www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3568058
Para todos los públicos MasterChef 4 - Programa 2 - 13/04/16 - ver ahora
Transcripción completa

Entrando en las cocinas de MasterChef me sentía

superorgullosa que entre 20 000 personas hayan cogido 15 es...

Estar aquí y continuar aquí va a ser el comienzo

de una nueva etapa en mi vida y no sé dónde acabará.

Aspirantes, bienvenidos los 15 a las cocinas de MasterChef.

Desde hoy, vuestras cocinas.

Llegar hasta aquí ha sido duro pero nada comparado

con lo que os espera. Sabemos que buscáis cumplir

vuestros sueños. Todos queréis convertiros en el nuevo

MasterChef España y cambiar vuestra vida.

Aquí vamos a hacer todo lo que esté en nuestra mano

para que lleguéis a esa meta lo mejor preparados posible.

Para que podáis enfrentaros a ese nuevo destino cargados

de conocimientos, experiencias, nuevas amistades

y pruebas superadas.

Os adelantamos que esta va a ser la temporada más dura

hasta la fecha, así que preparaos y sed fuertes

porque solo el que demuestre nervios de acero, capacidad

de superación, humildad, talento, trabajo y ganas

de aprender, conseguirá convertirse

en el nuevo MasterChef España.

Venís a competir, a ganar. Pero me gustaría que de estos

meses que vais a estar aquí recordarais una sola cosa:

MasterChef no es solo un "talent" de cocina.

Es, además, un viaje vital.

Si no es el principio de una vida nueva, es un escape

y hacer algo que yo quería o por mí misma, porque siempre

estoy pendiente de los demás. Y no me valoro casi nada.

Aspirantes, debéis sentiros muy orgullosos de lo que

habéis logrado. Pero ahora empieza la competición

de verdad. Sé que ya estáis viviendo juntos.

Raquel y Virginia, tengo entendido

que os ha tocado una "supersuite"...

Nosotras nunca hemos vivido en una casa así, vamos.

Parece de revista, del "Hola". (TODOS RÍEN)

¡Ostras, qué chulada!

Mi casa entera es mi habitación.

(GRITAN) Yo le digo que es

de Isabel Preysler. Yo soy Isabel

y mi hermana la Preysler.

¿Qué pasa?

(GRITAN) Madre mía, qué cocina.

(GRITAN) Ha sido una pasada el momento

de entrar en casa y estar allí con mis compañeros.

La convivencia ha sido genial.

Vamos, vamos, vamos. (GRITAN)

(GRITAN) Madre de Dios.

A mí la piscina me da un poquillo de miedo, eh.

Ah, desde aquí salimos a la terraza.

La convivencia en la casa es brutal, eh.

Hemos hecho una familia. Todos nos llevamos bien.

(GRITAN) Aquí en España he empezado

a ser feliz. Mi infancia ha sido durilla. Sin dinero,

sin comida casa. Éramos 4 hijos, un padre

intentando sobrevivir. Yo veo MasterChef

como el principio de un cambio de mi vida brutal.

(TODOS GRITAN EUFÓRICOS) Una, dos y tres... ¡MasterChef!

Pablo, ¿cómo te sientes ahora que eres

uno de los quince. Muy afortunado, la verdad.

¿Ganas de aprender? Sí, sobre todo eso.

He sido profesor muchos años y más o menos domino

esta parte del aprendizaje. Aquí el problema que hay

es el tiempo, y lo tenemos que aprender a gestionar.

Esmeralda, ¿preparada para iniciar esta aventura?

Preparada. ¿Cómo te sientes?

Muy feliz. Mi objetivo en MasterChef es que haya

un buen rollo, que nos llevemos una experiencia de vida

muy positiva que nos sirva para luego y aprender

mucho, mucho para cocinar cada día mejor y mejor.

Mi objetivo en MasterChef, lo primero es aprender.

También te digo una cosa: yo estoy aquí para ganar.

El que diga que no está aquí para ganar es mentira.

¿Estáis nerviosos? (TODOS) Sí.

Pues relajaos porque aquí comienza MasterChef 2016.

Como veis, estáis delante de vuestra primera

caja misteriosa.

¿Teníais ganas o ahora que la tenéis aquí delante

os ha entrado el pánico?

Un poquito. Antes de abrir la caja, lo que no me quería

encontrar era algo raro ingredientes chinos,

tailandeses, ancas de rana... Bichos raros no quería.

Ángel, ¿que no te gustaría que hubiera dentro?

Una codorniz. ¿No te gustan o qué?

Me cuesta cocinarla. No parece que tú no puedas

con una codorniz, pero bueno...

Reichel, ¿qué crees que hay dentro?

No tengo ni idea. Ojalá dentro de la caja

haya algo de cacería porque me gusta la caza y es algo

que no domina todo el mundo, me daría unos puntitos extra.

Aspirantes, vamos a salir de dudas. A la de tres

quiero que levantéis la caja.

Uno, dos y tres.

Uh, chaval. -¿Qué hay aquí?

¿Qué es esto? -Cuando he levantado la caja

y he visto los ingredientes que teníamos, lo que he pensado

es que a cada uno le han puesto los ingredientes

que les ha dado la gana y me he puesto a maquinar

un plato con lo que tenía.

Esto estaba en mi nevera. -Y en la mía.

Pollo, huevos... Sí. -Mis cebolletas.

Los quesitos, Dios. Era una nevera de lunes.

¿Quién ha entrado en mi casa y quién ha hecho una foto

de mi nevera? Mis trillizos la han vaciado y no había

nada realmente. Pues no hice la compra ese día.

¿Qué tenías alitas de pollo? Qué triste.

Que a mis niños les gusta. -Qué pobre, hija.

Yo merluza y esas cosas. -También tengo merluza.

(RÍE)

Emilia. Dime.

¿Qué te pasa? Que me he emocionado.

Cuando hoy he visto lo que había de producto

y me he puesto a llorar. Es que soy muy tonta.

Digo: "ay, mis hijas, pobrecitas".

Que soy muy llorona. Se parece a mí.

Aniuska, ¿reconoces esos alimentos?

Claro, son los de mi nevera. Pero pan de molde...

Vete tú a saber qué hago. Que mi abuela tiene la manía

de meterlo siempre en la nevera.

(TODOS RÍEN) Habían cogido los alimentos

de mi cocina que más difícil eran de cocinar.

No porque eran básicos sino porque no combinaban.

Aunque cada uno tenéis alimentos diferentes,

hemos hecho una equilibrada selección para que todos

compitáis en igualdad.

Vais a tener 75 minutos para cocinar un plato libre

con estos ingredientes.

Tened en cuenta que es el primer plato que cocináis

en esta competición. Así que más vale que empecéis

a mostrar todo eso que sabéis hacer.

Esto es una selección de los alimentos que había

en las neveras de vuestras casas justo antes

de dejarlas para entrar en MasterChef, pero como hoy

estamos generosos, además de todo lo de las cajas

vais a poder coger ingredientes que os ha dejado

nuestro proveedor de alimentos en el supermercado.

En esta primera prueba tenemos que daros dos noticias.

Una mala y una buena.

La mala es que a diferencia de otras pruebas, para entrar

en el súper no vais a tener 3 minutos

sino solo 30 segundos.

La buena es que vais a contar con ayuda.

¿Con qué ha dicho? -Con ayuda.

Nos hace muy felices volver a recibir

en estas cocinas a Juanma,

Vicky, Mateo, Cristóbal,

Fabián, Andrea, José David,

Maribel, Fidel, José Luis,

Celia, Efrén, Churra y Encina.

A ver cómo nos va. -Ja, ja. Esperemos que bien.

-Ay, qué ilusión. -¿Virginia?

Virginia.

A disfrutar, tío. Esto merece la pena. Sí, sí.

Cuando he visto que mi compañero iba a ser Fabián

he dicho: "mejor no me lo han podido poner,

el más pequeño de su edición con el más pequeño de esta".

Nadie me va a aconsejar mejor. Y nos vamos a comunicar mejor.

¿Estás nerviosa? -Mucho.

Cuando ha llegado Fidel me he quedado como "Oh, Fidel.

Lo he visto por la tele y ahora está a mi lado".

Mi padre y yo nos reíamos mucho contigo cuando te tocaba

cocinar carne. -No pasa nada, yo ahora mismo

estoy en un restaurante. Y hago de todo.

Nos dejan entrar 30 segundos dentro del súper para pillar

algo para completar. -Va a ser un plato en común.

Me ha hecho ilusión porque la conocí en el casting

de MasterChef 4, y qué casualidad que hoy venga

la señora de Valencia con una persona que vive allí.

No sé, me vienen mogollón de ideas a la cabeza

pero no organizo ninguna. -Reichel, ¿qué opinas

de la pareja de baile que te ha tocado?

Que mola mogollón pero aquí, porque el listón

no está alto, está más. Daniel, te ha tocado con Juanma

el ganador de la primera edición

de MasterChef. ¿Crees que vas a estar al nivel de un ganador?

Hoy desde luego que no porque cuando ha venido para mí

no me lo creía. Espero que me dé templanza

porque yo soy un poco nervioso. Pero bueno...

Este hombre es un crack. -Esperemos, tío.

Pues el tiempo para comenzar en el supermercado

comienza en tres, dos, uno, ya.

Vamos, vamos. Solo 30 segundos. -Yo no puedo correr.

Los ajos y la cebolla, ¿dónde están? No lo veo.

Qué recuerdo, eh. -Madre mía.

¿Dónde están los ajos?

Vamos, daos prisa.

¿No hay ajos? -Yo quiero una cebolleta.

Yo un limón. -¿Dónde están los limones?

Diez, nueve, ocho, siete... ¿Y los ajos?

Seis, cinco, cuatro, tres... ¿Y el azúcar? ¿No hay azúcar?

Dos, uno... ¡A las cocinas! ¡Vamos! No se coge nada más.

Eh, eh, eh. Raquel, suelta eso. -Ay, que no tengo cebolleta.

Vamos, anda.

¿Y la cebolla? -Esto es lo que he cogido.

Vale. -No nos da tiempo para nada.

Esto es MasterChef. Acuérdate. -Tío, pero es que... ¡Ah!

No pasa nada, no te preocupes. -ME falta de todos.

No tenemos ingredientes ningunos.

Le digo: "tráete de todo". Y me llega con un saco

de comino y un saco de pimentón y le digo:

"¿qué hacemos con esto?"

Madre del amor. -No me ha dado tiempo a coger

de nada. He cogido huevos... -No pasa nada.

¿Y los ajos? -No los he visto.

Venga, a ver, cuchillos.

Yo voy a coger este. A ti, ¿cuál te gusta?

Venga, estamos ya, eh. Venga, va.

¿Alcachofas probamos hacer dos? -Hacemos más

y las que te sobren, las dejas.

Vamos a hacer lo de la carne, y como tenemos un resto

vamos a levantar un fondo con un poco de puerro,

de champiñones. Nuestro fondo. -Y ya está,

Hay mucha tensión pero la gente alrededor es muy maja.

Solo te digo una cosa: has conocido a 14 hermanos.

¿Hacemos una sopa de tomate? -O una ensaladilla.

¿De qué? Si no tenemos nada. -De atún, no sé.

Vale, dime qué hago yo.

Voy a trocear el pollo. -Mira, esto verde lo puedo

poner de adorno a que no he cogido nada.

El momento del supermercado me ha agobiado mucho.

Ha sido poco tiempo y se han echado todos en masa, y...

¿Nos han dicho cuánto tiempo tenemos?

75 minutos.

¿Quién me iba a decir que iba a estar en la cocinas

de MasterChef cocinando con Maribel.

Yo soy su pinche ahora. -Déjame si quieres.

Ve hablando tú y yo muevo el pollo.

Ella es la que tiene que llevar el mando de la cocina.

Quiero hacer una ensalada César pero con sabor, porque quiero

demostrar que se puede comer sano dándole sabor.

Voy a ir cortando las anchoas y hacemos la crema.

¿Qué tal vas con el calamar? -Bien, ya está.

Vale, "perfe". -Entonces, podemos hacer

hacer una "farsita" con las patas y las aletas.

Vamos a hacer una crema con puerro, calamar,

unas gambitas y unos crujientes de alcachofa

para darle un poco de textura.

Hacemos algunos picaditos así, ¿no?

Vale, sí. Va bien. -¿Sí?

El lomo este es muy seco. -¿Y chuletas al ajillos?

¿Chuletas al ajillo? Se me queda muy simple todo.

Madre mía, llevamos 6 minutos pensando.

Venga, va, por favor. Vamos con la chuleta.

Vamos a hacer de hinojo en dos texturas: una cremita

abajo que mantenga el pescado y luego en crudo arriba,

aliñadito con lima, aceite... -Vale. ¿Corto la mitad?

Sí, exacto. -Venga.

¿Voy echando los esparraguitos? -Lo que tú veas, "pichita".

Pues me ha encargado que le abra el pescado.

Quiero hacer unos lomitos de merluza en salsa de anchoas

y unos "chips" de alcachofas. -Entonces vamos a hacer...

El sofrito primero, ¿no? -Sí.

Y te pones después con los "chips".

El pimentón nos habría venido fenomenal.

Y tantas cosas. -Yo me temía la prueba esta

que como tuviera que correr lo iba a llevar mal.

Esta prueba la vas a tener todos los días, de correr

como una loca. -A la plancha van a quedar

muy cruditos, ¿no? ¿Y en el microondas?

No, búscate una bolsa de vacío y los metes con sal,

pimienta, aceite y orégano a 62 grados en la Roner

cuatro o cinco minutos y luego los marcamos a la plancha.

¿Qué aceite te gusta más? Para darle luego un toque

aparte de la salsa. Es que hay que abrirlo,

para ganar tiempo. -Ah, ¿cuál es? Arbequina.

Venga, vamos con ese para adelante.

Vamos a echarle también un poquito de pollo.

¿Lo quieres meter con salmón? -Sí. No, no, a ver.

¿No? Tú mandas. -¿Pero tú qué piensas?

Un poquito de pollito salteado. -Que no. No pega nada.

¿Cómo vamos de tiempo? Es que el reloj ni lo entiendo.

Ja, ja, ja. Han pasado 10 minutos.

¿10 minutos solo? -Sí.

Yo ahora mismo estoy con Dani García.

He terminado ya "Cordon Bleu", estuve en Atrio con Toño.

Nunca pensé que MasterChef fuera a cambiarme tanto la vida.

¿Y cuándo montaste el restaurante, tío?

En marzo del año pasado. -Y bien, ¿no?

Ahí vamos, tío, no nos quejamos. Trabajando mucho, muchas horas.

Pero bueno, es lo que toca. -¿Te pico esto pequeñito?

Esto hay que picarlo así: haciéndolos cubitos.

Vale, vale. "Perfe", tío. -Así.

Aquí estoy aprendiendo desde el primer día.

Vamos a hacer unos medallones de lomo sobre una camita

de champiñones con puerros y una compota de manzana.

Gordi, ¿me das papel? -Claro.

No sé si nos dejarán compartir pero creo que sí, ¿no?

Si hubiéramos tenido unos ajitos... -Nos habría dado la vida.

¿A que sí? Espérate. Nena, ¿tú tienes ajos?

No, no se puede pedir.

¿Tú tienes ajo? -Que no te dan ajo.

Os recuerdo que en MasterChef está prohibido que os dejéis

ingredientes unos a otro, ¿vale? (TODOS) Sí, chef.

Mira qué blanquitas te las he dejado.

Perfectas. -¿Sabes que soy la reina

de la alcachofa? -Hombre, claro que sí.

Me han dado la alcachofa de oro en mi pueblo.

¿Te han dado la alcachofa de oro? -Claro.

Bueno, esta ya está a punto. -Estamos haciendo el salmón

relleno de queso de cabra y en la sartén hay

un poquito de puerro y calabacín. Lo enrollamos y hacemos

con un sándwich, lo envolvemos en el hojaldre y al horno.

Lucía, yo creo que nos va a sobrar tiempo a tope.

No te pueden ver parado, tienes que seguir cocinando.

Eso es una de las cosas que tienes que aprender.

Y sobre todo que no te vean que estás parado

porque no tienes nada que hacer. Les molesta muchísimo.

Prueba a darle la vuelta a ver cómo ha quedado.

Vale, perfecto. -El haber pasado por MasterChef

me ha cambiado la vida completamente porque antes

trabajaba en un hospital y ahora trabajo en un restaurante.

Hago feliz a la gente pero de otra manera.

Ponemos las dos brochetas. -Eso es.

Podemos acompañar con algo de la sobrasada.

No, va a ser demasiado. -Va a ser muy fuerte, ¿eh?

El cordero ya es fuerte. -No, la sobrasada no la ponemos.

Cuando salí hice mi curso de "Cordon Bleu", aprobé

con la mejor nota, que lo sepa todo el mundo, estuve

con Samantha trabajando en el "catering".

Luego estuve en el Abac, pasé por Bohío y conocí la cocina.

Y ahora a montar mi "catering". Ja, ja.

No coge, eh. -Pero esto no queda mal

debajo del plato. -No, no. Justo lo que buscaba.

Por lo que veo, es una pareja excepcional, muy técnica,

me recuerda un poquito a mi forma de cocinar,

nos hemos entendido bien y esto encantadísimo con él.

Estoy muy contenta de estar con Ángel porque nos hemos

entendido desde el primer minuto. Y hemos sacado un plato

que será sutil. El salmón será el protagonista.

Con una cremita y un crujiente. -Va a quedar estupendo.

¿De qué te ríes, Maribel? -De estar aquí otra vez y ver

a estos tres ahí delante. -Ay, se me había olvidado

que estaban ahí. -¿Se te había olvidado?

¡Se me había olvidado! -Cuando venga te lo recordarán.

Uy, perdonad, es que estoy votando por mi exconcursante

favorito de los 15 que han venido hoy

a MasterChef. Un momento, eh.

Hala, ya está. Si vosotros también queréis hacerlo solo

tenéis que bajaros la aplicación de MasterChef,

que además es supercompleta y gratis.

Mira cómo están los champiñones. Tócalos.

No, si se ve. -Lo ves, ¿no? Ya lo sabes.

Vaya truco.

Lo que pasa es que van a decir: "oye, y en tanto tiempo,

¿qué habéis hecho?". -Inventar.

Hombre, una concursante que me choca.

José Luis me ha hecho un gran favor porque

me ha limpiado la merluza. Todavía no estamos puestas

en limpiar el pescado. Me corta todo pequeñito...

Se nota que es un profesional. -Ja, ja, ja.

¿Está rica? -Jo, está buenísimo.

La jerezana... -A ver, eh.

Es una concursante que va a dar mucho que hablar y creo

que su hermana también. Creo que va a llegar lejos.

Ahora te doy los 50 euros. (RÍEN)

Atención, aspirantes, ya llevamos más de la mitad

del tiempo, 50 minutos. Y a este jurado

nos está pareciendo demasiado fácil la prueba.

Ay, ya empezamos. -Verás.

Así que os quedáis sin ayuda que esto es MasterChef.

Por favor, los 15 aspirantes de años anteriores...

Venga, suerte. Os podéis retirar y ver

lo que hacen vuestros pupilos desde nuestra bodega.

Oye, suerte, eh.

Emplatas y le pones por encima. Vale, perfecto, tío.

¿Listo? Oye, tío, muchísima suerte.

Encantado, tío, eres grande.

Pero, ¿cuando falte cuánto? No, empieza a marcarlos ya,

y una vez marcados, los retiras.

Todo el mundo fuera. ¡Juan Manuel! Vámonos.

¡Churra! Suerte, maquinón. Dale caña.

Vamos. -Con una bolita, ¿vale?

Vale. ¡Churra!

Voy. Vamos, fuera.

Vamos. Que chupe el aceite posible.

Vamos, Churra. Pero, ¿adónde vas?

Esa lentitud que tienes, hija mía.

¿Por dónde? ¿Por aquí? Por aquí, sí. A la bodega.

Qué grande le Churra.

No había, mira, para el pulpo no me trajo nada,

ni pimentón. Nada de nada, ni guindilla. Nada.

Ay, mira. -Es que tenía la nevera pelada.

¿Esta señora no cocina? -Solo se preocupa

de limpiar la cocina.

Emilia, ¿qué tal? A ver, ha sido un poco

complicado porque quería hacer otra cosa

pero cuando he ido al almacén yo no puedo correr mucho

y se han abalanzado todos y... -No le está gustando nada.

Hum... Como que no, eh.

(RÍEN) Bueno, Jordi, siempre tiene

esta cara de incógnitos de no desvelar hasta el final.

Puedes dar mucho más de lo que piensas,

pero si dices: "No voy a poder, corren más, son más jóvenes..."

A todos estos, morcilla. A ver, es que tengo una rodilla

operada y correr en tan poquito tiempo...

Pues sin prisas. Me hubiera gustado

que me hubieran ayudado porque no he podido coger nada.

Aquí no ha habido compañeros, han salido chutando y ya está.

De todos me caen muy bien las dos hermanas

y los chavalitos son muy majos también.

Hay dos que me gustan menos, pero bueno.

La chiquita esta del mechón del pelo y la otra nena,

Anuska o Aniska o no sé cómo se llama.

La veo muy nerviosa.

Para mí, estar en MasterChef es el principio de un sueño

por eso he sacrificado el atletismo,

sino no lo hubiera hecho. Soy deportista de élite

y para mí perder no es una opción.

Soy muy competitiva y muy exigente conmigo misma

y con los demás.

Puede ser que en la casa haya con la que igual

no haya tenido tanta relación como Aniuska.

No entiendo todavía muy bien cómo es ella, la veo peculiar.

Yo la persona con la que más conecto es José Luís,

porque el tío es un figura y ya cuando nos conocimos,

conectamos y todo el día de charleta, y superbién.

¿Qué dice José Luis? ¿Qué tal?

¿Cómo vas, amigo? Bien.

¿Qué estás haciendo? Cuéntanos. Un pollo en la máquina

aquella que no sé ni cómo va. ¿Al vacío? Lo has metido

en el Roner. El Roner, eso.

Pero si tú no has trabajado nunca con el Roner seguro.

No, qué va. Te lo ha enseñado Cristóbal.

Pues fijo. Claro, como está trabajando

con los mejores envasa al vacío y lo cuece en el Roner.

Claro. Ja, ja, ja. La convivencia

con mis compañeros está siendo como un sueño.

Muy parecido a cuando tenía 18 años y entré en la mili

con ilusiones... Aquí más todavía. A lo bestia.

Está parada y le van a dar caña.

Como luego no sea la leche... -Tienes que fingir que haces

algo si terminas pronto. -Que me eche la culpa a mí.

Rocío, ¿qué tal? Bien, Samantha.

Te veo aburrida. ¿Ese es tu plato?

Sí, es una ensaladilla. Te hemos dado 75 minutos

para hacer un plato. Lo que queremos es un plato

que se haga en 75 minutos, porque si haces uno

en 30 minutos es sencillo. Lo que queremos es veros correr

hasta el final, sudar la gota gorda.

No me gusta ver a una persona en cocina así.

Ni a mí ni a ningún chef.

Primero que creo que Samantha me tiene fario. Eso lo primero.

No hemos conectado muy bien.

Hay gente con la que sé que chocaremos y, bueno,

tendremos algunas discusiones. Reichel es muy cabezona,

no escucha. Y Salva va muy de sobrado.

¿Qué tal, Esmeralda? ¿Cómo vamos?

Hola, Pepe. ¿Qué es? Cuéntame.

Es un pollo de corral con verduritas.

Al ver alcachofas en la olla digo: "ya está, ha estado

Maribel contigo". Y nunca faltan en mi nevera.

Tengo un vecino con una huerta y la verdura la tengo

de primera mano sin pesticidas ni nada malo.

Qué suerte de vecino, madre mía.

Pues la verdad es que sí. Pues muy bien, Esmeralda.

Voy a emplatar que si no, no lo podéis probar.

Gracias, chef. Gracias a ti.

Aspirantes vamos dando el último retoque.

Acabáis de entrar en el último minuto.

Anda, mira, ese es el mío. Ha puesto las patatas también.

Si las ha hecho será para ponerlas.

No, eran la opción B si no quedaba bien el salteado.

Qué chulo.

¿Esta es gemela de quién? -De esa.

Ay, sí. Es verdad.

Ay, ¿esto qué es? (TODOS RÍEN)

Se ha abierto solo.

Diez, nueve, ocho, siete, seis, cinco, cuatro,

tres, dos, uno, tiempo. Manos arriba.

Qué contenta que está. Bravo, bravo.

Bravo, Salva.

Exaspirantes, me estáis viendo, ¿verdad? Pues venid de nuevo

a las cocinas de MasterChef. Venga.

Oye, Fidel, por cierto. Creo que tienes algo

que contarnos, ¿no? ¿Hablamos del embarazo?

¿Del tuyo? Del nuestro.

¿Tuyo y mío? No, hombre, no. Mío y de Sonia.

Enhorabuena. Por fin.

Que va a ser papá. Un aplauso para él.

¡Bien!

Cristóbal, como veterano. ¿Quieres dar algún consejo?

Que lo disfrutéis, que os lo toméis

de aprendizaje, que prestéis atención a lo que os dicen

los chefs, que son tres "cracks" lo que tenéis ahí.

Chicos, aquí empezasteis una maravillosa aventura.

Os vimos esforzaros y mejorar cada día. Esta es vuestra casa.

Ay, qué alegría teneros aquí. Muchas gracias a todos.

Suerte. Suerte a todos.

¿Qué tal? ¿Qué te dijo? ¿Que tenía buena pinta?

Churra, hija mía... Ojalá tengas suerte, corazón.

¡Churra! Que se cierra la puerta, mujer.

Que te quedas aquí. ¡Corre!

(RÍE)

Toca el timbre.

Aspirantes, ahora nuestro jurado pasará

por cada uno de los puestos de cocina

para ver qué habéis hecho y qué platos quieren catar.

Bueno, pues muy bien, visto está.

¿Siempre vais a cocinar lo mismo?

No, es que teníamos lo mismo en la nevera.

Lo primero es la merluza. Después he hecho un caldo

y le he echado también jamón

y las raspas del pescado con la verdura.

¿Idea tuya o ha sido de Jorge?

No, Jorge me ha dado la idea del jamón.

Ah.

¿Y con Maribel la alcachofa cómo la has llevado?

Maribel me ha dicho que las mejores

son las de Benicarló y yo le he dicho que no,

que las mejore son las de Massalfassar.

En buen follón te has metido.

Y las de mi vecino Armando, por supuesto.

Pues he hecho una brocheta de cordero

con una cremita de zanahoria y mantequilla.

Lleva un toque de membrillo.

Mar y montaña con pollo relleno y champiñones rellenos.

¿Y el aceitito de qué es?

Se lo tenía que haber quitado, del chipirón.

He hecho un hojaldre con huevo y espinaca salteada.

Y salmón marinado. Está muy fuerte, ya lo sé.

Muy bien.

Un lomo de cerdo y lo que hemos sacado

es unos medallones.

Y la reducción es de... De los recortes del lomo.

¿Lo has probado? Sí, está potente.

A ver, Emilia. A ver.

Hemos mezclado ahí verduritas,

unas anchoas para darle también un poquito de sabor,

el pulpo y beicon.

He hecho un carpaccio de champiñón.

Después he hecho un carpaccio de alcachofa.

Y después pulpo, morcilla, unas espuma que he hecho

con los espárragos trigueros con champiñón confitado

con aceite de la alcachofa y después he hecho

una vinagreta con limón, naranja, soja, aceite y sal.

¿Y todo eso que nos cuentas está aquí tan pequeñito?

Sí. ¿Le has puesto esto?

Sí, está todo ahí, lo he dicho. Vale, vale.

Aspirantes, ya hemos visto vuestras primeras creaciones.

Pero no todos vais a venir al atril a defenderlas.

Entre los que no vendréis

queremos destacar algunas cosas.

Natalia, ¿tú por qué has optado por ese plato?

Me pareció un plato interesante.

Yo creo que ha salido bastante bien.

Te diré que me ha parecido una buena opción

para el desayuno.

Eso sí, si estuviéramos

en la versión junior de nuestro programa.

Una pregunta, ¿cómo se dice breve en ruso?

Bystra.

Natalia, si con 75 minutos, ayuda de un veterano

y los productos de tu nevera

haces algo como eso, amiga mía, ponte las pilas

o tu paso por "Masterchef" será bystra.

Jordi ha sido muy duro conmigo, pero con razón.

Porque es un plato breve, es un plato fácil, de desayuno.

José Luis, te sabes eso de las tres "bes", ¿verdad?

Bueno, bonito, barato. Sí.

¿Y lo de las tres "efes"?

Tu platito ha sido flojo, feo,

y yo creo que si no te pones un poquito las pilas,

José Luis, también me suena a final.

Tienes que hacer cosas que tú sepas hacer.

Porque si mezclas la técnica de uno con la de otro

y no la organizas bien aparece la "efe" de final.

Hay muchas técnicas de aparatos

y de cocciones modernas que no...

No es que no las controle, es que no las conozco.

Emilia, el otro día te dijimos que para prosperar

en estas cocinas tenías que dejar atrás

algunas cosas de ama de casa.

Hoy con tu emplatado has comenzado a hacerlo.

Aunque también te digo que no sé si la idea

ha sido tuya o de Churra.

¿Quién te ha ayudado a emplatar?

La ayudanta, que no me acuerdo cómo se llama.

Me ha dado la pista

y me ha ayudado un montón en el emplatado.

Está correcto. De acuerdo, gracias.

El primer aspirante que va a presentar su plato

en el atril va a ser...

Salva.

Vamos, Salva.

Vamos, paisano.

Cuéntanos, ¿cómo se llama tu plato?

Pues carpaccio de alcachofa y champiñón.

Tú me dices, ¿eh? Con morcilla y pulpo.

Te sobra.

Cuando me preguntan si en "Masterchef"

he comido algo malo siempre respondo que no.

Tu plato está malo.

Y aparte es una mezcla de productos principales

donde ninguno asoma. Ese pulpo no está,

esa morcilla es una bolita boba.

Es una tontuna de plato como la copa de un pino.

Pon los pies en la tierra.

Vamos a empezar por abajo

y vamos a ir aprendiendo poco a poco.

No hagas cosas tan complicadas si no sabes hacerlas.

Tan sencillo como eso.

Es un plato pretencioso.

¿Puede ser el primer gran sinsentido de "Masterchef 4"?

Pues es posible.

¿Tú comerías así en tu casa?

¿Te harías ese plato así con esa rimbombancia?

Yo la verdad es que he intentado

hacer algo un poco más actual.

He dicho: "Bueno, pues me voy a arriesgar."

Ojo con los riesgos en "Masterchef".

Cuidado, Salva, cuidado.

El plato era un plato muy arriesgado.

He sido demasiado pretencioso.

Me podía pegar un batacazo o me podía encumbrar.

Y bueno, este ha tocado batacazo.

El turno ahora es para Raquel.

Por favor.

Mi plato es una merluza a la plancha

con una salsita de anchoas y unos chips.

¿Y con quién has cocinado? Con José Luis.

¿Y qué tal con él? Bien.

Dime, dime. Hombre, el tiene a lo mejor

otra cocina un poco mayor Y me ha echado una manita.

Pues vamos a probar su plato. Vamos.

Raquel, tu plato no tiene ninguna pretensión.

Es un plato sencillo

con un pescado marcado, bien hecho.

La salsa le acompaña bien.

No te has complicado la vida.

¿No?

Pero estamos en el programa uno de "Masterchef"

y creo que es un plato correcto. ¿No es así?

Sí. No se le puede llamar chips de alcachofa

a una alcachofa más gorda que mi dedo.

Y eso son alcachofas a la parrilla.

Y me encanta la salsa de anchoas.

Y sí que a lo mejor en vez

de haber hecho el pescado a la plancha

lo hubiese guisado, hubiese mejorado mucho más.

Pero correctísimo,

me lo comería sin ningún problema.

Gracias.

Los jueces han sido totalmente justos con la valoración

que han hecho del plato de Raquel.

Esa salsa la comemos en casa y esa salsa está buena.

Ha hecho también algo que ella sabe hacer

y lo sabe hacer muy bien.

Aniuska.

¿Cómo se llama tu plato?

Se llama Ensalada César a mi estilo.

¿Y cómo es tu estilo? El pollo en vez de rebozado

lo he marinado con salsa de soja y mostaza antigua.

Y también le he echado bastantes verduras,

como aguacate, tomate.

¿Y esa salsa ahí? La salsa es una salsa césar

con mayonesa y anchoas.

Es una ensalada césar bastante fea,

bastante mal presentada.

Se podría haber presentado mejor.

No está mal de sabor. No se nota tampoco que el pollo

haya mejorado porque no esté frito.

Mejoraría la estética y un poco más la cantidad.

De acuerdo. Yo creo que esto

de ensalada césar tiene lo justo.

Yo la llamaría ensalada Aniuska porque lleva tomate

y cosas que la ensalada césar no lleva.

La presentación es nefasta.

Nunca pongas una salsa encima de una ensalada

antes de llevarla a comer,

porque quema totalmente el producto.

¿Tú sabes por qué la ensalada césar se llama así?

En homenaje al más grande de los emperadores romanos.

En la época romana con esta ensalada

directa a los leones.

Pues por la cabeza se me ha pasado

que realmente tenía que estar corriendo

en vez de estar aquí.

La verdad es que me he desanimado mucho.

Pero esto es así.

De positivo saco que mi salsa estaba buena por lo menos.

Ya, ya.

Pues el turno ahora es para David.

Bueno, he hecho una crema de puerros con anchoas

acompañado de un crujiente de alcachofa

y un calamar relleno.

¿De quién ha sido la idea de este plato, tuya o de Mateo?

No, la idea ha sido mía.

Él me ha ayudado con la alcachofa.

Porque era un producto que no pensaba utilizar.

Y ni se me ocurría usar el cortafiambres:

"A ver si me voy a llevar un dedo o algo."

Y está relleno el calamar por lo que veo.

Sí. ¿De?

Una farsa de los tentáculos y un poco de anchoa

y un poco de zanahoria.

Una farsa es un relleno que le pones al calamar.

Eso es lo que me ha explicado el compañero.

¿Tú lo sabías? Yo no sabía que se llamaba así.

Ya te he visto con un léxico muy de chef.

Pero me gusta que digas

que Mateo te lo ha enseñado. Gracias.

Este no es un plato de un primer programa, ¿eh?

¿Sabes por qué te lo digo?

No, no sé.

Porque me parece un plato muy bueno.

Un plato muy bueno de estética, de conjunto, de armonía.

Si este va a ser el nivel. Espero que sí.

¿Cómo te voy a juzgar en dos o tres programas?

Ojalá dures. A ver si es verdad.

¿Te acuerdas que te pregunté por tu novia

y no me querías contar? A ver qué vas a decir.

Tú corrígeme si me equivoco. ¡Ah!

Resulta que te pidió tiempo y que tú le dijiste

que ni tiempo ni tonterías. Adiós, muy buenas.

No, no ha sido así del todo.

Ella decidió dar un tiempo. Y yo le dije que fuera.

Luego como que dije acepté un poco ese tiempo.

Y luego al final pues se acabó, ya está.

A mí me encanta. Porque yo soy como tú.

Ni segundas oportunidades ni puñetas.

Aquí quien lo haga mal, para casa.

Pero tú hoy lo has hecho muy bien.

Quizá Jordi lo que quiere hacer presionándome tanto

pues que evolucione y que siga esa proyección, ¿no?

Igual cree que yo tengo mucho potencial

y por eso me presiona, para que crezca. No lo sé.

Juan.

Mi plato es un salmón "en crut".

"En crout". "En crout".

Très bien. Y de base pues tiene

unos tallarines de calabacín y unas patatas deluxe.

¿Cómo te ha ayudado Fabián? Él me ha ayudado

en la base de los tallarines para darle más altura al plato.

Y poco más.

¿Cuántos años tienes tú? Veinte.

Veinte. Me ha sorprendido que hagas este plato.

Es un plato de cocina ya elaborado, arriesgado,

con un hojaldre que está bien hecho.

El punto de cocción del salmón quizás un poquito pasado,

pero divinamente hecho. La presentación está bien.

El plato me ha sorprendido muchísimo, bien.

El plato tiene muchos defectos.

Es un salmón potente. Más modosito me gustaría más.

Menos de cocción, está pasadito.

Pero tienes maneras, buena actitud.

Y creo que nos vas a escuchar y vas a aprender.

Juan es un chaval joven, está en edad de crecer.

Quizá lo ha hecho por ti también,

que te falta crecer todavía un poquito más.

Y nos ha llenado el plato tela marinera.

Es muy difícil hacer un pescado en hojaldre.

Lo normal es que te quede seco. Pero está muy rico.

Dos salsitas y haces un plato de 10.

Se te ha quedado en un 8,5. Vale.

Creo que los jueces por lo joven que soy

se esperaban un poco menos de nivel.

Yo no me confío, yo todo lo que me digan lo absorbo.

Me queda todavía muchísimo por aprender y por mejorar.

Pablo, es tu turno.

El plato es una lubina en sopas de hinojo y cítricos.

¿Consideras que es un plato moderno?

No pretende ser algo muy muy moderno,

sino suave y rico.

Yo preferiría que lo llamases salsa a que lo llamases sopa.

Como lo esté viendo mi abuela

voy a llegar a casa y me va a dar dos tortas.

Vamos a probarlo. Venga.

¿Estás contento con el punto de cocción del pescado?

No, he tenido problemas porque me he equivocado

con la selección de la olla y entonces al pegárseme

la piel y se me ha quedado un poco corto

por miedo a que se me desmembrase.

Ay, la olla, Pablo.

Esa es la que no se nos puede ir, hijo.

Yo no lo voy a probar, Pablo.

Es que me gusta la cocina japonesa.

Pero véndemelo como japonés.

No me lo vendas como un pescado hecho

cuando está crudo completamente.

Entre tus muchas virtudes fuiste controlador aéreo.

Te diré que: "Din, din, din.

Aquí tenemos pidiendo pista a torre de control

una lubinita 747 a la que le faltan

unos minutejos buenos de cocción con un pasaje

que son cuatro tontunas de guarnición

sin mucho sentido.

Y un capitán que tiene 700 horas,

que le faltan para cocinar un buen plato."

Si te digo: "Te faltan horas de vuelo",

parece que me estoy metiendo contigo.

Y si te digo: "Es que te falta un hervor."

Pero es cierto, me faltan horas de vuelo.

El hervor creo que no a mí personalmente.

Al pescado me refería, ¿eh?

Entras en visión túnel y ya no es más un problema

de nervios sino de cómo gestionar imprevistos.

Y aquí tengo que mejorar. Pero no sé si tendré tiempo.

Rocío, por favor, es tu turno.

Es una ensaladilla con verduras de la huerta

con espuma de mayonesa y bonito del norte.

¿Estás satisfecha con tu plato?

No, tenía que haber madurado más mi idea

y haberla hecho más mía.

¿Te has dejado influenciar? Sí.

Yo ya le comenté a Efrén que este plato no lo hago.

A mí me gusta hacer los platos que me siento cómoda con ellos.

Yo no te veo a ti una mujer

que te dejes dirigir tan fácilmente.

No es dirigir, es que se supone que Efrén

me tiene que enseñar un poquito más.

¿Cuánto has estado tú, que no has estado en cocinas,

pero viendo y dirigiendo empresas de catering?

Pues 15 años. 15 años.

¿Tú has oído hablar de mi catering?

Sí. ¿Y qué tal?

Muy bien, te he copiado menús.

Esto no me lo has copiado a mí.

No, esto no. Tú tranquila.

Con Samantha tengo cosas en común.

Quizá un poco de rivalidad.

Yo tengo un catering en Barcelona, ella en Madrid.

Un Madrid-Barcelona en toda regla.

Nos hemos adelantado porque le hemos dicho antes

a Salva que era el primer despropósito.

Era una pena no haber puesto los dos a la vez,

porque habríais sido los dos primeros

despropósitos de "Masterchef 4".

Porque este quizá sea el primero

que no vamos a probar ninguno.

Y lo entiendo perfectamente.

Ponte las pilas porque si no te vas a ir de aquí volando.

Gracias, chef.

Me siento un poco chafada, pero tenían razón.

Y a mí me fastidia que a veces tengan la razón.

Aspirantes, ha llegado el momento de saber

cuál es el mejor plato

de esta primera prueba de "Masterchef 4".

Pero para eso el jurado tiene que deliberar.

Adelante.

Van a dar un paso adelante Raquel, David y Juan.

Este jurado ha decidido

que el mejor plato de esta prueba...

ha sido el de David.

(Aplausos)

¡Sí!

Obviamente pues ha sido gracias a Mateo.

El tío me ha ayudado un montón,

y no sé si lo hubiera sacado igual

Pero ha sido una ayuda descomunal.

Bueno, David, enhorabuena.

Ya puedes presumir de ser

el primer ganador de una prueba en esta temporada.

Bueno, algo es algo.

Pero quién sabe qué responsabilidad conlleva esto.

De todos modos os aviso a todos, ¿eh?

Preparaos, porque nos vamos a un lugar

donde podéis sentir un gran vacío.

Impresiona, ¿eh?

Sí, sí, mira el altar.

Es morena, por eso es una moreneta, porque es negra.

La verdad que es muy bonito. Me encanta.

Brutal.

A mí me gustaría que tocasen el órgano y cantasen.

(Canción del coro)

(Canción del coro)

Jo, tío.

(Canción del coro)

(CANCIÓN DEL CORO)

(Canción del coro)

(Canción del coro)

En el momento que vi a los niños cantar

me acordé mucho de una nieta que tengo

que la llevo al cola, que tiene 10 años.

Y me está echando mucho de menos.

Yo no soy una persona de llorar,

y ha sido super emotivo.

Se me han venido pues cosas a la cabeza.

Y me ha roto, la verdad es que me ha roto.

Yo no soy una persona que asista mucho a la iglesia.

Y la última fue mi boda. Quizá fue la primera vez

que he visto llorar a mi padre en toda mi vida.

Tiene 70 años, está como un roble.

Pero bueno, el tiempo pasa, y las oportunidades

parta decir a la gente que la quieres pues...

pues cada vez son menos.

(Canción del coro)

(Canción del coro)

(Canción del coro)

(Canción del coro)

Qué fuerte.

Los chicos lo hicieron genial.

Cantaron como los ángeles.

Me hubiera gustado que mi hijo

hubiera visto a esos niños cantar.

Estar aquí en la primera prueba de exteriores

pues es flipante.

Flipante y ahora veremos qué tal se nos da.

Estamos a pocos kilómetros de mi ciudad natal.

Y como os podéis imaginar este es un lugar

muy especial para mí.

Para mí, para Pepe y también para Samantha,

que estamos fascinados por el espíritu monacal

que se respira en este santuario.

Aspirantes, aquí tenéis toda la información necesaria

para enfrentaros al reto de hoy.

David, tú como ganador de la prueba anterior

y como capitán tienes la responsabilidad

de leer el contenido de este sobre a tus compañeros.

¿Eso qué es?

Aspirantes, sosegaos.

Cocinad sin perder la paz interior

y que la magia de esta

emblemática montaña os acompañe.

Gracias.

(LEE) Los jueces estamos temporalmente en recogimiento.

Eso significa que tendréis que organizaros solos.

Debéis elegir al segundo capitán,

dividiros en dos equipos, escoger color rojo o azul,

y decidir qué dos platos del menú cocinará cada equipo.

Me parece bien, porque nos ha dado confianza

para que hagamos lo que creamos

más conveniente.

(LEE) Como nos encontramos en Cataluña,

proclamada Región Europea de la Gastronomía en 2016

cocinaréis con productos

tradicionales de la zona de gran calidad.

El menú consta de un entrante, xatonada o...

Xatonada.

Xatonada. -No sé cómo es.

(LEE) Un primero que son croquetas de jabalí guisado.

Un segundo, monchetas de judía de Castellfollit del Boix

con robellón y butifarra esparragada.

Y un postre, mus de mató con miel.

Y eso es todo.

¡Bien!

¿Tú manejas esto?

Yo pienso que si los tres platos mejores de ayer

fueron el mío, y el de Juanillo y la gemela

hacemos una votación y que salga uno de los dos.

Votos para Raquel. Levantad la mano, ya.

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve.

Ya está.

No me esperaba ser capitana.

Pero lo voy a intentar

y lo voy a hacer lo mejor posible.

¿Empiezo eligiendo yo? -Claro.

¿Esto es como en el patio? -Claro.

A ver.

Ser capitán de un equipo me hacía ilusión

pero lo que peor llevo sobre todo es la elección

de los compañeros de mi equipo, porque tengo afinidad

con todos los de la casa.

A Angelillo.

Yo a Virginia.

Yo quiero consultar un poco.

A Salva. -Sí.

A Rocío. -Juanillo, la juventud aquí.

Dani, para acá.

Vamos, vamos, vamos.

A Pablo. Venga, Pablo, ven.

A José Luis.

¿Natalia? ¿Seguro?

Sí. -Venga, Natalia.

Emi, al equipo.

He cogido más bien a los mayores

más que a los jóvenes.

Porque los años es sabiduría.

"Reichel".

Ana, vente conmigo.

Y nosotros a Esmeralda. -¡Vamos, Esmeralda!

Que me hayan elegido la penúltima sinceramente

me ha molestado un poco porque yo soy muy competitiva

y nunca me gusta que me elijan o estar en el final.

¿Yo soy el azul? -Tú eres el azul.

Entonces dejamos que elija ella el plato.

Tú has cogido el color. -Vale, sí.

Nosotros vamos a hacer el segundo plato.

Nosotros cogemos el postre, mus de mató con miel.

Creemos que el postre es muy importante

y algo que podemos lucirnos bastante.

La xatonada.

Pues nosotros las croquetas. -No queda otra, ¿no?

No lo veo difícil.

Creo que hemos escalonado los platos

para que nos dé tiempo a hacerlos.

¡Vamos, vamos! -¡Venga!

Venga, tíos.

Emilia, Aniuska y Daniel se ponen aquí.

Que es la zona fría.

Pablo, te encargas de la bechamel.

Raquel desmigar. Salva conmigo a hacer la mus.

Rocío, Virginia y José Luis en esta zona

para empezar a cocinar en caliente, ¿vale?

Natalia, vas a desmigar carne.

Ángel, te encargas de picar cebolla.

No sabemos cuántos comensales tenemos.

Vamos a hacer mejor que sobre que no que falte.

¿Y cuánto tiempo tenemos, Raquel?

Pues tampoco lo sabemos.

Venga, que nosotros somos todoterreno.

Lo vamos a bordar.

Vamos, equipo, ¿eh?

¿Hacemos todas las salchichas? -Sí, sí.

Todita, ¿no?

Salva, asegúrame esto. Mira si está bien metido.

Baja la báscula. -Voy a ir pesando, ¿vale?

Voy a ir pesando el ingrediente.

Necesitamos un bol.

¿Qué te pasa? ¿Qué necesitas?

¿Lo tienes? -Tengo.

¿Qué tal va la cebolla? -David, muy bien.

Aquí ya le queda poco.

¿Qué tal va el desmigado? -De maravilla.

Bien, capitán.

Pasarlo bien, tíos. Sobre todo pasarlo bien.

Oído, capitán.

Para mí el papel del capitán es motivar a tu equipo,

ordenarle y juntos trabajar en equipo y hacia arriba.

Vamos a ver qué corte le damos a esto, cariño.

Como dicen en mi tierra, a pellizcos.

Vamos, que tenemos que ganar. -¡Vamos, equipo!

Que la abuela no se puede ir a su casa.

¡Vamos, estamos bien unidos!

¿Cómo van las salchichas? -Ahí sacando la chicha.

Qué bien lo estás haciendo, Dani.

¿Te has fijado, eh? La mohama sí que...

Cómo se nota que es del sur,

hijo, la mojama. -De Barbate.

Mi personalidad es ir hablando

y que la gente lo haga de buen rollo,

que hubiera buen rollo siempre en la cocina.

¿Partimos un pan entero? -No, hombre.

Para freírlo. -Un pan entero no.

Mira, conque friamos una boba creo que bastante.

Un pan entero. -Eso es un payés, no una boba.

Una boba dice. (RÍE) Tú sí que eres boba.

Gelatina hidratada y vamos a ver

si calentamos la nata para introducir la gelatina.

Estoy metiéndole gelatina ya.

Ponerle mucho cariño al desmenuzado,

que eso se nota luego. ¿Vale, chicas?

Sí.

Esto tiene que estar montadito, tío.

Más guay. -Más guay, tío.

Vir, conque hagas así ya está. Va mejor, clac, ya está.

Así no te cortas tanto.

Una raja por en medio, mira, con que me hagas así.

Son maneras. Qué diferente hacemos todo, ¿eh?

Sí. -De un sitio a otro, ¿eh?

Chicas, ¿cómo lleváis la ensalada?

Ahí vamos.

(CANTURREA) Salchicha...

¿Echo pimienta? -No, muy fuerte.

No, le tienes que echar un poquito de pimienta.

Hay que darle un poquito de rocanrol.

¡Rocanrol!

Después lleva su mosto, sus ajitos, lleva sus pasitas.

Olé, olé y olé. Venga.

Nos han pedido una butifarra con mongetes,

que es un plato típico catalán, pero que mis compañeros

han querido tunear un poquito para que no quedase tan...

Porque lo veían "zozo".

Capitán, esto se está cogiendo.

Sí, tiene que estar tostadito.

¡Pues suéltalo, suéltalo!

(RÍEN)

¿Las ñoras cómo van, José Luis? -Las ñoras están bien.

¿Están bien? ¿No está malita ninguna?

¿No lloran? ¿Lloran?

(RÍE) No, no.

A la cebolla le queda muy poquito, David.

No, que nos hace falta más. Esto sólo son 550 gramos.

¿Y cuánto necesitamos?

Necesitamos cuatro boles como estos.

Cebolla, David. -Voy ahora mismo.

Acabo y voy ahora mismo. Venga, vamos, vamos.

¿Qué tal va eso? -Ya está.

Apágale el fuego, reservamos en temperatura.

¿Lo has probado? -No, ¿qué tal está?

Está dulce, tío. Pruébalo.

¿Es el requesón? -Está dulcísimo.

El mató está superdulce, macho. -Pues corrige el azúcar.

¿Y cómo lo corrijo? ¿Le echo sal o no?

Sal te va a potenciar el azúcar.

No le eches sal porque te potencia el azúcar.

¿Le echo más requesón?

Le puedes echar más nata si quieres.

Un poco más de mató, el mató es neutro el sabor.

Creo que David, perdió un momento los papeles porque estaba

con el postre y no salía. Creo que tiene que meter

un poco más la cabeza y el hocico por ser su responsabilidad.

¿Chicas, cómo vais? (TODAS) Bien.

¡Que no lleve pimienta, chicos! No chillemos, va.

Vamos, tíos, eh.

Hola, aspirantes, cuánto tiempo sin veros, nosotros bastante

relajaditos, mucha paz interior, ¿eh, Jorge?

Aquí se está muy a gusto, Pepito. Os veo un pelín agobiados, ¿no?

Sí. Sí, chef.

David, por favor, venga usted para acá.

Juan, báteme eso, mézclamelo, por fa, incorpóralo ahí.

¿Quién es el otro capitán? Raquel.

Raquel, por favor, ¿puede usted venir por aquí?

¿Para cuántas personas cocináis? Pues no lo sé.

Oye, Jorge, Por favor.

Aspirantes, estáis cocinando para 80 comensales,

o sea, que ya podéis correr.

¡Dadle chicha! ¡Ánimo, equipo, 80, sin miedo!

Contáis con 130 minutos en total.

En el minuto 70 saldrá la xatonada,

en 90, las croquetas,

en el 110, las mongetes,

y en el 130 el postre. ¿Lo tenéis claro o no?

(TODOS) ¡Sí, chef!

Una cosa más, aspirantes, y esto afecta al equipo azul,

quiero que sepáis que habéis consumido ya

vuestra primera media hora de cocinado.

Madre mía, pues la xatonada no da...

Así que solo os quedan 40 minutos para sacar

un entrante para 80 personas.

¡¿Oído?! (TODOS) ¡Sí, chef!

A cocinar, que ya tenéis la información.

Tío, hay que incorporar esto, porque necesitamos...

Estaba con mucha azúcar y poco requesón, échala ahí.

Esto está, eh, eh, eh...

(Pitidos)

Por favor, volvemos a echar más ensalada porque no creo

que tengamos bastante para 80.

Vale, la harina dentro, David.

Vale, dale caña, tío.

¿Cómo veis a los equipos? Por, ahora, no van demasiado mal.

El azul, las judías y xatonada tiene más trabajo, pero si sabes

la receta es más fácil. El rojo, como no se pongan

con la base de las croquetas, no enfrían y será muy complicado.

Venga, recuerda, son 80. Sí, sí.

Yo tengo claro mi equipo.

Equipo... Yo, con el azul.

¿Y si ponemos las manos en este cucharón y el último

que no pueda poner la mano, gana?

Vale.

¿Ves? He ganado.

He ganado. Qué facilidad.

Elige equipo. El azul.

Yo, el rojo que tiene más gente.

Voy a por ti, chaval, me he quedado con tu cara.

¿Qué tal va la bechamel?

David, prueba, la harina está cruda.

¿Cruda la harina? Sí, ven.

Confío, confío, dale caña.

A ver tú que calculas,... -Dime cuánto hay, di números.

Ahí hay 1, 3, 4, 0. -1350, ok, pesa el resto.

Resta 2700 a la suma de lo que dé. Tus huevos ahí.

Vale, esto pesa 4, 3, 0, 3.

Menos 1350, aproximadamente, 3 Kg. Eres Dios, nano.

¿La salsa cómo va, Raquel?

Mira, estoy a ver cómo me sale esto.

¿Echamos aceite? No, luego se emulsiona, luego.

Raquel, ¿por qué hemos hervido las ñoras 25 minutos?

Porque tienen que estar

tiernecitas, ¿no? ¿Tiernecitas?

¿Qué es un filete la ñora? No.

La ñora se puede hidratar un rato en agua fría,

incluso, escaldarla, pero cocinarla

25 minutos es una soberbia tontería.

Esto es la base del plato, ¿vale? y que tenga power,

bien de sal, de vinagre, de aceite y tal...

El equipo azul elaborará una xatonada,

plato típico de Cataluña, lo más importante, la salsa

que lleva almendras, avellanas tostadas, unas ñoras,

pimiento seco hidratado y texturizado, sal,

aceite de oliva, pan y harán una salsa bien emulsionada.

Cuando la tengan la acompañarán con lo típico, salazones,

ahora, bacalao desmigado, unas anchoas, una mojama...

Y poquito más; escarola, la hoja que suele acompañar,

y unas aceitunas arlequinas y unas aceitunas de Aragón.

Un plato sencillo, muy tradicional, que bien hecho es de 10.

¿Oye, xatonada, tenemos la alubia, tenemos la lechuga?

La tenemos, ¿verdad, la escarola?

Vamos, chicos, necesitamos más vida, ¿eh?

Oído. Oído, vamos bien.

La leche, no dejéis una cosa sin hacer otra.

Atención, esta leche se está calentando,

cuidado, que no se pegue el fondo.

Venga.

El equipo rojo hará unas croquetas de jabalí y un civet de jabalí,

¿qué es? Un guiso de jabalí con vino tinto,

para, luego, desmenuzarlo y con ese jugo se lo echaremos

a la masa de las croquetas y hacer esa masa es muy sencillo,

harina, mantequilla y leche.

Lo ponemos a punto de sal y echamos la farsa,

que es el relleno del civet.

Enfriamos, rápidamente, para eso tienen un abatidor

de temperatura, y boleamos,

pasamos por harina, huevo, pan rallado y a freír.

¿Tú eres catalana, no? Sí.

No me lo creo,

¿qué tontería es esta, una boloñesa?

No, boloñesa, no, se están rehogando.

Se están rehogando, ¿no?

Sí, porque decía Andalucía que estaba zozo.

¿Zozo? Zozo.

Esto no está zozo, está estúpido.

Estofar... No, las mongetes con butifarra,

normalmente, son mongetes cocidas y una butifarra asada al lado.

Correcto. Tú, di: "Oye, soy de aquí,

fiaros de mí, esto no se hace así".

Lo he dicho, pero que no, que queda muy zozo,

queda muy zozo, luego, veremos cómo queda.

Tampoco puedo decir que lo hacemos así por mis narices,

cuando sea capitana se hará

como yo diga y se tenga que hacer o como creo que se hace.

Es como si me manda a Jerez a hacer un pucherito,

ya veremos cómo lo hacemos.

Estáis haciendo mongetes a la boloñesa.

Ahí hay un picado de carne bobo, absurdo, sin sentido.

Que lo sepas, te digo, hay 40 minutos,

si tenéis butifarra, que se vea y digan: "Ah, esto es butifarra".

¿Vale?

Las judías, limpias... con la butifarra por encima.

Zozo... Muy zozo.

Pero es así.

¿Una judía solo cocida? Vamos a echarle algo, ¿no?

Que eso se estofe,

que eso tenga fundamento, que tuviera más gracia.

Las refregamos un poquito y la salchicha arriba de adorno.

Siéntate. Esto no lo quiero tirar.

No, ni lo vamos a tirar, se lo rebujamos con aquello.

Vale, pero no muy bestia. No, poquito.

Estas, al horno, toda al horno,

tengo 80 de estas, la vamos a hacer...

A ver, Rocío, somos un equipo, lo hacemos todos.

Tranquilo. -Hemos de salvar el plato.

Por eso, venga, lo hacemos todos, no, uno.

Confiamos en Rocío y nos dejamos llevar por ella

por lo que ella nos dijo porque ni yo he comido la xantoná,

ni he comido las muchetas,

ni he comido la butifarra.

No le eches sal, por favor. No, ya está bien.

Esto, fuera, el caldito

lo tenía reservado. ¿Dónde está?

El equipo azul hace un plato principal representativo

de la cocina catalana, muncheta con butifarra.

Hay varias maneras de hacerla, la más sencilla, cocinar

una buena muncheta, como la del ganet, cocinada,

añadir, quizá, ajo, perejil,

y acompañarla con una butifarra a la brasa.

Cuando se corta y se asa abierta, se llama esparracada.

Ellos harán una variante más completa, un sofrito,

unos piñones, unas pasas, un vino moscatel,

guisarán las judías en esa base y añadirán la butifarra.

Ya veremos cómo lo hacen. No me entero de nada,

te escuchaba con la receta y estabas, ¿monchetas, monyetas?

Munchetas... Munchetas.

Mira, o munchetas o alubias, pero, no le llames monchetas.

¿Monchetas? Fatal.

No,... No.

¿Cómo va lo de las croquetas? Me tiene preocupado.

Ahí está, tenemos las bechameles, metemos las bandejas y al frigo.

¿Lo probasteis de sal? Sí, lo probamos.

¿Cómo está? Ligeramente, soso.

Venga, claro, está muy soso.

Vamos.

Sal. Veo organizando a Pablo

el equipo más que a ti, ¿qué te pasa?

Estoy en ambos lados, en pastelería y en...

Oye, que esto es un miel y mató, es una mousse,

veo juniors hacerlo mucho más deprisa.

Es difícil llevar un equipo de cocina, integrado por 7 personas

más tú, una responsabilidad

de sacar un plato a tiempo, rico,

pues es un peso, ¿no?

¿Cuántas croquetas van por persona? Tres, la idea es tres.

Tres, muy austero, ¿no?

Bueno, el sabor de la croqueta está bien.

Sí, ya vi que lo has probado y sabe rico, vamos,

ni habías metido el dedo en la cuchara para probarlo.

Eh, digo yo, ¿por qué nos matamos tanto y no cogemos otra olla

y ponemos ahí otro, lo dividimos y hacemos dos?

Se puede hacer, pero, no tenemos las cantidades divididas.

Podría salir, bueno... La cantidad está ahí,

eso se reparte aquí, nos ponemos en ese fuego y estamos dos.

Es el doble de costoso, ¿eh?

Esto no cuesta ahora, tío, ahora, no cuesta.

Pablo, tenía una idea muy clara de hacerlo todo en un perolo,

pero, no somos Hulk ninguno y pensé que entre todos

podíamos echar una mano.

David, mira, una opción, ahí están con la olla a reventar,

está la olla a reventar,

¿por qué no coger una olla,

ponemos mitad ahí y estamos dos? Sí, sí.

Haced eso, porque no tenemos nada, escuchad a Ángel.

Cuidado... -¿Cuál es la actuación?

Ponla aquí en medio, aquí en medio, trae.

Yo hacía la bechamel en una olla grande, no estaban del todo

mezcladas las proporciones, faltaba leche y caldo por mezclar.

El problema podía ser que las dos bechameles no fuesen iguales.

Inicialmente, me pareció que no era una buena idea.

Pablo es un tío de ideas fijas, pero, en un equipo somos muchos

y lo que piense uno, también, es decisión de otros.

Enchufa esto, por fi.

Estoy preocupado porque, claro, está tu hermana

y tu madre aquí en la grabación,

y me dice:"¿Sabes que Jordi, de pequeñito, los 11 de cada mes

venía y se subía la montaña con sus amiguetes a ver O.V.N.I.S.?

(RÍE) Ja, ja, ja.

Cuando subíais todos,

¿qué decíais?: "Vengo de Raticulín".

720 metros de caída hay aquí.

¿Subíais con túnica sin túnica, cómo lo hacíais?

Joder, esto sí que no lo sabía yo.

Mantente alejado de mi madre,

que no te vea cerca de ella, gañán.

Vamos ahí. Venga.

Vamos.

Vale... Vale, vale...

Equipo rojo, equipo azul, como siempre, os recuerdo

que para nosotros es muy importante que calculéis bien las cantidades

porque nuestro supermercado proveedor de alimentos,

donará el restante a comedores sociales.

¡La salchicha! La salchicha, ha dicho.

¡La zalchicha! -¡La zalchicha!

Equipo azul, vamos a ponernos serios, lo de las alubias

con butifarra, las munchetas es un ridículo.

Rocío, me da igual quién es el capitán

sabes cómo va, no quiero magia,

no quiero fantasía, quiero unas alubias con butifarra.

Corred, volar, tenéis media horita para hacer eso.

¡Y volar!

A mí no me echa la bronca por cosas que sé, no, tío, no,

me da mucha rabia, es la segunda vez.

Estamos perdiendo un poco los nervios, ¿no?

No, los nervios, no, si me como la bronca, es porque digo

lo que hago, si no, no me la como.

Rocío, somos un equipo. Ya, pero hablan de Cataluña

por el rollo de que soy catalana.

Vamos a hacer las salchichas así, lo arreglamos y ya está.

Me costó mucho reprimirme porque tengo carácter,

pero, no quería enfadarme con nadie y aun así ya solté algún grito.

Alto, baja el fuego de ahí, mantenlo caliente.

Pero, déjala trabajar. Lo ha apagado y no sé por qué.

Venga, vamos... Hombre, por Dios.

Esto es ya para volverse loco, vamos.

Yo creo que Rocío en algún momento se creyó que tenía

que mandar porque era la que entendía más la receta.

No me gusta que me chillen, a mí me mandan hacer algo y lo hago.

A ver, me molestó un poquillo, pero, que no pasa nada.

Es muy... No, no, pero, no...

Equipo azul, estamos a pocos minutos de montar las esquechadas,

pero, hoy el emplatado va a ser muy singular.

O sea, que venid para acá, capitanes.

Los comensales se encuentran lejos de las cocinas,

o sea, pegados a la montaña de Montserrat, que es un enclave

espectacular que el s. XVI alojaba las caballerizas.

Tendréis que preparar toda la comida para su transporte

y la emplataréis junto al salón de comensales.

Elegiréis a tres responsables del emplatado de vuestro equipo.

Pensadlo bien porque no volverán. Vale.

Raquel, tres nombres. Va a subir Virginia,

Daniel y va a subir, Ana.

David,... A Rachel,...

A Salva,... A Ángel.

Ok. Bueno, chavales, ¿relajados?

Sí. Corre, venga, hombre.

Metes, que vaya subiendo, que vaya haciendo como

una especie de tres pisos.

Chicos, dos grupos de croquetas, por favor.

Tendremos a las amas de casa mirándonos

como no hagamos bien las croquetas.

Nos fusilan.

David, un segundo, te necesitamos.

A ver, orden, por favor, una persona que haga la medida,

tú, le pasas harina, tú, las pasas de la harina al huevo

y otro, al rebozado, no hay más.

No hay más y las guardáis, y luego se fríen todas, ya está.

Mira, mira,...

Uniformes, tíos, por favor. Chicos, alto, alto.

Se bolea primero, atención, se bolea primero la bola, ¿vale?

y aquí, podemos mover las croquetas así para bolear, ¿vale?

No podemos estar 1 minuto con una croqueta,

esto tiene que ser pam, pam.

Esto lo veo enorme y no va a quedar, no va a quedar bien.

Aspirantes, nos visitan unos amigos muy especiales que ya estuvieron

en el Junior y que hoy vienen a ver qué hacéis.

7 estrellas Michelin, un referente de la cocina

de este país, Carme Ruscalleda, y su hijo, Raül Balam,

que oficia las cocinas

de Moments Barcelona con 2 estrellas Michelin.

Este año, además, Carme, es la embajadora de Cataluña.

Sabéis que es región europea de la gastronomía

y es un reconocimiento que pone

la excelencia de nuestros productos, la cocina

y las tradiciones de aquí, de Cataluña, o sea,

que todo el mundo firme.

Bueno, equipo azul, una xatonada.

Es un plato completo. Como es, también, el otro plato

emblemático, de la cocina catalana que es las munchetas en butifarra.

Ellos hicieron un ragut y ahí

quieren cocinar las alubias, ¿qué te parece?

Me parece que la cocina es libre de versionar,

lo que pasa es que, entonces, cuando la presentes

no digas butifarra amb mongetes, porque desorientas a quien lo pide.

Dale la vuelta y véndelo como un ragut.

Creo que rectificaron un poco, veremos cómo sale.

Señores, pónganse las pilas, hasta ahora.

De críticos, portarse bien.

No, críticos para nada, constructivos siempre.

El equipo rojo, tiene varios problemas,

hacen croquetas para 80. Huele bien el aceite,

está friendo a buen ritmo.

¿La mousse está bien,

no está cortada? Está perfecta.

No se puede hacer mejor.

David es el capitán, que se calienta.

¿Cómo ves que los hombres lleven barba en la cocina y eso?

Bueno, en estos momentos con tanta moda hipster,

no tengo ningún barbudo, pero, todo llegará.

Cuando llegue, me lo plantearé,

pero, eso tiene solución, se afeita y ya está.

Todavía dejamos apartada la solución.

Si ganamos, me rapo el pelo. Ole...

Ole. Si ganamos, me rapo.

Illo, illo, esto está a 300, tío, se nos está pegando.

Es que a 300 es una pasada.

Huele a quemado. Sí, huele a quemado.

Se quema algo. Sí, el Dani.

¿Qué coño el Dani, joder? Se está pegando.

Huele a pegado las judías. Quítalas.

¡Quítalas! Ya está, ya está.

Jo, dice que no, están pegadas, ¿quién estaba con las judías?

Nadie. Tal cual están,

vuélcalas y quita el fondo. ¡Quita el fondo, vuélcalas!

No sabe, no sabe a quemado.

Sí sabe, tiene el toquecito, chocho.

El pucherito se nos pegó un poco, cocimos más judías y lo arreglamos

porque una parte, no, pero, bueno...

No, están buenas, están buenas, tía.

Están muy buenas. Están buenas.

¡Atención! Esta señora es la madre de Jordi Cruz.

(TODOS) Guau.

Ahora, entendéis por qué Jordi es tan guapo, ¿no, eh?

Oh, gracias, muchas gracias.

Si algo sabe Jordi Cruz de cocina, es gracias a esta señora

que se lo ha enseñado todo.

¿Tiene buena pinta? Qué viandas, por favor.

¿Quiere usted probar una? Sería un detalle.

Sería un detalle, ¿quema?

No A ver qué te parecen,

dinos la verdad.

¿Cómo lo ves? Muy buena.

¿Sí, y, Jordi, hace croquetas buenas?

Claro, hombre, Jordi lo hace todo bien.

Ay, le ha salido la vena... Maternal...

¿Y esta ensalada la preparas en casa?

Porque eres de Manresa, ¿no?

La xatonada es indispensable... ¿Sí?

Sí, claro. Y lo de las judías con butifarra

eso es muy típico, también, ¿no? Esto ya...

Yo lo preparo en un chimpún.

¿Y por qué no te viniste

con nosotros antes? (RÍEN) Ja, ja, ja.

No, lo tenía muy claro. (RÍEN) Ja, ja, ja.

¿Quieres hacer el favor de no flirtear con mi madre?

Perdona,... La he tratado con...

¿Puede correr el aire? ¿puedes mantener

una cierta distancia de seguridad? ¿Te imaginas que algún día

me pudieras decir: "Papá"?

(RÍEN) Ja, ja, ja.

¿Te imaginas, qué sería eso para ti?

Mi madre es sagrada. Vámonos de la cocina.

Deja a mi santa madre Pepe.

La madre de Jordi no se parece en nada, porque Jordi

es muy serio, muy seco, y la madre es un encanto.

Los comensales ya están aquí. Hoy nos acompañan ilustres

catalanes como Sergio Dalma, Macaco o David Fernández.

Además, lo mejor de la gastronomía catalana, bodegas, colectivos

de cocina, cocineros y expertos en gastronomía y cultura.

Comensales, gracias por estar aquí. Hoy, es la primera vez

que nuestros aspirantes

se enfrentan a una prueba por equipos

y cocinando para un número tan elevado de personas,

por eso, hemos querido que se sientan un poquito más arropados

por invitados tan especiales como vosotros.

Espero, de corazón, que lo disfrutéis.

(APLAUDEN)

Chicas, hay que empezar a cerrar las cosas que nos quedamos aquí.

¿Has echado de estas? No, eso, no,

eso es porque tiene la gelatina un poco suelta.

Si hay un postre clásico en Cataluña es miel y mató.

¿Qué hacemos? Una mousse de requesón, que es el mató,

aquí en Cataluña, lo rompemos y desmenuzamos,

hervimos nata o leche, echamos hojas de gelatina,

previamente, hidratadas, dejamos de que cuaje

y se lo echamos a la leche y a la nata.

Y esto lo mezclamos con el requesón y será

una mousse perfecta, como cuajada, pero con el sabor del requesón.

Y, luego, la mejor miel de la zona que esta zona

es fantástica para la miel, tan sencillo como eso.

¿Esto cómo lo llevamos, lo ponemos en batea?

No, así, así.

Aguanta, aguanta.

Tu marido era chef, ¿no? Sí, chef de comer.

(RÍEN) Ja, ja, ja.

Yo chef lo preparo y el chef lo come.

(RÍEN) Ja, ja, ja.

A ver, equipo azul, espero que estas risas

no se transformen en lágrimas.

Daniel, Virginia, Aniuska,

conmigo a la zona de emplatado, vámonos.

Espera, que pongo el film...

No, no... ¿Te apañas?

Ponlo ahí, así. Vámonos.

El bacalao, no os olvidéis el bacalao.

Estoy nerviosa no porque no confíe en la gente de arriba,

sino porque me haber ido al emplatado

y ver que todo quedará a mi gusto.

Venga, va, vamos.

Equipo rojo, atención, en 10 minutos tenéis que llevar

las croquetas a la zona de emplatado, ¿oído?

Vale, oído, chicos, estamos a tiempo.

Venga, que no quiero perder esta primera prueba

de exteriores, vamos a darle marcha, volamos.

Os quiero ver correr, porque no llegáis.

Todas las M para arriba, M, para arriba.

Así me gusta, todo bien

organizado y un emplatado que merezca la pena.

Contad, ¿cuántos hay? ¡¿Oído?!

Oído, chef.

24. -Poned platos encima, encima.

Ana, el bacalao, primero, venga.

Vamos, Ana, ¿cómo vas? Más rápida, Ana.

Aquí hace falta bacalao, Ana, esto no tiene bacalao, hija.

Venga, más rápido, más rápido.

Jordi Labanda, qué honor conocerte

cuántos cuadernos tengo con tus ilustraciones.

¿Y de cocina cómo andamos? Porque de dibujar sé que bien.

De dibujo, bien, pero de cocina,

regular, lo que soy muy buen comensal.

Sergio, bienvenido, muchas gracias por hacernos

un hueco porque sé que estás en plena gira con Dalma.

Sí. ¿Tú, eres cocinillas o no?

Algo, sí, me...

A ver, plato estrella de Sergio Dalma.

El risoto con boletus me sale bien.

Qué rico, me tienes que invitar. Venga, hecho.

¿Qué tiene nuestra gastronomía

que atrae tanto y es un referente mundial?

Bueno, creo que se ha trabajado durante mucho tiempo,

tenemos 60 estrellas Michelin,

pero, además, colectivos de cocina en el territorio

y restaurantes... Y el producto, Marian,

tenemos un producto maravilloso.

Tenemos un producto muy arraigado y una calidad de la materia prima

que, luego, contribuye,

directamente, a esa gastronomía que tenemos.

210, quedan 30 croquetas, tíos, dadle chicha que hay que hacer más.

¿Cómo vamos aquí, capitán?

Bien, estamos, tenemos unas 170 hechas, quedan...

Ay, que me equivoqué, si el capitán está aquí.

No es verdad. No creo que haya sido el capitán de nada,

he sido un delegado.

Oye, que no me aclaro, ¿quién manda aquí?

Yo. No le toméis en cuenta,

es pequeño aunque lleve barba.

La democracia y capitanía estuvo presente siempre,

porque pienso que un capitán escucha a todos sus componentes.

A ver, David, ¿estás seguro que te organizas bien?

Sí, hemos montado una cadena de montaje y todo bien organizado.

No lo tengo yo tan claro,

te olvidas de reciclar, anda, venga.

A reciclar. Que no vaya al mar la botella.

Ana,... Sí.

Venga, ¿qué echarás ahora?

No, romesco, no, sigue con el otro emplatado, la mojama, Ana.

Aquí hacen falta anchoas.

A ese plato le faltan anchoas y a este plato, también.

La runner, ¿qué pasa, en la cocina no sabes correr o qué?

Es que... No...

¿Es que, qué? Que no se me da bien emplatar.

Venga, Ana. No quiero... Quiero que corras,

quiero ver velocidad y rápido, vamos, rápido, vamos.

Esa marcha que tú tienes.

Esto deja azul, ¿eh?

Equipo rojo, atención, se acabó el tiempo de cocinado

de las croquetas, Reichel,

Salva, Ángel, sois los responsables.

Que no se caigan, tío. Venga, vamos, venga,

si lo hace con cuidado no pasa nada, eso es.

Venga, con mucho cuidado, vamos, venga.

Estoy contento que David me eligiera para emplatar

porque es una responsabilidad

muy grande y me da seguridad a mí mismo.

¡Vamos, equipo rojo, rápido, por favor, venid a emplatar!

A ver, la croqueta, ¿está fría o caliente?

La croqueta, templadita. ¿Templadita dónde se pone?

En el plato.

En un plato caliente, en el calienta platos.

Esto es una cocina profesional, aquí sin tonterías.

Aspirantes, quiero que sepáis

que el equipo rojo acaba de llegar.

Las croquetas están hechas, o sea, que no sé si vais

a llegar a tiempo porque no podemos servir las croquetas

antes que la xatonada.

Así que quiero veros correr, correr, correr, o me pongo

la chaquetilla, pero, si me la pongo, la fastidiamos.

Más rápido, más rápido, vamos, vamos, vamos.

A continuación, van a degustar un menú elaborado con productos

típicos de la zona, como entrante,

el equipo azul ha elaborado una xatonada.

(Canción "Volar")

¿Cómo vais, chicos? Acabando.

Acabando, ¿todo bien, en orden, tenéis de todo?

Agobiado. ¿Por qué?

Porque hay que correr mucho. Terminad rápido, vamos.

Sí, chef.

(Canción de Macaco)

Buenas, yo es que es pasar por aquí y ver a Macaco

y me entra como buen rollo.

Sí, es verdad, porque tú, siempre con esas canciones tan positivas,

¿y de cocina, cómo andamos?

Tengo mis recetas, también. ¿Sí, cuáles son?

Hago, por ejemplo, me gusta mucho la cosa

de la semilla, hago canciones que tienen que ver

porque me gusta la naturaleza...

Oye, eso tiene su enjundia, ¿eh?

Claro, y si no, como tienes a Raül al lado...

Le copiaré... A ver si se te pega algo.

¿Qué os parece la ensalada? Está buena, pero, creo

que le falta un poco de aliño no sé qué pensáis vosotros.

Hay como mucho verde y poca sustancia, parece, ¿no?

Falta cantidad de bacalao y falta cantidad romesco

para que la ensalada sea una xatonada como Dios manda.

Vuestros compañeros os esperan para poder

emplatar las munchetas... Así que,... Venga.

Vale, vale, ahora, saca, saca...

¿Otra, eh? ¿Pasáis por aquí?

Que lo cogen los camareros del armario.

A ver, por lógica, se llevarán los primeros

los que no estén en el armario. Corriendo, rápido,

esto empieza ya a ir muy rápido...

Ángel. ¿Qué?

Que ya no hay más platos, hay que cogerlos de aquí.

¿Pero, cómo que no? A ver,

se desmontan estos, se quitan y montan los de debajo.

Esas dejadlas ahí calentitas y que salgan las últimas.

Vale, vale, perfecto.

A continuación, vamos a servir el primer plato, en este caso,

son unas croquetas de jabalí guisado

y las ha elaborado el equipo rojo.

(Música)

¿Qué tal, qué os parece a los expertos estas croquetas?

A mí, me han gustado mucho,

como unas croquetas de asado magníficas.

Están muy buenas de sabor, muy buenas.

¿Cómo van esas croquetas de jabalí?

Pues, bien, sabrosas. ¿Sí, todo rico?

Delicadas, bien.

El equipo rojo ha acabado de emplatar, os toca empezar aquí.

Rápido, ¿cómo lo vais a hacer?

Vamos a poner abajo las munchetas, la butifarra encima

que la abrimos para que queden más presentables,

y ponemos un champiñón con aceite y perejil.

Vamos, yo quiero veros hacerlo.

Nena...

Toma, esto te lo tienes que poner

en el brazo, si no, no vas a ir y venir.

Cuidado, cuidado,...

¿Cómo van esas avellanas? Dadle chicha.

Sí, sí. No queda nada para acabar.

Boca abajo. No, no, no...

Que quedan más bonitas,

que están doraditas y le dan algo de color.

El tiempo de cocinado del postre ha terminado,

así que venga, por favor,

cojámoslo y lo llevamos a la zona de emplatado.

Venga, vamos, chicos, equipo rojo.

Ana, te falta ahí, vamos, Ana, más rápido, montadita.

Esto es una cadena, lo que tenemos que ir es rápido.

Venga, Ana.

Venga, que se enfría.

Esto os lo podéis llevar ya.

Me pongo yo con la muncheta, ¿eh?

Seguimos con el segundo plato,

son unas monchetas con robellons y butifarra esparracada

y las ha elaborado el equipo azul.

(Música)

Sabor, bastante bueno, pero...

No tiene color. Sobre todo, cuando buscas

una butifarra esparracada,

buscas que sea una butifarra partida...

En crudo y esta da la sensación que la han cocido

y, luego, la han partido, con lo cual no es esparracada,

es una butifarra cortada por la mitad.

Hola, chef. Bueno, ¿contentos?

Sí. Muchas cosas

no me gustaron un pelo.

Sí, chef. ¿Vale? Por ejemplo,...

Este regalito que me encontré aquí abajo, no solo

es un despilfarro de comida, además, está quemado.

¿Estamos de acuerdo? Sí, chef.

Estas cosas no me han gustado.

Vamos que nos quedan mousses, venga, vamos.

Esto es una locura.

Vamos, chicos, vamos bien, vamos bien.

La miel, que mancha mucho,

si la sacas directamente del tarro, en vez de meterla en un biberón.

En un biberón, haces: ¡Ta! Y corta. ¿Vale?

El emplatado de la mousse, a la hora de poner la miel,

ha sido cutre. La responsabilidad ha sido nuestra,

más que del capitán. Porque el capitán confía

en nosotros y nosotros hemos, no fallado, pero sí hemos retrasado

un poco el terminado de la mousse.

¿Estás en el monte con las almendras en la mano?

¿Te gustaría que en un restaurante te pongan las almendras de la mano?

No. Te iba a decir que sí, pero no.

-Estoy aborreciendo la miel.

Vamos a ponerle ahora el punto dulce a la jornada

con un postre que ha elaborado el equipo rojo.

Es una mousse de mató con miel y frutos secos.

Dyango, qué honor. Cuéntame. A ver. Los platos.

Azul. ¿Azul?

¿Así? ¿Del tirón? Del tirón.

-Se notaba un poquito más lo que es la nata,

que no lo que es el mató, que era el ingrediente principal.

-Se notaba más la nata que el mató.

-Yo me quedo con el equipo rojo.

-Yo, el azul. -Yo, con el azul.

Comensales, ha sido todo un honor contar con gente

tan talentosa como vosotros

en una comida tan especial para nosotros.

Espero que la hayáis disfrutado.

Muchísimas gracias por acogernos en este entorno tan espectacular.

Y, en especial, a la Agencia Catalana de Turismo

por hacernos sentir como en casa. Gracias.

Para este jurado y para los que damos vida

a las cocinas de "MasterChef", siempre es un orgullo

poder hablar de gastronomía, de las muchas cocinas

de nuestro país y de las bondades de sus productos.

Imaginaos para un servidor lo que es hacerlo en su tierra.

A todos, gracias por la complicidad.

Y como dice Eva, hasta siempre.

(APLAUDEN)

En el veredicto no sé lo que va a pasar.

Los dos equipos creo que estamos aptos para ganar.

Aspirantes, la primera prueba de exteriores siempre es muy dura.

Quiero que os quedéis con lo que habéis aprendido.

Que seguro que ha sido mucho.

Aspirantes, este año se ve que tenéis bastante nivel.

Pero es verdad que, como todo, se puede mejorar.

Equipo rojo, os habéis organizado muy bien.

Aunque es verdad que no os habéis planteado

en ningún momento para cuántos comensales cocinabais,

ni el tiempo que teníais para ejecutarlo,

menos que cuando entramos,

os hemos puesto las pilas y habéis tirado.

David.

Tú eras el capitán del equipo rojo

y has arrancado con mucha fuerza.

Pero es verdad que te has ido difuminando.

Y a los pocos minutos, un capitán en la sombra

ha ido tomando el mando y has dejado que liderada Pablo.

No estoy de acuerdo.

Pablo se ha encargado más de probar los platos,

porque era el miembro catalán que conocía el plato.

Era el punto de referencia para probar el sabor.

Pero he estado siempre al pié del cañón.

Mi equipo me lo ha dicho, que sabían perfectamente

quién era el capitán. Me han respondido adecuadamente

en todo momento. Si mi equipo está conmigo

a muerte, yo estoy contento.

Pablo.

Está muy bien llevar la voz cantante,

si ves que en tu equipo falta liderazgo.

No me extraña que haya miembros de tu equipo

que te llamen Illuminati.

¿Quién ha dicho eso? Espero que sea de buen rollo.

(RÍEN) -Siempre de corazón.

-Desde el cariño. -Le llamamos Illuminati algunos,

porque no sé si es de Harry Potter, que tiene esa planta de químico,

de mago o algo así.

Sí es cierto que eres un pitagorín,

porque te he visto sumar y restar rápidamente.

Para no tener una libreta,

lo has hecho bastante bien. Vale.

Estoy siempre con mis historias.

Si me preguntan sobre porcentajes, los hago a la caída.

Tengo una facilidad natural para retener 20 000 números.

Ahora bien, en ocasiones, eres incapaz de aceptar

las sugerencias de compañeros.

Aunque te pese, las iniciativas de Ángel eran buenas.

La iniciativa ha sido muy buena.

Ángel, ¿tienes algo que decir?

No. No tengo nada que decir.

Yo creía que era una buena idea y, al final, ha sido así.

Hemos adelantado bastante.

Hoy salgo bastante más reforzado.

Aparte que la idea ha sido buena

y me ha hecho sentir más seguro, al grupo también.

Cuando hable, creo que pondrán más el oído.

Equipo azul, en vuestro caso, también hemos visto

una pérdida de liderazgo parecida.

Raquel, un paso al frente.

Tú, como David, has empezado con ganas, con energía.

Y, de repente, has perdido fuelle,

dejando que Rocío ocupara un poco tu puesto.

Ser capitán es un marrón.

Por mi forma de ser, no me gusta gritar,

no me gusta tratar mal a nadie.

Y la verdad es que me ha costado un poco de trabajo.

Rocío, tú has sido la capitana en funciones.

Pero, a diferencia de Pablo, has perdido un poco los nervios

y has hablado un poco mal al resto del equipo.

¿Te creías que estabas dirigiendo uno de tus catering?

No considero que haya hablado mal a mi equipo.

Considero que tengo un carácter fuerte,

pero mi equipo no se ha sentido ofendido.

Me sentí como en uno de mis catering.

Te has puesto a dirigir el cotarro, pensando que lo tenías claro

y hemos cometido un fallo tras otro.

Primero, lo de las ñoras. Las hemos hervido

durante 30 minutos, en vez de hidratarlas o escaldarlas,

con un sabor superflojo.

Luego, las mongetes. Se queman, se pasan de cocción.

Y sacamos una pastarela. Y has decidido sacarlas al comedor.

Y eso que Virginia, después de probarlas,

ha dicho: "Están malas".

La próxima vez te puedo asegurar que se hace.

Aunque yo quede como la mandona de España. Pero se hace.

-Soy consciente que su hermana ha dicho: "No me gusta".

Si eres consciente, no pases el plato. Perdemos y fuera.

-Yo he acatado órdenes. ¿Se saca? Pues se saca.

Si hubiera dependido de mí, a lo mejor, no la hubiera sacado.

Me arrepiento de no haber cogido a mi hermana

y haberle dicho seriamente lo que yo pensaba.

Reichel, ¿a ti te parece medio normal servir

unas avellanas desde tu mano y que, además,

te haga gracia cuando te lo diga y ahora te vuelve a hacer gracia?

A ver, me hace gracia porque me he olvidado dónde estoy,

porque aún es pronto. Pues no te olvides.

Yo me río mucho. Y cuando estoy nerviosa, aún me río más.

Y eso se puede interpretar como que no soy respetuosa

o no le doy la seriedad que merece.

Equipo rojo, tampoco habéis utilizado bien el tiempo,

porque habéis emplatado la miel del postre con cuchara,

en vez de utilizar un biberón.

A pesar de esos fallos, las croquetas han sorprendido

a los comensales, les han gustado y el postre estaba correcto.

Equipo azul. Virginia, has trabajado muy bien

en el emplatado. Has metido caña a tus compañeros

y eso a mí me gusta.

No me impuse más porque la capitana era mi hermana.

Y creí que ella se impondría.

Por todo esto, concluimos por unanimidad

que el equipo ganador del reto de hoy es...

El equipo rojo. (GRITAN DE JÚBILO)

Estoy al 100, al 2000... A tope.

Estoy a tope con mi equipo, a muerte.

-Ya está. No te pongas a llorar. No. Ya está.

-Me quiero ir a mi casa ya. Me quiero ir.

He trabajado muchísimo y no se ha valorado.

Y eso es lo que más rabia me da.

Por lo menos, me podrían haber dicho que he hecho algo bien.

Porque yo me lo he currado mucho.

-Ya está. (LLORA)

No. Me voy a ir a mi casa ya.

Me quiero ir ya. También estoy muy rabiosa.

¡Es que estoy rabiosa, de verdad!

Porque estoy mal. Pero estoy rabiosa por lo que ha pasado.

Y ahora, me voy a poner a trabajar.

De verdad, no me quiero ir a mi casa.

Equipo rojo, sois el equipo que mejor ha trabajado hoy.

Enhorabuena. Y como siempre,

el esfuerzo y la valentía tienen recompensa.

Por eso, vais a recibir una masterclass

en un restaurante de Madrid, que acaba de recibir,

recientemente, una Estrella Michelín.

El restaurante se llama La Cabra.

Así que espero que lo aprovechéis y os sirva.

Una masterclass ha sido un regalo más grande que ganar la prueba.

Vamos a cocinar con un cocinero de Estrella Michelín. ¡Guau!

Equipo azul, lamentablemente, sois los perdedores

y os tendréis que enfrentar en la prueba de eliminación.

Pero antes...

Tú y yo tenemos algo pendiente. (RÍEN)

Ángel. Hemos ganado y tengo que cumplir

una promesa que prometí a mis compañeros.

Si ganábamos, me rapaba. Y así lo haré.

Sí, sí. Yo lo prometí y lo hago.

Ángel, tú y yo nos vemos en plató.

Vuelven los campamentos MasterChef.

Si tienes entre ocho y dieciséis años,

te apasiona la cocina, la naturaleza

y quieres vivir una experiencia inolvidable,

no te puedes perder nuestros campamentos.

Además, convivirás con los concursantes

de "MasterChef Junior". No lo pienses más.

Este verano, campamentos MasterChef.

(TODOS) ¡Ven al campamento MasterChef!

Bienvenidos a las cocinas del restaurante La Cabra.

Mi nombre es Javier Aranda. Os mostraremos

qué se hace dentro de esta humilde casa.

Lo que queremos, es mostraros un estudio basado en las especias,

que son aquellos componentes vegetales

que sirven para aromatizar los alimentos.

Lo tenemos clasificado en diferentes familias.

Obtenemos nuestras propias especias,

a raíz de la liofilización y la deshidratación

de materias vegetales. Con vosotros, vamos a crear

un pequeño condimento. Hacemos un plato basado en la caza

y, en este caso, es la becada.

Esa esencia que nos va a soltar la verdura deshidratada

para condimentar nuestro guiso.

Esto es un poco la esencia del restaurante

en nuestros platos de caza.

Vamos a preparar unas becadas.

Las tenemos aquí. Se caracteriza por su largo pico.

Vamos a hacer la becada en tres partes.

Su hígado, la pechuga, su pico en dos hemisferios.

Espero que este plato que hemos hecho,

os sirva como referencia de cómo tratar el producto.

Gracias por estar aquí. Y que vaya muy bien todo.

(APLAUDEN)

Cuando entré en el plato, me he sentido nervioso.

Por qué nos enfrentábamos.

Estás ahí, que se te viene un poco el mundo encima.

Irme de "MasterChef", ahora mismo es un fracaso.

Es como si no hubieses venido.

Aspirantes, bienvenidos de nuevo a las cocinas de "MasterChef".

Ángel, te estoy viendo. ¿Has visto qué guapo estoy?

Has cumplido tu promesa. Muy bien. Mucho más guapo.

Un poquillo. (RÍEN)

Delantales blancos, felicidades.

Porque esta semana estáis salvados y continuáis en "MasterChef".

Así que podéis subir a la galería.

Todos, menos David. David, tú tienes una misión

que te voy a decir más adelante.

Vamos. Vamos.

Y vosotros tenéis el delantal negro,

que ya sabéis lo que significa, ¿verdad?

Esta noche, tras pasar solo una semana en estas cocinas,

uno de vosotros será el primero

en dejar el delantal de "MasterChef".

Pero antes de empezar, debéis saber una cosa.

Uno de vosotros no va a cocinar.

Y la persona que tiene que tomar esa decisión, que no es nada fácil,

es vuestro capitán.

¿Yo?

Raquel, también tienes la opción de salvarte tú.

Raquel, ¿qué decides?

Me podía salvar a mí misma. He tenido una duda, evidentemente.

Porque te pone el corazón para una mitad

y el corazón para otra.

-Qué difícil, eh.

-Me salvo yo.

-Si hubiera sido yo, me hubiera salvado yo.

Esto es un concurso y si me puedo librar, me libro.

Y seguir una semana más, porque queremos llegar a la final.

¿Por qué te salvas tú? Quiero seguir en el programa.

Quiero seguir aprendiendo. Confío en mi hermana

y sé que ella lo va a hacer fenomenal.

Raquel, tu decisión ya sabes lo que implica.

Sube a la galería. Gracias. Chicos, suerte.

Suerte. Suerte.

Por supuesto que me encuentro preparada

para quedarme en "MasterChef" sola, sin Virginia.

Porque yo hago mi vida sin mi hermana. Tengo mi familia.

Y si hubiera sido al contrario y ella hubiera salvado,

hubiera hecho lo mismo. Se hubiera salvado ella.

-Tranquila, cariño. -No lo has hecho tú.

Te han obligado a hacerlo. -Lo sé. Por eso la he dejado.

-No me hubiera salvado. Es como abandonar el barco.

Si el barco se hunde, te quedas

y te hundes el último. No lo hubiera hecho así.

Aspirantes, esta noche vais a tener que cocinar

con un alimento que está dentro de este baúl

y que es un tesoro culinario.

Un tesoro de oro puro. Virginia, ¿qué piensas

que hay dentro del baúl? Tiene que ser algo muy bueno,

porque eso brillaba como si fuera...

Estuviera metido ahí el sol del Sur.

Dani, ¿qué crees que haya dentro?

¿Trufa? Emilia.

Yo, la trufa, como no sé ni de qué va eso...

Yo preferiría que hubiera... A ver.

Lo que yo como, son gulas de esas que se hacen

con harina y tienen ojitos.

(RÍEN) -Yo quiero las de verdad.

Que esas no las he probado nunca. Esas chiquitinas

que valen caras. Angulas. Angulas.

Como veis, aquí tenemos estas cestas.

Unas con lazo y otras sin lazo.

Quien reciba la cesta con lazo,

cocinará un plato dulce.

Y quien reciba la cesta sin lazo, hará un plato salado.

Yo os adelanto que con el alimento misterioso del baúl,

el plato dulce es más difícil de cocinar.

Así que, los de la cesta con lazo...

Empezamos bien, ¿no?

-Estoy acostumbrada en mi casa a trabajar con salados

y a hacer cosas saladas, yo con el dulce no voy.

¿Y quién va a tomar la decisión de qué cocina cada uno?

Efectivamente, amigo.

Eres tú, David.

Regalito envenenado. Joder.

Joder.

Vaya beneficio el ganar. Madre mía.

Es un papelón. O sea, es un papelón.

¿A quién le das la buena y a quién la mala?

Es que no sé ni qué hacer.

Porque esto es un... Yo qué sé. Es una liada.

A mí esto no me...

¿A Virginia, qué cesta? La del plato salado, más fácil.

La del plato dulce, más difícil.

Dulce.

Virginia.

Si tengo la oportunidad de devolvérsela

a David, él está sentenciado.

Bueno, pues vamos con la siguiente, entonces. Rocío.

Dulce.

-Gracias.

A Daniel, ¿qué cesta? Salada.

Salado para ti. Lo que yo entiendo aquí,

es que con Daniel te llevas mejor que con Virginia y con Rocío.

Pues sí. Puede ser por afinidad.

-Cada uno lleva la estrategia que quiere y la tiene en secreto.

Poco a poco, irán dando la cara las estrategias.

-Lo iremos descubriendo. -Tontas no somos. Tontitas, no.

-Buena gente, sí. -Buena gente. Pero tonta, no.

¿El corazoncito manda? Puede ser que sí.

-Por afinidad no es. Lo que pasa es que es listo

y es consciente de quién puede salvar las pruebas.

Emilia. Salado.

Emilia, ¿por qué tienes la cesta fácil?

Porque me quiere mucho y no quiere que me vaya.

(RÍEN) José Luis.

La que él quiera.

La que él quiera, no. Decides tú. Salado.

Y eso quiere decir, que Aniuska tiene la difícil.

Ánimo, Aniuska.

Ana, tú puedes. Ana, tú puedes.

Aniuska.

¿Qué pasa? No pasa nada.

Pero es que, ¡jopé!, yo he venido con muchas ganas

y a mí el dulce no se me da bien. No sé cocinar dulce.

¿Y eso David lo sabe?

Bueno, pero da igual. No pasa nada.

Yo voy a luchar. Y si me voy,

va a ser con la cabeza alta y ya está.

¿Por qué le has dado a Aniuska esa cesta?

Por el mismo motivo que a todo el mundo.

Afinidad.

Sí. Al fin y al cabo, me llevo bien con todo el mundo.

Pero, quizás, con alguien he tratado más y...

Es que no tiene un motivo...

Es eso. No...

Da igual. -¿No le puedo cambiar la cesta?

Es decisión de David y así se queda.

No lo ha hecho a malas, yo lo sé.

Pero a mí me fastidia y me repercute negativamente.

Antes de irte, quiero que me contestes a una pregunta.

¿Quién crees que puede salir de las cocinas

de "MasterChef" y por qué? No sé.

Los tres que tienen la cesta salada,

como es fácil, no creo que salgan.

Es que... ¿Estaría, entonces,

Virginia, Rocío y Aniuska? Si es más difícil, no lo sé.

Pero yo pienso que tienen todos garras y van a ir para adelante.

Es que esa respuesta no me vale.

Joder... Mójate. ¿Quién se va?

Rocío no se va a ir porque lo que ha hecho,

va a ir para adelante.

¿Sabes qué? O me dices quién se va,

o te pones a cocinar con ellos y, lo mismo, te vas tú.

Espabilado.

Pues Aniuska.

-Es que me están cayendo todas las bombas a mí.

Y por eso, he venido con la camisa militar.

Para recogerlas y guerrear.

Bien. Así me gusta. David, ¿ahora ya sí?

Pues sí. Pues sí. Sube a la galería.

Vale.

Me sentía con mucha responsabilidad

de si ellos se iban, que sería por mi culpa.

Me sentía agobiado de darles ese peso. No me sentía bien.

No ha sido una sensación positiva y no me ha gustado.

-Vaya tela. Tranquilo. -Tranquilo. Pobrecito.

-Ya está. (LLORA)

-Va. Venga, David.

No te caigas tú.

-Yo no entiendo las lágrimas de David, la verdad.

A ver. Lo has hecho tú. Tú lo has pensado

y lo has decidido. ¿A qué viene ahora llorar?

(LLORA) No puedo, tío.

-Cuando se ha puesto a llorar, me he emocionado.

Y he intentado pensar en otra cosa,

porque si no, me voy a liar también a llorar.

Una persona que no he conocido en mi vida

y en una semana, hemos asentado

una relación. Me emociono al comentarlo.

¿Preparados para descubrir el ingrediente misterioso de hoy?

(TODOS) ¡Sí, chef! Pues id al supermercado,

porque ahí lo vais a encontrar por todas partes.

Por favor, adelante.

Cuando he visto el maíz, me ha encantado.

Encima, me salen muy bien las palomitas de maíz dulces.

Bueno, aspirantes, como podéis ver, el ingrediente secreto

con el que tenéis que cocinar hoy, es el maíz.

Os quiero presentar a Simone Mattar.

Buenas noches y bienvenida a las cocinas de "MasterChef".

Chicos, Simone es una artista brasileña multidisciplinar,

famosa en todo el mundo por haber sido capaz de aunar

disciplinas tan dispares como la cocina,

la arquitectura, el diseño, el teatro y la música.

Casi nada. Casi nada.

Simone os ha traído dos propuestas suyas.

Un plato dulce y un plato salado hechos con maíz.

Explícanos tus platos. Bueno, yo lo que hago,

es una comida que piensa. Tiene que decir algo y pasar algo.

Este es un plato que habla de las guerras

que están pasando en el mundo hoy.

En este plato, tenemos un bizcocho de maíz.

Después, tiene un dulce de guayaba picante.

Y lo que se propone, es que después que se coma,

la gente lame el plato y se acaba con las guerras.

-Lo del lametazo en el plato,

no lo he entendido. No lo veo nada fino.

Tú estás en un restaurante y coges el plato así y chupas,

el de la mesa de al lado tiene que decir:

"Mira cómo está la muchacha.

A esta no le han enseñado con la cuchara y el tenedor".

Pero si eso es lo que se lleva...

¿Y el salado? La idea aquí es

una idea antropofágica, que es comer la cabeza

de los obispos que han llegado en Brasil

y los indios los han comido.

Son cabezas hechas de copos de maíz hidratados

con tomate, pimiento. Y se rellena de sardina,

que es la idea del pisco sardina,

que ha sido comido por los indios.

-Y los platos que ha presentado, una pasada.

Eran un poco tristes, porque si se comían

los unos a los otros, a mí eso no me hacía mucha gracia.

Ha llegado vuestro turno. Tenéis 60 minutos para cocinar

un plato con el maíz como protagonista.

Para esto, disponéis de tres minutos.

Que empiezan en tres, dos, uno. ¡Ya!

Simone, si me acompañas, por favor. Sí.

Que no se os quede ningún ingrediente,

porque no podréis volver a entrar en el súper.

¡Ay, el maíz! ¡Atención!

Último minuto en el supermercado.

¿Te ayudo? -No pesa, Virginia.

-Sí pesa. Yo sé que a ella le duelen mucho

las piernas, le cuesta trabajo y yo iba para allá.

No me costaba nada. Le llevo a Emilia lo que haga falta.

Como si tengo que llevarla en borricate a su puesto.

Cinco, cuatro, tres,

dos, uno. ¡A las cocinas!

(APLAUDEN) ¡Vamos, chicos!

-Están muy pendientes todos de mí.

Yo le he dicho que podía con la cesta

y ella ha querido llevármela.

-¡Vamos, Virginia!

Muchas gracias por tu visita, tus consejos.

Te deseamos toda la suerte en tus proyectos,

que tienes muchos. Sabemos que no te hace falta,

porque de talento vas sobrada.

Gracias. Aspirantes, vamos a despedir

a Simone Mattar. (APLAUDEN)

-Gracias.

-No la conocía y me ha parecido una crack.

Cuando ha empezado a decir las carreras que tiene,

lo que ha sacado, digo: "¡Madre mía! ¡Qué máquina!"

-José Luis, cuidado con el cuchillo.

-Para batir esto...

¿Sabéis que el maíz es uno de los cereales más producidos

en el mundo? ¿Sabes de dónde viene la palabra?

Del Caribe. Y significa algo tan bonito,

como "lo que sustenta la vida". Qué ilustrado estás.

¡Vamos, Emilia! -No tengo fuerza.

-¡Venga! ¡Ahí estamos! -La galería estaba entregada,

porque me quieren un montón.

No quieren que me vaya ni para atrás. O sea, que...

-Estoy haciendo una leche frita.

Esto se hace mucho en mi zona. Esto es un postre de Semana Santa.

Se hace con harina normal. Lo he hecho con harina de maíz.

Y ahora, le echo un coulis de frambuesa. Es muy del Sur.

-¡Bien, Virginia, bien! -¡Bravo!

-Ya, cuando vi que cogió los ingredientes,

en el momento reconocí en el plato

y, vamos, dije: "Esta lo va a clavar".

¿Y esto qué es?

¡Ah! El chistecito fácil. Pero si eres tú.

No te había conocido. Estás tan guapo en la portada.

¿Sabes que está agotado porque la gente se equivoca

y piensa que es un libro sobre moda?

Pero es un libro de cocina.

"La cocina de hoy con sabores tradicionales".

Yo ya lo tengo. ¿Lo tienes ya?

Los concursantes deberían tenerlo ya.

Les hubiera ido mejor en esta prueba.

Te lo regalo. Para que tengas un gran libro en tu casa.

Lo quiero ver en el Abac. Gracias.

Es que no sé. Vale.

-Aprieta el botón, Ana. -Ahí está.

-Eso es. No, cuidado. Despacio.

Más flojito, Ana. Más flojito primero.

-Ay, es que esto es horrible.

Y para batir las claras...

Al final, voy a batirlo a la mano y va a ser antes.

-A Ana habría ido a favorecerla. Le habría dado la cesta fácil.

-Golpéala. -Dale fuerte.

-En cuanto puedas, al horno. Dale caña, porque tarda tiempo.

-Voy a echarlo aquí.

-Estoy muy nerviosa. Parece mentira que esté nerviosa.

Los que estamos por afinidad y por aprender,

porque me gusta aprender, me gustaría que se fuera Aniuska.

-Quiero que se vaya Ana, porque lo pasa muy mal.

Tiene unos ataques como de ansiedad

y, al final, no lo transmite a los demás.

-Voy a hacer un bizcocho y le voy a poner por encima

el coulis de frambuesas para que coja ese rojo pasión.

-Voy a hacer un solomillo de cerdo con unos champiñones,

con pancetita. Y ahora veo qué hago con el maíz.

Y con salsa de nata.

-Emilia está haciendo una carne, pero si han pedido

que el elemento principal fuese el maíz...

-De maíz tengo este bote e incorporaré un poco.

El maíz como el ingrediente principal, me parece bien.

Pero yo lo utilizo solo en la ensalada.

pero hoy lo voy a meter muy bien.

Quiero ganar a los jóvenes, me quiero quedar en "MasterChef".

-¡Vamos, Emilia! Aspirantes,

a ver qué estáis haciendo,

que esta noche viene a las cocinas de "MasterChef"

un especialista en cocinar con maíz,

el chef del mejor restaurante mexicano de España.

Desde Punto MX, con una Estrella Michelín,

Roberto Ruiz.

(Aplausos)

Me ha hecho mucha ilusión la cocina mexicana me gusta mucho,

y un chef de esa categoría que venga a vernos

que te alegra en un día como hoy.

Bienvenido de nuevo a las cocinas de "MasterChef".

Es un día importante, trabajamos con maíz.

Bien. Sabemos que en la cocina mexicana

es ingrediente básico, esencial: Tortillas, tacos...

¿Hasta qué punto el maíz es importante en tu cocina?

Es fundamental, es la base de la cocina mexicana.

Se usa para todo y es nuestro pan

y principal cereal en México.

Se decía en las culturas prehispánicas

que el hombre estaba hecho de maíz. Somos hijos del maíz.

-Estoy tan centrada y nerviosa que no me di ni cuenta

de quién vino. Las cosas como son.

Trajiste dos propuestas de platos basados en el maíz:

Uno dulce y otro salado, como los aspirantes.

He traído tortillas de maíz blanco, que es el que usamos en México.

Después, estas son verdes porque tienen cilantro.

Y estas tienen un poco de chile guajillo,

se van saborizando las tortillas.

Tenemos este tamal, esta bolita está hecha de maíz

y cocida en agua. Y esto es una tinga,

es una carne desmechada. Como un guiso.

Es un guiso que se utiliza... De pollo.

Sí. Aquí lo hicimos de rabo de toro,

eso no es habitual en México usarlo.

Y, de postre, es uno muy antiguo,

se llama nicuatole. Y lo que lo hace especial

es que, partiendo de esta misma masa,

se mezcla con el zumo de una fruta, en este caso,

hemos elegido zarzamora y frambuesas.

La fécula de maíz hace que cuaje.

Como una tarta de queso de frutos rojos,

pero hecho con maíz. Con maíz solo.

Para todas las elaboraciones del restaurante sembramos el maíz

para procesarlo, convertirlo y hacer masa.

Esto se comería así, te lo pones aquí,

te pones la bola aquí y te lo comes.

Coges un trocito de esa bola, un trocito de eso.

O un trocito de esto. Oye, Pepe, comparte un poco.

Déjalo. Dame un poquito de bola.

Mira, mira, Samantha, ¡para dentro!

-¿José Luis qué hace? -No tengo ni idea,

ha hecho muchas cosas pero me he perdido.

-Esto no se cómo se hace.

Voy a freírlo, a ver, a ver qué pasa.

No sé lo que...

Estoy mal, lo que estoy haciendo no sé si me va a salir.

-¡Vamos, José! -¡Vamos!

Daniel, ¿qué tal? Muy buenas.

-Hola, buenas. -¿Qué tal? Encantado.

-Hola, encantado. -Cómo le gusta.

(RÍEN) ¿Qué estás haciendo?

Un ceviche de langostinos. Voy a presentarlo

en una tortita de maíz, el ceviche encima

y varias texturas de maíz.

Dani ha cocinado salado porque es muy amiguito

del que ha elegido los grupos porque, obviamente,

era más fácil el salado que el dulce.

Yo soy más salado, pero es verdad que

mi abuelo tiene una panadería,

mi madre hacía los dulces en la panadería.

Lo digo muchas veces, por eso soy tan blanco,

estaba todo el día lleno de harina.

Aspirantes, os quedan menos de la mitad del tiempo

Me ha sorprendido la decisión de Raquel,

no sé, en su pellejo hubiese escogido a mi hermana.

-Mi hermana se ha arrepentido.

Mi hermana se ha arrepentido

porque es más de dulce que yo.

-Si mi hermana se fuera por la decisión que yo he tomado,

me quedaría con muy mal sabor de boca,

no creo que yo siguiera en el programa, me iría.

Y la verdad es que no... No me entra en la cabeza.

-Si me dicen que me tengo que ir, me iría con el corazón roto,

porque dejo aquí a mi mitad.

-Hola, José Luis. ¿Qué tal, José Luis?

¡Hola! ¿Qué estabas haciendo?

¿Esto qué es? Es un huevo poché

que estoy preparando. ¡La mar salada!

¿Te lo inventaste? Se me ocurrió.

Parece una romana. Sobre la marcha.

(RÍEN) ¿Tienes los huevos bien atados?

Sí, este sí. Vale, eso digo.

(RÍE) ¡Me cago en la mar!

Lo que coge, lo mete en una cuerda y lo ata.

¿El maíz dónde lo usarás? -He cogido una tortita,

hice una reducción con maíz y frambuesas

y el caldito de las cabezas de las gambas que metí aquí

y en la salsita. ¿Eso es buena idea?

Sí, bueno, sí, si lo de dentro lo cuajas bien

y todo esto, sí. En México se llamaría flauta.

-He querido hacer una imitación a canelón.

-O rollo, como habéis dicho algo, pues un rollo,

lo que hay hoy en día. Nada, oye, suerte.

Esto no sé si lo usaré, esto haciendo un invento, a ver.

Lo mismo no valen los huevos tras atar con la romana.

Voy a probar. Venga.

Suerte, José Luis. Voy a hacer esto.

José Luis se ha atado los huevos.

Ha cogido huevos, estos en plásticos,

los ha atado, los ha hecho con una maroma,

los ha puesto en una pinza y a cocer atados,

o sea, una cosa.. Tipo ahí...

Atados. Huevos en suspensión,

huevos en suspensión. (RÍE)

En una prueba de eliminación se cocina con la presión

de pensar que te puedes ir,

pero soy una luchadora y estoy acostumbrada a la presión.

No me quiero ir por encima de nada, eso está claro.

Mi abuela quiere que yo saque unas oposiciones,

que estudie inglés. A lo mejor ella piensa

que la cocina y el atletismo son cosas que

no te dan tanto futuro y lo otro es como la peli

de "Trainspotting": Asegúrate cosas, asegúratelas.

Se me está saliendo el bizcocho. -No lo abras.

-Se me está saliendo. -No pasa nada, Ana, tranquila.

Uf...

Ay, Dios... -No pasa nada, Ana.

Luego lo recortas y lo dejas bonito.

-He pasado mucha angustia con el horno,

se me ha desparramado el bizcocho porque he echado

mucha leche condensada y lo he llenado hasta arriba.

Al estar tan líquido, se ha caído.

-¡Vamos, tío, José, tranquilo!

Piénsalo, párate y piénsalo.

-Súbele un pelín la temperatura, un pelín.

-Mira lo que hace Rocío, está bonito.

-Rocío es de las que más tranquila va, tío.

¿Qué tal, Rocío? Muy bien.

Probando emplatados para que me quede bonito.

Quiero hacerlo muy... -Hola, ¿qué tal?

-Hola, encantada. A Rocío le ha tocado dulce.

Sí. ¿Sí? ¿Qué estás haciendo?

Estoy haciendo una crema dulce de maíz

con pimienta de Sichuan para quitarle el dulzor del maíz.

Lleva el bouquet este de frutos rojos

y acompañado con coulis para el color.

No te complicas mucho la vida. Creo que sí.

Complicar no, no sé, de postre si...

Y este pues... He probado cosas nuevas,

he probado la pimienta y esas cosas nuevas.

Mi plato en la prueba creo que será de los mejores.

A mi parece no me voy, la semana que viene veremos.

Menos mal que no me complico la vida.

-Está bajando. -¿Se baja?

-¿Se baja?

-Si se veía venir.

-Huy, huy... -A ver...

-Huy lo que ha hecho. -Madre mía.

Es que lo ha llenado mucho. Madre, cómo ha salido.

-Madrecita... -Pobre.

-Llénalo menos. Menos, menos, menos.

-Menos, menos.

-La ha liado, la ha liado.

A ver, Aniuska lo tiene difícil,

va a hacer un plato dulce con maíz.

¿De qué va el plato? Quiero hacer un bizcochito

y por encima ponerle coulis de frambuesa,

chocolate blanco y decorarlo bien,

pero se me ha destrozado. De sabor está bueno,

pero al horno no sé qué le ha pasado

que se me ha desbarajustado.

Ha quedado una masacre.

Estoy intentando arreglarlo haciendo otra minimasa

y a ver qué sale.

Aniuska ha hecho una especie como de plumcake, suflé...

Superrojo, que no le ha subido, que le ha quedad el crudo.

La veo bloqueada, la veo un pequeño desastre.

Está bueno, pero...

He echado en el cazo, no se ha condensado

porque el maíz era muy denso para la masa,

pero era una solución alternativa pues,

por lo menos para sacar algo, para no dejar el plato blanco.

-Se me deshace, se me deshace. -Tranquila, Ro.

-Había utilizado el abatidor.

Para la decoración del plato quería hacer

una cresta de chocolate. Entonces iba, lo enfriaba

y llegaba a la cocina, "plim" y se deshacía todo.

Otra vez para dentro.

Aspirantes, no os quiero poner más nerviosos,

pero acabáis de entrar en el último minuto.

Cinco, cuatro,

tres, dos,

uno, ¡tiempo! ¡Manos arriba!

(Aplausos)

El resultado, a ver, el sabor yo creo que malo no está,

pero la presentación pues parece un puré, sinceramente.

Si quieres aprender a cocinar como un aspirante,

ahora puedes hacerlo entrando en la Escuela MasterChef,

una escuela 100% online con más de 170 lecciones

donde podrás aprender cuándo y donde quieras.

Todo lo que tienes que saber de cocina de la mano

de los chefs más prestigiosos.

Al completar el curso, podrás obtener tu certificado.

No lo pienses más y entra en la Escuela MasterChef.

Roberto, muchas gracias por tu visita.

Para nosotros y nuestros aspirantes

ha sido un placer tenerte. Gracias.

Gracias por todo. Hasta luego.

(Aplausos) Gracias, hasta luego.

-Una de las cosas que espero que el programa nos proporcione

es un poco de enchufe. En el restaurante de Roberto

un año y medio de espera, a ver si nos llevan un día allí

sin hacer cola, claro. Aspirantes, ahora sí,

va a dar comienzo la primera cata eliminatoria

de "MasterChef" 4. Y vamos a empezar con Virginia.

Adelante, por favor.

Confío totalmente en ella, somos dos leonas de Jerez

que vamos a por todas.

Virginia, ¿cómo se llama tu plato?

Es leche frita con harina de maíz y un coulis de frutos rojos.

Raquel, ese es el trabajo que ha hecho tu hermana.

¿En algún momento te has arrepentido

de haberte salvado tú y no haberle salvado a ella?

No. No te veía yo muy tranquila.

No, la verdad es que no lo estaba.

Raquel, un capitán no es solo portar un brazalete,

es también ser responsable de todo el equipo

y ahora la única que no va a recibir críticas eres tú.

Pues sí, pero es un juego y venimos todos a jugar.

¿A jugar? ¿O a ganar?

A jugar y a ganar.

A ver cómo está el plato de tu hermana.

Uf... Dios mío.

A lo bruto.

-Está bueno.

Está rico. Ay, gracias.

Es un plato muy tradicional,

sin ninguna floritura

y para esta prueba de hoy... vale.

Ay, gracias.

El mérito es haber utilizado el maíz con bastante sentido común.

Muchas gracias. A ver, la guarnición

no te aporta mucho, esta fruta tan cortada

yo la veo muy manoseada.

O sea, si lo pones solo en medio del plato, casi mejor.

Ea. Pero para una segunda prueba,

prueba de eliminación, que hay que asegurar,

hay que tener una buena idea,

es fantástica. Muchas gracias.

Esperaba que le gustara al jurado,

porque lo hago mucho en casa y a mis niños les gusta.

La forma de hacerla la cambié para ver el espesor

que me daba esa harina. Ha gustado y muy contenta.

José Luis, adelante.

Vamos, José Luis. -Vamos, tío.

José Luis, ¿cómo se llama tu creación?

El "rollo" con... El "rollo"...

El "rollo" ahí, entre comillas. (RÍE)

Con... crema de huevo.

El "rollo" con crema de huevo. ¿Y el maíz dónde aparece ahí?

Es una tortita de maíz que primero he empezado ahí

a hacer varias pruebas, no sabía cómo hacerlo.

He probado en la sartén, han salido pompas

y no me ha gustado. (RÍE)

Lo he rellenado, metido al horno, no me ha gustado,

ha empezado a despegarse. (RÍEN)

-Pues he pensado que si la freía a ver qué pasaba,

o se rompe o sale bien. Y lo he atado todo en una...

(RÍEN)

-Con una maroma y una cuerdecita. ¡Una maroma!

¡Con una pita! Le has quitado la pita al cinto

y la has puesto, ¿eh? Lo he puesto en la sartén.

¡Ole! Lo saqué rápido y quedó bien.

(Risas)

Y lo he acompañado con un huevo que he hecho ahí poché.

(RÍE) -Y no sabía si acompañaba bien

con el huevo, pero para mojar que me gusta mucho...

(Risas)

Y por eso lo he puesto.

Lo único que con la flor me pasé, debí echar un pétalo.

(Risas)

En fin, vamos a probarlo. A ver qué tal.

Tiene mucho mérito la estética, tan siquiera haber pensado

que se puede hacer un canelón con un relleno

con la masa del maíz de la fajita, freírlo

y sacar un plato, ya tiene un mérito.

Luego ya, lo del huevo es un añadido ya

del plato combinado, he vi con los huevos colgando

sobre... La percha ahí que le he colocado.

Sí, parecía una romana, pensé que lo estabas pesando,

que estabas ahí... ¿Y esa cocción en el film?

Eso de la Escuela MasterChef lo aprendí.

Ay, amigo, cómo sabes. Se nota.

Al comer el rollo, parece un plato dulce,

el coulis te evoca a un postre, es dulce.

Tiene defectos pero hay una interacción del maíz

de tres formas, te lo has currado.

A veces no nos importa que seas el mejor cocinero,

sí que demuestren una evolución, y la has demostrado.

Felicidades.

Les ha gustado, ¿eh? -Ah, me he hartado de reír.

(RÍEN)

Emilia. ¡Vamos, Emilia!

(Aplausos) -¡Vamos!

-Hoy estaba a tope porque, como el plato me salió bonito,

me vaya o me quede, me voy supercontenta.

El solomillo de la Emilia.

-Ha habido un momento que pensé que haría mal el plato a posta

porque como quería que todos nos quedemos en la casa,

quiere que antes de que se vaya nadie, irse ella

que tiene su vida hecha. No quiero que se vaya,

quiero aprender más y compartir momentos con ella.

Cuando le hemos pedido un plato con maíz,

usted ha interpretado que "lo cojo, pim, pam,

lo pongo por ahí". Es que tampoco sabía

qué hubiera hecho con él, no me he dado cuenta

que podría haber cogido harina de maíz o algo.

Eso es porque no ha pensado. También puede ser.

Usted puede hacerlo mucho mejor, esto no nos vale.

Vale. Y no nos vale porque

el planteamiento es erróneo,

somos serios, tenemos claro qué queremos

y quiero que me lo dé, porque puede.

Lo haré. A otras 20 000 personas

les hubiese gustado estar en tu lugar

y tú vas, entras y nos presentas esta castaña.

Este plato es para llamar a su marido ahora mismo

y decir: "Oye, ven a por esta mujer porque vaya lo que acaba de hacer".

Bueno, pues yo creí que estaba chulo del todo.

Para los platos que hago yo, estaba chulo.

-Es verdad que si hoy se va Emi,

para nosotros sería un palo fuerte, fuerte,

porque le tenemos mucho cariño. Mucho cariño.

A la que más. -No pasa nada.

Aniuska, es tu turno. Adelante.

Estoy muy nerviosa y muy ansiosa por lo que va a decir el jurado,

que ya me imagino lo que va a ser.

Pero me lo han puesto difícil desde el principio,

todo el rato. Todo eran pegas y pegas.

En plan: "El plato dulce para Aniuska,

lo difícil para Aniuska". Pues ya está.

Aniuska, cuéntanos, ¿cómo se llama tu plato?

El nombre lo dice, se llama bomba de sangre.

Me lo han puesto difícil, no soy de cocinar dulce.

Yo he tenido una guerra con el plato, ha salido eso,

por lo menos salió algo, pensaba que no salía nada.

Claro que has tenido una guerra con el plato

y con la cocina. Acompáñame un poquito, por favor.

Esto parece el título de una película de Tarantino.

Esto es una película gore, esto es de esas películas

que hacía: "¿Has visto lo que ha hecho la guarra de tu hija?".

Pues esto bien te lo podría decir, ¿eh?

Aniuska, por Dios, recoge, limpia.

Ya no, ya no. Vámonos para allá.

La verdad es que he dejado mi cocina muy sucia,

pero me puse nerviosa, me he puesto a correr

de un lado a otro, he visto que no llegaba

y he tenido que improvisar y me he manchado mucho.

Estás muy cinéfilo,

a mí me recuerda a "Los chicos del maíz".

Probemos.

Ya. He visto que tienes una intención

y unas ganas de ganar que te hacen perder los nervios.

Esto es un desastre absoluto.

Me gustaría que pases el mismo momento

que acabamos de pasar nosotros.

¿Pero no eres diabética?

Es una bola de azúcar, ¿eh? Ya.

¿Cómo está? Azucarado.

¿Y qué le has echado por encima? ¿Leche condensada?

Tiene leche condensada. Para endulzarlo un poco más.

Por si acaso. Es bueno ser competitivo,

pero al extremo nada es bueno.

Y cuando las cosas se tuercen un poquito y no van bien,

tienes tendencia a gestionarlo muy mal

Si eres inteligente, lo mejor que puedes aprender hoy

es a gestionar el fracaso.

Yo creo que para Ana esto es una vía de escape

porque en su casa debe tener problemas con su padre,

con su madre que está enfermita.

Y la abuela no la debe de entender mucho, no lo sé.

No lo sé.

Rocío, adelante.

Sambódromo de crema de maíz con frutos rojos.

Yo tengo ganas de probarlo. Vamos a ello, señores.

Pensar tan rápidamente que se puede hacer

unas natillas con gusto a maíz y que salga resuelto,

tiene mucho mérito. Sí.

¿Estás contenta con tu plato? Sí.

Pues yo no.

Porque cada aspirante da lo que puede y

tú tienes muchos más conocimientos de los que demuestras.

Has hecho un postre correctito. Demuestras poca ambición,

yo espero más de ti, espero mucha más chispa,

mucha más energía, que demuestres mucho más,

porque lo justo y lo plano te va a valer dos pruebas más.

Muy bien, chef. -Ea.

Rocío, una cosa, creo que tienes tú

un poco así la sensación

de que yo te tengo manía. ¡No!

Sí... ¿No?

No te tengo manía, es que tenemos un catering

y yo quiero enseñarte a ti lo que tienes que hacer.

Estoy más encima de ti que de los demás.

Muy bien. Gracias, chef.

Es como cuando estaba en el colegio,

la profesora que te machaca es la que más te aprecia

porque sabe que puedes sacar algo grande.

Daniel, tu cierras la cata eliminatoria de hoy. Adelante.

Ceviche de langostinos en torta de maíz.

He echado choclos, he echado maíz frito y los nachos.

Vamos a probarlo.

¿Tú te comerías una torta mojada?

No. Si llegas a esa conclusión,

no lo hagas. Le falta power,

le falta mucha expresión y el maíz está puesto como añadido,

a lo loco, sin mucho sentido. Puf.

Se hubiera agradecido que estuviese con un poco de sal,

estuviese gracioso. Está soso.

Es un recurso innecesario poner la tortilla de maíz,

no le aporta nada. Pero, bueno, es salir del paso

con un plato de estos de 4,90. Venga, pues te apruebo

porque, como has sido buen chico en el programa,

te voy a poner el cinco. Gracias.

Pero queremos un poquito más, ¿eh?

Tienes que quitarte esos nervios que te están carcomiendo

y que hacen que te rías mucho, pero piensa, amigo mío.

De acuerdo. Gracias, Daniel.

Hasta aquí ha llegado la cata, aspirantes.

Ahora nuestro jurado tiene que deliberar

para decidir quién es el primer aspirante que deja

las cocinas en la cuarte temporada de "MasterChef".

Jueces, adelante.

(MURMURAN)

De donde no hay, no vamos a sacar.

Con cariño.

(Murmullo)

Ay, chicos, no sé si se está pasando peor aquí

o ahí arriba, porque los ánimos por ahí también están regular,

¿no, Natalia? ¿Quién crees que se va?

Por la lógica diría que es Ana.

No me gustaría mucho pero,

claro, aquí venimos a cocinar, a aprender...

-Ya, pero si te vas la primera no aprendes nada.

-Ya, eso también. -Ese es el problema,

que aquí venimos a aprender y a evolucionar,

pero si me voy la primera no he aprendido

y no puedo ver mi evolución.

Aunque haya hecho un plato un poco regular,

quiero seguir aquí porque he sacrificado todo

y he dejado un mundo de atletismo atrás,

un mundo donde me había clasificado para un campeonato

por venir a "MasterChef". Bueno, chicos,

os tengo que decir que al aspirante que esta noche tenga que abandonar

las cocinas de "MasterChef", nuestro patrocinador

de electrodomésticos le va a regalar aquellos

que ha utilizado durante el programa para

que siga cocinando en casa y siga aprendiendo.

Además, nuestro supermercado patrocinador le regalará

una tarjeta por valor de mil euros para sus compras de alimentación.

También va a poder estudiar, seguir aprendiendo

gracias a los seis meses de acceso ilimitado

en la escuela online de "MasterChef".

Como la cocina no es solo aprender sino que también es jugar,

os regalamos el entretenidísimo juego oficial de "MasterChef".

Oh, ya me voy contenta. Se puede jugar en familia,

con amigos y, sobre todo, relajarse.

Pues sí... No sé yo.

Aspirantes, el jurado tiene un veredicto, ¿no es así?

Así es.

Suerte. Aspirantes, de vuestros seis platos

solo cuatro han pasado el corte en esta prueba.

Virginia, José Luis,

Rocío y Daniel.

Enhorabuena, seguís una semana más en "MasterChef".

Podéis respirar tranquilos

y desde la galería. ¡Bien!

(Aplausos)

-Estás nervioso.

-¡Me he quedado!

-Muy bien. -Gracias.

-Qué mal rato, hijo.

Emilia, este jurado tiene clarísimo

que nos encanta la gente que es tenaz,

eso no tiene edad. Y pensamos que un ama de casa,

una cocina de la tradición

puede llegar a ser finalista o, incluso, a ganar "MasterChef".

Pero para eso se tiene que creer en sí mismo

porque el pesimismo lleva a hacer platos que merecen la expulsión,

como es el caso. Jordi lleva razón

en que me veo derrotista, debo tirar para adelante.

Tengo que tener es ánimo

y no venirme abajo porque sea mayor o no.

Que yo puedo. Aniuska,

nos pasa lo contrario, alguien que es

extremadamente exigente, que quiere correr demasiado,

que quiere impresionar con un ímpetu increíble,

si no lo hace se viene abajo. Y eso genera platos dignos

de ser expulsado de "MasterChef".

Y solo nos falta saber cuál es el fallo de este jurado.

Evidentemente, lo que hemos valorado

han sido vuestros platos.

Y el aspirante que ha hecho el peor plato de esta prueba

y que, por lo tanto,

no merece seguir cocinando en "MasterChef" es...

Aniuska.

(Aplausos)

Vente arriba, tienes que seguir cocinando.

(BALBUCEA)

No te preocupes por eso.

Yo quiero una oportunidad, una oportunidad para demostrar

que de verdad puedo, lo que pasa es que me pongo muy nerviosa

y tengo que aprender a controlarlo

porque ya había tenido problemas, mi abuela siempre me los soluciona.

Y ese es el problema, no quiero que me protejan tanto.

-Eres una atleta, Ana.

¡A por España! -Gánalo, Ana.

Ay, Aniuska. Lo siento mucho, cariño.

Ten, esto es para ti.

Gracias.

-¡Tú eres una atleta, vamos campeona!

¡Subiendo!

(Aplausos)

-Mi momento más feliz esta semana ha sido

pues cocinar con Emilia en la prueba de exteriores,

que nos pusimos las dos a cantar y a bailar.

Aniuska va a seguir con su atletismo, con sus fogones.

Desde "MasterChef" voy a luchar

para acabar en la cocina de un restaurante

y hacerlo bien de verdad.

-¡Vamos, Ana!

(Aplausos)

Pues ya lo veis, esto acaba de empezar

y Aniuska ya ha tenido que decir adiós a su sueño.

Pero hay 14 aspirantes que van a seguir luchando por él,

será a partir de la semana que viene.

Mientras, ya saben, pónganle sabor a la vida.

Os tengo preparada una sorpresita, que entre el chef.

El tiempo comienza en tres, dos, uno, ¡ya!

Seriedad, ¿eh? Oído, oído.

Y el número.

Esto es una guarrada.

Tú no tienes derecho a hacer esta porquería.

Aspirantes, bienvenidos al primer batallón de la UME.

Estamos procediendo a su estabilización

y posterior extracción.

Tenéis una enorme responsabilidad

ya que tenéis que cocinar para 200 comensales de la UME.

¿Esto es el adobo? ¿Estamos locos o qué?

Lo que no se puede comer, no se tiene que servir.

¡Ha terminado la prueba, gracias! No sé cómo decirlo, ¡vais fatal!

Tan dura, tan dura que no se sabía lo que era.

-Le falta un toquecito de algo.

Os enfrentáis a la última prueba de esta noche.

Mira cómo se mueven.

Como estética de niño sí me serviría,

como plato de adulto es terrible.

Vais a caer como moscas.

¿Cómo que hasta aquí has llegado? No entiendo.

Si es tu decisión, despídete de tus compañeros.

El aspirante que ha hecho el peor plato

y no se merece seguir cocinando en "MasterChef" es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 2 - 13/04/16

MasterChef 4 - Programa 2 - 13/04/16

13 abr 2016

Los 15 aspirantes reciben la visita de otros 15 exconcursantes del talent-show culinario para ayudarles a superar el primer reto del programa, en el que tendrán que cocinar con los alimentos que dejaron en sus neveras antes de comenzar el concurso. Además, deberán cocinar para 80 comensales en el Monasterio de Montserrat, en el marco del nombramiento de Cataluña como Región Europea de la Gastronomía.

ver más sobre "MasterChef 4 - Programa 2 - 13/04/16 " ver menos sobre "MasterChef 4 - Programa 2 - 13/04/16 "
Programas completos (14)
Clips

Los últimos 218 programas de MasterChef 4

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Renzo Lopez

    Hola!! Estoy siguiendo todas las temporadas, y no me deja ver la 4ta temporada. No está disponible en mi país, Chile. Ayuda porfa ¿¿¿¿

    18 jun 2019
  2. Pablo

    La ensalada César no tiene ninguna relación con el emperador o con el Imperio Romano, es un invento 100% mexicano, saludos desde Argentina, pero supongo que Jordi lo ha dicho para quedar bien con su broma o dicho...

    19 mar 2017
  3. patricia

    Unos tamales de elote, hubieran quedado peefectos acompañados de una salsa de frutas

    22 jun 2016
  4. Isela

    Jajaja me dio mucha risa cuando dijo que no le.gustaban las tortillas porque salian burbujas eso es señal de que la masa se esta cociendo, y cuando dijo que la masa se inflaba también es bueno, de hecho en México hay un dicho que si las tortillas se te inflan ya te puedes casar. Excelente programa

    09 jun 2016
  5. ELENA

    me encanta el programa lo he visto en las cuatro temporadas,admiro el trabajo de todos pero tengo un candidato que es José Luis me gustaría que llegue a la final.Un gran abrazo

    22 may 2016
  6. LuisAguilar

    Es horrible la trasmision para internet ... su servidor es pecimo ...arreglenlo o suban los programas a youtube xfavor

    25 abr 2016
  7. dalier.gl

    No entiendo pero el vídeo no se reproduce, en cambio los vídeos de 1 minuto de duración se abren perfectamente

    23 abr 2016
  8. Maris

    Esta temporada no sale la revista,? Es que no la encuentro en ninguna tienda

    20 abr 2016
  9. beatriz

    No puedo ver la reoiticion x ninguna. Forma desde n.y xfa. Pongan alguna opcion. Para. Nisotros ne encanra el programa pero como lo pasan muy tarde en USA solo logro ver una hora y no lo termino....me gustaria ver la repeticion.atte beatriz

    20 abr 2016
  10. Carl Fdez

    Me parece que esta temporada ha decaído el programa. Se nota muy comercializado y ficticio. Lamentablemente veo que Samantha y Jordi están muy bordes. No hay entrevista al final del programa con los eliminados, la verdad muy frío todo.

    20 abr 2016