www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
4061158
Para todos los públicos MasterChef 5  - Programa 10 - ver ahora
Transcripción completa

Buenas noches y bienvenidos.

Adelante Paula, ganadora de "MasterChef Junior IV".

¡Holita!

¡Qué mona!

Tiene una pinta eso que no me apetece comerlo.

Gracias. Caray...

A tomar por saco.

¿Alguien se te ha llevado el café?

Estaba Nathan.

Quien parte y reparte, como siempre...

Claro.

A simple vista tiene pinta de "te muerdo y me enveneno".

A mí me gustaría. ¿Que se envenenase?

Las veces que me han dicho:

"Te bebes hasta el agua de los floreros."

Te lo juro que no sé cuál es la diferencia.

¿Has probado esto? Esto es una porquería.

Hoy vais a enfrentaros a una prueba muy especial.

¡Que entren los ex aspirantes!

Ya podéis correr. Y aún así veremos si sale.

¡Ponte ahí! ¡Ya, Odkhuu!

No vas a llegar lejos dando órdenes así.

¡A emplatar todo el mundo ya!

¡Silene, sale ya, por favor!

Huy, aquí hay muchos familiares, ¿eh?

¿Dónde está mi marido? ¿No te vale con tu hijo?

Risas. ¡Huy!

No hace falta todo el rato: "¡Ta, ta, ta!"

Estás como mercado.

Lo tenía bastante controlado todo.

No flipes.

Los dos ex aspirantes que vuelven a las cocinas

de "MasterChef" son...

José María y Elena.

¡Que no me lo creo!

(RÍE)

Aspirantes, tenéis que utilizar

los cuatro elementos que tenéis delante.

¡Ostras! -Huy, Laila.

¿Y la calabaza?

Laila, ¿no has cogido calabaza? -No.

Venga ya, Laila, hombre.

Solamente me queda aplaudirte, chica.

Porque tiene un mérito extraordinario.

Después de 5 años me conozco las reglas de este programa.

No te puedo valorar más, porque el producto principal

de esta prueba no está.

Buenas noches y bienvenidos

una semana más a nuestras cocinas.

Los aspirantes ven cada día más cerca su sueño

de convertirse en el próximo MasterChef España.

Ocho aspirantes se disputan en estos momento ese título.

Y acaban de dar un paso más entrando por esa puerta.

Sí, somos cuatro.

Parejas. -Qué fuerte.

Aspirantes, bienvenidos.

Gracias, Eva.

Es la décima semana en "MasterChef".

Y quiero darle la especial bienvenida

a nuestra querida Edurne.

Edurne, cariño, ¿te vienes conmigo un momentito?

(Aplausos)

Esta noche, Edurne, nos estás demostrando una gran valentía

y mucha fuerza viniendo a estas cocinas

a pesar de que tu mamá ha fallecido hace 3 diítas.

Además estaba a punto de cumplir 100 años.

Y sabemos que esté donde esté te está dando toda la fuerza

y toda la pasión que le pones tú siempre a la vida.

Así que pensando en ella te damos las gracias

y este abrazo muy fuerte en mi nombre

y en el nombre de todos los que hacemos "MasterChef".

Edurne, tú sabes que te queremos mucho.

Sí, ya lo sé. Venga, fuerte ahí, ¿eh?

Gracias a todos.

Con fuerza hasta el final.

Porque ahora me va a ayudar la persona que más he querido.

Mi amá seguramente que habría querido que estuviera aquí.

Porque estaba súper orgullosa de mí.

Entonces voy a ir a por todas.

Aúpa Edurne. Aúpa.

Aúpa. -Aúpa.

Es una mujer muy fuerte, muy valiente.

Es un ejemplazo a seguir increíble.

Yo la verdad que estoy muy contenta que esté aquí

y que se entregue otra vez a un cocinado más.

Bienvenidos, aspirantes.

Odkhuu, tú fuiste el mejor del último reto

de la semana pasada, la prueba de la calabaza.

Y ahora llega el momento de que utilices esa ventaja.

Pero será en el supermercado. Así que, venga, acompáñanos.

Ya empezamos, ¿eh? Un privilegio que tiene Odkhuu.

Hay mucha gente que cree que los privilegios

son un marrón, pero yo no lo creo.

Que tienes que mandar alguien a eliminación.

Pues sí, es un marrón. Pero aprovéchalo.

A estas alturas del programa cualquier ventaja es poca.

Odkhuu, en este reto tú vas a decidir

qué cocina cada uno de tus compañeros.

Y por supuesto lo que cocinas tú.

Como estás viendo tenemos cuatro cajas misteriosas.

Una de ellas representa el pasado, otra el presente,

otra el futuro y la cuarta la hemos llamado inconexión.

Bueno, vamos a empezar, Odkhuu, por la del pasado.

Contiene carne seca, pescado seco, arroz, pan,

cerveza, miel, acelgas, patatas, zanahoria,

nabo, cebolla, judías pintas, garbanzos, lentejas y huevos.

Alimentos básicos que ya usaban nuestras abuelas

y que requieren cocciones largas.

Vamos, cocina tradicional, de puchero.

Sí.

La segunda caja es la del presente.

Incluye pasta fresca, algas, harina sin gluten, yogur,

brócoli, tomate, germinados, quinoa, atún rojo, langostinos,

pechuga de pavo, lomo de cerdo, filete de aguja de ternera,

limones y frutos rojos.

Son ingredientes muy utilizados en el presente

porque se cocinan rápido.

Sí.

La siguiente caja es la del futuro.

Encontramos bebidas antioxidantes,

harina de insectos, algas secas, kale,

frutas liofilizadas, polvos de verduras,

chips de verduras, gelificantes en polvo,

carne vegetal, polvo de remolacha, lechugas,

maíz, pimientos amarillos larvas de polilla y manzana.

En esta caja además de los ingredientes

es importante la forma de cocinarlos.

A quien le toque debe considerar

la cocción al vapor y utilizar técnicas de vanguardia.

Y hay una última caja.

Odkhuu, la hemos llamado inconexión.

(SUSPIRA)

Inconexión...

Hum.

Contiene alcachofas, vermut blanco, pomelo,

cúrcuma, regaliz de palo, endivias, achicoria,

carambola, cerveza, café en grano, chocolate negro,

aceitunas, berenjenas, acelgas y huevas de salmón.

Sano, ¿no? Bueno, aparentemente

son ingredientes que no pegan nada entre sí,

que a priori parecen difíciles de mezclar.

¿Y por qué están debajo de esta caja?

Porque son los ingredientes favoritos de Jordi.

Ah.

No tienen sentido. Vamos...

Este es el cocinado más complicado

pero supone un gran reto creativo.

Uf, "La China" se ha metido ahí...

A saber tú la que está liando.

Yo me imagino que nos está poniendo todos los ingredientes

que a él le sale del piticlín.

Hoy él se va a lucir.

Hay dos cajas de pasado, dos de presente,

dos de futuro y dos de inconexión.

Tienes que darle cada caja a dos aspirantes.

Empezamos por ti. ¿Con cuál te quedas tú?

Bueno, yo te diría que inconexión y futuro

son las dos bastante más complicadas.

Son más complejas.

La tradicional yo creo que es bastante sencilla, ¿no?

Y esta también. Y la actual también.

Sí. Pasado. El pasado, muy bien.

Tú eliges el pasado. Pasado.

Muy bien, fenomenal. Para Elena.

¿Para Elena? El presente. Presente Elena.

José María.

José María voy a repetir el presente.

Elena y José María el presente. Sí.

Miri y Silene inconexión.

Inconexión Miri y Silene. Inconexión.

Jorge y Nathan futuro. Jorge y Nathan futuro.

Y Edurne. Conmigo.

El pasado. Claro, sí.

Pues muy bien dados. Muy bien dados.

La verdad es que sí. Nathan es el futuro.

Odkhuu, a continuación tus compañeros van a descubrir

qué es lo que tú has elegido. Vale.

¿Tú crees que van a estar contentos?

Yo creo que sí.

Yo creo que sí, todos contentos. O sea...

Quiero mucho a mis compañeros.

Entonces yo he elegido para cada uno como es,

su manera de cocina.

No he pensado fastidiar para ningún compañero mío.

Aspirantes, en este primer reto de la noche

Odkhuu ha elegido una caja para cada uno de vosotros.

Así que las reclamaciones al maestro armero.

Pero antes de fulminarlo con vuestras miradas

esperad a ver qué hay debajo.

A ver qué ha planeado Odkhuu, porque con esa mirada

así desafiante, que es la que tiene, ¿no?

Pero con esa mirada que tiene achinada

las mata callando.

Quiero que las levantéis a la de tres.

Tú también, Odkhuu. Una, dos, y tres.

¡Guau!

(RÍE)

¡Olé! ¡Huy, qué bien!

No, hombre, no. ¿Gusanos? -¡Unos gusanos!

Es broma. -¿Los gusanos, tío? No.

¿Se cree que soy de Mongolia o qué?

En verdad es chocolate y café.

¡Martini!

Cerveza.

Caray.

Aspirantes, como estáis viendo no tenéis todos lo mismo.

Hay cuatro combinaciones de elementos diferentes.

Y cada dos cocinaréis con una de ellas.

Edurne, por si no te has dado cuenta Odkhuu te ha dado

la misma caja que se ha quedado él.

Cuéntale por qué le has dado esa caja.

Nosotros dos más de clásico. Entonces yo pensaba

que te encajará muy bien de pasado.

Vamos a tradicional.

Pasado.

Es la caja que mejor encaja

con la cocina que practico habitualmente.

(RÍE)

Elena, ¿qué contiene tu caja?

Pues mi caja lo que yo quería.

Sí, te he visto muy contenta cuando la has abierto.

Sí, porque ya por fin de una vez cojo carne.

José María, ¿y la tuya? La misma.

Te gustan los ingredientes que te han tocado.

Me encanta, estoy más feliz que nunca.

Odkhuu ha elegido para vosotros el presente.

Ingredientes muy utilizados en la actualidad

porque se cocinan rápido.

Nathan, ¿en tu caja qué hay?

Me han sorprendido varias cosas.

Pero quiero destacar la harina de insecto.

Me ha gustado, está bien.

Y unas pipas con forma de gusano.

(RÍEN)

No, no, son larvas.

(ELENA) Buah, chaval.

Son larvas.

Hay mucho bicho aquí aún en estas cocinas.

Vamos a tener que poner insecticida a ver qué pasa.

¿Te gustan los ingredientes? Muy futuristas.

La cultura que tengo cerca, la china, fríen todo,

lo que se mueve y lo que no. Esto se puede comer

y seguro que está buenísimo.

Jorge, se te ve contento con tu caja.

Pues lo mismo, muchosingredientes

que utilizo bastante, gusanitos, harina de insectos.

Gracias, Odkhuu.

(RÍEN)

Yo confío en tu talento, ¿eh? -Sí, ya lo veo.

Que estemos en el mismo grupo Nathan y yo

por parte de Odkhuu me da información

sobre que: "muy bien, jajaja, jiji",

pero a lo mejor quiere verme fuera.

Para estos productos es interesante

la cocción al vapor, porque permite conservar

todas las propiedades, vitaminas y minerales.

Además acorta el tiempo de cocción

y reduce el consumo de energía.

Miri, ¿qué hay en tu caja, mujer?

Verduritas.

Verduritas.

Lo ha hecho bien.

Lo que pasa que veo una combinación mona.

Un poquito extraña, ¿no? Complicadita.

Vaya por Dios.

Silene, ¿cómo ves tu caja?

Porque la tuya es igual que la de Miri.

Un horror esa caja.

Un horror.

O sea, chocolate con café,

Martini, cerveza y unas aceitunas.

Ah, un aperitivito. -Cúrcuma.

O sea, horrible.

Es que Odkhuu me quiere matar a poquito.

Me lleva intentando matar desde el primer día,

a poquito.

Odkhuu es muy estratega.

Él es muy dulce, te lo habla muy tranquilo,

te intenta convencer que no ha hecho tal,

no ha hecho pascual, pero siempre te tira

unos dardos muy envenenados.

Silene, estos ingredientes los he escogido yo para ti.

Están seleccionados para una caja

que hemos llamado inconexión. ¡Ah!

Ingredientes que no sólo son difíciles de combinar,

sino que sí tienen algo en común, pero no es muy bueno,

porque todos son amargos.

Caray.

Todo amargo. Muy rico.

Pero Odkhuu os lo dio

con mucho cariño a las dos la caja.

Sí, lo noto enseguida. (RÍE)

¿Verdad, Odkhuu? La inconexión la he dado

para las dos chicas porque conocen más de verduras.

Silene es de exótica, de brasileña.

Entonces puede hacer algo con este.

Voy a empezar por el Martini.

Miri es creativa y healthy y puede hacer un plato vegano.

Aspirantes, tenéis delante de vosotros

los únicos ingredientes que podéis utilizar

en esta prueba para hacer un gran plato en 75 minutos.

Buah, chaval.

No podréis entrar en el supermercado.

Encontraréis los básicos en vuestros puestos de cocina.

¿Entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

Y el tiempo comienza en tres, dos, uno, ya.

Por un lado vamos a hacer la berenjena.

Nathan. -¿Qué?

¿75 minutos hay? -Sí.

Mi idea es hacer unas fajitas con la harina de insecto.

Como los mexicanos, ¿no? Tienes la fajita

y te la rellenas con todo. Pum, cierras y comes.

Odkhuu, que es muy de guiso y de guiso popular

y de estos de cocción chup chup chup,

ha sabido elegir para él.

Ha elegido bastante bien. Ha estado muy hábil.

Para él y para Edurne un guiso tradicional

con garbanzos, con judías.

Con lentejas, lo que te dé la gana...

Puedes echarle el jamón, la verdurita.

Eso hay que ser muy malo para que no te quede

medianamente bien, ¿no? Sí.

Odkhuu se ha portado bien conmigo.

Ha sido buen compañero.

Como sabe que él y yo somos de la cocina antigua.

Los potajes y las verduras.

Ahora, yo como siempre digo el tiempo es fundamental.

Haremos lo que podamos.

También el que tiene una caja como la caja inconexa,

que es muy complicada, es fácil que metas la pata.

Pero si sale bien te coronas.

El cambio el que hace una receta tan tradicional

como meta un poco la pata vamos a ser duros.

No sale, tío.

Sí, sale, sale.

Y la del presente de José María y Elena

pues muy actual y muy para ellos.

Haces una buena chuleta de cerdo.

O un buen atún con unos langostinos,

le pones brócoli y salteas el tomate

con elementos de estos que tienen en sus casas

que harías una noche una cena

yo creo que lo tienen que salvar bien.

Odkhuu yo creo que ha pensado en darme la caja esta a mí

porque sabe que a mí me gusta muchísimo este tipo de cocina.

Yo vengo a sacar de mí todo.

Hasta la final y más allá, evidentemente.

No vengo aquí a pasar dos programas "namás".

Hoy voy a disfrutar muchísimo con mi vuelta a las cocinas.

Voy a hacer un tartar de atún con los langostinos,

que los estoy macerando con las algas.

Y los voy a acompañar de un cuscús de brócoli.

Y luego el solomillo de ternera con una salsa de frutos rojos.

Y algo más me gestionaré.

Se están yendo de la sartén.

Yo veo a Jorge muy perdido. Eso Nathan lo va a sacar.

Sí, Nathan siempre tiene alguna idea.

Buena o mala, pero tiene.

Jorge no sabe por dónde empezar.

Bueno...

El tema de los bichos nunca lo he trabajado.

Las larva así fritas son bastante agradables.

Las he puesto con un poco de harina de insectos también.

Y, salvando las distancias,

me recuerda al sabor del chanquete.

Así que, bueno...

Lo primero que tiene que encontrar es un discurso,

una idea lógica. Sobre la idea construyes.

Si tú haces un taco con harina de insectos,

que en México se comen mucho los insectos también,

saltamontes fritos. Chapulines.

Chapulines. Pues oye, un taco con harina de chapulín.

Tiene toda la lógica del mundo. Toda, toda.

Pero a ver qué hace.

Lo que tengo claro es que me va a costar catar.

Porque la única cosa que me da

un ascazo que no puedo son los insectos.

Tenemos harina de insectos, tenemos larvas.

A mí me da un poco de grima.

Lo habrán hecho por ti. Eso nos da grima a nosotros,

pero en otras culturas es tan popular...

Para Nathan seguro que no es tan extraño.

Otra cosa es cómo lo va a componer.

Oye, ¿habéis visto a José María limpiando los langostinos?

No sé si los limpia o los está torturando.

Los ha destrozado. Para quitarle la tripilla

con tirar un poquito de... Pero abierto como si fuese

aquello un solomillo, meter el cuchillo ahí.

Deja las cosas intactas.

Cuanto menos retoquemos el producto, mejor.

Estoy contento con lo que me ha dado Odkhuu

porque yo creo que esto es un concurso

y si me ve fuerte y no me da algo sencillo

eso quiere decir que soy su competencia.

Y voy a ver si consigo unir este puzle.

Nunca ha salido un buen marinero

de mares tranquilos, eso está seguro.

Entre larvas va a salir el rey larva.

Vaya tela. -Nathan, vaya tela.

(RÍEN)

A ver, ¿carne o pescado?

¿Carne o pescado? ¿Carne o pescado?

Yo dudo mucho. Pienso las cosas 44 veces.

Y aquí no hay tiempo para pensar tanto.

Aquí tienes que tener una idea y acatarla.

Jorge, no utilices la harina porque no tiene fuerza.

Es como si como si fuera

un líquido, tío. -Ya.

La idea inicial de las fajitas no tira para "alante".

Ya sabemos una manera que no se debe hacer.

Entonces lo voy a coger y lo voy a poner

entre dos silpat para hacerlo un crujiente.

Venga, Nathan, que hoy tenemos que lucirnos, ¿eh?

Voy a hacer lentejas con jamón,

y con zanahoria, un poquito con arroz.

Una comida tradicional. De nuestra gastronomía

de humanidad y todo es el base, el clásicos.

Vamos a ser honestos, sin este no podemos existir.

Voy a hacer una pequeña lasaña de verduras asadas

con un toque de polvo de café.

Y luego voy a hacer una salsita

con el caldito de las alcachofas.

Y poca cosa más.

Porque hay muchos ingredientes que no los voy a tocar.

Le voy a dar un toque de pomelo y ya está.

La caja complicada, muy complicada,

es la caja de la inconexión.

La inconexa, ¿no? Sí.

Es un campo minado. Porque hay elementos que...

Un pomelo con una alcachofa...

O sea, si el vino blanco con la alcachofa funciona mal

imagínate el vermut blanco. Muy complicado.

Uf, huele a Martini.

La caja es una liada parda.

A mí me encantan las verduras,

pero es que no hay conexión entre unas cosas y otras.

Yo quiero mucho.

Miri es mi chica de mi niña de creativa healthy food.

Entonces yo lo confío ella.

Odkhuu es mi friend máximo.

Está muy confiado en que voy a hacer

algo muy creativo y bien.

Pues que confíe, que así lo voy a hacer, tú.

Hay un par de elementos

que con cierta perspicacia se pueden sacar.

Por ejemplo, hacer texturas de alcachofa.

Como hizo Joan, ¿te acuerdas? Exacto.

Y que le pongas un poquito de polvo de café

y una gota de aceite de oliva.

Muy virtuoso, ¿eh? Hay que ser muy avispado.

¿Qué, Edurne, cómo vas?

Bien, bien. Ahí vamos.

Esta es una prueba más difícil para Silene que para Miri.

Sí. Porque Miri dentro de esos

cuatro ingredientes que ella tiene,

que puede hacer esa cosita tan minimalista.

Pero Silene que es de guiso también,

de ese guiso latino. Que no tiene leche de coco.

Es verdad, eso puede ser terrible.

Eh, huele a quemado.

(SUSPIRA)

¿Huele a quemado? -Sí, por ahí huele a quemado.

No sale. Joder.

Aspirantes, ya han pasado 30 minutos.

Tenéis 45 aún por delante.

¡Oído, Eva! -¡Oído, Eva!

José María, ¿cómo vamos? ¿Qué estás haciendo?

Iba a empezar a coger la carne, pero luego me he decidido

de coger los langostinos y el atún.

Aunque no tengo arroz, pero como tenía quinoa.

Sí. Voy a intentar hacer unos...

Nigiri eran, ¿no? Nigiri, sí.

A ver si puedo llegar a conseguir que la quinoa

se me apelmace igual que el arroz.

Y haré de atún, de langostino y haré alguno también vegetal.

¿Dónde tienes los langostinos? Están en el vacío.

¿Pero qué te han hecho a ti los langostinos?

A mí nada. ¿Por qué? Por qué los has destrozado así.

Porque quería ponerlos por encima.

Estás haciendo cocina japonesa sin arroz.

Sin wasabi. Con la caja del presente.

Te vas a tirar a la piscina sin agua.

Exacto. A ver si tu vuelta

a las cocinas va a ser momentánea.

No espero, no espero. Ten cuidado, José María,

porque estás intentando un triple salto mortal

Vale. Nada más.

De acuerdo, oído.

Oye, Nathan, qué bonito.

¿Sí? -Bonito eso.

"MasterChef" ha unido algo

muy interesante entre Jorge y yo.

Somos dos emprendedores y bastante empresarios.

Jóvenes por eso, pero muy empresarios.

¿Has apuntado todos los ingredientes

que necesitas para hacer las recetas de este reto?

¿Que no lo has hecho todavía?

Pues no lo dudes, los tienes aquí,

en la lista de la compra de nuestra aplicación.

Y que no se te escape ni uno.

Cuanto más sencilla es la caja aparentemente

como es la del pasado el tiempo corre en contra,

porque necesitas más tiempo de cocción.

Y ahí es donde puede venir el peligro.

Las cajas más presente y futuro y la de inconexión

se supone que lo puedes hacer más rápido

y deberías acabar antes.

Esto sobre el papel.

Silene. Muy buenas, chef.

Tienes la misma caja que Miri, inconexión.

Sí. ¿Qué estás haciendo?

La conexión... bueno, mal. Intentar conectar algo, ¿no?

He pensado que lo mejor sería una ensalada tibia

con las alcachofas cocinadas y pasadas en la sartén.

Pero estoy elaborando con los demás ingredientes

ver qué cosas se puede utilizar.

¿Eso pueden ser aceitunas rellenas de chocolate?

¿Le parece mal? ¿Sí? Ni bien.

Estoy aquí intentado ver si consigo...

Esa está con el chocolate sólo.

Pero luego tengo otra mezcla

que es de chocolate con el pomelo.

Horrible. Asqueroso.

¿Lo has marinado con algo? Con eso.

¿Con vermut? Sí.

Esta caja es como unas arenas movedizas.

Cuando te caes en arenas movedizas lo mejor

es no ponerte nervioso. Porque si empiezas a moverte

y a hacer cosas a lo loco te puedes hundir más.

Hay que estar tranquilo, coger una cuerda,

que es una buena idea y embarrarte a esa idea buena.

Piensa bien y suerte. Vale, gracias.

¿Cómo está mi Edurne? Hombre, muy buenas.

¿Cómo vamos por aquí? Aquí estamos.

Huele a potaje. Esto huele bien.

Sí, luego le he echado la cecina esa.

¿Le has echado bacalao? Le he echado bacalao.

Ojo, que está salado. No, ya lo he desalado.

¿Seguro? Sí, sí, sí.

Eso lo tengo yo que probar. Hombre, lo he cocido dos veces

y le he echado muy poca sal.

Lo voy a poner aquí en medio

con un poco de miel y unos panecitos.

¿Nabo con miel con un potaje?

¿Y eso de dónde sale esa receta?

Ah, tuya. Dices que hay que innovar.

Pero hoy es la cocina tradicional,

esta es la cocina del pasado.

El pasado con el presente.

Esto huele de maravilla. Y sabe bien.

Lo que ya no entiendo es el nabo con la miel.

Pero lo mismo dices tú que funciona.

Yo lo voy a poner en medio. Que no, se acabó la función.

¿Quieres que lo tape? Sí.

¿Y las pieles, las vas a freír? Las he metido al horno

y no sé si se me han quedado pegadas.

No. ¡Chis, chis!

Voy a tocarlas un poco. No te preocupes.

Yo las dejaría más en el horno. Agur.

Hola, chef.

¿Qué tal, Nathan? Pues bien, hace 5 minutos

que me he encontrado.

Y creo que ya lo tengo bastante encaminado.

De los 75 minutos 60 perdido en una piña bajo el mar.

Vaya tela.

Voy a hacer un plato tibio que juega...

Tibio. Un plato tibio que juega

con esas algas hidratadas que estarán frías.

Pero luego con un puré tibio con unos gusanitos crujientes.

Me estoy quedando tibio, ¿eh?

Frío, me estoy enfriando un poco.

Yo he intentado hacer una tortita con la harina.

Pero yo me imagino que al no tener fécula o algo

el experimento no me ha salido bien.

Nada, ¿no? La fajita no.

Pero luego he cogido esa masa y la he deshidratado

y he hecho un crujiente. Nathan, no veo nada aquí.

Porque aún no lo he emplatado.

Pues ponte las pilas. Voy, voy.

Porque te veo muy tranquilito, muy relajado, muy sonriente.

Encima te ponemos ingredientes así "fashionetis"

que tienes que estar maravillado.

Sácame un plato decente. Lo haré.

¿Sí? Lo haré, chef.

¿Ya has emplatado y todo, Edurne?

Sí. -Qué maquinón eres, hija.

Hombre, hacer unos garbanzos tampoco...

Jorge, me gustan más los gusanos

que la hamburguesa esa vegetal.

No, esa ni la uso yo, vaya. -Vaya tela.

Buah, están brutales.

Saben como a hígado. -Sí, puede ser.

(CANTURREA) No sé si ponerlo aquí o ponerlo allí.

Vamos a poner el pan.

Aquí.

Y este me lo como yo.

Qué grande.

¡Falta un huevo!

¿Cómo vas, Jorge?

Bien, espero que no se me eche

el tiempo encima, tío. -Vaya tela.

Atención, aspirantes,

en 5 minutos damos el manos arriba.

Edurne estaba haciendo un potaje...

¿Ah, sí? Buf, olía...

Y tú que eres el presente, Sammy.

El presente está muy turbio.

José María va a hacer un sushi con quinoa en vez de arroz.

Uf. Con el atún, con...

Bueno, mira de verdad. Qué pereza.

Casi me pongo a llorar.

A tomar viento.

Por mirar.

Si el presente lo ves mal el futuro...

¿Peor?

Directamente no hay futuro. Se acaba el mundo aquí ya.

Nathan y Jorge están haciendo pruebas,

haciendo un I+D de esos

que no les ha llevado a ninguna conclusión.

¿Y Silene? Me ha dado a probar

una aceituna verde que la ha metido en vermut

y la ha rellenado con chocolate.

Venga. Amarga, amarga.

De toda la vida en Illescas,

un vermut con aceitunas y chocolate, hombre.

La madre que lo parió...

Aspirantes, último minuto.

Escúchame, hoy, vamos...

hoy estoy que me salgo.

Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno.

¡Tiempo!

Manos arriba.

Lo bautizo como un plato de muchas esencias.

Está esta larva, hay un toque de manzana con pimiento,

unas mazorquitas asadas.

-Qué mono, tío. -Nivel de imaginación,

pues creo que está divertido. Pero no sé cómo estará probándolo.

Muy bien, aspirantes, pues llega el momento de la cata.

El jurado va a empezar por los platos del pasado.

Así que, Edurne, Odkhuu, es vuestro turno.

Bueno, Odkhuu, cuéntanos qué has hecho con tu caja del pasado.

Pues he hecho con mi caja del pasado

lentejas. He hecho un poquito de arroz y...

lleva zanahoria y también el jamón.

Y... Y pan y cerveza.

Y pan y cerveza también, sí, claro.

Oye, pues se agradece mucho lo de la cerveza, en serio.

¿Vamos a probar? Pues vamos a ello.

¡Uhm, oh...!

Muy rico.

Oye, la podías haber enfriado, ¿eh?

Ya. (RÍEN)

¡Ah! Está más caliente que el cenicero de un bingo.

(RÍE) Odkhuu, solamente decirte

que están muy ricas. Está muy bien guisado, muy bueno.

Y es un plato tradicional, puro y duro, bien hecho.

No te puedo decir nada más. Gracias.

Un plato tradicional, bien guisado, quizá el arroz algo desintegrado,

tiene demasiada cocción. Pero está muy rico.

Hay un chorizo y un jamón que dan muy buen sabor.

¿Qué te voy a decir? Muy rico.

Gracias, chef. Pero, Odkhuu, cuéntame,

¿tienes alguna abuela o antepasado español?

¿De dónde sacas esto? Estoy enamorado de la cultura,

de la comida, gastronomía española. Entonces, lo cocinaba mucho.

Le he preguntado a la gente cuando voy a comprar

cómo lo hacen, escucho a la gente.

Y me recomendaron "con este y tal, y tal, y tal".

No hay secreto, la parte tradicional se te da bien,

pero me habría gustado verte con la caja del futuro.

(RÍE)

Ha sido listo y ha elegido la suya. Sí.

La que más le convenía. Ha ido a asegurar.

Es mi ventaja, ¿no?

Me he ayudado a mí mismo hoy, máximo.

Edurne, cuéntanos qué has hecho con esta caja del pasado.

He hecho unos garbanzos clásicos con un toque modernista

que lleva en el medio. ¿Las antenas?

No, lo que lleva debajo del huevo. Ah...

Entonces, unos garbanzos que están guisaditos.

Le he hecho la verdurita picada, la he salteado con la cecina.

y, luego, he hecho una emulsión de... con miel,

unos nabos que los he dorado un poquito,

una miga de pan tostadita,

un poquito de aceite y del caldo de garbanzo.

¿Eh?

¿Esto es lo que había debajo? Sí, es lo que había debajo.

Uhm... Bueno, Edurne, semana 10,

una semana que no es tu semana.

Me parece muy interesante que hagas ese esfuerzo:

el bacalao, el garbanzo, todo bien guisado.

Encima, tú le pones un huevito poché,

de repente aparece un punto de miel que le da mucho rollo.

Es un plato indiscutiblemente rico y que se merece un aplauso,

un 10, un abrazo y que te ponga un piso y todo.

(RÍE) (RÍE) ¡Ole!

(Aplausos)

Está muy bueno. Esto es saber cocinar la tradición.

Un plato de potaje como Dios manda.

Siempre al bacalao le ha ido muy bien la miel,

en Cataluña lo saben bien.

Pero ese rollo del pan tostado con la miel metido ahí

entre el potaje y tal, le va de maravilla.

Es un toque que me parece que le da algo ahí singular.

Pero qué rico, qué bien cocinado está.

Esto lo traes con una copa de vino y la clavas, Edurne, la clavas.

Pero, bueno, extraordinario, de verdad, se agradece mucho.

Se nota que has cocinado con mucho sentimiento hoy.

Sí. Le has puesto amor a tu plato.

Me ha ayudado mi madre. Se nota.

Felicidades, está espectacular. Gracias.

Cuando sabes hacer esto, es posible que hagas grandes cosas modernas.

Pero si no sabes hacer esto,

es posible que no sepáis hacer cosas modernas buenas.

Así que invito al resto de compañeros,

por favor, a que lo probéis.

Esto es la primera vez que pasa en "MasterChef", ¿eh?

Decidme si está rico o no este potaje.

Me ha ayudado mi madre.

El plato de Edurne está... Vamos, para quedarte tiesa.

Está... Los garbanzos se te deshacen en la boca.

Le ha puesto el huevo, que sale ahí la yema.

Espectacular.

Es que lo que te digo no tiene nada que ver con probarlo.

-Gracias, chicos. -Yo no esperaba menos.

Estas son tus manos. -¿Qué vais a decir de las madres?

-Qué bueno. -Gracias, Nathan.

Bien, Edurne.

El plato de Edurne era una sinfonía de Bach, algo de Mozart,

equilibrado, era como unos violines de Vivaldi.

Todo junto, mantequilla. Mantequilla, o sea, era buenísimo.

Enhorabuena, Edurne. Gracias.

Odkhuu, Edurne, enhorabuena a los dos.

Delante de cocinas.

(Aplausos)

La verdad, me he emocionado, ha sido un momento maravilloso.

Y a todos los chiquitos les ha gustado,

han dicho que estaba riquísimo.

¿Qué más puedo pedir? Un día de felicidad.

Vamos ahora con la caja del presente.

José María y Elena, adelante.

Elena, ¿nos presentas tu plato, por favor?

Solomillo de ternera.

Le he hecho una salsa de frutos rojos con yogur natural.

Y he hecho una quinoa, eh...

salteada con brócoli.

Y este plato es un tartar de atún

con unos langostinos que he macerado

unos con limón y los otros los he macerado con algas

y también con un poquito de limón.

Lo primero, no sería un tartar, sino un carpacho.

Has cogido el carpacho de atún. Vale.

Yo creo que es una falta de entender la prueba.

Cocina del presente quiere decir que llegas a casa,

abres la nevera y encuentras estos ingredientes.

Y yo te pregunto: si llegases a casa y tienes que hacer la cena,

¿volverías a hacer esto con el langostino, con el atún?

¿Pondrías una salsa de yogur con frutos rojos

para un solomillo? ¿Me entiendes? Sí.

Es a lo que voy. Porque son platos donde parece que hay estética,

pero no hay fondo en ninguno.

Un carpacho de langostino y de atún que no sabe a nada,

que no aporta nada y que no dice nada.

Y un solomillo puro y duro con salsa de yogur

y frutos rojos que para un postre va bien.

Para la carne me da igual. Te centras en hacer uno muy bien,

ese que tú harías normalmente, y no en dos mediocres.

Bueno, José María, ¿cómo se llama tu plato?

Yo he hecho unos nigiris de atún y de langostino con brócoli.

"Nigiri" dice.

Bueno, no tenía arroz, por tanto, lo he hecho con quinoa.

¿Y por qué haces nigiris? Es una versión inventada por mí.

Nigiris de quinoa con atún y langostinos.

Llegas a tu casa, abres la nevera, te encuentras estos ingredientes:

"Voy a hacer nigiris hoy de quinoa".

Yo no lo haría, Pepe. ¿Qué harías?

Pues haría el filete con una buena salsita

y lo acompañaría con la verdura. Eso es lo que queremos:

un filete con una buena salsita, ¡exacto!

Mira.

Lo quiero coger pero no puedo.

Qué maravilloso cuando los japoneses

cuecen un arroz riquísimo, aliñado, ese arroz está aliñado,

no simplemente cocido. Y queda glutinoso,

que te soporta perfecto una pieza de lo que tú quieras.

Y aquí haces una quinoa, que no la aliñas,

y pones encima trozos simulando un nigiri que no aporta nada.

José María, no te veo en Jerez haciendo eso.

No, ni yo tampoco. ¿Y por qué me lo haces aquí?

Has estado todo el cocinado dubitativo, con muy poco ánimo.

Y alguien que ha sido repescado en "MasterChef" no puede entrar

con ese ánimo de pacotilla que tú has demostrado.

No te he visto contento en ningún momento,

ni confiar en ti, ni darlo todo en ningún momento.

Te he visto hacer el tonto con el cuchillo

y dar poca sangre a este cocinado.

Esto es un desastre, pero aquí hay ganas.

Esto no puede volver a pasar, sea como sea.

Si no, me iré otra vez de aquí mal,

que es lo que no quiero.

Con eso no voy a acertar.

Vamos a ver cómo son las cajas del futuro.

Jorge, Nathan, adelante. (SILENE) Venga, chicos. ¡Ánimo!

Hala, qué bonito, Jorge.

¿Cómo se llama tu plato? Se llama otoño del futuro.

He querido recrear un paisaje un poco silvestre así,

otoñal, con muchos matices.

Tengo ganas de que me digáis cómo ha salido.

Vamos a empezar por que, estéticamente,

a mí me parece un plato muy bonito.

Siendo cocina del futuro es un poco lunático.

Estéticamente me divierte. Es precioso tu plato.

Este plato le puede venir muy bien a Jordi

por el tema de la proteína y la larva,

para que eche un poco más de pectoral y trapecio.

Aunque ya va bien, no te cabrees conmigo.

Joder, después de probarlo, ¡me cago en la mar!

Tiene más mérito lo que has hecho.

Porque la caja era complicada,

los elementos no son fáciles ni para un cocinero.

Y sales airoso, esto es un plato de vanguardia.

Hay dos estilos diferentes:

modernidad absoluta y clasicismo maravilloso.

¿Quién es mejor de los dos? Son estilos muy diferentes,

pero son buenos, es muy difícil. Me gusta tu plato.

Hoy tengo mérito como jurado, porque el único elemento

de la naturaleza, del espacio sideral y del cosmos

que me da asco comer, son los insectos.

Tienes suerte de que los componentes,

el nivel de tostado, de crujiente, funcione bien.

Le has dado chispa, rocanrol, color, una estética moderna,

ultramoderna diría, que le pega a tu caja, al futuro y demás.

Es muy curioso y tiene mucha singularidad.

Estoy muy agradecido. (RÍE) Qué bueno.

Cuando te dan un criterio tres profesionales de esta manera,

pues te da una fuerza...

Y quiero focalizar ahora esa energía en... en seguir

y en defraudar lo menos posible.

Muy bien, Nathan, cuéntanos tu obra de arte.

Es una ensalada en texturas.

¿Ya está? Intento ser más breve.

Un poquito más de explicación.

Pues...

Juntando todas las texturas, hay una blanqueada,

el otro es con el puré, con la harina de insecto,

que también he hecho un crujiente.

Después de hecho un coulis con la remolacha, un poco de azúcar.

He estado un poco jugando también,

porque era muy difícil encontrarle un sentido.

Y no lo tiene.

Te pregunto, ¿juntando todos los elementos, qué pasa?

Pues que tienes un plato que aún no se comprende,

porque viene del futuro.

(RÍE)

Dame la mano, dame la mano. Él se ha adelantado al futuro,

tú no. Eres muy grande, Nathan.

De verdad, o sea, yo ya no tengo nada que decir.

Ya no tengo nada que decir. Dame un abrazo, coño.

De verdad, hombre. ¡Maravilloso! ¿No? Claro.

Creo que soy la gran envidia,

sobre todo entre mis compañeros, si algo quería yo en este programa

era abrazar una vez a Jordi, pero ya llevo el segundo abrazo.

Te voy a decir una cosa, vienes muy moderno hoy.

¿Vienes del futuro? Déjame ver tu pantalón.

Silbidos.

No conocéis a este Nathan que, de golpe,

sorprende con un look más casual, ¿no?

Conservando el polo de elegancia, pero con un chándal,

pero que es más "fancy", ¿no? Entonces, ahí dándole.

Yo te diré una cosa, no comprendo muy bien el futuro.

A mí hace ya 30 años me llamaban paleto en mi pueblo

porque iba con chándal y mocasines.

(Risas) El futuro.

Y, ahora, te lo pones tú y eres un hombre del futuro.

No lo entiendo. Pero, oye, bienvenido sea.

El futuro vuelve. Todo vuelve, todo vuelve.

Pero a mí me llamaban paleto y ahora se lleva.

¡Bienvenido sea! Maravilloso. ¿Puedes venir del futuro aquí?

Necesito otro paladar experimentado,

otro futurista que me...

¿A qué sabe?

No lo sé. A poco o nada.

Tú sabes perfectamente, Nathan, que tienes estética

y que conoces las técnicas, eso son dos valores.

Pero detrás de eso no hay nada más.

Detrás de eso tiene que haber una idea y sabor.

Cuando logres llenar esos vacíos de sabor, de que esté rico

y de tener una idea... ¡Coherente!

¿Vale? Pero esto es plato de niño de dos años

con cierto buen gusto, con muchas pretensiones,

peor poco más. Es un batiburrillo de muchas cosas.

Son elementos todos tirados, puestos de diferentes formas:

"Hago una gelatinita, hago un no sé qué,

esto lo pongo, este purecito...". ¡No, no está clavado!

Él ha sabido construir y tú no, esta es la diferencia.

¿Nada que decir, Sammy? No.

Ya le di la mano, le he felicitado.

No puedo hacer más, le admiro. Delante de cocinas, chicos.

(Aplausos)

¡Qué grande, Nathan! Bien, Jorgito, bien.

Bueno, Miri, Silene, vamos a ver

si habéis buscado conexión en esa caja inconexa.

Y teníamos los mismos ingredientes y hemos hecho un plato

completamente distinto, tío. -Otro mundo.

Bueno, Miri, ¿qué plato has preparado

con esos ingredientes tan bien seleccionados?

(RÍE) He hecho una lasaña café, se llama mi plato.

La berenjena la he hecho

asada en el horno con un polvito de café.

Y la he rellenado de las verduritas que tenía.

He cogido la alcachofa y la he salteado

con un poquito de ralladura de pomelo.

Y, luego, para crear la conexión, he hecho una crema

para integrar los elementos de la lasaña.

Vamos a probar.

Era una caja muy complicada, está hecha con mala uva

y es fácil cometer muchos errores.

Lo interesante es que has utilizado el azúcar

intentando corregir los amargores.

Lo fácil habría sido asarla entera con aceite y sal.

Y sacar esas hebras de berenjenas, que está ricas.

Y acabarlo con ese toque de café que en boca al tostado

te puede aportar una brasa, una barbacoa.

Al menos hay una idea que está bien

dentro de un trabajo que es complicado.

Sería un aprobado, pero teniendo en cuenta

la dificultad de tu caja, es de notable. Felicidades.

Era difícil hacer casar todos los ingredientes

y yo creo que ahí es donde está tu éxito.

Has cogido las verduras, que tú te manejas muy bien,

y las has aliñado bastante correcto.

Sí que me gustaría ese reto de verte emplatar

de forma que no sea en formato redondo.

Pero tiene mucho mérito dada la dificultad de la caja.

Y, encima, vas hasta limpia, ¿qué más te voy a pedir, por Dios?

"Miri's clean".

La palabra "mérito" pues me gusta. ¿Qué pasa? Que no me conformo.

Estamos en el programa 10 y hay que hacerlo perfecto ya.

Silene, me da miedo preguntarte.

He optado por una ensalada templada.

He hecho la berenjena al vapor, luego pasé por la sartén.

He hecho una salsa con chocolate

y zumo de pomelo. Y eso está en el fondo del plato

para intentar contrastar. ¿Hay que aliñarlo?

Sí, ahí tenéis una vinagreta de pomelo.

Y una con un poquito de vermú. Uh, ¿también lleva vermú? Muy bien.

Samantha, prueba una aceitunita. Una con chocolate así.

Silene, tú sabes que al cuerpo humano

le gusta mucho el azúcar, y no es porque sea dulce,

es porque el cuerpo dice: "Los alimentos dulces

tienen muchas calorías; me interesa, lo quiero".

Con el amargo, es curioso, el cuerpo humano lo identifica

como algo peligroso, venenoso.

Nos alerta de que lo que comemos puede ser veneno.

Pero nos hemos acostumbrado y lo disfrutamos.

Pero cuando comes esa aceituna marinada en vermú blanco

y rellena con chocolate, lo que me dice mi cerebro es:

"Jordi, te has envenenado, tienes tres segundos de vida,

morirás entre terribles sufrimientos.

Un, dos, tres, muerto". O sea, más amargo, más malo,

no puede estar.

La dificultad de intentar domar esos amargores

no está encajada por ninguna parte y es un trabajo terrorífico.

El conjunto de sabores es una locura, o sea,

es como una especie de festival del asco, digamos,

todo junto metido en un plato, con salsas que no le pegan nada.

O sea, ¿te apetecería tomar este plato a ti, Silene?

No. Entonces, con eso lo dices todo.

Silene, Miri, delante de cocinas, por favor.

(Aplausos)

Aspirantes, ahora nuestro jurado va a deliberar para decidir

quiénes son los dos mejores platos de esta prueba. Adelante.

Murmullo.

-Edurne u Odkhuu. (AMBOS) No.

-¿Y Odkhuu qué? ¿Odkhuu no? -Uno de los dos, elige uno.

(MURMURAN)

Que ya sabéis lo del capitán cómo es también.

Murmullo.

Si es, bien. Y, si no, no pasa nada.

-Sería tu segunda capitanía, ¿no?

-Sí. -Pues ya está.

(MURMURAN)

Edurne ha sido muchas veces capitana, ¿no?

-Con esta sería tres. -¿Tres ya?

Jueces, ya habéis tenido tiempo, ¿lo tenéis?

Desde luego. Vamos allá. Suerte, chicos.

(TODOS) Gracias, Eva.

Nathan, ¿qué te pasa? ¿A mí?

Sí. Nada, nada.

Me da la sensación de que como que quieres ser capitán.

La semana pasada lo hiciste muy bien,

peor colocamos de capitanes a los que lo hicieron peor.

Yo me sentí... la capitanía fue robada.

Si fuera un título, yo creo que fue robada.

No te preocupes que, si nombramos capitanes a los dos peores platos,

es posible que seas capitán. A ver si tienes suerte.

Hay dos aspirantes que han hecho suyas sus cajas correspondientes:

uno porque tiene una buena base de cocina tradicional.

Y otro porque ha tirado de lógica y creatividad

y ha resuelto muy bien este reto que, por cierto, no era nada fácil.

Así que los dos mejores aspirantes de este reto han sido:

Jorge y Edurne.

(Aplausos)

Y de los dos, el que más nos ha sorprendido

con un plato espectacular, digno del programa 10, ha sido:

Edurne, felicidades.

(Aplausos)

¿Lo ves?

¡Ay! -La ama, donde esté, me ha ayudado.

Ha hecho un día para mí superfeliz.

Ha sido redondo el día.

Bueno, enhorabuena a los dos, pero sobre todo a ti, Edurne,

porque vas a tener una ventaja muy importante

en la prueba por equipos, en la que vas a seguir

sacándole partido a algo que se te da muy bien

y lo has demostrado en varias ocasiones:

La tradición. (ELENA) ¡Olé, ostras!

(NATHAN) Esa pista...

Esta semana "MasterChef" viaja a Jerez de los Caballeros.

Además de ser una ciudad monumental cargada de historia,

tiene más de un millón de hectáreas de encinas y alcornoques.

El hábitat perfecto para el cerdo ibérico.

Aspirantes, bienvenidos a esta espectacular dehesa en

la que se crían 700 de los mejores cerdos ibéricos de Extremadura.

(TODOS) ¡Guau! -¡Uhm, qué rico!

Ya veis, los jueces no han llegado todavía.

Y se me está pasando a mí por la cabeza que,

como se estén pegando un homenaje de jamón ibérico

y no me hayan avisado... (RÍEN)

Me van a tener que escuchar. Y que te escuchen bien.

Nosotros a lo nuestro. José María, ¿qué tal?

En mejor entorno no puedo estar. Se te ha olvidado hasta la gomina.

Se me ha acabado, pero estoy muy feliz

de estar aquí en este cortijo tan bonito.

Silene, ¿contenta de que estén aquí José María y Elena?

Claro, son la chispa. Un momento.

(Motor de vehículos) ¿Pero y esto?

(NATHAN) No me lo puedo creer, tío.

¡Ese es Jordi, tío! (RÍE) ¡Derrapa, Jordi!

(Risas)

-¡Hala! ¿Pepe es el del grande? -No, no, es Samantha.

(CANTA) #¿Quién es ese hombre...?# (RÍEN)

Estaban los tres ideales en su tractor.

Jordi, con el Playmobil, era Ken de la Barbie.

Samantha con el tractorazo

y Pepe a lo suyo. ¡Brutal!

¡Toma! (RÍE) ¡Pero bueno!

¡Ay, ay, que chocan, que chocan, que chocan!

(Risas) ¡Mira, mira...!

-Qué fuerte. -¡Por favor!

(Aplausos y ovación)

¿Pero qué hacéis? ¡Venga, hombre, a trabajar!

Hello! Cuando los jueces han llegado

con los tractores ha sido algo brutal.

Ver a Jordi con ese kart, ¿no?

Ese tractor pequeñito de Playmobil me ha encantado.

Y yo que pensaba que estaban comiendo jamón.

(Risas) ¿Qué es eso?

No es más que otra forma de demostrar quién parte la pana.

He llegado el primero derrapando, ya está.

Has llegado el primero porque si te dejamos detrás

no empezamos en una semana. Pepe, Jordi, dejaos de rollos,

no sé si os habéis dado cuenta, pero aquí, hagamos lo que hagamos,

siempre gano yo porque, aunque he llegado la última,

mi tractor era el más grande de todos con diferencia.

(APLAUDEN Y OVACIONAN) -¡Va, Samantha!

Vamos a centrarnos, porque los que han venido a competir hoy

no sois vosotros, sino los aspirantes.

Aspirantes, estamos en la dehesa extremeña.

Estos prados son el paraíso del cerdo ibérico,

aquí pueden pastar el libertad hierbas silvestres y bellotas.

No es de extrañar que el jamón sea

la gran seña de identidad de Extremadura.

Pero no solo de jamón viven los extremeños.

La gastronomía de esta tierra va mucho más allá.

Sus recetas nacen del ingenio de pastores y campesinos

que han sabido explotar el producto local.

Son platos sencillos con una materia prima excelente.

Por ello, hoy cocinaréis con tomates, cordero, perdices

y más productos avalados por Alimentos de Extremadura,

que son una garantía de seriedad y calidad

de las mejores materias primas de esta tierra.

Todo suena superbien.

Aspirantes, competiréis divididos en dos equipos.

Edurne, Jorge, fuisteis los dos mejores en la prueba anterior

y, por lo tanto, hoy seréis los capitanes.

Pero, atención, porque no vais a elegir

a los miembros de cada equipo, sino que lo hará el azar.

Ah, el azar. En este saco, están los nombres

de vuestros seis compañeros. Iréis cogiendo uno a uno

alternativamente hasta que los equipos estén formados.

Muy bien. ¡Madre mía! como me toquen los que pensaba,

me da el ataque. Yo a la nena la quiero muchísimo,

es una niña majísima, pero no está en mi onda. Y José María...

El cocinado no le veo que...

Edurne, por ser la mejor de los dos, te corresponde empezar.

Así que, venga, mete la manita. Vamos, mami.

Odkhuu. ¡Anda!

-¡Uh, mira! (RÍEN)

Jorge...

Elena. (RÍE) ¡Anda!

Ah, ¿y por qué no lo miras? (RÍEN)

Nathan. (RÍE) ¡Oh...!

Me hubiera gustado ir con el equipo de Jorge

porque nos entendemos muchísimo

y sabemos que, en un futuro, haremos muchas cosas juntos.

Ahora falta otra que, si me saliera, vamos,

o sea... o sea, ya mejor imposible. Ya sabes, no cojas a Silene.

Joselito. ¡Anda!

-¡Ole! -¡Toma ya!

A ver... (GRITA CONTENTA) ¡Uh...!

(Risas) ¡No puede ser!

¡Que se vea! Silene. Silene.

Para mí es una gran alegría compartir con ella esa experiencia

y como ella viene con toda esa fuerza,

pues es maravilloso.

Bueno, pues está claro, ¿no? ¿Quién toca? A ver, a ver.

¡Ah, Miriam, mira! -¡Anda, Miri!

Estoy contentísima con mi equipo, me gusta mucho mi capitán.

El azar nos ha puesto a todos en conjunto.

Bueno, Edurne, ser la mejor de la prueba anterior tiene

una pequeñita ventaja, puedes elegir el color de tu equipo.

¡Ah, bueno! ¿Prefieres el rojo o el azul?

-El rojo. -El equipo que me hubiera gustado

a lo mejor hubiera sido: Elena, Odkhuu y Nathan.

Aspirantes, hoy cocinaréis un menú de campo

compuesto de cuatro platos:

un entrante, sopa de tomate. (TODOS) ¡Oh...!

Es fenómeno, lo hago de puta madre.

Un principal, caldereta extremeña de cordero.

-¡Qué bueno! -Cordero, cordero.

Un segundo, perdiz estofada. ¡Estofada!

Qué buena, todo lo he comido aquí.

Y un postre, bollo turco.

(AMBOS) ¿"Pollo" turco? Bollo, con B de burro como tú.

Claro, de burra. Digo: "¿Pollo de postre?".

Es el postre más tradicional y antiguo de Extremadura.

Cada equipo cocinará dos platos de este menú:

Un equipo elaborará el primer y tercer plato.

Y el otro el segundo y el cuarto.

Edurne, tu ventaja como mejor de la prueba anterior

no iba a ser solamente elegir el color de tu equipo.

Ahora puedes elegir qué dos platos quieres que cocine tu equipo.

-El primero y la perdiz. -Si algo sabe Edurne

son los platos tradicionales y ha escogido los platos.

Realmente yo creo que se ve muy capaz,

y yo creo que también, de ser el equipo ganador de hoy.

Esta prueba es un homenaje al campo

y, por tanto, cocinaréis para 60 ganaderos y agricultores.

Os recuerdo que son ellos mismos quienes producen alguno

de los productos con los que vais a cocinar,

así que conocen mejor que nadie el potencial de sus sabores.

Van a ser los más críticos de los cocinados que hicimos fuera.

Lo será difícil, hay que hacerlo perfecto.

Disponéis de 100 minutos de cocinado.

En esta ocasión saldrán todos los platos a la vez.

Tendréis que organizaros a la perfección

y sincronizar vuestro trabajo al milímetro.

Serviréis el menú en bandejas y lo llevaréis vosotros

a la zona de comensales para que sean ellos quienes decidan

qué y cuánto servirse. Es importante que calculéis bien

los tiempos y las cantidades que necesitáis.

Porque los 60 comensales tienen que poder probar todos los platos

y repetir si les parece.

Qué fuerte, es la primera vez que pueden repetir.

Nuestro supermercado proveedor de alimentos os facilitará

los ingredientes necesarios.

Y el excedente que no utilicéis será donado a comedores sociales.

Aspirantes, ¿estáis listos? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues a por ingredientes y a cocinas en tres, dos, uno, ¡ya!

-¡Cuidado con las piedras! -¡Cuidado con las piedras!

(EDURNE) Ya veo las piedras.

¡Vamos, chicos! ¡Vamos!

Vale. Venga. -Aquí están.

Venga, va. -Que no se escapen de las jaulas.

Mételo ahí. -Hala.

El equipo rojo tiene que elaborar

perdices estofadas y sopa de tomate.

Y el equipo azul, caldereta extremeña de cordero

y de postre, bollo turco.

¿Te parece bien este tamaño? -Sí.

-Pues es a la coyuntura esta es. -Venga.

Jorge, ¿quieres los ajos pelados o sin pelar?

Limpios, pero con la camisa, como un señorito.

Aquí nos vamos a dejar la mano.

Eso ya te lo digo sin duda. Cuidado, José.

No cortar. Que tenemos tiempo.

Como nos cortemos, hemos perdido todo.

Jorge, limpios con camisa, ¿qué significa?

¿Con la piel del ajo? Lo machaco un poco y para el horno.

-No, no. No quería esto. Esto. -¿El qué?

Que le quites esta camisa inicial, pero que se quede la cabeza.

Ah, la cabeza. Vale. Venga.

Para el bollo turco, Miri tiene que mezclar

la harina de almendra con azúcar.

Y después añadir huevo a la mezcla.

Miri, el azúcar la has puesto. -Sí.

-Vale. Lo que más me preocupa

del cocinado de hoy, quizás, sea el postre,

porque puede enturbiar el menú completo.

Vale, chicos. Vamos de maravilla.

Que tienen que chuparse los dedos con estas perdices.

¿Qué tal, Nathan? Si necesitas ayuda,

yo voy con los tomates, pero lo que tú me digas.

-Los tomates, que para las dos elaboraciones

se necesitan, ¿sabes? -Vale.

No pongas así, nene. Hay que calentar el aceite.

-Vale. -Tú ve cortándolas.

Yo cortando. Vale. Preparando.

Yo creo que hoy tenemos un poquito de ventaja,

porque la cocina tradicional la domino bastante.

Habrá que cocinar con precisión y con amor.

Pero lo vamos a bordar. Yo voy a estar al 100%.

A ver, las verduras. Las zanahorias, cebollas,

lo primero, eh. -Oído.

Ajos, también.

-Capitana, ¿cómo quieres el ajo? -Los ajos, enteros.

No los echamos partidos, eh. Ajos, enteros.

Miri, cuando termines, me avisas. -Vale.

Si esto va para adentro todo, a la caldereta.

Caray.

¡Va para el horno! -Bien, Elena.

Que nos enteremos de todo lo que hacemos cada uno.

Madre mía, con la fuerza que tenía yo en las manos y ahora no tengo.

Oye, nene, ¿por qué no partes tú? -Vale. Lo que me pidas.

-No tengo fuerza en las manos. -Lo hago yo.

Pepe, Jordi, llevamos cinco años trabajando juntos.

Es verdad. Os conozco

como si fuerais mis hijos.

Vais de duros, pero, sobre todo, tú, Jordi, eres muy tierno.

¡Hum! Te encantan los abrazos, ¿verdad?

¿Sí? Tanta ternura, me ha dado una idea buenísima.

No des tantos rodeos, que te conozco. ¿Qué quieres?

A ver. El primero que consiga abrazar un cerdo, elige equipo.

Venga. Una, dos y tres. ¡Rápido! ¡Ay, ay!

(RÍE) ¡Vamos! ¡Vamos, Jordi!

¡Vamos, Jordi! Le dan miedo. ¿A que voy yo?

(GRITA)

Simplemente, que le toques. (RÍE)

¡Joder, no puedo! (RÍE)

Ven aquí. Marranito. Pepito, ven aquí.

Ay, guapo. Mi marrano guapo. Vamos, vamos.

Ven aquí, marrano.

¿Cómo están tan gorditos,

con lo que corren? Joder.

¿Has visto el lechón que he cogido?

No, no. No, Pepe. No me vale. No has corrido nada.

No puedo más. Ha corrido más Jordi.

Con lo cual, hoy va a elegir equipo Jordi.

(RÍE) Por el artículo 33.

Me quedo el rojo. ¿Equipo rojo?

El equipo rojo para Jordi. No, no. Si no has corrido.

¡Ay, ay, ay! ¡Ay, cerdito!

Por el artículo 33. Así que Jordi, equipo rojo.

Pepe, equipo azul.

Si no has corrido. No sabes perder.

¿Pero qué perder? Vamos, haber corrido.

¡Marrano, quita! Por el artículo 33.

Esto lo analizo yo de esa manera.

Muy bien.

Veo que tenéis perdices bastante doraditas.

Sopa de tomate. ¿La tenemos en marcha?

No. Ahora mismo la ponemos. Es muy facilona, pero...

La vamos a dejar un poco más tarde,

porque hay que hacer esto. Por lo menos, has empezado

por lo más difícil, lo que tarda en guisar.

Pajaritos. Así me gusta,

que no estemos cazando pajaritos, Edurne.

Oye, una cosa. Te veo tranquila.

Hombre, vamos a ver. Es una comida muy sencilla.

La he comido aquí muchísimo y me tiene que salir bien.

¿Cómo vais, capitán? Muy bien.

¿Preparado para hacer caldereta? ¿Sabes hacerla?

Sí. ¿En quién vas a delegar?

Voy a hacerla yo con Joselito. Elena ayuda con las verduras,

pero se pondrá con Miri en cuanto termine.

Vamos a hacerlo todo juntos. Vale. Venga, fenomenal.

Señorita, ¿qué tal estás?

¿Has hecho alguna vez un bollo turco?

No, pero he hecho mucha repostería y me gusta.

Vamos a ver si sacamos, por favor, un postre bien hecho

en un exterior, eh. Que no me he comido un postre

desde la temporada I del primer "MasterChef".

Pajarito. Hola, chef.

¿Cómo lo llevas? Bien.

¿Le vas a dar mucha más guerra al pobre pajarito?

No, no. Lo estás ahí maltratando un poco.

¿Sabes qué pasa? Que me corta poco este cuchillo

y hay que luchar. ¿Con el pajarito?

¿Hay que destrozarlo? No. Destrozar no, chef.

Vas a ir, a degüello. No. Lo he abierto por la mitad.

No quiero perder. No, no. Yo tampoco.

Pues pónmelo fácil, eh.

Vale. Vale, chef. ¿Sí?

Sí, chef. Venga, dale al pajarito.

Sí, chef. Venga.

Vale, chicos. Que vamos de maravilla.

Vamos, compadre. Venga, que quedan dos nada más.

¡Caldereta, caldereta! ¡Caldereta!

A ver, capitán. ¿Te gusta esta textura?

¿O le pongo más huevo?

-Más cantidad, ¿no? -Más huevo. Quedará más líquido.

-Tienes que hacer otra olla. -Ya lo sé.

Pues haz una fotocopia de esa.

Venga.

¿Habéis puesto esto ya? -Estoy poniendo.

A ver, Nathan. Dámelo. -Falta cortar las puntas.

Ah. Y las cortas. Vale, vale.

Nathan, tienes que ponerte ya con la verdura.

Voy arrancando por aquí,

pero voy a necesitar ayuda para el tomate.

Vale.

Hay que pelar todavía zanahoria y todo.

Ahora va Joselito contigo.

-Estoy aquí ya, capi. -Vale. Verduras con Elena.

Elena, ¿te cambias con las verduras

con Joselito? -Voy.

-Gracias, querida. -Quito los pimientos de aquí.

-¿Tenemos pelador? -Yo tengo los pimientos.

Yo no necesito pelador. Míralo ahí abajo.

-Vale. Están aquí. Toma. -¿Están ahí?

Mi tabla está ahí. Espérate.

Mis pimientos. Churra, échate para el lado.

Más verdura. Aquí, más verdura. -Sí, hija.

Pero estoy cortando sola. -Ahora voy yo. ¡Chis!

Silene, los pajaritos déjalos. Que vayan al nido.

¿Pajaritos? Ya están.

Pues venga. Caña. Todos a la verdura.

Venga, venga. Estamos en el límite, eh.

O ponemos a guisar o no las tenemos, eh.

Necesitamos las hierbas aromáticas para meter aquí.

-Vale. -Uno de los dos, por favor.

-Tres, tres. -Venga, daos prisa.

Rapidito, eh.

¿Cómo vamos por aquí? Estamos pelando las verduras.

Venga. Dándole marcha a todos estos fuegos.

Hay que darle mucho mucho. Tiene que ir a tope.

Cuidado con la grasa que echemos, que, lo mismo, tiene de más.

He visto metidas unas verduras en el horno, como unos ajos.

¿Para? Voy a hacerlo para la picada.

Voy a usar los ajitos. Los vas a machacar.

Que dé un confitado, mejor que en crudo.

Me ha parecido... Cada maestrillo tiene su librillo.

Vamos a ver el sabor final. Sí.

Se podrá hacer de las dos maneras. Vale.

-Dame un papel. -Elena, ayúdame,

que voy a usar este aceite. -Venga.

¿Qué quieres? -Que no se me caiga la carne.

La carne. Espera, que necesito tener algo. Esto.

Venga. -Voy a aprovechar aceite de ahí.

-Te cuidado. ¿Vale? -Vale. Está.

Hay que cortar más cebolla.

Los pimientos, que no hemos cortado todavía.

A ver, el bouquet garni por aquí. -Ya voy. Ya.

Eso no pasa nada por echarlo más tarde.

-Hay que dar aroma aquí, cariño. -Vamos a ver, Silene.

-Falta el vino. -Hazme caso.

Déjate el vino y las cosas. El vino es más tarde.

Primero, hay que hacer las verduras.

-No. Primero es el vino. -Nena.

-Y el caldo. -Nena, hazme caso a mí

que lo he guisado muchas veces.

Déjate del vino, que se echa más tarde.

Silene se ha puesto un poco nerviosa.

Quería, igual, llevar la sartén por el mango,

como las pasa a muchos hijos, que no hacen caso a las madres.

He dicho: "Aquí se acabó la función.

La que mando, soy yo y yo ordeno y mando".

¿Tú qué estás haciendo? ¿El garni? -Sí.

Venga, termina de hacer y empieza a pelar aquí verdura.

¿Estás mirando los pollos estos? -Sí.

Estoy marcando. Tú tranquila. -José.

-¡Voy! -Necesito que saques la verdura

del horno y, mientras se enfrían,

que dores los hígados. -Vale.

Lo dejo aquí encima del horno, ¿vale?

Te voy haciendo a la planchita los hígados.

(ELENA) Jorge, ¿qué te parece que si mientras voy echándole

cuenta a la olla, ayudo a Miri a hacer la rosca?

-Bien. -Esto necesita más harina

para que quede compacto. -Lo pensé.

Se te queda pegada. Échale harina de almendra.

No lo haría con la mano. Se hace con manga pastelera.

No podemos dejar compacto.

¿Quieres que hagamos una manga pastelera? La hacemos.

Claro. Hagamos una manga pastelera.

Claro. Hagamos una manga pastelera, Helen.

Ahora sí. -Una manga pastelera y ya está.

Una masa que tenías que haberla sacado con consistencia

para moldearla con las manos,

eso, que se te quedaba pegado por los lados.

Y como no había manga pastelera, a ingeniártelas como pudieses,

porque, mínimamente, había, por lo menos, que sacarlo.

Mete aquí. -Espera, espera.

Y probamos. Mete aquí. -Un poquito, Elena.

Un poquito. No, no, Helen.

Está muy líquida. No le eches más huevo.

-Si no, quedan grumos. -Lleva mucho huevo, tía.

-Elena, Miri, ¿qué pasa? -La veo demasiado ahuevada.

No he echado ni la mitad de huevo. Ni la mitad.

Cuando he visto que echaba más huevo,

más huevo, no, que está amarillo.

Y el huevo hace que la pasta

no se te quede tan compacta y que se te baje.

Ella era la encargada de hacer la masa,

ha querido dejarla así, no iba a entrar en disputa.

He seguido con lo que había y ya.

Esto se tendría que poder moldear con las manos.

Ha de quedar muy redondita

y muy bien hecha. -¿Así?

Hazme otra manga. Yo me dedico a hacer esto.

Equipo azul, equipo rojo, lleváis 65 minutos cocinando.

Quedan 35 para que salgan todos los platos.

¿Oído? (TODOS) Oído, chef.

Venga. Vamos a echar el caldo.

Venga.

Helen, vamos a hacer una cosa. Tú haces las redondas,

que te quedan mejor con la manga, y yo hago lo de dentro.

Estoy con el majado ya. -José, ¿cómo vas?

-Tengo que echar la cebolla. -Espérate.

Si lo partes así, mira. Mira. -A ver.

-Salen los ajitos. -¿El pimentón, cuándo lo echamos?

¿Aquí o en el guiso? -En el guiso.

Tiene que salir. -Vale. Sigue.

Helen, estas, a hornear.

-Esta, al horno. -Sí.

Mira qué bien cortado, hombre. -Una maravilla.

Nathan, ¿cómo vas con los pimientos?

-Bien. -Dale caña. Los necesitamos ya.

Ya le estoy dando caña. Déjame.

Ese que tienes cortado... -No me des caña.

-¡Silencio! ¡Silencio! -No la necesito.

Porque se pone nervioso. -Silene ha dado unas voces

que la misma Edurne, la ha mandado a callar,

porque parecía Silene la capitana.

Tranquila, que tú ya lo has sido

y hemos visto cómo han ido tus capitanías.

No por mucho gritar llevarás al éxito.

Con lo tranquila que eres tú, nenita, danos tranquilidad.

No nervios. Que nervios ya nos ponen los que están alrededor.

Entre los cerdos que hay por ahí y las gallinas,

esto es el Circo Price.

¡Ay, Dios mío! Que vienen los cerdos.

¡Mira, mira! Están ahí, detrás de ti.

¡Ay, majo! Toma.

(NATHAN) ¡Venga, venga, la Edurne! ¡Vamos, corre!

¿Y los cerdos aquí? ¡Pero bueno!

¿Estos individuos de dónde vienen?

Vamos a echar uno a la olla. (ARREA)

Venga. Capitanes, dejad lo que hacéis

y venid aquí ahora. Es muy urgente.

Nenes, ya sabéis. Jorge, Edurne, para acá.

Ya sabéis, la cebolla y los pimientos, a la sopa.

Y luego, tomates y las semillas. Edurne.

¿Qué? ¿Nos ha tocado un jamón? Sí.

Qué maravilla. Hemos conseguido dos jamones

de bellota 100% ibéricos.

Denominación de Origen Dehesa de Extremadura. Casi nada.

¡Madre mía, qué maravilla! Vamos a ver.

Tenéis que cortar jamón suficiente para los 60 comensales.

¿Oído? Cinco platos de jamón cada equipo.

Y los vais a tener que servir vosotros mismos.

¿Quién queréis que empiece a cortar?

Yo, Silene. -Un buen jamonero, Joselito.

¿Joselito y Silene? ¿Silene sabe cortar jamón?

Sí. ¿Sí? Pues al lío.

Oye, hay que hacer sitio para cortar el jamón, eh.

Venga, Nathan, un poco de sangre. Desplacemos todo esto.

¿Tú vas a cortar el jamón, nena? -Sí.

Me he ofrecido a cortar el jamón, sobre todo, para ayudar a Edurne,

porque cuando los jueces piden algo extra,

tienes que ser muy rápido en ponerlo en marcha.

No, no. Al revés. Clavamos fuerte.

Pezuña para arriba. ¿Ves el codito este?

¿Lo tienes fuerte apretado? Estoy apretando todavía.

Y le metes el tajo ahí. ¿Vale? Vale.

Entonces, te vienes por acá. Tacatá.

Vale, perfecto, Pepe. Y vamos sacando de aquí y de aquí.

Esto amarga. Se quita. Nos quedamos con la parte central.

De acuerdo. Y ya, finito. Venga.

¿Quién no ha cortado un plato de jamón una navidad?

En casa lo haces tranquilo y te sale.

Y aquí lo he hecho lo más rápido posible.

Estamos a una altura del programa que hay que dejarse la piel.

Esto no se hace ni para mañana. Hay aquí 200 perdices.

-El pajarito no hierve. -Venga.

Que veo que no tenemos tiempo. Deja ya la cebolla.

-A ver, por favor. -Que no vamos a tener tiempo.

-Entonces, ¿termino esta cebolla? -Termínala.

Pero no lo hagas tan así, de perfección.

No es de perfección. Es para que tenga

el mismo punto de cocción.

No pasa nada. En la sopa, va todo junto.

Déjate de perfeccionamiento.

Nathan, es muy perfeccionista en la cocina.

La perfección, en los hoteles que tiene él, chinos.

Pero aquí no, que estamos en el campo.

A ver, Odkhuu, que necesitamos aquí la tomatería. Que vengas.

-A ver. Tomate. -Ve pelando tomate y partiendo.

Me lo dejas entero, nene.

A ver, equipo rojo. Íbamos muy bien.

Y la sopa de tomate está yendo lenta, lenta.

En menos de 20 minutos, salen todos los platos.

Hay que correr un poco. Es una sopa para 60, de tomate.

Y aquí veo cuatro tomates. Vamos a meter caña.

Corred. Quiero sopa de tomate para ayer.

José, escúchame. Haz círculos, ¿vale?

Ve llenando círculos, por favor.

Empieza por los bordes del plato. -Sí, sí.

Venga, de acuerdo. En los tres siguientes, lo hago.

¿Qué tal, Elena? Pues mira, Samantha.

Creo que vamos un poco apretadas de tiempo,

porque hemos tenido que ingeniarnos una manga pastelera

para juntar la crema. No puedes dar esto

para tres personas. Mira. Esto, fuera.

¿Qué? Fuera. Fuera. Esto no vale.

Quiero que hagáis unas porciones que sean iguales.

Una pequeña, una grande. ¿Para el padre, para el hijo?

No. Todas iguales. Tiene que haber manga pastelera.

No hay manga pastelera. Mira, mira.

En "MasterChef", en las cocinas... ¡Madre mía, chicas!

Tenéis absolutamente... Mira. Toma.

Quiero que las horneéis bien y que sean exactamente iguales

y bien gorditas, porque son para tres personas cada una.

20 unidades cada una para tres. ¿Oído?

(AMBAS) Oído. ¡Pues rápido!

¡Vamos! ¡Vamos arriba, niñas!

Venga.

Estoy muy disgustado con Miri.

Se me va el alma con esta chica,

porque es que no termina de decidir

y de tener criterio y de tener fundamento en lo que hace.

Miri. Miri, para. Para un momento. -¿Qué?

Para. Te has echado para atrás el tamaño.

Lo vas a hacer igual ahora, Miri. -Vale.

-Quítame eso de ahí. -Jorge está superenfadado conmigo.

No me gusta, porque yo creo que sé hacer las cosas bien.

Pero bajo tanta presión,

tomas decisiones y tienes que apechugar con ellas.

Tienen que ser más gordas. ¿Vale?

-Vale. -Esa es. Por favor.

Chicos, el tomate ya nada, eh. Se acabó la función.

Que coman lo que hay aquí.

No vamos a picar más, que no da tiempo.

-Picamos esto. -No. No se pica más.

Picamos un poco más. Voy a picar rápido.

No te quiero llevar la contraria. Aquí tienes poco tomate.

Oye, si no tienen nada que hacer, que piquen tomate.

Cerciórate de que esto está rico, bien aliñado.

Venga, Edurne. Mano dura aquí.

Necesito tomate a lo loco. No hay tomate ahí para nada.

A ver. ¿Seguimos pelando o no? -Cortar. Cortamos este, Nathan.

Odkhuu, nos ha dicho que no pelemos más.

Los dos sabemos que aquí no hay suficiente. Vale.

-Ya. Pero cortamos. -Me parece bien.

Y tú también lo sabes, Odkhuu. Pues dilo.

Pues mira. Que yo no sabía. -Oye, nenes.

No quiero discusiones aquí. -Sabes perfectamente

que no hay suficiente tomate y no dices nada.

Por eso. Pero cállate la boca y corta.

Es suficiente. Que hay ahí dos botes de tomate.

Oye, ves que no hay tomate suficiente,

habla, no te quedes callado.

Pero, claro, para no mojarse, pues no dice nada.

Se echa y se acabó. -Vale, vale.

Si está un poco más aguado, no pasa nada,

porque los extremeños son buena gente.

Te dirán que está bueno. Meteos la pila que queda poco.

Vale. Dos. Tía, a mí me caben tres solo.

¿Qué? Bueno, esto, mejor.

¡Oh! A ver, chicas. Mirad lo que hay aquí.

¡Ah! ¡Qué asco! Mira lo me he encontrado.

¿Qué es esto? En la masa del postre, cebolla.

Aromatizado a la cebolla. Muy de la dehesa.

Creo que no estamos conscientes de en qué semana estamos

y qué poco falta para llegar a la final

y de que no se puede trabajar en "es que yo creía o pensaba".

Es que ya hay que saber y hay que darse cuenta.

Un postre superapetecible. Por favor, poneos la pila.

Lo sentimos. No sé. Trabajad limpio, ordenado.

Lo he dicho antes. Limpiad la mesa de trabajo

antes de hacer una cosa. Lo veo tan desordenado siempre.

¡Tía! ¡Esto! Esta cuchara guarra.

Por favor, haced las cosas con cuidado

y tened cuidado, que las porciones son para tres personas. ¿Vale?

Vale. Me llevo la cebolla,

no se vaya a meter dentro.

Miri, hay que mirar el horno, cariño.

Aspirantes, equipo rojo, equipo azul,

en 15 minutos salen todos los platos.

Y no quiero hacer esperar

a los comensales ni un minuto. ¿Estamos?

(TODOS) Oído, chef. Pues ya podéis correr.

José, venga. -Compadre, me queda un plato.

-Venga, termina, que necesito rápido ya aquí conmigo.

-Un plato me queda. -Venga, venga.

Mira qué marrón. -Tú parte bien de jamón,

que se llenen de jamón. Esta pobre gente,

que esto no sé si lo van a poder comer, para cuando hierva...

-Una tirita. -¿Te has cortado o no?

-Sí. Un poquito solo. -¿Quién se ha cortado?

No. Tranquilos.

¿Me pongo a cortar jamón? ¿O primero, tomate?

¡El pan! ¡Hay que cortar el pan!

Tomate, se acabó. Se acabó de pelar.

Troceadlo y adentro todo. ¡Chis! Fuera.

-Vale. -Se acabó.

¿Quieres que te corte el pan?

No. ¿Quieres que te releve con el jamón?

-Sí. -Lo que diga la capitana.

Me está sacando de quicio Silene cortando.

Cortaba solomillos de jamón.

Madre mía. Parece que los va a pasar a la plancha.

Silene no ha cortado jamón ibérico en su vida.

Va lenta, lo hace mal, ninguna gracia.

Le voy a decir a la capitana que cambie de cortador de jamón.

Si no, no acabamos. Venga.

Capitana. Sí. A ver, dime.

Habría que cambiar al cortador de jamón,

porque Silene, lo que es cortar, no se le da bien.

¿Quieres que me ponga yo? -Venga, Nathan. Ponte tú.

Deja a Nathan, que es un doctor. Eso es bisturí.

Y él es un tío fino. Yo corto el pan.

-Vete. Venga, nene. -Corta tú.

Bueno, ya veremos. Hay que verlo.

Te quejarás de cómo te he dejado eso.

El jamón se corta de allá para allá, eh.

Solo te digo eso. La pezuña mirando para allá.

Ya. Pero yo, cuando lo he cortado, no lo he cortado así.

¿Me vas a discutir cómo se corta? No.

Pero yo voy a cortarlo bien. Estamos apañados.

Espabila, Nathan.

Truenos. Cómo se ha escacharrado el día.

¡No! Con esa mano aquí, no. -Déjame a mí cortar.

Te vas a cortar, Nathan.

Ese cuchillo está demasiado afilado.

-Déjame. -Bueno, me voy de aquí.

Tranquila, que cortar la cabeza, no te la cortaré. No te preocupes.

Qué puñetera casualidad. Con el tiempo que ha hecho

tan bueno y ahora se pone a llover.

Helen, ponme aquí un poco. Aquí.

Ahí. -Chicas.

Hay que meter eso ya en el horno, por favor.

Truenos. Venga, venga, venga.

Está lloviendo que lo flipas.

Ya tenemos la tormenta de los jueces

y tenemos también la del tiempo. Es lo único que faltaba,

que haya esta tormenta que nos ha venido encima.

¡Chicas, venga, postres, almíbar!

El almíbar estamos ya en ello, ¿vale?

-Venga, niñas, que os ayudo. -Mira el horno cómo va.

-Venga. ¿Los guantes? -Los guantes, Miri, ¿dónde están?

-No lo sé. -Las de abajo están.

-¿Dónde están los guantes? -No los he cogido yo.

Hay que sacar esas del horno.

Las de arriba llevan menos tiempo. -Oye.

Tranquilas, ¿vale? Vamos a hablar bien.

-Toma esto. -Tranquilidad. La sal.

¿Quién ha visto sal? -Los guantes están aquí.

Vamos a mirar dónde están los guantes, que me quemo.

-Tía, los guantes, por favor. -Ya está.

Los tenéis abajo. Mirad. No decid: "No sé".

Equipo rojo, equipo azul,

los comensales están a punto de llegar a la finca.

Ya veis que está lloviendo y mucho.

Pero eso no es excusa. Tienen que salir los platos

muy bien y en tiempo. ¿Oído? (TODOS) Oído, chef.

Equipo rojo, ¿oído? (TODOS) Oído.

Se está mojando todo el jamón. Lo pongo aquí abajo.

Dale candela a eso. Cuidado con el bouquet garni,

que soltaba cable. ¿Vale? -Sí.

Buenos días a todos y bienvenidos a "MasterChef".

Es un honor estar en Extremadura,

una tierra que además de tener unos paisajes espectaculares,

tiene una calidad gastronómica extraordinaria:

embutidos, carne, mieles, aceites.

En fin. Por eso y por tantas cosas más,

queremos que esta comida sirva como homenaje

a ganaderos, agricultores y granjeros

que cada día se dejan la piel para que esos manjares

lleguen a nuestra mesa. Que sea de provecho.

(APLAUDEN)

Equipo rojo, equipo azul, el jamón es el primero en salir.

Por favor, como estén, los platos que tengáis,

ya tienen que estar saliendo. Aquí no hay casi nada.

Repártelos, Silene. Repárteme un poco.

Nathan, deja de cortar y lo que tengas de platos,

sácalos allí, por favor. Lleva dos.

Nathan, vamos. Voy.

Ahí está. Venga, llévalos.

Adelante. Venga.

El horno hay que abrirlo, que se quema.

Vale. No, no. Está. Equipo rojo, equipo azul,

acaba de salir el jamón.

Eso significa que, en diez minutos, sale el menú completo.

¿Oído? (TODOS) ¡Oído!

Venga, vamos.

Buenas tardes. Aprovechad un poco aquí.

Venga. Vamos a comer jamón. -Aquí os dejo un poco de jamón.

El equipo rojo. Acordaos, eh.

¡Venga, niñas! Comed un poco de jamón.

Y votad al azul. ¡Y votad al azul!

¡Al azul, eh! ¡Al azul! -Que aproveche. Gracias.

(SILENE) Odkhuu, dale candela a eso.

(NATHAN) ¿En qué me pongo?

Toma. Las cazuelas. Ten. Para los pájaros.

Postre, postre. Me interesa postre.

¡Vamos al postre, que el guiso está hecho! ¡Venga, vamos!

¡Mucho menos, Jorge, por Dios! Mucho menos.

Está bien. Tiene que estar jugoso.

¡Vamos! Tiene que estar jugoso. -¡Joder!

Esto ya no se puede, tío. No se puede.

El postre ha sido un infierno como todos los postres.

No quiero postre ni a la vuelta de la esquina.

Me he ido de aquí haciendo postre y no sé hacer

uno condiciones ni a la de tres. No quiero postre.

Hola. Buenas tardes. Me han dicho

que en esta mesa está Ángel. ¿Quién es?

Contigo quería yo hablar.

A ver. ¿Cómo se consigue un buen jamón como el extremeño?

Simplemente, es un cerdo que, en la última montanera,

se ha comido diariamente 15 kilos de bellota

para poner un kilo. Ha estado con seis hectáreas

a su disposición. Y después, una curación

totalmente artesanal durante tres o cuatro años.

Con eso, conseguimos el jamón mejor del mundo.

¿Has probado el que han cortado los aspirantes?

Sí, hombre. ¿Y cómo lo han hecho?

Pues progresa adecuadamente. Bueno, un P.A. que nos ponían

cuando éramos pequeños en la cartilla.

Efectivamente. Yo, además, te voy a invitar

a que lo degustes. No queda nada.

Cada día, me gusta más Extremadura.

Oye, por cierto, una cosita.

El del rojo no lo habéis podido probar

porque, en esta mesa, no ha llegado.

No han llegado todos con el corte. Han cortado tres o cuatro platos.

Pero nosotros brindamos con jamón.

Equipo azul, equipo rojo, en cinco minutos, salen los platos.

No os doy ni un segundo extra. ¿Oído?

(NATHAN) ¡Oído, chef! A emplatar todo el mundo. Venga.

¿Cuántas nos faltan? -Están ahí medio hechas.

Algunas crudas. -Hay que hacer otras.

Están crudas. -¿Qué falta, Elena?

¿Están empapados? -Estos no.

Los voy a despegar y ahora los empapo.

¿Qué pasa con esto? -Yo los empaparía aquí.

-No, no. -Si no, no se despegan bien.

Mira. Esto está crudo. Está crudo.

Nada. Es que el bollito turco,

si no está bien hecho, no se despega.

Cuando sacan los crudos e intentas levantarla del papel,

pues se te despega fatal por todos los lados

y se te queda pegado y desecho y roto.

Voy atrás. Quemo, quemo. -Espera un poco, eh.

Sí, sí, sí.

Que sea más bonita. Ponemos aquí primero esto.

-Vale, vale. -La que está más doradita.

-Hay que cortarlas. -No pasa nada.

A ver, chicas. ¿Cómo va la cosa? Esto está todo partido.

Está roto y esto está roto.

O sea, a mí, bien, bien, aquí veo una, dos. Dos.

Que esté bien, por os he dicho bien claro

que no solo es el sabor, que es un postre fácil

como para que lo hagáis mal. Lo quiero perfecto.

Tenéis tres minutos. Vale.

Joder, el postre... Con la "pechá" que nos hemos dado.

No pasa nada. Venga, ya estamos. Voy a servir.

Espera, te las voy a poner bonitas. Déjamelas, Miri.

Te las voy sacando y te las pongo bonitas, ¿vale?

Está cruda. -No sé puede hacer nada, Miri.

¡Miri, vamos a intentarlo! -Está crudo, Joselito.

Pues cortamos el papel. -No se pueden despegar...

No se puede. No se pueden despegar.

No se puede, está crudo.

Lo de Miri hoy ha sido el remate de los tomates.

100 minutos para hacer una masa y hacer 20 galletas.

No veo la lógica de que no haya salido.

De verdad, no lo veo.

Estaban superbién, pero están crudas. No está hecho.

Ya está. Fuera, hombre. -Acércamelas.

Hasta el borde. Se acabó el tiempo de cocinado.

¿Oído? Oído, chef.

Venga, ¿quién decía que cocinar en "MasterChef" era fácil?

Con esta lluvia. Edurne, venga, va.

Venga, llenando las ollas que nos las llevamos a servir.

Hasta el borde.

Ten cuidado, nene. ¡Edurne! Que me estoy mojando.

¡Vamos a llevárnoslo como esté! No le eches más.

¡Que hay muchas mesas! -De aquí por lo menos comen 20.

Jorge, ¿me oyes? ¡Sí!

Llenando las ollas que nos las llevamos a servir.

Dame esta. Madre mía, la que está cayendo.

¿Dónde está el otro...? ¡No tiene caldo!

Ponle, ponle. Odkhuu, venga, por favor.

Sacándolo ya. Venga. ¿Tenemos las ollas?

Sí. -¿Esto está? Echa más carne.

Vamos a servir ya, por favor. Vena esas ollas de caldereta.

Vámonos ya.

Échalo todo ahí. Venga. -Jose, tranquilo que vamos bien.

Vale, la primera es nuestra. -¡Vamos, vamos, vamos!

Señores, ¿cómo están? Calderetas.

Hay que servir, chaval. -No, no. Vente, Jose.

¡Bien, Helen, bien!

Equipo rojo, sacamos platos ya. ¡Vamos!

Cogemos fuentes y nos vamos a comensales.

Odkhuu, me las llevo yo, ¿eh? Dame otra, dame otra.

Dame otra. Si hace falta me las llevo yo.

Venga, dale fuerte ahí. Vamos, Silene, a correr.

Vámonos. Vamos. Guerreros. Vámonos.

Vamos, vamos.

Me estoy quemando. -Te eh dicho que una, nene.

Ya voy. -¡Cuidado, que hay hierbas!

Cojo yo este, perdón.

Ya me lo ha encasquetado.

¡Nathan, aquí!

Cuidado que voy.

¿Te ayudo, mamá? -No, hija, tú a lo tuyo. Gracias.

Es aquí, mamuchi. Ahí. ¿Te lo llevo yo?

Lo llevo yo. Vuelve para atrás. -Despacio, nene.

No te vayas a caer y hagamos una avería.

Entre la lluvia, el frío, el viento,

con las ollas hirviendo... Bueno, bueno...

Para mí ha sido momentazo de película.

¡Rápido! o lo sacáis o se queda aquí. ¡Rápido!

Lo sacamos. ¡Rápido!

Otra, otra, otra. -Dame el almíbar.

Miri, espérate. Uno saca y tres miran.

Esto es alucinante. hay cocineros con públicos.

¡Vamos! Equipo azul, rápido.

El equipo rojo ya sacó sus platos y vosotros no.

Vale, ya está. Ya hemos acabado, ya está.

Venga, hala. -Ya está, lo hemos hecho

Estoy muy contento de trabajar con Edurne, y orgulloso de ella.

Es una mujer muy valiente y con mucha fuerza.

Está bien. Me ha encantado. -Yo creo que hemos trabajado bien.

Comensales, el menú de hoy consta

de cuatro platos típicos de la zona.

El equipo rojo ha elaborado sopa de tomate y perdiz estofada.

Y el equipo azul, caldereta extremeña de cordero

y bollo turco.

Aunque me da a mí que para lo del bollo turco

van a tener que andar espabilados, porque hay pocos.

Así que venga, cuando gusten.

Buena pinta tiene.

Hay poco bollo turco. -Poco bollo vemos.

A ver si está bueno por lo menos. -Comemos más caldereta.

Más caldereta.

Buenas tardes, caballeros, señora. Me he venido en busca de ustedes

porque digo: "Seguro que saben un montón

sobre la gastronomía extremeña".

Sí que es verdad. ¿Qué tal la sopa de tomate?

Riquísima. ¿Sí?

¿Usted la hace? Yo la hago.

¿Y le sale como esta o mejor? Igual.

Bueno... Yo estoy segura de que mejor.

¿Y usted? ¿Con cuál se queda? Con la caldereta.

Buenas tardes. Me han dicho que por aquí

está Virginia, la alcaldesa de Jerez de los Caballeros.

Yo soy. ¿Me puedo sentar contigo?

Claro. A ver, me han dicho que eres

toda una experta en los platos típicos de la tierra.

Seguro que me puedes valorar el menú que habéis tomado.

¿Lo has probado todo? Pues sí. Lo he probado todo.

Has tenido suerte. Has llegado al bollo.

He llegado al bollo turco. Lo que más me ha gustado

ha sido la sopa de tomate y la perdiz.

El sabor estaba muy bueno. Está bien.

Y lo que tengo que comentarte es que el bollo turco,

que es típico de Jerez de los Caballeros...

Así es. No se parecía en nada.

¡No me digas! ¿Cómo es eso? Para nada.

El bollo turco es más esponjosito, más suave...

Anda. O sea que han hecho ahí un batiburrillo...

Pues hubiera sido mejor que no lo hubieses probado.

Chicos, chicas, creo que hemos trabajado

muy intensamente. No hemos podido hacer más

de lo que hemos hecho. Podría ser que lo hubiéramos hecho

mejor, sí. Vamos a ver qué pasa,

pero me ha encantado trabajar con vosotros.

¡Venga, a mí también! Compadre, venga. ¡Arriba!

Todos arriba. Jorge ha hecho una capitanía

extraordinaria, porque daba las pautas necesarias

para que hicieras tu labor y punto.

Ha hecho la capitanía exacta, como yo creo que se debe hacer.

Comensales, espero que el menú haya sido de vuestro agrado

y, sobre todo, que hayas disfrutado la experiencia de "MasterChef".

Lo que está claro es que nosotros vamos a seguir disfrutando

en nuestras casas de los productos extremeños.

Muchísimas gracias y hasta siempre.

Aspirantes, a pesar de la lluvia, no os habéis rendido.

Habéis seguido cocinando con la misma energía

hasta el final. Y cuando ha llegado el momento

de servir los platos a los comensales,

habéis corrido bajo la lluvia sin dudarlo ni un segundo.

Quiero deciros que estoy muy orgullosa de vosotros.

(TODOS) Gracias, Eva.

Equipo azul, la caldereta de cordero es una especialidad

de esta tierra y hacerla bien no es fácil.

Sin embargo, vosotros la habéis cocinado

casi a la perfección.

Y digo casi porque, Jorge, creo que te has liado

y has cometido un error que podía haber echado

por tierra todo el plato.

El pimentón se hace en el rehogado de las carnes,

porque ahí lo cocinas, con su aroma... En fin...

Pero no puede ir en crudo en un líquido.

Pero debe ser tu día de suerte porque los comensales

no se han quejado. Quizá porque el majado

que habéis hecho, que era muy bueno,

ha disimulado el sabor de ese pimentón crudo

Estaba rico. Me alegro de que digan

que ha estado buena.

Nunca se me olvidará lo del pimentón.

Pues yo lo siento, pero en el caso del postre...

error tras error. Miri, en mi opinión,

el problema más grande de este postre has sido tú.

Has estado todo el cocinado volcada únicamente

en los bollos turcos. Es más, Elena y José María

te han intentado ayudar, y ni con esas.

Solo habéis sido capaces de sacar siete bollos

de los 20 que teníais que preparar. Y, además, no estaban perfectos.

El bollo turco no se hace con manga pastelera.

Has echado demasiado huevo a tu mezcla de harina y azúcar,

se ha quedado muy líquida, y era imposible

trabajarlo a mano. Hay que bolear esa masa

y de ahí se hacen los bollos turcos.

Ha sido un mazazo para mí. Me he sorprendido porque yo

realmente pensaba esa masa era con la consistencia

con la que yo la estaba haciendo.

Y para rematar, lo mejor de lo mejor:

me encuentro dos cebollas dentro de la masa del bollo.

Y tú, Jorge, que eres el capitán, estás a lo tuyo,

pero no te has enterado de nada.

Bueno, yo soy capitán para darle responsabilidad

a mi equipo y confío en que lo van a hacer.

No creo que tenga que ser el profesor de nadie,

y creo que tenemos capacidad todos para saber hacer las cosas

mínimamente bien.

Si quieres llegar muy lejos hay que estar pendiente de todo.

Oído. No desde trabajar con Miri en las cocinas.

No me resuelve las cosas. No se centra,

y, por si fuera poco, tampoco sabe obedecer.

Francamente, espero más de la gente. Espero más.

Equipo rojo, habéis cometido algunos errores.

Por ejemplo, tú, Odkhuu... Eso de espesar

la salsa de la perdiz con harina cruda

es un error parecido al que ha cometido Jorge.

A pesar de este error, habéis terminado la perdiz

muy bien, igual de bien que la sopa de tomate.

Los dos platos tenían sabor y consistencia.

Pero también os digo que me ha faltado

un poco de ritmo, de chispa, de intensidad...

Habríamos ganado en tiempo y el resultado habría sido mejor.

Silene, ¿Se puede cortar más despacio el jamón?

¿Por qué te ofreces a cortarlo si no tienes

una habilidad especial?

Bueno, no sabía quién tenía la habilidad para cortar el jamón.

Luego me dijo Nathan que podía y se lo he pasado a él,

y me he puesto con otra tarea. Yo creo que estás más preocupada

de atosigar a Nathan que de cortar ese jamón.

No creo que le haya hecho la vida imposible ni mucho menos.

Uf, para hacerme a mí la vida imposible...

tiene que haber 100 Jordis detrás, porque si no...

Prepárate. La que te va a caer...

Lo sé. Lo he picado un poco.

Era un poco una actitud de: "Venga, Jordi, méteme caña.

Que sé que te gusta".

Jordi, llevas razón con el corte desastroso

que ha hecho Silene con ese jamón, que lo ha dejado hecho una "u".

Pero hay que reconocer la labor que ha hecho Joselito

cortando el jamón, que lo ha hecho bastante bien.

Así que felicidades, Joselito. Muchas gracias.

Dicho esto, el equipo ganador de la prueba de hoy es...

El equipo rojo.

Después de esta semana tan dura

que he tenido por el fallecimiento de mi madre,

la verdad es que creo que donde esté me está ayudando.

Gracias, "amatxo".

Llevo siete eliminaciones seguidas. Miri, ¿qué le decías a Elena?

Nada, que llevo siete eliminaciones seguidas.

Pues ya sabes qué tienes que hacer: esforzarte durante el cocinado.

Pues me esforzaré más. Me alegro.

Pues Miri siete veces en la eliminación

y yo siete victorias en la saca.

Qué importante.

Mira, después de verte venir en ese tractor...

A mí ya lo que me digas... Tú di lo que quieras.

Has perdido toda la credibilidad.

José María, Elena... Acabáis de volver a "MasterChef"

y ya estáis otra vez con el delantal negro.

De verdad que lo siento mucho, pero vosotros,

y el resto del equipo azul, vais a eliminación.

Suerte. Gracias, Eva.

¡Vuelven los campamentos MasterChef!

Si tienes entre 8 y 16 años, te apasiona la cocina,

la naturaleza y quieres vivir una experiencia inolvidable,

no te puedes perder nuestros campamentos.

Además, convivirás con los concursantes

de "MasterChef Junior".

No lo pienses más, este verano campamentos MasterChef.

(TODOS) ¡Ven al campamento MasterChef!

Los aspirantes vuelven a estas cocinas

después de haber hecho un viaje al fundamento de la gastronomía:

la materia prima. Han conocido de cerca

a ganaderos y agricultores, los productores de los ingredientes

que luego disfrutamos en la mesa. Además del respeto a los alimentos,

la formación es fundamental para los aspirantes,

que complementan lo que aprenden en "MasterChef"

con las clases que reciben del Basque Culinary Center,

que tiene su sede en San Sebastián.

Gracias a ellos, los aspirantes investigan, aprenden

y practican nuevas técnicas para ser auténticos chefs.

¿Qué pasa aquí?

¿Qué hay aquí abajo? -Lo que haya.

Y cuatro campanitas, una para cada uno.

Aspirantes, bienvenidos de nuevo. Gracias, Eva.

En la prueba de exteriores la diferencia

entre los dos capitanes se ha reflejado

en la forma de cocinar de sus equipos

y, por lo tanto, en el resultado. Miri, ¿te sientes culpable

de la derrota de tu equipo?

Creo que tengo que pedir disculpas a mi equipo

de que estemos hoy aquí. Cometí el error

no solo de hacer la masa mal, sino de no ser capaz

de reconocer que lo he hecho mal. Y... lo siento.

Miri pide perdón en público a destiempo.

Hoy no me vale, tía. Te tiene que salir de corazón.

No porque yo te diga: "Vaya tela contigo".

No. ¿Ahora qué quieres? ¿Puntos?

Elena, José María, fijaos... Primera prueba de exteriores

y ya estáis otra vez con ese delantal negro.

Hijo mío, qué afición. Hija, el negro es el que parece

que a mí me sienta bien. No veo el blanco...

Ni el de los ojos.

Hay cuatro aspirantes que tienen asegurada su permanencia

en estas cocinas una semana más.

Delantales blancos, podéis subir a la galería.

Por cierto, Silene, te has puesto muy guapa, ¿eh?

Con ese pelo así. Gracias.

Suerte. -No sé si a la fina puedo llegar.

Pero yo lo voy a dar todo. Y hasta el último momento

seguiré como un gato: agarrado a la pared.

El resto de los aspirantes tenéis que ganaros

vuestra continuidad en "MasterChef",

así que id a vuestros puestos en cocina.

(NATHAN) ¡Vamos, chicos!

Es la primera vez que os encontráis frente a un paño.

Elena... ¡Ay! ¿Qué?

¿Qué ingrediente te da más miedo a la hora de cocinar?

Yo creo que ya los he pasado. los que más miedo me daban

eran las cosas de casquería, que no me gustan mucho.

Siempre podemos ir a peor. Sí.

Ah, ¿sí?

José María, ¿con qué ingrediente te asegurarías tu permanencia

en "MasterChef"? Yo tenía ganas

de haber cocinado el bogavante. Me quedé a las puertas.

Por ahí va a ser.

Como haya bichos yo me cago en la madre que parió al faraón.

En este reto vais a poder experimentar

el poder de lo exótico y emprender un viaje

con vuestra imaginación a través de nuevas texturas y sabores.

Ay, madre mía. -No, por favor.

¿Estáis preparados para descubrir lo que hay debajo del paño?

(TODOS) Sí.

Pues a las de tres quiero que lo levantéis.

Uno, dos y tres.

¡Ah! Lo sabía. ¡Uf!

Ah...

¡Ah!

José María, están muertos, ¿no?

(ELENA GRITA) Se me ha pasado luego.

Me ha faltado que me llevaran del tirón al W.C.

Enterita encima. Me he cagado las patas para abajo.

Ay, como me salte, me cago. Que tú los vas a cocinar,

yo me los tengo que comer.

Me esperaba a Jordi más echado para adelante

para estas cosas, lo veo muy gallo.

Y los gallos comen insectos y estas cosas, ¿no?

Mira, si te lo vas a comer yo te juro

que te los voy a cocinar divino. Cuando los cocines,

los tienes que probar tú. ¿Eh?

Habrá que saber si tiene su puntito de sal.

Espera, que creía que eran especias. Son moscas.

A ver, Elena, policía... Si para terroristas todos los días,

¿cómo no va a parar un gusano?

Miri, los insectos son muy saludables y nutritivos.

Proteína pura. ¿Los has comido alguna vez?

En mis "Miri's recipes" no suelo poner insectos.

No... ¿Y estás preparada para probar

mientras cocinas y ver que todo esté sazonado y bien?

Claro, lo pruebo todo. Esa es la actitud.

José María, ¿has hecho alguna vez tortilla de camarones

pero con saltamontes? No he cogido esto en mi vida.

Ni para dárselo a los gorriones.

Aspirantes, delante tenéis larvas de escarabajo,

larvas de abeja, larvas de la harina,

harina de langosta, grillos, saltamontes,

larvas de polilla, hormigas y sal de insectos.

Edurne, todo muy apetecible, ¿no?

Pero a mí no me importaría comerlo. Te voy a decir más:

hay que probarlo todo antes de cerrar el ojo.

Lo que más me ha llamado la atención son los saltamontes.

Los veo en el campo, monísimos. Pero esto de que alguien

los coja, los fría y se los coma...

Los insectos han formado parte

de la dieta humana desde el Paleolítico.

Según la Organización de las Naciones Unidas

para la Alimentación y la Agricultura, la FAO,

en la actualidad los comen dos mil millones de personas

en el mundo. Todo para ellos.

Algunos chefs de reconocido prestigio

los están incorporando a la alta cocina.

¿Están vivos? En diciembre de 2015,

El Parlamento europeo aprobó una propuesta

de legalización del consumo de insectos.

España tiene hasta finales de 2017 para aplicar la legalización,

pero aún no lo ha hecho, y esa ausencia de normativa

impide a los consumidores adquirir estos alimentos

para consumirlos en casa.

En cambio, permite a los restaurantes

que se hagan con ellos a través de proveedores extranjeros.

Nosotros los hemos conseguido a través de uno de ellos.

Esta noche nos acompaña un pionero

en la alta gastronomía con insectos.

Desde el laboratorio de investigación

de la diversidad gastronómica Nordic Food Lab, en Copenhague,

Roberto Flore.

Roberto... Hola, ¿qué tal?

Bienvenido, visionario. Ah, ¿tres? Tres allí.

¿Allí son tres? Pues ya sabéis, tres.

Vaya, Roberto, que no puede comer carne de toda la vida.

Buenas noches, Roberto, bienvenido a "MasterChef España".

Jefe de cocina del Nordic Food Lab. ¿En qué se centra

la investigación de este laboratorio?

En investigar al potencial de los productos

que podemos encontrar en Escandinavia.

En este caso, los insectos son uno de los ingredientes

que hemos investigado en los últimos años.

¿Y por qué has decidido incorporar los insectos a la alta gastronomía?

Es un ingrediente muy interesante.

Hay muchísimos y todos saben diferente.

Puedes añadir diferentes sabores, texturas y colores en los platos.

Me está entrando un hambre...

A ver, ¿qué platos has traído con insectos?

¿Empezamos?

Es una tostada de abeja. Se hace como una crema

y luego hay que cocinarla muy despacio.

Y se queda crujiente. Tienes como una tostada mejicana.

O sea, podemos decir que es un taco de abeja,

con lo cual pica, claro.

Esto es un plato que lleva una alubia fermentada

y el caldo que ves aquí, es un caldo

hecho con los grillos.

Es otra manera de hablar de proteínas.

Oh, qué bonito. Aquí tenemos hormigas.

Tiene mucho ácido fórmico

Y el ácido fórmico da todo el sabor a cítrico.

Se puede utilizar como sustituto de un limón.

Las hormiguitas son monas.

A mí me ha flipado que la hormiga dé un sabor cítrico.

Lo encuentro total. Voy a meter hormigas

en todos mis bizcochos a partir de ahora.

Y esto es un ravioli hecho con un hígado rancio de rape.

Está cundido con una soja,

pero no es una soja. Utilizamos la proteína

de los saltamontes para fermentarlo.

E hicimos una salsa que sabe como a soja

pero está hecha con saltamontes.

(RESOPLA) Bueno, Roberto, vamos a probar

tus platos que tienen una pinta extraordinaria

Mejor que lo que van a hacer ellos seguro, así que...

Qué chungo, ¿eh, tío? Voy a pegarle al taco.

Este así, tal cual, ¿no? Se rompe...

Qué buena pinta tiene. ¿Te lo vas a comer entero?

Qué malo es Pepe. Pica, se nota que es de abeja.

Qué bueno. Se nota la jugosidad

del solomillo de la abeja. Buenísimo.

Para el cátering.

Me ha parecido un flipe.

Un chaval tan joven que desarrolle esas cosas...

Oye, Roberto, quieres hacernos una demostración, ¿verdad?

Quiero enseñar cómo se sacan las abejas del panal.

Venga ya. ¿Va a haber abejas?

La mejor manera para sacarlas es utilizando el Nitrógeno líquido.

Entonces, aquí tenemos el panal con las abejas dentro.

Y tienen también la cera. Y la ponemos dentro.

La temperatura rompe la cera y congela las abejas.

Parecen los cereales del desayuno, ¿verdad?

Qué maravilla, qué bueno.

Verás cuando llegue yo a las fiestas de Illescas y diga:

"Este año no hacemos migas. Este año, larvas de abeja".

Mira, es que se ver la abeja blanquita...

¿Esto ya se come así? Se puede comer así también.

Venga, cómete una. No te he visto probarlo.

Venga. Que no están diciendo a nosotros, pero tú ahí...

¿Está buena o no? Es muy buena, pruébalo.

Pepe es de campo. -Y los otros son de ciudad.

Parece una castaña cruda. Bueno, sabe mucho más...

Es un cachondo. Esto sí que es I+D chef, Jordi.

Un día de estos te pasaré una foto con Roberto

pensando y mirando futuros platos.

Y te enviaremos la recetita al ABaC, ya verás.

Aspirantes, en este rato tenéis que cocinar

tres platos diferentes con los insectos que tenéis.

No, tres no... Y para ello tenéis 75 minutos.

(RESOPLA) Roberto, ¿les puedes dar

algún consejo más a nuestros aspirantes

para que cocinen? Intentad pensar

con una visión muy abierta, e intentad sacar fuera

todo lo que puede ser el hecho cultural

de comer insectos.

Hay que ser abierto, claro. "Open mind".

Roberto, sería bueno que los probasen

para saber cómo utilizarlos, ¿no? Sí, claro.

Una cosa. Los grillos y los saltamontes

hay que blanquearlos antes.

Aspirantes, ya habéis oído a Roberto.

Espero que hayáis tomado nota. Ahí vamos.

En el supermercado encontrareis

el resto de ingredientes para hacer

tres platos con insectos.

El tiempo parar entrar en el supermercado

comienza en tres, dos, uno, ya.

Vamos, aspirantes, que el menú de hoy

es muy apetitoso. No me he comido eso en mi vida.

Una cesta perfecta para ti, ¿qué sería?

Cítricos, frutas tropicales... -Muchas no hacen falta, ¿no?

Miri, piensa. -Son tres plantos

que yo creo que buscan cosas diferentes,

no una tortilla de grillos, un huevo frito de hormigas...

Las hormigas se pueden echar en una ensalada.

Ya sabéis lo que os ha dicho el chef:

hay que tener la mente abierta.

Me falta la cebolla. ¿Dónde hay cebolla?

A ver... Para un revuelto... Tengo huevos.

Bien, Joselito. -Muy bien. Muy surtidito.

Tres, dos, uno... Vámonos a cocinas.

¡Que ya corre el tiempo!

Se va a cortar un dedo. Mira cómo pone los dedos.

Ay, Dios santo. Qué nervios verla cortar.

Es un peligro... -Es muy mona y muy esto, pero...

Tiene que aprender mucho.

A nivel culinario, aquí no me valora ni Dios.

Pero aquí estoy. Con lo cual, me da igual.

Todos los insectos que nos has traído aquí

son comestibles. Pero no todos los que vemos

por el campo se pueden comer. Claro.

Hay ciempiés que son venenosos. Imagínate...

Lo que dará de sí, en el tema del negocio,

un ciempiés. Que son cien paletillas.

Dame dos ciempiés que tengo una boda de 200.

Se puede hacer dinero.

Levantas una maceta y vendes las cuatro hormigas.

Una fiesta hubiera montado con Silene y Odkhuu.

Vaya tela. Faltaban los ganchitos y la Coca Cola.

Oye, Roberto, lo que buscamos en esta prueba

es que imagino que sabrán que fritos se pueden comer,

pero buscamos que hagan algo más. Me encantaría ver ahora

que ellos empiezan a trabajar con lo que es la idea

de poner sabor y no solo la forma del insecto.

Pero para eso tienen que probarlo. Cuando sepas que esto

te da un sabor más dulzón o más amargo o más cítrico,

debes incorporarlo a tus platos del día a día.

Hay que entender el producto para poder aplicarlo

Muy bien, Jorge.

Jorge... Ja, ja.

¿No te ha gustado? ¿Está malo?

Se lo puso en la boca y lo escupió.

Los estaba probando... y los ha tenido que echar.

A veces parecen personas como que no están.

A Odkhuu le deberíamos haber puesto un colchón...

Le faltaba dormirse sobre la barandilla.

No me da asco. Soy muy campero.

He estado siempre con mi padre ligado a este mundo de campo,

y cogiendo lombrices y probando cosas.

Solo tengo claro el primero, que va a ser una especia de ceviche

de larvas de abeja.

Oye, Roberto, y todos los platos que nos has presentado

eran en formato salado. ¿Pero tienen utilización

en el mundo dulce? La larva de abeja, por ejemplo,

se puede utilizar como sustituto del huevo.

Si haces un helado, puedes utilizar insectos

que tienen sabor muy fuerte en una infusión en una nata...

Se comen mucho caramelizados los insectos.

Los pones como un topping que te da crujiente

y está caramelizado con una miel... También, sí.

De primero voy a hacer una crema de zanahoria

con un fondo de saltamontes. De segundo, un ravioli con abejas

y las voy a saltear y que queden crujientes.

Y luego, de postre, un pastel con un toque cítrico con hormigas.

¿Quién sabe? quizá incorporo los insectos

a las "Miri's recipes" en Instagram en un futuro.

Va a hacer como un papillón.

Si algo sabe Jorge es controlar los fuegos

y todo esto que viene de la tierra y del campo.

Va tranquilo. -Pero la cabeza

le va a 2000 por hora. Piensa mucho.

Con qué tranquilidad y con qué sosiego hace las cosas.

Esto. Y hago los saltamontes.

Esto... Lo vamos a hacer...

Elena va bien. Está construyendo bien.

Cebollita bien rehogada, puerro... Bien, Elena, bien.

Yo vengo aquí a arrasar, a triturar,

a remover cielo y tierra

para llegar hasta el final. Pero hijo,

esto no hay por dónde cogerlo, Dios mío.

¿Quién come esas historias?

Que las coman en Copenhague o en las noruegas.

Hoy quiero brillar, sacar algo que esté bonito

que guste a los jueces y no hay otra,

no hay otra oportunidad,

no arriesgaré inventando cosas que no he hecho nunca, ¿sabes?

Está haciendo un pastel de larvas y no sé qué dijo.

Elena creo que tiene los tres planteados

Bien, Elena, es una máquina.

Está haciendo las tortitas, ¿no? -Fajita.

Mira qué elegancia Jorge cómo trabaja, me encanta.

¿Te encanta? Si va más lento que un desfile cojos

para cortar una cebolla, me cago en la leche, cómo corta.

-Me gusta mucho. -Sí, pues así igual

llegas hasta mañana para hacer algo, madre mía.

¿Eso dices que es cortar?

Chicos, hoy el tiempo vuela, ya pasaron los primeros 30 minutos.

45 tenéis por delante.

Joselito, caña, Joselito. -Voy, tío, voy a tope, tío.

¿Me ves parado, Nathan?

-No, pero ánimo. -Voy a tope, tío.

Creo que más centrado y más correcto no creo

que se pueda estar. ¿Que esté bueno o malo...?

espero que esté bueno.

-Dale caña al arroz. -No voy a hacerlo.

-Vale, pues nada. Sus muertos.

(NATHAN RÍE)

-Hazme caso, estoy bien, de verdad, ¿no me ves?

-Ya, ya se ve, ya.

Qué buena pinta ese pisto con larvas,

me lo comería, guárdanos un poco, Elena.

No, no, mejor así, mejor así, le quedará mejor.

-Sí, porque luego le dará la forma. -Claro.

Bien trabajada, Joselito, bien, bien.

Huy, qué hace Elena, no es pisto. -Salteó el pisto con las larvas

y el arroz lo ha nacarado un poco y mira qué color más bonito cogió.

Bueno, mira lo que he traído. -¿Qué tiene ahí?

-Será algo para probar. Oye, ¿qué es esto?

Cuidado, ¿eh?

Buena tajada de ahí, ¿eh? Esto se llama mandariña yacónica.

¿La abeja asesina? En feo solo lo supera aquí Pepe.

Eh, pero buen solomillo tiene.

(NATHAN RÍE)

¿Esto qué es? Esta piedra es sal sulfúrea

y sabe como a huevo, un huevo demasiado cocinado.

Oh.

(RÍEN)

Cómo se lo pasan hoy los jueces, míralos, míralos.

No me enseñes nada más, Roberto, guapo.

Lo metí en la boca y nada más meterlo me ha hecho... crack

y me ha soltado un líquido.

Oh, qué asco.

Soy carnicero, ¿eh?

Huy, madre, esa mano, por favor.

¿Tan pequeño?

Madre mía.

Es que es... qué nervio.

Pues, mira, dijimos tortilla de camarones

y ya le dimos el plato a José María.

Más o menos, pero no son tortillas de camarones, son de gusanitos.

Luego hice una pasta, pero con harina de langosta.

Una pasta fresca, pero con harina de langosta.

Exacto. Luego haré en tempura unas verduritas con saltamontes.

Tempura de saltamontes. Y abajo tengo, unos canelones

con los otros gusanos. Cuando termines, te dejo esto aquí.

Qué bueno. Manual del aprendiz de cocinero

que de bases tiene a lo loco, ¿te parece?

Te lo agradezco, Jordi. -¿Qué lleva la pasta?

-Huevo, harina de trigo, sal y harina de la langosta.

¿Por qué dejaste esta así muy suave?

La amasé poco porque quería dejarla reposar también.

¿Pillas las indirectas que te damos cuando te visitamos, no?

Aquí tenemos a Roberto que es de Cerdeña,

de pasta debe saber algo, bueno, no digo nada más.

Vámonos, Roberto. Gracias.

Se lo está currando, ¿eh?

-¿Quién? -Joselito.

Silencio, por favor, silencio ahí arriba.

Atención, aspirantes, menos de 10 minutos.

¿Qué tal, Elena, qué haces? Pues, mira, un revuelto

de ajetes, espárragos trigueros y champiñones.

¿Y aquí, qué incorporarás? Incorporaré la larva de la abeja.

La he puesto a calentar, se me ha hecho como una compotita

y la mezclé con huevo y la haré ahí.

-No le digas la receta que luego te la copia.

Estoy deseando hacerlo en casa.

Luego, esto, es un arroz. Eso es arroz.

Los grillos los he cocido y le incorporé los gusanos fritos

y el cado que usé es el de los grillos.

¿Qué te parece, Roberto? Muy bien, vamos a probar luego.

Estás deseando probarlo, lo sé.

Y esto será el último. Esto serán unas fajitas

con la harina... Harina de langosta, de insectos.

Harina de langosta, sí.

Langosta, ¿de marisco?

-No, no, langosta se le dice a los grillos grandes.

-Ah. A mí, la larva esta

no me la pases mucho, me gusta poco hecha.

Poco hecha. Sí, en su punto.

Venga, suerte. Gracias.

-Suerte. -Gracias.

Mira, qué buena pinta los tallarines de José María.

-Pues, la verdad, que sí.

Venga, Elena, tú puedes, venga, hombre.

Madre mía, todo lo que ha puesto.

(SILENE) Qué asco.

Aspirantes, acabáis de entrar en los últimos tres minutos.

Saca la pasta.

-Decídselo. -Saca la pasta.

Muy bien, ahora hará guacamole,

perfecto, es el momento ideal para hacerlo.

Aspirantes, no os quiero poner más nerviosos,

pero acabáis de entrar en el último minuto.

Vamos, chicos. (EDURNE) Venga, nenes, venga.

Tiene una elegancia Jorge trabajando, me encanta, tío.

Muy mono el plato de Miri, no sé lo que es, pero está bien.

-¿Es de postre, no? -Sí, de postre.

Ay, qué bien, cariño, qué bonito.

Qué bonito emplata Jorge, madre mía.

-Es un artista total.

Diez, nueve,

ocho, siete,

seis, cinco,

cuatro, tres,

dos, uno, tiempo.

Manos arriba.

(Aplausos)

Bravo. -Bravo, chicos.

-Bravo. -Qué platazos.

Espero que vean que aprovecho hasta el último

minuto y que no estoy haciendo

otra que cosa que no sea cocinar y pensar.

Yo tengo más por el sentimiento.

Si quieres aprender todo lo que necesitas saber

sobre cocina, hay una novedad. Desde ahora,

la escuela online MasterChef amplia todos los meses sus temas

para que puedas convertirte en un auténtico MasterChef.

Además, encontrarás nuevas recetas para sorprender a familia

y amigos con deliciosos platos.

Ya lo sabes, entra en la escuela MasterChef.

Aspirantes, llegó el momento

de que los jueces y Roberto prueben vuestros platos.

Miri, por favor, acerca tus tres creaciones al jurado.

Si os habéis fijado,

nadie aplaudió a Miri, ha habido un silencio.

Yo creo que aún hay más de una espina clavada

que Miri tiene que solucionar con cada uno.

Miri, ¿nos puedes contar

cuáles son tus tres platos con insectos?

Tengo que decir que del ravioli no estoy nada contenta.

Le falta la salsa, para empezar, y luego quería hacer

un rombo cortado por la mitad, uno encima del otro.

Ravioli en forma de rombo. Que no me ha quedado bien, vamos.

Lo hiciste en capas y en vez de raviolis es una lasaña.

Sí. Bueno.

Lleva abejas, que las he tostado con una sartén.

Luego he hecho de segundo,

he hecho una... el segundo plato es una crema de zanahoria

que hice un fondo con los saltamontes.

¿Y el crujiente de tu crema es? Patitas de saltamontes.

¿Y el postre?

He hecho una tierra de bizcocho, le di un toque cítrico

con las hormigas y luego hice

un merengue con los frutos rojos.

Muy bien, vamos a probar.

Me gustó el hecho que se atrevió a hacer el postre.

Tienes que probar un poquito más porque el ingrediente principal

era en insecto, entonces aquí y aquí, un poco se pierde el sabor.

Miri, creo que tenemos tres buenas ideas sorprendentes,

me parece que pensaste muy bien

y has intentado hacer tres platos que eran bastante lógicos,

creo que el mejor, el postre,

es, creo, la única que hizo un postre

y usó los toques cítricos que le van tan bien

a los frutos rojos y al bizcocho que eso está muy bien hecho.

La crema de zanahoria está un poco fuerte de sabor.

Has debido de reducir mucho

el fondo y le da un sabor demasiado fuerte.

Y aunque la idea parecía buena,

creo que al final se te complicó algo la ejecución.

Y el ravioli a mí me pareció que estaba sabroso.

Bueno, te diré que es bastante complicado cocinar

con estos elementos para los que no tenemos esa cultura.

El gusto está en casi todos, lo que querías transmitir,

pero me gusta, sobre todo, la estética.

Te corregí alguna vez y dije: "¿Para cuándo ya me vas a dejar

de presentar todo en un moldecito redondo?",

bueno, pues ya lo tenemos.

Me recuerdan mucho a tus platos donde había algo

y alrededor los insectos porque quería transmitir una cosa.

Y aquí aparecen por fuera

buscando eso que este hombre, Roberto, nos ha enseñado.

Muy buen trabajo.

Miri, es maravilloso ese postre, maravilloso el entrante,

aquí un problemita, pero es un trabajo maravilloso

y evolución la hay que es lo que me interesa.

Gracias.

Me gustan mucho estas valoraciones porque me hacen seguir trabajando

y creo que hoy lo he hecho bien,

pero lo podría haber hecho, incluso, mejor.

(EDURNE) Hombre, por favor, nene.

Jorge, vamos a ver qué has hecho tú con tanto bichito.

Bien, Jorge. -Venga, Jorge.

Un plato muy bonito, muy bonito, precioso.

(NATHAN) Vaya ceviche más bueno.

Mira, qué grande, la pistola.

Jorge, tus tres platos.

Empiezo con un ceviche de campo,

que lo llamo así porque es de abeja

y para no sonar tan obvio...

Hay una ensalada templada con unas larvas de polilla

y una salsa de uva y una sal de insectos también.

Y luego, el tercero, me gusta llamarlo oasis.

Es un plato donde los insectos

los he hecho al horno con comino y canela.

Hay una patata, hay un brócoli,

en fin, hay una harina de insecto, también.

Quitamos la campana, ¿no? Sí.

Creo que cogiste muy bien la idea de esta prueba

porque hay búsqueda, hay un poco más el ir allá

de lo que puede ser el común.

Y me intriga mucho cómo llegaste a hacer el ceviche,

¿qué pensabas cuando empezaste a hacer un ceviche?

Cuando vi las larvas con este color y esta untuosidad mantecosa

he querido sustituir una proteína por otra.

-El ceviche fue unos

de los primeros platos que hicimos en el 2012

cuando empezamos a trabajar con la larva de abeja.

Entonces, muy bien, muy bien.

Lo bueno de tus platos es que los insectos

son el protagonista indiscutible.

Hay una evolución de tu estética que es formidable

y una capacidad de ir razonando a medida que cocinas.

Apuras el tiempo al máximo en esa búsqueda,

pero acabas salvando el trabajo y sacando unos platos

que lucen, están bien y que tienen rollo.

Trabajo así, de esa manera

confío mucho en que todo fluya

y hoy ha fluido.

(SILBA) No te reconozco, Jorge, es que estos tres platos

lo firmaría un tío con un talento especial

para el emplatado, el gusto,

para... para el minimalismo, incluso.

Si eres capaz de llevar todos esos productos nuestros,

con esos gustos así... hay futuro.

Me gustaría.

(Aplausos)

Sin duda, seguiré usando esta cocina mía

para llegar a la final

con mucha fuerza, con muchas ganas

y con mucha fe en poder ganar "MasterChef".

(Aplausos)

Jorge.

(RESOPLA)

José María, acerca tus tres elaboraciones.

Bueno, aunque estoy viendo cuatro. Sí.

¿Puedo llevarlas? Decide tú, prefiero tres muy buenas

que cuatro mediocres. Deja uno.

José María, tus tres platos.

Bueno, he hecho una pasta fresca

que he incorporado harina de langosta

y luego, aderezada con un aliñito y demás.

Me he centrado mucho

en hacer unas tortillitas de camarones, que en este caso

no hay, con las larvas

con un tipo de gusano y luego hice un canelón

que lleva por dentro gusano, pero hoy intenté fue

que como no me gustan los insectos,

darle al comensal la forma

de comerse algo que crea que no es.

Es decir, comerse un insecto creyendo que es otra cosa.

Cuando nosotros te pedimos

que hicieras un plato rico poniendo en valor los insectos.

Uf.

Has puesto ahí picante. Sí.

Uf, estoy sudando, ¿eh?

(RESOPLA)

La pasta, ya te dije, ¿no ves que estaba muy, muy suave?

La verdad, no se quedó todo lo fina que quería, pero...

Hiciste algo muy importante, dices: "Los bichos no me gustan"

y aquí se ve, estás intentando esconderlos.

Imagina si sirves algo así y luego lo abres,

la gente va saliendo corriendo del restaurante, ¿sabes?

Entonces, hay que poner un poco de gracia, también.

¿Lo has probado?

¿Te gusta?

Está sabroso, está bueno. Me gustan las ideas,

más o menos, luego, la ejecución tengo mis dudas.

Tenemos una pasta donde esa harina de insecto está añadida

como topping y como dices: "Un aliñito".

Esa lechuga, ¿por qué ahí debajo?

Bueno...

Esa lechuga se va como a cocer, va a aportar una humedad

a la fritura que no nos interesa.

Desconocía que pudiera estropear lo que es la fritura.

Lo que veo es una falta de evolución que sí veo

en otros aspirantes. No hay un mal trabajo,

pero son unas alturas de programa donde queremos ver

un poco más de evolución, José María.

Bueno, creo que te ha faltado entender un poco la prueba

para sacarle más partidos a estos bichillos

que no es nada fácil, lo entiendo, pero si haces una pasta,

que esté bien hecha, si no lo está, es de un dedo

de grosor y está casi cruda,

me da igual del tipo de insecto que sea.

Como tortillita de camarón, parecen sesos huecos.

Recuerdo que hacía mi madre como una esponja,

frito porque era una masa. Y te falta la textura

de un crujiente, de una tortillita.

Me parece que hay una falta de pensamiento, ¿no?

Bueno, yo...

Bah, no puedo más.

Va, Joselito.

José María.

José María, qué querías decir.

Que la prueba anterior

de eliminación yo no estuve a la altura.

Entonces, me fui mal

y lo que no quería que hoy me pasara lo mismo

por eso intenté poner todas mis ganas.

Nada más, es lo que quería decirte.

José María, has hecho muy buen trabajo, no te confundas.

Vamos evolucionando y, lógicamente, comparamos

lo que vemos hasta ahora. No te sentencies,

hay que ver los platos de Elena.

Pero te lo digo ya, si te vas hoy,

te puedes ir contento, amigo, ¿vale?

Elena, terminamos esta cata eliminatoria contigo, adelante.

Venga, niña, venga, guapa. -Venga, vamos, guerrera.

-Vamos, cariño.

Curranta.

Elena, cuéntanos qué tres platos nos has hecho.

He hecho como una especie

de fajita con la harina de la langosta.

Dentro tiene unos grillos salteados, trituré un aguacate,

el punto de ácido que he probado de la hormiguita

es el que no quise poner de limón al aguacate.

Luego, hice un revuelto, tiene por dentro

las larvas de la abeja que las cociné

en una cacerola a fuego muy lento y se hizo como una pasta,

esa pasta la mezclé con el huevo y es lo que hice para el revuelto.

Y el arroz, lo hice con el caldo de cocción de los grillos

y salteé las verduras con larvas pequeñitas

que se han quedado así un poco crujientitos

y esos son mis tres platos.

Vamos a probar.

Tenías bastante cantidad

de insectos para hacer un plato bonito

y lo has perdido todo,

entonces, se podría hacer un poquito mejor.

Bueno, Elena, creo que no aparece

el elemento principal por ningún lado.

No sé de qué es la fajita, sé que hay verduras,

pero no me digas el resto.

la presentación deja mucho que desear,

Me compré una perrita y me recuerda mucho

a unos momentos que tiene en casa, qué te voy a contar

con sus mosquitas y tal

y más que un revuelto me parece un revoltijo.

Y en el arroz me pasa lo mismo, creo que no está, perfectamente,

ejecutado el aprovechamiento de estos insectos.

Se me pierden, no me saben... Elena.

(EDURNE RESOPLA)

(SILENE) Pobrecita mía.

Elena, podría reproducir palabra por palabra

el discurso que le he expuesto a José María.

Se percibe en tu trabajo que lo de los insectos

te tira para atrás

y los intentaste esconder más que nada.

Y aquí, encima, hay defectos muy gordos.

Hay que pensar cuando cocinamos. Tomo la elaboración guacamole

y digo: "Le voy a quitar el ácido del limón

para sustituirlo por el ácido fórmico

de las hormigas", también hay que pensar

si este ácido fórmico tiene la capacidad

del ácido ascórbico

que es el contenido en el limón de ser antioxidante.

Mucha voluntad, muchas ganas de gustar,

pero nos falta evolución, amiga mía.

Es la primera vez que trabajo con insectos

y creía que era una manera correcta.

Tú y todos.

Pues, nada.

Las valoraciones que nos dan a los dos es que estamos

al 50-50, no hay una valoración

mucho peor y otra mucho mejor.

Bueno, Roberto, ha sido un placer tenerte aquí en "MasterChef".

Yo nunca pensaría decir esto, me ha encantado comer insectos,

pero, de verdad, el mérito es tuyo por darnos

esa clase magistral de cómo aplicarlos,

muchísimas gracias. Muchas gracias,

bueno, chicos, suerte y no dejen nunca de empujar.

Suerte. -Gracias.

(APLAUDEN)

Pues ahora sí ha llegado el momento de decidir

quién abandona esta noche las cocinas de "MasterChef".

Bueno.

Difícil, tío. -Tranquila.

Es difícil estar tranquilo.

Yo creo que lo tenemos.

Aspirantes, en este reto

os habéis estrenado casi todos cocinando insectos.

No es fácil porque no forma parte de vuestra dieta habitual,

está claro, y además a alguno

de vosotros no os resulta nada apetecible.

Un chef trabaja en muchas ocasiones con alimentos que no le gustan,

pero tiene que dejar de lado sus gustos y sacar siempre

lo mejor del producto con el que trabaja.

Roberto nos trajo cuatro platos donde mostraba muy bien

cómo se trabaja con los insectos

integrándolos de forma natural,

pero jamás perdiendo la esencia del producto.

No había que ocultar los insectos sino todo lo contrario.

En este reto hemos visto dos aspirantes que han investigado,

que han catado y, sobre todo,

que han pensado a la hora de cocinar con insectos.

Además, el resultado han sido tres elaboraciones

que bien podríamos ver

en un restaurante de cocina de vanguardia.

Y esos aspirantes son...

Miri y Jorge, enhorabuena.

(Aplausos)

Pareja, podéis subir a la galería.

Eva les dice: "Bueno, pareja, subid"

y Jorge hace una sonrisa, pero creo que Jorge

es la vez que más ha durado con una chica

y ya está deseando que acabe esto

y a probar, como hace con los platos.

Felicidades, tío.

Me has impresionado, tío.

Elena, como siempre has trabajado como la que más.

Estamos en el programa 10 a las puertas de la semifinal

y no vemos la misma evolución que con tus compañeros.

Tenías un producto de vanguardia y lo lógico

era hacer platos de vanguardia.

José María, llegados a este punto del concurso necesitamos ver

ideas brillantes y la idea de ocultar los insectos

en tus elaboraciones, pues no ha sido lo mejor.

En tus platos no se plasma esa evolución sino estancamiento,

no se ven ideas, José María.

(NATHAN) Está demasiado igualado.

El aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

José María. Ah.

Ah, puta madre, joder.

Vamos, "pa'rriba".

"Pa'rriba", Joselito, no te vengas abajo.

No te vengas abajo, churra.

¿Vale?

Me da mucha pena por él porque se le ha notado

estaba muy afectado, tiene muchas ganas de quedarse,

pero me alegro por mí.

(EDURNE) Venga, nene, venga, nene.

(Aplausos)

Ay, José María.

Has tenido una segunda oportunidad como bien decías

y no ha podido ser. Eva, un producto difícil,

un producto que no había, yo, por lo menos,

no tenía por dónde cogerlo y a resinarse y ya está.

-Joder, tío.

¿Qué has sentido cuando Pepe ha dicho tu nombre?

¿El que diga tu nombre? Uf, eso es muy chungo.

Dos veces sentir eso, eso es muy malo.

He intentado por todos

los medios de no llegar a este día.

Puedes irte con la cabeza muy alta y no hay que ganar

para que "MasterChef" te cambie la vida.

Has llegado hasta muy lejos,

te llevas unos compañeros maravillosos.

Un gran amigo y un gran profesional

y sé que todo lo que se proponga José María lo va a conseguir.

Y te llevas el aplauso de todo este programa,

ahora sí tienes que dejar el delantal

y esta vez, definitivamente, José Luis.

(Aplausos)

Gracias por todo.

(LE ANIMAN) Bravo, venga.

(JORGE) Bravo ese tío.

(JOSÉ MARÍA) Nada, un momento triste.

Dejo cosas aquí que, quizá, tenía que haberlas cogido

como el poder avanzar más.

"MasterChef" a mí me ha dado valores, me ha dado amigos

y me ha dado un fundamento de superación.

José María nos dice 'Adiós' por segunda vez,

pero estoy segura de que todo lo que experimentó en "MasterChef"

no ha caído en saco roto

sino que le empuja a seguir aprendiendo

y luchando por su sueño

de convertirse en cocinero profesional.

Volvemos dentro de una semana porque aún tenemos a siete

aspirantes compitiendo por ser el próximo "MasterChef España".

Mientras, ya saben, póngale sabor a la vida.

Aspirantes, bienvenidos a Santiago de Compostela.

Cocinaréis para peregrinos y personalidades gallegas.

No quiero retrasos, ¿vale? ¿Qué pasa, qué hacéis aquí?

O sea, por favor. Huy, que se cae, ¿quién lo tiró?

¿Te pones un delantal y le echas una mano?

No me fío de Nathan. Vale ya, nene.

Lo saco como esté. ¡Venga, vamos!

¡Venga, todo el pueblo, al mercado!

Prepararse en casa

porque viviremos una noche muy emocionante.

Te doy alguna idea

para que no hagas un ridículo muy grande.

Yo me quiero ir a casa ya. Si tú lo dices.

Ya, esto me ha superado.

Hoy ha faltado un poquito de sangre.

A mí, no me ha dicho nada.

El aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 10

MasterChef 5 - Programa 10

11 jun 2017

En el primer reto de la noche, Pepe Rodríguez, Samantha Vallejo-Nágera y Jordi Cruz han preparado cuatro cajas misteriosas con ingredientes del presente (ingredientes utilizados hoy en día y que se cocinan rápidamente), del pasado (con alimentos que usaban nuestras abuelas y que requieren cocciones largas), del futuro (ingredientes que deberán tratarse al vapor y con técnicas de vanguardia) e inconexos (aquellos que aparentemente no combinan en un mismo plato). En Jerez de los Caballeros descubrirán la riqueza gastronómica extremeña. Cocinarán sopa de tomate, caldereta extremeña de cordero, perdiz estofada y bollo turco para rendir un homenaje a los ganaderos y agricultores. En la eliminación, el chef Roberto Flore, del laboratorio de la diversidad alimentaria Nordic Food Lab (Copenhague) les dará las claves para cocinar tres platos diferentes y deliciosos con insectos. En la prueba más exótica de esta edición, elaborarán tres deliciosos platos con larvas de polilla, gusanos, saltamontes, grillos...

Contenido disponible hasta el 31 de diciembre de 2017.

ver más sobre "MasterChef 5 - Programa 10" ver menos sobre "MasterChef 5 - Programa 10"

Los últimos 246 programas de MasterChef 5

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Programa 13 Completo 3:46:46 100% 28 jun 2017
    Programa 13 28 jun 2017 Por primera vez en la historia del talent culinario, el gran combate final lo disputarán tres aspirantes. Ya conocemos el primer nombre; los otros dos pases se disputarán en dos retos en este &uacut...
  • Programa 12 Completo 3:01:58 100% 25 jun 2017
    Programa 12 25 jun 2017 Seis aspirantes lucharán en la semifinal de 'MasterChef' 5. En la primera prueba, prepararán un plato libre y uno de ellos podrá intercambiar las cestas a su antojo. El mejor, ganar&a...
  • Programa 11 Completo 2:55:35 100% 18 jun 2017
    Programa 11 18 jun 2017 Para demostrar los conocimientos adquiridos, los aspirantes cocinarán con los mismos ingredientes con los que crearon el plato que les abrió las puertas de MasterChef. Además, se reencon...
  • Programa 10 Completo 2:26:18 100% 11 jun 2017
    Programa 10 11 jun 2017 En el primer reto de la noche, Pepe Rodríguez, Samantha Vallejo-Nágera y Jordi Cruz han preparado cuatro cajas misteriosas con ingredientes del presente (ingredientes utilizados hoy en día y ...
  • Vuelve a ver el videoencuentro en 'Sí, Chef' con Laila Completo 48:43 69% 05 jun 2017
    Vuelve a ver el videoencuentro en 'Sí, Chef' con Laila 05 jun 2017 Laila ha visitado 'Sí, Chef' un día después de su expulsión de MasterChef. Vuelve a ver el videoncuentro completo en el que ha hablado de su fallo en la prueba de eliminaci&oac...
  • Programa 9 Completo 2:47:07 100% 04 jun 2017
    Programa 9 04 jun 2017 Miguel Ángel de la Fuente, jefe del servicio de habitaciones del hotel Intercontinental de Madrid, enseñará a los aspirantes a preparar un auténtico desayuno americano con una bebida c...
  • Programa 8 Completo 2:38:03 100% 28 may 2017
    Programa 8 28 may 2017 En 'MasterChef' ya solo quedan ocho aspirantes que tendrán que demostrar todo su potencial. La caja misteriosa de la primera prueba contendrá cuatro tipos distintos de arroz: bomba...
  • Programa 7 Completo 2:54:02 100% 21 may 2017
    Programa 7 21 may 2017 En la primera prueba, el jurado pedirá a los aspirantes que muestren sus garras robando a sus compañeros de cocina la mitad de los doce ingredientes que se esconden en la Caja Misteriosa. El chef Jo...
  • Programa 6 Completo 3:06:41 100% 14 may 2017
    Programa 6 14 may 2017 Al estilo de las matrioskas rusas, los aspirantes se enfrentarán a una multicaja. Cada Caja Misteriosa esconderá un ingrediente que deben incorporar obligatoriamente a su plato. Para inspirarles acu...
  • Programa 5 Completo 2:53:15 100% 07 may 2017
    Programa 5 07 may 2017 ¿Qué harán los aspirantes cuando encuentren que sus puestos de cocina están vacíos? Los únicos utensilios que podrán usar serán una cuchara, un cuchillo ceb...
  • Programa 4 Completo 2:51:32 100% 30 abr 2017
    Programa 4 30 abr 2017 Los aspirantes de MasterChef 5 reciben la visita de Miguel Ángel Muñoz, que les dará las claves para elaborar un buen cocido, como el que le dio la victoria en el Celebrity. En la p...
  • Programa 3 Completo 2:44:30 100% 25 abr 2017
    Programa 3 25 abr 2017 Los aspirantes cocinan vísceras en MasterChef. Para ello cuentan con la ayuda de la finalista de MasterChef Celebrity Cayetana Guillén Cuervo regresará a las cocinas para compa...
  • Programa 2 Completo 2:25:47 100% 23 abr 2017
    Programa 2 23 abr 2017 Primero, los aspirantes aprenderán a utilizar los productos de manera responsable. El reto será elaborar un plato de estrella Michelin sin que la cesta de la compra supere los diez euros. Los aspira...
  • Programa 1 Completo 2:56:59 100% 16 abr 2017
    Programa 1 16 abr 2017 Un exjugador de fútbol, una punk que trabajó 10 años con Esperanza Aguirre, un exseminarista de Ohio, un banderillero, una panadera brasileña y un campeón mundial de culturismo ...
  • BloggerMC5 - Gofre verde con hummus y edamame Fragmento 00:19 8% 12 jul 2017
    BloggerMC5 - Gofre verde con hummus y edamame 12 jul 2017 ¿Lo mejor de todo? Que sirven para cualquier momento/comida del día, que los gofres se hacen al horno y pueden llevar cualquier tipo de hoja verde que tengas en casa y que vas a descubrir que hay ...

Añadir comentario ↓

  1. Alberto

    Que habéis hecho con el CHROMCAST, era mi uníca manera de poder seguir el programa que más me gusta de la televisión. Por favor no hagais esto!!!!

    02 jul 2017
  2. AiuR

    Por que ya no puedo reproducir los videos en mi chromecast? Ante podía sin problemas desde la app, ahora ni desde la aplicación ni desde la web :(

    01 jul 2017
  3. David

    joper con los spoilers de la web, es q no hay manera de sentir emoción por un programa si sabes a quien se va también sabes q equipo pierde, llevamos mi pareja y yo 4 programas q ya no sabemos si verlos o dejarlo por una serie o hasta el hormiguero tiene mas emoción.

    20 jun 2017
  4. paola chavez

    no entiendo porque siguen en el programa silene y nathan. silene no atina una y nathan es un simplón que creo lo tienen ahi solo porque su suegro es chef. de ahi en mas, no tiene talento. mas errores que aciertos ambos

    19 jun 2017
  5. ramon

    desde donde podemos ver el programa masterchef5 de anoche 18/6/2017.... aun no esta colgado en la pagina porfavor

    19 jun 2017
  6. jose

    Nathan ,,, este chicos tiene dos caras ... en mi trabajo metoco trabajar con uno como el es un falaso

    16 jun 2017
  7. Pupyta

    No hay ningúen tipo de chances de que en la vida me coma media larva.. Una vez me tragué una mosca durmiendo y todavía estamos pagando el psicólogo. Pobre Joselito , yo te entiendo amigo, te vienen diciendo hace 3 meses que no chupes la cuchara pero después se hacen un cóctel de cucarachas.

    13 jun 2017
  8. Barbara

    Muy buen programa! Les felicito! Yo les recomiendo que algún día en MasterChef preparen un plato con un ingrediente fundamental, la cecina leonesa, qué les parece?

    13 jun 2017
  9. Grace

    Los platos de Miri tampoco eran protagonistas los insectos y le dan muchos en horabuenas...me parece que la preferencia se nota!!!!

    12 jun 2017
  10. Lasl

    Que cancion suena cuando pepe dice ultimo minuto en la prueba de eliminacion...siempre la ponen y la llevo buscando mucho tiempo

    12 jun 2017
Recomendaciones de usuarios