www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3991598
Para todos los públicos MasterChef 5 - Programa 2 - ver ahora
Transcripción completa

Aspirantes, bienvenidos a la fase final del casting

de la quinta edición de "MasterChef".

¿Qué plato nos has traído? Un bacalao con crema de espárragos

con patatas panaderas. ¡Hum!

Está todo rico, así que yo te voy a dar un sí.

Yo te voy a dar un sí. Sí, claro.

Te lo has ganado a pulso. Disfrútalo.

Estamos en la estación de esquí de Cerler,

en el Valle de Benasque.

Cocinaréis para 150 niños esquiadores.

¡Vamos!

Me cago en la leche. Aquí habría que tener un machete.

¿Tenemos las sopas controladas? Sí.

Algo no se está haciendo bien.

¡Rápido, que vais fatal! Madre mía.

Se va a producir un cambio de cocinas.

Esto está duro todo. Aquí no han hecho nada.

Nos han metido el puerro. Mira que os dije, la borraja.

-Prefiero cortar. -Ponte con el pollo.

Cuando seas capitán, decides. Ahora decido yo.

Está buena. El equipo ganador de la prueba

de hoy es el equipo rojo.

Desde la Escuela de Repostería Espai Sucre, Xano Saguer.

(Aplausos) Bienvenido.

Os he traído aquí una tarta que tiene once capas.

Yo no he hecho un pastel en mi vida.

La tranquilidad de Odkhuu me estresa de pelotas.

La chafada de mi abuela.

Esto es un desastre. Estabais derrotados de inicio.

Aquí no hay segundas oportunidades.

Por tanto, el aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es Jordi.

(Música)

Buenas noches y bienvenidos a "MasterChef".

Los aspirantes se enfrentan a su segunda semana de competición

llena de nuevos retos. Estamos aquí al rojo vivo.

Tras una prueba dulce pero con una expulsión amarga,

15 aspirantes luchan esta semana por hacer sus mejores platos,

porque con ellos tienen que convencer a nuestro jurado.

He entrado muy nervioso, más que nada, por las ganas

de coger la oportunidad,

que es una vez en la vida y darlo todo a muerte.

Bueno, aspirantes, buenas noches

y bienvenidos de nuevo a las cocinas de "MasterChef".

(TODOS) Buenas noches, Eva.

¿A quién de vosotros le gustaría volver al cole,

aunque fuese por un día?

Paloma, ¿a ti te gustaría? Sí.

¿Y qué se te daba mejor?

¿Lengua y matemáticas? Las matemáticas.

Bueno, está bien eso. José María, ¿la lengua qué tal?

A mí ninguna de las dos cosas.

¿Eras mal estudiante? Malo malísimo.

José Luis, tú la lengua dominada, ¿no?

Yo aprobé el carné de identidad a la tercera.

¿El inglés? ¡Uf! Básico.

¿Y las matemáticas? Eso perfecto.

Ah, mira. Pues estás de suerte hoy.

Los de ciencias vais a poder respirar tranquilos,

porque vamos a repasar matemáticas.

¡Guau! Repasar matemáticas.

Jueces. Antes de explicaros

el primer reto de la noche, quiero deciros algo.

La semana pasada trabajasteis en equipos y por parejas,

algo que no se os da bien.

Os enfrentáis al primer cocinado individual.

Espero que nos sorprendáis. Os aviso.

Tenéis que aprender a trabajar en equipo

porque en una cocina profesional no se trabaja solo.

¿Oído? (TODOS) Oído, chef.

Me impresiona ver a Jordi serio. Tenemos que concienciarnos

de que no se viene a pasar el tiempo.

Aquí se viene a trabajar, a aprender

y a seguir las directrices de ellos.

Ahora sí, vamos con el primer reto de la noche.

Como estáis viendo, hay una caja misteriosa para cada uno.

Ojalá en la caja misteriosa haya un cacho de carne.

Que lo bordo. Con un cacho de carne lo bordo.

A la de tres, quiero que la levantéis a la vez.

¿Entendido?

(TODOS) Sí, chef. Uno, dos...

y tres.

¡Bueno!

(Canción "Money")

Esto para el bolsillo.

Cada uno de vosotros tenéis un billete de diez euros.

Podéis cogerlo, tocarlo.

Cualquier cosa, menos llevároslo al bolsillo.

(RÍEN) ¿Por qué creéis que tenéis

ese billete? Para hacer la compra

con algo que llegue hasta los diez euros.

¿Entendéis ahora por qué os preguntaba Eva

por vuestra época del cole? Ya.

Esta noche os va a hacer mucha falta las matemáticas,

porque hoy menos es más.

Pero vamos por partes. Tengo una noticia buena

y una mala que daros. ¿Por cuál empiezo?

Por la buena. -La mala.

La buena. Vamos a empezar por la buena.

Hoy vais a tener cinco minutos para entrar

en el supermercado y vais a cocinar un plato libre.

Y ahora, la mala. El tiempo, ya verás.

Todos los ingredientes que utilicéis para elaborar

vuestro plato, no pueden costar más de diez euros.

En el supermercado, encontraréis alimentos

marcados con su precio. Marcados por unidad.

Por ejemplo, un plátano cuesta 30 céntimos,

una manzana 50. La carne y el pescado están marcados

por kilo y divididos en porciones de 200 gramos.

Tenéis que hacer un tetris matemático y mental,

porque no podéis utilizar la calculadora.

Mucho ojo porque el que no haga bien la suma

y se pase de los diez euros, se llevará automáticamente

un delantal negro como este e irá a la prueba de eliminación.

¿Entendido? (TODOS) Sí, chef.

Me ha dado mucho coraje. Si cocino mal,

mi plato está mal y me dicen que está mal,

me pongo el delantal. Pero ahora, por calcular

unos dinerillos más para arriba o para abajo,

que me tenga que poner el delantal, es que...

Recordad que tenéis que hacer una compra responsable.

Coged solo lo que vayáis a utilizar.

Un gran chef tiene que ser capaz de hacer un plato

con ingredientes básicos y tiene que ser rentable

para su negocio de restauración,

a la vez que dar ideas a las familias

que nos ven desde casa. Vale.

Con diez euros puedo comprar

alguna carne, porque el marisco es carísimo,

verduras y poco más. Poquilla cosa.

Una vez que hayáis elegido todos los ingredientes

sin pasar de los diez euros, tenéis 45 minutos

para hacer un plato digno de que Jordi o Pepe

lo puedan servir en su restaurantes.

Y para que comprobéis que lo que os estamos pidiendo

no es imposible, nos acompaña esta noche

un chef con dos Estrellas Michelín.

Desde sus restaurantes La Cabra

y Gaytán en Madrid, Javier Aranda.

(Aplausos)

Buenas noches, Javier.

Bienvenido a "MasterChef". Gracias.

Lo conocía de oídas a Javier Aranda.

Me parece que es una pasada el privilegio

de que vengan a visitarnos gente de ese nivel.

Buenas noches. Bienvenido a "MasterChef".

Gracias. Buenas noches. -Buenas noches.

Para ti, es fundamental el respeto por el producto.

¿Cuál es la mejor manera de demostrarlo?

Sobre todo, mimándolo mucho. Sabemos que es

el mayor éxito en esto. Trabajarlo a conciencia

y aprovechándolo. Sabemos que hacer

una cocina muy sensata. ¿Qué significa eso?

Que sea una cocina que todo el mundo entienda,

que respete mucho la materia prima y que sea un producto agradable

y rico hacia el comensal, que es quien nos debemos.

Para comer muy bien, ¿hace falta gastar mucho?

Bueno, yo creo que no. Se puede comer muy bien

y no gastar mucho del bolsillo. Claro, claro.

Edurne, como ama de casa que maneja el dinero de la familia,

¿qué te parece la prueba? ¿Fácil? Sí.

Con diez euros, se puede hacer buena comida.

La comida es lo primordial.

Prefiero comprar menos ropa, pero la comida bien. Que sobra,

algo comería. Pero ahora tengo que calcular.

Tenéis que decidir rápidamente qué vais a cocinar

y qué necesitáis sin pasar de los diez euros.

Llevo muchos años viviendo solo.

El supermercado y los precios no es algo nuevo.

O sea, que no habrá problema.

Javier Aranda está aquí para demostraros

que con diez euros se puede hacer un plato muy digno.

Va a hacer la compra y cocinará a la vez que vosotros.

¿Alguna duda? (TODOS) No, chef.

Los cinco minutos para coger los ingredientes

del supermercado comienzan ya.

Aceite. Quiero de los dos. El pescado está dividido

en raciones de 150 gramos. Gambas y cigalas por unidad.

Cuidado, Jorge, que son caras. Está la cosa para coger dos.

25 y 25. Cuatro huevos.

Dos... No cojáis a lo loco.

Id haciendo cuentas.

Maceta. Ya llevo tres euros.

La unidad.

Últimos 30 segundos.

Vale. Otro euro.

Cinco, cuatro... Tres euros.

Tres,

dos, uno. A las cocinas. Está ajustado, eh.

Lo peor es el supermercado. Hay que centrarse.

Coger la cesta corriendo, mirar lo que tienes.

Estás delante de la cebolla y no la ves. No ves la sal.

Bueno, Javier, ¿qué nos vas a preparar?

Como ingrediente principal, hemos cogido una presa.

Como es un elemento muy graso, vamos a hacer un aguachile de moras

con cilantro, lima y le añadimos un puré de zanahorias.

¿Cuánto te ha costado todo? Yo creo que como unos 9,80...

Casi casi rozaremos los diez euros.

Vamos a ver, amigo Javier.

¿Te salen las cuentas, Jordi? Te han sobrado siete céntimos.

Qué precisión. Vamos a comprobar la compra

de los aspirantes.

7,62. Buen ojo.

Gamba, eh.

Está cara la gamba. Estará a tres pavos y pico.

Y esto nos da... ¡Uf!

9,93.

Paloma, bueno, producto principal,

¿lo tienes? Voy a usar el huevo.

9,42.

¡Uf! Una gota.

Muy bien, Paloma. ¿Te sabes los precios?

Joder, qué crack.

7,64. Gracias.

4,01... Ajá ajá.

9,33. Bien, Laila. Bien.

José María. Hola.

Pechuguita de pollo.

8,78.

Yo, una tajada de más. 12 con algo.

Te veo que has comprado a lo loco. Un bacalao de más.

5,55 cada uno. Hemos cogido dos. Me he pasado.

Tres pueblos te has pasado. 18,67.

Bueno.

Se me ha venido el mundo encima. Madre mía.

La mayor de aquí, que se supone que yo, con 65 años,

sé hacer la compra y no la he sabido hacer. ¡Uf!

Con el bacalao viene el delantal negro.

Muy bien me parece.

Yo estoy acostumbrada a cocinar en cantidades astronómicas.

Lo del pescado, tenía que haber cogido un trozo.

Huevos a lo loco. Muy bien.

¿Qué te costaba coger dos huevos menos?

No llegaríamos a los 11,13. (RESOPLA)

Eso de tener demasiados huevos, te costará un delantal negro.

Me cayó un jarro de agua fría.

Entré y con las cosas que cogí,

a la cuenta de la vieja, pero calculé ocho euros y pico.

Te gustan las cosas buenas, a la baja.

7,20. Hola, Jordi.

Caray. Secreto bueno. A cuatro y pico la pieza...

Esto va a sumar. La has clavado. Redondo.

11 euritos.

Qué bonito sienta el negro.

¡Hala! También le gusta el secreto.

Hay ingredientes en abundancia, eh, Odkhuu. Caray.

13,06.

Vale. Gracias. Regalito por aquí.

Estoy temblando. Pechuguita de pollo.

Hoy la tenemos cara, eh. Ya.

¡Uf! 9,88. Raspando el desastre.

¿Qué tal, Miri? Muy bien.

La pieza es cara también, eh. Ya lo sé.

Pero lo he calculado bien, creo. ¿Estás segura?

Lo he calculado bien. Te lo he dicho. Yo estudio ADE.

Al menos, las mates las llevo bien.

Cómo os gusta el secreto, eh.

Sí. Con lo caro que es.

Buen producto y nos hemos gastado poco dinero.

Perfecto. Genial. Muy bien.

Silene. Hola.

¿Qué tal la prueba de eliminación? ¿Te gustó?

¿Te gustaría repetir? No.

Pues mira, lo siento mucho. Vale.

Tres céntimos te habrían llevado a la eliminación.

No puedes repetir, Silene.

(SUSPIRA)

Bueno, mira, esto es lo que hay. -Ya está.

Jordi, gracias por tu trabajo de azafato.

Lo que me pidas. Pero ahora toca cocinar

con lo que tenéis en vuestra cesta.

Edurne, Elena, Nathan y Odkhuu,

por favor, poneos los delantales negros para cocinar,

porque aunque vais a la prueba de eliminación, tenéis que cocinar.

Me he hundido, literalmente.

Y fíjate cómo soy yo, que a mí no me hunde

ni las balas. Pero, en esta ocasión, sí.

Os recuerdo que tenéis 45 minutos para elaborar vuestro plato.

Y el tiempo comienza en tres, dos, uno.

¡Ya!

Todo bien, todo controlado.

Estoy tranquilo, contento. No me gustaría delantal negro,

pero, bueno, me toca.

No estoy muy inspirada hoy. Que salga lo que sea y se acabó.

Me he pasado un euro. Nunca lo hubiera dicho,

que me llevaría directo a la prueba de eliminación.

Me queda mejor el negro que el blanco,

también lo tengo que decir.

Yo no lo quiero. Ni aunque me pegue,

ni aunque esté divina con él, no quiero el delantal negro.

Estoy un poco frustradillo porque se me ha olvidado la sal.

Pero, bueno.

Estoy haciendo un arroz con manzana y gamba.

Pero me está dando mucha rabia haberme olvidado algo tan básico.

Haré un estilo montañés. He cogido como elemento principal

la pluma ibérica y haré unas láminas de manzana ácida.

Iré jugando con la citronela. Manzana ácida, pan, azúcar

y lo quemaré, a ver si todo queda un poquito bien.

He estado viviendo en Boston mucho tiempo

y ahí todo es carísimo. Yo flipaba con los precios.

Yo soy estudiante, entonces, tenía el dinero justito.

En Boston llevaba un presupuesto bastante ajustado.

Pero como me iba al chino que era baratísimo,

no pasa nada porque ahí cogías de todo y era superbarato.

Voy a hacer unos espaguetis con pollo

y con verduras salteadas con salsa de soja.

Jordi, esta prueba está hecha a tu medida con lo poco que gastas.

Totalmente. Para un cocinero profesional,

es importante cocinar bien y gestionar bien.

¿Con diez euros se puede cocinar un buen plato? Sobradamente.

Como soy empresaria y panadera, habitualmente,

hacemos cuentas frecuentemente de la harina,

lo que gastaba, lo que va o no va en cada receta.

Como madre de familia numerosa, tres niños que comen y tal,

hay que estar muy al loro con el dinero

para que te cunda y te dé.

-Vamos a cocinar una merluza confitada a baja temperatura.

Y voy a hacer un pisto. Mis hijos estarán encantados.

Como estoy separado, con mi hija siempre tenemos bromas

de que yo cocino mejor que la madre.

Nunca cocino yo mejor que la madre.

Entonces, aquí tengo que demostrar que soy mejor.

Tuve dos hijos. He vivido 16 años dedicados a ellos.

Encontré a una mujer maravillosa. Vamos a iniciar algo,

Espero que me espere al salir.

Yo estoy cocinando bacalao con arroz y patata.

Me suele salir bien, pero estoy decepcionada

porque tenía que haber dado ejemplo de austeridad en la compra.

Jordi, ¿qué harías con diez euros?

Puedes hacer desde un plato con un producto importante

que le acompañen pocos elementos y sencillos

o muchos elementos más económicos.

Lo que me preocupa es que han cogido

un producto importante y pocas cosas.

Tendremos platos demasiado sencillos.

Que no nos gustan nada.

Esos elementos que van a dar punto a los platos, no los han cogido.

Los trapos son tan grandes, jolín.

Voy a hacer un secreto ibérico con espárragos verdes.

Lo voy a enrollar. Irá acompañado

de crema de calabaza con puerro con guindilla.

Soy peluquero profesional pero la cocina es una cosa

que siempre ha sido como mi mano izquierda.

Mi derecho es peluquería y la izquierda, la cocina.

Atención, aspirantes. Han pasado ya 15 minutos.

Tenéis 30 por delante.

¿Cómo se puede haber pasado Elena?

¿Cuánto vale un huevo? Cojo ocho.

Los nervios. Me empecé a volver loca a sumar, restar.

La planta no sabía que valía dinero.

Pero voy a hacer una tortilla de papas

que se van a chupar hasta los dedos de los pies.

Iba a hacer un pollo con dátiles y queso

con salsa de soja por encima.

Lo iba a acompañar con un arroz con verduras,

pero no he encontrado el dátil.

Voy a hacer el pollo con la misma verdura,

con el mismo queso, que le incorporaré al arroz.

Quise ser torero, no me cuajó la cosa

y me hice banderillero. Me gusta divertirme, reírme,

gastar bromas. Pero he notado

la dureza del programa y me ha cambiado la actitud.

¿Tú qué harías? Supermenestra que tenga de todo.

Todo bien tallado, bien cortado. Cada verdura a su punto.

Con una misma verdura, puedes hacer varias elaboraciones.

Coges el secreto bien asado, especiado, que tenga gracia.

Con la alcachofa te haces unas chips, un puré.

¡Ay! Ahí.

¿Y un postre haríais? Una buena natilla con vainilla.

Había leche, huevos. Una crema inglesa.

Y unas frutas bien puestas. Nadie ha hecho un postre.

Claro. Después de las tartas... No están muy dulces.

Estoy haciendo una mix así saludable.

Un carpaccio de ternera con otro carpaccio de calabacín

también crudito. Entonces, luego, las salsas las estoy haciendo

con el jugo de la carne de la ternera

con caldo de verduras.

Venga ahí.

Mi plato es una pechuguita de pollo con un sofrito,

tipo pollo en pepitoria. A mi chico le gusta mucho.

Nos acabamos de casar. Es la primera vez,

en seis años y medio que estamos juntos,

que nos separamos tanto tiempo. Se lleva un poco así.

Le echo mucho de menos. Estamos recién casados.

Lo siento.

¿Qué tal, Jorge? ¿Cómo vamos? Un poco con coraje.

¿Con coraje? ¿Y eso? ¿Por qué? Mucho.

Porque se me ha olvidado la sal. Ay.

Habrá que hacer buenas reducciones para darle alegría.

Haciendo un contraste de un arrocito semidulce

con un poco de queso, que coja la salinidad,

y un fondo, lo más potente que puedo, con la gamba única,

porque está a 4,40. ¿Cuánto te gastaste en la compra?

9,97. 9.97. No me lo puedo creer.

Madre mía. Te daba justo para la sal.

Este arroz lo haces tú con la gorra.

Lo vamos a intentar. Con la boina.

Estoy haciendo un arroz al horno de marisco.

Lleva mejillones, unos berberechos.

Y la cabeza de gamba la he frito

y ese aceite se lo he añadido al arroz.

Soy una persona muy disciplinada,

que "MasterChef" también lo requiere.

El tiempo que no trabajo como modelo, estoy estudiando.

Con lo cual, este momento de estudio

que tenemos con vosotros, lo agradezco.

Llevo una vida muy tranquila. Yo soy psicóloga.

Tenía mi despachito, mis pacientes.

Tenía una pareja. Una vida tranquila.

"MasterChef" me ha pegado un pelotazo.

He conocido a una persona muy importante

que me hace cocinar con más ilusión.

David es la persona con la que estoy. Y le conocí

en el casting, el día que nos dieron las cucharas.

Vine acompañada de una pareja y salí acompañada de una persona

que me ha cambiado la vida. Con mucha ilusión.

José Mari, ¿cómo va? -Pues lo tengo todo en orden.

-Tiene una pinta buenísima. -Lo tengo todo en orden.

Bueno, bueno, el nuevo pinta maneras, eh.

¿Qué tal, Javier? ¿Cómo vas? Bien.

¿Qué nos estás haciendo?

Estamos terminando un poco.

Aquí hemos hecho el aguachile de moras.

Hemos dejado alguna morita que se vaya macerando

dentro del aguachile.

Unas hojas de acelga que las hemos escaldado.

Aquí tenemos una jalea de jengibre con el que pintaremos

las hojas de acelga. Y la zanahoria la hemos cocido

en bolsas de vacío para conservar el sabor,

que se cocine con su propia agua.

Ahora vamos a hacer un puré.

Creo que de producto vas bien. Bien,

porque tenemos aquí el producto principal.

Secreto. Cuando queden pocos minutos,

para marcarlo. Vas muy tranquilo.

¿No te da tiempo de hacer nada más?

Te quiere meter presión. ¿Qué te parece?

Ha afinado el precio pero bien el chef.

A algunos de los aspirantes les ha costado

no pasarse de los diez euros del reto.

Eso es que no tienen la aplicación de "MasterChef".

Con ella, puedes crear tu lista de la compra

y conseguir que no se te escape nada.

Es gratis. Así que descárgatela ya y apunta todo lo necesario

para hacer en casa las recetas del programa.

¿Qué tal? ¿Cómo vamos? Buenas noches.

¿Qué estás haciendo? Aquí lidiando.

Algo sencillo. No había mucho parné.

Un bacalao confitado a baja temperatura.

Lo pongo en agua. Como no controlo bien

la vitrocerámica, como sé que el agua la ebullición

va a 100 y el resto... Ahí vamos sobrados.

Eres un doctor. Está bien de temperatura.

¿Cuánto has gastado? Siete euros y pico.

Para tomarme el café luego. ¿Así es cómo ligas con las chicas,

con siete y pico? Si fuese por dinero,

me moría sin saber lo que es un beso.

A tu novia del piso del Retiro, como le gastes un pisto y tal...

Esa te deja mañana. Tiene dos brazos izquierdos.

Nada más que comía jamón york y lomo.

Entonces, esto es una exquisitez.

Tuvo mucha suerte mi mujer.

Está preparada académicamente, con más dinero que yo,

pero la alegría y el salero no se compra.

En el hombro, no.

¿Cómo llevas ese plato de bacalao? Llevamos.

O sea, yo me he hundido ya.

La vieja que tenía que dar ejemplo de economía,

se ha salido tres pueblos.

Una donostiarra buena como tú no se puede venir para abajo.

No. Abajo no. Pero es que lo he hecho muy mal.

A la prueba de eliminación, no pasa nada.

Lo harás bien. ¿A que sí? Vale.

Me haces un platazo. Mete un platazo

de bacalao como Dios manda. Gracias.

Adrián. Hola. Buenas.

¿Qué tal? ¿Qué has hecho? Bien.

He hecho una merluza con un orio de ajitos

y vinagre de Jerez con un puré de zanahorias

con un tomate y un poquito de eneldo.

¿Está todo en el horno? Sí.

¿Y la pasta? Le voy a poner un bouquet con ajo.

Muchas cosas en un mismo plato. Házmelo fino, Adrián,

que sé que puedes. Gracias. Gracias.

Soy camarero en el bar de mis padres.

Mi idea es aprender para, cuando salga de aquí,

montar mi propio restaurante

y a currar.

Como había que tirar de poco presupuesto,

he descompuesto el gazpacho. Puse una manzana asada.

La rellenaré con una espuma de gazpacho. Irá con huevo duro.

Lo hice como si fuera un poché,

pero como no tenía tiempo, le junté hierbas

dentro para quitarle la cáscara.

Venga.

Odkhuu. Hola.

¿Esto es un estilismo nuevo tuyo?

Ya se acabó el trabajo y al final, pom.

¿No has calculado bien? Todo lo he sumado

para el laurel y la planta, el perejil.

Es que era uno con algo.

1,49 cada uno porque viene con la maceta.

Pero me lo dan gratis. ¿Y qué plato has hecho?

Fideos de tallarines estilo mongol.

Esta comida es más favorita de hombres mongoles.

Plato mongol. Te ha sobrado un montón.

Tenías que haber calculado mucho mejor.

Me da pena volver a verte en la eliminación.

Pero bueno. Gracias. Es lo que hay.

De nada. Gracias a ti.

Perfecto. Muy bien.

Qué agobio me está entrando.

Aspirantes, acabáis de entrar en el último minuto.

Quemadita no, eh.

-Vamos, venga. -Jo, macho.

Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno.

¡Tiempo! Manos arriba.

Estoy sudando como un pollo.

Ahí tienen mi plato. Sencillito.

Con diez euros, no se puede estirar mucho la cosa,

pero creo que correcto.

He intentado limpiar el plato pero mira qué feo ha quedado.

Aspirantes, nuestro jurado irá al puesto de Javier

y probará su plato. Gente con suerte.

Y, luego, los cuatro pasarán por vuestras cocinas

para ver vuestras elaboraciones. Y elegirán qué seis platos

irán al atril para catarse.

Jueces, cuando queráis.

¿Qué tal, Javier? Esto deseando probar tu plato.

A ver cuándo haces tú algo así, Jordi, ¿eh? Dímelo.

Sencillito pero rico. Qué rico.

Aspirantes, pues Javier Aranda con menos de 10 euros

ha hecho un platazo, y ahora nos acompañará a ver los vuestros.

José Luis, ¿qué nos has hecho? Me he equivocado, Pepe.

Antes te he dicho que era bacalao, pero es merluza.

He tenido un lapsus. Es confitado igualmente

Muy bien, José Luis. Aspirantes...

El próximo paño que vea en el hombro de un aspirante

se lo come. Paloma, ¿qué hemos hecho aquí?

Un gazpacho por un lado. ¿Gazpacho?

Sí. Una manzana asada.

Le he quitado el pepino al gazpacho y luego he hecho un huevo

entre duro y poché, que le he quitado la cáscara

para incorporarle dentro cebolla y cebollino.

¿Lo has entendido? Una manzana asada que le quito

el pepino al gazpacho con un huevo casi poché.

Qué pereza.

En fin, Jorge, ¿qué nos has hecho? Arroz con manzana y gamba

sin sales añadidas. Un "risoso" lo llamaría.

Un "risoso". Vamos a elegir seis platos,

con lo cual... lo mismo está en la pole.

Quería hacer un arroz al horno pero en lugar de hacerlo

de la tierra, del mar. He optado por menos productos

pero de más calidad. -Tiene buen sabor.

Muchas gracias, chef.

Bueno, ¿qué tenemos aquí, Paula? He hecho un risotto

con un mousse de pimentón y un crujiente de queso con romero.

La primera vez que escucho "mousse de pimentón".

Visto para sentencia. ¿Normalmente gastas tanto en casa?

No, hay un trozo de bacalao que no he usado.

Hay gente que se queda sin comer y con este dinero

podían haber comido unas 15 personas.

Está muy bueno. Está bien la autocrítica

pero no la autodestrucción. Vente para arriba, ¿eh?

Por supuesto. Gracias.

He hecho un pollo que en principio iba con dátiles y queso;

pero a falta de dátiles, le he puesto la misma verdura

que al arroz. Tenemos un supermercado

muy bien equipado. Tener una idea está bien,

pero cuando entras es cuando tienes que pensar.

No es una excusa para hacer un plato fallido.

¿Qué plato has hecho, Adrián? Una merluza con un óleo de ajitos,

un vinagre de Jerez... Luego he hecho un puré

con zanahoria y tomate.

Miremos que ha sacado rentabilidad de ello.

Sí, no se ha pasado. Muchas gracias.

Es una tortilla de patata rellena de queso camembert

y cebolla caramelizada. La tortilla más cara del programa.

Te ha faltado encontrar la economía en este plato.

Sí. -Es un tallarín de Mongolia.

He hecho todo a mano. ¿Y esto sería un plato típico

regional de Mongolia? Sí.

Muy bien. Gracias. A vosotros.

¿Qué tal, Nathan? Bienvenidos.

¿Qué has hecho? Es como una tortilla

rellena de pluma ibérica con cebolla caramelizada

y una salsa de vino tinto estilo montañés, y lo he acabado

con un poco de azúcar. ¿Qué lleva eso?

Lleva romero, vino... ¿Lo has probado?

Sí, lo he probado. Está un poco subido el vino.

Faltaría que ligara con la cebolla. Me gusta, porque siempre ves

los defectos, pero nunca los corriges.

He hecho un carpaccio de calabacín y ternera.

¿Esto sería "Miri sano"? Claro.

Bueno, Lorena, ¿qué has hecho? He hecho una especie

de pollo en pepitoria pero con pan.

No sé si esto se puede decir "en pepitoria" también.

¿Qué tal la textura del pollo?

Yo no he conseguido cortarlo.

Lo siento. ¿Qué tal, Silene?

He hecho un plato que suelo hacer en mi casa para mis hijos.

Pollo, pasta y las verduritas.

Se ha dejado llevar por el corazón. He utilizado secreto ibérico,

espárrago... Es una receta tuneada de mi madre.

Consejo: cuidado, porque lo que echamos en el plato

se come, y has metido una cuerda. Buen dato.

Gracias, Aranda.

No estoy muy convencida con mi plato de hoy,

pero vamos a ver.

Bueno, muchas gracias, Javier Aranda, por visitarnos

y por demostrarnos que se puede hacer

un magnífico plato con buenos alimentos

y por menos de 10 euros.

Un placer.

Aspirantes, el jurado ya ha pasado por vuestras cocinas,

y supongo, jurado, que ya tendréis los seis elegidos, ¿no?

Así es, Eva. Pues adelante.

El primero plato que vamos a probar es el de...

José Luis. Suerte...

He hecho una merluza confitada a baja temperatura.

Como uno está empezando me he asegurado de hacerla en agua

con el aceite encima para no subir el nivel de temperatura del aceite,

y un pisto, digamos pobre, porque no le he echado tomate.

Lo he decorado con la flor de los más verde del brócoli.

He visto mucho decorar a Samantha y ese verde yo creo acaba ahí.

Cómo va a cada uno de nosotros. Nos dice cosas que nos gusta.

Es un pelota. Sabe los perfiles de cada uno

y nos quiere seducir.

La verdad es que Samantha es muy de decorar.

Y hay que regalarle los oídos

que son los que nos juzgan.

Hay que meterlos en el bolsillo. Está claro, vamos.

Me ha gustado mucho la técnica. Yo creo que es la primera vez

que la vemos aquí, porque a veces hay concursantes

que dicen: "Lo voy a hacer a baja temperatura",

y ponen el aceite, meten la merluza y no hay baja temperatura

porque no lo controlas. Pero tú has tenido la idea,

maravillosa y brillante, de tener un baño maría.

He metido el dedo, porque si es baja

no me voy a quemar. Y estaba perfecto para hacerlo.

Aunque llevemos poco,

se pegan sus comentarios y hay que hacerles caso sin duda.

José Luis, me hace mucha ilusión que con el emplatado

te hayas acordado de mí.

Iba a poner "Merluza Samantha" pero digo "estará cogido".

(RÍEN)

Vamos a probar el plato.

Bueno, José Luis...

En fin, yo creo que está clavado.

Con ese tiempo y con los ingredientes

que has utilizado, perfecto el punto de la merluza,

y el pisto está sabrosón, rico... Si llevase tomate

sería un pisto más ortodoxo, pero está bastante clavado.

Muchas gracias. La única pega:

el punto de sal del pescado. Litro de agua, 80 gramos de sal,

lo mezclo, pongo la merluza tres minutos para que se sale

esa pieza y luego le hago la cocción que tú has hecho.

Muy bien. Muchas gracias. ¿De acuerdo?

Después de esa valoración, uno se siente bien

porque ves que haciendo caso a los que saben

vas por el camino correcto.

El siguiente plato que este jurado quiere probar lo ha preparado...

José María.

He hecho un pollo que lleva por dentro

queso y verduras, y lo acompaño con un arroz.

Ahora mismo que lo veo

creo que está bastante sencillo, pero es el que os puedo ofrecer

y espero que os guste. Vamos a ello.

¿Crees que has elegido un plato correcto?

Los dedazos por aquí, lleno de grasa...

Luego he comprobado que con el negro lo vas tocando

y lo vas ensuciando más todavía. Lo único que veo en ti

de esta noche es la capacidad de ver los errores.

Esperemos que sepas aprender y rectificar.

Flojo, flojo.

Vaya tarde, maestro. Una mala tarde la tiene cualquiera.

Yo, estos rellenitos con queso y verdura

me dan una rabia... A no ser que sea un flamenquín,

el resto no me interesa nada porque nunca va a aparecer ahí.

El queso no se va a notar, en una pechuga que, además,

está cocidísima, seca.

Con un arroz que está hervido con cuatro verduras y poco sabor.

Al final es un plato combinado bastante fallido.

¿Cómo no he sido capaz de solucionarlo

antes de sacar eso? Estoy revelado conmigo mismo.

Y luego, aparte, el chasco

de que me valoren como me han valorado.

Lorena, ¿nos puedes explicar tu plato, por favor?

Bueno, he intentado, con la pechuga de pollo

hacer algo para que le diera jugosidad.

No sabía bien qué hacer. He entrado nerviosa

a coger los alimentos...

He cogido pan para intentar hacer algo parecido a una pepitoria.

Vamos a probarlo.

Si me lo permitís, voy primero porque voy a ser rápido.

Voy a sintetizar.

Tienes ganas de reencontrarte con tu pareja.

Cuando os reencontréis no le hagas este plato.

Vas a romper la magia, ¿vale?

Hombre, ya no me preocupa que cojas pechuga y la quieras guisar.

Eso me da exactamente igual. Pero, por Dios, haz una salsa rica.

¿Necesita una salsa de un pollo guisado pan?

¿Para qué?

A mí es que me da una pena cuando veo estas pruebas

y veo esta respuesta que me pongo enferma.

Me pongo de muy mal humor.

Esperaba... haberlo hecho mejor. Para ser

el primer cocinado individual... Bueno, te quedas un poco "chof",

pero para eso hemos venido.

Bueno, Miri, ¿cómo se llama tu plato?

"Miri's carpaccio". Qué novedad.

Es un carpaccio de calabacín y carne de ternera.

He hecho una salsa de verduras y la he puesto a los lados.

Miri la cochina vamos a llamarte como dice Pepe.

¿Ya apareció? Mira el plato.

Tiene más mierda que la fonda de un jamón.

Eso no te lo había escuchado nunca.

Ahora voy a ser "Miri's Clean".

(TOSE)

(TOSE) Miri, hay una pimienta ahí

que es bastante agresiva.

A mí me lo vas a decir.

No sabía si poner la pimienta en cada capa o solo al final.

Entonces la he puesto en todas las capas

y se me ha ido la mano.

(TOSE) ¿Qué has echado ahí, joder?

(TOSE) Pimienta asesina.

(RONCO) Me ha cambiado la voz.

No te rías, tío. (TOSE)

Madre mía, o lo vais a cargar.

Cuando he visto toser a Pepe me quería morir.

(TOSE)

Esto es un "Miri's disaster". Sí.

Yo entiendo que la pimienta debe estar barata

y por eso te has cebado, pero... Me cago en la mar,

hay que controlar hasta eso.

En fin, es un carpaccio, una carne cruda,

donde quieres saborear esa carne cruda, ¿no?

Y a partir de ahí aliñas con tres o cuatro cositas...

No sabemos lo que es. No sé si es un guiso mal hecho

o un carpaccio mal acabado.

Me apetecía probarlo, cocina sana, lo que me gusta.

Pero al final has intentado meter cosas que no pegan

y no tienen nada que ver con tu cocina, cocina sana.

Y, aparte, Miri, en 45 minutos este plato y que no te dé tiempo

es una vergüenza.

O sea, ponte la pila... que creo que puedes hacer más.

Me da mucha rabia,

porque tengo muchas ganas de hacer un plato bueno

y que digan: "Jolines, Miri, qué bueno está".

"Qué Miri's... Miri's..."

"Qué Miri's flipada de plato".

Bueno, Laila... Yo quería hacer un arroz de mar

al horno, y me ha faltado un poco de vino blanco,

un poco de ajo... Pero se me hubiera pasado

de presupuesto, así que he preferido utilizar

un buen producto e intentar salvar el fondo

con un producto de calidad. Vamos a probarlo, Laila.

¿Qué tal mi gamba, Sami? Oh... Buenísima.

Laila, con qué poquito, dos mejillones, dos berberechos,

una gamba... Has conseguido darle tanto sabor

a un arroz. Muy bien hecho. No es fácil comer

arroces buenos en "MasterChef".

Este es uno de los buenos arroces. Sí, sí.

Enhorabuena.

Cuando lo he oído, digo: "No puede ser".

Creo que le he puesto toda mi energía y mi cariño

para que saliera bien dentro de las carencias que tenía.

Tenemos aprovechamiento al máximo, has sacado rendimiento

a esos diez euros al cien por cien y has hecho un plato

que supera nuestras expectativas. Lo que pedíamos. Felicidades.

Muchísimas gracias, chef.

El último plato que va a catar este jurado es el de...

Es el de Paloma.

Hemos catado...

Tres platos malos, dos buenos y nos queda este. ¿Bueno o malo?

Me voy a querer y voy a pensar que bueno.

Vamos a probarlo, ¿no?

Pruébalo, Samantha. ¿No te atreves?

Yo soy curioso. Lo voy a probar, hombre.

Va a estar malo, pero lo probaré. Vaya...

Eh... Qué ascazo.

O sea, es que... Es posible que haya gente

que no lo vea.

Creo que esto se ve mejor así.

A ver, esto es la piel de la manzana verde.

La tenía que haber quitado.

Creo que es probablemente el peor plato

que hemos probado en "MasterChef". Pues ya lo siento.

Se te viene el mundo a los pies porque quieres impresionar,

quieres arriesgar y te columpias.

Cuando viene tu familia, ¿cocinarías un plato así?

Claramente me han querido demasiado porque no me han dicho la verdad.

¿Has hecho cosas así a tu familia? Sí.

¿Preguntas si estaba rico? Claro.

¿Y qué te hacen? "Ajá...". A lo mejor lo interpreto mal

y en vez de "hum", era un "¿qué es esto?".

Mira, lo único que respeto del plato es las ganas

de ser creativo. Pero es una marranada

mezcla con locura. Lo tiene todo.

Que quede entre nosotros esto que acabas de hacer.

No lo repitas más. Céntrate. Sácate partido

porque te vas a pirar en dos días. Vale, chef.

Ha sido un golpe que en algún momento

tienes que recibir al estar con profesionales de los grandes.

Está claro que vengo a aprender.

Al final es una crítica constructiva y a sacarla adelante.

Me han dado un repaso.

El resto no habéis tenido la suerte de pasar por nuestro atril,

pero si queremos hacer un par de menciones especiales.

Elena, una tortilla de patatas sí es digna de "MasterChef"

pero en esta prueba no tenía mucho sentido

porque has hecho caro un plato humilde,

y te habríamos dado porra infinita. Hemos preferido no probarlo.

Y amigo Nathan, en cuanto a tu plato

decirte que era un despropósito como una catedral.

Y no hemos querido agudizar la porra que te estamos dando.

Céntrate o en la prueba de eliminación

serás expulsado. Perfecto.

Aspirantes, segundo programa. Nos queda mucho por mejorar.

Hay que ponerse las pilas, hay que estudiar más

y hay que estar muy centrado

En fin, nos lo habéis puesto bastante fácil para elegir

a los dos mejores en este reto,

que son Laila... y José Luis.

Y el mejor de los dos platos es...

El de Laila.

Yo no me lo creo. Ha sido un subidón

después de los nervios que he pasado,

pero bueno, el resultado ha sido bueno.

La rubia es más alta que yo y el plato se lo ha llevado

porque tiene 10 centímetro más,

eso está clarísimo.

Laila, José Luis, enhorabuena.

Vais a ser los capitanes de la prueba por equipos.

Y además tú, Laila, tienes una ventaja que podrás disfrutar

llegado el momento. Suerte a todos en la siguiente prueba.

Y disfrutadla, ¿eh? Porque vais a vivir

un viaje al pasado lleno de retos.

Ser capitana no es un reto que me dé miedo, porque me gusta

el trabajo en equipo.

(GRITAN)

¡Madre!

Qué maravilla. -¡Guau!

El sitio al que nos habéis traído para la prueba

es indescriptible. "Juego de tronos". Es un cuento.

¡Qué pasada, tío! -Es como estar

en un pueblo medieval. -Qué pasada.

Los decorados, la gente...

No sé explicarlo. "MasterChef" es alucinante.

Cumpliendo sus órdenes hemos reclutado estos 15 cocineros.

Siento decirles que su historial no es impecable.

Qué razón tiene. Gracias, templario.

Puede marcharse. A partir de ahora están en nuestras manos.

Aspirantes, bienvenidos a la orden templaria

de "MasterChef". La orden más exigente

de todas cuantas existen.

Habéis sido elegidos para luchar en una cruzada gastronómica

muy especial. 150 caballeros templarios

y damas del castillo de la más absoluta confianza

del rey han sido invitados hoy a un banquete en esta fortaleza.

Os advierto que tendréis que cocinar como se hacía

en la época medieval: sin cocinas.

Qué fuerte. -Me gusta mucho.

A mí me encanta.

Hoy, el fuego será vuestro único aliado

y vuestro peor enemigo si no sabéis gestionarlo.

Tendréis que ser capaces de elaborar los platos

al calor de estas hogueras.

Una barbacoa, ya está.

Además, trabajaréis con los mismos utensilios

que lo hacían los cocineros en el siglo XII.

¿Qué es eso?

Qué guay. -Madre de mi vida.

Si no nos rebanamos un dedo... -Eso corta hasta cabezas.

Aspirantes, ¿estáis asustados? Esto es "MasterChef".

¿A qué creíais que veníais?

Cocinar con todos los utensilios medievales

es una locura.

Hoy, competiréis divididos en dos equipos.

Un equipo de ocho, y otro de siete miembros.

Laila, José Luis... fuisteis los mejores

en la prueba de plató, por eso hoy seréis los capitanes.

Laila, tú hiciste el mejor plato de la prueba anterior,

por lo tanto, empezarás a elegir.

Salva, porque creo que podría hacer un papel de mano derecha

bastante importante.

Yo voy a elegir a Adrián porque creo que está acostumbrado

al trabajo con mucha carga y va a venir bien

porque parece que es un trabajo bastante potente.

Mi segunda elección es Elena porque trabaja

a un nivel de energía muy alto.

Con ella hasta la muerte.

Jorge, porque nos entendemos bien y creo que es importante

la comunicación para que el grupo avance.

Joselito, pese a que tendremos una charla antes de empezar

Creo que es un tío muy currante y que cuando se pone, se pone.

¿Y me puedes decir de qué va esa charla que tenéis que tener?

Creo que el enfoque de trabajo, en esta prueba o en otra,

es disciplina, organización y, sobre todo, que sigan

a la voz cantante y que no manden todos.

Ella cree que puedo dar problemas, y todo lo contrario.

Yo vengo aquí a lo que me manden. Y cuando yo sea capitán

espero que acaten mis órdenes.

Voy a elegir a Paloma porque tiene familia en la zona

y creo que puede tener información válida de algún guiso

y nos puede venir bien.

Pues mi siguiente propuesta sería Lorena.

Es una persona trabajadora, que se deja guiar bien

y creo que no le tiene miedo a nada.

A tope con ella.

Voy a continuar con Odkhuu, porque creo puede aportar mucho.

Silene, porque tiene mucha calma y trabaja sin perder el tiempo.

Yo voy a continuar con Edurne porque ella es de pucheros

y tiene algo para enseñarnos.

José Luis me ha elegido porque yo me pensaba ya

que no iban a elegir a la vieja.

Pero es igual... La vieja va a dar caña.

Voy a romper una lanza a favor de Nathan porque creo

que con buenas directrices os puede sorprender.

Miri, porque pienso que de cara a los postres nos echa un cable.

Cien por cien.

Laila, no tienes otra elección. Te queda Paula.

Tendrás ocho miembros en tu equipo y, José Luis, tú tendrás siete.

Somos uno menos

y parece que la prueba será dura.

Espero que no nos pase factura ser uno menos.

Aspirantes, debajo de estas campanas

hay dos menús medievales. El menú azul está compuesto

por tres platos. Un primero...

¿Qué es eso? Guiso de venado

con ciruela azucaradas.

Qué bueno. Un segundo...

Liebre asada con patatas panaderas y pimiento asado.

Qué buena. Y un postre...

Rodajas de queso con manzanas y crema.

Es fácil hacer eso.

El equipo rojo elaborará un menú medieval

compuesto por un primero...

Sopa de verduras.

Qué buena. Un segundo...

Estofado de lechazo con patatas y setas.

Y un postre... Arroz con leche de almendras.

Jolín, no tiene nada que ver con el otro menú. Está mejor.

Vais a cocinar con exquisitos productos autóctonos

que nos ofrece esta tierra: el lechazo, el pimiento,

el requesón, las manzanas y el vino del Bierzo,

con los que cocinaréis hoy bien elaborados

por Tierra de Sabor. Contáis con los mejores productos

de Castilla y León, así que no quiero excusas.

Laila, por haber sido la mejor en la prueba de plató

tienes el privilegio de elegir qué menú quieres

que cocine tu equipo. Vale. Me quedo con el rojo.

Porque creo que la carne de caza nos va a ser más difícil

de controlar con este tipo de fuego.

Muy bien. José Luis, tu equipo elaborará el menú azul.

Hay un detalle que espero hayáis tenido en cuenta

a la hora de elegir menú. Estamos en la Edad Media

y, por tanto, os daremos las carnes como corresponde a la época.

Equipo rojo, como veis, el lechazo está entero.

Por lo tanto, tendréis que trocearlo.

Yo me apunto.

Equipo azul, lo vais a tener más difícil.

Además de despiezar el venado, tenéis que desollar las liebres.

Estoy supercontento porque soy de Mongolia y soy salvaje.

Entonces, conejo, cordero, carne, cuchillo...

Para mí es... Vamos.

Disponéis de un total de 150 minutos para cocinar.

En el minuto 120 saldrán los primeros.

En el minuto 135, los segundos. Y en el minuto 150, los postres.

¿Oído? (TODOS) ¡Oído, chef!

Ya sabéis que nuestro supermercado proveedor de alimentos

os facilitará los ingredientes para cocinar hoy.

El excedente que no se use se donará a comedores sociales.

(TODOS) ¡Oído, chef!

Guerreros, coged los delantales y a cocinar

en tres, dos, uno... ¡Ya!

¡Vamos, chicos! -Suerte.

¿A quién se le da bien manejar el hacha?

Yo alguna vez lo he hecho.

Puedo perfectamente meterme en ello si os parece.

Te vas a poner con las liebres con Adrián.

Jorge, a la parrilla con los pimientos y las patatas.

Elena, Nathan, Lorena y Joselito os vais a encargar

de pelar verduras; y Paula y Silene,

os vais a poner con el arroz con leche.

Edurne y yo nos vamos a poner con el venado.

Vosotras dos, chicas, como sois más de postre,

os vais a poner con el postre. -Venga, equipo.

Vamos, chavales. Cada uno a su cometido, ¿eh?

Lo primero de todo: una cesta para calabazas.

Laila va a ser una capitana muy cañera.

Y me gustaría lanzarle un mensaje al otro capitán.

Se piensa que me han elegido como mejor plato el mío

por mi cara bonita.

Y que se vaya agarrando porque vienen curvas de verdad.

Mira, como estoy cortando bien, dámelo y yo corto. Tú limpias.

No traigas tanta carne porque nos atoramos, Edurne.

Vamos a cortar ese primero. No hay sitio para poner las cosas.

Espera. -Sí, sale, sale.

Estira. Así. Y ahora aquí.

Aquí...

Mira, de grosor, como lo tenemos que pasar

por la plancha, más o menos medio dedo, ¿vale?

Hala, empezamos bien.

Ponte tú con el puerro. Creo que con esto

para la sopa vamos bien. -¿Sí? Vale.

¿Me pongo ya? -Sí.

¿Cuántos cuchillos quedan libres?

Uno, dos, tres, cuatro... Nada Me pongo con las setas si quieres.

Venga, vale.

Cuidado que corta, ¿eh?

Ay, Dios mío, de aquí salimos con un dedo menos.

Vamos, te das así un poco y te sacas el filo del pellejo.

Vamos poniendo aquí.

Todas ahí, ¿no? -Sí.

Mira, les quitamos el centro ahora.

Empieza poniendo y luego les quitamos el centro.

¿Quieres el otro cuchillo? -No.

¿Ves? Hay hueco. -Venga, abre.

Espera. Ahora la pata así.

Venga. -Espera, espera.

Este. Mira. La garganta se quita. Todo. Sale entera.

Así.

Sale entera.

Eso es muy grande, Edurne. -La caza se queda en nada.

Muy duro. -Si ya lo sé. He guisado jabalí,

venado y ciervo. Y los trozos no se pueden poner

muy pequeños porque se deshacen.

Capi, ¿la metemos ya? -A la parrilla.

¡Uh! Ya lo han limpiado. -Sí, pero tienen que limpiar 30.

Ahora vamos con las verduritas, Edurne.

Hay que partir más carne. -Hay que echar la verdura.

La primera vez, hijo. -No, se echa primero la verdura

y luego se pocha. -No, fíjate en todos los libros.

tengo 65 castañas y nunca me ha mandado nadie.

Lo normal sería que se le hicieses caso a la vieja.

Laila, ¿así de grandes o por la mitad?

No, cariño. Es así. Se tienen que deshacer.

No tenemos nada para darle densidad.

Vale, así de pequeño. -Perfecto, Nathan. Muy bien.

Vamos a quitarle toda la piel.

¿Cómo quieres los trozos de las calabazas?

Cuadraditos. -La parte de abajo

hay que limpiarla. -Sí, sí.

Qué fría está el agua, colega.

Paula, como las setas van a ir lo último,

ponte conmigo con los ajos para ir adelantando.

Vamos a ir dejándoselos listos para que los pique.

Porque hay que desgranarlos enteros.

Y hay que hacerlo a mano.

Queridos compañeros, he encontrado el juego perfecto

para que elijáis equipo.

¿Ah, sí? ¿Cuál es? Sorpréndeme.

Tiro con arco. Me dejas sin palabras.

Ay, ¿el niño se nos ha asustado o qué?

Ah, vamos. Oye, yo acepto el reto, ¿eh?

Pues hala, venid conmigo. Fenomenal, qué idea.

Lyla, yo he terminado con la calabaza.

¿Sigo troceando o me pongo con otra cosa?

Cuando acabes, con el nabo. -Perfecto.

Sí, porque lo que hay aquí entre Silena y yo

nos lo quitamos de en medio.

He cogido "carrillira"... -Carrerilla.

¿Cómo es? ¿"Carrillera"? -Carrerilla.

Uf, qué palabra más difícil del español.

Carrillera no, carrerilla.

Primera flecha.

Uf. Pepe, piensa que no estás

jugando al billar. Esto es un arco, ¿eh?

Qué mañoso.

(RÍE) Quieto.

(RÍE)

Muy bien, casi le das al conejo

que pasaba por el monte de al lado.

(RÍE) Madre mía.

Huy. Ha mejorado, ¿eh? No me lo pongas tan fácil.

¡Huy, Jordi, qué complicado te lo ha puesto!

Muy bien, Pepe. muy bien.

Bueno, bueno, bueno, esto se ha calentado, ¿eh?

¡Oooh!

(RÍE)

Se ha venido arriba.

Y esta va a ser la buena.

¡Sí, señor!

Me parece que Jordi está más cerca.

Mucho más. Pues eliges equipo.

¿El rojo o el azul?

Me gusta las complicaciones y lo tienen muy difícil

con esas liebres, me quedo el equipo azul.

Y yo me voy a quedar con el rojo, fíjate.

A cocinas, rápido. Venga, vámonos.

Adiós. Como siempre la que sabe aquí tirar a arco soy yo.

(Exclamaciones)

Me voy a hacer veterinario ahora.

Una vez que me lo enseñes se me queda.

Vale. Así no va. -Que sí va.

Ah, eso, así. Ahora sí.

¿Yo qué te he dicho?

Una vez que te vea lo veo también yo.

Siempre el puntillo que entra en el hueso.

Lo he hecho, tío. -Vale, muy bien.

Yo no soy nómada, pero soy de Tarragona.

(ODKHUU RÍE) A por otro voy.

Esto yo los enharino y todo. -Hola, Jordi, buenos días.

¿Quizá un poco grandes los trozos?

Son un poco grandes los trozos.

Sí, eso le estoy diciendo a Edurne.

Pero me dice que como es más experta

que mengua bastante.

Se agradecería un taco más regular.

Perfecto. Y lo que más me preocupa,

lo que cuesta limpiar 26 liebres.

Os veo bien organizados pero muy tranquilos.

Sí. Hay que correr.

Gracias, Jordi, nos ponemos en marcha.

Bueno, bueno, Odkhuu. Hola, chef.

Parece que lo has hecho toda tu vida.

¿Sí? Sí, sí, he hecho, ¿eh?

Bueno, tiene mucha maña.

Hay que darte prisa porque son 26 liebres.

Sí, sí. Y eso es mucha liebre.

En la prueba de hoy me he acercado mucho

a mi tierra, era muy natural, muy salvaje.

Entonces estoy como en mi casa, mi tierra.

¿Tenemos una crema ya? Aún no.

En cuanto terminemos las manzanas.

¿Van cocinadas las manzanas? Van por la plancha.

¿Por la plancha? Por las brasas.

¿Te has traído la plancha? Por las brasas.

¿Y lo haremos con la del pelo? Siglo XIII. Por las brasas.

Aquí no hay plancha, ¿eh? Cierto.

Miri, Paloma. -Dime.

Prioridad es el guiso,

porque el venado necesita mucho tiempo.

Si esto me decís que lo tenéis medio controlado

nos ponemos a picar verduras para empezar con el guiso.

Lo malo es que se nos pueden oxidar las manzanas.

Eso hay que cocinarlo ya. Vale.

Terminamos las manzanas y vamos contigo.

Exacto. -¿Una? ¿Puede ser?

Vete tú, Miri, si quieres. -Venga, a cortar verduras.

(CANTA) #Enrique, lo que tienes.#

#Dime, Enrique, lo que tienes.#

Lyla, ¿qué tal, capitana? ¿Cómo estamos?

Pues creo que estamos bastante bien organizados

y llevamos un buen ritmo. ¿Todos están haciendo verduras?

De la sopa y del estofado. Y del estofado.

Vamos a empezar con el estofado.

La carne necesita más tiempo.

¿Tienes claro cómo va el guiso del cordero?

Sí, vamos a hacer un sofritito con las cebolletas,

con el tomate, con la carne. Después el caldo,

que hierva bastante bien y por último las patatas rotas.

Lo que tiene que estar es muy rehogado.

Como si fuese una caldereta casi.

Sí. Al final es un guiso.

Y luego tenemos el postre. ¿No hemos empezado con él?

No, todavía no porque como necesitamos los dos fuegos

empezaremos enseguida a... Vale, dadle marcha.

No podemos estar despistados ni un minuto.

Capitán, el alma de esta prueba es el fuego, ¿eh?

Sí. Vigila las ascuas.

Aquí hay pocas. Ahí hay menos.

Y aprieta. Sí, sí, sí.

Aquí no hay amigos, aquí hay cocineros.

Jorgito, un poquito de ascuas repartidas por todos lados.

¡Quemo, quemo, quemo!

El conejo este...

Lyla. -Dime.

Yo ya he terminado aquí. -Venga, perfecto.

Me pongo con él. -Vale.

Anda que no corta el hacha.

Silene, vais a empezar con el arroz con leche.

Vamos a poner una pastilla de mantequilla entera.

La cáscara de naranja. -La cáscara de naranja.

Y lo vamos a mover bien con la canela y todo.

¿Así te parece bien, Lyla?

Con la que tú tienes ya estará bien.

Hay que echarle bien, que si no no sabe a nada.

Ten cuidado, que no sepa súper a naranja.

¿Metemos eso en el fuego ya? -Sí.

Y tenéis que tener dos trapos a mano porque vais a tener

que sacarlo y esto va a quemar como un demonio.

Vale, perfecto. -No os queméis.

Ay, el caldero de la bruja. Me encanta.

¿Me ayudas a echar la leche? -Sí.

Más y más.

Esto está muy frío, ¿eh? -Claro, pon la tapa.

En la brasa tarda todo muchísimo.

Corta esto y te pones enseguida con las cebolletas

porque necesito empezar el sofrito ya.

¿Le voy quitando yo las manos y las patas?

Pégale un tajo en medio y vas haciendo las costillas.

Es que me he hecho un lío.

Las patas tienes que cortarlas por aquí.

¿Aquí? Vale, voy, voy. -Ahí, ¿vale?

Yo lo he pasado fatal, me he abierto la muñeca

para partir el hueso del cordero.

O sea, ha sido "neardental" total.

Venga, chicos, caña que si no

voy con el hacha "pallá" y os pongo firmes.

Venga, gordi, parte.

Vale, hará falta quizás más cebollita.

Vale.

Aguántamelo. -Vale.

Estira. -Ya está, ya está.

¿Cómo vais, Odkhuu? -Va, estamos acabando.

Cuando os canséis cambiamos, ¿eh?

Esto va como la seda, señores.

Pasen y vean.

Jorge, ¿cómo va todo? ¿Bien? -Sí, sí, sí.

Bueno, chicos, ¿cómo veis a los equipos?

Aparentemente el equipo rojo parece que tiene un menú

más fácil de elaborar.

Menos laborioso sobre todo. Menos laborioso.

Con lo cual no deben fallar.

Y encima tienen uno más en el equipo,

parece que tienen un poco más de ventaja.

Yo estoy bastante contento. He descubierto al desollador.

Odkhuu es una fiera.

Da gusto verle, qué maravilla.

En un minuto y medio limpia un liebre.

Yo creo que hoy con mi equipo he dado en la diana.

Palo, ¿te ayudo con eso? -Cuando termines.

Tú lo que te hayan dicho. -Sí, ya lo he terminado.

Lo que diga el capi.

Venga, échale la verdura.

José Luis, ¿necesitas que corte

verduras o que me ponga con la manzana?

Más verduras, rápido. -Más verduras.

Sí, Miri, más verduras.

Vamos, Odkhuu, va. -Voy, voy, voy.

Que no llegamos, nene.

Una, dos, tres...

¿Entonces qué? ¿Cuántas faltan, Adri?

Llevamos 15, nos faltan 10.

Vale, perfecto, chavales.

Yo estoy de la espalda fatal.

O sea, todo el rato estoy ahí abajo.

Luego te doy un masaje, Odkhuu.

Uf, todo el mundo tiene que hacer

masaje para mí esta noche.

Equipo azul, equipo rojo, lleváis 60 minutos cocinando.

En 60 minutos salen los primeros.

Venga, a volar.

Venga, ¿te sigues pelando el tomate y yo con el nabo?

Por supuesto. -Vale.

Capitana, ¿cómo vamos? Muy bien.

¿No deberíamos empezar ya a rehogar?

¿Tenemos algo en el fuego? Ahora va todo al fuego.

Deberíamos tener ya cacharros con agua

para ir echando verduras. Claro, tengamos sentido común.

No está puesta el agua. Ahora hasta que hierva tarda.

Si ese agua hubiese estado

puesta desde el minuto uno tú ya lo tienes.

Y vas echando ahí las verduras.

Hay que organizarse de otra manera.

Y con el cordero igual, vayamos haciendo una olla.

Porque si no no vamos a llegar. No esperemos a tener todo.

En daditos, ¿eh? -En daditos, sí.

Encima sois uno más en este equipo.

Venga, darle marcha que si no no llegamos.

¿Cuánta cantidad de animalito había?

Pues habían dos. -¿Dos?

Pues hay que hacer cuatro.

Hago otro más, ¿vale? -Sí.

Chicos, acelerando con el tomate.

Lyla, cariño, el tomate está. Pero el nabo hay que cortarlo.

El nabo no me preocupa ahora. Ahora tenemos que poner

en marcha ya el guiso del lechazo.

Y esto no tira, ¿eh?

¡Dios, cómo quema!

Las manzanas allí a hacerse, Paloma.

A la bandeja grande. -Ya, ya, en cuanto las termine.

Qué bien, Adrián, hijo.

Perfecto, tío, vamos bien.

Vamos bien. -Me abro una carnicería ahora.

Vamos bien, chaval.

Yo estoy haciendo hasta que capitán me diga.

Ya está, ya está, no hagas más.

Genial, tío, buen trabajo.

Madre mía, el pobre hombre

todo lo que ha penalizado con los conejos.

Es un fenómeno. Eres el ganador de la prueba.

Te has portado como un jabato, ¿eh?

Madre de mi vida.

Va, nos hace falta más manzana, ¿eh?

Estoy en ello. -Así no, Miri. Así.

Deprisa. Venga, va. -José Luis, lo estoy haciendo.

Pero no se pueden echar muchas más, si no no se harán.

Pero es mejor que estén todas a medio que ninguna.

Se harán todas, te lo prometo. Confía en mí, José Luis.

Me da rabia que me infravaloren.

Porque yo creo que tengo mucho que dar

y ya les demostraré que aunque soy pequeña,

soy pequeña pero matona.

Venga, Miri, corriendo. Andando a ningún lado.

No, no ando. No ando.

Venga. -Cuarenta y nueve.

Cincuenta y el que te he dado. -Vale, echamos un poco más.

Muy bien, Paloma.

Esto hay que empezar a echarle la carne ya.

Sí, sí, ya la tenemos.

Está clavado. -Sí, está clavadísimo.

Porque después se reduce un poco, ¿sabes?

Antes de echarle el agua

vamos a echarle el vino que evapore.

Espérate que se haga un pelín la carne, ¿no?

Sí, pero acuérdate. -Sí.

Lyla, el nabo ya está.

Perfecto, a la cazuela. Patatas.

Poneros ya con las patatas, por favor.

¿El apio también hace falta? -Sí, para la sopa.

Pero con dos que se pongan con las patatas ya está.

Tú el apio aquí cuando lo tengas cortadito.

¿Cuánto arroz echamos? Tenemos 10 litros de leche.

2 a 1, son 5 kilos de arroz.

No, serían 3-1.

3 de agua... 3 de leche para 1.

Bueno, tú échala ahí. Va a dar igual.

El arroz que tengamos es el que vamos a poner.

(GRITAN)

Equipo azul, equipo rojo, en 40 salen los primeros.

¿Okey? Y no veo que lo tengáis

todo listo para servir a nuestros comensales.

Hay que darse un poquito más de brío.

¿Con qué me pongo? -Te pones con... a ver...

¿Puedo cortar la col o cortar espinaca?

Venga. -Venga, dame.

Ten.

Tía, me estoy empezando a no sentir los dedos.

Ah, sí, yo no me siento los pies, ni las piernas.

Paula, cuidado con el arroz.

Muévelo todo el rato, que se pega.

¿Quitamos calor? -Quítale un poco de calor.

Separamos un poquito.

Cuando necesites brasas te las echamos otra vez.

Vale, a ver, ¿los pimientos faltan también?

Sí. -A ver, Jorge, voy.

(CANTA) #La morena de mis ojos.#

Eso es. -¡A la rica liebre,

con tomillo del Bierzo, señores!

Adrián, te necesito urgente, por favor.

Yo no sé si llevo una capa muy fina de pantalón,

pero me arde, ¿eh?

Trae, lo hago yo. Me pongo yo aquí.

Pónmela aquí, es que no puedo.

No entiendo qué me pasa. -Ahora hay que hacerlo aquí.

Hay que limpiar esto. -Gracias, Adrián.

Gíralas, que giren, que no se quemen.

Ya está este casi, ¿eh?

Palo, ¿en qué te ayudo?

Las yemas, la maicena y el azúcar.

Yo te corto si quieres con esto. Dale, echa.

Dale, dale, dale.

Dale, dale, dale, dale.

Vale, remueve, remueve. -Sí.

Remueve, remueve bien.

Poquito a poco, ¿vale? -Sí.

Dale.

Dale, dale, dale, sin miedo.

Ya está. A ver...

¿Primero qué plato va, la carne o el conejo?

Primero va el venado. -¿Primero va el venado?

Huy, pues el venado no se va a hacer, ¿eh?

A ver esa carne si falta agua, que no se seque la carne.

Terminamos aquí y mira a ver la carne,

que tú sabes de venado.

A esto hay que darle candela. ¿Eh, Salva?

¿Eh? -Esto tiene que hervir tela ya.

Eso hay que cerrarlo, dejarlo tapado.

Esto no está hirviendo.

¿Tú crees que con esas brasas estará bien?

Sí, claro. -¿No ves mucha ceniza?

La activamos un poco. -Tráete el cacharro ese.

Límpialo y vamos a traer brasas nuevas.

Voy con la raqueta de ping pong, deja.

Déjamela a mí. -No, ahora la he cogido yo.

Pero tienes que darle más velocidad.

Así, mira, ¿lo ves? -Quita, con esto se hace mejor.

¿Queréis más? -Aquí fuego, fuego.

No, si por muchos leños que eches si no tira

lo que hay que hacer es encenderla.

La llama es lo que va a calentar,

la brasa no calienta, tío.

Buenísima. Tenemos que quitarle los grumitos, que tiene muchos.

Este está crudo por aquí, ¿eh? -Sí, sí, por eso.

Por eso está crudo,

entonces que esté para echar ahí rápido.

Gusta así.

15 para sacar al primero.

Este está quemado, hecho cartón. Este fatal.

Oye, esto es de un medieval...

Me parece maravilloso. Está genial, ponla ahí.

Está hecho, pero la parte de arriba está quemado.

Están ricas, coño. Se pueden sacar, ¿no?

Están ricas. No sé cómo decirte lo que te voy a decir,

pero un maestro desollador.

(RÍE) Gracias.

¿Con esas pieles de liebre no me puedes hacer a mí

una chaquetita de liebre? Hombre, claro.

¿Algo fino y elegante? Sí, conejo moreno.

Conejo moreno, no hay nada que me guste más.

Está oscuro, pero es muy elegante, ¿eh?

Es muy superinglesa.

Eres un máquina. Vale, gracias.

De verdad. Gracias.

Sigue metiendo caña, ¿eh? Vale, sí.

Hombre. -¿Quieres?

Uno, por favor, sí.

Mira, Odkhuu, llévate esa y la reservas por ahí.

Le falta sabor a esto, ¿eh?

Claro, hasta que no hierva.

Le tenéis que dar la oportunidad de que hierva.

Sí, pero que...

¿Te estás quemando? -Un poco, pero dale, dale.

Dale, que aguanto. -Ya está, ya está.

Venga, el gimnasio vale para algo.

Señores, ¿cómo vamos aquí?

Ya está burbujeando, que es lo que necesitaba.

Madre mía, esto no se ha rehogado, ¿no?

Sí. -Sí.

Es que habéis echado todo en una olla hasta arriba.

Así no puede rehogar en la vida.

Tienes que echar menos.

Aquí lo que estás haciendo es un cocimiento

más que un guiso.

¡Oh!

Vale.

Miri, pónmelo en los troncos

para que no esté a nivel del suelo.

¿Está todo controlado, Paloma? -Todo controlado.

A ver. -Tú arrastras de los laterales.

¿Vale? -Vale.

Cuidado, ¿eh?

Tío, la pala un segundo para mover.

Toma. -Lo siento.

Ponlo más lento, ¿eh? Quita el fuego.

Jorge, esas patatas ya tienen que estar, ¿no?

Están ahí perfectas. -Pues quítalas.

No, están haciéndose.

(SUSPIRA)

Pobrecillo, lo que estás trabajando.

¿Eh? -Que lo que estás trabajando.

¿Y disfrutando con vosotros qué?

Ya, pero...

Mi capitán ha estado hoy como un jabato, en su sitio.

Yo un día tengo ganas de ser capitana.

Que a lo mejor igual me mandan a la mierda.

O no me obedecen, dicen:

"¿Esta vieja a quién va a mandar?"

Pero me gustaría un día ser capitana.

Vamos ya, que se nos va el tiempo, ¿eh?

Liebre. -Liebre.

Esto es gloria bendita.

Esto si alguien dice que está malo

le doy con toda la cazuela en la cabeza.

El arroz con leche ya lo tenemos. ¿Esto qué es?

Es un segundo arroz con leche. Pues me parece bien.

Porque a lo mejor con eso no llegábamos.

Son 150 personas, ¿eh? Tú piensa por kilos.

2,5 kilos, ¿vale? Piensa por gramos.

Qué menos que 80 gramos por persona.

Eso, 80 gramos por persona. Necesitamos 800...

No, entonces... Claro, sí.

Ponle menos, 75, venga.

Ostras, no va... Por 100, 7.5 kilos.

¿Cuántos kilos has hecho de arroz?

2,5. 2,5 para 100.

Ya, ya, pero me refiero a que no perdamos el tiempo.

Que hagamos, que hagamos, ¿vale?

Esto es lo que hay que hacer, venga.

3,300... 3,600...

3,900.

Una, dos... -Con fuerza, ¿eh?

¡Ah, las piernas! ¡Ah, ah! -Bueno, suéltalo.

Cuidado, ¿eh? -Ahí está mejor.

No te quemes, cariño, por favor.

Oye, pensaba que los toreros aguantabais un poquito más.

Y luego dices de mí, ¿eh?

¡A la porra! -Va, venga.

Pues vamos con el arroz.

¿El arroz es este? -Sí.

Venga, dale.

Echa todo.

Venga. -A ver, capa de manzana,

capa de requesón. Y una cucharita para ponerlo.

¿Tú crees que tendremos suficiente de manzana?

Tendremos suficiente. Es una capa más la que va.

Fenomenal. Qué buena pinta este requesón.

(Toque de cuerno)

Equipo azul, equipo rojo, ¿escucháis ese sonido?

¡Sí! -¡Sí, chef!

¡Sí, chef!

Son el cuerno y los tambores

que anuncian la llegada de los comensales.

Os quedan sólo 15 minutos para sacar los primeros.

Así que a volar todos.

Ahí, ahí, bien de champiñones. -Sí, sí.

Si hace falta le quitamos caldo.

¿Esto no hay que dejar de moverlo?

No hay que dejar de mover.

Es como el calderón de la bruja.

No, porque se pega. -¿Controláis esta leche?

Sí. -Está bien, está bien.

Muy bien, sois la leche. -Está todo controlado.

Terminamos con manzana, que soporta mejor la crema.

Miri, que quede bien cubierto el fondo

porque si no al poner luego la crema

se va a colar por abajo, porfi.

Que se deje con el requesón.

Dame uno más. -Vale.

¿Cuál quieres? ¿Este es tu colega?

Toma, llévale este...

este colega.

La sal esa te la puedes llevar, compadre.

Lyla y José Luis, por favor, aquí ahora mismo.

Tenéis que elegir a cuatro miembros de vuestro equipo

para que ejerzan de camareros del banquete.

De acuerdo. Cuatro nombres.

Paloma. Paloma.

Miri, Jorge. Jorge.

Y Odkhuu.

Lyla, cuatro nombres.

Joselito. Joselito.

Lorena, Elena y yo. Pues muy bien.

Vamos a emplatar y sacando platos.

Venga, vamos ya con ello.

Chicos, Lorena, Elena y Joselito conmigo

porque servimos la comida, somos los camareros.

El resto se queda. -Vale.

Acordaros de en cuanto salga ese arroz con leche

la naranja pasarla un poquito por la almendra tostada.

Chicos, a emplatar ya.

Vamos a ir así así con la manzana.

¿Hemos hecho la manzana que había?

Toda. Vamos a ir perfectos.

Miri, no cargues de manzana tanto.

No. -No podemos echar 12 manzanas

a una porque no llega para 150.

Unos se van a hinchar y otros no comen.

No, por supuesto. -Que le estás echando mucha.

Ya está, ya está. -Miri, reacciona.

Edurne, venga, que tú me has entendido.

Hay mucha manzana, hay mucha manzana.

Miri, ¿me has entendido, cariño?

Te he entendido perfectamente. -Vale.

Miri es muy jovencita, hay veces que se apaga.

Y siempre estoy detrás de ella porque me recuerda a mi hija,

que hay que estar encima como con cualquier hijo.

Que no quiere decir que sea peor sino que me preocupo

más de ella porque además sé que puede dar más de sí.

¿Esto para cuánta gente es? Hemos calculado para 10.

Pues rápido, porque vais mal de tiempo.

Esto tiene una pinta buenísima, lo único que quiero

es que haya para todos.

Rápido, rápido, no quiero ver a nadie parado.

Quiero que esto se acabe. O sea, quiero que os pongáis

a trabajar rápido. ¿Sabéis lo que es rápido?

Vale, rapidísimo.

Edurne, con ese carácter que tienes...

Quiero veros correr.

Las hemos llenado demasiado. Mejor así.

No, ya está. -Mejor así repartido.

Mira a ver cuál tiene más.

Este.

Repártelo un poquito. -Sí, porque hay mucho, ¿eh?

Caballeros templarios, damas del castillo,

gracias por aceptar la invitación

de la Orden de Masterchef.

Es para nosotros un honor que nos permitan servirles

en un castillo que es casi un viaje en el tiempo.

Nuestros aspirantes se han esforzado muchísimo

por adaptarse a la época medieval.

Y aunque han tenido algún que otro problemilla

con el fuego y los cuchillos espero que eso no haya afectado

a la calidad de la comida.

Y ahora que comience el banquete.

(Aplausos)

Capitanes, aquí tenéis los gorros

de vuestros camareros que se tendrán que poner

para servir este evento, ¿vale? Adelante.

Gorros y a servir. Venga, por favor.

Ponte el gorro. Las que se vienen conmigo ya.

Dejo eso ya. -Voy, voy, voy.

Déjalo ya. Lorena, ya.

Paloma, ponte un gorro.

Tú aquí. Y tú otro, Odkhuu.

Eres el encargado de vestuario.

Ay, me parto.

Ay, me queda esto enorme.

Es que tengo cabeza grande, ya lo sé, chaval.

Esto conmigo no se hace.

No, tú estás monísima. Ese es monísimo.

A ver, ¿puedes bien así? -Así.

Cuidado, Odkhuu, por favor. -Ya está, vale.

Cuidado, Odkhuu, ¿vale? -Sí.

Vale, sí, cuidado. -Coger de aquí.

No, pero esta está bastante llena, ¿eh?

Y esta está más llena que la pequeña.

Cuidado, Miri, que quema, ¿eh? -Va, Miri, va.

Miri, ese. Madre mía, qué empanada tienes, hija.

Venga, dale. -Un platito de sopa tampoco...

Vamos. -Buah, lo que pesa esto.

Comensales, en primer lugar vamos a servir los primeros.

El equipo azul ha elaborado

un guiso de venado con ciruelas.

Y el equipo rojo una sopa de verduras.

A disfrutarlo.

Con permiso.

Aquí va una.

Aquí tenéis. -Muy bien.

Que lo disfrutéis. -Gracias.

Hola, templarios. -Hola.

Guiso a la brasa. Una carne de caza estupenda.

Venga, rey y reina, a ver si cabe aquí.

Hala.

La voy a poner por aquí.

Ya llega la sopita.

Perdonadme. Muchas gracias, yo soy Miri.

Vale, el azul, azul.

Mira, azul, azul. Azul.

Ha salido ya el primer plato. ¿verdad?

Sí. Pues vamos emplatando

el segundo ya, ahora. Uno, dos, tres, cuatro.

Calculad las cantidades. Tiene que haber para todos.

Por mesa cuatro platos. -Cuatro por mesa.

Venga, venga. Ve moviéndolos.

Y luego llenad todo lo que podáis.

Vamos con ella.

Venga, que todos lleven el mismo caldo, ¿vale?

Que no vaya uno más seco y otro con el doble de caldo.

Y estoy viéndolo ya venir.

Dame un cazo. ¿Hay cazo? -Paloma, la bandeja en cuatro.

La bandeja de patatas repartida en cuatro.

Vale, este cuatro. A ver, voy.

¿Ha salido todo el guiso? Sí. Cuatro.

Tú ve limpiando si mancho. Oye, esto es muy fácil.

En dos minutos está hecho. Y eso que digo yo

lo tienes que decir tú, capitán.

Vamos, chicos. Venga, va.

Un poco más y lo hago en ese, y ya está todo igualado.

Claro, cariño. -Eso, eso, eso.

Así, muy bien.

A ver. -Mira, este también.

¿Dónde está? -Cuidado, yo lo limpio.

Con cuidadito que no rompa la patata, ¿eh?

Muy bien, en esa un poco más.

Venga, venga, vamos con ello.

Venga, rapidez, vamos con ello.

Ya no hay más. Aquí no se puede pasar más.

Sí se puede pasar, cambiarlo de sitio.

Claro. -Toma, ten platos.

No os bloqueéis ahora,

que vamos fenomenal. -Vamos superbien.

Hay que repetir la sopa.

Huy, me encuentro aquí

con auténticos caballeros medievales.

Don Nuño I de Portugal.

-Y Don Hernán Gómez de Vaamonde.

¿Qué platos han probado ya?

¿Los dos primeros? Sí.

¿Y qué les han parecido?

La sopa muy buena, está rica. Sí.

Sí, me gustó. ¿Y el venado?

El venado está muy rico.

O sea, ¿que a quién le cortamos la cabeza,

al equipo rojo con la sopa o al equipo azul con el venado?

Los dos a la guillotina.

¿Los dos a la guillotina? Evidentemente.

Madre mía, estos caballeros son demasiado duros.

Me voy en busca de otra gente un poquito más templada.

Cuidado no estén muy llenos

que tenemos que bajar la ladera.

Venga, no tenemos que estar todos sirviendo.

Camareros, por favor...

Salva, ve mirando los que tienen menos.

Vosotras a la uno. -Venga, vamos.

Venga, así, que quede bien. -Vámonos.

Lo que está caliente lo sacamos ya.

Venga, vámonos con la liebre, chicos.

Chicos, que ya no queda nada.

¿Ya llevamos la patata?

Sí, llévatelas. -¿Llevo? Vale.

Comensales, vamos ya con los segundos.

El equipo rojo ha elaborado

un estofado de lechazo con patatas y setas.

Y el equipo azul liebre asada con patatas y pimientos asados.

Y yo no quiero que nadie aquí tenga una mala digestión.

(RÍEN)

A ver, señoritas, esperamos que os guste muchísimo

el estofado de lechazo que os hemos preparado.

Mira, nuestro plato es para anti colesterol, ¿eh?

Verduras y conejos.

(Risas)

Tenéis una cazuelita de lechazo,

con patatas, setas, champiñones...

El cordero está rico pero demasiado especiado.

Todas estas están tostaditas, ¿no?

Yo las tostaría un pelín más. -Un pelín más. Yo también.

Es un adorno, no hace falta tanto.

Pones almendritas en medio y ya está.

Venga va, otro poquito. Va, venga.

Va. Venga, que estamos acabando, chicos.

No os relajéis, venga.

Va, venga. Lo último ya.

Déjalo quieto y que termine un sitio,

no 25 veces por cada lado. -Eso ya está.

Por eso, déjalo quieto, no lo muevas tanto.

Ahí, eso, eso. -Que se dore un poco más.

¿Estamos llegando ya al final? Sí, Samantha.

O sea, hay uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete.

¿Os quedan? Ahora salen los que faltan ya.

Mira, Samantha, esta es la última tanda.

Sí. Y esta la primera.

¿Esto está frío? Sí.

Nos ha quedado un poquito mazacote, ¿no?

Al final a mí me gusta cuando en frío...

Está con caldito. Está con caldito.

Y lo habéis dejado demasiado seco.

Que roce la capa simplemente.

Ahí, perfecto, eso es.

Si aprietas lo enfrías. -No estoy apretando.

Amor, no estoy apretando.

Si apretáis lo enfría.

Tío, que no soy lela, que lo sé hacer.

Que es fácil hacer esto.

Hola, buenas tardes. Hola.

Señoras templarias, me han dicho que son ustedes

unas expertas una en vino y otra en lechazo.

El lechazo está siempre bien.

Es un producto que gusta a todo el mundo.

Le pondría una pequeña pega en la salsa

porque está poco espesa. Se podría mejorar.

Sí. ¿Y qué le pareció la liebre?

Pues, la liebre es un plato difícil de elaborar,

sobre todo, si es asada

porque requiere mucho tiempo, pero, está bien.

A mí, de momento, el que más me gusta es la liebre,

está en su punto, jugoso, sin problema,

en cambio, el lechazo está soso, le falta potencia.

Le falta sabor, estaba un poco sin sabor.

Me llevo este y lo voy pescando. -Sí.

Pescamos, limpiamos.

-Oída. En cuanto salgan

los boles, limpiamos los bordes,

¿vale, chicos? -Vale.

Salen postres. Sí.

Vámonos. Venga, camareros, sacamos.

Miri. -Pasadme otro plato.

-Termino este yo,

llévate aquellos que están hechos. -Vale, voy, venga.

Vamos, equipo rojo, ¿están los postres preparados?

Sí, chef. Pues, cojámoslos y a servirlos.

-Espera, estos son lo más calentitos, empecemos

por los más fresquitos.

Ponemos el broche de oro

al gran banquete de hoy con los postres.

El equipo rojo ha elaborado un arroz con leche de almendras

y el equipo azul, rodajas de queso con manzana y crema.

Muchísimas gracias.

La crema es con queso y está buenísima.

¡Ah!

Bueno, mirad, Odkhuu ha hecho eso, pero, mirad mi arroz con leche.

-Qué aburrido, arroz. -Cómo que aburrido,

ustedes probadlo, a ver, a ver.

-Un poquito de crema de la buena. -Ay, sí, la cremita.

-Aquí, os la pongo,

oye, acordaos, equipo azul, por favor.

A tope, ¿eh?

Me han dicho que por aquí hay una que es experta

en manzana reineta, ¿quién es? Yo.

Pues, a ver, me tiene que contar

qué tal ese postre con la reineta.

Está bastante logrado porque asegurar un postre

con la reineta de El Bierzo es muy fácil.

También, es verdad.

En general, me quedaría con la crema de queso y manzana.

Vamos, con el equipo azul.

Sí. ¿Y por aquí?

Yo voto por el rojo por el rojo

porque, en general, creo que los platos fueron los mejores.

Buenas tardes, he dejado para el final

a dos auténticas instituciones templarias,

si tuviésemos que quedarnos con algún equipo, ¿con cuál sería?

Hombre, creo que dentro del castillo

ha sido muy difícil elaborar ese guiso de venado

que con ese sabor a caza y esa textura ha estado riquísimo.

¿Equipo azul? Sí, claro, sí, equipo azul.

¿Y por aquí, alcaldesa? También, el equipo azul,

me gustó mucho le venado y para mí, el mejor plato...

¿El postre? El postre, me inclino por él.

¿Es golosa? Sí.

¿Os ha quedado como la mojama o qué?

-Esto es canela en rama, qué hablas, mindundi,

te voy a coger con una lanza y verás.

Equipo azul, equipo rojo, siento deciros

que no puedo daros la enhorabuena porque alguno de vosotros

habéis cometido un montón de errores muy graves.

Y, ahora, quiero que dejéis las cocinas

como los chorros del oro.

Oído, chef. (TODOS) Gracias, chef.

Somos siente, encima, los platos más complicados.

-Venga, vamos a limpiar, chicos. -Está todo limpio.

-Somos siete, no ocho. -Sí, ya lo tengo aquí

para cuando me pregunten.

-El fallo que más nos valorarán fue lo del lechazo,

lo del lechazo y que empezamos

muy tarde a hacer el arroz con leche

que lo hemos sacado, no es una excusa,

pero, estábamos muy limitados con esas herramientas.

Trabajamos muy organizados, muy bien y, sobre todo,

con mucha pasión y con mucho amor,

se ha notado la devoción de todos por el equipo,

lo que pasa es que nos faltó técnica.

Comensales, en nombre de la orden de "Masterchef",

quiero agradecer que hayan aceptado nuestra invitación

a este banquete medieval.

Espero, sinceramente, que hayan disfrutado

de este convite porque para nosotros ha sido muy especial.

Templarios, muchísimas gracias.

Damas, un placer.

(APLAUDEN)

Aspirantes, os tengo que decir que para mí, habéis salido

victoriosos de una de las pruebas más complicadas de "Masterchef".

Cocinar como en el siglo XII, con hogueras, con cuchillos

rudimentarios, teniendo que desollar

y despiezar animales,

es dificilísimo. Alguno de vosotros

os habéis comportado como auténticos profesionales.

Así que, enhorabuena. (TODOS) Gracias, Eva.

Equipo rojo, aunque me duela tengo que reconocer

que habéis estado muy flojos en los tres platos.

El primero, la sopa de verduras

se quedó en un agua un poco insípida.

Empezasteis tarde a rehogar

las verduras que, solamente, cocieron,

es verdad, el fuego no acompañó, pero, había que haber sido

precavidos para haber rehogado la verdura

que le da gusto y color a esa sopa.

El segundo, el estofado de lechazo

tenía mal aspecto, teníais que haber sellado,

perfectamente, esa carne y rehogarla y dorarla

y ya, luego, las verduras,

lo que es una caldereta tradicional;

al no llevar ese proceso, se queda casi en una sopa de lechazo.

Vuestro postre ha sido más de lo mismo,

pensasteis quedaros solo con una primera tanda de arroz,

incluso, discutisteis con Pepe las cantidades.

Paula, si Pepe no te llega a avisar de que estabais cortos de arroz,

no hubieseis tenido arroz ni para empezar.

Por no hablar del punto del arroz, la primera tanda era supermazacote,

aunque, reconozco que de sabor estaba bastante bueno.

(TODOS) Gracias, chef.

Eso sí, capitana, has organizado muy bien a tu equipo.

Gracias, chef. -Bien, Laila, bien.

(APLAUDEN)

La capitana hoy, creo que ha dado el 200%

que, quizá, haya habido fallos, por supuesto,

pero, yo no lo habría hecho mejor, seguro.

Equipo azul, reconozco

que con vosotros me esperaba lo peor.

Sobre todo, por la complejidad del menú que teníais

y porque erais uno menos.

Desollar 25 liebres es dificilísimo, pero,

lo habéis hecho en tiempo record y clavasteis el asado.

Además, el guiso está muy sabroso y muy bien resuelto.

Enhorabuena.

José Luis, la organización ha sido impecable,

has ido tomando decisiones y reorganizando tu equipo

a medida que avanzaba el cocinado,

hoy, has sido un gran capitán, felicidades.

Muchas gracias, chef. -Sí, señor.

Pero, para ser justos he de decir que, también,

has tenido un gran equipo

porque se han dejado la piel hasta los delantales negros.

Totalmente, de acuerdo.

Edurne y Odkhuu, felicidades.

(APLAUDEN)

Odkhuu, nunca tuvimos en las cocinas "Masterchef"

a alguien tan habilidoso como tú, ya nos demostraste

la semana pasada tu maestría con los cuchillos

y esta semana verte desollar las liebres ha sido

un regalo para los sentidos, amigo.

Eres rápido, meticuloso y veloz.

De verdad, felicidades.

Gracias, chef.

(APLAUDEN)

El cambio de Odkhuu que es diseñador de moda

de la aguja al cuchillo para despachar conejos,

habrá que tener cuidado

por las noches porque vimos que es un auténtico crack.

Vuestro postre, equipo azul, también estuvo a la altura

de la calidad del producto que teníamos.

Las manzanas estaban, perfectamente, asadas

y la crema estaba deliciosa.

Los comensales no han dejado, absolutamente, nada en el plato.

Así que, felicidades.

(APLAUDEN) Gracias.

Que te valoren, positivamente, un esfuerzo que has hecho,

que has dado la caña ahí,

pues, estoy supercontenta.

En "Masterchef" nos gustan los aspirantes valientes

y tengo que decirte, Pepe, que Laila, la capitana

de tu equipo, ha sido un poquito, cómo llamarlo, ¿cobarde?

Laila, ya partías con ventaja,

contabas con un miembro más en tu equipo

y, aún así, has apostado por el menú,

descaradamente, más sencillo.

Y lo peor de todo, no lo has bordado.

Tu exceso de prudencia ha jugado en tu contra, ¿cómo lo ves?

Que tienes razón, he querido, no solo por mí

sino por mi equipo, cubrirme las espaldas

y ha sido, quizá, una mala elección.

Me encantaría llamarlo prudencia, pero, sería prudente si eliges

el menú más sencillo y lo bordas,

ahí puedes decir que aseguré, lo hice brillar

y el menú quedó alucinante, no fue así y de ahí mi adjetivo.

Aunque me duela, Jordi, reconozco que tienes razón.

Me encanta que lo hagas, Pepe.

Por eso, el equipo ganador de hoy es...

el equipo azul.

(Aplausos)

Me quedé con ganas de darle un zasca a José Luis,

pero, me tengo que poner un punto en la boca

porque las curvas fueron, pero, algo descarriladas.

Aspirantes, esto no termina aquí, Laila, como capitana

del equipo rojo tienes la oportunidad de salvar

a uno de los miembros de tu equipo de la eliminación,

incluida, tú misma.

Si hubiera sido capitana

y me hubieran dicho que salvara a alguien

agüita, ¿eh?, agüita, agüita.

¿Laila? Voy a salvar a Lorena

porque creo que Lorena,

todavía, no ha eclosionado dentro de "Masterchef",

creo que tiene mucho que dar

y necesita coger fuerza y le vendrá muy bien.

Gracias.

Muy bien, una decisión valiente. ¿Lorena, crees que te lo mereces?

No, creo que me lo merezco como cualquier otro.

Creo que todos han trabajado al 100%, ella la primera,

y se lo agradezco muchísimo.

Ella te eligió a ti, con lo cual, te libras de ir

a la prueba de eliminación. Buen gesto, Laila.

(APLAUDEN) Bien, Laila, bien.

Yo, ni buen compañero ni pito ni flauta,

yo tengo la oportunidad, me salvo yo.

José Luis, tú, también, tienes una gran oportunidad,

puedes librar de la eliminación a uno de tus dos compañeros

que llevan el delantal negro Edurne u Odkhuu, tú decides.

Pues, la verdad, como todos hemos visto, con todos mis respetos

con Edurne, que la conozco y sé

que lo entenderá, perfectamente, creo que Odkhuu

se ha pegado una "pechá" con los conejos impresionante,

entonces, creo que se lo merece.

José Luis, los jueces estamos, completamente, de acuerdo contigo.

Sin duda, el mejor aspirante de la prueba de hoy ha sido Odkhuu.

(Aplausos)

Gracias, capitán.

Ole, ya no tengo delantal negro, ole.

Adiós.

Odkhuu, el premio a tu esfuerzo es una ventaja muy importante

que podrás disfrutar la semana que viene.

Vale, gracias, chef.

Pues, aspirantes, llegados a este punto,

solo me queda desearos suerte

y recibiros en el plató de "Masterchef".

Gracias, Eva. -Gracias.

(APLAUDEN)

Vuelven los Campamentos "Masterchef".

Si tienes entre 8 y 16 años, te apasiona la cocina

la naturaleza y quieres vivir una experiencia inolvidable,

no te puedes perder nuestros campamentos.

Además, convivirás con los concursantes

de "Masterchef Junior".

No lo pienses más, este verano Campamentos "Masterchef".

(TODOS) ¡Ven al Campamento "Masterchef"!

Los aspirantes regresan a las cocinas de "Masterchef",

después, de un duro combate medieval.

Ha sido un viaje al pasado donde tuvieron que prescindir

de todas las comodidades que podemos encontrar

hoy en día en nuestras cocinas.

Y han sido capaces, así que yo creo

que tenemos madera de cocineros en estos fogones.

Madre mía, pues, la cesta,

pescado, seguro y en la caja a saber qué habrá.

Estamos todos los días en sorpresas pues, te esperas lo que sea.

Aspirantes, bienvenidos,

de nuevo, a las cocinas de "Masterchef".

(TODOS) Buenas noches.

Como en la película, hoy vivimos el regreso al futuro,

volvemos al siglo XXI.

El equipo ganador fue el equipo azul

capitaneado por José Luis.

Enhorabuena a todos. (TODOS) Gracias.

El negro estiliza, pero, a mí, que me saquen gordo

y con el blanquito que no pasa nada.

Odkhuu, felicidades por partida doble,

te aseguras una semana más en las cocinas de "Masterchef"

y, además, ser el mejor te da una ventaja

que vas a poder utilizar en el próximo programa,

así que, ya te contaré. Vale, muchas gracias, Eva.

Delantales negros, por el contrario,

uno de vosotros abandonará

esta noche las cocinas de "Masterchef"

siguiendo los pasos de Jordi.

Nathan, ¿quién crees que tiene más posibilidades de irse?

A ver, qué pregunta más difícil, de verdad.

Te puedes elegir a ti mismo.

A ver, creo que el mío lo habéis vendido ya...

¿El blanco? Sí, pero, rápido me han puesto

el negro que creo que me favorece más, la verdad.

Quizá, ven en mí un potencial y me dan a dar más oportunidad

de cocinar en las cocinas de "Masterchef".

No me has contestado a lo que te he preguntado.

¿Quién tiene más posibilidades de irse esta noche? Según tú.

Pues, depende de la prueba, si me lían a postres,

soy un gran candidato.

Si me lían a hacer un plato libre, también, sería un gran candidato.

(RÍEN)

Va bien de papeletas, ¿eh? Pero, Nathan, ¿tú sabes cocinar?

Sí, sí, pero...

¿Qué haces bien, cuál sería tu fuerte?

Me ponéis un atún de 100 kilos y con una puntilla lo desmenuzo.

Pero, hay que cocinarlo, lo sabes, ¿no?

Sí, pero, hago un sashimi y ya está.

He venido con un amuleto que son los gemelos

que ponen: "I love my wife".

"My wife" es mi mujer que siempre me protege

y me ayuda a pasar prueba a prueba.

José María, te lo preguntaré a ti. Te contestaré lo mismo, Eva.

Te la hago de otra manera,

¿quién te sorprendería más que se fuese hoy?

Laila, creo que es muy inteligente y en cualquier momento

nos echa la pata por lo alto a todos.

Laila, rival fuerte.

No sé si fuerte, pero, intento darlo todo,

¿que luego, el resultado no está a la altura

de lo que los jueces esperan? Por supuesto, pero, no será

por ganas de aprender y dejarme la piel en la cocina.

Pues, eso es lo que tenéis que hacer todos

porque, ahora, empieza la prueba de eliminación, suerte.

Aspirantes, los dos capitanes decidieron quién merecía salvarse

de la prueba de eliminación,

pero, el siguiente paso de este reto

lo determinará el azar.

Sobre el atril veis una caja y una cesta de pescador.

En la cesta encontraréis pescados y mariscos

y en la casa, países,

tendréis que coger al azar un pescado y un país

la combinación de lo que saquéis determinará vuestro cocinado.

Tenéis que hacer una receta del país que os haya tocado.

Elena, vamos a empezar contigo.

Sin mirar, coges un pescado, mete la mano.

Cuidado que muerde. Que pincha.

Sí, sí. Pincha.

Un poquito, ay. Ten cuidado.

¡Ay, ay!

Ay, qué bueno.

Venga, sin miedo.

Japón. ¿Qué te tocó, Elena?

Esto parece una especie de raya

y, ah, y Japón.

(RÍEN)

En mi vida he comido japonesa, entre Japón y China

para mí, es todo de lo mismo y me pego un cacao que no veas.

El atún ese de 100 kilos que quieres tú.

Y, ahora, ¿el país?

¿A ver? Italia y esto son berberechos.

Almejas, ¿no?

Son almejas. Almejas italianas.

Bien. Al ver el producto, rápido, me vino berberechos,

no sé por qué y me tuvo que decir Jordi: "Son almejas"

y yo, vale, ya empezamos bien.

¿Este?

Bacalao o congrio.

Paula, ¿qué tienes? Francia, seguro y esto un pescado.

Te ha tocado bacalao y Francia.

Ser vegetariana ha supuesto un hándicap importante

porque no estoy familiarizada no solo con los productos

sino con las técnicas para prepararlos.

Vamos a darle emoción, ¿no?

Revuelve, vamos, revuelve, rodaballo.

Eh, eh.

A ver si sale "Spain".

Eh.

(RÍEN)

Rodaballo español, muy bien.

Pues, un chicharro. Un atún.

¿Qué tal vas con los países? De cuadro, no sé ni dónde estoy.

Atún y...

Méjico. -Uf.

Madre mía, la que me ha tocado.

China.

Rollitos, arroz tres delicias,

¿cómo integro la merluza aquí? Imposible.

A ver qué pescas.

Una dorada. Ah, dorada, qué bueno.

Marruecos.

El rape...

Cubano.

He flipado pepinillos cuando me tocó rape y Cuba

porque creo que en Cuba poco rape han visto.

Resumiendo, Elena tiene raya y Japón,

Nathan tiene almejas e Italia.

Paula, tienes bacalao, Francia.

José María, tienes rodaballo, España.

Edurne, tienes atún, Méjico.

Silene, tienes merluza, China.

Salva, tienes dorada marroquí

y Laila, tienes rape cubano.

Vaya lío. ¿Lío? Vaya emboscada

que nos habéis preparado. Edurne, ¿qué te parece

que te toque una receta mejicana?

Pues, la verdad,

es que yo de Méjico, nada, solo los mariachis.

(Risas) Más que cantar.

Entonces, hago una ranchera o algo y ya me saldrá

y que salga el sol por donde quiera.

Paula, ¿cuánto tiempo hace que no comes pescado?

A ver, anoche comí.

Ah. Y comiste bacalao.

-No. -¿Cómo que no?

-¿Era bacalao? -Bacalao.

-Pues, para que veas. Los animales para mí, no son comida,

no hay diferencia entre los gatos a quienes quiero y adoro

y una gallina o un pescado.

No tienes ningún problema en cocinar el pescado.

Bueno, yo voy a darlo todo.

Ayer, me vi ahí fuerte. Estupendo.

Os estoy viendo con caras de susto, pero, no es para tanto.

Vais a tener ayuda, un gran amigo de este programa

viene a echaros una mano.

Desde el restaurante Martín Berasategui, en Lasarte,

el único cocinero español que tiene dos restaurantes

con tres estrellas Michelin

y que suma en total, ocho estrellas.

Caray. Martín Berasategui.

(APLAUDEN)

¡Vamos, Martintxu!

En el segundo programa nos traen un monstruo de este calibre,

me han entrado ganas de soltar

el rape, Cuba y darle un abrazo.

Buenas noches, Martín, muchas gracias

por venir a "Masterchef", los aspirantes están algo inquietos

por tener que hacer recetas internacionales

y nadie mejor que tú para echarles una manita.

Asesoras la cocina de tres restaurantes en Méjico

y dos en República Dominicana,

¿qué suponen para ti estos restaurantes, Martín?

Me supone abrir las puertas de mi país y un poco

salir al mundo con gente que te quiere como cocinero,

que te conocen como persona y se enamoran de ti

y te traen proyectos que no se puede decir que no

y es una buena forma de vender marca, país, vender todo.

El hilo conductor es Martín Berasategui,

pero, a mí, me hacen grande los equipazos que tengo

y utilizo la cesta de la compra de cada sitio donde voy.

En todos lados hay gente que se agrieta las manos

para que los cocineros

tengamos la cesta de la compra que tenemos.

Martín, aquí tenemos las estrellas Michelin, ahí hay diamantes

y tú tienes 17 diamantes, dinos, esos diamantes, cómo van.

Tenemos un restaurante con cinco diamantes,

tenemos tres con cuatro diamantes.

La joyería, para cuándo, digo.

(RÍEN)

Uno de los nuestros. Vaya joyita.

Garrote, Edurne.

Tiene más estrellas que el muñeco de Michelin,

cuando empezó a contar estrellas, diamantes,

es como Enrique Ponce en el toreo, un decano de la cocina.

Martín, la carta del restaurante Tempo, de Cancún, que tu asesoras,

se inspira en los productos del mar

que es lo que tienen que cocinar hoy nuestros aspirantes.

¿Algún consejo?

Sí, por favor.

Yo, lo que haría es pasármelo bien,

hacer lo que sabéis hacer,

sentido común y ser inconformistas,

no os conforméis con que habéis hecho

las cosas bien hasta hoy.

Tenéis 45 minutos para preparar el pescado con una receta

típica del país que os corresponde,

pero, antes tenéis tres minutos para entrar al supermercado

y coger todo lo que vais a utilizar.

Y el tiempo para entrar en el supermercado

comienza en tres, dos, uno, ya.

Venga, vamos, vamos.

Vamos, chicos.

Huy, perdón.

Joder, vaya pedazo de rodaballo.

Patapuntas.

Producto principal, aquí lo tengo.

La raya, la sal, el alga, el arroz.

Voy a coger una zanahoria.

A ver dónde están las guindillas que no las veo.

Venga, busca por ahí, algo que pique.

Judía negra, también, pica. -Esto es perejil, ¿y esto?

Esto es cilantro. -No.

-Esto es perejil.

-Ah, sí. -Esto es cilantro, es cilantro.

Cinco, cuatro,

tres, dos,

uno, ¡a cocinas!

Vamos.

Uh.

El puerro. -Venga, chicos, vamos.

-Creo que sacaría un lomo y ya está y paro,

total, es para hacer un plato, ¿para qué te vas a liar?

A ver cómo me sale.

Joselito tiene que preocuparse de la guarnición

-Sí, porque eso es maravilloso.

Tengo una pelota en el estómago que no me deja casi ni respirar,

pero, lo intentaré hacer lo mejor posible y estar

a la altura de lo que esperan los jueces.

Oye, cocinar cocina de otros países si nunca has estado,

además, en el país, no es nada fácil.

El tema será coger los sabores identificativos del país,

pues, en Chile, el otro...

e introducirlos en ese pescado y que te quede rico.

Tener esas salsas que te asocien enseguida que echándole

merluza, bacalao, me da igual, te lleve o transporte a ese país,

eso no es fácil. También, te diré que hay países

complicados, por ejemplo, Elena tiene la raya, tiene Japón.

Pero, si le metes una salsita con una gota de soja

y coges unos fideos me transportas un poco a Japón.

Claro, eso sí.

No puede sacar la piel Elena, es que esa piel...

Joder.

Esto está durísimo, tío.

Salva tiene... Salva tiene una dorada marroquí,

pues, le meterá, unas especias. Especias marroquíes y no sé qué.

Aparentemente, debe ser más fácil, ¿no?

Puede ser cous cous con verduritas que le va bien a la dorada,

una salsa de tomate especiada, para qué complicarte la vida.

Creo que hará eso, pero...

Tenemos a Nathan que tiene almejas e Italia,

o sea, la "vongole", el "scoglio", hay muchas recetas italianas

con pasta y sin ella, donde la almeja es protagonista.

Es el más fácil de todos.

Más fácil, aparentemente, sí. Aparentemente, sí.

Tenemos un amigo banderillero que está cocinando, José María,

le ha tocado rodaballo y España.

Ese le pega tres vueltas y le mete las dos banderillas.

Y la clava, y la clava.

Pero, me temo que cogió pimiento de todos los colores,

puerro, tal... la va a liar.

Paula, bacalao, Francia, que podría hacerlo muy bien

porque Francia tiene cultura gastronómica

para hacer mil platos, pero, a ver cómo trata

el bacalao que la veo que no sé yo.

Si haces lomos de más o menos, dos dedos de grosor

y le añades un aceite de oliva al que le has puesto

bien de ajos, cayena y tal,

lo echas a 38 grados encima de una bandeja,

lo dejas 30 minutos, te queda el pescado de 10.

Lo importante, no maltratar el producto,

un pescado es la cosa más tonta de hacer.

Para ser gente con otras profesiones, yo les veo...

Tú, siempre vienes aquí igual.

No, pero, estos son de pata negra, míralos.

Tenemos a Edurne que es donostiarra buena como tú,

atún le ha tocado y Méjico.

¿Cómo lo ves? Porque, igual, tira para el ceviche típico.

Me parece muy bien, pero, el atún es muy versátil,

te da muchas posibilidades y a Edurne la veo,

la veo cocinera, cocinera. Tiene garrote Edurne.

Si le hubieran tocado unas alubias de Tolosa...

El garrote, joder, hace unas alubias de Tolosa

y tocamos la tamborrada otra vez, aquí.

(RÍEN)

¡Vamos, Edurne!

Creo que se van a ir a... a tomar por saco.

Esta receta me gusta mucho,

pero, no estoy familiarizada con el tema pescados,

pero, lo daré todo, cocinaré con muchísimo cariño

y a por todas.

¡Ah! -La Elena con esa piel.

-Dura, dura, dura.

¡Ah!

Escúchame, esto ya está quitado.

Yo tengo ya aquí carne para sacar.

Le he pegado unos machacazos contra la madera

que, madre mía, por eso creo que ha dicho ella:

"Voy a ceder", porque si no, iba a coger la porra y darle así

y le diría: "Saca la piel ya que te tengo que cocinar".

Le voy a poner un pisto simple debajo y le pondré una poquita

de salsa verde por encima para que coja algo de color.

José María, creo que lo tiene muy fácil hoy.

Es un pescado típico de España, es un plato español,

o sea, le tiene que salir bien.

Estoy un poquito alicaído

por ser repetidor; en todas

las pruebas que he estado ha sido jugármela, pero,

por otro lado, quiero demostrar lo que llevo dentro

y sé que haré un buen papel.

Eso de Italia, es italiano, tío, di la verdad, italiano.

Para Paula es una prueba complicada porque Paula

no ha comido nunca pescado,

es la primera vez que lo despieza,

pero, creo que lo hará muy bien.

Ser vegetariana me ha aportado

mucho a nivel moral, espiritual, a todos los niveles, mucho, sí.

Suelo hacer cocina internacional, me gusta hacer la oriental,

marroquí, la verdad, hago poco,

pero, algo de los sabores ya controlaba

y he comido un poquito para saber lo justo.

Marisco, no, ¿verdad? -Pero, puede quedar bonito.

Vamos, José María, te traigo a Martín.

Un placer haberle conocido. -No, al revés.

Si hay alguien experto en rodaballo, este señor, ¿eh?

Pues, me lo pusiste muy complicado.

Es lo que quiero, ponerte nervioso, ¿qué haces?, cuéntanos.

Un pisto muy colorido

y le pondré rodaballo a la plancha

y con una salsa verde para ponérsela por encima.

¿Puedo dar un consejo? Dáselo, que sabes un poco.

Haz un refrito pequeño de aceite de oliva,

algo de cayena, ajos, un poco de vinagre de sidra,

se lo añades al rodaballo

y lo devuelves a esa sartén donde has hecho antes.

Y lo vuelves a echar y lo haces tres veces así,

hazle caso al tío Martín que siendo banderillero

cómo te vas a acojonar con tres vuelcos.

Gracias. Atención, aspirantes,

habéis consumido la mitad de vuestro tiempo, daos prisa.

Vamos, chavales, va.

(Aplausos y ovación)

¡Vamos, Nathan! ¡Vamos!

Tranquilo no estoy. Pero más tranquilo que

lo que estaba haciendo el otro día con el pastel, eso seguro.

Bueno, Silene, te traigo a Martín. ¿Qué tal vas, Silene?

Silene viene de Brasil. ¿De Brasil?

-Encantada, mucho gusto. -Se le ve la alegría que tiene.

Es una máquina como persona.

¿Qué tienes pensado hacer que nos recuerde a China?

Una sopita. Primero, hemos hecho un fumet de pescado y, luego,

hemos puesto unas verduras, tirabeques, las acelgas.

No son acelgas, se llama pak choi. Pak choi.

Es como la col china. ¿Te parece que tiene pinta o qué?

Tiene una pinta superbuena, hombre.

Te recomiendo que lo saques a una bandeja y,

en el momento último, lo pongas en el último momento.

Haz caso al maestro. Ya están los consejos.

Vámonos, Martín. Suerte. Suerte.

-Gracias, encantada. -Dale garrote, ¿vale?

En esta prueba no tengo miedo, porque la sopa en otro estilo

ya lo había hecho otras veces y me había gustado.

Yo la he probado, entonces, sentía que podía estar bien.

Esto no está caliente.

¡Madre mía, qué "chorrijana" he hecho!

Yo no sé si estaba bien o mal, como no lo había comido nunca

y no lo había hecho nunca.

Bueno, Nathan. ¿Qué tal, Nathan?

-Hola. -¿Todo bien?

-Un placer. -¿Te sale todo como quieres?

Bueno, esto al final lo decidiréis vosotros.

No, estoy confiado. Veo un refrito de ajos por aquí.

¿Para qué es? Para saltear las almejas.

¿Por qué no las has abierto aquí o directamente en el arroz?

Quería darles la cocción, primero, hervida.

"La cocción, primero, hervida".

¿Una doble cocción para las almejas le va bien?

Yo creo que sí, están un poco sucias.

Voy a hacer otra reflexión y Martín estará conmigo.

Has hecho un fondo de carabineros. Y cangrejo.

Para cocer el arroz, ¿no? Sí.

Vale. Y aquí tienes el sabor de las almejas en un agua

donde has abierto las almejas.

O sea, que es un arroz de almejas con sabor a carabinero italiano.

También es italiano, compadre.

No puedes meter carabinero, eso es Galicia.

Tengo una escuela de cocina. Te recomiendo que des unas clases.

Está hecho. Cuando hacemos un arroz de almejas,

nos encanta que sepa a almejas. Claro.

Yo sacaría las almejas, ponlas en un plato

para que no se te queden cauchosas.

Pero tú disfruta, pásalo bien. Él disfruta, las almejas no.

No está unido el sabor del risotto con las almejas.

Luego, cuando te hacen la valoración, dices: "Es verdad".

El fondo que ha hecho está bueno.

Pero el tema es que entiendas lo que te piden.

Está muy soso, está muy soso para mí.

-Edurne. -¡Hola, Martín!

¡Qué entusiasmo tienes ahí!

Entusiasmo, pero me han jodido viva con estos platos.

¿Por qué? No he hecho esto nunca.

Ni sé cómo se llama. "MasterChef" es así.

Hay que aprender. Entonces, cambia de cara, sonríe

y a por todas. No se te pone nada por delante.

-Hay que aprender. -La sonrisa de par en par, a ganar.

(HABLA EN VASCO)

Estar con Berasategui ha sido para mí un subidón terrible.

Para que te pongas contenta, te he traído un regalo. Mira.

¡Ay...! Este libro es para ti.

"Manual del aprendiz de cocinero". Tienes una cocina buenísima,

pero es una guía genial. No es como las demás.

Gracias. Es mejor, es diferente,

todo explicado de forma sencilla, un montón de técnicas, trucos.

Te va a encantar. Tú no lo tienes, ¿no?

No. Luego te traigo otro.

Atención, aspirantes, acabáis de entrar

en los últimos cinco minutos.

Nathan tiene que emplatar. Bueno, todos tienen que emplatar.

Qué locura, qué locura de receta Laila, madre mía.

Me parece increíble, tiene 17 000 cosas, ¿eh?

Supercomplicada la tía.

Elena, veo que estás rematando ya la jugada.

Sí. -Elena, pero dame la mano.

¡Qué arte tienes! -¡Gracias!

Estás haciendo como un maki, un sushi...

Ese tiene aguacate y pepino.

Y este de aquí tiene zanahoria, pepino y la raya.

Quizá no es el mejor pescado para hacer crudo.

Ya, pero como me ha tocado, "miarma" y me han dicho Japón.

¿Y qué hago yo de Japón? ¿Solo se come crudo el pescado?

Yo no he ido en mi vida. No sé, lo que veo son "chuchis",

los "chachimis" y eso. ¿El "chuchi"?

Claro. Qué rico el "chuchi".

Yo de Sevilla. Sushi.

Yo eso no lo sé decir, si quieres te dijo "suchi".

Haces el pescado, lo vas probando y, cuando esté a tu gusto...

-Sí. -Lo pones a punto de sal y,

luego, lo pones encima. Ya está. Y vamos a hacer crudo y cocinado

¿Vale? -¡Ole!

No le ayudes más, vámonos.

Me ha calmado, ese hombre te transmite una paz.

Encantada de ver a ese chef que es Berasategui.

Nathan, su problema no es que cocine mal,

tiene muchas ideas. Pero se enfrenta donde no debería.

Donde hay patrón, no manda marinero.

Y cuando te enfrentas a alguien que sabe, lo suyo es escuchar.

Aspirantes, acabáis de entrar en el último minuto.

Qué bonito el de Laila. -Sí.

Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno, ¡tiempo!

Manos arriba.

(Aplausos)

¿José Luis no ha hecho el plato que hice yo el otro día?

Ha hecho lo mismo, la presentación y todo.

Él tiene que afinar, es poco fino, es bruto.

Ha echado mucho pisto y tal.

No hay segundas partes buenas, ni en "Rocky" siquiera. Fíjate.

Si quieres aprender lo que necesitas saber de cocina,

hay una novedad. En la Escuela Online de MasterChef

ya están disponibles nuevas recetas para convertirte en un masterchef.

Y encontrarás nuevos trucos para sorprender a tu familia y amigos

con deliciosos platos.

Ya lo sabes, entra en la Escuela MasterChef.

El tiempo en cocinas ha terminado. Ahora comienza la cata.

Los jueces y un referente como es Martín Berasategui...

¡Garrote! Van a probar vuestros platos.

Edurne, adelante.

¡Edurne! -¡Suerte!

Cómo me quieren, ¿verdad? A la vieja.

Para los ojos, mejor que no lo miréis.

Edurne, cuéntanos cómo se llama tu plato.

"Cheviche" se llama. "Cheviche". (RÍE)

Ceviche, ceviche.

Ceviche con coco de... león o... de león.

¿Con coco de león? Sí.

De león o de lagartija, no sé. (RÍEN)

¿Con leche de tigre? Con leche de tigre.

Me gusta tu versión. Tú dale tu toque.

Leche de león. (RÍEN)

La verdad es que así, a simple vista,

da ganas de correr al monte. Vamos a probarlo.

Mañana enfermos del estómago.

Si tenéis alguno almorranas, con el picante vais a echar a correr.

Edurne...

No tienes razón, está superrico.

Y le has dado una gracia especial al plato,

porque eres una cocinera que se nota que cocinas un montón

y que tienes un montón de sitio. -Perdonadme, hijos.

No, "perdonadme" no, Edurne. Es un auténtico ceviche mexicano.

Madre mía, pues qué subidón.

Hoy no voy a dormir en toda la noche.

Lo que me preocupa es cuando vuelvas a Tolosa

y le digas a tu marido: "Hoy no tocan alubias,

hoy te voy a hacer ceviche". ¡Uh...! Él no lo va a probar.

Él es riojano y eso...

Mi marido no. Sota, caballo y rey.

Hazme caso, ha estado superbueno.

Si tu marido te lleva a 50 mexicanos, todos aplaudiendo.

¡Ay, qué bonitas las canciones de México!

¡Viva México y sus mariachis!

Cuando mis hijos lo vean

y vean que hice ceviche, dirán: "¡Madre mía!

Lo que estará aprendiendo".

Yo no creo que se pueda valorar un plato de pescado frío.

No creo, no creo.

Bien, Paula, bien.

Es un bacalao al estilo provenzal. He intentado coger los ingredientes

típicos franceses, especialmente los de la huerta.

La parte de abajo es un puré, arriba tiene una salsita, una roux.

La he afinado y, luego, arriba, lleva un crujiente de puerro

Lo de la salsa provenzal te lo has inventado.

La morue à la provençale que es un plato muy francés

no tiene nada que ver con esto. No, no, no, seguro.

Tomatitos, aceitunas, hiervas provenzales,

aceite de oliva virgen. Pero esto no es...

No conocía ese plato, Samantha. Vámonos para Francia.

El punto del pescado está perfecto,

pero el resto, como francés no me sirve.

Cuando se dice "a la provenzal" es cuando se coge una carne

o un pescado y se envuelve en unas hierbas que se han secado

para que queden doradas. Y no aparece por ningún lado.

O sea, no me transporta a Francia. Se quedó en los Pirineos, vale.

Es que bacalao y Francia, uf... Quiero decir,

no me hacía una idea de a qué sabía el bacalao.

Es un plato sin alma, vacío, soso

que, por supuesto, no nos transporta a Francia.

¿Lo interesante qué habría sido?

Esa calabaza hornearla con mantequilla,

hacer un puré de asado con alguna hierbecita mejor integrada.

Aquí a palo seco te pinchas con el romero por todas partes.

Bien ejecutada, tu idea sería maravillosa.

Mal ejecutada, un plato fallido.

Puedo entender que me diga esto.

Le estaba buscando otro tipo de sabor y no lo encontré.

Es que tiene razón.

No, Paula, horrible.

José María, ¿preparado? Vámonos ya, ¿no?

Vámonos. Esto es rodaballo a lo garrote,

homenaje al maestro. -Ahí te he visto yo, campeón.

Ya sabía yo que le ibas a meter la banderilla, ¿eh?

Creo que estás contento.

Cuando me toca España pues me he sentido...

Como en casa. Como en casa.

He puesto un pistito abajo. Manchego.

España, ¿no? Claro.

Y el lomo de rodaballo con una salsita verde.

Ole. Lo que pasa es que me parece

que hizo José Luis un plato igual con una merluza y un pisto.

¿Te pasa la receta José Luis? Duermo con él y hablamos del plato.

Dos que duermen en el mismo colchón,

ya sabes qué ocurre. A lo mejor está el mío mejor.

No tiene que ver uno con el otro.

Pero en conjunto parece que quise hace el mismo plato, pero no.

A ver si has hecho una buena copia.

Tocarle España y ver que mi plato estuvo bien valorado

siendo tan sencillo, creo que ha tirado por ahí.

Pero mi pisto tiene otro nivel.

Le añadiste muchos sabores, pero te quedó suave.

Intenté coger la idea de Berasategui pero, cuando se fue,

no me acordaba de nada. (RÍE)

Se nota, porque si le hubieses hecho caso, lo hubiese bordado.

Entonces, lo que te falta es escuchar más al maestro

y al otro maestro que tienes ahí, porque su pisto era mejor.

Pues nada, enhorabuena, compadre.

Me dolió que Pepe dijese que el de José Luis era mejor.

Le voy a demostrar a Pepe que no copio, que hago cosas mejores.

El resultado final me parece impresionante.

Eres un buen banderillero.

(Risas) ¡Garrote!

(Aplausos) (AMBOS) Garrote.

¡Hale! Muy bien, majo. ¡Torero!

¡Hale, para adelante como los de Alicante!

Elena, paisana, vamos allá.

Elena, ¿cómo se llamaba tu plato?

Pues se llama sushi de raya en dos texturas.

Porque he tenido que hacer la raya en dos cocciones: cruda y, luego,

a la sartén con un poco de sal, un poco de vino.

Lo de la cocina japonesa... En mi vida. No como "chuchi".

¿Qué es lo que no comes tú? "Chuchi".

Su-shi. Su-shi.

Su-shis. Su-shi.

A mí que una sevillana, que no ha probado nunca el sushi,

se atreva a hacer unos makis, me parece ya muy bien.

De sabor no está mal, está crudo el arroz

y le falta un poco de cocción. Te tienes que currar el emplatado.

Cuidado con los caminos de zanahoria,

parece el cuento de "Pulgarcito", no vienen a cuento.

Pero creo que podrías haber hecho algo un poquito mejor

con esta base de cocina sin haberte complicado mucho la vida

y haberlo hecho mejor. Anímate.

Porque el que te pongan una raya y no salgas corriendo,

ya es un mérito terrible. -Muchas gracias. Gracias. Gracias.

Todo lo que te ha dicho Martín pues lleva bastante razón.

Pero en "MasterChef Junior" he visto a niños

hacer sushis infinitamente mejores. Seguro.

Si lo veo, así en la distancia, digo: "Oye, Japón".

Y cuando lo pruebas dices: "Hay que practicar el arroz".

Que hay que hacer muchos sushis

para tener el punto del arroz, es lo fundamental.

A simple vista digo: "Japón". Lo has clavado ahí.

Teniendo en cuenta que era la segunda vez que hacía el sushi,

demasiado. Lo que me han dicho me lo empapo y la próxima vez,

si vuelvo a hacer lo mismo, lo haría lo mejor posible.

Dinos el nombre de tu plato.

Risotto cremoso a la esencia marina con almejas.

Y no hay poesía, es así.

Es un regalo tu plato, ¿no? Te digo, por el lazo y eso.

Sí, porque dentro están las almejas.

Comulgamos.

La teja se me ha pasado de cocción. ¿Y para qué la pones?

Porque me quería arriesgar, como siempre, y...

Eso no es arriesgarte, eso es un suicidio.

Es un despropósito de arriba a abajo.

Si hago un arroz tipo vôngoles,

típico arroz de almejas y vino blanco,

con el caldo que has tirado,

el agua de almejas, mojo el arroz. Correcto.

La protagonista no brilla para nada, una almeja hermosa,

le has quitado el sabor. Por lo tanto, a ese discurso

que tú dices que bla, bla, bla, bla, bla, bla...

Oye, más corto, que tenga sentido y que, cuando lo coma, lo entienda.

Cocina, deja de hacer poesía que no entiendes.

Es un poco obtuso a los comentarios.

Le decimos que se calle,

que no vaya de vender un plato de Estrellas Michelín.

Pero no, no puede callarse y, como le sale...

El quesazo que tiene tu arroz.

Mazacote de arroz con sabor a queso. Punto.

La almeja no viene a cuento, porque es un elemento

que está en el plato que no viene a cuento.

Y es que nada más.

Has pecado un poco de juventud.

Muchas veces, por la forma se pierde el fondo.

Un risotto nunca lo sacarás bonito como si fuera una flor.

(JORGE) Es que, tío... No me gusta, tío.

Jorge.

Te he escuchado decir una cosita que me ha hecho gracia,

porque te has equivocado. Este jurado está capacitado

para probarlo en dos días y saber cómo estaba acabado de hacer.

Hazme caso, ¿vale? Aprendo eso, Jordi.

Soy prudente pero, cuando algo me come por dentro, lo digo.

Y no te miento si te digo que me ha gustado que él lo sepa.

Laila, explícanos tu plato.

He hecho el rape especiado pues con cilantro,

con cosas que te transporten un poquito allí.

En la composición he intentado que hubiera

ese caos armónico, pero colorido, que hay en las calles de La Habana.

¿No has estado en Cuba ni probado la comida cubana?

He probado la de Santo Domingo y he intentado un poco...

Caribeña. Sí.

Hay cosas que no me cuadran para nada.

No me acaba de... convencer el toque cubano del plato.

Laila, no sé si es lo más cubano posible,

a lo mejor, quizás le falte un poquito de soja

y tenemos todos los productos metidos aquí.

Porque hay demasiados elementos.

Menos es más. Eso es.

Sí que hay una parte que me lo creo,

por la estética, esa fuente que es de colores vivos y demás, sí.

Ha habido un punto en el que te has pasado.

Te has venido arriba, nos has querido impresionar

y has hecho una mezcla de demasiadas cosas.

Ella no ha estado en Cuba, sino en Santo Domingo.

Y yo le noto que se ha metido un poco en la piscina

de lo que pasa en Santo Domingo, que se meten en un plato.

Ha faltado ponerle el huevo frito del arroz a la cubana.

Lo habrías bordado. No hubiese sumado.

Me siento derrotada porque

me he dejado la piel y porque le puse toda la pasión

y la entrega que he podido pero, claro, el resultado no acompañó.

He preparado un plato marroquí, cuscús con verduras

y condimentado con especias. Y, después, he hecho una dorada

que la he sellado por la zona de la piel y la acabé en el horno

Y, después, he hecho una infusión con menta para añadirle por encima.

Échalo tú como tú creas que debe ir.

Nada, un poquito así. Vale.

En fin, Salva, le faltan esas especias de ras el hanout

que te hacen transportarte a las "mil y una noches"

y aquí no lo encuentro. Pero está todo correcto.

La verdura está muy bien, el cuscús está justo,

el pescado está perfecto. Ese poco más de haber estado allí

y conocer todos esos aromas para decir "pam, pam" y clavarlo.

Lo fácil habría sido hacer un cuscús bien de ras el hanout,

muy cañero. Creo que tienes sensibilidad al cocinar y pensar.

Y todo gira en torno a esa dorada.

No le encuentro defectos. Muchas gracias.

Felicidades. Gracias.

Me ha parecido que la concentración que te he visto desde aquí,

la noto en el plato. Impresionante. -Gracias.

(Aplausos)

Me han hecho una muy buena valoración.

O sea, estoy superencantado.

Silene, merluza, china.

Cuéntanos, ¿cómo has resuelto el problemita?

A mí me gusta mucho la sopa, entonces, me aventuré

a hacer una sopa pues china y quería dar un toque crujiente

y he intentado, con la piel de la merluza, hacerla al horno

(EDURNE) Mira, y está repitiendo.

Se lo están terminando.

Silene, ¿tú tienes claro que a este jurado no hay que mentirle?

No lo he hecho. ¿No has estado en China?

Nunca. Parece que has nacido ahí.

Ese jengibre tiene ese picante.

Y esa soja que has incorporado nos aporta salados.

Está bien equilibrado, es sutil, le va bien a la merluza.

Me parece un recurso maravilloso que hayas hecho esa piel crujiente

que, aparte, está muy bien ejecutada.

Debo decirte que es un trabajo de 10.

Gracias, Jordi. Gracias, chef.

Me has alucinado en colores. Nos has tocado el paladar

de cada uno de los cuatro que estamos en el jurado. De 10 total.

Muchas gracias.

(Aplausos)

Edurne, te veo contenta. ¿Te pones contenta por Silene?

Es mi hijita. Todos, pero ella es la preferida. Me da paz.

(Risas)

Silene, he hecho dos viajes a China.

El primero fue desde Chengdu hasta Hong Kong.

Y este es el segundo viaje que he hecho.

Gracias. Y te diré una cosa, Jorge,

esta sopa la pruebas mañana por la mañana

y seguirá estando igual de buena.

Olé tú. -¡Ole, hija!

(Aplausos)

-Enhorabuena. -Gracias.

Yo no he estado en China, entonces, tampoco sé cómo es,

pero es un halago brutal.

Aspirantes, el jurado y Martín ya han catado vuestros platos.

Y ahora llega el momento más temido de la noche,

tienen que tomar la decisión de quién es el que abandona

las cocinas de "MasterChef". ¡Garrote!

¡Garrote!

Suerte, chicos. Suerte.

(MURMURAN)

En cualquier momento nos podemos marchar.

Somos unos privilegiados por estar.

Ya está. Suerte, suerte, suerte.

El mejor plato el de Silene.

El de Edurne también ha sido bien valorado.

Bueno, Martín, ¿quién ha hecho el mejor plato de la noche para ti?

Si tengo que decir uno...

-Ella. -Pues me quedo con Edurne.

-¿Qué? -¡Hala!

(Aplausos) ¡Ah!

Cuando dijeron que fue el mejor plato

pues me puse que estoy, ya te digo, en una nube. En una nube.

(Aplausos) ¡Guapa, guapa!

Eres mucho más campeona de lo que en estos momentos

estás pensando tú. Acuérdate de garrote, estés donde estés, ¿vale?

¡Garrote! Y vosotros igual, ¿eh? -Muchas gracias.

Martín, vamos a evitarte el mal trago de la eliminación.

Así que un millón de gracias por acompañarnos en "MasterChef".

(Aplausos)

Vuelve cuando quieras.

Tiene más estrellas que el Paseo de la Fama de Hollywood.

Hoy hemos querido hacer un viaje por el mundo

y recomendar el consumo de pescado y marisco,

alimentos saludables con proteínas de alto valor biológico.

Hay tres aspirantes que han destacado sobre los demás.

La primera, ya lo ha dicho Martín, Edurne. Enhorabuena.

Gracias. Y los otros dos aspirantes son:

Salva y Silene.

(Aplausos) Enhorabuena a los tres.

(Aplausos)

Me da muchísimo empujón y muchísimo ánimo

para hacerlo muchísimo mejor cada vez.

Hoy tratar una materia prima como pescado era muy importante,

y también recordar sabores de otros países.

Dos aspirantes no han hecho la mejor receta,

pero sí ha logrado hacernos viajar.

Esos dos aspirantes son.

(MURMURAN) -Y Elena.

José María y Elena.

(Aplausos)

Subidón, subidón, subidón, vamos, que solo quería subir para arriba.

Y el delantal negro a quemarlo un poco.

No quiero tener el delantal negro con el nombre de Elena

hasta mucho más tarde.

Laila, Nathan, Paula,

vuestros platos no eran muy acertados.

Pero uno de vosotros no ha acertado

ni con el tipo de cocina que debía hacer.

El aspirante que no continúa en las cocinas de "MasterChef" es...

(MURMURAN) Nathan.

Paula.

Lo sabía.

(Aplausos)

Me da mucha pena dejar a mis compis.

Me da mucha pena no seguir cocinando aquí.

Es que es un equipazo, tenemos un producto excelente.

Entonces, bueno, pues es una pena.

Quédate con el privilegio de haber sido una de las 16 aspirantes

a "MasterChef V", entre más de 20 000 candidatos, que no es poco.

No, no es poco. Y te vas con las manos llenas,

y no solo de experiencias, ¿eh? Nuestro patrocinador,

el supermercado de El Corte Inglés, te regala esta tarjeta

con mil euros para tus compras en alimentación.

Además, tienes acceso a nuestra escuela online durante seis meses.

O sea, que aprenderás ahí un montón.

Y te llevas el juego oficial de "MasterChef"

y un estupendo estuche con los cuchillos del programa.

Gracias. Nuestro patrocinador, Bosch,

te regala una selección de electrodomésticos

que has usado en el programa. Te vas cargadita de regalos.

Cargada. Y cargadita de amor.

Porque aquí te echaremos de menos, Paula.

Gracias. (RÍE) Gracias a ti.

(Aplausos) ¡Paula, guapa!

-¡Guapa! -¡Gracias!

(EDURNE) Acuérdate de lo que te he dicho,

que somos privilegiados.

Todo. "MasterChef" para mí ha significado todo.

La cocina para mí ha pasado de ser esto que hago por gusto,

a ser algo, como un escenario, que lo impregna todo.

(Aplausos) ¡Ahí, guapa!

¡Guapa!

"MasterChef" me ha traído a mi pareja,

me ha traído la oportunidad de estar aquí,

de cocinar en estas cocinas, de conocer gente,

de sentirme superquerida, superabrazada.

Muchas oportunidades me ha traído "MasterChef".

Pues nosotros volvemos dentro de siete días

con muchos más retos para nuestros aspirantes.

Además, vuelve uno de los ingredientes estrella

de "MasterChef". Id pensando de qué se trata.

Y, mientras, ya saben, pónganle...

sabor a la vida.

Bienvenidos al Basque Culinary Center.

Necesito ayuda, porque no llega, no sale.

¡Tienen que salir todos los platos! Quiero veros correr.

Los responsables del menú que cocináis

van a entrar en cocinas. Se me ha quedado pegado.

Está repugnante. Esto no se puede tomar.

¡Hala, tío, hala, hala! -Bájalo, bájalo.

-¿Qué haces? Esto es una marranada.

Si te relajas, esto en cinco minutos está.

Me despisté y se quemó todo. ¡Venga, volemos, señores!

¿Me habéis oído? ¿Sí o no? (TODOS) Sí, chef.

No ha quedado muy cuqui, porque está todo sucio.

Os hemos traído un clásico de nuestras cocinas.

Uf, qué asco. Recibamos a la finalista

de "MasterChef Celebrity", Cayetana Guillén Cuervo.

Qué peste echa esto, tío. De una forma u otra, vuela.

Es una guarrada, es una guarrada.

Te queda poco tiempo y quieres hacer mucho.

Algo aquí no estamos haciendo bien.

¿Lo pruebo o no lo pruebo? No, no lo pruebes.

Es el plato más malo que tomé en "MasterChef".

No tiene sentido. Como te he prometido,

nos vemos en la prueba de eliminación.

Sin ganas de aprender os iréis sin pena ni gloria.

El aspirante que no continúa en las cocinas de "MasterChef" es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 2

MasterChef 5 - Programa 2

23 abr 2017

Primero, los aspirantes aprenderán a utilizar los productos de manera responsable. El reto será elaborar un plato de estrella Michelin sin que la cesta de la compra supere los diez euros. Los aspirantes que suspendan en matemáticas irán a la prueba de eliminación.

ver más sobre "MasterChef 5 - Programa 2 " ver menos sobre "MasterChef 5 - Programa 2 "
Programas completos (14)
Clips

Los últimos 245 programas de MasterChef 5

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Andaluza

    Miri la cochina jajaja :D

    10 jun 2018
  2. isabella

    OMG NOOOO! xq eliminaron los videos online? por favor regresen los videos completos de "Masterchef 5" no lo he visto :( XFAVOOOOR

    12 ene 2018
  3. Rosmery

    Porque no puedo ver los programas desde USA???? Ayudaaaaaa

    02 sep 2017
  4. Alfredo

    1:24:24 guillotin lo habia nacido en la epoca medieval....faltaban 500 años....

    09 ago 2017
  5. Ger Gertzen

    A lo que indica Sara más arriba (con muy buen criterio) he de añadir la calabaza. También vino de América. La zanahoria anaranjada no existió hasta inicios del XX, cuando consiguieron esa variedad en Bélgica. Su nombre ya lo indica zaina+horia (en euskara esto sifgnifica literalmente "raíz amarilla" que es como era y siguen siendo las silvestres). ¿Arroz en la Hispania mediaval cristiana? Lo dudo, puede que en el Al Ándalus. El mijo, el sorgo... sí. ¿Fuentes de acero inoxidable (las de cocinar las manzanas)? Otro diacronismo. ¿Maizena? El maíz es otro de los productos encontrados en el Nuevo Mundo. Tenían que haber usado "Sorgoena", que la planta es muy parecida a la del maíz, son familia. Otro viaje por el tiempo: la guillotina que comenta uno de los comensales (Don Hernán Gómez De Bahamonde, por cierto mal transcrito en los subtítulos): le faltan 7 siglos. A lo que escribe Premutas, yo soy vegetariano, y por principios, no me metería en Masterchef ni loco, al menos hasta que hicieran una edición vege(tari)ana, por eso mismo, porque se juega con demasiada desventaja. Otro subtítulo a corregir: "txerrijana" y no "chorrijana" es "comida (para) cerd@(s)".

    07 jun 2017
  6. Ro

    Por que llevan anillos, pelos sueltos, collares....

    02 may 2017
  7. Sara

    ¿Siglo XII? Equipo de documentación, si quieren recrear la Edad Media que se informen de los productos que se usaban en aquella época. Tomates, pimientos, patatas no llegaron a Europa hasta después del descubrimiento de América.

    27 abr 2017
  8. premutas

    Hola muy buenas! Intentare ser objetiva expulsada por cocinar mal? Copiar? O ser vegetariana!!! Profunda incongruencia máxime cuando uno lucha por hacer mejor la vida de los demás aún siendo fiel a sus principios.... De lo mas triste...Pero de todo se aprende cierto? Vamos a ver cuando comenzamos a entender que el vegetarianismo y el veganismo no son enemigos del buen yantar...

    27 abr 2017
  9. Lisette

    Hola. Soy cubana, tengo 50 años, me encanta cocinar y nunca he visto un rape en mi país.

    27 abr 2017
  10. Florian Marius Lepsa

    Hola, soy Mario que poco profesional son los cocineros. Estoy de tras de la programa 5 años, este programa es mas flojo qué se a visto. Estoy esperando que tengo una oportunidad en esta vida. Que concursante flojo, aver si me llamais de un vez .

    26 abr 2017