www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
4070423
Para todos los públicos
Transcripción completa

Bienvenidos una semana más a nuestras cocinas.

Odkhuu, en este reto, vas a decidir qué cocina

cada uno de tus compañeros.

Jorge, me gustan más los gusanos

que la hamburguesa vegetal. -Vaya tela.

Vaya tela.

Esto me lo como yo. ¡Huy, el huevo!

Tienes estética y conoces las técnicas.

Pero detrás de eso, no hay nada más.

Aún no se comprenden porque viene del futuro.

Es un plato que se merece un aplauso, un diez

y que te ponga un piso.

(Aplausos)

Aspirantes, estamos en la dehesa extremeña.

¡Vamos, chicos! -¿En qué me pongo?

Quiero que salga el postre perfecto.

¡Dale caña! -Ya le estoy dando caña.

¡Fuera! ¡Se acabó de pelar! ¡Chis, chis!

Fuera. Esto no vale. Que sean iguales todas.

Madre mía, chicas. -Vale, vale.

Cómo se ha escacharrado el día.

Hay que hacerlo bien. ¡Rápido!

O lo sacáis, o se queda aquí. ¡Rápido!

Somos guerreros. ¿Te ayudo, mamá?

No, hija. Tú a lo tuyo. Gracias, hija.

Comeremos más caldereta.

El equipo ganador es el equipo rojo.

¡Ay, qué majos sois y qué buenos!

Aspirantes, en este reto, tenéis que cocinar

tres platos diferentes con los insectos que tenéis ahí.

Joselito, caña. -Voy, tío. Voy a tope, tío.

Qué buena pinta ese pisto con larvas.

Me lo comería. Guárdanos un poco, Elena.

Lo que veo es una falta de evolución,

que sí estoy viendo en otros aspirantes.

Bueno, yo... No puedo más.

El aspirante que no continúa en las cocinas de "MasterChef"

es José María.

(Sintonía del programa)

Caja gigante. (ELENA) ¡Madre mía!

Qué pedazo de caja. Buenas noches

y bienvenidos a "MasterChef".

Preparaos en casa, porque viviremos una noche emocionante.

Acomodaos en vuestros sofás y si tenéis a mano un pañuelo,

mejor que mejor. No lo dejéis muy lejos.

Os aseguro que lo vais a necesitar.

Y ellos también.

Espero que no haya que descuartizar a nadie de la caja.

-Un animal no puede ser, ¿no? -¿Por qué?

-No hace ruido. -A lo mejor, está dormido.

Aspirantes, bienvenidos una semana más a estas cocinas.

Disfrutadlas, porque cada vez os queda menos tiempo en ellas.

Comenzamos con un reto que no os va a dar ni un respiro.

Vais a vivir con el corazón encogido de sorpresa en sorpresa.

Y la primera ya la estáis viendo ahí.

Los jueces.

(Risas)

Aspirantes, así es. Como veis, aquí tenemos

una caja misteriosa enorme. Nathan, ¿qué crees que hay debajo?

Pues me falta un atún gigante o algo aquí.

Lo que gusta en "MasterChef". Por ahí van los tiros.

A ver, Nathan. ¿Qué foto has traído para este reto?

Nada, nada. ¿No llevas ninguna?

Se me transparentaba con el pantalón blanco.

(Risas)

Nunca acabarás de sorprenderme, Nathan.

Miri, tú que tienes siempre unas teorías sorprendentes.

¿Qué puede haber dentro de la caja misteriosa?

Yo hoy diría que hay personas

o algún familiar. -Sí, sí. Suerte.

Vamos a descubrirlo ya.

Que se levante la caja misteriosa. Sí, por favor.

¡No! ¡Uf!

Un acuario.

¡Una tele! -¡Hala!

-¡Dios! (ODKHUU) Vamos a ver la tele.

Pues ya veis que no hay personas ni animales.

En este reto, la caja misteriosa es un homenaje a vosotros.

Estamos muy orgullosos de lo que habéis conseguido

desde el día que pisasteis por primera vez estas cocinas.

Han sido diez semanas intensas, en la que hemos vivido

muchas emociones y os hemos visto crecer.

Si habéis llegado hasta aquí, es porque lo habéis peleado.

Os habéis esforzado y habéis dejado atrás

a los debutantes que conocimos en el programa uno.

Este reto es la recompensa a todo lo que habéis logrado.

Dale al play. Dale al play.

Vamos a recordar cómo comenzó todo.

(Aplausos) Os he preparado una dorada

al estilo hunsao, que es una salsa china.

Un sueño marino.

Mira. Qué guay, tío. Qué guapo estás.

Todo mineral hay que pulirlo un poco

y creo que esta sería una gran oportunidad.

Las elaboraciones están buenas.

El relleno del ravioli está buenísimo.

Hay una evolución. Felicidades. Un plato perfecto.

Esos recursos técnicos, por fin vemos

que están bien ejecutados.

El plato tiene mucho mérito. -Estás muy guapo.

El mejor aspirante de la prueba... Nathan.

Nathan. Y Nathan.

(Aplausos) ¿Hoy sabes lo que te mereces?

(Risas)

¡Ay, qué alegría! -Qué bueno.

-Qué bueno. -Qué guapo sales.

(Risas)

Nathan, ¿te reconoces?

No puede ni hablar. -Sin palabras.

Estoy un poco mareado y emocionado, la verdad,

porque es la primera vez que nos vemos a nosotros mismos

y me ha emocionado, la verdad.

Bueno, a ese video le falta la segunda parte.

La segunda parte es mi chaquetilla

con el nombre y ganador de "MasterChef". ¿Qué os parece?

Atentos todos, a ver quién es el próximo.

¡Eh! Estás haciendo

chipirones en su tinta. Pero es la camita de las gambas.

Como veis, mis gambitas van dentro de los chipirones.

Te tengo que dar un no. Gracias.

Ay, qué monos. Joshua, perdona.

Quiero hablar contigo, por favor.

Crees que lo daría todo por entrar. Yo creo que sí.

Es un cocinado con alegría, que es lo que tú desprendes.

Felicidades. Una maravilla.

Gracias. (EDURNE) ¡Sí, señor!

Muy bien, Elena.

(Aplausos)

Las palabras que te dedican, la felicidad,

la frustración en algún emplatado o en algún plato

que no has hecho bien. No sé. Se ve todo

tal cual yo lo tengo aquí adentro.

Elena, si te tuvieras que quedar

con un momento de los vividos, ¿cuál sería?

No puedo quedarme con uno. Me quedo con muchos.

Esto es... No sé. Es muy grande.

Son unos sentimientos que te hacen madurar como persona.

Es una experiencia única. En la última prueba de casting,

no fuimos nosotros los que te dijimos

que estabas dentro. Fue tu novio, Joshua.

¿Qué significó esto para ti?

¡Uf!

Mucho, porque estaba mucho más nervioso que yo.

Y cuando salió para afuera y lo vi con esa cara de alegría,

fue el mejor regalo que me podía dar.

Gracias. Pase lo que pase en "MasterChef",

¿te ves de nuevo en el cuerpo, patrullando

por la Puerta del Sol? ¿O crees que ya has dado

el salto definitivo hacia una nueva vida?

Tengo una cosa muy clara. La pasión que siento aquí

no es la que siento cuando trabajo día a día en lo mío.

Estar aquí me apasiona, me encanta.

Ay, cómo os ha cambiado la vida a todos.

También, a esta persona.

Es una crema de puerros, solomillo y una salsa de dátiles,

con un crujiente de patata.

Decide. Creo que los dos platos

están bastante empatado. Pero esa rayita

te da el delantal a ti. No, tío.

¡Oh, qué bonito! ¡Qué bonito!

Enhorabuena.

Y sudarás tinta de calamares, eh.

La estética es bonita, es buena.

Me ha sorprendido para bien. Es un plato de vanguardia.

Creo que hay personalidad y trabajo.

Le has dado chispa, rock and roll,

color, estética. Me gusta tu plato.

Guapo.

(Aplausos) ¡Olé!

La sensación mía al ver el video es...

Inolvidable sería la palabra que buscaría para "MasterChef".

Jorge, sería cosa del destino o que los jueces somos brujos,

pero lo cierto es que contigo y con Miri,

"MasterChef" se saltó por primera vez

una de sus normas esenciales.

Era tan difícil elegir entre vosotros dos,

que en vez de 15, entrasteis 16.

Hay que ver lo que insististe para que entrase Miri.

¿Te arrepientes? No, no.

Me encanta haber hecho lo que hice.

Pedir ese pequeño comportamiento especial esta vez,

no me lo hubiera dejado en la chistera nunca.

Me gusta sentir que, en una pequeña parte, intervine

positivamente en la vida de alguien, en la de Miri.

Bueno, vamos a ir con la siguiente aspirante

que, desde un primer momento, nos conquistó a todos

con su frescura y siendo tan espontánea como es.

Miri, ¿qué has hecho? He hecho un timbal.

He querido hacer varios colores de diferentes texturas y sabores.

Gritos. ¡Miri!

(GRITAN)

Qué buenos. Me parece impecable.

Me gusta mucho de sabor. -Está bueno.

El emplatado es "Miri's mono". Hay buen trabajo.

Hay maneras. Hay una buena actitud.

A mí, hoy, me has gustado.

La mejor aspirante de esta prueba es Miri.

(Aplausos) Gracias.

Estoy muy orgullosa de ti. Es el plato más rico

que has hecho en "MasterChef".

Te felicito, Miri. Gracias.

(Aplausos) Qué bonito, Miri.

El video me ha encantado.

Me ha removido el estómago. Me doy cuenta

de que "MasterChef" es una oportunidad brutal para todos.

Miri, ¿qué queda de la "healthy recipes developer"

que conocimos el primer día y qué nos queda por descubrir?

Queda la esencia de la "healthy recipes developer",

porque soy yo y siempre voy a ser yo.

Pero me doy cuenta de que gracias a "MasterChef",

estoy evolucionando, no solo en la cocina,

sino personalmente.

Si no hubiéramos hecho una excepción,

te habrías quedado fuera. Tengo que dar gracias a Jorge.

Fue un gesto muy bonito por su parte.

Ahí te enamoró ya, ¿no? ¡Ay, Eva, hombre!

No, no.

-No lo sabe bien. -Me gusta que una parte

de "MasterChef" sea Jorge. Jorge me ha aportado muchísimo.

Y vernos juntos... ¡Jolín! Hacemos una pareja monísima.

Jorge, estás un poco serio, ¿no?

No quiero intervenir en esto.

No voy a no reconocer que me he enrollado con Miri

y que pasan cosas con Miri.

Pero yo creo que los dos sabemos

lo que estamos haciendo.

Y que si no sufre nadie, pues mejor.

Bueno, vamos a correr un tupido velo

y seguimos con el siguiente video.

¿Qué estás cocinando? He hecho presa ibérica.

Me hace muchísima ilusión entregar yo, personalmente,

este delantal, porque te lo mereces.

Me has alucinado. Está muy buena

la emulsión de albahaca. Le va bien al pescado.

Buen trabajo. Esta receta la incorporaré

en mi catering para mis comidas sanas.

Lo voy a llamar "arroz Silene".

Edurne, ¿te pones contenta por Silene?

Es mi hijita. Me da paz.

Qué guapa, Silene.

(Aplausos)

Silene, has sido uno de las que más veces

ha estado en la cuerda floja.

¿Qué ha significado eso para ti, semana tras semana?

Es verdad que, a veces, repito ingredientes,

de sabores que me recuerdan mucho a mi infancia.

Y me cuesta mezclar todavía la comida mediterránea.

Pero estoy en un proceso y creo que lo voy a lograr.

En alguna ocasión, te hemos visto casi tirar la toalla.

¿Qué está siendo lo más difícil para ti?

Es estar lejos de mi familia.

Echo muchísimo de menos a mis hijos.

Ha habido días que me he querido ir a casa,

porque es que les añoro muchísimo.

Nunca he imaginado que iba a ser tan tan difícil.

Es que es muy duro. Les echo de menos,

o sea, una cantidad brutal.

Bueno, pues vamos a recordar

el paso por "MasterChef" de tu "amatxu".

Mírala, mírala.

He hecho alcachofas con almejas.

Tu plato era fantástico.

De diez.

(Aplausos)

Esto es un auténtico ceviche mexicano.

Está superrico. Se agradece mucho.

Le has puesto amor a tu plato, ¿verdad?

Me ha ayudado mi madre. Felicidades. Está espectacular.

Gracias. Es un plato indiscutiblemente rico

y que se merece un aplauso, un diez,

un abrazo y que te ponga un piso y todo.

(Aplausos)

¿Quién ha hecho el mejor plato de la noche para ti?

Me quedo con Edurne. -El plato de Edurne.

La persona que viene conmigo es Edurne.

(Aplausos)

(Aplausos)

La verdad es que me he emocionado con todas las imágenes.

Verme ahí en la televisión.

Y el estar aprendiendo tantas cosas que pensaba

que, a mi edad, iba a ser muy difíciles. Pero no lo son.

Al ver mis platos, me parece imposible

que yo haya emplatado eso.

Porque yo era de coger la sartén y, hala, al plato

y que coma el que tenga hambre.

He aprendido muchísimas cosas.

La Edurne del primer día no tiene

nada que ver. Soy otra mujer.

"MasterChef" para mí, ha sido como una lotería.

Como me gusta guisar tanto y estamos a todas horas guisando,

yo estoy feliz.

Edurne, contigo estamos maravillados,

porque tienes más energía que todos tus compañeros juntos.

¿De dónde sale esa energía?

Yo he sido siempre muy movida y nerviosa.

Siempre he tenido que hacer cosas.

Gracias a la de arriba que me parió. Me dio la fuerza.

¡Olé! (APLAUDEN)

Pues terminamos ya con un aspirante

que nos llegó desde la lejana Mongolia.

¿Qué plato nos has traído? Mejillones con la crema de leche,

con puerros y con el vino blanco.

Tener la oportunidad de entrar a "MasterChef",

alguien que lleva cocinando desde tan pequeño,

con lo que nos puedes enseñar,

para ello, necesitas tener un delantal y yo te daré este.

(Gritos de júbilo)

La mejor tarta que hemos probado

esta noche. Odkhuu, olé tú.

Tus callos están riquísimos. No llegan a los de El Bohío,

pero están para ponerles

un piso en Chamberí. Gracias.

Tiene narices que alguien que viene de tan lejos,

que no conoce nuestra cultura,

la cocina popular la clave tan bien.

Tiene una mano, una destreza. El plato está maravilloso.

Está rosadito, impecable.

El mejor plato es el rojo. Odkhuu.

Odkhuu. Y Odkhuu.

(Aplausos)

(Aplausos) Me he emocionado mucho.

Y recordaba también a toda mi familia y todo

y mi país, también.

Yo me he sentido muy orgulloso

de llegar hasta aquí, al programa 11.

Odkhuu, creíamos que nos sorprenderías

con la cocina de Mongolia y nos has fascinado

con tu cocina tradicional española. Callos, lentejas, cocido.

¿Por qué has decidido hacer cocina española?

Bueno, hay un dicho, que donde estás,

tienes que adaptar en tu... del lugar.

Allí donde fueres... Haz lo que vieres.

He creado en España como mi segundo país.

Entonces, tengo que aprender esta cultura.

Y todo el mundo me ha ayudado mucho,

porque la lengua que tengo yo, me cuesta mucho.

Y gracias a "MasterChef", he creado como mi familia.

Mi familia está lejos. Pero he creado mi retorno

a la gente como mi familia,

como mi madre, como mi hermano y todo.

Y todos me han ayudado. Gracias a todos.

Y gracias a Eva, he aprendido castellano.

Mucho contigo. La que te ha tenido que enseñar,

soy yo, ¿no? Anda que habrás aprendido, hijo...

Bueno, aspirantes, situaos ya en vuestro puesto de cocina

porque empieza el primer gran reto de la noche.

La verdad es que cocinar después de ver este video,

pues es difícil, porque empiezo tocado y emocionado.

Aspirantes, después de haber visto vuestro paso por "MasterChef",

es evidente por qué habéis llegado hasta aquí.

Como os ha dicho Eva al principio,

este reto va a ser intenso e imprevisible.

Tenéis que hacer un plato en el que se vea vuestra evolución

desde el primer día que pisasteis estas cocinas.

La clave la tenéis debajo de las cajas misteriosas.

A la de tres, quiero que la levantéis.

Uno, dos y tres.

¡Guau! -¡Ostras!

¡Ay, la yuca!

¡Calabaza! Ay, es lo que utilicé para...

Claro. -Mi comida. Lo que yo hice.

¡Oh! ¿Es broma?

Todo igual.

Efectivamente, los ingredientes que tenéis debajo de la caja,

son los del plato con los que superasteis

la última prueba de casting.

Cada uno, tenéis los vuestros.

Por supuesto, no queremos que hagáis el mismo plato.

Tiene que reflejar lo que habéis evolucionado,

aplicando lo que habéis aprendido en "MasterChef".

Demostradnos que habéis progresado.

Confiamos en que cada reto os esmeráis al máximo por nosotros.

En esta prueba, debéis hacerlo, además,

para unos invitados que catarán vuestros platos

y tienen un paladar exigente.

Pero atención, será una cata a ciegas.

Ellos no sabrán qué plato hizo cada uno de vosotros.

Qué fuerte. Si son chef de prestigio,

el plato con el que entré a "MasterChef",

intentaré que dé un giro 360 casi.

Tendréis que hacer siete raciones

para nuestros comensales. ¡Siete!

Aquí llega la tercera sorpresa de la noche.

Uno de vosotros conseguirá... El pin de la inmunidad.

Este delantal dorado. ¡No fastidies!

No me lo creo. Que le dará la inmunidad

para el resto del programa de esta semana.

Lo quiero, lo quiero, lo quiero. -¡Uf!

La cabeza me ha vuelto loca.

Imagínate los nervios que me entran de decir

"esta puede ser la tuya".

En el momento tan clave como este,

sería ya... ¡uf! Sería ya la releche.

Entendemos que para mostrarnos

vuestra evolución y crear un nuevo plato,

podáis necesitar algún ingrediente más.

Así que disponéis de tres minutos para entrar al supermercado.

Después, tenéis 75 minutos para cocinar

y demostrarnos lo que habéis crecido como cocineros.

¿Oído? (TODOS) Sí, chef.

Ahora que está todo claro, el tiempo para entrar

al supermercado comienza en tres, dos, uno. ¡Ya!

Jolín, Nathan parece una bala. ¡Vamos, Miri!

A ver qué hay por aquí.

Unas florecitas, "amatxu". -¿Para qué?

-Para decorar el plato. -No sé qué hacer.

Cuidado, cuidado. Paso, paso.

¿Estás un poco bloqueado o me lo parece?

Ya. Venga. Queda poco tiempo.

Qué pelea hay ahí donde los polvitos mágicos.

Gluconolactato. -Sí. No, no, no.

Eso no es gluconolactato.

-Tú tienes el gluconolactato.

Bueno, Edurne ya ha terminado. Vale. Yo me voy.

Elena también. Últimos 30 segundos.

Venga. Nathan, yo creo que ahora,

con los dos espárragos... Con esto, cambia todo.

Odkhuu. ¿El mejillón con qué combina?

Cinco, cuatro,

tres, dos, uno.

Esa alcachofa casi que es mía.

Suerte, Nathan. -¿Eh?

-Suerte, tío. -A tope.

He cogido especias como comino, ras el hanout.

He cogido canela.

He cogido tomillo, romero, ajo.

Le he dado un giro más auténtico a una receta

que era un poco sin identidad.

Qué bonita prueba. Nos permite evaluar su evolución

y es un reflejo de lo que hacemos

en los restaurantes a nivel creativo.

Cuando tienes un plato que lleva en tu carta cuatro años

y aparece una nueva técnica, te da la posibilidad

de transformarlo con el mismo gusto pero de otra forma.

Jolín. Ahora ya, con lo que sé, a este plato le pondría esto más,

le pondría aquello que no le puse aquella vez,

porque no tenía tanto bagaje y ahora creo

que le quedará bien este ácido.

Tenemos una primera referencia nítida de cuando entraron

y ahora veremos cómo han evolucionado.

Jorge vamos a ver qué vuelta le da.

Al final, es un plato básico.

Tienes que hacer solomillo con salsa de ternera, dátiles.

A nivel de cocción, es más complicado,

porque ya hizo buena cocción. En el casting,

nos sorprendió la potencia de su sabor.

Voy a hacer el solomillo de un par de maneras

que tengo en la cabeza. No sé si voy a elegir hacerlo

normal y a la plancha sellado, o hacer una especie de tartar

que no esté del todo crudo y combinar dátil

y algo así, también, un poco árabe.

Como siempre, he empezado un poco desconcertado,

porque no suelo tener la receta pensada

al 100% desde el principio. Tengo una idea

que luego voy dando forma con alguna incorporación más

que se me va ocurriendo.

Elena tenía un plato de chipirones rellenos con un arroz de gambas

y un crujiente de tinta. Estaba rico pero tenía defectos.

Lo bueno que tiene ella, es que tiene buenos productos.

Debería ser sencillo. Elena ha aprendido mucho.

Además, tiene muchas ganas.

Voy a variar un poco y voy a hacer un arroz al curry.

Voy a freír unas anillas de calamar.

El calamar lo haré a la plancha. Con la maltodextrina,

en vez de hacer un crujiente de tinta de calamar,

voy a hacer como si fueran un crujiente pero de piedrecitas

de la tinta de calamar. Aparte, he cogido lecitina de soja

para hacer un pequeño aire a las gambas.

Que le voy a dar un toque diferente.

Edurne qué bien limpia las alcachofas.

Cómo se nota que lo hace.

Se nota que limpia las alcachofas en casa todos los días.

Mira. Tengo muchas ganas de ver hoy la evolución de Edurne.

¿Qué podrías hacer con la alcachofa

y con almejas para mejorar

aquel plato rico, casero que hiciste?

Exacto. Lo tiene complicado.

Las almejas las iba a hacer con una gelatina,

pero se me ha olvidado la gelatina.

Ahora voy a hacer un risotto con las alcachofas cocidas

a baja temperatura en aceite. Las almejas las pondré al vapor.

Y todavía no sé qué haré con ellas.

Que sea lo que Dios quiera. Haré el plato

completamente distinto. Pero que lleve las almejas

y las alcachofas.

No es mucho tiempo, pero habrá que hacerlo.

Los comensales que vienen, no sé quiénes serán.

Algún artista de cine. Esos no comen caliente.

Se van a chupar los dedos.

Y Odkhuu debería darle una vuelta de tuerca a esos mejillones.

Si hace algo que potencie el mejillón,

que brillen más que esos mejillones pasados de cocción, ya es mucho.

Pero falta que lo razone.

Voy a cocinar los mejillones con el vapor del vino

para que se abran. Y luego, voy a separar las cáscaras

y a ver. Es que son siete platos.

Cocinar es rápido, pero el limpiar es cojonudo.

Tú eres una máquina, niño, de limpiar, de pelar y de todo.

No es solo pensar y ejecutar un gran plato,

sino hacer un emplatado, un pase, como lo llamamos,

bien ejecutado. Son siete platos.

Mira. Para empezar, voy a hacer la presa a baja temperatura.

Luego, la voy a terminar con el grill del horno.

Y la yuca, en vez de hacerla como hice,

la voy a hacer cocida y crujiente.

Esa misma presa que nos hizo el primer día,

que la saltearía o la guisaría y se quedaría a medio camino,

ahora la envasa el vacío para darle cocción al vacío.

No me parece mal, siempre que muestre

que ha entendido la técnica, que aromatice.

Y le voy a dar una temperatura suave para después,

a última hora, sellarla. Lo hará.

Azúcar.

Aspirantes, han pasado los primeros 30 minutos.

Aún tenéis 45.

Y Nathan emulando a su suegro, ¿te acuerdas?,

con esa salsa china. Totalmente asiático

con la referencia del señor Kao, que es su mentor.

Poco a poco, se ha ido quitando ese punto tan asiático.

¿Qué gusto le dará a la dorada hoy?

¿Más mediterráneo? ¿Más asiático?

¿Qué técnica de vanguardia va a utilizar?

Su gran evolución ha sido el relajarse y moderarse.

En el discurso. Sí. Buscar la coherencia.

A ver si su plato hoy tiene esa coherencia y se nota.

Lo mío, más que una cocina, parece un laboratorio.

Intentaré respetar al máximo la base de la receta,

pero añadirle ahí mi apellido, por decirlo de alguna manera.

¿Qué tal, Jorge? -Bien, bien. Me olvidé del limón.

No pasa nada.

Me quiero ver con el delantal dorado puesto

para acercarme más a mi objetivo, que es ganar.

Ese delantal me ha puesto a mil.

Que se preparen los otros, porque no les voy a dar tregua.

Tener un pié en la semifinal, es todo.

Así que voy a por todas.

Mientras no lo ponga en forma redonda en un timbal...

Con eso, ya nos vale. Ya creo que ha sido un avance.

Toda bolsa que se utiliza para la cocción,

cuando la has cerrado, hay que escaldarla.

Porque la plastificamos y se queda rígida.

Si no lo hacemos, la pieza suelta vapores

y se abre y pierde vacío. Y esa cocción ya no tiene sentido.

Caray. ¿Qué hacemos? Estoy haciendo isomalt

con un poco de zumo de manzana para la decoración de mi plato.

¿Estás haciendo hilos?

No. Estoy haciendo un crustó.

Los hilos no me salen bien. ¿Por qué no lo haces con caramelo?

Porque el isomalt es más fácil de tratar.

No es más fácil de tratar. El isomalt no produce

la reacción de mallar, no se pone rubio.

Tú lo tienes rubio. Porque le he puesto

zumo de manzana. Al poner zumo de manzana,

ya no es un caramelo. El caramelo ya no hila

como tú quieres. Ah. Ah.

¿Me cuentas qué plato tienes pensado?

Voy a hacer una ensalada de espárragos.

Voy a poner diferentes puntitos

con salsas de cebolla y otra salsa de setas.

Por encima, le voy a poner un poco del isomalt

con el zumo de manzana. Será una tierra de calabaza

con otra tierra de jamón serrano con espárragos por encima.

¿Sabes cuál es una buena idea?

Si tienes una tapa, echas dos cucharitas de agua

y durante unos segundos, tendrás una cocción vapor.

Perfecto. No debería decírtelo,

pero como tenemos unos comensales tan especiales,

por eso, te doy alguna idea,

para que no hagas un ridículo grande.

No voy a hacer el ridículo. ¿No? Eso espero. No te pases.

Ahora deberías taparlo.

Un meneíto. Dejas 15 segundos

y tienes una precocción vapor. Perfecto.

¡Oh! Sardina. Madre.

Silene tiene dos productos interesantes:

el plátano macho y la yuca.

Los dos están muy ricos para ti, para tu catering.

La yuca peladita y frita con sal y canela.

Con un mojito. Con orégano, naranja, limón.

Pruébala con canela. En palitos.

Y el plátano macho frito y con nuez moscada,

que le va de diez. Pruébalo. Muy bien.

Bueno, Edurne, cuénteme qué está haciendo usted.

No sé, porque ya se me ha ido la cabeza.

¿Y eso? Iba a hacer un risotto

con alcachofas y le iba a poner un velo de esto,

pero se me ha olvidado la gelatina. A tomar por saco.

¿Y el risotto dónde está? ¿Lo vas a hacer ya?

Sí. Estoy haciendo el fumet.

Las alcachofas las tengo que triturar.

Se hacen mucho, porque las alcachofas

tienen que estar muy trituradas.

Se pasa por un colador y se le va agregando

un poco de aceite de oliva. Y se le echa el risotto

para que sepa a alcachofas. ¿Y cuál es el problema?

Que no he hecho la gelatina con las almejas.

Ese risotto llevaba un velo de gelatina.

El velo se me ha quedado. Cuidado con el risotto,

con el tiempo. Ahora lo voy a hacer.

Ya podemos correr, que nos come el tiempo.

Ya está.

Bueno, Nathan. Hola, chef.

Quiero que me cuentes cómo vas a revolucionar esa dorada.

Yo creo que mi paso sería al revés.

He empezado por lo tradicional,

pero voy a añadirle los toques de vanguardia.

Haré un bizcocho con el caldo reducido

para darle esa sensación marina junto con un glaseado

que voy a hacer. Y luego, le haré

unas texturas con todas las salsas que tengo.

¿Y la vanguardia dónde está?

La vas a hacer en el plato.

Cocinando a baja temperatura la dorada.

¿Eso es vanguardia para ti? Sí.

Es una técnica de cocción.

Sí, pero está en los libros de vanguardia.

También utilizan el frito en los libros de vanguardia.

Ahí me la has devuelto, eh.

Uno a uno. Pues, con su permiso, voy a envasarlo.

Quédate aquí conmigo. Cuéntame más, porque veo

que te queda poco tiempo y quieres hacer un bizcocho.

No es el día para pegártela.

30 segundos necesito para el bizcocho.

¿Cómo se hace eso? Pues con las cargas

del sifón y el microondas.

Ha mejorado Edurne el estilismo.

Ese pelo para atrás, con ese tupé,

peinada como una reina. Se ha quitado 15 años.

Pocas veces he visto a un concursante

disfrutar tanto de "MasterChef".

Cuando la gente se lo pasa bien, está motivada,

disfrutando de lo que hace, rejuvenece.

Venga, Miri, coño. ¿Qué te pasa, tía?

¿Qué te pasa? Eh...

Quería hacer una espuma de la crema de la nata.

Sí. Y me salió así.

Puede ser que falten dos cargas.

Métele una más, a ver qué pasa. Vale. Pruébalo.

Vale. La reinterpretación sería darle el toque de espuma.

Sí. El emplatar, diferente.

Pero el plato es el mismo. Sí.

¿No has hecho ningún cambio en el cocinado?

No. Yo pensaba que solo era cambiar mi plato.

No. Hay que aplicar técnicas que has aprendido

durante estas diez semanas

para hacer una reinterpretación. Ah.

No tiene que ser el mismo plato. Puedes cambiarlo.

El video me ha emocionado mucho.

Y no me he concentrado bien.

Entonces, yo no entendí bien.

Atención, aspirantes. Cinco últimos minutos.

Son siete las raciones a emplatar. (TODOS) Oído, Eva.

Me preocupa Nathan. Tiene tres elaboraciones

que no acabo de entender.

Una dorada que va a hacer a baja temperatura.

Y ahora, a la plancha también.

Y tiene un caldo de un fumet

que, en el último minuto, va a hacer un bizcocho.

Colador, colador. Con el sifón y las cargas.

¿Con el caldo? Qué cachondo es.

Llega el momento que voy a hacer el bizcocho

y me he dejado el huevo. Vaya tela.

Sin huevo, no se puede.

Adiós.

Aspirantes, acabáis de entrar en el último minuto.

¿Es broma? -Venga, Nay, va.

Voy a rectificar lo del huevo, voy a poner la salsa

y vamos a hacer una espuma con el sifón.

Venga, vanguardia.

Hala.

Diez. ¡No!

Nueve, ocho, siete,

seis, cinco, cuatro,

tres, dos, uno.

¡Tiempo!

Manos arriba.

A la mierda.

No sé qué ha pasado

con los últimos minutos,

se han esfumado por decirlo de alguna manera.

Ah, tío...

Se me ha comido el tiempo.

Aspirantes, el tiempo ha terminado.

Ahora tenéis que llevar los platos cal restaurante.

Tenéis que dejar un plato en cada mesa.

Cuando los hayáis dejado todos

tenéisque entrar en la bodega.

¿De acuerdo? Pero yo los tengo que terminar.

Elena, ¿qué te pasa?

Que yo había dejado la espuma para echarla al final.

Yo también. Los jueces la echarán

en el momento de la cata. ¿Vale?

Vale. -Vale.

¿Qué te pasa, Nathan?

Yo y el grifo tenemos una guerra...

Con tantas cosas tienes guerra...

(EDURNE)Madre mía. (JORGE) Qué arroz, chaval.

Pero, Nathan, ¿lo tuyo qué es, el sifón o lo otro?

El aire y la espuma.

Esto es porque no te ha dado tiempo a montarlo.

A mí me vas a engañar tú.

El aire no le ha dado tiempo. Qué morro tiene.

El aire a Nathan no le ha dado tiempo.

Que no tenga morro. A ver, una cosita, Nathan.

Entiendo que la espuma sí te la voy a poner.

Sí. Esto lo que querías poner,

no te ha dado tiempo.

Y quiere que te lo ponga, ¿no? Sí.

No te lo voy a poner. Vale.

Ay, Eva, Eva...

Claro, es que te lo he dicho.

Nos la quería colar, ¿no?

Ya lo he visto de lejos.

Nathan. No, pero no, era...

Entre amigos. Buen rollo.

A la cárcel vas a venir a robar.

Entre amigos. Entre amigos.

Elena, no se tocan los platos.

Es que se cae.

Señores, a bodega todos, por favor.

Gracias.

(NATHAN) Por favor. (EDURNE) Gracias, Majo.

Yo hoy he querido aplicar todas las técnicas

que he estado aprendiendo

aquí en "MasterChef" y... me he perdido,

yo me he perdido entre las técnicas.

¿Qué, chicos, quién va a venir hoy?

Pues no sé, chico. -Familiares.

Yo al principio creía que iban a ser alguna cosa

de restaurantes o por ahí.

Pero ahora hay siete platos.

¿Y si son nuestros aspirantes amigos eliminados?

A que valoren el plato. Eso sí, ¿eh?

Nos valoran nuestra evolución. -Ha dicho gente muy exigente.

Oséase a lo mejor pueden ser siete chefs.

No, para mí los más exigentes de mi casa es mi mujer.

Esa es la más exigente para mí.

Que el que venga sea bienvenido.

Ahora que los aspirantes están en la bodega

es el momento de descubrir quiénes son los invitados

que van a catar sus platos.

Son personas que les conocen muy bien.

Y también conocen su forma de cocinar.

Además, hace casi tres meses que no los ven.

Menuda sorpresa se van a llevar.

Adelante nuestros invitados.

Joshua, Mari Carmen y Sebastián.

Novio, madre y tío de Elena. Esos somos nosotros.

Carlos, Marta y Javier.

Que además Javier viene con un ramo de flores.

El marido, la hija y el hermano de Edurne.

Id pasando al restaurante.

Esta es.

Samuel, Pilar y Fran.

Ay, tú eres el hijo de Silene, ¿a que sí?

Sí, hombre. Qué guapo.

Nayan, Meylan y Javier.

Mujer, cuñada y amigo de Nathan.

Antonio, Patricia y Saleta; amigos de Odkhuu.

Ana, Natalia y Diana.

Madre, prima y amiga de Miri.

Conchi, Manolo y M“ Angustias.

Padres y tía de Jorge.

Gracias.

Qué tal, bienvenidos.

Hola, qué tal. Hola, qué tal.

Si fuera mi familia

a mí me encantaría ver a mi padre y a mi madre.

O sea, sin duda. -Bueno, hay mucha gente

que quiero ver, pero esa relación que tengo

con mi cuñada la echo de menos.

Y obviamente... -Hombre, a la reina.

Yopensaba que querías ver a tu suegro, hombre,

que lo adoras tanto. -También, también.

Pero si él me tiene que valorar mi plato, madre mía,

me quita el anillo, me quita el papel de casados,

me lo quita todo. Madre mía. -Te manda a tomar por saco.

Nayan, eres la mujer de Nathan. Sí.

No para de echarte de menos, ¿eh?

Ya, yo también.

Y una pregunta que te haga. ¿Qué le ves?

Pues...

mucho. La verdad es que mucho. ¿Sí?

No me aburro en casa, ¿eh?

Nosotros tampoco nos aburrimos con él nada, cero.

Pero también me ha ido bien una temporada...

¿Sí? ¿De verdad? Yo creo que sí.

A nosotros también cuando se vaya.

Sí, ¿no? Devolvértelo, digo.

Vamos rebotando.

Meylan, la cuñada. Sí.

¿En casa Nathan también está

todo el día con el sifón en la mano y demás?

Bueno, suele dar la tabarra.

Si no es con el sifón es con algún otro instrumento.

Cualquier técnica le vale

para dar la tabarra. Sí.

Es muy de alta cocina, muy...

Se las da de muy alta cocina.

Ahí le has dado, ahí le has dado.

Lo conozco. Muy bien.

Yo hablo de mi suegro,

pero mi cuñada...

Yo creo que ella sí que me puede matar en directo.

Bueno, Conchi, la madre de Jorge.

Sé que estáis acostumbrados

de tener a Jorge lejos,

porque ha vivido en Colombia, en Vietnam también.

O sea, que no le echáis de menos nada, ¿no?

Sí, claro que sí. ¿Sí?

Buen chico, ¿no? Sí.

Bueno, Manolo, sé que Jorge intentó trabajar

en el negocio familiar de seguros.

Pero dijo: "Esto no es lo mío."

No le pude engañar. No le engañaste, ¿no?

Si nos han escondido es porque no podemos verlo.

Y es porque es alguien que conocemos.

Claro, obviamente.

Eva ha dicho: "ES un día lleno de emociones."

Más ilusión que mis hijos

y mi marido imposible, vamos. -Hombre.

Samuel, eres igualito que tu madre, Silene.

Sí, muchas veces me lo dicen. Es que eres igual.

¿La echas mucho de menos? Muchísimo.

¿Sí? ¿Ya no puedes más?

Hombre, podría aguantar, pero quiero que sea ya.

Y, escucha, ¿qué tal tus hermanos pequeños?

Muy bien. Y tú responsable de todos.

Sí. El encargado de la casa.

Sí. Pilar, amiga de Silene.

Sí. ¿Qué tal?

Ella se define como madre, trabajadora, empresaria.

Sí, sí. ¿Qué crees que la define mejor?

Es una excelente amiga, es una mujer muy generosa.

Y bueno a mí hubo un momento de mi vida

que me ayudó muchísimo en un camino

que tenía que recorrer. Ella estuvo ahí.

Para mí es mi hermana.

Y hoy estás tú aquí para defenderla,

para ayudarla, para apoyarla. Por supuesto.

Me parece fenomenal. Sí.

Hay que devolver siempre esos favores.

Por supuesto. -Qué bonito.

Di que sí.

Pues yo a mí me gustaría mi marido.

¿Tu marido y quién más?

Hombre, pues a mi hermano, pero ese sí que no vendría.

Porque ese no sale, ese el monte, y ese no...

Monte y monte.

Bueno, Carlos, tú mujer Edurne

no veas lo que está aprendiendo.

Y sobre todo de técnicas de vanguardia

aquí en "MasterChef", ¿eh?

Nos ha dicho que tú eres muy tradicional comiendo.

Pero me imagino que te vas a atrever a comer espumas,

gelatinas y estas cosas, ¿no? Sí, sí, sí.

No hay ningún problema.

Porque al final lo acabará haciendo tan bien

como lo tradicional. Ah, pues es posible que sí.

Oye, te he visto entrar con un ramo de flores.

Y yo digo: "Será para Eva, me imagino."

Pues no. ¿Ah, no?

(RÍE)

Es para mi mujer. Es para tu mujer. Bueno, mira.

Eva, en otra ocasión. No esperaba menos, ¿eh?

Pensaba que era para ti.

Yo no me enfrento a la amatxu ni loca.

Eva, habrá más días, ¿no? Claro que sí.

Ana y Natalia. Sí.

Madre y prima de Miri.

Ana, Miri está estudiando ADE.

Un poco nos cuenta ella que por imposición familiar.

¿No es así?

No.

Bueno, pero a ella siempre le ha gustado mucho la cocina.

Sí. ¿Tú crees que ahora

estás demostrando que esa pasión que tiene era real?

Era real. Era real, sí.

¿La creéis ahora? Ahora sí.

¿La vais a apoyar a partir de ahora?

Totalmente. Siempre la he apoyado.

Ah, por cierto,...

ahí están los consuegros. Ya, ya.

(RÍE)

(RÍE) Vaya, vaya.

La cara del consuegro ha sido un poco rara.

No, no, contentísimo.

Son un buen partido los dos.

Sí, la verdad que hacen una parejita ideal.

Bueno... Imagínate que el niño

sale de aquí cocinero y enamorado.

(LOS DOS) Bueno... -Ya ves.

No está mal, ¿no? Yo firmaba.

Premio gordo. Premio gordo.

Bueno, familia. Gracias.

Espero que disfrutéis de la comida.

Muy bien, gracias.

Aquí están los tres amigos de Odkhuu.

Buenas noches.

Antonio, ¿cuando Odkhuu os invita a su casa a comer

os prepara recetas de Mongolia o hace como aquí

y os sorprende con platos tradicionales de aquí?

Pues siempre se ha ido a Mongolia.

¿Siempre a Mongolia? Sí, asiáticas en general.

Pues aquí parece que ha aprendido

en el Bohío a cocinar. Cocina muy bien.

Callos, ti, ta, todos tradicional.

No esperaba menos, ¿eh?

Siempre sorprende Odkhuu. Siempre, eso es verdad.

Pues que sea lo que Dios quiera.

Que venga quien quiera venir.

Y si viene la familia, bienvenida sea.

Sorpresa. Esto es "MasterChef".

Mari Carmen, madre de Elena. Sí.

¿Qué tal estás llevando estas semanas

sin el torbellino de Elena?

Fatal, fatal. ¿Sí?

¿Por qué? Porque se le echa de menos.

Pero aquí la estamos cuidando. Espero, espero que sí.

Joshua, ¿qué significaría para Elena ganar "MasterChef"?

Pues un antes y un después en su vida.

¿Está ilusionada? Mucho.

¿La ves con muchas ganas?

Con mucha fuerza, mucha energía y vamos...

Pues está llegando lejos, ¿no?

Porque fue a casa, pero volvió rápidamente.

Y con las pilas cargadas.

Sí, sí, no hace falta que me lo digas.

Bueno, gracias. Muchas gracias a ti.

Comensales, en esta prueba vais a catar los platos

que han preparado los aspirantes.

Pero será una cata ciega.

Eso quiere decir que no vais a saber quién ha preparado

cada uno de los siete platos que tenéis delante.

Cuando hayáis probado todos los platos

queremos que votéis el que más os gusta.

Tenéis que valorar el sabor. Eso sí, cada mesa es un voto.

Así que los tres comensales

os tendréis que poner de acuerdo para decidirlo.

¿Entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

Gracias.

(RÍE)

Pues podéis empezar a catar, por favor.

Vale, vamos a probar todos de todos, ¿no?

Pepe, en el calamar.

¿Por encima del calamar? Sí.

El chef nos ha hecho indicación de que le demos un toque.

Vale, le faltaba este pequeño toque.

Y aquí lo mismo, le falta un pequeño toque del chef.

Ajá.

A ver, en teoría este plato tiene que llevar

un poquito de espuma. Ahí está.

Perfecto.

El pescado este nada, ¿no? -No.

Este no me gusta.

Este no me gusta.

A mí no. No, el pescado no.

Este pescado no.

El pescado estaba bueno pero no tenía nada.

No tiene chispa.

Nayan, ¿qué piensas de este pescadito?

Lo encuentro demasiado básico.

Te faltan cositas. Sí, me falta algo.

Buena cocción más o menos. Buena cocción, exacto.

Pero me falta algo. Cositas.

Ahora este.

A ver cómo está hecha la gamba.

A ver, que yo creo que este

va a ser el de Jorge.

Uf, este pica mucho.

Este pica.

Este está muy bueno.

Y además todo.

Es que este es con leche de coco, ¿eh?

Es complicado, ¿eh?

Este me encanta.

Este está muy bueno.

Hum, este está riquísimo.

Este está muy bueno, ¿eh? El arroz este.

Uf, me encanta.

¿Puedo ayudar? Hola, Pepe. Sí.

Este es muy creativo.

Puede ser que sea Nathan.

¿Cómo va la cosa? Bien.

Este lo encuentro interesante a nivel de texturas.

¿Cuál, este? Este tiene un juego de texturas

muy interesante. -Este está bueno.

Me ha gustado, pero yo creo que mucho cansaría.

Vamos a ver este...

Este está divino. -Está bueno, está bueno.

Además tiene especias en cantidad

como para pensar que es de Jorge.

También lleva comino.

Tiene demasiada pimienta.

Tremendo.

Muy bueno.

Esta no me dice nada.

Esta no me dice nada. -Que va, no.

La yuca no está bien cocida

y la piña caramelizada la veo muy aceitosa.

Samuel, cuéntame, ¿cuál crees que es el de tu mamá?

La yuca es una comida típica de Brasil.

Y yo creo que puede que este sea uno de ellos.

El de la yuca, ¿no? (ASIENTE)

Probad el mejillón, que es muy bueno.

¿Está bueno? (ASIENTE)

Aquí hay dos para cada uno, ¿verdad?

No me gusta la crema de leche con...

El mejillón si es bueno...

¿Hemos hecho alguna quiniela de cuál puede ser el de Miri?

Yo sí. -Sí.

¿Cuál? Este.

¿Por qué? Porque tiene pinta.

Porque es muy saludable.

Lo que le pone ella.

Te tengo que decir que estamos convirtiendo a tu hija.

La estáis convirtiendo. Ya te lo he dicho.

Lleva muchos días con Pepe.

¿Cuál creéis que puede ser el de Edurne?

Mira, los únicos que pueden ser son este, este o este.

¿Ese dices que lleva coco?

Yo creo que no tengo más ideas.

¿Cuál crees que puede ser el de Nathan?

Yo conociendo a Nathan, es muy detallista,

le gusta mucho trabajar con los platos de pizarra.

Los espárragos por el detalle, por la distribución.

Y aquel por el detalle de la gamba colocada así.

Yo creo que me quedo entre estos dos.

Vale. ¿Cuál te gusta más?

Yo diría entre este y este.

Yo creo que voto este.

¿Tú también?

Yo tengo dudas entre el amarillo y el lila.

Votamos este.

Bueno, queridos comensales, ¿habéis probado ya

todos los platos? (TODOS) ¡Sí, chef!

Os habréis dado cuenta de que cada plato tiene

un punto de un color diferente.

Dejo unos sobres y en este sobre tendréis

que meter la papeleta del color del plato

que más os haya gustado.

Sólo una papeleta por sobre y por mesa.

¿Vale? Lo tenemos muy difícil.

Pues hala, a votar.

Aquí les dejo para que puedan ejercer su voto, ¿eh?

Chicos, por aquí.

Creo que definitivamente este es el que... ¿eh?

Bueno, el que nos ha gustado.

Lila, ¿no? ¿Estáis de acuerdo? -Sí.

Yo me quedo con el rojo.

Verde, ¿no?

Los mejillones también son buenos.

Pero claro...

Bueno, comensales, ¿ya habéis votado todos?

Sí. ¿Están todas las papeletas

dentro de la tarjeta? Sí.

Pues ahora llega el gran momento,

el momento que todos estabais esperando.

El reencuentro con los aspirantes.

Yo estoy súper nerviosa, así que supongo

que estaréis todos histéricos. Mucho.

Muy nerviosos.

Bueno, voy a por el primero.

¡Huy! -¡Huy!

¿Qué tal? ¿Qué haces, Eva?

¿Quieres sentar? No, no, no.

Quiero que uno de vosotros se levante.

¿Quién? Nathan.

Entra en el restaurante, por favor.

Ahí, ahí, ahí.

Bueno, chicos, nos vemos. -Suerte.

Huy, se ha puesto blanco ya.

Emocionada, muy emocionado, muy emocionado.

Sin palabras.

Es de las emociones más fuertes que he vivido.

Sólo hay una que realmente lo supera,

es verla entrar en la iglesia.

¿Cómo estás? -Bien.

¡Qué guapo!

¡Qué moderno!

Ay, que guay.

Me da igual.

Buah, qué fuerte de tenerla aquí, madre mía.

No te lo imaginabas, ¿no?

Para nada, para nada.

Me hubiera puesto mis mejores mudas.

Vaya tela, qué fuerte. Qué fuerte, madre mía.

No me atrevo a acercarme, están muy besucones.

¡Que viene Jordi! ¡Que viene Jordi!

(RÍEN)

¿Qué te ha dado? ¿Qué te ha traído?

Unas pinzas. -Unas pinzas para emplatar.

Estás moreno.

Que te roba. -Ah, bueno.

Nada más me robes, por favor.

Barcelona es muy pequeña para los dos, chico.

¿Qué significa para ti que estén aquí tu chica,

su hermana, tu amigo?

Para mí creo que son las personas más exigentes

que tengo a mi alrededor.

Y no señalo a nadie.

Lo ha demostrado, ¿eh? Lo ha demostrado.

Y ella pues...

Dímelo, tonto, vamos.

Guapa. Estás muy guapa.

¿No podíamos hacer una entrevista muda?

Da igual, vosotros grabar y nos besamos.

Y después ponéis por letra lo que pensamos.

Voz en off, ¿eh? Hacemos un voz en off.

Tenías ganas de verla, ¿eh?

¿Estás contento? Sí, mucho. Gracias.

(RÍEN)

Ay, cariño.

Bueno, Elena. ¿Me toca?

Sí. Oye, si quieres, ¿eh? No, no. Sí, sí.

¡No vayas, no vayas!

No veo.

¡Oh!

Que a ellos no los he visto antes.

¿Qué pasa?

¡Carmela!

Ay, mi niña.

¿Estás bien? -Muy bien.

¡Churri!

Te has pelado mucho, ¿no?

Bueno, qué contenta te has puesto

y hace sólo unos días que has vuelto repescada.

Sí. ¿Tanto los echas de menos?

Mucho. ¿Y a Joshua?

A él lo echo un poquito menos porque lo he visto hace poco.

Bueno, ya, pero bueno...

Lo echo mucho de menos.

Estás contenta. Muy contenta.

Me ha encantado.

Me ha encantado.

Está claro que voy a luchar hasta la última gota de sangre

que me quede en el cuerpo.

Espero no defraudarles.

¡Mira, mira, mira!

¡Jorgie!

¿Cómo estás?

No llores tú, que nunca has llorado conmigo.

Nunca he llorado con él dice.

¿Qué pasa, eh? -Pues nada.

¿Cómo estás, Jorgie? -¿Qué haces aquí?

Has venido, ¿no? Que te han invitado.

¿Qué pasa? -Qué fuerte veros aquí.

¿Contento de ver a los papis? Mucho, mucho.

Tenía muchas ganas de verlos, y más juntos.

Oye, ya se conocen las mesas, ¿eh?

¿Ah, sí? Sí, sí. Muy bien todo, ¿eh?

Bueno, ¿qué nos han dicho? -¿Qué ha pasado?

¿Qué ha pasado?

Que venimos a enterarnos de cosas que no sabemos.

Esto es lo que tiene la tele.

Aquí las cosas pasan que no os imagináis.

Siempre he tenido mis intimidades, Pepe.

¿Quieres que te presente a la suegra o la conoces ya?

Pues yo la conozco. Mira, la mami de...

Qué tal, me alegro de verte. -Hola.

Esto sí que va a ser ya oficial, ¿eh?

Casi, casi. -Va a ser oficial, ¿eh?

Jorge, en el berenjenal que te estás metiendo.

O sea, por favor...

Yo creo que él no sabía hacia dónde mirar.

¿Qué pasa?

Miri. Ay, mira la carita. ¡Corre!

¡Ánimo! ¡Venga, venga, Miri!

¡Levántate!

La veo fenomenal, la verdad. Debe pasar sus momentos duros,

porque tampoco es fácil esto me parece.

Pero es una luchadora

y cuando se propone algo va a por todas.

¡Ay, nena, qué guapa estás!

Bueno, bueno...

una locura.

¿Echáis de menos las Miri's recipes?

Mucho.

Sí.

La veo como muy... muy fuerte.

O sea, que...

que no sé, como con un poquito más de mofletillo.

Mami, hija...

Pero muy guapa.

¿Sabes a quién tengo aquí? ¿A quién?

¡A los padres de Jorge!

¿Te apetece conocerlos? Yo te los presento.

Nunca he estado en esa situación, ¿eh?

Hola, ¿qué tal? ¿Cómo estás?

Esta es la niña, jefe. Miri, encantada.

Ya te conocía, me han hablado tanto de ti.

Los padres de Jorge son monísimos.

Sí, muy simpáticos.

Muy simpáticos. -Sí.

Sí, muy buena gente. -Muy buena gente.

¿Ahora qué crees que va a pasar?

Qué situación, ¿no? Es una situación un poquito...

Ay, te has salido con la tuya, sinvergüenza.

Todo bien, ¿no? -Sí.

Un tío muy guay.

Es mono, ¿eh? -Claro.

Ahora que se centre en "MasterChef",

que es lo más importante.

Que se deje de novios.

No, mamá, que no estoy con él, ¿eh?

(RÍEN)

Estás guapísima. Estás súper mona.

No, guapa no estoy, mami. Sí, sí.

¿Este jersey de quién es? ¿Es tuyo o es del Jorge o qué?

(RÍEN)

Es tuyo -Es mío.

Odkhuu. ¿"Se" toca ya a mí?

¿"Se" toca ya? "Se" toca ya, corre.

¡Hola!

¡Amor!

Qué guapo estás, ¿no?

Es como mi familia en España.

Y yo la verdad que todo

lo que me ha pasado lo cuento para ellos.

Porque es la única familia que tengo aquí.

Vamos a ver si te han reconocido.

A través de tus platos me refiero.

A ver, a ver. Por lo demás estás igual.

Le tratamos muy bien. Él sí que me conoce.

¿Sí? Sí, sí, sí.

Bueno, disfrútalos un rato a los amigos.

¿Y qué tal? Silene, es tu turno ahora.

Así que venga. Voy. Deséame suerte.

Venga, suerte, cariño.

¡Ah!

¡Mi niño!

Esto solamente nos pasa a los que tenemos hijos, Jordi.

Que flojito es. Calla.

Se lo voy a quitar ahora que no me ven.

El día más grande. Qué sorpresa más linda.

Tengo muchísima suerte de poder venir aquí.

Porque es que siempre me acuerdo de ella y...

pues ahora que la tengo al lado estoy muy contento.

Es igual que tú, ¿eh? Guapísimo.

Sí, cuando era pequeño todos pensaban que era niña,

porque éramos tan parecidos.

Ese es el mejor regalo.

El mejor, el mejor, el mejor.

(SUSPIRA)

Edurne, ya sólo quedas tú.

Así que venga, que yo te acompaño.

A ver.

Ama. -¡Ay!

¡Ay!

Qué guapa estás, ama.

¡Ay, mi hermano! ¡Que ha venido mi hermano!

¿Qué tal estás, cariño?

Bien. Bien, Edurne.

¿Sí?

Qué guapa estás. Estás guapa.

Ama. -Estás muy guapa.

Qué bien estás, ¿eh?

Son los peluqueros, hija, que hacen milagros aquí.

Estás muy guapa. -Encantada.

Todavía tengo la rosa que me mandaste, ¿eh?

Hace ya un mes, ¿eh?

El único que ha traído algo.

Los demás con las manos vacías. ¿Has visto?

Este es un caballero de pies a cabeza.

Tiene otras cosas, pero caballerosidad...

desde la punta de los pies hasta los zapatos.

Porque me acuerdo de ti.

Amor, si no te traigo las flores reviento.

Porque me dijeron que tus hijos

que de comer no podía traer nada, ni bombones.

¿Pero no ves qué gorda estoy? -Por eso.

Ay, qué delgadico estás, hijo. Ay, madre mía.

Por favor, sentaros como estabais.

Se ha quedado con el espíritu de la golosina, hija.

Esta desnutrido, hijo.

Madre mía, no sé qué caldos te pondrá tu hija.

Todos de puerros. -Comemos mucha ensalada.

Bueno, como los burros.

¿Nos ves que está desganado?

Está acostumbrado a mis voces y mis cosas en casa.

Hijo mío, cuando te haga los revoltijos

que he aprendido aquí,

que son todo esferificaciones y sifones vas a flipar.

Aquí es donde nos dan canela todos los días pero bien estos.

Oye, ¿y no la ves un poco como más joven?

Ese pelito para atrás. Está súper guapa.

No sé qué le habéis hecho pero está guapísima.

La hemos quitado quince años. Estás muy guapa.

Estás muy guapa.

¿Tú has visto la energía que tiene?

¿En casa es igual? Sí.

Aquí nos agota a todos, ¿eh?

Y no la has conocido tú cuando tenía 30 años.

Se mueve más que las horas. Antes de ayer.

Va a hacer 45 años que estamos casados.

Y ya me has aguantado, ¿no?

No, me has aguantado tú a mí más que yo a ti.

Bueno, vamos, madre mía...

Más los tres que hicimos de noviazgo.

Cuando saco la zapatilla corre por el pasillo.

Hemos vivido juntos.

Hola, Elena. -¡Este es mi nieto!

Este es mi nietito.

Este es mi nietito.

Este es mi nieto postizo, igual que la mama.

Mi hermano Fran. -Esa es mi hijita.

Ya.

La postiza.

¿Y qué tal te encuentras? -Yo muy bien.

Y ya sabes, tú tranquila.

Tú a callar, que te doy con las rosas.

(Risas)

Aspirantes, os veo a todos fenomenal.

Estáis contentísimos. Qué caritas, ¿eh?

Vuestra familia y amigos

han venido por supuesto a veros,

pero también a probar vuestros platos.

Uf, madre mía.

Bueno, es el momento de descubrir

qué plato les ha gustado más a nuestros comensales.

Los han probado sin saber quién había hecho cada plato.

O sea, que se han dejado llevar por el paladar

y no por el corazón.

Aunque ya sabéis que la última decisión como siempre

está en manos del jurado.

Así que vamos a descubrir el resultado.

¡Uf!

Bueno, vamos a empezar por la familia de Jorge.

Quiero ver qué plato habéis votado como el mejor.

No quiero ni mirar.

La mamá que abra, que lo veamos.

El verde.

Ay, el verde, madre, que yo nunca he sido de verde.

Risotto de alcachofas. ¿Y sabéis quién lo ha hecho?

Aquí la vieja.

(Risas)

Estaba muy rico.

Vamos a ver qué ha votado la familia de Miri.

A ver. A ver, chatas.

A ver aquí la family.

El lila.

Que es el plato de Jorge si no me equivoco.

Qué bonito. -No, bien, bien.

Mami, cariño mío...

Claro, Miri, me cambias de estilo y yo me veo...

Tendría que haber hecho un timbal.

Un poco despistada.

La suegra, que ya se quiere ganar al yerno.

(RÍEN)

Un placer cocinaros, ¿eh?

Gracias.

Si tiene que ser, será. Y ya está.

¿Si tiene que ser qué?

Pues que tú no tengas el punto

pero harás una prueba mejor y te darán los puntos.

Mami, ¿tú quién quieres que gane, Jorge o yo?

Tú, por esto. -Ah.

Vamos a ver qué ha votado la mesa de Nathan.

Pues ese es el plato de Elena.

¡Es que s asiático, hija! ¡Olé!

Yo lo he hecho para vosotros.

Suerte que no ha venido mi padre.

Vamos a ver qué ha votado la mesa de Odkhuu.

Estoy impaciente. A ver, a ver.

Ah, el morado también, ¿no?

¡Oh!

(Risas)

Vamos a ver qué ha votado la mesa de Silene.

El de Jorge. ¡Hala, Jorge!

El morado, el de Jorge.

(Aplausos)

Me gustó mucho.

Y entonces dudaba.

Y al dudar pues elegí el que no era.

Pero no pasa nada, mi amor.

Trataba de votar el plato más rico, y ya está.

¿Y la mesa de Elena qué ha votado? Vamos a verlo.

¡Ah!

Te han reconocido.

¡Si yo no he cocinado eso en mi vida!

Tu Joshua te conoce que vamos...

¡Muy bien, Churri!

¿Y la mesa de Edurne qué ha votado?

El verde. El de Edurne.

Mira, lo habéis reconocido.

Lo han votado y lo han reconocido.

(Aplausos) Muchas gracias.

Pero cómo no va a reconocer que las almejas esas.

Yo son las que compro,

las pequeñas en mi casa no entran.

Ya te digo los años que llevamos.

Cuando han visto la cantidad sobre todo y las almejas.

¿Sabes cuál es el de Edurne? Este.

Bueno, según vuestros votos el mejor plato,

el que más ha gustado ha sido el plato de Jorge,

con tres votos.

¡Uh!

Y con dos votos están empatados Edurne y Elena.

Enhorabuena a los tres.

(Aplausos)

Sólo ganar "MasterChef" me haría más ilusión

que la prueba en la que hemos cocinado hoy

que para mí ha sido un diez. En todo, un diez.

Aspirantes, sintiéndolo mucho

ha llegado el momento de la despedida.

Familiares, abrazadlos bien fuerte

porque ahora sí hay que decir adiós.

Que acabes, Edurne, como lo que eres, una campeona.

Ya. Gracias, marido.

Por vosotros y por la de arriba.

Y por ti. -Por mí.

Vale. -Mami.

Te quiero.

¡Nathan, tranquilo! Ay, vale.

Hombre, por Dios.

Antes de irme me lo tienes que hacer el grillo.

Ahora no puedo, espérate.

Ven.

(SILBA COMO UN GRILLO)

¡Muy bien!

Lo echaba de menos.

Sois lo máximo. Sois lo máximo.

Esto es energía positiva a tope.

Pienso que lo vas a conseguir.

¿Confías en mí al 100%? -Al 100%.

(RÍE)

Ay...

Mami-hija forever.

Venga, suerte.

Estás muy guapo, ¿eh?

Ánimo, porque tú puedes conseguir lo que te propongas.

Y que sé que tú puedes. Y que te echo mucho de menos.

Gracias, mi amor. Gracias.

Bueno, aspirantes, espero que esta visita

os haya dado fuerzas para luchar hasta el final.

Total. Ahora sí, toca el veredicto

de nuestro jurado.

Así que, jueces, todo vuestro. Sed benévolos.

¿Benévolos?

Odkhuu, en esta prueba os pedíamos un plato diferente

al que nos presentasteis en la última prueba de casting.

Y tú has hecho el mismo

pero con un emplatado diferente.

Te hemos visto bloqueado durante todo el cocinado.

Y hoy era el día para demostrar una gran evolución.

Tú no lo has hecho. -Estoy de acuerdo.

Nathan, en tu caso no sólo no has mejorado tu plato,

sino que lo has empeorado.

Tanto has querido hacer que no has hecho nada.

¿De acuerdo? Sí, chef.

Hasta tu mujer ha dicho que no era bueno.

Y tu cuñada casi muere por una espina así de gorda.

No era nada personal.

Un plato sin sabor.

Era un despliegue de tecnotontería.

Y no sé qué pretendes.

O modificas tu actitud o te irás.

Sin paños calientes. Sí, chef.

Obviamente voy a coger lo que me han dicho

para seguir cocinando en las cocinas de "MasterChef".

Pero como si hubiera sido el mejor o el peor.

A mí me da igual, porque después de ver

a mi naranjita china pues qué quieres que te diga.

Elena, te digo lo mismo

que le han dicho a Odkhuu y a Nathan.

No has mejorado el plato de tu entrada en aquel casting.

Un arroz pasadísimo, unos calamares tirados

a un lado con una gamba tirada al otro.

El aire aquel que le pones de tinta no tiene ningún sentido,

es una pena porque si después de 10 programas no mejoras

lo que has hecho y me haces un plato más soso

algo no estamos haciendo bien.

Silene, Miri, vosotras no lo mejoráis ni lo empeoráis,

habéis hecho un plato correcto, sin más.

Pero, hay dos aspirantes que aprovecharon los consejos

que les dimos y los de los cocineros

que pasaron por estas cocinas

y así lo reflejan sus platos.

Esos aspirantes son...

Jorge y Edurne.

(Aplausos) Enhorabuena.

Y el de los dos,

el que experimentó una mayor transformación

ha sido...

Edurne.

(Aplausos)

(SILENE LE ANIMA)

Edurne, además de haber hecho un plato diferente al del casting,

lo mejoraste y encima,

te enfrentaste a tu miedo a hacer arroces.

Te tengo que decir que tu arroz estaba espectacular

de punto maravilloso, de sabor,

de gusto, con lo cual, Edurne, te digo que enhorabuena.

Gracias.

Gracias, chef. Jorge, hiciste lo habitual,

tus pruebas, tus historias y sacaste una carne,

parecía un roast beef con un marinado muy sabroso,

unas patatas con un buen aliño

y, en definitiva, estaba muy rico, muy atemperada

la carne y a mucha gente le parecería cruda,

pero la carne estaba muy rica y eso salva cualquier obstáculo.

Gracias.

Edurne, en este momento te entrego el delantal dorado

que te da la inmunidad para el resto de este programa.

Así que pase lo que pase en la prueba por equipos,

continúas una semana más en "MasterChef".

(APLAUDEN) Enhorabuena.

Un subidón dentro que no me lo creo,

creo que iré a la cama sin cenar

del estómago tan lleno que tengo.

Edurne... miras al cielo, ¿no?

¿De quién te acuerdas?

De mi amá. ¿Sí, crees que es quien te da

esta energía que tienes ahora?

Por supuesto. Positiva, estás arrasando.

Creo que sí, gracias, amatxu.

Edurne, Jorge, vais a ser los capitanes

en la prueba por equipos.

(SILENE) Mirad, qué bien.

Pero, además, todos viajaremos

a una de las ciudades con más magia de nuestro país.

En una comunidad donde la cocina se convierte en celebración.

Y sus fiestas gastronómicas

han sido reconocidas de interés turístico nacional.

Así que, allá que nos vamos.

Guau, qué ganas.

"MasterChef" viaja a Santiago de Compostela,

una ciudad llena de historia

y cultura, pero, sobre todo, de espiritualidad.

Desde hace más de mil años millones de peregrinos

de todo el mundo caminan infinidad de kilómetros

para llegar a la impresionante catedral de Santiago.

Esta catedral representa, por tanto, el premio al esfuerzo.

Ve apoyando el palito, mama, vámonos con el palo, ay.

(EDURNE) Oye, que no estoy inválida.

Me cago en la leche.

Somos peregrinos pobres.

He soltado alguna lágrima incluso porque me acordé

de mi abuela Yaya, que nos llevaba a la misa del gallo

y, entonces, me emocioné un poco.

Esta tarde nos acompañan concursantes de "MasterChef"

que sean bienvenidos.

Ole, ahí va.

No tuve nunca la oportunidad

de venir y para mí, fue emocionante.

La verdad, me ha parecido maravilloso.

Aspirantes, bienvenidos a Santiago de Compostela

Patrimonio Cultural de la Humanidad desde 1985.

Estamos felices de poder cocinar

en un lugar con tanta carga espiritual.

Espero que os dejéis contagiar por el espíritu de los peregrinos

porque representa valores semejantes a los defendidos

en "MasterChef", lucha y superación personal.

Total. Edurne, fuiste la mejor

en la prueba anterior y eso te otorgó un gran privilegio,

el delantal dorado.

Eso significa que pase lo que pase

en la prueba de hoy, no irás a eliminación

Te advierto, Edurne, que no te entregamos

el delantal dorado para que trabajes relajada.

El objetivo real es que te liberes de toda presión

y así des lo mejor de ti misma.

Te recuerdo que tus compañeros se juegan mucho en esta prueba

por tanto, tu actitud será el reflejo del respeto

que sientes por este programa y por tus compañeros,

¿lo tienes claro? Superclaro.

Se me caerán hoy las uñas en el cocinado.

Espero que no sea dentro de un plato.

Hombre, dentro del plato no quisiera, nena.

(RÍEN)

Ya puedes ponerte tu delantal, te lo has ganado.

Tener el delantal dorado me hizo coger una fuerza terrible

y luego, encima venir donde hemos venido, a Santiago.

que aquí tengo media cuadrilla de amigos.

Aspirantes, competiréis divididos en dos equipos.

Edurne, Jorge, por ser los dos mejores

de la prueba anterior,

os habéis ganado el derecho a ser capitanes.

Elegiréis, alternativamente,

con qué aspirantes queréis trabajar.

Edurne, por ser la mejor de los dos no solo empiezas a elegir,

sino que, además, tendrás un miembro más en tu equipo.

Por supuesto, mi hijita que está a mi lado, a muerte con ella.

Jorge. Elijo a Nathan que trabajo bien

con él y confío, totalmente, en sus cosas.

¿Y qué cosas son esas?

Sus actitudes.

¿Qué pasa entre Jorge y Nathan

que no me entero? A ver.

Nathan, qué risita,

¿cuáles son tus cosas, picarón?

Pues me ha hecho gracia.

Lo hablamos en casa, ¿vale, cariño?

(RÍEN)

No sé si esto es una declaración de amor o de intenciones.

Nathan es mi compañero,

tiene criterio y luego tiene desenvoltura, en fin,

lo elijo por muchas razones.

La segunda, mi Elenita

que necesito un poco de garbo yo hoy con ella.

Jorge, Miri u Odkhuu.

Elegiré a Miri hoy porque no la elegí nunca

y tengo ganas de, si me voy del programa, haber trabajado

un día bien con ella en grupo.

-Jorge ha elegido a Miri por estrategia pura y dura.

Intenta que teniendo a Miri con él, no vaya a la eliminación

porque ve la suben a la nube de Goku,

pero, escucha, Jorge y Miri cocinando, no la aguanta.

Miri, una responsabilidad es lo que te está pidiendo.

Vamos a hacer un buen equipo y voy a dejarme las garras hoy.

Así que, estate tranquilo.

No solo a Jorge, a todos les cuesta cogerme a mí, a ver si abren

los ojos y ven que Miri, la pequeña,

también es pequeña, pero matona.

Miri, ya he confiado, demuéstralo.

Ahora, no discutas conmigo, ¿vale?

Lo que te diga lo haces bien, por favor... Miri.

Edurne, no hace falta elegir porque el que queda es Odkhuu,

¿eras el que hubieses elegido de todos modos?

Sí, es un luchador nato, rápido con el cuchillo

como él solo y aquí nos interesa rapidez.

Tenemos un equipazo maravilloso.

Lo daremos todo. Como no lo hagamos,

creo que me iré al monte corriendo porque en qué embolado

meteré a estas pobres criaturas y no quiero por nada del mundo.

Aspirantes, queremos que la prueba de hoy sirva de homenaje

a los 300000 peregrinos

que cada año dejan su huella en el camino.

Y qué mejor manera de hacerlo que cocinando un menú

típico de esta tierra.

La gastronomía gallega tiene una reputación impecable

basada en productos de 10 así que quiero que cocinéis

con entrega y con mucho, mucho respeto.

Prepararéis un menú típico gallego compuesto por cuatro platos.

Pulpo con cachelos.

Oh, el pulpiño, qué bueno.

Bueno, aspirantes, sobra decir que la clave de este plato está

en la cocción del pulpo.

Así que, os lo jugáis todo a una carta.

Caldo gallego.

Ay, qué bien.

Este es un plato de los preferidos por los peregrinos

para recuperar energías entre las etapas del camino,

así que, os lo advierto, quiero un plato consistente,

nada de un caldo lavado

de esos a los que nos tenéis acostumbrado sin gracia.

Lacón con grelos.

Muchos dicen que es el plato estrella de la cocina gallega.

La elaboración parece sencilla, pero ojo con el punto

de cocción del lacón, nos subestiméis este plato.

Tela.

Y para terminar, un postre, una fabulosa tarta de Santiago.

Es uno de los postres gallegos más conocidos y no voy a permitir

que lo destrocéis, como hicísteis con los postres.

quiero que os quede perfecto.

(ELENA RESOPLA) Edurne,

piensa lo que siempre pasa

también con los postres, pero tú, decide lo que creas.

Edurne, otros de tus privilegios por ser la mejor de la prueba

anterior, eliges los platos que cocina tu equipo.

¿Qué prefieres, los platos rojos,

pulpo con cachelos y lacón con grelos

o los platos azules, caldo gallego y tarta de Santiago?

Pues voy a elegir el caldo y la tarta.

Tarta de Santiago. Me parece un menú bastante fácil,

pero vamos, tenemos el postre que es el hándicap

de cualquier prueba de exterior.

Pues, muy bien, Edurne, tu equipo será el azul,

Jorge, tu equipo será el equipo rojo y cocinaréis

pulpo con cachelos y lacón con grelos.

El menú que nos ha tocado creo que es bastante complicado

por ser solo tres personas y dudo de la habilidad de Miri

de hacer cortes y rápidos.

Iremos cojos desde el inicio.

Aspirantes, hoy es decisivo que calculéis muy bien

las cantidades porque vais a cocinar para 100 comensales.

Cien comensales.

Y con hambre, vaya tela.

Y mucha atención porque los 100 comensales

son peregrinos y personalidades gallegas

por lo que conocen, perfectamente, el menú de hoy.

Bueno, qué bien, qué suerte vamos a tener.

Como siempre, nuestro supermercado proveedor de alimentos

os facilitará los ingredientes para cocinar y donará el excedente

que no uséis a comedores sociales.

Vale.

Disponéis de 100 minutos de cocinado

y no tendréis ni un minuto más.

Los platos saldrán como estén.

Aspirantes, tengo una razón más para que os dejéis la piel hoy,

quien gane esta prueba disfrutará

de una Masterclass con uno de los chefs

que más sabe de cocina gallega, Pepe Solla.

Caray.

Equipo rojo, equipo azul, recordad que este cocinado

es un homenaje a los peregrinos,

así que, quiero veros trabajar con espíritu.

(TODOS) Sí, chef. Pues a por los ingredientes

y a cocinas en tres, dos, uno, ya.

Aspirantes, para que los dos equipos

contéis con el mismo tiempo,

empezáis a trabajar, escalonadamente.

Equipo rojo, espero que elaboréis

un pulpo y un lacón que hagan historia.

¿Estáis preparados? (TODOS) Sí, chef.

Pues vuestro tiempo empieza en tres, dos, uno, ya.

Miri, patata, ya. Nathan, por favor, patata, ya.

-¿Patata o lacón? -Patata, ya.

Patatas para el pulpo. -Desesperado, pobrecito,

mira lo que les toco, también.

-Bueno, él quiso hacer hoy su estrategia y a ver cómo le sale.

-Sí, sí. -A ver, nunca quiso cocinar

con ella, entonces, hoy aquí en Santiago y esto querrá

darle un toque a la nena a ver si hace algo

alguna vez un poco rico.

Yo hoy confío en que le salga el tiro por la culata.

Y que vea de nuevo

que no hay quien la aguante en la cocina.

Que ellos no casan y cuando no casan,

no casan en ningún lado.

Miri, allí en ese lado, por favor, derecha, a pelar patatas, ¿sí?

Jorge, estaría bien que uno

de los dos se pusiera con el lacón, ¿no?

Jorge...

Está cociendo a muerte. -El agua ya les hierve.

-Esto es cocerlo en su punto el pulpo, como lo tengas

un poco más, se te jode toda la piel.

Son tres sacadas.

-Dos segundos tiene que estar, tres sacadas.

Jorge. -¿Qué?

-Yo me pondría con el lacón...

-Miri, Miri, llegamos, ya verás, cariño.

Elegir a Miri hoy tiene mucho que ver con que no quiero irme

con el mal sabor de que no fuimos capaces de coordinarnos nunca

en grupo y trabajar sin discutir.

Perdí dos veces contra Edurne

y no quiero perder otra más, así que...

Compañeros, ¿sabéis qué hacen los peregrinos

desde la Edad Media entre etapa y etapa?

Andar. Comer.

Comer. No dais una.

¿Qué hacen? Los peregrinos en el camino

de Santiago se divierten con juegos.

(AMBOS) Ah. Por ejemplo, el tres en raya,

el lanzamiento de bastón, los bolos, pues de todos ellos

el más popular entre ellos es el juego de los chinos.

Es perfecto para el reparto de equipos.

Pues, no he jugado copas

a los chinos, el mejor de tres veces.

El nueve chino elige equipo Gana.

Venga, me parece muy bien.

Como decían en mi pueblo: Tres con las que saques.

Dos. Dos.

Una para ti, no se te da mal, no se te da mal.

Di. Una.

Ninguna.

Ah. Ay.

Ay, le he cazado, le he cazado. Uno iguales.

Bueno, a ver, esto puede durar, eternamente, así que,

el que acierte la próxima elige equipo.

Ninguna. Ninguna, ay.

Tres.

(GRITANY RÍEN) Ah.

Voy a coger el equipo rojo. Toma, bobo, me voy.

Bueno, Jordi, voy contigo

con el azul, ponte algo contento, vamos.

Pues, nada, Jordi y Samantha ya no basta uno, los dos.

-Nos van a dar castañas, castañas pilongas nos van a dar.

-Nos darán por todos lados.

Me pongo con el lacón. -Sí, sí.

Jolín con las patatitas,

no las he cortado tan rápido en mi vida.

-¿Cómo vamos, chicos? -Bien, a tope.

Una vez tengamos la patata cociendo...

-Echamos el chorizo. -Vamos, equipazo.

-Va, que vamos yendo a tope.

Estoy contenta de que Jorge confiara en mí, voy a por todas,

no pienso defraudar a nadie, hoy es mi oportunidad para brillar

y sacar las garras que tengo

y que vamos a por todas.

Chicos, por favor, venga. -No podemos ir más rápido.

-Necesito 50 para el pulpo. -Sí, pero las del lacón también.

-Ya, pulpo, ya, Miri.

Pulpo ya y luego lacón ese es el orden.

Equipo azul, os recuerdo que estamos a las puertas

de la final, quiero ver un caldo gallego una tarta Santiago

de revista, ¿entendido? (TODOS) Sí, chef.

Pues vuestros 100 minutos

de cocinado empiezan en tres, dos, uno, adelante.

A ver, Elena, tú con Silene, las dos junticas,

haced los postres. -Perfecto.

-Nosotros, empezamos con la carne. -Vale.

-Venga, vamos. -Venga, repostería vamos para acá.

-Vamos, Silene, vuélcamelo.

Vale, perfecta.

-Para, con eso, no. -Con la pala.

-Dame. -Venga, mientras le das

yo voy echando los huevos.

Cuando me digas te echo más, pero mientras preparo los huevos.

Esto lo vamos a echar entero para luego sacarlas todas

que le dé todo el gusto a la carne.

No quites tanto hueso, pártelas gordas y ya está.

Estoy supercontenta porque los platos que elegimos

los hice un montón de veces

en casa, creo que me saldrán bordados.

Tranquilitos, nenes, ¿cómo van las cosas?

-Vamos bien, mamuchi. -Muy bien, me alegro, hija.

-Esta textura para mí está bien, ¿eh?

-Yo la pondría un poco más dura, una mijita, Silene.

Tenemos papel de horno, Silene, le pondré por abajo

para que no se peguen. -No, creo que así va bien.

-Tú eres la que entiende.

-Vamos con esas tres. -Venga, echa.

¿Dónde está? -Pasa el molde aquí debajo, aquí.

-Voy batiendo los huevos de la otra, ¿vale?

Yo intentaba avisar a Edurne de que no cogiera el menú

del postre porque siempre salen mal,

pero ella se guio por el corazón

y dije: "Es verdad, por una vez seamos positivos

y saldrá el postre como Dios manda".

Bueno, aspirantes, hoy es un día de grandes visitas,

no sé si conocéis a Paloma,

finalista de "MasterChef Junior IV".

Como es gallega de pro y sabe de esto más que nadie,

me está viendo pequeños detalles

en el equipo rojo que no le gustan nada.

Cuéntanos, qué ves aquí que veías y me decías:

"Algo no hacen bien".

Cuéntame. Tiene que ponerlas

a cocer ya porque es duro

entonces para que coja... Tarda en cocer.

Sí, y probadlo cuando creáis que esté hecho y cortadlo

en láminas finas para que quede bien rico.

-Vale. -Probadlo al punto de sal.

¿Algún detallito más? Lo que se suele hacer aquí es

coger los platos donde emplatarás el pulpo que son los de madera.

Sí. Los metes en el agua

para que den saborcito que así queda mejor.

¿Te pones un delantal y les ayudas? No me fio de Nathan.

No, que cocinan de maravilla. -Somos uno menos, no iría mal.

El pulpo huele de maravilla, que lo sepáis.

Venga, gracias, Paloma, por los consejos.

Bueno, Paloma, te presento a los componentes del equipo azul.

Hola, cariño. -Hola, qué tal.

Este es el equipo de Jordi, así que si no le das muchos

consejos y pierden, te lo agradezco.

No, igual, no se puede hacer eso.

Hay que ser por igual, no seas malo.

Eso que lo haga Jordi. Aconséjanos.

-¿Qué hacéis? Yo barro para casa.

Un pote gallego, ahora echamos

bien el caldo para que se cueza porque es muy duro.

Luego le echamos el unto que también se echa aquí.

-El unto. -El unto que lo voy a untar aquí.

-No sofriáis mucho la carne porque, la verdad,

el caldo va cocido. -Sí que son listos los niños

y es una monada de criatura, lista como un conejo.

Bueno, es que se me hace la boca agua, estoy aquí

mirando la aplicación de "MasterChef"

y no os imagináis la de platos típicos gallegos que hay.

¿También quieres disfrutar de Santiago de Compostela

y su gastronomía histórica? Pues entra en la aplicación

de "MasterChef" y descárgate todas las recetas.

Bueno, aquí hay una con una pinta

increíble, esto en cuanto llegue a casa me lo hago.

Equipo azul, equipo rojo lleváis 25 minutos cocinando,

en 45 minutos sale el pulpo con cachelos.

No quiero retrasos, ¿vale? Sí, chef.

(HATHAN) Oído.

-Vale, todas estas patatas para el pulpo y esas también

y ahora me pongo con las del lacón, córtalas por la mitad y las metes.

-Chicos, por favor, no me hagáis esto.

-Las estoy revisando. -De una, luego es más tarde.

-Vale, pero estas las revisamos ahora.

-No, yo las echaré al pulpo, necesito que lo hagáis,

cuando peláis, revisad,

no pelar y luego revisar. -Vale.

Uh. -¿Te has cortado?

-No, y me da igual si me corto,

pero aquí hoy no pierdo ya te lo digo ahora.

-Chicos, limpiad bien las patatas. -Sí, salen perfectas, Jorge.

-Mientras pelo, Nathan, ayuda a Jorge a meter...

-No, está bien, amor.

-Más que nada que las del pulpo se metan ya por eso lo digo.

-Lo que dice Jorge va a misa. -Vale, vale.

-Nathan tiene una disposición para asumir órdenes

que es digno de admirar.

Este trozo está bien,

yo creo que está bien. -Venga.

¿Quieres más de esto?

Qué buena.

A ver, no eches tantas, ¿no? -Sí, todas, todas hay que echar.

¿Esta carne la cociste, nene? -Ahora voy, espera.

-Venga, ya está. -No, tu alubias.

-Pero yo hago las alubias, tú la carne.

-Vale, vale. -Para no estar todos juntos.

-Tranquila. -Esto va a salir de cine.

Y quien le diga lo contrario le muerdo las orejas.

-Edurne, tranquila.

Ella hoy está muy nerviosa,

da igual que tenga el delantal dorado

porque por su orgullo que ya conocen sus amigos de aquí,

son de aquí y por eso tiene ganas de ganar.

Equipo azul, equipo rojo, dejad ahora mismo de cocinar,

por favor, a ver, capitanes,

¿no habéis visto que faltan ingredientes?

A ti, Jorge, te faltan, exactamente, 15 manojos de grelos.

Sí. Y a ti, Edurne,

50 chorizos para el caldo gallego.

Capitanes, tenéis que elegir un miembro de vuestro equipo

para ir ahora al mercado

de abastos a conseguir el producto que os falta.

Miriam. Miri con el equipo rojo, muy bien.

Manda a quien quieras. ¿Edurne?

Odkhuu. -No, que está cortando.

-Lo corto yo, sí. -Yo corto, Elene, vas tú, vas tú.

-La capitana... -Tú conoces más, conoces más.

Elena, conoces más, Elena, corre. -Venga.

Talega. A por el género

que os falta, vamos.

Oiga, ¿sabe dónde está el mercado

de abastos, por favor? Aquí, a la izquierda.

¡Venga, todo el pueblo, al mercado!

¿Sois de Galicia? -No.

-¿Dónde está el mercado de abastos? Mercado de abastos.

De abastos, el mercado.

-No lo sé. -¿No?

-No. -¿Y usted me acompañaría?

-Vamos, corre. -Venga, vamos.

Vamos.

Sigue por aquí, todo recto y ya llegas, no tiene pérdida.

-No tengo pérdida, muchas gracias, un placer.

-Hasta luego. -A tope.

-¿Sabes lo que no me gusta a mí de Galicia?

¿Qué? Las cuestas.

¿El mercado de abastos es por ahí?

-Sí, por ahí. -Gracias.

Aspirantes, el tiempo empieza a agotarse, en 30 minutos

sale el pulpo con cachelos del equipo rojo.

Oído, chef. Y en 45, el caldo gallego

del equipo azul, ¿oído? Madre mía, si todavía no hierve.

¿Oído?

No os oigo a ninguno. Oído, chef.

-Oído, pero vamos a ver.

Bueno, decid oído que estáis cocinando.

Hay mucha carne. -No, este trozo,

para luego, Edurne. -Pero hay otra carne para el plato,

¿todo eso lleva el plato? Pues, venga, nene, ya está.

Otra vez, ¿por qué tengo puntos en las patatas?

-Por ser las primeras, las últimas cuando lo dijiste...

No, ya verás cómo están las últimas.

-A ver si es verdad. -Ya verás.

Mira, ¿ves como ya salen blancas?

-Pocas patatas, al agua ya estas patatas.

Te ayudo, te ayudo -Tranquilo, sigue con lo tuyo,

no pasa nada. -Me quedan unas 20 patatas.

-Sigue, que vamos bien, vamos bien, ¿vale?

Aparte de donde hay patrón no manda marinero,

yo con Jorge voy hasta la muerte, parecíamos los Torres

con la camisetita negra, remangados y cocinando ambos

como dos hermanos, la verdad.

Equipo rojo, equipo azul, prestad mucha atención.

ya os advertimos que no estamos dispuestos

a estropear la impecable reputación

de la cocina tradicional gallega.

Y por eso hemos invitado

a uno de los chefs que más y mejor la dominan.

Pepe Solla. Huy, Pepe Solla.

Por favor, amigo.

¿Qué tal estás?

¿Cómo estás, tío? Cómo estamos.

Caballero. ¿Cómo estás?

Pepe, me alegro de verte.

Igualmente, encantado que estés aquí en casa.

Diriges el restaurante que posee la estrella Michelin

más antigua de Galicia, Casa Solla.

Te la dieron en el 1980

y 37 años después la mantienes, casi nada,

¿cómo se consigue tantos años?

Es constancia, rigor, lo que es el día a día

y luego el no tener miedo a, incluso, a fracasar algún día.

Hay que ser, no digo osado, pero sí valiente a hacer cosas.

No hay más secretos. Oye, no sé, pero a mí me huele

a buena cocina, ¿te huele bien? Vamos a ver qué hace

el equipo rojo. Olía rico.

Van a hacer pulpo con cachelos tradicional.

Hola. Pepe Solla, Jorge,

es el capitán de este equipo ahora, Nathan.

Hola, chef. Su mano derecha.

Hola. A ver, enséñanos, cómo va eso,

¿vamos bien? Sí, mira, bien, bien.

¿Cómo sabemos que está ya,

hay que pincharlo, probarlo, cortarlo?

Lo que es importante es el reposo, o sea, pasados 20-25 minutos

quitar el fuego, pero dejarlo ahí. -Vale, ¿y si no tengo la patata

lista cómo puedo hacer eso? -Sí, porque con el calor residual

será suficiente, sin miedo, pero el pulpo necesita...

Que repose un poco.

Justo, el tiempo ese y que se quede ahí.

Suena bien y huele mejor, ¿eh?

Huele, huele, el pulpo huele muy bueno.

-Es un buen pulpo. -Sí, verdad que sí.

-Gracias, Pepe.

Que un tío como Pepe Solla diga que el pulpo nuestro

olía de maravilla, pues nos da una vida

y una energía muy importante para hoy, sí.

¿Qué hacemos aquí, el caldo? El caldo.

¿El caldo? Tiene las carnes, las alubias...

¿Cómo lo ves? ¿Qué es un caldo?

Un caldo es un intercambio de muchas cosas

y hay que enriquecer el agua. -Claro, tiene que estar caldosito.

-Caldosito, pero sabroso.

¿Les dará tiempo este caldo en 40 minutos?

Bueno... Justito, ¿no?

Justito. Bueno, vamos a ver la tarta.

Aprovechamos el tiempo, vamos a echar aquí la patata.

Vamos a ver, cómo lo ves.

Esta fue la primera, chef.

Bueno, esto está... Está un poco bizcochada.

Sí, sí, lo importante es que no sea...

Más apretadita, es más... Más harina.

-Y que tenga humedad en el interior, o sea...

-La humedad le da la almendra al final, ¿no?

Silene, basta de preguntas, hazme tarta de Santiago,

no bizcochos, venga caña. Gracias, chef, ¿eh?

-A vosotros, suerte. -Muy amable, gracias.

Oh, esto está de cine. -¿Eh?

-Que tiene un sabor o sea, pero un sabor.

-Que te cagas, ¿no? -Las alubias no están, pero saben.

Bueno, Pepe, un placer tenerte aquí en tu tierra

y, nuevamente, con nosotros aquí en "MasterChef"

y gracias por los consejos que les has dado,

esperemos que lo apliquen bien.

El sufi no nos vale. Pues el producto huele bien,

el pulpo huele rico. Sí, maravilloso,

es el tema que no se lo carguen. Nos vemos en Casa Solla.

Nos vemos allí. Que vaya bien.

A ver, necesitamos los grelos ya, Miri, dónde está Miriam.

Tío, dónde está Miriam. -Tápalo, Jorge.

Estoy buscando el mercado de abastos, ¿sabe dónde está?

-Bajas una calle que hay aquí. -Bajo esa calle.

-No, aquella. -Ah, aquella.

-No, allí, allí. -Ah, allí.

Vamos a ver.

El mercado, ¿la entrada al mercado de abastos?

Venga.

Vamos que nos vamos, busco chorizo para los caldos gallegos,

¿dónde puedo ir?

50 chorizos necesito para mi caldo.

-Aquí tenéis, Galicia Calidade. -Todo esto, pues me lo llevo.

Toma, le dejo la bandeja que seguro le hace falta.

Muchas gracias, ¿eh?

Hola, buenos días.

Vengo a buscar grelos, unos 15 manojos necesito.

Qué buena pinta tiene, madre mía, un placer

y que tengan buen día. -Gracias.

-Me voy a cocinarlos, hasta luego.

Hasta luego.

Vamos echándola aquí. -Selene, ¿necesitas ayuda o no?

-No, voy bien, chicos. -¿Sí, estás bien?

-Los chorizos ya están aquí. -Aquí están, ¿vale?

-Huy, qué campeones sois, hijos. -Tranquila, ha venido un chef

y me ha dicho que está saliendo como my abizcochada.

He pensado que hay que mover menos el huevo,

entonces, con esas tenemos, tenemos dos más en el horno

y voy con otra medida.

-Pero hay que desmoldar eso ya.

-Sí, quita el aro porque tengo dos más para poner.

Una, dos, tres, cuatro, cinco, seis... 24.

24 y 24, 48.

Vamos a echar otro más. -Vale, otro más, vale.

Aquí, tres, aquí, tres, hala.

Tápala, tápala, dame la tapa esta.

-Nene, déjate de tapar todo y empieza con este.

Que esto tiene que hervir, también. -Voy, voy, voy.

-Venga, chicos, aquí están.

¿Qué, cómo vais?

-Bien. -Vale, ¿qué hago?

-Grelos a muerte.

-Grelos a muerte. -Venga.

O sea, no sabéis lo que ha sido

-¿Qué ha pasado?

-Estaba en la quinta punta el mercado.

-No saques todos los grelos a la mesa, solo los que usemos.

-Ya, ya, ya.

-Vale, estos, también.

Es que siempre al final me queda un culin.

-Está pegadito. -¿Está pegado?

-Un poquito. -¿No crees que está caliente?

-No, no. La tarta nos costaba un poco

el despegarla del molde y yo le dije a ella

que mejor poner un papel sulfurizado impregnarlo bien

en mantequilla y harina

para que luego no estar con el cuchillo despegándola.

Es que esto no se puede poner así, es que con el papel

nos hubiéramos quitado este trabajo.

-Ahora está más durita como nos dijo el chef

con esas tenemos.

Ponte a batir más

porque necesitamos llenar más el horno.

-Venga, a ver.

Equipo rojo, lleváis 55 minutos de cocinado.

En 15 minutos tiene que haber 100 raciones de pulpo

con cachelos preparadas, ¿entendido?

(TODOS) Oído, chef.

Equipo azul, no veo que vuestras elaboraciones

vayan bien encaminadas,

en 30 minutos sale el caldo gallego y esto huele a drama.

Vale, a esto le hace falta el limón.

-Sí, sí, pero un litro de leche. -Ah, vale.

-Vale cariño.

Uf, hemos hecho para un regimiento.

Oye, vamos a seleccionar un poco la berza,

las hojitas amarillas no las ponemos,

pasar un agua sería una cosa bastante interesante.

Vale. Claro, hombre.

La berza necesita muy poco rato estamos echándola muy pronto

sin lavarla, sin seleccionarla un poco, tenemos tiempo,

vamos a pensar con la cabeza.

Sácala, la sacamos. -Coge una espumadera si tienes.

La sacamos, hay berza de sobra, los tallos gordos no los metemos,

las seleccionamos, las limpiamos y metemos cuando toque.

Odkhuu, una cosita que te diga, cuando cortemos la carne,

intentemos que los pelos del morro, si tenemos un sopletito,

si tenemos algo, quemamos, sacamos los pelitos.

Ya. ¿Vale?

Vale. -Sí, porque esto no lo servimos.

Aparte que está dura como una roca.

Ya, pero no lo servimos. ¿No?

Esto, no. La carne no está para tirarla,

está para servirla, solo hay que quitar los pelos

que los hay por todos lados. Bueno...

Esto se hace previo. Ya.

Se quitan los pelos y si puede ser del chorizo

se quita el metal, se quitan las cuerdas.

Imagínate que con las prisas se nos escapa el cacho de hierro

y lo metemos en un plato.

Esto yo no lo quito nunca, jamás.

Eso lo haces en casa y haces lo que quieras,

pero en un restaurante... Toda la razón.

Verduras sin lavar,

la carne con los pelos, el chorizo con el hierro.

Nada. Pero Jordi es muy delicadito.

A ver, ese metal del chorizo cuándo se sale,

si estaba prieto como una morcilla.

Vamos, vamos. -No, espera, no se puede quemar

así, saca la otra y yo voy quitando este.

-Uh, ese está roto.

-Pero, esto, vamos a ver, esto luego no se usará.

-Ya, por eso. -No se va a usar.

Los pelos también tienen sustancia,

pero como nos dijo que teníamos tiempo,

fuera todos los pelos.

Aspirantes, los comensales acaban de llegar.

O empezamos a correr de verdad o esto no sale, ¿eh?

Miri, dame, déjame.

Equipo rojo. (AMBOS) Oído.

-Oído. Cocción perfecta de las patatas.

Nathan límpiame de grelos esto

que ponemos los platos. -Oído.

Vale, Jorge.

-Todos los platos encima de la mesa.

-Oído. -Y rellenamos de patata

en cuanto tengas la patata. -Oído.

-Vamos con el pulpo enseguida.

Comensales.

Nuestro deseo es que la comida de hoy sirva de homenaje

para los millones de peregrinos que a lo largo de la historia

dejaron su huella en el maravilloso camino de Santiago.

Para nosotros son un ejemplo

de algo en la que creemos, firmemente,

el poder de los sueños y el afán de superación

Así que a mí solo me queda decir:

(APLAUDEN)

Miri, Miri, pimentón, corre, corre.

-¿Pimentón o sal? -Sal aparte, aparte.

Nathan, ¿cuántos platos tienes? -Aquí, el pimentón.

-Necesito, necesito... -Salen aquí.

-Miri, mojar plato de madera y repartir la patata.

-Vale. -No demasiado porque

es un aperitivo.

-Vale, va, va, va.

-Venga, bien, Nathan, bien.

-Va, que tenemos que llegar.

Oye, muy bien, ¿eh? De verdad.

Bueno, qué pasa aquí, qué pasa con el pulpo.

Va bien. Qué pasa, ¿tenemos el aceite,

pimentón, echaste la sal que te vi ya?

Sí, algunos. Fenomenal.

Venga, acabando y sacando acabando y sacando, venga,

espolvoreado, sin miedo ahí.

Venga, sin miedo, vamos, un poquito más, Nathan,

un poco más, un poco más.

Chorreón de aceite de oliva, chorreón allí, venga, vamos.

Camareros, por favor, vamos sacando platos.

Todos estos están acabados, ¿verdad, capitán?

Sí. Que salgan, venga fenomenal.

Adelante. Venga, muchas gracias,

Venga, los que tengan menos cantidad, llénamelos.

Sí. Venga, aceite ahí bueno.

Vamos, sin miedo, fenomenal, eso es, lo estáis haciendo bien,

de momento, vamos, sacando más platos,

no lo estropeéis en el emplatado.

Eso es, Nathan, fenomenal porque coge saborcito del pulpillo.

Este rabillo...

Este rabillo para mí.

Qué rico está, coño.

Camareros, salen los platos,

no puedo hablar, tengo pulpo en la boca, vamos.

Venga, quiero la mesa limpia, vamos a ello.

Venga.

Comensales, hoy os vamos a servir

un menú compuesto por cuatro platos típicos de Galicia.

Comenzamos con el primero, degustando un plato estrella

de esta tierra, pulpo con cachelos.

Lo ha preparado el equipo rojo y espero, sinceramente,

que acertaran en el punto del pulpo porque es lo más importante.

Ahora me contarán vuestros expertos paladares.

Vamos. -Venga.

Va, no podemos fallar en el segundo plato

que lo estamos haciendo de coña. Equipazo, ¿eh?

A limpiar con tranquilidad. Hemos sacado un plato

y nos queda el otro. -Exacto.

Vamos por el buen camino. Solo faltan los grelos

que son cinco o seis minutos, ¿vale?

Venga, equipo. -Venga, oído.

Me ha dado un beso en la nuca y el corazón ha pensado:

"Miri's love" a tope.

Cuando le doy un beso o la elijo y me mira

con esos ojos que tiene grandes...

se nota que está feliz, ¿no? Y para mí eso es importante.

Si tengo algo que ver en su felicidad, pues satisfecho.

Vale, yo creo que es más rápido esto, mira.

No, porque mira el tallo. -Venga, venga, sigue, sigue.

Me gusta cuando me convences porque quiere decir

que tienes razones y acepto. -¡Oh!

Qué bien que pueda presenciar esto.

Pero las manos encima de la mesa.

He vigilado en todo momento

que las manos estén encima de la mesa.

¡Eh! Que yo esto lo veo rápido venir.

Vale, esta va para el horno, ¿eh?

Esa está ya. Ha cogido color y sabor...

Le queda un poquito. -¿Has echado las verduras aquí?

No, no. Primero quitamos la carne. Venga, equipo azul.

Me preocupa que tengamos espacio para desmenuzar la carne

con criterio... ¿Esta carne se va a servir?

Porque yo esta carne... De aquí se tiene que poner todo.

Por supuesto. Esto es todo maravilloso.

Ya le hemos quitado de aquí... Vale, me preocupa que vayáis

sacando las carnes que están hechas.

Tendríamos que ir colocando la carne en las soperas

para ganar espacio.

Y al final solo metemos las alubias, las patatas...

¿Esta patata por qué no se ha cortado un poco?

Ahora vamos a trocear. Ahora vamos a tener que cortar

esto en caliente.

Eh... El postre veo que lo lleváis muy bien

pero esto está verde como un kiwi y en diez minutos

lo saco como esté, ¿de acuerdo? Mami, ¿qué necesitas ahí?

¿Corto la patata en los trozos que dice el chef? ¿Vale?

La carne cómo la llevas. Tienes que poner

un trozo o dos por persona en el plato.

No, pero no vamos a emplatar... -Me refiero en el chisme

para servir, que no les pongas medio cordero o medio cerdo.

Te estás quemando viva, ¿no? -Imagínate.

A ver, vamos a organizarnos un poco...

Aquí está toda la carne que no se ha sacado.

Esa hay que sacarla. Déjala ahí. Estoy en ello.

Yo la saco. -Daos prisa que falta poco tiempo.

"Boas" tardes. ¿Cómo va la cosa por aquí?

Muy bien, muy bien. ¿Cómo lo han hecho los chicos?

Pues yo lo que resaltaría es el esfuerzo

por entender y comprender

lo que es este producto y cómo se prepara.

En ese sentido diría que bastante bien.

Punto de cocción bastante bien. Eso era lo que más nos preocupaba,

porque claro, te puedes cargar el pulpo.

Por cierto, el pimentón...

Bien, bien. Para mí está en una buena proporción.

Me gusta que esté así de pimentón, bien picantito.

Bueno, pues listo. Diré que el equipo rojo,

de momento, positivo para ellos.

Equipo azul, capitana... Estamos ya en la cuenta atrás

para sacar el caldo gallego, ¿eh? ¿Cuánto tiempo tenemos?

5 minutos contado. ¡Uuh!

¿Pero en 5 minutos tenemos que emplatar?

No, ya deberíais estar emplatando. A 5 minutos de sacar los platos.

Venga, id emplatando. Vamos a seleccionar la carne,

Odkhuu, que veo láminas cruditas. No, está bien.

Tú dices que está todo bien y yo te digo que hay trozos...

Esto es goma, ¿vale? Vale.

Hay carne que está más cocida, selecciónala.

Voy a partir la carne y el chorizo. ¿te parece?

Hay que desgrasar este caldo. Sí.

Está crudito, ¿eh?

Equipo azul, tengo camareros esperando.

En un minuto empiezo a sacar lo que tengáis.

Emplatando, ¿eh? Venga, un poco de garbo.

Rápido, rápido. Venga.

Vamos, Odkhuu, no te emparres. Odkhuu, ve echando la carne ahí.

Voy, voy. Tenemos un montón de carne.

Quiero que la aprovechéis. Yo voy poniendo el chorizo.

Vamos a ver, equipo, Samantha os ha dicho claro

que hay que respetar las cantidades y aprovechar el producto.

Veo que vamos a poner carne como si fuese un menú degustación.

Vienen de andar lo que no está escrito.

Quiero carne para aburrir, aprovechad el producto.

Tengo fuente de carne enteras por aquí y por allá.

Ya podéis meteros caña, pero bien.

Lo quiero de carne hasta arriba. Hacedme hueco.

¡Oye! ¿Dónde está el tocino?

Edurne... ¡Que se ha caído!

¿Quién la ha tirado? ¿Cómo que quién la ha tirado?

Si ponemos una bandeja encima de un bol...

Vamos a centrarnos, hombre. La verdura sin lavar,

el chorizo con metales, con hilos, la carne al suelo...

Toma. Hombre, por favor.

Ya sabemos que todo mal, hijo.

¿Quién pone aquí el caldo? Yo mismo, venga.

Pero tú no puedes hacer todo. ¿Cómo que no? ¿Quién lo dice?

Edurne, mírame. Céntrate. Céntrate.

Un capitán se centra, se para. Pareces un pollo sin cabeza.

Yo nerviosa. ¿Cuándo?

Estos enseguida me ponen nerviosa, pero es que yo soy así.

Lo que no puedo es estar parada. Me entra lo mío.

¿Vale? Manda. Aquí falta chorizo.

Manda. Hay tres tranquilos y tú lo quieres hacer todo. Manda.

A ver, nenes... "Cógete el cucharón, llena esto".

Aquí falta chorizo, y un poco de cerdo. Aquí.

Yo estoy cortando toda la carne.

Falta chorizo y cerdo. -Espera un momento, Elena.

Cambia de sitio que tenemos que emplatar

lo que está aquí. Venga, rápido. Terminamos.

Estamos apalancados. Rápido. Venga.

Tendría que haber salido ya.

Venga, llevamos más de 10 minutos de retraso.

Edurne, no tenemos calma ninguna. Ya está, carne. ¿Dónde?

Los camareros llevan 10 minutos esperando el plato.

¿Puedo empezar a sacar? Sí, sí.

Camareros, adelante. ¿Quién ha echado aquí el chorizo?

No, Edurne, no. Todavía no. Todavía no, cariño.

No, que falta... los que os dé la capitana.

Dale, Edurne.

Voy a contar 20 segundos por cada sopera. No espero más.

Venga, por favor. Vamos. Odkhuu, por favor, hombre.

Dámelo, Edurne. Esa sopera sale, por favor.

Esta sopera. -Venga, Odkhuu, vamos.

No hay caldo en esa sopera. Que seamos conscientes.

Oye, no estamos metiendo caldo. Tenemos tres ollas de caldo.

Mete caldo, leche. Estás añadiendo carne

que aún no ha sido desmenuzada. Claro, Odkhuu.

Hay costillas enteras. La carne la pongo yo.

Odkhuu, no eches trozos de la costilla, cariño.

Vale, es que está entrando, ¿qué hago?

Pues sácala. Ese llévatelo.

Necesito carne. Oye, ven aquí.

¿Por qué sale esa sopera a la mitad?

Meted cosas ahí, hombre. Échale un cucharón más.

Venga, Odkhuu, échale un cucharón más.

Venga, terminamos. Estamos apalancados.

Rápido. los quiero hasta arriba. Venga, vamos, por favor.

Hasta arriba. Échale carne.

Oye, calculemos lo que hacemos. Echa caldo.

Por favor, venga, rápido. Que yo estoy poniendo la carne.

Silene, ¿dónde estás? Tengo el chorizo.

Está todo. Es solo poner eso. -No, no, no.

No puedo esperar más. Cójanlas. Adelante, camareros.

Trae, trae. Caldo, caldo. Venga. -Toma.

Ahora, llévatela. Terminamos.

Esta, un poco más de caldo. Cocina limpia para trabajar bien.

Y quiero unas tartas de Santiago de homenaje, vamos.

Dignas de esta Plaza de Obradoiro, ¿vale? Venga.

A continuación, os vamos a servir un caldo gallego.

La ha elaborado el equipo azul. Y el jurado ha insistido

en que sea un caldo contundente y sabroso.

Espero que lo hayan conseguido.

Muchas gracias.

¿Qué te parece el caldo? -Para mi gusto está un poco salado.

Y han hecho muy poco.

Mucha carne para poco caldo.

¿Vamos emplatando la patata? -Sí.

Hay cuatro elementos en la bandeja. Carne, patata, grelos, chorizo.

Vale. ¿Los dos cortamos patata?

Vale. -Y cuando esté la carne cortada,

la metemos. -Está perfecta cocida, Jorge.

Buena cocción, ¿no? -Jorge, ¿esta cantidad?

Esa cantidad. Ahí está. -Oído.

Jorge, si alguien te ayudara a cortar carne, ¿no sería mejor?

Miri, vamos bien de tiempo. Confía en mí, ¿vale?

Corta la patata y yo corto la carne.

Está todo bien. -Vale.

Vale, va. ¿Qué más, Jorge? -Mete los grelos. Todos.

¿Todos los grelos? -Sí. Y estate pendiente, ¿vale?

¿Tiene que estar hirviendo a borbotones?

Eh... Sí, un poquito. -Vale. Nada, un minuto.

Voy a decir una cosa, chicos. Me gustaba mucho el dúo

de Jorge y Miri, pero me gusta mucho

el trío Jorge, Miri y Nathan, ¿eh? No veas cómo están en cocina.

Jorge mandando, Nathan acatando... ¿Sí?

Oye, maravillosos el equipo. Te voy a decir una cosa...

¿Esas son las tartas de Santiago? Parecen tortillas de patata.

Perdona, ¿vas tú en algún momento? ¿Has estado rezando en la catedral?

Acércate. Estaba con los camareros.

Me van a echar la culpa. Cuando sale bien es tuyo,

y cuando sale mal es mi culpa. Acércate en algún momento

que eres una despreocupada.

Odkhuu, échame por aquí. Bien echado.

Vale. -La siguiente, por favor.

Qué bonita está saliendo.

Bueno, ¿cómo vais con las tartas? O con las tortillas de patatas.

¿Qué es esto? Yo creo que está bien.

¿Tienes buena pinta? No sé...

Esta desde luego está muy ternita. No tiene ni medio centímetro.

Esta está más gorda. ¿Cuántas hay que hacer?

Lo que tienen que estar es todas igual, Edurne.

Que tú eres la capitana y la culpa ya se sabe de quién es.

Buenas tardes, vengo por aquí buscando

porque me han dicho que es el maestro artesano

que ha diseñado la vajilla. ¿Es así?

Sí, soy yo. ¿Ha sido diseñada

especialmente para "MasterChef"? Claro.

Qué bonita es. Enhorabuena. Muchas gracias.

¿Y ese caldo cómo está? ¿Digno de la vajilla?

Yo creo que sí, lo que pasa es que la carne

la encuentro un poquito dura

Yo creo que sí, le falta tiempo de cocción.

Pero lo que es el caldo está rico.

Jorge, ya están los grelos. Os tengo que decir una cosa:

el lacón está... para ponerle un piso

en la Plaza del Obradoiro.

Maravilloso. ¿Cómo está ese choricito?

Una tapita, gracias, capitán.

¡Oh! ¿Qué? ¿Está bueno?

De diez. En cinco minutos saco el lacón como esté.

Vale, chef. Volando.

Venga, Odkhuu. Échame, cariño -Sí.

Que esté bien tapadita. Hay que ponerla en un sitio

que no dé el aire. Vale, ya está bien.

Uy, qué polvareda sale con el azúcar. Qué polvareda.

Estaba echando el azúcar, viene el viento, se lleva el azúcar

y digo: "Voy a echar tres veces más

por si se lo lleva que quede algo".

Aquí hoy hace un viento que cojo la cometa y hago kitesurf.

Venga. -Dale.

Oye, ¿pero qué pasa? ¿Qué hacéis con el azúcar?

Mirad aquí, por favor. Tengo más de medio centímetro

de espesor de azúcar. ¿Qué hacéis? Rebajadlo y que estén

todos iguales. ¡Pero por favor! Parece Sierra Nevada.

Cogéis el pincel, limpiáis y lo repetís.

Si tenemos un postre con almendra y azúcar, no le echéis de más.

Venga, vamos a empezar. Venga.

Odkhuu... -Uy, se rompen todas.

No las toques más, mamá, de lado a lado que se rompen.

Sí, pero esta no la he tocado y está rota.

Ya sé que no has sido tú. Por favor, tranquila.

No, no. -Vale, vale.

¿Qué más necesitas? -Chorizo ya.

¿Qué hago? ¿Voy emplatando el lacón?

Sigue cortando esto.

Vale, aquí voy teniendo chorizo cortado

por si queréis ir emplatando. -Corta ahí que ahora voy.

¿Cómo vamos por aquí, equipo rojo? Venga. ¿Qué le falta a los platos?

Id poniendo, por favor. Tengo a los camareros esperando.

¿Podemos sacar los platos? No, no, no.

¿Qué le falta ahí? Aceite y un toque de sal.

Pues venga, dale un toque a todo.

Vale. ¿Podemos ir sacando los que tengan aceite?

Sí. Pues adelante, camareros.

Vamos sacando ya. Un momento, no. Falta...

Miri, tranquila. -Falta el...

¡Pues échalo! Eso es, sin miedo.

A ver, Nathan. ¡Espérate!

Venga, eso es, Miri, viendo el detalle.

Me parece bien. Ya sal, sal...

Estáis a punto de degustar otra receta estrella

de la gastronomía gallega:

lacón con grelos. Lo ha elaborado el equipo rojo,

y espero que esté a la altura

de la gran calidad y sabor que ofrece Galicia Calidade.

Muy bueno, muy tierno...

Un diez para el plato. -Pues sí.

Ha salido vuestro último plato. Enhorabuena, chicos.

Lo hemos sacado. Vamos a dejar las cocinas

más limpias que la plaza del Obradoiro,

que está magnífica. Venga, muy bien. Fenomenal.

Enhorabuena, chicos. Gracias.

Estábamos muy bien organizados, capitán. Ha sido un placer.

Hemos ido a una hoy. -¡Muy bien!

¡Finalistas tenemos que ser!

Jorge me ha encantado como capitán. Mira que normalmente

pongo muchas pegas porque siempre tengo muchos choques

con él, pero hoy no. Hemos tenido una conexión

entre todos... que se ha notado. Ha sido... un buen cocinado.

Venid aquí ahora mismo.

Lo hemos hecho de coña.

"Boas" tardes. Buenas tardes.

¿Cómo va la cosa por aquí? Pues muy bien.

Comiendo siempre muy bien.

Eso me alegra, porque desde luego

el lacón con grelos es un pilar fundamental

de la gastronomía gallega. ¿Lo han hecho bien?

Eh... Sí. El lacón sí. El grelo quizás un poco entero...

Sí. Pero no se puede decir

que han cometido sacrilegio. No, no. Para nada.

Han respetado mucho el producto, lo que es la receta,

y creo que es un plato exponente de la gastronomía gallega.

Bueno, pues solo falta la tarta. Espero que esté rica también.

Venga, nene, deja ya de sacudir y empieza a...

Un momentito.

Que no nos va a dar tiempo a sacar las tartas.

No estéis tan minuciosos. Se sacan y punto.

Y si están mal, están mal. -Tranquila, Edurne

Se acabó la función. Más no se puede hacer.

A ver, aspirantes. Los camareros están esperando.

Que saquen las tartas tal y como estén.

Perfecto, venga. Camareros, id sacando las tartas

y que sea lo que Dios quiera. Venga, Odkhuu, haz esta última.

Vamos, muy bien. Sacad las tartas.

Odkhuu, toma. Ven, corre. Haz. -Toma, lo tengo yo.

Las babas de Odkhuu no nos apetece tomárnosla.

No es por ti. ¿Te gustaría que un cocinero

sople en una tarta que vas a tomar? No.

¿Sí o no? No.

¿Entonces? Ay, madre mía.

Bueno, rápido, que se lleven la última tarta.

No podía faltar hoy el postre estrella de Galicia:

la tarta de Santiago. La ha elaborado el equipo azul

y espero que esté rica.

Buenas tardes, chicos. ¿Cómo ha ido el menú?

Ya veo que estáis con el postre.

Encantados, la verdad. Nos ha encantado todo.

La tarta está bastante buena. Lo único es que tiene

mucho azúcar glas y la presentación...

La mí, el tamaño quizás es...

demasiado grueso de lo que yo tenía entendido

que es la tarta de Santiago. Ha salido vuestro último plato.

Ahora ya sabéis lo que tenéis que hacer.

Sí, mirar al santo. Mirar al santo.

Así me gusta, Edurne. Mirad al santo y a rezar.

Que falta os va a hacer. -Nos va a hacer falta.

Limpiad la cocina. Dejadla como los chorros del oro.

Nenos, la actitud es buena, ¿eh?

Todos unidos como una piña.

Edurne es una persona maravillosa, guerrera...

Pero en el tema de capitanía, se pone muy nerviosa.

Sus ansias y la prisa por sacar el plato y todo

no la ha dejado organizarlo bien.

La hospitalidad siempre ha sido algo que os ha caracterizado

a los gallegos. Pero de corazón quiero

daros las gracias porque la acogida

ha sido tan cariñosa... De verdad, impresionante.

Sé que el año pasado batisteis récord de peregrinos.

Pero espero que este pequeño homenaje

sirva para que vengan muchos más.

Aspirantes, no sé si sois conscientes

pero en esta prueba por equipos os jugabais

el pase a la semifinal.

Supongo que eso os pone un poco más nerviosos.

Sí, la verdad. Te recuerdo, Edurne,

que llevas el delantal dorado y, por lo tanto, sea cual sea

el veredicto de los jueces, tú ya estás en la semifinal

Felicidades.

Equipo azul, en vuestro caso hay algo del cocinado

que me preocupa y mucho. Es cierto que el sabor

del caldo estaba de película, pero la berza

la hemos echado sin lavar, el chorizo con acero y cuerdas

y la carne con todos los pelos.

Llegamos a sacar esa carne al comedor

y los peregrinos nos despiden a bastonazos.

También me preocupa la falta de respeto

al producto que habéis demostrado.

¿Que la carne queda dura? No la sirvo y ya está.

¿De verdad íbamos a tirar a la basura

25 kilos de carne por un mal cálculo

en los tiempos de cocción?

Y hablando de calcular mal... Muchas soperas

tenían menos caldo que un río en la estepa.

Y siento decirte, Edurne, que creo

que mucha de la responsabilidad es tuya.

He visto pollos sin cabeza más centrados que tú,

porque tú ir a todo trapo y que ellos estén relajaditos

porque no haya una buena organización...

Eso en una cocina profesional no se puede hacer.

Yo soy culpable. Y estos pobres desgraciados

no tienen culpa de nada. -Pobres desgraciados...

A mí me parece que ese delantal sabes que te libra de todo

y tienes que asumir todo, pero ha habido errores

de todo el equipo.

No lo he hecho bien.

Y me siento muy culpable de lo que ha pasado hoy.

¿Dónde se ha visto que la tarta de Santiago

lleve casi medio centímetro de azúcar glas?

Os ha faltado regularidad. No había dos tartas iguales:

unas más finas, otras más gruesas,

unas más cocidas, unas más quemadas...

Eso sí, las que finalmente habéis servido

estaban muy ricas de sabor.

Menos mal, hija. Por lo menos estaba bueno.

Ojalá no hubiera habido el error del azúcar glas.

Pero bueno, me siento aliviada. Por lo menos no ha dicho:

"Vaya desastre de tarta de Santiago".

Equipo rojo, tanto el pulpo como el lacón son platos

con un planteamiento tan sencillo como delicado.

No tiene más misterio que cocer bien el producto.

Debéis saber que entre nuestros comensales

había pulpeiras y siento deciros

que no os han dado el diez, pero sí un 8,5.

Así que felicidades. Gracias.

Les ha gustado mucho.

Parece que no os alegráis. ¿Sois de sacar muchos 8,5

en el colegio? Yo no era de 8,5, era más de 4,75.

Yo creo que es el primero que tengo en mi vida.

En fin, quiero felicitaros, además, por lo bien

que os habéis organizado. Contad con un miembro menos

es una desventaja, y más cuando Miri

ha tenido que ausentarse para ir al mercado de abastos.

No os ha temblado el pulso.

Jorge, honestamente, creo que has hecho

una gran capitanía. Ahora sí.

Sin duda, tu mejor capitanía.

Estoy superfeliz.

Realmente se lo merece. Por fin ha conseguido hacer

una capitanía que para mí ha sido perfecta.

Pero no todo ha sido acierto en vuestro cocinado.

Algunos cortes del lacón eran demasiado gruesos

y había poca cantidad. Teníamos ahí género

para haber llenado mucho más la bandeja.

Os habéis quedado cortos.

Aspirantes, después de veros hoy trabajar,

sabemos que cualquiera de los dos equipos

tenéis nivel para estar en la semifinal.

Pero en "MasterChef" no nos valen los buenos cocineros,

buscamos al mejor. El que mejor ha trabajado hoy es...

El equipo rojo.

Merece la pena inmensamente este esfuerzo de tantas semanas

seguir vivos, con tanta energía como tenemos ahora

para llegar a la final, y "MasterChef" es

el mejor viaje que he hecho en mi vida.

Jorge, Nathan, Miri... Ya sois semifinalistas.

¿Cómo os sentís? ¿Nathan?

Yo no me lo creo. Estoy muy orgulloso

de haber formado parte del equipo de Jorge.

Ha sido un placer.

Miri, por fin estás en un equipo que gana.

¡Sí! Ja, ja.

Estoy feliz porque creo que hemos hecho un equipazo,

que nos hemos compenetrado bien. Y estoy feliz

de haber sacado las garras hoy,

y de haber luchado por estar en la semifinal

junto a Jorge y a Nathan.

Hoy es hashtag "Miri's semifinal".

Además, conseguirla con Jorge ya es lo más.

Estoy feliz

Equipo rojo, quiero recordaros, además

que vais a disfrutar de una masterclass

a manos del genial Pepe Solla. Felicidades por ello también.

Vosotros, sin embargo, Elena, Odkhuu, Silene y Edurne,

vais a la prueba de eliminación. Me río por no llorar.

Edurne, ¿tienes algo que decir? Bueno, yo como confiaba

tanto en los míos me he llevado un desengaño.

Y la verdad es que he sido

la culpable de que esto...

Aquí somos cuatro personas, no eres la responsable de todo.

Tú, como siempre, lo has dado todo. Ha sido un placer trabajar contigo.

Ya está. -Relájate.

El delantal blanco me pesa como si tuviera una mochila

con 800 kilos de piedras.

Si lo pudiera cambiar

por salvar a los niños, me lo quitaba.

Edurne, tu delantal dorado te salva de la posibilidad

de ser eliminada, pero, como siempre,

esperamos lo mejor de ti en el cocinado.

Lo intentaré. -Claro que sí, hombre.

Equipo azul, a pesar de haber perdido la prueba

queremos premiar el buen trabajo que ha realizado

uno de vosotros cuatro.

Consideramos que ha trabajado con entrega, compañerismo

y, sobre todo, con capacidad de adaptación

ante los imprevistos.

Y ese aspirante es...

Elena.

Elena, cariño, eso significa que tendrás una ventaja

muy importante en la prueba de eliminación.

Muchas gracias. Me enorgullece. Estoy muy contenta.

Es que me han dado una palmadita para aprovecharla.

Si no me conocéis soy Pepe Solla, tengo un restaurante aquí cerca.

Hoy estamos en el Centro Superior de Hostelería de Galicia

y he venido a daros una clase. Enhorabuena por ganar la prueba.

Gracias. -Buscando productos de Calidade,

nos vamos a quedar con el tema de conservas.

A la hora de empezar a trabajar con conserva hay dos cosas:

la que tiramos y la que nos quedamos.

Cuando abrimos una lata y escurrimos, el caldo

o el aceite son perfectos, ¿no?

De hecho, Suso está empezando a abrir.

Y aprovechamos el aceite. -Es que tirar ese aceite

con ese aroma sería un pecado.

¿Qué pasa? Que ese aceite está muy enriquecido

y lo que vamos a hacer es utilizar el aceite con glicemul,

que es un emulgente para grasas. En cocina, a veces, nos esforzamos

por hacer caldos perfumándolo con cosas, y esto es mucho mejor,

es mucho más potente. -Es un recurso de algo que se tira.

Es algo que ganamos desde el primer momento

que lo guardamos.

Bueno, vamos a trabajar con un poco de kimchi.

Lo voy incorporando

a una yema de huevo.

Cuando el producto es tan bueno,

platos muy sencillos. Solo hay que darle una chispa,

unos matices. No más.

Unas miniensaladas... -Qué ganas de comerme el plato.

¿Qué es esto? -El aceite que utilizamos

con glicemul. Probadlo, ya veréis.

Es mantequilla en boca.

Ahora, gracias a esta clase, mis amigos van a ser más amigos.

Voy a hacer unos aperitivos con todos estos platos

de las latas y todo... Ya verás qué amigos van a ser.

Pues nada, espero que os haya gustado,

que hayáis cogido ideas.

Muchas gracias.

Vuelvo a encontrarme con ideas, y un chef

que vende una idea de respeto al producto

y de que todas las recetas son buenas si hay equilibrio.

Me gusta mucho.

Vuelven los campamentos "MasterChef".

Si tienes entre 8 y 16 años, te apasiona la cocina,

la naturaleza y quieres vivir una experiencia inolvidable,

no te puedes perder nuestros campamentos.

Además, convivirás con los concursantes

de "MasterChef Junior".

No lo pienses más, este verano

campamentos "MasterChef".

(TODOS) ¡Ven al campamento "MasterChef"!

Los aspirantes que van a entrar de nuevo

por esa puerta ya no son los mismos que pisaron

estas cocinas en el reto anterior.

Vienen de hacer un viaje espiritual a Santiago de Compostela.

La inyección de energía que necesitan

para hacer frente a la recta final.

¿Qué será, será?

Ah, claro, sí.

Aspirantes, bienvenidos de nuevo a estas cocinas.

Gracias, Eva. Jorge, Nathan, Miri...

Como ganadores de la prueba por equipos,

ya habéis asegurado la plaza en la semifinal.

Muy fuerte...

Programa tres, estaba en eliminación,

programa tras programa... Hoy vengo con delantal blanco.

Miri semifinalista.

Nathan, ¿te lo crees ya? Sí, sí. Me lo creo.

Preferiría que otra persona fuera semifinalista

antes que Nathan porque creo que no ha jugado limpio conmigo,

y creo que hay otras personas que se lo merecen más.

Edurne, tú también eres semifinalista,

porque el delantal dorado te protege de lo que pueda pasar

en este reto. ¿Contenta?

La verdad es que no mucho. Mis compañeros están aquí por mí.

Estoy segura de que si por ti fuese

devolverías el delantal, ¿a que sí? Ahora mismo.

No se puede, Edurne. Así que dentro de lo que cabe,

disfrútalo. Vale, procuraré.

La verdad es que lo estoy llevando muy mal.

Mi amatxo, desde donde esté, me va a ayudar todo lo que pueda.

Ahora y en otras cosas.

Bueno, Jorge, Miri, Nathan... No os tendréis que enfrentar

a la prueba de eliminación, así que a la galería.

Adiós, chicos.

Quiero pensar que igual que para mí era impensable decir:

"Voy a ser semifinalista" y lo soy,

me va a pasar igual cuando diga: "Soy finalista", y lo sea.

Silene, Odkhuu, Elena y Edurne, mucha suerte a los cuatro

porque arrancamos la prueba de eliminación.

Gracias, Eva.

A ver qué pasa hoy... -Que se vaya quien se tiene que ir.

Aspirantes, cualquiera de vosotros puede ser

el próximo "MasterChef" España.

Pero también quiero que seáis conscientes

de que la aventura está a punto de terminar

para uno de vosotros.

Semana tras semana nos habéis demostrado

que os dejáis la piel por ser los mejores.

Suponemos que en este reto también lo haréis.

Os voy a dar una razón muy poderosa:

el mejor de esta prueba tendrá la mejor

y más importante ventaja de esta temporada,

que utilizará en el primer reto de la próxima semana.

Qué fuerte. -Madre mía...

Como pase directo a la final... -Qué va.

Para el último reto de la noche nos acompañan

dos socios y amigos que después de trabajar

intensamente en la cocina de El Bulli,

decidieron montar su propio negocio.

Desde su restaurante Disfrutar, en Barcelona,

con una Estrella Michelin, Oriol Castro y Mateu Casañas.

Hola, buenas noches. Buenas noches y bienvenidos.

Hola, ¿cómo estamos? Muy bien.

Oriol, Mateu, bienvenidos a "MasterChef".

¿Cómo definís vuestra cocina y qué buscáis en vuestros platos?

Lo que hacemos en Disfrutar es un menú degustación

donde queremos que la gente venga

y entienda lo hacemos.

No con un plato, si no toda la armonía del menú.

Mateu, un año después de inaugurar Disfrutar

conseguís la primera Estrella Michelin,

y acabáis de entrar en la lista de los 100 mejores restaurantes

del mundo, en el puesto 55. Flipas.

Muy contentos. Como decía Oriol,

estamos intentando hacer una oferta muy dinámica,

y ofrecemos una experiencia en el trato y en el servicio.

Y que el nombre haga honor a lo que damos en el plato,

y que la gente disfrute y pase un buen rato con nosotros.

Así es, que yo lo he comprobado. Exacto.

¿Disfrutar se llama? -Sí.

Qué bueno, ¿no? -Es brutal el restaurante.

Os conocisteis y os formasteis profesionalmente en El Bulli.

¿Cómo se percibe eso en la cocina que hacéis

en la actualidad? Marca.

Son 18 años con Ferrán Adriá. -18 años...

La verdad es que este ADN bulliniano

lo tenemos, ¿no? Hoy hemos traído un plato

que tiene bastante técnica. Sin duda, el producto es

una parte muy importante, pero nuestra vanguardia

o nuestra bandera va en la técnica, y por eso hoy veremos

un plato muy técnico que es una mazorca de maíz.

Bueno, presentárnoslo.

Bueno, ¿qué tenemos aquí? La mazorca de maíz multiesférica.

¿Cómo? En Mongolia, 40 bajo cero,

no existe el maíz.

Así que, el conocimiento del maíz casi nada, muy poco.

Esta técnica es de multiesferificación

moldeable. En el 2003, en El Bulli,

creamos la esferificación, y hasta el año 2016

no se había hecho nunca de este defecto,

que se enganchan estas bolitas, una virtud.

Y consiste en que normalmente los lavábamos y ahora no.

Los escurrimos y los ponemos en un recipiente.

Se pegan y podemos conseguir...

una mazorca de maíz.

No, nunca hay que imitar.

O sea, que esos pequeños granos de maíz son esferificaciones.

Sí, donde se lavan por separado y los juntamos

y tenemos una mazorca.

Es que el plato es raro.

O sea, era muy raro.

¿Y alguna técnica más aparte de esa multiesferificación?

Tenemos un plato que consiste en nueve elaboraciones.

Tenemos las bolitas de maíz, que forman la minimazorca,

y a partir de aquí, lo acercamos a una combinación

que puede ser más de nuestra región como es el cerdo ibérico.

Y aquí le hemos dado unos matices vinculados con Méjico

que es un país que nos encanta, a través del achiote, del mole...

Y creamos unos sabores intensos, especiales,

que te hacen disfrutar de una técnica novedosa,

pero con unos sabores y unas sensaciones diferentes.

El mole es como una salsa...

Sí, una pasta.

Bueno, aspirantes, ¿habéis tomado nota

de todas las técnicas que os han explicado

Oriol y Mateu? De todas.

Como podéis imaginar, tenéis que imitar

este espectacular plato que nos han traído Oriol y Mateu.

Tanto visualmente como por sabor.

Qué fuerte. .Madre mía, qué prueba.

Eso muy poca gente lo hace. -Bueno, espérate.

Además, Mateu y Oriol os ha traído la receta

porque sería imposible hacerlo sin ella.

Debéis seguirla paso a paso para conseguir este resultado.

Para que no se os olvide ningún ingrediente

tenéis cestas con todo lo que necesitáis

en el supermercado. Supongo que querréis probarlo.

Nosotros también.

Elena, tú fuiste la menos mala del equipo perdedor

y te dijimos que disfrutarías de una ventaja en esta prueba,

así que acércate, por favor, y disfruta de ella.

Qué bien. Eres la única

que va a probar el plato.

Dale, Elena. El resto os podéis acercar a verlo,

pero, como dicen en mi pueblo: "Lo verás, pero no lo catarás".

Qué malo eres.

Que se te queden los sabores. -Qué mezcla de sabores, madre mía.

¿Has acabado? ¿No quieres comer más?

No. Pues delante de cocinas,

todo el mundo a sus puestos.

Qué prueba más difícil.

Un multiesférico...

Elena, cuéntanos. ¿Qué te ha parecido?

Uf, es una mezcla de millones de sabores

que casan perfectamente.

Sind ar demasiados detalles, unas pistas para tus compañeros...

No voy a dar mucho detalle, pero os digo...

Hay una cosa que si no la pruebas no sabes si puede ser salado,

dulce, agrio... Y quizás en ese punto

puede estar la diferencia de la mezcla

de todos los sabores que casen bien.

¿Qué pista es esa? No ha dicho nada.

Yo tampoco diría nada.

Es una eliminación.

El resto debéis imaginar los sabores.

Podréis acercaros durante el cocinado

para ver el plato, para no fallar con el emplatado,

porque Oriol y Mateu han traído otro de muestra.

Madre mía...

Tú mismo lo harías. -Yo estoy con gente

y digo a qué sabe.

No lo haces tú, Nathan. Yo soy como soy.

Yo digo los sabores de eso. -Jorge lo haría.

Ahora vais a poder disfrutar de unos de los últimos consejos

de Oriol y Mateu antes de poneros manos a la obra.

El primer consejo es que cojáis la receta,

leedla bien y organizaros. Si os organizáis, podéis hacerlo.

Es la clave. Lo sabores están claros y definidos.

El yogur es yogur; el maíz, maíz; la panceta, panceta;

el achiote, achiote; el mole; mole. -Claro que es maíz.

Eso es ve y en la receta lo va a poner.

Nathan, estás muy pesado. No me marees, tío.

Jorge y yo nos hemos enfadado porque tenemos grandes opiniones,

las dos respetadas. Sinceramente, cada día es como para nosotros

semanas enteras y se nos cae la casa encima.

Necesitamos salir ya.

No es difícil. Está la técnica de esferificación,

pero lo otro lo sabéis hacer, recetas tradicionales:

jugo, migas de cerdo. Cuando lo veáis, es simple.

Aspirantes, para replicar esta mazorca de maíz multiesférica

tenéis 75 minutos. Uf.

¿Entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

El tiempo comienza en tres, dos, uno, ¡ya!

Bien, Helen, bien.

Cada uno tiene su nervio, ¿te das cuenta? Cada uno el suyo.

La verdad es que van a tope.

Tienen que entender bien la receta y que la sigan.

Hemos dicho que lean primero la receta y se organicen.

Y han ido a piñón. Sí, no se han detenido nada.

La leerla de arriba a abajo. A leer por dónde tirar.

Bueno, realmente, igual les trae más trajín la parte tradicional

del fondo y el jugo... Que lo otro a lo mejor.

Lo otro es técnica pura y dura. Técnica pura y dura que...

Lo más sencillo es lo más difícil, aparentemente.

Y lo más complejo, lo que parece más sencillo...

Hacer un fondo bien hecho, que te dé tiempo y reducirlo.

La cocina moderna tiene que ser buena, sabrosa.

Puede haber mucha técnica y espectacular,

pero tiene que ser buena, con fundamento.

Hacer un caldo de cocido y con gusto es fácil.

Pero hacer un maíz y que no sé qué.

(BALBUCEA) Tiene que tener una armonía,

que tenga un sentido, ¿no?

(ODKHUU MURMURA)

Y para hacer esos multiesféricos...

El procedimiento es coger maíz de lata, con su agua de su lata,

triturar, pasar por una estameña y tenemos un jugo.

Pero a este jugo le añadimos un gluconolactato,

para que nos solidifique y xantana para que nos dé cuerpo.

Y, entonces, ya tenemos este baño que es agua y alginato.

Y vamos haciendo gotita a gotita encima de esta agua.

Y, automáticamente, gelifica.

(EDURNE) No, que no voy a hacer nada.

No tengo cuerpo para hacerlo, lo siento, pero no sé

Voy a hacer algo por hacer algo, porque no voy a estar aquí parada.

La verdad, me cuesta la cocina de vanguardia,

que para mí es muy nuevo, no conozco bien.

Especialmente es difícil para mí.

Bueno, difícil, quiero decir, es nuevo para mí, ¿sabes?

Venga, Odkhuu, cariño.

Sacando leche, Odkhuu. (RÍE) Como vaca.

-Cabra. -Creo que veo más flojito a Odkhuu,

porque no le suelen salir bien a él estas cositas.

No sé yo hoy cómo lo hará.

Es una competición, me da igual quién se vaya menos yo.

Elena me da más igual que se vaya.

Ahora se están juntando Silene, Edurne y Helen.

Todo el día están hablando, "burchando" a todo el mundo.

Entonces no me aporta nada.

Hoy no iba a cocinar, porque ya me quiero marchar.

Yo creo que aquí ya he tenido el tiempo suficiente

y he aprendido mucho, pero yo me quiero ir a casa.

Poquito, poquito.

Ya está, ya está Elena, ya está. Perfecto.

He creído leer que tenía que echar seis gramos de xantana.

Madre mía de mi vida, si eran 0'6.

Lo bueno es que he podido quitar polvo antes de mezclarlo.

¿Qué me cuenta Edurne? Pues que no voy a hacer nada.

¿Por qué? Yo me quiero ir a casa ya, Pepe.

Vamos a ver, ¿llegas hasta aquí y ahora vas a tirar la toalla?

¿Pero por qué? Han venido aquí por mí.

Vamos a ver, Edurne. Como todas las pruebas.

Ya. El programa es una competición.

Va de eso y cada semana sale uno, pero va también de lo contrario.

Cada semana damos el máximo. Lo de Santiago me superó.

La mujer más fuerte de "MasterChef"

que nos llevó con la lengua fuera a todos,

y ahora me partes por la mitad de verte así.

-Se me ha ido la olla. -Edurne está agobiadísima.

¡Eh! Martín lo dijo, Edurne. "Garrote".

"Garrote". ¡Me cago en la mar! No perdamos eso. ¡Venga!

Dale, suerte. Es que yo no lloro.

O sea, yo no he llorado ni cuando se murió mi padre.

Y ahora con nada tengo la lágrima fácil.

¡Corre, corre, corre!

Hoy voy con la mente solo para salvarme.

Mi mente está enfocada en la final.

-¿Quieres más o...? -No, no, no, dame.

-Es este. -El mío, dame. Ya está.

Lo que da gusto es ver a Elena moverse en la cocina. Es un nervio.

Un nervio pero... A toda pastilla, no para, no tal...

Veremos el resultado final, pero ganas y afición toda.

La pobre Edurne, como se ha venido abajo...

Está de bajón, parece que ahora va a resucitar.

Le he tenido que dar ahí cuatro palabras de aliento.

Estaba fuera de sitio la mujer.

Aspirantes, os recuerdo que os podéis acercar a ver

el plato acabado todas las veces que queráis.

-Hola. -Bien visto, Elena, bien.

¿Cómo se hace el turulo?

Marca el ángulo de abajo, el estrecho.

Se rula por encima hasta que te cierra al tamaño que quieres.

-Vale. -Y celo. Celo para pegar.

-Vale, nenes, venga, queda poco. -¡Vamos, mami!

-Venga, que queda poco, que vais bien.

-¿Cómo lo llevas? -¡Hola!

-La salsa tiene buen color. -¿Sí?

Le falta grasa para que esto vaya friendo.

Es como un chicharrón. -Vale.

-No es panceta rehogada. No digáis tantas cosas,

me cago en la mar salada. Le vais a hacer la receta.

Baja la marcha, baja una marcha y te saldrá mucho mejor.

-La acabo de bajar. No, la marcha tuya.

¡Ah, la mía! Vas a 100 por hora.

-Vas a tope, vas a tope. -Siempre.

Mejor ir a 80 que no a 100. Llevan razón.

-Te ha quedado espeso antes algo. -Sí, me pasé con la xantana.

-Nos retiramos. Venga, sí, vámonos. Venta, suerte.

Vale. El turulo está.

Hale, Odkhuu, venga. Que te falta poco ya, nene.

-Voy, voy, voy. -Venga, que te falta poco, nene.

-Ya, ya, ya.

¿Qué pasa, Edurne, por aquí?

Lo siento muchísimo por haceros pasar por esto, pero...

Está de bajón, está de capa caída. Están mis niños aquí por culpa mía.

¿Ese ejemplo le vas a dar a tus niños, como dices tú?

La experiencia que tienes en la vida...

Ya sé que tengo mucha experiencia. Y no debía dar este espectáculo.

No es ningún espectáculo. Somos personas, lo entendemos.

El tiempo me ha superado.

La cocina es cocina y las personas, personas.

Te animaría a que, con lo que preparaste,

emplates tus combinaciones de sabores.

No es mala idea tampoco. ¡Vamos, Edurne, venga!

-Venga, un poquito de fuerza. -Gracias. Muchas gracias.

Venga.

-Elena, fuegos, fuegos. -Sí, que tiene que estar así.

-Está perfecto. (SARCÁSTICO) Sí, sí, perfecto.

Atención, aspirantes, entramos en los últimos 20 minutos.

Fuerte golpe contra el suelo.

(JORGE RÍE) -Perdón.

¿Dónde está la jeringuilla? No la tengo.

Bueno, Silene. ¡Ay! ¿Usted ahora con eso otra vez?

¡Pero ya me has regalado! ¿Te piensas que es para ti?

Pues, mira, no es para ti. ¿Sabes para quién es? Para tu hijo.

¡Ay, le va a encantar! Sé que le gusta mucho la cocina.

Le das este a Samuel de mi parte con todo el cariño.

¿Estoy guapísimo o no? Mucho.

Me lo dice todo el mundo. Muchas gracias.

Gracias. Que lo disfrutéis. Vale.

Hale, nenes, que mira, a la mama le salen las bolas.

¡Mira! (RÍE) Ya se ha animado.

¡Venga, chicos! Que no se diga. ¡Nenes!

No os durmáis. -Este y este ya está.

(MURMURA)

Odkhuu, te traigo aquí a Mateu y Oriol.

-Buenas. -Buenas, ¿cómo lo llevas?

-Muy bien. Muy tranquilo le veo.

-Te vemos muy bien, más... -Controlado, controlado.

-¿Aquí dentro con yogur? -Si algo decimos a cada uno,

es que el mole por un lado... -Es que está aquí.

Aquí, "los 50 gramos de yogur natural,

20 gramos de pasta de mole negro". -Pero otras cosas para acabado.

Por separado. Es para acabar los platos.

No eres muy de hacer esferificaciones, ¿no?

La verdad, me cuesta mucho, ¿eh? Le regalé la Escuela de MasterChef

donde venía un curso maravilloso de esferificaciones.

Pero no ha puesto interés. No ha estudiado.

No, las palabras técnicas nunca las he escuchado.

¿Cornete? Sí.

Ah, no, ahora voy a hacer. Ahora. Ahora hago yo.

Esto es un pimpán. Te veo perdido, nervioso

y un poco caótico. ¡Hala! Pues sí, la verdad.

Métete caña, queda muy poco tiempo, Odkhuu.

Muchas gracias. Chao. Esta prueba es un poco difícil.

Tanto xantana y agar y gluconato y...

Y maíz. O sea, ¿maíz? Yo he comprado la lata

y siempre lo he echado en la ensalada.

Odkhuu, empieza a hacer las esferificaciones.

Venga, esferificaciones. Odkhuu, reduce la salsa mientras.

Estoy sufriendo porque veo a Odkhuu un poco perdido.

No sé si está entendiendo la receta o si no.

Y sufro por él. -Odkhuu está despistado.

Le veo perdidísimo. Ha leído los ingredientes,

pero no ha leído la elaboración.

Esto voy a quitarlo de aquí. No me gusta.

Edurne no descartemos que nos presente una minimazorca.

Sí, sí. A ver si nos llevamos una sorpresa.

-Ya está, entonces, esto de aquí... -Hay que emplatar ya, ¿eh?

¿Cómo voy a emplatar si estoy con la salsa?

-Odhkuu, aceite, aceite, Odkhuu. -Odkhuu, aceite ahí.

-Aceite. -Va, Odkhuu cariño.

¡Buf! Madre mía. No se puede de salado que está.

Uf, esto lo he reducido.

Oh, qué bonito. ¡Bravo, bravo, bravo! ¡Precioso!

Muy bien, Elena.

Aspirantes, en cinco minutos daremos el "manos arriba". ¿Oído?

-Oído, Eva. (MURMURA)

Venga, venga, empieza a emplatar.

Sí.

Vamos.

-Otra vez me olvidé. -No debe enfriarse.

¿Te ha salido, Elena? Sí.

Bueno, muy bien. Vale, la marrón por encima. Vale.

(RÍE) Corre, corre. ¡Qué marcha tiene!

No para, no para. No para, no para.

Cuidado, Odkhuu, cuidado al sacarlo.

-Maíz, maíz, no sé. -Bien, bien, Helen, bien.

-¡Hola, chicos! -¡Hola!

-Ah...

Silene también va como una moto, ¿eh?

Ah, mira, pero si Edurne lo ha hecho y todo.

-¡Claro! -Y, de repente, me giro

y veo ahí la mazorca hecha.

¡Y he flipado! He pensado: "Mira a la tía. ¡Ole!".

Aspirantes, acabáis de entrar en el último minuto.

Uno, dos, tres, cuatro. Cuatro cosas.

Ah, pero encima la pimienta.

Diez, nueve, ocho, siete,

seis, cinco, cuatro,

tres, dos, uno. ¡Tiempo! ¡Manos arriba!

(Aplausos)

Si me ve mi marido así me viene con un taxi

y me lleva. Me lleva a Tolosa.

Mientras estaba así, medio picado con Jorge,

me he sentido bastante mal. Somos como hermanos.

¿Y quién no tiene hermanos y ha llegado a los pellizcos?

Si quieres aprender lo que necesitas saber de cocina,

tenemos una novedad. A partir de ahora,

la Escuela Online de MasterChef amplía cada mes sus contenidos

para que te conviertas en un masterchef.

Encontrarás nuevas recetas para sorprender a tu familia y amigos

con deliciosos platos. Entra en la Escuela MasterChef.

Aspirantes, el tiempo en cocinas ha terminado.

Eso quiere decir que los jueces y nuestros invitados

van a probar vuestras réplicas. Estos son unos cracks.

Empezamos con Edurne. Adelante, veamos el resultado.

(Aplausos)

Venga, amatxu. Les voy a llevar el plato

con un poquito de vergüenza.

Porque han tenido que venir a darme fuerza dos veces.

Al final he hecho lo que he podido.

Qué importante es la actitud en las personas.

Imagínate si desde el principio lo hubieses tomado así:

haces un platazo.

Discutiremos muchas cosas de la disposición del plato, seguro.

Pero quien quiere, puede.

¿Qué os parece el resultado a simple vista?

Este resultado no lo hubiésemos esperamos hace 30 minutos.

Pero aquí está. Queremos ver a esa Edurne

que se come el mundo. Vente arriba, Edurne,

que tienes el delantal dorado. Ya, pero hay días malos y...

Lo entendemos, nos pasa a todos. Somos humanos,

pero ha hecho una remontada como en el fútbol.

Has remontado el partido desde abajo.

Has conseguido hacer esto, me saco el sombrero.

Bueno. He sacado un poco de fuerza.

Toda al 100% no, porque la cabeza estaba en otro sitio.

Pero al menos la vieja ha hecho algo.

Ha aprobado la esferificación.

A nivel técnico, ha aparecido la mazorca,

cosa que creíamos que no aparecería.

Si hubiera tenido esa actitud desde el principio,

las salsa hubieran llegado a buen puerto.

Seguro. Siendo una cocinera tradicional de jugo,

la hubiera conseguido hacer, que era lo más tradicional.

No lo hemos notado, es una pena. -No, no.

Has hecho lo más difícil, que es la técnica,

y lo más tradicional no. -Sí.

Pero muy bien Edurne, te felicito por el mérito

de haberlo hecho en tan poco tiempo.

Y te ha faltado eso, aplicarte y decir:

"Venga, puedo sacarlo. Lo puedo sacar".

Y lo hubieses sacado dignamente. Gracias.

Edurne, hoy no te jugabas nada, tienes el delantal dorado.

Sube a la galería con tus compañeros.

Continúas una semana más. Gracias. Encantada.

(Aplausos)

De la actitud derrotista que he tenido al principio

me arrepiento.

Si hoy no tengo este delantal, la Edurne se va para Tolosa.

Así de claro.

Qué mal lo he pasado.

Aspirantes, ahora sí empieza la cata eliminatoria.

Comenzamos por Odkhuu. Adelante.

Estaba bloqueada, totalmente. Me quería marchar a casa.

Cuando cocinas bloqueado, es lo peor que hay.

Yo te he visto la cara diciendo "me voy".

Odkhuu, ¿satisfecho del trabajo? Pues 85% sí.

¿Por qué? Con la receta me he liado un poco.

¿Entenderla? Sí, entenderla y me ha costado.

Pero... Interpretarla.

Sí, las dos, las dos cosas.

Me agobió mucho la receta, entonces, pues al principio

estaba al 100%, que seguía la receta. Y luego...

Mi plato casi, como un 40%, casucha sido libre.

No hay que interpretar sino seguirla al pie de la letra

o los sabores se verán afectados. Hay que probarlo.

Yo diría que es un poquito como Edurne, ¿no?

Y es que la mazorca existe, lo que es la técnica está bien,

pero había un poco de caos a la hora de la ejecución.

Hay cosas que se están reflejando mucho en el plato.

Estaba perdido. Se refleja en el plato final.

Esto no es del achiote, ¿no? No me recuerda mucho

al gusto potente del achiote, a la profundidad de ese sabor, ¿no?

Ha faltado un poquito de sangre.

Yo te he visto muy desubicado, descentrado, perdido, incluso.

Eso se refleja en tu plato, simple y llanamente.

Falta saborcito, falta intensidad.

Creo que la alta cocina tiene sentido

cuando el sabor es espectacular. Debe ser un plato que,

con una cucharada, hagas una mezcla de sabores

que te deje alocado. A mí no me ha dicho nada.

-Madre mía. -¡Qué duros, tío!

(RESOPLA) -Cuando yo probé estaba rico.

Pero, claro, yo no he probado el sabor de este plato.

Los jueces dicen que no, pues entonces no.

Ellos saben, ellos han probado.

Silene, ¿preparada? Vamos allá.

Qué bonito le ha salido.

¿Qué tal te ha ido haciendo tu plato?

Bueno, pues me parece un plato con muchos pasos

y, entonces, de vez en cuando me costaba conciliar

todas las cosas a la vez y las salsas y todo.

Y, bueno, creo que he hecho una mazorca un poco grande,

pero no sé si... ustedes dirán.

Silene, hay cosas que no entiendo.

Las diferentes elaboraciones del plato tienen mucho sabor,

pero no sé por qué azar del destino has mezclado el yogur con el mole,

el jugo de asado con el picantito, la corteza ahí y el otro por allá.

Hiciste una versión libre, es una lástima.

La mazorca es preciosa; grande, pero preciosa.

el sabor intenso, así nos gusta.

Fallaste en lo sencillo, colocar los ingredientes.

Muy bien, pero hay algún toque y hay algunas cosas

que pueden dejar que desear.

Deberías haber trabajado mejor la receta para ver que

el yogur es blanco. Esos pequeños detalles hacen

que un plato pueda ser un 10 o pueda ser un 6'5, ¿vale?

Silene, delante de cocinas.

-Venga, nena. -Me pongo muy nerviosa

a la hora del emplatado, pero me he alegrado

que no fuera una cosa... ya sabes.

(RÍE) Que, a veces, las valoraciones son...

Elena, cerramos la cata contigo. Adelante.

Elena, ¿cómo te has sentido en esta prueba?

La verdad, me sentí muy a gusto.

Ha sido una prueba que me ha dado energía.

Bueno, a ver si lo he hecho bien.

Viendo tu plato, me parece que está bastante bien clavado.

Vamos a probarlo.

Uhm.

Está muy bien resuelto de sabor. Para mí está muy bien.

A mí me parece que encaja todo perfectamente.

¡Buah! Mira, que las palabras de Pepe sean esas...

Ya he empezado a sentir adrenalina

desde el dedo gordo hasta las sienes.

Sin duda alguna, visualmente es el más parecido, más clavado.

Gustativamente está muy bien, tiene la potencia

de la grasa del jamón, el achiote se nota.

Decirte que hemos visto que ibas como Elena Terremoto

desde que has empezado, pero hiciste un error,

rectificaste y lo salvaste.

Lo importante de un cocinero es rectificar los errores.

Lo hiciste bien y rectificaste.

Da gusto verte trabajar, Elena, y da gusto ver la satisfacción

que te da cuando los chefs valoran bien tu plato.

Es una maravilla, felicidades. Muchas gracias.

Desde mi capitanía en aquellos antaños

del programa, ya no sabía qué eran cosas buenas en un plato.

(Aplausos) ¡Cariño, lo merecías, hija!

Ya era hora.

Cuando ves trabajar a una persona así de cerca,

así de bien, es una masterclass. -Esta es un crack.

-Qué subidón. -Te lo mereces.

-Gracias, cariño. -Qué bien.

-Muchísima suerte, por favor. -Te quiero muchísimo.

Apuesto por ti altísimo.

-Se va Odkhuu. -No, no lo creo.

Yo tengo mis dudas.

Yo también porque, aunque no le fuera bien esto...

Se va Odkhuu.

Veo a mi Odkhuu y sufro por él.

Tengo la esperanza de que Odkhuu no se vaya, por Dios.

Es que se merece tanto más estar aquí que Silene.

Bueno, Oriol, Mateu, llega el momento de las despedidas.

Ha sido un placer teneros. Igualmente.

Volved pronto, lo hemos pasado de maravilla.

Que os vaya muy bien con Disfrutar y Compartir.

(Aplausos y murmullo)

Osuna visita maravillosa.

Imagínate, un año, una Estrella Michelín.

O sea, es que por favor, ¿no? Son unos máquinas.

(Aplausos) ¡Ay!

-Buenas noches. Muy buena faena. -Suerte, ¿eh?

-Muy bien trabajo, tíos. -Mira qué buena gente, tío.

-Son unos grandes. -Pues sí.

(Aplausos)

Aspirantes, llega el momento más complicado de la noche,

el de decidir quién abandona las cocinas.

Para eso, jueces, hay que deliberar.

Por favor, al restaurante.

-Uf, esta es la peor parte. -Mucha suerte, Odkhuu.

-Elena es la mejor de la prueba. -Claro, sí.

(MURMURAN)

-Me preocupo por ti. -Nada, está todo bien.

No hay de qué preocuparse.

(MURMURAN)

Es una chica que es incoherente total.

No está valorando para nada estar en este concurso.

Hoy espero, de una vez por todas, que se vaya Silene. No puedo más.

Aspirantes, somos conscientes de que no era fácil.

Pero este jurado también se ha dado cuenta

del trabajo que habéis realizado los cuatro. Enhorabuena.

(TODOS) Gracias, chefs. A estas alturas de la competición,

la prueba tenía que ser exigente

porque solo los mejores ganan "MasterChef".

Hay un aspirante que ha demostrado que conoce y domina

las técnicas de vanguardia

y que está al nivel de exigencia del programa 11.

El aspirante que pasa a la semifinal y que, además,

disfrutará de una importante ventaja

en el próximo programa es...

(CONCURSANTES MURMURAN) Elena, Elena...

Elena, felicidades.

(Aplausos) ¡Muy bien!

¿Ves qué bien? Yo me alegro por ti.

Elena, sube, sube a la galería.

Me han dicho que la ventaja más grande del programa.

Que me manden a la final directa, como decía mi abuela.

¡Ay, lo sabía, cariño! Lo sabía, mi niña.

-Bueno, Odkhuu, aquí nos quedamos. -Aquí quedamos nosotros.

Aquí estás hija. Ahora me falta la otra hijita.

Silene, Odkhuu, uno de vosotros ya está fuera de "MasterChef".

Silene, tu plato estéticamente dejaba mucho que desear.

La mazorca estaba bien,

pero las demás elaboraciones no estaban completas.

Odkhuu, nunca te he visto tan perdido en la cocina como hoy.

Por estética, el plato parecía que estaba bien,

pero nos ha fallado el sabor.

Por tanto, el aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

Ay, por favor, por favor...

Odkhuu. Felicidades, cariño.

-Otra vez igual, tío. -Qué fuerte, qué fuerte.

¡Para arriba!

(NATHAN RESOPLA) (JORGE MURMURA)

No haré cosas que no me nazcan.

No me giré para saludar a Silene cuando subió las escaleras.

Yo hubiera preferido que se marchara Silene.

¡Hola, Eva! Odkhuu, muchísimas gracias.

Nos has hecho disfrutar tanto en este programa.

Sí. Y yo también quiero decir muchas cosas hoy.

Primero, quiero decirle gracias para mi abuelo, para mi madre,

para mi familia y a mí mismo también.

-Di que sí, hijo. -Eh...

Gracias a "MasterChef", me dio una oportunidad en mi vida.

Solo una vez te toca en la vida.

Y llegar a este programa para mí es un premio.

Y también quiero decir a todos los aspirantes:

os quiero mucho y 16 gracias para todos.

(RÍE)

Y también gracias a los jueces

y gracias a todo el equipo del programa.

¿Y a mí? Bueno, gracias, Eva.

Yo te he enseñado el español que sabes.

(RÍE) Sí, sí, sí. -Es que me lo como.

Nombrabas antes a tus compañeros.

¿Quién, para ti, es el ganador de "MasterChef V"?

Quiero que sea Miri, porque es nuestro futuro.

Confío mucho en Miri. Yo prefiero que sea ganadora ella.

Miri, no paras de llorar, ¿cómo te sientes?

Muy triste porque... es mi...

es mi todo en la casa y en todos lados.

¿Quieres bajar a darle un beso? Sí.

Con Odkhuu se me va todo.

Sé que me llevo un amigo, pero para siempre.

Y se me va una parte de mí.

Porque sin él, la verdad, me siento muy sola.

La vida sigue, entonces es importante nuestro futuro.

(RÍEN) -No es mi amiga,

Miri es mi hermana pequeña. La amo como hermano mayor.

Ay, mi "Cuchimiri".

Tengo un montón de cosas para ti. Oh, oh, oh.

Estarías esperando este momento. Esta tarjeta

de nuestro patrocinador, el supermercado de El Corte Inglés,

te regala mil euros para tus compras en alimentación.

Para que sigas guisando y me invites

a uno de esos guisos tradicionales que haces.

Aún nadie me cocina, siempre me cocino a mí.

Ya tienes para quién cocinar. Yo cocino para alguien.

(RÍEN) -Está echando ya...

Echando, a ver si le sale un novio.

Nuestro patrocinador de electrodomésticos Bosch

te regala una selección de los electrodomésticos que usaste,

incluida la placa de inducción. Sí, pues genial.

Te llevas el juego oficial de "MasterChef",

seis meses de libre acceso a la Escuela Online de MasterChef

y los maravillosos cuchillos de "MasterChef".

Y dame un beso muy grande y un abrazo. Ha sido un placer.

Igualmente, Eva, guapa.

(Aplausos)

-Mucha suerte, chicos. -Eres un crack.

Odkhuu, ahora sí, llega el momento de que dejes tu delantal

en tu puesto de cocina. Vale.

Hasta siempre, cariño. Gracias, chefs. Gracias a todos.

(Aplausos) ¡Grande, grande!

Eres el mejor, Odkhuu.

(Aplausos y murmullo) ¡Bravo, Odkhuu!

"MasterChef" me ha enseñado mucho de la gastronomía moderna,

de vanguardia, así que estoy muy contento.

Esto para mí es un premio, entrar en "MasterChef".

Así que yo estoy supercontento.

Antes de despedir el programa, tenemos que recibir a un invitado

que ha querido estar con nosotros porque tiene algo que pedirnos.

¡Huy! ¡Adelante, Carlos Maldonado,

ganador de la tercera edición de "MasterChef"!

(Aplausos) (RÍE)

¿Qué pasa, gamberro? Encantado. ¿Qué tal?

Qué alegría verte por aquí. Bienvenido.

¡Qué alegría tenerte otra vez aquí! Un placer estar aquí.

Te felicito, acabas de ser papá. Así es.

¿Cómo está el pequeño Carlos? La hemos liado.

¡Genial, genial! Es muy buena gente el tío.

¡"Es muy buena gente", dice! Se porta genial.

Me lo llevo a todos los lados.

Que no se pierda ni un instante de su hijo, aunque trabaje.

Si lo tiene que llevar, que va con el camión,

que lo lleve en la mochila.

Creo que deben escucharte. Sí.

¿Cómo te ha cambiado a ti la vida "MasterChef"?

Totalmente, desde que salí tengo un par de foodtrucks.

Nos movemos por toda España. Y tras mi gran proyecto,

que ha sido mi niño... Ay, qué mono.

Abriremos un restaurante en Talavera de la Reina.

Vamos a abrir Raíces. -Qué fuerte.

Qué buena noticia. Carlos es el claro ejemplo

de que "MasterChef" te cambia completamente la vida, ¿no es así?

Sí, sin duda. Y a bien.

Lo que nos contó te llena de ilusión porque dices:

"Puedo llegar a hacer eso también".

Jolín, qué subidón. De todos modos, no has venido

a contarnos todo esto. ¿A qué debemos tu visita?

Para remate de la faena, me voy a casar.

¡Toma ya! (TODOS) ¡Oh...!

Lo tengo todo preparado, todo: tengo el sitio, el menú,

lo tengo absolutamente todo, pero...

-No tiene los cocineros. -No tengo cocineros.

-Míralo. -¡Dios santo!

¿Aceptáis cocinar el menú de Carlos en su boda?

(TODOS) ¡Sí, queremos! (RÍEN)

(Aplausos) Cocinar para la boda de Carlos

es una responsabilidad: es para una boda, para un conocido

y para pasar a la final. Son tres factores relevantísimos.

Supongo que ya os imaginaréis dónde es el exterior

de la semana que viene, ¿no? ¡Ah...!

¿La boda? No me lo creo. ¡Pues claro, hija mía!

(RÍE) ¿No vamos casarlo en las cocinas?

¿Que te casas ya? Vamos a ir a Toledo

y vosotros seréis los responsables del menú de la boda.

Así que, por favor... Por favor...

Eso digo yo, por favor... Tan inconsciente como siempre.

Haciendo locuras, ¿eh? Haciendo locuras.

Pues con esta buena noticia nos despedimos esta noche.

La próxima semana conoceremos a los finalistas de

la quinta edición de "MasterChef".

Nos vamos, volvemos la semana que viene.

Mientras, ya saben, pónganle... (AMBOS) Sabor a la vida.

(Aplausos)

Aspirantes, hoy es la boda de Carlos Maldonado.

Hoy tendréis ayudantes de lujo. Lo pasaré muy bien.

El novio acaba de entrar en cocinas

y acaba de presenciar el primer desastre.

Su ilusión está en nuestras manos. Si no sale eso a tiempo,

estarás en la eliminación antes del primer plato.

-Nathan, sigue aquí. -¡Oh!

-¡Madre mía del amor hermoso! -¡Fidel, la salsa!

¡No vamos a llegar y vamos a fallar! Lo veo venir.

¡Reméis al novio cocinando, por Dios!

¡Qué vergüenza si no sale! Aspirantes, debéis poner en valor

todo lo aprendido en estos tres meses.

Adelante, Neil Harbisson, la primera persona en el mundo

reconocida como cíborg por un gobierno.

No puede ser. ¡Madre mía!

Si me ven en mi pueblo, amigo, esos pantalones.

¡Guapísimo! Los invitados que catarán

vuestros platos otorgan los Soles Repsol.

Estamos buscando a un finalista y tiene que cocinar con cabeza..

Tienes ideas malas. No.

Mezcla de sabores sin sentido. No.

El aspirante que no continúa en las cocinas de "MasterChef" es...

  • Programa 11

MasterChef 5 - Programa 11

18 jun 2017

Para demostrar los conocimientos adquiridos, los aspirantes cocinarán con los mismos ingredientes con los que crearon el plato que les abrió las puertas de MasterChef. Además, se reencontrarán con sus parejas, familiares y amigos. En juego está hacerse con el delantal dorado, que otorga la inmunidad. En Santiago de Compostela rendirán un homenaje a los peregrinos que cada año dejan su huella en el camino. Contarán con los consejos de chef Pepe Solla (una estrella Michelin) y Paloma (finalista de MasterChef Junior) a la hora de cocinar un menú típico gallego. En la última prueba, los aspirantes tendrán que calcar la receta de los chefs Oriol Castro y Mateu Casañas, que durante 15 años trabajaron en El Bulli.

Contenido disponible hasta el 31 de diciembre de 2017.

ver más sobre "MasterChef 5 - Programa 11 " ver menos sobre "MasterChef 5 - Programa 11 "
Programas completos (14)
Clips

Los últimos 246 programas de MasterChef 5

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Programa 13 Completo 3:46:46 100% 28 jun 2017
    Programa 13 28 jun 2017 Por primera vez en la historia del talent culinario, el gran combate final lo disputarán tres aspirantes. Ya conocemos el primer nombre; los otros dos pases se disputarán en dos retos en este &uacut...
  • Programa 12 Completo 3:01:58 100% 25 jun 2017
    Programa 12 25 jun 2017 Seis aspirantes lucharán en la semifinal de 'MasterChef' 5. En la primera prueba, prepararán un plato libre y uno de ellos podrá intercambiar las cestas a su antojo. El mejor, ganar&a...
  • Programa 11 Completo 2:55:35 100% 18 jun 2017
    Programa 11 18 jun 2017 Para demostrar los conocimientos adquiridos, los aspirantes cocinarán con los mismos ingredientes con los que crearon el plato que les abrió las puertas de MasterChef. Además, se reencon...
  • Programa 10 Completo 2:26:18 100% 11 jun 2017
    Programa 10 11 jun 2017 En el primer reto de la noche, Pepe Rodríguez, Samantha Vallejo-Nágera y Jordi Cruz han preparado cuatro cajas misteriosas con ingredientes del presente (ingredientes utilizados hoy en día y ...
  • Vuelve a ver el videoencuentro en 'Sí, Chef' con Laila Completo 48:43 69% 05 jun 2017
    Vuelve a ver el videoencuentro en 'Sí, Chef' con Laila 05 jun 2017 Laila ha visitado 'Sí, Chef' un día después de su expulsión de MasterChef. Vuelve a ver el videoncuentro completo en el que ha hablado de su fallo en la prueba de eliminaci&oac...
  • Programa 9 Completo 2:47:07 100% 04 jun 2017
    Programa 9 04 jun 2017 Miguel Ángel de la Fuente, jefe del servicio de habitaciones del hotel Intercontinental de Madrid, enseñará a los aspirantes a preparar un auténtico desayuno americano con una bebida c...
  • Programa 8 Completo 2:38:03 100% 28 may 2017
    Programa 8 28 may 2017 En 'MasterChef' ya solo quedan ocho aspirantes que tendrán que demostrar todo su potencial. La caja misteriosa de la primera prueba contendrá cuatro tipos distintos de arroz: bomba...
  • Programa 7 Completo 2:54:02 100% 21 may 2017
    Programa 7 21 may 2017 En la primera prueba, el jurado pedirá a los aspirantes que muestren sus garras robando a sus compañeros de cocina la mitad de los doce ingredientes que se esconden en la Caja Misteriosa. El chef Jo...
  • Programa 6 Completo 3:06:41 100% 14 may 2017
    Programa 6 14 may 2017 Al estilo de las matrioskas rusas, los aspirantes se enfrentarán a una multicaja. Cada Caja Misteriosa esconderá un ingrediente que deben incorporar obligatoriamente a su plato. Para inspirarles acu...
  • Programa 5 Completo 2:53:15 100% 07 may 2017
    Programa 5 07 may 2017 ¿Qué harán los aspirantes cuando encuentren que sus puestos de cocina están vacíos? Los únicos utensilios que podrán usar serán una cuchara, un cuchillo ceb...
  • Programa 4 Completo 2:51:32 100% 30 abr 2017
    Programa 4 30 abr 2017 Los aspirantes de MasterChef 5 reciben la visita de Miguel Ángel Muñoz, que les dará las claves para elaborar un buen cocido, como el que le dio la victoria en el Celebrity. En la p...
  • Programa 3 Completo 2:44:30 100% 25 abr 2017
    Programa 3 25 abr 2017 Los aspirantes cocinan vísceras en MasterChef. Para ello cuentan con la ayuda de la finalista de MasterChef Celebrity Cayetana Guillén Cuervo regresará a las cocinas para compa...
  • Programa 2 Completo 2:25:47 100% 23 abr 2017
    Programa 2 23 abr 2017 Primero, los aspirantes aprenderán a utilizar los productos de manera responsable. El reto será elaborar un plato de estrella Michelin sin que la cesta de la compra supere los diez euros. Los aspira...
  • Programa 1 Completo 2:56:59 100% 16 abr 2017
    Programa 1 16 abr 2017 Un exjugador de fútbol, una punk que trabajó 10 años con Esperanza Aguirre, un exseminarista de Ohio, un banderillero, una panadera brasileña y un campeón mundial de culturismo ...
  • BloggerMC5 - Gofre verde con hummus y edamame Fragmento 00:19 8% 12 jul 2017
    BloggerMC5 - Gofre verde con hummus y edamame 12 jul 2017 ¿Lo mejor de todo? Que sirven para cualquier momento/comida del día, que los gofres se hacen al horno y pueden llevar cualquier tipo de hoja verde que tengas en casa y que vas a descubrir que hay ...