www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4593218
Para todos los públicos MasterChef 6 - Programa 3 - ver ahora
Transcripción completa

Muy buenas noches y bienvenidos a "MasterChef".

Son ingredientes de vuestra última compra

antes de entrar en "MasterChef".

El primer reto de la noche

es hacer un plato libre con esos ingredientes.

Huy. -Ah.

-Se me apagó la vitro. -Se fue la luz de verdad.

Aspirantes, os quedasteis sin luz.

Que entren nuestros invitados.

(Aplausos)

Míralos. Tu plato es la nada.

Un plato de niño pequeño,

escucha, aprende y saca lo mejor de ti,

no discutas tonterías. Gracias, chef.

Aspirantes, bienvenidos a Baiona. Cocinaréis para 120 comensales.

Venga, rápido, vamos. -¡Ah!

Ah. -Qué pasa ahí.

Que me atravesé el dedo, coño. Cantidad tenemos de xoubas.

Ahí están todas. -¿Todas?

Todas. Mira que dije que calculaseis bien,

que midieseis, me dejaréis sin comer a la gente.

El equipo ganador de la prueba de hoy

es el equipo azul.

(GRITAN)

Adelante, David Pallás. Os trajimos aquí seis trufas.

Ay, por Dios. Tenéis 120 minutos para elaborar

nueve trufas cada uno.

Oye, a ver, alguien cogió mis trufas.

-Yo cogí las mías.

-Mira, esas son las de Loli. -No sé qué hiciste aquí,

hija mía, no me volváis loco,

que sea lo que Dios quiera, me da igual.

El trabajo creo que es bastante deficiente.

Creo que está todo listo.

El aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

Loli. Loli.

-Te queremos. -Grande.

(Aplausos)

Se acabó.

(Sintonía)

Ay.

Hola. Muy buenas noches

y bienvenidos un día más a "MasterChef".

Los aspirantes se enfrentarán

esta semana a tres apasionantes retos,

pero no tienen ni idea de que hoy, más que nunca,

lo que suceda en el último reto,

dependerá de lo que hicieran en los dos primeros.

Ya lo descubriréis al final de la noche.

¿Qué tal, Eva? Muy bien.

Qué guapa. Muchas gracias.

Es un conquistador Fabio.

Es un don Juan.

(JORGE) Fabio no pierde una.

No pierde una, amigo.

Aspirantes, bienvenidos. (TODOS) Gracias, Eva.

Ya lleváis dos semanas y me imagino que comprobasteis ya

que aquí no se regala nada.

(TODOS) Nada. (JON) Absolutamente, nada.

Solo se puede llegar a ser

el ganador con trabajo, esfuerzo y dedicación.

Efectivamente. Los aspirantes saben

que la formación es básica y por eso no solo aprenden

en estas cocinas, también amplían su formación

con las clases impartidas por los mejores profesionales

del Basque Culinary Center, un centro de formación

puntero en el mundo donde nuestros aspirantes

completan sus conocimientos.

Una formación básica para convertirse

en auténticos cocineros.

(TODOS) Ole, bravo.

(APLAUDEN)

Aspirantes, buenas noches, como veis os enfrentáis

a una nueva caja misteriosa.

(KETTY) La verdad que a la caja le tengo bastante miedo

porque siempre tienen algo retorcido dentro.

Oxana, ¿qué es lo primero que se te viene a la cabeza?

A mi cabeza vienen muchas cosas. (RÍEN)

Relacionado con la caja, una de ellas solo.

Que no sé, creo que habrá casquería o algo de eso.

¿Te apetece, te gusta? Me gusta.

¿Sí? Sí.

Jorge, ¿qué no te gustaría encontrarte

en la caja? Pues, precisamente, casquería

porque en la vida hice casquería

y algo así en plan sesos, hígados, no me llevo nada bien.

Lo mejor será que veamos

qué esconden estas cajas misteriosas.

A la de tres las levantaremos. Bueno, vamos a ver.

-Ay, qué miedo. Uno,

dos y tres.

Bueno.

Mira -¿Hola?

-Oh, qué monos.

-Ay, qué monos.

¿Es para nosotros? -Ay, qué gracioso.

El "Manual del aspirante a chef", Ketty, ¿para qué crees que es?

Hombre, para aprender a ser un chef.

Ah. Ostras, qué máquina.

(RÍEN)

Te llevas un "gallifante".

(APLAUDEN)

En el libro, además de elaboraciones básicas

como salsas, caldos o postres,

hay un montón de recetas agrupadas por menús.

Trampantojos y hasta para los "instagramer".

Huy. -Se me da fatal a mí esto.

Oxana, ¿sabes qué es un trampantojo?

Algo parece que no parece.

(RÍEN)

Algo parece que no parece.

Jon, ¿puedes explicar lo que es un trampantojo?

Es una elaboración

que simula una cosa diferente a la que ves.

Lo que hiciste la semana pasada,

hiciste pelotas de tenis que parecían trufas.

Ja, ja, por ejemplo.

(RÍEN)

La verdad, no imaginaba llegar a estas alturas de programa

porque con todo lo que pasó, anteriormente,

que todo fue bastante malo.

El primer reto de la noche consiste en que abráis

el "Manual del aspirante a chef". Lo haréis por una página al azar

y la receta que aparezca

en esa página será la que replicareis.

Ruleta rusa, no me lo creo. -Vale.

-¿De uno en uno? -Ok.

Marta, vamos a empezar contigo.

Que la suerte te acompañe.

Muchas gracias, la necesitaré.

A ver.

Huy, Dios mío de mi vida, gazpacho de guisantes y calabacín.

¿Estás contenta con la receta que te tocó, Marta?

Sí, por ser algo que nunca hice y me ilusiona hacer algo distinto.

Marina. Voy a ello.

A ver. ¿Qué?

Bueno, lomos de salmonetes con panaché de verduras.

-Qué bueno. -Genial.

Oye, ¿por qué pones esa cara, Marina?

Los salmonetes no los he cocinado

como veo en la foto,

pero lo voy a hacer. Más te vale.

Más te vale hacerlo, sí. (SONRÍEN)

Toni, ¿nervioso? Un poquito.

Venga, dale. Venga, Toni, suerte.

Huy, sopa de melón y coco.

Nunca lo hice, pero está bien

hacer cosas nuevas y aprender e intentar hacerlo

lo mejor posible. Víctor.

A ello.

Uf...

Boeuf... Boeuf bourguignon.

¿Cómo? Es de Samantha esa.

Esa es mía. ¿Tendrá algo de fruta

para una macedonia?

No.

La fruta igual me la tomo luego.

A ver si te tocó la receta de un adulto.

Me tocó de adulto, de adulto.

Lo que me pone nervioso

es que me dejen hacer un plato libre

porque ahí es donde, a veces, me bloqueo y no sé por dónde ir.

Huy, cómo me gusta esto, verdinas con almejas.

Me tocaron unas verdinas que bautizo como "fabiadas",

en estilo de Fabio de hacer una buena fabada.

Me tocaron habas con alcachofas y torreznos.

Hombre, qué rico, ¿no? Con torreznitos.

A priori qué te parece tu receta. Me gustan los guisos, me gustan.

Oxana. "Yes".

Arroz, no, habas con alcachofas y...

Torreznos. Torreznos.

¿Qué es eso? -Panceta.

La misma que yo te tocó.

¿La misma receta sacamos?

-Uf, aquí hay que apretar

más el culo que tienen comparativa

con otro compañero y hay un nivelazo.

-Yo me voy para el final, no sé, no sé.

Arroz con pollo al curry.

¿Fuiste al final porque pensabas que estaban los postres?

Sí, creí que estaban los postres al final.

¿Me querías dedicar otra vez?

Porque quería mejorar lo de la semana pasada.

No, al final veo un idilio entre Samantha y Jorge que...

Sí, pero hoy me hará un pollo al curry que es un plato

que me gusta mucho y me apetece mucho valorar.

Los nervios del cocinado más los nervios que Samantha

lo pruebe, pues nervios al cuadrado.

Mi Sofi, qué tal, cómo estás así de nervios.

Ahora mismo estoy cagada porque me da miedo eso de allí.

Claro, y no tienes la protección de Loli.

Se me fue la abuela ya no me quitéis nada más.

Esperemos que te dé suerte. Esperemos, venga,

va por Loli, a ver.

Lomos de salmonetes con panaché de verduras.

Mira, como...

La amiga. Cuando le tocó a Marina

y después a mí, pensé: "Ya está, hasta luego,

Sofía, te vas". -Zasca.

Jon, qué te ha tocado. Lubina con salsa de azafrán.

Bueno, espero que bien, pescadito, pues bueno.

Ketty. Arroz con setas de temporada

y abanico ibérico.

-Eso está bueno, ese arroz.

¿Qué tal se te dan los arroces, Ketty?

Bueno, no como a Toni, pero bien.

Ramón.

Sopa de melón y coco. Mira, la misma que Toni.

-Nos tocó la misma receta a Ramón y a mí, pero, por supuesto,

me saldrá mucho mejor que a él.

-Nada, este sin arroz no hace nada, olvídate.

(RÍEN)

Eva, fuiste la mejor en la prueba por equipos

de la semana pasada

y te anunciamos que tendrías una ventaja.

Ay, qué miedo. Acércate aquí con nosotros

y tráete el libro.

Me da miedo que me hagan escoger el plato que hagan mis compañeros,

que la ventaja sea que yo escoja que trabajen

en parejas, me da miedo que mi ventaja sea al final

más desventaja que ventaja.

Eva, imagino que estarás deseando conocer

qué es esa ventaja. Sí.

Antes recibamos a un invitado muy especial, alguien que trabajó

muy duro en estas cocinas y ahora está saboreando

las mieles del éxito. Adelante el ganador

de "MasterChef V", Jorge Brazalez.

(APLAUDEN)

Qué guapo, por favor.

Qué tal, Eva, madre mía, qué guapa estás.

Bueno, qué gorda, ¿no? Qué guapa, madre mía.

Está para dentro de un rato. Ya queda muy poquito, muy poquito.

Volver a "MasterChef" me sienta muy bien.

Eh, la ventaja.

Qué buena ventaja. -Me encanta la ventaja.

-Chicas, tranquilas,

es el guaperas de la edición pasada.

Guapísimo.

Sí.

Hola, compañeros. (TODOS) Hola.

-Qué tal, cómo estáis. Jorge, bienvenido una vez más

a estas cocinas, qué tal.

Gracias, muy bien, muy contento y espero que salga

un ganador increíble.

-Gracias. Bueno, cuéntanos.

Bueno, pues me gustaría que aparte de las recetas

que harán del libro de aspirante a chef,

que hicieran alguna mía.

O sea, haremos dos platos y tú, uno.

Eva, tu ventaja consiste en poder elegir entre la receta

que nos trajo Jorge o la que selecciones,

aleatoriamente, abriendo el libro.

Que puedo escoger. Sí.

Vale. -Mi receta, Eva, es...

Pichón árabe.

Veo que no puedes desperdiciar un plato así.

Me apetece mucho comer pichón hoy, Eva.

(RÍEN)

No te sientas presionada, Eva. -Venga, voy a hacer eso.

Que sí, que sí. Eva, haces la receta de Jorge.

(Aplausos)

Me encanta el reto, si me sale una sopa

o un guiso, lo hubiera bordado,

pero me hace más ilusión hacer esto.

Aspirantes, ya todos tenéis recetas

y para hacerlas tendréis 75 minutos.

Pero antes os dejaremos tres minutos para leer las recetas.

Vale. Memorizad los ingredientes

y los pasos a seguir porque, luego, no tendréis

el libro en el cocinado.

Aprenderte las recetas, seguir los pasos,

memorizar los ingredientes

y todo eso aprendértelo en tres minutos,

pues pervertido y retorcido.

Jorge, por favor, acércale tu libro.

Le doy el libro, vengo ahora. -75 minutos.

-Como sea difícil.

-No, no lo es. -¿No?

Este es el mío, tú haz el mío y el tuyo, o sea, con tu rollo.

Jorge, no des tantas pistas, venga.

Vaya platito, podrías haber escogido otra cosa.

-Valoro mucho tu valentía porque podía haber dicho

otra persona: "Bueno, quizá debería mirar

qué me toca en el libro", pero has venido a jugar.

-Exacto. -Y te saldrá bien.

Venga, pues esos tres minutos para ver la receta comienzan

en tres, dos, uno, ya.

Estoy buscando, pero, espera.

En mi libro no está. Vaya.

Ahí, sí. Ay, los nervios.

Página 107.

-Vale, ahora sí.

(LEE) Un litro de agua para 400 gramos.

-Cocer 15 minutos, pi, pi.

Luego, triturar. -Leche condensada, la hervimos

Estudié marketing, periodismo y ahora un máster.

En el cocinado te pueden pasar mil cosas,

pero si fallo en memorizar, apaga y vámonos.

-Puerro, cebolla, ajo,

laurel, tomillo.

Tron... No, torre..

"Torrenzas", "torrenzas", ¿no?

"Torrenzas", ¿no? Sí.

Tres, dos, uno, tiempo.

Cerramos los libros.

¿Qué tal, Eva? -Bueno, regular.

(RÍEN)

Se le acaba de olvidar.

Ahora sí, ha llegado el momento de empezar a cocinar

y como siempre, tenéis tres minutos para hacer

la compra en el supermercado y el tiempo comienza

en tres, dos, uno, ya. Vamos, chavales, a correr.

Cuidado, no os matéis aquí, por Dios.

Frutita, verduras, huevos, hoy tengo de todo.

Champiñones.

Venga, no os dejéis ningún ingrediente, eh.

¿Pillaste el melón ya, Ramón? -Sí.

-Vale. -Nata, harina, nata.

Perejil, cuidado.

Laurel. -A ver, me falta...

Cinco, cuatro,

tres, dos,

uno, a cocinas.

Quien me preocupa es Eva que hace tu pichón árabe,

cuéntame las complicaciones del pichón.

Bueno, pues deshuesarlo, hacer un buen fondito

con las carcasas, la pechuguita un poco hecha

a la plancha, los muslitos confitaditos.

La berenjena asada también le da un buen rollo.

-El plato que me tocó no lo hice nunca,

nunca cogí un bicho de estos

y el paso más difícil del plato es desmontar el bicho este.

Que me está dando un asco que me muero.

Parece que me mire, que esté vivo y me diga:

"No me cortes las pechugas".

Toni y Ramón, creo, harán la sopa de melón.

No es difícil. Unas bolitas de melón

y no sé qué más y que la sopa esté bien rica,

fría y con gusto. Y ya está.

Es muy gordo.

Mi receta creo que es más fácil que la de otros compañeros

y le vamos a hacer unas esferificaciones

con agar agar y aceite frío de piña, de zumo de piña.

Tres minutos me quedan y listo la leche de coco.

El que veo complicado porque es sencillo,

es un gazpacho con guisantes y calabacín,

o sea, encontrar el punto a gazpacho

a gazpacho para Marta a ver qué hace.

Tienes que hacer al final una crema muy rica

en la que intervenga el punto de vinagre

con el aceite de oliva.

No es fácil equilibrar esos sabores.

Para mí, la dificultad de la receta es mucha

porque nunca la hice ni la probé entonces,

no sé bien cómo tiene que saber,

pero confío en mí misma, lo haré con todo el amor del mundo

y a ver cómo sale, igual muero en el intento.

Qué guay esto.

Me encanta. -¿De verdad, Sofía?

-Te lo juro. -Por Dios.

Marina y Sofía harán lomos de salmonete

con panaché de verduras. Importante que sepan abrir,

perfectamente, el salmonete. Qué coñazo de pez.

Ah.

Marcarlos, nada, el salmonete poco hecho

es maravilloso y hacer una menestrita

de verduras, tampoco es hacer un platazo.

Y Jon tiene lubina con salsa de azafrán.

Está contento, se apaña bien con el pescado, le gusta

porque es vasco y cocina bien.

Coincidí en el casting del V con él, hizo un pescado también,

así que es muy pescadero. Eso es.

Estoy tranquilo, me tocó una receta que me gusta,

lubina con salsa de azafrán creo que cogí los ingredientes

y memoricé bien los pasos, lo quiero hacer bien

y a ver si demuestro hoy la evolución que esperan de mí.

Y, quizá, a quien le tocó un plato resultón y no es difícil

es a Fabio, las verdinas con almejas.

Dice que las hizo, pero ponlas a cocinar bien dales el tiempo

rápido, que se hagan hazme un guisito rico de almeja

para echárselo a la verdina y que todo sea un guiso.

Haré dos cacerolas por si una no da tiempo

que la exprés, por lo menos, sí que se haga, sí o sí.

A ver el punto de la verdina, la hice

un par de veces y creo que me saldrá bien.

¿Cómo vas, chiquitín? -Bien, ahí vamos.

-Te veo concentrado. -Con las habas.

Daniel y Oxana tenían un guiso. De habas, alcachofas y torreznos.

Alcachofas y torreznos. No es tan fácil,

pela bien las alcachofas, guísalas lo justito,

echa las habitas, liga esa cosita que tenga una menestrita vegetal

maravillosa y ponle tres torreznitos

hechos aparte, rico.

A ver, más o menos.

Esto puede ser freír los torreznos y después añadir las cebollas,

alcachofas y después habas con caldito de verdura.

El que quiero ver cómo lo hace es también Víctor.

Pasamos de la macedonia infantil a un guiso...

De persona mayor. ¿Cómo se llama el guiso,

cómo se llama? Boeuf Bourguignon.

Ah, vale. Yo me crié al sur de Lyon

y se me nota un poco el acento. De Castilla y León.

No, de Toledo. Ah.

No voy a cambiar nada de la receta porque es supercompleta

con muchos ingredientes y compleja y me va costar hacerla

tal cual como es como para tener que innovar.

Esta vez no me la jugaré.

Como me dijo Samantha que este plato es de sus preferidos

no me la jugaré, lo haré bien para poder conquistarla del todo.

La tengo a punto de caramelo,

pero aún me echa unas miradas que no sé.

Jorge, tu paisano, hace pollo... Al curry.

Se supone que no es tan difícil

y Ketty, arroz con setas y abanico ibérico.

Lo suyo sería guisar un arroz con setas y aparte hacer

el abanico ibérico tostadito, cortar láminas,

poner encima del arroz. Y ponerlo encima.

Joder con el salmonete.

Ay, Señor, Señor.

El salmonete y la ciega.

No veo nada.

El caso es que la toco, pero...

El restaurante "MasterChef" tiene abiertas sus puertas

en Madrid para todos vosotros. Allí viviréis la experiencia

más cercana al programa. Degustar sabrosos platos

de su magnífica carta y conocer a algunos

de los concursantes que forman parte de esa gran familia.

Reserva tu mesa en la web del restaurante,

www.restaurantemasterchef.com.

Aspirantes, atención, acabáis de entrar

en los últimos 30 minutos.

Aquí ya huele que alimenta, eh.

Voy a coger el azafrán por si acaso.

-Esta cosa como yo llamo panceta

nunca la probé, pero no la pienso comer.

Tanta grasa, no, qué tipo tendría si no,

no me gusta la grasa, no.

-Voy a hacer una panceta, la doraremos y la ahumaremos.

Decidí hacer un segundo plato, creo que tuve suerte

con lo que me tocó y voy sobradito de tiempo.

-Toni, ¿qué tal? -Hola, qué tal.

Me tienes cuadrado el pedazo de cerdo

que está asándose en la sartén.

Voy a probar una cosa que en mi cabeza le pegan

y luego, probaré y añadiré. -O sea, no harás lo del libro.

-Mi idea es sacar la sopa de melón y aparte una versión

con un poco de la sopa con otras cosas.

Genial, tírate a la piscina, luego te digo si hay o no hay agua.

Igual no hay agua. -Suerte con la receta.

Es olímpica, eh.

Igual voy a ser Michael Phelps.

(MARTA) Ánimo, Toni.

A ver qué hace Ramón. Muy buenas, señor.

¿Y eso que hierve qué es? Es para hacer caviar de piña.

¿Con agar agar? Sí.

Y cueces la piña. Sí, porque en principio,

si no tengo mal entendido, el agar agar se lleva a ebullición.

El agar agar hay que llevarlo a 90 grados, un poco más

y mantenerlo un minuto porque si no,

será una técnica mal aplicada.

Aquí degradas la piña que no aparece en la receta

que te hemos pedido. No, no.

Hoy toca arriesgar, no, hoy toca hacer lo que te pedimos

y si aparte haces un salto mortal, bien.

Pero no un planchazo, primero probaré la receta

como viene en el libro y lo demás será guarnición

si veo que se puede presentar, si no, lo dejaré aquí.

Es tu prueba, vámonos. Muchas gracias, gracias, tío.

¿Qué tal?

-Aquí, pegándome con los pelos.

-Ahumaré la panceta que creo que estará rica.

Hola, Ketty. -Hola.

-Cómo estás. -Aquí haciendo un arrocito.

¿Sí, y mueves así el arroz? A ver, quiero hacer

la misma receta, pero un poquito caldoso.

-Hombre, mira si haces un poco de socarrat también.

¿Sabes hacer socarrat? No, en Cuba sería la raspa.

Lo evito siempre. A mí, házmelo con socarrat

o raspa como dices. A Samantha, doble socarrat.

-Qué presión, bueno, lo intentaré. Piensa cómo lo presentarás, bonito.

Sí, a ver si mejoro el emplatado que no se me da nada bien.

Quiero darle una sorpresa a los jueces que sería

una ensaladita de flores así muy coloridas,

pero le añadiré en el mismo plato y ya está.

Bueno, al ajo, Jorge, cómo está tu romance con Miri,

para cuándo la boda. Miri es mi primer amor

y es mi compañera ahora. Eso es maravilloso.

Samantha hace un catering para bodas muy bueno.

Hizo un diseño de tatuaje y me lo hice con ella.

Miri diseñó este símbolo y dijo: "Quiero hacer

este tatuaje contigo".

Y como estoy enamorado, que no me da vergüenza decirlo,

como no lo he estado nunca, pues me lo hice con ella.

Aspirantes, en cinco minutos daremos el manos arriba.

(MARINA) Esto no sé si está.

Qué bueno, qué contento estoy.

Marina fríe los salmonetes

con una cantidad de aceite, ¿lo veis?

Mira las vueltas que le da. El problema es la sartén.

Freiduría. Una, otra, una.

Si lo quieres freír, es un golpe fuerte.

Hola, Jorgito, qué tal vas. -Bien, estoy mirando para emplatar.

Aspirantes, último minuto.

¿Cómo lo ves, Oxana? -Yo veo.

-Qué cómo ves el mío? -Lo veo estupendo, amarillo.

-Amarillo como curry.

Diez, nueve, ocho,

siete, seis,

cinco, cuatro,

tres, dos, uno,

tiempo, manos arriba.

Aspirantes, el tiempo en cocinas ha terminado, ahora nuestros jueces

y nuestro invitado, catarán vuestras creaciones.

Eva, empezamos contigo.

Acerca tu plato al atril.

(APLAUDEN)

Venga, guapa.

(JORGE) Venga, Chini, valiente.

-Huy, qué diferente.

Perdón.

Tengo claro que mi plato

no está bien, nunca trabajé con un pichón,

o sea, que tengo claro que habrá zacas.

He intentado hacer pichón, pero me ha salido...

bueno, perdona, lo intenté hacer lo más parecido.

-No me pidas perdón, por favor.

Aparentemente, el plato tiene poco que ver,

este está más pensado para un menú degustación

y este es un plato combinado donde pusiste el pichón

con todos sus aderezos. Es un problema de haberte fijado

un poco más en el de Jorge para rematarlo.

Y vamos a probar. (SUSPIRA) Ay, pobres.

Mira, la salsa está sosa, no tiene sabor, el cuscús, soso,

la pechuga pasada, el plato, feo.

Eva, muy mal.

Intentaré hacerlo mejor la próxima vez.

No tiene sal ni el cuscús ni la salsa, chica,

es una cosa de primero de cocina.

Creo que este plato si hubiera sido más astuta

y lo hubieras colocado más bonito,

nos hubiera hecho mucho más efecto. Si se hubiese acercado a verlo

una vez, lo intentaría, era facilísimo.

El pichón me da un poco de asco, tendría que haberlo probado

y si quiero llegar a la final de "MasterChef", si me toca comer

un saltamontes, lo comeré

y probar lo que me pongan en el plato, lo aprendí.

Toni. Pues en primer lugar hice la sopa

fría de melón con leche de coco.

Me ceñí a la receta original del libro y como vi

que me sobraba algo de tiempo, intenté hacer otra elaboración.

Hice una panceta, la marqué muy bien y la ahumé

y luego, hice una reducción con pimiento rojo y picante

y unos frutos rojos y lo puse... Están creativos este año, no sé.

Creo que la prueba era ceñirse a la receta,

era la receta más fácil de todas.

Está claro que os sobró tiempo. Por eso intenté hacer algo más.

Lo importante es hacer bien el plato que se os pide.

Ya, sí. -Al decirte que hagas

una receta, la haces y ya.

-Si te dan una orden, la cumples y chimpún.

-Vaya dos, parecemos Rottenmeier, cuando te dan algo

tienes que hacerlo. -Pero es que es verdad.

Buah.

¿Amarga?

Sí, está amarguita, amarga. Amarguita, ¿no?

Amarga de morirse.

No se puede comer y ese plato sugerente

que lleva licuado de pimiento, frambuesas, unos cachos de cerdo

a lo loco, enorme, desproporcionado sin ningún tipo de sentido.

Suspendido.

Suspendido con el plato más fácil.

Lo siento, chef.

Jorge, ¿qué te parece? Me sorprende porque está,

claramente, amarga, es importantísimo probar

y que os encante lo que saquéis, si no os encanta

a vosotros, a ellos que son profesionales...

-Lo probé con la primera ralladura, con la segunda, no,

y se ve que eché lo blanco. Toni, primer plato que hacemos

fuera del arroz, una cremita de melón.

Más mala no se puede.

Ponte las pilas.

Estoy cansado que me digan que sólo sé hacer arroz

porque sé hacer muchas más cosas.

El problema de aquí es el tiempo y la presión

que tenemos los aspirantes de "MasterChef".

Ramón, cuéntanos.

Pues, en principio, me ceñí a la receta,

de hecho, ni he pasado por un chino ni por un colador

la crema ya que en la receta no venía que se pasara.

Me sobraba algo de tiempo,

he hecho más bolas de melón para todos.

Y luego lo demás es como cuando tomas un gazpacho

y te traen la guarnición, que uno se echa pimiento o no.

Esta es una prueba donde uno se puede lucir más.

Pero sin meter la pata.

Vamos a ver una cosita...

No lo he pasado a posta, ¿eh?

Consciente de ello.

Es increíble que los platos más sencillos

sean los peores platos.

Me choca aquello que dices: "No, es que no lo he colado

porque como en el libro no lo pone."

Tampoco te ponía que hicieses

todas esas cosas y las has hecho.

Una crema siempre tritúrala mucho y pásala por un colador.

Luego sabe a vainilla que parece un postre.

Con lo cual no me gusta.

Lo que más me gusta son los esféricos de melón,

que es melón natural. Lo demás infumable.

Es mejor hacer tres o cuatro versiones de esa crema,

porque a la primera no te va a salir

la crema que tú quieres.

Es imposible, le sale a ellos, a nosotros no.

La tercera me encanta, es la que voy a servir.

Estoy disgustado. -¿Sí? Yo también.

No esperaba que estuviera tan malo.

A mí me ha pasado lo mismo.

A ver. Jon, ¿qué plato has hecho?

Lubina con salsa de azafrán.

Creo que he memorizado bien los ingredientes.

Y también creo que he seguido los pasos de la receta.

No sé, espero que esté bien.

La presentación veo una gran evolución

del zafarrancho al que estamos acostumbrados.

A este plato que ya vamos mejorando.

O sea, que por ahí felicidades.

Gracias.

Vamos a ver qué tal de sabor. Vale.

La lubina, bien.

Salsa, bien ejecutada.

Pero azafrán a lo loco.

¿Todo plato de pescado el protagonista quién es?

El pescado. Siempre intentaremos

respetar ese sabor.

Ese es el único defecto que tiene.

Bien, aparte de ese puntito de azafrán, Jon.

Gracias.

El pescado está bien.

Veo que has hecho un poco un poco de dibujo en el plato.

De esto a los platos que hacíamos en los castings

pues hay un buen cambio. -Gracias.

Me hacía falta ese subidón

después de todos los palos que me han dado.

La verdad que estoy supercontento.

Bueno, Ketty, cuéntanos.

¿Qué significa este jardín tan floreado?

Yo intenté hacer el arroz

de setas de temporada y abanico ibérico.

Pero como me sobró tiempo pues cojo las florecillas

y os hago como una ensalada.

¿Y está todo tan colocadito por algo?

Sí, a ver, las flores azules son para ti, ya que preguntas.

Tienen un sabor muy neutro, están aliñaditas con...

Gracias. Tan soso como yo. No para nada.

Te queda bien el color negro además.

Las amarillas son para Samantha,

que le gustan así los colores también vivos.

Y también tiene un sabor neutro.

Y las fucsias, que también es mi color favorito,

son para ti. Pero son un poco amargas.

(RÍE)

Entre el fucsia y el amargo. Me gusta esa combinación.

(Risas) Guaperas es, y rancio también.

Desde el cariño, ¿eh? Que no quiero problemas con él.

Pues, Ketty, la verdad es que el arroz está hecho,

está en su punto, tiene su toque socarrat

que te lo he pedido yo y está allí, bien rico.

Le falta un poquitito de potencia de sabor,

de la seta haberla salteado más,

que le hubiese dado un poco más de fuerza.

Se ha quedado un pelín ñoño.

Pero tiene mérito haberlo hecho con esa seguridad

que te he visto trabajar.

El punto de decoración y la dedicatoria a los jueces

me ha gustado mucho, sobre todo el detallito de Jordi.

Y nos ha encantado.

Yo me atrevo a decir de este arroz una cosa

que aprendí en el Basque Culinary Center.

Puede faltarle potencia porque el fondo

tiene que reducir un poco más antes de echar el arroz.

Había demasiada agua, pero el grano está perfecto.

Gracias.

(Aplausos)

Sofía, Marina, vosotras compartís receta

y compartiréis también cata.

Vale.

¿Satisfecha con el trabajo, Marina?

Por las caras que os veo pues yo creo que no.

¿Qué te ha hecho el salmonete?

¿Qué me ha hecho a mí?

No, más bien le he hecho yo a él, ¿no?

¿A la merluza le metes este palo de cocción?

No. ¿Y por qué al salmonete sí?

¿Pero está muy hecho?

No sólo está muy hecho,

sino que en la sartén lo has trabajado:

"plaplapá, plaplaplá."

Cuando no hace falta. Tienes la sartén calentita,

dora un poquito y a partir de ahí yo me iría al horno

a darle un golpecito, filtrar temperatura.

Se termina de hacer muy sutilmente.

Aquí no, aquí tenemos cocción larga, aceite.

Que no quería que se me quedara muy hecho por fuera

y crudo por dentro.

Vamos a probar.

El pescado cuando lo aplastas un poquito se separa en hebras.

¿Por qué? Hay una cocción desmesurada.

Sí, sí. Demasiado cocinado.

Pasado, vamos.

Fíjate qué fácil es hacer un pescado.

Pero tú estabas friéndolo o asándolo.

Siete vueltas le has dado,

porque no sabías qué hacer con él.

Y las verduras son poco apetecibles.

Les falta algo de salazón. A no ser que te comas

el jamón que hay y entonces ya sí.

En la presentación te he visto coger este,

lo has puesto aquí y tal, la verdura no te gustaba.

No hace falta tanto manipularlo

porque se plasma esa poca elegancia.

Aunque sea menos bonito para ti pero va a estar más natural.

Oído, chef.

Bueno, Sofía, cuéntanos tu plato.

Bueno, mi plato es el mismo que el de Marina.

Pero creo que he entendido la receta distinto.

Cuando he visto el suyo digo: "La he cagado."

La he cagado yo.

No... por lo que han dicho a lo mejor sí.

Una zanahoria partida en cuatro tampoco me dice mucho,

pero se agradece ya simplemente visualmente,

que hay algo más de finura. Vamos a probarlo.

Para mí está un poquito cocida de más esa verdura.

El punto de cocción está mejor, que no bien.

Ya, ya. Pero bueno, a nivel de finura,

a nivel de cocción, a nivel de trato de las verduras

estamos a un nivel superior al plato que ha hecho Marina.

Felicidades, Sofía. Muchas gracias.

Has tenido la suerte de que Marina

lo ha hecho tan mal que el tuyo está mejor.

Zasca.

Estamos para aprender y mejorar.

Y muy contenta porque haya ganado...

Bueno, haya ganado... -No he ganado nada.

Que te han valorado mejor que a mí.

Fabio.

Pues he hecho unas verdinas con almejas.

Lo que he podido leer creo que he seguido

los pasos que ponía en la receta vuestra.

He ido probando poquito a poco

para ver que estaba bien de salazón.

Y creo que está rico de sabor.

¿Crees poder decirnos lo que te vamos a decir?

Pues quizá parece que tiene un poquito más de grasa,

de aceite de la que debería.

Cuando cocinas este tipo de platos, cuando los mueves,

no suele pasar esto.

Hay una grasa que me sobra. Y tengo que probar las almejas

para ver si el punto de cocción es adecuado

con el porte que tienen y el tamaño que tienen.

¿La almeja dónde la has abierto?

En la cacerola.

No la has abierto en el guiso. No.

Al final ese saborazo de la almeja se diluye un poco.

Ya, se ha quedado en el ajito y el vino.

¿El tema del azafrán cómo lo has llevado?

He echado la bolsita que había.

Quizás era mucho. ¿Puede ser? Muchísimo.

Si lo hubieses probado también ni lo preguntabas.

Exceso líquido, cocción deficiente de las verdinas,

mala cocción del producto principal.

Son cosas que se pueden corregir porque con muy poco

que te fijes habría sido un buen plato, Fabio.

Pues nada, aprenderé para la siguiente.

Quizás hubiera sido muy acertado

tratarlo como unas fabes.

Que tengan esa cremosidad, ese ligado del almidón.

Es que así se tratan.

Eso hubiera sido estupendo.

De acuerdo. -Muy bien.

Jorge. Yo he memorizado la receta,

incluso la foto del emplatado para que fuese igual.

¿Tienes buena memoria? Creo que sí.

Ahora me lo diréis vosotros, pero yo creo que sí.

Yo he memorizado todo,

los ingredientes, la elaboración.

Espera, espera.

Aquí lo tengo justo. A ver.

350 gramos de arroz basmati, 250 gramos de nata,

4 pechugas de pollo, una taza de caldo de verdura.

Una taza de nuez moscada.

Error. Aquí pone nuez, pero no moscada.

Y las nueces son otra cosita. Yo he entendido nuez moscada.

Vamos a probar a ver qué tal ha quedado.

Pero vamos, el examen este tuyo de la receta, cateado.

Es la primera vez que lo hago.

¿Y el arroz también es la primera vez que lo haces?

El arroz basmati no lo cocino. Se nota.

El basmati tiene una cocción más corta,

en 10-12 minutos está cocido y reposo no le hace falta.

Este arroz está pasado.

Para mi gusto el pollo está demasiado hecho.

Yo soy muy poco partidaria de la pechuga de pollo

para hacer este tipo de guisos y si la pongo

la pongo solamente un pelín para que no esté seca.

A mí me parece que es un plato que está bien hecho.

Y cuidado con la ramitas y las decoraciones

que yo me comí una guindilla una vez,

que me hicieron comerme entera.

Yo me he comido otra cosa.

(Risas) Oye, qué mentes tenéis...

Me refería a la fresa de la semana pasada.

Ay, por favor, mira...

Jorge, Fabio, delante de cocinas.

Gracias.

(Aplausos) Menos mal.

Por fin.

Torreznos.

Torreznos. -Torreznos.

Torreznos. -Gracias.

Oxana y Daniel, vuestro turno.

Huy, qué seria vas, Oxana.

Oxana, ¿qué plato nos has hecho?

Habas con...

Espera.

Alcachofas. -No. Torrento.

¿Qué? ¿Torrente? ¿Torrente?

¿"Torrente 2"? ¿"Torrente 3"?

Torrento. -Torreznos.

Torreznos. -Eso.

Muy bien. Eso, habas con torreznos.

¿Y cómo te ha resultado guisar las habas con las alcachofas?

Yo estaba a gusto hoy trabajando.

No sé que ha salido. Es la primera vez

que veo habas y es la primera vez

que trabajo con la panceta, "torrento".

Con torrentes. Con torrentes.

Vamos a probarlo.

¡Hum!

Perdón.

Oxana, está muy rico tu guiso.

Está muy bien hecho.

¡Ay!

Ya está contenta ella.

Ya está ella...

Está muy bien hecho, muy guisadito

con todo su gusto, los torreznitos perfectos,

el huevo, el tal, todo integrado.

Está muy bien guisado.

(IMITA A SANTIAGO SEGURA) Los torrentes

te han salido muy bien. Gracias.

Gracias, chef.

Yo soy un amante de las habas increíble.

En Granada hay hasta bocadillos de habas,

como sabe mi compadre.

Así que a ese plato le echas un huevo frito por encima

y te lo comes cada día.

Yo a partir de ahora también soy amante de las habas.

Como mantequilla de alegría o de felicidad.

Una emoción muy fuerte.

Además, que esta me gusta a mí y le gusta a ellos.

Es que es fuerte, ¿eh?

Daniel, cuéntanos tu plato.

Yo he hecho el mismo guiso.

Bueno, parecido, ¿no? Sí, ya te gustaría a ti.

Pero el torrezno lo he hecho

a la plancha y lo he puesto crujiente.

Eso no es un guiso.

Mira, aquí vemos unas alcachofas,

que está muy bien, una habas que están muy bien

y un poquito de salsa que está aquí.

Esto no es un guiso de habas de esos de toma pan y moja

como el que ha hecho Oxana.

Le falta esos 12 minutos más todo junto

para que se haga un guiso.

El mismo plato ya indica que tú no querías hacer

un guiso de cuchara. No estés así.

Muéstrate, porque si no luego te puedes arrepentir al irte.

Entonces, no tengas miedo.

Y cocina bien, tío, hasta que dures.

(Aplausos)

Dios. Ay, que me muero.

Qué nervios.

Yo le veía en la televisión y decía:

"Madre mía, este chico."

Y de repente le veo aquí delante mía mirando mi plato.

Digo: "Oh, my God, Marta, que me dan unos calores.

Que es que está Jorge, ganador de MasterChef 5,

viendo mi plato."

Marta, cuéntanos un poco cómo te ha salido el gazpacho.

Yo nunca lo había hecho.

Me ha parecido una receta muy guay,

que cuando esté en casa la haré.

Pero como nunca la he probado pues no sé cómo está.

La textura por ejemplo no sé si es la que tiene que ser.

A mí me ha gustado,

pero os tiene que gustar a vosotros.

Tiene buena pinta, vamos a ver qué tal está de sabor.

Mira, has dicho algo que me parece básico en la cocina.

Aunque no hayas cocinado nunca una receta

hay que tener criterio. Y el primero es sencillo,

el que tenemos todos es: "¿Me parece que está rico?"

Sí. Has hecho algo que otros

han demostrado hoy que es muy complicado.

Porque no han probado, justo lo que has hecho.

Felicidades. Gracias.

Has dicho que la quieres hacer en casa.

Si cocinas con este buen gusto

tardarás mucho en hacerla en casa.

Oh, gracias.

Bueno, ¿qué guiso has hecho, Víctor?

Yo he hecho un "bef bourguiñón".

(PRONUNCIA EN FRANCÉS) Boeuf borguignon.

Boeuf borguignon. Muy bien.

Y, bueno, es un guiso bastante contundente,

bastante sabroso de ternera.

He intentado ceñirme

a la receta del libro sin hacer ninguna

modificación ni nada porque creía

que era bastante redonda.

Vamos a probar.

Joder, Víctor.

Uf.

¿Lo has probado?

He probado la carne.

Y yo considero que le falta un poco más de...

de chup chup.

Pues mira, para mí está impecablemente hecho.

Muchas felicidades.

Que yo que soy experta en boeuf bourguignon,

está delicioso.

Muchas gracias. Felicidades, Víctor.

Muchas gracias. -Yo no soy un experto en esto

que ha dicho Samantha. En boeuf borguignon.

Dilo, dilo. Pero con unas patatas fritas

me lo como tranquilamente.

Hay que comprarse el libro este para hacer las recetas.

Yo ya lo he pedido, Samantha.

(Aplausos) ¡Bien, Víctor!

Buah, tengo un subidón que vaya,

es que no quepo en mí.

Que Jordi diga que mi trabajo está bien hecho para mí eso ya

prácticamente... es todo.

Aspirantes, vuestro trabajo ya ha terminado

y ahora empieza el de los jueces.

Pues sí, Eva.

(CONVERSAN)

Lo tenemos.

Hay veredicto. Lo hay.

Pues vamos a ello. Suerte a todos.

Antes de dar a conocer el veredicto queremos decir

que hemos visto mucha comida desaprovechada

sobre las encimeras.

Hay que controlar lo que se coge

en el supermercado, sin quedaros cortos

pero también sin desperdiciar.

Sí.

Toni, Ramón, un paso adelante.

Vosotros habéis elegido al azar el mismo plato.

Y habéis hecho dos versiones distintas.

Pero el resultado ha sido el mismo.

Son los peores platos

que hemos probado en esta prueba.

Poneos las pilas, porque si esto se repite

en una prueba de eliminación estáis fuera.

Oído, chef. -Oído. No volverá a pasar.

Aprendemos tantas cosas que siempre

tenemos ganas de aplicarlo.

Y hay veces que se nos va la olla como hoy.

Mira, perfecto.

Por el contrario ha habido cinco aspirantes

que han replicado la receta

que les ha tocado con gran éxito.

Ketty,

Marta,

Oxana,

Jon

y Víctor.

(Aplausos)

Qué ilusión, por Dios.

De los cinco tenemos que elegir a los dos mejores.

Y esos aspirantes son...

Venga, Víctor.

Oxana. Olé.

Y Víctor.

(Aplausos)

Enhorabuena, muy bien.

¡Oxi!

Yo en esta prueba he callado bocas.

Víctor, Oxana, os tengo que decir

que uno de los dos ha estado un poquito por encima.

Yo... menos.

(Risas)

Y ese aspirante es...

Yo.

Llevas razón. Víctor, felicidades.

Gracias.

(Aplausos)

Esta victoria...

se la voy a dedicar a mi abuela y a mi familia,

que lleva un tiempo sufriendo bastante

por mi situación anímica.

Así que... va por vosotros.

Víctor, Oxana, vais a tener una ventaja muy importante

en la prueba por equipos.

Víctor, la tuya te dará un poquito más de poder.

Vale.

Jorge, muchísimas gracias por haber venido.

Es un placer tenerte en estas cocinas siempre.

Bueno, yo sólo espero que me volváis a invitar.

Y deciros que siempre oímos: "MasterChef cambia la vida."

Os digo que cambia la vida.

Así que id a por ello. Él era feo antes.

(Risas)

¿Pues sabes qué me pasa, Jorge?

Que me da mucha pena que no seas aspirante,

porque nos vamos a una prueba tan mágica

que nos va a emocionar a todos.

Ostras, mágica...

Viajamos hasta la imponente Sevilla,

la ciudad con el casco antiguo más extenso de España

y uno de los tres más grandes de Europa.

Sevilla está llena de tesoros y de magia,

como la que vamos a vivir hoy en el Circo del Sol,

con su espectáculo "Totem" recorren cada noche

la historia de la humanidad ante más de 2.500 personas.

Aspirantes, hoy más que nunca es para mí un placer

daros la bienvenida a esta maravillosa ciudad,

mi ciudad, Sevilla.

Y por supuesto a este escenario,

el del Circo del Sol.

Guau. -Qué pasada.

En este escenario en el que nos encontramos

ahora mismo se representa "Totem", un espectáculo

que lleva recorriendo el mundo desde el 2010,

que ha cautivado a más de 5 millones de espectadores

y que cuenta con 46 artistas de 16 nacionalidades distintas.

Toma ya.

Aspirantes, hoy vais a trabajar divididos en dos equipos.

Los dos mejores de la prueba anterior,

es decir, Víctor y Oxana, seréis los capitanes.

Y vais a elegir vuestros equipos alternativamente.

Vale.

¿Cómo? -Una vez tú, otra vez él.

Víctor, tú fuiste el mejor de los dos.

No sólo vas a empezar a elegir, sino que además

vas a tener un aspirante más en tu equipo.

Vale. Pero se trata de un aspirante

muy especial.

Huy. -¿Por qué?

Tu primer elegido se pondrá el delantal negro.

Irá directo a la prueba de eliminación.

¡Ostras!

Me da algo, te lo juro.

Es que no se puede hacer así.

He pensado que esa ventaja se iba a convertir

en un lastre muy grande.

Porque esa persona tenía que venir a mi equipo.

Víctor, cógeme a mí.

Ay, Dios mío de mi alma...

Voy a elegir a Ketty.

Toma ya.

Sí.

¿Y Ketty por qué?

Porque creo que es un rival muy fuerte.

Te vas a cagar.

Y creo que es muy buena en los equipos.

Y la veo pues como un rival muy duro.

La pantera. Ketty, ¿tú qué opinas

de la decisión de Víctor?

Nada, para mí va a ser un reto

sabotear su equipo desde dentro.

¡Hala! -Porque es lo que voy a hacer.

No, Ketty. -Lo siento, no quiero ser mala.

No, menos mal. -Pero tampoco voy a ser tonta.

Hay que mirar por el equipo, Ketty.

A mí tomar esa decisión no me gusta en absoluto.

Bueno, vale, a mí tampoco.

Tener que tomar esta decisión no me gusta en absoluto.

Y yo tengo otro concepto de la competición.

-Vale, se te nota. Y del compañerismo,

que igual está equivocado.

No está equivocado, ya te lo digo yo.

Qué mal rollo.

Víctor, este es el delantal negro

y tú le has puesto nombre. Así que tú lo entregas.

Venga, Víctor, muy bien.

Estoy de muy mala leche. Estoy enfadada.

No entiendo su decisión.

-Lo siento.

-Según él es que dice que soy muy buena rival,

que soy muy rápida, ágil. O sea, pues no lo entiendo.

Seguimos con la formación de equipos.

Y le toca a Oxana.

Yo si podía elegir el primero que elegía era Víctor

precisamente, sí. -Gracias.

Entonces no puedo elegirlo a él y elijo a Toni.

Gracias.

Voy a escoger a Eva.

Oxana. Voy a escoger a Sofía.

Muy bien.

Yo con Víctor me llevo muy bien y ha sido:

"Jo, no me has elegido."

También me llevo muy bien con Oxana y me daba igual.

Voy a escoger a Marta.

Ya que voy a estar en el equipo de Ketty y todo

yo quiero decirle a Víctor que tranquilo,

yo voy a trabajar muchísimo. -Gracias, gracias.

Muy bien, Marta. -Claro.

Yo quiero decir una cosa.

He tenido unos minutos de reflexión

y evidentemente no tienes la culpa.

Así que quiero pedir perdón, y tranquilo que...

-Yo sé lo ha hecho sin pensar,

porque la conozco y es un volcán.

Porque aparte sé que trabaja muy bien.

-Bueno, ha rectificado. También es importante.

-Lo voy a dar todo de mí, de verdad.

No voy a sabotear el trabajo de mis compañeros.

Incluso voy a estar orgullosa

de que a pesar de que tenga este mandil tan elegante

pues que ellos puedan saborear una victoria, ¿no?

Fabio.

No puede faltar, siempre estamos juntos.

Desde la prueba de la cuchara estamos al lado.

¿Es un poco tu talismán Fabio? Yo soy el talismán para él.

Ah, que es al revés. Muy bien.

Voy a escoger a Dani. Muchas gracias, Víctor.

Ramón. Porque me falta alguien que va a pelar patatas.

(Risas)

Oxana es muy lista y sabe que Ramón trabaja bien.

Y también sabe que le puede dar cera.

Igual lo tiene un ratito cortando patatas.

Oxana se la quiere devolver.

Y se la va a devolver hoy a Ramón.

Voy a escoger al "Chispa de Graná".

(Risas)

Voy a escoger a Jon.

Bueno, Marina, eres la última

y vas al equipo de Víctor sí o sí.

Yo cambiaría a Sofía por Marina.

Porque es muy discreta, es trabajadora, no hace ruido,

es una buena chica y me llevo muy bien con ella.

Hoy estamos en un lugar lleno de magia por partida doble,

Sevilla y el Circo del Sol.

Y eso es lo que esperamos de vosotros,

que hagáis magia con vuestras elaboraciones.

No tenéis excusa, porque vais a trabajar con los mejores

ingredientes de la zona, como las naranjas

de los alcores, el aceite de la Sierra Sur de Sevilla

y los limones de la Vega del Guadalquivir,

que cuentan con el sello de calidad de sabores

de la provincia de Sevilla.

Cada equipo preparará un menú de dos platos.

Uh, qué nervios.

El menú rojo se compone de un entrante.

A ver, a ver.

Menestra de verduras.

Anda, en eso tienes prácticas tú del otro día.

Y un principal:

carrillera de cerdo ibérico con setas y patatas.

Qué rico. -Mira, patatas.

Qué bueno.

El menú azul se compone de un entrante:

Pasta de quinoa al pesto con verduras.

¿Pasta de quinoa?

Y un principal. No hay postre.

¿No hay postre?

Corvina en salsa verde con espárragos.

Es chungo el azul, ¿eh?

Hay que ponerse a limpiar pescado.

Mejor con carne, pero bueno.

Oxana, tú también tienes una ventaja importante,

elegir qué platos quieres que haga tu equipo.

Quiero el menú rojo.

Tu equipo hará la menestra y la carrillera.

Y Víctor, tu equipo se encargará

de la pasta de quinoa y la corvina.

De acuerdo.

Me ha tocado con Oxana porque ella me ha elegido.

Me hubiese gustado estar más con Víctor.

Porque no tenía rifirrafe con él, sí con ella.

Aspirantes, hoy cocinaréis para 70 comensales,

artistas y trabajadores del Circo del Sol.

Recordad que nuestro supermercado proveedor

de alimentos os facilitará los ingredientes necesarios

para cocinar y que el excedente que no utilicéis

será donado a comedores sociales.

Muy bien.

Contaréis con 120 minutos en total para elaborar

70 raciones de cada plato.

Terminado el tiempo de cocinado se abrirá un servicio de bufet.

Seréis vosotros los encargados de atender a los comensales.

Por lo tanto todos los platos saldrán a la vez.

Qué bien. Vamos a ver, ¿qué os alegra

tanto de que los platos salgan a la vez?

Es que podemos ver quién va a comer.

Y yo que en el Circo del Sol hay muchos rusos.

(Risas)

Solteros.

Hoy estoy very happy.

Me siento unas cosquillas por todo el cuerpo.

Me siento muy orgullosa de cocinar aquí para ellos.

Aspirantes, ¿estáis listos para dar a vuestros comensales

toda la energía que necesitan para que el Circo del Sol

brille más que nunca?

(TODOS) ¡Sí, chef!

Pues a por los ingredientes

y a cocinas en tres, dos, uno, ya.

¡Vamos! -Sin correr, ¿eh?

¡Vale, vale, vamos!

¡Vamos, chicos! ¡Vamos, vamos!

¡Vamos! -¡Venga, dale, dale!

¡Venga, vamos, equipo! -Va, ¿eh? Va, va.

Toni, Sofía, os vais a poner con caldo. Tú con carne.

Tú alcachofas. Nosotras con el resto de verduras,

primero para las carrileras y después para la menestra.

Oído. -Y ya está, chicos.

Dani, Ketty y Eva se pondrán con la corvina.

Okey.

Marina, te encargas de los espárragos blancos

como guarnición. -Perfecto.

Y vosotros dos empezáis a limpiar

y blanquear verduritas, ¿vale? ¡Venga, caña! ¡Vamos!

¡Vale, chicos! ¡Vale, venga!

¡Una, dos, y tres!

(GRITAN ANIMADOS)

Venga, va. -¡Que te muerde, que muerde!

El equipo azul va a elaborar

pasta de quinoa al pesto con verduras

y corvina en salsa verde con espárragos.

Pélalos bien, porfa. -Sí, sí.

Que esté bien pelado. -Sí, sí.

La morrallita para el fumet.

¿Meto morralla del tirón? -Sí.

Vamos a meterle verduritas, la morrallita esta

y las cabezas de la corvina. ¿Te parece?

Le echo todo ahí a saco, ¿no? -Sí.

Las cabezas les quitáis los ojos y las agallas.

Sí. -Que quede limpita.

Sacad bien la escama que como

se la encuentre alguien se ahoga, ¿eh?

Ten cuidado.

¿Me pongo yo aquí con el caldo de primero?

Sí.

Sofía ponte con las alcachofas, por favor.

Tiene que haber 35 o 40, porfa. -Vale.

El equipo rojo va a preparar menestra de verduras

y carrillera de cerdo ibérico con setas y patatas.

Buah, buena pinta tiene esto, chicos.

Selladito ahí un poquito, bien rehogadito.

Dale fundamento ahí, niño.

Sí. -¡Aúpa, Koldo!

Vale, las voy a retirar y voy a meter unas pocas más.

Ya tengo bastante bien esto. ¿Eh, chicos?

Sí, vale. -Muy bien, Jon. Muy bien.

Las carrilleras de cerdo las he hecho un montón de veces.

Me salen muy buenas. Es un plato que creo que domino.

-¿Cómo va Ketty? -La veo trabajando bien.

-¿Y tú? -También. La pantera sale.

-La pantera se está portando bien.

-Ketty. -Dime.

-Dame un abrazo. -Sí. Antes de ponernos guarras.

Perdón, ¿eh? -Venga.

-¡Ese equipo azul!

¿Sabes qué me gusta? -¿Qué te gusta?

-La actitud de Ketty. -Sí.

-Se ha venido abajo y ha sacado ya...

-No es plato de buen gusto el delantal negro.

-Ya está bien depilado.

-Dani, tráeme el cuchillo más grande que tengas.

-Vale, voy. -Aquí tenéis el cuchillito. ¿Vale?

-Vale. -Ayúdales, me pongo yo con esto.

-No, tranquilo, está bien.

-Ketty va a sacar la pantera y vamos a ganar.

-Vamos, Ketty, apóyanos.

-Esa pantera. (KETTY RÍE)

Lo voy a dar todo por mis compañeros.

Lo voy a dar todo y como dice Jorge:

«sacaré la pantera de dentro».

-Puerro listo. -Ponte con patatas, por favor.

Una patata por persona, más o menos, ¿vale?

-¿Una? -Una, ¿no?

-Lo que tú digas. -Una.

-Saca cinco o seis más. -Y un poco más, por si acaso.

-Vale, ¿ochenta te parecen bien?

-¡Sí!

-Te ha tocado pelar patatas. -Estaba esperando.

-Con lo que te gusta. -Ya lo ha dicho, estaba esperando.

Ha dicho: «Ramón, patatas, te vas a cagar».

-Con la boca bien grande. -No te preocupes, Oxana.

-¿Te ha tocado pelar patatas?

-Sí, sí, no te preocupes.

Las limpio a la madrileña y tú a la rusa, da igual.

A mí no me sienta mal pelar patatas,

pero a ver cómo acaba el cocinado, si llega la sangre al río.

Bueno, compañeros, llega el momento crucial de elegir

con qué equipos vais a ir cada uno.

Y como estoy muy cansada de que os peleéis

lo vamos a hacer a suerte.

Suerte.

Pepe. ¿Por qué Pepe primero?

Hombre, soy el mayor; respeta un poco la edad.

¿Este puedo? Sí.

Qué bien. El azul, bien.

Era el que yo quería. Qué bien. ¿Tú cuál querías?

Tengo a Ramón... bien, bien. A Jon...

Muy contento. Contento.

Lo que quiero es que trabajen y saquen platos espectaculares.

Vamos. Vamos.

-Empezaréis a abrir por aquí. -Ya está.

-Vale. -Yo casi tengo el filete.

-¿Sí? Perfecto. Cuando tengamos esto ayudo a despinar.

¿Vale? (AMBAS) Vale.

-Marina, como poco hay que limpiar 140 espárragos.

-Vale. -140, pero de estos no, ¿no?

-De estos no, de los blancos. -Los voy a dejar a mitad.

-¿A ver? Perfecto.

¿Cómo estamos por aquí? ¿Qué dice el capitán?

-Mira, tenemos a las chicas que están ya.

Las chicas del pescado.

Y el resto estamos picando verdura y empezaremos a hacer la salsa.

Ahora, me iré con ellas a ayudarlas a despinar.

El tema de Ketty que estaba molesta, ¿solucionado ya?

Solucionado. Confío en ella, si no, no estaría en mi equipo.

Veamos a las chicas del pescado.

¿Ketty, cómo estás? Un poco atareada con esto.

¿Vamos con ello? ¿Puedes? ¿Has limpiado uno así de grande?

La semana pasada la merluza, ¿no?

Ah, sí. Mete por aquí, rompe esa de ahí.

Por aquí abajo. Eso es, por abajo.

Pegado al hueso. Al espinazo.

Vamos, dale ahí. Ahora, sí.

Venga, vamos a por ello, chicos.

Equipo Rojo, ¿cómo vamos? Sí.

¿Vais bien? Creo que por ahora vamos bien,

lo tengo todo controlado: la carne está sellada,

ahora vamos a poner el sofrito, después pondremos las patatas

al horno y creo que vamos bien.

¿Sí? Sí, tu opinión no la sé.

No te la puedo decir porque no me he enterado mucho.

¿Te lo digo más tranquilo? No. Ramón...

Sí, chef. Esas patatas, me he fijado,

y van con piel. Por si queréis ahorrar el pelarlas.

Claro que sí. Me lo ahorraría; son pequeñas,

van lavaditas, la piel es finísima, el plato es rústico... Chimpún.

Ramón, te libras hoy de pelar patatas.

Equipo, el tiempo vuela. Sí, chef.

Caña, caña, caña. Vamos a cortar alcachofas.

-Vale. -Venga, fuego a tope.

Vamos, valientes. -Vamos, chicos.

-Del tirabeque quitáis las puntitas estas.

-Vale. -Si está muy fibroso,

con el pelador le quitamos las hebras.

-¿Así? -Exactamente.

-Cuando tengamos los tirabeques, son muchos tirabeques, ¿eh?

Madre mía de mi vida.

Hay que hervir la pasta. Me estoy agobiando.

-Tranquilos con la pasta, son 20 minutos.

-Hay que hacer el pesto. -El pesto no es problema.

-Víctor, esto es la cola. -Dime.

-Pero, más o menos, así. -De puta madre.

-Entonces, lo corto a la mitad. -De puta madre.

-Vale. -¿Y este, Víctor?

-Haced el corte de un tirón. (AMBAS) Vale.

-Cortad a lo largo una tira

y hacemos lomos del tamaño de tres dedos.

-Vale. -Gracias.

-¿Las reparto en tres, Oxana, o en dos?

-¿Qué significa «tres» y «dos»?

-En tres bandejas o en dos las patatas.

Creo que en tres para tardar menos, ¿no? ¿O qué?

-En dos, no son muchas patatas.

-¿En dos? -Sí.

-Joder. -Ramón, si jodemos, jodemos juntos.

-¿Qué? -Si jodemos, jodemos juntos.

-Vale, vale. Estaba hablando de mí y la patata, no contigo.

-Vamos a hablar después. -Joder.

Ahora sí es contigo.

Oxana tiene un hándicap, que es su idioma,

porque, a veces, se le escapan palabras que desconoce,

no es que desconozca, sino que se le pierde ahí.

-Ya están los guisantes.

-Ponte con coliflor, ayuda a Jon.

-No entiendo. ¿Qué dices, coliflor?

-¿Había más coliflores? Yo tengo las dos ya.

-Hacemos más. -¿Cojo una coliflor?

-Sí. Ramón. -Dime.

-Tengo que sacar las alcachofas. -Pero...

-Las saco, no ocupes tanto sitio, yo también tengo que poner.

Vale, sí, pero dime: «Hazme sitio» y te hago sitio, por favor.

Porque... -Ni «porque» ni nada.

-Vale, oído. -Vale, por favor, te lo digo.

Noto que Ramón está mosqueado conmigo, pero me da igual.

Hoy soy la capitana y él está a mis órdenes,

tiene que cumplir; me da igual si se enfada o no.

Si no me entiendes, lo grito.

-¿Cuántos tenemos? -35 aquí.

-Y aquí 50. -Pues ya está.

-Ya estamos, ¿eh? -Ya estamos aquí.

-Perfecto, chicas. Lo tapamos con papel, ¿vale?

-¿Esta cacerola se va a usar? -Esta cacerola sí.

Es para la salsa verde, me la llevo.

Haced el pesto, ¿sabéis cómo se hace?

-Sí. -Sí.

-Vamos, equipo. Ya está el brócoli, vamos con los tirabeques.

-No, los espárragos. -Vale. A echar los espárragos.

-Oye, el pescado está de puta madre limpiado.

Enhorabuena, enhorabuena.

-Gracias.

-No cortéis más ajo ya.

-¿Voy limpiando, recogiendo, qué hago?

¿Necesitas algo más? -Picar perejil, porfi.

Para elaborar la salsa verde hay que rehogar ajos y cebolleta,

después, añadir vino blanco, harina, el caldo del fumet

y perejil picado.

Te echo un poco de aceite. -¿Cuántos piñones?

-Hay que echar más albahaca. -¿Cuántos piñones, así?

-Menos, menos, menos. -A ver.

Para la salsa pesto tienen que triturar ajo, albahaca,

piñones, queso rallado y aceite.

Necesitamos más albahaca, ¿eh, niña? Hay que echarla toda.

Equipo azul, equipo rojo; en una cocina profesional

hay que estar siempre alerta para solucionar imprevistos

y poder sacar adelante el servicio con total normalidad.

Ay. Hoy es uno de esos días.

¿No falta algo?

-Sí, el postre. -No.

-Qué barbaridad, no da tiempo.

Por favor, compañeros.

-Oh, no. -Dios mío de mi vida, por Dios.

Casi me da un patatús. En vez de echar los tirabeques, me meto yo.

Víctor, el postre de tu equipo es fresones estofados con «crumble».

Qué rico. -«Crumble».

¿Vale? Guay, «crumble».

Oxana, tu equipo tiene que hacer «mousse» de queso y mango.

Perfecto. Contáis con el mismo tiempo

de cocinado y los platos tienen que salir en tiempo.

Así que quiero veros correr.

Sí, chef. -Sí, chef.

Adelante. Vamos, equipo.

-Hay un marrón nuevo. -¿Qué pasa?

-Tenemos un postre. -Fresas estofadas con «crumble».

Martita y Chispa, ¿os ponéis con en «crumble», porfa?

Nosotros iremos marchando eso, cuando esté os ayudaré

a pelar fresas, estofarlas... -Perfecto.

-Tenemos el pescado sin hornear y el «crumble» necesita horno.

Esto es una locura, no vamos a sacar la receta ni de coña.

-Vamos, que nos vamos.

-El «crumble» es almendra molida, harina, mantequilla y azúcar.

-Las fresas troceadas, si no, no se van a hacer.

-Fresa troceada con azúcar y agua. -Vale.

-Chicos, a volar, ¿eh? A volar. Va, ¿eh?

-Me pongo con los champiñones. -Chicos, sacamos esto, venga.

-¿Tendremos bastante salsa?

No la puedo estirar más. -Echa aceite.

Eso tienes que ir emulsionando; aceite, aceite, aceite.

-Te lo voy echando.

-Perfecto, perfecto, perfecto.

-No la puedo estirar más. -Está bien.

-Pues hala...

-¿Hago el postre? -Sí, cariño.

-«Mousse» de queso y mango. -Sí.

-Venga. -Yo puedo pelar algún mango.

Me llevo dos, ¿vale? -Vale.

-Vamos, equipo. Venga, caña.

-¿Hay que cortar algo? ¿Eso es para la menestra?

-Estoy con la «roux». -Vale.

Para enriquecer la menestra el equipo Rojo tiene que elaborar

una salsa «roux» con cebolleta, ajo, harina y mantequilla.

-Chicos, necesitaré una olla para cocer la nata.

¿Os queda mucho de cocer?

-Juntamos las carrilleras en una. -Sí, claro.

-Es mejor así para que se hagan. -Pero necesita una olla.

-Pero es que no se puede quitar del fuego, joder.

Si no se hace, la tenemos jodida. -Esto necesita enfriarse.

-Le metemos caña a eso que se hace en cinco minutos

y ese fuego está libre. -Vale, vale.

-Ha habido un momento de comienzo de caos;

hacía falta más fuegos

pero por el tiempo no podría ser: si las quitamos, no salen.

-Bueno, si no sale el postre... Nunca he hecho una «mousse».

Perdonadme. -No pasa nada.

-Tranquila. -Te ayudamos todos.

-Me meto en unos fregados... «Siempre te llevas el postre».

-Quién esté libre que se ponga con las setas.

-Corto setas, mientras no puedo hacer esto, corto setas.

-Vale. -Las setas en láminas, por favor.

-Vale. -¿Cómo lo ves?

-A ver, son a cuadraditos. -¿Cómo lo ves?

-Podría valer, pero más pequeño...

-¿Más finito? -Una gotita, un poquito.

-Ya tengo la salsa verde hecha;

tengo caldo por si hay que rebajarla.

-En cinco minutos el «crumble» al horno.

En cinco, voy a toda leche.

-¿Algo más? -Podemos dividir el «crumble».

Mejor eso. -Dame, si quieres.

-A ver. -¿De zumo qué hay que echar?

-Zumo de naranja. -Voy.

Capitán, el tiempo vuela. Lo sé.

Quiero postres bien hechos. Estamos con el «crumble».

-Están con el «crumble» que me preocupa más.

Los fresones ahora los vamos a estofar.

Pondremos azúcar, agua, anís estrellado,

el jengibre rallado. ¿Tenéis fuegos libres?

Sí. Pues ponlo ya.

En vez de laminar champiñones, ponlo ya, no da tiempo.

No quiero ver fuegos vacíos. Esto se va hace solo.

Ponlo, si no, luego tienes que correr.

Sí. A correr.

Dani, podrías poner otra olla aquí para la pasta.

-Ya. Que hay un fuego libre.

-Dime cuánto. -Solo lo naranja. Ahí.

-¿Qué le queda? ¿Está la coliflor? -Sí.

-Cuando tengas espacio, el fuego... -Me queda poco ya.

-Vale. -Ahora te aviso.

-Sí, si no, no enfría.

Oxana, ¿qué tal? Dime. Bien.

El postre, ¿qué?

Ya estamos. ¿Estáis ya?

Ahora libramos un fuego y se pone a cocer la nata.

Luego, ¿qué harás? Cuéntame.

Luego, no lo sé. Estamos ocupados aquí.

Tú eres la capitana, sabrás qué hará Sofía.

¿Qué le has mandado a Sofía? Hacer el postre.

Ella sabe bien cómo va la «mousse» de queso.

Si lo hace mal, será tu culpa. Sé que será mi culpa, lo sé.

¿Lo tienes claro, Sofía? No, porque nunca he hecho «mousse».

¿Con el postre y cortando champiñón?

Sí, porque no hay fuego libre. Id rápido, porque el tiempo vuela

y el postre debe salir al mismo tiempo.

Vale. Quiero que esté de diez.

Lo voy a intentar. Muy bien.

¡Vamos, ánimo, chavales!

-Dependemos de la «roux». -¿Cómo está la «roux»?

-¿Está la «roux»? -Ya está.

-Me voy con la nata. -Vale, me pongo con las setas.

-Me queda poco de esto. -Ya puedes quitar esto.

Aquí están libres los fuegos. -¿No hace falta más fuego?

-Hará falta un fuego para la mermelada de después.

-Los huevos hay que cocerlos. -Vale.

Aquí hay una olla con agua.

-¿Cuántas bandejas, cuatro? -Sí.

-Ya está, «crumble» al horno. Hay hueco para otro más.

-¿Esto es para el pescado? -Sí, lo podemos empezar a poner.

-Vale, voy. ¿Le voy poniendo la...? -La salsa.

Equipo Azul, equipo Rojo, mucha atención:

quedan veinte minutos para que entren los comensales.

«Veinte minutos», meto la pasta, si no...

Hay que apretar, esprint final.

Vamos, chicos, vamos, vamos. Venga.

-Tenemos un fuego más para calentar agua; dos.

-Vamos a darle caña, que se vea movimiento.

-¿Huevos? -35 o 40, venga, sí.

Alguno se romperá y quedará feo.

-Tranquila, Sofi, vas bien. -Sí, tranqui.

-Si estás tranquila; yo, también.

-¡Vamos, equipo!

-Las patatas ya están. -Les falta un pelín, pero nada.

-Ya están las patatas, sácalas. ¿Dónde falta «un pelín»?

Están hechas totalmente.

-Sofi, tengo ya la gelatina.

-Queda algún tropezón pero está bien disuelto.

-¿Qué fuego? -Fuego bajo.

-¿Lo pongo que se caliente? -Sí.

Nunca he trabajado con gelatina.

Vamos a ver, equipo, ¿cómo va esto?

Repartid el agua. Oye, ¿esto qué es? ¿Ajo?

Sí. Oye, Víctor, el ajo está crudo.

Tiene que dorar y cuando dora, sin quemarse,

echamos harina y echamos fumet.

Ha dorado. Mira qué blanco está.

Pero bueno, ¿qué os pasa? Os estáis viniendo abajo.

Hay cuatro kilos, faltan otros cuatro.

¿Y el agua? Abajo.

Está muy bonito, me encantan los cuece pastas,

pero si la tiras toda, ¿qué pasa? Entra.

Pues ya está, volcadlo. Vale.

¿Para qué esperar? Si lo de arriba va a tardar.

Vuélcalo ahí, se hace, tiro el agua con un colador grande

y lo meto con las verduras y el resto. Sentido común.

Si no, se quedará duro. ¿Y el pesto, señoritas?

El pesto ahí. Hay ocho kilos de pasta.

Sí. -El «crumble» ya está.

Cuidado, yo no veo que esto se vaya a quedar verde.

¿Se puede hacer más cantidad? Sí.

-Claro que sí. Pues venga.

Meted los pescados al horno. Venga.

La pasta es la que me ha dado más dolores de cabeza

y es donde se ha descolocado un poco... el belén.

Capitana, quedan poco más de diez minutos.

Los huevos no están. ¿Cómo va ese postre?

¿Está la gelatina? Sí.

Falta gelatina. ¿Sí?

Has puesto poca, falta gelatina a lo loco, ¿eh?

Creo que la otra la han tirado. Volamos.

Está la gelatina mal incorporada, no puede ser.

Vale. ¿Esto va en sifón?

Sí. Rapidez, tiene que enfriar.

Sacamos medio litro, calentamos para fundir la gelatina, metemos...

Gracias, chef. Venga.

¿Te ayudo? ¿Qué hago? -Sí. Esto aquí, ¿vale?

-Vale. -Echa todo lo que puedas aquí.

Vale, perfecto. ¿Puedo sacar alguna carrillera?

-No, no puedes. Importantísimas las carrilleras.

-¿Los huevos cómo están? -Siete minutos más.

-Bueno, chicos. -Sofi, ven, ven, ven.

Venga, va. -Vale.

Es nada, un momento, fundir la gelatina.

Espero poder, en algún exterior, si hay algún dios viendo esto,

hacer salado ya.

-Venga, equipo. -Venga, que llegamos.

-Venga, chicos, va, va, ¿eh?

-A ver, pruébalo tú que lo acabo de probar.

-Para mí mucho ajo y muy salado. ¿«Muy salado»? Debe ser fuerte.

-¿Está el pesto? -Sí.

-Mitad aquí y mitad en esa olla, para poder llegar.

-¿Habrá bastante? -Sí.

-¿Habéis metido el pescado? -Está en el horno.

-¿En el fondo qué va? -El «crumble», creo.

-No, no; arriba va el «crumble».

-Vale. -Primero las fresas.

-Primero las fresas. -Dime tú. Hacemos un ejemplo.

-Sí. Vale, ya está. -Por ejemplo. Otra cuchara.

-Otra para echar el «crumble».

-Esto es para el «crumble». -Cuchara.

-Te voy a dejar el vaso. -Oye, ¿solo hay esto?

-Tenemos que hacer 70 vasos. -Echad poco.

-Un poco de fresas y el «crumble» por arriba.

-Este tiene una carga solo, ¿no? -Sí.

-Todo el que esté libre que ayude, por favor.

-Ramón, Ramón, por favor, ¿nos ayudas?

-Sí, sí, claro; ahora mismo.

-¿La bandeja la tienes preparada? -Sí, está en el horno.

Hay que hacer dos bandejas y que no se enfríen las demás.

-Toni, ¿cómo vas? ¿Puedes ayudar?

-Sí, hay que limpiar aquí. -Vale.

-¿Está todo en orden, Ramón? -Creo que sí.

-Te lo agradezco mucho.

-A Oxana la veo fenomenal como capitana;

a veces, he puesto caras como diciendo: «Me vuelves loco»,

pero, en general, tiene las cosas claras

y si sigue así, está haciendo una buena labor.

-¿Están contados? -Cuenta tú.

-¿Están justos? -De todas formas, al final,

le pondremos más «crumble» y que no quede hundido.

-Yo las ayudo. A ver, ¿cómo vamos por aquí?

¿Esto es el postre? Sí.

¿Esto es suficiente?

¿Crees que un bigardo de estos va a comer con esto?

No, se va a quedar muy corto.

Es una vergüenza, con el nombre de «MasterChef»

no podemos ir al Circo del Sol y dar este postre.

Los que quedamos mal somos nosotros, ponte las pilas.

¿Dónde están las fresas? ¿Hay más?

¿Habéis limpiado todas? No, todas no.

Ah, bueno. ¡Ah! Hay algunas por limpiar.

Habéis limpiado una caja. Vamos, rápido, reaccionad.

Dejad de poner «crumble» y poneos a limpiar más fresas.

Arrancamos fresas. Las verduras están, no me preocupan.

-Venga, va, chicos, va,

Nos hemos confiado, hemos visto que teníamos tiempo

y, al final, nos hemos quedado cortos

de tiempo y de productos.

Equipo Azul, equipo Rojo; últimos cinco minutos de cocinado.

¡Quiero veros volar!

Va, chicos, va, va.

-Vamos, que tenemos raza para esto y para más. ¡A tope!

-Venga, equipo. ¿Quieres más fresas?

-Sí, pon un poquito más.

Tampoco hacen faltan muchas. Eva. -¿Qué?

-Igual, deberíamos poner unos espárragos al lado.

-Ve poniendo los espárragos. -Encargaos de las fresas,

estamos con la pasta, que me da miedo.

-Ayúdame, coge esta bandeja.

-¿Está? -Vale, ya está.

-Bien, están hechas, tío. -¿Bien hechas?

-Sí, tío. -Todas las bandejas, Jon.

¿Necesitáis bandejas para ir preparando?

-¿Hay setenta ya? -No.

Parece que cocinamos para casa; para los niños, para la familia.

Veo pocas cantidades, ¿qué pasa con el postre?

¿Pensáis que es un postre para 70? ¿Qué es? ¿En chupito?

¿Te puedes creer...? Postre de mango.

¿Tú cómo ves esto? Lo veo poco.

Hay que calcular las cantidades. Sí.

No hay tiempo para rectificar, allá vosotros.

Intentad que todas las raciones estén iguales.

Vale. Espero que no os hayáis quedado

cortos con la crema de queso. No.

¿Confío en ti? Confía en mí.

Si le echas almíbar sabrá más a mango.

-¿Me pasas algún vaso más? -Sí.

-Y repasamos alguno. Espera.

-A ver si servimos antes que el Rojo.

-Vale, guay. -Venga, chicos.

-Esto está salvado, el postre está salvado.

-¿Está salvado? -Sí.

-Bien. -Sí, está muy cutre.

-Cógete de otros, cogemos de otros. -No podemos.

-Bueno, pues recolocamos el «crumble».

-Lo recolocamos, hay más «crumble», quitamos, echamos y ya está.

-De este que tiene mucho. Se quita y se echa «crumble».

Ya está, echa «crumble» encima.

-Este... -«Crumble» encima de estos.

¿Cómo está esto? ¿Cómo vamos con el postre?

Hemos hecho más fresas y rellenar más.

¿Qué es? ¿Un revuelto? -«Crumble» con fresas.

¿Cómo es? Se ha hundido el «crumble».

«Se ha hundido un poco», dice. ¿Lo ha visto Samantha?

¡Sami! Ay, no, no, Pepe.

Pero esto... Ya, da vergüenza, lo sé.

¿Es un revuelto?

¿Habéis metido la fresa encima del «crumble»?

Hemos quitado un poco, pero otro se ha quedado.

«Crumble», algo que cruje: «crumble», como dice la palabra.

Se ha quedado blandurrio. Blandurrio, todo mojado...

¿El revuelto este? ¿De quién es la decisión

de echar la fresa encima del «crumble»? Solo eso.

«Entre todos la mataron, ella sola se murió».

¿Nadie contesta? Entre todos, hemos sido todos.

-Un momento, chicos. Otro; «yo pasaba por aquí».

El responsable soy yo, por eso soy el capitán.

Ella ha dicho de rellenar

y si se ha hecho mal es mi culpa. Punto final.

Punto final es que estas personas que están aquí van a tener

que tomar esto, que es la ración de niño;

o un batiburrillo todo mojado. Mirad qué asco.

Tiene razón. Qué pinta.

Porque el señor ha dicho que no pasaba nada.

¿Te parece bien? No me parece nada bien.

-Yo lo siento, ¿eh?

Me da una vergüenza que te mueres,

a ver dónde meto la cabeza porque tiene razón.

Tiene razón. Un desastre.

-Vamos, ánimo, chavales. Vamos, equipo.

-Los platos allí, aquí el postre, que es el final.

-Ponemos vasos. -¿Y la menestra?

-La menestra al principio.

-Cuidado, sitio.

-Vale, ya lo tenemos. -Lo sacamos a bandeja ya.

-Vale. -Lo tenemos.

Equipo Azul, equipo Rojo, se acaba el cocinado, ¿oído?

Oído, chef. Chicos, ponedlo bonito, ¿eh?

-Lo volcamos y listo. Venga. Ramón, a su sitio. Perfecto.

-Echadle un poco de aceite al pescado.

Dejamos de cocinar en diez, nueve. Venga, fuera.

-Fuera, fuera. Ocho, siete.

Vale, cuidado. Seis, cinco, cuatro.

Preparados. Tres, dos, uno. ¡Tiempo!

No se cocina más, señores.

-Muy bien, chavales, muy bien.

Preparamos las cocinas para servicio. Al lío.

Comensales, gracias por aceptar la invitación de «MasterChef».

Nuestros aspirantes han preparado un menú bufé equilibrado y variado

de verduras, proteínas e hidratos.

Y algún que otro capricho dulce, también, va a caer.

Cuando queráis podéis pasar por cocinas y serviros.

Yo os espero en el comedor. Gracias.

Venga, todo bien preparado.

Con los instrumentos perfectos para servirlos bien.

Venga, vendiendo con alegría.

-Por aquí. -El mejor pescado está aquí.

Vamos a vender esto como si fuera caviar del ruso bueno, este.

¡Como caviar ruso! Venga. «Marketing».

-¡A la rica menestra!

-Hola. -Calentita.

-Aquí una, rápido. -Vamos, chicos.

-¿La pongo yo? -Sí, vamos rápido.

(CANTAN) #Tengo choquitos, tengo croquetas#.

-Hola -Aquí una, rápido.

Hay que ir rápido, si no se cansarán e irán al otro equipo.

Qué bonita camiseta. -Qué bonita toda ella.

-Una para cada uno, qué bien.

-Queréis ganar, ¿eh? -No, mira, queremos perder.

-Mira qué bombero tenemos aquí, hay que votarlo.

-Con esta carita que tenemos ¿no vamos a ganar?

Venga, vendiendo, señores. Vamos.

A ver, este plato es tuyo, ¿vale?

Comensales, si no les gusta cómo venden, no lo cojan.

-Sí, ¿te gusta? «Sí». Muy bien.

Véndele a la rusa. (GRITA EMOCIONADA)

Ataca, ataca, ataca.

Qué guay. Ay, qué felicidad.

¿También de Rusia? Ay, otro ruso.

Madre mía, estoy feliz. Mira, qué feliz.

Aquí trabaja gente rusa y, claro,

he abrazado, he dado besos, he hablado mi idioma.

Estoy muy contenta. Hoy estoy «happy».

-Tenemos una «mousse» de queso y mango.

Coge aquí, porque lo de allí no sé si te gustará.

-Bueno, bueno, eso no vale. Pepe. -Esto es lo bueno.

-Esto es bueno. -Aquello es lo que no.

-¿Eso qué es? Eso no se puede

-Esa gente no es buena gente, fíate de nosotros.

Mira, gente maja, grande, guapa.

Hola, chicos. (TODOS) Hola.

Vengo a esta mesa porque me han dicho que por aquí anda

la gran estrella del espectáculo: la rana. ¿Quién es la rana?

La rana... soy yo.

(TODOS RÍEN)

¿De dónde eres? Soy de Japón.

¿De Japón? Sí.

¿Y qué hacías antes de ser rana?

Trabajaba en un restaurante como un chef.

Me va a venir muy bien

para saber la opinión profesional de un chef rana.

Me gusta el equipo Rojo.

Rojo: menestra y carrillera. Sí.

Porque la carne está muy suave y las verduras están muy bien.

Este está demasiado cocido para mí.

¿El pescado muy cocido? Un poquito demasiado.

-Te lo prometo, el mejor pescado que vas a comer.

Venga, eso es, vendiendo.

Buenísimo. -Hola, ¿qué tal?

-No eres española.

Ah, Gante. -Ah.

Para estos ojos le pondría más tirabeque.

-Que aproveches, bonita.

-Un poco más, eres un chico, ¿no? -Sí.

-Ah, ¿y te gusto? Un chico fuerte y guapo. Hola.

-Rusa, deja de ligar con los rusos.

Estás ligando mucho, ¿eh? Hombre, Jordi...

Llevo tres meses soltera. -Buen provecho.

-Hola.

Buenas, ¿cómo va esta mesa? ¿Qué tal?

¿Todo bien? Muy bien.

Chicas guapas. Muchas gracias.

Vamos a ir uno por uno. La pasta del equipo Azul.

Creo que le faltaba mucha sal.

-Sí, le faltaba sal, la textura bien, pero el sabor flojo.

El pescado del equipo Azul.

La salsa un poco líquida, los espárragos, no sé.

¿Y la carrillera? Lo mejor. Me ha encantado.

Menos mal. Me ha encantado.

-Ahí va. -A la rica menestra.

-No, yo no. -¿No quieres?

-A ese señor, por favor, que se desmaya, más carne.

Es amigo de Pepe y verdura no come.

Tiene que comer verdura. No quiere menestra.

Ya que no se lleva la menestra, se lleva dos quesos.

-Muchas gracias. -De nada.

Que vaya bien. -Gracias.

Terminando. Fresón de Palos de la Frontera,

el más grande de España.

-El mejor. -Con «crumble».

-¿Ya, chicos? -Lo hemos sacado.

-Que me muero. -¡Bien!

Buenas. Hola.

A ver, ¿qué tal la carne, el pescado y los postres?

Si te soy sincero, me ha gustado más la carrillera que el pescado.

El equipo Rojo más que el Azul. En cuanto a ese plato,

pero más los espaguetis que las verduras.

Tienes un «mix». He decidido con el postre.

Los fresones de Palos de la Frontera que está aquí cerca.

De Huelva. Me han gustado las fresas.

-Yo me quedo con el equipo Rojo porque la «mousse» con el mango...

¿Te ha gustado cómo estaba?

Sí, muy fresco, muy ligero; me ha gustado.

-¡Bien! -Muchas gracias.

-Vamos, equipo. -Guapa.

-Has currado a tope, como siempre.

-Ketty, aunque está nominada lo ha dado todo por nosotros.

-Chef. -Espera.

Están muy ricas.

(TODOS GRITAN CONTENTOS)

-¿Puedo darte un beso? -Ven que te bese la calva.

-Mua. -Mira Oxana cómo liga.

Señores, hemos terminado. Con cuidado.

Bastante bien todo. Cocina impecable.

¿Se puede probar? -Vamos a limpiar, vamos a recoger.

-Oxana como capitana ha sido una crack,

lo sigo de corazón: ha organizado bien, nos hemos entendido

y el equipo ha funcionado muy bien.

-Gracias, ¿eh? -Nada, a ti.

Ya hablaremos, ¿vale? -Vale.

Comensales, ha sido un placer y un honor contar con vosotros

en el tercer exterior de «MasterChef VI».

Nos hace muy felices poder daros este homenaje y os damos gracias

por dejarnos entrar en este espacio tan singular, único y tan mágico;

como es el Circo del Sol. Hasta siempre. Gracias.

Aspirantes, las dificultades aumentan cada semana.

Totalmente. Habéis tenido que hacer

auténticos malabares para terminar vuestras elaboraciones.

Y me alegro mucho que estando aquí, en mi tierra,

no haya tenido que disculparme

por un retraso en el servicio. Ha sido maravilloso.

Gracias, Eva. (APLAUDEN)

Equipo azul, en general, habéis hecho un buen trabajo.

Gracias. Pero os tengo que decir

que habéis ido de más a menos.

Está claro que Víctor, al principio,

os ha repartido muy bien las tareas.

Pero poco a poco te has ido relajando,

has perdido tensión y eso se ha contagiado

al resto del equipo, generando muchos errores.

No habéis hecho bien la salsa verde

y esto se aplica también a la pasta.

Si no os digo cómo cocerla,

que estabais ahí poniéndolo en el cuecepasta,

que si llega el agua, que si no,

estamos todavía dando de comer a los comensales.

Y estaba muy muy sosa sosa sosa.

Que si no os digo que hay que hacer mucho más pesto,

habría una pasta con un color más verde y otra menos verde.

No escucháis ni os comunicáis. O.K.

(VÍCTOR) Cuando bajas la guardia, tus compañeros también lo hacen.

Es la lección que me llevo

de esta prueba de capitanía.

Equipo rojo, vosotros habéis empezado a trabajar

algo más caóticos que el equipo azul.

Pero, al contrario que ellos, habéis ido de menos a más.

Gracias, chef. -Gracias.

Oxana, has sido una capitana decidida y organizada.

Has sabido transmitir lo que querías que se hiciese

en cada momento y en cada una de las elaboraciones.

Y tu equipo ha estado a la altura. Gracias, chef.

Ramón, ¿estás orgulloso con lo que has hecho en cocinas?

En el equipo que esté, daré el 100%,

independientemente si me cae bien el capitán.

Debo entender de tus palabras que tu capitán

te cae un poco mal. Hemos tenido nuestros roces.

¿Está mejorando la cosa? Parece que sí.

(JON) Daos un abrazo ahora.

Dale un abrazo ahora, hombre, y dos besos.

(RAMÓN) No sé si hablaremos más o no,

pero, de momento, parece que la cosa va bien.

A mí no me gusta estar de mal rollo.

Jon, tú te has encargado de la carrillera

y me veo obligado a decirte lo siguiente.

Lo has clavado.

(Aplausos) Estaba espectacular.

-Gracias, chef. -Estaba espectacular.

Menos mal.

Tenía un sabor espectacular y los comensales han dicho

que ha sido el mejor que han probado de largo.

Felicidades. Muchas gracias.

Equipo rojo, Oxana ha hecho un buen trabajo como capitana.

Pero con el postre creo que se ha desentendido

y se lo ha dejado todo a Sofía.

(OXANA) Es que no conozco este postre.

¿Te crees que Sofía lo conocía? No tenía ni idea.

La capitana es capitana para todo,

en lo bueno y en lo malo. Sí, chef.

Errores: os habéis confiado y se os ha olvidado hidratar

la gelatina suficiente para poder espesar la mousse.

La hemos liado. Menos mal que Jordi, mi pinche,

lo ha visto y habéis podido rectificar a tiempo.

Sí. La mousse tengo que decir

que estaba bastante buena.

El mayor problema ha sido las cantidades.

Os habéis quedado cortos y algunos postres

han salido solo con unos pocos trocitos de mango.

Es verdad. Equipo azul, si no estoy contenta

con el postre del equipo rojo,

con el vuestro estoy totalmente indignada.

Desde el principio, os he dicho un millón de veces

que teníais que organizaros, que teníais que calcular

las cantidades para que todos salieran iguales.

Teníais dos cajas enteras de fresas

y habéis dejado una entera sin tocar.

Habéis acabado poniendo más fresas encima del crumble

y mojándolo y haciendo una especie de papilla horrible.

Vamos, un desastre de postre.

(MARTA) Comprendo y asumo la indignación de Samantha

con su postre. Fue un error.

Pero sí lo asomo todo.

Por todo esto, concluimos que el equipo ganador

de esta prueba es...

Está claro, ¿no?

El equipo rojo.

(OXANA) Estoy muy contenta porque hemos ganado.

Es mi primera capitanía.

Estaba preocupada por cómo llevar este cargo

en mis pobres hombros.

Queremos hacer una mención especial por su gran trabajo

a una aspirante que, a pesar de estar

en el equipo perdedor, ha hecho un trabajo excepcional.

No se ha rendido en ningún momento y ha luchado hasta el final,

a pesar de llevar puesto el delantal negro.

Ketty.

Ketty, queremos darte la enhorabuena

por el trabajo que has hecho impecable.

Por eso, tendrás una ventaja importante

en la prueba de eliminación.

Bravo, Ketty. (APLAUDEN)

(KETTY) Estoy contenta porque los jueces

valoraron bien mi trabajo. Pero sabor amargo

porque no quiero irme. Bueno, también lamento

que el resto del equipo

haya perdido, a pesar de que trabajaron mucho.

Aspirantes, esto no acaba aquí.

Los comensales tienen un mensaje para vosotros.

¡Con todos ustedes, el Circo del Sol!

(Aplausos)

(Suena música)

¡Ay, mira! Flipa, eh.

(Suena música)

¡Olé!

Ya verás la de los aros. Se mezclan 80 000 aros.

(Suena música)

(OXANA) Me ha encantado la actuación de los artistas.

Aparte, que lo vi tan cerca. Los chicos a los que acababa

de servir comida, ahora están disfrazados.

Yo creo que es un regalo muy grande.

Vuelven los campamentos...

Si tienes entre ocho y dieciséis años,

te apasiona la cocina, la naturaleza

y quieres vivir una experiencia inolvidable,

no te puedes perder nuestros campamentos.

Además, convivirás con los concursantes

de "MasterChef Junior". No lo pienses más.

Este verano, campamentos MasterChef.

(TODOS) ¡Ven al campamento MasterChef!

Buenas noches.

Los aspirantes regresan a las cocinas de "MasterChef"

fascinados por la magia del Circo del Sol.

Lo que no imaginan, es que ellos mismos

van a tener que hacer... digámoslo así, magia para superar

el último reto de la noche.

Estoy muy atacada. -"Bona nit".

Qué nervios. Aspirantes, bienvenidos de nuevo

a las cocinas. (TODOS) Gracias, Eva.

No sé qué os está pasando en las pruebas por equipos,

pero venís un poquito revolucionados, ¿no?

Un poquillo. Ketty, te sentó tan mal

que Víctor te colocase ese delantal negro,

que incluso anunciaste el boicot a tu equipo.

Sí. La verdad es que me enfadé muchísimo.

Me cegué. Luego dije: ¿Qué culpa tienen

el resto de mis compañeros?

Con el trabajo que iban a realizar,

como para que yo vaya a sabotear ese trabajo.

Entonces, hice todo lo posible por ayudarlos

y trabajar como si fuera mi equipo.

Bueno, es que era tu equipo. Claro.

Pero por lo que me estás diciendo, me está pareciendo

que si hubieses podido sabotear solo el trabajo de Víctor,

lo hubieses hecho. Sí, sí.

Me enfadé muchísimo y cuando me enfado, hablo feo,

digo cosas sin sentido que no pienso.

Luego, sí tengo mi momento de reflexión, evidentemente,

no lo voy a hacer. Estoy enfadada con él

y me sigue ardiendo esa herida. -Bueno.

Como dice, soy un rival para él y ya habrá tiempo de competir.

Yo asumo las consecuencias de mi decisión y las asumo.

Pero también uno es esclavo de sus palabras

y le salió de dentro lo que dijo.

(JORGE) Ketty es cañera. Cuando se siente atacada,

saca las garras. Luego se queda en nada.

La apoyo porque sé que luego no es nadie.

Me voy a ir con los delantales blancos, que no se juegan nada.

Me estoy acordando que Sofía quería

estar en el equipo de Víctor. Sí.

-¿Ah, sí? Sí. Quería estar en tu equipo.

Ya. Y yo con ella.

-¡Ay, pájaro! -El alcalde y la alcaldesa.

Yo... ¿Hay algo que no sé?

Algo no sabes. -Le llaman alcaldesa.

A él le llamamos el alcalde porque es muy correcto.

-Y yo soy la alcaldesa. -A partir de ahí...

Ya la imaginación que vuele.

(VÍCTOR) Somos de Barcelona

y hacemos la coña del alcalde, la alcaldesa.

Pero nos acabamos de conocer.

Las cosas que merecen la pena, necesitan tiempo.

¿No me digáis que vais a ser los nuevos Jorge y Miri?

¡Oh!

No, no. -Ya te digo yo que no.

Somos amigos, buenos amigos.

(SOFÍA) Lo quiero mucho y él a mí, como compañero de ayuntamiento.

Que sea lo que tenga que ser, pero ahora lo veo como un amigo.

Quiero que estéis muy concentrados en la prueba

que tenéis que superar, porque ya sabéis

que uno de vosotros abandonará las cocinas de "MasterChef".

A los delantales blancos, disfrutad de este momento.

Gracias. Lo vais a hacer desde

el lugar privilegiado, la galería. Suerte.

(Aplausos)

(EVA) Me enfrento por primera vez a la eliminación.

Intentaré hacer lo mejor que pueda, concentrarme.

Ya veremos qué pasa.

Los tres estamos la primera vez. -Sí.

Ketty, como ya te anunciamos en Sevilla,

vas a tener una ventaja. Miedo me da.

No pongas esa cara, mujer.

Víctor, prepárate.

Últimamente, las ventajas son un poco marrones.

Víctor, ¿te preocupa la ventaja que puede tener Ketty?

Mira. Llevo bastante rato pensando en ello.

(RÍEN) -Qué va. Le tengo mucho cariño.

Ketty, ¿qué te gustaría que fuera?

No sé. Algo bien retorcido. -Ah.

En este momento, puedes salvar a dos compañeros de la Eliminación.

(Exclamación)

Marina.

Porque es como la mami sexy que tenemos en casa.

Nos da un subidón siempre de todo, de autoestima, de moral.

Y creo que fue la única que me apoyó

en el día chunguísimo que tuve en la prueba de exteriores.

No lo esperaba y me ha emocionado,

porque sí que estás tensionada

por los momentos que tienes que vivir.

Y las pruebas, y qué va a pasar, y seré capaz de salvar

y si me voy... Entonces, darle las gracias

y decirte que, como el resto de los compañeros,

sabíamos que se trataba de un pronto,

una reacción muy humana y muy natural.

Y estas cosas pasan y más, cuando trabajas bajo presión.

Se junta todo. Pero también pediste perdón y aceptamos tu perdón.

(MARINA) Me ha cambiado la vida de repente.

Ya estoy otra vez en el balcón.

La próxima vez, me voy a poner una peineta.

Muy bien. Estoy feliz.

Pues, Ketty, ya tenemos el primer nombre.

Falta el segundo y último salvado de este reto.

Puede ser Víctor, por ejemplo. Yo voy subiendo, si quieres.

O puedes ser tú misma. Pues yo, evidentemente.

Ah, ¿no te lo piensas? No, para nada.

Porque creo que, independientemente de que tengo un pronto feo,

que ya pedí perdón, nadie se puso en mi lugar.

A pesar de tener el delantal negro,

tuve que darlo todo por un equipo que el capitán me nominó.

Y todos me dieron la espalda, menos Marina

que me puso la mano en el hombro. -Eso no es verdad.

-La gente no te dio la espalda. -Perdón. Estoy hablando

del momento crucial. Luego tuvieron un momento

para reflexionar como yo lo tuve, ¿vale?

(JORGE) Yo fui la persona que más la apoyó,

porque entiendo que es un bajón que te den el delantal negro.

¿Y me lo agradece así? No sé. Me he sentido dolido.

Ketty, tú has elegido salvarte a ti misma,

igual que la semana pasada hizo Ramón,

y eso te da derecho a estar una semana más en estas cocinas.

Sube a la galería. Enhorabuena. Gracias.

-Va, para arriba. -No está bien.

-Lo siento. -Que no llores.

Ketty, ven, ven. No llores.

A ver, cariño. ¿Qué está pasando?

¿Qué te está pasando? Nada, estoy tonta. Ya está.

Lo que quiero saber, es por qué estás así.

Es que no sé cómo... No sé qué quieren de mí.

Yo intento ser... Soy sociable.

Cuando estoy bien, creo que estoy bien.

-Que sí, que sí. -¿Les pareció mal

cómo actué el día de la prueba de exteriores? Lo siento.

Pero no me hagáis sentir como si yo fuera el monstruo.

-Eso no es. -Que no, Ketty. Ya está.

Estás perdonada. Se acabó todo. Ya está.

Ketty, enhorabuena. Sube.

(KETTY) Tengo un defecto. Yo soy fiel a mis principios

y a lo que yo pienso. Pero tengo sentimientos.

Yo no soy tan mala. La gente me ve mala porque no me entiende.

No llores.

Ahora sí, la eliminación se juega entre vosotros cinco.

Pero antes de empezar, queremos deciros una cosa

que os concierne a todos.

Estamos muy disgustados por la falta de cuidado

con que habéis tratado los alimentos,

tanto en la primera prueba de la noche, como en el exterior.

Y eso, a pesar de que, temporada tras temporada,

hacemos hincapié en lo mismo: el derroche de los alimentos.

Aunque ya lo hemos dicho más de una vez,

cualquier ocasión es buena para recordar

que en nuestro país casi ocho millones de toneladas

de alimentos acaban en la basura cada año.

Por eso, en este último reto, vais a experimentar

la cocina de aprovechamiento.

Qué guay. Debéis concienciaros

con el desperdicio en todos los niveles

de la cadena alimentaria. El primer paso es consumir

productos de temporada y proximidad.

A partir de ahí, gestionar los alimentos

sacando partido a todo lo que forma parte del producto:

huesos, pieles y reutilizando las sobras.

Seguro que alguna vez habéis escuchado decir

a vuestros padres: "Aquí no se tira nada". ¿No?

Por eso, en este último reto,

vais a tener la oportunidad de enmendaros,

experimentando la cocina de aprovechamiento.

A ver qué hago. En "MasterChef" somos

muy cuidadosos con los alimentos

y la comida que habéis desperdiciado

en las dos primeras pruebas,

la hemos guardado y está en el supermercado.

¡Madre mía!

Cochinita pibil se puede hacer con las carrilladas.

Seguro que hay fresas. (RÍEN)

Hay mondas de las verduras que utilizasteis en el primer reto;

las raspas de la lubina y los salmonetes;

lomos de estos pescados que estaban en las cocinas;

los huesos del pichón y muchos ingredientes

que se quedaron en las cestas sin utilizar.

Carrilleras, menestra. Con esos restos, deberéis hacer

un menú de cocina de aprovechamiento

compuesto por dos platos.

Por supuesto, tiene que ser algo digno de "MasterChef".

Y para ello, tenéis 75 minutos. Vale.

No podréis utilizar más ingredientes que los restos.

Esto sí es un marrón y no la ventaja.

Para demostraros que no es un imposible

y que se pueden hacer dos platos muy dignos,

un prestigioso chef va a cocinar con los mismos restos

y a la vez que vosotros. ¡Qué guay!

Pero no le podemos copiar, ¿no?

Pito, pito, gorgorito. Te ha tocado, Pepito. Hala.

(Risas) ¿Por qué?

Porque rima. "Pito, pito, gorgorito.

Te ha tocado, Pepito", dice.

(JORGE) Quién mejor que Pepe para saber aprovechar la comida.

Cuando Pepe prueba los platos, no deja prácticamente nada.

Te está estrechita, ¿no? Sí, eh.

Luego la gordi soy yo, eh. Sí.

Es de la primera temporada. Me gusta vestir entalladito.

Qué planta tiene el tío. Aspirantes, Pepe,

os recuerdo que tenéis 75 minutos para cocinar.

Pero antes vais a tener otros tres minutos

para entrar al supermercado y elegir los ingredientes

con los que vais a elaborar vuestro menú de dos platos.

¿Entendido? Oído, chef.

¿Entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

Y el tiempo comienza en tres, dos, uno. ¡Ya!

¡Vamos, Pepe! Venga, vamos.

Pepe también. Qué "diver".

-Si se tiene que ir alguien, que se vaya Pepe.

Alguno reconocerá sus platos.

Aquí realmente está todo lo que desechasteis.

Ahí están las verdinas con almejas.

Un mango. ¡Ay, Dios mío!

Gelatina. Mira qué bien. Tengo mascarpone.

Últimos 30 segundos. No hay azúcar aquí.

Yo también quiero azúcar.

Te has acordado del azúcar conmigo. Gracias.

¡Venga, Marta! Deja de hablar, hija mía, con Pepe.

Cinco, cuatro, tres,

dos, uno. ¡A cocinas!

Vamos. ¡Suerte, Pepito!

Gracias, Eva. ¡Vamos, chicos.

¡Vamos, Pepe, que tú puedes! Qué cabritos sois.

Jorge ha cogido arroz. Muy bien, chico. Muy bien, Jorgín.

La corvina con la salsa de cítricos.

A mí estas pruebas de aprovechamiento me encantan,

porque tienen unos productazos fantásticos,

desde restos de carrillera de la prueba de exterior.

En la cocina tradicional de nuestro país

se basan muchas recetas, en el aprovechamiento,

en optimizar, en hacer otros platos de lo que ya hemos usado.

Y recetas que son maravillosas.

Ha echado jamón, zanahoria. -Y huesos quedan por ahí.

Mi abuela siempre me dijo una frase: "La comida no se tira".

Estoy haciendo una corvina,

que la voy a hacer con unas alcachofitas.

Y aprovecharé un guisito que hay de alubias

y le haré una salsa verde con un poco...

Bueno, condimentaré un poco la salsita.

Y luego, aprovecharé las carrilleras guisadas,

que son muy sabrosas, para hacer algún timbal

con un poco de cuscús, un plato principal así resultón.

Estaba mi abuela presente. Las carrilleras es un plato

que en mi casa se come bastante a menudo.

Lo primero que tienes que hacer, es ver todo lo que hay ahí,

qué hay que encaje en tu idea de algo que sepas hacer muy bien,

porque es eliminación, y bien ejecutado.

Que sean unas sobras dignas.

Por ejemplo, Jon hizo unas carrilleras maravillosas,

me voy a las carrilleras.

Haces un ragú, un guiso. Platos que se note

que son de aprovechamiento. Claro.

Cómo corre Pepe. Mírale cómo corre.

-Pepe, te veo muy tranquilo. No lo creas.

(OXANA) Es la cabeza de rape.

Dale ahí al machete. -Pepe el destripador.

-Y lo que está disfrutando. ¡Hala! Arrea.

¡Hala! Estoy imaginando que es Jordi.

(Risas)

Rompería el hacha, si le dieran en la cabeza.

Si sabes utilizar la cabeza y tienes un gran producto,

no tienes que tirarlo. Puedes hacer combinaciones

simpáticas y de alta cocina. He comido cosas peores en el ABaC.

No se lo digas a nadie. Estoy encantado

de vestir de blanco. Es lo que más me gusta.

No creo que me eliminen. Seguiré de juez

porque no los puedo dejar solos. Son dos patanes.

Pepe, desde aquí, si quieres

que te soplemos algo, nos los dices, ¿vale?

Que somos tus compañeros. Tus amiguitos.

De aquí no se va nadie, chicos. Venga. Que se vaya Pepe.

De aquí, se va Pepe. Ya os cogeré

en el próximo programa.

Sí, sí.

No corras tanto, Pepe. Así te va a ti por no correr.

Yo vivo en un piso de estudiantes y cuando llega fin de mes,

tienes que elegir entre salir de fiesta o hacer la compra.

Pues salgo de fiesta y con las sobras me apaño.

Haré un risotto con setas. Estoy preparando el caldo.

Por otro lado, haré pescado al horno

con una salsa de espinacas y guisantes para darle más sabor.

¡Vamos, Jorge! ¡Tú puedes!

Como me gritéis mucho, me pongo a llorar.

-No llores, Jorge. -¡Valiente!

(OXANA) Corre mucho Pepe. Mira. -Corre porque hay que correr.

Aspirantes, fijaos Pepe cómo corre,

la sangre que tiene caliente en las venas.

Y eso que está "viejuno" y con las rodillas cascadas.

"Viejuno". Y vosotros supertranquilitos.

Venga, un poquito de sangre.

A mí no me pareces "viejuno", Pepe. Soy una máquina.

Voy a hacer unas alcachofas de primero

con un salteado de jamón.

Y de segundo, voy a hacer una corvina que me sobró a mí

y la voy a acompañar de unos espárragos trigueros,

que también me sobraron en la prueba.

Pues ese es mi menú.

Vamos a ver a Pepe. ¡Hombre!

¿Qué ingredientes has cogido? Voy a hacer dos platitos.

Una berza rellena de una carne de cerdo,

como si fuese la carne de un dim sum,

pero en versión gallega, con un caldo que he cogido

con restos de jamón, carrillera y verduras.

Lo dejaré reducir para triturarlo con las hojas de espinaca,

hacer un caldo verde con sabor a unto.

Será el fondo. Coceré al vapor esta berza

rellena de la carne del dim sum. Qué bueno.

Y con jengibre. Gallego con toque asiático.

Sí. Y luego, te voy a hacer, que me gusta mucho,

un ajoarriero de bacalao, el tradicional,

pero como no había bacalao, lo haré con la corvina.

Voy a intentar sacar la gelatina de las cabezas.

Echo ahí el piquillo muy guisadito y desmenuzo la carne.

Y le voy a poner un huevo escalfado arriba.

¿Y un postre? Sí. Porque había fresas.

Voy a hacer un helado al momento.

Es una versión Robuchon, hecha por Pepe Rodríguez,

maravillosa. Deberías ayudarle, Sami,

porque le veo un poco pez. Mira lo que te traigo.

"Manual del aspirante a chef".

Lo que necesitas por si tienes alguna duda,

que no sabes por dónde tirar, aquí lo tienes todo.

Lo vas a necesitar. ¿Me lo firmas?

Quiero que te lo tomes en serio.

Te juegas el buen nombre de este jurado.

Quiero platazo, tensión. Te diré una cosa.

A ver si vas a meter la pata. Te gustarán más los platos o menos,

pero no voy a dejar de trabajar en los 75 minutos.

Esa es la actitud que nos gusta. Mucha suerte.

Sois más guapos en persona. De cerca, sois más guapos.

Qué tonto está. Qué tonto está, esa es la palabra.

(JON) Al único que se le ve correr, es a Pepe.

(OXANA) Bien, Pepe. -Le ha metido lechuga.

Como berza. No sé. -Sí. Puede ser.

Buenas noches. ¿Cómo vamos? Pues muy bien.

¿Qué estás haciendo? Un kakiage.

¿Cómo? Kakiage.

¿Eh? Es japonés.

¿Qué es? Es como un tempura pero en boñigo.

Un boñigo de tempura. "Kakeage". Kakiage.

¿Qué ingredientes cogiste frescos y cocinados?

Un poco de verduras. Se hace con verduras y calamar,

pero le puedes poner el pescado que quieras.

Luego quiero hacer un cuscús con jengibre, un toque asiático.

Y pondré la corvina encima.

Esta era una prueba de aprovechamiento.

Y tú has cogido todos los productos frescos,

más allá de la carrillera. Ajá.

Seguro que has entendido

lo que te quiero decir. Sí. Mensaje recibido.

Oído, cocina. Vale.

(EVA) Solo estaba utilizando productos sobrantes

que no estaban cocinados.

He pensado en 50 000 platos y no sabía qué hacer.

Eva está rallada. -Se ha apagado.

Estoy un poco despistado. -Venga.

Que tú cocinas muy bien, Dani. -Gracias, Martita.

¡Venga, Dani! ¡Vamos ahí, campeón!

(Aplausos) ¡Venga, Martita!

-¡Te va a quedar rico rico!

Qué mono lo que está haciendo.

(OXANA) Bien, Pepe. Bien.

Qué arte tiene. Qué bueno es.

Tengo muchas ganas de ir a ver a Jorge contigo, Samantha.

Hoy venís por partida doble.

A él le gusta mucho nuestra relación.

¿Qué vas a preparar, amigo mío? Voy a hacer un risotto,

que estoy preparando el caldo.

¿No había nada mejor en el supermercado

para hacer un caldo? Las verduras que vi, eran esas.

Y luego, quiero hacer el pescado al horno.

Voy a hacer una salsa con las espinacas

y este poco de guisantes que había allí.

Tengo la idea clara en mi cabeza.

Una idea clara con productos que estaban todos sin utilizar.

No has aprovechado nada. Sí. Ese estaba hecho.

No está hecho. Está crudo. Las setas también.

Eran cosas que no se han utilizado y me parece una pena dejarlas.

Te estamos ayudando. Mucha suerte.

Te damos pistas. No las estás aprovechando.

En la cesta tengo lo que tengo. Nada, nada.

Le ha echado el caldo al kale. -Bien hecho.

Pepe "viejuno". Yo no lo quiero en mi equipo.

Eva, estás...

-Va rápido desde que ha empezado.

-Vas bien, Jorge. Vas muy bien.

-Se le va a pasar. -Baja el fuego un poco.

Hola. ¿Qué tal?

Estoy haciendo una mousse de nata y mascarpone.

He hecho ya un coulis de frambuesas y mango con almíbar

para que quede dulce. Si tuviera eso en casa,

me lo haría de postre, así, nata montada.

Y luego, voy a hacer corvina con verduritas salteadas

y salsa de cítricos, porque como había limón, está reduciendo.

Así voy. No sé si me dará tiempo.

Estoy haciendo algo mal, ¿no? No. Lo estoy haciendo bien.

Mira, a ver si me sale bien todo.

Muchas gracias. A ver si os gusta.

Lo ha dicho todo ella. Qué horror.

¿Son mis almejas? -Estás duras.

¡La madre que te parió! Como piedras.

El chico nuevo, el de primera fila, nos habla de aprovechamiento.

Los demás, el máximo aprovechamiento

que han planteado, es esa verdura, esas mondas de patata

y alguno, la carrillera. Pero son platos nuevos

donde no verás coger platos ya elaborados

y reinventarlos y crear otra historia.

¿Sabes quién tiene que hacer un plato rico de aprovechamiento?

¿Quién? Tú. Para mi Escuela Online.

Invítame. Yo voy. No tengo que invitarte.

La Escuela Online sin ti no sería lo mismo.

¿Estás terminando, Pepe?

Todavía quedan 20 minutos, eh.

¿Serás capaz, Pepito? Vamos a intentarlo, Eva.

Cómo sois, cómo sois.

Estoy agobiadito.

Se lo está pasando pipa.

Va, guay. Ya está.

Está muy rallada.

-Te da tiempo, Eva. -Vamos, Evita. Venga.

Muy bien. Qué guapo eres desde cerca.

Te veo tan guapo... Me pones tan nervioso.

¿Crees que tus elaboraciones estarán

a la altura de este exigente jurado?

Yo sé el paladar que tú tienes.

Con poquita cosa, te voy a convencer. Verás.

Hoy vengo con mucho apetito. (RÍEN)

Me gustaría estar una semana más en este programa.

No me gustaría irme. Estoy nervioso,

pero creo que lo sacará adelante. ¿Seguro?

¡Ay, no me mires así! No me mires así,

que me pongo nervioso y me voy a cortar un dedo.

Es que tiene una mirada tan profunda.

Se te está quemando el cazo, Pepe.

Por hablar. A ver si va a ser verdad

que te pongo nervioso. ¡Hala!

Por hablar.

Más agua al arroz. -No va a saber a nada.

No sé si la visita que le hicimos a Eva,

la ha puesto más nerviosa, ha cambiado de plato

y no tiene claro qué hacer.

Yo soy una persona que, normalmente,

aguanto el tipo; me he puesto nerviosa y me he bloqueado.

Venga, Pepito, aprovecha bien los ingredientes.

No me digas eso a mí, soy el inventor de esto.

Como lo haga mal...

¡Ay, mi Pepe!

Venga, cachorro, muy bien.

-Pruébalo. -Pruébalo.

-¿Está bien?

-Oh... -De muerte, ¿eh?

Aspirantes, en cinco minutos daremos el "manos arriba".

¿Oído...? Oído, Eva.

Qué guapa estás, Eva. Y delgada...

Oh, mira lo de Pepe.

-Huevo poché, qué bueno. -Qué pinta, Pepe.

-Luego lo subes.

-Mira, ya está, Marta ya lo tiene.

¡Muy bien, Marta!

Dani, arriba... -Se me ha caído un cacho.

¡Oh...!

¿Vienes a hacer relleno? Mira, dos chicas y un chico.

Bueno, dos chicas y dos chicos.

Esto tendría que ser así.

Así... dos chicas guapas. Esto ya...

Mira, se pone en el medio, quiere el puesto de Pepe.

Aquí con dos chicas guapas. Vengo por una duda.

A ver, ¿cómo vamos a montar la cata de Pepe?

Viene al atril. Aquí, al atril.

Que sufra, que sepa cuánto sufren los aspirantes.

Mira que sois malos, ¿eh?

Qué pinta lo de Pepe, macho. -Mira, mira...

-Pepe, Pepe... -La modernidad.

-Jordi, ayúdalo, por favor. ¿Te echo una mano, Pepe?

¿Quieres que te ayude? ¿Dónde está el mortero?

Yo creo que si levantas ahí... esto va así.

Gracias, Jordi. Pepe acaba de entrar en el s. XXI.

-Está bien, Jorge, vas muy bien.

-Vamos, Jorge...

Uf... -¿Qué va a hacer?

Las tenía congeladas, va a hacer un heladito y ya está.

-Las va a... -Ah...

-Las echa por encima, seguramente.

-Qué guay.

-¿Es yogur? Queso fresco.

Esto lo haces en casa: azúcar, queso fresco y fresones congelados.

Alucinas... Qué buena idea.

-Madre mía, Pepe. -Que bueno.

-Bonito, Jorge, muy bonito. -Muy bonito.

(Aplausos) Bravo, Jorge.

¡Oh...! No llores, va.

Ay, madre... -Venga, Jorge, ya está.

(Aplausos) -¡Ya está!

Jorge, ¿qué pasa? Nada...

(JORGE) No me quiero ir

bajo ningún concepto, cualquier fallo

te manda a casa y hay mucha presión.

Jorge, te queda más de un minuto, aprovéchalo.

Luego lloramos, ahora aprovéchalo.

(OXANA) Oh, qué bonito, Pepe, bravo.

Sí, señor. Ahí está.

Bravo, Pepe. Aspirantes, no os quiero poner

más nerviosos, pero habéis entrado en el último minuto.

Estoy tan orgulloso de ti...

De verdad.

(OXANA) Vaya, Víctor, qué bonito. -Ya veremos.

Pepe, lo veo todo tan limpio. Sabes que soy muy limpia, Eva.

Diez, nueve, ocho, siete, seis...

Cinco, cuatro, tres, dos, uno...

¡Tiempo! Manos arriba.

(Aplausos y vítores de la galería)

(MARTA) Estoy muy nerviosa, no me convencen mis platos,

no sé cómo irá el veredicto. Creo que no va a pintar bien.

Si quieres aprender todo

lo que necesitas saber de cocina, tenemos una novedad:

en la escuela online de "MasterChef" encontrarás

más 100 nuevas recetas y podrás conventirte en masterchef.

Además, hay nuevos trucos para sorprender a familia y amigos

con deliciosos platos.

Ya lo sabes, entra en la escuela "MasterChef".

Hay un jurado muy exigente.

Muy bien, aspirantes, el tiempo ha terminado.

Vamos a empezar la cata eliminatoria.

Pepe, esto va para ti también,

lo mismo es tu último día en el programa.

(Aplausos y vítores en la galería) A ver cómo lo has hecho.

¡Tú puedes! ¡Vamos! ¡Tú te quedas! ¡Te quedas!

¡Vamos, qu te quedas, seguro!

No seáis muy duros, ¿eh?

¿Qué has preparado?

Bueno, os he hecho un primer plato que es un ajoarriero de corvina.

Perdona la interrumpción, ¿qué nombre le pondrías?

Este te lo dedico a ti, me parece que ese huevo...

Parece un ojo, esos ojos con los que tú miras

que me pone tan nervioso, que me... de verdad...

No sé qué decirte más.

¿Le vas a poner nombre?

El... ajoarriero de corvina y huevo.

(Risas)

Luego me dice que me rompo la cabeza.

(IRÓNICO) Eres muy creativo. Yo... me gusta ser escueto.

He cogido la corvina ya guisada en salsa verde

y con las espinas las he envasado al vacío

y se queda gelatinoso,

como una goma, y he echado unos piquillos confitados

mucho tiempo con ajo y le añadí la corvina desmenuzada,

aprovechando que tenía que meter en el roner las espinas,

hice un huevo a baja temperatura.

Y la masa qué es. La Masa es un hombre de verde...

(Risas)

Es un plato vegetal, una mezcla entre China y Galicia...

Porque son unas pequeñas berzas con el relleno de un dim sum.

¿Nombre? Lo has dicho tú... la Masa.

La Masa... lo puse fácil. (RÍE A CARCAJADAS)

¿Y el postre? Pepe, por favor, ese postre tan mono.

Debo decirte que es un homenaje a ti y como vistes.

Te digo que te veo, infinitamente, más guapa

lo que me pierdo de tenerte al lado y no en frente,

te veo guapísima desde aquí. Te vas a tener que quedar ahí.

Te hace la pelota. Me haces la pelota.

Hay que conquistar al jurado como sea.

Son fresones que habían sobrado

con queso fresco, azúcar y el fresón congelado.

Lo trituras muy bien y te sale un helado al momento.

Lo otro es un fresón estofado

al que le puedes echar frutos rojos.

Al menos has entendido la prueba. La ha entendido.

Vamos a probar.

Yo quiero probar ahí también.

Lo estás gozando, Sammie. Es que la comida...

Me hace gozar.

Oye, se pasa mal aquí, se pasa mal.

No exageres, Pepe, no es para tanto.

Has entendido divinamente la prueba:

tres platos sencillos, ricos, fáciles y creativos.

Felicidades, Pepe.

Estoy muy orgullosa de ti. Gracias, chef.

¡Vamos, Pepe! -Que te quedas hoy, que te quedas.

Te quedas, te quedas...

Eso espérate, espérate que esto es el 50%.

Ajoarriero rico, interpretado con corvina,

huevos a baja temperatura, perfectamente cocinado,

le da ese punto de untuosidad que, como está cocinado,

está un poquito seco y le da mucha gracia.

Plato como de fusión, rico, concepto interesante.

Con tres elementos has hecho un plato moderno.

Se lo quieres copiar. Está rico.

¿Quieres la receta? Me gusta mucho...

El postre porque es un ejemplo de con pocas cosas, en casa,

se puede hacer algo que es muy interesante.

Felicidades, amigo mío. Gracias.

(Aplausos) ¡Bravo, chef!

Anda... ponte a trabajar ya. ¿Me la pongo?

No había visto nunca cocinar a Pepe y me ha dejado impresionado.

Tendrían que haberlo valorado al final, no al principio,

ha puesto el listón alto.

Bueno, aspirantes, hasta aquí las bromas,

porque ahora sí que sí...

Os jugáis la eliminación.

Dani, empezamos contigo.

Daniel, cuéntanos un poco qué has hecho.

La verdad, no estoy nada contento con los platos, estaba disperso.

Son alcachofas con jamón.

Con una vinagreta que le he echado un poco de genjibre, luego,

he espolvoreado almendra por encima.

Y el pescado... he tenido un problema,

por eso es tan ridículo lo que hay en el plato,

lo iba a terminar en el horno y al sacar la bandeja,

se me cayó uno, este no de milagro.

He hecho un fumet y lo he reducido mucho

para que la salsa quede con sabor...

Consideras que está malo. No, malo no,

descontento con mi trabajo.

Creo que ha entendido la prueba cuando ha visto

lo que ha hecho Pepe: hay miles de soluciones

y ha hecho algo sencillo que puede estar buena.

¿Por qué Daniel lo plantea tan mal? Porque no escucha y no se centra

cuando explicamos las pruebas.

Sí, hoy de verdad, estaba descentrado en la cocina.

Vamos a probar.

Se lo están comiendo todo... La verdad es que...

La presentación muy bien, tiene su mérito,

quizá demasiado "minimal", pero está bien emplatado.

Daniel, no entendiste la prueba.

No es la cocina pura y dura de aprovechamiento.

La estética es muy bonita,

por ahí vas muy bien, y el sabor está rico.

Pero... hay que tener en cueta de qué va la prueba, es importante.

Sí, chef. Aparte de no entender la prueba.

Me dejas ver en el fondo que hay alguien con talento.

Creo que el vigente campeón ya te dijo eso, ¿verdad?

Sí, en la prueba pasada me dijo que...

Me veía con talento pero que me cortaba...

Me cortaba. Créetelo, ponte las pilas

y hazlo rápido.

(DANIEL) Que los jueces

me pidan y me exijan más progresión y que siga mejorando

me motiva y creo que lo voy a conseguir.

-A mí no me gusta cómo están presentados podrían estar mejor.

No empieces así, Marta. Vale, vale.

Pero yo os digo que lo puedo presentar mejor.

Cuéntanos, qué platos nos has hecho.

Eh... corvina sostenible.

Uf... Porque es economía de subsistencia.

A ver si lo defiendo mejor ahora...

Es un paso importante, me parece bonito

llamarlo "sostenible". Corvina fresca...

No guisada, fresca. Fresca.

Me he dado cuenta de que no he entendido

el concepto porque debí usar un plato ya cocinado

e incorporarlo, como tú con el ajoarriero,

y me he dado cuenta de que lo he hecho mal.

Hay almejas hechas, pues las he puesto con la corvina.

Había muchas cosas...

¿Qué...? Porque estoy diciendo

lo que me tenéis que decir vosotros.

Repítelo, hombre. Oh...

Marta, hija, tenías que haber pensado un poco más.

¿Eso es todo lo que te dirías? No.

Tienes que... concentrarte más, escuchar más, no ir atropellada.

¿Te parece si te lo digo yo? Vale.

Perdón...

Estoy esperando el siguiente. A ver...

Mus de subsistencia.

(Risas)

Lo he hecho con nata, mascarpone, que se iba poner malo,

las frambuesas estaban ya... para hacer un coulis,

porque si no...

Y el mango es con almíbar porque estaba maduro.

¿Y si Pepe prueba tus platos? Mañana estará ya malo.

Seguro que está buenísimo.

Yo te voy a dar la valoración el último,

creo que hay un problema... gordo y serio.

Todo está rico, pero sinceramente, Marta,

creo que puedes hacer mucho más

y queremos ver esa Marta cocinera que tienes dentro.

No sé delante de qué Marta estamos porque hay dos:

la que cree que lo puede hacer y la que no.

Y tienes que dejar de dudar de ti todo el rato

porque no sacas nada bueno.

Tienes toda la razón, yo también lo sé pero no sé cómo...

Cambiar eso. Esa energía nerviosa que tú tienes

que no deja de ser energía, focalízala,

vete a por ello, con garra y esfuerzo.

Es que lo has definido tú muy bien...

Porque te falta lo principal...

La edad.

Lo que te falta es tiempo para cocinar,

pero tienes muy buenas maneras y lo reflejan tus platos.

Tienes un problema de edad, de juventud.

Vale, pero yo quiero hacerlo mucho mejor.

Quiero y quiero centrarme y ser positiva.

Si pudiera contar a alguien el veredicto, sería a mi hermano.

Es la persona que más cree en mí de todo el mundo entero,

así que ya... Carlos, lo siento.

Lo dices tú y no me lo creo, pero me lo dicen Samantha,

Pepe y Jordi y un poco; pero muy poco, aún me falta.

Me falta edad. -Te falta edad comer de gastado.

-Demasiado, ¿eh? -Está muy bien.

Bueno, Jorge...

Lo primero que me ha pasado como a mis compañeros:

no entendí bien la prueba, quiero dedicárselo a Marta y Dani.

Lo primero...

Es un risotto con doble golpe de champiñones.

Es una broma que me hace: "Te voy a dar doble golpe".

Es con el puño y con el codo.

Y el pescado es pescado a la Marta con trenza de espinacas.

Para cocinar siempre lo hace con trenzas y odia las trenzas,

siempre me meto con ella: "Qué guapa estás" y lo odia.

-Gracias, Jorge.

Me sorprende que digas que Samantha es una persona

sin sal... insípida,

cuando su cocina, al menos, es una cocina llena de color,

de sabor... expresiva.

Quizá tú serás muy divertido, pero tu cocina...

Sí que no dice nada,

sí que es sosa, sí que es insulsa...

No es la adecuada para una prueba de eliminación,

tenemos un arroz con unos champiñones

de cocción deficiente y... ¡puf!

Y el pescado que, encima, le dedicas a una amiga tuya,

son cachitos de pescado marcado con puré de "vete a saber"...

Y pasados.

Pobre Jorge, Dios mío.

La cocina es como la cámara de televisión:

no la puedes engañar, refleja lo que eres.

Y aquí se ve que eres un hombre con miedo...

Y no puedes cocinar y has cocinado mal.

Intenta escuchar lo que decimos, tiene mérito hacer un arroz,

no te ha salido bien y, Jorge, te lo hemos dicho ya...

Ponte las pilas.

Vamos, Jorgito... -Vamos, ánimo, Jorge.

(Aplausos) -Me toca y ya está.

-Espérate... (JORGE) Tengo pocas probabilidades,

o los otros lo han hecho peor o me voy a mi casa,

después de lo que han dicho tengo todas las papeletas.

Eva, cuéntanos tus platos. A ver, te cuento,

me he hecho un lío...

Me he puesto supernerviosa, pero...

He ido haciendo así y, al final,

cuando quedaba poco tiempo he dicho... "espabila".

Y has acabado... ¡pam!

No, he acabado hacia arriba. ¿Estás contenta?

Dentro del bloqueo, he salvado la prueba yo creo.

He decidido hacer un arroz con setas y carrilleras y,

luego, he aprovechado las pieles de la patata

y he hecho una crema de patata y menta

y he infusionado la corvina con aceite y genjibre.

La tempura que quería hacer lo he utilizado así

porque no me parecía correcto ponerlo...

Como plato principal. Vamos a probar.

Eh...

Me parece alucinante que me digas que estás contenta, ¿lo probaste?

A ver, que estaba contenta para lo que podía haber sacado,

pero no estoy orgullosa...

No puedes estar orgullosa porque cuando se hace

un plato que está malo... Ya.

Malo porque el arrocito de Jorge...

Estaba crudo, pero no estaba malo. Eso está malo... está lavado.

Es verdad, me ha atrapado. -¿Cómo no lo ha probado?

Está duro, sin hacer, no tiene sabor...

Está hecho con agua, claro. Me he asustado.

No tiene sentido ningún plato,

pero el arroz es horrorosamente malo, Toni...

Si Jorge y Eva son capaces de aguantar una semana más,

te pido que les enseñes a hacer arroz en casa.

Está dicho, me interesan lo justo tus platos,

creo que son bastante fallidos,

bastante malos, otra vez, "no he entendido la prueba".

Si la hubieses entendido, la hubieses hecho igual de mal,

porque Daniel y Marta no han entendido la prueba, dicen.

Pero estaba hecho con gusto.

Qué pena, Eva.

La culpa es mía, es mi responsabilidad,

me he bloqueado... es que pasa.

Pasa... entonces,

ahora no puedo hacer nada más. Es lo que hay.

Víctor, cuéntanos,

qué platos has hecho y con qué ingredientes.

He hecho una corvina con jamón

y alcachofas, he usado un fumet con las espinas del salmonete.

La idea inicial era hacerlo con las verdinas y las almejas,

pero estaban muy fuertes de sabor, pero muy fuertes.

Y el cerdo, pues, ha usado las carrilleras

que estaban un poco secas

y las he fondeado un poco, las he dorado

y con un poco de cuscús que había hervido

en una bandeja en el súper

pues he montado este timbal. O sea, por fin alguien

parece que ha entendido la prueba y no ha sido

en balde lo que hemos contado. Probemos.

Debe estar buenísimo.

-Muy bueno. Bueno, Víctor,

el acabado de los platos está correcto,

ligeros defectos, la corvina sí sabe más a vino crudo,

habría que dejar más reducir o echar menos.

Todo bien hecho, además, las alcachofas están ricas.

Y me gusta porque es un plato de aprovechamiento

donde se integra la carrillera

con el gusto del cuscús.

Me gusta cuando sigues el guión, me da miedo

cuando te quitemos el guión y te dé por hacerlo tú solo.

Ahí vamos a tener miedo todos,

pero cuando te ciñes a lo que es, eres un chico inteligente

y lo sueles clavar y me alegro. Gracias.

Has sabido leer la prueba, lo has hecho correcto.

Hoy... aprobado, buen cambio. Bien.

(Aplausos) Gracias.

-Me alegro por él, se lo merece un montón.

Ketty, estás aplaudiendo. Claro.

¿Te alegras por Víctor? Sí.

Que siga... la guerra. Ya habrá tiempo

de matarlo con mis propias manos.

(Risas)

(VÍCTOR) La verdad, estoy muy contento,

creo que evoluciono a una cocina con más significado.

No... absurdeces ni recetas que no tienen coherencia.

-Te llama la alcaldesa.

(Risas) -Qué guay...

Jueces, toca deliberar. Vámonos.

Suerte, chicos. Gracias, Eva.

-Se están cagando en mí ahora mismo.

-Nadie se esperaba que Eva se bloqueara.

No discutamos más.

Aspirantes, aunque la cocina de aprovechamiento

parece que se ha puesto de moda

es una cosa de nuestras madres y abuelas

que llevan haciéndolo toda la vida.

Hoy en día, a parte de la cuestión económica,

la cocina de aprovechamiento busca optimizar los recursos

y cuidar el medioambiente.

Solo ha habido un aspirante

que ha entendido bien la prueba, ese aspirante es...

Víctor.

(Aplausos) Gracias.

(Aplausos y ánimos a Víctor)

Víctor, se nota que has tenido en mente a tu abuela.

Sí. Víctor, cuando haces algo bueno

para alguien a quien quieres, hay que hacerlo y alegrarse.

Felicidades, buen trabajo.

Gracias.

(Aplausos y ánimos a Víctor)

Víctor...

¿Qué le dirías a tu abuela?

(EMOCIONADO) Un momento...

Me da pena... que no...

Que no pueda verme... pues...

Disfrutando de esto. Víctor...

Sinceramente y creo mucho en lo que te voy a decir...

Sí te ve.

Gracias. Dame un beso antes de subir.

(Aplausos) Totalmente va por mi abuela

esta prueba de eliminación, esta y todas las que vengan.

Vosotros cuatro habéis basado vuestro menú de aprovechamiento

en la verdura y el pescado que estaban intactos

de las pruebas anteriores.

Sin embargo, hay dos aspirantes que,

a pesar de no entender la prueba,

nos han presentado unos platos que nos conquistan por su sabor

y por el emplatado.

Y esos dos aspirantes son...

Marta y Daniel.

(Aplausos)

Estoy flipando con el veredicto. Estoy muy contenta,

tengo que aprender a creer más en mí para hacer mejores platos.

Estoy flipando, en mis manos está estar contenta

y venderlos mejor y creérmelo más.

Eva, Jorge... los dos habéis entrados derrotados en la prueba

y convencidos de que uno de los dos se iba esta noche.

Y lo habéis manifestado de manera totalmente opuestas.

Eva, te has tomado el reto con demasiada calma.

¿Has visto correr a Pepe en la cocina?

Pues así nos hubiera gustado haberte visto a ti,

porque en esta prueba te jugabas mucho.

Jorge, tú por el contrario te han podido los nervios

y has acabado estallando los últimos minutos

antes del "manos arriba".

El resultado es el mismo:

ambos estáis en estos momentos en la cuerda floja.

Dicho esto, el aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

Eva. (TODOS) ¡Oh, joder, tío!

(Llantos en la galería)

Me ha salido peor, no pasa nada, lo has hecho mejor.

Lo has hecho mejor tú.

(EVA) Sé que me han traicionado los nervios.

Vale... tranqui, no pasa nada.

Yo, hoy, me batía con gente que cocinaba, quizá, mejor...

Y... es que soy la que lo ha hecho peor, ya está.

Jorge, tú por muy poquito, pero estás salvado.

Así que venga, sube a la galería. Lo siento.

(Ánimos desde la galería) Por muy poquito.

Eva...

Me ha salido mal.

¿Qué te llevas de "MasterChef"?

(Aplausos) Venga, cariño...

-Otra familia, otra familia.

(EVA) Sinceramente, me da más pena por los compañeros.

Sé que los he decepcionado, estaban todos... "no te puedes ir".

Es como...

Una resposabilidad, un cargo de conciencia.

Pues, ¿sabes? En cuanto han dicho tu nombre,

aquí ha sido como un clamor... ¡no!

He visto a Marina muy afectada.

A Sofía también... a Marta también.

Oye, va, ahora tenéis que luchar a saco.

-Lo que más voy a echar de menos es el humor y las risas de Eva.

Cuando todos están apagados,

se necesita esa llama que es Eva... es llama.

Oye, sé que es pronto. Ajá...

Pero ¿quién crees que va a ganar?

Víctor. ¿Víctor será el ganador?

En la carrera está...

¿Sabes de quién me estoy acordando, Eva?

De Loli. Ahora ya no tiene tetas.

Dios mío, qué disgusto se habrá llevado.

Víctor, ahora se las tienes que pagar tú.

Lo que está claro es que te llevas un montón de cosas

y más cosas que te voy a dar.

Nuestro patrocinador el Supermercado de El Corte Inglés

te regala esta tarjeta con 1000 euros

para gastar en alimentación. Gracias.

Además, nuestro patrocinador de electrodomésticos, Bosch,

te regala una placa flex inducción

con el accesorio teppanyaki, esto te sonará.

Sí. Eso no es todo,

te llevas una suscripción

de seis meses a la escuela online de "MasterChef"

y el nuevo juego oficial de "MasterChef"

para que juegues con quien quieras. Y todo nuestro cariño y amor

y la rabia también te la llevas... Oh, me llevo una rabia...

¿Verdad? Pero no te llevas ese delantal.

Ya sabes qué hay que hacer con él, ¿verdad?

Deja tu delantal en el puesto de cocinas.

Te queremos mucho, Eva. Hasta aquí...

Tu aventura en "MasterChef".

(Aplausos y ánimos para Eva)

(Aplausos)

(EVA) Ha merecido la pena toda la experiencia,

la convivencia con los compañeros, la cocina...

Me da pena no haber podido demostrar cómo soy en la cocina,

a ver si hay una repesca y me vuelven a pescar.

Ojalá...

Tercer aspirante

que cuelga el delantal en "MasterChef VI".

Eva no ha podido con la presión y la exigencia de estas cocinas,

pero todavía quedan

12 aspirantes que lucharán la semana que viene

por su sueño y seguirán demostrando su pasión por la cocina.

Mientras, ya saben... pónganle sabor a la vida.

Aspirantes, con todos ustedes, Pablo Alborán.

(Aplausos) Yo feliz de estar aquí

y con ganas de ver qué ocurre hoy.

-¡Vamos, chicos, vamos! Ese plato sale en 40 minutos.

¿Cómo lo ves? Yo estoy nervioso, imagínate.

Aspirantes, cambio de cocinas, cambio, por favor.

Vamos, vamos, vamos... Qué locura, por Dios.

Me va a dar algo. Como no nos pongamos

las chaquetillas, el menú no sale. ¿Qué se quema?

¡Oye, se está quemando esto!

¡Por favor! -Por Dios bendito.

-La madre que lo parió. -¿Está muy picante?

-Uf... superpicante.

Aspirantes, hay 12 minicajas. Anda...

-Sorpresa. Debéis hacer un plato libre.

No se lo podréis decir

a vuestros compañeros. Esto es una broma.

Con una Estrella Michelín, Luis Veira.

Qué majete... -Está muy crudo.

Me cago en la leche... vamos a cambiar el rollo.

Te veo menear mucho las cositas, pero no avanzamos.

Ya se me ha achicharrado. Bueno...

Ni la presentación

ni la cocción de la carne... malísimos.

Y el emplatado peor todavía.

Ahí va... Lamentablemente, esto te puede echar de "MasterChef".

Lo sé. El aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

  • Programa 3

MasterChef 6 - Programa 3

06 may 2018

En cinco minutos, los aspirantes deberán memorizar una de las recetas del 'Manual del aspirante a chef', el último libro del talent culinario. El reto será reproducir exactamente ese plato. Jorge Brazález, ganador de MasterChef 5, traerá uno de sus platos y les animará en este reto. En la prueba exterior, viajarán a Sevilla donde tomarán el escenario de 'Totem', el último espectáculo del Circo del Sol. Allí cocinarán para 70 artistas y trabajadores del circo que tienen que reponer fuerzas antes de su siguiente función. En la prueba de eliminación, Pepe Rodríguez se pondrá la chaquetilla y tomará los fogones retándoles a elaborar dos platos de cocina de aprovechamiento.

ver más sobre "MasterChef 6 - Programa 3" ver menos sobre "MasterChef 6 - Programa 3"
Programas completos (13)
Clips

Los últimos 198 programas de Masterchef 6

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos