www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4050627
Para todos los públicos MasterChef 5  - Programa 9 - ver ahora
Transcripción completa

Buenas noches y bienvenidos a "MasterChef".

¡Ay, "omá"! Vienen dos expertos en arroces:

Loles León y Fernando Tejero.

Yo soy "healthy recipes developer". -Ay, ¿qué habrá dicho ella

con toda su boca? -A mí no me... esto,

que te doy con la sartén.

A mí no me das con eso que yo también te doy.

Que yo no me achanto. -¡Pero qué guapa eres, hija mía!

Me da un miedo probarlo...

Madre mía... Yo ya sé de quién es...

¿Verdad, Nathan?

Está muy rico. Tiene muchísimo sabor, perfecto.

Bien cocido... Os habéis dado cuenta

que los dos mejores lo han hecho dos personas

que no tienen la cultura mediterránea nuestra.

Es bueno mirar, ¿eh?

Aspirantes, bienvenidos a BiBo Madrid.

Cocinaréis un menú diseñado por Dani García.

Vámonos, equipazo, que sois un equipazo.

¡Miri, tú puedes! -Necesito ayuda...

Tengo que hacer esto, reina. Ahora luego...

Remolachas blancas cocidas para mantener...

No, no, no, no, no... Lo saco como esté.

¿Estás borracha o qué? Concéntrate y ya está.

Ayudaos los unos a los otros y corred.

¿Para qué, si...? -El chef lo quiere en bol grande.

Increíble esta mujer.

¿Qué no entendemos de que está como una roca?

Eres tan tozuda que te permites cuestionar al chef.

El equipo ganador es el equipo rojo.

Desde la pastelería Escribà, en Barcelona, Patricia Schmid.

¡Dale caña! ¡Venga!

(EDURNE) Eres la mejor, nena. La mejor. La más currante.

Cinco, cuatro, tres, dos, uno... ¡Tiempo!

Manos arriba.

El aspirante que no continúa en las cocinas

de "MasterChef" es... Elena.

Buenas noches y bienvenidos. Cómo se nota la evolución

en los fogones de nuestros aspirantes.

En la última prueba de repostería nos han demostrado

que están asimilando todos los conceptos

que trabajan aquí y que trabajan en las clases

de cocina que reciben en el Basque Culinary Center,

la primera facultad de Gastronomía de España.

Allí, grandes profesionales, les enseñan a mimar

la materia prima, les explican diferentes técnicas

y les animan a investigar nuevos sabores y texturas

que les prepararán para ser auténticos cocineros.

Aspirantes, bienvenidos. (TODOS) Gracias, Eva.

No sé si sois conscientes de la suerte que tenéis

de haber cocinado en templos de la Gastronomía

como Azurmendi o BiBo.

Y en lugares tan espectaculares como el castillo de Ponferrada,

al lado de La Alhambra o Menorca.

Os he visto disfrutar mucho, pero también trabajar duro.

Y sé que no perdéis de vista que cada vez sois menos

y la competición se pone bastante seria.

Sí... Me veo un futuro ganador.

Lo voy a luchar y voy a seguir estudiando

como hago, y a practicar, pero sin olvidar mi estilo.

Si me rompo la cabeza, batallando hasta el final.

Aspirantes, os enfrentáis de nuevo a una caja misteriosa.

Edurne, ¿qué crees que esconde? Creo que va a esconder sifones.

Ja, ja, ja. Y el chisme ese que es de humo.

¿Cocina de vanguardia? Exacto.

Ya le gustaría a Nathan.

Me gustaría que estuviera mi mujer aquí dentro.

Abrirla, un abrazo y cocinar. Y cerrarla otra vez.

(RÍEN)

Es el momento de descubrir lo que hay debajo.

A la de tres, quiero que la levantéis.

Una, dos y tres.

¡Guau!

Qué bonito. (LAILA) Qué bonito.

Room service. Si está mi mujer en la habitación se lo llevo, ¿eh?

Edurne, si esa bandeja llegase a tu cama

nada más despertarte, ¿quién te gustaría que la llevara?

Por supuesto, mi marido.

¡Cómo ha cambiado el cuento! Una versión terrible,

pero como sé que no va a ser... No lo ha hecho nunca, ¿verdad?

En la vida, jamás. Ni un vaso de agua.

Tiene otras cosas, ¿eh?

Le echas de menos más de lo que pensabas, ¿eh?

Muchísimo. La verdad es que sí.

Jorge, ¿has preparado muchos desayunos especiales?

Tienes cara de que sí, bribón.

No, no... No soy de preparar desayunos

porque no soy de desayunar. Soy más de después de la siesta.

Se va antes. (TODOS RÍEN)

Bueno, yo es que tengo mala memoria y la pronunciación

reconozco que no es lo mío.

Pero, Jordi, te puedo decir, que en mis viajes he tomado

"prima colazione"... (RÍEN)

"Petit déjeuner", "Frühstück"... (RÍEN)

"Pequeno almoo", y hasta "Zaocan". ¿Lo he dicho bien, Nathan?

Bueno, es del norte, ¿no? Yo soy más de la zona de Sichuan.

Todo esto no es nada comparado con nuestro invitado

que ha tenido que aprender a decir "Buenos días"

en estos idiomas y alguno más.

Porque cada mañana despierta a muchos huéspedes

con un gran desayuno.

Desde el Hotel Intercontinental de Madrid, de cinco estrellas,

el jefe del servicio de habitaciones,

Miguel de la Fuente.

Miguel, bienvenido a "MasterChef".

En mis buenos tiempo iba a hoteles buenos.

Una vez estuve con mi amiga desayunando en el Ritz

con una que tiene muchos dineros.

Esos desayunos son bonitos, pero todos los días, tampoco...

Miguel, muchas gracias por venir a "MasterChef".

Un placer. Oye, ¿cuántas personas desayunan

a diario en vuestro hotel?

Pues la ocupación, que afortunadamente está al 100%

durante todo el año, unas 550 o 600 personas.

Madre mía... ¿Qué es lo más raro

que te han llegado a pedir para desayunar?

Tenemos mucho cliente extranjero.

Y vienen de sus vuelos, con su jetlag

y te pueden pedir una paella, una hamburguesa

o un pollo en pepitoria.

Muy bien. Cosas de la carta...

A nuestros clientes les tratamos como en casa

y lo que piden, se lo damos. Aspirantes, en este reto

tenéis que hacer un desayuno americano.

Debéis incluir una bebida caliente,

un plato de fruta, un zumo, un plato en el que el huevo

sea el producto principal y bollería.

Además, tenéis que hacer un plato diseñado especialmente

para nosotros los jueces.

Ahí es donde tenéis que esmeraros para sacar sobresaliente.

¿Oído? (TODOS) Oído, chef.

En el supermercado tenéis todo lo necesario

para hacer un desayuno americano en 60 minutos.

Hay muchísimos ingredientes y tiempo suficiente para luciros.

Sacad vuestro lado creativo y no vayáis a lo sencillito.

Y, por supuesto, la estética debe ser perfecta.

Como si se tratara de un hotel de cinco estrellas

o se lo fueseis a llevar a la cama a vuestra pareja.

Mi desayuno perfecto sería en una isla, Jorge y yo.

Con el mar, con la brisa...

Aspirantes, falta por entrar en estas cocinas un invitado más,

con un paladar muy fino y que ha triunfado

en estos fogones. Adelante, Paula, ganadora de "MasterChef Junior IV".

¡Paulita!

Qué guapa. ¿Qué tal, Paula?

Qué pequeñita, tío. -Hola.

Bueno, Paula, nos encanta tenerte de nuevo en estas cocinas.

¿Qué tal? ¿Cómo estás? Muy bien.

Eres la más reciente ganadora de "MasterChef Junior".

¿Cómo llevas la corona? ¿En qué te ha cambiado la vida?

No me ha cambiado mucho porque hago lo mismo que antes.

Lo único es que ahora, no sé...

La gente me para por la calle.

No sé, ahora es como que la gente me conoce mucho.

¿Sí? ¿Y en plan cocina? He mejorado muchísimo.

¿Sí? ¿Practicas mucho? ¿Sí?

Volver a las cocinas de "MasterChef" es la bomba,

me trae muchos recuerdos.

Ahora vengo aquí como la superchef.

Es superguay. Nuestros aspirantes

tienen que hacer un desayuno serio. Tú que eres una campeona,

una máquina de la cocina, deberías darle algún consejo

a nuestros aspirantes de cómo hacer un desayuno interesante.

Para hacer un desayuno perfecto tenéis que cuidar mucho

la presentación, no poneros nerviosos

en ningún momento y que todo esté riquísimo.

Paula me parece una niña adorable, y además tiene chispa en la mirada.

Se nota que tiene un largo camino y le gusta mucho la cocina.

Con lo que todo lo que se proponga lo va a conseguir.

Bueno, Miguel, ¿algún consejo necesario?

Que disfruten, que lo hagan rico,

que el tiempo lo gestionen bien, que tengas mucha suerte

y que cocinen como si fuese para ellos, con cariño.

Aspirantes, ha llegado la hora de ponerse a cocinar.

Os recuerdo que tenéis 60 minutos para hacer

un gran desayuno americano.

Como siempre, disponéis de 3 minutos

en el supermercado para coger todos los ingredientes necesarios.

¿Entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno... ¡Ya!

Pedazo de súper hoy, ¿eh?

Me he quedado en blanco.

Ay, ya ha cogido Nathan los polvitos.

últimos diez, nueve, ocho, siete, seis,

cinco, cuatro, tres, dos, uno...

¡Vámonos!

¡Qué buena compra hemos hecho! -Me he vuelto loca.

Creo que me falta algo.

Mi cesta es como un buffet de 60 persona casi.

Madre mía...

Oye, ¿qué os parece si vemos lo que tenemos

en el supermercado y así vemos qué desayuno haríamos cada uno?

Vale. Venga, vamos a verlo.

Yo he servido más desayunos que he comido,

porque he trabajado en varios hoteles cinco estrellas,

de lujo, y he estado trabajando en el departamento

de "room service", y he llevado mil desayunos yo creo

O más de mil.

Qué barbaridad.

Vaya escaparate para hacer un buen desayuno.

¿Por dónde empezamos, Paula? Me haría unos huevos con chorizo...

Bien, bien. Me cortaría muchísima fruta.

Me encanta la fruta. Y le pondría yogur

Una tostada con queso. Una tostadita bien hecha...

Sí, con algún queso... Manchego.

Y un zumo de naranja natural.

En Mongolia el desayuno es muy potente,

porque hace mucho frío. Comemos huevos, embutidos, carne...

Mi madre se levanta a las cinco de la mañana

y prepara el desayuno. Es como la comida.

Tenía previsto hacer un bizcocho y me doy cuenta

que en vez de la harina de trigo cogí la maicena.

Y no hay más remedio que improvisar

un bizcocho sin gluten.

Sami, tú que eres muy de desayunos en la cama

¿qué harías? Para empezar, cogería

algo de fruta, que tenemos un montón

de fruta buenísima: papaya, ciruelas, fresas...

Hacerme una supermacedonia bien hecha, bonita,

con la fruta bien tallada... Luego haría un bizcocho casero

de frutos suecos. Huevos benedictinos,

que me encantan, y no sé qué más. ¿La butifarra no la mencionas?

La butifarra no... El embutido te lo dejo a ti.

Yo creo que el desayuno es una de las comidas

más importantes del día y sí que me gusta

preparar desayunos con muchas cosas.

Que tenga proteína, carbohidratos...

Que tenga un poco de todo.

Miguel, con todo este género, ¿se puede servir

un desayuno en el Intercontinental? Más de uno.

Con el pan que he visto... Todo tipo de panes.

Hay unos panes... Bueno, bueno.

Jugar un poco con los olores. En el hotel, por ejemplo,

cuando empezamos por la mañana, todos esos olores

del pan tostado... Ese capricho mañanero...

Yo tengo un hambre... Yo igual.

¿A quién no le gusta un buen desayuno?

A mí me gustan los desayunos especiales,

sobre todo, si puedes ser en un gran hotel,

pero que te lo traigan a la cama, no bajar al buffet.

Que te traigan de todo: yogur, fruta, zumo rico,

pan integral con semillas... Me fascina.

Me fascina. Bueno, ¿y el plato especial?

Ahora tienes que hacer un plato especial para los jueces.

¿Qué haces con lo que hay aquí? Fusionaría la bollería y la fruta.

Quizá una tartaleta bien hecha y que sea bonita.

Sí, un hojaldrito de algo. Hojaldrito relleno con fresitas...

Algo así, que tiene ese punto romantiquito,

que es bonito, que aguanta bien el viaje a la habitación...

Yo creo que los desayunos se me dan superbién,

con lo cual creo que la combinación de todo lo que tenía pensado hacer

les va a gustar. A mí pareja todos los días

le preparo el desayuno, con lo cual está acostumbrado

a unos desayunos de rey.

Tenemos una terraza preciosa, con vistas al mar,

y solemos desayunar ahí. O sea que... fenomenal.

¿Y para ti cuál es el desayuno ideal?

Si aún no sabes cómo sorprender con un despertar perfecto,

entra en la aplicación de "MasterChef",

y podrás inspirarte con alguna de nuestras recetas.

Ya estoy aquí.

¿Haces muchas cosas al vacío para el desayuno?

No. Pues Nathan ha cogido ya bolsas.

Uno de mis desayunos favoritos vendrían a ser

los huevos "Benedict". Me encantan.

Espero sorprender a nuestros jueces,

y a nuestros dos invitados porque para mí es especial.

Un desayuno es para empezar bien el día.

Puedes hacer mil tipos de huevos. ¿Cómo es el "benedictine"?

Es como un huevo escalfado, y luego lleva por arriba...

Puedes poner una tostada o un muffin...

El salmón, el huevo y salsa holandesa.

Últimamente me preparan desayunos en casa

porque Nathan me lo prepara.

"Jorge, cariño, ya está el desayuno listo".

Viene despeinado, con sus ojos...

Se toma el zumo, el bocadillo... "Gracias".

Tiene el detalle de hacerme un zumito y un sándwich...

Me parece un detalle precioso, pero yo ya le he avisado

de que a lo mejor no le correspondo como debería por mi forma de ser.

Bueno, a Jorge le podría hacer un buen desayuno de estos.

¿Por qué no?

Bueno, Nathan, te traigo a Miguel que es un especialista en esto.

Tenemos mucha curiosidad de saber lo que estás preparando aquí.

Siguen mi estilo, me tiro a la piscina

e intento hacer un desayuno diferente.

Tiene tendencia a tirarse a la piscina sin agua.

Estoy macerando una fruta, haciendo contraste

con fruta fresca y macerada. Luego estoy haciendo

un huevo cocinado a baja temperatura.

¿Es el que has metido en una bolsa al vacío?

Sí. Lo leí en un libro de Joan Roca

y vi que lo hacía así. 65 grados, 45 minutos.

¿Directamente en bolsa? Correcto.

Aparte de las filigranas que vas a intentar presentar,

¿hay un plato especial para el jurado?

Haré un plato tradicional de Cataluña: pan con tomate,

un poco de fuet, y le añadiré un toque

con rúcula y queso. ¿lo haces por mí?

¿Sabes que me gusta el pan con...? Lo he hecho más por Pepe.

He cogido un listón enorme... Estás perdiendo muchos puntos.

No, no. Para nada. He cogido los polvos de lecitina

para hacer un aire de leche pero al final me he echado atrás

porque los jueces me van a poner el culito calentito.

Yo, Nathan, cocinaría a la vez que hablas.

Voy a prestaros la atención que se merecéis.

¿A quién? A dos grandes.

Muchas gracias, pero el tiempo corre en tu contra.

Te quiere pedir curro este. Bueno, hablamos.

Atención, aspirantes, habéis consumido

la mitad del tiempo.

Tenéis todavía 30 minutos por delante.

¿Qué tal, Jorge? ¿Cómo vamos? Hola.

Hola, ¿cuál es tu desayuno? -Va a ser un zumo de pomelo.

Bastante básico, que es como me gusta a mí.

Una baguet con huevo y beicon.

Ajá... Hay otra baguet aparte

que tiene dos quesos, lacón y un poco de aguacate,

¿Esto qué es? Una salsa de aguacate,

Aguacate triturado. -Claro, claro.

Veo como muchas ideas dispersas pero no veo nada...

Tengo una serpiente ahí... ¿Una serpiente?

Enséñamela que la vea, la serpiente esa...

Puedo cortar esta parte y creo que está bastante bueno.

Si le echas imaginación ves la serpiente.

Jorge, ¿sabes lo que veo? La cocina hecha un desastre

y no acabo de visualizar las elaboraciones que vas a hacer.

Vaya desayunos que nos van a dar. Perdón...

Aspirantes, os recuerdo que tenéis que hacer

una bebida caliente, un plato de fruta, un zumo,

un plato con huevo, bollería y el plato especial para el jurado.

¿Entendido? ¡Sí, chef!

Una prueba aparentemente sencilla, tienes que utilizar bien el tiempo.

Tienes muchas elaboraciones. Están cocinando y pensando

a la vez, en plan improvisado. Algo se van a dejar.

No he cogido nada para hacer el plato para ellos.

Como no les haga... Yo qué sé... Mermelada con albaricoque.

Hoy tengo de estos días tontos. Entonces haré lo que pueda,

y lo que no, se queda para otro día.

He pasado unos días malos porque no tenía que haber hecho

el gesto de no aplaudir a la nena. Lo aclaré con Miri, le pedí perdón.

Me precipito en las cosas, y el otro día me precipité.

Mierda, no me ha quedado bien. Miri ha visto a Nathan.

Eso te iba a decir. Ha empezado él, lo ha visto

y ha descubierto las bolsas y ha dicho: "Pues yo también".

Uy, me cago en la leche.

¿Qué le pasa a Edurne? A ver...

Edurne tiene fuegos artificiales.

Hale, a tomar por saco.

Edurne, ¿qué ha pasado? Edurne, nos quemas la cocina.

Madre mía... La mantequilla se me ha quemado.

Por cascar.

Ay, pobrecita...

Por cascar. -Por cascar.

Eso pasa por cascar.

Muy buenas, Edurne. Muy buenas.

Te traigo a Paula. Estaba muy interesada en conocerte.

Pues hoy, hija mía, tengo un mal día.

Voy a hacer un desayuno de revoltijo.

¿Qué es? Sandía asada.

¿Y esto de la sandía asada cómo es? No he cogido nada para vosotros

y voy a hacer esto con alguna otra cosa

para el plato estrella. ¿Este es el plato estrella?

Tengo ganas de probarlo. -Vaya por Dios...

Esto no se lo comen ni las gallinas.

La primera vez que vimos un melón a la parrilla,

lo hizo Ferrán Adriá. Y le ponía encima no sé qué.

Pero aquel tiene... Quizás después de él vienes tú.

Esas mentes lúcidas... Lo que te diga,

voy a casa dentro de cuatro días.

¿Qué dices, chiquita? Enhorabuena. Qué maja eres y qué lista.

Sigue así. Hay que cocinar y siempre con las ideas claras.

¿Y esa tortilla francesa es de jamón?

De jamón. No es poco. Muy rica.

Luego he hecho esto, unos cruasanes que están

como una piedra... ¿Y esto qué es?

Lo he hecho con lo que me ha sobrado:

melón, sandía... Un popurrí.

Y ahora veremos a ver... Ya...

Ya te has vuelto loca. Tranquila.

Me cago en la mar. Tranquila no,

que me he puesto ya mala del corazón.

Hala, idos a otro sitio.

Porque aquí, ya ves, se está pasando ya el tiempo.

Vámonos, Paula. Gracias, maja. Agur.

Madre mía, me han entretenido y no sé lo que hacer ya.

Atención, aspirantes, acabáis de entrar

en los últimos 15 minutos.

¿Qué tal, Miri? Hola, buenas.

¿Qué estás haciendo rojo? No es rojo. Es chocolate.

¿Y lo del delantal? Son los frutos rojos

que he puesto en las tartaletas.

Y les has dado con el delantal o algo.

Bueno, las he cortado con la mano y me he limpiado con el delantal.

Aquí en el delantal, ¿eh?

¿Qué son esos bollitos?

Son unas tartaletas pequeñas y las voy a rellenar...

¿Qué? ¿Son tartaletas quemadas?

No, es que llevan chocolate. Ah, es chocolate.

Las voy a rellenar de chocolate con leche.

Tiene una pinta eso que no me apetece tomarlo...

¿Cuál es el plato especial de los jueces?

Es un yogur con unos frutos rojos

y le voy a poner un toque personal.

Oye, y lo de la butifarra y eso, ¿qué pasa?

¿No te ha dado por cogerlo? No la he utilizado.

Madre mía... Qué desayuno más triste.

No, triste no. Con lo que nos gustan

los huevos con jamón que hemos hablado de eso.

Es un desayuno diferente, chef. ¿Utilizarás este salmón

y este bacalao ahumado? Sí.

Vale, es que lo veo ahí tirado... Fruta, chocolate, frutos rojos...

Vámonos, hala. Gracias.

Caray. -Muchas cosas yo veo.

Muchas cosas y muy raras. Iba bastante bien

hasta que han venido Paula y Pepe y me han destrozado un poco

lo que yo tenía en mente.

Entonces me han dejado un poco KO, un poco loca, la verdad.

Esta es bonita...

Oh...

Aspirantes, últimos tres minutos. Oído.

Madre mía.

Ay, mi café.

Había esto. He sacado la cápsula.

He llegado...

y estaba Nathan llenando una jarra de café

donde estaba su café, pero estaba echando de mi cafetera.

Le he dicho: "Ese es mío".

Esto es una puta broma, ¿no?

Yo es que no entiendo nada...

¿Qué pasa, Laila? -Que tenía ahí la cafetera

y alguien se ha llevado el café, y me ha dejado la cafetera vacía,

y mi cápsula está gastada.

¡Eh! Eso no es verdad, ¿eh?

No sabía de quién era, y cuando no sabes de quién es

lo usas por si acaso. -Qué mentira, tío.

Mentira. Yo le he dicho: "Aquí te dejo

la parte del ristretto que te toca".

Pero bueno, no pasa nada.

Que soy rubia, pero no imbécil. Nathan miente como un bellaco.

Y cuando tenga la oportunidad se lo diré.

Me ha dejado un poso abajo.

Se ha llevado todo el café.

Aspirantes, último minuto.

Cómo me tiembla el pulso...

Diez, nueve, ocho, siete, seis

cinco, cuatro, tres, dos, uno... ¡Tiempo!

Manos arriba.

Pues estoy muy enfadada, ¿cómo voy a estar?

A él se le ha abierto el cielo, y a mí me ha jodido viva.

El último de todos... Odkhuu.

Me parece que va a estar bien. No creo que lo haya hecho mal.

Yo creo que lo ha hecho bien. Hay que verlo.

Aspirantes, antes de descubrir el desayuno que habéis preparado,

Miguel nos va a mostrar un desayuno americano completo

para que veáis lo que os estábamos pidiendo.

Bueno, como elaboración de fruta os presento

unos raviolis de mango, que son líquidos.

Lleva zanahoria, algo de papaya. de frutas rojas,

y flores de piña y de aliso.

El zumo es un licuado de zanahoria con kumquat,

y la historia de este plato de fruta es que tenemos

que decantar el zumo dentro de la fruta, integrarlo,

y hacer una sopa de frutas.

La bollería, recién horneada de nuestro obrador.

Tenemos mantequilla, aromatizada con cardamomo,

para untar en las tostadas, un café Latte Macchiato,

un poco de tomate raspado, aceite de oliva virgen extra,

sal en escamas, mermelada de remolacha

y mermelada de naranja.

Tenemos el huevo benedictine, clásico, con el muffin,

el jamón cocido, el huevo a baja temperatura,

que he visto que algunos habéis usado esa técnica,

y la salsa holandesa para naparlo.

Y luego, para acompañar todo, hemos optado

por un Breakfast Martini, un cóctel con champán...

Como un Bellini, pero en vez de con melocotón,

con fruta de la pasión.

Jolín, qué pinta. Cómo empezamos el día con esto.

Da gusto. Muy bien.

Bueno, Miguel, muchísimas gracias por venir a "MasterChef".

Te prometo que amaneceré alguna noche en tu hotel.

Hombre esa es tu casa, lo sabes.

Cuando Miguel ha sacado el desayuno

me he quedado alucinada.

Lo que podíamos haber hecho y no hemos hecho.

Aspirantes, ha llegado el momento de la cata.

Los jueces y nuestra ilustre invitada, Paula,

van a probar vuestros desayunos.

Odkhuu, vamos a empezar contigo. Adelante.

Hale, rey, venga.

Uy, esta flor es peligrosa. -Ay, se le va a caer.

Estoy nervioso hoy...

¿Lleva azúcar ya? No. Yo no uso azúcar.

Ah... A mí me gusta con mucho azúcar.

¿Sí? Es una pena.

Odkhuu, cuéntanos tu desayuno. He hecho un desayuno americano.

Pan tostado con beicon y huevo frito.

También he hecho una mayonesa con aguacate.

Luego he hecho cruasanes, dos diferentes:

uno normal y otro con chocolate.

Y he hecho tortilla con huevo, con embutidos

y quesos, frutas del bosque...

El desayuno para un hotel serio... Lo primero que tiene que transmitir

es estética, que esté limpio.

Y en el tuyo se percibe un poco de batiburrillo,

mezcla a lo loco. Está muy tocadito todo.

Vale. No creas que eso es lo peor.

No puedes coger todos los ingredientes

que has cogido y desaprovecharlo de esa manera.

Esto no está del todo bien.

¿Te parece apetecible el desayuno de Odkhuu?

Bueno... Se lo está comiendo todo.

Yo creo que tiene hambre. Está canina.

A ver, la tortilla está sosa, la bollería está cruda...

Pero lo demás está bien.

Lo mejor es el zumo y el embutido, lo que casi viene ya hecho.

¿Y dos de beicon? Oye, te loa gradezco mucho,

pero a lo mejor tiene que ser un poco más fino, crujiente...

Hecho con un poquito más de cariño que es lo que yo veo

que ha faltado aquí. Odkhuu, ¿te ha quedado claro?

Sí, gracias. Delante de cocinas.

Laila, vamos a ver qué has hecho tú.

Cuéntanos tu desayuno... ideal.

A ver, he hecho unos minicruasanes. Como plato especial para el jurado

he preparado un muffin relleno de chocolate blanco y frutos rojos.

He hecho un licuado de naranja y de manzana,

y he batido mango con un poco de menta.

Entiendo... Yo es que por la mañana

soy muy cafetero. ¿Esto tiene que ir así?

No, esto era para que vierais... ¡Noo!

A ver, es la opción que me das. Era para que vierais

que yo había hecho un café, porque la cápsula está utilizada...

¿Y dónde está el café? Se lo habrá llevado alguien.

¿Alguien se ha llevado el café? Sí.

Llego con mi cafetera, he hecho un café

y he vuelto a seguir con mis elaboraciones.

Y cuando he vuelto... Ya no estaba.

Sí, estaba Nathan con otra tetera metiendo...

O sea, que el chorizo es Nathan.

Yo creo que no lo ha hecho con mala fe.

No, no. De chorizo nada. El chorizo en el bocadillo.

De chorizo nada. -He dicho que no lo has hecho

con mala fe. -Si lo cuentas, cuéntalo bien.

¿Me dejas que termine? La única evidencia que hay

es que si llego a la cafetera y no hay un recipiente

que he puesto yo, lo aparto y llevo mi recipiente.

No me pongo tu café con mi café.

Laila estaba tirando cuchillos para Nathan.

Y Nathan también. Los dos. Estaban como "Matrix" los dos.

Cuéntanos, Nathan, ¿qué hay que entender?

Ha venido Laila y me ha dicho: "Había un café que era mío",

pues entonces lo repartimos. Yo te pongo lo que tú tenías,

que era apretar, tres segundos y ya está.

Entonces nos hemos dividido el café.

Una división un poco injusta. -Quien parte y reparte...

Como siempre. -¡Claro! Ahí vamos.

Evidentemente.

Si vamos a comportarnos como hienas carroñeras,

yo también voy a ser

un poquito... hija de la luna. Ya está.

A buenas soy muy buena, pero a malas soy peor.

Total, que no hay café. Bueno, no pasa nada.

No tomaremos café ahora.

Tu desayuno tiene cosas buenas, cosas malas...

El zumo me parece interesante, las tostadas están ricas,

con una parte más saludables

y otra más golosa, el huevo integrado...

Tiene mucho mérito haber hecho ese trabajo de muffin

con el napado de chocolate.

Y a partir de ahí, nos vamos a mal.

Esas frutas, si me las pones en un bol con una cuchara

me lo como a gusto. Creo que no es el recipiente.

El cruasán es un desastre. Cosas que están muy bien,

cosas que no están tan bien y habría que pulir,

pero es un aprobado. ¿Qué te parece a ti?

Para mí el muffin está delicioso. Y lo has emplatado muy bien.

Para mi gusto, ¿eh?

El zumo también está superbueno, y el aguacate también.

El cruasán no lo he probado mucho, pero tenía buena pinta.

Está sequito. Y crudito. Sequito y crudito, las dos cosas.

He dicho que tenía buena pinta.

Laila, delante de cocinas, por favor.

Se va acercando la final

y me esfuerzo cada vez más. Y no llego.

A simple vista no parece que sea la primera vez

que haces un desayuno. Cuéntame qué lleva.

De parte bebible lleva el té con limón y miel,

un zumo de pomelo, sandía y arándanos...

Luego un par de cosas saladas, una con el huevo,

que es la yema y el beicon esta tosta de pan

con una crema de aguacate, el lacón,

que está cocido con los quesos, y la ciruela pasa.

Lo he metido en una bolsita a que se impregnara bien.

La fruta quizá es lo más básico.

Y es un pastel moruno esta trenza.

Lleva huevo, mantequilla, azúcar, canela, comino...

¿Cómo una trenza de Huesca? Empezó siendo una serpiente.

Bueno... Lo has troceado luego.

Sí, la he troceado. Masa cruda... Vamos a probar.

Entiendo que tu seducción es más de noche que de día.

Estas florecitas ahí de por la mañana...

La chica ya no se lo cree. No lo cree nadie, ¿no, Miri?

¿Te ha seducido alguna vez Jorge con un desayuno así?

Pues no. ¿Y te gustaría?

Hombre, no estaría mal un desayunito.

Ella y yo tenemos más energía por la noche que por la mañana.

No soy muy de desayunos ni de dormir acompañado,

por eso no lo suelo hacer.

Cuéntanos, Paula, ¿qué te ha parecido?

¿Qué te ha gusta? ¿Qué no? El zumo está bueno,

pero está muy ácido. -Ácido...

La culebra está cruda.

Y la fruta sí que...

Quiero unas clases tuyas de fruta, Paula,

que te vi unos platos bonitos.

Bueno, creo que deberías haber probado el zumo

con esa acidez, ¿lo probaste? Sí, me gusta.

Te gusta, a lo mejor pensaste en un desayuno para ti

y el té, que es muy buena idea con miel y tal

quizá, si piensas en un comensal deberías poner al lado azúcar, miel

o tal, pero hay ganas de trabajar, en querer hacer esa culebra fallida

y los dos molletes o baguettes que están interesantes.

Jorge, delante de cocinas. Gracias, chef.

(APLAUDEN)

Jorge, la culebra de Jorge.

Edurne, cuéntenos usted

este desayuno tan maravilloso que nos preparó.

Pues las frutitas picaditas que las hice con un poco

de zumo de pomelo y naranja, las dejé macerar.

Bueno, el clásico zumo de naranja que no tiene gran secreto,

luego, hice una mermelada de frutas.

Los croissants no sé cómo habrán salido,

si están como una piedra y luego, la tortilla de jamón

y había cogido un bollo para la presentación vuestra.

Es la sandía famosa esa. La sandía, pero digo:

"¿Con qué le pongo, con el bollo la sandía de pan?"

Así que hice un huevo escalfado le pongo jamón y al lado la sandía

y ha quedado... madre mía para echar a correr al monte.

(RÍEN) (MIRI) Ay, pobre.

(LAILA) Ay, que me la como.

¿Y esto desayunáis en Tolosa, normalmente?

Huy, no, hijo, no, mi marido solo zumo, medio litro de zumo.

Eso es una miseria. No me extraña que tu marido

se tire al zumo si le pones todo esto, claro.

Esto él, no lo prueba.

Crees que él es tonto, dame el zumo que me voy corriendo.

(RÍEN)

Claro. Si prueba eso,

se le cae la dentadura. Voy conociendo a la familia.

Me la voy conociendo. Yo soy de apetito,

y yo me lo como. Edurne, ¿tan mal te caemos?

No, sois maravillosos, pero yo voy para atrás como los cangrejos.

No. no. Edurne...

¿Qué pasa? Limpié bien la taza. Mírala, ven aquí.

¿Un pelo, de dónde? Si no se me caen.

A ver. ¿Qué es eso?

No es tuyo porque es moreno. Ah, mío no es.

Ay, pues es la taza que he cogido...

No diré de dónde.

Edurne, por favor, ¿me puedes decir de dónde cogiste la taza?

Se dice el pecado, pero no el pecador.

No. Pues, ahí no había mucha gente,

éramos dos, no sé si es mío o de la de mi lado.

O sea, es de Miri.

Yo creo que no, Miri tiene el pelo largo, es mío, entonces.

Si es corto, es mío.

Y si quieres lo llevas al CNI ese.

(RÍE) ¿Al CNI?

(RÍEN)

Por supuesto, no voy a culpar a nadie,

ese pelo es mío, es corto y es mío y punto y se acabó.

Y no hay más vuelta de hojas.

Cuando preparamos un desayuno que tiene que viajar un poco,

pasar por pasillos, montacargas... intentamos

que esté tapadito o en jarrita porque es muy fácil

que un pelito vaya ahí.

Poco apetecible a simple vista. Todo lo que me digas.

Vale.

Uf, ¿esto es la mermelada? Sí.

Pensé que era tomate... Fíjate, horroroso.

Todo horroroso, lo sé.

Una mermelada tiene que tener mucha azúcar, si no,

se queda como un potito de niño pequeño que está malo.

No le des que te he dicho que está duro.

Está todo malo, ya lo sé yo, no hace falta que me lo digáis,

ya lo veo yo. ¿Para qué lo haces todo malo?

Pues, bueno, no tengo excusas. Tú que dices la verdad siempre.

A la nena no le des nada no se ponga mala.

La nena, como tú dices, que opine. No.

A ver... ¿Qué te tomarías?

Yo, eso o el zumo. El primer billete para Barcelona

tomarías tú. Qué lista eres, hija.

Los niños y borrachos dicen la verdad.

No, no tenía que probar nada de aquello, estaba incomible.

Aquello no se lo comen ni los perros.

Nada, cuando se hacen mal las cosas hay que reconocerlo y punto.

Vamos a ver el "Miri's desayuno".

Qué romántico, Jorge. -A mí no me hace eso.

Madre mía, el delantal.

Joder, parece que viene de un matadero esta mujer.

Te has visto el delantal, ¿no? Con el trapo con el que

nos limpiamos las manos, saqué la bandeja del horno.

Entonces, no quería limpiarme las manos en el trapo

para no enguarrar toda la bandeja

y todas las tartaletas que tenía en el horno.

Entonces, me limpié con el delantal.

El trapo está limpio y tu delantal hecho unos zorros.

El destripador de Healthy lo tendría así.

Es "Miri's dirty". Tengo un pequeño problema

con la limpieza. Miri, Miri la cochina.

Por cierto, Pepe y Paula,

cómo me habéis intimidado, madre mía.

Somos un jurado con mucho peso, ¿verdad?

Sí, sí.

Pero te decíamos, simplemente,

lo que veíamos y lo que veíamos no nos gustaba nada.

¿Qué has preparado, Miri?

He preparado un desayuno bastante saludable.

Por una parte he hecho dos tostaditas, una con huevo,

aguacate y salmón ahumado.

Luego, hice dos tartaletas, una con frutos rojos

y luego la otra que está rellena de chocolate por dentro.

¿Y esto es 'healthy'?

Sí.

Yo no sé si es 'healthy', pero a simple vista

tiene pinta de te muerdo y me enveneno.

A mí me gustaría.

¿Que se envenenase?

Hagamos la prueba más lógica, un alma cándida e inocente.

Ay, prueba tú, yo tengo todavía mucho que hacer.

Ah, yo. La que más te guste,

la de chocolate y me dejas la chamuscada esta.

Bueno, vamos a probar.

Miri, ¿habías preparado alguna vez así un desayuno como este?

No.

Miri, voy a ser escueto,

esto es una porquería muy gorda.

Pero por un tema de, como tu delantal.

Cuando toqueteamos, manipulamos mucho, nos lo cargamos.

Lo de la fruta es terrible.

La más fea que hemos visto hoy de largo.

El único que medio me gusta es el de yogur con las frutas.

es el único, tras criticar al de Odkhuu, que al menos

no está mezclado como un poti-poti.

Pero el resto... uf.

Tenía muchas ganas de probar tu zumo porque viendo el recipiente

las veces que me dijeron:

"Te bebes hasta el agua de los floreros",

te juro que no veo la diferencia. ¿Probaste esto?

Horroroso.

El resto de las galletas están... no me interesan nada.

La estética, tú que eres una mujer de estética, de gusto,

esa fruta tirada ahí de cualquier manera

con un zumo ácido, me interesa lo justo.

Y lo único que me gusta es el chocolate.

Guau.

Menuda valoración.

No me lo esperaba tan heavy, la verdad.

Me da rabia

porque iba bien y hoy he bajado en picado.

Pum, pum, 'room service', soy Nathan, ¿puedo pasar?

-Hombre, amigo Nathan, claro, por supuesto, pase, pase.

¿Tienes que echar el café? Cuando los señores gusten.

Pase. Cargadito,

que es el primero, por favor.

Cuánto café tiene, Nathan. Generoso de café, ¿eh?

Cuando terminen, nos llaman y así retiramos el desayuno.

Perfecto, muchas gracias,

señor, se puede retirar. (SONRÍE)

Es un pavo.

Qué pavo es.

Empezaré por la fruta, he querido macerar un parte

y, entonces he puesto fruta fresca también, cortada y mezclada.

Después preparé algo más típico de la tierra, un pan con tomate

con un poco de fuet, una vinagreta con frutos rojos

y unas láminas de queso.

Y luego preparé un huevo cocinado a baja temperatura

durante 45 minutos a 65 grados.

En bolsa de vacío. En una bolsa de vacío

y he hecho un croissant con puntos de chocolate

y un batido con amor así para darle un color por encima.

¿Y has preparado un café

o has ido al bar a por ello, a por el café?

No, lo he preparado.

Preparado.

Tres partes de café y una de agua para hacer el americano.

Efectivamente, está muy rico tu café, Laila.

Muy agradable.

A ver, el tema de Nathan me pilló en caliente,

pero una vez saco todo el veneno

ya está, ya me quedé tranquila

Mira, lo primero que se agradece

es que hayas puesto azúcar por si te apetece o no te apetece.

Piensas en un cliente que lo puede tomar o no,

cosa que no había hecho nadie

y eso ya dice mucho.

¿Te ha gustado, eh? Está muy bueno.

Está muy buena, además, estuve en un bufet, típicamente,

catalán con ese fuet, ese pan de pallés con su tomate,

igual que el del huevo, se te vio trabajar, minuciosamente,

y tiene sentido todo

lo que has hecho y el zumo está, realmente, rico.

Muchas gracias, Nathan.

Es la mejor fruta que hemos probado,

poco tocada, cortes naturales,

dispuesto casi sin tocarlo de una forma medio elegante.

Perfecto, y lo que es ideal es esa tostada bien ejecutada.

El huevo tan bien no sé cómo te ha salido,

me tendrás que enseñar porque a mí no me salen así.

Es un genio, ¿qué quieres? No, para nada, chef, para nada.

La primera vez que lo hacía,

pero el libro de Joan Roca me sirvió muchísimo.

Gracias, Joan, ahora sí, te lo puedo dedicar

con toda satisfacción porque está bien.

Se te nota que tienes maneras, el que mejor lo ha presentado

como intentando reproducir el servicio de un gran hotel.

Muchas gracias, Nathan.

(APLAUDEN)

Muy bien, muy bien, cariño.

Te lo merecías, hijo, te lo merecías.

Te lo merecías, nene.

Que me río porque ya estoy superagusto con ellos

y que me lo paso muy bien.

En el fondo, cuando estás en un hotel,

te tienes que sentir como en casa, pues ahí es un poco

lo que sentía, este plato empieza a hacerme sentir como en casa.

Muy bien, Silene, cuéntanos.

Sí, hemos hecho un zumo con melón, manzanas, hierbabuena.

Luego, el yogur griego lo he hecho con base

con algo de azúcar para que la acidez de los frutos rojos

no sea muy intensa. Opté por hacer un bizcochito

sin gluten ni leche por aportar algo nuevo.

Y un pequeño croissant con chocolate y la tosta

es de un pan de nueces con pasas para que sea

un bocado así como saladito, pero sano,

Bueno, vamos a probar.

Ascuas.

Es que está hecho solo con harina de maíz, chef.

Es una propuesta para quien no toma gluten.

Las elaboraciones con harinas modificadas

para intolerantes al gluten son más complicadas.

Sí. Llegará el día

en que lo equiparemos, hoy hay diferencias,

pero no esa diferencia, eso es una pelota de goma.

Indiscutiblemente, la tosta está correcta,

la fruta, también, correcta,

yogur aliñadito con fruta bastante limpia.

¿El revueltillo? De acuerdo.

El té, incluso, me faltaría

un azúcar como decimos todo el rato.

Sí, es que se queda todo como muy a medias.

Oye, te levantas y te hacen esto...

Bueno... en un hotel cinco estrellas

ya dices: "Ay, esto no, esperaba algo más".

Yo decía: "Madre mía", si yo sabía que esperaban eso

que yo hubiera preparado un buen bizcocho,

una cosa rica de la bollería.

Donde me quedé bloqueada es en la harina.

Es que... la he echado a perder hoy.

Bueno, aspirantes, jueces, es muy tarde ya para Paula, ¿eh?

Así que vamos a dejar que se vaya.

Paulita, muchísimas gracias por haber traído un soplo

de frescor a estas cocinas,

ya sabes que te queremos un montón, ¿verdad?

Sí.

Hasta siempre, Paula.

(APLAUDEN)

Guapísima mía.

(APLAUDEN)

Me encanta tener una chica matriculada, me encanta.

Adios.

(TODOS) Adiós, Paula.

Esta niña es buenísima,

buenísima, ya veremos en el futuro un gran chef en ella.

Pues, ahora, sí, aspirantes,

toca deliberar para decidir qué aspirante preparó

el mejor desayuno, así que, jueces.

Tú, amore. -No, espera, espera.

-¿Espera a qué?

¿Es pera o la manzana?

Hay que ser prudentes.

El desayuno es muy importante porque es la primera comida del día

y como su nombre indica,

sirve para romper el ayuno de toda la noche

y despertar el cerebro para que empiece a trabajar o estudiar.

Además, mejora la concentración, la memoria y aleja el mal humor.

El desayuno debe suponer entre el 20 y el 25%

de las calorías ingeridas a lo largo del día.

Un desayuno equilibrado debe incluir lácteos,

frutas y hortalizas frescas cereales, a ser posible,

integrales, proteínas y aceite de oliva.

Hay un aspirante que nos ha servido

un desayuno digno de un hotel de cinco estrellas.

Incluía todo lo que habíamos pedido,

además de una presentación impecable.

Y ese aspirante es...

Nathan, enhorabuena, Nathan.

(Aplausos) Para ganar "MasterChef V"

hay que ser prudente, pasito a pasito

y no dejarle fácil a mis contrincantes.

Esa es mi estrategia.

Nathan, el mérito es tuyo,

pero por muy poco, por una tacita, también dale las gracia a Laila.

Gracias, Laila.

Hecho.

Le debes un café.

(RÍEN) Un café.

Me abrazó Silene, pero yo como un palo

porque ese abrazo a ver si me va a coger

un pelo y me hace vudú porque hace vudú y esas cosas.

No te puedes fiar ni un pelo.

El nivel de exigencia es cada vez mayor

y hay dos aspirantes que no han llegado al mínimo

exigido en esta prueba.

Esos dos aspirantes son...

Miri y Edurne.

Edurne, no le hagas ese desayuno a nadie, ni a tu marido ni a nadie.

Ya lo sé, chef. Miri, el tuyo estaba algo mejor,

muy poquito, pero tampoco se lo hagas a nadie, de verdad.

Miri, Edurne, mucha atención a lo que os ha dicho el jurado,

¿vale? Tenéis una estupenda oportunidad de demostrar

lo que valéis en la prueba de exteriores.

Creo que la prueba de exteriores

aparte de hacerme capitán, me darán alguna ventaja y bueno

si quieren tensión, la daremos.

Los aspirantes no lo saben, pero están a punto de enfrentarse

a una prueba muy especial

y para ello nos trasladamos a la espectacular Fincas Tilve

situada a 10 minutos del centro de Madrid.

Aspirantes, habéis superado

25 cocinados y 8 pruebas de eliminación

y supongo que a todos os retumbará la misma pregunta

en la cabeza: Si he llegado hasta aquí,

¿por qué no voy a ganar?

Pero siento recordaros que solo puede ganar uno y os advierto

que las cuatro semanas que quedan

por delante serán las más duras de todas.

No sé por qué, me lo creo.

-Me pone el corazón a mil.

Hoy vais a enfrentaros a una prueba muy especial.

Trabajaréis en estos impresionantes 30 metros de cocinas.

Pero, atención, porque no lo haréis solos.

Que entren los ex aspirantes.

(APLAUDEN)

(GRITAN) ¡Ole!

Se me llenó el corazón de alegría porque te da el chispazo

de las burbujas del principio. Verlos a todos juntos

y volver a disfrutar de estar juntos de nuevo.

Ex aspirantes, bienvenidos de nuevo a "MasterChef".

(TODOS) Gracias, Eva.

Volver a las cocinas de "MasterChef" es alegría,

estando dentro te das cuenta de la experiencia,

pero fuera dices: "¿Cómo se me ha escapado?"

Como podéis comprobar, tenemos una baja

que nos da muchísima pena.

Nuestro querido Jordi le ha surgido un problema familiar

de última hora, así que desde aquí,

Jordi, te mandamos un abrazo muy, muy fuerte

y deseamos que todo se solucione.

(APLAUDEN)

Hoy, por primera vez

en la historia de "MasterChef", no repescaremos a un aspirante.

¿Cómo? Hoy volveréis a la competición

dos de vosotros.

(APLAUDEN)

No me lo creo.

Aspirantes, me sorprende que os alegréis tanto

porque a partir de ahora, tendréis dos competidores más.

Pero quiero que tengáis algo muy presente.

Cuanto más reñida está la competición,

mayor satisfacción se siente al ganarla.

Así que esto os tiene que servir como estímulo y motivación

para seguir luchando

para convertiros en mejores cocineros.

Desde luego -No estoy a favor de la repesca

yo nunca he visto

en una Champions que en cuartos de final

entren a un equipo ya eliminado.

En la prueba de hoy habrá dos tipos de cocinado.

Vosotros, ex aspirantes, trabajaréis, individualmente.

Y los aspirantes competiréis divididos en dos equipos.

Miri y Edurne, vosotras fuisteis las peores de la prueba anterior,

pero, sin embargo, hoy seréis las capitanas.

Madre mía.

Miri, por fin, consigues volver a ser capitana

que es lo que querías desde esa gran experiencia de Menorca, ¿no?

Creo que aprendí de los errores

que hice y espero superarme a mí misma.

Nathan, fuiste el mejor de la prueba anterior,

no sé si esperabas ser capitán y ahora estás algo desilusionado.

Sí, porque llevo con ganas de ser capitán otra vez,

pero, me imagino que tendré otra ocasión, seguramente.

¿Con quién preferirías trabajar hoy, con Miri o Edurne?

Pues me siento más identificado

con la energía y el trabajo que desprende Edurne.

Lo que diga Nathan me entra por un oído y me sale por el otro.

¿Que Edurne tiene mucha energía? Sí, ¿y yo, qué?

Muérete conmigo.

Miri, fuiste la que tuviste la valoración menos mala de las dos

y por lo tanto tienes un privilegio,

puedes elegir entre formar tu equipo del tirón

y, además, contar con un miembro más en él

o escoger los platos que cocinará tu equipo.

Difícil elección.

-Sí, sí.

Yo creo que... todos somos muy buenos... menú.

Bueno, pues en este caso,

Edurne, tú eres quien tiene el privilegio hoy.

Muy bien. Edurne, dime con qué tres

aspirantes quieres trabajar y por qué.

La primera, mi hijita que está aquí,

es mi mano derecha me da paz y tranquilidad.

Segundo, Nathan porque es una persona que ha cambiado

muchísimo, del pijo se convirtió ya...

(RÍEN) Servicio a domicilio.

Oye, Nathan, ¿te has visto ese cambio, también?

Pues, no hago esas poesías que tanto gustaban a Jordi

y me imagino que hago "canyis" de esos poemas cortos.

No sé por qué, pero creo que Nathan, tienes un poco

de fijación ahí con Jordi.

La ciudad es muy pequeña para los dos, chico.

(RÍEN)

Bueno, Edurne, último miembro para tu equipo.

Laila, a mí la mujer me da mucha garantía.

Por lo tanto, Miri tú cocinarás

con Jorge, que supongo estarás supercontenta

Super. Y con Odkhuu.

Encantada. ¿Te gusta tu equipo?

Me encanta, lo habría escogido así.

-Estoy contento con el equipo con el que voy a cocinar hoy,

aunque me temo que a Miri le podrá

un poco la presión de esa capitanía.

Aspirantes, ex aspirantes,

llegó el momento de conocer el menú de hoy.

Cocinaréis un menú latinoamericano diseñado por uno de los chefs

que mejor conoce esa cocina, Juan Manuel Barrientos.

(Aplausos) Juan Manuel, bienvenido.

Qué bien, tenerte por aquí. Qué tal, amigo, cómo estás.

Hola, chicos, cómo están. (TODOS) Hola.

Aspirantes, 8000 kilómetros ha hecho este gran chef

para traeros sus platos, tiene dos restaurantes

en Colombia y uno en Miami, "El Cielo".

Y por si esto fuera poco, el año pasado fue invitado

por el propio Obama a dar una clase magistral

sobre economía creativa.

Toma ya. -Bueno.

-Pude compartir lo que hacemos en el restaurante

y la fundación de "El Cielo" donde, por la cocina, capacitamos

a soldados heridos en combate

y ex guerrilleros y los tenemos en las cocinas

generando perdón y reconciliación.

Y nuestro lema es que cocinamos la paz de Colombia.

-Guau. -Qué bueno.

Llegó el momento de conocer el menú que cocinaréis hoy.

Está formado por cinco platos del chef Juan Manuel Barrientos,

un entrante, empanadas latinoamericanas variadas.

Creo que son diferentes a las que probé, esas son fritas.

Ex aspirantes, os encargaréis de este plato.

Todos cocinaréis empanadas,

pero cada uno lo hará con un relleno diferente.

El menú que nos toca, la verdad es que no lo controlo

mucho porque la comida sudamericana me falta visitarla

y me gusta, pero nunca la hice.

El resto de campanas son para vosotros,

el primer plato, langostino en salsa

de zanahoria y pimiento.

Qué rico -El langostino está cocido al vacío

y hay que secar las patas del langostino y la cáscara

para freírla y que estén bien crocante.

El segundo, pesca de la tierra.

Ah, pesca.

Aquí tenemos otra pesca cocinada al vacío a 65 grados.

Un puré de ñame que es un tubérculo latinoamericano y hacemos

unas papas que las confitamos

en aceite y con un soplete las quemamos por fuera

y así tienen algo de sabor ahumado.

Tiene mucho trabajo.

El tercer plato, mariposas amarillas.

Aquí tenemos un cerdo con una salsa de frutos colombianos

y ajís y también tenemos un puré de papa colombiana.

-Uf, madre mía.

Y el cuarto plato, amazonas.

Bueno, es un postre inspirado en ingredientes amazónicos,

tiene yuca, urrapo, que es un banano pequeño, cacao,

piña y un helado de lulo con cilantro.

Qué fuerte, tío.

Aspirantes, es el momento de decidir

qué platos cocinará cada equipo.

Miri, te corresponde elegir a ti y seguro que lo tienes clarísimo.

Qué liada, madre de Dios.

Es que el postre yo creo que es mejor hacer los rojos.

-Miri, pero postres nos quita la vida.

-Tira por el rojo.

Edurne, tu equipo es el equipo azul y cocinaréis langostino

en salsa de zanahoria y pimiento

y las mariposas amarillas. Mariposas amarillas.

-Huy, hay problemas de matrimonio

-Si en los postres somos los que peor lo hacemos,

¿vas a coger el postre

que te dan la opción de coger el menú

un poco más fácil?

Hoy el servicio es tipo cóctel, eso significa

que los ex aspirantes elaboraréis 25 empanadas cada uno

y vosotros, aspirantes, 100 raciones de cada plato.

Madre del amor hermoso.

¿Entendido? (TODOS) Sí, chef.

Tres personas para 100 raciones es que es una locura.

Claro, ahí ya pensé:

"Haber cogido a un aspirante más".

Cocinaréis para las estrellas más emblemáticas de un conocidísimo

equipo de fútbol y su equipo técnico.

Bueno, Jorge.

-El América. Como siempre, nuestro supermercado

proveedor de alimentos os facilitará los ingredientes

para cocinar y donará el excedente que no uséis a comedores sociales.

Muy bien. Empezaréis a cocinar

todos a la vez. Ex aspirantes, vuestras empanadas

latinoamericanas salen primero y tenéis 90 minutos para hacerlas.

(TODOS) Vale.

A priori las empanadas son sencillas, pero

son 25 empanadas en muy poco tiempo

y aquí los nervios siempre juegan malas pasadas.

Aspirantes, tenéis 120 minutos

de cocinado y los platos saldrán de dos en dos.

En el 105 salen el langostino y la pesca de la tierra

y en el minuto 120 salen los dos siguientes,

mariposas amarillas y el amazonas.

¿Lo tenéis claro? (TODOS) Sí, chef.

Una cosa más, aspirantes, esta semana habrá una master class

para el equipo ganador,

la dará el gran Etadis Carenzo del restaurante Sudestada.

Os enseñará todos los secretos de la cocina latinoamericana.

Quiero veros trabajar a tope a todos, a por los ingredientes

en tres, dos, uno... ¡Vamos!

Vamos, mamuchi.

Anda, Jordi, que tú también, estrellas de un conocidísimo

equipo de fútbol, ¿no tenías otra idea mejor?

Te apuesto lo que quieras a que ninguno se imagina

que cocinará para sus familiares.

Seguro, se lo creyeron,

ya te digo. Todos emocionados.

Somos tres, pero muy organizados, no os preocupéis.

El medidor, ¿vas tú, te echo agua?

Los ex aspirantes elaborarán

empanadillas latinoamericanas variadas.

Tienen que mezclar la harina con un almíbar de azúcar moreno

y trabajar la masa hasta que quede uniforme.

Venga, que haremos la mejor empanadilla

de Colombia y del universo.

Adrián hará empanada de plátano y queso.

Salva, de cangrejo de ají.

Y José Luis, empanada de carne desmechada.

25 personas, con una me va a valer.

Paloma va a rellenar su empanada de arroz con pollo y lomo.

Y Paula con pimientos y chorizo.

Para mí, volver a las cocinas de "MasterChef" significa

retomar un camino que empecé con muchas ganas

y aprovechar para demostrar

todo lo que me quedé con ganas de sacar.

Lorena rellenará su empanada con pierna de cerdo ahumada.

Elena tiene que cortar las verduras para su empanada de langostinos.

Y José María tiene que cocinar

el cerdo para su relleno de chicharrón.

Da garbo, amore, limpio esto porque hay que trabajar tres.

-¿Pusiste las patatas? -No, ahora, primero

el aceite infusionado, después las patatas.

-Vale.

El primer plato del equipo rojo

es corvina con puré de ñame y alioli de cilantro.

Vale, Jorge, hay que hacer cosas en todo momento todos.

-Menos mal que lo dices, si no ibas a jugar al Mario Bross sola.

Para el postre elaborarán un helado de lulo,

también conocido como naranjilla,

una fruta originaria de Perú y Colombia.

Venga, amore, con más gracia.

-Joder, Miri, ¿las dos horas vas a estar así?

-Amore, no quiero perder. -Yo sí quiero perder.

-Cuando pelo una, tú llevas media.

-¿Te callas ya, por favor?

-Chico, estoy nerviosa me juego la eliminación,

jolín, si soy capitana voy a dirigir

y me tienen que hacer caso, es que...

(RESOPLA)

El primer plato del equipo azul es langostino en salsa

de zanahoria y puré de papas criollas.

¿Contáis los langostinos? -Sí.

-Para 100. -Sí.

-Bueno, no echaré más limones,

que luego sabe mucho a limón la carne.

¿Te ayudo con los langostinos? -No, estoy casi.

-Vale, a ver.

A ver si nos sale bien hoy, tranquilitos, nenes.

(SILENE) Estoy pelando.

(EDUURNE) No me digas que te cortaste.

(NATHAN) No.

(LAILA) Los dedos cocidos de picazones.

Que te digo que vamos a macerar primero la carne.

-Sí, primero la carne, es buena idea.

El segundo plato que tienen que elaborar

es mariposas amarillas.

Un solomillo de cerdo marinado y puré de ñame.

Oh. -¿Qué te pasa?

-Nada, que parece que estoy pinchando cactus.

-Pica, cuando pincha, pica.

-Pero como su puñetera estampa gitana.

¡Ah!

Eso no era pelar una gamba, era hacerle un trabajo quirúrgico

y separar la cabeza,

el coral por un lado, las patas por otro,

tengo las manos desolladas, eso ha sido un trabajo de chinos.

Bueno, Jordi, Pepe. ¿Qué pasa, hombre?

Yo hoy estaré con los ex aspirantes

con lo cual tenéis que elegir como siempre, con qué equipo vais.

El que gane un pulso, elige equipo.

Yo es que soy muy malo haciendo pulsos.

Este animal lo mismo me rompe la chaqueta.

¿Estáis listos? Vamos.

Ya.

¡Ah! ¿Ya estás, puedes más?

Tiene que tocar, que tocar, ¡vamos, Pepe!

Está tocando con todo. ¡Vamos!

(SE ESFUERZAN)

Pero... se pone así.

Pero bueno. ¿Cómo se hace un pulso?

No me vengas con excusas. Jordi, ganaste tú,

¿qué equipo quieres? Fue tan fácil ganar

en el pulso que no sé qué elegir.

Me quedo con el equipo..

¿Rojo? Yo donde esté Nathan sé que no pierdo.

Ese es un componente por el cual elegiré equipo.

(RÍEN)

(LAILA) Os estamos oyendo, ¿eh?

Aspirantes, ¿cómo vamos por aquí? Perdón, ex aspirantes, ¿cómo vamos?

Bien, muy bien. Las empanadas sabéis

que salen las primeras Sí.

¿Y cómo vais de organización? Creo que bien, tenemos la masa...

¿La carne está aquí?

Vale.

Ay, ese nervio cómo lo echaba de menos.

¿Qué? Aquí estamos.

Me ha venido bien el recoger pilas.

Así que a sacarlo. Trabaja bien pero no te cortes

el dedo que te veo nerviosa. Perfecto.

¿Dónde está mi torero favorito? Me alegro de verte.

¿Qué tal estás? Muy bien.

¿Y los niños? La niña corre.

¿Sí, pone banderillas ya? Que se irá a estudiar

y ni me di cuenta. ¿No te da pena dejarla si vuelves?

No me tenía que haber ido. ¿Por?

Porque tenía que estar aquí y darle lo que quiero a Cayetana.

Lo que tienes que hacer es darnos lo que queremos

para volver, limpieza, orden y empandilla con sabor.

Importantísimo hoy. Lo más importante.

Quizá por el hecho de irme la última,

sigo habituada a las cocinas y no tengo la presión

como los que llevan mucho tiempo fuera

y esa ventaja la llevo.

Vale, cuidado con esto que no se nos caiga

Equipo rojo, ¿cómo andamos? Hola, chef, tengo las patatas

ya cociéndose, cortan el pescado,

tengo el aceite infusionado con el cilantro,

entonces, ahora estoy con el alioli para...

¿Alioli, dónde lo haces?

¿Cómo que dónde? ¿Ahí?

No, eso es la leche de coco que la pondré con suero.

Me hablas de un alioli.

Alioli yo entiendo otra cosa entiendo un mortero, una emulsión.

Esto es una sopa de coco. Lo iba a hacer en una olla

con zumo de limón, cilantro, el suero y al final,

añadiré el aceite. Lo que no sé es cómo esto

va a coger cuerpo, es imposible.

Organízate y búscate una idea buena porque eso no saldrá

y os digo otra cosa, equipo rojo, sois un menos

y ya vais con retraso, ¿vale?

Ya podéis correr, dejaros el pellejo

y aun así veremos si sale. Sí que saldrá.

Equipo, necesito caña, caña a tope. Jorge, por Dios, Odkhuu.

-¿Qué? -¿Sacaste algún lomo?

-No. -Pues los necesito

para empezar a ponerlos ya.

-Miri, son cinco minutos el pescado,

¿cómo lo vas a poner ya? Amor.

Es más importante la salsas

que el pescado, el pescado al final.

Aceite, tomillo y ajo. -Está ahí, míralo.

Qué pasa con el equipo azul,

¿cómo vamos, tenemos los langostinos pelados?

Está casi. Vamos a darnos un poco de brío

que el tiempo pasa aquí, extraordinariamente, bien.

Que hoy queremos hacerlo bien.

Más despacio, Edurne, que me das mucho miedo.

Y aquí, ¿que hay en la ollita? El ñame, pelado cocinando.

¿Has cocinado esto alguna vez? Esto es muy de tu zona, ¿no?

Sí, mi abuela nos la hacía en vez de patata.

Cuando yo iba a su casa tenía ñame cocido.

Muy bien. Nathan, ¿por dónde vamos? ¿Qué estás haciendo?

A la vez que estamos abriendo los langostinos con mucho cariño,

estoy preparando el aceite para ponerlo dentro de la bolsa,

envasado al vacío. Y cuando le dé la cocción,

tiene sabor de tomillo y ajo. ¡Dadle cera a la cosa!

-Sí, chef. -A ver si nos sale bien hoy, hijos.

¡Por favor, os lo pido! ¿Eh? -Al horno los langostinos.

-¡Oído! -A ver, ¿cuánto tiempo?

Nada, nada, capitana, solo para secarlos.

A ver, equipo, en 10 minutos quiero los primeros

10 trozos de pescado en las bolsas de vacío.

En 10 minutos, Odkhuu, por favor. Odkhuu, ¿me has escuchado?

-Sí, sí, sí. -Vale, pues dímelo. "Sí, Miri".

-Sí, Miri. Miri me vuelve loco.

Pero, bueno, yo sé cómo es Miri. Yo conozco a Miri bien.

Por favor, empezad a hacer cuadraditos de eso, ¡por Dios!

Uno que haga cuadrados y... -Primero limpiamos el pescado.

Luego hacemos cuadrados. -Empezad a hacerlos ya.

Hay 100, ¿vale? -Ya está.

-Y lo tenemos que emplatar. No hay tiempo, no hay tiempo.

No estoy viendo la primera bolsa. Odkhuu, ¡por favor, hazme caso!

De verdad, ¡quiero bolsas de vacío ya!

Miri, está limpiando el pescado. ¿Qué te pasa?

Las quiero, punto y pelota.

Yo creía que éramos un buen equipo,

pero Miriam no sabe gestionar bien lo que es una capitanía.

Una capitanía no es dar órdenes a personas capacitadas de sobra

para hacer ese plato sin ella.

A ver si llego.

-¿Estás usando ese fuego? -Sí, ¿para qué lo necesitas?

Las patatas no han terminado, pero lo pondré ya aquí.

Yo calentaré el aceite para hacer la empanadilla.

-¿Ya? -Sí.

-Paola, ¿cómo vas? -Muy bien, ¿y tú?

Allá vamos. Masa. Me pongo con el sofrito

y el arroz lo primero. -Vale. Me voy a envasar la carne.

¿Las bolsas de vacío las habéis visto?

-No. -Están ahí.

He visto algo transparente por ahí. -Aquí están, aquí están.

Vale, perfecto. -Aquí vamos a echar algo de salsa.

A ver. Bueno, equipo azul,

os traigo al chef para que supervise cómo lo hacéis.

-Muy lentos. -¿Qué me dices, nene?

50 minutos de cocinado y no tenemos ningún plato medianamente acabado

o una salsa medianamente acabada.

¿Qué pasa aquí? Seguimos con las patatitas.

Y aquí tenemos la... No hay nada cocinándose.

Y no hay nada cocinando. Ahí está cocinando. Lo voy a sacar.

¿Cómo lo ves? La carne debería estar avanzada.

Por lo menos marcada o tal. Y las mariposas deberían cocinarse.

No sé. ¿Algún consejo para las mariposas?

-Corre, o no habrá mariposas. Se puede decir más alto,

pero no más claro. Venga, volemos, por favor.

Sí, chef. Venga, Nathan.

Oído, chef. Ahora envaso las gambas.

Vale, yo hago lo de la tinta de calamar.

-Está al máximo, ¿no, nene? -Sí, está al máximo.

O sea, ¿por qué no veo bolsas ya al vacío hechas?

Oye, si ponemos las cositas como estas aquí,

no pasa nada, de verdad, ¿eh?

Vamos a intentar no utilizar el suelo mucho, ¿vale?

¿Cómo lo ves? Chicos, yo creo que

ustedes van muy bien si solo tuvieran que hacer un plato.

Pero se les olvidó por completo el segundo y no creo que alcancen.

Tú tienes que tener otra cosa en cuenta.

-Dime. -Tienes un plato de sal

y uno de dulce. -Sí.

Tienes dos mesas, no puedes contaminar.

En un lado tienes que hacer el postre y en el otro el salado.

-Vale. -Pero si no arrancas ya,

vas a perder. Y yo te voy a sacar de aquí,

porque lo vas a cocinar todo. Gracias, chef.

Oye, cera. Capitana, cera. Caña.

Caña. Vamos a hacer una cosa.

Odkhuu, vamos a cambiar de cocina. Tú, que eres más limpio con esto,

te vas a poner en esta. Me pones las bolsas de vacío,

las llenas con aceite infusionado, sal y pimienta y al roner, ¿vale?

¡Ponte ahí, ya, ya, cagando leches, "porfa"!

Limpia la parte de Odkhuu. -¿Odkhuu va a seguir aquí?

-Voy. -¡Va!

Venga, Odkhuu, vamos.

Los plátanos me los cortas en lonjas así, ¿vale?

Ni muy gordas, ni muy finas, en lonchas, ¿vale?

Y la yuca igual. Bueno, Juan Manuel, ha sido genial

que hagas 8000 kilómetros con esta cocina tuya

para intentar que estos aspirantes hagan platos tuyos, buenos.

También te digo una cosa, no lo veo bien

y espero que hagan justicia a esos 8000 kilómetros recorridos.

Yo tampoco lo veo bien, dejaron correr el tiempo.

El equipo rojo está completamente colgado.

Bueno, sea como fuere, ha sido un placer.

Y, cuando gustes, "MasterChef" será tu casa.

Un placer. ¡Odkhuu, Odkhuu, Odkhuu, Odkhuu!

-¿Qué? -10. ¡No, no, no!

-Es que está, cabe. -Con más espacio.

-Sí, sí, sí, vale. ¿Más espacio? -Más espacio entre ellos.

-¿Por qué, por qué? -Necesito más espacio entre ellos.

Que no tenemos tiempo, amor. Que es mejor así.

Vamos a hacer lo que yo diga. Más espacio, 10.

Unos 10 o 12 por bolsa, no más de 10 o 12.

-¿Crees que se van a pegar? -No quiero que se pongan más.

-¿Pero por qué? -Jorge, ve a lo tuyo.

-Madre mía, hija. -10 o 12, con espacio entre ellos.

-¿No puedo dejar aquí espacio? -Tan juntos no se cocinarán bien.

La lógica de ese planteamiento, aparte de perder tiempo...

-No quiero que estén todos juntos. -Madre mía.

-Ponemos 10 y punto. -Vaya líder con órdenes.

Vas a llegar lejos dando órdenes así,

como si fuéramos tonta. -Para que se cocine mejor.

-Sí, sí, mejor... -Lo digo por algo.

Una experiencia tienes tú en cocinado de pescado, vaya.

Es increíble. Odkhuu y yo tontos.

-Tontos no. -Tontos, vaya.

Miri me ha hartado mucho hoy. Es verdad que sé separar

nuestra convivencia con este rato de cocinar.

Pero a nivel de cocinado, como líder,

o sea, sería casi la última que elegiría.

Y mira que la quiero pero, uf, fatal.

Ve contando los trozos, Odkhuu. ¿Cuántas bolsas llevamos, Odkhuu?

-Tres. -Jorge, más caña, baby, "porfa".

Miri, por favor, me estás hartando bastante hoy.

Nada, pues lo siento, no quiero perder.

Quiero caña y punto. -Haz tus cosas y olvídanos un poco.

-No os olvidaré, soy la capitana. -Sabemos qué hacer.

Capitana es capitana, ya está. No es que seas mejor que nadie.

-No soy mejor que nadie. -Pues habla bien a las personas.

-¿Estoy hablando mal? -"Porque lo digo yo...".

-No me critiques lo que hago, tío. -Lo haces todo con una seguridad

que no es normal. -Un capitán debe estar seguro

de lo que hace. -Si no lo sabes no.

-Ya está, lo sé. -Yo hago todo lo que me pides.

-Me parece perfecto. -¿Vale?

-¿Confías en mí o no? -Según cómo lo haces, no.

Confío en ti en general, hoy no.

Me da rabia, porque yo no hago nada con mala intención.

Y me sabe mal que sea así con Jorge,

porque creo que me tendría que entender.

Se tendría que haber puesto en mi piel en vez de rechistar.

Vamos a probar, a ver cómo sale. ¡Perfecto, genial!

¿Cuántas son? 20 empanadas, ¿no? -26.

¡Ah, ah!

Exaspirantes, en 12 minutos salen las empanadas.

Quiero ver 25 empanadas de cada tipo y no os veo correr.

Quiero veros freír, rellenar. ¡Rápido!

¡Joder! ¿Cómo vamos aquí?

Bien. Ya mechando la carne. Solo salen las empanadas que estén.

Perfecto. Voy a probar el relleno.

¿Cómo vas, Paloma? Pues bien.

Pero como tenía un fuego con la olla exprés,

el arroz está ahora haciéndose. Quiero llegar a tiempo...

O sea, que no vas bien. Voy regular.

-Joselito, ten cuidado. Mírala. -Ya las voy a sacar.

No, no le pongas mucho, no le pongas mucho o se te abre.

¿Cómo van esas bolsas? Ese tiempo ya está, yo creo.

Ya han pasado cinco minutos, ¿eh? -¿Sí?

-¿Lo sacamos? -Saco. Saco.

Sí, sacar, sacar, luego hay que darle un sellado.

-Vamos, fuera. -¿No está crudo?

-Pero con la plancha se termina. -Vale.

¿Cómo vamos? Buenas, estamos con el postre.

Estoy haciendo la... Levántalo.

¿Qué? Porque vas más lenta que la leche.

Lo tienes que hacer tú. Vale.

No te quiero decir nada, pero el helado se hace lo primero.

Vale. Porque vamos fatal.

Un helado que no está hecho al principio, fatal.

¿Caliente eso aún? ¿Un helado que sale en media hora?

Por el amor de Dios. En 10 minutos, si estáis como estáis ahora,

me pongo la chaquetilla. No hará falta.

Pues demuéstramelo. Las patatas vamos a cortarlas ya.

Y la yuca la vamos a triturar. Jorge, más caña.

Cuando acabes de esto, que has de ir mucho más rápido,

necesito que cojas el pescadito que ya está hecho, lo pases

y empezamos a emplatar con el puré de yuca.

-¿Dejo los plátanos para luego? -Sí.

Odkhuu, las patatas aquí, donde las tengo yo.

Que la puntilla sea pequeña, es un plato pequeño.

Un poco más de montaña. Ahí venga. -Ya está.

Venga. Y me lo quemas con esto.

Ojo al pescado, ojo al pescado, que no se queme, Jorge.

-No, que no se quema. -Vale.

(MIRI) ¡Muy bien esta crema pastelera, Miri!

¡Uh, cómo quema!

La zanahoria y el puré de zanahoria ya lo tenemos, ¿no?

-Pero hay un poco de puré de patata

que va con la crema de zanahoria para la gamba.

-Para teñir. -La cama de abajo de la gamba.

-Por eso, la mamá está aquí pelando las patatas.

-¿Cómo vais con los langostinos? -Guay. Tiene una pinta...

Vamos a ver, Nathan, tú que eres muy de variar las recetas.

No me gusta variar las recetas. A ver si inventamos otra receta.

Vamos triturando esto, por favor. Lo trituramos con la patata lista

y lo juntaremos todo, chef. Venga. O.K. Fenomenal.

Esto está ya.

Familiares, bienvenidos a "MasterChef".

Algunos de vosotros lleváis nueve semanas sin ver

a vuestras parejas, madres o hijos.

Y supongo que se tiene que hacer muy duro.

Sé que estáis muy emocionados, pero os aseguro

que ellos van a emocionarse muchísimo más,

porque no tienen ni idea de que estáis por aquí.

Bueno, disfrutad del cóctel y, sobre todo, gracias por estar aquí.

(Aplausos)

Exaspirantes, en cinco minutos salen las empanadas, ¿entendido?

¡A emplatar todo el mundo ya! Sí, emplatar.

-Imposible, tío. -Imposible.

-¿Cuántas llevas ya? -Ocho, nueve, 10. ¿Tú?

También por ahí, ¿no? -Sí.

No me lo puedo creer, con lo bien que lo he hecho.

-Y yo igual. Tú y yo igual. -Con lo bien que lo he hecho.

Venga, vamos. Una más, una más, langostinos. Venga.

-Huele a quemado. -Mira la empanadilla.

¿No se te estará quemando? -Gracias, Palo.

-De nada. -¡Ay!

-Venga, Joselito, vamos. -Más no puedo correr.

-Puedes, puedes llegar, hermano.

Me gustaría que entrara José u otro con quien me llevo bien.

Joselito y Elena, Joselito y Adrián, en fin.

¿Cómo vamos, equipo rojo? Tarde va, os lo digo ahora.

Vamos tarde, pero estamos en ello. ¿Sí?

¿La plastilina esta qué es? Es la yuca.

Primero, ¿La habéis cocinado en leche?

Le añadimos la leche más tarde. La habéis cocinado en agua.

Le falta leche aquí. Vamos a arreglar estos desastres.

¿Lo arreglo yo? No te pongas la chaquetilla.

Me la voy a poner, porque no vamos bien.

-¿Cómo vamos a decirle que no? -Vístete de blanco.

Yo encantada, pero no quiero que perdamos puntos.

¡Chef! -Voy al horno con esto, ¿eh?

Miri, importante estar atento con esto, ¿vale?

Haremos una cadena, si te parece bien.

Yo pinto el plato con el puré. -Chis. Vamos a ver.

Esto está medio muerto, hay que ayudarle a ella.

-No, no, no. Emplatad, emplatad. -No, pero vamos a ver...

¡No, no, no, no! Los chicos pueden emplatar.

Pero tú les ayudas, yo no consigo terminar eso.

En 15 minutos sale el langostino, ¿oído?

Oído. Venga, vamos a darle marcha.

Son 100 langostinos, ¿eh? No quiero fallos. 100 langostinos.

Cómo me tiembla el pulso, madre mía.

-¿Habéis visto si hay más harina? ¿Esta masa para qué es, Silene?

Es la masa para las mariposas. ¿Mariposas? Pero si es masa de pan.

Sí, bueno, porque no tiene harina.

No tiene levadura, solo tiene sal y claras.

Es que no tiene más. ¿Y por qué no le echas más harina?

Se me acabó la harina, ya he puesto toda.

Estas mariposas yo creo que van a salir volando.

Están las mariposas hechas una pena.

Voy a venir a ayudaros, o no terminamos en la vida.

Hubo un momento que quise llorar y tirar todo para arriba.

No llegaba al punto ese nunca

de poder cortar con este metacrilato.

No entendí esa receta.

-¿Te echo una mano? -No, no.

Pero te lo agradezco, Elena. -Vale, venga.

-¿Las tienes todas? -No, ¿tú?

Qué va.

Quema, me cago en su puta madre.

Lore, Lore, dale la vuelta.

Exaspirantes, vuestro tiempo acaba de terminar.

Los camareros se van a llevar las empanadas tal y como estén.

Camareros, por favor, podéis ir sacando las empanadas.

Capitanas, venid aquí inmediatamente.

Vale, necesito dos cosas antes de que me vaya.

Esto lo metéis en una manga pastelera

y el alioli también. ¡Miri, vamos!

¡Voy! Escuchadme, chicas.

Tenéis que ayudar a los camareros

a servir las empanadas entre los invitados.

Así que coged la bandeja de Adrián y la de Salva

y os vais a la sala con ellos. ¿Ya?

Sí. Cuanto más tardéis, más tardaréis en volver.

Así que corriendo. Vamos, chicos.

La de Salva, la de Salva. -La de Salva, venga.

-Vamos. -A ver...

Oh, qué monas, gordi. (MURMURA)

-¡Hala, eh...!

Hala, mirad las que han salido. Dos.

-¿Puedo irme? -Sí.

-Brutal, vale. -Llévatela.

(RESOPLA) -¿Las has hecho todas tú?

-Sí. -¿Las 25? Joder, yo no.

He sacado las 25, el rellenito estaba de escándalo.

A ver qué dicen, yo estoy contenta con lo que hice.

Comensales, a continuación os vamos a servir el primer plato.

Son empanadas latinoamericanas.

Y las hay de nueve tipos distintos, uno por cada exaspirante.

Que aproveche.

Huy, aquí hay muchos familiares, ¿eh?

Huy, ¿dónde está mi marido? ¿Dónde está mi marido?

Mi marido tiene que estar por aquí. No, estoy yo.

Me has... (BALBUCEA) Entonces no.

Quiero a mi marido. ¿No te vale tu hijo?

(Risas) ¡Huy!

Huy, es que... es que no te había visto.

(BALBUCEAN)

Joder, mira que no me ves a mí. ¿Pero cómo preguntas tanto

por tu marido si tienes aquí a tu hijo?

-Bueno, pero este... -Ha vivido 40 años con él.

Este tiene novia y cada día está con ella.

Y yo llevo dos meses aquí encerrada

A ver, ¿dónde está el hombre? Que salga.

Pero vamos a ver... Que le voy a dar

con la bandeja en la cabeza. -He venido yo solo.

Te digo una cosa, ¿eh? Como has dicho tantas veces

que no tenías ganas de verlo, que estabas aquí a gusto,

pero te hemos traído a tu hijo. Qué ilusión me has hecho.

Céntrate en tu hijo, coño, que tienes marido para rato.

¿Cómo la ves? La veo muy bien.

-¿Me echáis en falta? -Mucho.

¿Me ves bien a mí? ¡Ja! Tengo fuerza para dar y tomar.

-Estás a gusto y viajando. -Los nenes una maravilla.

Vaya padres que tienen, pero los hijos una maravilla.

Tenéis unos hijos, ¡buah!

(Aplausos) Vaya hijos que tenéis.

Edurne, tienes que ir a cocinas, pero no puedes contar

absolutamente nada de lo que está pasando.

¡Hombre...! Así que tú boquita cerrada.

Y, venga, tira. ¡Ay, qué sorpresa, Dios mío!

-Un beso, ya no te veo más. -¿Ya te marchas?

-Pues no sé. -Vaya visita, hijo mío.

(Risas) La visita del médico.

Bueno, hale, a todos, ¡hale!

(Aplausos) Gracias, gracias.

¿Seguís con las empanadas o qué? ¿Y yo no puedo?

No sé, nadie nos ha dicho que sigamos.

-¿Se puede seguir cocinando o no? -Haz empanadas.

-Dale, coño, y no hables. -Hay que darle, exacto.

Hay que ser un poco pícaro, Paloma.

¡Ay, la leche! ¡Ay, no...!

¡Ay, no! ¡Ay, no...!

(RÍEN Y LLORAN)

(RÍEN Y LLORAN)

Echaba muchísimo de menos a mis familiares.

Tenía muchas ganas de ver a mi hermana, a mi prima,

a mi mejor amiga, Babi.

Ha sido increíble. Es que no me salían las palabras.

Parecía lela, porque no... no podía decir nada.

Brutal. Es que me ha encantado.

-Nathan, cuando termines, avísame. -Oído.

¿Con esto tú crees que ya napamos todos? Sí, ¿no?

De sobra, ¿no? -Sí, estoy supermareada.

Necesito beber agua. Acercadme agua, me estoy mareando.

Ya estoy, Voy tirándole una gota ahora encima a cada uno, ¿eh?

Vamos, esto tiene que estar saliendo ya.

¿Están todos contados? Sí, chef.

¿Las cabezas las tenemos? ¡Sí, chef!

Vamos poniendo. Déjame alguna, te ayudo.

Venga, vamos poniendo, vamos.

Hostia, tío, qué mareo. Venga, vamos.

¿Tenemos el puré de cilantro por ahí?

¿Esa minucia vamos a poner? Pon más, que no pagáis vosotros.

Vale. Odkhuu, pon un poco más. ¿Sabéis por qué ponéis poquito?

Porque esto de mahonesa tiene lo que yo tengo de...

de jugador de la NBA. Ya.

¿Sabes lo que te digo?

Os ha quedado un aguachirri aquí que es una locura. Venga.

¿Aquí hay 100? No, hay 45 ahora mismo.

¿Y por qué estamos tan tranquilos si falta la leche de rosa?

Sí, ahora... Ahora, mañana.

-¿Están todas las patatas? -Aquí faltan patatas.

Señores, no perdamos el tiempo. Vámonos.

Venga, Odkhuu.

Bueno, a ver, ¿cuántas has sacado tú?

Pues no sé si 16, 18... No sé la cantidad.

¿No sabes exactamente? No lo sé.

Grasa bien, ¿no? No sé, las he desengrasado.

La bola de plátano es un mazacote. Bueno, a ver.

Esta está recién sacadísima. A ver.

Hombre, la masa está más crujiente.

Cruda, ¿ves? La masa está muy quemada por fuera, ¿ves?

Llama, que se las lleven, no se van a quedar aquí.

¿Qué ha pasado? Están aquí, no se las han llevado.

Las tenía aquí. No han sacado ninguna, se han ido.

¿No han sacado las tuyas? Están aquí.

Están fuera de tiempo. Has estado friendo ahora.

Esto está... masa hecha por fuera.

Penoso. Tú, Paloma, ¿cuántas has sacado?

He sacado dos. ¿Dos?

Lo siento. Qué desastre. ¿Es tuya?

La probé para que quedara bien la masa.

¿Y qué te ha parecido? Muy rica, pero no conseguí...

Cómo os queréis, nunca te oí decir "es asqueroso".

Pues sí, pero mil veces, solo me acuerdo del cocido.

Uhm, te falta sabor.

Yo quiero ser optimista, sí, pero no te queda otra

que afrontar la realidad. Y han salido dos y no 25.

La masa otra vez... La masa está cruda por dentro.

Muy bueno el relleno, pero la masa está fatal.

Sí. A ver si acertáis más con la masa.

La masa la habéis hecho igual. Muy gorda la masa.

Entonces, ¿qué pasa? El relleno no sabe a nada.

Claro. Se queda perdido. A ver.

Está buena. Gracias, Samantha.

José María, ¿cuántas has sacado tú?

Eh, creo que 20. ¿20?

Madre mía, qué pinta.

A ver el veredicto, te han faltado muchas por sacar.

Pero el relleno está espectacular. Gracias.

Creo que las empanadillas estaban ricas, ¿no?

Sí, todas han estado buenas.

-¿Cuál es la que más os ha gustado? -A mí la de chorizo.

-A mí la de cerdo, tenía un sabor así rico.

Estaban muy buenas.

Tengo que sacar ya platos como estén, ¿eh, señores?

Venga, rápido. Ese puré es una buena marranada.

¿Has acabado con lo verdecito? Sí.

Pescado. Venga. Saco como esté.

Venga, equipo azul. Vamos sacando los platos.

Los tenemos ya, ¿verdad? Pues, venga, adelante.

Vamos sacando, venga. Como estén salen, vamos con ello.

Están perfectos. Venga, vamos.

Bueno, a ver, ¿qué? ¿Os ayudo yo? A ver.

La tapioca ya está cocida. Ahora hay que dar el toque

del ají dulce y ya se ha terminado eso.

Camareros, por favor. Adelante. Odkhuu, patatas, rápido.

Rápido, rápido, señores, venga, rápido.

Brote de cilantro y rápido. Vale, ya estoy aquí.

Ah, ellos están acabando el pescado.

De emplatar. Postre. No hay nada hecho.

No hay nada hecho. Tenía aquí, tenía...

Oye... Tenía la...

Me falta el camarero. La crema.

Acábame esto, acábame esto. Jorge, esta fuente, para arriba.

Para arriba, vámonos. Sí.

Vámonos, coge esa fuente. Vámonos.

Familiares, a continuación serviremos

dos platos elaborados por los aspirantes.

El equipo rojo ha elaborado

un plato que se llama pesca de la tierra.

Y el equipo azul langostino en salsa de zanahoria y pimiento.

(Murmullo)

(MURMURA) La mesa de Eva...

Que viene, que viene, que viene.

Perdón. Ah, Eva está aquí. ¡No!

(Risas) ¿Pero habéis venido cuántos?

¿Cuántos habéis venido, por Dios? ¿Qué hago con esto?

¡Dámela a mí y abraza a tu hermana, hombre!

-¿Qué pasa, Marta? ¿Qué pasa? -¿Te has cortado?

Pero, bueno, cuánta gente. ¡Oh, madre mía!

-Criatura, ¿eh? -Me he encontrado a ocho personas

muy importantes para mí.

Verles me ha dado un aire y un oxígeno

en este momento del concurso, que creo que puede ser muy clave.

A tu hermana se le va a salir el corazón esperándote.

Mi hermana es un amor. Increíble, estoy muy bien.

-Sí. -Y me habéis dado un...

-Un subidón. -Un subidón muy importante.

De eso se trataba, de darte un subidón

y un chute de energía y que vuelvas a esas cocinas

con toda la energía del mundo. Me da mucha vida esto.

Pues corre. ¿Pero ya no nos vemos?

¡Ya! Esto es un visto y no visto. ¿No me lo puedes dejar más?

Ay, eso me gustaría a mí.

Jorge, espera, espera... ¡No, no, no, no!

Un momento, un momento. Bueno...

-Ah, mira. "Familia siempre primero".

(Aplausos) ¡Eh, eh!

-¡Grande, grande! Bueno, contadme,

¿cómo lo habéis visto? Muy guapo.

Bueno, eso lo has visto tú, tía...

-Y todos. Y toda España.

Nos tiene a todos enamorados. Hay una que está

un poco más enamorada... Más, más.

Sí, de la cuenta. No sé si habéis conocido

a los familiares de Miri. Sí.

¿Creéis que las familias se van a llevar bien?

Eso es importante. Probablemente...

-Sí, no sé. No sé, me tienen un poco loca.

Mientras ellos se lleven bien, no tenemos nada que decir.

Yo no sé si están juntos, si no... Yo me he propuesto adivinarlo,

a ver si de aquí a la final consigo saberlo.

Miri, Miri, Miri, ya. Señores, no perdamos el tiempo.

Tenemos el postre para empezar y sale en 15 minutos.

¡Por favor! Coge estas dos.

¡Me cago en la mar! Miri, ¡Miri!

Ya está, ya está, ya está. ¿Y el helado?

¡Miri! Está aquí.

¿Dónde está el helado? ¿Qué hace ahí el helado?

¿Por qué no está en el abatidor? Porque cuando lo iba a poner...

¿No lo pueden hacer ellos? Ponlo aquí, divídelo en dos.

Está ahí muerto de la risa en la solana.

Por el amor de Dios. Capitana, mete chicha.

¿En 10 minutos esto gordísimo y oxidado se va a tostar?

Hombre, tostarse con azúcar sí.

¿Nos va a quedar una lámina fina buena?

Esto es una idiotez, una pérdida de tiempo. Fuera.

¿Tenemos azúcar? Sí.

¿Alguien puede hacer esto así de fácil?

Taca, lámina. ¿Tenemos hecha la mousse de chocolate?

No, ya la hago. "Mamma mia".

¿Tenemos la piña cortada para esa mousse?

No. ¿Tenemos algo hecho del postre?

(AMBOS) No. -Yo no quería que Jordi

se pusiera la chaquetilla y que entrara a cocinar.

Pero, bueno, al final se la puso. Éramos tres y no dábamos abasto.

Prepárame una tabla de cortar. Ya podéis llevar.

Cuando puedas, lleváis. Ahora me escuchas a mí.

Una tabla de cortar y piña. Odkhuu. Sí, voy.

Aquí te quiero ya. A ver.

Ven aquí, ven aquí, ven aquí. ¿Ves? Lo pones aquí.

Vale, vale, sí, sí. Lo miras y cuando... ¿Eh?

Venga, lo mismo con la yuca. Vale.

Entre los dos iréis más rápidos. Chocolate negro por ahí.

Está aquí. Baño María para fundirlo. Venga.

-Laila, ¿el solomillo dónde está? -Estoy muy mareada.

-Hay que partir el solomillo. -Necesito beber agua.

Acercadme agua, me estoy mareando. -Espera, baja la cabeza. Baja.

Ponla hacia adelante. -Échale en las muñecas.

Échale en las muñecas. -Hielo, hielo, por favor.

Dame la otra muñeca. -tengo la tensión superbaja.

Espera, que me mareo mucho ahora. -No te pongas al sol.

Ponte a la sombra. -Me flojearon las piernas.

Me daba todo vueltas. Y entre lo que corremos,

el calor de los fuegos y el sol tan maravilloso,

pues me ha podido y he sufrido una lipotimia.

Venga, que te atendemos. Venga... ¡venga!

Eh, quieta. Vamos. Nathan, Nathan.

-No ha tomado agua. -Se ha desmayado.

-No ha tomado agua. Trae los cuchillos.

Vamos, me faltan camareros aquí. Por favor.

Necesitamos seguir el servicio. Nathan, ¿podrías hacer de camarero,

servir estas bandejas y llevártelas, por favor?

Tenemos a los comensales esperando. No podemos esperar más. Vamos.

En 10 minutos salen las mariposas, ¿oído?

¿Tenemos mariposas? No tenemos mariposas.

Hubo un momento en que veía que las mariposas no salían,

ni por la textura, ni el color.

Y decidí que había que sacar el plato,

aunque me daba un apuro horrible.

Vete haciendo los tuyos, nena. O no vamos a terminar.

No hay manera de hacerlas. No sé cómo hacer las mariposas.

Mira, es que es imposible. No conozco la textura y no sale.

Vamos fatal. Fatal, sí, ya lo veo.

Venga, fuera. Cancelamos esto. ¿Tenemos algo?

Tenemos el solomillo, tenemos el puré,

nos falta la crema esta. ¿Eso no se deshace?

No, y lleva aquí mil años. Tendremos que colar.

Por aquí, Nathan, por favor.

¿Es broma...?

(Risas) ¡No me lo puedo creer!

¡Suelta la bandeja, alma de Dios! O se me caerá.

Bueno, me he quedado... He tenido que dejar la bandeja

porque me he venido abajo de todo el esfuerzo, correr

y ver a los familiares que estaban aquí.

No pude explicar ni qué era, ya me había olvidado.

Nathan, te has quedado como...

-Le he puesto cara, ¿eh? -Me he quedado helado, de piedra.

Todo, todo, todo.

A tu suegro y a tu padre tienes aquí.

¿Y no echas a nadie de menos? A mi mujer.

(Risas) ¿Está aquí mi mujer? ¿Dónde está?

No está. Y tienes mucho trabajo en cocinas.

Recuerda que no puedes decir nada de lo que ha pasado aquí.

Un beso a tu padre, a tu suegro, a tus amigos y a cocinas.

¿Qué solomillos tienes ya, Edurne? ¿Estos de aquí?

Voy a partirlos. Dame un cuchillo bueno.

Venga, a ver. Vale. ¿Cuántos trozos necesitamos?

Son 100.

Venga, ¿a qué os ayudo, chicas? ¿Cómo vas?

Bien. ¿Estás mejor? ¿Seguro?

Sí. Estoy aquí para echarte una mano.

En cuanto me he repuesto, he tomado algo de azúcar

y me he encontrado mejor, ¡a por todas otra vez!

La carne está un poquito más pasada de lo normal.

Y esto, mira, este solomillo tendría que haberse limpiado.

Ahora. No, ahora no. Antes.

Lo puse a macerar y, luego... No, se limpia y luego se macera.

Pero hay que quitarle... Es por no limpiar el solomillo.

Equipo azul, tenemos a los camareros esperando.

Esto ya debería estar emplatado. ¿Tenemos esa salsa ya?

Tiene que salir, lo que haya. Hay que colarla, chef.

Venga, cuélela, por favor. Voy.

Venga, al menos que saquemos algo. Venga, ¿vamos con ello? Vamos.

¿Dónde andas? Sirviendo, chef.

Sirviendo... Me cago en la mar salada.

-¿En qué me pongo, capitana? -¿Dónde estabas?

-Sirviendo. -Trozos de solomillo, venga, ya.

-Falta una salsa, falta una salsa. Hay salsa.

Aquí. Salsa, por favor.

Te digo, mira: azúcar, jengibre, soja.

-¿Y dónde está esto? ¿Podemos poner más solomillos,

por favor? Esa salsa, no pierdas el tiempo.

No da tiempo a hacerla. -Pues entonces...

Mandadme qué tengo que hacer. -Pon trozos de carne.

(Murmullo)

¡Hola, chicas! Casi os pillo con la boca llena a todas.

Bueno, contadme quiénes sois, primero.

Yo soy Isa, amiga y compañera de Elena.

-Yo Maite, mujer de Salva. ¡Anda, la mujer de Salva!

Fíjate tú. Ninguno de ellos hizo estos platos.

Lo han hecho los aspirantes. Pero contadme, ¿qué tal están?

Pues el langostino este estaba muy bueno.

El emplatado me parece superbonito

Quizá le faltará un poco de sabor, pero está buenísimo.

¿Y la pesca? Me pareció muy jugosa, la verdad.

La textura me ha gustado y la patata acompañándola también.

Lo único que el pescado sin la salsa estaba un poco soso.

Esa piña, cuando esté bien dorada, meted morrón.

Y eso lo pasaremos al chocolate fundido.

Los camareros están preparados, los comensales esperando.

¿Sabéis lo que veo? ¿Qué?

Que esto no va a estar ni de coña. No, es imposible.

Estoy a medio minuto de cancelar el postre, chicos.

No, no, no, no, no. Muy a mi pesar.

¿Pero en cinco minutos está esto? No.

Eso tarda 40 minutos en hornearse con caramelo y tal en el horno.

El helado lo tengo ahí, le falta de congelador una hora.

No tengo ni energía para mosquearme.

El postre se empieza a hacer lo primero.

Quiero sacar algo, ¿podemos?

Te doy cinco minutos. Si hay algo decente, lo sacamos.

Si no, paro el postre. Me parece bien.

Vamos a meterlo aquí y al horno. Venga, todo al horno.

Coge los platos de postre y pónmelos encima.

Empezamos a emplatar con lo que tengamos.

Venga, algo tenemos que sacar. Vamos a poner este chocolate.

Sí, sí, hablas mucho. Vale, sí, pero haz algo, Miri.

Por favor, estás hablando todo el rato.

-Estoy decidiendo. -No estás haciendo nada.

¿Cómo va esa salsa? Va, va, va, va.

¿Va, va, va, va? ¿Dónde va? Vamos.

Aquí. Venga. Silene, por favor.

Eres la siguiente refuerzo de camareros.

Así que, por favor, vamos sacando esa bandeja.

No, no, sale ya, por favor. Silene, ¿me has oído o no?

No me has oído, ¿verdad? Sí.

Sácalo, por favor. Sácala ya. Un momento, un momento.

Silene, espera. No hay momento. Sale, por favor.

¿Qué hago? ¡Silene sale ya, por favor!

Vamos, venga. Vamos a ver. ¿Alguien me echa una mano?

¿Quién me pone puré aquí?

Tenemos salsa de sobra, Nathan. Puré, puré.

Comensales, para terminar este cóctel,

tenemos preparados dos platos.

Mariposas amarillas, que lo ha preparado

el equipo azul. Y teníamos preparado

un postre que se llama amazonas.

Lo tenía que elaborar el equipo rojo,

pero me cuentan de cocinas que están teniendo problemas.

Espero que al final se solucione y podáis degustarlo.

Por aquí, Silene. A esta mesa le falta.

Ah, muy bien.

Hola. ¡Huy!

(GRITAN)

¡Qué fuerte!

¡Linda! -¡Ay!

¡Ay! Por favor.

¡Dios mío! O sea, ni por asomo me lo planteaba.

Y fue una alegría inmensa porque he visto gente

que son mis primeros amigos en España.

Significa muchísimo para mí. Es mi familia aquí.

Lo siento. Faltan unos ingredientes.

Silene, te aseguro que lo que menos les importa

ahora mismo, es que falte algún ingrediente.

Venga, fuera. ¿Sabes quién va a sacar esta bandeja? Usted.

¿Yo? Laila. Sácala.

Vas a ejercer de camarera también. Adelante.

Venga. Vamos poniendo puré de patatas.

¿Por dónde voy? ¿Hacia dónde me voy?

Sal para allá. Ya te indican.

Por donde indica la flecha.

Vámonos. Venga. Esta es la última bandeja que saco.

Venga. Trozo de solomillo, pon la salsa y sale.

Por aquí, Laila.

Vale. Déjalo por aquí, sin problema.

(LLORA)

Sí, soy de verdad.

¡Ay, por favor! ¡Ay, Dios mío!

No sabes lo que me da rabia romper este momento, Laila.

Pero, de verdad, espero que esto te haya dado muchísima fuerza.

Lo hemos hecho por eso.

Cariño, te lo merecías. Ya está.

Ay, qué pena, de verdad.

A ver si me dejan un rato luego más.

El momento en que me reencontrado con Santi, ha sido...

Es que no hay palabras.

Señores, estamos fuera de tiempo ya diez minutos.

Esta bandeja sale como esté. Camareros, por favor.

No, no. -La salsa.

No, chef. ¿Quieres diez minutos más?

No, no. Un minuto. 60 segundos. Gracias. Saliendo.

No espero más. No puede ser.

Estoy contenta. Mis niños han trabajado muy bien.

Ya sé que nos van a pegar, porque no hemos sacado

los platos como teníamos que sacarlos.

El que hace lo que puede, bastante hace.

Muy rico. Buenísimo.

Buenecito. Está muy bueno. Buenas tardes.

Hola. Os veo aquí debatiendo.

¿De parte de quién venís? De José María.

¡Ay, de mi Joselito! Esto es mariposas amarillas.

Pero aquí mariposas... Pocas, pocas.

Pero, bueno, ¿la carne cómo estaba?

A mí me gusta la carne porque está tiernecita.

No está muy hecha, como tiene que ser.

Lo que no me gusta mucho, es el puré,

porque yo no soy de puré.

Capitana. Dime.

¿El helado está helado? No está helado.

Pero lo vamos a poner... Vale. ¿El plátano está caramelizado

y tostado en el horno? Ya hemos sacado uno

y está crujiente. Eso está quemado y ya está.

Vamos a reconocer cuando la cosa es imposible.

Esto es el chocolate fundido. Eso es un plátano quemado.

Y esto es una vergüenza. No sacamos nada.

¿Sí? Cocina limpia, por favor.

Jolín.

Comensales, me cuentan de cocinas que, lamentablemente,

el postre no lo vamos a poder servir. Lo siento.

(TODOS) ¡Oh!

Estaba tan claro desde el principio que iba a pasar esto.

-¿Por qué? -Por todo. No podemos tres personas

dos horas. No podemos. -Claro. Este plato y...

-Creo que no lo he hecho tan mal. -¿Qué has hecho hoy?

-Pues os he dirigido. -¿Ah, sí?

El mando sin cabeza, Miri. Sin cabeza.

Sinceramente, yo creo que tan mal, tan mal no lo he hecho.

Estoy con el pescado. "Que no se te queme, Jorge".

Si estoy aquí, ¿cómo se va a quemar el pescado?

Miri, no hace falta hablar. -Creo que una capitana

tiene que chillar un poco. -Pero no por la galería, Miri.

No, no es para chillar. No hace falta todo el rato

ta, ta, ta. -Bueno, está bien. Ya está.

Da igual. Yo lo he hecho lo mejor que he podido.

Eso sí que es verdad, Miri.

Miri tiene la sensación de que ha sido una buena capitana.

No voy a discutir, pero ella tiene que darse cuenta

que la gente que la aprecia, no dice cosas por decir.

Creo que, esta vez, lo tenía bastante controlado todo.

No flipes. No flipo.

Sí. Estás flipando. Bueno, haremos una cosita,

que es lógica. Ella tiene un máster de pedir disculpas.

¿Verdad? Aquí no hace falta disculpar

ni perdonar. Solo estamos diciendo consejos.

A comensales que se han quedado sin postre. Con nosotros, no.

Vete a dar un par de consejos a la gente

y diles que lo sientes mucho. Eso.

Hola, Odkhuu. ¿Qué tal?

(RÍE)

Ni disculpo. Estoy feliz. Ya está.

¿Te ha gustado la sorpresa? Claro. Me encantan tus sorpresas.

No sabía que tú tenías otra sorpresa para mí.

Venir con las manos vacías. ¿Dónde están los postres?

No hemos podido sacar postres. Lo siento, Eva.

Siento mucho todos. Es que no hemos podido.

Hemos trabajado a tope, pero el tiempo no ha dado

para sacar el postre. Así que lo siento mucho.

La próxima, invitaré a un postre.

(APLAUDEN) -Para todos.

A ver, yo quiero mucho a Miri.

Es como mi hermana. Yo quiero muchísimo.

Para mí, la culpa del postre de no salir, es de Miri.

Comensales, el servicio ha terminado.

Y a pesar del esfuerzo que han hecho hoy en cocinas,

sé que no vais a recordar este día por la comida,

sino por la emoción y la alegría del reencuentro.

Os aseguro que después de más de dos meses

en "MasterChef", necesitaban vuestras fuerzas.

Muchísimas gracias por acudir a nuestra llamada.

Y a algunos de vosotros os veré en la Final. Hasta siempre.

(Aplausos)

Aspirantes, ex aspirantes,

habéis podido abrazar a vuestros familiares

y espero que eso os haya dado fuerza para abordar

un veredicto tan importante

como el que tenemos hoy por delante.

Ex aspirantes, dos de vosotros podréis volver a soñar

con ganar "MasterChef". Por contra, uno de vosotros,

aspirantes, abandonará esta noche la competición.

Y esta vez, sí, será para siempre.

Aspirantes, ambos equipos habéis sacado

los primeros platos a tiempo

y aunque había errores en las elaboraciones,

los dos equipos habéis llegado al cinco raspado.

Pero ha sido llegar los segundos platos

y, ay, amigo, ahí, de golpe, vino el desastre.

Equipo azul, lo vuestro con el solomillo

ha sido para llorar. No se puede marinar

un solomillo sin haberlo limpiado perfectamente.

Y una vez que se ha limpiado de grasa,

podremos hacer lo que queramos con él.

Por ya no hablar del punto de la carne,

que eran unos perfectos, unos muy hechos.

La forma de emplatar no era la más idónea.

La salsa no estaba perfectamente colada.

Conclusión: desastre total.

¿Os recuerdo cómo se llamaba el plato? Mariposas amarillas.

Es verdad que vuestras mariposas han debido volar,

porque no ha aparecido ninguna por ningún plato.

Los grandes errores los ha hecho Silene,

por parte de las mariposas.

El resultado ha sido pésimo y lo reconozco.

Equipo rojo, teníais entre manos un postre

que llevaba un helado, una mousse.

Hay que empezar a trabajar en él desde el principio del cocinado,

porque hay elaboraciones que requieren

mucho tiempo de enfriado. Pero esto parece, Miri,

que no te entra en la cabeza.

Tu forma de organizar la cocina es a la absurda.

Ya está hecho. No pasa nada.

Y por eso, ha pasado lo que ha pasado.

Llegó el momento del emplatado

y no había rastro de ninguna elaboración del postre.

Os confieso que me he sentido ridículo porque es la primera vez

que me pongo la chaquetilla para nada.

Francamente, me habéis decepcionado.

¿Algo que aportar, Miri? No.

Entiendo que estáis de acuerdo, ¿no, Jorge?

La adoro como persona. Sabe que esto se queda

en las cocinas, pero yo creo que no lidera bien

porque el líder no es el que más manda

o el que más grita, sino el que tiene coherencia

para sacar su criterio en consenso siempre.

Te doy toda la razón, Jorge. Te estás mordiendo la lengua, Miri.

A ver. Sinceramente, que sí, que he chillado un poco,

que he intentado dirigir. Y en eso, respecto

a la primera capitanía que hice, creo que lo he hecho un poco mejor.

Dos personas es más fácil que ocho personas.

Mira. Aquí está tu evolución. Mírala.

¡Ay, qué bonita! Bueno.

En el caso de que volviera a hacer una capitanía,

seguiría un poco de forma organizada.

Pero el tema de imponerme

y pegar algún chillido, no lo cambio.

Aspirantes, por todo ello, consideramos que hoy

no hay equipo ganador.

Ambos equipos habéis trabajado igual de mal.

Pero como no queremos que paguen justo por pecadores,

hay dos de vosotros que habéis ejercido

de jefes de cocina, aunque vuestro equipo

no os ha seguido. Esos dos aspirantes son...

Jorge y Edurne.

(Aplausos)

El sabor agridulce cuando te dan una ventaja y a tu equipo no,

siempre va a estar y más, en mi caso,

que soy un jugador de equipo.

Pero tengo que aceptar esta ventaja porque es oro.

Felicidades. Os salváis de la prueba de eliminación.

Y, además, podréis disfrutar de una masterclass

de cocina latinoamericana a cargo del chef Estanis Carenzo.

Ex aspirantes, tengo que reconocer

que tampoco yo estoy muy satisfecha

con el trabajo que habéis hecho.

Os ha faltado ritmo, ilusión, prisa y un trabajo bien hecho.

José Luis, aún no me puedo creer que no hayas sido capaz

de sacar ni una empanada a tiempo.

He hecho un trabajo buenísimo. Estoy encantado.

Pero he cometido el error de dejarlas atrás.

No se las han llevado los camareros.

José Luis no fue el único que se quedó corto.

Paloma, has conseguido servir dos empanadas.

Así es. El fallo en la masa

ha sido generalizado. Adrián, Salva, Paula y Lorena,

todas vuestras masas estaban o chiclosas o crudas.

Elena ha sido la única que ha sacado las 25 empanadas.

Y, además, estaban muy buenas, la masa crujiente,

el relleno espectacular. Y, además, como siempre, Elena,

da gusto verte trabajar.

Y tú, José María, te han faltado cinco empanadas por sacar.

Pero después de probarlas, creo que es anecdótico,

porque tenía el mejor relleno de todas.

Muchas gracias. Sinceramente, habéis hecho

que la elección de esta repesca

sea mucho más fácil de lo que yo pensaba.

Los dos ex aspirantes que vuelven

a las cocinas de "MasterChef" son...

José María y Elena.

(Aplausos)

Me parece muy bien que hayan entrado Elena y Joselito,

porque creo que son dos aspirantes

que saben luchar. Voy a tener

que poner todas mis garras,

porque esto es un concurso y hay que ganar.

Elena, José María, felicidades. Gracias, Eva.

Volvéis a ser aspirantes de "MasterChef" de pleno derecho.

Y, además, esta semana no vais

a la Prueba de Eliminación. ¡No me lo creo!

Mirad lo que tengo. Sabéis lo que significa, ¿verdad?

¡Hombre! ¡Ay, por favor! Venid a por ellos.

Tengo un subidón, pero, vamos, que voy a reventar por dentro.

Hoy se ha demostrado que tengo

que estar aquí, que merezco una plaza

en "MasterChef".

Creo que hoy me lo he ganado.

A partir de ahora, voy a disfrutar el triple que antes.

Que se preparen mis compañeros. Llega el nuevo José María.

Al resto de ex aspirantes, veo lágrimas en vuestros ojos.

Y de verdad que todos os deseamos lo mejor.

Gracias. Espero que vuestra vuelta hoy

a "MasterChef", haya servido para avivar vuestra pasión

por la cocina y que sigáis aprendiendo siempre.

Ha sido un placer veros por aquí. Muchas gracias.

Me llevo tantas cosas. Me llevo 15 amigos.

He cocinado en condiciones atmosféricas

que no habría cocinado en mi vida,

en sitios que no habría estado nunca.

Solo por eso, ha merecido la pena.

Miri, Odkhuu, Laila, Silene y Nathan,

vosotros os enfrentaréis a la Prueba de Eliminación.

Así que nos vemos en plató.

Suerte a todos. (TODOS) Gracias, Eva.

Qué bonito. -En el 2014. A ver qué hay aquí.

Hola. ¿Qué tal? Estanis, ¿cómo estás?

-Encantada. -Bueno, bienvenidos a mi casa.

Los felicito por haber ganado. Les voy a dar una clase

sobre lo que es para mí la cocina latinoamericana.

Vengan a la cocina.

Vamos a hacer un ceviche.

Voy a moler en el mortero. Un poquito de sal.

Vainilla.

Ahora, como veis, voy a exprimir acá,

para recoger bien la esencia de las paredes.

El aceite esencial. Esto ya está.

Ahora, vamos a ponerle...

Bien. Ahora lo que voy a hacer, es blanquear.

No necesito mucho. Necesito solamente un segundo.

No quiero cocinar los rábanos. Quiero con el sabor crudo.

Le voy a poner un poquito de sal, apenas.

Ahora, sí vamos a meter el pescado acá.

Le vamos a dar diez minutos, por lo menos.

Para que el contacto con el ácido genere un cambio de textura.

Al final, es cocinar con acidez. Es lo mismo.

Vamos a poner primero los rábanos.

Voy a sacar primero la carne de pescado.

Después, voy a usar cebolla también.

Y, entonces, acá es importante que tenga un ligero encurtido.

El jugo es la parte que más quieres.

Ahora, voy a cortar cilantro.

(Aplausos)

Ha sido una clase que me he quedado alucinada.

Alucinada. Tengo la carne de gallina.

Les deseo lo mejor, que les vaya muy bien en esto.

Bueno, y después, en la vida de cocinero.

-Muchísimas gracias. -Gracias.

-Muchas gracias. -Esta clase me ha parecido

un espectáculo, un viaje a Centroamérica.

Solo por esta masterclass, vale la pena estar aquí.

Vuelven los campamentos MasterChef.

Si tienes entre ocho y dieciséis años,

te apasiona la cocina, la naturaleza

y quieres vivir una experiencia inolvidable,

no te puedes perder nuestros campamentos.

Además, convivirás con los concursantes

de "MasterChef Junior". No lo pienses más.

Este verano, campamentos MasterChef.

(TODOS) ¡Ven al Campamento MasterChef!

Los aspirantes regresan a nuestras cocinas

tras haberse reencontrado con todos los compañeros

que comenzaron esta aventura.

Dos de ellos, Elena y José María, han sido repescado

y vuelven a ser aspirantes.

Cualquiera de los nueve puede ser el próximo MasterChef España.

Aspirantes, bienvenidos de nuevo. Gracias, Eva.

Sobre todo, a Elena y a José María. Gracias.

¿Qué has sentido al cruzar esa puerta?

Como si no me hubiera ido. Sigo estando como en mi casa.

Laila, tú te disgustaste mucho cuando Elena se fue.

Ahora supongo que estarás contenta con su repesca.

Estoy pletórica. Seguía teniendo fuerzas y ganas de seguir,

pero como más vacías, ¿no? Y me ha vuelto esa chispa.

Que la quiero con locura.

Elena y José María acaban de regresar.

Y en esta prueba, no se juegan la eliminación.

No está nada mal, ¿no? Jolín.

Yo ya no veía el delantal blanco.

Bueno, de esta, te libras. Podéis subir a la galería.

Jorge y Edurne, vosotros también. Suerte.

Que disfrutéis. -Adiós.

Llegas y no tienes que cocinar. Tienes una semana en la galería.

Jolín. Qué morrazo, ¿no?

Delantales negros, ya sabéis lo que toca, ¿verdad?

A vuestros puestos de cocina

porque empieza la Prueba de Eliminación.

(RESOPLA)

Aspirantes, como bien ha dicho Eva,

estamos ante una prueba de eliminación.

Os enfrentáis a una nueva caja misteriosa.

Nathan, ¿qué crees que puede haber debajo?

Algo que me tire para arriba,

porque vengo un poco bajo hoy. ¿Un cohete?

(Risas) Sí. No estaría mal.

¿Qué te pasa? Estoy muy feliz de poder ver

aparte de la familia, pero me faltó

la guindita del pastel. ¿La media naranja del pastel?

A mi kumquat. Mi naranjita china.

(RÍEN) Qué mono.

Naranja de la China, ¿no?

Oye, pero viste a tu suegro. Donde se ponga un suegro...

Las cosas en confianza. Ya nos hemos casado.

No tengo que hacer la pelota a nadie.

No me veo al 100%. La echo mucho de menos.

Me veo que mis platos

van a transmitir esta sensación.

Silene, ¿qué crees que puede haber

debajo de la caja? Algo de ave.

¿Con billete y todo?

Con billete solo de ida, ¿no?

De ida. Está bien.

A la de tres, quiero que levantéis la caja.

Uno, dos y tres.

¡Ostras! -¡Pam! Vanguardia.

Vamos, vamos.

(JORGE) Huy, la Laila. Sifón y olla exprés.

Si no le daba miedo una sola...

(SUSPIRA) Cuando he destapado la caja,

ha sido como aquella mañana,

en la que estaba utilizando un microondas,

que es lo más sencillo del mundo.

Y que lo siguiente que recuerdo,

es que estaba entubada en un hospital

ciega y retorciéndome de dolor.

Laila, ¿te veo preocupada?

Agobiada, más bien. -Vamos, rubi, eh.

-No. Nena, por Dios. -Tú, hoy, lo vas a dar todo.

Bueno, bueno, por favor.

Miri, ¿qué escondía la caja? Cuéntanos.

Pues una olla exprés, un sifón, una bolsa al vacío.

Y esto... No sé si es agua normal o algo lleva.

Es nitrógeno. Lo que faltaba ya.

¡Madre mía! Se encuentra en estado líquido

a casi 200 grados bajo cero.

Es un gas atmósfera. Y sometido a presión,

se licua, está en estado líquido

y adquiere esa temperatura de menos 196 grados centígrados.

Esa propiedad le permite enfriar los alimentos de forma natural

e inmediata, sin que tengamos que recurrir al hielo

y sin que afecte al sabor.

Aspirantes, en este reto,

tenéis que aplicar técnicas de vanguardia

y, obligatoriamente, tenéis que utilizar

los cuatro elementos que tenéis delante.

(SILENE) Venga, a por todas.

El simple hecho de plantearme que usando alguna de esas cosas

vuelva a pasar por lo que pasé,

me lleva a esa cama de hospital y a...

a toda esa angustia. Y es muy difícil.

Muy difícil.

Pero eso no es todo. Debajo de esta campana

está el alimento con el que tenéis que cocinar,

aplicando las técnicas de vanguardia que acabamos de ver.

Ay. Está nerviosa.

(RESOPLA) -La he animado porque, para mí,

es una rival fuerte

y yo quiero encontrármela en la Final.

El ingrediente principal de esta prueba es una hortaliza

de la familia de la sandía, el melón y el pepino.

Es antioxidante, ayuda a cuidar la vista

y a mantener el sistema inmunológico.

Las semillas de esta hortaliza son muy apreciadas por su sabor.

Y, además, contienen la sustancia que nuestro cerebro necesita

para fabricar la hormona de la felicidad:

la serotonina. Y lo mejor de todo,

es que es muy versátil en la cocina.

La calabaza. Ah, la calabaza.

¡Yupi! Miri, un ingrediente "healthy".

Yo soy fan de la calabaza total.

Me encanta. Me encanta.

¿Se te ocurre lo que puedes hacer con la calabaza?

Montón de cosas. Me gusta mucho.

Aspirantes, debéis poner a trabajar vuestras mentes ya,

porque tenéis que hacer tres platos diferentes con calabaza.

Tres. Tanto dulces como salados.

Y utilizando las cuatro técnicas de vanguardia que tenéis delante.

¿Entendido? (TODOS) Sí, chef.

Disponéis de 75 minutos para cocinar.

Y, como siempre, tres más en el supermercado

para coger todos los ingredientes.

Y el tiempo comienza en tres, dos, uno.

¡Ya!

(EDURNE) ¡Venga, venga!

¿Dónde está esto?

Venga, Laila. Revisad bien las cestas.

No os dejéis nada. Una patata.

Últimos 30 segundos.

Perdona, Laila.

Nathan, es la prueba de tu vida. Venga, demuestra.

Vale. Ya está. ¿Ya has terminado, Odkhuu?

Bueno, casi lo he cogido todo el supermercado.

Bueno, que no te falte nada.

Cinco, cuatro... No, no.

Tres, dos, uno.

Nos vamos a cocinas. Nos vamos a cocina.

Vamos, eh. -Venga, nenes, eh.

El calabacín, zanahoria.

(LAILA) ¿Y la calabaza?

Se le ha olvidado la calabaza a Laila.

(LAILA) No me lo puedo creer.

Laila, ¿no has cogido calabaza? No.

Pensaba que nos la dabais vosotros.

-Venga ya, Laila, hombre. -No he cogido calabaza.

Estaba convencida. Es que... Es el ingrediente principal.

Ya. Pero como la he visto ahí, pensaba que estaba aquí.

Vaya por Dios.

Madre mía.

Lai, desbloquéate y ve haciendo lo demás. Venga.

-Pero no tengo calabaza. -Ve sacando las cosas. Corre.

Venga, reina. No pierdas más tiempo, cariño.

¿Pero qué cocino? Si es que...

¡Uf! Vaya faena, ¿no?

Vas a hacer un plato con calabaza y te la dejas en el súper.

No hay excusa. La han cogido todos.

Me gusta mucho la calabaza. Y a mí.

La crema de calabaza me parece la mejor.

Sí. Pero hay que tener mano, saber concentrar ese sabor,

sacarle la parte dulce con una cocción lenta.

Si lo cocinas a mucha temperatura, no hay azúcares.

Hay que cocinarlo tranquilo.

Ni la Virgen María me va a ayudar, eh.

Aquí, pasarlo mal para nada.

Si son inteligentes, con las técnicas y utensilios

que tienen, bolsa de vacío

y exprés para los platos calientes.

El nitrógeno y el sifón para hacer un postre.

Salsa de soja y miel. Tienen que hacer platos

utilizando los elementos y que la calabaza sea

el producto principal. Si ponen una semilla, no vale.

Que esté presente y tengo sentido.

Solomillo con puré de calabaza. Vale.

El sifón tiene tanta presión que lo que haces, es macerarla

mucho más rápido de lo que conseguirías

macerándolo en un sitio normal, en un tupper, por ejemplo.

Odkhuu, tienes que echar más agua.

-No. Ya tiene. -Sin agua, hay mucha presión.

Esta mujer no sabe lo que hacer.

No lo sabe porque no sabe qué va a pasar.

(EDURNE) Ay, Dios mío. Encima, con la olla.

Da mucho coraje. Y, encima, Laila.

Lo de Laila no es fácil. Está cocinando sabiendo

que no tiene y está cocinando. -La pobre.

Laila, vas bien, cariño. Tú bien.

Tú haz lo que tengas que hacer, hija.

¿Lo vas a meter al Roner? -Vale. Te lo meto ahí.

Sí, por favor. No doy pié con bola.

¿Vas a utilizar toda tu calabaza?

-¿Quieres un poco? -A ver si lo puedo suplicar.

¡Nathan! ¿Eres maestro de máquina de vacío?

No, pero... A lo tuyo.

Perdón, chef.

No tenemos calabaza. ¿Qué ha pasado ahí?

No sé por qué, la calabaza que teníais vosotros

ahí donde estáis, la he visto aquí.

¿Se te ha ocurrido algún plan B?

Haceros algo que digáis que merece la pena que siga aquí.

¿Tienes buenas ideas? Sí. Me gustaría no tener

que contártelas para sorprenderte luego.

Pues te voy a dar esa licencia. Laila, date caña, a ver qué sacas.

Tú haz lo que tengas que hacer, nena, y hazlo bien y ya está.

Con buena actitud.

Cuidado. -Gracias, cariño.

-Papel, papel. -¿Necesitas otra?

Coge. Utiliza, si quieres. Un poquito, eh.

¡No, no, no, no!

Laila, a mí me encantaría ir a comprar al súper

en mitad del servicio. No se puede.

Cocina profesional. Hay que optimizar los ingredientes.

Si se nos acaba, malo. Hay que sacarles partido

y no tirarlos a lo loco.

Mira. Este ya saca la calabaza. Mira.

No me gusta calabaza y fresas en la mente. Nunca lo he probado.

Miri, te veo muy centrada. Buenas. Súper.

Con tu "Miri's pumpkin style".

Sí. Es que me gusta mucho la calabaza.

Nunca te han dado calabazas, ¿no? (RÍE)

Sí. ¿Pepe no te ha seguido el rollo?

Pepe es mucho, eh. ¿O será un chico llamado Jorge?

¿Ese? Qué va.

Jorge no me ha dado calabazas. No.

(CANTA) #Oops! I did it again".

¿Qué haremos con la calabaza? Ensalada.

Con verduritas, con aceite, que las pondré

ahora al vacío para que se escalden.

¿Sabes lo que es blanquear una verdura?

Sí. En una agua salada, haces pim, pam.

En 20 segundos, lo tienes.

No hace falta que hagas tantas tonterías.

Las dejo en esta bolsita para que cojan el aceite.

Tienes que utilizar la técnica. Me gustan las técnicas

con sentido. Date caña. Gracias.

El momento que él viene,

se me cruzan los cables. Me pone nerviosa.

Miri está haciendo su estilo de cocina,

que ya le han pedido que cambie un poco.

No ha cogido una carne, un pescado. Nada.

La raza humana no ha sobrevivido

toda la historia por comer verduritas.

Eso lo va a echar en el sifón.

Eso le va a asustar más a Laila.

Se le cambió la cara cuando vio lo que había en la caja.

Se ha bloqueado y no sabía de qué iba la cosa.

El sifón, la olla a presión.

Se ha puesto nerviosa y se la ha dejado.

Venga, muy bien. Tu sifón. Vamos.

Venga. A ver, que le meta la carga al sifón.

He pensado que si enrosco

y explota, me salta una mano. Por lo menos, veo.

Son las cosas que no puedo evitar pensar.

Venga. Bien, Lai. Bien. Vamos.

Prefería quedarme sin brazos, que me saltara un dedo,

lo que sea, menos quedarme ciega.

Y quiero pensar que eso no va a volver a pasarme nunca más.

Ya está. -Muy bien. Ea, listo.

Arte a eso. Arte.

Venga, reina mora. -Venga, nena. Tú puedes.

-Para abajo, cariño. Ahí. -Muy bien. Para arriba.

Para arriba y para abajo. -Ahí.

Muy bien. Ya está. Ea.

Nada. No pasa nada. Ha entrado un poco de aire.

Ahí te quedas.

¡Huy! Odkhuu, ¿y esto? Perdón. Es que se cayó.

¿Se cae y no lo limpias? Sí.

Odkhuu, que limpies. Vale.

Que esto no es un consejo. Que limpies el suelo.

Vale, Odkhuu. -Echa todo el rollo.

Ya se chupará todo bien.

Cómo se nota que es gratis el papel, eh.

(J.M.) Odkhuu, la olla está abierta.

-Vale. Voy. -Tira el pitorro para atrás.

(ELENA) Para atrás. (J.M.) Ese, para atrás. Ese.

¿Cómo vas? Muy bien, chef.

¿Qué estás haciendo? Yo estoy haciendo

un bizcocho de calabaza. ¿Y qué más?

Pues estoy... ¡Huy!

Oye, que te quedas sin regalo. Te he traído un regalo. ¡Vamos!

Estoy haciendo... Primero, un bizcocho de calabaza.

Segunda cosa.

Segunda cosa, "bacalín". ¿"Bacalín"?

Bacalao, "bacalín". ¿"Bacalín", con qué?

¿Cómo le vas a meter la calabaza? De fondo, como puré.

¿Y de tercero? Ternera. Carne.

Te voy a hacer un regalo. "Manual del aprendiz de cocinero".

El libro mejor del mundo para aprender.

Aunque te creas que lo sabes todo, en cocina, nunca se sabe todo.

Muchas gracias, chef. El Odkhuu.

Atención, aspirantes. Han pasado 45 minutos.

Aún tenéis por delante 30. Oído.

30. Media hora solo. -Venga, Miri.

Nathan, Odkhuu, vamos. Laila, vamos, vamos.

Venga, venga, venga.

Laila va a sacar, con lo que tenía, lo que pueda.

Ya, hombre. Demasiado que hace cosas.

Atención, aspirantes.

En este momento, dejamos de cocinar.

Nathan. -Nathan.

¡Nathan! ¡Nathan!

¿Eh? Perdón, Eva. No lo había oído.

Aspirantes, cada uno de nosotros tiene una minicaja misteriosa.

Traemos, cada uno, un nuevo ingrediente

que debéis incorporar a alguno de vuestros platos.

No, olvídate.

Laila, ¿con qué cajita te quedas de las tres?

A peor ya no puede ir esto, ¿no?

Con la de Jordi. Se fía de mí Laila.

No hago bien, ya lo sé, pero...

Perdona. Haces muy bien.

Una calabaza aquí no cabe, ¿no?

Odkhuu. Está haciendo "cucu micu".

Cuando lo hacen los niños era: "cucu micu, anda micu..."

Samantha. Samantha.

Ah. Muy bien.

Espero que no te arrepientas.

Yo hubiera cogido el de Samantha también.

Va, Jordi, todo el mundo lo sabía.

Y ahí está lo más difícil. (RÍE)

Te va la marcha. Te va la marcha.

Cojo la de Jordi aunque me digan

que tengo un 99,9% de no saber aplicar ese ingrediente.

Me la juego.

Voy a elegir el de Samantha, que viene muy guapa hoy.

A ver si me da suerte. ¡Huy!

"Eh... no sé."

Sólo te digo que nadie ha elegido a Pepe.

No pasa nada.

Ay, Miri, por favor. Muchas gracias.

Pobre, me das pena.

Muy bien, Miri.

Muchas gracias, Miri. A ver qué me has dado.

Si no lo ha escogido nadie

es porque tiene que ser mi caja.

Aspirantes, es el momento de descubrir

cuál es el ingrediente que tenéis que incorporar.

Una, dos y tres.

Wasabi fresco.

No, no, cuidado, cuidado.

Odkhuu, ¿qué te ha tocado?

Chile habanero. Un toque picante.

Lo mismo que a Silene. Maravilla.

Pero mucho cuidado que no

se os vaya de las manos. Sí.

Laila, si el chile habanero es fuerte

el wasabi intenso

y muy elegante también.

¿Y eso qué es, también picante?

Es fortísimo. -¿Ah, sí? ¿Muy fuerte?

Miri, ¿tú qué tenías debajo de tu cajita?

Mostaza. ¿Estás contenta?

Me encanta. Lo sabía.

(RÍE)

Pues, aspirantes, empezamos a cocinar.

(ELENA) ¡Vamos, Lai, venga!

Muy bien, crujiente. Parmesano a la sartén

en vez de al horno que tarda más.

Tengo que emplatarlo ya, ¿eh?

Aspirantes, en diez minutos

esos tres platos tienen que estar listos.

(ELENA) ¡Vamos, venga!

Queda muy poco, nenes. Queda muy poco ya.

Esos ajos. Buf, madre mía, quítalos.

Que no son ajos. -¿Qué son?

Es el chile habanero.

Ay, yo desde aquí no veo.

¡Coño!

Miri se ha cortado. -Ah, pues sí.

Me he cortado.

Cuidado, Laila, que te quemas. -Ahí, ya está.

¡Buf!

La mostaza tostadita...

Mira la calabaza entera. Eso es típico de Brasil, ¿eh?

La ensalada.

A emplatar.

(SUSPIRA)

Vale, y la vinagreta con la mostaza.

¡Oh! Está torpón hoy Odkhuu, ¿eh?

A mí no me importa que se le caiga el bizcocho,

sino que lo vuelva a colocar. Que lo ponga en el plato.

Se cayó un trozo de mi bizcocho de tarta.

Y yo: "Es que...

Bueno, da igual. ¡Apa!"

Buah, qué buena me ha quedado.

Venga, Laila, venga.

No me sale.

Joder.

¡Joder!

Vamos, Lai, cariño. Venga, bien, ¿eh?

El nitro ya. -¿Nitro uso ya?

No sé.

Muy bien, Miri. Muy bien.

No, no hagas eso, Odkhuu. ¿Una tierra?

Bueno, una tierra. Vale, vale.

Aspirantes, no os quiero poner más nerviosos,

pero acabáis de entrar en el último minuto.

¡Venga, Laila, vamos! Dale, dale. Rápido, ¿eh?

¡Eso te vale, eso te vale! ¡Venga, venga!

Pero que esto va con el nitrógeno.

Pues ya tienes suficiente.

¿Quieres que haga más? -¡Ya está!

(JOSÉ) Déjala, déjala, déjala.

Ah, que va con el nitrógeno,

que lo va a hacer a última hora.

¿Y el sifón, nena? ¿El sifón?

Odkhuu, diez segundos.

¿Cuánto?

Diez, nueve, ocho... (MIRI) Nueve, ocho...

Siete, seis, cinco,... siete, seis, cinco,...

cuatro, tres, dos, uno.

¡Tiempo!

Manos arriba.

No hizo el sifón Silene.

(Aplausos)

Si paso el día de hoy

yo creo que estoy más cerca de la final.

Si quieres aprender todo lo que necesitas saber

sobre cocina tenemos una novedad.

A partir de ahora la escuela online de "MasterChef"

amplía todos los meses sus contenidos

para que puedas convertirte en un auténtico MasterChef.

Además encontrarás nuevas recetas para sorprender

a tu familia y amigos con deliciosos platos.

Ya lo sabes, entra en la escuela "MasterChef".

Aspirantes, ha llegado el momento de que los jueces

prueben los platos con calabaza, el que tenga,

que habéis preparado.

Así que vamos a empezar por Miri.

(EDURNE) Hale, nena, venga.

Muy bien, Miri. ¿Cómo se llaman tus platos?

Se llaman Miri's crema de calabaza.

Miri's crema de calabaza.

Miri's ensalada mediterránea.

Y merengue al...

merengue... merengue deshecho.

Por un lado he utilizado la olla exprés

para hacer la crema de calabaza.

Luego por otra parte las verduras de la ensalada

las he utilizado con una bolsa al vacío con un aceite

infusionado con cilantro.

Luego el sifón lo he utilizado en la mousse.

¿Y el nitro? He hecho unas bolitas de aceite

que aquí creo que se han deshecho.

Es un plato caliente, ¿verdad?

Eh... no tiene por qué.

(RÍE)

(RÍE) Bien, bien, Miri.

Perdona, Miri, esto es un plato que mejor caliente.

Hum... discrepo.

¿Discrepas? ¡Uh!

¿Te doy mi valoración en frío o en caliente?

Te dejo elegir.

Caliente. ¡Ah!

Como plato caliente, es una buena idea.

No me parece mal, la alcachofa está bastante bien cocida.

Técnicamente el nitro mal utilizado.

Pero es un aprobado este plato.

Hoy el hashtag será: #jordisatisfaction.

(RÍE)

Me parece bien que esté satisfecho.

Pero yo quiero un Jordi Miri's embobado.

Dejémoslo ahí.

Con respeto a la ensalada que he probado,

está muy rica y está muy bien aliñada.

Está graciosa la calabaza asada,

pero hay dos ingredientes. Métele más historias.

Todos los platos están bastante correctos,

pero le falta un poquito más de pensamiento, mujer.

Y, Miri, si encima coges la bayeta y lo pasas

por toda la cocina, que te has dejado aquello

hecho unos zorros.

Pero mira mi delantal. El delantal está impecable.

Ahora sólo falta que se lo transmitas a la cocina.

Ya marranadas las justas.

Pero felicidades, has hecho un buen trabajo.

No me conformo con que me digan que está bien.

Yo ya quiero sorprender y llegar a la perfección.

Ahí veremos, es lo que voy a intentar.

Silene, ¿nos cuentas un poco tus tres elaboraciones?

Sí.

La calabaza como plato principal

está horneada.

Y luego he hecho un sofrito de tomate, cebolla, pimientos.

Y los langostinos están hechos a baja temperatura.

Y luego aquí tenemos un arroz hecho con calabaza.

Y luego hay unas gotitas que serían como que iba a poner

una emulsión pero no... no he elaborado bien.

Y aquí el postre era una mermelada

de calabaza con coco fresco,

caramelo, mantequilla.

Y luego la he puesto

en el nitrógeno líquido.

Silene, ¿y el sifón?

Que no me ha dado tiempo. Ah, este no lo has utilizado.

Silene, ¿cuántas veces nos has preparado un arroz?

¿Cuántas veces has preparado un langostino

con una sala de coco?

Y este postre es que a mí

me daría hasta vergüenza presentarlo.

Aparte de eso, la presentación

no es que sea barroca, sino lo siguiente.

Es una cosa como decadente, de los años 70.

El chile habanero ni se siente.

O sea, aquí la evolución de los concursantes

dentro de "MasterChef" de pasar de una cocina casera,

que es lo que haces tú muy bien a dar el salto

hacia una cocina digamos alta cocina profesional

creo que tú todavía no lo has entendido.

Silene, va a ser breve, ¿eh?

Va a ser breve porque no me interesa

nada de lo que veo aquí.

No hay evolución, no hay lucha.

Hoy te vas...

y aquí no ha pasado nada.

Comprendido, chef.

Me gustaría saber, si te diese tiempo, mujer,

y quitásemos del supermercado el arroz blanco

y la leche de coco qué cocinaría Silene.

Quiero ver a esa Silene, si pudiera,

sin arroz y sin crema de coco.

Tienes todos los números de no verla.

Claro, es que si tú no terminas, pues bueno...

No sé si tengo posibilidad porque entiendo

que nos han pedido tres cosas y yo no he sido capaz

de gestionar mejor mi tiempo

por querer hacer un plato principal

vistoso y sorprendente, ¿sabes?

Yo qué sé.

Nathan, ¿estás preparado?

Sí.

Cuidado, coge un paño, que el nitrógeno quema.

¡Nene, venga, muy bien! ¡Venga, cariño!

¡Que tú puedes, venga!

¡Venga, venga, venga, venga!

Hala.

Cuéntanos.

He intentado definir el estilo de plato

que harían cada uno de los chefs.

Por ejemplo aquí tendríamos al chef Jordi

que haría un aperitivo así vanguardista.

Nos dejas sin comer como siempre.

(Risas)

El Jordi se mea.

He cocinado con la olla exprés.

Entonces le he querido dar unas notas cítricas,

que ahí es donde he incluido el wasabi para dar ese frescor.

Contigo, chef Pepe, algo más plato principal.

Contundente.

Que es un puré de calabaza.

Las costillas van maceradas dentro del sifón.

Y para ti, chef Samantha, algo más elegante,

algo más Samantha de España, el catering.

El mejor catering de España. Correcto.

He utilizado la envasadora al vacío.

He macerado la calabaza con un zumo de frambuesas

y fresas y un poquito de oporto.

Muchas gracias por el homenaje.

Esa era la breve introducción que quería hacer.

Todavía no aprende que los jueces

no quieren estas explicaciones.

No se ha enterado de que no quieren que hable tanto.

Yo voy a empezar por mi plato si no te importa.

Yo voy a empezar por el mío.

Huy, a Jordi no le ha gustado nada eso.

No entiendo qué te ha hecho mi catering

para que le hagas esto.

He querido conservar un poco la estética.

Es mono, es verdad que yo coloco todo muy mono.

Pero lo mío además está rico y contundente.

Es que no... hoy no...

A ver, cuéntanos un poco, ¿qué te pasa?

Yo soy un persona que cocina mucho con las emociones.

Y hoy yo sé que mis platos

están como con un poco de nubes, ¿no?

Como cuando un pintor está en una época decadente

y le sale todo gris. ¿Tú estás así?

Sí, yo creo que aquí ya el postre es un Pollock,

algo así hecho con gracia

pero con cuatro pinceladas de color.

Es maravilloso escucharte.

Si yo hiciese "MasterChef VI" te traería.

Pero si hiciese el Celebrity, también.

El de niños también. Sí.

Porque creo que España te necesita.

¡La gastronomía te necesita!

Pero es verdad que tienes también un poco del doctor...

¿Ves? Ay, la madre que lo trajo...

Eres un grande, Nathan.

(RÍEN)

A ver qué has sacado. -La foto.

Ay, nene.

Tienes una mujer muy guapa.

Me imagino que a esta mujer tan guapa

no la conquistarías por el paladar.

No. Porque madre mía

lo que nos has contado para comerte un taquito

de calabaza con un trocito de codorniz

bastante mal hecho todo,

con una costilla a medio hacer, cruda,

y una salsa mal rematada

y acabar con esa estética

de frutas que está inacabada.

Tú tienes que dedicarte a la venta.

De verdad, eres un vendedor de crecepelo maravilloso.

Ah.

Voy a seguir luchando hasta que se cruce

mi buena facultad de vender lo que sea y la de cocinero.

Se van a quitar los tres el sombrero

y me van a aplaudir y van a decir:

"Olé, eres el nuevo MasterChef España."

Nathan, pico tienes, ¿eh?

Maravilloso. Dicho esto...

Oye, quítale la foto a Jordi.

(RÍE) Bueno, tengo otra, ¿eh?

Dásela. Luego te la doy.

Jordi, tengo otra. ¿Tienes otra?

Tengo otra. Qué maravilla, es como un mago.

Eva flipa.

Nathan, no deberías estar tranquilo.

No, ya. Lo sé, lo sé. Yo sé que te he visto

más feliz que un cochino en un charco

cuando has visto todos los artilugios.

Pero de verdad, hay que saberlos utilizar.

Y con cabeza.

Me veo frustrado porque realmente

hoy me podía haber lucido mucho.

Es que la cocina son emociones.

La cocina son emociones.

Quillo, ella no te quiere ver así, ¿eh?

Me he derrumbado porque sé

que ella me va a hacer un tirón de orejas

cuando vea esto, porque caerme y derrumbarme

eso no lo quiere ella.

Odkhuu, después de este drama

espero que nos traigas un poquito de humor.

Adelante.

Mira cómo lleva los tres platos.

Qué camarero se ha perdido Mongolia, ¿eh?

Huy la carne, verás la carne...

Bueno.

Odkhuu, ¿me puedes contar

qué tres platos has cocinado con calabaza?

Pues crema calabaza con bacalao.

¿Y cómo lo has llamado?

Le habías puesto un nombre, ¿no?

El bacalín con nieve de cilantro, ¿no?

Es que la verdad...

Bacalín. -Bacalín.

(RÍEN)

Y aceite, un poquito de guindilla

y cilantro le he picado.

Y luego he pasado la "nitrogenio" y...

Y la has puesto por encima. Sí.

En un plato caliente.

Bueno, no es caliente, ¿eh?

El bacalao es vaciar y luego Roner.

Y luego he dejado que enfríe un poco

y luego he montado, he emplatado.

Segundo plato. El segundo es caliente.

Ya, ¿pero que qué es?

Eh...

(RÍEN)

Bueno, es la carne con calabacín.

¿Con calabaza? ¿Calabacín?

El bacalín y el calabacín, ¿no? Que son hermanos.

(RÍE)

Quería como guisar un poco la carne

y me pasó de la carne un poquito.

Pero bueno, al final yo creo que se ha podido salvar.

Jorge, ¿te traigo una botellita de agua?

Y postre es tarta de calabaza.

Y luego del...

¿Cómo se llama Miri de hacer el merengue italiano?

No recuerdo ahora. -Almíbar.

"Alibar", sí.

"Alibar".

"Alibar". Almíbar.

Almíbar.

Almíbar. Echando un poco de Almíbar,

que se sube la yema.

Y luego echando poco a poco mantequilla.

No me he enterado, pero vale. Yo tampoco.

(RÍEN)

Revoltijo mongol. Y le dice Pepe:

"No me he enterado, pero vale."

Joer...

Huy la carne. Madre mía.

Que la ha cortado con la cuchara.

Mira a Jordi. Mira a Jordi.

No la digiere.

(RÍEN)

Te lo haré breve. Está rico este plato de bacalao.

Guisas muy bien, está muy rico.

La carne está un poco chicle.

Pero es sabor es maravilloso. La seta está rica,

la calabaza la funciona súper bien.

El postre lo pruebo con todo el asco del mundo.

Porque la valoración es buena.

Y no probarlo sólo por el hecho de que se te ha caído

una de estas laminitas al suelo

y la has vuelto a poner en el plato...

me parece injusto.

Fíjate cómo se fijan. La madre que les parió.

Yo nunca hago eso.

Pero es que en "MasterChef"

es que siempre pasan cosas

fuerte, ¿no? Y dura.

Y entonces, claro, con el tiempo

que me han dado a mí entonces es lo que hay.

Yo que...

Odkhuu, muy bien, de verdad.

Es de agradecer que has estado en esta prueba fantástico.

Este plato de la crema de calabaza con el cilantro

y el bacalao está extraordinario.

Muy buen trabajo, Odkhuu. Gracias, chef.

¡Bien, Odkhuu, bien! -¡Hale, nene!

(Aplausos) ¡Eres grande!

¡Sí, grande!

Bueno, Laila, cerramos la cata eliminatoria contigo.

Vamos, cariño, ¿eh?

¡Vamos a tope! ¡Vamos, reina!

(Aplausos)

Venga, reina. -Tranquila, que no pasa nada.

Que ya lo has hecho antes. Venga.

Muy bien, muy bien.

(Aplausos) Muy bien, ¿eh?

(Aplausos)

Laila, preséntanos tus platos.

Lo primero es una crema de zanahoria,

porque era una crema de calabaza pero...

se ha quedado en una crema de zanahoria.

Lo segundo era un...

un taco de codornices, que lo que he hecho

es envasarlas al vacío.

Iba con una calabaza caramelizada

que se ha quedado en cebolla caramelizada.

Y el postre era un bizcocho de cacahuete con calabaza,

que se ha quedado en cacahuete.

Entonces... Probar.

Sí. Te diré antes de probar incluso, Laila,

el mérito que tiene de haber querido

sacar la prueba adelante.

Madre mía, que entre yo y se vaya ella...

La fuerza que has demostrado,

la capacidad de superar cosas que para ti eran,

si no imposibles, muy difíciles;

el miedo a un microondas,

a una olla a presión, a un nitrógeno.

Ponerte a pensar y sacar una crema que está rica,

incluso después de ese bloqueo que has tenido,

porque la cara que has puesto cuando has visto

que no tenías calabaza era para enmarcarla.

Ponerte a pensar y sacar un plato de carne

que también está interesante...

Aquí hay un buen trabajo.

¿Cuál es el problema?

Después de 5 años como jurado

de "MasterChef" me conozco las reglas

de este programa al mil por mil.

No te puedo valorar más, porque el producto principal

de esta prueba no está.

Mi única esperanza es que ojalá pese al jurado

un poco más el que a Silene se le ha olvidado

uno de los instrumentos, en este caso el sifón.

Y que a Laila le pese un poco menos

el que se le haya olvidado la calabaza.

Yo es la esperanza que tengo.

Yo solamente me queda aplaudirte, chica.

Porque...

(Aplausos)

tiene un mérito extraordinario.

Eres un ejemplo, la verdad. Te hemos estado observando

durante todo el cocinado, Laila.

Y tengo que decirte que me encanta tu actitud,

me encanta cómo te has venido arriba

y cómo te mueves en la cocina, cómo te dejas la piel.

Sólo te puedo decir:

felicidades, el cocinado está todo muy rico.

Muchas gracias.

Me gustaría que me dijeran que puedo quedarme.

Pero sobre todo que tuvieran muy presente

el esfuerzo que he hecho hoy.

Esto, lo de hoy ha sido un accidente.

¿Y tanto esfuerzo para qué, tía?

Yo con lo que ha dicho el chef Jordi de las normas...

Sí.

A ver qué dice. Yo qué sé, amor.

¿Qué vamos a hacer?

Piensa bien, piensa que si se va

se va por la puerta altísima.

Sí, se va con... -Se va muy fuerte, ¿eh?

Bueno, aspirantes, los jueces tienen que tomar

la decisión más importante de la noche,

quién abandona las cocinas de "MasterChef",

y esta vez sí, para siempre.

Jueces.

Si van a deliberar hay oportunidad.

Uf, eliminación.

(CONVERSAN)

Es un accidente en un juego letal.

Vamos, mi niña, ¿eh?

Hasta última hora.

(LANZA UNOS BESOS)

"Ojalá cambien odas las normas",

sigo pensando con la última esperanza que tengo.

Aspirantes, en esta prueba teníais un triple reto.

El primero ha sido utilizar técnicas de vanguardia.

Lleváis semanas aprendiendo y practicándolas

así que no debería hacer sido difícil.

Teníais que elaborar tres platos

con un mismo ingrediente.

Las posibilidades son casi infinitas,

tanto para hacer platos dulces como platos salados.

Y el remate final ha sido incorporar los ingredientes

de las minicajas casi al final del cocinado.

Ha sido una carrera de fondo diseñada para que demostrarais

que merecéis seguir en estas cocinas.

Hay un aspirante que ha hecho tres platos buenos,

que ha sabido aplicar con sentido

las técnicas de vanguardia y que ha salido airoso

con el último ingrediente sorpresa.

Ese aspirante es...

Odkhuu.

¡Bien! -¡Bravo!

Enhorabuena. ¡Bravo, cariño!

¡Venga, Odkhuu!

Felicidades, Odkhuu, porque además tienes

una importante ventaja en el siguiente reto

de la próxima semana.

Gracias, chef. Muy bien, Odkhuu. ¿Contento?

Sí. Pues sube a la galería.

Cuando ya está acercando la final del programa

me estoy poniendo más nervioso.

Poco a poco.

Porque yo creo que me quedará bien

la chaquetilla de MasterChef.

Hay otros dos aspirantes

que han resuelto bastante bien la prueba,

aunque sabemos que podrían haber dado algo más.

Estos dos aspirantes son...

Nathan y Miri.

(Aplausos)

Yo soy una persona muy exigente conmigo misma.

Creo que puedo llegar donde yo quiero.

Y mi meta es llegar hasta el final.

Y que "MasterChef" puede ser el principio de todo.

Bien, ¿no?

Ya no se puede resistir Jorge a mí.

Y me ha dado un pequeño Jorge's beso.

Ya seguiré contando.

To be continued.

Silene, has hecho un plato que ya presentaste

en el proceso de casting, y no vemos ninguna evolución.

Además, no has utilizado

las cuatro técnicas que pedíamos.

Sí, chef.

Todo ello es motivo de eliminación.

Lo sé.

Ojalá, tío, ojalá. Por favor.

Laila, has superado tus miedos y nos alegramos por ello.

Pero en una cocina no te puedes bloquear

con este tipo de utensilios

porque están a la orden del día.

Te quieres dedicar a la cocina y esto es la cocina.

Te has olvidado el ingrediente principal.

Y eso también es motivo de eliminación.

Por tanto la aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef",

con todo nuestro dolor, es...

Laila.

(LLORA) ¡No!

Tía...

Lo siento.

Hostia. (LLORA)

Helen.

Deja de llorar porque si yo arranco, arranco.

No me parece justo.

(LLORA)

Si llega a tener la calabaza nos da una paliza.

Laila, vente aquí conmigo.

Silene, tú puedes subir.

(Aplausos) Ay, qué pena.

¡Venga, Laili!

¿Puedo cambiarme por ella?

Tiene mucho más potencial que yo.

Yo estoy atascada y ella para mí es mi favorita.

Eso no, eso no. Ahora ni digas eso.

Ya conocemos todos las reglas del juego

y eso no se puede hacer, Silene.

Lleva semanas diciendo lo mismo. Pues hazlo.

Menudo teatro.

A mí no me sirve esas lágrimas de cocodrilo de Silene.

Porque si tú tienes tantas ganas de irte

pues déjalo claro.

Laila, yo creo que eras

una de las claras ganadoras del programa.

Verte aquí porque se te ha olvidado

un producto en el supermercado de verdad que me rompe el alma.

A mí más, porque me he enfrentado a...

a mis fantasmas.

Y hoy pues me han podido.

Entonces me quiero quedar con la parte buena

que dicen ellos que lo he superado,

pero para mí este fracaso no es algo que he superado.

No es un fracaso.

Tú entraste en "MasterChef" con un miedo atroz.

Hoy cuando te he visto ir para el microondas

con los dos vasitos he dicho: "Ya lo tiene superado."

Ya eres ganadora.

Y quiero que con eso te quedes.

Ganadora.

Sí, Laila. ¿Qué te llevas de "MasterChef"?

Bueno, me llevo una experiencia

que aunque es durísima a mí me...

me ha supuesto mucho.

Me ha supuesto conocer a una amiga que sé

que es para toda la vida, a todos vosotros y...

que es magia lo que hacéis aquí dentro.

Ay, se me rompe al alma.

Pero bueno, la que lo tiene roto de verdad es Elena.

Elena, ¿quieres bajar?

Es mi chico, mi madre, mi amiga...

mi otra parte de mi familia. Es muchas cosas en uno.

Es una persona que te sabe escuchar, que te sabe ayudar.

Ay, qué guapas vamos a salir por la tele tú y yo.

Elena, ¿tú qué sientes ahora mismo?

Eh... rabia.

Mucha rabia.

Porque ha hecho lo más complicado

que es salvar los miedos y por un ingrediente principal

que se le ha olvidado...

Pero yo estoy segura de que si le faltaba algo

que superar de ese miedo hoy ese miedo ha quedado atrás.

Laila, eres una campeona.

Y lo eres aquí también en "MasterChef", cariño.

Así que puedes estar muy muy contenta

de tu paso por el programa.

Además, te damos un montón de regalos, ya lo sabes.

Nuestro patrocinador, el supermercado

de El Corte Inglés te regala esta tarjeta de mil euros

para todas tus compras en alimentación.

También te llevas el juego oficial de "MasterChef".

Te llevas 6 meses de libre acceso

a la Escuela Online de MasterChef.

Y los magníficos cuchillos del programa.

Y nuestro patrocinador, Bosch, te regala una selección

de los electrodomésticos que has usado

durante el programa, que han sido un montón.

Laila, ha llegado el momento.

Tienes que dejar el delantal en tu puesto de cocina.

Venga, amor.

¡Venga, Laila!

(Aplausos)

Nos vemos fuera, ¿eh?

Tenlo en cuenta. -Hombre.

¡Arriba, Laila! -¡Guapa!

(Aplausos)

(Aplausos)

Me llevo una experiencia maravillosa

que se la recomiendo a toda persona que ame la cocina.

No puedes echar de menos una cosa en "MasterChef".

Echas de menos "MasterChef".

Me ha servido para reafirmarme

que los sueños se hacen realidad.

Laila, has conseguido superarlo y seguir cocinando.

¡Laila, valiente!

¡Valiente!

Pues ya lo veis, cada semana que pasa nos cuesta más

despedir a los aspirantes, que ya son casi de la familia.

Pero no hay tiempo para la tristeza.

Hay que seguir luchando por el premio

y aprovechar cada semana en "MasterChef".

Volvemos dentro de siete días.

Mientras, ya saben, pónganle sabor a la vida.

Aspirantes, estamos en la dehesa extremeña.

Cocinaréis para 60 ganaderos y agricultores.

¡Vamos, chicos, vamos! Venga, estamos en el límite.

¡Ya va, ya va!

Vale, chef.

¡Hombre, yuju! Fuera, fuera, esto no vale.

Primero que sean iguales todos.

Una pequeña, una grande... Todas iguales.

¡Venga, venga, venga!

¡Pero que ya le estoy dando caña, déjame!

No veas cómo se ha escacharrado el día.

¡Va, va, va! -¡Venga, vamos, Miri!

Rápido, o lo sacáis o se queda aquí.

Fuera, se acabó.

En este reto vais a poder emprender un viaje

a través de nuevas texturas y sabores.

¡Madre de mi vida!

Insectos. ¡Ay, como me salte yo me cago!

Huele a quemado. -Sí, por ahí huele a quemado.

Joder, no sale.

Estás intentando un triple salto mortal.

Te vas a tirar a la piscina sin agua.

Te veo dubitativa.

Si empiezas a hacer cosas a lo loco te puedes hundir más.

Es un batiburrillo de muchas cosas.

No tiene ningún sentido. ¡Uf!

Pero esto es plato de niño de dos años

con muchas pretensiones, pero poco más.

Terrorífico.

Parece que hay una falta de pensamiento.

¿Para qué te lo vamos a valorar?

El aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 9

MasterChef 5 - Programa 9

04 jun 2017

Miguel Ángel de la Fuente, jefe del servicio de habitaciones del hotel Intercontinental de Madrid, enseñará a los aspirantes a preparar un auténtico desayuno americano con una bebida caliente, un plato de frutas, un zumo, un plato con el huevo como protagonista, algo de bollería y un plato especial. Paula, ganadora de MasterChef Junior, acompañará al jurado en la cata. En la madrileña Finca Astilbe tendrá lugar la repesca, donde aspirantes y exaspirantes cocinarán un menú latinoamericano diseñado por el chef Juan Manuel Barrientos, que servirán a sus familiares. En la eliminación, se enfrentarán a una prueba de vanguardia. Cocinarán tres platos, dulces y salados, con calabaza como ingrediente principal. El jurado les pedirá añadir un ingrediente de última hora a sus creaciones: chile habanero, semilla de mostaza o raíz de wasabi.
 

ver más sobre "MasterChef 5 - Programa 9" ver menos sobre "MasterChef 5 - Programa 9"
Programas completos (14)
Clips

Los últimos 245 programas de MasterChef 5

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. pepitogrillo

    Pero por qué no echan a Nathan? Esa persona NO sabe cocinar y debería de haber salido en los primeros programas. Que se quede él y se vaya Laila, que demuestra ser alguien con dotes para la cocina de verdad....deja muchísimo que desear de este reality show.

    06 jul 2017
  2. pepitogrillo

    Pero como puede ser Nathan TAN gay?? Se le cae la baba con Jorge y con Jordi que da gusto

    06 jul 2017
  3. PattyA

    Es cierto eh visto todas las temporaadas y Cilene sale en la primera como comensal en un hotel, me parece eso una barbaridad y poca verguenza, ya que al leer el comentario de una persona aquí dije quiza solo se paresca busque el capitulo, creo que es el 7 y le ponen el nombre y todo osea que eso declara que efectivamente es la misma persona. Me parece aberrante que se exponga de esta manera un programa internacional como es masterchef, esto haace que se pierda toda credibilidad, y el hecho de que ya haya duado en la edición, no hace mas que acrecentar las dudas...que a sucedido con esto, me refiero a que ahora que eh vulto a ver la edicion 1 me hace preguntarme, donde esta el compañerismo?? Que pena que la television española se preste a esto.

    19 jun 2017
  4. Dori

    No se que pasa con Silene que nadie la quiere no se se será porque no demuenstra humildad u me gustaría saber .... ??

    19 jun 2017
  5. Karime Villaseñor

    Silene sale como comensal en la primer temporada. Y no parece una simple panadera

    08 jun 2017
  6. Pupe

    Soy la única que piensa que Jorge tiene muchas mas ganas de estar con Nathan que con Miri ? Está constantemente queriendo comunicar que él es mucho mejor que Miri , que él sabe mucho mas que Miri, que no le gusta que le den órdenes . Hay una especie de machismo y subestimación horrible. La niña como sea como persona te puede caer mejor o peor pero al parecer está cocinando mejor. Punto.

    07 jun 2017
  7. Alexandrs

    INJUSTO.. PUNTO

    07 jun 2017
  8. Amparo

    Es imposible ver el programa en esta web y guardar el misterio de quién será el expulsado, puesto que lo primero que nos encontramos es el videoencuentro con el mismo, lo que le quita toda la emoción. ¿De verdad que a nadie en TVE se le ha ocurrido esto? ¿De verdad que, aunque sean dos emisiones diferentes, no se podría poner el videoencuentro al final del programa, unidos en un solo vídeo? ¿De verdad después de que varios espectadores os lo pidan no lo podéis hacer?

    06 jun 2017
  9. mildred valdez

    Buenos dias pediria a la produccion de masterchef hacer mejor su tarea ya que la naranjilla es originaraimente endemica de Colombia y Ecuador y aunque talves no tienen ni idea de donde esta Ecuador deberian contemplar mejor ese tipo de datos.... La salida de Laila me parece injusta en cierta medida ya que toman asu conveniencia el evaluar o no las cosas a rajatabla si fuese por eso Nathan ya deberia estar afuera hace rato, no se porque le dan tantas oportunidades es una persona egolatra y extrememadamente prepotente o sera que su parentesco con un chef ya prestigioso como su suegro le esta dando tanto chance a equivocarse tanto sin que los jueces lo contemplen. Ademas considero que por su comentario xenofobo en contra de Silene es totalmente inapropiado decir que hace budu por el hecho de ser de decendencia negra o por ser brasileña es totalmente ignorante y no se porque en una produccion de tal fuerza coma masterchef se permiten comentarios asi de inmaduros e ignorantes Realmente deberia pedir disculpas.

    06 jun 2017
  10. Irma

    Yo soy Mexicana y el Masterchef d México no me gusta para nada xq hay favoritismos... Me encantaba éste porque lo vi desde el programa 1, pero ahora me han decepcionado x obvias razones...

    06 jun 2017