www.rtve.es /pages/rtve-player-app/1.6.18/js
3141587
Masterchef 3 - Programa 8 - 26/05/15 reproducir video 02h 16 min
Transcripción completa

Esta noche todos vais a trabajar pan y cocinar capón.

Trabajaréis juntos pero no al mismo tiempo.

Me has dejado un marrón, tío. -Tú eres superior.

Cambio de cocinero, venga vamos.

En este caso, la actitud es lo primero.

Los dos vais directos a la prueba de eliminación.

Aspirantes, bienvenidos al Parque Nacional del Teide.

Hoy los capitanes no serán los mejores.

Vamos a tope. No paramos. No paramos.

Venga, que no llegáis. Sale como sea.

Que me tenga que meter en la cocina...

Si hay que recoger, recoge. -Es lo que estoy haciendo.

-Pues ya está, no repliques. Hazlo.

Estas 80 conservas que tenéis delante

contienen todo tipo de alimentos.

Exactamente lo que tú has hecho es lo que no queríamos que hicierais.

¿Me puedo despedir de ellos?

Para aprender a cocinar,

lo primero es conocer la tradición y el producto.

Para evolucionar en la cocina hay que experimentar,

trabajar duro y apasionarse.

Para que tu cocina sea apreciada,

hay que cuidar cada detalle y dejar volar su imaginación.

Buenas noches y bienvenidos a "MasterChef".

El entusiasmo por la cocina es el que ha hecho

que nuestros aspirantes, que empezaron siendo unos aficionados,

hayan emprendido este viaje de aprendizaje

hacia la cocina provisional.

Para ello, reciben clases de la Universidad de cocina

más importante de España, el Basque Culinare Center,

clases en las que perfeccionan técnicas,

desarrollan nuevos conceptos y aprenden a pensar

como verdaderos profesionales.

Una temtura mucho más crugiente que si añado harina.

Son actividades esenciales que completan la formación general

que reciben en "MasterChef".

Hala.

-¡Frigoríficos!

-¡Ay va!

-¡Ay, qué estoy viendo cosas! -¿Pero esto qué es? Es mi nevera.

-¡Esa es mi nevera!

-¡Esa es la mía!

-¡La nevera de mi casa! Es la nevera de mi casa.

-La he identificado de lejos, y mira que soy miope,

era la nevera de mi casa.

Es única, siempre que vamos de viaje compramos un imán

y lo ponemos en la nevera. Siempre.

-Con las botellas de alcohol encima, tío.

-¿Esa es tuya? -Sí.

-Borracho.

-Mira, Ana, mi primera ecografía, hay arriba del todo.

La primera y la siguiente. -¡Qué fuerte!

-No me lo puedo creer.

-He identificado un imán de cuando mi madre trabajaba en la expo del 92

y después he visto el régimen de los cuatro días

que tiene mi madre puesto,

que no lo ha hecho nadie pero siempre está ahí para ayudarte.

Bienvenidos de nuevo a estas cocinas, aspirantes.

Esta noche os esperan tres pruebas de fuego

aunque os advierto que esta primera os van a dejar helados.

Andrea, ¿Qué pasa? Te veo nerviosa. ¿Has reconocido algo de lo que ves?

-He reconocido muchísimas cosas en la misma nevera.

Estoy alucinando porque estoy viendo las notas

que le dejo a mi madre o que me deja mi madre

cuando me levanto más tarde.

¿Es esta? Sí.

"Buen examen, eres la mejor, mamá". Besos de la mamá.

Ese vale se lo di a mi novio.

"Vale por un gran beso de buenas noches".

(Risas)

Pensaba que daría por una cena.

Bueno, pues estoy encantada.

¿Y la galleta del 40? La galleta del 40 la hice yo,

un surtido de galletas para regalarlo en el 40 aniversario

de mi tío Jordi. Jorjo.

Le podíamos llamar Jorjo a él.

Todos mis tíos tienen apodo, una se llama Ninky, Linko, Siso,

Jorjo, Queca, ...

Vamos, que entre todos parecen hombres de Teletubbies.

Somos una familia supercuqui.

Fidel, ¿Cuál es tu nevera? ¿La has visualizado ya?

Sí, sí. En cuanto he entrado. Eres un hombre muy viajado.

Que va, si nunca he podido ir de viaje.

La gente, cuando se va de vacaciones les pido que me manden una postal

y me la escriben.

¿Y esta que está por aquí? Es una boda que tuvimos Sonia y yo.

¿Y cómo engañaste a esta chica? Pues la verdad es que aún no lo sé.

Porque te voy a decir una cosa, no sería con esa perilla.

Eso te iba a decir. Fidel, por favor, quítate la perilla.

Estás mucho más guapo sin ella. ¿Sí?

Sí, por favor. ¿Y esta?

Mi difunta abuela. ¿Materna o paterna?

A la familia de mi padre no la conozco. Es la madre de mi madre.

¿Aprendiste a cocinar de ella?

No, yo estaba en un internado y a veces me quedaba con ella,

pero ella me ponía platos de cocina, yo era muy pequeño.

No, la verdad es que es una pena

porque, aparte, trabajó de cocinera mucho tiempo en un hotel.

¿Sí? Sí, sí.

Podrías haber aprendido de ella.

Ojalá hubiera podido estar a su lado.

Pero, bueno, cada uno tiene un camino. Este ha sido el mío.

-Ha sido alucinante.

La verdad es que me he quedado muerto, muerto.

Por un segundo me he sentido como en casa.

Kevin. Dime.

Esta es tu nevera. Sí.

Tú aquí no has aprendido nada, ¿verdad?

¿Por qué? ¿El vidrio donde tiene que ir?

Son botellas que nos mandan amigos nuestros, no las hemos probado.

Y las tienes ahí amontonadas para luego llevarlas

al contenedor verde, ¿no? Claro.

En mi nevera nunca faltan cervezas.

El único incentivo que damos a los amigos si quieren venir

a jugar al póquer es que traigan alcohol.

O sea, que en eso tampoco gasto dinero.

Sally, tu nevera. Muy repleta de cosas.

Sí, las cositas que me hace mi hija en la guardería.

El primer corazón que me hizo.

Y también el papel que está ahí es la lista de cosas que les he dejado.

Viernes, cambiar las sábanas. Poner una vela. Botella de vino.

El viernes toca.

En cuanto a la lista de cosas que he dejado para hacer en casa,

pobrecito mi marido, que es su santo, lo hace todo.

Pero es que no lo puede evitar, tengo que mandar, si no, no soy yo.

Aspirantes, estas son vuestras neveras

y así es como las dejasteis antes de venir al programa.

El día que entrasteis a "MasterChef",

les pedimos a vuestros familiares que les hicieran una foto.

Así que dentro de cada una de ellas,

están los alimentos que os dejasteis.

¡No!

Vamos a ver, hemos reproducido el contenido.

El primer reto de la noche consiste en cocinar un plato

con los productos que os vais a encontrar en la nevera.

Ahora os podéis acercar, cada uno a la vuestra, y podéis chequearla,

ver lo que hay. Adelante.

La nevera que me han traído es la de mi madre

porque yo me iba a independizar y justo en ese momento

me propusieron la entrada aquí, entonces el piso está ahí,

pagándose, la nevera vacía

y por eso me han traído la nevera de mi madre.

-Cilantro, claro.

En la nevera tengo verdura porque mi novia se cuida bastante

y siempre hemos tenido... ¡ay! Casi rompo una taza y me mata.

A la pobre le he dejado la nevera vacía.

La tenía prácticamente vacía. Pobrecita.

Se supone que estos son los alimentos

con los que habitualmente cocináis.

Es vuestra nevera, son vuestros productos,

así que esperamos un gran plato.

Pero para garantizar ese plato de 10

este jurado quiere incluir un alimento que desde la antigüedad

está considerado un regalo de los dioses, el queso.

A mí me gusta mucho queso, los buenos quesos manchegos.

Para vender un buen queso o simplemente le haces un taco

y le dices, señora, pruebe este queso vas a ver cómo está de bueno.

Lo prueba, seguramente le guste porque están buenísimos

y se lo llevan, ya está.

Antes de cocinar, nuestros aspirantes

aprenden de la mano de un experto quesero de El Corte Inglés

a reconocer la amplia oferta y magnífica calidad de los quesos

de nuestro supermercado proveedor.

Buenas noches, Fernando vaquero, experto quesero del supermercado

de El Corte Inglés.

Cuéntanos, Fernando, ¿qué tenemos por aquí?

Quesos frescos.

El tipo Burgos, de la zona centro de Castilla.

El queso mató, que es un queso catalán

que se utiliza mucho para postres.

Luego ya nos vamos a quesos un poco más curados,

tenemos la torta del Casar, luego el San Simón, un poquito ahumado.

Tenemos el cántabro.

Hay dos de las islas, el majorero y el mahón.

Luego ya tenemos el Idiazábal, que es un queso también ahumado,

es vasco.

Háblanos del mejor queso del mundo, del manchego.

Cuéntanos.

Es lo que os iba a decir, yo creo que es el queso que más fama tiene,

es el que más podemos exportar.

Tenemos desde el tierno hasta el curado.

También tenemos el Cabrales, para hacer salsas.

Yo creo que los aspirantes lo conocen ya.

Fernando, un millón de gracias por tu master class de quesos,

nos encantan los quesos.

Gracias a vosotros.

Aspirantes, estos quesos no se pueden quedar aquí, en la mesa.

Así que tenéis que introducir un queso cada uno

en vuestra elaboración.

Yo soy de queso pero para ver un partido de fútbol, antes de comer,

siempre una tapita de queso no falta en mi casa.

Tapita de queso y cerveza, eso es sagrado.

Pero, claro, de ahí a elaborar un plato con queso...

Aspirantes, disponéis de 60 minutos para elaborar vuestro plato.

Ahora tenéis tres minutos para seleccionar el queso,

ir a la nevera, coger los alimentos y poneros a cocinar.

El tiempo comienza en 3, 2, 1... Ya.

Que me lo cargo todo, qué bestia.

-Mi nevera, dejadme espacio, dejadme espacio, porfa.

-Yo tenía claro que mi nevera estaría bastante llenita,

no como la de otros, que abres y da eco

porque están lo siguiente de vacías.

Atención, aspirantes, no podréis volver a las neveras,

coged todo lo que necesitéis.

Leche por si acaso.

(Música)

-De la nevera he cogido el salmón, verduras, humus y huevo.

-He cogido crema untar, tomates, coma yogures, mantequilla,

brócoli y manzana.

De queso recogido el mató para hacer el relleno de canelones.

Ya habéis visto como son las neveras de nuestros aspirantes.

Si yo tuviese que hacer algo con la mía...

El jurado se moriría de hambre.

Por cierto, ¿qué tenéis vosotros en vuestra nevera?

Esta noche queremos saber cómo son las neveras de nuestros seguidores.

Así que bajaos la aplicación de "MasterChef"

y colgad vuestras fotos.

Y no me engañáis, que yo quiero verlo todo.

Es un salmón con crema de alcachofas y queso.

El salmón va a ir a la plancha por un lado y,

como queda salmón de sobra,

si me da tiempo voy a hacer un tartar de salmón

como dos platos de salmón en diferentes texturas

o como lo quieras llamar.

-Voy a hacer canelones de calabacín y brócolis

con tomate de acompañamiento.

Cuando me vine a "MasterChef" dejé la nevera con lo básico

para subsistir, pero cocina sana, sobre todo.

-Voy a preparar un pastel de salmón

y de guarnición calabacín relleno de humus

y verduras gratinado con queso.

He cogido el queso San Simón da Costa

porque tenía querencia por la tierra,

me ha arriesgado por el sabor pero no podía coger otro queso

que no fuera de la tierra.

Lidia, como siempre, su calabacín relleno con verduritas,

con humus y un pastel de salmón.

Andrea ha tenido muy buena idea.

Ha interpretado que el mató catalán es como la ricota.

¿Podríamos decir que la ricota es como un mató catalán?

Es parecido.

¿Por qué le damos protagonismo a uno cuando lo tienen los dos?

Pues ella ha interpretado eso.

El mejor plato de mi madre son las lentejas,

entonces yo he pensado imitar unas lentejas de mi madre

pero, claro, al tener que incorporar el queso,

ya me han cortado todo el rollo.

-Espero por lo menos hacer un plato curioso con sus productos,

innovador y que le guste a todo el mundo.

-De muerte.

Jordi, ¿qué tienes en tu nevera para tener este tipazo?

Yo tengo buena despensa, la parte que se conserva bien.

¿Y verduras, frutas...?

Compro muy a diario, si me apetece una buena lechuga,

voy a por una lechuga.

Si me apetece un buen pescado, voy a por el pescado.

Una cucharita más de mascarpone.

-Voy a hacer un flan de queso.

Como tengo la nevera un montón de potitos de estos de bebé,

voy a usar uno de ellos de fresa, un poquito de leche,

queso mascarpone también, y frambuesas.

-Creo que la ventaja la van a tener los compañeros

que tengan una nevera con buena despensa.

Tanto Sally como Antonio, Mila y Carlos

son los que tienen más ventaja en esta prueba.

Samantha, ¿en tu nevera qué es lo que nunca falta?

En mi nevera hay mucha verdura, calabacín, brócoli, aguacates,

tomates siempre. Limones y naranjas, para desayunar.

Papaya, que me encanta, yogures, mucha leche, mucho niño en mi casa,

ya sabes lo que hay.

En la mía lo que no falta son los mariscos de pocilga.

Un poquito de morcón, un poquito de chorizo, caña de lomo, jamón,

lo típico. Embutidos, me encantan.

Me ha hecho muchísima ilusión ver mi nevera aquí.

La verdad es que cuando he entrado por la puerta, me ha llevado a casa.

Directamente.

Yo normalmente cocino para mi chica, para Sonia.

Lo que más me ha gustado es la foto que tenemos ella y yo

que fue un selfie en la boda de un amigo.

La verdad es que salimos los dos guapísimos.

Me han dicho que me quite la perilla y no sé yo.

Ya veremos. Lo tendré que hablar con mi abogado.

Jordi, yo creo que en tu nevera tienes que tener también imanes

con cosas puestas a tu chica. Ni uno.

No tengo ni uno. Seguro que sí, Jordi. Cuéntalo.

No tengo ni un imán en mi nevera.

Algo tiene que haber. "Te espero esta noche".

Mi nevera cuenta mucho de mi vida.

Ver mi primera ecografía, la segunda;

cuando mi niña tenía dos meses. Su primer christma.

Mi marido seguro que lo está pasando bastante mal

porque no tiene su chef particular en casa,

dado que soy bastante marimandona, le he dejado las tareas concretas,

desde cómo tiene que hacer la cama,

los días que tiene que cambiar las sábanas,

que tiene que aspirar, todo, todo, todo.

-Básicamente, el plato consiste en una receta de mi novia,

una especie de revuelto pero que yo voy elaborar un poco más,

no quiero que me pase como con las patatas,

quiero que hacer un plato de cocina tradicional

pero quiero darle un toque de buen emplatado

y un toque diferente con alguna elaboración más buena.

La salsa de queso con el salteado de calabacín con el boletus

y el huevo frito encima. Nivel junior.

Bueno, Carlitos. ¿Qué pasa, chef? ¿Qué dices?

Esto es Cabrales, ¿no? No. Cabrales ya no.

Tiene un color parecido al Cabrales. ¿Qué es?

Es crema de alcachofas con una crema de queso y van juntas las dos cosas.

También, cómo voy a hacer un tartar, he echado tropezones de queso.

¿Tartar de qué? De salmón.

Lógicamente hacer primero un tartar que va aliñado

y que se va a curar, y que se va a cocer,

lo primero es...

Sí, sí.

Te veo nerviosito, Carlitos. Sí, sí.

Tienes que pensar mucho en hacerlo bien.

Sí, ya.

Está cocido como cuando Kevin cocina en su casa.

¿Sabes eso de la botellita?

Lo retiro pero, ¿se va a seguir cociendo?

Es que a veces, no podemos dar pasos para atrás.

Sí, chef.

Tranquilízate.

Teníamos que meter un queso en la elaboración

y se me ha descuadrado un poco

porque no sabía qué queso meterle al salmón.

Soy más de vender que de cocinar quesos, eso sin duda.

Aspirantes, os quedan 30 minutos.

¿Qué tal, Mila? Muy bien.

¿Qué haces? Unas alcachofas al horno

y luego le he puesto la salsa de queso.

¿Qué queso has utilizado?

Uno muy cremoso con un sabor muy suave.

¿Las Garmillas? Sí. He hecho una cremita.

¿Qué le has echado a la cremita? Le he echado un poquito de nata.

¿Nata del día de hoy? Bueno, sí.

¿No tienes nada más? Tengo la presa ibérica.

La tengo aquí.

Ah que es un plato con guarnición.

Le voy a hacer una reducción con un poco de jugo de aquí

y una reducción con mermelada de naranja

y un poco de zumo.

O sea que a tu nevera de toda la vida

la has metido como aportación a "MasterChef".

Sí, claro.

Muy bien, Mila.

También estoy haciendo una tatín.

¿Tatín de qué? De manzana.

¿Qué tal, Kevin? ¿Qué estás preparando?

He hecho unos champiñones rellenos con un poquito de nata,

un poquito del pie del champiñón, el queso que cogí

que es queso Idiazábal

y luego he hecho una espuma de salsa rosa.

¿Y eso?

Es que, como nos han enseñado en clase hacer salsa rosa,

y como aquí hemos aprendido a hacer espumas he dicho:

Vamos a... Incorporárselo al champiñón.

Exactamente, sí.

Tampoco había mucho lugar donde escoger en la nevera.

Estaba mejor la parte de arriba que el interior.

Eso es verdad, eso es verdad.

Yo cuando vaya a tu casa a cenar, voy a los postres.

Está claro. Lo pasaremos mejor.

Maldita la hora en que no gastamos 20 euros más

en comprar más cosas. Es comida de restaurantes.

Atención, aspirantes, últimos 10 minutos.

Buenas noches, chef.

¿Qué tal, Fidel?

Estoy preparando unos espaguetis con concasse,

una variación de las mías

y le voy a echar también beicon, zanahoria y champiñón.

Para la pasta. Sí.

Y crujiente de queso manchego

y aparte le echaré un poco de queso manchego por encima

así implemento el queso manchego en lo que es el plato.

Resumiendo, una pasta con tomate con queso manchego.

Sí, pero más currada, con tomate natural...

Fidel, hacer algo chulo con lo que tienes en casa,

no hacer lo que tú harías en casa.

Bueno, le voy a poner un crujiente a los espaguetis

voy a darle una presentación chula.

No como la pondría en casa que la pondría a puñados.

Bien, no te quiero descuadrar ahora mismo.

A ver si le puedes dar gracia porque a palo seco, suena vasto.

Venga.

Suerte que la necesitas. Gracias.

Fidel no entendió la cosa.

Está muy tranquilo pero está haciendo una tontería,

está haciendo una pasta con tomate.

Kevin está haciendo unos champiñones rellenos,

rellenos con una crema de queso.

Lo único, que ha querido hacer una espuma

y ha hecho una espuma de mayonesa o de salsa rosa.

¿Y eso por qué?. Hago un plato de queso y champiñón

y ahora te pongo una espuma que no le pega nada.

Una técnica sin sentido.

Jordi me dijo que igual es un plato sencillo

pero yo es que en mi casa

no tengo platos de vanguardia ni nada de eso.

Yo he pensado esto y seguiré hasta el final

y que sea lo que Dios quiera.

-Lo llevo bien pero más espeso

¿Qué dices Antonio?

Estoy intentando emplatar todo bonito.

¿Cual es el emplatado bonito...?

Me he encontrado unas lentejitas mi madre hace unas buenas lentejas,

tenía todos los avíos para hacer unas lentejas,

chorizo tocino...

Entonces claro, habría que introducir queso

pero no le pegaba ni con cola, entonces he hecho un "rollo japo"

con una salsa de ostras.

He hecho un salteado con pimiento verde y rojo,

le he echado tocino, a las lentejas las he salteado,

le he echado un poco de beicon y ahora he cogido la salsa

y las he salteado para que sea una especie de "rollo japo",

después una salsa de mermelada de naranja

y como el queso de cabras es muy fuerte

y la mermelada suave,

he intentado hacer una crema que esté dulce,

yjunto con el salado de las lentejas, "rollo japo",

me quiero meter en rollo dulce

y aquí, espérame, una salsita agridulce

yhe embadurnado unos brócolis que loshe hecho al vapor.

Los voy a poner aquí. Voy a intentarlo.

Suerte, porque me he perdido. Gracias, chef.

Ufff

Lo del queso a mí me ha matado.

Ya sabe todo el mundo que hay que sentir el queso

pero en unas lentejas no se mete queso.

Tengo que elaborar, elaborar e introducirlo.

Aspirantes, últimos cinco minutos.

Tony está haciendo un collage en toda regla.

Cojo las lentejas de mi madre, las aliño,

cojo una crema de queso hago una mermelada de no sé qué

y le pongo otra cosa más...

Y Sally lo está haciendo de 10.

Una tarta de queso ¡con un pintón!

Con unas fresas y una crema de yogur,

aparte que ha cogido el queso de Las Garadillas.

Olé, olé, y olé. ¡Como nos vamos a poner!

Aspirantes, acabáis de entrar en el último minuto.

Ya debería estar emplatado.

Con lo fácil que es para mí emplatar y ahora...

Ahora esto.

Cinco. Cuatro. Tres.

Dos. Uno.

Tiempo. Manos arriba.

El plato de hoy se lo voy a dedicar a mi madre y a mi padre

que son los que llenan la nevera en casa.

Aspirantes, el tiempo ha terminado.

Ahora dará comienzo la cata, pero esta vez los jueces

se pasarán por las cocinas para probar vuestras creaciones.

Bueno, Andrea, presentános tu plato.

Son unos canelones de calabacín con concasse de tomate.

El relleno es con mató.

He puesto calabacín, brócoli y un poco de manzana.

Lo primero, Andrea, esto no es un concasse,

esto es una mermelada, una salsa de tomate.

Un concasse de tomate que has pelado

y que cortas la carne

que queda en cuadraditos muy pequeñitos, todos iguales

y esa carne de tomate, firme, no mermelada

o deshecha como está aquí.

Andrea, cuando has pensado en este plato,

¿pensabas en un plato salado o en un plato dulce?

Pensaba en un plato como si fuera una ensalada que lleva fruta,

sin dejar de ser un primero y no es un postre.

Creo que por ahí va la cosa.

Creo que lo has hecho muy bien pero te falta creerlo.

Si tienes una idea, no hay problema, a muerte con ella.

Porque tiene un sentido.

Estar más segura de lo que hago es lo que me falta

para acabar de llegar a hacer platos con más sentido

y aún más bien resueltos.

El rollito está muy bien hecho,

que lo vendas como una ensalada me parece bien,

le aporta dulce al queso.

Fantástico, hasta ahí llego.

Un ácido.

Un poco de vinagre y aceite y me lo como con una ensalada fresca.

Por ahí van los tiros, me parece bien.

De momento no creo que sea rival,

a no ser que se me pase al darle información

y se me suba a la cabeza,

porque es una de las primeras personas

que está constantemente preguntando: ¿a ti te parece esto o lo otro?

Está muy arrimada a mí.

Kevin, preséntanos tu plato.

Bueno, son champiñones rellenos.

Tiene champiñón, beicon y un poquito de pollo.

El queso Idiazábal y un poquito de nata.

Y luego, aquí, tengo espuma de salsa rosa.

¿Quieres poner eso en plato?

Yo te pido por favor que no. Vale.

¿Y por qué salsa rosa? Olvídate de esto.

¿Pondrías salsa rosa aquí? No.

¿Por qué? Porque no pega.

Porque no pega, ¿y por qué lo metes? Ni con cola.

¿Pero por qué?

Creo que el error no ha sido usar el sifón,

el error ha sido la salsa rosa.

No pega.

Para mí suficiente.

Has hecho un champiñón relleno con un queso.

No ganarás el Óscar por el mejor champiñón relleno de la academia.

Ni al peor tampoco. Ni al peor tampoco.

Es una elaboración donde el queso tiene un sentido.

El champiñón muy bien,

las verduras podrían estar mejor ejecutadas

pero esto me vale como un cinco.

Acá lo importante es lo que había arriba.

Sí.

La historia de amor entre Jordi y yo, de momento perfecta.

Nos estamos tuteando un poquito.

Antes invitó él, ahora invito yo

y por eso ha salido mal la cita porque soy catalán y soy más rata

y ha salido mal.

Él también es catalán pero como él tiene más pasta,

el otro día se lució más.

Carlos. ¿Qué tal, chef?

¿Qué nos has presentado aquí?

Un salmón a la plancha

con una crema de alcachofa y queso mató

y un tartar de salmón.

¿Te gusta a ti así?

Tendría que estar un poco más hecho.

Un poco más hechito.

El queso.

Le has puesto una crema de alcachofas muy suave

y has puesto una pincelada tan chica que el queso no existe.

Tartar lo has aliñado al principio.

Totalmente cocinado.

Esto es una tontería como una catedral.

Los purés simbólicos...

y lo mejor son los tacos de salmón crudo

y sin nada más que un taco de salmón.

Como es uno de mis mayores enemigos en este programa,

sinceramente estoy contenta porque significa que está débil

y cuando uno está débil

el malo tiene que aprovechar a llegar a su meta.

A mí me gusta como cocinas.

¿Si? Sí.

El plato de hoy es repugnante. Toma ya.

Pocas veces he probado algo tan malo.

¿Si? Si.

A mí me indigna porque tú te ríes todo el rato,

te tomas todo bien pero hay momentos...

No, no, a ver.

Es lo que estás haciendo ahora mismo.

Yo no me conformo con cualquier cosa.

Eso es lo que quiero, inconformismo.

Yo soy auto crítico, sé que esto está crudo

pero pensaba que se comía así.

El tartar lo he hecho desde el principio...

Amigo mío.

Cuando yo te he venido a ver ese tartar

estaba cocinado como ahora.

¿Lo has rectificado? No.

No me vendas motos.

La evolución quizás ha sido de más a menos.

Mentalmente te saturas un poco, no veo a mi padre a mi novia,

no sé cómo van las cosas por allí entonces te satura un poco.

-Buenas noches, chef.

Cuéntanos tu plato.

Espagueti salteados con concasse de tomate,

beicon, champiñón y zanahoria y un crujiente de queso manchego.

Aquí sí que no hay razonamiento, ni pensamiento, ni idea,

ni gusto, ni ganas.

Tienes los espaguetis ya y le haces una salsa

y querías hacer una salsa de tomate, champiñones y beicon.

Salteas todo y a partir de aquí me piden un queso y pongo queso.

No te has complicado. Quería hacerlo bonito.

Orden natural en la cocina.

Tú vete a lo sencillo, elemental, lo que tú sabes

y a partir de aquí crecemos. Es importante eso.

Yo quería correr y no sé andar.

Claro, eso es. Tú tienes que andar, anda, anda y ya correrás.

Yo soy la tortuguita ha tropezado,

la liebre se ha ido corriendo para adelante pero la estoy viendo.

¿Te acuerdas del plato de Alberto? ¿Del león come gamba?

No me digas eso.

Lo más parecido que hemos visto. Ten cuidado.

El hecho de que me comparen con Alberto

la verdad que me ha dolido bastante.

Si hoy hubiera sido un día de eliminación, sin duda alguna,

me voy a la calle.

Bueno, Lidia, ¿cómo has llamado a tu plato?

He hecho un pastel de salmón con calabacín

y un relleno de verduras y salsa de setas.

He utilizado el queso San Simón para echar por encima,

no es el típico para gratinar, pero quería utilizar queso gallego,

y era el único que había en la mesa.

Está todo correcto. Aquí no hay nada malo.

Pero se me queda tristón.

Le falta variar, falta un salto más, pediría algo más a tus platos.

Le pides peras al olmo.

Tú le tienes declarada la guerra al producto

y los productos son las colores con las que pintamos el plato.

Algunos tienen más matiz que otros, por ejemplo,

a mí no me gusta la mostaza y en un plato me funciona.

Una cosa es la nutrición, y otra cosa muy diferente

el comer para dar placer.

Esto es "MasterChef", comer para dar placer.

Es una cocina plana, aburrida y carente de emociones.

Yo pruebo esto y me da igual.

Yo es que tengo un criterio distinto,

a mí me gusta el sabor, porque estoy acostumbrada

entonces para mí, yo pienso, que está rico.

Es que no está malo, de verdad. Es que aquí no hay nada armado.

No me parece un plato, me parece una guarnición.

Trabajas como "la cocinita de la señorita Pepis",

si hubiese un manual de la "señorita Pepis"

que es una muñequita, esto sería ideal.

Queremos una evolución porque estás haciendo lo mismo

que el primer día.

O evolucionamos o nos vamos. Vale.

-Ella hace comida sana y a lo mejor no arriesga

porque no le gusta ese sabor.

Antonio, cuéntanos tu plato.

Cuando he visto en la nevera, he visto que había pimientos,

entonces hice un salteado de pimientos rojos con pimiento verde,

luego le agregué las lentejas y una salsa de ostras.

También lleva tocino para que se parezca un poco pero...

...¿está malo, no?

Las lentejas estaban ya guisadas.

Son las que se supone que deja tu madre.

Sí y luego, lo que he hecho, ha sido saltearlas.

Lentejas, ricas.

El resto no tiene ningún sentido.

Ni le aportan, ni le quita ni le suma es más,

lo "enguarra" un poquito.

El problema es que tú no cocinas pensando en lógica.

Le meto esto por esto.

Queso escogido. De cabra.

De Cabrales. Sí, de Cabrales.

Esto es un batiburrillo.

Unas lentejas trituradas que las haces con un caldo

y quedan como un puré, con un queso emulcionado arriba,

un toque pequeño le va perfecto.

Ahora un queso con un mínimo de acidez,

que le vaya la grasa de la lentejas...

Y te ha salvado una cosa, que tiene una estética

que no parece tuya. Bien presentado.

Pero un poco "guarrindongui"

Si le pongo su cerveza, su aceituna con su guindilla,

una tapita de queso me puedo decir lo que quiera.

Pero, disfrútalo y luego me dices que eso no vale para nada.

Sally. Buenas.

Es una crema de mascarpone con crema de queso de Las Garmillas.

Con yogur para beber de fresa que es lo que tenía en la nevera.

Y esto es una crema de... Mascarpone.

La verdad es que me parece una idea buenísima para empezar.

Es una buena idea, has acertado con el queso.

Algo que no hemos visto, una tarta de queso.

Yo creo, que la tarta limpia con la fresa laminada

bien colocadita con un poco de azúcar por encima

quedaría mejor como presentación y de mejor sabor.

Hacer una tarta de este tipo, sin receta, con presión

y que te quede perfecta creo yo, muy bien.

Tiene mucho mérito.

Lo más importante es lo que pedíamos.

Solamente me queda una duda, Sally.

¿Serás el tuerto en el país de los ciegos?

¿Por qué lo dice?

Porque has hecho fácil lo que al resto

les ha parecido imposible. Felicidades.

Gracias.

Estoy super contenta porque estoy subiendo escalones

y eso me gusta mucho.

Cada vez estoy más próxima a poder llegar a ser un "MasterChef".

¿Qué tal, Mila?

Presa a la plancha con crema de queso Garmillas.

Esto es que, como tenía la masa de hojaldre,

he querido hacer una torta de postre.

¿Esto era la crema de queso? ¿Y esto?

Eso es una compota que he hecho de mandarina.

¿Por qué te gusta la mandarina? Para el cerdo a mí no me va mal.

¿Con el queso y las alcachofas también?

El problema que tenemos aquí es que quien mucho abarca,

poco aprieta en toda regla.

Esto me interesa bien poco.

La crema de queso bastante suave, no me aporta nada.

Una mermelada que podría valer para la tarta.

Unas alcachofas que sobran y las pongo al lado.

El plato tiene muy poco como un todo.

Con respecto a la tarta.

Si yo tengo que hacer esa tarta en casa

y tienes mañana seis comensales, si sacas esto van a decir, joder.

Hubiera cortado todo y hubiera hecho una porción.

¿Por qué no lo has hecho? ¿Cuál es el trozo más bonito? ¿Este?

Ese, sí.

Es decir, la idea la has tenido, pero no la has hecho.

¿Le pides a Sally que nos traiga su crema que ha hecho con yogur?

En este caso no me lo has sabido vender.

No lo hubiera presentado así en casa.

En casa no y en "MasterChef", sí.

Tú puedes decir,

te pongo una poca de infusión de queso muy suave,

muy láctea.

Esto es una buena idea y un plato acabado.

El queso tiene un papel coherente

y es un solo plato, que es lo que hemos pedido.

Lógica, Mila. Aprende a razonar como un cocinero.

Gracias, Mila. A vosotros, gracias.

-He hecho un timbal con queso zamorano.

He cogido ese porque me ha recordado al parmesano.

Le he hecho una crema de boletus, un huevo y la pechuga de pavo.

¿Te acuerdas de mi hija, que estuvo aquí un día?

Sí. Este plato lo hace ella.

Parece el plato de un niño.

Lo que no podía permitirme era, como hice en su día,

poner un puñado de patatas y un huevo.

El crujiente lo tendría que haber puesto arriba.

Haces un crujiente y lo pones debajo

para que se llene de grasa y se quede blando.

No vamos a ver tu plato porque no hay plato.

Dime una elaboración con queso. 1, 2, 3, responda otra vez.

Pastel de queso. Otra.

Crema de queso. Otra.

Quiché. Otra.

Una pizza.

Vale, cualquiera de esas cuatro bien ejecutada me valía,

en vez de esa tontería.

A día de hoy no me veo con la capacidad

de estar en la final.

Si quiero estar en la final tengo que estar al nivel de los mejores

y de momento no lo estoy.

Aspirantes, la cata ha terminado.

Es el momento de saber quién ha hecho la mejor elaboración.

Aspirantes, hoy se ha demostrado

lo importante que es hacer una buena compra.

En algunas neveras había mucha comida,

pero creo que ninguno ha sabido aprovechar al máximo

las posibilidades que tenía.

Además, después de la máster class

que nos ha dado nuestro experto quesero,

esperábamos sacar partido al queso.

A pesar de todos estos puntos negativos

que os está contando Jordi, ha habido dos personas

que han sabido sacarle partido a esta prueba.

Esas dos personas son...

...Sally y Andrea.

Andrea lo que sabe de cocina es porque ha comido en buenos sitios

y ha estado en buenos sitios,

pero no creo que tenga ese qué para ser cocinera.

Eso sí, entre las dos hay un plato

que está claramente por encima del otro.

Ese plato ha sido...

...El de Sally.

Estoy supercontenta porque veo que los chefs

están valorando mi trabajo

y me alegra que me valoren por encima de mis compañeros.

Aspirantes, ahora es el momento de viajar

y lo vamos a hacer a una ciudad que es patrimonio de la humanidad.

Además, este año, es nuestra capital gastronómica.

"MasterChef" no podía dejar de visitar Cáceres,

capital gastronómica 2015.

Jamones, quesos, migas, caldereta, pimentón

y cereza pueden degustarse en toda la provincia.

En la capital, declarada en 1986 patrimonio de la humanidad

por la Unesco,

puedes imaginarte vistiendo trajes medievales

y cabalgando sobre un corcel

porque el conjunto histórico se mantiene intacto.

Cáceres me gusta mucho, es supermona.

El casco antiguo es una pasada. El estilo medieval me encanta.

Aspirantes, bienvenidos a Cáceres.

Nos encontramos en el corazón de esta ciudad medieval.

Exactamente, en la plaza de San Mateo.

El chef Toño Pérez nos acoge hoy en su casa

y nos propone un reto a la altura de su hotel de cinco estrellas,

su restaurante dos estrellas Michelin

y sus 28 años de trayectoria.

Antes de desvelaros cuál será hoy vuestra difícil misión,

toca hacer equipos.

Sally, fuiste la mejor en la prueba de plató,

por ese motivo turismo de Extremadura

quiere premiarte con un fin de semana en Cáceres

en un fantástico hotel para que disfrutes con la persona

que tú quieras de una de las 35 experiencias gastronómicas

que oferta esta ciudad con motivo de la capitalidad gastronómica.

Muy contenta y vendré con mi marido, por supuesto.

Con ninguno de vosotros.

-A Sally se le ha subido un poco

el hecho de que sabe más que nosotros

y si ella se lo cree, estupendo. Irá confiada y caerá.

Competiréis divididos en tres equipos de tres aspirantes cada uno.

Sally, tú vas a ser la encargada de formar los tres grupos.

Primero formarás el tuyo y después decidirás qué capitán

y qué dos aspirantes forman los otros dos equipos,

¿qué color quieres para tu equipo: rojo, azul o blanco?

Blanco. Pues ahora dime, Sally,

¿qué dos aspirantes quieres contigo y por qué?

Quiero elegir a Carlos porque hemos trabajado juntos,

muy a gusto y bastante rápido.

He elegido a Carlos porque es uno de mis mayores rivales

y si yo llego a ir a la prueba de eliminación,

él viene conmigo.

-Aunque hago los salmones crudos.

Hacías, espero. Hacía, hacía.

Sally y yo a lo mejor hemos destacado un poco

en las valoraciones

y enfrentarme a Sally en una prueba de eliminación

sería bastante chungo.

-El siguiente es Antonio porque he trabajado muchas veces con él,

se deja mandar y lo hace todo muy bien.

Es bastante rápido.

-Mejor ser sumiso de Sally

que de una persona que no conozca de nada

y no haya trabajado nunca con ella.

Es el momento de formar el equipo azul,

¿quién quieres que sea su capitán? Voy a elegir a Andrea

porque también ha hecho un buen plato en la prueba anterior

y tiene muchas ganas de ser capitana.

-Gracias Sally, porque ha sido comprensiva

y ha sabido darme la recompensa

que me merecía por haber sido el segundo mejor plato.

Yo hubiese hecho lo mismo.

¿Quién quieres que acompañe a Andrea en su equipo?

Mila, que es bastante rápida, trabaja muchísimo.

Y la siguiente es Lidia.

La quiero muchísimo y quería hacer un grupo chicas

y otro de chicos.

-No me importa que Pablo esté en mi equipo,

pero sí me hubiera importado el hecho de tener a Mila.

Yo no puedo trabajar con una persona así.

Me estreso yo y me estresa ella.

Sally, el equipo rojo está bastante claro.

Pablo, Kevin y Fidel.

Quiero dar la oportunidad a Fidel

para que demuestre que puede ser un buen capitán.

-Gracias, Sally. Estoy muy contento por ser capitán.

Irme de "MasterChef" sin haber sido capitán habría sido un trauma.

Sally, ¿te has quedado con los que tú consideras más fuertes?

Me he quedado con mi mayor rival, por ejemplo. Las cosas como son.

Me gustaría mandarle un poco también.

Nunca le he mandado.

-No creo que sea el rival más fuerte.

Rivales fuertes somos todos y estamos todos en la competición.

A veces las cosas salen bien y otras veces mal.

En cualquier fracaso te vas a la calle.

Aspirantes, hoy queremos rendir homenaje

a uno de los grandes tesoros con los que cuenta la dehesa extremeña.

El cerdo ibérico.

Me encanta el jamón serrano.

Lo único es que le quito la parte blanca porque no me gusta.

Mi padre dice que es la más buena y se la come él siempre.

A mí no me gusta.

Una excelencia culinaria que,

junto con las distintas denominaciones de origen protegidas

de esta tierra, como las cerezas del Jerte o la torta del Casar,

serán protagonistas del menú que ha creado para nosotros

Toño Pérez.

Un equipo cocinará un entrante y un postre.

Otro equipo cocinará un primero y un postre.

Y otro equipo cocinará un segundo y un postre.

Aspirantes, no nos hemos olvidado de presentaros los platos.

A estas alturas del programa

la competición se hace cada vez más difícil.

Por eso hoy el menú se elegirá a ciegas.

Sally, hiciste el mejor plato en la prueba anterior.

Además de elegir primero, tendrás una enorme ventaja.

Elegirás qué cocinan los equipos azul y rojo.

Primero dime qué plato prefieres que cocine tu equipo.

El segundo y un postre.

¿Qué platos quieres que cocine el equipo azul?

Primero y postre.

Por lo tanto, para el equipo rojo queda el entrante y el postre.

Esto es una competición y siempre se hace todo con cierta intención.

Se hace con la intención de ganar.

Andrea y Fidel, ¿estáis contentos con el reparto?

Hasta que no vea lo que tengo que cocinar

no estaré al 100% contenta. Estoy contenta al 70%.

Y tú, Fidel, ¿qué tanto por ciento tienes de alegría?

Es lo que no me han dado, yo contento. Confío en mi equipo.

-Cuidado, cuidado.

-He tocado muslo.

-Casi siempre,

los grupos que han ganado han sido la mayoría todos chicos.

Quiero demostrar que las chicas también lo podemos sacar adelante,

podemos ganar y podemos demostrar, con dos narices,

que ahí estamos y vamos a sacar un platazo.

Fidel, veo que tienes la perilla, no me has hecho caso.

En el momento que me dejen, me la corto.

Te la voy a cortar yo si cocinas mal hoy.

Yo a un chef nunca le digo que no. Lo que ella diga, va a misa.

Capitanes,

para saber cómo hacer el menú tendréis que acudir a Toño Pérez.

Os está esperando para contaros con detalle la receta de cada plato.

Pues se complica esto.

Tendréis que recordarla muy bien

para contársela luego al resto del equipo,

¿tenéis buena memoria?

Dependemos de la cabeza de Sally.

Menos mal que es Sally, si llego a ser yo...

Tendría mucho miedo.

Cocinaréis para los paladares

más expertos en platos elaborados con cerdo.

Los responsables de las 10 denominaciones de origen

y de las dos indicaciones geográficas protegidas

con las que cuenta Extremadura. En total, 30 comensales.

Calculad bien las cantidades.

En el camión de nuestro supermercado proveedor de alimentos

tenéis los ingredientes necesarios para cocinar.

Como sabéis, el excedente que no utilicéis

será donado a comedores sociales.

Contaréis con 100 minutos para cocinar cada menú.

Organizaos bien porque en el minuto 60 saldrá el entrante,

en el 75 el primero, en el 90 el segundo

y a partir del 100 los postres.

Equipo rojo, entraréis primero a cocinar.

15 minutos después el equipo azul

y 30 minutos después el equipo blanco.

Así todos contaréis con el mismo tiempo para cocinar.

Cuando Sally nos ha dado el entrante ha ido a perjudicarnos,

pero creo que no es así porque nos deja más tiempo

para hacer el postre.

Aspirantes, el reto de hoy está sembrado de obstáculos,

pero el equipo que los supere tendrá un premio exclusivo,

la oportunidad única de trabajar en el servicio regular de cenas

del restaurante Atrio a las órdenes de Toño Pérez.

Me voy a dejar los cuernos hoy

porque quiero tener la oportunidad de trabajar en el restaurante Atrio.

Es una oportunidad única y lo tengo que aprovechar.

Aspirantes, ¿estáis listos para cocinar

y demostrarnos que sois los mejores? (TODOS) Sí, chef.

Capitanes, al Atrio a conocer las recetas de Toño Pérez

y el resto de aspirantes a por los ingredientes básicos de cada plato.

En 3, 2, 1... Adelante.

Aspirantes, tendréis que esperar a que vuelvan vuestros capitanes

con la receta bien aprendida en la mente, ¿entendido?

(TODOS) Sí, chef.

Hasta ahora los chicos

siempre han creído que llevaban el liderazgo.

Vamos a demostrarles que las mujeres son las que mandan de toda la vida.

-Eso está más claro que el agua, ya lo ves en casa.

-Último plato, menos hambre. O está muy rico o no gusta.

Cuando hay hambre da igual cómo esté.

Como esté regular, la cagamos del tirón.

¿Cómo hacemos el reparto de equipos? Tenemos un equipo para cada uno.

Yo los chicos, por favor.

Yo prefiero al de chicas, me voy el equipo azul.

Según Sally, el equipo blanco es el equipo de los campeones,

¿me lo dejáis a mí?

Con lo que te gusta a ti ganar, hijo mío.

Yo quiero estar con mis chicas que son fantásticas

y me lo voy a pasar muy bien con ellas.

Confío en que Fidel se quede con todos los ingredientes del plato,

que lo transmita bien al equipo y consigamos un buen trabajo.

-Bienvenidos a Atrio en Cáceres.

Vamos a elaborar tres platos a partir del cerdo ibérico,

¿quién va a hacer el entrante? -Yo.

-Vamos a empezar con una presa escabechada.

Coges la presa del ibérico, la sazonas, la marcamos

y la escabechamos.

Cortamos las verduras, lo cubrimos con un poco de agua

y lo dejamos cocer por espacio de 20 minutos.

Reposar, trinchamos muy fino

y luego vamos a acompañar con esas verduras que,

previamente hemos escabechado,

y al final vamos a sacar del salsero

un poco de escabeche para servirlo en mesa.

Como os va a sobrar un poco de tiempo,

una elaboración de una mus de queso de torta de El Casar.

En la base del vaso tendremos tacos de membrillo

con un toque de cítrico y te va a quedar fenomenal.

Buena suerte. -Gracias.

Al decirme que era una escabeche y una mus

me he sentido superaliviado

porque Pablo presentó en su primera prueba una escabeche

de frutos rojos y Kevin está loco con la mus.

Chicos, venga.

Equipo rojo, vuestro capitán acaba de entrar en cocina.

El tiempo de cocinado ya ha comenzado.

Chicos, tenemos una presa ibérica en escabeche

y luego tenemos un membrillo con una mus de queso de El Casar.

Muy sencillo. Kevin vas a marcar la presa.

Tú y yo hacemos las verduras.

Kevin, cuando tú termines con la presa

te vas directamente a hacer la mus

y mantenerla fría para que luego se baje.

Venga equipo. (TODOS) Vamos equipo.

-El plato de esta gente es criminal. -Van muy rápido los tíos.

-Fidel controla.

-Andrea, por favor, ven ya. Estoy que me salgo.

-Fidel, ¿cómo quieres la presa?

-Échalas a la plancha, salpimentadas y marcadas.

Venga, chicos. Tenemos que conseguir ese premio.

-Vamos a ver si podemos con ellos.

-Tenemos que hacernos ver porque últimamente en el programa

siempre hay capitanes chicos

y se eligen entre ellos como si nosotras no pintáramos nada.

Les vamos a demostrar que se están equivocando.

Pablo, ¿cómo vas con el entrante?

Chef, estamos cortando las verduras, hemos terminado la cebolla

y vamos a empezar con la zanahoria.

Trabaja limpio, ordenado y si, además,

puedes trabajar sin emitir tanto CO2,

ya sabes lo que tienes que hacer ¿Qué hace ahí una botella?

Al vidrio. No, al contenedor verde.

Así conseguirás contaminar menos, que es lo que queremos.

Sí, chef. Pues venga.

Pablo, corriendo.

Pablo es una persona que es un poco desastre,

pero pienso dirigirle bien.

He estado bastante pendiente de él porque lo conozco.

Y nada, con mucho valor.

-¿Quién va a hacer el primero? -Yo.

-Es un salteado de secreto de ibérico con frutos de mar.

Tenemos cigalita, chipirones, vieiras...

Lo troceáis para que todas las piezas sean más

o menos de la misma proporción.

Y las hortalizas con las que vamos a acompañar.

Espinacas y salsita

con la que salsearemos a los comensales y lo tenemos.

Para acabar...

Vais a coger la cereza y elaboraréis una compota

y luego elaboraréis una mus de coco.

Con las láminas de coco os curráis un poco de guarnición

y frutos rojos en la base.

Mucha suerte y bienvenida a nuestra casa.

-Muchas gracias.

Hoy vamos a currar el equipo azul a tope

para demostrar que nosotras valemos.

Yo siempre digo que las hormigas trabajan mucho

y llegan más lejos que los que van trabajando muy fuerte

y luego se quedan estancados.

-¿Qué te parece? -A ver, media vuelta.

Vale. Una chispa más y vamos.

-Pablo, te vas a quedar tú con el escabeche, ¿de acuerdo?

-¿Qué tengo que escabechar? -Los secretos.

Pero tú escabechas, ¿no?

-Yo he hecho un escabeche, no sé si será el correcto.

-Aceite, agua, vinagre, laurel, sigue tu instinto.

-Oído.

-¿Hoy te vas a dejar dirigir, o qué?

-Sí, hoy voy a estar un poco callada,

pero si hay algo que veo que no, no sé si voy a poder callarme,

¿sabes?

Equipo azul, vuestro capitán está ya en la cocina

así que vuestro tiempo para empezar a cocinar

comienza en 3, 2, 1, ya.

Tenemos el primer plato que es un salteado, un salteado de hortalizas,

de frutos de mar y de secreto ibérico.

-¿Cómo iba el plato?

-Las cigalas, yo, como las veo muy grandes,

las vamos a cortar en tres trozos.

-Las vamos a saltear aquí con el aceite,

y el aceite luego se tiene que guardar.

-El aceite lo vamos a tirar en la salsa de espinacas, ¿vale?

-Vale, eso es lo que quiero yo saber.

-Venga.

-Andrea, ¿los calamares iban así enteros?

-Mila, estaba todo junto, tampoco he podido preguntar mucho.

-Vale, vale, por eso te lo digo.

-Menos mal que no hemos cogido el primero.

-Hombre, hoy Mila trabajará bien porque son tres.

-Sí, tranquilidad, vamos. -Claro. Mila va a hacer una cosa.

-¿Lo vas a cortar?

-A ver, hija, lo tenemos que echar todo en el salteado,

no lo tenemos que hervir, lo tenemos que saltear.

-Es que esto deja mucho jugo, Andrea. Yo lo hago como tú me digas.

Pero se saltean enteras para que en el aceite deje jugo,

eso es lo mejor.

-¿Y luego la echas entera?

-Luego se pela y el aceite se guarda.

-Vale, vale.

Yo iba muy fija con mis ideas de hacerlo de una manera y Mila,

como ella es valenciana y tal,

con su aportación de hacer las cigalas en una sartén

y luego sacarlo y partirlo en trocitos,

me ha parecido la mejor idea.

-Vale, corta más pequeño eso. -Oído, "capi".

¿Así, chef, "capi"? -Cuadradito, perfecto.

-Vamos, vamos, vamos.

-Empiezas tú con la cebolla y la zanahoria, ¿vale?

-Sí, sí, sí. Perfecto.

-Luego le echamos la coliflor al escabeche.Ajo para el escabeche.

-Oído. Sí, ajo, ajo, cierto. Muy bien. Oído.

-Yo no me doy cuenta si los compañeros están más pendientes

de mí o no.

Han podido ver que necesito más caña y si es para bien

yo estoy contento.

-A ver si empezamos ya y nos dejamos ya de tonterías.

-Verás. La espera es lo que peor llevo.

-Me voy a poner con la mus de coco. -Vale.

Venga usted aquí, capitana.

Estas cigalas tan grandes son para cortar en trocitos,

me imagino. Sí.

¿Por qué las salteas enteras?

Mila me ha dicho que el jugo de las cabezas ...

-Luego lo voy a reducir para que saque el jugo.

¿Te parece mal? ¿Y el cuerpo?

El cuerpo lo haremos a trocitos. -Mila, Mila.

-Yo paro, si me dices que pare, paro.

-Constantemente me hacía preguntas, me ponía nerviosa.

Si te dicen una orden la haces y punto.

No me preguntes porque me vas a causar la duda

y más a mí que a veces me cuesta coger seguridad en mí misma.

Es que creo que lo mejor va a ser saltear las cabezas solas,

el cuerpo retirarlo y saltearlo en el último momento

porque si no estará demasiado hecho.

Yo os diré una cosa. El éxito está

en que no pasemos demasiado los moluscos

y estamos ya cocinándolos desde el minuto uno.

Los voy a sacar ya, estoy dándole una vuelta

para sacarle el aceite.

Vale, pero ¿por qué no se lo sacamos a las cabezas solo?

Vale, vale, yo hago lo que me diga.

Oye, chicos,

¿sabéis que en 40 minutos tenéis que sacar el entrante?

Oído. ¿Por qué no está puesta la verdura?

Al mismo tiempo que acabáis de hacer una verdura

ir pochando la otra, hijos míos, que esto ...¡vamos!

¡Eh! ¿Con ese aceite vas a pochar toda esa verdura?

No, hay muy poco aceite.

Pues anda, chicos, pensar un poco, que la cabeza está para eso.

Y tú, Fidel, manda un poco. El ejército, ¿dónde te lo has dejado?

Te toca hacer un solomillo de cerdo ibérico con guiso de matanzas,

cocéis la patata y le incorporáis la morcilla patatera,

lo turmináis bien y os va a quedar un puré ligero,

con el sabor de nuestra tierra, del pimentón.

Y luego, en una sartén aparte, haceis los chorizos

y esa salsita que te queda os va a venir muy bien para luego

dar el último toque con pimentón, que es muy extremeña.

¿Vamos con el postre? Una mus de chocolate.

Vamos a poner unos higos a macerar en coñac.

La idea es tener una mus de chocolate con higos

y el bizcochito de soletilla bañado con el jarabe.

Le ponemos de toque crujiente unos frutos secos y unas hojas de menta.

Mucha suerte y que os salga fenomenal.

-Yo tengo la memoria un poco fugaz, a veces.

A ver qué tal se me da.

-Revuelve, revuelve dos o tres veces y agua.

-El agua, el agua, ¿dónde está? -Ahí abajo, a la izquierda.

A ver, a ver, a ver. Chicos, chicos, chicos.

¿Quién os ha dicho que hay que meter el brócoli y la coliflor

dentro de la verdura?

El brócoli y la coliflor se hacen aparte para luego

ponerlo en el plato para decorar. Pues la hemos liado.

A partir más brócoli, ¡venga! ¡Me cago en la leche!

Pablo, te hago encargado del brócoli.

-Tranquilo. Venga, vamos, va, no pasa nada.

¡Madre mía!

Vamos, vamos, vamos.

Equipo blanco, el tiempo empieza en 3, 2, 1, ¡adelante!

Venga, marchando, os explico.

El postre es una base de soletilla mojada con un poco de coñac.

Luego hay que hacer una chantilly como el otro día.

-¿Baño María? -Más o menos.

-A mí me explican una cosa y si me la explican así, una sola vez

y rápido, no lo pillo a la primera.

-Lo primero que tenemos que hacer es puré de patata, ya.

Macerar los higos para que se hidraten.

Macerar el higo, cortarlos por la mitad.

Calentad un poco de coñac, ¿vale? -Oído.

-Eso está bien.

-¿Las patatas las pelo? -Sí.

Voy a empezar a macerar el solomillo.

Sally iba tan rápido y lo ha explicado tan rápido

que yo creo que no lo ha hecho muy bien.

Le ha dado tanta caña a la explicación

que muchas cosas han quedado en el aire o incluso

ella las ha dicho mal y eso a tener sus consecuencias.

La soletilla, ¿macerada en el coñac?

-Sí.

-¿Cómo quieres cortar el secreto? ¿Así, como esto?

-Sí. -Vale.

-Las pizquitas del calamar las quito, ¿no?

-Vale, sí, Mila, sí.

-Venga, vamos, chicos.

-Pablo, ¿cómo vas? -Terminando ya con el brócoli.

-Venga. ¿Kevin? -Meto las cargas y al hielo.

-¿No lo tienes ya? -20 segundos.

Bueno, he escuchado la explicación que dabas.

¿Tú estás conforme con tu propia explicación?

No soy muy clara, pero bueno.

Piensa que luego es fácil que metan la gamba.

Pero lo están haciendo bien ahora mismo.

¿Seguro?

Sí, van a hacer el puré, macerar el higo y ya está.

Es verdad que lo explicado tan rápido, a mi manera

y a mi estilo, porque luego podía haber seguido comentándoles

el tema del plato.

-¿Cómo vais, chicas? -Bien.

-La hierba esa que decías ... -Estragón, lleva estragón.

-Andrea, ¿así como lo ves? ¿Es mucho?

-Échale, échale. Échale el ajo también.

-El ajo ya está. -Vale.

Esa carne tiene un pintón, ¿no? ¡Vaya!

Ibérico del bueno de aquí de la zona.

Creo que me voy a llevar un cachito de estos.

Muy bien.

¡Qué hambre da a esto de cocinar!

¡Pero bueno!

¿Les estás echando una mano porque no llegan, o qué?

He visto tan rica esta carne, marinada,

que he dicho voy a hacerme unas tapitas para desayunar.

¿Por qué aquí haces un solomillo así de grande

y cuando voy a comer al Àbac me das una cosa así de pequeña?

¡Cómo no te cuesta!

Mira, en el Abac no te di la bofetada que te merecías

y te la vas a llevar hoy.

Encontrar un vinito, que esto necesita un vinito.

Yo le voy a meter mano al chorizo que seguro que también

es de aquí, de la zona.

Carlitos, ¿cómo vas? ¿Vas bien?

Danos una rodaja, danos una rodaja. ¿No te molesta, verdad?

¿Haciendo unas tapitas?

Como sois los campeones vais sobrados de tiempo.

Espera, espera, a mí me gusta más esto, espera.

Joder.

Vaya mezcla, ¿eh? Del cerdo me gustan hasta los andares.

Dame cuatro vueltas a eso, porfavor.

-¿Con qué? -Ahí tiene que haber una espátula.

La de madera, la de madera, en el bol.

A ver, todos los equipos, tengo una noticia que daros.

Hay 31 comensales, así que tenéis que sacar un plato más

de cada servicio. Oído.

-Sí, chef.

-Añádele nata.

-Venga, vamos a saltear la carne, chicas.

-¿Qué punto le tengo que dar, Andrea? ¿Tostadito? ¿Cómo?

-Que esté en su punto, que no esté muy pasado.

-¿Un poco de pimienta o no?

-No lo paséis mucho, ya, sácala, sácala ya esta.

-Ya está para sacar. -Sácala ya, Mila, por favor.

-Un momento, un momento.

-Sé yo solamente cómo va el plato, no preguntes,

hazlo como yo te lo digo.

-Los aceites luego los juntamos. -Vale, oído.

-Carlos, ¿por ahí qué? -Voy, voy, voy.

-¿Cuántas cucharadas le has puesto? -Una cucharada solo.

-No, ponle dos o tres. -Oído.

Equipo rojo, aquí está Antonio para ver cómo vais.

¿Cómo vais? Contadme.

-En nada sale ya. Todavía le queda, ¿no?

Ocho o 10 minutos.

-Vamos con el hielo. -Escuchadme, no, no. Batidora.

Hay que cortar muy fino una vez fría la presa.

-Dígame, chef, tiempo para llevarlo a la batidora.

¿60 minutos?

Pablo,no puedes pararte a hablar, tienes que estar cocinando

sin parar. Siete minutos.

Donde hay sabiduría...

-Corto.

Comensales, muchas gracias por aceptar

la invitación de "MasterChef".

A continuación probarán un menú diseñado por el jefe de cocina

esta casa, Antonio Pérez.

Ahora mismo se están dejando la piel en cocinas

para que provéis la mejor versión de cada plato.

La presa. -Ya la hemos metido en la batidora.

-Perfecto, perfecto, vamos. No os quiero ver parados.

Deja de marear, Pablo, venga.

Vengo en busca tuya, Paloma,

jefa de Promoción de Turismo de la Junta de Extremadura.

¿Qué ofrece Cáceres al visitante con motivo de esta capitalidad?

Acceder a la ciudad intramuros, al conjunto medieval de la ciudad

te va a trasladar a otro tiempo y otra época y si eso, además,

lo acompañan de nuevos productos, que vas a poder degustar

en cualquiera de sus restaurantes o taperías,

creo que no os va a dejar indiferentes.

-Vale, ¿cómo va esa verdura, chicos?

Aspirantes, en cinco minutos tiene que entrar vuestro entrante

de presa, ¿me oís? Cinco minutos. Tendríais que ir emplatando ya.

Vamos.

La presa está ya dentro de la batidora,

en cuanto salga la cortamos y ya salimos con todo.

A ver, escuchar una cosa, esto lo puede hacer una persona.

Uno sujeta y él mismo con el cazo.

Vamos, tú, vete haciendo las zanahorias,

rápido, la máquina de cortar, la presa, vamos.

Los camareros están aquí, los comensales están ansiosos,

por favor. Chef, sale ya, sale ya.

-Está perfecto. Le falta un poco de azúcar.

-¿Una cucharas así? -Menos, la mitad.

-¿Se va a montar, no?

-No lo montes, no lo montes, solo para que mezcle.

Al mirarlo, claro, la de Carlos quedó más suave

y la de Antonio quedó más espesa.

-Al frío ya. -¿Lo colamos?

-No, no hay que colar. -Oído.

Bueno, ¿qué pasa aquí señoritas? ¿Te puedo preguntar una cosa?

-Dígame.

-Primero echamos de secreto ibérico ...

-Escúchame, tienes tres sartenes.

No te has enterado de la lección que te ha dado.

Sí, sí me he enterado. No, no, no.

Salteas por un lado el secreto, por otro lado los frutos de mar

y por otro lado las hortalizas.

Luego a la hora del montaje es cuando tú ya mezclas.

¿Lo sacarás? Sí, seguro.

Ya podéis correr, Andrea, de tiempo vais muy justas.

Vamos a empezar a sacar ya el primer plato del equipo azul.

O sea que rapidez, rapidez.

No corréis, no corréis, no corréis y luego ....

Siempre lo mismo. Claro, siempre lo mismo.

Vamos.

Poneros a cortar la carne, vamos, que es lo más importante.

Vamos, aliñar los calabacines, muy bien, vamos.

Esto no está frío.

Tenía que haber pillado a Kevin y haberlo puesto a picar.

Quería salvarme la espalda con el postre

para que no nos pillara el toro y ha sido un error.

Equipo rojo, ya vamos con retraso.

El entrante tenía que haber salido hace cinco minutos.

A ver, Antonio, cuéntame qué está pasando en cocinas

porque viene con retraso.

Hay que ser un poco permisivo. Hemos planteado una presa escabechada.

Necesitamos limpiar un poco pero creo que ya está solucionado.

¿Cuánto tiempo? 10 minutos.

Comensales, me comunican en cocinas

que el entrante viene con unos minutos de retraso.

Les pido disculpas.

Equipo rojo, los camareros ya están aquí esperando para sacar el plato.

¿La salsa cuál es? -El mismo caldo filtrado.

-Está bueno, está bueno.

-Acordémonos de este jugo que es maravilloso, Andrea.

¿La salsa verde con hierbas especiadas es esta?

Sí, le hemos echado el estragón, el jugo de las cabezas de las cigalas

con un poco de ron y luego las espinacas.

En 10 minutos sale el plato, ¿oído? Oído.

En cinco a emplatar.

Venga, ¿quieres probarla? Pruébala.

¿Bien? Calentémosla un poco.

-Un poco más de estragón no le vendría mal.

-No. No, Mila, no.

Si pudiera dar marcha atrás, me sería difícil volver a contar

con Mila porque me ha sacado de quicio hoy.

-Mantenlo ahí.

-Mila, te pones tú a hacer un poco más de salsa para que no nos falte.

Venga, Mila, venga, rápido, ven. Yo me pongo a emplatar con Lidia.

-¿El queso qué, Kevin?

-Venga, sale, sale, sale. Vamos, vamos.

A ver, equipo rojo, necesito que emplatéis ya.

¡Venga, equipo!

-Lo vamos a colar, venga.

-Esto es morcilla patatera.

-Pero la morcilla la tengo que mezclar. Déjamela a mí.

-Venga, va. -¿Qué tal, Carlos?

-Están montadísimos, con el sifón van a salir.

-Y ahora vamos a colar este. -¿Este no tiene ninguna carga, no?

-No tiene carga. Las cargas están aquí debajo.

-Oído. -La ponemos ya, ¿verdad?

-Sí, la dejamos reposar y hacemos la prueba.

Vengo en busca tuya, Mayte Alonso,

de la Dirección General de Turismo de la Junta de Extremadura.

Quería preguntarte qué impacto supone para Extremadura

que Cáceres haya sido elegida capital gastronómica.

Sobre todo, nos ha situado en el mapa gastronómico

a nivel mundial

y es un premio al trabajo bien hecho,

tanto de los productores como de los profesionales

del sector de toda Extremadura.

-Venga, ya estáis.

-Venga, venga, venga.

Ese segundo está mal, ahí no tienes zanahoria.

Vamos, rápido, Kevin, vamos. ¡Venga, equipo!

-Faltan un par.

-Kevin, ¿cómo está eso? -Ya está, se lo están llevando ya.

Como entrante, el equipo rojo ha preparado

presa ibérica escabechada con verduritas.

Espero que lo disfruten.

Dime, ¿qué te ha parecido la presa?

-Yo lo hubiera hecho bastante menos hecha, un poco más sabrosa,

el punto de sal. -¿Un poco seca, verdad?

-Está un poco seca cuando no es una pieza que sea seca normalmente.

-Estamos con el postre, ¿vale?

Con el entrante hemos llegado tarde.

Quiero que el postre salga espectacular.

¿Cómo lo vas a hacer?

Incrementar el zumo de limón con el membrillo,

luego le echaremos la mus y los frutos secos.

Pero ve echando más cantidad de membrillo.

Echále más, venga, a cuchillo. -Méteme.

-Joe, Pablo, no lo digas así, tío. -Me da igual, méteme el membrillo.

-Vamos, vamos.

¿Todavía estamos haciendo más salsa verde?

Es solo por si acaso.

Vale, y ahora digo una cosa. ¿Esto que estáis echando qué es?

Es tomillo.

Ella me ha dicho que echara esa.

Yo he cortado y cuando me he dado cuenta he dicho "es tomillo".

-Tomillo.

Como se nota que sois de ciudad todas, no sois de campo.

Esto es tomillo.

Vamos emplatando, por favor. Por lo menos que haya algo,

que yo vea algo, que me quede tranquilo para saber

que ese segundo plato va a salir. Andrea.

En cinco minutos tiene que salir.

Mila me ha sacado bastante de quicio y encima me he quemado dos veces.

He tropezado dos veces con la misma piedra

y me he quemado y me he echo bastante daño.

-¿Eso cómo va? -La patata, yo la veo bien.

¿Sally, cómo va todo? Bien, todo controlado de momento.

¿Cómo váis?

Yo tengo la patata apuntó para el puré,

la vamos a mezclar con la morcilla ya tengo el aceite de los chorizos.

-Bien, para luego salsear un poquita.

-¿Habéis marcado algo ya? -No.

-Vale.

-Ya tengo las sartenes preparadas, las voy a marcar,

lo deja reposar un poquito.

¿El póster bien? El postre ya está.

La mousse de chocolate.

-Quizás está un poquito demasiado denso.

-Se han montado un poco porque lo hemos hecho con la Turmix.

-Para solucionarlo cuando bañéis el bizcocho de soletilla,

y la nata que le ponéis abajo, ponle un poco más de cantidad

para que no sea muy denso. -Vale.

Carlos, no montes demasiado la nata, suave, semimontada.

-Una vieira por plato, ¿vale?

Ya está, aquí falta calamar.

Vienen los camareros en dos minutos.

Venga, volamos, vamos, vamos.

Venga, vamos, enseguida ojo el postre.

Ya tenemos la mousse.

Luego nos falta la compota.

La mermelada.

La mermelada, pues habrá que volar.

Rápido, a ver si es verdad que llegamos a tiempo.

Venga.

Venga.

-Sí, sí.

Yo no paro, yo no paro.

Venga, venga, venga.

-Qué bueno está esto.

Eso está listo, ya lo tienes Pablo. -¿Sí?

Lo retiramos del fuego cuando lo permites.

-Venga vamos, voy con la salsa.

Vayan ustedes cogiendo platos.

A continuación probarán el primer plato

elaborado por el equipo azul.

Secreto de cerdo ibérico, frutos de mar

y un jugo reducido de hierbas y hortalizas.

Buen provecho.

Don Álvaro Ribas,

de la Denominación de Origen Dehesas de Extremadura.

Vengo en busca de usted porque usted es el de los jamones.

De los jamones.

¿Qué le parece el secreto?

La carne y la veo en su punto, jugosa,

y los frutos del mar perfectos.

¿Y en comparación con el primer plato que han probado

con el entrante?

Al primer plato le falta un poquito de fuerza en el escabeche,

un poco flojo para extremeños.

-Este plato comparado con el del equipo rojo

la verdad es que me ha gustado mucho más.

-Está más bueno.

-Venga la mermelada. -¿La cereza cómo iba?

-Partida por la mitad.

-Pero, ¿se veía entera? -No, solo la mitad.

-¿Pero se veía la mitad entera? -Claro, la mitad Mila.

Por favor, no preguntes cosas tan evidentes.

-Voy con las papas. -Oído.

Vale, coladlas y eso.

-¿Todo? -Venga, si eso es una salsa.

-Bien fino, Antonio.

-¡Sí Chef! -No ojalá, ya me gustaría.

Equipo blanco, 20 minutos, sale el segundo plato.

Oído.

Falta sal, mira sal.

-El sabor es un poco dulce.

Lo hubiera puesto un poco más de queso.

Está muy suave.

Me preocupa la cantidad.

Mejor otra.

Son 31 comensales, mejor ir sobrados que poco.

¡Oído!

-Kevin, te marcas otro sifón de estos.

-Chicas, cuando tengamos la mermelada hecha le vamos

a echar un poco de limón.

-Está ácido Andrea.

-Ponle un poco de zumo. -Vale.

-Échale un poco más de azúcar.

-¿Esto no llevaba canela? -No.

Si no te lo dicen es porque no lo dan y ya está.

No me preguntes, por favor Mila.

-Yo no sé si la habré sacado de quicio a Andrea,

yo las preguntas que el hecho son tan sencillas

como que me explicara cómo va el plato.

A lo mejor hay personas que se callan

y hacen la apariencia de una cosa, y yo pregunto porque quería saber

cómo iba el plato, simplemente.

-Voy haciendo las soletillas, se moja muy poco.

-Muy poquito.

-Ya está. -¿De verdad?

No lo emborraches, vale.

He visto que untaban las soletillas

con Brandy directamente, he dicho, Toño no lo ha hecho seguro.

No, les dije que hiciera un jarabe con el almíbar

para que tuviera ese punto.

Hay una cosa que es la versión del bizcocho borracho

o el comensal borracho, depende de dónde es el Brandy.

Están borrachos.

Capitana, el Brandy es para los higos

y el almíbar para la soletillas.

He visto que habéis empapado todos con Brandy las soletillas.

Lógicamente no puede salir así.

Solucionadlo. Vale.

Cojonudo.

-¿Sale o no sale? -De puta madre macho.

-¡Venga vamos bien chicos!

-Mira, darle una vuelta y media por lo menos,

para que cuando caiga puedas hacerlo bien.

-Muy bien.

¿Que tal si lo cortó como antes la carne que es más rápido?

-No. Este es el sistema.

Vale.

-2, 4, 6, 8, 9, 10,...

-Sally, mira.

-Eso es perfecto.

-Dale caña.

-¿Cuánto coco?

-Coco ya está Mila, ponte con la mermelada.

Que no sé queme.

-No, que van a quemarse si tiene un caldo.

-Qué huele, que huele.

No, no, es lo que estás haciendo.

-Mila.

-Andrea, vamos a ver, que no.

Lo tenéis bastante bien.

Salen seis minutos y no nos podemos relajar nada.

Vale. -¡Oído Chef!

-Poner bien los platos. El solomillo, ¿cómo va?

-Al solomillo les falta dos minutos.

-Vale, pues los dos minutos.

¿Cómo vais mis chicos? Genial.

La manga pastelera para el membrillo.

La manzana lista. La crema de queso.

Perfecta, ya está hecha desde hace media hora.

Eso es tu territorio Kevin. Ya está hecha.

El chico crema de queso. El chico mousse.

The mousse boy.

Qué mono Kevin.

Buenos chicos, confío en vosotros.

No quiero volver a cargarla.

Faltan cuatro por pintar, Carlos.

Oído.

Venga, va.

-¿Encima de eso que va? -Va la carne.

-Un trozo de chorizo y morcilla encima.

30 segundos y los camareros se llevan los platos.

Venga.

Bien limpio chicos.

-Vale, voy a limpiar no pongo chorizos.

-Vamos a echar la mermelada.

¿Ya tienes el coco preparado? -Sí.

¿Por qué no lo vas rayando?

Porque el coco ya está,

lo tienes que poner encima de la mousse.

-Ah, vale, vale, es el que habiamos pelado.

De todas maneras, ¿quieres alguna hierba para arriba?

-Mila, no, me estás liando.

Quedan segundos para que se lo lleven los camareros

que ya están prevenidos.

Chorizo, chorizo por favor. -Espera, espera.

-No espero, no espero.

El equipo blanco, ha terminado el tiempo.

Camareros, por favor, nos llevamos los platos.

Esta es la salsa que tenéis que llevaros para salsearlo.

Capitana.

Tú decides si eso sale a sala.

¿Le habéis dicho al camarero si es una gotita,

o un poco o mucho?

No lo he dicho nada porque se lo habrían explicado...

A ver qué sucede.

Sally tenía muy claro cómo se servía pero no sólo ha dicho los camareros.

A lo mejor al servirlo en salsero,

si echas la grasa del chorizo como sopa.

Te has cargado el plato.

Yo que tú volaba a sala y camarero, una cuchara, un hilito.

Porque la va a liar parda.

Me fui corriendo como una posesa.

Vamos, llegué y se lo he comentado la os camareros

y me dijeron que tranquila, que lo estaban sirviendo

con una cuchara finita porque sabemos que es un aceite muy fuerte.

He venido bastante tranquila, corriendo otra vez.

Pero más tranquila. Al postre, rápido.

Comensales, vamos ahora con el segundo plato.

Lo ha realizado el equipo blanco.

Es un solomillo de cerdo ibérico, con puré de matanza.

Que aproveche.

Buenas, ¿cómo vamos por aquí?

Teresa, Bartolomé.

Encantados de estar con vosotros. Estupendamente.

Presidenta de la Denominación de Origen Pimentón de la Vera.

¿Qué recetas son las que mejor le vienen?

Es que le va bien a todo.

Yo puedo decir que hasta al gazpacho le pongo un poco.

Mira, yo soy andaluza y soy mucho de gazpachos.

Te puedo dar una receta.

-Está rico. -Muy bueno.

-Yo creo que ya tenemos un favorito.

-Va, va, va.

-Vamos bien, tranquilos.

-Como el mousse se baja, esperemos un poquito.

Que total poner el coco. -Mila, lo decido yo.

-Ese lleva un poquito menos. -Sí.

-Aquí hay 3 por 5, 15.

32.

Ponlo en medio para que no se olvide.

-En un rincón, aquí por la mitad y los higos al lado.

Voy a enseñarte uno. -Perfecto, sí.

Dos o tres higos y un poquito de frutos secos en un lateral.

Carlos, ¿qué estás haciendo?

Estás dudando porque te falta información buena.

Eso sí es verdad Chef. Toma un libro de cocina.

No me lo estropee ni me lo manches que me ha costado

mucho cocinar el libro. No por favor.

¡Muchas gracias Chef!

Grandes platos para todos los días. Perfecto, gracias.

-Solo falta la manzana.

¿Están los 31 aquí puestos? Sí.

A ver como está de bueno, lo voy a probar.

Buenísimo. ¿Sí?

Chicos, dice que está buenísimo.

Bueno, buenísimo para mí.

¿Tenemos ya todo? Sí.

El último toque, la lima, el coco. Con la ralladura.

Sí, pues venga, vamos sacando.

Camarero por favor. Cuando ustedes quieran.

Venga, va. -Ya está.

Camareros, por favor vámonos.

¿32? 32.

¿Cómo ha sido cocinar con carne de cerdo buena?

Buenísimo.

Buenísimo, pues al final no seanos cerditos

esto impecable.

A continuación van aprobar tres postres.

El primero.

Mousse de torta del Casar, membrillo de Santa Teresa,

picatostes y manzana.

Elaborado por el equipo rojo.

El segundo es una mousse de coco, frutos rojos de la Vera,

picota del Jerte y curry de Madrás.

Lo ha elaborado el equipo azul.

Y para terminar un tercero, mousse de chocolate,

bizcochitos de las monjas de San Pablo,

frutos secos e higos secos de Almoharín.

Este último lo ha elaborado el equipo blanco.

Disfruten.

Vengo en su busca, por qué es usted el presidente

de la Denominación de Origen torta del Casar

y ese postre, se vasa en eso.

Me da miedo preguntarle, ¿qué le parece?

La torta de Casar suele tener siempre

una presencia fuerte en los platos, pero en general nos ha gustado.

Os pillo en plena acción.

¿Qué les ha parecido el postre?

El coco lo veo poco.

Pero lo de debajo que es picota del Jerte me parece espectacular.

¿En comparación con el postre anterior?

¿La de la torta del Casar?

A mí me gusta mucho más este.

-Yo a este lo veo excesivamente dulce.

Me inclino en todo caso por el sabor de la torta,

que estaba conseguido en sus aromas.

Comensales, ha sido un placer visitar

esta ciudad extremeña y descubrir por qué se le ha otorgado el título

de capital española gastronómica 2015.

Espero que hayan disfrutado tanto como lo hemos hecho nosotros.

Toño, muchísimas gracias por abrirnos las puertas de Atrio,

por todo lo que nos has enseñado en cocina.

Yo creo que los chicos han hecho un trabajo estupendo y al final,

ha sido una experiencia preciosa.

Yo estoy seguro de que del buen hacer tuyo,

de tu equipo, del cariño, de las horas,

seguro que hoy han aprendido algo y de su parte también

te damos las gracias.

A vosotros, gracias.

(Aplausos)

Si te apasiona la cocina y tienes entre 8 y 16 años.

No puedes perderte los campamentos "MasterChef".

Cocina y diversión en entornos naturales.

Además podrás conocer a aspirantes de "MasterChef Junior".

Ya lo sabes, este verano campamento "MasterChef".

¡Ven al campamento "MasterChef"!

Aspirantes.

En este reto queríamos que supiérais es que cuando un jefe de cocina

como Toño da instrucciones de un plato.

Lo hace solo una vez, de ahí que hayamos querido poner

a prueba nuestra retentiva.

Aspirantes, este jurado está contento

porque los tres equipos habéis trabajado duro.

Por fin, vemos evolución.

Por eso, en esta prueba hemos tenido que fijarnos

más que nunca en los pequeños detalles.

Equipo azul.

No habéis entendido bien el concepto del plato,

habéis cometido algunos errores.

Como confundir estragón con tomillo,

meter la pulpa del coco en el postre.

Pero en general los comensales se han quedado bastante satisfechos

con vuestros platos.

No le doy toda la culpa a Mila, pero sí tiene un peso importante

que constantemente me hacía preguntas,

me ponían nerviosa y ha hecho que fuera peor capitana

de lo que podría haber sido.

Equipo rojo.

Habéis sacado tarde el plato principal y os ha faltado

un punto de sabor en el escabeche.

Eso sí, el postre, lo habéis bordado y lo habéis sacado a tiempo.

Me siento muy orgulloso de haber capitaneado el equipo rojo.

Estamos hablando del Atrio, con dos Estrellas Michelín

y presentar dos platos amateurs que nos feliciten,

que se fijen en esos detalles es muy importante.

Equipo blanco.

Habéis cocinado con ritmo y actitud aunque ha habido pequeños detalles

que se os han escapado.

Pero eso sí, no ha quedado ni rastro de vuestro solomillo

y el postre ha salido perfecto.

Hoy Sally, ha elegido su equipo en base a querer hacer

un buen trabajo y sacar un buen resultado.

Eso es lo que se tiene que hacer.

Ganará "MasterChef" el que demuestre más actitud.

Nos da igual el tenga, el que evolucione

y está en manos de todos, dejaros la piel para ganar.

La caída de los soberbios es más dura,

ella se piensa que es intocable seguramente le llegue su momento

y le pasé por delante.

Le diga por la derecha Sally.

Os recomiendo que para la próxima prueba

le quitéis el protagonismo que le estáis dando

a Carlos y a Sally.

Sally siempre dice que su único rival es Carlos.

Pero bueno, si quiere seguir por ese camino

que siga a mí no me importa.

Yo sé quién me tiene que valorar y yo soy el primero en hacerlo,

estoy aquí y los demás tienen que ir conmigo.

Aspirantes, os quiero dar la enhorabuena los tres equipos.

Pero el que ha cometido menos errores

y ha sacado todos sus platos con un sabor espectacular.

Ha sido...

El equipo blanco.

Yo creo que mis compañeros tienen una imagen errónea de mí.

Yo creo que a lo mejor me ven altiva, soberbia,

entonces me jode un poco ver que, por ejemplo,

que cuando la hacen a Carlos la valoración y todo eso,

siempre lo están alabando y él se lo pasa bien.

Sin embargo, cuando yo hago algo bueno,...

como que estoy como arrinconada.

No, que mi hijo no me puede ver llorar, macho.

Que si no, se pone malo.

¿Qué pasa Sally? Estoy muy emocionada.

Ya no es por ganar, es el reto personal que tengo

de hacer las cosas bien.

Ver que hay una evolución y eso me hace sentir muy bien.

-Sally ya no se puede subir más ya.

Ella ha llorado porque pensaba que iba a perder.

Al ver que ha ganado, ha sentido alivio,

una alivio importante.

Fidel.

Tú perilla y yo tenemos una cuenta pendiente,

en la prueba siguiente te quiero ver afeitado.

La voy a echar de menos desde luego.

Ahora se van convertir en todo un sex symbol,

ya verás, las niñas y todo así sin perilla.

Yo que le veía grabando la segunda parte de "El Quijote"

Pues no.

¿Tiene pilas no? -Sí.

-Sí que va.

Equipo rojo, equipo azul.

Llega el momento de ponerse las pilas.

Será en la prueba de eliminación.

Equipo blanco.

Os podéis quedar en cocina para disfrutar

de vuestro fantástico premio.

Trabajar a las órdenes de Toño Perez.

Me duele tanto ir a la prueba de eliminación

como el haberme perdido la clase con Toño,

porque es un grandísimo chef y súper buena persona,

que eso es lo que más vale.

-Bienvenidos a nuestra casa.

Os vamos a integrar hoy en el servicio de Atrio.

Os voy a hacer un pequeño regalo, una espátula y una pinza.

Esto hay que llevarlo siempre encima para emplatar,

sacar bien los productos y trabajar con ello.

-Gracias. -Gracias, de verdad.

-Muchísimas gracias.

-Ha empezado el servicio,

está marchando un menú degustación con unas gambas marinadas,

unas fritas con un capuchino, dos cigalas verdes, dos lubinas,

dos tartar, dos solomillos, dos binomios y dos piñas.

-Oído.

-Un poquito de silencio, porque si no, no nos enteramos.

Cuando está funcionando un servicio, no se habla y se está muy atento.

No, quieto parado. A la cuchara de envoltini.

-Madre, allá va.

-Unos granitos de malva. Y lo tienes.

-Tremendo, vamos.

-Antonio, cógete una cereza, pásala, muy sencillo,

con mucha naturalidad.

La idea es tener cerezas todo el año. Muy bien.

Antonio, importantísimo, en la cocina las posiciones,

los movimientos tienen que ser elegantes, no puedes estar así,

estás cerrando el paso, no te puedes poner encima de la encimera.

Esas cosas hay que ir corrigiendo. -Perfecto, poco a poco.

-Levanta.

-Ahí, con alegría.

-Vas a ser una chef maravillosa, seguro.

-Ay, cómo te quiero.

Volvemos a nuestras cocinas.

En "MasterChef" intentamos que nuestros aspirantes

aprendan experimentando, condición esencial para ser cocinero.

De los nueve aspirantes que se han enfrentado

a la prueba por equipos,

solo tres han conseguido aprender y superar este reto.

Fidel. ¿Sí?

Estás guapísimo.

Nada más, no tengo nada más que decirte.

Antonio, Carlos, Sally, enhorabuena por ese delantal blanco,

os sienta muy bien.

Vosotros fuisteis los mejores, por eso os habéis llevado un premio,

trabajar en una cocina con dos estrellas Michelin.

¿Qué tal la experiencia en Atrio?

De lujo, complicado, porque hay demasiada disciplina.

Me mandaron callar y todo cuando las comandadas.

¿Cómo?

Me dijeron, baja el tono que no escuchamos.

Pero nada, muy bien.

Carlos, ¿tú qué tal? Una experiencia tremenda.

El emplatado chungo de la leche, la gente allí curra todos callados,

yo me reí y también me dijeron que me callara,

que estábamos en una cocina profesional.

¿Se aprende o no en "MasterChef", Sally?

Para mí es una experiencia única trabajar con una persona

que tenga tanto prestigio, un par de estrellas Michelin

y en un hotel de cinco estrellas, son experiencias únicas.

Delantales blancos, supongo que lo que habéis vivido

os ha dado más fuerza para seguir cocinando

y luchando en "MasterChef", así que ya sabéis, a la galería.

Vamos, gracias. -Suerte.

-Gracias.

-Desde la barrera, los toros se ven más tranquilos,

y cualquier fallo en una prueba de eliminación te cuesta caro.

Kevin, Fidel, Pablo, Mila, Lidia y Andrea esta es vuestra oportunidad

de continuar en "MasterChef". A las cocinas.

Andrea, ¿qué te gustaría cocinar para quedarte "MasterChef"?

Me gustaría algo dulce, porque a mí me encantan los dulces, son fan.

Y demostrar que puedo hacer bien lo que más me gusta.

Lidia, ¿a ti qué te gustaría?

Lo único que no me gustaría es que hubiera repostería,

aunque creo que la habrá, y eso también será un reto motivador

para demostrar que no solo sirvo para hacer comida sana.

Hay que lidiar todo, nunca mejor dicho.

Pocas cosas me dan miedo en esta vida.

Quiero aprender a hacer repostería porque quiero llegar a la final,

la final implica saber de todo, también repostería.

Ahora, bien, no es algo que yo crea que vaya aplicar en mi vida diaria,

pero es algo que tengo que saber hacer también.

Aspirantes, espero que vuestras plegarias sean atendidas.

A la de tres quiero que levantéis la caja.

1...

2...

Y 3.

Bueno, esto es pastelería por lo menos.

-Postre seguro que es.

Azúcar, harina, huevos... no era para hacer una paella exactamente,

era para hacer un postre.

Debajo de esta caja están los ingredientes

que os van a llevar al cielo o al infierno de la repostería.

Por un lado tenéis aromas naturales, mantequilla, azúcar glas,

leche y colorante alimentario.

Por otro, nata, fresas, cobertura de chocolate, huevos, menta, azúcar,

praliné de avellana y café.

Y por último, los ingredientes de uno de los dulces

más tradicionales de nuestro país, harina, huevos, leche, mantequilla,

sal, azúcar glas, anís, canela y aceite de oliva.

¿Alguien sabe qué dulces se hacen con estos últimos ingredientes?

Magdalenas.

-Tartas.

-Bizcocho.

-¿Buñuelos?

-Ni idea.

Aspirantes, hemos invitado a dos expertas en la materia,

llevan siglos deleitándonos con la mejor repostería

que han sabido pasar de generación en generación.

Demos la bienvenida "MasterChef" a las hermanas Josefina y M José.

(Aplausos)

Bienvenidas. Hola, Eva, ¿qué tal?

Muy bien, ¿y usted? Bien. ¿Qué tal?

-Cuando he visto a las monjas, del tirón me he acordado

cuando estaba en la casa cuna.

Yo siempre preguntaba por mi madre, y ella venía a lo mejor cada 15 días

y me llevaba chucherías.

Pasaba lo mejor dos semanas o un mes, y volvía a venir.

Yo recuerdo eso de: ¿mi mamá, donde está mi mamá?

Bueno, hermanas, muchas gracias por esta tarta de buñuelos tan peculiar.

Creo que perfectamente se podrían servir ninguna boda de película.

Gracias también por acudir a la llamada de "MasterChef".

Sé que es fan del programa, y me han chivado

que a la hermana Josefina le han comprado una tele

donde solo ve "MasterChef".

Lo tengo que ver, porque me gusta, disfruto.

A veces, también sufro un poco por vosotros.

-A mí me ha hecho especial ilusión que vengan las hermanas,

transmiten paz y serenidad, y se las ve tan buenas.

Y aparte, en mi familia, la prima hermana de mi madre es monja.

Las religiosas, desde siempre,

han sido la representación de la repostería más tradicional.

Huesos de santo, rosquillas, mantecados...

Hermanas, ¿será necesario que me ordene fraile

para que a mí me salgan estos maravillosos postres?

No, hijo, qué va.

-No, Pepe, cuando se hacen dulces,

las monjas de clausura ponen mucho amor.

¿Dios está entre pucheros?

Claro, hasta Jesucristo fue cocinero.

-Qué bueno.

Cuando era pequeña me acuerdo que siempre que comprábamos

repostería monacal, estaban los famosos "pedos de monja".

Hermanas, yo soy una auténtica fan de su repostería.

¿Algún secreto que nos pueda contar?

Desde el siglo XVI, los conventos eran los únicos sitios

donde había obradores.

Las novicias ingresaban en el convento

y llevaban sus propias recetas de las familias.

Luego ya, todo esto cambia,

porque tienen que vender sus propios productos para subsistir.

Empiezan a salir fuera, venden a través de Internet,

están presentes en la feria Expo Clausura.

-Qué modernas ahora las monjas que venden por Internet.

Increíble.

Aspirantes, en este reto vais a elaborar una tarta de bodas

tan singular como esta, tres pisos de bizcocho

coronados con buñuelos de tres sabores diferentes, nata y fresas,

menta y chocolate y avellana y café.

Pero nuestras religiosas son reposteras exigentes,

y quieren una tarta bien decorada.

Para ello, os hemos dejado en el supermercado

las planchas de bizcocho y todo tipo de alimentos decorativos,

como frutas, flores, topins de azúcar, chocolate, perlas

y muchas cosas más.

Para todas estas elaboraciones tenéis un total de 120 minutos.

Tenéis tres minutos, o sea, lo que duran tres Ave María,

para entrar en el supermercado.

Escoged con la cabeza y que la paz de estas cocinas os acompañen.

El tiempo comienza en 3, 2, 1. ¡Ya!

Vega, vamos. Dadle caña.

Venga, que ya sabéis que tenéis el tiempo de tres Ave María.

Andrea, hija mía, lleva eso allí.

Es que estoy la última y no tengo tiempo.

Últimos 10 segundos.

Vamos, Andrea.

La primera dificultad con la que se encuentran

consiste en elaborar la masa de los buñuelos.

Deben pesar de los ingredientes con mucha precisión

para conseguir una masa homogénea, y por supuesto,

tienen que seguir los consejos que les han dado las hermanas

al pie de la letra.

El primer paso es mezclar el agua, la leche, la mantequilla,

el azúcar y la sal en un cazo a temperatura muy suave.

Kevin, la verdad es que en repostería es ordenado.

-Yo creo que soy al que mejor se le da la repostería. Eso espero.

Quien tiene más peligro creo que es Fidel y Pablo.

-Nunca en la vida he hecho una tarta, las tartas no me gustan,

ya no es un tema nutricional, es que no me gustan,

pero creo que tengo una habilidad que no tienen los demás,

la concentración y el control de los nervios,

y eso es bueno para la repostería, ¿no?

-Por favor, por favor, que me salga.

¿Qué tal, Fidel? ¿Cómo vas?

Pues más liado que la pata de un romano.

-Tú tranquilo, hijo. ¿Por qué?

Porque no sé si me va a salir esto. Es que esta masa asusta.

Eso huele muy bien y la estás haciendo bien.

Con cariño, tranquilo, relájate. -Te sujeto un poquito.

-¿Sí? ¿Me va a echar una mano?

¿Sabe que yo estuve con una monja que se llamaba como usted?

-¿Ah sí? ¿Cómo que estuviste con una monja?

Porque yo estuve en la casa cuna hasta los seis años.

-¿Te has criado con monjas? ¿Te trataban bien?

-Tengo unos recuerdos estupendos.

Es como volver a tu niñez, aquí haciendo buñuelos con las hermanas.

La verdad es que sí.

-Te está saliendo bien. -Pues mira, al final ha cuajado.

Muchísimas gracias, qué poder. -Necesitabas el toque.

El toque divino.

Muchísimas gracias por vuestro apoyo.

Cuando la mezcla esté homogénea deben retirar la masa

y extenderla en la mesa de acero durante 10 minutos

para que se enfríe.

En este momento, la mezcla debe ser uniforme y sin grumos.

¿Qué es eso? -Tiene cositas en el medio.

-No es que haya sido muy líquida,

es que la mantequilla se ha quedado con un poco de grumos,

que espero que con la batidora termine de deshacerse bien,

que junto con los huevos, coja la textura que yo quiero.

-Lo peor es que él cree que está bien...

-En algo he fallado.

Me he puesto nervioso porque veo que la masa es un poco diferente

a la de algunos de mis compañeros.

Pensaba que lo había hecho bien, espero que sí,

que no haya sido un error y que me salga, pero me agobio.

Me agobio porque quiero que me salga bien.

-Venga, tranquilo. -Céntrate primero.

-Hola, Mila. -Buenas, hermanas.

-¿Cómo vas?

-Voy a meter esto ya en el robot, que es la masa de los buñuelos.

Creo que ha salido bastante bien.

¿Cómo la ven? ¿Quizás un poco líquida?

Un poco líquida. ¿Has puesto las cantidades exactas?

Sí, porque me la he llevado al peso y lo he hecho como me han dicho.

Quizás, un golpe de harina tamizada para darle un poco de cuerpo.

Sí, voy a darle un pelín, porque no me cuesta nada.

-Mira, ¿ves? Eso le hacía falta. Muy bien.

Es muy importante que nuestros aspirantes

administren bien su tiempo si quieren terminar la tarta,

así que mientras la masa de los buñuelos reposa,

deberían empezar la butter cream, una crema a base de mantequilla,

azúcar glas y leche que servirá para pegar

las planchas de bizcocho entre sí y decorar la tarta.

Espero sorprender al jurado con un pastel súper cuqui.

Haré un pastel dedicado a los casados muy enamorados.

Creo que el que tiene menos ventaja y que se puede ir hoy es...

-¿Dónde está la tapadera de esto?

-... Fidel a lo mejor,

porque no sé si tiene mucha mano con la repostería.

-A ver, sonríe.

-Me cago en la leche.

Pablo, ¿cómo vas? Mal.

¿Por qué?

No sé qué me ha pasado con la masa de los buñuelos.

-¿Por qué parte vas?

-He terminado la masa de la cobertura del pastel,

y estaba terminando ahora con la de los buñuelos,

pero sé que me ha quedado muy líquida.

Algo no ha hecho bien en la masa de los buñuelos.

No te preocupes, a ver si le has echado....

¿Has pesado bien las cantidades?

Sí, las he pisado todas, el agua, la leche, la mantequilla.

Yo creo que está mintiendo, estás en pecado.

Yo creo que te va a salir bien. -Está nervioso.

De todas formas, con esa cara blanca que tienes,

lo único que puedo hacerle es darle la extremaunción.

Pablo, tranquilo. -Perdone que me vean así.

-No te preocupes.

Aunque la masa esté blanda, cuando tengas el aceite para echar,

echas un poquito, si ves que se pone hueca, sigue echando,

y va a salir bien. -Vale, yo lo haré.

-Y si sale mal, hay que ser humilde y decir bueno,

otro día saldrá mejor.

Sí, pero no tiene otra oportunidad para que le salga mejor.

Vamos a pedirles a todos los santos.

Pablo, suerte. Gracias.

Está nervioso.

Se acabó, se acabó.

Aspirantes, ha pasado ya la mitad del tiempo.

Tenéis por delante una hora.

El relleno de los buñuelos tiene que ser con menta y chocolate,

el otro de fresa, que me encanta, y el otro de avellana y café.

Y lo que tenemos que hacer es montar la nata con azúcar

mezclarlo con fresa, chocolate y menta, y avellana y café.

Para hacer el relleno de los buñuelos,

la lata líquida debe estar muy fría, si no,

nuestros aspirantes no conseguirán montarla.

Tiene que salir para adelante, tío.

-Me cago en la leche.

Estaba intentando levantar la nata, montarla,

pero cuando he llegado al robot se había cortado,

se ha hecho mantequilla. No sé por qué.

Se ve que hoy es mi día.

Venga, ahora más despacito.

Por favor, Dios mío.

Samanta, ¿cómo has visto a Fidel?

Fidel lo que no tiene es seguridad, está estresado con el pastel.

Las dos hermanas le han ayudado un montón,

de repente le ha empezado a salir la masa de buñuelos.

Le bailaba un poco la cacerola, al sujetarla, le ha dado más fuerte

y se ha unido la masa.

Además, a Fidel se le ha cortado la nata.

Ahí se ha puesto nervioso.

Kevin al contrario, está en su territorio.

No monta la nata, ¿qué mierda pasa aquí?

Parezco un sacerdote al lado de las dos hermanas.

Solo me falta el alzacuellos. ¿No tendrán ustedes uno por ahí?

Ya no se lleva.

Ah, bueno, entonces voy a la moda. Muy bien.

¿Cómo vas? Pues pienso que bien,

como es la primera vez que hago una tarta,

no sé si voy sobrada o falta de tiempo porque no tengo ni idea.

Yo siempre pienso que voy bien.

Bueno, aquí el tiempo ya sabes que no es lo que más sobra.

Esto hay que retirarlo ya. Sí.

No, la tengo que hacer otra vez. -Se ha cortado.

Tranquila que te va a salir muy bien.

-Gracias. -Suerte.

-Y no monta. Madre mía, madre mía.

¿Y Lidia y Pablo?

Bueno, Lidia más o menos lo tenía bastante controlado.

Ella parece que no se pone nunca nerviosa es verdad

que se le ha cortado una de las cremas

porque ha tenido batiendo la nata mucho rato y se ha cortado.

Y Pablo,... Pobrecito, se pone nervioso.

Hecho un flan.

Es que no ha sabido hacer la masa de buñuelos.

No lo ha entendido.

La ha tirado, ha hecho una crema, ha vuelto a ser la hora.

La está haciendo nueva.

Vamos a ver cómo le sale pero está perdido.

Es un manojo de nervios.

Me cago en la leche, tío. Venga tú puedes conseguirlo.

Venga, por favor.

El único problema que tiene Andrea es que ha montado la "butter cream"

y la ha metido en la nevera. ¿La crema de mantequilla?

Entonces se queda dura. Sí.

Hay que tener cuidado.

Y Mila, nerviosa, nerviosa.

La masa le ha quedado flojita, líquida.

Monta que te monta.

-Vale, Kevin, vale. Marcado, marcado.

Aspirantes, estáis a punto de entrar en los últimos 30 minutos.

Oído.

Para freír los buñuelos adecuadamente,

los aspirantes deben conseguir que el aceite alcance los 180°.

Si el aceite no llega a la temperatura adecuada

los buñuelos no ser freirán

y pondrán en peligro su permanencia en el programa.

Saldrá lo que saldrá, pero tiene que salir.

Por favor, móntate, mancho.

-¡Venga, Fidel! Seguimos.

-No monta, no monta. Estoy desesperado.

¿Qué tal, Andrea, cómo vamos?

Vamos. Es la primera vez que hago buñuelos entonces,

tampoco tengo supermano.

La crema de mantequilla la tienes en la nevera.

¿No habrás dejado la puerta abierta? No.

No me fío, ¿sabes la energía que se pierde si te dejas

la puerta abierta? Anda y mira.

Andrea, ¿cómo estaba? Estaba cerrada la puerta.

Pues me alegro, me has dejado más tranquilo.

Así, mira, ni el frío ni la energía se nos escapan. ¿Qué te parece?

Bien, me parece bien. Pues ciérrala siempre. Suerte.

Gracias, Pepe.

Fidel, qué pasa, que te veo con problemas.

Pues que estoy intentando montar un nata y no monta.

He empezado a montar las natas y la primera se me ha cortado.

Luego es seguido probando otras cuatro veces y tampoco.

Al final he dicho, pues nada, no se rellenan los buñuelos.

Te veo nervioso. No me sale nada, no me sale nada.

Si te pones nervioso no utilizas la buena información.

Tienes que saber las cosas y aplicarlas con criterio.

Si no las sabes, escuela online, amigo mío.

Ahí está todo.

Pues escuela online.

Ahí te quedas. A freír.

-¡Venga, Mila!

-No me sale. -Lo vas a hacer.

-Vamos, Mila, va.

-Vamos, Mila, venga. Venga, sale.

-Están los dulces pero los buñuelos no me salen.

-Seguimos todos, venga.

-Mila, macho. No tiene nada.

Es que si el buñuelo no sale, cómo lo voy a salvar.

Atención, aspirantes, últimos cinco minutos.

Oído.

-Es que no va el fuego, no va. ¿Por qué no va, Dios mío?

-Deja los buñuelos.

-Mira que buñuelitos, parecen pelotitas.

-Preciosos. Di que sí, muy redondito y bonito.

-Qué buenos están.

Atención, aspirantes, acabais de entrar en el último minuto.

Voy a poner los corazones para mi cari.

5, 4, 3, 2, 1, tiempo. Manos arriba.

Venga aquí, dame un beso.

-Estoy muy desanimada.

No he determinado de decorar la tarta,

me hubiera gustado disponer de un poco más de tiempo

y haberla hecho como a mí me gusta, rematándola toda.

Bueno, hermanas, el tiempo se ha acabado.

Espero que hayan disfrutado de esta experiencia,

que lo hayan pasado muy bien aquí en las cocinas de "MasterChef".

Nosotros hemos disfrutado mucho de su sabiduría.

Ha sido un placer tenerlas aquí con nosotros.

Y también para nosotras ha sido un placer.

Cómo nos alegramos.

Muchachos, mucha suerte y que lleguéis todos al final.

-Gracias. Gracias por todo.

(Aplausos)

Adiós, encantada.

¡Qué señoras! Para llevárselas a casa.

Supersimpáticas y superfans de "MasterChef".

Hay que quererlas.

Si quieres aprender a cocinar como uno de nuestros aspirantes,

ahora puedes hacerlo entrando en la escuela "MasterChef".

Una escuela 100% online con más de 170 lecciones

donde podrás aprender todo lo que tienes que saber

de cocina de la mano de los chefs más prestigiosos.

Además, este año, al completar el curso

podrás obtener su certificado "MasterChef".

No lo pienses más y entra en la escuela de "MasterChef".

Aspirantes, comienza la cata.

Por favor, todas las tartas encima de la mesa.

Hoy he visto desde el cielo a mis compañeros y, menos mal,

porque si no, hoy yo podría ir al infierno directamente.

Fidel, por favor, acércate.

¿Cómo te has sentido en la prueba? Agobiadísimo.

¿Por qué? Por el relleno de los buñuelos.

La nata no me ha montado. ¿Seguro?

¿No sería leche?

Sí, yo me he quedado alucinando porque es un paso sencillo,

montar una nata, tú me dirás.

Pues la presencia que tenía era de leche, de no haber montado, cero.

Hombre, es una pena porque aparentemente está bien frito,

pero veo que tiene mucho mérito que lo hayas acabado,

la estética quizás... Muy cursi.

No, tú no entiendes, es una tarta barroca, divertida,

con colores, muy inspirada en mi ropa de hoy.

Lo que no te visualizo, Fidel, en esa época del ejército

haciendo tartitas así.

Creo que tiene una decoración un tanto femenina,

una cosa como delicada que no habíamos visto en ti.

No sé si por el tema de que te has quitado de la perilla

y que ha salido algo de dentro. Me parece que está creativa.

Me sorprende muchísimo que Fidel haga esto.

Mi tarta es la más cuqui.

Le he quitado el puesto a Andrea y, claro,

ha coincidido con los colores que llevaba Samantha hoy,

y... Al bolsillo, me la he metido en la saca.

Aquí hay muchísimo trabajo y lo mejor que hemos visto

es que has sudado tinta de calamares.

Mucho. Pero te lo has pasado bien.

Tu manera de comportarte dentro de la prueba ha sido tremenda.

Felicidades. Gracias.

-Si algún día me caso, sin duda alguna me gustaría tener

una tarta como esta pero con dos muñequitos encima.

Uno de Fidel, otro de Sonia dándose un besito.

Kevin, es tu turno.

Te he visto trabajar bien al principio. ¿Qué te ha pasado?

Quería que los buñuelos salieran bien,

me he centrado demasiado en eso

me ha faltado un poco de tiempo para hacer los rellenos.

Has hecho las tres elaboraciones.

Sí, pero las podía haber hecho mucho mejor.

El mérito está en el acabado, que te dé tiempo hacer los buñuelos.

Están bien fritos, rellenos.

Es verdad que se podía hacer infinitamente mejor,

no entiendo el tema este de la rosa aquí.

Por dar un poquito más de color.

A mí estéticamente me parece que el resultado es bonito.

A lo mejor lo tuyo es el mundo dulce y no el mundo salado. Oriéntate.

Puede ser.

El problema está en que cuando yo hago pastelería

estoy más tranquilo porque es algo que se me da bien.

Ahora tengo que aplicar lo que hago en mi pastelería a la cocina.

Has trabajado muy tranquilo, solo te falta tener sangre en las venas.

Un poquito, sí.

Pero, por mi parte, hoy te doy la enhorabuena.

Muchas gracias, chef.

La historia de amor entre Jordi y yo va viento en popa.

Hoy ha habido el primer roce, siempre se da un besito, supongo.

Lidia. ¿Satisfecha? No.

A los buñuelos les he hecho los tres rellenos

pero les faltaba temperatura.

Supongo que estarán aceitosos y se habrán recocido en vez de freírse.

Bueno, aparte de eso, directamente del aceite casi haces así,

tacatacataca... Y a la tarta. Se cae, funde, y es un desastre.

Mi tarta parecía estar torcida para un lado y el diseño

es un poco hortera.

Bueno, no sé si es merluza rebozada.

¿Está segura de que no son medallones de merluza?

Parecían huevos fritos.

Toda la estética... tiene esa cosa de que está desordenada.

Cuida tu trabajo para tener mejores resultados.

Creo que tienes que meterle un poquito más de marcha.

Esto no es gloria bendita.

¿Eres consciente de que puedes hacer más?

Sí, soy una persona que no se conforma con un aprobado.

Yo siempre busco sobresaliente. Yo sé que...

Si por mi fuera, hoy no seguirías en "MasterChef"

porque tengo la sensación

de que no das todo lo que puedes dar

y que la información que te intentamos transmitir,

cuando salgas de aquí, no harás ningún uso de ella.

Y es una pena.

Esa es mi percepción, quizás me equivoco.

Gracias.

Aunque aprendan mucha repostería en "MasterChef",

no creo que la aplique en mi día a día.

En mi casa, para mí, no creo que lo haga porque no me gusta.

-Buenas noches.

¿Cómo te has sentido con la prueba? Pues me he sentido muy agobiado.

Al principio veía que no me estaba saliendo

como debía ser y me he venido abajo.

He estado a punto de renunciar pero por respeto al jurado

y también por mí mismo, tiene que salir siempre el plato.

Aquí veo buñuelos y veo todo ordenado y puesto.

Venías de las tinieblas y has resucitado.

Yo que estaba para echarte el responso...

Con la visita de las monjas, lo he evitado.

Estaba en el infierno y me han sacado de él

a la tierra para poder seguir cocinando.

Esto parecen habas en gabardina. ¿Las has rellenado?

Sí, con los tres rellenos.

¡Joe! ¿Sí?

Aquí le falta bacalao, de verdad.

¡Ah! Un buen bacalao aquí...

Esto es una pasta de rebozar espesa, grasienta, crujiente...

Nada que ver con un buñuelo. Cruje, está duro.

Hoy he hecho churros-buñuelos.

Si tienen éxito, arriba los churros-buñuelos.

Estás siempre en una línea muy floja.

Estás jugando siempre con fuego.

Hoy queríamos ver quién subía a los altares,

quien estaba en la gloria y tú estabas ahí

que viene el aire un poco y caes. Cuidado.

Creo que me puedo salvar porque creo que van a valorar

que después de estar tan abajo haya reaccionado

y haya sacado unos buñuelos con sus rellenos.

Mila. Sí, chef.

Bueno, ¿qué ha pasado?

Pues que el buñuelo no había manera de que se hiciera.

El aceite no cogía calor y no se me ha hecho.

Si está a la temperatura, el aceite no puede ser, será otra cosa,

pero el aceite, nunca.

Pepe ha utilizado la expresión "Tarta fea".

Tú la has elevado no sé si al cubo o al cuadrado.

Lo de los buñuelos, creo que para entenderlo

me gustaría ver la bandeja que tienes allí.

Yo he trabajado las natas a tope,

me han salido las tres texturas pero el buñuelo no ha salido.

Estaban tan mal que no me he atrevido a poner esto.

Esto está fatal.

Pues es lo más inteligente que has hecho hoy.

Esa masa líquida, yo he visto que era la masa de los buñuelos.

Yo sabía que faltaba harina. Sabía que había espesado mal.

Lo único que podías haber hecho era empezar la masa de cero.

Hoy te ha fallado eso.

Ver el error, serenarte y empezar de nuevo.

Ahora, quizá, a toro pasado, me doy cuenta

que debía de haber dejado de hacer los buñuelos

y haber intentado decorar la tarta, por lo menos,

que hubiera quedado más vistosa.

Mila yo creo que tu problema es que cuando tienes un problema

en cocina tienes que aprender a solucionarlo.

Yo creo que una persona como tú no puede presentar una tarta así.

Claro que no.

Estoy acostumbrada a hacer buñuelos hasta con las manos.

Haces buñuelos en tu casa y no te has dado cuenta

que esa masa no estaba bien hecha.

Pues tienes que aprender a canalizar tus nervios.

Me gustaría haber escuchado solamente una cosa:

"Jolines, que me he equivocado".

Claro, por eso me he equivocado y no he sacado esto.

El aceite, la masa no estaba bien.

Sí, pero yo pensaba que era el aceite.

No sé si eres consciente que esto es una prueba de eliminación.

Sí, claro. Ya lo creo.

Es lo que me duele.

Se pueden cometer pecados veniales, pero esto es un pecado mortal.

No me quiero ir, hay gente que está deseando irse, yo no me quiero ir.

Yo no tengo nada en contra de Lidia pero ella está embarazada,

tiene a su hijo, lo tiene todo.

Pues Lidia, vete tú y déjame a mí, cariño.

Es la verdad. Así de sencillo, lo siento.

Andrea, por favor.

¿Crees que tu tarta es lo suficientemente cuqui?

No. Para ser yo tendría que ser más cuqui.

Una de las natas que estaba montando

se me ha cortado pero la otra que ya había montado

la he dividido en dos y he hecho el relleno de fresa

y el relleno de avellana y café.

¿La "butter cream" acostumbras a hacerla?

Sí, en los "cup cakes". Pues parece puré de patatín.

No estaba correcta la elaboración.

Tenía que quedar que no se notara el azúcar.

¿Y qué te parece que un exmilitar te haya ganado en la presentación

de una tarta?

Pues que lo admiro. Te admiro, Fidel. Muy bien.

Nunca jamás la tarta de Fidel será más cuqui que la tuya.

Para mí, esos corazonitos, de verdad, me emocionan.

¿Te gusta más la de Andrea que la de Fidel?

¿Va a ser más cuqui Fidel que Andrea?

Pues sí. Mucho más. Ahora, sin perilla, está... cuqui la tarta,

cuqui Fidel,...

Claro que estaría cuqui si hubieses hecho un buen trabajo.

Yo creo que puedo hacer muchísimo más.

Empieza a ponerte ya las pilas, porque esto ya va muy rápido.

Creo que a Fidel le dan muy buena crítica,

y hace de ganador de "MasterChef".

Yo al menos he hecho toda la elaboración de hoy,

y Fidel no ha rellenado los buñuelos. Es verdad.

-Si hubiera tenido más tiempo, lo hubiera perfeccionado más.

Aspirantes, antes de comunicar nuestra decisión,

quiero hablar con los tres delantales blancos.

Sally, ¿quién crees que debe irse esta noche?

Eso no me toca a mí.

Sé quién es el jurado, te pido una opinión.

Creo que Mila.

Carlos.

Pues por la estética y todo eso, sí, Mila.

Antonio, ¿Quién crees que se va esta noche?

Habéis dicho también el nombre de Lidia,

que por lo visto parece que no asimila todo aquello

que estáis enseñando, pero bueno, viendo el resultado final,

es verdad que Lidia tiene sus buñuelos, un acabado,

por tanto, pienso que Mila.

-He interpretado que iba a decir como que me tenía que ir yo,

y ya he empezado a llorar antes de que acabara la frase.

Bueno, delantales negros,

¿estáis de acuerdo con lo que dicen vuestros compañeros?

Sí.

Objetivamente, hay que mirar que es la tarta menos terminada.

¿Kevin?

Es verdad que es la única tarta que no tiene buñuelos,

entonces, sí, Mila.

Lidia.

Ha habido más gente que no ha acabado todas las elaboraciones

que se pedían, pero a Mila le falta el soporte que es el buñuelo.

Pablo.

Creo que la que más defectos tiene sí que es la de Mila.

Mila, tú eres la señalada.

No hay buñuelo en la mía, pero los rellenos sí que los tengo.

Entonces, buñuelo no hay, relleno sí.

Un nombre, por favor.

Pues yo porque no he hecho los buñuelos.

Eso es.

Andrea, ¿cuál crees que es la peor elaboración?

No me gusta ser así, no me gusta decir...

-Dilo.

Mila, alea jacta est. Unánime.

La esperanza es lo último que se pierde,

yo tendré el último aliento hasta que me digan que me vaya.

Aspirantes, me alegra saber que estamos todos de acuerdo.

En la prueba de eliminación, ante platos iguales,

tenemos a veces la trayectoria de los aspirantes, eso cuenta mucho.

Pero hoy, la diferencia salta a la vista.

Mila, lo siento muchísimo pero tienes que abandonar "MasterChef".

Me voy triste, muy triste, porque soy muy exigente conmigo misma,

y este desastre de hoy es indefendible.

Fidel, Kevin, Lidia, Pablo y Andrea, enhorabuena,

podéis subir a la galería.

Yo lo que he intentado es ayudar a Lidia delante de Jordi,

y al final se ha entendido lo contrario,

se ha puesto a llorar y me he hecho polvo, la verdad.

¿Tú lo has entendido mal? Dime la verdad.

-Estoy tonta, no me hagas caso. -¿Te has enfadado?

-No, no me he enfadado, no ha sido enfado.

Antonio se ha explicado muy mal, es como Andrea,

que habla mucho y no concreta nada.

Ya está, ha sido el momento.

Mila, cariño, ha llegado el momento del sofá.

¿Te vienes? Sí.

¿Puedo despedirme de los tres? Por favor.

Quería decirte una cosa, has sido una gran concursante.

Sé que quieres montar un restaurante, sería tu ilusión.

Un catering.

No hace falta ni decirlo, la casa de Jordi, la mía

y la de Samantha están abiertas para ti para lo que quieras.

Hacer prácticas, aprender... Claro.

Como tú quieras y de la manera que tú quieras,

nos tienes a tu disposición. Gracias, muy amable.

(Aplausos)

Tenía sus prontos, como todos.

Se movía por todos lados, ponía lavadoras a las seis de la mañana.

No tiraba de la cadena del water para no despertarme.

Me da rabia, ¿eh? Porque sé que eres muy buena cocinera.

¿Qué ha pasado hoy?

Se me hay ido de las manos y no he podido remediarlo.

Yo quería irme más tarde,

pero me voy con mucha satisfacción de haber podido estar aquí,

haber conocido a esta panda de chavales,

que están de mí hasta el gorro, pero creo que me van a echar de menos.

Por lo menos un poco.

-Lo que más de menos voy a echar de ella es su orden en la casa

y esa voz de pito que tiene, que a veces te chilla y...

Mila, me has dejado sordo.

Mira que es pequeña, pues me llega.

Miro para allá y veo muy afectada a Lidia. ¿Por qué?

Lidia y yo hemos sido divergentes en cuanto a carácter,

pero luego nos hemos encontrado, nos hemos conocido,

y encima que nos reímos mucho, nos entendemos sin hablar.

Y tú has cuidado de ella un poco también en su embarazo,

como una mami que eres.

Sí que me preocupo, me gusta preocuparme de la gente.

Estabas hablando y me ha acordado, le robaste el pollo a Lidia.

De eso no nos olvidemos. Sí, sí.

Y ahora soy súper amigas.

¿Qué tiene que ver? Yo le di protagonismo a Lidia.

(RÍE) Que sí, es verdad.

-No soy rencorosa, Mila.

Entraste poniendo excusas y te irás por esta puerta poniendo excusas.

Bueno, vale, si eso es una excusa, yo digo que no.

Tú que vas a decir. Que no, que no.

No conseguiste entrar el año pasado y lo has vuelto a intentar,

te has estado preparando y aquí estás.

Estoy muy orgullosa, y además, me siento honrada

de todo lo que he podido aprender,

y sobre todo, la experiencia tan maravillosa.

Mira a tus compañeros y dime quien va a ganar el programa.

Me gustaría que ganara Sally, Carlos, Kevin y después,

uno detrás de otro. Y que gane el mejor.

Personalmente, yo quiero que gane Sally, porque además,

tiene un proyecto que es el mismo que quiero hacer y yo,

montar una empresa de catering.

A lo mejor el destino nos une y podemos trabajar juntas.

Ya sabes que nuestro patrocinador de electrodomésticos

te regala todo lo que has usado, además, vas a tener muchos productos

con los que empezar a usar esos electrodomésticos,

porque nuestro supermercado proveedor

te regala la compra durante todo el año.

No saben lo que somos en casa, ¿no?

Por cierto, ¿quién te espera en casa?

Mi nieto Joanet, mi chico. Madre mía, no me va a conocer.

Casi que vas a poder jugar con él al juego de "MasterChef".

La tablet, que los niños están últimamente muy tecnológicos,

y por último, para que sigas con tu formación,

seis meses de la escuela "MasterChef" online.

La aprovecharé a tope.

Todo lo que me llevo es positivo, no hay nada que no sea positivo.

Las cosas negativas, les he dado la vuelta y he dicho para adelante,

Milagritos, que contigo no pueden.

Ha llegado el momento de colgar el delantal.

(Aplausos)

¡Guapa!

-No me voy a olvidar de "MasterChef"

porque ha sido un sueño que he perseguido

y lo he hecho realidad.

Con lo cual me hace más fuerte y me hace creer en mí.

Ya lo veis, Mila se va con una sonrisa en la boca,

pero sabe que pierde la experiencia que le brinda "MasterChef".

El aprendizaje, la convivencia,

los espectaculares lugares que visitamos, y sobre todo,

la oportunidad de dedicarse a su trabajo ideal.

A ellos siempre les digo lo mismo, que se sequen las lágrimas

y se sientan orgullosos por haber sido elegidos

entre 15.000 personas.

Y a vosotros, pues ya sabéis, lo que os recomiendo siempre,

ponedle sabor a la vida.

Hoy nos espera una noche muy especial.

Estamos a punto de entrar en la recta final del programa.

¿Preparados para dejarnos helados?

¿Y este humo que huele a quemado?

¿Me lo estás diciendo en serio?

Ha hecho un cursillo intensivo de francés.

Feo no, monstruoso, ponte las pilas.

Vais a cocinar para uno de los cantantes españoles

de más fama internacional.

Lo tengo en un minuto, ¿vale?

-Que sí, que a mí no me tienes que dar explicaciones.

-Qué mal empezamos.

Venga, venga, esa es la actitud. Ahora sí.

Este pulpo esta soso. -La pasta, la pasta.

-Venga, tío.

-Me cago en la leche.

Los aspirantes ahora están en la cuerda floja.

Demos la bienvenida a estas cocinas Juan Manuel, Vicky, Mario y Manuel.

Si te diese otra hora, ¿volverías a hacer este plato?

Hoy veremos qué pasa cuando se presenta un plato

que no es un buen plato.

No se merece seguir cocinando en "MasterChef"...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 8 - 26/05/15

Masterchef 3 - Programa 8 - 26/05/15

26 may 2015

Los últimos 252 programas de MasterChef 3

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos