www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
3558178
Para todos los públicos MasterChef 4 - Programa 1 - 06/04/16 - ver ahora
Transcripción completa

Comienza la cuarta edición de MasterChef,

el mayor talent show de cocina del mundo.

Esta vez, las solicitudes han batido todos los récords,

casi 20000 apasionados de la cocina van a luchar

por convertirse en uno de los 15 aspirantes a MasterChef España.

Con el plato que traigo, entraré a MasterChef.

A los jueces los dejaré K.O. (AMBAS) Vamos a ser las MasterChef.

Vamos.

Vamos a por todas aquí adentro.

Yo voy a ser MasterChef. Traigo a mi hermana,

es mi amuleto de la suerte, espero que mi plato gane hoy.

Ya veréis qué os voy a preparar. Arrancamos nuestro casting

visitando Valencia, Sevilla, Barcelona y Bilbao.

En estas ciudades hemos encontrado más nivel culinario que nunca

y un fervor desbordante en los candidatos

que quieren alcanzar su sueño.

Amo la cocina y me queda menos...

Desde Venezuela. Voy a darlo todo.

Salmorejo de naranja, esto no lo vais a ver nunca.

A por mi cuchara. Ganaré MasterChef.

(TODOS) Él va a ser MasterChef.

¡Vamos!

Y a por todas.

Cada uno trae un plato elaborado de casa,

es su mejor receta.

Todos disponen de 20 minutos para emplatar y un objetivo común:

Impresionar a nuestros expertos.

Espumas, nitrógeno líquido, cúpulas heladas,

elaboraciones sorprendentes

realizadas por aficionados que quieren convertir

la cocina en su profesión.

Antes de saber si sus platos les hacen merecedores o no

de continuar en el proceso de selección,

reciben una visita muy especial.

Suerte.

Kevin, Andrea, Pablo o Maribel,

nuestros queridos ex aspirantes saben, perfectamente,

la tensión que están viviendo.

No hay ningún secreto. -Muy bien.

Solamente ser vosotros.

MasterChef te deja... Ser tú.

Con ellos comparten nervios e impresiones.

Qué bueno.

Llega el momento más esperado

el de saber si van a recibir o no la ansiada cuchara.

Felicidades.

Oh, gracias, muchas gracias.

(Aplausos)

(Aplausos) Vamos, vamos.

Mía.

¡Bien!

(Aplausos)

(Aplausos)

¡Vamos!

¡Guau!

¡Ahhh!

Estas cucharas son el pasaporte

que les llevará a la siguiente fase.

En ella dispondrán de 45 minutos

para cocinar su mejor plato y someterse

a la valoración de nuestros profesionales.

¿Dónde está mi tapadera? ¿Qué hice con ella?

En juego, los 15 únicos delantales que les convierten

en aspirantes a MasterChef España.

¿Tú no tienes tapadera? No veo mi tapadera.

Esto está rico, rico.

Con nervios,... Pues la culpa es de los nervios.

¡MasterChef, prepárate que llego yo!

(TODOS) ¡Bien!

Para el casting de la zona centro

las solicitudes desbordaron

todas las previsiones y fueron 400

los elegidos para que nuestros

expertos pudiesen probar sus creaciones.

(Gritos y aplausos)

Y qué mejor lugar para este encuentro

que la capital gastronómica 2016:

Toledo.

(Música)

(Gran ovación)

Buscamos amantes de la cocina, pero, también, personas

capaces de superarse.

Sin límites para la creatividad

y dispuestos a todo por cumplir su sueño.

Desde este lugar mágico pueden conseguir avanzar

un paso más hacia las cocinas de MasterChef.

Sólo los mejores alcanzarán el ansiado puesto.

Vengo desde Andorra, vine ayer en el AVE,

estoy muy nerviosa, pero, muy ilusionada.

Candidatos, bienvenidos a la monumental ciudad de Toledo.

Vosotros sois los auténticos protagonistas de este programa,

y como cada año queremos encontrar a los mejores,

ahora, toca demostrar que vuestro talento

está por encima del de los demás,

si queréis pasar a la siguiente fase.

Muchas gracias a todos y enhorabuena porque habéis sido

elegidos entre 20000 solicitudes.

(Aplausos)

Vivir en España fue un sueño, es como, tenemos en E.E.U.U.,

la gente habla del sueño americano,

pues estoy viviendo el sueño ibérico.

(RÍE) Ja, ja, ja.

Esta cuarta temporada hemos subido el listón.

Quiero aspirantes que sean capaces

de emocionarme con sus creaciones y sorprendan mi paladar.

Quiero que me enamoréis.

(Aplausos)

Yo busco aspirantes valientes, atrevidos y con ganas de aprender,

pero, a la vez, que puedan soportar la presión

que supone una competición

tan exigente como esta sin rendirse.

Yo quiero aspirantes que sepan transmitir

belleza con sus platos,

pero, sobre todo, que crean en sí mismos.

Demostrad que queréis seguir adelante.

(TODOS) ¡Sí!

Soy amo de casa y me gustaría aprovechar esta ocasión

para reivindicar el papel

del hombre como amo de casa y no la mujer como siempre ha sido.

En el casting de hoy, al igual que en el resto de ciudades,

tendréis 20 minutos para emplatar

la creación que habéis traído cocinada de casa.

Consumido ese tiempo, un equipo de 30 expertos

culinarios probarán todos y cada uno de los platos

y nos darán sus valoraciones.

Sólo los 40 mejores obtendrán, como en citas anteriores,

una cuchara con la que pasarán, directamente, a la siguiente fase.

¿Qué hace un guardia civil aquí?

Sencillo, cumplir el sueño de mi vida.

¿Estáis preparados para emplatar?

(TODOS) ¡Sí, chef!

Pues los 20 minutos empiezan en tres, dos, uno...

¡A emplatar!

Tengo muchas ganas de entrar confío en mi plato

y, a ver, si conquisto a los jueces.

Hay varios que llevan infiernillos, velas, lo que sea para calentar,

tiene mucho mérito intentar

hacerlo bien, aún con las condiciones más complicadas.

El día no acompaña, hay lluvia, está el día raro,

y nos acompaña un familiar que sujeta un paraguas.

Tenía todo preparado, pero eso me estresó un poco.

La pena es la lluvia, joder...

Da igual... Oye, esto es duro,...

Es lo que toca... Que sepan que esto es duro.

En un catering con chaparrón, ¿qué haces?

Poner el paraguas con un familiar.

Efectivamente. Hay que improvisar.

Me temblaba la mano y decía: "¿Qué me pasa?"

Supongo que por todo esto de la tele y el ambiente.

(GRITAN) ¡Eva, Eva!

Huy, qué ilusión, muchas gracias.

Ay, qué majos. Que no es a ti.

Es a Eva, nuestra Eva. Es nuestra Eva.

Ah, no es a mí. ¿Por qué quiere entrar en MasterChef?

Porque es la mejor y ella nos cocina

como las abuelas de antes y como las madres y todo.

¡Vamos, Eva! ¡Eva, Eva!

¡Equipo fucsia!

¡Candidatos,... Acabáis de consumir los primeros 10 minutos!

Mira, estoy nerviosa...

Hay que trabajar y lo duro cuesta, hay que tirar para adelante.

Mi familia dice que estoy un poco loco, pero los tengo

acostumbrados, son muchos años haciendo locuras.

Y esta una más.

Sí que veo que cuidan más el emplatado, parece

que por la vajilla o la manera de emplatar como más...

Rebuscado todo. Yo, alucino, sifones,

sopletes, les falta la botella de nitrógenos líquido.

Seguro que hay alguna, ¿eh?

¡Vamos, MasterChef!

¿Pero, bueno, qué hay aquí? ¿De dónde venís?

Madrid... De Valencia.

¿Y a quién apoyáis? A María.

¿A qué se dedica ella? Es traductora.

¿Y quiere cambiar su trabajo por ser cocinera?

Sí, le encanta el crear y cosas nuevas, cambiar...

Pues os deseo toda la suerte del mundo, chicos.

¡Vamos! ¡María, María!

(TODOS GRITAN) ¡María, María!

¡Aspirantes, últimos 5 minutos!

(Música)

Yo creo que dejó de llover, ¿no?

¡Candidatos, acabáis de entrar en el último minuto!

¡Atención, candidatos!

¡Diez, nueve, ocho, siete,

seis, cinco,

cuatro, tres,

dos, uno...!

¡Tiempo, manos arriba!

(Gritos)

(Ovación)

Si yo pasara a la siguiente fase,

mi cuchara se la dedicaría a mi madre.

Falleció hace 5 años y lo último que me dijo:

"Lucha por lo que quieres, ánimo y adelante".

Este plato me recuerda mucho a mi madre

porque todo esto del pescado, escabeche, todo eso,

me enseñó a hacerlo ella y me gusta.

Me dedico a la consultoría de experiencia de usuario,

pero mi gran ilusión es dedicarme a la cocina.

Por eso estoy aquí a ver si puedo ganar o entrar en MasterChef.

Estuve dos semanas pensando a ver qué plato haría,

con muchos nervios y estoy muy contento con él.

Soy ganadero desde los 17 años, ganadero de ovejas,

y eso, pues, monte arriba y abajo con mis chicas siempre detrás.

Siempre tengo un gusanillo

clavado de me gustaría montar un restaurante.

A continuación, 30 expertos de la Escuela de Hostelería

de Toledo y de la Escuela Superior

de Gastronomía y Hostelería de Toledo,

probarán vuestros platos.

Este año el nivel de exigencia es más alto que nunca,

así que mucha suerte a todos.

Que pasen, los ayudantes del jurado.

(Ovación)

Expertos culinarios, que dé comienzo la cata, suerte.

(Ovación)

He dejado una clase de educación infantil tirada

y a mis compañeros pringando por mí.

No le gustará a mi jefe, espero que no lo vea,

así que, por favor, no lo pongáis que me despiden.

He hecho un fondant cítrico con dos salsas.

Vaya por Dios..

Acaba de pasar el culinario y mi sensación es que ha sido

un poco reservado, no ha dicho si le gustaba o no...

O es reservado o no le ha gustado, no lo sé.

Es una hamburguesa de rabo de toro, bombón añadido con la salsa...

La idea del bombón... ¿Te gusta?

Sí. Bien.

Ahora mismo no sé si he elegido la mejor receta, si...

Si va a estar bueno con el frío que hace, la lluvia...

La salsa igual está un poco regular.

Ahora, con un poco más de nervios,

antes, nada, pero, ahora, sí un poco.

Es un tren que pasa y yo me he querido montar en él.

MasterChef significa para mí un todo.

Cáritas nos ha estado ayudando durante todo un año a comer...

No es fácil, ¿eh?

Candidatos, ya no hay nada que podáis hacer,

vuestros platos han hablado por sí mismos.

Si me dan la cuchara de madera, dejaría un montón de cosas,

pero, vamos, aprendería y disfrutaría.

Ahora, personalmente, o digo que creo que lo habéis hecho

tan bien que ha salido

hasta el sol en Toledo, enhorabuena.

(APLAUDEN)

Ahora, que se acerca el veredicto, estoy muy nerviosa,

me llevaré la ansiada cuchara que mi madre cuando me decía:

"María, que te dan el tenedor". Y yo: "Mamá, cuchara,

no es tenedor, cuchara".

Ahora, sí, culinarios, gracias por vuestra profesionalidad

y podéis entregar las notas al jurado.

(APLAUDEN)

Cada culinario ha tenido en cuenta tanto la creatividad

como la elaboración del producto,

el sabor, la textura y el emplatado.

Los candidatos con mayor puntuación pasarán, directamente,

a la siguiente fase de casting.

Que me dieran una cuchara sería un nuevo comienzo,

una nueva etapa o fase en mi vida y creo que la necesito.

Jurado, ha llegado el gran momento de este casting,

descubrir qué 40 candidatos de los 400 que hay hoy aquí,

se han ganado las codiciadas cucharas.

Jueces, adelante.

(Ovación)

Suerte, señores.

Bandera asturiana, kimono japonés, MasterChef, allá voy.

Llevo años imaginándome el momento de entrar en el programa.

Vamos.

La ilusión que te da MasterChef es: Abres una ventana

desde el salón de tu casa

y te están diciendo: "Tú, puedes,

ven, ahora, es tu momento".

Yo tengo...

Vive la cocina, le encanta cocinar para los suyos.

Técnicas modernas,

buena presencia y buen sabor, me interesa.

Está estudiando para ser cocinero.

Con todas las valoraciones sobre la mesa, nuestros jueces

examinan, candidato a candidato, para quedarse solo

con los que han recibido las notas más altas.

Cocina hindú, joder, si en Toledo no valoráis lo que hay en Toledo.

No sé por qué, pero premian más lo exótico que lo tradicional.

Sí. Hay mucha técnica,

me parece profesional a tope.

Técnica, entre comillas.

La decisión final no es fácil,

son 400 sueños y tan sólo 40 cucharas.

(APLAUDEN)

Candidatos, el jurado ya tiene los nombres de los que pasarán

a la siguiente fase de casting.

¿Estáis, realmente, preparados

para que vuestra vida cambie para siempre?

(TODOS) ¡Sí, Eva!

Jueces,... Adelante.

Gana MasterChef fácil, y lo sabes.

¿Con qué cocina ganarías fácil MasterChef?

Ahí va, la cocina molecular.

¿Y usted, a qué se dedica? Soy amo de casa.

Si cocinas a diario, sabrás más que nadie.

No, siempre se aprende.

¿A quién le cocinas?

A mis amigos, a mi chica y a quien pueda.

Te iba a dar la cuchara, pero al tener novia...

Dásela, dásela. Se quedó sin cuchara por ti.

(RÍE) Ja, ja, ja. ¿Cocina bien o no?

Es malo dando recetas,

y muy bueno improvisando, lo hará muy bien.

Tú te juntas con cocineros famosos. De vez en cuando.

Me gusta verte los ojos.

Quítate las gafas.

Que lo sepa toda España, ¡es mi vecina!

(RÍE) Ja, ja, ja.

¿Cómo se habrá colado si nunca me invita a comer?

Te quiero tanto... Que no me das la cuchara.

Y, encima, adivina, encima, adivina.

Oh...

(APLAUDEN)

(APLAUDEN)

Venga, a ver qué haces, molecular.

¿Tú eres celosa o no? No.

¿Seguro? Bueno, pues, toma, anda.

Ole.

(APLAUDEN)

¡Bien!

(APLAUDEN)

¡Ay, toma!

¡Ahhh!

Me encantan los delantales de colores,

será la compañía de Samantha que no me sienta bien.

¿Te salió bien el plato o no? Creo que sí.

¿Qué has cocinado? Merluza en marea negra.

Merluza en marea negra. Sí, así es.

¿Chapapote? Chapapote, pero, total.

Madre mía, por Dios...

Jolín, ¿a qué te dedicas?

Soy periodista, animadora, presentadora venezolana,

dejé todo en Venezuela para venir a España y a MasterChef.

¿Esto de la cocina de dónde te viene?

Me quedé huérfano con 12 años me busqué la vida

para comer, me fui con mi abuela y aprendí a cocinar con ella.

¿Para quién cocinas ahora? Para mis 5 hijos.

¿De dónde es usted? De Perú, de Lima.

Me interesa mucho la cocina de tu tierra y se nota que te gusta.

Tienes que promocionarlo

un poco más y entrenarlo más y te daremos esa oportunidad.

(APLAUDEN)

(APLAUDEN)

¿Y tu mujer te deja separarte de tus 5 hijos durante 3 meses?

Es una máquina. ¿Sí?

¿Se queda ella a los mandos de todo?

Perfectamente. ¿Superwoman?

Total. Bueno, vamos a verlo.

¡Vamos!

¡Ahhh!

(APLAUDEN Y GRITAN)

¡Vamos!

No me lo creo.

Mírala...

No podía ser, o sea, realmente, me siento una campeona.

¡Vamos!

¡Ahhh!

¡Ahhh!

Cuando me dieron la cuchara la sensación fue alucinante.

Cogí la cuchara con una mano solo,

con dos creo que le quito el puesto a Pepe.

Menos mal que este programa no lo sigue mi mujer.

Seishiro. Sí, llámame César, es más sencillo.

Sí, más sencillo, ¿te gustaría dedicarte a la cocina?

Sí, me encanta, en casa improviso siempre muchas cosas.

¿Tu relación con la cocina cuál es? Cocino desde niña.

¿Para ti, para alguien? A mi familia.

¿Casada, tienes hijos? No, ahora, mi chico que está ahí.

Pero, tengo... ¿Sabes que no me ha saludado?

Me hace así como diciendo... "Llévatela".

¿Me hiciste así, no? Que la cojan, que la cojan.

¿Te imagina que entrase al programa, 3 meses sin verla?

Yo la espero. ¿Que estás encantado dices?

La espero.

Anda, piérdele de vista.

Gracias.

¡Vamos!

¡Ahhh!

¡Ja, ja, colega!

Oye, Seishiro, ven aquí, ven aquí.

(RÍEN) Ja, ja.

(HABLA EN SU IDIOMA)

Estoy buscando a alguien... ¿Será a mí?

Que me caiga bien...

¿No serás la hermana de Encina? No, no...

¿De dónde eres? De Filipinas.

¿Filipinas? Sí.

Qué bien hablas español, ¿no? Bueno, me defiendo.

¿Cómo has aprendido español?

¡Ayy! Pero eso es una maravilla.

Cada vez que cocino siempre pongo su música.

¿Cuál es tu canción favorita?

"Como yo te amo". Pues, cántamela, un poquito.

Ay, cántamela, Richard, anda.

¿En serio que vas...?

(RÍEN) Ja, ja, ja, Ay, ay, ay.

Antonio Jesús. ¿Qué tal?

¿A qué te dedicas?

Diseñador industrial y de interiores.

¿Y lo de la cocina? Pues quiero plasmar el diseño...

¿A quién se lo dedicarías? A mi padre.

¿Qué le vas a demostrar? Pues la creatividad, el diseño...

Y más temas, sí, o sea, alegría, humor a la vida, o sea, todo.

Joder, Emilia, vaya delantal llevamos.

¿Ves? ¿Y del jurado quién te gusta más?

Pues, la verdad, me gustas tú. No, no...

Se confunde. A ver, como físico,

a mí me gusta ver como guapito, tú.

Y como para probar los platos más caseros, Pepe.

Algo te he oído de un beso, que soy muy rápido para eso.

A los que no nos den cuchara, nos podían dar un beso.

(RESOPLA)

Bueno, lo siento... Dame dos besos, venga.

¿Es guerrillera usted? Sí, bastante, mucho.

¿Y le daría guerra a Pepe? Claro.

¿Sí? Sí.

¡Ahhh!

Y la cuchara, también. ¡Ahhh!

Ha merecido la pena todo,

la lluvia, el viento,... Es que estoy eufórica.

Toma, para ti.

(APLAUDEN)

Me ha traído mucha nostalgia, mi padre falleció

un año y medio y, la verdad, se lo dedico esta cuchara a él.

No me mires. ¿Que no te mire? ¿No?

No, me da mucha vergüenza. ¿Te da vergüenza?

Ay, Dios mío. Si me da una cuchara me tendré

que aguantar el desfibrilador porque me salta a 180

e igual tenemos un problema. ¿A qué te dedicas?

He estado 15 años volando en una compañía aérea.

¿Y por qué lo dejaste? Tuve un paro cardiaco.

Y me quitaron la licencia, se acabó mi vida

con lo cual me tuve que reinventar.

Y quieres dedicarte a la cocina.

Estoy buscándome a mí misma. ¿Crees que aquí

te vas a encontrar? ¿Por qué no?

Pues ya veremos.

¿Qué ha cocinado? Un ajoblanco con una milhoja

de mango y tartar de atún. ¿Y quién le dedicarías

ese plato tan creativo? A mi madre y a mi abuelo.

¿Por qué? ¿Ha venido tu abuelo? No, mi abuelo murió hace poco.

Era cocinero.

¡Bien!

La cuchara ha abierto las puerta a una nueva historia

y creo que va a ser una historia inolvidable.

Candidatos, os ha costado mucho llegar hasta aquí

pero el esfuerzo ha sido recompensado.

Tenéis esas cucharas de madera y significa que seguís adelante

en el casting de MasterChef. Enhorabuena.

Además, cada uno de vosotros os lleváis un mes de formación

en la Escuela MasterChef online.

Esto es mi tesoro, el objeto que todos quisieran tener.

Y a los que hoy no habéis tenido tanta suerte,

os agradecemos infinitamente vuestra pasión

y vuestra entrega. Quizá el año que viene tengáis

una cuchara como esta en vuestras manos.

Esto era un sueño y lo he tenido al alcance

de la punta de los dedos.

He visto como se me escapaba de nuevo.

Candidatos, cucharas arriba.

(TODOS) ¡MasterChef!

Al igual que en el resto de ciudades, los 40 elegidos

en Toledo se enfrentan a un nuevo reto: demostrar

que son capaces de elaborar su mejor receta

delante de nuestras cámaras y superar el juicio

de los expertos culinarios.

Mi padre estaría superorgulloso, porque era

una persona como yo, luchador. Yo he venido a MasterChef

desde Glasgow y entrar aquí supondría dejar muchas cosas

allí: mis tres pequeñajos. Yo creo que mi marido

me ha apuntado porque se quiere deshacer de mí.

No sabe cómo y dice: "hala, al programa".

Estoy muy nervioso ahora mismo. Estoy superbloqueado.

Quiero que en Gran Canaria, haya una Estrella Michelin

y esa la voy a conseguir yo. -Mi marido se ha enfadado

porque no quiere que venga. Le va a costar el divorcio

después de 43 años.

Superé una enfermedad hace muchísimo tiempo,

unos fibromas, con alimentación. Suprimí

los medicamentos y aprendí a comer bien y de este modo

he estado completamente sana.

Mi afición en la cocina es inmensa. Donde hacer felices

a las personas. -Echo mucho de menos

a mi familia de Perú porque son losque me han criado,

me han dado la cultura y me han enseñado a cocinar

los platos peruanos. Estoy muy orgullosa de serlo.

Tengo muchísima ilusión porque mi padre falleció

cuando tenía 19 años. Quería haber estudiado cocina

pero no me llegaba el dinero. Quiero hacerlo para que él

se sienta orgulloso porque gasté lo que me dio en esto

y quiero que se sienta orgulloso.

La siguiente cita la tienen en las cocinas de MasterChef.

(GRITAN)

Vuelven los campamentos MasterChef.

Si tienes entre 8 y 16 años, te apasiona la cocina,

la naturaleza y quieres vivir una experiencia inolvidable,

no te puedes perder nuestros campamentos.

Además, convivirás con los concursantes

de MasterChef Junior. No lo pienses más.

Este verano, campamento MasterChef.

(TODOS) ¡Ven al campamento MasterChef!

Hola. -Qué guapo, tío. ¿Esto qué es?

Oh. -Qué bonito, madre mía.

Esto ya es verdad. -Ay, mira, MasterChef.

(GRITAN EUFÓRICOS)

Cuando vi el jardín dije: guau, llegué al paraíso,

al edén de MasterChef. Flores hermosas, naturales,

fresas... Olía divino.

¿Son de verdad? -La verdad es que sí.

Me encanta. -Estoy es muy, muy fuerte.

¡Qué chulo! ¡Qué bonito!

He entrado en el jardín y ha sido maravilloso ver

esas plantas tan verdecitas, el símbolo de MasterChef...

Muy emocionante. -Estás en MasterChef.

Estamos en MasterChef. -Estamos, estamos.

Pero esto... ¿qué será? Porque aquí, ¿qué se hace?

Un jardín vertical que tiene casi 5 metros y es una pasada.

¿Estudias o trabajas? -Las dos cosas.

No, se dice: te estudio y te trabajo.

(RÍEN) -Estoy un poco nerviosa.

Qué intriga, qué incertidumbre. Una no sabe qué va

a pasar aquí. -Mauro, hay fresitas. Ven.

(RÍEN)

(TODOS CANTURREAN) ¡MasterChef! ¡MasterChef! ¡MasterChef!

Estaba flotando en una nube. Esto es MasterChef,

que ha pone la "M". -Madre mía.

Plantas que dan un montón de energía positiva.

Tengo a toda mi familia allí.

(GRITAN)

¡Guapa!

Buenas noches y bienvenidos a la cuarta edición

del "talent" de cocina más espectacular, emocionante

y apasionante de España MasterChef.

¡Bravo!

Todos vosotros, los quince, lleváis mucho tiempo

persiguiendo un sueño. Un sueño que hoy está

más cerca que nunca. En ese sueño vais a estar

acompañados por tres personas que hoy tienen en sus manos

vuestro futuro: el jurado de MasterChef.

Jordi Cruz, dos Estrellas Michelin en el restaurante Abac

y una en el Angle, en Barcelona.

Aquí no hay ni un 5 por ciento de lo necesario

para ser cocinero. ¡Oído!

Samantha Vallejo Nájera, propietaria del catering

Samantha de España en Madrid.

¡Lo he dicho 50 veces! ¡Un aliño!

No se inventa uno el emplatado. Sabor.

Pepe Rodríguez, Premio Nacional de Gastronomía,

una Estrella Michelin en el Restaurante El Bohío

en Illescas.

Estoy deseando.

¿Me vuelvo loco? (RÍEN)

Por papá. Hum.

¡Guapos!

Guapo, guapa... ¡Guapos!

Aquí podéis cumplir el sueño de todos los amantes

de la cocina: aprender a trabajar

como cocineros profesionales.

Para eso os vamos a exigir dedicación, esfuerzo

y, sobre todo, amor por la cocina.

Sin pasión, nada es posible.

Esperamos que desde hoy nos demostréis lo buenos

cocineros y cocineras que sois. Recordad que ya estáis

luchando por convertiros

en el próximo ganador de MasterChef.

Estamos encantados de teneros entre nosotros.

Os quiero dar nuestra más sincera enhorabuena.

Pero en MasterChef no solo buscamos buenos cocineros.

También queremos personas seguras, firmes, que crean

en sí mismas. Así que... ¿quién es el valiente

o la valiente que piensa que va a ganar este año?

Todos sois ganadores por los que veo.

Estamos aquí para eso. -A eso hemos venido.

Esmeralda. Sí, Pepe.

¿Por qué crees que vas a ganar? Pues si el universo

me lo concede, así lo hará. Y lo que sí estoy segura

es que voy a poner toda mi pasión, mi ilusión

y, sobre todo, mucho mucho amor en todo lo que haga.

Muy bien.

Andreina. Sí, hola.

Hola. (RÍE)

Y tú, ¿por qué crees que vas a ganar?

Guau, es un compromiso pero estoy segura de mí,

estoy segura de mi cocina con amor y ,sobre todo,

el equipo de cocineros de MasterChef que me van a dar

los "tips" y secretitos para ganar.

Estamos aquí para ello. (RÍE)

Daniel, ¿y tú por qué crees que has sido seleccionado?

Creo que no solo por la cocina sino por la seguridad

y porque vengo a ganar también. Y a ser mejor persona, ¿no?

Porque creo que aquí nos enseñaréis un poco

también algo de la vida, aunque alguno ya seamos mayores

nunca es tarde para aprender.

Emilia, ¿y tú por qué quieres participar en MasterChef?

Pues a ver, yo quiero participar, primero,

por una experiencia, por pasármelo bien,

por librarme de mi marido porque se ha jubilado

y no nos aguantamos, la verdad. Y por supuesto,

que si quiero lo puedo ganar.

Lo que pasa es que mi cocina es cocina tradicional, y ellos

hacen cosas raras muy guapas.

Vamos a verlo. Bueno, todo eso está muy bien,

la ilusión es fundamental pero en MasterChef

tenéis que estar preparados para todo.

¿Lo estáis? (TODOS) ¡Sí, chef!

Bueno, eso esperamos porque sois quince

de los mejores candidatos que hemos encontrado

a lo largo y a lo ancho de España

entre 20 000 solicitudes.

En MasterChef se viven experiencias únicas, cargadas

de aprendizaje. Y la primera la vais a descubrir ahora.

Os vamos a presentar a un grupo y no precisamente de rock.

Sino un grupo formado por los otros 15 mejores

candidatos que hemos encontrado durante los castings

y que, como vosotros, están dispuestos a luchar

por conseguir su sueño.

Aquí los tenéis.

El ver entrar a las otras 15 personas la verdad

es que fue muy muy agobiante.

Vienen a por todas. -Nosotros también.

Nos hemos quedado... Nos hemos mirado y hemos dicho:

Bueno, ¿esto qué leches es? Porque éramos concursantes ya.

Qué miedo.

Entraron con una actitud retadora, a competir.

Y dijimos: Guau, qué miedo.

Se palpa la tensión.

Por Dios, nos vamos a lanzar rayos o algo.

Cuando he visto que había otros 15 concursantes

me he enfadado y he dicho: ¿esto es una broma o qué?

Esa me ha copiado.

Bueno, si se os dan bien las matemáticas, habéis pasado

de ser quince a treinta. El doble.

Y aquí tenemos el pequeño problema.

Solo os podéis quedar la mitad.

Me "cachis" en la mar.

O sea, que quedamos 15, ¿no? Hoy tendréis que luchar

por conseguir uno de los 15 delantales del auténtico

aspirante a MasterChef. Guau.

Ese es mío, ese es para mí. Ese es mío.

El delantal...

Me he quedado muerta. Yo ya me veía

con mi delantal puesto, ya tengo las maletas hechas

que me he comprado dos así de grandes,

y veo ahora 15 más, digo: "esto no se ha terminado".

Como cada año, hay en juego 4 premios. La posibilidad

de ganar 100 000 euros. ¡Hala!

Publicar vuestro propio libro de recetas.

Las tres becas que concede la Facultad de Gastronomía

de San Sebastián, el Basque Culinary Center.

Ya que el ganador de MasterChef 2016 ganará

un máster en técnica, cocina y producto.

El segundo clasificado ganará un máster en pastelería.

Y el tercer clasificado ganará un curso de especialización

de 8 semanas de duración.

Y hay otro premio, ¿no, Pepe? Sí, el último premio

y el más importante: el trofeo que acreditará al ganador

de MasterChef 4.

Si queréis ser como Juan Manuel, Vicky

o Carlos, ya sabéis. Es el momento de darlo todo.

Me entraron unas ganas de competir,

de "sí, tengo que llegar aquí".

Hoy, cada uno de vosotros va a tener que mostrar

sus mejores cualidades como cocinero elaborando

un plato libre pero solo contaréis con 30 minutos

para hacerlo.

Y no vais a cocinar todos juntos, ni un grupo

contra otro. Os vais a enfrentar

en combates de dos, tres o cuatro candidatos.

Madre mía. -Dos, tres y cuatro, ¿no?

Y de los cuatro se queda uno. -Claro.

Y de los tres se queda uno.

Entonces no se quedan con 15 ni de coña.

Pues venga, ¿cuándo empezamos? ¿Estáis preparados?

(TODOS) ¡Sí, chef! Pues el combate por entrar

en MasterChef comienza ya.

Nosotras siempre hemos venido a todos los castings

pensando que entrábamos las dos. Que una sola

no entraba, que hemos estado juntas desde la barriga.

Bienvenidas a las cocinas de MasterChef.

Muchas gracias. ¿Es posible que tengamos

dos concursantes iguales? Exacto. Hermanas, gemelas

y hoy, rivales. Yo soy Virginia.

Y yo soy Raquel. ¿Y de dónde venís?

(A LA VEZ) De Jerez. Ole.

(Música flamenca) (TODOS) Ole, ole, ole.

Para mí, dejar todo y entrar en MasterChef ha sido

lo más duro de todo.

(HABLAN A LA VEZ)

Porque me da mucha pena dejar a mis hijos.

Y me da mucha pena dejar mi vida.

A ver, yo me lo planteé también porque dejar mi vida,

mi familia... Mi hija está en una edad muy difícil,

muy complicada. Y me daba miedo más que nada por ella, ¿no?

Nos ha apuntado la hija de ella. Como no sabía

cómo quitársela de casa dijo: "os apunto a MasterChef".

Esta en esa edad que no soporta a nadie.

¿Por qué queréis entrar en MasterChef?

Nuestra ilusión es montar un taller de cocina.

Enseñarle a la gente, que los niños aprendan

a cocinar, a comer... ¿Y quién cocina mejor?

Mi hermana es la mejor cocinera del mundo. Le da un saborcito

a hogar buenísimo. Raquel, ¿tú qué piensas

de tu hermana? A ella le gusta más

experimentar, yo soy más tradicional.

Y si entrara ella, me alegraría mucho.

Pero si entramos las dos mejor. Ja, ja, ja.

Que gane la mejor. Bueno, señoras, vamos al grano.

Virginia, ¿qué plato vas a cocinar?

Yo voy a hacer un rollito de berenjenas relleno

de beicon y langostino con una bechamel de queso

manchego y una salsa de tomate. ¿Y tú, Raquel? Cuéntanos.

¿Con qué plato quieres ganar ese delantal?

Pues con un plato típico de mi tierra: papas con choco.

Qué bueno. Virginia, Raquel. Disponéis

de solo 30 minutos para cocinar así que el tiempo comienza

en tres, dos, uno, ya. A cocinar.

A ver los familiares de las jerezanas.

Bueno, señora, ¿usted quién quiere que entre?

Porque claro... ¿Yo? Que entren las dos.

¡Cómo van a entrar las dos! ¿Qué va a hacer usted

con tantos nietos? Ya nos apañaremos.

Está la otra abuela también por el otro lado.

Bueno, mucha suerte. Gracias.

Virginia, Raquel, sabéis que lleváis 8 minutos

consumidos, ¿verdad? Os veo demasiado tranquilas.

¿Cocináis así en casita con ese garbo?

Menos cuando van a llegar los niños del colegio.

¿Que es cuando aceleras? Claro.

Pues imagínate que van a entrar los niños por el plató.

¿Os habéis casado al mismo tiempo también?

Qué va, hija. Yo llevo 23 años con mi marido.

Un hombre en tu vida, vamos. Un solo hombre.

A mí me han tenido que probar más porque me ha costado

más trabajo encontrarlo. Los que me salían a mí

los aprovechaba ella. Ja, ja, ja.

Yo no me imagino haber estado como mi hermana con un hombre

toda la vida. No entra dentro de mis pensamientos.

Somos muy diferentes en muchos sentidos.

Raquel, a tu hermana se la ve muy segura, ¿no?

No me hace caso. Está a la suya.

¡Raquel! Estás muy centrada en la cocina, ¿o qué?

Estoy muy centrada en lo mío porque mis papas con choco

me van a salir regular como no esté pendiente.

Raquel. Dime.

Se la ve muy segura a tu hermana, ¿no?

Se la ve más segura y es muy mandona.

¿Para qué te voy a mentir? -Hombre, yo por la mañana

me levanto y digo: Buenos días. ¿Y qué te dice tu marido?

"¿Qué órdenes hay?" Y le digo: Pues hoy tiene

que hacer esto, esto y lo otro.

Haz la lavadora, tira la basura, recoge al niño

del fútbol... Bueno, hijo, hay que compartir.

Hay que echar una mano. Tú has tenido suerte, ¿no?

Sí. Te has llevado a la buena.

Sí, eso dicen. (RÍEN)

Queridas hermanas, ¿sabéis que habéis consumido

casi la mitad de vuestro tiempo?

Chiquillo de mi alma. ¿Cómo lo lleváis?

Aquí corre el tiempo que vuela, hijo.

Virginia se ha complicado la vida. Ella dice que no.

En casa es una cosa, pero luego cocinar aquí...

Sí, luego hay que cocinar aquí, delante de nosotros.

"Yo en casa lo hago en 20 minutos".

Claro. Pero aquí, cuidado.

Virginia, la leche se añade en caliente.

¿Sí? Eso porque ustedes tenéis mucho tiempo.

Las que no tenemos tiempo...

Toma.

Eh, ¿también hace de jurado tu hermana? Mira qué bien.

Échale más queso. -Es que hay un problema.

Soy alérgica al queso. -Y sal, Virginia. Échale sal.

Ella siempre me prueba las cosas que yo no como.

Le di a ella para que me dijera cómo estaba porque yo no sé

ni el sabor que tiene el queso. Con eso te lo digo todo.

Queridas hermanas, se puede correr por la cocina, eh.

Es que a nosotras lo de correr como que no se nos da.

¿Papel "film" ha por aquí?

Bueno, veo un puré, una patata cocida, un choco...

¿Estará blando ese choco? Está un poquitín masticable.

¿Masticable? Hay que masticar.

Virginia, hablábamos de correr. ¿Cómo lo ves?

Vamos a ver. Tienes que gratinar.

Tienes un montón de trabajo y muy poquito tiempo.

Sí, ¿verdad? Pues dale caña.

Venga.

Ese plato de choco... Estoy preocupado, sí.

Está a medio camino entre un plato moderno

y tradicional. Y a Virginia que lo ha hecho más creativo,

y no es mala idea, hay que enseñarla

porque ideas tiene. Claro, pero es que aquí venimos

y no son profesionales. Siempre tan exigente, Jorgito

No sé ha gratinado, tío. Raquel, Virginia.

Acabáis de entrar en el último minuto.

Raquel, soplete.

Intenta gratinármelo, nena. Raquel, ¿también eres alérgica

al fuego? Qué arte. Cómo ha quedado.

En este combate nos hemos ayudado igual

que nos ayudamos en nuestra vida diaria.

Últimos 10 segundos. Nueve, ocho, siete, seis,

cinco, cuatro, tres, dos, uno, tiempo. Manos arriba.

Virginia, Raquel, por favor, traed vuestros platos

hasta el atril. ¿Los cambiamos?

¿Qué dices? -Como me quede me va a faltar

la mitad, y como se quede mi hermana le va a faltar

también su otra mitad. Bueno, vamos con la cata.

¿Lo hecho yo, corazón?

Vamos, ataca ahí. No tengáis miedo, hombre.

Repiten, Raquel. -¿Están buenos?

Bueno, receta tradicional. Has intentado darle

media vueltecita, yo creo que en una primera prueba,

si eres cocinera "amateur" tienes que hacerlo

como lo sabes hacer, porque esas incorporaciones

estéticas no han sido buenas. ¿Por qué? Está bonito el plato.

Poner el langostino separado. Sacar esas cosas es

sacarlas del guiso, y no sé si es buena idea.

Vale. Tiene lo más importante:

que está bueno. Gracias.

Yo creo que hay un esfuerzo bastante grande en hacer

lo que nosotros pedimos que es cocina, un emplatado bonito

y ganas de aprender. Sorprendente.

Muy bien. Sí, porque me lo esperaba peor.

El caldo está muy rico, muy liviano.

Se intuía un guiso bobo, poco cocinado.

Y no es así. Ha hecho una cosa muy buena.

Sabor. Qué alegría. Qué barbaridad

Me acabo de quedar muerta. Hay gusto.

Muchas gracias. -Me podían decir lo mismo.

Ahora vamos a probar el plato de Virginia.

Has estado un poco lenta, ¿no? No es lo mismo cocinar en casa

que cocinar en MasterChef, ¿no? Hombre, en casa yo le pego

un chillido a mi niño "espérate", y se espera.

Te voy a decir una cosa, eh. Aquí podéis chillarle a Jordi

si queréis, problema ninguno. A mí me miras así

y yo ya estoy cagada. (RÍEN)

Aquí tenemos, otra vez, un poco lo mismo pero.... Hum.

¿"Hum" qué significa? Que ha faltado un poco.

Sí, ¿verdad? Te he visto más nerviosa

cocinando, el tiempo... ¿Y alguna vez habéis visto

a un aspirante ayudar a otro? No.

Pero tampoco hemos visto a dos hermano.

No hemos dicho nada. Valoramos que siendo gemelas os ayudéis.

Hombre... Pero esto es una competición.

Pero está agradable, porque en la cocina uno está hechísimo

y se nota el toque. La berenjena está un poco cruda

y te puede gustar más o menos, ya eso son gustos.

Hay cosas por mejorar pero está bueno.

Bueno, queríamos ver la actitud y la hemos visto.

(AMBAS) Muchas gracias.

Bueno...

Para ti, Virginia. Cómo luce.

Ay, los delantales. -Es para ti, nena.

Virginia, ¿qué nota te pondrías hoy?

Por lo menos un 8. ¿Y a tu hermana, qué nota?

A mi hermana un 10. Ha estado estupenda.

Estupenda, estupenda, estupenda.

Pues solo tengo un delantal. Vale.

Y has dado un 10 a tu hermana, ha hecho un plato muy bueno,

muy rico, te ha tenido que ayudar... Con lo cual

justo es tu decisión y creo que la nuestra también,

así que este delantal es para Raquel.

Enhorabuena, nena.

Venga, vívelo por las dos. Enhorabuena. Átatelo.

Gracias. Muchas gracias. -Vívelo por las dos.

Muchas gracias.

Me he puesto gordísima de pensar que mi niña

iba para dentro, la verdad. No puedo ser yo, por lo menos

que sea ella.

Y yo pues de bajón.

Pues chica, una de las dos tenía que ser.

Porfa, porfa, porfa..."

Me partes el corazón, de verdad. Te lo juro.

Eres un flojo. Soy muy flojo.

Vamos a hacer una cosa. Ay.

Estáis muy unidas y lo sabemos. Sí.

Y los platos están muy bien los dos.

Vale.

Sal corriendo y dáselo. y di "venga".

Gracias.

(GRITAN EUFÓRICAS)

He visto aparecer a mi hermana y traía en la mano

otra cosa blanca, digo: "o le han regalado un paño

o me han dejado a mí el delantal".

Pero bueno... (GRITAN)

Ay, Dios, cuando te he visto sin delantal, qué susto.

Pues imagina cómo me he quedado cuando me han dicho

que no me lo daban. -Qué emoción más fuerte.

Enhorabuena a las dos y a vivir MasterChef.

Las dos juntas somos muy fuertes, porque lo que ella

no sabe, lo sé yo, y lo que yo no sé, lo sabe ella.

Y nos animamos, nos damos fuerzas.

Bienvenidos.

Emilia. (RÍE)

No puedo hablar ahora. Pero bueno, mujer.

Que me emociono. ¿Te emocionas?

Me ha entrado una sensación de alegría, de nervios...

Muchas emociones juntas.

¿Estás emocionada de estar aquí dentro en las cocinas?

Es una cosa que yo quería realizar.

¿Y cómo vamos de cocina? Yo, la comida de la abuela,

que está rica, rica y hago engordar a la gente.

Dónde se ponga un puchero se quita un tartar, las esferas

y todas esas cosas.

David, estudias Ciencias de la Actividad Física

y del Deporte. Sí.

¿Y qué haces en MasterChef? Yo soy de Castro Urdiales,

de Cantabria, y cuando marché a León a estudiar tienes que

empezar a sobrevivir... ¿Que quiero saber qué haces

en MasterChef. Ah, vale, sí.

Yo estoy estudiando eso pero pienso dedicarme

a la cocina porque lo que quiero es viajar, y sé

que a través de la cocina me va a permitir viajar.

Otro confundido. No, puede ser el cocinero

de un barco. Ah, o de un avión.

No, no, no. Me quiero dedicar a la cocina

profesional porque me gusta la cocina, me encanta cocinar.

Y sobre todo aprender viajando. Porque los cocineros,

si solo sabes una cocina... Pues eso, cocina de Tailandia,

de Francia, Italia, del Mediterráneo...

José Manuel. Hola.

¿Qué te ha traído a MasterChef? Pues el autobús y las ganas

de aprender. ¿A qué te dedicas?

Soy guía turístico en Sevilla. Y creo que tú das clase

de cocina a extranjeros, ¿no? Sí.

¿Y qué les enseñas? Lo que están buscando es

salmorejo, tortilla... ¿Todo eso se lo explicas

en inglés o cómo? Sí, en inglés.

Y el salmorejo, ¿cómo se lo explicas?

"Salmoresh".

"Salmoresh". Gazpacho sí que lo entienden.

Gazpacho sí que lo tienen muy presente.

"Gazpachou".

¿Te quieres dedicar a la cocina?

La verdad es que sí.

Pero creo que es una profesión muy dura.

Se viaja mucho, hombre. Sí, ¿no?

Dania. -Bueno, yo vengo de Sevilla.

Hasta ayer trabajaba en telemarketing.

Mi intención es dedicarme a la cocina porque me encanta.

¿Y cuando has dicho hasta ayer mismo

es porque has dejado todo para entrar en "Masterchef"?

Siempre la cocina ha estado presente y tengo muy claro

qué es lo quiero hacer.

Ya hice la "Escuela Masterchef" antes de entrar.

Antes incluso de presentarme al casting.

Dania. Su novio y su padre. Correcto.

¿Por qué Dania tiene que entrar?

Ella quiere hacer un cambio en su vida.

Porque no se dedica a lo que ella le gusta.

¿Y si no la cogen qué va a hacer?

Tendrá que dar una vuelta a su vida.

Pero vamos, yo estoy seguro de que va a entrar.

Pues muy bien, señores, vamos al lío.

El tiempo comienza en tres, dos, uno, ya.

Voy a hacer por un lado unos sacos de queso manchego

con aceite de oliva y romero. Y por otro lado voy a hacer

un carabinero sobre unos tacos de piña y de mango.

El tembleque que tiene. Sí, sí.

No he visto a nadie temblar tanto en "Masterchef".

Está muy nervioso.

¿Tú, José Manuel, qué vas a cocinar?

Una empanadilla con una crema de queso viejo.

Son sencillitas pero están buenas.

Yo voy a hacer una merlucita, unas almejitas, en una salsita.

Yo voy a hacer una tarta Tatin pero en milhojas.

Lo voy a hacer con un caramelo de oporto y jengibre

y un poco de tomillo.

Bueno, José Manuel. Hola.

¿Cómo lo llevas? Bien.

Un poquito apretado, pero bien.

Me hace falta carne picada

pero no me he dado cuenta que no era picada.

Así que voy a hacerla con el solomillo.

Sabes que lo puedes picar un poquito más.

Como un steak tártaro, le das buen de cuchillo.

Sí, podría haberla picado un poquito más, ¿no?

La verdura tenía mucha prisa y no la quería cortar muy fina.

Tampoco quería cortarme,

no quería empezar de nuevo, tirar todo.

Así que iba con mucho cuidado

y hacía unos trozos grandecillos.

Estás nervioso tú, ¿no? Uf, ¿nervioso?

¿Qué piensa tu novia que estés aquí?

No tengo novia.

¿No tienes novia? No.

No quiero. No quieres, has desistido.

Nada más que problemas.

¿Problemas de qué? Yo qué sé.

Te estresan, te...

¿Te estresan? ¿No las estresarás tú a ellas?

Pues también puede ser.

¿Nunca has tenido novia o cómo va esto?

Sí, joder, ¿cómo no voy a tener novia?

¿Qué te ha pasado?

Pues un poco de todo.

Pues fue... acabó mal.

Iba muy bien, creía que iba a funcionar todo pero...

Se torció. Se torció la cosa.

Pues no sé, fue muy raro, muy peculiar.

Oye, tu cocina es peculiar, tus relaciones son peculiares.

Eso es mucho más fácil. Es que no lo entendí.

Así que como no lo entendí yo no te lo puedo explicar.

Ahora mismo no me apetece enamorarme, la verdad.

Porque prefiero dedicar el tiempo en mí.

Quizá ha sido porque igual

no he recibido el trato que yo he dado, creo.

¿Te estoy poniendo nervioso? Mucho.

Si quieres me quedo, ¿eh?

Si te quieres quedar, quédate. ¡Epa!

Te voy a dejar ahí. Vale, mejor.

Uf, Jordi, por Dios.

Uh, eso digo yo.

Está rico rico.

En mi casa yo cocino estupendamente,

porque sé dónde tengo todo y no me mira nadie.

Y aquí me estaban mirando.

Oye, ponlo bonito.

Dania, ¿he escuchado algo de Tatin?

Sí, pero es una Tatin un poco diferente.

Hay una señora aquí atrás. Sí.

La que está al lado del señor mayor.

Sí. Es tiquismiquis con la Tatin

que no te lo puedes creer. Lo sé, lo sé.

Bueno, acabáis de entrar en el último minuto.

Vamos dándole el último retoque al plato.

Cinco, cuatro, tres, dos, uno, tiempo.

Manos arriba.

José Manuel, tú eres el primero.

Así que por favor...

Uf...

Venga, tío, suerte. -Gracias.

José Manuel, ¿estás contento con el resultado de tu plato?

No mucho, no me ha dado tiempo a hacer nada del saco,

no me ha dado tiempo a preparar.

Pero espero que esté bueno. Vamos a probarlo, ¿no?

Espéranos delante de cocinas, por favor, José Manuel.

David.

¡Ah!

Bueno, pues he hecho unos sacos de queso manchego.

Y luego por otro lado he hecho un carabinero

sobre una base de piña y de mango.

¿Habías hecho este plato alguna vez más?

Sí, pero yo nunca he comprado un carabinero.

Entonces, he visto el bicho y me hacía ilusión.

Para ser de Castro Urdiales

tendrías que haber visto uno alguna vez.

Yo carabineros nunca he visto. He visto pulpos.

Yo es que tengo un problema.

Es que no lo aguanto. ¿La mirada?

No, le aguanto todo el día la mirada.

Es que me vuelve loco. (RÍEN)

Es que se ríe... No, te lo digo en serio.

Le veo, me pone nervioso.

A ver, ¿está bien cocinado? Sí.

Ahora, si te voy a decir que entres

es para volverme loco...

David, gracias.

Emilia.

¿Qué has hecho?

Pues nada, he hecho una merluza

que la he pasado un poquito por harina.

Y luego he salteado los espárragos un poquito

con un poquito de sal.

¿Tú has visto "Masterchef"? Todos, todos.

Y tú has visto lo que decimos siempre de que los guisos

hay que intentar presentarlos bonitos.

Nosotras las de mi edad pues llenamos los platos.

Porque yo pasé hambre de chica

y ver un plato triste me pone muy penosa.

Verte esa actitud tan buena y tan divertida

me parece muy interesante. Pero me interesa...

El plato. Lo que hay en el plato.

Hay defectos, pero las mamás y las abuelas

tienen una virtud de que les quede

un plato de diez de rico que está.

Vale.

Ven aquí. Ven, vamos.

¿Qué te pasa? ¿Cuéntame, qué te pasa?

No sé, lo he pasado bastante mal.

Bueno, tranquila.

Emilia, muchas gracias.

Dania, por favor.

Es una interpretación de la tarta Tatin.

Tatin eran dos hermanas que se llamaban hermanas Tatin

que su madre les dijo: "Haced una tarta."

Y la hicieron al revés,

primero las manzanas y luego pusieron la pasta.

Al final le dieron la vuelta,

por eso se llama la tarta Tatin.

Claro, llamar a esto una Tatin cuando no tiene nada que ver.

Vamos a ver.

(RESOPLA)

Pues muchas gracias. Gracias.

(MURMURAN)

Vale, muy bien. Vale.

José Manuel, ¿para qué te vamos a hacer perder más el tiempo?

Tienes un futuro esplendoroso.

No va a ser dentro de las cocinas de "Masterchef",

por lo menos este año. Muchas gracias.

Valoro positivamente la experiencia Masterchef.

Del 0 al 10, un 15 o un 17.

Animo a todas las personas

que se presenten el año que viene ya,

porque es una experiencia única.

Dania, hay una pretensión.

Puede haber potencial, pero...

en las siguientes ediciones estamos a tu disposición.

Me siento un poco decepcionada conmigo misma.

Pero bueno, no voy a dejar de cocinar, porque me encanta.

Y estar entre los últimos 30 es un logro importante.

¿Qué impresiones tienes?

¿Qué te ha parecido tu cocinado en general?

Sencillamente creo que se han tenido otros parámetros

en cuenta con respecto a otros concursantes.

¿Y por qué crees tú que tú no tienes un parámetro

y un perfil que se ajuste al programa?

Pues porque creo que hay gente aquí que ha entrado

y no cocina mejor que yo.

Pues ahí hay tres profesionales

a los que no se les puede cuestionar.

Es que no los cuestiono. Y que aquí ha habido gente

que ha hecho unos platos maravillosos.

Me da mucha pena que te vayas con esa sensación.

A mí también. Dame un beso.

Emilia, yo siempre en estos casos pregunto

sobre todo por lo que dejas en casa.

A mi "marío".

¿Tu marido cocina? Nada.

¿Si aguantas en el programa aquí tiempo qué va a comer?

Ya le he dejado tupper con cosas por si acaso.

Pero le van a cuidar sus hijas si entro.

Porque tiene tres hijas maravillosas.

Emilia.

Mereces el delantal. ¡Buah!

Bienvenida a "Masterchef".

Quiero verte llorar de alegría.

Estoy contenta, porque al final a cada uno nos llega

lo que hemos hecho en la vida.

Y si esto es un premio para mí, pues maravilloso ha sido.

No me preocupa que tú des la talla.

Me preocupa mucho más

que los que estén en tu casa la den.

Para confirmar que te llevas ese delantal

tengo que hacer una cosa.

¿Que le vais a llamar? Hombre, claro.

Yo tengo que saber si él quiere que tú sigas en el programa.

A ver.

Niño. -Hombre, ¿qué tal?

Escucha, que he pasado, que si quieres que siga.

(Risas de emoción)

¡Buah, qué emoción!

Que me están preguntando que si quieres que vaya,

que si no, no voy. -Claro, lo que tú quieras.

Vale. Jope, qué suerte.

¿Tú quieres seguir? -Sí.

Si quiero ir, sí.

Si esto es una ilusión de ella.

Emocionado.

Ha sido emocionante.

Porque yo como hablo, pobretico, de él así.

Y se ha puesto y se ha emocionado.

No podía hablar.

Tiene mucha ilusión en quedarse en el programa.

Y en cocinar, y en aprender.

Y en perderte de vista, también nos lo ha dicho.

¿Cómo lo ves? (RÍE) ¡Bueno!

Bueno, oye, pero no la tengáis mucho tiempo ahí.

Bueno, eso va a depender de ella.

Un besito, ¿vale? -Claro.

Enhorabuena, disfruta del delantal.

Ahora viene lo duro, ¿eh?

Yo voy a ser la abuela marchosa

que los voy a tener a todos en firme.

Bueno, yo soy muy gamberra.

Igual me tienen que cuidar ellos a mí.

No sabes la alegría que me da.

De verdad, siempre la vida da segundas oportunidades.

Y estamos tan felices de que tu segunda oportunidad

sea aquí con nosotros.

¿Y este chico qué hace aquí aún?

Tú sabrás.

David, ¿con quién has venido?

Con mi padre y con mi primo.

Dame un segundo, voy a hablar con alguien

a ver si me explica esto.

Oye, que tengo a un chico rollo hipster

ahí en la cocina.

David creo que se llama. ¿Está el padre por ahí?

Ven por aquí.

¿Porque su nombre era...? José.

¿Pero pasa algo? ¿Estás bien?

No, bien no está. Tu hijo bien no está.

Me refiero... No sé si lo habías notado.

No ha pasado nada, ¿no? Pase usted.

¿En casa es así siempre?

Sí, o más nervioso incluso. ¿Se ríe por todo?

Yo no sé si habré conseguido verle serio un par de veces.

Si pretendéis que quite la sonrisa no le cojáis.

Venga hasta aquí y deme la mano que esto es una cosa de...

A ver, a su hijo le va a ir muy bien esto. ¿Por qué?

Porque su hijo quiere viajar.

O sea, si al primer programa no me gusta, se va volando.

Viajar viaja seguro.

¿Sí? Me hago responsable.

Venga, pues usted se lo pone. ¡Vamos!

Y ya luego iremos viendo.

(RÍEN CONTENTOS)

¡Sí!

Qué nervios, me cago en la leche.

Estabas más nervioso tú, "cagondié".

Ostras, impresiona, ¿eh?

Somos de Valencia. Me llamo Rosa,

vengo con mi hijo Jonatan a concursar.

Él es estudiante. Bueno, acaba de terminar

las dos carreras y yo soy ama de casa.

Compartir esta experiencia con mi madre

pues la verdad es que es un sueño,

un sueño en mayúsculas, y a por todas.

(RÍE)

¿Vivís juntos? Sí, sí.

¿Y quién cocina? Los dos.

Pues el tiempo empieza en tres, dos, uno, ya.

Estoy muy nerviosa, la verdad.

Bueno, vaya punto, ¿no?

Una madre compitiendo con un hijo.

Qué bonito. ¿Te imaginas, Samantha,

tú y yo compitiendo ahí?

Es simpática la cosa, ¿no?

Bueno, me encantaría competir con mi Pedrito.

Y tú con María.

Iba a ganar yo, porque voy sobrado.

¿Tú crees? No diría mucho.

Jonatan, ¿tú qué vas a cocinar?

Yo voy a hacer timbal de solomillo de cerdo.

Y yo una caldereta clásica de pescado.

¿Tú a qué te dedicas?

Me gustaría montarme algo en Ibiza con mi hijo.

¿Un restaurantito familiar? Más o menos, sí.

Enfocado para él.

A mí me encantaría, la verdad.

No sólo por montarlo con mi madre,

sino porque lo que haces 24 horas al día

te apasiona, te gusta.

Y eso es una reducción de oporto.

Sí, una reducción de oporto con una cucharada de azúcar.

¿Una o dos? Una y media.

Ay... el oporto es dulce. Ya.

Quizá tanto azúcar...

Aprieta, que no llegas. Venga, dale.

Rosa, está bien que aproveches el agua del mejillón.

Sí. Pero quizá lo interesante

habría sido abrirlo y retirarlo.

Porque lleva hirviendo aquí este mejillón mucho rato.

Estoy viendo platos flojos.

Acabamos de entrar en el último minuto.

Tres, dos, uno, tiempo.

Manos arriba.

El corazón como el de un colibrí.

(SUSPIRA)

Eh.

¿Qué pasa? -Nada.

¿Qué pasa? -Nada.

Ver llorar a una madre y derrumbarse así

pues a ningún hijo le gusta.

Perdón. -¿Mucha tensión?

No está acostumbrada a este tipo de...

Al pressing. Claro.

Has venido a la fuente de la presión, ¿eh?

Claro, claro.

Ya, ya está, ya está.

¿Ya está? Ya está.

¿Estás tranquila? Sí, sí, sí.

De tanto nervio y tanta tensión al final he explotado.

Pero no por nada, ni porque estuviera triste

ni mal, sino que son muchos nervios

y he explotado, nada más.

Ay, madre.

Es contundente. ¿Eh, tú?

Joper.

Yo creo que es un batiburrillo muy estético.

Sí. ¿Eh?

Muy bien explicado.

Es una lasaña donde le falta finura en el gusto.

Podría estar mejor, ¿verdad?

Sí. Yo estoy contigo también.

Se me han caído cosas que están todas bien

y hemos hecho un plato.

Cocinar en las cocinas de "Masterchef"

es muy complicado. Sí, sí, mucha presión.

Pero bueno, ya sabemos a lo que veníamos, ¿eh?

Claro. -Claro.

Me da la sensación de que habéis venido a vivir

una experiencia madre e hijo.

Y tengo dudas de que entrar para ti fuera un regalo.

Porque esto es una guerra muy dura.

Sí, uf.

Si en la primera guerra te vienes abajo

imagínate con las batallas que nos quedan, ¿eh?

Y creo que en vuestra contra está el altísimo nivel

que tenemos y está complicado.

Os daremos la oportunidad si queréis.

Pero habrá que ganarla el año que viene.

Muy bien.

Gracias. Adiós.

Yo como madre he visto a mi hijo fenomenal.

Ha cocinado fenomenal y estoy un poco enfadada

porque él sí que tenía

que haber entrado en "Masterchef".

(Aplausos)

(Aplausos)

Pablo, Mauro, Raquel, bienvenidos.

Después de mucho esfuerzo por vuestra parte

pues ya estáis en las cocinas de "Masterchef".

Gracias. -Gracias.

(RÍE)

¿Qué te pasa, Raquel?

Di la verdad.

Que es que es flipante estar aquí ya, es como... buah.

Estás acostumbrada a verlos por la tele

y de repente los tenía ahí, tan cerca tan cerca.

Y claro, te miran con esa mirada que se ponen así...

Sobre todo Jordi, que se pone superserio y se pone así.

Y, claro, me da la risa.

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno, ya.

Eh, no hay agua.

Tócalo tranquilo. Acarícialo.

Ya está, ¿ves?

A mí que me gustan las máquinas casi me da vergüenza,

porque me gustan todos los cacharros.

Pero un grifo de contacto no lo había visto.

Parezco de pueblo, he pensado: "La leche bendita."

¿A qué te dedicas? Me dedico a la ingeniería.

En concreto a hacer cálculo de estructuras

para industrias petroquímicas.

No tiene mucho que ver con la cocina.

Sí, la cocina son principios físicos

y químicos que comparten.

Y me gusta mucho tener una perspectiva

bastante científica a la aproximación de la cocina.

¿En tu tiempo libre qué sueles hacer?

Era músico profesional y hacía unas cuantas cosas más.

¿Y qué tocabas? El acordeón,

la gaita gallega, piano, flautas.

Un poquito de todo.

Digamos que tengo necesidad

de aprender de forma perenne y exacerbada.

¿Y qué tipo de cocina te gusta más?

Hay un cocinero inglés, Heston Blumenthal,

que admiro muchísimo por su aproximación

científica a la cocina.

Ponme al día sobre técnicas de vanguardia.

Quiero ganar el concurso para comprarme un rotavapor.

Pero eso no son técnicas, son cacharros de vanguardia.

Los cacharros forman parte de las técnicas de vanguardia.

Se le ve pitagorín, ¿eh?, a este chico.

Mauro, ¿tú de dónde vienes?

Vengo de Argentina. Nací en un pueblo muy chiquito

de la Patagonia argentina. Estudié periodismo,

vine a España a hacer el master y me dediqué

a la investigación en la universidad.

Y me quedé por una gaditana.

¿Te gustaría orientar tu vida a la cocina profesional?

Sin duda, el catering me encanta también.

Yo tengo muchos puestos de trabajo.

Cuando quieras venir pues puedes venir.

Seguro, yo encantado.

Mira el argentino, no sabe nada...

No os pongáis celosos. No, por favor.

No sabe nada el argentino.

¿De dónde vienes, Raquel? Soy nacida en Valencia.

Pero vivo en Huesca ahora mismo,

en un pueblecico que os invito a venir,

que está muy concurrido, somos un montón.

Mi novio y yo nada más. Ah, y sois dos ermitaños.

Entiendo que en ese pueblo tan bucólico

que me estás describiendo cocina de vanguardia la justa.

Cocina de leña.

O sea, no tienes fuego normal de gas.

No, no, cocina con roble y haya.

O sea, que Heston Blumenthal te suena a ti como a chino.

¿El qué? ¿El qué?

¿Qué? Heston Blumenthal.

¿"Hescon Blurmental"?

Un cocinero inglés. Un cocinero.

Que mencionaba Pablo. Conocido por Pablo.

Pues es que tampoco le he prestado mucha atención.

¿Si entrases a "Masterchef",

convivir con 14 personas más cómo lo llevarías?

Pues eso es lo que me preocupa.

¿Sí? Sí.

Sí que me preocupa la convivencia.

De estar tan tranquilita y tan a mi bola...

Yo siempre he vivido un poquito...

si lo quieres decir aislada, aislada.

Yo prefiero decirle conmigo misma

o que no me vengan a molestar.

En casa tiene que ser tu hogar, tu espacio

y para mí yo quiero tranquilidad.

¿Cómo lo llevas? Apretado.

Y eso que vas rápido. Sí, pero voy apretado.

¿Cómo vas? Creo que bien.

Esto con esto, ¿no? Esto con esto, una salsita.

¿Nada más? Nada más.

Qué desastre de cocina. Ya lo sé, ya.

Uf, madre mía.

Sí. ¿Esto es así siempre?

No. Bueno, un poco sí.

Soy un poco desastre, lo tengo que decir.

Porque mi churri siempre dice:

"¿Tienes que dejarlo todo por en medio?"

Cuando cocino, que en lo demás no.

Candidatos, acabáis de entrar en el último minuto.

Cinco, cuatro, tres,

dos, uno.

Tiempo.

Manos arriba.

Pues mirad, me estoy bajando

la aplicación de "Masterchef" en mi móvil

porque la cosa se está poniendo muy interesante.

Sólo 15 van a ser los elegidos.

Y yo me quiero enterar de todo. Sí, yo también.

¿Y vosotros en casa, os queréis enterar?

Pues bajaos gratis la aplicación de "Masterchef".

Emilia, ¿cómo vamos de aplicaciones?

Voy aprendiendo y voy guay, a meterme en todos lados ya.

Claro, a la vida moderna. Claro.

A la vida moderna.

Mauro, vamos a empezar contigo.

Por favor, si nos acercas el plato al atril.

He preparado un bacalao confitado,

cocido a baja temperatura. ¿Lo echo por encima?

Sí, que coja el bacalao sobre todo.

Me lo has explicado muy bien, me lo has vendido muy bien.

Pero al final es un bacalao confitado con mayonesa

que hasta me pica la boca y no me dice nada.

A mí me parece un plato muy elemental.

Si no le pone la mahonesa creo que nos está vacilando.

No está logrado, por lo tanto es un plato fallido.

Lo siento. Sigue intentándolo

y te esperamos en otra edición.

Muchas gracias. Gracias.

No les ha gustado mi plato, simplemente.

Se viene a jugar y este es el juego, ¿no?

(Aplausos) Anda.

¡Mauro!

Evita. Me da mucha pena.

No te preocupes. ¿Qué ha pasado?

No les ha gustado.

Lo hice todo relativamente bien pero no les ha gustado.

Nada es tan trágico en la vida.

Es que eres muy guapo. Bueno, y tú.

Es que yo quería que entrara. Y yo también, no te preocupes.

Ahora voy a tenerle que ver la cara a Pepe todos los días.

Tienes a Jordi. No es lo mismo.

(Risas)

Es un plato así tirando a feo.

No se lo presentaría a Heston Blumenthal.

Es un lomo de buey gallego, como yo.

Un purecito, un juguito de naranja.

¿Y dónde están los iones aquí? Iones hay en todos lados.

Lo que pasa es que con las técnicas que tenemos aquí

para hacer un juguito no tenemos hidrocoloides.

¿Por favor?

Mantequilla. Me he perdido, ¿eh?

Es que esto lo van a ver en mi pueblo y van a decir...

Un lomo. "Un entrecot".

Está bueno, ¿eh? Está muy bueno.

Lo he hecho con cariño. Mira, ya me estás hablando

de cosas que voy entendiendo más: "Lo he hecho con cariño."

Me voy a poner más rojo que la carne yo.

Una buena carne, bien sellada, bien marcada.

El puré bien emulsionando, goloso.

Eso es un vocabulario que ahora nos interesa mucho más.

Okey. Durante un segundo

me ha dado la impresión

que con esas palabrejas quieres impresionar.

No, no, no es mi intención.

Si tú vienes a aprender, genial.

Si vienes a discutirme de alcaloides

vamos a tener un problemita. Okey, chef.

Gracias, Pablo. Muchas gracias.

Bien.

Bueno, anda, Raquel, tráeme tu platito de pizarra.

He hecho un San Pedro confitado.

Y luego he hecho una salsita de mango

con un poquito de cayena y con el juguito que ha soltado

el langostino de la cabeza. Y luego quería darle un toque

así un poco más diferente y he hecho un poquito

de puerro crujiente con jengibre

y una especie de tallarín con el espárrago.

(SUSPIRA)

A ver, el plato no está mal. Hay sabores interesantes.

Es un confitado, le has puesto sabores aciditos.

A mí me gusta el sabor del conjunto.

Luces y sombras. Luces y sombras.

Cosas buenas, cosas mejores, cosas peores.

Espera por favor delante de cocina.

¡Ay!

Bueno, tenemos claro

quién merece entrar a nuestras cocinas.

Ay, Pablo.

(SUSPIRA)

Pero antes de eso queremos saber qué opináis vosotros.

Quiero entrar, pero he oído vuestra valoración

y creo que la valoración

de Pablo ha sido mejor que la mía.

Debería entrar antes Pablo que yo.

Yo quiero entrar, quiero aprender muchas cosas.

Raquel también se lo merece.

Con Pablo ha sido una sensación agridulce.

Ya en la cola antes de entrar ya nos conocimos.

Y la primera impresión fue como...

él para mí era como: "Ay, qué tío más estirado."

Y yo para él fue como: "Qué tía más borde."

Somos como aparentemente personas muy distintas

pero que en lo esencial nos encontramos, está bien.

Yo creo que tengo un potencial para tirar para "alante".

¿Y ella? También.

Si es que también lo creo.

Pues nosotros también lo creemos.

Felicidades. Acercaros.

(RÍEN CONTENTOS)

Creo que la he levantado dos metros del suelo a Raquel.

No sé cuánto, pero la espalda mañana no la tengo seguro.

(RAQUEL RÍE)

¡Madre mía!

¡Hasta luego!

(Aplausos y vítores)

He ido a mil y he acabado las cosas pero de milagro casi.

Entonces la verdad es que no me lo creía.

(Vítores)

(Aplausos)

Que soy concursante de "Masterchef"

y allá que voy.

Ojito, ¿eh?, que allá que voy.

Enhorabuena. ¡Sí!

Pablo, enhorabuena. Bienvenidos.

(Aplausos)

Hola, soy Ana, vengo de Valencia.

Soy deportista de élite y hago atletismo de fondo.

Hago cross country, o sea, campo a través.

Y entreno a gente y me llaman "La Teniente O'Neall".

Como de todo y no tengo ningún problema

con la carne, ni con el pescado.

Si me tengo que comer un cerdo me lo voy a comer.

Me gusta llegar a mi casa después de un duro

entrenamiento y reponer bien mis hidratos de carbono,

mis proteínas y todos mis depósitos.

He venido a "Masterchef" porque la nutrición

es la base del deporte y sin ello un atleta como yo

no puede llegar al máximo nivel.

Mi madre tiene una artrosis de cadera y no me ha podido

cuidar bien porque está un poco malita.

Y entonces vivo con mi abuela y gracias a ella

he evolucionado, he madurado y he aprendido sobre la vida.

¡Cuídate, abuelita!

Mi nombre es James Morris.

Tengo 39 años, soy padre de familia.

Soy surfista y músico y tengo una pequeña empresa

de venta de instrumentos musicales por Internet.

Vivo en Donosti. Tú no eres de aquí.

No, yo vengo de las Islas Británicas,

concretamente, nací en Gales y viví en Inglaterra.

De ahí, me fui un par de años por ahí, en el mundo.

Y conocí a mi mujer, que me ha traído al País Vasco.

Ahora, la prueba más importante.

Si le gusta o no le gusta.

-Está muy bien hecho.

Y felicidades.

-Soy Ángel. Tengo 31 años. Soy de Valencia.

Lo que pasa es que llevo dos años residiendo en Inglaterra.

Me fui para probar suerte en cocina

y me quedé fregando ollas.

Fregaplatos.

"Kitchen porter". Sí.

Pisé Inglaterra sin saber nada en inglés.

Lo único que me dijeron, qué era pan.

Me creía que pan era una barra y pan era una sartén.

Todo el día: "Pan, pan, pan". Todo el día fregando platos.

Quiero llegar hasta donde... Sin metas.

No sé. Hasta donde pueda.

-Me llamo Gema. Soy de Barcelona.

Estoy casada y tengo muchos niños. ¿Cuántos?

-Seis. ¿Seis?

Y yo pensando que era un machote porque tengo tres.

Tengo una superfamilia, que son mi marido

con mis seis hijos, desde trece años a dos.

Soy la única mujer de mi casa y, por tanto,

calzoncillos, camisas y calcetines para parar un carro.

¿Cocinas para ellos? Sí. Mínimo, nueve,

porque mi madre o mi suegra se apuntan.

Te ayudarán a cocinar. Queda mal que lo diga, pero no.

Soy arquitecta. Me dedico a reformas, rehabilitaciones.

Cositas que van saliendo. También complemento mi trabajo

como agente inmobiliario y temas de fotografía.

Lo hemos dejado organizado para que mi suplencia esté cubierta.

Nos vamos a encontrar a faltar mucho,

sobre todo, él y yo. Los niños no tanto.

El tiempo comienza en tres, dos, uno. ¡Ya!

Ana, ¿cómo te alimentas tú antes de una competición?

Tomo un plato de pasta, que son mis hidratos de carbono.

Normalmente, tomo hamburguesas de potro.

Porque no me gusta irme con los amigos

a los típicos sitios de verduritas.

"Ay, soy la típica atleta que no come de nada. Tontita".

Pues no. A mí me ponen

un buen hamburguesón de potro y me lo como.

Vale. No soy "triquismiquis".

¿Alguna medalla has ganado en alguna competición?

Claro. Quedé tercera de España en el 5000 metros lisos.

Ya puedes correr en la cocina también, hija.

James, ¿por qué decides venir de Inglaterra al País Vasco?

La culpa la tiene una vasca, como siempre.

En el barrio donde vivo, el idioma es euskera.

(HABLA EN EUSKERA)

¿Ha aprendido algo de la cocina española?

¿Tenéis hijos?

Ay, que te emocionas. ¿Sí?

Si James está aquí, es casi por Gaya.

A ella le encanta "MasterChef". Le encanta cocinar.

Y ella quiere concursar en "MasterChef".

Aquí la esperamos. En verano, quiere ir

al campamento de "MasterChef". Todos los niños quieren ir.

¿Cómo vas, Ángel? Bien, bien.

¿Eres más de cocina, de mirar en Internet

y fisgar las recetas? ¿O de libro? Yo soy clásico.

Soy de libro y de Internet. Si eres de libro,

te voy a decir una cosa, aquí tienes el libro.

"La cocina de hoy con sabores tradicionales".

No sé cuántas miles de recetas.

Y seguro que alguna con bacalao y verdura.

Seguro que lo harás mejor de lo que lo harás.

Este es tu libro. Muchas gracias.

Estás más guapo en fotos.

Están agotados en el sexo femenino.

Me falta que los hombre compréis.

Si no, animo a mi novia.

Venga. Ya lo tienes. Si lo ha dicho ella.

¿Por qué tiene que entrar Ángel? Yo pienso que se lo merece.

Ha estado dos años en Londres y ha hecho de todo.

¿Qué pasaría por la cabeza de Ángel

si le diesen un delantal blanco?

Que se ha acabado una aventura muy dura

y que todo esfuerzo tiene su recompensa.

¿Cuál es su sueño?

Sé que dedicarse al mundo de la cocina es muy sacrificado.

Pero si de verdad te llena, tiene siempre recompensa.

El tiempo pasa volando aquí, eh. Ya lo sé.

¿Qué tal? Bien.

Seis hijos. Me estás pidiendo unas vacaciones, ¿no?

Aquí es más tranquilo. Mira qué bien.

Tantas cosas para mí sola. Sin seis pequeñajos

tirándote de la falda. O encima, o aquí.

A mí no me importa que cojas a Jordi un rato,

por si echas de menos, ¿no?

Qué bofetada tienes, por favor.

Ya os queda menos de tres minutos.

Cinco, cuatro, tres,

dos... ¡Tiempo! Manos arriba.

Si queréis aprender a cocinar como nuestros aspirantes,

puedes hacerlo entrando en la "Escuela MasterChef".

Una escuela 100% online con más de 170 lecciones

donde podrás aprender cuándo y dónde quieras.

Todo lo que tienes que saber de cocina

de la mano de chefs prestigiosos.

Al completar el curso, podrás obtener

tu certificado "MasterChef".

No lo pienses más y entra en la "Escuela MasterChef".

Gema, Ángel, acercad vuestros platos.

Gema, ¿qué has preparado? Son unos dados con verduritas

y se me ha quemado un poco la compota de manzana.

Tiene mis fallos, eh.

Yo creo que es un plato demasiado básico.

No te hablaré de la manzana churruscada.

La virtud de un cocinero es "no puedo servir eso",

"tengo tiempo", "lo tengo que arreglar"

y "pierdo el alma para solucionarlo"

El error no está en el plato. Está en tu actitud.

Estoy de acuerdo.

Venga. Vamos con el plato de Ángel. Vamos a probar.

Dinos, por favor, tu plato. Bacalao con una salsa de espinacas,

unos espárragos salteados y eso.

La cocción del bacalao está superbién hecha.

El plato tiene muchos defectos.

Está hecho un poco entre amiguetes.

Pero, a lo mejor, has tenido un poco de suerte

y el bacalao está impecable, perfecto. Está muy bien hecho.

Gracias a los dos. Y esperad, por favor,

delante de vuestras cocinas.

James, Ana, por favor, acercadnos vuestros platos.

Bocata de bacalao con galleta frita con pasta de gamba.

Entiendo que has querido hacer como dos tejas

entre el bacalao, como simulando un bocata, ¿no?

Sí. La verdad es que el plato

no tiene ni sabor, como digo yo,

ni estética. Es que no dice nada.

Muchas gracias.

Oye, los langostinos están en forma de corazón. ¿Para quién?

Para Pepe. Gracias. Te lo agradezco.

¿Echo yo la salsa? Sí.

Sobre una cama de patatas, he montado una merluza

y las gambas y, luego, los mejillones.

Los mejillones son muy buenos, porque aporta mucho hierro.

Y las gambas tienen la proteína.

También tiene el pescadito, que es pescado blanco,

y las gambas aportan ese toque de grasa.

Tú eres atleta, ¿verdad?

Sí. Yo no. Ya estoy cansado.

Es de escucharte, hija mía.

El plato está equilibrado, es sano, es feo

y no está del todo mal.

No me gustan los guisos que ponemos los caldos aparte.

Pero en media hora, un guiso lo he intentado transformar

para poner el caldo aparte. Se puede hacer.

En mi casa lo hago... Ana.

Páusate un poquito y déjame hablar un segundo.

El caldo está riquísimo. Los puntos de cocción

son respetables. La patata te quedó dura.

Lo sabía. Tienes excusas para todo.

Te gusta discutir y escuchar poco.

Esos son defectos muy gordos.

Ya veremos si nos sirve lo que hemos visto.

Gracias, Ana. James, por favor,

delante de cocina los dos. Gracias.

(Aplausos)

Que no me hayan dado el delantal, no me saca las ganas

de aprender a cocinar. Al contrario.

Me da la superfuerza de seguir aprendiendo cocina

para dar lo mejor a los míos

y que todos digan: "Qué bueno está todo".

(GRITA)

Conseguir el delantal, ha sido un regalo

hacia mi madre. A mi madre porque,

gracias a ella, estoy aquí presente.

Tengo la educación que he tenido. Me he centrado y he luchado

por lo que quiero. Me lo inculcó mi madre.

-El sentimiento es de frustración.

Pero como todo en la vida da vueltas,

igual, el año que viene estoy aquí.

-No ha podido ser.

Los peores defectos es que me pongo a gritar,

pero muy poquito, solo cuando ya ha pasado algo fuerte.

El tiempo para cocinar empieza

en tres, dos, uno. ¡Ya!

Oye, Richard, ¿tú cómo empezaste a cocinar?

Por la necesidad. Mi padre, cuando dejó

de funcionar la relación,

nos hemos quedado solos mis hermanos y yo.

Cocinabas para tus cinco hermanos. Exactamente.

¿A qué te dedicas? Trabajaba en una casa de cambio.

¿Y ahora qué? Me hicieron elegir

entre el trabajo o "MasterChef".

O sea, has dejado el trabajo

para entrar en "MasterChef". Exacto.

Juan, pareces un chavalín. ¿Cuántos años tienes?

Tengo 20. Soy de Sevilla. Y aquí estoy.

¿Vives solo o con tus padres? Vivo en Sevilla con mi padre.

Están separados. Vivo entre casa de uno y de otro. Con los dos.

Mi madre se tuvo que ir a vivir con mi hermana.

Yo me quedé con mi padre. Mi padre en la cocina, nulo.

Comíamos congelado, pizzas.

Empecé a meterme en la cocina. He ido siguiendo recetas.

En mi tiempo libre, en vez de ver la tele,

me siento con el ordenador a ver videos

y lo que puedo, lo hago en casa.

¿Y cocinas en tu casa? En ambas casas.

Tanto en la de mi madre, como en la de mi padre.

Cuando no estoy, cocinan ellos. Cuando estoy, les cocino.

Prefieren que esté el máximo tiempo.

-¡Hum!

Andreina. Hola.

¿Tú de dónde vienes? Vengo de Venezuela.

Vivo en Madrid. Yo soy periodista.

Soy presentadora en mi país. El caso es que yo te he visto.

Quizás, en la portada de "Interviú".

Voy a buscar.

Andreina y revista, ¿no?

¡Madre mía! Andreina, qué calor hace en la cocina.

Deja de cocinar, que tienes muchas maneras. Dale un delantal.

Yo, si no os importa, voy a opinar de su plato.

A ver. ¿Qué tipo de cocina te gusta?

Cocino según lo que miro. Investigo mucho y me oriento

sobre la cocina regeneradora de células.

Cómo te sienta la alimentación, Andreina.

Flor. Hola.

Cuéntanos. ¿De dónde vienes? Yo soy peruana.

Vivo aquí 16 años en Madrid.

Me quise presentar a "MasterChef"

porque no tengo electrodomésticos en casa y los quería.

Y la verdad es que me gustaría aprender a cocinar mejor,

porque uno de los problemas que veo de la comida peruana,

es que tiene muchos carbohidratos.

Si aprendiera a fusionar las cosas, ya cambiaría todo.

Candidatos, hemos entrado en los últimos cinco minutos.

¿Tiene juguito eso? Sí, aquí está su salsita al fondo.

¿Cómo se pasa en las cocinas?

Yo me siento bien. Si logras sacar un jugo,

yo también me sentiré muy bien. Pensé en echarle más agua,

pero con el estrés y los nervios, como le eche agua,

va a perder el sabor que tiene concentrado.

Al final, lo dejo como está y que sea lo que Dios quiera.

Andreina, ¿terminada la receta? Sí.

Ahora veremos cómo está. Vale.

¿Cómo lo llevas? Lo llevo.

Está en el horno. Ah. ¿Va a salir?

Yo espero que sí. A ver qué pasa.

Vale. Gracias. Richard.

Hola. ¿Qué tal?

Qué guapo eres. ¿Eh?

Que es muy guapo. El Jordi, que de cerca

está superguapo. Es muy guapo.

Y tus "zapas" me encantan.

¿Sí? ¿Te gustan? Jordi, que has ligado.

#Nadie te amará.#

#Nadie, porque yo te amo con la fuerza de los mares.#

#Yo.# No, vamos.

¿Me ha parecido oír que decía:

"Eres muy guapo"? No he escuchado nada.

Oyes lo que quieres, ¿no?

Yo no tenía ni idea cómo es el castellano, español.

Me enseñaron todas las canciones folclóricas que me encantan.

-¿Cuánto queda? -No tengo ni idea.

Candidatos, último minuto.

Cinco, cuatro, tres,

dos, uno. ¡Tiempo!

Manos arriba.

Bueno, el tiempo ha terminado.

Vamos a comenzar con la cata.

Richard, Flor, vosotros vais a ser los primeros.

Creo que lo he salvado para esa media hora.

En vez de quedarse eso crudo o mal hecho,

por lo menos, salió la magdalena y estaba hecha.

Richard, cuéntame qué has preparado.

Un pollo con curry y mango. Típico de mi país.

¿De qué es la cuchara? Masa de hojaldre.

Somos tres. Has hecho dos.

Es que se me rompió uno. Ay.

Come con la cuchara. Sí. Así, así.

Me pasa un poco como con tus zapatillas

Muchas gracias.

Que son muy vistosas.

Son un espectáculo. Pero, al final,

la zapatilla tiene que ser cómoda.

Sí. Y tú has sacrificado mucho

por esa parte estética. Esa cuchara donde hay mucha masa.

Al final, lo importa, que es el curry de pollo, hay poco.

Es muy duro, eh. No, hombre. No.

No, Richard. Hay un esfuerzo que hay que alabar.

Lo que pasa, es que el relleno, que es lo principal,

pues se queda bastante escaso.

A mí me encanta este tipo de cocina.

Estaba superilusionada. Y es verdad se queda un poco ahí.

Creo que estamos de acuerdo los tres.

Lo lamentamos mucho, pero debes abandonar la cocina.

¿Sí?

¿Sí?

Gracias. ¿Me voy?

Sí. Lamentablemente.

Es una pena, Richard. Gracias. De acuerdo.

Gracias. Hay que saber perder.

Saber ganar. En mi caso, he perdido.

Flor, preséntanos qué has hecho.

Un cupcake es bastante complicado que en media hora se haga.

Pero lo he hecho lo más pequeño posible

para que pueda estar hecho. ¿Y esos pegotes de mantequilla?

Realmente, es mantequilla con almíbar.

Al final, un cupcake, que es una magdalena,

me parece que no es el nivel que pedimos. ¿Qué os parece?

La mantequilla no aporta nada. Es grasa pura.

No te aligera nada el cupcake.

Por desgracia, hay otros platos que sí dan la talla.

Este, lo lamento mucho, no la da.

Tienes que dejar estas cocinas. Gracias.

Flor, una última cosa antes de que te marches.

Cuando te estábamos preguntando, estabas diciendo

que faltaba en tu cocina todos

esos electrodomésticos para poder practicar.

Yo te los brindo para que los tengas en casa

y puedas practicar y presentarte el año que viene.

Gracias.

Me encanta la cocina. Me encanta aprender.

Pero cuando los he visto en las otras ediciones,

decía: "Tengo que entrar para que me regalen

los electrodomésticos, que no tengo".

Tengo una minipimer y se me han roto dos varillas.

(Aplausos)

(LLORA)

¿Qué ha pasado? Pepe me ha regalado

todos los electrodomésticos para mi casa.

(APLAUDEN)

Pues sí. ¿Sabes para lo que te van a servir?

Para seguir practicando mucho. El próximo año, me verás aquí.

(APLAUDEN)

Suerte.

Andreina, cuéntanos qué nos has preparado.

Les preparé un bacalao tropical con sabor de mango.

Tiene espinacas, alcachofas.

Tiene todos los ingredientes necesarios

para esa curación de células.

La suerte está echada.

Andreina, lo vistes muy bien y tienes un discurso espectacular.

Pero si te hago un análisis puro y duro del plato,

el pescado está bien cocinado, pero esos ingredientes

no me dan esa parte tropical.

Yo creo que la cocción del pescado no la veo tan buena.

Tiene buena pinta, pero, al final...

No me transporta al Caribe. Creo que coincidimos.

Entendemos que, en esta ocasión, no puedes entrar en "MasterChef".

Gracias. Gracias, Andreina.

No me siento orgullosa de mi plato en el día de hoy.

Sí me siento muy orgullosa de llegar hasta aquí.

(Aplausos) No.

Pienso que había chicos muy preparados, más que yo,

tengo que decirlo.

Juan, vamos con tu plato. Vamos allá.

¿Qué nos has hecho? Una cazuela con langostinos

y almejas. Vamos a ver el sabor.

El sabor... chapó.

Está muy bien cocinado. Parece que lo ha cocinado

una persona más mayor que tú. Veo a una señora mayor aquí.

Es el plato de un ama de casa.

Si me acerco y te digo: "Jugo, no lo tienes. Recupéralo".

Y me lo has servido igual. No escuchas, no aprendes.

Podía haberle echado un poco de agua para que soltara un poco.

Justo lo que te dije. Ya, ya. Era agua.

Pero el estrés, los nervios... Amigo, lo que tenía

que saber, ya me lo has dicho. Gracias.

Juan, sabemos que este es un momento duro.

Y para ti y para otros compañeros tuyos,

tenemos una serie de mensajes.

Antes de comunicarte la decisión que hemos tomado,

nos gustaría enseñarte una cosa.

Dale al play.

Estoy temblando, tío. -Decirte que eres

un magnífico cocinero. Puedes cumplir tu sueño de "MasterChef".

Yo conseguí mi sueño de trabajar en una de las mejores compañías,

en el Ballet Nacional de Holanda.

A por tus sueños, gordi. Te quiero muchísimo.

-Estoy temblando. Qué guapo.

¿Quién es? Mi hermana.

Que está cumpliendo su sueño. Mira.

Tu hermana ha cumplido su sueño.

Y tengo el principio para

que esto tenga un buen fin. ¡Vamos!

Depende de ti que este sueño dure o no. Póntelo.

Muchas gracias. Me siento eufórico.

Estoy con el corazón a mil,

la cabeza me va a estallar. Es que entrar...

(GRITA)

Otro sevillano en "MasterChef".

¿Ahora qué va a hacer tu madre sin ti?

Eso digo yo. Mamá, hija. Te dejaré tupper hechos.

Ahora mismo, de los días más felices de mi vida

o el más, seguro. Sin duda.

-Soy Esmeralda. Actualmente, vivo en Valencia.

Pero soy un habitante de un lugar llamado mundo.

Vengo a "MasterChef" con mucha ilusión,

con mucho amor y con mucho cariño.

¿Qué piensa tu familia de que te hayas apuntado

a un programa como "MasterChef"?

Esto va a ser una sorpresa, porque no lo saben.

Encenderán la tele y me verán.

-¡Ostras!

-Yo espero demostrarles que puedo hacer muchas cosas.

-Me llamo Salva. Vengo de Busot, de Alicante,

a demostrar lo que sé y aprender lo que aún no sé.

¿Por qué te apuntaste a "MasterChef"?

Para cambiar mi vida. Hacía fotocopias en una oficina

y ahora tengo 52 empresas a mi cargo.

¿Qué opinión tienes de ti como cocinero?

No quiero parecer prepotente ni nada,

pero soy consciente de que tengo potencial

y que necesito demostrarlo.

Cuando mi padre falleció, lo pasamos mal

durante bastante tiempo. Mi padre era el que trabajaba.

Entonces, tuve que tener muchas cargas

que un chaval de 17 años no suele tener.

-Que lo quites. -Un beso, por favor.

¿Tú eres quién? La novia de Salva.

La novia. El superempresario.

Sí. ¿Qué significa para Salva entrar?

Y si no entra, ¿qué significaría para él?

A ver si hay suerte.

Me llamo Adrián. He estudiado veterinaria.

A raíz del negocio familiar, como mis padres tienen

una cafetería, me estoy planteando mucho estar en la cocina.

Voy a ser cocinero. Lo tengo clarísimo.

Pase lo que pase hoy aquí.

El tiempo comienza en tres, dos, uno. ¡Ya!

Esmeralda, ¿qué vas a cocinar?

Voy a hacer un bacalao confitado

en una camita de verduras de la huerta.

Salvador, ¿qué estás haciendo?

Una versión de patatas fritas con chorizo y huevo frito.

Una reinterpretación. Correcto.

Ya puede ser bueno tu plato.

Adrián, ¿qué estás haciendo? Un solomillo de cerdo

con una salsa de gorgonzola y espinacas.

Voy a intentar hacer también una manzana en texturas.

Todo eso... Todo eso, en 30. Sí.

Soy el nuevo Joan Roca.

Joan Roca. Estoy un poco preocupado.

Ha empezado por la manzana.

Al final, es un solomillo con salsa gorgonzola.

Salsa de queso le ha metido. No hay más.

Aspirantes, no os quiero poner más nerviosos,

pero acabáis de entrar en el último minuto.

Cinco, cuatro, tres,

dos, uno. ¡Tiempo! Manos arriba.

Es un bacalao confitado en una camita de verduras.

Vamos a probarlo. Venga.

Es un plato muy elemental.

Lo que pasa, es que a veces lo elemental

perfectamente ejecutado, puede ser extraordinario.

Me encanta tu parte zen. Pero para "MasterChef",

hace falta cierta parte de rudeza.

Tengo mis dudas de que tú puedas aguantar

lo que nosotros te vamos a exigir.

Me voy a dejar la piel. Estoy aquí para aprender,

aprender a hacer lo que más me gusta.

Me ha gustado mucho. De sabor, está muy rico.

La presentación está muy bien.

Es verdad que estamos en "MasterChef".

Nosotros somos muy exigentes. Lo sé, chef.

Ahora, vamos a probar el trabajo de tus compañeros

y tomaremos una decisión. Hasta entonces, te invito

a que nos esperes ahí fuera.

(Aplausos)

Bueno. No me lo puedo creer. ¿Qué ha pasado?

No sé. Ha dicho Pepe que me vaya con mis familiares.

Me he venido con Dani y con todos vosotros.

En manos del universo, de Pepe,

de Jordi y de Samantha. Más de Pepe, de Jordi

y de Samantha. Te lo digo. Oído.

Salvador, ¿cómo se llama tu plato? Es un homenaje de mi abuela.

Yo le decía: "Abuela, ¿por qué no puedo comer solo puntillita?

Tengo que comerme la clara". Me gusta el borde.

Si estuviese ella ahora, que no está, le diré

que puntilla sola sí que se puede conseguir.

Rompe la yema.

Yo, al principio, me he pensado que eras un listo.

Que se pensaba que haría un gran plato

y que haría una chorrada. Muy simple, pero muy rico.

Cuando lo vendes: Voy a darle la vuelta.

Mejorar unas patatas con huevos y chorizo, no lo he visto a nadie.

Nos falta valorar el trabajo de Adrián.

Gracias. Te invito a que esperes fuera

junto a tus familiares.

No se sabe nada, no se sabe nada.

(Aplausos) Estoy igual que tú.

Salva, ¿no te han dicho nada?

¡Madre mía! ¡A mí me va a dar aquí un infarto!

Adrián, ¿cómo se llama tu plato?

Solomillo de cerdo con salsa de gorgonzola y espinacas

y manzana en texturas.

¿Si te diese 30 minutos nuevos volverías a hacer el plato así?

No. No sé si prefiero

un plato tradicional, tradicional. Me he arriesgado.

Que un plato intentando ser moderno, todo chorreando.

Pensamos que estás un poco verde y que tu actitud es buena.

Si te lo curras, podrás hacer realidad ese sueño

de llevar el negocio de tus padres.

Si no es así, el año que viene aquí estaremos.

Gracias. Gracias.

Un placer. Igualmente.

(Aplausos)

-¿Qué ha pasado? -Nada, tío.

Creo que mi plato es merecedor de un delantal,

pero no como ha estado ejecutado. Creo que con 15 minutos más

o con un poco menos de presión, hubiera ejecutado mejor.

Tampoco me voy a venir abajo, porque la vida sigue.

Yo tengo clarísimo que voy a ser cocinero,

o sea, que no me importa.

Esmeralda y Salvador, ¿eh?

El bacalao está perfecto. De 10. Cocido de 10.

Y ella... tiene chispa.

O sea, ella tiene una pasión y una locura,

que es lo que nos gusta aquí. O nos puede salir de 10...

O que dure muy poquito. Parece que estamos de acuerdo.

Sí. Dejadme que voy a hacer una cosa.

"Esperad, ahora vengo". No me fío de Sammy.

No me fío ni un pelo. Esta la lía.

¡Hola!

Vengo a buscar a Daniel.

Ven conmigo, vamos.

(Aplausos)

Ahí viene la Sammy.

No veo muy bien desde aquí. ¿Quién es? ¿El marido de Samantha?

O su primo. Parece su marido por las hechuras.

Ah, no...

Es Daniel, el marido de Esmeralda. Mucho gusto.

Hola, Jordi. Un placer.

¿Por qué crees que Esmeralda merece entrar en "MasterChef"?

Para ella sería lo más. Nos ha dicho que esto

sería una sorpresa para otra parte de su familia.

Bueno, hay un poco de distancia, sus padres no lo saben

y para ella sería muy importante demostrarles lo que vale

y lo que puede dar de sí. Que sepas que va a ser

una de las aspirantes de "MasterChef".

Y nadie mejor que tú para darle esa noticia

y entregarle su delantal. Muchísimas gracias.

(GRITA)

(Aplausos)

¡Que lo tengo, que lo tengo!

Me gusta dar amor. Quizá como no he recibido,

pues intento volcarme en todo lo que pueda

con todas las personas.

Me parece un plato para entrar en "MasterChef".

A mí también. Salvador. El que ha hecho.

Me sigue pareciendo sobradete. ¿Me dejáis a mí que vaya?

¿Eso es una cosa tuya ya? Sí, es una prueba.

Bueno, te dejamos, anda. Sorpréndenos, Jordi.

Os veo, de verdad, de juguetones esta noche, ¿no?

Bueno, Jordi...

Hola.

(Aplausos)

Estoy buscando a Salvador. ¿Y tu novia?

Yo. Los dos, por favor.

¿Los dos?

(Aplausos)

Mírale.

He leído su ficha. Y en esa ficha ponía

que estarías dispuesto a hacer una cosita

relacionada con tu novia

con tal de entrar en "MasterChef". (RÍE) ¡Flipa!

Bueno, pues aquí está tu novia.

¿Qué pasa? Y esto es "MasterChef".

Flipa. Y ahora vamos a ver

hasta qué punto de... No, no fastidies...

Valiente... No, no...

O sobradete. Tú verás.

Bueno, eh, como tú sabes, hemos pasado épocas buenas,

hemos pasado épocas malas.

Ahora venimos de una mala,

pero tú ya sabes que contigo y con la cocina,

eh, posiblemente ha sido

el último mes más feliz casi de mi vida.

-Sí. -¿Vale?

Eh, entonces, solo por eso, aquí, nada...

Que sepas que, si me aguantas hasta lo que dure este programa,

que si te quieres casar conmigo. -Claro que sí.

(RÍE)

¡Qué bonito! Qué bonito, hombre...

Pareja, aquí está el primer regalo de boda.

¡Bienvenido a las cocinas de "MasterChef"!

(RÍE) -Gracias.

Ha tenido un punto valiente. Sí.

Ahora mismo en el plató la acabo de liar,

pero mucho, mucho, mucho. Había que ser valiente

pues, bueno, uno se tira a la piscina

haya agua o no haya agua. -Gracias a mí has entrado.

-Sí, sí, total. -Regalo de boda.

(RÍE) Sí, sí.

No sabía yo esa faceta que tienes de unir a las personas, Jordi.

Sí, la verdad es que... Pero bueno...

Bienvenidos a "Masterchef".

Tenéis 30 minutos para realizar vuestro plato.

Y el tiempo comienza en tres, dos, uno... ¡Ya!

José Luis, ¿qué plato vienes a hacer?

Un solomillo relleno de bacón y queso gorgonzola.

Natalia, cuéntanos, ¿dónde naciste?

En Moscú, en Rusia. ¿Qué vas a cocinar?

Voy a hacer mejillones con salsa de gorgonzola y puerro.

Difícil competencia te ha salido, José Luis.

Por lo menos muy guapa es. (RÍE)

No estoy acostumbrado a ver bellezones así a mi lado,

tan cerca.

Zaida, ¿tú qué vas a cocinar?

Voy a hacer un solomillo a lo pobre.

Una vuelta que le he dado a las patatas a lo pobre en casa,

que nos encantan. Un plato tuyo, vamos.

Voy a cocinar un pollo al curry que le gusta mucho a mis tres niñas.

Bueno, tengo tres niñas: Una de 15, una de 11 y otra de 47.

Que es mi mujer, mi mujer.

Margarita, ¿y tú?

Yo voy a cocinar un calamar pero a mi manera.

Mónica, ¿qué vas a hacer tú? Pues voy a hacer un lomo

de San Pedro confitado con clavo, laurel y una vinagreta.

¡Oh!

Soy una persona muy autocrítica.

Y eso muchas veces te lleva, incluso, a sabotearte

a ti mismo porque te exiges algunas veces pues por encima,

incluso, de lo que a lo mejor en ese momento puedes dar.

Y eso son patatas a lo pobre, ¿no? Mi versión.

Uf...

¿Este es el pescadito que estás haciendo?

Se me ha ido. ¿Crees que se ha hecho mucho?

Creo que sí. ¿Crees que este no?

Eh, creo que no.

Mónica, y tiene mérito porque hace un San Pedro confitado,

el primero dice que se le ha pasado mucho

y yo más pasado el último que el primero.

Este es el momento de darlo todo, habéis entrado en el último minuto.

Cinco, cuatro,

tres, dos,

uno... ¡Tiempo!

Vale, ya está. Manos arriba.

Margarita, por favor, manos arriba. Gracias.

No he sabido controlar los tiempos.

Si hubiese ido a buscar el plato antes,

me hubiera dado tiempo de emplatar. Resultado: Plato vacío.

Margarita, por favor.

Pues a mí me gusta el emplatado. Es original, ¿no?

Desde luego, no he visto nada igual

Es rústico, Margarita. Sí, es rústico.

Margarita, ¿qué te ha pasado?

No he sabido organizarme bien el tiempo

y eso que lo hago a menudo en casa.

Esto es "MasterChef", hay un reloj que es el que manda

y, por encima de eso, aquí hay un plato

que podría estar bien, pero que ha quedado fallido.

Ya lo sé. Tienes que dejar estas cocinas.

Ah, vale. Muchas gracias. Gracias.

Al final, puede ser que me hayan traicionado los nervios.

Eh... Si me hubiese centrado más, a lo mejor me hubiese salido.

Mónica, ¿para tu marido cocinas este tipo de receta?

Para mi marido hago... muchas cosas.

Mi marido es Pablo Alfaro,

ha sido futbolista profesional muchos años.

Es muy agradecido con la cocina.

Bueno, vamos a probar tu plato. Creo que sí, vamos a lo serio.

No controlo la inducción,

en casa tengo vitrocerámica y entonces...

Me queda la duda si has utilizado el primer trozo o el segundo.

El segundo. Visualmente, cuando me acerqué,

tenía mejor pinta el primero que el segundo.

Sí, puede ser. Estaba menos hecho ¿eh?

Pues a mí me ha parecido un plato buenísimo, muy refinado,

pero un plato de los que tomo yo cuando estoy a régimen.

Pues mi cocina no es... No es cocina de dieta.

Le falta la... Pues el sabor...

Gracias. Gracias, Mónica.

Uf... Qué tonta, tío. Qué tonta soy.

Cuéntame, ¿qué tienes bajo la yema? La masa de la empanadilla.

¿Y dentro? Solomillo.

Qué barbaridad. Hay cosas que hay que probar.

Así, en principio, ¿sabes lo que le falta?

Un número. ¿Un número?

Sí, un número. Un seis.

¿Combinado número seis? Eso es.

Claro. Es un plato combinado.

¿Un plato combinado aquí tiene sentido? No.

Esto es un sinsentido. Yo creo que no está tan mal.

Creo que es un plato muy completo. Sigue intentándolo

y te esperamos en otra edición. Vale. Gracias.

-Zaida, ánimo.

-No lo esperaba. Creo que había hecho algo

que estaba rico y me siento...

Frustrada.

Muy frustrada.

-Yo he hecho un pollo al curry, no sé cómo ha salido

porque los nervios son... Son complicados.

(RÍE) Y, bueno, a ver qué os parece.

Oye, pues es un plato que está bien ejecutado,

sin más pretensiones.

Entre amiguetes, tampoco has hecho el plato del año.

Lo pones encima, lo tiras, oye... Correctísimo.

Gracias.

Natalia, José Luis, por favor, presentadnos vuestros platos.

Yo soy la mujer, yo voy primera.

José Luis, antes de lanzarnos a probar tu plato,

quiero que me expliques quién te ha enseñado a emplatar.

Ha sido una forma que quedaba bien.

A emplatar aprendí solo. Eres autodidacta en el emplatado.

Sí. Yo en el emplatado, lo he emplatado, lo...

De la manera que yo más o menos lo he visto presentable.

Es lo que sé, no sé más.

Es el emplatado más malo del mundo entero.

Es lo que... Me ha parecido de emplatarlo así.

Vamos a ver, José Luis, eh...

Tiene un mérito de la leche.

Hay un sabor muy rico, un emplatado horroroso y terrible,

te falta la estética. Bueno, vale, muy bien.

Pero está tan gustoso, tan bien hecho...

Gracias.

Bueno, Natalia, y este es tu platito

Es un aperitivo, ¿no? Entiendo

No ha quedado al 100% como tenía que quedar, pero...

A ver, hay mano, hay idea.

Esa combinación con gorgonzola está bien equilibrada.

Para mí es un muy buen plato. Limpio, interesante

y tienes muchas maneras. ¡Ah...!

Bueno, creo que...

Uf... Para mí el gorgonzola

tiene un poquito más de fuerza, aquí está demasiado suavizado,

se podía haber hecho con otro queso y no pasa nada.

Hay muy buena estética, maneras, buenas formas, pero...

Esas expectativas que me has generado

pues, a lo mejor, se me caen un poco.

Si hay alguien que, para mí, merece entrar en "MasterChef",

evidentemente, es José Luis.

Discrepo totalmente.

Por actitud, tenéis actitud los dos,

pero en Natalia veo maneras, veo buen gusto, estética...

Veo más cosas a las que sacar partido.

Claro. Yo creo que hay uno.

Esto es un fusilamiento.

Oh, tío, me va a dar algo, de verdad.

-Suerte.

Como veis, solamente tengo un delantal.

Y creemos que este delantal lo merece...

(Aplausos)

(LLORA)

Qué pena.

Para los que veáis y los que cuestionáis

siempre muchas cosas del casting de "MasterChef",

esta señora es amiga mía.

(Aplausos)

Que no me hayan dado el delantal

no me hace pensar "soy mala cocinando", no.

Los nervios me han jugado una mala pasada.

(Aplausos)

(RÍEN)

-¡Estoy dentro, señores! ¡Que estoy dentro!

¡Ay, el del rato!

Alegría brutal. (TARAREA)

(GRITA DE ALEGRÍA)

-No sabía qué hacer, es como que... "¿Qué?".

"¿Qué tengo que...?".

Una cantidad de sensaciones:

Quería gritar, quería saltar, quería...

Es increíble.

-No me esperaba llegar aquí, en absoluto.

(RÍEN) -Superemocionado.

Estoy... supercontento.

-Cuando he entrado en el plató de "MasterChef"

me he sentido como diciendo: "¿Pero esto qué es?".

Es como lo ves en la tele, todo tan real.

Todos los nervios ahí a flor de piel.

Rocío, Sergio, enhorabuena

y bienvenidos a las cocinas de "MasterChef".

Muchas gracias. Estáis a solo 30 minutos

de convertir, o no, en realidad vuestro sueño.

Esperamos ver vuestra pasión en la cocina.

Rocío, ¿qué vas a cocinar? Eh, merluza, almejitas

y unos carabineros. Muy bien.

Sergio, ¿qué vas a cocinar? (RÍE) Pues voy a hacer

merluza con carabineros y con almejitas.

-Yo le pondré perejil.

-Y yo. (RÍE)

Y yo. (RÍE)

Es un duelo en toda regla. Mismas armas

y los dos 30 minutos.

Está muy bien. Pues el tiempo para cocinar

comienza en tres, dos, uno, ¡ya!

Al principio me he sentido un poco desubicada.

No llegas allí y dices: "Tengo el cuchillo,

la sal, la pimienta". No, no, no.

Debes abrir los cajones, buscar tus cazuelas,

tu pimienta, buscártelo todo.

Primero debes buscar todo o te ves perdido.

Pero luego son unas cocinas cómodas y se limpian fácil, es importante.

Rocío, ¿a qué te dedicas?

Pues yo tengo una agencia de eventos

y organizo caterings, pero en la parte de la sala.

Organización, pedidos, compras.

Y sabemos que trabajaste en El Bulli, ¿verdad?

Sí, estuve durante un año y medio llevando lo que era la logística,

pedidos y el servicio de sala.

Y ahora decides meterte en una cocina profesional.

Hace tiempo lo decidí, pero no podía hacerlo.

Al principio no podía económicamente

hacerme un curso de cocina y, después,

porque me vienen tres niños. Y, claro...

Y ahora ya están criados. 13 años tienen ya.

¡Ah, trillizos! Oh, qué suerte.

Sí. Solo he pasado una vez y todo de golpe.

Qué envidia.

Para sacar a mis hijos adelante me las apañé trabajando mucho.

Nunca me ha faltado trabajo

y nunca les ha faltado nada a ellos.

Yo quiero montarme mi empresa, 360 grados.

¿Qué me falta? La cocina.

No depender de los cocineros. Además de verdad.

Disculpa, Jordi, pero ya sabéis que sois de otra calaña.

¿A qué te refieres? Tenéis mucho genio todos.

Yo creo que es más un tema de cocina-sala.

Tú eres de la sala, no eres de la cocina.

Siempre hay esa rivalidad. Siempre hay esa rivalidad.

Yo pillé por ahí la indirecta que me has echado.

No ha sido tan directa. Sí, que he dicho...

Perdón. Muy bien, muy bien.

¿Te quieres pasar al lado oscuro? Sí.

Sí. ¿Te da morbo?

Sí, es que en el fondo, ella tiene mal genio.

¿Yo mal genio? ¡No!

¡Por favor!

Sergio, ¿de dónde vienes y a qué te dedicas?

De Madrid, de Villanueva del Pardillo.

Y soy pescadero. De ahí que harás una merlucita.

Eso es. De hecho, tengo un canal y enseño a la gente a...

A preparar el pescado y a... Bueno, a cocinarlo, cocina básica.

Yo me empecé a dedicar más a fondo a la cocina

cuando me vino una clienta y me dijo:

"¿Cómo se hacen los boquerones en vinagre?".

Y digo: "No te preocupes, te haré un vídeo para que lo veas".

¿Tú qué pensabas que te ibas a librar?

¿Que no te íbamos a cocinar a ti? ¿Porque cantes?

#Ah... Feliz como me siento.#

¡Muy buenas, grumetes! Hoy vamos a preparar

una merluza en salsa con unas almejitas y perejil.

A vuestra familia le sorprenderá mucho.

A tope de "power". ¡Me gusta!

Rock and roll. Vais a flipar conmigo.

Nos gustaría flipar

con el sabor de tus platos. También.

¿Por qué tiene que entrar Sergio en "MasterChef"?

Tiene muchísimas ganas de aprender, de vivir esta experiencia.

Para él es algo muy importante.

Y ahora nos vamos a ir a esta parte.

¿Por qué tiene que entrar Rocío?

Es una chica muy trabajadora, muy currante.

Y le apasiona el tema de la cocina.

Último delantal, último duelo

y dos candidatos.

Que pase lo que el jurado quiera.

Bueno, candidatos, habéis gastado un poco más

de la mitad de vuestro tiempo. Nos queda algo menos de 15 minutos.

¿Cómo va esto?

¡Madre mía! Uf...

Oye, no os imagináis los platos, ¿eh?

Ni a posta. ¿Iguales?

Calcados. Mismo plato, mismos elementos,

mismo todo. O sea, la misma vajilla.

Increíble. Habrá que probar.

Serán los pequeños matices.

El duelo este ha sido...

Aparte, soy de Barcelona y mi contrincante de Madrid.

Aquello que dices: "Venga, va, por favor".

¿Nos van a dar la Copa del Rey cuando acabemos?

Veo que los dos habéis terminado.

Ajá. -Sí, señor.

Pues vamos directamente a la cata.

Gracias.

La calidad del producto es muy buena.

Tienes que ser torpe para no hacerlo bien.

Cuéntanos tu plato, Sergio.

Pues he hecho una salsita con las cabezas de los carabineros

y, luego, pues bueno, he incorporado la salsa

y puse la merluza, los carabineros, almejas y...

Y voilà.

(SILBA)

Jolín, uf... No me digas eso, Pepe.

¿Qué defecto le puedo sacar al plato

con unos géneros tan importantes y tan nobles?

Está soso. ¿Soso?

Muy sosito.

Y yo creo que te ha faltado meter el dedito y probar y decir:

"¿Cómo está?". Oye, buena cocción, hay sabor,

el sabor lo dan los carabineros, las almejas

y es lo que es. Sabroso, buenas cocciones,

por tanto, un buen plato. Gracias, chef.

Que sobra, quizá, la cucharada de harina.

Bueno, pues vamos a probar el plato de Rocío.

Evidentemente, no hay que contarnos el plato

porque a la vista está que también es igual,

o similar o calcado. No le he puesto harina al...

Al sofrito.

Es alucinante que hayáis coincidido,

pero creo que los platos son vuestro vivo reflejo.

Mismo plato, más refinado, menos refinado.

Lo que diferencia es la suculencia y la limpieza

con respecto a este plato.

Hay una cosa que me ha gustado más a mí suya, la actitud,

la manera de cocinar, cómo se mueve.

Yo soy puro nervio, en la pescadería...

Hay que ser puro nervio. Nos encantó cómo has cocinado.

Me ha gustado mucho. Gracias.

Bueno, Rocío, Sergio, dadnos un segundo, por favor.

Sí, chef.

Samantha ha dicho una cosa y es que hay que tener actitud.

Pero ella supertranquila y lo ha sacado.

Sí. Igual de bien o mejor.

Uf, qué nervios.

Bueno...

No sé si lo sabéis, pero este es el último duelo.

Dos platos iguales

y un solo delantal.

Y este jurado considera que el mejor plato en este duelo...

Es el de Rocío.

(APLAUDE) Enhorabuena, Rocío.

Enhorabuena, Rocío. ¡Muy bien!

Enhorabuena, nos vemos en estas cocinas próximamente.

(RÍEN)

Sergio, muchas gracias por venir.

Un placer verte cocinar tan bien. Nos vemos pronto.

Vuelve el año que viene. Gracias.

"MasterChef" se ha perdido un gran concursante,

ahí un pirata ahí repartiendo cera para todos.

(Aplausos)

Yo cocino tres veces mejor, te lo aseguro.

Tal cual te lo digo, ahora que no está la cámara.

Eres la última concursante en obtener ese delantal.

Un delantal que te ha costado muchísimo, así que enhorabuena.

Gracias, Eva. Gracias.

(Aplausos y ovación) -¡Ole!

(Gritos y aplausos)

(NARRA) "MasterChef" ya tiene

a los nuevos 15 mejores cocineros aficionados de España.

A partir del próximo programa, y durante tres meses,

empieza una nueva competición del talent show de cocina

más apasionante del mundo.

Tendrán que trabajar muy duro, creer en sí mismos

y, sobre todo, amar la cocina

si quieren ser el próximo MasterChef España 2016.

Puedo garantizaros que sus vidas van a cambiar para siempre.

Hasta la semana que viene, mientras, ya saben,

pónganle sabor a la vida.

Bienvenidos los 15 a las cocinas de "MasterChef".

Os adelantamos que esta va a ser la temporada más dura hasta ahora.

Pues el tiempo para entrar en el supermercado comienza

en tres, dos, uno, ¡ya!

¡Vamos, vamos!

Es ella la que... Es ella la que tiene que llevar

el mando de la cocina. -Venga, ya estamos, ya estamos, ya.

Estáis cocinando para 80 comensales,

o sea, que ya podéis correr.

¿Lo tenéis claro o no? (TODOS) ¡Sí, chef!

¿Quién se ocupa de esto? No quiero magia,

no quiero fantasía. ¡Corred, volad!

Tenéis media horita para hacer eso ¡Y volad!

Rápido, volando, que queda poco tiempo.

Está la sala ya esperando vuestro postre.

¡Quiero veros correr! ¡Correr!

¡Vamos, chicos!

Aspirantes, uno de vosotros será el primero en dejar

el delantal de "MasterChef".

Esto parece el título de una película de Tarantino.

Esta noche viene a las cocinas de "MasterChef"

con una Estrella Michelín: Roberto Ruiz.

(Aplausos)

A otras 20 000 personas les hubiese gustado estar aquí.

Lo mejor que puedes aprender hoy es a gestionar el fracaso.

Y el aspirante que ha hecho el peor plato de esta prueba

y que, por lo tanto, no merece seguir cocinando

en "MasterChef" es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 1 - 06/04/16

MasterChef 4 - Programa 1 - 06/04/16

06 abr 2016

El talent show culinario más duro del mundo vuelve a Televisión Española con una cuarta edición que fomenta la gastronomía sostenible y defiende la producción tradicional.
Más de 20.000 personas se presentaron al casting de la nueva temporada del programa, un 25% más que el año anterior. De los castings presenciales, se escogieron a los 15 mejores candidatos, que llegaron a las cocinas pensando que el ansiado delantal blanco ya era suyo. Pero en MasterChef nada es lo que parece y siempre hay sorpresas: allí les esperaban otros 15 candidatos con los que debieron medirse en combates para conseguir entrar en el talent. Se vivieron momentos de mucha tensión, nervios y, sobre todo, emoción. 

ver más sobre "MasterChef 4 - Programa 1 - 06/04/16" ver menos sobre "MasterChef 4 - Programa 1 - 06/04/16"

Los últimos 218 programas de MasterChef 4

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Ana Azcue

    Yo soy de Texas mcallen y nada no puedo ver ni un solo capítulo hagan algo

    28 sep 2016
  2. Alguien

    Este stream se para cada nada, va bastante mal, de los peores stream que he visto en los últimos años.

    16 jul 2016
  3. Erika

    Yo solo tengo que decir... Ante los jueces decidme cada uno ...'de que tanto presumiis y que carecéis ?' a parte de educación. Una cosa es él show y otra muy distinta humillar a los concursantes. Él Cordón tiene MAS reputación ,mas ESTRELLAS MICHELIN q ustedes 3 juntos. Una gran carrera que vosotros no tenéis..y es humilde.... Es persona. No humia ni se ríe de ningún concursante se dedica a criticar la comida. Aprended hijos mios primero que nada EDUCACION al principio lo veía él programa pero ya me da vergüenza como tratan a los pobres concursantes. Deleznable!!

    22 jun 2016
  4. Paula Nolla

    Donde esta Masterchef de España??? Nos encantaba el programa, pero desaparecio de la programacion via Comcast para Estados Unidos. No lo podemos ver mas???

    06 jun 2016
  5. Rosmery

    Yo vivo en Texas , E.U , y no he podido ver ni el primero , yo siempre veo los programas, desde la primera temporada cuando ganó Juan Manuel , las he visto todas , y con lo que me gusta el programa y ahora no le puedo ver , porfavor hagan algo con eso.

    29 may 2016
  6. Nelson

    Hola soy la verdad eraun fiel seguidor de su programa pero ahora ya no lo veo mas ¿¿ noc q es pero no puedo reproducirlo

    23 may 2016
  7. Patricia

    Por qué no me deja ver los video desde USA antes si ni teniendo las aplicaciones ¿¿¿¿¿¿con lo que me gusta masterchef.

    18 may 2016
  8. amocosinar

    a que hora sale

    12 may 2016
  9. Betty Calero

    Vivo en estados unidos y no puedo ver el programa on line. Y no he podido ver los primeros de esta temporada. Me encanta este programa. Y he visto todas las temporadas. Incluso en chba vi la tercera.

    05 may 2016
  10. JO

    He visto MasterChef desde su incepcion sin ningun problema. Soy de Barcelona pero vivo actualment en el sur de California. Lamentablement no he podido ver el ultimo show del pasado miercoles. Aprieto el boton, y empieza a cargar, las bolitas amarillas, y espero y espero pero nada :( Como otras personas han comentado, si se pueden ver los clips del programa, pero no el programa entero. Por favor hagan lo posible para resolverlo. Gracias.

    27 abr 2016
Recomendaciones de usuarios