www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4001178
Para todos los públicos MasterChef 5 - Programa 4 - ver ahora
Transcripción completa

Buenas noches y bienvenidos a "MasterChef".

Aspirantes, hoy os hemos traído un clásico de nuestras cocinas.

Recibamos a la finalista de "MasterChef Celebrity"

Cayetana Guillén Cuervo. ¡Ay, qué emoción!

Esto está maravilloso. ¿Sí?

Te lo has ganado.

¿Crees que lo podemos probar? Sí.

Un poco picante, Pepe. ¿Un poco?

Mira. Es un agua sucia, dulce, picante.

Es el plato más malo que he tomado en "MasterChef".

Callos a la madrileña hechos por un mongol que vive en Barcelona.

Ya tenía ganas de probar algo sensato.

Enhorabuena a los dos. Gracias.

Bienvenidos al Basque Culinary Center.

Cocinaréis para 140 expertos en gastronomía.

A trabajar. ¡Chicas al poder!

Se me ha quedado todo pegado. Está repugnante.

Esto no se puede tomar. ¡Volemos, señores!

¿Me habéis oído? (TODOS) ¡Sí, chef!

Tienen que salir todos vuestros platos.

Quiero veros correr.

No ha quedado muy "cuqui". Está todo sucio.

Consideramos que el equipo ganador de hoy es el equipo rojo.

¡Vivan las mujeres! -Edurne, yo.

Aspirantes, afinad mucho el gusto y el olfato

para determinar los alimentos.

El reto consiste en elaborar un plato utilizando

los ingredientes acertados.

Esa es mi sevillana.

Esa sangre, sácala.

Tienes el poder de salvar ahora mismo a uno de tus compañeros

de la eliminación. Para ti.

(APLAUDEN)

Con esos pocos ingredientes

y con esa maña que tienes, cuatro. Gracias, chef.

Adrián, Salva, como no veamos un poquito de ganas de aprender,

os iréis sin pena ni gloria.

El aspirante que no continúa en las cocinas de "MasterChef"

es Salva.

(Sintonía)

Buenas noches y bienvenidos a "MasterChef".

Los aspirantes saben muy bien que el paso de cocineros amateurs

a profesionales lo pueden dar aquí.

Y vienen dispuestos a no dejar escapar la oportunidad.

Para ellos, estas cocinas son un espacio de superación personal,

lleno de retos y de sorpresas.

Aspirantes, bienvenidos de nuevo a las cocinas de "MasterChef".

Ya os habréis dado cuenta de que Pepe, Jordi y Samantha

buscan talento, pasión, esfuerzo y, sobre todo, mucho trabajo.

¿Venís dispuestos a dárselo? Por supuesto.

Porque nuestros jueces no se conforman con cualquier cosa.

Es la prueba de elegir capitán.

Te la tienes que jugar. Tienes que sacar lo mejor de ti.

Hoy es el día para tú lucirte.

Aspirante, la intriga vuelve a vuestras vidas.

Como veis, hoy recuperamos la caja misteriosa.

En cada puesto de cocina, tenéis dos cajas,

la que ya conocéis y una mucho más pequeñita.

Cuando veo cajas, siempre pienso:

"Vienen dificultades". Con dos vienen muchas dificultades.

José María, ¿qué te gustaría que hubiera?

50 euros para el mercado.

(RÍEN)

Lorena, si tuvieras que elegir entre las dos,

¿con cuál te quedarías? Con la grande.

Puede haber un ingrediente más importante

con el que podamos elaborar más fácilmente un plato.

Que no cunda el pánico, que no tendréis que elegir.

Abriréis las dos, cada una a su debido tiempo.

Empezaremos por la grande. A la de tres, levantadlas.

Una, dos y tres.

(Risas)

"Oh my God!" -Cuando he visto el sifón,

he dicho: "¡Oh! Cocina tradicional no es".

A Edurne no le ha gustado. La ha cerrado.

Edurne, tú has tenido dudas en destapar la caja. ¿Qué te pasa?

Ya me ha dado el calambre.

¿Qué dice? Le ha dado calambre.

He estado probando estas cosas y... ¡uf! Madre mía.

Tengo un cacao mental. A ver si no se envenena nadie.

Estaría bien. Seguramente, seríamos nosotros.

Nathan, ya sabemos que la teoría de la cocina de vanguardia

la conoces. ¿Has utilizado estas técnicas?

Alguna vez las he utilizado.

¿Y te ha salido bien? Pues no todas,

porque lo más importante es una buena báscula

y no siempre la he tenido a mano.

Veo que hay un sifón, xantana, agar-agar, moldes y un cortapastas.

Estoy bastante tranquilo porque son técnicas que conozco.

José Luis, ¿qué tenías en tu caja?

Yo pensaba que era una escopeta con cartuchos

e ibais a soltar palomas. Pero veo que va más de técnica.

Elena, ¿para qué crees que sirven esos polvos?

La xantana para las emulsiones.

Y el agar-agar como gelatina, pero en caliente,

para endurecer. Más o menos.

Más o menos. Aspirante, el contenido de la caja

ha sido elegido por una persona que ha aprendido

todo lo que sabe de gastronomía en estas cocinas.

Llegó con unas nociones básicas, pero gracias a su tesón,

su constancia y su saber hacer, aprendió y consiguió llegar a ser

el primer MasterChef Celebrity de España.

Adelante, Miguel Ángel Muñoz.

(Aplausos)

¡Qué ilusión! Voy a darle un beso a Eva primero.

¡Guapo! -¡Qué ilusión! Gracias.

Hola. -¡Oh! Es que me encanta.

Soy fan número uno de Miguel Ángel.

Lo encuentro guapo. Lo encuentro simpático.

Cocina bien. Me encanta.

Buenas noches. Muchas gracias por estar aquí.

Gracias. ¿Qué tal se te daba la cocina

antes de entrar en "MasterChef"?

Seguro que peor que el peor aspirante

que haya pasado por aquí.

Gracias lo que has aprendido aquí,

¿qué es lo más complicado que has llegado a hacer?

Pues fue el cocido que hice, que fue la primera vez que fui

el mejor en la primera prueba.

Lo hemos visto en el "MasterChef Celebrity".

Lo pasamos muy bien. Con tensión,

sudando, cortando, lo ha vivido al extremo.

La semana pasada estuvo aquí Cayetana Guillén Cuervo,

contra quien te enfrentaste en la Final.

Y nos dijo que participar en este talent,

había supuesto para ella un gran reconocimiento.

¿Qué ha supuesto para ti?

Me sorprendió mucho que muchos compañeros de profesión

lo siguieron como superfans. Incluso, se plantean venir aquí.

¿Qué es lo que más te incentivó para ganar?

Aprender y el fin benéfico.

¿A qué ONG donaste ese gran premio final?

Lo doné a la Fundación Pequeño Deseo.

Y hay un montón de niños que han cumplido deseos

en situaciones muy difíciles y me hizo mucha ilusión.

¿Por qué has elegido esos objetos?

El plato que les voy a presentar, es uno en el que pueden aplicar

técnicas de cocina más elaborada, de ahí, que hayan visto

el agar-agar, la goma xantana, el sifón.

Hay que aplicar técnicas sobre el plato que vamos a enseñar.

Jorge, ¿qué crees que hay debajo de esta campana?

Hombre, todo indica que puede ser

un cocido en textura de Miguel Ángel.

Me hace mucha gracia. Cocido en textura de Miguel Ángel.

Como si yo fuese superimportante.

Los huevos de Lucio, el cocido de Miguel Ángel.

Fue un platazo. No nos olvidamos de él.

Se me pone la piel de gallina.

Levanta la campana y desvélalo. Vamos.

En fin. Aquí va.

¡Guau!

Jorge, efectivamente, lo has acertado.

¿Sigues utilizando las técnicas de alta cocina que aprendiste aquí?

Claro. No sabes lo que vacilo en casa.

Además, cuando viene alguien a cenar,

aunque no venga a cuento, saco el soplete, el sifón.

Aspirantes, tenéis que replicar el plato con el que ganó

Miguel Ángel Muñoz, un cocido madrileño en texturas,

actualizando la receta que le trasladaba a su infancia.

Estoy que me subo por las paredes.

No es que no solo no lo haya hecho.

Es que yo no he comido un cocido en mi vida. O sea, nunca.

En vuestras cajas misteriosas, tenéis lo necesario para replicar

la versión 2.0 del cocido de Miguel Ángel.

Odkhuu, ¿has probado alguna vez hacer cocido madrileño?

No, nunca.

Pero, bueno, estoy un poco "cagao".

Estoy como Edurne, pero soy valiente.

Intentaré hacer un plato.

Es parecido en Cataluña, carn d'olla.

Yo casi llevo diez años en España

y cuando compraba en el supermercado,

en la carnicería, he escuchado mucho a las señoras:

"Dame este. Voy a cocinar este".

Entonces, yo escuchaba mucho y también aprendí.

Edurne, como principal defensora de la cocina tradicional

entre los aspirantes, ya sabemos que no son

las alubias de Tolosa, pero entiendo

que un cocido madrileño se te debe dar bien, ¿no?

No. Para mí, mejor que las alubias de Tolosa.

¿Mejor? A ver. Entre comillas.

Es uno de mis platos favoritos que no lo he hecho nunca,

porque yo los elaboro de otra manera.

Y ahora los voy a hacer.

La cocina de vanguardia no me disgusta.

Yo creo que no es para comer todos los días.

Es, por ejemplo, una vez al mes.

Alguna vez he ido. Mi marido no, por supuesto.

No le llevas ni a rastras.

Tenéis tres minutos para entrar al supermercado a hacer la compra

y otros 75 para hacer el plato. 75.

Y el tiempo para entrar en el supermercado

comienza en tres, dos, uno. ¡Ya!

Recordad que tenéis que coger los ingredientes

de un cocido tradicional.

¡Ay! -Perdona, Edurne.

¿Qué te pasa con el pollo, Edurne?

Tan grande, da pena coger un pollo entero,

si no voy a usar más que un muslo.

Madre mía, un pollo entero.

Últimos 30 segundos. ¿Qué más?

Sal y aceite hay.

¿No hay ajo? Ajo sí hay.

Venga, vamos. Repasad las cestas.

Cinco, cuatro, tres... Ajo, ajo.

Dos, uno. ¡A cocinas!

(MIRI) ¡Ay! Me he cortado.

Me he cortado.

Estamos ante el primer minicorte.

Y espero, por favor, que sea el último.

Encima, me he cortado en la parte de en medio

y no lo puedo doblar bien.

Un desastre.

Primero, estoy haciendo madrileño de cocido.

Entonces, cocido, agar y xantana,

un poco complicado.

Está claro que para hacer un cocido con diferentes texturas

o diferentes formas, hay que hacer un cocido tradicional

y partir de la base para luego hacer diferentes elaboraciones.

Me imagino, Miguel Ángel. Una de las cosas

que me he dado cuenta al salir de aquí,

es que aquí teníamos el mejor producto.

Con lo que hayan cogido en el mercado,

si no se pasan en la cocción

y no lo estropean demasiado, rico sabrá.

La prueba me parece estupenda.

Me hace ilusión porque soy madrileña. Le diría a Miguel Ángel

que me recuerda a mi infancia. Me ha hecho un favor.

Que mi madre diga: "Cómo la enseñé".

Mi cocido es todo igual que el cocido madrileño,

pero yo no le echo ni morcilla ni el espinazo,

el tocino tampoco lo suelo echar, ni jamón tampoco.

Los estómagos no los tenemos

como con 30 años, que comíamos piedras.

Estoy haciendo cocido por primera vez.

Cuando vuelva a casa, puedo sorprender a mi marido

que es madrileño. Él lo ha hecho muchas veces,

pero yo nunca he hecho. Estoy aquí a la aventura del sabor.

Puerro... La berza por separado.

Y cerrar.

Venga, Elena, tranquila, que esto tiene que cerrar.

Esto es por aquí. Esto lo pongo al dos.

Y ya, ¿no?

(SUSPIRA)

Atención, aspirantes. Han pasado ya los primeros 15 minutos.

Tenéis una hora todavía por delante.

Me falta echar los garbanzos.

Venga, a hierro, eh.

Aquí liada otra vez con la olla a presión.

Que es lo que menos me gusta de la cocina,

las cosas que tienden a explotar o a hacer vapor.

Tuve un accidente en la cocina.

Metí la taza de leche dentro del microondas

y cuando la saqué, explotó como una granada.

Estuve muy mal. Estoy aquí venciendo a mis miedos,

pero lo paso mal. O esto, o voy a casa a seguir con miedo.

Si he venido, es porque voy a por todas.

Entonces, creo que es la mejor terapia

de choque que he podido hacer.

Lo que siempre tuvo bien Miguel Ángel, fue la actitud.

Es un luchador, positivo.

Desde tu positividad, ¿cuál es la parte más complicada?

¿Dónde pueden meter la pata?

Por meter la mata, pueden meterla en muchos sitios.

Por ejemplo, no sé si lo habrán escuchado,

pero he dicho que el repollo lo salteen un poco.

Como se pasen, se les quema.

Y como se queme, el sabor lo estropea.

¿Quieres volver a disfrutar del paso de Miguel Ángel Muñoz

por "MasterChef Celebrity"? Entra en nuestra aplicación

para ver los programas completos. Qué buenos recuerdos.

Jolín, cómo me duele. Estoy mal.

Me ha descentrado totalmente. Es que noto aquí,

chimpún, chimpún, todo el rato.

Bueno, ya. Perdón.

Es que no quiero llorar, porque yo no lloro nunca.

¿Esto para solo? ¿Va solo? -Sí.

Ya está. Me has asustado tú.

Gracias.

Esta prueba me parece elaborada. Son muchos pasos.

Luego, fusionar tradición con innovación.

Entonces, tiene faena. 75 minutos es un tiempo superjusto.

A ver si conseguimos acabar, porque como locos vamos.

(CANTURREA)

La salsa va con la cebolla, con el tomate, chorrito de aceite,

comino y, luego, texturizada con la goma xantana.

¿Cómo vamos? -Bueno.

Vamos. -Divino.

No tengo ni idea de lo que es esto. El apagar, cucucu,

xantana ni la madre que la parió. No lo he hecho en la vida.

A la vejez, tener que aprender esto,

como comprenderás, la cabeza me ha hecho...

Estoy más apretada que los tornillos de un submarino.

La dificultad mayor, para mí, es lo que salga de ahí.

Que salga bueno, con buen sabor.

Las técnicas de vanguardia las veo mejor. A ver cómo sale.

Pero sí que, quizás, las controle más.

La semana pasada, los aspirantes visitaron

el Basque Culinary Center, donde recibieron

una clase de maridaje magistral a cargo de Josep Roca,

uno de los mejores sumiller del mundo y propietario,

junto a sus hermanos, de El Celler de Can Roca.

La formación que reciben

de este prestigioso centro gastronómico,

con sede en San Sebastián, es un complemento fundamental

de lo que aprenden en estas cocinas.

Chorizo.

Vamos a echarle mucho chorizo, que les engorda el chorizo.

Tres chorizos. A tomar por saco.

¿Qué tal, Edurne? Hola, Edurne.

Aquí estamos en todo el fregado.

Aquí te traigo a este pedazo de actor.

Qué belleza. Igual que mi hijo.

¿Es tan guapo tu hijo? Igual.

¿Lo llevas bien? Tenemos el cocido en la olla.

El repollo cociendo. ¿Y esto qué es?

Ah. El tomate con la cebolla.

Tomate, he cocido dos. Una austeridad de miedo.

Para echarle dos granos como tenías en el plato, ya vale.

Lo que me tiene preocupado... ¿Qué?

¿Cómo vas a hacer la espuma de patata y zanahoria?

Con la patata que tengo ahí. Le echaré zanahoria,

caldo del cocido. Para hacer una espuma,

necesito algo de grasa. El aceite.

Pues ya le puedes echar aceite para que monte.

Verás tú cuando llegues a casa y te vea tu marido meterle

las alubias rojas de Tolosa. No. Me tira por la ventana.

-¿El chorizo y la morcilla? -Los coceré con esto.

¿No lo has metido aquí? No.

¿No te gusta meterla dentro? La haces aparte.

La voy a hacer aparte. Y el chorizo poco tiempo,

porque no me gusta que le dé mucho sabor.

Muy bien. Qué cosas más raras.

Bueno, que se me ha olvidado. Luego le echaré a la sopa.

Aquí hay que decir todo.

Nos está aquí contando el rollo innovador.

A ver si este es del que me gusta a mí.

Id a otro sitio y dejadme trabajar, que me distraéis.

¡A cascarla por ahí! Aquí dando conversación.

Yo creo que todo el mundo que trabaja,

se concentra en su trabajo. Este programa también

yo estoy tomando como un trabajo.

Tengo que estar muy concentrado,

muy bien pensado. Antes de hacer una cosa,

tienes que pensar mucho.

¿Qué tal, Odkhuu? ¿Estás meditando? Hola.

Un placer. Me gustó mucho el programa "Celebrity".

¿Y te gustó que ganase Miguel Ángel?

Hombre, sí, sí. ¿Tienes claro cómo va todo?

Bueno, más o menos. 70%.

¿Y el otro 30? Estoy pensando ahora.

Estás pensando. Yo no quiero complicar mi vida.

He echado todo dentro. ¿Y el repollo?

Sí, todo. Pollo y todo. Repollo.

Repollo. Pollo y repollo. No son dos pollos,

sino repollo. Col, ¿no? Sí. Está dentro.

Ah, la has metido dentro. Suerte, Odkhuu.

Muchas gracias. -Que vaya bien.

Muchas gracias, Miguel.

¿Qué tal, Laila? Hola, Laila.

¿Qué tal, Miguel Ángel? Un apuesto actor.

Sí. Se agradece una visita así.

Estás tan cansada ya del jurado,

que necesitas ver caras nuevas. Lógicamente.

¿Lo tienes todo metido en la olla? No.

Estoy haciendo, por una parte,

la carne con las patatas y los garbanzos.

Y luego, el repollo lo he envasado al vacío,

lo he pasado por ajito, con aceite y lo he metido

con la morcilla y el chorizo

para que no quede tan... -Qué interesante.

¿Y qué tal es trabajar con la olla exprés?

¿Te vas haciendo a ella? Regular.

Cada vez lo llevo mejor, pero... Olla y sifón.

No tienes ningún problema ya, ¿no? Os falta el paracaídas y ya.

Yo, haciendo este cocido, tuve un problema con la olla exprés.

No se había ido todo el vapor y sale hacia adelante.

¡Ay! -¡Perdón, perdón!

Ahí ha pasado algo. Que puede quemar.

No te acerques. -¡Ay, Dios mío!

¡Vámonos!

Gracias por echarme una mano al cuello.

Si te sirve de consuelo, a mí, que no me gustaba tampoco

trabajar con la olla exprés, fue la prueba que mejor hice

y donde hice este plato. Ya sabes, Laila.

Esperemos. Si eres prudente y tienes cuidado,

dejas salir todo el vapor que hay,

no tienes problema. Hecho.

Atención, aspirantes. Acabáis de entrar

en los últimos 30 minutos. ¡Madre mía!

30 minutos. ¿Quedan 30 minutos? ¡Oh, madre!

Esto es un sinvivir.

Esto se habrá quedado sin caldo.

A mí me gustaría que hubiera en la caja misteriosa, tiempo.

En "MasterChef", lo que más noto, es el tiempo.

Bueno, aquí tenemos a Jorge. ¿Qué hay?

Le veo un poco inseguro hoy, un poco rallado.

Ya. Es el primer cocido que voy a hacer en mi vida.

Pero, bueno, espero que esté bueno, si no fallo en ningún paso.

Me estoy fijando que sois

muy guapetes los dos. No. ¿Y él, qué?

A mí no me pongas en el ranking. Esto es primera división.

Deja ya esa falsa modestia. -Le gusta el papel ese

de quedarse ahí atrás. No. Este es el amo del gallinero,

te lo digo yo. Eso ya lo estoy viendo.

Se lleva muy bien con la jovencita del grupo, Miri.

Me llevo bien con todas. Pero la jovencita está soltera.

-¿Tú estás soltero también? -Soltero.

-No te despistes mucho. -No me despisto.

Puede ser un arma de doble filo.

(MIRI) Le pongo nerviosa y punto. Y él me pone nerviosa y punto.

A ver. Eso obvio. Hay química entre Jorge y yo.

A ver si lo hace mal y lo echamos de aquí.

porque es un drama. Gracias, Jordi.

No, hombre. Suerte. Tío.

(MIRI) También sé cómo es Jorge.

Él va a la suya siempre y le gustan todas las chicas.

Niñas de España, a ver, no os enamoréis de Jorge.

Ni vosotras ni nadie.

¡Oh!

Bueno, Nathan. Hola.

Te presento a Nathan, cocinero técnico 5.0.

Noto que hay mucha conexión entre la cocina de vanguardia y yo.

¿Le vas a dar algún toque mágico al cocido de Miguel Ángel?

Sí. Tengo una... Mal. Va muy mal.

Tengo una panceta de cerdo. Le haré unos raviolis ibéricos

con toda la carne. Vámonos. Adiós.

Mucha mierda. -Adiós, Miguel Ángel. Gracias.

Al cocido madrileño. Marido, mira por dónde,

te voy a hacer un cocido madrileño.

Yo creo que todos los concursantes que he visto,

más o menos, lo llevan. Llevan lo que es el cocido.

Ahora hay que preparar las maldades que ha hecho Miguel Ángel.

Lo de meterlo en la olla, bien.

A partir de ahí, ya veremos. Vendrán problemas.

Tengo la zanahoria. El caldito. Aceite.

Pam, pam, pum.

En definitiva, un cocido sale.

Pero las técnicas es lo que creo

que pueden causar más problemas.

Bueno, a tomar por culo. Lo voy a hacer así.

Si sale, bien. Y si no, tal llega.

Lo que veo en todos, sobre todo, en el sifón,

es que para que la patata te quede así, necesitas un líquido.

Una grasa. Una grasa, en este caso.

Lo estoy diciendo. Puedes echarle aceite de oliva

y bien colado. Esto no creo que lo tengan claro.

Mierda, no lo he colado.

Me va a pillar el toro. Encima que empecé pronto.

Lo que más miedo tengo, que explote el sifón y que le dé a alguien.

O sale la patata, o revienta el plató.

Qué bien, que me ha salido.

Bueno, parece que ha salido bien.

Un poco de tocino, que esto no engorda. Esto es salud.

El tocino está buenísimo.

Lo que es más complejo, es que les salga la terrina bien.

Primero, la pringá tiene que estar todo bien picado.

La morcilla, el chorizo,

el tocino, el jamón, bien picadito.

La cantidad de agar-agar exacta. Un gramo cada 100, más o menos,

para que eso gelatinice bien.

Gelatinice, efectivamente. Para que no sea una piedra.

No sé si le eché muchos polvos. Es igual. Que salga como sea.

Me cuesta ver a Edurne, porque lo mismo te echa

un kilo de yeso y te pega el baldosín de casa,

o te hace aquello... No ha parado.

No ha parado. No ha parado, no ha parado.

Y lo llevo a enfriar al chisme ese.

Venga.

Aspirantes, por favor. ¡Manos arriba! Dejad de cocinar.

En estos momentos, se para el reloj.

Prestad mucha atención, por favor,

porque el ganador de "MasterChef Celebrity" tiene algo que decir.

Desde que hice el cocido aquí, lo quise mejorar

y he estado probando diferentes cosas.

Quise integrar un alimento más,

que es lo que tenéis preparado en una cajita.

La madre que te parió.

Va a haber un marronazo de los gordos. Un marronazo.

Porque esto es "MasterChef"

y te quieren complicar la vida. Esto, fácil, para nada.

Levantadla a la de tres.

Uno, dos y tres.

Huevo. Ah, pues bien. -Vale.

Pues se lo voy a meter. Después descubriréis

de qué manera lo ha incorporado Miguel Ángel.

Vosotros lo vais a incorporar libremente en ese plato.

Para la sopa. ¿Entendido todo el mundo?

(TODOS) Sí, chef. Pues el reloj

vuelve a ponerse en marcha ya.

¿Dónde metemos el huevo? ¿Dónde metemos el huevo?

¿Dónde metemos el huevo?

A ver qué plato me haces, José Luis. Que te veo venir.

Miri. Buenas.

¿Qué tal? Pues no sé.

Me he despistado porque me he cortado

y me he hecho un corte de la vida. ¿Por qué de la vida?

Muy grande. -Me he hecho un corte grande.

¿Quieres que te ayudemos? No lo necesito.

Si me queréis dar algún consejo... A ver, ¿cómo vas?

Yo no he hecho un cocido en mi vida, Miguel Ángel.

Ni lo he comido en mi vida. ¿Eso qué es?

Esto es la salsa de tomate. Pruébala.

¿Pero está hecha? ¿La has pasado por el fuego?

Está cruda.

Pero eso no es una salsa de tomate.

Es un tomate rallado. Tenía entendido

que la salsa de tomate iba... Tiene piel, pepitas.

No está bien hecha. Tiene ajo para aburrir. Sin sal.

¿Eso es la elaboración hecha con el huevo?

No. Esto es para el sifón para el pastel de patata.

La elaboración del huevo, voy a utilizar la yema.

Miri, cocina sana. Samantha, no es sano.

No lo puedo hacer.

¿Cómo lo ves? El miricocido no es sano.

Bueno. El cocido es sanísimo.

Tiene verdura, tiene carne. Claro. Vale.

Miri, por favor, que te queda mucho que hacer.

Rápido, que no llegas. Rápido, sí.

-Ánimo. -Hoy soy capitana, Miguel Ángel.

A ver. Los garbancitos.

Eh, chicos. Chavales, habéis pillado alguien mi carne.

Habéis pillado mi carne.

Espérate un momento. ¿Esto es carne?

-Sí. -Ah, pues espérate.

Ya decía yo que se me había quedado mal el caldo.

¿Pero es mío? Yo tenía los dos llenos.

Sí, sí. Pero lo has puesto en el mismo sitio que yo.

No estaba organizada en la cabeza.

No estaba organizada en muchas cosas en mi cocinado.

Todo lo he hecho al revés. No hay por dónde pillarlo.

¿Quieres el otro? Lo tengo aquí.

Si me lo das, me harías un favor.

-Adrián. -Ha reaccionado.

Vino. Me dio la carne.

Son momentos de nervios, supongo. Tampoco me he cabreado.

Atención, aspirantes. En solo cinco minutos,

daremos el manos arriba. Oído.

Joder.

¡Hum! Muy buena pinta tiene eso.

Venga, venga, venga. Todo dentro.

Miri se ha cortado, se ha cortado mucho

y está un poco perdida.

No llega ni para atrás. Ha rallado un tomate a la catalana.

Dice que no es muy sano esto.

¿No es sano comer cocido? No es un miriplato.

He puesto muy poco.

El sifón, fatal. El puré de patata estaba buenísimo.

Pero el sifón no me ha subido el suflé. Un fracaso.

Aspirantes, acabáis de entrar en el último minuto.

¿Último minuto?

Sí, Odkhuu. Sí.

Venga, venga, venga.

Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno.

¡Tiempo! Manos arriba.

¡Uf! ¿Qué le hago? Cuando han dicho: "Manos arriba",

he pensado: "¿Ya?"

Se me ha de meter en la mente emplatar antes.

Otra vez. Qué mal.

Creo que el cocido me habrá salido bien. Es importante.

Porque, vamos a ver, si tú haces esas cosas de cocina nueva

y resulta que no puedes meter el tenedor, hay que valorar más

la manduca que los polvos que has echado.

Aspirantes, el tiempo en cocinas ha terminado.

Antes de comenzar la cata, Miguel Ángel nos va a mostrar

de qué manera ha integrado él el huevo en su cocido madrileño.

Lo que yo he hecho, es un huevo en flor.

Arzak fue el primero que lo presentó de esta manera.

Es como un huevo escalfado, simplemente, que se pone

en un papel film con un poco de aceite

para que, al sacarlo, no se pegue.

Lo he presentado encima de los garbanzos

porque creo que, con la yema líquida,

se va a integrar muy bien.

Esa es la historia. Así lo he integrado.

Pues ahora sí, aspirantes, llega vuestro turno.

Vamos a empezar por Paloma, José María y Adrián. Adelante.

Buenas. Vamos a ver.

Este es el tuyo.

No sé dónde ponerlo.

No lo he interpretado como tú lo has hecho.

Bueno, José María, vamos a empezar por tu cocido.

He intentado hacer todas las elaboraciones correctas,

aunque el resultado estético no sea exacto al de Miguel Ángel,

porque el huevo no sabía por dónde meterlo.

Hiciste igual que Miguel Ángel la flor, ¿verdad?

No había pensado que iba a salir la flor ahí.

Han sido unos pétalos, unos pétalos.

Es una margarita.

Puedes probar, Miguel Ángel.

¿Tú no pruebas o qué?

Yo me estoy reservando para el de Paloma.

(RÍE)

Fíjate que a lo mejor lo más difícil,

lo que es la pringá del cocido más o menos tiene gusto.

El resto no tiene ningún gusto.

Porque la sopa es aguachirri.

Le falta sabor.

El huevo no es la manera de integrarlo,

ni es la mejor forma. Le falta gusto.

Esperábamos un poquito más de José María con este cocido.

De acuerdo.

Paloma, ¿ese es el plato que tú presentas?

Eh... es....

¿Es la misma prueba que los demás? Pregunto.

Yo creo que no.

Yo creo que he tenido un cortocircuito importante.

¿Habías visto en emplatado de Miguel Ángel?

Sí, eso es lo peor, que lo había visto.

He hecho gelatina lo que no había que hacer

gelatina para empezar, el caldo.

Los garbanzos me daba miedo añadirlos al caldo

y los he dejado por fuera. Un despropósito de plato.

Miguel Ángel, no me guardes rencor.

Te estás riendo. ¿Te hace gracia?

No, qué va a hacerme gracia. Pero reír por no llorar.

Claro que me da pena, hombre.

Es tal la presión que tienes dentro y un poco la congoja

y la pena de no haber sacado para nada lo que tenías

en mente que o te derrumbas o dices:

"Venga, Paloma, coge un poco al toro por los cuernos

y prepárate para la siguiente."

Os voy a contar una historia más,

porque he podido fastidiar a mi compañero Adrián.

Cuando he ido al abatidor he sacado el caldo

y en lugar del caldo he sacado su carne.

Te has lucido pero por completo, ¿eh?

Por completo, chef. Si lo pones aquí arriba

sería la versión para gatos del cocido madrileño.

Todo esto en una lata, abres...

Esto se lo das a mi gato y sale corriendo.

Vamos, ni lo probéis, de verdad.

Mira, Paloma, es una vergüenza.

La prueba era sencilla, era reproducir ese plato.

No merece ser probado.

Tiene pinta de ser una marranada.

Es una falta de respeto, es una falta de interés.

Si lo pruebo lo más sencillo es que te ponga

un bonito delantal negro.

O mejor, te abro la puerta y te invito a irte.

Siento que tengan los jueces esa impresión.

De verdad que me echen porque hago mal las cosas.

Pero que no me echen por falta de interés.

Eso me rompería en dos.

Adrián.

Bueno, pues yo he intentado

hacer aquí lo que ha hecho Miguel Ángel de cocido.

Luego el repollo lo he cocido por separado con la morcilla.

He cogido los garbanzos, los he puesto encima,

he hecho el timbal

y la carne me he pasado de agar-agar.

¿Que te has pasado? Sí.

Si yo creía que era un brownie.

No he trabajado nunca con agar-agar.

¿Pero tú no te has dado cuenta de que con tu terrina

podías jugar un partidito de tenis?

Cuando ha estado frío sí. ¿No tenías tiempo a corregirlo?

Una terrina con agar-agar no necesita una hora para cuajar.

En 5 minutos que coge frío ya lo puedes desmoldar.

Es una gelatina bastante rápida.

No lo sabía. Ya lo sé.

Vamos a probar.

El plato no dice nada, está muerto.

Hay un repollo sin sabor, un caldo que es agua de fregar,

un puré con un sabor mínimo. La línea que separa a veces

un plato bien de uno mal hecho puede ser muy fina.

Y depende de lo que cada uno le dé a ese plato,

las ganas, la motivación.

Cosa, Adrián, que tú no haces.

Tú te crees que pasando desapercibido

llegarás muy lejos y esto no va de eso.

Te digo que demuestres que quieres cocinar,

que tienes sangre en las venas,

que quieres aprender, que quieres currar.

Hazlo ya o te caerás por el camino.

Lo intentaré.

Toma nota de lo que te han dicho, tío.

Ponte las pilas y saca lo mejor.

Pues lo haré.

No estoy conforme con que me faltan ganas.

Y no me voy a ir de aquí espero sin sacar lo mejor de mí,

y que Jordi lo vea y que los chefs lo vean.

José Luis y Miri, es vuestro turno. Adelante.

Vamos a ello, José Luis.

Aparentemente hay una estética y más o menos cumple la función

de lo que veíamos en el de Miguel Ángel.

El huevo en la carne...

pues lo que has hecho ha sido un flan de carne,

has hecho un paté.

Pero es verdad que el resto de los elementos...

joder, ahí están.

Bueno, cumple oye.

No es la peor sopa que me he tomado.

Y pienso que no va a ser la peor que vaya a tomar aquí.

Los puntos de tomate,

de ese tomate que está aliñado correctos.

Con lo cual, oye, cocido de 6, te lo compro.

Miguel Ángel. Lo primero enhorabuena.

Se parece muchísimo. Efectivamente la terrina

la textura no tiene nada que ver.

Como paté por las tardes para niños está bien.

Está muy sabroso.

La espuma no es tan espuma, que es más puré.

Pero para mí está muy buena. Yo te doy la enhorabuena.

Y te has pasado de zanahoria.

La patata le da esa cosa un poco más seria.

Y la zanahoria esa cosa ñoña

que no le pega nada a este plato.

Pero hay muchas cosas positivas, José Luis.

Gracias. Muchas gracias.

Creo que tú quieres ser capitana.

Sí.

¿Crees que este plato merece una capitanía?

No.

Eh...

he emplatado en diez segundos.

¿Crees que el problema es sólo el emplatado?

No, el problema ha sido organización.

Pero un plato bonito pues cambia.

Un plato tiene que estar bueno.

Si encima es bonito, genial.

Sami, pasa un poquito de aceite que...

Ahí, ya está.

Esto es lo único que podemos hacer con tu plato.

Estoy decepcionada.

No te pueden traicionar los nervios,

porque cuanto más nerviosa estás peor lo haces.

¿Encuentras algo bueno por lo menos?

No está el huevo, no hay caldo...

Un repollo sin aliñar, crudo, malo.

Un emplatado horrible.

¿Has escuchado el mensaje a Paloma?

Esto es una vergüenza, esto no es lo que pedíamos.

Aquí hay muy poco esfuerzo, aquí hay muy poca ambición.

Aplícatelo.

La valoración de los jueces ha sido demoledora.

Me han "clavao" un puñal...

¡Pam!

¿Has comido alguna vez un cocido?

Claro, tienes un problema serio de base.

O sea, el cocido es sanísimo.

Verduras, legumbres, carnes.

Tienes todo en un plato.

Y tú me quieren vender la filosofía esa zen

de que haces fotos a no sé qué de color verde.

Me da la risa.

Cómete un cocido, mujer.

Yo te hago un cocido y nos tomamos un cocido, Miri.

Venga, Miguel Ángel.

Tú quieres algo más.

(RÍE)

El próximo mircocido va a estar buenísimo.

A ver si Miguel Ángel me enseña un poco cómo hacerlo.

Siempre que Jorge no se ponga celoso.

Silene, es tu turno. ¿Nos explicas tu plato?

Como es la primera vez que hago el cocido madrileño

me acordé de la feijoada, que se mete todo en la cazuela

y se cocina todo y luego se separa.

Y el huevo se me ha ocurrido mezclar con la morcilla

y hojas de yerbabuena porque me gusta mucho

el revuelto de morcilla.

Bueno, pues nos queda probarlo.

Buf, al agar-agar también le has dado, ¿no?

No bota, pero poco le falta, ¿eh?

Es, vamos, un mazacote. ¿Lo ves?

Hombre, qué ocurre.

Que cuando alguien no ha cocinado nunca un cocido

lo normal es que saque este gusto de cocido.

Y hacer un revuelto de morcilla no tiene ningún sentido.

Eso como tapa está simpática.

Como plato ya aquí no tiene sentido.

El caldo está bueno, ¿eh? No tiene mal sabor.

Pero has hecho una terrina de pringá ahí gelatinoso

que eso parece una goma.

Lo que hay que hacer, insisto,

es comerse un cocido completo un día.

Se te quedarán esos sabores grabados toda la vida.

Muy bien, Nathan, cuéntame.

¿La parte tradicional del plato cómo se te ha dado?

Bien.

¿Y la parte tecnológica del asunto?

Medio bien.

¿Cuál es tu aportación personal?

He hecho un pequeño ravioli de panceta

y dentro está el majado.

¿Y el huevo?

Y cogido la yema y lo he frito.

Tu aportación del ravioli es una tontería.

Vamos a probar, señores.

No está mal.

Me ha dicho: "Esto es una tontería."

Pero él sabe que podría ser una cosa que podría aplicar

en uno de sus restaurantes.

El plato tiene muchísimo mérito

y has aportado cosas buenísimas.

A Nathan hace un par de pruebas había que matarlo.

Venía con un discurso subidito...

Te lo pintaba de teatro y después lo que te ponía

en el plato era una porquería.

Lleva un par de pruebas ceñidito a lo que se le pide.

Por ahí vamos bien.

Escuchando lo que se le dice. Por ahí también vamos bien.

Y hay que decirlo, esa terrina tiene carne,

se reconocen los pedazos de carne, están ricos.

Y la gelatina es justa para que mantenga la forma.

Creo que es un buen trabajo.

Felicidades, Nathan.

Gracias, chef.

Me ha hecho un "felicidades" muy oriental.

(Golpe de gong)

Palmadita, sin mostrar emociones.

"Felicidades, Nathan."

Sin mucho toqueteo, ¿no? Poco cariñoso.

Esto es muy oriental.

"Bien, felicidades."

"Venga, hijo,... al matadero."

(RÍE)

Lorena, ¿qué nos cuentas de tu plato?

Bueno, pues yo en primer lugar

el huevo lo he colocado en la crema de patata,

porque en mi casa el puré se hace con huevo.

Y luego el garbanzo no lo probéis

porque se me ha quedado duro el de la olla

y he cogido el del cocido de bote.

Ah, venga. Vamos. Miguel Ángel

El caldo no es muy potente, pero bueno... no está mal.

La espuma tampoco es mala.

Y la terrina no es ninguna locura

aunque está bastante bien ejecutada.

Vale. Te iba a decir lo mismo

que a Adrián, para mí sois dos personas

que no os reivindicáis a vosotros mismos.

Digo de demostrar ambición por aprender

y hacer un buen papel.

Aquí hay más esfuerzo, y se agradece.

Pero tenemos que ir un poquito más "parriba".

Bueno, lo voy a intentar.

Si es que tienes que correr.

Nosotros no os vemos correr a ninguno.

Acuérdate de Cayetana, que iba con las mismas coletas.

¿Y cómo acababa? Con todo el pelo "parriba".

Pues quiero verte despeinada la semana que viene.

Si llegas, por supuesto.

No hemos visto la mejor versión de Lorena ni flipando.

Pero bueno, poco a poco. No sé, esto es difícil.

Yo no me lo esperaba tanto.

Jorge, ¿has currado mucho en esta prueba?

No he estado agobiado, Jordi,

si quieres que te diga la verdad.

¿Cómo has hecho el huevo?

He separado la yema y la he metido

unos 12 o 15 segundos al microondas

para que esté cremoso por dentro.

Espero que haya conseguido ese... estado.

¿Qué? ¿Quieres que me lo coma?

Abre la boca. Me lo has puesto en el plato.

Te lo puedes comer, ¿no?

Pero no es para mí. Es para ti.

(Risas)

Que aproveche. -¡Uf!

¿Habías hecho alguna vez un cocido?

No, nunca en mi vida.

¿Lo has comido? Lo he comido mucho.

¿Y no se te quedan grabados esos gustos?

¿O has comido muchos muy malos?

Porque uno cuando come un cocido de verdad rico

y prueba ese caldo con un tomate mediocre

y unos garbanzos mediocremente aliñados

con un mediocre repollo dice:

"Esto no es lo que yo he comido."

Yo me acuerdo de ver a este

señor trabajar por aquí saltando las mesas,

sudando tinta de calamares, dándolo todo.

Y aquí tengo a dos guapitos, porque sois muy guapos,

uno que sudaba tinta de calamares

y otro que no lo está dando todo.

Sólo te pido un esfuerzo.

Porque tiene facilidad

para que las cosas te salgan bien.

A veces la suerte no es una virtud sino una desgracia.

Porque nos hace ser menos exigentes con nosotros mismos

y no dar el 100% de lo que podríamos dar.

Así que dale duro, tío.

Gracias, Miguel Ángel.

Laila y Odkhuu, adelante.

Odkhuu.

Yo he puesto las orejas en mi caldo.

Orejas. ¿Las tuyas?

(RÍE) Entonces caldo se ha quedado

que ya ha pasado tiempo y ha quedado como gelatina,

efecto de orejas y también de pollo.

Nos ha llamado la atención esos momentos

que te paras tú de repente a pensar como tú contigo mismo.

Sí. Cuéntanos un poquito eso.

Sé concentrar en mi objeto de trabajo.

Pensar qué tengo que hacer y ordenar un poco

y cuál empiezo primero lo mejor y tal y tal, ¿sabes?

Y también, claro, textura sabor y todo.

¿Estáis oyendo lo que dice Odkhuu?

Eso es exactamente lo que nosotros queremos

que hagáis todos vosotros. Gracias, chef.

Es que tiene narices que alguien que viene

de tan lejos que no conoce nuestra cultura

la cocina popular la clave tan bien, ¿eh?

La cocción de los garbanzos es quizá lo que menos me guste.

Pero el repollo para mí ha sido uno de los mejores,

el más cocido y rehogado, se agradece.

El caldo está muy bueno.

Y la pringá para no haberla clavado nunca

y no habértela comido en plan castizo...

pues, chico, muy buena.

Muchas gracias, chef.

Enhorabuena, me ha gustado muchísimo.

Gracias.

Yo también cuando probé mi caldo:

"Hostia, es una pasada, tía."

O sea... ¡buah, qué barbaridad de caldo!

¿Tú estás seguro que eres de Mongolia?

(RÍE) Sí.

¿Cómo se dice cocido madrileño en mongol?

(HABLA EN MONGOL)

(BALBUCEA PALABRAS PARECIDAS)

(RÍEN)

No, es que me sorprende muchísimo cómo dominas

la cocina tradicional española.

Es muy fuerte. Gracias, chef.

Laila, no era fácil hoy esta prueba para ti

con todos esos temores que tú tienes.

Y encima dos en la misma prueba:

un sifón y una olla exprés.

Y la máquina de vacío que ha sido...

Pero eso porque tú has querido.

Ya, pero ya me he venido arriba.

Ya eres masoquista. Ya cuando empecé a ver la bolsa

que se inflaba ha venido Adrián porque veía

que retrocedía y me ha dicho:

"No, ahora después de hincharse se desinfla."

Pero bueno, bien, estoy aquí.

Pues vamos a probarlo.

Mi huevo lo he escalfado, lo he hecho igual

y lo he metido dentro de la sopa.

La sopa está muy rica.

El puré está muy bueno.

Y la terrina está bastante rica.

Con lo cual tiene muchísimo mérito que te hayas adaptado,

con aparatos que encima te ponen muy nerviosa

y te sacan de quicio, que te concentres

y que hagas un plato bastante bueno.

Me hubiese gustado más el repollo más cocido.

Yo agradezco que en un cocido esté la verdura muy hecha.

Si es cocido, esa crudeza por más sabrosa e interesante

que sea no la entiendo.

Pero es un buen trabajo, Laila. Felicidades.

Muchísimas gracias, chef.

(Aplausos)

Edurne y Elena, terminamos la cata con vosotras dos.

Ay, que se me cae todo. ¿Qué te pasa?

Pues que ya ves cómo está todo el revoltijo aquí.

Bueno, Elena, ¿habías hecho alguna vez un cocido?

En mi vida.

Y nos tiene que tocar a nosotros...

Por mí es un placer

que mi primer cocido lo probéis.

El repollo lo he hervido con la morcilla.

Luego lo he salteado un poquito con ajo.

Vamos a ver. Ahí está el huevo.

La salsa de tomate está buenísima. ¿La habéis probado?

(EDURNE) Qué maja, qué bien.

Mira, mira. -Es mi primer cocido, ¿sabes?

¿Será la suerte del principiante?

Porque está muy bueno.

Está muy rica la sopa.

Y me gusta mucho la pringá.

Está muy buena.

A mí me ha gustado todo. Todo, todo.

Está muy muy muy rico.

El sabor del caldo es estupendo,

la terrina está fabulosa

y la salsita de tomate con comino... una maravilla.

Es la única que lo ha clavado.

Porque de todas las que hemos probado ha sido una cosa

que le habéis dado poca importancia.

Y está hecha con cariño y está buenísima.

Le he puesto mucho cariño, mucho amor, mucha alegría,

mucho arte y así ha salido.

Hay aspirantes que transmiten cosas.

Es importante hacerlo.

Y tú transmites alegría cuando cocinas.

Se agradece, y si encima te da por hacerlo bien...

ya es maravilloso.

Felicidades. ¡Muchas gracias!

Me encanta que me lo diga Jordi.

Porque además Jordi...

Me voy relajando, pero es que esa mirada penetrante

que te hace así, que no te quita vista.

Ya no, ya me sale la sonrisa. Ya me mira y digo:

"Tú me miras, pues yo te guiño el ojo."

Bueno, Edurne.

El emplatado para echar a correr.

Me lo has quitado de la boca. Si este es el emplatado

que me haces del cocido estoy loco por ver

el de las alubias de Tolosa.

Madre mía, los ha volcado ahí los garbanzos, el repollo.

Si. Dos trozos de morcilla.

Y sin pringá no nos quedamos, ¿eh?

Pero vamos a ver, que soy del norte,

y a mí me gusta guisar mucha cantidad.

En fin, vamos a probarlo.

Eso me ha salido bien, pero ya ves cómo ha quedado,

como la papilla de un niño.

Ya... en fin, bueno.

Tiene mérito y está rico.

Huy, menos mal, hija. Tiene mucho mérito, Edurne.

¿Me ha salido bien el sifón? Todo.

Más currante y más fuerza no se puede transmitir.

Pero mira qué plato, qué vergüenza.

Te mimas muy poco a ti misma y te consideras poquito.

Porque la parte del guiso está muy bien hecha.

Pero dices: "Lo creativo no me va a salir."

Y lo creativo está muy mal hecho.

Pero la base, la tradición, está muy logrado.

Esto estéticamente es un desastre.

Te salva que está todo bastante comestible,

que no es poco.

Muy bien. Fenomenal.

Gracias. Muchas gracias.

Chicas, delante de cocinas.

(Aplausos)

Aspirantes, los jueces y nuestro superinvitado

ahora tienen que deliberar para decidir

qué dos aspirantes habéis preparado los mejores cocidos

a la manera de Miguel Ángel Muñoz.

Y esos serán los capitanes de la prueba por equipos.

Jueces, adelante.

(SUSURRAN)

Hay dos personas que me cargan mucho, son:

Miri, porque no la aguanto.

Y Silene, porque va de muy buena,

va de súper madre, pero notas

que está intentando crear conflicto.

Son personas que enturbian un poco el ambiente.

Está complicado esto, ¿eh?

(Risa de Pepe)

Me da rabia porque quiero ser capitana.

Y cómo van a confiar en mí...

si luego les saco unas mirichapuzas.

Creo que lo tenemos. Sí.

Aspirantes, hoy teníais un triple reto.

Por un lado la cocina tradicional

que sólo unos pocos manejáis a diario,

y con suficiente soltura.

Segunda parte del reto:

replicar la versión de cocido tradicional

hecho por Miguel Ángel.

Y ya el remate ha sido ese ingrediente sorpresa,

el huevo, que teníais que integrar

y que algunos habéis resuelto con mayor fortuna que otros.

Vamos a ir uno por uno.

Iremos subiendo desde el peor hasta el mejor.

En el último lugar,

en el puesto número 13 está Miri.

En el puesto número 12,...

Paloma.

El puesto número 11 es para Adrián.

En el puesto número 10, Jorge.

Le sigue Edurne.

En el puesto número 8, Silene.

En el séptimo puesto, Lorena.

En sexto lugar, José María.

Le sigue en quinto lugar José Luis.

El cuarto puesto es para Laila.

Nathan, Odkhuu y Elena,

vuestros cocidos han estado por encima del resto.

Miguel Ángel, ¿de los tres que he nombrado

quién es para ti el mejor?

Me quedo... con Elena.

(Aplausos)

¡Estoy que me salgo de la pelleja!

¡Estoy más feliz que una perdiz!

El segundo puesto es para...

Nathan.

(Exclamaciones)

¡Ay, mi niño! ¿Ves que te lo decía yo?

Esta es la primera vez en "Masterchef"

que se me ha dado la oportunidad de ser capitán

y no tengo palabras.

Estoy súper contento, de verdad.

Enhorabuena, Elena, porque Miguel Ángel

acaba de darte una gran responsabilidad.

Porque tu ventaja para la siguiente prueba

te da un gran poder.

Si me cae algún marroncito intentaremos solventarlo.

Pero yo tengo dentro de mí el don del mando y yo tenía

que saber cómo se pasa una por ser capitana.

Miguel Ángel, muchas gracias por haber vuelto

a las cocinas de "Masterchef".

Sé que estás trabajando en un proyecto.

Adelántanos quién forma parte de este proyecto.

Esto es prácticamente primicia. Es un proyecto personal

que quiero dirigir desde hace muchos años.

No sé si será documental o ficción.

Y además tiene mucho sentido decirlo aquí,

porque esa persona es la tata.

¡Hombre! ¡Ay!

Me emociono ya sólo diciéndolo aquí.

Y también me emociona despedirme.

Porque no me harto de decir que esta ha sido

otra de las mejores experiencias de mi vida

y estar aquí delante de tanta gente con tanta ilusión,

con ganas de aprender me emociona.

Competir de una manera sana.

Y aunque os tengáis que ir y dé mucha pena

que no os enfadéis, que ayudéis al compañero.

Y que gane el que tenga más suerte,

porque mejores sois todos.

¡Muchas gracias!

(Aplausos)

Me parece un tío brutal,

un tío que no se conforma con nada.

Y es lo que mola, ¿no?

Que aun habiendo llegado donde ha llegado

sigue luchando por ser más grande como persona.

Todos desde luego sois unos afortunados,

porque vais a cocinar en uno de los lugares

más bellos de nuestro país.

Ay, Dios...

¡Uf!

Estoy cada vez más cerca de la mano de Jordi,

de que podemos caminar juntos.

Me estoy ciñendo a todo lo que me dice él.

Y es el que más conexión tengo.

Esta semana viajamos a Granada, donde los aspirantes

van a poder contemplar su joya más preciada.

La Alhambra ha sido declarada

patrimonio de la humanidad por la UNESCO

y ha competido con el Taj Mahal

por el título de Sexta Maravilla del Mundo.

¡Ay, qué bonito!

¡Qué bonito, qué bonito!

Bueno, compañeros, os presento mi ciudad, Granada.

Y la Alhambra, que es el conjunto monumental

más visitado del país.

Y bueno, es un tesoro vivo que tenemos.

Nunca he estado en Alhambra. Me he emocionado.

Y también estoy súper flipado, ¿no?

Pero no siempre fue admirada.

Las sucesivas conquistas destruyeron sus torres

y los bandoleros convirtieron sus salones

en bares y establos.

La historia de la Alhambra es una historia de superación.

Esperemos que este viaje inspire a los aspirantes

para soportar la presión a la que hoy van a enfrentarse.

Gwyneth en su programa

salía andando por aquí por las huertas y tal.

A mí me encanta Gwyneth.

"Masterchef" no es solamente la cocina.

Es que a los sitios que nos están llevando...

Esto es una cosa increíble.

Aspirantes, bienvenidos a Granada.

Estamos en el Mirador de San Nicolás,

que como os habréis dado cuenta

tiene unas vistas impresionantes.

Lo más.

Jorge, como en casa. Totalmente, en casa.

Es un poco increíble.

A veces me tengo que dar cuenta donde estoy,

porque estoy en casa pero haber venido

con este programa y haciendo lo que estamos

haciendo es todavía más chocante para mí.

Oye, Miri, me han dicho que has hecho de guía

para tus compañeros. ¿Cómo ha sido esto?

Sí, miriguía.

(Risas)

Es que había visto un programa de Gwyneth Paltrow.

Huy, lo más. Lo más.

Justamente ella había estado por las huertas de la Alhambra.

¿Y qué os ha parecido a los demás el Miri's Style?

(Risas) Total.

Nos ha "encantau".

Bueno, la verdad es que me encanta veros relajados.

Pero ahora toca concentrarse. Ya.

Estáis a punto de enfrentaros

a vuestra cuarta prueba de exteriores.

¿Estáis preparados?

(TODOS) ¡Sí, Eva!

Cómo te has quedado.

No han dicho un "¡sí, chef!" así todavía.

(Risas)

Aspirantes, la riqueza de esta tierra no está sólo

en sus impresionantes monumentos.

Granada posee una de las gastronomías más ricas

y amplias de toda la península.

A lo largo de la historia Granada ha sido conquistada

por culturas muy diferentes

que han dejado su herencia en su cocina.

La gastronomía granadina es una mezcla de sabores

musulmanes, judíos y cristianos.

Hoy vamos a ser muy estrictos con los sabores.

Tendréis que ser capaces de darles a vuestras elaboraciones

esta identidad granadina tan característica.

Queremos que al probar vuestros platos los comensales

viajen por la historia de esta ciudad.

¿Lo habéis entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

Elena y Nathan, vosotros recibisteis las mejores

valoraciones del jurado y por tanto sois los capitanes.

El resto quedaréis divididos en dos equipos.

En uno estaréis los cinco que mejor cocinasteis:

Odkhuu, Laila, José Luis, José María y Lorena.

Y en el otro equipo los seis peor valorados:

Silene, Edurne, Jorge, Adrián, Paloma y Miri.

Elena, por ser la mejor en la prueba anterior

puedes elegir equipo.

Voy a tirar por los primeros que has nombrado

porque también si yo hubiera elegido

de otra forma algunos de ellos los tenía dentro del grupo.

entonces me voy a quedar con ellos.

Te quedas con cinco miembros en tu equipo

que han sido los mejor valorados en plató.

Sí.

Yo quiero a los mejores. Porque hoy tenemos que ganar.

Y tenemos que sacar el plato,

que no me quiero volver a poner el delantal negro.

Nathan, a ti te ha tocado el equipo que tiene

un miembro más, pero son los peor valorados. ¿Contento?

No es un problema. Son grandísimos compañeros

y a la vez grandes aspirantes a ser ganadores.

Si pudiera elegir no cogería

ni a Paloma, ni a Miri, ni a Silene.

No conectamos ni en la casa ni en la cocina.

Y no me aportan mucho, la verdad.

Elena, como mejor aspirante de la prueba de plató

puedes elegir el color de tu equipo.

¿Qué preferís, chicos? Yo tiro más para el rojo.

Tú eres rojo. -Pues venga, el rojo.

Nathan, tu equipo será el azul. Perfecto.

Creo que ser los peores en la prueba de capitanía

no tiene nada que ver con ser los peores

en la prueba en grupo.

Nos han "enchufau" un poco de presión.

Y esta presión la vamos a sacar de forma muy positiva yo creo.

Aspirantes, cocinaréis un menú granadino

formado por cinco platos.

Dos entrantes.

Tortilla de Sacromonte.

Y ensalada de zalamandroña.

Zalamandroña, vaya tela.

Qué revoltijos.

¿Has oído alguna vez lo de zalamandroña?

Silene, ¿tu primera ensalada de zalamandroña?

(RÍE)

El "zalamandroño".

Es que no le sale el nombre. -Es así todo el rato.

Un principal.

Olla de San Antón.

El martirio de la vida.

Y dos postres.

Pestiños de Vélez.

Y piononos. Piononos y "zarandrojos".

(RÍE)

(NATHAN) Por favor...

Aspirantes, ¿qué opináis del menú?

No sé si os preocupa os hace gracia.

No, no, a mí me preocupa. -A mí me preocupa.

Lo único que me ha sonado un poco es la tortilla.

Lo demás, otro idioma, el mongol de Odkhuu.

Aspirantes, os advierto que hoy

las comparaciones van a ser inevitables,

porque ambos equipos vais a elaborar

este menú al completo. Vale.

A ver qué excusa os inventáis porque la de

"mi plato es más difícil" no vale ya,.

Evidentemente siempre hay un menú que a nuestro parecer

es un poco más complicado y el otro es un poco más fácil.

Por eso hoy no hay excusas que valgan.

Aspirantes, disponéis de 90 minutos

para elaborar este menú.

En el minuto 30 saldrá la tortilla de Sacromonte.

En el 45 la ensalada de zalamandroña.

En el 60 la olla de San Antón.

En el 75 los pestiños de Vélez.

Y en el minuto 90 los piononos.

Cocinaréis para algunas de las personalidades

más importantes de la cultura andaluza,

56 comensales que conocen muy bien

los sabores de esta tierra

y no van a aceptar que les deis gato por liebre.

(TODOS) ¡Sí, chef!

Nuestro supermercado proveedor de alimentos os facilitará

los ingredientes necesarios para cocinar

y donará el excedente que no utilicéis a comedores sociales.

(TODOS) ¡Sí, chef!

Pues a cocinas en tres, dos, uno, ya.

¡Vamos!

Vamos a empezar por la tortilla de Sacromonte.

José María, Odkhuu. Vas a pelar, él va a cortar

las patatas. Yo voy a ayudar

con todos los ingredientes que tiene la tortilla.

La olla de San Antón. Edurne, esta es tu olla, ¿vale?

Yo te voy a estar ayudando al principio

porque hay que rehogar muy bien las carnes.

La ensalada de zalamandroña.

Laila, tú entera con ella, ¿vale?

Los pestiños Vélez y los piononos.

Chicas, es vuestro día. Tenéis que endulzar a todos...

Aspirantes, por favor, un momento de silencio.

Tenemos algo muy importante que comunicaros.

Espérate, la sorpresa falta.

Os lo hemos dicho muchas veces y no nos cansaremos:

cada prueba cuenta.

Los mejores aspirantes de cada reto

tendrán premios en las siguientes pruebas.

Como hoy lo va a tener Elena.

Debes decir qué miembro del equipo contrario

no cocinará hoy e irá directamente

a la prueba de eliminación.

Madre de mi vida.

Necesitamos un nombre y una razón.

No me lo puedo creer.

Madre de mi vida. ¿Pero esto es un privilegio?

Esto es un marrón de los gordos, vamos.

Estoy fatal, porque no es un plato de buen gusto.

No te gusta que te den un premio que sea

eliminar a un compañero.

Y ya no es eliminarlo de la cocina,

lo estás mandando a la prueba de eliminación.

Entonces es un jarrito de agua fría.

Elena, no te preocupes.

Chicos, de verdad, no sé ni lo que voy a decir

porque es supercomplicado, de verdad, os lo digo,

pero, es que tengo que dar un nombre.

Mira...

Joder, tío, madre de mi vida.

Mira, pensaré un poco por ayudar.

Miriam, creo que lo tienes regular, no te quiero hacer de mal,

cariño, y, a lo mejor

te veo que tengas más fuerza para otras cosas

y hoy, puedan trabajar mejor sin ti.

¿Vale, reina?

-No pasa nada, Miri, venga. -Venga.

-¿Pero, no puede cocinar hoy?

Miri, sintiéndolo mucho, tengo que pedirte

que nos entregues el delantal y salgas de cocinas.

Estoy mal, creo que Elena piensa que soy una aspirante

que se puede ir, fácilmente, en la prueba de eliminación

entonces, así se saca a alguien de encima y, mira, con esto

han despertado la abeja reina que tengo dentro.

Aspirantes, tras esta decisión,

ambos equipos contáis con seis miembros.

¿Estáis listos para superar este reto?

(TODOS) Sí, chef. Pues, a cocinar en 3, 2, 1, ya.

Chicos, venga, va, fuerza.

Venga, pelamos patatas, patatas, aquí.

Llévalas para allá.

Echamos primero la carne.

Primero la carne. -Venga.

-Te paso el cuchillo.

Es que no lo puedo coger bien con el corte.

Vamos, chicos.

Vamos, vamos, a ver esa sangre.

Sacad la sangre de donde tengáis.

Tenemos que cortar todo en cachitos, en cachitos.

¿Vale?

¿Lo has puesto a 100? -Sí.

Ahora, cuando veas que tienes la cantidad, subes el fuego

para que esté más fuerte.

Vamos, equipo.

Bien, venga, moveos.

Silene, los guisantes con el pimiento morrón,

como van al final, los mezclo y así tenemos la mezcla perfecta.

-Ya está el aceite caliente, ve echando...

-¿Sí, lo echo ya, las costillas? -Sí, ve echándolas.

Afronto mi capitanía con platos que no conozco de nada,

pero, aprovecharé de la experiencia

de Edurne y porque es de la tierra

y las chicas sé que harán una gran versión de los postres.

¿Cómo vas, Paloma?

-Voy bien. -¿Cuántos huevos llevas?

-Haré ocho por litro.

-Vale. -Y tres litros de leche.

-Ya lo tienes.

-La leche hirviendo con canela y ralladura.

-Dale vueltas,

yo es imposible darle la vuelta,

hay que echarle más de pimiento choricero.

-Échale, venga.

Ya está.

Ya está. -¿Tiene color?

-Sí. Bien, Edurne, vamos bien.

-Ahora, sal, echo un poco de sal.

Ya está, lo leeré.

Laila, lo que necesites, pídelo que hacemos aquí hueco.

¿Este fuego lo necesitáis? -De momento, no, todo tuyo.

No, me estorba, quítate, Odkhuu, quítate un momento.

Venga, José María, tranquilo, venga.

-Tranquilo, Joselito.

-Odkhuu, esto es mejor así.

Corta a tacos y, luego, a pellizcos.

Creo que tengo gente que, quizás, en algún momento

intenten ellos llevar, también, la vara de mando,

entonces, esa es, a lo mejor, el miedo que puedo tener.

pero, creo que, espero, que vaya todo bien.

Mucha atención, capitanes,

Elena, Nathan, por favor, venid aquí, ahora.

Los comensales se adelantaron, están al llegar

y el anfitrión del palacio quiere ofrecerles un apertivo.

En estas cestas tenéis, entre otros ingredientes,

subtropicales cultivadas en Granada, aguacate,

chirimoyas, guayaba y papaya.

Diseñaréis un aperitivo

con estas frutas y servirlo en 20 minutos.

¿Oído? Sí, chef.

Capitanes, tenéis que preparar 28 raciones cada uno.

Así que coged las cestas y a correr.

Vamos. Oído.

Necesito que me hagas espacio, si ese fuego no vas a usarlo,

ponlo todo ahí encima y me dejas a mí esto

porque tengo que hacer aperitivo, por favor.

Lore, ponte allí con los sesos que los tienes que escaldar,

deja eso que lo termine José Luis, que hay que sacar la tortilla.

Yo me tengo que poner a hacer,

es queso fresco, chirimoya, en 20 minutos.

¿Hay chirimoya? -¿Y aguacate?

-Vale, pues, aguacate.

Con una compotita de chirimoya, un poco de queso.

-¿Y cómo hago la compota?

-Pela la chirimoya y la bates con un poco de miel.

Hay miel. -Vale, vale.

Pero, miel no me ha dado. -Compota con esto,

compota de chirimoya con esto.

-Vale.

¿Quieres o lo hago? -No, lo hago yo.

Elena, cariño, la sartén es esta.

-Los sesos, esa es la olla para cocerlos, Lore.

Cuando estén cocidos. -¿No eran fritos?

-A ver, cinco minutos escaldados, los quitas

y quitas el agua, los sesos, luego, los fríes con esto.

-Vale. -Esto, lo primero, lo escaldas.

¿Cómo vas, José Luis? -Bien, de maravilla.

-¿Cómo vais los de las papas?

-Bien. -¿Bien?

Bueno, Miri, aunque hoy no cocinas, anímate porque tendrás

una oportunidad de oro para aprender.

Estarás sentada en la cocina de tu equipo y podrás ver

cómo trabajan y analizar los errores que puedan cometer.

Eso sí, no puedes ayudarles.

¿Lo tienes claro? Nada, cero.

Nada, ¿ok?

Miri, para que no sientas que no aportaste nada al cocinado

te propongo que elijas tú con qué equipo va Pepe

y con qué equipo va Jordi.

Buena idea.

Jordi azul, Pepe, rojo.

O sea, ¿con qué y quién crees que vas a ganar?

Muy bien, me eligió para su equipo.

El azul. ¿El azul, hoy?

Vale, Miri.

En fin, la próxima prueba

es la de eliminación, ¿no?, muy bien.

Odkhuu, ¿cómo vas con las patatas, cariño, te quedan muchas?

-Las patatas ya están.

-Pues, venga.

Necesito ese espacio en cuanto acabes, capi.

-Oído. -Para ponerme con la masa, ya.

-Adri, las patatas. -Están ahí cortadas.

-Ya, pero, tienen que estar fritas. -Las estamos friendo.

Odkhuu, necesito patatas que no estén allí, trae.

-Ya está. -Fuera.

-No pongas nervios, ¿eh?, Joselito, no estreses tanto.

Lore, ¿cuánta piel de naranjas necesitas?

Por lo menos de dos.

Odkhuu, más vale poco que llegue y todos los ingredientes, ¿vale?

Calcula. -Cuando termines con el bacalao

tienes eso en el horno.

-Sí, es que hago seis cosas a la vez.

-¿Qué haces? -Lo del horno, el bacalao

y los pestiños. -Los pestiños, ayúdame

a sacar esto para delante.

-Voy.

Mierda, me he quemado.

Vas a ver el cocinado de tu equipo desde aquí.

Muy bien. Puedes hablar con ellos,

pero, sin darles ayuda. Puedo animarlos.

Animarlos, por supuesto.

¿Vale?, vamos a ganar, no te preocupes.

Vamos a ganar. Muy bien, capitán,

veo que estás con ese aperitivo que nos pidieron con maravillosas

frutas subtropicales. Que muchas ni comí, ni conocía.

¿Qué harás con ellas?, porque tienes muy poco tiempo.

Sí, las voy a laminar finita y usaré, también, el queso,

las mermeladas. Si pruebas la guayaba,

es muy tomatera, me parce bien queso fresco, compota de tomate.

¿Sabes? Como un mel i mató. Un mel i mató.

Guayaba, requesón, confitura de tomate, ¿no te parece más fácil?

Hay que sacarlo rápido, hay que sacarlo, velozmente,

amigo mío, hay poco tiempo. Oído.

Odkhuu, los guisantes me faltan solo.

-¿Ya está?, vale, ya estoy, voy.

-No eches más, no eches más. -Ya está, voy.

¿Qué pasa, capitana, cuál será el aperitivo, cómo lo diseñaste?

Pues, pondré como un tartar, de las diferentes frutas

y encima el queso con variedad

del tomate secado.

Pero, son 28 razones, ¿lo sabemos? Sí.

¿Y están qué son, cuatro? Son cuatro.

Pues, ya podéis correr.

Venga, echa ahí. -Venga.

-Espera. -A ver el agua, yo os digo.

Eh, a ver, no eches mucha, echa, echa.

-A cubrir. -Sí, pero, un poco más,

que, luego, tiene que cocer.

-¿Así? -Vale, vale.

Mucha agua, porque luego, se aguachirrian.

Tápalo.

Edurne, pimientos. -Pimientos.

-Le quitas el corazón, la chapas, en dos y al horno.

Esta la quito de aquí. -Nathan, córtalo por la mitad

y sacarle todas las pepitas con una cuchara, lo harás rápido.

Ahí, ahí, cuidado tu dedo.

Edurne, hoy tenemos una prueba de sabores muy así de guisos

tradicionales, tienes que meter aquí mano, maña...

¿Mano? Me la voy a meter en el bolsillo.

¿Cómo ves al capitán?

Pues, ha empezado bien, ahora, está más calladito.

Está ahí pensando en ese apertivo que no es lo más importante

del día, es el menú.

Ya, pero, vamos a ver. No te quiero ver dispersa hoy.

Que la vieja ya verás que... La vieja tiene más energía

que un niño de cinco años, así que a dar caña.

Lo que te diga, pero, con el delantal negro.

¿Quién está con las tortillas? José María y Odkhuu.

¿Lo tienes bien organizado y el guiso de San Antón?

El guiso lo lleva él.

¿Lo tienes controlado? Todo José Luis.

Venga, a tope esos fuegos si no, no hacemos nada aquí,

Está a tope.

No, esto no está a tope, señores.

Tiene que estar a 2500 o 3000.

Vamos, si no, no llegamos en la vida aquí, capitana,

organiza esto un poco y digo yo, o sea, tenéis boles pequeñitos.

Sí. ¿Y no es más fácil ponerlo aquí?

Y el otro en el plato.

Ya, pero, tú sabrás, capitana. Llevas razón, llevas razón.

No, bueno, déjalo, tú sabrás. Lleva razón Pepe,

es más sencillo ponerlo aquí.

Venga, ahora, esto aquí.

Tienes 10 minutos, Nathan, es solo aliñar, punto.

-¿Cambio el aperitivo o qué?

-Seguid con lo vuestro y yo ya me encargo, gracias, equipo.

Ese Nathan, que no se le oye.

A ese Nathan no le oigo.

Da cuatro voces.

Da cuatro voces, la hostia,

para que nos enteremos que estamos aquí.

-Está a tope, Nathan.

Esto puede saltar.

Vino blanco, anís verde.

El azúcar que la tengo aquí lista.

Venga, ahora, echa aquí eso.

Espera, que lo bata bien.

Muy bien, Edurne, mi vida.

-No sé cómo vamos, hija. -Vais bien, pero, dadle caña.

A ver, voy, ¿eh?

¿Cómo van las verduras, asan ya? -Silene, aquí van dos litros.

-Silene, cuando hablo yo, por favor, callad.

-Sí, las verduras están al horno.

Equipo azul, equipo rojo, en cinco minutos

salen los aperitivos de frutas subtropicales.

Y en 20 salen las tortillas de Sacromonte, ¿entendido?

(TODOS) Sí, chef. Pues, venga, vamos a darnos brío.

Laila, ponte con los pestiños.

-No tengo sitio, quiero que saquéis esto.

Enteras, Odkhuu, ¿eh?

Las patatas, que las echamos entera, digo.

-Ah, con piel. -Peladas.

-Peladas, pero las tiro. -Vale, vale.

-¿Vale?, lo has entendido.

A ver, Paloma, ¿cuál era la textura?

-Una textura de masa. -Tendría que salir más dura, ¿no?

Sí.

¿Y esto, qué?

No entra... Sí, sí, molt be, molt be.

Capitán, ¿tienes los aperitivos listos?

Sí, pueden salir ya.

Camareros, por favor, nos lo llevamos.

Adelante, vámonos "pa'rriba", venga.

Venga, equipo, ánimo. Ahí, muy bien.

Esas tortillas que no salen, a sacarlas todas.

Venga, señores, esta tortillas con garbo.

Bien, chicos, bien. -Mira, nene.

-Primera, vale, déjala ahí.

-Una bandeja, por favor.

Elena, ¿tenemos los aperitivos, capitana?

En un minuto. ¿Los sacamos?

Sí, los de allí están listos. ¿Estos están?

Sí. Camareros, por favor,

sacamos este aperitivo

de frutas subtropicales, adelante, cuando queráis.

Uno más.

Yo me quedo tranquilo, fenomenal, vamos a darlo todo.

Comensales, bienvenidos al palacio de Los Córdoba.

Muchas gracias por aceptar nuestra invitación

y, sobre todo, gracias por dedicar tantas horas y tanto talento

a que la cultura andaluza sea un referente mundial.

Hoy es un día muy especial

para todos y yo os tengo que pedir un pequeño favor,

me gustaría que dedicásemos un caluroso aplauso

a mi amiga Pastora Soler por su vuelta a los escenarios.

(APLAUDEN)

Sabes lo que me alegra.

Y me encanta verte con tanta fuerza.

Para ir abriendo boca os serviremos un aperitivo

que han diseñado los aspirantes y que lleva la garantía de calidad

que Sabor Granada da a todos sus productos.

(HABLAN ENTRE ELLOS)

Álvaro, creo que te ha tocado el rojo y a mí, el azul.

¿Cómo está eso? -No entiendo el mango deshidratado,

me aporta una textura muy chiclosa.

¿Y el tuyo, cómo va? -Este, yo le he echado en falta

un poco de más variedad de frutas,

pero, tenía un punto rico con la menta.

Trae la tapa.

Mira, tortillón del siglo. -Me encanta.

-Me encanta, me encanta, boludo.

Mira qué tortillón, nene. -Buah, qué pinta, qué pintaca.

-Ni la de la mama me sale así, nene.

El primer entrante del menú de hoy es tortilla de Sacromonte,

una tortilla de patata con muchos ingredientes,

¿cuáles?, sesos y criadillas que los escaldamos,

los reservamos y picamos.

Luego, jamón, chorizo,

lo picamos y lo salteamos con unos guisantes.

Pochamos la patata con aceite de oliva,

como una tortilla normal, batimos los huevos,

mezclamos y hacemos una tortilla maravillosa

que quede jugosa por dentro.

Joselito, ¿cómo van las tortillas?

-Ya tengo dos.

Equipo azul, equipo rojo, en menos de 10 minutos

salen las tortillas de Sacromonte.

¿Entendido? Sí, chef.

Chicos, la tortilla ya.

-Estamos, estamos con ella ya está, van dos ya.

Me pongo a hacer el bizcocho en cuanto me...

-Ya, ponte aquí, aquí ya cabes, el fuego que no pare.

Muy bien Edurne, todo a daditos y remueve, Nathan, que no se queme.

Oído. -Vamos bien.

-Ea, con la cuchara, métela.

Ay, mierda.

Tranquilo.

Bien. -Quedó perfecta, tío.

Consistencia perfecta.

Esto lleva espinas. -Lleva espinas, vale.

-Las espinas, fuera, -Quito las espinas, vale.

Laila, estás con los pestiños, ¿no?

-Sí. -Vale.

¿Cómo va el equipo rojo? Emplatando las tortillas.

¿Ya emplatáis? Sí, ahora empezamos.

Vale, ¿cómo va el postre? Ahora, Laila se puso

con los pestiños y Lorena la crema pastelera.

Esos pestiños deberían estar ya, al menos ir amasando.

Termina con esa tortilla que te echaré esta.

Esa está rota, compadre.

¿Para qué las pones juntas?, ahora, para sacarlas las rompemos.

-Sí, me cago en la puta,

no pasa nada, intentamos sacarla con la misma sartén.

Ideas de cochinos, coño. -¿Cómo van esas tortillas?

-¿Quién pensó poner las tortillas ahí?, ahora,

al sacarlas, se rompen.

-No pasa nada, las volteamos en una bandeja plana.

-Córtalas, y sacas el lomo de arriba.

-De esa olvídate. -José Luis, esa se rompió,

córtalas en trocitos y sacas el lomito,

eso no se debería de haber puesto ahí.

-Las volteamos, José Luis. -No las voltees.

-Las volteamos, cógete por ahí y las volteamos.

-Que no, Joselito, corta los trozos y él saca

los trozos pequeños. -Haced caso a ella.

-Joselito es con el que más me cuesta trabajar,

quizá, es porque yo sea mujer, no lo sé,

pero, me cuesta muchísimo muchísimo, darle una orden

y que él la haga, muchísimo.

Vamos a voltearla que se quedan más planas, José Luis.

-Joselito, al final tienes que hacerlo.

-Para acá, una, dos y tres.

-Que las tortillas para sacarlas nos la vamos a ver putas.

-Escucha, si te digo que lo hagas

de la otra forma, se hace de otra forma.

-¿No está más claro así?

-Que sí. -Vale, vale.

Yo hice lo que creía conveniente y le di la vuelta

luego, se enfadó, que por qué no le hago caso que tal y cual,

pero, cuando veamos algo que no esté bien,

se lo vamos a tener que decir quiera ella o no quiera.

Vale, dale, Nathan, a saco a saco.

Vamos, chicos, apretad el culo, un poco más, Nathan, va.

Las tortillas están perfectas. -Bien, chicos, bien.

-Venga, chicos, un poco de ánimo,

en La Alhambra hay que ganar,

no vuelvo en mi vida si no gano aquí.

-A saco, Nathan, va, pam, pam.

¡Nathan, Nathan!

Nathan. Sí, chef.

Go, Nathan, go, las tortillas están hechas, a emplatar.

Las voy a sacar en un minuto.

Dará tiempo, chef. Llegamos por los pelos, venga.

José Luis, ¿necesitas esto ahí, todavía?

Estoy ayudando a emplatar, están los camareros.

-Vale, en cuanto termines, te vienes, ¿vale?

-Un minuto.

22.

¿Cómo llevamos las tortillas, pueden salir ya?

Pueden salir. Tenemos los camareros preparados,

así que, camareros, por favor,

podemos coger la tortilla y sacarla, muchas gracias.

Venga, José. -Venga, plato.

-19, 20. Camareros, vámonos.

Adelante, por favor.

Go, Nathan, go, vámonos, venga, con punch.

Venga, dale.

Os serviremos un menú, típicamente, granadino.

Ambos equipos cocinan las mismas elaboraciones

de manera que os serviremos dos raciones de cada plato

y así, podréis decirme cuál os ha gustado más de las dos.

Y, ahora, sí, comensales, empezamos con el menú.

Lo haremos con un entrante

que se llama tortilla de Sacromonte,

seguro que a todos os suena muchísimo.

Ambos equipos han puesto las mismas ganas,

así que, espero que el resultado también, sea igual.

La roja...

Probaré la roja que ni la probé.

Fíjate lo nervioso que estarán que una tortilla, más o menos,

siempre sale bien, si fríes bien las papas...

Elena, no cuajaron. -Bueno, corazón,

está la otra entera, sobra. -No sobrará.

Vamos con el siguiente plato, dejad las tortillas,

no saquéis más, la del equipo azul salieron ya

y llevamos aquí 10 minutos de retraso dando tortillas.

¿Dónde están las del azul? Todas, todas, míralo.

¡Capitán, no te escucho!

Estamos preparando para emplatar la ensalada.

Pues, venga, caña, aprieta, fuerte, venga.

Aprieta, di: "Vamos a emplatar la ensalada".

-Va, chicos, a emplatar al ensalada, ya.

-Nathan, las olivas negras,

¿dónde están? -Ahí detrás.

Va por encima al emplatado y abajo.

No le voy a echar más arroz.

¿Qué tengo que pelar? -No, te pones aquí conmigo

porque hay que sacar el emplatado. -Vale.

-Necesito, nena, que vengas aquí,

tostar los piñones para la ensalada que sale ya.

-Venga. -¿No tenemos cucharas?

-Sí, había cucharitas pequeñas. -No, necesito un de estas, amor.

-Ya está eso, déjalo, ¿cómo vas con eso, Odkhuu?

-Bien. -¿Bien, no?, vale.

Buenas tardes. Buenas tardes, guapa.

Qué alegría me da verte.

Y a mí. Porque te veo mucho,

pero, en pantalla no se te ve.

En pantalla, no. Así que somos unos privilegiados.

Privilegiada yo de estar aquí

y de coger fuerza con vuestras buenas comidas.

Sí, porque te hace falta fuerza porque para cargar con Estrella

que Estrella ya está grande. Sí, y está con la edad esta

de que por la noche la energía ya se me va,

así que, mira qué bien voy a cargar hoy las pilas.

A ver, cuéntame un poquito, ¿qué te parecieron las tortillas?

De sabor, buenas, pero, el azul, creo que está mejor ejecutada

la patata y todo porque mira esta patata, está como cruda,

demasiado gorda, está muy sequilla.

Entonces, nos quedaríamos en este caso con el azul.

El azul. Pues, nada, que usted la disfrute.

Gracias. Doña Diana, ¿qué hacemos contigo?

No sé si se han equivocado o algo porque creo que el roja

está más jugosa que la azul.

Bueno, a ver, puede pertenecer a tortillas distintas.

Es la sensación que me dio, que hicieron diferentes tortillas

y creo que la roja está más rica que la azul en mi caso.

Bueno, pues nada, "fifty, fifty",

a ver qué pasa con los siguientes platos.

El segundo entrante del menú de hoy es ensalada de zalamandroña.

Cogeremos calabaza, calabacín y pimiento verde, lo metemos

en el horno a escalivar,

a pochar para luego pelar y cortar así, en trocitos.

Mientras, hacemos un pochado en aceite de oliva

de buena cebolla y bacalao desalado, sin piel.

Los piñones, algo de orégano, mezclamos con el resto de verduras,

el mejor aceite de oliva virgen extra posible y unas aceitunas

negras con chorreón de vinagre y tenemos una ensalada estupenda.

Sigue, sigue, venga, chilla un poco, Nathan.

-Quiero las verduras cortadas ya -Oído.

-Adrián, empiezas a decorar ya tu plato.

-Vale. -Dile: "Ven a decorar aquí, ya".

-Pero, ya es ya.

-Me pone nervioso. -Adri.

-Que sí, si no tengo pimiento, no puedo decorar.

-Di: "Adrián, no hay tiempo, o vienes a emplatar ya o no salen".

-Adri, no necesitamos cortar más, vente aquí, ya.

Vete a emplatar eso y yo voy con lo otro, emplata eso.

-Necesito lavarme las manos. -No tienes tiempo de lavártelas,

dile que emplate ya. -Venga, de aquí para allá, todo,

y yo voy detrás con las olivas y el orégano, ¿oído?

¿Cómo vamos con esas ensaladas, van a salir ya?

En un minuto las tenemos. ¿Tenemos todos los platos?

Casi. De todas formas...

Jolín.

Una tapita.

Oye, equipo rojo, me encontré una bandejita de bacalao cocido

y tal, lo digo porque es una tapita muy chiquitita, ¿no?

Esto es un canapé, no un plato, hablábamos de optimizar

el producto, equipo rojo, ¿qué hacéis?

Venga, perdón. Yo no estoy para ayudaros.

Poneos con lo demás y yo me encargo del bacalao.

Yo lo que quiero es ganar y me lo ponéis fácil, ja, ja.

Vamos a desmigar. Vale, le ponemos más y ya.

Vale, venga, ya está, chicos, puñadito.

-Menos, menos, menos.

Capitán, ¿cómo lo tengo?

Capitán, ¿cómo lo tengo? Vale, no le había oído, chef,

perdón, lo tenemos a punto de salir ya.

¿Puedo sacar platos? Sí, unos 15 ya

y van saliendo, continuamente.

¿Sí?, camareros, platos terminados, nos los podemos llevar.

Haced una cadena, hacedla, Nathan, organiza una cadena.

Eh... Miri... Dime.

Para empezar, dijimos que no podías dar instrucciones.

No las estoy dando. Estás dando todas.

No.

He pensado un poco en alto, nada más.

Decías una frase y él repetía la misma.

Ha sido un poco títere.

Es muy difícil callarse. es que es imposible,

bueno, para mí es imposible, además, que hablo mucho.

¿Todos los de delante, todos los de delante están?

Todos los de delante los podemos sacar.

Camareros, por favor, venga, capitana, dirígelos, ¿vale?

Venga, ese te lo puedes llevar.

Este, espérate, ese te lo puedes llevar.

Ese, también. -Elena, cuando puedas

y tengas un momento, vienes. -Espera, espera, venga, ya.

Este por aquí.

Bueno, a ver, Lorena, podemos trabajar con un poco más

de sentido común e higiene?, como en una cocina profesional,

súbete la olla. Es que no hay sitio.

¿Cómo que no hay sitio?

Venga, por favor, y si pasamos una bayeta

ya sería la leche, podemos hacerlo aquí,

que estamos en el suelo que da... de verdad.

Ya está. -Este faltó un poco, un toque.

-Este te lo puedes llevar. Un toquecito, Laila.

Vale.

Os serviremos ahora otro entrante,

es una ensalada de zalamandroña.

A nuestros aspirantes esta receta no les sonaba

de, absolutamente, nada.

Así que, espero que, al menos, tengan la suerte del principiante.

Siguiente paso. -Canela molida.

Empieza con una vaina, creo que es suficiente,

es un gusto, es solo la vaina. Equipo azul, equipo rojo,

en 10 minutos sale la olla de San Antón.

A ver, le voy a echar las habas ya.

-¿Ya con tanto...? -Sí, porque lo sacan

en poco tiempo y luego ya... -Pero, si la haba está cocida.

-Pero, hay que echarla ya que coja sabor.

Yo quiero que estas criaturas aprendan a cocinar lo base

y, luego, los revueltos y esas cosas de sifones

ya lo aprenderemos.

El plato principal del menú de hoy es olla de San Antón.

Lo principal, carne de cerdo, oreja, rabo, una panceta añeja,

una cebolla, cabeza de ajos, pimientos choriceros y a cocer.

Cuando falten 20 minutos de cocción añadiremos cachelos de patata,

añadimos el arroz las habas al final y poco más,

que cocine bien que todo esté bien guisado y servimos sin demora.

¿Cómo va el caldo? -Sartén ahí.

-Sartén, ¿dónde? -No, a ti, no, sartén ahí.

-Yo el rabo no lo pondré que está duro como una piedra.

-Vale, entonces, cómo lo emplatamos.

-Ponemos las alubias y la verdura

y, luego, se pone un trocito

de oreja y un trocito de morcilla y de carne.

-Vale, sigue cortando.

¿Cómo va la morcilla, te la paso por la sartén?

-Ponte con los platos, prepáramelos.

-Los platos los pone Joselito,

emplato contigo. -Un poco de harina, un poco.

Ten cuidado, no me condenes aquí que tengo que poner más platos.

Espera, te pongo unas pocas. -Vale, enharina, eso es.

Lore, ¿cómo va ese bizcocho? -Necesito que alguien bata claras.

-Joselito, cuando termines de emplatar que bata claras.

-Chicos, los platos están delante.

-Perfecto, las claras hay que montarlas, José María.

¿Cómo va ese pestiñito, Laila?

Laila. -Los pestiños los freiré ahora.

-Pues, eso, contéstame.

Antonio, me voy para ti porque tú, como granadino

sabes, perfectamente, qué es una zalamandroña,

¿qué te parecieron los platos?

Que las dos están buenísimas, pero, me parece como que tiene

más jugosidad y está mejor preparado el equipo azul.

Mejor aliñado. Tiene más saborcito.

¿Y por aquí, Manu, con qué nos quedamos?

La verdad que yo comparto

con Antonio que la del equipo azul me parece más sabrosa,

más gustosita, esta, la verdad, el bacalao no lo noto demasiado.

Pues, todo esto se lo cuento a los jueces que, luego,

ellos tienen que saberlo todo.

Muchas gracias. A ti, mi vida.

Venga, va, que vamos a ganar, por favor, Edurne.

-Hombre, faltaría más,

si no, me da un patatús. -Sigue, sigue, yo los muevo,

sigue con eso, que eso tiene mucho trabajo

y me tienes que hacer ya el almíbar.

-Ahora vamos, vamos a freírlos primero.

Jorge, cuéntate los platos y ponlos encima, por favor.

Coge dos de 20...

-Miri, ¿te callas un momento, por favor?

Paloma, perfecto. -Un poquito más dorados, porfa,

¿está el fuego a tope?, fuego a tope, porfa.

Vamos. -¿Contaste los platos, Jorge?

-Sí, hay 56. -¿56?, seguro, ¿eh?

-Sí.

¿Y mi bol?

Oye, ¿te me has llevado el bol?

-No, no me llevé nada. -Lorena, un poco más

de tranquilidad que las cosas con tranquilidad se hacen mejor,

-No se puede ser tan desastre con las cosas.

Equipo azul, equipo rojo, en cinco minutos

sale la olla de San Antón.

¡Todo el mundo a emplatar!

Patata, arroz..

Un poco de caldo, un poco más de caldo.

-¡Odkhuu! -¡Qué!

-Deja lo que estés haciendo y ven para acá.

-Venga, vamos. -El haba, ponle las habas tú.

-Haba, morcilla y romero.

-No, tú, ponle las habas. -Y Joselito las morcillas y romero.

Dale, dale, Nathan, emplatar a saco.

Emplatadme estos primero y voy con el caldo, rápido, rápido.

Vale, ya está todo para servir. Capitán, no vamos bien,

pero, solo noto tensión cuando yo estoy en la cocina.

¿Por qué? Porque impone.

¿Que impongo?, sí, un montón, venga, oye,

emplatamos con cariño, rápido, pero, sin manchar.

Vamos, señores, sacamos platos estamos en tiempo,

capitana, ¿se pueden sacar, no? Se pueden sacar.

Vamos, échale sustancia, carne buena ahí.

Venga, la cadena, más deprisa, esa cadena está un poco floja.

Alguien que limpien los platos. Estoy limpiando.

Emplatamos rápido, venga. Vamos, va.

Venga, los platos terminados nos los llevamos, adelante.

Sí, mejor dos, chicos, morcilla ahí.

Espera, ¿sabes?, se me ocurrió una cosa.

-Coño, las papas deberían estar rotas.

Vamos a acabar antes porque si no, la cadena sale de la bici.

-Pero, has echado todo el caldo, tío.

-Bueno, no pasa nada.

-José Luis, no.

-¿Cómo que no, coño? -Porque no, porque el caldo ahora,

hay que echarlo aparte, yo tengo la espumadera, no y no.

-Bueno, hay un cazo, se termina antes.

-No y no, no, José Luis.

Ahora, échale el caldo. -Quita, vete de aquí al otro lado.

-No, lo voy a hacer yo, José Luis,

te dije que las cosas estaban como estaban.

Estábamos bien la cadena, no sé por qué cambiamos.

Madre mía de mi vida.

Elena como capitana, pues, no me gustó.

Si no tomo las riendas, no sale el plato.

Discutí con ella, me da igual,

si salvo el plato, me da igual discutir con ella o con quien sea.

Al final, queréis sacar más protagonismo que otra cosa.

-Elena, no digas tonterías, no digas tonterías.

-Sí, José Luis, si las cosas se hacen bien, se hacen bien,

tranquilidad y con buenas palabras. -Eso es.

-Venga, que haya paz, chicos, ya está.

-Yo lo que quiero es no perder, ¿sabes?

-Sí, pero, tampoco, dejarme a mí como la mierda.

-He visto a José Luis y Joselito cómo les dio la gana

y parece que la palabra

de la capitana no valía un pimiento.

Entonces, fue un cúmulo de despropósitos, un luchar

Elena con ellos y todos histéricos

que no comprendo, era innecesario.

¿Lleváis el número echado? -Están todos los platos aquí.

-Que te limpio yo. -Odkhuu, limpio yo también,

que si no, no da tiempo, corazón.

Limpiamos los dos que no da tiempo a sacarlos todos.

-No discutáis, venga.

Estando en Granada, pedíamos a nuestros aspirantes

que hicieran una olla de San Antón.

Así que, ahora, me contaréis

cuál de los dos equipos la elaboró mejor.

¿Ha salido el último plato? Sí, chef.

Postres, ¿qué tardamos?

Nada. -Estamos friendo los pestiños.

¿El almíbar? ¿Está hecho el almíbar?

-Lo estamos haciendo y se untan. -Por favor, tiene que ser frío.

Señores, a volar. Oído, chef.

Contar cuántos pestiños hay. -¿Son dos por persona?

-Sí.

Vamos, señores, estamos fuera de tiempo, ¿cancelamos los platos,

los servimos ya? Estamos a tiempo, para sacarlos.

Venga, vamos, vamos, chicos, que esto está ya,

un plato y listo. -Último, venga, vámonos.

-Venga, ¿eh? -Vale, podéis llevar, gracias.

A los postres, fuera.

Trae, doy yo un poquillo. Odkhuu, en 10 minutos

salen los pestiños de Vélez, ¿entendido?

Sí, chef. Venga, cómo lo llevas, Laila,

que estás encargada con ello, ¿crees que llegas?

Yo creo que sí.

Vale, venga.

Elena, ¿cómo quieres que hagamos esto?

-Lorena lo sabe, un dedo de hondo y todo a la placa.

Va, va, échala toda, toda. -Sí, a eso voy.

-Va.

-Al horno. -Al horno, sí.

Intenta colocarla bien aquella

y esta intenta colocarla bien, ojo, no te quemes.

Buenas tardes, José Víctor, José Luis,

qué alegría me da de veros.

Estaba pensando, yo tenía 16 años cuando hacía de maniquí,

os acordáis allí con vosotros.

Una niña. Pero, aquí venimos a hablar

de comida, así que, cuéntame José Luis, qué tal.

A mí me encantan estos tipos de guisos populares,

encuentro el azul un poquito mejor, me sabe más a morcilla el rojo.

José Víctor, qué te han parecido a ti.

Mira, el azul lo encuentro más elegante, esta gente

tiene mucha voluntad, pero, le falta un poco de arte.

¿El rojo? Sí, entonces,

este es como más elegante, no sé, más chic.

Pues, nosotros, mientras sea chic y elegante, nos quedamos con él.

¿El azul? El azul.

Y si lo dicen Victorio y Lucchino, esto va a misa.

Guapa.

Va, Silene, por favor, dependemos de ti ahora.

Lo estás haciendo muy bien, pero, ágil.

¿Qué hace falta, qué más queréis? -Tú, sigue, tú, sigue.

Está bien.

El primer postre del menú de hoy son los pestiños de Vélez.

Primero haremos una buena masa para los pestiños,

pondremos el aceite de oliva con el anís a calentar

en una sartén sin mucho calor.

Echamos la harina, tostarla, que no quede cruda, importantísimo.

Cogemos agua y azúcar para un almíbar a punto de hilo.

Estiramos la masa de los pestiños,

con un cortapastas hacemos formas circulares

y las pegaré y freiré poco a poco en un aceite

de girasol y quedarán que te mueres.

Lorena, mientras eso está en el horno,

ponte a freír pestiños. -Vale.

Odkhuu, esa masa tiene que estar más fina.

Tira una masa entera grande... -No, no.

Grande no puede estar fina. Te lo digo yo.

Odkhuu, mira cómo lo estamos haciendo.

No, mira... -Pero es que no llegamos.

Sí llegamos. -Que no llegamos, Odkhuu.

¡Aah!

El segundo postre del menú de hoy son los piononos.

Lo primero que vamos a hacer es el bizcocho.

Vamos a batir los huevos, la harina y el azúcar,

y vamos a batirlo mucho para que quede

una masa espumosa. Lo vamos a estirar

en unas planchas y lo vamos a ir horneando.

Vamos a coger la masa de bizcocho, vamos a untar almíbar.

Luego vamos a untar la crema pastelera

y vamos a enrollar. Vamos a ir cortando en porciones

y luego, al final, pondremos crema pastelera,

un poco de azúcar y quemaremos con un soplete.

Estarán espectaculares.

Contad cuántos hay. -¡Joder!

¿Hago yo eso, Nathan? Escúchame, me das uno y lo pinto.

Los más bonitos. Adrián, se te están quemando.

Sácalos, baby.

Mira. -Voy a echar el ron en el almíbar.

Y ahora que está pintado, lo colocas.

Vale, vale. Sí. Déjalo. -Así.

Vale. Vamos.

Está ya el de arriba. -Sácalo, Joselito.

Que me quemo, que me quemo.

El rey del pestiño.

Emborracho primero, ¿no? -Sí, pero no te pases.

Con la brochita. Bien humedecido, pero ya está.

Hazlo alargado, cariño, ¿vale? Que lo haces bien

pero hazlo alargado, no a lo redondo.

¿Cómo va el bizcocho, Lore?

Ya está fuera. -Perfecto.

13, 14, 15, 16, 17, 18... Salen 20, así que vamos bien.

Déjame aquí, estoy yo. No me pises, por favor.

¿Cómo vamos? Están aquí los camareros.

¿Sacamos platos? -¡Sí, chef!

¿Seguro? ¿Está todo perfecto? Perfecto.

Camareros, podéis empezar a coger los platos de pestiños de Vélez.

A ver, chicos, todos estos os los podéis llevar.

Gracias, chicos.

¿Cuánto falta, Laila? -Otra tanda más.

¿Otra tanda? -Venga, sácalos.

Ten cuidado que se rompen. -Se rompe el que no vale.

A ver, dejad los pestiños ya y contad, Elena.

A ver si vamos a hacer de más. -Está Laila contándolos.

¿Cuántos hay aquí? -Ocho en mi sartén.

Elena. ¿Sí? Perdón.

¿Podemos sacar estos platos? No, porque voy a poner

un poquito de canela encima y lo sacamos.

¿Ahora? Da igual... Perfecto.

Ya está metido. Camareros, empezad a sacar platos.

Llega el momento de ponerle el punto dulce

a este menú. A cada uno os vamos a servir

dos raciones de pestiños de Vélez.

Una, elaborada por el equipo rojo;

y otra elaborada por el azul.

Equipo azul, equipo rojo. En 10 minutos salen los piononos.

Y os veo muy mal. Es el último plato del menú

y tiene que ser espectacular. Yo lo hago.

¿Ves? Queda más rellenito... -Sí, pero el pionono no es así.

El pionono es todo lleno de crema. Es un rollo cremoso.

Hay que poner una lámina de crema. -Haberlo dicho antes...

Si eres el granadino. Nosotros... -Va, por favor. Seguimos.

A ver, ayúdame. -Avanzamos.

Redondo, redondo... Ahí, con crema en todas las capas.

Esto así no sale. Está crudo, además.

Ya está, Laila. -No, que lleva almíbar.

Está crudo. -¿Pero esto qué es?

Cariño, yo no lo sacaba. -Imposible. Eso no lo pienses.

Ya está. -Espera, hombre.

¿Lo quieres enrollar tú? Enrolla.

No quiero enrollar yo. Quiero misma presión todo el rato.

Así va igual.

Buenas tardes. Hola.

Estando en Granada tenía que haber representantes

de la música indie. Tenemos a Eric, de Los Planetas,

y a Zahara. ¿Qué tal? ¿Cómo ha ido la cosa?

Mira, el azul ha estado muy bien que hayan puesto dos.

¿En el rojo no había dos? No, uno solo.

Eric...

Prefiero dos pestiñillos a un pestiñazo.

Pues tal cual lo traslado a los jueces.

Vale, va. Haced una cadena entre todos.

Vais bien, tranquilos.

Sin prisa, pero sin pausa. -Jorge, aquí puedes cortar otro.

¡Muy bien, muy bien!

Trae. Con una cuchara no hagas que estamos hasta mañana.

Ya, pero... Venga, dale al cazo.

¡Cuidado, Edurne! -Edurne, ¿adóndevas con eso?

¿Es así o no? -Sí, se hace así.

Pero que no salga por abajo. -Toma tú que eres la pastelera.

Yo soy la pastelera... Mira cómo está esto de sucio.

Cuidado. -Creo que eso más rápido

que esto, Paloma. Es más lento hacer piononos

que poner el pegotito.

De verdad, chicos. Deja el soplete que es lo último.

Vamos a centrarnos. -Llenadme las mangas pasteleras

para que en el último minuto podamos emplatar.

¿Qué más da el pegote ahora? Hay que hacer las láminas.

¿Quién coño lo ha hecho? ¿Qué pasa?

¿Tenéis raciones infantiles, de chica y de chico?

No. Es que no sé, capitana.

Cuando sacas un postre tienen que ser todos iguales.

Lo decimos siempre. Vamos a sacar esos.

Empezad a quemarlos que tenéis poco tiempo.

Vamos. El azúcar, el quemador, la crema pastelera por encima...

Venga, id poniéndolo ahí para tostarlo.

Es infumable.

Ahora ya puedes quemar.

Nathan, ahora quema. -Voy, voy.

Laila, ¿me pones aquí un poco, por favor, de crema?

Este necesita crema.

Laila, mejor aquí. -Me lo había pedido ella.

Échalo ya. -Crema pastelera.

Eso es. Ve sopleteando tú, ¿no?

No se aguanta, ¿no? El primero que he sacado así.

Faltan como diez o así. Diez o doce.

Vamos, capitana. ¿Cómo van los piononos?

¿Pueden ir ya? Tengo a los camareros esperando.

Pueden ir saliendo, sí. Camareros, por favor,

vamos sacando platos ya.

Capitán. ¿Sí, chef?

No meteremos la pata con el último plato, ¿no?

No, chef. Bueno, lo veo jugosito,

lo veo que está bien pero no lo veo salir.

¿Podemos sacar platos? Van a salir todos de golpe.

No, van a salir ya, amigo mío. Camareros, los que estén terminados

pueden salir. Adelante.

Estos de primera línea los podéis coger, chicos.

¡Por favor, chicos, que ya falta menos!

¡Venga, venga, venga!

¿Esa es toda la intensidad que tienes para darme?

No va más. No te hablo del soplete.

¡Vamos, chicos! ¡Que os veo quietos!

Venga, equipo, que ya estáis.

Comensales, estando en Granada no nos podíamos ir de aquí

sin serviros piononos.

Así que espero que sea el broche perfecto al menú de hoy.

Muchas gracias.

Bueno, ya estamos con los postres. Buenas tardes, Eva.

Buenas tardes, José Manuel. ¿Qué tal? ¿Cómo va la cosa?

Yo me quedo con el azul.

Lo que más me gusta del mundo es la generosidad.

¿Ahí había más que en el otro? Hay mucha generosidad.

Este lo veo más... Más seco.

Está como más blanquito. Este está más tostadito,

más nuestro, más gitano.

Yo en el postre también creo que el azul ha ganado.

Buenas tardes. Don Paco y don Pepe. Si tuviésemos que quedarnos

con un equipo como cómputo general. Me quedaría con el azul.

Quizás por los sabores. están más conseguidos.

El azul ha tenido más calidad.

Muchas gracias por todo. Y gracias por invitarnos a Granada.

Siempre es un placer estar aquí. Muchas gracias.

¿Listo? -¡Listo!

Ya he terminado aquí. Hemos terminado los rojos.

Bueno, bien, chavales.

No teníamos más tiempo. El bizcocho ha sido super tarde.

¡Edurne! -Ven, Edurne, un abrazo.

Lo habéis hecho muy bien, en serio. -Están los "piololos"...

¿Los qué? -Los "piololos" esos.

(TODOS RÍEN)

Mi equipo gana seguro. Han ido a por todas,

lo han hecho superbién.

Y los platos han salido muy bien.

Comensales, espero que hayáis disfrutado

tanto como nosotros. Siempre es un placer

volver a Granada. Hasta siempre, y espero

que volvamos a vernos pronto. Gracias.

Aspirantes, hoy habéis corrido los 100 metros lisos en la cocina.

El ritmo de cocinado ha sido frenético.

Controlar los nervios sabiendo que cada 15 minutos

sale un plato no es nada fácil. No obstante, habéis trabajado

con entrega y máxima concentración.

Pero claro, lamentablemente el esfuerzo

de alguno de vosotros no ha sido suficiente.

Y tendréis que enfrentaros, junto con Miri,

a la prueba de eliminación.

Equipo Rojo, dejando a un lado el hecho de que habéis sacado

varios platos tarde hay algo que no entiendo.

¿Por qué vuestras ensaladas apenas llevaban bacalao

si teníais una bandeja entera con bacalao para servir?

Pues, chef, ha sido mi culpa porque Odkhuu

estaba desmigando el bacalao y como teníamos que sacarlo rápido

le dije: "Ponte con los pimientos y deja eso

que parecía que iba a estar desmigado entero".

Pero si ya estaba hecho, utilízalo. Y, además, estabais sirviendo

una cantidad que era de una tapa. Es verdad que son medias raciones

pero de media ración a tapita... Con lo le quita sabor al plato.

En mi equipo me ha faltado unión. Hemos ido todos un poco perdidos

pero asumo yo la responsabilidad

porque soy la capitana y me lo echo a la espalda.

Vuestra olla de San Antón con problemas de organización.

Le ha faltado cocción a la carne porque habéis arrancado tarde

a cocinarla. José Luis, ¿algo que decir?

Quizás le ha faltado cocción a la carne, no lo sé.

Yo de sabor lo he visto bueno. No estaba mal de sabor

pero estaba la carne dura porque ha faltado cocción.

Se preocupaba más del plato número 5 que del 3.

Yo creo que las matemáticas no fallan y es 1, 2, 3, 4 y 5.

No es 1, 5, 3, 2... Eso no sale.

Equipo azul, habéis empezado muy flojos.

Habéis estados los primeros 15 minutos

cocinando perdidos porque faltaba un líder.

Nathan, transmites menos tensión que un oso panda, amigo.

No has sabido organizar a tu equipo ni marcar los tiempos,

y has estado a punto de llevar a tu equipo al desastre.

¿Tienes algo que decir? Me ha venido el aperitivo

como una jarra de agua fría, y mira que era sencillo.

Pero en ese momento se me ha hecho grande.

Una vez servido el aperitivo creo que la energía

y el buen rumbo se ha retomado rápidamente.

Yo creo que no lo ha hecho mal.

Yo no he dicho que lo haya hecho fatal.

Digo que le ha faltado organizarse, pensar las tareas

y adelantarse a lo que sucedería. Él no planificaba nada,

y un capitán tiene que tener una visión global

de lo que pasa durante el servicio.

Y mandar. He mandado desde la fila rasa,

no desde arriba y gritando. No.

He mandado codo con codo a cada uno.

Habéis sacado bien la tortilla, la ensalada y la olla.

Os felicito porque habéis sacado

la mayoría de los platos antes que el equipo rojo.

Equipo rojo, hoy habéis inventado dos postres nuevos:

pestiños y piononos crudos.

Laila... Yo lo que he hecho

es confitar el aceite con la cáscara de la naranja,

el anís, y como me daba miedo de que estuviera muy caliente

lo he templado a temperatura y ha sido lo primero

que he puesto en lugar de trabajar la masa.

A ese aceite hay que añadirle la harina y trabajarla al fuego,

despacito, para que luego chufle bien el pestiño.

Por no hablar, Lorena, de trabajar en el suelo

como en un camping. Es que la primera media hora

he estado colaborando en varios platos

y cuando me he puesto con el mío no había sitio.

El problema es que no os centráis

y hay que seguir las pautas que os damos

cocinar limpio, ordenado, y saldrá todo mejor.

He visto a Lorena en su línea: superfloja, superderrotista,

todo era un "mamá, ayúdame",

y en ese momento tienes que ser resolutivo.

Equipo azul, en los postres os habéis confiado.

Pero he de reconocer que estaban mucho mejor de estética

y mucho mejor de sabor.

Gracias.

Bien, chicos.

Aspirantes, por todo esto consideramos que el equipo ganador

de la prueba de hoy es...

El equipo azul.

Al principio no lo daba todo por mi equipo,

porque no lo había escogido yo. Pero me como mis palabras

y digo que mi equipo ha tirado del carro

como yo nunca me hubiera imaginado.

Aspirantes, no hemos terminado.

Ha habido un aspirante que ha trabajado hoy

de un modo ejemplar y destacó por encima del resto.

De hecho, la olla de San Antón la ha hecho ella solita.

Y terminado ese trabajo ha seguido colaborando

con el equipo sin que nadie le dijera nada,

demostrando una capacidad de trabajo envidiable.

Y ese aspirante es Edurne.

Gracias, hijo.

A mí me parece que lo hace bien todos los días.

Sabe lo que hace, nos da clases a todos en millones de cosas

y siempre le decimos: "Relaja, que te pones nerviosa".

Pero hoy, la he felicitado porque ha ofrecido su mejor cara.

Edurne, disfrutarás de una ventaja

en la prueba de eliminaciones. Espero que sepas utilizarla

con mucha inteligencia.

Lo esperaré. A ver cuál es.

Bueno, eso de la ventaja... Me entra unos nervios que para qué.

Porque la ventaja que ha tenido Elena, mira cómo le ha salido.

Esa ventaja no la quiero yo.

Vosotros, equipo rojo, junto con Miri, tendréis que luchar

por la permanencia en "MasterChef" en la prueba de eliminación.

Suerte a todos. (TODOS) Gracias.

Es una prueba de eliminación difícil.

Está Laila, José Luis, Odkhuu...

O sea, cuidado. Que tengo rivales que me la pueden jugar, ¿eh?

Vuelven los Campamentos "MasterChef".

Si tienes entre 8 y 16 años, te apasiona la cocina

y la naturaleza, y quieres vivir una experiencia inolvidable,

no te puedes perder nuestros campamentos.

Además, convivirás con los concursantes

de "MasterChef Junior".

No lo pienses más, este verano Campamentos "MasterChef".

(TODOS GRITAN) ¡Ven al "Campamento "MasterChef"!

El sueño de todos los aspirantes es salir de estas cocinas

convertidos en el próximo "MasterChef" España.

Según van pasando los días son más conscientes

de que solo uno de ellos puede ser el mejor.

Edurne, buenas noches y bienvenida

de nuevo a las cocinas. Gracias, Eva.

Te estarás preguntando qué haces aquí sola, ¿no?

La verdad es que cuando he entrado y no he sentido que venían detrás,

he dicho: "Uy, madre. Aquí está la sorpresa".

Yo me imagino que va a tener

algún privilegio a la hora de salvar a alguien.

Pero... No sé.

Y te estarás preguntando también dónde están los jueces.

Pues sí, también. ¿Dónde estarán? Maquinando alguna cosa.

No le vamos a dar más vueltas. Nos esperan en el supermercado,

así que venga, vamos.

Estás muy guapa con tanto brillo.

¿Qué tal, Edurne?

Sorpresa.

Como la mejor aspirante de la prueba por equipos

tienes una misión muy importante.

Pues, dale, venga. Adelante.

Salmón.

Vas a decidir quién elabora su plato con salmón fresco

y quién con salmón en conserva.

¿Cuál de los dos crees que es más fácil de cocinar?

El fresco, sí. Edurne, elige el salmón

para tus compañeros y explícanos la razón

de tu elección. Vale, muy bien.

Salmón en conserva se lo voy a poner a "Ojoku".

¿A quién? A Odkhuu.

A Odkhuu, porque le metas lo que le metas lo hará bien.

A "Leila". Laila.

Laila. Le voy a poner el de conserva.

Esta también guisa muy bien. A los fuertes, conserva.

Sí, sí. ¿Alguien más en conserva?

José Luis. ¿Por qué?

Porque sabe mucho de cocinar. Pues toma castaña.

Dice que sabe guisar... Eso ya viene guisado.

Es igual. Se lo pongo y se acabó.

Eso me parece bien. Y que lo haga bien. Si no, también.

Ahora voy a por el fresco. Coge el salmón fresco

y ponle a cada uno, uno en su cesta.

Cojo uno de estos y así ya...

¿Uno a cada uno? Claro, uno a cada uno.

No nos vamos a quedar con hambre. Pensaba que estaba partido.

Vaya la que habéis puesto.

Esto es para Elena. ¿Por qué?

Tiene garrote esta chica.

Este para Lorena. Sabe partir pescado.

¿También se lo pones fácil? Sí, sí.

Es buena persona. Miri también, muy bien.

Ya le di las clases ayer de pescado.

Vamos a ver si ha tomado nota.

Y este para... El que queda.

El banderillero. Este le va a meter el cuchillo.

José María. ¿Por qué? Vamos a ver, toro, banderillas...

¿Cómo no va a partir un pescado?

Muy bien, Edurne. Llega la segunda parte

de tu misión: tienes que hacer la compra de tus compañeros.

Puedes ponerte en su piel y coger lo que ellos cogerían.

O puedes jugar tu ventaja para librarte de alguno.

Debes seleccionar un mínimo de 15 ingredientes para cada uno.

Odkhuu. 15 elementos, Edurne.

Y nos vas contando lo que vas cogiendo.

Alcaparras y pepinillos. Voy a coger así de todo un poco.

La escarola...

¿Qué le pongo de mongol? Si es la pasta...

Madre mía la que me habéis liado.

A este le gusta estas cosas. Eso y ya está. Siguiente cesta.

Laila. Esta lo hace todo bien.

Voy a echarle puerros, otro chisme de estos...

Vamos a ver... Le voy a echar esto

que ella lo maneja bien. A ver, tres huevos.

Madre mía, me van a tirar de los pelos.

Siguiente. Cuánto más les pongas, más fácil.

Bueno, José Luis, a ver...

¿Qué le voy a poner? Arroz.

Un arrocito, hombre. Arroz...

Le meto lo que sea. Él que elija lo que...

Y si se confunde, a tomar por culo.

Veo como que le tienes un poco de interés a José Luis.

Pues dice unas cosas que no me gustan.

¿Qué cosas son esas? ¡Aah! No se cuentan.

Se dice el pecado pero no el pecador.

Lo he echado un poco a mala leche. Ahí está.

Que se lo he echado y punto.

A Elena. Se lo voy a poner fácil porque lo ha pasado mal hoy.

He cogido espárragos frescos, zanahoria, patatas, gambas

y los chilitos. Vaya revuelto.

Venga, revueltito. Guindilla, no. ¿Esto qué es?

Aceituna negra. Pues que haga el revuelto.

Madre mía. Bueno, ya está.

Y ahora Lorena.

Venga. No quisiera que se marchara.

A ver, alcaparras, guindillas...

No, un momento No se lo puedes quitar a Odkhuu

y ponérselo a Lorena. (TODOS RÍEN)

Me van a matar.

Siguiente. La siguiente, Miri.

¡Uh! Madre mía... Esta sí que lo tiene fácil.

Tú se lo quieres poner fácil me parece a mí.

Vamos a ver, es una niña que todavía

no ha salido del cascarón. A ver si espabila hoy.

Con las redes sociales y esas historias...

Atontadas están todas.

La mostaza esta, que a ella le gusta los revoltijos.

Nueces, muy bien. Así está bien.

Dios me coja confesada. Edurne, te quieres quedar sola

y ganar. Lo veo ya. Listo.

Al torero... Todo verduras. No sé lo que hará.

Un poco de nata. Pues con la nata, todo listo.

Mucho cariño te veo con José María. Es muy maja persona.

Es un hombre en el que se puede confiar.

Lo que no sé es si va a confiar él en ti después de esa cesta.

¿Satisfecha con lo que has cogido?

De ninguna manera. ¿De ninguna manera?

No. tenía que haberme parado un poco a pensar,

pero me he "enturrullado" y he dicho "aquí verduras"...

En resumidas cuentas, les he puesto

un cepo, pero grande. Pues tus compañeros

se van a poner muy contentos cuando las vean.

¿Pero tienes que decir que lo he elegido yo?

¿Nos pides que guardemos un secreto?

No. Hay que decir la verdad.

¿Quién crees que se enfadará contigo?

Yo creo que todos. Pero mira que espalda tengo.

¿Siete enemigos? Como siete hijos.

Tienes siete y los quieres a todos pero hay alguno que...

Que te tira un poco más. Exactamente.

Y alguno que menos... Hombre, claro.

En este caso, como José Luis que te he visto un poquito...

A ver, con José Luis he tenido mucha afinidad

pero hoy le he visto algunas cositas que...

¿Qué cositas? Detalles.

Que no lo voy a contar. Si no se va a enterar nadie.

Se dice el pecado pero no el pecador.

Ya os iréis enterando,

porque esas cosas salen a flote.

Venga, chicos. Vosotros a la pastilla,

Edurne a la galería y yo a mi puesto.

Cada uno a su sitio. Vamos allá.

La convivencia es muy difícil.

Y más, sobre todo cuando hay gente

de todas las leches e ideas.

Al principio todo es una maravilla, pero ya empieza a aflorar

los peligros que llevamos dentro.

Vamos, mami. ¡Guapa!

Estás blanca. -No, pero es igual. Ya está.

Les he puesto a todos la prueba dificilísima.

Delantales negros, no pudo ser en Granada.

Miri, Elena te dio el delantal negro

que no te permitió cocinar en Granada.

¿Cómo te has tomado que Elena te haya colocado

en la cuerda floja? Me ha avispado un poco.

Quizá estaba un poco descentrada y el hecho

de que me hayan mandado a eliminación

me ha hecho reavivar el fuego que llevo dentro y centrarme

y hacer las cosas bien.

No he sacado la "Miri's star" que llevo dentro,

pero voy a por todas. Así que...

Helen, ten cuidado.

Elena, tu razón para que Miri no cocinara

era que su equipo iba a cocinar mejor sin ella

porque se había cortado. Te lo dicen, tienes que tomar

una decisión en un minuto, y en ese momento yo pensé

en que ella iba a estar mejor recuperándose,

tratándose la herida... -Mentira.

Que no la tenía bien cerrada.

El dedo ha sido una excusa. Ha ido a por ella

porque es una pelea de gallinas.

Creo que la ve rival, esto es un concurso

y Elena ha ido a por ella.

Yo sé que es complicado, pero apuesto por gente

y yo, en este caso, apuesto por ella

porque le queda aquí mucho todavía por dar.

Ella va a por todas.

Estrategia: ir eliminando a todo el mundo

yendo a por ellos, caiga quien caiga.

Os estaréis preguntando por qué Edurne

ha entrado en primer lugar. Mucho.

Me van a matar. José Luis,

¿qué crees que ha pasado aquí? Ha dado las directrices

para lo que vamos a hacer. -Yo te protejo.

No tengo duda de que si Edurne

tiene beneficios para los que estamos

en eliminación, yo no voy a ser el agraciado.

Vamos a descubrir qué ha pasado.

Ahora vais a descubrir

lo que tenéis que preparar. Os va a dar las claves

la única chef de Madrid que cuenta

con dos Estrellas Michelin y es Premio Nacional

de Gastronomía 2015. Desde Club Allard, en Madrid,

María Marte.

Es guapísima.

Qué guapa, ¿no? -Guapísima.

Gracias por estar aquí. ¿Qué se siente al ser

la única chef que tiene dos Estrellas Michelin en Madrid?

De maravilla.

Mucho sacrificio, mucho trabajo, pero mucha fuera

para seguir luchando y mucha pasión por lo que hacemos

que al final es lo más importante.

Además del Premio Nacional de Gastronomía,

también en 2015 fuiste elegida mejor chef

por la revista Gourmet, y Premio Personaje Fuera de Serie

en Gastronomía. Así es.

Has llegado a lo más alto partiendo

de los puestos más humildes. Yo creo que ha sido todo un reto

para mí. Mi vida ha sido sacrificio,

pero bueno, es bonito que después de tanto esfuerzo

y de tantas ganas que le has echado,

al final, hoy en día, los cocineros tengamos

esa mención tan merecedora por el trabajo tan bonito

que hacemos detrás de los fogones que antes no se reconocía

y hoy en día sí. María, aparte de ser

una cocinera increíble, tiene una historia muy bonita

de cómo ha llegado a dónde está.

Yo hace 14 años que vine de República Dominicana,

que es mi país de origen. Y entré al Club Allard

a fregar platos. -Qué fuerte.

Esto apenas acaba de comenzar. Ahora es cuando hay que luchar

porque recuerden que es más difícil mantenerse que llegar.

Así es. Mira, a mí me está emocionando.

Piel de gallina, ¿eh?

Imagínate: dos Estrellas Michelin

y empezó fregando platos. Pues yo empecé haciendo

un "Miri's revoltijo" y a saber a dónde llego.

Tú que no lo has tenido nada fácil,

¿qué consejo le das a nuestros aspirantes?

El que no se quiera esforzar y no tenga pasión y vocación

por la profesión, que se retire.

Mucha verdad en tus palabras. Correcto, estoy de acuerdo.

La evolución de esta persona me impacta,

porque creo que todos los líderes se han formado abajo.

Yo he estado haciendo habitaciones, cogiendo maletas,

aparcando coches...

Y por eso me he visto tan reflejado en ella.

Tengo que decirte que nuestros aspirantes

aún no saben lo que van a cocinar.

¿Qué les has traído? Son dos platos:

un entrante y un segundo; y es con salmón.

Qué bonito. -Arepa de plancton

y salmón en conserva. No es fácil trabajar

con algo en conserva pero lo podemos asociar

a la alta cocina, darle unos toques diferentes,

en este caso es plancton. Voy a terminar mi platito.

¿Qué es esa espuma? Es una espuma de pico de gallo.

Son sabores muy tradicionales de la República Dominicana.

Qué bueno. -Y el siguiente plato

es más divertido: salmón fresco. Le hemos dado un toque

con un gel de cilantro, hemos hecho una nube de coco,

hemos aprovechado la piel del salmón

y hemos hecho unos nachos con ella.

¿Qué es más complicado elaborar, el salmón fresco o en conserva?

En conserva un poquito más porque tienes que pensar

"¿qué hago con un salmón, con un producto tan noble

como es una conserva?". Pero ahí es donde tenemos

que darle rienda suelta a la imaginación

porque es complicado hacer algo con una conserva en este mundo.

Vaya platazos. Si tengo que hacer

una réplica de esos platos algo haré,

pero... lo veo muy complicado.

Pero no os preocupéis porque no vais a tener

que elegir entre los dos tipos de salmón.

Edurne ya ha hecho la compra por vosotros.

Edurne ha elegido el salmón para cada uno de vosotros.

Y además ha escogido el resto de ingredientes

con los que vais a cocinar.

Solo tenéis que decidir de qué manera

vais a elaborar el salmón y tenéis que hacerlo

con un buen acompañamiento.

Por una parte, me he alegrado,

porque yo tengo buena "relationship" con Edurne.

Pero por otra, la cocina de Edurne

no tiene nada que ver con la mía.

Y quizá ingredientes que piensa que me pueden ir bien...

me destrozan.

Os hubieses venido bien haberle hecho

un poquito la pelota a Edurne antes de entrar en las cocinas.

Miri le ha hecho la pelota apuntando recetas y...

"Por favor, Edurne, no sé qué". No lo ha hecho

durante todos los días y ahora lo hace.

José María, ¿qué crees que ha elegido Edurne para ti?

Espero que haya elegido el salmón fresco.

En conserva no sé qué podría sacar.

¿Y tú, José Luis? No sé, me espero cualquier cosa,

pero seguro que Edurne lo ha hecho de maravilla...

Lo haré bien y me voy a salvar seguro.

Esa es la actitud, ¿no? Esa es.

Esa es la actitud. Como ella decía. Bien.

Me ha dado medio billete para irme, creo.

Tenéis 60 minutos para cocinar un plato de salmón

con un buen acompañamiento. Está bien.

La compra la tenéis hecha. En cuanto os dé el tiempo

comienzan a correr los 60 minutos de cocinado.

El tiempo comienza en tres, dos, uno, ya.

Odkhuu va como si fuera por la calle.

¿Y la mía? No la veo. -Vaya bicho.

Bien, Joselito, bien. ¡Uy, lo que te han dado ahí!

Venga, Lorena. -Vente conmigo, amigo.

Salsa de soja, alcaparras, nueces...

Con esto puedo hacer un tartar.

Estoy contenta porque con un salmón fresco

voy a hacer un plato "Miri's healthy" total.

Coliflor...

He llegado a mi cesta y no hay salmón fresco.

El salmón en conserva es un elemento

que no he trabajado nunca.

He sentido un poco de vértigo.

Mira, Odkhuu está en un momento de pensamiento.

Cocinar, para mí, es de lógicos.

Antes de empezar tengo que pensarlo.

Edurne, a José Luis le has puesto en lata, ¿no?

Sí, una.

Madre mía, ¿cómo hago esto?

El salmón fresco es más versátil.

De entrada, lo puedes servir crudo o cocinado.

Con la conserva pega una ensalada de pasta,

una ensaladita con lechuguitas y unos encurtidos maravillosos.

Y a partir de ahí, todo te funciona, más o menos,

para hacer un plato curioso. Pero tiene que coincidir

con lo que ha servido Edurne en la cesta.

Ha cogido un pimiento, una zanahoria, un poco de soja,

arroz... Un batiburrillo que va a ser complicado

hacer un todo como tú has hecho. No es fácil para ellos.

No te preocupes, Edurne, por favor. -Si está hecho ya.

El jugo ya está echado. -Patatas, patatas...

Puedes estar tranquila que yo creo que a nadie

le has perjudicado, a nadie.

José Luis, ¿qué salmón te ha tocado?

En conserva. ¿Contento?

Contento siempre. ¿Y los ingredientes

para elaborar el plato? Bueno, sí. No hay que quejarse.

Lo peor en la vida me han dicho que es

la primera vez que te mueres.

Odkhuu aún no ha empezado. -Pero si ha ido caminando al súper.

Laila, ¿qué tipo de salmón te ha tocado?

Salmón en conserva. ¿Contenta?

Vale... Bien.

Había A o B, me ha tocado B. ¿Y la compra

que te ha hecho Edurne? Creo que liga muy bien...

¿Ligan muy bien? Yo creo que sí.

Entre ellos ligan bien. Me alegro mucho.

Mira, Edurne, qué buena mano tienes.

Me estoy poniendo nervioso con Lorena, tío.

No tiene más que el salmón abierto pero con el resto de ingredientes

no ha hecho nada todavía.

A Odkhuu le veo que no se ha situado todavía

en lo que va a hacer.

Miri. ¿Sí?

¿Qué salmón te ha tocado a ti? Fresco.

¿Contenta? Sí, me gusta.

Tengo una idea en mente que creo que puede quedar bien.

Voy a hacer un timbal de un arroz con verduras debajo.

Es una "Miri's recipe" a tope.

Está haciendo otra "Miri's timbal" o "Miri's tontería",

porque veo que está haciendo

exactamente la misma elaboración.

Unos días un delantal más limpio y otros más sucio,

pero podría ser exactamente la misma.

Le ha echado azúcar a la cebolla para caramelizarla.

Odkhuu, majo. Toda mi energía para ti.

¡Miri, bonita!

¡Elena, venga! -Vamos, reina.

Laila, cariño, venga.

Venga, José Luis.

Como no te des prisa, Lorena... Por favor.

Odkhuu hace así...

Hola. ¿Se puede?

Sí, sí. Aquí viendo los toros desde la barrera.

He escuchado a José Luis que decía "haré algo".

Pero con cierto resquemorcillo, fíjate.

Te voy a decir que, vamos a ver, que él no se ha molestado.

Pero te lo digo yo, yo me levanto a las cuatro de la mañana,

como las gallinas. Tengo que hacer algo, ¿y qué hago?

Cocinar. Entonces, como él duerme en la sala,

no puedo hacer nada, está allí. Se queda haciendo el gamberrete.

Claro. Tengo que estar como las monjas, en la cocina, ahí...

¿Dónde me pongo en la casa?

Como tú no estás a gusto ahí, cocinando, atún en conserva, pam.

Ah, bueno, seguramente que lo habré puesto por eso.

A Odkhuu y a Laila les he puesto porque sé que lo sacarán.

A buen entendedor pocas palabras. Sí.

Me dicen: "Baja ahora, Edurne, y di

quién quieres que se vaya a casa". Y habría dicho José Luis

sin ningún remordimiento.

A Lorena la veo muy perdidita.

Lleva mucho tiempo ahí sin... Lleva poca cosa hecha.

Ay, por Dios.

¿Y a Miri cómo la ves? Se ha puesto las pilas.

Pero con el dedo no sé cómo lo pasará hoy.

Tiene nueve más. Cayetana Guillén Cuervo

cocinó con tres e hizo platazos. Pero esta tiene 23 años

y Cayetana tiene... Alguno más, no muchos más.

Sí, ya, va a hacer la comunión. (RÍE)

(MURMURA) Ah...

Me voy para abajo. A ver lo que haces.

-Hasta luego, chef. -Hasta luego, chef.

¿Cómo pone a hervir el agua solo al siete?

¡Ponlo al nueve o algo! Ponle caña. -Sí.

Nena, más energía en el agua. -Gracias, Edurne.

Estaba al siete. Lorena, ¿qué pasa aquí?

Hola, Pepe. ¿Qué haces?

Tengo un lomito en el horno, al papillote.

Y también hay salmón aquí. Hago una prueba para un canelón

de salmoncito con sofritito.

Haces como dos, a ver con cuál te decides.

Siempre mejor uno bueno que dos mediocres.

Por eso. ¿Vas a usar la miel?

El jengibre lo usaste. Vinagreta con miel.

Tienes un gran producto y ese jengibre.

Sácale partido y te deseamos muchísima suerte.

-Muchísimas gracias. -Uf, Lorena está perdidísima.

Perdidísima.

-Odkhuu, ¿cómo vas? -¡Voy!

-Miri, ¿cómo vas? -¡Bien!

-¡Elena! ¿Cómo vas? -¡Muy bien! Vamos.

-Laila, ¿cómo vas? -¡Muy bien!

José Luis, ¿cómo vas?

Nada, tú a lo tuyo.

Has visto, ¿no? -Eso me ha parecido supermal.

Atención, aspirantes, quedan solo 30 minutos.

¡Venga, chicos, venga, movimiento, hombre, movimiento!

¡Energía, energía!

Esto no lo puedo abrir.

-¡Oh! -¡José Luis!

(RÍE)

-¿Ya ha terminado? -Ha emplatado y todo.

-Ha hecho... -¡Madre de mi vida!

Este hombre es una cosa... -Te decía que no te preocuparas.

¿Qué pasa, Odkhuu? ¿Cómo vamos? Muy bien.

Terminando. ¿Dónde está el plato?

¿Qué nos vas a hacer? Eso es una tapa, ¿y el plato?

He hecho el primer entrante. ¿Con el tiempo que tienes

ya has acabado el plato? Sí.

-A ver, a ver lo que dicen. Esto parece un canapé,

pero un plato de eliminación con el tiempo que te queda

y no aprovecharlo... Pensé en uno de entrante

y el otro fresco para... Hay que hacer un plato.

Eso me lo han puesto a mí. Tú uno. Un plato único que digas:

"Con esto, me salvo de la eliminación".

Ahí veo pasta, ahí veo ensalada, veo pimiento, veo arroz.

Vale. Cuidado, ¿eh?

Vale. Venga, suerte, Odkhuu.

Vale, gracias, chef. Estoy preocupado.

Estoy preocupado. Ha usado tres ingredientes.

Odkhuu me ha dejado ojiplática.

He visto esos montaditos de parvulario. No entendía

qué le había pasado a este hombre.

Bueno... Laila.

A Laila le han dado conserva, a lo loco, Edurne.

¿Qué te ha parecido la cesta?

Creo que los elementos cuadraban muy bien entre sí.

Pero me han faltado unos para que fuera perfecto.

¿Has construido alguna idea coherente?

Voy a hacer una tosta. Y, luego, tenía unas gambas.

He hecho un fondo con la cabeza, la leche de coco

y he acabado con un tartar de huevas de salmón.

Me gustan mucho las huevas de salmón.

Es una prueba que, con pocos ingredientes,

si no casan, debes tener mucha profesión

y escuela para hacerlo bien. Profesión y escuela no tengo.

¿No tienes? Tengo la Escuela MasterChef Online.

Buena intención, por supuestísimo.

Un buen cocinero, con poco, hace muchas cosas.

-Positiva. -Venga, perfecto. Gracias.

¿Qué ha puesto ahí? Está beige la sartén.

(Fuerte golpe metálico) ¡Ay, "omá"!

-¿Qué ha pasado, Elena? -No ha pasado nada.

-El cajón. -Ah...

-Hola, Miri. -¡Hola, María! ¿Cómo estás?

-Muy bien. -Estoy haciendo un timbal,

porque yo soy muy fan de los timbales. Me gustan.

Hoy se quiere reivindicar. Lleva unos días descentrada.

Aún no entiendo por qué, no lo ha sabido explicar.

Creo que tiene "juju" con un chico de la galería.

(RÍE) -No.

Sí. ¿No, Miri? No.

Hay tiempo para todo. Organízate un poco.

Cuando cocinamos, necesitamos organización.

Hoy estoy más organizada que otros días.

Y más limpio. Tiene la capacidad de dejar la cocina sucia.

Sí, hoy sí. Suerte, Miri.

Gracias. -Suerte.

Jorge me descentra especialmente, pero cuando veo que tenemos química

y "connection" y todo va bien, pues estoy tranquila y contenta.

Bien, bien, bien, Joselito.

¿Qué pasa, José Luis? ¿Cómo estamos?

Muy bien. ¿Qué estás haciendo?

Voy a hacer un timbal. Tengo pimientos asaditos,

un poco de calabacín, dos espárragos,

unas alcachofas hervidas,

arroz, en honor al país de nuestra anfitriona.

Y le voy a ir dando lima capa por capa.

No sé, lo que he tenido. Un poco raro.

¿Te vino bien la cesta que te preparó Edurne?

La hizo con cariño. Dijo: "¿Esta es para José Luis?

Ni la que regala en Navidad la empresa".

Eso me dijo mi mujer y nos divorciamos.

Fíjate. Para Edurne éramos siete.

Yo era el siete o el último. Uno de los dos.

¡Venga, venga, con el sifón! ¡Brío!

Venga, Odkhuu!

Bien, Joselito, va.

¿Estás contenta con lo que te ha tocado?

Sí, mucho. Creo que Edurne te ha cuidado.

Sí, se le ha notado mucho. ¿Qué plato estás haciendo?

Voy a hacer una espuma de patata y tengo la zanahoria frita.

Voy a poner unas tiritas acompañando con algo de ensalada.

Recuerda, cuando frías algo, un pequeño truco,

intenta que te quede crujiente, ¿vale?

Ah, vale, perfecto. Pues crujiente va a quedar.

Qué truco te ha dado la chef,

como los que puedes encontrar en este libro.

"Manual del aprendiz de cocinero".

Una guía diferente, fácil, tiene de todo.

Muchas gracias. -¿Ves? Regalo.

-Muchas gracias, chef. -Bueno...

Una cosa ya, entre tú y yo.

¿Crees que Edurne ha ido a perjudicar a Odkhuu,

a Laila y José Luis? A alguno sí.

¿A quién? A José Luis.

¿Por qué? El otro día, en el cocinado

de exteriores, pues no se portó a lo mejor como debía.

Él con ella. No, él conmigo. ¡Hombre, claro!

¿Tú eres su niña o qué? Todas somos sus niñas.

Y a ella no le gusta. Te pones a hablar...

Tienes soltura para hablar. Me enrollo como una persiana.

A cocinar. Y hazlo bien. Muchas gracias.

¡Por Dios, este reloj!

Atención, aspirantes, en cinco minutos

daremos el "manos arriba". Que ya, que ya, que ya, que ya.

¡Eh, toro!

Venga, José Luis.

Tercera vez, y no te contesta.

Me voy a mi casa y él a la suya.

No quiero negatividad, no quiero nada.

-Odkhuu, todo fluye. -Todo fluye.

Odkhuu está muy perdido. Al final se puso con el arroz,

porque iba a hacer tres tapas con calabacín.

Lo tenía hecho, era fácil. A mi Odkhuu me lo han cambiado.

Yo solo espero que Lorena no ponga lo de la sartén en el plato.

Porque eso es de niños chicos.

Estoy bastante contenta, hice varias elaboraciones y creo

que han quedado, de sabor y de estética, bien resuelto.

Eso va a estar bueno, te digo yo.

Aspirantes, acabáis de entrar en el último minuto.

Venga, venga, venga, que se vea. -Último minuto, Joselito, va.

¡Odkhuu, venga, por favor!

¡Venga, venga, venga, venga! -Por favor.

-Muy bonito, Lore, muy bonito. -Muy bonito, precioso.

¡Que se vea!

que no os queda nada. Quien dice "nada", dice "nada".

Diez, nueve, ocho, siete, seis,

cinco, cuatro, tres, dos, uno...

¡Tiempo! ¡Manos arriba!

(Aplausos) ¡Muy bien, muy bien, muy bien!

Además de que mi plato

está bueno, hoy ha sido "mirisclean" total.

Jolín, espero que digan algo, ya que soy "clean", jolín.

Que me digan: "Nena, qué 'clean'".

Si quieres aprender todo lo que necesitas saber sobre cocina,

tenemos una novedad. En la Escuela Online de MasterChef

ya hay nuevas recetas para convertirte en un masterchef.

Encontrarás trucos para sorprender a tu familia y amigos

con deliciosos platos.

Ya lo sabes, entra en la Escuela MasterChef.

Aspirantes, comienza la cata eliminatoria.

Elena, el jurado quiere probar en primer lugar tu plato.

Así que, venga, adelante. Suerte, mi niña.

Gracias.

Preséntanos tu plato.

Es un lomo de salmón

con una salsa de puerros, cebolleta, nata

y una pizca de mostaza de Dijon, crujientes de zanahoria.

Y una ensalada templada de patata, espárragos

y una colita de gamba.

El problema más gordo de tu plato está aquí.

Oye, lo pones aquí.

Esta la dejas caer, que toque el pescado.

Si quieres poner estas cuatro cosas, me parece bien.

Ta, ta, ta. Y, al final...

Ya está. No es nada, pero... Pero es todo.

Lo que tú quieres transmitir, que es un salmón con sabor,

ahí está todo integrado.

Lo capto. Probemos, ¿no?

Yo soy crítica. Al sabor le falta fuerza,

la gamba a mí me sobra. Fuiste a la única persona

a la que le di un truco y no lo hiciste.

Si ponemos algo crujiente, tiene que ser crujiente,

no chuchurrido en el plato.

Tener más la claridad de conceptos, como dijo Jordi,

en el emplatado, para que lo ordenes y,

en esa cucharada que me llevo, encuentre lo que transmites.

¿Qué tiene de bueno? Has sabido usar un sifón,

has hecho un complemento, eso es muy interesante.

Ahora lo que falta es plasmarlo con sentido común.

Vale. Buenos consejos, Elena.

Sí, sí, sí. Así que, venga, delante de cocinas.

Muchas gracias. -¡Bien, cariño! ¡Bien!

(APLAUDEN) -¡Bonita, hale!

Ánimo, Elena.

Laila, ¿vamos a ver qué has hecho tú?

Suerte, amor. -Gracias.

Pues yo he hecho una tosta tibia de salmón en conserva

confitado con leche de coco.

Y la he terminado con un tartar de calabacín y sus huevas.

Vamos a probarlo y ya luego... Buena idea.

Vamos a ver, tiene mérito que hayas hecho una idea

que no sea la típica ensalada de pasta, ensalada de hojas,

que sería un recurso fácil y entendible en una eliminación.

Has hecho un plato innovador, que está rico, con picantito.

La tosta también es inteligente. Buena idea.

¿Cuántos bares de tapas de España, haciendo ellos la compra,

quisieran hacerte este plato? Muy rico.

Has hecho una gran combinación y este plato tiene sabor.

Mucho. La tosta se puede mejorar,

siempre algo se puede mejorar. Pero no es un mal plato.

Muchísimas gracias, chef.

Es una recompensa indescriptible.

(Aplausos)

A todo lo que hago le pongo cariño, pasión.

Y el valor que le dan, para mí,

es una recompensa que no se puede describir fácilmente con palabras.

A mí hasta me da ganas de comerlo y no me gusta el salmón.

Bueno, Miri, cuéntanos ese "mirisplato".

He hecho un timbal.

Le he puesto salmón con salsa de soja y alcaparras.

Eh, es como un tartar de salmón, vamos.

En la parte de abajo, he hecho una base de arroz

para recordar un poco la... la textura del sushi.

Encima de todo, le he puesto un huevo no poché.

Es... solo le he puesto la yema.

Y lo he decorado con alcachofas, con pelitos de alcachofa.

Y le he puesto las gambas para recordar..

Y en dos o tres palabras máximo, ¿cómo sería el plato? ¿Qué es?

Tartar de salmón con arroz... ¡Bueno!

Con arroz "sushilado". ¿Con arroz "sushilado"?

"Mirisushilado".

El arroz se me pasó un poco. Entonces pensé:

"Al ser un tartar crudo, va con el sushi un poco".

Y, entonces, he hecho un arroz pues, eso, "sushilado".

Miri, te gusta siempre el emplatado como todo muy redondito

Necesitas como un molde. Me gustan mucho los timbales.

El emplatado es "mirimono". Vamos a probar.

¿Qué te parece, María? El arroz está muy pastoso.

Pero no está malo de sabor. Tienes que ir al siguiente paso,

tienes que hacerlo cada día mejor. -Gracias, María.

Es el típico plato que tomarías en un sitio de comida sana.

Bien. Está bien, muy bien.

Para tus redes sociales, tu Instagram,

ya lo vimos en el casting. Ahora queremos lo siguiente.

Oído, chef.

(Aplausos)

Mi niña, que se ha tomado una tila.

Me pone contenta haber hecho este plato porque es un plato

que yo, si fuera a un restaurante, me lo pediría

y me quedaría muy a gusto.

Odkhuu, es tu turno.

Dos platos.

Creo que es mala idea.

Cuéntanos, ¿qué has hecho con tu salmón en conserva?

Pues, al principio, yo pensaba que tenía que hacer

como el entrante, como el canapé que hizo la chef María.

Odkhuu, hay que prestar más atención,

porque nunca se dijo que había que copiar

o parecerse a los platos de María. Ella traía dos ejemplos.

Cuando fui a verte y vi que tenías esto,

he dicho: "Algo no has entendido".

Te hemos pedido un plato y yo voy a probar uno. Dime cuál.

Entonces, claro, ese es el plato. Es este.

¿Este? Sí.

Lo que me ha hecho mucha gracia es que digas

que esto es lo mismo que el plato de María.

Esto es una manipulación de alimentos, no es cocina.

Aquí venís a cocinar.

Este arroz no está malo. Ni bueno.

El salmón no es protagonista para nada.

Con lo cual, es un arroz salteado normal.

Tienes que mirar que somos cuatro personas delante.

Y si ese hubiese sido el plato, no llega para los cuatro,

había tres tostas. Si el plato está bueno,

yo no lo quiero compartir con nadie.

-Vale. -Ella se comió uno entero.

No te preocupes, no está nada bueno.

O sea, que tranquila. Está bastante malo.

Sí. Mi valoración son cosas que pasan.

No puede ser estar siempre en alto, ¿no?

José Luis, cuéntanos qué has hecho con tu salmón en conserva.

Pues he cogido la cesta y me he puesto a elaborar,

prácticamente, todo lo que tenía.

¿Qué tal la cesta? ¿Te gustó? Eh, no, horrible.

Eché muchas cosas de menos.

Desde luego, todos los que hagan salmón,

de lo que yo tenía, no compran.

Cuando fui antes a verte, estabas contento con tu cesta.

Intento sacar el mejor partido de lo que tengo.

Ha sido la última cesta que hizo y tenía hora en la peluquería.

-Qué cabrón es. Estás intuyendo el acabado.

Estás echando una pata para atrás. No soy de justificarme,

no me gusta. Pero sí es verdad que, si yo compro un salmón,

normalmente, la mayoría de los ingredientes no los cojo.

Me pega más un poco de nata, de soja, de...

Yo tenía una cesta ridícula al lado de la de mis compañeros.

Edurne, ¿crees que le has hecho una mala compra a José Luis o qué?

No sé, así, a simple vista, tiene una pinta muy buena.

Dice que no le ha gustado nada la cesta.

Bueno, pero es lo que hay.

(RÍE)

Quítate, que tienes... Tienes un par de puñales ahí.

Un cuchillo. Cuchillos.

(RÍEN)

Qué malos, madre mía. ¡Qué dañinos!

Edurne me ha puesto a mí la cesta mala

y a sus niñas cestas buenas.

Eso solo hay que mirar y ver los ingredientes.

Una de dos, o te ha superado la prueba porque

tienes malos ingredientes. No, en ningún momento.

Dime que sí, por favor. Sí, sí, sí.

Si es lo mejor que puedes hacer, mal.

¿Tenías ingredientes para un buen plato?

Se puede hacer mejor. Quizás no, seguro.

¿Era necesario meter todos los ingredientes en ese plato?

No. Piensa un poco. A veces es mejor

asar ese pimiento rojo con criterio,

dejar caer ese salmón desmigado por encima

y hacer una vinagreta medio mona,

que ese arroz blanco de "estoy malito",

el espárrago, que no pinta absolutamente nada.

Es lo mejor que tiene el plato. Mira, a tu salud.

Toquecito verde arriba. Lo he puesto para ti, Samantha.

Muchas gracias, José Luis.

José Luis, te diría que llega al aprobado...

No, estás en la cuerda floja.

Para mí, tenía un montón de ingredientes que,

para hacer un "miritimbal" ya tenemos una Miri.

Hemos tenido hoy dos "mirisplatos" iguales.

Hay que tener el plato claro, que quien coma no quede con hambre.

(RÍE) Una de las cosas muy buenas

que has hecho, es la cebolla.

Te has tomado tiempo en hacer la cebolla.

Se nota en el plato. Está bien que lo digas.

De 15 ingredientes, ha hecho uno bien.

¿No te has planteado pedirle perdón a Edurne por algo?

¿Arreglar la relación? ¿Perdón? ¿Pedirle perdón?

Algo ha pasado, algo habrá pasado ahí que...

No, desde hoy van a saltar cuchillos.

¿Sí? Sí. Si me quedo.

Uf...

Yo he hecho lo que he hecho

y me voy con la conciencia tranquila.

Los de mi pueblo ya me conocen.

Lorena, a ver qué has hecho tú con el salmón.

Vamos, cariño, venga, cariño.

-Gracias. -Esa sonrisa.

Lorena, ¿qué nos has preparado?

He preparado un trocito de lomo del salmón al papillote.

Y he hecho canelones con calabacín, un sofrito y un poco de salmón

y un crujiente encima de la piel del salmón.

La cocción de ese cubito está rayando el "estoy pasado".

De esa vinagreta yo solo percibo un ácido y, al final,

se me queda un taco de salmón graso con otro aceite por ahí...

No estoy diciendo nada bueno de tu plato, eso es muy malo.

Sobre todo, cuando está desnudo y tiene pocos elementos.

Y al ingrediente principal

el trato que le hemos dado no es el mejor del mundo.

Pues lo siento. -Cuando hacemos un plato,

tenemos que marcarnos un objetivo, no un batiburrillo.

Creo que tienes capacidad

para esto haberlo transformado de otra manera.

Has intentado hacer un crujiente, que en poco tiempo no es tan fácil,

y no te ha quedado blandurrio,

te ha quedado durito, que no es poco, ¿eh?

Yo le quiero decir algo a Lorena.

Es la primera persona que se ha puesto ahí enfrente

y se ha emocionado. La cocina sin emoción no es cocina.

¡Tienes mucho potencial que dar! Esas lágrimas, déjalas que salgan,

porque eso te ayudará a mejorar. ¡Claro que sí!

Llorar es la manera más natural de expresar las cosas.

Y sabes que lo has hecho mal y lo estás admitiendo con tus ojos.

El problema es que no creo que sean por amor a la cocina,

creo que son de miedo,

porque tienes posibilidades de irte.

Miedo no tengo ninguno. Me alegro.

Lo que está afuera es perfecto.

Me alegro. Lorena, no llores, cariño.

(Aplausos) Venga, delante de cocinas.

¡Guapa! ¡Más que guapa!

(Aplausos)

-Es una tía muy grande. -Sí.

Cerramos la cata eliminatoria contigo, José María. Adelante.

Buenas noches. José María, cuéntanos.

Mira, es un lomo de salmón con una salsa de pimientos con nata.

¿Estás contento con el acabado? Creo que está bueno.

Y va a estar sabroso, pero he hecho un batiburrillo al final

y no ha salido ni una cosa ni otra. Pero creo que estará bueno.

Bueno, José María, es un plato que, para que te guste,

tienes que entender la cocina francesa.

De hace 25 000 años. Un plato de hace 45 años.

Nata, pimienta verde. Eso hace 40 años era actual.

Hoy esto está demodé.

Te salva que el punto de cocción del salmón está correctísimo.

Todo lo demás, imagínate, quizá porque te ha pillado el toro.

Pero te ha pillado porque no has corrido.

Y en la cocina hay que correr como delante del toro.

Nosotros llevamos cinco años viendo cocinar a la gente aquí.

Y vemos si un concursante se deja la piel.

Y cuando te he visto, vi que ibas a hacer

un plato, vamos, para salir del paso.

Y eso es lo que no queremos. No está malo, ¿eh?

Está bueno, está todo correcto. Pero, chico, esmérate un poco más.

No me quiero excusar, ni mucho menos.

Pero es una prueba de eliminación, sé que tengo compañeros fuertes.

Por tener compañeros muy buenos tenías que haber corrido,

de principio a fin. Tenías aceite, ¿verdad?

La nata aquí no pinta nada.

Una cosa que reconozco es que fuiste honesto

diciendo que sabes que no es tu mejor plato.

Eres valiente, pero lo puedes hacer mejor.

(Aplausos)

Bueno, aspirantes, pues ahora sí que está el salmón vendido.

Jueces, antes de deliberar, hay que despedir a María.

María Marte, ha sido un verdadero placer verte

y, sobre todo, oírte y tenerte en estas cocinas.

De verdad, un lujo.

¿Qué te han parecido nuestras aspirantes?

Creo que "MasterChef" les da la oportunidad

de que sean buenos profesionales, de que crezcan cada día más.

Chicos, a trabajar, a ser mejores cada día.

Y los que se queden, a seguir luchando,

que "MasterChef" les da la oportunidad.

(APLAUDEN) Gracias.

Haber conocido a María Marte ha sido un lujo.

Es una persona que es todo corazón.

Tiene esa capacidad de motivarte y transmitir su amor por la cocina.

(Aplausos)

Pues ahora sí, jueces, ha llegado el momento de decidir

quién abandona esta noche las cocinas de "MasterChef".

Así que, adelante.

Vamos allá.

¿Tenías nata? -Tenía nata.

-Ah...

(MURMURA)

(MURMURAN)

¡Qué va, por favor!

(MURMURAN)

Odkhuu tiene una cara de estar pasándolo tan mal...

(MURMURAN)

Me está crujiendo la barriga. Uf.

(MURMURAN) Listo.

Ay, ya vienen, ya vienen, por favor.

-Chicos, suerte. -Venga.

Aspirantes, en esta prueba os enfrentabais a un reto creativo.

Teníais que preparar un plato que os hiciese sobresalir

entre todos vuestros compañeros.

Habéis trabajado con uno de los pescados más versátiles.

Había muchas maneras de prepararlo

e, incluso, sin haber elegido los ingredientes.

Solo esperábamos que, los que teníais salmón en conserva,

no cayerais en el típico canapé. Queríamos ver cocina.

Dos de vosotros estáis por encima de los demás.

Laila y Miri.

Laila. Y Miri.

Enhorabuena.

(Aplausos)

Que los jueces te digan que es el mejor plato

es una motivación, porque todos cocinamos con intensidad, pasión.

Y ese comentario positivo la verdad es que te hace mucho bien.

Habéis comprobado la importancia de hacer bien la lista de la compra.

Pero en esta prueba no dependía de vosotros.

La elaboración del plato venía marcado

por los ingredientes que Edurne escogió,

lo que, sin ninguna duda, os ha condicionado.

A pesar de todo, hay dos aspirantes

que habéis resuelto bastante bien vuestras elaboraciones.

Y esos dos aspirantes son...

Ele y José Luis.

José María y Elena.

(Aplausos) Estáis salvados.

Ya lo sabía.

-Suerte, chicos. -Suerte.

-Suerte. -Suerte.

Estando los tres últimos, todo podía pasar.

Pero, vamos, el miedo cunde.

Odkhuu, Lorena, José Luis,

vuestros platos eran terribles.

Aquí se viene a trabajar,

y más en una prueba de eliminación donde hay que darlo todo.

Pero uno de vosotros ha hecho lo peor que podía hacer.

Que es tratar mal el producto. Uf...

Odkhuu no, por favor, Odkhuu no, Odkhuu no.

El aspirante que no continúa en las cocinas de "MasterChef" es...

Dios... Odkhuu no.

Lorena. No.

-¡Ánimo, Lorena! -Venga, Lore.

-Lo siento mucho. -Nada, no te preocupes.

-Lo siento mucho. -Somos...

Venga, chicos. -Me da muchísima pena.

Creo que se va sin dar la mitad de lo que podía dar.

El problema es que ella no creía en ella.

Ay, qué penita.

Me jode un montón que se vaya ella.

Parece que hoy... No era el día.

No, no ha sido suficiente. Era una prueba con los mejores,

elegidos de la prueba anterior, o sea, el nivel era alto.

¿Qué te llevas de "MasterChef"?

Pues, mira, toda esta gente.

-¡Guapa, Lore! -¡Guapa!

(Aplausos)

Y la experiencia.

"MasterChef" merece la pena por la gente, la experiencia,

porque uno aprende mucho.

El aprendizaje de clase, bueno, la experiencia es brutal.

Estoy encantada. Ha valido la pena. Has conseguido mucho.

Ha valido la pena mucho, mucho. En muchos aspectos.

Estoy encantada.

Tienes que estar muy orgullosa de haber llegado hasta aquí.

Y no te vas con las manos vacías.

Nuestro patrocinador, el supermercado de El Corte Inglés,

te regala esta tarjeta de mil euros para tus compras en alimentación.

Y compra salmón, mujer... Sí. Igual ya no, ¿eh?

(RÍEN) Bueno, te llevas el juego oficial

de "MasterChef" para que juegues en casa.

Seis meses de libre acceso a la Escuela Online de MasterChef,

ahí tienes un montón de recetas.

Y los magníficos cuchillos de "MasterChef".

Nuestro patrocinador, Bosch, te regala una selección

de los electrodomésticos del programa,

incluido el horno de vapor, ¿eh? Qué pasada.

¿A que se le cambia a una la cara? (RÍE)

Ahora sí, ha llegado el momento

de que dejes ese delantal en las cocinas. Lo siento.

Gracias, Eva.

Hasta siempre, Lorena. Hasta luego, chicos.

(Aplausos y ovación)

-¡Lorena, vamos! -¡Lorena, grande, mi niña, grande!

No me arrepiento, he sacado muchas cosas buenas del programa.

Ha supuesto conocer muchas cosas más de mí misma que, quizás,

si no hubiera venido aquí, no habría podido ver.

Merece la pena, 100%.

Mantenerse en estas cocinas no es fácil, y ellos lo saben.

Cada semana les ponemos a prueba

esperando que nos den lo mejor de sí mismos.

Nos vemos la semana que viene con nuevos retos.

Mientras, ya saben, pónganle sabor a la vida.

Aspirantes, bienvenidos a Azurmendi.

Cocinaréis para 30 cocineros profesionales amigos de Eneko Atxa.

Estáis en un tres Estrellas Michelín.

Hay que correr, ¡venga! Haces solo una cosa y mal.

Que no se quemen. Quita el fuego. -Es imposible.

Eso es. Dale, pero más rápido. Más rápido.

Con una vez que lo digas, no hace falta decir:

"Vamos a currar todos". -¡Es lo que pienso!

Daos caña, estamos retrasando esto un poquito de más.

Este palto tiene que salir ya y nadie corre.

No sale, no cuaja. -Lo sé, lo sé.

Camareros, por favor, vamos sacando platos.

Está lejos del original. No tenía mucho sabor.

Tenéis que pasar una prueba eliminatoria,

de las más complejas que hemos vivido en nuestra historia.

No he hecho esto nunca. -Esto se sacaba por aquí.

No has entendido la prueba. Venís a cocinar,

a hacer elaboraciones y sorprendernos.

Agárrate, que vienen curvas. Parece "Pepito" de la Calzada.

Está gracioso el jurado hoy. Esto es una vergüenza.

O te pones a cocinar, o te vas.

Tu plato tiene cosas malas y cosas malas.

Me preocupa que consideres que eso es un gran plato.

Hay poco que deliberar, en este caso.

Tenemos la historia bastante clara.

El aspirante que no continúa en las cocinas de "MasterChef" es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 4

MasterChef 5 - Programa 4

30 abr 2017

Los aspirantes de MasterChef 5 reciben la visita de Miguel Ángel Muñoz, que les dará las claves para elaborar un buen cocido, como el que le dio la victoria en el Celebrity. En la prueba de exteriores visitarán Granada y prepararán un menú con elaboraciones típicas de la zona para un grupo de invitados, entre ellos, Antonio Carmona, Pastora Soler, José Manuel Soto, Manu Tenorio y Victorio & Lucchino. En la eliminación, el vencedor de la prueba anterior decidirá con qué cocinarán sus compañeros, supervisados por María Marté, única chef madrileña que cuenta con dos estrellas Michelin.
 

ver más sobre "MasterChef 5 - Programa 4 " ver menos sobre "MasterChef 5 - Programa 4 "
Programas completos (14)
Clips

Los últimos 245 programas de MasterChef 5

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Alfredo

    "witney" paltrow....

    11 ago 2017
  2. Laura rendon

    Ya no se pueden descargar los programas me gustaría que lo permitieran ya que antes lo podía ver en cualquier lugar a la hora que pudiera. Saludos desde mexico

    10 jul 2017
  3. Maria del Mar

    Por favor dejen de comentar de si esta el programa subtitulado, de si no lo pueden ver de que dia sale o no. Comenten sobre lo q interesa, sobre lo sucedido en este episodio .

    01 jun 2017
  4. David Muñoz

    Me encanta que hayan hablado de la Alimentación Infantil. Muy importante para el crecimiento de los bebés. Este programa estuvo muy emocionante hasta el final. Pensé que se iría otro. Gracias por subirlos aquí.

    10 may 2017
  5. Marisa Velasco

    Que dia debe salir el programa en television Española internacional. A veces sale en martes otraa en domingo. Por favor informen que dia sale! Gracias!

    05 may 2017
  6. Carmen

    Por favor, el año pasado subtitulabais los programas que se subían a internet y ahora no. No podremos ver el programa si no está subtitulado. ¿A qué esperan?

    03 may 2017