Masterchef 6 La 1

Masterchef 6

Domingos a las 22:05 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4600518
Para todos los públicos MasterChef 6 - Programa 4 - ver ahora
Transcripción completa

Muy buenas noches y bienvenidos a "MasterChef".

Ay, qué monos.

La receta que aparezca en esa página será la que tendréis que replicar.

El ganador de "MasterChef 5", Jorge Brazalez.

Qué guapo, por favor.

Ostra, qué coñazo de pez. Esto no... joder.

He acabado, tío.

¡Huy, cago en la leche!

Hala, muy bonito.

La salsa está sosa, la pechuga pasada,

el plato feo.

Para mí está impecablemente hecho.

Muchas felicidades. Muchas gracias.

Aspirantes, hoy cocinaréis para artistas y trabajadores

del Circo del Sol.

¡Va, equipo! ¿Dónde está el pesto, señoritas?

Está ahí. Hay 8 kilos de pasta.

Yo no lo veo esto que se vaya a quedar verde.

¿Este es el postre? Esto es una vergüenza.

No podemos ir al Circo del Sol y dar esto de postre.

Los comensales ya están esperando.

Se acaba el tiempo de cocinado. ¿Oído?

Por aquí. -El mejor pescado tenemos.

A la rica menestra. -Ya, chico.

Lo hemos sacado, no me lo puedo creer.

Está muy rico. (GRITAN CONTENTOS)

¿Puedo darte un beso?

Vais a experimentar la cocina de aprovechamiento.

Madre mía. -Pepe el destripador.

Hala, arrea. Hala.

Se ha apagado. -Te da tiempo, Eva.

Está duro, sin hacer, no tiene sabor.

Has sabido leer la prueba,

lo has hecho bastante todo correcto. Hoy aprobado.

Gracias. El aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

Eva.

Venga, Evita.

Buenas noches y bienvenidos una semana más a "MasterChef".

Nuestros aspirantes saben que son unos privilegiados.

Los doce que están entrando ya por esa puerta.

Han sido seleccionados entre más de 23 000

cocineros amateurs para aprender en estas cocinas

y dar el salto a chef profesional.

Y espero que no lo olviden, porque en "MasterChef"

premiamos el esfuerzo y el trabajo bien hecho.

Hola, buenas noches.

Bueno, aspirantes, bienvenidos. Gracias, Eva.

Entramos en la cuarta semana de "MasterChef 6".

Ahora os voy a parecer la abuela Cebolleta,

pero como ya he pasado muchas semanas en "MasterChef"

permitidme un consejo. ¿Me lo aceptáis?

Claro. -Por supuesto.

Tenéis que exprimir cada momento al máximo, chicos.

Practicad una y otra vez cada receta.

Y, sobre todo, trabajad muchísimo.

Tengo gastroenteritis y estoy sin energía.

Pero quería cocinar hoy. Yo quiero aprovechar

"MasterChef" al máximo y no me parecía bien no participar

en la prueba de hoy.

Sabéis que en "MasterChef" los mejores siempre

tienen su recompensa, ¿verdad? Claro.

Pues en este primer reto de la noche

el mejor aspirante, además de ganar una ventaja enorme

para la prueba por equipos, se va a llevar

un maravilloso crucero por el Mediterráneo

durante 7 días para dos personas.

¡Ahí va! ¡Vamos!

A ver si puedo llevarme el crucerito

y me voy con mi mujer por ahí por el Mediterráneo

a tomar el sol y a descansar.

Esas dos personas irán a bordo de un barco de MSC Cruceros

en el que disfrutarán de una estupenda gastronomía

y vivirán una auténtica experiencia "MasterChef".

¿Qué os parece? Bueno, fantástico.

Increíble, por Dios. Bueno, pues la persona que gane

hay un única condición, me tiene que llevar con ella.

Pues sin problemas. -Te llevamos.

Sin problemas, Eva.

Pero para luchar por este premio antes debéis saber

en qué consiste el primer reto de la noche.

Porque no os lo vamos a poner nada fácil.

Imagino. -Qué raro.

Huy, la puerta miedo da.

Qué miedito. -Ya empezamos.

¿Te vas? Sami, ¿pero dónde vas?

Que el premio es para el mejor de esta prueba.

No me voy a hacer la maleta, tú tranquilo.

Voy a buscar una invitada

que está relacionada con esta prueba.

Uh, qué intriga.

Cuando se ha ido Samantha digo: "Vendrá con un chef."

No me lo creo. Vengo con mi amiga Patricia.

Es una ternerita. -Patricia.

Hola, Patricia, cariño. -Yo me muero de miedo aquí.

La más guapa de todas.

Patricia.

Me mola hasta el nombre.

Una chalita más maja que la leche.

Una ternera rubia gallega.

Y pesa 500 kilos. No está mal.

Pero yo no la voy a matar.

No me extrañaría si la próxima vez aparca aquí un avión, ¿eh?

Hoy una vaca, mañana otra cosa.

Imagino que os estaréis preguntando por qué ha venido

hoy a visitarnos Patricia. Eso estamos hablando.

La mayor parte de la ternera rubia gallega

se cría en Galicia y es una carne tierna,

sabrosa y jugosa que goza de reconocido prestigio

en todo el mundo. Además, según investigaciones

recientes contiene ácidos grasos que protegen

contra enfermedades cardiovasculares.

La carne de vaca en Cuba es tan cara

que es imposible que una persona

con un salario normal pueda acceder

a un simple filete de vaca.

Además de su carne también es muy apreciada su leche,

con la que se elaboran quesos de diversas

denominaciones de origen como la de tetilla.

Esta raza es tan identificativa de Galicia como el paisaje,

las costumbres o el idioma.

Pues os vamos a explicar las partes de la ternera,

que para eso ha venido Patricia.

Vale. La aguja es una pieza tierna,

jugosa y adecuada para hacer a la plancha, frita o empanada.

El morcillo es la parte baja de las patas

y ofrece una carne magra, melosa y con muchas fibras.

Se utiliza sobre todo para hacer guisos y estofados.

El costillar, que es la serie de huesos cartilaginosos

que tiene parte de la carne de la falda.

Con él se elaboran asados y el tradicional churrasco.

Ah, el churrasco. El lomo, que es una carne

jugosa, limpia y muy tierna. Con el corte deshuesado

se elabora el conocido robif y con los huesos

se disfrutan de los suculentos chuletones.

Qué bueno.

El rabo ofrece una carne gelatinosa,

ideal para guisos largos y caldos.

La tapa es muy apreciada para hacer a la plancha

o para freír rebozada.

¿Qué es la tapa? -No sé lo que es la tapa.

Tiene muy buena presentación y de ella se extraen

los escalopes y los escalopines.

El solomillo es un corte muy apreciado y selecto.

Es una carne limpia, sin grasa

y muy suave en la boca. Tierna también.

Los tendones ocupan la parte central

de la pata de la ternera.

Es muy utilizada en la cocina china, ideal para estofados.

Lo que me ha sorprendido

para muy mal es el tema de los tendones.

¿Eso se come?

De las vacas también se aprovecha la casquería.

La lengua es ideal para hacer guisos, embutidos y chacinas.

Los riñones, que se pueden comer además de guisados

a la plancha o salteados. Vale.

Y el hígado además de guisado

se puede comer a la plancha o encebollado.

Y por supuesto la vaca nos da leche.

Con la leche se pueden hacer

salsas como por ejemplo la bechamel.

Damos un saludo aquí a Lady Bechamel,

que es Silvia Abril.

(Risas)

Y además se pueden hacer un montón de postres.

Bueno, Patricia, despídete. ¡Muuuuu! Vámonos.

Muuuchas gracias, Patricia.

Vamos, Patricia. Ven, Patricia.

Adiós, Patricia. -Adiós, Patri.

Yo sí que sabía que la vaca tiene muchas partes

por los carteles que hay en las carnicerías.

Pero nunca me había detenido a ver exactamente

todas las partes que se pueden aprovechar.

He cambiado la vaca por una mesa.

Anda. -Bueno, bueno, sorpresa.

Ah, que son cajas secretas.

Qué raro que nos deis una caja misteriosa.

Muy raro por aquí.

Como estáis viendo hay doce minicajas.

Cada uno de vosotros tiene que coger una

y colocarse con ella en su puesto de cocina.

Esta, a tomar por saco. -Yo esta de atrás.

Huy, como pesa la jodida. -Me la ha quitado Marina.

Pues yo la que dejes, da igual.

Yo la última mismo. -¿Esta la querías tú?

Pues la verdad que me gustaría encontrar vísceras.

Se me da bien... moderadamente hacer hígados, riñones.

Ramón, ¿qué pasa, no estás conforme con tu caja?

Había visto una caja y iba a ir a por ella,

pero me la han quitado Hay que estar rápido, amigo.

Lo mismo cuando la vea, que era la que ha cogido Marina

resulta que mejor que se la haya llevado ella.

Hala, ya me la he cargado yo.

Yo estoy tan cansada de ser la culpable de tantas cosas...

Yo iba a por la caja que tengo delante de mí.

Resulta que esa caja es la que quería él.

Ha llegado el momento de que abráis las cajas.

¡Ah! Una, dos y tres.

¡Olé! ¡Olé, qué rico!

Solomillaco me ha tocado, niño.

¡Leche!

Mira, mira. ¡Ooooh! -Oh, qué bueno.

¿A ti qué te ha tocado?

Lengua.

Mierda.

Tendones.

Adiós.

¿Qué había dicho con tendones? -Tendones guisados.

Fabio, te veo contento. ¿Qué te ha tocado?

Rabo. ¿Estás contento?

No lo he hecho nunca, pero he visto hacerlo.

¿Y comerlo? Lo he probado.

Pero no soy gran aficionado.

Toni, cuéntanos tú qué tienes. Me ha tocado lomo.

Tiene una pinta espectacular,

pero a mí esto me gusta a la plancha tal cual.

Me va a resultar complicado sacar algo que no sea así.

Porque esto te lo comes tal cual y está espectacular.

Ketty, ¿qué te ha tocado? Riñones.

¿Sabes hacerlos? Los riñones al jerez sí,

pero los de cerdo.

Víctor. Yo tengo un pedazo de costilla.

No sé ni cómo agarrarlo, pero ya me apañaré.

Las cosas con hueso no me gustan

para las presentaciones.

Y la costilla de ternera es como muy mastodóntica.

Jon, ¿qué tienes? Tapa.

Claro, eres vasco, una tapa.

Yo estoy contento.

Marina, ¿qué le habría tocado a Ramón?

Le habría tocado un superhígado.

¿Contento, Ramón? Con lo suyo bien

y con lo mío también. ¿Qué tienes tú?

Aguja. -Qué bien.

Jorge. Me ha tocado morcillo.

No lo he utilizado nunca.

Creo que es para el cocido, pero tampoco he hecho cocido.

No sé, tengo que pensar.

Pues como os podéis imaginar cada uno de vosotros

acaba de elegir al azar el ingrediente principal

del plato libre que tenéis que hacer en 75 minutos.

75 minutos.

En el supermercado vais a encontrar ingredientes

con los que completar ese plato libre.

Pero no olvidéis que lo que tenéis en la caja

tiene que ser el protagonista del plato.

Aunque ya os hemos explicado para qué se suele utilizar

cada corte y por si alguno todavía está despistado

nos acompaña en este reto desde el restaurante

Árbore Da Veira en A Coruña,

con una estrella Michelin, Luis Veira.

Hombre.

(Aplausos)

Buenas noches. Bienvenido.

Vienes como con ganas, ¿no? Y a verte a ti, espectacular.

Bueno... Alumno mío además,

con una estrella Michelin en un solo año.

Un grande la cocina gallega y española.

No podría ser de otra manera sin haber estado a tu lado.

Claro, es normal, estando a mi lado es tan fácil todo.

Oye, Luis, Árbore da Veira

no es una cocina al uso, es mucho más.

Explícanos cuál es vuestra apuesta.

Bueno, es una apuesta muy divertida.

Damos de comer a 25 personas, sólo menú degustación.

Y siempre basado sobre todo en el mar, ¿no?

Aunque acompañamos con unos productos maravillosos

como puede ser la ternera gallega,

no podía ser de otra manera.

Oye, ¿y en qué te iluminaste para ir a las cocinas

de este hombre a aprender no sé qué?

El primer día que yo llegué allí no me quería dejar entrar.

Me dice: "¿Pero tú quién eres?" "Si hemos estado hablando."

"Es que no sé ni quién eres."

"¿Pero me dejas entrar?" "Sí, pasa."

Y hasta los 2 o 3 días no me hizo ni caso.

En su línea, Luis. -Sí, sí.

Esto fue así, ¿no?

Bueno, Luis, cuéntanos.

Nos has traído unas muestras de tus platos.

Yo traigo dos platitos.

Aquí tenemos una lengua glaseada.

Y la hemos hecho durante unas 3 o 4 horas muy despacito.

Si lo hacemos en una olla exprés

lo haríamos mucho más rápido, como una horita.

Lo acompañamos con unas angulas,

una berza gallega, un caviar de ajo negro,

trufa melanosporum y anémonas de mar.

Y después hemos hecho un producto que para mí

es la leche, que son los tendones de la vaca.

También nosotros los cocemos unas 14 horas a 65 grados,

que las podemos cocer en una olla exprés

mucho más rápido también.

Y le hemos puesto unas minchas, que son los bígaros,

unos percebes, un ramallo de mar,

pimientos de Padrón y unos germinados.

Los platos de Luis eran brutales.

Tenían una pintaza los platos que lo flipas.

Bueno, Sofía, ha contado un plato de tendones

las posibilidades que tiene. Y, Oxana, has visto

que ha hecho un plato con lengua.

Así que espero que hayáis tomado buena nota

de lo que os ha contado Luis

y sepáis sacarle todo el partido.

Lo intentaremos. Pues os recuerdo que tenéis

75 minutos para cocinar un plato libre con ternera.

Y antes tenéis 3 minutos para entrar al supermercado

y elegir el resto de los ingredientes.

¿Entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno, ya.

Vamos, chicos. Venga, vamos.

Venga, todos dentro.

Que... huevos siempre va bien.

Laurel.

Laurel.

Vaya productazo hoy en nuestro súper, ¿eh?

Vale, entonces tengo para la masa.

Ay...

Canela.

¡Ah! -¡Huy!

¿Qué está pasando hoy aquí?

Gracias.

Cinco, cuatro, tres,

dos, uno... a cocina, chicos.

Mucha suerte a todos.

Comienza el tiempo de cocinado ya.

Qué perdidos los he visto hoy.

Frutos rojos.

A mí lo que más me gusta de cuando vienen cocineros

es probar los platos que traen.

Yo he comido tantas veces en su restaurante

que ya los tengo probados. Os dejo que probéis.

Un poco larga la lengua de Luis.

¡Hum!

Marina, el tiempo ha empezado. Lo sabes, ¿verdad?

Que estoy ahí parada. Idiota.

Joder.

Viendo a Fabio cortando el rabo no lo ha hecho nunca,

porque tiene que buscar por el lado del cartílago

y cortar por ahí.

Joder, menudo destrozo.

Me ha tocado cocinar por suerte rabo.

No sé cómo hacerlo de otra manera que no sea guisado

porque es una carne muy dura

que hay que tapar en olla exprés,

lo más acertado sería un guiso sí o sí.

(CANTA) #Pelando cebolla como si no hubiera un mañana.

#Porque me ha tocado, me ha tocado

#el hígado encebollado.#

No lo he hecho nunca. Más o menos tengo la idea.

Hígado encebollado, cebolla e hígado, ¿no?

Y mucho cariño y mucho amor. Eso es lo que voy a hacer.

¡Ay!

¿Te puedes creer que me he dejado la mantequilla?

Cago en la leche.

La idea es hacer unos filetes finitos de tapa

rellenos de escalibada.

Quería hacer unas chalotas glaseadas.

Y la base del glaseado es la mantequilla.

Tenía una idea y al final he ido al súper

y me he dejado la mitad de las cosas.

Voy a ver si empiezo y hago una cosa diferente.

Yo cuando he visto que me ha tocado el lomo de ternera

es un arma de doble filo, porque la semana pasada

me tocó el plato más fácil y la acabé liando.

¿Si te toca la leche qué haces?

En un postre una leche frita sería muy protagonista.

O haces un flan, o unas crepes. O haces una bechamel.

Voy a hacer unas tartaletas

de crema pastelera y frutos rojos.

Estamos infusionando la leche con canela y piel de limón.

Es algo de doble filo, porque parece que es la leche

que es como lo más fácil. Voy con un poco de miedo.

A ver qué tal sale.

Quería leche porque quería hacer un postre.

Llevo desde el primer programa

con lo del postre para Samantha.

Y nunca me toca. Morcillo nunca lo he comido.

Olla exprés es la primera vez que la utilizo en "MasterChef".

O sea, no sé cómo saldrá.

Pepe, tú eres de guisos, ¿qué haces con un morcillo?

Guisarlo como toda la vida. Bien rehogadito,

cortado en trozos con cebolla, laurel,

pimienta negra, un poquito de vinito blanco,

salsa de tomate, agua que lo cubra

cuando ha reducido el vino.

Y haces un guiso de morcillo...

Ya tenía que estar puesto a guisar.

Y los tendones pasa lo mismo.

En la alta gastronomía se está poniendo muy de moda

el trabajo con los tendones. Sí, mucho.

Porque tiene esa textura inigualablemente gelatinosa

que es muy interesante.

Tanto los tendones como el rabo

como todas estas piezas saben completamente distintas

aún siendo del mismo animal.

Voy a hacer un guiso con los puerros,

con la cebolla. Y después voy a poner

unas verduritas o algo por encima.

Lo más complicado es saber si están bien o no,

porque como nunca los he probado

no sé si van a saber como tienen que saber.

Pero espero que sí.

Lo del premio de hoy me motiva muchísimo.

Tengo que convencer a Víctor. Hacemos un trato,

si gana él la prueba de hoy que me invite.

Si gano yo, lo invito.

Hombre, tú dirás.

Así tienes doble de posibilidades de ganar.

Tengo claro que quiero ganar esta prueba

para invitar a Sofi al crucero.

Sí que tenemos una relación muy especial.

Aunque nos llevamos muchísimos años.

Pero no es un impedimento.

Voy a hacer unas costillas glaseadas.

Y las voy a tener que cocer porque es una pieza muy grande

para ablandar la carne. Luego la glasearé en el horno.

Y prepararé una salsa aparte.

Oye, riñones de ternera, ¿qué?

Los que tengo comidos, por Dios.

Lo cortas en trocitos, salteas, salteas, salteas.

Y cuando está le echas una gotita de jerez

y un poco de ajo y perejil machacado... ¡buah!

Bueno, estoy intentando hacer unos riñones al jerez.

La verdad que nunca los había hecho.

Estoy intentando hacerlo como los hace mi suegra,

dándole un toque personal.

He cogido frambuesas

a ver si puedo hacer un coulis y una mus.

Aspirantes, atención, acabáis de entrar

en los últimos 45 minutos.

A ver, Tony. Hola, qué tal.

Muy bien. Lomo, ¿no?

Pues aquí está. Lo he puesto con mostaza

y unas hierbas para que vaya cogiendo gustito.

Y luego voy a sacar el mejor trocito.

Y voy a hacer una especie de bravas

con una salsa de queso picante.

Además tiene unas setas ahí maravillosas.

Sí, las voy a utilizar. La idea de la salsa

es con frutos secos y con las setas.

Yo creo que hay mil cosas que puedes hacer

sin machacar el producto. No te vuelvas loco.

Has oído, ¿no? Que vas por mal camino.

Vale, voy a complicarme menos.

Suerte, Tony. Muchas gracias.

Bueno, pues vamos a cambiar un poco el rollo.

¿Qué pasa, Antonio? -Tengo que cambiar el rollo.

Tranquilo, no innoves.

Que tú sin innovar eres como Víctor, bueno.

Innováis y os volvéis locos. No innoves, brother.

Jorge está malito hoy

y ha hecho un esfuerzo muy grande.

Ha venido con la poca fuerza que le quedaba a cocinar.

No sé ni de dónde la ha sacado,

porque la verdad que...

Se le veía el semblante bastante mal.

Tengo que meter la masa ya en el horno.

¿Cómo estás, Ramón? Muy buenas.

¿Se puede? -Por supuesto,

cómo no se va a poder.

Aguja, ¿no? Aguja.

¿Y cómo la has hecho? Voy a hacer un guiso de carne.

A la hora de emplatarlo mi intención es con las patatas

del guiso hacer un puré de patata

y la carne que sea el protagonista,

con unos chips de manzana que tengo en el horno.

Estaría asustada la vaca, si ve todo lo que le vais a hacer.

¿Mucho miedo? -Madre mía.

Igual te hubiese venido mejor el hígado.

¿Sí? Bueno, vamos a ver.

Espero que no, que me venga mejor esto.

Suerte. -Muchas gracias.

Yo ahora mismo no sé ni qué hacer ya.

Mira, a mí me gusta mucho el del termómetro.

Estoy intentando hacer un carpaccio.

Tengo en el abatidor la carne para que tenga un poquito más

de consistencia y poder cortarla bien.

Estoy intentando hacer unas patatas soufflé.

Todo es un intento,

a ver si por lo menos puedo terminarlo.

Las soufflé son muy complicadas.

Cuando lo ves en el libro dices:

"Coño, esto lo hago a la primera."

Pero te pones a hacerlas y dices: "Mama..."

Luisito, tengo que decirte que Jorge ha comido

alguna cosa que no le ha sentado del todo bien

y está haciendo el esfuerzo de cocinar.

Mira qué carita tiene.

Sí, sí que tiene. De cocinar medio malo.

Yo he venido a "MasterChef" a luchar, a tomármelo en serio.

No iba a dejar la oportunidad de cocinar.

Te agradezco el esfuerzo de cocinar medio pocho.

¿Cómo estás? ¿Cómo lo llevas? He hecho el estofado.

Le he echado vino para que reduzca

y le he dado un punto al morcillo.

Tú lo que sí que veo que pareces gallego.

Porque te gusta echarle patata, pero abundante.

Sí, mejor que sobre que que falte.

Es verdad. Lo primero es la salud.

Valoramos el esfuerzo pero tienes que estar bien.

Ánimo. -Gracias.

Voy a darlo todo aunque esté enfermo.

Yo quiero demostrar al jurado

que me tomo el programa muy en serio.

Que vean que voy a luchar hasta el último momento.

¿Esto no se va a parar nunca de sangrar? Jolín.

Yo le hablaba al hígado, que no sacara todos esos jugos

Pero luego también he pensado

que eso enriquecerá muchísimo el plato.

Esto lo he pensado yo sola porque no lo cocino.

Aquí tenemos a la chica que más habla de la edición

y le ha tocado lengua casualmente.

Cuéntanos, cuéntanos.

La lengua está cociendo 50 minutos.

Después lo saco, lo pelo, lo parto en triángulos,

o en cuadraditos, no lo sé.

Todavía no me vino a la mente de qué manera voy a cortar.

Lo paso por la plancha con mantequilla

y después aquí estoy haciendo una salsita.

Parece un tutorial.

Tengo que meter esto en el horno.

Sí, sí, claro. -Un puré de patatas

que se está haciendo al horno para "guarnidición".

Y después hacemos un refrito con ajetes y...

no sé cómo se llaman pero yo sé que se hacen muy rápido,

sólo prim-prim y ya está.

Oxana, buena suerte. ¿Vale?

Y esta va a ser una tapa fría.

Si recogemos todo está maravilloso.

Bien, nos ha quedado claro, Oxana.

Venga, hay que ir emplatando ya, ¿eh?

Tengo que bajar aquí ya. Vamos a ver qué tal.

Por favor, hígado, sal de aquí todo el sabor.

Me cago en la puta. ¿Tú crees que lo salvo esto?

Cortar la lengua no me da asco.

Además me gusta mucho su textura.

Lengua, hígado, me encanta. Riñones, testículos.

Sí. Sí, sí, sí, sí.

No he hablado con Fabio, ni me hace falta.

Le estoy viendo hacer unas cositas con las patatas,

marcando las patatas, cortándolas por la mitad

sin sentido, sin lógica.

Daniel, lo mismo.

"Vamos a hacer todo lo posible por cargarnos

un solomillo. ¿Cómo lo harías?"

Te voy a dar el manual de Daniel.

Marina, hígado encebollado, ni más ni menos.

Oye, si lo hace rico mucho va a ser.

Aspirantes, últimos 5 minutos.

Yo creo que está bien.

Esto está demasiado crudo.

Yo cuando lo estaba cortando pensaba:

"Es que esto yo lo tiro en mi casa."

O sea, es lo duro de la carne que no se puede comer.

Aspirantes, último minuto.

Es todo grasa.

No me gusta, no me gusta.

Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno...

Tiempo. Manos arriba.

Aunque mi salsa está buena

van a decir que la carne está dura.

Muy bien, aspirantes, pues el tiempo en cocinas

ha terminado y tengo mucha curiosidad por saber

qué habéis hecho con esa rubia gallega.

Sofía, Jorge, adelante.

Como no puedo tomar nada más que líquido

yo no he podido probar nada de lo que he hecho.

Va a ser sorpresa, cuando lo prueben

los chefs voy a saber cómo está el plato.

Sofía, ¿cómo se llama tu elaboración?

La perdición de Aquiles.

La perdición de Sofía. Sí, también.

Porque las doce horas estas me han faltado para cocinar.

¿Y te ha quedado crudo el tendón?

Yo creo que sí. Vamos a verlo.

¡Opa!

Pelotas de goma.

Pues sí. La elaboración está simpática.

Y el caldito de vino medio gracioso...

Una pena, Sofía, porque nos ha fallado la cocción.

Me sabe mal. Una buena idea

pero con una mala ejecución. Vale.

Yo creo que le falta esa melosidad.

Pero... Eso tiene que cocer más.

Te ha faltado tiempo de cocción y no te lo puedes comer,

no es agradable en boca.

La idea era buena, sí, pero...

tengo ganas de que las cosas me salgan bien.

Jorge, lo primero, ¿qué tal estás?

Estoy un poco regular. Pero... pero bien.

¿Qué plato has hecho con tu morcillo?

He intentado hacer un guiso.

¿Y estás contento con el resultado?

Me he peleado un poco con la olla exprés

porque yo nunca la he usado, y menos como tenía el día hoy.

Pero no hay excusa.

No hay excusa y estás aquí al pie del cañón

y ya con eso es un buen paso. No, se agradece, ¿eh?

Se te ve en la cara, estás blanco como el delantal.

Jorge, has hecho lo que había que hacer.

O sea, era la cocción más adecuada

para este tipo de carne, pero está como a medio hacer.

No me ha dado tiempo.

Pero la idea es para mí la mejor.

Gracias, chef.

Luis, ¿algo que añadir? Que le falta las reducciones

que tanto nos gustan a los cocineros.

Y que también es verdad que a veces los cocineros

sufrimos esto en las cocinas. Y que mucho ánimo.

Muchas gracias. Vas a tener que ponerte malo

todos los días para que te hagamos

una valoración medio buena. No, no, no.

Yo quiero demostrar al jurado

que me tomo el programa muy en serio.

Y voy a darlo todo aunque esté enfermo,

aunque pase lo que pase,

que ellos vean que voy a luchar hasta el último momento.

Sofi.

Tía, que botaban.

Bueno, pero era muy difícil.

Marta, Ramón, vuestro turno.

Es que se me ha oxidado. Estaba mejor recién hecho.

Tiene una pinta ahora...

¿Qué te pasa, Marta? No me gusta la presentación.

En mi cabeza quedaba bien, pero en el plato queda fatal.

Yo veo que te machacas a ti misma, ¿eh?

No es como me lo imaginaba. -No tenemos que decir nada,

veo que lo dices tú todo.

Pero yo lo veo y digo: "Jolín, Marta, qué feo."

Qué majo.

Pues yo no le cogí bien el sabor.

Marta, me sigue haciendo mucha gracia esa capacidad

de autodestruirte y autocriticar tu trabajo.

Porque si analizamos fríamente es una elaboración

donde la leche tiene un papel importante, el sabor está rico

y no le encuentro esas pegas más allá de que el emplatado

puede estar más arriba o abajo.

Y tú vienes, lo autodestruyes, te pones aquí a decir...

Como que lo veo feo y me da vergüenza.

Eres muy dura contigo misma porque el plato está muy rico.

Felicidades. Gracias. Jolín.

Es la leche, de verdad.

Está bien, está rico. Confía.

Huy.

He venido aquí a pasármelo bien,

a disfrutar y a aprender y el bajón que me ha dado a mí

no se lo deseo a nadie.

Bueno, Ramón, cuéntanos. ¿El nombre del plato?

Sí. Pues le he llamado Camino.

Porque aparte de su forma estará mal o estará bien,

pero será parte del camino.

A ver si el camino es para darte un tortazo al final.

Ten cuidado. Pero gordo.

Que a veces el camino es tortuoso, Ramón.

Yo al contrario que Marta

estoy muy satisfecho con la presentación,

con el sabor en conjunto creo que también.

¿Y qué es? ¿Qué carne es?

Pues es aguja.

Hombre, Ramón, después de probarlo

si yo me como un guiso de patatas y digo:

"Jo, qué rico está esto", y quiero hacer una versión

moderna de ese guiso con patatas

tiene que estar igual de rico o mejor.

Y aquí hay unos tacos de carne a medio camino

y falta ese gusto del sabor de la reducción del guiso,

que aquí aparece un vino tinto reducido...

Creo que es un plato fallido.

El plato es pretencioso. La estética es pretenciosa.

Cuando tú haces un guiso con patatas con este formato

es un plato pretencioso.

Me duele que me digan que soy pretencioso.

¿Que no valores el trabajo por detrás,

ese trabajo del crujiente,

de la organización, etcétera? Claro que me duele.

Pues tengo que estar ahí completamente de acuerdo.

Le faltaba ese punto de...

Carne con patatas. Exactamente.

Pero bueno, estás en el camino.

No creo que hayan valorado el trabajo en el emplatado.

Entonces sí, estoy cabreado.

Yo ahora mismo cogía el plato y lo reventaba

en el siete mil cachos y lo tiraba a la basura.

Marta, lo de siempre, que tienes que venderte.

Ya, pero si está feo, está feo.

Da igual, que te lo digan ellos.

Luis, antes de continuar,

que me ha llamado tu madre y que me ha dicho

que estás fatal con el pelo en la cara catando.

Y que a ver si te puedo ayudar en algo.

Entonces, yo he pensado ponerte esto.

Bueno. ¿No?

Mi kryptonita. Dice que ella te la pone

continuamente. No sé si es de tu gusto,

pero yo te veo bastante guapo, ¿no?

Monísimo. Tú sabes que a las madres

hay que hacerles caso. Siempre tienen la razón.

Ya sabía que no podía fallarme. ¡Ay, las madres!

El que es guapo, es guapo. No pasa nada.

¿No te habrá dicho su madre que necesita tacones?

Pero si tengo la altura razonable.

Eso me ha llamado la madre de Jordi para decírmelo.

Yo, mientras esté aquí Luis, estoy tranquilo.

Oye, venga, seguimos, eh. Seguimos.

Marina, Jon, vuestro turno.

Espero el "zasca" porque yo no he tenido la cabeza

tan despejada como para coger una guarnición.

Entonces, he hecho hígado encebollado puro y duro.

Marina, ¿cómo se llama tu plato?

Se llama hígado encebollado,

pero parece un homenaje a la cebolla, más bien.

No estoy contenta. 75 minutos para cocinar

y es una vergüenza que presentes

una cebolla pochada y un hígado a la plancha.

Vamos a ver si está bien.

A lo mejor está delicioso y me tengo que callar.

Mira. Vas a probar tu hígado. Toma.

No me gusta el hígado.

El hígado no quiero ni verlo. Mira, hígado.

¿Me lo tengo que comer? Me lo como.

Te daré la cebolla solo, para que veas lo cruda que está.

Tenía que estar más hecha. No entiendo qué ha hecho

esa cebolla en 75 minutos para no estar hecha.

Ni la presentación, ni la cocción de la cebolla

ni de la carne. Nada, Marina.

El hígado no se puede comer

y la cebolla está cruda. Es una vergüenza.

Está un poquito... Y la cebolla, pues,

con que no estuviera tan al dente...

Lo siento mucho, de verdad.

Acuérdate lo que te diré. Falta la prueba de exterior

para llegar a eliminación.

Tú ya has empezado a irte. Te lo garantizo.

(MARINA) Demoledor. No tengo consuelo ahora.

No tengo ningún consuelo.

Por mi culpa, por mi culpa y por mi gran culpa.

Bueno, Jon, ¿qué parte de la vaca le tocó a usted?

Bueno, me ha tocado tapa.

Lo mejor que puede ocurrir, es eso. Tapa.

(RÍE) Por favor.

Jon, destapo.

No, no. Tápalo, tápalo.

Cuéntamelo. He hecho unos filetes finos.

He hecho una escalivada y unos cantharellus.

La verdad es que me he quedado...

Estaba a medio camino. No puedo decir nada

porque es cierto. La primera idea que tenía,

era hacer unas chalotas glaseadas.

Pero me he dejado la mantequilla

y ahí he empezado a bloquearme un poco.

Es lo que le ha faltado, la chalota glaseada.

Tenías dos huecos aquí. Habrías cubierto el plato.

No estoy contento. Es verdad. Estéticamente, ¿el plato te gusta?

Bueno, hablando de la estética...

(RÍE)

¡Ay, qué grande es mi Jon! Di la verdad. Te gusta.

A mí, pues sí. Pues ya está.

La presentación hasta me molaba y todo.

¿Qué quieres que te diga? Me gustaba.

Mira. Hasta aquí...

Fíjate. Te he quitado lo feo.

Y ahora vamos a lo sustancial, ¿verdad?

Que son tus rollitos rellenos de eso mismo,

que había setas, que había una escalivada.

No me preocupa que tires la guarnición alrededor.

Pero que tenga un sentido. Vamos a probarlo.

Jon, se queda crudo. Se queda chicloso.

Yo creo que no es la mejor manera de aprovechar la tapa aquí.

Ahí tiene una cosa que sí que está bien: el juguito.

Sí. El juguito, se ve que hay cocina.

Claro. Pero ahí no has sido de Bilbao.

Has sido de Barcelona tú ahí.

Sí. Delante de cocinas, chicos.

(Aplausos) ¡Vamos, chicos!

Amigo Víctor, ¿cómo se llama ese plato?

Son costillas de ternera glaseadas al Oporto.

Tener la sensación de tener

a una víctima delante mío. Tampoco diría tanto.

Lo digo por tu cara, por tus gestos.

Bueno, hay cosas del plato que creo que son mejorables.

A la carne le falta cocción.

La salsa debería estar un poco más desgrasada.

Las patatas, podría haber eliminado lo quemado.

Están un pelín duras. Podría haberlas hervido un poco

antes de saltearlas con mantequilla.

Cinco defectos ya llevamos.

Como juez, vas muy bien. Ahora veremos como cocinero.

Vale.

¿La quieres negra o más negra? Dámela morenita.

Víctor, tienes razón en todos los defectos que has dicho.

El sabor es muy rico. El problema es que la carne

no se puede comer de lo dura que está.

Creo que lo puedes hacer muy bien.

Y espero que tengas tiempo y la posibilidad de demostrarlo.

Pero, lamentablemente, esto te puede echar de "MasterChef".

Lo sé.

Y yo en vez de cortar las patatas,

les hubiera dado la vuelta y engañar a todo el jurado.

Y ya está.

Ketty, cómo se llama tu plato. -Los riñones de la vieja.

Es una versión de los riñones al Jerez que hace mi suegra,

que la llamo "la vieja".

Pues nada, salió eso. ¿La echas de menos?

Sí. Siempre estamos peleando y abrazándonos, pero sí.

Vamos a probarlos.

¿Y esas bolitas de qué son? Son patata.

Y lo que está en medio es un poco de manzana risolada,

porque noté muy fuerte el sabor.

Luis, ¿te gustan los riñones? Mucho. Plato ganador.

Está muy bien guisado.

Está muy rico. Está, incluso, con exceso de sabrosura.

Pero está muy bueno y hay un fondo de cocina

hecho al Jerez que me recuerda a los que hacía mi madre.

Mi madre los guisaba mucho.

Exceso de cocción, a lo mejor, demasiada.

Pero el guiso está tan rico, tan bueno, tan sustancioso...

Dale las gracias a "la vieja" de mi parte.

Díselo. Gracias, chef.

Ketty, ¿sabías que la mamá de Pepe era cubana?

Nació en La Habana. Yo creo que ahí ha visto él

esa mano de Cuba y le ha traído muchos recuerdos, ¿no?

Bueno, en realidad, para Pepe hice las judías verdes.

A él le han gustado más los riñones.

De lo que come el grillo, poquillo.

Lo que más ilusión me hace, es que la receta de mi suegra

me salió genial y creo que le hará superilusión.

La verdad es que me encantaría el premio.

Me encantaría poder irme de crucero con mi Pichi.

Toni, cuéntanos qué plato has hecho.

Me ha tocado el lomo. Era una pieza espectacular.

Entonces, he pensado que lo más importante sería

resaltar el sabor de la carne.

He hecho la carne. La he marcado con mostaza

y unas hierbas. He hecho una salsita

con Oporto y con las pasas.

Y he hecho un salteado de champiñón.

Quería hacerlo de otra manera, pero al decirme Luis

que no estropeara mucho, hice un salteado

y patatas para acompañar con la misma salsa,

pero le puse más picante.

Aparentemente, es una chuleta achicharrada por fuera,

cruda por dentro, con setas y patatas.

Como llevaba mostaza y las hierbas,

igual se quedó un poco negrita.

¿Te has inspirado en alguien a la hora de hacer estas patatas?

No son las bravas como tal,

pero las de Sergi Arola que hacía en su día,

que son muy ricas.

Perdónale, Sergio, que no sabe lo que dice.

¿Sabes por qué se pone negra? La has achicharrado

en una sartén a toda castaña

con un marinado que no pintaba nada.

El problema es que tú solo la has caramelizado por fuera

en exceso y has dejado la carne sin cocinar, cruda.

Se han puesto enseguida muy negras y las he sacado.

No sé por qué tienen esos miedos de hacer un poquito más,

un poquito menos. Si es que era muy...

En mi casa, no lo hubiera hecho eso.

Te has cargado la chuleta.

En mi casa, no lo hubiera hecho así.

En mi casa, no lo hubiera hecho, pero seguro.

¿Pero por qué se sigue excusando?

Oxana. Mi turno.

Brevemente, ¿cómo se llama tu plato?

A ver, que cojo aire y lo intento decir correctamente.

Mi plato de lengua se llama fantasía "geometrial".

Sí. Geométrica.

Geométrica, sí. Geométrica. Eso es.

Porque ha puesto la lengua

y corté en diferentes formas.

Ahí ves triángulos, cuadraditos. Por eso llamé al plato así.

Qué pena que se han llevado la tapa de Jon.

(RÍE) Oxana, la pregunta como a Jon.

¿Pero te gusta el emplatado?

El emplatado sí. El emplatado sí me gusta.

Ya no te voy a decir nada más. Es feo, feo, feo.

Vale. Quizás, no soy maestra, pero tampoco tan feo, feo, feo.

Hace una mierda... -Pero le gusta.

Ella es feliz. -Le encanta. Es lo mejor.

Vamos a probar. (RESOPLA)

Uh. No le gusta. Bueno.

¡Uf! ¡Uf!

¡Uf! El ajo que tiene esos pegotoncitos.

Ya.

¡Uf, uf!

Es un plato con cuatro elaboraciones:

la lengua, los "ñoncitos" de puré de patata,

la guarnición de setas y la salsa.

Y los cuatro elementos son malísimos.

Y el emplatado, peor todavía.

Estoy de acuerdo. Sí. Luis, ¿cómo lo ves?

Me hubiera centrado más en la lengua,

no tanto en las guarniciones. -Sí.

Estaba en la olla cociendo y he pensado: "Voy a hacer algo".

-Ah. Si era por hacer... -No me siento orgullosa del plato.

Ten cuidado, Oxana. Sí, chef.

Estas tres semanas anteriores

me tenían en bracitos, el mejor plato,

la capitana, ganaba...

Subí un poco los humos, digamos.

Ahora, es la hora de ponerte las pilas.

Fabio, espero que traigas el rabo en su punto.

(Risas)

Tenía muchas ganas de probar tu rabo, a ver.

Así que preséntamelo. ¿Cómo se llama tu plato?

Rabo con salsa de verdura y reducción de Oporto,

acompañado de una milhojas de patatas,

a la que para darle más cremosidad,

he intentado meterle huevo con nata y especiado.

He de decir que tampoco es muy grande.

(Risas) Vamos a probarlo

porque, a lo mejor, está tierno.

No le gusta cualquier rabo, eh. Le gusta tierno.

Rico, pero duro. Claro.

Ya es algo, oye.

Quizás, por eso no me ha quedado en el punto adecuado.

(RÍE)

Dadle agua, que se va a ahogar. Dadle agua a Samantha.

Me está dando cosa... (RÍE)

Se le ha ido por otro lado el rabo.

Ya está. (FABIO) Venía con tanta ansia

Samantha a probar mi rabo,

que se ha atragantado. Estaba duro. Yo lo sabía.

Fíjate. No sé si habrás hecho alguna vez rabo.

Nunca. Tiene mérito porque apunta

muy buenas maneras. La forma de hacer, está bien hecha.

Le faltó diez minutos más de olla.

Si no, la clavas, porque la salsa de vino tinto está muy rica.

Te ha quedado un pelín duro

porque tardaste mucho en meterlo a la olla.

Yo dije: "Este hombre no llega".

Has llegado justito. Te lo puedes comer

pero le faltan esos minutos.

Y lo de las patatas que las tenías en la sartén,

las quitabas, las partes con un cuchillo,

una cosa que yo jamás he visto, era algo rarísimo.

Fabio, rarísimo. Aun así, se puede comer la guarnición.

Me quedo con el gusto del rabo.

Me quedo con las ganas de que le hubieras echado

un poquito más de vino. Estoy muy de acuerdo

con el punto ese picantito que tiene y todo.

Bueno, pues espero comer tu rabo alguna vez

en las condiciones más óptimas.

(RÍEN)

(FABIO) No esperaba tener esta buena crítica.

Estoy muy contento y muy motivado.

Daniel, cuéntanos.

Se llama carpaccio con especias.

Y he hecho un plan B del acompañamiento.

Tenía pensado hacer patatas suflés, pero no me han salido,

y he hecho unos crujientes variados.

Si te diese otros 75 minutos y una pieza de solomillo,

¿volverías a hacer algo así?

Sí. Pero he querido hacer algo diferente

y por eso he hecho el carpaccio.

Lo has clavado, porque has hecho algo diferente.

Lo que no sé es si es bueno.

Quieres hacer un carpaccio, lo congelas y lo cortas

lo más fino posible. Luego, un pequeño aliño

que respete el sabor de la carne,

que para eso la hacemos cruda. Sí.

Lo has cortado con el cuchillo, trozos más gordos,

trozos más finos, y le falta el aliño.

Encima fríes dos hojas verdes y le tiro tres hojas de tal...

No me vale como carpaccio. Vale.

Si fuera una cecina, sería maravilloso.

El solomillo es una pieza

que tiene menos grasa como para hacerlo.

Tan limpio puede ser fantástico, pero...

Y... poco más.

(DANIEL) Me sienta mal. Estoy rebotado.

A ver si en exteriores se me da bien y subo.

Si no, otra eliminación,

que para eso hemos venido a cocinar.

Pues hasta aquí, la cata de esta prueba.

Ya sabéis lo que hay en juego, ese magnífico crucero

y, por supuesto, esa ventaja

para el próximo exterior, que es muy importante.

Pero antes, tenemos que despedir a Luis.

Ha sido un placer tenerte aquí.

Y me ha dicho tu madre que ahora estás más guapo

con el pelo retirado de la cara.

Muchas gracias. Ven cuando quieras.

(APLAUDEN)

Mucha suerte. Gracias.

Pues ahora sí, jueces, momento de deliberar.

Estoy muy nerviosa.

Marta capitana.

Marta capitana con Ketty.

(MARTA) Me gustaría ser capitana para superarme

y empezar a creérmelo de verdad.

Como sea capitana y vayamos a eliminación,

eso puede hacer que vuelva la inseguridad.

Es un arma de doble filo.

Lo tenemos.

Ramón, Marina, Oxana y Jon,

un paso adelante. Ánimo, chicos.

Vuestros platos son los peores de este reto.

Espabilad, porque si no, estaréis

entre los próximos eliminados. Oído, chef. Gracias.

Marta, Ketty y Fabio, un paso al frente.

Vuestros platos son los mejores de esta primera prueba.

Gracias. Sé que lo que más os interesa,

es saber quién se lleva el maravilloso crucero

de siete días con este juez

vestido de negro, para dos personas.

Con MSC Cruceros que nos vamos.

Y ese aspirante es...

Ketty.

Ketty.

(APLAUDEN) -Qué alegría.

(KETTY) Voy a pasármelo muy bien. Voy a tomar muchas copas,

muchos cócteles. Voy a bailar y disfrutar del Mediterráneo.

Podemos ir los dos. No te importa.

Me voy con mi Pichu. ¿Con tu marido?

Claro. (MARTA) Me puedes llevar contigo.

Ha estado una semana de bajón.

Se merecía un subidón del bueno. Estoy superfeliz por ella.

Bueno, Ketty, enhorabuena por partida doble.

Te vas de crucero y, además, tendrás una ventaja importante

en la prueba por equipos. Eso me preocupa más.

Ahora vámonos ya todos corriendo,

porque tenemos esta vez un encargo muy especial.

Y yo estoy deseando que os pongáis manos a la obra.

¡Huy! Ya estamos.

Los aspirantes se van a enfrentar a una nueva prueba por equipos

en el local elegido por Pablo Alborán

para preparar la gira de su nuevo trabajo "Prometo".

Tendrán que cocinar para él y para todo su equipo.

(CANCIÓN) #Sin esperar que me den nada a cambio.#

Aspirantes, nos encontramos en la sala de ensayos

donde un gran artista español ultima los detalles

de su próxima gira.

Qué fuerte. Un cantante que en poco más

de dos años ha vendido más de dos millones y medio

de copias de sus tres primeros discos.

Y por si eso fuera poco, ha conseguido 45 discos de platino

y ha ganado un Goya a la Mejor Canción Original en el 2016.

¿Os imagináis ya quién puede ser?

(TODOS) ¡Pablo Alborán! Efectivamente. Pablo Alborán.

(APLAUDEN)

Hoy vais a tener la responsabilidad de cocinar

para él y para su equipo. Qué bueno. Qué bien.

(VÍCTOR) Cocinar para Pablo Alborán y su equipo

me hace ilusión porque me gusta cómo canta

y tiene una hipersensibilidad que a mí me mola.

En esta prueba, vais a trabajar divididos en dos equipos.

Vale. Ketty, vas a tener varias ventajas.

La primera: te has ganado el privilegio de ser

la capitana de tu equipo.

Y la segunda: vas a poder elegir el capitana o capitana

del equipo contrario.

Un capitán débil puede llevar a su equipo al fracaso.

Y ya sabes lo que eso significa para ti y tu equipo.

Víctor. -Fíjate tú.

(RÍEN) -No me lo esperaba.

¿Esto tiene algo que ver con que te diese

el delantal negro la semana pasada? No.

-Mira a Víctor. -Dilo.

-Pues sí. Venga, ya está. -Ya está.

El marrón para ti.

-Clarinete. -Sí, sí.

Pero de buen rollo. -De buen rollo.

Los cuchillos están encima de la tabla y ya está.

A ver en qué termina todo esto.

Ya tenemos, de momento, a los dos capitanes.

Ahora tenemos que ir con la formación de equipos.

Ketty, tú vas a ser la que forme los dos equipos de esta prueba.

¡Qué fuerte! -¡Guau!

(KETTY) En mi equipo quiero cocineros,

gente con agilidad, destreza.

Me gusta la gente con nervio en la cocina.

Pues vamos con el equipo de Víctor.

Necesito cinco nombres con los que tú no quieres trabajar.

Jon. -¡Zascas!

-A mí no me importa ir con él. -Jorge.

Oxana. -Gracias.

Qué mona eres.

-Eh... Ramón. -Estupendo. Fenomenal.

Bueno, el último nombre es Fabio.

Presente. Los equipos están formados.

(VÍCTOR) Los equipos están bien compensados.

Me gusta mi equipo. Voy con personas

con las que me llevo bien.

Trabajar con gente con la que estás a gusto, es una ventaja.

Ketty, ahora puedes elegir lo más importante de todo.

¿Con qué color estás más guapa? ¿Con el rojo o con el azul?

Rojo. Ese será el color de tu equipo.

Podéis poneros los delantales. Gracias.

(TONI) El equipo que hizo Ketty es el que yo tenía en mente.

Marta y Sofía por si teníamos postres.

Yo con ella trabajo muy bien.

Muchas gracias, Ketty.

Dani es un tío muy capaz.

Y Marina es un buen comodín.

Aspirantes, cuando un cocinero recibe un encargo,

es muy importante que conozca bien a su cliente.

Que me da algo. Que yo me caigo aquí, eh.

-Es que es muy fuerte esto. -Me desmayo.

Mira.

Con todos ustedes, ¡Pablo Alborán!

(APLAUDEN) -Tranquilo, Jorge.

¡Ay, mi niño! ¿Qué tal?

Muy bien.

(PABLO) Hola. ¿Qué tal?

-Estoy flipando, vamos. -A mí me va a dar algo.

(JORGE) Me encanta. Cuando le vi tan cerca,

es que no me lo creía.

Para agradecerte que nos abras las puertas de tu local de ensayo,

te hemos preparado una sorpresa. A ver.

-¿Qué tenemos que hacer? -Desnudarnos.

El menú que tendrán que preparar los aspirantes,

ha sido diseñado especialmente para ti

por un chef Estrella Michelín. ¡Anda!

¡Dani García! ¡Guau!

¿Cómo estás? -Muy bien.

(VÍCTOR) Jamás pensé que haríamos

recetas de Dani García. Es un reto bonito.

Será muy complejo.

Aspirantes, el menú de Dani García está formado

por cuatro platos. Un entrante:

gazpacho amarillo con tomate nitro y erizos.

Es un sabor muy atomatado de gazpacho,

aunque sea amarillo, con toque cítrico

muy abierto y que produce emoción al paladar.

Qué rico. Un primero:

arroz de morcilla y navajas. ¡Qué bueno!

Una combinación que nos gusta mucho.

Es morcilla de Ronda y navaja.

Y ese toque de limón. Yo sé que Pablo es

muy de morcilla y de ese tipo de embutido

de la sierra de Málaga. Un segundo:

pescadilla de Marbella con jugo de chirlas especiado

y guisantes lágrima. La esencia es la salsa.

Las chirlas que comemos en Málaga, son almejas pequeñitas.

Y el contrapunto dulce de los guisantes lagrimita

y guisantes secos también.

Chicos... -Fácil no veo ninguno.

Yo tampoco. Y un postre:

boniato asado con mandarina especiada.

Es un puré de batata dulce con mandarina.

Lleva cardamomo, menta, un punto de yogur.

Tiene ese punto especiado. Lleva una infusión

del propio boniato, boniato cocido también.

Tiene su gracia. ¿Y qué más lleva?

Los shots de nitro.

Le gustan las cosas sencillas. Es sencillito.

Gracias, Dani. Te queremos. -Gracias, majo.

(TONI) Locura. ¿Cómo vamos a hacerlo?

Llevamos cuatro programas y haremos esos platos.

Cuando lo he visto, digo: ¡Vaya tela!

Aspirantes, en esta prueba no habrá elección de platos.

Todos, todos. -Cocinaremos todos.

Los dos equipos trabajaréis en todas las elaboraciones.

¡Guau! Y todos seréis responsables

del servicio final que se haga a los comensales.

Qué barbaridad. Cada 20 minutos, los equipos

cambiaréis de cocinas y os pondréis al frente

de los otros dos platos del menú. Vale.

Así lo haremos. Ketty, ¿con qué platos

quieres empezar a cocinar? ¿Con el entrante y el segundo?

¿Con el primero y el postre? Primero y postre.

Víctor, empezaréis a cocinar con el entrante y el segundo.

Aspirantes, cocinaréis para 50 comensales.

Tened en cuenta que nuestro supermercado

proveedor de alimentos os facilitará

los ingredientes necesarios para cocinar.

Como siempre, el excedente que no utilicéis,

será donado a comedores sociales.

Eso está muy bien. Contaréis con 120 minutos en total

para preparar 50 raciones de cada plato.

Son platos de Estrella Michelín. Ya, ya.

Y estamos en la cuarta semana de concurso,

por eso, os daremos las recetas. ¡Bien!

Gracias, hombre. Un detallazo, eh.

-Lloro de la emoción. -Algún truco habrá.

Aspirantes, ¿estáis listos para sorprendernos a nosotros,

a Pablo Alborán y al mismísimo Dani García

con vuestras elaboraciones?

(TODOS) ¡Sí, chef! Pues a por los ingredientes

y a cocinas en tres, dos, uno. ¡Ya!

¡Vamos, chavales! ¡Venga!

¡Vamos, vamos!

¡Vamos! -¡Vamos, chicos! ¡Vamos!

¡Venga, equipo! Todos aquí.

(TODOS) Una, dos y tres.

Os falta otro cuchillo, ¿verdad?

Son pequeñas. Voy a poner cinco por ración, ¿no?

Vale. Luego prepara los erizos. Vamos a hacer la salsa de ají.

500 gramos de ají.

Perfecto. A ver. Zumo de lima. Sal fina, 30 gramos.

El equipo azul tiene que preparar gazpacho amarillo

con tomate nitro y erizo de mar de entrante,

y pescadilla de Marbella con jugo de chirlas especiado

y guisantes lágrima de segundo plato.

Yo creo que esto va perfecto.

Tampoco hay que hacerlo polvo el erizo. Que esto pincha.

-Ya lo sé. Soy de Asturias. -Calculad dos,

tres yemas por plato. -Vale.

Agua y sal. Sal en abundancia.

Sí, sí. Para que suelten todas las castañas.

-¿Nos ponemos con la paella? -Sí.

-Hay que desmigar la morcilla. -Sí.

El equipo rojo debe preparar arroz de morcilla

y navajas de primer plato, y boniato asado

y mandarina especiada de postre.

Vale. Al horno ya.

Calculamos una hora, ¿vale? Vale.

Yo creo que me voy a poner

con la crema de mandarinas. -Vale.

¡Eh, alcaldesa! ¿Cómo estás tú fuera

del equipo del alcalde, separada de él?

¿Te sientes triste y sola?

Trabajar en pareja nunca ha sido bueno.

Estoy triste y sola. Algún día, trabajaré con él.

Cuando trabaje con él, me puedo ir del programa.

Mira qué guay la textura. Es superchula.

-Cómo mola. -¿Cuál es la textura deseada?

-Que no queden grumitos.

-Vale. -Venga. Menta. Azúcar.

El streusel es una cobertura crujiente para postres

a base de harina, azúcar, mantequilla y sal.

¡Toma! Justo.

Hoy es el primer día que el postre me apetece sacarlo.

Lo vi tan bonito, que digo:

Yo quiero hacer esto.

Bueno, Jordi, Pepe, hoy los dos equipos van a trabajar

en todos los platos del menú.

Lo más eficaz sería que en esta prueba,

en lugar de supervisar el trabajo de un equipo,

cada uno siga de principio a fin

la elaboración de los mismos platos.

¿Qué os parece si yo superviso gazpacho y pescadilla?

Sammy, tú el postre, que se te da mejor.

Yo el postre, claro. Yo cojo el arroz.

Ya está. Perfecto. Todos contentos. Al lío.

¿Me pongo con las almejas?

Son chirlas.

Capitán, cuéntame cositas.

¿Tienes claro cuál es la elaboración del primer plato?

Estoy en ello. Es lo más complejo.

El gazpacho... ¡Pam, pam! Sencillo. No me preocupa.

Falta el tomatito. El tomatito ese.

El tomatito es una base de gazpachuelo,

luego con forma de tomate

pasado por un gelificante de color rubí.

Sí, tela. Cuanto tenga 50 tomates

en el refrigerador perfectos,

ahí voy a estar tranquilo. Antes no.

Estás con la base de fumet de chirlas

para la salsa de chirlas que acompaña a la pescadilla.

Estamos lavándolas con agua y sal, que abran

en el agua caliente y las trituraremos.

Y con esa agua, haremos esa salsa tan rica con cidronela.

Eso es. Vale. Dale caña.

Venga, chef. Gracias.

¡Equipo, caña, caña, caña!

¿Cómo vamos por aquí, Ketty? ¿Qué tal?

Aquí, con nervio y nada.

¿Con nervio o con nervios? Con nervio.

¿Cómo has distribuido las tareas?

Tengo a Marta y a Sofi con el postre.

Tengo a Toni y a Daniel con el arroz.

Y yo cortando para el sofrito.

Venga. Bien de ajito. ¿Qué más lleva el sofrito?

De momento, ajo, cebolla.

Y luego, morcilla bien confitada. O.K. Fenomenal.

¿Cómo vamos? Estoy con el arroz.

Estamos haciendo el sofrito para el arroz.

Vale. Picad bien la cebolla para que vayan

todos los platos iguales. Que vaya más picada.

Que luego no se note que hay trozos pequeños y grandes.

Vale. Practicad bien la brunoise.

Vamos, chicos. Vamos a hacerlo bien, eh.

Oxana, tenemos que ganar. Te lo digo ya.

Que me encanta Pablo Alborán.

Si ganamos, le tengo que pedir un abrazo.

¿La canción nueva te la sabes? -No.

Es la de... (CANTAN) #No vaya a ser

#que me enamore aún más de ti.#

-¿Te la enseño? -Sí.

#No vaya a ser que me enamore aún más de ti.#

(CANCIÓN) #No vaya a ser que te quiera

#y te vuelvas a ir.

#No vaya a ser que me enamore aún más de ti.#

Bueno, Pablo, lo primero, muchísimas gracias

por dejarnos entrar aquí, que esta es tu cocina.

Aquí es donde se cuece realmente esa gira

que tantas ganas tendrás de contar y de cantar.

Ese tour Prometo. ¿Por qué es tan especial?

Es especial porque el disco es muy especial.

Es un disco que ha nacido de la calma,

que he compuesto desde mi casa, en Málaga, sin prisa, sin fecha.

Yo pensaba: "Si me quieren, van a entender

que necesito componer otra vez desde ese lugar".

Te quieren. Me quieren. Me quieren bien.

Te quieren porque sale "Prometo" y es número uno en EE.UU.

desde el momento en el que sale.

Luego termina el 2017 siendo número uno en España

y siendo el disco más vendido

del año. Una pasada.

Eso, en un mes y medio, ¿cómo se consigue?

Hemos trabajado muchísimo.

Yo me lo he pasado muy bien, pero cuando empecé con el disco,

era como... "oye, ahora tengo las pilas cargadas

y ahora voy a darlo todo".

Y ahora estás ensayando para contarnos a todos, ¿qué?

¿Qué nos prometes? Prometo mucha música,

prometo una gira donde la gente lo va a pasar muy bien.

Nos estamos dejando el alma para que la gente lo disfrute,

que para eso estamos aquí.

¿Cómo vais, chicos? -Bien.

-Va bien, Víctor. -Venga, perfecto.

Vamos a hacer el gazpacho.

Para finalizar el gazpacho amarillo,

el equipo azul tiene que mezclar la salsa de ají

con agua de tomate, xantana y aceite de oliva virgen extra.

Fabio, necesito que me peses el aceite de guindilla.

500 gramos. Aquí, en gramos. -Vale.

Vale. Siguiente. Voy a empezar a hacer

la sopa de boniato porque necesita 35 minutos

y luego, infusionar, colar, reservar en frío.

Ya la voy a echar. -Vale.

Aquí habrá como tres kilos.

Las navajas las voy a ir preparando.

Hay que ir preparando las bolsas del vacío.

Hay que meterlas en el Roner 45 segundos.

Esto lo meto a saco Paco.

-Ketty, meto estas por Roner. -Vale.

Aspirantes, están a punto de cumplirse

los 20 minutos de cocinado y se va a producir

el primer cambio de cocinas. ¿Oído? (TODOS) ¡Oído, chef!

Debéis continuar con las elaboraciones

del equipo contrario en el punto

en el que las haya dejado. O.K., chef.

¿Estáis preparados? (TODOS) ¡Sí, chef!

Tres, dos, uno. ¡Cambio de cocinas ya!

¡Chicos, cambio! Cambio, por favor. Adelante.

Este es el streusel. Tenéis que poner esto aquí

e ir mezclando con varillas. -Vale.

Faltan 300 gramos de aceite de guindilla aquí.

Estarán todos los líquidos puestos. -Vale.

Cachorro, cuidado con las navajas. De una en una, poco.

Hay una envasada al vacío.

Vale. ¿Estas están ya para limpiar?

No. Esas para envasarlas.

Jon, cuando estén todas, en la Roner 45 minutos, ¿vale?

Vale.

Fabio, el streusel si lo puedes hacer una harina, terminamos antes.

-Vale. -Oxana, ve quitando gajos

con cuidadito. Que solo queden los granitos. ¿O.K.?

Esto, va «nitrogenado» o como sea. -Vale.

-Nos ponemos con los erizos, con cuidado para no romperlos.

-Vale. -Vente conmigo con este caldo.

-¿Me pongo con los erizos? -Sí, con mucho cuidado, mucho.

-Me quiero enterar de todo.

-Es el gazpacho amarillo, supongo.

-Me quiero enterar de la movida, -Espera.

-¿Aquí están con el jugo? -Me dicen que faltaban 300 gramos.

-Vale. -No, eso está medido, ya está.

-¿Ya está medida? -Ya está echado dentro. Sácalo.

-Me dijo Víctor que faltaban 300 gramos.

-Espera. -Ponles un chorro de aceite.

-¿Qué le faltaba al caldo ese?

-Le faltaban 300 gramos de aceite de guindilla.

-Ya le he echado. -No, yo le he echado 200,

y montar con la xantana. -Vale.

-El tomate gelificado y el puré de aguacate,

no lo he hecho para que no se quede negro.

-Tú y yo con el puré de aguacate, ponte a abrirlos.

-Hala, aquí se han dejado carne. Esto hay que salvarlo, es caviar.

-Aparte, no sé si habrá suficiente para 50 si vamos perdiendo.

-Jo, no han tenido cuidado con esto.

-Han dejado estas con espinas, ¿eh?

Equipo, hay que quitar espinas, equipo Azul.

-¿Qué me faltaba? Montar con la xantana.

-¿Eso qué es? -Ají amarillo.

-Esto es... ¿no será el fumet? -No, eso es ají.

-¿Sí? Pruébalo.

-Uf, ají amarillo sin duda. -Que te cagas, ¿no?

-El gazpacho, no sé si alguien leyó la receta,

porque picaba a Dios.

Aspirantes. (TODOS) Sí, chef.

Pablo Alborán quiere saber si su equipo y él

van a poder comer hoy. -Segurísimo que sí.

Vamos a echar un vistacito, ¿dónde está el capitán?

Aquí está. ¡Ketty! -Sí. Hola.

-Cuéntame. Traigo a Pablo para charlar.

Un poco caos, nos hemos mudado. -¿Qué os habéis encontrado?

-He colocado a ellas con los erizos y tengo a Toni aquí

haciendo la crema de aguacate. -Sí.

Una cosa, cuándo cantas y eso,

¿puedes cantar con una espina en el gaznate?

No, no puedo; ni mis músicos tocar ni hacer coros.

No me asustes, que eso se me clava y me llevan a Urgencias.

-Tendremos cuidado. -Te lo suplico.

-Yo confío en ellas, así que creo que sí.

-Vale. -Estará limpito.

Equipo, meted caña que la cosa está más verde que un kiwi.

A saco, a saco. Vámonos.

-Vamos, ánimo. -Venga, a saco, ¿eh?

Cuando ha habido este caos, digo: «Sofía, tienes dos opciones:

una, suicidio colectivo o haces algo y sacas lo que sea».

Vamos a ver, señores, os traigo a Pablo Alborán.

Hola, Pablo. -Muy buenas.

-¿Cómo estáis? -Estamos, no es poco.

¿Cómo vamos? Bien, pelando las mandarinas

y cerrando estas bolsas que no acaban de...

Es el capitán del equipo.

Tiene buena pinta, vais bien. -¿Qué tal? Vamos apañaditos.

-Uf, cómo huele.

Este es el sofrito, la base del arroz; lleva morcilla,

mojar con el caldo y sacar un arroz digno de vosotros.

Me he puesto nervioso.

Pablo, aquí, mira; tenemos un concursante con doble ración

de tembleque: está con el postre, y eso no ayuda,

y es superfán tuyo, está atacado. No me digas.

-Ay, que me da algo. Ay, ay.

-Aún no hemos ganado.

-El Chispa de Granada. No te desmayes.

No me desmayo. -Y no te cortes, ¿eh?

Ya se ha cortado la compañera. -Me pongo nervioso.

Vamos, no los pongamos más nerviosos.

El cocinado, ahora, me importa poco;

ya con abrazar a Pablo Alborán me da igual ir a eliminación;

estoy contento.

Aspirantes, atención, lleváis 40 minutos cocinando.

Cambio de cocina ya.

Vale. -Va, vamos.

Ya, ya, ya, ya. Vale, los aguacates están.

-Toni, ven. A 90 lo apagas, ¿eh? -Vale, perfecto.

-Faltan estas bolsas solo. -Perfecto.

Venga, rápido, rápido, rápido.

¿Está en el horno el streusel? -No, arriba.

-Vale. -Ketty, hay que saltear el boniato.

Fabio, pon una olla para escaldar la albahaca y ponerla con hielo.

-Voy. -Porque eso falta.

¿Qué más? El puré de aguacate está a medias.

Uf, por Dios bendito...

-¿Dónde están las cosas?

-Era un desbarajuste.

El primer cambio ha sido duro y el segundo mucho más.

-Mira esto, tío, mira esto.

-¿Le han echado aceite? -Tiene un montón.

-A ver, vamos a colarlo.

-Mira, mira esto.

-Aceite, que se ve que lo regalan o algo.

-Voy con el jengibre. -Ketty, tú puedes.

-Vamos, es un caos. -Tranquila, Ketty.

-¿La sopa de boniato? -La estamos haciendo.

-¿Ahora? -La merma de boniato.

-El azúcar lo tenemos, el cardamomo está pesado.

-Me pongo con el jengibre y haz tú otra cosa.

-¿El qué? -De la tarea, venga.

-Pero bueno, Ketty me quita mi trabajo.

-Fuera, vámonos, y baño María.

-Fuera. Otra, otra más. -Vamos.

-Marchando. -Cómo nos gustan las navajas.

-Llevamos como 75, ¿vale? -Vale.

-Hay que hacer 150. -La mitad.

-Un poco más. -Otra bandeja más.

-Capitán, ¿todas las chirlas están aquí o hay más para abrir?

-¿Qué se está quemando? -No, es que estas no se abren.

-Fuera, estas fuera, fuera, fuera. -Están las abiertas aquí.

Aspirantes, Dani García ha venido para comprobar en persona

si estáis aplicando sus consejos

y respetando todos los paseos de estos platos.

Vamos a ver el gazpacho. Venga.

Que lo veo... verde. El gazpacho es amarillo, ¿no?

¿Dónde está? Pues lo veo verde.

Capitán. Sí.

¿Cómo está ese gazpachito?

Haré lo de los tomates, porque nadie ha pensado en eso.

Oye, ese glaseado con ese rubí para que parezca un tomate,

no está hecho. ¿No?

No, creo que no. Vale.

Te hemos dado la clave del éxito del primer plato;

tienes que tener una pipirrana congelada con forma de tomate.

Eso se pincha y se pone en un glaseado color rubí.

Sí. Y falta hacer la pipirrana.

No, está hecha. Está hecha.

Reorganiza a tu equipo. Vale.

Ese plato sale en 40 minutos, ¿cómo lo ves?

Yo estoy nervioso ya, o sea, imagínate...

-Imagínate yo. -Lo veo complicado.

Poneos las pilas porque no sacamos el gazpacho...

De acuerdo. Ni a la de tres.

Venga, caña.

Para el glaseado del tomate nitro tienen que hervir agua gelificante

y colorante rojo rubí.

Ketty, ¿cómo estamos? Te traigo al chef.

Hola, todo un honor. A supervisar el arroz.

Tienen tres ollitas para el arroz.

No sé cómo se organizarán, pero tienen ollas grandes.

Lo veo poco. Lo haría en uno grande.

-Me gusta hacerlo finito. Hazlo finito pero para 50.

Claro, por eso. Si crees que finito

para 50 te vale, estoy encantado.

No lo sé, si no, metemos otro o le metemos más capita.

-No es un arroz valenciano o alicantino.

Primero, la variedad de arroz no es valenciano y lo puedes mover;

está, más o menos, «arrisottado». Vale, perfecto.

Vamos a ver, madre mía. Estos platos salen ya, ¿eh?

No lo veo. Yo, tampoco lo veo.

-Venga, chicos, que vamos bien. Arriba, ahí.

-Venga, chicos. -Va, chicos.

-Vamos bien y el postre lo llevamos bien.

Dani, quedan 30 minutos para que empiecen a salir,

¿cómo lo ves? La verdad, no lo veo.

Yo tampoco. Yo veo imposible que salgan.

Entonces, estamos de acuerdo que como no ayudemos, no salen.

Imposible. Pues sí.

Prefiero eso a... Vamos a echar una mano.

Chicos, vamos a hacer el tema del tomate glaseado.

-Necesito este espacio. -Voy, me quito.

-Toma. -Ayuda al Chispa a limpiar esto.

-Venga. -Desenvolvemos tomates

y vamos a mojar. Ya. -Vale.

-A ver, con cuidado, ¿vale?

-Víctor, cincuenta. -Caña, caña, caña.

-Víctor, cincuenta, ¿qué hago?

-Resérvalos, los pondremos encima luego.

-Déjame espacio. -No lo manoseéis, se derriten.

-Tocadlo poquito. -¿Trituro ya?

-Tritura. -Al vaso triturador.

-Venga, chicos, esto sale.

Por Pablo Alborán, por favor. -Y por nosotros.

Aspirantes, lleváis una hora de cocinado;

en treinta minutos empiezan a salir los platos.

Los que están más así, sácalos. -Ya.

Ahora, cambio de cocinas.

¡Cambio, cambio! -Fabio, vamos.

¡Cambio de cocinas, vamos!

¿Quién lleva el arroz? -Yo mismo.

-16 minutos a fuego lento, como un risotto.

-De acuerdo. -Los tomates hay que bañarlos.

-Vale. Meter y ya. -Palito y al congelador

porque si no, no llegamos. -Sí.

-Saca los boniatos del horno y haz el puré de boniatos.

-Ahora te ayudo a pelar boniatos. -Vamos.

-Víctor, ¿esto va en frío o en el horno?

-Hay que meterlo. -En el horno, claro.

Vaya caos, voy a por la chaquetilla.

-Ya está. Estaré al loro. -Vale, estate.

-Venga, esto fuera. -Venga, equipo.

-Tío, ¿no te quemas? -Bueno, soplo.

-Vale, soplo. -Ramón, tienes contados los trozos,

solo faltan cuatro por meter. -Lo de la tabla.

-Vale. -Estoy tiene que ser rápido.

-Sí. -La salsa está un poco floja.

-Está floja. -No la coge.

-Rapiditos y metemos. -Un, dos, tres, a ritmo.

¿Cómo vas ahí, Dani?

-Bien, haciendo raciones de unos 80 gramos.

-Jon, ¿las chirlas?

-¿Ya están? ¿Está pesado? -No, no lo he pesado.

-No lo he pesado.

-Te lo juro, ¿cómo no lo ha pesado? -¿Qué pasa?

-No ha pesado. -No ha pesado.

Es vasco y no lo pesa, lo hace a ojo.

-Víctor, ¿qué hago con esto?

Estoy sacando esto que se supone que está cocido.

-Sí. Hay que pelarlo. -Está duro.

-Como una piedra, ¿no?

-¿Lo hiervo? -Métele, sí.

-¿Saco las que tienen piel? -Sí.

-Sofi, Jon está quitando... Lo de la sopa fría

está quitando la batata, ¿cómo lo ves?

-Jon, Jon, ¿qué estás haciendo?

-¿Qué hay que hacer? -Dejar infusionar.

-Vale. -Léete la receta.

-Hay que leer la receta. -Perfecto, lo tengo claro.

Esto hay que colarlo y tenemos la sopa de boniato.

-Jon, las chicas iban muy bien con el postre, ten cuidado.

-Es que me lo cargo, me lo cargo.

-La verdad, a Sofía la he visto que ha currado bien.

No estaba indecisa, otra veces tiene menos confianza en sí misma,

ha estado enorme, ha currado bien, ha sacado los platos...

Enorme, enorme Sofía.

Vamos, chicos, vamos. Venga.

-Venga, que ya estamos.

¿Cuántos faltan? ¿Llevamos contados estos?

-Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho...

-Víctor, ya está.

-Ahora, el almíbar; 200 gramos. -Vale.

-Tritúralo bien. 250 gramos de mantequilla.

Aspirantes; equipo Azul, equipo Rojo,

en veinte minutos empieza el servicio, ¿oído?

(TODOS) Oído, chef.

Queremos que los comensales coman bien y que coman hoy, no mañana;

así que, a partir de este momento nos ponemos al frente del cocinado

con Dani, ¿vale? (TODOS) Oído.

Todo el mundo a currar. Vosotros allí, nosotros aquí.

Vamos a ver, ¿cómo vamos?

Víctor, ¿cuelo esto, no?

Se está quemando esto. Mierda, mierda, mierda.

¡Vamos, rápido! Fabio, fuera.

Sacadlo fuera, por favor.

Madre. ¿Quién lo ha puesto tan fuerte?

No me lo creo. Madre mía.

¿Has visto qué ha pasado? Lo he visto.

Poneos firmes y reorganizad esto. Sí.

Yo lo repetiría. Sí, sí. Vamos a repetirlo, venga.

Tengo los ingredientes para el streusel: harina, azúcar,

mantequilla y la infusión de menta, que está en la bolsa.

Vale. Se mezcla y se repite.

Acordaos de que el horno debe estar a 120 grados y no a 200.

Vale, ponedlo a 120. Volved a empezar.

Venga, llegamos con el streusel.

¿Cómo ves esto? Lo veo muy chungo.

Seguro que no ha hervido, ¿no?

-Lo vemos muy flojos. -Porque hay que hervirlo;

si no lo hierves no activas la gelatina.

No se ha activado y no va a gelificar.

Tenemos abatidor, vamos a intentar ultracongelarlos y bañarlos bien.

Al abatidor. Venga.

Rápido, que no pierda frío.

Venga. -Gracias.

¿Eso es el aguacate? Puré de aguacate:

200 gramos de aguacate y 40 gramos de zumo de lima.

Ponle más aguacate. Venga.

-La madre que lo parió. -¿Picante?

-Guau. -¡Sofi!

-Tío, esto es jodido, pica...

Pica como un demonio. Insufrible.

O hacemos un gazpacho normal o...

Hacemos un gazpacho, aunque perdemos el amarillo.

Será rojo pero estará rico.

Exactamente, no se puede. Le metemos esto y a correr,

hacemos uno normal, esto no se puede comer.

Hazlo con los tomates nada más. Una olla, vamos a meterle caña.

Dejamos de lamentarnos y al lío.

Yo loe metería, directamente, y a saco.

-El puré de aguacate está, lo meto en la manga y otra cosa.

¿Le metemos esto? Sí, para que haga base.

Venga, aceitito...

Arroz en una y arroz en otra, ¿vale?

¿Lo echamos entero?

Vamos. Vale, perfecto.

Sin fuego, ¿vale? ¿Qué plato salía primero?

El gazpacho. ¿Y después?

El arroz. ¿El arroz?

Sí. Vale. Cuando emplaten el gazpacho

empezamos con el arroz. Vale.

-Echamos el caldo. Mientras emplatan, salen,

llega al comensal... Empezamos.

Ahí marcamos. Muy bien.

-Necesito 15 gramos de menta para el streusel.

Vamos a quitar eso.

Venga. Esas navajas, señores, corramos.

Víctor, menta en polvo. -Lo tengo aquí.

Ponemos la mitad. -Venga, vamos.

¿Qué más? No puedo estar aquí parado.

-Bandeja para el streusel; poned el horno a 120,

a 120 por favor. -Ya está puesto.

Oído, Víctor, ya está puesto el streusel a 120, el horno.

Esto ya lo tenemos, ¿no?

Sí, ya lo quito, ¿no? Vamos.

Bueno, venga, dale. -Que quede bien suelo.

-Mételo abajo, no arriba, que antes se ha quemado.

-¿Vale? -Sí, vale.

No metas diez minutos, métele quince.

-Ya está, estaré al loro. -Vale.

-¿Qué os hace falta?

Nos falta texturizar la infusión del boniato.

Vale, echa la xantana aquí y le vas pegando.

Vamos a meterlo ahí. Vamos, dale.

Ahora le pegas y la texturizas.

Bueno, Samantha, tenemos casi el postre.

Falta el nitrógeno con la mandarina solo.

Sería bueno que viniese Dani y, como sabe todos los pasos,

que lo supervise, ¿no? Sí.

Voy. Van a traer el nitrógeno

para romper la mandarina y sacar las lágrimas.

Vente a ver lo del postre que me da miedo. Ven, por favor.

Cuidado con el nitrógeno que es peligroso.

Hay que limpiar esto. Tiene que estar impecable.

¿Tenéis el puré? Es lo más importante.

¿Tenemos el puré? En la manga.

-Está en manga y fino, ¿no? ¿Qué más?

El streusel está en el horno. -Perfecto.

Vale, ahora. Eso es muy fácil.

-Venga. -Hay dos maneras.

Sin miedo. Metes nitro y rompes.

-¿Rompo ya? -Se romperá en minigajos.

Y ya está, de ahí al congelador.

Vale, esto lo que hace es congelar. Cuando me digas.

Me he acojonado un poco con el nitrógeno pero me encanta.

Me siento un científico loco, estoy disfrutando como un enano.

Vamos bien de tiempo ahora, ¿vale?

Despejamos aquí para poder emplatar:

de aquí para allá vacío.

Equipo Azul, equipo Rojo, Dani, Samantha, Jordi,

en diez minutos empieza el servicio, ¿vale?

Empezamos a sacar ese gazpacho nitro, ¿oído?

Oído. -Antonio, que podemos con ellos,

que sacamos 150 bichos.

Venga, diez minutos y saco gazpacho como esté.

Necesito esto ya. Cómo pica. Se agarra a la garganta.

Y le hemos metido 10 kg de tomates y pica, aún, como un loco.

Vamos, chicos, movimiento, que lo tenemos, lo tenemos.

-Muévelo un pelín.

Metemos y sacamos, ¿vale? -Vale.

-Así es como está perfecto. -Uf.

-Compara. -Qué diferencia.

-El brillo... todo. -Dani, menos mal que has venido,

si no, estamos más perdidos que un cartero en Barcelona.

Pasen. ¿Por aquí?

Por ahí y por donde queráis.

(CANCIÓN) #Nos vimos en Plutón,

#aún se oyen gritos de amor.

Comensales, bienvenidos a «MasterChef»

y gracias por aceptar nuestra invitación;

especialmente, a ti, Pablo. Para los aspirantes ha sido

una gran sorpresa descubrir que cocinarán para ti y tu equipo,

pero, también ha supuesto una gran responsabilidad.

Tanto es así que me cuentan desde cocinas

que están teniendo algún que otro problemilla.

Pero bueno, no os preocupéis porque los jueces

y el chef Dani García se ha puesto las chaquetillas

para que vosotros podáis disfrutar de un menú como os merecéis.

Muchísimas gracias y buen provecho.

Muchas gracias.

¿Cómo va por aquí? ¿En cuánto sacáis el plato?

Cinco minutos y nos vamos. Vale, por el arroz.

(RÍE) Este va sobrado.

Vamos a emplatar. Vale, Jordi, oído.

Ya podemos correr, venga.

Señores, vamos a darle marcha al arroz, Dale ahí, eso es.

Vamos, sin miedo. Échale caldo ahí.

Venga, si nos va a pedir todo el caldo, no te preocupes.

Venga, vamos a dejarlo cinco minutitos libre.

¿Que repose? Que se vaya haciendo.

Muy bien. Ya está.

Venga, los platos.

Ahora es cuando hay que apretar el culo,

ahora hay que volar. Venga, chicos.

-Vale, lo tenemos. -Vamos, Antonio.

-Vale. -Vaya cómo nos han quedado.

Lo quiero rápido esto, señores, ¡lo quiero volando!

A ver, el tomate, ¡el tomate!

Venga, venga, venga. Cadena rapidísima, venga.

Venga, vamos, vamos.

¡Capitana! ¡Capitana!

-No, no contesta hoy. Una cosa:

escucho a Dani, me escucho a mí, escucho a Sofía, escucho a Marta.

No te escucho a ti. Capitana, hoy estás nerviosa.

-Sí, creo que sí. -Sabemos qué te pasa.

-Venga, más rápido, por favor. ¡Vamos, vamos, vamos!

-Tuve unos momentos de enajenación, ¿no? De... ¡uf!, de bajón.

Me estuve concentrándome muchísimo para no llorar

porque tenía la presión aquí.

Está, está. Ya lo podéis sacar. Sacad el streusel.

-Venga, tenemos que ganar; sea como sea, tenemos que ganar.

-Venga, caña, nervio.

-Le falta un poco de sal. Fabio, vigila esos arroces.

Si ves que van a estar a punto los apagas.

Vale, está un pelín duro. Te dejo solo.

Confía en mí, chef.

Vamos sacando el gazpacho, no te entretengas.

Estamos. Hueco, por favor, chicos.

Capitana, ¿podemos sacar platos? Sí, chef.

Que alguien se lleve jarras y terminamos en sala.

Estos dos, llévatelos; estos, también.

Ya está, llévatelos. Y las jarras.

El menú de hoy está compuesto por cuatro platos.

Lo estrenamos con un entrante que tiene la frescura de Málaga:

es un gazpacho amarillo con tomate nitro y erizo.

Buen provecho.

Fantástico.

Buenas, ¿cómo va la cosa por aquí? Hola. Muy bien.

Contadme, que veo que estáis con el gazpacho.

Pica un poquito pero el sabor es interesante.

A mí me está gustando.

-Para mi gusto es muy curioso y está muy bueno.

¿Aceptable el plato? Sí.

¿Sí? Muy rico.

Capitana, hemos terminado gazpacho. Sí.

Limpiamos y vamos con el pescado,

tenemos margen hasta que saquen el arroz.

¿Vale? Vale, chef.

-Vale, la merluza. -Vale, oído.

-Ya está salpimentado. -Dani, coge otra bandeja.

Metemos el pescado cinco o seis minutos, emplatamos.

¿Oído? Perfecto, oído.

Vamos, lo tenemos, ¿eh? Lo tenemos.

Esto va a quedar «deluxe», «deluxe», «deluxe».

¿Está el arroz? ¿Cómo lo ves?

Con el calor que tiene no lo tocaría más.

Vale. Dani, por favor, venga, por Dios.

Quiero probarlo. Solo quieres cositas con Jordi.

Una cuchara. Dale una cuchara al maestro.

Ahora mismos está perfecto. Lo tenemos, lo tenemos.

Es muy bueno, ¿eh? Fabio.

Es muy bueno. El mérito es de Fabio.

Vale, vamos a emplatar. Quiero que os quitéis de ahí.

Vale, vamos. -Oído, chef.

Llénatelo y vente que vamos a emplatar.

Esto fuera. -Vamos a quitarlo con papel.

Venga, ordénalo. Venga, va.

Tú, detrás. Venga, Fabio.

Vete por allí, vamos a hacer esta tanda.

¿Me voy por allí? -Sí, venga.

Sé generoso, hay de sobra. Vamos con esas navajas, chicos.

¡Voy! -Navajas.

Venga, Ramón. Venga, Ramón.

-Por encima, bien, con cariño.

Fabio ha hecho un buen arroz, lo he probado:

estaba bien de punto, de sal.

Creo que estaba bastante impecable.

¿Por aquí podemos sacar plato, capitán?

Sí, sí, sí. Lo que tienen hierba, adelante.

Vamos. Muy bien, fenomenal. Perfecto. Estos están acabados.

Dadle aceite, señores. Muy bien. Venga.

Vamos. Otra fila de 24, por favor.

Vamos. Aquí hierba.

Hierbas, Oxana, rapidez, por favor, llevo prisa.

Venga, muy bien.

Vamos a serviros ya el primer plato:

es un arroz de morcilla y navajas. Buen provecho.

Uy, qué rico.

-¿Qué te parece el arroz?

-Muy bien, me gusta, la verdad.

-¿De sabor cómo está? -Buenísimo.

-¿Sí? -¿Qué te ha parecido el gazpacho?

-Me ha gustado, pero para mí estaba un poco picante.

-A mí me encanta el picante. Me encanta.

-Y el toque del erizo bien. -Porque sabía a mar.

-Sí, sabía un poquito a... mar.

-Y, luego, te ha gustado el vino blanco, ¿no?

-El sabor del vino con el gazpacho estaba muy bueno.

¡Vamos, hemos sacado perfecto el arroz, lo aseguro!

Vamos con el postre.

Otra vez lo mismo. Los ha limpiado Oxana ya, ¿vale?

-Vale, están limpios.

-Hay que pasarles papel. -Ya está pasado.

-¿A todos? -Están todos.

-Vale. -Se lo pasé a todos.

Tenemos tiempo para hacerlo lo más bonito posible.

Chicos, tranquilidad. Eso es, Ramón.

Mirad, mirad, esa es la idea, mirad. ¿Vale? Mirad. ¿Vale?

Intentad que estén todos iguales. Oxana, mira cómo lo hace Ramón.

Fíjate en Ramón, eso es, Oxana. Sí.

Que se note que eres una mujer fina.

Todos iguales. Ahora, pongamos los elementos.

¿Cuántos son? Tres de menta, dos de boniato,

dos o tres de mandarina y de yogur. Vale. Ok.

Capitana, ¿cómo lo tenemos?

Organizado, a ver si no se monta un caos.

Yo creo que está listo, ¿nos vamos?

Yo la dejaba. -Muchas gracias, de verdad.

-Un placer. -Esto ha sido un caos

y de no ser por vosotros no sale nada.

¿Qué hacemos preparando platos con estrellas Michelin?

Que somos unos pitufos que hace dos días llegamos a estas cocinas.

-Voy por detrás, voy por detrás, Martita.

-¿Cómo vas, Antonio? -Bien, ya lo tengo.

-Bueno, le echo salsa a todos.

-Este pescado está. -¿Quién pone la salsa?

-Ketty. -Sigue por detrás, ¿vale?

-Uno y otro, ¿no? Ya está.

-Chicas, necesito la salsa caliente aquí encima.

-Voy corriendo, corriendo.

-Salsa por aquí, chicos. -Me muevo.

-¿Por qué no hay dos personas poniendo salsa, Ketty?

-¿Dónde está la otra persona?

-Venga, chicos, tranquilos, lo tenemos, vamos bien.

-Destacaría, sobre todo, a Dani; rápido, trabajador

y, además, anima mogollón el cotarro. Hoy ha sido un «crack»

-Necesito que levantéis estos platos.

-Sofi, ¿cómo pones el brote? -Dos de cada, Marta.

Vamos a ver, equipo Rojo. ¿No os puedo dejar solos, capitana?

No tengo fuerzas para dar caña.

A la velocidad que vamos se enfría, seguro.

Sí, chef. Cambiad la marcha, ¿vale?

(TODOS) Oído, chef. Sangre y a correr.

Rápido, rápido, rápido. Voy, voy, voy.

Pescadito, salsa, guarnición. Venga, chicos.

Venga, venga, venga, venga, vámonos.

Camareros, necesitamos camareros aquí, chef.

¿Tengo platos terminados?

Si tienen polvito de guisantes y brotes, ¿pueden salir?

Sí. Camareros, polvo de guisante

y brotes, nos los llevamos. Gracias.

Vámonos, vámonos. Echa más salsa, niña.

El pescado se enfría con un soplo. ¿Tenemos salsa de sobra?

Vámonos, señores. El polvo, el polvo.

Esto está para terminar. Vámonos, venga.

Os meto caña, pero el emplatado debe ser delicado.

Venga, con cariño, no echamos guisantes a lo loco.

Falta el polvo, el polvo y guisantes.

-Venga, llevaos esto, señores; muy bien, señorita.

Vamos con el segundo plato:

una pescadilla de Marbella

con jugo de chirlas especiado y guisantes lágrima.

Muchas gracias.

A ver, vamos a comer.

Hum, está rico, ¿eh?

¿Te gusta? -Está bueno.

Esto está para terminar, venga, vámonos.

Se acabó. -Ya están todos.

-Ya están. -No hagas eso.

Equipo Rojo, hemos terminado el servicio,

pero no el trabajo; cocinas como una patena.

Oído. Vamos chicos, a limpiar y acabamos.

-Venga, va. -Yo empiezo por aquí.

-Venga, chicos. -Martita, cariño. Bien trabajado.

-En una cocina puedes tener un día bueno y un día malo;

hoy hemos tenido un día malo, tuvieron que entrar los chefs.

Es una experiencia y aprendo de ella, también.

Hola, chicas, ¿cómo va la cosa por aquí?

(LAS DOS) Muy bien. Contadme de la pescadilla.

La verdad, buenísima. -Está muy rica.

-Un sabor interesante. -Está en su punto,

para mí es importante. -Se agradece.

Sobre todo, me parece una combinación muy buena.

No se me habría ocurrido. Riquísimo.

Tenéis que intentar trabajar ordenado.

Aquí hay uno sin puré, otro sin yogur.

Es un caos. Oído.

El streusel lo podéis poner. Venga.

-Ahí está, Jon, ahí está. Grande Bilbao.

¿Qué te parece el postre, Dani?

Al final... no es como el tuyo... No está perfecto.

Bueno, le falta finura al puré.

Le falta estética, pero hicieron los pasos.

Pero no sé por qué el streusel no es verde, debe ser verde.

Debe ser verde total, me cago en la mar.

Capitán, venga. Sí.

Me dice Dani que por qué esa galleta rota, llamada streusel,

¿por qué no es de color verde?

Le hemos puesto la menta.

Quizá has echado 0,1 gramo y había que echarle 17, claro.

Hay que seguir la receta.

-Echamos la mitad. -¿Podemos solucionar?

Bueno, no nos da tiempo a repetirlo porque no saldrá.

¿Te importa que salga así?

Bueno, yo cogería menta fresca, hay tiempo.

-Chicos, picad una hojas de menta. -Yo las voy sacando.

-También se puede echar jugo de menta.

Luego le echamos.

No, se lo echaría ya y te lo quitas de en medio.

-Vale. Venga, hala.

Una cosa así. -Gracias, Dani.

Rápido, empezad a emplatar. Venga, chicos.

Una montañita en cada plato, por favor.

Ponlo así. ¿El nitro de mandarina lo tenemos?

Está en el abatidor. Vale.

Voy a por él. Tenemos el helado, ¿vale?

Oído, oído. Vamos con el postre. ¿Qué falta?

La «quenelle» de helado.

Venga, venga, esa cadena. Vamos con rapidez.

Venga, sin miedo ponemos esa cucharadita de mandarina nitro.

Voy, voy. Vamos, Jorge.

Vamos. Venga, esa cadena, con rapidez.

Vamos, Oxana. Sí.

Capitán, ¿podemos sacar platos? Sí.

¿Sí? Adelante, camareros.

Los que tienen mandarina se pueden ir. Venga, remátalo.

Samantha, Dani, el pescado está vendido.

¿Les dejamos solos ya? Yo los dejaría.

Bastante hemos ayudado. Venga, Ramón.

Venga; uno... Ponme otro aquí y se lo llevan.

-Muy bien. -Ahí.

Perfecto.

Ahí.

Comensales, espero que hayáis dejado un huequito para el dulce:

boniato asado con mandarina especiada.

Que aproveche.

(CANCIÓN) #Me volverás a llamar

#cuando el sueño de tu hotel sea un hilo,

#cuando no puedas callar todo el ruido...#.

Don Pablo Alborán, ¿se ha visto reflejada

esa Málaga natal en los platos?

Empezamos por el que tienes delante.

El boniato está riquísimo, muy rico y original,

muy curioso, muy nuevo; me ha gustado mucho.

El gazpacho me ha gustado pero un poco picante.

El tomate nitro está... Es muy de Dani.

El tomate nitro es Dani 100%. Estaba riquísimo. Dani 100%.

El arroz. El arroz muy rico...

Muy rico y se lo voy a copiar a Dani.

¿Ah, sí? Sí, sí.

Te voy a traer la receta pero me invitas a comer,

cuando ya ensayes... No sé yo, ¿eh?

Cuando ensayes unas cuantas de veces.

Eso sí. También, te digo.

Y cuéntame de la pescadilla de Marbella.

Muy rica. Maravilloso pescado que hay.

Sí, sí. Me ha gustado mucho.

Muy rico y los guisantes lágrima muy originales.

Me ha gustado.

-Vamos, por Pablo Alborán.

(CANCIÓN) #Volverás a llamar cuando el sueño de tu hotel...

#Cuando no puedas callar todo el ruido que hicimos.

#A veces, siento el dolor#.

-Capitán. -Bien.

No entiendo muy bien lo que celebráis,

porque si no entramos Pepe y yo los platos no salen.

Eso es verdad. O sea, tranquilitos,

limpiad la cocina y ya veremos.

Venga. Samantha tiene razón.

Si no es por su ayuda esto no funciona.

Y creo que el otro equipo pensará lo mismo;

no hay gazpacho, ni merluza ni nanai de la China.

Comensales, me vais a permitir que dé las gracias a los jueces

y, por supuesto, a Dani porque llevan las chaquetillas,

a veces, las cosas no salen de cocina como tienen que salir.

Gracias a ellos, todo ha salido en hora y, jueces,

por lo que me han dicho,

los comensales han quedado bastante contentos.

Hemos tenido que sudar, Eva. Sí.

Muchísimas gracias por tratarnos con tanto cariño

y a ti, Pablo, por tu generosidad y hasta siempre a todos.

Muchas gracias.

Aspirantes, en «MasterChef» cada prueba,

siempre, es más difícil que la anterior.

Sí. Tela. -Muy dura.

Pero la de hoy se lleva la palma.

Creo que en el veredicto de hoy nos van a dar un poco de cera.

Que hayan tenido que entrar los chefs

es porque no estábamos haciendo bien el trabajo.

El servicio ha sido un éxito gracias a nosotros,

pero vuestro cocinado ha sido un auténtico desastre.

Nos hemos tenido que poner las chaquetillas,

reorganizar las tereas de cada plato

y empezar de cero muchos procesos.

Ni aún así, hemos podido solucionar todos vuestros errores.

Sí. -Totalmente de acuerdo.

Ketty, no has sabido aprovechar la triple ventaja que tenías.

El desafío de preparar un menú de dos estrellas Michelin

era tan grande que, en seguida, te has visto perdida, anulada.

A ver, creo que en un principio hemos empezado muy bien,

trabajando limpio, se puso un poco caótica la cosa

cuando nos cambiaron de cocinas.

Cuando el capitán tiene que ser fuerte y demostrar su valía

era en esos cambios de cocina.

Deberías haber demostrado autoridad y capacidad de organización;

justo, lo que no has hecho.

Vale. Creo que me falló la concentración.

Tenía que haber contado desde ya con los imprevistos

que me iba a ocasionar el otro equipo.

Pero el resto del equipo tampoco estuvo a la altura,

los errores que no solucionamos es porque ya no tenían solución.

También hay que decir que no es solo parte de nuestra culpa.

El otro equipo trabajó en esos platos también.

Ahora, Pepe hablará del equipo azul, no os preocupéis.

Víctor, hoy Ketty te eligió como segundo capitán

y te dio la oportunidad

de demostrar que eres un buen rival,

pero lo que has demostrado

es que el puesto te queda muy grande.

Tu equipo no ha hecho

nada más que cometer un error tras otro

y ahora te digo lo del aceite famoso

de guindilla al gazpacho

en vez de aceite de oliva virgen extra.

No se podía comer.

Sí, hemos tenido efecto bola de nieve, sí.

Bueno, el postre, primero, quemasteis la primera tanda

de struesel, a la segunda tanda no le pusisteis la suficiente

cantidad de menta, pero reconozco que al final

el postre, en su conjunto, estaba bien acabado.

(OXANA) Gracias, Samantha.

Es la primera prueba donde os pedimos un sobresfuerzo

de salir de vuestra cocina casera y me temo que no estáis preparados

para enfrentaros a un menú de cocina profesional.

En "MasterChef" siempre hemos buscado la excelencia

y hoy habéis estado muy por debajo del mínimo aceptable.

Por eso hemos decidido

que vais todos a la prueba de eliminación.

(KETTY) Lo siento, chicos. -Nada.

Todos menos tres,

los únicos que estuvieron a la altura.

Ha habido una persona que ha sido una todoterreno,

tanto con el postre como cortando erizos

y ha trabajado igual de bien en ambas cocinas,

por eso no irá a la prueba de eliminación.

Sofía.

(APLAUDEN)

No me lo creo.

(TONI) Muy bien, me alegro, tía.

Qué bien, cómo me alegro. -Parece que solo lloro

en este programa, pero no lloro así en la vida real.

Hoy ha sido como casi el día del delantal.

Gracias, de verdad. Ha sido felicidad

en estado puro, en vena, así.

Otro aspirante que se salva es alguien

que no paró de trabajar en ambas cocinas

y propuso soluciones a todos los problemas

que se encontraba en su equipo.

Has sido tú, tío.

Dani, tampoco vas a la prueba de eliminación.

(APLAUDEN)

Tengo un subidón, pero enorme, estoy supercontento,

he resurgido de las cenizas,

espero que vaya un pico para arriba y que esto no pare.

Hay un aspirante más que nos gustaría destacar

y que es el máximo responsable del único plato que ha estado

a la altura del menú de Dani García,

el arroz.

El tercer aspirante que se libra de la prueba de eliminación es...

Fabio.

(APLAUDEN) -Gracias, chicos.

Estoy muy contento con el trabajo de hoy,

muy contento por el resultado y nada, tranquilo.

De estos tres aspirantes hay que hacer una mención especial

a uno de ellos que es quien más ha destacado.

Sofía.

Toma. -Es que no puedo ser más feliz.

(APLAUDEN)

Es muy fuerte esto.

Hoy ha sido un día perfecto,

lo tengo aquí grabado todo, todo, cada momento.

Fabio, Dani, Sofía,

vosotros os libráis de la prueba de eliminación.

Al resto solo puedo desearos buena suerte porque,

lamentablemente, uno de vosotros

abandonará la competición y será muy pronto.

Pero, mira, de verdad, yo para quitarnos

esta espinita que tenemos todos,

Pablo Alborán nos regalará un concierto privado.

Toma. -Vaya, qué chollo.

-Qué bien... -Qué chollo.

Lo hará en exclusiva para "MasterChef",

así que, nos olvidamos de todo y a disfrutar, vamos.

Es un privilegio tener ese concierto superprivado y vip.

Y, bueno, estoy contenta, porque a pesar de los palos

que hemos recibido... pues bien, hay cosas buenas.

(CANTA) #Prometo que no pasarán los años

#arrancaré del calendario

#las despedidas grises, los días más felices

#no han llegado. Te prometo olvidar

#mis cicatrices y devolver lo que he robado

#a tus dos ojos tristes.

#Yo te prometo que nos mudaremos pronto

#del fracaso y desconcierto

#a la calle del silencio.

#Te prometo...

-A pesar de todos los palos,

ha sido un bálsamo oír a Pablo Alborán,

ya me doy por satisfecho.

(CANTA) #Eternos...#

(Ovación)

Para vosotros, para vosotros.

Eso es porque he comido bien, eh.

Vuelven los campamentos "MasterChef".

Si tienes entre 8 y 16 años, te apasiona la cocina,

la naturaleza y quieres vivir una experiencia inolvidable,

no te puedes perder nuestros campamentos.

Además, convivirás con los concursantes

de "MasterChef Junior". No lo pienses más,

este verano, campamentos "MasterChef".

(TODOS) ¡Ven al campamento "MasterChef"!

Ay, Dios mío, hola.

Los aspirantes regresan

a las cocinas tras un épico desastre.

El jurado y Dani García consiguieron que el servicio

fuese un éxito a pesar de que los aspirantes

no supieron hacer frente al cocinado

por eso los jueces decidieron que nueve de ellos

se jueguen su continuidad

en "MasterChef", en un reto lleno de sorpresas

que les van a dejar, totalmente, desubicados.

Huy. -Qué nervios.

Aspirantes, buenas noches a todos.

(TODOS) Buenas noches, Eva.

A ver, qué carita traéis hoy.

Bueno, yo estoy de los nervios.

Estoy muy nerviosa. ¿Qué te pasa?

Pues que vamos a eliminación, pero he hecho un ejercicio mental

y quiero ir hoy segura y hoy lo haré bien.

Bueno, eso creo, luego, cuando empiece a hacer...

-Ya, ya... -Vale, vale.

-Que tú enseguida... Entras en bucle tú sola, Marta.

Oxana, qué tal trabajar rodeada de hombres.

Ay, divinamente. (RÍEN)

Me sentí muy halagada.

¿Alguno el quinto marido? Como para eso, no.

No, por favor, no me hables más de maridos, no.

Es que... es que tengo plan, Eva.

Pero qué plan tienes. Cuando yo salga de aquí,

abrir un salón de té, una pequeña repostería obrador

donde voy a crear 15 pasteles con el nombre de cada uno.

(RÍEN) Sí, sí, sí.

A nosotros, a los jueces y a mí, ¿no nos dedicarás ninguno?

Si me permites, crearé un pastel para vosotros.

Muy bien, muchas gracias.

¿Y para mí? Y para ti, Eva, por supuesto.

Vale, el mío un bollo 'preñao'.

(RÍEN) No, una vez salgas de estado,

creo yo, alguna vez tienes que salir.

La verdad es que, solamente, tres aspirantes habéis venido

sin ese delantal negro. Sofía, para los jueces has sido

la mejor de la prueba, te emocionaste mucho.

Mucho. No te lo esperabas para nada.

Para nada. ¿Lo asimilaste ya?

Sí, ahora me lo creo más.

Siempre es como que me siento muy pequeña, pues a ver si ahora,

pues no sé... ¿Te respetan un poco más?

Sí, unos cuantos.

-Pero siempre respetamos. -Siempre, siempre.

(SOFÍA) Este programa me ayudará a coger seguridad y creo

que esta seguridad también me ayudará en mi vida personal,

sentimental, en todo me ayudará,

Daniel, también te libras de la eliminación por primera vez.

Por primera vez veré qué se siente ahí arriba.

Lo que está claro es que los tres estáis salvados.

En las nubes. Así que, Fabio, Daniel,

podéis subir a la galería.

Sofía. ¿Yo no?

Tú te quedas aquí conmigo.

Suerte.

(SOFÍA) Vaya. La carita de mi Sofi.

Jo, esto es un marrón.

-Ostras.

(TONI) Llevamos un programa de zascas absoluto, un poco más

y no queda nadie en el balcón, vamos todos directos.

Hubiera estado el balcón vacío, se traspasa

porque somos unos zoquetes todos, lo que nos faltaba por decir.

Sofía, tú por haber sido la mejor de la anterior prueba

tienes una misión muy importante.

Vale. Pero antes de eso quiero saber

qué espera Víctor de la misión de la alcaldesa.

(RÍEN)

Bailar un vals. -Pues espero que nos eche

una mano si tiene la oportunidad y que me la eche a mí también.

Pero mano al cuello no, ¿no?

No, ella al cuello jamás me echaría una mano,

en esto estoy convencido. Bueno, oye, alcalde, alcaldesa,

no quiero aquí tráfico de influencias.

No, no, todo limpio.

(Risas)

(SOFÍA) Estaba primero la alcalda porque Víctor habla superbién,

como yo siempre estaba en el balcón me llamaron la alcaldesa

y entre el alcalde y la alcaldesa,

pues tiene que haber algo

y no sé qué pasará, yo qué sé.

Bueno, vimos en el exterior que no fuisteis capaces de trabajar

en equipos así que en este reto volveremos a intentarlo,

pero en grupos más pequeños.

Qué fuerte, amiga. Y, Sofía, como fuiste la mejor

en la prueba anterior... Hará los grupos.

Tu misión consiste en formar tres equipos

de tres aspirantes. Vale.

Vas a decidir qué color llevará cada uno

y quién será el primero en cocinar.

Vaya marrón. Primer equipo.

El primer equipo estará formado

por Ketty. Ketty.

Por Marta. Marta.

Y por Marina. Ketty, Marta y Marina,

¿por qué ese equipo?

Porque creo que son tres chicas muy distintas

que se comunican bien y entre ellas creo que puede salir

un plato potente. ¿Qué color les das,

verde, rojo o azul?

El color rojo. ¿Y quién empezará a cocinar

de las tres? Pues empezará a cocinar

Marta porque creo que es la más ordenada

de las tres. -Quién me lo diría el primer día.

(Risas)

El segundo equipo estará formado por Víctor.

El alcalde. Bueno, el alcalda.

Por Toni. ¿Y?

Tengo un dilema muy grande. Cuál es ese dilema, a ver.

Estoy entre Oxana y Jorge.

(SUSURRAN) Jorge, Jorge.

Voy a poner a Oxana con Víctor y con Toni.

Oxana, Víctor y Toni.

Sí, y les doy el color azul, azul cielo.

¿Y quién empezará a cocinar de los tres?

Víctor porque también al igual que Marta

es el más ordenado y el que si tiene que pensar

alguien el plato, creo que él lo enfocará muy bien.

-Tiene razón, soy lento, un pesado, pero ordenado

lo soy muchísimo, pon un Víctor en tu vida, oye.

¿Quién sabe? Igual muchos

quieren "Víctors" en su vida y aún no me enteré.

Bueno, pues el otro equipo ya está formado por descarte,

son Jon, Jorge y Ramón.

Y empezará a cocinar...

Pues le pondré el marrón a Jorge que le escuchen.

-Claro que sí. -Venga, Jorge.

-Venga, Jorge. Por descarte sois el verde.

El verde es mi color favorito, me traerá suerte.

El verde es esperanza.

(SOFÍA) Jon y Ramón son un "team" complicado de trabajar con ellos.

Entre ellos trabajan bien y si Jorge les manda,

se puede lucir y es momento para que le escuchen.

Tú, desde luego, lo verás todo y muy tranquila con tus compañeros

desde la galería, así que, disfrútala.

Vale, muchas gracias, Eva.

-Adiós, chicos, disfrutad desde arriba.

-Pasadlo bien. -Venga, va.

-A tope. -Comunicación, comunicación.

-Mucha suerte. -Que vaya bien.

Qué bien estáis ahí arriba. -Ay, mi balcón.

La alcaldesa en el balcón.

Pues ya están los equipos hechos, así que los que empecéis a cocinar,

es decir, Marta, Víctor y Jorge os colocaréis

en la última fila de las cocinas.

Los demás ocupad los puestos de delante.

Podéis ir a cocinas.

Venga, suerte, chicos.

-Vega, chiquitines. -Gracias, chicos.

Cada equipo dispone

de 60 minutos para hacer un plato libre.

Joder. Marta, qué fácil, ¿verdad?

No. ¿Por qué no?

Porque a ver qué plato libre

se hará ahora, encima tengo que elegirlo.

Marta, Víctor y Jorge, vosotros empezaréis a cocinar

y por tanto haréis la compra

y decidiréis qué plato vais a elaborar.

Pero no se lo podréis decir a vuestros compañeros de equipo

Vaya marrón, chaval. Cuando salgáis del supermercado

y tengáis claro el plato que vais a cocinar,

lo escribiréis en un papel

que os daremos y lo guardaremos debajo de unas campanas.

Y a ver qué acaba siendo. -Como el teléfono.

-Como el teléfono escacharrado. Los demás no sabréis qué plato

hace vuestro equipo hasta que os toque el turno

que será a los 20 minutos, en ese momento, el aspirante

que cocine dejará de hacerlo. Qué fuerte.

Y le llevará al compañero que tiene delante

la elaboración tal y como esté.

Atención, porque no podrá decirle

qué plato hace ni darle ninguna indicación.

El último aspirante de cada equipo deberá terminar

la elaboración y emplatar en esos 20 minutos.

Deberéis hacer un plato elaborado

y con mucho sabor.

Joder, estoy bloqueada yo.

A diferencia de las pruebas por equipos aquí no podéis hablar.

Me costará, pero lo haré. Los de la fila de delante,

por favor, abrid el primer cajón.

(Risas)

Adiós. -Unos cascos.

Unos maravillosos auriculares que os pondréis y escucharéis

una música que seguro que os relaja y ayuda a concentraros.

Es que esto es una broma.

Creo que la prueba es muy retorcida, intentar hacer

el mismo plato sin comunicación.

Es muy complicado.

¿Estáis preparados para cocinar? (TODOS) Sí, chef.

Y el tiempo comienza en tres, dos, uno, ya.

Vamos. -Vamos.

Venga, Víctor, a tope.

Vale, a ver, empezamos. (TONI TARAREA)

Vamos a ver qué tenemos por aquí que lo tengo hoy muy fresquito.

La verdad es que da gusto con nuestro súper.

-"La batalla de las Valquirias" es esta.

¿Qué tal, Jorge? Bien, lo tengo en la cabeza,

creo que lo llevo todo. -Tomate.

-Haré una cosa rica a ver

si lo entienden mis compañeros. -Apio.

Oxana. Oxana.

¿Oxana?

Oxana, la perdimos.

(SOFÍA RÍE) (FABIO) La perdimos.

(SOFÍA) Conecta con el más allá.

-Cambiáis las cosas de sitio, me las cambiáis.

Será que te ponemos trampas.

Mira Marina, todo lo que no se movió

en los programas se mueve ahora.

Le pondría siempre música al cocinar.

A saber qué escucháis.

Tres, dos, uno...

Comienzan vuestros 20 minutos en cocinas.

Suerte.

Vamos, chicos, vamos. -Vamos.

(APLAUDEN)

Muy bien, Martita, vamos, concentrada.

Vamos, Víctor. (SOFÍA) Va, Víctor.

Uf, está nervioso Jorge.

Jorge, tranqui.

Aquí arriba nunca he estado,

te pones nervios viendo a los compis.

Fabio, ¿qué te parece esta prueba? Divertida, la verdad.

-Un marrón, me parece un marrón.

(SOFÍA) "Hashstag" marronazo. Ahora que sabes la prueba,

¿sigues manteniendo los equipos que has hecho?

A lo mejor, cambiaría el orden, los primeros sí que estoy tranquila

porque creo que son los jóvenes que tienen más ideas frescas,

pero, a lo mejor, me preocupa el emplatado de Oxana

porque hará para una familia.

(Risas)

¿Quién crees que se irá en este programa?

Estoy entre Marina, Jon y Ramón. ¿Son los más flojos?

Marina, a lo mejor, sí, más floja, pero tiene mejor actitud.

Por lo menos bailando. Tiene ganas de aprender,

los otros actitud de aprender...

No tienen tanta. Muy bien.

(JON TARAREA)

¿Está cantando este?

¿Pero las almejas no las lava?

A Marta le queda bien el lomo. -Ya está.

-Víctor que no se flipe mucho, por favor.

-Que no sea supercreativo que destroza a los demás.

¿Qué tal, Víctor? ¿Qué tal, Pepe? Que alegría.

¿Todo bien? Cuéntame qué plato harás, pero no muy alto

no sea que no funcionen los cascos. Pues un arroz de mariscos

con carabineros, langostinos. ¿Cómo has sabido, zorrete,

quién va después de ti, eh? El rey del arroz.

Es que el Toni sabrá captar bien, creo, lo que quiero hacer.

Más le vale, pues te traje una cosita

para que me escribas el nombre de tu plato.

Ok. Vamos con ello, venga.

Escríbemelo, ponlo ahí.

Muy bien, a cocinar, vamos, rápido.

Bien, alcalda, bien. -"Molt be".

-Bien, alcalda, bien.

Hala. Vamos a ver a Marta.

Hola. Qué tal.

Pues a toda pastilla porque el tiempo pasa volando.

Guay.

Necesito que me escribas superrápido qué plato preparas.

¿Por qué este plato? Sé que a Marina le gusta mucho

el suquet y como pista para saber qué hago

aqui tengo un majado de almendras.

Le puse en un mortero las almendras majadas,

el doy el pescado limpio, el fumet a tope

y el sofrito y creo que lo pillará.

Suerte. Pues gracias, la necesitaré.

-Bien, Marta. -"Molt be".

-Muy bien, venga.

-Vamos, Martita.

Mira qué bien lleva el plato Samantha.

Dime el nombre del plato.

A ver, iba a hacer una merluza en salsa verde,

pero se me olvidó la harina, espero que mis compañeros

lo solucionen ya que al no tener harina

lo encaminamos para hacer la salsa verde, pero...

¿Qué plato harás? No lo sé

porque tendrán que solucionarlo,

pondré merluza en salsa verde con almejas.

Apúntalo y pon un plato.

Vale, fenomenal.

Se le olvidó la harina.

(OXANA) Pusieron música clásica. (TONI) Rock.

(OXANA) Wagner, huele a Valkirias.

Después "charder" -¿Qué?

-(TARAREA) -Es verdad, sí.

-Yo soy profesora de piano, jolín, todo está en memoria.

Atención, aspirantes, los primeros cocineros, cambio.

Ok. Si veo que dais alguna pista,

quedaréis, automáticamente, eliminados.

Calladitos todos, chicos. -Sí.

Te quiero. -¿Le ha puesto un arroz?

Creo que tiene un arroz.

-Muy bien, chicos, muy bien, Martita.

Y ahora, el tiempo continúa, tenéis 20 minutos.

Venga, Toni, 20 minutos a muerte. -Vamos allá, cómo huele esto.

(SOFÍA) Toni se enamoró de la alcalda.

-Vamos allá.

Yo creo que va un pescadito entiendo que con puerro,

un fino y unas almejitas, un pescado con almejas

y luego, se ligará una salsita o algo de eso y creo que lo tengo,

pero vamos a ver.

Me estoy enamorando de la alcalda tras la prueba de hoy

porque me preparó un arroz que creo que lo hizo

porque me aprecia mucho y estoy superagradecido

y si me sale bien, estaré agradecido todo el programa.

Haremos un arrocito espectacular.

-Venga, Toni, vamos. -Va, Toni.

Qué vergüenza ajena.

Creo que preparo algo parecido a un suquet de pescado,

la pista es el majadito de la almendra, las almejitas

y será un suquet. Todos saben que Marta

es mi ojito derecho y con Ketty me llevo muy bien,

me parece un equipo perfecto.

Ya que estamos hacemos unos mejilloncitos

que le da un toque muy bueno al arroz siempre.

Víctor estuvo inteligente.

Cuando Toni lo ha visto se ha emocionado, dijo:

"Jolín, esta es la mía, arrocito", y seguirá los pasos perfectamente.

Bien, Toni, bien, vamos.

Y Marta también fue lista porque dijo: "A Marina,

principalmente, se le da bien el suquet de pescado".

Claro, lo que me preocupa del cocinado de Marina

es que lleva cinco minutos removiendo la olla,

como no se lo acabe, perfectamente,

a Ketty hace falta que lo interprete Ketty

y no le dé otra cosa, cuidado. Marina no hace nada.

(SOFÍA) El marrón lo pagará Ketty

porque terminará lo de Marina y el emplatado.

(RESOPLA)

Pues yo el equipo verde lo veo muy mal porque Jorge

empezó diciendo que haría merluza en salsa verde,

pero ni cogió harina ni merluza, cogió lubina.

Hará un plato de lubina, pero no será merluza en salsa verde.

Lubina en salsa verde, ni eso.

-Eso es lo último, es cuando queda un minuto.

Qué bien, Toni, con ritmo, con ritmo, bien, Toni, bien.

Vamos a ver qué piensa que tiene que preparar Marina.

Pues creo que me dejó como para preparar algo parecido

a un suquet. Pero si vas por ese camino...

¿qué crees que deberías hacer ahora?

Porque te veo mucho menear las cosas, pero no avanzamos.

Están las gambitas que no sé qué pintan, unas almendras

que se achicharran vivas. Ay, ya se me achicharraron, jolín.

Te dejo porque... Sí, déjame, déjame.

Bueno, me voy. Mejor.

(SOFÍA) No tiene nada que ver el ritmo de los segundos

con los del primero. -Volaron los primeros,

el único con más garbo es Toni.

(SOFÍA) Toni se lo pasa bien.

(DANI) Disfruta comiendo y cocinando.

-¿Cuánto llevamos? Solo tengo una cosa en la cabeza,

dejarle el trabajo bien hecho y que solo

tenga que rematar Oxana y que se dedique a buscar

una idea para emplatarlo chulo

que a ella se le complica este tema.

Ramón, cómo vamos. Pues intentando darle una vuelta.

Una adivinanza, empecemos por ahí.

¿Qué plato crees que empezó Jorge? Creo que empezó un pescadito

con una especie de salsa verde, pero no hay harina ni nada

para ligar eso. Le haré un sofrito de ajo,

de puerro con un poco de vino blanco que evapore.

Veremos si con el fumet reduciéndolo, espesamos un poquito.

¿Tú qué plato crees que es?

Una lubina con almejas y carabineros.

Que te vaya bien, disfrútalo. Gracias.

Ahora, los nervios que tienen que estar pasando, 40 minutos así.

(KETTY) Muchas de las canciones de hoy me recordaron

cuando iba a ver el ballet clásico en Cuba.

Me hace echar de menos mi tierra,

mi infancia, a ver, intento...

O sea, llevármelo a la alegría

y aunque lo eche de menos estoy feliz.

-Bien, eso está bien hecho. -Lo hace muy bien Marina.

Muy bien, Marina. -Vamos, venga, arriba.

(Aplausos)

(SOFÍA) Es un fumet con los trozos de pescado.

(DANI) Bien, Antonio, bien, qué rico estará eso, madre mía.

A muerte lo que os queda, chicos.

Vamos. -Venga, chicos, venga, venga.

Toni, Ramón, Marina, el tiempo ha terminado.

Tenéis que pasar todas la elaboraciones

que queráis que use vuestro compañero a su cocina.

Venga, muy bien, chicos, muy bien.

No valen pistas, eh, ni mímica ni nada de nada.

Marina, ni una pista, eh.

A quien pille...

Ahí los cascos, Toni, muy bien y a tu cocina.

Jon... Perdona, pensaba que era

como un ingrediente. Jon, lleva aquí

desde el primer momento, has levantado la campana.

Pero... vale, vale.

Mira, termina el plato y luego nos darás explicaciones.

Vale, perfecto.

La curiosidad mató al gato,

levanté la campana, lo vi y fuera y ya está, tampoco...

¿Me ves con cara de agobiado?

(DANI) Venga, arriba, vamos, chicos, venga, vamos.

-Vamos, Ketty, a ver qué haces ahí.

-No sé qué voy a hacer.

-No lo toques.

No lo toques.

Ale, a moverlo otra vez.

-Me parece que es paella de marisco, sabiendo que Toni

es especialista en paellas, intentaré no estropear

la maravilla que hizo mi compañero.

Casi no tengo trabajo, pero lo importante para mí

es dejar el arroz que está en su punto.

Entonces, sí, estoy nerviosa.

(DANIEL) Venga, Oxana.

(FABIO) Venga, Jon.

-No pasa nada.

Jon, ¿qué? Así es la vida, Samantha.

Es la vida, pero bueno, está la campana contigo

aquí todo el tiempo. Pero no sé por qué pensé

que sería parte de ingrediente que viene ahí y hay que cogerlo,

no pensé que estuviera la receta ahí.

¿No lo has leído? Sí, lo vi, lo he dicho,

merluza en salsa verde, pues ya está.

Pero al explicar la prueba dijimos bien claro

que no levantaseis la campana. No me enteré de eso, no lo oí.

¿Y qué haces? Cuéntame. Pues una merlucita a la plancha

con salsa verde, pero muy peculiar.

Yo la hago de otra manera, con harina, con perejil...

¿Y eso qué es? Pues bacalao, merluza con bacalao.

Vale, muchas gracias.

Vaya tela. -Vaya tela.

(JON) Yo estoy decepcionado por tener ese error

tan grave que me privó de concentración absoluta.

Y que pone encima me trastoca más porque pone

salsa verde y de eso no tiene nada.

Estaba aturullado, me daba igual hacer...

Con lo que tengo hago un plato.

Jon no solo perjudicó al equipo por levantar la campana y ver

el plato, sino que ahora le pregunto qué pescado es

y me dice: "Bacalao". No me lo creo.

Sí. No me lo puedo creer.

¿Un vasco, un tío de Bilbao

confundiendo la lubina con el bacalao?

Lo paso fatal porque solo veo que le echa sal, pimienta,

lo remueve, es Oxana en estado puro.

Sobre todo, mucho mogollón, muchas cosas lo que es de Rusia

con mucha cantidad sobre todo.

Vamos a ver, Ketty,

¿crees que entendiste lo que tienes que hacer?

Por lo que vi, me pareció como una caldeirada

de lubina, creo que es, con almejas y gambones.

Pero es que no lo sé.

Filtré esto porque tenía demasiado pimiento y cebolla

y las almendras pues no lo entendía.

Se me acaban de quemar. ¿No sabes qué elaboración

hecha con un caldo de pescado intenso lleva algo con almendras?

Pues no, la verdad que no.

Tienes que viajar más por este país maravilloso.

Con 22 años me casé, me vine de Cuba con esa edad sola

y enfrentarme a un mundo nuevo para mí

es muy complicado.

Venga, garrote, vamos, cinco minutos, hay que volar.

Oxana. -No me gusta el plato.

¿Vienes conmigo? No se vaya usted, por Dios.

¿Qué estás haciendo? Paella de marisco.

¿La has hecho alguna vez?

¿No? Pero, bueno, te la dieron...

Sí, más o menos, yo sé que es un crack.

-Crack, crack.

-Pero, más o menos, él me explicó cómo tiene que estar el arroz.

¿Él te lo explicó cuando ahora? No, no, que hablamos en casa, Pepe.

Ah, vale, a ver si no te funcionaba la música y te ha contado cosas.

¿No me viste bailar todo el rato?

Pepe, por favor. Estabas así...

Era música clásica, (CANTA) #Toreador, tan, tan...#

-Se le va la pinza. (TARAREA) Tan, tan.

-Venga, Oxana, déjate de rollos, ponte a cocinar.

Termíname bien el arroz. Vale, gracias, Pepe.

-Venga, un emplatado bonito, chicos, un emplatado bonito.

Venga, vamos.

No para 15, para uno.

Oye, el emplatado de Jon y el carabinero sin hacer.

-Un minutito.

(FABIO) Venga, que no nos queda nada, venga.

Mira la cara de Marta, pobrecita, madre mía.

Últimos 10 segundos.

Nueve, ocho,

siete, seis,

cinco, cuatro,

tres, dos,

uno, tiempo, manos arriba.

Ya las iba a levantar yo.

(DANI) Venga, bien, bien.

(FABIO) Bien, Ketty, bien, Oxana, muy bien.

(JON) Hice el plato por acabar pensando un poco

en ellos pero no estaba motivado.

Lo he hecho como mejor he podido, pero, bah,

no estás, estás ya... Yo estaba hecho polvo.

Bueno, aspirantes, pues el tiempo ha terminado

para todos, empezaremos la cata por el equipo azul.

Así que venga, chicos.

¿Quieres que coja el plato? -Gracias, no.

(LLORA)

¿Por qué llora? -No entiendo nada, macho.

Oxana, ¿qué te pasa, mujer?

Pues...

¿Es que sabes...?

Yo, realmente, no tenía que hacer nada

solo vigilar el arroz, como siempre,

el arroz que no se pase.

Es que... si me cargo yo el arroz,

es un delito. ¿Tienes miedo a haberte cargado

el arroz de tus compañeros?

Lo hicieron divino de sabor, de todo esto...

¿Y tú lo has probado? Lo probé.

¿Y te gustó? Está muy rico, yo por eso,

prácticamente, no he hecho nada.

Emplatar para que no esté horroroso como dice siempre Jordi.

No, a mí, yo emplato fatal.

Es verdad, estáis todos en modo Marta.

No. Sí, pero no, tengo dudas,

yo creo tal... y pasan todos los defectos antes,

pero esperad. Pepe, cuando estoy segura

de una cosa, estoy segura y cuando no estoy segura

me pasa esto. Si estoy sola, no lloro, fijo.

Si estoy sola soy responsable del plato

y no estoy tan... Pero, realmente,

ellos hicieron todo el trabajo.

(SOFÍA) Es un show esta mujer.

Oxana, ¿qué plato has acabado?

Paella. Paella de marisco.

Sí. Víctor, ¿es correcto?

Bueno, yo he dicho arroz de marisco.

¿A ver qué es?

Bien. Ole.

(Aplausos)

(OXANA) Gracias, chicos, de verdad.

Bueno, de momento, el primer paso está aprobado.

Ahora falta el principal, la cata.

(TONI) La paella es la paella, el recipiente de la paella

de toda la vida, si no, es un arroz.

Paella es lo que se hace en la paella.

-En España todo es complicado.

-No, es en Valencia que estamos rallados

con los arroces. -Increíble.

-Huy, qué bien. -Que repite.

-Repiten. -Está muy rico.

-Que repite Jordi.

-Y Samantha y Pepe.

-Bueno, venga, se lo acabarán.

-Que dejen un poco para los demás. -Madre mía.

Madre mía los chefs.

A lo mejor es la hora, Oxana, pero me voy cenado de aquí.

Ya te lo digo yo.

(Aplausos)

(TONI) Me cago en la mar casi me comes la boca,

me dio un beso ahí. -Cuando vi a los tres comiendo,

me daba algo... -No, ya te digo

que nos daba algo, venga besos.

-Una felicidad completa.

(JORGE) Es que tiene buena pinta. (MARTA) Son unos cracks.

Entre los tres arroces mejores de "MasterChef".

Hala, madre mía.

(Murmullos)

¡Qué gratificante tiene que ser oír eso, eh!

Felicidades, porque Víctor ha hecho un buen planteamiento.

(SOFÍA) ¡Ay, el alcalde! Se está ganando un sitio aquí, eh.

Ha dicho: "El segundo será Toni.

Es bueno en arroz, seguro que lo pilla".

Y como bien ha dicho Oxana, sólo faltaba rematar.

El emplatado no es tu fuerte, eh.

Tienes que mejorarlo. Pero, bueno, no se te ha pasado el arroz,

está buenísimo y tú has culminado con éxito

lo que debías hacer en esta prueba. Felicidades.

Gracias. Poca cantidad para tres jueces.

Nada más. (LOS TRES) Gracias.

(KETTY) ¡Felicidades, chicos!

(DANIEL) ¡Grandes! ¡Grandes mis chicos!

Y venga el beso ruso, el beso ruso.

(HABLA EN CATALÁN)

Venga, vamos. (DANIEL) Muy bien, chicos.

Ketty, ¿qué plato has preparado?

¿Era lubina? -Era lubina.

Pues una caldeirada de lubina con almejas y carabineros.

Caldeirada de pescado.

¿Es correcto? Era un suquet de pescado.

Lo siento.

No es lo mismo una caldeirada

que un suquet, es un variante...

Y nos queda probarlo. Bueno, en mi defensa,

he de decir que añadí las...

Las... no sabía qué hacer con... ¿El majado, no?

Sí, con las almendras. Y lo que hice fue trocearlas..

Tenías que hacer una picada.

Bueno...

Hay un error de planteamiento, porque no sabes qué es un suquet.

No, me lo ha contado Marina un montón de veces pero...

No, un montón tampoco, una o dos.

-Sí, pero quiero decir... Si tú quieres hacer un plato

que identifiquen, debes conocerlo a la perfección y poner

unos "inputs" que te digan: es este plato.

Muy importante que un suquet es un sofrito

muy bien hecho, muy intenso, atomatadito, con cebollita...

Cocido largo tiempo con un buen fumet,

unas patatas cascaditas suele llevar...

Aquí no hay patata... Ha sido un fallo mío enorme.

Me gusta el emplatado, la cocción, el sabor; está muy rico,

pero fallamos en el nombre.

Hemos hecho una variante del suquet, ¿verdad?

Sí, porque yo tengo que explicar que el suquet es valenciá.

Entonces al final ha acabado en una caldeirada gallega...

Por Ketty, pero al final es una variación

del mismo plato en distintas regiones.

Marina, si conoces el suquet... Sí.

Debiste aprovechar esos 20 minutos para reconducirlo.

Has utilizado muy mal tu tiempo.

Eso es falta de atención, falta de motivación,

de no optimizar el tiempo.

Y la pieza media, que era tu sitio,

tiene que lucirse, hacerlo bien.

Has sido el eslabón más flojo. Asumo absolutamente

la responsabilidad. Creo que Marta,

aunque se ha equivocado, ha hecho un trabajo...

Ketty ha hecho lo que ha podido.

Y te lo llevo diciendo muchos días:

vas floja con la actitud, no me está gustando. Ponte las pilas.

Sí, chef.

Está bueno, rico, agradable, hay un fumet, un caldo...

Con productos maravillosos...

Unas almejas que son un gustazo y un carabinero

y todo está muy rico, pero no sabéis lo que hay.

Porque hay un fallo de base.

Ya. Lo siento, eh, chicas.

Nada. -Que no, qué vas a sentir.

Pues delante de cocinas, chicas.

(COMPAÑEROS) ¡Bien, chicas, bien! ¡Muy bien, chicas, va!

Yo estoy muy contenta de vosotras. -Yo también.

De verdad, muy contenta.

Equipo verde, es vuestro turno. Adelante.

(DANIEL) ¡Vamos, chicos!

No lo saben, no sé... he visto que le han echado la bronca.

Jon, antes de decir el plato,

¿quieres decir algo a tus compañeros?

Pues nada, he cometido un error...

Pensaba... Cuéntales, porque ellos no...

¿No lo saben? (RAMÓN) No.

Bueno, cuando me habéis dejado todo para hacer el plato,

han dejado la campana... no sé qué se me pensado, que era

parte de algún ingrediente para acabar el plato y lo levanté.

Y eso, obviamente, os ha perjudicado.

Claro, eso es.

(JORGE) Voy a fiarme de su palabra, todos nos podemos equivocar.

Pero hacer trampas en primera fila, no creo, porque es que te pillan.

(RAMÓN) ¿Por qué la ha levantado? ¿A posta? Pues no creo.

Yo no creo, a lo mejor lo ha hecho aposta

y tengo que decir: "¡Tío! ¿De qué vas?".

Ahora sí, Jon, ¿qué plato es?

Merluza en salsa verde.

¿Este pescado es merluza, Jon?

Estoy hablando con Jon, Jorge. No sé ni qué pescado es.

Jorge. Iba a hacer lubina en salsa verde.

Quería hacer una receta que reconociesen.

Hemos practicado a hacer la merluza en salsa verde...

Al escribirlo, puse merluza pero es lubina.

¿Tú crees que tus compañeros van a adivinar

que haces una lubina en salsa verde, que es...?

Sí, creo que lo iban a adivinar.

Ramón, te queremos escuchar. ¿Qué plato te ha llegado?

Yo he visto la lubina y he dicho: bueno, lubina...

Almejas, carabineros...

Pues lubina en salsa con almejas y carabineros.

¿No verde, claro? No, verde no,

porque, por ejemplo, la salsa verde

lleva harina para ligarla... -Se me ha olvidado.

Etcétera, etcétera... y no estaba. -Ha sido un fallo mío y si...

Un fallo gordo. Sí, sí, sí.

Cuando yo he entrado a cocinas,

la única persona que sabía qué pescado tenía era Ramón.

Jon tampoco podía adivinarlo porque se ha hecho un lío

y dice: "Voy a levantar la campana, a ver si me inspiro".

Pobrecito. Vamos a probarlo.

¡Buf! El pescado está crudo.

Está crudo, eh. Pero... ¡pero crudo!

O sea... fíjate, si estuviese hecho.

Planteamiento absurdo.

No coges harina, carabineros que no pintan nada.

Jugamos al absurdo, en una prueba de eliminación.

Jon, lo tuyo es un delito; perdóname, no me puedo ir sin eso.

Has metido la pata levantando la campana.

¡Pero no saber terminar un pescado! Sí.

No me lo creo.

Jon ha podido tirar la toalla

en cuanto ha visto que ha cometido el error

de levantar la campana...

Creo que...

Le ha hecho bajar el ritmo y sacar cualquier cosa.

En Bilbao no se lo van a creer, eh.

Porque yo te he escuchado decir que esto era bacalao, ¿la lubina?

Merluza, lubina, bacalao, creo... ¡Besugo!

¡Es desinterés! En una prueba de eliminación,

que hay dos compañeros que se juegan el tipo,

no se puede meter más la pata.

Vale, pues aprenderemos.

¡Me duele mucho mi error personal!

No sé cómo acabará esta guerra, ¡pero me duele mucho!

Bueno, aspirantes, el trabajo está hecho.

Ahora, jueces, toca deliberar.

(MURMURAN)

¡Estaba descentrado -Como si no hubieses hecho lubina.

Pues un millón de veces... no sé, estaba... estaba ido.

(MURMURAN)

Lo tenemos.

Jueces, ¿hay veredicto, verdad?

Sí, Eva. Lo hay, Eva.

Pues adelante.

Hay un equipo que ha entendido bien la prueba y el plato

que había empezado el primer cocinero.

Además ese plato estaba espectacular.

El equipo ganador de esta prueba es...

El azul.

Aplausos. Enhorabuena.

(TONI) Enhorabuena, chicos. (OXANA) Os quiero.

(DANIEL) ¡Muy bien!

Bueno, equipo azul, enhorabuena. Os aseguráis

una semana más en estas cocinas.

¡Y me debéis un arroz! ¡Venga, a la galería!

Una semana más en "MasterChef". -Sí, ¡de puta madre!

¡Es que no lo sé...! -¿Maravilloso cómo es en ruso?

"Zamechatel'nyy". -"Zamechatel'nyy".

(SOFÍA HABLA EN CATALÁN)

Bueno, equipo rojo, vosotras habéis tenido un fallo de arranque.

Marta, has plasmado un plato en papel

que no sabías ni ejecutar. Lo siento de verdad.

Si hubieses puesto caldeirada o sopa de pescado

o cualquier otra cosa, podría haber sido perfecto

porque de sabor estaba muy bueno.

Equipo verde, en vuestro caso, además de no acertar el plato,

estar mal planteado... confundir la merluza con la lubina o bacalao,

estar mal ejecutado y muchas cosas que podría decir más,

Jon se encumbra levantando la campana

y viendo el nombre del plato.

Me he equivocado. Por todo eso

sois los dignos perdedores de este reto.

Lo siento.

Equipo rojo, enhorabuena.

(LAS TRES) Gracias, chef.

Pues os aseguráis una semana más en "MasterChef".

Nunca más me olvidaré las patatas.

¡Venga, Marta, calla ya y sube!

(Aplausos)

¡Venga! -¡Muy bien, Marta!

Es justo que nuestro equipo sea el peor por un fallo.

No me siento capaz de reprocharle nada directamente,

cuando yo he hecho cosas mal sin un ingrediente principal.

Vosotros tres os enfrentáis ahora a un cocinado individual.

Y el peor de los tres abandonará "MasterChef" esta noche.

Tenéis otra oportunidad para demostrar que merecéis seguir.

No me parece justo.

Yo creo que he hecho una cantada del 15 y me tendría que marchar yo.

Todavía puedes hacer otra, eh. Bueno.

Pero no sé si tengo ganas... -¡Venga, Jon!

¡Anímate, Jon! -¡Venga, ánimo!

La prueba estaba diseñada antes de empezar el cocinado.

Que hayas abierto la campana, no estaba bien.

Pero aunque no lo hubieses hecho, vuestro equipo sería el perdedor

porque había un problema de base.

Y era imposible que de ese plato saliera merluza en salsa verde.

El plato que había elegido Jorge.

Vale, vale... perdón.

Imagino que estaréis ansiosos por saber qué tenéis que cocinar.

Sí. Debéis hacer

el plato que ha hecho el equipo ganador.

Es decir, el equipo azul.

¡Vale! Arroz de marisco.

En lugar de 60 minutos, vosotros tendréis sólo 45.

Como siempre, tenéis 3 minutos para entrar al supermercado

a hacer la compra. (LOS TRES) ¡Sí, chef!

Pues el tiempo comienza en, ¡tres, dos, uno, ya!

¡Venga, chicos!

¡Uh, madre mía, que me arrolla!

¡Que vosotros podéis! -A ver si te vas a caer, Marta.

(VÍCTOR) El tiempo ha empezado, desde el súper hasta que terminas.

(TODOS) ¡No! ¡No, alcalde! -Tienes tres minutos...

Nunca ha estado aquí, no ha visto el reloj.

¡Venga, Jon! ¿Cómo va la cosa? ¡Ahora no levantes la campana!

No... -¿Has cogido el arroz?

Sí, claro. -Yo te lo explico:

tres minutos para el supermercado; cuando pasan...

¿Empieza? Ah, vale, vale. Disculpa.

No, no, no. -Disculpas aceptadas.

Hay que preguntar siempre. -¡Joder!

Diez, nueve, ocho,

siete...

¡Uy, si les sobran segundos y todo!

Antes de empezar a cocinar,

vamos a poneros el delantal que os corresponde.

El negro. Es que es para hundirte más.

Y encima sonríen al entregárselo.

¡Qué bien te sienta el negro! Sí, superbién.

Ahí. (DANIEL) ¡Mira Jordi cómo disfruta!

¡Cómo le gusta! -¡Cómo disfruta!

¡Qué malvado es! ¡Qué mano dura!

Ahora sí, los 45 minutos comienzan en, ¡tres, dos, uno, ya!

(VÍCTOR) ¡Venga, ánimo!

¡Venga, Jon, Ramón, Chispi!

(MARTA) ¡Venga, chicos, va, a tope!

Ramón es muy rápido. -¡Qué arte!

¡Bien, Ramón, bien!

(MARTA) ¡Vamos, chicos, eh! (VÍCTOR) ¡Venga, Jon!

¿Cómo veis la prueba? Tienen tiempo.

En 45 minutos se puede hacer un arroz.

Ahora hay que gestionarlo bien. Primero el caldo base

y enseguida el sofrito, ¡pum! Echar el arroz, marcarlo y el caldo.

¡Qué fácil es decirlo y ahora hay que hacer ese caldo

que han hecho Víctor y compañía, maravilloso!

El arroz bueno se hace con un buen caldo.

(MARTA) Tiene buena pinta el caldo. (VÍCTOR) ¡Venga, Jon!

No he hecho nunca un arroz con marisco, es mi primera vez.

Voy a hacer un caldo con el marisco, luego el sofrito.

Cuando lo tenga todo, echo el arroz y luego añadiré el caldo.

Yo creo que lo puedo sacar.

Sólo perderé energía... y las ganas de quedarme aquí.

Y de luchar hasta el final (DANIEL) ¡Vamos, Chispi!

¡Vamos, Jorge! ¡Ánimo, chaval!

¡Venga, mi chispa!

Mira, Ramón ya va a empezar a hacer el sofrito.

-Perfecto, Ramón va perfecto.

Yo estaba satisfecho con mi trabajo antes.

La prueba es así, tenemos... así es y así se lo hemos contado.

En mi casa les gusta el arroz. En fin de semana suele caer alguno.

Lo que pasa que, bueno, a ver si sabemos defenderlo.

(MARTA) Ramón, vas guay. (DANIEL) Bien!

Jon va rápido. -Sí, que dice que no le importa,

pero no puedes ser falso.

Si no te quieres ir, no pasa nada; nadie se quiere ir.

Entonces no digas que te da igual.

¡Me da rabia haber metido la pata así!

¡Pero mucha! Una cosa es meter la pata y otra hacer trampas.

Hay una oportunidad más, pues es así el programa, se agradece,

se aprovecha y no hay nada más.

(MARTA) ¡Chicos, va, que lo estás haciendo muy bien!

¡Vamos! -¡Va, eh, va!

¿Qué tal, Jorge, cómo vamos? Bien.

Estoy haciendo por un lado el fumet con el marisco

y un sofrito que tenga sabor para que lo coja el arroz.

Esos son los pasos, pero para que aprendas:

el "Manual de aspirante a chef" Muchas gracias.

Este te va a venir al pelo, porque vas a encontrar

menús resultones, sanos, económicos.

Todos preparados por estaciones para lograr siempre

las mejores recetas de cada temporada.

Vale, estupendo. Guárdalo con mucho cariño.

Vale, lo guardo. Venga.

Jon ya está metiendo el arroz. -Jon va bien

Yo prefería que fuera mejor Jorge.

Mira, Jorge lo va a hacer en una sartén.

¡No le eches más, no le eches más!

¡No le eches más!

(DANIEL) Y aquel ni lo ha medido.

Es el doble de caldo que de arroz y ya está.

¡Venga, chispa! -¡Vamos, chispa!

¡Jorgito!

El sofrito de Ramón es el mejor, con mucha diferencia.

¿Cómo vas, Ramón? Hola, chef. Creo que marchando.

Creo que tendrá sustancia, que saldrá bueno.

No sé si mejor que el de equipo azul...

¿Cómo te ves con el delantal negro, después de estar en equipo?

Que no han estado acertados ninguno...

Me fastidia un poco pero...

La posibilidad de irme me sienta fatal.

¿Estás cabreado? Sí, estoy cabreado,

pero no con nadie en particular. Es la primera prueba de eliminación

y estoy en la cuerda floja. Pero el juego es el juego.

Pues nada, que tengas mucha suerte. Muchas gracias.

(DANIEL) ¡Mira, bien, vamos! (MARTA) ¡Bien, midiendo!

¡Venga, Ramón, midiendo el arroz! -Muy bien.

(TONI) ¡Perfecto, perfecto!

Atención, aspirantes,

en quince minutos daremos el "manos arriba".

¡Oído! (JORGE) ¡Oído, Eva!

-¿Por qué aplaudes por debajo?

¡Mira lo que hace Jorge! Acaba de escurrir la cabeza, ¡guay!

(DANIEL) -¡Bien chico!

¿Qué tal, Jon? ¿Cómo andamos de ánimo?

Bueno, pues tengo ganas de sacar esta prueba, aunque estoy bajo...

¿Por qué? Porque me encuentro

no muy bien después de lo que ha pasado.

Se agradece la oportunidad.

Algo no has entendido. No es una oportunidad.

La prueba era así desde el principio.

Y te voy a decir otra cosa. Sí.

De no haber levantado la campanita, estaríais aquí igual.

Vuestro plato era el peor. Sí.

Porque mi amigo Jorge confundía merluzas con lubinas,

tú confundías lubinas con bacalaos...

Yo sé lo que es bacalao, lubina o merluza.

¡Pero cuando estás obtuso...!

Sé que tú lo sabes, la diferencia entre lubina y merluza.

Pero en la escuela online tenemos cursos avanzados

y cursos más de "menages", de diferencias de pescados.

Échale un repasín. Eso no tenga ninguna duda, chef.

Suerte y ánimo arriba. Gracias.

El que mejor hierve es el de Jorge. -¿Cómo se ve?

Porque está hirviendo uniforme.

Le falta un pelín de caldo. -¿Tú crees?

¡Qué listo sois!

Falta caldo, se va a quedar durísimo.

¡Cómo aprendo desde aquí arriba!

Viendo el programa desde casa, seguro que os entran ganas

de probar los mejores platos, ¿a que sí?

Pues ahora puedes hacerlo,

en el restaurante MasterChef, en Madrid.

Podrás saborear las recetas más icónicas del programa

y vivir una auténtica experiencia gastronómica.

Además, podrás conocer a algunos de los aspirantes

Tienes toda la información en nuestras redes sociales.

¡No!

¡El arroz no se tapa, coño!

(MARTA) Jorge, ¿cómo está eso? ¿Rico?

Está bueno. -¡Bien!

(DANIEL) ¡Bien, Jorge!

No suelo hacer arroces, estoy aprendiendo en "MasterChef".

Gracias a mi amigo Toni, de Foyos...

He empezado un poco nervioso,

pero con los minutos, he visto que me salía, que estaba bueno...

¡Si va a estar bueno al final!

¡Aspirantes, últimos tres minutos!

(MARTA) ¡Venga, chicos! (DANIEL) ¡Vamos, Ramón!

El de Jon tiene buena pinta. Está duro.

¿Cómo? -Se ve muy blanco.

(MARTA) ¡Jon, ese emplatado, con un aro! ¡Bien!

Antes utilizaba una rueda de camión.

(DANIEL) -¡No te venga arriba!

¡Poquito, delicadeza, delicadeza!

(TONI) ¡Muy bien, Ramón! (MARTA) ¡Qué bonito!

¡Mira y le ha quedado "socarrat"!

Va a marcar los carabineros. -Está bien,

si los pone encima marcados, ya está bien.

Aspirantes, no os quiero poner más nerviosos,

pero acabáis de entrar en el último minuto.

(Ánimos desde la galería) ¡Vale, Jon, acaba eso!

-Venga, último minuto.

-Chispitas, que no se te caiga.

-Chispitas... -Ten cuidado,

se te va el plato.

-Chispitas, se te va a caer.

-Va, chicos, va, lo habéis hecho genial.

-El aro se quita, Jon, se quita.

-Que no lo quita, se le va a olvidar.

Diez, nueve, ocho, siete, seis...

Cinco, cuatro, tres, dos, uno... ¡Tiempo!

Manos arriba. (LOS ASPIRANTES APLAUDEN)

Me encuentro... ¡plof!

He hecho el plato, creo que está bueno y estoy bajo.

No sé qué explicarte, no estoy... muy bien.

Si quieres aprender todo lo que necesitas saber

sobre cocina, tenemos una novedad:

en la escuela online de "MasterChef"

hay más de 100 nuevas recetas

donde podrás convertirte en un auténtico masterchef.

Además, encontrarás nuevos trucos para sorprender a familia y amigos

con deliciosos platos.

Ya sabes, entra en la escuela "MasterChef".

Bueno, aspirantes, ahora sí, el tiempo en cocina ha terminado

y los tres, a la vez,

vais a llevar vuestras creaciones al atril.

Chicos, chicos, que va.

-Por favor...

-Qué nervios.

Jorge. Dime.

¿Qué tal tu arroz de marisco? Estoy contento.

¿Sí? Lo he probado,

me ha parecido que estaba bien de sabor, el punto... estoy contento.

Bueno, no me disgusta el color,

con lo cual es mucho.

¿Sabes lo que me pasa con tu arroz?

Claro, vengo de probar el que hicieron ellos

y será difícil llegar a ese nivel.

Vamos a ver cómo están los otros dos.

Pero el punto del arroz está perfecto, bien hecho...

Más suave de sabor con respecto a lo que hicieron

tus compañeros del equipo azul,

pero es un arroz bastante correcto, Jorge.

La verdad es que me ha sorprendido porque sí has dado clase con Toni.

Y del otro que hiciste la semana pasada a este,

pues noto una gran mejora, también ese pedazo de carabinero.

Hemos visto que lo has estrujado,

o sea, dale las gracias a Toni. Te ha salido bien el arroz.

Te quiero, Toni, te lo juro y ahora más.

(Risas)

Ramón, has probado al emplatar y has tapado.

Sí, porque me gusta un poco más durito.

Y me gusta terminarlo en reposo,

entonces, he tapado, he mirado y me ha parecido que estaba...

Como me gusta, prefiero que esté un poco más al dente que pasado.

-Yo creo que poco hecho le quedó. -Uh...

-Pruébalo, anda, toma... -Huy...

-Está duro, te lo he dicho. -Duro como piedras.

¿Qué tal? Está enterito.

El arroz no tiene "al dente",

o está hecho o está crudo. Yo me lo como así, chef.

Entiendo que puede ser duro...

Comerás un arroz indigesto, el arroz cuando está poco hecho...

No está hecho, el centro del grano tiene que estar gelatinizado.

Mira los puntos de los granos.

A parte, mira... Haremos un ejercicio con ellos.

No, sí, si está entero... Prueba.

-Pobre...

¿Qué tal el arrocito, Jorge? Dilo, dilo...

-Es que no quiero... -Dilo.

Te lo digo yo, está crudo. Está crudo.

-Sí, está duro. ¿Cómo está el arroz, Jon?

Está duro. Crudo.

Ya está, no discutamos más.

Qué buen trabajo, Ramón, te hemos visto muy bien.

Tiene una presentación...

...que está bastante esmerada... arroz crudo, no te digo más.

Claro, es que con eso ya lo cagas todo.

Jon... Bueno, pues es un arroz...

...con marisco, con...

Carabineros, almejas...

Y... mejillones.

Intentaba dejarlo un poco más meloso,

la intención era dejarlo más meloso.

¿Por qué lo cocinas en un cazo?

No sé... yo lo suelo cocinar en casa, así,

suelo hacerlo en sartenes o en la paella.

Como es lógico, hay más evaporación,

coge más sabor... No sé más.

No sé, lo he hecho así. Vamos a probar.

Jon, le falta gusto, le falta sabor, sal...

Le falta sofrito, ¿qué te salva un poco?

Que está hecho, está cocinado.

Bien...

-A que se va Ramón, tú. -No creo, tío.

Yo comparto la opinión de Pepe, no me entusiasma,

no te he visto hacer un sofrito intenso,

no te vi hacer un gran fumet, un caldo base bueno.

Había cuatro carabineros en tu olla,

hay potencia, está cocinado...

Pero le falta alma a tu arroz.

¿Qué es más importante que le falte alma o que esté crudo?

-Ser o no ser... -Esa es la cuestión.

Chicos... la cata ya está terminada.

Así que id delante de cocinas.

Tranquilo... (ÁNIMOS DESDE LA GALERÍA)

-Venga, Ramón, va...

¡Arriba!

Es verdad que el arroz es el protagonista

de este plato... y que estaba duro.

(DESDE LA GALERÍA) ¡Ánimo, ánimo...!

Ramón... ¿qué te pasa? Sí, Ramón...

Venga, hombre... -¡Venga, Ramón!

(Aplausos) (TODOS ANIMAN A RAMÓN)

(Ánimos desde la galería)

(Aplausos) -No te procupes de nada.

(Aplausos) Tranquilo, amigo.

Bueno, vamos a esperar al veredicto del jurado.

¿De acuerdo?

No puede ni hablar. -Vamos, Ramón, tranquilo.

Tranquilo, Ramón.

Jueces, ha llegado el momento de tomar una decisión.

Creo que lo tenemos claro, Eva.

(TODOS) Uf... (SORPRENDIDA) ¿Sin deliberar?

No hace falta... Sí, Eva.

(APENADA) Pues... adelante. Suerte, chicos.

Esto es horroroso, por favor.

Sabemos que en este reto

os habéis enfrentado a dos cocinados.

Uno detrás de otro, pero eso no puede derrotaros.

Somos conscientes de que habéis heredado el plato del equipo azul

y no habéis podido hacer un plato propio.

Eso no puede derrotaros,

en una cocina profesional hay que hacer todo tipo de platos.

Los tres habéis tenido

las mismas oportunidades y estáis en la misma situación;

pero hay un arroz duro que no se puede comer.

(INCREDULIDAD EN LA GALERÍA)

Por tanto, el aspirante

que no continúa en las cocinas de "MasterChef" es...

Qué fuerte...

-No...

(Conmoción en la galería) Ramón.

Ahí no, Ramón. -Ay, Monchi...

-No... Ramón.

-Es que no es...

(Llantos)

(Aplausos y ánimos de la galería)

(Aplausos) Quiero decir que...

Me parece increíble que se vaya Ramón.

Es un crac y... Jorge.

No es trago fácil para este jurado, es una decisión muy difícil.

Nos sabe muy mal, seis años para entrar aquí.

Lo ha hecho muy bien, siempre avisamos...

Cuidado con ir a la prueba de eliminación,

porque puede pasar que alguien que cocina muy bien, gran aspirante

por un arroz crudo, que está crudo... a la calle.

Ese arroz no ha dependido de Jon ni de Jorge,

ha dependido de mí

y seguro que si hubiera estado en su punto no estaba aquí.

Bueno, vamos a calmar todos los ánimos...

Ramón, vente aquí conmigo.

¡Vamos, Ramón! Ramón, venga, venga... va.

-Venga, Ramón. -Vales un montón, tío.

Rabia... rabia, yo creo que es el sentimiento

que todos tenemos en este momento.

Ya lo has escuchado de los jueces, eres un magnífico cocinero.

Lo que pasa que han sido

una serie de casualidades que hacen que, de repente,

estés fuera de "MasterChef".

Y... lo dicen los jueces muchas veces:

un solo cocinado malo te saca de "MasterChef".

Qué pena...

No sé si habrá repesca, pero si la hay pues...

Ojalá. Ojalá.

Garrote.

-Joder, qué putada, tío.

Congeniamos desde el primer día, en todo, tío.

Es mi hermano...

Estoy roto.

Este chaval afina... que te pasas, tío.

Pero no me siento culpable.

Si una comida está cruda no te puedes salvar. Es así.

-Es una lástima enorme. -Vamos, Ramón.

-Gracias, Ramón, gracias por todo.

(Aplausos) -¡Grande, Ramón!

Creedme, nosotros también lo sentimos, Marta.

Gracias por todo, por lo enseñado y todo...

-Por todo lo que aportas en la casa, un amigo.

-¿Puedo yo, Eva? Sí, Oxana.

No empezamos divinamente, ¿verdad?

Lo digo con todo mi corazón, de verdad, lo siento mucho.

Lo siento, tú lo sabes...

-Un gran cocinero. En fin... con eso nos quedamos

con lo que acaba de decir Toni y lo que ha dicho Dani.

Un gran cocinero.

Mi más sentido agradecimiento a todo el equipo.

Jueces... Eva, compañeros.

Y... bueno... si vuelvo, garrote.

Eso queremos... garrote, Ramón. Muy bien, Ramón.

No dejes nunca de cocinar.

¿De acuerdo? Pero, además,

te voy a dar un montón de regalos para ver

si se nos quita esta pena. Unas tetas nuevas.

¿Tetas? ¿No se llevaba Loli tetas nuevas?

¿Tú quieres tetas también?

No. Hombre, digo "no sé...".

Ramón, mira, empezamos con el que casi más os gusta.

Nuestro patrocinador el Supermercado de El Corte Inglés

te regala esta tarjeta valorada en mil euros en alimentación.

También nuestro patrocinador de electrodomésticos Bosch

te regala una placa flex inducción.

Con el accesorio teppanyaki.

Te llevas, además, una suscripción durante seis meses

a la escuela online de "MasterChef"

y, por supuesto,

te regalamos el juego oficial de "MasterChef",

para que juegues con tus niños, tu mujer..

Supongo, también, que estarás deseando abrazarles.

Sí. Van a estar muy orgullosos de ti.

Que lo sepas. Todos estamos muy orgullosos de ti.

Cuando me diga mi hijo: "Y eso que veo en la tele..."

Pues le diré que es una experiencia muy bonita... con sentimiento.

Y... efectivamente, hay que pelear por lo que quieres.

-La última sirena nos tienes que hacer.

(TODOS) La última sirena, la última sirena... Ramón.

(IMITA UNA SIRENA DE EMERGENCIAS)

(Aplausos y ánimos de todos) ¡Grande, Monchi, grande!

(Aplausos) ¡Grande, grande!

-Qué pena me da tío. (TODOS ANIMAN A RAMÓN)

¡Venga, tío! ¡La cabeza enorme!

¡Eres un grande!

(Gritos y ánimos de la galería)

Qué pena...

Oportunidades como esta no...

No pasan todos los días.

Entonces, ya no es irme de "MasterChef",

sino es... perder un tren.

Un sueño que parece que se escapa.

¡Oído, chef! Me llevo lo que he aprendido,

pero me llevo...

Gente muy válida.

Pues ya lo habéis visto,

seguir siendo aspirante no es nada fácil.

Solo lo consiguen los que no cometen fallos.

Ramón ha tenido dos oportunidades para continuar en "MasterChef"

y no ha podido ser, esta noche nos ha dicho adiós.

Pero la competición continúa para los otros once aspirantes,

que seguirán peleando

para alzarse con el título de vencedor.

Nosotros nos vemos la próxima semana,

mientras ya saben, pónganle... sabor a la vida.

Bienvenidos al complejo AZCA de Madrid.

Directamente, desde su "catering", Samantha de España.

(Aplausos) Tenéis que preparar 600 raciones

por equipo. Oh... ¡venga!

-¡Vale, va, vamos, chico, vamos! Más caña.

-¿Más caña? -Sí, no sabe a nada.

-Se quema algo... -Muy bien, chicos,

el pan parece morcilla. Tenemos una visita especial.

¡María Escoté! ¿Qué tal, chicos?

-Están cruditas.

Si está cocinado el cangrejo, qué crudo va a estar.

Tu emplatado caótico no lo quiero volver a ver.

¿Estáis haciendo algo? Dos tíos con buñuelos una hora.

Pero ¿no sale el rollito o qué?

Vamos a ver si somos capaces de terminar algo bien.

Las cajitas... Tendréis que explicar

la receta que tienen que elaborar.

Solo... mímica. ¡Uf!

Qué marrón tenéis hoy, porque tengo que ayudar yo.

Con tres estrellas Michelín... Ángel León.

-Oh, me encanta...

Bibi está cocinando directamente.

Bibi... (TODOS LLAMAN A BIBI)

Tramposa. Es que no se entera de nada.

Está en Babia. En Babia...

Cállate, me voy a liar con la barra esta.

-Eneldo no, romero no... comino no...

¿Qué más? ¿Qué quieres más de mí?

-Esta expresividad que tiene la cocina tai bien hecha

no está, no es ni pai ni tai. -Lo siento, Jordi.

Plato de pasta sin aliño de ningún tipo.

No sé qué es, no quiero probarlo.

No voy ni a probar tu plato ni a valorarlo.

Me parece una vergüenza.

El aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

  • Programa 4

MasterChef 6 - Programa 4

13 may 2018


Los aspirantes de ‘MasterChef 6’ se cuelan en los ensayos de la gira de Pablo Alborán para cocinar un menú diseñado por el chef Dani García. En la primera prueba tendrán que preparar un plato libre, con la ternera como ingrediente principal; y en la prueba de eliminación trabajarán en grupos con el fin de superar sus problemas de comunicación.

ver más sobre "MasterChef 6 - Programa 4 " ver menos sobre "MasterChef 6 - Programa 4 "
Programas completos (5)

Los últimos 99 programas de Masterchef 6

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos