www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4652722
Para todos los públicos MasterChef 6 - Programa 12 - ver ahora
Transcripción completa

Hemos invitado a unos comensales muy especiales.

Choca... Con ocho estrellas Michelín...

Martín Berasategui. Garrote y hasta la victoria.

Vais a cocinar esposados. (SOFÍA) No puede ser.

-Todo el líquido ahí... olé mi niño.

-Tranquilízate, a ver, que hoy te mando yo. No me mandes tú.

La actitud que hemos visto es de felicitarlo.

Mandamos a Dani por esa puerta y se queda usted.

Se ha dejado la piel, ha corrido,

ha cocinado para grandes grupos. Va a ser grande.

Bienvenidos al palacio de Olite,

los capitanes serán... ¡Pepe y Jordi!

¿Qué hacemos parados?

Vamos a correr, venga. Primero las placas

y eso tiene que hervir, no lo hacemos bien, Ketty.

Divídelas en dos cazuelas. ¡No, no todavía no!

-Que cazuela has dicho. Sofía...

Vas a tu bola. ¡¿Qué quieres?!

¡¿Qué quieres?! ¿Quieres poner lo más importante?

Hazlo. Yo quiero que salga todo bien.

Los aspirantes que se han ganado

ir a la eliminación son Ketty, Sofía, Oxana y Toni.

(TONI INCRÉDULO) Flipo...

Deberéis hacer un plato libre de alta cocina en 75 minutos.

Con dos estrellas Michelín, ¡Mario Sandoval!

Qué bonito... -¡Venga, Ketty!

-¡Vamos, Ketty! -Vale, pues ya está.

El problema de tu plato es de estética.

El plato está bueno, está bien construido;

pero la disposición es horrible, no me lo como a gusto.

Se me queda un plato sencillo,

lleno de inseguridad y con defectos...

De ejecución. Hoy no es mi mejor día.

Para nada...

El aspirante que no continúa en las cocinas de "MasterChef" es...

Sofía.

(Aplausos) Grande, alcaldesa.

-Te echaremos de menos, Sofi. -Os quiero.

(TODOS SALUDAN) Hola, buenas noches...

¡Buenas noches!

Buenas noches y bienvenidos a la semifinal de "MasterChef VI".

Cinco campanas. Los cinco aspirantes

quieren ganar y para conseguirlo

tendrán que emplearse a fondo, porque se enfrentan

al principal quebradero de cabeza de los aspirantes.

Uno para cada uno.

En este tiempo, además de aprender en estas cocinas,

complementan su formación con las clases del Basque Culinary,

una enseñanza básica para ser auténticos cocineros.

En esta institución académica, pionera a nivel mundial,

los aspirantes perfeccionan conocimientos y técnicas

y se adentran en cocina de vanguardia.

Una subasta igual... -Oh, eso es.

Aspirantes, bienvenidos a la semifinal de "MasterChef".

(TODOS DAN LAS GRACIAS) Qué fuerte...

Oxana, ¿cuál ha sido tu arma para llegar a la semifinal?

Es que yo no lo creo todavía, yo estoy...

No sé si recuerdas el primer día cuando le pedí a Pepe

que, por favor, me aceptara que no se arrepentiría.

Algo vimos en ti. Gracias.

(Risas) No lo entendimos, pero lo vimos.

(OXANA) Me siento muy afortunada, ser elegida

y, ahora, crecer con vosotros como persona

y profesionalmente también, porque sí.

Porque yo quería hacerlo así y ya lo he conseguido.

Cuchu... (MARTA) Pepe, de verdad.

Marta, perdona... ¡Oh!

A ti no sé si preguntarte, mujer. ¿Por qué?

Conociendo tus inseguridades,

seguro que todavía me dirás que ves lejos la final.

Pues, la verdad, sí. Prefiero ir paso a paso

que no emocionarme mucho; luego, si me sorprendo

seré la persona más feliz del mundo.

¿Te crees que estás en la semifinal?

Dudo cómo he llegado hasta aquí, pero estando aquí ya me lo creo.

(MARTA) Quién me lo iba a decir, estoy en una nube.

Es un sueño que se está cumpliendo.

Si sigo avanzando, será el requetesueño;

pero estoy feliz de la vida, ya he ganado.

Toni, estáis a un paso de la final.

¿Preparado para cualquier reto

aunque el arroz brille por su ausencia?

Por supuesto, estoy preparado para esforzarme al máximo,

para llegar a la final;

pero, sobre todo, quitarme mi mala leche.

Y... enfocarla en el trabajo y sacarlo bien.

(DE BROMA) Ir al "grano". Sí, sí.

(TONI) Enseguida te ponen el cliché: valenciano-arroz.

Yo le pongo: Jordi-agarrado, por ser catalán.

Tampoco hay que poner clichés a todo el mundo.

Sabemos que lo primero, en lo que os habéis fijado

antes que la vestimenta de Samantha, ha sido la mesa.

(TODOS) Muy guapa, guapa. Muchas gracias.

Ya nos guardamos mucho de ponerla guapísima

con complementos extraordinarios.

Está "chotera"... A parte,

hay cinco campanas una para cada uno.

Hay que hacer un homenaje a Jon, Mr. Campana.

Ketty, ¿qué te gustaría que hubiera bajo las campanas

para demostrar que te has ganado un puesto en la semifinal?

Lo que sea pero que sea salado.

¿No te has reconciliado con el dulce en esta semana?

Más o menos, pero no me gusta.

¿Sí? No puedo estar más de acuerdo.

Hay que demostrar que estáis en la semifinal porque lo merecéis.

Vais a tener que demostrarlo con una prueba

temida por todos los aspirantes que han pasado por aquí.

Huy, huy... -Subasta.

-Subasta. -¿Subasta?

Pero antes de conocer en qué consiste,

sabed que no estáis solos.

Bueno, depende, espérate...

-¿Dónde vais? -¿Dónde vais?

-¡Dónde vais!

-Huy, alguien va a entrar ahora. -¿Y si vienen los Junior?

-No quiero niños,

porque el maduro será él y quedará fatal.

-Me pido... Me pido Esther, fue la ganadora.

(Risas) Desde el restaurante Santceloni

en Madrid, con dos estrellas Michelín,

la jefa de pastelería y flamante ganadora

del premio Memorial Paco Torreblanca...

Qué guay. Montse Abellà.

(Aplausos) ¡Qué ilusión!

Desde el restaurante

Sant Pau de Carme Ruscalleda, en Sant Pol de Mar (Barcelona)

con tres estrellas Michelín,

la jefa de pastelería, Valentina Lorieto.

(Aplausos)

Desde el restaurante ABaC (Barcelona)

con tres estrellas Michelín

la jefa de pastelería Lucía Ciganda.

(Aplausos)

Desde el restaurante Lasarte

en Barcelona con tres estrellas Michelín,

el jefe de pastelería Xavi Donnay.

(Aplausos)

Desde el restaurante Tickets, en Barcelona,

con una estrella Michelín y número 25 en la lista

de los 50 mejores restaurantes del mundo,

el jefe de pastelería Javi Aguiar.

(Aplausos)

Me siento como en el juicio final. -Yo también.

-Qué fuerte, cuántos pasteleros delante nuestra.

(MARTA) Estrellas Michelín y, encima, jefes de pastelería.

O sea... me muero, estoy que no quepo en mí.

Daniel... intuyendo lo que pueden ocultar las campanas,

¿qué es lo que más temes? Ya... temo todo, es postre.

Así que... que sea lo que Dios quiera.

(LOS CHEFS RÍEN) Pues descubramos qué esconden.

Montse, muéstranos, por favor, qué nos has traído.

He traído un postre que está hecho con rábano daikon...

(MARTA) Qué rico...

Qué bueno. -Vaya...

Con fruta de la pasión, regaliz y kikos.

Valentina, ¿tú qué has traído? Bueno...

Mi postre se llama Vía Láctea, son elaboraciones

con diferentes leches tiene un cremoso de leche de coco,

un manjar de almendras,

un helado de leche tostada y crumble con yogur en polvo.

-Tiene que estar buenísimo, pero debe ser difícil.

-Madre mía. Lucía, es tu turno.

Bueno...

Les traje un bizco-flan de plátano fermentado

y diferentes texturas de caramelo

y la cocción la van a ver después

con un infusionador.

Y tenemos una galleta especiada, otra de mantequilla y vainilla

y un cremoso de plátano para darle más untuosidad.

-Ay... el ABaC. -Tiene buena pinta.

Xavi, por favor, muéstranos qué nos has traído.

(MARTA) Qué guay...

-Pues aquí tenemos unos dim sum... (OXANA) Qué bonito.

(XAVI DONNAY) Un plato tradicional chino de queso, miel y nueces

con unas flores de romero. -Qué guay.

-Qué rico. Javi, cuéntanos.

Qué buena pinta. He traído el Cheesecake de Tickets.

-Qué bueno, por favor, -Qué bueno...

-Una crema de queso coulommiers,

un baño de avellana y una galleta de mantequilla.

Oxana, ¿has tomado buena nota para tus Suspiros de Oxana?

Es otra galaxia, espero llegar

un día a hacer algo maravilloso como esto.

(OXANA) Los veo con mucha envidia,

porque todos son pasteleros y sé que un día

de estos, podré ser como ellos.

Tenéis que replicar estos cinco postres espectaculares.

¿Los cinco? Tranquilos,

solo haréis uno cada uno.

Tranquilísimos, entonces. Y no somos tan malos.

Estos cinco ilustres pasteleros os van a ayudar.

(OXANA) Gracias. ¿Qué os parece?

(TODOS) Genial, muy bien... -¿Qué nos va a parecer?

Os van a ayudar, pero no a cocinar. ¿Entonces?

Os darán indicaciones

desde el lateral. -Vale, bueno...

OK, no está mal. Os adelanto que son exigentes

y vienen dispuestos a daros caña.

En el tema de la caña estamos acostumbrados.

-Sí... -Más caña es mejor.

Para descubrir qué postre tenéis que replicar cada uno,

vamos a marcarnos un Edu Soto.

Es decir... lo va a decidir el azar.

-Vale... Cada uno está delante de su postre.

-Sí. -Mira...

-Qué bien. -Perfecto.

-Menudo azar, ¿eh?

(IRÓNICA) Hoy es el mejor día de mi vida, de verdad.

(KETTY) Me siento muy retada porque es el postre de Jordi,

pues es todo un reto para mí.

Aspirantes, en el súper vais a encontrar las cestas

con todos los ingredientes.

Los chefs os irán dando

las instrucciones desde fuera de la cocina.

Qué más queréis... ¿Algo más?

-¿Algo más? Se me olvidaba...

El que mejor replique el postre que le corresponde,

tendrá doble recompensa.

-Bueno, bueno... Una ventaja para la prueba

de exteriores y, además, un fantástico premio.

¿Cuál? El mejor en este reto

conseguirá un puesto de trabajo

durante un año en las cocinas del complejo Catalonia Bávaro

de Catalonia Hoteles y Resort en República Dominicana.

(TODOS) ¡Oh...! -Eso para mí.

Eso para mí, apartaos, es mi día. -Ni lo pienses,

me encanta "Respública" Dominicana.

-No vale, porque no lo sabes decir. -Fuera.

(MARTA) Si llegara a ganar este premio, para mí,

sería como ganar "MasterChef" porque sería un reto increíble.

Así que Cuchu, haz las maletas que nos vamos a Rep. Dominicana.

Ha llegado el momento de ocupar vuestros puestos de cocina.

Vámonos.

Adelante, chefs, por favor, acompañadles.

Yo lo que tengo son ganas,

luego, habilidad no sé, pero ganas sí.

-Punto... concentración. Vamos.

Antes de que empecéis a cocinar, quiero presentaros

a alguien que ha pasado por estas cocinas

y borda los postres.

Finalista de la quinta edición de "MasterChef"...

Miri Pérez-Cabrero.

(Aplausos)

Qué ilusión...

-Hola... Qué guapa, qué tal.

-Va igual que tú, Marta.

-La verdad es que sí, nos parecemos un poco.

(DANIEL RÍE)

-Es muy fuerte. -Y las botas... ¿vale?

-Muy fuerte. -Y las botas...

O sea qué monada. -Parece que nos hemos puesto

de acuerdo. -Y los aritos, también los llevas.

Buenas noches,

qué alegría volver a tenerte, ¿cómo estás?

Pues muy bien, la verdad, contenta de volver a estar aquí.

De venir a este programa que estáis ya tan cerquita

de la final porque así los consejos que os dé os lo tomaréis a pecho.

Y muy feliz, la verdad.

Miri, ¿qué tal tu curso de pastelería

en el Basque Culinary Center?

Es una escuela durísima, pero merece la pena

porque se aprende una locura y, bueno,

es una experiencia que te llena un montón.

Yo siempre sigo a tope,

con mi Instagram y mis cosas, tengo que decirlo.

No lo dejo de lado nunca.

(MIRI) Me lo he currado mucho

y he sabido aprovechar la oportunidad de "MasterChef",

porque si tú quieres, te cambia la vida.

No sé yo si habrá aprovechado

el curso, ha tenido de compañero a Jorge Brazalez.

Vaya... ¿Fuiste capaz de estar centrada

en lo que es aprender?

Yo centradísima, incluso, te voy a decir algo

él me centra aún más de lo que no me centro yo.

Mira qué bien. Bueno, aún os acordamos

de aquella tarta que elaboraste,

réplica de la que nos trajo Patricia Smith

que te salió tan bien que parecía la misma,

idéntica a la suya. Ajá...

Yo también lo recuerdo.

(RECUERDOS DE "MASTERCHEF V") La apariencia es muy buena.

Porque una está empezada,

pero no hubiésemos distinguido la de Patricia de la tuya.

Gracias.

Nuestros aspirantes van a tener que replicar

los postres de estos famosos pasteleros.

¿Qué consejos podrías darles? Calma.

Si no tenéis calma, todo sale mal.

-Pues empezamos mal. -Tened las orejas abiertas

al máximo y seguir las indicaciones que os den,

si algo os sale mal, repetidlo, no pasa nada.

Yo, en la prueba de los pasteles, de hecho,

tuve que repetir una elaboración muchas veces hasta que salió bien.

Y cuando salió bien, estuvo magnífica.

Y el cuarto miriconsejo

es que os toméis cada prueba, a partir de ahora,

con mucha más importancia, como si fuese una final.

Cada prueba como si fuese una final.

Así es... -Gracias.

Solo queda saber el tiempo

que tenéis para elaborar los postres.

Debéis hacerlos en 90 minutos, ¿entendido?

(TODOS) ¡Sí, chef!

(TONI) Este plato hay que sacarlo, porque trabajar

con una pastelera como ella y un plato como ese, me motiva.

Pues el tiempo para entrar

en el supermercado comienza en tres, dos, uno... ¡ya!

¡Venga!

-Bizcocho... bizcocho... ¿qué era? ¿Queso miel?

Cogedlas todas porque yo no sé cómo se llama.

-Vamos, vamos, Oxana.

-Lo saco todo a la vez. -Sí.

-Vas a empezar con el bizcocho de plátano fermentado.

-¿Qué voy a necesitar? -Plátano fermentado,

clara pasteurizada,

un plátano normal. -Coge el cazo

y pesa 660 gramos de nata.

Lo primero que haremos es la crema inglesa.

-Pones la leche y la nata

en un cazo que hay que calentar para infusionar las especias.

-Vale, 120 de miel. -Lo pones al fuego

y cuando la miel hierva

le echas agua caliente. -Vale.

-400 de leche, la pones a calentar. Bueno...

Menuda prueba de postre,

ahora hay que seguir al chef que es lo más importante.

Donde está la clave.

La función de los cinco chefs pasteleros

es ser la receta ellos, tienen que escucharlos,

hacerles caso, estar tranquilos... Es una prueba para brillar,

porque los pasos no se los saltan.

83 gramos de nata. -Nata...

Nata, nata... joder, he hecho el imbécil,

he puesto nata en vez de leche.

Empezamos bien. -No pasa nada.

-Vale, el azúcar... -Al cazo.

-Y en un bol aparte, 100 de yema.

-Anís en grano. -Sí.

Pimienta, canela... venga, todo dentro.

Lo hacemos polvo. -175.

-175.

Es verdad que tiene que cada mano es un mundo.

-2,8 de agar-agar y dentro.

-¿No os podéis pasar ni un poquito?

-No, no te puedes pasar. -Cómo sois los reposteros.

-Lo echas dentro y lo vuelves a hervir.

-10 gramos. -10 gramos de especias.

5, 6... 6,4... 6,5... 8...

10 gramos justos. -Perfecto.

-265 gramos. -Ya está.

-¿Sí? Trocéalo un poco en la jarra medidora

y ya vamos con la inglesa. -Venga, perfecto.

-¡La leche, la leche!

-Ya es la última liada. -Vale.

-Esto ya lo tengo para la nevera, ¿lo meto?

-Venga... ponlo... esto se ha reducido, se ha pasado.

-¿Me he pasado? -Sí.

-Esto para la nevera, la leche para el micro.

-Controla, que no se nos salga la leche.

-Sí. -No queremos que se sobrecaliente.

-Aquí hago brazos. -Vale.

-Vale, 0,1 gramos de anís estrellado.

-0,1 de anís estrellado.

-Tira un poco sobre la yema.

Mueve... y acaba de tirar el resto de la nata y,

luego, lo devuelves al fuego.

-¿Toda entera?

-Ahora, 0,2 gramos de clavo.

-50 segundos a toda pastilla la leche.

-Cinco gramos de azúcar invertido,

los azúcares los vamos a pesar todos juntos. ¿Vale?

-Vale. -En el mismo bol

pones el azúcar atomizado.

-110 gramos... -De yema.

-50 gramos de azúcar... de glucosa atomizada.

-110 gramos. -¿Cuánto?

-50 gramos. -Intenta no gritar mucho, Oxana,

es que no oigo. -Un momento.

Estoy pesando, es mi momento sagrado.

Un poco más... a Oxana la tengo detrás

y no oigo nada, porque grita como si no hubiera mañana.

-Lo siento mucho. -La rusa, ojo...

Cómo grita. -Y los uruguayos.

-También, también tenéis un buen tono de voz.

-Gelatina, mueve y cuélala. -Se ha disuelto.

-¿Por quién apostáis? Yo apuesto por Marta,

porque a ella le gustan los postres.

Y a Oxana también le gustan los postres.

Estoy muy contenta, quiero hacer lo mejor de lo mejor.

Estoy en la semifinal haciendo un postre,

es lo mejor que podía pedir. Sí...

Muchas gracias, Señor, o quien sea.

-Nuez moscada, 0,1 gramos.

-Nuez moscada... -Vamos.

-Perdón. -La tenías por ahí.

Yo no apuesto por Ketty, fíjate.

Sí apuesto por Lu, por Lucía que se lo va a cantar muy bien.

Es una elaboración que no es fácil, no es sencilla.

Con Lucía me estoy entendiendo bien

a ver si soy capaz de seguir bien sus órdenes

y no decepcionar a Jordi que es su postre y... a ver.

¿Todo esto es junto? -Sí, todo junto.

Lo vas a triturar todo.

-OK, ahora "filma" y, rápidamente, al abatidor.

-Estoy supercontenta, ojalá... necesito ganar este reto.

Javi está un poco nervioso, porque tenemos que volar,

nuestra elaboración tiene muchas cosas,

pero no pasa nada.

-Hay que volar... pero que no te haces una idea.

-Venga, va.

-Vale, ahora te coges el queso...

200 gramos y le pones 75 gramos de miel.

-¿Miel neutra? -Sí, neutra.

75 gramos.

-La repostería y yo somos como el perro y el gato,

las órdenes las recibo alto y claro y, la verdad,

es que Xavi es un máquina.

Espero que me salga bien. -Perfecto, 250.

-150 gramos. -Ah, 150 gramos.

-50 gramos de miel. -Sí.

-Y necesitamos que se funda. -Sí.

-50 gramos.

-50 gramos marchando. A ver... empezando.

-Venga... calma. 50 gramos. -Sí, me calmo. Encendiendo.

Es que esto... por favor, no me toques los cojones.

Por Dios...

-"Ponele" tres cargas y lo "guardás" en la nevera.

Vamos más rápido, si no, no vas. -Sí. Me pongo ya.

-Eso pésate ya 300 gramos. -Vale.

Cuando tengamos el interior del cheesecake congelado

y con la forma de queso,

ese será el glaseado. -Perfecto.

-Ya estoy. -Vale. El streusel, una batidora.

Vale. Voy para allá.

¿Y tengo que ir mezclando aquí

"pasteleramente"? -Deja el batidor.

Movimientos envolventes de abajo a arriba.

Échale todo el líquido y lo mezclas.

Rebáñalo bien. -Vamos a tener que recuperar

305 gramos de leche. ¿Vale?

La idea es que le saques todo el sabor,

pero que no pase mucho a sólido. -Vale.

Mete la mitad en el bol de la pacojet.

Seca el culo, porque si no,

entra el agua dentro del helado. Seca el culo. Muy bien.

La mitad de esto, vale, abatidor.

Bueno, cuéntanos, Miri, ese canal que tienes con Jorge.

Pues sí. Cuéntanos de qué va.

Tenemos un canal que se llama Jorge y Miri.

Y ahí vamos haciendo vídeos de viajes que hacemos,

de nuestras experiencias, de un montón de cosas.

¡Qué bonito! Juntitos, acarameladitos y además...

Con el canal. Qué bien.

(MIRI) "MasterChef" no solo

me ha abierto la oportunidad de mi vida

de dirigirme hacia donde quiero,

sino que también he tenido la suerte

de que me ha brindado el amor verdadero.

¿Cuánto tiempo va? -Queda una hora.

¿Más? -No pongas más. Al abatidor.

Para estas cosas no soy muy fino.

Creo que lo he hecho bien. -Lo estás haciendo bien.

Rápido, al abatidor. -Al abatidor.

¡Vamos, ese abatidor de moda!

Son míos los de abajo, eh.

¿Kikos? -Ahí. Fenomenal.

Y que hiervan durante cinco o seis minutos.

-¿La fruta de la pasión hierve? -Sí.

El queso lo vamos a mezclar con la crema inglesa fría.

-400. -Y ahora ya vamos a ver

cómo está la inglesa, si está fría. -Perfecto.

Ahora la leche de coco. Vas a pesar 150.

O sea, que caiga pulpa y líquido. Cuidado. Te pasaste seguro.

(TONI) Quito cuatro grumos y se soluciona.

Vamos a ir al siguiente paso.

Hay que hacer una galleta salada de kikos.

100 gramos de kikos triturados.

100 de pasta de nueces. ¿100 has dicho?

-100. -Vale. Una masa queremos.

Es una galleta. Estírala muy rápido en el papel y al abatidor.

-Abatidor. -Sí. Vamos, superrápido.

Ya está. -Lo vamos a montar

a velocidad media para que no te salpique.

Y una vez están integrados los dos ingredientes,

le damos caña. -Vale, perfecto.

Marta, mira a quién te traigo. Hola, Miri.

-Encantada. -Igualmente. ¿Qué tal?

-Encantada de conocerte. -Yo también a ti.

Me ha hecho ilusión que vengas y que nos des consejos.

-Claro. Te irán genial. Tú estate calmadita.

Siempre es supercalmadita.

Yo es que soy muy nerviosa. Que te lo diga mi ayudante.

Bueno, mi chef. ¿Mi ayudante?

Mi chef, Javi, porque me ayuda.

Me ayuda él a mí. Es un lujo trabajar con un chef como Javi.

Tenerte a mi lado, me da más seguridad.

Si estás tú, va a salir algo bueno.

Bueno, Javier, ¿cómo ves a nuestro torbellino Marta?

Bien. Nerviosa, pero va bien. Está haciendo la elaboración

ahora mismo de queso, ¿no? Está haciendo

una crema montada de queso.

Es el relleno. Es el relleno.

¿Y lo de fuera cómo es? Una gianduia:

pasta de avellana tostada y chocolate blanco.

¿Estás tranquilo? Yo sí.

Él tiene la calma que ella no tiene ahora mismo.

Hacen un buen equilibrio. Pues nada.

Os dejo solos aquí. Estamos deseando probar

ese postre con tan buena pinta.

A ver cómo nos queda. Hasta luego.

¿De dentro a fuera? -Da igual.

Vamos, vamos.

Que no hay tiempo. Hay muchas preparaciones.

Apago. Y enciendo. -Vamos. Calma.

Enciendo. Lo pongo. A ver. -20 gramos.

Vamos, vamos. Que no hay tanto. -Vale.

-La fruta de la pasión. -Sí, señor.

-¿45 de glucosa me has dicho? -Te dije 25.

¿Ves? Era para ver si estabas atenta.

-25, eh. -Vale.

Valentina, para atrás.

-Mírala. -Yo estoy acá.

Perdona. Lucía, venga. Para atrás. Que no hay derecho.

0,3 gramos de xantana. -Para adentro.

Esto hay que mezclarlo bien. Mézclalo bien.

Y ahora, cuando lo tengas, en un biberón.

Hola, Daniel. Encantada de conocerte.

-Hola. Un placer, guapa. -Igualmente.

¿Qué tal? ¿Bien? ¿Cómo vais?

Yo, en repostería, ya sabe Pepe que soy un paquete.

¿Te gusta el postre que estás haciendo?

Sí. La parte de fuera que es

como un mochi. La parte de fuera es una mousse,

así, rollo con quesito, con miel.

Es una mousse con un interior de nueces.

Las nueces ya las tengo.

-Biberón, biberón. -Biberón. Oído.

Venga, moviéndonos. ¿Cómo ves a Dani?

¿Sigue tus pasos bien? Bien.

Un poco caótico, pero bien. ¿Le ves capaz de hacerlo bien?

Sí. Está siguiendo los pasos bien. Venga. Ahí os dejo.

Que salga todo bien. Ánimo. Hasta luego.

Vamos. Film. Perfecto. Forma el cuadrado

y lo metemos en el abatidor.

¿Lo meto al fuego? -Sí. Cuando lo tengas a 84,

vas a escurrir la hoja de gelatina,

la vamos a poner dentro y vamos a la emulsión

con el chocolate blanco, el que tienes espesado.

-54 vamos. -Vale. Dale más.

Si mueves bien, no se pega. -Vale.

Le pesas 55 gramos de azúcar lustre,

junto a la mantequilla en el bol. -Sí.

Huele a quemado. ¿Es nuestro?

Saca, saca. Si está quemándose, sácalo.

-Está a calor guapo. -A ver. Ven aquí.

Nada. Volvemos a repetirlo. Se te ha ido.

Tenemos tiempo y kikos. Lo hacemos.

-Lo hacemos. -Pesamos bien

y lo hacemos. -Lo hacemos.

25 de azúcar.

Espérate, que me he pasado.

Bueno, Ketty. Hola, Ketty.

-Hola. ¿Qué tal? -Encantada.

¿Cómo lo llevas? Estoy contenta porque tengo

algunas elaboraciones adelantadas y me entiendo bien con Lucía.

Tengo a una Lucía para todos los días.

Escuela Online de MasterChef. Ah, claro.

Como Lucía, que te dice: "Por aquí, por allá".

Eso sí. Novedades cada mes.

Te lo explican muy bien, como ella.

Tenemos capítulos de repostería maravillosos.

Tendré que echarle un vistazo, a ver si me animo.

Le tiene un regalito a Ketty, que es un cacharro de cristal

que lo llamamos "infucoccionador",

que lo utilizamos para hacer

cositas en sala. ¿Para qué es el invento?

Es para cocinar. Lo usamos para cocinar en sala,

para que el cliente vea las cosas.

Acá hay fuego. Acá vamos a poner

una agua de caramelo. Y acá va el bizcocho de sifón,

que lo tiene hecho, que es de plátano fermentado.

Lo cocinamos durante siete minutos.

Y con el agua de caramelo, vamos a agregarle luego un polvo.

Después agregamos un polvo de caramelo

de dulce de leche para darle más potencia.

De hecho, en la Final de nuestra edición,

se utilizó este cacharrito. Oye, Lucía, te dejamos currar.

Mete caña. Métele caña. Que corra.

Sí. Que corra. ¿Escuchaste? -Ketty, ánimo.

Lucía, ¿La nuez moscada con el plátano

o la mantequilla? -Con el plátano.

Aspirantes, habéis consumido ya 60 minutos.

Os quedan solo 30 minutos. Vamos.

Eso es. Y ahora esto hay que ponerlo en una bandeja de horno

estiradísimo y echar un poco de sal.

Te veo más relajada ahora. -No, no.

5,6. Qué complicado. -Ponemos la harina

y la sal que pesamos y se la tiramos a la mantequilla.

¿Esto para qué es? -Para meter ahí media piel.

-Vale. -Y cuando lleves esto

para que se enfríe, vamos a controlar

cómo está el helado. Venga, venga. -Vale.

Mira. Ahora te sacas el molde que tienes en el abatidor.

¡Joder!

-¿Se te cae o qué? -El streusel lo puedes poner

a cocinar en el horno ya. -¿185?

-Sí, sí. Está bien. Perfecto. Pero sácale el papel.

Mira cómo está. -Perfecto.

180. -Venga.

Deseamos tener una textura que pase por la manga, ¿vale?

-¡Uf! Vale. -Necesitamos hacer la galleta

y cortarla, ¿vale? Tiene que estar fría.

-¿Cuánto de chocolate blanco? -Ponlo todo.

Todo. En un bol de plástico

para microondas. -Sí, sí, sí.

Esto lo rellenas en un momento y al abatidor.

-Vamos bien, ¿no? -Vas bien.

Acá hay 180. -90.

A ver, Valentina. Que soy tu guardiana.

Que te vayas para allá.

(OXANA) Me encanta tu carácter,

así, tan duro. ¿En qué mes naciste?

-En octubre. -¿En octubre?

¡Eres libra, como mi hija! ¿Tú sabes que vino mi hija?

-Fantástica. -Eres libra,

por eso nos entendemos tan bien.

Está superduro. -Mientras, vamos con el queso.

Dejamos eso a temperatura ambiente.

Que se caliente un poco. Voy a mirarlo.

¡Oh, mierda! Me la han tirado.

Le falta un poco. -Harina de almendra, 95.

La misma cantidad de harina floja.

-Lo saco ya. -A ver cómo lo tenés.

-¿Lo saco? -Sí.

Hola, Toni. ¿Cómo estás? -Un poco nervioso.

-Pues cálmate. Tú tranquilo. -La repostería no es lo mío.

Hay que tomarse las cosas con calma y escuchar bien

a Valentina, que seguro que lo hace bien.

Superbién. Lo está haciendo genial.

Me encantaría verte ganar esta prueba.

Y a mí. Un año en República Dominicana.

¿Te irías? Me iría directamente.

Valentina, ¿qué tal ves a Toni? Tiene buena actitud,

que para mí es muy importante. -¿Va bien de tiempo?

Sí. Nos queda esto y el templado de chocolate,

que es donde está más inseguro.

Mucha suerte, Valentina. Gracias.

Esto, el kiko, ¿cómo está? Has echado los quesos diferentes.

-No. -Has pesado...

Pesé como me lo dijiste.

Pues sigue. Dale un poco más, a ver si lo recuperamos

El agua tiene que hervir, porque lo que vas a hacer,

es desglasar el caramelo. -Vale.

Venga. Pones a montar. Y cuando esté un poco montado,

le echas la mezcla de azúcar y albúmina.

-Esto está superduro. -Sácate la masa de la manga.

Pásala a un bol. Vamos a añadir más yema aquí.

-Qué mal. Lo siento. -Tranquila.

Pones a hacer otro caramelo más.

100 gramos de azúcar.

Echa la galleta. No eches toda. Echa un puñado.

A ver. Está perfecta. -Al horno, ¿no?

En el horno. Sí, señora.

Rápido, que vamos justos de tiempo.

Un poco le falta. -Añádele más yema.

Vale.

451. -No puede ser.

No puede ser. Ya lo digo yo. No puede ser.

Bajo ningún concepto.

-Otra vez. Ahora pongo. -Respira. Concéntrate.

Oxana, ¿cómo vas? Es que este peso es

el mayor enemigo mío. ¿Este solo?

Siempre tienes un problema con los pesos.

No, no. Importante. ¿Lo tienes en gramos?

Lo tengo en gramos. Ahora, le pongo el cazo.

Venga. Y ahora le das a Tara. Y ahora echas.

Vete pesando. ¿Cuál es el problema?

Ahora nada. -Pues claro que no.

Teníais que venir vosotros antes.

Teníamos que venir Miri y yo a darte tranquilidad.

¿Cómo vas, Oxana? Te veo enloquecida.

Con esta jefa maravillosa, creo que voy bien.

Montse, te diré una cosa.

Más vale que haga bien tu postre, porque así la mandamos

a la República Dominicana. Si no gana esta prueba,

te la mando a Santceloni y te volverá loca.

Venga. Suerte a las dos. Muchas gracias.

Hay que pesar 50 gramos de azúcar.

(MONTSE) Es intensa. Ser intenso es bueno.

Peor sería ser pasivo.

No. Yo, pescado muerto, nunca.

Yo, pescado bien vivo. (RÍE)

Ya se está calentando la masa.

-Como esa va bien. -Vale. ¡Jolín!

-Intenta sacarte seis como esa. -Perfecto.

¿Tenés 200? Vale. -Sí, sí.

En el chupito ese, le vas a agregar el caramelo ese

que lo enlazaste con agua. -¿Está duro?

Como una piedra, ¿no? Vale.

El horno. -Vale.

Vamos, vamos. Sin miedo, que nos dé tiempo.

Está listo. Vale.

Encendé el alcohol, necesitás fuego.

Que se enfríe. -Lo voy estirando. Pinto.

Eso. Así y se enfría más. Venga, vas bien.

Mira que sabéis los reposteros.

Vamos a necesitar una manga y el papel guitarra.

Está encendido, ¿no? -Esto arriba.

O.K.

Muy bien.

Ahora, tenés obulato, unas tiras de obulato

en una bolsa por ahí. Las estirás.

Vamos, vamos, vamos, vamos, que no llegamos.

Cojo, pinto la base. -Pintas la base.

Exacto. -Vale. Hay que buscar un mortero.

¿Vale? Porque luego tenemos

que romperlos ligeramente. -Sí.

Esto te pasa porque te ha reducido.

Ahora le tendrás que echar un poco de agua.

Ahora, escuchá. Eso tiene que ir al horno

unos dos minutos, más o menos. Más o menos, dos minutos.

Cuando veas que está derretida la mezcla, agarra color,

levantás y lo enrollás en el cilindro.

-¿Así? -Sí. Y con el secador, dale.

Vale. Bien.

Tenemos que sacar rábano daikon

como si fueran volantes de sevillana.

No es fácil esto. -Me gusta difícil.

¿Así? -Venga. Márcala bien.

Venga. Ahora pilla un poco

y vamos a darle una capa. Exacto.

Últimos cinco minutos, aspirantes. (MARTA) ¡Oído, chef!

Ketty, espiral. Sácalo y lo enrollamos, ¿vale?

Venga. Abatidor. -Abatidor.

-¿Y el crumble? -Sácalo.

¡Joder si quema! Espera, coño.

El nabo hay que meterlo dentro de la infusión.

Mételo todo. Y escogemos lo más guapo.

Siempre. Siempre velamos cuál es más guapo.

Vale. Bien, bien.

Quedó, ¿no? -Sí.

Perfecto. Guárdalo... Es chiquito, pero quedó bien.

Venga. Nos valdrá.

-Lo siento. -Nos valdrá.

Rápido. Sácalo del abatidor. Rápido.

La galleta de kikos ponla bien, con cariño, colocadita.

Vale. Tenemos que desmoldar la órbita, pintarla con el espray.

Vos podés, Toni. Venga.

La crema esta para el helado, la pones en el criobol.

Todo eso. ¿Vale? -Vale.

(RÍE) Vale. -Joder con el postre del Jordi.

¡Pero no tanto! Con amor. -Hago un grafiti.

Con amor. ¡Ah! ¡Hostias!

Aspirantes, último minuto.

Venga. Bizcocho y lo aprietas bien.

Eres el que más caña me mete aquí. Más que Jordi.

Venga. Muy bien. Queremos que quede como si fuera el moho.

Vale. Ahora el bizcocho fuera. Lo sacamos.

Cómo te tiembla el pulso, eh, Oxana.

Estoy supernerviosa.

Ahí. Así, así. Venga.

(MARTA) Qué bonito. Diez, nueve,

ocho, siete, seis,

cinco, cuatro, tres,

dos, uno. ¡Tiempo! Manos arriba.

(TONI) He sudado. He corrido. Lo he dado todo.

Lo diste todo. Estoy muy orgullosa, Toni.

Gracias, gracias.

Si quieres aprender todo lo que necesitas saber

sobre cocina, tenemos una novedad.

En la Escuela Online de MasterChef

encontrarás más de cien nuevas recetas

donde podrás convertirte en un masterchef.

Encontrarás nuevos trucos para sorprender

a tu familia y amigos con deliciosos platos.

Ya sabes. Entra en la Escuela MasterChef.

Aspirantes, antes de probar vuestras elaboraciones,

vamos a despedir a nuestra invitada.

Miri, muchas gracias por venir. Gracias a vosotros.

Estás en tu casa. Vuelve cuando quieras.

Volveré pronto seguro. Y a todos vosotros,

os deseo toda la suerte del mundo.

Que no está ni todo ganado, ni nada perdido.

Que ahora cada prueba cuenta

y que las cosas pueden cambiar muchísimo.

Y que nada, muchísima suerte a todos.

Muchas gracias.

(Aplausos)

(MIRI) Yo espero, de verdad, que gane Marta.

Y yo quiero decir que si yo ganara,

sería en gran parte por toda la energía

que me ha traído hoy Miri.

-Qué mona. Pues sí. -De verdad.

Muchas gracias. Te lo juro.

Empieza la cata. Oxana, Montse, empezamos por vosotras.

¿Qué tal, Montse? Muy bien.

Ya sabes. Como hemos dicho. Una falda de sevillana.

Sí. Es una falda sevillana. Sí.

(RÍE) -Así.

¿Qué tal alumna ha sido? Bien, bien.

Ha estado muy bien. Ha estado muy divertido,

muy entretenido. No os aburrís con ella.

No. Habéis hecho un buen tándem,

dos nerviosas corriendo. Sí, sí.

Y haciendo las cosas con brío.

Oxana. Sí.

Cuéntame qué postre has hecho.

Es fruta de pasión, regaliz, kikos

y rábano "danko". -Daikon. Casi.

Rábano daikon.

Pues nada. Vamos a probarlo.

Aquí lo importante es el equilibrio de cantidades.

Hay que coger de todo. ¿Has dicho "coger todo

o de todo"? Puedes cogértelo todo.

¿Qué te pasa? No sé.

No sé.

Es que yo, en principio, os dije que estar aquí,

en el programa, en semifinal, para mí...

Y, encima, hacer el postre y os lo comisteis todo.

(OXANA) Todo lo que yo estoy viviendo. Yo voy a revivir

y otra vez rebobinar, durante el resto de mi vida.

Esta va a ser la mejor experiencia de mi vida.

Te voy a decir una cosa, Oxana.

Qué mala eres sacando las bolas de los helados.

Pero qué buena eres siguiendo el resto de la receta.

Me parece que el equilibrio es maravilloso.

Me gusta mucho la mezcla. Está muy bien hecho.

Todo perfectamente conjuntado. El rábano me cruje.

Me da el aroma del regaliz.

Hay una compensación de gusto, de sabor, de equilibrio

que está muy bien resuelto, Oxana.

Está muy rico. A mí me gusta mucho.

Hasta los kikos los hemos salvado.

Perfecto. A mí me ha gustado mucho. Muy bien.

Yo he trabajado muy a gusto. -Gracias.

Gracias a ti. Un placer.

Esas lágrimas cuando has visto

que nos comíamos tu plato, son el resultado

de esa pasión que le pones a tu cocina es fundamental.

Felicidades. El postre está muy bueno.

(Aplausos)

Bueno, Oxana, muchas gracias. Y, Montse, muchas gracias.

Gracias por este postre tan espectacular

y por ser tan buena profesora de Oxana.

Muchas gracias. Ha sido un placer.

(MONTSE) Veo una posible ganadora de "MasterChef".

Pero tienes que centrarte

y orden en la cabeza. Y adelante.

Puedes hacer lo que quieras.

Bueno, Toni, termina tu plato. Vale.

Caray.

No me pongas nervioso, hombre. Te gusta ponerme nervioso.

Te pones nervioso solo. Ya. Jordi, por favor.

¡Huy, huy, huy!

Se te va a romper y lo sabes. Jordi, por favor.

Bueno, verás. No. Si os gusta criticar.

¡Ay, ay, ay!

Estás aplastando el helado. No pasa nada.

¡Es que si estáis ahí dándole, uno se pone nervioso!

Toni, eres muy bruto. No soy bruto.

Pero si estáis pinchando, normal que al final...

Como siempre. Es que le estás dando

con el pico, lo estamos viendo y tú...

¿Te lo decimos y la culpa la tenemos nosotros?

La culpa la tengo yo. Te estás enfadando a lo loco.

He contestado serio y han pensado que me había enfadado.

No me he enfadado. Las terapias de Jordi surten efecto.

Cuéntanos. ¿Qué has hecho? El postre que Valentina

me ha indicado, que es la Vía Láctea.

Como elemento principal de unión, son diferentes tipos de leches.

Tenemos el helado, hecho con la leche tostada.

El crumble de café y yogur en polvo.

Y arriba, el chocolate blanco.

¿Qué tal ha sido, Valentina, trabajar con Toni?

Trabajé muy a gusto. Dio todo. Tenía buena actitud,

que eso es muy importante.

Ahora lo vamos a probar.

Por lo menos, cumplimos con el objetivo.

¿Qué parte del postre lleva carbón? ¿Carbón?

Tienes el delantal lleno de carbón.

Ah. Se ha ido limpiando en el delantal.

Lo que no limpió en la mesa... Limpió el delantal.

A lo mejor, limpió la mesa con el delantal.

Bueno, muy bien. Vamos a probar.

Es bastante parecido. Las elaboraciones están.

Las proporcionalidades, más o menos.

Lo que está peor, es tu actitud, Toni.

Cuando no estás a gusto, generas una cara de tensión,

que desde aquí se percibe que no trabajas a gusto.

Me da miedo la pastelería. Estaba muy nervioso.

Te enfadas con toda la vía láctea.

Ahora mismo hemos intentado decirte:

"Oye, con la fuente le estás dando a la canelé.

Te la estás cargando". "¡Lo que queréis

es que me salga mal!" Estaba intentando hacerlo

con cuidado y me estaba poniendo nervioso.

Pero no pasa nada. Lo siento. Te lo estabas cargando.

En vez de levantar la fuente y decir: "Es verdad.

Me lo estoy cargando". No. "Sí. Es lo que queréis".

Lo he dicho en plan de broma.

¿En plan de broma? ¿Te has visto el "jeto"?

Lo siento. No era mi intención. Gestiona bien esas emociones.

Es un postre que, que quede bonito, no es sencillo.

Con otra actitud, habría sido diferente.

Estaba muy nervioso porque le tenía mucho miedo.

Tenía ganas de hacerlo, pero estaba muy nervioso.

Mira. Tenías miedo pero lo has hecho.

Si lo hubieras hecho tranquilo y bien, te habría salido mejor.

Así es. El problema es que no sabes

canalizar tus energías negativas y le dan mal sabor a tus platos

y, sobre todo, mala estética.

Me ha gustado mucho eso, Samantha.

"Tus energías negativas dan mal sabor a tus platos".

Es verdad. Bueno, Valentina, ¿qué te parece?

El conjunto, se ve que la estética

es el punto flaco de tu presentación.

Lograste todas las elaboraciones, que era importante.

Bueno, por presentarlo,

creo que es tu mayor logro. -Tienes razón.

(TONI) Me fastidia cagarla.

No me enfado con los jueces.

Me enfado conmigo porque parezco un imbécil.

Bueno, Valentina, muchas gracias por haber venido.

Así que un abrazo a Carma y a Toni de nuestra parte.

Gracias. Chao.

Gracias. Hasta luego.

(Aplausos)

Ketty, Lucía, es vuestro turno.

(KETTY) Estoy supernerviosa

porque no solo tengo que presentar un postre de alta cocina,

sino que se lo tengo que presentar

al creador, que es uno de los jueces, ahí delante.

Entonces, es como...

A ver esto, que se queda un poco tieso.

Tienes que emulsionar rápido.

Un poco más de brío con la varilla. Vamos.

Dale, dale. Trabaja, trabaja. Monta, monta.

Santería. Me siento top.

Cocina vanguardista y repostería.

Repostera vanguardista.

Ahora, perfecto. -Qué nervios.

No escatimes en helado, eh. Pepe, ¿no estás a dieta?

Hoy me la salto.

Más o menos. Bueno, Ketty, ¿qué has hecho?

He hecho un bizco-flan

de plátano fermentado

con helado de caramelo.

Y una espiral de... ¿Cómo era?

Galleta "speculoosa". Eso.

Me había aprendido el nombre. Spéculoos.

Pues eso. El bizcocho lo hemos hecho en... ¿Cómo se llamaba?

Infucoccionador. Infucoccionador.

Y hemos hecho la masa en el sifón.

Lucía, ¿cómo ha trabajado Ketty? Superbién.

(LUCÍA) Del uno al diez, te doy un diez.

Jordi, aprende. Me da un diez. (RÍE)

¡Uf! Te has manchado.

Ya te has manchado.

Y no poco.

Has trabajado muy nerviosa y eso,

como hemos dicho en el caso de Toni,

nunca juega a favor de uno. Claro.

Esta agua de cocción que había en el infucoccionador,

si cuece mucho rato, se reduce y hay un exceso de caramelo.

Está un poquito demasiado dulzón.

Hay defectos lógicos. Pero el postre está rico.

Yo creo que lo hizo bien. Es cierto lo del bizcocho,

que viste que se te había pasado un poco el caramelo y se nota.

Pero lo hiciste superbién. -Muchas gracias.

(KETTY) Para mí, poder hacer un postre de alta cocina

y ser capaz de poder reproducir y que quede decente,

pues mira. Ketty ha evolucionado.

(SUSPIRA) Qué nervios.

Bueno, Dani, ¿qué nos has hecho?

Son unos dim sum dulces.

Están hechos con una mousse de requesón.

El relleno es una nuez dulce.

Encima va una crema de miel. Para decorar,

va la flor de romero.

Esta florecita estaba aquí encima, ¿no?

Se me ha movido el papel y se me ha caído.

Estaba todo centrado y estaban los tres bien.

¿Darías esa excusa a un cliente en un restaurante?

Tienes que tener cuidado hasta que llegas hasta aquí.

Ya. Todo el proceso es importante.

Este es el que yo iba a probar también.

Si te fijas, el tono del color, ¿ves?

Todo esto oscurito es intensidad de sabor.

En el tuyo, si lo abro... Sí.

Menos color. Más blanquito.

Claro.

¿Está malo? No. Está rico.

Pero hay muy poca nuez y se me queda insulso,

más flojito. Ya está.

Bueno, veo que ha habido algún problema de proporcionalidad.

Pero son errores técnicos que una persona amateur...

Estamos en la Semifinal y tendría que estar de diez.

(XAVI) Meten bastante caña. Mejor que te den un poco de caña

y aprendas, que lo dejen pasar

y no aprendas nada. -Ya. Está claro.

¡Ahí va!

Marta. Mi postre se llama

cheesecake de tickets. Y es una tarta de queso

Coulommiers con una gianduia de avellana

y galletas de mantequilla.

¿Satisfecha con el trabajo?

Estoy contenta por cómo he trabajado,

pero sé que se puede mejorar

el trabajo que he hecho. Javi, ¿piensas lo mismo?

Sí. A ver, muy contento, sobre todo, por la actitud.

Y el problema de la galleta.

¿Solo? Bueno, principalmente,

el problema de la galleta. Ahora veremos el sabor.

Si me permites, ya que es un postre

que es muy mimético, quieres reproducir un queso,

sería bueno echar una pequeña comparación.

Vais a ver el grosor de la gianduia, ¿verdad?

Sí. A ver. El queso de tickets.

Se ve más blanquito y todo por arriba.

La estética está superlisa.

Y vemos que tiene una capa muy fina y muy delicada.

A ver. De entrada, el tuyo

no ha entrado en la cajita. ¿Por qué no?

Porque tiene mucha gianduia. Claro.

Porque tiene, como tú bien dices, más gianduia.

Vamos a probarlo, pero deduzco

que esa gianduia será más protagonista.

Sí. Un exceso de dulzor que no nos interesa.

Vamos a probar.

Sabrá mucho a avellana.

Tenemos dos problemas principales, que es la galleta y el baño.

Con el secado, lo que quieres es retirar el exceso.

Lo máximo. Es una elaboración espectacular.

Una mousse de queso perfectamente ejecutada.

La mousse está maravillosa

con una cobertura y unos detalles que se hacen

con una gasa y demás. Y unas galletitas que,

fíjate la tontería de diferencia entre esto y esto.

Muchísima. Qué vergüenza, por Dios.

Es otro postre.

Marta, yo creo que da gusto verte trabajar.

Pero es verdad que era una prueba para ser muy meticuloso

porque estamos a un paso de la Final.

Sí. Y muy pocos habéis sido

virtuosos o pulcros para ser casi exactos en la réplica.

Problema de equilibrios, como todo, Marta.

(MARTA) Hoy era el día para lucirme y para hacerlo bien.

Al final, es repostería. Me sabe mal que por culpa

de estas inseguridades,

pues he dejado pasar por delante de mí una superoportunidad.

Aspirantes, la cata ha terminado.

Tenemos que deliberar para decidir

quién ha sido el mejor de esta prueba.

Está al lado de Cuba. -Es tropical.

El clima.

Sonrisa. No me vengas con lloros.

Antes, los lloros. Ahora, la risa.

Listo.

Aspirantes, el arranque de la Semifinal exigía

una prueba a su altura.

Sabemos que los cinco postres no eran sencillos.

En general, estamos contentos

con el resultado. Gracias.

Ha habido tres aspirantes a los que se les ha notado

que no les apasiona los dulces.

Ketty, Toni, Daniel, vuestras réplicas tenían defectos

y no han estado al nivel de los originales.

(TONI) Hacer otra cagada

puede hacer que no llegues a la Final. Hay que estar el 100%.

Oxana, Marta, en cambio, a vosotras

os hemos visto trabajando muy concentradas,

aprovechando las directrices de vuestro chef

y eso se ha notado en el resultado.

¿Qué pasa, Oxana? No he terminado de decir nada.

Agárrala, Toni. -Estás como un flan, cariño.

Aguas cristalinas.

-Morenos tropicales. -Morenos tropicales.

Hombres musculosos. El mejor de este reto,

además de una importante ventaja, se va a llevar como premio

un puesto de trabajo durante un año

en las cocinas del complejo Catalonia Bávaro

de Catalonia Hoteles y Resorts,

en República Dominicana.

Y el mejor ha sido...

¡Oxana!

(Aplausos)

Estoy tan feliz, que no lo creo ni yo.

Oxana, ¿estás contenta? Contenta de verdad.

Es que... (RESOPLA)

¿Dejarás Gijón? Dejo Gijón, claro.

¿Y el noviete nuevo? Esperará.

-Te lo llevas. -No. Es trabajo. Es diferente.

De Moscú a Gijón y esta no vuelve

de República Dominicana. -Quién sabe.

(TONI) Lleva un nuevo tornado a República Dominicana: Oxana.

Va a arrasar con República Dominicana.

Va a poner firmes a todos.

Oxana, Eva Micaela, de la primera temporada,

tuvo un premio así en México, en un resort fantástico.

Todavía está allí.

De jefa de cocina, con un puestazo,

haciendo "show cookings" por todo México.

Joder. Vas a triunfar. Oxana, no pierdas de vista

tampoco la ventaja, porque si lo juegas bien,

te puedes asegurar tu paso a la Final.

¡Ostras, Oxana! -No puedo creer que me pase esto.

Tengo que pellizcarme. No sé.

Oxana, que eres tú. Que tú estás sintiendo esto,

viviendo esto. ¡Eres tú!

Esta semana nos quedamos en Madrid para acudir

a uno de los lugares más exclusivos de la capital: el Club Alma.

Esta casa palacio se ha convertido en el refugio preferido

de algunas de las mujeres más influyente de nuestro país.

Aquí pueden trabajar, escuchar música en directo,

recibir tratamientos de belleza o degustar

los deliciosos platos que ofrece su restaurante.

Aspirantes, estamos en el Club Alma,

el club de mujeres más distinguido de Madrid.

Vaya. Teniendo en cuenta que es

un club privado y que la discreción es

una de sus máximas, estar hoy aquí es todo un privilegio.

Guau. Hemos elegido este escenario

para la prueba por equipos de la Semifinal

porque queremos que os contagiéis de una cualidad

que este club maneja a la perfección: la delicadeza.

Necesito yo delicadeza y pulcritud.

Aspirantes, nos habéis demostrado en la última prueba de exteriores

que sabéis trabajar con ritmo. Hoy vamos a exigiros

que trabajéis con sensibilidad. Vale.

Este cocinado os va a servir de entrenamiento

para el exterior de la semana que viene,

que va a ser muy exigente. Estamos hablando de la Final.

No puedo creer. -Impresionante.

Qué fuerte.

Ya podéis organizaros bien desde el principio,

porque hoy vamos a mirar con lupa

cómo presentáis cada elaboración.

Bueno. -Madre mía.

Os advierto desde ya que plato que no esté

impecablemente presentado,

plato que no se sirve. A por todas.

-Hacerlo bonito. -Todo perfecto.

(DANI) Con todo lo que he aprendido

de los jueces, las clases recibidas,

he aprendido a emplatar, a hacer cosas y espero

que estas manos de elefante hagan un trabajo fino.

Como lo importante hoy es comprobar

si sabéis trabajar con elegancia,

trabajaréis todos en un mismo equipo.

Nuestra valoración será individual. Vale.

Oxana, por haber sido la mejor en la prueba anterior,

te has ganado el privilegio de ser la capitana.

Gracias. Pero atención, porque hoy

no voy a pedirte rock and roll.

Hoy quiero sentir que tengo delante

a los mejores bailarines de vals.

Huy. -Entiendo.

Con elegancia. Acércate a por los delantales

de tu equipo y repártelos.

(OXANA) A mí me van a enfocar más ojos

porque soy responsable de organizar, poner calma.

La culpa, en general, me la voy a llevar yo.

Con mucho temblor. Cuando estoy así,

me viene arriba toda la fuerza que llevo por dentro.

Aspirantes, os enfrentáis a un menú compuesto

de cuatro platos exquisitos. Cuatro platos.

Un entrante.

Flor de alcachofa confitada con brandada de bacalao

y pan de ajo-perejil.

Está bien. -Vale.

Qué rico. Un primero.

Salmonete con rabitos de cerdo

y mayonesa de encurtidos. Qué bueno.

Madre mía, los dibujitos. Un segundo.

Pichón de bresse con reposado de ensalada líquida de guisante

y foie asado.

Qué rico.

La decoración es chunguísima.

Hay que hacerlo. Y un postre.

Bombón de chocolate y avellanas. Muy rico.

Qué bonito, por favor.

Cocinaréis para 15 mujeres que se caracterizan

por tener los mejores paladares de España.

Son algunas de las mejores chefs, maîtres, sumilleres

y críticas gastronómicas de todo nuestro país.

Eso significa, aspirantes, que hoy no va a haber lugar

para el error.

Nuestro supermercado proveedor de alimentos

os facilitará todos los ingredientes

que necesitáis para cocinar y donará el excedente

que no utilicéis a comedores sociales.

Contaréis con 150 minutos para elaborar 15 raciones

de cada plato. Os hemos dado tiempo de sobra

para asegurarnos de que no hay carreras ni prisas en cocinas.

Vale. Sí, chef. Queremos veros cocinar

con templanza y serenidad.

Aspirantes, os recuerdo que quienes superen esta prueba,

se convertirán automáticamente en finalistas

de la sexta edición de "MasterChef".

¿Estáis preparados para demostrarnos

que merecéis estar en la Final?

(TODOS) ¡Sí, chef!

Pues a por ingredientes y a cocinas

en tres, dos, uno, ya.

Venga, va, chicos.

Venga. -Va, ¿eh? Va, va.

Vamos, chicos, vamos. -¡Vamos!

Vamos, ánimo, chavales.

Vamos, equipo. -Venga ahí.

Vamos, chicos.

Vale, lo primero, Marta y mi querida Ketty,

pelar 40 alcachofas sin la colita para confitar.

Vale. -Y después te pones

con el bacalao para rellenar las alcachofas.

Tú, Toni, sacas las pechuguinas

y después te pones con el foie gras.

Perfecto. -Tú, Dani, el pescado. Limpiar.

Yo me voy a poner a cocer los rabitos de cerdo con carne

para hacer rulitos y directamente voy

a hacer praliné.

Y ya está. -Pero hablad, por favor.

No quiero mandar. -Vale.

Vale, chicos. -Venga, va.

¡Una, dos, y tres! ¡Olé!

Vamos. -Rápido, rápido, rápido.

Voy a coger una cacerola para las alcachofas.

¿Vale, Ketty? -Vale, perfecto.

Aquí para confitar las alcachofas.

40 alcachofas, contando.

Dos, cuatro, seis...

Para elaborar el entrante lo primero que deben hacer

Marta y Ketty es limpiar las alcachofas y confitarlas.

Posteriormente la rellenarán con brandada de bacalao.

¿Cómo está de caliente el aceite?

Ya, lo acabo de ver, 45 grados.

Déjalo, entre que los limpias todos se pasará el tiempo.

Vale, para pasar esto rápido porque se oxidan.

Oxana. -Sí.

Escucha, ¿limpio 5 salmonetes?

Son 15 platos, sí. Media por cada plato.

Pues haz 7, por favor.

Esto iba con escamas. ¿No, niña?

Sí, sí, con escamas.

Para el plato de salmonete el primer paso es cocer

los rabitos de cerdo y limpiar bien el pescado,

teniendo especial cuidado con las escamas

ya que se freirán para obtener un crujiente sobre el lomo.

Voy a filetear esto.

De cola a cabeza, ¿no? -Sí.

¿Qué tal vas, Toni? -Muy bien.

Estoy haciendo el fondo oscuro. Luego voy a ponerme

con el caldo de pollo también. -Vale.

Para el pichón de Bresse con ensalada líquida

de guisante y foie asado Toni debe sacar

las pechugas de los pichones y elaborar un caldo oscuro

y un caldo de pollo, que servirán de base

para las salsas que lo acompañan.

Creo que con 5 hay suficiente.

Echo los huesos.

Hacemos un par más por si acaso.

Vale. Estoy súper tranquila. ¿No me lo notáis?

Sí, se te nota.

Ahí estamos. -¿Te ayudo, Toni?

No, estoy pillando el punto. Ahí.

Ya está. -Qué buena pinta tiene eso.

Sí que tiene buena pinta.

Qué rico.

¿Puedo usar este fuego, por favor?

Úsalo.

Sí, hay que encender, espera. ¿Qué tal, aspirantes?

¿Cómo estamos? Me gustaría hablar con la capitana.

Oxana, por favor. Sí, sí.

¿Qué tal, Oxana? Sí, estoy un poco nerviosa.

Porque es mucha responsabilidad.

Son platos bastante elaborados. Complejos, sí.

Pero hay que descargar los nervios,

focalizarlo, centrarnos. Estoy bien.

Buenas maneras de cocinar. Organización.

¿Cómo has organizado al equipo?

¿Quién se ha puesto con la alcachofa?

Con la alcachofa están puestas Ketty y Marta.

Siguiente plato, salmonete. ¿Quién lo hace?

Salmonete está Dani.

Y después está Toni con pichón y yo personalmente

acabo de poner a cocer rabitos de cerdo y caldo.

Hay una cosa que me preocupa. Sí, dime.

Me falta un plato. ¿Postre te falta?

Claro. ¿Y dónde está? Sí, el postre voy ahora mismo.

Estoy hablando contigo y después voy a hacer...

Pero automáticamente, porque seguro que el postre

tiene elaboraciones que habrá que congelar.

Lleva un helado. Sí.

Tiene la misma importancia un postre que la alcachofa,

que el pichón y el salmonete. Sí, ya lo sé.

Primero los organizamos. Vale, un poquito más deprisa.

Sí, vale. Es que si no, no llegamos.

Sí, vale. Sí, chef.

Vamos a darle marcha a la cocina.

Un poquito de velocidad me falta.

Capitana, voy a echar las alcachofas.

¿Está a 75? -Sí.

Mantén y ve bajando un poco. -Sí, lo bajo un poquito ahora.

Vale, voy con postre. -Venga, chicos, con ritmo.

Vale, vamos, vamos.

Azúcar, 500.

A ver... perfecto.

El postre es un bombón de chocolate y avellana.

Lo primero que debe hacer Oxana es elaborar un praliné,

una masa a base de azúcar, agua, avellana y almendra.

Chicos, ¿todo bien? -Sí, todo bien, Oxana.

Sí, Oxana.

Cuando necesites ayuda me avisas para el postre.

Yo decidí para el praliné tostar un poco

la avellana y la almendra. ¿Cómo lo ves?

Pues bien, guay. Tuéstalo un poco.

Tostamos la avellana.

Y almendra un poco.

Yo me pongo con el bacalao ya. ¿Vale?

Vale, perfecto. -Pues vamos a confitar.

Esto lo pongo así tal cual. -Sí, ve contando.

¿Cuántos trozos? -Piensa que es brandada

para rellenar 30 alcachofas. -Vale.

Para el plato de alcachofa Marta y Ketty deben realizar

dos elaboraciones de bacalao diferentes.

Por un lado confitar el pescado para hacer la brandada.

Y por otro, separar las pieles del bacalao

y cocinarlas en agua para que suelte la gelatina.

Con ella realizarán un crujiente

que decore el entrante.

Ya está el bacalao confitando.

Oxana. -Dime, Ketty.

Mira, esto nos llegará... -Esto lo podemos bajar.

Cuidado, voy a quitar el exceso de aceite.

Cuidado aquí.

¡Joder!

¡Cuidado, Toni, por favor! -¡Fuego, fuego!

¿Para qué están los bomberos?

Apágalo como sea. -¿Para qué están los bomberos?

Sí, mira, ¿esto nos llegará para lo que es relleno?

Yo creo que sí. -Vale, perfecto.

¿Te puedo ayudar en algo más? -Sí.

Vale. -¿Vale? Yo con postre.

Vamos a ver, tengo que echar el vino tinto.

Vamos, vino tinto.

Ahí.

Vale, pues ya están todas las pieles en remojo.

Vale, perfecto.

Oxana, ¿voy haciendo el pan de ajo de la alcachofa?

Perfecto. -Guay, pues voy haciéndolo.

El pan tiene que estar bien triturado

para que pase por el sifón. -Sí, sí, voy a triturarlo.

Yo no sé si va a triturar esto bien. ¿Cómo lo ves?

Igual te pido luego esta trituradora.

Porque esto no sé si va a triturar bien.

Vale, pero después porque voy a hacer una mayonesa.

Sí, luego digo.

Dani, ¿vas bien?

Un trabajo de chinos es esto.

Y yo para finezas no soy muy fino, la verdad.

Ya está, está perfecto.

Hola, chef. ¿Qué tal? Bien. ¿Y vos?

Pues estoy aquí triturando perejil y ajo para el bizcocho

de sifón de pan de ajo que va con las alcachofas.

Ya tenemos las alcachofas confitando,

el bacalao para la brandada también confitando.

La piel aquí para que suelte la gelatina.

Ahí no va a soltar ninguna gelatina.

La gelatina la suelta cuando le das temperatura.

Está mal, ¿no? Eso pones muy poquita cantidad

de agua mínima. Vale.

La caliento un poquito, le pongo la piel,

la fundo muy ligero, lo cuelo y tal.

Vale, entonces lo pongo en el fuego.

Venga. ¿Qué pasó ahí?

Hay que poner las pieles al fuego con agua.

Vale. -Igual vamos mal de tiempo.

Pero vamos a hacerlo bien y lo va a salir.

Perfecto.

Dani, ¿cómo vas si te pongo aquí esto?

Bien. ¿Al fuego lo quieres? -Sí. Tiene que estar

no menos de 55” y no más de 65”, ¿vale?

Vale, pero eso yo estoy a otra movida.

Sí, yo me encargo.

Mientras voy a ponerme con el sifón.

Oxana, ¿cuántos trozos de foie hacen falta para cada plato?

Dos para cada uno. -Vale, pues ya está.

No sé, no sé...

Opinión, chef. El pichón no lo veo mal dorado.

Pero podría estar un poquito más.

Vale. Pechuguita de pichón.

Están aquí. ¿Sabemos cómo va eso,

cómo se hace una pechuga de pichón?

Vamos a hacerlo sólo por el lado de la piel.

La vamos a hacer con la mantequilla

en vez de con aceite para que quede más grasita.

No. Tengo una sartén medio fuerte.

Vale. Gotita de aceite,

sólo engraso la piel un poquito.

La doro y si le quiero poner un poco de mantequilla

porque me parece que el dorado es más interesante, genial.

Pero si empiezas con la mantequilla

se va a quemar la mantequilla y nos quedará un horror.

Vale. Opción rápida. Doramos.

La carne poquito hecha, reposamos un poquito

en un lugar cálido. Vale.

Que esté caliente y ya está. Vale.

¿El foie gras cómo lo vas a hacer?

Lo voy a meter en el abatidor y luego va frito.

Bueno, me parece bien, si lo haces bien.

Lo que sí es cierto es que el foie gras congelado

no sufre porque es todo grasa.

Y que esté congelado no va a afectar a su calidad.

Vale. Como tú veas.

Me preocupa más el pescadito.

Porque hay una escama que se tiene que respetar

para freírlo con toda la escama,

que ahora mismo está ahí en la bandeja.

Y veo todas las escamas sueltas por ahí.

Y voy a ver Dani qué me cuenta.

Hola, buenas. ¿Este bacalao de quién es?

Mío. Estamos a 59”. No pasamos de 60.

Oye, hay agua a lo loco. Vale, voy a quitar.

No, ahora ya te lo has cargado. Vale.

Porque el sabor está diluido. Sí.

Dale un hervor, fíltralo y redúcelo a la mitad.

Y ya está. Perfecto. Pues venga.

Le voy a dar un hervor a esto. Venga.

Cuando hierva ya lo saco y lo reduzco a la mitad.

Oye, intenta no manosear mucho el pescado.

Si no lo puedo manejar bien no le puedo quitar las espinas.

Es muy sencillo, el pescadito tiene una escama

que a última hora vas a tener que hacer así.

Clac, clac, clac. Girarla.

Porque si está pegada toda la escama

cuando le echas aceite y la fríes

se queda hecha una capa.

No se queda toda separadita

y bonita como estaba en el plato.

Si encima la hemos limpiado fatal...

¿Sabes lo que pasa aquí? Que aquí no hay escamas.

¿La escama dónde está? Por aquí.

Porque estamos tratando el pescado mal.

Vale. Espabilar, queda poco tiempo,

mucho curro. Menú serio y esto no es un vals.

Oído. -Oído, chef.

El salmonete es un curro muy delicado.

Límpialo, saca los lomos y espina por espina

con pinzas, con las manitas, que no se te vaya la escama.

O sea, chico, yo no puedo correr más de lo que doy.

Esto ya está casi, ¿eh? Yo creo que el bacalao ya está.

Esto se empieza a abrir.

Esto está al mínimo, ¿vale? -Guay.

Creo que va bien de temperatura.

Me pongo con la brandada. -Sí, señora.

Vale, pues voy a ponerme a tope con esto.

Para la brandada de bacalao se separan las pieles

de los lomos una vez confitado el pescado,

y estos se trituran con nata y ajo seco.

Vale, la brandada está.

Eso voy a ver cómo va. Espérate.

Venga, va. A tope, va.

Vale, esto ya ha dado un hervor. Lo cuelo.

Y lo reducimos a la mitad de esto.

Vale, perfecto.

Chicos, hice praliné para 3 elaboraciones.

Voy con Dani a limpiar el pescado.

Venga, chicos, que no decaiga el ánimo.

Para que no se nos vayan las escamas lo tienes

que coger con cuidadito. -Okey.

No tienes que quitar escamas. -Sí, vale.

¡Oxana! Sí, voy.

Estoy con el pescado, sí.

Ven aquí. Sí, voy.

Sí, dime. ¿Tú cómo lo ves ese praliné?

El praliné, cremoso. No, cremoso no.

Un praliné malo, mal hecho.

¿Has pelado las avellanas? Sí.

¿Sí? No.

¿Entonces para qué dices que sí?

Lo hago otra vez. Las cosas se hacen con prisa

pero se hacen bien hechas. Lo importante

es que el resultado sea excelente.

Estamos en la semifinal. Ya lo sé.

Estas avellanas tienen que coger un color dorado.

Lo hago otra vez. Doradas, no quemadas.

Esto es quemado. Vale.

Si no están acabas y bien hechas

el praliné es una porquería.

Samantha, yo tampoco soy especialista en hacer pralinés.

Bueno, estamos en la semifinal.

Y un praliné creo que os hemos enseñado.

Yo me voy a dedicar a la pastelería.

Pero voy a estudiar.

Es que tostar unas avellanas es de primero de pastelería.

Sí, ya lo sé, yo lo tosté.

Ahora lo hago otra vez. Hago el caramelo.

No, primero tuestas. Mientras que se tuesta

vas haciendo el caramelo. ¿Vale?

Vale. Que no avanzamos.

Vamos, Oxana, por favor. Vale.

250... más dos bombones.

Estoy haciendo la cosa que más me gusta en mi vida.

Y no me sale, y no sé qué hacer.

No puedo explicarte. Es como si estás sola

en una habitación vacía y oscura.

Ya está, y no ves salida.

Hay que ayudar a Oxana en cuanto podamos.

¿Cómo estás, Oxana?

Venga, Oxana. Va, ánimo. Venga, ¿eh?

¿Qué tal, Oxana? ¿Cómo vas? -No voy a llorar.

A tomar por culo, no esperes que vaya a llorar.

Es que no voy a llorar y punto.

A tomar por culo todo. Sí, de verdad.

Oxana, venga. Por favor, ánimo.

Oxana, vente arriba, que tú eres muy buena.

Venga, que estamos contigo, Oxana.

Venga, intenta disfrutar. -Sí, hombre.

Venga, Oxana, por Dios.

Estoy que quiero dejarlo todo e ir a no sé dónde.

No, no puedo. No puedo cuando no sé qué estoy haciendo.

No puedo, es que me sube todo por encima.

No puedo, no sé qué estoy haciendo.

No puedo más.

¿Cómo vamos, Oxana? ¿Qué pasa?

¿Qué pasa?

Eh.

Oxana, ¿qué pasa?

Eh, ¿qué te pasa? -No me salen las cosas.

Pero bueno, tranquila.

Entiéndeme, yo quiero ser repostera

pero no puedo saber todas las recetas.

Claro, lógico.

Bueno, tranquila.

Lo primero...

Eh, Oxana. Oxana, Oxana. Tranquila.

Es que me lo tomo muy a pecho.

Vale, muy bien, pero no te bloquees.

Lo primero tranquilidad. Tienes talento de sobra.

Lo vas a hacer bien.

Serénate. No la quiero cagar ahora.

Tranquila, ¿vale? No te bloquees.

Te quiero ver bien. ¿Vale? Gracias, Pepe.

Yo necesito a alguien al lado, sola no puedo hacerlo.

Tranquila. Gracias, Pepe.

¡Vamos, Oxana! -Venga, cariño, muy bien.

Eres nuestra capitana.

Ketty, baja por favor a 100” la almendra tostada.

A 100”, por favor. -Vale.

Las alcachofas las voy a apagar ya.

Venga, va. -Yo creo que esto ya está.

Hay que quitarle algunas hojitas.

Voy a ponerme a hacer los bizcochos de pan de ajo

cuando acabemos esto. -Vale.

Mira a ver cómo va la gelatina. -Vale.

Yo creo que ya está. -Así, ¿la pongo sin más?

Sí, extendido. -¿Así?

Sí, dale con una lengua

para aprovechar todo. -Vale.

Voy más lento con las espinitas.

Es que tú tienes ahí trabajo de chinos.

Es un coñazo.

Antonio, ¿cómo vas?

Pues estoy aquí cortando las setas

para tener la mise en place preparada

para el momento final.

Qué buena pinta tiene eso, Antonio.

Sí que tiene buena pinta.

Y rico de sabor. -Qué rico.

Yo me he metido en la cabeza lo que nos han dicho los jueces

que había que cocinar hoy con delicadeza y tranquilidad.

Yo intento aplicarlo al máximo.

Espero que valoren bien mi trabajo

y pueda ser finalista ya.

Capitana, mira, ¿esto así? -Sí, al horno ya a 50”.

A 50. -Te lo bajamos a 50.

No, no, no lo saques. Bajamos a 50, no pasa nada.

Bajamos a 50.

Este es el primero y tiene que salir rápido.

Entre que va cociendo puedo ayudar lo primero.

¿Sabes lo que puedes hacer? -Sí, dime.

Esa brandada pasarla a una manga pastelera.

Sí, vale. -Guay.

Y el bizcocho voy a hacerlo yo ahora.

Vale. ¡Vamos, chicos!

Venga, chicos, con ritmo.

Un poco más, por favor, y sacamos.

Va, chicos, ¿eh?

Dani, ¿quieres que te ayude a limpiar?

No, si ya me quedan tres lomos nada más.

Vale. Oxana.

Sí, chef. Lo que no puede ser

es que Dani lleve toda la prueba

para limpiar 7 salmonetes.

La responsabilidad del servicio es tuya.

Vale. Y que ellos funcionen.

Vale. Porque si no ellos se relajan.

La capitana eres tú. Ya lo sé.

Sabes cómo me gusta ser capitana.

Vale, ¿sabes quién transmite la responsabilidad

de estos comensales tan importantes?

Se lo tienes que transmitir tú a ellos.

Estamos casi en la final.

¿Te esperabas estar en la semifinal?

¿A que te sorprende?

¿Sabes por qué estás en la semifinal?

Porque estoy buena.

¿Porque estás buena? Estás buenísima, Oxana, cariño.

Porque eres buena. Esto no va al azar.

Hoy estás siendo tu peor enemiga.

Sí. Pues tienes que cambiarlo.

Relájate. Vale.

Sácalo, por el amor de Dios. Okey.

No estoy preparada para mandar

un equipo de cocina profesional.

Yo no puedo decir: "Oye, pon más marcha."

Que no lo puedo decir.

Si no puede ir con más marcha sacando espinas, no puede.

Está haciendo bien su trabajo.

Prefiero que lo haga bien a que lo haga mal y rápido.

Marta, mete por favor los bizcochos al horno.

Ya los tengo, Oxana. O sea, que desagóbiate.

Vale. Lo primero está, ¿no? ¿La vela esta cómo está?

A ver, algo se puede salvar.

Es para 15 personas. ¿Qué tenemos que hacer?

Sacar de aquí lo que podamos. -Y si no hacemos otra más.

No se puede, Oxana, no hay más. -Vale.

Hay que sacarla cuando enfríe. -Sí, cuando enfríe.

Oxana. Dime.

Esto es el celofán del bacalao del entrante.

Sí. Yo te digo, esto está mal.

Lo habéis puesto demasiado irregular y ha quedado muy feo.

Ya, ya lo sé. Y mal no se puede sacar nada.

Tiene que salir todo espectacular.

No quiero nada mal hecho en un plato.

No podemos salvar esto, ¿no?

Me extrañaría que sacaras 15 raciones.

Lo vamos a intentar porque no no nos da tiempo para más.

Oxana. -Dime.

¿Qué te falta por aquí? -¿Están los salmonetes limpios?

Sí. -Perfecto.

Hace falta, con mucho cuidado, sacar las velas.

No tenemos otra, tenemos que sacar esto.

¿Sólo tenemos esto? -Sólo tenemos esto.

Aspirantes, nuestras invitadas ya han llegado.

Están aquí y me tengo que ir a recibirlas.

Espabilad, porque en 15 minutos quiero que salga

la flor de alcachofa. ¿Oído?

(TODOS) ¡Oído, chef!

¡Vamos allá! ¡Rápido, vamos!

Es que esta mierda es un trabajo de chinos.

Te echo una mano, Dani. -Tienen que ser cachos iguales.

Espera, mira. -No sale así, ya lo he probado.

¿Con esto? -Sí que sale, sí.

Sacando velas como podáis. -Pero con mucho cuidado.

Tienen que salir bonitos. -Vale.

Venga, vamos a emplatar ya, chicos.

Queridas comensales,

gracias por aceptar nuestra invitación.

Estando en un club tan elegante como este era obligado

ofreceros hoy un menú lleno de delicadeza.

Confieso que estoy encantada,

porque mire donde mire sólo veo talento.

Así que me gustaría aprovechar esta comida para hacer

un homenaje a todas las mujeres que luchan incansables

para triunfar en su profesión.

(Aplausos)

Aspirantes, en 5 minutos sale la flor de alcachofa.

A emplatar ya.

Oído, chef. Vamos a emplatar. -Oído, chef.

Con esto sacamos algo porque otra piel no tenemos.

Eh. Otra piel no tenemos.

Magia potagia.

Otra piel no tenemos.

Pero yo pensaba que no sacarías ni medio.

Va a ser simbólica,

pero habrá piel de bacalao. Sí, vale.

Oye, lo que tienen que darse cera es en eso.

Sí, vale. Voy. Vaciar, vaciar, vaciar.

Rellenar con el bacalao. Vale.

Quiero que salgan. O sea, que ya podéis correr.

Oído, chef. -Oído.

Oye, esto es un milagro, ¿eh?

¿Esto es cosa tuya? Bueno, de todos.

Pensaba que no sacaríais nada.

Nos pusimos ahí poco a poco y algo salió.

Oye, tú que estás un poquito centrada,

mete caña ahí que si no no va a salir.

Chicos, por favor, miren.

Dani, cuidado con las hojas. -Vale.

¿Tenemos esto contado, chicas? -Sí, está contado.

Están más de la cuenta, pero cogemos los más "guapos".

Vale, coger los más "guapos". -Sí.

¿Cuánto lleva cada plato? -Yo creo que eran dos.

Sí, dos alcachofas por plato.

Toni, ¿cómo vas?

Bien, lo tengo todo organizado.

A ver, vamos a colar.

Marta, estiramos 15 platos aquí, por favor.

Vale, uno, dos, tres...

Toni, ¿necesitas ayuda? -Pues necesito que me busques

los guisantes por favor, si puedes.

Ahora mismo voy. No te oí bien, pero voy.

Vamos, chicos.

Guisantes. -Vale, están ahí.

¿Ya está? Pues vale. -Organízanos, Oxana.

¿Quién hace qué?

Ahora saco alcachofas. Aspirantes, ¿cómo vamos?

Ya estamos preparando para emplatar.

Deberíamos estar emplatando ya. Sí. Marta, Dani, Ketty.

Vale, pero una cosita, por favor.

Primer fallo. Plato de la alcachofa.

Plato negro. Pues a cambiar, corriendo.

¿Qué pasa, no nos enteramos de lo que ocurre o qué?

Pues deberíamos enterarnos. Primero, mesa limpia.

Segundo, contados los platos.

Oído. -Voy contando los platos.

Voy poniendo alcachofas. Tú los bizcochos.

¿Tú pones las alcachofas? -Sí.

Vamos, venga. Poned 15 platos, por favor.

Una, dos, tres... Cuatro platos faltan y ya está.

¿Tenemos ya lo 15 platos? Sí, tienen que caber aquí.

Pues emplatando perfectamente.

Yo pongo bizcocho. -Vale, la flor la pongo yo.

Vale, emplatando, chicos. Venga, rapidez.

Una, dos. Y una, dos.

Venga, hagámoslo bien.

Vamos.

Venga, rapidez.

Venga, Ketty, con delicadeza.

Venga.

Lo saco como esté en un minuto.

En un minuto sacamos, Pepe. Venga, vamos.

Marta, vaya tela con el celofán, ¿eh?

Ya, ha sido mi culpa. -Hemos sido todos.

Eso es como si nada, 0,01 gramos.

Mira, aquí hay otra más. -Otra más aquí.

Salvamos último. -Ahí.

Sí, aquí.

A ver... yo creo que ya. Estupendo.

A mí me gusta. -Ya está.

Camareros, por favor, adelante. Gracias.

Con mucho cuidado, chicos.

Oxana, en 15 minutos sale el salmonete.

Así que vamos con ello.

Sí. Venga.

Queridas comensales, degustaréis un menú

de cuatro platos que inauguraremos

con un delicioso entrante.

Flor de alcachofa confitada con brandada de bacalao

y pan de ajo-perejil.

Bueno, bueno, bueno, bueno. Cuánta mujer importante

del mundo gastronómico nacional.

¿Qué os ha parecido el entrante?

A mí me ha gustado mucho.

Pero para mi gusto confitaría más la alcachofa.

La verdad que está rico.

La brandada está un poquito terrosa,

podía ser más fina, con más delicadeza.

Pero está rico.

Me gusta muchísimo oír vuestras valoraciones

y las tendremos en cuenta

a la hora de puntuar a nuestros aspirantes.

Gracias. Muchas gracias.

Capitana. -¿Sí?

Iba un lomo en el plato de salmonete, ¿no?

Sí, un lomo. -Vale.

Lo ponemos de cara a las escamas.

Sí, y con aceite caliente

para levantar las escamas. -Vale.

Voy con postre. -¿El praliné está hecho o no?

No. -Aquí esto hay que pelarlo.

Primero triturar esto y después añadir en el sirope.

Esto yo creo que lo voy a empezar a hacer de cero.

Vale, son 500 gramos de azúcar y 200 gramos del agua.

Hasta que llegue a 110” y entonces incorporo

las avellanas ya trituradas.

Me pongo a tope, Oxana. -Vale.

Voy con manitas de cerdo. -¿Tú estás haciendo el cerdo?

¿O quieres que me vaya con Dani mejor?

Tú lo que quieras.

Te digo porque el pichón lo tengo ya todo.

Tengo que acabar esto.

Perdón, chicos, rabitos de cerdo.

No están hechos. -Ya, pero no están hechas

porque necesitan tiempo. Tápalo.

Pero no, hay que sacarlo. ¿Cuándo lo vamos a hacer?

Hombre, por favor. -Pues sácalo.

Sácalo. -Yo estoy con esto.

Lo has metido tú, no yo.

Y lo estoy vigilando yo lo que has metido tú.

Pero eso está duro todavía. Es que está duro.

Pero hay que sacar con el segundo plato.

Vamos a hacer una cosa, lo sacamos y lo rascamos

todo lo que podamos, lo enrollamos y lo sacamos.

¿Vale? -Perfecto, voy a hacer esto.

Guay, ya tenemos esto para el praliné.

Muy bien, Marta.

¿Esto lo has hecho alguna vez en tu vida?

Nunca. ¿Si no sabemos cómo va

qué hacemos? Pues haciendo primero

una prueba con los más feos y si no pues rectificar.

Esa es la idea, pero no sé si está bien o no.

Lo que me pone muy nervioso sobre todo es tu actitud.

La actitud esta de: "Si sale bien, bien.

Si no sale bien, bueno." Estamos en la semifinal.

Y tú llevas toda la prueba para limpiar 7 salmonetes.

Si yo lo quiero hacer bien. Pero si no sé cómo.

¿Sabes cuál es el primer problema?

No cojo todo el pescado, lo hago de uno en uno.

Tengo una fuente ahí.

Me cojo el lomo que más o menos he separado la escama, ¿vale?

Ketty. ¿Sí?

Te lo voy a contar también a ti.

Sí. Porque me has arreglado

el celofán de bacalao, te he visto centradita.

Y como a él le veo un poquito que le da igual

también te lo cuento a ti. Sí.

El lomo, un poquito de aceite

para que no se pegue en el colador.

Aceite, que esté humeando. Vale.

¿Vale? Sí, vale.

Y todo el aceite. Okey. -¿Todo ese aceite para uno?

Claro, porque quiero que se fría.

Vale, vale. Quiero que se fría,

que quede frita.

Ahora está medio cocido. Le falta un golpecito de horno.

lo pongo ahí, lo saco todo

y a última hora un golpecito de horno.

Y ahora necesito aprovechar tu energía,

sustituirla por esta pasividad

de alguien que no quiere darlo todo.

Y que lo hagamos bien. Vale.

Venga, Dani, que tú puedes.

Venga, va, chicos. Va, con ritmo.

Vamos, ánimo, chavales.

Toni, ¿cuántos rulitos son? ¿Tres por plato tienen que ser?

Sí. -18 rulitos entonces.

Esto tengo que meterlo ya, sí o sí.

Porque no da tiempo.

Hazlos pequeñitos y aprovecha. -Vale.

Me pongo con lo siguiente,

La gelatina de azúcar moscovado.

Para elaborar la gelatina de azúcar moscovado

Marta tiene que calentar azúcar en agua a 90”

y añadir hojas de gelatina hidratadas.

Una vez colada esta mezcla se llevará al frío

hasta que se solidifique.

Bueno, ¿qué pasa aquí? ¿Cómo va ese salmonete?

Bien, va. Oxana. Capitana.

Dime. Con ese rabo de cerdo

vamos a tener un problema, porque eso debería estar

ya hecho un rulo y frío. Ya está.

Eso no le da tiempo a cuajar y a enrollarse.

Lo sacamos. ¿Vale?

Me fío de ti. Si tú dices que lo sacas, te creo.

Venga, ya deberíais estar emplatando, ¿vale?

Y este plato va a salir con retraso digas lo que digas.

Con todo mi cariño, pero...

Ya voy con platos, chicos. Venga, Ketty, un poco más.

Cuidado, Pepe, que te quemo. No te preocupes.

Eso es.

Vale, ya está. Venga, poniendo aquí, Ketty.

Hay que levantar las escamas.

Levántalas un poquito. Venga, ayúdalo.

Me llevo esta bandeja al horno y luego hacemos otra tanda.

Venga, vale, pero dame más.

Voy con otra. Venga, rápido.

Ponme más aquí y vamos haciendo.

Voy, voy, Pepe. Oxana, pongo los salmonetes

al horno, ¿vale? -Vale.

Tres, cuatro, cinco...

Aspirantes, este plato, el plato de salmonete

está oficialmente retrasado. ¿Oído?

Oído, chef. Así que ya podéis volar.

Oxana, ¿saco los rollitos? -Sí, a ver cómo está.

Tres por persona, ¿no? Uno, dos...

Intenta no romperlos. No los rompas, no los rompas.

Oye, eso parece butifarra de payés, ¿eh?

Ya lo sé, Pepe. Ya lo sé.

¿Porque no hacemos como una tirita arriba

de todo el montadito al lado y queda mejor que eso?

Ya que está muy desmigado que por lo menos parezca

que lo hemos hecho adrede. Mete todos los rulos.

Una solución, por lo menos va a tener estética

y va a tener un sentido.

Yo voy emplatando el salmonete. Sí, venga.

Tiraremos la salsa con el biberón

y encima pondremos ese rabo desmenuzado.

Venga, rápido. Vamos emplatando aquí.

Venga. Oxana, venid para acá.

Venga, llevamos 10 minutos de retraso.

¿Oído? Oído, chef.

Un poco más, por favor, y sacamos.

Venga, 2 minutos y lo saco, esté como esté.

Hay que poner estar tres juntas aquí.

No podemos hacer esperar a los comensales

20 minutos entre plato y plato. Es una locura.

Aquí faltan, cariño. Aquí debajo de este plato.

Vale, quítamelo. -Y brotes por encima, ¿vale?

Venga, venga, venga. Venga, rapidez.

Venga, vámonos. Venga, Dani.

Madre mía, vaya emplatado. Vaya emplatado.

Oxana, voy sacando ya, ¿vale? Por aquí, por aquí.

Como esté. Vamos sacando, por favor.

Venga, los que lleven la línea de rabo de cerdo que salgan.

¿No nos vamos a organizar nunca para sacar un plato bien hecho?

Vale, pensando en el pichón.

Lo tengo todo preparado. Perfecto.

Todo ya, sólo falta marcar.

Vale, márcala ya. Vale, perfecto.

A continuación degustaréis

un maravilloso salmonete con rabitos de cerdo

y mayonesa de encurtidos.

Quiero pedir mil disculpas

por el retraso que ha habido entre plato y plato.

Hemos tenido pequeños problemas en cocina,

así que espero que lo entendáis.

Vengo a veros por aquí y me voy a sentar

porque hay un sitio y tengo unos tacones altísimos.

Contadme qué os ha parecido el salmonete.

A mí me han parecido un poco secos los rabitos.

Yo pensaba que los iba a encontrar

un poco más melosos o más jugosos.

Y con el salmonete también lo he encontrado un poco seco.

Tiene un puntito de mejora en el punto de cocción.

Sí. Pero han conseguido la escama

crujiente, que también es muy difícil.

Así que no está del todo mal. No, no.

Porque si la escama se hubiera quedado sin cocer

hubiera sido terrible, ¿eh? No hubieras podido comer.

Estaba bien. Nos lo hemos comido

y yo creo que estamos incluso disfrutándolo, ¿eh?

Marta, ¿qué falta? -Si te parece bien

yo me puedo poner con el bizcocho de chocolate.

¿Me pongo yo con esto y tú con el bombón?

Sí. -Genial, pues vamos a ello.

¿Te ayudo por aquí en algo?

Ve salteando tú las setas con el aceite de mantequilla.

Vale.

Salteo una mitad, ¿vale? -Vale, perfecto.

A ver, voy por detrás. Voy por detrás.

Bueno...

No sé si os habéis percatado de que en el pescado

ha habido un retraso importante

y ha salido regulera. Ha sido mi culpa.

Lo del salmonete ha sido mi culpa, lo asumo.

Ya lo sé. Ha salido y el daño está hecho.

Y tú percátate de lo que hace Dani,

que hoy tiene el día gracioso y nos la puede liar.

No sé por qué está metiendo las setas en papel.

¿Por qué? ¿Qué nos molesta? ¿Nos molesta un poquito

de jugo de seta o qué pasa aquí?

Están bien, están bien.

Un poquito de grasa,

fuego fuerte hasta que pierdan la humedad.

Rápido, rápido y las saco. Rectifico de sal y pimienta,

en la sartén si puede ser.

Vale. Chimpún.

Mira, me estás poniendo de los nervios.

¿Cómo te lo digo? ¿Vale?

Venga, date un poquito de cera, guapo, ¿eh?

Como diciendo: "Hay vida en mi cuerpo."

Venga, si en 5 minutos lo tenemos, emplatamos.

Perfecto. Y recuperamos un mínimo tiempo

de lo mucho que hemos perdido con el pescado.

Voy a ver el postre, que me fío menos...

Hola, chef. ¿Eso qué es?

Es la masa del bizcocho. La puedo repetir.

¿De qué bizcocho? Del sifón de chocolate.

A eso le vas a dar un golpe de túrmix súper rápido.

Intégralo bien, lo pasas por un fino y al sifón.

No tenéis nada del postre.

Lo único que tenemos aprovechable es el bizcocho.

¿Qué podemos hacer ahora para salvar esto?

Yo os lo puedo simplificar.

No será el mismo postre. Vale.

Coger una olla como esa, hacer un caramelo.

Vale. Desglasarlo con nata.

Tendréis un tofe líquido.

El bombón, ¿qué haría yo? Mezclo, hago una ganache.

Eso lo enfrío. Sí, vale.

Y aparte caramelo y frutos secos.

Hago un caramelo de frutos secos.

Sí. Lo rompo y rebozo, empanizo

esa ganache con el fruto seco.

Entonces esta no la voy a usar.

No, porque eso no está caramelizado.

Haz lo que ha dicho Jordi, un caramelo con nata.

Os voy a echar una mano porque no lo sacáis ni a tiros.

Os voy a solucionar la papeleta por los comensales,

porque no me está gustando nada lo que estoy viendo.

Aquí está habiendo un error de organización tremendo.

Ya teníamos que tener más elaboraciones.

Así que nada, Jordi, ayúdanos a arreglar este desastre.

Vale, vamos a preparar ya el emplatado del siguiente.

¿Quieres ir poniendo el trozo de pichón arriba?

Las tenemos contadas. ¿No, niño?

Sí, hay más. Hay de sobra.

La pones arriba. Arriba de las setas.

Ah, encima de las setas.

Y la otra apoyadita, así a lo moderno.

Toni, así vale, ¿no? -Perfecto.

Venga, chicos, con ritmo. -Vamos, ánimo, chavales.

Vamos, chicos, venga ahí.

Espera, falta un poco en este. -Oxana, tienes que mandar

aquí a alguien a limpiar platos.

Vale, voy yo. ¿Cómo vamos con ese pichón?

Bueno. Vale, un poco más, Ketty.

Voy por detrás. Venga, tiene que ser

un poco más sin pensarlo tanto. Igual que esto.

De una forma estética, aunque anárquica.

No de estropear el plato. Ah, vale.

Venga, Toni, eso es. Vale, tenemos las setas,

tenemos el pichón, tenemos las salsas.

¿Lleva algo más? Ya está.

¿No lleva nada más? El brote.

Ah, el brote. Pues venga, venga.

Oxana, dame unos cuantos. Camareros, según tengas brotes

vamos sacando platos, por favor.

Vale, podéis salir todos. Vale. ¿Y el foie?

¡El foie! -¡El foie!

¿Nadie se ha dado cuenta de eso?

Nadie, ¿no? Ni la capitana, ni yo, ni tú, ni el otro.

Cago en la mar salada.

Mira que íbamos a recuperar este tiempo.

Y al final, mira...

Cago en la leche, con lo bien que llevo toda la prueba

y se me olvida el foie.

Menos mal que llevo el tiempo bastante bien

y lo vamos a sacar adelante.

Echa una más por si acaso. Vale, va.

Venga, que lo arreglamos.

Nada, ya es un minuto. Lo tenemos.

Toni, mira que íbamos bien. Sí, pero lo arreglamos, chef.

Me llevo estas entonces. Vete llevando.

Llévatelos, Ketty. Venga, vamos al emplatado.

Voy, voy. Venga, vamos colocando, Ketty.

Venga, más cerca del pichón. Que tenga un mínimo de sentido.

Eso es, ahora sí.

¿Dónde está ese foie, Toni? Lo sacamos esto rápido, va.

Joder, me cago en la leche.

Vale, cuidado, necesito mucha prisa

que hay que emplatar esto. Venga, rapidez.

Venga. Ahora sí, camareros, por favor,

ya los que tengan foie gras vamos sacando.

Dos a una. Dos unidades.

Un trozo. -Una unidad.

Vale, una unidad. Vamos con el postre, señores.

El siguiente plato que vais a degustar

es un pichón de Bresse con reposado de ensalada

líquida de guisante y foie asado.

Espero que os encante.

Está muy bien. La verdad es que está muy bueno.

Y de punto, y las setas acompañan muy bien.

La verdad que para ser un producto

tan difícil está bastante conseguido el punto.

Está muy bueno. Las setas salteadas muy ricas.

Lo único que me sobra un pelín

es la ensalada líquida que no la entiendo mucho.

Pero bueno, acompaña bien, está rica.

¿Qué tal? Hola.

Muy bien. Rosa, Cristina,

dos maravillosas periodistas gastronómicas.

Es un honor teneros aquí hoy en "MasterChef"

degustando nuestros platos. (AMBAS) Muchas gracias.

Bueno, ¿conocíais este sitio? No.

El Club Alma, es una maravilla de sitio.

Es muy bonito, ¿eh? -Es muy bonito.

Es de estos palacetes

de Madrid señoriales muy bonito.

Sí, es un club del que hay que hacerse socio.

Y luego puedes venir aquí a disfrutar, a pasar el día,

a trabajar, hay un montón de cosas que hacer.

Si queréis venir luego un día lo probáis

y así luego os hacéis socias, que es fantástico.

Lo probamos. Sí, os va a encantar.

Vamos a hablar un poquito del menú.

Muy bien. ¿Cómo lo veis?

Pues yo lo veo muy bien. Está en su punto el pichón.

El foie también, está bien dispuesto.

Yo también creo que está muy bien.

Y está en su punto el pichón.

A mí es el plato que más me ha gustado del menú.

Muy bien. Y está muy sabroso.

Y un poco crudito, muy bien.

Espero que sigáis disfrutando del menú.

Muchas gracias. Muchas gracias.

Oxana, vámonos al fuego. Vale.

Azúcar. Sí.

Una bandeja con un "Silpat". Vale, voy, bandeja con "Silpat".

Voy poniendo platos, Oxana. -Y limpias, ¿vale?

Oxana. Ahora vengo.

¡Oxana!

Voy, por favor. Por favor no,

si te digo que vengas, vienes. Ya voy.

Ay, madre mía...

¿Me pongo con el bizcocho ya? Sí, tú que lo haces de cine.

Vale, gracias.

Vale, aquí tengo chocolate. Mira.

Okey. No lo toques. No lo toques.

Okey. Con mucho cuidado quiero

que menees sólo la parte de abajo con mucho cuidado.

Poco a poco. Vale.

Sin meter aire, sólo mezclar con suavidad.

Toni, ven para acá. Sí.

Dime, chef. Ahí con esa olla.

Porque si yo me pongo a hacer cosas

me tendré que poner una chaquetilla.

Menéalo un poquito más.

Ya está. No, no está. No está.

No, no está desecho.

¿Remuevo todo? Espérate.

Incorpóralo todo ahí.

Oxana. Sí, voy.

Le das un golpecito de túrmix muy suave.

Sin aire. Venga, esto luego cuando esté frío

haremos un polvo con él e intentaremos darle

a esa ganache con este polvo de caramelo, ¿vale?

¿Te ayudo a vaciarlo? Vale.

¿Ya es suficiente? Sí.

Vale. Tengo nata, tengo caramelo.

Aquí tenemos caramelo, frutos secos y nata.

Vale. El fruto seco y el caramelo

es lo que teníamos que haber hecho al principio, un praliné,

para que sea la base del helado.

Y ahora esto lo pasaremos por un robot

para tener una crema. ¿Vale?

Eso, veo un hielo por ahí. Sí.

Baño invertido y que se enfríe, sin tocarlo.

Vale. Con eso cuando esté duro

haremos una bolita, con esto haremos un polvo.

Tendremos el bombón de praliné.

Ahora lo que quiero es esto meterlo aquí.

Perfecto. Haremos una crema fina.

Añadiremos el líquido, yema de huevo pasteurizada

y eso a la heladera.

y tendremos un helado que sabrá a praliné caramelizado.

Perfecto. Primero, despacito.

Vale, vamos a colar para que no tengamos grumos.

Venga, chicos, que no decaiga el ánimo.

Oxana, coge esto.

Rápido, rápido, rápido.

Aquí tenemos una base digna para un helado de praliné.

Eso a la máquina de helado. Rápido, rápido.

Vale, ¿tenemos el bizcocho por ahí? Está perfecto, está perfecto.

Tía, qué estrés. Lo paso supermal, me van a dar una cera hoy...

-No seas tonta, no te vendas así. -Tengo unas ganas de llorar...

Está siendo desastroso hoy, tengo ganas de llorar, pero...

Parte de mi evolución aquí es no venirme a bajo, yo puedo.

Marta, ¿cómo tenemos el bizcocho de sifón?

Pues está bastante bien. ¡Oxana!

Dime. Ven aquí un segundo, anda.

Toni, no te pases. Dime.

No te pases, Toni. ¡Para!

Para, Toni. ¡Para, Toni!

Pásalo por un colador grueso y si hay trozos muy gordos,

los vuelves a meter. Vale, perfecto.

Tienes el polvo de fruto seco caramelizado,

la "ganache" se está enfriando. Sí.

El helado decente en la máquina. Sí.

Tengo un bizcocho de chocolate y tengo unos frutos secos;

eso se parece a lo que hemos anunciado.

Tenemos 5 min para que enfríe la "ganache" y congele el helado.

Lo que haría; esas dos tabletas de chocolate las rompería.

Sí. Calentaría un poco de nata

y haría una salsa cremosa y rápida de chocolate

para meter aquí un poco de salsa y reforzar el chocolate.

Rápido. Emplatar ya. Vale.

-Venga, oído. ¡Ánimo, chicos!

-Un poco de nata y de chocolate.

-Oxana ha subestimado el postre, lo ha dejado para el final

y era un postre con muchas elaboraciones;

desde el principio teníamos que haber estado dos

haciendo el postre.

-En el fondo, vale, muy bien.

Ahí clavado, ¿vale? Vale.

Yo te hago una sugerencia de presentación, hazlo como creas.

No, no. Pam, pam.

Tenemos el caramelo por aquí, nos falta helado...

Y el bombón de "ganache". Falta la "ganache".

¿Vamos empezando a hacer esto? Sí, se puede ir montando ya.

Perfecto. ¿Me encargo yo del bizcocho, por ejemplo?

Hay que desmigarlo, hago este,

aunque desmigarlo con mi dedo chungo me da asco.

-Marta, por favor, lo hacemos en silencio, te lo pido esta vez.

Por favor, si no, me tiemblan las manos y no me sale redondo.

Marta es muy intensa y prefiero trabajar en silencio;

no me gusta que comente cada paso.

Siempre hablando, hablando... No. A mí me pone esto...

Me acelera un poco esto, aunque ella es así y lo acepto.

¿Tenéis una cucharita por ahí?

Sí, ahora te doy una.

Le falta temperatura. Esta "ganache" no vale.

Bueno, no te preocupes; está muy cremosa y todo el rollo.

Pones un poquito aquí. Vale.

Toni, ¿tienes el helado por ahí? ¡Voy!

Vámonos... Polvito de caramelo por encima.

Y el helado... mi amigo Toni no lo va a tocar demasiado.

Porque no me parece mal que esté sólido como un "biscuit".

No me parece mal, ¿vale?

Dame un crujientito. Ya, ya voy.

Oxana, de la nada habéis sacado esto.

Está precioso, pero...

Precioso, no; para estar hecho en quince minutos es un milagro.

Es un milagro. Sacadlo igual, ¿vale?

¿Me pongo contigo? Quince, para ayer, gracias.

(KETTY) Vale. -Venga, va, a tope.

Esto tiene que salir ya.

-Vamos a darnos prisa y lo sacamos.

-Me falta una aquí y otra ahí. Vamos rápido, vamos, venga.

Un poco de polvo amarillo, un poco de polvito.

(TONI) ¿Ese ya lo tiene? (OXANA) Sí.

Capitana, ¿podemos sacar el postre? Sí, ahora mismo.

Sí, aquí polvito, por favor. -Ha sido un milagro, ¿eh?

Vale, vámonos. Ya está.

(TONI) A este le falta, Oxana. Camareros, adelante.

(TONI) Vale, ya está.

(OXANA) Aquí y aquí, ya está.

Uno, uno, solo. Uno, uno, un lado no dos, uno.

(KETTY) Ah, vale. -Uno.

-Son dos. -Bueno, dos. Ya está.

Y para terminar, un poquito de dulce;

una versión del bombón de chocolate y avellanas.

De nuevo, tengo que disculparme por otro retraso,

es el postre con el que más problemas

han tenido los aspirantes.

Jordi Cruz ha tenido que intervenir y ayudarles a replantear el plato.

A pesar de todo, espero que lo disfrutéis.

¿Qué tal? ¿Qué tal? Muy bien.

¿Y el postre? Disfrutando del postre.

¿Sí? Muy bien. Muy bien.

Estamos comentando que el postre es lo mejor.

¿Lo mejor? Con lo que ha costado sacarlo.

Está muy rico, visualmente es bonito y las texturas;

tiene diversos chocolates, las tejas, el bizcocho, está rico.

El postre perfecto. Para ser "amateur", muy bien.

-Los clásicos siempre funcionan en cocina

porque creo que la avellana y el chocolate...

ha sido algo que siempre ha ido de la mano.

Es un invento... viejísimo pero es estupendo.

Me alegro de que lo hayáis pasado bien y de que lo hayáis disfrutado;

así que, muchísimas gracias.

Oye, esto ha sido... durito, ¿eh?

"Durito, no, duro. Durito, durito, durito.

Este jurado va a tener trabajo para sacar un veredicto.

Esta cocina estaba impoluta y preciosa; la quiero igual.

Vale. -Vamos a limpiar.

-Cuidado, amigos, que voy.

-Ha sido un cocinado muy duro, creo que el más duro de todos.

Al final han salido los platos y a esperar la valoración.

Comensales, no imagináis lo felices que estamos

de que a pesar de las dificultades el servicio haya salido bien.

A nosotros nos gustaría aprovechar para daros las gracias

porque sin vosotras la gastronomía española

no sería un referente mundial. Muchas gracias.

Aspirantes, somos conscientes del nivel de exigencia

al que hemos llegado. (OXANA) Bueno, ya...

Os habéis enfrentado a un menú arriesgado

y a unos comensales con paladares privilegiados.

Quiero que sepáis que, a pesar de los retrasos,

habéis superado el reto con muy buena nota.

(MARTA) Menos mal. (TONI) Gracias.

-Sorprendente.

No he parado de recibir halagos en el comedor;

nuestras invitadas se van impresionadas de cómo cocináis.

Así que, enhorabuena.

(TODOS) Muchas gracias.

Bueno, que cocináis muy bien no solamente lo piensan

nuestras invitadas, sino, también, nosotros;

pero estamos en la semifinal y hacerlo bien no era suficiente.

Esta prueba era un cocinado de sensibilidad, de sensaciones;

queríamos ver si erais capaces de dar el salto a la alta cocina.

Me temo que en esto algunos habéis fallado.

(MARTA) Sí.

Empezaré contigo, Dani. Creemos que no te ves como finalista

y has trasladado esa derrota al cocinado.

Tu parsimonia e indiferencia no solo me desesperan,

es que no las entiendo.

A lo mejor, me habéis visto lento pero es que es un trabajo fino.

Una cosa es sensibilidad y otra es ser tan tranquilo

que te quedas parado.

En todo el cocinado, básicamente, has limpiado pescado y poco más.

De verdad, he hecho un trabajo fino,

he intentado ser delicado... Lento... como un caracol.

Y yo no te contrataría.

O sea, lo de hoy era un trabajo fino y creo que lo he hecho.

Toni, fíjate, en tu caso, siento rabia.

Rabia de cómo has estado a punto de tirar por la borda

dos horas de trabajo impecable.

Te has echado a la espalda la responsabilidad del pichón,

has trabajado con orden, con mucha seguridad; está bien.

Has ido dando cada paso con firmeza

pero, además, con mucho cariño.

Ibas muy bien y muy perfecto en tiempos, en ejecución

hasta que llega el emplatado y... ¡zas!

El "foie". Te olvidas del "foie".

Creo que te has relajado al ver que tu plato salía

y, claro, cuando bajamos la guardia vienen los errores.

Al final, le vas a dar la razón a Jordi

y lo que te sienta bien es que te demos caña.

Sí, estoy de acuerdo, completamente, con eso;

la caña hace que me motive más.

¿Qué te ha pasado? ¿Qué pasó con el "foie"?

Lo tenía en el "abatidor" y al no tenerlo a la vista,

pues no me he acordado.

Lo siento, ha sido un error que no tenía que haber pasado.

Lo tenías que tener tú en la cabeza porque tenías el plato del pichón,

pero la capitana podría haber estado pendiente,

que para eso eres la supervisora.

Yo asumo el error, sí. El error es mío, también.

Hablando de la capitana. Oxana, ¿qué te ha pasado?

No estoy preparada para mandar a un equipo profesional

en una cocina profesional; ahí me pierdo.

Me pongo nerviosa y me encuentro en una habitación oscura.

Yo sí creo que estás preparada,

pero es muy mal inicio decirte a ti que no lo estás.

Tienes algo maravilloso cuando trabajas:

pasión, entrega y ganas de luchar. Hombre.

Y el gran problema es que no sabes gestionar tus emociones.

Al final, afortunadamente, has decidido delegar en Marta,

la decisión era buena porque Marta suele ser caballo ganador

pero hoy, amiga mía, no has tenido suerte.

A pesar de tus advertencias, Marta ha reproducido tus fallos.

(MARTA) Sí. (OXANA) Asumo mis errores, sí.

El postre, si no es gracias a ti, no sacamos nada.

Marta, ¿qué te ha pasado con el postre?

Con lo bien que sueles hacerlo.

Muchas veces, me pongo a hacer cosas y no sé qué estoy haciendo;

tengo que parar, ver qué tengo que hacer y hacerlo bien.

Eso, me falta mucho que aprender.

Marta, como siempre, has trabajado voluntariosa, con ilusión...

porque pones el alma en cada cocinado

pero, sintiéndolo mucho, hoy te ha faltado precisión.

Sí, sí.

No has sido capaz de elaborar el celofán de bacalao;

la brandada ha quedado fibrosa, debería haber sido más líquida;

y cuando has retomado el postre de Oxana,

tampoco has sabido reconducirlo.

Totalmente.

Hoy no has mostrado tu mejor versión.

Lo sé. Me da mucha pena porque estamos en la semifinal

y no es momento para no mostrar la mejor versión de uno.

Así que, nada, espero seguir demostrándolo.

Y si no, aprenderé mucho y os lo enseñaré en un tiempo.

Aunque me he equivocado una y otra vez,

no he parado de trabajar; el trabajo ha salido,

tenía que haber salido mucho mejor pero no me he rendido.

-No llores. -La gravedad no podría. Hago así.

(RÍEN)

Ketty, no te imaginas lo orgulloso que me he sentido viéndote trabajar

porque, aparentemente, has estado en segundo plano,

pero para mí has sido una de las grandes protagonista.

Todo lo que has hecho estaba bien ejecutado, es más,

has sido capaz de salvar el celofán de bacalao

cuando, incluso yo, lo daba por perdido

y, además, te ha sobrado tiempo para ayudar a tus compañeros,

sobre todo, a Oxana. Enhorabuena. Muchas gracias.

He intentado estar lo más tranquila posible,

es una cocina profesional, y se necesitaba ser detallista

y cuidar los pequeños detalles.

Para eso se necesita un poco de templanza, ¿no?

Dos de vosotros sois los primeros finalistas

de la sexta edición de "MasterChef".

Esos dos aspirantes son...

Ketty

y

Toni.

(RÍEN CONTENTOS)

Ketty, ¿te acuerdas de alguien?

Bueno... pues nada... es que no me lo creo.

Estoy alucinando y me acuerdo mucho de mi familia

porque me encantaría que estuvieran disfrutando de este momento.

Estoy supercontenta, de verdad, chicos.

Bueno, ¿y tú, Toni?

Aparte de a mi mujer y a mi hijo, quiero dedicar el pase a la final

a Jordi y sus terapias, me están haciendo mucho bien

y espero que así sigan. Muchas gracias.

Me gusta que lo valores, me está costando sudor y lágrimas.

Yo dejaría los restaurantes y me haría "coach" o las dos cosas.

Jordi, sigue dándome caña que sacaremos mi mejor versión

y ganaremos el programa.

Oxana, Marta, Dani, vosotros vais a eliminación

pero no quiero que os vengáis abajo porque, aún, tenéis probabilidades.

Claro que sí. -Sí.

De hecho, hay sitio en la final para dos de vosotros tres;

así que templanza y a cocinar. Muy bien.

-Mucha suerte, chicos. -Gracias.

-Sí, sí, a tope.

Vuelven los campamentos "MasterChef".

Si tienes entre 8 y 16 años, te apasiona la cocina,

la naturaleza y quieres vivir una experiencia inolvidable;

no te puedes perder nuestros campamentos.

Convivirás con los concursantes de "MasterChef Junior".

No lo pienses más, este verano: campamentos "MasterChef".

(TODOS) ¡Ven al campamento "MasterChef".

Los aspirantes regresan a nuestras cocinas

deseando saber en qué va a consistir el último reto;

la antesala a la gran final de "MasterChef".

(OXANA) Hola. (DANI) Hola, buenas.

(MARTA) Buenas noches. Tras replicar los postres

de restaurantes con Estrella Michelin,

algunos no quieren ver, ni de lejos, más dulce,

pero ya dijimos que tendrían ración doble y somos de palabra.

(OXANA) Buenas noches, Jordi. (TODOS) Buenas noches.

Aspirantes, bienvenidos. (TODOS) Muchas gracias.

Enhorabuena, Ketty, Toni porque ya sois finalistas.

(AMBOS) Gracias.

(MARTA) Gusta escucharlo otra vez. (DANI) Enhorabuena.

-Gracias.

Ya puedo decir que soy finalista de "MasterChef".

Al entrar con el delantal blanco vas con paso firme y afianzado

porque sé que voy a estar en la final,

entonces, es un orgullo muy grande para mí.

Ketty, ¿qué significa tener un puesto fijo en la final?

La verdad es que estoy muy contenta y emocionada,

como cuando entré por primera vez, que estaba alucinando.

Poder estar en la final es un sueño hecho realidad.

Toni, ¿tú cómo te sientes?

Desde que entré aquí el objetivo era llegar a la final

y al ver que está muy cerca, aún estoy un poco en "shock",

pero bueno, espero empezar a centrarme y pensar en la final

para hacerlo lo mejor posible. (MARTA) Créetelo.

¿Quieres agradecerle a alguien por haber llegado?

Las gracias se las doy a Jordi porque me ha ayudado,

me ha centrado la cabeza y me ayuda con sus terapias de choque.

Y, nada, muchísimas gracias, Jordi.

Estoy muy orgulloso de que te hayas moldeado y hayas llegado.

Un placer.

Oxana, Daniel, Marta, solo podemos deciros

que está en juego acompañar a Toni y a Ketty en la final,

y estáis a un paso de conseguir vuestro sueño.

Dos de vosotros, todavía, podéis tenerlo a vuestro alcance

al final de la noche y, como os imagináis,

no os lo vamos a poner nada fácil. (DANI) Madre mía.

Yo ya vengo preparada para lo peor, que será lo mejor

porque va a ser un superreto.

Hoy es un día decisivo en "MasterChef"

porque puedo ser expulsada o finalista;

así que estoy pisando las cocinas con más fuerza que nunca.

Oxana, ¿cómo te enfrentas a tu décima eliminación?

Yo estoy bastante tranquila,

pero voy a decir una cosa que no me vas a creer:

me gustan las cosas difíciles.

Estás disfrutando a tope.

Sí, sí, sí, sí. Aquí abajo, siempre, me gusta.

Marta, te veo un colorido muy optimista

y me da la sensación de que por dentro no estás así.

Hoy vengo muy tropical porque mi amiga Ketty

me ha querido dar suerte;

hasta llevo uno de sus pañuelos en la trenza y su camiseta.

Así que espero que me den energía, tengo muchas ganas de quedarme

porque tengo que quedarme, no puedo llegar aquí e irme.

Eso lo piensa la Marta positiva ¿y la otra?

La otra está encerrada en el baño, que se encuentra mal de la tripa;

hoy está aquí la Marta buena.

Como dijo Miri, ¿te has visualizado en la final?

La verdad, la verdad, no porque, ahora, yo...

Está saliendo la otra. (TONI) No estaría tan mal.

Que no, hombre, a ver.

No quiero ilusionarme y darme un golpe.

Mi objetivo es hacer bien el cocinado

y si me quedo como finalista, me visualizaré.

Daniel, ¿tú te visualizas en la final

o vienes con la misma actitud de la prueba por equipos?

A lo mejor, me tomé muy a pecho eso de hacerlo muy delicado

y fui un poco lento, pero creo que mi actitud es buena,

quiero llegar a la final. Soy como Marta, no me visualizo

porque tengo una prueba difícil pero sí, tengo ganas de llegar.

Delantales blancos, podéis subir a la galería,

desde donde vais a poder disfrutar de este reto

como finalistas de "MasterChef VI". Felicidades.

(AMBOS) Gracias. (OXANA) Felicidades.

(TONI) Te vamos a animar muchísimo.

Gracias, Toni. qué nerviosa estoy.

-La verdad es que estoy flipando en colores; superfeliz y contenta.

Cierro los ojos y solo me imagino en poder llegar al duelo final.

Delantales negros, a vuestros puestos,

empieza la prueba de eliminación. Suerte a todos.

(LOS TRES) Gracias, Jordi.

-Qué fuerte, tío. ¡Uf!

-Suerte, chicos. -Suerte, Martita.

-Suerte, cariño. -Suerte.

Aspirantes, os enfrentáis a una nueva caja misteriosa.

Daniel, has confesado que hay dos cosas que no te gustan:

repostería y casquería, ¿qué crees que puede haber debajo?

Pues una de las dos, ya verás.

¿Imaginas que están las dos? No creo que estén las dos

porque un postre-casquería no lo...

¿Perdona? Aunque en cocina, nunca se sabe.

Prefiero que haya un pescadito o algo así.

Marta, en la caja que tienes delante puede estar la clave

para conseguir tu plaza en la final.

Me encantaría que hubiera repostería porque me gusta mucho

pero, también es verdad, que estoy aprendiendo muchas cosas

y me gustaría algo de vanguardia.

Oxana, ¿a ti qué te gustaría encontrar debajo de la caja?

Cualquier cosa que lleve esta caja misteriosa me da igual,

creo que a estas alturas soy capaz de llevar a fin

cualquier producto.

Solo hay una manera de averiguarlo.

A la de tres quiero que levantéis las cajas.

Uno, dos y tres.

(MARTA) ¡Chocolate! (OXANA) ¿Chocolate?

(DANI IRÓNICO) Ole, qué bien. -Qué bien.

Daniel, pescado, justo lo que querías.

(IRÓNICO) Me encanta el chocolate... de lejos, me encanta.

Lo veo y pienso en mi mujer diciendo:

"Practica la repostería que se te da mal".

Para ser cocinero hay que meter repostería.

Marta, ¿estás contenta? Estoy supercontenta.

Pero no me quiero confiar que es un producto muy delicado.

Y tú, Oxana, ¿qué?

No puede ser tan fácil, no; no estoy contenta.

(RÍE) No estoy contenta.

Claro que no, tranquila, no. No puede ser.

Soy fan del chocolate, puedo comer chocolate

con carne, con pescado, solo... No puedo vivir sin chocolate.

En el primer reto de la noche quedamos muy satisfechos,

con vuestro trabajo con el dulce,

por eso queremos que afiancéis esos conocimientos.

(RÍE) Madre mía...

Este reto no va a ser solo pastelería, habrá, también, arte.

Bueno, va a venir un pintor.

Para descubrir en qué consiste este último reto de la noche

vamos a recibir a uno de los maestros chocolateros

y reposteros de mayor prestigio internacional.

Qué ilusión me hace esto.

A los 17 años fue elegido Mejor Aprendiz de Francia

y en 2011 fue nombrado Caballero de la Orden Nacional del Mérito.

¡Ostras! Jefe pastelero y director

de la creación Maison Valrhona en Francia:

Monsieur Chocolat, Frédéric Bau.

Qué ilusión, un pastelero.

-Hola. Hola, ¿qué hay?

(MARTA) Hola, buenas noches. Amigo.

Jordi, un placer. (MARTA) Hola.

-Buenas noches a todos. -Buenas noches.

Frédéric, buenas noches y gracias por venir.

Es un placer. Y para mí.

Te he presentado como pastelero y repostero

pero, quizá, ¿debería haber dicho, también, artesano?

Sí, de corazón artesano, es una manera de pensar,

de imaginar las cosas, no solo trabajar con las manos.

Es un modo de pensamiento.

Siempre digo que he elegido este trabajo por amor al gusto

y, también, hay un punto de creación que me gusta mucho.

Decidí salir fuera de las barreras

para imaginar el futuro, el mañana

del trabajo de repostero, pastelero, bombonero.

-Pero bueno, qué miedo, por Dios.

¿Cómo serán las raciones; grandes o pequeñas? Me interesa.

A mí, también, me interesa mucho.

(TODOS RÍEN)

Hay que dar raciones muy grandes y tienen que ser placenteras.

-Pues sí.

Entre tus creaciones sobresale

el lanzamiento del cuarto color de chocolate.

Sí. Cuéntanos, ¿cuál es?

Es verdad hay cuatro colores de chocolate.

-A veces, hay fallos superbuenos.

Por mala suerte y porque hablo mucho,

no solo en español, también en francés,

olvidé el chocolate blanco en un sitio un poco extraño

y nació el chocolate rubio, que es el dulce.

-Un error repetido se convierte en técnica.

-Sin quererlo, hemos inventado un gusto increíble

y el cuarto color.

-Si fuera por mis errores sería una eminencia.

-Seríamos eminencias.

Bueno, los aspirantes y yo estamos deseando ver qué has traído.

Realmente, quiero compartir con vosotros la llave de un postre

que es la emoción que nace con el gusto.

No quiero enseñaros, simplemente, un espectáculo

y olvidar el gusto.

-Vamos a flipar.

Me alegro muchísimo de que haya venido Frédéric Bau hoy,

pero es una prueba de eliminación no me traigáis a esta eminencia

porque será algo muy difícil.

-Este postre lo he pensado para los amantes del chocolate;

vamos a jugar con las texturas, temperaturas y vais a ver.

El mármol está muy frío, ha salido del congelador.

-Vale. -El chocolate está fundido

pero no demasiado caliente; 35 o 40 grados.

-Ahí está la clave.

Eso ya es bonito.

Como se nota que le gusta lo que hace, disfruta.

-Por magia, se despega.

(DANI) Queda muy guay.

(MARTA) Para emocionarse. A nosotras que nos gusta...

-"Mousse" muy ligera de cobertura blanca;

la textura se consigue con vuestro saber hacer.

Tenéis que seguir, de una manera muy precisa,

la receta y las temperaturas. -Vale.

(TONI) Mira la "mousse", flipas.

-Igualita que la mía de coco.

(MARTA) Madre mía.

-Tenemos mangos salteados.

Bolas de mango caramelizadas. Sí.

Kiwi, salsa de inspiración pasión con fruta de la pasión.

-Fruta de la pasión. -Es tropical.

-Tenemos una esponja de guanaja, una teja de almendras.

-Qué rico, por favor. -Hojas de chocolate, frambuesas.

-Tiene mucha fruta: mango, kiwi, fruta de la pasión y frambuesa.

-Un cremoso de chocolate de Bali, tiene un sabor increíble.

(MARTA) Uf...

-Ahora, "mousse" de chocolate superligera dulce.

-El que se te olvidó. -El rubio.

-Aquí una esponja de chocolate.

(TONI) Bizcocho micro. (KETTY) Sí.

-Las tejas de almendras muy, muy finas.

-Vale. -Un poco de mango salteado

con mantequilla azucarada. -Qué bonito, por Dios.

-Me gusta mucho el toque de kiwi verde.

Ahora, me hace falta el nitrógeno. (MARTA Y DANI) ¿Cómo?

-Hemos tenido la idea de servir el supercremoso de chocolate

para que parezca un helado.

Con doble textura y doble temperatura.

Es un cremoso de chocolate que llamamos "jálea".

-Vale. -No lleva yemas ni huevo,

no lleva azúcar, solo lleva leche y veréis qué textura de miedo.

-Eso estará bueno, bueno.

-Hemos tenido la idea de hacerla aquí

y de ponerla dentro del nitrógeno.

Por dentro es un cremoso de chocolate

y por fuera parece un helado; por fuera está duro como un helado

y en el centro tiene un núcleo superblando.

-Qué rico. (FRÉDÉRIC) Qué idea, ¿no?

(DANI) Muy buena, qué rico.

-Por fuera es duro y por dentro es muy cremoso.

-Me ha gustado, me lo copio. -Súbenos un poquito.

-Le damos un punto de acidez con la frambuesa,

terminamos con una salsa de fruta de la pasión.

-Qué bueno, por favor.

-Hacemos un caviar de frambuesa, lo apretamos y el caviar sale.

-Qué buena pinta. -Madre mía.

-Ahora, ponemos alrededor del cremoso un poco de frambuesa.

Se ve, un poco, como una pintura, ¿estamos de acuerdo?

-Estamos de acuerdo. -Precioso.

-Ahora, el toque es una espuma de leche

para mezclar con el cremoso.

-Un aire, ¿no? Qué pasada.

-Un poco de "matcha". -¿De qué?

Té, té verde. Té verde japonés.

Y esto... es un velo de azúcar. (MARTA) ¿Más?

(DANI) Uf...

¿Eso cómo se hace? -Eso no es fácil.

(OXANA) Madre mía. -Un poco de chocolate.

Y ahora...

-Un toquecito para que se rice. -Vaya tela.

Un poquito de oro. Un punto de oro.

(TONI) Buenísimo. -Hemos terminado.

(MARTA) Es impresionante.

(Aplausos)

(DANI) Qué bonito. Oxana, te veo tan feliz.

¿Qué te parece este postre lienzo de Frédéric?

A sus pies, maestro.

Estoy orgullosa de estar en estos momentos en este programa

y hacer una réplica... lejana de esta obra maestra. Gracias.

Se me caen las lágrimas de la pasión,

de ver estas cosas que está creando este hombre.

Es otra galaxia, arte puro, es maravilloso.

Frédéric, se ha emocionado con tu postre,

¿te ha pasado muchas veces que las personas empiecen a llorar?

Sí. ¿Sí?

Sí. Personas con mucha pasión, ¿no?

Sí. Gracias, Oxana. -A usted.

Daniel, tú no lloras.

Yo lloro si hay más elaboraciones, ¿cuántas hay? ¿27?

A Daniel no le gusta la repostería por eso está más serio,

las dos chicas son reposteras pero a él le cuesta más.

Lo que me ha gustado es cuando ha sacado el soplete,

el fuego me ha gustado.

-Si te hace falta un bombero, puedes llamarme.

Aspirantes, el reto, como habéis dicho

consiste en replicar este fantástico lienzo de Frédéric Bau.

Espero que os hayáis fijado cómo lo ha montado.

Tenéis 120 minutos para hacer todas las elaboraciones

y, luego, deberéis presentarlo en el restaurante.

Prefiero no tener más sexo en mi vida,

pero que el emplatado me salga perfecto.

Frédéric, ¿les puedes dar algún consejo a los aspirantes?

Primero, debéis hacer las "mousse". -Vale.

-Para que les dé tiempo a cristalizar; mínimo, 45 minutos.

Después os queda una hora y cuarto para preparar

todos los accesorios del postre,

que no se necesita mucho tiempo para hacerlo. ¿Ok?

(TODOS) Muchas gracias. -Ponedle mucha pasión,

mucho corazón y, por favor, dadme emoción.

-Sí.

Aspirantes, espero que hayáis tomado buena nota de todo.

Tenéis en el supermercado los ingredientes y la receta.

¿Entendido? (TODOS) Sí, chef.

El tiempo comienza en tres, dos, uno. ¡Ya!

(TONI) Chicos, suerte.

(MARTA) Suerte. -Esta prueba es para Marta,

tiene que lucirse y hacerlo bien. -Sí.

Mira si hay movidas ahí, en la cesta.

-Necesito leche entera, azúcar glas y pectina, vale.

Unos cuatro gramos de pectina.

Frédéric, ¿nos das tu beneplácito para poder probar?

Hombre, por favor, un placer.

Hum... Hay que ir rompiendo y cogiendo.

Hum... Podrían guardar algo.

Muy rico, Frédéric. Hay que traerlo más.

Sí. Cuando él quiera.

Tener que enfrentarse a un postre. -Tan jodido.

-O sea... -Tela, tela.

-Voy a tenerle un respeto a Marta como pastelera...

-Yo estaría atacado de los nervios.

-Yo no lo sé... o sea, sí.

-Para mí es un regalo que la prueba sea repostería

porque es lo que más disfruto y se notará en el resultado final.

Quiero estar calmada, a veces, mi problema es que no sé qué hago.

Estoy intentando leer la receta tranquila

y saber qué hago paso a paso para entenderlo y que salga bien.

Ya está casi fundido, todo, así que, guay.

¿Cuál de todas las elaboraciones es la más complicada?

Hum... Todas.

Hombre, el velo de caramelo... El velo, yo creo.

El velo de caramelo es complicado.

Es una prueba muy complicada, bastante,

pero sabes que me gustan las pruebas complicadas.

Es mucha responsabilidad estar en semifinales

haciendo un postre tan complicado y pintoresco.

Parece un cuadro.

A ver, intento hacer algo parecido a lo del maestro.

-Ya está casi. -Tendrá que ponerlo a enfriar.

-Estoy nervioso porque la repostería no se me da bien

e intento seguir la receta pero hay muchas elaboraciones.

He empezado con esta, hay que atemperarla pero estoy nervioso.

Aunque la repostería no es lo mío, no me gusta, tengo que hacer todo

y tengo que poner la carne en el asador para llegar a la final.

-Siguiente receta: "mousse" de Opalys.

-Marta va bien. -Sí, sí.

-Leche, nata, gelatina y nada. Chocolate Opalys.

Esas tres "mousse" que has hecho, tan ligeras, tan cremosas,

tan bien mezcladitas... Hay que saber hacerlas.

Lo que yo veo más complicado son las técnicas;

los grados indicados, el orden para hacer la mezcla...

Lo más difícil es la "mousse".

Si está muy suave, tan cremosa y sin grasa,

es porque hay un trabajo de emulsión, de mezcla

y de confirmar con el termómetro.

O sea, que para hacer un buen cuadro tenemos que tener

buenas pinturas, al final. Exacto.

(OXANA) ¿Cómo pongo eso? (DANI) Pones 800 grados y "Start".

-Nata; 500 gramos.

45 grados, vale.

Solo hay dos plazas para la final, me gustaría una para mí

pero la otra me encantaría que fuera para Oxana.

Se ha emocionado mucho con esta prueba y se merece superarla.

Y Dani espero que se reconcilie con la repostería.

Lo siento, Dani. -Le ha mandado el zasca.

-¿Cómo lo llevas? -Bien, Martita.

-Mira qué ritmo tropical lleva.

-Se me ha cortado la nata. Vale, calma.

(FRÉDÉRIC HACE UN SONIDO DE "PRUEBA NO SUPERADA")

-Vamos, Oxana. -Puedes con eso y más.

-Repetimos, lo siento.

Hay que tener paciencia para leer la receta tranquilos.

Entenderla, ya lo decimos, entenderla.

No es perder tiempo. No, para nada.

Hay que leerla bien. Entenderla.

Ay, qué desastre.

-Marta va bien, ¿eh? -Sí, sí.

-Perfecto, un cuarto de hora por elaboración.

-Venga, Dani, ánimo. Tú puedes.

-Vas bien, coño.

-"Mousse" de chantillí; chocolate dulce.

-Al micro corriendo y ya está.

-Voy a repetir la nata para elaborar la "mousse"

de chocolate blanco y la otra de nombre raro,

como llevan la misma elaboración, las haré a la vez.

-Estoy agobiado.

(OXANA) Me voy yo. (DANI) ¿Por?

-Porque me olvidé...

-Tranquilízate, no me pongas nervioso.

-Bien, ya va bajando. -Martita, ¿cómo vas?

-Voy en tiempo. -Ya tienes las tres.

-Sí, esta es la última.

-Fenomenal.

Marta tiene las tres "mouse", "mousse".

"Mouse". -Tienes un vocablo...

¿Está bueno, Dani? -Muy rico.

-Qué rico. -Es el chocolate rubio.

(FRÉDÉRIC) Oxana, ¿qué tal la emulsión?

¡Oxana!

¡¡Oxana!! -Sí.

-¿Qué tal la emulsión? -Bien, muy bien.

-Desde el centro hacia afuera, espátula del centro hacia afuera.

Centro hacia afuera. -Gracias, chef.

(CON VOZ GRAVE) ¡Sí, qué bien!

(TODOS RÍEN)

(DANI) Ya tengo las tres, creo que están bien hechas.

(MARTA) Siguiente elaboración; el cristal de glucosa atomizada.

-Más mona, más guapa.

(MARTA) Tamiz.

(TONI) ¿Vas a buscar oro, Marta?

(FRÉDÉRIC) Fino, fino, fino, fino, fino, fino.

-Puedo repetirlo. ¿Más fino? -Fino.

-Lo repito. -La madre que te parió.

(TODOS RÍEN)

-No estamos para jugar. -Vale, superfino.

-Fino, no demasiado, pero fino. Un velo blanco.

(KETTY) Qué arte, bien.

(FRÉDÉRIC) Qué chica tan guapa. -Gracias, tú, también.

No sabe nada Frédéric. Oh, la, la. Cómo se las gasta.

-Mira los franceses cómo tiran la caña enseguida.

Quiere hacer una cena de picoteo contigo.

-Me pongo con la teja. Azúcar, almendra y agua.

Seguro que más de una vez, dos y tres, habéis pensado:

"Me encantaría probar el mejor plato de este reto".

Podéis hacerlo en el restaurante MasterChef en Madrid,

vais a conocer a algunos de los aspirantes del programa

y viviréis una auténtica experiencia gastronómica.

Si queréis más información la podéis encontrar

en restaurantemasterchef.com y en nuestras redes sociales.

Daniel, no te oímos, ¿eh?

-Estoy aquí concentrado. -Superconcentrado.

-Demasiado concentrado. -Eso me parece.

-Joder, ya me he perdido, coño.

No estoy acostumbrado a la repostería

porque yo hago un trabajo más tosco, más bruto

y es donde me desenvuelvo bien, aquí parece que voy lento

pero la patata me está yendo a 200 latidos por minuto, a mil.

-Vamos, Marta. -Mi tropical favorita.

-Hombre, ¿qué tal? -¡Huy!

¿Qué os parece el cocinado? Aquí, aprendiendo mucho.

-Disfrutando. -Disfrutando.

¿Cómo veis a vuestros compañeros? A Marta fenomenal.

-Oxana ha tenido un lapsus y la liado un poco.

Ese nerviosismo que siempre tiene hoy no le va bien

porque hay que estar tranquilo.

Y Dani, que siempre está muy tranquilo, quizá le venga bien.

¿Con quién os gustaría batiros en la gran final?

Toni o Marta. -Ketty o Marta.

¿Sabes qué? Mi relación con Ketty va mejor.

Claro que sí. Pensé que le caía muy mal

y se ve que ella piensa lo mismo, aquí está el tema,

si pienso que le caigo mal y ella piensa igual,

quizá por eso no nos entendíamos. Si modificamos ese parámetro,

superbién, ¿no? Igual que me pasó contigo.

Empezamos mal y ahora nos queremos un montón.

Claro, gracias por la visita. -Muchas gracias.

Agua, azúcar. -Pepe, sube y ponte

a la faena que se te adelantan por la izquierda y por la derecha.

-A mí me tenías contenta, me tenías.

Me ha puesto los cuernos.

Te ha hecho...

Perfecta.

Aspirantes, consumisteis la mitad del tiempo,

os quedan 60 minutos.

(TONI) Uh, madre mía, hay que volar.

-Venga, Dani, tú puedes.

-Goyo. -Marta, qué tal.

-Pues estoy haciendo la hoja de frutos secos.

Tengo en el horno el cristal de glucosa tamizada,

las tres mousses crema "gelé". -"Gelé".

-"Le gelé" y ahora estoy con esto mientras se hacen...

-Las tejas de almendra, pero sabrás que no es un banquete

para 250 personas, es un postre. -Pero si hago poco imagina

que me equivoco, se me quema... -¿Lo ves como una pasta firme?

-Sí, me parece. -¿Sí? Superbién.

¿Cómo te sientes? Estoy disfrutando mucho

de cocinado. ¿No tienes miedo a venir

delante de nosotros? El momento chocolate

de hacer así y doblarlo me da miedo,

pero necesito llegar a la final de "MasterChef"

y no perder la confianza. ¿Por qué lo necesitas?

Necesito estudiar en el Basque Culinary Center

y que mi vida sea la cocina. ¿Qué quieres ser de mayor?

Pues tener un cáterin. ¡Ah!

Y me encantaría, si pudiera,

hacer prácticas en tu catering para aprender

Eso está hecho, concéntrate que tenemos a un superchef

con una superreceta, así que hazlo superbién.

(CON ACENTO FRANCÉS) Muchas gracias.

(TONI LA IMITA) Muchas gracias.

(HABLAN EN FRANCÉS)

"Ay revoire".

Estoy tan contenta porque Marta va tan sobrada.

Muy bien, Dani, bien con la mano.

Dale con la pala.

(TONI) ¿Pero eso qué es? (DANI) No sé, tío.

Es una movida, esto es una movida.

(TONI) Ahí estamos, ahí, como si fuera gotelé.

Ah, eso hazlo con el rodillo.

¿Y Martita?

-Desapareció.

-Martita, cómo vas. -Voy bien.

-Máquina. -Fenómeno, eres un fenómeno.

-Catering de postre, Marta, la purpurina.

(MARTA) Me dan mucha energía positiva

y la compartiré al final con ellos,

así que, me haría mucha ilusión quedarme.

Quiero hacerlo lo mejor posible y ellos son mi motivo.

Hola. -Hola, Oxana.

-Estoy liada, la verdad.

-Liada, ¿por qué? -Se me cortó la nata

cuando hice el mousse de chocolate blanco y lo repetí.

Y ahora estoy liada con las tejas. -Tranquila, tranquila.

-Gracias. Te habló en ruso,

que qué tal estás, repíteselo, por favor.

(HABLA EN RUSO)

-Es que ahora estoy

con las... -La madre que te parió.

-La madre que te parió, eso es Triana, Federico.

-¿Triana? Triana de Moscú.

Sí. -Triana dice, Triana...

¿Qué pasos tiene? La teja de almendra.

La teja de almendra. Teja.

Teja de almendra. Entre el ruso, el francés

y el illescano la que liamos aquí. Tienes que tranquilizarte un poco.

-Sí. -La teja de almendra, dónde está.

Aquí. No, eso no está.

No, no puede ser.

No, lee, lee. ¿Qué escribí de la receta?

Lee tranquila. Y extender, finamente,

entre dos hojas de papel de horno.

¿Eso es papel de horno? -No.

Vale, echas esto en el papel y estiras fino.

Vale, hay que leer. ¿Sí?

-Sí -¿Te doy un beso?

Sí. Bueno.

Coraje. -Gracias.

Marta está con la fruta. -¿Ya con la fruta?

-Mira, con el maracuyá.

Esto va por Ketty.

(KETTY) Muy tropical. (MARTA) Muy tropical toda hoy.

Daniel, qué tal. -Chef, qué tal.

-Ah... ¿está bien? -Muy dorada, era así.

-Está un poco muy dorado, parece que has puesto

un poco el fuego ahí. -Pongo fuego a casi todo.

-Está muy cocido, ¿ves? Y se rompe.

Huy, huy. Si tienes tiempo, hazlo más fino

y menos caramelizado, mira. -Lo repetiré porque no me gusta.

Hablábamos de un ingrediente fundamental en la pastelería,

la tranquilidad, pero con medida, tranquilidad con medida.

Con medida. Con mucha quizá

se nos pase de tranquilidad. Estoy de acuerdo, ese es....

-Glucosa. -Glucosa, ¿tamiz?

-Sí. -Y echo una capita más fina.

-Puedes poner aquí, Daniel.

-En un lateral. -¿Vale?

Y ahora, lo haces tranquilo.

-Anda, mira qué bien, igualito que yo

que he echado 200 gramos.

-No hay que comer glucosa, es una decoración crujiente,

pero aquí está muy azucarado.

A ver, Daniel, espera. Tranquilo, tranquilo.

Espera, espera, coge el papel,

echa el azucarito otra vez, por favor.

Ah, sí, claro. Eso tienes que hacerlo tú.

Ah, bueno, no aceptéis ni una ayuda, eh, madre mía.

-Es un concurso. -Claro, lo es, pero...

-Vale, hasta ahora.

(KETTY) Qué le gusta un postre al bombero.

(DANI) Oh, lalá. (OXANA) Siguiente, esponja

de corazón de "guanajá".

Marta, cómo la viste, Samantha. La vi muy bien.

Se le va tranquila. Parece bien concentrada

en su organización. Y lo ves, cuando tienes la mesa,

más o menos, limpia está, medianamente, organizado.

Está bien, todo parece escrito en su cabeza.

(TONI) Muy bien, Marta, muy bien.

Esto será, no sé.

Según el GPS de Fréderic para llegar a hacer el lienzo

en 120 minutos, tienes que ir a 80-90 km/h.

Este Daniel va a 40.

Todo a tomar por culo ya.

Todo lo contrario que Oxana

que va a 260, pero tampoco es bueno.

Dani, al revés.

Los rusos están muy fuertes y tengo muchos amigos rusos

y le gustan ir rápidos, pero para la repostería

hace falta tiempo. Hace falta más tranquilidad.

Más tranquilidad. Es más maña que fuerza

la pastelería, eh. Sí.

¿Qué es esto? Esto no sale.

A ver el mago caramelizado.

Un mango.

(OXANA) Estoy atacada, corriendo, sé lo que hago,

pero no me sale el bizcocho.

No sé por qué no me sube. A Oxana no le sale

el sifón de chocolate, habrá hecho una masa muy potente

o no la midió bien. O la metió en el abatidor

y cuajó mucho.

Es que no me sale el bizcocho, no me sale el bizcocho.

(KETTY) Creo que te pasaste, fuera eso, fuera.

Pues no me sube, lo siento.

Me estoy poniendo histérica

y no es normal, hay que estar más serena, más precisa,

no sé.

No sé.

-A Oxana le pueden los nervios, tan guapa, pero metida

en su cabeza, es un desorden. La expresión es tragedia.

Increíble, madre mía.

Quien me pone nervioso es Daniel. Ves a alguien con tal parsimonia,

¿te imaginas una cocina con 40 personas a la vez?

(TONI) Lo separas y luego se quedan solo los granos

que se queda como el caviar.

Fréderic, te vamos a pedir que nos traigas otro lienzo

para que nos lo montes porque nos comimos el tuyo,

pero debemos tener esa referencia para que los aspirantes

lo recreen como tú.

(TONI) Mira qué bien le salió a Oxana,

blanquito, blanquito.

(KETTY) Pues mira qué bien el de Dani.

Muy bien, Dani.

(DANI) Flow, el flow.

A esto le falta un poco. Ay, Marta, ahora que estás

más tranquila, mira qué te traigo

que sé que no lo tienes.

Pero bueno, qué he hecho para merecerme esto.

"Manual del aspirante a chef",

es un libro que te enseñará a organizar

tu mente, trabajo y objetivos

para que, paso a paso, cumplas tu sueño de ser chef

y que te diviertas en el camino, mujer.

Pues muchas gracias, Pepe,

he de decirte que sales muy guapo en la portada.

Bueno, soy el más guapo, lo sé.

Aspirantes, últimos cinco minutos.

(TONI) Muy bien, Dani, muy bien.

Oxana, desde el fondo hacia arriba.

-La pobre está superdesconcentrada.

-Ahí, metes y haces... y subes.

Mete hasta abajo.

Oxana, mételo... -Toni, que te echarán la bronca.

-Mételo hasta dentro y sube.

Oxana... Toni.

Perdón, perdón. Animamos.

Nada más. Perdón.

Y lo de Dani tampoco, es un engrudo, una masa

que no es aérea ni nada.

Lo suyo no es llenarlo tanto para que suba mejor.

Un bizcocho al micro, normalmente, con un minuto a 600 vatios, sale.

Sale, sí, claro.

(TONI) Qué elegancia de mise en place estás haciendo.

(MARTA) Qué tonto.

Estos no me gustan. A ver, chicos,

qué parámetros estamos dando aquí.

(DANI) 50 segundos y 800 kilovatios.

Bueno, bueno, a ti, primero pon... (OXANA RESOPLA)

Relax, mujer, hasta aquí. Vale.

Pusiste muchísimo y se va. Venís aquí, le dais a 600,

ya sale un minuto. Sí... Vale.

Mi mayor enemigo son mis nervios no los puedo calmar,

no los puedo calmar cuando me salen mal las cosas,

no los puedo calmar, no puedo.

Siempre decimos que los pequeños detalles

son los que hacen funcionar

una receta, que se enfría. Gracias.

Mira qué teja más bonita le salió a Oxana.

Tienes todo ya, ¿no? -Sí, me falta solo

fundir el chocolate y ya.

¿Viste el velo de Oxana? -Sí.

-El mejor, el mejor. -Estoy flipando.

Aspirantes, tenéis aquí

el lienzo de Fréderic para replicarlo.

Ostras, qué ha pasado.

Nada, que me caí y se me rompieron los pantalones.

Muy bien, aspirantes,

último minuto. (DANI) Oído.

Oxana, te recomiendo

que vengas a ver el lienzo como tus compañeros.

(TONI) Deja eso y ve a ver el plato.

(MARTA) Trozos de esponja, uno, dos y tres, perfecto.

Espuma de leche, kiwi y láminas de oro, vale.

(KETTY) Mira qué bien Martita con la cocina limpia y todo.

Diez, nueve, ocho,

siete, seis,

cinco, cuatro,

tres, dos, uno, tiempo.

Manos arriba.

(MARTA) La verdad es que hoy experimenté la satisfacción

de un trabajo bien hecho,

estuve organizada, disfruté del cocinado,

fui bien en tiempo en todas las elaboraciones

y me lo pasé genial.

Qué nervios, por favor. (KETTY) Venga, va, tía, relájate.

(TONI) No pienses en ponerte nerviosa que no lo hiciste.

A ver.

Aspirantes, el tiempo de cocinado ha terminado,

llegó el momento de la cata en el restaurante.

Fréderic, por favor, acompáñanos.

Ayúdame, por favor, porque si no emplato

este maldito postre,

no sé, no voy a hablar en una semana, imagínate.

Aspirantes, empieza la cata.

Oxana, serás la primera.

Corre, que se enfría.

Relájate, Oxana.

Sí. Respira un poco.

Dale forma, rápido.

Sobre el mármol, sobre el mármol.

Muy bien.

Muy bien, Oxana, relájate.

Es imposible hoy.

Sí.

¿Recuerdas cómo estaba montado? Sí.

Pues venga, vamos a ello.

Es su amuleto y le acompaña en todos sus momentos.

Energía positiva. Sí.

(SOPLA) La necesita.

(KETTY) Está muy nerviosa la pobre.

(MARTA) Se hace sin miedo, pim, pam.

(TONI) Eso. (KETTY) Ahora, créetelo.

(MARTA) Se supone que es

como un cuadro, arte, tin, tan, tun.

Sin matar el alveolo de la mousse de chocolate, muy bien.

Y mira... Bueno, bueno.

Sin matar la textura.

Bravo.

¿Te has quedado muda, eh?

Me tiene que salir, el postre, para mí, es algo sagrado.

Suelta el pincel, sin miedo, que corra el pincel por el lienzo.

Cuando te sueltas, mejor. Con tu energía.

-Mi energía.

Nervios, tembleque. Estoy atacada.

Bueno, bonita teja.

Esto lo prefería hacer aquí como me dijo, un toque de lima.

Nitrógeno.

Vamos allá. (FRÉDÉRIC) Una quenelle.

Eso es, sí.

Y al nitro. Suéltala de la cuchara.

Y con dos cucharitas.

Huy, se salía.

Al centro, venga.

Con confianza, vamos, ya está. Muy bien.

Me salía todo, todo, pero todo, todo, ¡todo!

¡Es que todo!

No te reconozco, Oxana. Sí.

-¿Por qué? Trabajas bien.

No pierdas la concentración.

Así. -No hay que tocar.

Los trocitos.

Y el soplete. Vamos.

(KETTY) Ahora emplatará.

Este postre es muy complicado. Acércalo rápido, golpe, pam, pam.

Pero... Al chocolate solo, ya está.

Ya está, perfecto.

Ahora el oro. El oro y ya.

Eso es, encima del chocolate que estará caliente y se pega.

Esto es...

Si has acabado... Sí.

Retira tu carro un poquito, vamos, ya está.

Hacía tiempo que no te venía tan nerviosa.

Es que... es un reto.

Usted no sabe que el mayor

deseo del mundo es acabar mi vida haciendo postres.

Chocolate.

Y viendo que, al final,

lo he podido montar, pienso que es posible.

Con práctica, trabajo, pasión y con amor.

Te diré que te vi muy caótica, muy perdida, muy nerviosa.

Sí. Y me sorprende porque están

los pasos bastante, bastante bien hechos.

Realmente, no tengo la impresión que el postre tenga

una relación con la chica guapa que vi trabajar hace un rato ahí.

Te vi perdida, muy estresada y este postre se ve

casi hecho por otra persona, realmente, bravo.

-Gracias.

Oxana, la presentación es lo más estético

que has hecho hasta ahora, nos sorprendió hasta el final.

Oxana, empezaste con errores, como tienes energía

lo recondujiste y tienes una mise en place

donde todo tiene la calidad necesaria

y está bien. Para encontrar un mini pero,

la lámina de chocolate, el lazo era más fino el suyo,

pero no es un problema al ser un postre de chocolate

nadie se quejará porque el chocolate

fuera más grueso, así que es un buen trabajo, Oxana.

Felicidades. Gracias.

Estoy orgullosa de tía Oxana, estoy orgullosísima,

gracias, gracias, no sabía que hubiera gente arriba,

pero ahora veo que sí.

Qué mal rato, eh. -Es difícil, Marta.

-Qué mal rato.

Venga, Dani, adelante.

Y lateral.

Venga, estíralo.

Ve sacando con delicadeza.

Esto está blando todavía, ¿no?

¿El chocolate es caliente? -Está un poco caliente.

-Ah.

Claro, si está demasiado caliente y es muy gordo, le costará más.

Estíralo rápido. Se calienta y claro.

Estíralo muy rápido.

Esto debería salir. ¿Sí?

Si está bien, sí.

Está como muy blando el chocolate.

Mira si este se te enfrió un poco y lo puedes sacar.

Puedes cambiar un poco el estilo, no hay problema,

hacemos virutas de chocolate.

Bueno, canelones.

(KETTY) Está poniendo el plato perdido.

(FRÉDÉRIC) ¿Sabes un consejo? (KETTY) El plato, perdido.

-Guardar este fondo de chocolate como el diseño

de la base de tu postre.

-Vale. -Pero no puedes perder

más tiempo para emplatar tu postre. -Vale.

No es feo lo que tienes ahí si lo sabes montar.

¿Qué hago? -Tienes que trabajar

sobre un estilo un poco estropeado.

-Vale, ¿así? Lo dejo así.

Más abstracto. Sí, abstracto, arte,

tienes que jugar. -Vale.

-Debes guardar el espíritu del postre.

No me parece una mousse sino una crema.

Sí. No tiene el aire incorporado

que tenía la mousse de Fréderic.

Cuando marcamos un dedo en una quenelle se ve

y el cliente ve el dedo, cuidado.

Tiene una textura parecida a la otra, muy blanda.

Piensa que si tienes muchas cosas pendientes

por poner, eso se te descongelará y perderá la gracia.

Orden lógico, Dani. -Vale, vale.

Empecé mal, me puse nervioso y toda la estructura

que tenía en la cabeza se me ha ido

por el hecho de que el chocolate

no se me hiciera bien al principio.

Ahora unos trazos como si pintaras,

suelta el pincel. Un artista en libertad.

Claro, venga.

Un circulito. Qué arte tienes, Daniel.

Las quenelles ya congeladas.

Quenelle tengo las dos puestas.

Las que tienes ahí. No hay congeladas.

Un poco al centro, Daniel, no hay nada en el centro.

Lo ha hecho más... no hizo esto, hizo lo otro.

(KETTY) Es que ha hecho un cuadro.

(DANI) La espuma.

Muy bien. Un poquito de té encima

de la leche. Sí, un poquito.

Muy poquito, sutileza.

Bien.

Eso, muy bien.

Hey, bien.

Sutileza.

Como Pulgarcito.

Ahora soplete. Al chocolate.

Poco, eh.

Vale, ya está.

Está claro que se te da mejor el fuego que el frío.

Sí. Además de verdad.

Me tienes calado, Pepe.

Y el oro, aquí.

Toni, ¿lo tienes? Lo tengo, sí.

¿Sí? Sí.

Un poco feo. Totalmente, diferente del tuyo,

pero ese se llama personalidad.

Un estilo propio. Sí, pero muy, muy propio.

Parece el final de tu postre cuando

nos lo comimos antes nosotros, tráenos el café ya, Dani.

Y la cuenta, por favor.

¿Cómo lo llamarías? Un "freestyle marrón" lo llamaré.

O "marronazo freestyle" porque no tiene otro nombre.

No me dice nada, es como un plato sucio

y me jode en el alma porque quería hacer algo bonito

ya que me curré las elaboraciones

y creí que no lo sacaría y al final, lo saqué,

quería hacer algo bonito, pero...

Maestro. Vamos.

Esto te has pasado, al final. Es cuestión de detalle.

Si es demasiado, es una piedra.

Y no se puede comer.

Hay que hacer solo una capa congelada.

Me preocupa poco la estética desordenada cuando lo que está

en el plato está, perfectamente, ejecutado

y me sorprende ver que, sobre todo, esas tres mousses

no tienen el aire incorporado que deberían y no son mousses,

es una crema densa de chocolate

que le falta esa ligereza.

Como dice el maestro necesitamos que los pequeños detalles

estén perfectos, que la teja esté muy fina y es muy rústica,

que cuando metemos la quenelle con esa ganache de chocolate

no se nos olvide en el nitrógeno porque pasa de ser una elaboración

mágica a hacer algo incomestible.

Es decir, no es tanto el problema

del emplatado como que las elaboraciones,

la mise en place, no estaba perfecta.

El estilo es tu estilo,

nos puede gustar o no el estilo, pero sí la técnica

está aquí, los detalles que transmiten la emoción

están aquí, el estilo es tu estilo.

Y aquí hay fallos técnicos, es demasiado empalagoso.

Parecía el emplatado de un junior, elegancia, sutileza,

eso no lo hemos visto aquí, esos pequeños detalles

te hicieron fracasar en el postre, Daniel.

Necesitas trabajar mucho más, practicar mucho más,

saber que cada detalle importa en todo lo que hagas,

un salmonete, una mousse, la teja, lo que te toque.

No solo en la cocina, sino en la vida

porque eso te hará llegar al éxito.

Me duele haber hecho este emplatado porque no...

es feo, no me gusta a mí.

Lo veo y no me gusta.

Todo dicho.

El chocolate lo hice mal y las mousses mal.

-Bueno, Dani. -Qué penita, coño.

Creo que si el chocolate me sale bien, el emplatado

me hubiese salido mejor.

Marta, adelante.

Vamos primero con el chocolate a ver si nos sale.

Ahí, cuidado, eh, con esos chorretones.

Es la primera que usa la espátula que tiene que usar.

Ahí.

A esta le ha salido.

(KETTY) Mira qué bien.

Ole, ole.

Muy bien. Forma, vale.

Ah. Un poquito.

Ese te vale, bien. Bien.

¿Qué tal se te da la pintura, Marta?

No se me da bien, pero soy creativa.

Ah, qué buena noticia. -Entonces, ahora...

Venga.

Así. Vamos.

No sé por qué me preocupo si lo va a hacer bien.

Vale, pongo las quenelles.

Un poquito más. Escurre bien ahí, escurre.

Una quenelle dentro. Del centro coge sin miedo.

Al revés, no es para allá, de allá para acá.

De fuera para ti. Y del medio para ti.

Y ahora para ti. Si le dieras la vuelta.

Se me da tan mal. Así, así.

Sí, cierto, tienes razón.

Al menos tiene alveolitos.

Y va. Tira para ti, sin miedo, venga.

Clavándola. Marta, no des el giro,

hija mía, haz así. Venga, que voy.

Esta es la mía, ya está. -¿Por qué no escuchas?

-Sí, es que tienes toda la razón, pero me pongo nerviosa.

Hala, bueno ahí está. Es un estilo.

Esos adoquines de almendra.

Son finitos, finitos. He visto sobaos pasiegos más finos.

Este lo voy a poner aquí.

Kiwi.

Venga, sin miedo esos trazos, zas, zas, zas.

Voy a ir con la otra quenelle con la que va fría.

Húndela y tira hacia ti. Tira para ti, para ti.

Déjala hundida, ahora, muy bien.

Oye, hemos mejorado. Esto por aquí y ya

no les hago esperar más para comer, un par de cosas más.

-Tiene pinta más de un meteorito que de una quenelle, pero bueno.

-Lo siento un montón, ahora la tejita.

Se ha roto un poco, pero va así. No pasa nada, pon varias.

¿Y el soplete? -Soplete y oro.

¿Te falta algo, Marta? No me falta nada.

Me traicionaron un poco los nervios al presentar el lienzo,

tengo la boca seca y todo de las quenelles.

Sé que tengo muchas cosas que mejorar, pero estoy contenta

porque me sentí hoy organizada en la cocina.

-Primer punto, cambiaste el estilo de lo que hice,

pero, para mí, el espíritu es el mismo.

-Vale. -El chocolate, por suerte

y por fin, es fino y me parece muy interesante.

Ustedes. Es otro "freestyle", Marta,

y lo que me deja algo perplejo es que teniendo

los mejores colores, no sea el mejor cuadro.

El tuyo casi todo está perfecto, quizá el grosor de la teja

de almendra no es el que debería ser

e hiciste una mala gestión de tu emplatado

por culpa de la inseguridad que te caracteriza.

Os tenéis que replantearos Oxana y tú montar

ese salón de té a medias porque lo que sobra a una,

le falta a la otra y lo que

le falta a la otra, le sobra a la una.

Serénate, relájate, lo haces muy bien,

pero puedes llegar a bordarlo que es de lo que se trata.

Está todo en la actitud también. Tienes un don, Marta,

un don para la cocina, para la repostería, buena alumna,

eres seria, me encanta verte trabajar, es una pena

que todo se venga abajo por ese manojo de nervios.

Veo, perfectamente, el irme a casa hoy por mis nervios

y no quiero, por nada del mundo, no quiero que se me escape

mi sueño por nada del mundo.

No puede ser tan complicado hacer una quenelle, por favor.

(KETTY) Ya está, cierra el capítulo, hija.

(DANI) La que mejor mise en place

llevaba eras tú, pero es que tiemblas.

Yo te lo veo en las piernas, aquí.

Tienes que soltar el aire, tía.

Aspirantes, tenemos que deliberar, pero antes despidamos

a nuestro invitado, Fréderic Bau,

muchas gracias por venir a "MasterChef"

y mostrarnos tu arte con los postres.

(Aplausos)

Gracias, Fréderic, por lo que nos enseñaste.

Hasta la próxima. Cuando tú quieras.

Pues suerte. (TODOS) Gracias.

(DANI) Gracias, muy amable, chao.

-"Au revoire". -"Au revoire".

(DANI) Qué majete es Fréderic, eh.

-Para pegarme una leche.

Me da mucha pena, te lo juro, es el día que más pena me dio.

Lo tenemos.

Chicas.

Venid aquí, mis chicas.

Aspirantes, en este reto está el juego el paso a la final.

Ha sido una prueba complicada y no podía ser menos

teniendo en cuenta que estamos a un paso

de conocer al ganador de "MasterChef VI"

y además, repetimos dulce que lo tenéis reciente

del primer reto de la noche. Sí.

Sabemos que mientras Marta y Oxana disfrutan

con los postres, Daniel no acaba de reconciliarse

con ellos, los tres trabajasteis para presentar una réplica

lo más fiel posible del postre que nos trajo el señor Bau.

Aunque no lo habéis hecho los tres con el mismo entusiasmo

y eso se notó en el resultado.

Hubo un aspirante que a pesar de estar

muy nervioso en el cocinado, logró la mejor réplica

del lienzo de Fréderic Bau. (MARTA) Oxana.

Ese aspirante es...

Oxana.

(Aplausos)

(TONI) Ole.

Felicidades, ya eres finalista de "MasterChef VI"

junto a Ketty y a Toni.

Vamos, Oxana, claro que te lo mereces, te lo mereces.

Grande.

-Estoy flipando en colores.

Felicidades, Oxana. Felicidades, Oxana.

No me lo creo, no me lo creo.

Puedes subir a la galería

con tus compañeros. Gracias.

Saqué el mejor emplatado.

Es que no hay más que desear, ahora me subió mucho la autoestima

y ahora sé que puedo luchar hasta el final

y ganar, por qué no.

Daniel, Marta, a vosotros dos nos os vimos trabajar

de la misma manera. Daniel, trabajaste lento

e inseguro y al presentar el lienzo se vieron todos los defectos.

Además, el emplatado libre no te quedó nada bonito.

No, me da mucha pena.

Marta, sin embargo en tu caso, cocinaste tranquila,

muy organizada, da gusto verte cocinar,

pero la presentación también te ha fallado.

Los nervios te traicionaron.

Has hecho también un estilo libre y es verdad

que era más parecido al de Fréderic Bau.

Por tanto, el aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

Por favor, eh.

Daniel.

Me había acojonado, me cagué. -Dios.

-Enhorabuena, enhorabuena, pequeña.

Marta, enhorabuena porque eres finalista también.

Estoy en una nube, no me lo creo.

Creo que es de los momentos más felices de mi vida.

Ya poder decir que soy finalista quién me lo iba a decir

el día que entré con ese cordero horrible que aún me persigue.

(IMITA UN BALIDO)

Que menos mal que me disteis la oportunidad

y estoy superagradecida y tengo muchas ganas

de seguir adelante y, de verdad, gracias por todo.

Gracias a ti por el esfuerzo

y sube con tus compañeros a la galería y disfruta.

Lo siento, Dani.

Tengo unas ganas de gritar, de saltar y de ponerme a llorar

y emocionarme, pero tengo a Dani al lado muy triste,

así que no gritaré como una loca,

pero por dentro grito como una loca.

(KETTY) Hubo un momento que me asusté.

Bueno, Daniel, hasta aquí llegó tu aventura.

Sí. Fuiste el repescado

y llegaste a la semifinal.

Me da mucha pena porque puse mucho esfuerzo,

tenía todo en la cabeza cómo hacer el emplatado,

me dio mucha pena, la lie con el chocolate,

me dio mucha pena. (KETTY) Tengo un "deja vu".

-Me voy muy contento, una experiencia maravillosa

con mis compañeros y, culinariamente, me llenó,

seguiré con la cocina a muerte porque creo que lo llevo

un poco en la sangre y creo que lo haré bien.

Aprendí mucho en las cocinas de "MasterChef", aprendí

mogollón de cocina y me fijé en Carlos,

el ganador de "MasterChef III"

y me parece muy buena idea montar una "food track"

para llevar a cabo mi gastronomía.

¿No te da un poco de rabia

quedarte a las puertas de la final?

Más que rabia es pena, es qué pena no haberlo hecho

un poco mejor y quedarme aquí.

Pues sigue practicando, en este caso no te llevas premio

porque ya te los llevaste la otra vez, pero, bueno,

ahí tienes a los cuatro finalistas,

¿quién crees que va a ganar?

Pues creo y quiero que gane Oxana

porque es una mujer que al principio

chocamos muchísimo los dos

por el carácter que tenemos, pero cuando la he ido conociendo

y conociendo su historia, me parece una luchadora,

una tía que está en lo más bajo y se levanta,

vuelve a estar abajo y se vuelve a levantar

y a mí eso me ha ganado.

Yo te quiero, Dani.

Es mi Dani, lo quiero tanto como si fuera mi hijo.

Es mi niño preferido, es tan mono, tan buena persona.

De este concurso es el más importante, creo yo.

Bueno, Daniel, mucha suerte, sigue cocinando,

pero llegó el momento de dejar el delantal

y abandonar estas cocinas.

Con mucha penita. Un placer.

Un placer enorme. Gracias.

Suerte. Chao..

(MARTA) Dani.

(Aplausos)

Un crack, lo que hiciste hoy quién te lo diría.

-Ya ves, por repostería me tengo que ir.

Chao. -Adiós, Dani.

-Adiós, chicos.

Te queremos, Dani.

Ya tenemos los nombres de los cuatro finalistas,

Ketty, Toni, Marta y Oxana pisaron por primera vez

estas cocinas hace tres meses

con el sueño de convertirse en cocineros profesionales.

Han aprovechado todas las enseñanzas

que les trasmitimos reto tras reto

y nos han demostrado que además de los conocimientos

tienen talento, creatividad y pasión,

Nos vemos la semana que viene en la gran final,

mientras ya saben, pónganle sabor a la vida.

(APLAUDEN)

Aspirantes, bienvenidos a Illescas, bienvenidos a mi pueblo.

Invitamos a unos comensales muy especiales.

En toda cocina lo importante son los detalles y no las excusas.

Estamos en la final y sigo sin ver tensión.

Que sepas que llevamos

10 minutitos de retraso, ¿vale? Al lío.

Vamos a salir ardiendo, el que arriesgo mi vida soy yo.

Camareros, por favor, lo sacamos.

Los platos son enormes y muy correctos.

Bienvenidos al gran duelo final

de "MasterChef VI".

Ay, que me muero. Desde el restaurante Disfrutar,

en Barcelona, Oriol Castro y Mateu Casañas.

Os veo muy bien, -¿El jamón ya lo añadimos?

-Lo repetí dos veces y en una cocina profesional

solo explicamos las cosas una vez. La final de "MasterChef"

se merece que nos acompañe uno de los chefs

más prestigiosos del mundo, Mauro Colagreco.

(Aplausos)

Tu menú refleja defectos, virtudes, que los tienes,

lloras por el hecho de ganar un premio

que se basa en el aprendizaje.

Un 10 absoluto. El ganador de la sexta edición

de "MasterChef España" es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 12

MasterChef 6 - Programa 12

02 jul 2018

Semifinal con un homenaje a las mujeres de nuestra gastronomía. En la primera prueba, cada aspirante reproducirá un espectacular postre de Valentina Lorieto, Ana Lucía Jarquín, Xavi Donnay, Montse Abellà y Javier Aguiar. Los invitados les ayudarán, pero no cocinarán. Miri, finalista de MasterChef 5, les visitará y dará ánimos de cara a la final.

En la prueba exterior, MasterChef hará un homenaje a las mujeres protagonistas de nuestra gastronomía. Trabajarán como un único equipo en el club privado para mujeres Alma Sensai, aunque serán valorados de manera individual. Las comensales serán 15 mujeres chefs, maîtres, sumilleres y críticas gastronómicas.

En la eliminación, el repostero de mayor prestigio internacional, Frédéric Bau, creará un postre sobre lienzo que los aspirantes deberán reproducir.

ver más sobre "MasterChef 6 - Programa 12" ver menos sobre "MasterChef 6 - Programa 12"
Programas completos (13)
Clips

Los últimos 198 programas de Masterchef 6

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Maria Elena

    Que mal la actitud de Ketty cuando le dieron el pase a la final, se le notaba la envidia... PD. Me encanto lo amoroso que es el maestro del chocolate.

    02 oct 2018
  2. Yasmany

    A pesar de que en cuba vemos el programa con retraso creo que ganara ketty

    10 jul 2018
  3. Sara

    Me parece bastante penosa e infantil la actitud de tony y kety, se deberia de valorar mas... que pena que personas tan trabajadoras como victor y sofia no esten en la final.

    09 jul 2018
  4. ricardo jesus asumu

    Mi favorito en ganar en la edicion master chef 6 es Toni porque a mostrado saber hacer en la cocina y quiero Que lo consiga hoy, y Que no Se ponga De rebelde. Que Le haga caso a las terapias De jordi. SUERTE TONI

    09 jul 2018
  5. Mastervan

    Mi favorita para ganar es Oxana, creo que se lo merece, es auténtica y demuestra pasión en lo que hace. Marta también me gusta para ganar y tiene una buena actitud, pero a ketty sinceramente no le veo otra cosa más que aires de diva y actitudes egoístas, no sé qué hace en la final. Vamos Oxana!

    09 jul 2018
  6. Silvia

    Para mi Marta ha pasado..todo el programa..montando una novela de arrepentimiento y lágrimas..y una alta dosis de ""chupa media"..de los jueces..Tony. .en muchas ocasiones es irrespetuoso... y terco..para mi a pesar que me gusta..como trabaja Kety. .se merece el primer lugar Oxana ..de una sencilla empleada de Hogar...a mejorado..porque tiene un sueño..

    08 jul 2018
  7. Miriam

    Que gane OXANA o MARTHA como segunda opción. KETTY nunca hace nada sólo moverse de un lado a otroy y ganar fama con escapulario de los demás . KETTY y TONY fuera pero YA !!!

    07 jul 2018
  8. Mary

    Me encanta Oxana es una gran mujer, tiene todas las cualidades para ser la ganadora. Espero que gane!

    07 jul 2018
  9. Estudiante 34

    Mi favorita es Oxana, ya que es la única que lo hace bien y no es falsa como Marta, que sólo quiere aparentar delante de los jueces , sobre todo de Jordi, que es la niña de sus ojos. Esto se nota cuando presenta su plato y mientras va describiendo el plato, no para de mirar a Jordi y poner una voz de inocente. Me parece que Marta se aprovecha de su ''falsa inseguridad'' . En mi opinión, más que inseguridad es nerviosismo y imperactividad. Además, no para de comentar cada cosa (Oxana también lo admito), que es simplemente irrelevante.

    07 jul 2018
  10. Rebeca

    Me gusta ketty!! O marta! Oxana es muy caotica, no me gustaria comer lo que hace...

    06 jul 2018