www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
3612239
Para todos los públicos MasterChef 4 - Programa 7 - 18/05/16 - ver ahora
Transcripción completa

Buenas noches y bienvenidos a "Masterchef".

Hay parejas muy famosas como por ejemplo

el ajo y el perejil, o la sal y la pimienta.

Esta noche en "Masterchef" vamos a hacer parejas

y serán de esas que no se pueden separar,

en sentido literal.

¡Oh!

Un, dos, tres, cuatro y cinco nada más.

Buah, chaval.

¡Oh!

¿Qué significa eso, Reichel? -Cocina internacional.

Buenas noches, aspirantes.

Como veis, ya está todo preparado para empezar

el primer reto de la noche.

Virginia, ya has visto

que por ahí hay un mapa de Oceanía.

Tú eres como muy del sur.

¿Te gustaría cocinar en Oceanía?

Porque más al sur ya no hay.

No me suena mucho.

Cuando vea los ingredientes a ver lo que se puede hacer.

¿Tú has salido mucho de España? Mucho no.

He estado en la República Dominicana, en Portugal.

En Gibraltar, que es inglés.

¿No te han robado nada los monos de Gibraltar?

Sí, sí, el bocadillo.

(Risas)

José Luis, tú has viajado mucho.

Sí, por toda Europa prácticamente.

¿Con el camión? Sí.

He viajado por Francia, Luxemburgo, Bélgica, Holanda.

Soy un culo inquieto.

Buenas noches, aspirantes.

Está claro que esta noche vamos a viajar

a través de la cocina.

Pero antes de eso os tenemos que dar varias sorpresas

que van a hacer de este reto algo inolvidable.

La primera la llevo en mi bolsillo.

(TODOS) ¡Oh!

Yo quiero el pin para mí, para que yo esté tranquila,

para que esté subida en la terraza

y no abajo con los leones.

El pin de la inmunidad.

Lo bien que uno se siente con él.

Pues bien, hoy vuelve a estar en juego y el aspirante

que lo gane se asegurará una semana más

cocinar en "Masterchef".

Que no es poco.

Tenemos mapas, tenemos el pin de la inmunidad.

Y tenemos que hablar con Ángel.

¿Conmigo? Dime.

Ángel, algunas veces has criticado

el trabajo de este jurado.

Crees que no nos tomamos en serio lo que hacemos.

Así que como no te fías de nosotros, hemos decidido

que esta noche tomes tú las decisiones.

¡Anda! -Espera, vamos a ver.

Algunas, claro.

Vamos a ver, vamos a ver.

A ver, yo no lo he criticado. Simplemente hay momentos

que se me han dicho cosas que han sido duras

y yo he intentado defenderme.

Creo que tú has dicho que yo me río

y que no me lo tomo en serio.

Más o menos.

Yo tengo que decir las cosas con un semblante serio, ¿no?

No, para mí cuando me estáis haciendo una crítica,

cuando también está la sonrisa te duele un poco más.

Encima que te están haciendo una crítica

y se están riendo de la persona.

No, jamás me reiría de la persona.

Otra cosa es que pueda utilizar un poco el chascarrillo,

un poco de gracia, la ironía. Eso es una manera de ser mía.

De todas formas me gusta que hayas sido tan claro.

Porque en este reto vais a cocinar por parejas.

Y tú, Ángel, vas a ser el encargado de hacerlas.

Anda. Es una gran oportunidad.

No la desperdicies.

Madre mía...

A ver, primera pareja.

La primera pareja será...

A ver cómo lo hago yo.

¿Me puedo poner ahí enfrente para verlos bien?

Vente aquí conmigo, Ángel.

La primera pareja será Dani con Natalia.

¿Por qué?

Se llevan muy bien y trabajar en equipo

les va a venir muy bien.

Sí, porque nos entendemos mejor que nadie.

Con él tengo una relación mucho más fácil

que con el resto del equipo.

Soy un tío fácil. -Sí, es muy fácil. Facilón.

Dania con Reichel.

¿Y por qué? No sé, ahí hay carácter

y las dos pueden sacar algo muy bueno.

Ángel, te recuerdo que esto es una competición.

¿Tú no te quieres quedar con el mejor?

Sí, yo tengo una persona.

Ah, ¿y cuál es? Rocío.

¿Tú crees que Rocío es la mejor?

Hay mejores, pero quiero trabajar con ella.

Tenemos alguna diferencia que otra y a lo mejor aquí

podemos trabajar juntos a ver qué pasa.

Por mi parte ha sido acercar un poco posturas.

Es una tía con un carácter fuerte, yo también.

Pero ya nos estamos entendiendo y acercándonos.

José Luis con Virginia.

Huy, vas a separar a las hermanas.

Sí, porque también es bueno que trabajen con todos.

Ha repartido, no quiere que estemos las dos juntitas.

Lo ha hecho bien. -Justo, justo.

Yo lo he visto imparcial.

Y luego ya lo que queda es Pablo con Raquel.

Poneos en pareja.

Yo a Ángel le tengo que dar las gracias

porque ha puesto unos equipos muy compensados.

Y a mí me ha puesto con un fenómeno.

Muchas gracias.

¿Os gustan los equipos? -Sí.

Todas las hierbas dice.

Ahora que he estado en el puesto de los jueces

los entiendo, sí, pero yo tengo mi opinión

y eso tampoco es un mal. Y yo me puedo equivocar,

pero en ningún momento critico yo su curro.

Aspirantes, es el momento de presentaros

a los otros protagonistas de este reto.

Son cinco cocineros que representan

la cultura gastronómica de cada uno de los continentes.

Buenas noches a los cinco, bienvenidos.

Representando a la cocina de Asia,

desde el restaurante Seoul en Madrid, Sonia Mihyum Sun.

Representando la cocina americana,

desde el restaurante brasileño Rubayat en Madrid,

Carlos Valenti.

Representando nuestra cocina, la europea,

desde el restaurante griego Milos en Madrid,

Panagiotis Charalambidis.

¿Bien dicho? Bien.

Representando a la cocina de Oceanía,

desde el restaurante Federal Café de Barcelona,

el australiano Tommy Tang.

Y por último representando la cocina africana,

desde el restaurante etíope Nuria en Madrid, Shemsia Yhaya.

Bienvenidos todos a nuestra casa.

No sé en qué idioma hablar dada la torre de Babel

que hemos hecho hoy aquí.

Pues en el único que sabes, Pepe, no te preocupes.

Ya estamos.

Bueno, estamos encantados

de recibir vuestra cultura en estas cocinas.

Porque no podemos olvidar que la cocina

también es cultura y se puede aprender mucho

de un continente o de un país por su gastronomía.

Debajo de estas campanas hay cinco platos

de cocinas muy diversas.

Vuestra misión es elegir uno al azar.

Dani, Natalia, sois la primera pareja que ha formado Ángel.

¿Qué campana queréis que levantemos?

¿La blanca?

La blanca, ¿no? -Sí, escogemos la blanca.

Brasileño.

(TARAREA)

Carlos, les ha tocado tu plato. Sí.

Explícanos un poco en qué consiste.

Es una pequeña reinterpretación de lo que es una moqueca.

Es un guiso típico del Nordeste de Brasil.

Y normalmente lleva un langostino,

algo de fruto del mar, una langosta que se cuece

en leche de coco, aceite de dendé,

que es el aceite del fruto de la palmera.

Y como acompañamiento tiene un pirao

que está hecho con una harina de yuca.

¿El pescado qué es?

En este caso es lubina. -Lubina, ¿no?

Vale.

¿Y hasta qué punto se parece la cocina brasileña

al resto de cocinas de América?

Tiene parecido, ¿no? Hay bastante legumbre,

hay bastante uso de pescado, carnes, en general tienen...

Picantes, cilantro. Sí.

Bueno, Dania, Reichel, es vuestro turno.

La pequeñita.

Oh, ¿qué es eso? -Ni idea.

Bueno, Tommy, les ha tocado tu plato.

¿Ah, sí?

Es una mezcla de la comida del Norte de Australia.

Es un país de emigrantes. Estamos por la Oceanía,

pero también hay muchos griegos,

hay muchos árabes, italianos.

El plato lleva un arroz glutenoso

ahumado con té Earl Grey,

unos tirabeques con nuez macadamia tostada,

calamares y unos caviares de lima.

Uf. -¡Yuju!

A Reichel le encanta eso.

Tamarindo y esas cosas.

Menos mal.

Yo creo que la idea es fijaros en una cultura

que ha ido a Australia y luego hacer vuestro juego

y hacer algo inspirado en una cultura.

O sea, que es un poco polivalencia.

Ángel, Rocío, es vuestro turno. Sí, la de en medio.

¿Esta de aquí? Sí.

Sonia, les ha tocado tu plato.

Este es un plato se llama bibimbap.

Significa arroz mezclado con verdura y carne.

En el centro hay huevo frito.

Y a la hora de comer nosotros

acompañamos de una salsa picante de pasta de pimiento.

¿Y qué aromas, qué ingredientes

crees tú que definen más la cocina coreana?

Nosotros comemos muchas verduras de temporada.

Intentamos comer las verduras frescas

para no perder las propiedades.

Jordi, lo que llamamos nosotros slow food.

Este programa, ¿no? Sí, es saludable.

El campo y lo vegetal. Sí, la comida más sana.

José Luis, Virginia, es vuestro turno.

Aquí el hombre de suerte dice que la blanca.

¡Oh!

Pues os ha tocado el plato europeo.

El plato se llama saganaki garida.

Garida es el langostino

y saganaki es el recipiente donde se hacen.

La salsa es muy sencilla.

Tiene solamente pimientos verdes, cebolla,

tomate maduro, ajo y aroma de albahaca.

Y la cocina griega es muy parecida

a la cocina mediterránea al fin y al cabo.

No puede faltar la carne y las cremas

que nos gustan mucho, como el tzatziki, ajo y pepino;

la berenjena asada, o sea, la verdura.

Muy bien.

Pablo, Raquel, creo que vosotros

no tenéis elección. No.

Diría que esta campana huele a África.

Oh, chaval.

(RÍE)

Chiquilla, ¿eso qué es?

Shemsia, cuéntanos, ¿qué has traído?

He traído una salsa tradicional etíope,

el pollo con huevo y cocinada con cebolla, ajo, jengibre,

especias y pimentón.

Acompañado con inyera, que preparamos

con un cereal local etíope, el tef,

fermentada y con el queso.

¿Cómo es una buena cocina etíope?

¿Qué no puede faltar? ¿Qué la hace especial?

La carne y vegetales.

¿Es muy diferente la cocina etíope de la cocina africana?

Nosotros comemos más pimentón y la inyera es diferente

la que preparamos la torta.

Los africanos comen más bien arroz y pan.

Nosotros esa es la inyera que utilizamos.

¿Qué es Etiopía? ¿Dónde está eso?

Yo he comido una vez en un etíope.

Y está muy bueno, pero no me acuerdo de nada.

Aspirantes, ya sabéis

qué continente os ha tocado a cada uno.

Ahora colocaos en la cocina que os corresponda

porque todavía os queda conocer

el ingrediente más importante de este reto.

Ah, sólo eso, ¿no?

Aspirantes, "Masterchef" es un programa

lleno de sorpresas, y lo vais a ver enseguida.

Porque como bien ha dicho Eva el ingrediente más importante

de este reto está debajo de esas cajas.

Será amor, un corazón.

A la de tres quiero que las levantéis.

Una, dos y tres.

¡Ahí va! -¡Anda, qué bien!

Dios mío.

¿Me vas a atar?

José Luis, que está la cosa muy mala, hijo.

Pablo. ¿Sí?

¿Te has puesto unas de esas últimamente?

Pues me las han regalado,

pero me las he olvidado siempre.

Pero, ¿y para qué? No, para nada.

Para cocinar, para cocinar.

José Luis, te has tirado de cabeza a las esposas.

Ojalá fuera mi esposa de verdad,

no esta de hierro.

Bueno, esposado a Natalia. Feliz, ¿no?

Me falta el látigo, creo.

Esposas, pero es raro. Es como si fuera esposa.

Sí, las esposas son así. -¿Sí?

Te atan y ya no puedes estar separado de ellas.

Tú como eres soltera no lo sabes.

Ya, ya.

Aspirantes, en una cocina la compenetración

con el compañero es fundamental.

Y como vosotros vais cada uno a la vuestra

y eso dificulta el aprendizaje pues hemos decidido

tomar medidas y esposaros.

La compenetración es más importante que nunca,

porque donde vaya el uno irá el otro.

¿Qué me estás contando? ¿Y para cortar?

Espero que os queráis mucho, porque no os queda más remedio.

(RÍE)

Vuestro reto consiste

en cocinar así de juntitos en 60 minutos.

60 minutos.

No tenéis que reproducir la misma elaboración

que nos han traído los cocineros.

Pero sí hacer un plato que nos recuerde

al continente que os ha tocado.

El mejor de la pareja ganadora

se llevará el pin de la inmunidad.

O lo que es lo mismo,

seguirá una semana más en "Masterchef".

El supermercado está dividido por continentes

y tenéis una cesta por pareja

para que los dos podáis hacer la compra juntitos.

Qué bonito.

Parejas, ha llegado el momento de que os esposéis.

Yo os declaro marido y mujer.

¿Te ato yo?

Átame. -No, atas tú.

No tienes manejo de las esposas tú.

No.

Eres mi mano, ¿eh?

Confío en ti.

Alguna vez que otra he puesto unas esposas de colorines.

No, a mí no, a mí no me han puesto nunca las esposas.

Igual las he puesto yo.

(RÍE)

Tenéis tres minutos para hacer la compra.

Cuidado con los tirones y las carreras.

¿Estáis preparados? (TODOS) ¡Sí, chef!

El tiempo para entrar en el supermercado

comienza en tres, dos, uno. Ya.

Vamos a ver, cesta. -Ahí.

Vamos a coger un poquito de todo.

Tenemos barracuda, canguro. Nunca hemos hecho canguro.

Canguro. -Canguro.

Sólo podéis coger de vuestro módulo.

Apio nabo. -A ver, primero miramos.

Tenemos maíz, tenemos judía pinta.

Tenemos que organizarnos. -Coge el huevo por si acaso.

Mira, chile. -Dani, ¿carne o pescado?

Tenemos que saberlo. -Vamos a verlo.

¿Quiere dátiles y hacemos...?

Coge queso, coge atún. ¿Hacemos un marmitaco?

Y un kiwi por si queremos dar color.

Vamos a darle. -Perfecto.

Judías verdes. -Venga, judía verde.

¿Quieres cuscús? Entonces menta también, ¿no?

¿Echo el atún o no? -Échalo, échalo.

Mira, ahí tenemos pasta de arroz.

Le puedo meter esto. -Un pato Pekín.

La carne cogería un lomo de cerdo.

No, coge las dos por si acaso.

Entonces pescado no hace falta.

Vamos a coger miel. Para adentro.

Aspirantes, último minuto.

Último minuto. -Vamos a hacer el cuscús.

¿Una de estas no has cogido? -No, cúrcuma no he cogido.

El otros es yogur griego.

¿Para qué quieres yogur?

Tú déjalo. Si no lo usamos ahí está.

Chile amarillo no he cogido.

Esto es pomelo. -Venga, cógelo, mola.

Podíamos haber hecho unas costillas en el horno.

Cógela, venga. -¿Sí?

¿Quieres hacer el pato? Le metemos pescadito también.

Comino has cogido, pimienta has cogido.

¿Nuez moscada?

Cinco, cuatro, tres, dos, uno.

A las cocinas.

Chiquillo, nos hemos hartado de comprar.

Hemos cogido de todo. -¡Uf!

¿Vamos antes de nada a por lo platitos

para distribuir? -Vale.

Entonces... -Vamos a poner.

Vamos a organizarnos. ¿Qué vamos a hacer?

¿Nos vamos a tirar por la carne o por el pescado?

Podemos hacer un mar y montaña. -O carne, o pescado.

Yo haría esto con una salsita de zanahoria.

Carne. -Sí.

Carne. -Reservamos dos

y dos la hacemos a la plancha y se la ponemos encima.

En carré, ¿vale? -Exactamente.

Es buenísima gente, pero es Chicho Terremoto.

Pero yo le doy calmita.

Yo lo tranquilizo. -Me controlo, claro.

"José Luis, piensa. José Luis, vamos."

Tú vas pelando las zanahorias

y yo voy con el carré. -Vale, perfecto.

Y reservo dos para hacerlas a la plancha.

¿No? -Venga.

Podemos hacer un cuscús.

Sí, podemos hacer un cuscús con aceite y sal.

La carne lo primero que tenemos que hacer es...

Limpiarla. -Coger un trozo y meterlo

en una sartén y probarla,

porque no la conocemos. -Venga.

Lo que hay que hacer es marcar el pato lo primero.

Vale. -Salarlo, marcar el pato.

Y ponerlo al horno. -¿A 235 grados?

Sí, porque estoy calentando. -Ah, vale.

Ponemos los frijoles, la carne y lo decoramos

con los pimientos alrededor. -¡Olé México! ¡Viva México!

¿Le metemos caña? -Sí, tíralo ahí.

Espera, que le voy a meter.

Uh, esto va a estar complicado.

Venga, dale, dale. -Vale.

Ahí.

Córtalo por la mitad.

Cuidado.

Ahora voy aliñándolo yo. -Espera, vamos a pegar

unos cortecitos para cuando los marquemos.

Hazle sal y pimienta y yo hago el mejunje.

¿Has visto cómo se deshace, qué bueno?

A ver, ponlo ahí.

A ver. -Prueba.

¡Madre mía, esto cómo está! -¡Buah!

Así, vuelta y vuelta, no le vamos a cascar nada, ¿no?

¿Bajamos el fuego, quieres? -Ya lo he bajado.

Está tiernecito el cordero.

¿Puedes ahí Virginia? -¿Qué?

Te digo que si puedes trabajar.

Sí, sí puedo. Tú no te preocupes.

Tú has eso. Sí, pero tengo que coger

un trapo, que se me cae el sudor.

Se van a quedar ahí como dos cuernos.

Esto es salsa agridulce, ¿eh? -Sí, y la otra es dulce.

Mira, está buenísimo. Te sabrá a pato.

A pato del chino.

Vale, me gusta. -Y un poquito de esto, ¿vale?

Ángel, que cocinar cocina medio bien,

ha cogido como compañera a Rocío.

Van a hacer un pato tipo lacado.

Normalmente se hace con la salsa hoisin.

¿Qué lleva la salsa hoisin?

¿La original para el pato lacado?

La original lleva mayormente salsa soja.

Agridulce no, porque esto ya es occidental.

Especias, pim, pam. Sí, sí.

Esto es para hacerlo puré. -Para hacer un puré.

Es que si no para qué, tarda más en hervir.

Pero si está caliente.

Ah. -Ahí va, cuidado.

Venga, vamos.

¿Qué pasa, Virginia, José Luis? Hola, qué tal.

¿Qué vamos a hacer?

Una paletilla de cordero. No sé si es cordero o cabrito.

No sé si es cordero o cabrito, pero paletilla no.

Costilla, que me he equivocado. Ah, amigo.

Lo vamos a hacer relleno de foie al horno.

Ojo con el foie gras dentro del cordero.

Eso lo tengo yo que ver cuando lo ases.

A ver cómo está. ¿Se come cordero en Grecia?

Muchísimo, muchísimo. ¿Podríamos decir que podría

pasar por griego si hacen un buen cordero?

Podía pasar. Es que te veo españolizando

demasiado la receta. Nos ha tocado Europa, ¿verdad?

Nos ha tocado Europa.

¿Y qué salsa va a llevar esto?

Unas zanahorias con unos puerros y patata.

Un puré. -Vamos a hacer un purecito.

¿Y eso de qué cultura sería?

¿O es algo que...? Mediterránea.

¿Alguna salsa griega no hay, no existe?

Hemos traído también yogur griego.

Un poquito pepino rallado. -Pepino no hay.

No habéis traído. -Calabacín hemos traído.

Bueno, calabacín, podíamos probarlo.

Y no se olviden que tanto

Grecia como España utilizamos el ajo.

El ajo, sí, hemos traído para echarle bien a...

No demasiado, pero sí.

Perfecto. No le des más pistas.

Gracias. -Suerte, chicos.

Gracias. Venga, suerte.

Échate el foie si quieres allí. No lo marques mucho.

Tiene mucha grasa, voy a quitar el aceite.

No pasa nada, vamos a meterlo al horno, déjalo.

Lo que estás haciendo ahora es la carne, ¿no?

Sí, yo estoy haciendo la carne

y tengo que poner otra para hacer los pimientos.

Deberíamos echarle un poco... -De cebolla roja.

¿Qué vamos a utilizar? -Los contramuslos si quieres.

Sí, ¿no? ¿O prefieres pechugas?

Se van a hacer más rápidas.

Sí, pero también están más ricos los otros.

Saco las pechugas, no pasa nada.

Ponemos cebolla nueva y cebolla morada.

Voy a poner media y media.

Sin miedo, que esa es muy pequeña.

Lo que está haciendo mi compañera es cortar

la verdura porque vamos a saltearla.

Nos hemos dado cuenta que el canguro se hace

muy rápido y no hace falta mucha cocción.

Y además lo más representativo

de Australia son los cocodrilos y los canguros.

Y los koalas, pero carne de koala ya estaría feo.

Cómo me gusta viajar y probar los sabores de todo el mundo.

Si tú eres de esos que hacen fotos a los platos

de los países a los que viajas, súbelas a la aplicación

gratuita de "Masterchef" y cuéntanos todo,

qué tipo de cocina es, de qué país es,

con quién estabas.

Y únete a nuestro mapa gastronómico.

Voy al horno.

Con el mejunje que has hecho luego vamos a hacer una salsita

con las almendras y todo el rollo.

A ver, espera, quiero probar si está muy picante.

No pica mucho, ¿eh?

Ah, ahora sí.

¿Cuál pica? El rojo pica, claro.

-Ese pica, el rojo pica, muchísimo.

Tienes que dejarme esta mano un poquito más libre

si no tengo que cortar demasiado al aire.

Vamos a hacer lo de la salsita luego de almendras.

Ya verás qué bueno está.

Pues bueno, Sonia, ya ves,

aquí tienes a Ángel y a Rocío, cocinando muy juntitos.

¿Qué estáis preparando de cocina asiática?

Pues vamos a hacer un pato con una salsita de...

Tipo Pekín. -De soja, agridulce.

¿Y la otra qué era?

De miel. -Y la de miel.

Tipo pato lacado, ¿no? Sí.

De guarnición queremos hacer una tempura de verduras.

Entonces queremos... -¿Qué verdura entonces?

Tenemos zanahoria, ajete, cebolla y coliflor.

Sonia, ¿algún consejo? Porque me da a mí que...

Como va a hacer la tempura de verdura

tener la masa con harina mejor agua fría.

O puede poner un cubito de hielo también.

Sí, para que tenga la crujiente.

¿Y a qué temperatura se fríe una tempura?

Como es verdura entonces 180 grados.

¿Y qué tipo de aceite?

Nosotros como no tenemos mucho aceite de oliva.

No tenéis los aceites de "Masterchef".

Aceite de girasol.

Suerte. Gracias, chef.

El foie ya lo tienes para meterlo, ¿no?

Sí, pero le voy a hacer un salteadito de champiñones.

Para darle consistencia al foie,

si no se nos va a derretir.

Qué incomodo es cortar así, tía. Increíble.

¿Te puedes echar un poquito más para acá?

Pon esto aquí más abajo

para yo poder trabajar aquí. Gracias.

Toma, gordi. -Gracias.

Vamos a luchar por el pin de la inmunidad.

¿Pero qué te dan uno o dos? -Uno.

¿Te dan uno "namás"? ¿Y el otro qué?

Eso es el divorcio, cariño.

Te voy a meter los papeles del divorcio.

Pues vete pidiéndolos ya.

Nos llegan. -Hola.

Qué tal, aquí vengo con Shemsia

para que investigue lo que estáis haciendo.

Pues mira, estamos haciendo un sofrito para guisar el pollo

Hemos tirado más para la zona de Marruecos, más dulce,

dátiles, miel, especias. ¿Por qué?

Porque la conocemos un poquito más.

Y después vamos a hacer un cuscús

para acompañar el pollo.

Queremos hacer una salsita con especias.

Tenemos un poquito de comino, que ya va en el caldo,

cúrcuma, Ras al Hanut, que es una mezcla de especias.

Creo que significa "lo mejor de la tienda" en marroquí.

¿El cuscús lo hacéis con vapor?

Probablemente lo haremos con agua hirviendo,

un poquito de aceite, hierbabuena fina.

Y le añadiremos unas pasitas o un dátil.

Sabéis que el cuscús como plato marroquí

lleva una salsa picante, un poquito de cebolla confitada

con unas pasas, ¿no? Se confita con las pasas.

Bueno, no vamos a contar más cosas.

Vale, vale. Le estamos dando la receta.

Ánimo.

Muchas gracias por los consejos.

Déjame tomate que lo trituro.

Y esto hay que cocinarlo también con la cebolla roja.

Falta sal.

Aspirantes, habéis entrado en los últimos 30 minutos.

Pero eso se cocina dentro.

Así, lo enrollamos así. -Cuidado, espérate,

que te voy a meter unos champi.

¿Los champi los vas a meter también?

Sí, sí

Vamos a echarle unos de estos.

Le damos un toque de canela a la verdura, ¿verdad?

Sí, sí, canela, canela.

Espérate, espérate. Espera, que revienta por aquí.

Ahí, cógelo ahí bien.

Vale, ya está, déjamelo a mí.

Ya están dorados. -Pero no más.

Parece que no, pero ya verás, se doran enseguida.

Aquí esto un poquito.

No está hecho, ¿eh? -Déjala ahí y cierra.

Ya está, mira, mira. Ya, no.

Sí, que no le pasa nada, tú échale.

Vale, ya está.

Déjame un poco de sal aquí.

Bueno, ¿qué hace una rusa cocinando en América?

Y un sevillano, claro. Y un sevillano.

¿Qué vais a hacer? Vamos a preparar un guiso

con los frijoles y una carne

que estoy preparando aquí con chile.

Y lo vamos a acompañar de un salteado también

de pimientos que es muy típico en México.

Y luego estamos preparando para acompañar

un pico de gallo y un aguacate.

Suena bien, ¿no? Suena bien, suena interesante.

A ver qué podemos hacer.

Comida mexicana. Comida mexicana, sí.

¿Conocíais la cocina mexicana? Yo sí.

Él ha estado en México, yo no.

¿Tú has estado en México?

Sí, estuve y me encantó la cocina mexicana.

Mucha suerte y corred.

Ah, que me lo he cambiado de sitio.

Nos gusta. Vale la pena llevarlo.

Hoy llevo camisa azul, que va perfecto el dorado.

El brillante queda perfecto. -Con negro pega mucho mejor.

Y además soy una chica, me gusta el oro.

Lo preparamos con aceitito y las especias que nos gusten

preparamos una infusión, así lo tenemos rápido.

Mira, va todo para adentro.

Los anacardos sí que están. -Dale un toque.

Esto enseguida se va. -Pues fuera.

Vamos a dejarlo, volvemos a por él.

Podemos trabajar un poco más.

Ya. -Ya lo hago.

Venga. -Yo creo que este sobra.

Un poquito de agua con hielo.

Espérate que esto coja más color

y le metemos la manzana.

Bueno, chicas, ¿qué nos preparáis?

Pues hemos probado la carne de canguro

y nos hemos enamorado. ¿Cómo vais a elaborar esto?

Pues mira, la carne de canguro no la vamos a trabajar mucho.

La vamos a dejar porque es espectacular ella sola.

Mejor, mejor. -Estamos haciendo una mezcla

de verduritas con aromas del mundo: clavo, comino,

cilantro... Típico de Australia, ¿no?

Como es una mezcla de culturas, aquí también la hay.

Es interesante, es mezcla, es exótico.

¿Quién ha decidido aquí lo que se cocina?

Entre las dos. Entre las dos, ¿no?

Somos dos caracteres que nos entendemos bien.

Ah, ¿sí? Sí.

Chicas, mucha suerte. -Suerte.

(A LA VEZ) Gracias.

Esto lo tenemos, lo podemos cocinar así si quieres.

Incluso en una olla aquí podríamos hacerlo.

A la plancha también, ¿no? Me he dejado llevar

porque Pablo conoce muy bien los sabores.

Ya está, con eso... -Ya sobra.

Mételo en una túrmix con el yogur y medio ajo.

No están haciendo bien lo que contabas

de la salsa de yogur, ¿no? Debería ir el calabacín

o más ortodoxo, el pepino. Pepino crudo, rallado,

escurrido... Hay que ver la sal y un poquito de vinagre

y aceite de oliva. Bien neutro.

Dale, bascúlalos. -Ahí, venga.

Espera, ahora sin agua.

Está perfecto. Perfecto.

A ver, gordi. -Venga, adelante.

Bueno, Shemsia, ¿te hubiese gustado que hagan tu cocina?

Me habría gustado pero si es la primera vez,

solo con palabras, sin saber hacerlo,

no puedo decir que tienen que hacerlo.

Aceite. Un buen chorretón, ¿vale?

Escúchame, tienes que hacer la témpura y yo, la salsa.

Tenemos 12 minutos. -Vale, va.

No menees mucho porque se rompe el frijol.

Es verdad, ¿vale?

¿Cómo ha visto a Natalia y a Daniel?

Lo que me ha gustado es que había connotaciones

mejicanas, aparecía cilantro por ahí. Más o menos entendía

él de qué iba la cosa. Sí. Iba por la línea

de Méjico, han dicho, y luego hay que ver las alubias.

Más sal.

Espérate. -¿Qué quieres hacer?

Vamos a hacer el puré.

Bueno, Tommy, tú que eres como Pepe, que cuando hay

chicas delante no decías lo que pensáis...

Te han dicho: "cocina de Oceanía" y todo

te ha parecido bien. No, cuando estoy aquí de nuevo,

muy mezclado todo. Como has dicho que la cocina

australiana es un compendio de muchas cocinas...

Pero no en el mismo plato. Han dicho: "Metamos todo".

Claro. Ese es el problema.

¿Qué vamos a hacer con el pomelo?

Cortar a sangre. -¿Lo que es la piel nada más?

A sangre, a sangre. A pulpa viva.

Espero que haya sido una grata experiencia para vosotros.

Nosotros hemos disfrutado mucho conociendo la gastronomía

de cada uno de vuestros países. Muchas gracias por aceptar

la invitación de MasterChef y hasta siempre.

Gracias. -Un placer.

Muchas gracias. Gracias.

Tenemos la pimienta en el especiero. Voy, eh.

Esto está dentro del horno y lo tenemos que medir fuera.

Vale, pero es igual, 54. Vale. -Vamos de tiempo justos, eh.

Ya, ya, ya.

Voy a coger las chuletillas. -¿Para qué las quieres

si vas a cortar en pedazos eso? -Pero le ponemos una encima.

Hazme caso, que es un minuto. Se hace en 5 minutos.

No es por eso, es por la cantidad.

Bate, bate. Ve batiendo.

Leche, qué difícil. Venga.

¿Trituras tú y yo voy probando qué tal está?

¿Qué tal vais? Bien, bien.

¿Os gusta el plato que estáis haciendo?

Sí. Bueno, ya sabéis que por mucho

que viajemos con esos platos no podemos olvidar

la tradición nuestra, la de siempre.

La de reciclar. El vidrio al contenedor verde.

Hala, pues venga. Ahí está.

El pomelo es donde quiero meter la esencia de rosa.

Vale.

Chupa esto.

Déjalo así. -Ja, ja.

Estoy contento porque Rocío la he dejado que lleve el plato

y ha salido algo que hemos estado probando y estaba bueno.

¿Quieres que haya tropezones o la cuelo? La voy a colar.

A ver, nos quedan 5 minutos. Hay que sacar el pollo.

Tranquilo, el pato es cortarlo.

Venga, esto se te va. -Echa la chuleta.

Esto hay que sacarlo ya, venga.

Esto es miel.

Yo lo emplataría con los frijoles arriba

y pondría dos puntitas... -Por ejemplo, esto, así.

Aspirantes, acabáis de entrar en los últimos 3 minutos.

¡3 minutos! Que tenemos que emplatar, José Luis.

Dos así gorditos, eh.

Vamos a sacar el pato ya. -Sí, pero despéjame eso.

Vale, Rocío, me estás poniendo nervioso. Un momento.

Vale, toma. -No, déjame así. Un momento.

Yo le pondría el pico de gallo aquí y aguacate, como tú veas.

Puntas de aguacate por los lados.

Venga, va. Vamos ahí y emplatamos ya.

Espérate. -A ver la chuletilla.

Ea, dame el pollo.

Lo vamos a cortar en láminas. Rocío, no me menees si no...

Pues déjame ponerme allí. -Si te pones ahí, tenemos

que estar trabajando así. -Vale, ya está.

Aspirantes, último minuto.

Está muy bien, eh.

Espera, esto por aquí.

Venga, muy bien. Muy bonito. Es una flor mejicana.

Aquí me mola. -Sí.

Eso va por encima, es lacado. -Ahora se lo ponemos.

Venga, que tengo que salarlo. -Voy, no lo voy a tirar

en el plato. -Vale.

Vale, vamos a echar ahí unos puntos.

Diez, nueve, ocho, siete,

seis, cinco, cuatro, tres,

dos, uno, tiempo. Manos arriba.

¡Yuhu!

(RÍE)

¡Ay!

(RÍEN)

Grande. Yo estoy muy contento con mi plato y tenemos

opciones a llevarnos el pin de la inmunidad...

Y a ser capitanes. -También, ¿por qué no?

Claro. Aspirantes, es el momento

de que nuestro jurado viaje a través de vuestros platos.

La primera pareja en mostrar su plato será la formada

por Dania y Reichel. Adelante.

Ahora tropezamos y... -No, por favor. No te caigas.

Pues es un canguro braseado con unas verduritas especiadas

ligadas con una yema de huevo. -Lleva una cremita de apio-nabo

con manzana, con un toque de azafrán y de cúrcuma,

acompañado de unas frutas para darle el punto cítrico.

Y el pomelo con un aroma de rosas.

¿Y de Oceanía qué tiene? El canguro que es un animal

típico de allí y las especias y los sabores diferentes.

¿Quién ha llevado la voz cantante?

¿De quién ha sido la idea? -Hemos decidido entre las dos.

Yo he trabajo muy a gusto. -Y yo.

No nos hemos pegado ni un tirón.

Ni uno. A ver si el resultado acompaña.

A probar.

Sí.

Increíble.

Lo de la manzana te gusta, ¿eh? Sí, chef.

Bueno, pues a priori suena a Oceanía, a Australia,

canguro asado. La carne está bien marcada, pero hay

que sazonarla con un poquito más de "punch".

La base de verduras no está mal, seguimos viajando

más o menos porque verduras hay en todas partes y no le va mal.

Lo que me descoloca es lo de al lado.

Se nos ha ido... ¿La rosa dónde la habéis puesto?

En el pomelo solo. En el pomelo.

Vale, en el pomelo solo. Aquí. Me interesa que lo pruebes.

Un plato básico que si no tiene lo de al lado te lo comes

y dices: "vale". Ahora que le doy al pomelo...

No sé si Oceanía se distingue por sus rosas, pero esto

tiene rosa a cascoporro. Cuando queremos innovar,

siempre os digo lo mismo: la innovación es medida

y se basa en el trabajo y el desarrollo.

Aquí no. Habéis puesto "hala, esencia de rosas".

No, Oceanía no sé si es. Perfumada a cascoporro.

Sí, chef. El problema es,

como nos había dicho el chef de Oceanía, que no hay

por qué meter todos los ingredientes,

todos los gustos o aromas que vienen de fuera

y concentrarlos en un plato porque como absorbe tanto,

la cocina australiana es un compendio de la de fuera,

pues lo metemos todo.

Entonces esto es lo que me descoloca.

Sí, chef. Presentación, bien.

Trabajo, bien. Dificultad, mal.

Muy sencillo. Queremos más. Queremos cosas diferentes.

Ya estamos muy avanzados en el programa.

Sí, chef. Reichel, Dania.

Delante de cocinas, por favor.

Rosas y más rosas...

Daniel y Natalia.

¿Qué habéis hecho? Nos ha tocado el continente

americano, hemos querido traer la cocina mejicana.

Hemos hecho un guiso con frijoles y carne,

un salteado de pimientos y cebolla que en Méjico

es muy típico, pico de gallo acompañado con una crema

de maíz y un poquito de guacamole.

Está claro que no voy a preguntar quién lleva la voz

cantante en esta pareja. La elaboración es de los dos.

Es verdad que la cocina mejicana me gusta.

Que domina él más la cocina mejicana es verdad.

Ella ha aportado su granito de arena, vamos.

Sí, lo sé. Está esposada. Solamente te digo ya,

así a priori. Daniel, te tengo que felicitar porque

te has adelantado a Jordi, has sido capaz de esposar

a Natalia cosa que no ha hecho en varios programas.

Pero bueno, ahora tenemos que catar y ver qué ocurre

en este plato y si nos transporta a Méjico

o 100 kilómetros más para allá. Esperemos.

Déjame un poquito, Samantha.

¿Para vosotros qué es un buen plato?

Un buen plato... -Que tiene buen sabor

y que está bien emplatado. Es un producto que tiene

un producto principal y algunas cosas

que lo acompañan, lo realzan. Esto es el Frankenstein

de la cocina mejicana, es un revuelto de carne

con frijoles que le falta el alma del chili con carne.

¿Es un buen plato? No. Es un compendio de cosas

que marea y que como plato mejicano combinado quizás sí.

Un número. Hombre, más que mejicano

lo que parece es un "tex-mex". Y es verdad que un "tex-mex"

es una cocina en sí también, porque eso no es un guiso.

Un guiso es una carne que cortas, salteas y guisas.

Eso era una carne picada, con lo cual poco juego

te puede dar aunque le eches los frijoles y tal,

no me da aspecto de guiso. Es verdad que aparece

el aguacate, el maíz y el pico de gallo

que le va muy bien. Lo único que me distorsiona

es eso, que parece el "tex-mex" porque parecía una hamburguesa,

que tiene connotaciones mejicanas pero como mejicano,

lo justo. No es mejicano.

De sabor muy bueno.

La estética... No es fácil emplatar

una hamburguesa. No es hamburguesa...

Desde luego estas tiritas es mejor mezclado,

que brille todo un poco, está todo apagado.

Parece que lo has cogido y has hecho "buá", y no.

Chicos, delante de cocinas, por favor.

Ándele. Ande, güey.

Pablo y Raquel.

Hemos hecho un cuscús con menta y cebolla caramelizada, pasas

y el pollo... -Lo hemos partido de un caldito

de pollo para hacer de hilo conductor del plato.

El cuscús está hecho con el propio caldo de pollo.

Y después hemos hecho una salsita ligeramente dulce

y el pollo especiado, lo hemos cerrado al vacío

para intentar infusionar un poquito más rápido.

¿Y a qué cocina...? A la de Marruecos,

más cerquita del sur.

¿Qué parte de pollo es? Es la pechuga, que es

lo que ante se hace.

La pechuga siempre es la peor parte del pollo. Está muy bien

para los regímenes, a la plancha, en ensalada...

Pero para hacer un guiso, es lo peor

porque es la parte más seca y coge menos sabor.

Podría tener un poquito más de especia y de brío,

pero está rico, está muy bien hecho.

Gracias, chef.

Cierto es que la cocina marroquí es dulzona

pero también contrastan ese dulzor con otras cosas.

Sabores especiados que contrasten un poquito.

Nos movemos mucho por la línea de lo dulce y solo vemos dulce.

Faltaría un contraste. Conceptualmente, el plato

es lo que hemos pedido: una cocina que nos recuerde

a un país, con defectos pero está más o menos rico,

y en resumen creo que es un buen trabajo. Felicidades.

(A LA VEZ) Gracias, chef.

El plato tenía sus cosillas. -Tenía fallos, lo reconocemos.

Pero de comer estaba bueno. -Estaba rico, sí.

¿Cómo se llama el plato? El plato se llama...

Se llama...

Pato "laqueado".

Pato lacado, perdón. Lacado.

Es un pato lacado y lo hemos acompañado con témpura

de verduras. Lleva dos salsas: una para la tempura.

Vamos a lacar, ¿no? ¿De qué es?

Lleva soja, teriyaki, jengibre, lima...

Y salsa agridulce. -Y frutos secos.

Si hay que adjudicarle una nacionalidad...

China. ¿China? Teriyaki no es China.

Ni la témpura. Tanta verdura

puede ser Tailandia. Pues una fusión asiática.

Aceite de sésamo habéis metido, ¿no?

No. ¿No?

Lleva aceite de MasterChef. Y de sésamo.

Y de sésamo seguro que sí, a cascoporro.

No le hemos metido nada de sésamo.

Chef, nada de sésamo. No es salsa teriyaki.

Le habéis puesto aceite de sésamo.

La salsa marrón es aceite de sésamo.

El aceite de sésamo tiene un sabor tan potente

que a cualquier cosa que le eches solo va a saber

a aceite de sésamo. ¿Habéis reposado la carne?

Sí, bastante. -Sí, un poquillo.

Hay que asar bien la piel, que aguante bien

la temperatura y no cocina la carne, pero por el otro

lado mucho menos. Tenemos un magret muy cocido.

Lacado, se hace con un pato entero y no con la pechuga.

Eres una manera de llamarlo, porque eso lleva una cocción

que no os imagináis. La salsa, hay un poco de todo.

Desde la soja, el sésamo que pega. Y está la témpura

que no está mal. Está todo bastante correcto

para lo que sería un plato combinado.

Estoy supercontenta con nuestro plato

y como hemos trabajado. Y lo que han dicho los jueces,

bueno, tendrán sus razones. Pero estaba buenísimo.

Hemos hecho un carré de cordero relleno de foie y "perrochico",

con puré de zanahoria especiado con un poco de tomillo.

Y después hemos hecho una salsa de yogur

para una ensalada con espaguetis de calabacín.

Nos hemos inspirado en Grecia que ha dicho el chef

que se come mucho cordero, tipo cremita...

¿Y de quién es la idea de hacer un plato así?

Lo hemos hecho entre los dos. Entre los dos.

¿Hígado de pato se come en Grecia?

Eso es mundial. -Universal.

¿Por qué le va bien? Lo deja untosito, muy bueno.

Cordero y foie... Vamos a probarlo, a lo mejor

te sorprende que José Luis es un hombre viajado.

Me sorprendería mucho que me sorprenda.

¿Sabes qué setas son las que van dentro del cordero?

"Perrochico". ¿"Perrochico"?

¿Un perro pequeñito? No. Perrechico.

Perrechico. Una chuletilla a la plancha.

Sí, que dijo José Luis que le iba a gustar a Pepe.

Claro, dije que la chuletilla le iba a gustar.

En fin, estoy por poneros un par de esposas más,

llamar a la Guardia Civil y que os llevé así a los do.

El cordero es tan bueno que está riquísimo,

nada que objetar. Pero rellenarlo de fuagrás...

¿Sabes lo que es un puré de fuagrás que no aparece

y que se disuelve y se transforma en grasa?

Justo eso.

Lo puedes rellenar de cualquier otro relleno:

de farsa o de tal. Pero fuagrás es grasa pura.

¿Que le pones un trozo de fuagrás a la plancha ahí?

Ya veremos si pega más o menos, pero tiene más sentido.

Dentro, no lo hagas jamás.

Y luego esas verduras que lleva el yogur, me decía el colega

griego que la salsa de yogur lleva un poquito de vinagre,

un poquito de ajo rallado y pepino, pero se podría

hacer con calabacín. Y cuando te ha visto escaldar

el calabacín, dice: "Ay, ¿qué hace escaldando

el calabacín? Le va a meter agua al yogur y lo va a aguar

demasiado y tendría que quedar una salsa más espesa".

Lo digo para otra vez: es en crudo.

Tú que eres de atarlo todo, José Luis, que te voy

a llamar José Luis Grey. Entre las esposas,

que lo atas todo, que todo lo haces

"arreo, arreo, arreo". Las sombras de José Luis.

Exactamente, son las sombras de José Luis y Virginia.

Este rulito que has hecho, lo has dorado muy poco,

ha quedado un poquito crudo dentro, nada caramelizado

por fuera... Mal. Ya...

Este plato, bien ejecutado, bien dorado, bien presentado,

con un puré de zanahorias bien colocado...

Incluso lo del yogur te lo acepto,

pero lo que estamos criticando no es la falta

de que sea europeo o no o si lleva foie o cordero. No.

Es la mala ejecución del trabajo.

Entendido. -Eso me pasa por hacerle caso

a los hombres. La próxima vez que seamos pareja, tú vas

a hacer lo que yo diga. -Yo sin problema.

Lo que yo diga. -Totalmente, sí.

Aspirantes, el jurado tiene que deliberar para tomar

una gran decisión: cuál es la pareja ganadora,

y sobre todo, qué miembro de esa pareja se lleva

el pin de la inmunidad.

Nosotros, no. -Nosotros, no.

Jueces, adelante.

(SUSURRA) Lo han hecho todos bastante parecido...

Aspirantes, en este reto las posibilidades de hacer

un buen plato se multiplicaban por dos porque teníamos

dos cabezas pensantes. Es verdad que cuanto más

viajemos, más sabremos sobre la gastronomía del mundo.

Pero si no podemos hacerlo, utilicemos el sentido común,

que a ese no le hace falta pasaporte.

Aspirantes, antes de nada quiero deciros que qué bien

habéis trabajado algunos con esas esposas.

(RÍE) Estoy por no quitároslas nunca.

Por Dios, por favor. Me refiero en la cocina.

(TODOS) ¡Ah!

Y hablando de cocina, todos habéis hecho un trabajo

parecido, pero la pareja que menos errores ha cometido

y cuyo plato se acerca más a lo que habíamos pedido

es la que forman...

Raquel y Pablo.

Todos los platos tenían defectos, incluso el vuestro.

Pero creo que era el que más se acercaba a una localización,

a un continente particular, que ha sido el africano,

en este caso bastante marroquí, no había cosas de otros sitios

sino que estaba bastante concreto, con lo cual

el trabajo era bueno con los defectos que tenía.

(A LA VEZ) Gracias, chef.

Y lo más importante: era un plato que sintetizaba cosas.

Teníamos un sabor interesante y una cocina bastante nítida.

(A LA VEZ) Gracias, chef.

Con lo bien que me quedaba, por Dios.

Raquel, Pablo, ya sabéis que la inmunidad es solo

para un aspirante y penamos que el que ha llevado

la voz cantante, el que más ha brillado en esta prueba

y ha tenido más peso ha sido...

Pablo.

Enhorabuena, Pablo.

Da pena que solo haya un pin porque los dos

nos lo merecemos. No está en mis manos.

Si me lo han dado a mí, muchas gracias.

Es lo único que puedo decir.

Qué fuerte.

Gracias, Raquel, está perfecto.

Ya que me lo han puesto aquí, aquí se queda, lo tengo claro.

Ahora nos vamos a una tierra muy especial en la que vais

a necesitar las manos libres para venenciar.

Y yo sé que alguno o algunas se van a poner muy contentos.

Ay, qué bien. -¿Qué es venenciar, amigo?

Tirar el vino. -La manzanilla.

Hoy, en MasterChef, tenemos la suerte de estar

en una de las bodegas más prestigiosas y antiguas

de España, las bodegas González Byass,

en Jerez de la Frontera.

Ahora sí que huele a Jerez, a bodega buena

¡Que estamos en nuestra tierra! Huele hasta diferente.

Esto es lo más grande que hay en España, chiquillo.

Os voy a presentar a una persona muy especial:

Paco Gandón. -Hola, muy buenas.

Nuestro venenciador más internacional.

Háblanos de tu trabajo, de la venencia.

Bueno, nosotros cogemos la venencia y nos sirve

para sacar las muestras de nuestros vinos, venenciamos

para que se oxigene. Lo que es un trabajo,

una artesanía, se ha convertido en un arte.

Eso es verdad. -Y gran parte de esa culpa

la tiene Paco.

Voy a venenciar mirándole a los ojos a esta señorita.

(TODOS) ¡Ooh!

(TODOS) ¡Ole!

Que tenemos dos jerezanas, eh.

Lo van a tener que demostrar. ¿Quiénes son?

De vez en cuando, cuando se toma dos copitas

de fino se entona y dice: "trae para acá el palo".

Las dos de Jerez y no vamos a venenciar. ¡Las primeras!

Despacito, tranquilita. Arriba la mano.

Ole, ole, ole. -¡Bien!

Mira, mira. Qué malaje tiene venenciando este hombre.

(TODOS) ¡Bien! Ole.

Yo para esto no valgo.

(TODOS) ¡Ole!

Lo voy a probar. Ole, catalán.

Catalán, dentro. ¡Bien!

Este lleva toda la noche ensayando.

El ganador ha sido Jordi.

Me ha encantado. Parece que tenía sangre andaluza.

Bueno, vamos a entrar en la bodega de La Constancia.

Me ha recordado a cuando iba a comprarle el mosto a mi padre

y recorría las bodegas e incluso soplaba de la goma

para recoger el vino.

Tenemos delante de nosotros seis copas,

seis estilos de vino diferentes.

El fino, el vino de crianza biológica.

El Viña AB, un vino entre dos aguas.

El tercero, Alfonso, oloroso, el palo cortado.

El vino de los flamencos. Ahí va, muy bien dicho.

Muy bien definido. Y vamos con el quinto vino,

que es un Cream. Y terminamos con un Pedro Jiménez

cien por cien.

Estamos ante uno de los grandes vinos del mundo,

el vino de Jerez, un vino que cura el alma

y alegra el corazón. Vamos a disfrutar con él.

¡Viva Jerez! -Viva Jerez.

Tenemos una gran sorpresa, a Mauricio González-Gordon,

nuestro presidente. Quinta generación

de ese fundador. Bienvenido, Mauricio.

Todos los que formamos parte de esta bodega estamos

entusiasmados de que estéis hoy aquí con nosotros.

Estamos en la bodega de La Constancia.

Pero dentro de este núcleo de La Constancia,

hay dos bodegas en particular que son muy significativa

para nuestra historia, y me encantaría mostrároslas.

Para mí es un superprivilegio porque cuando tenía 14 años

empecé con mi padre en las bodegas, en La Mancha,

y he recordado todo. Me he quedado superemocionado.

Adelante, por favor.

Estamos ahora en la Bodega de los Reyes, que es

donde conservamos algunos de nuestros vinos históricos

y también algunas de las firmas de los personajes más ilustres

que nos han visitado a lo largo de los años.

Lo que nos haría mucha ilusión y nos encantaría es

que nos firmarais una bota.

Y nos dejarais ese recuerdo.

Eso es un privilegio increíble. Cuando yo traiga a mis hijos

y les diga: "Cuando se firmó esa bota, yo estaba aquí,

y yo era una MasterChef".

Os queríamos dar este pequeño recuerdo, no tan pequeño.

(RÍEN) Dame al niño, Mauricio.

(RÍEN) Ay, yo lo cuido.

Veníamos siendo forofos de los vinos de vuestra tierra,

sabemos que son de los mejores del mundo.

Estamos agradecidísimos que nos abráis las puertas

de vuestra casa, espero que nuestros aspirantes

le den el valor que tiene y aprovechen esos conocimientos.

Y vosotros, haceros con uno de estos porque

tenéis una barbacoa campera que tiene que salir de 10.

O sea que... Fenomenal. ¿Quién no ha hecho

una barbacoa en su casa, vamos a ver?

Eso es lo nuestro. -Larga vida a MasterChef.

(TODOS) ¡Larga vida! Viva Jerez.

Aspirantes, bienvenido a Medina Sidonia.

Estamos en Los Alburejos, santuario del vino,

del caballo y de la ganadería brava.

En esta dehesa extraordinaria será donde prepararéis

una barbacoa con ingredientes propios de la zona.

Aquí, en la finca Los Alburejos en plena dehesa andaluza,

contemplamos el arte de la monta vaquera,

un espectáculo a campo abierto lleno de maestría, que recrea

la vida temprana del toro bravo en conexión con el caballo

en su entorno natural.

Y que se ha consolidado como una de las ofertas

más atractivas de la zona.

En esta ocasión, los equipos se harán al revés.

Es decir, seréis vosotros, por orden alfabético,

quiénes decidiréis con qué capitán queréis estar.

¡Ah, ostras!

No necesariamente tendréis que distribuiros

por equipos equitativamente.

Es decir, que si ocho de vosotros queréis estar

con el mismo capitán, podéis hacerlo.

Pablo y Raquel, vosotros fuisteis la pareja ganadora

en la prueba de plató. Y tú, Pablo, fuiste

el mejor de los dos. Tú podrás elegir el color de tu equipo.

¿Qué eliges? ¿Rojo o azul? Pues he empezado "MasterChef"

con rojo y con rojo me quedo.

Ahora, el resto de aspirantes decidiréis

con qué capitán queréis ir. Ángel, tú eres el primero.

Un nombre y una razón.

Yo con Pablo, por lo mismo.

Empecé con el rojo y sigo con el rojo.

Dania. Me quedo con el rojo,

porque siempre he sido azul y voy con el rojo esta vez.

-La que me sorprendió que no me eligiera, es Dania.

Contaba con que quería trabajar conmigo.

-No quiero quedarme con nadie. Quiero trabajar con todos.

Daniel, te toca a ti. Estamos en el Sur

y me quedo con Raquel.

José Luis, ¿rojo o azul?

Pues no lo sé. (RÍEN)

Pues hay que elegir.

Me voy con Daniel, azul. Empezamos con el azul

en Montserrat y voy a mantenerme con ellos también en azul.

Natalia, la siguiente. Yo voy con Raquel

porque ella es de la zona y solo faltaría no ir con ella.

Y luego que digan que las guapas

son tontas. Me entiendes, ¿no?

Reichel. Con Pablo, por supuesto.

Porque sí. Es la primera vez que es capitán

y quiero formar parte de esa experiencia.

Rocío. Yo la escojo como capitana,

esté en Sevilla, esté en Málaga,

esté en el País Vasco. Voy con Raquel.

Ya por amistad, por cómo trabajamos juntas

y porque la quiero un montón.

Virginia, vamos, te voy a preguntar por preguntarte.

Pues estoy indecisa, eh. ¿Ah, sí? Venga, dime.

Pero te digo otra cosa. Las dos juntas hasta la muerte.

-Queremos hacerlo superbién,

porque es nuestra ciudad y queremos quedar bien.

Pablo, vosotros sois menos.

¿Echas de menos a alguien en tu equipo?

Quizás, con el que podría haber contado, es con José Luis.

Pero ha tenido esa disyuntiva.

Espero que tenga suerte y que ganemos nosotros.

-Yo no lo he hecho con maldad. Lo ha hecho... No sé.

Me ha tirado la tierra. Mi madre es sevillana.

Y me ha tirado irme con las de aquí del sur.

-Cinco aspirantes me han elegido.

También creo que por algo será.

Porque me ven, a lo mejor, que yo no voy a pisar a nadie.

Voy a luchar con mi equipo y el que me toque, a muerte.

Un equipo se encargará de la parrilla de carnes,

con presa, pluma, salchicha fresca, chorizo, morcilla,

panceta, costilla, solomillo,

chuletas de cordero lechal y pinchos morunos.

Y, además, lo acompañaréis con salsa chimichurri y barbacoa.

Otro equipo se encargará de la parrilla de mar y tierra.

Carabineros, cigalas, calamar, gamba roja, langostino

y guarnición de verduras.

Además, lo acompañaréis todo con salsa tártara,

salsa rosa y aceite de ajo.

Muy bien. -Vale.

Pablo, ¿qué parrilla eliges?

La parrilla de la carne. Raquel, tu parrilla será

la de pescados. Pescadito bueno de la bahía.

Aspirantes, contaréis con 100 minutos

para elaborar una barbacoa para 80 personas.

Tendréis que tener en cuenta, primero, la cocción

de cada alimento para que todo esté en su punto.

Segundo, cocinar en el orden adecuado.

Y tercero y más importante,

aprender a mantener controlada las brasas.

¿Lo tenéis claro? (TODOS) Sí, chef.

Los comensales se servirán ellos mismos

de la parrilla que quieran.

Os recuerdo que nuestro supermercado proveedor

de alimentos os facilitará los ingredientes necesarios

para cocinar y que el excedente que no utilicéis,

será donado a comedores sociales.

De acuerdo, chef. -Muy bien.

Aspirantes, ¿estáis preparados

para hacer una barbacoa? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues a por vuestros ingredientes y a cocina,

en tres, dos, uno. ¡Ya! ¡Vamos!

-Aquí ha dicho. Aquí. -Aquí delante.

-Vamos a ver, chicos. Lo primero, encender el fuego.

Hay que hacer un buen rescoldo,

para que esté calentito y en su punto.

Daniel y José Luis, os liáis con el rescoldo.

-Necesitamos hacer fuego, Reichel.

Cuando acabes, ponte la salsa del pincho

moruno marinado y yo empezaré el corte del pincho.

-Natalia, te vas a poner con los espárragos.

Vas a hacer las verduras. Los tomates no los partes.

Los metemos enteros y luego los cortamos.

-Puedes empezar por la salsa barbacoa

y nos queda el chimichurri. Me encargaré con el chimichurri.

Necesitamos cortar elementos.

-El tomate de la barbacoa. -Sí. Es lo primero.

-Rocío, tú te vas a meter con la salsa.

-¿Qué salsas hay? -La tártara, la de ajo,

una salsita rosa. ¿Sabes cómo va?

-Sí. ¿Y quieres alguna salsa más? ¿Algo típico de aquí?

-Sí. Una de ajo y perejil. -Ahí, ahí.

-Y aceite. -Perejil y aceite.

-¡A trabajar bien y fuerte! Esta es mi tierra

y está el listón alto. (TODOS) ¡Jerez!

(TODOS) ¡Un, dos, tres! ¡Rojo!

-Venga, dejadme pasar.

Tapadlo bien. Hay que echarle un poco de agua.

-¿Le ponemos papel mojado? -Yo me ocupo de esto.

José Luis, tú a la barbacoa, del tirón.

-Toma, toma.

Los troncos estos los han quitado de ahí.

-Esto por aquí y esto por aquí.

-Los tomates tenemos que cogerlos.

-¿Cómo va eso, Reichel? -Va bien.

-¿Tienes un trapo cerca? -No.

-Si ves, avísame, que quiero uno. -Vamos.

-¿Cómo va esto? Poned mucho carbón para que esto prenda.

Si no, vamos a tardar más que la obra del Escorial.

-Hay que darle su tiempo. -Venga.

Abanicad. ¿No hay nada? -Ya está prendido.

-Si entra bien el aire.

-¿Te dejo la cola? -No.

Los langostinos se pelan enteros. -Oído.

-¿Cómo vas, Pablo? -Va bien.

-Pablo, le voy a meter cebolla para que caramelice

antes de meter el tomate.

-¿Antes quieres caramelizar cebolla?

-Un poco. -Pero dale caña.

-¿Bien, Reichel? (TOSE) Sí.

-¿Cómo va ese carbón? -Bien. Aquí vamos.

#Échale carbón a mi corazón.#

¡Vamos, equipo azul! -¡Vamos, vamos!

-Cuando termine, ¿qué hago? -Los tapines.

-¿Lo qué? -Los tapines.

-Calabacines. Vale. -Aquí son tapines.

-Métele carbón encima de la llama, o no arranca.

Bueno. Día bueno para una barbacoa.

Debemos hacer los equipos, Jordi. Como siempre, te dejo elegir.

Quiero el mejor para ti. Luego: "Es que pierdo siempre".

Jordi, por favor, elige.

Veo ventajas e inconvenientes.

Lo lógico, tú que eres un chorizo y muy de panceta,

sería que tengas la carne. Me da igual.

Lo que tú quieras. Eres hombre de mar.

Quédate con el equipo azul y te lías con el marisco

y yo le pego un viaje a la presa. ¿Te parece?

Me parece. Vas a trabajar poquito.

Hoy no hay postre, guapa.

Postre no, pero hay salsa. Hay un curro bueno.

Todas las salsas, chimichurris, barbacoas.

Como me toque meterme a hacer las carnes, te vas a enterar.

¡Ah!

-¡Dios mío!

¡Ay, la candela! -#Candela, candela.#

Cómo crispea esto ya, José Luis. Ahí vamos.

Qué bien te veo. ¡Vamos, vamos!

Estando tú en el equipo, estoy relajado.

Tú has nacido para meterle ahí candela.

Vamos a ver si coge bien.

Raquel, tiene que estar la verdura casi todo hecho,

organizado, perfecto, para que cuando llegue,

sea, ¡ta, ta, ta! Hay que correr de locura

para tener salsas, guarniciones, pescado a punto.

Sí, chef. Aquí estamos muy tranquilos.

Vamos a movernos. No quiero perder ni de broma.

¡Vamos, vamos! Este va a ser tu equipo.

Hoy ganas. Hoy voy a ganar, porque sois

un porrón y si no ganamos, haremos el ridículo.

Este olorcito a barbacoa me gusta.

-¿Eh? -Este olorcito a leña.

Parecía que cocinaba para los colegas,

que es lo que me mola en verano cuando me junto

con mis amigos de Valencia. Me faltaba la cervecita

y hubiera sido todo... veinte.

Pablo, ¿cómo vamos? Ajetreados a tope.

¿Qué haces? Pico la carne

para los pinchos morunos. La cabezada y el solomillo.

¿Has hecho alguna vez pinchos morunos?

Pues no. Siempre hay una primera vez.

¿Qué le pasa, Reichel, a ese fuego, que va lento?

Tenemos el aire regulero.

Ahí estamos. Ahí estamos. Venga ahí. Con alegría.

En cuanto le has dado, funciona.

Si tú eres una mujer primitiva. Si esto es lo tuyo.

Sí, por eso. Creía que ibas a empezar así,

frotando. No. Primitiva, pero adaptada.

¿Y por aquí cómo vamos? Aquí estamos.

Friendo los tomates. ¿Tomates para qué?

Para la salsa barbacoa. Bueno, chicos, suerte.

Y darle, eh. Rapidez. Gracias.

Pepito. Dime.

Veo poco fuego ahí, eh. Tranquilo.

Yo tengo un arma secreta. ¿Sabes cómo se llama?

José Luis. Es una máquina. Está sudando.

Está dando unos capotazos al fuego.

Ahí falta rato. Tranquilo. Vamos bien.

(TOSE)

-¿Qué tal, Reichel? -Sí.

Que me he pegado una bocanada buena.

-Cógelo de ahí. -¿Para qué?

-Para echarle carbón. -José Luis, cuidado,

a ver si te quemas. -A ver si nos lo cargamos.

-No pasa nada. Coge de ahí.

-La vamos a liar. -Tira.

Empina. Tira de ahí.

Ahí. Suéltala, suéltala.

-Vale. Que son muy grandes. -Vale, vale.

-José Luis es para echarle de comer aparte,

como decimos en nuestra tierra.

Él sigue con la brasa. Pero es así. Se pone lo de los burros

y para adelante y no hay quien lo pare.

-Roci, ponte ya con la salsa y yo me pongo con mi hermana.

-Nos quedan cuatro cositas.

-Los calamares hay que limpiarlos. -Vale.

Estás metiendo muy apretado y se te va a apagar.

Dale ahí a la barbacoa.

¿La pala la tienes tú, Dani? -Sí.

¿La cebolla se va a cocinar así, directamente?

No. Si tienes papel de aluminio, un chorreón de aceite,

las envuelvo rápido y las pongo ya.

Porque eso en crudo encima, lo vais a servir crudo.

Vale. Lo hacemos perfectamente. Dani, la cebolla la metemos

en papel de plata, le echamos aceite y la ponemos ya.

En las brasas con papel de plata y liadas. Muy bien, Dani.

¿Le has echado sal? -No.

-Una mijita de sal. Rocío, ¿necesitas ayuda

con la salsa? -No. Estoy bien. Gracias.

-Las pajaritas se las tienes que quitar. Esto está más duro.

-Chicos, vamos a ponernos con la carne.

Dejaré el fuego en breve

y me pongo con vosotros. -Perfecto.

-Mira qué color. -Esto por aquí.

Esto aquí fuera.

-Está muy buena. -Está buena. La paso del tirón,

porque ya está hecha. -Perfecta. Gracias, Dania.

Puedes cortar el tocino. Todo lo que sea comestible,

como si fueras a comerte un filete.

-Tiene que ser finito. -Dedo y medio.

Tiras así. Y después, lo cortas, que te queden trozos

que te puedas meter en un plato. -Perfecto.

-Gracias, Ángel. Si quieres, me muestras uno.

-Chicos, el vidrio, a reciclar.

¿Qué dice esa capitana? ¡Que me quemo! ¡Que me quemo!

¡Que me quedo! Vamos a ver. Ven aquí.

Ven aquí, por favor.

Te regalaré este libro. ¿Te gusta?

"MasterChef: la cocina de hoy con sabores tradicionales".

Mi libro. Con todo mi cariño. Puedes encontrar,

desde un pisto hecho a la brasa, hasta un entrecot. ¿Qué te parece?

Estupendo. Yo ya me chupo los dedos.

Luego vas diciendo que yo no te ayudo. Toma y disfrútalo.

Y se lo enseñas a Jordi para que le dé envidia.

Muchas gracias. Gracias. A disfrutar.

De esta no hagas mucha. -Lo que ves aquí.

Haré lo mismo de una que de otra.

-Vale. -Venga, Reichel. Vamos. Bien.

¿Vas bien?

Al equipo rojo le tocó hacer una barbacoa de carne.

Yo cuando estoy en casa y tengo que hacer panceta,

la corto fina, la pongo por un lado, por otro,

que no se me queme. Y a hacer los pinchos morunos

con un adobo tradicional. Me gusta mucho pimentón,

aceite de oliva, orégano, ajo.

Cuanto antes esté la carne en adobo,

más rico estará, porque más sabor cogerá.

Equipo azul, equipo rojo,

en 40 minutos llegan los comensales.

¡Vamos, chicos! Organizaos con cabeza,

que hoy no quiero fallos. ¿Oído? (TODOS) ¡Sí, chef!

¿Cómo tienes la candela? -Deja que tire,

que estará estupenda. -Vale.

La verdura no la podemos poner,

porque las berenjenas tardan en hacerse y los tomates.

-¿Los tomates los liamos en Albal? -Los lía Natalia.

¿Cómo van las salsas? ¿Cuál falta? ¿La rosa?

-La rosa ya está. -¿Habéis hecho ajito y perejil?

-Estos pinchos los pongo atrás. -Vale.

-Esto está terminado. Ahora podemos empezar

la salsa chimichurri, que nos falta.

-Reichel, cambiamos el fuego un poco. Lo cambio.

Tiene demasiado fuego. Pasamos unas maderas allí.

El fuego ha sido mucha locura, porque venía viendo de levante

y no se podía controlar. Teníamos mucha leña metida.

Hubo un momento en que se prendía

hasta lo de abajo. Ha sido incontrolable.

-Lo tenemos de brasa.

Vale. ¿Cómo vais con las salsas?

¿Dónde están? Allí están haciendo la barbacoa.

Están los tomates doraditos y la mezcla preparada.

La salsa barbacoa. Vale. La chimichurri la arrancamos.

Hacedla lo antes posible para que coja sabor.

Vais bastante... Justos.

Justos no. Vais mal. Quiero que corráis, que sudéis.

Que saltéis la hoguera como en San Juan.

Lo de la cocina con la hoguera en medio

no la había visto nunca.

Bueno. Raro pero tiraremos. Suerte.

Vale. Tres cuencos.

-Los tomates, ¿los habéis puesto? ¿Cómo van las salsitas?

Acabamos de terminar la salsa tártara. ¿La quieres probar?

¿Cómo está? Sosa.

¿Está sosa? ¿Qué le habéis echado?

Hemos echado alcaparras. -Pepinillo.

-Pimienta. -Pimienta no le he puesto.

Alcaparra y pepinillo. Lleva más cosas.

Vale. Sal y pimienta. -Huevo duro.

Y falta un ingrediente más.

La cebolla. -La cebolleta. Vamos.

¿Qué más tenéis de salsas? La salsa rosa.

¿Con qué? Con un poco de coñac,

una gotita de tabasco, mahonesa y kétchup.

Después el aceite de ajo. ¿Está hecho ya o no?

Sí. Esto arregládmelo.

Ahora. ¿Dónde están los huevos?

-¿Cuál va a ser el orden, Pablo, de la carne?

-Vamos a empezar por la presa.

Tenemos que terminar el chimichurri.

Y nos ponemos a la carne.

-Pablete, ven a probar la salsa para terminarla.

-Yo creo que le hace falta más de miel.

Pruébala. Está toda junta.

-Está muy de tomate. Hay que subir un poco más...

-Miel y soja. -Más de dulce. Corregimos con miel.

Si quieres subirla, un punto de sal.

¿Cómo vamos? ¿Qué estás haciendo?

El chimichurri. ¿Se puede probar?

Sí. Creo que le falta algo rojo. ¿Puede ser?

Yo creo que sí. Pimentón. Pimentón dulce.

Deprisa. No podemos perder un minuto.

Cómo está esto. En 30 minutos llegan

los comensales. ¿Entendido? ¡Venga!

Vamos a echar calamares. Ya deberíamos tener

cosas en la parrilla. Vamos, Pablo.

Dale un poco de marcha a esto, que no llegamos.

¡Madre mía! ¡Qué hambre tengo!

¡Echad un choricito más, por Dios!

No se puede. -No hay lado donde calentar.

-Aquí. -Ya. Si es que me quemo las manos.

Unas pinzas más largas.

-Me he abrasado las manos, las rodillas.

Quería que saliera la prueba y después ya me hidrataré.

Si me he quemado, ya me curaré.

Cuidado con este fuego, Pablo,

que está a toda pastilla. Si no tenemos una brasa perfecta,

no haremos una carne perfecta.

Oído, chef. -Las paso aquí.

Mételas ahí. No tan alejadas.

Ahí está muy bien. Ahí. Fenomenal.

Venga, venga.

Madre mía.

¿Podemos sacar algo de brasa de abajo?

Es que no te puedes ni acercar.

La parrilla deberías poder acercarte.

No podemos de la flama que tiene.

¡Ah! Saca de ahí fuego.

Si puedes darle la vuelta, tío. Yo estoy ya...

Como capitán, me he visto bien.

Ha habido, como siempre, ciertos momentos de descontrol.

Teníamos el fuego abajo, el sol encima,

el viento exagerado. He tenido que echar para atrás.

Un espectáculo dantesco.

-¡Ah!

Si es que no puedes. José Luis, ponte

un guante. Te vas a quemar.

-¡Dani! Vamos a empezar a poner marisco, ¿vale?

Calamares están echados. Nos faltan cigalas y langostinos.

Vamos a ponerlas calentitas.

-¡Ah! Se pega al pantalón y todo.

-¡Venga, vamos! ¿Ha llegado la gente?

No. ¿Sabemos cuándo hay que meter

una cosa y cuándo otra? El calamar va a ser una goma.

El calamar va a ser la goma goma.

O le das muy poca cocción, o le das mucha.

Pero entre medias, no me sirve para nada.

Esto no lo vamos a poder ni servir.

25 minutos. Tenéis 15 para adelantar la guarnición.

Y a los cinco o diez, empezamos con el pescado.

Sácalo. Vamos a hacerle caso al chef.

Una cigala, si lleva un corte, es genial.

Si no hay tiempo, tal cual. Las cigalas para el servicio.

No, no. Se parten en crudo.

Las metes por la parte de la cáscara

y comerlas es hacer así.

Intenta comerte una cigala pasada

por ahí sin pelarla. Es un drama. Sí, chef.

-Chicos, necesito a alguien

partiendo cigalas. -Ponte.

-Venga.

-Por aquel lado. Por aquel lado.

Gracias, Ángel.

Estas déjalas un poco más.

¿Podríamos ir metiendo solomillos por algún sitio?

¿O algún otro tipo de carne? Llegan los comensales

y no vamos a tener nada más que presas,

que no creo que estén hechas y trozos de panceta.

Yo asaría más. Creo que deberíais asar más.

Venga. Muy pendientes de los puntos de cocción de la carne.

Cuidado con esa presa. Movedlas de sitio.

Pablo, ¿quieres la salchicha? -Sí, por favor.

-¡Venga, vamos! -¿Quitamos brasa?

Ahí no se puede estar. -Esto sí.

-No se puede estar. Y ahí tampoco.

Me estoy quemando. -Muy bien.

Vamos, Ángel. -Venga, vamos.

¿Y estas costillas? ¿Por qué no las metéis

en la salsa barbacoa para que tengan gusto?

Tuvimos problemas con el fuego.

Podemos hacer la segunda tanda así.

Yo creo que sí. Es una pena.

Si no, se quedan más secas, tienen menos gusto.

¿No os habéis comido nunca unas costillas con salsa barbacoa

a la parrilla? ¿De qué pueblo sois?

Venga, vamos a sacar estas. Venga, chicos.

Vamos a hacerlo bien. Que nos cuesta lo mismo. Venga.

¿Cómo vais? Con calor.

¿Dónde está la salsa tártara? ¿Está hecha?

Sí. Esta es la de aceite de ajo.

Nos falta la tártara. Está todo en la nevera.

¿Pero está hecho? Todo terminado.

Cómo sabéis las del sur el tema de las temperaturas.

Gracias, chef. ¿Sabéis lo que me encantaría?

Ver correr a las gemelas. ¡Vamos!

No, no. Ver correr y sudar a las gemelas. A ver si es verdad.

Ahí lo dejo.

¡Oh! -Las verduritas todas.

-No puedo meter los pies ahí. -¿Las cebollas las tenemos?

Equipo azul, equipo rojo, quedan diez minutos

para que lleguen los comensales.

¿Vale? Y veo muchos más fallos que aciertos.

¿Oído, equipo rojo?

Eso va por vosotros. ¿Los entrecots están?

Poneos las pilas, que no queda nada.

A ver, Reichel. Esas salsitas. ¿Qué tenemos hecho?

Tenemos hecha la chimichurri, que está aquí.

La barbacoa está emplatada. ¿Esto es la salsa barbacoa?

Sí. ¿Se lo ponemos o se lo ponen ellos?

Hay gente que no quiere salsa. Esto, mucho pimiento verde,

poca sal. Un poquito de acidez.

A mí me gustan las cosas con chispa.

¿Más ácido? -Sal y limón.

-¡Uf, qué calor! Se me seca la boca y todo.

-Venga.

Las gambitas hechas.

Voy a ponerme con los tomates. La verdura está terminada.

-José Luis. -¿Qué?

-Ven aquí, ven.

A José Luis casi le da un chungo.

Hemos tenido que coger una garrafa de agua

y echársela casi por encima. Si no, se nos desmaya.

-¿Llevas pinzas? -Ahí las tienes, José Luis.

Para. Mira. -Ahí no las he dejado.

-Para. Mira. José Luis, es un potro desbocado.

Hay que estar parándolo todo el tiempo,

si no, se te envalentona. Se te va.

Él se va al campo a galopar.

-Es que ahí hay barro.

-Venga, vamos a echar gambas y langostinos

y vamos a echar calamares. -Venga, langostinos. Trae.

-¡Hala! Mirad, chicos. Los caballos.

Estos son vuestros comensales. Mirad los caballos, José Luis.

-Ya los veo. Sí, pero no perdáis tiempo.

¡Venga, vamos! Qué guapo.

Cuándo han llegado los caballos, me ha removido las entrañas

porque me he acordado de mis hijas.

Ellas llevan media sangre jerezana.

Y, bueno, en concreto, a Daniela le encantan los caballos.

Tuve que parar el cocinado porque me emocioné mucho.

#Estaremos en la marisma,

donde los ánsares vuelan,

#donde la amapola cría.#

#Donde galopan los sueños de mi Andalucía.#

(TODOS) ¡Olé!

¿Cómo vas, Ángel? Venga, Ángel, tío.

-Es que estoy hasta mareado.

-Costillas de cerdo. -Aquí hay.

-Fuera solomillos. Voy. -Solomillos fuera.

-Si alguno no sale, vuelve a la parrilla. ¿Oído?

-Oído. -No sacamos carne mal.

-¡Oh!

Me estoy hasta mareando.

-Somos un equipo de cuatro. -Sí, pero tranquilos.

Por favor, que podemos. Venga. -¿Cómo vas, Ángel?

-Llevo una angustia. -Yo también.

Uno de nosotros tendrá que ir a preparación.

-Ve tú. Tengo una angustia, que flipas.

-¡Venga, vamos!

-Venga, Ángel, tío. -Tengo ganas de vomitar.

-Yo voy. (TOSE)

Un golpe de calor o no sé cómo llamarlo.

Se me había ido la vista total.

Quería aguantar, pero el cuerpo ha dicho: "Hasta aquí".

Tenía rabia. Quería ponerme bien para seguir.

-¿Qué le ha pasado? -Le ha dado un bajón.

Vamos, chicos. No nos despistemos. Tenemos que trabajar.

Ángel tiene un bajoncillo. -Vale. Lo tenemos.

A los chorizos le faltan poco.

Dos minutos. -Están prácticamente.

-Cuando vi que mi compañero no podía seguir con lo que hacía,

me fui a hacerlo. Así funciona un equipo.

Si te caes, te levanto. Y si yo me caigo, tú me levantas.

-Aquí tenéis otra bandeja.

-Dame. Para los calamares. -Venga.

¡Venga, vamos! -¡Uf, cómo está el fuego!

-Venga, las brochetas de langostino las tenéis que poner.

Aspirantes, atención. ¡Atención, chicos!

Vamos a dar la bienvenida a nuestros comensales.

Es el momento de la verdad. Hay que preparar un bonito bufet.

Que se vea la barbacoa funcionar y de cine,

tener claro cada producto, dónde se va a vender,

quién lo vende y tenerlo preparado para un servicio

tipo bufé-barbacoa de 10. ¡Venga, a lucirnos!

¡Vamos! Venga, a apretar.

Oído. -¡Venga, chicos, vamos!

-Sale un calor por debajo que te quema los pies.

¿Qué hay que hacer para una gran barbacoa?

El sabor a barbacoa no lo da el carbón,

el carbón está muy caliente y no tiene aromas.

Lo da la grasa que se combustiona, con el cerdo muy bien,

o el aceite de oliva. En el pescado echamos aceite

para que esas gotas caigan

y nos levanten el sabor de la barbacoa.

Así tienes una barbacoa de 10.

¿Aguantas aquí? -Sí, me aguanto.

-Va, tío. -Que sí.

-Venga, vamos, que podemos.

-Probad un pincho moruno, por favor.

-Lo pruebo ahora. -Este déjalo un poco.

Lo dejamos un poco. -Oído.

-Ángel ha estado a tope. Ha vomitado el pobre

y en 10 minutos se repuso y se ha metido dentro.

No podía hacer más, hizo todo lo que tenía que hacer.

-Ahí, así, José Luis, muy bien.

Venga. El marisco, las brochetas, ¿cómo van?

-Vamos bien, bien.

-La guarnición. -Vale.

-¿Los espárragos aquí también? -Sí.

-Perfecto. -Hay que relevarnos, porque esto...

-Yo, yo, nos vamos a relevar.

Échame unos carabineros, que no se nos vayan a acabar,

que la gente se lanza por los carabineros.

Cuando veamos que nos quedan 10 carabineros,

volvemos a echar carabineros. -Lo cantamos nosotros.

-Hoy a Raquel la he visto muy centrada.

Absorbió de los capitanes con los que estuvo los conceptos

y ha hecho un bum. Fue genial.

-Vámonos, señores.

El pescado después del trabajo, vamos que nos vamos.

-Vamos. Bueno, ¡qué alegría!

Qué alegría que hayáis aceptado venir a esta barbacoa tan especial,

tan peculiar y con un día tan bueno que nos hace.

Los aspirantes llevan toda la mañana

metidos entre fogones. Pepe, ¿qué pasa por ahí?

Porque oler, huele bien. Hay un fuego terrible.

Hay unas piezas de carne que no puedo más,

tengo ganas de meterle mano. Yo también, ¿eh?

Y esta gente también, llevan toda la mañana a caballo.

¿Vamos? ¡Cómo se agradece algo sensato!

Venga, vamos para allá. Vamos para allá, venga.

Qué arte, ¡mira qué niños más guapos!

¡Que vienen los muchachos! ¡Venga, vamos!

¡Qué arte, hijo, qué arte! ¡Mira qué figura!

¡Ole! -¡Vamos!

-¡Vamos, mira! ¡Carabineros!

¡Brochetas de langostinos de Sanlúcar, de los buenos!

-Por aquí, caballero, tienen que pasar por allí primero

y ellas nos van sirviendo. -Tienen todo lo que quieran.

-¡Platos, cubiertos! -¡Tengo cigalas!

-Cojo las pinzas. ¿Unas pinzas dónde hay?

Oye, que somos de Jerez, ¿eh?

-¡Vamos! -¡Qué arte, "miarma"!

(TODOS) ¡Muy bien! -Niños, jóvenes,

caballistas y jinetes guapos. -¡Ole!

-Nosotras nos hemos sentido en casa,

eso es lo que nosotras hemos mamado de chiquititas.

El arte que hay en Jerez, la gracia, el cachondeo.

-¡Vamos, vamos! -Pasen y vean.

-¡Buenas tardes, señores!

¡Una "bruchetiti"!

¡Una "cigaliti"!

-¡Señorita! Venga usted para acá.

Le voy a echar otra. Ahí, que vaya con doble ración.

Eso está muy rico.

-¡Buenos días! -Buenas.

-Solomillo, pancetita, presita ibérica, pinchitos...

¿Quiere usted solomillo? ¿Un poquito? ¿Una?

Un poquito más que lleva todo el día a caballo.

-¡Madre mía, qué carne que hay aquí, madre mía!

Barbacoa casera, ¿eh? Barbacoa casera, nada industrial.

-¿Qué me recomiendas? -Lo que tú quieras está bueno todo.

-Presa. -Presita, ahora mismo.

-Párate, párate. -Entrecot, venga, entrecot.

-Venga, vamos. ¡Hecho al momento, vamos!

-Tiene una cara divina. -Oh, oh...

-Bueno ahí. -¡Venga!

-Menos mal que tenemos la gracia andaluza.

Yo gallego, medio catalán, a ver qué vendía aquí.

-Yo me lo paso divinamente. Lo mío es cocinar y vender. es así.

Nosotros estamos en "MasterChef", hay que vender los platos.

Los vendemos, aparte, era muy fácil de vender

porque estaba bueno, vamos, para reventar.

¿De dónde ha salido este? (RÍE)

Mira lo que traigo aquí. ¡Hombre, don Álvaro Domecq!

Aquí hay de todo. ¡Me gusta!

Me gusta tu actitud. (RÍE)

Bueno, a ver, ¿qué traes por aquí?

Mira, de todo. Es que hay de todo. Un poco de pescado y de carne.

Pescado, carne... Esto es una maravilla.

Esto es un carabinero que esto habla y todo.

Le falta hablar. Vamos a darle.

Nosotros tomamos cosas del campo, ¿sabes?

Comemos muchas veces carne brava, que es una carne muy buena.

Este año precisamente en "MasterChef"

nos queremos fijar mucho en eso, ¿no?

En que, en cada época del año, hay que comer un tipo de alimentos.

Ahora le llaman a esto "slow food".

Ajá. Pero esto no es más

que lo que ha sido toda la vida, lo que se hacía hace 60 años,

que era coger lo que la tierra te daba y cocinarlo.

Yo, ya sabes, personalmente, estoy encantada de estar aquí

porque, además, ya sabes que te aprecio un montón, Álvaro.

Muchas gracias.

-Venga, venga, que al fino le viene el marisco que ni pintado.

Una maravilla. Venga, cigalita buena.

-¡Me he quedado sin carabineros!

-¡Ahí vienen los carabineros! -Tengo una tanda casi preparada.

-Niños, que estáis en crecimiento, ¿eh?

Comed, tenéis que crecer. Yo voy a picar algo

de esto que están haciendo. Una cigalita, a ver qué tal.

-Pruébala. La voy a probar, mira...

Voy a mi... No, la voy a probar.

(RÍE) Una gambita, dame una gambita,

que he visto unas gambitas aquí...

¡Eh, ole! Jordi, ponte una salsita,

que te va a gustar. Si me lo pones tú...

¡Oh...! Pero no mucho que luego me...

A mí no me importa, ¿eh? ¿No?

Para nada. Bueno, pues bien, bien.

Venga, recoge un poquito. Un poco de pancetita,

que me viene muy bien. Y también solomillito.

Para esta tripita dedicada que tengo.

Yo hoy no me quiero quedar con hambre, ¿eh?

¡Ay, qué rico, madre mía! Oye, tiene un pintón esto, ¿eh?

Qué bueno. Tiene muy buena pinta.

¡Ay, poquito hecha!

Cómo me gusta. Venga, el solomillo.

Nos lo vamos a comer a la salud de los aspirantes

que lo han sudado hoy. Un vinito de jerez a esto

y ya la petamos. Estamos perdiendo el tiempo.

Vamos, al lío. Vamos.

Me gustó más el equipo azul.

El pescado estaba en su punto y me gustó más que la carne del rojo.

-A mí también. -La carne estaba pasada de pique

y de sal. -Muchas especias, ¿verdad?

-Sí. -Para mi gusto.

-Y para el mío. -Está muy competido,

pero votaría por el rojo hoy. -Yo por el azul.

-Habéis cogido otra mesa. La mía estaba buenísima.

(RÍEN)

Finito, qué rico. Cómo le va esto, ¿eh?

Cómo está el carabinero. ¡Madre mía!

Así da gusto. Esto siempre.

Me encanta el campo. ¿Qué hacéis aquí?

¡Evita! Tres comensales que se han sumado.

Catamos para valorar. Hay que hacer la cata.

Casualmente hoy tenéis que hacer la cata.

¿Cómo vamos a saber cómo está? Claro. Bueno, venga,

ya que estáis aquí... ¿Nos acompañas?

No, quiero que me contéis.

¿Qué está mejor: La carne o el pescado?

Está todo bastante rico y bien hecho.

Tiene mérito lo que ha hecho el equipo de Jordi,

dar el punto a la gamba y al marisco,

que esté poco hecho, ahí se puede ir.

En la carne, si se va el punto, se disimula más.

En la carne hay fallos pequeños. ¿En la carne?

El solomillo ibérico está pasadísimo,

alguna pieza de presa está pasada. El equipo azul tenía...

Sí. Un baluarte.

Tenía a José Luis, el miura de la barbacoa.

Lo veía desde aquí y digo: "¿Pero ese hombre...?".

Sí, es verdad. Y Ángel y Pablo se dejaron la piel.

Sí, también. Finito, qué rico.

Hala, qué aproveche. ¡Ole!

Mira qué gambita roja. ¡Madre mía!

Le voy a chupar la cabecita, a ver. ¡Uhm!

¡Ay, el pescado! El pescado está para comérselo.

(RÍEN) -José Manuel, ¿carne o pescado?

-¿Yo? Yo no sé por cuál decidirme.

¡Qué bueno estaba todo! A ver qué está pasando por aquí.

Que estoy escuchando: "¡El pescado, la carne!".

¿Qué estaba mejor? Una sevillanita para saborear...

¿Cómo que una sevillana? Yo vine a preguntar

que cómo está la comida. Está buenísima.

-Este es delicado. ¿Y eso de la sevillana qué es?

Una que te voy a cantar si te apetece.

Claro, ahora mismo. Ah, ¿yo tengo que bailar?

Una sevillana de Jerez.

Venga, vámonos. ¡Vamos allá!

#El prendimiento gitano

#del barrio de Santiago.

#Los flamencos están de fiesta

#cuando llega el simpecado de Jerez de la Frontera.#

(TODOS) ¡Ole!

-¿Qué más quieres? Costillita, panceta.

-Oye, pero sois menos, ¿no? -Sí, somos menos.

-¡Ole ese equipo rojo! -Rojo sangre de toro, señores.

-Venga, fenomenal. -Gracias.

-¡Necesito cigalitas!

-¡Ole, señores! -Mira qué colorido.

-¡Una foto ahí, ole! ¡Rojo!

-¡Ahí está! (RÍE)

Ahora un paseo por el campo. Ahora un paseo

para bajar lo que hemos comido. ¿Te ha gustado o no?

Riquísimo todo. ¿Te ha gustado más

la carne o el pescado? Más el pescado.

Soy más de pescado que de carne, aunque la carne me encante.

En Andalucía tenemos una carne buenísima.

Productos andaluces. Todos andaluces.

Y todo muy rico y una maravilla.

-¡Vamos, niños, que estáis en crecimiento!

-Ponlos bien y los apañas. -Pregunto...

-Dígame. -Si esto es el equipo azul.

-Sí. -Lo tiene complicado el rojo.

(TODOS) ¡Ole! -A este hombre

que no le falte de nada, ¿eh? ¡De nada!

-Perder hoy sería duro para nosotras.

La verdad es que sí. Lo hemos puesto todo en el asador

y lo hemos vendido todo.

Ya nos toca al equipo azul ganar en condiciones.

Comensales, ha sido un honor compartir esta barbacoa,

no se puede estar mejor ya: Toros, caballos, buen vino,

buena comida...

Y buenas mujeres. No, no, y mucho hombre guapo.

¡Por fin, por fin, Eva, por fin!

Conocer a protagonistas del arte de la doma vaquera

y de la doma clásica y, además, de una ganadería

como la de Torrestrella, ha sido un verdadero privilegio.

Esperamos que hayáis disfrutado tanto como nosotros.

Muchas gracias y hasta siempre.

¡Y viva Jerez! (TODOS) ¡Viva!

(Aplausos)

Equipo rojo, equipo azul. Dime, ¿qué?

Los comensales se han marchado ya,

así que termina el tiempo de cocinado

y empieza vuestro turno de disfrutar.

Os toca probar vuestra propia barbacoa.

(TODOS) ¡Ole! A disfrutar, a disfrutar.

Nosotros, mientras tanto,

nos vamos porque tenemos mucho que deliberar.

(TODOS) ¡Oh...! Nosotros a lo nuestro.

Vamos. A ver qué pasa. Gracias.

-¡A comer! -¡Adiós, chef!

-Venga, vamos a coger. -¡Aquí, aquí, echa langostinos!

¡Aquí, aquí! -¿Langostinos quieres?

-Venga, vamos ahí. Llévate la sal.

-¡Ole! -Me llevo la sal.

-El cocinado ha sido muy duro,

ha sido horroroso.

Pero, a la vez de horroroso, nos estamos haciendo masocas, ¿no?

Nos ha encantado a todos.

-No sé qué es mejor. -¿Me dejas comerme la gamba?

-Me va más la verdura que el marisco, cojo verdura.

-Están buenas las costillas con barbacoa.

-Buenas, buenas. Trabajo tienen.

-Oh, la pluma cómo está, chiquillo. ¡Oh!

-La gente es muy guapa. Tienen como los ojos...

-¿Nos has visto a nosotros? -¿Nos has visto?

-Debería haber nacido aquí. ¿Cómo visteis a los aspirantes?

Se han dejado la piel. Se han dejado la piel,

la flama de calor, el día era durito, ¿eh?

Parecía a priori, con el día tan bonito,

que iba a ser fácil. Ha habido un golpe de calor.

Sí, ha sufrido. ¿Qué ha ocurrido?

Se han preparado y coordinado muy bien,

han hecho caso al capitán, han funcionado muy bien,

pero no han entendido la llama, les ha costado,

hasta bien entrada la prueba no asó bien.

No están acostumbrados. Y no te quiero contar el azul,

al Georgie Dann de la barbacoa que tenía,

José Luis, que lo ha hecho de 10. Sí.

Qué barbaridad. -Chúpale los sesos ahí.

Venga, vamos. Venga, vamos. -Hemos sufrido bien.

-¿Te has dado cuenta que quererte duele?

(RÍE)

Hemos sido cuatro contra seis, ahí como espartanos.

Lo ha hecho muy bien, ha sabido coordinarlo

y equilibrarlo como para, con cuatro miembros solo,

tirar para adelante con el equipo y sacarlo.

-Un curro importante, chavales. -Cuatro capitanes.

-Sí. -Venga, vamos, un brindis bueno.

-¡Señores! Va por Jerez.

Qué buen día de barbacoa, "miarma".

¡Qué barbaridad!

#La barbacoa, la barbacoa,

#cómo me gusta la "barbecue".#

-¡Uh! Lleváis un rato aquí deliberando,

supongo que ya hay una decisión. Más o menos tomada, sí.

Más o menos. Los aspirantes lo pasan bien,

yo creo que todo el cachondeo que tienen

se les va a quitar ahora mismo. ¿Se lo vamos a cortar del tirón?

¿No les damos dos minutos para que...?

No, han tenido suficiente, vámonos.

¿Qué pasa aquí?

¿Cómo andamos? Aquí estamos muy bien.

La mayoría quedamos, pero bien, bien.

Bueno, aspirantes, atención

porque los jueces tienen un veredicto.

Equipos, enhorabuena.

Hoy nos ha costado mucho tomar una decisión.

La verdad es que nos lo habéis puesto muy difícil.

Habéis trabajando dándolo todo, concentrados

y con mucha pasión.

(TODOS) Gracias. Y eso es lo que

os llevamos pidiendo muchas semanas.

Es un gusto veros cocinar con tanta alma.

(TODOS) Gracias, chef. Pero...

Tenemos que tomar una decisión

y esto nos obliga a fijarnos en los pequeños detalles.

Equipo rojo, habéis trabajado muy bien.

Cada uno ha hecho su tarea sin dejar de cocinar un momento

y bajo una temperatura infernal.

De hecho, Ángel, lo has dado todo a pesar del golpe de calor sufrido.

Sí. Todo esto, además,

lo habéis hecho dirigido por un buen líder.

Gracias. Y con dos aspirantes menos, ¿eh?

Pero tengo que decir que la dificultad

de vuestro equipo era conseguir el punto de carne perfecto

y dependía de la gestión de las brasas.

Y yo creo que este ha sido vuestro principal fallo.

Equipo azul, vosotros habéis trabajado organizados.

Bastante bien liderados, con autonomía y ligereza.

Bien, bien, Raquel. -Gracias.

Os he visto correr. Mucho.

Me habría gustado veros correr un poquito más.

Os creéis que corréis mucho y seguro que podéis dar más.

Hombre, yo hoy me he movido más que una dinamo.

-Hoy no se pueden quejar, vamos, que lo hemos dado todo:

Quemadas, hemos estado en la barbacoa, quemadas,

hemos partido, hemos corrido... Vamos.

Hoy no puede poner pegas.

Incluso José Luis. Más todavía.

Ha aguantado, con las manos de silicona que tiene,

ha aguantado las brasas e, incluso,

quiero que veáis la zapatilla cómo la tiene de agujeros

de su cercanía a las brasas.

¡Qué barbaridad, José Luis! Se te sale el pie.

(RÍEN) -¡Bueno!

Habéis sabido calcular el tiempo de cocción

de los pescado, mariscos, y eso que era

más complicado de medir que con la carne.

Debo decir que vosotros sí habéis hecho

una buena gestión de las brasas. (TODOS) Gracias, chef.

Yo estoy superfeliz, y no solo por lo bien que comí,

sino porque las salsas de los dos equipos

estaban ricas y han gustado mucho a todos los comensales.

(TODOS) Gracias, chef. Pero...

Oh... -Pero...

(RÍEN) -Ya estamos con los peros.

Para afinar un poco, tengo que decir

que la salsa tártara del equipo azul

la he acabado medio yo.

¿Sí o no?

Sí, chef. (RÍEN)

Dime, dime, Rocío. Cómo aprende Rocío, ¿eh?

Sí, chef. No, no, dime lo que sea.

Que su consejo ha sido, vamos... -Vital.

-Vital para que la salsa tuviese sabor.

Esta tiene más horas de vuelo que la Iberia.

(RÍEN)

Pero también tengo algo para el equipo rojo:

La salsa barbacoa estaba rica,

pero no era una salsa barbacoa, era una salsa de tomate.

No tenía ese sabor ahumado tan característico

y se ha quedado un poco ñoña.

Bien. Aspirantes,

por todo esto, concluimos por unanimidad

que el equipo que merece ganar la prueba de hoy es...

El equipo azul.

(GRITAN DE ALEGRÍA)

-Felicidades. (RÍE)

¡Al fin! ¿Quién ha ganado hoy?

¡Ha ganado hoy él! ¡Ha ganado hoy!

¡Jordi!

¡Ha ganado Jordi!

#La barbacoa,

#la barbacoa,

#cómo me gusta la "barbecue".#

Ahí lo dejo. ¡Enhorabuena!

(Aplausos)

Jerezanas, ¿qué os pasa a las dos?

Porque ganar en tu tierra es muy guay.

Es el subidón "number one".

-No me llores, me cago en la mar, lo has hecho muy bien.

Me van a hacer llorar a mí. (RÍE)

Queríamos que nuestra gente comiera muy bien

y ser profeta en nuestra tierra, eso es difícil.

-Teníamos un... -Una cosita ahí,

que queríamos quedar bien con todo el mundo,

que comieran bien, que se sintieran a gusto..

Y yo he roto una racha muy mala. (APLAUDEN)

-Se te ha roto la racha. -¡Ay, Jordi!

¡Abrázalo, abrázalo! (APLAUDEN Y OVACIONAN)

-Yo voy a ir a mi cuarta prueba de eliminación ya.

No pasa nada, pero la moral por los suelos.

Me he esforzado y, aún así, sigo sin resultados.

(Griterío)

Vuelven los Campamentos MasterChef.

Si tienes entre ocho y 16 años, te apasiona la cocina,

la naturaleza y quieres vivir una experiencia inolvidable,

no te puedes perder nuestros campamentos.

Además, convivirás con los concursantes

de "MasterChef junior" .

No lo pienses más, este verano Campamentos MasterChef.

(TODOS) ¡Ven al Campamentos MasterChef!

Los aspirantes vuelven a las cocinas

después de una prueba en la que hemos visto,

además de cocina, bastante estrategia.

Se nota que la presión aumenta y que nadie quiere quedarse atrás.

Pero esa misma presión está haciendo que alguno de ellos,

en concreto, una de ellas, empiece a perder la esperanza.

Reichel, ¿cuántas veces te has puesto ese delantal negro?

Hoy cuatro. Cuatro.

Y la verdad es que, cuando sé que me toca ponérmelo,

me entra una mala leche por dentro y un bajón gordos.

Pero hemos venido a cocinar y...

Solo tenemos que cocinar. Cada vez que pierdo

una prueba de eliminación es como que... ¡Puf!

Me hundo un poco. Y no estoy al 100%,

pero tengo muchas ganas de cocinar.

¿Te acuerdas de aquella noche en que el jurado

te dio el delantal blanco de concursante?

Sí. ¿Recuerdas la ilusión que tenías?

Sí. ¿La has perdido?

No, a veces no la encuentro.

Está un poco ahí escondida

debajo de rabia, frustración y tal,

pero luego pienso en la gente que me apoya

y en que en realidad aquí lo que hago

es luchar por un sueño. Así que no me puedo rendir.

Pablo, eres el capitán del equipo perdedor.

Llevas delantal negro, pero en la primera prueba

fuiste el mejor y te ganaste ese pin de inmunidad.

Eso te salva de la eliminación.

Gracias, Eva, sí. Así que, Pablo, delantales blancos,

subid a la galería. Gracias, Eva.

-Muchas gracias. -A mí me tocaba.

Llevaba cuatro semanas en eliminación.

Necesitaba una semanita arriba, un poquito de descanso.

Que no ir tan presionada,

tan tensionada. -Y las dos.

Uf...

-Hoy somos tres personas para cocinar.

Y, además, tres personas fuertes. Tres titanes.

Difícil, difícil y hoy un poquito aquí, ¿eh?

Reichel, Ángel, Dania,

estáis a punto de enfrentaros

a la prueba de eliminación más dura de la temporada.

Suerte. (TODOS) Gracias.

Aspirantes, vuestro futuro depende ahora mismo

de lo que haya debajo de esas cajas.

A la de tres, quiero que la levantéis:

Una, dos y tres.

(RÍEN Y MURMURAN)

(APLAUDEN Y OVACIONAN)

-¡Bravo! -Alcachofas.

-¡Qué bueno, hija! Yo creo que la más perdida

en este guiso puede ser Reichel, comida tradicional no hace.

Ella hace todo con cosas raras, productos raros,

sabores raros. A todo le echa soja,

curri, "curcama"... Cúrcuma, cúrcuma.

Tamarindo. (AMBAS) Jengibre, jengibre.

-Que no le falte el jengibre. -Y cilantro.

Aspirantes, no os asustéis.

Hay mucho contenido, pero de sobra conocido.

Debajo de esa caja tenéis verduras, hortalizas, setas,

vino, harina y, lo más importante,

un espectacular rabo de toro.

Aspirantes, acabamos de llegar de la dehesa gaditana

con ganas de comer un buen rabo de toro.

Una de las comidas tradicionales de Andalucía y de España.

Ya lo comían los antiguos romanos y vosotros esta noche,

como grandes gladiadores, lo vais a dar todo

para elaborar un rico plato de rabo de toro en 90 minutos.

Ah, bien, bien, bien. -Está bien.

Aspirantes, la receta que os proponemos

para seguir en estas cocinas es un clásico

y requiere de una ejecución perfecta:

Carnes melosas, un jugo bien reducido,

brillante, untuoso y sabroso.

Una guarnición que lo realce, que lo eleve a los cielos.

Podéis pedir una presentación tradicional

o hacer un trabajo más moderno pero, lo más importante,

cero defectos o vuestra aventura en "MasterChef" habrá terminado.

Sí, chef.

-Un plato muy difícil porque es que en un plato así

exigen todavía más, ¿eh? Ya sabéis que, para mí,

la presentación es fundamental,

pero con un producto como el que tenéis aquí delante,

como dice Jordi, lo más importante será el sabor...

(RÍEN) -Sabor...

Y atentos a lo que vamos a decir durante el cocinado.

Que os lo digo a vosotros y también a los salvados.

Oh. Sí, chef. -Sí, chef.

Hoy no os vais a aburrir. ¡Bien!

-Yo pienso que va a ser de bajar e intentar ayudarles

o, a lo mejor, ellos se irán para fuera y nosotros entramos.

El tiempo comienza en tres, dos, uno, ¡ya!

(Aplausos) ¡Vamos, vamos, chicos!

-¡Vamos, vamos! -¡Bien, bien!

¿Habéis cocinado mucho rabo de toro?

Sí. ¿Qué hay que hacer?

Limpiarle bien la grasa, suelta mucha grasa.

Una vez que le hemos quitado la grasa

y se ha quedado el rabo limpio, cortarlo en rodajas,

lo puedes enharinar o no, eso ya va en ti.

Y ya unas verduritas, un poco de aromáticos

y pimienta negra. Echas el rabo y, cuando se dore,

vino tinto que lo cubra, dejamos reducir lentamente,

que reduzca bien. A mí me gusta con tinto.

Dania tiene que ir rápida, tío, hay que ser resolutiva.

Viendo a Dania con el rabo me está poniendo negro y...

Porque veo que no arranca y, bueno, lo tendrá complicado.

-Esto...

No se puede, tío. -De lado, Dania, de lado.

-No poder cortar el rabo hace que pierda los nervios.

He perdido mucho tiempo partiendo el rabo

y, la verdad, es que me ha podido.

Yo me lo curro más que tú. Como todo, como todo, Jordi.

El rabo cortado en un recipiente,

una bresa de verduras: Puerro, zanahoria, ajo...

Chaca, chaca. Cubrir de buen vino.

Y dejarlo 24 horas. No soy partidario

de mantener las carnes en vino,

ni la de un rabo de toro ni las de caza.

Creo que está en desuso, porque coge sabor a vinazo.

Creo que no van a la carne.

No, está superduro, yo no tengo fuerzas.

-Así no lo parte.

-Ya, ya. -Ya, bien, bien.

(APLAUDEN) -Venga, va.

A Dania esto de cortar rabo no se le da muy bien, ¿eh?

Como no le dé caña... No ha catado un rabo en su vida.

Pues, no sé, pero como no meta el rabo pronto en la cazuela,

vamos a tener un problemita.

La veo demasiado tranquila, ¿eh?

Mira a Reichel y a Ángel con más energía.

Y la ves a ella y parece que cocina en su casa.

Prueba de eliminación y 90 minutos, eh...

Ya puedes correr, ¿eh?

Voy a hacer un plato tradicional, quiero darle un poco de vanguardia.

Estamos para aprender. Si nos sale bien, genial;

si me sale mal, lo he intentado.

-Dania, venga.

-Tío, es que no lo puedo partir. Pobrecilla.

No tiene por qué darle así,

no está buscando el cartílago. No es fuerza, es maña.

Lo está perdiendo. -Se está agobiando.

-Está nerviosa.

-Ea. -¡Ya, bien!

(Aplausos) ¡Bien!

¡Venga, va! -¡Venga, Reichel!

-Hoy voy a hacer como si cocino para mi madre

y voy a intentar que sea lo mejor.

Para mí, mi madre lo es todo,

hoy es una prueba importante y lo voy a dar todo.

Siempre ha estado orgullosa de mí, le he dado un poco la tabarra,

he sido un poco balilla, pero siempre orgullosa.

Al final, el camino he cogido el correcto.

-Venga. Le vamos a dar candela también.

¿Qué tal, Dania? Me ha costado un poco de trabajo.

¿Cómo vas con el rabo? Cuéntame.

Qué trabajo me ha costado partirlo. Vamos a ello.

¿No lo has cocinado nunca? Sí, pero partido.

Ah, pero partido ya. ¡Ay, amiga!

Claro. Le has pegado cuatro tajos tú.

Sí, pero eso ahora, como va a ir cocidito

y lo voy a desmigar y lo pondré bonito.

Vamos a ver si es verdad. Tú sabrás,

es prueba de eliminación. Suerte. Gracias.

(Aplausos)

¿Una picada?

Yo creo que el grupo que han formado Reichel y Pablo,

a ella la veo que lo está utilizando

porque como él sabe tanto y él le aporta muchas ideas,

medidas que sabe muchas cantidades para hacer cremas

para hacer las esferas...

Pero, al principio cuando entramos

Pablo, lo compartía con todos y eso se ha acabado.

Bueno, Reichel, te veo

con las verduras, ¿dónde has metido el rabo?

En la olla exprés. ¿Ya está ahí?

¿Y no metes las verduras? La cazuela tiene verduras, pero...

En crudo. No, las rehogué un poquito

antes con aceite y con ramillete de aromáticas

y, luego, aquí estoy haciendo

un plus más de cebollitas, quiero reducir con el oporto

y, luego, ver cómo contrasto los sabores.

¿Cómo se te da algo tan clásico? ¿El rabo de toro?

Pues, es que rabo no he hecho

nunca, es la primera vez que lo hago.

Reichel, creo que es persona que viene a ganar, viene

a por todos, además, tiene tácticas de mentiras

como hoy con el rabo de toro

que ha dicho que nunca lo cocinó, pero, en casa siempre dice

que yo, el rabo de toro cocino así y así, o sea, son tácticas

que, bueno, que todos se van a enterar, ¿para qué lo haces?

Oye, Pepe es un maestro en esto del rabo,

como le des un mal rabo, te lo echará en la cabeza, guisa bien.

Gracias.

Muy bien, muy bien.

Échale un poco de tinto... Va por ustedes.

Va por ustedes, señores.

Vino, ha puesto el mínimo.

Creo que ha puesto muy poco líquido, cuidado con eso.

Agua, poco vino. Si lo que tiene que tener

es vino, este gusto es a vino reducido, reducido.

Esto va a estar buenísimo, hijo.

Una tapita para arriba. Me da pena que no estén

las gemelas en la prueba de eliminación hoy.

Bueno, harían un buen guiso, su tierra, tal...

Yo cato rabo, sabes que me encanta catar.

Y más, rabo. Y más, rabo.

Ya sabía que dirías la coletilla.

Cola de toro, siempre, cola.

Rabo es que da... En el sur somos muy cachondos

y da pie a muchas cosas. Y da pie a muchas cosas.

Rabo, rabo, méteme el rabo, sácame el rabo...

Cola,... Cola de toro.

No sabía a qué sabía este.

Reichel, a probarlo ahí.

Uf...

Fuertecico.

Que cierre ya la olla. Tendría que cerrarla.

Sí, pero hay que echarle agua. Echar agua y cerrar.

Ahí está.

Tápala.

Ah, mira, muy bien, bien...

(Aplausos) Bien.

Eres un máquina.

Qué arte tú.

Está bien hecho lo que ha hecho, quitarle la grasa.

¿Qué tal, Pepe? ¿Qué tal, Ángel, cómo vas?

Cuando saque el rabo, batiré todo y la salsita

le voy a poner un poquito de vino de oporto y reduciré.

Ya lo puedes cerrar. Lo voy a cerrar ya.

Pero, vamos,... Y, luego, reducir la salsa,

es el éxito, si no, estás perdido.

Buf.

Con cariño, con cariño.

Ahí, ahí.

(Aplausos) Bien.

Venga, Reichel, vamos.

Si me piden hacer un rabo de toro, hago un rabo de toro

y no hago historias de esas porque si el producto es bueno,

para qué necesitas, ya está.

Es un poco arriesgado para la prueba.

Bueno, Sami, Jordi, estoy pensando que antes

del rabo de toro, me apetece algo fresco, ¿qué tal una ensalada?

¿Perdona? Perfecto, es que me encanta.

Me parece muy bien, por primera

vez te escucho decir: "Ensalada", no te pega nada.

Vamos. Delantales blancos,...

Y negro.

Atentos porque necesito que bajéis a las cocinas

y os coloquéis en los puestos vacíos.

Yo con esta falda, no puedo cocinar.

No puedo estar una semanita tranquila arriba.

De repente me giro y me veo a José Luis

y he dicho: "Ay, Dios mío".

Me ha dado un yuyu...

Atención, a todos los aspirantes,

los que estáis cocinando y los que no.

El jurado está deseando catar el rabo de toro, pero,

como entrante, nos gustaría comer una rica ensalada.

Puede ser una base de lechuga o de pasta, cuatro ingredientes

y una salsa y tenéis 20 minutos para hacerla.

Luego, tenéis que hacer dos emplatados, uno,

con el envasado que encontraréis en el supermercado

y el otro, como queráis. Tened en cuenta que las hojas

deben estar bien secas.

Utilizad productos de temporada como os llevamos diciendo

en cada programa, este año

en MasterChef, practicamos el slow food,

o lo que es lo mismo, el aprovechamiento

de la materia prima

de temporada y de cercanía, ¿ha quedado claro?

(TODOS) Sí, chef.

¿Te ha quedado claro? Clarísimo.

¿El envasado, qué es eso? Eso no lo sé.

A mí, cuando me dijeron lo del paquete,

digo: "¿Qué paquete, dónde hay que poner la ensalada?".

¿A que la tenemos que cerrar al vacío y todo?

Como la que venden preparada.

Preparada, tú vas a cualquier sitio

y te ponen tu ensalada preparada, digo: "Será igual".

Pero el slow food, ¿qué es? No lo sé, ¿qué es slow food?

Las dos mejores ensaladas se comercializarán

con vuestro nombre y el de MasterChef,

durante 5 meses en una conocida cadena de comida informal

con más de 77 años de historia.

Hala... Y la ensalada más valorada

por los clientes, se incorporará a la oferta de esta cadena.

(Aplausos)

Qué guapo, quillo.

Para los que estéis cocinando el rabo, un consejo,

no lo perdáis de vista, tenéis que seguir cocinando,

pero, también, tenéis que prepararos la mejor ensalada.

¿También, tenemos

que preparar la ensalada? No me entero de nada.

Aspirantes, como os he dicho, tenéis 20 minutos

y, ahora, 3 para entrar en el supermercado

y coger todos los ingredientes que necesitéis.

¿Una ensalada con cuántas salsas?

Y ese tiempo comienza en 3, 2, 1, ya.

No puedo con el puerro.

Pero, es que se me va a quemar el puerro.

Una base de lechuga o de pasta.

Una ensalada con cuatro ingredientes, Raquel.

Deja pasar, chuli, haz el favor.

¿Dónde está la lechuga? La lechuga...

Un máximo de cuatro ingredientes.

Uno, dos, tres, ya llevo tres, solo uno más.

Ahí llevas 3 ingredientes ya. Y los huevos, cuatro.

Ah, salmón hay, que no sé qué coger la final, hay mucha cosa.

¿Mostaza hay? Último minuto.

¿Y mostaza, dónde hay por aquí?

José Luis, ¿qué te falta? ¿Viste la mostaza?

Piensa en otra salsa, rápido. Pues, miel, he cogido miel.

Cinco, cuatro,

tres, dos,

uno, a las cocinas.

Suerte.

Un emplato en el cartón y otro en plato normal, ¿vale?

¿Ha dicho si tenemos tiempo para hacer la ensalada?

20 Minutos. ¿Ha dicho 20 minutos?

Espero que se esmeren en hacer un buen aliño

para esta ensalada, esta prueba es una buena ocasión

para hacer un homenaje al aceite de oliva.

El aceite de los olivos milenarios. Pues para hablar de olivos

milenarios, viene esta noche a MasterChef, todo un experto,

el actor Javier Gutiérrez.

Aspirantes,... Que tenemos visita, hombre.

Encantada de tenerte por aquí. Qué tal, qué guapa.

Hombre. Un amigo del programa,

acaba de llegar Javier Gutiérrez.

Hola.

Buena gente, Javier.

Tengo entendido que tus sabes mucho de olivos milenarios.

Cuéntanos. Acabo de hacer una película

que se llama "El olivo", de Icíar Bolláin; es como

una fábula, un cuentecillo de una chica muy joven, Alma,

que tiene una relación muy especial

con su abuelo y con un olivo milenario.

¿Te dio tiempo a ver cómo se hace el aceite, catarlo,

probarlo, ver las virtudes...?

Hicimos catas espectaculares y, realmente, hay aceites

muy ricos, yo descubrí... ¿No probaste el aceite de oliva

virgen extra de MasterChef? No, no...

Aspirantes, en 10 minutos

esa ensalada tiene que estar terminada y perfecta.

Los aspirantes se esfuerzan por aprender en cada reto,

pero no solo lo hacen en estas cocinas,

durante la competición siguen su formación en las clases

impartidas por los mejores profesionales

del Basque Culinary Center.

Allí, nuestros aspirantes perfeccionan técnicas,

descubren sabores y se adentran en la cocina de vanguardia.

Una formación básica para que nuestros aspirantes

se conviertan en auténticos cocineros.

He hecho una ensalada de pasta

con encurtidos, salmón ahumado y olivas negras.

Es fresca, lleva proteína, lleva hidratos, lleva,...

Aceite de oliva y, bueno, y sabe muy bien.

Yo creía que íbamos a tener que ayudar a algún compañero,

la verdad, yo iba a ayudar a mi Dania.

Comando sur, hasta la muerte.

Me haría mucha ilusión que fuera mi ensalada la que estuviera

en la cadena de restaurantes pero, estoy centrada en el rabo

intentado hacerlo lo mejor posible con la ensalada

y que salga todo lo mejor que podamos.

Los cuatro ingredientes, por ejemplo, si pongo piñones,

¿es otro ingredientes, no? Sí, es otro.

José Luis, ¿tienes el saca bolas? No, no.

Me falta colo... Tomate.

Está aquí, está aquí.

Raquel, creo que hoy aprovecharás este aceite, ¿verdad?

Sí, claro, hombre, para la ensalada...

Es oro puro. Sí, la verdad, está muy rico.

¿Quieres probarlo? Por supuesto.

Este es más suavecito.

Buenísimo, es muy bueno, este es...

Es el picual. Es el picual.

Este es el royal.

Más suavecito, ¿no? Sí, es más suavecito.

Ahora, arbequina, el tercer tipo. Venga.

Te ha gustado el picual el que más. Este.

Arbequina, pues ya sabes, arbequina, royal y picual,

tres aceites de oliva virgen de aquí, de MasterChef.

Es que con esta falda no puedo cocinar.

Aspirantes, último minuto para las ensaladas y os recuerdo,

dos emplatados, ¿de acuerdo?

De acuerdo, oído.

Diez, nueve,

ocho, siete,

seis, cinco,

cuatro, tres,

dos, uno, tiempo, manos arriba, todos.

Mi ensalada lleva una salsita muy rica

con un toque de mi país, a ver si le gusta a los jueces,

porque está hecha con mucho cariño.

¿Seguiste con lo tuyo, Ángel, con el rabo?

¿Cómo vas Reichel con el rabo? Ahí voy.

Ahí voy... Aspirantes, el tiempo para

elaborar las ensaladas, ha terminado.

Ahora, nuestro jurado y Javier

pasarán por las cocinas para probarlas todas.

Al final elegirán las dos que más les hayan gustado.

Vaya usted probando, don Javier, por favor.

Aspirantes, los rabos tienen que salir

en menos de 10 minutos.

¿Está buena? Muy bien.

¿Esta es un ensalada, Ángel? Sí.

Empecé tarde porque no sabía que eran 20 minutos

y creí que era todo el rato, a medias me quedé.

Te ha quedado muy tontona, ¿eh?

Bueno, Virginia...

Vamos a ver a José Luis.

Pues sencilla, tradicional, le he echado cebolleta,

alcaparras, pepinillos...

Y un huevo cocido que le he cocido un huevo...

José Luis, esmérate más, macho.

Dania, venga. Sí, sí...

Si lo que me queda es emplatar.

No me sale, no me sale.

Espero que esté buena.

Muy bien.

Gracias.

Yo tiro un poco para la tierra, con caballa de Isla Cristina

y mahonesa de curry.

Mahonesa de curry... Está muy rica.

Me alegro, me alegro que te guste.

Muy bien, vamos a ver a Natalia. Muchas gracias.

He hecho una ensalada

con pepino, con tomate... Y atún, también, ¿no?

Esto es boniato o atún, no sé.

Bonito o atún... Boniato es otra cosa.

Vamos a ver qué dice Rocío. Hola, soy Rocío.

Mucho gusto, encantada de conocerle.

Bonita no es, pero, sí sabrosa. Muchas gracias, Rocío.

Javier, vente aquí conmigo.

A ver, tú que has tenido la grandísima suerte

de catar en el programa porque yo no lo hago...

¿Qué te ha parecido? Me quedaría con la de Pablo.

Destacaría por elaboración,

como que está más elaborada, la de Reichel.

Bueno, a ver, qué pasa a ver si el jurado

está de acuerdo con este veredicto que nos has dado.

Por cierto, Javier, "El olivo", ahora mismo, en los cines.

Sí, y está funcionando muy bien así que esperemos que siga

funcionando y... Cuando las cosas se hacen

de corazón y se provocan tantos sentimientos en el espectador,

es un éxito asegurado.

Id con pañuelo porque lloras de emoción y alegría.

Eso está muy bien. Javier, gracias por venir.

Y hasta siempre. Y mucha suerte a todos, gracias.

Pablo, delantales blancos, podéis subir a la galería

ya que el veredicto se dará al final del cocinado.

Venga, vamos, Reichel.

Suerte, chicos.

Aspirantes, no os quiero poner más nerviosos, pero acabáis

de entrar en el último minuto.

Oído.

Dania. ¿Eh?

Échale salsa. Lo tiene, lo tiene abajo, abajito.

Arriba que de brillo, arriba. Ahí está.

Que de brillo. Abajito, está abajito.

Diez, nueve,

ocho, siete,

seis, cinco,

cuatro, tres,

dos, uno, tiempo. Manos arriba.

(Aplausos)

Reichel, Dania, Ángel...

Es el momento de que el jurado cate las elaboraciones,

pero, antes os dará el veredicto de la prueba de la ensalada,

¿cuáles fueron las dos mejores, jueces?

Aspirantes, como gran especialista en ensaladas, he de daros

la enhorabuena, porque, en general, estaban todas ricas.

Gracias. Habéis captado muy bien

la esencia, pero, solo podemos seleccionar

dos de vuestros trabajos.

Nos han gustado más, porque han sabido encontrar

un equilibrio perfecto entre los ingredientes y la salsa.

Esas ensaladas son las de...

Reichel y Natalia.

(Aplausos)

¿En serio?

Estoy flipando.

Me hubiera gustado que mi ensalada estuviese

en la cadena de restaurantes, pero, sinceramente, estaba

centrada en lo que tenía porque tuve problemas con el rabo

y lo que quería era, bueno,

intentar sacar lo mejor posible que pudiera.

Me quedo muerta, cuando vea por la calle "Ensalada Reichel",

alucinante, muy alucinante, sí, es un honor, por supuesto.

Nata,... Ole.

Reichel es una persona que, solamente, piensa en ella

y piensa que ella es la mejor cocinera de todos con diferencia.

Y es la única persona que tiene como mal rollo con todos nosotros.

Reichel, la cata eliminatoria comienza contigo.

A mí, me gustaría mucho que se fuera Reichel,

sobre todo, por personalidad.

A Reichel le falta mucha humildad

y es una persona que se queja mucho.

Bueno, Reichel, ¿qué has querido hacer?

Pues era la primera vez que cocinaba rabo

y quería dar un pasito más con las esferas que no salieron,

tengo que estudiar más y practicar más.

¿Esferas de qué? Quería hacer unas esferas

con guisantes, puse los guisantes

y su vaina para subir un poco el sabor.

¿Nunca has cocinado un rabo de toro, verdad?

No. -Eso de que no ha cocinado

rabo de toro nunca, tururú.

La guarnición, ¿te has ido por lo moderno,

por lo tradicional?, Y has hecho un popurrí.

No pones las esferas en el plato

que podrías haber fracasado por completo.

Tenemos una carne cocida, como tiene que estar,

con una buena salsa

que, en esta elaboración, es muy importante...

Y, en líneas generales, bien el guiso.

La valoración de tu plato es buena, valórate a ti, también,

porque creemos que te hemos dado

muchas más aprobaciones que negaciones en este jurado.

Sí. Reichel, te falta la seguridad

y te falta saber perder.

Cada vez que llevas ese delantal negro, llegas aquí hecha

un torito bravo que no puedes soportar que te demos caña

en la prueba de equipos, si al final vienes y sacas un buen plato.

Esto me da un subidón impresionante,

no solo por haberlo hecho bien, sino porque es cierto

que estaba insegura y no me gusta estarlo,

así que, recupero mi seguridad

y, pum, he crecido dos centímetros.

Reichel, en ningún momento, se sintió insegura,

es alguien que siempre va a lo que va,

y va a por todos nosotros, si ella gana, todo está bien,

pero, cuando pierde,... No lo soporta.

Ángel, el jurado quiere catar tu rabo.

(SONRÍEN) Je, je, je. ¿Tu rabo?

(Aplausos) Suerte...

He hecho primero, un sofrito con verduras, lo reduje un poco

con vino de amontillado,

cuando lo tenía reducido le he metido el rabo de toro,

lo he sellado un poquito le metí vino tinto...

Salteé unas setitas y unos guisantes.

¿Puré de patatas, no? Y un puré, exacto.

Vamos a probarlo. Sí, vamos a probar.

¿Tú, estás contento? Yo he trabajado... Yo, sí.

Tiene un saque que no te digo nada.

Se nota que te gusta un rabito guisadito, ¿eh?

No hay nada que no le guste más que un rabo a Pepe.

Me gusta que dejes el hueso porque si esté bien cocinado

y bien glaseadito, es señal de que sé cómo lo cociné,

lo pongo con hueso y tal...

Esa salsa no hay que triturar con la verdura, cocido el guiso,

lo filtras, lo desgrasas y la reduces y, al final,

mantequilla, para darle...

Melosidad y textura.

Vale. Rústico, te quedo rústico...

Muy rústico. Hay guarnición para una boda.

Como me gusta a mí, sí. Te quedó rústico,

pero, mírale qué hombre más feliz.

No, Ángel, sería incapaz de utilizar tanto verso y prosa

como ha utilizado Jordi para hablar de tu rabo.

Voy a ser más escueto, ortodoxia y tradición,

magníficamente, elaborado, la salsa untuosa, melosa,

como debe de ser un rabo de toro tradicional.

(Aplausos)

Has hecho lo que tenías que hacer, lo que no ha hecho Reichel,

que es prueba de eliminación, la sacaré con carácter

y es lo que has hecho.

Aprendí hace un par de programas, que tengo que ir esto y...

Y a por esto y sale bien.

Poniéndole ganas, cariño y luchando, sale bien.

Parece que tu rabo ha gustado al jurado.

Sí, sí. Delante de cocinas.

Yo me quedo sin probarlo.

(SONRÍEN) Je, je, je.

Dania, contigo cerramos la cata eliminatoria de hoy, adelante.

Dania,... Suerte, Dania.

Lo he hecho guisadito con la salsita que está

en la parte de abajo, con unas patatas confitadas

con ajo y tomillo...

Unas setas perrichico salteadas

y unos guisantes escaldados para subirle el color.

Qué bonito el emplatado.

Escaldados. Escaldados, cuando un guisante

es muy chiquitito, se escalda y está bien...

Cuando es una canica,... Hay que cocerlo más.

Vale. En fin, Dania, le falta

lo más importante, la salsa. Una salsa untuosa,

achocolatada, negra, oscura de una reducción de vino tinto,

que se te pegue en los labios, quizá, tiene un poquito

de exceso de cocción y está más deshilachado, eso no es bueno.

Y es un plato muy estético... Le falta.

Pero, le falta ese punch de decir: "Qué rico está el rabo,

que se me quede pegado". Sí, chef.

Tú has puesto un puré debajo que en un guiso que va glaseado,

siempre tiene que caer por encima,

no de abajo a arriba porque no va a subir.

Se lo dijimos. Y ese es el problema de tu plato.

Sí, chef. Yo, a veces, alucino con Pepe

y con Jordi lo buenos que son, el plato no tiene ningún sentido.

¿Has hecho un rabo de toro alguna vez?

Sí. ¿De verdad?

Sí. Pues no tiene ni sentido, ni sabor,

ni presentación, cocinaste con miedo sin saber qué hacías.

Sencillamente, nunca había partido el rabo porque siempre lo hace

el carnicero y ese ha sido mi principal...

No, tu principal, no, tu principal fallo

es que no echaste vino tinto, empecemos por ahí, echaste

una gotita y no tiene sabor, está cocido, punto.

Sí, chef. El plató, el reloj y todo lo que envuelve la cocina

y tal, pues me pueden los nervios

y ya está y sé que cuando tienes nervios se cometen errores.

Es difícil. Jueces, por favor, a deliberar.

Eva, yo creo que lo tenemos bastante claro...

Es evidente lo que ha ocurrido,

tampoco creo que necesitemos deliberar demasiado.

Bueno, pues antes de que digáis cuál es vuestra decisión,

ya sabéis que el aspirante que deje esta noche

el delantal en las cocinas,

se lleva, por parte de nuestro patrocinador de electrodomésticos,

todos los electrodomésticos que ha usado durante el programa.

Una tarjeta de nuestro

supermercado patrocinador valorada en 1000 euros.

Además, seis meses gratis de suscripción a la escuela

online de MasterChef y, cómo no, el juego de mesa del programa

para demostrar quién sabe más en la cocina.

Ahora, sí, chicos,... Suerte a los tres.

Jueces, adelante.

Aspirantes, moderno o tradicional, hay productos que da igual

la manera en que uno los ponga en la mesa.

Porque lo que uno quiere es llevárselos a la boca

y disfrutar de su sabor, el rabo de toro es uno de ellos.

Hoy habéis preparado tres platos, dos de ellos

eran buenos y uno no estaba a la altura.

Por esa razón, el aspirante

que no puede continuar en las cocinas de MasterChef es...

Dania. Sí, chef.

Besito.

En estos momentos me siento mal, pero, bueno, no pasa nada.

Vine a aprender, aprendí muchas cosas,

me llevo muchas cosas buenas y eso es lo importante.

Muchacha...

Encantado.

Igualmente, Pepe.

Adiós, Dania. Gracias, Dania.

Esperemos que no se vaya uno, la semana

que viene, del comando sur, eso ya me mata.

¿Cómo estás? Bien, bien.

¿Tranquila? Sí.

Y agradecida...

Guapa. A todos vosotros.

Guapa. Me llevo lo mejor.

Que son ellos.

Y, también, una tarjeta que es tuya.

(CANTAN) "Cuando un amigo se va".

(LLORA)

Ha sido un placer tenerte por aquí.

Señores... Gracias.

Hasta siempre. Hasta luego.

(Aplausos)

¿Tengo que dejar esto, no?

Vamos, campeona. Vamos.

Vamos. MasterChef ha sido

un sueño estupendo, maravilloso...

De 20000 personas,...

Bueno, ahí arriba quedan 9...

Con lo cual yo estoy contenta, me hubiera gustado llegar

para adelante, ganar, pero, bueno, no pasa nada...

(GRITAN) ¡Ah!

Pasar por MasterChef significan muchas cosas,

mucho aprendizaje a nivel personal,

mucho aprendizaje a nivel profesional, también.

Yo tengo superclaro que quiero dedicarme a la cocina

y, aunque no haya ganado, pero, yo me siento ganadora.

Nuestros aspirantes tienen que saber que en la cocina

sin dominar la tradición, jamás llegarán a la vanguardia.

Todavía les quedan mucho por recorrer, pero, lo haremos

con vosotros, volvemos la semana que viene, mientras, ya saben,

pónganle sabor a la vida.

La última vez que os despedimos no tuvisteis ni la suerte

ni la confianza para hacer. las cosas bien, ahora tenéis

una nueva oportunidad para demostrar que nos equivocamos.

Dónde estaban los míos.

Los míos estaban allí, este era mi sitio y te metiste aquí.

Si solo hay una por persona. Claro, es que mira.

Joder.

¡Quiero prisa, quiero veros

mover, rápido, saltar de un vaso a otros, vamos, Juan!

Un poco de sangre, ¿no tienes?

Voy a reventar como un triquitraque hoy.

Nuestro supermercado patrocinador ha decidido enviar

los ingredientes a través de sus mejores distribuidores.

No te pongas nervioso que no te voy a meter mano, ¿o sí?

Está claro que MasterChef tiene una capacidad

de sorprender increíble, yo no habría pensado

que estaríais aquí...

Me cago en la mar. A punto de levantar el vuelo.

Tienes mano para cocinar,

¿por qué no salió bien? Por cocinar con miedo.

Llega el momento más duro, la despedida.

El aspirante que no puede

continuar en las cocinas de MasterChef es...

  • Programa 7 - 18/05/16

MasterChef 4 - Programa 7 - 18/05/16

18 may 2016

Cinco chefs de origen coreano, brasileño, griego, australiano y etíope, enseñarán a los aspirantes los secretos de la cocina de los cinco continentes. Los concursantes trabajarán por parejas y esposados, como si fueran un único cocinero, para limar asperezas. El equipo que haya aprendido la lección, ganará el pin de la inmunidad.
En la prueba exterior, los aspirantes viajarán a Jerez de la Frontera (Cádiz), donde elaborarán una barbacoa campera para 80 invitados.
De vuelta a las cocinas, les esperará el actor Javier Gutiérrez. En este reto, la Caja Misteriosa esconderá rabo de toro. Podrán elegir entre la elaboración de una receta tradicional o de una de vanguardia.

ver más sobre "MasterChef 4 - Programa 7 - 18/05/16 " ver menos sobre "MasterChef 4 - Programa 7 - 18/05/16 "
Programas completos (14)
Clips

Los últimos 218 programas de MasterChef 4

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. sumarcot

    Hola. Es lamentable que Rtve a la carta no funcione en condiciones en ningún tipo de dispositivo. Cuando inaguraron la página funcionaba siempre. Ahora... Espero que lo solucionen pronto, porque nos acabaremos cansando. Gracias

    28 may 2016
  2. Mysore

    Yo tampoco puedo verlo ¿¿¿¿ No abre el video

    28 may 2016
  3. Cecilia

    Porque no puedo ver masterchef, me encanta, pero no puedo verlo.vivo en los eeuu

    25 may 2016
  4. Alva navarrete

    No me daja ver el programa

    19 may 2016