www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
3649658
Para todos los públicos MasterChef 4 - Programa 13 - 29/06/16 - ver ahora
Transcripción completa

Buenas noches y bienvenidos a la Gran Final

de la cuarta edición de "MasterChef".

Virginia, Rocío, José Luis y Ángel llevan meses preparándose

para este momento y, sobre todo, soñando con ganar.

Les queda muy poquito para llegar a la meta,

para que uno de ellos, el mejor,

se alce con el título de MasterChef España

y consiga importantes premios...

Como una beca en el Basque Culinary Center

y 100 000 euros en metálico.

Premios que, sin duda, les cambiará la vida.

(RESOPLA) He hecho así de reojito

y he visto el pedazo de trofeo.

De trofeo de "MasterChef".

Que ya estamos en la final, señores.

Buenas noches, aspirantes.

Bueno, aunque, en realidad, debería decir:

Buenas noches, finalistas.

Muchísimas felicidades por llegar hasta aquí.

Y bienvenidos a una final llena de emociones, de sorpresas

y como no podía ser de otra manera, llena también de trabajo.

¿Preparados para la lucha final? (TODOS) Sí, Eva.

Esta noche tenéis dos retos muy duros por delante.

Del primero saldrá el primer protagonista del Duelo Final.

Y del segundo, el otro.

Y los dos se enfrentarán en el Gran Reto Final,

del que saldrá el ganador de "MasterChef IV".

Vengo con el pensamiento claro.

Voy a intentar no ponerme nervioso ni nada.

A ver si soy capaz de asegurarme la plaza. Voy a intentarlo.

Enhorabuena, finalistas.

Ahí tenéis las últimas cajas misteriosas.

A la de tres, quiero que las levantéis.

Una, dos y tres.

Anda. Mira.

Anda. (RÍEN)

El libro de recetas de Virginia Naranjo. "MasterChef".

¡Huy, qué subidón me ha dado!

(ROCÍO) ¡Ay, qué guay! -Sí.

Levanto la caja y me veo a un calvo ahí

y te lo juro, no sabía ni que era yo.

¡Qué guay!

Está en blanco.

Esos libros están ahora mismo en blanco.

Y solo uno de vosotros podrá llenarlo de vida.

Cuando acabe la noche,

en esas páginas empezarán a escribirse

las recetas de uno de vosotros. Solo uno.

Las recetas del ganador de "MasterChef".

Qué fuerte.

Qué ilusión, de verdad.

La mejor caja, ¿eh? Rocío.

¿Qué recetas incluirías en tu libro, si ganaras?

Todas las que me han salido bien en "MasterChef"

y unas cuantas que ya tenía, pero que les he dado una vuelta

y he cambiado un poquito el sistema.

Me encantaría firmar mi libro

y regalárselo a los jueces, uno a cada uno.

Lo haría como lo hacen ellos. ¡Eh! Toma.

Ángel, ¿y tú?

Yo aquí pondría el programa de las crestas,

que era una cosa muy complicada

que jamás me imaginaba que lo podía sacar.

Y todo lo que he aprendido aquí, que no ha sido poco.

Todas las que le he enseñado yo. Ya estamos.

(RÍEN)

José Luis, si el libro es para ti, no faltarán los huevos, ¿no?

Por supuesto. En la primera página.

¿Y qué más pondrías? Pues cosas mías.

Dándole vueltas con todo lo que he aprendido aquí,

pero cosas mías de atascaburras, ajoarriero.

Cosas que se me dan a mí muy bien.

Estás como Pepe. Unas gachas bien hechas.

Unas gachas bien hechas.

Más cosas. Con todo lo que hemos aprendido...

Virginia, ¿con qué receta empezarías tu libro?

Yo empezaría con las papas con chocos de mi hermana.

Porque las bordó. Hoy no te puedes quitar

a tu hermana de la cabeza. Te habría gustado vivir

la final con ella. Mucho, mucho.

Aspirantes, os estáis jugando muchísimo esta noche.

Y uno de los premios más importantes,

es seguir adquiriendo conocimientos y técnicas de cocina

en el Basque Culinary Center,

que conocéis perfectamente porque habéis recibido clases allí

durante estos tres meses.

Joxe Mari Aizega, director general,

va a explicaros cómo va a ser el comienzo de este nuevo sueño.

(Aplausos)

Joxe Mari, bienvenido de nuevo. Muchas gracias.

Y gracias por estar siempre al lado de "MasterChef"

y, por supuesto, de nuestros aspirantes.

Buenas noches. -Buenas noches.

Es un placer ver la pasión por la cocina, vuestro talento.

En el Basque Culinary Center, primera facultad

de Ciencias Gastronómicas en España,

nos dedicamos a formar a los mejores profesionales.

Y es un placer dar varios premios a los primeros clasificados.

Al ganador, un máster en Cocina, Técnica y Producto.

Al segundo clasificado o la segunda clasificada,

un máster en Pastelería de Restaurante y Cocina Dulce.

Y al tercero, un curso de especialización

de ocho semanas de duración.

Me muero de ganas por irme a la Basque Culinary.

Me muero de ganas por que me enseñen.

Es lo que necesito, que me enseñen. Apartando el dinero.

El dinero he vivido siempre sin él y feliz.

¿No tendréis uno para torpes, como yo?

Hay para todos los gustos.

Solo necesitamos pasión por la cocina.

De eso sí que tenemos todos.

Joxe Mari, ha sido un placer tenerte de nuevo.

Gracias a ti y al Basque Culinary Center por apoyarnos siempre

y por colaborar con "MasterChef". Un placer.

Muchísimas gracias. Hasta el año que viene.

Buena suerte y que gane el mejor o la mejor.

Gracias. (APLAUDEN)

El primer premio es Técnica y Producto.

No sé si durará un año, nueve meses,

como un curso del colegio. Yo igual.

Mis niños entran en septiembre y yo a la Basque.

Con el dinero, le pago otro a mi hermana,

para que se venga conmigo.

Finalistas, ahora que sabéis lo que está en juego,

llega uno de los momentos más importantes de la noche.

Toda la final está llena de estrellas.

Y para empezar, tenemos el honor de recibir a alguien

que ya ha pisado varias veces estas cocinas.

Un auténtico artista.

Desde El Celler de Can Roca, con tres Estrellas Michelín,

Joan Roca.

(Aplausos)

Un placer estar aquí. Buenas noches.

(TODOS) Buenas noches.

Se me pone la carne de gallina. Mira.

Se me ha erizado el cuerpo entero.

De verlo en libro, a verlo en carne y hueso...

Es el más grande que hay en la cocina.

Joan, bienvenido de nuevo.

Estamos encantados de que vivas con nosotros

esta final de "MasterChef IV".

Un placer. La semana pasa,

tu hermano Jordi nos trajo

uno de sus postres, el cromatismo verde.

Una maravilla que nos dejó con la boca abierta.

Bueno, ¿qué nos has traído tú, Joan?

Es un plato muy sencillo, aparentemente.

Pero tiene una cierta complejidad,

sobre todo, porque hay diferentes técnicas.

Es un steak tartar. Fíjate.

Pero con elementos fríos, elementos calientes,

elementos crujientes, elementos especiados.

Es una obra de una cierta orfebrería,

divertido de hacer. Espero que disfrutéis cocinándolo.

Vais a reproducir el steak tartar que ha traído Joan Roca,

pero no a vuestro ritmo, sino al del chef.

¡Oh!

Nada más vi a Joan Roca, dije: "Fácil no va a ser".

Pero estamos en una final.

Tienes que demostrar el nivel. Las cosas como son.

No hay reloj. Hoy no hay que mirar hacia arriba, sino de frente.

Cuando termine el chef Roca,

os daremos un minuto extra para emplatar.

¿Entendido? (TODOS) Sí, chef.

Tenéis todos los ingredientes necesarios para vuestro plato

en unas cestas que os ha preparado nuestro supermercado proveedor.

Recordad. Esto es una carrera de la que saldrá

el primer duelista del Reto Final.

No tengo miedo de competir contra nadie.

Ni contra Rocío, ni Virginia, ni nadie.

Compito contra mí y es lo más complicado.

Aspirantes, el tiempo comienza en tres, dos, uno.

¡Ya!

Chicos, ¿estáis preparados? (ÁNGEL) Sí.

Os explico primero lo que vamos a hacer.

Habéis visto que es un plato complejo.

En esencia, es un steak tartar.

La base es muy tradicional, muy ortodoxa.

Pero la complejidad viene dada

por todos los elementos de condimentación

que vamos a ir añadiendo y que cada uno de ellos responde

a una técnica diferente.

Vamos a hacer, desde una bearnesa, a un helado de mostaza,

a una confitura de limón con alcaparras,

a un tomate especiado y a unas patatas suflés.

Para hacer las patatas suflés, vamos a usar estas rocooks.

Son unas cocinas que han salido de nuestro departamento

de investigación en El Celler de Can Roca

y que son cocinas que nos permiten tener

una precisión absoluta sobre la cocción.

Sabéis que la patata suflé es compleja de hacer.

Con lo cual, es bueno poder tener un aceite a 120 grados

y otro a 180 para que la patata, al cambiar de aceite, sufle.

Es cocina de inducción con control de temperatura por "bluetooth",

con lo cual, el líquido del interior

está controlada la temperatura que queremos.

Así que vamos a ponernos manos a la obra.

Vamos a hacer una crema de mostaza.

Vamos a poner a hidratar la gelatina que tenéis.

Una hoja y media.

Y la ponemos en agua para que se hidrate.

Agua fría. Importante.

Seguido esto, cogemos la nata líquida,

que son 250 gramos de nata.

Y la vamos a poner al fuego.

También, vamos a usar dos yemas de huevo y un poquito de mostaza.

La mostaza la vamos a echar a la crema.

Salaremos un poquito la nata líquida.

Vamos a añadir las yemas de huevo.

Cuando vemos que la crema empieza a tomar densidad,

son unos 83 grados, aproximadamente,

tenéis ahí un termómetro,

y, en ese momento, es cuando añadimos la gelatina.

Escurrimos bien.

Añadimos. Disolvemos.

Y reservamos para que se nos enfríe.

Vamos a dejarlo en un baño maría frío.

Importante catar este plato, porque para la resolución,

tenemos que saber... Para que se acerquen al sabor.

¡El sabooor! Importantísimo. El sabor.

Es de los platos que más me ha gustado probar

de El Celler de Can Roca. Me gustan todos.

Pero este, especialmente. Es un gran clásico.

Moderno-clásico. Todo el crujiente.

¡Hum! Bueno, bueno, bueno.

Un platazo.

Ahora vamos a hacer un tomate especiado.

Una especie de kétchup casero,

que nos va a venir bien para condimentar el tartar.

Echo el tomate entero.

Tenemos el tomate licuado.

Y vamos a poner en marcha esta salsa,

que vamos a hacer con un poquito de azúcar

y un poquito de vinagre, vinagre de Jerez.

Vamos a hacer un caramelo con el azúcar.

Vamos a poner un poquito de agua, muy poquita.

Vinagre.

Dejad caramelizar el azúcar antes de poner el vinagre.

Dejad caramelizar un poco.

Al tiempo que añadimos el vinagre, añadimos el tomate.

Y bajamos el fuego para que esto vaya reduciendo poco a poco.

Y echaremos un poquito de perrins también.

Y ahora, sí. Dejamos reducir.

Qué noche nos espera tan emocionante.

¿Tienes ya tu favorito?

Vota en la aplicación de "MasterChef" quién crees

que será el primer duelista de esta edición.

Los exconcursantes ya han hecho sus apuestas. ¿Quieres verlas?

Pues entra en tu aplicación y no te lo pierdas.

Mientras reducimos esto, vamos a poner en marcha

una confitura de limón y alcaparras.

Necesitaremos azúcar, limón, alcaparras.

Vamos a usar solamente medio limón.

Y vamos a cortarlo todo entero a daditos, en brunoise.

Cortaremos también las alcaparras.

Y ahora, limón, alcaparras,

un poquito de azúcar y un poquito de agua.

Los vamos a tener también a fuego lento para que se confite.

¿Todo bien? -Sí.

Ahora vamos a hacer otra elaboración,

que es impregnar uvas con oloroso. Veis ahí unas uvas.

Las vamos a introducir en bolsas de vacío.

Selu.

¿Qué pretendemos? Que se impregnen de oloroso

y que, por lo tanto, estas uvas aporten al tartar.

Es como si el vino estuviera incorporado en el plato.

El vino entra dentro de la uva

y ocurre la impregnación. La uva sabe a oloroso.

Vamos a envasarlo.

Venga, José, vas tú. -Voy.

-Póntela bien. -Cuidado, no manchéis los bordes.

No manchéis los bordes.

¿Esta de quién es? -De Rocío.

Vale.

¿Eso que le ha metido, qué es? -Nitrógeno líquido.

¿Ha dicho algo más? No.

Vamos a seguir ahora con la crema que tenemos hecha de mostaza.

La vamos a introducir en uno de los biberones.

¿Pero sin colar ni nada? ¿Se introduce sin colar?

Y vamos a dejar caer gotita a gotita

para tener unas bolas de helado de mostaza.

No es un capricho usar esta técnica.

Es porque nos viene bien para luego poder repartir esto

de forma homogénea en la parte superior del tartar.

Con dejarlas caer, se convierten en bolitas.

Las retiramos. Las mantenemos en frío.

Es una forma de repartirlo, pero también es una forma de tener

una temperatura fría en la parte superior,

que contrastará con el resto de elementos

que tienen otras temperaturas.

Lo llevamos al congelador para mantenerlo.

Voy para el abatidor.

La de abajo de la derecha es la mía.

Vale. La de abajo a la izquierda es la mía.

Joan. Me encanta la receta que nos has traído.

Tiene muchas cosas que me encanta

que los aspirantes aprendan. Una se la enseñaré yo,

porque tú estás liado, que es a reciclar.

Vidrio.

Hala.

Vamos a ir con el steak tartar ahora.

Vamos a picar primero todos los elementos vegetales.

La chalota, los pepinillos, las alcaparras.

Pepinillos, alcaparras.

Vamos a cortarlo todo en brunoise muy fina.

¿Dónde están los pepinillos?

Lo más fino que podamos.

Cogemos dos pepinillos.

(VIRGINIA) Media.

(ROCÍO) ¿Cuántos? (ÁNGEL) Dos.

Seguimos con las alcaparras.

Y ahora sí, vamos a seguir con la carne.

Se trata de hacer daditos muy pequeños con la carne.

Finas láminas, luego, finas tiras y, luego, pequeños daditos.

En esta elaboración, es importante cortar muy fina la carne

y no machacarla... OK. Tenemos la carne cortada.

Tenemos las alcaparras, los pepinillos, la chalota.

Ahora vamos a hacer una mayonesa muy ligera,

que nos va a servir de base para aliñar el tartar.

Vamos a usar una yema de huevo, un poquito de zumo de limón.

Sal.

Un poquito de aceite de oliva.

Ahora, montamos una mahonesa.

Un poquito de mostaza.

Y a partir de aquí, vamos a ir incorporando

las verduras de condimentación que tenemos.

La carne en primer lugar.

Alcaparras, pepinillo, la chalota.

Tenéis ahí un botecito con un poquito de chile habanero.

Vamos a ponerle un poco, que tenga un punto picante.

Tenemos ya la carne aliñada.

Un poquito de pimienta.

Este punto de aliño del tartar es libre.

Las cantidades de los condimentos, vosotros mismos.

El ponerle más o menos chile es lo que va a determinar

al final el sabor que nos gusta.

¿Cuál es el chile habanero, Virginia?

Este.

Tenemos, entonces, tartar, tomate, confitura,

las uvas impregnadas en oloroso.

Tenemos las bolitas de helado de mostaza en el congelador.

Y ahora, vamos a hacer las patatas suflé.

Es muy importante que las patatas sean patatas viejas.

Con las patatas nuevas, como tienen mucha humedad,

mucha agua, esta receta no sale.

Pelamos las patatas.

Para el suflé, necesitamos esta forma.

Sobre todo, para este plato.

Las cortamos de dos milímetros, aproximadamente.

Tenéis una mandolina por ahí, ¿no? (ÁNGEL) Sí.

Antes de cortarlas, tenemos que tener a punto

un poquito de papel, porque es muy importante

que estén muy secas antes de freírlas.

Vamos a cortar.

Ha dicho rectangulares, ¿no?

Y las vamos a secar.

Una vez secas, ya vamos a ir a freírlas.

Primero, las sumergimos en el aceite a 130.

Se van a pochar.

Y después, las vamos a pasar, directamente, al aceite a 180.

Vamos a irlas moviendo. Es importante que no se peguen.

Cuidado. Tenéis que dejarlas pochar, eh.

Tenemos que ver que empiezan a despegarse dos paredes,

antes de incorporarlas en el aceite a 180.

¿Ha echado ya el otro o no?

¿Virgi? No las ha echado, ¿no? -No.

¿Qué tal, José Luis? Ahora está suflando. Ahora sí.

Bueno, bueno. Que doren bien.

Mira. Te enseño una de las que ha hecho Joan.

Mira qué cosa. Muy parecida.

Qué bonita. Mira. Va bien.

No vas mal. Déjalas que se hinchen.

No las toques, porque se pueden deshinchar.

Que se hinchen, se doren y das las vuelta.

¿Qué tal, Virginia?

Aquí vamos. A ver si suflan. ¿Suflan o no?

Aquí ha suflado esta un poquito. Te la enseño también.

Una de Joan. Así debería quedar.

¿Así? Vale. Tiene que hinchar.

Bueno, bueno. ¿Cómo vas?

He hecho unas que parecen que son fritos. No me ha suflado.

Bueno, bueno. Vamos a ver.

No están hinchaditas. Esta es la tuya y esta la de Joan.

Esa es la mía. ¿Dónde está el truco?

El truco ya te lo está explicando Joan.

Tiene que pochar. Y de ahí, rápido a la fritura para que, ¡pom!

Vale. No tiene nada que ver.

Están muy finas y hechas. Sí.

Tiene que estar más gruesa al cortarla.

¿Qué está haciendo Rocío? Tengo una suflé.

¿Cómo te ha salido? ¿Tienes una suflé?

Se ha deshinchado. No has visto las de Joan, claro.

Mira lo gorda que lo has cortado. Se ha deshinchado.

Tienes que hacerla más para que aguante.

Nunca estuvo hinchada, eh.

La vuelves a meter en el caliente

y se te hincha. ¿Sí?

Chicos, dadle la patata suflé,

que aquí veo que es donde están los problemas.

Espérate a que se acabe. Ahí van patatas, eh.

Secarlas bien. El grosor tiene que ser unos dos milímetros.

¿Vale? Seguimos. (ROCÍO) No, no.

No, no.

Yo tengo ya. ¿Cuántas hacen falta? ¿Cuatro?

Con cuatro vale. -Yo tengo cuatro sufladas.

Si tenéis cuatro, podemos acabar el plato.

¿Cómo veis a nuestros aspirantes?

Han ido bastante bien, hasta el momento patata suflé,

que es donde se han perdido.

José Luis es un torbellino. Estoy viendo muy bien a Ángel.

Trabaja muy bien, muy serio, centrado. Me gusta.

Lo veo por la evolución.

Van todos muy bien siguiendo a Joan.

Es muy didáctico. Explica con mucha calma.

Es muy bueno, como todos los chefs que nos visitan.

Demasiado bueno. Les está dando cancha.

Es lo lógico. Pero es un plato de sabor.

Es de aliñarlo muy bien. Y el truco está en el final.

El punto de sal, el de mostaza se lo dio él. Ya no está pesado.

José Luis echó todo el chile habanero.

Preparaos para probar eso.

Todavía nos queda una elaboración por hacer,

que es una salsa bearnesa.

Media chalota picada muy fina, muy fina, y un poquito de estragón.

Es una emulsión de yema de huevo con mantequilla clarificada.

Pero partimos de una reducción de vinagre con estragón y chalotas.

Vamos a colocar un poquito de vinagre.

-¿Qué ha dicho? ¿Media chalota? -Vinagre de Jerez.

No sé cuál es el estragón.

Me parece que es este. -Eso es.

Y en un bol, vamos a colocar la yema de huevo.

Sal.

Vamos a poner un cazo con agua al fuego

para que, cuando acabemos con la bearnesa,

la podamos mantener en caliente. Si no, se nos va a cortar.

-¿Qué hace al baño maría? -El huevo con la chalota.

Cuando veis que ya ha hervido un poquito,

vamos a echar una parte de la reducción, solo un poco.

Ahora es cuando vamos a ir echando esta mantequilla clarificada.

¿El qué? Me he perdido.

Así que ya lo tenéis a punto para montar la bearnesa.

Cuando le he echado el vinagre reducido,

se me ha quedado muy oscura.

Miré la del chef y la mía y digo: "La he pifiado".

Vais añadiendo la mantequilla, con cuidado.

Sin dejar de emulsionar.

Es el equivalente a una mahonesa.

Pero en lugar de aceite, mantequilla.

Y, claro, en lugar de hacerlo en frío, lo hacemos en caliente.

Ahora la vamos a dejar, como os decía, en un baño maría,

con baja intensidad de calor.

Si se caliente, la yema se cuaja y se corta.

Y si se enfría, se solidifica la mantequilla y también se corta.

El problema es que se me ha cortado la salsa bearnesa.

Lo que mi cabeza ha dicho: "Mira, Rocío. No te centres en eso.

Y luego, si te queda tiempo, arréglalo y sigue la receta".

Y ahora, ya vamos a disponernos a montar el plato.

Le queremos dar a este steak tartar,

también le vamos a dar una vuelta por el mundo.

Curry. Un poquito de ras el hanut.

Un poquito de pimentón de la Vera.

Y un poquito de pimienta de Sichuan,

que la vamos a picar a cuchillo un poquito.

Probablemente, no pensabais

que un steak tartar se pudiera complicar tanto.

(ROCÍO) Pimentón dulce. -Me he perdido.

Vamos a montar el plato. Tenéis una plantilla de silicona,

que nos va a ayudar en el montaje.

La usaremos para que podamos montar el tartar de esta forma,

que, como os decía, nos permitirá empezar por un extremo,

acabar por el otro e ir encontrando a cada bocado

una intensidad distinta de sabor.

Tenemos el tartar colocado. Y ahora vamos a ir colocando

todas estas elaboraciones que hemos ido haciendo.

Empezando por la uva que hemos impregnado en oloroso.

Esta uva la vamos a colocar en un extremo.

Un segundito, por favor.

Vamos a seguir con el tomate especiado.

Cuando tenía la mayonesa y he visto toda la carne

y he visto que se perdía en la mayonesa, algo he hecho mal.

Ha sido la mayonesa, que tenía mucha.

Vamos a seguir con la confitura de limón y alcaparras.

Tenéis también en un bol pequeñito un poco de praliné de avellanas.

Nos vamos a ir a buscar las bolitas de helado de mostaza.

Colocaremos las bolitas de helado

repartidas por toda la superficie del tartar.

Vamos a aliñar cada patata con una especia distinta.

Con el curry.

¡Chicos, me habéis tirado las bolas! De verdad.

Me las habéis tirado. El que la tenía al lado,

me ha tirado mis bolas. -Mi bandeja está abajo.

(JOSÉ LUIS) La mía abajo.

Lo mío era un bol. -Una había al lado mía.

-Tengo bolas. ¿Quieres? Coge. -Has sido tú.

-Yo no he sido. -Vamos a ver.

Si yo tenía aquí todas las bolas. Mira dónde están.

¡Joroba! -Yo no he sido.

Cuando abres y ves todo derramado, que estaba el papel volcado,

te pones de los nervios, la verdad.

Tú quieres hacer lo mejor posible. Las cosas como son.

Vamos a aliñar otra con el ras el hanut.

Otra con el pimentón de la Vera.

Y otra con la pimienta de sichuan.

Vale. Tenemos unos brotes de mostaza.

Y acabamos... -Cuatro patatas.

Con la bearnesa caliente.

¿Esa cuál es?

Dejamos caer por una punta.

(JOSÉ LUIS) ¿Esa cuál es? Que me he perdido.

O.K. Y el plato está terminado.

Aspirantes, como veis,

el maestro Joan Roca ha terminado su plato.

Vosotros tendréis un minuto para terminar el vuestro.

Y empieza ese minuto a contar ya.

¿Se te ha cortado la salsa? La bearnesa.

Se te ha cortado.

Cinco, cuatro, tres,

dos, uno. ¡Tiempo! Manos arriba.

Joan, vaya clase magistral, eh.

Muchísimas gracias. Un placer.

Puedes volver con el jurado. (APLAUDEN)

Ya te vale, Ro. La bandeja. -Que yo no he sido, tía.

-¿Tú dónde la tenías? -Abajo.

Yo lo tenía abajo. Mi bandeja y la suya estaban abajo.

-Las nuestras abajo. -¿Quién estaba al lado mía?

Quiero pensar que es descuido.

No quiero pensar que ha sido queriendo.

No tengo ese mal corazón. Al revés.

Lo que puedo ayudar, ayudo.

No me gustaría que me pagaran de otra manera.

Aspirantes, el primer reto de esta final

de "MasterChef IV" ha terminado.

Ahora, el jurado, junto con Joan Roca,

catarán vuestras elaboraciones.

Os recuerdo que os estáis jugando una plaza en el gran Duelo Final.

El primer aspirante en acercar su elaboración a nuestro jurado

será José Luis. Adelante.

(APLAUDEN) Vamos.

José Luis, ¿cómo te viste en la prueba?

¿Cómo fue seguir a un maestro como Joan Roca?

Al final, me perdí en algunas cosas.

Pero con orgullo. ¿Al final solo?

Cuando haces una cosa, ya va por otra.

Y eso que tenéis los dos platos iguales. Los dos son de cristal.

Pero, ¡jolín!, amigo, el interior.

¿Por qué no has puesto la carne justo debajo?

Es que le he echado mucha salsa. Y poca carne.

Claro. ¿Y esto de alrededor?

Esto es la bearnesa. Le eché mucho vinagre

y se me cambió de color. Esa es la otra que hice él.

Te has armado un "pitostio" como un campanario.

Vamos a ver qué nos encontramos.

Las patatas suflés han salido. (JOSÉ LUIS) Eso sí.

A ver qué hay por debajo.

¿Qué tal, Joan? Está bien aliñado.

Pero sí es verdad que hay demasiada salsa mahonesa.

-Aceite. Me pasé. -Y se ha licuado la mezcla.

Salsa tenía a cascoporro.

Iba la carne haciendo natación de punta a punta.

Lo que me extraña, es que no pique.

Te perdiste con el chile habanero. No le pusiste un poco.

Habría que reinventar el término cascoporro,

porque pusiste el bote entero.

Le eché un poco y no me gustaba. No se nota.

Me pasó lo de la mayonesa.

Como eché mucha salsa, necesitaba más chile. Lo que dice Jordi.

Yo lo veo muy suave. Me falta un poco de sal.

Y si no lo viese, no creería que sería un steak tartar,

porque tiene demasiada salsa. Sí.

El problema que tienes, es que no tienes la capacidad

para estar tranquilo. No atiendes. ¿Y qué tenemos?

Un plato que para nada reproduce el plato de Joan Roca.

Ya. Mira ese cachito de uva de Joan,

tan bien puesto ahí, peladita. Oye, tu cachito de uva.

Se creía que eran migas, hombre.

Tampoco me he dado cuenta.

No te puedes perder en una final. Ya.

José Luis, desgraciadamente, tu emplatado es repugnante.

Es un steak tartar sin steak. La carne brilla por su ausencia.

Lo llamaríamos steak tartar flotante.

Creo que hay que escuchar más y aprender de los maestros,

que cuando los tenemos aquí,

es un orgullo y hay que escucharles más.

José Luis, delante de cocinas.

(Aplausos)

A ver qué has hecho tú, Virginia. (APLAUDEN)

Bueno, Virginia, ¿qué tal ha sido trabajar delante

de un maestro como Joan Roca?

Un lujo. ¿Estás satisfecha con el resultado?

Sabes que yo soy muy perfeccionista.

La mahonesa no me quedó todo lo bien que tenía previsto.

Perfeccionista con carácter. Mucho.

"¿Dónde están las bolas?" Las bolas se habían derramado.

Tener carácter está bien.

Te lo digo yo, que soy de calentón fácil.

Pero hay que equilibrarse.

Que sea una final y te tiren tus bolas...

Seguro que el que lo ha hecho, no lo ha hecho...

Sé que no fue queriendo y fue sin querer.

Te he visto atacar a Rocío directamente.

Cuando me ha ofrecido, digo: "Has sido tú".

A uno le remuerde la conciencia cuando ha hecho algo malo.

O es que es buena gente. Aquí no hay gente malintencionada.

Pero menos mal que tenía bolitas, que puse muchas.

No hubiese traído los platos para todos, si fuese una capulla.

Virginia, una cosa. ¿Cuál es la foto que llevas ahí?

Un cristo que hay en Jerez.

A ver si te trae suerte. A ver. Dios quiera.

Este es el Cristo de la Misericordia.

Yo le tengo mucha devoción.

Lo he llevado durante todo el programa.

Hoy lo voy a sacar, porque hoy lo necesito.

Bueno, tenemos patatas sufladas. Sí.

-Está rico. -¡Ay, gracias!

Muchas gracias. Bueno, unas gotitas de sal.

Un poquito de sal. Pero está bastante perfectito.

Gracias. Se asemeja a las elaboraciones

que había hecho Joan.

Lo cual tiene mucho mérito. Muchas gracias.

Estéticamente, se parece. El sabor está muy rico.

Has trabajado muy bien. Para ponerte una pega,

el picadito de la carne está un poco grueso.

Pero eso ya para ser tiquismiquis.

La carne la veo buenísima.

El aliño está bueno. Está todo rico.

Tenemos los diferentes sabores que vienen a lo largo del plato.

Y el chef con el mejor restaurante del mundo,

que diga que, encima, está bueno,

cualquier personas que le gusta la cocina,

es lo que espera recibir. Que lo que hayas hecho, esté bueno.

Ángel, ¿qué tal te ha ido con el plato?

Parecía que iba a ser más fácil y muy complicado.

La mayonesa de la carne no me ha cuajado bien.

Y luego, los suflés de las patatas

las había hecho muy finitas y no me suflaron bien.

La reducción de vinagre no ha reducido lo suficiente,

se nota demasiado, mucha fuerza de vinagre.

Es verdad que la salsa bearnesa tiene un exceso de vinagre

sin reducir, demasiada potencia con lo cual, el vinagre

es un sabor superfuerte que se come los demás sabores.

Pero, creo que has hecho un gran trabajo, el emplatado,

las técnicas, las elaboraciones las hiciste más o menos bien todas.

Te veo una evolución tan impresionante que te felicito.

Gracias.

En fin, Ángel, hay muchos defectos en tu plato, sobre todo,

de acabar ciertas técnicas, como la patata y de proporción,

demasiada salsa bearnesa, demasiado vinagre,

te falta afinar un poco. Estoy con Samantha,

creo que este no es el Ángel del principio.

Nos vamos entendiendo.

Pero, te falta ser un poquito más puntilloso en la perfección

para llegar a rematar las cosas.

Ángel, bien de actitud, pero, date cuenta, si no te fijas

en pequeños detalles,

te puedes cargar, literalmente, un plato.

Mira esa patatita con el poquito

pimentón que lleva, la de Joan y la que tú tienes aquí.

Es un plato de pequeños contrastes

que todos juntos, son como una pequeña sinfonía.

¿Qué hay que hacer? Serenarse y, por favor, ese trapo

jamás te lo vuelvas a poner en el hombro.

Oído.

En una cocina profesional nunca verás

a un cocinero con el trapo aquí.

Vale. Me cuesta confiar en mí, pero, yo sé que si estoy aquí,

también, es porque poquito a poco he ido progresando

y estoy en la final, eso es que progreso tengo.

Bueno, Rocío, ¿estás contenta con tu trabajo?

Estoy contenta, lo único que la salsa bearnesa se me cortó.

Entonces, evité no ponerla porque para poner algo

que no está en condiciones, pues, mejor no ponerlo.

Lo demás, todo, más o menos igual, aparte de las patatas suflé

que tampoco, aparentemente, están.

Digamos la patata suflé, pero... Y es difícil hacerlo bien, incluso,

siguiendo al chef, ¿no?, por lo que veo.

Es muy difícil, lo único que sí que tengo que decir

que como maestro, impresionante,

tranquilo, explica muy bien, la verdad, que sí.

Muchas gracias. -Se le escucha, perfectamente.

Vamos a probar el plato.

Bueno, yo encuentro soso el steak tartar

y me falta esa bearnesa porque es un todo.

Un plato si lo dejas sin un ingrediente o elemento,

me parece una carne cortada

con un aliño un poco empobrecido, se me queda todo bastante simplón.

Queda cojo. Sí.

Si se te corta una bearnesa en caliente, si le añades

algo de agua fría, la remontas, rápidamente.

¿Ves cómo explica muy bien?

Gracias.

¿Contenta con el trabajo? Sí.

No deberías estarlo.

Porque creo que los dos sabemos que lo podrías haber hecho

bastante mejor, el plato tiene defectos.

Me acabo de comer una bolita entera, que me está dando el día.

La bearnesa no te ha salido porque no te has metido caña,

te has exigido poco, te conformas en decir:

"Ha sido un placer hacer el plato con usted, señor Roca".

No, te veo conforme y hay que tener

algo más de ambición para llegar a la final de "MasterChef".

Sí, chef.

Rocío, tu plato, visualmente, era el más bonito,

pero, la decepción que te llevas

cuando lo pruebas, falta de condimento total.

El día que condimentes tus platos y echarle lo que hace falta

para que te digan algo, serás una buena cocinera.

Gracias, chef.

Rocío, delante de cocinas.

¿Un aplauso? (VIRGINIA) Es que es muy pobre.

Los aplausos son muy pobres ya.

Aspirantes, Joan Roca y el jurado ya han catado

vuestros platos, pero, ahora, tienen que hacer el trabajo

más duro, elegir quién de vosotros merece estar en el duelo final.

Para eso hay que deliberar, ¿jueces?

Suerte, chicos.

Por favor.

(HABLAN ENTRE ELLOS)

(RESOPLA) Venga, por Dios, ¿qué están haciendo?

Yo quiero que mi Cristo de la Misericordia

me de suerte, porque creo que cuando trabajas mucho,

juegas limpio, siempre tienes tu recompensa.

Finalistas...

La chaquetilla.

Aquí están las chaquetillas con vuestros nombres.

Las chaquetillas son un símbolo que definen al cocinero,

algo que hay que llevar con orgullo y, también,

con una gran responsabilidad.

Uno de vosotros está a punto de ponerse la suya.

Aspirantes, no es lo mismo hacer un steak tartar que hacer

el steak tartar de Joan Roca

y, además, al mismo tiempo que él. Copiar a un maestro,

ir a su ritmo y presentar un buen plato, no es nada fácil.

Aun así, ha quedado claro que merecéis estar aquí,

seguramente, por todo lo aprendido en "MasterChef", a sacar luz

a esas virtudes que tenéis innatas

como la tenacidad, la capacidad de trabajo

y muchas cosas más, pero, para llegar a la final

hay que aprender a gestionarse

a uno mismo y controlar cosas que os limitan

como, por ejemplo, los nervios.

Sin embargo, tenemos que destacar el steak tartar de alguien

que apuntaba maneras desde el principio

que se ha superado semana

a semana y que hoy le ha puesto verdadera pasión.

Joan, haz los honores.

Qué difícil es hacer de jurado en "MasterChef", la verdad,

es que no os lo hemos puesto nada, nada fácil,

así que, enhorabuena por vuestro trabajo,

sí, es verdad, que hay uno

que se acercaba bastante a lo que pretendíamos.

Y este plato... lo ha hecho...

Virginia.

¡Oh!

¡Oh, qué alegría más grande!

Estar en "MasterChef" ya es una pasada,

pero, ya, estar en la final

de "MasterChef" es pasada, pasada, vamos, eso es ya...

Me dejaré la piel, los dedos, la cabeza si hace falta,

pero, yo la quiero, esa chaqueta me la quiero poner

porque quiero competir contra Virginia.

Ay, no llores, pero, si es alegría.

Ya, y es de alegría, es de alegría, no es de pena.

¿Tienes ganas de coger la chaquetilla?

Me la voy a poner ya. Pues, corre a por ella.

Muchísimas gracias.

Vente aquí conmigo, Virginia.

Ya es tuyo. Ya es mío.

Enhorabuena.

¿Qué te pasa? Que estoy muy feliz, muy feliz.

Eres la primera finalista del gran duelo final.

No me lo creo. Ponte esta chaquetilla

porque te sentará genial.

Ole y viva Jerez, aquí estamos.

En la final, qué alegría más grande Dios mío

de mi alma y de mi corazón, qué alegría más grande.

Oy, qué guapa estoy. Ole.

¿Qué se siente con ella puesta? Muy feliz, estoy muy feliz

en estos momentos, de verdad, feliz, feliz.

¿De quién te acuerdas ahora? De mi hermana, me acuerdo

de mi hermana, esto es por las dos,

hemos trabajado mucho las dos

y muy contenta, de verdad, ojalá ella pudiera estar aquí.

La verdad, me parece justo que haya sido Virginia

como si hubiese sido José Luis, como Ángel o como yo.

O sea, hemos llegado hasta aquí y esto superfeliz.

Joan, muchísimas gracias por volver a "MasterChef",

nos encanta tenerte en nuestras cocinas.

Ha sido un placer, de verdad.

(AMBAS) Gracias.

Aspirantes, todavía queda una plaza para ese gran duelo final,

pero, antes tenemos una sorpresa para los tres.

(ÁNGEL) Ea. (ROCÍO) Hombre.

Queremos que os relajéis y que disfrutéis

de una experiencia hasta ahora inédita,

una cena con los jueces

en uno de los hoteles más lujosos

y clásicos de Madrid, el Santo Mauro.

Poneos guapos y disfrutad

porque la siguiente prueba será, de nuevo, de altura.

Suerte. (TODOS) Gracias.

Mira quién está ahí.

-Buenas noches. -Mira quién está.

Buenas noches, qué guapos. Buenas noches.

Todo esfuerzo tiene su premio. Vamos a cenar, adelante, pasa.

Mañana será otro día

hoy a disfrutar por nuestros aspirantes.

Por ""MasterChef"", salud. Salud.

¿Estáis contentos con tener a Virginia como rival en la final?

Siempre dije que me gustaría competir contra ella.

Todos estamos al mismo nivel, en una línea...

Diferentes virtudes a otro nivel.

Uno sabe lo que el otro no sabe y el otro sabe lo que el otro, no.

O sea, le tienes ganitas. Un poquito.

Comenzamos con la rosa y el champán, ¿de acuerdo?

Joder. Esperemos que sea de su gusto.

Es un gin tonic de manzana. Ah, un gin tonic de manzana.

¿Esto se come? -Sí, se come lo de adentro.

-Esto es arte, ¿eh?, es un trampantojo.

-Qué bueno que está.

Lo de trampantojo

hasta que no vine a "MasterChef" ni lo había oído.

¿Se te ocurriría algo parecido? (JOSÉ LUIS) Qué va.

Por eso os traemos a un sitio fino, para que veáis cosas.

Yo se la doy a mi mujer, pero, sin vaciar.

¿Estás deseando verla?

Madre mía, hablemos de otra cosa que me pongo a llorar.

¿Sigues pensando que Pepe se ríe en las catas?

No. -¿Que se ríe en las catas?

-No, eso, no, al principio estaba muy decaído

y, luego, lo he conocido

y tiene una personalidad muy humana,

como muy cercano, lo veo muy cercano.

Jamás me reiría de nadie, me río con la gente

y puedo hacer una gracia de J. Luis, tuya,

pero, nunca reírme, no está en mi conciencia eso.

Continuamos, si les parece,

con las piedras al parmesano y trufa.

Potentes, ¿eh? Rock×n×roll.

¿Vuestras familias qué piensan que estéis aquí?

Encantados. -No sé, concursan ellos.

Sobre todo, mi madre, orgullosísima,

el hecho de verme currar e intentar superarme a mí mismo,

como que tiene que ser un orgullo para ella brutal.

Continuamos con un buñuelo de bacalao.

¿Se come con la mano? -Con la mano, directamente,

de un bocado, ¿de acuerdo?, que sea de su gusto.

Si diésemos a las agujas del reloj para atrás y empezásemos, de nuevo,

"MasterChef", ¿cambiaríais algo?

Algunos platos que he hecho.

Tu ensaladilla rusa al principio fue tremenda, terrorífica.

No sabía usar un sifón, aquel día fue horroroso.

Ese día no te fuiste a casa de milagro.

Continuamos con un ceviche de pez limón.

Qué agradecido el pez limón, ¿eh?, de la noche.

¿A quién no echáis nada de menos?

A Esmeralda. -Yo, a Reichel.

Ella iba por aquí y yo, por aquí. -Luego, escondía muchas cosas,

al principio me llevaba muy bien con ella y como persona,

si la puedo tener más allí que aquí, mejor.

Samantha, esto te atañe. ¿Por qué?

Al principio, Rocío,

me pareció que había entre las dos cierta aspereza.

Tirantez. Llámalo tirantez, llámalo aspereza.

No sé, había como un pique, yo entiendo, ¿no?

Siempre he pensado que puedes hacer mucho más de lo que haces.

Eso, también, lo pienso yo.

Creo que es el momento de enterrar el hacha de guerra.

Vamos a brindar: Por el cáterin. Por el cáterin.

Por la mujer del cáterin.

Continuamos con un arroz entre cenizas.

Esto sabe a carbón.

Está bueno el arroz, ¿eh? -La comida, espectacular,

cuando probé el arroz que han puesto con pato

y con palomo, con pichón, estaba espectacular.

Os dejamos hacer una pregunta

y os vamos a responder lo que pensamos en verdad, o sea...

Si me veis que valgo para dedicarme para la cocina.

Claro que sí, eres un trabajador nato y eso es importante

y dejarse la piel como te la has dejado...

Yo te contrataba mañana.

Me iba contigo mañana. Mañana, no, te digo,

porque con las ganas me vale. Mi ingrediente principal,

lo que más me atrae es la motivación y las ganas.

Vale, Jordi, de mis habilidades, ¿qué te gusta?

Me gusta que tienes más información, más registro

y más criterio del que utilizas, me gusta y me disgusta.

El primer mes, al verme cocinar, que tanto me criticabas,

¿qué pensabas de mí, que podía llegar o no?

Que no llegarías a ningún sitio, que eras un flojo.

(Sonrisas) ¿Eso?

¿Y a día de hoy?

Tiene mucho mérito la progresión que has hecho, en cocina,

siempre me va a parecer poco,

pero, en lo personal tiene mucho mérito

y eso es lo que me vale, esto es fundamental.

Para terminar con la degustación llegamos al postre,

terminamos con un café, chocolate y mascarpone.

Qué bueno.

¿Quién es para vosotros el ganador de "MasterChef IV"?

No te sabría decir, de corazón, que fuera José Luis

porque es la persona que a mí más me ha ayudado a estar aquí.

¿Más que ganarlo tú? Me gustaría ganarlo,

pero, para mí, ya he ganado.

Me veo que he luchado a muerte que deja todo por algo,

estudiando como en la vida he hecho.

A mí, también, José Luis. No te estoy creyendo.

¿Te gustaría ganarlo tú? Contra Virginia, sí.

¿Solo por demostrarle que eres mejor?

Sí. ¿Más que por ganarlo tú?

Sí, sí, o sea, ¿te ves ganador de "MasterChef"?

Sí, me veo ganadora, puedo hacerlo.

(ÁNGEL) Todos nos vemos, si no lo tenemos en mente...

¿Tú te ves ganador? -Claro, si no, no estaría aquí.

Que sepáis que esta es vuestra última cena antes

de vuestra última prueba de exteriores.

Uno de vosotros será el segundo duelista de "MasterChef IV".

Así será. ¿Lo tenéis claro?

Sí, sí. Así que descansad

que queda el último empujón, así que, salud.

Venga, salud. Venga.

Suerte para todos. Suerte.

La cena fue espectacular, estuve muy a gusto

como en una cena con colegas, uno más de nosotros

fueron los jueces y estuve superagusto.

(ÁNGEL) Pues, ahora, a currar y ya está,

que salga lo mejor y ya está.

(ROCÍO) ¿Aquí es? (J. LUIS) A ver.

(ROCÍO) Aquí, estuvimos anoche, ostras.

Muy buenas. -Buenos días.

(ÁNGEL) Buenos días. ¿Qué, sorprendidos, aspirantes?

(TODOS) Sí, mucho.

Bueno, no me extraña, ¿eh?,

tranquilos porque no estáis viviendo

un "dejá vu", os encontráis, de nuevo, en uno de los hoteles

más emblemáticos de Madrid, el Santo Mauro.

En este lugar privilegiado, decorado, lujosamente,

por Lorenzo Castillo, es donde os enfrentaréis

con vuestras mejores armas

para conseguir el último puesto en el duelo final.

Ánimo y mucha suerte.

(TODOS) Gracias, Eva.

Hoy es un día muy especial para mí, es el cumpleaños

de mi madre, me juego la final

para lo que puede ser un futuro a gran escala

y podría ser el mayor

regalo que le puedo hacer a mi madre en mi vida.

La prueba de hoy es un desafío que tendréis que disputar solos.

En ese atril hay tres chaquetillas

con vuestros nombres, pero, solo una de ellas

lleva el nombre del segundo finalista

que se enfrentará a Virginia en el duelo final

de la cuarta edición de "MasterChef España".

¿Tomasteis buena nota de lo que cenasteis ayer?

Sí. -Más o menos.

Eso espero porque el menú creativo

que tendréis que elaborar hoy, ya lo conocéis.

Será el mismo que degustasteis aquí anoche.

Cada uno de vosotros elaborará dos platos de ese menú

que, además, ha diseñado un chef con 26 años de oficio

y cuatro estrellas Michelin,

Quique Dacosta.

(SONRÍEN)

¿Conoces a Quique Dacosta, Ángel, te suena?

Personalmente, no, pero, es uno de los... de mis ídolos.

¿Ah, sí? Hombre, es de la comunidad, ¿no?

Sí. Pues, ya sabes, el reto

es para estar a la altura de los plato que hizo.

Vamos a intentarlo.

Pues, a mí, es una motivación extra.

Si venía con ganas, ahora mismo tengo el doble.

Hoy, aspirantes, no basta con intentarlo,

hay que lograrlo, no puede

haber lugar ni para nervios ni para despistes.

Pensad que el más mínimo error, os sacará de la competición.

(TODOS) Sí, chef.

La verdad, me siento más que nerviosa, ilusionada.

Es extraño, me pasé todo el concurso nerviosa

en las pruebas, pero, en esta estoy ilusionada.

El menú degustación

que propone Quique Dacosta consta de seis platos.

Un primero, piedra de queso.

Un segundo, buñuelo líquido de bacalao.

Un tercero, pétalos de rosas.

Un cuarto, pez limón.

Un quinto, arroz cenizas.

Y, por último, un postre queso fresco, chocolate y café.

Cada uno de vosotros elaborará dos platos.

Y para decidir qué plato hace cada uno,

tenemos esta bolsita que será la que reparta suerte.

¿Estáis preparados? (TODOS) Sí, chef.

Adelante.

Pilla, Rocío.

Pilla tú, que eres más joven, Angelillo, yo el último.

Podéis volver a vuestro sitio.

Ángel, enseña tu ficha.

Platos tres y seis.

Así que tú harás los pétalos de rosas y el postre.

¿Estás contento? Sí.

¿Preferías el arroz? Bueno, el arroz me gusta,

pero, los pétalos me gustaron mucho

y el postre es algo complicado, a ver si lo puedo sacar.

Si lo saco, es un pelotazo.

¿Rocío, qué ficha tienes?

Platos uno y cuatro, es decir, que vas a cocinar

las piedras de queso y el pez limón.

Sí, pero, las piedras de queso no las podré probar.

Por ser alérgica a las trufas.

Con el primer plato juego con la desventaja del paladar,

que es lo más importante en la comida.

José Luis, platos dos y cinco.

Tú cocinaras

el buñuelo líquido de bacalao y el arroz cenizas.

Muy bien. ¿Te sientes preparado

para sacarlo adelante? Sí.

Igual de bueno que el de ayer, ¿eh? El punto exacto, lo intentaré.

Sí, el punto exacto, lo queremos igualito.

La autoestima se me ha subido un montón al ver la ficha

que me ha tocado, ojalá no la pifie y lo borde.

Aspirantes, cocinaréis para los comensales

más exigentes que podría tener un menú como este,

los críticos más rigurosos que hayáis tenido hasta la fecha,

los que lo cocinaron anoche y lo hacen cada día,

el mismo Quique Dacosta y su equipo

acompañados de los integrantes

del equipo de cocina del hotel Santo Mauro.

En total, 12 comensales

que analizarán vuestro menú degustación al milímetro

y que no van a aceptar nada que esté por debajo

de lo que ellos consideran perfecto.

Para elaborarlo, contaréis con 150 minutos en total.

El primer plato saldrá en el minuto 105

y el resto de los platos cada cuarto de hora,

hasta acabar con todos los platos del menú.

Para que todos contéis con el mismo tiempo,

entraréis en cocinas, escalonadamente,

con una diferencia de 15 minutos.

Organizaos bien y demostradnos que los cocineros amateurs

que conocimos hace tiempo,

se convirtieron en auténticos cocineros.

Sed cuidadosos con las cantidades, os recuerdo que en el camión

de nuestro supermercado proveedor de alimentos

tenéis los ingredientes necesarios para cocinar.

El excedente que no utilicéis será donado a comedores sociales.

Aspirantes, concentraos,

es el momento de demostrar todo vuestro talento.

Os jugáis un puesto en el duelo final.

A por vuestros delantales y a cocinas en tres, dos, uno, ya.

Aspirantes, como ya os hemos dicho,

empezaréis a cocinar, escalonadamente.

¿Estáis preparados todos para

la última prueba de exteriores? (TODOS) Sí, chef.

Roció, tu tiempo de cocinado empieza en tres, dos, uno, ya.

Cuando he entrado y he visto el pescadito de 12 quilos,

he pensado: "Madre mía o tú o yo".

Tengo que demostrar a Quique que no lo voy a hacer igual que él,

imposible, pero, intentaré hacerlo lo más parecido.

Vaya bicho.

Este bicho no hay quien lo coja.

Esto es más duro que pa qué. ¿Qué pasa, Rocío? Madre mía.

tienes que hacer las piedras

y pez limón que va metido con un ceviche.

Y, luego, harás las piedras ¿que eran de?

De queso parmesano y trufa.

¿Tienes claro cómo te organizarás? ¿Empiezas por el pescado?

Sí, es lo que más me cuesta.

Saca ya medio lomo, al menos, córtalo bien para aprovechar

un poco todo, que parece que le han dado un bocado.

Venga, se un poco más respetuosa con el género, ¿vale?

Gracias, Pepe. Nos jugamos un puesto

en el duelo final, vamos a ello.

José Luis, ¿estás preparado?

Sí. ¿Estás tranquilo?

Bueno, lo voy a intentar.

Pues, a darlo todo en tres, dos, uno, adelante.

No me voy a poner nervioso, lo voy a intentar hacer

lo mejor que pueda y lucharé como un jabato,

dejándome la piel como un gladiador.

(ÁNGEL) Vamos, chicos, ¿eh?

Ahora mismo me tiemblan las piernas, pero, una vez

entre en la cocina, los pies en el suelo,

centrarme en qué tengo que hacer y ya está, los cinco sentidos.

Cogeré de ahí un fuego para las patatas.

-¿Te lo enchufo?

-Dale caña a uno, al que quieras. -Aquel, ¿al máximo?

-Ponlo que meto las patatas. -Al máximo, ¿vale?

Vamos, José Luis, ¿qué haces?

Lo primero que haré es el caldo para reducirlo bien.

¿Ya estás corriendo sin parar, ya estás sudando?

Qué pena que no tengas un minuto libre para ver una cosa

que te iba a ayudaría, para llegar al gran duelo final.

¿Sabes qué es? Mi libro, fíjate qué libro.

"La cocina de hoy con sabores tradicionales",

lo que te ayudaría,

con esto llegarías a ser el otro duelista.

Pero, no lo sabemos, no tienes tiempo para verlo, te lo regalo,

te quedas con ello, disfrútalo y, ahora, a darle duro.

Luego lo veo. Eso es, venga, suerte, José Luis.

Puerros, cebolla y un poquito de zanahoria.

¿Cómo andamos? Tú haces

el buñuelo líquido de bacalao y el arroz cenizas.

El arroz con las cenizas. Lo primero, pondré el caldo

para que reduzca, para hacer un buen arroz.

Mientras se reduce, me lío con los buñuelos,

con la masa de los buñuelos para las esferificaciones.

Para la esferificación,

perder el aire bien, para hacer la esfera.

Es, más o menos, la idea que llevo. Tienes que correr.

Concentración, y esos viajes que das a lo loco, no,

haces y piensas: "Ahora, esto". Organizado, tranquilo y sereno.

Dale. A por ello.

Ángel, te vigilaré de cerca con ese postre.

Vale.

¿Estás listo para empezar a cocinar?

Sí, chef. Pues tu tiempo comienza

en tres, dos, uno, ya.

(JOSÉ LUIS) Vamos a por ello, venga.

Mi especialidad no son los postres,

es una cosa que no se me da bien

y no he sido fan de los postres, es otro reto

y voy a intentar,

como todo en este vida, superar los retos.

Rocío, José Luis, Ángel acaba de empezar a cocinar,

pero, ya llevabais 30 y 15 minutos.

(AMBOS) Oído.

A volar, ¿oído?

(TODOS) Oído, chef.

Voy a echar una punta.

(ÁNGEL) Voy a meterle 200 gramos de nata

por 120 de leche.

Ay, tranqui, Ro.

Mascarpone.

Al cristal.

Hoy creo que tenemos que sacar todo lo que lleva dentro

y plasmarlo, ni rivales, ni campeones, ni perdedores, no.

A ver, Ángel, ¿cómo te vas a organizar?

Primero, el helado, que es lo más largo

para tenerlo preparado, que es el postre,

después, iré, directamente, a las rosas, las dejaré

que se infusionen y, luego, otra vez, al postre.

Ten en cuenta que ya sabes que a última hora

las prisas son malas, corre, ahora, sincronízate

que lo vas a conseguir, bueno, mucho ánimo.

Muchas gracias.

Cuidado, José, que voy para allá.

Ojo la complejidad que tiene el menú de hoy,

menú diseñado por Quique Dacosta, tres estrellas Michelin,

Rocío tiene que preparar las piedras de queso y pez limón.

Las piedras, como bien probamos, son esas piedras de parmesano

con toque de aceite de trufa, que estaban muy ricas,

y la manteca de cacao

de color negra, simulando una piedra.

Ella, además, no lo puede probar porque es alérgica a la trufa

y eso es una dificultad añadida

porque tienes que cocinar un poco a ojo, ¿no?

También, quiero ver a José Luis. Menú complejo.

Sí, con un primer plato, buñuelo de bacalao con un currito

que debe estar muy centrado y él da muchas vueltas

y está muy nervioso, se le quemó la cebolla

del siguiente plato y quien lo probará es Quique Dacosta

y su equipo y hay que estar centrado para sacarlo bien.

Bueno, y Ángel, ¿qué? Tiene lo que es la manipulación,

montar 12 rosas hay que ser fino y estar con la calma en los dedos

para no tener tembleque que te impida hacer las cosas.

Creo que por primera vez empezó a hacer el postre

lo primero a tiempo y, por ahora, está organizado.

Una cosa, centrado y tranquilo está.

Y es muy importante.

Empezaron todos, más o menos, bien, suerte para ellos.

Siempre empiezan bien, luego, la cosa se complica.

¿Un cazo tenéis por ahí? -Este lo tengo usado.

-No te preocupes. -Joselito, te echo agua

en las patatas, te echo que están a mitad.

-Están ya casi hechas, Ángel, vale, échales, mejor, mejor.

El primer plato que elaborará

Rocío son unas piedras de parmesano y trufa.

Es un trampantojo de Quique Dacosta

que es una mousse de queso parmesano de toda la vida,

nata, leche, hojas de gelatina y queso parmesano,

tendrá que deshacerlo,

montarlo y congelarlo con forma de piedra

para, luego, bañarlo en la manteca de cacao

de color negra, algo perfumada con aceite de trufa.

Muy sencillo para para quien lo ha hecho cien veces,

¿estará a la altura?, vamos a verlo.

Aspirantes, atención,

Rocío, llevas cocinando 60 minutos.

Sí. En 45 sale el primer plato,

piedras de parmesano y trufa.

Gracias, chef, oído. ¿Oído?

José Luis, tú llevas cocinando 45 minutos,

en 75 salen tus buñuelos líquidos de bacalao.

Oído.

Ángel, tú has entrado el último, llevas cocinando 30 minutos,

aún te quedan 105 minutos

para sacar tu primer plato que son los pétalos de rosas.

Oído. ¿Entendido?

Sí.

El buñuelo líquido de bacalao es la primera receta de José Luis.

Quique Dacosta pretende elaborar una receta que evoque

a la tradición, pero, que sea más fina y elegante.

¿Qué hace? Una baranda de bacalao que sea líquida, cremosa

y muy sabrosa, con ella elabora un esférico,

ese esférico harina y tempura fina a la que añade

un polvo de alga nori y lo fríe.

¿Qué logra?, un buñuelo muy fino, crujiente, muy elegante,

sabor potente y una tradición renovada con mucho toque.

Creo que no se me olvida ningún paso.

La responsabilidad de cocinar para Quique Dacosta

y no sé quién más probará, pero, bueno, es tremenda

porque darle el punto justo en sus cosas, pues, va a ser

muy complicado, pero, vamos,

yo lo intentaré, me dejaré la piel por hacerlo.

(ÁNGEL) Vamos, Angelillo.

Los pétalos de rosas que hará Ángel,

parecen sencillos, pero, no lo son.

Primero, cortará muy finita la manzana verde

y, luego, meterla en una bolsa de vacío con una infusión

a base de micolo de manzana,

vinagre de frambuesa, granadina y ginebra.

Después, montará la rosas

una a una, parece muy fácil, pero, es pura artesanía.

¿Pimienta tienes aquí, Rocío?

-Arriba, en la estantería. -Ya la vi.

Aspirantes, mucha atención, por favor,

Quique Dacosta está a punto de entrar en cocinas

para ver cómo estáis interpretando sus platos,

así que no quiero que nos pongáis la cara colorada,

quiero que salga muy orgulloso de aquí, ¿entendido?

Oído. Ángel, ¿oído?

Oído, no me pongas nervioso.

Pruébalo. -Rápido.

Don Quique Dacosta, por favor,

un aplauso para el artífice de este menú, por Dios.

Encantado de conocerte.

Para mí es un mito en la cocina, sé que hay muchos grandes,

pero, para mí, él es de la tierra, de Valencia,

trabaja mucho el producto valenciano,

para mí, es lo más alto.

Yo a Quique Dacosta lo conozco de verlo en el libro de Ángel,

que lo tiene en su mesita, es que los platos que vi

de este hombre, vamos, es un crack lo que hace.

Ángel, es un fan incondicional tuyo,

es de la Comunidad Valenciana y te tiene en lo más alto,

te venera, no te imaginas, y cuando supo

que el menú lo hacías tú, estaba temblando

y, ahora, que vienes no sabes cómo está.

¿Qué tal van? -Me ha tocado los pétalos de rosas

y el postre, el helado lo tengo funcionando, los pétalos, también,

y, nada, ahora, las otras elaboraciones del postre.

Oye, si lo hiciese muy, muy bien, ¿lo llevarías a tu cocina?

Dime que sí y enséñame.

¿Sí, no? Puede ser un buen casting.

Algo ganado lleva ya porque friega bien los platos.

(SONRÍEN) Je, je. Dale, Ángel, sigue.

Bueno, Quique, hoy se lo juegan todo porque de estas cocinas

saldrá el segundo duelista de la final de "MasterChef IV".

Con lo cual, tienen una responsabilidad

muy importante, tenemos que ser muy estrictos y tú,

más porque reproducen tus platos, los de tu gran restaurante,

con lo cual, si ves algo que está mal y no te gusta

y crees que no saldrá bien,... Se lo comento.

Hombre, claro, por favor.

Cago en la leche.

Esto no me espesa, no me tira, no.

Bueno, José Luis, tú haces el buñuelo líquido.

A ver, ¿eso es la tempura o es la brandada?

-La brandada, cómo lo ves, le saco el aire y lo meto al frigo.

¿Te sabe como el plato de anoche?

Me huele a ajo crudo desde aquí, ahora, no sé.

Quique...

Sí, tiene un clarísimo punto a ajo crudo.

¿Porque no se ha cocinado ese ajo?

Sí, lo blanqueé para pelarlo y, luego, lo comprobé.

-Tienes un problema, ahora mismo, que el bacalao ahí, no se nota.

El ajo se ha apoderado y tienes más un ajo blanco,

malagueño casi, que una brandada de bacalao.

-¿Y si le meto más bacalao? -Tendrás que poner

mucha cantidad, sigue la receta, no seas más creativo de la cuenta.

-Vale, vale. Eso es, venga.

Bueno, Rocío, te quedan, solamente, 15 minutos

para que salgan tus piedras de queso,

en 10 tienes que emplatar.

Eso mételo en el congelador, urgente, lo más frío que puedas.

Si esa piedra no está, perfectamente, congelada,

pues, no la vas a poder bañar, estás bañando una masa

que no estará congelada.

Hacía una prueba de color.

-Por el calor que tienes aquí, te recomiendo que tengas

la bandeja en la nevera y cada vez que hagas el baño,

sacas la bandeja, le das un baño, sueltas y a la nevera otra vez,

porque, aquí, tenéis un calor... Hay exceso de calor.

Ángel, ¿cómo vas, estás ya con la base de los chocolates,

tienes ya el bizcocho, tienes todos los elementos?

Tengo el bizcocho, voy a poner el sifón,

lo haré ya en el microondas y lo dejaré que se enfríe.

-Garantízate que no tenga grumos,

como tenga alguno se te obstruirá el sifón al final.

-Antes, lo cuelo.

Garantízate esos detalles que, luego, en el momento y tal...

Ala, suerte. Venga, Ángel.

Aspirantes, atención, en breve van a empezar a salir

los platos y no sé si estáis listos.

Rocío. ¿Sí, chef?

Tus piedras de queso salen en 8 minutos.

Un poquito más. Deberías empezar a emplatar ya.

Un poquito más. Ya es ya, ¿tienes las piedras

para ir emplatando? Voy chef.

Comensales, muchas gracias por acompañarnos

en un día tan especial como hoy.

Vuestra manera de cocinar es un ejemplo de profesionalidad,

dedicación y talento para nuestros aspirantes

que hoy, además, se están jugando el último puesto que queda libre

en el gran duelo final de "MasterChef IV".

Su objetivo es parecerse, algún día, a cualquiera de vosotros

y formar parte de un equipo de alta cocina.

Esperamos, Quique Dacosta, que sepan homenajear,

como deben, tus creaciones y que entre todos

les valoréis con firmeza. Muchas gracias.

(ÁNGEL) ¿Cómo vas, Rocío, bien?

(ROCÍO) No se congela la piedra, intentaré hacer un invento.

Rocío. ¿Sí?

Por favor, en 5 minutos tienen que salir tus platos,

¿tienes ya el plato de piedras de parmesano y trufa?

No, estoy en ello.

Vale, estas son las de verdad ¿y las tuyas, dónde están?

Estoy empezando a hacerlas pero, probaré una...

Empezando a hacerlas. Sí, no se me congelaron, chef.

Algo hice mal y no se congelaron.

Pero, no te va a dar tiempo, es imposible.

Lo intento, de verdad, Pepe, voy a intentarlo.

Rocío, en 5 minutos vuelvo con los camareros,

si quieres seguir haciéndolo, sigue, pero, no sale.

(ROCÍO) Venga, Ro, tú puedes, Ro.

Cuando vi que Rocío no sacaba las piedras, me vi a mí,

también, y a ver si sacaba los buñuelos al menos.

Rocío, ¿estas son las piedras que vas a sacar?

Tengo que sacar algo, se me han deshecho mucho.

No sé si es mejor sacar esto o no sacar nada.

Tú verás, tú decides.

Yo quiero sacarlo.

Sácalo, por favor, emplátamelo como quieras.

He querido sacarlos y he pensado: "Mira, antes de sacar

un plato vacío con tres piedras vacía,

les llevo una mousse piedra".

Vamos sacando, por favor, camareros, gracias.

¿Eran dos piedras por persona, no?

Pero, bueno, aun así, a ver si somos capaces de sacar,

incluso, que parezca una piedra. Venga, otra.

Aquí hay una mala gestión del tiempo.

Si esto tiene que congelar, será lo primero que debes hacer.

Si haces el pez limón primero, se te va el tiempo. Desastre.

¡Madre mía! ¡Madre mía!

Te juegas un puesto en el duelo final.

Pero con esa parsimonia es imposible.

12, gracias. ¿Ya están?

12, sí. A ver si puedo sacar un ceviche decente.

Comensales, hoy nuestros aspirantes han elaborado un menú

que consta de seis platos diseñado por Quique Dacosta y su equipo,

así que lo conocéis perfectamente.

El primer plato que probaréis se llama piedra de queso

y ha sido elaborado por Rocío. Disfrútenlo.

¡Buenas tardes, Quique! Bienvenido y muchas gracias

por dejar que nuestros aspirantes tuviesen la oportunidad de degustar

y hoy cocinar una de tus experiencias,

porque esto es una experiencia única.

Veo que el orden de salida de los platos

no es el mismo del de ayer.

Hemos decidido variarlo básicamente por una cuestión

de complejidad de los platos y de tiempo.

Hemos prescindido de un orden, los pétalos de rosa irían primero,

es una bienvenida, un plato muy cortés, elegante,

es una manera de recibir.

Las piedras es el tercero,

pero hemos entendido que era mejor para que estuviera...

Para que estuviese equilibrado para todos, me alegro.

Espero que todos lo hayan hecho bien.

Ay, mira, ¿sabes qué te digo?

Aún no quiero saber nada de lo que piensas de los platos.

Me espero al final y, entonces, vendré para que me hagas

un cómputo general, me da un poco de miedo.

(RÍEN)

Rocío, escúchame bien, acaba de salir tu último plato

de piedras de parmesano y trufa.

Te quedan 45 minutos para sacar 12 raciones de pez limón.

Ajá. No quiero fallos.

Lo de las piedras ha sido un desastre total.

Vale. Volemos, por favor,

que se note que estamos en una final, que se note.

Me he equivocado porque a las piedras

les hacía falta una congelación absoluta.

Debería haber empezado primero por las piedras.

-Cinco gramos de levadura.

José Luis, tus buñuelos líquidos de bacalao

son el segundo plato en salir.

Te quedan 15 minutos, o sea, serio.

Haz las bolas cagando leches e intentar hacer la tempura,

porque en cinco minutos te quiero emplatando.

Oído. Te juegas un sitio en la final,

tu última oportunidad, ¿vale?

¡Ay! Tras el plato de Rocío...

Saco esto de ahí que me he equivocado.

Esto lo tiro.

El alga nori...

¿Cuál es el alga nori?

El alga nori será esta.

José Luis, ¿eso qué es? El alga nori para la tempura.

¿Tienes la tempura hecha? Me falta el alga nori.

No le pongas alga nori. ¿No?

¿Tienes tiempo? No. No.

José Luis, escúchame. Voy a meter los polvos...

No me voy a permitir el lujo de sacarle a Quique Dacosta

un trabajo mal realizado. En cinco minutos, si no lo tienes,

no se lo sacamos. OK.

¡Coño! -Se te quema algo.

El aceite ese, baja el fuego. -No se quema, es la olla.

La olla tiene humedad. -Baja el fuego.

¿Me cuentas qué estás haciendo?

Para poner dentro de la flor. Me parece bien.

¿Te importaría ponerlo con cuidado "clac, clac, clac"

y haces un pétalo rápido y no haces el bobo,

que no acabas en la vida, y como José Luis no tenga

el plato te lo haré sacar a ti que tampoco lo tienes?

Te juegas un sitio en la final.

Oído. ¡Vamos, venga!

No quieras meter más de la cuenta.

Van así como... Si te queda bien uno.

Uno, entonces hago los siguientes. Te daré cinco minutos.

OK. Te voy a penalizar igual.

Vale. Porque vamos fuera de tiempo.

Pero, si no sale, cancelamos el plato.

¿Vale? Vale, oído.

Voy a coger la harina. Harina para rebozarlas.

Tengo el aceite en la temperatura.

Te diría que no hace falta ni que mires el aceite.

¿No? ¿No coagulan? Lleva un rato aquí.

Mira, voy a sacarla con todo el cariño del mundo.

¿No coagula? Ay, Dios, ¿no?

Oye, José Luis, no te vengas abajo, amigo, ¿vale?

Hazme el mejor arroz de cenizas del mundo.

No lo puedes sacar: no ha cuajado, no hizo esfera.

A estas alturas, no lo resolvemos de ninguna forma.

Si le saco eso a Quique Dacosta dirá que estamos locos.

No echan a la calle. Mejor el siguiente plato

y nos coronamos con el arroz, ¿vale? Venga.

No sale, no. No sale.

Hala, venga, recojo todo esto.

Esto es trabajo perdido. -José, para adelante.

El siguiente plato. -Me ha fastidiado mucho,

le eché mucho empeño para hacerlo bien

pero, claro, algunos pasos no los he hecho bien.

Comensales, me sabe fatal, pero os tengo que pedir disculpas:

me cuentan desde cocinas que el siguiente plato

que tenía que salir, el buñuelo líquido de bacalao

que hacía José Luis, el jurado ha decidido

que esa elaboración no estaba a la altura

ni de una final y, por supuesto, Quique, discúlpanos,

de un menú como el tuyo.

Así que se ha decidido no sacarlo a mesa.

Esperemos que el siguiente plato salga y, sobre todo,

que salga en tiempo. Disculpen y gracias.

Qué pena.

Bueno, Jordi, el primer plato, las piedras de queso de Rocío,

regular tirando a mal. Sí.

El buñuelo líquido de bacalao lo has tenido que cancelar.

¿Pero esto cómo va a ser? El tercer plato en salir

son los pétalos de rosa de Ángel, vamos a probarlo

para cerciorarnos de que eso está rico,

si no, vendrá Samantha y se pondrá como una energúmena.

¿Vas sobrado de manzanas de estas? ¿Se puede probar un trozo?

Amigo mío, date caña, ¿vale?

Lo quiero ver emplatado ya.

Los camareros están en posición para sacar tus pétalos.

No, no. ¿Cómo que no?

Un momento, por favor. ¿Qué pasa?

Un momento. ¿Qué te pasa?

Tengo que hacer el retoque final.

Es lo que exprimimos de la manzana.

¿Sí? Quiero darle un "chuf, chuf".

El rocío, ¿no? Cómo estás de delicado, macho.

Quién te ha visto y quién te ve. Corre, los camareros esperan.

De aquí para allá os podéis ir llevando.

Rápido. Camareros. Camareras.

Por favor, podéis ir sacando las rosas a la mesa.

Perfecto. Muchas gracias.

Oye, ¿estás contento? Muy contento, sí.

Hala, ya puedes empezar a correr para preparar el otro.

Os vamos a servir, ahora sí, la siguiente elaboración,

son los pétalos de rosa y los ha elaborado Ángel.

Espero que os gusten.

Está fantástico este, ¿eh?

Huele muy bien.

Buenas tardes, Luis y Ricardo,

grandes entendidos del menú que hoy os estamos sirviendo.

¿Tanta dificultad tenía el buñuelo de bacalao

como para no poderlo sacar?

Para una persona que a lo mejor no ha hecho nunca esta crema,

conseguir el punto perfecto es un poco complicado.

Disculpamos entonces a José Luis, ¿no?

A ver cómo saca el segundo plato que tiene que elaborar hoy.

Cuéntame, ¿la rosa qué tal? Me ha parecido bastante bien.

De sabor esta buena, quizás un punto más de vinagre.

Ricard, me voy contigo, ¿qué tal la piedra?

De sabor estaba muy rica, pero le faltó el reposo

y que el plato estuviera bien frío también.

Ay, qué miedo de comensales tenemos hoy en la mesa.

Espero que siga el menú y, sobre todo, que siga bien.

Gracias.

El siguiente plato de Rocío es pez limón,

un ceviche tradicional, primero hay que cortar el pez

y hacer un fumet. El fumet lo trituramos con lima,

cilantro, rocoto, en fin, todos los elementos del ceviche.

Ese caldo será el que va a marinar nuestro pez limón

cortado en trocitos y lo vamos a tapar

con ese aire fantástico que nos ha hecho de piña.

Es un plato maravilloso y fresco.

Rocío, en 15 minutos sale tu pez limón.

¿Lo tenemos preparado? Sí, chef.

Espero que salga mejor que el primero.

Vale. Cuéntame.

¿Dónde tienes el pescado? Aquí.

Ya está macerando con un poco de caldo, ¿vale?

Aquí están las guarniciones que llevan

y el emplatado es este. Lo tienes más claro

que el anterior. Sí, bastante.

Suerte. Gracias.

Dame buenas noticias, ¿cómo tenemos el arroz?

Aún no lo he echado. ¿Cuánto tiempo nos queda?

Te quedan 30 minutos. Quiero potencia,

sus arroces son sabrosos, con una cocción impecable.

Tiene que valer por el buñuelo que no ha sacado...

Y por este, claro. Y ese arroz, ¿vale?

Desbloquéate, no sirve estar bloqueado.

Corre, que confío en ti. Vale, venga.

Voy a echarle picantillo.

Segunda elaboración que va a trabajar José Luis,

se llama arroz cenizas.

Está cocinado en caldo de pichón y pato

con unos perrechicos y encima lleva elaboraciones

que nos van a recordar a las cenizas, al quemado.

Utilizará la trompeta de la muerte y la trufa como base

de las diferentes elaboraciones, estéticamente parecerán

una hoguera quemada pero encierran un sabroso arroz de caza.

Lo quiero hacer correcto y bonito. Rocío, ¿qué tal?

¿Cómo vamos con ese plato? Tenemos a los camareros esperando.

¿Qué te queda? ¿Queda mucho? Decoración y salsear.

Vamos con un poco de rapidez.

Cuando ponga esto se puede pasar el plato.

Venga, tapemos con el aire.

Me han salido las burbujas, la espuma de cítricos ha salido.

Estoy orgullosa del segundo plato y del emplatado. Me encantó.

Pueden ir saliendo, por favor.

¿Podemos coger el plato del pez limón

que tenga ya el aire terminado? ¡Eso es!

Damos paso ahora al segundo plato que ha elaborado Rocío:

Es el pez limón. Disfrútenlo.

¿Qué tal? ¿Cómo lo ves, Ángel? -Bien, bastante bien.

La textura es buena, el picante ha subido un poco,

pero creo que está bastante bien. -El picante se le fue de las manos.

Rocío, ha salido tu último plato,

este segundo sí que ha salido correcto o bien, con lo cual,

te tengo que dar la enhorabuena, felicidades.

Y, ahora, vamos a limpiar cocinas, tu trabajo aquí ya ha terminado.

He hecho unos platos superbuenos: Uno me ha salido regulín,

eso es lo que me da mucha pena porque, bueno...

Ha sido por un descuido.

A ver, José Luis, en 10 minutos tiene que salir ese arroz cenizas.

(MURMURA)

¿Qué le has echado que pica como un demonio?

Un poco de picante. ¿Me he pasado a lo mejor?

¿Un poco?

¿Le ha echado de esto? Pica como un demonio.

Haremos una cosa: Lo colamos, lo mojamos con el caldo potente

y salvamos este arroz. Es la única forma de salvarlo.

Muy bien. 10 minutos, estírate los platos.

Cálmate, ¿vale? Serénate y emplátamelo de diez.

¿Vale? Oído.

Ángel, ¿cómo vas?

Lo que pasa es que esto es complicado, ¿sabes?

Se me quedan grumos y lo puse a 65 grados como me decía.

Sí. Y se me quedan grumos.

Quique Dacosta te lo dijo. Ya.

"Cuidado con los grumos". ¿Te lo dijo o no?

Ya sabes, organízate como puedas. Quiero un postre perfecto,

que salga bien. Cuando salga el arroz,

quedará 15 minutos para el postre. ¡No quiero fallos!

Hoy es un día muy especial

porque quiero darle el regalo a mi madre,

no le quiero fallar, no me quiero fallar a mí mismo.

Mucha presión que tengo pero, bueno,

vamos a hacer todo lo posible.

José Luis, ¿podemos emplatar? Eh, sí, prácticamente, esto sigue.

Tengo a los camareros esperando, tu plato sale con retraso.

Arroz, "taca, taca" de setas.

"Taca, taca", la cierras y el rallado de lo otro.

Lo tengo controlado. ¡Dale!

¡Ahí va!

Eres más rudo que las amapolas, ¿eh?

Ángel, el plato de José Luis saldrá con retraso.

Saca todo, haz una mise en place, ponme todo preparadito.

Ya que te sobra tiempo, póntelo bien, ¿vale?

Hazlo con cariño, una cucharada colmadita,

que te quede en el centro bonito.

Cubrimos ahí con las cenizas,

con gracia y serenidad. Y lo sacamos.

Te pones todo el arroz con la sartén, la cuchara:

"Ta, ta, ta, ta" y vamos con la ceniza.

Cucharada colmada: "Cla, cla, cla, cla".

¿Ves que sale más esparcida y es mejor?

Ya, sí. Camareros, por favor,

podemos sacar los cinco primeros platos.

Comensales, por fin puedo anunciar un plato

que ha elaborado José Luis:

Es el arroz cenizas, disfrútenlo.

No nos ha quedado arroz cenizas, es un arroz carboncillo, ¿eh?

Pero hemos sacado tu plato, ¿vale?

Cocina impecable. Quería sacar la prueba como fuera,

a cualquier precio. Pues, hombre, lo hemos intentado

en lo que hemos podido. -¿Qué tal el arroz?

-Yo lo veo picante, no debería picar.

-No sé por qué le ha puesto, no le pega, no es nuestro esto.

El arroz está bien cocido -De textura está bueno,

huele bien. -Le falta melosidad.

Ángel, en 15 minutos tiene que salir tu plato.

Oído. ¿Oído?

Sí. Tengo un problema con la quenelle, Samantha.

Se me ha... Demasiado. ¿El caramelo?

Sí. Ponlo un poco al caliente.

Despacito, a un fuego flojito porque está a punto de quemarse.

Echa un poco de agua y lo arreglas.

Voy. Vamos, rápido.

Vale, ya va pillando.

El postre que tiene que elaborar Ángel es un queso fresco,

chocolate y café. Primero tiene que hacer el helado,

un helado que va a llevar mascarpone y café.

Tiene que hacerlo lo primero para que pueda congelarlo

y, luego, hacerlo en quenelle.

Tiene que hacer un bizcocho de chocolate,

un micuit de chocolate y café para que dé un toque crujiente

y una trufa de chocolate y café.

Las elaboraciones debe hacerlas bonitas

para meterlas en un plato y que quede de diez.

Todos los platos iguales, que unos no tengan más que otros,

que se quejan los comensales. Voy.

Los camareros han llegado, te quiero ver corriendo, vamos.

Voy, voy, voy. José Luis se ha retrasado,

tuviste suerte de tener más tiempo para hacer tu plato

y te estás retrasando Te esperan, por favor, rápido.

Hazlo bien. Voy.

Este ya está también, ¿vale? Vamos.

Si os lo queréis llevar...

Por último, vamos a ponerle la nota dulce a este menú

con un postre que ha elaborado Ángel:

Es queso fresco, chocolate y café. Que lo disfruten,

¡Buenas tardes, Abel! Lo primero, muchísimas gracias

por dejarnos entrar en tu cocina, que sabemos que es un coto privado.

A vosotros. ¿El menú que te ha parecido?

Hay problemas de ejecución, pero los sabores y demás muy bien.

Y, dentro de la complejidad de los postres,

el postre también ha estado...

El postre de Ángel. Sí.

Ha salido tu último plato.

Uf... Ponte a recoger la cocina.

Vale.

Cocinas como los chorros del oro, ¿has oído? Ponte a limpiar.

¡Uhm...!

Con lo mío estoy contento, feliz, he podido sacar todos los platos.

Yo lo he dado todo, he sudado la gota gorda y...

Uf, no sé. Ojalá pase o qué pasará.

Cuéntame un poquito de cada plato qué te ha gustado, qué no...

La piedra de parmesano tiene una cosa buena, el gusto,

pero necesita técnica y estaba mal ejecutado

Del buñuelo no puedo dar ninguna cuenta de él.

El pétalo de rosa estaba perfecto, técnicamente bien, armónico,

la textura era tersa, estaba bien presentado.

Estaba muy bien resuelto. El pez limón tiene mucho picante

desde mi punto de vista, es una cuestión de equilibrio.

El arroz cenizas no es un plato mío,

quiero decir, se parecía estéticamente al mío,

gustativamente no tenía nada que ver.

Y, luego, el postre es de las elaboraciones más complejas

y lo ha resuelto muy bien, estaba muy rico.

¿Sería para ti ese el mejor plato? Yo me quedaría con este plato, sí.

¿Sí? Sí.

Comensales, ha sido un auténtico privilegio

compartir con vosotros este almuerzo.

Y gracias por sacar tiempo para participar de este momento

tan decisivo para los aspirantes.

Quiero presentaros a los artífices de los platos del menú

que habéis probado hoy, pero antes os quiero pedir disculpas,

Quique, en especial a ti, por los platos que no salieron

y lo que no han estado a la altura de lo que haces en tu casa.

Con lo cual, ahí tenemos a Rocío, José Luis y Ángel.

(Aplausos)

Quiero pedir disculpas porque he intentado reproducir

la piedra de parmesano y trufa y, la verdad, que no me ha salido.

Ha sido por despiste, debí haber empezado congelándola.

Y quiero pedir disculpas a todos.

Estas cosas pasan, es cuestión de organización también,

es muy importante en una cocina, no solamente profesional,

sino en una doméstica, la organización es importante

porque si no, pones la ensaladilla de postre y la paella de primero.

Yo igual, quiero pedir disculpas porque el bacalao no me ha salido.

De primeras, cuando viniste a la cocina, no era;

luego, lo he hecho de segundas, pero estaba caliente

y así la esferificación no cuajó.

-Ya. -Imposible.

¿Por qué picaba el arroz?

He querido potenciar algo y le he rallado un poco de picante.

¡Un poquito dice! Le ha echado como para una boda.

Para mí es un privilegio y un orgullo enorme

poder haber hecho un plato tuyo. Pido disculpas por los errores

que habré tenido. -La verdad es que el postre

estaba muy bien ejecutado teniendo en cuenta

que la pastelería requiere de una ejecución técnica

y una disciplina para que salga. En cualquier caso, el postre

y la rosa te han salido muy bien. -Muchas gracias.

Pues dicho todo esto, muchísimas gracias y hasta siempre.

(Aplausos)

Ángel, José Luis, Rocío, habéis cocinado semana a semana

con pasión y esfuerzo, superando cada uno de los retos

que os han propuesto los jueces.

Habéis superado críticas y momentos difíciles,

pero habéis llegado hasta aquí sin tirar la toalla.

Sé que los tres deseáis un puesto en el duelo final,

pero solo hay sitio para uno.

Los otros dos se quedarán a las puertas

y abandonarán para siempre las cocinas de "MasterChef".

Aspirantes, la suerte está echada.

Pepe, cuando quieras.

Suerte. (TODOS) Gracias.

Aspirantes, hoy queremos valorar la evolución general

que habéis tenido cada uno a lo largo del programa,

porque los fallos y los aciertos que hemos visto hoy en cocina

han quedado ya más que claros.

Rocío, tú has ido evolucionado despacito y con buena letra

en los primeros programas,

pero te has estancado en las últimas tres semanas.

Quizá tu exceso de confianza te ha hecho creer que estabas

por encima del nivel de tu compañeros.

Sabes cocinar, de eso no hay duda, pero te falta actitud.

En ocasiones, daba la impresión de que no te tomabas en serio

todo lo que el programa te podía ofrecer.

A veces, incluso había una ligera actitud de desprecio

ante los consejos de este jurado, que lo único que hemos intentado

ha sido compartir contigo nuestro conocimiento.

Puede ser que la falta de sencillez

haya sido lo que te haya impedido terminar de evolucionar.

A pesar de todo esto, Rocío,

este jurado quiere darte la enhorabuena por tu esfuerzo.

Gracias.

José Luis, tú has mantenido una evolución constante a medida

que se iban sucediendo los retos,

hasta que el nivel de exigencia de las pruebas te han superado.

Ya. Enfrentarte a elaboraciones

de alta cocina, como hoy, te pone muy nervioso.

En esos momentos aflora tu inseguridad, te pierdes

y cometes muchos fallos.

Pero, eso sí, tu actitud es envidiable.

Eres un ejemplo para todos, de corazón te digo, sobre todo,

por tu capacidad de trabajo, tus ganas de superación,

tu disposición y, sobre todo,

por tu capacidad para encajar críticas.

Por todo eso, de corazón, felicidades.

Gracias.

Ángel, eres el modelo de evolución que tanto nos gusta en el programa.

Al principio centraste tus energías en cosas sin importancia,

como preocuparte por lo que dicen los demás

o disgustarte por las valoraciones de este jurado.

Cuando, por fin, te diste cuenta

de que todo eso no te conducía a ninguna parte,

te centraste en cocinar y, entonces, te vimos despegar.

Has ido aprendiendo poco a poco, pero sin pausa.

Ese cambio de actitud es el que buscamos,

lo que valoramos en "MasterChef", así que enhorabuena.

Gracias.

Este jurado ha decidido que el aspirante que se enfrentará

a Virginia en el gran duelo final de "MasterChef IV" sea...

¡Ángel!

(Aplausos) (RÍE)

(Risa)

Te lo mereces. -Ah...

(Risa) Muy bueno ahí.

Sí, señor.

(RÍE)

Ángel, por favor.

(Aplausos)

Para mí esta chaquetilla significa que estoy cumpliendo un sueño,

que estoy consiguiendo algo que yo no estaba seguro de mí,

no creía que podría llegar a ser cocinero.

Si pudiera, en la chaquetilla quitaría "Ángel" y pondría

el nombre de mi madre, Basilia, que esta chaqueta es para ella

porque, gracias a ella, yo estoy aquí.

¡Ahí estás tú! (RÍE)

(Risa) ¿Qué dije yo?

-¡Lo flipas! -Merecido, has sacado los dos.

Para adelante, ¿eh?

Rocío, José Luis, sabemos que habéis puesto toda la carne

en el asador para ganar, pero no ha sido suficiente.

A pesar de todo, creemos que uno de los dos merece ser premiado,

no por el resultado de la prueba de hoy, sino por su capacidad

de aprendizaje, por su actitud a lo largo de todo el programa

y porque nos ha conquistado con su capacidad de superación.

Ese aspirante es...

¡José Luis! ¡Joder!

(RÍEN)

(Aplausos)

(RÍEN)

Eso querías tú, ¿no?

José Luis, enhorabuena, recibirás un curso de especialización

de ocho semanas en el Basque Culinary Center

para que siga evolucionando de la mano

de los mejores profesionales de este país.

(RÍE) Pobrecitos.

(RÍE) -Muchas gracias. Uf.

"MasterChef" me cambió la vida, quiero dedicarme a la cocina

porque es un oficio bonito dar de comer a la gente y...

Me dio la vuelta a la vida total.

Pienso que, vamos, lo voy a agarrar con uñas y con dientes.

Rocío, José Luis, os vais a casa pero no os vais

con las manos vacías ni con una sensación de derrota

porque sois campeones vosotros también.

Queremos que os vayáis con la sensación del trabajo bien hecho

y la satisfacción de aprender algo nuevo en cada programa.

Por ese motivo, y porque queremos que os vayáis con una sonrisa,

nuestro patrocinador de electrodomésticos os regala

todos los electrodomésticos que habéis usado en el programa,

incluidos, claro, los de hoy. Nuestro supermercado patrocinador

os regala esta tarjeta, que sé que os encanta, de mil euros,

para vuestras compras en alimentación.

También tenéis el juego de programa para que juguéis en familia,

y seis meses de acceso ilimitado

a nuestra escuela online de "MasterChef".

Chicos, fue un placer conoceros. El nuestro.

Enhorabuena a los dos. Gracias.

Increíble, increíble lo que he vivido aquí.

¿Quién me iba a decir a mí que iba a codearme que me he codeado?

La "crème" de la "crème" de la cocina española,

bueno, y francesa, que también conocí al Yann Yvin, o sea,

vamos, me llevo experiencias por todos lo lados, no tiene precio,

ni premio, ni lotería ni nada, es un sueño que se le puede pasar

a una persona por la cabeza y que aquí se me hizo realidad.

Para mí es un comienzo, ha sido un "stand-by" en mi vida

en el que he hecho lo que me gusta. Yo me quedo con lo que aprendí

para utilizarlo en mi día a día.

Ahora tengo la cabeza llena de ideas.

Tengo ganas de llegar a casa y plasmarlas todas, sí.

Ángel, ¿a ti qué te digo, campeón?

A comértelo ahora. (RÍE)

Te vamos a ver con esa chaquetilla ya bien puesta y enfrentándote

a Virginia en el gran duelo final de "MasterChef IV".

Suerte. Gracias.

Al duelo final voy a tope, con muchas ganas.

No se lo voy a poner fácil, fácil no lo tendrá, eso seguro.

(Griterío)

Vuelven los Campamentos "MasterChef".

Si tienes entre ocho y 16 años, te apasiona la cocina,

la naturaleza y quieres vivir una experiencia inolvidable,

no te puedes perder nuestros campamentos.

Además, convivirás con concursantes de "MasterChef junior".

No lo pienses más, este verano Campamentos "MasterChef".

¡Ven a Campamentos "MasterChef"!

Han sido 12 semanas de aprendizaje culinario y también vital

para 16 aspirantes que han trabajado muy duro

por alcanzar sus sueño, muchos se han quedado por el camino

y ahora mismo la lucha por hacer ese sueño realidad

está entre los dos mejores. Virginia y Ángel se lo juegan todo

porque los dos quieren ser el nuevo MasterChef España.

Bienvenidos al gran duelo final de la cuarta edición de "MasterChef".

Samantha, Pepe, Jordi, ha llegado la hora de la verdad.

¿Os imaginabais una evolución así de nuestro finalistas?

Después de cuatro ediciones,

yo ya he aprendido a no dar nada por hecho.

Y viendo la cara de ilusión de los 16 aspirantes y las ganas

que tenían, cualquiera podría haber llegado hasta aquí.

Es verdad, pero, como ha dicho Eva,

los que se quedaron por el camino lo hicieron porque

no estaban preparados para convertirse en MasterChef.

Virginia y Ángel sí lo están, han trabajado muy duro

y se enfrentan a ese sprint final con el que esperan sorprender

y enamorarnos, pero solo uno nos va a conquistar.

Hay que prepararse para una batalla en toda regla.

Va a ser muy emocionante.

Y a vosotros se unirán para tomar la decisión

de quién gana "MasterChef IV" tres chefs que han marcado

la historia de este país. Luego lo vemos, empezamos ya.

La primera finalista llegó desde Jerez de la Frontera, Cádiz,

dispuesta a dejar atrás su vida como ama de casa para montar

un catering o impartir clases de cocina.

¡Ella es Virginia!

Empezó esta aventura porque su hija la apuntó al casting y la vivió,

casi hasta el final, con su hermana gemela, Raquel.

Cuando Raquel abandonó estas cocinas la semana pasada,

le dijo a su hermana: "Ahora tienes que ganar por las dos".

Entrar sola como primera finalista, eso ha sido un subidón muy grande

de todo, autoestima, de empuje, de fuerza... Ha sido muy bonito.

(AMBAS) Vamos a ser las MasterChef.

(RÍEN) ¿Es posible que tengamos

dos concursantes iguales? Gemelas y rivales.

Yo soy Virginia, mi hermana es la mejor cocinera del mundo.

Siempre hemos venido pensando que entrábamos las dos.

Pues solo tengo un delantal. Y el delantal es para Raquel.

"Porfa". Sal corriendo y dáselo.

(GRITAN DE ALEGRÍA)

Menos mal que has dicho que sabes hacer escabeches.

¿No? Debe ser en tu casa y sin prisa.

Las hermanas, cambiad el chip, ¡no estamos en casa!

No lo quiero tirar. -Ni lo vamos a tirar,

lo vamos a rebujar con aquello. Están malas.

¿Cómo vas? -Regular.

Lo hiciste en el fuego, hay que hacerlo fuera.

¿Quién hizo el salmorejo con cigalas?

Ella. ¿Es receta familiar?

El salmorejo se come en casa. A este le pones vinagre

y es lo mismo.

Cortita, dedo y medio, corazón.

¡Cañita, qué torrezno estoy haciendo!

Decidme el nombre del aspirante que queréis que sea vuestro capitán.

Virginia. -Quiero trabajo, trabajo ¿eh?

¡Venga, Dani! ¿Cómo vas con el pescado?

-¡Ahí tienes para emplatar! -Tráetelo, estamos terminando.

Muy echada para adelante. Me dijiste que fuera valiente,

aquí estoy. Felicidades por tu actitud.

Echo de menos sus besos, su... Su olor, sus abrazos, su apoyo.

(Aplausos y risas) ¡Ay!

¿Qué prefieres? Que mi madre gane.

¡Tengo cigalas! ¡Me quedo sin carabineros, familia!

El equipo azul. Después de mi boda

y del parto de mis niños, lo mejor que me pasó en la vida.

Los nervios están a flor de piel, la final está ya cerca.

Todos queremos estar.

Uh, Dios mío...

Está rico. Ay, gracias.

-¿Cómo te ha salido? -Está para reventar.

-¡Ole! -¡Eh...!

El plato está muy bueno. Gracias.

¿Lo has disfrutado? Sí.

Cada cosa que ponía en el plato me daba una alegría.

Y yo cada cuchara que me meto me da otra, está buenísimo.

¿Sí? ¡Qué chulo!

El mérito es haber utilizado sentido común.

Para una eliminación que hay que asegurar,

es una idea fantástica. Muchas gracias.

(Aplausos) A ver qué tal te queda.

No te queda mal. Me encanta el dorado.

Me han dado un subidón, uno grande.

Oye, solo podrá quedar una de las dos.

Cuanto antes se vaya la tuya... No, la final la haremos las dos.

Este, te lo digo ya,

es uno de los grandes platos de esta edición, sin duda.

(Aplausos)

Después de haber probado todos vuestros trabajos,

hay uno que estaba claramente por encima del resto.

Y el aspirante es... ¡Virginia!

Eres tú, Virginia.

(Aplausos)

Me han dado un apoyo, un empuje, un "me gusta tu cocina,

lo que estás haciendo y lo que estás aprendiendo".

Chiquilla, que me voy a Jerez con los niños.

(LLORA)

Tienes que ganar, por ti y por mí.

(SUSPIRA)

El otro finalista es valenciano

aunque, como otros jóvenes, tuvo que emigrar.

Y hace tres años acabó en Reino Unido fregando platos.

Estamos hablando de Ángel.

Su sueño era volver a España y ganarse la vida como cocinero,

lo que nunca imaginó es que haría

ese camino de vuelta gracias a "MasterChef".

Yo vengo preparado para ganar. Lo que tenga que pasar, que pase.

Yo soy Ángel, tengo 31 años, soy de Valencia.

Fui a Inglaterra a probar suerte en cocina

y me quedé fregando ollas. ¿Friegaplatos?

"Kitchen porter", sí.

Dedicarse al mundo de la cocina es muy sacrificado pero,

si de verdad te llena, tienes siempre recompensas.

(Aplausos) (GRITA)

Para mí ha sido un regalo hacia mi madre.

Gracias a ella estoy aquí y he luchado por lo que quiero,

todo me lo ha inculcado mi madre.

Si ganamos, me rapo el pelo. -¡Vamos!

El equipo rojo. (GRITAN DE ALEGRÍA)

Ángel, tú y yo nos vemos en plató.

No sé ni por dónde tirar con esto,

es que no tengo ni idea. ¡Ángel!

(Aplausos)

Nada correcto, es una pequeña chapuza.

Ángel, este no es el camino. No quieras hacer saltos mortales

si no sabes ni gatear. Es horroroso.

He hecho el arroz con las crestas, el caldito de la cabeza

y, luego, he metido dentro un par de crestitas cortaditas.

Creo que has dicho que te planteabas irte.

Que estaba cansado, que no me salían las cosas y ya está.

Cuando te pones en serio y ese animal que tienes dentro

lo dedicas a cocinar, salen las cosas. Felicidades.

¡Buah! Por fin.

Por fin algo bueno, sí.

¿Has visto, Ángel? Me gusta, me gusta, eh, Ángel.

Si hay que destacar a alguien es... ¡Ángel!

(Aplausos)

Era capitán y... con ganas, con ganas, muchas ganas.

¡Vamos, niña, esas son mis niñas de "MasterChef"!

-¡Venga! -¡Movimiento de culo!

Me desconcentro cuando se habla de una mujer, muy rápido.

¿Dos solo? ¿No queréis probar esto? Dile cómo se llama.

¿Cómo te llamas? Cómo se llaman los dulces.

(Aplausos y vítores)

Cómo mima a su huevito, ¿eh?

Eres un poco tocahuevos tú, ¿no? (RÍEN)

Más ganas, más intención no se le puede poner.

No me creo que lo hayas hecho tú. ¡Ole tus huevos, Ángel!

Te veo de un refinado... Te quiero conquistar, Pepe,

te quiero conquistar y me está costando.

¿Quién te ha visto y quién te ve?

Mi madre siempre ha estado orgullosa de mí.

He sido un balilla, pero cogí el camino correcto.

Este jurado ha decidido que el mejor plato de esta prueba

ha sido el de... ¡Ángel!

Ángel.

Le pongo todo el interés que puedo, quiero llegar al máximo,

quiero aprender, quiero... Quiero más.

Pero mira qué sonrisa, si es que da gusto verle.

¡Hala!

Virginia y Ángel, sois los dos mejores aspirantes

de la cuarta edición de MasterChef.

Ángel, ya has cumplido tu deseo de ponerte esa chaquetilla.

¿Te sientes diferente?

Eh... Me siento el mismo pero un poco nervioso

y con muchas ganas de empezar ya.

Querías competir contra Virginia. Una cocinera

frente a un fontanero, decías tú.

Sí. Pues deseo concedido.

Muchas gracias. Virginia, Ángel te quiere

hacer sudar esta noche.

Bueno, intentaré no ponérselo muy fácil.

Y que sude él también un poquito.

Muchas felicidades a los dos. Pase lo que pase

en la cocina habéis demostrado que estáis preparados

para ser el nuevo MasterChef.

Pero solo hay un título y para conseguirlo

hay que ser el mejor.

Yo tengo el 50%. Y a ese 50% le vamos a dar fuerte.

Fuerte, fuerte. A ganar.

Os voy a recordar lo que está en juego.

Un gran premio de 100 000 euros.

Le edición de vuestro propio libro de recetas.

El máster en Cocina, Técnica y Producto que concede

el Basque Culinary Center.

Y como decía Pepe, lo más importante: un trofeo

que acreditará al ganador como el cuarto.

MasterChef España.

El segundo clasificado no se irá con las manos vacías

porque el Basque Culinary Center tiene para él

un máster en Pastelería.

Virginia, hoy te reencuentras con tu familia.

Ay, eso espero. ¿A quién te gustaría tener

contigo en este momento?

Pues a mis padres, a mis hijos, a mi marido...

Que entren a las cocinas de MasterChef

Fali, Paula y José Luis.

Os quiero mucho. -Mucha suerte.

Os quiero.

¿Qué te pasa, "Samy"? Ay, que lloro.

Paula, tú eres la culpable de todo esto.

Si no llegas a apuntar a tu madre al casting

no estaría aquí en la final de MasterChef. ¿Qué sientes?

Mucha emoción y estoy muy orgullosa de ella.

Se enfadó, cogió el móvil y me apuntó. Es mortalito.

¿Ahora mi niña qué? En palmitas la voy a tener

que tener, con todos los mimos y todos los cariños.

José Luis. ¿Qué?

¿Tenías ganas de ver a mamá? Un montón.

Un día, vale. Pero 3 meses ya...

Se echa de menos un montón.

¿Y qué has sentido cuando la has visto?

¿Muchas ganas de abrazarla? Sí.

¿La ves guapa? Sí.

Lo está. Muy guapa con la chaquetilla.

(RÍEN)

Qué mono.

Ángel, querías ponerte la chaquetilla con tu nombre.

Sí. Querías medirte con Virginia

en la final y querías cocinar delante de tu madre.

Hoy es tu día.

Que pasen la madre de Ángel, su novia y su hermano.

Vamos, Ángel. Vamos, Angelillo.

Samantha...

Es su sueño. Él siempre me decía: "A ver si ahorro

un dinero y puedo hacer un curso de cocina

y prácticas en algún hotel". Pero ver lo que ha conseguido,

y más él que ha empezado de cero...

La progresión tan amplia que ha tenido.

No lo pensábamos, no.

Basilia, dice Ángel que usted es lo más importante del mundo

para él y que le da seguridad.

¿Es verdad que le ha dado muchos disgustos

y que sentía que al final no hacía carrera de él?

Bueno, era muy joven. Y como todos los chicos

jóvenes de esa edad, sí.

Y ahora que le ve encarrilado

para ser cocinero, ¿qué sientes?

¡Aah!

No hay palabras.

No hay palabras. No puedo... Lo siento, no puedo.

A Virginia y a Ángel les va a venir muy bien

sentiros cerca.

Yo solo espero que vosotros no os pongáis muy nerviosos.

Porque este momento es para disfrutarlo.

Y lo vais a hacer desde primera fila,

en nuestra nueva grada. Así que tomen asiento.

Dame un besito, ¿no? -Dale un beso, hombre.

Quería cumplir unos deseos y tener a mi familia,

que me vieran con la chaquetilla,

que disfruten de verme en directo, que vean

lo que he evolucionado, lo que se sufre aquí....

Al casting de esta cuarta edición de MasterChef

se inscribieron 20 000 personas.

De esos 20 000 candidatos solo 16 consiguieron pisar

finalmente estas cocinas y entrar en la competición.

Hoy también han querido estar aquí para celebrar

la gran final con nosotros.

Adelante los 14 exaspirantes.

Aniuska, Emilia, Salva,

Esmeralda, Juan, Dania,

Daniel, Reichel, Pablo,

Natalia, David, Raquel,

Rocío y José Luis.

Estate seguro de ti mismo, ¿eh? -Me ha hecho ilusión ver

a todos, a todos.

Enhorabuena, guapa. Disfruta. -Gracias.

Si mi hermana ganara MasterChef sería un triunfo de las dos,

porque hemos hecho el programa juntas.

Todo el mundo sabe que quiero que gane Ángel,

me muero de ganas de que gane Ángel.

¡Qué elegante!

Qué caña. Dale fuerte, ¿eh? -Sí, hombre.

Te va a encantar. Te va a encantar.

Y a ti también. Mi plato tiene algo de todos. Tuyo, de ella...

Este programa lo hemos hecho todos Quieras o no es una final

de todos. Todos hemos colaborado

Ay, mis niños.

Bienvenidos de nuevo a vuestra casa.

(TODOS) Gracias.

Raquel, dice tu hermana que si gana quiere hacerte

una chaquetilla como la suya, que quiere pagar de su bolsillo

un libro con tus recetas y además te quiere llevar

con ella a estudiar al Basque.

¿Qué te parece? (RÍE)

Muchas gracias. Yo creo que es por ella para no irse sola.

Es que las dos podemos quemar San Sebastián de pinchos.

(TODOS RÍEN)

Emilia, cariño. ¿Qué?

Dejaste MasterChef pero sigues en la tele. Te has convertido

en toda una estrella. Cuéntame.

Soy una famosa. (TODOS RÍEN)

Estoy en La Primera comentando cuando salen aquí los colegas,

a darles caña. -Ay, Emilia.

¡A tope! Así que muy contenta.

Me ha cambiado un montón la vida con haber entrado

en MasterChef. Me dio mucha pena abandonar

pero no podía. Pero me ha dado mucha vida.

Dani, paisano. Buenas.

Enséñanos el brazo. Creo que tanto te ha gustado

la experiencia en MasterChef que te has tatuado el símbolo.

Sí, me lo he tatuado. Como MasterChef para mí ha sido

una experiencia vital, pues ya se queda para mí para siempre.

De verdad que estás como una verdadera cabra.

Dos días antes de venir a la final.

Está muy loco. Me lo enseña y me dice:

"Mira lo que me he hecho. ¿Quieres hacer otro conmigo?".

Y le digo: "Claro, mañana". (RÍEN)

Chicos, sin vosotros y vuestro amor por la cocina

no habría sido posible esta edición de MasterChef.

Así que hoy vais a vivir la final desde un lugar privilegiado.

Sin nervios, sin nada, pero con muchísima emoción.

La emoción que requiere este gran momento

y junto a los familiares de los finalistas.

Así que a la grada.

Esos tomatitos ahí.

Suerte, Ángel. Tranquilo que está todo bien. Muy bien.

Tranquilo, ¿eh? -Que gane el mejor,

eso está claro, pero me tira más Ángel.

Vamos, que me llevo con él muy bien me gustaría

mucho que ganara él.

Suerte. -Suerte, cariño.

Virginia y Ángel, el reto para conseguir el título

de cuarto MasterChef España consiste en elaborar

un menú completo.

Compuesto por un entrante un plato principal

y un postre. Tenéis que hacer dos raciones de cada plato.

No tengo que deciros que vuestro menú

debe ser espectacular por su elaboración,

por su emplatado y, sobre todo, por su sabor.

Para elaborarlo tenéis 120 minutos.

¿Dos raciones? Virginia, este es el momento

de dejar atrás a la ama de casa que hace un puchero

para los hijos o una tortilla francesa para cenar.

Si estás en la final es porque puedes llegar a ser

una cocinera profesional. Sí, chef.

Ángel, tienes la técnica y has aprovechado

estos tres meses de clases y de codearte con los mejores.

Ahora solo te falta creerte que puedes llegar a ser

un cocinero profesional.

Aspirantes, como todas y cada una de las pruebas,

nuestro supermercado proveedor de alimentos

nos ha traído el mejor y más variado producto

para que no os falte de nada en vuestro menú.

Espero que lo tengáis claro porque solo vais a tener

cinco minutos para coger todos los ingredientes.

Vuestra última visita al supermercado comienza

en tres, dos, uno... ya.

¡Vamos! ¡Venga, vamos!

Hay tiempo, chicos, cinco minutos. Así que id cogiendo

los ingredientes y no os olvidéis de ninguno

porque no podréis volver a entrar.

Vaya bicho te llevas, ¿eh?

No os olvidéis nada, recordad que es un menú completo.

Venga, chicos. Diez, nueve, ocho, siete, seis,

¡Vaya bicho!

cinco, cuatro, tres, dos, uno...

Decid adiós al súper y empieza la final.

Vámonos.

¡Vamos! ¡Venga!

Cuidado con la langosta que va viva.

Mira el Angelillo.

Qué buena "misanplás". Vamos. ¡Vamos!

El menú de Virginia empezará con un plato de anchoas

marinadas, con un velo de fino y aire de plancton.

De segundo, presa ibérica de cerdo al oloroso

con kumquats y chalotas.

Y de postre, una elaboración de su tierra: tocino de cielo

con piel de leche y cremoso de cítricos.

¡Vamos, Angelillo! -¡Vamos, Angelillo!

El menú de Ángel se compone de pulpo a la gallega

con esferificaciones de puré de patata y emulsión

de tomate como primer plato.

De segundo, elaborará un carpacho de oreja de cerdo,

medallones de langosta y perrechicos

con crujiente de cerdo.

Y de postre, un gin-tonic.

Voy a intentar hacer todo lo mejor posible.

Quiero que mi plato, por lo menos, el cariño

y las ganas se las voy a poner. Así que lo va a tener

difícil Virginia y que gane el mejor, ¿no?

Quiero ganar MasterChef por mi familia y por mí,

por demostrarme a mí misma que no solamente sirvo

para estar en casa cuidando de los niños.

Sino que sirvo también para cocinar.

Y que mis sabores les guste a la gente.

Le estoy viendo esta noche muy nerviosa. Se juega mucho.

Pero bueno, para mí ha llegado superlejos y pase lo que pase

para mí ganó desde el día que entró.

¿Qué tal, Virginia? ¿Cómo vamos?

Vamos. ¿Cómo te sientes en esta

gran final? Muy bien, muy contenta.

Muy orgullosa de haber llegado hasta aquí.

¿Qué menú nos tienes preparado? De primero, anchoa, fino

y plancton. ¿Y de segundo plato?

Presa al oloroso. He querido hacer un homenaje a mi tierra

y en dos platos he metido los vinos de mi ciudad.

¿Qué guarnición le vas a poner a la presa?

Unas chalotas a baja temperatura y lleva unos...

¿"Kuquat"? Kumquat.

La naranja china. Como un contraste simpático, ¿no?

Y un poquito de yogur con limón...

Unos toquecitos.

Y la salsa de cerezas. Un menú muy del sur, ¿no?

¿Y de postre qué has pensado? De postre no podía ser

otra cosa que un tocino de cielo.

Ole. ¿Así tal cual sacado del molde?

Lleva un poco de mascarpone con jengibre,

un crumble de avellanas. Virginia, quién la ha visto

y quién la ve. Eso, Samantha.

Bueno, por favor, a ver si lo conseguimos.

Qué maravilla. Te vemos un poco nerviosa,

te dejamos. Suerte, ¿eh? Muchas gracias.

Os lo agradezco. Venga, el tiempo corre.

Muchas gracias. Venga, suerte.

(PABLO) Ángel ha hecho una pequeña bresa con oreja.

Buenas. Te veo muy decidido, ¿eh?

Sí. Sé lo que quiero hacer. ¿Tenemos un menú ganador?

Tenemos un menú para luchar.

¿Y qué llevas en él? Voy a hacer un entrante

que va a ser un pulpo a la gallega.

El plato principal va a ser un mar y montaña,

con langosta y un carpacho de cerdo.

Y de postre voy a hacer un gin-tonic.

¿Un gin-tonic? Pues no me imagino el después

del postre como va a ser. Si el postre es así de duro...

Bueno, te veo muy organizado, se ve que ya tienes escuela.

Son tres meses. Tres meses en la escuela online

de MasterChef que enseña de todo. Y Ángel la usa mucho.

Lo que no enseñamos en la escuela de MasterChef

es a controlar los nervios. Y tú vienes surtidito de ellos.

Ya, yo que soy ya de por sí nervioso...

Queremos esa fuerza; pero no esos nervios, ¿eh?

La vais a tener. Suerte, Ángel.

Muchas gracias. Venga, ánimo, Ángel.

Gracias.

Bueno, menudos menús han preparado los aspirantes.

Me parecen muy bonitos los dos. Menús de una gran final.

Pretenciosos. Hay nivel. ¿Qué tal el de Ángel?

Más riesgo, ¿no? Tiene unas elaboraciones

más complejas. Sí, es más de elaboración.

Virginia presenta un pescado y una carne

con sus puntos modernitos. Muy del sur, además.

Con oloroso, fino. Me parece muy bien. "Soy andaluza,

pues voy a hacer cosas de Andalucía".

Tiene un pescado, una carne y un postre.

Y Ángel ha hecho un entrante con pescado,

un mar y montaña donde el pescado es importante.

Y un postre clásico, hay muchas versiones de gin-tonic.

Y no sabe que tenemos hoy un jurado que es el que hizo

el primer gin-tonic. Sí, en un plato.

Quizás es el menú con más elaboraciones y arriesgado.

¿Eso qué es? ¿Qué es eso que ha echado?

(JOSÉ LUIS) No sé qué será. -Qué máquina. No sé

qué le ha echado pero..

A mí la verdad es que me han gustado mucho

los dos menús y creo que están un punto por encima

que otras finales de MasterChef. Creo que hay mucha técnica,

todo complicado, muchos pasos y que se va a hacer bien, ¿eh?

Creo que se representan

las personalidades de los dos.

Es que aparentemente Virginia es una ama de casa,

reciclada. Quiero decir que son platos aparentemente sencillos

pero clásicos de comer, se los podría comer cualquiera.

Y Ángel sin embargo tiene ese punto más bravío

y arriesgado que le puede llevar al éxito o no.

Me quedo con lo que dices. Hay coherencia.

Orejas de cerdo con langosta, suena muy bien,

pero eso hay que equilibrarlo muy bien.

Yo sé lo que es eso. -¿Qué es?

Espero que no, porque estaría cuajada.

¡Vamos, chicos! -¡Vamos!

(DAVID) Sale a ese pulpo, Ángel. Venga.

Entiendo que cuando ha dicho un pulpo a la gallega

no creo que sea en plato de madera, rodajas de pulpo, patata...

Yo creo que quiere hacer

un menú muy técnico, hay una cocción en la olla

del pulpo. Es muy valiente su menú, ¿eh?

Sí, porque luego fíjate lalangosta con oreja de cerdo

a la plancha. Hay que ser muy equilibrista, ¿eh?

Ha querido hacer un menú con técnico y rollete.

Ligeramente más complejo. Y eso tiene ventajas

e inconvenientes. Cualquier defecto se va a ver

con mucha claridad y mal.

Virginia, primero mucho respeto a su tierra: vinos de Jerez...

Sí, un homenaje a su tierra. A priori más tradicional.

Muy bonito, me ha gustado. Muy equilibrado.

Muy cocina de casa. Y muy de ella.

Ese paso que le hemos pedido mil veces de superar

la cocina de casa, este es un menú para hacerlo.

Ojo, tiene dos vinos muy importante de Jerez.

Ahora hay que saberlos tratar, ¿eh? Las reducciones...

Ya huele a Jerez aquí.

Misterio. Ahí, ahí.

Para hacer la gelatina del gin-tonic se mezcla

en caliente tónica, ginebra y hojas

de gelatina hidratadas. Y se deja enfriar a cuatro grados.

(DAVID) Venga, tío, sale caña. Vamos, Angelillo.

¡Vamos, tío!

Bueno, jueces, pues esto se acaba.

Y hoy, por fin, sabremos quién es el mejor.

Y será en gran parte gracias a vosotros.

Habéis sido un jurado duro e implacable,

habéis colocado a los aspirantes en un espejo

para que viesen sus errores, sus defectos y sus carencias.

Pero también sus virtudes y su potencial.

Y habéis sido por encima de todo una guía para ellos.

Muchas gracias, Eva. Cómo estás hoy.

Ay, estamos de final.

¡Aaah!

Bueno, lo tengo, lo tengo. Qué bien me ha salido.

Dame al niño pequeño, Mauricio.

Vamos, vamos. Nada de quedarse en la cama. Vamos, chicas.

¡Entren a comprar! Solo en esta tienda.

En las demás también.

No, en esta solo. Que yo quiero ganar.

Azul ganar, Pepito pagar.

¿Jordi hace croquetas buenas?

Claro. Jordi lo hace todo bien.

¿Quieres hacer el favor de no flirtear con mi madre?

¿Te imaginas que algún día me pudieras decir "Papá"?

Ángel, el jurado quiere catar tu rabo. Adelante.

Sí, sí, José Luis. Sin problema.

Langostinos al güisqui. Pichones con cebolla glaseada.

Buenísimo. Es un rape en una crema

de güisqui. -Pechuga de codorniz

en camita de seta de cardo con fuá.

Hum... Un crepe con unas frutas

ácidas y dulces -Que os aproveche,

O estáis poniendo hoy... Ay, mujer, esto no está pagado.

Cuatro. (RÍEN)

Ponte la salsa que te va a gustar.

Hombre, si me la poner tú... Para ver a tu padre,

cómo te has puesto... ¿O es para Jordi?

Normalmente me llaman chef pero tú puedes llamarme Jordi.

A mí no me dices eso.

Con las chicas te he destrozado en el mar,

pero en cocinas... Pero si llevas perdiendo

toda la temporada. ¿Qué dices?

¿Te acuerdas lo que me contó la madre de Jordi?

¿Que era un perdedor desde pequeño?

Cuando lo tuvo le dijeron: "Ha tenido un perdedor".

¡Ole!

Debéis pensar ya mínimamente como cocineros.

Cojo lo más interesante. Muy bonito.

Mirad lo que cambia.

¿Cómo está? Sosa.

Tengo unas setas, un hongo, unas cominillas...

Les voy a dar una cocción muy breve.

Te tengo que felicitar porque te has adelantado

a Jordi, has sido capaz de esposar a Natalia,

cosa que no ha hecho en varios programas.

Eva, ¿quieres un poquito?

No puedo más.

He venido en coche, en tren, he montado en barco...

Y me voy a ir en burro. Que no, que no.

Estoy bastante cansadita ya de vuestras peleas

por los equipos. (GRITAN)

Felicidades.

¿Quién ha ganado hoy? Al fin ha ganado.

Me pica todo. Por el amor de Dios, sacadme de aquí.

Bueno, perdonad un momento porque hay algo

que los finalistas no saben. Una sorpresa que está

a punto de entrar en la bodega. Muy buena.

Muy buena. Muy buena.

Espero que no sean ingenuos y no piensen que la valoración

de su menú depende de nosotros. ¡Vamos, Virginia!

¡Vamos! ¡Campeona!

Nosotros somos exigentes pero los invitados

de esta noche lo son aún más.

Muy bien, voy a recibirlos.

Juan Mari Arzak, Martín Berasategui,

don Pedro Subijana... Bienvenidos a la final

de MasterChef 4. Entre los tres sumáis 13 estrellas Michelin

y atesoráis toda la sabiduría de nuestra gastronomía.

Fuisteis la vanguardia, hoy sois considerados

los padres de la nueva cocina y sois sobre todo

auténticos ilusionistas de los sentidos.

Por eso estamos encantados de que estéis hoy aquí.

Desde aquí vais a poder seguir todo el cocinado

de los finalistas. Se están jugando mucho

y la decisión final depende también de vosotros.

Así que, por favor, disfrutad.

Muy bien. Bienvenidos. Siéntense ustedes.

Un placer. Por favor.

Estáis en casa.

(DAVID) Madre mía qué textura tiene, ¿eh?

Qué orejita. Mira. Mira cómo baila.

El mérito que tienen es que son aficionado y los ves

con ese garrote cocinar casa casi hasta sonrientes

y todo, fíjate si tienen mérito.

Están tensos pero están seguros de sí mismos.

Y haciendo un trabajo descomunal.

Mira, mira. Fíjate.

Qué finura.

Ángel es un rival muy fuerte, ha aprendido mucho.

Es de las personas que más ha evolucionado.

Pero yo también. Yo he evolucionado mucho.

Pintaza, Ángel, pintaza.

(JOSÉ LUIS) Venga, dale caña. Tranquilo.

Además es una tensión... Tienen a todo el mundo

alrededor. A sus propios compañeros, a sus familiares...

No saben que estamos nosotros por detrás. Mejor que no sepan

para que estén tranquilos.

¿Ahora qué va? Virginia, piensa. ¡El yogur!

(RAQUEL) ¡Venga, Virgi! Tranquila que te sale.

Va bien, va bien.

Aspirantes, ya ha pasado la mitad de vuestro tiempo.

Tenéis por delante 60 minutos todavía. Aprovechadlos.

(DANIA) Vamos que bien lo haces, Virginia.

Para elaborar los esféricos de patatas hay que hacer

un puré con mantequilla, patata y nata.

A continuación, se meten al abatidor

para que se congelen.

(DAVID) ¡Eres grande! ¡Eres grande, tío!

¡Vamos!

Es que se juegan mucho. -Y están superconcentrados.

En este punto, se juegan mucho. Son buenos, buenos los dos.

Pero buenos, buenos, ¿eh?

(DANIA) ¡Cómo bate! Qué brío, mi "arma".

¡Vamos!

Va, va, va.

Vale. Vale, chaval. -Mucho garrote los dos.

Muchos garrote.

(JOSÉ LUIS) Ya viene para que animemos aquí.

(DANIEL) ¡Qué arte más grande!

José Luis, vengo a sentarme contigo porque me tienes

impresionada hoy con tu belleza.

(RÍE)

Qué guapo eres.

¿Qué pasa? Pues mira, aquí.

¿Cómo lo estáis pasando? Con nervios.

¿Sí? ¿Cuánto darías tú por estar ahí ahora mismo?

Oh, pues un montón. ¿Y tú le has contado ya

a tu gente, a tu familia, que te vas ocho semanas

a San Sebastián? Ayer hablé con mi mujer

y bueno... ¿Qué te ha dicho?

Llorando los dos, muy nerviosos.

(RÍEN) Oye, ¿y el coche?

La niña no te lo ha destrozado ni nada, ¿no?

No, tiene las cuatro ruedas y está entero todavía.

Ah, bueno. Oye, ¿y el novio?

Ay, de eso no me dice nada. De eso no me dice nada.

Basilia, ¿qué crees que pasará? Es muy difícil.

También era muy difícil entrar en MasterChef y Ángel

lo ha conseguido. No solo eso. Ha conseguido llegar

al duelo final. También puede conseguir ser

el próximo MasterChef España. Veo a los dos muy preparados.

Puede pasar lo que menos esperan, porque yo viendo

todo esto, los nervios lo pueden traicionar.

A uno y al otro. Los veo a los dos muy fuertes,

pero yo como madre es normal que quiera que gane mi hijo.

La formación que reciben durante todo este tiempo,

las metas que van consiguiendo en esa pugna por llegar,

superar las eliminatorias... -Superan todos los saltos

que les pones. Increíble.

Este años podemos decir muy orgullosos que los dos

se merecen ser el próximo MasterChef España.

Pero como tiene que ser uno, pues quiero que sea mi hijo.

Los dos son ganadores por haber llegado hasta aquí.

Y sobre todo, los dos van a tener oportunidad

de seguir formándose como cocineros

en el Basque Culinary Center.

Esther, lo vas a perder de vista porque se te va

a San Sebastián. No, yo me voy con él.

Ah, ¿sí? Hombre, claro, faltaría más.

¿Le has echado mucho de menos? Sí, mucho.

Estábamos acostumbrados a estar pegados el uno al otro

en Inglaterra y ha sido cambio radical, de golpe.

Pero ha vuelto a España y por la puerta grande.

Él decía: "El día que vuelva a España, lo haré

por la puerta grande". Y no había otra más grande.

A pesar de los nervios, tiene pulso, ¿eh?

(RAQUEL) Venga, el último empujoncito, hija,

que te queda nada.

¿Cómo le ves la cara? -Bien.

Oye, ¿y cómo llevas esta fama que ha cogido el niño

de tío bueno, vamos? Sí, sí. Yo encantada.

Yo superorgullosa. Pues de lo que es.

La verdad, yo le he cogido el culo un par de veces,

no te enfadas, ¿no? ¿Sí? No te preocupes.

Emilia también se lo ha cogido.

Emilia, ¿tú también le ha cogido el culo a Ángel?

El culo y otras cosas. -¡Uh!

Yo voy, he tocado, he probado. Y muy bien.

Pero no lo voy a contar. ¿No lo vas a contar?

Lo que he hecho con él, no.

Ah, bueno. Es de mi vida privada y de él.

A ver, le he tocado el culo, el pecho, los músculos,

me he tumbado con él en la cama...

No ha pasado nada porque él no ha querido, eh.

Pero es que está muy, muy bueno.

Ay, mi Jerez. Mi andaluza.

Ay, mi jerezana.

¿Qué has sentido cuando has visto a Virginia

con la chaquetilla puesta? Una emoción muy grande.

¿Otra vez vas a llorar? Es que me emociono

porque ha sido muy duro para las dos.

Y ver a una ahí...

Yo no tenía un corazón, tenía dos corazones

porque estábamos cocinando las dos.

Y yo la miraba de reojo y ella me hacía...

Y "bien", y "bien".

¿Te gustaría ser tú? Hombre, pues sí.

Como todos. Y más cuando te has quedado a las puertas.

Por cierto, tu madre, que no ha venido, ¿cómo está?

Bien, dice que está deseando que llegue su hija para verla.

Pero también para irse a su casa. Que ella se ha ido

a vivir a casa de él. No me digas que al final

no has podido con la familia.

Tengo que tener una mujer en mi casa.

¿En serio? En serio.

Vente para acá conmigo. Vente, José Luis.

El pobre me dice: "En serio". Se ha tenido que venir

la abuela, ¿no? No había manera de que papá hiciese

nada en condiciones, ¿a qué no? Está trabajando.

Deja a los hijos, estate 3 meses allí, encerrada...

Voy a salir y les voy a dar un aplauso de la leche a los 2.

Terrible. Hasta quedarme despellejado de las manos.

Cuando te han contado que mamá ha llegado a la final

y que a lo mejor es la próxima MasterChef España,

¿qué has pensado? Que es un sueño para ella.

Y para mi padre, y para mi hermana...

¿Y en el cole qué te dicen de mamá?

Que tengo mucha cara. ¿Y eso por qué?

Porque dicen que sus madres están allí aburridas.

(RÍEN) -Y su madre se ha ido

a pasárselo bien a MasterChef.

Y si tu madre gana, 100 000 euros que os lleváis.

Digo yo que un regalito. Un regalito aunque sea.

¿Tú sabes qué va a hacer con la mitad?

¿El qué va a hacer con la mitad?

Comprarme un caballo sí o sí. ¿Tanto cuesta un caballo?

La mitad. La mitad es mucho dinero.

¡Bien, Ángel, bien!

Los chicos de por aquí, ¿quién queréis que gane?

Yo quiero que gane Virginia.

Para mí, Virginia tiene un talento especial.

Pablo. Pues Virginia cocina

como los ángeles pero yo estoy con Ángel hoy.

Emilia, a ti te tengo por aquí. Yo si he tenido un romance

amoroso con Ángel, pues tengo que decir...

¡Emilia! -Me gustaría que ganara.

Están los dos bien pero yo soy de mi Ángel.

Y yo que creía que había avanzado mucho

porque te había cogido el culo. (RÍEN)

José Luis, me voy. ¿Me das un beso?

Sí.

Adiós. Adiós.

Hasta luego. Y que gane el mejor. Suerte.

(DANIA) ¡Venga, Virginia, tú puedes! ¡Venga!

Esto fuera. Atención, finalistas, el duelo

terminará en 30 minutos.

¡Vamos!

(DAVID) Échale el bicho ese.

Está haciendo una mayonesa con los corales de la cabeza.

Bueno, para mí es un orgullo conducir este programa y formar

parte de la familia MasterChef.

Y aprovechando que estamos en la final,

tengo que hacer una confesión.

Semana a semana habéis visto a los aspirantes

cometer fallos, ¿verdad?

Pero lo que no habéis visto es que aquí los cuatro

cometemos el doble que ellos.

Yo el triple.

Buenas noches y bienvenidos a "Manter"...

(TODOS RÍEN)

Hay mucha gente que aspira a cruzar esas "puertes".

¿En Asturias? (RÍEN)

Los aspirantes se esfuerzan. ¿Lo puedo hacer en andaluz?

Un auténtico molusco "cefalópolo".

(RÍEN) Cefalópolo.

(RÍEN) Joder.

Ce-fa-ló-po-do. Si lo sé.

Cocinar rápido no está reñido con... ¡Bah!

Para elaborar los cuatro... (SE TRABA)

"Samantho".

(RÍEN) Un momento, un momento.

(CANTA) #Pajaritos en el aire.#

(CANTURREA)

(TARAREA)

A ver, Sami, te ha dado la "neuplegia", hija.

Y ahora vas y lo cascas. Otra vez.

Portaos como vuestras madres os han enseñado.

Pa, pa, pa, pa, pa, pa.

Hola, ¿qué tal? Rocío, José Luis, David, Natalia...

¡Eeh!

(RUGE) (CANTA) #Miedo, tengo miedo.

"Amorenao".

(RUGE)

Pues os ha tocado el plato europeo.

"Panallotis".

No, Panallotis es el señor.

(TODOS RÍEN)

Tiene dudas

de si es el momento o no.

Céntrate, céntrate.

(REICHEL) Vamos, que vas bien. -¡Confía en ti!

¿Qué tal, Virginia? ¿Cómo vas? Terminando la salsa

de la carne. Ya el primer plato lo tengo más o menos

todo encarrilado. ¿Y el postre?

Me queda la arena que la voy a hacer ahora mismo.

Hay que correr un poco más.

Vamos justos de tiempo. Ya lo sé.

Te veo justita, eh. Corre un poquito más.

Vamos, hombre, que puedes. Te lo decimos por ti,

o cambias de marcha o creo que no llegas.

Te tiene que sobrar tiempo para emplatar a gusto

y hacerlo bien, o sea que métete caña. Venga.

(DANIA) ¡Venga, Virginia, que tú puedes! ¡Venga!

Que se va a comer todo el tiempo en el cocinado

y no va a emplatar. Era para haberme levantado

y haberle dicho: "Ponte las pilas

que no te va a dar tiempo".

Cuando te dicen dos horas parece que es tiempo

pero hacer un concurso de ese nivel...

¿Qué pasa, Ángel? ¿Cómo vas? Muy bien. Terminando ya

los platos y bien. Más o menos. Llegarás a tiempo?

Yo creo que sí. Justo pero creo que sí.

¿Y de nervios cómo andas? Un poco nervioso, Jordi.

¿Sabes lo que es lo más importante?

Dime. No sé si es ganar o perder

pero te vayas a dormir con la sensación

de haberlo hecho perfecto eso es lo que te tienes

que llevar, ¿oído? Pues a por ello.

Hazlo bonito, Ángel. Que sé que puedes.

Tranquilidad y mucha caña. Vale.

Dale marcha. Suerte. Oído.

Le ha dicho: "Hazlo bonito". -Lo va a hacer bonito seguro.

Los dos muy bien. Es que Virginia también

le han metido presión para acabar pero no pierde

los nervio ni para 10. -No.

El temple es lo que más me impresiona.

Una de las características que hay que tener en la cocina

es el controlarte, el templar los nervios

para sacar el trabajo, porque si no no sale.

Estos sin duda ninguna

que van a ser triunfadores totales. Los dos, ¿eh?

Para elaborar el velo de leche mezclamos nata y leche

y templamos a 70 grados.

Dejamos reposar la grasa para así usar la capa

que queda en la superficie como si fuese una piel.

Bueno, cuidado, ¿eh? Se nos va el tiempo, ¿eh?

Alguno no llega.

Como no corran un poco y apriete en el último momento.

Lo importante es que está todo bien hecho.

El paso a paso lo han hecho bien.

Les falta terminar las elaboraciones.

Pero yo creo que hay que correr un poco más.

Yo no sé si es tan bueno correr tanto en cocina.

Porque al final están muy nerviosos,

tienen mucha presión y si corren lo hacen mal.

Ni esa tranquilidad ni esa pausa,

porque no va a llegar y se va a poner muy nerviosa;

ni Ángel, que corre mucho pero va tan nervioso

que se equivoca más.

Oye, término medio. Sereno, meterte caña,

concentrado, organizado y al ajo.

Quedan sólo 20 minutos. Cómo sois de exigentes.

Virginia ha sido muy importante

para mí en mi estancia en "Masterchef"

y tengo un cariño muy especial.

Yo apuesto por Virginia.

Yo apuesto por Virginia, por supuesto.

Para mí está perfecta.

Un poquito ácida.

Pero para mí está perfecta.

Él lo tiene controlado.

Perfecta.

A mí me da pena que a gente así que es superválida

y que tiene un don innato para la cocina

no se les ayude más, porque han tenido la suerte

de entrar en "Masterchef",

¿pero si no cómo les vas a conocer?

El Ángel ha dejado algo en el congelador

y todavía no ha vuelto, ¿eh?

El de patatas.

¡Vamos!

(Aplausos) ¡Vamos, vamos!

¡Venga, venga, que queda nada! ¡Vamos!

La veo cocinar y la verdad es que confío en ella al 100%.

Porque sé que es un hacha.

¡Tranquilo, Ángel! ¡Tranquilo, tío, cabeza!

Yo a Ángel lo veo genial.

Está a tope, está demostrando todo lo que ha aprendido.

Está demostrando que ha venido

aquí por y para cocinar y está cocinando.

Así que todos con Ángel.

Tranquila, lo está haciendo bien.

Está haciendo un bañito.

¡Grande!

Bonito ese baño, tío.

Oye, a mí esto de los gelificantes

me parece una maravilla, ¿eh?

Es que hay que ponerle alma a la tecnología.

Cuando empezamos en la cocina había una manera de cocinar

y había una tecnología. -Y había un sistema de vida

que no tiene nada que ver con lo de ahora.

Las generaciones que vengan van a ser mejor que la nuestra,

sin duda ninguna.

Están más preparados. -Por supuesto.

Faltan las obleas estas redondas, nano.

¿Dónde están, nano?

Está buscando algo.

Se me ha olvidado para hacer unas obleas,

que era el azúcar para el gin-tonic.

Las he dejado aquí, nano.

Este para mí que tiene visión larga y ha dicho:

"Aquí está el doctor Pedro Subijana."

No, pero igual hace algo completamente distinto.

Espérate, vamos a ver.

Para mí lo más difícil es el gusto.

El punto, el punto final...

Esto. Y eso que guste.

Es verdad que en la cocina

tiene que haber innovación, creatividad y tal y cual.

Pero también es verdad que hace falta gente

que sea capaz de copiar y de repetir

lo que hemos heredado de los anteriores.

Porque si no se pierde toda la tradición.

¡Esa presa buena ahí de Huelva!

¡Qué rica, hija!

Rico de Huelva ahí buena.

Pero de Huelva, de las dehesas de Huelva.

Joder, vaya pieza, ¿no?

Vaya pieza más exquisita.

Además de ser la final del "Masterchef"

parece el templo de la materia prima.

¡Vamos, Virgi!

Venga, Ángel. Ese orden, tío.

Venga, vamos, Ángel.

(Aplausos) ¡Vamos, Virgi, vamos!

¡Venga, Virginia!

Para mí ganadores son los dos,

porque lo que están haciendo es increíble.

Ganadores son los dos, pero el que no quede ganador

no va a estar pensando lo mismo.

Si no gana no lo voy a bajar del altar.

Para mí está en un altar. Si no gana es el mismo.

Si gana como si no gana, va a ser el mismo.

Y amigo por supuesto para toda mi vida.

A ver, esto fuera.

Bueno, Jordi, Samantha, ¿qué os parece ahora que quedan

10 minutos y nuestros aspirantes están terminando

de rematar sus platos si traemos a nuestros

invitados que tenemos en la bodega?

Hombre, pues sí.

Finalistas, no vamos a catar

nosotros solos vuestras elaboraciones.

Esta es la final de "Masterchef"

y hemos querido invitar a tres cocineros

que os han estado viendo todo el rato desde la bodega.

Desde el restaurante que lleva su apellido,

con 3 estrellas Michelin, el padre de nuestra

gastronomía tal y como la conocemos hoy,

Juan Mari Arzak.

(Aplausos)

Desde otra gran casa que también lleva su nombre,

con 7 estrellas Michelin, el chef más solicitado

como asesor en restauración, Martín Berasategui.

¡Berasategui, por favor!

(Aplausos) ¡Berasategui!

¡Berasategui!

Ánimo. Garrote, ¿eh?

Y desde el restaurante Aquelarre,

con 3 estrellas Michelin, uno de los cocineros

más reconocido a nivel mundial, Pedro Subijana.

(Aplausos)

¡Aquelarre!

(Aplausos)

A ver si no te va a dar tiempo, ¿eh?

Tres personalidades de la cocina como son ellos

que se metan en la boca algo de lo que tú cocinas...

Ya eso es un premio, porque yo no tendría

esa oportunidad si no estuviera aquí.

Tres maestros, porque son maestros,

y que gracias a ellos hacemos lo que nos gusta.

Y de todo tienen el mérito esos tres cracks que hay ahí.

Pedro, Juan Mari, Martín, de nuevo os doy la bienvenida

a la cocinas de "Masterchef".

¿Cómo habéis visto a nuestros aspirantes?

Maravillosos.

La verdad es que les hemos seguido muy de cerca

y tienen un mérito de narices.

Yo he alucinado en colores.

Yo les he visto cada uno en su sitio, buenos compañeros.

Yo creo que no se puede concursar mejor

que lo que han hecho tanto Ángel como Virginia.

Y además limpios.

¡Venga, Virgi, que te queda ya nada!

El punto lo tiene. ¿No, Salva?

Sí, sí, lo tiene todo preparado.

Durante tres meses los aspirantes han aprendido

de los mejores y se han codeado con sus ídolos:

cantantes, deportistas, actores...

Y sobre todo con los mejores cocineros de nuestro país,

personas que han introducido la investigación

y la innovación en sus restaurantes

para conseguir estar en la vanguardia mundial.

A todos ellos, gracias por visitarles en "Masterchef".

Es un enorme placer tener

a una leyenda del tenis mundial como tú.

Muchas gracias por lo de leyenda.

(Risas)

Oye, está rico. -¡Oye!

¿Por qué no he comido yo esto antes?

Un plato muy valenciano, muy típico.

A mí me ha gustado, así que le voy a dar un beso.

Pues tú sabrás lo que merece.

Enhorabuena. -Muchas gracias.

Esto está que quita el sentido.

Me voy a comer otra mijita porque está bueno de verdad.

¡Oh!

Ahora te doy el número.

Muy bien, muy bien.

Está para mojar pan eso.

Échale un poquito más, Javier.

Cargadito, Javier, que es el primero.

Roberto Ruiz.

M“ José San Román.

Joan Roca.

Carmelo Bosque.

No es culpa nuestra, ¿eh? Ha sido de tus compañeras.

Mira cómo reparte estopa. Claro, hombre, claro.

Todo para mí, todo para mí.

Con vosotros la ganadora de "Masterchef II", Vicky.

¡Vente con nosotros!

¿Qué canción sonaría con este plato?

No estamos locos, que sabemos lo que queremos.

El colorcito que le da al final el melón es curioso.

Te ha gustado. Ay, qué cosa más mona.

Yo cocino poco, ella me echa el cable ahí.

Yo me voy a tu casa y te cocino lo que tú quieras.

Josep María Rodríguez.

Buenísimo. ¿Sí?

Joder, eso es...

Jordi Roca. ¡Hala, qué chulada!

Yo aplaudo, porque esto es para aplaudir.

Yo creo que sigues una semana más en el programa, ¿eh?

Qué detalle, gracias.

(APLAUDEN) ¡Papa, papa, papa, papa!

¿Qué está haciendo? -Para el pimentón.

Ah. Grande, Ángel.

¡Vamos, vamos, vamos!

¿Por qué no coge unas pinzas ese hombre?

Sí, ha de coger las dos cucharas.

Porque sólo con el dedo la calienta.

José, díselo tú.

Es que se va a poner nervioso. Déjalo, déjalo.

¿Qué era eso? -Cebolla.

La ha encurtido ella. -Sí, sí.

Muy bien, Ángel. -¡Vamos!

¡Bien!

¡Virginia, a emplatar!

El aire de plancton se hace

con agua, plancton y lecitina de soja.

Se debe batir la superficie dejando que entre aire

para que suba un poco.

¡Vamos, ese plancton ahí! -¡Ese plancton!

¡Ahí, ahí! ¡Innovando, hija, innovando!

Un aire de plancton. -Un aire de plancton.

Soplete.

¡Bien, ahí, vamos!

¡Ángel, vamos ,tío!

Virginia, venga. -Tranquila, está bien.

¡Vuela, vuela!

¡Olé, olé, olé!

(Aplausos) ¡Bien, bien!

¡Muy bien! -¡Olé!

(Aplausos)

Aspirantes, acabáis de entrar en los últimos 5 minutos.

Sólo 5 minutos.

(Aplausos)

¡Vamos, chicos, rápido!

¡Vale, tío! -¡Vamos, Virginia!

¿El postre lo tiene? -Sí.

¿Pero lo tiene emplatado?

Lo emplató y lo metió en la nevera.

¡Venga, Virginia! ¡Vamos, el último!

Como gane mi madre voy "embalao pallá".

Pero "embalao".

¡Venga, tío, Ángel, que lo tienes!

¡Bien, Virgi, bien! ¡Vamos!

¡Venga, Virgi! -¡Ángel!

Aspirantes, sólo quedan 30 segundos

y vemos que no llegáis.

Es la primera vez que en una final de "Masterchef"

vamos a tener que dar tiempo extra para emplatar.

Están aquí los padres de la gastronomía vasca

y no podemos consentir que no caten vuestros platos

perfectamente acabados.

Así que tenéis 5 minutos más.

¡Venga, Ángel, venga! ¡Venga, venga, venga!

¡Vamos, Ángel, que es tuyo!

Sí, agradezco esos 5 minutos

porque estaba toda la elaboración

y con el isomalt como que ya lo bordo

y ya no hay nada que me falte poner.

Entonces, gracias. Benditos 5 minutos.

La gelatina yo creo que es de la ginebra.

Lo ha hervido y le ha quitado el alcohol.

Qué bonita, qué bonita, Ángel.

Sí, señor. Ahí.

Qué más, qué más...

He hecho 25 elaboraciones en dos horas,

que se dice pronto.

Y, hombre, tenía mucho trabajo. Mucho trabajo, mucho.

Entonces te pones nerviosa porque quieres hacer

tantas cosas a la vez que tú dices:

"Ay, esto. Ay, lo otro.

Ay, que tengo que coger aquello.

Ay, que tengo que hacer esto."

Grande, grande.

Ahí, perfección, hija.

La victoria está en los pequeños detalles.

Vale, ahí está, muy bien.

Arriba, sube "parriba".

Como un caramelo masticable normal.

Aspirantes, último minuto.

¡Vamos, por Dios! -¡Vamos, vamos!

¡Vamos, tío!

(Aplausos)

¡Mamá, te quiero! -¡Olé!

Lo tendrá que rellenar de algo el caramelo.

Bien, bien, Angelillo, bien.

(Aplausos)

Diez, nueve, ocho, siete,

seis, cinco, cuatro,

tres, dos, uno...

Tiempo. Manos arriba.

¡Bravo!

(Vítores)

¡Vale, Ángel, ahí!

¡Eres grande, tío, eres grande!

(Aplausos)

He currado a gusto con mi gente,

todos los concursantes.

Ahora ya lo que tenga que pasar que gane el mejor.

Gracias.

La verdad es que cuando

ha levantado las manos he dicho:

"Se acabó, lo has dado todo." Porque lo he dado todo.

Y la verdad que contenta, muy contenta.

Virginia, Ángel, enhorabuena.

Gracias. -Gracias, Eva.

Es la última cata de esta edición de "Masterchef".

Y la vamos a hacer como se merece,

en el restaurante.

Chiquillo de mi alma, qué miedo que coman tu comida.

De verdad, a mí me da miedo, me da pánico.

Nada más que el honor

de que se metan tu comida en la boca...

Eso ya es un regalo.

Virginia, Ángel, el trabajo ya está hecho.

Ahora acercaréis vuestros platos

a la mesa del restaurante.

Empezamos con los entrantes.

Suerte a los dos.

Gracias. -Gracias.

Virginia, acércanos tus entrantes, por favor.

El primer plato me ha salido bordado,

todas las texturas que yo quería,

todo el emplatado, todo me ha quedado precioso.

Espero que les gusten mis sabores.

Qué respeto, de verdad, que vais a comer algo mío.

Virginia, por favor, preséntanos tu plato.

Mi plato se llama Anchoas, fino y plancton.

Es una anchoa marinada en cítricos.

Tiene una gelatina de fino abajo,

tiene una emulsión de tomate con albahaca,

tiene el aire de plancton y un caviar de tomate.

Por lo que intuyo esta es la regañá.

Esa es la regañá. La has hecho tú también

para acompañar. Y esa es la regañá.

Pues vamos a probarlo.

Don Pedro, por favor, empiece usted.

Ay, Dios mío...

Se ve que en Jerez tenéis grandes productos

y una gran cocinera que es Virginia.

Muchas gracias, muchas gracias.

Superbueno.

Ay, primo de mi alma.

Don Pedro. La anchoa marinada

con los cítricos matiza mucho y que el plancton

le da otro toque marino además.

Y la regañá es mucho más "refiná",

porque esta es de hojaldre y aquella de masa de pan.

Muy bien. Juan Mari, ¿qué te parece?

A mí me parece que tiene mucha creatividad.

Mucha imaginación.

Ha hecho una especie digamos de vinagreta como muy especial.

Y luego la espuma pues es muy...

con el plancton, le ha echado un poquito,

tampoco le ha echado demasiado. Muy bien, a mí me ha gustado.

Yo creo que es un plato

que refleja la personalidad que tiene Virginia.

Es una ensalada con gracia. Con arte, con arte.

Mucho carácter. Sí, esa es la palabra.

Mucha fuerza, mucha concentración

de sabor marino, mucho sur.

Mucho sur.

Maravilloso. Gracias.

Ya puedes estar orgullosa, pero hasta decir basta.

¿Sí? -Sí, hombre, sí.

Gracias.

Muchas gracias. Jordi, pórtate bien.

Vuelve detrás del atril, Virginia.

(Aplausos)

¡Olé, olé!

Ángel, por favor,

¿puedes acercarnos tus entrantes?

Cuéntanos qué has hecho.

El pulpo a la gallega.

Tu visión del pulpo a la gallega.

Mi visión del pulpo a la gallega, sí.

He emulsionado la patata.

Tiene unas gotitas de un sofrito un poco picante

que tiene también. Probemos.

Bueno, a mí me parece

que no parece un pulpo a la gallega.

Tiene un aspecto mucho más moderno, más innovador.

Sin embargo cuando lo comes sí que te recuerda

al pulpo a la gallega.

Oye, a mí la patata esta...

¿La has metido en algo? ¿Qué eres ese...?

La he puesto el caldo del pulpo

con un gelificante vegetal y luego con una aguja

he pinchado la patata. -¿Has metido y has sacado?

La he metido tres golpes, y la he dejado secar.

A mí me estáis dejando los dos alucinados.

Parece mentira que seáis cocineros aficionados

y que reine tanto la inteligencia

como en los dos platos que he probado.

Tiene mucho mérito.

Aparecen todos los elementos de un pulpo a la gallega.

La cremosidad de la patata podía estar más líquida,

por ponerte ahí un defectín. Pero, chico, felicidades.

Seguramente un gallego lo primero

que te va a decir es: "Ese pimentón por encima."

Porque es como meter una salsa de carne debajo de la carne

y no salsear la propia carne.

Me falta un poquito ese sabor a pimentón

que le da identidad a ese pulpo a la gallega.

Pero es un buen plato, conceptualmente hum...

Pero con un trabajo detrás y una evolución tuya

que es espectacular.

Yo, Jordi, ya lo siento, que hoy en día

nunca hay que echar la salsa por encima.

(Risas)

Se pone siempre alrededor.

Tú vas probando cada cosilla

y al final hacer lo que te da la gana.

(RÍE)

Muy orgullosa.

Muy orgullosa de oírlo todo, que le han dicho todo bueno.

Cuéntanos tu plato principal.

Pues se llama Presa al Oloroso.

Otra vez haciendo referencia a mi tierra,

porque tenemos unos vinos muy buenos y me gustaría

que tuviera más protagonismo del que tiene en la cocina.

He hecho una salsa al oloroso

que lleva cerezas y algunas fresas.

La chalotas también están

maceradas con aceite de oliva y oloroso.

Unas naranjitas chinas para darle frescor.

Y después le he hecho un suero de yogurt con un poco de lima

y un poco de aceite de hierbas.

Bueno.

Sí le gusta.

A mí por lo menos me estáis tocando la fibra.

Una joya de materia prima, una joya de cocinera

y un plato triunfal.

Muchas gracias.

Escucha, que le están diciendo a tu madre

unas cosas muy bonitas.

Que unos maestros en la cocina

le digan que es una buena cocinera

la verdad es que te pone muy orgullosa.

Yo creo que de cocción está muy bien.

Yo creo que es un plato muy bueno para una final.

Ay, muchas gracias. Muchas gracias.

Un plato muy bueno para la final.

Pues a mí la verdad me parece con mucha imaginación.

Y luego la salsa también está francamente bien.

Muchas gracias.

Yo tenía claras las cosas buenas

a priori de probarlo y las cosas malas.

La buena es que parece una cosa cerrada,

un plato cerrado. Y es lo más importante.

La crítica era sencilla, el pedazo taco de carne.

Pero me has desmontado, porque cuando una carne

está bien filtrada, la temperatura,

y está tierna que es mantequilla,

como si me pones un taco de kilo,

porque se come solo.

Muchas gracias, Jordi.

Muchas gracias.

Que diga Jordi que lo había desmontado es un subidón...

Es que Jordi es el más duro de todos

y una buena valoración de Jordi es lo mejor de lo mejor.

Es un plato muy armónico,

porque todo encaja perfectamente.

Le va perfecto a la carne, que está además en su punto.

No se puede pedir más.

Muchísimas gracias, Pepe.

(RÍE)

Oye, ¿no lo habéis traído cenado de San Sebastián o qué?

Ahí tengo un trocito más.

Virginia, además de todo lo que han dicho los chefs

el plato es muy bonito.

(Aplausos) Gracias.

¡Olé! ¡Olé!

(Aplausos)

Dios mío, les ha gustado.

El corazón se me sale.

Ángel, por favor, preséntanos tu plato principal.

Es una langosta con un carpaccio

de oreja de cerdo y con perrechicos.

Le he hecho una reducción con la oreja de cerdo

y unos crujientitos que tiene de cerdo también.

Y una mayonesa del coral de la langosta.

Está la langosta un pelín cruda.

Don Martín Berasategui, cuéntenos qué le ha parecido

esta langosta con cerdo, oreja...

Hay concepto, hay técnica, hay mucho saber hacer,

hay mucha profesionalidad.

Admiración total hacia los dos.

Está buenísima, ¿eh?

Me parece un plato extraordinario.

Igual he echado un poquito en falta una salsita,

algo para complementar. Pero vamos, por lo demás

yo creo que cualquiera de nosotros podría poner

este plato en su carta en nuestros restaurantes

por muchas estrellas que tengamos.

Gracias.

Empezaré por lo malo.

Quizá como dice don Pedro Subijana

nos faltaría sacar partido a esa cabezota buena

que tiene la langosta.

Dicho esto, creo que estoy convencido de que después

de verte trabajar todos y cada uno de los que estamos

en esta mesa te daríamos oportunidad con los ojos

cerrados de trabajar en nuestra casa.

Gracias.

Muchas gracias. En el segundo programa

sabes que te quería haber echado.

Y hoy te queremos llevar a nuestros restaurantes.

Joder, el cambio es evidente. Felicidades, Ángel.

Lo tenía que haber matado. Él.

(RÍEN)

Gracias a la caña

que me han dado los jueces estoy aquí.

Porque sin esa caña yo no hubiera espabilado.

Y lo he conseguido.

Suerte.

Bueno, cuéntanos un poco qué has hecho.

Pues esto es un tocino de cielo.

Es una receta familiar.

En cada casa de Jerez se hace de una manera diferente.

Yo me gusta tomarlo con algo cítrico.

He hecho como una salsita de limón.

Y un velo de leche para darle algo lácteo.

Martín, por favor.

Pedro, ¿qué te ha parecido?

Pues mira, yo soy muy aficionado

al tocino de cielo, ¿eh? Está muy bien conseguido,

está muy bien rematado con los acompañamientos,

con el crumble y con la salsita de limón,

que ese ácido le va muy bien. Le va muy bien.

A Juan Mari no le ha gustado el postre.

¿Se lo ha comido todo? -No ha gustado nada.

(RÍEN)

Es un equilibrio maravilloso.

¿Ha dicho "me encanta"?

Esto está muy bueno. -Esto está bueno.

Este hombre es una alegría invitarlo a comer a tu casa.

No, pero aparte de eso tiene ingenio.

¿Sí? Gracias.

Tocino de cielo espectacular. Pero además has rematado

con una maestría terrible el postre.

La nata me recuerda al caserío donde nació mi padre

y me lleva a recuerdos de niñez.

El tocino de cielo es de toda la vida,

el que se come en mi casa los domingos.

Por fin te hemos visto modernizar un plato tuyo

consiguiendo algo perfecto. He aprendido mucho, Samantha.

El emplatado está muy bien. Queremos otro, ¿no?

Luego.

Platazo, platazo.

Yo quería tocarle el corazoncito

y que ellos recordaran sabores que ya habían tomado,

que ya habían probado.

Y la verdad es que lo he conseguido.

Es un gin-tonic del maestro que tenemos aquí.

Yo soy un gin-tonic, por decirlo así.

Quien se viene conmigo

de comidas terminamos con un gin-tonic.

Las noches con mi pareja termina con un gin-tonic.

Te honra mucho que lo primero que has dicho

al presentar este plato:

"Me he inspirado en Pedro Subijana."

Muchas gracias.

Aquí tenemos al maestro, ¿eh?

Yo no sé si os va a llegar para probar a vosotros.

No te pases que tiene que volver a dar la vuelta.

Está muy bien.

Si quieres te puedo contratar para que vengas a hacer

los postres, el gin-tonic a Aquelarre.

Si es que me voy de cabeza.

Yo es que no quiero ni cobrar.

Está muy bien. -¿Te ha gustado?

Estaba muy rico. -¿Sí?

Es increíble que no te arrugues,

que hace unos meses estás en Londres

buscándote la vida como todos.

Yo creo que es de un mérito terrible.

Ya con solamente eso me gustaría levantarme

y darte un aplauso increíble.

(Aplausos)

¡Garrote!

Yo estoy superfeliz con la valoración, orgulloso,

y me han dado toda la fuerza para seguir.

Y a seguir, a seguir, a seguir. Si es que esto no acaba aquí.

Se lo han comido, quillo.

Me alegro muchísimo que todo le ha salido bien

y todo le ha salido como él quería que le saliera.

Somos los finalistas de "Masterchef",

no vamos a hacer ahí cualquier cosita.

Un menú currado.

Virginia y Ángel, muchas gracias.

Habéis hecho un gran esfuerzo y os lo reconocemos.

Ahora nos toca a nosotros tomar la decisión.

Podéis volver delante de cocinas. Gracias.

(Aplausos) Gracias.

(Aplausos)

Yo creo que va a ganar...

Es que no lo sé.

Cuando lo digan se verá.

Venga, suerte.

Me ha sorprendido,

porque parecía más bonito un menú.

Pero hay probarlos, los menús hay que probarlos.

Esto ya es la locura máxima. -Verdad.

Sí, sí, como más creatividad y como más...

El punto de las cosas. Algo más diferenciador, ¿no?

Estando bien el otro también.

Sí, sí, no se puede, es muy difícil.

Estoy contenta. -Ea, pues ya está.

Estás contenta, pues ya está, hija.

Estoy contenta. -¿Estás contenta?

Estoy contenta, muy contenta.

He trabajado mucho, Ángel.

He encontrado todas mis cosas, tío.

Ha aprendido un montón y que tiene una pasión

y un nervio y un arranque, pero con diferencia.

Que digan ya quién es por lo que tú más quieras,

que se me va a salir el corazón por la boca.

Don Pedro Subijana, don Juan Mari Arzak

y don Martín Berasategui, muchísimas gracias

por acompañarnos en este momento tan importante

y ayudarnos a tomar esta decisión.

Complicadillo. -Dura, pero bonita.

Lo van a decir ahora.

Virginia y Ángel, ha sido un menú

a la altura del mejor restaurante.

Habéis trabajado como auténticos profesionales.

Enhorabuena.

Gracias. -Muchas gracias.

No tengo ninguna pega, desde la idea del menú,

que ha sido acertada, hasta el emplatado.

Audaz, pero sin estridencias, pasando por elaboración

en la que habéis utilizado

técnicas que os hemos enseñado aquí. Nos habéis emocionado.

Gracias. -Gracias.

Estamos muy orgullosos de los dos

y completamente seguros

de que llegaréis muy lejos. Felicidades.

Gracias. -Gracias, Samantha.

Virginia, Ángel, este momento es demasiado emocionante

como para vivirlo solos.

Compañeros, familiares, venid por favor

para apoyar a los finalistas

y escuchar con ellos la gran decisión.

Uf, qué nervios.

Suerte. Gracias.

Suerte.

Os habéis ganado que os llamemos cocineros.

Ahora sí.

Así que para nosotros

es un honor que cambiemos el sitio.

Venid aquí, donde merecéis estar.

Por favor, vamos nosotros para allá.

(Aplausos)

Estar donde se ponen los jueces,

que te llamen cocinera ellos tres que han visto

tu trabajo y que te cedan su sitio...

La verdad es que es muy emocionante.

Esta decisión ha sido muy difícil de tomar

porque sólo puede haber un ganador,

el que se llevará 100.00 euros,

publicará su propio libro de recetas,

disfrutará del master en cocina técnica y producto

que concede el Basque Culinary Center.

Y lo más importante,

se llevará el título de Masterchef España.

Antes de dar a conocer el nombre del ganador

quería dar las gracias a Juan Mari, Pedro y Martín

por lo que han hecho por la cocina española,

por todo lo que nos enseñan cada día.

Y sobre todo por acompañarnos esta noche

y hacer de este momento algo mágico.

Sólo uno de vosotros puede ganar.

Y lo hará por pequeños detalles, por matices.

El ganador de la cuarta edición de "Masterchef España" es...

Suerte, compañero.

¡Virginia!

(Vítores)

(GRITAN CONTENTAS)

(Aplausos)

(LLORA)

¡Ángel!

¡Es mío, es mío, que he ganado "Masterchef"!

¡"Masterchef IV"!

¡Lo he conseguido!

¡Trabajando se consiguen las cosas!

¡Ilusión, ilusión!

(GRITAN CONTENTAS)

¡Que has ganado!

"Masterchef" ha sido una pasada.

Nos va a cambiar la vida.

Vamos a aprovechar y vamos a vivir

una vida nueva, que las dos nos lo merecemos.

Dedicándonos a lo que nos gusta,

que es la cocina.

Y siempre juntas. -Siempre juntas.

Las gemelas. -Las gemelas de Jerez.

Juntas. -Juntas.

¡Joselu!

"Masterchef" me ha hecho feliz.

Me ha subido la autoestima, me ha hecho creer en mí.

Cosas que me faltaban en mi vida

para ser incluso más feliz.

Ahí está.

Cómo te cambia la vida en dos horas.

Iba a un casting con mi nevera

y me llevo un trofeo de "Masterchef".

Entre como una cocinera ama de casa

y salgo como una cocinera que quieren los mejores

cocineros del mundo que vaya a sus cocinas.

Eso nada más que pasa en "Masterchef".

Este sueño nada más que se cumple en "Masterchef".

Así acaba la cuarta edición de "Masterchef".

Nos vemos muy prontito, con Virginia como ganadora.

Mientras, ya saben, pónganle...

(TODOS) ¡Sabor a la vida!

(Aplausos)

¡Viva Jerez! ¡Viva Jerez!

¡Ya vamos "palante"!

¿Estáis listos para cocinar? (TODOS) Sí, chef.

A cocinas en tres, dos, uno...

Adelante.

Hala, vamos, venga.

Correr. No quiero perder.

¡Venga, equipo! ¡Venga, equipo rojo, vamos!

¡Un, dos, tres... rojo!

Quiero prisa, quiero veros mover rápido,

saltar de un paso al otro. Vamos a la guerra, chavales.

Yo hago, tú montas y ella corta.

¡Me he quedado sin carabineros, familia!

¡Ahí vienen los carabineros!

Tengo una tanda casi preparada.

Venga, para dentro, vamos.

Sólo va a las chicas David.

David, ¿no hay hombres en la calle que compren pan?

Aspirantes, hoy tenéis que cocinar

para 200 comensales.

Voy a reventar como un triquitraque hoy.

El ganador de la cuarta edición de "Masterchef España" es...

¡Virginia!

(Vítores y aplausos)

  • Videoencuentro

MasterChef 4 - Programa 13 - 29/06/16

29 jun 2016

Cuatro afortunados llegan a las cocinas de MasterChef dispuestos a conseguir uno de los dos pases al último duelo.
En el primer reto de la noche, los aspirantes reproducirán el steak tartar de Joan Roca trabajando al mismo ritmo que el chef. El aspirante que obtenga el sobresaliente, conseguirá la codiciada chaquetilla y será proclamado finalista.
En el hotel Santo Mauro de Madrid, tres aspirantes disfrutarán de una cena con el jurado, sin saber que probarán los platos que tendrán que cocinar: un menú degustación diseñado por Quique Dacosta. Solo uno obtendrá el último pase directo a la gran final.
Para ser el nuevo MasterChef España, los aspirantes deberán elaborar un menú que haga las delicias del jurado y de los padres de la gastronomía vasca: los chefs Juan Mari Arzak, Martín Berasategui y Pedro Subijana. En juego está el título de MasterChef España,
los 100.000 euros del premio, publicar un libro de cocina y un Máster de cocina, técnica y producto en la prestigiosa Facultad de Ciencias Gastronómicas Basque Culinary Center.

ver más sobre "MasterChef 4 - Programa 13 - 29/06/16" ver menos sobre "MasterChef 4 - Programa 13 - 29/06/16"
Programas completos (14)
Clips

Los últimos 218 programas de MasterChef 4

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios