www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3151760
Para todos los públicos Masterchef 3 - Programa 9 - 02/06/15
Transcripción completa

Esta noche os esperan tres pruebas de fuego.

-Es mi nevera.

-¡Es la nevera de mi casa!

Son vuestras neveras, vuestros productos,

así que esperamos un gran plato.

Tu plato ya forma parte de la galería de los horrores

de "MasterChef".

Esto es una tontería como una catedral.

Aspirantes, bienvenidos a Cáceres.

El menú que ha creado para nosotros Toño Pérez se elegirá a ciegas.

-Vamos, vamos.

Chicos, pensar un poco, la cabeza está para eso.

-Sácala del fuego ya. -Ya. Madre mía.

Esta es vuestra oportunidad de continuar en "MasterChef".

-No me sale.

Yo creo que una persona como tú no puede presentar un plato sí.

La diferencia salta a la vista.

Mila, tienes que abandonar "MasterChef".

Para aprender a cocinar,

lo primero es conocer la tradición y el producto.

Para evolucionar en la cocina hay que experimentar,

trabajar duro y apasionarse.

Para que tu cocina sea apreciada,

hay que cuidar cada detalle y dejar volar tu imaginación.

(Música)

Buenas noches y bienvenidos a "MasterChef".

Hoy nos espera una noche muy especial,

llena de cocina pero también de nostalgia

porque los ganadores de "MasterChef" Juan Manuel y Vicky

y los de "MasterChef Junior". Mario y Manuel,

jugarán un papel muy importante en la prueba de eliminación.

Pero antes, nuestros aspirantes tendrán que enfrentarse a los retos.

El primero se esconde debajo de una caja misteriosa

que el jurado está a punto de desvelar.

Aspirantes, bienvenidos de nuevo a las cocinas de "MasterChef".

Los ocho que seguís en la competición

no queréis marcharos bajo ningún concepto,

lo que quiere decir que estáis aprendiendo

y disfrutando la experiencia.

Pero estamos en el noveno programa ya y la competición se pone seria.

Aspirantes, bajo esa caja se esconde la primera alegría

o el primer disgusto de esta noche.

A la de tres quiero que la levantéis con cuidado.

Uno, dos y tres.

-Ojalá sea un poquito de puchero, potaje, un guiso bueno...

Que haya dos personas para comer o si no, unas croquetas

que me salen estupendas.

-Comida para dos.

Aspirantes, con esas dos cucharas se puede esculpir arte.

En este caso, arte helado.

Esta noche vais a aprender a hacer una quenelle.

-Yo conozco la técnica de la quenelle

porque estuve en cocina y porque Carlos la ha hecho 10 veces

en lo que llevamos de programa. A todo le pone quenelle.

La quenelle es una técnica de origen francés,

de aspecto cilíndrico,

muy útil cuando no se puede o no se deben utilizar las manos

como por ejemplo, al trabajar el helado,

un producto que se emplea tanto en platos dulces

como en salados en todos los restaurantes de alta cocina.

¿Queréis ver cómo se hace?

-¡El heladero!

-Hoy es el día en que me tendré que enfrentar a mi mayor miedo,

los helados.

Cómo se hace una quenelle de helado.

Hay dos maneras como una es clavando la cuchara y haciendo así.

En cocina, lo que hacemos es calentar la base de la cuchara

y la colocamos en el plato.

Esto sería una quenelle.

Podéis arrastrar la cuchara así y cerrar así.

Es muy importante cómo esté el helado, un helado, bien trabajado,

bien emulsionado, una temperatura adecuada

y que nos quede esta forma bonita,

cilíndrica y la cantidad que creáis necesaria.

-Coge la cuchara así,

y con el helado le das por la pared y ya sale el redondel.

Queda una quenelle perfecta.

A probar. -Venga.

-Muy cremoso, ese sabor a fresa... Espectacular.

Cómo me gustan los helados.

La quenelle que acaba de hacer y Jordi

es la última parte de este reto.

Para llegar hasta aquí, primero tenéis que ser capaces

de hacer lo más importante,

un helado que tenga un sabor lo más parecido a este

que os ha enseñado Jordi.

Para que veáis las posibilidades que tenéis en esta prueba,

hemos invitado a una maestra heladera.

Desde la pastelería El Celler de Can Roca, en Girona, Alejandra Rivas.

(Aplausos)

-Yo ya conocía a Alejandra. La sigo en Instagram y ella me sigue a mí.

Alejandra, bienvenida a las cocinas de "MasterChef".

Una mexicana enamorada de la pastelería, pero, sobre todo,

de la heladería.

Llegaste a El Celler de Can Roca,

te enamoraste de los postres de Jordi Roca

y no solo de los postres, sino de Jordi, se casó con él.

De ahí han salido Rocambolesc,

vuestro último proyecto que también está instalado en Madrid.

¿De qué se trata?

La idea, cuando empezamos con Rocambolesc

era de recuperar el carro antiguo de postres.

A nivel de permisos era muy complicado

así que la segunda idea fue alquilar un espacio

que la gente entrara a nuestro mundo dulce y helado de fantasía.

Así nació Rocambolesc.

Antonio, ¿Qué te pasa? -Nada.

Sí, algo te pasa, mira qué ojitos pones.

-Nada, que es muy linda la chavala.

-Gracias.

-Hombre, Alejandra Riva es un pivón, las cosas como son.

Alejandra nos ha traído varias elaboraciones. Cuéntanos.

Cada helado que tenemos mantiene una relación

con algún postre que ha habido en algún momento.

Hacemos bases artesanas de helados.

El primer helado que vamos a hacer es el verde.

Es un milagro que está hecho solo de cosas verdes: manzana verde,

pepinos, lima, albahaca, hinojo, menta y estragón.

Lo acompañamos con pistachos garrapiñados con té verde,

azúcar de menta y caramelos de eucalipto.

-Esa textura tiene una pintaza...

-Este tiene "petazetas" de chocolate, cacao,

galleta de chocolate y una salsa de chocolate.

Este es uno de los más emblemáticos del Celler,

está hecho de helado de leche de oveja

y con esa misma leche de oveja, hacemos un dulce de leche.

Si no te molesta, mientras que estás hablando, me está dando mucha pena.

Todo tuyo.

Me da mucha pena.

Confituras de guayaba y un poco de algodón de azúcar.

¿Quieren probar?

Yo soy como un niño pequeño. Si no te molesta...

¿Rico? Me gusta.

-Soy fan de los helados de Rocambolesc de Can Roca.

Son superchulos y la tienda es espectacular, me encanta.

Es como "Charlie y la fábrica de chocolate", igual.

-Y este es el último que tenemos, es un sorbete,

no lleva ningún lácteo y está hecho a partir de coco y violeta.

Lo acompañamos con fresa, rocas de miel y una nube de violeta.

Carlos, ¿te apetece probar? Sí. Claro.

Por favor. ¿Quieres repartir con tus compañeros?

-No. -¿Cómo?

Ah, vale, pues nada.

-¡Que sí, hombre! Que voy a compartir.

-He subido al séptimo cielo porque me encanta la violeta

y, aparte, lo he probado con la nube, que soy un afán de las nubes.

Me chiflan.

Alejandra, espero que hayan aprendido

de todo lo que les has contado.

El público que nos dé al otro lado está salivando ahora mismo.

Muchísimas gracias por haber aceptado la invitación

de "MasterChef". Gracias a ustedes.

Y larga vida a los helados.

Muchas gracias, Alejandra. Gracias, hasta luego.

(Aplausos)

-A mí Alejandra me flipa, la verdad.

Es una chica que hace una repostería increíble

Aspirantes, el primer reto de la noche consiste

en poner toda vuestra creatividad a funcionar para elaborar

un maravilloso postre cuyo protagonista

sea un helado de fresa y merengue

que acompañaréis con lenguas de gato y galletas de mantequilla.

Todo dentro de un emplatado de alta cocina.

En nuestro supermercado patrocinador

encontraréis todo lo necesario para hacer un helado y su guarnición.

Tenéis un surtido de toppins

que bien elegidos pueden convertir vuestro helado en un superéxito.

Una advertencia, los helados me suelen alegrar el día,

no me lo amarguéis vosotros.

Para hacer el helado y las demás elaboraciones

contaréis con 60 minutos.

Este jurado va a estar muy pendiente de todos nuestros pasos,

incluso del momento final

en el que traeréis vuestro helado y terminaréis el emplatado aquí,

delante del jurado.

- A mí la quenelle me va a salir delante de Jordi, Pepe y Samantha...

Pero bueno, para adelante con todo.

Empezad a pensar bien lo que queréis hacer

porque el ganador de esta prueba tiene otro premio.

Un viaje de un fin de semana con todos los gastos pagados

para conocer la fábrica donde se produce el sabor original

de fresa con merengue.

¿Preparados para dejarnos helados?

(TODOS) ¡Sí, chef!

Y los tres minutos para entrar en el supermercado comienzan

en tres, dos, uno, ya.

Os recuerdo que el helado es de merengue y fresa, no os las dejáis.

Aspirantes, último minuto.

Pablo, Pablo, hijo mío.

10, 9, 8, 7, 6, 5, 4, 3, 2, 1.

-¿Me lo estás diciendo el serio?

No me lo puedo creer lo que me acaba de pasar.

No termino de creer lo que me acaba de pasar.

Con las prisas no he cogido las presas.

-¡Agua!

Helado de merengue y fresa y nuestro amigo Pablo

ya se ha dejado las fresas.

-El helado que teníamos que hacer era de merengue con fresas

y yo pensaba que las fresas ya las teníamos

y por eso no me he fijado en cogerlas.

Lo voy a hacer todo pero sin las fresas. No voy a pararme,

tengo que seguir.

Va a ser un reto muy complicado para nuestros aspirantes

pero el mejor se llevará un gran premio:

visitar la fábrica donde se elaboran estos deliciosos helados.

¿Quieres acompañarle en este viaje?

Pues bájate la aplicación gratuita de "MasterChef"

y entra en un concurso para viajar con nuestro ganador

a la fábrica de helados.

Vive una auténtica experiencia "MasterChef".

-¡Dios! No he cogido harina.

No he cogido harina entonces voy a coger las almendras

para hacer como una harina de almendras.

A ver si me queda así una textura durita.

-Esta complicado, la verdad, la prueba de hoy para mí

es de las más complicadas.

Toda la repostería, para mí, chunga.

-Aquí, el que tenga más imaginación y más mano para la repostería,

le saldrá bien.

Yo creo que voy a ganar este reto porque valgo más que los demás.

Para hacer el helado de merengue y fresa

hay que mezclar nata y azúcar junto con las claras de huevo

y trozos de fresa.

Si preferimos hacer un sorbete, hay que sustituir la nata por más fruta.

-Voy a suplir la falta de no tener las fresas

con diferentes elaboraciones y diferentes sabores.

He tenido un fallo pero quiero demostrarles que sé hacerlo.

-Me encanta el helado,

pero mi helado favorito es el de menta y chocolate.

¿Cuál es vuestro helado favorito?

Me gusta el de caramelo, yogur, el de chocolate

de tarta praliné... Me gustan todos.

A mí igual. El helado, maravilloso.

Sobre todo, porque lo puedes comer todo el año.

Es una elaboración genial,

versátil y que puede redondear un montón de elaboraciones.

-Para hacer el helado he mezclado nata con clara de huevo,

azúcar y la fresa.

Yo no la he batido, la he dejado en trocitos

porque me gusta encontrarme los trozos de fresa dentro.

-Me gusta tomar todo tipo de helados.

Sobre todo, he tomado mucho con el embarazo

porque tenía mucho antojo de helado y mi marido me llevaba siempre

a tomar helado.

He tenido etapas con los helados.

He tenido una etapa de helado de yogur.

Me encanta.

Locura, he tenido una etapa de helado de café

y ahora, en cualquier sitio, de chocolate.

Son etapas. A mí me encanta tomar helado,

entre horas, también de aperitivo, también de postre,

de merendar, también.

A mis hijos se lo doy todo el tiempo.

Un helado bien hecho es un alimento de calidad,

como complemento para dar frutas a un niño, extraordinario.

-¡Hombre, está montando! Menos mal.

-¿Dónde he metido la nata?

Yo tenía un bote de nata. ¿Dónde está?

Juraría que fue lo primero que cogí o estoy soñando ya despierta. No sé.

Es que sin nata... La nata es la base del helado.

Puedes hacer helado de otra cosa que no sea de fresas

pero no puedes hacer un helado sin nata.

Antonio se deja la harina,

Lidia se deja el lácteo para hacer un helado

que la base es láctea. Si vas al súper

y a estas alturas no sabes que tienes que coger

lo mínimo necesario y coges otras cosas,

ya que no puedes pensar tan rápido, tienes que pensar opciones

que aunque no las vayas a utilizar, puedas pensar.

Han cogido cuatro cosas y no creo que hagan ese plato

que les pedimos de gran restaurante. Pues vaya tela.

-A ver. Sin nata...

Como no le eche un poco de mantequilla...

-La prueba de hoy me parece supercomplicada

porque nunca he hecho helado.

Estoy muy preocupada cuando no controlo la situación.

-Vamos a hacer un invento.

-He montado merengue, nata, voy a echarle un poco de fresa.

A la hora de durar lo quiero hacer una galleta de mantequilla

y una lengua de gato y luego ir dándole volumen y vistosidad.

Me parece complicado,

como todas las pruebas de "MasterChef", sin duda alguna.

-Estoy haciendo unas galletas de mantequilla con vainilla

también voy a hacer una teja con pistacho, lima y mandarina.

Soy una persona que mantiene el estrés a raya,

siempre está concentrada y eso la gente lo confunde

con falta de actitud y la verdad que me toca mucho las narices

porque yo creo que la actitud ideal en una cocina

es estar tranquilo y concentrado,

eso no quiere decir estar parado. Para nada.

Buenas Lidia, ¿cómo va la cosa?

Me ha dado un poco el bajón, porque yo decía,

vamos a hacer una prueba de repostería

y me he dejado la nata

pero yo convencida que era lo primero que había cogido.

O sea que esa única botella de nata que hay ahí es la tuya.

Vamos a ver, ¿cuál es la diferencia entre un sorbete y un helado?

La nata.

La grasa. La grasa.

He utilizado la mantequilla para darle el toque graso de la nata,

era lo más parecido que tenía.

Vamos a ver el resultado. A ver.

¿Y para terminar ese plato de vanguardia, creativo, bonito?

Tengo en el horno una masa de galleta de mantequilla y vainilla.

Pintadita de naranja. Luego se lo aplicaré...

Y luego estoy haciendo una teja con lima,

mandarina y pistacho.

Bueno, veo que la parte guarnición, va bien.

Veremos cómo resultado el helado. Yo no tengo idea, lo he intentado.

Suerte, Lidia. Gracias.

Para elaborar las tejas, nuestros aspirantes,

deben mezclar las claras de huevo,

el azúcar y el harina en la batidora.

Cuando la masa esté homogénea tienen que añadir las almendras

con mucho cuidado para que no se rompan.

Esto está super dulce.

Tengo que hacer otro merengue.

-Mi mayor enemiga sería Sally

por la capacidad que tiene de sacar las cosas y todo eso.

Aspirantes, ha pasado ya la mitad del tiempo.

Quedan 30 minutos.

¿Qué tal, Pablo? ¿Qué tal, chef?

Tengo una pregunta para ti. Sí.

¿Cómo se puede hacer helado de fresa sin fresa?

Es imposible, creo.

¿Y qué has pensado?

Voy a hacer todo lo que tengo que hacer

pero el helado será de merengue, no de merengue y fresa.

Me encanta el helado de merengue.

Todo lo que sea merengue va conmigo.

Pero claro, helado de merengue y fresa y no hay fresas...

vaya tela.

Voy a suplir esa fresa que me falta con varias elaboraciones

y un buen emplateado.

¿Y en qué estabas pensando cuando entras en el supermercado

y no coges las fresas, alma de Dios.

Estaba centrado en el emplatado, en como lo quería hacer

y fue un fallo tontísimo.

Te voy a dar varios consejos, uno de ellos es,

que cuando tengas que hacer una elaboración de fresas,

cojas las fresas. Vale.

Y esta sí que no se debe olvidar más,

cada vez que veas una botella de estas de cristal,

¿qué hay que hacer?

Al contenedor verde.

No, lo voy a echar yo porque tal vez se te olvide

igual que las fresas.

Dejame a mí. Vale, chef.

Soy el primero que quiere que me salga bien.

Yo mismo me hablo para decirme: Pablo, no hagas esto,

no hagas esto mal

a ver si un Pablo escucha al otro

y sale bien.

-Me puse a hacer las tejas porque había visto

que no habían quedado bien.

Espero poder hacer un postre cuqui, muy mono.

-Vamos a ver qué pasa con esto.

Carlos, ¿cómo vas? Vamos tirando, vamos bien.

Esto es un bizcocho por aquí...

Una teja enroscada para poner algo bonito,

una pequeña compota de fresa y luego voy a poner esa galleta,

no sé cómo se llama, que se pone crujiente.

Pero la has hecho tú. Sí, sí.

Escucha, feuilletine, en francés.

(REPITE) Feulletine.

No, feulletine

Samantha, cariño, no me vaciles.

Feulletine. Muy bien.

Bueno, quiero un emplatado espectacular.

Lo haré.

Luces y colores. Alturas.

A por ello.

Confío en ti. Chau. Adiós.

Feuilletine, más o menos.

-Carlos ha hecho una teja.

Un bizcocho en el microondas tan resultón.

Carlos me ha recordado mucho a ti y luego las tejas feuilletine.

¿Feuilletine?

Hemos hecho un cursillo intensivo de francés.

Pues Fidel, bien.

La verdad que hace muchas elaboraciones.

Es verdad que no todas tienen sentido

pero igual hace un chocolate que hace una teja de no sé qué.

Hay trabajo, ves que no para y hace tres o cuatro cosas.

Ya tenemos esto.

Aspirantes, últimos 10 minutos.

Nuestros aspirantes ya han preparado la base del helado.

Ahora, uno a uno,

deben introducir su cubeta en la máquina

que procesará el helado para conseguir la textura apropiada.

¿Qué es este humo que huele a quemado?

No tiene nada que ver lo que está en el fuego

con lo que está en el horno.

¿Qué había en el horno?

He intentado hacer una lengua de gato

y se me tostó un poquito, pero bueno.

¿Qué más has elaborado?

Tengo unas galletas de mantequilla y les he puesto zumo de lima,

tengo una estela de caramelo.

He hecho un caramelo que he hecho con el cucharón.

Y aquí estoy haciendo garrapiñadas con un poco de miel.

Y chocolate por lo que veo. Chocolate para decorar.

El emplatado es muy importante. Todo con sentido.

El helado está congelado, me imagino.

El helado está congelado ya.

Pues me quedo tranquilo.

Para hacer las lenguas de gato

hay que mezclar mantequilla con azúcar y agregar harina.

Cuando la masa esté fría y con ayuda de una manga pastelera

se le da la forma antes de hornear.

Aspirantes, acabáis de entrar en los últimos tres minutos.

Sally ha hecho diferentes tipos de galletitas,

una de mandarina, otra de lima, luego tiene un zumo hecho,

luego tiene un chocolate con hojaldre menta.

Me da un poco de miedo la mezcla de sabores.

Me da miedo que meta demasiados sabores

en un plato sin sentido.

¿Y Cuqui?

Pues me gusta mucho.

Ha hecho un flan de frutas exóticas con muy buena pinta.

No veo que se esfuerce, y le sale todo maravilloso.

A mí lo que me gusta es que un helado me alegre el día,

a ver si los aspirantes hoy,

nos alegran el día con sus heladitos.

Aspirantes, último minuto.

Cinco, cuatro, tres, dos, uno. Tiempo. Manos arriba.

Hay muchas cosas que juegan en este reto, la textura,

el sabor, la consistencia

y aparte si es tu primera vez que haces un helado,

aún más por el temor de quedar mal ante el jurado.

Aspirantes, el tiempo para la elaboración ha terminado.

Ahora coged las cucharas y todo lo necesario

para terminar de emplatar y colocarlo en esta mesa.

Mi plato de hoy en vez de parecer un postre

parecía un cuadro de Picasso pero firmado por él y todo.

Pablo, por favor, trae tu helado. Sí.

Pablo, tienes 15 segundos para sacar tu helado

y terminar tu plato.

Tres, dos, uno. Tiempo. Preséntanos tu plato.

El helado debería ser de fresa y merengue

pero tiene un fallo gravísimo al no coger las fresas,

un fallo garrafal por mi parte.

El resto de elaboraciones son unas galletas de mantequilla,

un crumble, una tejas

y unos caramelos de miel y cacahuete.

Como lo valoras, ¿no?.

Si vas a por un helado de fresa y merengue,

y te dejas las fresas, pues...

Parece hecho por ti, Pepe.

¿Por?

Porque es merengue, merengue como tú.

Oye, se puede comer el helado.

Vale, gracias

Pero al resto, ponle algo más.

No me tires galletas solas, unas más hechas y otras menos.

Búscale una salsita que pudiera acompañar.

Por estética. Una más arriba y una más abajo.

Programa nueve, helado de fresas con merengue

y te dejas las fresas.

¿Lo haces a posta? A lo mejor te quieres marchar.

A ver si vas a tener alguna competición de "fushitsu"

Jiu-jitsu.

Pablo, está todo dicho.

Yo creo que tienes que poner un poquito más de garra.

Oído, chef.

Soy consciente de que un fallo de estos me puede tirar a la calle

y voy a hacer lo que sea para que me salga bien.

Andrea, 15 segundos para terminar.

Lo de la crumble parece fácil pero no lo es.

No, para nada y más si te tiemblan las manos.

¿Y eso? ¿Estás nerviosa?

Sí.

¿Y eso por qué?

Porque es la primera vez que hago helado

y tenía mucho miedo a hacer un helado.

¿Cómo llamas a tu plato?

Helado de fresa y merengue con mousse de mango y crumble de fresa.

Deja de sufrir, Andrea. No vale la pena.

Vale.

El helado está perfecto. Muchas gracias.

La combinación es muy buena.

Este especial Royal de mango tiene mucho mérito.

Es un plato sencillo, bastante limpio. Felicidades.

Muchas gracias. Estoy muy contenta, de verdad.

¿A quién hay que dedicar este plato?

A mi novio porque lleva fresas y le encantan las fresas con nata.

Pues dedícaselo, vamos.

Mark te dedico este postre.

Estoy super contenta que me haya salido bien,

es en tu honor. Y a ti mama, también.

¿Te has quedado tranquila? Sí.

Me alegro.

Andrea, últimamente, está progresando mucho.

Está subiendo muchos escalones.

Ella va avanzando como una hormiguita, poquito a poco.

Lo mismo, cuando nos demos cuenta, Andrea está por delante de nosotros.

Kevin, por favor.

Hice un helado con fresas y merengue.

Lleva un medallón de chocolate con galletas de mantequilla y lima

y encima lleva unas almendras garrapiñadas

y caramelo de fresa

pero al ponerlo en caliente se ha deshecho un poquito

De buenas a primeras creo que hay muchos elementos mal colocados,

vamos a ver qué tal está de sabor.

A ver.

Tu helado de fresa y merengue he de decirte, que está buenísimo.

De sabor está buenísimo.

La quenele, no vale lo que vale tu helado

porque la verdad es que está bueno de textura, de sabor.

Aparte tiene un saborazo a merengue...

El hidratado es monstruoso, feo no, es monstruoso.

Todos los elementos están bien uno por uno,

pero tienes que aprender a colocar las cosas en un plato.

Aquí hay un trabajo.

Es indiscutible que ganas le has puesto,

la actitud es buena pero tiene muchos defectos.

Vale.

A las alturas que llevamos en el programa, yo me veo bien.

He hecho cosas que no había hecho antes

y solo me falta matizar cositas y detallar.

Fidel, acércate, por favor.

Buenas noches, chef.

Se acaba el tiempo, Fidel.

Vamos, Fidel.

Es un helado de fresa con merengue con chocolate de menta,

coulus de fresa y lengua de gato con cookies de chocolate.

A priori el helado tiene muchos defectos,

más que el resto.

Tienes que ponerte un poco más las pilas.

Me recuerda bastante a tu plato de espaguetis,

lamentablemente es así.

Este batiburrillo de cosas nunca vas a triunfar con él.

Pocas cosas, bien colocadas y limpio.

Tu estabas en cocinas detrás de Sally.

Sí.

Veo muchas cosas parecidas a ese plato.

Las tejas, el chocolate, la menta, ¿estamos de acuerdo?

Sí.

A Sally le he visto hacer la técnica de las raíces y la he copiado,

pero lo he copiado mal porque ella lo ha hecho mejor

y yo lo he hecho peor.

Fidel, es una prueba de eliminación y estamos en la calle,

te pasa como a Pablo.

Hay gente que está siempre en esa cuerda, de verdad.

El día que quitemos la red...

Yo no me quiero conformar con un tercer puesto en este programa.

Voy a seguir luchando como siempre he hecho en mi vida

sin apoyo de nadie.

Aquí estamos solos y yo estoy acostumbrado a estar solo.

Carlos.

Guau.

Tiene hasta suerte.

-Ha salido.

Decía Pablo, hasta suerte.

Aparte de que tiene mucha habilidad tiene una flor en el culo.

-Todo tiene una parte de suerte y otra parte de curro.

Aquí hay más parte de curro que de suerte

pero siempre influye muchísimo la suerte.

Preséntanos tu plato.

Es un helado de fresa y merengue con un bizcocho de espuma y crumble.

Era crumble, la galleta era crumble. Te has librado.

Ahora vamos a hacer otra vez el cursillo, feuilletine.

(REPITE) Feuilletine.

Aparte de tU feuilletine, ¿qué lleva tu postre?

Un bizcocho y una compota de fresa.

¿Y el bizcocho de sifón, de qué es? Es de fresa pero me ha quedado soso.

Tiene un montón de mérito que hagas una técnica

como los bizcochos de sifón sin una receta.

Lo mejor del plato, aparte de la presnetación es sin duda, el helado.

El sabor a fresa es muy natural y está muy presente el helado.

Es la manera que tiene Jordi de darte un 10.

Carlos, el francés de Talavera, ha hecho un postre de 10.

Me ha parecido oír que decías que le quieres.

He dicho, lo odio.

No te he oído bien.

Creo que no era ni el momento ni el lugar

de soltar eso de que "te odio", es una tontería.

No me ha sentado bien que Sally haya dicho eso.

5, 4, 3, 2, 1...

... Sally, preséntanos tu plato.

Es helado de fresa con merengue. La lengua de gato es de mandarina.

He hecho unos higos garrapiñados que están debajo que van con lima

y la galleta de mantequilla va con naranja.

¿Has visto por qué tiene esa textura como terroso?

Hay un problema de la mezcla.

No está bien hecha. Demasiada fresa, hay mucha agua,

poca grasa, pocos azúcares...

El resto es un batiburrillo de muchas cosas.

Hay muchas cosas puestas pero no está pensado bien todo.

Este batiburrillo de emplatado no está para nada

a la altura de tu nivel de cocina y creo que el helado tampoco.

Sally, ponte la pila.

La rabieta que le tengo es que yo sufro tanto

para hacer lo mismo que él y encima me sale mal.

-Me he quedado corta de tamaño.

Es un helado de fresa y merengue, con un pequeño problema inicial.

No tenía nata y esa grasa la he sustituido por mantequilla,

que es lo único graso que tenía,

y para acompañar he querido centrarme en los cítricos

y los pistachos.

El helado es un "pedrolo" en toda regla

porque la parte grasa es mantequilla.

Podemos evaluar el sabor, pero la textura...

¿Y este "pedrolo"? Otro "pedrolo".

¿Qué le has echado, cemento armado o caramelo?

Parece turrón.

El plato, en cuanto a presentación, no me ha parecido de los peores.

Pero de sabor, tenemos dos elementos.

Uno insípido total, que no nos sabe a nada

y el garrapiñado de pistachos con cítricos no está malo de sabor,

pero no hay quien se lo coma.

Yo te repito lo que te dije en la última prueba.

En ti no veo esa actitud de querer superarte cada día

y aprender.

Estoy bastante mosqueada con esto de la actitud

porque durante muchísimos años he aprendido a controlar el estrés,

concentrarme, no mostrar ansiedad...

Para mí es algo positivo y algo que en mi vida me ha sido positivo.

Que se valore eso como falta de actitud,

la verdad es que me toca las narices.

Perdón, hablando mal.

Te estoy diciendo que no estás aprovechando lo que te enseñamos,

no que tú no tengas actitud de querer hacerlo bien.

Por algún motivo, no lo haces. A propósito no lo hago

y que no llore no quiere decir que...

No significa que llores,

sino que no reaccionas ante las cosas que te decimos de cocina.

Yo no quiero que llores, ni tú ni nadie.

Igual no soy tan expresiva.

Pues a ver si se nota esa frustración bien gestionada

que tú tienes y nos das buen resultado,

porque no lo estás dando.

Yo creo que me tienen en el punto de mira para echarme,

pero intentaré ponérselo lo más difícil posible.

Que me echen de aquí a patadas, yo no me voy.

Antonio, dinos cuál es el atrezzo de ese pequeñito helado.

Helado de fresa y merengue. Y lo he acompañado con, bueno...

Con lo que has podido, Antonio.

Tú que eres listo,

¿cuál es el primer error que has cometido?

No coger harina, a lo mejor.

Ese es el más gordo. No coger la harina

y no coger herramientas para poder trabajar.

Aún así, tiene mérito.

Igual sin tener los suficientes ingredientes

sacas un buen plato. Está muy terroso.

Yo quiero decir también,

con respecto a tus compañeros en la presentación,

que el plato no tiene nada, pero no está mal presentado.

Está ordenado y limpio.

Es un emplatado medio "cuqui", con un toque femenino.

Rosita, con mi sirope,

una nube que me he inventado de la nada...

Siempre andas a caballo entre el 4,5 y el 5,5.

¿En el colegio eras igual? Sí.

Cocinas como estudias.

Quedamos ocho y ya no vale 4,5 y 5,5.

Ya hay que sacar notable para salvarte

y sobresaliente para despuntar.

-Estoy un poco triste porque ha venido a criticar mi helado,

que mi helado era peor que el suyo,

pero la envidia es una enfermedad que nunca se va a curar.

Aspirantes, estamos a punto de entrar

en la recta final del programa.

Se os han olvidado ingredientes que no solo eran principales,

sin ellos no se podía realizar el trabajo.

Y a estas alturas es imperdonable.

Después de ver todos vuestros trabajos,

los dos mejores platos de este reto son los de...

... Carlos y Andrea.

Yo le he comentado a Andrea que muy bien,

pero le ha faltado lo del helado, y se ha enfadado.

Le he dicho que no le digo nada más hasta que acabe el programa.

A lo mejor está enamorada de mí.

Este jurado cree que por sabor, delicadeza y presentación,

el postre con el mejor helado de fresa y merengue es el de...

... Carlos.

Carlos, enhorabuena.

Eres el mejor plato y eso implica que eres capitán

y que te vas de viaje, ¿me llevas? Sí, por favor. Encantadísimo.

Enhorabuena a ti también, Andrea, por tu helado.

Luego voy a comprobar yo si de verdad son los mejores.

Ahora nos vamos a uno de los eventos musicales más importantes del año.

Vais a cocinar para uno de los cantantes españoles

de más fama internacional y para todo su equipo.

Me da a mí que en el siguiente reto

vais a tener que superar más de una dificultad.

De entrada, acabamos de saber

que nuestro artista es intolerante al gluten

y a la lactosa,

por lo que antes de dirigirnos al lugar donde ensaya la gira,

los capitanes, Carlos y Andrea, vais a tener que ir al supermercado

y comprar los productos adecuados a su dieta.

No sé qué artista será.

Que me traigan a Madonna y se abra de piernas.

Los aspirantes elegidos de cada equipo

se encargan de comprar en nuestro supermercado patrocinador

los alimentos especiales para alergias alimentarias

que necesita nuestro invitado estrella.

El resto de aspirantes se encuentra en Madrid,

a punto de entrar en una de las instalaciones

más grandes de todo el país dedicada al entretenimiento.

6000 m² donde ahora mismo ensaya su nueva gira uno de los mejores

y más polifacéticos solistas españoles.

Un artista que cuenta con 26 álbumes,

más de 10 millones de discos vendidos

y 38 años de éxitos. Nos referimos a Miguel Bosé.

Nuestros aspirantes aún no saben que él es el artista

para el que han comprado los ingredientes especiales

y para el que cocinarán hoy.

Aspirantes, me indican que ya han llegado los capitanes.

Capitanes, por favor.

Carlos y Andrea, ¿tenéis los ingredientes especiales

que necesitáis para el cocinado de hoy?

(AMBOS) Sí.

Es un artista intolerante a la lactosa y al gluten,

es un riesgo añadido

porque te puede salir muy bien o fatal.

Nos encontramos en la sala de ensayo donde nuestro artista misterioso

está preparando la gira de su último trabajo

que ya es disco de oro en España y México.

Un cantante que fue elegido personalidad del año 2013

por la academia de la música latina y que ya ha recibido dos Grammy.

Hoy cocinaréis para él,

pero todavía no vamos a desvelar su nombre.

Puede ser David Bisbal, Miguel Bosé, Enrique iglesias o Alejandro Sanz.

Tengo a esos cuatro en mente.

Además de cocinar para nuestro artista misterioso,

tendréis que hacerlo para los músicos, técnicos,

coreógrafos, bailarines y en definitiva,

todo el fabuloso equipo

que se deja la piel en cada uno de los conciertos.

También seréis los responsables de cocinar

para algunos de los mejores amigos de este cantante.

Aitor Luna, Genoveva Casanova o Laura Sánchez.

Cocinar para personalidades me estimula porque creo

que son personas acostumbradas a un paladar exigente.

Si conseguimos una buena valoración

es que de verdad hemos llegado a ese nivel.

Carlos, tu plato fue elegido el mejor de los dos,

así que tienes la ventaja de elegir color.

El azul. Te ves más guapo.

Tú estás muy guapa de rojo.

Creo que con esta capitanía a la tercera irá la vencida

y va a ganar mi equipo porque estoy un poco harta

y quiero estar algún día en la galería.

Escogeréis alternativamente,

dando como siempre una razón y el nombre de la persona elegida.

Carlos, empezamos contigo.

Sally porque trabaja muy bien

y la última prueba de equipo salió bastante bien por ella.

Has puesto cara de sorprendida, Sally.

No me lo imaginaba porque siempre que ha elegido equipo

ha elegido primero a los chicos.

Tú le tienes un poco de tirria a él, pero parece que él a ti no.

No me guiñes el ojo, tía.

-Puede ser que Carlos también haya tenido una estrategia

parecida a la mía.

No voy a coger a amigos, sino gente fuerte.

Y si me voy a la eliminación, se va conmigo.

Andrea, ¿a quién quieres en tu equipo?

Antonio porque hace mucho tiempo que no trabajo con él

y da alegría en la cocina, que eso está muy bien.

-Kevin, me gusta como curra con los postres

y eso.

-Fidel.

Me siento reflejada en él

porque cuando ve que algo no le sale bien

practica en casa un montón para que le salga bien

y porque sabe que vale.

-Estoy rabioso y un poco decepcionado conmigo mismo

porque pasan las semanas

y nunca consigo estar entre los primeros elegidos

para formar equipo.

Pablo, Lidia, parece que nadie os quiere en su equipo,

¿eso como sienta, Pablo? Me molesta un poco.

Tienen que ser inteligentes y hacer el equipo más fuerte,

yo lo comprendo.

Me da coraje porque me esfuerzo un montón

y parece que siempre vaya por detrás.

-Me supongo que si Pablo siempre se queda el último...

No sé si ponerlo como el más débil,

pero es verdad que le cuesta mucho arrancar.

Se bloquea mucho y no sabe para donde tirar.

Lidia, tú estás muy calladita. Yo pienso que han sido inteligentes

y han elegido a los que reciben mejor valoración

por parte del jurado.

Realmente no han elegido a los que mejor cocinan.

¿Crees que cocinas mejor que cualquiera de ellos?

No, no. Pienso que no cocino peor, que es distinto.

¿No cocinas peor? Sí.

Y que nosotros valoramos mejor a unos que a otros

sin que sean los mejores en cocina...

Hija, qué rebuscada, no he dicho eso.

Lo has dado a entender. Las últimas valoraciones...

La autoestima es importante. Fundamental.

La humildad también. No están reñidas.

Ser clara e ir de frente

me está suponiendo un precio muy alto que pagar.

Yo soy de las que prefieren morir de pie a vivir de rodillas.

Lidia y Pablo, no os preocupéis

porque no vais a ir ni al equipo rojo ni al equipo azul.

Vosotros vais a ser un propio equipo, el equipo blanco.

Estoy igual de dolido tanto con Carlos como con Andrea.

Esto no me mina la autoestima, me da un plus para ahora,

con rabia, decirles, ¿veis cómo puedo?

El desafío de hoy consiste en preparar un menú contundente

para un equipo de 40 personas que trabajan muchas horas diarias

para que el espectáculo del artista misterioso sea perfecto.

Por eso, os traemos dos menús.

Uno consta de un primero, cardos en salsa de almendras

y un segundo, pollo con cigalas.

El otro menú consta de un primero de pulpo con cachelos

y pimentón de la Vera y un segundo,

raviolis de pera con salsa gorgonzola.

La pasta es sin gluten, eso es lo que no me gusta.

Es una muerte anticipada.

Carlos, tú eres el primero, ¿qué menú eliges?

Me quedo con el primer menú.

Es la primera vez que voy a cocinar cardos,

pero creo que más de un cardo me he comido.

Andrea, vosotros cocinaréis el pulpo con cachelos de patatas

y pimentón de la Vera

y los raviolis de pera con salsa gorgonzola.

Andrea, te recuerdo que los raviolis sin gluten

tienen otro tipo de coacción

y debéis tenerlo en cuenta si no queréis meter la pata.

Lidia y Pablo, vosotros vais a cocinar dos postres.

Flotantes y tarta de chocolate y nata.

Además, contaréis con una gran ventaja.

Por mis narices que hoy vamos a ser el mejor equipo

y con una prueba de repostería. A callar bocas.

En este reto queremos que aprendáis lo que ocurre en una cocina

cuando los miembros de una partida tienen que ausentarse.

En este caso el cocinero no sabe lo que ha ocurrido durante su ausencia

y debe unirse al proceso por donde vayan sus compañeros.

Debido a vuestra inexperiencia os vamos a dar una ventaja,

podéis ver lo que está pasando en vuestra cocina

a través de un monitor.

Estoy muy contenta con mi equipo, de verdad.

Antonio es un sol, da alegría a la cocina

y Fidel es un luchador innato.

Creo que los equipos están igualados al 60 40.

Equipo blanco, vosotros seréis el único equipo

que trabajará de forma conjunta durante todo el cocinado.

Equipo rojo y equipo azul, contaréis con 95 minutos en total

para elaborar 40 raciones de cada menú.

En el minuto 80 saldrán los primeros platos

y en el 95 los segundos.

Equipo blanco, vosotros contáis con 110 minutos

para realizar 40 raciones de cada postre.

Nuestro artista misterioso quiere que hoy su equipo coma bien,

así que si lo dejáis mal a él, nos dejais mal a nosotros.

Aspirantes, en el camión de nuestro supermercado proveedor de alimentos

tenéis los ingredientes necesarios para cocinar.

Como sabéis, el excedente que no utilicéis

será donado a comedores sociales.

Aspirantes, ¿decididos a dar un gran banquete

a un artista mundialmente conocido y a todo su equipo?

¡Sí, chef!

Pues a por los ingredientes que necesitáis para cocinar

en 3, 2, 1, ¡ya!

Aspirantes, equipo blanco,

como sabéis vosotros empezáis a cocinar juntos.

Equipo azul, equipo rojo, empiezan a cocinar solo vuestros capitanes,

Carlos y Andrea.

El resto os vais a las caravanas en las que tenéis los monitores

para poder ver todo lo que ocurre en las cocinas, ¿entendido?

- Oído. -¡Sí, chef!

El tiempo de cocinado empieza en 3, 2, 1, ¡ya!

- Si lo está haciendo con puntilla, ya mal.

Con el cuchillo que lo está haciendo está ya mal.

No hay cosa que más me guste que deshuesar un animal,

como digo yo, sobretodo un ave. El tema del cuchillo es fundamental.

¿Lo estás deseando, no? - ¡Ya verás!

-¿Te echas un poco más para allá? -Sí.

325. -Venga, que nos va a dar tiempo.

Venga, vamos, lo tenemos claro, Lidia.

-¿Tienes caliente la leche?

-La tengo ya medida, la voy a empezar a calentar, ¿vale?

Ni Lidia ni yo somos especialistas en repostería

pero aquí hay que demostrar que vales,

no vale decir "esto se me da mal". Hay que hacerlo y lo haremos.

Compañeros, tenemos a los aspirantes ya en las cocinas.

Samantha, tú tienes equipo, por lo visto.

Yo el blanco. Los postres, lo dulce lo que me gusta a mí, como yo,

la más dulce soy yo. Jordi, ¿tú cuál quieres?

Yo con el azul, creo. Nos la vamos a tener que jugar.

Tengo una idea. Mirad lo que tengo aquí,

unas ramitas de cebollinos, como vosotros.

El que elija la más larga elige equipo.

Elige Pepe.

La tuya es más pequeña, Jordi.

Pues oye, te dejo con el rojo. Vale, vale.

Ciao. Nos vemos.

-¿La sal la ha echado? -No.

El equipo rojo elabora un primer plato

que no puede ser más tradicional ni más sencillo.

Es un pulpo cocinado con patatas en cachelos

y un pimentón de la vega. ¿Cómo se hace?

Cocinamos un buen pulpo en un caldero, con bastante agua saladita.

Un detalle.

Cuando metemos el pulpo a cocer, lo sacaremos y meteremos tres veces,

lo escaldaremos para que no pierda la piel y quede perfecto.

¿Cocción del pulpo?

Unos 20 minutos por kilo y pensar que si nos pasamos de cocción

volverá a estar duro.

Añadiremos a esa agua de cocción del pulpo

unas patatas cortadas a cachelos.

Cocinadas las patatas juntaremos patatas, el pulpo,

espolvoreamos con un buen pimentón dulce,

unas escamas de sal y un poco de aceite de oliva.

-Baja un poco el fuego, baja un poco el fuego, Andrea.

- Como si nos pudiera escuchar.

-Estoy sufriendo aquí, con lo que me gusta a mí deshuesar.

- Es que encima lo peor es que no puedes decirle

lo que está haciendo mal.

¿Qué pasa, Carlos? -¿Qué pasa, chef? ¿Qué dices?

¿Cómo andamos? Bueno, pues andamos con prisas.

¿Qué estás haciendo? Cuéntame.

Pues voy a hacer unos tacos con los contra muslos y los muslos.

¿Es la única pieza que vas a utilizar?

¿Las pechugas no las vas a utilizar?

-No, las pechugas no las voy a utilizar

-¿Cómo que no? - Porque son muy secas.

- ¡¿Qué dices?!

¿Y tú lo estás haciendo bien con ese cuchillo?

¿No lo harías mejor con uno más grande?

-¿Con un deshuesador? Claro. Esto parece una puntilla.

-Ya voy, ya voy, quito este cacho y voy.

Yo creo que con este lo vas a hacer mejor, ¿no te parece?

Sí, me parece.

Andrea... - Hola, Jordi.

¿Cómo te lo has planteado?

He puesto a hervir ya el pulpo, estoy haciendo la masa para la pasta

porque tiene que repostar.

Bueno, tienes tres grandes tareas: masa, relleno y pulpo.

A eso hay que meterle caña, sino no llegamos.

Sí, Jordi, voy a meterle toda la caña que podamos

porque yo quiero ganar.

Estoy muy contenta de volver a ser capitana.

Espero que a la tercera vaya la vencida

y que lo que yo diga vaya a misa, como se dice

en una expresión catalana.

Necesitaré más de harina. -Es que es un pegotón bueno.

-Le está costando.

- La mantequilla ...

Pablo, se está saliendo esto por fuera.

-Vale, gracias por verlo. Lo soluciono en un minuto.

-Sí, sí, a mí no me tienes que dar explicaciones, Pablo.

Qué mal empezamos, ¿no?

Tienes que limpiar todos los cacharros de abajo,

que están sucios. -Sí, sí.

Se te ha salido la leche, ¿habías medido la cantidad?

Sí, estaba medida medida. Vale.

¿Cómo te has organizado, Pablo? Cuéntame.

Empezaremos ella con la selva y yo con la natilla, las islas.

Cuando termine con las islas terminaré con ella la selva.

Consejo: haz un poco de caramelo y luego se lo hechas por encima

de las islas que está mucho más bueno.

Vale, gracias, chef.

Vamos a hacer la receta de las islas flotantes sin lactosa.

Se pone a hervir la leche sin lactosa,

se le mete una vaina de vainilla.

En otro lado se baten las yemas de huevo con el azúcar

y con un poco de almidón de maíz para cuajarlo bien.

Cuando esté hirviendo la leche se mezcla fuera del fuego

con las yemas y con almidón de maíz hasta que esté hecho un poco

y se vuelve a meter todo junto en el fuego.

Se le da vueltas, vueltas, vueltas sin que cuaje

pero que espese un poco.

Eso luego, cuando ya está en su punto, se pone a enfriar.

Por otro lado se montan las claras a punto de nieve

con un poco de azúcar y se van pochando una a una,

haciendo forma de isla en un agua que va cociendo

para que se vayan sellando bien.

El montaje lo haremos en unas copas individuales.

Pondremos abajo un poco de crema inglesa o natillas,

luego pondremos las claras montadas a punto de nieve

y luego por encima el caramelo para decorar y estará que te mueres.

-Ahora sí estoy trabajando cómodo, ahora sí.

-Así me gusta, Pablo. Con seguridad, seguro.

Que no se diga... Pablo y yo haciendo una prueba de repostería.

-Los dos. -Y ganando.

-Me gusta eso que dices.

Yo sigo con el merengue y, si quieres, hago el almíbar.

(CANTA)

Equipo azul, equipo rojo, habéis consumido ya

los primeros 20 minutos de cocinado, ¿oído?

-Oído. -Joder. 20 minutos, está jodidísimo.

-Venga, Andrea.

-Yo amasaba, amasaba, no he dejado de amasar

y quería luchar para que saliera pero yo estaba viendo

que esa masa no acababa de estar como tenía que estar.

- Me estoy poniendo negro.

Pobrecita, macho, ¡con los bracitos que tiene!

Aspirantes, es el momento de conocer al artista misterioso

para el que estáis cocinando hoy.

Cantante, actor, director de teatro y presentador.

Un hombre heterogéneo que fue nombrado

"Artista por la paz" por la Unesco.

Es un honor tener con nosotros a Miguel Bosé.

- Tenemos aquí a Miguel Bosé, tío. - ¿Tenemos a Miguel Bosé?

-Hola. ¿Qué tal, cómo estamos?

-¡Ostia, qué punto!

¿Qué tal?

-¿Tú sabes bailar como él en su época?

Y luego ese movimiento así ...

-Hola chicos. -Hola.

- Mira, mira, ya se ha acabado la prueba,

llega un famoso y la prueba ya ...

Fíjate, fíjate, ya es más importante el famoso que la masa.

-A mi familia les encanta Miguel Bosé, a mi tío le encanta.

Me encanta, lo encuentro guapísimo, me encantan sus canciones,

me las sé todas de memoria, tiene mucho ritmo

y todos los veranos todos lo bailamos.

-¿Esa es la masa de los raviolis? Sí.

- Pobrecita.

Bueno, Miguel, es un verdadero placer

que nos dejes entrar en tu local de ensayos.

-Es un gusto que podamos compartir música con gastronomía.

Sabemos que estás ensayando muy duro para poder comenzar la gira.

Sí, la gira empieza ya, dentro de dos semanas.

En las últimas semanas la sensación es que te falta tiempo,

pero el espectáculo va a ser impresionante.

¿Cómo se llama la gira?

"Amo tour", como el disco, arrancamos en Estados Unidos,

Nuevo México, España, México y otra vez Estados Unidos.

Más de un año.

Se dice que quizás es tu trabajo más personal.

Mira, hay quien dice que "Amo" es lo más Bosé de Bosé ha hecho jamás

pero yo tengo la sensación de que todo lo que yo hago es mío.

Lo que sí es verdad es que es de los tres o cuatro trabajos

más bellos que he hecho en toda mi carrera.

-Tú cocina, Pablo.

-Sí, yo cocino, yo cocino, estoy en lo mío.

-Está echando mucho aceite.

Y ella no sabe verdaderamente cuando está la masa.

-Yo soy muy de cocina tradicional, española, italiana.

Empecé por mi abuela, me enamoré de mi abuela, me apasionaba,

estaba todo el día en la cocina y empecé a cocinar con ella.

Hubo un momento en que me encontré con que las mujeres de mi casa

decidieron que yo tenía que cocinar y a partir de ese momento me encanta

porque me distrae, me relaja y cocino para todos los de la casa,

que somos 12 cada día.

No está mal cocinar para 12 cada día.

Yo no sé cocinar para dos.

Hombre, yo tampoco, es que qué aburrimiento.

Bueno, Miguel, encantado de tenerte con nosotros.

Un placer recibiros en este templo.

(CANTA)

-¡Dios mío!

-¿Los cardos?

- Los cardos me preocupan, te lo juro.

- Y a mí.

Ya está cortando los taquitos.

-El horno no tiene temperatura, tío. Está a 180.

-Lidia, tranquila que hay tiempo. No pasa nada, ya está.

-Venga, joder. -Venga, vamos.

-No pasa el tiempo, ¿cuándo salimos, macho?

¿Cómo estamos por aquí? - Sufriendo, chef.

¿Sufriendo? -Sufriendo bastante.

Pues Kevin, Sally, vuestro turno para empezar a cocinar

empieza en breve así que, por favor, seguirme los dos.

Venga, vamos.

Fidel, Antonio, venid conmigo.

-Vámonos, vámonos, venga.

-Solo voy a ver de la forma que queda, era solo una prueba.

-Eran más grandes, eran dos como esas.

-¿Sí? ¿Las hago más grandes? Vale. Perfecto

Hoy voy a ser el Pablo de arriba, sin duda,

el que está arriba de la montaña.

-¿Está con los cardos ya? -Sí, sí, acaba de cogerlos.

Carlos, capitán.

Tu turno de cocinado está a punto de terminar. ¿Entendido?

-Oído, oído.

Así que Sally, Kevin, podéis entrar a cocinar

en 3, 2, 1, ya.

Dejamos de cocinar y hacemos el cambio, Carlos.

-¡Las cigalas, enteras!

Adelante. Andrea salimos de cocinas...

-¿No les puedo decir nada? Salimos de cocinas.

- ¡Venga, vamos! -A remontar, remontar, remontar.

Tú ponte con la cebolleta, yo me pongo a pelar y las vamos cortando.

-Me está desesperando este cardo.

-Me he liado con el pollo y al primer plato no le he dado caña.

Digo yo que ahora entre los dos lo sacarán rápido, espero.

Aspirantes, habéis consumido 50 minutos del cocinado, ¿entendido?

-Oído! -Ay, 30 minutos.

-Esto es el almíbar que nos va a valer

tanto para la tarta como para...

-Luego, la mitad la mezclaremos con las cerezas.

-Perfecto.

- ¡Venga, va!

¿Es el libro que te he regalado? ¡Pero cómo me tienes!

Grandes platos para todos los días. -Lo veo, lo veo.

¿Lo ves? Pues yo no lo ves.

-Vamos, vamos, chicos.

- Quillo, vamos a ir echando la nata, que se vaya cocinando ya.

-Ya está, ya está puesta. -¿La nata está ahí dentro?

-La nata y la leche.

-¿Todo? -Todo.

Tranquila, Andrea, que sale. - Vale, venga, vamos, que sale.

Equipo azul, Sally y Kevin, traemos dos invitadas de lujo,

Laura Sánchez y Genoveva Casanova amigas e invitadas de Miguel Bosé,

así que todo el mundo firme. -Y yo aquí encerrado, ¿sabes?

Un pedazo de visita y yo aquí encerrado, viéndolos por la tele.

-¿Cómo vais? Un besito rápido.

A ver si me besáis a mí con esa rapidez.

Ya me quedo tranquilo. -La envidia, qué mala...

-¿Qué están haciendo? ¿Qué cocinan?

-Pues mira, estamos haciendo unos cardos, pelándolos,

que es bastante puñetero y va con una salsa de almendras.

¿Sois más de pollo con cigalas o de verduritas?

- Yo de cardos.

-Están un rato buenas, ¿eh?

-¡Están un rato buenas!

Eso es verdad que huele muy bien.

¿Lo tienes claro para que no se te agarre?

Sí, lo estoy mojando con el fondo que tenemos ahí.

-Son majas las chicas, son muy majas,

fíjate, muy alta para mí, muy alta.

-Oye, suerte, que llegáis a tiempo, echarles sal.

-Venga, sí, no los molestáis más, venga, iros ya.

-¡Qué guapas son, macho! -Guapísimas.

Vamos a hacer una receta de cardo en salsa de almendras.

Lo primero que tenemos que hacer es limpiar perfectamente el cardo.

Para ello vamos a quitar todas las partes exteriores muy bien quitadas,

raspando con una puntilla y cuando ya lo hemos troceado

del grosor que queremos, lo ponemos a hervir en agua

conuna gota de harina y, si queremos, una gota de limón,

20- 25 minutos por lo menos.

Mientras esto hierve hacemos un majado de almendra

y un poco de ajo y perejil. Lo echamos con una gota de aceite,

echamos harina y mojamos con el caldo de la cocción del cardo.

Volvemos a echar el caldo, vemos la textura del guiso,

ponemos a punto de sal y ya lo tenemos.

Comensales, bienvenidos y gracias por aceptar nuestra invitación,

especialmente gracias a ti, Miguel.

Preparar una gira como la de "Amo Tour"

imagino que tiene que ser extenuante,

tantas horas de trabajo para conseguir la precisión de un reloj,

que todo esté perfecto.

Por eso hoy queremos rendiros este pequeño homenaje.

-Este trabajo demanda mucho y quemas muchas calorías

y estoy con un hambre que me muero ya.

Pues no te preocupes porque tenemos a nuestros aspirantes

preparándolo todo

y también energético porque de eso necesitáis un montón.

-Esto ya está. ¿Lo colamos?

Bueno, equipo azul, os veo muy tranquilos,

lleváis 60 minutos cocinando. ¿Tenemos la salsa de los cardos?

-Está Kevin en ello.

Está con la almendra triturada pero no veo la salsa.

Volar. -¡Eso es! Joder.

-Oído, chef.

Venga, venga, venga, eso es la salsa, ahora sí.

-¿Qué pasa?

-La nata, que antes estaba montada y ahora, al echarle esto,

se me ha cortado.

-Mejor empezar y hacerlo bien. -Vale.

-¡Pero mira que esté bien este pulpo!

Como este un poco duro, verás tú.

¡Ese Antonio, que siempre lo prueba! Claro que sí, venga, ¿qué?

-Este pulpo está soso, pero pruébalo de textura.

-Cojonudo.

-Perfecto. Venga va, va, chicos, vamos.

-¿Qué tal, chicos, cómo vais? -Hola, buenas, un placer.

-Igualmente. ¿Estáis muy liados? -Hola, ¿qué tal?

-Intentando mancharnos lo mínimo, pero complicado.

-Nos han puesto con los postres a las dos personas

que les tenemos un poco de más miedo.

-Hombre, en los postres, las cantidades,

los tiempos son cruciales.

-Hola, buenas. ¿Qué pasa? No queremos molestar.

- Hola.

-Qué guapo que es, me encanta, es guapísimo.

Suerte que no ha venido cuando estaba yo

porque me hubiese despistado demasiado.

-¿Sabes que yo soy gallego? ¿Tú eres gallego?

-¿Has hecho lo de meterlo y sacarlo 8 veces? ¿O no?

-3, 3 veces. -8, 8 veces.

-¿Los cachelos, qué?

-¿Los cachelos qué es? ¡Ah, las papas!

Están aquí metidas. -¿Con la monda?

-Venga, vamos, Antonio, no te distraigas, venga.

¿Cómo lo veiss?

-Pues bien, están a tope, tampoco queremos distraerlos mucho.

- A mí, lo del andaluz haciendo pulpo a la gallega ...

Es un reto.

-Emplata el pulpo ya, mira cómo está la patata.

-Venga, ¿tienes la almendra? -Sí.

- No sé, van lentos, están tranquilos.

-Aquí me he colado tres pueblos.

-¡Intentar emplatar ya, Antonio!

¿Cómo lo llevamos, aspirantes? Tendríamos que estar emplatando ya,

¿oído? A mí me da que no llegáis.

Voy a ir a por vuestro capitán para que os eche una mano.

-Oído.

Vamos a ver, Andrea, Antonio no puede sudar más,

Fidel no puede correr más,

hay que sacar el primer plato y la pasta está por empezar.

-Vale. Voy yo.

Corre, echa una mano porque sino no llegamos.

¡A correr, venga!

-Chicos, ya estoy aquí. ¿Cómo vais? La pasta, la pasta...

Capitana, tiene que salir el pulpo.

Mete caña ahí y luego todos a por la pasta.

Vale. ¡Venga, va!

-Vamos, señores, vamos a emplatarlo ya.

Sí, sí, podemos ir emplatando ya.

Que alguien vaya poniendo perejil luego y ya está.

Oye, no sé cómo estará eso, pero huele bien.

-Está muy bueno, chef, se lo han marcado los tíos.

Yo desde ahí dentro ...

¿No te fiabas del equipo, o qué? Que va, estaba estresado ahí dentro.

-Venga, chicos, vamos.

-Son tres trozos por persona, cuatro como mucho.

Si son más nos quedamos sin pulpo.

Camareros, adelante.

Oye, no os aprieto porque quiero que salgan bonitos los platos,

es un día importante y la pasta está por hacer.

Lo veo, negro no, tizón.

Venga, gracias, muy bien, fenomenal.

Os vamos a servir ahora los primeros platos.

Cardos con salsa de almendras que ha preparado el equipo azul

y pulpo con cachelos y pimentón de la Vera

que ha preparado el equipo rojo, disfrútenlo.

(Música)

-Está un poco duro.

Buenas. Hola.

¿Cómo vamos por aquí?

Yo casi me lo he terminado.

Ese casi, ¿por qué ha sido?

Es que yo encontré que al pulpo, le faltaba sal

pero sobre todo había algunas patatas,

que estaban crudas.

-El pulpo, he de decir yo que soy gallego,

que estaba en un punto de cocción muy bueno,

pero le faltaba sal gorda por encima.

-¡Uy! -¿Qué te ha pasado?

-Nada, nada. -Vale.

¿Cómo va la cosa?

Hola Chef, quería hablar contigo.

¿Contigo? Con usted.

Sabes que siempre le habló de usted.

Por eso te digo que me ha extrañado. Vale.

Ya tengo la natilla a enfriar, estoy ya terminando las nubes.

Una vez que las tenga todas,

¿quieres que lo emplate y lo dejé todo fresquito junto?

No. Vale.

¿Eso qué es? Voy a ser el almíbar.

¿Para qué? Porque me ha dicho usted...

Caramelo, no almíbar. Te he dicho un caramelo.

Rafa, Aitor, madre mía los platos vacíos.

Eso que es, ¿porque había hambre o porque estaba bueno?

En los dos me ha faltado un poquito de cocción,

en el caldo y en la patata, poquito.

¿También en la patata?,

no sé que pasa en este programa con las patatas.

Que no terminan de cocerse. Es cuestión de tiempo.

Si tuvieses que quedarte con uno de los dos, ¿el rojo o el azul?

El rojo.

¿Y tú Aitor?

Yo me quedo con el azul.

Andrea, Antonio, a verlo por el monitor.

Fidel. -Sí.

Te quedas solo amigo.

-No hay problema. Espabila.

-La pasta la tienes ahí detrás.

-Carlos, entonces ponemos una pechuga a salteado,

para que nos quede guay de temperatura.

Carlos, Fali, se queda cocinando Kevin solo aquí.

Falta más caldo y...

Ya está, vamos, salimos por favor, muchas gracias.

Kevin, aprieta.

Kevin la pechuga ya dentro.

Falta sal, pruébalo.

Cuando he visto que se quedó Kevin solo,

estaba desesperada.

Yo sé que lo hago muy bien, no es egocentrismo ni mucho menos,

pero si no confías en ti mismo,

cómo vas ha confiar en los demás.

Kevin es muy tranquilo.

-A mí me pone nervioso.

Me estreso. -Yo también.

-No pasa nada, venga, venga.

-Como está esto macho.

-Venga Fidel, que tú puedes.

-Tómate una aspirina.

Yo no tengo criterio para saber si esta masa está bien o no,

yo no he hecho nunca para gente que no puede comer dulce.

Parece que lo voy recuperando.

Kevin, ¿qué veo aquí?

¿Qué estás haciendo?

He intentado pelar las cigalas en crudo, pero se pegaban,

entonces las marcharemos y las pelearemos entonces.

¿Cuál es el problema de hacerlo así?

Lo único que te pinchas los dedos,

pero estamos acostumbrados y no pasa nada.

Ahora tienes que controlar los puntos de cocción

que sean los mismos porque como se pase se te va a desaparecer

y entonces vas a ser un puré cuando lo vayas a abrir.

¿Sabes lo que te digo? Sí.

Cuidado que no sé si esa es la mejor opción.

-Hazle caso al Chef, cuando el chef dice algo...

-Claro, claro, hazle caso.

-¿Este color de caramelo le gusta?

No, eso no es caramelo.

Repítelo Pablo.

-Vamos a probar.

Que va.

He puesto todos los ingredientes, todo lo que se necesitaba.

-Venga, da igual que se rompa un poco,

Yo creo que no ha pelado ni dos.

-Va muy lento.

-Venga tío.

Kevin es súper tranquilo, no me imaginaba que fuera así,

nunca trabajé con él, me estaba desesperando,

te lo juro, el sudor frío.

Con Carlos ahí sufriendo sin poder hacer nada.

-¿Ya le estás echando el caramelo? -Aún no.

En 15 minutos sale ese plato y tenemos que emplatar ya.

Habrá que ir un poco más rápido.

Venga lo tienes que sacar.

-Venga va, un poco de agua.

-Es muy complicado, que mal.

De aquí no salen ni 40 raviolis.

Segundo plato del equipo rojo, una pasta fresca rellena

con peras y albahaca.

Trabajamos la masa hasta que está homogénea,

hecho eso, la dejamos reposar de 15 a 20 minutos,

estiramos la masa y añadiremos un relleno.

¿Qué lleva?

Cebolleta, pera cortado en pequeños y añadimos daditos de gorgonzola.

Elaboramos una salsa que lleva, leche, nata, gorgonzola

y terminamos con un poco de nueces y albahaca.

Fidel.

No es que esté preocupado. No, si es que no llegó.

Esto es misión imposible. Sí.

Esto es muy grueso, pequeñas cantidades,

estirar y no lo lleves ahí, es mejor dejarlo aquí

poner la masa, ¡zas! y cerrarlo.

Pero tenemos un problema mucho más gordo.

¿No te falta algo amigo?

Agua.

¿Dónde se cuece la pasta?

Fidel, tenemos muchos problemas aquí,

estamos bloqueados y no sale, voy a buscar a la capitana.

De acuerdo.

-Vamos hombre por favor, que no es así.

Yo veo cómo vamos a cortarla, en rodajas.

¿Qué pasa?

Carlos, solamente el capitán necesito,

sabes lo que está ocurriendo. Sí, me voy.

Ya puedes correr.

-Fidel, venga tío. -Se intenta.

-Vale a ver.

-Esta masa está muy quebradiza.

-Venga, no desistas, no desistas.

-Si no desisto, estoy buscando un poco de aceite.

-Es que no coge.

-¿Qué pasa?

-Me ha comentado Pepe, de hacerlo en crudo.

-Sí, en crudo, crudísimo.

Dale, dale, salen ya.

-¿Ya le estás echando el caramelo?

-Aún no.

Pablo, se ha solidificado otra vez.

La tarta selva negra sin gluten ni lactosa, tiene varias partes.

Primero, un bizcocho genovés de cacao,

que lleva harina, sin gluten y almidón de maíz.

El montaje es el siguiente, primero el bizcocho genovés,

luego la trufa de chocolate,

luego otro bizcocho genovés que está bien mojados

con el almíbar de cereza, luego una capa de nata,

otro bizcocho genovés que luego se decora

con cereza y virutas de chocolate.

-Podemos sacarle a Miguel Bosé uno.

-No me llores, Andrea, por favor.

-¡Ay!

-Dale, no hay dolor.

Están buenas las camareras.

-Míralo, y qué están buenas las camareras dice,

será sinvergüenza.

-Sácala, eso ya está.

-¿Sí? -Sí saca.

Amigas, qué alegría tenerlos por aquí.

Mira que la última vez que estuvisteis en MasterChef,

pasamos más hambre. -Un poquito.

Hoy aunque sea sin lactosa y sin gluten se come muy bien.

-Aparte que sienta mejor a todo el mundo.

Elena, me han dicho que te vas a Nueva York.

La Benarroch internacional.

-Todo vuelve.

Lauri, veranito, calorcito.

Este año además con la colección de bikinis

que tengo que decir que me encanta.

Además hay un, Eva.

Es muy bonito porque todos los bikinis que hace Laura

tienen nombres de mujer. Sí.

Hay mucho trabajo detrás amiga y me siento muy orgullosa de ti.

Gracias, son muchos años.

Equipo azul, ¿qué pasa?

Ya deberíamos estar emplatando.

Ya estoy, ya estoy.

Dos más y estoy.

Esto ya limpio toda la mesa, estirando todos los platos.

Voy.

Él que vaya deshaciendo las cigalas y tú vas emplatando.

Vale.

Nuestros concursantes tienen que hacer

una receta de pollo con cigala.

Han cogido la parte del muslo, mucho más jugosa,

la trocean, la sofríen un poco con cebolla y pimiento verde

a eso le añadimos una gota de pimentón,

volvemos a sofreír, un poco de vino blanco,

dejamos reducir y un caldo.

Han sido muy inteligentes porque han hecho un caldo rico,

con la cabeza de la cigala y la carcasa del pollo.

Luego lo demás es muy fácil, una cigala muy buena, noble,

simplemente poner encima de ese guiso.

Y hacemos un guiso de pollo con cigalas maravilloso.

-Venga, de rellenándolos tú, venga, va, Fidel.

Cuenta cuántos hay más o menos.

Ciérralo bien.

-Se rompe.

Esto es imposible.

Nada, esto no vale...

-Esto es una muerte anticipada...

¿quién va a ser una masa sin gluten?

-Ya está llorando.

Miguel. -Sí, dime.

Vengo a pedirte un favor.

Hay problemas con la pasta en la cocina roja.

Ellos están haciendo una pasta sin gluten para que tú puedas tomarla.

Pueden tener un problema porque amalgama muy...

Claro, te importa pasarte por cocina.

Claro.

-¿En qué te puedo ayudar?

-Nunca había hecho pasta sin gluten.

Vamos a ver con la harina sin gluten hay un problema

que amalgama peor, cuando tú cortes las lágrimas

te va a servir para una cosa, para pegar el ravioli,

porque el ravioli se pega con los dedos mojados.

-Vale.

-Primero harina, y no pasa nada,

el ravioli en la harina en el momento

en el que tú lo cuezas se va a ir.

Miguel, si les vas a ayudar así ya te traigo un delantal.

-Tráeme un delantal, porque me voy a poner perdido.

Te lo traigo hombre.

-El Miguel, que buena gente es el nota.

Tiene mucho mérito que Miguel Bosé

con la batalla tan pérdida que tenéis os venga a ayudar.

Jordi, ya no puedo hacer muchas cosas.

Agua, ¿dónde hay agua? -Aquí.

Monjas los bordes. -Vale.

Haces así y se pegan perfectamente.

-Vale.

Lo que sobre.

Muchísimas gracias. -De nada.

-Ahora a Andreita se le cae la baba.

-Qué majo.

-Majo no, majísimo.

Me preocupa el tema de la cigala.

No tiene sal.

Se le pone ahora sal gorda.

Segundo, unas más hechas y otras menos hechas.

¿Cómo me lo vas a solucionar eso? -Dímelo tú.

¿Cómo lo harías? Un poquito de horno.

Gota de sal a esas cigalas y al horno, que temple.

Vaya por Dios, lo que he dicho yo.

-Venga, gota de sal, un poco de aceite y al horno.

Corre, ya.

Quieres echarlo ya de una puñetera vez.

Muchacho, ¿le has echado la sal? -Sí.

Equipo rojo, esto es lo que tenemos.

-Sí.

Tendremos que estar emplatando. Ya lo sé.

-Qué vergüenza.

Voy a buscar Antonio para que os echen una mano.

-Vale.

Venga, espabilad.

Sali, échales una mano. -Venga, vámonos.

De verdad, que Carlos pensaba yo...

¡Qué!

-Ponte a amasar la masa, lo que puedas,

tenemos 19 raviolis, al menos sacar un por cabeza

y poner relleno por al lado, ve cociéndolos.

-Venga va, ve cociéndolos. -Me cago en la leche.

-Voy a poner la cigala.

Vamos tarde ya.

-Cuéntamelos de nuevo yo creo que van 39.

-Es una por cabeza. -Sí.

-39, 40,41.

-Échale un poco de sal por encima.

-44 y ya está leches.

-Esto es imposible tengo los brazos ya reventados.

¿Cómo lo tenemos aspirantes?

Vamos sacando algunos raviolis.

-Más chungo que nunca.

¿Sólo tenemos eso?

No estos están bien. Está crudo.

¿Aún?

Aspirantes, esto es una misión imposible.

Camarero, por favor, todo el plato que tenga una cigala encima

puede ir saliendo,

-La camarera guapa que tenemos.

-Sí, se te oye desde allí.

-No jodas. -Mira el chico.

Vamos a servir ahora los segundos platos,

el equipo azul, ha hecho pollo con cigalas.

Y el equipo rojo, ha hecho raviolis de pera con salsa gorgonzola.

Disfrutadlo.

No sé si está hecho.

Comensales, quiero pediros disculpas

porque además del pollo con cigalas deberían de estar comiendo

los raviolis, pero el equipo rojo

ha tenido muchos problemas con la pasta

y me cuentan desde cocina que a lo mejor llegan,

eso sí, después del postre.

Lo siento mucho.

¿Cómo has visto el plato?

A mí me ha gustado mucho, estaba muy bien.

Esto no va bien.

Esto es una chuminada.

Quiero que me lo acabe.

Acábalo y que no se te queme, y que esté bien hechas las cosas.

Vale. ¿Están todos los platos aquí?

-Quedan seis.

Os dejo trabajando.

Espero que estén ricas.

Como vas a echar con una cuchara de plástico el caramelo,

Pablo, por favor.

A mí me pegan un grito de, ¡vamos Pablo!

Y yo tiro para adelante.

Aunque me han gritado mucho y no pasa absolutamente nada,

para espabilar, me viene bien.

No habías hecho caramelo nunca, ¿no?

No, sí quehabía hecho y esto...

No habías hecho caramelo, Pablo, no seas mentiroso,

es imposible que en una prueba como esta,

que no me saques un simple caramelo en una plancha.

Que le intentes mover con una cuchara de plástico,

vamos..

-¿Con qué lo aplastas por el lado Andrea?

-Le pones agua en esta olla, no, mucho menos.

-Dime cuanto. -Una chispita.

-Tiene mucho aceite, ¿no?

Vamos limpiando toda la cocina y dejamos esto impoluto y venga.

¡Hala! -Dale caña ahí, ponte...

-¿Qué hacemos? Emplatamos, ¿no?

-Qué impotencia macho.

Camareros, por favor empezad a sacar los platos, estén como estén.

De mí no te vas a librar hoy, no te hace faltar el caramelo

para los platos restantes.

Pero vas a hacerme un caramelo bien hecho

y de aquí no te vuelves hasta que me lo hagas.

Equipo rojo.

Lo lamento porque os habéis hecho una panzada de currar,

pero ya es oficial.

Salen los postres antes que vosotros.

No tenemos platos suficientes y lo lamento es un desastre.

¿De acuerdo? -Sí, se nos ha ido de las manos.

Mi sensación es frustración

Esa es la palabra que puedo tener y cabreo.

(LLORA) Siempre ganan los mismos y siempre perdemos nosotros.

-Venga, Andrea, ya está. Fuera. Saca lo que tenemos y fuera.

-Vale. -Ya está, chiqui.

(LLORA) -Ya Antonio, pero es que siempre pierdo.

Estoy harta.

Comensales, llega el momento más dulce, el de los postres.

Los dos han sido realizados por el equipo blanco.

Son unas islas flotantes y una tarta de chocolate y nata.

Disfrútenlo.

Las natillas no están muy allá.

-Es un malvavisco duro y la crema es demasiado líquida.

Cuéntame, ¿qué te han parecido los postres?

Pues mira, la tarta de chocolate estaba muy buena, muy rica.

Y lo otro...

Y lo otro...

Un desastre.

¿Era muy complicado? No, chef.

-Gracias, Samantha.

-Dios, me he sentido tan inepto.

Lloro de rabia.

¿Qué pasa, que porque sea un hombre no puedo llorar?

Perfectamente, y no pasa absolutamente nada,

y no me avergüenzo de ello.

¿Qué te pasa?

Impotencia, chef, porque más ganas que tengo

de que te hubieses sentido hoy orgullosa y haberme dicho,

"muy bien, Pablo, qué bonito está". Más ganas que yo no tiene nadie.

Perdona, es que da vergüenza esto.

Se puede fallar, no pasa nada, lo importante es levantarse.

Lo intento, y no voy a dejar de intentarlo,

pero sé que las oportunidades se acaban.

Y no quiero llorar.

Y no lo puedo evitar.

-Ya está, Andrea.

-Andrea, Andrea. Dame un abrazo, ven.

(LLORA) -Es que siempre pierdo, y no es porque no le ponga esfuerzo,

me he sentido culpable de que no hayan salido los raviolis

porque he hecho yo la masa.

-Pero somos los tres, Andrea. -No te preocupes, somos un equipo.

Equipo rojo, venid.

No quiero ver una lágrima, porque quien ha currado hoy

y lo ha dado todo, tiene que tener orgullo.

Sacaremos eso, dejaremos la cocina limpia

y a casa con la cara bien alta.

Vale, gracias, Jordi. -Gracias, chef.

-Hemos sido el equipo luchador,

nos hemos compenetrado muy bien y hemos luchado hasta el final.

Y de no tener nada hemos sacado 27 platos.

Comensales, efectivamente y como os adelanté,

los raviolis llegan ahora después del postre, pero además,

tengo que comunicaros que no llegan todas las naciones.

Entonces, las vamos a repartir por las mesas

para que podáis probarlas y nos dais vuestra opinión.

Lo siento y disculpas en nombre del equipo rojo.

Gracias.

Sergio. Hola.

Estoy un poco preocupada contigo,

porque tú eres el coreógrafo de la gira de Miguel Bosé.

¿Te has quedado con hambre con esto que ha pasado del equipo rojo?

Sí me hubiesen dado un poco más de comer,

y más con la energía que gastamos nosotros, no habría venido mal.

-Me duele, macho, que gastes tanta fuerza y no...

Es impotencia pura.

Comensales, ha sido un placer conocer al equipo responsable

de que cada concierto de Miguel Bosé sea incluso mejor que el anterior.

Muchas gracias, también, a los amigos de Miguel

por acompañarnos en esta comida.

Ahora nos queda solo irnos de gira contigo.

Tenemos fechas. El día 20 estaremos en...

Valencia.

El día 25 estaremos en Madrid.

Y el día 27 estarás en mi tierra, Sevilla.

Vamos a besarnos mucho.

Si te apasiona la cocina y tienes entre ocho y 16 años

no puedes perderte los campamentos MasterChef.

Bienvenidos a la master class pizza.

Cocina y diversión en entornos naturales.

Además, podrás conocer a exaspirantes de "MasterChef Junior".

Ya lo sabes, este verano campamento MasterChef.

Aspirantes, estamos en el ecuador del programa

y seguís teniendo problemas con las cantidades.

Los comensales de hoy necesitaban alimentarse generosamente

para poder volver al trabajo con las energías renovadas,

y sin embargo, han tenido que comer en el restaurante del polígono

que tenemos aquí al lado.

A estas alturas del programa, con todo lo que ya sabéis,

esto no puede pasar.

Carlos, hoy has actuado con inteligencia, sobre todo,

a la hora de elegir a los miembros de tu equipo,

aunque también a la hora de escoger el menú.

La salsa del cardo estaba muy rica y el pollo con cigalas

ha sido el plato más halagado por nuestros comensales.

Sin embargo, en el cocinado

han surgido pequeños problemas de liderazgo.

Carlos, Sally, nos gusta que seáis competitivos, está bien,

pero está claro que si no remáis en la misma dirección

se corre el riesgo de no llegar a ningún sitio.

He cometido un gran error con las cigalas por no dejarlo claro.

Kevin ha dicho, "si las marcas y las pelas, se hacen mucho mejor",

y yo, ya está, márcalas y pélalas.

Y ya he cambiado mis ideas

y me he dejado llevar por la de mi compañero.

Cuando entro en cocinas y pregunto ¿qué estáis haciendo?

Como ha sucedido cuando marcabais las cigalas,

lo hago para saber por qué lo haces.

Yo de esos bichos no sabía nada, me he dejado llevar.

No tenía ni idea.

Yo sé que en el Tajo no hay cigalas. No, tampoco es eso.

Yo he visto cigalas de barrio, compras una cigala y te dan eso,

no este monstruo. Eso parecía una langosta, algo raro.

Equipo rojo, el pulpo estaba rico,

pero la cocción de la patata no era la adecuada.

La patata estaba un poco dura,

pero había que salvar el plato como fuera

y sí, ha sido un error mío.

Teníais un menú muy complicado por la harina sin gluten, sobre todo.

Andrea, te has peleado con la pasta hasta que se ha cuarteado.

Aparte, si hacemos solo medio kilo de pasta para 40,

seguro que nos falta pasta.

El resultado ha sido unos raviolis incomestibles.

La masa era insufrible.

Si la hubiera hecho yo también habría metido la pata,

y si la hace Antonio, también.

Somos un equipo y ha salido mal

y no le vamos a echar la culpa a nadie.

Nos gustaría subrayar vuestra energía,

y sobre todo, el trabajo en grupo.

Yo no tengo la clave del éxito,

pero si me tengo que imaginar una sería perseverancia,

más formación y la actitud que hoy habéis demostrado,

y un poquito de suerte. Con eso, llegáis donde queráis en la vida.

Gracias, Jordi.

-Estoy convencida que no vamos a ganar esta prueba,

pero voy con la cabeza bien alta, porque me siento una luchadora,

y el apoyo de un chef como Jordi no lo tiene todo el mundo.

Equipo blanco, no habéis abandonado en ningún momento las cocinas,

y contabais con más tiempo que ningún otro.

Teníais una ventaja enorme, y la habéis tirado a la basura.

Se os ha cortado la nata,

habéis repetido el caramelo no sé cuántas veces.

En vez de una crema inglesa habéis hecho un bartido incomible.

Lidia, trabajáis en equipo.

Creo que has visto perfectamente los fallos que cometía Pablo,

y has sido incapaz de ayudarle.

Es verdad que Pablo sigue sin centrarse y cocina a lo loco,

sin cabeza, pero en un equipo, lo fundamental es el compañerismo,

y si tú ves que él no lo está haciendo bien,

ayúdale y dirígele.

Creo que han cargado a mis espaldas toda la responsabilidad,

porque como yo no me pongo a llorar

y no muestro vulnerabilidad en público

parece que no me duelen las cosas. A mí me duelen igual.

Quiero pensar, si soy positiva,

que es porque piensan que a lo mejor yo puedo dar más.

Concluimos. Por la organización y el rotundo sabor de sus platos,

el equipo que debe ganar...

...es el equipo azul.

Equipo azul, enhorabuena.

Seguís una semana más cocinando en MasterChef.

Equipo blanco y equipo rojo, lo siento mucho,

hay que enfrentarse a la prueba de eliminación.

A pesar de que hayamos perdido,

me voy a la eliminación por octava vez con muchísimas ganas

de demostrar que quiero quedarme más tiempo aquí.

Aspirantes, este jurado no quiere que hoy terminemos con disgustos

y caras largas, por eso vais a tener la oportunidad única

de que Miguel Bosé os dedique dos temas de su último álbum "Amo",

en exclusiva para vosotros. Aquí y ahora.

Genial.

-Yo estoy muy contenta de haber ganado,

y encima con Miguel Bosé cantándonos.

Súper guay.

(CANTA)

-Hemos disfrutado muchísimo el concierto,

porque además, abrazándonos todos hemos demostrado que somos una piña,

nos llevamos bien

y estamos disfrutando de todo lo que estamos viviendo.

# El amor se me va. #

# Amor herido, amor...#

-En directo, que es lo más bonito del mundo,

y si ya le sumas que es Miguel Bosé, es una pasada.

(Aplausos)

-Gracias a todos, gracias, chicos.

-Ha sido un lujazo tener a Miguel Bosé delante.

Me dolía la mandíbula de tanto reírme,

me lo estaba pasando genial, en grande, como una enana.

Los aspirantes regresan a las cocinas de MasterChef.

Ya está, empezamos. -Sorpresa, sorpresa.

De todas las pruebas por equipos,

la que acaban de vivir quizás sea una de las que más han disfrutado,

porque además de cocinar, han tenido el lujo de conocer

a un artista de la talla de Miguel Bosé.

Pero aquí, las alegrías duran poco.

Los jueces han considerado que Fidel, Antonio, Andrea,

Pablo y Lidia no han estado a la altura,

y por eso ahora están en la cuerda floja.

Sally, Carlos y Kevin, lo vuestro ha sido un paso de gigante,

un paso que os permite seguir cocinando

una semana más en MasterChef.

Podéis subir a la galería, enhorabuena.

A mí el negro me gusta mucho y creo que me favorece,

pero dentro de las cocinas de MasterChef,

priorizo el blanco al negro.

Delantales negros, esta noche uno de vosotros abandonará las cocinas.

Mucha suerte en la prueba de eliminación.

Aspirantes, debajo de ese paño están los alimentos

con los que vais a cocinar en este reto,

pero no son solo ingredientes, tienen un componente especial,

y es que están asociados al éxito.

A la de tres quiero que lo levantéis.

1, 2, 3.

Carrilleras, atún y gambas.

-Cuando levanté el paño, la sensación fue de tranquilidad,

porque a priori vi que eran productos "asequibles".

Aspirantes, ahí delante tenéis gambas de garrucha,

carrilleras de cerdo, cocochas de bacalao y atún fresco.

¿Os resultan familiares?

Las gamas, las cocochas, el atún y las carrilleras

representan un momento muy especial en la vida de cuatro aspirantes,

ellos también lucharon y se dejaron la piel en estas cocinas.

Demos la bienvenida a estas cocinas

a Juan Manuel, Vicky, Mario y Manuel.

Los cuatro campeones de "MasterChef" y "MasterChef Junior".

(Aplausos)

Me ha encantado que vinieran los cuatro campeones de MasterChef,

porque yo he seguido todas las ediciones,

no me perdía un martes el programa,

y si me lo perdía lo miraba por Internet.

Estaba siempre ansiosa porque empezaran las ediciones.

Manuel, qué guapo.

Pero bueno, Mario, tú eres un hombre ya.

Vicky, casi te alcanza. Ya ves.

-Los niños para comértelos, y a ver si me enseñan cositas

porque van ellos por encima de nosotros.

Bienvenidos a casa, MasterChefs.

Cuatro campeones con sus cuatro trofeos,

esto es como tener a Nadal, a Gasol, a Márquez

y a Mireya Belmonte de la cocina. Un lujo gastronómico.

Muchas gracias.

-Cuando he visto los trofeos he flipado bastante.

Ver a los cuatro juntos impresiona.

Y por qué no poder venir el año que viene con ellos y decir,

formo parte de los ganadores de MasterChef.

Juan Manuel, ¿en qué proyecto estás ahora?

Actualmente, soy jefe de cocina en el restaurante El Pristino,

en Agua amarga.

Si algún día queréis asomaros por allí,

es vuestra casa. Mucha suerte a todos.

Fueron muchas pruebas, muchos ingredientes, pero,

¿cuál es ese producto que más marcó tu paso por MasterChef?

El que más me marcó fue el tema de las gamas.

Fue un placer realizar un plato que me enseñaron en mi infancia,

a través de mi abuela y mi madre.

Lo hice en la semifinal,

que me dio paso a la final de MasterChef,

y son las gambas de garrucha.

Admiro tu humildad.

A mí me también me marcaron las gambas.

Bueno, Vicky, no hace ni un año de lo tuyo.

Yo estoy todavía en Cordón Bleu.

¿Y el futuro?

Quiero hacer prácticas, no es que quiera ponerme a trabajar ya,

primero quiero ver sitios donde seguramente

no tenga oportunidad de trabajar.

Tienes que venir a Barcelona. Sí, voy a ir.

Ya conoces el mejor.

Solo he tenido oportunidad de conocer la de Pepe,

que me encantó. Oye, monina, ¿y la mía qué?

Es verdad, se me había olvidado. Es alucinante.

Es que es un restaurante, lo tuyo es un catering.

-A mí me encanta Vicky, su carácter espontáneo sin pensarse las cosas,

me recuerda un poco a mí a veces cuando digo las cosas.

Las dices porque te salen, no porque las prepares.

Por lo que veo, has elegido un producto

con el que arrancaste MasterChef. ¿Por qué?

Ese primer día que llegué aquí, quería no arriesgar

y hacer algo que supiera hacer, ya que era el primer día.

Cogí las carrilleras de cerdo y me salieron fatal,

no deshice ni la maleta,

pensaba que en la prueba de eliminación me iba a ir.

-Está un poquito basto.

Intentad que ese producto no esté tan desestructurado,

ni cocinado de esta forma tan extraña.

Ya veis, ella no apostaba por sí misma y aquí está.

Verlos a ellos en la tele hace dos días,

y ahora verlos aquí es muy raro.

-Qué guapa Vicky.

Bueno, Mario, nuestro primer "MasterChef Junior".

Yo me acuerdo de tu paso por MasterChef,

uno de los platos que nos dejó totalmente sorprendidos,

diles a los aspirantes cual es. Son las cocochas de bacalao.

En mi familia se comen mucho y decidí apostar por ellas

para la final y me salió bien.

Es un plato redondo.

Felicidades. Gracias, chef.

Yo todavía me acuerdo de esas cocochas.

Espero que sepan hacer algo parecido.

Yo voy a cocinar noche y día porque quiero ganar MasterChef.

Para mí es como una cumbre del Everest,

sé que se puede llegar y hacer, pero me está costando...

Bueno, Manuel, ¿cómo llevas eso de ser MasterChef?

La verdad es que me ha cambiado mucho la vida, pero para bien.

¿Algún plato nuevo? Porque tú eres un hombre muy creativo.

Cuando voy a los restaurantes intento copiar luego los platos

y ponerles un poco de lo mío.

Has traído el atún. ¿Por qué fue este alimento

tan importante para ti en el programa?

Entré con él a MasterChef, en los castings.

Y luego, al final, para entrar en la final también.

Enhorabuena. Manuel.

Es tu sueño, cariño. Ya...

-Me encantan tanto Mario como Manuel, se merecían mucho ganar.

Aspirantes, ya habéis escuchado a nuestros MasterChef.

Ahora es nuestro turno.

Ha llegado el momento de cocinar.

Tenéis 60 minutos para elaborar un plato con los alimentos

que nuestros campeones de MasterChef os han traído.

Podéis usar uno, dos, tres o los cuatro ingredientes.

Este jurado solo quiere ver en vuestro plato

la evolución que llevamos pidiendo varias semanas.

Además de los ingredientes principales,

en el supermercado tenéis verduras y una mesa central

de la que podéis coger todos los productos.

Tenéis tres minutos para hacer la compra

en nuestro supermercado patrocinador.

¿Preparados para cocinar?

(TODOS) Sí, chef.

Pues el tiempo comienza en 3...

2...

1... ya.

Id realizando las cestas, que no se os quede nada,

no podréis volver al súper.

Aspirantes, último minuto. Oído.

5, 4, 3, 2, 1...

A las cocinas. Lidia.

-Para, para, para, para...

-Con los pocos ingredientes que tenía he cogido el atún

y las gambas.

Con el atún haré un falso tataki

y con las cabezas de las gambas y las gambas en sí,

las pondré encima decorado, con la salsa de la cabeza de las gambas.

Le quiero hacer también

una cremita de espárragos para dar un toque verde.

Yo creo que esta noche no me voy a ir

porque voy a hacer una cosa bastante buena y va a estar bien presentada

y se va a ver mi evolución, que es lo que realmente han pedido.

-Le ha metido la lima entera.

Va a estar amargo.

-Hazla individual. Con papel.

-Voy a hacer un carpacho de gamba.

Creo que es un plato no tradicional, más innovador

y que puede ser una buena propuesta

y que puede ser una forma diferente de trabajar la gamba.

Estoy harta de estar en las pruebas de eliminación.

Me las he comido todas menos una.

-Volver a ver todo ha sido muy emocionante

y me ha gustado mucho porque he tenido muchos recuerdos.

Me hubiera gustado mucho cocinar.

-He cogido la carrillera porque es un plato que en medio domino

y lo que quiero es usar la salsa

que me quede de la carrillera que está tela de buena,

y utilizarla con el atún. Y hacer un mar y montaña.

Estoy guapo, porque si hoy es el día que tengo que salir por lo que sea,

qué menos que estar guapetón. Hoy pega un cambio ir vestido aquí.

Hombre.

Voy a cocinar con camisa,

con zapatos y un plato que no hehecho en mi vida.

-Para mí es gratificante el poder ver a gente nueva

que está luchando día a día para conseguir también ser el ganador.

Me siento muy identificado

cada vez que vengo porque es como si fuera completamente mi casa.

-¿Lidia por qué se ha metido en ese berenjenal?

-No sé en qué marrones se mete la gente.

Aprovecho este momento en que los aspirantes están cocinando

para contaros una gran noticia.

Abrimos los casting para la tercera edición de "MasterChef" Junior.

Si tienes entre ocho y 12 años

y lo que más te gusta en el mundo es cortar, guisar y emplatar,

estas cocinas te están esperando.

Dile a tus padres que entren en la web de RTVE y que te apunten.

Venga, no dejes pasar la oportunidad de convertirte

en un pequeño gran chef.

Bueno, Lidia. -Muy buenas, Lidia.

-Hola. -Qué tal.

-¿Qué vas a hacer? -Voy a hacer las gambas,

las voy a cocinar por encima con aceite jamón que ya lo tengo hecho.

Luego, la guarnición, va a ser unas verduras salteadas

en mantequilla y cocidas con el caldo de las cabezas de las gambas.

-¿Y ese jugo que he visto de lima? -Sí, porque voy intentar...

¿Están enteras?

Sí, el licuado las limas enteras y las he colado.

Quería hacer una receta que vi de una espuma, un aire.

Pero si no me sale...

¿Tienes lecitina? Sí, la tengo ya he probado,

la tengo en el sifón en la nevera,

lo que pasa es que probé antes de meterla en la nevera

y no me salió la textura que había visto en la receta.

Por eso digo que depende lo que salga ...

Hacer un aire es sencillo, es un recipiente rectangular,

una pequeña cantidad de agua donde incorporas una lecitina

lo pones en el turmix para acá, para la superficie

y aquí se acumula una espuma que al pasar un minuto,

el líquido ya emulsionado, cae, se estabiliza y eso es aire.

Pero cuidado los aires hechos con ácido, porque no funciona muy bien.

-Luego lo veremos. -Vale.

-Suerte. -Gracias.

-Sinceramente, no tengo ni idea de lo que me va a decir el jurado.

Yo me emociono cuando me dicen algo bueno,

cuando me dicen algo malo, no porque no me permite a mí misma un 10.

Es un mecanismo de supervivencia,

es como pensar "No te puedes caer, no dejes que nadie te tire".

-Mira Antonio.

-Se le está quemando, se le está quemando.

-Se le está quemando.

Los aspirantes están elaborando una receta con los ingredientes

que marcaron el paso por estas cocinas

de los cuatro campeones de "MasterChef".

¿Quieres saber cómo les va a Juan Manuel, Vicky,

Mario o Manuel? Pues aquí, en la revista "MasterChef",

Te lo contamos todo. Además, tienes recetas

y todo lo que pasa en la trastienda del programa.

Llévatela todas las semanas con tu revista del corazón favorita.

-He vuelto a hacer el aire de lima,

tengo un sifón en la nevera pero no me convencía cómo estaba la textura.

He probado a hacerlo de otra manera,

siguiendo las recomendaciones de Jordi.

Ahora ya lo tengo hecho.

Aspirantes, habéis consumido ya la mitad de vuestro tiempo.

Quedan 30 minutos.

-Buenas, ¿qué tal? -Hola, Vicky, un placer conocerte.

-Igualmente, qué tal, cómo lo llevas.

-Estoy haciendo un cebiche, algo que no tenía ni idea.

-¿Nunca lo habías hecho?

-No, ni conocía el plato antes de entrar aquí.

Este es el atún marinado con soja

que lo he hecho al principio para que chupe lo máximo posible.

Lo voy a rebozar en sésamo, en lomitos.

-¿Qué es, como un tataki? -Sí, pero en cebiche.

-Mezclado de culturas.

-No, van a ir a parte. El cebiche es el acompañamiento.

Esto va a ser el plato y lo acompañaré con un pequeño cebiche.

Tienes dos elaboraciones principales que tú las quieres mezclar.

¿Eso es buena idea?

No. Dos principales, no.

Tengo que hacer una principal y un acompañamiento al principal.

Eso me parece aún más absurdo.

Es como coger una chuleta y ponerle de guarnición lubina al horno.

Sería un error de concierto. Bastante gordo.

Vale.

Tienes un atún marinado con sésamo y un cebiche de gambas.

¿Tienes todos los ingredientes aquí encima?

-Sí. -¿Cilantro no tienes?

¿No lo has cogido? -¡Ay va!

Hay cosas que hay que estar bien enterado de lo que haces,

si no, no puedes decir que estás haciendo algo.

Y para enterarte tienes que formarte.

Un buen libro, una buena escuela on line...

Cosas de estas que son muy buenas. -Suerte, Pablo.

-Gracias, Vicky, muchas gracias.

Sigue, venga, sigue.

El chef me ha recomendado

que no tenía todos los ingredientes para hacer un buen cebiche,

he preferido retirarlo y centrarme en el otro plato

que estaba haciendo que era el atún.

-Vale, vale.

Pablo quería hacer un cebiche de gamba, sin cilantro,

sin la mitad de los ingredientes pero lo raro es que también

tiene marinando un atún y quiere mezclar ese atún marinado

con sésamo con un cebiche en el mismo plato.

Ha dicho que el cebiche era como de guarnición.

Yo no podría eso nunca de guarnición.

Ahora yo me pongo ahí, con lo que tiene él,

y tampoco tiene para hacer otra guarnición.

Jordi, y Lidia...

Lidia hecho algo muy sencillo y, aparte,

ha intentado hacer técnica, técnicas que no conoces,

técnicas que fácilmente pueden no funcionarle

y como esa técnica no le funcione, le quedará un plato desnudo.

-Hola, Antonio. -Hola, qué tal.

-Muy bien. ¿Qué tal vas tú.

-Muy bien, aquí, arriesgando un poco, la verdad.

-Has cogido pensamientos, ¿no?

-He cogido pensamiento... Para ver si...

Como no los tiene. -Ahí le has dado.

Pero no sé si habrás cogido

un ingrediente que no se puede faltar nunca,

el aceite de oliva virgen extra, el nuestro.

Con las tres variedades que tenemos, royal, picual y arbequina.

-Los aceites esos están muy buenos.

¿No se te olvidará eso? -¿Cómo se me va a olvidar?

No, lo tengo en la cabeza. -Muy bien.

-Venga, máquina. -Hala.

-Adiós. -Suerte.

Adiós, buenas tardes. Adiós, buenas tardes.

Esto es de pueblo.

-Adiós, gracias. -Suerte.

Yo creo que hoy me voy a salvar más que nada

porque creo que mi plato está bien pensado,

he utilizado tres de cuatro productos

y creo que tienen concordancia entre ellos.

Creo que me merezco quedarme.

Aspirantes, últimos 15 minutos. Oído.

-Hola. ¿Qué tal, Fidel? -Encantadísimo.

Oye, Vicky.

Es gratis darse dos besos.

-Eres más guapo en persona que en la tele.

Y sin perilla, di la verdad. Sí.

Bueno, a ver. Fuera de bromas.

-Pues voy a hacer un tataki. Voy a marcar el atún.

He hecho una salsa con las cabezas de las gambas.

Aún no está terminada, le falta un poco de cebollita

y poder reducirla un poco. Y luego, una buena presentación.

A ver si hoy te doy un poquito de placer, por así decirlo.

¿Tú crees que lo vas a conseguir? -¿Y las gambas?

-Las quiero poner rectas. -¿Para qué?

Tu sigue con tu idea, no le hagas caso a Vicky y que no te maree.

Mucha suerte, Fidel. -Muchas gracias.

-Hasta luego.

-Fidel me ha parecido guapísimo,

lo he podido ver de cerca y tiene unos ojos preciosos.

Pero, bueno, yo me quedo con Jordi.

-¿Qué tal, Andrea? -Hola.

-Hola.

-Encantada de haberos visto porque os sigo mucho,

vi todos los capítulos de "MasterChef",

no me pierdo ninguno.

-A mí me caes muy bien tu por la tele.

-Muchísimas gracias.

Ahora ya, indirecto, menos, ¿no? -No.

-Muchas gracias.

-Sonríe más.

-Es que me estoy jugando estar aquí una semana más.

-Vamos, chicos. -Adiós, chicos.

-Adiós.

-Se la liga, la tiene ya en el bote.

-Hay muchos nervios allí y los platos que han hecho, bastante bien.

Me ha encantado el de Andrea.

¿Pepe, tú que has visto?

Pues Andrea está haciendo un carapacho de gambas

y una crema de zanahorias especiada con algo de curri.

Pero, claro, ¿cómo le metes al carapacho en frío esa crema?

¿Cómo se integra eso? ¿Cómo lo haríais vosotros?

Pues ella ha dicho que lo quería servir en frío pero...

¿Servir en frío? Sí.

Pues no acabo de ver el plato en mi mente.

Atención, aspirantes, últimos tres minutos.

-Oído.

Aspirantes, no os quiero poner más nerviosos

pero acabáis de entrar en el último minuto.

-Oído.

-Vamos.

-Antoñito...

5, 4, 3, 2, 1. Tiempo.

Manos arriba.

(Aplausos)

Mi sensación es de preocupación porque realmente

todo lo que he hecho en este plato es nuevo para mí.

Aspirantes, miradles bien porque ellos son el ejemplo

de todo lo que os intentamos inculcar en estas cocinas.

Llegaron aquí solo con la ilusión y plato a plato se ganaron

a este jurado.

Vuestra misión ahora consiste en hacer lo mismo

porque si conseguís conquistarnos llegaréis a formar parte

de este selecto club de ganadores.

Campeones, muchas gracias por vuestra visita.

Y que como pasó aquí mismo, que vuestros sueños se sigan cumpliendo.

Gracias por venir.

(Aplausos)

(Música)

Adiós.

Me ha encantado volver a las cocinas de "MasterChef".

Me hacía mucha ilusión.

Si quieres aprender a cocinar como uno de nuestros aspirantes

ahora puedes hacerlo entrando en la escuela "MasterChef".

Una escuela 100% on line con más de 170 elecciones

donde podrás aprender todo lo que tienes que saber

sobre cocina, de la mano de los chef más prestigiosos.

Además, este año,

al completar el curso podrás obtener tu certificado "MasterChef".

No lo pienses más y entra en la escuela de "MasterChef".

Aspirantes, no será fácil llegar al nivel de nuestros campeones

pero hay que intentarlo.

Comienza la cata eliminatoria,

el primero en traer su plato será Antonio.

Bueno, Antonio, preséntanos tu plato.

"Carritaki".

¿Cómo? "Carritaki".

Carrillera- tataki.

Yo no había entendido eso.

"Carri" porque cogemos las carrilleras

y las hacemos como si fueran unas carrilleras,

pero no esperamos que se hagan del todo,

simplemente queremos la esencia.

Que sepa a montaña, a cerdo, a carne.

Y después, "taki" porque es como un tataki de atún.

Carrillera y tataki. Punto.

-No sé si echarle más salsa o menos. Yo creo que sí.

El fondo está muy rico.

¿No le echarías como dos cucharaditas?

Sí, sí.

Ahí es donde has hecho el mar y montaña de verdad.

En ese fondo de gamba y en ese fondo reducido de la carrillera.

Las dos mezclas funcionan muy bien.

Has hecho algo que yo creo que esta temporada

aún no habíamos visto, que es razonar un plato

con mucho sentido.

Amigo mío, puedes estar muy contento.

Gracias, Jordi.

Creo que hay una evolución en tu emplatado.

Está muy lejos de ser perfecto pero esto no es lo que teníamos antes.

¿Estáis de acuerdo? Hay una evolución,

pero sobre todo en el pensamiento de lo que querías hacer.

Es lo más importante. Ha nacido un plato.

Samantha, por favor, unas clases de emplatado no me vendría nada mal.

Pablo, acerca tu plato al jurado, por favor.

Preséntanos tu plato.

Es un tataki con dos purés, uno de habas y el otro de zanahorias.

He querido también presentaros otro plato

pero no lo he podido terminar.

El otro plato es el que me has contado antes

y no tenías ingredientes.

No, está allí, no estaba terminado y si no me daba tiempo...

¿Qué otro plato has hecho? Esos dos.

¿Cuál? El que le he dicho

y ese que tiene en la mano. ¿Esto?

¿Sabes cuál es el problema? Que aquí no hay plato.

Hay un atún crudo donde no hay cocina.

No está cocinado.

Con el soplete quería haberlo marcado

por las capas pero me ha faltado tiempo.

¿Has encendido la inducción alguna vez

desde que estás en "MasterChef"? Por supuesto, chef.

¿Y no sabes marcar un pescado?

Lo dejas crudo y lo envuelves en sésamo.

¿No crees que te falta algo? Haber cocinado el atún.

Claro.

Tú mismo te estás dando cuenta del error. Y luego, mira,...

Son habas y zanahorias.

Es ajo crudo, Pablo. De verdad...

¡Pablo! Pruébalo.

Lo pruebo, me he comido muchas cosas malas que he hecho.

Tiene toda la razón.

Hay veces que me dejo la piel y no sirve para nada.

Echo de menos que no sean tan cañeros, un poquito de ánimos.

El problema es que yo me exijo mucho,

aunque penséis que no, cuando no hago las cosas bien,

no puedo evitar que me salten las lágrimas

pero no quiero que eso les afecte en el sentido de que penséis

que soy un blando.

No nos afecta nada, amigo.

Nosotros nos limitamos a juzgar lo que ponéis encima de la mesa.

Entiende una cosa, hoy veremos qué pasa

cuando se presenta un plato que no es un buen plato.

Gracias, chef.

Creo que en otras pruebas de eliminación

he hecho peor plato del que he hecho hoy,

pero como sé que podía haber hecho más

estoy un poco con la duda de si les será suficiente para poder quedarme.

-¡Qué vergüenza!

Lidia, vamos a ver qué has hecho tú.

He hecho unas gambas en una mantequilla de jamón.

He hecho un aire de lima,

he salterado las verduras con mantequilla

y las he cocido en el caldo de las cabezas de las gambas.

Yo te he escuchado decir que querías dar un golpe de efecto,

un golpe encima de la mesa.

-Con este plato he querido demostrar lo que he aprendido en "MasterChef"

porque he hecho muchas elaboraciones nuevas

que no conocía.

Vamos a empezar con lo estético.

Yo creo que aquí, Lidia, ha dado un giro espectacular.

He intentado haceros casos y no he puesto dos mini guarniciones

y lo he integrado todo.

Y lo has conseguido, el plato es muy bonito.

Esto sería un plato de producto donde la lectura que has hecho

yo creo que es muy acertada.

Has utilizado técnicas modernas y te ha quedado estéticamente

muy interesante, muy limpio.

Para mí es de los mejores trabajos que has hecho.

Que después de tensar la cuerda haya una reacción,

a nosotros nos encanta. Felicidades, Lidia.

Gracias.

Estéticamente esta súper bien, las gambas en su punto,

integrado todo, el plato está muy bien.

Es el mejor trabajo que has hecho aquí seguro.

Gracias.

¿Qué te pasa?

Nada, que estoy sensible.

Oye una cosa que te digo, Lidia.

El otro día tí y yo discutimos sobre controlar las emociones.

¿No te parece genial llorar de orgullo,

de satisfacción por el trabajo bien hecho?

Sí, yo lloro por las cosas buenas, por las malas no.

Bueno, era el control de las emociones,

en positivo y en negativo.

Soy una persona desconfiada, mientras no tengo claro

que la persona que tengo delante no me va a hacer daño,

no me abro al 100 × 100.

Y aprendí a poner límites, simplemente.

Quizás me pasado y ahora ya guardo kilómetros de distancia.

Las mujeres embarazadas estamos mucho más sensibles.

Puede ser, puede ser.

Pablo, enhorabuena, ¿es niño o niña?

Entre que el embarazo no me afecta para cocinar

y que físicamente estoy estupenda

y la valoración que me ha hecho el jurado,

preparaos, que Lidia va a ganar "MasterChef".

Andrea. Es tu turno.

Preséntanos tu plato.

Si te diese otra hora, ¿volverías a hacer este plato?

Sí, porque si no confío en mi plato ...

Eso es lo que quiero que me digas pero con fuerza, que no dudes.

Vale.

Creo que "MasterChef", poco a poco, está ayudando a que yo

vaya teniendo más seguridad en mí misma y sobre todo en mis platos.

No te daría otra hora.

¿Y eso qué quiere decir?

Que lo has hecho muy bien. Está muy bien.

Pues muchas gracias.

Está perfectamente ejecutado, muy bien acabado,

defiéndemelo sin miedo porque crees en ello.

Yo quería seguir una idea, yo quiero basar mis platos

en ideas y que sean coherentes, como siempre dice Jordi, o sea,

admiro la cocina de todos pero la del Jordi me gusta mucho

porque es minimalismo.

Jordi es un crack cocinando, vamos, porque de todo exprime

el máximo sabor.

De pocos ingredientes sacaba un platazo y eso es lo que me gusta.

Me ha gustado la estética, está rico el sabor

y quiero que sepas que la vinagreta está espectacular.

Muchas gracias. Buenísimo. Enhorabuena.

Has defendido muy bien esta prueba de eliminación, Andrea.

Andrea, delante de cocinas.

Fidel, tú cierras la cata eliminatoria de hoy.

El atún va a la plancha, un poco hecho,

luego unas gambas a la plancha,

las cabezas salteadas con un poco de cebolla picada.

Veo muchas intenciones en tu plato pero el resultado

deja bastante que desear, Fidel.

Ese sabor a cebolla no ayuda nada.

El platos como un batiburrillo de cosas mal ejecutadas, sobre todo.

En la primera edición de "MasterChef" los aspirantes

se quedaban hasta las cinco de la mañana haciendo prácticas

en la cocina de la casa, ya no sé si eso lo hacéis vosotros

pero me parece que es el momento de empezar a hacerlo.

Sí, se nota un problema de base.

Falta esa profundidad que debe tener un tío

que debe estar ya cocinando todos los días 24 horas.

Ya, leo, pero leo tantas cosas que se mete todo la cabeza.

Es importante leer, pero es muy importante cocinar

y es muy importante salir a comer, es una de las mejores maneras

de poder subir el nivel de un cocinero.

Probando, cocinando y leyendo.

Necesitamos que evoluciones un poco más.

No creo que haya llegado al final del aprendizaje ni mucho menos,

lo que pasa es que me falta ver, tocar, experimentar,

practicar mucho.

Hemos creído en ti, te lo hemos dicho y, como dice Pepe,

no se puede penalizar una buena actitud.

Pero el tiempo se acaba y en una prueba de eliminación

este jurado lo que tiene que hacer es juzgar lo que ponéis

encima de la mesa. Hoy no hay un buen trabajo.

Tenemos dos platos que juzgar: un mal plato y un "no plato".

Mis compañeros pueden tener más sabiduría en la cocina,

más práctica, pero lo que no tienen mis compañeros

son las ganas de luchar y las ganas de aprender que tengo yo.

Está mal, está mal.

Aspirantes, terminada la cata, llega el momento de la deliberación

para que nuestro jurado decida quién cuelga esta misma noche

el delantal. Suerte. Jueces, adelante.

Aspirantes, creo que tener aquí a Vicky, a Juan Manuel,

a Mario y a Manuel os ha venido bien a algunos de vosotros,

porque os habéis visto reflejados en ellos,

por eso queremos dar la enhorabuena a tres aspirantes.

Lidia, te hemos visto evolucionar, reaccionar, esto es lo que queremos.

Espero que no sea flor de un día.

Antonio, el otro día te dijimos que siempre estás en tierra de nadie

y hoy has decidido dar un paso al frente, sigue así.

Andrea, ¿sabes que eres la aspirante que más veces ha estado

en la prueba de eliminación y, una vez más,

has conseguido salir airosa? Enhorabuena.

Estoy super orgullosa y súper contenta de poder decir

que he pasado ocho pruebas de eliminación.

A lo mejor siempre tienes que cocinar con el delantal negro.

Cuando estás con el negro te vienes arriba.

Chica, monta un restaurante ya.

Yo si monto mi restaurante se va a llamar "El delantal negro"

y va a estar todo con butterflies negras pero elegantes.

Antonio, Lidia, Andrea, enhorabuena a los tres.

Seguís una semana más en "MasterChef".

-Las palabras del jurado son un golpe de motivación

para hacerlo todavía mejor.

He podido demostrar lo que quería, que es mi evolución y el cambio.

Fidel y Pablo, debajo del paño había ingredientes de sobra

y además en el supermercado no podíamos tener mejor producto.

El plato tendría que haber salido como el de vuestros compañeros

pero no ha sido así y eso significa que uno de los dos

colgará el delantal y abandonará "MasterChef".

El aspirante que ha hecho el peor plato de esta prueba

y que, por lo tanto, no se merece seguir cocinando

en "MasterChef" es ...

Pablo.

En cuanto he escuchado la valoración del jurado sabía que hoy era mi día,

eso es lo más duro, irte cuando lo haces mal.

- Te echaré de menos, te lo juro.

Fidel, enhorabuena. Gracias.

Sigues una semana más, aprovéchala. He visto las orejas al lobo.

Hoy, sinceramente, le he visto las orejas al lobo.

Me gustaría que un día me dijeran "Fidel, esto está bueno".

No os libráis de mí.

Pablo, ¿preparado? - Claro.

Espérate, yo no estoy preparada todavía.

Hombre, ahora sí, vámonos.

¿Me puedo despedir? Claro.

Ha sido un verdadero placer, de verdad.

Nuestro también.

Sigue cocinando. No lo voy a dejar nunca.

Gracias, Pablo. Gracias.

Le voy a dar una envidia a todos mis amigos...

¡Ay, Pablito!, ¿cuántos litros de lágrima has echado aquí?

Yo no soy tan llorón, yo no lloro tanto.

¿A que siempre estoy....? - Llorando.

-Tú calla, Justin Bieber. Eres el Bustamante de "MasterChef".

Soy el Bustamante de las cocinas.

Yo lo siento como un piropo, ¿dónde hay que firmar?

¿Sabes qué pasa?

Que alguno de tus compañeros han puesto en entredicho esto.

Yo puedo entender que se pensaran que es un papel, muy exagerado

pero luego, con el tiempo, creo que se ha visto y demostré

que es mi forma de ser.

-¿Quién me iba a decir a mí que acabaría cogiéndole cariño a Pablo

cuando al principio no lo soportaba? Yo pensaba que era un peliculero.

¿Tienes ganas de ver a tu novia?

No solo a ella, tengo a tres hermanos pequeños.

¿Qué crees que piensan de ti?

Hecho las cosas para que se sientan orgullosos de mí.

Estaba yo temiendo este momento, fíjate.

Me cachís la mar, Eva, jolín.

Jolines, jopetas, ya sabía yo que esto iba a llegar.

¿Qué te queda por hacer?

Abrir un restaurante.

La primera idea, cuando salga de "MasterChef",

va a ser que un chef me coja y me enseñe de verdad,

me enseñe la cocina profesional a fondo.

Una vez aprenda, me gustaría labrar mi propio camino con un restaurante.

Yo a ti te he escuchado decir que todavía no es tarde para que tú

seas presidente del Gobierno.

Y eso lo he escuchado yo.

Yo no juego para perder, yo juego para ganar y en su día lo dije.

Me gusta la política oye, me gustaría ser presidente.

Si tienes que escoger a un compañero,

el que querrías que ganarse, ¿quién sería?

Carlos.

Quiero que gane Carlos y va a ganar Carlos.

Quiero que sigas cocinando,

por eso nuestro patrocinador de electrodomésticos te regala

todo lo que has usado.

Nuestro supermercado patrocinador te regala la compra de todo el año.

Genial. Jamón incluido.

Por aquí, la tablet de "MasterChef",

donde tienes un montón de vídeos exclusivos, recetas,

para ti también. Muchas gracias.

Y aquí tienes el juego de mesa de "MasterChef"

para que juegues por ejemplo con tus hermanos.

Vamos a discutir seguro.

Y para seguir aprendiendo ya sabes que esto es muy importante.

Son seis meses de suscripción gratuita

a la escuela online "MasterChef", donde aprenderás muchísimo.

Ojalá.

Pablo, llegado el momento. Hasta aquí ha llegado mi camino.

Dame un beso grande

pero ahora ya sabes que tienes que colgar el delantal.

Les voy a hacer una pregunta a ellos, a los siete de arriba.

¿Al final he encajado o no he encajado?

(TODOS) ¡Sí!

(Aplausos)

-¡Señores! -¡Pablo!

-¡A por todas! Gracias, adiós.

Mi primera semana en "MasterChef" fue dura,

no encajé en el grupo con mis compañeros

y estaba un poco apartado pero, a lo largo del tiempo,

eso quedó muy atrás y todos hicimos un grupo

en el cual estaba muy feliz.

Así soy yo, así es Pablo.

Nadie quiere dejar estas cocinas antes de la final y menos hoy,

después de ver cómo los campeones de las pasadas ediciones

han llegado tan lejos.

"MasterChef" es una experiencia increíble

para aprender, disfrutar y amar la cocina.

La semana que viene nos esperan tres nuevos retos y atención,

una gran sorpresa para ellos y para vosotros.

Ahora nos vamos, pero volvemos la semana que viene.

Ya saben, mientras, pónganle sabor a la vida.

En estas cocinas está a punto de pasar algo muy grande.

El ingrediente más importante de este reto está dentro

de esta gigantesca caja.

Vais a elaborar juntos una deliciosa tarta de San Marcos.

-Bien batido, no podéis parar.

Ya no, lo siguiente. Ya si es mala, la clavas.

Ex aspirantes, bienvenidos de nuevo a la competición.

El que consiga hoy impresionarnos con su plato

obtendrá el ansiado delantal blanco y entrará de nuevo

en las cocinas de "MasterChef".

Ya no hay más tiempo. Coged la olla y a servir.

Se ha ganado de nuevo una plaza

para luchar por el título de "MasterChef".

Os hemos traído los países vecinos.

No podemos sacar de donde no hay más.

No se merece seguir cocinando en "MasterChef"...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 9 - 02/06/15

Masterchef 3 - Programa 9 - 02/06/15

02 jun 2015

Programas completos (15)
Clips

Los últimos 253 programas de MasterChef 3

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos