www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4577758
Para todos los públicos MasterChef 6 - Programa 1 - ver ahora
Transcripción completa

Comienza la sexta edición de "Masterchef".

Y lo hace batiendo todos los récords.

El nivel culinario de los castings presenciales

ha sido más alto que nunca.

Y el número de solicitudes ha superado todas las expectativas.

Felicidades. -¡Gracias!

Se han inscrito más de 23 000 candidatos

que sueñan con convertirse en el nuevo Masterchef España.

¡Vamos! Por eso,

y de manera excepcional, hemos hecho un casting multitudinario

para recibir a todos aquellos

que no pudieron asistir

a las convocatorias presenciales en las fechas previstas.

Esta criaturita nos dará mucha suerte.

Tiene que ganar Javi.

("High Ticket Attractions")

"Para Fernando. Te veo en Masterchef. Con cariño, Jordi Cruz".

Jordi, te dije que venía. -¡A ganar!

Los jueces quieren que el talento culinario de los aspirantes

sea el más alto de todas las ediciones.

Y han invitado a Quique Dacosta para que les ayude a encontrar

a quienes tengan mayor potencial. ¡Qué ilusión!

Maestro. Este año estamos desbordados.

No te imaginas. Ha habido tantas inscripciones que no damos abasto.

Jordi, Samantha y yo estamos al límite.

Ya no podemos más. Te necesitamos como nunca.

Encantado de echaros una mano. ¿Sí, te apetece?

Vengo de Granada,

de un pueblo, de Armilla. Salí a las 4:00.

Es una aventura, y ya está. A pasarlo bien, ¿no?

A ganar, que se dice.

Buenos días. Bienvenidos al helicóptero de "Masterchef".

Vamos. ¡Vamos!

¡Uh! ¡Bien!

Esta es la última oportunidad

para los candidatos de toda España. Hemos citado en Madrid

a un total de 150 personas.

Somos del próximo "Masterchef".

Traen un plato desde sus casas que tendrán que montar

para que lo caten nuestros expertos.

Traje un postre

de maracuyá, mango y con mucha mandarina.

Los candidatos van a dar un paso que puede ser decisivo

para entrar en las cocinas de "Masterchef".

Somos pareja. Queremos entrar los dos juntos.

Sí, eso sería lo ideal. -Y competir entre nosotros también.

Yo busco aspirantes valientes, atrevidos

y con ganas de aprender, pero a la vez

que puedan soportar la presión sin rendirse.

Os vais a cagar.

Estáis en un tres Estrellas Michelin.

Menos discutir y más correr.

Sacad eso, venga. No hay ni un 5 por ciento

de lo necesario para ser cocinero.

Quiero ganar, pero más que nada. ¿Lo tenéis claro o no?

Tu plato no da la talla. Mala. No puede estar más mala.

¡Me tenéis hasta las narices! ¡Esto es un puñetero desastre!

Yo quiero aspirantes que sepan transmitir

belleza con sus platos.

Pero ¿qué es esto?

No te apetece nada comerte este plato.

Me pongo de muy mal humor. Aprende un poco más de cocina.

¡Quiero ver nervio, vamos! ¡Quiero veros correr!

Empiezan a llegar los comensales. ¡Quiero prisa!

¡Quiero veros correr de un plato al otro!

Me ha sorprendido muchísimo. Bien.

Quiero aspirantes que sean capaces

de emocionarme con sus creaciones

y sorprendan mi paladar.

Está claro que esto no está perfecto.

Es el peor emplatado.

Como sigáis a este ritmo, no llegáis nunca.

Es un insulto a mi inteligencia. Terminado.

¿Sin deliberación? Para nada. Estás expulsado.

Candidatos, bienvenidos al casting multitudinario

de la sexta edición de "Masterchef".

Este año se ha batido el récord absoluto de participación.

Hemos recibido más de 23 000 solicitudes,

pero muchos de esos candidatos

no pudieron asistir a los castings presenciales.

Vosotros sois los mejores de esos, y por eso estáis aquí.

Esta es vuestra oportunidad de sorprender al jurado

y de luchar por convertiros

en aspirantes a Masterchef España.

Después de cinco años

seleccionando a los mejores aspirantes,

hemos decidido ser más exigentes que nunca.

Por eso nos acompaña hoy

el chef con tres Estrellas Michelin Quique Dacosta.

Aspirantes, vuestro talento os ha traído hasta aquí.

Ponedle todo todo vuestro entusiasmo y tendréis

un espacio en el mundo de la cocina.

Los que superéis esta prueba, aún os queda

lo más difícil: os enfrentaréis

a los elegidos en los castings presenciales

del resto de España.

Tendréis 20 minutos para emplatar

la elaboración que habéis traído cocinada de casa.

Pasado ese tiempo, nuestros expertos culinarios

catarán vuestras elaboraciones y nos darán su valoración.

Los 20 mejores candidatos

obtendrán una cuchara con la que pasarán

a la siguiente fase del casting.

¿Preparados para hacer magia con vuestros emplatados?

(TODOS) ¡Sí! Pues eso espero,

porque los 20 minutos

empiezan en tres, dos, uno... ¡A emplatar!

Tenía que hacer el pan bao, y para que estuviera

recién hecho he traído la vaporera, la olla,

la cazuela... Todo.

Raviolis de bogavante y crema de calabaza.

(OFF) "Me fascina cocinar".

Es lo que más me gusta del mundo.

¡Madre mía! ¡Pero por favor! Es que el papá es muy grande.

¿Dónde está el papá? El papá está allí.

Estamos las dos muy embarazadas, ¿eh?

Pulguita, va para ti. ¡Venga!

¡Vamos, Javi!

A pesar del frío, la lluvia y el día tan gris que hace hoy,

ha merecido bastante la pena.

Candidatos, se ha cumplido la mitad del tiempo.

¡Os quedan 10 minutos!

En casa normalmente cocino para 18. O sea,

que la presión está a tope siempre.

Esto va para toda mi familia, pero más para mis abuelos.

Estoy a tope por ellos, y me hace muchísima ilusión.

Candidatos, acabáis de entrar en el último minuto.

¡Venga, que no queda nada!

Este plato es un rabo de toro que está que te mueres de bueno.

10, 9,

8, 7, 6,

5, 4, 3,

2, 1,

¡manos arriba!

Es el momento de que los expertos culinarios

prueben y valoren todos y cada uno

de vuestros platos.

Son 18 profesionales

del grupo Aranda Formación

y del Hotel Escuela de Tres Cantos.

¡Que comience la cata! ¡Suerte a todos!

Poco pescado en la pescadería. Poco género.

Había marejadilla y no entró mucho.

Él es de la escuela de Jordi. Tú sí que has ido al ABaC.

Como de todo, pero... ¡Anda ya!

Que cuando te apetece, comes jamón.

Yo también soy flexitariano de estos.

Inaguantable con las tres estrellas.

Va en honor a las supervivientes del cáncer de mama.

Yo soy una superviviente de cáncer.

Es un saquito relleno de marisco. Lleva merluza,

lleva gambones, y luego lleva

soja y jengibre, muy importante para combatir,

por su poder antiinflamatorio.

Y la mezcla está espectacular.

Risotto... Risotto en vaso.

¿Cuándo lo has hecho? Ayer.

¿Y crees que es un buen plato para traer y emplatar

de un día para otro? ¿En un vaso?

Yo pensaba que sí.

Gracias a todos. Suerte. Mucha suerte.

Ha hecho frío, ha llovido,

pero ha merecido mucho la pena venir. De verdad.

Candidatos, vuestros platos han revelado

lo que cada uno de vosotros lleva dentro.

Es el momento de que el jurado y Quique Dacosta

hagan su deliberación.

Cada culinario ha tenido en cuenta

tanto la creatividad como la elaboración del producto,

el sabor, la textura y el emplatado.

Si consiguiese la cuchara, la verdad es que estaría

un poco más cerca de mi sueño, que es tener un restaurante.

Creo que tengo posibilidades, porque veo que he hecho

un plato original, he mostrado quién soy,

qué quiero hacer, por qué quiero cocinar

y por qué quiero dedicarme a ello.

Con todas las valoraciones sobre la mesa,

los jueces examinan candidato a candidato

para quedarse solo con los que han recibido

las notas más altas.

Los candidatos con mayor puntuación pasarán directamente

a la siguiente fase de casting.

Señores. Yo he acabado.

-Llevo desde pequeñita

metida en los fogones, y es la ilusión de mi vida.

-He visto que hay mucho nivel por aquí,

así que no sé, a ver si hay suerte.

Pues ahora sí: el jurado y Quique Dacosta tienen los nombres

de los mejores candidatos, que pasarán a la siguiente fase.

Jueces, adelante.

Vamos allá.

¿Qué edad tienes? 42.

Aparenta más, ¿eh? Aparentas más. Tú estás gozado.

No, te digo una cosa: pareces mi abuelo.

Estás disfrutado y gozado, pájaro.

Ahí no te voy a engañar.

Hombre, si tú eres

el que no era vegano. Eh... Bueno, flexitariano.

Pero... Me ha encantado eso.

José Tomás. Sí.

¿Algo que ver con el torero?

No. Sé lidiar otros toros.

¿Qué toros sabes lidiar? A ver.

Señoras, cocina...

¿Cómo que lidias señoras? Señoras.

Trabajo en el mundo del lujo. ¿Por ejemplo?

Cuéntame. ¿Joyería? Sí.

A ver, dime. Por favor. Ideales son tus pendientes.

Es de los nuestros: comer, beber y vivir.

Tiene madera. Vamos a sumarle años

en el programa.

Fernando, pasas a la siguiente fase.

Muchas gracias. Un placer.

¿Lo dejarías todo?

Sí, sí, sí.

Pues enhorabuena.

Ya te lo puedes currar.

Bravo. ¿En serio?

En serio. Cógela.

Gracias. Pasas a la siguiente fase.

Has contado una historia preciosa. Espero que nos contagies esa ilusión

y todo lo que sabes relacionado con la alimentación

para poder superar pruebas increíbles,

como la que tú has superado, con esta cuchara.

¡Muchas gracias!

¡Gordi!

¡Venga, dale un abrazo, hombre!

¿De dónde vienes? De Cuba.

¿Y qué haces en Pontevedra? Una larga historia de amor.

¡Oh, el amor!

Tiene que merecer mucho la pena él.

Por supuesto. Pues mira:

la cuchara, para ponerle contento. Felicidades.

¿Por qué tendrías que entrar? Si no quieres

que entre es porque no quieres un ganador.

Prémiale la ambición.

¿Tú crees que te la voy a dar o que no?

Yo he venido a por ella. Me queda una cucharita.

Está entre los dos.

Voy a dar una pista:

lleva un delantal negro.

La sudarás... pero vamos, tinta de calamar.

Gracias.

Para ti.

Enhorabuena, María.

¡Corre!

(OFF) "Aquí estoy, encantado. Dispuesto a todo".

A escuchar, a aprender y a disfrutar al máximo.

Quiero deciros algo a los candidatos

que no habéis conseguido una cuchara hoy.

Solo los que nunca se rinden consiguen el éxito.

Quizá la siguiente edición de "Masterchef" sea la vuestra.

¡Hasta siempre!

Candidatos, para vosotros el sueño

sí sigue vivo. Habéis conseguido

la preciada cuchara de madera.

Por lo tanto, seguís adelante en el casting de "Masterchef".

¡Cucharas arriba!

(TODOS) ¡"Masterchef"!

Todo listo para que los candidatos de todas las partes del país

demuestren cocinando lo que llevan tanto tiempo esperando:

convencernos de que merecen una oportunidad.

Quiero entrar en "Masterchef" porquequiero ser una crack.

Para mí, entrar en "Masterchef" sería un reconocimiento personal.

¿Cambiaría mi vida por esto? Pues sí, cambiaría mi vida por esto.

Samantha, Jordi, un año más

estamos a punto de arrancar la competición,

y me parece que vamos a tener mucho trabajo desde ahora.

Sí. Tenemos que elegir

a los 15 aspirantes, y el nivel es altísimo.

A mí me encanta ver cada año

más competitividad y rivalidad sana.

Todos saben que aquí los errores se pagan muy caros.

Por eso vienen con la lección bien aprendida de casa.

Esa lección la traen aprendida hasta los más pequeños,

que todavía no me he olvidado

del nivelazo de los niños de nuestra última edición junior.

De lo que realmente tengo ganas es de conocer a los aspirantes.

Los primeros que lucharán por ponerse uno de estos delantales

van a cruzar esa puerta y se lo jugarán todo

a la última carta en las batallas de "Masterchef".

Preparaos, porque os adelanto que van a ser muy reñidas.

(Alboroto)

Buenas.

Ay, qué ilusión ver vuestras caritas.

Candidatos, familiares,

bienvenidos a la última prueba de casting

de la sexta edición de "Masterchef".

He conocido

a casi 200 aspirantes, y todos tenéis algo en común:

da igual si tenéis 8 años o 70,

porque todos venís con la misma ilusión.

Año tras año vemos que el nivel de los candidatos es mayor.

Y no es por ponernos medallas,

pero mucha gente en este país no solo está perdiendo el miedo

a la alta cocina gracias a nosotros.

También han aprendido a cocinar en estos cinco años

desde que estrenamos este "talent" culinario,

el más exigente de la televisión mundial.

Ahora mismo sois 30,

pero solo tenemos 15 delantales como este.

Hay ganas de tenerlo, ¿eh?

Os lo tenéis que ganar con un plato libre que conquiste

a nuestro jurado con los ingredientes que os asignen

cuando estéis frente a las cocinas.

Los 15 mejores serán los aspirantes

a "Masterchef VI". Yo, como veis,

ya no estoy para emociones fuertes ni para la presión

que se va a vivir a continuación en nuestras cocinas.

Así que vais a tener que enfrentaros solos

a nuestros jueces. Yo os volveré a ver

cuando os convirtáis en aspirantes.

Mucha suerte a todos.

Hola. Buenas noches.

Buenas. Bienvenidos.

Gracias.

Empezamos por este hombre de rojo.

¿Tu nombre? Pepe.

Pepe también. ¿De dónde vienes? De Granada.

¿Y a qué te dedicas?

Empecé un negocio hostelero en Filipinas.

¿Necesitas un buen cocinero? Necesito

ser un buen cocinero, porque yo me voy a ir a Filipinas.

Vamos. Bueno, estoy aquí, con mis dos cocineros.

Te necesitamos para que ellos puedan aprender de ti luego

y podamos abrir el nuevo restaurante,

que te lo voy a enseñar, para que veas cómo está quedando.

¡Tienes que ganar! -Un beso fuerte.

Buenas noches. ¿Cómo te llamas? Buenas noches.

Soy Rosario, pero Chari.

Chari, ¿de dónde vienes? De Jerez de la Frontera.

Soy compositora, me encanta la fiesta, cantar, bailar,

y me encanta... Se me seca la boca de los nervios.

O de hablar mucho.

Chicos, os voy a presentar. Se llama Derek,

siempre dice que es vegetariano,

pero come jamón y no pasa nada. Sí.

Hay que ser coherentes. Como yo.

Soy profesor de yoga y coach personal. Me encanta la cocina.

Creo que es una forma de cuidar a las personas.

O sea, el cuidar tus emociones también tiene que ver

con comer bien. Y a mí me interesa mucho

la comida un poco ancestral, que es...

Cocina arcaica, ¿no? Sí, más o menos.

Como la tuya. Sí, cierto.

Hola. ¿Cómo te llamas? Hola. Me llamo Miriam.

Me llaman Mimi, y bueno, soy actriz

y asesora de nutrición natural y holística.

¿Y eso? ¿Cómo se combinan las dos cosas?

Pues lo de asesoramiento nutricional fue porque sobreviví a un cáncer.

¿Cómo? Sí, me lo contó a mí.

A raíz de mi enfermedad

empecé a cuidar mucho la alimentación,

ver qué alimentos me venían mejor para combatirlo y prevenirlo...

Bueno, bueno. Nos interesa mucho el tema,

porque puedes demostrar que somos lo que comemos,

y que la mejor medicina es una buena alimentación.

Efectivamente. Solo falta que cocines bien.

Enhorabuena a los cuatro por llegar aquí.

Tenéis 40 minutos para mostrar vuestras mejores cualidades.

Los ingredientes con los que vais a cocinar

están justo debajo de esas cajas misteriosas.

Manos a las cajas.

Una, dos

y tres.

Tenéis coquelet como ingrediente principal,

y el resto de ingredientes

con los que debéis hacer vuestro plato.

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno, ¡ya!

A cocinar.

Miriam. Dime.

Cuéntame cómo has cambiado

esa alimentación para superar ese cáncer.

Pues en principio, leer.

Y luego, quitarme muchos alimentos. Por lo menos, a reducirlos.

Como mucho pescado y mucha verdura.

Es lo que intento siempre. ¿Y por qué te presentas

a "Masterchef"? Me gustaría aprender

para luego poder enseñar a gente

que tiene la enfermedad, que aprendan a comer.

Y me gustaría orientar mi carrera profesional a esto.

Espero que te salga bien esta prueba, porque tu discurso

y lo que pretendes es muy interesante.

Muchas gracias.

Derek, cuéntame. Creo que voy a hacer un wok

con pollo y verduritas.

Chari, ¿cómo llevas el coquelet?

Pues yo este pollo tan chico no lo he hecho nunca.

Yo los hago más grandes.

Siendo más pequeño, se hará más prontito.

Además de la cocina, ¿qué más se te da bien?

Rumba, sevillanas...

Yo soy muy rociera. Pues improvísanos

una cancioncita rollo "Masterchef". Algo improvisado.

# ¿Cómo podía ser

# que mi amiga Chari Serna

# estaba en el "Masterchef"? # ¡Ole!

A ver el pollo. (RÍE)

Pepe, ¿cómo haces el pollito? Al horno,

relleno de los orejones y las ciruelas.

Ahora lo cortaré e intentaré emplatarlo bien y acompañarlo

con lo que vea más apropiado, que aún no lo tengo claro.

A ver cómo te desenvuelves.

Que sea lo que Dios quiera.

10 segundos.

9, 8, 7, 6,

5, 4, 3,

2, 1...

¡Tiempo! Manos arriba.

(OFF) "Yo creo que tengo opciones de conseguir ese delantal".

Lo que pasa es que también debo reconocer

que aquí hay mucha competencia.

Pues nada, cuéntanos qué es este plato.

Un pollo asado con unos frutos dulces.

Y glaseado con puré de patatas.

¿Estás contento con el acabado? Regular, no.

No mucho. Lo tuyo es la cocina cruda.

Esta que está de moda, ¿no? Sí.

Eso parece. No sé por dónde cogerlo.

Un despropósito de acabado.

En fin, Pepe, gracias.

De nada.

Pues vamos con Chari.

Pollo con salteado de setas...

y ya está.

Me he pasado, ¿no?

Está seco, seco, seco.

¿Tú crees que con 40 minutos no te daba tiempo a hacer algo más?

Seguramente. Gracias, Chari.

Gracias.

Es un wok de verduras, setas y pollo.

Sabes lo que pedimos al emplatar.

Es mi mayor defecto, el emplatado.

No hace falta que lo digas. También ha sido la prisa.

Cocinas para grandes familias tú, ¿no?

Tuve que echar... No, no.

Esto me lo pones aquí, un moño.

Madre mía, qué cantidad. ¿No has pensado en cocinar esto?

En cocerlo más tiempo. Esto está crudo.

Gracias, Derek.

Miriam, mujer.

Yo he hecho un pollo al curry.

Lo he puesto sobre una base de fideos de arroz con verduras.

Es un batiburrillo.

Está la misma peluca de Derek sin aliñar también.

Necesitaba ver un plato muy rico.

Cuando hablamos de hacer una comida sana

que puede estar muy rica,

hay que demostrarlo. Sí.

(OFF) "La comida saludable debe ser rica y debe tener sabor".

Por eso quería venir, para aprender a darle más sabor a la comida.

De tú a tú, de Pepe a Pepe.

De Pepe a Pepe. El plato es...

un plato que te ha desbordado.

Es la sencillez absoluta

hacer un pollito pequeño. Te dejo el teléfono

de un amigo mío cocinero, que no le importará

ir a Manila a acompañarte, o allí donde vayas.

Pero en "Masterchef" no te puedo dejar entrar así.

Gracias. Gracias, Pepe.

Chari, estás a la par con Pepe.

Es una manera mala del aprovechamiento de este ave,

con una guarnición que no le va. Va todo por su lado.

Es verdad.

No podemos dejarte entrar en "Masterchef".

Vale. Gracias, Chari.

A ustedes.

Gracias a los dos. Gracias.

Suerte.

(CHARI) "Si llegas hasta aquí, quieres entrar.

¿Para qué engañarnos? Pero tampoco me siento mal.

He conseguido algo que mucha gente quisiera haber logrado".

Y nada, una experiencia que se me queda para toda la vida.

"Es una pena que no me cogieran,

pero yo sé que hay que vivir la experiencia"

y disfrutarla.

Amigo Derek, no sé qué piensan mis compañeros,

pero yo, que te di la cuchara, creo que empezamos muy bien,

y la cosa ha ido decayendo.

Tu plato es un desastre. Es un plato sencillo

que encima lo has ejecutado mal. No mereces el delantal.

A mí el plato me gustó. ¿Te gustó?

¿Que está pasado, todo mezclado y mal presentado?

Pero está rico. El salteado. Ya está.

Pepe, está en tus manos.

Te veo un futuro prometedor.

Gracias. Te lo digo en serio.

Pero no en la cocina.

En el yoga.

Con lo cual te doy un "no".

Gracias por venir. Gracias.

Derek, un placer.

Ay, mi chico. No pasa nada, cariño.

Miriam, lo más importante es presentar un plato digno

para entrar a esta sexta edición de "Masterchef",

que se presenta muy dura y exigente. Lo sé.

Y el plato no es suficiente.

Compañeros.

Pues yo no puedo darte una segunda oportunidad,

porque te di la primera y me gustó lo que me contaste

con ese plato que vi en ese macrocasting.

Pero aquí te doy un "no".

Porque lo que me acabas de contar otra vez con ese plato

ya no me convence. Lo entiendo.

Muchas gracias. Miriam, lo sentimos. Gracias.

A vosotros. Gracias.

"Es una pasión que tengo, la cocina, y voy a continuar, claro que sí".

El año que viene igual me vuelvo a presentar.

Porque la experiencia me encantó.

¡Sí! -Que no.

¿No? -No.

-¡No!

Yo creía que ya salías con él puesto.

Creía que era el delantal. -No pasa nada.

Miriam... -No pasa nada.

Chicos, ¿qué pasa aquí?

Pues sí, no hemos empezado bien. Había un nivelón

que no se refleja aquí. Yo creo que es por los nervios.

Al principio se ponen histéricos.

La primera vez que entran en las cocinas y nos ven.

Pues yo te aviso que el nivel no se baja.

Ya pueden hacerlo bien, o serán 10 en lugar de 15.

Venga, a la siguiente batalla.

Hostia, qué guay.

Buenas. ¿Qué tal? Bienvenidos.

¿Qué tal? -Hola.

Melody, ¿de dónde vienes? De Los Palacios y Villafranca.

Me apunté con mi novio y al final entré yo.

Tengo un restaurante, y soy camarera.

Es tuyo el restaurante. Sí, y de mi novio.

Miguel, te conozco de Trebujena. Ahí.

En el clavo. Te dedicabas a...

A la publi. A la publicidad.

¿Quieres dedicarte al mundo de la cocina?

Sí, porque mi padre es cocinero. Desde pequeño

me fue enseñando, y es mi afición.

Fernando. Muy buenas.

¿A qué te dedicas? Soy bodeguero,

soy abogado, aunque no ejerzo, y vendo formación para empresas.

Desarrolla "bodeguero". Mi familia tiene una bodega

desde hace casi 300 años,

de la que soy consejero. Yo te estoy viendo y tengo

como un "déjà vu". O sea,

te he visto antes. Sí, ¿eh?

¿La noche nos confundía? Salgo más que el camión de la basura.

Tú también, ¿eh? Sí, por eso.

¡Madre mía! ¡Hola! -¡Qué fuerte, tía!

Madre mía, qué fuerte. Cuando he entrado en las cocinas,

he flipado. En mi vida me había imaginado

que iba a pisar esas cocinas. Es que era un sueño, te lo juro.

¿Cómo os llamáis? Las dos Marta.

Yo Marta Verona. -Y Marta de las Heras.

¿De dónde vienes, Marta? San Lorenzo de El Escorial.

Que es muy bonito el monasterio.

Yo soy Marta Verona y estas son mis mejores amigas.

Somos estudiantes de Nutrición Humana y Biotécnica

en la Universidad Complutense de Madrid.

Me encanta la nutrición, la cocina y por eso quiero ir a "Masterchef".

Aquí estamos, en mi sitio favorito del mundo.

Yo soy muy familiar, y me encanta pasar tiempo con mi padre.

Luego os enseñamos. Si queréis verlo, dejadme entrar en "Masterchef".

Vamos a por Marta de las Heras.

Sí. ¿De dónde eres?

De aquí, de Madrid.

¿Y qué haces? Pues estaba

de operadora de una central de alarmas.

¿Tú eres la que llama a las tres de mañana...?

Yo te llamo y te pido la palabra clave.

Ya me sonaba tu voz. Esa soy yo, seguramente.

Estudié Criminología y luego me hice instructora de tiro,

y no era mi aspiración pasar el resto de mi vida,

lo que decís, dando el coñazo a las 3:00

de "Te ha saltado la alarma".

El delantal a esta... No, antibalas.

En cuanto la valores...

(OFF) "Estaba rollo crisis de identidad".

"Dejo el trabajo, no sé lo que quiero, no sé qué me gusta".

Quería hacer algo relacionado con la cocina.

Vi la opción de "Masterchef"

y dije: "¿Por qué no?". Una, dos...

y tres. Arriba.

Tenéis como ingrediente principal cordero.

Como veis, tenéis como ingrediente principal bacalao.

El tiempo para cocinar comienza ya.

Melody, ¿qué vas a hacer? Bacalao en aceite

con ajito, y le voy a hacer

un sofrito de tomate, cebolla y pimiento.

Este hueso...

¿Habías cocinado alguna vez esto? No.

Lo voy a marcar en la plancha y después al horno.

Marta, cuéntanos. ¿Qué vas a hacer? Quiero hacer una corteza de hierbas.

No tengo pan rallado. Voy a intentarlo con piñones.

Cuidado. A ver si te sale el tiro por la culata.

Estoy temblando.

¿Cómo se hace el bacalao en Trebujena?

Un sofrito de ajo y cebolla, le echas vino blanco

y dejas que se cueza ahí

y que coja el gustirrinín de eso.

Fernando, ¿y tú receta de qué trata?

Pues yo voy a hacer un bacalao a la plancha,

un fondo con las cabezas de las gambas,

le haré luego un refrito con guindilla

para darle potencia. ¿Tienes mano con el bacalao?

Cuando tenía 20 años. En Valencia, ¿no?

En la época de la ruta.

¿Cuánto tiempo queda? -Muy poco, seguro.

Últimos cinco minutos.

Melody, tienes casi cinco minutos para darle un toque más.

Si crees que lo necesita. ¿No?

Último minuto.

10, 9, 8, 7,

6, 5... ...4,

3, 2, 1...

Manos arriba.

Yo creía que no iba a atinar a nada. pero me he sentido muy segura.

Pues acércate, Melody, y nos cuentas tu plato.

Pues bacalao al horno con aceite.

Y un sofrito que has triturado. Lo he triturado.

No me ha dado... Lo he hecho todo. Bueno...

Ha faltado un poco más de haber pensado

qué habrías hecho con más tiempo. Sí.

Es que es eso. Si yo te digo cinco minutos antes:

"Reacciona" y te derrotas a ti misma sin ninguna reacción,

también me hablas mal

de tus ganas de entrar aquí. Yo tengo mucho que dar, la verdad.

No me mires así.

¿Qué hago? Bueno, ya está.

Está hecho, y lo hecho, hecho está.

Bueno. A ver los siguientes platos.

Tranquila. Está todo hecho.

Vale. Gracias, Melody.

De nada. Pues Miguel.

He hecho el bacalao sobre una cama de patatas al horno,

con la salsita de distintas hierbas.

Me da que el colchón de la cama... ¿Y está hecha?

Está hecha, pero no del todo.

La patata no tiene historia.

Si no está hecha del todo, está cruda.

Gracias.

Pues vamos con Fernando.

Al principio me he vuelto un poco loco.

Iba a hacer un pilpil.

El caso es que es un bacalao a la plancha terminado en el horno.

Luego he hecho un fumet con las cabezas de las gambas,

un refrito con ajos y guindilla,

y las gambas, hechas en la salsa.

El gusto está rico, se agradece el picantito

que le da alegría al bacalao, el punto es muy bueno...

Acércate, Marta, por favor.

¿Cómo se llama tu plato de cordero? Pues...

costillas de cordero y cuscús. A lo mejor

no es el plato más bonito. Es muy bonito.

Lo que no es es el ideal para poner el cordero.

¿Cómo crees que está? Mejor de lo que yo esperaba.

Lo esperaba rosa. Pues le habría venido bien.

Pues sí. Vale.

El punto de cocción

debe ser rosado.

Por no querer dejarlo crudo, me he pasado.

Muchas gracias. Nada.

Muchas gracias. A ti.

Marta. Marta, ¿estás contenta

con el resultado? No. Quería algo más untuoso

y se me ha quedado más suelto.

No me ha salido lo que yo quería.

Superhecho.

¿No?

A ver qué pasa. A ver qué hacemos.

Sí. Ahora sí que voy a llorar.

(Inaudible)

No he estado tan nerviosa nunca. -Ni yo.

Te aprieto mucho la mano, ¿no? -Sí.

Marta de las Heras.

Me ha gustado que es arriesgado.

Por mi parte te doy un sí solamente por arriesgar.

Para mí importa la materia prima.

Yo te diré que no. Vale.

El problema es la ejecución de cada elemento.

Y entiendo que buscamos algo más, con lo cual

debo darte un "no".

Vale. Gracias por venir.

Te sientes chafada de decir: "Al menos llegué aquí".

Me hubiera gustado conseguir el delantal, pero somos 30.

"Los 30 no vamos a entrar.

"Es muy difícil.

(TODOS) ¡Oh!

No pasa nada. Están saliendo todos sin delantal.

Pero por otra parte pienso: "Más delantales para el resto".

Melody, voy a ser tajante. Te doy un "no". Nosotros buscamos

otra cosa que yo no he visto

en tu forma de cocinar.

"Era un sueño para mí entrar,"

y no he dado lo suficiente, al fin y al cabo.

No están dando delantales a las concursantes,

y esto me preocupa, porque el siguiente soy yo

y no las tengo todas conmigo.

Miguel, yo también seré tajante:

no esperaba tantos defectos.

Pensaba que harías algo con un poco más de nivel.

Muchas gracias. Gracias, Miguel.

"El nivel yo lo veo alto. Cada vez más alto".

Entonces supongo que es muy, muy difícil entrar.

Marta, has hecho un plato excesivamente sencillo.

Yo te voy a dar un "no".

Vamos a ver.

No está mal el punto de cocción.

Veo algo en ti que tiene sentido para la cocina.

Yo te voy a dar un "sí". Pues muchas gracias.

¿Me dejáis el marrón a mí? Pues sí.

Yo tengo muchas dudas, claro.

Creo que el tema

de organizarte y lograr que te organices

no es una misión complicada, sino imposible.

Lo tuyo es más complicado, gestionarte

y sacarte de ese atolladero,

que solo me queda decirte adiós. Vale, pues muchas gracias.

¡Adiós!

Pues no estoy contigo.

No lo comparto. Marta.

¿Qué? Vete.

Sí, sí. Con esto, que me encantan los retos.

¡Ay!

Es que me voy a caer.

Una cosita: no me lo pongas imposible.

También me darás clases, ¿no? Y estudiaré muchísimo.

¡Gracias!

¡Por fin tengo el delantal! ¡No me lo puedo creer!

Voy a gritar. Es que me da igual.

(GRITA)

¡Que sí!

¡Qué guay!

Fernando, te voy a dar un "no".

Te he visto dudar, inseguro, y tienes que tomártelo muy en serio.

De acuerdo, gracias. Estoy de acuerdo con Jordi,

pero también veo por detrás

ese personaje, como una segunda oportunidad en la vida,

que yo, dándote un sí, te la quiero dar.

Muchas gracias. Yo estoy muy de acuerdo con Jordi.

Me falta...

que fijes el rumbo.

No sé si este es tu sitio, para que lo fijes.

Si entro, os prometo darlo todo, no rendirme nunca.

He venido a trabajar, a escuchar, a ser humilde

y a disfrutar todo lo que pueda. Lo siento, Fernando.

No puedo dejar que te vayas sin este delantal.

Así que...

es para ti. Muchísimas gracias.

"Increíble".

Muy contento.

No ha sido fácil, pero... me lo he ganado.

¡El superhéroe de la cocina!

¿Cómo te llamas? Me llamo Gabriela Alejandra,

pero me dicen Gabi. Y con ese acento,

¿de dónde vienes? Soy venezolana.

¿A qué te dedicas? Soy presentadora de televisión.

¿Es posible que te dediques a la cocina, que tengas vocación

de cocinera? Amo comer.

Entonces me dediqué a cocinar en casa, a montar mis recetas

en Instagram... Si yo te sigo...

No tiene Instagram.

Te está engañando.

¿Y cómo es tu nombre? Ketty.

¿Y de dónde vienes?

Soy cubana y vivo en Pontevedra.

Estoy bastante emocionada

de estar aquí. -Ay, qué linda.

Perdón. Estar aquí dentro para mí ya es...

lo más.

Ya he ganado. Estar dentro,

verlos a ustedes ahí. Cuéntales cómo llegaste desde Cuba.

Por un gallego que me engañó.

Me dijo que en Galicia se vivía bien, con un clima maravilloso...

Que no llovía nunca.

Y luego nada, nunca vi el sol.

Él omitió la información de que en Galicia llueve todos los días.

Todos los días.

Vamos contigo, Toni.

Vengo de Valencia. Bueno, de un pueblo al norte, Follos.

¿Cómo os llamáis los de Follos? Folleros.

Y montáis el follón. O por lo menos lo intentamos.

¿De dónde vienes? Barcelona.

Me suena tu cara. Porque Jordi

me hizo comer las flores en "Masterchef III".

¿Las flores se comen? La verdad,

ni idea. ¿Y por qué las pones?

Estas se comerán, si están.

¿Qué tal? Un poco ácida.

¿Vas a poner flores hoy? En el vestido.

Ah, vale. Hoy no me las como.

Oxana, con ese nombre y ese cartel del cocina asturiana,

¿de dónde vienes? Vengo de Gijón,

pero soy rusa, de Moscú.

¿Qué te trajo a España? Me casé con un español.

¿Era tu primer marido? Cuarto.

¿Cuarto? Sí.

Hola, soy Oxana, de Gijón.

Estoy en una escuela musical de unos amigos míos.

Como llegué aquí hace 20 años y como ahora no toco el piano,

ahora mismo puedo ofrecer solo una charla musical. Maestro.

(Música de piano)

(CANTA EN LENGUA EXTRANJERA)

Romina, ¿de dónde vienes?

Soy de Ecuador. Me vine a estudiar

un máster en Fotografía Documental, me enamoré y me quedé.

¿Y tu infancia en Ecuador? Nací en el campo, tenía leones...

"Tengo un padre espectacular que rescata leones de circos".

Tengo ese contacto con la naturaleza y con los animales, que me fascinan.

Tenéis, como ingrediente principal, el buey.

El ingrediente principal: zamburiñas.

"Zamburiñas".

¿Qué es esto?

El tiempo comienza en tres... ...dos, uno, ya.

Gabi, ¿habías utilizado zamburiñas antes?

Pero siempre hay una primera vez. Siempre, para todo.

Tenemos muchas cosas en común, Ketty.

Mi madre, cubana. Mi abuelo, gallego.

Ya me parecía a mí que eras demasiado así.

Tienes un sentido del humor peculiar. Me gusta.

Ay, gracias, Ketty.

Oxana, después de 20 años en Asturias,

¿qué tal se te da el cachopo?

Divinamente.

"Físicamente me gusta más Pepe que Jordi.

Me gustan los hombres que sean hombres".

No físicamente. Para guapa, yo.

Esther, ¿cómo vas?

Nerviosa. Se me ha quemado la compota.

La he tirado y la he rehecho. Estás que lo tiras.

Estoy que lo tiro.

Tú sí que estás que lo tiras.

¿Qué tal vas, Romina? Espero que bien.

Y espero que me dé tiempo.

Yo creo que sí. Ya pasaste el ecuador del tiempo.

Cómo estás hoy, ¿eh?

Es una locura.

¡Bravo! ¡Bravo! ¡Cómo hilas!

De verdad. Ecuador está conmigo.

Vamos a ver, amigo Toni.

¿Qué te ha hecho esta carne para que le hagas este destrozo?

Busqué parecido con el tataki de atún.

Así, cuando lo marque, saco cuadraditos perfectos.

Ya puede estar rico, porque te has cargado el solomillo.

Aspirantes, queda un minuto.

Cinco, cuatro...

tres, dos, uno...

¡Tiempo! ¡Manos arriba!

"A ver qué dicen los jueces. Me muero hoy".

De verdad. De sufrimiento.

Primero he hecho una salsa al oporto.

También puse manzana, porque me gusta el toque ácido

que puede darle a la carne, que la corté

para que pareciera un poco estilo tataki.

El plato estéticamente es bonito,

y el punto de cocción es excelente.

Muchas gracias.

Esther, por favor.

Cuéntanos qué has hecho. He intentado hacer

una salsita con lo que pude salvar. Y el punto de la carne,

un poco hecho. Más hecha de lo normal.

Y lo que no entiendo es ese batiburrillo que has metido ahí.

Ya. Me ha quedado muy espesa. No sabes lo que es.

Me ha dolido pensar que estaba de acuerdo con ellos.

Oxana.

La salsa es de queso azul, que me encanta.

Le puse un poco de leche, que estaba ahí.

Y nada, nada más. Qué pena

que cortases la carne tan fina.

Sí, lo sé. La salsa sí está rica.

El emplatado es terrible.

Ya. Sí. Pero te lo comes y está rico.

Gracias.

Romina.

He intentado conservar el trozo de carne entero

para que resalte bien. Sí que resalta.

Alegría. Jo...

Maravilloso haber utilizado todo el bloque. Y no entiendo

lo que hay alrededor. Este novio tuyo

está muy enamorado de ti.

¿Cómo le conquistaste? Por la cantidad.

Por la cantidad. Gracias.

Gabi, por favor, acércate.

Un guisito con cebolla. Después le agregué tocino.

Entonces eso lo puse como cama para las zamburiñas.

La zamburiña necesita marcarla muy rápido y te la sirvo.

Está gomosa y un poquito pasada.

Gracias, Gabi.

Ketty, por favor.

Yo hice las zamburiñas dándoles un toque

con las hierbas aromáticas que había, algo de aceite...

Me gusta. Has respetado la cocción y es agradable comértela así.

Está muy rica en boca con el punto de lima,

del aceite y tal. Por ese lado va bien.

Gracias. Vamos a ver.

(Inaudible)

Bueno, Romina.

Me quedo con la hechura de la carne,

y mi valoración va a ser un "sí".

Me falta cocina, me falta sazón.

Yo te voy a dar un "no".

Por desgracia, tu plato no ha logrado reflejar

todo ese amor por el campo, por los productos.

No te puedo dar un "sí". Lo lamento mucho.

¡No!

Nada. No pasa nada, cariño.

"De 'Masterchef' me llevo una experiencia enorme".

Muchas gracias, "Masterchef".

Toni, nos has hecho un plato sin ningún tipo de riesgo

pero con un punto de cocción perfecto.

Te voy a dar un "sí".

Gracias. Te he visto maneras.

Pero digo: "¿Solo con el punto de cocción

sirve para entrar aquí?".

Te voy a dar un "no". Bueno.

Es cierto que has sabido reconducir el cocinado

y que lo que has presentado está bastante bien resuelto.

¿Crees que es suficiente para entrar?

(GRITA)

(COREAN) ¡Toni! ¡Toni!

"Al final lo he conseguido"

y aún no me lo creo. Unas ganas de empezar enormes.

Gabi, te ha sobrado sabor, algo que no suele pasar.

El plato está rico. Por el esfuerzo y por tu actitud

te doy un "sí". Pues yo debo decirte, Gabi,

que ese exceso de sabor me disfraza

el producto principal, las zamburiñas. Te doy un "no".

Jordi, apiádate de mí, por favor.

Lo siento.

Lo seguiré intentando. Muy amable.

Gracias. Gracias, Gabi.

¡Oh!

¡Ay, mi chica! -"Jordi, me partiste el corazón".

"Necesito, como dice Alejandro Sanz,"

# Tiritas pa este corazón partío. #

¿Qué te pasa, mujer?

Que estoy decepcionada.

Valoro que es la segunda ocasión. Y solo por eso

te voy a dar un "sí" muy justito. Gracias.

El plato deja muchas cosas que desear.

Tengo que darte un "no".

Estarás de acuerdo conmigo si te doy un "no", ¿verdad?

Tengo que darte un "no".

Un sueño que se me escapa ahora, pero lo reintentaré.

Ya está, ya está. -No pasa nada.

"Masterchef" es mucho más de lo que te pueda esperar.

Oxana, ¿contenta con tu cocinado? No.

Sé hacerlo mejor.

Te salva la mano que tienes para la salsa.

Yo te voy a dar un "sí". Gracias, Samantha.

Dejaremos que Pepe elija.

Te doy un "no". Pepe.

Te falta mucha cocina, por aprender. ¡Pepe!

¡Para eso estoy aquí!

Me tienes asustado. ¡Pepe!

Eh, con esa potencia que me hablas.

Tengo potencia para todo. Para aprender incluido.

Demuéstranoslo aquí, por favor.

Oxana.

Ahora, ya lo puedes hacer bien. Ya lo puedes hacer bien.

Ya lo puedes hacer bien. ¡Muchas gracias!

¡Gracias! ¡Gracias!

(GRITAN)

"No sé si puedo repetir este grito. Me salió del alma".

No, no. Este grito sale una vez en la vida.

El momento.

Creo que el plato

no da el nivel, pero sí el espíritu

y lo que llevas dentro.

Te voy a dar un "sí".

Gracias, chef. Guisas de maravilla,

porque lo vi en otro casting, pero hoy

no te he visto brillar, y te voy a dar un "no".

Uf. Voy a salir un momentito.

¿Dónde va?

¿Eh?

Ella no sabe que vienes, ¿eh?

Mi niña.

Con lo que te van las zamburiñas, ¿eh?

Con lo que te gusta comerlas. -Me gustan, y no sé hacerlas.

Os presento a Fernando. ¿Qué tal, Fernando?

El marido de Ketty. Hola.

Está a un paso de entrar o de salir.

No sé qué tal cocina en casa. Maravilloso. Me enamoré de ella

por lo que me cocinó.

Aparte, que es muy guapa. Bueno,

tenéis una bonita vida fuera.

No la quiero partir. Te deseo lo mejor, Ketty.

Solo te daré un pequeño detalle

para que a lo mejor ese sea

el comienzo de un nuevo futuro.

¿Te parece?

Pues toma.

No sé si te entra por ahí, mujer. Sí, sí entra.

O me lo corto. Que te lo abroche él.

No me lo puedo creer, de verdad.

No me lo puedo creer.

(GRITAN)

(COREAN) ¡Esa Ketty, esa Ketty, eh, eh!

¡Guau! Hola, bienvenidos.

Hola de nuevo.

A mí este hombre me suena.

Has estado aquí ya, ¿no? El año pasado.

Llevo un añito con mi bar, por mi cuenta, haciendo pinchitos.

Cositas sencillas. Estoy con mi hija.

Estamos contentos, hemos levantado el bar.

Si te damos un delantal, ¿qué? Vengo a por él.

Tengo una ilusión increíble.

Pero esto es una batalla, y creo que tu compañero Ramón

tendrá algo que decir. ¿A qué te dedicas, Ramón?

Soy... autobusero.

Y... estoy flipando.

Estoy flipando. Además, me emociono mucho.

Porque la edad nos da ciertos toques, y...

Ha habido muy malos días, años...

y falta gente...

que le hubiese gustado... Ver esto.

Sí. ¿Por qué te presentas?

Cuántas veces ya.

¿Te has presentado más veces? Seis.

¿Seis? Tengo cabeza y cabezota.

A cabezón no me gana nadie.

Tenéis como ingrediente principal atún

y el tiempo comienza en tres, dos, uno... a cocinar.

Ramón, una pregunta que te hago:

¿Tienes amigos cocineros, has dado un curso...?

Nada. Por cómo usas el cuchillo,

no pareces un amateur. Me regalaron hace un año

la "Escuela Masterchef". Se te nota.

-"Oía esas cosas, pero no me daba miedo".

Tú puedes trabajar bien con el cuchillo, pero cuenta el plato.

¿Qué nos cuenta Jon? ¿Contento con el atún?

Quiero hacer un tartar con soja, aguacate, cebollita, tomatito...

¿Esta receta la haces en tu bar?

Esta receta no la he hecho nunca.

O eres un arriesgado o un inconsciente.

Igual soy un inconsciente.

¿A quién se lo dedicarías si entras al programa?

Lo tengo clarísimo: a mis "aitas".

Es que "aita" está muy malito.

Son las personas que siempre han estado ahí. Siempre.

Y son mi vida.

Último minuto.

Vamos dando el último retoque.

Cinco, cuatro, tres,

dos, uno... ¡tiempo!

Manos arriba.

"Estoy contento con mi plato. Ha sido arriesgado, y para mí"

estaba en su punto, correcto.

"Al ver el plato de Jon terminado, digo: 'La vamos a cagar'.

Yo he hecho un atún marcado

que más o menos es algo más sencillo. Como tiremos"

a más moderno, la liamos parda.

Ramón, tienes cosas que son muy buenas:

la cocción está muy bien, el corte, la forma de trabajar...

Pones interés, y eso es muy importante en cocina.

Me falta algo: una salsita, algo que una ese conjunto.

De aquí, chaval, no te lo llevas.

Está bien hecho, está bueno.

Un poquito de sal se hubiese agradecido.

Y me sobra el pimiento verde. ¿Sí?

Ya está. Como ensalada fresca... Ahí está la clave.

Pepe lo ha dicho: esto no es un tartar,

es una ensalada. "Me he quedado bastante 'oh'".

En mi interior, algo apagado. Digo: "Ya la preparé".

¿Crees que te mereces ese delantal más que Ramón?

Yo creo que sí.

No te daría pena por él, claro.

En el fondo nos queremos mucho, pero para mí.

Y tú, para ti.

En fin. Este delantal...

tiene un nombre.

Va a premiar muchas cosas. Desde luego que sí.

Premiará el esfuerzo, el tesón...

Todas las veces que ha venido a presentarse.

(GRITA)

"Faltan mis padres, y es un premio a la constancia,

y creo que puede ser bueno para mi casa, que son"

los que mueven el mundo para mí.

En fin, Jon.

Ramón se presentó seis veces,

y tú solo dos. Sí.

Desde luego, con ese tesón, se lo merece.

Un abrazo. Un abrazo

por lo menos. Que se lo lleve.

Y voy encantado.

Ha sido un placer tenerte aquí.

Pero te queda tan mal ese delantal.

Te lo voy a cambiar por este.

Jon, póntelo.

¡Claro que sí! ¿De verdad?

Claro, para ti.

Para que lo disfrutes con nosotros.

(GRITA)

"Se lo dedico a mi 'aita' y a mi 'ama'".

De todo corazón, porque les quiero mucho.

Me emociono, porque son mi vida.

Gracias a todos.

Empezamos por ti mismo. Vale.

¿Cómo te llamas? María.

Buenos días.

Soy María, azafata de vuelo de vuelos transoceánicos.

Soy nacida en Barcelona.

Hola. Un día más de trabajo en el avión.

Nos vamos para Barcelona.

Son las... cinco de la mañana.

¡Yuju!

Y de azafata a "Masterchef", ¿cómo damos ese paso?

Me fui a trabajar a Heart Ibiza, de Albert y Ferran Adrià.

Me impresionó mucho, y me gustaría formar parte de eso

de una manera o de otra.

Víctor, cuéntame. Tengo 34 años

y soy ingeniero de telecomunicaciones.

¿Has tenido tiempo para chicas, para pareja?

Estoy soltero y entero.

(RÍE) Mira, fíjate:

acabo de entender qué significa "entero".

"Pues no había caído en qué significaba. Entero no estoy".

Estoy ya estrenado.

Hola, bienvenidas. ¿Qué tal? Buenos días.

Sofía, cuéntanos de dónde vienes. Vengo de Barcelona.

Ahora mismo estudio Publicidad y Relaciones Públicas.

Pero me... ¡Hostia, he encendido la cocina!

Ya.

Mi padre es cocinero,

y tengo la espinita esta...

de cocinar. ¿Qué piensa él de tus platos?

Me critica bastante,

pero no tanto como mi hermano.

Me llamo Eva, soy de Barcelona,

tengo una niña de 11 años y un niño de 9.

Soy hija de un japonés y de una aragonesa.

Mi padre ha sido supercocinitas.

Sería el estilo Pepe de Japón.

Japomanchego. Japomanchi.

Me gusta el nombre. La siguiente:

Marina. Estoy aquí por un reto personal.

Tengo marido, pero me da lo mismo.

Por eso estoy aquí, porque le reté.

¿Cuál es la apuesta con él? Que está ahora en un restaurante

y lo normal es que yo lo lleve, digo.

Y dice: "No, no. De ninguna manera". O sea,

que no confía en ti. "No me ha querido contratar".

Eso me ha hecho sentirme muy mal,

y me he enfadado mucho y ya es un reto personal con él.

Yo soy Loli. Loli.

De Sevilla, pero vengo de Valencia.

¿A qué te dedicas? ¿Qué haces? Estoy jubilada.

Mira si tengo marcha, que a los 70 años mi hija me regaló

cinco días en Ibiza y me llevó a una discoteca

y estuvimos desde las doce a las seis de la mañana.

(CANTA) #Me han llamado de «MasterChef» y qué contenta:

#voy a conocer a Samantha, es para quitarse el sombrero;

#también, conoceré a Pepe, hay que ver qué bien come;

#y ese bonico de Jordi, que tiene tantos cojo...#.

Ole.

Ole, bravo.

Hombre, yo para 71 años, ¿cómo me veis? No tengo ni barriga.

El ingrediente principal son huevos.

Que no sea un pollo entero.

Alcachofas. Alcachofas...

Me quería morir porque no he cocinado nunca una alcachofa.

A cocinar.

Se ha ido disparada al roner. Pero no tiene tiempo, ¿no?

Sofía. He ido al roner,

que es la primera vez que lo uso. Oh.

¿Qué es un roner? ¿Llegarán a hacerse los huevos?

Yo creo que sí. Y si salen mal, pues saldrán mal

pero he estrenado el roner, que no me había estrenado nunca.

Bueno, María. Creo que voy a intentar

confitar unos corazones. No sé si 30 minutos bastarán.

Oye, Víctor: sinestesia. ¿Qué es eso?

Que diversos sentidos de tu cuerpo tienen interconexiones.

A mí los nombres de las personas me sabe a alimentos.

Samantha es un refresco de naranja. Vale. ¿Y Pepe?

Es un «gravy, es una salsa, un fondo de carne para mojar.

Tú eres el interior de un bombón de... menta.

¡Caray! ¿Qué tal todo, Loli? ¿Bien?

Mira, voy a hacer este secretito con patatitas,

que a Jordi le gustan los huevos fritos.

Quiero ver algo más que un plato combinado.

Perfecto.

Marina, te veo muy concentrada. Como me lo estoy inventando.

Tirarse a la piscina está bien, a ver si hay agua o no.

Candidatos, estáis entrando en el último minuto.

A ver cómo monto esto.

Mira, mira, qué rico. Ay, ay.

Ojalá me las pudiera llevar.

Joder con Loli.

Cinco, cuatro, tres,

dos, uno. ¡Tiempo! Manos arriba.

Qué ilusión tenía con esto.

Decir: «Las manos arriba».

Cuando lo veo en casa las levanto, fíjate si soy tonta.

Vamos a empezar por María.

Pretendes que me coma esto, ¿no?

No lo pretendo. No, claro que no, claro que no.

Caray, después dicen de Pepe...

Se le habrá hecho bola, ¿no?

Has hecho muchas elaboraciones que no tienen sentido:

voy a tirar cosas en un plato y... aparecen alcachofas.

Pepe lo ha dicho todo. Gracias, María.

Pensaba que la aviación era dura y la cocina es mucho más dura.

He hecho el peor plato de mi vida.

Loli, acérquese usted, por favor. Aquí estoy, señor.

¿Cuéntenos qué ha hecho? Esto es...

un nido de huevos, no sabemos qué hay debajo.

(RÍE) Sorpresa.

Yo me llevo esto, también.

Todo está bueno, ¿eh? Está bien elaborado

pero no hay magia; hay producto y calidad.

Bueno, he intentado hacer unas almejas con alcachofas.

La alcachofa está bien pelada, te la puedes tragar entera.

Hay producto: la alcachofa, y está rico. Gracias.

Eva, cuéntanos.

Alcachofas con almejas y... gambas.

Está sosito. ¿Está sosito?

Está todo respetado, pero le falta ese puntito más de sabor

que veo que no tienes.

Sinceramente, después de la cata,

creo que no me voy a llevar el delantal.

Sofía, por favor. Cuéntanos.

Mi idea era poner el nido debajo de los huevos,

pero lo he recortado tan recortado que no ha podido ser, pero bueno.

Pues... los huevos están perfectos:

la clara está hecha y la yema está líquida.

El mayor problema ¿sabes qué es?

Tu inseguridad, tus dudas...

Creo que cuando nací y repartieron la autoestima yo...

no estaba haciendo cola en ese momento.

¿Estás contenta? ¿Lo pondrías en el restaurante?

Tendría que practicarlo más. Sobre todo la salsa: hay poca.

No pretendemos que vuestra cocina sea increíble,

pero queremos ver que hay una buena materia prima

para construir con ella un futuro cocinero o cocinera

que aporte algo interesante.

Veremos si podemos hacer eso. Muchas gracias.

Gracias. Gracias.

No le demos más vueltas, chicos.

Vamos a empezar por Víctor.

Tu emplatado me ha gustado, el sabor estaba bien,

no puedo decirte otra cosa que sí. Gracias.

He visto una persona que tenía la capacidad de reflexionar

y para mí es suficiente para entrar. Te doy un sí.

(Aplausos)

Gracias. Estoy muy emocionado.

Ya te veo, ya te veo.

¡Bien! Toma.

(TODOS) ¡Eh, eh, eh!

-Y mi abuela, pues... un poco...

la culpable de que tenga esta afición.

-Enhorabuena. -Enhorabuena.

-Sé que... allá dónde esté...

estaría muy satisfecha.

Eva, me gusta lo que has hecho para el primer día y con nervios,

es respetar los puntos de cocción, me ha gustado. Te doy un sí.

He visto en Víctor cosas que me han gustado mucho

y en ti, también, pero en él más,

y como quiero ser coherente, te doy un no.

No has hecho nada malo. Me preocupa una cosa:

a tus hijos ¿quién los cuidará si entras?

El padre y el padrastro.

Que se apañen. Ya se apañarán.

Eso me ha gustado. Toma.

Bienvenida a «MasterChef».

No tenías grandes fallos. Felicidades.

Por primera vez en mi vida voy a hacer algo por ser yo.

(GRITAN CONTENTOS)

Por no ser ni la hija de ni la ex de

porque el padre de mis hijos es un piloto que se llama Marc,

que ganó las 24 horas de Le Mans y, ahora, quiero demostrar

que puedo ganar la carrera de «MasterChef».

Loli. Dime.

Es verdad que te falta un poco más de orden y concierto

a la hora de presentar un plato, pero he visto mano de cocinera,

así que, te voy a dar un sí.

Este año tenemos un nivel muy alto, pero por el emplatado

que has hecho te tengo que dar un no.

Tengo muchas dudas, Loli, sé que tienes cocina dentro

pero no sé si serás capaz de aguantar la presión. Te doy un no.

No pasa nada, el año que viene vengo otra vez.

-Bien. -Nada de llorar.

María, creo que en algún momento has pensado que harías ¡puf!

y lograr hacer algo que sorprenda. Te la has pegado.

Mi valoración es un no.

Un no.

Te esperamos a la próxima, nos encantaría tenerte aquí. Gracias.

-Oh. -No hay delantal.

Tengo ganas de aprender y de volver el año que viene y decirle:

Ponme alcachofas, Jordi, te vas a cagar.

Bueno, Marina, tu plato estaba correcto.

Te doy una oportunidad, te doy sí. Muchas gracias.

Sé que tienes ganas pero este es el concurso más duro del mundo.

Me habría encantado decirte que sí pero tiene que ser un no.

Lo entiendo. Me falta... algo,

pero sé dónde voy a encontrar la respuesta a lo que me falta.

Voy a buscar a alguien que me ayude a decidir.

Vamos con Sofía.

Antes de decir nada, ¿me dejáis un minutito?

Como haya ido a buscar a mi padre...

-No puedo imaginar... Ay, no. ¡No...!

Le he puesto verde.

Os traigo a Juanra. ¿Qué tal? Hola.

El marido de María. Bienvenido.

No ha dicho nada bueno de mí, ¿no?

Sofía, te traigo a un chef invitado.

¿Qué tal, Manel? ¿Qué tal?

En mi casa la cocina ha sido el hilo conductor en mucho tiempo,

pero, a la vez, nos ha separado mucho.

-Me amenaza con ganar el concurso y montar un restaurante diferente.

Carlos Maldonado, ganador de «MasterChef»,

ha abierto un restaurante, Raíces. El suyo se llamará Rencor.

Lo sabes, ¿no? Rencores, Rencores.

Nosotros vamos a darle la oportunidad,

pero a condición de que cuando lo monte no se asocie contigo.

Fuera, fuera. ¡Fuera!

Muchísimas gracias.

Marina, bienvenida a «MasterChef».

(MARINA GRITA CONTENTA)

Tiene más miedo a las valoraciones de su padre y hermano

que a las nuestras. ¿Le dais caña? Lo justo.

Te voy a dar una dosis de seguridad que te va a encantar;

con un sí. Y yo te voy a dar un abrazo.

Eres muy abrazona, ¿eh?

Es que estoy emocionado. Faltan los nuestros.

Faltan ellos. Tienes uno.

Me da igual, tengo el de Jordi que es el que impone así...

Yo te doy un sí, también, mujer.

Manel, se lo vas a poner tú.

Hacía mucho que no... Que no era tan feliz con mi padre.

Qué feliz.

Una cosa: tenemos que buscar algo que refuerce

la cocina tradicional que nos gusta y quizá me he precipitado.

¿Le das esto a tu compañera?

Gracias. Que te enseñe cocina tradicional

y tú a emplatar un poco.

(TODOS GRITAN CONTENTOS)

-Ay, mi niña. -Mira esa cara.

-Tengo un regalo que me han dado los jueces.

-¿De qué? -Para ti.

-¿Qué es?

(GRITAN CONTENTOS)

(GRITAN CONTENTAS)

(TODOS) ¡Oe, oe, oe!

¡Oe, oe, oe!

-Ay, que me da algo. Ay...

No te puedes imaginar lo feliz que me han hecho estos tres mozos.

Esto para mí va a ser... yo qué sé. La bomba, la bomba, la bomba.

¿Qué tal? Bienvenidos. Tu nombre. Jesús.

Jesús, ¿de dónde vienes? Vengo de Málaga.

¿Qué te trae a «MasterChef»?

Me apasiona la cocina, sobre todo, repostería.

Me gustaría dedicarme a eso. Soy muy presumido, al máximo

y tengo que confesar un secreto: todo lo que ves es operado.

¿Todo? Casi todo, casi todo.

A ver, ¿qué? Me he rellenado el mentón,

botox en la frente, tengo inyecciones de vitaminas en pómulos

y me he quitado las bolsas de Bichat.

Se hace más cosas que tú. (TODOS RÍEN)

Es bueno verse bien y los demás, también.

Como te vean, te tratan.

¿De dónde vienes, Alba? Soy de Valladolid y vivo en Madrid,

soy modelo y estudié Comunicación y Gestión de Empresas de Moda.

¿Cuál es tu plato preferido de hacer?

Bueno, cocino básicamente de todo. ¿De todo?

Jorge, ¿qué te trae a estas cocinas?

Quiero montar un «catering» de comida tradicional y moderna.

Te quieres inspirar en mi cocina, soy la juez que más te gusta.

A ver, me gustáis los tres pero me preguntaron

que qué pensaba de Samantha, dije que era la menos mejor.

Es que la veo como un huevo sin sal,

se queda en tierra de nadie.

Estoy deseando ver tu plato. Madre mía.

Tenéis 30 minutos para demostrarnos

vuestras mejores cualidades como cocineros.

Como estáis viendo el ingrediente principal

de esta caja misteriosa es la patata.

Jesús, ¿qué plato harás con la patata?

Voy a hacer una patata al estilo de Jamie Oliver.

(ALGUIEN TARAREA)

Jorge, ¿estás cantando? Dime. Sí.

A lo mejor a tus compañeros les molesta.

A que no molesta. A mí, sí.

Pero si no me estás escuchando.

Así no puedo. Aquí no se canta.

Lo que tú digas. Si luego me dicen que por qué es la menos mejor...

Si ves que no te hablo con maldad y canto para sacar los nervios,

no entiendo por qué no me dejas hacer eso que no molesta.

-Mi madre estará muy orgullosa cuando vea que hago tortilla.

Os veo muy lentos, muy tranquilos estáis.

Estamos muy escasos de delantales,

tenemos tres para siete personas; ya podéis afinar.

Samantha, ¿quieres venir a oler?

No te pongas tan seria, no es para tanto.

Jorge, vas mal. Vas muy mal.

Cuánta maldad hacia mi persona.

Cuánta hostilidad.

Último minuto. ¿En serio?

-Es muy poco huevo. La madre...

-Tío, esto de la sal no me mola nada.

-¿A quién se le ocurre hacer una tortilla? No la he hecho nunca.

Diez, nueve, ocho, siete...

Va a acabar con mi vida. Seis, cinco, cuatro...

Qué desastre, tío. Tres, dos, uno. ¡Tiempo!

Manos arriba.

Qué estrés.

No ha salido un plato digno de «MasterChef», lo he intentado.

«Hi, Jamie» «How are you?»

¿Esto qué es, aceite o qué es?

Aceite con pimentón y con un poco de agua.

¿Sabes lo del agua y el aceite? Que no mezclan...

Es un sinsentido: es algo que no sé qué hacer y las he metido al horno,

a ver qué sale y tal. El bacalao con los ajos... en fin.

Se queda a medio camino de casi todo.

Si Jamie Oliver estuviera aquí me daría un tirón de orejas.

Cuéntanos, Alba.

Tranquila, Alba.

Me da pena.

Voy a sintetizarlo: después de haber hecho

todo el «casting» y el trabajo

no hemos visto algo tan básico en una edición Junior.

Veo los pimientos y me recuerda a una elaboración

que fue «trending topic»,

por lo tanto, no hablaré mucho de tu elaboración.

Hay que cocinar para entrar y no habéis cocinado ninguno.

Jorge, tengo ganas de probarlo. Jo, y yo.

Cuéntanos. He intentado un estofado,

he cocido la patata por un lado y el sofrito,

luego, lo he juntado y bueno, se asemeja bastante a eso.

Dejadme empezar, me hace ilusión.

Me va a dar algo.

Tienes toda la razón.

Samantha, no me mires así, me matas.

Bueno.

Pero decidme algo que no...

Sí. Vuelve a tu sitio.

Jesús, esperaba algo más. Creo que es mejor que te apuntes

a una escuela de pastelería, si es tu vocación real.

Te tengo que decir que no.

Tu plato no ha sido para nada un buen plato,

pero has venido diciendo lo que eres y has hecho lo que has podido.

Te voy a dar un sí.

Creo que cuando algo te gusta y te apasiona hay que tomárselo

en serio y, en tu caso, creo que tenías otras preferencias

y es un no rotundo, claro.

Muchísimas gracias. Adiós.

Al llegar a este punto, claro, al estar a las puertas de tu sueño

es como quedarte con la miel en los labios.

(TODOS) ¡Oh!

¡Eh, eh, eh!

Alba, voy a intentar ser constructivo de lo que has hecho:

me quedo con que has salvado algo donde no había,

me quedo con lo poco bueno que hay, pero te doy un no.

No. No.

(TODOS) ¡Oh!

-No pasa nada. -No.

-No pasa nada.

-Ay, Dios mío, qué vergüenza.

-No te preocupes, mi amor, no pasa nada.

-Guapa.

Jorge, voy a empezar yo.

Después de tanta historia, tanta cocina tradicional...

Tu plato no es un plato que me vuelva loca,

peor tengo unas ganas enormes....

de verte en «MasterChef».

Ahora voy a hacer algo que media España va a alucinar,

hablarte de educación y modos. Estudio protocolo.

No se nota. Joder, eres un alumno aventajado.

Mira, es posible que hayas perdido tu oportunidad

no por lo que han hecho tus manos, sino por soltar tu lengua.

Aunque es capaz de defenderse, lo sé porque es una leona,

no te voy a dar un sí por respeto a mi compañera Samantha y ya está.

Lo siento.

Jorge, estás en mis manos.

Comparto la opinión de Jordi pero tus patatas no estaban tan mal.

No sé qué hacer y solamente nos quedan tres delantales

y tenemos, todavía, otro cocinado por delante.

Sal, espera y vamos a ver qué ocurre en el siguiente cocinado.

Ya está. No estoy dentro, no me van a coger

porque he metido la pata y ya no hay marcha atrás.

(TODOS GRITAN CONTENTOS) -No lo sé, estoy en duda.

-No me lo puedo creer. -Tengo que esperar al cocinado.

-¿Qué? -Me va a dar algo.

-¿En serio? -Te dicen eso y...

-Ánimo. -Suerte.

(TODOS COREAN SU NOMBRE) Jorge, Jorge...

Un alto, otro alto, otro alto...

Momento guapos. Sí.

Vamos a empezar por Esther, ¿de dónde eres?

Soy de Madrid y me dedico a realizar eventos,

sobre todo, eventos deportivos con coches.

¿Qué te trae a «MasterChef»?

Desde pequeña veía a mi abuela cocinar

y cocinaba tan bien que yo decía: «Tengo que aprender a hacer esto».

Muy bien, Esther. Daniel, ¿de dónde vienes?

Soy bombero especialista en Leganés.

-Hola, soy Rebeca la mujer de Dani. Si queréis os digo el día

que me enamoré de él, directamente, fue un día en el bar de su padre,

porque su padre tenía un restaurante,

le vi con su delantal en la cocina, con la plancha, la sartén...

-Este es mi oficio, estoy con mis troncos.

A esto me dedico: soy bombero.

Un besito, chicos, nos vemos pronto.

-Le pone muchas ganas a todo.

-Va a durar una semana. (RÍEN)

Buenas. Fabio, ¿de dónde vienes?

De Madrid y trabajo en el Dpto. Financiero de una multinacional,

desde bien pequeñito me hubiera gustado tener un restaurante

y mi sueño es montarlo algún día.

Hugo, ¿de dónde vienes? De Madrid.

De Madrid. ¿A qué te dedicas?

Ingeniería y gestión pero donde más centrado estoy ahora

es en una oposición de bombero.

¿Tienes novia? No.

O sea, estás soltero. Sí.

Opositando, cocinas, eres un partidazo, ¿lo sabes, no?

Porque estás bastante resultón. Sí.

¿Preparados?

Carabineros. Carabineros.

Como la cague aquí voy a estropear un pedazo de carabinero

que dan ganas de comerlo crudo.

Me muero, me muero.

A cocinar.

El marisquito, luego, lo comemos.

-Ya ves. Yo me como un carabinero del tirón.

Jordi, ¿puedes entrevistar a Fabio y a Hugo?

Me interesa lo que cocinan.

Qué bien te viene, Jordi.

¿Qué tal, Fabio? Bien, aquí a fuego lento,

un poco rápido para que se haga el arroz.

¿Eso qué es? ¿El qué, perdona?

Tampoco es tan alto Hugo, ¿eh?

Igual la he liado. ¿Por qué?

Porque he echado demasiado caldo y no me va a reducir suficiente.

Os entiendo a los altos, desde aquí se ve todo mucho mejor.

¿Te mareas? Sí, tengo un poco de vértigo.

Último minuto.

Cinco, cuatro, tres,

dos, uno. ¡Tiempo! Manos arriba.

Con el plato que he hecho, creo que lo puedo conseguir.

Cuéntanos, ¿qué es esta «omelette surprise»?

Una tortilla y está rellena del carabinero, de mejillones

y un poco de calamar para quitar el sabor fuertote.

Esther, ¿sabes qué me parece? Un plato de un júnior.

Está todo bien guisado, pero esa forma de la tortilla

es una manera pueril de emplatar un plato.

No creo que sea un plato junior, aunque me hubiera gustado cocinar

como mi tocaya en la final.

Daniel, cuéntanos, ¿qué has hecho?

Es una reducción como un estilo fumet

y, luego, lo he decorado a mi manera.

El producto está respetado, el carabinero está bien, así que...

Buen trabajo. Gracias.

Cuéntanos, Fabio. Lo que he hecho

es una base de sofrito de cebolleta y ajete.

Es difícil el punto del arroz con el tiempo que teníamos.

El punto del arroz está de diez.

Está rico. Muchas gracias.

Pues vamos contigo, Hugo. Hugo.

Cuéntanos. Son unos fideos que...

Que se me han ido un poco de la mano porque tiene mucho caldo.

He probado, he corregido el sabor...

Tenemos un pequeño exceso de grasa, una falta de sabor;

hablamos de carabinero, un producto con un saborazo...

Esperaba un poco más de sabor en esa fideuá.

Muy bien. Muchas gracias.

Es difícil, están todos... Sí.

Bueno, tenemos tres delantales, sois cinco candidatos,

falta uno que no está, teníamos dudas.

Voy a por él.

Vengo a buscar a Jorge, te necesitamos.

-Suerte. Acompáñame.

(COREAN SU NOMBRE) Jorge, Jorge...

-Me da bastante miedo porque son solo tres delantales

y conmigo seríamos cinco, son pocas posibilidades.

Esther, hay un fondo de cocina que intuyo que sí tienes,

pero ese acabado escondiéndome un gran producto como un carabinero

para mí es un no tu plato.

Me ha gustado mucho tu actitud, tu ilusión....

Te voy a dar un sí y voy a dejar a Jordi que decida.

El uso del carabinero en las otras recetas tiene mucho sentido

y en el tuyo, escondes ese carabinero.

Tengo que darte un no.

Quedarte a las puertas me fastidia, me quedo un poco chafadilla.

No. (TODOS) ¡Oh...!

-Te lo merecías más que nadie, más que nadie.

Fabio, tu plato me ha encantado. Felicidades.

Fabio, mi valoración es un no.

Lo siento.

Tengo muchas dudas.

No sé qué hacer.

(GRITAN Y APLAUDEN)

Daniel, creo que tienes que mejorar tus emplatados

y me gustaría que todo eso lo realizaras aquí

en "MasterChef", así que te doy un sí.

Gracias. Falta emplatado,

falta verte cocinar, falta mucho para entrar

en "MasterChef", te doy un no.

Veo cosas que me gustan, veo sinceridad en el plato

y tal cual veo el plato te veo a ti y me encanta tener

a buenas personas. Muchas gracias.

Muchísimas gracias.

Es un honor. Muchas gracias.

Gracias.

(GRITAN)

Te quiero, mi amor, te quiero.

Aunque eche mucho de menos a mi chica, esto lo viviré a tope

y a cocinar, aprender a cocinar,

a empaparme de la cocina que es lo que quiero.

Bueno, ahora toca el momento más difícil

porque solo hay un delantal,

no nos lo habéis puesto nada fácil

porque cocinasteis dos platos con dos estilos muy parecidos,

hay uno con más defectos que el otro, evidentemente.

Este delantal es para...

Jorge. Joder.

Jorge, te diré una cosa, quiero ver un cambio radical...

...en tu comportamiento y en tu manera de tratarnos.

Te lo prometo.

(GRITAN Y APLAUDEN)

Madre mía, no me lo creo, te juro que no me lo creo,

estoy flipando, flipando.

-Enhorabuena.

Enhorabuena.

Bueno, ya conocemos a los 15 aspirantes

a "MasterChef VI", han llegado con mucha ilusión

y esperemos que les dure muchísimo tiempo.

Esperemos. Vivirán una aventura

que nunca olvidarán, pero si quieren llegar

a la final, tendrán que trabajar muy duro.

Bueno, también, tienen que aprender a trabajar en equipo

y lo comprobaremos en la primera prueba por equipos

que os adelanto que conocerán a un referente

de la gastronomía de este país.

Los 15 aspirantes de la sexta edición

de "MasterChef España" están a punto de enfrentarse

a su primer gran reto,

una prueba por equipos.

Y lo harán en una de las ciudades

más monumentales de nuestro país, Segovia.

Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO

en 1985 y cuenta con auténticas joyas de la arquitectura

como su catedral, el Alcázar y su impresionante

acueducto que con más de 18 siglos de antigüedad

es una de las construcciones más soberbias

del antiguo Imperio romano.

Ay, por favor. Bienvenidos y enhorabuena.

(TODOS) Gracias.

Sabemos lo difícil que fue para vosotros

llegar hasta aquí, pero lo conseguisteis,

sois, oficialmente, ahora, sí,

aspirantes a "MasterChef", enhorabuena.

(Aplausos)

Pero el verdadero reto comienza ahora,

solo uno de vosotros se convertirá en el nuevo

"MasterChef España".

Aspirantes, vuestro nivel culinario es muy alto,

pero necesitaréis mucho más que habilidades en cocina

si queréis triunfar en esta edición de "MasterChef".

Os exigiremos capacidad de adaptación, liderazgo,

trabajo en equipo y una entrega absoluta en todos los retos.

En esta edición, cada prueba cuenta.

Los mejores aspirantes recibirán ventajas que pueden decisivas

para vuestra continuidad en el programa.

Usad bien esos privilegios porque la estrategia,

también es importante para ganar las pruebas.

Llevamos seis ediciones de "MasterChef", pero el nivel

de exigencia de este jurado no disminuye con los años.

Es muy importante que estéis receptivos

a nuestros consejos y a nuestras críticas

por muy dolorosas que os puedan parecer.

Sé que aunque seamos compañeros

somos rivales y en las cocinas ahí no hay amigos.

Trabajareis divididos en dos equipos y los capitanes,

atención, los elegiréis vosotros mismos.

Poniéndolo fácil. Contáis con 30 segundos

que comienzan ya.

Jon y Ramón, clarísimamente.

-Jon y Ramón -¿De acuerdo todos?

(TODOS) Sí, sí.

Bueno, decidme, qué dos capitanes habéis elegido.

Jon y Ramón. Jon y Ramón.

Bueno Jon, qué tal, ¿contento? Muy contento.

¿Pero contento o casi emocionado?

Porque te vi ahí casi limpiándote las lágrimas.

No, lágrimas no. Ah, vale, vale.

Es el sol. -Si es de Bilbao, qué lágrimas.

-Confían en ti cuando no estoy muy seguro

de mi capacidad que es bonito, pero a la vez me da miedo.

Bueno, Ramón, te veo más cara de susto,

no sé si lo ves como una oportunidad

o como un aprieto.

No, aprieto, yo solo fui capitán en el equipo de mi barrio.

¿Y qué tal te fue? Fatal, perdimos.

(Risas)

Bueno, espero que aquí te vaya mejor.

Sí, además, agradecido a los compañeros.

Bueno, pues ya tenemos a los dos primeros capitanes

de esta edición, ahora, hay que formar los equipos.

Seréis vosotros quienes decidiréis

con qué capitán queréis trabajar.

Uf, no nos hagáis eso, tío. -Qué majetes sois.

-Qué compromiso. -Prefiero que sea así

y no tener que elegir yo.

-Dónde va a parar. -Hombre.

Bueno, Daniel, serás el primero. Pues, elijo a Ramón.

Eva, tocaya. Creo que también con Ramón.

Vamos a ver a quién elige Fabio.

Ya que van dos a cero, pues me uno al grande de Jon.

Fernando, vamos contigo.

Yo compartí más tiempo

con Ramón y es la primera prueba, me quedo con él.

Jorge, vamos allá, tu momento de elegir.

Llevo con Ramón desde el primer casting,

le tengo mucho cariño y me voy con él sin duda.

Ketty. Jon.

Loli. Jon.

Marina. Me voy a ir con Jon.

Oxana. Yo quiero ir con Jon

porque él es de Bilbao, yo soy de Gijón.

Que digo yo que tienes todo el acento de ser de Gijón.

(RÍEN)

Toni. Mi elección será la de Jon.

Marta. Me voy con Jon.

Sofía. Me concentraré más con Ramón.

Bueno, Víctor, eres el último.

Soy el último, me quedo con Jon. Pues, Jon, por ser el capitán

más querido, contarás con el equipo más numeroso.

Pero te sigue sobrando uno, qué aspirante no quieres

en tu equipo y prefieres que pase al equipo contrario.

Qué marrón. -Lo tengo claro,

mando a Oxana porque Oxana

es muy maja, pero me pone muy nervioso.

(RÍEN) Me pone muy nervioso.

Oxana, al equipo de Ramón.

Bienvenida. -Bienvenida.

-Pero te voy a atar en corto, te lo digo.

Nos pone algo nerviosos porque su temperamento...

Vamos que cuando la ves en vez de una, parecen tres.

Durante siglos las cocinas de las casas

y mesones de Segovia elaboraron recetas exquisitas

basadas en ingredientes de esta tierra maravillosa.

Saben aprovechar y combinar eso ingredientes a la perfección.

Combinar ingredientes es lo que tendréis que hacer

vosotros en esta prueba, unos ingredientes que cuentan

con el sello de Alimentos de Segovia y de Tierra de Sabor

que garantizan el origen, la autenticidad y la calidad

de estos productos, seña de identidad de esta región.

El menú de hoy es un homenaje

a la cocina segoviana y consta de cuatro platos.

Un entrante elaborado con rebanadas de pan seco,

jamón, chorizo, caldo de cocido

huevos frescos, pimentón de La Vera y ajo seco.

Sopa castellana, va, genial, perfecto.

Un primero elaborado con huevos de corral,

picadillo y patatas.

Un segundo elaborado con cochinillo

y una guarnición de patata y manzana.

Muy bueno va a estar eso.

Y un postre elaborado con mazapán, harina,

huevos frescos, azúcar, yema de huevo y vainilla.

Es ponche segoviano, creo.

Aspirantes, seréis vosotros quienes decidiréis qué platos

vais a hacer con cada grupo de ingredientes.

Pero con una condición,

queremos un menú típico y tradicional de la zona.

Vale. Jon, por favor,

¿qué platos quiere que haga tu equipo?

El rojo. El rojo que era entrante y segundo.

Pues muy bien, Ramón,

tu equipo hará el primero y el postre.

Aspirantes, poneos vuestros delantales.

Ay, qué emocionante.

-Ser aspirante oficial de "MasterChef"

es la mayor alegría de toda mi vida.

Aspirantes, hoy cocinareis para 100 comensales.

¿Solo? -Solo dice.

Abuelas y jóvenes segovianos,

así que ya podéis poneros las pilas para no decepcionarles.

Contaréis con 120 minutos en total,

poco más de un minuto por ración.

¿Un minuto por ración?

-Hay que volar, que volar, chicos.

Queremos veros competir desde el minuto uno.

¿Lo tenéis claro? (TODOS) Sí, chef.

Recordad que nuestro supermercado proveedor de alimentos

os facilitará los ingredientes para cocinar.

Y, como siempre, el excedente

que no uséis se donará a comedores sociales.

Aspirantes, ¿estáis listos para enfrentaros

a vuestra primera prueba

de la sexta edición de "MasterChef"?

(TODOS) Sí, chef.

Pues a por ingredientes, a cocinas... ¡ya!

(GRITAN)

Va, chicos.

Vamos, vamos, vamos. -Vamos, Loli.

-Va, va. Aspirantes, para que todos tengáis

el mismo tiempo, el equipo rojo encargado del entrante y el segundo

será el primero en empezar a cocinar.

15 minutos después lo hará el equipo azul

encargado del primero y el postre.

Vuestro tiempo de cocinado comienza en tres, dos, uno, ya.

Con los ingredientes que han elegido, el equipo rojo

elaborará sopa castellana de entrante y de segundo

cochifrito con puré de patatas y compota de manzana.

Loli, Loli. -Dime.

-Esto no lo pongas.

-No, lo tengo que... -A ver, una tabla, ponte allí.

¿Vale? -Y le quito esto.

-No quites nada, está para hacer el caldo, es la grasa.

Y esto haces así. -Ya está claro.

-Y así, ¿vale?

-Clarísimo. -A la cazuela.

Esto, mira, espera un poquito.

Cógelo de aquí. -¿Arrancar?

-Tú hazme caso, ¿vale?

-Pero hacedlo lejos de mí. -Cuidado.

¿Vale? -Capitán.

-Sí. -Mira, qué te parece si el ajo

lo dejamos así. -El ajo lo quiero así.

Coges el ajo, escúchame, tranquila, el ajo está entero

y haces así, no quiero más, esto así, así lo quiero.

-Vale, vale. Lo pelamos antes, si no, no sale.

-Como capitán soy como soy en mi día a día,

me gustan las cosas bien hechas, tengo carácter

no voy a pasar ni una, no sé cómo acabará esta guerra,

pero las pautas las pongo yo.

Yo, fíjate. -Medio pocho.

-Porque lo dijo el capitán, pero no estoy muy convencida

como estoy partiendo el ajo. -Yo tampoco, Marina.

-Yo los hago entero o laminado, pero aplastado...

-Pero donde hay patrón no manda marinero.

-Mira, zasca, zasca, zasca.

La matanza del ajo.

-Jon, échame agua aquí que si no, se quedará más negro...

-¿Le pusiste limón?

-Sí. -Perfecto.

Equipo azul, a cocinar y a darlo todo

en tres, dos, uno, ya.

El equipo azul elaborará huevos fritos con picadillo

y patatas y ponche estilo segoviano de postre.

Para ello, prepararán una crema pastelera

y un bizcocho con harina, huevos y azúcar.

Oxana, ¿estás tranquila pelando patatas?

-Creo que esta patata es mi ex y me pongo como una moto.

-Pues dale con saña.

¿Cómo se dice patata en ruso? -"Kartoshka".

-"Kartoshka"... (OXANA CANTA EN RUSO)

-Vamos, venga, capitán, cuántas patatas pelamos.

-Mete cerca de las 80 patatas, ¿vale?

-Vale.

-Vamos, señores, cualquier cosa comentamos, ¿vale?

-Que lo sacamos. -Como capitán intentaré ser

como en mi vida personal,

tranquilo, respetuoso aunque, claro, como capitán

tendré que marcar unas pautas si creo que no son las correctas.

Primera prueba de exteriores de la nueva temporada

y en mi tierra, ¿no estáis emocionados?

Samantha, te diré una cosa, estaré emocionado si se acaba

la prueba y los comensales están muy satisfechos.

Yo tengo todo organizado

para elegir con qué equipo va cada uno.

(TARAREA)

¿Qué mano elegís?

En una mano tengo un acueducto rojo y en la otra un acueducto azul.

Te dejo elegir. La mano que tengo aquí

a mi lado. Yo esta.

A ver.

Ya está. En rojito, me vale.

Y yo el azul, me parece bien, me parece bien.

Y yo, como siempre, me quedo donde está el postre.

Pues a currar, venga. Toma, ponte el tapón.

Hala, tira.

Vale, cómo vamos con eso. -Bien.

-¿Buen tamaño, no? ¿Los quieres más pequeños?

-Así bien. -Sí.

Muy bien, equipo rojo,

hoy voy a disfrutar de su trabajo, espero.

¿Cómo está organizado este equipo? Cuéntame.

Bueno, estamos preparando un caldito, un fondo bueno,

pondremos ajitos, picamos el jamoncito con el choricito

para hacer un sofrito bueno, luego, cortaremos el pan

y luego, echaremos el caldito y al final hacemos

unos huevos escalfaditos en la misma sopa.

Vale, y eso creo que haréis un cochifrito.

Sí. La teoría la veo bien,

falta la práctica. Y caña, venga.

Echad el picadillo medio y medio. -¿Cómo el picadillo?

-Lo echas y con las palas con las cucharas me lo deshaces.

-Vale. Capitán, cómo vamos.

¿Con este picadillo tenemos?

Son 100 platos, no el restaurante de Jordi.

Sí, pero es acompañamiento. Aquí se come.

Es un acompañamiento. Vale, lo es, pero...

Bueno vale, si tenemos opción

de más picadillo, echamos otra bandeja.

Perfecto, perfecto, venga, suerte, chicos, a por ello.

Gracias. -Metemos más picadillo, ¿vale?

-Vale, le voy echando.

-Se va a hacer, no te preocupes que se hará.

Jon, capitán, a ver cómo lo ves.

-Sí. -Luego reduce.

-Creo que bien. -¿Al aceite para freír

le meteréis ajos? -Sí, ahora.

-Vale.

-Jon, cómo lo ves. -Perfecto.

-¿Está bien todo? -Todo no, vamos a meter un poquito,

reservamos esto, esto lo confitamos lo metemos con piel y todo.

-Claro, sí, sí.

Capitán, por favor. Sí, Samantha.

Ramón, me dice Pepe que preparáis un ponche estilo segoviano.

Bueno, es un poco versión libre. ¿No habéis estado en Segovia,

no habéis tomado el ponche estilo segoviano?

No. Bizcocho, crema pastelera,

mazapán por encima quemadito en rombos.

Vale. ¿Estás montando las claras?

Sí. ¿Y las yemas dónde están?

Allí. No hace falta hacerlo

por separado, pero ya está empezado.

¿Hicisteis alguna vez crema pastelera?

Sí. Cuando espese, corre a enfriar

que es lo más importante. Gracias, muy agradecido.

Esta noche soñaré con los cochinillos.

-Aquí ya, esto ya va en marcha.

-Nena, ¿corto más jamón o qué?

-¿Tú ves cómo está el chorizo? Pues la misma proporción ponemos.

Aspirantes, mucha atención porque está a punto de entrar

en cocinas, nada más y nada menos, que el mesonero mayor de Castilla.

Y, actualmente, está al frente del restaurante familiar

El mesón de Cándido, así que con todos ustedes,

Cándido López.

(APLAUDEN)

Qué tal. Muchas gracias.

Qué ilusión. Gracias.

Un placer, gracias por venir. Cándido, bienvenido

a "MasterChef", lo primero, es un placer tenerte con nosotros.

El placer es mío, bienvenidos a Segovia

y a vuestra casa que es El mesón de Cándido.

Quizá el primer gran cocinero conocido que atraía a las masas...

Mi abuelo, la verdad que Cándido, mi abuelo,

fue un hombre adelantado en su tiempo, él creó

el ritual de trinchar el cochinillo

con el plato que ha dado ese ritual la vuelta al mundo y, bueno,

ha hecho que sea tan conocido

Segovia, el acueducto y el cochinillo.

Bueno, oye, dime algunas cositas

para que gane mi equipo que hay mal rollo.

Que las necesita. Vale, cosa importante,

imagino que en los pueblos antes, pues el cochifrito se hacía

taca, taca y ya está, no se confitaba la carne.

¿Es bueno confitarla? Es mejor, al principio,

hacerlo a 100-120 grados.

Es un confitado un poco más que un confitado,

pero he visto un detalle que a mí, personalmente,

no me ha gustado, habéis puesto cabezas de ajo

en el aceite. -Dientes de ajo aplastados.

-El cochinillo es tan bueno, es un producto tan rico

y tan bueno que no necesita nada más.

-A pelo es suficiente. -Le quitaría el ajo.

-Dame los ajos. -Por favor, un bol.

-Yo le quitaría... Atento con las cositas.

Bueno, sopa castellana, La sopa castellana.

Muy bien. Sin dar muchas pistas,

diría que esos ajos enteros en una sopa castellana, mal.

¿Feo? Laminadito mejor.

¿Sabes qué pasa? Que, luego, a la hora de servirla en el plato

al cliente le va a ir a la boca un ajo entero.

-Pues toda la razón.

Yo lo repetiría. Lo repetiría, sí.

Jon. Voy.

Voy no, a ver. Que el ajo, fatal.

Aquí tienes una metedura de pata de primera división.

Ajo mucho laminadito fino porque si no, la gente

se come los ajos enteros y no tiene gracia, a repetir eso.

Pues, venga a laminar ajos, corre. -Me pongo a laminarlos.

Venga, va, vamos, vamos.

-Una cosa, hay que hacer cinco cochinillos

y esto yo solo cortando. -Ya voy.

-Aquí necesitamos más gente que hay muchos.

Ahí no hay para 100 personas ni loco.

-Me cago en... -Ahora a hacerlo de nuevo.

-El ajo de... -Menos mal que no echaste

el jamón y el chorizo. -Menos mal, menos mal que...

Loli, ponte un guante y lamina estos que ya están.

-¿Pero vais a hacer ese ajo? -¿No? Si está ya medio.

-Claro. -¡No lo sé!

-Nos quedamos las tres muertas

porque hicimos un bol de ajo impresionante.

Y cuando dijo que los ajos no iban así, no vinimos abajo

porque digo: "Con el rato que perdimos tan bonito".

A ver, Ramón, por favor, te traemos aquí a una institución.

Bueno, picadillo, patatas fritas. Las patatas les diría

que al principio el aceite no muy fuerte,

que se pochen un poquito.

Luego, le daremos el golpe fuerte al aceite, pero al principio

la dejamos que se hagan despacito.

Vale, ¿entendido, oído?

Vamos a ver el postre, aquí estamos en territorio dulce.

Un pequeño detalle, ten cuidado porque llenaste

con mucha leche la cazuela, cuando empieces a echar el huevo

esto se va a subir. -Pensamos dividirlo en dos

para hacerlo... -Perfecto.

Tomad nota de lo que dijo Cándido. Vale, de lujo.

A por ello, chicos.

Ramón, voy con huevos. -Sí, no, fríe huevos ya.

Se te ha roto. -Sí.

-Mira, fuera.

Así, Oxana, ¿vale? -Vale.

Es que yo se freír los huevos,

dos, tres, pero no sé freír 100 huevos.

Me pusieron una cacerola grande

y sé que tengo que sacar 200

y no me sale ni uno, estaba fatal.

Joder, joder.

No te rías, ponte aquí y mira qué hago.

-Si no, déjame a mí. -Ven, pruébalo.

-Saca eso, que se rompe la yema dentro de aceite.

-Ya te lo digo yo.

Vamos a hacerlo porque yo acabo con los huevos.

-Voy a intentarlo yo.

Es que se quedan pegados.

Ramón, cariño, como no saquemos los huevos.

-Qué pasa en los huevos. -Se pegan, mira cómo están,

se pegan a la espumadera. -A ver, si la metéis

estando crudo, se pega, esperad que se haga el huevo.

-Vale. -Escucha, me pongo con los huevos.

-A ver, prueba tú, me pongo con patatas, a ver.

-Fernando, muévelo bien, que no se nos agarre.

-¿Así está bien? -Sí.

Aquí hay más cochinillo, no cabe en la olla, ¿no?

-Sí, un poco más. -Espera un poco.

-¿Es que sabes qué pasa? Que no hay otro fuego.

-Lo que hay que quitar son cosas de aquí, esto es una castaña.

-¡Loli, más ajos o no más ajos, qué hay que hacer aquí!

-No, no, ya no eches más ajos.

-Hay que echarle el caldito,

tienes el sofrito, hay que hacer el caldito ya.

Hay que hacer ya la sopa. -Venga, va, ¿dónde está el cazo?

¿Me puedes decir lo que pone aquí?

-500. -Aquí abajo, no veo soy daltónico.

-1000. -Cuidado, cuidado aquí.

Necesito ayuda, Ramón -Dime, corazón.

-Mira. -Qué pasa, esto cómo está.

Vale, abajo. -Hay que quitarlo.

-¿Espesa o qué? -Mira.

-Vale, bájale, bájale. -No veo los números

de la inducción ni veía el rango que había

de máximo y mínimo, veía una pantalla en blanco.

-Vamos a meterlo aquí, hazme caso.

-Voy, ¿del tirón?

-Trae. -¿Está apagado?

-No, al mínimo, coge esto y mueve.

Saca al cazo, saca el cazo.

Dale, antes de que se cuaje más, venga.

-Ha cuajado, eso no...

-Vamos a intentarlo.

-Eso no se puede, tío.

¡Aspirantes, por favor, todo el mundo quieto!

Dejad de trabajar y prestad mucha atención, por favor.

Capitanes, vengan para acá, por favor.

Madre mía, vaya lío.

Capitanes quiero que me deis tres nombres cada uno.

El de los tres miembros de vuestro equipo

que consideréis un lastre.

Esos aspirantes, automáticamente,

pasarán a formar parte del equipo contrario.

Hostia. Jon, tres nombres, el primero.

Joder.

Loli.

Ketty y...

¿Dos? Y Marina.

-La verdad me dio mucho bajón. Que me llamen lastre

no lo he entendido porque trabajé a tope

desde el minuto uno y además no lo hacía mal.

-Voy a mandar a Oxana, yo qué sé, Dani,

y Fernando. Vale, pues muy bien.

Bueno, Oxana es una mujer viajera, de un equipo a otro.

¿Yo? Encantada.

Yo creo que era justo que Ramón me apartara un poco

del equipo por los huevos.

Aspirantes lastres, os guste o no a partir de ahora

formáis parte del equipo contrario.

Muy bien. -A mí no me importa.

No olvidad esto, os juzgaremos por el resultado final,

trabajo de vuestro nuevo equipo. Muy bien.

Llevaba mi sopa tan buena yo. A cocinar.

-Vamos. -Ramón, qué hago.

-Huevos fritos, Loli. -Oh, me salen clavados.

Esto hay que tirarlo, esto es una vergüenza.

¿Tú sabes hacer crema pastelera? -No.

-Vale.

-Hay que darse mucha prisa, hay que cortar tres cochinillos

si no, no llegamos.

-Cuando llegué al otro equipo dije:

"Madre mía, menudo jardín que me metió Ramón".

-Ramón, eso hay que repetirlo porque es una castaña, ¿no?

¿Estáis preparando el desayuno?

No, se ha pasado Fernando de calor y...

Esto no tiene arreglo, que lo sepáis, yo empezaría

de cero, tiraría todo, volvería a empezar

si no, queda a medias, no sabréis las cantidades.

Empezad la crema de cero y a correr ya.

Vamos. Me vine abajo con la crema,

pero había que sacarlo y pues eso con...

el agua al cuello.

-¿Estás bien? -Sí, gracias, Lucía.

-Tranquilo. -Gracias.

-Lo vamos a sacar. -¿Tenéis los bizcochos dentro,

cuántos han salido?

-Cuatro porque no caben más de momento.

-Vamos, echad caldo ya, caldo, esto qué es.

¿Es caldo, no? Echamos ya con un cacito.

-Todo el caldo. -Jon, necesito caldo.

-Voy. -¿Con cazo o echo poco a poco?

Poquito a poco. Bueno, yo lo echaba entero.

Entero, entero. -Échale a saco, sin miedo.

Todo, todo, todo.

Vale, ahora muévelo, que te traigo yo más caldo.

Esto tiene que cubrir y hervir.

Jon, pregunta, ¿qué hacemos con esto?

Lo estoy moviendo como me has dicho.

Jon, ¿esto hay que colarlo?

Yo me he desbordado, porque me ha llamado

todo el mundo a la vez.

Y yo no puedo estar en todos sitios.

He intentado ir donde uno y donde el otro.

Estaban: "Capitán, capitán..." Y al final te vuelves loco.

Cagüenla...

Mira, vamos a hacer una comida buenísima.

Pero vosotros sois lastre. -Que no eres un lastre, hombre.

No somos lastre, somos las tres.

Las tres, eso. -Las tres de Castilla.

Pero si le llevábamos la sopa nosotras "palante". Ay, ay, ay.

Equipo rojo, equipo azul,

en 15 minutos empiezan a salir platos.

Me cago en la leche. 15 minutos para la sopa.

Más caldo, chicos. Vamos a empezar regular

con ese entrante, ¿eh?

Que va bien, nos da tiempo. -Perfecto, perfecto.

Vale, eso lo quiero ver ahora.

Vale, ahora sí, es a tope de caldo.

Hecha todo el caldo ya, ¿eh?

Y el huevo no sé si echarlo.

El huevo va a estar igual batido.

Ahí. -Sí.

Capitán, ¿dónde está el huevito escalfado?

Coge el colador ese.

Capitán. Pues vamos a prepararlo ahora.

¿Os habéis acordado ahora mismo?

No, vamos a hacerlo a última.

Porque el huevo escalfado es meterlo y sacarlo.

Yo la teoría la sé y me has hablado de teoría todo el rato.

Pero la estamos aplicando fatal.

Estamos cocinando para cien y tú eres el capitán.

Y aquí hay que exigir, meter caña. Pam, pam, pam.

Me está haciendo un puré aquí. ¿Esto qué es?

Un compota. ¿Esto es compota?

Porque yo habría preferido o puré o el gajo entero.

Lo podemos colar. Hombre, yo la dejaría fina.

Porque ahora mismo...

Vamos a meter la túrmix a tope, ¿vale?

Oye, somos muchos pero mal organizados.

Tenemos un caldo que casi no ha cocido,

una sopa castellana que casi no ha cocido.

La sopa... bueno, es un puré "guarripeich".

Esto es un engrudo de pan con mucha grasa,

con un ajo casi entero y mal picado,

un montón de pan que no ha cocido.

Dale caña. No, no, dale caña tú.

Dale caña tú, pero a todo el equipo.

Ya podéis correr, volar.

Hay que echar bien de caldo, ¿vale?

Va, que yo quiero emplatar ya chicos.

Queridos comensales, bienvenidos a "MasterChef".

Es un honor para nosotros empezar la sexta temporada

del concurso en una ciudad tan preciosa como esta

y con unos comensales tan especiales.

Vosotras, las abuelas de Segovia,

sois las maestras de los cocineros de la zona.

Por eso queremos rendir un homenaje

a todas esas mujeres que han servido de inspiración

y siguen sirviendo

a los grandes cocineros de este país.

Pero no nos olvidamos de los jóvenes, ¿eh?

Vosotros sois el futuro de esta tierra segoviana.

Muchas gracias a todos.

(Aplausos)

Capitán, ¿echo los huevos?

¿Así crees que está bien el aceite?

Sí, échalo ahí.

Jon, ¿echo los huevos o no?

Equipo rojo, equipo azul, los comensales están esperando.

En 10 minutos sale el primero, la sopa. ¿Oído?

Oído. Capitán.

Ca-pi-tán.

Capitán.

¿Oído? Oído, chef.

Yo creo que hacer cien huevos es imposible.

Hay que ser realista y emplatamos ya.

Echaría varios que se mezclen.

No va a dar tiempo a sacar los huevos.

No los hacemos escalfados, los metemos ahí.

Vamos a meter los que tú digas.

Y los rompemos. -Sí.

Yo no he visto tantos huevos en mi vida.

El último. -Venga, vamos.

¡El último!

Mira qué lindo. -Hombre.

Capitán, ya están los huevos. ¿Qué hago?

¿Ya están todos los huevos? -Ya están.

Las patatas, vigílalas.

Hazme un favor ahora cuando puedas, Eva.

Cuando termines de sacar el bizcocho.

Sí. -Me pones el picadillo

y los huevos ahí dentro, ¿vale?

Vale. Cuidado, que quema.

Vale, uno. -Ay, qué bien huele.

Fenomenal. -Venga, le quito los bordes.

Sí, pero hazlos rectitos bonitos, ¿eh?

Los lastres que me ha enviado Jon me han venido muy bien.

La verdad que de lastre nada, al contrario.

Igual batirlo. -¿Lo has sacado?

Vamos a jugárnosla así. -Vale.

Sin más, vamos a hacerlo. Y esto quedaría así.

Venga, y ya emplatamos, ¿no?

Equipo rojo, equipo azul,

en 5 minutos empiezan a salir platos.

El primero es el entrante, la sopa castellana.

Equipo rojo, a emplatar.

A emplatar, chicos.

Voy cogiendo una cazuela como esta.

Perfecto, sí.

Capitán, ¿cuando yo te digo a emplatar...

por qué no vamos a emplatar?

Está aquí ya.

Acaba eso. A emplatar ya.

Dani, cuidado. Vamos incorporando mantequilla.

Vale, hay que sacar cien de estos así, ¿vale?

¿Está bien así? Yo creo que está bien así.

Oye, ¿qué estáis haciendo aquí?

Pues el puré. Un puré de patatas.

Oye, ¿vais los dos al mismo peluquero?

Eso es.

¡Ay, qué bueno es esto! Puede ser, puede ser.

Oye, ¿habéis hecho alguna vez sopa castellana?

Sí. Tenía que salir la sopa de ajo

y aquí no veo nada.

¿Qué narices pasa?

Trae para acá, hombre.

Quitando los dos dedos de grasa

de haber metido cochinillo en el caldo...

Yo nunca he visto un caldo de cocido con cochinillo.

Porque me va a dar grasa. No está mal.

No me entretengas más al equipo, va.

Que bastante tienen con ellos mismos.

Esto va a ser la bomba. Tira "pallá".

Cuatro por veintiuno... ochenta y dos.

Capitán, cien raciones. Una persona emplatando.

Va a estar aquí hasta mañana.

Va a tener razón Pepe que nos vamos a retrasar.

Venga, caña.

Y aquí a traer cochifrito. Pásame otro.

Echa un poquito para allá.

De verdad... Mira cómo está esto.

Ya tengo casi la crema. Me está quedando súper bien.

En cuanto la tengas lo apartas. -Y lo apago.

Venga, rellenamos mangas pasteleras y al hielo.

A Ramón lo he visto bastante bien.

Para todo el caso que significa el primer cocinado

en exteriores nos hemos organizado superbién,

que estaba pendiente un poco de todo.

Y estoy contento como Ramón como capitán.

Vamos, señores, ¿eh? -Espera, espera.

¿Cuánto almíbar le pongo al bizcocho?

Más, más. O sea, emborrachado bien.

Venga, pásalo. Uno, dos, tres, cuatro, cinco,

seis, siete, ocho, nueve, diez.

Cuarenta, casi cincuenta. La mitad.

Equipo rojo, llevamos diez minutos de retraso

en la salida del entrante. ¿Oído?

Ay, no, por Dios. -Oído, chef.

Jordi, ¿puedes poner firme a tu equipo?

Capitán. Capitán.

Capitán, ¿podemos sacar esto?

¿Se puede sacar? Faltan los huevitos.

No vas a hacer cien huevos en dos minutos, ¿eh?

¿Qué queremos, hacer cien huevos en dos minutos?

No, no se puede. ¿Con el plato emplatado?

Retraso, retraso. ¿Puedo sacarlo?

La sacamos. ¿Sí?

Camareros, adelante, por favor.

Comensales, el menú de hoy está compuesto

por cuatro platos, y ha sido el equipo rojo

el encargado de estrenarlo con un entrante

que yo creo que nos va a calentar el cuerpo.

Es una sopa castellana con huevo escalfado.

Pinta bien, ¿no? A ver qué tal está.

Buenas. ¿Qué tal van las cosas por esta mesa?

Bien. ¿Bien? Lo primero disculpadme.

Que ya me fastidia a mí empezar la temporada

teniendo que pedir disculpas por un retraso.

No hay problema. Muchísimas gracias, alcaldesa,

por dejarnos grabar aquí, porque para nosotros

es impresionante ver este acueducto

y poder grabar en él.

-Bienvenidos. Encantada.

Milagros, qué productazos tenéis en la tierra.

Los mejores del mundo.

Tenemos la mejor despensa

de productos de calidad de Europa.

¿Han sabido tratarlos bien

nuestros aspirantes en esa sopa?

La sopa está buena, ¿eh? Hay que ser justos.

Pero también es mejorable.

Quizá un poquito más de pan y menos grasa.

Porque nos habéis pedido que seamos críticos.

De sabor está bien. Pero la costumbre

y la tradición aquí es que sea más densa la sopa.

Venga, equipo. -Vale. Cuidado, dejarme.

¡Que quema, que quema!

¡Aaaaah! -Cuidado, cuidado. Ahí.

Bien, Marina. Bien.

Qué maravilla, tía.

Equipo azul, en 5 minutos salen los huevos fritos

de corral con picadillo y patatas. ¿Entendido?

¡Entendido, chef! Pues venga, a emplatar ya.

Vamos, señores. Vamos aquí.

Venga, vamos darnos prisa, ¿eh?

Vamos estirando platos, por favor, Ramón.

A ver, señores, así.

Ve poniendo picadillo encima de los huevos.

¿Encima de los huevos? -Sí, al ladito.

Pero con un pegote y que tape la yema, como al ladito.

Huevos. Hacen falta huevos. -Aquí, huevos.

Capitán, ¿podemos ir sacando platos?

Los que tienen picadillo.

¿Los que tienen picadillo pueden ir saliendo?

Por favor, camareros, todos los platos que tengan

picadillo pueden salir. Adelante. Gracias.

Llega el turno del primer plato.

Lo ha elaborado el equipo azul y es un plato

que estoy segura de que todos vais a reconocer.

Son huevos fritos de corral con picadillo y patatas.

-El picadillo está bueno, ¿eh? -Sí.

Y las patatas también están estupendas, ¿eh?

Sí, la verdad que sí.

Todo bastante bueno.

Buenas tardes. Buenas tardes.

¿Cómo va la cosa por aquí, Magdalena?

Muy bien. Don Alberto.

Aquí me tienes, hija.

Aquí nos tiene a nosotros usted.

Que muchísimas gracias por acogernos en su casa.

Porque este restaurante tiene una historia...

Pues fíjate, 200 años.

Lo del plato no sería idea vuestra, ¿no?

Hombre, fue de Cándido. No me diga.

Claro. Por un camarero que se llamaba Faustino.

Se le olvidó el cuchillo para partir el cochinillo.

Lo partió con el plato y dijo: "Hoy hemos ganado mucha fama."

Y desde entonces han gastado en vajilla

lo que no hay en los escritos. -Claro que sí.

Porque los platos que yo tiro los compro de hojalata

y cuando los tiro son de oro.

Sí, señor. Qué me gusta a mí escucharle.

-Así me gusta.

Magdalena, está claro que Segovia es una maravilla.

Segovia puede ofrecer al turista todo lo que busque:

castillos, palacios impresionantes,

tres parques naturales, un parque nacional.

Tenemos reserva de la biosfera, todo lo que puedas encontrar.

Como se dice en mi tierra,

no les falta ni un perejil. Nada.

Espero que el equipo azul no haya metido la pata

con este plato que es toda una institución.

Pues he de decirte que mi huevo no tenía puntilla.

Anda...

En Segovia los huevos se comen con puntilla.

Don Alberto, le voy a hacer una pregunta

pero usted no se me enfade. ¿Tienen sus huevos puntilla?

(Risas) Sí.

(Risas) Aquí la tienes.

¿Cómo estaba ese plato? Riquísimo.

Un plato, un huevo frito con un buen aceite de España,

lo mejor del mundo.

¿Bien resuelto todo? Todo resuelto.

Muchas gracias. A por ello.

Venga. Vamos, chicos. Está bueno, ¿eh?

Está rico, ¿no? -Sí.

El cochinillo de Segovia tiene que estar bueno.

Hombre. -Que mi padre es segoviano.

¿Ah, sí? -Sí.

¿Está bien de sal? -Está bien de sal, sí.

Y de mantequilla también. -Venga.

¿Cuánto nos queda para sacar el plato?

Ya, da tiempo.

Yo sigo sacando cochinillo. -Sí, cuanto más mejor.

Por si nos quedamos pillados. Yo creo que nos llegará.

Yo creo que tenemos. -Tenemos.

Mejor que sobre que no que falte.

¡Venga, chicos!

Tiene que quedar muy fino, ¿no? -Bueno, tiene que quedar fino.

Llenar de crema los bizcochos. No, no; más, más.

¿Más? -Sí, sí, sí.

Vale, este ahora lo montamos. -Cuidado, cuidado.

Mucho cuidado, que se puede romper.

Ahora hay que taparlo todo con el mazapán.

Por eso lo tenemos que hacer tan fino.

Y aquí tenemos dos hojas,

pero hay que hacerlo megafino.

Equipo rojo, en 5 minutos sale el cochifrito. ¿Oído?

¡Oído, chef! No quiero retrasos.

Ya podéis emplatar, ya podéis correr.

Venga, va. -¡Tijeras, tijeras!

Tijeras. -Para las mangas.

Hace falta uno más aquí con Jon.

Fabio, ven. ¿Pero como ponemos platos vacíos si ha llenos?

A ver, un criterio para emplatar.

Primero carne, y luego patata y luego manzana.

No sé si estamos así bien organizados.

No, no hay hueco para dejar los platos.

¿Cómo lo hacemos? -Como lo estamos haciendo.

El emplatado del cochifrito ha sido un desastre.

Éramos muchas manos y necesitábamos organización.

Para mi menda. Estos están terminados, ¿no?

Sí. -Cuidado, Loli.

Tienes ahí otro bizcochito rellenito de esos.

¿Vale, Ramón? -Sí, vale.

Aquí hay uno que ya se puede poner.

Azúcar glas y quemamos.

Tú me vas diciendo. -Ya, vale.

¿Aún no han servido el segundo plato?

Qué dices. Pues van fatal. ¿Eh, Loli?

Mira qué preciosidad. -¿Qué guay?

Y esto no sé si lo cortaría un poco por aquí.

¿Cómo hacemos? -Siete, ocho.

Ocho y tres, once. Dieciséis, dieciocho, veinte.

Veintidós tenemos montados.

El cochifrito tiene que salir ya.

Que se vayan llevando y vamos a saco, va.

Camareros, por favor, adelante. Ahora a piñón, ¿eh?

La manzana. Sitio, sitio. -Tú tienes que estar la última.

Tienes que ser la última.

¿Qué organización es esta? Uno por aquí, el otro por allá.

Estáis desperdigados haciendo cada uno una cosa a lo loco.

Es que tiene razón.

Intentemos que la cantidad sea regular, ¿eh?

Falta manzana, por favor.

¿Porque tenéis bastante cochifrito para cien?

Pasad aquí platos vacíos y lo vamos llenando todo.

Venga, platos por aquí.

Yo estoy con el puré, tú con la manzana.

Compota aquí, compota. -Saco el cochinillo.

¿Quién tiene la compota?

Bueno, comensales, seguimos.

Vamos ahora con un cochifrito

con cremoso de patata y manzana asada.

Y ha sido elaborado por el equipo rojo.

Capitán, ¿cuántos platos llevamos?

Ojo con el puré, creo que vamos justos.

¿Me copias capitán? Si hemos sacado ya de más.

Hay que poner 4 o 5 trozos y estamos poniendo un montón.

Chicos, escuchad. Capitán.

¿Sabe lo que me cabrea hablarle al aire?

¿Cuántos platos quedan por emplatar?

Yo creo que hemos sacado los cien platos ya.

¿Te doy el dato? Faltan 25 platos.

No me fastidies.

¿25 platos? ¿Tenéis cochifrito?

No nos llega, no nos llega.

No nos llega ya.

Vaya, vaya, aquí no hay playa...

De repente nos encontramos que no nos llega el cochinillo.

Buah, y a toda pastilla a freír el cochinillo

por un tubo para terminar.

Llevamos 15 minutos de retraso.

Espero un minuto de reloj.

Como no vea comida en esos platos cancelo esto.

Vale, por favor, hay que sacar. Yo tengo más cosas que hacer.

Vamos, chicos. -¿Quién tiene guantes?

Yo. -Reparte con cuidado.

Saco lo que haya. ¡Vamos, corre, ya!

Echa menos, que no da. -Claro.

Vamos, quedan cuatro. -Es una cata.

Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno...

Camareros, lo que hay en esos platos sale. Carguen.

¡Corre, corre!

Qué quemazo, tío. Vámonos.

Señores, espero que sepan limpiar mejor que cocinar.

¿Estamos de acuerdo, capitán?

Estamos de acuerdo. Bienvenido a "MasterChef".

Gracias.

La de disgustos que me están dando estos chicos hoy.

Perdón por el retraso. No es nada.

Bueno, contadme, ¿cómo está ese cochifrito?

Para mí está un poco demasiado pasado.

Pero demasiado seco.

¿Y esa crema que estoy viendo que no está terminada?

Pues es que la de patatas está muy grumosa y muy seca.

La otra sí, la de manzana

me la he comido porque está muy rica.

Sí, aunque yo le hubiese echado un poquito de canela.

Hemos hecho lo que hemos podido.

No, está claro. -No sé qué ha pasado.

Hemos puesto 5 cachos en cada una.

De repente había 10 o 12.

Yo creo que a partir de los cambios de equipo

la dinámica del grupo ha empezado a decaer

y ha sido como una bola de nieve,

una reacción en cadena que ha acabado en caos.

Es brutal el postre que están haciendo.

Qué buena pinta tiene.

Ah, qué guay. -¡Hala, qué bonito!

Mira qué pasada. -Qué emoción.

Ahora sólo tienen que salir cien.

Venga. -¡Qué guay!

A ver, ¿cómo vais por aquí? Muy bien.

Mira qué bonito queda.

Está quedando espectacular.

¿Seguro que eres conductor de la EMT?

¿No has sido pastelero antes? No, no.

Yo he visto que empezabais bastante regular,

pero me está sorprendiendo.

Podéis empezar a emplatar el postre ya.

Vamos llevando. -Jorge, todos los platos

hay que poner, los cien.

La verdad que el postre nos tenía acojonados.

Pero bueno, al final después del camino tortuoso

creo que nos ha quedado súper bien.

Qué bonito, tía. -Hemos salvado el postre.

Era lo que más miedo me daba y mira al final.

Ramón, ¿puedo dar la orden de salida de platos?

De los que están montados sí. Camareros, por favor,

podéis empezar a sacar los ponches.

¡Qué alegría!

Vamos a poner el punto dulce a este menú con un postre

que ha elaborado el equipo azul.

Es el ponche estilo segoviano.

Disfrútenlo.

Buenas a las chicas jóvenes. Hola.

¿Y qué tal? Es un postre muy difícil.

Y yo creo que lo han conseguido bastante bien.

¿Con cuál nos quedamos, con el de la abuela o con este?

Van por ahí por ahí. Está bien dejando

el corazón a un lado. Ahora, metiéndole el corazón

el de la abuela. La abuela es mucha abuela.

Bien, chicos.

(TODOS) ¡Eh, eh, eh, eh!

Chicos, a limpiar.

Siento cortar el rollo.

La verdad que el cocinado se puede resumir

en términos médicos como:

"piiiiiii, pi, pi, pi..."

Y bueno, pues ahí estamos, ni pala ni nada.

Hemos resurgido ahí.

Comensales, ha sido un honor y un placer compartir

con vosotros el que es nuestro

primer exterior de "MasterChef 6".

Creedme si os digo que se han dejado la piel

en los fogones, y que nosotros de corazón esperaos

que hayáis disfrutado. Muchísimas gracias.

(Aplausos)

Aspirantes, cocinar para cien comensales

en tan sólo 120 minutos era todo un reto.

Pues sí. Y tengo que daros

la enhorabuena por luchar hasta el último segundo.

Gracias. -Gracias, Eva.

Aunque eso sí, parece que algunos de vosotros

habéis trabajado con más ganas que otros.

Equipo azul, habéis empezado el cocinado

cometiendo errores graves.

No erais capaces de preparar

los huevos fritos como es debido.

El problema: los restos que quedaban en la espumadera

hacían que los huevos se pegasen y se rompiesen.

Además, no habíais calculado bien las cantidades

del picadillo para los cien comensales.

Y encima se os cortado la crema pastelera.

Sin embargo habéis seguido mis consejos

y habéis repetido la crema pastelera con éxito.

Sorprendentemente lo que ha empezado mal

ha acabado bien.

Enhorabuena. Gracias.

Somos un equipazo, chicos.

Oye, ¿yo no he frito huevos? -No, no, los dos.

Ramón, enfrentarse a una capitanía

en la primera prueba de exteriores

y con unos compañeros que todavía no conoces

lo suficiente es una tarea muy complicada.

Cierto. Pero he de decir

que lo has hecho muy bien.

Muchas gracias.

Bien, Ramón.

Estoy muy contento porque para ser

el primer exterior nos ha salido guay.

Me gustaría hacer una mención especial

a los aspirantes lastre que ha descartado Jon

del equipo rojo, Loli, Ketty y Marina.

Os habéis adaptado muy bien y de forma muy rápida

a la manera de trabajar de Ramón

y habéis dado todo para ayudar a que vuestro nuevo equipo

sacase todos los platos adelante.

Viendo cómo habéis cocinado en el equipo azul

no entendemos cómo Jon os consideraba un lastre.

No, yo nunca he considerado lastres.

Tengo que elegir a tres y sin pensar he decidido tres.

Lo primero que me ha venido a la cabeza.

-Ah, mira qué bien.

Ha sido un poco como:

"Bueno, tú, tú, y tú."

Puede que prefiera cocinar con hombres.

A lo mejor la próxima vez lo tienes que pensar más.

Por supuesto que sí. Seguramente sí.

Ahí lo dejo. (SUSPIRA)

Nos toca. -Yo estoy preparado para todo.

Equipo rojo, a vosotros

os ha pasado exactamente lo contrario.

Habéis empezado bien y habéis acabado...

Un caos.

Grasa en la sopa, sabor flojo.

El puré de manzana tenía un aspecto terrible.

Pero lo peor lo peor lo peor, la organización.

Vuestros platos han salido tarde

y han retrasado todo el servicio.

Jon, has sido elegido capitán por tus compañeros.

Sí. Pero creo que les has fallado.

Y también a nosotros.

Si hay una cosa que me molesta

es que me digan que sí a todo y no me hagan caso.

Me he pasado la prueba persiguiéndote

e intentando ayudarte para reconducir a tu equipo.

No me has hecho ni caso.

Me he superado, de verdad. Me he puesto a organizar

luego según me decías y se me ha ido de las manos.

Lo tengo que reconocer.

Está claro que la presión ha podido contigo.

Sí. Eso no puede volver a pasar.

La siguiente vez si me toca ser capitán estaré más atento.

Ha sido un error que igual tengo que corregir importante,

estar más atento a los consejos del chef

y no dejar que se te vaya de las manos.

Fernando has llegado al equipo rojo

un poco tocado y de bajón. Te ha faltado fuerza.

Oxana, Daniel, vosotros sin embargo

habéis arrimado el hombro,

pero creo que no ha servido de mucho.

Lo lamento. No pasa nada.

Equipo azul, yo os había dado las indicaciones necesarias

para sacar el postre adelante.

Pero aún así se os ha cortado la crema pastelera.

Fernando, tú no has estado muy acertado

en la elaboración de dicha crema.

Por suerte para vosotros vuestro capitán ha conseguido

reconducir las elaboraciones y con la ayuda de Jorge

han sido capaces de sacar un buen ponche.

Enhorabuena. -Felicidades.

Gracias, chicos. Gracias.

Madre mía, qué tensión.

Por todo esto concluimos que el equipo ganador

de la prueba de hoy es...

el equipo azul.

¡Vamos!

Bien, chicos.

¡Las tres lastres!

Estoy muy contenta con el veredicto.

Después de que me han puesto de lastre hemos ganado.

Equipo rojo, junto con los aspirantes lastre

Oxana, Daniel y Fernando seréis los primeros

de esta edición en enfrentarse a la prueba de eliminación.

Os espero a todos en plató.

Mucha suerte. Qué mal, qué mal.

Vuelven los Campamentos MasterChef.

Si tienes entre 8 y 16 años, te apasiona la cocina,

la naturaleza y quieres vivir una experiencia inolvidable

no te puedes perder nuestros campamentos.

Además convivirás con los concursantes

de "MasterChef Junior".

No lo pienses más, este verano Campamentos MasterChef.

(TODOS) ¡Ven a Campamentos MasterChef!

Oh, chaval. -Hala, tío.

¡Ooooh! -¡Oh!

Qué bueno, tío. -Mira, mira. Qué pasada.

Qué fuerte. -Voy a tocar.

Pasad, pasad, cotilleadlo todo.

Mira. ¿Y esto, tío?

Vaya cocinas. Igualita que la de mi parque de bomberos.

Es flipante. -Increíble.

Es una gozada, es como un parque de atracciones.

Para el que le gusta cocinar esto es el paraíso.

Mira qué plato, Jorge. Vaya.

A mí no me hace falta ni un buen dormitorio,

ni un buen salón, me hace falta una buena cocina.

¡Vamos, chicos! -¡Al restaurante!

¡Oh, pero bueno...! -¡Joder!

¡Ay, madre! ¿Comeremos algún día aquí?

¡Guau!

¡Pero bueno...! -¡Familia, estoy en la gloria!

Hala, mirad todas las conservas.

Qué bonito, ¿eh? -Qué guay, me encanta.

Es que me cogería una cesta e iría metiendo ahí cosas.

Soy catalana, soy muy rata, muy rata.

Aspirantes. Nos llaman.

Sé que es muy bonito todo, pero aquí a venís a concursar.

Delante de cocinas.

Impresionante y, sinceramente,

Un poco asustado, un poco acongojadillo.

Te impone el delantal negro.

Aspirantes, bienvenidos de nuevo a las cocinas de "MasterChef".

(TODOS APLAUDEN)

Ya habéis curioseado bien todo. (TODOS) Sí...

Me han contado los jueces que la última vez

que estuvisteis aquí, en la prueba de casting,

estábais tan nerviosos que solo tuvisteis ojos para ellos.

No visteis nada más, ¿no? Además de verdad.

-Ni el reloj. -Ni eso vimos.

Me están diciendo que hay algo en el restaurante que necesitamos.

Voy a ir a buscarlo, un segundo nada más.

Welcome to "MasterChef". -A ver qué nos sacan ahí.

-¡Sorpresa!

(TODOS GRITAN Y APLAUDEN)

(Gritos de concursantes y equipo) Qué bonito.

Tenemos una sorpresita muy especial de todo el equipo

del programa para ti, Jordi.

Jordi acaba de conseguir, nada más y nada menos,

que la tercera Estrella Michelín

en su restaurante ABaC. ¡Ostras!

Pero qué orgullo.

No me lo esperaba, me he quedado blanco.

Enhorbuena, corazón, te lo mereces. Es cosa tuya, también...

(RÍE) Con la de recetas que te he dado.

Con lo que te ha costado.

Trabajo y esfuerzo, felicidades.

(Aplausos) Esto no me lo esperaba.

Las estrellas son lo más en la cocina.

Estoy orgulloso de compartir espacio con él y cocinar para él.

Es un orgullo para todos nosotros. Os lo agradezco.

Es difícil ser exigente aquí, serlo en casa...

Pero, al final, vale la pena.

Os recomiendo meter ganas,

porque si te lo curras... Vale la pena.

Y, ahora... a hacer "MasterChef". (TODOS) Enhorbuena...

¡Enhorabuena, Jordi! (TODOS APLAUDEN)

-No soy capaz ni de imaginarme...

Que algún día a mí me puedan entregar aunque sea una.

Pero sería... el sueño de mi vida, vamos... el sueño.

Pues, ahora sí, vamos con el repaso.

A ver qué ha pasado en exteriores.

Marina, ¿tú crees que os precipitasteis al elegir

a Jon y a Ramón como capitanes?

No salieron las cosas como yo pensaba que iban a salir.

Y eso que llevas el delantal blanco.

Y eso que llevo el delantal blanco; pero un cambio que yo, a priori,

no entendí por qué yo fui un lastre,

no sé si fue una decisión

que no la llegó a pensar bien o prefiere cocinar con chicos,

porque, de repente,

se deshizo de tres chicas del tirón, me cabree mogollón.

Pero mogollón...

Al tuntún, dijo él. Sí, precipitada.

-Es que fue así, no les conozco y empezamos con una gran tensión.

-Perdón, yo tampoco te conozco y te elegí capitán.

-Estás en caliente

y tomas decisiones a veces acertadas y otras...

-Porque veo un poco más allá.

-Yo también puedo decir: "Pues vaya marrón al elegirme

de capitán que yo no lo he querido ser".

Pero lo acepté... ¿Crees que el veredicto

hubiese sido el mismo con ellas en tu equipo?

Seguramente no. -No, no hubiera sido el mismo.

Jon... y esto va para todos,

ser capitán es una responsabilidad y una oportunidad.

Y eso hay que aprovecharlo, era tu día para brillar, ¿brillaste?

No... en absuluto. Punto, no hay más.

Ves el programa, te supera... A mí me ha superado.

Uf... no sé, pensaba que iba a ser más fuerte pero...

Me encuentro con que... no sé, estoy un poco bajo de ánimo.

Antes de dar paso al último reto de la noche,

quiero recordaros a todos

la importancia de entregaros al máximo.

No solo por aseguraros vuestra permanencia en "MasterChef"

sino porque los mejores aspirantes de cada prueba

podrán conseguir ventajas muy importantes.

Este año vamos a ser muy rigurosos

y queremos que nos déis el 200% en cada prueba.

Uno de vosotros es el ganador de "MasterChef VI".

Muy bien. Os jugáis mucho,

así que tomaoslo en serio.

El ganador se llevará

un premio en metálico de 100 000 euros.

¡Anda! El trofeo que lo acredita

como vencedor de "MasterChef VI"

y publicar su propio libro de recetas.

¡Ostras! Además, la facultad

de Ciencias Gastronómicas, el Basque Culinary Center,

de San Sebastián,

otorga tres premios para los tres primeros clasificados.

El ganador se llevará un máster en Cocina Técnica y Producto.

El segundo ganará un máster en Pastelería.

Y el tercero un curso

de especialización de ocho semanas de duración.

Muy bien... -Ese es el mejor premio.

Quiero que tengáis muy claro que "MasterChef"

no solo le cambia la vida al vencedor,

os la puede cambiar a todos. En vuestras manos

está aprovechar esta oportunidad

y empezar a cumplir el sueño

por el que algunos lleváis años luchando.

La vida...

Ahora sí, delantales blancos... ¡Ay, Dios!

Disfrutad de vuestra primera prueba en galería.

Prefiero estar arriba,

pero me gusta cocinar y vivir situaciones límite.

El objetivo es cambiar

el delantal negro por uno blanco a toda costa.

Aspirantes, comienza la primera eliminatoria de "MasterChef VI".

(SUSURRAN ENTRE ELLOS)

Jon, ¿qué no te gustaría encontrar bajo esa caja?

Sinceramente me da igual encontrarme lo que sea.

¿Crees que las ocho cajas misteriosas contienen lo mismo?

Sinceramente no, pero puede ser que sí.

(EL JURADO RÍE) -La caja misteriosa...

Es una putada, perdón por la palabra,

de verdad, la caja misteriosa puede ser cualquier cosa.

Y me imagino que será alguna cosa que no me gusta.

A la de tres, quiero que levantéis las cajas todos a la vez.

Qué nervios... Una, dos y tres.

(LOS ASPIRANTES MURMURAN)

-Bien, bien. -Mira, setas.

-Oh, my God... vegetarianos. Como podéis imaginar

es una caja misteriosa vegetariana.

Hemos estado haciendo el cálculo de elaboraciones

que tomamos por temporada

y llegan a los 300 platos.

(SORPRESA ENTRE LOS ASPIRANTES)

Así que hemos decidido empezar a cuidarnos.

(Risas) De hecho, he de reconocer

que llevo a dieta desde que terminó la edición Júnior.

(Risas) No te cunde la dieta.

No sé, menos mal que vas de negro. Se nota.

A Pepe le daría yo 24 horas en el parque de bomberos,

pasaría una jornada que le iba a encantar, seguro.

La Organización Mundial

de la Salud recomienda la ingesta diaria

de 400 g de frutas, verduras y hortalizas.

Y los españoles estamos, aún, muy lejos.

Aspirantes, como os habréis imaginado deberéis hacer

un plato libre ovolácteo-vegetariano.

Marta, ¿contenta con este reto y los ingredientes que tienes?

Pues sí, estudio Nutrición, entonces,

me gusta mucho cocinar con frutas y verduras.

Así que... tengo alguna idea, a ver qué tal sale.

-Ahora viene la bomba, verás.

Esta caja que tenemos delante esconde un ingrediente

que se utiliza siempre en la cocina, pero...

Del que mucha gente abusa. Cebolla.

Eh... Sal.

O sea que sin sal. -La madre...

No hay sal.

La sal es uno de los ingredientes básicos que encontramos

en cualquier cocina del mundo.

La sal es necesaria para el correcto funcionamiento

del organismo; pero consumida en exceso

es una de las principales causas de hipertensión arterial.

No sé por qué me miras a mí.

Pepe, tienes que hacer como yo: como casi sin sal

para no retener líquidos. Sí...

Fíjate cómo está Eva. ¿Esto es retención de líquidos?

Claro, mira, ¿sabes qué?

Que lo mío dentro de unas semanas se quita, lo tuyo...

(Risas)

Aspirantes, tenéis 50 minutos para hacer un superplato

con los ingredientes de vuestra caja misteriosa

y con los encontraréis en el supermercado.

No podréis utilizar sal, pero en el supermercado

podréis encontrar gran cantidad de especias y condimentos

y hierbas aromáticas las que sazonar vuestros platos.

Uf...

Queremos un plato con mucho... ¡sabooor!

Me gusta cocinar platos exóticos

y el componente salsas y sal es superimportante.

Se me hacía una montaña encontrar sabores en unas verduras.

Estoy viendo caras de preocupación, como si estuviérais perdidos.

Para daros algunas claves de cómo cocinar sin sal nos acompaña

una gran cocinera que tiene los mejores tomates de España...

Desde El Cuenco de Pepa en Madrid...

Pepa Muñoz. Madre mía...

(Aplausos de los aspirantes) Pepa, cariño...

Está muy bien...

Buenas noches, Pepa, gracias por venir a "MasterChef".

Cuéntale a los aspirantes qué tipo de cocina

haces tú en tu restaurante.

Vamos a ver, hacemos una cocina

muy natural, sencilla, pensamos que menos es más.

Mi inspiración es el campo, la huerta nuestra.

¿Nos puedes mostrar los platos que has traído?

Pues aquí sacamos un plato muy sencillo que no por sencillo

es fácil, hemos hecho unos guisantes,

los hemos salteado con aceite de peregirl,

un huevo de campo escalfado y, luego, cebollitas de siembra.

Lo vamos a terminar con otro aceite,

¿quién no se ha comido

un huevo frito con pimentón o con un poco de comino?

-Qué rico... -Aceite, comino y pimentón.

-Le podemos aportar esos sabores que da la sal

con unas especias o con otros ingredientes.

-¿Eso del medio es el huevo? -Sí.

¿Y alguna cosa más, Pepa? Sí, claro que sí.

Hemos hecho un plato más tradicional, ¿vale?

Con una legumbre...

Como un cocido de verduras, sin grasa ni nada.

Vamos a colocar

unas flores que den sabor y color con la cebolla

para buscar distintos sabores también hay que cambiar

algunas técnicas, por ejemplo, la alcachofa

a la brasa; no tiene que ser todo cocido, el horno aporta

su sabor, la fritura aporta su sabor...

Y, luego, con avellana tostada

le damos un toquecito, al final todo suma.

-Qué bueno... oh...

Bueno, aspirantes, espero que hayáis tomado

buena nota de los consejos de Pepa.

Tenéis 50 minutos para cocinar y tres minutos más

para entrar al supermercado y el tiempo comienza

en tres, dos, uno... ¡ya!

(TODOS ANIMAN A LOS ASPIRANTES)

A petarlo... ¡ya!

Vuestra primera vez en el súper.

Si yo tuviera en mi casa

el súper así... ¡guau! Yo estaba en la gloria.

-Cuántas cosas, qué bonito todo. -¿Dónde está la pimienta?

¡Toni! ¡Joder, me cago en la leche!

-No seas mala, Eva, no seas mala.

-Vaya tela qué susto. Últimos diez segundos.

Esto con esto, tatatá... Cinco, cuatro,

tres, dos, uno... estáis todos ahí en casilla de salida.

¡A cocinas! No, no, no, Fernando.

(DESDE LA GALERÍA) Vamos, chicos, venga, vamos, vamos.

¡Vamos!

A ver, Pepa, es una prueba que puede ser muy sencilla

o muy difícil, porque hoy sustituimos lo salado

por lo sabroso. ¿Y cómo lo hacemos

para que lo sabroso no esconda el sabor delicado

de las hortalizas, verduras y demás?

Yo creo que se trata de meterle potenciadores de sal,

como has hecho, con el toque de comino en el aceite

con ese toque de cebollino que le aporta frescor,

con alguna hierba aromática... Ajo.

El ajo le sube el tono a muchísimas cosas si no te pasas.

Voy a hacer una crema de verduras y lo adornaré

con verduritas a la plancha,

estoy innovando, nunca lo he cocinado sin sal.

Estoy un poco asustado, la verdad.

-Ras el hanut...

El vinagre realza mucho las elaboraciones.

Encurtidos tienen, láminas de pepinillo

en un momento dado... ¡pam! Sí, te sube el tono de la acidez,

te da matices...

Oxana qué está haciendo, ¿es una masa?

-Un pastel de verduras.

-Muy bien... -Mira la tía...

-Muy bien, Oxana. -¡Ya voy!

-Qué te gusta un rodillo, dale.

(Risas en la galería) La gente se equivoca conmigo,

no soy nerviosa

ni loca perdida ni nada, soy muy expresiva, me expreso así.

-Voy a hacer una sopa de tomate con pimiento rojo,

un poco de cayena, pimienta y albahaca para darle sabor.

Luego, utilizaré el tomate en varias texturas,

tengo ventaja porque estoy acostumbrada

a comer frutas y verduras y como sin sal, así que genial.

Voy a intentar concentrarme más y hablar menos, es complicado.

Esos tomates que hay en tu restaurante...

Son de la huerta nuestra, hemos hecho un gran trabajo

son 15 años con el huerto y, luego,

hemos buscado semilleros antiguos, los hemos recuperado.

Son semillas de 50, 60 y 70 años que se sembraban

que eran tomates muy feos con mucha merma,

entonces la gente no los compraban y dejaban de sembrarlos.

-Voy a hacer un puré de coliflor con citronela y hojas de lima

y lo voy a acompañar de una tempura de verduras mini

con ras el hanut y me ayudaré de las alcaparras para salarlo.

-Va bien, Toni, eso tiene... ¡saboooor!

-Esperemos, esperemos...

-Huele bien.

-Mi especialidad son los arroces;

porque es el alimento con el que más familiarizado estoy.

Como sé que a Samantha le gusta el arroz, hago un buen sofrito

para que le dé sabor, por no poder usar sal.

Un arroz de verduras puede estar muy rico.

Muchos nos lo habíais pedido y, por fin, ha llegado el momento.

Ahora podréis probar los mejores platos del programa

en el restaurante "MasterChef",

situado en Madrid, una auténtica experiencia

donde, además, podréis conocer

a alguno de los aspirantes del programa.

Si queréis más información,

permaneced muy atentos a nuestras redes sociales.

Sé que estás muy sensibilizada

con el tema de la salud, la nutrición... cuéntame.

Totalmente, hemos hecho colaboraciones con la oncología.

No hay ningún alimento que 100% te asegure

que te libra de una enfermedad;

pero sí se ha demostrado que las verduras de suelo,

por los minerales que le aporta la tierra

ayudan a regenerar las defensas.

Entonces, es un alimento... No son curativos

pero son preventivos. Exactamente.

-Perfecto. -Ya huele, huele.

-Qué bien huele ese pimiento.

Pues ya me dan ganas de probar tus platos,

¿nos dejas? Claro que sí.

Es una cocina natural, de esas que dices:

"Me gustaría comer así todos los días".

No se echa de menos la sal.

Yo lo que veo un poco loco es a Fernando, no lo veo centrado.

No sé qué está haciendo.

-Me gustan mucho las verduras,

la verdad, he tenido suerte con la caja.

Voy a hacer un guisito que lleva una selección de setas.

Voy a suplir la sal con hierbas aromáticas:

comino, romero seco... pimentón dulce.

Y un poco de guindilla para darle ese "punch" sin pasarme

por si a alguno se le saltan las lágrimas.

(CANTAN DESDE LA GALERÍA) #Antoska, Antoska, Antoska...

#Antoska, Antoska...# -Mírala, es que es un personaje.

-Qué olor más bueno, quiero arroz, arroz...

Las gafas... -Se le empañan.

-Vamos... -Ese valenciano de Foyos.

-¡Viva Foyos! -Qué rico huele por ahí.

-Ese bombero guapo. -Qué me gusta un uniforme.

-Dani va superbién. -Gracias, chicos, gracias.

-Es como si fuera mi hermano. -Lo has conocido aquí.

-Sí, pero es como mi hermano. -Ya...

Cuanto más primo más me arrimo. -No, no qué va.

Daniel... ¿qué estamos haciendo? Buenas, chef.

Un salteado de verduras con un fondo

con bastantes especias. Es un aliño.

Sí. -¿Qué aceite has cogido?

-Aceite de oliva, he frito la cebolla con el apio,

un poco de ajo para que le dé sabor, pimentón

y remolacha para que... Creo que ha cogido tu idea

y la está aplica a la perfección. Correcto.

¿Qué cocción le has dado a las verduras?

Cada una la suya, creo. El romanescu lo veo crudo.

Sí, me ha faltado un poco. Si necesitas saber más

sobre puntos de cocción de cada verdura,

lo que son conocimientos.

Escuela online de "MasterChef". Sí, eso por supuesto.

Tenemos un capítulo de verduras

que con eso... Con eso no falla.

(PEPA) Las setas. -Las voy a saltear.

No, que las saques de la piscina. Del agua...

-Ah, vale, vale. Que cogen agua.

-¡Venga, brother! -Venga, vamos, Dani.

-Víctor... venga, lo tienes controlado.

-Ahí va...

-Venga, Fabio. -Le falta un poco de sabor, creo.

-Métele caña, Fabio.

-Es que sal le echo a todo, pero a todo.

-Qué tal... -Pues la verdad es que he empezado

un plato sin tener las cosas claras.

Bueno, la idea es que... he escalfado unos... una coliflor,

un brécol y voy a hacer una crema de champiñones

con las setas y la cebolla para napar la coliflor.

Luego, por otro lado, quiero hacer unas verduritas

salteadas con brécol y a ver si hago una cremita de naranja.

-No está muy definido. -No... no.

No, está pasando algo curioso,

lo que veo por aquí no está mal.

Lo que está mal es él. Yo estoy fatal.

Descentrado, desordenado

como la capitanía que vimos en exterior.

Tengo un cacao mental en la cabeza

con la presión que estoy sintiendo que no tengo nada claro.

-Estoy un poco preocupado. Despreocúpate y hazlo bien.

Mira, no te molestamos más. Sigue.

-Gracias.

-Quedan... 15... hasta los 50. -Hasta el cero.

-Hasta el 50, tía. -No, cari, no.

Es cuenta atrás. -Ah... amiga.

Atención, aspirantes, entramos en los últimos 15 minutos.

(TODOS) ¡Oído!

-Mira, Víctor ha hecho una tempura. -Esto va a estar muy rico.

-Bueno... -Muy bien, Víctor.

-De categoría, tío, ¿y Fernando? ¿Cómo va Fernando?

-Venga, guapos.

¿Qué tal, Oxana? Mira, estoy haciendo...

Está en el horno, estoy haciendo un quiche de espárragos,

champiñón, cebolleta, nata, huevo, un poco de...

Vale, un poco de una cosita que no sé el nombre.

Da un poco de salado,

acompañado, por su consejo, de... de...

-Frutos secos. -Sí, frutos secos.

¿Tú la estás entendiendo?

¿Sí...? Haremos una cosa:

dejaremos que tu plato hable por ti. Vámonos.

Gracias...

-Fernando, venga, vamos.

-Lo de Fabio ya está hasta limpio, qué bien...

Está apoyado ya. -Tiene una tranquilidad el tío.

Para hacer la foto, el modelo tal...

Es que... qué arte, qué arte.

Atención, aspirantes,

entramos en los últimos cinco minutos.

(TODOS ANIMAN DESDE LA GALERÍA) ¡Vamos, chicos, arriba!

-Pintaza lo de Oxana. -Es muy rusa.

Ellos ponen todo como... ¡pum, pum!

-Oye, hazme un arroz cuando lleguemos,

llevo tres días sin comer. -Lo que quieras.

-Fabio está haciendo mucho, mucha cantidad.

-¡Oh!

-Fernando... -Que queda poco, chicos.

-Vamos, Fernando. -¡Fernando!

-Qué gusto tenerte aquí. ¿Sí? ¿Estás contento?

Vamos a ver, es un guiso de los que te gustan.

Soy guisandera, guisandera. ¿Le has metido hierbas?

-Comino, romero seco, pimentón, un poco de guindilla...

Y una selección de setas

que quería que predominara. -Pero hay que controlar.

La especia está un poco subida. Está un poco potente

y no sé si, al contrario, al pasarte de especia

tampoco ayudas mucho y te frena un poco el sabor.

No sabes lo que hay.

Vamos, Pepa. Adiós.

-Venga, Fabio, tiene buena pinta.

Mira, Toni, qué te traigo. Qué chulo.

Manual del aspirante a chef

y tú eres uno de los primeros privilegiados en tenerlo.

Incluye un montón de consejos y algo muy útil:

un menú para cada estación del año. Perfecto.

Aquí te lo dejo, que lo disfrutes. Muchas gracias.

-Qué bonito, Marta.

Aspirantes, ahora sí. último minuto.

Venga, chicos, que queda poco. -Mira, Fabio se lo repensó.

-Madre mía... -El plato de Daniel...

-Guapísimo. -Guapísimo...

-Creo que tiene muy buen gusto para decorar.

Diez, nueve, ocho, siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno... ¡Tiempo!

Manos arriba. -¡Manos arriba!

(Aplausos) -¡Bien, chicos!

-No quiero marchar

y no me voy a marchar, ¿eh? Os doy mi palabra.

Si quieres aprender

todo lo que necesitas saber sobre cocina, tenemos una novedad:

en la escuela online de "MasterChef"

vas a encontrar más de 100 nuevas recetas

donde podrás convertirte en un masterchef.

Además, encontrarás trucos

para sorprender a tu familia y amigos con deliciosos platos.

Ya lo sabes, entra en la escuela "MasterChef".

Aspirantes, ahora, los jueces van a pasar

por vuestros puestos de cocina para ver

los platos que habéis elaborado.

Huy, soy el primero. Cuéntanos.

De Pepa he copiado la ralladura de avellana encima.

Eres tendencia ya, Pepa.

¿Qué te parece a simple vista? Bien, es un plato fresco,

yo le hubiera metido alguna hierba...

Algo aromático.

Muy bien, Daniel. Gracias. A vosotros.

Cuéntanos, Marta, ¿qué es esto?

Para darle sabor he utilizado pimienta...

Cayena... Bien de ello, sí.

Esta sopita en México... El toque picante me gusta,

pero no tengo que pensar solo en mí.

Sobre todo cuando haces una crema de algo,

da igual tomate, pimiento... Que lo cueles.

Sí, lo tendré en cuenta. Gracias.

A ver qué ha hecho Toni. Un arroz de verduras.

Bueno, no es mala idea. He hecho un sofrito

con las verduras que teníamos.

Está bien ejecutado, de punto y todo.

Yo hubiera dejado reducir más el fondo, pero el punto es bueno.

Sí, maravillosamente bien. Gracias.

Gracias, Toni. A vosotros.

¿Qué tal, Fabio? Hola, muy buenas.

El tema de emplatado no lo has trabajado en casa.

Algo...

-A Pepe le ha gustado, yo creo.

-Lo de Fabio...

Yo veo tres platos vegetarianos. Son tres conceptos diferentes.

La energía mal canalizada se dispersa.

Quiere hacer mucho para demostrar que sabe...

-Chis. ¿Qué tal, Oxana?

Sabe a eneldo. -Sí...

Es una forma de darle sabor, va sin sal y sí iría bien.

Gracias... (DESDE LA GALERÍA) Antoska...

Muy bien, Víctor. He hecho una crema fina

de coliflor con patata y citronela y hojas de lima.

Singular. Ya.

Me dejas las cosas tiradas encima de un plato.

Original, diferente... Casan bien.

Bueno, Fernando, ¿qué has hecho? ¿Callos?

Es un guisito: almendra tostada, ajo, pimentón...

¡Joder! Habrás puesto todo el pimentón que tenías.

Pimentón, ajo... al final no sabe uno lo que hay definido.

Mejorable, muy mejorable.

Bueno, está complicado el tema. Sí.

-Bien, bien, tranquila.

Aspirantes, estáis a punto

de enfrentaros a vuestra primera cata eliminatoria.

Marta, Jon y Fernando.

Por favor, coged vuestros platos y pasad a la bodega.

¿A la bodega? Por favor. Esperad allí, ¿vale?

Vale. Vamos a ver.

Nos han mandado a la bodega que, normalmente,

es una cosa buena, pero no ahora. Todo es posible.

¿Eh? Pero, vamos, no creo que nos saquen a hombros.

No me da la impresión.

¿Por qué nos estarán haciendo esto? -Yo estoy preocupado.

El primer plato que queremos probar es el de Toni.

Mi plato se llama arroz cítrico de la huerta de Follos.

Eres de un pueblo llamado Foyos. ¿Qué matices le has dado

para que no esté tan soso? He hecho un sofrito

con las verduras que teníamos.

Por otra parte, he escaldado unas verduritas

para tener otras texturas,

aparte de las fritas, las escaldadas.

Y para contrarrestar la falta de sal,

he añadido romero, pimienta multicolor que había.

Y he rallado un poquito de lima, como de naranja

para que tuviera un poco de saborcito.

Tiene buena pinta desde aquí.

El punto del arroz es muy bueno. Está muy bien hecho y ejecutado.

Me falta algo más de potencia.

Y te diré de amigos, colegas que se dedican a hacer arroces,

que es un buen potenciador coger muchos ajos,

dorarlos y echarle trozos de coliflor muy dorados.

Se hace un puré y se lo echan al arroz y lo potencia.

Es bueno saberlo. Pero está muy bien hecho.

El punto es muy bueno del arroz.

Y nada, falta un poco... Es un plato para cocinarlo sin sal.

-Muy bien. -Qué bien, ¿no?

(Aplausos)

Estoy atacada ahora mismo. -Que no te ataques, jolín.

Fabio, ¿cómo llamarías a tu plato?

Ecohuerta de crema cítrica.

He metido un poco de cítrico

para que dé un potenciador de sabor.

¿Presentarías una crema así con las verduras enteras?

El que no tenga un tenedor

a la izquierda, a ver cómo se come eso.

Hacer así, ¿no?

Es como un huerto. Eso es. Así.

¿Tú tienes hijos? No.

Me recuerda bastante a un puré infantil.

Tú has estado en varios colegios, ¿no?

Bueno, alguno que otro.

¿Como cuántos? Pues más de tres y menos de nueve.

¿Ocho? Ocho colegios, sí.

Era un niño gamberrete de joven.

No es que fuese un niño malo. Era un poco inquieto,

pero con un gran corazón.

Primero, con las manos.

Fíjate.

Deja siempre tres o cuatro servilletas a los comensales y...

Un poco de la huerta, por eso. Ah, entonces, me hago así.

(RÍE) -¿Qué ha dicho?

Me ahorro la servilleta.

Está todo muy bien hecho. Creo que si hubiese utilizado ahí

una cáscara rallado de una naranja, le da un perfume muy alegre.

La cáscara siempre es más útil.

La crema me gusta mucho la textura que tiene.

El cítrico... de otra manera. Dale una vuelta.

Estamos para aprender y para mejorar.

(FABIO) Mi valoración ha sido más que justa,

porque estaba un poco ácido debido al cítrico, pero bueno.

Sé que lo he hecho lo mejor posible.

(RESOPLA)

Oxana, ¿cómo se llama tu plato?

El nombre lo dieron mis compañeros.

Es nuestra canción que nos cantamos

en la prueba de exterior, que se llama Antoshka.

La traducción en ruso es Antonio,

de un chaval que quería comer

y no quería trabajar. Al final, no comía.

Entonces, ahora tiene este nombre.

Lleva espárragos verdes con champiñón,

cebolla pochada.

Tiene un poco de nata, huevos, eneldo.

Y una ensaladita fresca y...

(Risas)

Que acompaña mi quiche Antoshka,

que da un poco de amargor. Me encanta.

No sé si va a gustar a vosotros. Corten.

Sí, vale. Perdón. Oxana, en tres palabras,

el nombre de tu plato en castellano.

Vale. Quiche vegetariana Antoshka.

-A ver qué tal está esto. -Eso está bueno.

Lo que me gusta es que has hecho un plato original,

que está rico, bien hecho.

La quiche siempre la tomo con ensalada.

Valoro que hayas aprovechado el tiempo de horneado

para hacer una guarnición que le vaya.

Gracias, Samantha. -Me ha gustado mucho la quiche.

Cocinar sin sal, estamos viendo que no es fácil.

Pero no se aprecia al final con el eneldo y todo eso.

Al final, le ha dado su puntito.

Bien. -Gracias.

Está sabroso, está rico. Y para mí, es un aprobado con nota.

Buen trabajo.

Somos los tres peores platos. Por eso estamos aquí.

Que lo siento. No lo digo por vosotros.

Estoy sacando conclusiones

por lo que me han dicho. Perdón.

Víctor, Daniel, os haré una valoración de vuestros platos.

No hace falta que los traigáis.

Son platos de un aprobado muy justo.

Creo que tenéis que mejorar mucho. Hay matices que no controláis.

En tu caso, es un salteado de verduras

que le falta algún elemento que integre todo.

Con dos gotas de vinagre, la remolacha sube

y te hubiese servido para integrar esa falsa menestra

donde has tirado de un azafrán que no es lo suyo tirarlo solo.

Y en tu caso, nos has dejado perplejos

con ese sabor de la crema de verduras,

que has metido demasiadas cosas.

Sabe a coliflor, pero te lo mata el exceso de lima kaffir.

Y hay tempura, hay trabajo, pero, por otro lado,

hay un batiburrillo ordenado.

El problema es que intento buscarle siempre diez pies al gato.

Os doy un cinco justo.

Así que hay que ponerse un poco las pilas

para seguir en este programa.

Me han dicho un aprobado y con eso no me conformo.

Quiero sacar nota. Esto es como en el cole.

Quieres siempre mejorar.

Sabéis que nosotros estamos

suspensos, ¿no? -Sí. Los tres.

¡Joder! Qué vergüenza. Qué mal.

Dicho esto, Pepa, muchísimas gracias por venir.

Un placer tenerte en "MasterChef".

Ahora tenemos eliminación y no queremos que tú sufras

la despedida de uno de nuestros aspirantes. Gracias.

(Aplausos)

Es una gozada que te dé consejos,

que te enseñe platos una persona así, merece la pena.

Bueno, jueces, no sé si os acordáis que tenemos

tres aspirantes en la bodega con sus platos.

¿Los llamamos? Yo creo que sí.

Por favor, los aspirantes que están en la bodega,

venid con vuestros platos.

Hala, venga.

Dejad, por favor, los platos en el atril.

Fernando, Jon, Marta, ahora hablaremos con vosotros.

Pero antes, quiero hablar con vuestros compañeros.

Imagínate que me voy hoy

y me han dado el libro para irme con algo.

No me gustaría que fuera así.

Al menos, me llevo el libro y aprenderemos.

Enhorabuena a los cincos porque os aseguráis

una semana más en "MasterChef".

(Aplausos) ¡Vamos!

¡Bravo! ¡Bravo!

(OXANA) Una emoción fuerte, adrenalina pura.

Los momentos que vivo aquí, no se van a repetir en mi vida.

Por el contrario, vuestras elaboraciones

no son dignas de "MasterChef".

Los platos que nos habéis presentado en este reto,

nos hacen pensar que hemos cometido un error

al haberos seleccionado, pero nos cuesta creerlo.

Es duro que Pepe piense

que se ha equivocado cogiéndome.

Que me digan eso...

Por eso, os vamos a dar una segunda oportunidad.

(Aplausos) ¡Bravo!

¿Seréis capaces de hacerlo mejor? Sí.

¿Seguro? Sí.

Lo que no vamos a hacer, es daros el mismo tiempo.

Tenéis tres minutos para entrar en el supermercado

y 30 más para cocinar.

¿Estáis preparados? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno. ¡Ya!

¡Vamos, vamos! -¡Caña!

¡Venga! ¡Vamos ahí!

Verduras. Vamos.

Miel por aquí. Estupendo.

Así. Los jueces tienen que ver evolución

en vosotros, así que, venga, pensad.

Voy a hacer las verduritas con miel, sésamo.

Cinco, cuatro, tres,

dos, uno. ¡A cocinas!

¡Venga, que tenéis media hora! Pensadlo bien.

Es verdad que hay que estar ahí abajo.

Con los nervios... Y lo habrás hecho 7000 veces

en tu casa, pero estás nervioso y la cagas.

Céntrate, Marta. Voy a escaldar esto.

¿Se aprende de los errores? Pues espero.

El que lo tiene más fácil, es Fernando,

porque hacerlo peor de lo que lo ha hecho, es difícil.

Jon me sabe mal porque creo que cocina bien.

Esa inseguridad le llevó a cometer errores

y solo tiene que sintetizar, ordenarse y tranquilizarse.

Y Marta... veremos. Lo que tiene que hacer,

es centrarse, que se dispersa mucho

y las ideas un poco locas.

¡Vamos, Marta! ¡Venga!

¡Ánimo a los tres!

Es la primera vez en "MasterChef" que damos

una segunda oportunidad y me gusta.

Vienen todos: "Vengo a aprender".

A ver si de verdad han aprendido.

Estos los escaldo y ya.

Marta tiene que quedarse. Y la actitud que viene Marta

no es la misma que la que tiene el menda.

Este pasa de todo olímpicamente.

Aquí estoy peleando a tope. No rendirme.

Voy a estar aquí dando el callo como un campeón.

Aspirantes, han pasado ya la mitad del tiempo.

Quedan 15 minutos. ¡Venga, chavales! ¡Vamos!

(Aplausos) ¡Vamos, arriba!

Le va a dar un poquito de... -Caña.

Estoy haciendo las verduras minis.

Las estoy marcando, escaldando. Les pasaré miel

para que se caramelicen y sésamo. Me parece buena idea.

Falta que la ejecución sea buena. Quedan diez minutos.

Corre. Sí.

Fernando, que se quema.

(JORGE) Fernando es el que más papeletas tiene.

Se ha puesto nervioso. La situación le supera.

El plato no lo está sacando.

Yo con la fusión esa no sé qué se hace.

(RÍE) La fusión dice. Inducción. -Mañana no me acuerdo.

(LOLI) Tengo la vitro normal. Esta no es normal.

Bueno, será normal también, claro. Y más buena.

Si me la dan, yo me enseñaré.

¡Vamos, Jon! ¡Garrote ahí! -Con fundamento, Jon.

Ahí vamos. A ver, Jon. ¿Qué vas a hacer?

He escaldado un brócoli y voy a hacer una fritadita

con setitas, con cebolla, ajito.

¿Crees que el brócoli y las setas pegan?

Pues a mí siempre me ha gustado.

Mucha suerte, Jon. Gracias, Samantha.

¿Qué dice Fernando? Pues aquí estamos.

¿Esto que se quema aquí...? Se me ha quemado

y lo he desechado. He empezado otra vez.

¿Qué vas a hacer? Iba a hacer un risotto de calabaza,

guindilla y salvia, pero por cuestión de tiempo...

¿Con arroz o sin arroz? Cuscús.

Vale. Porque no había tiempo.

Había que resolver. Eso es.

¿Has hecho alguna vez cuscús? No.

Tengo una oportunidad y me la tengo que jugar.

Suerte. Cuidado con los deditos.

Voy a saltear el brócoli.

Vale.

Fernando, no. -Se lo vuelve a meter en la boca.

Atención, aspirantes,

entramos en los últimos cinco minutos.

¡Venga, que lo tenemos ya! -¡Que ya lo tenemos!

¡Vamos, vamos, Jon! -¡Vamos, chicos!

A ver cómo lo monto.

(Risas) ¡Joder, tío!

Qué guarro es.

¡Vuelve, vuelve! -Un poquito de salvia.

Fernando, ¿estás utilizando la misma cuchara?

La cuchara que chuperreteas

y metes otra vez en el cazo, va para todos.

Es una marranada. En casa hacemos lo que queremos.

En el restaurante, si probamos con cuchara, a lavar.

Tenéis cucharas. Me he despistado. Lo siento.

Venga, que os queda un minuto. -¡Venga, rápido! ¡Caña, caña!

Bien, Martita, bien. -Estoy supernerviosa.

Huele rico.

Como no se dé prisa Fernando, no puede adornar nada.

Ponle aunque sea unas hojas.

Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno.

¡Tiempo! Manos arriba.

(Aplausos)

¡Campeones!

¡Superbién!

Marta, comenzamos la cata eliminatoria

con tu plato. Adelante.

Marta, dinos el nombre del plato. Las verduritas de Marta.

No se me ocurría otro nombre

y como las he hecho yo que me llamo Marta y son pequeñas,

las verduritas de Marta. Espero que os guste.

Qué mona. "Espero que os guste". Me la como.

La Samantha está comiendo mucho.

¿Estás contenta con el resultado?

Podría estar mejor. ¿Sabes qué me falta para mejorarlo?

Más salsita de esta y haberlo metido todo

en una sartén, haberlo salteado para tener más protagonismo

esa salsa, que creo que le va

superbién a esas verduritas. Vale.

Marta, ¿crees que con una tercera oportunidad

lo hubieses hecho mejor? No.

No quiero cocinar otra vez, por favor.

Pero gracias por darme otra oportunidad. Lo agradezco.

Nosotros también lo agradecemos,

porque tu plato está mejor que el anterior.

Las verduras están bien. El toque dulce es

una solución buenísima al tema de la sal.

Una cosa sencilla pero rica.

Gracias, chef. Qué mal rato.

Haber salido con un plato, hacerlo otra vez en 30 minutos,

después de haber trabajado tanto, estoy contenta.

¿Qué tal, Fernando? ¿Qué nombre le pones a tu plato?

Esto es un cuscús con calabaza, guindilla y salvia.

¿Este es tu plato de verduras?

Lamentablemente, es el que presento.

Sácame alguna verdura de ahí, Samantha.

Tú que eres más tiquismiquis que yo.

A ver.

Un trocito de calabaza.

No sé. A lo mejor, ¿hay un 15% de verdura?

He tenido un problema durante el cocinado.

Se me quemó la primera remesa de calabaza

y ya luego he ido contrarreloj.

Tenía todo el súper para él,

¿y solo se le ocurre coger una calabaza?

Quizás no has entendido la prueba.

Había una gran caja con verduras, más, luego, todo lo que había

en el supermercado, para brillar las verduras.

En este caso, puede brillar tu cuscús, pero no hay verduras.

Hay un gramo de calabaza salteada que no me va a saber nunca

a verdura por muy rico que esté tu cuscús.

Yo es que no lo voy a probar.

Solo hay excusas, excusas y excusas.

Este plato es inadmisible

porque está totalmente fuera de lo que pedimos.

Lo siento. La calabaza bien cocinada

es riquísima. Cuando pones tan poquita salteada,

sé lo que va a aportar esa mínima calabaza a tu plato.

Por el olor, que solo huele a trigo, este plato es la nada.

(FERNANDO) He sentido una puñalada en el corazón,

porque, evidentemente, los jueces piden algo

y no lo era. Y, claro, eso

me duele. Me duele porque sé que es mi culpa.

Jon, cuéntame.

Bueno, pues esto es una versión un poco mejorada, creo,

de los tres ingredientes que me habías dicho.

Uno de ellos era brócoli escaldado

con unas setitas. Ahora tiene unas laminitas de ajo,

que antes no le había puesto, para potenciar el sabor.

Luego, le he añadido una gotita de nata con lima,

con naranja y pimienta.

¿Qué nombre tendría este plato?

En el plato anterior, había dicho una bilbaína.

Y este, voy a decir una bilbainadita de Jon.

Con respecto al plato anterior, hombre, esto ya es presentable.

Esto ya tiene un criterio.

Por lo menos, tiene sentido y estética.

He corregido errores graves y creo que este está

bastante mejorado en comparación con el otro.

Cuando come Samantha, parece que todo esté superrico.

Eres el único que ha aprovechado la valoración de los jueces

del primer plato para hacer un segundo plato.

Eso me parece que está bien.

También me parece que lo podías haber hecho mejor.

Jon, a mí me sigue chirriando la mezcla del brócoli

con las setas, pero hay más gusto, hay más sabor.

Tengo que cogerte el punto

cuando me hablas de un poquito de lima.

A lo mejor, en Bilbao eso es dos litros de zumo de lima.

(Risas)

Tendré que convertir el peso de Toledo al de Bilbao.

Pero se agradece la mejora. Gracias, chef.

(Aplausos) (JON) Estoy contento

porque esta vez he escuchado atentamente.

Me he dado cuenta que los consejos de los chefs

son lo que son, para ayudarte.

Aspirantes, la segunda cata ha terminado.

Los jueces ahora tienen que decidir

quién de vosotros tres no merece continuar

en las cocinas de "MasterChef".

Jueces, adelante.

Oye, no sabes. Cuentan todas las elaboraciones,

todas, desde la primera, hasta la última.

Me daría mucha pena que se fuera cualquiera. Pero con Marta tengo

una relación especial y me daría mucha pena que se fuese.

Demasiado tiempo están hablando. -Fer, sé más optimista.

No. Soy realista. Claro.

Lo tenemos.

Va, chicos. Suerte, eh.

Si está claro.

No os preocupéis.

Si me voy yo, me voy con la conciencia tranquila

de que he dado el máximo de mí, que me he esforzado mucho.

Me voy muy orgullosa de lo que he hecho.

Jon, Fernando, Marta, habéis tenido

una segunda oportunidad para corregir

los errores que habíais cometido en el primer cocinado,

pero no todos lo habéis conseguido.

Marta, un paso adelante.

En esta segunda oportunidad, has demostrado

que puedes cocinar y puedes cocinar bien.

Nos has demostrado que tienes capacidades para estar

una semana más en "MasterChef".

(Aplausos) ¡Vamos, Marta!

Ver de tan cerca que se me escapara "MasterChef",

he hecho que lo coja con más ganas.

Gracias. Os prometo que voy a estudiar

todas las noches todo lo que pueda para hacerlo genial.

Más te vale. Y practicar.

Sube a la galería, Marta,

antes de que se arrepientan.

(MARTA) Estoy feliz. No me lo puedo creer.

Se ha juntado que era el peor día de mi vida

y el mejor día de mi vida en el mismo día.

Esta noche estudiamos. -Hombre, vamos.

Fernando, tú también has mejorado con el segundo plato.

Es verdad que no era difícil

porque el primero era bastante incomible.

Aun así, se nota que nunca has hecho cuscús,

porque lo has hecho sin verduras y eso te ha pasado factura

porque no tenía nada de sabor.

Jon, tú has decidido hacer una segunda versión

de una de las elaboraciones de tu primer cocinado

y querías mejorarla. Al igual que Fernando,

no era difícil porque la primera apenas tenía sabor.

Dicho esto, el aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

Está claro. -Qué pena.

Fernando.

(Aplausos)

¡Vamos, Fernando! -¡Venga, Fernando!

Mala suerte, amigo. Muchas gracias.

Una pena. No ha habido suerte.

Fernando cocina mejor de lo que se ha visto.

Pero fue una justa decisión

porque no supo llevar el plato y la situación le superó.

¡Ay! ¡Ay!

¿Sabes qué me da rabia?

Que creo que sabes cocinar muy bien,

que ha sido, simplemente, un fallo.

No. Ha sido uno tras otro. ¡Ay! ¿Cómo estás?

Estoy triste, porque, claro, yo me quería quedar.

He venido a aprender lo que pudiera

y he tenido la maravillosa experiencia

y la oportunidad de compartir con tres fenómenos,

que eso no lo tiene cualquiera. He llegado hasta aquí.

Eso te iba a decir. Tienes que estar orgulloso

de haber llegado hasta aquí. 23 000 solicitudes

y aquí está el tío, con su delantal puesto.

¿Quién te lo iba a decir?

No te vas con las manos vacías.

Nuestro patrocinador, el supermercado de El Corte Inglés,

mira lo que te regala. Qué bien.

Esta tarjeta de 1000 euros para compras en alimentación.

(Aplausos)

Pero eso no es todo. Nuestro patrocinador Bosch

te regala una placa Flex Inducción,

con el accesorio teppanyaki y todo.

Sí. Como la que has usado aquí en el programa.

Genial. Qué bien.

Además, te vas a llevar una suscripción durante seis meses

a la Escuela Online de MasterChef

y el nuevo juego oficial de MasterChef

para que juegues en casa con quien quieras.

Fenomenal. Si no, me llamas

y me voy a jugar contigo. ¿Qué te parece?

Ahora, no me hagas cuscús.

Fernando, cariño, ha llegado el momento de dejar

el delantal en tu cocina. Ha sido un placer.

Igualmente. Muchas gracias. Hasta luego.

(Aplausos)

Ay.

¡Olé mi niño!

"MasterChef" ha sido aliciente para echarle más ganas,

cocinar más y buscar una oportunidad

para seguir aprendiendo. Estoy convencido

de que esto me va a ayudar y me va a fortalecer

la voluntad que tengo de seguir cocinando.

Aunque pasen las ediciones, la verdad es

que no me acostumbro a decirles adiós.

Los otros 14 aspirantes tienen aún muchas semanas por delante

para seguir disfrutando y aprendiendo.

Nos vemos dentro de siete días.

Mientras, ya saben, pónganle... (TODOS) ¡Sabor a la vida!

(Aplausos)

Aspirantes, bienvenidos a Bayona.

Hoy cocinaréis para 120 comensales

¡Venga, rápido! ¡Vamos! ¡Vamos!

Es el momento de no perder gas, de concentrarse y meter caña.

¡Ay! Me he atravesado el dedo, coño.

¡Ah! ¡Que me quemo! En cinco minutos,

empiezan a salir platos. ¡Caña aquí, venga!

Tenemos a los comensales esperando.

Quiero una cadena de trabajo impecable.

¿Me habéis oído? (TODOS) ¡Sí, chef!

Os enfrentáis a una nueva caja misteriosa

un poco más grande. ¿Cerveza?

¿Para que me relaje? -Pásamela aquí luego.

(Aplausos) Que entren nuestros invitados.

Es muy importante estar tranquilo.

Sigues con cuidado los pasos y te sale seguro.

Me estoy enredando de tal manera...

Se me va a quedar cruda.

Huélelo. Está quemado. No veo aquí nada atractivo

para quedarme. Movimiento, que se escapa el tiempo.

Si crees que con este plato vas a pasar de esta semana,

no lo he probado, pero me basta con verlo.

No hay trabajo. He visto junior con más chispa.

Tu plato es la nada. No tiene ningún sentido

y no entiendo tu cara. Perfección o nada.

El aspirante que no continúa en las cocinas

de "MasterChef" es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 1

MasterChef 6 - Programa 1

22 abr 2018

MasterChef 6 recibe a 15 amateurs con verdadera pasión por la gastronomía y que van a comenzar un camino que cambiará por completo sus vidas. El resultado depende de ellos, porque en esta edición los errores se pagan muy caros. Pepe Rodríguez, Samantha Vallejo-Nágera y Jordi Cruz exigirán que sepan utilizar como si fueran expertos las principales técnicas de cocción y que preparen correctamente los alimentos antes de cocinarlos.

El jurado fomentará la cocina de aprovechamiento, para que den una segunda oportunidad a los ingredientes y no desperdicien nada, y les inculcará la cocina saludable. Incluso, en una de las pruebas, harán la compra calculando el número de calorías. Además, descubrirán las propiedades de algunos ingredientes de los que se desconoce todo su potencial. Para ello, el jurado vestirá más que nunca la chaquetilla para cocinar con los aspirantes y ofrecerles nuevas propuestas.

ver más sobre "MasterChef 6 - Programa 1" ver menos sobre "MasterChef 6 - Programa 1"
Programas completos (13)
Clips

Los últimos 198 programas de Masterchef 6

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. angel

    ha vuelto a salir!!! el leóncomegamba!!! mítico, épico, espectacular, bravísimo

    30 may 2018
  2. Mari

    Se ven como Jon mira a todos lados antes de abrir la campana. Le deberían castigar sólo a él, y sabiéndolo hace mal el plato, y lo hace mal.

    21 may 2018
  3. sore

    quiero conocer a jordi en persona.:) soy de venezuela.

    21 may 2018
  4. laruthylla

    No hay manera de verlo, ni tablet, ni móvil ni nada.

    13 may 2018
  5. Alberto

    Es curioso la de vueltas que le dan al lo de "lastre" cuando el primero y único que habló de lastre fué Jordi. Al capitán simplemente le mandaron elegir 3 personas, y así lo hizo. Por otra parte, resulta curioso que destaquen que eligio a 3 mujeres para cambiarlas de equipo, y no destacan que en un comienzo eligío a casi todo mujeres. muy curioso la selectividad de algunos a la hora de opinar...

    10 may 2018
  6. Sandrius

    Hola ponedlo en HD por favor q se ve fatal¿¿¿¿

    25 abr 2018
  7. Diego

    Muchos lo vemos en diferido por internet, por favor, en las publicaciones no pongan cómo termina el programa, sobre todo quién es el expulsado, y menos aún quién es el ganador en la final.

    25 abr 2018
  8. Ingrid

    es una pena que den prioridad a una persona que no tiene educación sólo por tener audiencia .no que eran miles que estaban en el casting...xq? se insiste en potenciar el ser un inculto y poder ganar algo .que lastima con lo bien que estaba este programa...que los mismos jurados no exijan esas normas minimas que seguro tienen en sus cocinas con el público.de tv

    24 abr 2018
  9. Maria

    Pero con la cantidad de gente que cocina mejor, y más educada como pueden meter a "Jorge", aunque sea un programa de cocina, debería primar la educación.... y muy de acuerdo con no poner la información a primera hora sobre lo que ha pasado...

    24 abr 2018
  10. .

    Tratándose de un programa que acaba tan tarde y que por lo tanto muchos dejamos a medias y lo terminamos de ver online al día siguiente... ¿Sería mucho pedir que en el informativo a primera hora de la mañana del día siguiente no contéis cómo termina?

    24 abr 2018