www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
3589338
Para todos los públicos MasterChef 4 - Programa 4 - 27/04/16 - ver ahora
Transcripción completa

Buenas noches y bienvenidos a "Masterchef".

Dos semanas de competición y ya se han ido 3 aspirantes.

Uno por voluntad propia, todo hay que decirlo.

Y ya le hemos buscado sustituto.

Hemos dado de comer a casi 300 personas

en las pruebas por equipos.

Quizás ha llegado el momento de que nuestros aspirantes

tomen un poco de aire. ¿No, jueces?

El aire no alimenta, Eva.

Mejor una bebida refrescante. ¿No os apetece?

Y además vendría con premio. ¿Y si lo juntamos todo?

Una prueba de "Masterchef",

con una elaboración refrescante y un premio.

Aspirantes, ¿qué os parece?

Perfecto. -Vamos a ver.

Pero esa magia nuestros aspirantes todavía

no la pueden hacer.

Para eso tenemos a los mejores profesionales del mundo.

Y hoy os hemos traído dos buenos ejemplos.

En primer lugar un chef inconformista,

de retos, que lo ha arriesgado todo para abrir

su propio espacio gastronómico.

Y en segundo lugar

uno de los mejores barman del mundo.

Desde el restaurante DSTAgE en Madrid

con una estrella Michelin, Diego Guerrero.

Y desde la coctelería Dry Martini de Barcelona,

Javier de las Muelas.

(Aplausos)

¡Uuuh!

¡Es que me encanta!

Hola. -Hola.

Buenas.

Diego, Javier, bienvenidos los dos a nuestras cocinas.

Muchísimas gracias. No hay mejor manera

de empezar la noche que con la mezcla

de dos cosas tan fundamentales en la cocina

como son comer y beber. Está claro.

Diego, ¿qué tres cosas son fundamentales para ti

en tu restaurante DSTAgE?

Hombre, lo más importante para nosotros es divertir,

sorprender, emocionar.

Al final transmitir, ¿no?

Que es lo que intentamos provocar.

Bueno, Javier, yo quiero que les hables a los aspirantes

de lo importante de la coctelería

dentro de la gastronomía.

La coctelería y la cultura del bar

va identificada con las películas

que suceden en los bares, ¿no?

Seguro que todos vosotros habéis iniciado

vuestras historias de amor cuando a esa persona

que os hace tilín el corazón se acerca y os dice:

"Oye, ¿qué tal si quedamos a tomar algo?"

Y entonces decís que sí y tenéis que elegir muy bien

el bar, que es una iglesia; el barman, que es un sacerdote

y la ofrenda que es el cóctel.

Sí, es verdad.

Javier, os hemos traído a los dos

porque queremos hacer un experimento.

El emplatado es algo fundamental en tu cocina.

¿Nos podrías hacer una demostración

para que nuestros aspirantes tomen nota?

Vamos a cocinar un poco, chicos.

Es un plato. -¡Oh!

Bueno, veo que lo conocéis. -Sí.

¿Qué es? -Celeri, la raíz del apio.

A mí me gusta conocer productos,

llevarlos a casa, practicar con ellos.

Y el celeri es una raíz que yo la conozco

de hace tiempo y hago cosas con él en casa.

Es un plato que aquí donde lo veis es un poco

una intención de poner en el restaurante

de menú degustación de un plato vegetal.

Pero sobre todo es un plato muy complejo en el emplatado.

Esto se hace delante del cliente en la mesa

la terminación del plato. Y de esta manera intentamos

provocar que los comensales

que vienen a casa utilicen todos los sentidos.

Mostramos el apio-nabo.

Lo que hemos hecho ha sido asarlo.

Y una vez asado vaciamos la pulpa

y hacemos una crema con él.

La vista ya la hemos utilizado.

Ahora vamos a utilizar el olfato.

Impresionante. -Quemando el sarmiento

ya oléis la brasa, el humo.

Para darle untuosidad lo que hacemos es añadirle

una yema de huevo con un poco de aceite.

Y en temporada, trufa.

Nos va a dar también esa potencia de aroma.

No seáis rácanos. -Hay dinero ahí, ¿eh?

Lo que hacemos es taparlo y dejamos que con el calor

la yema se vaya calentando y la trufa al templarse

potencia más su aroma.

Tenemos otra raíz vegetal comestible,

que es el tupinambo. -¿Tupinambo?

No sé si lo conocéis. -No.

Y tenemos una cebolleta.

Sacamos la cebolleta tierna, asada, todo el corazón.

Y lo mismo.

Vamos a degustar la crema con una yema de huevo

que nos da esa untuosidad.

¡Oh! -¡Guau!

Veis, catamos.

Y luego por último tenemos un poquito de aceite esencial

que hacemos como un pistou de cebada fresca

con unas flores, de romero en este caso.

Y ya terminaríamos el plato y recomendamos que muevan todo,

lo disfruten y van saliendo sabores.

Me ha molado muchísimo el plato que nos ha traído.

Porque además me recordaba con los sarmientos

me recordaba un poco al monte.

Y a mí todo lo que me recuerde al monte es como: "Oh, hogar."

Diego nos ha enseñado su magia.

Ahora vamos a ver la magia de Javier de las Muelas.

Perfecto, tenemos un montón aquí de cosas.

¡Hala! -¡Hala!

Aceitunas. -Dry Martini.

James Bond.

(RESOPLA)

Con humidificador y todo, tío. Qué barbaridad.

Bueno, Javier, cuando quieras.

Estamos por un lado en bebidas sofisticadas.

Pero qué tal si vamos también a algo que es muy difícil.

Me voy a decantar por el dry martini.

Que es algo muy sencillo,

pero difícil por su propia sencillez,

porque no se puede enmascarar.

Muchas veces hay la discusión muy James Bond

que los americanos y los ingleses

hablan de agitado o batido.

Nosotros nos vamos al otro lado y decimos que no,

que para nosotros es removido.

Y vamos a utilizar el elemento básico

que es la ginebra.

Habréis visto en muchas películas y en muchas ocasiones

y sobre todo en países anglosajones

que utiliza muchísimo los medidores.

Échale un poquito más. ¿Le echo un poquito más?

Cargadito, Javier, que es el primero.

Y unas caricias de vermut seco.

Y me vais a permitir una debilidad, droplets,

que es un producto que hemos creado nosotros

que es 100% natural, no tiene contenido alcohólico,

pero que en cambio con dos o tres gotas

le vamos a dar esa chispa, en este caso del chile, ¿no?

Porque yo creo que en la vida hay que darle un poquito

de chispa, de roncarol.

Entonces removemos y servimos. No muy largos, más bien cortos.

Y yo en este caso le añado la aceituna.

Y luego un twist de limón para darle un poquito

y que suelte el aceite, ¿no?

Los he hecho cortitos, ¿eh? Los he hecho cortitos.

(Aplausos)

Emblemático en Barcelona.

El primer Dry Martini me lo tomé en su local, ¿no?

Me ha encantado. Mucha emoción, sí.

Bueno, cuéntanos, ¿y el resto de cócteles?

Este es un Lost in translation.

Lleva el té con cardamomo,

ginebra, lleva un poquito de whisky.

Y luego lleva un poquito de sake.

Esa botellita de la Reina de Corazones.

Es de Reina de Corazones. Sí, ¿no?

Lleva un puré de frambuesas. Luego lleva un licor de fresas.

Y también lo presentamos en esta cubitera.

Maravilloso, Javier.

Muchas gracias, Javier. Muchas gracias.

(Aplausos)

Aspirantes, vamos a seguir experimentando.

Pero ahora os toca a vosotros.

Así que venga, todos a las cocinas.

Tenemos dos cajas delante con dos eminencias.

Y la verdad no sé qué puede haber debajo.

A ver exactamente qué es lo que nos encontramos.

Aspirantes, hemos mezclado

la creatividad de Diego Guerrero

con la chispa de Javier de las Muelas.

Lo hemos agitado y lo hemos dejado

bajo esas dos cajas misteriosas.

A la de tres quiero que levantéis la caja pequeña.

Una, dos y tres.

Bueno, los cacharritos para emplatar.

José Luis, nos has demostrado que debajo de esa fachada

hay un hombre fino y elegante.

Bueno. ¿Qué te sugieren esos platos?

Pues para emplatar aquí bonito. Te quiero ver, ¿eh?

Voy a estar fijándome. Lo intentaré.

Aspirantes los platos no pueden servirse vacíos.

Así que a la de tres

vamos a levantar la caja grande.

Ya verás. Una, dos y tres.

(Protestas)

¡Qué guapo! -Para frutas.

¡Qué flipe, tío!

Cuando he visto que teníamos todas las frutitas,

azúcares, hielo y tal, era como todo muy propicio

para hacer algún cóctel.

Lo único que pensaba es: "¿Y dónde está el alcohol?"

A los cocineros creativos

les encanta incorporar nuevos conceptos.

No hace mucho incorporaron el mundo de la coctelería

como una fuente de inspiración.

Y el resultado son cócteles que ganan en textura

y no sólo se beben, sino también se comen.

Y esa va a ser vuestra misión en este reto.

Tenéis tres minutos para emplatar esos elementos

y que nos recuerden a un mojito,

a un manhattan o a un daikiri.

¿Entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

¿Tres minutos ha dicho? -Tres minutos.

¿Para emplatar esto? ¿Tres minutos?

Yo esto de los cócteles no lo estilo ni nada.

Porque soy light, no bebo alcohol.

Aunque improvisar temas de fruta me gusta.

O sea, que algo sacaré.

Pero antes de que empecéis, deciros que esta es sólo

la primera parte del reto de esta noche.

Y que el que al final lo gane además de convertirse

en capitán se llevará un premio.

Un viaje de siete días a una tierra mágica.

A la isla de La Palma, la Isla Bonita.

(TODOS) ¡Oh!

Playas de arena negra, naturaleza,

senderos para pasear, y una gastronomía increíble

que van a ser que esto sea una experiencia inolvidable.

(Aplausos)

Madre mía, donde quieren ir mis hijos.

O sea, que me encantaría el viaje, de verdad.

Cedo la capitanía.

Pues los tres minutos comienzan

en tres, dos, uno, ya.

Bueno.

Aspirantes, atención, último minuto.

Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno.

Tiempo. Manos arriba.

Yo la he llamado a la prueba como la prueba gatillazo.

Acabas y tienes que decir a todos:

"Cariño, a mí esto no me ha pasado nunca."

Porque tanto puedes triunfar como fracasar.

Pero no tienes tiempo para pensar.

Aspirantes, ahora los jueces, Diego y Javier

pasarán por la cocinas y elegirán a los cinco mejores.

Suerte.

Aquí tenemos a Dania.

He hecho pues un zumo de naranja

con un poco de azúcar, canela y regaliz.

Y un poquito de tabasco.

A ver.

Bueno, ¿y hace referencia a algún cóctel en concreto?

No. A tu discreción.

Lo que me ha salido.

Hola, José Luis. -Hola.

Es ahí como una estrella de mar y pues lo que ha salido.

¿Pero el hielo es sólo hielo o hay algo más?

Zumo de naranja, coco. -Coco y hielo.

José Luis no es tanto de cóctel.

José Luis es más del botijo. Más de gachas.

Está, está rico. -Vale.

Quería hacer un sorbete con zumo de naranja,

maracuyá y menta.

Un problema, sí. -Es una especie de sopa.

Quizás igual en otro recipiente

te hubiera quedado mejor. -Sí.

Hola, Daniel. Esto va aquí, ¿no?

Eso va ahí, sí. A mí me gusta mucho

la leche de coco y lo he aromatizado

con hierbabuena y frutitas.

He puesto frutas rojas y un poco de piña.

Muy bien, Daniel. Muy bien, Daniel.

Hola, Pablo. -Muy buenas, Diego.

Bueno, a esto lo he llamado Kuwai's.

Es un granizado, un poco sería una piña colada

llevado a un punto más picantito, más asiático.

Como el típico helado japonés que es hielo con un sirope.

Sí, podría ser esto. Has pensado muy rápido.

¿En tres minutos qué quieres? Cuesta.

Está muy bien en tres minutos. -Espero que os haya gustado.

Pues aquí tenemos a Reichel. A ver qué nos ha hecho.

Es el bosque encantado con la nieve.

Está muy bien presentado. -Gracias.

Difícil de comer esto.

Es un puré de frutas con hielo.

Os habéis quedado helados, ¿eh?

Muy buenas, Rocío. -Muy buenas.

He intentado representar un Bloody Mary.

Un Bloody Mary comestible,

una ensalada de Bloody Mary. Correcto.

Muy bien, felicidades.

Me ha gustado mucho. -Gracias, muy amable.

Lo mío viene siendo un mojito tropical.

No está mal, te ha quedado limpio el emplatado.

Vamos a probar.

Muy buena presentación.

A ver, la gracia que tiene es que sabe a mojito.

Está muy interesante.

Yo he hecho una ensaladita de fruta.

Y la he aliñado con el mojito.

Tiene aspecto de ser lo de Juan pero en peor.

Quizás le falta un poco de líquido.

Sí.

He hecho un cóctel para todos los públicos.

No lleva alcohol y se llama El Despertar.

Lleva unas bolitas de caviar de melocotón

y un poquito de gelatina de piña.

Bueno, hay helado. Ese lo voy a probar.

Es sin alcohol.

Sano y natural.

Es el zumo de cuando te levantas.

Buenas, ¿cómo estás? -¿Cómo estás, David?

Os presento mi plato.

Lo he titulado Pasión de frutas.

Es un cóctel para todos los públicos.

Es más bonito que bueno. Sí.

Yo he intentado hacer uno de frutos rojos,

pero no me ha dado tiempo de echar la leche de coco.

Me iba a hacer el Bloody Mary y le meto pepino.

No, porque yo no voy a coctelerías

y no suelo probar sabores de coctelería.

Hay que salir más, ¿eh?

Díselo a mi marido.

Muy bien, pues vamos a ver a Ángel.

Pues nada, lo mío es un cóctel con frescura.

Le he metido una naranjita.

Y luego le he metido rosellas, unas moras.

Y luego le he metido aquí angostura.

No entiendo muy bien

fuera del recipiente que haya algo.

¿Se toma? -Sí.

¿Lo de abajo es todo angostura? Me he quedado a medias,

porque le quería poner unas hojitas de apio

y que las mojaras y te las comieras.

Lo de abajo no ayuda.

Aspirantes, os hemos pedido

que el plato nos recordara a un cóctel.

Y el resultado general ha sido sorprendentemente bueno.

Diego, ¿a ti qué plato es el que más te ha sorprendido?

Si tengo que elegir uno me quedo con Pablo.

(Aplausos)

Detrás de esa aparente sencillez

se ha complicado relativamente pero ha resuelto bien.

O sea, no por hacerlo más sencillo ha quedado simple,

sino que ha quedado muy bien. -Muchas gracias.

Javier, ¿a ti cuál es el plato que más te ha gustado?

Hay varias opciones muy interesantes.

Pero a la hora de decantarme...

ligaba muy bien los sabores, estaba muy bien presentado.

Me decanto por Juan.

(Aplausos) Muchas gracias.

Yo de coctelería nada.

Yo estoy acostumbrado a salir con los amigos

y nada, un ron con cola y poco más.

Pero yo qué sé, he improvisado y ha salido bien la cosa.

Jordi, ¿a ti cuál te ha gustado?

Hombre, me han dejado

sin los dos que más me han gustado.

Y como ha habido poco tiempo

y creo que el pensar rápido es importante,

y soy fanático del Bloody Mary,

me quedo con el de Rocío, su Bloody Mary.

Gracias, Chef. ¡Vamos, Rocío!

Pepe.

Bueno, yo creo que coincidimos.

Están dicho los más importantes.

Tengo que buscar otro y me quedaría con el de Daniel.

(Aplausos)

Ya era hora, ¿no?

Porque llevamos un par de programas

y estos subidones van muy bien.

La verdad que muy bien.

Bueno, yo tengo que opinar.

Yo creo que hay alguien que se ha esforzado un montón,

porque no es muy su cocina, ¿no?

Y yo le voy a dar el premio a José Luis.

(Aplausos)

Lo primero que ni me lo esperaba.

Como he sido el último pensaba que no...

Me ha pegado un subidón que no me lo esperaba.

Por la estética, por el refinamiento

que estamos consiguiendo a pasos agigantados.

Gracias.

¿No estar dentro de los cinco mejores?

Claro que me ha dado rabia. Rabia sana, no rabia rabiosa.

José Luis, Daniel, Pablo, Rocío y Juan.

Enhorabuena a los cinco.

Delante de cocinas, por favor.

Diego y Javier; chef y barman.

Hoy gracias a vosotros hemos descubierto

que los cócteles no sólo se pueden beber,

sino que también se emplatan y se comen.

Muchísimas gracias por aceptar nuestra invitación.

Y las puertas de "Masterchef"

siempre están abiertas para vosotros.

Muchas gracias. -Un placer.

Adiós. Hasta pronto.

Amigo, gracias por todo. Muchas gracias.

Hasta luego. Adiós.

Hasta luego, gracias. Adeu.

Aspirantes, vosotros cinco

sois los que mejor habéis emplatado.

Habéis demostrado un talento especial.

Y por ese motivo sólo vosotros

optáis a llevaros el premio y la capitanía.

El resto no vais a cocinar. Así que a la galería.

A muerte.

Al revés total.

Lo que no me gustaría nada que hubiese postres.

No los domino. Que no haya postres, por Dios.

Para el siguiente reto hemos invitado a un cocinero

experto en cocina italiana.

Y además uno de los grandes chefs

de la Escuela de cocina online de "Masterchef".

¡Oh, risotto! -¡Qué guay!

Fabio Morisi.

(Aplausos)

¡Fabio!

Es buena gente tela. Es gracioso, es gracioso.

Este es más majo. ¡Me encanta, qué guay!

Como se nota que han hecho la escuela, ¿eh?

Uf, qué tío.

Fabio es un amor. Un hombre muy sonriente

que ama lo que hace y se le nota mucho.

Y sin duda las pastas es la parte favorita

de la Escuela Masterchef.

Bienvenido, Fabio. Muchas gracias.

¿Qué nos has traído? Os he traído un postre

típico italiano, una panna cotta,

que se elabora en el Norte de Italia, en el Piamonte.

Panna cotta. -Una panna cotta.

Hay que desmoldarlo. Adelante, adelante.

¡Uh!

Bravo. -Bravo.

(Aplausos)

Pensaba que haríamos algo de pasta no esperaba que fuera la masacota.

Los postres, algunos se me dan dan bien, otros, regular.

Aspirantes, como veis, una panacota, ¿qué os parece?

Aquí hay algo más. Yo solo veo una panacota.

No sé, igual tenemos que inventar y ponerlo nosotros.

Tiene razón, mira.

Por una vez...

Le hemos metido un twist de técnica,

un giro de tuerca, si quieres, para complicarlo un poquito más.

¿Podemos acercarnos? Está rellena, tío.

Oh... ¿Ahí dentro?

Frutos rojos... Frambuesa.

O caramelo. Hostia, tío.

Tenemos en el interior una escenificación

de coulis de frambuesa, así que es una técnica

un poco más rebuscada, es un pelín más complicado.

Yo, la panacota la he hecho en casa y creo que la controlo,

pero, cuando han dicho que era rellena ya dije... Hostia.

Daniel, qué te pasa, te veo pegando botes, ¿qué te ocurre?

Bien, vamos, hombre, saludo a Pablo porque...

Es el tío de la técnica. Pensaba que eras tú, José Luis.

Él es el de las presentaciones.

Él es el iluminati.

(RÍE) Ja, ja, ja.

Pero, vamos, lo intentamos. Aspirantes, antes de comenzar

el reto, Fabio, por favor, ¿cuál sería los pasos

para hacer este postre?

Productos nobles como la nata, leche, azúcar, vainilla,

gelatina vegetal y, por supuesto, la frambuesa.

Este es el verdadero reto de esta noche,

reproducir esta panacota,

incluido el regalo que lleva dentro.

Los que mejor la elaboren serán los capitanes,

pero, solo el que brille se llevará el viaje.

Por ese premio, intentaré hacer mi mejor plato

de todo el programa de MasterChef.

Para elaborar este postre tendréis 45 minutos.

45 minutos... Y los ingredientes

los encontraréis en el supermercado.

Y como os dijimos al principio

los emplatados son muy importantes, así que en esta ocasión,

emplataréis delante del jurado.

¿Ha quedado claro? (TODOS) Sí, chef.

Pues el tiempo para entrar en el supermercado

comienza en 3, 2, 1, ya.

¡Vamos, chicos! ¡Vamos! ¡Vamos, José Luis!

A ver... Venga, venga, venga.

Dani, saca nervio. Artista.

Venga, Rubio. Dani, guapo.

Tengo el flequillo, como sabéis, largo,

y lo primero que he encontrado

es una gomilla y me la he puesto, así evito la mano que siempre...

Vamos, Juanito, va, tú, puedes.

Cago en Dios, el azúcar.

Vamos, José, artista. Este no lo pesa, no.

¿Eh? Este no lo pesa.

Qué va a pesar... Desde la galería es muy curioso

porque ves los errores que cometen los compañeros, que pueden ser

tus propios errores, y desde arriba tomas nota.

Y, luego, pues, es como una ventaja.

Fabio, cuéntame los pasos de esta receta

que tengo ganas de ponerla en mi restaurante.

Tenemos que mezclar la leche con la nata,

con la azúcar y vainilla, calentar a 75 grados.

En total son 750 de leche, 250 de nata, 180 de azúcar.

Después, añadimos las hojas de gelatina y lo pasamos por el chino.

¿Cuántas hojas de gelatina? Ahí está el gran debate nacional,

ha nacido con 12 y se ha llegado a rebajar

hasta 7 gramos por litro de líquido.

Queda así tan... Blandita.

Lo importante es que baile. Sí, que haga ese movimiento.

Por otro lado, preparamos lo que es el núcleo

de la frambuesa con el azúcar y el agua, hacemos un coulis

y lo ponemos en molde y hacemos dos medias bolitas.

Cuando está congelado, lo unimos y las bañamos

en la gelatina vegetal.

Tienen que tener cuidado para cuando ya esté casi cuajada

la panacota, introducir la bola para que no se deshaga.

Exactamente. Amigo.

Rocío va súper bien, mira...

Ante el premio de ser capitana o ir a Palma, me hace mucha más

ilusión viajar a Palma, la verdad.

Yo, el viaje lo quiero.

La capitanía, le da igual, pero, el viaje lo quiere.

El coulis, Ro. Venga, Ro.

Ya sabes que hay una manera

interactiva de disfrutar de MasterChef.

Desde nuestra aplicación puedes acceder a un montón

de información y contenido adicional.

Pero, además, este año podrás ver vídeos hechos

por los propios aspirantes, desde casa.

¿Quieres conocerles mejor?

Bájate gratis nuestra aplicación y disfruta del programa.

Vamos, Juanillo. Juanito, vas bien.

Pues yo creo que la voy a probar para saber a qué sabe

tu panacota, ¿no te parece?

Sí, voy a probar.

No hablemos de las calorías, Samantha, mejor no.

Yo tomo muy poquito, yo estoy en operación bikini ya.

Si voy a italiano y hay panacota en el postre,

me escapo antes de pedir los postres o la pido sí o sí.

Hace 3 años pesaba unos 98, 99 quilos y me plantaba hacer

un curso de repostería y mi mujer me dijo algo como que visitar

a un nutricionista sería más sensato.

Y lo hice.

Venga, Juan. Vamos, Juanillo.

Juanito, tranquilo, Juanito.

Yo le veo a Juan como capitán. Bueno es Juan.

Ya estamos en la tercera semana y quisiera probar la capitanía,

a ver cómo se me da y demostrar a mis compañeros que soy joven,

pero, que si hay que mandar, se manda, y que puedo dirigir.

Vamos, Dani, samurái. Artista.

Ser capitán siempre es bueno porque te dan la opción

de elegir el equipo

y en la prueba de exteriores luchar con él.

Metería a Dania, es una...

(RÍE) Ja, ja. Es del grupo de los iluminati,

aunque, no lo es; tiene conocimientos muy potentes

y la pillaría en mi equipo.

Me encanta la cocina italiana, la panacota, el tiramisú,

los canolis... La panacota es una receta que hago

alguna vez en casa y, la verdad, me sale bastante bien.

El Pablete se está rayando demasiado.

Va, Pablo, vamos, venga. Pablo, me tiene perdido.

Vamos, Pablo, tío. Él es así.

Es estresante, verle es estresante.

Estoy a tope con la prueba, porque la domino,

pero, siempre tengo problemas de organización.

Sé hacer y he hecho todas las elaboraciones de la prueba...

Sé muchas cosas, pero, hay que ponerlas en práctica.

Venga, Pablo, vamos, vamos.

Que te lías.

Es que se pone tan nervioso que no ve nada, se atolondra.

Yo espero a que Pablo explote, porque tiene que explotar,

Sacará el potencial que lleva dentro, aún no terminó de...

Pum, de brillar todo lo que tendría.

Pero, lo hará porque lo tiene.

Para hacer la panacota, primero ,meteré en el abatidor

la frambuesa que tengo aquí el coulis de frambuesa

para hacer las bolitas, y, luego, echándoles

un poquito de gelizatizante... Gelatina.

Gelificante vegetal.

Y... Las meteré, otra vez, en el abatidor para que se enfríe

el "gelizantefante",...

De la... Vamos, José Luis.

Fenómeno. Y,...

Ya me he liado.

Aspirante, ya han pasado los primeros 15 minutos,

tenéis por delante 30.

Vamos, José. Va, José Luis.

¡Venga, José, dale caña!

¡Vamos, va! ¡Vamos, José Luis!

Pero, que se le va a caer, loco.

Mierda...

No se puede hacer esto, ¿eh?

Joder, tío, esto no me sale a mí ni de coña, tío.

Lo más difícil de esta prueba creo que será la esferificación.

Tengo que coger las dos mitades, unirlas, mezclarlas

en la gelatina e introducirlas en la panacota

que está en el abatidor, a ver si se termina de congelar.

¿A qué le ha echado hielo y rasparlo?

Para que se enfríe. Para que enfríe eso, ¿no?

Bien, qué listo eres, José Luis.

Un hombre apañado.

José Luis, capitán, ya te lo digo yo

por la garra que le pone, mírale.

¡Vamos, José!

Vamos, chicos. Venga, vamos, tío, va.

No soy el que organiza aquí,

me preguntas siempre, pero no organizo.

Yo es que, realmente, no estoy en ningún grupo,

estoy ahí como en stand by, porque sí que es verdad,

yo tengo una personalidad, ellos tienen otras

y quien quiera mi amistad, ahí la tiene y la tiene para siempre,

y quien no, pues...

Pues nada.

Yo qué sé, Esmeralda,... Hija...

Es que...

Escuchaba desde mi sitio que llegaba una especie

de apisonadora humana, pum, pum...

Yo iba al abatidor, veía que la esfera...

Espera, lo meto otra vez.

La tocaba un poquito con el dedo y veía que se me pegaba,

que no estaba congelada, y volvía.

Vamos, José.

Vamos, José.

Vamos, chicos. Venga, vamos, chicos, va.

Hay que ver las carreras que lleva dadas, ¿eh?

¿Cuántas veces cogí el abatidor? Ni lo sé.

15 kilómetros...

1000 metros lisos, no lo sé, no lo sé.

Él estaba preocupado de sus bolitas, las miraba

como si fuera un padre primerizo.

Ha estado allí controlando las bolitas creyendo

que por mirarlas, enfriaban antes. Lo que había que hacer

era tener la puerta cerrada e ir todos a la vez,

coordinados, abrimos, cerramos.

Juan,... Esto no se congela.

Pero, es que tarda, lo abrimos... Yo lo abro porque lo abrís todos.

Yo no he abierto, si quieres

nos ponemos de acuerdo, todos igual.

Hay un problema con el abatidor al abrir y cerrar, continuamente,

pues va perdiendo frío

y el problema es que no se termine de cuajar la panacota.

Quedan 20 minutos.

Qué bien trabajas, Rocío.

Rocío, va supertranquila.

Aspirantes, acabáis de entrar en los últimos 15 minutos.

Vamos, Pablete. Pablo, por Dios, venga.

Pablo, 15 minutos, vamos.

No se puede correr más, si no, se joden las fases.

No abras que no está, que no está...

José Luis es que es un tío temperamental, va a su bola,

yo tengo mucho nervio, pero, las cosas hay que hacerlas

en su justa medida y en su momento si no, no te salen.

Dejad eso, si no, no llegamos ninguno, rápido...

No llegamos ninguno.

No llegamos, vamos. Hay que dejarlo cerrado,

si lo abrimos, continuamente, quillo...

Sí, sí, está claro.

Vamos, vamos, va. Vamos, José.

Bueno, ¿cómo vas? Bien, un poco liado, Samantha.

¿Esto es la clase de gimnasia o la receta de la panacota?

Las dos cosas, voy a traerme la... Sí, tú,...

José Luis, tiene esa manía de meter la pata tan graciosa

que te ríes, a lo mejor, otra persona lo hace

y es como... Uff, vamos a muerte.

Juan, ya está sacando.

No está muy congelado. No.

A ver, ¿cómo vas? Buenas, chef,

saqué las esferificaciones, pero, no estaban muy congeladas,

intenté hacer una y se rompió y lo metí, de nuevo, al abatidor.

Bueno, te dejamos acabar. Suerte.

Gracias. Pobrecito, está supernervioso.

Qué tal, Rocío. Hola.

¿Cómo vas? Intentando hacer esto

que no lo he hecho nunca. Es algo complicado, sí.

Te tienes que ayudar, eso es, con los deditos.

Muy bien, vas bien.

Fantástico, ¿eh?

No te desconcentramos mucho, ¿pero, estás tranquila, vas bien?

Enhorabuena, suerte. Gracias, chef, gracias.

Venga, Roci...

Lo lleva súper bien, le queda superbrillante.

¿Qué tal, Samantha? ¿Cómo vas?

Creo que no llego a tiempo, no se congelan rápido,

esta sería la otra parte de la panacota,

está templada y la dejé aquí.

¿Es que no tienes hielo para meterla?

Pues,... Vamos, tanta ciencia...

Esto es lo básico.

Gracias, Samantha, por el consejo.

Vamos, Pablo, vamos.

Samantha, ¿qué tal? ¿Qué te pasa, Dani?

Agobiado.

¿Por qué? Porque no nos da tiempo.

Lo que hay que hacer es coordinaros y no ir 70 veces

a verlo, trabajar, dejarlo limpio y al final, lo montas.

Iré allí, me pondré y nadie lo abre.

Illo, espérate, Juan, que si no, no va a funcionar ninguno.

Esperamos, es que lo hemos abierto, continuamente.

Voy a meter esto porque no lo voy a dejar líquido, estoy igual.

Déjalo, Carlos, déjalo, pero,... Si no están, no están...

¿Ninguno?

Me he enfadado porque no nos ponemos de acuerdo,

cada uno va a su puñetera bola y lo hemos abierto 10 000 veces.

Bueno, ¿cómo lo llevan? José Luis, está en dificultad,

Rocío, la que más... Sí, es la que mejor lo lleva.

Yo la veo... Me ha sorprendido.

Lo demás, a ver, tenemos el problema de siempre,

el abatidor que se abre y cierra 70 veces y todos desesperados.

Esto no lo abre nadie ya.

Aspirantes, en 5 minutos cantaremos el manos arriba.

Que no, Juan, que no, ¿tú, tienes alguno dentro?

Uno. Pues deja ese.

Si no, no puedes. ¿Cuántos tienes metidos?

Yo, dos. Tengo dos, también.

¿Tienes uno? No abras. No, quita,...

Pues ya está...

Qué bueno, José Luis,...

El José,...

José Luis, la verdad, que de los 45 minutos

de la prueba, 40 ha corrido y 5 cocinando el José Luis.

¿Otra vez, José Luis, otra vez, quillo?

Aspirantes, las panacotas deberán quedarse en las neveras,

hay baldas con vuestros nombres, ¿entendido?

No se queda nada en el abatidor.

Esperamos al último minuto y lo sacamos.

¿Qué queda? Que a José Luis

le pego una patada en la espinilla. No le dejes abrir, no le dejes...

Que sea lo que Dios quiera ya.

Espera, que estamos todos igual.

Espérate. Todos igual...

Quita, quita, último minuto. Oye, José Luis.

Último minuto, José Luis, coño. Espérate.

Si quedan 30... Que quedan 20 segundos...

Dani, ya, sácalo ya. Sácalo ya.

Las mías son las de abajo. Verás como dice: "Último minuto".

Son estas... No ha dicho: "Último minuto".

Ya, aquí no hacen nada. Vamos, vuela, vuela.

Corre, José Luis, corre.

Vamos, Ro.

Aspirante, último minuto.

Abre, abre. ¿Ves? Último minuto.

No tienes ni idea, de verdad.

Quillo, pero,... Uff...

No escucha, no escucha.

El abatidor es para todos

y tenemos que meter todos, nos le hice caso.

Se pone, pero, burro que se pone aquí y va y no mira nada.

Hijo, que eres más limpio

que los chorros del oro qué limpio eres, qué recogido.

Cinco, cuatro, tres, dos, uno, tiempo... Manos arriba.

(Aplausos) Vamos, chicos.

Qué duro.

No sé cuál será el resultado, van a salir unas natillas, supongo.

Aspirantes, llega un momento

crucial, emplatar la panacota delante de nuestro jurado.

Y os recuerdo que hay en juego capitanía por un lado,

y un maravilloso viaje a la isla de La Palma por otro.

Bueno, yo en La Palma con mi mujer me veo, ya ves, pues ahí

debajo de una platanera y allí... Pues, encantado de la vida.

Daniel, vamos a empezar contigo.

Muy buenas, ¿eh?

Daniel, ¿estás preparado? Sí, lo estoy, hemos sufrido

un poquillo para la panacota, hemos tenido una guerra

los compañeros con el abatidor, pero, bueno,...

¿Y qué ha pasado con el abatidor? Que se abría mucho

y no ha cuajado, como teníamos que llevar las esferas y tal...

¿Pero, qué pasa que no sabéis usar el abatidor o qué?

Lo abrimos todos, José Luis un poco más, pero, vamos...

¿Y eso, por qué? Como estaba caliente la reducción

de la frambuesa, fui varias

veces a... Y no se ponía lo dura que quería.

¿No se te ponía dura?

La frambuesa, que no se ponía, no se congelaba...

Tienes 30 segundos para emplatar delante de nosotros,

así que el tiempo empieza ya.

Venga, Dani.

No te pongas nerviosos... 10 segundos, 10 segundos.

Hum, hum,... Hum, hum...

Tengo el plan B. Se te acaba el tiempo, amigo.

Voy a quemar el plato, tío.

Hum, hum,... Daniel,...

Te vamos a dar 30 segundos más por torpe, ¿te parece?

Vale, perfecto. La voy a romper, tío.

Está tiesa como el kiki este que llevas.

Esto no sale, tío. Oye, hay en la Puerta del Sol

muchos más rápidos que tú, ¿eh?

Pínchale en el culo.

(RÍE) Ja, ja, ja.

Illo, esto está fatal.

¿Sabes cómo te ha quedado el plato? Como tus zapatillas.

Zapatillas... Con lo pulcro que tú eres, ¿eh?

Es otro problema, que se me ha caído,

pero, bueno, está buena, de sabor está perfecta.

Fabio, ¿cómo lo ves? Lamentable, un poco, ¿no?

Fabio, ¿podrías abrir la tuya? Sí.

Vamos,... Si quieres, no la abras la mía.

Sí, ábrela, Daniel, por favor.

De igual a igual.

Vamos a probar el adoquín.

Qué dice un italiano de este plato.

¿Mucho limón, no? A mí me gusta fuerte, pero,...

Como sorbete de limón está bueno, como panacota,...

Como panacota, demasiado ácida, Daniel, lo siento.

Hay un problema técnico, no has dejado cuajar,

perfectamente, no lo has hecho en el tiempo adecuado

y la gelatina roja, pues, intuyo ahí que no sé lo que habrá sido.

Este es el problema, pero, está rico de sabor, quitando

el quilo y medio de ralladura de limón, por lo demás...

Lo practicaremos... Más.

Para mí, está muy rica. Gracias.

Esto no afecta nada a nuestra relación

de amistad y cariño. Ahí a tope...

(RÍEN) Je, je, je.

Pero, vamos, es un... La próxima vez, le doy, vamos.

Hum, hum,...

¿Quieres un martillo?

Hum, hum,...

Venga, Pablo, tienes otros 30 segundos, amigo...

Igual que Daniel de torpe. No, un poco menos, a ver, a ver,...

¿Lo ves? Oh, un poquito menos, sí.

Se pone nerviosico.

A priori, está bien de vainillita...

Ah,...

Está un poquito dura para mi gusto...

Bueno... Se acerca.

Vamos a probarlo, venga.

No, por favor.

Hum,... Pablo, demasiada gelatina.

Esto es una gominola. Ok.

No hay una forma de bola porque has hecho una capa,

dejaste cuajar la panacota,

cuando has echado la segunda capa de la panacota, estaría más

caliente y se deshizo,

por eso queda plano. Ok.

El trabajo de gelificar, ese núcleo helado no está hecho.

No, el trabajo de gelar no está terminado.

Sacarlo, lo has sacado, pero podrías hacerlo

mucho mejor. (RESOPLA) Buf,...

Muchas gracias.

Rocío...

(Aplausos) Bien...

Al menos, fuiste más rápida, no sabemos si la mejor,

pero, sí, la más rápida. Gracias, chef.

Qué tiernecita, qué bien.

A simple vista lo veo... La que más se acerca.

Bueno...

Para decirte, una peguita... Sí, sí, por favor, chef.

El trabajo es el que más se acerca, el único detalle

es que quedó grueso, le has puesto el polvito a ajo...

Un poquito más, un poquito más...

Él busca una capa fina de gelificante

para que se desparrame el relleno, en tu caso,

esa gelatina es gruesa.

Bastante bien terminado.

Y de sabor. Sabor, también.

(Aplausos) Bien, Rocío, vamos.

Juanito, paisano, te toca.

El emplatado delante del jurado sí que mete más presión.

Estás solo y te observa

todo el mundo cómo estás emplatando y el pulso tiembla algo más.

Hum, hum,...

Ay,... Aquí. Eh,...

Ay, ay, ay,...

Va,... (SONRÍE) Je, je, je.

Cómo te gusta, ¿eh?

Es una panarota.

La técnica bien, Juan, técnica buena.

¿Y dónde crees que te has equivocado?

La primera parte que eché cuajó mucho y cuajó casi entera

y al echar la segunda parte se ha hecho en dos...

En dos tandas diferentes, supongo.

Hay presencia de acidez bastante, también, otra vez.

Juan, tu panarota,... Es una pena.

Has trabajado superbien, el único defecto que tiene

es el exceso de limón, porque eso es un coulis.

La mayoría de trabajos que hemos visto, vimos purés.

La textura es muy buena, pero, claro, está partida por la mitad

deshecho y tal... Vale, vale.

Juan, con tus compañeros.

(Aplausos)

Nervio, huy, perdón, José Luis.

Te toca.

(Aplausos)

Ahí, va,... Ahí, va,...

Ahí, está...

Ahí, va,...

Ya está,...

Levanta, levanta, sin miedo...

Bueno, bueno,...

Le ha metido mucho calor. La he cagado con el soplete.

Al darle mucho calor, lo fundí demasiado

y es lo que me ha salido fundido, claro.

Anda... Ay...

(Risas)

Ahora, ya, ahora, ya...

Ahora, ya,... Creía que lo había

visto todo en MasterChef,... No, pues, ya...

Llevamos media prueba diciendo que el exceso de limón,

pero, tú, ponle limón, que no nos falte.

Y, también, decimos que el emplatado es importante.

Es el único que hizo algo distinto.

También, has hecho las cosas un poquito a ojo, ¿no?

Sí, total, la leche la calculé con el recipiente de la nata.

Más o menos, la mitad, es la mitad de la nata...

¿Y la gelatina, unas tres cucharaditas, no?

He echado tres punticas, sí.

(RÍEN) Ja, ja, ja.

En total, habrá sido una cucharada.

A ojo 100% todo.

Eso que he visto era un peso de estos más grandes

y me ha dado miedo y ahí no lo iba a pesar.

O sea, si te ha salido, a Palma porque será un milagro.

Bueno,... Ojalá sea José Luis.

Yo, también, quiero que sea capitán.

No está mal de cuajado,

¿echaste algo rojo dentro? Por ahí asoma, pero hay poquito.

Uf... Es una pena porque ganas tenías,

carreras, también, pero no ha salido...

Para hacerlo a ojo, te salió de maravilla.

¿Por qué no tienes el centro bien hecho?

Porque la bola de frambuesa no está bien hecha.

Me ha encantado el espíritu y las ganas

que has puesto en esta prueba.

Con lo que estás evolucionando, amigo mío, eso vale la pena

analizarlo y te felicito por esas ganas que has demostrado.

No, tampoco había hecho nunca el...

El yogurt este, el...

(RÍEN) Ja, ja, ja.

¿Cómo se llama esto? Panacota.

El panacota. Estos italianos son muy pijos,

es un flan. Un flan, una cuajada.

Cuajada, claro.

Una cuajada, ya está. Pero, lo intenté.

Vamos, yogurín.

¡Vamos, José!

(Aplausos)

Aspirantes, la cata ha finalizado y, ahora, nuestro jurado

y Fabio, tienen que deliberar para decidir quiénes serán

los dos capitanes de la prueba por equipos

y, sobre todo, quién se va de viaje a la isla bonita.

Jueces,...

(HABLAN ENTRE ELLOS)

¿Y por qué se me ha quedado arriba deshecha y abajo cuajada?

Y a mí que se me dividió en dos partes...

Aspirantes, a veces, el plato

más complicado es el que parece más sencillo.

Hacer una panacota no es tan fácil como parece, sin la textura

y el sabor, perfectamente,

equilibrado, este postre no tiene ningún sentido.

De las cinco, hay dos panacotas que están mejor que el resto,

una, con mucha diferencia, por encima de las demás

y la otra, por los pelos.

Y esas dos panacotas son las de...

Rocío...

Y, Daniel.

(Aplausos) Grandes.

Fabio, creo que hay un plato que supera al resto y de bastante.

¿Qué panacota se lleva la palma?

Yo opto por Rocío.

(APLAUDEN) Gracias.

Gracias.

Me ha hecho muchísima ilusión hacer la mejor panacota de todas

y que el chef dijera que era la mejor.

(RÍEN) Je, je, je.

Muy justa ganadora Rocío en el día de hoy,

lo ha hecho muy bien, con diferencia,

a costa de mis compis y estoy contenta por ella.

Rocío, Daniel, enhorabuena, los dos sois los nuevos capitanes,

pero, Rocío, tú, tienes que estar más contenta, todavía.

Sí, un montón. El viaje de 7 días

a esta maravillosa isla, es tuyo. ¿Sabes con quién te vas a ir?

Con mis niños. Pero, el viaje es para dos

y tú tienes trillizos.

Pero, como ganaré el concurso, pues, con lo que gane,

pagaré los otros dos billetes.

Bueno, enhorabuena, disfrútalo mucho y pásalo muy bien.

(Aplausos) ¡Bravo!

Pepe lleva dos delantales, Rocío, tienes que elegir color.

El azul. Por lo tanto,

tú eres el rojo, Daniel. Podéis ir a por ellos.

Para mí, Daniel, va a ser mejor capitán.

Rocío es muy buena persona, pero, con un carácter muy fuerte

que choca un poco con las demás personas.

Daniel, escucha, tengo feeling con él

y trabajaría bien con él.

Capitanes, solo os puedo adelantar que los equipos

se formarán al azar,

y que tenéis que seguir el sonido de la música.

(Música)

¿Dónde estarán, por qué nos separan?

No sé, tía, la verdad es que está muy chulo.

(Música)

Se puede buscar ya, ¿no?

Este ya ha visto con Pablo. Debajo del coche...

Vámonos para allá, vamos. Hoy tenemos que encontrar

el delantal para saber en qué equipo vamos.

Esto cada día es una sorpresa. A ver, mientras

que no me tenga que tirar en paracaídas.

Ahí, vamos...

Por aquí, vamos por aquí.

Por aquí, vamos para acá.

(Gritos) ¿Dónde, dónde, dónde?

José, ahí, hay uno.

Ahí, hay otro. Pablo y Ángel, se fueron corriendo

a pelearse por uno, y yo miro así

en una farola y digo: "Mira, el mío".

Y me agaché y lo cogí, de muerte, y no tuve que correr

mucho, nada, ni pelearme, nada, nada...

¡Vamos! ¡Sí! ¡Azul!.

He cogido los dos. ¡Vamos!

(Música)

(TARAREA)

Qué bonita, ¿eh?

¡Azul!

Ay, qué nervios, mira, la puerta se abre.

Amigo...

¡Ahí, sí...!

(Gritos) ¡Lo sabía!

Rocío tiene mucho temperamento y tengo miedo que vaya

a perder los papeles, porque, después, ella no es nadie,

pero, el grito lo da.

Y eso pone nerviosa a los demás.

Hey, mira, este es, justo.

¡Y es... Azul¡ ¿Contenta? ¿Quién es?

Vamos a ver...

Para ti, Esmeralda.

¿Para mí, por qué?

Sí, porque te llevas... Trabajas bien con ella.

La cuestión no es trabajar bien, sino hacer equipo.

Un rojo.

No oigo nada...

(Aplausos) Ohhh,... ¡Vamos!

Soy concursante y tengo que encontrar la música

y no la oigo, ¿me puede decir, por favor, dónde está?

Chicos, me voy escuchando la música.

Adiós. Hasta luego.

Hasta luego. Hasta luego.

¿Seguimos para allá o para allá?

Vamos para allá ahora. -¿Para allá o para allá?

Para allá, sí.

Mira Natalia, de azul. (GRITAN CONTENTOS)

Esmeralda, rojo, tío.

(GRITAN CONTENTOS) -En el momento que hemos visto

a Esmeralda con el delantal rojo nos hemos quedado así.

(GRITAN CONTENTOS)

Cuando mi hermana ha llegado y la he visto me he quedado

un poco "plof". Pero bueno, qué le vamos a hacer,

ya era hora de enfrentarnos entre las dos.

Hombre, me da pena que esté en el contrario

pero una u otra tenemos que ir a eliminación.

O sea, que me quiero salvar yo.

¡Rojo! -A José Luis y Reichel quiero.

No porque sepan. Por la forma de trabajar.

Como los toreros, mira. (TODOS) ¡Ole!

(RÍEN) ¡Vamos, miura!

Somos un equipo y la cabeza pensante soy yo, ¿vale?

Y quiero armonía, por favor. Y divertirnos.

A mí el principal miedo que me da es que Rocío

tiene una forma de ser bastante brusca y siempre

cuando trabajas a gusto se trabaja mejor

y el resultado siempre es positivo.

Chiquitín, bienvenido al grupo.

A ganar, hemos venido a ganar.

Y con mi equipo tenemos que ganar.

Capitanes, ¿contentos con los equipos

que os han tocado? Yo, sí.

Yo muy contenta. Bienvenidos a la villa

de Almagro, donde cada año se celebra uno

de los festivales de teatro clásico más internacionales.

Ahora mismo estamos en un teatro del siglo XVII,

el único corral de comedias del mundo que continúa

activo tal y como era hace 400 años.

Este año, Almagro participa en el homenaje

por el cuarto centenario de la muerte de Cervantes,

y nosotros no queríamos ser menos.

Leer a Cervantes significa admirar la creación, el talento

y la tradición popular.

Solo quien domina la tradición, domina la vanguardia.

Cuando nos han dicho que había platos tradicionales

me he puesto muy contenta porque a mí me va el sabor

de la cocina tradicional.

Por eso, tendréis que elaborar platos populares

que aparecen en la literatura cervantina.

"En un lugar de La Mancha de donde todavía no quiero

acordarme..." Algo así empieza, ¿no?

Cocinaréis con productos de la tierra, entre ellos

la famosísima berenjena de Almagro y espero

que sepáis respetar este producto como se merece.

(TODOS) ¡Sí, Chef! Uno de los menús consta

de alboronía con camarones. Eh, camarones.

Asadura de cordero. Ah, qué bueno.

Y un postre: mazapán. Ah, eso es bueno.

Sé hacerlo también. El otro menú consta

de gachas manchegas. Ahí va.

Ese es de José Luis.

Cazuela moxi. ¿Y eso qué es?

¿Moxi? -¿Eso qué es?

No lo he escuchado en mi vida. Y un postre: manjar blanco.

De ese no conocemos los nombres de ninguno.

Cuando Pepe ha empezado a decir los nombres de los platos

yo decía "¿En qué idioma está hablando? En chino,

en inglés o algo porque..." Nada, nada. No entendía nada.

A ver, Pepe, le hablas en tu idioma, castellano

antiguo, y los pobres no se enteran de nada.

Alboronía de camarones, lo que hoy conocemos

por un pisto manchego rematado por unos camarones rehogados

en aceite de ajos y aliñado con dos cucharaditas

de un gazpacho suave.

Las gachas. Lo que es una bechamel. Se hace

con harina, panceta, aceite, ajos, pimentón y agua.

La asadura de cordero. Guiso sencillo: cebollas,

vino... Pero elaborado con menudillos de cordero.

Vale. La cazuela moxi: guiso sencillo

de berenjenas bien especiado y terminado en el horno

con huevos. Mazapán: dulce que conocéis todos.

Y el manjar blanco: almendras y miel. Como una crema o sopa.

¿Lo tenéis más claro ahora? (TODOS) ¡Sí, Chef!

Rocío, tú fuiste el mejor plato de la prueba anterior.

Así que tienes que elegir menú.

Venga, va.

Este. Asadura, alboronía y mazapán.

Yo me hubiera decantado por el otro.

Veo que las cosas eran más fáciles y más tradicionales,

de la zona, y hubiera querido aprender esas cosas.

Equipo rojo, os quedáis con las gachas manchegas,

la cazuela moxi y el manjar blanco.

El menú que me ha tocado pensamos que era el más fácil.

Las gachas las domina José Luis y las berenjenas es

un salteado básico. El postre es el que menos dominamos

pero bueno, a ver qué pasa.

Contaréis con 105 minutos para elaborar 42 raciones

de cada plato. 42.

Siento deciros que si nunca habéis visto estos platos

ni los habéis probado tenéis un gran problema.

Nuestros 42 comensales son profesionales y expertos

conocedores de la gastronomía cervantina.

El as que tenemos en la manga es que somos un equipo

más humilde. En el otro hay más personalidades que pueden

llegar al enfrentamiento. Y luego dominamos el producto.

Tenemos a José Luis que es de la zona y creemos

que puede ser un factor importante.

Os recuerdo que nuestro supermercado proveedor

de alimentos donará el excedente que no utilicéis

a comedores sociales.

Aspirantes, ¿Estáis listos para cocinar?

(TODOS) ¡Sí, chef!

A cocinar en tres, dos, uno... ¡Ya!

Vamos, vamos, vamos.

¡Vamos, equipo!

¡Venga, equipo!

¡Vamos, vamos, vamos! Vamos a ver, chicos.

Vamos a repartir. José Luis, tú que eres de aquí

las gachas, tío. Raquel y Esme, os ponéis con las berenjenas.

Oído. -Reichel, Ángel, con la crema.

Yo soy la capitana pero vamos a hacer jefes de partida.

Virginia, tú la asadura. -Vale. Gracias, capitana.

Irás con Juanito, venga. La alboronía, Dania y David.

¡Aúpa ahí! -Y tenemos mazapanes, ¿vale?

Vosotros dos. -Venga, equipo rojo, vamos.

(A LA VEZ) Un, dos, tres. ¡Rojo!

Vamos a la guerra, chavales.

Tú partes ese y parto yo el aliñado.

¿Un litro solo? -No, échaselo entero.

Venga, equipo, vamos.

Ibérico le echamos también, eh. -Sí, sí. Si luego se le quita.

Es para que deje la sustancia. -Con corteza, ¿no?

Mientras más sabor, mejor. -Mejor. Y de ese. Corta más.

¿La berenjena la parto a daditos?

En "brunoise" gorda.

Jordi, ¿te acuerdas que en la presentación

hemos dicho que todos estos platos que están preparando

aparecían en las obras de Cervantes?

Venga, José Luis. -Si no me salen a mí las gachas

que las hago todos los fines de semana. Hago muchas en casa.

Esto lo controlas tú que eres de aquí.

Sí, sí. Esto va a salir... -Qué arte tienes, hijo.

Si no me salen a mí...

Mira, primer plato del equipo rojo.

He encontrado una referencia en el "Quijote" que va al pelo.

"Limpióse Don Quijote, y quitóse la celada por ver

qué cosa era la que, a su parecer, le enfriaba

la cabeza. Y viendo aquellas gachas blancas

dentro de la celada, las llevó a las narices

y oliéndolas dijo: -Por vida de mi señora,

Dulcinea del Toboso, que son requesones los que aquí

me has puesto, traidor, bergante y malmirado escudero".

"En un lugar de La Mancha de cuyo nombre no quiero

acordarme 'hace tiempo' que vivía un hidalgo caballero..."

-Lo leí cuando tenía 15 años, no me acuerdo de nada ya.

Tú vas a ser Dulcinea hoy. Venga, Dulcinea.

A ti te ha tocado Sancho Panza. Y Juan, Don Quijote..

Virginia, la posadera. -Ea, me tocó.

Rocío, ¿así está bien? -Más pequeñito.

Más pequeñito. Oído.

Vale. Dale fuerte.

Aquí sobra carne, ahora la quitamos. Que le dé sabor.

Eso es lo máximo para triturar, no puede más pequeño.

Vale, para adelante. -La manera en que hemos

encontrado los delantales mola mucho.

Yo miraba a la puerta y decía "Dios, Dios".

¿Cuántas? Esas más estas. -Tantas no, eh.

Sí, sí.

39... Echa 40, una cucharada por personas.

No, son 42. Échale... -Ya, pero esto da para mucho.

De cada cucharada sale un plato.

Échame 45, no vaya a ser que la liemos.

¿Leche, no? Vamos a meterle.

Equipos, atención. Los comensales probarán

todos los platos. Se van a hinchar.

Así que quiero que las raciones sean pequeñas pero que tampoco

se queden con hambre. Así que el emplatado

muy bien medido. ¡Sí, Chef!

Equipo rojo, equipo azul, atención. Los primeros

saldrán en el minuto 75.

Los segundos en el minuto 90. Y los postres en el 105, ¿oído?

(TODOS) ¡Oído, chef! ¡A correr!

Queridos compañeros, como comprenderéis yo

me voy a quedar con los postres y estoy cansada de las peleas

por los equipos, así que, venga, un color. Rápido.

Estoy cansado de perder. Elige tú.

Lo tengo a mano. ¿Me puedo quedar con el azul?

Pues yo me quedo con el rojo. Ya está.

¿Te saco más? ¿Te saco carne?

Que se hundan bien y a tapar.

La sal la pongo aquí.

Lo he echado en modo crudo para que suelte saborcito.

La carne, como no la vamos a servir...

¿Y por qué no? ¿Queréis que sirvamos...?

No, decidimos nosotros, José Luis. EL chef recomienda.

¿Quién ha decidido hacer esta base para las gachas?

Tú, ¿no? Y has cortado a tu rollo. Cachos así

de gordos. Para no echarlos en la gacha.

Hay que cortar chiquitín y lo que vais a hacer

muy rápido es repetirlo. Entonces la hemos cagado.

Claro que la habéis cagado. Corred y repetidlo.

Pero corred, hay poco tiempo y quiero que salga todo de 10.

Saca el tocino aquí.

Cuidado, va el ajito.

¿Esta cebolla cómo va? -Si ves que va muy fuerte

la bajamos un poquito o la removemos.

Cariño, ¿qué te sigo cortando? -Deja ya los pulmones y corta

hígado y corazón. Y ya está. -¿Hígado y corazón?

Esto tiene que estar muy rehogado.

¿Has hecho un guiso tradicional de toda la vida?

Sí, hombre. -Pues esto es lo mismo

pero con el bofe. Guisar, guisar, guisar...

-Muy bien, Pepe. Gracias, chef.

¿La cazuela cómo está? Tenemos metidas

las berenjenas y cociéndolas. Hay que hervir el agua,

no se pone con el agua tibia. Porque si vas a sofreír...

Lo que no haré es un puré de berenjenas.

¿Hay sal y demás? No, sal no le hemos echado.

¿Por qué no? Se cocina con un poquito de sal

que tenga un poquito de sabor. Ahora le ponemos un poquito.

¿Dónde vais a rehogar? Me preocupa que penséis

en lo que vais a hacer luego. En una olla...

Ya la tengo que tener preparada y casi caliente porque hay

que ir muy rápido. Luego esto va terminado

con unos huevos y un poco de queso curado viejo. Vale.

Os veo con ganas pero os quiero ver correr, vale?

No quiero palmar hoy.

A ver, aquí hemos cogido la leche de almendras,

hemos puesto unas almendras, un poquito piñón, una vaina

de vainilla... ¿Cantidades a vuestra elección?

No, o sea... ¿No hay más almendras?

Sí, hay más. Aquí hay leche de almendras

para aburrir y pocas almendras. ¿Sí?

Sí, no. ¡Sí!

Dania, ¿cuándo vas a salar? -Está salada el agua ya.

¿Cómo vamos por aquí? Picando el ajo, estamos

cociendo berenjena y calabacín antes de saltearlo.

¿Y no está esto muy justito de líquido?

Tiene mucha agua, lo que pasa es que está muy arriba.

Pues mételo para abajo para que se cueza todo igual.

Mira, así, pequeñito, Dani. -Más chico. Esto se lo tienen

que comer. -Esto por la mitad. Así.

¿De quién ha sido culpa esto del corte?

Bueno, de los dos un poco. Me gusta, porque viene

de una prueba en la que le has echado toda la culpa

a José Luis. La culpa ha sido de él, porque lo ha reconocido,

pero tú eres el capitán. No quiero excusitas.

Solucióname problemas porque el resto del equipo

está yendo bien y tú que estás aquí metido es lo que peor va.

Joder. Lo que peor va de calle.

No quiero problema con el abatidor ni con nada.

Aquí no hay abatidor hoy. Pues venga, a correr, capitán.

Te quiero ver mandar. Esto era fácil de ver, esos tacazos

no se tienen que poner. Hoy somos un equipo.

Siempre, siempre. Si perdemos...

Perdemos todos. ...mal, eh.

Si puedes raspar con menos fuerza, mejor.

Ya están está muy bien, Natalia. Está guay.

Recuerda que pica más de arriba que de abajo.

Es mejor que pongas menos y la piques más.

¿Qué dice Natalia? Con el frío que hace en Almagro

tú estás encantada, ¿no? Como vienes de Siberia,

estás tan a gusto aquí. Oye, Pepe, que venga

de Rusia no significa que no pase frío, somos personas

también, no tenemos piel de elefante.

¿Conocías el mazapán? ¿Lo has comido alguna vez?

Sí, porque vivía en Cataluña y hacen como las...

¿Cómo se llama esto? -"Panellets".

"Panellets", sí. Estás en Castilla La Mancha,

la tierra del mazapán. Y de ajo también.

Sí, y de ajo. Buena tierra. Con lo que me gusta el ajo.

¿Sí? Ojo con el ajo. Por eso no tengo novio, creo.

Ja, ja, ja. ¡Oh! Es verdad.

¿Te los comes crudos? ¡Qué villana!

La receta no lleva ajos y luego la manteca.

Tampoco. ¿Dónde la vas a poner la manteca?

Será para sofreír. -Que no. Aceite.

Yo le pondré un poquito de manteca.

No tenemos mucha compatibilidad cocinando.

Ella quiere echar todos los ingredientes que hay

en una receta, a mí me gusta cocinar de una forma

que es ir probando todo. Está dura, dura.

Baja. Para. Equipo rojo, equipo azul.

Lleváis cocinando 30 minutos. En 45, salen los primeros.

Venga, dadle marcha que estáis a tiempo todavía.

No nos da tiempo. Partimos unos cachitos para echarlos

¿Por qué? No nos da tiempo de freír más.

Esa se va a freír más rápido. -¡Que no da tiempo!

Si llevamos 30 minutos. -Escúchame, nos quedan 45.

¿Las echamos 10 y probamos? -Claro.

José Luis es una persona que se obceca y no escucha.

Le estás diciendo "José Luis, por aquí no". Y él, por ahí.

Algunas están muy gordas, tío. -No, están bien.

Tiene que estar más chica. -La receta la voy a hacer

yo en mi casa porque me va a encantar.

Tapa, tapa, que no se nos vaya el calor.

A mí me gusta hacerla sin tropezones dentro.

Me gusta solo echarle la carne y que le dé saborcito.

Me parece bien, pero por lógica tiene que aparecer porque

se funde el tocino y queda la grasita ahí.

Oye, lo que yo no pondría es la corteza, amigo mío.

Del tocino, ¿no? No, te va a quedar dura.

Claro, te va a quedar duro. Hay que pensar lo que hacéis

porque si no estamos repitiendo todo el rato

y lo hacemos de primeras bien, no hay problema.

Y esto es la "A" de la cocina.

Capitán, hay que estar pendiente de estas cositas.

Sí, a los pequeños ya le hemos quitado la corteza.

Aquí hay corteza. Esa tiene corteza, Dani.

¿Eso qué es? Corteza, corteza.

No me vengas con milongas porque luego la gente

que no se lo puede comer y será culpa tuya, porque eres

quien tiene que controlar todo. Estate a lo que estás.

Venga, sí, sí. Tenemos que confiar en lo que

hacemos a diario. Yo lo hago con corteza

pues se hace sin corteza.

Si no, lo rehogas con vino. -Pero tiene primero que "chaf".

Vale, pero es que rehógalo con vino y échale agua...

Huélelo.

Fala pimienta. -¿Más pimienta?

Rehoga, rehoga, rehoga.

Oye, capitana. Dígame.

Está bien que pruebes las cosas y que veas la textura

pero si no te lo comes entero...

Lo tiras a la basura, "chichi". Lo tiras a la basura.

Lo he tirado. Pero no lo eches aquí.

Perdón. Disculpe, ha sido un lapsus.

Un lapsus gordo porque al que le toque tus babas.

¿No lo he tirado? Si no me ha gustado.

No, te he visto. Pues disculpe, ha sido...

No me he dado cuenta. Ya tengo yo el nombre

para tu catering: "Donde la Mari, la cochina".

¿Esto qué es? Eso está cortado.

¿Esto está cortado? -No, eso no. Lo acabo de poner.

¿Y esto? -¿Eso quién lo ha echado?

Yo, porque solo estaba quitándole la corteza,

no habéis dicho cómo lo corto. Os he preguntado "¿qué hago?"

A ver, echa todo aquí y los grandes los cortas aquí.

Es lo que estaba haciendo. -Dame una muestra que

me voy a quitar de aquí y me voy a poner solo.

Esta es la muestra. -El capitán creo que no estaba

mandando como debería. Íbamos nosotros sin saber.

Escucha, Jordi, lo que dice El Quijote sobre el segundo

plato del equipo azul, la asadura.

"Mas, dejando esto aparte, dígame, por su vida,

señora reina, ¿cuál es peor? A ver estado ella esta noche

con aquellos dos mozos de los comediantes

y almorzar con ellos esta mañana una asadura frita,

bebiéndose con ella dos azumbres de vino".

Vale, quieres meter así. Cincuenta, cincuenta.

Haz la prueba tú. Pero pésala. -Vale, yo no voy a pesar, eh.

Pues si no la pesas no vamos a poder medir para todos.

Cuidado, que eso quema, tío. Ay, Dios mío, mi José Luis.

¿Por qué has puesto tanta manteca?

¿Quieres menos? Quito media. -Claro, chiquilla.

Es que la lleva en la receta.

Si hubiera dependido de mí la hubiera puesto con otro

para que le hubiera dado la tabarra a él.

¿Cómo vais aquí? -Cuidado con el aceite

que no se nos queme. -¿No le echo un ajo a esto?

Yo no se lo echaba. -La receta pone manteca.

Mezclo almíbar con huevo. Harina, huevo, TPT y vete

haciendo la masita a tu gusto, y la vas ampliando, ya está.

Relajación, eh, que tenemos tiempo. Vamos muy bien, ¿vale?

Vale, perfecto, venga.

Pero esto es muy fuerte, eh. -No, déjalos que se frían.

Vale, vale, va perfecto. ¿Quieres que te enseñe

a hacer gachas? Tu equipo no sabe. ¿Has visto los trozos

de carne que han echado? Eso lo he corregido.

Pero van a quemar el aceite los ajos.

¿Haces gachas? Sí.

¿Sí? ¿Y los ajos los fríes al final siempre?

O al principio, me da igual. Dándole sabor al aceite...

Pepe, perdona que sigo con la parte...

Sí, siga usted. ¿Pimentón llevan las gachas?

Claro, lo tengo aquí controlado.

Ay, amigo. Te quería ver si te pillaba. Vale, vale.

Tiene que ser tres kilos de almendra.

Es mucha almendra. -¿Mucha almendra?

Sí, vete haciendo. -No, cariño, he metido

tres cucharaditas de eso, un poquito de clara de huevo

y está demasiado líquido. -Lo estabas haciendo a bulto.

No, a bulto, no, Pablo. -Oído, lo estabas haciendo así.

Ni oído ni hostias. -Tienes cantidad de todo.

No nos enfademos ahora, corrijamos lo que sea

pero lo estabas haciendo a bulto. No me eches la culpa.

Pablo, como siempre, quiere hacer un montón de cálculo

de cómo se hace preparaciones y le digo:

"Pablo, no tenemos tiempo". -Chicos, por favor.

Pícame más almendra y espésame esto. ¿Vale? Ya está.

Eh, chicos. ¿Vale?

Échame el agua ya. Pero poquito a poco.

Tú me avisas, eh. -Échala toda ya. Échala toda.

Sancho, ¿cómo van esas gachas? Yo soy más Don Quijote.

No tengo nada claro eso. Hay que echarle sal.

¿Sabes por qué no lo veo claro? Porque no tienes a mano

esta obra de arte, por Dios. La cocina de hoy con sabores

tradicionales. Probablemente, después de El Quijote,

el mejor libro de la historia. Bueno, de la historia

de Castilla La Mancha, tampoco me gusta a mí

tirarme el pisto así de cualquier manera.

¿Cómo van las cosas por aquí? Muy bien.

Vamos a mezclar la clara de huevo con almíbar

y con almendra. Y estamos mirando ahora las proporciones.

Pablo, me ha dicho "Natalia, hay que medir".

¿Quién hace el mazapán? ¿Tú o tú?

Es de Natalia. No quiero errores.

Quiero que esté perfecto, que está bonito.

4 piezas para cada uno, corte clásico en cruz.

Queda muy bonito lo que dices. hablas tan bien...

¿Es la sal, chicos? ¿O azúcar? -Eso sal. Bueno creo. Sí, vale.

Digo, a ver si le he echado azúcar y la he cagado.

Pero si eso es una sopa boba. No, no. Espera que se cuaje.

Has puesto agua a cascoporro. No, 5 litros y 42 cucharadas

de almorta. De todas formas,

como en una bechamel se echa a poco.

Pero falta todavía agua. Ojalá te quede bien,

ahora mismo es una sopa boba. Ya lo sé. Ahora cuajará.

Espero que coja cuerpo y demás. Cuaja, cuaja.

Porque normalmente se rehoga la harina como en una bechamel

para que se cocina la harina. Y tú has puesto casi primero

el pimentón, que es fácil que se queme.

No, no. He echado la harina. O sea, que has hecho

tantas gachas que ya las haces así, "pa, pa, pa, pa", ¿no?

He frito un poquito la harina, Y ya, el pimentón.

Un poquito... Nada. No mucho.

Capitán, una cosita. ¿Tú sabes para qué se utiliza

la picadora? Para picar.

¿Y un robot de cocina? Para triturar.

Vale, ¿y por qué estamos con la picadora haciendo eso?

Es una observación que te hago a lo loco, eh.

No tenemos... ¿Cómo que no tenéis?

¿Y eso de ahí qué es? No lo hemos visto, tío.

De verdad que...

Escúchame, en la Turmix. -Batidora.

En la Turmix, tío. Queda mejor que aquí.

Pablo, ¿quieres que haga eso y tú vas con las medidas?

No, lo que diga Rocío. -¿Qué?

No, que tengo que medir todo y no tengo ni idea

de la manera que quiero medir. -Hazlo a tu manera, coge

toda la harina que quieras. -Harina y huevo. Vale.

Harina, huevo, TPT y vete haciendo la masita a tu gusto.

Y la vas ampliando, ya está.

Pruébala tú. ¿Tú cómo la ves? -Yo la veo un poco triste.

Sosita, ¿no? Échale más comino. ¿Esto no lleva comino?

Le echamos más. -Tú contrólamelo.

Se le echa más comino. Me he sentido con Dani

ignorada porque estábamos dos personas y se ha dirigido

siempre a la otra persona. Y yo he hecho mi trabajo

igual que la otra persona.

Vamos a ver, Rocío, capitana. ¿Te has leído El Quijote?

No. Bueno, de pequeña, ¿por? ¿Tú crees que Cervantes

escribía sus novelas tan bien porque dejaba cosas sin acabar?

¿Por qué cuando cocinas dejas las cosas a medias?

Ay, madre mía. Tengo que estar detrás de ti todo el día.

Perdón, chef, perdón. Al contenedor del vidrio.

¿Nos cambiamos los equipos? ¿Te ocupas del rojo

con las gachas? ¿Te parece? Solamente para probarlas.

No, yo te lo cambio. Yo soy del equipo azul.

¿Vas bien? -Sí, voy bien.

¿Y Natalia? -Lo va a hacer a su manera,

vamos a ir mezclando todo. Por favor, eh.

Qué mano tienes con la Turmix. ¿Quieres probar?

Eran dos cucharadas por cada uno, ¿no?

Para poquito Y con un robot, un vaso americano,

¿no estaría esto hecho hace media hora?

Vaso americano que está aquí debajo, eh.

Sí, pero... No está muy lejos.

Sí, pero ¿qué? Le he dicho yo que lo haga así.

Me parece muy bien que te equivoques.

Hacedlo como queráis. ¿Le ha gustado?

No está mal. Corred. Gracias.

¿Qué haces ahí? Aquí, remover.

¿Por qué te ríes todo el rato? Me pones de loe nervios,

no te aguanto. Hay que ser feliz, Jordi.

Si no, ¿qué nos queda? ¿Qué tendrá que ver

la felicidad con esto? Yo soy muy feliz cuando cocino

y no estoy "ja, ja, ja". Pues yo cocino y me lo paso

bien y me sale la sonrisilla.

Cuando se pone nervioso se pone a reír y luego dice:

"Es que me sale".

Oye, me encanta ver a tres haciendo el trabajo que hace

un vaso americano en 2 minutos. Eso es genial.

En el medievo lo entiendo.

Estamos trabajando como Don Quijote.

¿Cuántos hay? -Nada, quita...

Echa, echa. Muy bien, seguid así,

como Don Quijote.

Los primeros platos salen en 5 minutos.

Alboronía y gachas deben estar emplatadas, ¿entendido?

Habrá que tapar y bajar el fuego.

No nos entienden. Somos unos incomprendidos, Jordi.

Efectivamente.

Queridos comensales, en MasterChef hemos querido

unirnos al homenaje que este año se rinde

al escrito Miguel de Cervantes. Y lo hacemos aquí,

en el antiguo Mesón del Toro, construido en 1628.

Yo pienso que hay que empezar por orden y se van apartando

los platos. -No, déjanos emplatar.

Emplatad vosotros. -Dani, emplata tú.

Venga, te los voy pasando. Trae.

No le eches mucha. -Otro cazo.

Dani, Dani. La jarra. -Sí, bien visto, Reichel.

¿Con la jarra lo vas a ir echando?

Venga, vete tú por la otra punta y sigo yo aquí.

Se están manchando mucho. -Se está quedando empaste, ¿no?

Esto es así. -¿Eso es así?

No, hombre, no. No es así. Con la jarra lo hacéis

más limpio. Llénate la jarra. -Con eso lo vamos a hacer.

Yo creo que si en vez de estar los cuatro ahí a lo loco

está uno controlando, no se pone nervioso y va

a la primera. Cuatro sin hacer nada, es una mierda.

Yo veía que la gente iba un poco como pollo sin cabeza.

A la hora del emplatado eran 5 personas que estaban

haciendo todo y nada. Y personalmente eso

me pone muy nervioso también.

Está quedando como el culo. -Es así, Ángel.

¿Así toda la parte? -Eso es porque se ha manchado.

Ahora habrá que limpiarlas. Ha manchado Dani las primeras.

¿Qué pasa? No pasa nada. De verdad. Ángel, vamos a ver.

Chula, te tienes que ir siempre detrás de una,

si no, jaleo total. -Okey, amor.

Aquí me molestas.

Cariño, no me los mezcles que no sé a cuál

le he echado la miel. Ya, ponte al final del pase.

Pero el pase está dividido en dos.

Dani, has puesto ese en el medio que no tiene

que estar. Y nos corta... Espera, montamos y echas miel.

Ya está. -Rocío es una persona

que tiene mucho carácter y hay veces que dice las cosas

un poco bruscas, más subida de tono.

Vamos a ver, José Luis. Estos no tienen, ¿vale?

Eso sí. -Ea, pues ya está.

Lo más importante de las gachas es el punto

de crudeza de la harina. Si te queda cruda...

Pero aquí está bien, ¿no? Y esto está ligeramente crudo.

Podía estar mucho más fino, parece un salmorejo.

Aquí la panceta está de adorno.

Ay, uno de Bilbao queriendo hacer gachas.

Me cago en la mar, cuando te vean en Albacete

te van a echar del pueblo. ¿Cómo tenemos esa alboronía?

Nos va a echar la bronca otra vez.

¿Quién os va a echar la bronca? Jordi.

¿Eso por qué lo dices? Porque siempre vienes

a echarnos la bronca. ¿Esa es tu sensación?

¿Que siempre te echo bronca? La última vez ha sido así.

A mí, no. Pero al equipo. No es bronca, lo que pasa

que en la cocina hay que ir al lío, ser responsable

y estar ahí... Vale, oído.

Muy mal, Natalia. Muy mal.

Venga, a ver, esta especie de pseudogachas,

¿están listas para salir? Sí, chef.

Camareros, por favor. Salmorejo.

Le ha parecido a él salmorejo. Yo la he probado y tenía

sabor a pimentón, que el salmorejo no lleva.

Cuando tú pruebes las gachas, que te las haga yo.

Ya, pero José Luis las hace así en su casa, hombre.

Yo las he probado y están buenas.

José Luis, ¿quieres saber más de gachas que yo?

No, por supuesto que no. Si yo soy un gachero.

A mí no me daban biberón, me daban gachas.

De toda la vida. No me jorobes.

Equipo azul, ¿preparados? Sí, chef.

Camareros, por favor. Nos llevamos platos.

Vamos, chicos, van saliendo. -Venga, venga.

Espera, no, no. No los muevas tan rápido, por favor.

¿Qué te pasa? Que los tenía limpios,

los mueve y el gazpacho mancha. Que tiquismiquis eres, macho.

¿No han dicho que querían elegancia? Pues ahí está.

Está hecho un profesional ya. Cómo se calienta, eh.

Se sube. Sí, sí, sí.

Que no te distraiga.

A continuación probarán algunos de los platos

que saborean los personajes del "Quijote".

Les vamos a servir dos primeros.

Por un lado, alboronía con camarones, que ha elaborado

el equipo azul. Y por otro, gachas, elaboradas por el rojo.

Equipo rojo, no os durmáis. En 15 minutos sale

la cazuela moxí, ¿entendido? Oído.

¿Lo tenéis todo controlado? Sí, chef.

Pues hala. Están los camareros, Daniel.

Vale, sí, sí. Se lo pueden llevar todo.

Buenas, ¿cómo vamos por aquí? Cuéntame qué tres aspectos

destacarías de la gastronomía de Almagro.

Tenemos denominaciones de origen fantásticas como la berenjena.

Sí, sí. Luego voy a ir en busca del de la berenjena

que me tiene que regalar una caja.

Y el azafrán de La Mancha, el cordero manchego

que también está presente en esta carta y, cómo no,

los vinos de nuestra tierra. Bueno, os dejo que acabo de ver

que os han servido las gachas y no quiero interrumpir.

A disfrutar. (A LA VEZ) Muchas gracias.

¿Pero podemos limpiar esto? -Sí, sí. Dime.

Pilla el tuyo que voy a echar. Jordi, veo muchos defectos

en el primer plato de tu equipo, eh.

Las gachas parece salmorejo. Bueno, la alboronía

de tu equipo pues podía estar más guisada pero está rica

y la han sacado a tiempo, bonito, se lo están currando.

No van mal. Me alegro que lo hayan

hecho bien porque te diré una cosa de las gachas.

El defecto que ha tenido es que no han cocido bien

la harina, entonces tiene un punto de crudeza.

Porque nuestro amigo José Luis ha dicho

"todo para dentro" y fuera. Era el único que sabía.

Vengo buscando porque me han dicho que aquí está

Vicente, el de las berenjenas. Soy yo.

Es que vengo a convencerte a ver si me regalas

un cajón de berenjenas. No hay problema.

¿Con qué plato te quedarías? Con la alboronía de camarones.

Las gachas tienen un poco de grumos y está poco

cocinada la harina. Entonces el poco aceite que llevan

ha hecho que estén un poco crudas.

¿Por unanimidad equipo azul? (TODOS) Sí.

Qué claro lo tenéis. Espero que sigan disfrutando.

Me debes las berenjenas, eh.

Supongo, Natalia, que para una actriz como tú

poder degustar unos platos manchegos en un corral

de comedias tiene que ser maravilloso, ¿no?

No sé qué ha pasado con las gachas. Ahí ha habido

qué se yo... Sí, que lo han hecho fatal.

Un poquito regular. Muchas gracias, Natalia.

¿Qué, Juanito? -Va bien.

Baja el fuego al mínimo. -Está al mínimo.

¿Cómo va la asadura de cordero?

Ahí lo tenemos bien, para emplatar.

Vamos, rápido. En 10 minutos sale el siguiente plato.

¿Entendido? Sí, Chef.

Venga esa cazuela moxí en 10 minutos la quiero.

¿Mucho tiempo? Claro, amigo mío.

Prepara el máximo número de platos, que esté todo

muy controlado pero... Escúchame lo que te digo.

No sale cuando tú quieres, si no cuando el cliente

se lo va a comer. Y si lo pones 10 minutos antes

se lo va a comer frío. Muy preparado, y cuando toque

salir... ¡Rápido! Oído, chef.

¿Y esto qué tal está? Esto se come especiadito bien.

¿Tú lo has visto aliñar esto?

¿Te parece que está bien aliñado?

Hombre... ¿Que tiene especias bien?

¿Que hay suficiente huevo

y está jugoso como una quiche buena?

Más especias un poco. Pero no está mal.

No está mal, pero le falta

un poco de rollo. Está simplona, ¿no?

Oye, las gachas han salido "run" "ran".

Si esto sale medio sosito, medio bobo, tú mismo.

Ya te digo. El manjar blanco era una sopa crema, tal.

Y eso está cortado y es una porquería.

Ahí te lo dejo.

¿Esto qué es? Te lo he dicho antes. Una picadora.

La picadora es para picar. El robot de cocina es

para hacer un puré fino. Toda la almendra está ahí.

Tendría que estar bien integrada para aprovecharla.

Es una cocina de aprovechamiento.

Tenéis una lechecita tonta, la almendra está ahí.

Veremos de sabor cómo va. Tiene poco pollo.

Tiene todo el pollo que teníamos.

Me parecen genial las excusas.

Oye, ahí veo mucho muslo, mucho pollo, ¿vale?

Venga, a currar, a correr y a sacarlo bien.

Venga. Hacemos lo de cambiar el vaso americano.

-Qué pesado, de verdad. Qué coraje me da

cuando no sabe ni lo que dice.

-A ver. La asadura. -Sí. La asadura está.

A ver, Rocío. Yo no puedo estar ahí.

-¿Sabes que se nos quema? -¿Qué?

Que sí, que está a fuego mínimo. Esto no se pega ya.

-Seguro, ¿no? Seguro, eh, cariño. Por favor.

-¿Esto está bien o más dorado? -Tiene que estar más pintado.

¿Lo habéis pintado con huevo? Rebozádmelo un poco más.

-¿Rebozar? Eso no se puede.

-Empieza, que no va a dar tiempo. -Es que llegan los notas, tío...

-Ha dicho que faltan diez minutos. -Si faltan diez...

-Diez minutos, son diez minutos. Al carajo.

Que no me hagáis caso, lo puedo entender.

Es vuestra prueba. Si la perdéis, me da igual.

¿No os acabo de decir que no emplatéis?

Sí. No estamos emplatando. ¿No?

¿Y eso qué son? ¿Caballos de carrera?

Esa es la que teníamos. La que teníais, no.

Oye, a vuestra bola, eh.

Qué pesado el nota, de verdad. -Tiene razón.

Si ponemos todos los platos preparados

y las bandejas las mantenemos en el horno,

teniendo todo preparado y organizado, uno lo pone,

el otro lo limpia. -Déjalo ahí.

Que vamos bien, coño.

Cuando viene el Jordi, nos pone nerviosos.

Hay que relajarnos. -Si lo podemos hacer megafácil.

-Venga, vamos. -Lo teníamos bien.

Nos ponen ellos nerviosos. Ahora llega a dos minutos

y a emplatar. Deja eso. -Hay que lavar los platos.

Equipo azul, equipo rojo, en cinco minutos salen

los segundos platos, ¿entendido? Todo el mundo a emplatar ya.

David, te quiero aquí. -¿Limpio?

-Sí, señor. Superlimpio.

Venga.

-Intentad que vaya en el molde, que no se os corra tanto.

-Hijo, es que es caldo. -No. Pero centrémoslo.

-Vale. ¿Quién lo pone? -Dale tú.

-Yo adorno. ¿Necesitas líquido?

Vale, espérate. -Chiquito, chiquitito.

-Venga, un poco de cebollino. Uno con el cebollino

y otro con el aceite. -Uno con el cebollino.

-¿Voy yo con la bandeja? -No.

-Dejadme solo. Tres personas nada más.

José Luis, tres personas nada más.

-Raquel, nos faltan platos ahora.

-¿Cómo van a faltar platos? -Espera.

¿Esto ya está terminado? Si está terminado,

para que los cojan. Ahora le pones uno aquí. Mira.

Mira, aquí. -No se hace eso.

Eso no se puede hacer. -Es porque no cogen.

-No discutáis, por favor. -Vamos a dejarlo que decida uno.

Si hay dos decisiones, nos mareamos.

-Si yo lo dijo porque no cogen.

-Creo que Daniel, cuando ha tenido que tomar las decisiones

como decirle a José Luis: "No emplates.

Déjanos a nosotros". Ahí le ha faltado la determinación.

-Que se nos enfríe. -La temperatura,

no os rayéis. Id montando.

-Me gustan. -¡Servicio, por favor!

-He mezclado el resto que teníamos de la almendra

con un poco del agua filtrada, ¿vale?

Y se queda guay. Aquí un poco.

-¿Para ponerlas en el plato, mezclado?

-Lo podríamos mezclar aquí. -Claro.

-Es para ver la textura. -¿Esto era solo almendra?

¿No? -Sí. Pero mira esto cómo queda.

-Una crema. Y lo que quería, era una sopa.

-Rocío. -¿Qué?

-Le hemos hecho la cruz a los mazapanes en honor a Almagro.

-Nuestro iluminati ha decidido: "Vamos a hacerle la cruz de ahí".

-El iluminati calculator, ¿no? -Tiene muy buenas ideas.

Lo que pasa es que necesita gente que sepa ponerlas en práctica.

El Iluminati de teoría va genial.

-Vamos a intentar licuar un poco más.

-De textura, está mejor esta. -¿Sí?

¿Se queda así entonces? -Se te queda ahí la almendra.

Esta está mejor. -¿Y esta no la cogemos?

-Sí. Vamos a meterlo aquí. Claro. Mételo ahí.

Venga, vamos. -Venga, Dani. Sigue emplatando.

¿Está lista la cazuela moxi helada esta?

Pero el tiempo, Jordi, hemos estado esperando el servicio.

Lo que tú digas. No, no.

¿Puede salir? ¿Está listo?

Sí. Camareros, adelante, por favor.

Vosotros seguid a vuestra bolita, ¿vale?

Seguimos haciendo y seleccionamos los mejores.

Dos, cuatro, seis, ocho, diez, doce, catorce y quince.

-Parémoslo. -Pruébalo. A ver qué te dice.

-¿Cómo vais con eso? -Se notan grumos.

Pero no sé si eso es así.

-A ver cómo te queda. -Mira, prueba.

-Eso no lo podemos hacer en el plato.

-No, en el plato no, Ángel. -Eso lo haces en un barreño.

Me encanta, porque lo mejor que estáis haciendo,

es el rollo medieval. En el medievo todos prueban

con la misma cuchara. Lo de meter la misma cuchara

todo el rato y probar. Eran guarretes en el medievo.

Hay cosas que, a nivel sanitario, no tenían en cuenta.

Pero ya estamos en el 2016, para que estemos todos

con la cucharita ahí probando.

Equipo azul, ¿tenemos los platos preparados?

Sí, chef. ¿Pueden salir? Por favor.

Camareros, vayan sirviendo.

¡Gracias! Venga. Gracias.

Seguiréis ahora degustando los segundos platos.

El equipo azul ha elaborado asadura de cordero.

Y el equipo rojo, cazuela moxi.

No sé si tienen una opinión clara.

La asadura está muy bien condimentada.

Personalmente, me decanto por el equipo azul.

-La parte del cordero está bien elaborada.

El plato azul está bastante bien.

Para mí, el rojo tiene un sabor raro.

-El equipo rojo ha tenido peor suerte.

Jesús, tengo una curiosidad. Tú, como historiador,

supongo que conocerás los platos

cómo han evolucionado históricamente, ¿no?

Comer igual que comió Don Quijote, es imposible.

Pero comer con los productos del "Quijote", se puede.

Si tuvieses que quedarte con uno de los equipos,

¿cuál sería? El azul yo creo que lleva,

para mí, un poquito de ventaja.

El postre ya lo estamos terminando. ¿Lo habéis probado?

A nosotros nos gusta. ¿Os gusta el sabor?

Yo no lo he probado nunca. -¿A ti te gusta?

Queríamos dejar el sabor de la almendra.

No te diré si me gusta. Tengo que decir si está bueno.

No te voy a decir más. ¿Quiere decir que está malo?

-A mí me parece que está bueno.

No sigamos probando cucharas enteras,

que nos vamos a quedar sin mezcla.

Intentad no volver a meter y sacar la cuchara misma,

porque estos señores van a tener que tomar el plato.

Esto no está bueno. A mí no me gusta.

Tenéis 15 minutos para sacar el postre.

Yo no veo que estéis bien de tiempo.

Hay 80 hechas. ¿Por qué hay tanta gente parada?

¡Venga, venga! ¡Hala, el postre!

¡Sacad este plato! ¡Todos rápido!

¿Qué haces?

¿Tú eres el capitán? Colocando los platitos.

Bueno, ya... A ver, quiero oír gritos.

Organizando. Vamos, decoración, sabor. ¿Está bueno o no?

¿Quieres que te haga de capitán? No, no.

¡Vamos, a montar ahora mismo! ¡A emplatar! ¡Rápido!

No empecéis por aquí y luego por allí.

Ponte las pilas, que quiero que esto salga bien.

Creo que en mi equipo hoy ha faltado la esencia de un líder.

-Por favor, venga. -Por chillar, no sale más rápido.

¿Esta cuchara cuánta gente la ha chupado? ¿Cinco, seis?

Estáis aquí chupa que te chupa.

Esta edición de "MasterChef" es muy...

Bueno, cada uno tenemos una.

-No se extiende. -Controla porque nos quedamos

sin ello, eh. -Vale. Le echamos un poco menos.

-Aquí, aquí. ¿Y esto es un emplatado?

No vamos a tener. El capitán no dirige.

Se hace lo que se quiere.

Yo me voy. Vale, vale.

-Mira. Ponedlo... Pilladlo siempre con uno.

¿Vais a presentar así los mazapanes?

¿Están bien hechos? ¿Lo suficientemente horneados?

Sí. Así me gusta. Todos trabajando.

La jefa dirigiendo. Cómo te gusta mandar, eh

Te gusta, eh. Tengo facilidad para mandar,

pero también lo que mando, o sé hacerlo

o veo que es factible. No mando por mandar.

-Tenemos un problema. Que no tenemos para todos.

-Ya están todos. -Vale, vale.

Perfecto. Venga, no falta.

¿Tú cómo lo ves? Por lo menos, lo tienen.

Blanco es. Manjar... ¿Sabroso está?

¿Cómo vamos con el mazapán? A punto ya.

Muy bien. Bueno, tiene buena pinta. ¿Por qué lo de la cruz?

Hemos tenido la oportunidad de visitar el ayuntamiento

y ahí vemos el blasón. Hemos visto que era una cruz

y hemos dicho: "Haremos un homenaje a Almagro".

El Iluminati hoy ha estado... Iluminado.

Está todo acabado, ¿no? Sí, chef.

¿Tú ves bien? ¿Crees que están todos iguales?

No, no están todos iguales. Ha faltado un poco

y estos tres están con un poco menos.

Y ese. No digo nada.

Camareros, podéis empezar a sacar los platos.

Nos vais a dar por todos lados.

¿El mazapán está listo para servir?

Sí, chef. Camareros, os podéis llevar platos.

Finalizaremos ahora con dos postres.

El equipo azul ha elaborado mazapán

y el equipo rojo, manjar blanco. Disfrútenlo.

#Siempre me ha gustado a mí

#un cocido bien pringado.#

#Con una buena morcilla

#de carne bien preparado.#

#¡Ay, tocino de paletilla.#

¡Buena! (APLAUDEN)

Tiene muchos años. Hombre, tiene muchos años

y mucho salero este fandango. Gracias, María.

Como podréis entender, no me puedo ir de Almagro

sin hablar con el mejor diseñador que tenemos en esta comunidad.

Cuéntame. El encaje de bolillo lo utilizas.

Es una maravilla. Es una maravilla.

Lo hemos descontextualizado y hemos conseguido

una imagen más vanguardista. Es lo que buscamos.

Bueno, ya veo que por aquí está con los postres.

¿Cuál le ha gustado más?

El rojo sabe un poco a sopa de sacarina.

-Un poco a arena sabe. La textura.

-¿Sabes lo complicado que es hacer algo

que no has probado, que no sabes la textura,

a qué tiene que saber, que lleva pechuga

y leche de almendra? Para mí, era un desafío.

Si está bueno, olé nosotros.

Si está malo, hicimos lo que pudimos.

Comensales, ha sido un honor formar parte

de esta comida tan literaria.

Esperemos que hayáis disfrutado esta cocina quijotesca.

En un lugar de La Mancha, cuyo nombre no quiero acor...

¡Calla! Vale. Me llevo colleja

por venirme para arriba.

Señores, gracias.

(APLAUDEN)

Hemos estado en un corral de comedia

y la verdad que es un pasote.

Un marco magnífico para ganar,

para darle el zasca al otro equipo, al azul.

Vaya tragedia tu equipo otra vez.

Hacía tiempo que no comía

unas gachas tan malas como esas. Crudas.

Estoy contento con mi equipo.

Me encantó la asadura, guisada, riquísima.

Las gambas de diez cocidas. Y el mazapán, no te digo nada.

Estoy encantado con mi equipo. ¿Estás contento con tu equipo?

Quiero saber qué han dicho los comensales.

Dicen que las gachas no eran gachas.

Pero si era un engrudo. Y el manjar blanco ese.

El manjar blanco, yo intenté ayudar.

Les dije que tiene que estar rico.

Un postre que lleva pechuga de pollo...

Mira. Esto es muy fácil. Te ha pasado como a mí.

A "MasterChef" se viene a aprender.

Tú les dices. "No, ya sé". Discutirte mucho,

no escuchar y no pasa nada.

Lo que tú haces muy bien, es que te entienden

cuando les hablas. Y a mí no.

No me entienden. Y tengo un idioma

que se entiende fácil. ¿Cuál?

¿Qué le pasa? ¿Va a hablar catalán?

Se pone muy serio.

(TODOS) Un, dos, tres. ¡Rojo!

Repártelos.

Rojo tienen que decir: Un, dos, tres. ¡Negro!

No escucháis. No atendéis. No me voy a enfadar.

Os lo diré de la forma más rápida que se entiende genial.

En la eliminación nos vemos.

Sí, chef.

Yo, como capitán, me siento responsable

de que mi equipo vaya a la eliminación.

Pero el equipo somos todos.

-Daniel, como capitán no ha sido suficientemente capitán

como debiera de haberlo sido.

-Está enfadado, ¿no? -Está cabreado.

-Vamos a limpiar nosotros.

Cuando se ha ido Jordi, he contado hasta 20.

Veía que no venía nadie y he dicho: "Bueno, hemos ganado".

Estoy de acuerdo con la decisión.

Mi equipo lo ha hecho mejor.

Voy a felicitar a mi equipo, que lo ha hecho bastante bien.

Hala, te dejo. Yo me voy a comprar unos encajitos.

Equipo azul, felicidades a todos.

Especialmente, a ti por el acabado de los mazapanes.

Enhorabuena. Disfrutadlo. Oye, Rocío.

Y como capitana, mandando, organizando,

sin discusiones, que era lo que pedías,

con lo cual, lo habéis llevado a cabo. Enhorabuena.

¡Bien! Disfrutadlo.

(GRITAN DE JÚBILO)

Que aquí te den la enhorabuena, es muy difícil.

Te exigen muchísimo y te piden muchísimo.

Entonces, es un orgullo que te den la enhorabuena.

Lo dicen pocas veces, muy pocas veces.

Vuelven los campamentos MasterChef.

Si tienes entre ocho y dieciséis años, te apasiona la cocina,

la naturaleza y quieres vivir una experiencia inolvidable,

no te puedes perder nuestros campamentos.

Además, convivirás con los concursantes

de "MasterChef Junior". No lo pienses más.

Este verano, campamentos MasterChef.

(TODOS) ¡Ven al campamento MasterChef!

Esta semana yo repito. ¿Tú? -Yo también.

A volver a recogerlo todo, a ver qué pasa.

-Es una guarrada ir ahora a la prueba de eliminación.

-Lo voy a pasar mal, porque me gustaría seguir

en el concurso y no jugármelo a una eliminación.

-Estoy cabreado conmigo mismo.

Me da miedo no continuar en el programa.

-Si en la eliminación, mi hermana se va,

me faltaría de todo. Nunca nos hemos separado.

Desde la barriga estamos juntas.

-Echo de menos mis montañas y a mi churri y a mis animales.

Pero los puedo seguir echando

de menos una semana más. -Yo dos meses más.

-Me veo más débil que los demás,

porque no he sacado un plato en condiciones.

¿Se puede?

¡Pero bueno!

Anda, Eva. Esmeralda.

Qué guapa. Qué alegría verte.

Qué sorpresa tenerte aquí. Esmeralda, tú siempre

que entramos en plató, me dices: "Qué guapa vas.

Qué bien te han maquillado y qué bien te han peinado

y qué bien te han vestido". Hoy quiero hacerte un regalito.

¿Te apetece? Hombre, pues... Pues vale.

Pues sí. Vale. Muchas gracias, Eva. Hasta luego, chicos.

-No he visto maquillada a Esmeralda en mi vida todavía.

No me imagino cómo la sacarán.

-Pues falta le hacía. -¡Hala!

-Se han llevado la que más falta le hacía.

-Además, de verdad. -Las cosas como son.

Vaya cambio.

¿Preparados?

(APLAUDEN)

¿Os gusta?

Miradla, qué guapa está.

Bueno, chicos, ha sido un placer pasar esta mañana con vosotros.

Os veo en plató. Os dejo a la guapísima Esmeralda.

Es mi primera prueba de eliminación.

No tengo ni idea de si los nervios

me van a fallar. No sé lo que me espera.

-Buenas noches.

Aspirantes, bienvenidos de nuevo a las cocinas.

Bueno, jueces, ¿no veis nada nuevo en los aspirantes?

Aspirante nueva, ¿no? Del junior.

Esmeralda, ¿qué tal? ¿Cómo te sientes con tu nuevo look?

Me encuentro un poco diferente.

Me tengo que hacer a este nuevo look.

Estás guapísima. Bien, bien.

Espero que puedas lucirlo durante mucho tiempo

en estas cocinas, porque sabéis que todos

os tenéis que enfrentar a la prueba de eliminación.

Daniel, ¿cómo te sientes al ser el responsable,

eras el capitán, de que tu equipo está

en la prueba de eliminación?

Mal. A uno le toca ser capitán, toma decisión acertadas

o no acertadas y, bueno, aquí estamos.

Reichel, ¿os esperabais recibir

los delantales negros de ese modo? (RÍE) No.

A veces las tortas más duras son las que más te espabilan.

Pero, vamos, fue como... Yo sé que estáis

un poco dolidos con la manera que tuvo Jordi

de daros esos delantales.

Jordi, no sé si tienes algo que decir.

¿Os molestó la entrega de delantales negros?

Sorprendió y la verdad es que nos cayó

como un jarro de agua fría.

¿Y por qué os pensáis que fue de esa forma?

Porque salió mal. -Por no hacer caso.

El castigo... No era un castigo.

En una cocina profesional, hay un jefe de cocina

que marca unas pautas para que lo que se sirve,

sea lo mejor posible. Y hay que hacer caso.

Y hay que atender. Cosa que no hacéis.

Cocináis como grupo de amigos que cocinan

pensando en su propio gusto o en el gusto de los demás.

Si no se atiende, si no aprovecháis esa experiencia que tenemos,

no se termina haciendo bien.

Para qué vamos a hacer un veredicto

y explicaos en qué falláis o en qué hay que mejorar,

si no atendéis y no escucháis.

Al margen de eso, Daniel. En Almagro presenciamos

comportamientos que nada tiene que ver

con un cocinero profesional.

Esto va para todos. La próxima vez que vea

a un aspirante probar de la cazuela

y devolver los trozos que no ha comido,

o probar todos con la misma cuchara

una y otra vez, lo saco de las cocinas

y le cuelgo el delantal negro directamente.

Como en casa practicamos y nos damos a probar...

Pero hay que saber diferenciar.

En casa somos compañeros y fuera somos cocineros.

Bueno, aspirantes.

Mucha concentración en estas pruebas.

Y lo digo en plural, porque vais a tener

dos oportunidades de salvaros o de marcharos.

Aspirantes, debajo de estas campanas hay seis platos.

Pero veréis que no hay cubiertos.

Los hemos cambiado por estos antifaces.

Tenéis dos minutos para probar y tocar.

Debajo de la campana, me gustaría que hubiera

algo de puma porque entiendo mucho de puma.

A lo mejor, tocando las patitas, sé si es un macho o hembra.

Al terminar el tiempo, tendréis que escribir

en una libreta los ingredientes que habéis percibido.

El aspirante que más ingredientes acierte, subirá a la galería.

Por favor, acercaos a vuestros sitios.

(APLAUDEN) ¡Vamos!

-¡Vamos!

¿Ves? ¿No ves nada? Nada. Todo negro.

No hagas trampa, que te estamos viendo.

Es una persona... No sé.

Ese tipo "flower power" para mí, no es real.

Tenéis dos minutos para la cata.

Y el tiempo comienza en tres, dos, uno. ¡Ya!

¿Y aquí qué hay? -¿Te quieres callar, Dani?

Por favor. Gracias.

¿Está rico? Está crudo.

¿Estás disfrutando? No.

Reichel, ¿qué tal?

Interesante, eh. Aspirantes, os aviso

que se os acaba el tiempo.

Da mucho asco. -Sí.

Diez, nueve,

ocho, siete, seis,

cinco, cuatro, tres,

dos, uno. ¡Tiempo! Manos arriba.

¿Qué está, rezando? Puedes bajar las manos, José Luis.

Tenéis un minuto para escribir los ingredientes

que habéis percibido en el plato.

Pon muchos, Raquel.

Últimos 20 segundos. Os estáis jugando

quedaros una semana más en estas cocinas. ¡Vamos!

Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno.

¡Tiempo!

Ya no siento en el restaurante, aunque me inviten a comer.

Voy a estar en la otra esquina del restaurante.

Vaya con el restaurante.

Aspirantes, este es el plato que habéis tenido

delante de vuestros ojos.

Una ensalada de mariscos y algas.

En esta espectacular ensalada, hay quince ingredientes.

Empezamos por lo más fácil de identificar para el paladar.

El marisco. Tenemos berberecho, almeja, navaja,

percebe, hueva de salmón y un producto que me encanta,

las cañaíllas.

No he comido caracoles en mi vida. -Lo has puesto, ¿no?

Hay un alga común, que es el alga nori.

No la he puesto. Pero otra a la que no estáis

tan acostumbrados. El espagueti de mar.

Un alga del Atlántico. Teníais eneldo, bulbo de hinojo,

caviar cítrico, salsa ponzu, aceite de sésamo

Sésamo era. -He notado que había aceitillo.

Y ahora viene la matrícula de honor.

Esas hojas verdes que pueden recordar a una lechuga tradicional,

es un alga. Se llama lechuga de mar por su forma.

¡Sí! Se encuentra, sobre todo,

en el Mediterráneo. Por último, un ingrediente

de textura complicada, que recuerda a un ahumado.

Hablamos del katsuobushi.

Ahora vamos a ver qué habéis hecho.

Navaja, caracoles. -La navaja la podía haber puesto yo

y la cañaílla, que la como, tío.

Almejas y eso sí, ¿no? -No.

-¿No?

El aspirante que más ingredientes ha acertado,

con un total de seis, y que, por lo tanto,

se libra de la eliminación es...

Daniel. (APLAUDEN)

No sabía lo que tenían los compañeros,

pero he visto que ellos no hacían gestos de tener más.

Qué paradojas, eh, tiene la vida.

El que os lleva a la eliminación, es el único que se salva.

No me he salvado yo porque he querido.

En otras ocasiones, dicen: "Oye, puedes salvar a alguien

o sálvate tú". Y me salvo. En este caso, hemos luchado

los seis en igualdad de condiciones

y, oye, yo he sabido hacerlo, lo he ganado.

No te preocupes. ¡Vamos, Raquel!

A mí me gustaría hacer un par de menciones interesantes.

En una quiniela, acertar 14 es muy difícil,

pero acertar cero, eso también es complicado. ¿Eh, Ángel?

Sí, sí. Ni uno. Y en tu caso, José Luis,

lo que me sorprende es que siendo de Albacete,

no hayas puesto navajas. No entiendo.

Se me ha ido. Me he acordado luego.

Él las tiene que ver afiladas,

porque si no... Sí. Si no, nada.

Aspirantes, vosotros sí os jugáis la eliminación

en la siguiente prueba de presión.

A las cocinas.

Aspirantes, irse o quedarse va a depender

de lo bien o mal que lo hagáis con lo que hay debajo de ese paño.

Creo que debajo del paño hay salsas del mundo.

A la de tres, quiero que lo levantéis.

Una, dos y tres.

Coñac, ron. Bebida.

-Natalia.

Cuando levanté el paño y vi un montón de alcoholes,

lo primero que me vino a la cabeza, es Natalia. Sabía que ella

una cucharada de cada, habría probado.

José Luis, ahí tienes whisky,

coñac, armañac, ron y calvados.

Aunque lo parezca, no vamos a hacer ningún botellón.

¿Para qué crees que sirven estas botellas?

Para hacer alguna carne, una salsita. Pienso yo.

Ángel, ¿tú para qué crees que sirven?

No tengo ni idea. El whisky lo controlo

y el ron también. Pero lo demás...

Cola. Es que el whisky

solo sirve para beber, para mí.

Ángel, a lo mejor, si te atiborras,

pues sirve para atenuar el golpe si abandonas las cocinas.

Puede ser. Aspirantes, será mejor

que os acerquéis de nuevo delante de las cocinas.

(SUSPIRA) Vaya tela.

En el último reto de hoy, vais a aprender

una técnica imprescindible en una cocina de altura.

Flambear.

Para enseñaros cómo hacerlo, os hemos traído

al director de sala de uno de los restaurantes

con más clase y tradición de este país.

Desde el restaurante Zalacaín, en Madrid, Carmelo Pérez.

¡Bravo!

Carmelo, bienvenido a nuestras cocinas.

¿En qué consiste realmente el flambeado?

Bueno, es un plato en sala

que es muy espectacular de cara al cliente.

Es terminar ese plato que te dan en cocina medio hecho.

-Tendremos que flambear ante ellos.

-Tenemos riñones de cordero, uno de los platos clásicos

y tradicionales que se hacen en sala.

Vamos a poner un poco de Jerez.

Vamos a pasar a saltear los riñones.

Añadimos un poco de brandy.

Hay que dejarlo un poco que se flambee bien.

Y yo creo que ya está.

-Raquel, haz lo de las gambas al ajillo con brandy.

Y si no tienes que flambear,

puedes hacer el Wellington, que te sale genial.

-Y ahora, vamos a hacer unas crepes.

Crepes Zalacaín. La pasta es la misma,

pero va rellena de almendra.

-Harina.

-Un azúcar moreno. Hacemos un pequeño caramelo.

Y a continuación, ponemos el zumo de naranja.

Ahora, vamos a poner un poco de Grand Manier,

que es con el producto que va, realmente, a aromatizar un crepe.

Y luego, quemaremos otra vez con brandy.

-¿Qué es? -Grand Marnier.

-Vamos a añadir la mantequilla para que vaya haciendo su labor.

-Eso lo hacía delante del cliente.

Soy de la escuela antigua.

Delante del cliente lo hacíamos.

Y ahora, los estás impregnando de este caramelo.

El final siempre es un brandy.

Es el que ayuda a hacer el flambeado,

que es lo que realmente hemos venido, o he venido.

Yo creo que esto va a salir ya. Muy bien.

Está para mojar pan eso.

La muestra del flambeado ha sido brutal.

Muy chula. Una oportunidad para aprender.

Bueno, Carmelo, pues ya nos has hecho una demostración.

Espero que nuestros aspirantes sepan hacerlo

con tanta elegancia como tú. Muchas gracias.

Nos vemos pronto en Zalacaín. Muy bien. Encantado.

Y con esto, vamos. (APLAUDEN)

Podemos ganar "MasterChef" y vamos al Zalacaín.

-¿Zacaín qué? -Zalacaín.

-¿Zacaín? ¿Zacalacalín? -¡El que quema, coño!

El que quema. -El que flambea.

Si quieres aprender a cocinar como nuestros aspirantes,

puedes hacerlo entrando en la Escuela MasterChef.

Escuela 100% online con más de 170 lecciones

donde podrás aprender cuándo y dónde quieras.

Todo lo que tienes que saber sobre cocina

de la mano de los chefs más prestigiosos.

Al completar el curso, podrás obtener

tu certificado "MasterChef".

No lo pienses y entra en la Escuela MasterChef.

El reto en esta prueba de eliminación consiste

en convertir estas cocinas en un infierno.

Tenéis 60 minutos para elaborar

tantos platos distintos como queráis o podáis.

Todos deben ser flambeados con algunos de los licores.

Ah, con alguno. Lo primero,

será ir al supermercado, donde tenéis productos

de primera calidad para hacer vuestros platos.

Podéis entrar las veces

que queráis. ¡Oh, bien!

(APLAUDEN) -¡Vamos, eh!

Y ojo, que tenemos otra novedad.

A ver. Sobre la cata.

Que será, por primera vez, al mismo tiempo

que estéis cocinando. Muy bien.

-Ah, vale. En cuanto terminéis de cocinar,

nos presentáis las elaboraciones en el restaurante.

Qué guay. -O.K.

-Cocinar y catar a la vez me parece un poco estresante

pero, claro, el ritmo de la cocina es así, estás cocinando

y estás sirviendo. A ver qué tal.

Estaremos encantados de probar cuantas más elaboraciones, mejor.

Pero, ojo, todas ricas, ¿eh?

Aspirantes, ¿estáis preparados? ¡Sí, chef!

Pues el infierno comienza en tres, dos, uno, ¡ya!

¡Vamos! -¡Vamos, José Luis!

-¡Vamos!

-¡Vamos, Raquel!

¡Venga, que lo tengo barato!

Un pichón. ¿Aquello qué es? Hígados de pollo.

El que vaya terminando puede salir del súper.

Bueno, pues esto me llevo. Vamos.

-Raquel, céntrate. Céntrate, céntrate, céntrate.

-José Luis, ahí. -¡Eh...!

-¡Venga, José Luis, vamos!

-La harina... La leche de coco.

-¡Vamos, Reichel! -¡Vamos!

(APLAUDEN) -¡Mucha Reichel!

(Aplausos)

-¿Qué está haciendo José Luis?

Está pelando los langostinos con un cuchillo.

Yo haría muchos platos. Y yo.

Porque hay un género extraordinario.

Uno por cada alcohol. Pelaría un buen langostino,

una gamba roja, un carabinero, le reduciría...

Pero tal y como va la prueba, no harán más de tres cada uno.

No. Por la lentitud con la que cocinan.

Están asegurando el tiro.

Cinco minutos; van a sacar un plato cada 10 minutos.

El problema es que hay que quitarle

ese sabor a alcoholazo que a veces lo dejan.

Y es saber llegar hasta ese punto, reducirlo

y quemarlo en ese momento para que quede perfecto.

¡Vamos! -Venga, Raquel.

Mientras cocinan podríamos ir al restaurante

a esperar a que traigan los platos. Me parece buena idea.

Catar sentados, lo he visto pocas veces.

Ay...

¡José, ahí! -¡Vamos, ahí, José Luis!

-¡Bien! -¡Venga, hechito, vamos!

-Es un aperitivo para hacerles luego un entrante,

un primero y un postre.

-¡Vamos, Reichel, fuego ahí!

(Aplausos)

-¿Pero por qué no flambea el producto dentro?

-Alguna vez había flambeado marisco con caldo de bogavante.

Me gusta flambearlo para que coja más esencia en el plato.

Tengo la sensación de que nuestra amiga Esmeralda

está quemando alcohol a lo loco.

Veo que en la sartén no tiene nada.

La gracia es que esté dentro el género.

Uf... -Eso es alcohol puro.

Suerte. Gracias.

A ver, a ver, a ver. ¿Qué has hecho, Esmeralda?

Un sencillo plátano flambeado con calvados.

Muy bien. Fenomenal. Gracia, que aproveche.

Gracias. Vamos, Esmi.

A por otro.

El plátano lo ha hecho, lo ha quitado.

El alcohol lo ha reducido a saco.

Lo que interesa hoy es el salteado, el flambeado,

la integración, el conjunto.

He pensado tres platos: He presentado el dulce,

que es uno que hago en casa siempre,

que es el plátano flambeado.

Ahora voy a hacer el de mar, las gambas

y, después, voy a ver si hay unos riñoncitos

y también los voy a hacer.

-Un poquito de coñac.

A ver si esto lo flambeamos un poquito.

-¡Bien, Ángel, bien!

¡Vamos! ¡Uh...! -¡Esa, esa!

-Ah...

-Síguelos haciendo, nena, me encanta.

-Despacito y con buena letra. Bien.

-Me encanta, me encanta.

Muy bien, Raquel, ¿qué has hecho? ¿Qué es?

Langostinos al ajillo. Vale.

¿Con algún alcohol? Sí, el ajillo.

Le habrá hecho un jerez, digo yo, bueno, no tenía.

Deja, deja, sí, sí, José Luis. Sin problema.

Dinos que es y ya está. Langostinos al whisky.

Langostinos al whisky. Ahí a la plancha.

¿El whisky te lo ha bebido? No, lo he flambeado y chimpún,

para que tome jugo. Venga, sigue cocinando.

¡José! Langostinos al whisky.

Sí, esto está rico porque tiene salsa,

un ajillo de toda la vida.

¿Y aquí dónde está la salsa? O sea...

Por eso le decía si se ha bebido el whisky.

Ya está limpia. Ya vale.

-He hecho unas gambas al ajillo y unas chavetas glaseadas.

Quiero meter una carnecita. Y quiero hacer un rape a la griega,

que es con una salsita de whisky. -Va a hacer el rape a la griega.

¡Ah, qué buena idea!

-Es mi primera prueba de eliminación

y la verdad que, mira, creí que estaría más nerviosa.

-Mi hermana es un crack.

-Mi hermana me ha chivado porque no se fía de mí.

Que se fíe de mí que soy... Vamos.

Ella está más preocupada que yo.

-Venga, Raquel, tú puedes, cariño.

-Yo me quiero quedar.

-¡Vamos, vamos! -¡Muy bonito, muy chulo, tío!

¿Qué es esto, Ángel? Son unas gambitas

flambeadas con coñac y un cítrico de naranja.

¿La lechuga para qué es? Para poner un poco de color.

Bueno, vale...

Me sobra. La lechuga no pinta nada.

Naranja a cascoporro que te da un amargor insoportable.

Me gusta... Ángel. Lo veo mal.

No...

Vacío no, tío, vacío no, no es una prueba para eso.

-Es una prueba de eliminación y estoy un poco nerviosa

porque quiero hacerlo bien. Y, bueno, es flambear,

ponerle chispa a esto, así que a ver si armas un infierno.

-Es una tapa, tío, no te líes.

-No ha hecho vacío esto. -Uf...

-Flambear no es nuevo, lo hice alguna que otra vez.

Es algo que me gusta. Si lo haces con gente

la gente alucina con el fuego, yo hago malabares con fuego.

No me pilla de imprevisto. Es algo divertido.

-Bien, Reichel, bien. ¡Vamos, Reichel!

-¡Reichel, vamos!

¡Huy, un plato, un plato! Plato de Reichel.

¿Qué es esto? Es una piña flambeada

con un poquito de calvados y terminada con el ron.

Lleva un toque de vainilla. Muy bien.

Vale, vale. ¿Me puedo ir?

Sí, claro. ¡Venga, venga!

-¡Bravo!

Muy rico, sí, señor. Los matices, vainilla,

bien flambeado, bien caramelizado.

Si tiene dos minutos más no pasa nada tampoco.

Es el primer trabajo que nos presentan

donde el alcohol está bien trabajado,

hay sabor a ron pero sin alcohol. Está bien acabado.

Hay buen caramelizado, la vainilla le da un puntito.

La idea es muy buena. De momento, el mejor plato.

Bien, Reichel, bien. Redondo.

(Aplausos y ovación)

Oye, me gusta que esté aquí Reichel.

Esperábamos esto. ¿Qué tenemos aquí?

Unas cigalas que están flambeadas con whisky,

llevan un poquito de chile rojo y cidronela.

Lleva tres perlitas de mostaza por si se quiere

arrastrar con la mostaza y darle un plus.

-¡Vamos!

¿Qué tal?

¡Muy buena!

Me gusta. Me gusta.

Esta Reichel despunta. El toque de chile,

la integración de los alcoholes. Lo ha dejado un poco cruda.

No, la mía no. No, no, de 10.

Pero se le está pasando, ¿eh? Se le ha pasado el marisco ya.

-Siempre hace lo mismo:

Flambea y, después, lo echa por encima.

-Es que eso no es flambear. -Ya.

-O sea, eso no es flambear.

No sabe, no sabe, no sabe, no sabe.

(Aplausos)

-Creo que es Esmeralda la más endeblita de nosotros

pero, vamos, que hoy puede hacer un platazo.

-¡Bien, Raquel, bien!

(Aplausos)

-¡Bien, vamos!

(Aplausos) ¡Vamos!

(Aplausos) -¡Bien!

-Yo lo echaba todo dentro, el flambeado debe tener todo, tío.

No sé por qué flambeáis fuera.

Este tío ha echado la piña. Se flambea con la piña.

¡Bien, Ángel, fuego! -¡Bien!

-Que me salga bien o no, no lo sé, pero me gusta...

Yo soy de Valencia. Y me gustan...

Me gusta el fuego. -¡Bien, bien, vamos, vamos!

Aquí viene Ángel.

¿Qué tenemos, Ángel? Solomillo flambeado con whisky.

Primero he hecho el solomillo con tomillo

y lo he flambeado con whisky. Muy bien.

Un plato más de... Casi de un niño pequeño.

En júnior.

Soso, no aporta nada, no hay sabor.

Bastante tonto, ¿no?

¡Adelante, adelante, adelante!

Cuéntanos qué has hecho. Gamba roja

flambeada con armañac. Lleva la base del aceite picante,

jengibre y cidronela. Muy bien.

Gracias. Adelante, gracias.

Bueno, puntitos cítricos.

La gambita peladita, bueno...

No sabe a todo lo que dice.

No. Está sosona.

Está simplona. No, no, no, el alcohol está entero.

¡Vamos, nena! ¡Qué bonita está, hija!

(Aplausos y vítores)

¿Qué tenemos aquí? Unos pichones con cebolla glaseada.

Uhm... Buenísimo.

¿Ya? ¿Me puedo ir? Sí, por favor, cuanto más hagas

más disfrutamos nosotros. Por favor, mujer.

¡Te voy a comer toda tu cara, hija!

Eh, la... Qué mala la salsa de Esmeralda,

o sea, aguada... No, mala.

Usar un producto como esta gamba y sacar este alcoholazo malo.

Ha dicho cítricos que no están,

la ha sacado fría la gamba. Y te voy a decir más...

Cruda me parece bien, pero fría.

Nos quiere volver a colar una salsa tailandesa

que no sabe a nada.

Tiene buena pinta. La codorniz está perfecta, ¿eh?

Está en su puntito.

Tiene buena pinta la codorniz. Buenísima.

No me gusta, a ver.

Aspirantes, ya habéis consumido la mitad de vuestro tiempo.

Cada uno de vosotros ha entregado dos platos al jurado,

menos José Luis, que ha entregado solo uno.

-¡José Luis! -¡Vamos, José Luis!

-¡Vamos, dale, dale! ¡Vuela!

Se nota que nuestros aspirantes están perfeccionando

las técnicas de cocina y cada día les salen mejor los platos.

Eso es gracias a todo lo que aprenden aquí,

pero también a las clases que imparte el Basque Culinary Center,

un centro de formación puntero en el mundo

en el que nuestros aspirantes investigan y practican

para convertirse en verdaderos cocineros.

Venga, Reichel, vamos. -¡Venga, Raquel!

A Reichel la he visto flambear otra vez,

su tercer plato flambeado. Lo de Reichel,

si trae otro plato, es meritorio, ¿eh?

¡Vamos, guapa, vamos!

-¡Joder, vaya platazo! -¡Qué bonito!

¿Qué nos traes, Reichel? Pues quiero intentar romper

la maldición de los chupachús. Son unos chupachús de perdiz,

están en una salsita con armañac y con foie.

Y, luego, lleva un toque de frutos rojos.

Hay unas setitas por ahí. Vamos a probarlo, gracias.

Le ha sobrado grasa. Y al alcohol le falta reducir.

Se le resisten los muslos a esta chica.

Sí, no es lo mejor que ha hecho.

Madre mía cómo estoy sudando, como un pollo.

-¡Venga, José, vamos!

Bueno, te echábamos de menos. Y explícanos.

Pechugas de... de palomo, de pichón, a la naranja.

Oye, mira el emplatado, ¿eh?

(Aplausos)

¡Uhm! ¡Uhm!

Qué punto, ¿eh? Qué punto.

Si echa dos granitos de sal, la clava.

Me ha encantado este, ¿eh? Como dijo Juan Palomo...

"Yo me lo guiso, yo me lo como". Quiero hacer un...

Un bizcocho. No sé, lo quería hacer

de fruta de la pasión, pero no he visto.

No sé si lo voy a hacer de... No sé si de naranja o...

O de fresa. A lo mejor lo hago de fresa.

-¿Un bizcocho quiere hacer José Luis?

-José Luis está fatal, ¿eh?

-Ya no me da tiempo.

Bueno, Samantha, me encanta verte leer libros de cocina

y esas cosas. A mí me encanta formarme.

Yo tengo una escuela online de cocina en cualquier lado,

en cualquier momento. ¿La Escuela Online de MasterChef?

Sí, sí. Yo la he hecho la Escuela Online.

¿Y qué tal? Me ha encantado.

No te vendría nada mal a ti también, ¿eh?

Es que yo con esto de las últimas tecnologías...

Me cuesta muchísimo. Lo sé. Lo sé.

¿Qué va a flambear?

Si no tiene nada en la sartén.

-Todavía no ha flambeado absolutamente nada.

-No ha entendido el concepto. Todo lo flambea fuera.

-Los tres platos iguales, no es lo que había que hacer.

A ver Esmeralda...

¿Se puede? Sí, por favor.

Pechuga de codorniz en camita de seta de cardo con foie.

Va flambeado con coñac.

-Si no ha hecho nada de la técnica. -Calla, calle, déjala.

No está malo del todo, soso. Ni bueno.

Lo que no está es flambeado.

Tengo la lima, la manzana y la... Ya está.

¡Eh, ahí, Angelito, fuego ahí!

(Aplausos y vítores)

¡Sí, rock and roll!

-¡Enorme, José, enorme, tío!

-¿Está bueno?

-¡Bien!

¡Vamos, Ángel! Cuéntenos usted.

Eh, es un pichón, le he sacado as pechugas

y lo he flambeado con "armagna"... (TODOS) Armañac.

-Armañac. A ver si os gusta.

Bueno, el punto es bueno, lo que le falta

es saber integrarlo bien en la salsa,

haberla ligado con mantequilla, que tenga más gracia.

Haberle echado un aromático, tomillo, romero.

Ay, no puedo. -Venga, Raquel, ándate ligera.

-¡Sí, sí, sí, sí!

-¡Bien, bien, bien, bien! ¡Vamos!

-Muy bien! -Buenas.

Cuéntenos usted. Reproducción de macedonia

con frutas y la he flambeado con "calava"...

Calvados. Calvados, ¿vale?

Un alcohol de manzana.

Está la fruta oxidada, con piel. Es el potito de un bebé.

Bien, José, bien.

-Raquel, venga, tienes que presentar el plato, tío.

¡Ole mi nena, ole! ¡Ole!

-Es un rape en una crema de whisky.

Una cremita rústica, rústica, ¿eh? Rústica. Fenomenal.

Vamos, la fruta, venga. -Voy a hacer un postre.

-¡Postre, postre! -Venga, vámonos.

Está rico, ¿eh? No está malo.

Uhm... Muy bueno.

Venga, corre, Raquel.

Qué mal lo estoy pasando, de verdad, chiquilla.

Prefiero estar ahí, te lo juro.

Vamos, Raquel. -Sí, sí, que voy ya,

estoy marchándolo. Estoy marchándolo, tranquila.

Mi hermana no para de charlar y me está desconcentrando.

Yo estoy en lo mío, en mi cocina.

-¡Venga, Reichel!

-Uh, algo se quema.

-Algo se quema, chicos. -Algo se quema.

-Mi bizcocho se ha quemado. -Mete otro.

-No, no, no me da tiempo.

Aspirantes, últimos cinco minutos.

Había hecho bizcocho pero con la técnica del...

Del sifón no la había hecho.

Y he probado a ver si me salía y ha sido una cagada.

Voy a hacer un salteado aquí de frutas:

De manzanas, de piña y voy a saltearlo con algún licor,

como iba a hacer con el bizcocho.

Lo cubriré con merengue y le pegaré fuego.

-Buena idea, ¡muy buena idea! ¡Es muy buena, José!

-Con la piña le he echado un poco de lima por encima,

de la ralladurita, para que se caramelice un poco.

Y, luego, ya voy a flambear.

(Vítores)

-Cálmate, que la estás poniendo más nerviosa, Virginia.

-Tranquilízate, ¿eh? Tranquila.

-Ha sacado unos platos brutales de buenos, lo has visto.

-¡Vamos, vamos, venga, va! -¡Vamos!

-¡Vamos! -¡José!

-¡Vamos!

-Te estás poniendo tú más nerviosa.

-Estoy fatal.

-¡Ángel ha metido eso crudo en la tortilla!

(Aplausos) -¡Aúpa, Reichel, vamos!

-Ahora flambea. Míralo, mira.

-Esta mujer no ha flambeado nada. -Chis. Cállate.

-¿Pero qué hace esa mujer? Flambea con el soplete.

Es como si te enciendes un pitillo y te quedas con la cerilla.

Igual. Es el mismo ejemplo.

Pedazo de crepé.

-¡Esa Reichel! ¡Olé!

Últimos tres minutos.

¡Vamos! -¡Eh...!

-¡Vamos, Reichel!

-Florecitas o algo, Raquel.

-Hola. ¡Vamos, Reichel!

¿Qué tenemos aquí? Es un crepé que va relleno

con unas fruta un poco ácidas y un poco dulces,

como una manzana Granny Smith y jengibre.

Fenomenal, muchas gracias. La pinta es extraordinaria.

¿Qué tenemos? Mira, he hecho un crepé

de plátano flambeado con ron. Que os aproveche.

Os estáis poniendo "púos". Ajá.

Ay, mujer, esto no está pagado.

Piña con zumo de lima y con flambeado de calvados.

-De verdad, como diga que está bueno, me quedo muerta.

Está mejor la salsa que el caramelizado.

Es lo mejor que ha hecho Esmeralda.

Está muy gordo, ¿no? Pero, bueno...

Atención, aspirantes, último minuto.

¡Venga, vamos! -¡Vamos!

-¡Venga, José, cierra ese plato! José Luis, ¡vamos!

-Va, José Luis, alcohol, vamos.

¡Bien, bien, bien, bien, bien!

-Ya lo tienes, ya lo tienes. ¡Bien!

Esto ya tiene más defectos.

Esto no es fino. El de Reichel está rico.

Diez, nueve,

ocho, siete,

seis... ¡Ángel, Ángel!

Cinco, cuatro,

tres, dos,

uno... ¡Manos arriba!

¡José Luis, manos arriba!

Aspirantes, si alguno de vosotros

tiene una elaboración terminada y emplatada,

puede acercarla al jurado.

¡Muy bien! -¡José Luis!

(Aplausos)

¿Qué ha hecho? Iba a hacer un bizcocho

con la técnica de clara de huevo montada

y haberle pegado fuego, pero el bizcocho se me fue,

no me ha salido. Como no había tiempo, he hecho...

Un merengue. Va relleno con una piña

que he troceado, y manzana. La he flambeado.

¿Con qué alcohol? ¿Whisky? Whisky.

¿Te gusta el whisky? No me gusta ninguno,

no bebo alcohol. No pareces ni de Albacete tú.

Está un poco crudo el whisky. Qué pena que no hubiera echado

el bizcocho debajo. Una gran idea.

Una tortilla Alaska, ¿eh?

Raquel, ¿cuántos has hecho? -Cuatro.

¿Tú? -Creo que cuatro también.

-Que termine ya esto, me estoy poniendo mala, nerviosa.

-No te pongas nerviosa, no tienes por qué.

Ángel. ¡Muy bien, Angelillo!

Ángel. ¿Qué has hecho, Ángel?

He salteado unos champiñones. ¿La carne qué es?

Eh, hígado. Lo he rebozado con huevo

y luego lo he flambeado con coñac.

Un sabor a tortilla por ahí que no entiendo.

Hay más intención que acabado. Se ha hecho un lío.

¿Qué tal, Ángel, contento? -Bien, sí.

Aspirantes, el jurado ya ha probado

todas las elaboraciones que habéis hecho en esta prueba.

Ahora va a permanecer dentro del restaurante

para tomar la decisión más difícil de todas:

Quién abandona las cocinas de "MasterChef".

Suerte a todos.

O sea, intención...

¿Tú, Pablo, cómo has visto a Raquel?

-Raquel y Reichel están salvadísimas.

-De verdad...

Aspirantes, por favor, delante de cocinas.

(Aplausos y vítores)

¡José Luis!

Ya sabéis que el aspirante que deje esta noche

el delantal encima de su cocina se llevará varios premios:

Nuestro patrocinador de electrodomésticos

le regalará todos los electrodoméstico

que ha usado durante su paso por el programa.

Nuestro supermercado patrocinador os regalará

una tarjeta valorada en mil euros

para vuestras compras en alimentación.

Ya sabéis también que os lleváis una suscripción gratuita

durante seis meses a nuestra Escuela Online de MasterChef.

Y, cómo no, el juego oficial

de "MasterChef" también es vuestro.

Ahora sí, suerte a todos. Suerte.

-Suerte, chicos. -¡Suerte, chicos!

-¡Suerte, chavales! Aspirantes, en este reto teníais

la misión de usar la técnica del flambeado

por varios motivos: El primero, aprender;

el segundo, darle a vuestros platos un toque de sabor diferente;

y, el tercero y muy importante,

acostumbraros al ritmo de una cocina profesional.

No todos habéis llevado a buen puerto esas tres cosas.

Ay, madre mía...

Flambear es una técnica de cocina que no solo se basa

en echar alcohol a la sartén y ver la llamita.

Bien ejecutada, subirá nuestra receta a los cielos;

mal ejecutada, lo transformará en un infierno.

Solo estamos contentos con el trabajo de dos aspirantes,

Raquel, Reichel, enhorabuena. Estáis salvadas.

¡Bien! ¡Vamos!

(Aplausos y vítores)

-Me ha dado un subidón, porque yo confiaba en mis platos,

pero alguno de mis compañeros me veían débil.

Ha sido una guantada sin manos.

Aquí está Raquel, y Raquel da caña.

(RÍEN)

-¡Yuhu!

-Te juro que he llorado de mera alegría.

-Tú has llorado porque querías que me fuera.

Querías ser la protagonista del programa.

-No, no, no, no.

Virginia, tranquilízate, mujer,

que la tienes una semana más contigo.

Gracias. Yo sin ella no quería...

No quiero, es que ahí hay una manada de leones

y por lo menos somos dos amazonas.

Virginia, ¿qué pasa? Me he puesto muy contenta.

Oye, solo podrá quedar una de las dos hermanas,

cuando antes se vaya la tuya... ¡No, no!

La final la vamos a hacer entre las dos.

¡Ah...! ¡Oh, qué mal nos ha caído!

Así con cara de extrañado. ¡Pues sí, señor!

¡Sí! Esta y yo, la final.

Más entretenida no la ha habido en "MasterChef".

(RÍE)

Bromas aparte, Ángel, Esmeralda y José Luis,

habéis presentado platos sin sentido

donde el alcohol estaba bastante mal integrado

y el flambeado no ha servido para nada

y brillaba por su ausencia.

José Luis, de tu trabajo se salva, como tú dices, el palomo.

El resto, si lo hubieses terminado de quemar,

no hubiese pasado nada.

Esmeralda, tu mejor creación ha sido la piña

y convendrás conmigo que el mérito de la piña

es más de la Madre Tierra que tuyo.

Sí, chef. Ángel...

Le has puesto muchas ganas,

eres muy voluntarioso,

pero el nivel general de tus platos sigue siendo malo.

Por todo esto y tras deliberar, este jurado considera

que el aspirante que no puede continuar

en las cocinas de "MasterChef" es...

Esmeralda.

(TODOS) ¡Oh!

(Aplausos)

-Es que, no sé por qué,

no esperaba hoy... Hoy salir.

-Al decir "Esmeralda", me he quedado loco

porque si llega a tardar una milésima más de segundo,

yo doy el paso hacia adelante. Yo ya creía que me iba.

Esmeraldita...

(Aplausos)

Ven aquí.

(MURMURAN)

(RÍEN)

-Bueno, pues hay gente que te quiere hacer daño y ya está.

Ya se han quedado a gusto, ya me he ido.

-Venga, chicos, chicos, que se va un compañero.

-Lo estaba pasando mal en casa, aunque ella intenta estar bien,

pero la humillan y eso creo que no es plato de buen gusto.

Esmeralda, lo siento mucho, cariño.

Gracias, Eva.

Me siento mal, desilusionada,

porque yo podría haber dado mucho aquí,

me voy antes del tiempo que yo quería haberme ido

y... Y con eso de ganas de aprender.

Qué pena no disfrutar más de tu guapura.

Con vuestros platos, aprender y aprender.

Gracias a todos y un placer conoceros.

Adiós.

(Aplausos)

Esmeralda, cariño.

¿Cómo estás? Pues estoy con un jarro

de agua fría que no sé de dónde me ha venido.

Yo quería quedarme porque he venido aquí para aprender,

es lo que me gusta. Has aprendido muchas cosas.

Ah... En parte sí, no tantas de cocina,

pero de otras sí, he aprendido mucho.

Con ciertas personas no me he sentido a gusto,

porque no me gusta la hipocresía, me gusta la gente sincera.

-Vamos, Esme, estás muy guapa, hija.

-Ella no ha sido una persona muy abierta a la hora de...

De acogernos a todos.

Yo estoy segura de que tu familia te va a recibir

con los brazos abiertos y se quedarán impactados.

En casa tengo mis tesoros y allí me voy con ellos.

Aquí nos tienes a nosotros siempre. Muchas gracias.

Lo siento muchísimo. Nada, venga.

(Aplausos) Adiós a todos.

Yo creo que hay compañeros

a los que sí les ha dolido que me vaya

y a los que no, que se han alegrado,

pues que sigan su camino y que les vaya muy bien.

¡Adiós!

(Aplausos)

Estoy contenta de que, entre 20 000 aspirantes,

estar aquí ya es un premio.

Y voy a seguir cocinando y aprendiendo mucho,

en definitiva, seguir aprendiendo.

Seguir aprendiendo en "MasterChef",

seguir conociendo a los mejores chefs del mundo,

en definitiva, seguir siendo un aspirante no es nada fácil,

solo lo consiguen los mejores.

La semana que viene volveremos

a poner a prueba anuestros aspirantes.

Mientras, ya saben, pónganle sabor a la vida.

(Aplausos)

Volvemos a las cocinas con el ambiente caldeado.

Están preparados para subir al cielo

o bajar al infierno.

Sois todos igual de malos, ¿todos quieren el infierno?

Ah... Estáis pidiendo guerra a mansalva.

Nos has dado lo que queremos en "MasterChef".

Es que está riquísimo.

¡Vamos, vamos, vamos!

Corred, no quiero perder, ya llevo una racha muy mala.

Se os ha ido de las manos el postre.

Le falta un poquito de sabor.

Hay que hacer un veredicto a la altura de lo que pasó.

Lo tengo más claro que la leche.

Voy a hacer un pin mío: El de la eliminación.

Porque es que no llega a plato de amateur,

no llega a plato de nada.

Es una burla.

Yo lo llamaría casitas de pitufos góticos.

El plato está muy bueno, está muy rico.

Está perfecto.

Yo apostaba por ti, a día de hoy ya no lo hago.

El aspirante que no puede continuar

en las cocinas de "MasterChef" es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 4 - 27/04/16

MasterChef 4 - Programa 4 - 27/04/16

27 abr 2016

Diego Guerrero, chef del restaurante DSTAgE, y Javier de las Muelas, campeón del mundo de coctelería, retan a los aspirantes a emplatar un cóctel sólido. Los cinco mejores lucharán por un viaje a la isla de la Palma con la elaboración de una panna cotta, siguiendo los consejos del chef Fabio Morisi.
Las cocinas de MasterChef viajan hasta Almagro para servir un menú inspirado en ‘El Quijote’ en el único Corral de Comedias del mundo que sigue en activo.
De la mano del maître del restaurante Zalacaín, Carmelo Pérez, los aspirantes aprenden a flambear platos. Tendrán que presentar en 60 minutos todas las creaciones que sean capaces de elaborar con esta técnica.

ver más sobre "MasterChef 4 - Programa 4 - 27/04/16 " ver menos sobre "MasterChef 4 - Programa 4 - 27/04/16 "

Los últimos 218 programas de MasterChef 4

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Laura

    Me encanta Masterchef y estoy a favor de que se promuevan más programas, recursos, etc.. dónde se fomente una dieta saludable. gracias

    08 abr 2017
  2. Fernanda Cortés

    Me encanta masterchef soy una fan y en particular de este que es de españa amo ese país. .. soy de México .. Jordi es muy guapo ..

    24 feb 2017
  3. Alejandro

    Realmente me gusta este espectáculo porque promueve la comida sana

    31 ene 2017
  4. Tomas

    Me he demorado en comenzar a ver el programa, pero ya soy un fanático. Si bien es verdad que hay que mirar la nutrición, también hay que mirar el buen entrenamiento y así no engordar.

    02 nov 2016
  5. yuriria

    Yo he logrado reproducirlos super bien, en mi celular android, donde si encontrado dificultas para reprosucirlos fue en mi laptop y mi tablet. Para los q tienen problemas intenrarlo en su celular android.

    22 jun 2016
  6. fernanda calisaya

    por que angel trato asi a esmeralda :(

    16 jun 2016
  7. mailyn

    No se ve en usa...que pasa??????

    26 may 2016
  8. Pam

    Es una curiosidad que uno de los jueces hoy confunda la morralla con.morraja al hablar del caldo para el arroz.Debería informarse o quizas procurar no cometer esos errores. Saludos

    26 may 2016
  9. Oliana Gómez

    Buenas noches por favor quiero que me digan como hago para ver los vídeos yo vivo en Montreal y ciempre he visto sus vídeos hablo español

    11 may 2016
  10. Esther

    Hola, Por qué no puedo ver el programa estando fuera de España? Podrían solucionarlo por favor? Muchas gracias

    02 may 2016