www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4019918
Para todos los públicos MasterChef 5 - Programa 6 - ver ahora
Transcripción completa

Buenas noches y bienvenidos a "MasterChef".

Agárrate, que vienen curvas. Parece Pepito de la Calzada.

Está gracioso el jurado.

José Luis, no sé qué te pasa, pero estás apagado.

Será que me ha bajado la regla. Esto una vergüenza,

tu plato y lo que acabas de decir sobre las mujeres.

O te cocinas o te vas, sea el día que sea del mes.

Es un premio absoluto, porque está riquísimo.

Muchas gracias. Felicidades.

Es un gran plato. Está rico. Gracias.

Bienvenidos a Azurmendi.

Cocinaréis para 30 cocineros amigos de Eneko Atxa.

¡Venga, daos prisa! ¡Volad!

Quiero rock and roll y esto parece una suave balada de trompeta.

Para una cosa que haces, la pifias.

Vamos a currar. -Es lo que pienso.

Eso lo pensamos todos. Os parece que hay presión.

Estáis en un tres Estrellas Michelín. ¡Correr! ¡Venga!

Está buenísimo. El punto de cocción, de diez.

El ganador de hoy es el equipo azul.

Tenéis que pasar una prueba eliminatoria

de las más complejas vividas en este "talent".

¡Ya estoy, chef!

Qué estilito tienes corriendo, Pepito.

Tienes la esencia de lo que pedimos.

¿Hoy sabes qué te mereces?

Un abracito.

Jueces, por favor. Yo creo que hay poco

que deliberar, en este caso.

El aspirante que no continúa en las cocinas de "MasterChef"

es Adrián.

(Sintonía)

Buenas noches y bienvenidos a "MasterChef".

Si ya estáis recuperados de la tensión que vivimos

en el último programa, no os relajéis,

porque estamos ante una noche muy emocionante.

¡Madre mía! Qué pedazo de caja.

Nuestros aspirantes no tienen ni idea, pero,

esta misma noche, dos de ellos abandonarán las cocinas.

Cajita, cajita, no me des una sorpresita.

Aspirantes, bienvenidos, de nuevo, a estas cocinas.

Gracias. Hasta ahora, habéis venido

muy tranquilos a la primera prueba,

porque algunos consideráis que no os jugáis nada.

Y estáis muy equivocados.

Como poco, os estáis jugando ser los mejores,

lo que sabéis que siempre significa tener algún tipo de ventaja.

Hoy, la primera prueba va a traer una cal y otra de arena.

Por un lado, elegiremos al mejor,

que tendrá una recompensa extraordinaria:

el pin de la inmunidad. (SILBA)

¡Guau! -Buen regalo.

¡Vamos!

Bueno. Estaba en primera fila.

Le he visto muy de cerca y me he visto reflejado.

Quien lo consiga, se libra esta semana

de la eliminación, pase lo que pase

en la prueba de exteriores.

¡Ay! Me quedará a juego

con mis gemelos, aquí, del dragón, ¿no?

Que me he traído para comérmelos a todos y escupir fuego.

Pero, por otro lado, uno de vosotros abandonará

"MasterChef" al final de este primer reto.

(SILBA)

Madre mía. Otro, en la prueba de eliminación.

No fastidies.

Me estoy quedando loca.

¡Uf! Ya me ha entrado una cosa en el estómago.

Bueno, vamos a ver. Haremos lo posible para no salir.

Queremos que saquéis el lado guerrero,

que peleéis en cada prueba con uñas y dientes,

que deis siempre lo mejor

y que no os conforméis con cumplir el expediente.

Aspirantes, para esta prueba eliminatoria,

os enfrentáis a una nueva caja misteriosa.

Sí. Y gigante. Para triunfar en este reto,

tenéis que combinar templanza y osadía.

Y os estaréis preguntando cómo hacerlo.

Es muy sencillo. Utilizando la intuición.

Ay, no sé. No tengo ni idea.

Imagino que estaréis al borde de un ataque de nervios,

deseando descubrir esa caja.

Ha llegado el momento de descubrirlo.

A la de tres, quiero que la levantéis.

Una, dos y tres.

¡Ay! -¡Hala!

(Risas) Qué susto.

Respira, José Luis. Respira.

Laila, ves que hay una merluza encima de otra caja misteriosa.

¿Por qué? No lo sé.

Se me ha quedado la cara de la merluza.

Supongo que todos conocéis las famosas matrioskas rusas.

¿Verdad? ¿"Ma" qué?

Las muñecas rusas. Pues esta es la versión MasterChef

de esas muñecas de madera.

Ah. La que... eso.

Hoy no tenéis una caja misteriosa.

Tenéis una multicaja misteriosa.

Madre mía. Y debéis utilizar obligatoriamente

todos los ingredientes que vayáis encontrando

debajo de las cajas que descubráis.

¡Uf! -¿Qué dice?

Entra en juego vuestra intuición.

Si levantáis la siguiente, tendréis que incorporar

ese alimento a vuestra elaboración.

Es como en el juego, carta en la mesa, carta presa.

Ingrediente que veis, ingrediente que tenéis

que incluir en vuestra receta.

Es una gran oportunidad para sacar vuestro lado más creativo.

¿Quién quiere destapar la segunda caja? Levanten la mano.

Todos, ¿no? Perfecto. Quitamos la merluza a un lado.

Levantamos a la de tres.

Uno, dos y tres.

(Risas)

Está bueno.

Qué bueno.

Joder, no hay cajas aquí.

En la segunda caja, tenéis aceite y albahaca.

¿Seguís queriendo levantar todos la siguiente caja?

(TODOS) Sí, chef. ¿Nadie se planta?

Yo he venido a luchar y a arriesgarme.

Si hay 100 cajas, las voy a abrir las 100.

Uno, dos, tres.

¡Ahí va! -¡Olé!

¿Esto cómo se come? Esto tiene dentro algo, ¿no?

Odkhuu, ¿qué tienes delante? ¿Qué es eso?

No sé. Como mejillones y almejas.

Elena, ¿tú los conoces? Sé que son cañaíllas,

pero no sé qué lleva dentro.

¿Nunca las has cocinado? Nunca en mi vida. Ni comido.

Son cañaíllas o cañadillas.

Un molusco típico del sur de España.

Desde la costa andaluza, hasta la región murciana.

A mí, el animal

que menos me gusta del mundo, es el caracol.

Claro. Esta caracola es más mona, más bonita y tal.

Pero... a ver qué hago con ella.

Ya tenéis merluza, aceite, albahaca y cañaíllas.

¿Queréis algún ingrediente más? Yo no. Me planto.

Tú te plantas, José Luis. Muy bien. ¿Alguien se planta,

además de José Luis? Es para pensárselo.

Valientes, ¿seguís adelante? Son nervios de:

Si llego al último ingrediente, ¿me llevaré una buena sorpresa?

José Luis, da un paso atrás, por favor.

Y el resto, a la de tres, quiero que levantéis la caja.

Una, dos y tres.

(Exclamaciones) ¿Qué es eso?

-¡Dios, no! -¡Ay, la leche!

-¿Esto qué es? ¿Un gusano? -¡Dios!

¿Está blando? Cuidado, que muerde.

A simple vista, parecían gusanos

que se comen en el documental. "Fantastic!"

Que no, hombre. Esto es un tubérculo.

Eso que tenéis delante, se llama crosne.

¿Cómo? Un tubérculo de origen asiático.

Se le conoce también como alcachofa china,

alcachofa japonesa o raíz nudo.

Es de la familia de la menta

y tiene un alto contenido en fibra.

Es rico en proteína

y solo tiene 75 calorías por 100 gramos.

Desde hoy, soy fan de los minitubérculos.

Son supersaludables. Lo tengo que poner en mi Instagram ya.

Aún nos quedan más cajas.

Que levante la mano quien se planta.

Miri, ¿te plantas? No. Va. Sigo.

¿Sigues? Sí.

¿Estáis seguros de querer seguir todos?

(Risas) Bueno, no. Me planto.

Me planto. Sí. ¿Sí? ¿Segura?

Segurísima. Muy bien. Da un paso atrás.

Y los siguientes, a la de tres, levantaremos la caja.

Una, dos y tres.

¡Huy! Qué gracia, tío.

Aquí sí que yo pierdo. -Aquí sí que ya...

Tenéis dos cajas pequeñas y tenéis que elegir solo una.

Pensadlo muy bien, porque son

ingredientes complicados de integrar.

Y ahora, no hay vuelta atrás.

Pensad cuál de las dos queréis levantar

y colocad la mano encima.

A la de tres, levantáis todos la caja a la vez.

Una, dos y tres.

¡Bien!

¡Ah, bien!

Ah. ¡Vamos!

Sobrasada. -¡Madre mía!

Suerte que no la he abierto.

-Es un ajito. -¿Ajo? ¡Ah!

Los que habéis levantado

la caja de vuestra izquierda, tenéis sobrasada.

Los que tenéis la caja a la derecha, tenéis ajo negro.

O sea, que la hemos liado, ¿no? -Un poco, sí.

Escúchame. Vamos a sacar lo que haga falta.

Ya tenéis todos los ingredientes

con los que vais a cocinar en este reto.

No podéis coger nada del supermercado.

Solo contáis con los básicos que están en vuestras cocinas.

José Luis, ¿te arrepientes de haber plantado tan pronto?

En ningún momento. He visto claro

lo que quería hacer y me es suficiente.

Ahora, tenéis que utilizar vuestra imaginación.

Tenéis, casi todos, los mismos ingredientes.

Pero no queremos ver la misma elaboración.

Para vuestras elaboraciones tenéis 45 minutos.

Tiene que ser un plato impresionante

y no solo para nosotros, que somos muy exigentes,

también para la invitada de esta noche.

Es alguien que siempre arriesgó en nuestras cocinas,

siendo muy creativa. Desde el complejo turístico

Mayakoba en la Riviera Maya, México,

la finalista de la primera edición de "MasterChef", Eva Micaela.

(APLAUDEN)

Buenas noches.

Qué alegría verte.

El sueño que vivió Eva en "MasterChef", lo quiero para mí.

Quiero llegar a la final en este programa.

Eva, bienvenida. Gracias.

El premio por ser la finalista de la primera edición

fue un contrato de un año en Mayakoba.

Yo voy para tres años.

Me dijeron que ya era parte de Mayakoba.

Cuéntales a los aspirantes

cómo te ha cambiado la vida "MasterChef".

Yo trabajaba de formadora, de profesora.

Y a partir de "MasterChef", comencé a trabajar en cocina

y ahora soy jefa de cocina y dirijo un equipo.

Estás muy orgulloso de mí. Sí, señora.

La verdad es que sí. Tú no querías, te daba miedo,

pero mírate. Lloraba. Ahora lloro por no volver.

"MasterChef", realmente, a mí me cambió la vida,

porque me ha hecho ser más valiente.

Agarró mi pasión por la cocina

e hizo posible que sea mi profesión actual.

Esta noche, a nuestros aspirantes les pedimos creatividad.

Tú destacaste por ser creativa. ¿Sí?

Por cocinar muy bien y se atrevía con combinaciones muy osadas.

¿De dónde surgía esa creatividad?

Yo creo que es algo innato. O sea...

Es algo que te nace, que tienes que hacerlo. Esa idea, darle forma.

Tiene una parte muy visceral, pero, también, con sentido.

¿Qué consejos les das para el reto al que se enfrentan?

Que estén tranquilos, que antes de empezar,

piensen lo que van a hacer y cómo combinar los ingredientes

sin que sean mala mezcla.

Eva, además de tus consejos, vienes con un regalo

para el vencedor de esta prueba.

El ganador de esta prueba tendrá un viaje para dos personas

a Fairmont Mayakoba.

Aparte, podrá tener clases de cocina conmigo

en el Mayakoba. Llevamos dando clases

desde hace tiempo con grandes chefs mejicanos

y españolas. Qué bien.

(Aplausos) ¡Ay, Dios mío!

Qué locura.

Aspirantes, el mejor de este reto, se llevará

el fabuloso premio que trae Eva Micaela,

además del pin de la inmunidad.

Y os recuerdo que el peor plato

abandonará las cocinas al final del reto.

¿Entendido? (TODOS) Sí, chef.

Con el pin, ya se me habían puesto los ojos dando vueltas.

Ha dicho lo del viaje y ni te digo.

Hoy tengo ganas, más que nunca, de que mi plato sea el mejor.

Los 45 minutos para cocinar empiezan

en tres, dos, uno. ¡Ya!

¡Ay, qué asco!

Mira cómo corren hoy.

Paloma, ¿qué? Aquí estamos, ¿no?

Que eres la siguiente, niña.

Yo, hoy, no me voy ni de broma.

Se sabe que la prueba va de merluza

y van destapando cajas y aparecen ingredientes.

Ha aparecido crosne, cañaíllas, en algunos, ajo negro,

y, en otros, sobrasada.

¿Sobrasada? Merluza con sobrasada.

No es algo que case a primera vista.

Nosotros preparamos un plato de pulpo

que sí ponemos un toque de chorizo deshidratado

y le da un punto de salinidad.

Cabeza, fuera.

La merluza creo que la voy a hacer a la plancha.

Y luego, tengo sobrasada, que no sé dónde la voy a poner.

Le pondré una peineta para que vaya de sevillana.

Y luego, estos, que son como unos tubérculos.

No sé si hacer un puré o hacerlos fritos. No lo sé.

Como hay que cocinar con todo, en algún sitio lo pondré.

Si piensas un poco, no es tan difícil.

Es como una patata. Lo rehogas.

Insípida, pero tiene una textura muy buena.

Quizás, un poco de sobrasada le dará un sabor al crosne.

A partir de ahí, guisar la merluza con aceite y albahaca, suave.

Voy a intentar hacer unos rollitos de merluza

con la cañaílla incluida, integrada en el rollito.

Y luego, con un poco del sabor de la cañaílla,

incorporarle la albahaca y el aceite.

Hacer un aceite para terminarlo. Voy bien.

No me hubiese hecho falta ni la sobrasada.

A lo mejor, el ajo negro que da buen gusto.

Laila ha hecho un buen lomo. Perfecto. Limpio, impecable.

Tienen un gran producto, la merluza.

Complicado el punto de cocción.

La carne, muy delicada la de la merluza.

Como la maltrates... Hay que hacer

los menos cortes posibles y saber de qué va.

Mi primera eliminatoria me vino de sopetón.

Estás dándole al tarro mientras cocinas y piensas:

"¡Qué barbaridad!"

A ver. ¡Ay!

Quiero tratarla superbién. La haré muy suave, a la plancha,

con un leve aceite de albahaca.

Intentaré hacer una espuma de ajo negro.

El ajo negro, que es un punto balsámico,

un punto ciruela, también puede funcionar muy bien.

Dulce con acidez. Como un regaliz.

En México, ¿qué tipo de cocina haces?

Yo hago cocina mejicana, por un lado.

Y fusionar los ingredientes que nos da México,

con cosas muy españolas. La cocina es esto.

Es algo que viaja y que coges justo de aquí,

metes con la merluza de allí. Es una maravilla.

(CON ACENTO MEJICANO) Qué lindo que viniste.

Ay, qué mal imitas, güey.

Eva Micaela ha vuelto a las cocinas de "MasterChef"

para llenarlas de sabor latino.

Y nos ha dejado una receta muy especial para ti.

Así que no te pierdas el video

en nuestra aplicación gratuita de "MasterChef".

Eva, te presento a Nathan. Hola. Encantada.

Encantado. ¿Qué tal? Cuéntanos qué haces.

Estoy intentando darle un par de vueltas a la imaginación.

Intentaré hacer, o bien, una mayonesa sin huevo

del ajo negro, o bien, una espuma,

porque creo que va a contrastar muy bien con el perejil.

Es el hombre más avanzado de la Tierra, casi.

De estas cocinas, se queda corto.

Siempre utiliza el sifón, el Roner, el tal.

¿Y has rehogado antes la cabecita del pescado?

No. No la he rehogado porque aún no sé qué hacer con la cabeza.

Y con la del pescado, ¿qué vas a hacer?

En fin. Cañaíllas. ¿Las habías cocido alguna vez?

No. Las había comido. Cubiertas de agua.

Fíjate cómo viste. Muy elegante.

¡Madre mía! Bueno, el dragón y todo.

Combinará con el pin. Ah, vale.

Quieres hacer juego con el pin. Fíjate.

Luego, la cocina te la deja hecha unos zorros,

pero él va inmaculado. Ya te digo.

Pero todavía no tenemos claro qué vamos a hacer.

Nathan, volvemos a las andadas. Organiza esa cabeza.

Ten claro. Visualiza. Suerte. Gracias.

Son unos ingredientes difíciles entre sí, que cojan sentido.

Estoy un poco perdido. No sé ni yo lo que voy a hacer.

Aspirantes, han pasado los primeros 15 minutos.

Tenéis aún 30 por delante.

Muy buenas, José María. ¿Qué nos estás preparando?

He cogido un lomo de la merluza y lo he envasado al vacío

con la albahaca, el ajo. ¿Por qué?

Porque... Para que coja sabor de todo lo que le he echado.

Cuando envasamos algo al vacío, tiene que intervenir la temperatura

para que haya una mezcla. Ahora mismo, aquí no está pasando.

Sí. Pasan cosas. Pero no pasan ni un 5% de lo que pasa

cuando hay un mínimo de temperatura.

Tendré que meterlo un poco en... -En el Roner.

Si no, no tiene sentido que haga el vacío,

si no va a hacerlo a baja temperatura.

Para eso se utiliza. -Vale. Ya cojo la onda.

Sintetiza. Una cosa o la otra.

Pero defínete. De acuerdo.

Esto vamos a sacarlo de aquí.

Es que...

Es una prueba de eliminación. Me he quedado flipado.

No quiero irme ni de broma. Quiero ganar el premio.

Quiero demostrar a la gente que aquí estoy yo

y que lo puedo hacer muy bien

y que no estoy, para nada, relajada.

¿Qué tal, Silene? Bueno, un poco nerviosa.

¿Has trabajado alguna vez con los crosnes?

¿Sabes cómo se utilizan? Me parecen como un rabanito.

El sabor a rabanito. Nabo, rábano.

Lo he pasado un poco por la sartén.

Y tengo este filete de merluza, que lo voy a enrollar

y lo voy a pasar por la sartén.

Lo que no sé muy bien, es eso. -Las cañaíllas.

¿Tampoco las habías utilizado?

Yo no como marisco, porque soy alérgica, al 100%.

No puedo comer nada. Qué suerte tiene tu marido, eh.

Gasta poco en marisquito contigo.

Bueno, pero me gusta el champán. Aquí, donde me ves.

El líquido amniótico sí le pega.

Me ha sacado de la selva,

pero me ha enseñado cosas muy ricas.

Suerte. Muchísimas gracias.

-Venga. -Hasta luego.

Anda, coño.

Cuidado ahí, Nathan, eh. Eso es peligroso.

Nathan, coge un trapito o algo. Te vas a rebanar el dedo.

Hola. -¿Qué estás haciendo?

Voy a hacer unas brochetas

con merluza ligeramente pasada por la plancha.

¿Y esta, por dónde la has pasado? ¿Por el rodillo?

La has machacado un poco. Parece que se ha sentado encima.

Gracias a Dios, aquí no se ve tanto.

¿Las cañaíllas, las has cocido alguna vez?

No, nunca. ¿Cuánto tiempo les vas a dar?

25 minutos. Vale. Y los crosnes tampoco

los habías utilizado nunca. Jamás.

Una mujer viajada como tú y no conoce los crosnes.

Brocheta, cañaíllas, crosnes y ajo negro.

Y dos emulsiones. Una de albahaca y la otra, con ajo negro.

Suerte con esa brocheta. Mucha suerte.

Qué pena de merluza. Pobrecilla.

Vamos a ver. Esto no lo he hecho en mi vida.

La última vez que probé las cañaíllas, fue con mi marido,

el día en que... no se le ocurre otro,

proponerme matrimonio, me lleva a un menú de cañaíllas.

Los dos las comimos, nos miramos. "Sí quiero".

Y el hospital durante siete días.

No me arrepiento de haber arriesgado,

porque el que no arriesga, no gana.

Vengo a ganar y tengo que arriesgar.

Le digo a mi novio que nos vamos al Caribe,

que lo dejo en el hotel hartándose de comer

y que me voy a dar clases, y, mira, loco.

Eva, te tenía que hacer una pregunta.

Me han dicho que sigues sin novio. Ah, mira.

Te presento a Jorge. ¿Qué tal?

Encantada. ¿Qué nos estás haciendo?

Tengo mucho interés yo. -Voy a aprovechar

partes de la merluza, que va a ser el lomo,

para sacarle los gajos. Y estas cocochas crujientes.

Mi padre y yo siempre nos comemos la parte de la cabeza crujiente.

Qué rico. Sobrasada. ¿Cómo la vas a integrar?

Esto es un sofrito con este tubérculo, este rabanito,

y un poco de sobrasada. Estoy pensando en el bikini,

como tú estás en un sitio muy tropical.

Claro. Todo el año. Ah, por ella. Vale.

Lo está haciendo por ti, Eva. Tú estás más gordito que yo.

Es que no me cuido nada.

Hílalo bien para que no haya exceso de una cosa.

Venga, hasta luego. Suerte.

-Gracias, Eva. -Ese va a ser mi novio.

Un aspirante guapísimo el señor Jorge.

Que se venga a Mayakoba. Lo traigo de ayudante.

¿Cómo se envasa al vacío? Es la primera vez

que utilizo una máquina de vacío.

Tal cual. Primero, he puesto la merluza

sin ningún papel ni nada.

Yo pensaba que aquello, por arte de magia... no sé.

Ah, está aquí. Vale. Ahora, ahora, ahora.

(RÍE) Es que soy tremenda.

65... durante unos cuatro minutos.

A ver.

He tocado la textura del ajo.

Me recordaba al dim sum que hacemos.

Lo he cogido y con el cuchillo,

lo he aplanado para trabajarlo y rellenarlo con la merluza,

infusionada en albahaca.

Dos minutos más. -¿Cuánto tiempo le has dado?

Pues... lleva ocho.

José Luis será un sota, caballo, rey.

Tiene tres ingredientes: merluza, aceite, albahaca.

Bueno, y cañaíllas. ¿A qué temperatura confitas?

Como el agua llega a 100 grados, nunca pasará de esa temperatura,

entonces, quitando cacharros, no creo que pase de 65.

Tenéis termómetro. Puedes comprobar.

Sí. Ahora mismo, es un "a ojo".

Veo unas burbujitas, pam, pam.

Ya está soltando la gelatina.

Creo que está a una temperatura que es más alta de la que crees.

Un pescado tan delicado...

De hecho, creo que está cocinado ya.

Yo creo que está hecha. Sí. Está hecha.

Te queda poco tiempo. Mira que todo esté bien,

porque el premio es muy bueno

y el no premio también es muy bueno.

También. -Eres simpatiquillo tú.

Soy muy gracioso. Muchas gracias. Hasta luego.

Qué salados.

Vale. La merlucita. En esta prueba,

me ha venido la "concentration" a tope,

que es la concentración que necesito para ir sacando

la Miri "star" también.

Entonces, voy por buen camino, creo.

Estoy muy nerviosa, pero no quiero pensar en el sifón.

Quiero concentrarme, preparar el plato

e intentar controlar la ansiedad que tengo.

Me quiero ir a Cancún y hoy he tirado de sifón

y hubiera tirado de todo.

Edurne. Sí.

¿Cómo vas con la merluza? ¿Qué tal?

Muy bien. Encantada de conocerte. Esto lo dominas.

Sí. He hecho un puré con un poco de...

Le he tostado la sobrasada.

Lo he cocido con las espinas de pescado.

Y luego, he infusionado un poco de albahaca.

Le he puesto muy poco, porque es fuerte.

Una cosa. ¿Te gustaría ir a México?

A mí, muchísimo. El bikini, la playa.

¡Huy! Encantada. En bolas, además. -¿En bolas?

Yo soy muy moderna.

Aunque esté todo caído, pero es igual.

Ya se levantará en el agua.

-Ahí, todo flota. -Todo flota.

Oye, ¿y a tu marido no te lo llevas?

Muchas horas de avión. ¿Le echas de menos?

Muchísimo. Es la primera vez que hemos estado

tanto tiempo separados. -¡Ay!

El pobrecillo lo está pasando mal.

¡Huy! Si me tocara ir con mi marido,

no sé si iría, porque tiene miedo al avión.

Pero si él no quiere, ya me cogeré a otro.

Que se me está jodiendo esto. -Cuidado.

Pero todavía le queda. Te quiero ver con ese bikini.

Ya veremos. Y yo me voy contigo.

Nada. Pero no te apuntes, porque, seguramente,

convenza al marido. -Suerte.

¿Esto cómo lo pongo aquí?

Elena. ¿Qué tal?

-¿Qué tal? -¿Qué nos estás preparando?

He hecho una merluza al Roner.

Y ahora, he hecho un timbal con las cañaíllas,

pero lo he hecho como en tres diferentes texturas

y sabores. Texturas, Roner, tres sabores.

Todo para adelante. -Sí.

Elena, no te compliques tanto la vida.

Haznos un buen plato. Queda poco tiempo

y hoy es un día muy importante.

Y yo no sé si te estás complicando la vida.

Suerte. -Gracias. Hasta luego.

Atención, aspirantes.

En cinco minutos, cantaremos el "manos arriba".

He visto que el dim sum no me salía. ¿Sabes qué?

Voy a hacer un jugo con los crosnes,

con los ajos negros, todo trituradito.

Y voy a hacer una espuma. A tope.

Ay. Pues nada. Medio trozo.

Los que he podido ver, estoy preocupado,

porque no me parece

el mejor aprovechamiento de la merluza.

Paloma ha destrozado la merluza,

se ha sentado encima para sacar una brocheta.

Está insertando trozos de ajo negro enteros.

O sea, estoy desquiciado.

Silene, más o menos, lo tiene medio claro.

Y Jorge, lo tenía. Vamos a ver el acabado.

Van a meter la sobrasada con un mínimo de inteligencia.

Ya, lo de Nathan y Paloma, estoy perdidísimo.

Sifón, salsa de ajo. Está intentando hacer

una espuma a dos minutos del final.

Esto lo pongo aquí.

Le pongo el crujiente.

Estoy muy contenta con mi plato.

Aspirantes, acabáis de entrar en el último minuto.

¿Qué hago?

Elena se ha complicado la vida.

Ha hecho la merluza al Roner,

un timbal con tres texturas. Con dos Roner.

José María, lo mismo. He metido al vacío la merluza

con unos aromáticos, solo para que esté ahí.

Si no sabes si utilizar una técnica, no la utilices.

Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno.

¡Tiempo! ¡Manos arriba!

Creo que me ha salido redondo.

He tenido un poco de inspiración,

que yo, los emplatados, estoy un poco pez.

Pero, bueno, voy saliendo del túnel.

Aspirantes, el tiempo ha terminado.

Os jugáis mucho en esta prueba,

así que vamos a empezar la cata. Elena, adelante.

Bueno, cuéntanos el nombre

de tu plato. Merluza

en dos cocciones con cañaíllas.

He hecho una infusión del aceite con hojas de albahaca.

La merluza, que está el lomo, la he marcado en la sartén

después de sacarla del Roner, para que la piel quedara crujiente.

Si quiero que la piel quede crujiente,

¿por qué la pongo bocabajo? Me he equivocado.

Vamos a probar. Vamos a ver esto...

Mucha técnica, mucho Roner, muchas cocciones,

pero el plato está bastante malo.

Es más sencillo coger un lomo y haber hecho alguna salsa

o algún acompañamiento. No hay por dónde cogerlo.

Lo siento muchísimo. Vale.

La técnica hay que utilizarla con mucho sentido,

sobre todo, tiene que estar a favor del gusto.

No hay una salsa, un hilo conductor.

Está un poco soso, también, la merluza, para mi gusto.

Y la albahaca apenas se siente en esa infusión.

Si la hubieras batido, sí tendría más sentido.

Elena, te he escuchado "cajita, cajita,

no me des una sorpresita". Sorpresita.

La sorpresa nos las ha dado tú,

pero no ha sido una buena sorpresa.

La idea no es mala. La ejecución sí es mala.

Cagada monumental.

Cuando vas ahí y ellos te lo dicen, se te vienen

todas las cositas a la cabeza. Todo.

Un lío como el de Montepío. Fatal.

Ponla. Cuando quieras.

Sin miedo. -Ay, Dios.

Cuidado, cuidado, cuidado.

Yo creo que se magnifica un poco la cosa.

Tuvo un problema con un microondas,

pero tampoco creo que sea tan difícil

coger un sifón y hacer una espuma.

Laila, ¿cuál es el nombre de tu plato?

Merluza con cañaílla y espuma cálida mediterránea.

Bueno, oye, tienes unos miedos ahí

y te pones con sifones. Hoy había que poner

toda la carne en el asador.

Lo he pasado regular, pero lo he intentado.

Vamos a probar el plato. Sí. Veremos.

Mira. Está un pelín crudo.

O sea, un pelín.

Mi pregunta es: ¿qué cocción es?

La he intentado hacer a la plancha.

Y para que luego, por dentro, no me quedase crudo,

que me ha quedado crudo, en los últimos minutos,

la he tapado para que ese vapor la fuera cociendo.

Yo la habría asado bien y, después, un chorreón de aceite.

Tengo el horno precalentado.

Le doy muy poco tiempo y ahí, genial.

Una cañaílla aporta poco. El aceite aporta poco.

Y la espuma tiene mérito que te pongas a hacerla,

pero no hay esa gelatina, ese algo que haga

que sea una espuma como Dios manda.

Creo que la parte que ha hecho la espuma,

podría haber hecho un puré y tienes tu crujiente,

tu puré, que te da textura, y la cañaílla que le aporta

ese toque salino, de dureza. Bueno. Sí.

Bueno, Edurne, cuéntenos qué plato nos ha hecho usted.

¡Jolín! De usted y todo me tratan.

Madre mía. Eso me sube años, eh.

Yo, cuando pasáis de los 45, llamo de usted siempre.

Bueno, he hecho una merluza a la plancha

con un crujiente de sobrasada por encima.

Y luego, he hecho la sopa

con unas espinas del pescado y los tubérculos.

Oye, Edurne, antes de tocarlo,

tendría más sentido si lo pongo aquí.

Ah, pues, mira. No me he atrevido.

Y las cañaíllas, que son duras, las pongo alrededor.

Ah, mira. No sabía. Es una pequeña opinión.

¿Te molesta que se la dé? No.

Pensaba que lo había hecho bien.

Es como si digo: me la emplatas aquí,

porque soy más de volumen.

Aquí no lo pondría, porque está más dura la cañaílla

y abajo está más blando. Cuando meto, aplasto la merluza.

Haced el favor de callar y comer. Anda ya, hombre.

¿Me llevas la contraria? No.

Edurne, lo que ha dicho Jordi, no tiene sentido.

Lo que sí tiene sentido, es lo que tú has hecho.

Que es respetar el producto, perfectamente hecho.

No está seco. Está jugoso.

No sé si es la mejor manera de comerme los crosnes.

Ah. Me gustan más salteados,

porque tienen su textura. Has hecho una crema

que está rica porque sabe a la merluza.

Y las cañaíllas están perfectas. Y, encima, haces un crujiente.

El plato es de esos que me como un domingo,

que hace mi madre a las tres de la tarde.

Qué rico. Me echo dos horas de siesta.

Este es el plato. Qué bien. Qué ilusión.

La cocción es buena. Hay varias cocciones

para la merluza. Ahí, es a gusto de cada uno.

Melón.

¿Vale? Estará el que le gusta... No.

¿Te quieres callar, que es mi turno, por favor?

No. La salsa, has aprovechado

para hacer un buen fumet.

Lo has mejorado con una mínima cantidad de sobrasada.

Un poco. Iba a decir que tiene razón

con lo de los crosnes. No te la voy a dar, por lelo.

El plato es maravilloso. Felicidades.

Gracias. -Lo que ha hecho, tiene lógica.

Aparte, te digo lo de la estética. Has mejorado.

No estaba mal. No estaba mal. Se puede mejorar.

El cocido que preparé... Ha evolucionado.

De cuando entré, a ahora, pues ya me fijo más

en los libros, cómo se emplata

y pongo un poco de atención.

Todas las clases que damos, me vienen de cine.

Odkhuu, ¿cómo se llama tu plato?

¿Cómo se llama el reloj antiguo que es de sol?

Cuando se mueve el sol. Es un reloj de sol.

Sí. Y con el sol que le pega aquí,

¿qué hora crees que es?

Mira, doce horas. ¿Las doce?

Sí. Aquí. (RÍEN)

Doce, tres y seis, nueve. Son gordos.

(RÍEN)

Lo tienes clarísimo. Me tienes loco, Odkhuu.

¿Y por qué ese color asalmonado en la merluza?

Yo he hecho una merluza picada.

Y la tartada. Y luego, pasar la plancha.

Antes de plancha, sacar grasa de sobrasada.

Y luego, planchar encima de grasa de sobrasada.

Vaya lío. A ver si probándolo,

soy capaz de salir de este entuerto.

Es como si fuese una hamburguesa de merluza.

Puede ser.

¿O es un tartar porque está crudo? No lo sé.

Hamburguesa. -Porque está cocinado.

"Fish cake".

Le has dado una ligera cocción. Se puede comer.

Está mejor que si fuese un tartar.

Lo bueno que tienes, es que vas cocinando

y vas razonando y tienes opinión de que, para ti, está bien.

Cada uno tenemos nuestro criterio.

Lo que pasa, es que lo has toqueteado mucho.

Al pescado, no le has sacado partido.

Creo que la merluza es un pescado que la carne que tiene,

es muy buena para aprovecharla completa.

Para hacer una hamburguesita, pues no sería la carne ideal.

De sabor, no está mal. -Vale.

El reloj este está como parado.

No sé si hay que darte cuerda a ti también,

pero, al reloj, seguro. Vale.

Bueno, Miri, ¿cómo se llama tu plato?

Se llama "Miri's fondo de mar".

Me recuerda al color de la arena con un coral,

con unas piedras o caracolas y la merluza.

(CANTA) #Bajo del mar. La, la, la, la, la.#

¿Qué cocción le has dado a la merluza?

Era unos 62,5 grados,

unos cinco minutos.

Bueno, a mí, hoy me has gustado, Miri, te lo tengo que decir.

Te vi trabajar rápido, motivada, con ganas, vi que te lo crees

y eso está bien. Es el plato más rico

que has hecho en "MasterChef",

o sea, está muy bueno, te lo comes muy a gusto

y el puré debajo, que no será lo mejor para comer los crones,

muy rico y le va perfecto al punto de cocción de la merluza

y se acabó, tu mejor plato hasta ahora.

Gracias, chefs.

Hoy ha salido un poquito de esa Miri Star.

Creo que, poco a poco,

le voy cogiendo el truqui a este programa

y cada vez estoy evolucionando

estoy supercontenta, la verdad.

Elena.

¿Preocupada?

Un poco.

Es que te veo y a cada plato que viene

como al igual consideras que tu crítica ha sido peor,

veo que vas decayendo, decayendo...

Soy muy sentimental y con lo que me dicen

me llega y me ha dado la mecha

que me faltaba para explotar.

José Luis, ¿cómo se llama tu plato?

Bueno, pues son unos rollitos

de merluza al cual les incorporé la cañailla

después de cocerla, fileteada dentro

y esto va confitado.

Creo que coincidiremos

en que de cocción andas muy mal. Se ve en el pescado cuando

saca burbujitas, no estamos confitando,

estamos pasándonos de cocción.

¿Es el tipo de cocina que haces de toda la vida?

No, solo me pareció que con los ingredientes

que tenía, lo podía sacar. Ingredientes, los que quisiste,

te plantaste y fue tu elección.

Pero con esos ingredientes un poco más de personalidad

en el plato, tienes la cocción fallida porque te pasaste,

tenías el horno a vapor que no lo usasteis ninguno

y era perfecto para esta merluza y el pesto, que se quedó

como a medias, meterle un poco más de sentido.

Tenía poco ingrediente, pero sí buenas rapas, escamas

para hacer un buen fondo, dorándola, haciendo un fumet

muy fuerte de sabor que le aporte un poquito más.

Puedes sacarle más jugo, ¿no?

En fin, José María.

Bueno, mi plato se llama

merluza con caldo marino

con ajitos, con todos los ingredientes que tenía.

Se los eché para dar el máximo sabor posible

y lo he metido roner.

Me chirría el caldo marino, hay varias maneras de hace un caldo

con pescado, pero, sobre todo, lo que tiene que pasar

es que las espinas y la cabeza

sin agallas, sin nada, estén muy, muy limpias.

Pero aquí notas una cosa turbia como si no hubiese estado

muy limpia la espina y, además los fumet

nunca deben hervir más de 25-30 minutos

porque coge olores y sabores extraños de pescadazo

y esto parece el caldo ranas, ese que dan en mi pueblo.

Cuando usamos a baja temperatura pescados, tienes que saber

de qué va, ¿qué parámetros de cocción usaste?

10 minutos. ¿A qué temperatura?

A la que marcaba el roner.

La que tú pones, amigo mío. Pues, no lo sé, ahora mismo.

Pues, hay que saberlo, una merluza a baja temperatura

estaremos, pues entre los 62 y 70 grados.

A más o menos eso estaba porque...

(RÍEN)

De verdad, Jordi. Más o menos, una cuarta...

Es que la habían cocinado antes mis compañeras.

Elena, ¿a qué temperatura teníamos el roner?

62,5. Fue suerte que tuviera

esa temperatura, pone otra y la liamos parda.

Hay que hacer lo que uno conoce a la perfección

más en una prueba de eliminación, toma rima.

Paloma, Jorge, vuestro turno.

(Aplausos)

¿Me puedes decir cómo se llama tu plato?

La merluza de mi vida. ¿Y de mi corazón?

No, es que en mi casa, muchos viernes comemos

una merluza con unas patatas hervida y un pimentón con ajitos.

Intenté recrear con el sofritito y la merluza ese sabor

O sea, es un homenaje a tu familia, ¿no?

Sin duda. ¿Echas de menos a tu familia?

Me acuerdo de ellos, claro que sí.

Vamos a probar. Vamos a ello.

Parecen vieiras. Sí, parecen.

En fin, Jorge, te he visto que limpiabas la merluza con miedo,

has cortado tres trozos como si estuvieses en una pescadería

y de ahí sacaste los lomitos porque no te atreviste

a sacar el lomo entero como diciendo: "La voy a pifiar".

No tiene sentido cortar en rodajas y quitar el lomo,

es una tontería, quito el lomo y corto y se acabó.

Es doble trabajo.

Claro, pero el punto de cocción está bien

y el uso de las sobrasada con los crosnespues ahí está

y parecen un crujiente. Falta algo de vida,

usar un caldo, para que le diese más sentido al plato

y que estuviese más acabado.

La cañailla es lo más sabroso y la estética está

bastante bien trabajada. Es de los platos donde,

aun estando tan tranquilo que parece que no te lo tomas

en serio, hay un buen trabajo

y, bueno, vamos subiendo, amigo Jorge.

Gracias.

El nombre de tu plato, Paloma.

Brochetas de mar.

Por un lado puse a la plancha la merluza, las cañaillas

las cocí en bastante agua con mucha sal

para recordar al mar.

¿Y qué hiciste con la merluza si te sentaste encima de ella?

Ya, fatal. La has abierto a tiras.

¿Es la primera prueba de eliminación que vives?

Sí, la primera, chef.

¿Te ha podido un poco la presión?

Claro, sin presión hubiese sido

mucho más limpio el corte, por supuesto.

Eh... Paloma, es terrorífico.

Ostras.

No tiene sentido,

hay un mal trato al producto indiscriminado.

No conoce la sal el pescado, quizá, la cañailla sí,

pero el pescado no la vio ni de lejos.

El crosnes, esa textura cruda no le aporta nada,

no hay un sabor definido.

La única cosa que no se podrá llevar

la contraria en este caso es que si hoy te vas,

aquí no pasa nada.

Pues ya lo siento.

Es una tristeza, me refiero a que parece que venías de hacer

las cosas, medianamente, bien y...

Te caes en picado porque tampoco hay una albahaca

que digas vaya salsa de albahaca pusiste dos gotas de esa emulsión.

Es una falta de ideas total.

Eres muy simpática y te veo con mucha ilusión.

Pero la simpatía no se mide en un plato, por supuesto,

aquí venimos a cocinar y si no he dado la talla...

Lo siento muchísimo, pero...

el plato es malísimo.

Lo siento, chef, me pudo la presión del momento.

Le pusiste ganas, te faltaron conocimientos, Paloma.

Y eso, si eres apasionada en la cocina, no debes ponerte así.

Debes seguir ahí, aprender,

pase lo que pase ahora mismo, formarte.

Vengo a aprender, por supuesto.

Seguramente, será la concursante que mejor absorbe las clases

y que mejor actitud pone, te lo prometo.

(APLAUDEN)

Veremos qué pasa, estate tranquila.

Sí, lo siento por la lágrima

porque traiciona un poco la presión.

Aún tiene que seguir Nathan, por ejemplo.

No te rías.

Y lo siento que hayáis pasado un mal trago probándolo.

Es que cocinas tú, nadie te dice qué haces mal o qué haces bien

y si no te salen las cosas, no te salen y no se puede

una excusar, hay que ser humilde

y a seguir aprendiendo porque de eso se trata.

Silene, cuéntenos usted, ¿cómo se llama su plato?

Merluza con infusión

de albahaca y he cocinado las cañaillas,

es que no las conozco muy bien, con agua y sal

y luego las bañé con la infusión de albahaca.

Bueno, antes de empezar a probar, quiero que sepas

que me parece que el plato estéticamente, es muy bonito.

Gracias, chef. La potencia del verde,

conseguida, la merluza...

Muchísimas gracias,

porque siempre me cuesta mucho los emplatados.

Coincido con Samantha, está muy bien la estética

y, además, está muy bien de sabor, está muy buena la emulsión

de albahaca, le va muy bien, a lo mejor, con menos cocción

lo habrías clavado.

Vale. Qué poco cuesta

creérselo y venirse arriba cuando uno da un poco de sí mismo

disfruta cocinando.

Has tenido una buena actitud,

te has crecido,

ha competido y date cuenta

para los siguientes retos. Vale.

Fuerte.

Gracias, chef.

Muy bien, Nathan sé breve.

Sí, chef.

Merluza con albahaca,

crosnes y...

y los...

¿Cañaillas? -Cañaillas.

¿Estás contento con tu plato?

Iba en una dirección, me estaba arriesgando demasiado

porque quería hacer con el ajo negro,

he estado trabajándolo un poco.

en el tema del ajo negro en particular es que no tenías

dirección, fregaste ese ajo negro por toda la cocina,

lo maltrataste, lo aplastaste, has hecho como si fuese plastilina.

Sí, porque no lo toqué nunca y no lo comí nunca

y, entonces, he visto que trabajándolo un poco más

en frío, me hubiese salido lo que yo quería.

O sea, descubriste un ingrediente.

He descubierto un ingrediente y voy a trabajar para hacer

un I+D para desempolvar mi idea.

Un I+D dice.

(RÍE)

Oye, un I+D lo hace un Joan Roca en su casa

con su equipazo y con seriedad y con rigor.

No, no, en serio.

No se hace un I+D en el mismo servicio.

Imagínate que viene un inspector de Michelin

y en vez de sacarle ese plato que funciona, te pones

a mitad de servicio en hacer pruebas de mil colores.

No.

Tú no llevas 20 años en el oficio.

Tú quieres del andar

al salto mortal, te la pegas, te la pegas, fijo.

Como te las has pegado aquí.

He ido a romper

todas las reglas, hacer algo que ninguno

de mis compañeros se le hubiera pasado por la cabeza.

¿Ha sido un suicidio? Sí.

Tienes una merluza, te has puesto creativo con ella,

le sacaste carne de aquí, de aquí y de aquí...

Hay una colita mal ahí, mal marcada

Ese ajo negro que en media prueba das el coñazo

no aparece por ningún lado, una hoja frita

y una espuma que pretendías hacer en los dos últimos minutos.

Error, fallo colosal seguro.

Hoy, si te vas, te digo lo mismo que a Paloma,

no pasa nada.

¿Sigues masticando el chicle de cañailla?

No, ya no. Podríamos sacarlo a la venta

en un laboratorio de I+D de chicles.

¿No? No, no.

Me han dado una buena paliza he arriesgado demasiado,

o sea, he visto mis propios límites

y creo que ese ha sido mi gran problema de hoy.

Aspirantes, los jueces tienen una deliberación por delante

muy importante, por un lado, elegir al mejor que se lleva

el pin de la inmunidad

y ese maravilloso regalo que ha traído Eva Micaela.

Pero, por el otro, también decidir quién dice adiós,

para siempre, a estas cocinas.

Así que, jueces, tomaos el tiempo que necesitéis, adelante.

Aspirantes, somos conscientes de que la prueba de hoy

era difícil, pero, perfectamente, factible.

Con tres buenos productos se puede hacer un plato de altura.

ha habido un aspirante que cumplió nuestras expectativas

y con creces, nos demostró que es capaz de arriesgar

respetando el producto

y que puede ver más allá de su puesto de cocina.

Eva Micaela, los honores, por favor.

Por cómo ha tratado el producto, la salsa que ha hecho,

los condimentos y cómo integró todo,

la persona que viene conmigo es...

Edurne.

(APLAUDEN)

Qué alegría, qué contenta estoy.

Un regalo maravilloso, la verdad es que sí, contentísima.

Edurne, la gran pregunta, al final, ¿qué, te llevas

o no te llevas a tu marido?

Bueno, vamos a ver.

(RÍEN)

Oye, yo estoy encantado de acompañarte, mujer.

No, mi marido viene conmigo.

Le tengo que dar una compensación por dejarle estos días tan solo.

Te vas una semana para dos personas

a Mayakoba, el famoso resort de Riviera Maya.

Vas a disfrutar además, de un curso de cocina de dos días

en la nueva escuela ubicada en el pueblito de Mayakoba.

Madre.

Las clases serán impartidas por Eva Micaela.

Sí, señor, gracias.

(APLAUDEN)

Las clases que daré con Eva Micaela me vendrán de cine

y mi marido que esté en un chiringo tomando caipiriñas

o el tequila que a mí me encanta, eso me encanta.

Eres la ganadora de esta prueba

y, además te llevas el ansiado pin de la inmunidad.

(Aplausos)

Pues, una semanita más y a disfrutar de todo a tope.

Ha llegado el momento de despedir a nuestra invitada

que tiene que volver a Méjico. Gracias por venir,

sabes que esta es tu casa, tienes las puertas abiertas

siempre, ven más veces. Ay, tengo que trabajar mucho

en la cocina, trabajar mucho.

(APLAUDEN)

Gracias.

Creo que "MasterChef" hay que disfrutarlo,

es una experiencia estar con compañeros,

aprender de cocina que es lo que les une.

Ojalá pudiera volver al programa y volver a vivir

lo que viví en aquel entonces.

No me arrepentiría en la vida de volver a entrar.

Aspirantes, ya lo sabéis, os hemos anunciado

al principio de esta prueba, que dos aspirantes,

dejarían "MasterChef" hoy mismo.

Vamos a por el primero.

Elena, Paloma, Nathan,

Un paso adelante, por favor.

Esta es vuestra sexta semana en "MasterChef".

Habéis tenido tiempo y oportunidades de aprender.

Por eso, a medida que pasa el tiempo nos sentimos

en la obligación de exigiros más.

En esta prueba hemos visto que hay un aspirante

que no nos ha sorprendido y que no evoluciona

al ritmo de sus compañeros.

Por tanto, el aspirante que no continua

en las cocinas de "MasterChef" es...

Paloma.

Deja tu delantal en el puesto de cocinas.

Tristísima, la verdad, me he dejado la piel

si bien es cierto que me traicionaron los nervios.

Son tantas cosas que no controlas

que... se te pueden ir de las manos

y pues a mí, se me han ido.

Esto sí que no te lo esperabas, ¿eh?

Al menos en esta primera prueba.

Pero si no he dado la talla, no la he dado

y estoy rodeado de unos compañeros estupendos a todos los niveles.

Y ha sido alucinante lo que me habéis brindado,

una oportunidad buenísima.

Y creo que me llevo amistad de muchas de las personas

aquí presentes, decir todas parece exagerado,

pero yo me las llevo.

Tus compañeros de adoran. En casa os invito a comer, chicos.

Mi niña.

Y si Dios quiere me llevo la oportunidad de seguir creciendo

y llevar esto de verdad a mi vida que me apetece llevarlo a mi vida.

Paloma era mi apoyo aquí, estábamos superunidas.

es como mi hermana mayor

y me da mucha pena que se vaya

porque me va a faltar mucho.

La voy a echar de menos.

Queda mucho "MasterChef" por delante y estoy segura

de que todos aprenderán un montón como lo has hecho tú

y lo seguirás haciendo aunque no sea aquí

porque nuestro patrocinador,

el supermercado de El Corte Inglés ya sabes qué te regala,

esta tarjeta valorada

en mil euros para tus compras en alimentación.

Te llevas el juego oficial de "MasterChef",

también te llevas seis meses de libre acceso

a la escuela online de "MasterChef" que eso está genial.

Y los magníficos cuchillos de "MasterChef"

y nuestro patrocinador Bosch te regala una selección

de los electrodomésticos que usaste en el programa.

Pues, ahora, sí, Palomita, llega el momento

de que me des un abrazo. Claro que sí.

De que tengas que abandonar estas cocinas ya sabes

lo que toca, ¿verdad?, Ese delantal a tu puesto de cocina.

Gracias.

(APLAUDEN)

Garrote.

Recomendaría "MasterChef" al 100%.

Pese a que tenga lágrimas ahora, que me estoy deshaciendo,

creo que es la mejor oportunidad que se le puede dar a una persona

que quiere vivir el mundo de la cocina desde dentro,

enriquecerse, aprender y llevarlo al terreno profesional.

Te da tantas lecciones a tantos niveles

que siempre sales fortalecido del programa.

Aspirantes, la prueba de la multicaja,

desde luego, nos dejó a todos un sabor agridulce.

Por un lado, tenemos que felicitar a la vencedora, Edurne.

Enhorabuena, ese pin que llevas te concede la permanencia

una semana más en nuestras cocinas.

Y, además, tendrás una ventaja en la siguiente prueba.

Pero por otro lado acabamos de despedir a Paloma.

La vida continua y estas cocinas, ya sabéis,

siguen en marcha y con pase firme.

Y enseguida vais a saber por qué lo digo.

Estamos a pocos minutos para que empiece el desfile

del diseñador español Jorge Vázquez.

El año pasado Jorge fue el ganador del evento de moda

más importante de nuestro país, Madrid Fashion Week.

Son muchas las celebridades amigas del diseñador

que acudieron a la convocatoria.

La expectación es máxima y todos nos hacemos

la misma pregunta: ¿con qué nos sorprenderá este año?

Aspirantes, estáis a punto de enfrentaros a un reto

muy diferente al que estáis acostumbrados.

Eva no puede acompañarnos porque tiene una cita ineludible,

la Fashion Week de Madrid.

El diseñador Jorge Vázquez va a presentar su nueva colección.

Y entre los invitados al desfile están algunas de las personas

más influyentes de la sociedad española.

El diseñador quiso agradecerles su apoyo invitándoles

a una cena de lujo y atención, aspirantes,

quiere que seáis vosotros

los encargados de elaborar los postres.

Hala.

Para mí es ilusionante.

Yo nunca cocinaba para pasteles

yo comía los pasteles.

Si hay alguien en España que entiende de eventos

de alto standing, esa es sin duda, Isabel Maestre.

Empezó conduciendo una furgoneta cargada

de fiambreras y, ahora, su empresa pone sabor

a las fiestas más selectas de España y parte de Europa.

Aspirantes, es un honor presentaros a Isabel Maestre

y su hija Marta Cárdenas.

(APLAUDEN)

Cuando vi entrar la tarta esa me empezaros a temblar las piernas

y digo: "Madre mía, como haya que hacerla como esa,

qué tarta, qué maravilla, es una obra de arte".

Isabel y Marta, estamos felices de teneros en "MasterChef".

Quiero daros las gracias por todo lo que habéis hecho

en la profesión en la que yo me incluyo,

la del cáterin de alta cocina.

Durante muchos años fue un sector infravalorado

y tú, Isabel junto a tu hija Marta, creo que conseguisteis

devolverle al cáterin el prestigio que se merece.

Muchas gracias, creo que sí, que un poquito intentamos.

Marta, Carolina de Mónaco dijo que tu pastel de chocolate

era el mejor que había probado jamás.

Qué ilusión. Piropazo.

Sí, para mí, enorme.

Y creo que si probase esta tarta que tenemos aquí,

diría algo parecido, es espectacular.

Sí, muy buena, de chocolate porque me encanta

pero tiene que ser bueno.

Isabel, después de 40 años triunfando, ¿qué consejos

les darías nuestros aspirantes para la prueba de hoy?

En la pastelería hay que cuidar las medidas.

No es como la cocina que se puede cambiar,

aquí hay que seguir un poco más al pie de la letra todo.

-El postre es una cosa que yo no estoy acostumbrado a trabajar,

pero, bueno, me ceñiré a la ciencia exacta de la repostería

y creo que saldrá bien.

Isabel Maestre, Marta Cárdenas, gracias, de corazón

por estar hoy aquí. A vosotros.

Seguro que nuestros aspirantes encuentran en vuestros consejos

un buen aliado para la prueba. Segurísimo.

Nos vemos en cocinas, muchas gracias.

(APLAUDEN)

Isabel ha levantado, desde el nada, el imperio

que tiene de cáterin y está en la creme de la creme

de la sociedad española

y a nivel europeo y eso lo admiro mucho.

Hoy competiréis en un único equipo.

Edurne, tú fuiste la mejor de la prueba anterior

por lo tanto, serás la capitana.

Por lo demás, tienes el pin de la inmunidad

por lo que tu permanencia en "MasterChef"

está asegurada una semana más. Muy bien.

El resto ya podéis esforzaros porque solo los mejores

se librarán de la prueba de eliminación.

Elaborareis un bufet compuesto de diez postres diferentes.

Cada uno de vosotros será responsable de elaborar

uno de los platos, pero recordad, sois un equipo

y todos sois responsables de que el servicio sea un éxito.

Yo creo que el trabajo en equipo

hoy va a ser más de cara a la galería que otra cosa.

Entonces, la ayuda hoy será solo para cubrir expediente.

El bufet de postres que elaboraréis se compone de:

Panna cotta de tres sabores,

café, fresa y cacao.

Qué bueno.

Pastel ruso.

Macarons de fruta de la pasión.

Tarta tatin de manzana.

Petisús de chocolate.

La tarta sacher.

Ah, ya, bueno.

Tarta de limón con merengue.

Milhojas de mascarpone.

Hala, qué rico.

Bavarois de fresa.

Uh.

Tarta de zanahoria.

Zanahoria.

Hay cuatro buenos y cuatro malos.

No tenemos ni puñetera idea de las tartas.

Estamos peces de las tartas y de lo que hay ahí.

Edurne, todavía te queda un privilegio más.

Debes asignar qué postre cocinará cada uno de tus compañeros.

Quédate tranquila, cariño.

¿Qué aspirante quieres

que elabore la panna cotta de tres sabores?

Es muy fácil.

-Por eso, alguien que no se le dé tan bien.

-¿A mí? El fácil para José María.

Sí. ¿A quién le asignas el pastel ruso?

Tú, como eres de Mongolia, el ruso.

(RÍEN) ¿Qué tiene que ver

Rusia con Mongolia? Que están cerca.

Están más cerca que nosotros, claro.

Tiene más salidas que la M40.

¿Quién quiere que elabore

los macarrones, algún italiano?

A Nathan.

-Madre mía, con lo dulce que me gustaría ser a mí

y no se me dan bien los postres para nada, pero bueno,

lucharé para que me salgan perfectos.

La tarta tatin de manzana, ¿a quién se la asignas?

Esa es sencilla, esa creo que la voy a dar...

A mi niña. -Genial.

Edurne, ¿quién hará los petisús de chocolate?

Laila.

¿La tarta sacher? Jorge.

¿Y la tarta de limón con merengue, Edurne?

José Luis.

-Tiene varias elaboraciones, es complicado

la haremos lo mejor posible, creo que saldrá bien.

Dime quién elaborará la milhoja de mascarpone.

Mi niña más grande, aquí. Silene.

¿El bavarois de fresa?

Para mí, no sé cómo es, pero ya me diréis.

¿La tarta de zanahoria se la das a Elena?

Me parece muy bien que se haya asignado ella misma

el postre más difícil porque ella tiene el pin de la inmunidad,

eso es una buena estrategia

que yo la hubiera hecho.

Aspirantes, no es por presionaros, pero cocinaréis para 200 invitados.

Madre mía.

¿200?

Además, hay una invitada que es muy especial para nosotros,

vais a cocinar, por primera vez, para Eva.

Ay, madre, qué sorpresa. -Qué bueno.

-Vamos a ver, los comensales que vienen tan importantes

y Eva, también estará y probará nuestros postres.

Miedo me da, te digo de verdad, es el día más nervioso.

Cocinaréis 100 unidades de panna cotta,

los macarons, los petisús

y seis unidades de cada uno de los demás postres.

Ya sabéis que nuestro supermercado proveedor

de alimentos os facilitará los ingredientes para cocinar.

Calculad bien las cantidades porque el excedente que no uséis,

será donado a comedores sociales.

Vale. -Genial.

Es un bufet y por tanto, los postres saldrán a la vez.

Disponéis de 180 minutos de cocinado

y no quiero ni el más mínimo fallo.

¿Lo habéis entendido? (TODOS) Sí, chef.

Pues, coged los delantales

y corred a cocinas en tres, dos, uno, ya.

No corráis tanto, que no hay prisa.

Chicos, tranquilidad y buenos alimentos, ¿eh?

Si tenéis alguna duda, me decís.

-Sí, capitana, vamos.

Silene va a hacer Milhojas de mascarpone.

Tiene que espolvorear el hojaldre con azúcar glas

para que luego caramelice en el horno.

Necesito, cuatro, cinco, o sea, ocho.

Tengo novecientos...

Miri va a preparar la masa quebrada para su tarta tatin

con harina, mantequilla, azúcar y huevos.

¿Todas las gelatinas habrá que echar?

Yo no echaré todas.

Edurne tiene que elaborar bavarois de fresa.

Para ello, deberá preparar un puré con la fruta y la gelatina

y, después, montar la nata para añadir a la mezcla.

Qué fresones más ricos, están diciendo 'cómeme'.

Están contados y no puedo comerlos

porque puede salir mal el postre.

La precisión es primordial.

-Alguno sobrará, Edurne, alguno sobrará.

-No se puede comer nada, ni un bocado.

Lo que más me preocupa de la prueba de hoy

no son mis compañeros que sé que lo darán todo,

es el postre, el bavarois que no sé qué es,

igual hago un flan o una leche frita.

Y si cuela, cuela, ¿no?

Eso es para la pasta, ¿no?

Eso tiene mucha harina.

Amásalo con la mano, con la mano, haz así con la mano.

José Luis está haciendo la masa quebrada

para su tarta de limón con merengue.

Y Elene tiene que rallar la zanahoria y la manzana

para el bizcocho de su tarta de zanahoria.

Voy a sacar un brazo como el de Hulk Hogan.

Jorge va a elaborar tarta sacher, tiene que fundir el chocolate

con la mantequilla y, aparte,

mezclar las yemas con el azúcar glas.

Estoy contento con lo que me ha tocado,

tarta sacher me gusta comer, intentaré hacerla buena

y que me gusta, sobre todo, a mí,

si me gusta a mí, puede que también a la gente.

¿Qué tal vas, Joselito?

-Bien tío, paso a paso.

José María tiene que hervir la nata con el azúcar

y después añadir la gelatina para su panna cotta.

Joselito, una panna cotta más para probarla, ¿no?

-¿Probarlo? -Probarlo para el punto de sal.

Tengo ganas de ver qué sale. -Esto está todo bueno.

-Vale, vale, cuando lo pruebes, me avisas.

Si está fría, helada.

Estaba hirviendo ya.

¿Que está hirviendo? No está frío, está helado.

Se pone a 40-50 grados la temperatura para fundir

la gelatina, echo la gelatina y lo saco.

Ahora, si te hierve más de 65 grados,

te cargas la gelatina.

Vale. Y me dice que ha hervido, es que...

Odkhuu tiene que montar las claras

poco a poco con el azúcar para su pastel ruso.

Odkhuu, date prisa que necesito la báscula.

Laila elaborará el relleno de sus petisús

con leche, yema de huevo,

azúcar, harina, maicena y chocolate.

Y Nathan está tamizando la almendra en polvo

con el azúcar glas para la masa de sus macarons.

¿Qué tal, Nathan? Bien.

¿Por qué no tenemos ya el almíbar puesto?

El almíbar es para hacer el relle... el merengue italiano.

Claro. Y quería, primero, controlar

que estaba bien tamizado. Podemos ir con todo a la vez,

tú estás haciendo el almíbar, llega a 115 grados.

Correcto. Tenemos las claras

que pueden ir montando y cuando esté tibio

ese almíbar, vas echando.

Sí, pero me da miedo que de montar mucho las claras,

el macarons se deforme, entonces, tengo que doblar

su tamaño. Tampoco es demasiado tiempo el... el montado.

Bueno, yo te doy pequeños consejos. Los cogeré.

Si quieres, llamo a Jordi porque le haces más caso que a mí.

No, no quiero llevar la contraria, al revés,

lo empiezo a hacer ahora, lo empiezo a hacer ahora.

Venga, a ello. ¿Qué dice Laila, hacemos el petisú de chocolate, no?

Sí, empiezo a hacer la crema para que repose.

Muy bien. La meto en el frío.

Una cosa que nos quitamos, luego hacemos masa

que vayan al horno, rellenamos y fuera.

¿Has hecho alguna vez petisús? Sí.

Pues, me quedo tranquila que tienes buena mano,

me preocupa más Nathan. Luego le echo una mano.

Falta le va a hacer,

así que, termina pronto que te lo agradeceré.

Suerte, Laila. Gracias.

Al final la hice hervir, pero se ha diluido bien.

José Luis. Hola, chef.

¿Qué tal vas? Bien.

¿La tarta limón la habías hecho? No, no la he hecho.

Te veo bien con la masa. La clavaré porque...

¿Cuántas raciones metiste? Para seis.

¿Has hecho todo? Sí.

Vale, muy bien. Eso es.

El almíbar lo puedes ir dejando al mismo tiempo porque hay cosas

que se sincronizan Pero como es muy delicado...

prefiero ir paso a paso, el almíbar es merengue italiano...

¿Lo has hecho alguna vez?

No, pero lo tengo muy clarito. Vale.

Te sorprenderé hoy, chef. A ver si es verdad.

Acuérdate de bajarlo a...

91 es la temperatura ideal, 90-91.

-Sí, me está bajando ya.

¿Qué dice Odkhuu? (HABLA EN OTRO IDOMA)

¿Eso qué es? Ruso.

Ah, ¿sabes ruso, también? Claro, hablo ruso.

¿Hablas ruso? Claro.

Pero, bueno, me cago en la mar salada.

Cuando estudié en la escuela di ruso técnico y todo,

entonces hago el pastel, la tarta ruso

que lleva mucha mantequilla la crema.

Sí, crema de mantequilla. ¿Lo hiciste alguna vez?

Sí. Bueno, me fio de ti

que tienes buena mano. Pero hace 16 años.

¿16? Madre mía, hay que recordar la receta.

Nathan tiene que montar las claras para su merengue italiano

y después, añadir el almíbar cuando esté tibio.

Perfecto.

Mientras tanto, Selene mezcla las yemas

con el sirope de arce y la nata para sus milhojas de mascarpone.

A ver, Selene, ¿esto qué es?

El jarabe, las yemas, la nata

y ahora, meteré las gelatinas. ¿A qué temperatura está esto?

Acaba de empezar. ¿Aquí hay yemas ya?

Sí. Piensa que lo suyo

es calentar el líquido. Y añadir las yemas.

Que esté tibio y las yemas, después.

Si se te cuaja, tendrás que tirarlo y repetirlo.

Vale, chef.

Ahora ya están las claras.

-Sí, ¿no? Muy bien, cariño ahora, sí, ahora, sí.

-Ahora, sí.

Cocinar en la fiesta de Jorge Vázquez para mí

es un privilegio porque una de mis aficiones es la moda

y, realmente, me gusta mucho lo que hace él como diseñador.

Ese es el tuyo y ese el mío, Eva. Sí, sí.

Bueno, bueno, qué maravilla.

Este es muy Jorge Vázquez.

Madre mía.

(Ovación)

¡Bien, Jorge!

Miri, a eso dale caña.

Fuerte ahí, garrote. Es que no tengo fuerza.

Que te quede bien lisa la masa, venga.

Qué torpe soy, madre mía.

No sé si será demasiado esto, ay, madre mía,

A ver, chicos, a ver si termino esto pronto ya y os echo una mano.

Tranquilicos que vamos bien de tiempo.

-Muy bien, Edurne.

Elena tiene que hornear su tarta de zanahoria

a 175 grados durante 40 minutos.

Y Jorge monta las claras para mezclarlas

con el chocolate y la masa de las yemas

para su tarta sacher.

Muy buena.

Muy buena la mezclita esta. Joselito, ¿cómo vas?

¿No lo has probado? -No.

-Pues, está en orden, compadre, hazme caso.

-Vale, vale.

-He cometido un pequeñito error, pero salí bien y ya está.

Aspirantes, lleváis 40 minutos de cocinado

y no veo en estas cocinas el ritmo que debería.

Como no calculéis bien los tiempos de cada paso,

os lleváis el postre por delante.

No puede ser.

Para su tarta de limón José Luis tiene que cocinar

el zumo con maicena, azúcar mantequilla y yemas de huevo.

Mientras tanto, Edurne monta la nata que luego

mezclará con el puré de fresas de su bavarois.

Voy a pasarme por ahí aunque se me corte la nata.

-Retíralo.

Retíralo, eso, eso, retíralo.

-Está muy caliente. -Otra más, chiquitita.

Bueno, ¿qué tal van las cosas, cariño?

Bien, Edurne, yo tengo tres cosas ahí:

montando las claras, tengo las yemas y chocolate.

¿Esto hay varias posiciones para poner más fuerte

Es lo máximo. Ah, vale.

¿Qué tal el pastel rusito? -Muy bien, cariño.

En fin, vaya cocinado que tenemos hoy, ¿no?

De circo. Complicado, de pastelería.

Nathan parece que lo lleva

medianamente bien. ¿Sí?

Le he dado tres pequeñas instrucciones.

Vamos a ver hasta dónde llega.

Laila como siempre bastante segura.

Me preocupa menos. Y José María el más fácil.

Si es una panna cotta.

Ha puesto la nata, el azúcar y en frío la gelatina.

José Luis dice que nos va a sorprender.

Ay, qué miedo me da.

Y a Edurne pues la veo con su puré de fresas,

y controlando como una madre, porque es una auténtica madre.

Es la madre de "MasterChef" de este año.

Eh, mírala, mírala.

Eh, ven aquí, ven aquí, Edurne.

Madre mía, yo creo que hoy no sé qué me va a salir a mí.

Pero yo lo he dejado lo mío.

Te veo como loca, ¿eh? Céntrate, Edurne.

Yo prefiero que me salga mal a mí la receta.

¿Sí? ¿Por qué? Edurne, hoy no puedes fallar.

Y yo quiero que los niños triunfen hoy.

¿Cómo van los niños? Yo les veo muy relajados.

¿Todos? Bavarois. Vete al bavarois.

Madre mía. Madre mía con Edurne.

Está como una cabra ahora mismo.

Llevamos un tiempecito y que aquí falta

una de trabajo por hacer...

Tienen tiempo. Os veo vestidos de blanco.

Uf. -Te veo tristón. ¿Qué te pasa?

Tengo que meterlo todo en la nevera.

¿Y qué, no caben?

Sí, pero están ahí una encima de la otra.

Es que cien con muchas, ¿eh?

Uf, esto a mí me pone enferma tanto tiempo aquí.

Yo no sé esto si sube o no sube.

Aquí la única torpe que no se le monta la nata.

El postre más fácil y el que peor ha salido.

¡Me cago en...!

Que tú lo sacas eso

con la gorra, Edurne. Tranquila.

Buah.

Madre mía...

A ver. Voy a hacer ahora el merengue.

¿La nata está montada? No, porque no me sale.

Yo creo que te falta tiempo. ¿Cuánto tiempo llevas?

Pues he estado como 10 minutos.

Dale bien. No tiene por qué no montar.

¡Huy! ¡Ay, cuidado, hija!

¡Cago en la leche!

Mi traje de Jorge Vázquez, por favor, Edurne.

Madre mía de mi vida. Jorge me mata.

Es el aparato, hija. ¿Yo qué quieres que te haga?

No, no, no, yo ya no te digo nada.

Vete a que te den con las manchas.

Jorge, maravilla. Maravilla.

Cuánto he disfrutado. -Muchas gracias.

Cuánto me alegro que ha salido todo bien.

¿Fuera nervios? Fuera.

Espero que los aspirantes estén a la altura

de esta maravillosa colección que has presentado.

Yo creo que sí. Yo si no te importa

me voy a meter en backstage. ¿Vas a buscar un modelito?

Sí, uno que acabo de ver

que me ha vuelto completamente loca.

Vamos para allá. ¿Nos vemos en un rato?

¿Vienes conmigo? Voy contigo.

Hala, pues hasta luego.

Pues la verdad es que ha montado.

Ay, madre mía...

¿Cómo vas, Edurne? -Yo bien.

Ya me falta el merengue italiano.

Yo no sé si hacerlo en dos tiempos esto.

Tienes aquí el peso, corazón.

No, no, a ojo y ya está.

Nathan, deberíamos tener esto ya metido en una manga

y empezar a escudillar, ¿eh? Sí.

Si no va a salir muy tarde.

Porque si esto no está perfectamente montado

a lo mejor no nos sale bien.

Entonces, estamos a tiempo

de poder rectificar. Sí, chef.

Cuanto antes vea si has seguido mis consejos bien y mis pasos

más tranquilo me quedo. Sí, chef.

¿Ves? Si fuese un merengue italiano perfecto

harías así y no se caería.

Ya, pues hay tiempo de repetirlo.

Vamos a hacerlo nuevo.

Súper rápido. Con rapidez, por favor.

Lo reconozco, los postres no se me dan bien.

Y era un postre para lucirme, estaba súper contento.

Y no me explico qué ha pasado.

No me lo explico.

¿Cómo están los "marrones"?

¿Los "macarrones"? -Macarrones.

¿Qué tal va? -Voy un poco retrasado.

Pero me voy a poner al día. -Ahora vengo yo.

No, no te preocupes. -Que yo termino lo mío

y ya vengo aquí a ayudarte.

No, te necesitaré después para escudillarlos bien, ¿vale?

Vale. -Gracias, capitana.

Nena, ¿te ayudo aquí? -Hola. No, todo bien.

¿Y qué estás haciendo ahora?

Pues estoy con el mascarpone. ¿Qué tal está?

Está buenísimo. -Está bueno, ¿no?

Ahora tengo que mezclar eso y ya está.

Nada, vais de cine todos. -¡Gracias, mami!

Miri tiene que cortar manzanas

y después caramelizarlas con azúcar y mantequilla

para su tarta tatin.

José María va a hacer un sirope

con azúcar, agua y café molido para su panna cotta.

Edurne está mezclando la nata montada

con el puré de fresas que después añadirá

al merengue italiano.

Madre mía, que salga lo que Dios quiera.

Si no cogen alguna descomposición

la pobre gente, madre mía, me da algo.

Y Odkhuu ya tiene la masa para su pastel ruso

que deberá cocer a 160” durante 30 minutos.

Aspirantes, mucha atención.

En un evento como este la presentación

es tan importante como el sabor.

Y la mesa del bufet no está terminada de decorar.

Edurne, por favor. A ver, dime.

Venga usted aquí ahora mismo.

Se me va a cortar la salsa, la mahonesa.

No se te va a cortar. Sí, la que estoy haciendo.

Como capitana del equipo tienes que elegir

qué tres aspirantes quieres que vayan con Samantha

a decorar la mesa de bufet de postres.

Pues le voy... ¿Tu ojito derecho?

Hombre, esa tiene un salero de brasileña...

¿Quién más entonces? Elena también.

Elena también. Yo son chicas.

Yo chicas. Ah, tú sabrás.

Yo tengo manía con las chicas. Sé que tienes tus preferidas.

Entonces voy a cambiar, voy a poner un torero.

Para que se luzca. El torero.

José María, ven. Voy, voy, voy.

Os venís conmigo.

Y tenéis 10 minutos para decorar

la mesa del bufet de postres. Vale, perfecto.

Pues vamos. Vamos, venga.

Jorge, por favor. Que te pires.

Venga, a correr. A correr. ¡Jorge, por favor,...

...cuando rompa a hervir esa gelatina lo cuelas aquí!

Venga, vete. Cuando rompa a hervir.

José Luis, a esa le quedan tres minutos, ¿vale?

Vale. -Saca la que está abajo.

Edurne, sois 7 aspirantes para sacar 10 postres.

¿Pero cuánto tiempo queda? No mucho.

Decisiones importantes que tienes que tomar.

Yo veo un cazo en el fuego.

Pero no ha hervido todavía.

No ha hervido, pero hervirá, porque está enchufado.

José María tenía que hacer una jalea de fresas,

que es azúcar, fresas y dejar infusionar...

¿Qué quieres? ¿Que cace moscas?

Porque me estáis poniendo la cabeza como un bochinche.

El puerro que me

han metido hoy de capitana... ¡uf!

es un puerro, pero puerro que me han metido.

La papeleta que me han dejado,

que se me va a cortar todo el postre.

¿Y este postre? ¿Sabemos para qué es esto?

Si es la parte de arriba o de abajo.

A mí me ha manchado el esmoquin

la tontería del torero, ¿eh? ¡Hala!

Lo tiene todo ahí medio tumbado.

¡Uh! ¡Huy, madre mía! Y la que me ha liado.

A ver qué ha pasado. Que se le han caído las copas.

Eso está chorreando aquí. No, esta es la que se ha caído.

No, esta y la de arriba.

No arméis una escandalera, por cuatro cosas.

¿Y yo qué hago? Pues te pasa como a Samantha.

Edurne, esto está hecho a medida, ¿eh?

Y esto no acaba de cuajar, ¿eh?

Algo no ha hecho bien aquí

José María, ¿eh? Bueno.

Escuchadme una cosa, aspirantes.

Tenemos el bufet casi acabado,

pero hay que dar los últimos retoques.

Tenemos aquí tulipanes. José María, ponme tú velas.

Cógete estas velas y las vas colocando.

Y luego te voy a dar un mechero para que las enciendas.

Las velas tienen que estar siempre encendidas.

¿Pero separadas? Sí, separaditas.

Por donde veas que haga falta.

Ahí no, que no se ve. Voy, voy, voy.

Esto es un evento súper elegante.

Tiene que ser un bufet totalmente mágico.

La mimosa con la mimosa, tulipanes con tulipanes.

Que esté todo ordenado y limpio.

Elena. ¿Qué?

Los tulipanes se van cortando uno a uno.

No metas un manojo así,

que no estamos en casa. Vale.

Tenemos un mechero. Toma, José María.

¿Las tengo que gastar todas? Todas las velas, sí.

Pero ya no caben más. ¿Por qué no?

Pon lleno de velas. Lleno, lleno.

Por todos lados, que brille.

Ahora tengo que encender todas las velas, jo...

Chicos, no me falléis, ¿eh?

Espabilar, ¿eh?

Vale, se acabó.

Vale, me voy a empezar a organizar.

¿Qué leches estamos haciendo aquí?

Todo el caramelo.

No, no, no, no, no, no.

No, no, no, no, no y no.

¿Tienes azúcar por ahí? Sí.

Un buen puñado de azúcar. Capita fina.

Vale. Se mezcla lo justo.

Sí.

Quiero caramelo. Vale.

¿Qué le queda para ser un caramelo? Nada.

Esta cantidad de mantequilla, suficiente.

Zas, una vueltecita...

Vale, ¿y no tengo que añadir más caramelo ahí?

No.

Ahora sí bajo un poquito y se hagan en este caramelo,

que esto está maravilloso. Vale.

Esto hay que repetirlo 6 veces. Vale.

¿Vale? Venga, dale. Vale.

Edurne, necesito ayuda.

Edurne, por favor, ¿hay alguien que vaya bien

que me pueda pelar manzanas?

¿Dónde está el cuchillo? -Por favor.

¿Dónde están? -Todas estas.

Si alguien las puede pelar.

Aquí hay que poner la masa...

Necesito ayuda.

Necesito ayuda.

¿Pero cuántas manzanas quieres que pele?

Todas, todas. Pélamelas todas.

Es que no me daba tiempo, no tenía tiempo literal

en hacer las manzanas y encima ponerlo

40 minutos al horno al horno.

Madre mía, qué "embolao" me han metido esta gente.

Y el postre de Silene yo creo que ya está, ¿no?

Que no se queme, amor.

Esto ya está para quitar. -Pela manzanas.

Esto ya está para quitar. -Pela manzanas, pela manzanas.

He estado a punto de coger los macarons

y tirarle a la cocina de enfrente,

porque no había manera

de que ese merengue italiano subiera.

¿Cómo va la cosa, Nathan? Sigo las indicaciones.

Sigues las indicaciones. Y aún no lo consigo.

Algo no hemos hecho bien, ¿verdad?

Lo tenía súper bien montado y se me ha bajado todo.

Porque lo has echado en caliente.

No. No, no, no. Si no, no es posible.

No, no, de verdad.

Algo no me estás haciendo bien.

No monta. ¿Ves que no monta? Es que no.

Esto está igual que el otro.

Podemos quitar. Fuera, nuevo, no vale.

Como veía que esto no salía y no salía

en vez de dormirme por los laureles

me he puesto a hacer

un merengue suizo.

Y a sacarlo.

Oye, nenes, espabilad, ¿eh? Que vamos muy retrasados.

Nos vamos a dormir en los laureles.

Esto ya está. (EDURNE) ¡Chicos, venga!

Vamos a ver lo que estás haciendo tú.

No, yo me voy a ayudarla a aquella a hacer...

Aquí, "pallí"; "pallí", "paquí".

Chef, ¿le gusta la tarta de garbanzos?

¡Bueno! Ahí.

Esta es de las que hacen allí en Illescas.

Tarta de garbanzos.

Allí somos muy brutos.

Eso es para que no suba, ¿no? Exacto.

Ten cuidado de quitarlos todos. Sí.

Elena, no. ¿Qué te he dicho? De una en una.

¿Y no ves que tu clavel se sale?

Ah, vale. José María, ¿tú ves que ahí

hay una vela torcida? Sí.

¡Ah! Que es que ya quema todo el mechero entero.

(ELENA) Espérate, son 3. Ya las enciendo yo, ¿eh?

Bueno, rápido, vámonos. ¿Está todo listo?

Todo. Pues volvemos a cocina.

Jorge, ¿has quitado eso? -Sí, sí, está colado.

¿Está colado ya y todo?

Vale, perfecto, "quillo".

No lo sé cómo van las panna cottas tuyas.

No han cuajado nada.

-Déjalas ahí hasta última hora.

Vale, vale.

¿No se puede poner el frigorífico más fuerte?

A dos. -Espérate, espérate.

¿Quién tiene en el abatidor algo?

Yo nada ya.

Voy a terminar estas "elaborazones" y la pongo ahí.

A ver, nenes, ¿queréis algo? -Sí, ¿tú me puedes ayudar?

Cuando le pele las manzanas a esta.

Silene, ¿qué te falta? -Voy.

Ahora me dices en qué te puedo ayudar.

(Pitidos) Pita, pita.

¿La saco? -Vale.

Ahí la tienes, ¿eh? (ELENA) Voy ya, mira.

Venga, cariño, que voy. -Vale, tranquila.

A ver cómo está esa.

¡Uh, divina!

Madre mía, madre mía...

Esto es para echar a correr al monte.

¿Qué os parece el tamaño?

¿Está bien? (NATHAN) Sí.

Oye, nenes, venga, que vamos muy retrasados.

Tu postre hay que sacarlo, ¿eh? -Pues por eso.

No, no, lo primero el tuyo, claro.

Dale, a cascarla por ahí...

Cuando alguien acabe

por favor que me ayude a mí. -Voy.

En serio. -Es sólo echar la crema.

Cuando acabes tú vienes conmigo.

Sí, ahora mismo. -Vale, va.

¿Tú sabes el almíbar este

cuánto tiempo tendré que tenerlo?

Pues hasta que tú quieras darle temperatura.

No lo pruebes así, Edurne. -¿Por qué?

Que quema que flipas.

Qué va a quemar, hostia.

Voy a echarle un poco más de azúcar,

que se quede más dulce.

Aunque esté más dulce, a tomar...

Aspirantes, mucha atención.

Isabel Maestre y su hija Marta Cárdenas

están a punto de entrar en cocinas.

Van a supervisar vuestro trabajo.

Y yo lo único que quiero es que no nos avergoncéis.

¿Oído? Oído, chef. Yo no me enterado.

Isabel, Marta. ¿Qué tal, Isabel?

¿Qué tal estáis? Aquí estamos.

Estamos sufriendo porque las elaboraciones

no están saliendo como nos gustaría.

Estamos bastante preocupados.

Vamos con Miri porque no entiendo algo.

¿Puedes ir a buscar donde sea? -¿Dos sartenes?

Dos sartenes pequeñas, por favor.

¿Alguien tiene sartenes por aquí?

A ver, Miri... Esto está quemadito, ¿no?

Esto está quemado. Vale.

¿Tienes que correr? Que es súper sencillo, leches.

Sartén, tres buenos puñados de azúcar, la mantequilla

la manzana, pum, ya está. Pam.

Ya está. ¿No es así?

Sí. -Sí.

La manera rápida, ¿no? Y el color doradito.

No oscuro, dorado. -Voy a ello. Ya estoy.

Ánimo, que te vemos que... Está sonriendo,

pero por dentro es un sufrir lo que tiene.

No, no. No.

Ábreme el abatidor, compadre. -Sí, voy, voy.

Ábremelo, metemos rápido.

¡Voy, voy, voy! -No, deja esa. Deja esa.

Pero esto aquí va a ser mucha caña, ¿eh?

¿Qué es lo que pasa? Que al meter tantas

panna cottas en la nevera

como que hay una condensación de calor

y no enfriaban.

Entonces me he tenido que ir a pasarlas al abatidor.

Y así hasta que he sacado las cien.

Jorge tiene que hornear la tarta sacher

a 170” durante 45 minutos.

Y Edurne está añadiendo el almíbar

a las claras montadas para hacer el merengue italiano.

¡Chicos, venga! Ahora ya termino esto

y voy donde vosotros.

Aquí tenemos a Nathan.

Aquí ya sí que tenemos el desastre padre.

Ya no sé cuántas veces no has sido capaz

de montar el merengue italiano.

Ahora va a hacer un merengue suizo.

Vas a fundir el merengue con el azúcar.

Quiero ver ese merengue ya. Si no, no llegamos.

La hora que es, no tenemos nada todavía.

Ya está con las pilas puestas.

Yo creo que sí.

Ya puede correr. Sois demasiado buenas.

Bueno, en fin, vamos a ver otros concursantes.

Gracias. Gracias, gracias.

Genial.

Cago en la puta, tío.

¿Qué pasa, cariño?

Edurne, ¿cómo lo llevas? Esta es la crema italiana.

Merengue italiano. Pero que no me sube.

A ver, le has echado un almíbar...

con el agua sin medir.

El agua... sí, 800 de agua.

¿800 de agua? Sí, sí, la jarra.

Será de azúcar.

Siempre el almíbar tiene que tener

mayoría de azúcar que de agua.

El agua es sólo para diluir un poquito el azúcar.

Vale, tienes demasiada agua en esta mezcla.

Qué fallo.

Haces un merengue italiano corriendo.

Uh, no nos va a dar tiempo. Ponte las pilas.

Prefiero ayudar a los demás.

Tú tienes que sacar lo tuyo. Tu postre tiene que salir.

Estaba viendo que les estaba metiendo a todos en un lío.

Porque digo: "Madre mía,

si la capitana le está dando de ejemplo

a sus hijitos que está haciéndolo mal, ¿ellos qué?"

José María va a hacer

un sirope de fresas para su panna cotta.

Tiene que cocinar las fresas con el azúcar al baño maría

durante 20 minutos y después pasarlo por el chino.

Me cago en la madre que me parió...

(ELENA) ¿Qué pasa? ¿Que te has quemado?

No, que se me ha roto una galleta.

¡Ah! ¡Será posible...!

¿Pero qué te ha pasado?

No me lo puedo creer. Que mala suerte.

¿Se puede solucionar? ¿Tienes más masa?

No, hago 5 y ya está.

¿Tienes más yemas? -No, hago 5.

Qué desastre, qué fracaso.

(JOSÉ LUIS) ¡Ah, torpe!

Isabel, Marta, ha sido un placer teneros aquí.

Muchísimas gracias por vuestros consejos.

Espero que los sigan al pie de la letra

porque la verdad es que van bastante regulín.

Vamos a intentar ayudarles.

A ver cómo lo hacemos

porque esto tiene que salir espectacular.

Por supuesto.

Silene, ¿sabes qué puedes hacer?

Las manzanas, las manzanas. -Tranquila, que voy.

Pero puedo hacer algo más si quieres.

No, tú no te preocupes

que tengo trabajos para todo el mundo.

¿Te ayudo? -¿Tú puedes ayudarme, Edurne?

Sí, claro. -Vale, genial.

Pues coge la masa que está...

dentro de la nevera hay masas.

Te pones aquí y me las amasas.

Chicos, estamos sumidos en el caos más absoluto.

Nathan no tiene ni un macaron.

Y falta una hora para que salga ese postre.

No vendría mal una ayudita. Porque Miri ha ido muy lenta

y esas tatin deberían estar en el horno.

Yo desde luego así no puedo cocinar.

Edurne un desastre y José Luis lo mismo.

Está haciendo unas masas mal colocadas,

la crema de limón no la ha cuajado.

Me han manchado el traje antes. Yo también.

Mejor nos vamos a poner las chaquetillas

y venimos a ayudar. No me digas eso.

Sí, sí, nos ponemos las chaquetillas, Pepe.

Al lío. A currar, vamos.

Ahora...

lo que más cosa me da.

Laila, ¿los macarons crecen en el horno?

Sí, bastante.

Ay, mis pelotillas cómo están subiendo.

Cómo las quiero. Las amo.

Échale un poquito más de agua, anda.

Un poco y remueve.

Vale.

Eso tiene que estar más líquido.

Échale agua y que vuelva a hervir.

Lo pongo a hervir. -Lo pones otra vez, ¿vale?

¡Aspirantes, nos estáis obligando

a ponernos la chaquetilla!

Si no los postres no van a salir.

Esto es un desastre.

¡Centraros en vuestro puñetero postre!

Cuando lo tengáis ayudamos a los demás.

Antes ni de broma.

¡Si no, no va a salir nada!

Aquí hay que hacer cositas.

¿Dónde tenemos más papel de horno, Nathan?

Aquí, chef. Venga, trae.

Vamos, vamos.

Lo que me faltaba a mí,

pasar del esmoquin a la chaquetilla.

Nathan, no tienes ni idea en el evento

en el que estamos y lo que nos estamos jugando.

Madre mía, vaya "macarrones" que vamos a hacer.

Estaba desesperado.

No sabía cómo afrontar cómo sacar esos macarons.

Veían que pasaban los minutos y no llegaba.

Vámonos con otra, venga.

Vamos, poniendo. Venga.

Laila, deberíamos meterlas. Venga, perfecto.

Es que hay que tener algo. Si no, no tenemos nada.

Haremos un poquito más de almíbar.

Muy rápido.

Azúcar, azúcar, azúcar.

Ya están todas, ¿eh?

Quiero meter estas tartas en el horno ya.

Vale. ¿Cómo lo tengo eso?

Ahora lo voy a batir. No, lo vas a montar.

Quiero la montadora aquí encima ya.

Échalo, échalo. -¿Lo echamos entero?

Vale. -Échalo pegado.

Y nada más que termines de echar empiezas a darle.

Ahí, ahí, ahí.

Edurne, ¿qué haces?

¿Estás montando las claras? Sí.

¿El almíbar dónde está?

El almíbar tendré que hacerlo aquí.

Vamos a meter aquí el azúcar. Mide el agua y lo echas.

Vamos, 100 de agua.

Yo voy a estar contigo. ¿Qué te pasa?

No, que me he puesto nerviosa porque pensaba

que ya no lo iba a hacer el postre.

Pero cómo no vas a hacer el postre,

tú que eres la capitana general de todos.

¿Y vas y tú no lo haces y te eliminas

porque no te ha cuajado una cosa?

Lo vuelves a hacer. Una chica del norte como tú...

Tres, ¿vale?

Venga, una ahí, otra aquí y otra abajo.

Vámonos.

Venga, cerremos.

¿Cuánto tiempo? 12 minutos, chef.

12-15 minutos, ¿vale?

Estoy preocupado con esta cantidad.

Son 200 los que tenemos que rellenar.

Es una puntita de nada.

Eh... Hacemos un poco más

por si acaso. Yo haría.

Huele a chamusquina, Miri. No.

¿Cómo que no huele a chamusquina, Miri?

Se te queman en los morros, mi amor.

Uf. -¡Miri, pero has puesto

la sartén encima de mi hojaldre!

¡Agua, un poquito de agua aquí! A ver, un momento.

Jolín...

¿Tú quieres seguir en "MasterChef"?

Sí, totalmente. ¿Sí? ¿Seguro?

Es que tengo 300 sartenes...

Pues te voy a poner un reto muy sencillo, ¿vale?

Sí. Reto muy sencillo.

Ya puedes correr.

Joder, las fresas, que no se disuelven.

Vale, ya está. -¿Hay que enfriar el bizcocho?

Enfriar y abrir.

Muy bien, no estamos entendiendo nada de verdad.

No, es que tengo... Para, para.

La leche... me estoy volviendo loca, de verdad.

¿Qué no entendemos? Me estoy volviendo loca.

Tienes que tener unas manzanas preparadas

y un caramelo hacerlo al momento.

Quiero que corras y que lo hagas bien,

las dos cosas.

No me vale correr y hacer caca.

Me vale estar concentrado, hacerlo bien, no fallar,

hacer lo que te digo y aprender.

Eso es lo que me vale. Vale.

Jordi ha sido...

O sea, me ha metido una caña...

Ha sido estresante, pero estresante de verdad.

Chef, ¿esto cómo lo ve? ¿Bien? Sí, sí, sí, sí.

Aparentemente ya está.

¿Ya? Saquemos.

¿Están hechos? Sí. Sí.

Vale, vamos a poner aquí. Ojo a la que me has liado hoy.

Claro, si es que a ti te quitan el sifón,

y el glutonatato y ya no puedes hacer

el esférico de "macarrón" estás perdido.

Los cocineros creativos,

las mentes privilegiadas vivís en otro mundo.

Y mucha parte de la sociedad no te entiende.

Me falta mucha base, mucha.

¿Te falta mucha base? Mucha base.

Ni te lo imaginas.

Aparte de un poquito de vergüenza.

¡Cuidado!

Y un poquito de estar pendiente

del fuego tampoco te va a venir nada mal, ¿eh?

Tengo que esperar a que baje un poco.

Que baje de temperatura. Para poner la mantequilla.

¿Preparo un baño maría invertido?

No, metemos un poquito

al abatidor y ya está. ¿Sí?

Sí. Vale.

Esto está que madre mía...

Ahora meto esta. -Sácalas.

No, no, deja esas arriba. -Esto está muy frío ya.

En serio, no hace falta más frío. Te lo digo.

No la cagues y que lo congeles.

Bueno, bueno, ¿las panna cottas

son un puñetero cubito de nata?

Las dejamos aquí ahora que se enfríen.

¡Me las has congelado! Pero esa "na" más, Jordi.

Mírate los bordes, son una piedra.

Las dejo aquí que se vayan enfriando.

¿Tú crees que puedo congelar un yogur

y pensar que estará bien cuando se descongele?

Vamos a ver, aquí tengo más.

Sí, me preocupan las que están congeladas.

Sí, estas están maravillosamente bien.

Estaban igual antes que esas.

¿Sí? ¿Seguro que estaban igual?

¿Me lo tengo que creer? No, ya llevan un rato fuera.

Mételo en la nevera y reza porque no se corten

o hagan algo raro. Venga.

Ha sido un infierno.

Sacar 100 raciones de panna cotta

y terminarlo... Yo me siento orgulloso.

Ya que sea lo que Dios quiera.

Esto no sale ni con los polvos mágicos.

A ver.

Este almíbar le va a dar consistencia a la clara

para que se quede durita.

Ya, lo meto en los moldes yal frigorífico.

¿Tú crees que esto se cuajará? Sí, eso ya se ha cuajado.

Samantha, esto no me sube ni "patrás".

El punto de nuevo no está. No, no coge.

Entonces vuelve a empezar.

Coge claras, almíbar y vuelve a hacerlo, vamos.

Aspirantes, mucha atención.

En 40 minutos se cierran las cocinas

y salen todos los postres. ¿Oído?

(TODOS) Sí, chef. Ya podéis volar.

A ver, cariño, ¿te ayudo con algo?

Tengo que montar una nata para decorar el pastel.

Vale, ¿te monto una nata?

¿Dónde está? -En el frigorífico.

Esto no está montando.

¡Silene! Voy.

Estaba ayudando a Edurne.

¿Hemos hecho todo bien aquí? Sí.

Estoy muy preocupado con esto.

Yo también.

Si esto no monta no tienes postre.

Lo sé, chef. Y estaba firme en el abatidor.

Y ahora al menearlo aquí se ha puesto líquido.

Seguramente ese jarabe de arce con la yema

no lo has cocinado bien o has hecho algo raro.

Porque eso debería montar, ¿vale?

Qué desastre, tronco.

Ya estoy. Mira, soy la primera que ha acabado.

La primera que ha acabado dice...

Genial, vamos a intentar ayudar a Silene,

porque eso no va a montar. Vale.

Vamos a hacer una elaboración que está muy rica

que es nata fresca a la vainilla, ¿vale?

Haremos un almíbar.

En este almíbar vamos a infusionar unas vainillas

para hacer 6 bonitas tartas.

Abrimos por la mitad.

Vamos, aquí está esto. No sube.

¿Cómo has metido tú el merengue?

Sami, ¿cómo vas por aquí? No sé qué ha hecho

con el almíbar. ¿Cómo lo has echado?

Por la pared esta. Lo habrás echado muy caliente.

Fíjate, si está ardiendo.

No hay más tutía que dejarlo ahora mismo

que se vaya enfriando poco a poco. Y reza.

Huy. Tenemos un gel de vainilla

súper cañero para hacer como una mousse

de nata fresca a la vainilla muy rico, ¿vale?

Sin mascarpone, porque tú no has hecho algo bien.

Lo he fallado, chef.

Estoy a punto de llorar o salir corriendo.

Es que tanto tú como mi amiga Miri os lo tomáis a guasa.

No, he hecho mi trabajo como tenía que hacer

y he seguido la receta al pie de la letra.

¿Seguro? Segurísimo.

Pues cuéntame por qué no ha montado eso.

Yo no le puedo dar la explicación

de por qué no ha montado.

Oye, vamos a solucionar esto. Sí, chef.

A ver, las dos, ya que tú has acabado más o menos,

a preparar para montar tartas.

Si lo probáis está maravilloso.

¿Vale? Ya. ¿Puedo meter?

Bien. -Parece un parto esto.

Vaya trabajo de chinos.

Bueno, parecen compradas. ¿Las has comprado?

(RÍE) Sí. Dime la verdad.

Sí. Estas no las has hecho tú, ¿eh?

Esto lo has comprado.

Edurne, eso no está bien mezclado.

Esto tiene que estar del mismo color.

Esto no es un marmolado, esto es igual.

Vamos, el mismo color, del mismo color.

Trae, que ya lo hago yo.

Haz las cosas bien. No porque tengas el pin

de la inmunidad tienes que hacer las cosas mal.

Que estamos en una fiesta importantísima.

Llevas razón. Rápido.

(Aplausos)

Buenas noches, Benedetta Poletti,

directora de "Elle". Qué alegría verte.

¡Qué ilusión verte! Cuántos años.

Cuéntame un poquito. Porque, claro,

moda y gastronomía no están tan separadas.

Están muy unidas.

Te diría que es el maridaje perfecto.

Y además utilizamos unos ingredientes

que yo creo que son muy parecidos:

la pasión, el amor. Cierto.

La entrega. La ilusión.

La ilusión, el gusto por la estética.

Claro, también es muy importante

a la hora de enfrentarte a un plato

cómo ese plato te entra por los ojos.

Es lo más importante.

Aspirantes, en 15 minutos salen los postres.

Venga.

¡Ah!

¡Ah, me quemo!

Seis, siete, ocho, nueve,

diez, once, doce, trece, catorce, quince.

¿Te ayudo a hacer algo? -Vamos por 300 ya.

Pero da igual. -¿Algo más?

Peor si mira la cantidad que he hecho,

que he hecho 600.

Uf, qué buena.

Uf, qué buena.

Muy bien, Miri.

Nathan, ¿te ayudo? -No, ves cerrándomelos, please.

Esto no levanta...

Aquí no se puede hacer más. A ver qué hacemos con esto.

Yo milagros a Lourdes, ¿eh?

Sí, algo he tenido que hacer mal en la cocción

que no ha... que no ha cuajado.

Esto es hacer las cosas rápido,

mal y con muy poca atención, amigo mío.

Ahora le daremos un golpe de chino de túrmix

para que esté ligera ligera.

Ahora sí tienes una crema de limón

que con tiempo sería dura.

Buah.

Esta está un poco quemadita.

Miri, ven. Ven, Miri, ven. ¿Qué?

Tengo una sorpresa para ti.

¿Qué? -Hola.

¡Ay, Dios mío!

¿Qué tal?

¡Samantha! Hola.

¿Qué tal? ¿Qué tal, tía?

(RÍE)

¿Bien? -¡Ay, qué ilusión!

(RÍEN CONTENTAS)

¿Bien? Bien? Es que no me lo puedo creer.

¿Vienes a cenar? -Sí, hay un montón de gente.

¡Me muero!

Cuando Tamara ha entrado en cocina he flipado.

Tami es una persona maravillosa.

Soy muy amiga suya y tenemos muy buena "connection".

Además, ella está muy contenta de que yo esté en "MasterChef".

Me apoya un montón.

Y es un subidón.

Tamara, te voy a enseñar los postres de Miri.

¿Qué te parecen?

¡Ay, que va a ganar! Ah, ¿que va a ganar?

(RÍE) ¡Miri, que sí que vas a ganar!

No te preocupes por Miri que aquí ha encontrado el amor.

Que no te preocupes. ¿Ah, sí?

No, no. A ver, Samantha.

Un momento, un momento. ¡Jorge!

Tú eres de Ibiza, ¿verdad?

No, yo soy de Granada. Pero trabajo en Formentera.

¿Qué tenéis que confesarle a Tamara?

Absolutamente nada. -Nada.

Colegas.

¿A ti te parece guapo Jorge para tu amiga Miri?

Yo qué sé. Miri, ¿a ti te gusta?

No, no, un momento, un momento. -Vaya lío...

¡Vaya lío! ¡Vaya la que se ha liado!

No, no, con Jorge bien.

Somos amigos y residentes en "MasterChef", punto pelota.

Tú tienes que volver con los invitados.

Jorge con tu sacher, tú con tus tatin.

Y a trabajar, vamos. Tamara, muchísimas gracias.

Que está aquí. Gracias.

Tami, gracias por venir. -¡Bye!

¡Silene, ayúdame, cariño! -Yo te ayudo.

Esto está muy congelado, ¿eh? Aquí no va a salir, ¿eh?

Que se caliente un poco con el cacharro este.

¿Dónde está el cacharro del calentar? Eso, eso.

Aspirantes, mucha atención.

El tiempo de cocinado ha terminado.

Hay que llevar inmediatamente los postres

al punto de servicio de los camareros.

Y lo tenéis que hacer vosotros.

Inmediatamente sacando

los postres para llevarlos a sala.

Venga, rusa.

A ver, ¿cómo estamos? Edurne, vamos.

Tenían que estar saliendo los postres, vamos.

Desmóldamelas todas. Todas boca abajo.

Vamos.

Vamos. Vamos, Miri, tú tienes todo preparado, ¿no?

El mío está todo preparado ya. Vale.

Pues sácalo ya. no llegues tú tarde.

Vale, vale. Sí, vamos.

Vamos, Silene, saca tus postres ya.

Y Edurne que se las apañe como pueda.

Como alguien me pegue un empujón lo capo.

Buenas, Caritina Goyanes. Hola, ¿qué tal?

La responsable del catering de esta noche.

De la parte salada, ¿eh? De la parte salada.

Porque la parte dulce es nuestra.

¿Qué te parece la mesa de postres?

Me parece impresionante, pero vamos...

Oye, espero que tu comida

haya estado a la altura de nuestros postres.

Eso espero yo también, ¿eh?

Que llevo mucho tiempo haciéndolo.

No me quiero ni imaginar lo que ha sido para estos

pobres concursantes. Es que son amateurs.

Es que yo creo que se nos olvida, son amateurs.

Que están aprendiendo todo aquí y que de repente saquen

este pedazo de bufet de postres con esta variedad.

Qué orgullosa estoy de mis niños, de verdad.

Sí, sí, no me extraña, para estarlo. Enhorabuena.

Edurne, tienes que ir sacando los postres que tienes.

¿Cuántos postres tienes ya? Dos tengo.

Pues vete sacando los que tengas emplatados.

Una aquí. Vamos, que tiene que estar esto ya listo.

Mira qué mono. Dos. Una, dos.

Mira qué mono. Se está deshaciendo todo.

Te ayudo, te ayudo. -Ya está, venga.

Edurne, se te cae, no vayas con prisa.

Trae, vamos, vamos. -Venga.

Espera, pon esta de aquí que se ha caído.

Ya está, ya la pongo yo.

Ya la llevo. -Hala.

El merengue se me ha cortado, o no me salía.

En fin, todo me ha salido desastre.

José Luis, tus compañeros han sacado sus postres.

¿Cómo están las tartas de limón?

Está el chef en ello.

Yo no soy capaz. ¿Tú no haces nada o qué?

No. ¿No le puedes ayudar al chef?

Estoy aprendiendo de un gran chef.

Yo entono el mea culpa en lo que haya podido ser.

Y nada más que aceptar la culpa, no queda otra.

No puedes decir que no has sacado una.

Tienes una tarta de limón. No, la tienes tú.

La has hecho tú. Te la he hecho yo.

Pero por lo menos una que saques afuera. Corre.

Al final sólo ha podido salir una tarta.

Pero tengo que decir que si no es por Jordi

no hubiese salido ni esa siquiera, ¿no?

A ver, yo voy a probar la milhojas de mascarpone.

No me sabe a mascarpone.

¿Qué tal tu sacher? Buenísimo.

Pruébala. ¿Sí? ¿Puedo?

Que yo con el chocolate me muero.

Qué buena.

Está bueno. Está buena, ¿no?

Está muy buena. Está rica, está cremosita.

A ver, el anfitrión de esta cena,

¿contento con los postres?

Contento con los postres. ¿Sí?

Sí. Pues voy a brindar contigo.

Gracias.

¿Qué os han parecido los postres?

Pues estoy chocado para mal.

El macaron es macarrón, ¿entiendes? Está más duro que una piedra.

El milhojas es... O sea... -Yo voto a la tarta Sacher...

Buenas noches. Hola, Eva.

Vengo a verte exclusivamente a ti porque me han dicho

que le has dado un repaso a todos los postres.

No te puedes ni imaginar. A todos. La Sacher estaba espectacular,

la tarta de zanahoria, ni te cuento...

¿Y la tarta de limón qué tal? Ah, no me han traído.

Aquí no han traído tarta de limón.

Es que creo que solo ha llegado para una mesa la tarta de limón.

¿Qué es esto? -La panna cotta. Creo que es

un poco de panna cotta, no se sabe muy bien...

Puede ser panna cotta o una creación del cocinero.

Yo he probado antes una panna cotta pero con frutos rojos.

Estaba muy buena, ¿eh?

Virginia, contigo me siento como con confianza

para levantarte de tu mesa y traerte aquí

para que me cuentes toda la verdad.

¿Qué te han parecido los postres? Buenísimos.

He probado la tarta Sacher, la tarta de zanahoria

el pastel ruso... Ajá. ¿Los macarons?

También. ¿Han estado a la altura?

Para mí, sí.

Qué alegría. Yo tengo muchas cosas por dentro

y sé lo que cuesta. Tú mejor que nadie lo sabes.

Y estás en tu casa, ya lo sabes. Gracias, Eva.

Es increíble. Lo que pasa aquí es increíble.

Creo que para mí ha sido la prueba de exteriores

más dura porque eran 200 personas, teníamos que hacer postres

que tenían que salir perfectos...

Y la verdad es que me siento

muy orgulloso de haber sacado los postres

y que hayan podido disfrutar de ellos.

Señoras, señores... Esta ha sido una noche

de ensueño, de ilusión, de fantasía...

Una noche en la que todos hemos sido partícipes

de un gran evento como ha sido el desfile

de nuestro amigo Jorge Vázquez.

Para "MasterChef" ha sido muy importante

formar parte de la Madrid Fashion Week,

porque gastronomía y moda siempre han estado muy unidas.

Gracias.

Hala, y a seguir disfrutando.

Aspirantes, habéis cocinado durante tres horas

bajo una presión máxima, pero el evento lo merecía.

Jorge Vázquez se jugaba mucho.

Lleva seis meses preparando este día.

Eso sí, por fin he comido en "MasterChef",

pero solo he probado algunos de los postres.

Y me han gustado, ¿eh? (TODOS) Gracias, Eva.

Aspirantes, estáis aquí para demostrar

que podéis trabajar en una cocina profesional

y hoy ha faltado mucha organización.

Nathan, he perdido las veces que no has sido capaz

de hacer un merengue italiano, y era la única dificultad

de ese postre.

Al final, t trabajo ha consistido en utilizar la manga pastelera,

escudillar los macarons...

Vamos, que te vas directo a la prueba de eliminación.

¿Tienes algo que decir?

Estoy decepcionado, pero lo acepto, chef.

Me he venido abajo como mi merengue italiano.

Pero lucharé en cada prueba que vaya.

José Luis, si estamos hablando de no hacer nada en un postre,

tú ganas por goleada.

De tus seis tartas de limón, solo ha salido una,

y porque te la ha hecho Jordi.

Esa crema que tenía grumos en 5 minutos te la he arreglado.

Si yo te lo hago en cinco minutos, tú entres horas puedes hacer más.

José Luis, vas a la prueba de eliminación.

No hay ninguna duda de que no he estado a la altura

porque ha salido una tarta y la ha terminado Jordi.

Me tendré que comer los castigos pertinentes.

Miri, lo tuyo te juro que no lo entiendo.

¿Cómo se te puede quemar el azúcar en tus narices?

Es que necesitaba ayuda.

No necesitabas ayuda. Necesitas escuchar bien

lo que se te explica, asimilarlo y aplicarlo con seriedad, rigor,

atención... Porque, si no, nada te va a salir bien

por tus propios méritos.

Y no vas a avanzar. Y lo único que te puedo decir

es que vas a la prueba de eliminación.

Es verdad que cuando me pongo nerviosa se me va un poco,

pero hoy tenía muchas cosas que hacer,

no me podía focalizar solo en una. Tenía 300 a la vez.

En fin, aspirantes... Pero no todo han sido chapuzas.

Hay tres de vosotros que nos han sorprendido mucho.

Esos tres aspirantes son...

Laila, Odkhuu y Jorge.

Queremos felicitaros porque vuestros postres

eran de los más complicados y de los que mejor han quedado.

Gracias, chef.

Que digan que eres uno de los tres mejores

después de la paliza que nos hemos dado es un premio.

Silene, tenías que hacer un milhojas de mascarpone

y el postre que se han comido no tenía mascarpone.

Nada más que decir.

José María, me has desesperado no sabes cuánto, amigo mío.

Te has inventado la panna cotta a baja temperatura.

Era tan sencillo como hacer hervir

una nata con azúcar y añadir unas gelatinas.

Tú has empezado en frío.

Te he dicho: "¿Eso está frío?".

"No, está hervido". No, frío.

Después lo he llevado a ebullición y...

pues que sepas que es al revés.

Elena, has trabajado organizada y concentrada.

Pero el acabado de tu postre ha sido, sin duda,

el peor de todos. ¿Qué te ha pasado?

Pues que no estaba lo suficientemente frío

para que pudiera decorarla bien.

Lo tendrías que haber hecho al principio

para que hubiese cogido temperatura

y hubiese sido más fácil de trabajar.

Sabía que estaba muy bueno de sabor,

pero la presentación no era la ideal.

Yo con mis ojos lo he visto.

Edurne, no tengo palabras para describir

tu papel de capitana. Desastroso.

Te has olvidado de tu postre, has empezado a correr,

a ver a tus niños de un lado para otro...

Al final, si no te ayudamos tu bavarois no sale.

Se me ha ido la olla.

¿Y eso? Se me ha metido en la cabeza

que eran 10 gramos de azúcar, y era casi un kilo,

800 gramos. Y 800 de agua le he puesto

y 10 de azúcar. 100 gramos de agua

para hacer un almíbar, y tú has hecho al contrario.

Ha sido un aguachirri con clara montada.

¿No has sabido sumar o qué? Sumar, claro. Pero ni no ves...

Yo creo que tú ves lo que quieres. Las gafas mías son

para esta distancia. Ya más abajo de los pies no veo.

Edurne, José María, Silene y Elena, solo uno de vosotros cuatro

se salva de la eliminación. El único que,

aunque ha cometido errores, ha sabido resolverlos

y ha sacado el postre adelante por sí mismo.

Y ese aspirante es...

José María.

Ay, majo, qué listo eres. ¿No te alegras

después del ratito que me has dado? Hombre, me alegro

porque creo que hoy he intentado superar la adversidad,

he intentando por todos los medios

que eso cuajara, me lo he llevado para allá,

me lo he traído para acá., otra vez para allá, para acá...

José María, amigo mío, justo por lo que estás diciendo

te salvas de la eliminación.

Es lo que queremos, que luchéis.

Gracias. Edurne, aunque tienes el pin

de inmunidad, y eso te asegura la permanencia

en "MasterChef", después de lo mal que lo has hecho

como capitana, no te mereces ver el cocinado desde la galería.

Cocinarás con todos tus compañeros en la prueba de eliminación.

Qué alegría.

A mí no me importa que me quiten este chisme de aquí.

Yo quiero cocinar. Así aprendo. No quiero estar en el balcón.

Prefiero que ganen todos estos que yo.

Nathan, Silene, Miri, Edurne, José Luis y Elena,

os enfrentaréis a la prueba de eliminación.

Suerte.

Bueno, una cosita más. A pesar de que vosotros seis

habéis sido los peores en la prueba de hoy,

creemos que de todos vosotros Elena es la que mejor

ha trabajado y, por tanto, tendrás una ventaja

en la prueba de eliminación.

Voy a la eliminación,

pero han reconocido mi trabajo. Me han dado una ventaja.

Tengo que mirarlo por el lado bueno.

Vuelven los Campamentos MasterChef.

Si tienes entre 8 y 16 años, te apasiona la cocina,

la naturaleza y quieres vivir una experiencia inolvidable,

no te puedes perder nuestros campamentos.

Además, convivirás con los concursantes

de "MasterChef Junior".

No lo pienses más. Este verano Campamentos MasterChef.

(TODOS) ¡Ven al Campamento MasterChef!

Los aspirantes regresan a estas cocinas

después de vivir el glamour de la gran fiesta

de la moda española básicamente desde el "front row".

Como los corderos al matadero.

Pero saben que para triunfar en estas cocinas

tienen que tener los pies en la tierra.

Y qué mejor manera de volver a la realidad

que con una prueba de presión.

Madre mía...

Más perdida que el barco del arroz. ¿Qué vendrá hoy?

Aspirantes, bienvenidos de nuevo a estas cocinas.

(TODOS) Gracias. Desde aquella primera prueba

de eliminación, ¿os acordáis? La tarta de once capas.

Sí, como para olvidarlo. Hasta ahora, el bufet de postre

que acabáis de hacer queda claro que la repostería no es lo vuestro.

¿Hay que hacerlo? Pues se hace. Lo que toca, toca.

Habrá que seguir intentándolo, ¿no? Sí, Eva.

Nathan, me han dicho que a ti no te gusta nada cocinar

en el "front row".

¿Y por qué, Nathan? ¿Te pone nervioso tener cerca

a Jordi? No, para nada.

Es más, me transmite inspiración.

¡Anda! ¿Te inspira Jordi? Sí.

¿Entonces a qué le temes?

Bueno, a Jordi ya no le temo tanto.

Es más, a Pepe ahora mismo. Ah...

¿Y esa novedad por qué? Fue algo dulce que pasó

entre nosotros mientras hacíamos el postre.

Le puse muy nervioso. No era capaz de hacer un macaron.

Ahora me tengo que ganar a Pepe. Y luego, si sigo aquí,

me ganaré a Samantha. Y así me pondré

a los tres en el bolsillo.

Miri, aunque la tarta se te atravesó,

tuviste un momento épico en la cocina.

Lo disfrutaste muchísimo.

Entró tu amiga Tamara Falcó. Sí.

¿Pero de dónde viene esa amistad?

Tami contactó conmigo... Ay, Tami...

Ella contactó conmigo porque le gustaba mi Instagram,

mi rollo, mis recetas saludables... Y un buen día quedamos.

Y algo tiene que ver por ahí el cocinero

de la casa de Tamara, ¿no? Justamente fue poco antes

de entrar aquí a "MasterChef".

Fui a su casa y le dije: "Oye, ¿puedo pasarme la mañana

con tus cocineros?". Y me dijo: "Claro".

Y estuve toda la mañana en su cocina aprendiendo cosas.

Tami es un poco como tu mecenas. Total.

Bueno... Nathan tiene a Jordi

y Miri tiene a Tami.

Es que a Tami la aprecio muchísimo.

Tenemos una conexión muy especial. Nos llevamos muy bien.

Aspirantes, hay que ser conscientes de que los recursos de la tierra

son un buen limitado. Tenemos que repetirlo

después de la escabechina que habéis hecho

en el primer reto de la noche con la merluza.

Nos hemos dado cuenta de que seguís destrozando

el producto, por eso voy a haceros una demostración

de cómo tratar y cuidar un alimento tan preciado y exquisito como es...

El rape.

El bogavante.

Atentos, "celebritis" que nos estaréis viendo.

Tomad también buena nota.

Aspirantes, al otro lado de cocinas para verlo mejor.

Las cosas vivas me dan miedo. Como he estado en la selva

y cualquier cosa viva que se movía podía picarte,

pues veo estas pinzas y...

Vale. Tenemos bogavante, un agua hirviendo...

A este agua le hemos añadido unos 80 gramos de sal por litro.

Si queremos que nos quede recta la cola cuando cocinamos...

una cuchara, un hilito, fijar con fuerza y a cocer.

Yo le voy a dar solo dos minutos de cocción,

así la pieza me queda muy cruda y me permite hacer

muchas más cosas que si la cocino entera

y solo puedo hacer con ella un cóctel, una ensalada...

Quiero que veáis que hay partes del bogavante

que normalmente no se aprovechan y sí se tienen que aprovechar.

Fuera. Sacamos. Las pinzas.

Rompemos la cola. Pequeño movimiento y sacamos.

¿Veis? Está crudita. Maravilloso. Cortamos aquí...

Tiro...

Y me sale entera una cola maravillosa.

Patas. Cortamos aquí.

Una pieza.

Con mucho cuidadito...

¿Sabéis que edad tenía este animal?

Ni idea. Un bogavante crece a razón

de 100 gramos al año. ¿Al año?

Este pesaba 900 gramos.

Significa que ha tardado 9 años en coger este tamaño.

Vamos con la cabeza. Cortamos por aquí. Abrimos.

Cuando tenemos partes como esta de aquí... ¿Veis?

Esto es lo que llamamos el coral, el alma del bogavante,

la más sabrosa, la que sabe más a mar.

Qué rico. Esta parte la utilizaría

para hacer un fumet maravilloso.

Y tengo también una carne que es de diez.

Carne de la cabeza. Joder.

Patitas. También tienen carne.

Mira cómo sale.

Mira, mira...

Cuando le da con el rodillo y sale toda la pata entera...

Vamos, maravilloso. No tiene otro nombre.

Maravilloso lo que ha hecho.

¿Qué podríamos hacer ahora con este bogavante?

Lo puedo cortar en medallones y asar la cola que quedará genial.

Las patitas, como son pequeñitas, ya están cocidas.

Las podía utilizar para una ensalada.

Los codos... están casi cocidos.

Los puedo saltear y los tengo.

Y con esto, aprovechado el 100% de la carne del bogavante.

Espero que hayáis sacado partido de esta pequeña clase

y que os quede claro que siempre se puede aprovechar al máximo

para sacar rendimiento, sobre todo, por una cuestión

de respeto al propio producto. Sí, chef.

Ver a Jordi en acción es sublime.

Cuando ves a un chef cocinar te emocionas.

Aspirantes, la clase magistral de Jordi ha sido muy interesante.

Espero que no hayáis perdido detalle,

incluso los delantales blancos. Aunque no tengáis

que poneros a prueba en este reto, el saber no ocupa lugar.

Verdad. Así que venga, subid a la galería.

Esta noche no os jugáis la eliminación.

Suerte a todos. Edurne, tú tienes ese delantal

y ese pin de la inmunidad,

lo que te asegura una semana más en nuestras cocinas.

Pero, por decisión de los jueces, en esta prueba vas a cocinar

junto a tus compañeros. Y creo que estás bastante contenta.

Muy contenta. Y con el plato, también.

Pues a disfrutarlo. Gracias.

Uy, hace tiempo que no estaba aquí.

No puedo estar abajo tanto tiempo.

Aspirantes, blanco y en botella. Debéis limpiar el bogavante

exactamente igual que lo ha hecho Jordi,

y dejarlo sobre un plato como estáis viendo en el suyo.

Me veo bastante seguro. Hice un máster abriendo

bogavantes gigantes en el restaurante Azurmendi,

en las pruebas de exteriores que hicimos allí.

Silene, la semana pasada te autolibraste

del reto del marisco, pero ahora no tienes escapatoria.

Sabemos que eres alérgica al marisco, pero te hemos preparado

unos guantes en tu cocina para que puedas manipularlo

con total seguridad.

Gracias, chef.

Me da miedo el tema de mi alergia porque cuando me intoxico

puedo estar una semana malísima o dos.

O sea, realmente me provoca una alergia bastante potente.

Aspirantes, hay un bogavante para cada uno de vosotros

en el supermercado. Tenéis 30 minutos

para cocerlo, limpiarlo y sacarle toda la carne.

¿Entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno... ¡ya!

Ten, Edurne. -Gracias.

Les he visto entra al súper muy deprisa

y salir más deprisa que nunca. Y yo creo que piensan

que es la única prueba que van a tener que hacer:

limpiar el bogavante después de tu clase.

¡Aah! -No pasa nada.

Venga. -¡Qué susto! ¡Aah!

¡No pasa nada!

¿Pero qué te pasa a ti?

policías, por favor, no va en contra de vosotros,

pero hoy Elena se ha visto superada por un coletazo de un bogavante.

Tranquilito, ¿eh? Venga, una cucharita chica.

Venga. Tranquilo, ¿eh?

Esto está ya. Para dentro. Al agua patos.

Le he ganado la batalla.

Ese sabía que iba para dentro.

Ya le queda poco.

Cinco, cuatro, tres, dos, uno... Ya.

Oh, qué buen color el de Nathan.

Bien, José Luis.

¿Miri qué hace con el agua?

Mira cómo está quitando la carne Edurne.

No lo ha cortado.

¿Miri cuándo lo va a meter?

¡Miri! -Coño, no hierve.

¿Le has echado mucha agua?

Sí. -Está rallada.

Me he venido abajo total, la he liado con el bogavante.

Veía a todo el mundo cortando el bogavante y yo así.

Eh, a Nathan se le ven maneras con el bogavante.

Bueno, esta prueba la has hecho tú...

Sería la prueba diferente si no le hubieras dado

la masterclass. Veríamos coas dispares.

Pero todos lo tienen que hacer perfecto. Te han visto a ti.

A ver lo minuciosos que son, si empiezan bien...

Y si son listos. Lo lógico es pensar

si después de limpiar la pieza la utilizan.

Y deberían pensar en su plato porque igual les interesa

no cocerlo dos minutos, sino diez.

Y todos se han ceñido a dos minutos.

Nathan y José Luis van parejos.

Ahora lo echa Miri. -Y fría, además.

Pero no la abras más, Miri. -No abras más. Déjalo.

Ya, ya...

Que sea lo que Dios quiera.

Bueno, ¿Silene cómo se apañará? Ella, como es alérgica,

no suele tocarlos y menos comerlos. Está con guantes...

En la cocina ya puedes ser... Si eres celiaco,

¿no vas a trabajar con harina? Te las arreglas como puedas.

Venga, venga, venga...

Cuando coma bogavante me llevo un palo.

Aspirantes, últimos 5 minutos.

He sido la última a la que le ha hervido el agua

y he sido la última en empezar.

Voy a hacer todo lo posible con el tiempo que tengo.

Elena, la pinza. Venga.

Me quiere dar guerra hasta el final.

Me quiere dar guerra y no sabe que voy a ganar.

La madre que le trajo al bicho.

Aspirantes, último minuto.

Miri, Miri, Miri...

Diez, nueve, ocho, siete, seis,

cinco, cuatro, tres, dos, uno...

¡Tiempo! ¡Manos arriba!

Qué zapatos lleva Samantha por el amor de Dios.

Los quiero.

No está mal. ¿Es la primera vez

que trabajas con bogavante? Sí.

Un puntito más de cocción. Sí.

Date cuenta que era más grande que el de Jordi.

Tendrías que calcularlo y darle 20 segundos más.

Claro, eso, eso. Vale.

Lo debería de haber cocido más,

pero lo he sacado y le he visto los ojos para allá...

por lo menos que estuviera mirando para Trebujena.

Los codos los has apretado un poquito más...

Pero bueno trabajo. Gracias.

¿Qué tal, Nathan? Bienvenidos.

Bueno, bastante bien, ¿no? Parece el tuyo, ¿eh?

Sí, claro.

Para mí ha sido el mejor piropo que me podían tirar hoy.

¿Crees que con esto te vas a librar de cocinas?

A ver cuál es el siguiente paso. ¿Crees que hay un siguiente paso?

Lo huelo, no sé por qué. Eres muy listo, tío.

Muy buen trabajo, Nathan. Gracias.

¿Qué tal, José Luis? Buenas.

Bueno, bien. Aquí ha habido atropello.

Esa pinza se ha complicado. La cola tiene... roto,

agarrado fuerte... Algo raro. ¿Lo habías hecho antes?

No. Limpiarlo, no. Lo he partido y echado

a última hora en el arroz, pero limpiarlo así, nunca.

Está bien. Bueno... Correcto.

Hay ciertos fallos, es lógico. Es la primera vez

que pelo un bogavante, pero muy satisfecho.

Uf... ¿Qué tal, Silene?

Bueno, chef, ha sido difícil. Vaya paliza.

¿Qué ha pasado con las patas? No se ha cocinado lo suficiente

y no se desgarraban. Has estado tranquila,

porque tienes que esperar que hierva el agua,

y si es más grande le doy un minutito más.

Hay que fijarse más porque si te das cuenta

esto tapaba el coral, y esto debería estar aquí.

Perdona, chef. El marisco no es lo mío. Lo siento.

Ha tenido más dificultad por su alergia.

Pero creo que lo ha hecho bien.

¿Qué ha pasado, Miri, aquí? Me ha faltado tiempo.

El agua no me hervía, creo que he puesto mucha,

y ha tardado más en hervir. Cuando ha hervido, lo he metido

y he ido a toda castaña, lo más rápido posible.

En una prueba de eliminación esto es...

Lo veo muy negro, Miri. lo veo muy negro.

Uf. Qué pena.

Es que no hay nada. ¿Vamos?

Me voy. Es que me voy.

Es el bogavante peor hecho de todos.

En tan poco tiempo no lo he podido hacer mejor.

Era imposible.

¿Qué tal, Edurne? Pues...

Bueno... El codo lo he puesto con artritis.

Mira.

Bueno, no está mal. Están casi todas las patas,

Se me han roto un poco porque no tengo fuerza.

para no jugarte nada, Edurne, has hecho un buen trabajo.

Gracias, muy amables.

Aspirantes, se ve que habéis estado atentos porque habéis asimilado

muy bien lo que ha explicado Jordi.

Aunque unos mejor que otros.

Tengo que anunciaros que el verdadero reto de la noche

comienza ahora. Después de haber limpiado

los bogavantes, tenéis que hacer un gran plato

con el bogavante en 35 minutos.

Elena, aquí está tu ventaja en esta prueba.

Tú vas a tener 45 minutos.

Guau. Aspirantes, antes de que empecéis

a cocinar quiero anunciaros algo.

En esta prueba no solo tenéis que convencer a los jueces.

Tenéis que seducir también a unos invitados de paladar fino

que además os van a estar viendo cocinar desde la bodega.

No puede ser. -La familia...

Puede ser famosos,

"celebritis" o nuestra familia, para ver qué les parece. No sé.

Pues el tiempo para entrar en el supermercado

comienza en tres, dos, uno... ya.

Os jugáis mucho, chicos.

Tengo ganas de saber qué va a hacer la gente.

Me gustan los platos libres, las ideas de la gente, cómo son.

Silene y Edurne ya han terminado. Supongo que lo tendrán todo.

Revisad bien la cesta.

No he visto la cesta de Silene, pero no sé si tiene mucha...

Me falta la mantequilla. Últimos diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco, cuatro,

tres, dos, uno... Nos vamos a cocinas.

Elena, tu tiempo de cocinado empieza ya.

Me pone histérica.

A mí los 10 minutos eso que me han dado de ventaja

no veo que me den provecho. Si fuera al final, sí.

Pero al principio quizás esos diez minutos

son mejores para los demás, porque yo me pongo a cocinar

y ellos piensan.

A ver, acompañadme que voy a saludar

a la ración extra de jueces que tengo ahí en la bodega.

Está sacando el caldo... -Se llama fumet.

Fumet.

¿Se puede? Qué bonita tu falda.

Lo estábamos comentando ahora mismo.

Y pensábamos que dentro estaban Los Sabandeños.

Puede ser, porque caben.

Pablo Carbonell, Millán Salcedo, Leo Harlem, Silvia Abril,

Edu Soto, la Terremoto de Alcorcón...

y aquí tengo a El Monaguillo.

Muy bien. ¡Cuánto nos vamos a reír

hoy con vosotros en plató! Tenemos hambre

desde que éramos pequeños, imagínate lo que traemos.

Muchas cosas se pueden hacer con un bogavante.

Con las cáscaras, lo primero, hacer un buen jugo.

Sí, con las cabezas, un fondo. Bien rehogaditas,

un poco más de lo que ha hecho Elena, con cebolla, tomate, ajo...

Lo más importante de hoy es tratar el producto:

la carne marcarla, la verdura bien hecha

y una salsa bien reducida. Y una muy buena ensalada.

¿Alguno de vosotros es cocinillas? A mí me gusta mucho.

¿Sí, Monaguillo? Y Pablo también.

¿Pablo, tú también? ¿Y qué plato estrella tenéis?

Tengo un arroz con costilla ibérica

que es para chuparse los dedos.

Tengo Estrella Michelin por el gazpacho andaluz.

Soy muy popular. Y le doy un golpe de comino.

Oye, Edu, que digo yo que con lo fideo que eres

ni comer, ni cocinar ni nada. Yo como como todos ellos juntos.

Consejito a él y a todos: ya sabéis que Pepe

a la hora de catar le sale su instinto animal.

Os aconsejo que seáis los primeros,

porque el bogavante ya sabéis que es un producto que tira mucho.

Que pillemos bicho, vamos. Sí. Yo quiero que estéis atentos

a todo lo que pase aquí. Una cosa está clara:

pase lo que pase, hoy hay bogavante.

Os espero en plató.

Aspirantes, vuestro tiempo de cocinado empieza ya.

Un plato que me encantaría, que es muy tonto...

Hacer ese fumet cortito. En una sartén doro bien la carne.

Añado la pasta cocida, metería un aceite

con un poco de chile para que tenga un punto picante.

La receta con la que me como los bogavantes en casa,

en la particular, que ya no lo hago de otra manera.

Cojo los bogavantes, los troceo con cáscara,

aceite, ajo y una guindilla. Y empiezo a saltear al ajillo.

Un plato muy de mi tierra; manitas de cerdo guisadas.

Oh, eso al bogavante.

Todo, Nathan. Todo para dentro y luego lo cuelas.

Nos podemos poner "finolis". Tenemos pasta, podían hacer

raviolis con bogavante, con esa misma salsita y arraso.

A mí los bogavantes me gustan

como los huevos fritos: con otro al lado.

¡Miri!

Desde luego vamos a ver brillar a "Miri's star".

Siempre digo que es como se empieza no como acaba.

Voy a sacar todas mis garras.

Se ha intentado sacar los "Miri's" buenos que tengo.

He intentado ser "Miri's clean", "Miri's organizada",

"Miri's centrada" también...

"Concentration" a tope. "Miri's platazo".

Y luego, "miri's variedades".

Es un bogavante con una crema de zanahoria con azafrán

y con unos dados de mango pasados por la sartén

y algunos condimentos secretos.

Esta es Celia Cruz. Dentro lleva a Carlinhos Brown,

dentro del moño. (RÍEN)

Se lo ha tragado. Se he tragado a Carlinhos Brown.

Voy a arrancarme, por ahora justo

que estoy cogiendo el truco y aprendiendo más, quiero quedarme.

Elena. Hola.

¿Qué estamos haciendo? Voy a hacer un arroz...

Una ensalada templada. Le voy a poner el arroz hecho

con el caldo del bogavante... ¿Por qué no piensas

mientras cocinas? Te he visto preparar un fumet

que has rehogado diez segundos

y ya lo has mojado. Hay que dorar esas partes,

echar unas verduras que se doren también un poco,

dales un tiempecito... Porque aquí tenemos un agua

de cocción muy ligera, muy boba. Vale.

No sé si te va a saber. Lo ha rehogado dos segundos

y le echado al agua. Tiene que hacer como Nathan,

que lo suelte todo. -Y con verduras.

Tenías diez minutos más. Piensa cuando cocinas.

Darse caña no es lo mismo que estar nervioso.

Hay que darse cera y pensar. Las dos cosas.

Okey. Venga, a ver qué haces.

Haciéndolo todo me he tenido que dar vida.

Y me debería haber parado

pensar y decir: "Venga, tal y tal".

¿Por qué lo hace con ese rallador?

Pierde un tiempo maravilloso.

¿Y el bogavante de dónde vendrá? ¿Tú lo sabes?

Este de un camión que volcó.

Se han reproducido en cautividad en el remolque.

A José Luis le veo pocos ingredientes.

Un arroz, tío. Tiene ñora, ensalada...

Me he pasado un poco.

Bueno, Nathan, te veo especialmente tranquilo.

Se nota que es un producto que más o menos dominas.

Te veo tan sobrado y que conoces el producto

que te voy a hacer una pregunta. ¿Este bogavante de dónde viene?

Nacional, por el color azulón.

De mares con agua fría. Correcto.

Hay otros bogavantes que son de origen sudamericano...

O canadienses. Que vienen de aguas más calentitas

y no tienen el saborazo que tiene lo nuestro.

Se nota que vienes de escuela.

Escuela de MasterChef, seguramente.

Sí, chef.

Como ya no me tienes miedo ni respeto ninguno.

Ahora hay esa complicidad que tanto nos une.

Complicidad. Es cierto.

Oye, ¿y el otro día qué te dijo Pepe?

Se puso celoso del abrazo y hubo ese:

"Yo también sé dar abrazos". ¿Estás insinuando que Pepe y yo

estamos compitiendo por tu buen rollito?

Por un abrazo. ¿Por un abrazo?

Pero ahí llevas la delantera.

Lo que hay ahora es una complicidad muy elevada.

Ahora hablamos no de tú a tú, pero más o menos

entre genios ya nos entendemos.

No tiene nada hecho y tenía diez minutos de ventaja.

Pablo, qué concentrado estás. -A mí la cocina me gusta mucho.

¿A ti no? -No sé cocinar nada.

No sé hacer ni una porrusalda.

La porrusalda es lo más sencillo del mundo.

Salió el listo culinario.

Se estás quemando... -Cuidado con el puerro quemadito.

Miri ha metido su bogavante en el horno. Va bien.

Me pongo muy nerviosa. Voy a mirar a otro lado.

¿Qué tal, José Luis? ¿Cómo vamos?

Bien... ¿Qué estás haciendo?

He echado la cabeza y el coral para hacer un fondito

y quiero hacer una picadita.

¿Para qué? Pues quiero hacer la cola

con una picadita de base.

He cogido la escarola por si me da tiempo

para hacerla con palmito y una salsa...

Las picadas, normalmente, se echan a los guisos.

Sí. A los caldos, a los fondos...

Se hace con patata y pescado. Que tenga gracia...

Pero esto solo con una ensalada...

Quería... No, no me has entendido. Creo que lo he entendido de sobra.

Ah, vale. -José Luis es en plan:

"Me está diciendo cosas que no sé pero hago que las sé.".

¿Y el caldo para qué es? Para la picadita.

Ah, para la picada... Ahora lo bato aquí

y con el caldo hago la picada.

Tengo que ver el plato acabado porque no acabo de visualizarlo.

Gracias, chef.

No sé si lo ha entendido bien. Él dice que sí,

pero a lo mejor pensaba que los dos platos

iban en uno integrado, y serán muchas cosas.

Y no sé cómo lo tomarán, pero yo lo pensé de antemano.

¿Qué está haciendo? -Solo tiene un majado.

José Luis me tiene preocupado.

Ha hecho una picada, que tenía buena pinta.

"La voy a poner debajo en el plato y arriba el bogavante.,

y luego le pongo una ensalada por encima".

Bastante tonto. No es la utilización de una picada.

Eso le he dicho.

¿Cuándo va a cocinar el bogavante? -Eso es lo último. Yo lo sellaría.

No estoy viendo la combinación de tantas frutas.

Perejil, naranja, manzana... ¿Perejil?

¿Con naranja?

Hostia, tío, qué tensión. Mira cómo están todos.

Hiperventilando. -Parece "Hospital central".

Dime. Miri, mira qué te traigo.

Un superregalo, "Manual del aprendiz de cocina" para ti.

Guárdatelo, si te quedas, porque tienes que estudiar más.

Si te vas, para que practiques en casa.

Cojo las recetas, hago la foto y las pongo en mi Instagram.

Eso puedes hacer tú. Muchas gracias. Me irá genial.

Voy a guardarlo. ¿Has recuperado el tiempo perdido?

Estoy en ello. Sí. ¿Qué haces?

Voy a hacer dos ensaladas, una más fresquita

y otra un poco más caliente. Prefiero que hagas una ensalada

bien hecha, emplatada y bonita. No es un muestrario,

Queremos un buen plato con bogavante, Punto.

Vale, junto las dos ensaladas. Vale. Gracias, Samantha.

Si la quieren en una, la quieren en una.

Porque dos ensaladas en una...

Ay.

Estoy pasando a la plancha el bogavante.

Porque luego lo integraré todo en una ensalada tibia que haré.

-Siempre hace pasta este hombre. -Sí, siempre tiene pasta china.

-Mira la que tiene montada este. -¡Oh, qué horror!

Está jugando al Quimicefa.

Aspirantes, últimos tres minutos.

O sea, José Luis no ha tocado el bogavante.

No lo ha salteado, no. Puede saltearlo, le da tiempo.

Este es bueno. Mira qué bicho, mira qué bicho.

-Mira qué carne. -Ojo con el punto de crudo.

¡Huy! ¿Esto cómo va? Ah, que va así.

Qué bonita, cuánto color.

Las caras de los jueces son de preocupación.

Da gusto ver cómo huele el plató a bogavante.

Sí. ¡Madre mía!

¿Qué acaba de echar Nathan? La pulpa de tomate, ¿no?

Aspirantes, último minuto.

¡Hostia, el huevo, el huevo! ¿El huevo para qué era?

¿El huevo para qué era?

Hostia, lo va... lo va a... a cascar ahí.

Diez, nueve, ocho, siete,

seis, cinco, cuatro, tres,

dos, uno, ¡tiempo! ¡Manos arriba!

¿Por qué hacen esto? -Manos arriba.

Ya no pueden tocar nada. -Espero que esté todo hecho.

Ah, la sal. Lo peor es la sal. O "ahí va, la sal".

"El bogavante", ¿te imaginas? (RÍE)

-"Olvidé el bogavante". -"Olvidé el bogavante".

Si quieres aprender lo que debes saber sobre cocina,

tenemos una novedad. La Escuela Online de MasterChef

amplía todos los meses sus contenidos

para que te conviertas en un auténtico masterchef.

Y encontrarás recetas para sorprender

a tu familia y amigos con deliciosos platos.

Ya sabes, entra en la Escuela MasterChef.

Aspirantes, ya os he anunciado que será una cata muy especial.

Edurne, a pesar de que no te juegas nada,

el jurado quiere probar lo que has cocinado.

Fíjate. Todos esos se han caído.

-A mí el plato de Edurne me gusta. -Tiene buena pinta.

-Es atrezo, todo es de plástico. (RÍE)

Vamos a descubrir quién va a catar el plato con nosotros.

Muy bien. Desde el Teatro Infanta Isabel,

donde está representando "Hasta aquí hemos llegao",

llega para probar tu plato el gran Leo Harlem.

¡Bueno...! ¡Bienvenido!

Sí. Está saliendo Leo. Sí, sí, adelante.

(Aplausos) ¡Hola, muy buenas! ¿Qué tal?

-Qué grande. -¡Bueno, bueno!

-¿Qué tal estamos? -¡Qué sorpresa me has dado!

¿Ah, sí? Tú eres de Cádiz, por el acento.

-Sí. De Cádiz desde arriba. -Qué bien estamos aquí.

¿Este es tu plato? -Sí, ese es mi plato.

Os vimos concentrados.

He visto centrales nucleares más abandonadas.

Estabais ahí al fogón que, cuidado. Muy bien, pero con alegría.

Los alimentos notan cuando les hablas.

Yo hablo mucho con la comida. (RÍE)

Les digo a las gambas: "Sabéis qué hacer.

La responsabilidad es vuestra. A la plancha".

Alguna escapó: "Yo no puedo". -"Pues para caldo".

(Risas)

Así es la vida, hombre, con actitud.

Hay que hablar a los alimentos. Pensarás que estoy mal, estoy peor.

-Está llorando. -¿Qué le pasa a este hombre?

Porque se ha olvidado del bogavante.

Ha hecho todo el plato, pero el bogavante está en la nevera.

Oye, José Luis, ¿qué te pasa?

Que yo con él me he doblado muchas veces, entonces...

(Risas)

Oye, Edurne, antes de probar tu plato,

cuéntanos, ¿qué has hecho?

He hecho medallones de bogavante con salsa de azafrán

y unos esparraguitos. -Es bonito, es alegre de color

y, luego, los espárragos parece que cogen el bogavante

y le da un puntito... A ti te gusta comer, ¿no?

Me gusta comer, pero me engorda hasta el agua.

(RÍE) -Yo como mucho, soy muy de mojar.

Se te nota, se te nota. Yo centrifugo mucho con el pan.

He cogido la técnica de DJ. Electrodj.

Todo lo que hacen los DJ con el plato,

lo hago yo con la salsa. -Quería hacer una pregunta a Leo.

-Lo que necesite. -Tienes mi mismo problema

con el agua. No estamos gordos, estamos inundados.

(Risas) Están mal hechas las bajantes.

Y hasta que no cambiemos todo el circuito,

de momento, se nos amontona. (RÍE)

-Pues ya echan horas de pie ahí. -Pues se ha quedado bueno.

(RÍEN) -Has hecho un comentario

de dos abuelos en la plaza: "Pues ya llevan horas ahí de pie".

Bueno, pues vamos a probar esto. Tiene buena pinta.

Te ayudo. Ahí está, fenomenal.

-Mucho azafrán. -¿Mucho azafrán?

No te eches piedras en tu propio tejado.

Está claro, la salsa es de azafrán y sabe.

Con menos también sabría, no hace falta echar tanto.

Ya. No sé si me gusta más

la Edurne que yo conocí o esta tan moderna

que se ha peinado de otra manera y pega unos trazos de Dalí.

Diré que este emplatado está muy bien comparado

con otros que nos has hecho. Solo hay una salsa de azafrán

y un producto bien hecho. Un trazo, es tu firma,

me parece maravilloso, pero está muy rico.

A mí me gusta, muy rico. El espárrago tiene buena pinta.

Pero a mí el verde se me va al lado del plato.

Me hubieran gustado unos trozos como de frutos secos.

Algo machacadito dentro de la salsita.

¿Y por qué no? Una textura para un aire distinto.

La idea no es mala, por ahí. La idea no es mala.

Está muy rico, te felicito. No comía bogavante

desde la boda de mis padres. (RÍEN)

Bueno, Edurne, a pesar de que en esta prueba no te jugabas

la eliminación, has dado lo mejor de ti, y eso nos gusta.

Hay una evolución, eso buscamos. Puedes subir a la galería.

Vale, muchas gracias.

(Aplausos)

Ya que me pongo a despedir, despido a Edurne

y te despido a ti. Un placer, hasta luego.

Cuidaos mucho, hasta luego. Chao.

(Aplausos)

¡Mamuchi! Qué bien lo haces siempre, hija mía.

He dicho: "Voy a echar azafrán", y mira. Pero no había...

-Pues está muy bueno. -Tiene toda la pinta.

Vamos a ver el Miri's bogavante de hoy. Adelante.

Mírala a ella qué moderna.

Llega en "Taxi", el nombre de la comedia de enredo

con la que está de gira por toda España.

Adelante, Sergio Fernández, El Monaguillo.

(Aplausos)

En los programas de cocina debía llamarse "El Mondonguillo".

Sergio, te presento a Miri. Encantado, Miri.

Muy moderna. Hace "Miri's recipes". "Miscestins".

(RÍE) Yo soy... Yo soy "healthy recipes developer".

Yo es que no sé decir David "Haferson",

imagínate lo que acabas de decir.

-"Miri's recipes". -"Miri resipin". "Miri resipin".

¿Has aprendido inglés con Pepe? Íbamos al mismo colegio los dos.

Pepe y yo cerramos en Opening.

(Risas)

Ya creo que lo cerramos. Cerramos la verja.

(Risas)

No, flojito de inglés, pero "Miri's recipes" se me ha quedado.

Ella es instagramer. ¿Eres instagramer?

Te voy a empezar a seguir desde ya.

-Así me gusta. Cuéntale cómo se llama tu plato.

Mi plato se llama "Miri's" ensalada y mar.

Uhm, arriesgado.

Miri's ensalada y mar, ¿en serio? -Y mar, sí.

Y le metes lo de "Miri's" delante, ¿no?

"Miri's" siempre. La gente se ríe de mí.

No, pero tú... tú no hagas caso Y "Miri's recipens" ¡adelante!

(RÍE) -¡A tope!

Todos se ríen cuando digo "Miri's" algo.

Entonces, me da cosa. Se ríen de mí.

Todos dicen: "Ay, siempre pones el 'Miri's' y queda muy de niña,

muy infantil" ¡Oye, tú!

Entonces, yo soy muy "healthy".

Perdóname, es un... "Healthy", sana, saludable.

"Healthy". -"Healthy".

Hay un tío que ha matado a pedos con muesli.

O sea, yo también. Y hago tostadas con aceite.

-Si son integrales, mejor. -Me sabe a pladur el integral.

(Risas) Es como... como más de pladur.

Leche de soja. "¿No tenéis de vaca, de la normal?

¿De la que está buena? (RÍEN)

-La comida saludable es muy buena. -No, si yo la saludo.

Cuando pase, la saludo y me como... y me como unos callos.

(Risas)

"Gracias por saludar", ¿eh?

"Gracias por saludar". ¡Hasta luego!

(RÍEN)

A ver, que nos explique, que nos explique. Vamos, Miri.

Mi primera idea era hacer dos ensaladas,

pero ha venido Samantha y me ha dado el "tip"

de que focalizara solo en una. Probé a juntar las dos.

He cocinado las verduras. He puesto cebolla, zanahoria

y un poquito de tomate. Por otra parte,

he añadido el bogavante, he hecho un fumet

con la cabeza del bogavante para hacer una vinagreta.

Y lleva un poco de zumo de limón, mostaza y un poco del fumet.

El plato es monísimo, ¿eh? Refinado, alegre, divertido.

Ahí muy bien. Y no es caro, es todo de la huerta.

Es un plato saludable. Y porque no hay bogavante.

Escucha... Ah, sí, mira, tiene dos trocitos.

Tiene dos trocitos. Pues, mira, los nuestros.

Bueno, el de... El tuyo.

De Samantha, sí, me lo he comido. Yo voy a probar un poquito.

Uhm.

Muy rico, me encanta. Yo soy muy fan de las verduras.

O sea, conmigo ha acertado. Creo que ese es el problema.

Es fan de las verduras y habla de un plato de verduras.

No le dio la sensación de que sea un plato de bogavante.

¿Dónde está el resto del bogavante? ¿Quién lo ha cogido? Aquí...

Tengo un revoltijo que está rico, pero no te define como cocinera.

Quiero ver a una Miri más sabrosa y con las ideas más claras.

Vale. -Sí que es verdad que alguno

de los ingredientes quedan como en el olvido al entrar en boca,

porque destaca el aguacate y eso. Y a mí no me ha venido

que el plato sea de un marisco, no me ha venido esa sensación.

Al final, he tomado una gran... no sé si está bien dicho,

una gran menestra o así, muy rica, muy bien picadita

y muy saludable, "helpesly". Te falta pensar un poquito más.

Si hoy es el bogavante, tiene que haber pieza de bogavante.

Miri, delante de cocinas, a ver qué pasa contigo.

Monaguillo, gracias por tu visita. Que sigas triunfando con "Taxi".

La próxima vez te quedas.

Hombre, me quedo... A valorar.

(Aplausos) Chao.

Era una menestra de estas que te ponen en los sitios

que es una menestra espectacular. -El bogavante no existía.

Ha pinchado uno Pepe y el otro, otro.

Yo he comido verdura.

Silene, ¿preparada? Pues, venga, vamos allá.

Mira, mira, mira, mira. ¡Huy, huy, huy!

-Está enfadado Pepe siempre. -Tiene algo de "Los Picapiedra".

La carita diciendo: "Voy a comer de menú".

Todo lo que pretendo oír es una palabra positiva

sobre el plato aunque, para mí,

es como muy necio y es probable que mi plato no esté a la altura hoy.

Nuestra siguiente invitada es Silvia Abril.

(Aplausos) ¿Qué tal? ¡Hola!

¡Guapa!

¿Qué tal? Buenas noches, ¿qué tal? Encantado.

¡Qué grande, tío!

¿Hasta qué punto la nutrición te ha ayudado a cumplir tus sueños?

Bueno, mira, un chico con el que voy hace un rato,

queríamos ser papás y no había manera.

Probamos todas las maneras de hacerlo.

De arriba, de abajo... Sí, posturas varias.

Y, al final, cambiando la alimentación lo conseguí.

Sin posturas. Bueno, alguna postura practicamos.

Pero lo importante fue lo de aquí. ¿Sí? ¿Y eso cómo?

Parece ser que no me sienta muy bien el gluten.

Sí. Pero no tengo una alergia.

No eres celíaca. No, tengo un gen alterado.

Se me nota, ¿no? (RÍE DE FORMA DIVERTIDA)

(Risas)

Silene, a ver si nos cuentas un poco

qué plato has hecho con tu bogavante.

Yo he decido poner bien de bogavante porque,

como teníamos invitados, sonó a mucho saque.

He puesto dos salsas, hemos hecho un fumet.

-¿Qué es el fumet? ¿Qué es? -El fumet es...

Cuando uno deja de fumar... -No, te lo digo en serio.

(RÍE) -Hemos hecho una zanahoria pochada

con puerro. -¿Cómo se llama lo verde?

¿Lo verde cómo se llama? -Guacamole.

-Canónigos. -Rúcula, rúcula.

-Son canónigos. -Es rúcula.

-Canónigos, tío. Canónigos.

Y el perejil, cuando han dicho "¡tiempo!", lo has soltado.

(RÍE) -Desde arriba un poco.

-Lo tenía picado y, cuando ha dicho: "Dos, tres, ya".

Pero era cilantro y cebollino. Vamos a probarlo, vamos a probarlo.

Ha dicho "por si el invitado tenía saque", yo tengo saque.

El bogavante está cocido a baja temperatura en la roner,

10 minutos a 60 grados.

¡Mira el bogavante que tienen! El mío no tenía bogavante.

Eres una persona que se ha superado a sí misma,

que ha logrado grandes cosas en la vida.

En "MasterChef" te deshinchas como un globo continuamente.

Perdona, para mí, como nunca cocino marisco,

para mí hoy ha sido un día muy difícil

y entiendo que el plato no esté a la altura.

Lógico lo que dices, pero un chef tiene que poder cocinar con todo.

Por supuesto. Este plato está malo.

Silene, yo estoy harta de verte cocinar de manera infantil.

Tus purés, desde el primer día, están presentes.

El jengibre, el mango, ingredientes al tuntún, sin sentido.

No es lo que pedimos. No me gusta nada.

El aspecto del plato es repugnante.

Estamos ya en el programa seis, queremos un poquito de evolución.

Y tú, en vez de ir para adelante, creo que vas para atrás.

A mí, Silene, particularmente, la crema me ha encantado.

Nos la ha hecho cuatro veces ya. Claro, ya, ya, claro.

Es la primera vez que la pruebo.

El bogavante en su punto, no está ni crudo, ni muy hecho.

Pero entiendo lo que dicen aquí los chefs.

Tienes que pensar qué guarnición le puede ir perfecta

a esa pedazo de pieza de bogavante. Aquí no hay pensamiento.

Y eso ya es un problema más serio.

Silvia, ¿algo más que decir? Eh, nada, que ánimo.

-Gracias. -Ánimo, que hay que seguir.

Después de todo, ánimo. Claro, por favor.

Eh, la hemos machacado. El problema es que, a lo mejor,

hoy es su último programa. Ay...

Bueno, ya veremos qué pasa, que quedan muchos platos por catar.

Silene, por favor, delante de cocinas.

Claro, todavía por ver. Venga, nena.

Silvia, muchas gracias. Gracias a vosotras y vosotros.

Bueno, y suavizaos, ¿eh? Untaos un poquito de crema y hala.

Gracias. Venga, adiós.

(Aplausos) ¡Adiós!

(Aplausos) ¡Y suerte!

José Luis, vamos allá.

-La has echado con la mirada. -Pero han entrado a matarla.

-Todo, "repugnante"... -Haberle dado un abrazo.

¡Ay, está colocado extraño! Está emplatado raro.

¡Uf! -Este se va a llevar una,

pero en gordo. -La carita de Jordi como diciendo:

"Yo no quiero comerme este plato".

Samantha ya dice que no con la cabeza.

Lo van a poner... lo van a poner de vuelta y media.

José Luis, el invitado que probará tu plato se ha recorrido España

con "El árbol de los deseos", haciendo realidad los sueños

de miles de niños. Así que adelante el gran Edu Soto.

(Aplausos)

¡Bien, bien, bien! (RÍE)

-Hace un momento estaba aquí. -Es la magia, la magia de la tele.

Eres como una especie de hada madrina, ¿no?

Que hace cumplir los deseos de los más pequeños.

Sí. Pero lo más maravilloso es que,

además, esos niños no te piden nada para ellos.

Eso es lo más bonito del programa. El deseo no es para el niño,

es para otra persona. Entonces, los niños vemos

cómo van excitando la mente y buscando un deseo.

"¿A quién quiero tanto como para pedir un deseo?".

¿Cuál fue la petición que más te emocionó?

Hubo una niña que nació con una malformación en la mano

y toda la clase pidió al árbol de los deseos una...

una mano ortopédica para la niña. Menuda historia, ¿no? Preciosa.

(Aplausos)

José Luis, nos has traído dos platos. Cuéntanos.

Sobre todo, he querido respetar el producto.

He cocinado al vapor la cola.

Y, luego, he hecho una picadita.

Y, para aprovechar el tiempo y un poco el producto,

pues la escarola con alcaparras y palmitos, pero...

Vamos a probar, Edu. Tenías hambre. Pues sí.

-Ahí hay chicha, ahí hay chicha. -Lo que tú querías.

-Yo no he catado, yo no he catado.

-Ay, ay, ay, ay... -No, ella no está muy por la labor.

Programa seis, yo veo lo que tú has presentado

y la palabra que me sale es "vaya mierda".

¡Ostras! -¡Hala!

"Vaya porquería". Hay cero absoluto.

Cuando lo pruebas, hay menos. Tú te estás riendo de mí.

No, en ningún momento. Tú te estás cachondeando de mí.

No. Una cola de bogavante enorme

con un mejunje que dice ser picada y una hoja de escarola,

mal aliñada, en una prueba de eliminación a estas alturas,

esto es una burla. No quiero que te lo tomes a mal.

Es mi sensación. Agradezco tu crítica,

prefiero eso a que te calles. Cuando un profesor te enseña

y el alumno no tiene interés, no es una crítica, es verdad.

Si te vas, será con toda la razón del mundo.

Edu... A mí me gustaría

ser un mago del humor y... Desaparecer.

No. Y cortar un poco el ambiente. A ver, respeto todo lo que se hace.

está hecho con amor, se la está jugando.

Y lo que veo es que tendrías que haberte esmerado en un plato.

En vez de presentar ambos, juntarlos y meterle verde al otro.

A lo mejor hubiese combinado mejor. Déjame solo un apuntito.

Sé que me pongo burro, y tan poco trabajo no merece

no se merece tanto enfado.

Tu suerte es que algún otro plato, como el de Silene, está malo.

Esa es tu suerte. Y has demostrado muy poco esfuerzo.

He visto tu clase, he pelado el bogavante,

nunca lo había hecho. Y aquí intento dar lo mejor.

Un plato habla de las personas que lo cocinan.

Y este plato dice de ti que no te lo has tomado en serio.

Zanjamos aquí. Bueno, pues ya está.

Zanjemos, zanjemos. Siempre voy a respetar

las valoraciones de jurado, pero una cosa es respetarla

y otra es compartirla.

Quizás mi paladar esté hecho a menús de ocho euros

y no a cocina de alto diseño, por eso estoy aquí.

Después de todo lo visto y escuchado,

¿te quieres apuntar al Celebrity? Sí, me apetece mucho

que me peguéis una bronca de estas. Yo me veía ahí delante y digo:

"Yo creo que salto la mesa y te doy un cabezazo".

(Risas) Pero, bueno, pues nada, no sé.

Un placer tenerte aquí, Edu. Gracias.

(Aplausos)

Estaba crudo, la salsa no sabía a nada.

-Y lo otro con la ensaladita. -Y el pescado sabía muy fuerte.

Nathan, vamos allá, ¿no?

El centro del plato lo tiene que ocupar el protagonista.

Entonces, aquí se ha desplazado. -El montaje igual no les mola.

Es la velocidad con la que montan el plato.

-¿Qué velocidad? Es un segundo. -Eres duro como ellos.

Elena, ¿qué te pasa que te has tenido que sentar?

Tengo una piedrita dando la lata. ¿En el riñón?

Sí. Al margen de la valoración,

tiene mucho mérito tu actitud, el curro que has hecho

con una piedra en el riñón.

El siguiente invitado lleva meses por España, de bolo en bolo,

con su show "En mis 13". Él es el gran Millán Salcedo.

(Aplausos)

¿Qué tal? Muy bien.

¡La Eva! ¡Hola, mi amor!

¡Evita! (BALBUCEA SIMPÁTICA)

Gracias por venir. Gracias a vosotros.

Gracias al porvenir, o sea, a lo que nos queda por venir.

(Risas)

¿Cómo te llamas, perdona? -Me llamo Nathan.

Nathan. José Antonio, te digo una cosa,

como no me guste lo que has hecho, me lo voy a comer igual.

(RÍE) O sea, conmigo lo tienes fácil.

Bueno, Nathan, cuéntanos cuál es el nombre de tu plato.

Eh, mi plato es una ensalada tibia con notas cítricas

y con mucho bogavante. Vamos a probar, ¿te parece?

¡Hey! ¿Rompemos un poco la ensalada

y cogemos un poco de todo? Está un poco duro.

(Risas)

Prueba, vete probando. ¡Huy!

Estoy nervioso, me pillas nervioso.

Es mala idea quitarle la comida de la boca a Pepe, porque muerde.

¿Ah, sí? Sí.

Y más cuando hay bogavante. ¿Qué te dice esta cara?

(RÍE)

Yo me lo como aquí mientras tanto. Está buenísimo.

Millán, ¿qué le parece a usted?

Pues te digo una cosa, me ha encantado.

-Gracias. Como siempre, tenemos un Nathan

atrevido que ha arriesgado, nunca te quedarás con lo básico.

No miro a nadie.

Y creo que has acertado. Con el emplatado vas a mejor.

Y agradecemos que no hayas usado el sifón esta vez.

Muy bien, Nathan. Gracias, chef.

He intentado demostrar

que también puedo hacer un plato tradicional

sin ninguna técnica de vanguardia.

Me gusta Nathan cuando se pone en plan cocinero.

Cuando se pone a jugar al Quimicefa o con las fórmulas de Dr. Mabuse,

ahí la pifia, tal. Me lo has puesto a huevo.

No "mabuse" usted de la sal.

Dile, te has quedado con la cosa aquí.

Dile lo que piensas. Que me quería reír, pero es serio.

Hay momentos para reírse, este era para reírte.

Millán es un monstruo del humor y, lógicamente...

Tú sí que eres feo. Sí, mucho.

Y hay momentos para estar serio.

Tú hoy has tenido en cada momento lo que tocaba.

Y a la hora de cocinar has estado muy serio.

Y lo que sí sobra es que pongas tallarines en todos los platos.

Tengo ganas de comerme un plato de Nathan sin tallarines.

Sí, chef. Delante de cocinas.

(Aplausos)

Muchas gracias por venir. Enhorabuena. Gracias.

(Aplausos)

¿Me puedo llevar el plato? Sí, por favor.

Que me lo como, tío. (RÍE) Gracias.

Sr. Millán, puede dejar el plato aquí,

que emplato el plato rápido en un "takeaway"

y ya se lo puede comer. Se ha llevado el plato y todo.

La cerámica y todo, ahí con la... con su tenedor.

(Aplausos) Está buenísimo. ¡Buenísimo!

-Te has traído el plato y todo. -Tú verás.

-Qué rico. -Buenísimo, ¿no queréis?

Elena, ¿estás bien para venir con tu plato?

Pues, venga, adelante.

¿Estás bien? Ahí, ahí.

¿Quieres la silla? Me aguanto el ratito.

Vamos, que me lo estoy papeando entero.

Está buenísimo. -Está muy bueno.

-Un poquito salado, pero bueno. -Mira.

-Es como un murciélago. -Sí, es un alien.

-Es un alien, es eso. -Un alien.

-Está muy mal, le darán un palo que la van a poner loca.

La presentación es infantil.

Elena, no sé si esto te ayudará o te pondrá más nerviosa.

Para tu cata nos hemos traído a dos invitados.

¿A dos? La Terremoto de Alcorcón

y Pablo Carbonell. ¡Hala! ¿Qué dices?

-¡Hola! -¡La cocinera!

(CANCIÓN) #Te vendo este vídeo, nena, de aerobic...#

Terremoto, ¿en qué andas metida?

Estoy con "The Hole" en el Teatro Calderón,

un espectáculo maravilloso, seis años en cartel.

Vamos por "The Hole zero", la precuela. Y lo que caiga.

Y tú, Pablo... ¡Hola! ¿Qué tal? Sí, muy bien.

Me gustó mucho la función de La Terremoto.

Y yo estoy con, bueno...

He cogido mi libro, "El mundo de la tarántula",

y lo he convertido en experiencia teatral,

porque para mí es una experiencia. Y estoy girando con ello.

Elena, cuéntanos el nombre de tu plato.

Vale, pues he hecho un fumet

para hacer el arroz y, luego, he puesto la colita del bogavante,

que la he marcado un poco en la sartén.

Las hojas de la achicoria, he puesto frutos rojos y piña.

Muy bien. ¿Cómo lo ves? A ver, es mono, le has puesto amor,

le has puesto todo lo del supermercado.

Es feo. Feo. Feo.

Parecía Dumbo, ¿verdad? Hombre, yo lo veo...

Mickey Mouse, el Ratoncito Pérez, Dumbo...

Tiene un puntito infantil, pero ella tiene un punto infantil.

Esto no es "MasterChef Junior", estamos en el de mayores.

Aquí hay un problema de base. Mira, te digo cuál es.

¡Hala! Ya está.

Sabiendo cómo Pepe come, debía haber puesto más.

Perdona, no es que yo coma mucho o poco,

es que hay un trozo de bogavante. Lleva toda la razón del mundo.

Porque yo no sé qué me pasa que, a la hora de emplatar,

me vuelvo loca, pero me vuelvo loca.

Lo siento, pero me adelanté y no hay bogavante.

Eres muy largo, muy rápido. Todo el día comiendo

y nos quita la cola del bogavante. Llevo aquí mucho tiempo.

Voy a casa a comer bogavante. -Me tiro al arroz.

Sí, yo también voy a tirar al... No, voy a empezar por la ensalada.

Ese es el postre.

Elena, hay un desaprovechamiento del género y del tiempo.

Tenías 10 minutos más.

Veo dos platos y no entiendo una ensalada al lado de un arroz.

Esto no tiene sentido ninguno.

¿En qué estabas pensando en 35 minutos? No, en 45, no lo sé.

No tiene sentido. El arroz está rico.

Cuando te invitan a comer arroz con bogavante...

-Debe tener bogavante. -La gente quiere el bogavante.

Felicidades por el arroz, la ensalada la encuentro amarga,

tampoco creo que encaje con el arroz.

Y, como plato de bogavante,

te cierran el restaurante el primer día.

Me ha salido un arroz que estaba buenísimo

y tenía el bogavante, que lo había pasado por la sartén,

pero solo puse la colita.

Pero creo que esta vez me ha quedado claro.

Aspirantes, voy a pedir a los invitados

que vuelvan a nuestras cocinas para despedirles por todo lo alto,

como se merecen. Así que, por favor, todos aquí.

(Aplausos)

Es muy chulo verlo desde atrás y ver lo que prueba tu compañero.

"Ah, mira esto. Te ha tocado esto".

Y es muy chulo ver cómo otros se hinchan de bogavante y tú o.

¿Y sabéis qué es muy chulo? Que venga gente como vosotros

a nuestro programa y nos demuestre que, con humor,

todo sabe muchísimo mejor. Mucho mejor, porque es que...

Tela, ¿eh? -¡Enhorabuena!

(Aplausos) ¡Animo, hasta luego, a todos!

¡Hasta luego, cuidaos mucho! Sed buenos.

Un saludo a todos. Me voy, que tengo un bolo.

(RÍE) No, es de verdad.

-¿Me puedo llevar esto? (RÍEN)

¡No, no, no, un momento, chicos!

Por la puerta, por donde se suele salir de los sitios.

Es que nos íbamos por el armario. (RÍE)

(Aplausos)

Yo no sabría decirte ahora.

A Silene le han dado por todos lados.

Han dicho que estaba malo, pero nunca cocinó marisco.

Pues ahora sí, aspirantes, llega el momento más tenso de la noche.

Nuestros jueces tienen que deliberar quién es

el segundo expulsado de hoy.

(MURMURA)

(MURMURAN)

(MURMURA)

Aspirantes, este reto ha tenido dos partes igual de importantes.

La primera parte casi todos lo habéis hecho bien.

Pero, como siempre, en el cocinado llegan los problemas.

Pocos habéis sabido sacarle todo el potencial a este marisco.

Y de nada vale limpiarlo bien si no sabéis hacer un buen plato.

Esta era una prueba para sorprendernos con un plato

que nos revelara que, lo que os llevamos diciendo

desde hace seis semanas, no ha caído en saco roto.

Hay dos aspirantes que han estado por encima del resto,

que han resuelto con un notable y merecen seguir en estas cocinas.

Estos dos aspirantes son:

Miri.

Y Nathan. Estáis salvados. Enhorabuena.

(Aplausos)

La "Miri's star" está saliendo.

Empezó a salir la semana pasada y va en su línea.

Gracias, chicos.

Silene, José Luis, Elena, este jurado se siente

bastante decepcionado porque esperábamos mucho más de vosotros.

Elena, tenías 10 minuto más que tus compañeros.

Solo tenías que haberte parado a pensar antes de ponerte a cocinar.

José Luis, tu bogavante está tal cual lo dejaste

en la primera parte de la prueba, no lo has trabajado.

Y justo aquí se viene a cocinar.

Nos da la sensación de que has tirado la toalla.

Silene, sabemos que nunca has trabajado el bogavante.

Pero sabemos que sí sabes cocinar, con lo cual, no tienes excusa.

Y aquí las excusas solo sirven para hacerte salir por esa puerta.

Dicho esto, el aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es:

José Luis.

Mucha suerte, muy bien.

Está perfecto. Venga, enhorabuena, para arriba.

-Ánimo, José Luis. -Ánimo, nene.

(Aplausos) Ánimo, José Luis.

Que él abandonara las cocinas me ha llenado de tristeza.

La persona que debería haber abandonado las cocinas es Silene.

(SUSPIRA) Enhorabuena.

Hubiese estado muy feliz de quedarme,

porque semana o semana esto es un sueño.

Y llegar a la mitad del programa prácticamente... me voy satisfecho.

¿Sabes qué me pasa contigo? ¿Qué pasa?

Que siempre me tienes como descolocada.

No sé si tienes ganas de reírte, si estás triste.

¿Qué se te pasa ahora mismo por la cabeza?

Estaba pensando que quedarme es muy bonito,

pero también tengo dos hijos y una responsabilidad fuera

que, quizás, me tienen un poquito fuera de tono.

¿A lo mejor tu cabeza no estaba tanto en "MasterChef" como en casa?

Sí, puede ser. Pero me voy superfeliz.

Estaba como perdido. Estaba mitad dentro y mitad fuera.

A lo mejor era el momento pues era el momento de decir adiós.

¿Quién va a ganar "MasterChef V"? Eh, Nathan va a ganar, seguro.

¿Nathan? Sí.

Lo creo y lo deseo. ¿Sí?

Sí. Creo que Nathan es mi candidato,

creo que sus conocimientos son buenos.

Solo hay que quitarle la bravura, ¿no?

No veo a otro en la casa que le pueda hacer sombra.

¿A ver qué pasa? Todavía quedan algunas semanas por delante.

Semanas en las que podrás gastar los mil euros que te da

nuestro patrocinador, el supermercado de El Corte Inglés,

para que los gastes en tu compra de alimentación.

Tengo también para ti el juego oficial de "MasterChef",

para que juegues con tus niños. Seis meses de libre acceso

a la Escuela Online de MasterChef, los magníficos cuchillos

de "MasterChef" también y nuestro patrocinador, Bosch,

te regala una selección de electrodomésticos

usados durante el programa, incluido el horno de vapor.

Y ahora te tengo que pedir lo peor, que dejes ese delantal

en tu puesto de cocina. Un placer.

Hasta siempre. Gracias, José Luis.

(Aplausos)

¡Adelante, liego nos vemos!

(Aplausos y ovación)

Me llevo, sobre todo, los viajes, el jurado maravilloso también.

Y un sueño de que alguien humilde como yo no pretende nunca

vivir esta experiencia. Eso para mí ha sido un sueño.

Y más con mi edad, ¿no?

Ha sido una semana complicada para nuestros aspirantes.

Y han comprobado que tienen que estar preparados para todo

Nos vemos la semana que viene.

Y mientras, ya saben, pónganle sabor a la vida.

Aspirantes, bienvenidos a la maravillosa isla de Menorca.

Cocinaréis para 60 comensales extremadamente exigentes.

Ya podéis correr, ¿eh? Lo quiero de 10.

Estáis los cuatro y no me ayudáis. ¡Quiero ver nervio!

(GRITA) ¡Miri!

¿Dónde está Miri? ¡Miri...!

-Ya estoy viniendo. -Hija, qué guerra me estás dando.

(GRITA) ¡Miri! ¡Ya voy! ¡Venga, venga!

-¡Pero cerrad el horno, por favor! -Nathan, no te acalores.

-¡No, no, que no! ¡Esto es una mierda!

A ver, vamos a concentrarnos. ¿Tú lo sabes todo?

-¡Oye, ya está bien! Esto es un desastre terrible.

Espero que vengáis preparados, viviréis una auténtica batalla.

Desde su restaurante en Girona, El Celler de Can Roca, ¡Joan Roca!

(Aplausos)

Lo tengo que hacer en una sartén. ¡Me cago en la mar!

Esto no hay quien se lo coma. Está muy duro.

Sin comentarios. Te queda poco tiempo, corre.

Eso tienes que hacer, correr. ¡Me cago en la mar!

Es terrible tu plato. Quiero verte hacer un buen plato,

pero no sé si a estas alturas lo veremos.

Ahí creo que te pierdes. No vuelvas a las andadas.

Vas camino de ponerte ese delantal negro.

No tenemos nada que deliberar, nos lo han dejado muy claro.

El aspirante que no continúa en las cocinas de "MasterChef" es...

  • Programa 6

MasterChef 5 - Programa 6

14 may 2017

Al estilo de las matrioskas rusas, los aspirantes se enfrentarán a una multicaja. Cada Caja Misteriosa esconderá un ingrediente que deben incorporar obligatoriamente a su plato. Para inspirarles acudirá Eva Micaela, finalista de MasterChef 1 y chef creativa del complejo turístico Mayakobá, en Rivera Maya. El mejor de la prueba conseguirá el pin de la inmunidad. El peor, abandonará las cocinas de MasterChef. El diseñador Jorge Vázquez invitará a MasterChef a la cena de lujo que dará tras la presentación de su nueva colección en Madrid Fashion Week. Los aspirantes se encargarán de elaborar 10 tipos diferentes de dulces que se servirán en el buffet de postres y que degustarán 200 invitados. Tamara Falcó, Margarita Vargas, Cari Lapique, Virginia Troconis, Teresa Vaca, Josie, Clara Benarroch y Emiliano Suárez son solo algunos nombres.

Contenido disponible hasta el 31 de diciembre de 2017.

ver más sobre "MasterChef 5 - Programa 6" ver menos sobre "MasterChef 5 - Programa 6"
Programas completos (14)
Clips

Los últimos 246 programas de MasterChef 5

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Gaara

    Porque Selene toca la carne sin guantes y su alerjia??? Eso demuestra que es una mentirosa

    24 may 2017
  2. Lamascleta

    Vivo en USA Tengo el App de masterchef el app de Rtve y aun así no consigo ver ningún ep solo en YouTube y el ep 6 no está en ningún sitio ,que paso en ese ep que esta bloqueado en todas partes?

    18 may 2017
  3. Laura

    Sigue sin verse el programa 6!!!!!!!

    18 may 2017
  4. Bettsy

    El mejor reality, mi esposo y yo los vemos desde hace años. Sigo los programas desde EEUU y ni descargando la app puedo ver el episodio 6, por favor vuelvan a montarlo en YouTube para poder accesarlos. Gracias

    17 may 2017
  5. Betty

    Hola !! Desde Argentina los seguimos !!! nos encanta el programa !!! .Sin duda la guapa de Edurne " es una excelente MASTERCHEF !!!...Como adsi..tamb Odkhuu". Miri es la joven que le pone color al programa si bien no es muy buena en las artes culinarias !!!!.yque decir de los galanes.. Jorge y Nathan...!!?? logran los suspiros de todas !!! jeje !! FELICITACIONES AL EXCELENTE JURADO !!!

    17 may 2017
  6. Delia

    Por favor suban los programas a YouTube como lo habían hecho antes. Los vemos desde México.

    17 may 2017
  7. Avatar de acsier acsier

    rtve, ¿cuál es la razón por la que algunos programas, por ejemplo éste, no se puedan descargar? Espero respuesta, gracias.

    16 may 2017
  8. maria

    Que Miri haya sido salvada entre las mejores de la prueba de eliminación es muy injusto. No logró limpiar el bogavante e hizo un plato "miserable" y además de ser simpática, atractiva para el programa y "acomodada", no luce ninguna virtud culinaria. En cambio le pegaron muy duro a Selene que es una excelente cocinera, seria, responsable, solidaria. Si hay preferencias subjetivas...que el jurado trate de que no se note tanto.

    16 may 2017