www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.9.0/js
3982378
Para todos los públicos MasterChef 5 - Programa 1 - ver ahora
Transcripción completa

(Aplausos)

Cuando entré en el plató, los nervios se disiparon y dije:

"Vamos allá, MasterChef".

-Estar en el plató de "MasterChef" es muy "heavy".

Ahora mismo, estoy atacada total.

-Dios me quiere aquí.

Dios me quiere en "MasterChef" y me quiere para algo grande.

(Aplausos)

¡Guapa!

Cuando he visto a Eva entrar por la puerta, flipando,

porque me veo dentro del programa. A ver qué pasa.

Candidatos, buenas noches y bienvenidos

a la fase final del casting

de la quinta edición de "MasterChef",

el "talent" de cocina de mayor éxito de la televisión.

Pero no os voy a engañar. También es el más duro y exigente.

Seguramente, no os hayáis parado a contaros.

Sois 50, los 50 mejores candidatos de los más de 20 000

que os habéis presentado a los castings

que hemos hecho por toda España.

Uno de vosotros es el ganador de "MasterChef V".

(Aplausos y vítores)

Pero como fieles seguidores de este "talent",

sabéis que solo 15 pueden conseguir

un delantal como este.

(Aplausos y vítores)

Habéis llegado desde todos los rincones de España,

algunos incluso desde más lejos.

Pero todos venís cargados de ilusión

y con muchas ganas de demostrar vuestro talento.

Lamentablemente, para 35 de vosotros

la aventura habrá terminado esta misma noche.

Atención, porque en este última prueba

tendréis 45 minutos para elaborar un plato libre.

Después, tendréis cinco minutos más para terminarlo y emplatarlo,

esta vez sí, delante de nuestros jueces:

Pepe Rodríguez, Jordi Cruz y Samantha Vallejo-Nágera.

Para entrar en "MasterChef", tenéis que convencer,

al menos, a dos de los tres jueces.

¿Estáis preparados? (TODOS) ¡Sí!

Pues ahora sí, comienza la última prueba de casting

de "MasterChef V". ¡A cocinar!

Los aspirantes reciben el apoyo de sus familiares

mientras están cocinando.

¡Animadme!

Una dosis extra de ánimo y cariño que les ayudará

en uno de los momentos decisivos de sus vidas.

Soy hiperactiva, como me veis, porque no paro.

Hablo, cocino, pienso y todo a la vez.

Más o menos, lo llevamos bien.

-Mucha suerte, cariño. -Gracias.

(Aplausos)

Ay, por favor.

Hola. ¿Cómo te llamas?

Elena. ¿Y a qué te dedicas?

Soy policía nacional. Policía nacional.

Con esta carita que tú me ves. ¿Y de policía a la cocina?

Porque a mí me encanta. Yo llego a mi casa

y soy un manojo de nervios.

Vengo estresada del trabajo

y lo único que me relaja es la cocina.

¿Estás casada? Yo tengo novio.

Tengo a mi chico que ha venido a acompañarnos.

Elena, ¿y dejarías el cuerpo para dedicarte a la cocina?

Mi vida es la cocina, los fogones, una sartén, una cuchara.

Eso es lo que yo quiero. Fenomenal.

¿Y estás haciendo chipirones en su tinta?

Son unos chipirones. Pero es la camita de las gambas.

Como veis, mis gambitas van dentro de los chipirones.

Eso no es una cama. Eso es un saco de dormir.

¡Ay! ¡Me voy a cagar en la madre que te echó a ti!

Bueno. No pasa nada, que para esto está...

Tú, todo lo que piensas,

lo dices, ¿verdad? Yo, todo.

Que te tengo que dar recuerdos de mi amiga Jessi.

¡La Jessi, anda! Está enamorada, hijo, de ti.

¿Y yo tengo el placer de conocerla? ¡Ay!

Cuando quieras, te la traigo para acá.

Mira, Jordi siempre ha tenido predilección por las sevillanas.

¿En serio? Y yo también soy muy mona, Jordi.

(RÍEN) Está tu chico ahí afuera, hombre.

Pero eso no lo escucha él.

¿Cómo se llama tu novio? Joshua.

Voy a buscar a Joshua, a ver qué dice de lo que tú dices.

(RÍE)

Aquí traigo a Joshua.

Cari, que yo no he dicho nada, eh.

Ha sido todo muy rápido, pero enseguida hubo

entre Elena y Jordi cosas, intercambios.

Ella me estaba hablando... De mi amiga Jessi,

que está enamorada de él. Le he dicho que es muy mono.

Jordi, ¡chis! Ha sido todo muy rápido.

¿Qué tal Jessi, Joshua? Muy maja, muy buena gente.

-Niño, que si está buena o no,

te está diciendo. -Ah. No, no, no, no.

(RÍE) Al final, lo voy a largar yo.

Al final, lo largo yo.

¿Qué tal cocina Elena en casa? De maravilla.

¿Es la que cocina? ¿Tú no cocinas nada?

A veces. -Dile tu especialidad.

-Arroz con pollo. -¿Y el pollo?

-A la plancha y sin sal. -¿Eso quién se lo va a comer?

¿Eso quién se lo come, Pepe? Ni tú. No.

Está terminado ya, ¿verdad?

Vamos a ver qué has hecho aquí, Elena.

O.K. Gracias. A ti.

Ojú el Jordi.

No te pongas tan serio, por favor. Yo soy serio.

¡Ay, no, Dios mío! A mí me intimidas.

Que me están temblando hasta las cejas.

Mira. Estoy a punto de un ataque.

(SUSPIRA)

Dios mío. Ay, por favor.

Ese, ese, que tiene las gambas. Ese te va a gustar.

Dices tacos en la cocina. Unos cuantos.

No te callas nunca. Ya lo sé.

Me vas a volver loco. El plato tiene defectos.

Yo te voy a decir que no.

El plato tiene defectos, pero tú tienes maneras

y creo que podrías llegar a hacer las cosas bastante mejor.

Me gusta tu actitud. Te voy a dar un sí.

Pues mira. Estoy justo en el medio entre el no y el sí.

Sinceramente, no...

Eh...

Te tengo que dar un no.

Muchas gracias. Gracias a vosotros. Gracias.

Tantas ilusiones puestas, que te dicen que no

y se te "desborotona" todo.

Está bueno el plato. Está bueno.

Puede ser buena concursante. Buenísima.

Joshua, perdona. Quiero hablar contigo, por favor.

(Aplausos) No.

¿Cómo crees que se ha tomado Elena el no recibir el delantal?

Le ha dolido un poquito.

¡Vamos! ¡Olé! (APLAUDEN)

Hay un punto ahí, que no sé si ella se quiere dedicar a esto.

Está todo el día metida en la cocina.

Es lo que le gusta, lo que le hace desconectar

del mundo en el que vivimos nosotros.

Crees que lo daría todo por entrar. Creo que sí.

Vamos a verlo. ¿Se lo das tú? ¿Se lo entregas?

¿Vale? Muchas gracias.

(Aplausos) (GRITA DE JÚBILO)

La ilusión que me hace...

No lo puedo explicar con palabras.

¡No!

#Olé, que olé y olé. Hemos entrado en "MasterChef".#

¡Olé!

Estoy un poco nerviosa, porque tengo que entrar

en "MasterChef" sea como sea.

Bienvenida. ¿Cómo te llamas? Isabel.

¿En qué trabajas? Trabajo ahora mismo

en la Embajada de México en España.

Soy la asistente personal de la embajadora.

Dices "ahora". ¿Dónde trabajabas antes?

En la Comunidad de Madrid durante diez años.

Fui miembro del equipo de protocolo

de Esperanza Aguirre durante diez años.

A Isabel la conozco desde que empecé a ganar

elecciones en política.

Porque Isabel es una persona que me dio siempre muchísima suerte.

(CANCIÓN) #Esperanza, Esperanza.#

En cambio, ahora espero darte suerte yo a ti

y que apruebes esta última prueba de "MasterChef".

Enhorabuena. -Muchas gracias, jefa.

A ti.

Soy una mujer polifacética y bastante sorprendente.

Soy gemóloga, joyera artesana, diseñadora de joyas,

ex modelo, ex azafata. Descubrí la cocina y los fogones

con mi madre hace muchísimos años. Decía que la cocina es

un laboratorio y había que experimentar.

Ahora cocino para mi padre y mi hermano

y para mis amigos cuando voy a sus casas.

Dicen que soy la mejor. Espero que no me mientan.

¿Tenemos hobby? Yo soy punk.

¿Cómo? Soy punk.

Punk. Punk. Punk.

¿Cuáles son tus grupos favoritos?

Pantones, La La Love You, Señoritas Estrechas, Los Nikis.

¿Recuerdas esa canción de Los Nikis?

"¿Por qué ha tenido que pasarme a mí?"

#¿Por qué ha tenido que pasarme a mí?

#Que mi chica se ha tenido que ir.#

#Ya no podré ser feliz. Ella era una chica muy punk.#

#Con el pelo teñido de azul.#

#Pero ahora se ha ido a Katmandú.#

¡Muy bien! Muy bien.

Venga, venga, vamos.

También tengo otra afición que es el pole dance.

¿Qué es? Voy dos veces por semana

y soy nivel uno ya. Te lo hemos traído para ti.

(RÍE) ¿Pero eso qué es?

Eso. Es un palo.

(RÍE) Me acabo de dar cuenta.

Voy a ver qué puedo hacer. Lo que molaría...

Damos al play.

Con esto te enganchas. Vamos allá.

(Suena "Freedom! '90")

La cocina necesita de esto, Jordi. Necesita marcha, necesita música.

Maravilloso. Genial. ¡Muy bien! ¡Bravo!

Ahora espero que os guste mi plato.

Es una sopa de mejillones con gambas,

calamar y merluza a la plancha.

Se me da mejor comer que la barra esa.

Gracias, Isabel. De nada.

Qué nervios. Me encantas.

Me encanta tu locura, tu diversión,

tus ganas de disfrutar, de vivir.

Y tu plato me ha encantado. Te voy a dar un sí.

Al final, es una especie de suquet, de sopa de pescado, de marisco,

llámalo como quieras. Está agradable pero sin ordenar.

Quizás un poco como esas ideas que todavía no se han ordenado.

Así estás en el mundo de la cocina todavía.

Te tengo que dar un no.

El plato no está mal. Hay un buen caldo.

Pero sí que los elementos funcionan un poco cada uno a su bola.

Pero la cocina es muy exigente y requiere de total dedicación

y te tengo que decir que no.

Lo lamento mucho. Perfecto. Pues muchísimas gracias.

Gracias por todo. Suerte, Isabel.

Gracias a vosotros. Ha sido un placer. Lo he pasado bomba.

(Aplausos) (TODOS) ¡Oh!

Me hacía muchísima ilusión entrar en "MasterChef".

De hecho, era capaz de haberlo dejado todo, pero bueno.

Me llevo una aventura fantástica y la volvería a repetir siempre.

Para humanos, es dos cosas muy importantes.

Uno es la comida. El otro es vestir.

Es nuestro principio.

Si no comemos y no llevamos vestido, ¿qué?

Si consigo el delantal, podré realizar

el gran sueño de mi vida, que es ser una gran cocinera,

una chef y poder montar mi restaurante. Me encantaría.

¿Cómo te llamas? Odkhuu.

¿De dónde eres? Soy origen de Mongolia,

pero soy de Barcelona.

¿Y hay muchos mongoles en Barcelona?

¿Tú eres tonto o qué? Muy pocos.

Yo conozco dos, tres. ¿Tres?

¿A qué te dedicas?

Me dedico al diseño de moda y patronista.

Me ha roto. Jordi, que no tiene humor.

No. Este lelo. Bueno, ¿qué plato nos has traído?

Mejillones con la crema de leche con puerro y con vino blanco.

¿De dónde te viene la afición por la cocina?

En mi familia, mis abuelos tenían un restaurante.

¿Qué estás cocinando? He hecho presa ibérica.

Me he inspirado en la comida de mi abuela,

que en Brasil se come mucho cerdo.

Con la yuca simplemente cocida en agua.

Llevo 16 años en España. Mi sueño era ser cocinera,

pero como no me daba, me transformé en panadera

porque hay que seguir viviendo y trabajando y yendo adelante.

Mi infancia fue una infancia muy dura.

Siempre he estado en el campo. Había mucho trabajo.

Hace 16 años, decidí hacer un cambio de vida

y me planté en España.

Después de tanto esfuerzo, he conseguido

uno de los sueños de mi vida, de tener mi propio negocio.

Para mí, lo más importante ahora mismo

son mis hijos, su salud, su bienestar.

Entrar en "MasterChef" es la puerta que se abre

para que yo por fin pueda realizar mis sueños.

Si tú diseñas ropa,

¿desfilas también o no? Bueno, sí.

Haznos como una presentación medio fashion de tu plato.

Pues... Pues sería así.

A ver. Odkhuu, muy bien.

Muy bonito. Dale una vuelta. Muy bien.

Me encanta cómo vas. Cada uno tiene su gusto.

¿Les cambiarías el estilo? Sí. ¿Por qué no?

Pero cambiar, se necesita mucho valiente, también.

Hola, Jordi. ¿Qué tal?

Qué guapo eres en persona, Dios santo.

Si te gusta, en el próximo programa sales con traje de lentejuelas.

Te digo ya sí. Vale. ¿Sí?

¿Llevas cocinando mucho tiempo? Desde seis años.

En Mongolia, la cultura es... niños quedan en casa

y tiene que estar la casa limpia y la comida hecha, la cena,

porque los padres trabajan mucho.

¿Y los niños, tan pequeños,

tienen que cocinar para los padres? Claro.

Tu sueño, que es ser cocinera, me parece que lo construyes

desde muy abajo. Y llevas mucho tiempo

teniendo clara esa meta y luchando desde muy chiquitita.

Eso tiene mucho mérito,

porque tener una vocación es complicado.

Saber elegirla, también. Pero empezar de tan abajo

y luchar tanto tiempo, me parece que es de respetar.

No se te puede decir que no.

Gracias. Gracias.

Creo que necesitas un nuevo destino,

un poco de cocina.

Te voy a dar un sí. Vale. Gracias, Samantha.

Odkhuu, me tienes tremendamente despistado.

Creo que eres divertido, que nos puedes enseñar

muchas cosas. No tengo tan claro si podemos desarrollar

el tema básico de "MasterChef" que es la cocina.

Dejaré esta decisión a nuestro Pepe y te diré que no.

Tener la oportunidad de entrar a "MasterChef",

alguien que lleva cocinando desde tan pequeño,

con todo lo que nos puedes enseñar

y porque quizás nos pegues un cambio de look,

a Jordi el primero, que es el que más falta le hace,

para ello necesitas tener un delantal.

Y yo te voy a dar este para que entres al programa.

Muchas gracias. Sé que te va a sentar muy bien

con esos pantalones que son preciosos.

(GRITAN DE JÚBILO)

Me hace muchísima ilusión darte otro sí

y entregarte yo, personalmente, este delantal

porque te lo mereces. Muchísimas gracias.

Muchísimas gracias por esta oportunidad.

Muchísimas gracias, de verdad. De nada.

Esperemos que lo disfrutes. Muchísimas gracias.

Me voy a esforzar a tope. Os prometo.

(Aplausos)

Siento que todo lo que yo he estado haciendo,

era para ir hacia arriba. Y aunque haya pasado dificultades

y haya sido duro,

lo he conseguido. Solo este día de hoy,

ya ha merecido la pena todo.

El plato que voy a hacer, son unos tacos hondureños,

que se llaman taco flauta.

Soy de Honduras, Centro América.

Me vengo a España porque quedé viuda.

Tengo cuatro hijos. Soy madre soltera.

Mis hijos estaban ahí y necesitaban educación,

ropa, zapatos y lo que todo el mundo sabe.

Mi hija, la mayor.

La receta bien, ¿no?

¡Vamos!

Que somos varios. Vamos.

Si a usted todo le sale buenísimo.

Amo a mis hijos con toda mi alma.

Y nosotros también.

¿Está usted bien? Estoy maravillosamente bien.

Lo que pasa es que siempre los he visto en la tele.

Los adoro con todo mi corazón.

Ahora, verlos en persona, es un regalazo.

Muchas gracias. Muchas gracias.

¿Dónde trabajas? Trabajo en una casa.

Lavo, plancho, cocino, paseo al perro,

hago la compra. Lo que haga falta.

¿Y están contentos de que vengas a "MasterChef"?

Me he dicho mi jefa: "Para mí, no es lo más grato".

Pero yo pienso que soy un diamante en bruto que habrá que pulir.

¿Te dedicarías a la cocina solamente?

Me dedicaría a la cocina el resto de mi vida.

Qué orgullo, qué honor.

El placer es mío, mujer. Muchas gracias, Pepe.

¿Le pones salsita? Ah. ¿Le tengo que poner?

Indíqueme, que soy muy torpe. Torpe no.

Gracias. A usted.

Es una receta que está rica, que reivindica su tierra,

cosa que admiramos. Sí le tengo que decir

que he visto recetas que me han interesado más.

Y yo le voy a decir que no.

Creo que tiene mucho mérito lo que ha hecho.

Lo tiene. Tiene toda la ilusión.

Quiero aprender desde los seis años con mi abuela.

Me crié con ella porque mi padre murió cuando tenía cinco años.

Yo te doy un sí.

Estoy entremedias. Te veo con muchas ganas,

pero tu cocina no llega al nivel de otros que hemos visto.

Te voy a tener que dar un no.

Pues nada. Muchas gracias. Un placer conocerlos.

Ay, no me dieron nada.

(Aplausos)

No pasa nada.

Son muchas las ilusiones que todos los candidatos tienen

cuando llegan hasta aquí.

Pero el día no termina para todos con un final feliz.

La gente me tiene que contar algo más,

me tiene que transmitir que quiere amar

o vivir de la gastronomía. Te doy un no.

Aquí damos una oportunidad muy importante

y no se puede dar a la ligera.

Creo que estar aquí es un capricho y te voy a decir que no.

Aprende un poquito más de cocina. Gracias.

Te tengo que dar un no.

Mi veredicto es un no.

Te doy un no. Nada.

Gracias por la experiencia.

Después de todos los platos que hemos estado viendo ahora,

se me queda por debajo de la media. Bueno.

(Aplausos)

Buenas noches. Buenas noches.

¿Cuál es su nombre? Lorena.

¿A qué te dedicas? Soy maquilladora y peluquera.

Vengo de Barcelona. Soy peluquero.

Tengo 50 años y tengo tres hijas.

Estoy en mi sitio de trabajo, mi peluquería.

He tenido la oportunidad de conocer y peinar a celebrities.

Estoy encantado con mi trabajo.

Otra de mis grandes pasiones es la música.

Forma parte de mi decorado de la vida.

Cuando era pequeño, íbamos a casa de mi tía

y yo me quedaba totalmente embelesado viendo cómo cocinaba

la paella en la leña, en el suelo, con el fuego. Me apasiona cocinar.

Todo el tiempo libre que tengo, es lo que hago.

De ahí que esté en "MasterChef",

que lo que quiero es aprender mucho y, sobre todo, ganar.

Estoy un poco aburrida. ¿De maquillar y peinar?

Sí. ¿Y sabes lo dura que es

la vida en la cocina? ¿Y la de la peluquera?

¿Magret de pato vas a hacer? Con peras caramelizadas

y una pera con una vinagreta.

He hecho un risotto de múrgula con pecorino

y lo voy a acompañar con una especie de ensalada

de diferentes setas, un aceite de trufa blanca y unas florecitas.

Aparte de peluquería, organizamos cosas relacionadas

con la gastronomía y me gustaría potenciar muchas.

Yo creo que he oído a gente hablar de esa peluquería.

¿Ah, sí? ¿Has peinado a alguien

que pueda conocer yo? Santi Millán, su mujer.

Pau Donés es cliente y colega.

Alguien me ha hablado de tu peluquería.

¿Estás casada? Sí. Recientemente casada.

(RÍE) Muy feliz.

Oye, te acabas de casar y ya te quieres separar.

Hace seis años y medio que estoy con él.

No le pasa nada. (RÍE)

Muy bien. Gracias, Salva.

Está todo bien hecho. Está todo rico.

Así que yo te voy a dar la oportunidad de entrar

en "MasterChef", te voy a dar un sí.

Gracias. Bienvenida a "MasterChef".

Muchísimas gracias.

Te lo has ganado. Muchas gracias.

¡Qué grande! Increíble.

(Aplausos) ¡Sí!

¡Sí!

Es que estoy en un globo.

Soy ingeniera informática. Actualmente, estoy enfocada

al tema aeronáutico y aeroespacial.

He colaborado en el lanzamiento de un satélite al espacio.

-¿Eso que silba es tu olla? -Sí.

Madre mía. El cohete Dnepr silbaba menos, eh.

¿Dos juntos? Somos pareja.

¿Cómo os llamáis? Yo me llamo Ana.

-Rolando es mi nombre. -Soy ingeniera informática

aplicada al sector aeroespacial, defensa, aeronáutica y aviónica.

¿Y qué nos vas a cocinar, Ana?

Un gazpacho manchego de caza con conejo, codorniz.

¿Y por qué te presentas a "MasterChef"?

Quiero dar un cambio radical.

¿Lo que haces no te gusta? ¿Lo que nos has contado

que parece tan maravilloso e idílico?

Sí me gusta, pero he notado que cuando cocino, disfruto más.

¿Y el señor Rolando? Me dedico al diseño web

y programación. Más sencillo de explicarlo.

Rolando, ¿qué estás cocinando? Un calamar a la sartén

con una fritura de cebolla y pimiento y ajo negro.

¿Y es un plato tuyo? No.

Mis platos, realmente, no existen.

En la cocina, el siguiente plato será mi mejor plato siempre.

A ver, pareja, imaginaos que solo tengo un delantal.

¿Quién te lo tendría que llevar de los dos?

Siempre me he tenido que mover en un mundo de hombres.

Me gustaría llevármelo, porque creo que me sé mover

entre entornos bastante turbulentos.

Debería entrar ella porque tiene mejor nivel culinario que yo.

La frase preferida de Ana es: "No me gusta cómo cocinas".

Lo hago con mucho amor. Si entro, será para demostrarle

que puedo ser bueno, incluso mejor que ella.

Vaya pareja de picados, ¿no? Vais a acabar fatal.

Venga, vamos a probar. Voy yo.

¿Esto lo has dejado aquí aposta? Ay, no.

Hay que estar pendiente de estas cosas.

Sí. No quería dejar huesos.

Tenemos un bonito chicle aquí.

Agradable, ¿no? El chicle está bueno siempre.

Bueno, parejita. Si tengo que elegir un plato de los dos,

me quedo con el tuyo, Ana. Gracias.

Es un plato de tradición.

Y está bien hecho. Ese es un plato sin sentido.

Seguro que el de mañana te sale mejor.

Con lo cual, eres un sí y tú eres un no.

Los dos platos me han apetecido

y los dos platos me han decepcionado.

Con lo cual, os voy a dar un no y otro no.

Creo que tenéis que bajar un par de peldaños

la apreciación que tenéis de vosotros mismos.

Os voy a dar un no.

(TODOS) ¡Oh!

(Aplausos) Bueno.

Me llevo la experiencia. Es una experiencia positiva.

Y he aprendido que tengo que cocinar mejor.

El año que viene me volveré a presentar a por todas.

Me gustar ir siempre vestido así, con los iniciales.

Soy gran coleccionista de gemelos.

Hombre, tenemos invitados. -¿Todavía estás cortando?

Por favor, vista a los niños y perfume a los perros.

Compartimos mucho, sobre todo, la cocina y la moda.

Me mancho muchísimo. Si me mancho, me mancho con clase.

(Aplausos)

Nathan, cuéntanos. ¿Qué estás preparando?

Una dorada al estilo hong shao, que es una salsa china,

porque mi familia política es china

y mi mujer es mestiza. ¿A qué te dedicas?

Trabajo en uno de los restaurantes de mi mujer.

¿Estás en sala o en cocina? En sala.

¿Por qué quieres dar ese cambio a la cocina?

Me haría ilusión combinar las dos cosas

y estar codo con codo con mi suegro, el chef.

¿Quién es tu suegro? Es José María Kao.

Si ha venido aquí. Oye, un gran profesional.

Es un gran cocinero y una gran persona.

Menú chino de Virginia, ¿qué te ha parecido?

Una tortura china. ¿Una tortura china?

Te vamos a exigir lo que no está escrito.

Vale. Es lo que quería oír. ¿Cómo se llama tu plato?

Dorada hong shao, un sueño marino.

¡Hala! El cocinero discursionista.

El nombre del plato y tu coletilla, ¿a qué viene?

Viene porque vivo delante del mar y es una pasión.

También soy piscis. Quien quiera juntarlo todo.

Si es que somos así los piscis. ¿Ah, sí?

¿Qué tipo de cocina te gustaría hacer

cuando seas mayor y tengas tu espacio?

Mi idea es hacer una generación 3.5 de la generación china,

que es de mi familia. Y hacer un restaurante oriental

pero con las cocinas de vanguardia.

Nathan, no te calientes.

Vale. Vamos a probar.

Pues pruébalo.

Muy bien.

Y un poco de picante, ¿no? Sí.

Tiene una guindilla fresca, para ser exactos.

¿Vas a ser el nuevo Jordi? ¿Jordi Cruz?

Bueno, siempre podríamos encontrarnos y ser grandes amigos.

Me pareces muy pretencioso, muy listillo, muy resabiado.

Pero si todo eso que nos quieres mostrar, es cierto,

eres la leche. Pero como no lo sé, te voy a poner a examen.

Tengo un amigo con el que diseñamos cosas que son 100% para chef.

Me dirás qué uso crees que tienen. Vale.

Yo creo que es para ahumar. Muy bien.

Esto es para hacer aire. Muy bien.

No la sabes. Esta no la sé.

Esto es una teppan nitro. Es una plancha, una resistencia

que traspasa el frío del nitrógeno a aquí

y podemos trabajar como una plancha caliente, pero con nitrógeno.

Es verdad. Esto es una parte

del aerógrafo para pintar pastelería.

Para trabajar con chocolates, con colores. Muy bien.

Prueba superada, Nathan. ¡Uf!

Te voy a decir una cosa antes de que empieces.

Ha adivinado más cosas que yo. (RÍE)

No he dado ni una. Nathan, buena materia prima,

tienes ideas, tienes conocimientos, ambición.

Te lo crees. Eres un embaucador nato.

Pero para que te des cuenta de lo que va "MasterChef",

te daré un no como una catedral.

Estoy convencido de que mis compañeros

te van a decir que sí. Pero desde hoy hasta el día

que te vayas de "MasterChef", te voy a meter caña

desde el primer momento y siempre será no,

hasta que tú me hagas cambiar de opinión.

Yo te voy a dar dos puntos nada más.

Pero lo voy a sumar al 3.5 ese que tienes y sale un 5,5.

Has aprobado por los pelos.

Mis dos compañeros lo han dejado en mis manos.

¿Qué crees que te voy a decir?

Creo que sí, porque todo mineral hay que pulirlo un poco

y creo que esta sería una gran oportunidad.

(Aplausos) (GRITAN DE JÚBILO)

Realmente, es un sueño hecho realidad.

Y que pueda compartirlo

con toda la gente y, sobre todo, para mi mujer. Se lo dedico.

Los jueces se enfrentan a una cata a ciegas.

No tienen ni idea de quién

ha cocinado los fettuccine que están probando.

Fettuccine que están estirados

a un grosor maravilloso. Caseros, sí.

Es una persona que ha hecho mucha pasta en su vida.

Está bueno, pero sobra la grasa.

Como está trabajada la pasta, tan fina, bien ejecutada,

no es que haya hecho un curso. O es italiano o por ahí.

Estoy intrigado para ver quién nos ha hecho este plato.

Vamos a verlo. Vamos a resolverlo.

Cuando digo que tengo 75 años, nadie lo cree.

Nací en Roma. He viajado tantísimo y eso me ha dado

tan experiencia de la vida,

que ahí es donde está el secreto de mi juventud.

Utilizo la cocina para transmitir alegría a mis amigos y familia.

(CANCIÓN) #Hace tiempo que mi cuerpo

#anda loco, anda suelto y no lo puedo frenar.#

Cuando yo los veo tan felices, pues disfruto enormemente.

(CANCIÓN) #Caliente, caliente.#

#Eo. Caliente, caliente. Oa.#

¿De dónde vienes? Yo, de Roma.

Ah, de Roma. Nos pensábamos que sería italiana.

Claro. Alcachofa, que veo que ha desaparecido.

Era hecha a la romana. ¿Viene de Roma

o vive aquí en España? Vivo en España.

Me casé con un español hace 50 años.

O sea, que tiene usted cerca de...

75 años. ¡Madre mía! Está hecha una chavala.

¿Su marido qué piensa de que venga usted a "MasterChef"?

Es la víctima de esta situación.

No le gusta nada, porque se va a quedar solo.

Antes, todo estaba buenísimo. Ahora empieza: "Esto no.

A esto le falta sal. A esto le falta no sé qué".

Todo el tiempo así. Entonces, he decidido irme

a "MasterChef". Ahora vas a ver lo que es bueno.

Vas a estar solo una temporada.

Te quieres ir para que luego te coja con más ganas.

Te valore. Sí. Que aprecie.

Livia, pues hemos probado tu plato.

Nos ha sorprendido la calidad del fettuccine, increíble.

Lo has hecho tú a mano. Sí.

Espectacular. Es verdad que nos ha parecido

un poco grasiento. Sí. Lo sabía.

Me había pasado un poco en echar demasiada mantequilla.

Es verdad. Lo reconozco.

Te voy a decir que no. Nada.

Estamos acostumbrados a comprar salsas hechas,

no hacer un ragú durante muchas horas,

ni el trabajo que conlleva hacer una pasta bien ejecutada.

Creo que el plato tiene un gran trabajo.

Yo le voy a decir que sí.

Le voy a dar un no pero me gustaría

que viniese a enseñarnos a hacer esa pasta miles de veces.

Muchas gracias. Nada.

Muchas gracias. Qué mona.

A mí me da más pena para los demás que para mí,

porque se van a llevar una desilusión enorme.

(Aplausos)

No ha pasado nada. No ha pasado nada.

-Dicen que no. -Lo has pasado bien, ¿no?

Eso es lo importante.

A mi chica le preocupa que con este físico, claro...

y ahora si se añade la fama tenga un diluvio de mujeres.

Pero soy un buen tío y fiel, sobre todo fiel.

¿Qué plato nos has traído?

Albóndiga de merluza y le he echado un poquito

de jengibre, de ajito, de soja.

Y un velo de carabinero.

¿A qué te dedicas, José Luis?

Pues hasta hace unos días inmobiliario.

¿Y por qué ya no? Porque vamos a cerrar.

Porque no se vende ni una tienda de campaña ya.

¿Siempre te has dedicado a eso?

No, siempre he sido emprendedor.

He tenido varios negocios. Este es el segundo

e iremos a por el tercero ahora.

¿El tercero cuál quieres que sea?

Este.

Me haces pensar que estás aquí porque no tienes otra opción.

No, lo que pasa es que una cosa es el sueño de ser cocinero.

Y otra cosa es el día a día.

Y yo he criado dos hijos solo y lo que me premiaba

era darles de comer y tener trabajo.

"Masterchef" desde luego que me cambiaría la vida.

No es un capricho de venir, grabar, pasarlo bien.

No, para mí es algo más serio.

Ya mis hijos están volando y tengo pareja.

Además, me la he echado con dinero.

Lo mismo me monta un restaurante.

Estaría bien. (RÍE A CARCAJADAS)

No me ha sorprendido, porque soy un tío...

Se ve, ¿no? No hace falta que diga...

1.90, alto, rubio.

Anda que no se ve eso rápido. Eso es.

En dos semanas en el mercado pues...

Se te han tirado al cuello. Se me han rifado.

Entonces tengo un pibón increíble.

Guapísima, abogada, la hostia.

¿Y cómo la has embaucado?

Jordi, el estómago y la sonrisa a una mujer...

Ya pueden ser así y así.

¿Aprendes algo?

¿Eh? Está.

José Luis, vamos a probar. Vamos a ver.

A ver, se menea tu plato mucho, ¿eh?

A ver. ¿A tu novia le cocinas? Sí, sí.

¿La has seducido por la cocina? Y por pasárselo bien.

Antes estaba casada con un juez.

Se separaron y ahora está con un mindundi.

Y está más feliz. ¿Y dónde vive la abogada?

Al lado del Retiro. No me lo puedo creer.

Me ha subido el nivel. ¿Y cómo lo llevas?

A hacer running todos los días. (RÍE)

Al Retiro. Pepe, este es de los tuyos.

Te has enrollado como una persiana, hija.

Bueno, déjame, Pepe.

Joer...

OK...

Yo te voy a dar un sí, sin más.

¡Oh!

Yo creo que eres un tipo con suerte.

Un tío con 1.87, ligón y encima tiene mano

para cocinar y parece que quiere aprender

y que esto puede ser una salida para ti.

Te voy a dar un sí.

Vamos a ver, José Luis, dime en 5 segundos

por qué debería decirte que sí.

Creo que voy a apreciar lo que voy a recibir.

O sea, no busco nada extra del programa sino formarme.

¡Oh!

Muchas gracias. Bienvenido a "Masterchef".

Muchas gracias.

Eso sí, eso del 1.87 nos ha engañado a todos.

¿Tenías un taburete o qué?

Encantado. Un placer.

Bienvenido. Disfrútalo, José Luis.

Date la vuelta, vamos.

¡Uf!

Gracias, chicos.

No os voy a defraudar, ¿eh?

(Aplausos y vítores)

En el momento que he abrazado a mi familia

he sentido alegría.

(Aplausos)

Sentirme orgulloso de mí mismo y que ellos se sientan de mí.

¿Cómo va? -Bien.

¿Nervioso? -Nada.

Ya no hay nervios. Ya no existe nada.

Yo no tengo. Y estaré de frente

con Samantha, Jordi y Pepe pues encantado de la vida.

A sacar el mejor plato posible y listo.

¡Aúpa el Atleti ahí! ¡A garroteeee!

¡Bravo, bravo!

¿Qué tal? Joer, contentísimo.

Sólo con veros ya me muero ya.

¿Cómo te llamas? Me llamo Jon. Vengo de Bilbao.

¿Te han dicho que te pareces un poco así a Arguiñano?

Joder, me lo ha dicho un montón de gente.

Yo ya no sé si es verdad o es mentira.

(RÍE)

Yo soy banderillero. Y aparte me hice tonelero.

¿Tonelero? O sea, hacer botas de vino.

¿Barricas? Barrica de vino.

¿Qué plato estás cocinando?

Un bacalao con una crema de espárragos

con patatas panaderas. Me llamo Claude.

Mi padre es alemán, mi madre es inglesa,

pero nacido en Palma de Mallorca.

Soy mayordomo. Yo no sabía que todavía

existía el oficio de mayordomo.

Pensaba que eso era del siglo pasado.

Hay gente con mucho dinero.

Yo he estado haciendo los sueños de mi jefe realidad

y espero que "Masterchef" pueda hacer el mío realidad.

Llevo un añito con un bar conseguido por mi cuenta

haciendo pinchitos, cositas sencillas.

Estoy con mi hija, que no quiere estudiar.

Estamos contentos, hemos levantado el bar en el barrio.

¿Cómo se llama el bar? El bar se llama Herradura.

Está en Cruces. Es una tasquita.

¿A qué te dedicas, Jorge? Yo soy marino mercante.

Y bueno, durante mis últimos 20 años

pues me he dedicado a navegar.

¿Y qué te ha pasado, has perdido el rumbo?

El rumbo no, el trabajo.

Me despidieron.

Se abrió un nuevo mundo de posibilidades.

Hombre, Jordi. Tocayo.

¿A qué te dedicas? Me dedico a vender

un tipo de aspirador robótico muy chulo

que alguno debes tener en casa.

Los que vienen a casa y te cuentan toda la historia.

Sí. Y lo vendes fenomenal.

Me he dedicado toda la vida a esto.

Y me gusta vender, estar en contacto con las personas.

No sé si saldrás con delantal,

pero creo que yo sí con aspirador.

A ver, véndeme tu plato, hazme el favor.

He hecho una crema de setas con butifarra.

Es un plato que para esta época del año es perfecto.

Porque a mí me gustan los platos con cuchara.

Este es de los míos. Y yo cocino las cosas

que más me gustan a mí.

Te veo un hombre así tan rudo que pareces de Illescas, joder.

Y te veo con la pinza, tan minimalista,

tan fino, tan pulcro a la hora de colocar las cosas.

Son de Barcelona. ¿Cocinas así en casa también?

Sí, siempre. En Barcelona lo hacemos todo

con pinzas. Sí, sí, sí.

Mi profesión frustrada pues matador de toros, ¿no?

¿Y dejarías todo ese mundillo por dedicarte a la gastronomía?

Quiero llegar a conseguir altas metas

ya que no lo he conseguido en las otras profesiones.

A mí me gustaría vivir de esto.

Tú quieres ser un chef famoso. Sí, pues sí.

Ojo, que aquí no vivimos

sólo del faranduleo. Sí, sí.

Esa es la parte que tú ves, que es la guinda del pastel.

El pastel tiene una base muy grande.

Pues yo he hecho un salmón

con una cama de lentejas con ajetes.

Te veo muy joven, ¿no? ¿Qué años tienes?

18 años. 18.

Sí. ¿Y tienes alguna vocación

definida ya, alguna cosa que te interese hacer

con tu vida? Cocina.

Es que la cocina a mí me aporta todo.

O sea, es esa parte que me falta a mí en mi vida.

Entonces es como meterme en mi micromundo

y disfrutar de ello y ver

que la gente disfruta de lo que hago.

Pero lo dices como si la cocina

ya te hubiese ayudado en algo en tu vida.

Sí, sí, sí. Yo ha habido un momento

en mi vida que lo pasé muy mal,

tuve un trastorno de alimentación.

Y fue una forma que yo tuve como de...

Ay, es que me emociono.

De salir de todo eso.

Oye, es bonito ver cómo la cocina

a una persona a ayudar, ¿no? Totalmente.

Es que la cocina es una terapia buenísima.

Voy a probar yo el plato.

Viniendo de las Islas Canarias si no hacía un cherne

con unas papitas arrugadas igual no volvía.

Huy. ¿Están un pelín duras o...?

Madre mía.

(PROTESTA)

Es que no sé si está mala.

Puede ser que a lo mejor la papa...

Pruébala. En sí esté mala.

Sí, es la papa.

Un poquito escaso de butifarra. Ponle ahí sin miedo.

¿Tú mujer qué piensa de esto?

Al principio que estaba majareta, pero luego...

Una ensalada de quinoa, una cáscara de coco.

¿Este es el emplatado que haces?

No, esto ahora lo he intentado hacer para...

para hoy.

Gracias.

Con salsita, con salsita.

Yo sí creo que tú sí quieres ser cocinera.

Pero necesito las dos cosas, creerme el discurso

y tener un buen plato encima de la mesa.

El plato es horrible.

Si tienes claro que tu vocación es la cocina sigue ese camino

y te tengo que decir que no. Lo lamento.

Me parece un plato demasiado sencillo.

Una calidad de pescado espectacular,

pero en "Masterchef" queremos un poquito más.

Te voy a dar un no. Okey. Gracias.

Me falta más gusto.

Con lo cual tengo que decirte no.

(TODOS) ¡Oooh!

No pasa nada.

(TODOS) ¡Ooooh!

Está el listón alto, ¿eh?

Está el listón alto.

Ese plato tiene una idea.

Te queda como un humus cremoso que está rico.

Te gustará más o menos, pero hay una idea y una intención.

Yo creo que tienes todo

para hacer un buen camino por "Masterchef".

Y para eso necesitas...

este delantal.

(Aplausos y vítores)

Yo a "Masterchef" intentaré aportar

mis 144 kilos de alegría y esplendor, mi simpatía.

Y la verdad es que contento, muy contento y feliz, y feliz.

Yo creo que ya eres una persona que tiene la cocina

y la hostelería metida en su vida.

Por lo tanto no sé en qué podemos ayudarte...

más allá de invitarte a mi escuela online

de "Masterchef" a que aprendas cuatro cositas más

y mejores ciertas cosas. Por eso te voy a dar un no.

(TODOS) ¡Ooooh!

Me lo ha pasado bomba.

La verdad es que sí recomendaría

"Masterchef" a cualquiera.

Maestro. Como decía Paquirri:

"Todo está en tus manos, Pepe."

La salsa está pesada.

Pero el punto del pescado es de diez,

maravilloso, poco hecho.

Y yo quiero que un torero de plata se convierta

en un torero de oro.

Te voy a dar este capotazo, ¿vale?

¡Eh! (RÍE) ¡Bien!

Ven a por él, que te lo has ganado.

Venga.

Así que por la puerta grande, no por la de la enfermería.

Gracias, Pepe. Pero te vamos a exigir, ¿eh?

No, espero cumplir las expectativas.

(Aplausos)

(TODOS) ¡Olé!

(TODOS) ¡Olé!

(TODOS) ¡Olé!

Ahora a torear al jurado.

Edurne se presentó a "Masterchef"

con sus dos hijos, pero sólo Daniel

ha llegado a la última prueba de casting junto a ella.

¿Dónde está?

Quita ese aceite que lo tienes muy fuerte.

He venido con la jefa.

Me está marcando de cerca.

Yo quiero ese delantal para llevármelo a mi pueblo.

Para Tolosa, donde llegan las medias hasta la cosa.

Y ese por su lado, que ya ha estado

pegado a la teta muchos años.

Todo de cocina me lo ha enseñado mi madre.

Pero le voy a superar.

(Aplausos y vítores)

¡Muy buenas! No miréis los lamparones.

No me he traído el delantal porque es de los chinos

y era horroroso de feo.

Edurne, ¿qué plato has hecho?

Pues he hecho alcachofas con almejas.

Joer. Pues cuéntenos, Edurne.

¿Está usted casada? Con un marido extraordinario

que no sabe guisar ni hacerse un huevo.

¿Y si entrase usted a "Masterchef", Edurne,

quién le iba a cocinar a su marido?

Nadie. O sea, indigente total.

¿Niños tiene? ¿Hijos?

Hijos, dos. Pero ya están destetados.

¿Y qué tal cocinan? Mi hijo está aquí conmigo.

Ah, ¿se presenta también hoy? Sí, sí, sí.

Pues vaya a buscarlo para que pase.

Lo voy a tapar aquí esto porque esto es mortero 84.

Aquí le traigo a mi hijo ya. -Hola.

El destetado. 41 años.

Daniel, ¿qué nos has preparado?

Unas cocochas de merluza con unas colitas de cigala,

con un una crema de cigala y unos ajitos tiernos.

¿Y ese plato así tan rococó con tanto producto bueno?

¿Lo has copiado de tu madre?

No, no, allí la cococha es al pil pil o en salsa verde.

Entonces quería darle una vuelta,

experimentar un poquito.

Cómo os parecéis, ¿eh?

Pero en la leche no se parecen ninguno de los dos.

¿Por qué? Porque han salido pachorros.

Edurne, ¿qué piensas del plato de tu hijo?

Pues no está mal, así como de innovación.

Está bien. -Mortero 84.

No, no está mal.

Edurne, ¿y si se diese la casualidad

de que solamente pudiese entrar uno de los dos?

Qué quieres que te diga, yo a este le saco los ojos.

Si hay que quedarse me quedo yo.

Ni hijo ni Cristo que lo fundó, a mí que me cojan a mí

y este que se quede en casa.

A aprender, que todavía tiene que aprender mucho.

Ay, Samantha. Samantha, Samantha.

Vamos a probarlos los dos a la vez.

Vale, muchas gracias. -Madre mía, madre mía.

Esto está helado, porque ya desde que lo he hecho...

No, esa alcachofa está buenísima.

Están un poco salada.

Bueno, pero igual le gusta la sal. Yo qué sé.

Hoy no os va quedar nada que probar, fíjate.

Me lo como yo todo. Huy, madre mía.

Vamos a verlo. Pues míralo bien, ¿eh?

A ver, Jordi, majo...

Pero qué guapo eres.

Mi hija dice que tiene un amigo gay...

Que tiene muchos amigos gays,

y que te tiraría en cuanto te vería.

(RÍEN)

A ver si te van a hacer daño las almejas.

Se van a comer todo el plato.

Estas almejas no pueden hacer daño.

¿No? Es que en la pescadería del barrio qué almejas dan.

Gracias. Vale.

Qué vacaciones me voy a pegar si me cogéis.

Voy a estar en una paz allí guisando todo el día.

A ver, chis...

arranca.

Edurne, tu plato era fantástico.

Así que te voy a dar un sí. Gracias, Samantha.

Y que Daniel yo creo que se ha complicado la vida.

Ha querido hacer modernidades. Se lo dije.

Daniel, te voy a dar un no.

Bueno, no pasa nada.

Es verdad que cuando uno no controla bien la cocina

tradicional es mejor no hacer cosas que no sepa.

Pero en tu caso el producto es tan bueno

que no tiene ningún fallo.

Con lo cual, y para no dividir a las familias,

yo os doy un sí a los dos. Muchas gracias.

¡Ay, te han cogido! -Espérate, que queda Jordi.

Ay, Jordi. Madre de mi vida. A ver qué vas a decir, Jordi.

Daniel ha hecho un plato popurrí

con las cocciones más o menos.

Y usted nos ha presentado un plato de diez.

Daniel ha demostrado muy poca energía.

Y creo que Edurne ha demostrado tener energía para aburrir.

Sí, a mí no me cansa. Y no me queda otra

que decirle a Daniel: "No, Daniel."

Y a usted:

"Sí, claro."

O sea que, Edurne, bienvenida.

Se lo doy también por la gente de casa.

Por supuesto. Que a usted no sé

si le enseñaremos mucha cocina moderna.

Pero de usted aprenderán mucha cocina tradicional.

Y eso me interesa mucho. Gracias, Jordi.

Felicidades. Gracias.

Gracias a los tres. Gracias, Daniel.

Muchas gracias, ¿eh?

Te lo dije: "No hagas ese plato."

Le dije: "No te compliques y haz una cosa sencilla."

Si lo más sencillo es lo mejor a veces.

(Aplausos)

Mi madre se preocupa por todo el mundo.

Entonces está su madre, su hermano, estoy yo,

está mi hermana, está mi padre...

Entonces le he dicho:

"Disfruta, que también te lo mereces tú."

¡Eres la mejor! -Me ha pintado la cara.

No, pero eso sí era claro. -¡Ay, mi mami!

Qué importante tener siempre

aquí a la figura de la madre de familia.

Me ha encantado Edurne. No siempre.

Pero nos encanta la tradición

y cuando viene alguien que encima cocina tan bien

es que no hay argumentos para decirle que no.

¿Cómo te llamas?

Paloma. ¿De dónde vienes, Paloma?

De Madrid. Cuéntame, ¿a qué te dedicas?

Pues soy consultora de comunicación.

¿Y qué haces aquí? Mi sueño es la cocina

y no tuve el valor cuando tenía 18 años

y espero tenerlo 10 años más tarde.

¿Por qué no llegaste a la cocina a los 18 años?

Conocí el tema diplomático y dije:

"Voy a hacer derecho que el tema me apasiona."

Y de pronto dije:

"Si con la cocina puedo hacer ambas cosas."

¿Y tu plato de qué va? Magret de pato caramelizado

en zumo de naranja con Cointreau.

Y un puré de patata, que se usa mucho

por ahí por Sudamérica, y de México lo cogí.

¿Qué cocinas internacionales has conocido?

Tuve la oportunidad de vivir en Argelia, México,

Angola, Qatar y Alemania.

¿Soltera? ¿Casada? ¿Con hijos?

Casada. Se me cruzó en un ascensor de un piso 46

en un edificio de Qatar un sudafricano

y hasta la fecha. Y no se abría el ascensor.

No se abría el ascensor.

Y 10 días más tarde decidió escribir cartas

por todo el edificio buscando a la española

que había conocido 10 días antes.

Y no me pude resistir. Eso me pareció la pera.

Imagínate que dejas solo a tu marido allí...

Huy, él solito. Se pone a repartir cartas

a lo loco, ¿eh? Cuidado. Se apaña. Que se apañe.

No me da ninguna pena.

¿En Qatar qué hacías?

Bueno, hasta monté la Feria de Abril en Qatar.

¿Y cómo funcionó la Feria de Abril en Qatar?

Funcionó porque la gente

estaba deseando tener alguna fiesta.

Que traigas un jamoncito clandestino en la maleta,

que pongas cazón en adobo hecho por una jerezana

íntima amiga mía, pues mira...

Este es el caramelo.

¿Estará mejor así ahora?

Espero que sí. A lo mejor me decís:

"Lo has destrozado." Terminé.

Voy yo. Vamos a catar.

Vamos a catar.

Puedo probar lo naranjita con lo verde, ¿no?

Hombre, se trata de eso.

Muy bien, Paloma. Gracias, chef.

Gracias. Gracias.

Bueno, Paloma, has vivido en 4 continentes.

Imagino que si tú quieres ser cocinera

te habrás quedado con información

de esos 4 continentes. Lo he intentado, chef.

¿Y si te hago un pequeño examen?

Huy...

Oye, no pasa nada. Si lo apruebas, genial.

Si suspendes no entras y punto.

Vale, vamos a por ello.

Te dejo ver, te dejo probar.

Incluso dejaré que tu novio te eche una mano.

¿Ah, sí?

Muy bien, el examen es sencillo:

tiene que decirnos lo que sepa

de las recetas que le planteamos.

Hombre, yo te diría que este es Bélgica ya.

Este era el sencillo.

Ceviche. Perú.

China.

Y no he estado, ¿eh?

Huélelo.

Como curry.

India.

¿De dónde eras tú? Soy sudafricano.

¿Hay algún plato típico en tu país?

Sí, sí, indio... sí.

Sí. ¿Cómo se llama?

Bunny chow se llama. -Bunny chow.

Muy bien, lo ha dicho él.

Me ha ganado. No tú.

Qué estrés.

Vamos a ver.

Bueno, claro que sí.

Bueno, tienes un notable. Bueno.

Y tu plato, el punto de la carne es tu mejor baza.

Los purés son suaves, interesantes, no están mal.

Tienes virtudes.

Por lo tanto es un sí.

Vale, chef.

Un platazo como el que nos has hecho para mí...

es un sí.

¡Joder, macho!

Paloma, dile "good bye" a tu marido por una temporada.

(RÍEN CONTENTOS)

Enhorabuena, estás dentro de "Masterchef".

Gracias, chef. Te lo has ganado a pulso.

Gracias. Disfrútalo.

(Aplausos) ¡Me han cogido!

Felicidad extrema.

Es que de pronto pues uno de tus grandes sueños

se puede hacer realidad.

15 aspirantes conseguirán hoy un delantal blanco.

Ya sólo quedan 4 por entregar.

Estamos a punto de hacer el pleno al 15.

Es un plato plano y a mí no me dice nada.

Yo creo que la exigencia es básica en la cocina.

Por mi parte te mereces un no.

Vale.

Yo te doy un no.

Otro no.

Pues ya está.

Vale. -Gracias.

(Aplausos)

¡Ah!

(Aplausos)

Hola. Qué tal. Bienvenida.

Buenas noches. Bueno, Paula, ¿qué plato traes?

He traído un sablé bretón.

Es un plato vegetariano. Yo soy vegetariana.

Empecé por un tema de salud,

porque tengo una enfermedad autoinmune y me quedé ahí.

¿Y si toca probar chuleta qué?

Pues habrá que probar chuleta.

¿Y a qué te dedicas? Soy psicóloga.

Oye, la psicología en cocina es buena también.

Sí. ¿Verdad?

¿Tienes novio? Cuéntanos un poquito.

Tengo un novio que conocí aquí en "Masterchef".

¡Ahí va! ¿Hoy? ¿Hoy?

Hace 10 días. Ah, y ya sois novios novios.

Oye, Samantha. No, que me encanta esto.

Lo que hace "Masterchef", ¿eh?

Es que lo que una "Masterchef"...

¿Y qué pasa? Cuéntanos.

Pues yo llego al casting de "Masterchef"

además en una situación bastante complicada

porque llego con mi antigua pareja.

Conozco un chico, quedamos para compartir recetas

e ir a por libros de cocina.

¿Tú otro novio qué ha pasado?

Pues nada, le he tenido que decir que no.

Le ha dado el delantal negro.

Sí. O sea, que si tú no te llevas

un delantal te llevas un novio ya.

Pues eso dice mi madre, no sé.

(RÍE)

Esto ya está listo.

Está perfecto de punto.

Qué bien que hayas hecho un postre.

Gracias.

¿Y esto que echaste por encima?

Es chocolate. Ajá.

Está macerado así. Okey.

Vale. Gracias.

Paula, ya que has encontrado el amor en "Masterchef",

¿te gustaría que entre tu novio?

Pues vete a buscarlo.

Hombre, así si no entra la puede consolar, ¿no?

Por eso.

Bueno, ¿cómo te sientes ahora mismo?

Pues me siento muy feliz

y muy orgulloso de ella pase lo que pase.

He vivido muy de cerca el proceso.

Hemos sentido que hemos sido sólo uno.

¿Sí? Así que...

El día que me eliminaron de la fase de casting

ella fue la que me consoló.

Oye, que bien sientan tus terapias, ¿eh?

Somos los dos psicólogos, ¿eh?

¿Tú también psicólogo? Para más inri, sí.

Ahora entiendo todo. Menuda simbiosis esta, jolín.

Paula, yo te doy un sí, muy dulce.

Gracias.

Yo te he visto hablar de muchas cosas

y muy poco de cocina.

Y no tengo muy claro que tu objetivo al venir aquí

sea justamente eso, la cocina.

Yo te digo que no. Vale.

Imagínate que te dejo entrar a "Masterchef", Paula,

y rompo una relación tan bonita.

Los dos tenemos claro que el objetivo es la cocina.

¿Montaríais un restaurante? Sí.

Pues que se puedan cumplir esos sueños.

Bienvenida a "Masterchef".

(RÍEN CONTENTOS)

¡Uf!

¡Tomaaaa!

¡Lo he conseguido!

(GRITAN CONTENTOS)

¡Estoy dentro!

(Aplausos)

Hola.

Adrián. Sí.

¿De dónde vienes? De Tarragona.

¿Y a qué te dedicas? Soy camarero.

¿Y por qué quieres cambiar? No es que quiera cambiar,

es mi mundo la hostelería.

Mi madre es cocinera.

Y ella me ayudó a dar este paso.

Y después de lo que pasé, mi historia,

pues quiero demostrarle que no...

¿Qué te pasó? ¿Estás casado?

Yo quiero cotillear esto. No. Me dejó mi novia.

Quería tiempo, quería espacio, quería pensar.

No sabía si estaba enamorada. ¿Cuánto llevabas con ella?

5 años viviendo con ella. ¿Te dejó de un día para otro?

Estábamos mirando de irnos de viaje a Costa Rica.

Ella se fue 40 días. Yo no me fui.

Antes de irse parecía que se podía arreglar algo.

Y no se arregló nada, al revés.

Vas al gimnasio. Te cuidas. He empezado ahora.

Estaba en cien kilitos cuando me dejó mi novia.

¿Qué? En cien kilitos estaba.

¿Te ha visto ahora? Sí.

¿Y qué dice?

Que por qué no lo había hecho antes.

Y ahora me he dado cuenta

que el único que te acompaña eres tú mismo.

Cuando te acompañes bien darás mucho a los demás.

Pues vamos a probar. Voy yo.

Samantha, ¿vas tú?

Huy, los ojos, madre... no se veían de tan lejos.

¡Hum!

Un suquet. Sí.

¿Y este plato se lo habías hecho a tu ex alguna vez?

Eh, no. Claro, no me extraña.

No me extraña. Muchas gracias.

Me has dicho antes que tu madre era cocinera, ¿no?

Sí.

¿Te gustaría que pruebe el plato?

Pues me gustaría mucho.

¿Qué tal?

Ya que nos ha contado, Piedad, que es usted cocinera.

Sí. Pues queríamos que lo probase

a ver si le daba el aprobado.

Y si no le da nos lo dice también, ¿eh?

Díganos la verdad.

Yo lo encuentro bastante bueno.

Ay... Pero con alguna cosilla.

Lo que es una madre.

Tiene un poquito de acidez de salsa.

Es una buena juez usted.

Adrián, me ha encantado tu actitud.

Para mí es un sí.

Muchas gracias. -Gracias.

Has dicho que la cocina forma ya parte de tu vida.

Y tienes sobradamente todo lo necesario

para hacer un buen papel.

Sólo te haré una referencia a tu ex chica,

seguro que en una semana piense: "Qué lástima."

Por mí sí. Gracias.

Gracias. Es un plato digno de entrar

a "Masterchef", Y te doy un sí.

Y además te hace mucha falta este delantal.

porque fíjate qué guarrete eres,

cómo te has puesto el jersey. Lo he dado todo ahí fuera.

Toma, para que luches aquí. Muchas gracias.

Y para que tu novia te vea así de guapete.

Muchas gracias. Bienvenido a "Masterchef".

(GRITAN CONTENTOS)

El pan de cada día...

Perdona nuestras ofensas como nosotros perdonamos

a los que nos ofenden.

El Señor es providente y me ha salvado de muchas.

Y de esta me salva.

Buenas noches. Buenas noches, Samantha.

¿De dónde vienes, Julio? De Estados Unidos.

Concretamente de Ohio.

Peor hablas muy bien el castellano.

¿En Ohio se habla el castellano?

No. Mi madre es sevillana.

Concretamente de Morón de la Frontera.

Ah. Y yo vine en el 92

y me crié aquí en España.

Mi padre biológico es militar y está ahí en EE.UU.

Y yo me he criado siempre como en dos realidades, ¿no?

Mi madre es hippy y me educó en los valores

de la igualdad, el respeto y el amor.

¿Tú qué estás cocinando?

Estoy cocinando un arroz basmati

con una base de piña en almíbar troceada,

con una salsa encima de leche de coco,

pechuguitas de pollo y curry.

Le voy a espolvorear con un poquitito

de coco rallado. A mí personalmente me gusta

que cuando como coco

que se queda las virutitas de coco ahí.

Y eso me encanta, estar media hora ahí con...

Eso es un gusto personal.

Media hora con el coco entre los dientes.

Me encanta. ¿Y a qué te dedicas?

Yo me dedico a intentar hacer el bien.

En la Iglesia Católica yo ejerzo dos ministerios:

el de la palabra y el de la asistencia

a la persona del sacerdote en el altar,

que no es monaguillo.

¿Tienes pareja? La he tenido, la he tenido.

Si es cura, ¿cómo va a tener pareja?

No, no soy cura, querido. Iba a ello.

Durante 7 años estuve en el seminario.

Pues, Julio, entiendo que conoces a tu chica

cuando dejas el seminario.

La conocí en ese momento en el que yo termino el curso.

Y yo ese verano lo destiné más que nada para pensar

si empezar en septiembre o no, que era el último ya.

O sea, que el motivo por el que no continuaste

fue por una chica. No, se equivoca.

Yo ya venía con ese discernimiento antes.

San Juan Pablo II dijo en una ocasión

que para ser sacerdote

había que ser sacerdote de cuerpo entero.

Y yo si tengo que hacer algo o lo hago bien o no lo hago.

No se cocinaba mucho en el seminario.

Pues habían tareas.

Según las constituciones estaba el hermano cocinero.

Se debería usted haber juntado más con ese hermano.

Vamos a valorar tu plato

y me gustaría confesarme contigo.

Adelante. Y espero que me sepas perdonar.

La misericordia está para algo.

Porque el plato es muy duro.

Esa leche de coco desagradable

que no sé si es dulce o salado, que no está especiada,

están tiradas las cosas encima sin ningún sentido.

Te tengo que dar un no. Lo acepto.

Un no.

Lo han dicho todo, es un batiburrillo

que no hemos entendido, simple y llanamente.

Vale.

(Aplausos)

Me llevo a casa experiencias que van a estar latentes

en mi corazón para toda la vida.

Estoy preparando unas cebollas rellenas,

típicas de mi tierra, de Asturias.

Estoy teniendo una sudada...

No, no, ese es mi estilo. Tengo que estar así.

Desde pequeñita mi abuela

me inculcó la pasión por la cocina.

Y hacíamos siempre recetas juntas.

Me voy a poner a llorar porque me encantaría que ella

estuviera aquí conmigo pero era falleció

hace 4 años y para mí era como una segunda madre.

Ha sido el apoyo fundamental de mi vida.

Y es un homenaje para ella y seguro que estaría

muy muy orgullosa de mí.

(Aplausos)

Soy asesor fiscal

y trabajo en el despacho de mi padre.

Soy viuda.

Mi marido le detectaron una enfermedad rara.

Entonces los dos decidimos que como no teníamos hijos

que nos íbamos a dedicar a querernos.

¿Qué nos has hecho? Pastelas de pollo.

Tiene origen de cocina sefardí.

Me gusta mucho la cocina de este estilo

porque la he practicado en casa con mis abuelos.

Coge la cebollina,

porque la cebollina como siempre está dulce...

Paseme. Paseme, cariño, soy consciente.

¿Eh?

Es una receta sencilla que dice pocas cosas

de tu capacidad como cocinera.

No...

Y te voy a dar un no.

Tu cocina no llega al nivel

de otros platos que hemos visto.

Te tengo que dar un no.

No sé cómo has elegido este plato

y si tenía que tener más cocción

y aquí no te ha dado tiempo. Es un plato un poco inacabado.

Sí, sí, sí.

Tu cebolla está muy mala.

¡Aaaah!

(Aplausos)

¿Cómo te llamas? Mi nombre es Lyla.

¿Qué nos vas a preparar? Voy a hacer salmonetes

con salsa de guisantes, langostinos fritos...

fritura, y lleva espuma de cítricos.

Estoy haciendo un ceviche de lubina

con frutas exóticas.

¿A qué te dedicas, Lyla?

He dedicado gran parte de mi vida al mundo de la moda

y de la publicidad.

¿De dónde eres, Julia?

A ver, mis padres son rusos, son de Siberia.

Cocina.

Y yo tengo estudios de peluquería

pero desde que vine a España tampoco he tenido

la oportunidad de... Ejercer.

Tampoco hablaba bien castellano.

Y justo vino la crisis, son muchas cosas.

Y bueno, estaba un poco perdida.

¿Tienes novio? ¿Tienes hijos? ¿tienes marido?

Novio, que es un poco el culpable de que esté aquí.

Porque él se dedica a la coctelería.

Y este año le han dado lo que vendría a ser

la estrella Michelín en el mundo de la coctelería.

Y me ha dicho: "Tú consigues la estrella Michelín

de la cocina y lo tenemos todo en casa."

¿Y a él de qué le conoces, de algún curso de cocina?

No, que va, para nada.

Es que fue de lo más surrealista del mundo.

Fue un poco que me dejó

una nota en el parabrisas del coche.

Ah. Sí.

Me dijo: "Te he visto sacando el ticket y me he dicho

qué chica tan bonita.

Me gustaría invitarte a un café."

Es muy guapo, me gusta mucho y... desde entonces.

O sea, que llevas 3 años

esperando para presentarte para "Masterchef".

Sí, llevo 3 años porque antes no podía.

Y soy aficionada a la numerología

y me han coincidido muchas cosas.

Es el número 5, que me encanta.

Ah, claro. Quería el "Masterchef V".

¿Y por qué el V?

Conocí a mi marido el día 5, mi madre nació el día 5.

¿Ah, sí? Mi abuela nació el día 5.

Y quería entrar en "Masterchef V".

Tampoco sabía lo que va a pasar, claro.

Y te quedan menos de 5 minutos. ¿Cómo va?

Es que estamos hablando. ¿Cómo va?

Después de haber pisado pasarelas entiendo que te va

el rollo de la alta cocina, de los restaurantes glamurosos.

Sí, yo creo que se puede hacer de todo un poco, ¿no?

Todoterreno.

¿Pero haces esferificaciones? Sí.

Ah, ¿esas cosas haces? Sí.

Bueno, madre mía... Tengo que sacar este talento.

Y tengo que demostrar a mucha gente que sí puedo.

Si eres capaz de acabar el plato seguro.

Pero es que estoy tan contenta de hablar con ustedes.

Te pareces mucho a mi padre.

Hombre, tenemos la misma edad. Pero físicamente, de verdad.

Cómo hablas, tus chistes, todo.

O sea, es que me sale, me recuerdas a mi padre.

Pues sí que podría ser tu padre Pepe, sí.

Y tu abuelo. (RÍE)

Lo he terminado con una vieira confitada

con aceite de coco y un crujiente de algas.

Te gusta hacer emplatados complicados, ¿no?

Yo creo que en un plato así sí que puedes,

tienes un poquito de margen para jugar.

Cuando haces un emplatado pretencioso, detrás del emplatado

tiene que haber mucho sabor.

Si no, no tiene sentido.

Gracias.

Te tengo que hacer esta pregunta. Ahora que estamos tan cerquita,

¿todavía sigo pareciéndome a tu padre?

Sí, muchísimo. Pero daos un abrazo.

¿Puedo? Claro que puedes.

Venga, como una hija mía, por Dios.

Me emociono muchísimo. Pero bueno, por favor.

Es rubio, tiene ojos azules... Como yo. Igual que yo.

La nariz, la forma de... ¿Tiene una nariz?

Sí, sí. Pero igual. Sí, igual.

El ceviche no lo veo.

Gracias.

Pues te voy a decir una cosa: está muy rico.

Me gustan los platos sabrosones, picantones. Yo te doy un sí.

En "MasterChef" lo que nos gusta dar es nuestra pasión

por la cocina. No tengo muy claro si lo que buscas aquí

es lo que podemos ofrecerte.

Te voy a decir que no.

¿Has entendido lo que te he dicho cuando he ido a probar tu plato?

Perfectamente. ¿Sabes lo que me ha pasado?

Tenía una explosión de sabor en mi boca que me ha impresionado.

Te voy a dar un sí.

No me lo creo.

Felicidades y bienvenida a "MasterChef".

(GRITAN EUFÓRICOS)

Qué maravilla. -Es que no me lo puedo creer,

de verdad. No podía ni hablar.

Esto es mío y lo voy a luchar hasta el final.

Julia, me encanta tu historia, tu pasión, tus ganas...

Pero tu nivel de cocina sigue siendo muy bajo.

Te tengo que dar un no.

Yo te voy a dar un sí.

Gracias. Te veo con muchas ganas

y con capacidades. Gracias.

Jolín, Julia. El salmonete está crudo, a las verduras

les falta sabor... Falta mucha base de cocina.

No me salen los números. El cinco es un aprobado.

Y ese plato es de cuatro y medio. Te tengo que dar un no.

Gracias.

Gracias.

(Aplausos)

Te queremos.

"MasterChef" es la oportunidad de mi vida sin duda.

Tengo mucha fe en que pueda ser concursante.

Por favor, Pepe, Samantha y Jordi, dadme un delantal, jolín,

que lo voy a hacer superbién. Me voy a dejar las ganas,

voy a cocinar como una loca y voy a aprender, sobre todo.

Jolín, va a ser la caña.

Yo soy Miri, un terremoto. No un terremoto, un huracán.

Tengo una cuenta de Instagram y a través de esta cuenta

cada día publico recetas "healthy", o sea, saludables.

Una vez me escribieron desde la India, locura total.

"MasterChef" es para mí como un sueño,

una puerta que se abre y que te lleva a lo que te gusta.

Me imagino que no lo sabéis pero solo nos queda un delantal.

Y solo quedáis dos aspirantes.

Oye, Miri, ¿cómo empezaste a cocinar?

Me voy a vivir a Boston hace un año y medio.

En América la gente come fatal.

Entonces decido empezar a cocinar cosas sanitas porque pensé:

"Chata, te vas a poner como una foca".

Entonces las receta que iba haciendo las iba subiendo

a Instagram para que la gente las pudiera buscar mejor.

Ponía "mirisrecipes"... ¿Y cuántos seguidores tienes?

Casi 7000. -Y yo soy uno, ¿eh?

¿Desde ahora o de siempre? Desde el casting.

¿A qué te dedicas? He sido profesional del fútbol.

Empecé en el Atlético, Levante, Las Palmas, fui a Colombia...

En muchos sitios. ¿Cómo te metes en el mundo

de la cocina? Quizás el primer paso sea

haber estado en Formentera en un restaurante.

¿En sala? No, con las reservas,

la persona que hablaba con la gente...

Relaciones públicas. Sí.

Y ahora en Madrid hago un poco lo mismo.

"Public relations". Exactamente.

Trabajas ahora en Madrid en un restaurante también.

Sí. Tenía pensado después del fútbol dedicarme

con mi padre a un negocio de seguros que tenemos

pero siempre he querido montar un restaurante.

¿Y tú, Miri? A mí realmente lo que me gustaría

es hacer un catering de recetas saludables.

Pero un catering bueno. No como el de Samantha.

No, no, no. Justamente soy fan de Samantha.

Tienen envidia. Me considero "Healthy recipes

developer". Díselo a Pepe en español,

que no entiende. En castellano normal...

En cristiano... De pueblo.

Yo soy... Eh...

Desarrollo de recetas saludables. Sí, justamente.

Jorge, ¿tienes novia? No tengo novia.

¿Y tú, Miri? ¿Tienes pareja? Que va.

Jo, pues pegáis un montón. Ah, ¿sí?

Yo nunca descarto nada, y más con una persona buena

y que tiene una cara preciosa como ella.

¿Por qué, Miri, debes entrar en "MasterChef"?

Primero porque me apasiona la cocina.

Segundo porque tengo muchas ganas de aprender.

Aprendo muy rápido, y aún aprendo más rápido si es algo que me gusta.

Entonces, dentro del mundo de la cocina, aprendería

"trirápido" si normalmente aprendo rápido. Si ahora...

¡Tiempo! Ya. Vale.

Jorge, te toca a ti. Yo quiero entrar porque es

el único plan que tengo ahora en mi vida que me atraiga.

Y haberla conocido, que es increíble,

te lo tengo que decir. Este es un golfete de cuidado.

Bueno, no lo sé.

Tienes pinta de golfete.

Puede ser que haya sido uno de mis tendones de Aquiles.

Deberíamos probar los platos.

Estáis muy cariñosos vosotros dos. Hemos estado todo el día juntos.

¿Por qué te fuiste a Boston a estudiar?

Para seguir a mi exnovio. -Oh. Eso no me lo has contado.

Estaba enamorada, Jordi. Donde iba él, me iba yo.

Zas.

Suerte a los dos. Gracias.

Me gustaría probar tu plato.

Es que me encantáis los dos. Quiero pediros que si entramos

los dos sería una pareja increíble. Jorge, ¿qué no has entendido,

guapete, de que solo tengo un delantal?

Pero podéis. Entran 15. Hemos dado 14.

Queda uno.

Bueno, Miri, cocina sana, con sabores... Te doy un sí.

Jorge, no nos podemos perder esa mano para la cocina.

Te voy a dar otro sí.

Me ha gustado tu discurso pero no tiene nada que ver

con el plato. Y donde hay un exceso de grasa,

¿dónde está la cocina saludable? Con lo cual, te doy un no.

Tu discurso, Jorge, me lo creo lo justo. Creo que te falta

todavía mucho fondo de cocina. Te doy un no.

Qué bonito. Me dejáis el marrón para mí.

Decide.

Creo que los dos platos están bastante empatados.

Y me duele en el alma, ¿eh? Porque me cae mucho mejor Miri

que Jorge, pero esa rayita te da el delantal a ti.

Lo siento, Miri, pero esto es tuyo, amigo.

Gracias. Enhorabuena.

Sudarás tinta de calamares, ¿eh?

Miri, mucha suerte.

Tío, felicidades.

A mí Miri me ha gustado mucho. Y Jorge ha dicho algo

con toda la razón, aunque nunca se ha hecho aquí,

pero nosotros lo podemos hacer.

¿El qué? Meter a otro.

¿Hablamos con dirección, preguntamos y metemos a otro?

Yo voto que sí, me encantaban. ¿Quién habla con las jefas

y con dirección? Voy yo.

Les he dicho: "¿Y si vosotros que podéis nos dais

dos delantales?"

Ya está. No se necesita mucho.

Para la próxima, yo qué sé.

En una cosa tenías razón.

Podemos hacer lo que nos dé la gana.

Qué fuerte lo que me está pasando. Es que no me lo puedo creer.

Estoy en un sueño ahora mismo.

Agradezco que hayan permitido que seamos 16 concursantes

pero en "MasterChef" nunca se sabe lo que va a pasar.

Estoy superfeliz.

Ya tenemos 16 aspirantes a "MasterChef V".

Fenomenal. Misión cumplida. Ahora queda un camino largo.

Bienvenidos y enhorabuena a todos.

Sois los elegidos para participar en la quinta edición

de "MasterChef" España. Enhorabuena.

Os habéis enfrentado a más de 20 000 candidatos.

Y habéis peleado muy duro para llegar hasta aquí.

Pero el reto de verdad comienza ahora, y estáis a punto

de enfrentaros a vuestra primera prueba en exteriores.

(GRITAN EUFÓRICOS)

Es una zona estupenda y maravillosa y no queda más que disfrutarla.

Y encima concursando en "MasterChef"...

No se puede pedir más.

Ya lo veis, estamos en la Estación de Esquí de Cerler,

en el Valle de Benasque, una de las mejores estaciones

de esquí de España. Espero que os dejéis contagiar

por su espíritu deportivo, y que seáis capaces de trabajar

bien con este frío porque estamos a diez grados bajo cero.

¡Bieen!

Esto en Sevilla no lo hay. ¡Vamos! Es una alegría.

Aspirantes, ninguna edición ha sido fácil, pero os aseguro

que estamos hablando de la temporada con los exteriores

más duros de la historia de "MasterChef".

Os recomiendo que tengáis todos vuestros sentidos alerta

porque "MasterChef V" es imprevisible.

Os vais a enfrentar a cocinados complejos en condiciones

muy complicadas. Queremos comprobar hasta dónde llega

vuestra fortaleza mental y vamos a llevaros al límite.

No sé si todos vosotros estáis preparados para soportar

tan presión. Preparadísimos.

Por eso, hoy, os tendréis que poner de acuerdo para todo:

para elegir capitán, para formar equipo

y para escoger menús.

Vaya. Mucho cuidado con cada una

de las decisiones que toméis. En esta edición

todas las pruebas cuentan. ¿vale? (TODOS) Sí, chef.

¡¿Lo tenéis claro?! (TODOS) ¡¡¡Sí, chef!!!

Pues eso espero, porque tenéis 30 segundos para vuestra primera

gran decisión: nombrar a los dos capitanes que tendrán

la gran responsabilidad de organizar

y coordinar los equipos.

Y el tiempo empieza ya.

Yo me ofrezco voluntario. -Yo también si queréis.

Los primeros que se ofrezcan... Yo

Yo. -Yo voto a José Luis.

José Luis ya se ha ofrecido, tenemos uno.

Creo que debe ser uno él y otro él. -Venga, a tope.

Ya está, no se hable más. Madrid y Barcelona, así me gusta.

Ya tenemos derbi.

Decidme, ¿quiénes son los capitanes y por qué?

Jordi y José Luis.

Primer Madrid-Barça del año.

Eso, eso. -Ser capitán va a ser

una responsabilidad muy grande porque al no tener experiencia

y ser el primer programa, será complicado tener siete personas

diciéndote... "A ver cómo diriges". Espero acabar bien.

¿Líderes naturales? Sí.

Jordi, por su corpulencia, que nos pega una hostia

y nos deja secos. (RÍEN)

José Luis, porque tiene una chispa y un carisma que... En fin.

Eres una grande.

José María, te veo muy serio. ¿No estás contento con la decisión?

Sí, estoy contento. Pero he sido el primer voluntario

porque vengo con ganas, y el haber sido capitán hoy

me hubiera dado un ánimo diferente. O sea, te has ofrecido voluntario

pero tus compañeros no estaban de acuerdo con que fueses capitán.

Bueno, en principio ha habido un poco de confusión

y han decidido que fueran ellos dos y acepto las decisiones del grupo.

(SUSURRA) Hemos pasado de su culo, pobrecito. Es verdad.

No me ha sentado mal para enfadarme.

Simplemente me he llevado un pequeño chasco

porque yo quería ser capitán.

Los capitanes os tenéis que poner de acuerdo para decidir

quién empieza a elegir equipo.

Tú mismo. -Por orden de antigüedad.

Tú mismo. -¿En serio? ¿Quieres tú?

Venga tú, no tú, no tú... -Por orden de antigüedad.

¿Quién es mayor? -No hay... ¿A quién eliges?

Todo el mundo vale. -¿Qué criterio tenemos?

Yo estoy disponible para ambos capitanes.

Lo que queráis. Claro

Capitanes, ¿quién empieza a elegir y por qué?

Nos hemos ofrecido uno al otro y empiezo yo. Pero es indiferente.

Dime un nombre y una razón. Por afinidad... Un poco aleatorio,

voy a elegir a Jorge el primero. Jorge, al equipo de José Luis.

Bueno, mi capitán me ha gustado mucho. Tengo mucha afinidad con él

y creo que se desenvuelve, tiene criterio...

Empezaré por Salva porque nacimos el mismo año, somos de Barcelona,

tenemos una hija que se llama igual... Y somos muy parecidos.

-Choca.

Yo voy a elegir a Paloma. Estoy tratando de formar

un equipo de guapos. Lo siento pero yo no cocino.

Edurne, porque me fío de las canas y en este caso es

la que nos va a dar lecciones a todos.

Edurne es el terremoto vasco. Es la leche, vamos.

No la quisiera en el equipo contrario.

Siempre la quiero tener a mi lado. Seguro.

José Luis. Adrián, sigo en la línea.

No me muevo. Por guapo.

Miri. Por guapa, no cabe la menor duda.

Elena, porque si nos da un bajón y nos callamos,

ella seguro que no para de hablar.

El equipo que me ha tocado me ha encantado porque es

con los que hoy por hoy más "feeling" tengo en la casa,

y me ha encantado que José Luis me elija.

Bueno, si elige a una chica, yo a otra. Lorena.

Bueno, es de Barcelona...

Yo ahora le voy a poner un poco de arte a la cosa

y voy a meter a Joselito. -José María.

Nathan.

Vente, para acá, nene. -Yo sigo en mi línea

y me traigo a Laila.

Selene... Silene, perdona.

Nos dará el toque brasileño a la cocina.

Faltan dos.

Paula, Odkhuu, dad un paso al frente y poneos delante

de los capitanes. Sois los últimos en ser elegidos.

¿Creéis que es casualidad o hay alguna razón en concreto?

Pues yo creo si todavía no me conocen, entonces, claro...

Bueno, ya veremos. A ver quién me elige.

Si me quiere el Madrid o el Barça.

Paula, ¿por qué crees que te quedas para la última?

Sé que mis compañeros saben que soy vegetariana.

Creen que soy un eslabón débil.

José Luis, ¿con cuál de los dos te quedas?

Con Paula. Paula al equipo de José Luis.

Odkhuu... ¡Visca Barça!

Al equipo de Jordi. ¡Visca Barça!

Chaquetero.

Que es de Barcelona.

Si yo hubiera elegido equipo no hubiera elegido a Paula.

Es buena chica pero la veo un poquito débil de mente.

Ahora os enfrentáis a la última gran decisión: el menú.

Estamos en el pirineo aragonés, una tierra con mucha personalidad

gastronómica. Su tradición culinaria se basa

en platos sencillos, sin muchos adornos,

pero llenos de aroma y de sabor.

Tendréis que cocinar un menú tradicional de montaña aragonés.

Pero será un menú que diseñareis vosotros. ¿Cómo cocinarlos

o qué ingredientes utilizareis son decisiones

que deberéis tomar vosotros?

El menú de hoy consta de cuatro platos

con cuatro ingredientes protagonistas muy especiales.

Un entrante con pan de payés. Pan.

Para rebañar.

Un primero con borrajas.

Las borrajitas la podemos hacer salteada con panceta, ajito...

Y cebollita. Un sofrito. Y le pones un poco de pan rallado.

Un segundo, con pollo de corral.

Picantón. Y un postre,

con hojaldre de mantequilla.

Perfecto. Yo tengo ideas de repostería también.

Un equipo se encargará de los platos azules.

Y el otro de los platos rojos.

A ver, ¿qué controlamos más? -Si puedo me quedo con el rojo.

Mejor. -La borraja y el hojaldre

parece lo más sencillo. -Aquí estamos para ganar.

Y primero el rojo. No des opción, tío.

José Luis, ¿qué hace tu equipo? Nos quedamos con el rojo.

Con las borrajas y el hojaldre de mantequilla.

Y, Jordi, tu equipo preparará el entrante con el pan de payés

y el segundo con el pollo de corral.

Hoy cocinaréis para unos comensales muy especiales.

Entre ellos, hay futuras promesas del esquí y seguro

que algún ganador de medalla olímpica.

Cocinaréis nada más y nada menos para 150 niños esquiadores.

¿Cómo? -Familia numerosa.

150... -¿Nada más?

Hoy es la primera toma de contacto y aquí se acaban los amiguismos,

las bromas, porque cocinar para 150 comensales requiere

de una tensión y una concentración máxima.

Contaréis con 90 minutos en total para elaborar 150 raciones

de cada plato. Debéis calcular muy bien los tiempos de elaboración

porque todos los platos saldrán a la vez.

(TODOS) ¡Sí, chef! Nuestro supermercado proveedor

de alimentos os facilitará los ingredientes necesarios

para cocinar. Y como siempre, el excedente que no utilicéis

será donado a comedores sociales.

Aspirantes, ¿estáis listos para enfrentaros

a vuestra primera prueba de "MasterChef"?

(TODOS) ¡Sí, chef! Pues coged vuestros delantales,

a por los ingredientes y a cocinas ya.

Venga, chicos. Nos ha tocado el pan de primer elemento para cocinar.

¿Os parece que hagamos una sopa...? -Me parece estupendo.

Una sopa de montaña. ¿Sí? Venga, perfecto.

Vamos a hacer de primero como una especie de trampantojo

de unas albóndigas de quesito con la borraja.

Y vamos a hacer un puré de patata y patatas paja.

Te vas a poner con el queso, Elena. Laila y yo nos vamos a poner

con la Borraja. Jorge va a hacer el puré.

Y Joselito va a hacer las patatas paja.

De segundo plato tenemos el pollo. ¿Qué os parece que hagamos...?

Pollo al chilindrón. -Perfecto.

Nathan, tú te dedicas a cortar... -El pollo.

Edurne, tú estás conmigo. -Contigo y con la sopa.

Lore y Miri os vais a dedicar a las verduras.

Silena, Salva y Odkhuu, os vais a dedicar a cortar el pollo.

Vamos a hacer una trenza con crema pastelera

y se me ocurre que con las claras vamos a hacer una crema suiza.

Eso lo van a hacer Paloma y Paula. Tú haces la crema pastelera.

¡Un, dos, tres, equipo!

(GRITAN)

Vamos a dejarlo por aquí.

Lo podemos ir cogiendo de uno en uno también.

Lo ponemos por aquí. -Ay.

Se cayó.

¿Dónde está el pollo? -Necesitamos agua.

Yo me voy a poner a cortar verduras entonces.

Coge una tabla, venga.

Oye, hacemos una cosa. Vosotras me quitáis las pieles

y yo lo corto todo, ¿vale?

Cuidado con los dedos, ¿eh? -Sí, sí. Tú tranquilo.

Mi abuelo y mi familia me enseñaron todo.

Nosotros usamos mucho los cuchillos,

entonces con los cuchillos tengo experiencia.

¿Cuántos litros de leche vas a echar?

He echado cuatro litros. -¿Cantidades?

Ocho huevos por litro, 200 de azúcar.

¿Esto lo echo? -Sí, échalo. Mejor que sobre.

Pero no te flipes ahora. -No, voy a echar 100 gramos

más de azúcar, ¿vale? -Paloma, Elena,

cuidado con los ingredientes y no usad más de lo debido.

No, aquí no se tira nada.

Tenemos que coger la borraja y tenemos que quitarle

la hebra así, o sacarla como podamos.

Esto tiene pelos como para hacer una almohada.

Podemos hacer las trenzas del postre con el pelo este.

Oye, este queso va a quedar de lujo, ¿eh?

Esto es la mili, chaval. -Yo no hice la mili.

Yo tampoco. Pero yo pelo más ligero que tú las "papas".

Con este ritmo. Dale vuelta y después repasas.

¿Qué quieres? Si llevamos lo mismo.

¿lo mismo? He pelado 18 papas. Y tú dos nada más.

Jorge es mi amigo, pero aquí esto es una competición y debemos

luchar por lo que queremos. Y yo quiero llegar

a cuantos más programas mejor. Y si es posible, a la final.

Necesito zanahorias. -Tengo un frío...

Es que con este frío no se nota ni si te cortas.

Ya, ni te enteras.

Esto ya está dorado.

Esto es para mear y no echar ni una gota.

¿Cómo vais? Cuidado con el hueso que no puede quedar

ningún hueso por ahí.

Jordi, dile que marque los pimientos para el pollo.

Bueno, pero eso después. Tú tranquila.

Primero vamos a dejar la sopa haciéndose y después

ya nos liamos con lo otro.

Vamos a cortar las verduritas y lo que haga falta.

Caliento el queso con la mantequilla y se van

a chupar los deditos, ¿eh?

Cuando levantes tiene que salir en punta.

Y que no se le caiga en la cabeza.

No... ¡Ah! Me he cortado. Mucho.

Se ha cortado, chicos.

Mira. -Y se ha cortado bastante.

¿Cómo va el pollo? -Capi, tenemos el pollo acabado.

Perfecto. -El pollo genial, ¿eh?

Venga.

¿Qué tal, Silene, la panadera? ¿Cómo voy cortando? ¿Bien?

Muy bien. A lo mejor hay que pensar que el tamaño del botecito...

Porque va dentro de la sopa, ¿no? -Lo vamos a tostar

y después lo cortamos, ¿vale? -Ah, okey.

¡Al rico pollastre! -Al rico pollo.

Me cago en la leche. Tendríamos que tener un machete o algo.

"Pollín, pollín, pollán".

Tenemos el primer exterior así que toca elección de equipo.

Está la cosa calentita. Muy bien.

¿Cómo lo hacemos? Tenemos un clásico en toda regla.

Dos equipos bien diferenciados, un Madrid-Barça.

Ya estamos. Me gustaría ir con el Barça.

A mí me da igual. Me gustaría jorobarlo.

Yo tengo una buena idea. La prueba de la borraja.

La borraja más larga elige equipo.

Venga, la primera.

Siempre he sabido que tenía la borraja más larga.

Te dejo elegir. El Barça.

Pepe, tú con el equipo azul. Jordi, con el equipo rojo.

Y yo, con el plato más dulce, con el postre.

Al lío. Hala, fenomenal.

Capitán, cuéntame. Vamos a hacer una borraja

bien cocida, blandita. Y la vamos a recubrir

con una crema de queso que estamos haciendo.

¿No es más fácil hacer un buen caldo de verduras,

cocer unas patatas chascadas, cocer la borraja...?

Normalmente se sirve seca pero en este caso,

con un poco de caldo, que hace frío, y un buen aceite

de oliva... Tiene toda la razón.

Un buen cocinero lo que tiene que hacer es sacar algo

que esté rico y esté bien. Perfecto.

Cuando sepamos dar volteretas, ya veremos cuántas puedes dar.

Cambio de planes. Vamos a hacer un caldo de verduras con patatas.

¿Y esto? -Lo aprovechamos.

Hacemos un crujiente para decorar. O sea, vamos a cortar verduras.

Ten en cuenta que me has ordenado pelar patatas.

O sea, las pajas. -Jorge, para que eso ya

no vale para nada. -¿El puré no vale?

No. Vamos a hacer unas patatas con un fondo de verduras.

Me hubiera encantado seguir con ese guiso.

Quizás en algún momento se me ha visto alguna mala cara,

pero al final he seguido la corriente del capitán

y del colectivo para hacer lo que teníamos que hacer.

Muy bien. Así estamos. -Cómo huele eso.

Odkhuu, que no se te queme, por favor.

No quemará, no. -Echa un poco más de aceite.

Seguro, ¿eh? -Segurísimo.

Oye, aquí necesito a otra persona que esté con el pollo. Ponte tú.

Prefiero cortar... -Ponte con el pollo.

Pues déjame aquí. ¿Vas tú con el pollo o cómo?

No, estoy con los ajos.

Jordi, ¿cuánto pimiento verde hay que cortar?

Seis pimientos por olla. -¿Le has echado sal?

Métela. -Cuidado las cocciones, ¿eh?

¿Habéis salpimentado? -No, espera. Primero freír.

Primero voy a freír. Espera. -A ver, no nos vamos liar.

Y ahora lo partiremos, ¿vale?

Todo sin partir. -No te preocupes, mujer.

Y esto se ha pegado. -Da igual, no lo vamos a utilizar.

¿Cómo que no? Tiene toda la sustancia ahí.

Edurne, se ha quemado. -No pasa nada.

Que sí, mujer. Que no. -Que sí. Que le da vida al caldo.

Edurne, cuando seas capitana decide tú. Ahora decido yo.

Vale, cariño. -Edurne es una persona

que yo jamás me hubiese casado con ella,

porque tiene unas agarraderas bien anchas.

Jordi, ven aquí. ¿Cómo ves a tu equipo con el postre?

Yo creo que tenían que hacer algo con hojaldre.

Y lo del merengue no entiendo por qué.

Queremos hacer la clara y darle un toque dulce al postre,

pero para no desaprovecharlas vamos a montar un merengue suizo...

¿Por qué no os limitáis a hacer vuestro postre?

Teníamos que tener la crema pastelera.

Va dentro de un hojaldre. Bueno, se puede ir trabajando

el hojaldre. ¿No hay que cortarlo para trenzar?

Sí, se nos ha retirado una compañera. Nos ponemos ya.

Los tiempos en cocina y más en trabajo en equipo,

son fundamentales. Cierto.

Sincronizar las tareas es importante y lo habéis hecho fatal.

Hay que empezar. Coged la crema pastelera con los frutos

y haced las trenzas. Después, florituras.

Ya podéis correr. Gracias, chef.

Joder, pues ya sabes.

A centrarse. Mira, esta ya está casi hecha y empezamos

con el hojaldre. Me parece bien empezar con el hojaldre.

Tienen mucha razón.

Es que la cebolla no tiene que ir tan pequeña. Es un fondo.

¿Las verduras que estoy pelando son para ti?

No, para el fondo. -Dame la tabla esta.

Vale, ahí me gusta.

¿Qué bolitas son esas? -De queso crujiente.

¿Puedes darles más forma? -Regular. No se quedan.

Se quedan redonditas. -Vale.

El hojaldre. Vamos a hacerlo claro. Esto hay que aprovecharlo.

No se puede tirar nada. Explícamelo. Hazme una con esto.

Lo voy a hacer en horizontal. Voy a hacer la trenza antes...

Lo único es que no se puede quedar tan doble.

Yo no lo tengo claro. Yo lo haría...

¿Harías el rollito y lo meterías por dentro?

Así. Lo abro desde aquí. Pero se va a salir todo.

Por eso te estoy diciendo.

En mi vida he hecho una trenza y me lo ha explicado 10 veces

y 10 veces me bloqueaba. "¿Cómo voy a hacer la trenza

si se va la crema? Imposible".

Capitán, ¿qué hago con las naranjas?

Esto a tope. Dime. -¿Qué hago con las naranjas?

¿Con las naranjas? -Pélalas y córtalas por la mitad.

Las pelo... -Y las incorporamos al guiso.

Madre mía. Vamos a ver, equipo azul,

¿cómo estamos aquí? Allá vamos. Bien. En marcha.

Ya está el caldo en marcha. ¿Tenemos las sopas controladas?

Sí. ¿Y la naranja para qué es?

Para darle un toque cítrico al pollo al chilindrón.

Yo haría un par de trocitos de piel, mira qué te digo.

¿Tú eres el capitán? No, se lo pregunto.

Pues... -Mira... Capitán.

Ya, si leer sé. Gracias. Échale el zumo, venga.

¿Este ajo para qué es? Tenemos ajito para el pollo.

¿Pero lo vas a echar ahora ahí? Es que ha decidido otro orden...

A ver, capitán. Ajo picado. ¿Para dónde?

Para el pollo. ¿Se lo echas aquí así?

De momento, sí. Con dos narices.

¿Habéis cocinado alguna vez? Claro.

A ver, primero se dora el ajo, se dora la verdura

y voy echando el pollo. Si le echo esto aquí, es crudo.

Aparecerá siempre crudo.

Señores, esto es de primaria. De primaria de cocina.

¿Empezamos de nuevo? -Vamos a sofreír un poco de ajo

en una sartén y lo añadimos. -Venga, perfecto.

La trenza esta... Lo estoy pasando fatal. Vamos a ver...

Si yo hago un rollito... -Echa la maicena, por fa.

¿Te ayudo? -Sí.

Paloma, ¿cómo vais? -Atragantados con la trenza.

Joder. Pues es lo único que tenéis que hacer.

No cogemos la idea de la trenza.

Capitán, ese queso que ya has cocinado, has quitado

el sabor y te has quedado solo con la grasa...

Eso un niño pequeño no se lo come.

¿Vale? Y a parte, estáis perdiendo una de tiempo...

Perfecto. Tela marinera.

Vamos con la sopa. Ni un pequeño ni un mayor.

Vamos con la sopa. Corred. Sacad el trabajo.

Pues si lo cancelamos, lo cancelamos.

Me ha dado rabia estar dedicada en un plato casi 25 minutos

para que luego no valiera para nada.

Porque seguramente hubiera podido ayudar esos 25 minutos

a otra cosa y adelantar trabajo de lo demás. Claro.

Vamos, señores. Esas verduras. Hay que meterlas ya

y que vayan rehogando, se vayan guisando.

Pero vamos a ver, con la mano. -De momento estamos para salvarlo.

¡No! -Con la mano.

Y luego se cuela todo. Dos manos y un cuchillo.

Ya tenemos nuevos aspirantes. Y en esta quinta edición, además,

son 16. Yo estoy aprovechando mientras llegan los comensales

para meterme en la aplicación de "MasterChef" y conocerlos

un poco más. Está llena de vídeos y de información

sobre los aspirantes. Ya sabes, ¿quieres conocerles un poco más?

Pues solo tienes que bajarte la aplicación de "MasterChef".

Es gratis.

Aspirantes, lleváis 45 minutos cocinando. Habéis agotado ya

la mitad del tiempo. Os recuerdo que hoy debéis atender

a 150 esquiadores hambrientos.

Y cuando lleguen se llevarán la comida como esté.

No nos defraudéis. Corred.

Llénala para que no tengamos que hacerlo muchas veces.

Para, para. Vamos, ya está.

¿Cómo vais? -Estamos viendo cómo hacer

la trenza bien. Metemos la crema así, ¿sabes lo que te digo?

No tenemos narices de sacar la trenza.

A ver, escuchad. Primero se estira las planchas de hojaldre,

se pone encima una capa de crema pastelera.

Se ponen encima las almendras y las pasas.

Se corta por la mitad sin llegar hasta el final...

O sea, ¿así? Exacto. Y hacéis una trenza

y directamente lo horneáis, ¿vale? Fenomenal, gracias.

¿Oído? (A LA VEZ) Oído.

Pues hala, rápido, que vais fatal. Os vais a arrepentir

de haber hecho el merengue suizo. No queríamos tirar nada.

¿Bien, capitán? ¿Esta cebolla para qué es?

La vamos a sofreír para poner dentro de la sopa.

Dentro de la sopa... Como una sopa de cebolla...

Con pan, huevo, cebolla y ajo. Habrá que hacerla muy bien.

Pero habría que sudarla ya. Ponedla en una sartén.

Pero no tenemos sitio. -Vamos a pasarla aquí.

Capitán, iría poniendo los cacitos para que emplatemos en masa.

Pero antes de emplatar lo que tenemos que hacer

es el sofrito de la cebolla. Encárgate de ella.

Que quede caramelizada, ¿vale?

Deja el contacto o no se calienta. Vamos a tope.

Cuidado. A tope. -Sí, está a tope.

Venga, ahí.

Ya está.

Que coja cuerpo. Y cuando coja un poco de color

le echas un poco de sal. -Ya le he echado.

A ver si se cuece. -Para que vaya más rápido.

Encárgate de echar el zumo de naranja a los pollos.

Cuando veas que esté bien.

Pollito al chilindrón.

Un segundo. -Cuidado, cuidado.

Para los peques que vendrán con hambre.

Los voy a cortar de cuatro en cuatro, así vamos más rápido.

Vamos mal de tiempo, ¿eh? -Mira, voy a hacer un rollito...

Se sale todo. Se sale "todísimo".

Tenemos que idear algo. Hay que idear algo

para que no se salga el hojaldre.

Adri, ¿cómo vas con eso? -Estoy flameando.

Hola, compis. Me quedo. Estoy bien. ¿Qué hay que hacer?

Ayudar con las trenzas. -Mira, las estoy cortando,

si quieres puedes ir haciendo la trenza.

Vamos a hacer con un trozo de hojaldre dividido en tres

y una trenza y se la pegamos, de este tamaño.

Capi. -¿Cambiamos el azúcar o qué?

-No le eches azúcar, si va dulce, no se la eches.

-Señores, vamos terminando platos, concentrémonos en el guiso.

-Hay que cocer la patata aquí y aquí vamos a ir terminando.

Ya no queda nada y emplatamos.

Puede ser que José María tomase esa actitud

porque él se presentó para ser capitán

y quiso tener un poco el protagonismo extra

que creo que no merece.

Atención, capitanes, dejad lo que estéis haciendo

y venid aquí, ahora mismo.

Uno a cada lado, aquí, otro por aquí.

Vamos a poner a prueba vuestra capacidad de adaptación

y de control mental ante las situaciones de crisis.

Vosotros y vuestros equipos al completo

vais a cambiar de cocinas

y os encargaréis de los platos del equipo contrario

en el punto en el que los hayáis dejado.

Yo lo sabía, lo llevamos muy mal a posta.

(RÍEN)

Nos cambiamos de equipo, creo.

Oye, no adelantad más, que si nos cambian, que se apañen.

Tenéis un minuto para contaros entre vosotros

qué plato diseñasteis y en qué punto están los cocinados.

Perfecto. Pero, terminado este tiempo

no podréis preguntar nada al equipo contrario, ¿entendido?

Muy bien. -Vale, ¿cómo llevas las setas?

Hemos hecho el caldo, aquí terminando, este es el fondo,

le añades la patata y le añades la borraja.

Luego, la presentación

con un poco de aceite y terminado el caldito.

Y la trenza pastelera, salteamos un poco las almendras,

le dimos un golpe, están flambeando el brandy

y rellenan las trenzas con la crema.

-Muy bien, nosotros ya tenemos el caldo

y el pollo al chilindrón

está a punto para echarle la cebolla y ya está.

Madre mía, con estas indicaciones que le has dado a Jordi no sé,

no sé hasta dónde llegarán tus acabados.

Lo tienen hecho. Lo tienen hecho, sí.

Equipo azul y rojo, se producirá un cambio de cocinas.

Madre mía.

El equipo rojo pasa a cocinar el entrante y el segundo

y el equipo azul, el primero y el postre.

¿Entendido todo el mundo? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues, cambiamos, ahora mismo, ya.

Cuando cambiamos de cocina, pensé que sería un marrón

y es lo que hay, es "Masterchef" y hay que salir como sea.

Oh, muy poca verdura.

¿Y esto?, si está duro todo.

Aquí, no han hecho nada, nos han metido el puerro.

Madre mía. -Chicos, nos metieron el puerro.

-Nos lo metieron, sí. -Pero bien gordo.

Colaban la sopa aquí y tenemos que echarle

el huevo hilado y la cebolla se echa allí para acabarla.

-Esta la podemos echar aquí.

-Hay que buscar pan. -Ahí está, tostadlo

para echárselo a la sopa, venga.

Madre mía, esto va a saber a perros.

Ya estoy atacada, ya.

Mira que lo dije, la morraja. -Eres la reina de la morraja.

La Edurne, tío.

La patata está hervida. -Pero es una piedra.

-Cuidado, que la tiras. -Está como una piedra,

esto no se lo puedes dar,

se le caerán los dientes hasta los de leche.

Esto es "Masterchef" y hay que adaptarse

a lo que los jefes digan y había que tirar con lo que había.

No te preocupes, intentaremos arreglarlo.

-Vamos a limpiar esto. -Sí, de acuerdo.

-Vamos a limpiar, que nos la metieron.

-¿Este caldo? -Pruébalo, es caldo de pollo creo.

-No, es zumo de naranja, tío.

-¿Zumo de naranja para la cebolla, puede ser?

-Capitán, capitán, este zumo de naranja, ¿para qué es?

-No lo sé, picha, tíralo, esos platos están terminados,

olvídate, no me hagas más preguntas.

El cambio de cocina me ha parecido brutal

porque en dos segundos no puedes explicar

qué estabas haciendo tú

y pienso que los dos equipos nos hemos liado.

¿Seguro que le echamos el zumo?

-Yo creo que sí, casi segura que sí.

-Pregúntaselo al capitán. -No me atiende ahora.

-Nos la jugamos. -Pregúntaselo, ha dicho

que no lo toquemos. -Baja eso, baja eso.

¿Y si cocemos un poco la patata en el horno?

Para darle al menos... -No, hay que hacer los hojaldres.

-Ya, pero los hojaldres, de momento, no están

para ponerlos dentro, esto ahí, no se va a cocer.

Venga, hay que buscar soluciones.

A ver, capitán, ¿quién es el capitán?

Yo. -El capitán, estamos desbordados.

¿Eres tú? Sí.

Ya están haciendo...

Oye, ¿por qué me miras cuando digo "capitán"?

Es el frío, la altura y le buscaba a él, perdona.

Lleva toda la prueba tocándose los "carquiñolis".

Ya. ¿Vale?

Vale. Y estás para mandar y organizar.

Los demás, calladitos, a currar, te eligieron, garrote y a mandar.

Jordi ha estado un poquito flojo,

creo que le superó la prueba no tuvo esa fuerza de capitán

para decir: "Aquí mando yo

y se hace lo que me sale... lo que diga yo".

Edurne, después de los ajos, ¿qué hacemos?

-Los picamos un poco y echamos un sofrito a la patata y verdura.

Eso mézclalo ahí ya todo.

Para que le dé un poco de sabor.

Vente a ayudarme, Joselillo.

Coged una espumadera y sujétame esto,

tú, vente allí con lo que te he dicho.

-Ya está hecho. -Pues, no vengas más aquí.

-José Luis, aparte del caldo, ¿qué más hay que hacer?

-Hay que echar el huevo hilado aquí.

-¿Dónde está el huevo? -A la derecha tuya

en la estantería. -Lo mezclo un poco más, creo, ¿eh?

Venga, va, vale.

Escucha, las claras montadas, ¿para qué?

-Creo que va encima con las pasas y almendras y al horno.

Eso es lo que yo creo. -Tal cual.

-Vale, venga. -Pues, entonces, es una tontería

que siga con esto. -¿Os ayudo? Madre mía,

esto parece un mondongo. -Edurne, te necesitamos aquí mejor.

-Venga, esto fuera que le faltará montar el merengue,

pasas, almendras y al horno, ¿no?

-Pues, venga, yo lo iré haciendo.

A ver, SOS, no vale ninguna porque tienen que tener crema

y los frutos secos dentro.

Una cosa, ¿tenía que haber sido suizo, italiano?

El merengue se lo han inventado para el final;

pero perdieron mucho tiempo y no hicieron nada

así que, olvidaos del merengue

y haced solo lo que os pedimos, la trenza.

Vale, todas estas, nada.

A ver, no tendrías que hacer eso, no se puede tirar nada,

hay que aprovechar, nos penalizarán por echar las cosas,

los desperdicios. Hay que hacer de nuevo

porque perdemos tiempo para abrir y otra vez y tal.

Claro, le añadimos...

A ver, capitán, cómo vamos aquí, cómo nos organizamos.

Terminando de pochar la cebolla.

¿Para qué? Para añadírsela al pollo.

¿Y la sopa? La acabamos de colar,

le hemos echado un huevo.

Esto es un caldo, solo un caldo, no lleva ningún tropezón de nada.

La sopa típica de la zona llevaba un hígado salteado,

iba cocido para darle proteínas y darle algo más de gracia.

Y, ahora, una cosita más,

¿habéis guisado pollo alguna vez, capitán?

¿Y no lleva tomate frito para darle un poco de color,

que el otro equipo no fue capaz de echarlo?

Vale. Bueno, algo ocurre aquí

que no se hace bien, ¿me entendéis?

Lo vamos a terminar, sí. Vale.

Os veo muy tranquilos como diciendo: "Ya está".

Adrián, trocéame el hígado. -Con las indicaciones que me dio.

Jordi me explicó cómo estaban los platos

al momento de cambiarnos, pero, obvió la mayoría,

tuvimos que añadir hígado a la sopa, jamón,

el tomate al pollo, en fin.

Ha sido un poco perro viejo, aprenderé de estas cosas.

Equipo azul, equipo rojo,

mucha atención, ¡os quedan 15 minutos de cocinado

y creo que alguno no está preparado

para atender a nuestros 150 comensales!

¡¿Oído?! (TODOS) ¡Oído!

Sólo 15 minutos tenemos.

Oye, ¿esto qué es, Edurne?

Para tirárselo a alguien en la cabeza.

Esto no es patata cocida, es patata horneada.

Esto no se mete en un caldo para que hidrate porque al estar

cocida si la horneas, se seca;

tenéis un caldo de verduras bastante rico

para terminar de cocerlas, ¿no?

Vamos a echarlas, vamos a echarlas allí.

Vamos a hacer todos que no llegamos.

¿Se va a utilizar esto o no?

No, no se va a utilizar, saquemos las patatas, venga.

Lo echamos aquí y echamos, luego, allí todo.

Eh, se está quemando algo, eh, en el horno.

¿Veis?, un susto de muerte.

Ábreme.

-Quitamos el aceite, sobre todo. -Que sí.

Espera, espera.

Tiene el color precioso para que cueza un poco y ya.

Y el hígado le da un gran sabor. -Sí, ¿no?

Hígado, nene. -Está buenísima.

Está buenísima, va, perfecto.

Chicos, mirad quién viene por ahí.

¡Oh, toda la peña!

Oh.

¡Equipos, atención!

¡El tiempo de cocinado ha terminado!

¡Los platos se servirán en el punto que están ahora mismo!

No me jodas. ¡¿Entendido?!

¡Así que, a volar! Al lío, vamos a emplatar.

11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18 por cuatro.

18 por cuatro, ocho por cuatro, 32, cuatro por una, cuatro,

cinco, seis, siete, 72. Exactamente.

Dejo esta bandeja ahí que pesa que me apoyo aquí.

Venga, empezad, va.

Venga. -Venga.

Hay que poner en un sitio, hacer así, ta, ta y otro cerrando.

-¿Pero, ves lo que tenemos aquí? -Cerramos, cerramos.

-Trabajemos en cadena, venga. -Venga.

-Ah. -Yo voy cerrando, cerrando.

-Yo te los paso y tú, cierras. -Pero, tienen que servir dos.

-Yo, sirviendo y tú, también.

Yo pongo esto, se echa el queso y se cierra.

Pero, hay que ponerlo aquí.

-No es tan difícil, es un trabajo fácil.

-Pero, es que nos molestamos.

-Pero, que hay aquí cuatro personas en la mano, a ver.

De verdad, en serio. -Lo haremos bien, venga.

Sé que me cuesta muchísimo recibir órdenes,

pero, te digo una cosa,

viendo lo de ahora

agüita, porque ser capitán aquí, no es cuestión fácil, ¿eh?

Oye, ¿habéis escuchado una expresión muy tradicional,

muy típica que es agua de borrajas?

Sí. -Agua de borrajas, sí, señor.

Eso es agua de borrajas. Agua de borrajas, en eso se queda.

¿Sabéis cómo se sirven? No.

Secas, sin caldo, entiendo que algo de caldo por el frío,

pero, servís rancho, poned verdura que haya verdura con aceite.

Eh, la cantidad, intentad que estén rellenitas.

¿Nathan, qué pasa que pones caritas?

Que de verdad,

que los pobres niños se van a morir de hambre.

¿Sabes qué hay que hacer para que los niños no pasen hambre?

¿Qué hay que hacer?

Trabajar, que no lo has hecho en toda la prueba.

Hoy lo he dado todo he brillado con luz propia

y, realmente, creo que lo he dado todo

y Jordi seguro que lo va a entender.

¿Estáis calculando? No habrá para todos, echáis mucha ración.

Ve cerrando.

Venga, venga.

Dos es muy poco. -No, ¿cuánto quieres echar?

No podemos echar más, son 150 personas.

-¿Cómo vamos a dejar a niños sin comer?

Aunque sea una tajadita. -¿Eso es para una tapa?

Bueno, por fin, bienvenidos, chicos.

Supongo que vendréis hambrientos

después de toda la mañana esquiando,

pues, venga, pasad, que lo tenemos todo preparado.

Huy, pero, qué guapa.

Tú, niños, hay que cerrar el plato no lo desemplatéis.

Hola. -Hola.

-¿Tenéis mucha hambre? -Sí.

-Me los quitan de las manos.

Ale, chinines, majos, qué guapos todos.

Qué guapos.

Tened cuidado, nenes, que quema.

Elena, id dándole a los críos.

Hola, toma.

Hombre, bueno, ¿y esto, qué es?

-¿Te digo quién es?Peppa Pig, esto le gusta a mi niña.

Ale, cariño, potajito de la abuela, acordaos de la abuelita.

-¿Esto qué es? -Es una trenza de Rapunzel,

lleva pasas, láminas de almendra, crema pastelera.

Es muy precioso.

¿Tú ya tienes sopita? Sí.

El pollo, toma, guapísima.

Acuérdate de mí.

A ver, que te ayudamos, venga.

Pero ¿todavía llega la cola allí? Madre mía.

Creo que se multiplican.

Estamos dosificando, ¿no, Adri?

Que llegue a todos, que todos coman

y donde hay mucho, pues, le ponemos un poco menos.

¿Aquí le puedes echar un cachete? -Sí.

-Échale un cachetín. -Esta mano, encima de la sopa.

Venga, ahí, aguántalo con el guante, ahí, perfecto.

¿El primero es este?

El uno es la sopa.

Está buena.

Venga. -¿Has cogido el dos?

El potajito de la abuela, cariño.

¿Te das cuenta que la cola llega a Zaragoza?

Pues así no ayudas al equipo, te quedan, ¿qué, cuatro patatas?

No te queda nada repartido así a lo loco y no hay materia prima.

Primeros platos llenos hasta arriba,

bueno, una solución quiero, ¿no hay soluciones aquí?

Estaríamos a tiempo de echar la patata que queda ahí y calentar.

¿Esa? Échalas, si la cocéis cinco minutos,

de haber hecho lo que os dije, estaría cocinada.

Vamos a ello. Reaccionar y quiero

que estos niños coman algo, a reaccionar, de verdad, ¿eh?

Cuidado, que están los niños aquí. -Apartaos un poquito, por favor.

-Aquí tienes un poquito, ahora.

Que nos ha pillado el toro.

Pero, el toro con unos cuernos terribles.

-A tope, a tope.

-Ahora, ya no habrá más.

-Hijos míos, tenéis que esperar un poquito.

El potaje de la abuela se ha terminado.

Se me vino el mundo abajo, las criaturas esperando el plato

y he dicho: "Madre mía, Edurne, echa a correr al monte y no pares".

Huy, huy, huy, bueno.

Vamos a esperar.

Qué rico, calentito, ahora.

Vente por aquí, corre, hola, campeón.

Tú llevas ya dos, ¿te quieres llevar otro?

Hola, chicas. Hola.

Dos superesquiadoras,

¿me puedo sentar con vosotras? Sí.

A ver, contadme un poquito, esta sopa de pan, ¿cómo está?

Pues muy rica.

Está muy bien, sí. Sí.

A mí me gusta mucho. Sí.

Ningún defecto, perfecta.

Perfecta. Bueno, ¿qué más habéis probado?

Veo que el primer plato, son patatas con borraja.

Pues, tiene mucha patata y poca borraja.

Anda, pues, se lo contaré a los jueces y ellos

que opinen lo que quieran. Vale.

A ver, capitán, la cosa es la siguiente,

yo solo te digo que los comensales no pueden esperar ni un minuto más.

O le sirves como esté o se llevan solo el postre.

Se lleven solo el postre.

Pues venga.

Chicos, esto ya no se puede.

La patata no está hecha, con lo cual, coged el postre

y pasemos a la siguiente.

Pues me sentí muy mal, la verdad, dejar a los críos

que están todo el día esquiando sin el plato principal,

para mí, ha sido el cabreo más monumental que me llevé hoy.

Ahora, el postre está, vamos, riquísimo.

Os van a encantar, ya veréis. -Os van a encantar,

Hola, buenas. -Chicos, ¿qué tal la cosa?

-¿Ha ido bien o qué, sí?

El mejor pollo de "Masterchef", acuérdate.

Bueno, ¿qué tal aquí, cómo vamos? Terminando el emplatado.

¿Todas las sopas están? Sí.

No haced esperar a los chicos. Pero ¿de dónde eres, ya esquías

con lo pequeño que eres? Madre mía.

Chicos, ¿qué tal se ha dado la mañana de esquí?

Muy bien. ¿Bien?

Bastante bien. ¿Venís dispuestos a comer mucho

para reponer energías? La verdad es que sí.

Me engañáis porque falta un plato, ¿no os gustan las borrajas?

A mí me gustan, pero, estuvimos esperando y no llegaron.

¿No había borrajas para vosotros? No.

Ay, Dios mío, no lo sabía yo, no me lo dijeron.

Ay, cariño, qué disgusto tengo.

Buena suerte. -Gracias, bonita, gracias.

Falta nos va a hacer.

Hola.

Por aquí un caldito rico, rico, cuidado, que está calentita.

Eh, la diabla, mira, mira, toma, anda.

Oh, mierda, me tengo que ir ya.

-Sangre. -Vete, vete, vete.

Hala, chavalote, está bien, ¿no? A probarlo y disfrutar.

A ver, por aquí veo mucha borraja,

trenza, pollo, hay de todo, ya casi estáis terminando.

Sí. Si tuvierais que quedaros

con un plato, ¿cuál sería?

El pollo, yo creo.

El pollo. Sí, estaba muy rico.

No le faltaba ni le sobraba nada.

Equipo azul, equipo rojo, ha salido el último plato,

pero, lamentablemente, no puedo daros la enhorabuena.

Espero que limpiéis mejor que cocináis,

dejad las mesas impecables

antes de que me enfade un poquito más.

Chicos, retiramos todo eso

y vamos a dejarlo todo limpio, venga.

Capi, un abracito.

Qué grande, qué equipo.

Hemos tenido que hacer de tripas

corazón para que no se quedaran sin comer.

-Tú qué sabrás. -Cuidado.

Me da una rabia cerrarlos vacíos, tío.

Ya.

Sí, pero, es que cada uno de esto es un niño.

Hemos querido hacer un milagro de donde no había un milagro.

Y lo que me sabe mal, ganemos o perdamos,

que hay niños que no han comido.

Aspirantes, la primera prueba de exteriores siempre es dura,

pero, hoy ha sido, especialmente.

Cocinar a 10 grados bajo cero

es heroico, así que, enhorabuena a todos.

(TODOS APLAUDEN) Gracias.

Todos os habéis esforzados, pero, ya sabéis que en "Masterchef"

solo hay sitio para los mejores.

Así que llegó el momento de que os enfrentéis

a vuestra primera valoración del jurado.

Suerte a todos, Pepe.

Equipo azul, vuestra forma de trabajar hoy

solo tiene un nombre: desastre.

Y mucho de la responsabilidad la tienes tú, Jordi.

Siempre decimos que ser capitán significa tomar decisiones

y organizar a los aspirantes

y tú, sinceramente, no has sabido hacerlo.

Tus compañeros trabajaron de forma autónoma

y bajo su propio criterio,

no han tenido un líder al que se seguir.

Jordi, te ha faltado dotes de mando en todo el cocinado.

Bueno, la verdad, la primera prueba es difícil,

es una aventura, bueno, no me ha salido del todo bien,

quizá, sea por el cambio de cocina, pero, no es excusa.

Sin embargo, reconozco que tus compañeros

no te lo han puesto muy fácil.

De hecho, dio la sensación de que tenías al enemigo en casa.

Estoy hablando de ti, Nathan.

Lo único que has hecho

ha sido pasearte y escurrir el bulto.

Se te olvida, Nathan,

que aquí no vienes a hacer lo que se te encapriche,

sino lo que sea mejor para tu equipo.

Nathan, eres un genio con las excusas,

pero, no excusas normales, excusas bobas.

¿Qué opinas?

Nathan, hablo contigo.

No sé, pero...

¿No se te ocurre ninguna excusa buena?

¿Frío, altitud?

Considero que hay parte de razón

y si en algún momento ha parecido que no he hecho nada,

no sé contestar a eso, de verdad,

o sea, ahora mismo estoy desencajado.

Es que no has hecho nada.

Me he venido un poco abajo, sinceramente,

he intentado aguatarme las lágrimas.

Bueno, la paliza más fuerte que me han dado en mi vida,

en mi vida me habían pegado estos palos.

Por el contrario, ha habido tres aspirantes del equipo azul

que han sabido entender la prueba y pelearla a pesar

de no tener un capitán

que les supiese dirigir.

Estoy hablando de Edurne,

Silene

y Odkhuu.

Enhorabuena. Gracias.

-Gracias, chef. Habéis sabido bandearos solos

y sacar adelante los platos en ambas cocinas

y gracias a vosotros, de hecho, han salido las trenzas.

Odkhuu, ha seguido todas las funciones que le hemos dicho

y ha estado al pie del cañón.

Ha estado muy bien y es un chico

que si le llevas bien, va a dar juego.

La prueba de hoy tenía

una dificultad muy importante, el cambio de cocinas.

Queríamos medir vuestra fortaleza mental

y vuestra capacidad de enfrentaros a los imprevistos.

Y habéis suspendido.

Habéis dejado a 100, de los 150 niños, sin borrajas.

No sé qué opináis, pero a mí me parece vergonzoso.

Lo triste es que el emplatado no es lo único que os ha fallado,

os pedimos que hicierais un plato donde la borraja fuera

el ingrediente principal.

Lo vuestro era patata con agua

y busca la borraja a ver quién la encuentra.

Pero no cometáis el error de creer que vuestro desastre

se debe al arranque del cocinado del otro equipo.

Os recuerdo que habéis iniciado la prueba cocinando

un pollo al chilindrón

que menos pollo al chilindrón, era todo, no sabíais si el ajo

había que echarlo o no,

no supisteis ni empezar a rehogarlo.

En fin, por suerte para los comensales,

el equipo rojo supo reconducir vuestros platos.

El responsable soy yo, el capitán, y asumo esa responsabilidad

y estoy cabreado porque me gustaría que hubiese salido todo perfecto.

Equipo rojo, reconozco que, en general, habéis trabajado

organizados y con un reparto de tareas muy equitativo.

En cuanto a la sopa, que os la dejaron a medio hacer,

escuchasteis a Pepe y pusisteis el hígado y la cebolla.

Al final conseguisteis salvarla y no solo salvarla,

sino sacar todas las raciones.

Eso sí, cometisteis dos errores de principiantes

que son imperdonables.

El primero, el queso, si no os paro,

me atrevo a decir que algún niño sale hoy de aquí indispuesto.

Y esto no acaba aquí, hay otra gran metedura de pata,

el postre.

No sé si sois conscientes de que tras 60 minutos de cocinado

no teníais ni un hojaldre en marcha.

De verdad, ni haciéndolo a propósito se puede hacer tan mal.

No sabéis trenzar, no sabéis cuándo se rellena

ni con qué, yo de vosotros estaría más que preocupado.

¿Realmente, creéis que merecéis estar en un concurso

con tanto nivel culinario como este?

Imagino que tenéis que estar contentos, ¿no?

Como castañuelas.

Edurne, ¿qué nos pasa?

Qué nos va a pasar, hijo mío, que la hemos cagado,

que hemos metido la pata hasta el cargañón.

Nos ha pillado de novatos el primer día

y no nos queda más que aprender de ello.

Espero, sinceramente, que aprendáis la lección

y empecéis, a partir de ahora,

a tomaros muy en serio "Masterchef".

Por ejemplo, el cocinado del postre,

empezasteis a hacer una florituras de un merengue suizo

que ibais a echar en un plato que no sabíais ni cómo se hacía.

Empezad por hacer lo que os pedimos

y, luego, si os da tiempo, podéis hacer vuestras florituras.

Pero, por favor, aprended de esta lección

para la próxima vez.

Y tanto. -Sí, chef.

Uf. -Cuánta razón, tía.

Estoy como un flan, tía.

Por todo esto, concluimos que el equipo ganador

de la prueba de hoy es...

el equipo rojo.

(Gritos y aplausos)

Enhorabuena, pero, a nosotros.

Felicidades, troncos.

-Que no pasa nada, no hay que llorar.

Enhorabuena, cariño.

La verdad, la primera victoria, emocionante, contento

y una semana más que estamos aquí.

Aspirantes, no hemos terminado, ha habido un aspirante

que nos ha sorprendido a todos,

ha sido capaz de crecerse ante la adversidad,

coger el toro por los cuernos y lidiar con los conflictos

con carisma y elegancia y os dio una lección a todos.

Sin duda, el mejor aspirante de hoy es...

Odkhuu.

Bien. Enhorabuena.

Hombre, si lo sabía yo. -Gracias, chef.

-Sí, señor, sí, señor.

En eso consiste "Masterchef", en superarse, adaptarse

y tener buena actitud, felicidades.

Sí, chef, muchas gracias.

Creo que he enseñado quién soy yo, estoy superfeliz,

no tenía palabras, o sea... supercontento.

Odkhuu, ya descubriremos en plató cuál es la ventaja que has ganado

y que afecta a tus compañeros.

Equipo rojo, sois los ganadores del reto de hoy

y eso quiere decir que continuáis en las cocinas de "Masterchef".

Enhorabuena. (TODOS) Gracias.

Equipo azul, sois los perdedores

y siento deciros que seréis los primeros de esta edición

en enfrentaros a la prueba de eliminación

y no de vosotros, inevitablemente, dejará las cocinas

de "Masterchef" para siempre.

La prueba de eliminación la afrontaré muy triste

porque creo injusto que unos de mis compañeros

se tenga que ir, incluido yo,

así que, preferiría irme yo antes que ninguno de ellos.

Vuelven los campamentos "Masterchef".

Si tienes entre 8 y 16 años te apasiona la cocina,

la naturaleza y quieres vivir una experiencia inolvidable,

no te puedes perder nuestros campamentos.

Además, convivirás con los concursantes

de "Masterchef Junior".

No lo pienses más, este verano Campamento "Masterchef".

(TODOS) ¡Ven al Campamento "Masterchef"!

¡Hala...!

Qué fuerte. -Madre de mi vida.

-Ay, Dios mío.

-¡Hala! -Qué pasada.

-Pero, ¿qué es eso?

-Es un sueño estar aquí. -Esto es total.

Uf...

Yo quiero esa cocina.

Qué maravilla.

Con todos los cuchillitos, todas las cosas.

El horno, uf... Las encimeras, todo el horno,

todos los fuegos, me he quedado en blanco.

¿Qué es esto, quién pudiera tener esto en mi cocina?

Ay, Dios mío, el restaurante, mira qué lindo.

Madre mía.

Hala... Dios, qué bonito.

Oh.

Dios, mira la vajilla.

Qué pasada. -Está de revista, qué pasada.

Me gusta ese toque tropical, me hace sentir en casa.

Mira, qué lindo.

El restaurante me ha impresionado,

me encanta los platitos de puntitos,

las lámparas con una cesta de pan de colores

sobre esas mesas de mimbre, ay, es que me encanta.

Mirad el reloj.

-Es total. -El reloj.

Ostras, no lo había visto.

-Madre mía, cómo me pone eso, ¿no?

-Dios, qué presión.

Aspirantes, ahora, sí,

bienvenidos a las cocinas de "Masterchef".

(APLAUDEN)

Por mucho que la hayáis visto

en televisión, no es lo mismo, ¿a que no?

Qué va, para nada. Pues, ahora,

vosotros sois los protagonistas.

(HABLAN ENTRE ELLOS)

Cualquiera de vosotros

puede ser el ganador de "Masterchef V".

Durante los próximos tres meses tenéis la oportunidad

de aprender de los mejores cocineros que pasarán

por este plató y de los consejos de este jurado.

Uf. Este año será más importante

que nunca que os dejéis la piel en cada prueba

porque en casi todas habrá una ventaja para el mejor.

Os jugáis mucho, así que, tomáoslo en serio.

Estoy "cagao".

No te preocupes, Pepe, que en cuanto les recuerde

los tres premios que se llevará el ganador,

se emplearán a fondo, estoy segura.

¿A que sí? (TODOS) Sí.

Un premio en metálico de 100 000 euros.

Guau.

El trofeo que le acredita como vencedor de "Masterchef V".

Increíble.

Y publicar su propio libro de recetas como ha hecho Virginia,

ganadora de "Masterchef IV".

Además, la facultad de ciencias gastronómicas,

el Basque Culinary Center,

otorga tres premios para los tres primeros clasificados.

El ganador se llevará

un máster en cocina de técnica y producto.

El segundo ganará un máster en pastelería.

Y el tercero un curso de especialización

de ocho semanas de duración.

Qué bueno, uf.

Yo quiero 100 000 euros del primer premio

y, también, el libro propio

de recetas de Masterchef

y, también, el mejor curso de la cocina culinaria de España

y todo lo quiero, todos los premios los quiero yo.

El premio de "Masterchef" es una realidad

y creedme si os digo

que a los aspirantes le cambia la vida.

Mirad si no, a Ángel, terminando ya sus estudios

en el Basque Culinary Center.

Carlos, al volante de su propio Food Track.

Vicky, tiene una empresa de catering.

Fabián, un obrador de pastelería,

Cristóbal está contratado por Jordi en Abac

y Eva Micaela sigue trabajando en Bahía Coba, Méjico.

Así que toca seguir con la competición

que habéis empezado en Cerler,

en vuestra primera prueba por equipos.

Equipo azul, vosotros perdisteis la prueba en exteriores

y, por lo tanto, uno de vosotros va a abandonar

esta misma noche las cocinas

y será el primer expulsado de "Masterchef V".

Pobrecillo.

Jordi, eras el capitán,

¿te sientes algo responsable de la derrota de tu equipo?

No un poco, soy responsable de lo que pasó

y el capitán tiene que estar para las buenas

y para las malas y si toca lidiar con la más fea, es tu obligación.

Venimos con mal sabor de boca porque creo que es injusto

que fuéramos los perdedores, pero, es "Masterchef",

el talent show más difícil del mundo

y a la pruebas me remito, vamos.

Edurne. Dime.

¿Crees que si hubieras sido la capitana de equipo,

estarías esta noche en la cuerda floja?

A ver, después de visto lo visto, pues, todos somos listos.

Aquí no se puede echar la culpa a nadie, todos la tenemos,

este por un lado, yo por otro

porque entré y vi el pastel y casi me da algo.

Y tenía que haber cogido los arrautzas por la mano.

Cogido como tú dices, qué es la "arreucha".

Arrautza, 'cojones, huevos'.

(RÍEN)

Ah, ya te he entendido, fíjate.

¿Crees que si le hubieses echado eso que le tienes que echar,

hubieses reconducido algo el equipo?

Pues casi que no, tampoco.

Nathan, a ti, Pepe te acusó

de boicotear a tu propio equipo desde dentro.

Al revés, me entregué,

estuve dispuesto a ayudar a cualquiera de mis compañeros

y creo que estuve a la altura de un equipo como el que tuvimos.

O sea, no estás de acuerdo

con la visión que tiene Pepe de tu trabajo.

Sinceramente, no.

Equipo rojo, a pesar de haber sido ganadores de la prueba por equipos,

¿creéis, como os dijo Jordi,

que no merecéis estar en "Masterchef"? Helena.

Pienso que la primera prueba que hacemos, los nervios

a flor de piel, que lo podemos hacer mejor,

sí, por eso estamos aquí,

pero, que, demasiado, medianamente, salió la cosa, ¿eh?

Sea por lo que sea, habéis sido los ganadores

y, por tanto, esta semana os salváis de la expulsión.

Podéis subir a la galería,

esa parte tan bonita donde se ve la prueba de eliminación.

(SE ANIMAN ENTRE ELLOS)

No queremos que os vengáis abajo ni os desaniméis

porque la primera prueba de eliminación será muy dulce.

Me cago en la leche.

Comenzamos con una prueba de presión

que os puede dejar sin palabras.

Os enfrentaréis a vuestra primera caja misteriosa,

pero, no la tendréis en vuestros puestos,

como veis, está aquí delante.

Y lo que hay bajo esta caja lo trae el primer invitado

que tenemos en las cocinas de "Masterchef V".

Desde la escuela de repostería

Espaisucre, en Barcelona, Xano Saguer.

(APLAUDEN)

Bienvenido. Gracias.

¿Qué tal?

¿Cómo estáis?

Bienvenido, Xano, y muchas gracias por estar aquí.

¿A qué edad decidiste que querías ser pastelero?

Ya le dije a mi papá cuando tenía 15 años

que quería dedicarme a esto,

entonces, pues, la verdad, me apoyó mucho

y ya llevamos unos cuantos, ¿no? ya no sé hacer nada más.

¿Qué es, exactamente, Espaisucre?

Es un proyecto de Jordi Butrón y mío

que empezamos en el año 2000

y abrimos el primer restaurante de postres del mundo.

Y una escuela muy peculiar donde enseñamos

a nuestros alumnos a pensar, ¿no?

A combinar ingredientes con sabores y a disponerlos en el plato.

Bueno, Xano, ha llegado el momento de descubrir qué nos has traído.

Anda.

Ay, no.

Bueno, fíjate, os he traído aquí un problema, un problema.

¿Otro más?

Os he traído aquí una tartita que tiene once capas.

Caray.

La primera vez que vienes y tela la que traes.

Te van a adorar.

(RÍEN)

Yo creo que es un buen reto, creo que está muy bien.

Aspirantes, como imagináis, la prueba consiste

en reproducir la tarta de once capas que trajo Xano.

pero, vais a tener que hacerlo sin verla

por eso está tapada.

Somos tan generosos que os damos una pista,

la capa final que, como podéis ver, es un glaseado de chocolate.

Os queda descubrir las otras diez. Madre mía.

No podréis verla, pero, sí, probarla.

Jordi, por favor, tú que eres tan mono y tienes "tipín",

reparte estos antifaces, anda, por favor,

porque será una cata a ciegas.

Escúchame un segundo,

es un marrón que flipas. -Agüita.

Ponéoslo, sin problema, sí, sí.

Madre mía, qué vamos a ver aquí.

¿Me lo he puesto al revés? Edurne, si lo pones

en los ojos, casi mejor que en la frente, ¿no?

Es que no sé dónde tengo los ojos, si arriba o abajo.

Como te lo haga yo, igual te duele.

¡Ah!

Los de ahí arriba,

calladitos.

Qué pasada.

Oh.

Jordi, tú querías un plato de carne, ¿no? Pues mira.

A ver, mira, por color, ¿eso es chocolate?

Joder, qué maravilla, ¿eh?

Once capas. -Once capas, gordi.

¿Preparados para la cata? (TODOS) Sí, chef.

Tenéis que descubrir de qué es cada una

de las 10 capas restantes

y memorizar en qué orden están dispuestas

para luego, reproducirla, exactamente,

Te dan un pastel de chocolate y no era un pastelito,

que puedes engañar algo, no, madre mía.

Pastel con molde que me lo podría poner de aro,

de cinturón, y hacer el hula hoop. (RÍE)

Pues, adelante, vamos a empezar la cata.

¿Y los cubiertos? Tus manos.

Tenéis que descubrir los sabores. Está rica, ¿eh?

¡Guau! Deberíais tocar y, luego, comer.

¿Notáis las diferentes capas? Tienes que saborear, ¿eh?

¡Buah! Pero si yo no soy golosa.

Edurne, ¿te traigo un café?

Está cojonuda, pero no me digas qué lleva.

(Risas)

Solo has cogido dos planchas, imagina las nueve que quedan.

¿Que aquí hay cinco? No, ahí hay dos.

¿Dos? ¡Buah, madre mía...!

¿Esto qué es?

Cinco, cuatro, tres,

dos, uno ¡tiempo! Manos arriba.

Ha terminado la cata, pero no os quitéis aún los antifaces,

que tenemos que retirar los restos que habéis dejado de la tarta.

No digas nada. Vamos Samantha y yo,

no se te parta el lomo. Azafatos, por favor.

Guau, me he puesto las botas.

Estoy en la eliminación, tocó la china. ¿Qué haces?

Uf. Yo voy a dar todo hoy.

Como sabemos que es difícil y que, en este caso,

dos bocas catan mejor que una,

vais a preparar las tartas por parejas.

Ah, vale.

Odkhuu, tú fuiste el mejor en la prueba por equipos,

así que te toca formar las parejas.

Elije, primero, quién quieres que sea la tuya.

Piénsalo bien porque tu elección puede salvarte, o no,

de la eliminación. Aunque la hagáis por parejas,

este jurado os va a valorar individualmente.

Odkhuu, vente aquí conmigo. Sí.

A ver, lo primero que tienes que elegir es a tu pareja.

Pues, yo quiero a la Miri. Miri será tu pareja.

Y ahora tienes que formar las demás.

Eh, Edurne con Silene. -Gracias, Odkhuu.

Y Salva con Lorena.

Y... Nathan con Jordi.

Yo trabajo muy bien con Jordi,

me gustó mucho como líder la última vez.

Lo hubiera elegido a él, si no, pues a Odkhuu, por ejemplo.

-Gracias, Odkhuu. -Gracias.

-Muy bien hechas, ¿eh?

Además, en cada pareja hay uno al que le gusta la repostería.

Fíjate. El tío ha sido superjusto.

Ha dividido a las parejas por quien sabía más de repostería y quién no.

Odkhuu ahora mismo me parece un pedazo de tío.

Buena, buena, buena gente.

Ahora tenéis un minuto para hablar entre vosotros

y decidir cuáles son las 10 capaz restantes.

Vale. Jordi, yo una la tengo muy clara.

-Chocolate glasé arriba. -Sí.

Una es brownie, otra merengue.

Praliné, tengo cacao fuerte.

-Un amaretto. -Y... sí, un amaretto.

-"Cama...", "camamomo", "carramomo.".

Aspirantes, el tiempo ha terminado. Ahora vais a tener tres minutos

para entrar en el supermercado y coger todo lo que necesitéis.

Pero mucho ojo con lo que os lleváis.

Por primera vez en "MasterChef", quien no utilice el producto

de manera responsable, será penalizado.

Disponéis de 90 minutos para elaborar la tarta. ¿Entendido?

(TODOS) ¡Sí, chef!

Y el tiempo para entrar en el supermercado comienza

en tres, dos, uno... ¡ya!

¡Venga, vamos, vamos, vamos! Vale, va.

-Tenemos que coger nueces. -¿Naranjas, dos?

-No, no, naranjas no. Organizaos bien entre las parejas.

Harina de repostería.

-Vale, ¿mantequilla has cogido? -Sí.

-Necesitamos más mantequilla. -¿Leche condensada es?

-Sí, coge, cógela.

Aspirantes, acabáis de entrar en el último minuto.

Cariño, nata, nata. -Voy, voy.

-Pásame uno. -Gelificante, uno.

-Nata. -Una de leche normal.

Huevos, nata, leche.

-Vámonos. Cinco, cuatro,

tres, dos, uno. ¡A cocinas! Nathan, vamos.

¡Vale, vale, vale, vale!

-¿A ti te ha sabido a frambuesa? -No, pero ya veremos.

-¡Hostia! -¡Madre mía!

¡Uf...!

-Has cogido la nata, ¿no? -Sí.

Primero, unir nata. Nata para allá.

Odkhuu súper, súper, superordenado. Voy separando los huevos.

-Venga. -Separa claras y yemas.

Monta las claras a punto de nieve.

¡Mierda!

Cuidado, Edurne, mi vida, cuidado con las manitas.

A mí me da un miedo.

Edurne, coge un cuchillo más pequeñito.

Sí, pero es igual, se rompe toda.

Es muy buena y lo que quieras, pero es incorregible.

-Se han quedado huevos aquí. -No me hacen falta más.

Sí. -¿Azúcar?

¿No hemos cogido azúcar?

-Tío, Jordi... -¿Almíbar?

-¿Crees que montará con almíbar? -No lo sé.

-Lo probamos. -Lo probamos.

¿Quieres aprender a cocinar?

En el "Manual del aprendiz de cocinero" encontrarás técnicas,

recetas y trucos explicados de una forma sencilla.

Una guía diferente para convertirte en un auténtico masterchef.

Se funda la mantequilla, la mantequilla está en pomada.

¿Qué quieres que haga con ella? -Corta en cuadraditos.

Xano tiene varias cosas que contaros.

Chicos, yo creo que es importante que penséis un poquito

en el orden en el que tenéis que realizar estas elaboraciones.

-Primero, el bizcocho. -Hay capas que necesitan enfriarse,

a lo mejor un golpe de congelador no le iría mal.

Los bizcochos, las partes más resistentes, colocarlas abajo.

El acabado final, ese glaseado no os lo olvidéis de hacer.

Si veis que solo tenéis tiempo de hacer nueve capas,

esa tiene que estar. -Ahora ya lo tenemos más claro.

-Se le quema la leche. -¿A quién?

-A Edurne. -Ah, esto está ya.

-Haz la crema pastelera. -Se hace en cinco minutos.

El bizcocho es lo primero que hay que hacer.

Métela en la nevera entonces.

Xano, de las 11 capas, ¿cuál es para ti la más complicada?

Pues, mira, que quede bien yo creo que es el glaseado.

¿Ah, sí? Fíjate, ¿la de arriba?

A mí me parece siempre como lo más fácil.

Normalmente, en casa siempre hacemos los glaseados típicos

de chocolate y mantequilla. No, es un poco más complicada.

Con gelatinita, no sé qué, que brille.

No sé si le he echado mucha o le tengo que echar más harina.

Es que ya no sé. -¿Qué es eso?

La crema esa pastelera. Le voy a echar más harina.

Hay que empezar a montar nata para ponerla en el congelador.

-Tú sigue, tú sigue. -Debería meterlo ya en el horno.

Sí, sí, sí.

A ver cómo lo extiende, deber ser grueso.

No puede quedar un bizcocho delgado.

Es muy fina. Mejor haber hecho dos capas.

Dos capas tochas, que cuatro.

-Más gruesa, ¿no? -¿Más gruesa? Uf...

Es que no hay más masa.

Está muy caliente, hay que bajarlo un poco más.

-Eso es así. -No hemos cogido cobertura.

¡Me cago en la leche! Qué despiste.

Vamos para allá, 190, ¿eh?

Xano, yo no puedo más, pero estoy encantado

de que nos cortes un trozo generoso de tarta.

Y empezar a meterle aquí mano.

Es importante, cuando cortamos la tarta,

que el cuchillo lo calentemos un poquito en agua caliente.

Porque así el corte va a salir muy limpito.

"Mamma mia!". Ese para mí. Fenomenal.

¡Bueno, bueno, bueno, qué cosita! ¡Vaya!

De abajo a arriba tenemos un bizcocho borracho,

tenemos una capa crujiente de praliné

y un chocolate al caramelo.

Luego, tenemos una ganache de chocolate con...

Caramelo. Arriba hay una dacquoise de coco.

Es un bizcochito muy jugosito de coco.

Sigue un cremosito de... de coco también.

Que es esta blanca. Sí. Seguimos con un brownie,

mousse de naranja y gelatina de naranja.

Tenemos un bizcocho de zanahoria, es un "carrot cake".

Luego, para que todo tenga un poco de coherencia,

le pusimos el "frosting" típico de "carrot cake".

Tradúcenos "frosting". Es una mezcla de queso

con azúcar glas. Oye, ¿podemos atacar ya?

Oye, yo me quedo solo, si te parece, solo con la puntita.

Es que con esto... Uhm, ¡cómo está el glaseado!

¡Bueno!

Vamos, primero el bizcocho este, Silene.

Sí, pero el bizcocho es eso, el bizcocho es eso de aquí.

El bizcocho tarda. ¿Está metido en el horno?

-Lo voy a meter ahora mismo. -Costará más montar la tarta.

Mira Silene, el molde para meterlo al horno, tal cual.

Perfecta. -Todos los pasteleros lo hacen así.

Si sale gordo, lo corta.

-Huy, esto se quema. -Se le quema el chocolate.

-¿Le has puesto agua? -Sí, sí.

No, debes poner leche, cariño.

Yo, sin querer, en vez de poner el chocolate al baño María,

lo he puesto directo y se me quemó. Eso no lo puedes usar.

Nos quedamos sin chocolate

para la cobertura, que es lo más importante.

La cobertura es lo que cubre la parte fea del pastel.

Aspirantes, atención, habéis consumido los primeros 30 minutos.

Tenéis por delante una hora todavía.

Mira, mira, ya está Silene. Mira.

Aquí nos vamos a poner ahora un poco de leche condensada

con un poco de nata para hacer otro sabor.

-¿Un poco de nata? -Sí.

-Debe estar pendiente de todo.

Yo creo que ya está el bizcocho.

Pero no hay base. ¿No ves que es muy fina?

-No había más, quedará fina. -Está perfecto.

-Lo sacamos ya. -Está perfecto, positivos.

Ha quedado demasiado fina.

¿Cómo quieres que hagamos la cobertura?

-Lo ponemos todo. -¿Sí?

¿No? No, no, no, es que...

-Tú decides. -Yo no decido, decidimos los dos.

-Nathan, no sé yo qué decirte. -Estos dos están muy tranquilos.

Pongamos chocolate oscuro y ya está.

Y de lo que haya, haya.

Bueno, vamos a ver a Edurne y a Silene.

No miréis mucho el revoltijo está desordenado.

¿Quién manda en esta pastelería? ¿Silene o Edurne?

No, Silene. Os debéis complementar,

hay una que no calla y a otra le cuesta hablar.

Esta es muda y yo... ya ves, tela marinera.

¿Contenta con Edurne? Muy contenta.

Es que se pone muy nerviosa. -Está más blanco que una monja.

Pues, venga, moveos o no llegáis. Tranquila, que todo llega.

Suerte. Vamos con todo.

Escúchame una cosa. Pon esto ahí

y, cuando esté a 85 grados, lo sacas del fuego.

-Esto va con el chocolate. -¿Eso va con el chocolate?

-¿O no? -No recuerdo ahora.

Es que no he hecho un pastel nunca.

-Pueden poner una capa de brownie. -Sí.

Brownie es un bizcocho con chocolate y con...

Chocolate, harina y nueces. Y café. -Y mantequilla.

Bueno, Xano, la gran pregunta, ¿veremos alguna tarta acabada?

Yo creo que algo veremos, 11 capas, obviamente no.

Han fallado todos, primero, en la receta del bizcocho,

han hecho algo como más ligero. Luego, se inventan, para rellenar,

una capa de coulis... Lo más fácil que pueden hacer.

Ha quedado muy galleta esto. -Ya.

Se les ha quedado duro casi todo. Uf...

Pero porque son muy finos. Oh, qué desastre.

Escúchame. Vale, pon esto. Coge un colador, busca un colador.

Para hacer otro bizcocho, podemos aprovechar esto,

ponerle un poco de leche. -Sí, sí, pero para el futuro.

Pero déjalo aquí, y concentramos para el otro lado.

-La pobre... -Pero tú tranquila, cariño.

Estás: "¡Eh, tú, ahora, tú...". (BALBUCEA)

Tienen que coger perfección de las cantidades.

Y, para esa tartaza, lógicamente, con dos huevos no la haces.

No la haces. Dicen: "no tenemos para el glaseado",

pero tienen cacao. Tenemos el supermercado lleno.

Quiere decir que han cogido poco. Han cogido poco.

-¿Cuántos huevos nos quedan? -No tengo, no hay.

Es que tú has jugado con todos los huevos. ¿Qué hago yo?

La tranquilidad de Odkhuu me estresa de pelotas.

O sea, es que...

(Risas)

Alguien nervioso tiene que ir con alguien más calmadito.

Porque, si no, ya sería aquí... -Por eso te he seleccionado.

Esta creo que está bien esparcida.

La tenemos que reconstruir, como en la antigua Roma.

José Luis, el bizcocho cómo lo haces tú.

¿Cómo lo hago? Lo compro.

Bueno, es que no hay otra manera. Hay que poner algo aquí encima.

Algo de fruta o algo. -Un bizcocho es media hora

así de gordo, ¿eh? Ahora hago así: "Una, pam.

Dos, pam. Tres, pam. Cuatro, pam".

Ahora, otras cuatro, ocho capas. -¿Sabes hacer un bizcocho?

Bueno, ¿cómo van ustedes? Mejor, mucho mejor, Pepe.

¿Mucho mejor? Veo que montan una capa.

¿Tenemos los bizcochos empapados que le dé sabor?

Empapaditos, merengue, una nata de varios sabores.

Odkhuu, ¿esta que estás untando es de algún sabor?

Sabor a nata. Eso es una "miridea" tuya, claro.

Y, luego, ¿le vas a dar otra capita de...?

¿Algo que tengas acabado? Otra capa de "crunchy"...

¿"Crunchy"? De "crumble".

¿"Crumble"? "Crunchy", "crumble". Acuérdate de darle sabor.

Sabor. Hemos hecho un merengue de coco y otro de lima.

Odkhuu, ¿haces malabarismos? Está caliente, está caliente.

Ah, está caliente, ¿está quemando? No, pero es que, si dejo aquí,

ahora la nata... La estás enfriando.

Sí, estoy enfriando. Dale con un abanico.

Claro. Dale, Odkhuu, dale.

Nathan, ¿los cortes cómo los quieres?

Como quieras.

-Vamos, una para dentro. -Mira, mira, mira.

Otra para dentro, Jordi, bien.

Te pongo un poco más aquí y tienes que igualar con el centro.

Tiene que quedar con la misma altura, ¿vale?

-Bien, Lorena. -Eso.

Vamos, cariño.

Una, dos, tres, cuatro, cinco, seis.

¿Pero eso es el glaseado? No me creo que sea eso.

-Vamos a pegarlo así. -Es la mejor opción.

Están forrando la tarta.

Ahora, este congelamos, congelador.

Vale, sí, genial.

-Espátula. -¿Cómo vais, chicos?

-Bien...

-¿Cuántas capas tenemos? Cuatro más la de chocolate que,

como no la hemos hecho con bizcocho,

hemos hecho una con chocolate, porque el error ha sido mezclar...

Oye, sin paños calientes, Nathan, eso es una marranada muy grande.

Te lo digo ya, que te hagas a la idea.

El problema es que no tenía nata. ¿Hago un pastel sin nata?

Yo cometí el error de echar manteca de cacao en el chocolate.

Y se ha espesado tanto que no hace la cobertura.

Eso no lo arreglas ni tú. Qué malo eres, Jordi.

¿Quién es el cerebro? ¿Tú? No, yo.

¿Tú? No, los dos. Los dos.

-Yo me he dejado el azúcar y puse la manteca de cacao yo.

No os preocupéis, chicos, si hay para los dos.

Suerte. -Quizá sí que debería

haberme asegurado que los dos comprendíamos

la receta, entonces, ahí hubiera sido un éxito.

En eso me siento responsable, que no me he asegurado.

Atención, aspirantes, en cinco minutos

daremos el "manos arriba".

Hay que montarlo ya, Odkhuu.

Con calma, todo está controlado. Tiene que estar.

(Golpe metálico) ¡Ay, perdón!

-¿No será la tarta? (RÍE) La cara de Odkhuu.

Elige el plato para la tarta. Venga, corre, un plato redondo.

¡Muy bien! ¡Muy bien, Lore!

-Muy bien. -Esto es una máquina.

Ponemos moras por encima, las que nos han sobrado.

Venga, va. Toma.

Haz una M, ¿no?

Nos hemos olvidado de coger el azúcar.

Esto nos ha comportado que la masa no subiera tanto.

El azúcar es indispensable para esto.

Pero, al menos, hemos acertado bastantes... bastantes sabores.

Nunca he hecho una cosa tan estrambótica en mi vida.

Pues sí, pero tiene buena pinta, ¿qué quieres que te diga?

Hala, venga, va, que se aguanta.

-¡Muy bien, chicos, muy bien! -¡Bien!

Odkhuu, va, venga.

-Empieza a rezar, Edurne. -¡No, no, no, al frío!

Tiene que ir a la nevera.

-Verás el brownie... -Odkhuu está aguantando

los nervios de ella, pero está roto por dentro.

-Venga, venga, venga. -Calla, calla, calla.

No os quiero poner más nerviosos,

pero acabáis de entrar en el último minuto.

-Estoy tensísima. -Ya no lo vamos a arreglar más.

Ha quedado bien.

Sí, estás tensa, sí.

De este lado está mucho mejor.

Podéis dar el último retoque. ¡Ja! Retoque...

Uf... -Vamos, "Nazan"... Ay, Nathan.

-Vamos a recortarla así. -Hala, hala, tira.

Va, ánimo.

Por favor, las tartas encima de las encimeras.

-No, mira. ¡Ay, Dios mío, no...! -La chafada de mi abuela.

Diez, nueve, ocho, siete... Uf...

Seis, cinco, cuatro,

tres, dos, uno, ¡tiempo! Manos arriba.

Yo me avergüenzo de la tarta que he hecho.

Me da vergüenza presentar esta tarta. Pero, bueno...

No hay vuelta atrás, ya está hecha.

Si quieres aprender todo lo que necesitas saber sobre cocina,

tenemos una novedad en la Escuela Online de MasterChef.

Están disponibles nuevas recetas para ser un masterchef.

Encontrarás nuevos trucos

para sorprender a tu familia y amigos con deliciosos platos.

Ya lo sabes, entra en la Escuela MasterChef.

Aspirantes, el tiempo ha terminado y ahora los jueces

y nuestro invitado van a comprobar si habéis sido capaces

de reproducir todas y cada una de las 11 capas.

Jordi y Nathan, por favor.

Está llorando.

Muy bien, Jordi, Nathan, contadme ¿de qué son vuestras 11 capas?

Realmente, la primera capa es la base del bizcocho.

Hemos hecho "crumble", ¿no? Pero más líquido.

Hemos puesto una capa de jengibre para contrastar la de chocolate.

Y hemos hecho una capa de... -Frambuesa.

-De frutos rojos. ¿Estaba en la tarta anterior?

Sí, habíamos pensado, al menos,

que había una capa de frutos rojos, seguro.

Otra capa de canela, otra de... de café.

¿Pero habéis hecho todas esas? Las hemos hecho,

pero no hemos tenido suficientes pisos para poner en el pastel,

todas las que habíamos detectado. Había una de barquillos.

¿Por qué no hay bizcochos? Nos hemos dejado el azúcar.

Hemos intentado salvarlo con almíbar, es lo que teníamos.

Y nos ha salido, pues... lo que estáis viendo ahora mismo.

No se parece en nada, vamos.

Vamos a probar, ¿no? Sí.

Ay, a mí me lo contáis.

Ay, que lo va a probar, lo prueba este hombre.

Bizcocho, bizcocho no es. Claro, sin el azúcar que le dé

la potencia para subir... ¿El azúcar da potencia para subir?

Hablando de postres, que cojamos una botella de nata

y no cojamos el azúcar, eso es estar perdido.

Estabais derrotados de inicio.

Están en lo cierto, sin el elemento principal

del azúcar, ya nos hemos perdido,

intentamos salvar algo insalvable.

Jordi cuesta mucho entrar aquí, hay que luchar.

Desde que has entrado, estás vencido, estás derrotado,

demuestras poca ambición, las pruebas te pueden.

Eso te puede llevar a la calle. Esto es un desastre.

No me preocupa el desastre, la prueba era muy complicada.

Lo que sí me preocupa es la actitud de los dos.

Me encantaría que hubieseis venido diciendo:

"Oye, perdonad, vaya desastre que hemos hecho".

Tirar la glucosa por encima

es como haber espolvoreado con un kilo de azúcar la tarta.

Claro, esto no se puede comer, es querer matar a alguien.

Llevamos un programa y, uf... ¡Madre mía!

Esto es durísimo, durísimo.

Para entender las diferencias entre la tarta de ellos y la tuya,

¿puedes hacerle un corte generoso para que se vean mejor tus capas?

¡Ah!

Se parece mucho en la vuestra. Mogollón, sí.

Explicadme, por favor, vuestras 11 capas.

Lleva cuatro capas de bizcocho, nos quedó fino por falta de huevos.

Luego, lleva una base de crema de limón,

luego lleva una de merengue suizo,

lleva una de "crumble" de chocolate,

un coulis de frutos rojos, lleva...

-Acertar bien con los ojos cerrados...

Era imposible. -Igual que nosotros, tampoco.

Sinceramente, hicimos lo que pudimos,

lo que nos ha salido como hemos podido.

Xano, prueba primero, que no dejas hijos como yo.

Ay, Dios mío.

Bueno, yo creo que la textura es más amable,

ahí tenemos presencia de chocolate, al final, sí aparece un poco

A mí me da un poco de pena.

Si os hubieseis puesto un poco más la pila en pensar

lo que habíamos hecho y copiarlo, lo hubieseis conseguido.

Totalmente de acuerdo.

Pecamos de no contar bien con el tiempo.

Y las cantidades. Estoy de acuerdo.

Aquí no hay segundas oportunidades, que lo sepáis.

Es verdad, un paso importante, pero es un mazacote en toda regla.

Es una masa de bizcocho cortada y tiradas cosas a lo loco

para salir del paso sin haber hecho una mousse mínimamente coherente.

Y lo de arriba es un glaseado, una capa de chocolate

y así se ha quedado dura, claro. Una tarta bastante fallida.

El bizcocho nos ha salido bien. -Chis, escucha.

Si hubiese que hacer un glaseado perfecto, ¿cómo sería?

Uno de los ingredientes del glaseado,

que seguramente no os pasará por la cabeza, es agua,

en forma, a lo mejor, de almíbar. Luego está el tradicional,

que es el chocolate y mantequilla. Pensaba que tiraríais por ahí.

Lo sé, lo sé. Lo siento.

Muchas gracias. Delante de cocinas, por favor.

No, hombre, no.

¿Cómo os habéis sentido en la prueba?

Yo me he sentido que estaba en otro barrio.

(RÍE) "En otro barrio". Es que mira eso.

De todas estas cosas,

la primera vez que hago un postre así en mi vida.

Hemos empezado con crema pastelera normal.

Luego, hemos puesto frutos secos,

que son almendras trituradas para hacer un poco de crujiente.

Y, luego, también hemos hecho una crema con coco,

un coulis de frutos rojos y, por el medio,

también encontraréis un poco de chocolate blanco

y un poco de naranjas cortadas confitadas.

Parece como un volcán que se explotó.

Hemos tenido tartas feas aquí que estaban buenas de sabor.

Creo que deberíamos probarla.

Hay un problema evidente, ¿no? Sobre todo, de arquitectura.

Si no hay una buena cimentación, no podemos construir, se cae.

Pero se puede comer. Gracias.

Tenemos una tarta donde aparece un bizcocho

con cierta esponjosidad.

Es una tarta perfectamente comestible. Está rica, incluso.

Silene, sí te diré que lo que en ti percibo es frustración.

Sí, es que yo me autocastigo mucho.

Cuando vi que se caía, pues claro...

Yo no creo que eso sea malo para un cocinero,

una persona que siente el error

y que ha hecho lo que ha podido, no merece una reprimenda dura.

Este reloj es muy puñetero,

esta primera prueba dura es muy difícil.

Lo sé. Por tanto, tómalo como algo bueno.

Vale. Y, Edurne, te has apoyado en ella.

Sí, totalmente de acuerdo. Has ayudado en lo que has podido,

pero tienes fuerza para dar mucho más.

Y de ti lo esperamos. Gracias.

No cogí el toro por los cuernos

para decir "hagamos esto, aunque no salga".

Como no sabía eso de pastelería, porque yo no las hago,

me he tirado un poco a la bartola, las cosas como son.

Que no decaiga.

No quiero ver una lágrima.

Odkhuu y Miri, adelante.

Estamos tranquilos porque esta tarta por fuera

tiene un aspecto horrible, pero yo creo que,

al abrirla, van a pensar: "¡Ostras!

Pues quizás...". -Hombre, sí, claro.

-Sí, claro, cariño. (RÍEN)

Miri, cuéntame qué son las capas de vuestra tarta.

Hemos empezado con una base de un bizcocho básico.

Luego, hemos puesta varias capas de merengue de varios sabores.

Luego, hemos hecho un brownie, porque notamos sabor de brownie

Hemos tenido un pequeño problema y, a la hora de coger ingredientes,

nos hemos quedado cortos, se nos ha quedado pequeña.

¿Un "mirinombre" para esto? "Miri... revoltijo".

"Miridisaster".

Vamos a probar, ¿no?

Seguramente, lo mejor que tenéis es la planificación del equipo.

Creo que Miri es buena mandando,

el problema es que no sabes hacer equipo.

Una cosa es mandar, pero el que manda bien es una persona

que manda pero no hace que los demás se sientan mandados.

Porque la otra persona acata, pero aprende.

Odkhuu, ole tú.

Porque no te ha gustado nada el trato que te ha dado Miri,

has callado y has sacado el trabajo. Y eso es de aplaudir.

Y, aun así, es la mejor tarta que hemos probado esta noche.

Cierto es.

Enhorabuena. He sentido muchas órdenes de Miri.

Pero, bueno, lo sé, sé que la chica es así.

-También te gusta que te ordene. -Sí, bueno...

-También me ha escogido por eso, porque sabe que yo doy caña.

Xano, muchas gracias por haber venido

y haber puesto el toque dulce a esta noche. Un placer tenerte.

Llega el momento de la eliminación y te ahorraremos este mal trago.

Muchas gracias. Muchas gracias.

Un placer, hasta luego.

(Aplausos)

Aspirantes, llega el momento más temido de la noche.

Los jueces se tienen que retirar para tomar una decisión,

quién será el primer expulsado de esta quinta temporada.

Jueces, por favor.

Lo tenemos complicado. Chicos, suerte.

Suerte.

Esta me ha interesado...

Qué presión, ¿eh?

(MURMURAN)

(Murmullo)

(SUSPIRA)

La pobre Lorena está atacada, ¿eh?

Qué pena que la eliminatoria fuera tan pronto.

Os hemos dicho que tuvieseis cuidado con la cantidad

de ingredientes que ibais a coger en el supermercado

para hacerlo con responsabilidad y no desperdiciar alimentos.

Pero ni don Juan ni Juanito, os habéis quedado, en general,

muy escasos a la hora de elegir los ingredientes.

En cuanto a la elaboración, realmente, me preocupa.

Algunas de las tartas no tienen ni capa de bizcocho.

Son una especie de obleas que en nada se parecen

a la original de Xano. La repostería no es lo vuestro.

Esta noche os podríais ir todos, y no pasaba nada.

Pero dentro del desastre monumental,

hay dos parejas que se han salvado.

La primera, por el sabor, y es la formada por...

Edurne y Silene.

(Aplausos)

Y, la segunda, por la ejecución.

Y es la formada por...

Odkhuu y Miri.

(Aplausos)

Al final hemos salido bien, cariño.

Edurne, Silene, Odkhuu y Miri,

respirad tranquilos y subid a la galería,

porque concursáis una semana más en "MasterChef".

(AMBOS) Gracias.

(Aplausos)

-¡Vamos para arriba! -Estoy muy emocionada

porque he puesto mucho empeño para hacerlo bien.

Como una cabra montesa subiendo el monte, yo sigo para adelante.

(SUSPIRA)

La decisión está entre vosotros cuatro.

Y de las dos parejas hay una

que ha estado un poco por encima de la otra.

Y es la formada por...

Lorena y Salva.

(Aplausos)

Podéis subir a la galería.

Enhorabuena. (AMBOS) Gracias.

Me gustaría que no fuera yo, ¿pero y si me echan a mí?

Eso para mí supondría pues una amarga derrota.

Y estaría muy decepcionado.

Nathan, Jordi, la eliminación está entre vosotros.

Por tanto, el aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

Jordi.

Uf...

(Aplausos)

Me siento triste, muy triste.

Porque me hubiese gustado ganar "MasterChef".

Pero hay cosas que no he hecho nunca, el dulce no es lo mío.

Pero venimos a concursar y, si lo haces mal, vas a casa.

Parece que lo tuyo no es la repostería.

Para nada. Ha sido muy cortito,

¿pero te lo has pasado bien? Muy bien. Estoy encantado.

Los compañeros son una pasada,

los chefs muy duros pero encantadores.

-Está temblando. -Sí, se va a caer, ¿eh?

La verdad, aquí se pasan momentos buenos...

Y muy malos también. Momentos de nervios.

Espero que no le pase nada a Nathan,

me está preocupando. Sí, a mí también.

Es un poco de todo, pero es muy interesante,

muy enriquecedor. La lástima es que no tenga

más tiempo para poder aprender más.

-Se va a caer. -Un bajón de azúcar.

La primera vez que me pasa.

No sé si ansiedad, mareo, cosquilleo por el cuerpo.

Yo notaba que me tambaleaba.

Tengo, mira, una tarjeta del patrocinador,

el supermercado de El Corte Inglés,

que te regala mil euros para tus compras en alimentación.

Muchas gracias. Nuestro patrocinador, Bosch,

te va a regalar una selección de electrodomésticos,

de los que has usado aquí durante el programa.

El juego oficial de "MasterChef",

tenemos también la Escuela Online de MasterChef.

Te damos una inscripción gratuita durante seis meses

para que sigas aprendiendo. Apuntaré a mi hija, a Olivia.

También te llevas un estuche

con los cuchillos que has usado aquí, en "MasterChef".

Y ahora sí, Jordi, hay que dejar ese delantal en tus cocinas.

Es una pena, pero bueno. Pero antes dame un abrazo.

Y muchísimas gracias por todo. Es un buen tío.

Muchas gracias. Gracias a todos.

(Aplausos) ¡Chicos, venga, duro! ¿Eh? Duro.

-¡Campeón! -Sí, señor.

-¡Vamos, Jordi! -¡Jordi!

-¡Hasta luego, crack! -¡Jordi!

(JORDI) Me llevo de "MasterChef" un gran recuerdo.

Me lo llevo en el corazón y me quedo con amigos para siempre.

Decirle a todo el mundo que se apunte, por favor,

a los castings, es una experiencia inolvidable.

La volvería a repetir mañana, pasado y de aquí a mil años.

Las despedidas siempre son duras, y más la del primer eliminado.

Pero los obstáculos solo nos pueden servir para una cosa:

hacernos crecer y evolucionar. Y estoy segura de que es

lo que van a hacer nuestros 15 aspirantes,

que ya están deseando vivir los retos de la semana que viene.

Mientras, ya saben, póngale sabor a la vida.

Aspirantes, bienvenidos a la orden templaria de MasterChef.

Trabajaréis con los mismos utensilios que lo hacían

los cocineros en el siglo XII. ¡Vamos, vamos, me quemo!

¡Cómo quema! Dadle marcha, no os despistéis.

No soy lela, es fácil de hacer.

(Sonido de cuerno) ¿Escucháis ese sonido?

(TODOS) ¡Sí, chef! No veo que esté listo para servir.

Quiero que os pongáis a trabajar rápido.

-Voy, voy, voy. -No llegamos, nene.

-Te necesito urgente. -Miri, reacciona, o no llegamos.

Está soso, le falta un poco potencia.

El desastre de la semana pasada no puede pasar desapercibido.

El que no haga bien la suma, se llevará un delantal negro.

-Esto está durísimo, tío. -Revuelve, revuelve.

Desde el restaurante Martín Berasategui en Lasarte,

¡Martín Berasategui! ¡Gracias!

Siempre ves los defectos, pero no los corriges.

Acabáis de entrar en el último minuto.

Es el peor plato que hemos probado en "MasterChef".

Es un despropósito de arriba a abajo.

(TOSE) Cocina, deja de hacer poesía

que no entiendes. A mí me lo vas a decir.

El aspirante que no continúa en las cocinas de "MasterChef" es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 1

MasterChef 5 - Programa 1

16 abr 2017

Un exjugador de fútbol, una punk que trabajó 10 años con Esperanza Aguirre, un exseminarista de Ohio, un banderillero, una panadera brasileña y un campeón mundial de culturismo son algunos de los candidatos que lucharán por un delantal de 'MasterChef 5', la edición más exigente e internacional de todas.

La verdadera competición arranca para los aspirantes en los Pirineos, en condiciones extremas. En la estación de esquí de Aramón Cerler, a diez grados bajo cero, tendrán que unir sus fuerzas para formar los equipos, elegir los capitanes y organizar bien sus tareas. Servirán un menú homenaje a la gastronomía de la zona para 150 niños esquiadores.

El equipo que defraude al jurado entrará a las cocinas de 'MasterChef' por primera vez luciendo el delantal negro y estrenará sus fogones con una prueba de eliminación. El maestro repostero Xano Saguer traerá una espectacular tarta de once capas que tendrán que reproducir por parejas. Un dulce que dejará un sabor amargo al primer expulsado.

Contenido disponible hasta el 31 de diciembre de 2017.

ver más sobre "MasterChef 5 - Programa 1" ver menos sobre "MasterChef 5 - Programa 1"

Los últimos 71 programas de MasterChef 5

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Beatriz

    Me encanta master chef me he bajado varías app ya para verlo ,pk ni en YouTube me deja verlo qué pasa vivo en Miami ...por favor queremos verlo

    pasado miércoles
  2. @diagonjope

    Hola! La patata llega a Europa luego del descubrimiento de América :- me parece que no había patata en España en el siglo XII...

    pasado lunes
  3. Fernanda cortez

    Vivo en México y me encanta masterchef españa, pero estaria mucho mejor poder ver el programa en vivo ya que tienen los derechos reservados no lo puedo ver . Me encantaria mucho ver el prograna en vivo la verdad ¿¿

    pasado lunes
  4. Lia

    Vivo en EUA soy fanatica a masterchef pero no me deja verlo esta cadena,y por youtube no ponen los capitulos¿¿¿¿¿¿¿,que alguien me explique

    pasado domingo
  5. Renton

    Que alguien me corrija si me equivoco, pero creo que la parte de contenido que no se puede ver fuera del territorio español es debido a que tienen los derechos para emitirlo sólo en territorio español, mientras que en otros países esos derechos pertenecen, o no, a otras cadenas.

    20 abr 2017
  6. Mar

    Completamente de acuerdo con el comentario de Ani, perdéis audiencia con las personas que no vivimos actualmente en España.

    19 abr 2017
  7. Ani

    No me parece justo que RTVE.prohiba ver gran parte de su contenido si te encuentras fuera del territorio español. Perdéis mucha audiencia.

    18 abr 2017
  8. María iglesias

    Hola, no os parece que no viene a cuento la prueba de la elaboración de esa tarta? Nadie la puede hacer ni a los telespectadores nos provoca ningún interés . Por qué no pedís hacer tortilla de patata, croquetas, ensaladilla... Platos que parecen fáciles pero tienen su aquel y nos gustaría ver como lo hacen.

    18 abr 2017