". Lo del carpaccio de gamba ha triunfado.

Aspirantes, últimos cinco minutos.

Es cuscús lo que mete encima de la tortilla.

Está metiendo el cuscús encima.

Venga, Víctor, vuela.

Yo este plato lo veo brutal, eh.

El plato de Fabio está cargadísimo.

Huy, mirad Oxana qué mono. ¡Qué bonito el emplatado, Oxana!

Menos es más. -Muy bien.

(IMITA A OXANA) Es que de verdad.

Ojalá, Dios que está arriba, que mi emplatado esté bien.

Pon un cacho de carne en lugar de dos, tío.

Eres del norte de Bilbao.

(MARTA) Qué bien se le quedó el punto del solomillo a Toni.

(KETTY) Y el pescado de Fabio. (MARTA) ¡Corre, Fabio!

¡Venga, corre, Fabio! ¡Corre, corre!

El pescado un poco alto.

Lo he tenido como media hora o 40 minutos.

Al final, le pegué un golpe de horno.

¡Bien! ¡Bien, Toni! ¡Bien!

Mirad qué bonito. -Qué bonito.

Venga, Fabio, vamos. -Venga, con ritmo.

-Venga, Fabio, rápido.

Aspirantes, acabáis de entrar en el último minuto.

¡Venga, vamos! -¡Corred!

-¡Venga, chicos, va! -Fabio, vamos.

Lo ha congelado, lo ralla y tiene un granizado.

-Naranja o algo. -Qué bueno, Jon.

Has aprendido cocina virtuosa.

Mira, mira. Espérate. Muy rico.

No pensarías comer solomillo caliente, ¿verdad?

(MARTA) Bien. ¡Bien, Toni! ¡Bien!

Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno.

¡Tiempo! Manos arriba.

¡Bravo! -Muy bien, chicos.

-¡Bravo! Muy bien, chicos.

(JON) Estoy triste. Había puesto todo mi esfuerzo

para hacer algo bien, pero se me ha ido

el plato de la merluza de las manos.

Aspirantes, el tiempo de cocina ha terminado.

Ahora sí, empieza la cata.

Oxana, tú serás la primera.

¡Huy, qué bonito Oxana! -A ver.

-¡Oh! -¡Pero bueno, Oxana!

Esto es evolución de la buena.

Bueno, Oxana, cuéntanos qué platos has hecho.

Es garbanzo de primavera

con crujiente de espinaca, eneldo, cebolleta.

Este es para comer al mediodía.

Y para la noche, hice un tartar verde

de merluza con pepino,

con crujiente de piel de merluza y una espuma

de yogur que yo utilicé para la salsa, para el tartar.

Esa espuma tuya, que no es una espuma,

que entiendo que es un aire,

los aires necesitan un emulsionante.

Es que como entras en el supermercado

con ideas descolocadas, al final, olvidas siempre.

Antes de probar nada, te voy a decir

que la estética de tus platos ha mejorado mucho.

Veo una evolución digna de un programa ocho.

Felicidades. Gracias.

¿Quién te enseñó a emplatar? ¿Te dio clases alguien?

Es que miro muchos libros.

¿Qué libros te gustan? De Pepe.

¿El mío? ¿Te gusta el libro de Pepe?

Gracias. Yo no sé qué tenéis las mujeres

con Pepe, que... ¿Verdad? Normal, Oxana.

Oxana, ahora entiendo tus emplatados anteriores.

¿Ves cómo va mejorando desde que tiene mi libro?

Una cosa que quiero decir. A ti no te hace falta dieta.

A mí me gustan los hombres con barriga.

(Exclamaciones)

Muchas gracias. ¿Estoy colorado ya? Estoy colorada yo.

Pobre Pepe, tampoco tiene barriga. -Un poquito sí.

Te agradezco que te gusten los hombres con barriga

y, encima, mi libro. Muy bien. Venga, adelante.

Vamos a probar. Ya estoy feliz.

Que no quieres ni probar.

Veo que el mal gusto no tiene fronteras.

(OXANA) Jordi es que... ¿Qué cree?

¿Que con su cara guapa gusta a todos?

No. Lo siento. A mí no me gusta.

Lo siento mucho por él. A mí no me gusta Jordi para nada.

Si pudiera elegir entre Pepe y Jordi, elijo a Pepe.

Bueno, bueno. ¡Hum! Qué fácil te compran.

Qué rico. Qué fácil te dejas comprar.

Está muy rico. No. Está muy rico.

¿De verdad? ¿No es por barriga? No es por barriga, no.

Me gusta tu guiso de garbanzos. Está muy suave, muy sutil.

Está muy rico. Aprecio esa armonía en los platos,

en la construcción. Te lo agradezco.

Seguro que es por mi libro o por otro,

pero se agradece que tengas ese esfuerzo de querer aprender.

Y está muy bien de sabor.

El sabor siempre lo has tenido, pero ahora está ordenado.

Y de este me gusta mucho el sabor del aliño.

No sé si es el mejor pescado una merluza para un tartar,

pero reconozco que ese aliño está

extraordinariamente bien hecho. Gracias.

(Aplausos) ¡Muy bien, Oxana!

¡Bien!

Los garbanzos de Cuaresma, espectaculares.

Me has llevado al plato que hacía mi abuela

los viernes de Cuaresma.

Muy muy rico. -Gracias.

Y el tartar, fresco. El "crunch" del pepino.

Aliño de diez. Felicidades.

Gracias. ¿Qué más quieres?

¿Un beso puedo darte? ¿A quién?

A ti. ¿A mí un beso? Claro.

¿Por qué a mí? ¿No prefieres aquí

al de la barriguita? No. No es por eso.

Encima que soy yo el inspirador. No es por eso.

Porque yo le prometí a Samantha personalmente

que hoy el emplatado sería en condiciones.

Sí. Y por cumplir este reto,

pues gracias. Me alegra muchísimo

verte evolucionar. Esa es la actitud.

Felicidades, Oxana. Gracias.

Se lo merecía Oxana porque estaba de bajón.

-Muy bien. -Muy bien, Oxana.

(Aplausos) ¡Bravo!

Mira qué contenta está mi pequeña.

¿A que no crees ahora en amuletos? ¿Viste?

Víctor, nombre de los platos.

Ese plato se llama merluza confitada

con crema de zanahoria. Y ese...

me he inspirado en Sofía.

¿En Sofía? Las fresas llevan

vinagre y pimienta.

Están hechas en la Roner. ¿En Sofía?

Sí, porque se llama rojo carmesí como su pintalabios.

¡Oh, qué bonito!

La Alcaldesa. ¡Madre mía! "Mon amour".

Yo me quería morir. Pero después he pensado

que es muy bonito esto. Sí, sí.

No puedo decir nada... ¡No! ¡Esto no lo hagas!

Se pone nerviosa cuando hago tonterías.

Le da vergüenza ajena. -Me da vergüenza ajena.

Sofía se ha puesto roja como el postre.

Como el carmesí, ¿verdad? Se ha puesto ahora roja

por las palabras que le dedica.

Tiene forma de boquita con unas frambuesas.

Es tan bonito, tan romántico. Como la Alcaldesa.

Yo veo esto y alucino porque a mí se me ocurre

hacer eso tan bonito. Quizás porque no estás enamorada.

(RÍEN)

No sé si "love" pero

algo muy profundo, muy potente sí es "in the air".

Tengo ganas de probar ese postre. No he probado los labios de Sofía.

Vamos a probarlos. Ni los probarás.

Ni los probarás. ¡Tarará! ¡Guau!

Mira. Toma esa. Oye.

¿Qué tal están, Jordi, los labios de Sofía?

Huy. Le está gustando a Jordi.

Igual, quiere repetir un poco.

(VÍCTOR) Claro que les gusta porque es dulce,

es ácido y tiene un punto picante. Como los labios de Sofía.

Y mi pregunta es: ¿los has probado?

El plato lo he probado bastantes veces.

¿Cómo te vas a inspirar, si no? Claro.

Habrá que probarlo. A lo mejor no se merece el nombre.

¿Ese plato es de noche? ¿De día? No.

Este es de noche y este es de día,

porque por la noche, a veces, suelo cenar fruta con un yogur.

Mejor cómetelo a mediodía, porque, seguramente,

el confitado no es la mejor cocción

cuando estamos hablando de mantener la línea.

Puré sustancioso, rico. Lleva muchas cosas.

Un picante muy bien equilibrado.

Me parece un plato que te pasas un poquito,

pero te compensa porque está rico. ¿Vale?

¿Y qué te voy a decir de los labios de Sofía? Qué maravilla.

Muy bien, Alcalde. ¡Vamos!

(Aplausos)

(VÍCTOR) Por aquí no, Jordi.

Que yo también entreno, eh. Entreno con un bombero.

Que Dani me está poniendo en forma. O sea, que ojo.

Merluza, puré, picantito, hierbas, perfecto.

Pero estos no son los labios de Sofía.

Son labios de fresa, sabor de amor, por favor.

Muy rico. -Muchas gracias, Ramón.

Víctor, a mí me gusta saltarme las dietas.

Te diré que este plato está muy rico.

Está todo perfectamente hecho.

Hay un puré muy rico que sabe a lo que es, especiado.

Las hojas verdes maravillosas. La merlucita confitada.

Está muy bien. Si tiene diez calorías más,

me quito el bocata de chorizo de por la tarde y me lo ceno.

El postre está agradable. La fruta está fresca,

el helado está bien. Muy bien realizado.

La estética está muy bien. Gracias.

(Aplausos) ¡Bravo, Alcalde! ¡Bravo, niño!

Eres un virtuoso.

Hoy te mereces un beso y te voy a dejar el rojo aquí.

Está más rojo que yo.

Si llego a la Final, quiero beso. -Que sí, que lo tendrás.

-Lo estoy esperando. -Me lo pensaré.

Pero sí. De momento, sí. Lo tendrás.

-Vale. -Hoy te lo has ganado.

Es que parecían unos labios desde aquí.

-Eres un crack. Eres mi hombre ideal.

De verdad, Víctor. Si fueras un pelín más mayor...

Que yo también tengo carácter insoportable.

-No, no. Como tú, no hay ninguno.

Bueno, Fabio, cuéntanos el nombre de tus platos.

En este caso, es un mero con verduras a baja temperatura.

He hecho un poco de hilo conductor de la primavera,

eso del verde y los colores.

Y luego, aquí he hecho un crepe,

una tortillita con espinacas

y perejil sobre un cuscús salvaje.

Y viendo la dimensión de los platos,

¿cuál sería el de a mediodía?

Este sería para el mediodía y ese sería para cenar.

Cuando te ido a ver, había un yogur ahí.

Lo he descartado. Estaba viendo que no lo podía poner.

Tomaste nota de lo que dijimos, de las caras que pusimos.

En una espuma de yogur, no se tiene que hervir el yogur,

porque se te va a cortar. La grasa por un lado,

la leche del suero por otro...

Encima, con cebolla y verdura, creo que llevaba.

Albahaca llevaba. Si lo llegas a meter en el sifón,

te cubres de gloria. Sabría fatal.

Hay una cosa que quiero decir en plan nutricional.

Me parece que es erróneo poner el hidrato por la noche.

Siempre se dice que los hidratos de carbono...

Sí. Mejor comerlos y que reposen.

Yo que sí me cuido, sé que el hidrato de carbono

se toma a mediodía. Sí. Toda la razón.

Tomar hidrato a mediodía y por la noche, la proteína.

En la cantidad te has pasado un poco.

El plato está un poco desmesurado.

Vamos a probarlo. Quizás sorprenda. Vamos a probar.

¿Lo de las judías crudas es por algo en concreto?

Las he metido en el horno de vapor.

Han estado ahí como 20 minutos. Sí, eh.

Esto, en mi pueblo, las llamamos crudas.

La zanahoria está cruda también.

Ya te lo paso menos con el kale. Está cruda.

¡Caray! Me esperaba más. Primero, porque el plato de quinua

lo has cocinado como un cuscús

y esto es quinua. Se te ha quedado cruda.

¿Qué pasa? Este tipo de platos tienen que ser muy ricos,

porque si se quedan llanos, es una pena.

Y más para la noche, que te pones una tonelada

y encima lo mezclo con un sofrito que no es lo más indicado.

Pero ese no es el gran defecto.

El gran defecto es que se queda llano. No tiene sabor.

Y aquí me pasa lo mismo. El pescado está rico,

pero la gracia de esta prueba es hacer cocina saludable

y que esté rica. Y la tuya está como tú.

¿Dónde está Fabio? A tu ritmo, como en casa.

Ahora pongo esto. Ahora esto. Muy tranquilo.

Estaba pensando en las cosas antes de liarla.

Bien. ¿Cuál es el problema? Que yo esperaba una cocina

muy sencilla, muy básica con verduras,

que en casa es cocina saludable.

La gracia es que esté rica, sabrosa.

Ramón, ¿qué te parece a ti? Tristes.

La quinua, mira, o le pones un aliño de diez,

o es sosina.

Has querido hacer una tortilla vaga,

porque la tortilla no bien hecha, es una tortilla vaga,

de esas abiertas. Y el mero espectacular,

pero al dente, al dente... Estaban crudas.

O sea, yo no me lo como y me encanta

la verdura al dente. Pero esta está cruda.

No me dio tiempo. En el horno de vapor

estuvo 20 minutos y quizás no era

la temperatura adecuada. El emplatado es terrible.

Tienes ese miedo que te acompaña todo el tiempo

y que no te deja hacer las cosas bien.

Me da pena porque sé que lo puede hacer mejor.

(FABIO) Yo estaba confiado en mi plato.

Con la presión y la tensión, creía que podía salir bien.

Y... he hecho lo que he podido.

Bueno, Jon, cuéntanos cómo se llaman tus platos.

Bueno, a este lo voy a llamar mi familia.

Es un puré de coliflor con merluza a baja temperatura.

¿Y este? A este Marichu.

¿Es tu suegra? Marichu es mi madrina,

que no está con nosotros. En honor a ella.

No quería irme de aquí sin dedicarle un plato.

Cuéntame qué es lo que tienen. Eso es un solomillo a la plancha

con un puré de calabacín y champiñón,

y luego he puesto un granizado de naranja,

que creo que le va bien. Carne con granizado.

Lo quiero probar. Lo primero que hay que hablar,

es de problemas serios de desaprovechamiento.

Coges el solomillo. Si no lo vas a utilizar,

me parece bien que lo dejes ahí.

Pero si lo haces entero, ponlo por lo menos.

Sí. A simple vista, tu plato

es horroroso. Solomillo perfectamente hecho.

¿Pero has comido alguna vez en algún sitio una carne

con un granizado de naranja? No.

Nunca. Los de los pueblos, Jon,

no debemos ser pretenciosos. No.

Simplemente, se me ha ocurrido.

Hay combinaciones osadas que pueden funcionar.

Pero esto, de verdad, échaselo en un postre.

Tú ves esto en una carta y dices: ¿Me levanto del restaurante?

Susto. Susto. Pero mucho susto. Susto.

Esto no me lo pediría.

"Con sorbete de naranja", pues quítamelo.

(JON) Lo sé. Sí, sí.

He querido hacer una cosa diferente, nueva.

Creo que le va un frescor... Esto es inconsciencia,

más que pretensión. Lo sé. Estoy de acuerdo.

Inconsciencia sí. Pretencioso no.

¿Estamos de acuerdo o no? Estamos muy de acuerdo.

Hay que ser locos cocinando, pero también tener una mesura.

Con un criterio. Eso es locura pura.

Si tú haces locuras en tu restaurante,

que llevas 30 años, lo puedo entender,

porque tus locuras están controladas.

Es ilógico. ¿Qué aporta? ¿Qué dice? ¿Qué suma?

No hace falta hablar más. Sí.

Venga. Aquí. ¡Oh!

Bueno. El festival del ajo y la coliflor.

Están encantados en Las Pedroñeras contigo.

Eso lo sé. Lo he probado y sé que se me ha ido.

Te has cargado la producción del 2018 del ajo.

Está aquí. Y yo que quería darle

un beso a esos labios de esta mujer,

que me han dicho que saben a fresa.

¿Cómo se lo voy a dar con este tufo a ajo?

No puedes. Está Víctor mirando. Por ahí no.

En la mejilla, que sabrá a melocotón.

Está muy fuerte este. Ten cuidado. Eso lleva un kilo de ajo.

Qué pena que la merluza está perfectamente hecha.

Pero ese pedazo agresivo de ajo. Es cierto.

Alcalde, ven aquí, por favor. Pruébalo.

Tú tampoco le vas a dar el beso.

Pruébalo. ¡Alcalde, no!

Tú tampoco se lo vas a dar.

No. Aléjate de mí. O sea, tengo que poner aquí. ¡Ah!

Qué asco.

No, Sofía. No te va a dar beso.

Le voy a dejar las cejas rubias.

Eres de Bilbao. La mejor merluza, hijo.

Pero aquí, con la coliflor ajada, es una nueva verdura

que has inventado. La coliflor con ajo.

Podría ser un buen plato con una proporcionalidad

más equilibrada y más sentido.

Una lástima que hayas cogido más cantidad que nadie,

con más calorías que nadie y no te hayas lucido.

Muchas gracias. Delante de cocinas.

(JON) Cuando sé que una cosa no está bien, lo reconozco.

No puedo defender lo indefendible. Y tienen razón.

No sé qué decirte, Toni. Quiero ver la cara simpática,

pero tengo la cara esa mala tuya. No. Tranquilo.

¿Sí? Voy asimilando estas cosas

y voy a intentar no volver a enfadarme.

Bueno. Bueno, vamos, Toni.

Pues nada. He hecho un carpaccio de gamba roja

con unas verduritas al vapor, con un aceite de gamba.

Y luego, he hecho un solomillo marinado

con naranjas de Foios, con unas verduritas.

Y le he echado unas pieles de lima sin lo blanco.

Vaya. Que ya me pasó una vez.

Una pregunta que tengo para ti. Claro.

¿Qué has hecho con el resto de carpaccio que falta ahí?

Lo había dejado ahí para repetir. Para otro día.

Tú has ido a un italiano a comer carpaccio

y te han traído un plato grande, ¿no?

Porque como es muy fino... Sí, sí.

Veo que hay poco. Eso no es poco. Eso es mínimo.

No es un problema de poco o mucho.

Es un problema de desaprovechamiento.

Total. Te has dejado el resto

de la gamba ahí. No me importa que me lo pongas así,

pero córtate todos los círculos y aprovéchalos.

Pero hacer un círculo así para sacarme un circulito así

y tirar el resto de la gamba... Me ha sobrado bastante.

¿Tú dónde compras las gambas?

¿Dónde las compro? En el mercado central de Valencia.

¿A cuánto compras una gamba? La gamba roja está...

¿A tres pavos? ¿Tres y medio? ¿Cuatro?

Depende de cómo esté la cosa. O más.

La pieza de gamba. Tú has gastado

cuatro cabezas de gambas solo para tostarlas en el horno

y sacar ese mínimo de aceite.

Me ha sobrado también aceite. Lo hacías con media cabeza

de gamba. Era por aprovechar las cuatro.

Vale. Y la cola, has hecho un carpaccio así de grande

y has cortado con un molde.

Ahora lo probaremos. Seguro que está rico,

porque es un coral de gambas

con un carpaccio. Seguro que está rico.

La gamba era espectacular, ¿no va a estar bueno?

Desaprovechamiento. Vamos a probar.

Tendremos que poner la prueba de cocina de aprovechamiento

para que toméis nota. Pues sí.

Si no, es que no lo entiendo.

Si te hubiese tocado pagar a ti esas gambas,

seguro que no las hubieses tirado.

Las hubieses aprovechado. Claro. A probar.

Dejadme una muestra del snack este

que nos ha colocado aquí.

Es para... Sí. Contigo se cuida la dieta bien.

Me he acordado de mi mujer,

que es de poco comer. Claro.

Haciendo una prueba me he acordado de ella.

Es un homenaje a tu mujer. Por supuesto.

Mi primera idea era hacer un arroz.

Entonces, se me ha ido un poco la idea que tenía.

Has preferido cargarte un solomillo.

Yo lo he probado y me ha gustado.

El solomillo se corta así y tú lo has cortado a contrafibra.

La lima no le aporta nada.

Encima, ese poco sabor que tiene la ternera,

lo disfrazo de lima. De haber hecho un solomillo

bien marcado, que ya lo cortará el cliente,

con esas verduras que están bien, ya estaba.

Hay un problema de aprovechamiento.

De haber puesto la gamba entera, no te estaría diciendo nada.

El plato está rico. Claro. Es un coral de gambas y poco más.

Ramón. Un plato muy pero que muy sencillo.

Ha sido por eso... -Ya da igual. Pero hay que pensar.

Este plato lo hace un niño. -Sí.

El carpaccio está bien hecho, pero es la tapita.

Y si vamos a mirar la proporción de verdura y gamba...

Se queda un poco flojilla.

O sea, no, no. Muy flojo.

Pero está rico. -Gracias.

¿Cómo te ha sentado la crítica? Me ha sentado estupenda.

¿Sí? Es una evolución. Poco a poco,

me sientan mejor las críticas.

Agradezco que me digáis los errores.

Delante de cocinas, Toni. Vale.

¡Venga, va! -¡Vamos, Toni!

(Aplausos) ¡Madre mía!

Estaba rico. Estaba bien.

(MARTA) Tampoco quiero que se vaya Toni.

Míralo.

He cambiado de opinión.

Pues sí.

Aspirantes, ha llegado el momento de deliberar.

Pero antes tenemos que despedir a nuestro fantástico

invitado, Ramón Freixa. Gracias.

Muchas gracias por visitar estas cocinas.

Gracias a vosotros. Es siempre un placer venir.

Muchísimas gracias. Voy a abrazarte ahora que puedo.

(Aplausos) Gracias, Ramón.

Hasta luego. -Gracias. Adiós.

Ahora sí, a deliberar, señores. Vamos.

Bueno, la cabeza alta siempre.

Fabio. -Fabio.

Sí. Yo estoy seguro.

Decidido.

Ya, ya.

Bueno, con orgullo. -Claro que sí. Eso siempre.

Aspirantes, en este reto teníais que hacer

cocina saludable con pocas calorías.

Y todos os habéis pasado haciendo la compra.

Algunos un poquito, como Toni y Oxana,

y otros a lo grande, a la bilbaína. ¿Verdad, Jon?

Sí. Ha habido dos aspirantes

que han administrado muy bien sus productos y sus calorías

y han presentado dos platos ideales para la dieta de Pepe.

Ricos, sanos y, además, vistosos.

El Alcalde y Oxana. Esos aspirantes son...

Oxana y Víctor.

(Aplausos) Bien, chicos.

Enhorabuena a los dos. Podéis subir a la galería.

Bien, chicos. -Enhorabuena.

Alcalde, ven con tu Alcaldesa. -Un besito de ajo.

Qué bonito es el amor.

Fabio, Jon, Toni, podríais haber hecho infinidad de combinaciones

para ofrecernos platos sanos, vistosos

y con mucho sabooor.

Toni, Jon, habéis caído en el mismo error.

Habéis desaprovechado de manera escandalosa los ingredientes.

Fabio, tú has presentado dos platos combinados,

que no es lo que esperábamos en el programa ocho.

Aspirantes, quien crea que haya sido el mejor,

que dé un paso adelante.

¿El mejor? Yo no. Yo, desde luego, no lo doy.

Eso se llama tener huevos,

para dar un paso. -Yo no lo haría.

Yo no lo puedo dar. -Estoy de acuerdo.

¿Crees que has sido el mejor? Creo que el carpaccio,

la cantidad es pequeña, pero estaba rico.

Lo otro sí que no. -Yo no me tiraría adelante.

No sabes cómo estaban los otros.

Viendo lo que les habéis dicho, pues...

Hay que tener mucha valentía para dar un paso así.

Hay que ser más chulo que un arado con pegatinas.

Es que los de Foios... Cuidado.

Pero escuchando las valoraciones, seguramente,

sí que Toni es el mejor de los tres.

Igual, él no ha sabido aprovechar todo el producto más que el sabor.

Bueno, os agradezco a todos vuestra opinión,

pero la decisión ya está tomada por este jurado.

Toni y Jon,

quitaos los delantales.

¿Qué?

¿Los dos? -¿Qué?

¿Qué está pasando aquí?

En fin. Seguís una semana más en "MasterChef". Enhorabuena.

Subid a la galería. No.

Jolín, tío.

-No pasa nada. -¡Madre mía!

Oxana, por el amor de Dios, tranquila.

El Fabiete, tío.

Por tanto, Fabio, tú eres el aspirante

que no continúa en cocinas de "MasterChef".

Merecido. Lo he hecho mal.

¡Joder! No me lo esperaba para nada esto.

(JON) Qué susto me han dado.

(SOFÍA) Me hubiera gustado que se fuera Jon.

Lleva seis programas diciendo que se quiere ir.

Es una falta de respeto

porque Fabio está aquí y no se quiere ir.

Fabio es buen tío. -Es muy buen tío.

¡Joder! No era plan, eh.

¿Ahora qué?

Es que...

Fabio, ¿qué te ha pasado en este reto?

La cantidad. Siempre me paso.

No probé la verdura que salió del vapor,

sobre todo, la judía. He pensado en lo que yo como

y no en lo que tiene que probar un jurado.

Podría haber hecho cosas mejores.

Quizás los nervios y la presión me lo han impedido.

Tienes que irte orgulloso, porque has estado aquí

ocho semanas y llevas un aprendizaje

que eso no te lo quita nadie.

Ha aprendido muchísimo de todo. De todo.

Me llevo, sobre todo, a mi gente.

¡Grande, Fabio!

(Aplausos)

Y una experiencia increíble.

(FABIO) Estoy triste. Pero, por otro lado,

estoy ansioso y con ganas de montar algo

dedicado a la restauración. Es mi sueño desde pequeño.

¡Uf! Por los pelos, tío. ¡Madre mía!

Y ahora dime, ¿quién crees que va a ganar "MasterChef"?

Bueno, pues... -Yo no, por Dios.

Marta. ¿Marta?

Gracias, de verdad, por vuestro apoyo.

Por cómo es, por la actitud que tiene,

por lo bien que cocina. Yo creo que es la favorita.

Y para que no te vayas con mal sabor de boca,

tengo muchos regalos para ti.

Me los imagino. Nuestro patrocinador,

el supermercado de El Corte Inglés,

te regala una tarjeta de mil euros

para tus compras en alimentación. Qué bien.

Nuestro patrocinador de electrodomésticos Bosch

te regala una placa flex inducción

con el accesorio teppanyaki. Me viene fantástico.

Y aún hay más. Suscripción durante seis meses

a la Escuela Online de MasterChef. Menudo lujo.

Eso me gusta. Y el nuevo juego oficial

de MasterChef, para que juegues

en casa con tu novia, con tus amigos.

Con sus hijos, futuros hijos.

(FABIO) Echaré de menos lo que tenía aquí dentro.

A aprovecharlo. A cumplir mi sueño, que es lo que debo hacer.

Así que nada, Fabio. Muchísimas gracias.

(Aplausos) ¡Grande, Fabiete!

Un abrazo. Ven aquí.

Qué alto eres. Estás más fuerte que el vinagre.

Qué buen tío. -La verdad es que sí.

(TONI) Es mi mejor amigo dentro de la casa

y lo voy a echar de menos.

Estábamos los dos muy unidos. Nos llevábamos muy bien.

Notaré mucho su ausencia.

Ahora sí, Fabio, ha llevado el momento de dejar tu delantal

en el puesto de cocina. Estupendo.

Chicos, un placer. Un placer. -Fabiete.

-Eres un grande. -Te queremos mucho, Fabio.

(Aplausos)

Mira, mira. Así. Planchadito. -¡Grande, Fabio!

¡Adiós!

(FABIO) Aún no me acabo de creer

que abandone del todo definitivamente estas cocinas.

Quiero aprovechar esta oportunidad

que me brinda la vida y no dejarla escapar.

Ha sido un camino duro, pero en ningún momento

me he planteado tirar la toalla.

He de decir que de aquí se va un Fabio un poco más humano,

con una experiencia nueva increíble,

que jamás voy a olvidar. Va a ser para siempre.

Fabio se marcha feliz por todo lo que ha vivido

en estas semanas. Pero también con la pena

de no poder seguir disfrutando de la experiencia

que le brinda "MasterChef".

Y, sobre todo, la oportunidad de ser el vencedor.

Para los demás, aún quedan cinco semanas por delante.

Nos vemos en siete días. Mientras tanto, ya saben.

Pónganle... (TODOS) Sabooor a la vida.

(Aplausos)

Bienvenidos a Oliva Nova.

¡Vamos! ¡Venga ahí! -¡Madre mía! Qué caliente está.

Esto huele a chamusquina.

Soy yo, que me estoy poniendo

más morena. -¡Espera, espera!

¿Quién echa una mano a emplatar? Yo.

Venga. El que diga "yo", viene.

No me lo puedo creer. ¿Te parece normal esto?

Tienes razón, chef. Lo siento.

Si es culpa tuya... Qué galleta me acaba de dar.

¿Pero qué tienen ahí? -Un coco.

-Me encanta el coco. -Voy al baño

y me encuentro a un señor diciendo que es Pepe Rodríguez.

Con tres estrellas Michelín, Quique Dacosta.

Soy la leche. ¿Cuándo viene la piñata?

Cómo sois los tres estrellas.

Qué valor decir que probaste el plato y que está bueno.

Te quedó una plasta que pierde el sabor a coco.

Las dos cosas pueden ser maravillosas,

pero juntas van menos. -A mí me gusta.

Te irás como no despiertes.

¿Te ha quedado claro? Sí, chef.

El aspirante que no continúa en las cocinas

de "MasterChef" es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 8

MasterChef 6 - Programa 8

11 jun 2018

En la primera prueba de la noche, los aspirantes se enfrentarán en la batalla de la harina y, para ello, tendrán que superar tres retos y solo pasarán los mejores. En el primero, harán una bechamel. Después, un cupcake perfecto. Solo tres cocinarán un suflé de queso y el chef Carles Abellán les aconsejará. En el campo de maniobras de San Gregorio de Zaragoza, elaborarán un menú para 200 invitados, miembros de la Brigada Aragón número 1 del Ejército de Tierra de las Fuerzas Armadas españolas. Allí cocinarán agrupados en un único grupo y serán evaluados de manera individual. En esta séptima entrega uno de los exaspirantes tendrá la oportunidad de volver a la competición cocinando, cada uno, un tipo de cocido diferente: madrileño, gallego, montañés, maragato, extremeño y escudella catalana. El mejor podrá ponerse de nuevo el delantal. En la eliminación, prepararán dos platos diferentes. Deberán contar bien las calorías de los alimentos en el supermercado, porque no podrán coger más de 600 calorías y menos de 500. El chef Ramón Freixa (dos estrellas Michelin) les ayudará.

ver más sobre "MasterChef 6 - Programa 8" ver menos sobre "MasterChef 6 - Programa 8"
Programas completos (13)
Clips

Los últimos 198 programas de Masterchef 6

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Maria Elena

    Ahhhhh.... pero como adoro la sonrisa de Jordi, y estoy de acuerdo con Sofia, yo también le plantaría un beso a Jordi.

    01 oct 2018
  2. Maria Elena

    Ahhhhh.... pero como adoro la sonrisa de Jordi, y estoy de acuerdo con Sofía, yo también le plantaría un beso a Jordi.

    01 oct 2018
  3. María Elena

    Ahhhhh.... Cómo me encanta cuando Jordi sonríe y más cuando lanza una miradita coqueta... al igual que Sofia, yo también le daría un beso a Jordi...

    01 oct 2018
  4. Esther

    Por favor Jordi!!!!! Cocido montañes con repollo? Para las cántabras como yo que el cocido es un arte más que un receta, como podéis pasar eso? Y lo que más me duele es que nadie se ha dado cuenta...

    18 jun 2018
  5. Elvira Guisbert

    ohhh, es pantalon!!! disculpas, pero igual, estas simpática. me muero si mandas saludos a Bolivia y Cochabambda. los veo online desde siempre, soy Fan. Saludosssss

    18 jun 2018
  6. Elvira Guisbert

    Samantha, me encanto tu falda combinada con la blusa roja, te sienta muy bien y te ves elegantisima. Saludos desde Bolivia, Cochabamba.

    18 jun 2018