www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4645618
Para todos los públicos MasterChef 6 - Programa 11 - ver ahora
Transcripción completa

En este reto os jugáis el delantal dorado.

Oh. -Te inmuniza.

Con dos estrellas Michelín, Jesús Sánchez.

Deja algo para nosotros, ¿eh? Que no paras de comer.

Los nervios, es la ansiedad.

¿Qué tal, alcalde, con tanta especia?

Me estoy volviendo majareta.

Tu falta de ganas es lo que desprende

tu forma de trabajar en la cocina.

Eso es para echarte.

El que se va a llevar el delantal dorado es Ketty.

Enhorabuena. ¡Bien!

Aspirantes, estamos en el Puerto de Santoña.

¡Vamos ahí! ¡Vamos, chavales!

Vente con los bocartes. -Termino con el lomo y voy.

Ya te lo he dicho 30 veces.

¿Huevos enteros cuántos son? Hemos visto 75 y son 7,5.

¿75 huevos? Sí.

Con dos narices, habéis dejado sin huevos a Santoña.

Oxana, Víctor y Toni, uno de vosotros tres

abandonará esta semana nuestras cocinas.

Mucha suerte. Gracias.

Con dos estrellas Michelín, Andoni Luis Aduriz.

Dejar que salga el cocinero o cocinera que tenéis dentro.

Tenéis que hacer un plato libre con el ingrediente principal

y los siete ingredientes con los que comparten afinidad.

Míralo, a dos manos. -Míralo, míralo.

¡Ahí, ahí, ahí!

Ketty, escurriendo el bulto no se gana "MasterChef".

Suerte que llevas el delantal dorado porque estás suspendida.

Lo importante es llegar a un sabor agradable.

Y yo en tu plato no lo veo.

El aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

Víctor. No puede ser.

Eres un grande, Víctor.

(Aplausos)

Buenas noches y bienvenidos a "MasterChef".

Estamos a punto de vivir una noche apasionante.

Los aspirantes llevan casi tres meses

sin ver a sus familiares.

Les hemos visto emocionarse en estas cocinas

acordándose de ellos.

Pero eso no es nada comparado

con lo que van a vivir en unos instantes.

Buenas noches. -Hola, buenas noches.

Buenas noches. -Buenas noches.

Eh, un mantel. -Un mantel y una cajita.

¿Qué habrá en esa cajita?

Qué misterio.

Bastante misterioso, ¿eh?

Aspirantes, bienvenidos una semana más a estas cocinas.

Gracias. -Gracias, chef.

Aunque siempre decís que venís con el corazón en un puño

sé que cuando esto termine las acabaréis echando de menos.

Seguro que sí además. Segurísimo.

En este reto tenemos dos sorpresas para vosotros.

Joder con las sorpresas...

Sofía, antes de nada, ¿se te ha pasado ya el disgusto

por la marcha de Víctor?

Bueno, le echo de menos.

Yo pensaba que no le echaría tanto de menos.

Pero estoy mejor que nunca.

¿Mejor que con él? Estoy muy bien.

No te hagas la dura que le echas mucho de menos.

Sí, me estoy haciendo la dura. Le echo mucho de menos.

¿Qué crees que puede haber debajo de ese paño?

Pues no sé, como no sea una rata aplastada

o algo para cocinar así. -Una rata aplastada.

Muy agradable, Sofi.

Marta, ¿crees que funcionará tu método de adivinación

basado en golpecitos con la cajita?

Mira, me acabo de dejar los nudillos.

Media hora llevo y esto no es hueco.

Aquí hay algo macizo.

Y oler no huele a nada.

O sea, no hay un alimento ahí dentro.

#Marronazofijo. Porque ahí no hay un alimento.

Vamos a empezar descubriendo lo que hay debajo del paño.

Vale.

Uno, dos y tres.

¡Olé!

Nos vamos a las modernidades de la cocina.

A esferificar, con lo que me gusta a mí.

A esferificar.

Esto lo he soñado yo esta noche.

Oxana, ¿sabes qué es eso?

Es la cuchara para sacar caviar falso, ¿verdad?

O hacer esferas. -Muy bien, Oxana.

¿Te gustaría usar la cucharita?

Sí, me gusta hacer caviar falso mucho.

A mí me gusta más el de tu pueblo, el de verdad.

¿Qué te gusta más, la roja o la negra?

Mándame medio de cada y así voy probando y te digo.

Oído.

Pues así es, es una cuchara colador especialmente diseñada

para hacer esferificaciones. Es una herramienta

muy utilizada en la cocina moderna.

Sofía, ¿con qué crees que tendrá que ver esta cuchara?

Pues podría venir algún cocinero

que haga mucha esferificación.

Pero creo que vamos a tener que cocinar nosotros,

que para eso estamos aquí.

Bueno, sólo hay una manera de saberlo,

recibiendo a un chef que suma 8 estrellas Michelín en total

y un recorrido de 43 años en el mundo de la gastronomía.

Ostras. -Madre mía.

Desde el restaurante Martín Berasategui en Lasarte.

¡Ahí va! (TODOS) ¡Garrote!

Con tres estrellas Michelín, Martín Berasategui.

¡Garrote! -¡Qué fuerte!

(Aplausos)

¡Garrote! -¡Enorme, señor! ¡Garrote!

Garrote y hasta la victoria. Venga.

Es de los mejores cocineros que hay en el mundo.

Y es un placer tenerlo aquí.

Es que cada vez nos traéis a gente mejor, coño.

Bueno, Martín, buenas noches. Todo un honor recibir

de nuevo en estas cocinas al único chef español

que tiene dos restaurantes

con tres estrellas Michelín cada uno.

Qué fuerte. Qué ilusión.

Pues aquí donde le veis cuando le dijo a su madre

y a su tía con 15 años que quería ser cocinero

se llevaron las manos a la cabeza.

¿Qué te dijeron cuando 6 años después te pusiste al frente

del restaurante familiar?

Pues alucinaban en colores desde el primer segundo

que me vieron en la cocina, porque no se imaginaban

por nada del mundo que tenían un sobrino o un hijo así.

Imagínate con Pepe lo que alucinaron.

(Risas)

Oye, por cierto, ¿cómo va el desembarco en Madrid,

esa vuelta a la capital después de 25 años?

Pues con muchas ganas, con mucha ilusión.

Este año abrimos el Hotel Velázquez.

El año que viene en el estadio Bernabéu un restaurante

Martín Berasategui. ¡Olé, qué bonito!

La verdad es que me siento superquerido

en todas las partes del mundo donde voy.

-Qué ilusión.

Martín, enséñanos qué nos has traído,

porque los aspirantes están nerviosos

y nosotros, además, estamos salivando.

-Ay, a ver.

-Y yo aquí os voy a enseñar. Cuéntanos, Martín.

Un homenaje que le hice

a mi gran amigo Karlos Arguiñano,

que es una ostra escabechada con una granizado

de pepino y txacolí y una manzana picante.

-Ay, por Dios.

Pero eso no tenemos que hacerlo nosotros, ¿no?

(M. BERASATEGUI) Aquí tenemos la espuma de manzana picante.

Ahí. -Vale.

Y luego aquí pongo un poquito del granizado

de pepino y txacolí.

Jo, qué pinta tiene. Qué pintón.

Y vamos a echar...

¡Oh! -¡Hala!

Bonito la cosa.

Yo no sé si reír o llorar. Esto es muy bonito.

Bravo. -¡Bravo!

Cómo se notan, Martín, las 8 estrellas ahí.

Sí, sí, sí.

Estoy viendo los humos que están saliendo.

Y ese humo es el que está saliendo de mi cerebro,

porque yo eso no lo sé hacer.

Bueno, aspirantes, ¿qué os parece el plato?

Una barbaridad. -Es un espectáculo.

Es precioso, vamos.

¿Y os gustaría replicarlo?

¿Cómo vamos a hacer eso, muchacho?

(TONI) La madre que me parió.

-A mí eso no me sale. -Si tú tienes 8 estrellas.

-¿Cómo quieres que hagamos eso? Pues en eso consiste este reto,

en replicar el espectacular plato

que nos ha traído Martín. (DANI) Mamma mía.

Pero como somos buenos os vamos a dar la receta.

¡Bravo, bravo! -Qué buenos sois.

Gracias. -Qué buenas personas.

Qué detalle.

Aspirantes, tenéis 75 minutos para replicar

esta maravillosa creación del maestro Berasategui.

Es muy poco tiempo, ¿no?

Antes entraréis al supermercado a coger los ingredientes

e iréis saliendo de uno en uno según os vayamos avisando.

¿Entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno, ya.

(MARTA) Venga, vamos. Suerte, chicos, ¿eh?

Con tranquilidad, por Dios, que no nos matemos.

Venga va, primero voy a abrirme la receta para ver.

A ver, vamos.

Venga, que yo voy de allí "pacá".

Uno... No os dejéis nada, ¿eh?

Una cabeza de ajo.

Las recetas de Martín son siempre facilísimas.

Sí, sí, elaboraciones creo que sólo tiene una.

Chalotas encurtidas. -Madre mía cómo pesa la cesta.

Madre mía, si esto es una locura.

Pensad bien en la receta.

Estoy nerviosísima.

Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres. Ay, me falta una cosa.

Me falta esto. Dos, uno... tiempo.

Ketty, a tu puesto de cocina.

¡Ah!

¡Muchísimas gracias, de verdad!

De verdad, o sea, es la última persona que me imaginaba

que pudiera venir. ¡Eres tú de verdad!

¿Ahora cómo voy a poder cocinar así?

Ahora mejor que nunca cocina.

Bueno, Ketty, cuéntanos si puedes quién ha venido a verte.

Es mi madre.

De verdad, si querían sorprenderme, lo han logrado.

De verdad, muchísimas gracias.

Ketty, ¿cuánto hacía que no os veíais?

Casi un año.

(MADRE DE KETTY) Ya, niña, ya.

-Es un regalo, de verdad.

Muchísimas gracias.

Muchísimas gracias, de verdad.

(KETTY) Pensar en la idea de ir a buscar a mi madre...

O sea,... o sea, superbonito, de verdad.

Muchísimas gracias.

¡Ah!

(GRITAN CONTENTAS)

Oxana estaba mal, porque pensaba que tampoco iba a venir.

Oxana, cuéntanos quién ha venido a verte.

Es mi hija Natalia.

Qué guapa. Muy guapa, Oxana.

Es maravillosa, ¿verdad?

Natalia, no sabes la cantidad de veces

que tu madre ha hablado de ti.

Y por si no lo sabes está muy orgullosa de ti.

Yo pensaba que se me paraba el corazón, de verdad.

Muchas gracias, ¿eh? Gracias a este regalo,

de verdad me haces volar.

¡Aaay!

¡Mi vida!

¡Qué ilusión! ¿Qué haces aquí?

Qué vergüenza.

¿Qué tal estás? ¡Qué guapo estás, por Dios!

¡Qué guapa estás, por Dios!

Esto... esto es mentira.

-Sí, es mentira.

Marta, por fin conocemos a Luis.

Aunque deberíamos llamarte San Luis,

porque tienes más paciencia que el Santo Job.

Pero es única, ¿eh? Sí, no se calla

no debajo del agua, pero es única.

Gracias a que ella es así y habla, y es un terremoto

me tiene enamorado.

Por cierto, Marta, Luis,

¿cómo os llamáis en la intimidad?

Oye, esto... es que lo has dicho.

Yo te he oído decirlo.

A ver, que somos un poco empalagositos a veces.

Ya nos hemos dado cuenta. Un poco.

Así sin querer... -No lo digas, por Dios.

Luis, hijo, es que tenemos que decirlo.

Es tremenda.

Y entonces... -Dilo. Dilo tú.

Cuchu. (LOS TRES) ¿Cómo?

Cuchu. Cuchu.

Cuchu. ¿Por qué?

¿No lo has oído nunca a Peru llamarte cuchu?

No, no me llama cuchu, no.

(Risas)

Muchísimas gracias a "MasterChef".

Esto no lo volveré a vivir en mi vida.

Que no hay necesidad de estar

tanto tiempo separados después de esto.

Eso te digo yo también. -Por favor.

¿Dónde está papi?

(RÍE)

¡Toni!

¿Y su madre qué? (RÍEN)

¡Hola!

¿Quieres venir con papi?

¿Quieres venir con papi? -¡Hola!

¿Qué tal, cariño?

¿Cómo estás?

Choca.

¡Toma!

¿Cómo estás? Oye, Toni, qué ganas tenías

de ver a tu hijo Toni. Hombre, Toni pequeñito.

Tenía unas ganas... Vamos, a los dos.

Y a mí también, ¿no? -Hombre, a ella también.

Rosa, ¿cómo le ves en persona después de semanas

de verle sólo por la tele?

Está guapísimo, ¿eh? Está guapísimo.

Os lo voy a dejar una temporadita más

y me lo acabáis de pulir.

Está chotero, que dice él.

(Risas)

Está más delgado, moreno, con su barbita.

Una maravilla, "MasterChef" me está cambiando

en todos los niveles de la vida.

¡Oh!

(GRITA CONTENTA)

¡Corre!

(Risas)

Oh...

¿Qué? -¡Uf!

Que yo ya no quiero la cesta.

Sofía, ¿contenta?

Uf, mucho.

Le echaba mucho de menos.

Le echaba mucho de menos.

Manel, tenemos que contarte algunas cositas.

Sí. Tu hija ha aprendido a cocinar

mucho y otras cositas también.

Hay un chico por ahí. Vaya, vaya, vaya.

Sofía te habrá contado algo, ¿verdad?

No. -Ay, cuando te enteres, Manel.

Ay, Manel. Pues ahora tenéis tiempo

y os ponéis al día.

Pues si ella está contenta. -¡Que viva el amor!

Aquí no pinto nada yo.

Ya fuera de bromas, Manel,

cuando Sofía se propone algo, lo consigue.

Eso sí que es verdad. -Sí.

Eso sí que es verdad.

Tú no confiabas en cómo ella cocinaba.

Y ahora mira dónde está. ¿Qué piensas?

Que si va a tirar por aquí va a tener mi apoyo,

vamos, hasta el infinito y más allá si es preciso.

Estamos muy orgullosos de ella.

Yo más. -Muchas gracias.

Yo más.

Sofía tendría que ser consciente de lo que es capaz,

porque vale mucho.

Y además que no le ha caído gratis nada en la vida.

¡Hombre, el padre de la criatura!

¿Qué pasa, Teíto?

¿Has venido a cocinar conmigo? ¿Qué pasa, papa?

¿Qué tal todo? -Bien.

¿Todo bien o qué? -Todo bien.

Daniel, ¿qué supone que esté tu padre aquí en "MasterChef"?

Mucha emoción, porque al final me he criado

con un hostelero, que él ha estado toda la vida

en un bar metido, sé lo que es.

Le agradezco todo en la vida a él.

Yo decía que de la religión era ateo,...

...porque sólo creo en Teo, y es mi padre.

Mi padre para mí me ha dado todo

y se ha dejado la vida por nosotros.

Yo eso se lo tengo que agradecer de por vida.

Las palabras buenas que me llegan de mi padre

yo me las llevo a fuego.

Aspirantes, como os estoy viendo muy emocionados

y sé que habéis echado mucho de menos

a vuestros familiares no quiero romper

este momento mágico y separaros de ellos.

Qué buena persona eres, Pepe. Qué buena persona.

Sabéis el corazón que tengo. En el fondo es buena persona.

Así que por favor, levantad las minicajas

misteriosas a la de tres. Levántala, Toni. Cógelo.

Una, dos y tres. ¡Y tres!

¡Hala! -No puede ser.

¡Ay, Luis, qué alegría! Ponte en el grifo.

Qué mala...

Luis, no pienses mal,

estamos en las cocinas de "MasterChef".

Yo no he pensado mal. ¿Has pensado mal tú?

Ah, bueno, no sé. Es que yo veo muchas cosas

a las que enganchar estas esposas.

Esto es un caos.

¿Para ti? -Y para ti.

Bueno, queremos que sigáis muy juntitos.

Así que van a poder ayudaros a replicar

el plato de Martín Berasategui.

¡Huy, huy, huy!

Vais a cocinar esposados.

Mira, hacemos una cosa, tú eres el sumiso

y yo soy la que manda. -Vale, un beso.

Toni, en tu caso el niño te esperará fuera, ¿vale?

Por supuesto.

Todo el mundo poniéndose las esposas ya, por favor.

Esto no funciona. -Trae, trae.

Llamadme loca, pero nunca he puesto unas esposas.

Ah, mira, mira, así.

Tú no te esperabas cocinar hoy.

No, si yo venía a veros nada más.

Esto es un atraco a mano armada.

Bienvenido a "MasterChef".

Marta, tenías muchas ganas de ver a Luis.

¿Tienes las mismas ganas de que cocine contigo?

Tenemos un trato, yo hablo y él obedece.

No, no, es tal cual. -Luis, está claro

que se va a hacer en tu casa lo que tú obedezcas.

Clarísimo. -Que no, es broma, es broma.

Como ya tenéis los ingredientes y los ayudantes,

los 75 minutos para cocinar comienzan

en tres, dos, uno, ya.

No te cortes, mete la ostra en el trapo y la abres, ¿vale?

Primero tenemos que hacer lo del caldo.

Necesito que me llenes esto de agua, porfa.

Ah, chaval, que quema. -Lo siento, lo siento.

¿Estás bien? -Una ampolla del copón.

¿No podría ir así entero?

No, si lo cortas en cachitos soltará más sabor.

Sí... pequeño.

Ahora... ahora a ver...

Toni, ten cuidado con los dedos.

No me digas eso, que llevo aquí mucho tiempo.

Ya, por eso te lo digo.

En cuadraditos, no muy pequeños, normales.

Y ahora hacemos, mira, unos, dos, cuatro

y por la mitad, ¿vale?

Venga, esto hay que hacerlo más rápido.

Vamos más rápido. Ya está, para adentro.

Un caldito rico. -¿Así?

Sí, como lo he hecho, pues igual.

Espera, pelamos la cebolla.

Voy muy lenta. No te voy a asustar.

Tú pélame las patatas.

Tú para allá y yo para aquí.

¿Con la piel y todo la patata? -Sí.

Se quema algo. -No se quema nada.

Estoy salteando para que tenga sabor.

Ahora vamos a abrir las ostras, ¿vale?

¿No sabes abrir la ostra? Trae.

-Chis, tranquilo, que se resiste.

Todo el líquido lo quiero aquí.

Abrir ostras ahí enmanillado no tiene que ser fácil, ¿eh?

¿Cómo abrirías tú las ostras en esta tesitura tan simpática?

Pones un puchero con agua hirviendo con sal.

En un minuto, ni un segundo más ni uno menos,

coges la ostra y la metes con agua y hielos.

Te queda la ostra fría con todo su jugo

perfectamente frío. Se abre súper fácil.

Te vas a quedar alucinada con el sabio consejo

de tu maestro Martín Berasategui.

Tienes que venir más, Martín, porque con tus clases, vamos...

Eso es. -Ponte aquí arriba ya.

Bien, bien. Vale, ya tenemos una.

Vamos a abrir otra, ¿vale?

Todo el líquido fuera. Todo.

Si vamos a usar el líquido. -Vale, vale.

La ostra no la usamos, menos una.

Ahora coge y las manzanas le quitas el corazón.

Hazme eso con todas.

Cálmese. -Ay, madre.

Ay, Ketty.

Yo no puedo con esta, esta se resiste.

Vale, haz palanca, va.

Preferiría hacer otra cosa con esposas mejor que cocinar.

¿Y tú? -¿A qué te refieres?

Pues nada, hijo.

Sí, Luis, que tú puedes. Lo estás haciendo superbién.

No me trates como si fuese imbécil tampoco.

Vamos. -Muy bien.

Que no se salga el líquido. -Ya, hija.

¿Sabes lo que te digo? Que vamos a licuar.

Ya está, apartamos las ostras.

Vamos, vamos.

¿Qué más voy a necesitar?

¿Pero esto es para el granizado?

Sí, claro. -Vale, vale.

Las vamos a hacer todas para dos elaboraciones.

¿Hago aquí el escabeche?

Sí.

Estoy de los nervios.

Cálmate, los nervios no te dejan pensar.

Mi madre me pone nerviosa. -¿Pero por qué?

Porque ella tiene el ritmo de Cuba,

que en Cuba el ritmo es mucho más light.

Y yo estoy europea perdida

y me falta nervio aquí. -Cálmate.

Va bien, tranquila. -Vuela, Luis.

Estoy súper estresada. Yo nunca voy tan mal de tiempo.

Todo el líquido ahí. Olé mi niño.

Di que sí. Ahí, todo.

Sujétalo ahí. Sujétalo.

La hija de Oxana aguanta el brazo de milagro.

¿Sabes abrir ostras?

Algo he leído.

Venga, va, pues dale.

Ah, de pepino.

Venga, va, apio.

Y ahora tenemos que hacer 20 gramos de jengibre.

Me cago en la madre que parió.

Ya te has cortado. Que el trapo es para que te proteja la mano.

Que esta mano no me he cortado, Dani, por favor.

Bueno, tú sigue, hasta que te cortes otra vez.

Las hojas de menta no las he echado.

Son diez hojas de menta, ¿vale?

¿Esto es una tercera elaboración?

No, esto es una elaboración.

100 gramos de txacolí.

100 gramos.

Vamos allá.

Ya está. Hay que volar, ¿eh?

Que el tiempo corre y no te das cuenta.

Ya sólo me queda una. -Venga, perfecto.

Le añadimos...

La gelatina. -Sí.

¿Qué tal? ¿Cómo estamos? Araceli.

Con la izquierda, que yo soy zurdo.

Este es una eminencia en la cocina, mamá.

Qué, un sueño, ¿no? -Hoy estoy loca.

¿Pero porque ves a Martín o por tu madre?

Por las dos cosas. -Hoy estoy loca.

Ketty, te estoy viendo cocinar y no le mandas nada a tu madre.

Cómo que no, le mando con respeto.

Araceli, te quiero ver hacer los esféricos.

¿Los es... qué?

Yo le voy a enseñar. Las esferificaciones.

Sí, hombre, sí. Lo va a hacer mejor que tú.

No sabe lo que es, pero yo le voy a enseñar.

Ya verás cómo lo va a hacer de bien.

Venga, suerte. Suerte.

Muchas gracias por la visita esta.

Ajá, estoy leyendo.

¿Qué más podemos hacer?

Ahora tenemos que meter esto en el abatidor.

¿Ya lleva todo? -Todo.

Corre, mamita. Hala, venga, va.

Un abatidor.

Esto bien mezclado y ya tenemos el granizado, ¿vale?

Ya tenemos una elaboración.

Sin moverme la mano izquierda. Vente, corre.

Ahora cogemos y apartamos esto.

¿Qué tal está esta parejita? ¿Qué tal?

Muy difícil esto, de verdad.

Los que sonríen en la cocina siempre cocinan mejor.

Las ganas que le está poniendo es el 80% del éxito

que va a tener vuestra receta.

¿Vale? -Gracias.

¿Cómo lo llevas?

Ay, muy bien, espero que me salga algo.

Y le pido mucho... es caldo. Está bien.

El caldo está preparado.

El granizado lo voy a hacer.

Ahora sí, y después me pongo con el sifón.

Sí, con la espuma picante. -Luego con la espuma picante,

con perlas y con escabeche.

Se te ve disfrutando, aunque no tengas experiencia.

Ella canta también.

Venga, garrote, Oxana. -Muchas gracias.

Mucha suerte. Mucha suerte y hasta ganar

el concurso, venga. -Claro que sí. Garrote.

Aspirantes habéis consumido 30 minutos. Quedan 45.

¡Oído, chef!

Di "Oído, chef" que es muy divertido.

Oído, chef. -Más alto.

(LOS DOS) ¡Oído, chef!

¡Ah!

La espuma. 200 gramos de almíbar picante,

400 del licuado de manzana.

75 de azúcar, 250 de agua.

¿Agua del grifo? -Sí, sí, sí.

Ay, que no echamos una cosa. Vamos otra vez al abatidor.

Perdón, perdón.

¡Hala!

Ay, la hostia.

Las rusas regando de pepino el suelo.

Entonces el azúcar... Qué nervios, de verdad, ¿eh?

Mi vida, te quiero mucho. Lo siento por ponerme nerviosa.

Cállate, cállate. -Dos chiles y 50 g de txacolí.

Todo para adentro, que el txacolí tiene

muy buenas vitaminas.

50, y ya está. -Vale.

Calentar en un cazo el almíbar picante

y poner a hidratar en agua fría la gelatina.

Corre, porque necesito yo... -Ya, ya.

Y esta gelatina para adentro.

Cuando acabes, porfa...

Sí, un momento, que se diluya bien.

Agregar el licuado de las manzanas

a la mezcla anterior y meter en el sifón.

¡Huy! -Echa, tal cual.

Pero intenta no manchar mucho, ¿vale?

Lo siento.

Cierra.

No puedo cerrarlo, tío.

Madre mía, qué Cristo...

Agita como si fueras un coctelero.

El truco es dejar muerta la mano. Dale bien.

Corre, corre. Corre, vente para acá.

En el bar yo le tenía que hacer caso en todo.

¿Aquí quién mandaba? Yo, ¿no?

Aquí cambia. -Me tienes que hacer caso.

¿Has hecho alguna vez un escabeche?

No paro de hacer escabeches. Es mi día a día.

Esto es para el escabeche.

Ahí.

¿las dos zanahorias vas a echar?

Sí. -El apio...

Y, mira, salga lo que salga lo importante

es que estemos bien hoy, ¿no? -Sí, ya lo has dicho.

Ya está, esto lo dejamos ahí pochar.

Pero, Toni, Rosa. -Muy buenas.

Ahí los tienes. No sabes el placer que es

para mí conocerte.

Toni y Rosa, su mujer. -Un verdadero placer conocerte.

Qué concentrados estáis.

No te creas que estamos tan concentrados.

Concentrados no estamos. Rosa, yo tengo una pregunta

para ti que me tienes que contestar.

¿Cuando alguna vez Toni en casa

hace un arrocito y no le sale bien...?

Bueno... -Pero no me sale nunca mal.

Según él, pero...

Ah, cuenta, cuenta. "Pues te lo haces tú."

¡Ah, qué bueno! Nunca te lo acierto.

Es que nunca se lo acierto. ¿Te pone el morrito torcido?

Sí, sí. Ya le conozco yo a Toni.

No le creo, no le creo.

Seguro que estaba tiernito ese día y...

Claro, si hace de mí lo que quiere.

Técnicas de vanguardia aquí. Martín ha venido con toda

la artillería pesada. No, ya, ya.

Ha venido a jorobar a los concursantes.

A jorobar él no viene nunca. Garrote, garrote.

Garrote, pero mira lo que tienes que hacer.

Sí, aquí tenemos tela. -Hacedme caso.

Luego lo tenemos que comer nosotros.

Mucho más fácil de lo que parece.

Garrote y hasta la victoria.

Siempre, hasta la final y a luchar.

Gracias. -¿Seguimos?

Ya no me acuerdo ni por dónde íbamos.

Una vez pochada la verdura

añadir el vino blanco y reducir a seco.

Cuando dice reducir a seco es...

Que sólo quede el aceite. Fuego a tope ahí.

Una cebolla. Una cebolla mediana...

Una cebolla mediana.

Le va a romper el brazo la madre a su hija

de los tirones que le da,

que la lleva por aquí y por ahí.

Yo les veo que van como muy compenetradas, ¿no?

Sí, no paran. Van corriendo.

Si no quieres perder el brazo...

Dibuja con esta mano. Sí, a veces sí,

yo le daba golpes y giramos.

Marta, te quiero ver cocinando con esa alegría.

¿Me escuchas? Sí, perfectamente.

¿No llevas tapones? Me los he quitado.

Pobrecito. ¿Cómo llevas la muñeca?

Es mi culpa, que voy muy atropellada.

Estoy hablando con tu chico. Perdón, tienes razón.

No escuchado la voz de Luis.

¿Tú cocinas? Yo no cocino.

Se te nota. ¿Sí?

No te costaba nada antes de venir

haberte hecho un cursito en la Escuela Online.

Martín me ha prometido hacer un módulo llamado

"Cocina con garrote". Con triple garrote.

¿Cómo está siendo cocinar con Luis?

Pues, a ver, está yendo fenomenal.

Y encima me sabe muy mal porque yo soy muy nerviosa.

¿Sí? No. Y no quiero ser borde

y para un día que le tengo aquí no quiero ser borde.

Se pone a llorar. Que no estás muy contenta.

En resumidas cuentas.

Hazme caso, lo estáis haciendo súper bien.

Y si sale mal, lo siento. Pero quiero disfrutar de él.

Con las ganas que estáis echando es imposible

que salga mal. Si lo ha hecho mal, díselo.

Que no ha hecho nada mal. Si voy súper atropellada.

Ya me conoces, si yo voy súper atropellada.

Hay que sacarlo. Vale, sí.

Pero pasándolo bien, ¿eh? -Pasándolo bien.

Gracias. -Ánimo.

Lo siento, Luis. -¿Estás de broma?

Vinagre de Jerez.

Todo.

A ver, las chalotas encurtidas.

Corta las chalotas estas. -Son cebollas.

Son chalotas, madre. -Son cebollas.

Son 50 gramos, no más. Pues un poco más.

¿Sí? Pues córtalas tú.

Ahora me deprimo.

Jo, qué fuerte. Qué fuerte.

Vale, de miel 10 gramos.

Vale, ahora de vinagre de manzana.

100 gramos de vinagre de manzana.

¿Pimienta cuánta?

Pone dos. -Dos gramos.

Tomillo fresco.

Dos gramos de tomillo fresco.

Y a la que arranque a hervir las chalotas.

Esta miel, por Dios, por Dios, por Dios.

Yo es que me pongo muy nerviosa

con el desorden en la cocina. Parecemos un matrimonio.

Cuando compartamos casa no voy a tener así la cocina.

Me cuelgo de una viga.

¡Va! -Tranquilízate.

A ver, que hoy te mando yo. No me mandes tú, ¿eh?

Hola, Sofía. ¿Qué tal estás? Sofía, Manel, ¿qué tal?

Muy buenas. -Mira, dale la mano.

Cago en la mar. Garrote.

¿Cómo llevas eso de cocinar con tu padre?

Estoy estresada, porque tu receta

muy fácil no es, la verdad.

¿Pero eso de que seas tú la jefa?

Esto es muy guay, porque nunca había pasado así.

¿Nunca habías cocinado así con tu padre?

En casa sí que yo había ido a mirar cómo hacía el arroz.

De aquí en adelante vas a mandar tú en casa

y él va a ser el ayudante.

La juventud al poder. -Claro que sí.

Manel, ¿cómo ves a tu hija? ¿Las técnicas cómo las lleva?

Por lo que estoy viendo, bien. Yo todas estas cosas

de alginatos y tal no ha sido nunca mi huerto.

Para hacer innovación

siempre ha habido que hacer una gran tradición.

Y la gran tradición un día fue gran innovación.

A mejorar la excelente herencia del padre.

Claro, a mandarle bien. Garrote.

¿Quién os hubiese dicho que ibais a estar

padre e hija aquí concursando? -Muy fuerte.

Entonces... ay, las ostras.

Tengo que ir abriendo las ostras ya.

Te veo nerviosa. -¿Cómo no voy a estar nerviosa?

Pero cálmate. ¿Esto lo aprovechamos?

Las ostras.

Ay, qué estrés.

Yo le daba ánimo, pero yo estaba estresadísima.

Ay, Dios. Ay, qué comida más complicada.

Lo siento, mama. Lo siento.

¿Y qué tal tus tías y todos? -Todo el mundo bien.

Tu tío Ramón estará emocionado. -Súper contento.

-Hombre, con lo que le gusta el "MasterChef",

que se hizo de la Escuela Online.

Las esferificaciones. Esto es complicado, ¿eh?

El agua marina, el agua mineral,

zumo de limón, polvo de plata.

Toda el agua de las ostras.

Perf... un poquito más.

5 gramos de zumo de limón.

Tres gramos de "gluco".

¿Eso es xantana? -No, esto es gluconolactato.

Culinariamente hablando se mueve muy bien,

con los cuchillos, dirigiendo, esto no lo hagas así,

primero vamos por esto. No, muy bien.

Qué guay que me diga esto mi padre.

Polvo de plata.

¿Dónde vamos? -Vente para acá.

Aquí, es una máquina de envasar al vacío.

Tomillo, romero. Espera, un poco de tomillo.

Sí, sí, nada. Sí, claro.

100 gramos de agua de ostras.

¿Eso no tiene agua? -Ya la he tirado.

No sé si sal necesita. Le echamos sal.

Se puede hacer sin sal.

Cogemos, mira, la jeringa.

Esto es cocina moderna, ¿eh?

Se abre sólo. -Ya, pero vuelvo a cerrarlo.

¿Tres veces? -Sí, hay que dejar que se abra.

¿Me vas a explicar cómo va una máquina de vacío?

Máquina de vacío...

700 ml de caldo de jamón.

Quitaremos el aire con el vacío tres veces.

Ah, vale. ¿Pr cuál vais?

¿Por la segunda? -Tercera ya.

Vale, guay. ¿Qué tal con tu padre?

Es muy fuerte. ¿Y tú qué con Luis?

Muy bien.

Os vais a quedar pegados en el suelo.

No sé qué se ha caído aquí. pero es autoadhesivo.

Fíjate, se dan besos. Están ahí Luis y Marta.

Se abre solo, así que no metas la cabeza.

Podemos aprovechar para darnos un abrazo ya.

Se creen que no les vemos.

Hombre.

¿Cómo le va a echar la bronca con el beso que le ha dado?

Eso no puede ser. -Qué gracioso, cómo sube.

Flipa, flipa. Venga, a ver si no va a salir.

Moja.

Hacen falta dos bonitas, ¿no? -Sí.

¿Quieres hacerlo tú y te estrenas?

No, me voy a mantener virgen.

¡Olé! -¿Cuánto os queda?

Pues acabo de empezar.

Siguientes nosotros, ¿vale?

¿Estáis en la cola del mercado o qué?

Va luego Oxana. -Sí, después yo.

Venga, después voy yo entonces. -Voy yo y después tú, vale.

Vamos ya ahí que sale esa buena. Ay, se me ha roto.

No pasa nada. -No pasa nada.

¿Qué vamos a hacer?

-¡Venga, Oxana! -Ya voy.

Ya voy. El escabeche está reduciendo.

Me queda. Tengo el granizado. Tengo la espuma.

Tengo el escabeche.

Vale. ¡Oh, qué bien! ¿Has visto qué bonitas las esferificaciones?

Sofía, el escabeche, el puré, que nos falta.

-¡Bien! -Oxana, ¿terminaste aquí?

Me queda una más, cariño. -¡Ay, por favor!

Yo qué sé.

Quítame el romero.

Lo estoy moliendo fino.

Xantana. ¡Huy!

Mierda. No te dejes para el final

los esféricos, porque es algo para hacer con tranquilidad.

Lo haré como lo hice la otra vez. -A ojo, como todo.

Está queriendo hacer esferas y le salen churros.

Porque tendrán aire incorporado.

Las tres veces que le tienes

que quitar el aire, son importantes.

En forma de perla.

Oxana también se pelea con los esféricos.

¿Y si hacemos así?

Vamos.

Vaya viajecito. La madre de Ketty está mareada.

¿Y esta es la textura? -Sí, sí.

Venga, va. Ya está.

Aspirantes, últimos cinco minutos. Garrote ahí.

Vente para acá.

Dame. Quiero cortarla yo. -Sí, sí.

Vale. -Y esta no está mal.

No sé si me voy a desmayar aquí. -No te desmayes, madre.

Estás corre para aquí y para allá.

¡Bien! -Coge dos cucharas, Marta,

por Dios, tan limpia que eres.

Y la otra media. -Media aquí.

-Ponlo por la parte bonita. -Ahora el puré.

He limpiado es al final. Ya, cachorro. A ver.

Venga. A por las algas.

Vamos superbién, papá. Nunca he ido

tan bien de tiempo. -No la caguemos.

Pero no, pero no... ¡Teo! -Venga, vamos.

Algas.

Me gusta este. -Pues venga. Pero ya.

Espérate.

¿Qué me falta? Ah, los aros.

Luis, que yo soy muy indecisa.

Ya. Pero si te conozco, pero joder.

Aspirantes, ahora sí, último minuto.

Parece la playa de fondo.

¿Quieres colocar una? Pon y así sabes

lo que es la cocina vanguardista. Perfecto.

Diez, nueve,

ocho, siete,

seis, cinco, cuatro,

tres, dos, uno.

¡Tiempo! Manos arriba.

Manos arriba, Teo. Hay que subir las manos.

Muy bien, muy bien.

¡Ay! Qué me iba a imaginar yo que iba a competir aquí.

Si me dicen esto, no vengo.

(KETTY) Que me hayan regalado la posibilidad de cocinar

con mi madre, ha sido un regalazo.

Estoy superagradecida y me siento...

De verdad, hoy me siento ganadora.

Si quieres aprender todo lo que necesitas saber

sobre cocina, tenemos una novedad.

En la Escuela Online encontrarás más de cien nuevas recetas

donde podrás convertirte en un MasterChef.

Encontrarás nuevos trucos para sorprender a tu familia

y amigos con deliciosos platos.

Ya lo sabes. Entra en la Escuela MasterChef.

Daniel y Teo, vamos a empezar

la cata con vosotros, así que acabad el plato

(Aplausos) y lo acercáis al atril.

Gracias. Hazme un favor.

Ve a la nevera y coge mi sifón. -Venga.

(SOFÍA) Pero no le hagas ir. Pobre señor.

Vale. A ver.

Tienes que rascar y poner una cucharadita aquí.

Pero mientras, ya has vuelto. -Con el sifón también.

¿Ese es el mío? -Sí.

Vale. Escucha. Si vas poniendo el hielo seco

debajo, ¿puede ser?

¡Hala! Cómo me has puesto.

Corre. Vámonos. Cuidado. No te quemes.

-Venga, tira. -Venga, pues tira.

Vale. El hielo, el hielo. No le metas.

Con eso vale. -Ahí está.

Ya vale. Muy bien.

Daniel, Teo, ¿satisfechos con el trabajo?

Es la primera vez que abrimos este tipo de ostra.

Le ha costado. Se ha cortado y todo mi padre.

Pero... -He abierto ostras en mi vida.

Pero se ha cortado y ha seguido abriendo ostras.

Sí, sí. Mi padre es muy de mandar.

Como él me mandaba mucho a mí en el bar...

Me decía: "Los puentes, a currar".

Ahora te la voy a devolver. Vas a abrir ostras.

Que tu padre es bien mandado, lo hemos visto.

Y que tú eres un mandón, también.

Se la he devuelto. Todo lo que me ha hecho él,

se la he devuelto hoy que puedo mandar.

Sí. Lo hemos visto. Teo, le hemos visto profesional,

currando, dándolo todo, voluntarioso.

Dani, ¿tú qué has hecho mientras?

Estaba animándole para que abriese bien las ostras.

Es que es un animador. Animador.

(DANIEL) "Es que mandas mucho". Quiero sacar esto adelante

y él no tiene ni idea. Tengo que mandar yo.

No voy a dejarle hacer una esferificación

cuando no sabe ni lo que es.

Pues de estar concursando tu padre, le diría

que sigue una semana más. Lo ha hecho de diez.

En tu caso, tengo otras dudas. Técnicamente,

que te has ocupado más de la parte ejecutora,

veo cositas, pero solo probándolas. Espero que os guste.

El escabeche, has hecho una sopa.

Hay que texturizar parte de esas verduras

muy fino para hacer un puré que cubra la ostra.

Tú no has utilizado la verdura.

La espuma, oxidada la manzana.

La bolita, el esférico,

te ha quedado un puré demasiado gomoso.

El trabajo de mise en place, bien, Teo.

El trabajo de ejecución de las técnicas, mal.

¿Volvería usted? Hombre, mañana mismo.

Y esposado no. Pero para hacer un cordero...

Pues ahora mismo mandamos a Dani por esa puerta

y se queda usted, eh. No hay ningún problema.

Nosotros encantados porque la actitud

que le hemos visto, es la que entendemos los hosteleros

de toda la vida, los que nos hemos criado en un bar

y hemos visto a nuestros mayores, a nuestros padres trabajando

24 horas todos los días para sacar un negocio adelante.

Y eso es de felicitarle.

Claro que sí. Así que felicidades.

Muchas gracias. -Mil gracias.

Para mí, lo que tú te tomas como castigo, Daniel,

es transmisión de conocimiento de tu padre hacia a ti,

que eso no tiene precio.

Disfruta, que cuando falta el padre,

te das cuenta verdaderamente de lo que pierdes.

-Claro. Garrote. Gracias. -Muchas gracias.

(Aplausos) ¡Bravo por Teo!

Gracias. Gracias.

Que muchas gracias por venir. Que te quiero mucho.

Y yo a ti también, cariño.

Teo, ha sido un placer conocerle. Muchas gracias.

Gracias a vosotros. Un abrazo.

(Aplausos) Un abrazo.

Chao, papá. Chao.

(DANI) ¿Me das un diez? (TEO) Te doy un once.

Como hijo. Como cocinero, no sé.

Tengo mis dudas.

Está bonito, eh. ¿Lo has pasado bien?

Sí, claro. Siempre se pasa bien con mi hija.

Pero qué plato más complicado. -Sí. Muy difícil.

Qué guay la cocina moderna.

Mira el efecto. Sofía.

¿Sí? ¿Qué tal ha sido cocinar

con tu padre? El mejor cocinado de todos.

Hoy ha sido como toda la seguridad que he ganado,

pues demostrárselo y estar súper a gusto.

Manel, ¿cómo has visto a Sofía? Muy bien. Muy suelta.

Manel, era cuestión de tiempo.

Has aprendido. Pero es una buena alumna, creo.

Ese retintín de creo te lo estamos diciendo nosotros.

Sois duros. Tú mismo no te lo crees.

Se dejó la piel. Ha corrido, cocinado para grandes grupos.

Será grande. Te lo tienes que creer.

Estéticamente, está perfecto.

Para mí, es una gozada veros sonreír a los dos.

Y la gente que ríe, cocina mucho mejor,

vive mucho mejor y es lo que habéis hecho.

No vas a ser grande. Ya eres grande.

Muchas gracias. -Muchas gracias.

Esto es emoción y lo otro son tonterías.

Lo que está pasando aquí, el microclima este

de "MasterChef", a mí me gana.

Te quiero mucho. -Y yo a ti, mi vida. Muchísimo.

Vamos a probar. Venga, vamos a probar.

Venga, va. A ver.

Las perlitas, que están muy monas.

Bueno, te diré que tu plato está bueno.

Está muy rico. Quizás la espuma

se nos ha evaporado deprisa,

pero hay un buen trabajo. Gracias.

Tu padre te echó un capote, porque te transmitió

esa confianza y te dejó que fueses la líder.

Ha sido generoso porque su orgullo de cocinero

no se ha impuesto y te ha dejado trabajar.

Ha brillado tu niña y se merece todo

porque está haciendo un gran trabajo.

Muchas gracias.

Que tardes en volver.

Ya. Y ahora no me valen las esposas.

Muchas gracias.

Hala. -Qué bonito.

Muchas gracias, Manel.

Muchas gracias. Muchas gracias.

Encantado de que vengas.

(SOFÍA) Me quité la espinita

de "siéntete orgulloso de mí".

(MANUEL) Orgulloso y satisfecho hasta el infinito.

Todo se lo está currando ella y se merece

todo lo bueno que le pase. Y tiene que ser mucho.

Muy bien. Enhorabuena. -Estoy tan contenta, Dani.

Estoy tan feliz.

Has mandado a tu padre. Has cocinado bien.

He mandado a mi padre. Ya está.

Ya lo tengo todo. Lo tengo todo. Ya está.

Toni, Rosa, es vuestro turno.

Vamos a pedir a mini Toni

que se una a la cata. Ah, claro.

Pero acabad el plato antes.

¡Hala!

¡Viva! Estoy nervioso hoy. Estoy nervioso hoy, Marta.

Me han dicho que entra Toni ahora y más aún.

La he liado un poco ahí, pero bueno.

(Aplausos)

Coge al niño, Rosa, si quieres.

La he liado con la espuma. Me cago en la leche.

Estaba nervioso. ¡Ven aquí!

Toni. Toni.

Hazle así. ¡Garrote!

Para la victoria, Toni.

No. (RÍE)

Mira a Pepe. ¿Estás contento

con el acabado de tu plato? No estoy contento,

porque he pasado muchos nervios y me ha costado mucho centrarme.

Rosa, si es que no le aportar serenidad.

Hoy no. -La serenidad me la aporta Jordi.

Jordi y sus terapias, qué bien te van.

Hombre. -Venga, vamos a probar.

Viendo el plato que ha acabado tu querido marido,

¿te apetece probarlo?

Sí. ¿Por qué no? -Claro.

Me gustaría que dijeses la verdad.

Está buenísimo. ¡Ay!

La pinta no es la mejor, pero bueno.

Desde la disposición de las algas, al tuntún,

todo por encima mezclado sin ningún tipo de orden.

Estaba nerviosísimo, Samantha. Es un desastre.

No me gusta el escabeche. No parece una espuma.

El granizado se va. No hay esferificaciones.

Perdona. Te agradezco que quieras apoyarle,

pero me gustaría ver ese morrito que nos saca

cuando digo: Toni, esto no vale para nada.

Sé que el trabajo no está bien hecho. Lo admito completamente.

El problema no es que no lo admitas.

El problema es que dices: (LO IMITA) ¡Tienes razón!

El Oscar es para... -Lo has clavado.

El equilibrio de cantidades es normal.

Y luego, veros cocinando padre, mujer

y este chaval tan majo que tenéis,

este sí que es triple garrote. -Garrote. Hazlo. Garrote.

-Pero fuerte, fuerte. -Garrote, Toni.

Garrote.

(Risas)

Cuánto sabe este. -¿Me das un abrazo?

Un abrazo a papi. -¡Oh!

Ha llegado el momento de despediros.

¡Toni junior! ¡Adiós, adiós, adiós!

¡Adiós, Toni! ¡Adiós! ¡Toni, adiós! ¡Adiós!

(TONI) Hoy me importaba menos lo que me dijeran.

El premio de hoy ya lo tenía: los dos conmigo.

Qué maravilla, coño.

El día de hoy, me lo voy a enmarcar.

Bueno, no pasa nada. Es lo que hay.

Qué le vamos a hacer. Ya está. No ha salido.

Marta, veo algunos problemas en el plato

y me gustaría que me dijeras

quién es el culpable. Yo.

¿No estás encubriendo un poquito a Luis?

Mira. Si no es por él, no hay plato.

Yo no podía abrir las ostras y las ha abierto todas él.

Estoy triste porque no me ha salido la espuma

y he ido para arriba y para abajo.

Era un día para disfrutar de cocinar con él

y me he puesto nerviosa. Por eso lloro, no por criticar.

Me he puesto nerviosa y hoy había que disfrutar.

¿Cómo ha sido cocinar con Marta, Luis?

Hombre, yo me considero un lastre, obviamente.

-¡Ay, por Dios, no digas eso! -Es verdad.

Los dos se podrían dar así. -Sí, eh.

Eres inexperto y eras un poco el papel de paquetito.

Paquetito, Jordi... Cariñoso.

Pinche sí. Pero un pinche sabe.

No hables mal de los pinches, eh. (RÍE)

Vamos a probar el plato. Vale.

A ver.

(SUSPIRA)

La gente que cocina unida, ¿verdad?

La gente que cocina juntita, se nota en el saborcito.

Sí. (RÍE)

Está rico el escabeche.

Está el esférico bien ejecutado. Todo pega.

Faltan cositas. Oye, por favor.

Pero cuchis.

Es tan bonito. No le ha hecho gracia a Luis.

Cucho, no te pongas así.

Cuchu. Ni cuchi, ni cucho. Cuchu.

Gracias, Samantha. Es que no se entera.

¡Ay, cuchu! Dime a qué te sabe. Cuchu, a ver.

Pues yo, Marta, Luis. -Marta, Luis, muy bien.

Yo os digo una cosa. De gusto está

impresionantemente bueno.

De equilibrio de sabores está perfecto.

Lo único que os puedo decir, es que, además, tenéis

también algo a favor. Encima, sois inconformistas

por naturaleza. No os conformáis con lo que hacéis.

Y eso es algo superpositivo.

Muchísimas gracias. ¡Madre mía!

La verdad es que de sabor está rico.

La textura de la perlita es demasiado densa,

pero da gusto veros cocinar.

Da gusto veros, los besitos, lo contenta que estás,

lo enamorado que está Luis. Es que me dais hasta envidia.

Es una maravilla. Que sigáis así.

Otro. Muchísimas gracias.

Llega el momento de despedirse. ¡Oh!

¡Qué drama!

Cuchu. Puedes abandonar las cocinas.

Muchas gracias. -Hasta luego.

Muchas gracias. -Garrote.

(MARTA) Me siento superafortunada de tenerle en mi vida.

Cocinar y pasar el día con él,

ha sido uno de los días más felices.

Oxana, Natalia, es vuestro turno.

(Aplausos) ¡Bravo!

Ay, qué bonito.

Ay, qué bonito.

Ay, qué bonito.

Oxana, Natalia, ¿cómo ha sido cocinar juntas?

Maravilloso. ¿Sí? ¿Lo habéis disfrutado mucho?

Muchísimo. Se disfruta mucho. ¿A que sí?

Bueno, vamos a probar. Vamos a probar. Sí.

El plato... ¿Qué te voy a decir? No está perfecto.

Tiene defectos. Pero lo que tiene muchísimo,

es amor y eso, para mí, es lo más importante.

Ha sido muy bonito veros trabajar.

Ha sido alucinante. Y mucho mérito Natalia,

que conserva las dos extremidades, porque tú eres un tornado

y estar esposado a un tornado es muy complicado.

Sí. Tiene mucho mérito aguantarme.

A mí me gustaría deciros que lo que he visto esta noche,

es para mí más que una gran lección.

La dificultad del idioma, la dulzura,

la sutileza con la que os he visto trabajar,

ese cariño de madre a hija, de hija a madre,

es infinitamente más grande que la cocina.

Y de verdad, de verdad, que he recibido una lección

que me servirá para toda mi vida.

Nos ha tocado el corazón.

(Exclamaciones)

(Aplausos)

¡Guapa!

Garrote ahí. Doble garrote. Doble garrote. Las dos.

Tienes una hija maravillosa. Maravillosa.

Garrote aquí.

Gracias.

(Aplausos) "Bye, Natalia".

"Thank you for coming".

Sabe que te quiero mucho.

Bueno, Ketty, ¿qué tal?

Pido perdón porque he estado caótica hoy.

Yo siempre digo que Oxana es la caótica

y yo he estado caótica.

Perdón. Porque esto superemocionada, de verdad.

Cocinar hoy aquí en "MasterChef" con mi madre,

ha sido para mí un premio.

Un regalazo que me habéis hecho.

Y yo estoy contenta, pase lo que pase.

Araceli, ¿usted está contenta? Muy contenta.

Te diré que, hasta el momento, es la única espuma que aguanta.

¿Sí? Pues mira. Eso ya lo llevas ganado.

Hay que apurar, que no se derrita el granizado.

Venga. Vamos a probar, Martín. ¿Te parece?

Échate la esfera, Martín. Bueno.

¿Buena? Muy buena.

De textura bien, ¿no? Muy buena.

Está perfecta. Perfecta.

Quiero que sepa que yo y su hija no hemos conectado muy bien.

Hoy con lo que me quedo, es que la he visto domesticando

ese mal carácter que me enseña y no me gusta ver.

Hoy no lo he visto. He visto buen trabajo

y lo más importante, lo que he visto aquí,

me ha gustado. Muchas gracias.

Ketty, hay un gran trabajo.

Yo creo que estaba muy rico el plato.

Está bastante bien compensado. Está muy bueno.

Los esféricos están perfectos.

Y lo que más me ha gustado, es veros cocinar juntas.

Ver esa complicidad que hay entre madre e hija,

que se transmite en el plato y se agradece. Viva Cuba.

Viva Cuba. -Gracias.

Gracias. -Pues yo alucino en colores

con lo que he visto esta noche.

Esa una lección de vida, una lección de cocina.

Lo habéis bordado. Y parece mentira

que en 75 minutos seáis capaces de todas esas emociones,

de vivirlas y de llegar a ser capaces de hacer esto.

Lo que he visto yo esta noche, lo voy a contar

con un montón de orgullo a todos mis equipazos,

que son los que me hacen grande, y a mis nietos, si Dios quiere.

Va a ser algo que se me va a quedar

en el paladar y en el corazón. Es algo que no voy a olvidar jamás.

(Aplausos) Muchas gracias.

Quédate aquí, por favor.

Bueno, toca lo más doloroso: despedirse.

Dame un beso. -Te quiero mucho.

Muchísimas gracias. ¡Grande, Araceli!

(Aplausos) Adiós, Araceli.

Un beso de Cuba. Adiós.

Aspirantes, ahora sí ha terminado la cata.

Y ahora tenemos que deliberar para elegir el mejor plato.

Pero antes, vamos a despedir a nuestro invitado.

Creo que ha dado ya suficiente garrote a estas cocinas.

No te vayas. -¡No te vayas!

-¡No te vayas, Martín! -No te vayas.

Estoy superorgulloso de haberos conocido.

Tenéis un garrote que yo por nada del mundo

me lo imaginaba. Os quiero ver siempre

con la sonrisa de par en par.

Y sois merecedores del mejor premio del mundo. Garrote.

(Aplausos)

Martín, vuelve cuando quieras.

¡Garrote! ¡Garrote! -¡Garrote!

(DANI) A partir de ahora, voy a ser el fan número uno

de Martín Berasategui. Nos ha dado todo su amor

y toda su alegría. Y me lo llevo.

Bueno, ahora sí, vamos a deliberar.

¡Guau! Esa miradita final. Es que siempre igual.

Aspirantes, sabemos que este reto ha sido

una prueba de presión, porque replicar

un plato de Martín Berasategui no es fácil.

Y hacerlo, además, esposado a una persona

es algo que solo se nos puede ocurrir a nosotros.

Ya, ya. Y si a eso unimos

que habéis cocinado muy emocionados

por el reencuentro con vuestras familias,

la tensión todavía ha sido mayor.

Pues sí. -Mi padre me ha visto esferificar.

Y él no sabe. ¡Toma!

Oxana, Toni, Daniel,

no sé yo si haber estado con vuestras familias

os ha desconcentrado, pero el resultado

del plato ha sido bastante flojo.

Podéis volver a vuestro sitio.

Sofía, Ketty, Marta. Enhorabuena, chicas.

Las chicas al poder.

"On fire". Uno de los mejores platos.

Ya me puedo ir, que estoy feliz.

Se nota que haber tenido a vuestros familiares tan cerca

os ha motivado. Sobre todo, a una de vosotras

que nos ha presentado la mejor réplica

del plato de Martín Berasategui.

Y ese plato es el de...

Ketty.

(Aplausos) Ketty. Enhorabuena, Ketty.

Ya no me quedan lágrimas. Lo siento.

¡Llora otra vez! Estoy seca.

(KETTY) Estoy orgullosa de mi madre y de mí.

Estoy deshidratada ya de tanto llorar, de verdad.

Y después de este reto tan emocionante,

la magia continúa porque vamos a hacer

un viaje en el tiempo a una de las épocas

más fascinantes de nuestra historia.

-La época... De los Reyes Católicos.

Y, además, tendremos el lujazo de hacerlo

en un lugar espectacular.

Una auténtica joya que despertó

las envidias de toda Europa. La Alhambra de Granada.

San Lorenzo de El Escorial. La iglesia de Foyos.

La iglesia de Foyos, seguro. ¡Hombre!

Es la catedral de Valencia.

(NARRADORA) Esta semana, "MasterChef" viaja

en el tiempo hasta la Edad Media.

En el corazón del antiguo Reino de Navarra,

en la villa de Olite, se encuentra uno de los palacios

más lujosos de toda Europa.

Estamos a finales del siglo XIV y reina Carlos III el Noble.

¡Qué bonito es esto! -¡Hala!

-¡Hola! ¡Hola! -Hola.

Nos hemos metido en "El ministerio del tiempo".

Mira los jueces. -Qué guapos.

Qué guapos están hoy.

Qué maravilla.

Ya veréis. Ahora no nos vamos a reír mucho.

Aspirantes, bienvenidos al Palacio de Olite.

(TODOS) Muchas gracias.

Estamos en 1395 y vamos a ser testigos

de uno de los acontecimientos más importante de la época.

Cómo me gustan estas sorpresas a mí.

La vuelta de la reina Leonor a Navarra.

Ah. Muy bien.

Hace siete años, Doña Leonor

partió hacia Castilla de retiro voluntario.

A pesar de las innumerables súplicas del rey,

se negaba a volver. Pero este bello palacio

que Carlos III ordenó construir para ella,

ha hecho efecto y Doña Leonor está volviendo.

Para que no le guste. Podéis imaginaros, aspirantes,

lo importante que es este regreso.

Qué fuerte lo que hace el amor.

El rey quiere pediros un encargo personal

y nos ha enviado este mensaje para vosotros.

(TONI) ¡Bueno! A ver. Un mensaje real.

Escuchad, por favor. Mirad el pergamino.

(LEE) Mis muy distinguidos aspirantes,

mi amada Leonor vuelve por fin a mis brazos.

Pobrecito. Pero estoy muy preocupado.

Carezco de un delicioso banquete con el que agasajarla.

Necesito que creen para mí el más lujoso banquete.

Todo un honor. A su servicio pongo

a los dos mejores cocineros de mi corte,

que les mostrarán cuáles son los manjares favoritos de la reina.

Prometo por el amor que profeso a mi esposa,

que serán generosamente recompensados.

Atentamente, vuestra Majestad el rey Carlos III.

No les cortamos la cabeza.

Aspirantes, el rey quiere que reinventéis

los platos favoritos de su esposa la reina Leonor.

¿Habrá que matar a la reina? -No.

Pero atención, aspirantes, el rey ha exigido

que trabajéis a las órdenes de sus dos cocineros

de máxima confianza.

¿Qué va a pasar? Por primer vez en la historia

de "MasterChef", los capitanes de la prueba por equipos serán...

(AMBAS) ¡Qué fuerte!

¡Pepe y Jordi!

(Aplausos)

Vuestros esbirros por un día.

Jordi, yo a tus pies.

-Qué fuerte. Me hace mucha ilusión. -Me da miedo.

(SOFÍA) Si se ponen ellos las chaquetillas,

veremos nosotros cómo se tiene que dirigir un equipo,

cómo llevar las elaboraciones.

Hoy va a ser guay. Va a ser guay.

Aspirantes, vais a trabajar a nuestras órdenes.

Eso significa que nosotros

vamos a decidir qué hacéis y cómo lo hacéis.

Vale. Os advierto que os vamos a someter

a presión, a mucha presión.

Nos hemos permitido una licencia histórica.

Hemos trasladado a esta época toda la tecnología del siglo XXI.

Esto me da miedo. -Ya veréis.

Ahora muy bien, pero luego...

Queremos poner a vuestro alcance los mejores medios

para ver los límites de vuestro talento

y vuestra capacidad de improvisación.

Vale. Una advertencia más, aspirantes.

El juez que os elija en su equipo,

lo hará para supervisar de cerca vuestras debilidades

e intentar reconducirlas.

Perfecto. Solo hay una excepción.

Y esa excepción eres tú, Ketty.

Gracias. Por haber sido la mejor

de la prueba anterior, te has ganado el privilegio

de elegir con qué capitán quieres ir.

Pues... elijo Pepe. Claro.

Por la siguiente razón: Jordi me pone un poco nerviosa

con esa cara que pone así de maldad.

Y creo que necesito... -La que pone, la que tiene.

-Pues esa cara, la que tiene.

Necesitas trabajar con alegría. Claro.

Aunque me des caña, pero con alegría.

Perfecto. Ketty ha elegido a Pepe.

Así que, Jordi, es tu turno.

Toni. ¡Hombre!

Qué alegría. Vamos a continuar la terapia.

Claro. Necesitas. Por cierto, te advierto,

para que te vayas mentalizando.

Vas a pelar patata. Hoy te voy a comer la oreja

y mucho.

Muy bien, muy bien. Encantado de que me hayas elegido.

Bueno, el segundo aspirante en mi equipo va a ser...

Dani. La semana pasada nos sorprendiste gratamente

con tu capitanía, porque lo que te gusta, es mandar.

Y no trabajar.

No, no. A mí me gusta trabajar.

Pues hoy vas a currar. Venga.

Después del lío con el postre de la semana pasada,

elijo a... O tú o yo.

Sofía.

Qué bien.

Te aseguro que todavía sigo dándole vueltas

a cómo no te diste cuenta del error con las cantidades.

Cocinar sin entender qué estás haciendo

y por qué, es fracaso asegurado.

¡Ostras! Hoy lo vas a entender.

Vale. Tengo ganas.

Bueno, siguiendo el ejemplo de Jordi,

me voy a quedar con otra reina del postre.

Anda, mira. No sé quién será.

Marta, te vienes conmigo. Y te prometo

que voy a trabajar al máximo, lo mejor que pueda.

De verdad. Por tanto, Oxana,

tú vas en el equipo de Jordi. Sí, señor.

Oxana, tengo que reconocer que estoy encantado

de que estés en mi equipo. ¡Jolín!

Eres tremendamente trabajadora.

Pero igual que vienen estas virtudes, se van.

Si quieres ganar "MasterChef", vas a tener

que empezar a controlarte y hoy será el día.

Quiero demostrar hoy que yo sí valgo. De verdad.

(OXANA) Hoy quiero demostrar a Jordi que también valgo.

Que él conmigo no tiene mucho feeling.

Él me critica mucho. Y hoy voy a demostrar

que yo de verdad merezco estar en su equipo.

Aspirantes, aquí tenemos los cuatro platos favoritos

de la reina Doña Leonor.

Preparaos porque cada equipo tendrá que rediseñar

dos de los cuatro platos.

Vale. Empezamos por el entrante

y lo elaboraremos nosotros, equipo azul.

Espárragos de Navarra. (MARTA) Qué ricos.

Tenéis que reinventar eso. -Sí.

Nosotros, equipo rojo,

elaboraremos el primero. Venga.

Bacalao al ajoarriero. (MARTA) Vale. Genial.

Muy rico. El segundo plato también es azul.

Pochas estofadas. Son judías.

Las judías son muy famosas. Son pochas porque la vaina

es blanca, tiene mala pinta.

Y el postre del equipo rojo.

Canutillos de Sumbilla. Canutillos.

¡Jolín! Yo quería hacer esto.

Cocinaréis para los reyes y para toda su corte.

En total, 30 invitados de excepción.

Son 30. El menú hay que hacerlo.

Nuestro supermercado proveedor de alimentos

os facilitará los ingredientes necesarios para cocinar

y donará el excedente que no utilicéis

a comedores sociales. Muy bien.

Contaremos con 120 minutos en total para elaborar

30 raciones de cada plato.

Pues a por ingredientes y a cocinas

en tres, dos, uno. ¡Ya!

¡Vamos!

¡Venga, equipo! ¡Corre, corre!

¡Vamos, chicos! -¡Vamos!

-Qué bonito es esto. -Buenas.

Hola. Bienvenidos.

A las mazmorras. Hola.

Aspirantes, para que los dos equipos

dispongáis del mismo tiempo de cocinado,

empezaréis a trabajar escalonadamente.

Equipo azul, ¿preparados para trabajar

al ritmo de Jordi? Pues supuesto.

(TODOS) ¡Sí, chef! ¡Sí, chef!

Pues que empiece el rock and rollo en tres, dos, uno. ¡Ya!

¡Venga, vamos! Suerte, chavales. -Suerte, chicos.

Tenemos que hacer dos platos: uno basado en espárragos

y otro basado en la pocha.

Al espárrago no le haremos nada porque como mejor está,

es cocinado 15 minutos. Lo acompañaremos

con su mejor salsa: yema del huevo.

¿Qué hacemos con huevos? Huevo poché.

¿Qué haremos con sifón y un huevo?

Salsa holandesa. Te lo compro.

Tenemos jamón. ¿Qué hacemos? Un crujiente.

Un crujiente. Tenemos un pan.

Haremos una miga de pan con mantequilla.

Vamos con el segundo: la pocha.

Habéis traído codornices. ¿Hacemos codornices?

¿Cómo las hacemos? Hacemos un sofrito.

Haremos una salsa con las carcasas. Exacto.

Con la codorniz marcada con una reducción.

También se comen con berza. Estoy viendo aquí.

pero esto no es berza. Esto es kale.

Kale. Es un tipo de berza. Os diré qué haremos con la kale.

Haremos una fritura en el horno.

Al lío. Muy bien. ¡Vamos, chavales!

Venga, cazuelas, lo primero, coged las cuatro cazuelas

y para fuera. (TONI) Tener un capitán como Jordi

corta un poco, pero tengo muchas ganas de trabajar con él

y demostrar que sé cocinar en equipo

y con él, así que preparado.

Esto lo hice en cinco segundos. Cortas, cortas, esto fondo.

Perfecto. Rápido.

Yo haría tres espárragos por persona.

Vale, 30 o 90, hacemos 100. Tres porque una vez cocinado,

haremos un cortecito aquí para los gorditos ponerlos de pie,

un segmento que irá torcido y haremos tres de pie,

tres tumbados y nos llega, superrápido y superfácil.

Venga, dónde tengo la pocha.

Vale, de este agua pongo un poco aquí, ¿vale?

No, primero nos repartimos la pocha en dos cazuelas.

Póntela, ponte otra cazuela aquí,

repártemelas, mitad y mitad, pum, pum.

Vamos, rápido, rápido, venga.

Sí, chef. A volar, venga.

Buah, qué nervios verlos empezar a cocinar,

quiero empezar ya a ver qué tal nos sale.

Eh, qué hacemos aquí, no, no, no.

Me dijiste... Te dije que las dividieras

en dos cazuelas, esta y esa, esto no te lo he dicho.

¿Vale? Aquí hay mucha pocha. Vale.

Sofía, si no haces lo que te digo, me haces hacer el doble de trabajo.

Ya te lo hago. No, no.

Si metemos la pata, me pongo a hacerlo

porque quiero que lo entiendas y lo veas rápido.

Ay, ay, lo que te decía, entender los procesos,

la pocha justa, quiero el agua justa

para un sabor intenso, pero si la pongo aquí,

tiquití, ahora qué hago, me sobra agua, qué hago con esta.

Mira, la pongo un poco con el espárrago.

Quita agua de ahí que nos sobra,

¿esta olla es para nuestro amigo Toni?

No. -¿No le pongo más agua aquí?

Vale. Sofía, justo a cubrir.

(SOFÍA) Está guay que te dirija Jordi,

pero que te dirija implica que te vigila.

Es guay, pero impone mucho.

Echo un chorreón de aceite aquí, fuego suave, y lo tiras aquí.

Sofía, recupera esta cazuela para echar el agua que te sobra.

Vale. Venga, chorreón de aceite.

¡No, espera, no, no! Sofi.

¿Qué cazuela me has dicho? Sofía...

Huy, perdón. Vas a tu bola.

Esta, esta cazuela, ¿esta cazuela, sí?

Agua, quítame la justa que cubre como la otra, ¿vale?

Y la pongo aquí. Sí, porque sobra.

Chef, esto negro, ¿lo quito o lo dejo?

No, no, eh, importante, la yema de espárrago

si no la pelas aquí, no pasaría nada

porque es tan tierna que no pasa nada

y solo quitar la primera capa, no es un lápiz.

Esto no, esto...

Nunca, ¿vale? Ok.

Sofía, vamos a meter los huevos a cocer

con sumo, extremo cuidado que no se rompa ni uno.

Vale. ¿Vale?

Equipo rojo, ¿estáis preparados? (TODOS) Sí, chef.

Pues vuestro tiempo empieza en tres, dos, uno, vamos.

Vamos a ello. A por ellos.

Bueno, señores, haremos dos platos ajoarriero de bacalao

es un clásico y un típico.

Me gustaría solo hacerlo con piquillos, muy navarro.

Vale, muy rico. Y qué podríamos hacer,

alguna idea innovadora, algo diferente.

Algún rollo de gelatina por debajo algo así.

¿Hacer un velo gelatinoso por encima? Velo de pimiento,

ajoarriero de bacalao abajo y alrededor un airecillo

algo muy sutil porque es algo que nos dé aún más potencia

a bacalao, un aire de bacalao. Un aire de bacalao, vale, perfecto.

Y el postre es un clásico, haremos canutillos, ¿no?

Sí. Creo que deberíamos hacer

dos versiones, una de crema pastelera tradicional,

pero el otro más ligero, por ejemplo, una espuma de canela,

vainilla o anís incluso, ¿pueden ser buenas ideas esas?

Muy buenas. ¿Vamos a ello?

Venga. Vamos a ello, señores, venga.

¿Con qué parte del postre empiezo? Te pones ahí con el postre,

primero masa de canutillos. Masa de canutillos, aquí la hago,

vale, pues peso todo perfectamente.

Vale, tenemos aquí el bacalao,

quítale la piel, te hago uno, mira, por favor.

Metes aquí un poco, mira, ¿ves? Y ya.

Sale solo. Sale la piel.

Vale. Quiero todas estas pieles,

mételas en un bol, me harán falta que ligaremos un pil-pil muy denso.

Vamos muy deprisa, muy deprisa.

Ketty, lo mismo, limpiamos los piquillos, a ver, abrimos.

No me importa que se rompa, no los necesito, pero no quiero

que haya ninguna pepita y ya lo ponemos aquí.

Me pongo con ajos, ¿vale? Y hago para hacer el pil-pil.

Venga, dientes de ajos, ajos enteros.

Ajos no he visto.

Pues tendré que ir a robar por aquí.

(RÍE)

Está robando cosas, eh.

Eh. Ajos.

Pero pide, chorizo.

No digo nada, Pepe, porque te quiero,

pero lo veo todo. (PEPE RÍE)

Venga. ¿Cómo ves a Jordi, Pepe,

lo ves despistado? Se pone muy nervioso.

Se pone nervioso. Se excita demasiado

para cocinar, hay que relajarse, disfrutar y pasarlo bien.

Vamos, chicos. A tope.

A disfrutarlo, pero a correr, eh.

Sí, volando. Venga, fenomenal,

quedaremos de lujo, los reyes deben salir

muy satisfechos. Comerán de categoría.

Ahora quiero que peses un litro de agua, Ketty,

quítamelo perfecto, que no quede ni una pepita.

Mira, dejas ahí pepitas y a la hora de comer son desagradables,

quítalas todas perfectamente, te quiero ver volar.

(MARTA) Va, chicos, a tope, tamizando harina ya.

Pues echando el resto de ingredientes,

amasamos bien y dejamos media hora por lo menos, ¿vale?

(MARTA) Oído, perfecto. Estoy supercontenta

que me tocara Pepe porque las veces que estuve en cocinas

y entró él a ayudar al equipo

me ha cargado de energía y me ha hecho volar

y trabajar más rápido. Creo que sacará el 100% de mí,

mi mejor versión y lo aprovecharé.

Sofía, cógete el jamoncito, necesito que cojas el fino,

el delicadito, sin grasa porque el propio jamón

tiene su grasa. Meteremos otro papel encima,

otra fuente encima, la dejaremos así al revés y al horno.

Perfecto, vale. Vamos, equipo,

cómo van las codornices.

Aquí estamos, intento hacerlo bien. Yo lo haré bien y rápido.

Claro, eres un artista de los fogones.

No me comas al oreja.

¿Vale? Y corre.

Lo meto ya al horno. Abrimos, vete.

Venga, la segunda, rápido.

Si la metes al derecho, ya sería la leche.

Vale, dame esas pieles ya.

Muy bien. Ya está, y ahora...

Con esta cantidad de piquillos, lo metemos al robot,

trituramos, perfectamente, venga, échalo.

Todo.

Eso es, venga.

Vale, qué hago aquí, fusionando leche con un poco

de bacalao porque luego lo colaréis y será un pequeño aire

que hará alrededor de ese velo gelatinoso de pimiento.

Vale.

Corto, coges. Jolín.

Corre, corre, corre, vámonos.

Pum, a la olla, ponme caña a toda leche ahí,

dórame todo el conjunto muy rápido, ¿vale?

Zanahorias peladas para ayer,

vámonos, venga, muy rápido, zanahorias.

Deberían estar, cuando tengas cortamos rápido

a groso modo y nos vamos al caldo con ellas.

Vale. Vamos escasos de acelgas.

A ver si luego me hago con unas acelguitas,

¿Pepe tiene acelgas?

Pésame 60 gramos

de gelatina vegetal, ¿vale? Ok.

Vale, bien, si esto hemos terminado,

lo dejamos por aquí atrás y nos organizamos.

Ketty, quitamos cosas lo que hayamos trabajado,

lo dejamos detrás para tener espacios.

Oye, tened cuidado que hay un ladroncete

que nos quita cositas, ¿lo estáis viendo, no?

Jordi, qué pasa, robándonos. Oye, tú, cresta, tranquilito.

(DANI RÍE)

Aspirantes, quedan 60 minutos para que empiecen a salir platos,

así que no os confiéis.

Contáis con los mejores productos de Navarra y que vienen avalados

por Reino Gourmet, así que, quiero ver unos platos de 10.

¿Lo entendisteis, aspirantes? (TODOS) Sí, chef.

¿Oído capitanes? (AMBOS) Sí, oído.

Sofía, ¿te acuerdas que teníamos una cosa en el horno, no?

Sí, el jamón. ¿Y cómo está?

¿Tenemos platos por ahí? Ah, que está ahí.

Ay, ay, ay.

¿A ver? Abrimos.

Ostras. -Huele a quemado ahí.

Oye, huele a quemado aquí. Huele a quemadete.

¿Qué os pasa? Uf, uf.

Algo se quema en Olite, Jordi. Jordi.

Jordi. Se te achicharró el jamoncito.

Torreznitos, ja, ja.

Jordi, eso es en Soria, Jordi, en Soria, sí.

Menudo olfato tenemos. ¿Está quemadito el jamoncito este?

Eso amarga y lo sabes. Eso amarga, ese quítalo, quítalo.

Quítalo, Jordi, Jordi, por favor, te lo pido yo.

Te lo pido yo, eso es. Ven aquí, bonita.

¿Vale? Búscate jamón porque

si no controlamos el horno, se nos quema, esto se quemó.

Madre mía, me llevo mis acelgas, ¿te parece?

Eh, solo estas. Estas, ¿seguro?

Seguro, va. A ver si se te quema algo,

estate pendiente. Sofía me está haciendo boicot.

Ya empiezan a quemar las cosas. Sofía, quiero jamón

porque alguien me ha quemado el jamoncito.

Ay, noto nervioso al equipo azul.

Noto nervioso al equipo azul. Oye, Sofía, esto me está hirviendo

toda la castaña, me he cogido una mala compañera de viaje.

No me digas eso. No controlamos el horno,

no controlamos las pochas.

(SOFÍA) Estoy como perdida, tengo en la cabeza

como unos cables que no rulan entre ellos y me da rabia

que me vea Jordi porque pensará que soy tonta del culo.

Toni, coges ese pan, lo rompes en daditos así pequeñitos

y te pones tres, haremos tres y tres, ¿vale?

Vale. Sofía, no me estás optimizando

el tiempo. Es la segunda bandeja esta.

No me estas optimizando el tiempo.

Perdón, chef.

Esta miga de pan lo que haremos será dorarla

con mantequilla hasta que tenga esos tonitos de brioche y tal.

Vale. Y maravilloso.

Se me va a dislocar la muñeca, Pepe, ¿cómo ves esta masa?

Un poco más, un poco más,

amásala un poco más. Vale.

Pepe, ¿esto te lo aparto o lo empezamos a diluir?

Espera, te digo cómo funciona eso. Perfecto.

Aquí ya tengo esto, me puede valer para otra aplicación

y esto lo dejamos aquí. ¿Es para el aire de bacalao?

Sí, y lo dejo aquí que se vaya enfriando.

Huele a quemado, chicos, a quemado. Eh, eh.

Oh. -El bol encima de la inducción,

no pasa nada. Pésame otros 60 gramos, fuera.

Joder. Ketty, eso no se puede permitir,

no se puede, ¿ves? Es que estaba encendida.

Claro, pero hay que mirar. Vale, vale.

Vamos, chicos.

Venga, una mantequilla aquí clarificadita que nos vendrá bien.

Sofía, cógete una varilla.

Me da un miedo que se queme. Vale.

Yo el de arriba lo sacaría ya del horno,

me da miedo que se queme. Pero lo quiero doradito, a ver.

Es que no está crujiente del todo.

Quiero que esté crujientito y no lo está.

O sea, que calma chicha, déjalo que le faltan cinco minutos.

Vale, amiga mía, aquí tenemos huevo, ¿vale?

Vale. Estamos haciendo una holandesa,

vale, échamelo despacito, ¿vale?

Tenemos un huevo pasteurizado,

tenemos la mantequilla clarificada.

¿Qué te he dicho de despacito? Me la estás cortando

has echado un chorrazo ahí, bestial.

Vale, esta emulsión queremos terminar de cocinarla

dentro del sifón. Vale.

Vale, voy a hacer estas y tú harás las otras, Ketty.

Perfecto, hago un hueco aquí

en la estantería para que las coloques.

Mira, mejor, hazme otra

de piquillos, ¿vale? Vale.

Vale, Ketty, necesito que hagas otra más y ya está

y con eso tenemos. Vale, esto lo llevamos al frío,

¿vale? Esta gelatina. ¿Reposamos?

Sí, reposamos media horita, póntelo aquí si quieres.

Mientras, crema pastelera.

Sí, la crema, venga esa crema, Marta.

Cinco litros de leche. -Vale, naranja la meto,

o sea, le meto la cáscara de naranja.

-Sin lo blanco, que amarga.

A ver, capitán, dime cómo se organiza el equipo.

Ketty está con los piquillos haciendo el velo gelatinoso.

Vale. Ya está.

Y los demás un poco a todo y, Ketty, mira que dije

que no quería ver una pepita, pues las veo, ¿por qué las veo?

Algo me falla aquí, Ketty.

Lo único que me has hecho hasta ahora era piquillos,

¿por qué no me los haces perfectos? Lo siento.

En una cocina hay que estar al 100% y es verdad

que estuve con la cabeza en Cuba, creo que me afectó mucho

la visita de mi madre, se fue y me quedé como...

¿Sabes?

Un poco vacía, ¿no?

Y...

Y he estado bastante

distraída, ¿no? He estado dispersa, es la palabra.

¿Hay otra bolsita por ahí?

Había dos bolsas aquí, eh.

Me falta una bolsa de mantequilla clarificada, eh.

¿Una bolsa? -¿De verdad?

-Vaya tela, qué fuerte me parece.

-Por favor. ¿Estamos boicoteándome las cositas?

Oye, boicoteando, ¿y esas cositas envasadas?

Eso no estaba aquí. Por arte de birlibirloque.

Cómo sois los magos, ha venido el mago Merlín

al castillo de Olite. Pepe, por favor,

hay que jugar limpio.

-Dile: "Que le corten la cabeza". -No, la cabeza déjala.

(TONI) ¡Al ladrón, al ladrón!

El horno, espero por tu bien que no se haya quemado.

No, no se quemó. -Jordi, lo subimos,

pero se coge un poco, ¿qué hago? Cuando se evapore el vinagre,

échame el vino, ¿vale? Menéalo bien, va, menea.

Chef, está bien, está crujiente.

Vale, dejamos esto aquí.

Capitán Jordi. Dígame.

Me preocupan los aspirantes, ¿cómo los ves?

A Sofía, nerviosa.

Sofía, no te quiero ver parada. No quiero hacer nada

que no me diga el chef.

Vale, pues te lo dirá el chef, toma, toma.

Le damos la vuelta así el gas cruza

de abajo a arriba. ¿Lo tiro en la basura normal?

Sí... No, a la de las cargas. Sofía, a estas alturas

no deberías de tener problema con el sifón.

Yo qué sé. Por qué haces...

¿te gusta tener un maestro? Me gusta, sí.

Si está un chef que sabe más que yo,

hay que aprovechar. Me voy, cuando vuelva,

que los platos estén bien avanzados.

Estarán. ¿Vale? Suerte.

Vámonos, va, reservamos eso.

Vamos rápido, vamos rápido, venga,

en cinco minutos sacamos espárragos.

Sí. ¿Cuántos espárragos tengo aquí?

100. ¿100, seguro?

Ay, no, ¿quién no echó los espárragos?

Perdón, es que los tenía preparados.

Corre, que eso sale lo primero.

Sí, chef. No voy a discutir con Jordi,

aparte que él está al mi lado, es un profesional de letra grande.

Es brutal trabajar con él.

Ahora vino blanco, venga.

Vamos, chicos, eh. A tope.

Venga, corramos, vamos mientras limpiando la mesa, chicos.

¿Esto ya lo basculo?

Que hervir, que hierva, prepara, primero,

las placas aquí, y eso que hierva perfectamente.

No lo hacemos bien, Ketty, lo siento.

Apagamos, placas, y con las placas, hierves

y en seguida echas, ¿vale?

Vamos a disfrutarlo, pero corremos, eh,

esto tiene que hervir y reducir para que se confiten los piquillos.

Y Ketty me limpió muy mal los pimientos porque me deja

trozos negros y pepitas, me cago en la mar salada con Ketty.

La perfección no es eso. ¿Cómo vas con esa crema?

Estoy preocupado. Muy bien, infusionando

y separando las claras. Vale, venga, Dani,

¿tienes alguna espuma? Una casi finiquitada.

Venga, moja bien eso en agua muy fría.

Está en agua con hielo. Vale, venga.

¿Ha hervido ya esto? Sí.

Hagámoslo como tiene que ser, venga, ya está, fuera,

dejémoslo infusionar, la gelatina ya actúa,

luego, lo colamos y a un sifón. Oído.

Necesito que hagáis lo siguiente, ¿vale? ta, ta, ta.

Limpiamos y quitamos la tierra, cuando se la quitamos,

sequemos la hoja, que esté seca.

Vale. Cuando esté seca,

sacaremos y haremos con un cuchillito corto

esta parte, me gustaría que no estuviese el tallo.

Quiero 60 conjuntos como este. Vale.

Cuando tengamos esto superseco y bien, me avisáis.

Perfecto. Toni, ahora sácame, cagando leches,

los huevos porque ya están cocinados.

Vale. Esto lo haréis entre los dos.

Oxana, cógete esto, aguanta ahí.

Que te quede recto Vale.

Algo rápido.

Cuando se abra, lo pongo aquí. Veréis que hay unas partes

de la clara que no están bien,

que sobra, fuera, quito, que quede el huevo impoluto.

Pam. Perfecto.

En el plato, ¿qué haremos? En el plato haremos pam

y el cliente hará pam.

Joder. -Qué maravilla, bravo.

(MARTA) Vale, huevos están. Vale, ¿y mi bacalao?

Aquí, pues lo cuelo, vamos, Ketty, necesito

ese fuego ya. Va, chicos, eh.

Lo pongo tal cual, Pepe. Sí, sí.

Quítame esto de aquí si no te importa y así ya.

Te lo quito, no lo necesitas, ¿no?

Ahora ya tienes que hacerlo con cuidado, vas extendiendo

y ya está. El bacalao, Dani, aquí.

Hago un bacalao al pil-pil y esto le añadiré luego

los piquillos confitaditos y será nuestro

ajoarriero de bacalao. Voy, perdona.

Ahora.

Pues más o menos, así, pero tiene que quedar un velo fino.

¿Vale? Fino.

Venga. Pues esto lo montamos ya.

-El postre tiene que quedar perfecto.

-Meto un chorrín de leche para que se integre bien esto.

Esto que infusione y, ya, lo separo.

Dani, cuélame ya y quiero verla

en los sifones ya, necesitamos cerrarlo y a la nevera.

¿Vale? Oído.

(KETTY) Yo estoy libre, ¿necesitáis ayuda?

(DANI) La mesa ahí y lo metemos en el sifón.

Tenemos colador. Sí, preparado.

Sujétame aquí y el bol, me preocupa el bol.

Cuidado, eh.

Cuidado, un momento. Vale, mueve un poco las yemas

para que no se nos cuaje, muévelo.

Vale, me vale así y ahora ya sí que hay que mover,

cuidado, se tiene que cocer, que no se nos agarre

esa es la cuestión, entonces, echo aquí.

Lo vamos a montar. ¿Eso qué es?

Eso es el pil-pil, si esto cogiésemos

una tajada de bacalao y echásemos esta salsa

por encima, sería bacalao al pil-pil, ¿vale?

Vale. Pero le echaremos estos piquillos

muy confitados, luego lo pico, lo echo aquí y tienes

el bacalao ajoarriero más rico

de dos metros cuadrados por lo menos.

Me lo apunto. Apuntaos las recetas

que son eso no fallamos.

Capitán Jordi, capitán Pepe, por favor,

¿podéis dejar lo que estáis haciendo

y venid conmigo? Solo el bacalao aquí.

Vale.

Quiero esto superrápido, eh, ¿esto está seco?

No. Sécamelo antes de cortarlo.

Vale.

Oye, chicos, lo que veo es que no paráis de robaros

ingredientes, id al mercado fantástico de ahí abajo.

Me voy al mercado a buscar acelgas para el puré.

La pocha controlamos, espárragos, controlamos.

Eso que reduzca Y no agarre ni se queme.

Déjala sola que sabe trabajar sola.

Vamos, cuanto más tarde salgáis, más tarde volveréis.

Voy. Toni, la vas liar.

Como tú la vas a liar.

Eh, mercado bueno. Hombre, un mercado medieval

como Dios manda, vamos para allá.

(Música medieval)

Me encantan las espadas, ¿me dejas...?

Esto, a ver.

Eh, cuidado tú. Eh, esto para picar cebolla

es cosa rica. Para limpiar el rodaballo.

(Murmullos)

¿Ya pillaste un dulcito? A ver. Pillé uno, claro.

Bueno, qué de cosas hay por aquí.

Vaya género que tenemos, muy buenas, cómo estamos.

¿Te hacen falta acelgas? Vamos bien, pero tengo pochas

y quería meterle berza, pero no hay berza.

Me quedo con estas acelguitas.

Haré un purecito o en la misma salsita de la pocha

la texturizaré salteadita. Ah, bueno.

Y me vendría muy bien con la berza aliñadita y la pocha,

¿un buen aceite tiene usted, eso es aceite?

Hala, venga, ya te ayudo yo venga, que esto pesa.

Me cago en la mar, te lo pongo aquí,

que estás fuerte. Venga, gracias.

Hala, agur.

(TONI) Vamos, ánimo, chavales.

Necesito que me ayudes con eso.

Ponlo ahí recto.

Así está perfecto, échalo dentro.

Vale, Oxana, otro vaso, pon esto aquí y otro vaso aquí.

¿Qué tal, Sofi, cómo estás? -Pues, mira ahí, ahí vamos.

-Te metió al principio, ya mejor, ¿no?

-Me dio mucha caña, estoy cagada, pero bueno.

-Sabes qué es eso, pues fuerza y ánimo

que lo haremos muy bien, un beso.

-Mira. -La señora del kale.

-La señora del kale. -¿Qué pasó, Sofi?

-Que no, no me deis besos ni que se me muriese alguien.

Joder. (OXANA) No te doy más besos ya.

(Música medieval)

Mira, paremos aquí que me hacen falta cositas.

Muy buenas, señora, cómo está usted.

A mí me hacen falta huevos. Sí, tengo aquí.

Siempre te hacen falta. Qué frase más fácil, eh.

Siempre te faltaron huevos, Pepe. Sí, siempre anduve corto,

me faltan huevos porque estos como me queman la crema pastelera

y me creman las cosas. Por si acaso.

Por si acaso, creo que tengo, pero no me fio.

Oye, a ver cómo están porque estos nos la lían.

Por favor, que se cuaje ya esto.

Estoy en un momento crítico. ¿Empieza a hervir o no?

Papel de film, Ketty, ¿puedes? (KETTY) Sí, claro.

(DANI) La masa ahí, fuera toda. (MARTA) Guay, ya está esto.

Hoy Pepe me propuso un reto y es que me someterá a examen

y quiero demostrarle que tengo muchas ganas de seguir

en "MasterChef" y no me quiero ir,

así que espero aprobarlo y con nota.

De este cocinado depende el futuro de España,

así que tengo que hacerlo muy bien.

Venga, chicos, a tope, me pongo contigo ya a amasar.

-Vale. -¿Vale?

Muy fina, Dani, o sea, que es una masa muy elástica.

-Esta masa es muy dura, esto tiene que quedar hiperfino, ¿no?

-Superfino, cuanto más fino, mejor.

-Súper, ¿qué le falta al bacalao? Nada, ¿no?

-Ya lo desmigué todo y esto que tenía que reducir

un poquito y ya está.

-¿Cómo vas, Sofi? -Bien, ya estoy con esto.

¿Os ayudo a vosotros, chicos? -Hay que cortar espárragos.

-Cortados en tres trozos los espárragos.

-Mira, esta ya está así.

Y otra también, así.

Y colocarlo. -Venga, vamos.

-Sofi sabe hacer eso de sobra.

-Lo sé, pero, jolín,

cortarlo como lo corta Jordi ella qué sabe.

Cariño, no, no, el principio es... No, no, tienen que ser rectos

para ponerlos en pie. -Va de pie el de abajo.

-Es que lo has cortado de raíz. -No, una te enseñé.

-No, no. -Te enseñé, Sofi.

-Están todos aquí los que me enseñaste.

(MARTA) Chicos, va, que no decaiga el ánimo.

Venga, va, a tope, con ritmo, tiene que salir ya.

-Chicos. -De aquí saco otro.

-Era el velo de pimientos y el aire, ¿también de pimiento?

-El aire es el que hicimos con la leche infusionada

y el bacalao, aquí móntalo con la lecitina

y ya tenemos el aire.

-Vale. -El bacalao hay que empezar a hacer

el plato ya, pues, hala, siguiente masa.

Venga, chicos, va, que no decaiga el ánimo.

-¿Para un kilo? -Para un kilo, lecitina

eran ocho cucharas por litro, me acuerdo.

-Esto amasarlo, es horroroso.

-Venga, amasando más masa.

Venga, va. Bueno, ya estoy aquí.

Ole, Pepe, ahí, cómo te echamos de menos.

No me fio un pelo de vosotros, estoy acostumbrado a trabajar

con excelencia, ¿aquí voy a ver excelencia?

¿Esto qué es? Está perfecta, en su punto.

Creo que le faltan dos minutitos de chup, chup.

¿Dos minutos? Vale. -Te tengo esto así

Vale, esto tiene que estar más reducido.

¿Más todavía? Sí, sí.

Vale. Intenta un poco más fino, ¿vale?

Mira el canutillo ese. Y monta una encima de la otra.

Vale. Por ahí se puede ir la crema.

El espárrago lo cortamos a nuestra bola, ¿no?

Me dijo Oxana que lo corte en tres. -Sí, para poner en pie.

Esto ya no se puede poner de pie.

Haremos tres puntas y tres bases, lo pondremos con gracia

tiqui, tiqui, y será una ración.

Montamos 30 grupos como este. Vale.

Vamos friendo, por favor, montamos y freímos,

si hay para freís, friamos, ¿vale? Equipo azul y rojo,

quiero que sepáis que solo os quedan 15 minutos

para empezar a sacar platos.

Oído. ¿15 minutos?

Y eso me preocupa un poco. Y a mí un montón.

Vale, esto hay que hacerlo "superfast".

¿Y esto se fríe al horno? Esto se fríe al horno,

le daremos 110 grados por un lado, 110 grados por otro,

y en unos 15-20 minutos

está crujiente, frito y maravilloso.

Vale. Chicos, quiero darnos cera ahora,

quiero tener los espárragos preparados

para sacar en 15 minutos. Grupos bonitos.

Está puesta la temperatura ya. 110 grados, más o menos.

Genial.

Dani, ¿fríes alguna allí? No, porque estoy amasando.

Vale, venga.

Vale, venga, seguimos a tope, ¿no?

(MARTA) En breves, Ketty, quitaremos los moldes

para usarlos otra vez. (KETTY) Vale.

(MARTA) Haces así y así y no te quemas.

(KETTY) Mira, no, no, prefiero esto.

Yo lo hago a mi manera, cariño, gracias.

Me parece muy bien que lo hagas a tu manera,

pero bien hecho, Ketty, por favor,

venga, quiero más, fríemelos más, la masa más fina

todavía, por favor, la masa más fina, si puede ser.

Vale, este está crudo, no me vale, ¿ves?

Vale.

Esas tiras, por favor, más anchas. A saco.

(Fanfarrias y tambores)

Equipo rojo y azul, ¿escucháis los tambores?

Eso significa que la reina Leonor

está llegando a palacio.

Pepe, Jordi, quiero hablar con vosotros, por favor.

Qué pesada. Qué hago con los espárragos

cuando los corte, ¿al horno? Aceite y sal.

Pepe, Jordi, ¿me oísteis? Sí, claro, Samantha.

¿A qué esperáis? Ya estoy, toma, hala, ya está.

Un poco apurado de tiempo, pero bien.

¿Apurado? Cuéntame, cuéntanos.

A ver, tengo que irme a recibir a los reyes,

prometedme que sacaréis unos platos, como dices tú, de 19.

De eso se trata. ¿Prometido?

Hombre, prometido. Os dejo solos.

Suerte, Samantha. Samantha, suerte,

dale recuerdos a los reyes.

Suerte que se piró. Menos mal, mejor.

Vamos, chicos, venga, lo tenemos casi.

Venga, equipo, va. Cómo vais.

Acabándose está otra masa más de canutillos.

Vale, haremos más, no tenemos otra misión que hacer masa.

¿Ya se acabó lo del bacalao?

Está para calentar y emplatar con lo cual lo tengo, así que...

Venga, metemos uno de estos,

uno de estos, ¿qué haremos con esto?

Lo texturizamos. Tapamos.

Dale caña.

Empieza despacito y luego, rápido.

Aceitito de oliva que se incorpora.

Y con esto ligaremos las pochas.

¿Eso está bien fino?

Sí.

Miramos a ver si nos gusta la densidad y si no, repetiremos

hasta tener una densidad que nos guste.

Lo movemos ahora y probamos, ¿no?

Vale, me quiero ir a buscar una hojitas y flores

para rematar el plato, la acelga, a cocer

para hacer el puré. En el horno los huevos.

Vale. Los espárragos.

Sí, chef. Equipo azul, os lo deje clarísimo,

quiero ver vuestra capacidad de tener cierta autonomía

y teniéndolo todo superbién porque está todo de 10,

a ver qué hacéis, busco flores o algo

para terminar el plato, ¿vale? Venga.

Oído, chef.

Vamos a ir pegando los canutillos, ¿vale? Con una mano

el ajoarriero y con la otra pego, no hay problema, lo hago todo.

Dame un poco de ajo, vale. Ay, Leonor, cuando pruebes

estos canutillos. -Cómo te quedarás.

-Se chupará los dedos. -Se te caerá el tutú.

¿Será esto el 10 absoluto? Yo creo que sí.

Seguro. Ay, qué bonito.

Intentamos pegarlo con azúcar abajo y solo queda rellenar

con mucho cuidado y ya. Perfecto, España puede estar

tranquila porque Leonor vuelve, Pepe.

Lo sé, bueno, voy a por unas flores

para emplatar, saco las gelatinas del frío.

No tardes, que se te echa en falta.

Vamos bien de tiempo, venga.

Doña Leonor, bienvenida, de nuevo,

al Reino de Navarra.

Damas, caballeros, deben saber que su majestad,

Carlos III, nos hizo un encargo tan bonito como complicado.

Doña Leonor, espero que con los platos

sepamos transmitirle todo el amor y el cariño que le procesamos.

Majestades, damas y caballeros

de la corte, disfruten del banquete.

(APLAUDEN)

Una preguntita, ¿qué plato va en primer plato?

-El primer plato va en este, ¿no?

¿Qué pasa aquí? Nos hemos ya... hemos...

¿Aún está esto así? Ya está, ya estamos con esto.

Venga, rápido, oye, pensaba que estaría despejado,

los platos puestos, chicos, ¿sabéis qué es el rock'n'roll?

Sí. Porque esto no es un rocknroll,

esto es un vals. Vamos.

16. Vamos a darnos cera, por favor.

¿Qué queremos emplatar en un metro cuadrado?

Venga, hombre.

Oye, esto está igual.

Me iba a poner ya porque esperaba a las acelgas y lo hago.

Venga, metemos uno de estos para tener un poco más de densidad.

Venga, rápido, rápido, Toni, cambiamos la marcha.

Chicos, más canutillos. -Voy, voy.

-Uh. -Más canutillos.

-Al canutillo rico.

-Mira, ya le pillé el rollo, cuidado, cómo salen, mira.

Así. -Genial, guay.

Vamos dejándolos aquí en el frío para que uséis...

-Creo que en breves puedes ya.

-Ketty, ¿vamos bien de cantidad? Hay muchos hechos.

-Sí, sí, -¿No enrollo más?

-No. -Pues este es el último canutillo

que es el mejor de mi vida así que...

De verdad, gracias, amigo.

Venga, va, a tope, que sigo.

Vamos a poner una aquí para aguantar esto.

-¿Cuantos llevamos? -18.

-Vale. -Estas torre se sostienen.

-Genial, Ketty, guay.

A ver, Toni, quiero bastante densidad.

¿Incorporo esto directamente? No te digo nada más,

os quiero ver funcionar solitos,

ya somos mayores y os di muchas instrucciones.

Sí, sí. Tengo que mandar

no ser el papá de nadie. Lo quiere más espeso,

pues más espeso. Hagamos una cosa,

como no me fio de vosotros y tenemos al rey y a la reina,

los platos de presentación son los que usaré para enseñaros

el emplatado que quiero,

después, espabilad, ¿vale? Ok, oído.

Esta la retiramos y montaremos ahí los platos, va.

Pero primero, oye, ¿qué has hecho?

Dime. Que quería alubias

para hacer el puré de acelgas. Y hay muchas ahí.

Sí, ¿para 30? Aquí hay otro entero.

Sí, pero nos faltará porque no hay una barbaridad,

pondremos una miseria. Pues hacerlo en plato llano.

Buena idea. Falta para el puré verde.

Vale, reparte el puré y ya, oye, quiero ir con el huevo.

Mise en place, jamón, pan. Chicos, coged con una cuchara

la crema pastelera, está de vicio, mirad qué textura.

¿Quieres verlo, Ketty? Mira. -Qué chuli, muy bien.

Vamos, chicos, vamos a ver, tenemos las flores, la gelatina,

emplatando, chicos, ¿vale? Oído.

Necesito esta mesa libre, totalmente, libre, ¿vale?

¿Vamos con el emplatado? Sí.

Será rápido y sencillito para no tener problemas.

En este pan fijaremos el huevo, el espárrago con cierto volumen,

que esté bonito, es el protagonista el espárrago.

El huevo, si está bien preparado, solo es necesario hacer...

Qué bien. Está calentito, como tiene que ser.

Por favor. Jamoncito bueno.

Pam. Hay uno por persona.

Hay dos por persona. Sí, pero como hay...

No me estás gustando. Hay algunos feos.

Aquí no hay nada feo, está todo crujiente y rico,

amiga mía, es jamón, no es un cuadro de Picasso.

Ha quedado así y está bien porque está crujiente.

Vale. Y cuando salga,

la salsita holandesa.

Venga, y rematamos con un hilito de aceite, pam.

Una cosita... Sí.

¿Qué hacemos parados? Vamos, a correr, venga.

A ver, hacemos un poco de sitio y a ver si estiramos todos.

-A ver, tú coges espárragos y yo huevo porque jamón

no tiene tanta importancia. -Todo es importante

porque si no... -Vale...

-¿Quieres lo más importante? Pon lo que quieras.

-No, no empecemos. -Tiene que salir todo.

-Pues que no pare, empieza.

(HABLA EN RUSO)

-¿Qué quieres, qué quieres?

-Primero, cortar. -¿Qué quieres, quieres poner

lo más importante? Ponlo, a mí me da igual,

solo quiero que salga bien.

-Te dije que los espárragos estaban abajo preparados.

-Faltan tres platos. -Sí, vale.

-Hay que hacerlo igual que nadie, Oxana.

-Pero decía que tú pones esto y yo huevo, ¿querías espárragos?

-Vale, pero no sigas con el tema.

(TONI) Oxana y yo, como dice ella: "Somos capricornio

con el mismo carácter", entonces chocamos,

pero nos queremos mucho.

Igual que el rifirrafe viene, se va.

Esos dos platos se pueden ir. Camareros, por favor,

estos platos son para los reyes, pueden salir, adelante.

Al menos que el rey y la reina coman caliente.

¿Oye, corremos un poco? Sí, señor.

Estamos yendo superlentos, va, rápido, venga.

Oye, prescindamos de los brotes

porque esto nunca se acaba. No.

-Lo sacamos, lo sacamos. -Sacamos los que estén bien.

¿Queréis brotes o que esté caliente?

Que esté caliente. Pues a correr.

Los que tienen aceite, salen, camareros, por favor, adelante.

Espuma por ahí. Espuma, perdón.

Chicos, vamos, vamos. Vamos.

Quien acabe que ponga aceite.

Estoy yo. Camareros, por favor, adelante.

Del otro lado, por favor, del otro lado, por favor.

Del otro lado. -Un segundito,

estos están también ¿Pusisteis jamón en los platos?

Sí. ¿Seguro?

Es que... dijimos a la camarera que cogiera por ese lado

y cogió por otro y no tenían jamón. Es que, es que...

¿Quieres que le lleve jamón? Yo estoy emplatando

y no veo ninguno sin jamón, dos salieron sin jamón

y no me hace ninguna gracia.

Vamos. -Venga, vamos, chicos.

Comenzamos este banquete real

con un entrante elaborado por el equipo azul.

Espárragos de Navarra con huevo a baja temperatura.

Espero que os encante.

¿Qué tal, vuestras mercedes? (AMBAS) Muy bien.

¿Contentas están ustedes

con la vuelta de la reina al Reino de Navarra?

Claro, encantadas. ¿Y qué tal los platos

porque veo que no queda nada de jamón?

Me dijeron que estaba muy bueno, pero a mí no me tocó.

¿Cómo que no te ha tocado?

Vino sin jamón. ¿No venía jamón?

Pues lo siento, pido mil disculpas,

¿pero el plato estaba rico?

Sí, está muy rico, podía mejorar

un poco la temperatura, también es verdad

que un poco más templado hubiera estado mejor.

Pues siento que las viandas no hayan sido al 100% de su agrado.

Muchas gracias. A usted.

Señores, hemos cerrado el plato del espárrago

y los huevos, me esperaba mejor emplatado, os lo puse a huevo

y hemos hecho un huevo bastante chungo, ¿vale?

O sea, el siguiente emplatado lo quiero de 10.

Vale. Pepe, ha salido el huevo,

10 minutos, tu bacalao. Venga.

Bueno, os emplato los dos primeros

y el resto vosotros, ¿vale?

Tenemos nuestro ajoarriero perfecto, mira, bacalao caliente.

Vale, chicos.

Guay, una cucharada bien colmada. Eso es, bien colmadita

que coman bacalao. Vale.

Y tenemos el velo.

Vale. -Qué bonito.

-Jolín, Pepe. -A ver si Jordi aprende.

A ver si aprende. Me pedirá la receta, seguro.

Tres germinados, unas florecillas, lo que queráis.

Un poco irregular. Hay que hacerlo muy rápido.

Jordi, vaya plato le vamos a sacar a Leonor.

-A ver si aprenden. -Qué bonito, chico.

-Gracias a nosotros, gracias al equipo Rojo.

Bonito, ¿vale?

Fijaos qué plato. Tiene que salir perfecto, igual.

Vamos estirando platos, chicos.

Poned cantidad que tenéis bacalao para una tapa.

Pásame los platos. Te digo otra cosa...

Aquí el velo... Dame una espátula, que lo quiero ver.

Esto no es un velo, es un nórdico. Lo ha hecho Ketty.

Ketty. Ya estamos, ya.

(Risas) ¿Esta cosita es tuya?

Pues sí. Caray... Vaya velo delicado.

Para que se abriguen. Sí, sí.

Vamos con ello, chicos. Vamos, venga, venga.

Vamos llenando. Echad una buena cucharada, hay mucho.

Camareros, por favor, los platos de los reyes, por favor.

Esperamos que le guste.

Está hecho con cariño. Bien.

Si quieres, te echamos una mano. No, estoy muy tranquilo.

Tiene que ser rápido, si no, se enfría.

No quiero que salga frío como los espárragos.

Dani, alrededor del velo, como tapando los defectos.

Dame aquí lo blanco, aquí. Tapando, tapando; sin miedo.

Alrededor. Eso es. Me puede valer algo así.

Ese velo es muy gordo, lo hizo Ketty, por desgracia,

intenta coger los que hice yo. Vale.

¡Vamos a ello! Con rapidez, venga. Germinados.

Puede ir saliendo otro, puede ir saliendo.

Este, también, puede ir saliendo.

Venga, Dani, poniendo. Eso es, esa es la historia.

Fenomenal, venga. Vamos rápido, chicos.

A continuación, degustarán un delicioso

"Bacalao al ajoarriero con velo de pimientos".

Lo ha cocinado el equipo Rojo; así que, espero que os encante.

Bueno, ¿qué tal por aquí? Muy bien.

¿Cómo vais? Fabulosamente bien, muy bien.

¿Creéis que la reina estará contenta con este banquete?

Hombre, creo que sí, que está muy contenta.

A mí me parece que está muy rico. El velo de pimiento

es un poco más grueso pero el sabor está muy rico.

O sea, aprobado. Aprobado.

Muy bien. El bacalao está muy bueno y creo

que habría que brindar con un fabuloso vino de Navarra;

con nuestro rosado. Fenomenal.

Propongo un brindis por la vuelta de nuestra reina a Navarra.

¡Viva la reina Leonor! (TODOS) ¡Viva!

-¡Viva Navarra! (TODOS) ¡Viva!

Imagino que sabéis cómo se hace una buena codorniz.

¿Y si le ponemos aceite para que se dore?

No, es una sartén antiadherente y la piel tiene aceite necesario.

Es una mala costumbre meter mucha grasa, con la mínima va bien.

Al hacer un marcado, el lateral ya te dice cómo está.

Viendo que coge por ahí... Y si te fijas...

Perfecto. Joder... Ahí. Marcamos más.

Colocamos esas de ahí, rápido.

Esta la tengo que quitar, esta, también.

Ahora, las asaremos con ese fondo que tenemos ahí.

Horno, 180 grados, medio minuto y al plato.

Vale, perfecto. Venga.

¿Bien? Bien.

Reparte en el fondito. Bien. Tiquitiquití. Repártelo bien.

Vale. Bien repartido y bien salseadito.

Oye, en estos espacios vacíos, los platos, ya.

Ahora limpio los platos.

Jordi, diez minutos. Los saco en menos, si quieres.

Venga. ¿Quieres que saque el postre?

Vamos rápido, venga. Volando.

Vamos, vamos, vamos, vamos, vamos.

Fenomenal, todos los platos aquí. Oído.

Esto parece Nueva York.

El Empire State. Más bonito, ¿no?

No se sabe cuáles son tuyos y cuáles de Ketty.

Sí, te lo voy a decir yo. Sí, claro...

El que tiene un kilo de azúcar. Es mío.

¿Y las codornices? Están, ya ha pasado un minuto.

-Esto estará ya. ¡Jordi! -Sí, porque el minuto ha pasado.

¡Jordi! Vamos emplatando, por favor.

Espera, Pepe. Te quiero mucho... Y yo a ti, pero emplata.

Déjanos trabajar. Ya estamos emplatando, ¿eh?

Cuidado con el aire, ¿eh? Parece el Empire State nevado.

¿Cómo? En diciembre. El Empire State en diciembre.

Puesta en la mesa. ¿Eso está?

Quitamos, ¿no? Sí, sí.

¿La codorniz está? Sí.

-Toni, déjalo aquí. Vamos a emplatar.

Jordi, que me quemo. No, dejadme sitio, dejadme sitio.

No me mováis las cositas cuando estoy emplatando.

Ponemos las pochas. Vale.

Marcamos el puré de acelga en una "quenelle" bonita.

Pam. Pechuguita.

Pam.

Buscad el kale que esté crujiente.

Qué arte.

Venga, ¿estamos de acuerdo? Sí, lo estamos.

Venga, oye. Ya está. Por favor, a emplatar.

Empezad a lo loco. Media cazuela de pochas, el puré en un lateral,

las dos pechugas y rematamos con crujientes, aceite y flores.

Ahora mismo. Camareros, por favor,

las pochas del rey y la reina, adelante.

Os echo una mano, quiero que esto salga volando.

Volando no va a salir, Jordi, ya te lo digo.

Cómo estamos... se ha levantado hoy... majo, ¿eh?

-¡Madre mía! Qué tío más pesado.

Volando va a salir el postre, que está ya.

No sé si darlo junto para no aburrirles.

Vamos a poner el kale. ¿Cuántas eran de kale?

Eran dos. Eran dos encima de las pechugas

para que no toque las pochas y se reblandezcan, que es crocante.

Están flotando encima de... Las está metiendo Toni y...

No, no. Las he puesto en medio. Eh, no me discutas, ¿vale?

Porque estás metiendo la pata en mi cara y lo he explicado bien.

Lo siento, chef. Va, vamos para allá.

Camareros, por favor, adelante. Espera, ya pongo yo las alubias.

Vámonos. Empezad por ahí. Las que lleven flor, por favor.

Platos limpios, cuesta muy poco no ensuciar.

Faltan pechugas aquí. -Sí, ya lo sé.

A la que me quito del emplatado os dispersáis;

os vais por aquí y por allá. Pam, pam, pam. ¡Vámonos!

Vamos con otro plato basado en un gran producto de esta tierra:

"Pochas estofadas con codorniz marinada y kale".

Espero que os encante.

Yo estaba por aquí buscando a unos chef

que tienen una estrella Michelin cada uno.

¿Sois vosotros? Sí.

Qué maravilla. ¿Qué tal?

Pues, muy bien. La verdad es que nos está gustando mucho.

Las pochas las encuentro muy ricas;

quizá en unos platos hay más flores y en otros menos.

-Pero nos está pasando con todos; unos están mejor y otros...

Unos están bien y otros están mal.

Sí, pero siendo el mismo plato, hay una cosa algo...

Es importante, en un banquete, que todos tengan, exactamente,

la misma cantidad y la misma calidad de comida.

La concepción del plato me parece muy buena,

un plato llevado al final con un equilibro interesante.

¿Y la reina se va a quedar o no con este menú?

Estoy muerta de miedo porque se vaya otra vez.

No, no, la reina se va a quedar encantada.

Me ha gustado la reinterpretación que hicimos, las ideas iniciales,

pero hay cosas que me han gustado menos, ¿vale?

Cocina limpia. Muchas gracias.

Creo que hemos estado inseguros al cocinar; yo la primera, seguro,

porque no he parado de cagarla.

Me siento mal porque sé que no soy así pero hoy lo he hecho mal.

Vale, vamos rellenando mangas, por favor.

Tengo aquí los sifones ya. Vale, muy bien.

Venga, sujeta esto y vas echando. Qué buena pinta tiene la crema.

-Sí, tiene una pintaza. -Cuidado.

¿Tengo una manga ya? Sí.

Venga, relleno. Venga, va. Voy por detrás de ti.

-Ya está, manga. Con mucho cuidadito, ¿vale?

Vámonos.

Por favor, los platos del rey y la reina. Gracias.

Venga, rellenando todo, chicos.

¿Los rellenos pueden salir ya? Sí, ya están.

Házmelo bien, házmelo bien. Este está.

Vámonos, por favor. Sacando, bien.

Venga, chicos, ponedlo bonito, ¿eh?

Y para terminar este novedoso menú un postre hecho por el equipo Rojo:

"Canutillos de Sumbilla con espuma de vainilla de Madagascar".

Espero que lo disfrutéis.

Bueno, su majestad, ¿qué tal le ha parecido el banquete?

La verdad es que estoy sin palabras.

¿Sin palabras de bien o de mal?

De bien. Me ha gustado mucho, me ha sorprendido.

Este encargo que has hecho parece de brujería.

O sea, que está encantada.

Está todo muy bueno, muy en su punto.

¿Y su majestad? Estoy encantadísimo.

Esperaba un banquete más tradicional

y esto es vanguardista, estoy sin palabras, encantado.

Queda satisfecho. Muy satisfecho.

No está mal el trabajo, ¿eh? Cosas muy buenas, muy buenas.

¿Sí? Sí, señor. Y cosas peores.

Vale. Pero bastante bien.

Me ha gustado mucho. Vamos a limpiar cocinas.

Agua. -Gracias por todo, Pepe, de verdad.

Has tenido mucha paciencia con nosotros.

Tener a Pepe de capitán es un lujo y es la leche.

Te hace razonar y creer en ti, y es la clave del éxito.

Don Carlos III, sabíamos que es un banquete importante

y nos interesa mucho saber si doña Leonor quedó contenta.

Encantada y sorprendida.

Altezas, damas, caballeros, gracias por dejarnos viajar en el tiempo.

Ha sido todo un placer.

En mi nombre y en el de todo "MasterChef", gracias.

Aspirantes, hoy teníamos un encargo muy especial,

y quiero que sepáis que el banquete ha sido un éxito.

¡Bien! -¡Bravo!

-Enhorabuena. -Enhorabuena, chicos.

Pero a pesar de este éxito no puedo daros la enhorabuena.

¿Sabéis por qué?

Porque siendo Pepe y Jordi los capitanes estaba claro

que el menú iba a ser impecable.

La verdad es que sí. -Pues sí.

Equipo Azul, la idea era marcaros unas pautas y que vosotros

pusierais en práctica todo lo aprendido

en las pruebas de exteriores de estas últimas diez semanas;

pero habéis estado inseguros, sin iniciativa y despistados.

Quiero pensar que es por los nervios.

Sí. Sofía, los nervios te han podido

y has estado perdida desde el minuto uno,

pequeños errores por despiste. Sí, sí, sí.

Con las pochas te dije: "Mitad y mitad, se mojan con agua",

no; meto agua, quito, pongo pocas, quito.

"Jamón, controla". El horno estaba alto

pero siempre hay que estar pendiente.

Pido perdón por lo desastre que he sido hoy, de verdad.

Me duele, me duele porque me estoy jugando mucho

y para mí, significa un montón.

Pero bueno, que sea lo que tenga que ser y... ya está.

Toni, Oxana, mi sensación es que, simplemente,

queríais cumplir con el trabajo, de alguna forma,

con la seguridad de tener un capitán que tira del carro.

Hoy creo que lo he dado todo, he intentado escuchar lo que decías

y que no se descontrolara la situación.

Cuando me he ido al mercado he dicho: "Pochas, texturizar puré,

que queden perfectas, termínalas". Y al regresar estaba todo igual.

Y a ti, Oxana, no te he visto como siempre, estabas despistada.

Te tendrías que haber dado cuenta de que faltaban espárragos.

Sí, eso sí, eso fue un despiste, sí.

¿Te acuerdas que dije: "Los cocinaremos enteros

y, luego los cortaremos para que se mantengan"?

Por culpa de ese detalle no hemos hecho un emplatado bonito.

Sé que tienes talento de sobra pero necesito verlo

y quería verlo en primera persona.

Equipo Rojo, sinceramente, estoy muy contento

con el trabajo que habéis hecho en esta prueba.

Muchas gracias, muchas gracias, chef.

-Menos mal. -Pero...

-Pero... Dani, dudaba de tu capacidad

y, sinceramente, me has conquistado.

Ole. Te he visto con ganas, concentrado

y con mucha constancia. Muchas gracias.

-Enhorabuena. -Gracias.

-Es verdad. -Gracias.

Y tú, Marta, también.

Cuando me he ido al mercado has tomado las riendas de cocinas,

demostrándome que controlas los procesos y al equipo, también.

Muchas gracias, de verdad.

Ketty, en la prueba anterior fuiste la mejor,

pero en este reto, sinceramente, has sido la peor.

Quizá, el problema es que si uno no sabe lo que está haciendo,

tampoco puede detectar los errores que está cometiendo.

Y así ha pasado.

Cuando vas a echar la gelatina, la dejas al fuego y se quema,

tenemos que volver con otra; los velos, muy gruesos;

los pimientos que no se limpiaron perfectamente.

Y, luego, cuando te pones a pegar los canutillos,

los del azúcar más gruesa fueron los tuyos.

Pequeños detalles pero muy importantes.

Era un examen y lo suspendí; ya se recuperará o no.

Por todo esto, los aspirantes que se han ganado

ir a la prueba de eliminación son...

Sofía, Ketty...

Oxana. Sí, señor.

Y Toni.

(SUSURRA) Flipo.

Dani, Marta, ¿sois conscientes de lo que significa que os salvéis?

Que somos muy... -Afortunados.

Que sois los primeros semifinalistas

de la sexta edición de "MasterChef".

Qué fuerte. -Vamos.

Ahora sí que somos afortunados.

Para mí ser semifinalista es un honor porque no lo esperaba.

Como dijo un buen amigo mío: "Vas a durar una semana",

eso es lo que creía y mira, la semana doce y aquí sigo.

Somos afortunados. No llores. -Es de alegría.

Jolín, estoy superemocionada, quién me iba a decir

que iba a llegar hasta aquí. Yo pensaba que me iba en Segovia.

(RÍEN)

Programa once y semifinalista de "MasterChef",

es que cuando lo digo ni me lo creo.

Es que no me lo puedo creer.

Vosotros cuatro: Sofía, Ketty, Oxana, Toni,

nos vemos en la prueba de eliminación. Mucha suerte.

(OXABA Y SOFÍA) Gracias. (DANI Y MARTA) Suerte.

-Sé fuerte, Ketty, por favor, necesito que te quedes, ¿vale?

Vuelven los campamentos "MasterChef".

Si tienes entre 8 y 16 años, te apasiona la cocina,

la naturaleza y quieres vivir una experiencia inolvidable,

no te puedes perder nuestros campamentos;

convivirás con los concursantes de "MasterChef Junior".

No lo pienses más, este verano campamentos "MasterChef".

(TODOS) ¡Ven al campamento "MasterChef"!

Los aspirantes regresan a las cocinas de "MasterChef"

después de hacer dos viajes apasionantes:

el primero, directo a las emociones con el reencuentro de sus familias,

a las que Oxana y Ketty llevaban más de un año sin ver.

Cuántas cajas pequeñas.

Y el segundo, al pasado, viviendo una aventura

propia de caballeros medievales.

¿Qué tal?

-Buenas noches. -La primera cocina está libre.

-Cocinero, ya verás tú. Vendrá alguien.

Aspirantes, bienvenidos, de nuevo, a las cocinas.

(TODOS) Gracias. ¿Recuperados de la visita?

(TODOS) Sí. (OXANA) No.

-Todavía sigue la adrenalina. -Falta alguien aquí atado

a mi muñeca para poder sentir su calor.

-Nos han dado mucha energía. -Muchísima.

Ketty, fuiste la mejor en la primera prueba

pero la única del equipo Rojo que viene a eliminación.

¿Cómo afrontas este reto?

Estoy un poco nerviosa pero...

He venido a cocinar y eso es lo que voy a hacer.

Con fuerza. Sí.

Oxana, nos hace ilusión que nos digas que el día

más feliz de tu vida fue cuando nació Natalia

y el segundo cuando te ha acompañado en estas cocinas.

¿Qué ha supuesto su visita?

¿Para mí? Sí.

Es que... -Ay, Oxana.

-Todavía la siento; fue tan corto pero tan sorprendente...

Muchas gracias, no me cansaré de repetirlo,

y de agradeceros por este regalo tan grande.

Y, claro... estoy feliz.

Nos gustó conocerla y veros juntas. Es maravillosa, ¿verdad?

Sí.

Sofía, sabes que en esta prueba no tendrás ayuda de tu padre.

Ya lo sé, ya lo sé. Sí.

¿Qué ha sido lo mejor de su visita?

Me emocioné viendo que... que llevaba yo las riendas.

Eso me hizo sentir grande.

Durante mucho tiempo no me he sentido así y fue muy bonito.

Tu padre se fue muy orgulloso de ti.

Y yo de él.

Fue una maravilla veros trabajar juntos.

Gracias.

"MasterChef" me ha ayudado mucho a madurar,

estoy en mi mejor momento y no me quiero ir ahora.

Nos toca volver al presente.

Marta, Daniel, delantales blancos, os aseguráis una semana más

vuestra permanencia en "MasterChef" y, además, sois semifinalistas.

Ole. Enhorabuena a los dos.

Podéis subir a la galería. Gracias.

-Espero que mi paso por el programa no termine hoy,

no quiero imaginarlo; quiero ser semifinalista.

Me fastidiaría mucho no llegar a ese punto.

Delantales negros, en este reto, además de jugaros la continuidad,

os jugáis ser semifinalistas como vuestros compañeros.

Toni, ¿qué tal se te dan los juegos?

Depende del juego que sea.

Porque ya sabes el dicho:

"Afortunado en el juego, desafortunado en amores".

A ver cómo se nos da y veremos cómo será lo otro.

Sofía, ¿qué tal te llevas con el azar?

Con el azar me llevo mal; con el juego, mejor.

¿Alguien sabe jugar al póquer? (OXANA) Algo.

-Antonio, una buena partida de póquer.

En este reto, vamos a jugar al póquer "MasterChef".

Guau. -Ostras.

Pero antes de seguir explicando qué tiene de especial este póquer

qué contiene la caja misteriosa grande.

A la de tres, quiero que la levantéis a la vez.

Una, dos y tres.

Ay, qué rico. -Vamos.

-Ostras, esto es...

-Un rape. -Que le encanta.

Como estáis viendo, todos tenéis pico de gallo,

rape, tomates en rama, limón, leche, minicalabacín en flor,

zanahorias, piñones, "mozzarella" y harina de maíz.

Comienza el juego. En el póquer cada jugador tiene cinco cartas

que puede cambiar para intentar mejorar su jugada inicial.

Disponéis de cinco minicajas misteriosas para sustituir

hasta cinco de los diez ingredientes iniciales.

Vale. Pero lo vais a hacer a ciegas,

sin saber qué hay en las minicajas.

Primero nos diréis qué ingrediente no queréis

y, después, elegís una minicaja y la levantáis.

¿Entendido? (TODAS) Sí, chef.

Podéis cambiar, uno, dos, tres, cuatro, cinco o ninguno;

pero recuerdo que el mundo es de los valientes,

las minicajas esconden ingredientes muy interesantes.

Tenéis que arriesgar utilizando vuestra intuición

y confiando, por supuesto, en vuestra suerte.

No intentéis hacer memoria con lo que elijan los demás

porque las cinco minicajas de cada uno son diferentes.

Vamos a comenzar. Hagan juego, señores. ¿Quién da más?

Sofía, vamos a comenzar por ti.

Vale. Quiero cambiar el pico de gallo.

Elige la caja pequeña que tú quieras.

Esta.

Amaranto. "Amaranto..."

¿Lo conoces? No.

¿Alguno más que quieras cambiar? Voy a cambiar la "mozzarella".

Pues, adelante. Quítala y levanta una de las minicajas.

Hoja de achicoria. Ah, mira, vale.

¿Algún ingrediente más? No, estoy bien.

¿Te plantas? Sí.

Lo tenemos. Incluyes en tu receta hojas de achicoria y amaranto.

Oxana, ¿quieres cambiar alguno? Sí, quiero cambiar las cinco.

¿Cinco ingredientes? Valiente. Sí, cinco.

Harina, leche, piñones, pico de gallo y "mozzarella".

-Todo o nada, di que sí. -La ruleta rusa.

Vamos a ir destapando las cajas una a una.

¡Oh! -¿Qué es?

-Me parece que es beicon. Beicon ahumado, además.

Perfecto. ¡Oh! Pasta de aceituna negra.

Me encanta. -Qué rico. Muy bueno.

-¡Oh! -Hombre, fresas.

-Fresas. -Qué ricas.

Para "caranar" el beicon, bien.

-¿Para qué? -"Caranar" el beicon.

-Para coronar el beicon.

¡Hombre, pimentón! Picante.

Muy bien, tendré en cuenta que es picante.

Y vamos con esa última caja.

¡Oh! Es queso azul.

De Cabrales. De Cabrales tenía que ser, claro.

-Madre mía, el rape con Cabrales, cuidado.

¿Contenta? Muchísimo.

¿Con todos? Con todos los ingre.. ingredientes.

Toni, vamos contigo, ¿quieres una manita?

Por supuesto. Empezamos por la leche.

Perfecto. Yo también la hubiera quitado.

-Hombre, son anacardos.

¿Contento? Sí, mejor que la leche.

¿Seguimos con la mano? Sí, cambio la harina.

Harina fuera, ¿qué caja quieres?

Voy a coger esta, ahora. ¡Anchoas!

-Qué ricas. -Qué rico.

-Me gustan las anchoas. Te gustan, muy bien.

La "mozzarella". ¿Continuamos?

Continuamos. Fenomenal.

Fuera "mozzarella".

Está buscando el arroz. Sí.

Voy a coger este de aquí. Ahí está el arroz.

Pues no había pensado en el arroz.

Adelante, levanta, por favor.

Esto es... huevas... caviar.

Huevas de arenque. Huevas.

-Has palmado en esa mano. ¿Te plantas o quieres otra carta?

Quiero otra más, voy a quitar el limón.

-Adicto al juego, ¿eh? Cómo te gusta jugar.

¡Ostras! -Maracuyá.

-Está guay. -Se me ha complicado la cosa mucho.

Te queda una carta, ¿la juegas? Se me ha ocurrido algo,

entonces, voy a ver si me sale. -Has venido a jugar.

-Fuera piñones. Piñones fuera.

¿Esto qué es? Pasta de curry verde.

Ahí te has pegado un gol. -No, bien, bien, bien.

-Se acerca más a la idea que tenía. Estás de suerte.

Una suerte impresionante.

¿Te gustan más estos ingredientes que los otros?

No me desagradaban los otros y estos, tampoco. Bueno, sí...

Muy bien. Qué entretenido verlo desde aquí.

Ketty, contigo terminamos el juego, ¿quieres cambiar alguno?

Sí, voy a empezar por los lácteos porque no me gustan

mezclarlos con el pescado. Leche fuera.

¿Qué caja quieres? Esta.

Huevo de oca.

Hala, qué bueno.

¿Combina bien con los ingredientes?

Tendrá que combinar.

¿Quieres cambiar alguno más? Sí, la "mozzarella".

Fuera "mozzarella". Fuera.

Pues, hala, destapa la caja.

Chile habanero. Uh, qué guay.

-Esto pica, ¿eh? Pero mucho.

¿Quieres quitar algo más? Sí, sí.

Hala. Zanahoria.

-Bueno, bueno.

Adelante.

Hala... Berberechos.

Qué rico. -Pues muy bien.

¿Alguna manita más? ¿Quieres alguna carta, te plantas?

Esto, sí. Pues mira... esto fuera. Pico de gallo.

Pico de gallo. Lo quitas.

No lo necesito. Bien.

Uf, ¿esto qué es? "Chutney" de mango, salsa de mango.

Qué rico, está que flipas.

-Está bueno. -Buenísimo, buenísimo.

-Es que no me gusta el dulzor en las comidas.

-Está muy bueno, estás teniendo mucha suerte.

Ketty, te queda una oportunidad, ¿la quieres usar o no?

No, me planto.

Gracias por la propina. ¿Contenta con tus ingredientes?

Pues sí. -Eres un crupier de primera.

Se ha acabado, ¿estáis contentos con los ingredientes?

Bien. -Sí.

¿Algún arrepentido? Bueno...

Sofía, veo que se te ha atragantado un ingrediente, ¿no?

El amaranto. Relájate.

¿Sí? ¿Tan fácil es? Sí, claro.

Es un seudocereal que se puede usar como el arroz...

O como el cuscús. Cocido o en sartén como palomitas.

Perfecto. O crudo.

Parece comida de pájaros o algo. Me estoy haciendo a la idea

de cómo ponerlo para que tenga sentido y sepa bien.

Todos tenéis diez ingredientes diferentes a los iniciales.

Deberéis hacer un plato libre de alta cocina en 75 minutos.

"De alta cocina" Debéis usarlos todos.

Para hacer un plato digno de un programa once,

podréis entrar al supermercado a coger gelificantes y texturizantes

para probar con técnicas de vanguardia.

Qué guay. -Interesante. Sí, señor.

Nos acompaña un chef que es premio nacional de gastronomía.

Desde el restaurante Coque en Madrid,

con dos Estrellas Michelin; Mario Sandoval.

Ole. -Ole.

-¿Qué tal? Bienvenido.

Qué ilusión.

Buenas noches, Mario, bienvenido.

Muchas gracias, me hace ilusión estar con vosotros.

Gracias por venir.

Creciste en el restaurante de tus abuelos en Humanes

hace 60 años, Humanes es un pueblo de Madrid;

tercera generación de una familia de cocineros.

¿A qué edad empezaste a cocinar?

Muy jovencito, con seis o siete años

ya hacía mis primero trucos de cocina.

¿Ya lo sabías desde tan pequeño? Sí, lo llevaba dentro.

Mi madre me daba el pecho cocinando

y creo que lo llevo dentro del ADN, sí.

Mario, hace unos meses trasladaste tu restaurante

desde Humanes a Madrid Capital. Sí.

¿Por qué hacer ese cambio?

Cuando éramos jóvenes siempre escuchábamos en la televisión

y en todos los sitios que había que ir a Madrid, ¿no?

Teníamos esa ilusión de ir a la capital

para acercar nuestra propuesta gastronómica

a los turistas, gastrónomos, a quien nos quiera conocer mejor,

y tuvimos la oportunidad de encontrar el local que tenemos

y bueno... estuviste hace poco. Creo que el día antes de abrir,

con lo cual, estoy orgullosa de haber ido y es fantástico.

Me encantó. Muy bien.

-Qué envidia. -Sí.

Mario, te propongo un reto. A los aspirantes les encanta

ver a los chef invitados cocinar con los mismos ingredientes

que van a utilizar ellos. En la caja misteriosa inicial

había diez ingredientes que han podido cambiar

por cinco que había en cinco cajitas pequeñas.

Pero queremos que te arriesgues a cocinar

con los diez ingredientes iniciales.

¿Te atreves? Pero yo venía a probar...

(Risas) Eso piensan todos.

Eso os dicen a todos, pero luego... "Welcome to 'MasterChef".

Antes de que te tires al ruedo te voy a decir cuáles son:

pico de gallo, rape, tomates en rama, limón,

leche, minicalabacín en flor, zanahorias, piñones,

queso "mozzarella" y harina de maíz.

Tienes que integrarlos todos en un mismo plato.

Son ingredientes complejos, ¿no? El rape...

Parece que no casan, en principio.

Vamos, Mario. -Así te vemos.

-Sí, sí. Creo que no puedes decir que no.

Vamos allá, habrá que hacerlo.

A tu puesto de cocina que ahora te llevan los ingredientes.

Mucha suerte, ánimo.

-Muchas gracias. -Suerte.

-A ver si no te vas la semana que viene.

Mario, te digo lo mismo que a los aspirantes:

podrás entrar al supermercado a coger gelificantes

o texturizantes para elaborar tu plato.

Perfecto. Ahora, sí, aspirantes, Mario,

tenéis 75 minutos para hacer un plato libre

de cocina de vanguardia.

El tiempo comienza en tres, dos, uno. ¡Ya!

Venga, vamos.

Mario, aquí tienes nuestro fabuloso supermercado.

Venga. -Suerte, chicos.

Que no les he dicho "suerte".

-Necesito agar, necesito lecitina...

-Lecitina tengo yo, ya está.

-Vamos, chicos, venga. -Sí, venga.

-Ritmo.

Madre mía, vaya prueba.

Algunos han cambiado pensando que tendrían mejor manos y otros no.

Sofía la cara que ha puesto al ver el amaranto...

Vaya trozo de rape. Joder...

Voy a ir sobre la marcha.

El rape lo voy a hacer a baja temperatura en el Roner.

Tengo este nuevo ingrediente, este habitante en el planeta

y voy a integrarlo como si fuera un arroz

y le voy a dar, sobre todo, mucho color al plato.

El amaranto puede parecer complicado

pero es un seudocereal muy sencillo.

La forma más sencilla, como unas palomitas.

Claro. Una sartén y lo calientas.

Que esté crujiente. Haces unas micropalomitas

que para darle un toque crujiente está bien.

También, como una quinoa, como un arroz...

Venga, Sofía, disfruta.

-¿Sabes qué me da curiosidad?

Ver como los invitados tienen tanta tranquilidad cocinando;

igual es la clave del éxito. -Claro.

-Mira cómo pica la zanahoria. Si desde los siete años

estás metido en el mundo de la cocina...

-Qué manejo de cuchillo, Mario. -No animéis a Mario, está salvado.

-Sofi está a tope, le ha quitado la piel al rape.

Ketty ha limpiado el rape. Oxana está poniendo las flores

del calabacín abiertas en el horno.

Para hacer "chips" de las flores, ¿no?

Toni ha cogido unos daditos y está marcando ahí.

Siempre está bien hacer un fondo para reducirlo o lo que sea.

¿Estoy hablando mucho?

-¿Por? ¿Por qué lo dices? -Porque hablo y tú: "Sí, claro".

No me importa hablar sola, si te saturo me lo dices.

-¿Te importa que te conteste así de escueto?

-Qué va. Lo digo por ti, digo: "Igual le molesto y no me lo dice".

-No, no, para nada. -Vale.

-Voy a hacer un ceviche de rape y la leche la voy a gelificar,

entonces, cuando comas el gel sabrá a la leche de tigre

pero el rape estará hecho y cocinado como debe ser.

Voy a darle una pequeña vuelta. No me queda otra que arriesgar,

no puedo hacer algo normal con curry verde, rape,

anchos, anacardos... Es una unión bastante extraña.

Oye. Toni con una salsita con la pasta de curry verde...

El rape cocido, frío, caliente, da igual, que esté cocido;

le pone dos semillas de maracuyá, verduritas bien tratadas

y tienes un buen plato. Sí.

Que queden como pétalos y así le puedo dedicar algo

al alcalde, que le gustaban las flores al alcalde.

-Qué bien, Sofi. -Qué buena idea.

-Voy a hacer una prueba para deshidratar y que queden crujientes

pero la pondré si no me queda bien la flor de calabacín.

-Tiene el fondito con la zanahoria, el tomate y el rape.

Por otro lado, la zanahoria con tomate, los piñones tostándose.

Qué manejo. Yo hago eso y se me caen todos.

Mira, está cortando las flores de calabacín.

¿Qué va a hacer ahora? -Ay, madre.

-Estoy haciendo el rape con el pico de gallo

para aprovecharlo, un fumet con las espinas y la piel,

ahora, voy a hacer un caviar de cítricos

y voy a hacer un encurtido de la flor del calabacín.

-La flor de calabacín está muy rica.

-Estamos marchando con el aceite y el vinagre, el piñón

lo voy a tostar para añadirlo al pico de gallo y al tomate.

-Ha tostado los piñones. -Creo que será una receta rica

y, sobre todo, muy sabrosa.

-Rico, un plato lleno de sabor.

-A ver si le puedo escuchar.

-Ya lo ha contado todo. -Chis.

-¿Quieres que me calle? -Un poco para poder escuchar.

-Estábamos escuchando todos.

Te lo cuento. -No.

-Estoy muy contento porque es la primera vez que vengo.

Es un programa que ha hecho mucho por la cocina,

por la gente que quiere aprender a cocinar,

por la gente que ama este oficio.

Para todos los que vemos "MasterChef" es muy positivo

y, sobre todo, muy educativo.

Los niños quieren ser cocineros cuando, antes, no era así.

Viendo el programa desde casa seguro que os entran ganas

de probar los mejores platos que se han hecho aquí.

Ahora puedes hacerlo

en el restaurante MasterChef en Madrid.

Viviréis una auténtica experiencia gastronómica

y conoceréis a algunos de los aspirantes

que han pasado por estas cocinas.

Tenéis más información en restaurantemasterchef.com

y en nuestras redes sociales.

Aspirantes, habéis consumido ya treinta minutos, os quedan solo 45.

Me gusta la caja de Oxana, ¿os acordáis de aquella prueba?

Sí. Combinamos fresa y aceituna negra.

Sí. Es muy buena bien usada.

Pero hay más elementos que combinar.

Todo bien hasta el Cabrales, que no sabrá dónde meterlo.

Voy a hacer rape, que lo tengo metido en sal gorda;

con un caramelo picante sobre gelatina de salsa de tomate

cebolla y zanahoria; un caviar falso de aceituna;

puré de fresa; crujiente de beicon;

crujiente de flor de calabacín

y haré un aire de queso azul.

Está claro que veremos platos muy distintos.

Ketty tiene ingredientes que hay que equilibrar muy bien

como ese picante del habanero, ese dulce del "chutney".

A ver cómo trata el huevo.

Voy a hacer un "suquet" de rape, pero a mi manera.

El "chutney" de mango lo meteré en la yema de huevo

y lo usaré como esferificación.

Haré un aire con el limón y una gelatina de tomate.

Toni va a hacer lo mismo con la flor de calabacín.

-Muy bien. -Toni, guay eso.

-A ver qué tal esto, unos veinte minutitos.

-Ketty está superconcentrada haciendo algo.

-Mierda. -¿Qué le pasa?

(MARTA) Ánimo, amiga.

-Me quedaron muy tropicales estos.

Vamos a ver a Mario.

Bueno... Bueno, Mario, qué tal.

Pues nada, aquí estoy haciendo... 10 ingredientes...

¿Cómo los incorporas? Estoy haciendo un suero

para hacer un merengue seco

en el horno, un encurtido con calabacín y las flores.

Al pico de gallo le añadiré un poco del jugo...

Un sofrito con la zanahoria y el piñón.

Y, ahora, voy a hacer el crujiente que lo tengo que meter ya.

Venga... Que te veo muy tranquilo, Mario.

Muy tranquilo. No, tranquilo no.

¿Y el rape qué? ¿Marcado? Sí, lo marcaré bien

y, luego, le daré a 60 grados para que no se coagule mucho

la proteína y un poco de sal, pimienta...

Y unas perlitas que haré con el cítrico, el limón.

Quiero textura y sabor.

Lo que debe tener un buen plato. Si me da tiempo.

¿Te gusta la sorpresa? Es un reto.

Es divertido, estos retos son divertidísimos.

Pues bien, tiene buena pinta, Mario,

desando probarlo estamos. Que vaya bien.

Gracias, gracias.

-¿Está rico? -El curry verde con esto

le quita la fuerza y está muy bueno.

(MARTA) Pues muy bien.

-Venga, qué te gusta licuar, alcaldesa.

La zanahoria no da más de sí,

con eso tienes. -Ya lo sé.

Buenas... ¿Cómo va la cosa?

La cosa va, será la primera vez que cocine con amaranto,

aquí estoy probando a ver cómo queda hervido

para utilizarlo como un cereal más y hacer una pasta con...

El verde de la piel de los calabacines.

Quiero hacer un plato que tenga sabor

y que sea, sobre todo, colorido.

Y aprovechemos bien los ingredientes.

Sí, exacto. ¿Qué hacemos con esto?

Esto lo voy a hacer... lo voy a hacer hervido

o frito... tengo que pensar, todavía, cómo incorporarlo.

¿Y esta achicoria radicchio tan rica?

Esta achicoria utilizaré el color. ¿Y el rape?

El rape lo voy a hacer en el roner.

¿Has cocinado un rape así? No, he cocinado el bacalao

a baja temperatura. Vale, no me la juego.

-Toma nota de todo, Sofi. -Sí...

Me lo apunto todo.

-Venga, Oxana, vuela.

(Vibración de la batidora picando)

(MARTA) Ketty tiene bastantes elaboraciones en marcha.

¡Venga, ánimo, chicos, vais muy bien!

Venga, a tope, chicos, va, ritmo tropical.

-El queso hay que rallarlo, esto va por encima...

-Mira qué bonito.

Mira qué bonito... madre mía.

-¿Cómo ha hecho eso? Me lo he perdido.

-Lleva harina de maíz, dextrosa y colorante.

-Con la dextrosa carameliza lo salado, claro.

Cómo me gusta la gente que juega al póquer.

-¿Verdad? Oh... Pepe. Dámelas todas nuevas, venga,

a por el repóquer.

Me salió bastante bien la jugada. ¿Qué vas a hacer?

Voy a hacer aquí un rape.

Rape metido en sal. Sí, después lo paso

por la plancha, sobre una gelatina de salsa de tomate,

zanahorias y una grasita de bacón.

Después crujiente de bacón, un aire de queso azul

y un caviar de falsa aceituna negra.

Lo acompaña un puré de fresas... No me disgusta

cómo me has contado estas cosas.

Ahora hay que saber cómo las ordeno, ¿eh?

Sí. Porque un poco más de aire

o un poco más de... Te puede estropear el plato,

sí, mi problema es el emplatado, sí.

Oxana, suerte. Gracias.

-Venga, va, chicos, ¿eh?

A tope, chicos, va.

-Venga, alcaldesa, vuela.

-Es caviar de cítricos,

ha exprimido limones le ha echado agar,

lo ha activado con el fuego, con la jeringuilla lo mete

y hace las esferificaciones con agar.

Mira, ¿ves cómo le ha salido el caviar?

-Muy bien, hija, todo lo que has aprendido.

No hay quien te sople.

-Es que soy muy repelente, me callo.

¿Cómo está Ketty? Hombre... qué alegría.

Gracias. Tu visita a mi cocina...

También me da mucha alegría verte, qué vas a hacer.

El chutney de mango lo voy a meter en la yema de oca.

Esa técnica la hacen pocos cocineros, ¿la has hecho?

Yo lo voy a intentar.

Aparte de esa yema rellena de chutney.

Tengo la gelatina de tomate,

haré un aire de limón y, pues, poco más.

¿Y los berberechos? Cogí unos pocos

para hacer la sustancia... Y dejarlos ahí que se abran,

que suelten el gusto...

Si pudieras volver atrás, ¿abrirías las cajas?

Pues yo la abriría otra vez, porque...

Te la has jugado. Es que me quedo con las ganas.

Me gustan las chicas así...

A pesar de que me hayas... Mandado a eliminación,

me encanta jugar contigo, soy fiel a ti.

Gracias... y suerte.

Venga, suerte, Ketty. -Suerte.

-Hola, Samantha, ¿qué tal? Qué tal, Toni.

Muy bien, aquí estamos preparando la receta.

Bueno...

Un ceviche. Un ceviche.

Viendo los ingredientes que tenía, lo que he hecho

es cambiar el limón por la fruta de la pasión

y darle un poco de curry verde, que queda muy bien.

Con el... gallo. El pico de gallo.

El pico de gallo, el cilantro...

Para el ceviche muy bien. Luego, rallar un poco de anacardo,

he usado el aceite de anchoa con una anchoa bien picada

para decorar y haré una gelatina con fruta de la pasión

para que le dé un toque más ácido por si quieres más ácido

te comes la gelatina, sino no.

Madre mía, Toni. Espero que esté bien.

Bueno, mucha suerte, Toni.

(Crepitar del aceite)

(SOFÍA) Voy a echar un poco de caldo.

(OXANA) Me quedó muy espesa la masa.

-Oxana, venga, espabila. -Me da tiempo a hacer otra.

-Está muy bueno...

(SOFÍA) No me gusta. (MARTA) Mira...

Vienen a darte un regalo. A mí no me lo han dado todavía.

¿Qué tal, Sofía? ¿Cómo va todo? Pues mira...

¿Qué haces? ¿Migas o qué?

Probaba cómo utilizar el amaranto. ¿Y cómo lo ves?

Pues no me gusta. ¿No?

No. No es la mejor manera de hacerlo.

Pero ¿sabes para que lo hagas bien qué te traigo?

El "Manual del aspirante a chef". El manual.

Para triunfar en alta cocina es imprescindible

partir de la cocina tradicional. La mejor manera de dominarla

es siguiendo los consejos que tienes aquí.

Es un libro muy completo,

donde encontrarás las técnicas básicas

que son el abecé de todo cocinero que se precie.

Disfruta de este libro y aplícate bien

con esas recetas que seguro que vienen con amaranto...

¿Sí? Sí, suerte, Sofía.

Muchas gracias, Pepe.

No es la mejor manera de hacerlo.

Aspirantes, últimos cinco minutos.

(OXANA) Ya está, muy bien.

(MARTA) Qué buena pinta tiene el ceviche de Toni.

(Crepitar del aceite)

Mira, va a hacer lo mismo Sofía.

A ver, Ketty, ¿cómo estás abriendo el huevo?

¡Bien!

(KETTY) Joder...

Joder, no se me llena del todo.

Joder... He tenido un problema

con la yema del huevo, es muy grande,

me cuesta mucho...

A ver si... si no se hace imposible.

Vale, pues ya está.

Aspirantes, último minuto. (MARTA) Venga, va, chicos...

-Venga, vuela, Sofi, vuela. -Volad, volad.

-Es que... me tiemblan las manos.

Diez, nueve, ocho...

Siete, seis, cinco...

Cuatro, tres, dos, uno... tiempo.

Manos arriba.

(DANI) Muy bien, chicos. (MARTA) Muy bien, chicos.

(SOFÍA) Cuando acabo de cocinar siempre tengo la duda de... ¡uf!

Pero ¿qué he hecho? Pues nada... ya se verá.

-Mira el mise en place.

-Ya te digo, es perfecto.

Mira el rape lo ha puesto detrás, en dos lasquitas.

Qué divertido es este programa, la verdad.

Aspirantes, el tiempo para cocinar ha terminado.

Es el momento de la cata; pero antes vamos a probar

el plato de nuestro invitado Mario Sandoval.

Vamos a ello. El mejor momento del día.

¡Guau! Bueno, cuéntanos. Tenemos por un lado,

el pico de gallo y el piñón tostado con el que hicimos un romescu

y el jugo de la espinas del rape

que es la parte de abajo. La flor del calabacín

la hemos encurtido, también los calabacines,

el rape lo hemos marcado bien a la sartén muy fuerte,

para que selle muy bien el poro y un toque de horno.

Luego, hemos hecho unas perlas de limón, espero que os guste.

Oh... seguro.

Desde luego tiene buena pinta. Seguro.

Qué bueno, Mario. Muy rico, Mario.

Riquísimo.

Buenas combinaciones de ingredientes,

es un todo armado. Bonito, equilibrado y está rico.

Lo que tiene que ser. (OXANA) A Mario no lo conocía.

Es muy simpático, ¿cuántos años tiene?

40... por ahí.

40, ¿no? Por ahí, más no tiene, muy bien.

Muy bueno.

Mario, muchas gracias por haber cocinado en "MasterChef"

con nosotros, ha sido un placer verte hacer esa maravilla.

Gracias. Estaba extraordinario, rico,

pero te vamos a liberar de esta cata eliminatoria,

se están jugando seguir en estas cocinas.

Así que te evitamos ese trago, ven cuando quieras.

Un placer tenerte aquí, es tu casa.

Gracias. Gracias.

(Aplausos) Un placer... señores...

(Aplausos) Me ha encantado.

(CANTA) #Agradecida, ilusionada...

#Solamente puedo decir gracias "MasterChef".#

Muy bien, Marta. Mira, menos mal que Dios

me dio manos para cocinar, porque voz...

Aspirantes, ahora sí comienza la cata.

Ketty, tú vas a ser la primera en presentar tu plato.

Ketty, cuéntanos, cuál es el nombre de tu plato.

Es un rape guisado con... yema de oca inyectada.

Y cuéntame, qué técnicas has utilizado

para hacer este plato.

Pues he hecho un aire de limón,

he inyectado la yema de oca

con el chutney de... mango y xantana.

También un poco de pulpa de tomate.

Los piñones los tosté y los rallé por encima de todo.

Los berberechos están dentro.

Sí, están dentro... Con concha.

No me preocupa que pongas la concha de los berberechos.

Me preocupa la disposición del plato.

El plato es feo porque si no veo todos los elementos

y no veo alguno con cáscara,

me lo pones en un plato sopero, me lo cierras con el aire...

Cuando me lo voy a comer, pues me lo tiro...

O imagina que estoy despistado

y muerdo la cáscara. Vale.

Diré que el problema de tu plato... es de estética.

Totalmente, porque el plato está bueno, está bien construido.

Me gusta la yema con el tomate, la acidez,

me gusta el aire de limón

y me gustan los berberechos con su jugo.

Está muy rico,

pero la disposición es horrible, no puedo comerlo a gusto.

Vale. Hay técnica que es interesante:

un aire, una esferificación natural que es el huevo inyectado.

Y todos los elementos que hemos pedido.

La técnica de la yema inyectada

que nace en las cocinas de Carme Ruscalleda.

Ellos lo inyectan con jugo de trufa que está caliente

y le aporta temperatura a la yema.

Esto es un chutney y está frío, pero valoro mucho

el hecho de que hayas intentado

hacer esa técnica en esta elaboración.

A mí de sabor me gusta, me ha sorprendido.

Pero de estética...

Lo peor que has hecho desde que estás en "MasterChef".

Pues lo siento, lo siento muchísimo.

(KETTY) Tiene razón, la estética horrorosa.

Y, aunque esté rico, pero...

No estoy contenta con mi plato, estoy preocupada.

Toni... cuéntanos cómo se llama tu plato.

Mi plato se llama ceviche de rape tropical.

En honor a Ketty... -Gracias.

-Porque la fruta de la pasión la conozco gracias a ella,

con los ingredientes que tengo, pues,

la mejor manera de integrarlos es en un ceviche.

He cambiado el ácido de la lima por la fruta de la pasión,

he hecho con la flor del calabacín un crujiente.

Luego he probado y las huevas...

equilibraban el sabor del curry verde,

creo que equilibran, luego he añadido un aceite

de anchoas por arriba

y he rallado anacardo que era uno de los ingredientes a poner.

¿Por qué equilibran las huevas? No lo sé,

pero he probado los dos sabores y están muy buenos los dos.

-Quién me iba a decir

que íbamos a hacer esto cuando entramos.

-Ya ves. ¿Qué técnicas has aplicado

en tus elaboraciones? He puesto una gelatina,

porque tengo un problema con los ceviches:

me gustan muy ácidos. He decidido hacer una gelatina

de la fruta de la pasión, al servirlo si quiere más ácido

se lo come con la gelatina de la fruta de la pasión

y si lo quiere menos ácido pues sin la gelatina.

¿Las gelatinas están ahí? Sí, están integradas.

Me lo como con gelatina. Sí, claro...

Era por no ponerlo al lado. Pero si es opcional,

hay que ponerlo al lado. Me parece ridículo

que la gelatina es de fruta de la pasión

y el ceviche también lo lleva, debía ser un sabor complementario.

No el mismo sabor. Era por si querías subir

el toque de ácido.

Y yo que no lo quiero subir, ¿qué hago?

Pues las dejas. Ya tienes palabras de chef:

sube, equilibra... Ya, ya.

(IRÓNICA) Les hace mucho daño estar aquí en "MasterChef".

Vamos a probarlo. Vamos.

Cómo vendes los platos, Toni.

Vamos a ver si está "equilibrado". (PEPE RÍE SOCARRONAMENTE)

Me lo como con las huevas que lo "equilibra" más.

Claro, hombre. Son todo "equilibrios".

(TODOS SORPRENDIDOS) ¡Oh!

Qué equilibrio... Equilibrio.

Oye, que está bueno, que se lo comen.

Pero bueno... -Muy bueno, chico.

¿Sabes una cosa? He hablado antes de tiempo.

La verdad es que... está muy bueno.

Gracias. Sí, está muy bueno.

Es verdad que pega un chute porque la gelatina

está más ácida que la leche de tigre

con lo cual le va muy bien, así que me has sorprendido, Toni.

Toni... aunque usas las palabras a lo loco,

es cierto que está equilibrado, el sabor de la fruta de la pasión,

la acidez y el picante, está todo bien.

Es un plato limpio y bonito, está rico, me gusta

el apunte técnico de la gelatina para añadir un sabor dentro de otro

Por lo demás, Toni, está muy rico.

Se agradece porque el plato es muy muy bueno.

Muchas gracias. -Qué alegría.

(TODOS ANIMAN Y APLAUDEN A TONI)

Hoy no te quejas. Cada vez me quejo menos.

Hoy, he engordado dos kilos seguro

solo con la valoración que me hicieron los jueces.

Me han dicho que estaba tan bueno,

sabores equilibrados, la verdad, una maravilla.

Oxana, nombre del plato. Sí...

El nombre de este plato es una dedicatoria

a la gente de Asturias que me espera en casa, flor de lis.

¿Qué técnicas has utilizado

y cómo has integrado tus diez ingredientes?

El filete de rape lo traté en sal gorda,

después lo limpié y lo pasé por la plancha,

lo fileteé en lonchas finas.

Lo de debajo es una gelatina

de salsa de tomate, zanahoria y bacón.

Después, unas láminas de la flor del calabacín escaldadas

y pasadas por la sartén.

Caramelo, agridulce,

un puré espesado con xantana de... fresas.

Crujiente de la flor del calabacín también presente

y... falso caviar de aceituna negra.

Coronada con aire fresco de queso cabrales de Asturias.

Caray... cuántas cosas, qué forma de hablar, qué maravilla.

Vamos a probar. Yo tengo que decir... no lo rompas.

Gracias por tu estética, Oxana.

Yo creo que de las cosas más bonitas,

es la evolución más grande que hemos visto

han sido tus emplatados, desde el principio

hasta este plato que no me creo que lo hicieras tú.

Sí, fui yo. Gracias. Muy bien.

Bueno, me interesa mucho la gelatina del bacón

con el tomate y la zanahoria.

Me parece que es positiva,

funciona bien con el resto de elementos.

Es muy difícil.

Te dije "ten cuidado con las cantidades de cada cosa".

Va a depender tu plato de lo sutil que seas.

Creo que lo has sido, pero te has pasado

con el rape. Pero... ¿está pasado?

Sí. Mucho.

¿Mucho...? Muchísimo.

¿Sí? El punto del pescado

es mejor quedarse corto que pasarse.

Y el punto de pescado es muy poco. Cuando trabajamos

cortes más finos, es más fácil que se seque

y que pierda humedad.

Funciona muy bien el rape con la aceituna,

la fresa con la aceituna funciona bien.

Discrepo con Samantha, la estética ha mejorado mucho;

pero me parece que está un poco manoseado.

Tenemos que intentar que no se vea muy manipulado,

están todos los elementos que es lo que pedimos.

Está bastante rico. ¿Sí?

Felicidades. Gracias...

Además, oírlo de tu boca es...

Siempre me criticas mucho. (OXANA) Quiero que por una vez

Jordi me diga "olé, Oxana". Yo quiero que llegue ese momento.

Oxana, quiero decirte que cuando lo he probado

tenía mis dudas, porque te tocaron unos ingredientes

difíciles de combinar.

He visto técnica y, es más... he visto ¡sabooor!

Así que felicidades.

Gracias. (OXANA) Yo estoy orgullosa de mí.

He usado muchas técnicas,

yo misma no me creo que lo hiciera.

Sofía, cuéntanos,

qué platos has hecho. Pues he hecho...

Rape, calabacín y amaranto

con pensamiento de Víctor.

O de alcalde.

(SOFÍA) Yo le prometí a Víctor que le dedicaría un plato

y he pensado que como no he hecho un aire

ni una espuma ni he hecho nada...

He hecho un pensamiento de Víctor que está en el plato.

Y con ese nombre tan simple, cómo me desarrollas

los diez ingredientes, su integración.

He hecho un fumet con el... las espinas del rape

y las pieles del rape.

He hecho un sofrito con la zanahoria,

el tomate y el calabacín.

De este fumet he sacado

un poco y lo he puesto con el amaranto.

He hecho, también,

un gel con la zanahoria y un poco de azúcar.

Y... la flor del calabacín la he frito y el rape,

pensaba hacerlo al roner,

pero ha venido Jordi y me ha dicho que mejor...

Mejor cocinarlo como yo sabía o yo conocía.

Y, entonces, me dije "pues lo hago como yo sé".

Que es hacerlo a la sartén.

Nos alegramos porque si lo haces como no sabes, fíjate...

Sí, yo sí sabía que es un...

Bueno, un cuarto de hora a 85 grados y...

Pensaba que... No.

Pues entonces es que no sabes. No sé.

No me he arriesgado, he ido a lo seguro.

Vale, eso lo que me demuestra es inseguridad.

Porque si vas a hacerlo de una forma que no sabes

y él te lo pone en duda, pues lo haces como siempre

que es hacerlo en una sartén. Sí.

Ya estabas pifiándola.

Sí, sí. Inseguridad.

¿Y alguna técnica que hayas utilizado

un poco más actual? No solo un pescado a la plancha

y un sofrito para hacer el amaranto.

El agar-agar que he puesto para hacer el gel.

Vamos a probarlo. Vamos a probar.

Bueno, hay defectos.

Primero el rape, para mí está bastante hecho.

Segundo, para hacer la zanahoria no hay que volverse loco.

Noto brillo en el plato, ¿sabes de qué es?

De la fritura o la cocción de las flores del calabacín.

Tienen un exceso de grasa y por eso brillan.

Y el amaranto

que no me parece lo peor, qué lío hemos hecho para cocerlo.

Todo lo que me cuentas es muy complejo...

Pero, luego, en boca, no me cuenta nada.

Me sabe mal. Mira...

Lo haré muy sencillo, la flor de calabacín es...

Un producto delicado que aporta

las verduras. Sí, pruébalo, por favor.

¿A qué sabe? Lo que me interesa es que notes

el sabor a aceitazo quemado.

Se me queda un plato un poco sencillo,

lleno de inseguridad y con algún defectillo

de ejecución.

Yo creo que en estas pruebas, con muchos ingredientes,

tenéis tendencia, con la inseguridad,

de mezclarlo todo... el amaranto, con no sé que...

Aquí se trata de hacer justo lo contrario:

hacer un plato con esos ingredientes y ponerlos en valor.

Cuando uno cocina inseguro y con miedo,

le puede pasar, incluso, a los profesionales...

Se nota.

Hoy no ha sido mi mejor día, para nada.

¿Por qué, Sofía? No sé, no sé por qué.

Pero... pero he notado en mi cabeza como muchas ideas...

Quería poner una esferificación, pero se me... se me ha ido...

Se me ha ido la olla,

no sé si habrá sido la visita de mi padre, si se ha ido Víctor

y, también, me afecta...

Pero estoy...

Bloqueada. Pues no es el momento.

Ya lo sé.

Ya lo sé...

Puedes volver delante de cocinas. Muchas gracias.

-Sofi...

-Sofi, cariño. (EMOCIONADA) Me sabe mal...

-Venga, ya está. -Vamos...

-Ya está, da igual. Yo quiero aprender.

-Estate orgullosa, Sofi, cariño. -Claro que sí, Sofi.

-Me sabe mal... no sé qué me está pasando.

Hemos probado y, ahora, Pepe y Samantha

llega el momento de deliberar.

Vamos a ello. Vamos.

-Qué nervios, por Dios.

(LOS JUECES DELIBERAN)

(MARTA) Ketty, tranquila, te han dicho que estaba rico.

(LOS JUECES SIGUEN DELIBERANDO)

-Mira, se vaya quien se vaya llegar al programa 11...

Es una barbaridad.

Aspirantes, en este reto partíais con 10 ingredientes

con los que se podía hacer,

perfectamente, un plato de alta cocina.

Habéis tenido la posibilidad de cambiar hasta la mitad.

Oxana y Toni han sido los más valientes

y han cambiado los cinco.

Ambos habéis estado muy contentos con el cambio.

Ketty, tú los has seguido de cerca y has sustituido cuatro.

Y tú, Sofía, has sido la más comedida.

La más rata, soy rata. Porque...

Has cambiado dos y, además,

creo que te has medio arrepentido de haberlos cambiado.

Sí. Pero lo importante

es la actitud con la que os habéis enfrentado

a los ingredientes definitivos. Estamos a un paso

de la semifinal y se ha notado, ha habido un aspirante

al que la presión le ha hecho ponerse las pilas,

ha decidido que no quería marcharse esta semana

y eso se ha notado en su plato. Toni.

Ha tenido un buena idea y ha sabido ejecutarla,

integrando en su justa medida todos los ingredientes.

Y ese aspirante es...

Toni. (APLAUDEN Y FELICITAN A TONI)

Enhorabuena, Toni,

te conviertes en semifinalista. Gracias.

(Aplausos) -¡Vamos!

Sube a la galería con tus compañeros.

(TONI) Este paso a la semifinal se lo dedico a Rosa

y a Toni pequeñito que son lo que más quiero en el mundo.

Y a mis padres que los tengo un poco abandonados.

Así que va por vosotros, soy semifinalista de "MasterChef".

-Semifinalista de "MasterChef"...

En cambio vosotras, Oxana, Sofía y Ketty,

no habéis estado al mismo nivel.

Sofía, esta prueba era perfecta

para aplicar todo lo aprendido hasta ahora,

incluido lógicamente, las técnicas de vanguardia.

Lo sé. Oxana, vemos evolución

pero sabemos que puedes dar mucho más.

Tienes que tener cuidado con el punto de los ingredientes,

porque te pueden estropear un buen plato.

Ketty, la presión de las pruebas de eliminación te pueden.

Debes aprender a ordenar

tus ideas y a reflejarlas en el plato.

El aspirante que no continúa en las cocinas de "MasterChef" es...

Sofía.

-Cariño...

(Aplausos desde la galería) -Sofi...

-Vamos, Sofi, ánimo.

Ánimo, Sofi.

(Aplausos) (SOFÍA SOLLOZA)

(SOFÍA) Estoy superorgullosa de haber llegado hasta aquí.

"MasterChef" me ha ayudado mucho a creer en mí.

Me ha ayudado un montón

a pensar que puedo sacar algo adelante.

Que yo, antes, era incapaz de verlo.

¿Os puedo dar un abrazo, por favor?

No llores...

Tiene mucho mérito haber llegado hasta aquí.

Ya lo sé...

Campeona, créetelo, lo has hecho superbién

llegando hasta aquí. Quién te lo diría.

Uf... Créetelo.

Sofi, llegar hasta aquí... ¿qué decíamos?

Llegar hasta aquí ya es ganar.

-Sí, de verdad, valoro mucho estar aquí.

No me esperaba nada de esto.

Oxana, Ketty, os convertís en semifinalistas. Felicidades.

Gracias. -Felicidades.

(Aplausos)

(HABLAN ENTRE ELLAS)

(KETTY) No me lo creo, estoy en una nube.

Soy muy exigente conmigo misma y, ahora,

que soy semifinalista quiero ser finalista.

Y si puedo ser la ganadora, pues mejor.

Sofía, te voy a decir algo porque...

Me siento un poco identificado contigo y te diré en qué cosas.

Durante una época, solo me centraba

en lo que querían los demás.

Buscar su aceptación...

Y su cariño.

Hasta el día que me di cuenta que si yo mismo

no confiaba en mí,

era muy difícil que los demás confiaran en mí.

Has aprendido en "MasterChef", has ganado en confianza.

Y me encantaría que, a partir de ahora,

la Sofía que domine tu vida

sea la "cisne", no la "patito feo".

(Aplausos)

También me gustaría que,

cuando alguien dude de ti, o por un momento sea malo,

te acuerdes de Jordi, de ese borrico que...

Aunque no supo muy bien cómo empezar a hacer las cosas,

un día ganó un poquito de confianza y mucha pasión

y logró materializar sus sueños.

Y sé que tú eres capaz de hacerlo.

(Aplausos) Muchas gracias.

(Aplausos) Muchas gracias...

Me voy a grabar este programa

y voy a repetirme lo que me ha dicho Jordi cada día.

Cuando me levante, cada día...

¿Qué te llevas de "MasterChef",

además de la seguridad y conocimientos?

Uf... pues me llevo muchas cosas.

Gente fantástica,

seguridad que yo no tenía para nada.

Y todas las personas que están pensando, ahora mismo,

que no valen, que no son nada...

Todo esto...

Yo he cambiado de pensamiento

y... todo el mundo puede hacer lo que se proponga.

Aunque estés en el pozo,

a veces hace falta caer en el pozo para después...

Estar aquí.

Estás porque lo mereces.

Piensa que estamos en un programa 11, hay mucho nivel.

Tu plato no estaba mal, los otros estaban un poco por encima.

Estoy muy feliz, de verdad.

Y nosotros de verte aquí. Gracias por todo.

Nos ha gustado mucho ver tu actitud que es fantástica.

¿Tú sabes, Sofía, las veces que nos caemos nosotros?

Nos caemos cien veces todos los días

y somos profesionales, pero nos levantamos

diciendo "mañana sale el sol más fuerte".

Sofía, ¿quién crees que en el sprint final

logrará reunir confianza para hacer ese menú ganador?

Yo creo que va a estar entre Dani y Ketty.

-Qué presión. ¿Tú sabes lo contento

que se pondrá el alcalde al verte?

Mucho. Es el único que se alegrará

de que salga de aquí. Eso te iba a decir.

Yo dije "si llegaba a la final, le daría un beso a Víctor".

No he llegado, no hay beso.

Se lo voy a dar, pero detrás de las cámaras.

Pues te vas a ir muy contenta con los regalitos que te doy.

Nuestro patrocinador, el Supermercado de El Corte Inglés

te regala la tarjeta de 1000 euros para tus compras de alimentación.

Además, nuestro patrocinador

de electrodomésticos Bosch te regala

una placa flex inducción

con el accesorio teppanyaki,

como la que has usado en el programa.

Además, te llevas una suscripción durante seis meses

a la escuela online de "MasterChef" y el nuevo juego para que juegues

con el alcalde, tu familia, tu padre...

Con quien quieras. Vale.

Pero, ahora sí, ha llegado el momento

de que dejes el delantal en tu puesto de cocina.

Muy bien...

Bueno, muchas gracias. Un placer.

(Aplausos desde la galería)

-Grande, alcaldesa.

-Te echaremos de menos. -Eres una genio.

(Aplausos)

-¡Guapa! -Te vas siendo una tía muy grande.

Créetelo que eres una tía muy grande, chica.

Eres una tía muy grande.

(Aplausos)

-¡Os quiero!

(Aplausos desde la galería)

(SOFÍA) "MasterChef" yo creo que me ha enseñado a volar,

a aprender que yo decido qué me gusta y qué no.

Y, ahora, tengo ganas de hacer cosas por mí

no por nadie, por mí.

Yo lo veo claro, yo quiero montar mi restaurante,

yo qué sé, montaría

hasta una foodtruck con el alcalde o mi hermano.

Primero voy a formarme,

pero yo me quiero dedicar a esto.

Ya solo quedan cinco aspirantes

y dos semanas para conocer al ganador de la sexta edición

de "MasterChef", cualquiera de ellos

puede conseguirlo porque en este tiempo

no han demostrado, reto tras reto,

que con esfuerzo y trabajo

se pueden cumplir los sueños.

Nos vemos en siete días, mientras ya saben...

Pónganle... (TODOS) ¡Sabooor a la vida!

(Aplausos)

Aspirantes, estamos en el club Alma.

Vamos a darle marcha a la cocina. ¿Qué tal, Toni?

-Muy bien, joder... -¡Cuidado, Toni!

¿Esto lo has hecho alguna vez en tu vida?

Nunca. Si no sabemos cómo va qué hacemos.

Me estás poniendo de los nervios. Los comensales no pueden esperar

20 minutos entre plato y plato. Joder, me cago en la leche.

¿Has pelado las avellanas? Sí.

¿Sí? No.

¿Y para qué dices que sí?

En este reto habrá, también, arte. (TODOS) Joder...

Adelante, Fréderic Bau. Imaginad un postre diferente.

Tenéis que replicar cinco postres espectaculares.

Perfecto, 250. -150.

-Ah... 150.

-¿No podemos pasarnos ni un poco?

Finalista de la quinta edición de "MasterChef",

Miri Pérez-Cabrero.

Tiene defectos y estamos en la semifinal

y tendría que estar de diez. Que no...

Que no. Te lo decimos y la culpa es nuestra

Lo que está peor es tu actitud.

Cambia.

El aspirante que no continúa en las cocinas de "MasterChef" es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 11

MasterChef 6 - Programa 11

25 jun 2018

Se ha preparado un programa muy especial, en el que los aspirantes se reencontrarán con sus familiares, con los que tendrán que cocinar esposados un plato de Martín Berasategui. En exteriores, viajarán a la villa de Olite (Navarra), donde revivirán la Edad Media en una prueba capitaneada, por primera vez, por Pepe y Jordi. Los delantales negros se enfrentarán al póker 'MasterChef': tendrán 10 ingredientes y podrán cambiar hasta cinco. Por cada descarte, recibirán una caja con productos sorpresa.

ver más sobre "MasterChef 6 - Programa 11" ver menos sobre "MasterChef 6 - Programa 11"
Programas completos (13)
Clips

Los últimos 198 programas de Masterchef 6

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Soraya

    De verdad que deleito con cada programa esto es cosa de corazón. Dios los bendiga por hacer excelente programa. Se me olvidan todos los problemas por la cual pasa mi país. Osea. Venezuela.

    03 jul 2018
  2. Dolores

    Ami me gusta Oxana yo quiero que sea ella la ganadora es la mas sincera

    02 jul 2018
  3. Yosmani

    Ya todos los q quedan son muy buenos pero la mejor es Ketty.Vivan los cubanos ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿

    29 jun 2018
  4. Diego Acevedo

    Me pregunto como se llama la hija de Oxana jajaja

    29 jun 2018
  5. yannevis vazquez silva

    Me encata este progama ademas voy a la mia cubanita hasta el final keti que dios y la virgen te ilumine hasta el final

    29 jun 2018
  6. maria

    Es increible las vueltas que dan los jueces para criticar un plato cuando quieren echar a algun participante. Siempre le encuentran defectitos que en otros muchos casos han dejado pasar. Digo yo...no se dan cuenta que dentro del público puede haber gente tan o más pillos que ellos.

    27 jun 2018
  7. Carmen Córdoba Murillo

    Belleza de programa, pero como me ha hecho llorar hoy.

    27 jun 2018