www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.0.0/js
3134720
Para todos los públicos Masterchef 3 - Programa 7 - 19/05/15 reproducir video 02h 18 min
Transcripción completa

Bienvenidos a la noche del amor.

Te escribo para decirte lo mucho que te quiero

y lo orgullosa que estoy de ti.

-No me da tiempo.

Vais a servir vuestras elaboraciones

como si de un restaurante de verdad se tratara.

-Qué buena pinta.

Hay un sobrexceso de especias.

Mireia, para mí, incomible.

Aspirantes, bienvenidos a Platea, hoy prepararéis un selecto cóctel

para la inauguración de una exposición de moda.

¿Eso qué es? Me vuelvo loco.

Me voy a cazar mariposas por ahí. Salen como estén y las que estén.

-¿Cómo no va a haber más?

El gran Juan Mari Arzak.

Ninguna de vuestras elaboraciones

ha estado a la altura de una prueba de eliminación.

No merece seguir cocinando en "Master Chef", Mireia.

Para aprender a cocinar,

lo primero es conocer la tradición y el producto.

Para evolucionar en la cocina hay que experimentar,

trabajar duro y apasionarse.

Para que tu cocina sea apreciada,

hay que cuidar cada detalle y dejar volar tu imaginación.

Buenas noches y bienvenidos a "Master Chef".

Empezamos el séptimo programa y eso quiere decir

que nos encontramos en el ecuador de la competición.

Solo los 10 aspirantes que siguen en carrera

saben lo duro que ha sido llegar hasta aquí

pero también saben lo mucho que han aprendido.

Algo muy importante para alcanzar su sueño,

un sueño que cada vez está más cerca,

convertirse en el próximo "Master Chef" España.

Buenas noches, aspirantes.

Hoy, como en cada nuevo reto, vais a seguir aprendiendo;

pero lo haréis de manera algo distinta.

Atentos al jurado.

Aspirantes, hay alimentos tan exclusivos

que hay casas en las que, como mucho,

se cocinan una vez al año.

Hay otros que tomamos varias veces al día.

En este reto vais a elaborar los dos.

A la de tres quiero que levantéis la caja.

Uno, dos y tres.

-¡Lo he dicho!

-¡Bueno!

-Pero si no es lo mismo. No me había fijado.

-¿Y a mí me ha tenido que tocar el pollo?

-Hemos levantado la caja y veo una masa de pan con muchos frutos secos.

-He mirado a mi derecha y veo un pollo.

¿Y por qué tenemos cosas diferentes? Me he quedado un poquito...

-Madre mía, ahora qué viene. El susto.

Como podéis comprobar, no todos tenéis lo mismo debajo de la caja.

Mila, Víctor, Fidel, Carlos y Pablo tenéis una masa de pan y semillas.

Y Antonio, Lidia, Sally, Andrea y Kevin, un exquisito capón.

Todos vais a trabajar pan y cocinar capón.

¿Cómo? Trabajando en pareja.

Mirad bien a la persona que tenéis al lado

porque ella será vuestra pareja de baile.

-A veces, con tanta cuquería me saca de quicio

porque yo soy más bruto que un arado y digo, no puede ser así,

lo tiene que estar haciendo a posta, pero no, es que es muy cuqui ella.

Lidia, vas a trabajar con Víctor,

sois todos personas con mucho carácter

y en las cocinas hay que saber aparcarlo

para poder trabajar con cualquier persona.

Mila, siempre te acusamos de ir tranquila y a tu bola.

A ver si se te pega de Antonio la marcha y el compañerismo.

-Sí, chef.

-Cocinar con Mila hoy es una tarea difícil.

Sé cómo es, yo soy tranquilo,

soy nervioso pero no me afectan los gritos y las historias

cuando creo que no tienen sentido;

así que yo voy a intentar llevarlo de la mejor manera posible.

Sally, tú vas a tener que trabajar con Fidel.

-¿Sin problema, no?

Tú eres la que más formación culinaria tienes,

Fidel creo que es el que más ganas tiene de aprender.

Así que a ver si sacas provecho. -Eso está hecho.

-Creo que Sally piensa que no voy de llegar lejos.

Ella es muy lista, es una gata lista,

ella sabe a lo que ha venido aquí. Pero bueno, no tengo problema.

Yo soy Fidel, yo soy paciente.

Carlos, tú vas a trabajar con Andrea.

El tipo duro y la cuqui, a ver cómo funciona esto.

-De lujo va a funcionar.

-Seguro que sí, ya verás. Tú confía.

-Carlos y yo somos polos opuestos.

Él es un poco macarrilla y yo soy la cuqui

y parece que los polos opuestos no se atraerán pero realmente

yo creo que se van a atraer en el sentido de que

nos vamos a compenetrar bien y yo creo que vamos a sacar

un buen plato.

Kevin, a ti te toca con Pablo. Los dos estáis en la cuerda floja.

A ver si con los dos juntos hacemos uno bueno.

-Seguro que sí.

-Yo lo que digo es que Pablo no sabe cocinar

pero si le dices qué hacer, lo hace bien.

Trabajaréis todos pero no a la vez, lo haréis en relevos.

Los que estén cocinando podrán entrar al supermercado

todas las veces que crean necesarias.

Los que estén fuera, se situarán en ese lado de cocina

y podrán hablar, dar instrucciones y animar al compañero,

pero en ningún caso, ayudarle.

Cada pareja trabajará al máximo para presentar esto.

-¡Anda! -¡Qué bonito!

Aspirantes, os presentamos un magnífico capón relleno

con salsa y guarnición.

Tenemos aquí cuatro guarniciones, pastel de cebolla,

patatas risoladas, una espuma de patatas y unas cebollitas glaseadas.

Y cuatro salsas, provenzal, Oporto, arándanos

y el propio jugo del capón.

Son ejemplos; no quiere decir que tengáis que hacer

cuatro salsas y cuatro guarniciones; cualquiera podría valer.

Un capón relleno con una salsa y una guarnición.

-Hoy, sea como sea, la maldición de las aves se finiquita.

Os enseño cómo tiene que estar un buen capón por dentro.

¿Veis la pinta que tiene por fuera, no?

Perfectamente dorado, no está quemado, brillante.

El relleno que lo cubre bien, terso, firme, apetitoso.

Para elaborar el relleno, la guarnición y la salsa,

nuestro supermercado patrocinador nos ha traído

todos los productos necesarios.

Pero no solo de capón vive el hombre. Vamos a mojar pan.

-Yo tenía claro que en "Master Chef"

no se podía hacer un plato tan sencillo

porque cada vez nos piden más y a mí eso me gusta.

Esa masa que tenéis ahí, quiero que se convierta

en la pieza de pan más sabrosa que jamás haya comido.

Para que aprendáis uno de los oficios con más historia,

nos hemos traído a un profesional en la materia.

Desde La Espiga D`or, fundada en 1888, en Villanueva y Geltrú,

un artesano del pan, Jordi Morera.

(Aplausos)

Qué bien acompañado vienes, Jordi. Vengo cargado.

¿Qué tal, Jordi? Aquí dejo el material.

Pedazo de material. -¡Qué pasada!

Bienvenido, Jordi.

Eres el primer panadero que pisa las cocinas de "Master Chef".

Quinta generación de panaderos; tu bisabuelo fundó La Espiga de Oro

a finales del siglo XIX. Se dice pronto.

¿Qué significa para ti ser panadero? Para mí es un orgullo.

Es un oficio mágico; cuando se empieza a tocar masa

ves que es un producto que es tan antiguo como el ser humano

y, que al mismo tiempo innovas, es un producto que alimenta.

Es una materia viva, esto es lo que más impresiona,

a diferencia de otras disciplinas gastronómicas. Engancha.

Estáis hablando con un loco del pan, también os aviso.

Yo también, pero relleno de jamón.

Jordi, nos harías un favor si les enseñas a nuestros aspirantes

qué pasos tienen que seguir para amasar, hornear,

fermentar un buen pan.

Y vosotros, aspirantes, acercaros y no perdáis detalle.

Vamos a hablar hoy de buen pan, de pan auténtico, ese que sabe,

que huele a pan de verdad, fermentación.

Para ello necesitamos tener en cuenta dos factores principales;

el primero, escoger una buena materia prima

y el segundo factor importantísimo es el proceso, la fermentación.

Hemos amasado previamente una masa,

hemos utilizado una harina ecológica,

después de amasarlo hemos hecho una fermentación en bloque

que llega a durar entre seis y ocho horas.

Si os decía que estoy loco por el pan,

aún más por la masa madre, es una masa antigua, vieja,

para añadirla a la nueva elaboración.

Ahora estoy haciendo un pequeño preformado.

Esto significa que estoy dando una cierta forma redonda a la masa,

pero al mismo tiempo, dotándola de tensión.

Pliego, vuelvo a plegar y la presiono.

Lo que os propondré, estas barras,

es trabajar con alguno de estos ingredientes;

en este caso, con sésamo. Vamos a rebozar un poquito la pieza.

Tenemos una pequeña trenza, por ejemplo.

Esta es una elaboración muy chula para hacer, por ejemplo,

con una masa de brioche.

Es importante que después de cortar el pan,

tengáis media hora de fermentación.

Después, al horno unos 230-240° de entrada

para que el pan expanda bien

y después iremos decreciendo la cocción hasta que sea regular

en toda la pieza y no quememos el pan.

Jordi, se nota que te viene de raza.

Muchas gracias por tu clase magistral de pan.

Ha sido un placer verte trabajar. Encantado.

Un aplauso al maestro. Jordi, hasta pronto.

Gracias a ti.

(Aplausos)

-La visita hoy del maestro del pan ha hecho o ha sido la leche,

y encima lo joven que es y cómo pilota eso.

Es una máquina, realmente.

Aspirantes, esta noche voy a exigir nivel,

tanto para la cocción del capón como para la forma y sabor del pan.

Para todo ello disponéis de 180 minutos.

El primero que empiece a cocinar

será el primero que entre en el supermercado.

¿Sabéis quién va a ser? -¿Lo podemos elegir?

-Tú.

-Sí, perfecto. -Como quieras.

-¿Empiezas tú?

-Venga.

¿Preparados para darlo todo con vuestra pareja?

(TODOS) Sí, chef.

Pues el tiempo...

Hoy, Pepe, espera, espera.

Hay una pareja que creo que juega también en esta prueba

y no la hemos presentado.

-¿Qué pareja? ¡Es verdad, tienes toda la razón!

Esta pareja, los dos peores de esta prueba,

se lo llevan puesto

y van directamente a la prueba de eliminación.

¿Ha quedado claro?

(TODOS) Sí, chef.

-En la primera prueba, delantal negro...

Y directo ya a la prueba de eliminación, pues la verdad,

un poquito cagado.

Pues los 180 minutos comienzan en tres, dos, uno, ya.

-Fidel no se entera, jolines.

Yo he quedado en un acuerdo con Fidel

que yo era la que iba al supermercado y cogió y fue él.

El que tenía que cocinar era el que iba al supermercado.

Cuando yo ya tenía mi proyecto de empezar a deshuesarlo...

-¡Vamos, Carlitos, vale, vamos, vamos!

¿Has cogido harina? -Sí.

-Venga, tú puedes. Yo te animo. Vamos.

-Venga, Fidel. Empieza, tienes que empezar tú,

empieza con la salsa.

No mucho aceite, no mucho aceite.

-Yo no me chilles más.

-Mira, me estoy poniendo con las orejas rojas y todo.

Estoy supernerviosa, de verdad.

-Bien, Carlos, por ahí, bien.

-Tela marinera.

-Ponte mirando para acá.

-Es que no puedo, hijo, estoy raspando el hueso.

Estoy viendo a Mila que está sufriendo para deshuesarlo,

yo creo que no sabe deshuesarlo bien.

Se hace siempre por la espalda, pegas un corte a toda la piel

y a partir de ahí vas sesgando, y dejas las dos pechugas

a cada lado y lo que sería el externón, cortas un poquito,

pero siempre desde atrás.

-¡No le pongas nada, no le pongas nada!

Si no, se deshidrata, déjalo que se dore.

Eso para el final.

-Sácale el culito, que eso es porquería.

-¿Ya tienes preparada tu cebolla y tu chalota?

-Voy, no te preocupes.

Ella había decidido hacerlo ella, porque se le da muy bien,

pero cuando has dado el tiempo,

su compañero ha salido como Speedy González

y no te cuento el ataque de nervios de Sally.

-Fidel, si doy mucho por saco, me lo dices, pero te aguantas.

-No te preocupes.

-¡Venga, Carlitos! Vamos.

-¡Anímame, tío, anímame!

-¿Ves? Mila quiere que la animen, yo te animo, Carlos. ¿Qué más quieres?

-¡Venga, Mila, hija!

-¡Vamos, mostruo!

-Tranquilo que cuando vuelvas a entrar, vas a seguir.

Basta tener claro por dónde seguir.

-Bien, bien, respetando la piel y fuera hueso.

-Vamos más atrasados que nadie.

-Tú tira. Venga.

-Voy empezar a deshuesar el pollo. Si no, no va a dar tiempo.

-Bueno, vale.

-Estoy sufriendo porque yo lo deshueso con solo mirarlo.

Es mi fuerte.

-La pechuguita por aquí.

-¡Vamos, Fidel, dale caña -No me quiero cortar.

-No te vas a cortar, pero ve metiendo el dedo,

ve jugando con él también.

-Sí, sí. Si yo esto lo controlo, no te preocupes.

-Sí, a ver si controlas de verdad.

La noche empieza fuerte,

nuestro jurado se va a poner las botas mojando pan en este capón.

¿Quieres saber lo que harían ellos para que la receta fuese perfecta?

Pues bájate gratis la aplicación de "Master Chef"

y entra en un vídeo en el que Pepe y Jordi te lo cuentan todo.

-Por el lateral, Fidel, mejor por el lateral. Siempre por el lateral.

-Lo tengo claro.

-Me tenía que haber dejado con el deshuesado, me cago en la...

-El capón es lo más difícil.

-Es que cuando lo han dicho tenías que haber entrado tú,

que sabes deshuesar. -Ya, pero no me ha hecho caso.

-Venga, Fidel. -Sí, sí.

-No te veo, no te veo. Y que no se te queme la salsa,

la salsa es muy importante.

-Sí que es mandoncilla. Se va a cagar cuando esté yo fuera.

-La verdad es que Sally ha sido un sargento chungo de los buenos.

De esos que te meten presión hasta reventar.

-Despacito, despacito. -No te preocupes, de verdad.

-Me estás poniendo de los nervios.

-No me mires a mí, mira al pollo.

(Risas)

-¡Olé! Te admiro, Carlos. Venga.

-Sale, sale, sale.

Atención, aspirantes, primer cambio de cocineros. Vamos.

Vamos, Mila, fuera, fuera.

-Madre mía. -Vamos atrasados.

-Mila, tranquilidad.

-Ahí está, venga. Cocinando con música en la cabeza.

-Dios mío.

-Vale, primero el relleno, te lo dejo todo en un bol.

-Pablo ha empezado con el relleno, más que nada, para no tocarnos,

si yo empiezo con una cosa, prefiero acabarla y que él empiece con otra.

Perfecto, al caldo, al caldo.

A tope.

-Estás sacando la mollita. -¿La mollita qué es?

(GRITA) La molla del pollo.

-No sé qué es la molla. Yo sé lo que es otra cosa.

-Hay que sacar el hueso sin carne.

Sin carne. -Sí, sí, sí. Sin carne, claro.

-Yo lo que he hecho no lo he destrozado.

He sacado medio esternón. Espero que él tampoco.

Eso es como una camisa.

La camisa hay que ir bajándola con la punta.

Entre Antonio y Mila la han liado parda.

Antonio, la puntita. -La puntita, la puntita.

-Vale, vale, es que desde aquí no te veo.

Muy bien.

-Prefiero estar allí, yo aquí fuera estoy muy nervioso.

Tremendo, tremendo. Dale caña, un poco más.

¿Cómo haríais un buen relleno para el capón?

Nueces, pasas y que lleve algo de huevo

para que cuando cueza se asiente,

se quede la masa perfecta y no se desmorone.

Venga, venga.

-¿Hacemos huevo duro dentro? -No, eso es muy cutre.

-Me va a matar.

-Un poco con los dedos, otra vez con la puntilla.

Tienes que ir mandando con el tacto de las yemas

y mandar tú al cuchillo.

-Mila es escuchar una radio constante.

-Venga, Antonio, va, que no tenemos nada hecho.

-Ya, hija, ya. -A mí me da un ataque hoy.

-Sally, Sally. Venga, coge mi energía.

-Eso es, sal y pimienta, bien.

-Antonio, la parte de delante de la piel.

-¿Esta? -No.

-¿Esta? -Por ahí.

-Échate para allá, joder.

Fantástico el show de Mila y Antonio.

Tienes que ir a la vez por todos los lados.

Cuando tú desnudas, ¿qué haces? -No lo sé, hija.

-A la vez, hombre.

Antonio, hacia abajo, rasga hacia abajo.

El pollo así, rasgas así y lo vuelves a meter.

Atención, aspirantes, cambio de cocinero.

Me has dejado un marrón, tío, del copón.

-Échale dentro, bien.

-Venga Mila, descuartiza. -Hombre.

-Di que sí, hija. Soy Antonio el destripador,

pero tampoco sé si eso cuando me lo he encontrado

estaba del todo estupendo

y he continuado lo que es una carnicería.

-Pon el hilo por dentro de la aguja.

Estira por un lado, no pasa nada, tranquilo.

Coge la aguja,

que me da mucha confianza estar contigo, de verdad, Carlos.

-Oh, calla cuqui, no me digas esas cosas aquí.

-Justamente esto se me da muy bien porque yo he estudiado odontología

y tengo que hacer extracciones y suturar.

Una sutura en una boca y una encía es más frágil que un pollo.

-Lo tenemos. -Olé, monstruo.

-Dios.

-Mila, ¿sale o no sale? -De momento uno ya lo he quitado.

-Tú eres superior, está claro.

¿Qué pasa? ¿Por qué pones esa cara? -Todo bien.

-Mila, si te enfadas me lo puedes decir.

Tienen unas ganas de delantal negro que alucinan.

(GRITA) Venga Mila, hija. Tú eres la mejor.

Por Dios, quítale eso ya, como si le estuvieras desnudando,

¿a que no es fácil desnudarlo?

-La madre que lo parió.

-Muy bien, muy bien. Coge piel, coge piel.

-Va bien, no te preocupes.

-Con ese hilo, coge las patitas y lo pones así. Bien cruzadas.

-Don’t worry, be happy. -Ok.

-Mila, corta, corta, corta, corta.

-Lo tienes, máquina.

Creo que vamos bien, pero parece que vamos más lentos.

Vamos, Kevin.

-Tú, anímame.

-Yo te animo, hija. Eres más guapa que un sol.

Tu marido está contento contigo, pero que no te pida pavo.

De verdad, te lo juro.

-Lidia, ve diciéndome.

La carne la paso con la misma verdurita.

-Sí, mismo. Y con el jamoncito y tal.

-Bien, Lidia, vamos bien, ¡vamos!

-Una vez que le quitemos eso, lo tenemos, ¿no?

(SUSURRA) Para.

Métele, métele, sin miedo. Hasta el final.

-Ya está fuera el cacharro. Venga, vámonos que nos vamos.

Aspirantes, cambio de cocinero. Mila fuera.

El relleno.

-¿Puedo hacerlo? -Sí.

-Gracias, Mila.

-Un huevo o dos para eso.

-Tendré que picar las cosas también, ¿no?

-Sí, pero...

-Sí, ¿pero qué? Tranquila. Empezamos.

-Un par de huevos, harina...

-Me ha quedado monísimo. -Átalo y al horno ya.

(ANIMA) Sally, Sally. Venga, ya lo tenemos.

¿El relleno va en crudo?

-Vamos a ver, el magro, el jamón y el ajo en crudo.

-¿Lo echo ahí? -No.

-No te gusta, pues venga.

-Vamos Lidia, saca la aguja. -Que soy nieta de costureras.

-Dale caña.

-Me veo muy agobiado.

Lo tengo que hacer como ella quiere y cuesta.

(GRITA) Antonio.

Mila, estoy hablando, por favor.

-Qué bonito. Vais a cagaros, compis.

Tiene que ser una cocción larga. Yo lo metería a 180°.

Ya está, lo tienes. Ahora abandonado.

-Estoy terminando de hacer la autopsia al pollo

y estamos cerrando. Suturando ya.

Creo que somos un buen equipo. Desde luego, no somos el peor.

-Métele lo que sea de verdura.

Aunque no sea pequeña, para que coja sabor.

-Mila, tengo dos orejas, dos ojos... No tengo más.

-Vale, muy bien. Venga, ahí.

-No le metas más harina, mi niña.

-Vamos, que lo tenemos.

Lo metemos en el horno y empezamos con la salsa y todo.

-Venga, venga, Antonio, ahí estamos. Olé tu tía.

Dale una forma por lo menos bonita.

-Así, eso es.

Tú tranquila, así.

-Toma, toma.

Antonio, he visto que Mila te daba la aguja enhebrada,

vuelve a empezar. Ayuda cero, Mila.

(RESOPLA)

Procura que la piel se quede muy pegada porque...

Aspirantes, cambio de cocinero.

A partir de ahora me harás tú las trenzas, Carlos.

-Eso está hecho.

-Muy bien, muy bien. Qué mono.

-Ahí, ahí, ahí.

Víctor, ¿cómo vamos? Tenemos el capón en el horno.

Bien relleno. Bien relleno.

¿Qué pasa con el pan?

¿No dijo que había que darle más suave?

Sí, por eso he bajado el ritmo al amasar.

Con el tema del pan te veo bien, pero con el tema del vidrio...

¿Sabes que reciclando tres botellas como esta

te podrías descargar tres temporadas de "Master Chef"?

Lo que sabrías hacer pan y deshuesando...

Habría ahorrado tiempo.

Ya la tiro yo, tú sigue con el pan. Gracias.

-Vamos, lo tenemos.

-Acércate. -Perfecto.

-No te voy a decir lo que parece por ahora.

-Muy bien, muy bien, muy bien.

-Gíralo para acá.

Ahora dale la otra y vuelves a girar.

Suave, no le aprietes. Masaje.

-Esto es para que se vaya la humedad y se quede la cosa crujiente.

-¿Cómo está mi pollo? -¿Tu pollo o nuestro pollo?

-Nuestro bicho.

-Qué buena pinta tiene.

-Venga, para adentro 10 minutos.

-240°. -Sí, sí.

-Dios me libre de que el pan salga doradito

y migado por dentro.

-Tiene muy buena pinta.

¿Cómo va la cosa? Tengo a la sheriff mandando.

El relleno.

Carne de pollo picada, le hemos echado a ajo tierno...

¿Por qué de pollo? No lo sé.

-Porque sí.

-Resulta que había poco relleno con una sola bolsa

y lo hemos hecho también de ternera.

Entiendo que la salsa es de frutos rojos.

Estamos haciendo dos a la vez.

-No lo tires, no lo tires. Eso es lo rico, eso es lo bueno.

Hazte una infusión para ella.

Sí, o una botella de whisky, no sé. Algo le tengo que dar.

Aspirantes, cambio de cocinero.

Mila, Mila, Mila, Mila...

Sally, he visto que tenéis la puerta del horno medio abierta.

He escuchado al panadero y no ha dicho nada de abrir puertas.

Ha marcado unos tiempos y unas temperaturas

y de abrir puertas no ha dicho nada.

Ten cuidado que no se te caiga, por Dios.

-Pones agua y vas añadiendo para que no nos quedemos sin caldo

en el esternón.

El coraje me ha hecho decir eso,

que saliera el caldo de un grifo cuando fondo teníamos un montón.

Ponle agua, Antonio. Al caldo.

(RESOPLA)

Quería que rellenara el caldo con el agua del grifo.

-Eso es lo que te digo yo.

Pablo, ¿qué tal? ¿Qué vas a hacer de guarnición?

Un pastel de patatas.

Luego le vamos a poner cebolla pochadita para que le dé sabor,

y luego un puré de patatas con nata. Con puré por encima.

Exacto.

Acompañado de un coulis de frutos rojos

que estamos haciendo.

Me hubiese gustado haberle metido más dulzón por el contraste.

¿Más todavía? Sí, porque a mí me gusta.

¿Aceite de oliva estás usando? Sí.

Sabes que hay tres variedades. Sí, chef.

Úsalo, que le da más sabor. Aceite de oliva virgen extra.

Gracias, chef.

-El pan va de coña, es como mi trenza.

Me encanta de verdad. -Muy bien, vamos.

-¿El pan, qué? -No pilla color, eh.

-Está crujiente, como a mí me gusta, pero le queda un poco.

-Trátalo bien, a ver si se va a desmoldar.

Muy bien, muy bien. Así sí.

-Cebollino para la patata. -Corre.

-Mira el horno.

-Lo acabo de mirar hace 30 segundos, Mila.

-Yo confío en ti, Antonio.

-No es confiar, es tranquilidad, coño. Perdón.

-Acuérdate que hay que quitar la cuerda al capón.

-Hay que sacarlo cinco minutos antes.

-No, con cinco minutos no quitas el cordel.

-Pues veremos a ver.

Atención, aspirantes, último cambio de cocinero.

Adelante.

Sally, hay que salir.

Vamos Carlitos, vamos. -Venga Milita, vamos.

-Bien, bien. Me gusta, me gusta.

-¿Cómo lo ves? -Perfecto.

-¿Lo ponemos ya en una bandeja?

¿Cómo lo quieres poner? ¿Quieres ponerlo en pizarra?

-Voy a sacarlo, Antonio.

-No, déjalo cinco minutos más. Por Dios, déjalo un poquito.

-Que costará mucho de pelar, te lo digo yo.

-Mila, Mila, Mila... -Voy a poder, tú tranquilo.

-Más mono y más bien puesto no podía estar,

Carlos. Me he ensuciado tela.

-Está todo controlado creo. Me falta poner la salsa.

Voy a reducir esta.

-Ponte con el verde, es que quedan 10 minutos.

Ya está, ya está. Fidel, no te líes mucho en eso.

-Vale, pero si me metes presión voy a tardar el doble.

-¿Saco el pan?

-Sí, fuera pan. Sácalo, cuidado, cógelo bien.

Te quemas, tranquila, tranquila. Por Dios. Es un cacho de pan.

-Se ha roto un poco por aquí abajo.

-Bueno, lo importante es que no haya hilos.

-Vamos, vamos Kevin. -Ay, Antonio.

Aspirantes, acabáis de entrar en el último minuto.

-Te da tiempo, perfecto.

-Vamos, Carlos, que tú puedes.

-Vamos, vamos, venga.

-Ay.

-Emplata ya.

-Vamos, Kevin, vamos.

-Vamos, Carlos, vamos.

-Voy, voy, voy.

-Los panes, los panes. Acuérdate, con las semillas arriba.

-Ya está.

-Muy bien, muy bien.

-Perfecto.

5, 4, 3, 2, 1...

Tiempo, manos arriba.

Andrea.

-Bien, Fidel.

-Yo estoy habituada a llevar la voz cantante.

Soy bastante meticulosa,

pero en ningún momento era por querer anularlo a él,

ni mucho menos.

Él me conoce y sabe que eso no es así.

Aspirantes, el tiempo ha terminado, así que vamos a comenzar la cata.

La primera pareja en traer el capón y el pan serán Pablo y Kevin,

Adelante.

-Vamos, señores. -Madre mía, madre mía.

Pablo, Kevin, contadme. Capón relleno con...

-Hemos cogido carne de ternera picada con jamón, cebolla, pasas,

piñones y nueces.

¿Y la salsa y la guarnición?

-La salsa es una salsa de frutos rojos con un poquito Pedro Ximénez

para endulzar y lo otro son unas chalotas caramelizadas

con Oporto y... ¿Y los panes?

Hemos hecho cuatro panes, uno de ellos es de cebolla,

otro de aceitunas verdes,

otro de nueces y otro con ajonjolí por arriba.

A simple vista, te diré que los panes parecen crudos.

¿Cuánto tiempo lo habéis tenido en el horno?

-Media hora o 40 minutos.

¿Está cocido este pan?

-Por dentro, no lo sé.

Sí, está un poquito...

No hace falta, señores.

-No me podía pensar que estuviera tan crudo,

sí que es verdad que el color... ¿Cómo que el color?

Nada más verlo, no hace falta ni tocarlo.

¿Por qué cuando estabais horneando el pan no teníais la puerta

cerrada del todo? Teníais algo, un tope.

Los hornos de panadería están cerrados, como cualquier horno,

lógicamente, si no, se pierde calor.

Pero tienen como una chimenea, es el tiro.

Estos hornos no tienes por qué abrir la puerta

porque no tienen ese tiro. De ahí, el problema del horneado.

Se estaba perdiendo calor

y en vez de cocer a una temperatura excesiva,

el horno estaría a 150-160° y, claro, crudo.

-Cuando hemos visto el pan fuera del horno, es verdad

que le hemos visto un color blanco pero lo hemos achacado a que,

tal vez, como Kevin le había puesto un poco de harina

para que no se quedase pegado,

creíamos que era esa capa de harina y por eso se veía así.

Vamos a ver el capón. ¿Lo trincho así o así?

-Lateral, no sé. ¿Así?

No sé.

¿Cómo lo veis? -Un poquito crudo el relleno.

Ahí está. -Un poco por el centro. Lo siento.

Además, ese jugo que ha soltado sangriento,

ya te dije que le ha faltado un poquito más de cocción.

Es verdad que he detectado que habeis estado demasiado lentos.

El pan crudo y el capón, el relleno, crudo también.

Un poco de nervios, un poco de garra,

creo que no lo habéis tenido en esta prueba.

Habéis ido muy cómodos, muy tranquilos, muy a gusto,

pensando que esto estaba solucionado y no, no se ha solucionado.

Cuando Samantha os ha preguntado qué tal, todo perfecto,

todo perfecto, la imagen desde aquí es que todo iba bien;

pero tenemos un pan crudo,

tenéis una gran masa que la habéis puesto cruda,

una salsa de frutos del bosque sin nada.

De postre, porque no hay quien se tome esto.

De postre, para una tarta de queso sirve perfectamente.

Yo esperaba un montón más de vosotros,

os hemos visto trabajar tan tranquilos que hemos pensado

que la cosa iba de cine y el resultado no es de cine.

-Yo siempre digo que soy tranquilo cocinando.

Cuando hay que ponerse, me pongo, pero soy tranquilo, no me estreso.

Si quiero que las cosas se hagan bien no me puedo estresar.

Yo el otro día tuve al lado a Pablo y me puse nervioso;

de lo nervioso que él estaba, me puso a mi nervioso.

Bueno, Carlos, Andrea, presentadme vuestros platos.

-Venga, dale caña.

-Hemos hecho una trenza con nueces, la otra, con pipas

y la otra, rebozada en sésamo.

La hemos acompañado con un poco de jamón.

Después, unas chalotitas glaseadas con la salsa de vino

y los ajos puerros esos. Los ajos tiernos.

-Y el pollo. ¿El pollo?

-El capón. Relleno.

-El relleno de ternera y de cerdo.

- De cerdo, ternera, setas, piñones, orejones...

Esto es un homenaje a alguien, ¿no?

A Pepe. ¡Sois unos pelotas!

A ver...

Muy bien. Joe...

Estoy viendo que nos quedamos sin pan.

¿Has oído como suena el pan? Sí.

Está muy bien cocido. Sí señor.

¿Quién ha hecho la trenza?

-La trenza la ha hecho Carlos porque la he empezado a hacer yo

y como yo no me hago las trenzas, me las hacen...

Carlos.

A partir de ahora, me las hará él.

¡Un bocata de trenza!

¡Cómo me entiendes! Falta del tomate y el aceite.

¡Qué guay!

Eres más rústico que las amapolas. De verdad.

Está bueno. De verdad.

Yo este pan lo veo en una panadería y me apetece comprarlo,

que es lo importante de esta prueba. -Gracias.

-Venga. Tranquila. Si ya está hecho.

-Está clarísimo que el pan de Carlos estaba perfecto.

Y encima, se ha marcado un puntazo con el jamón.

Se ha ganado los jueces.

Esto es una cena como Dios manda. Claro.

¿No está mal hecho, no? No, está bien. Está bien.

Está rica la salsa, pero...

Os voy a decir una cosa. ¿Sabes cómo ganaría más?

Si hubiese recuperado el jugo del asado

que está extraordinariamente rico, pero aún así,

no voy a mojar aquí, voy a mojar aquí , porque esto está más rico.

Esto sí está bueno.

Andrea, esta vez parece que te has salvado de la maldición del pollo.

-De la maldición del pollo.

¡Por fin he terminado con la maldición del pollo! No me lo creo.

Fuera pollos ni aves crudas.

Ha sido inteligente porque has sabido ponerte detrás del capitán.

Eso es inteligencia. Y un buen trabajo.

-Ella también ha puesto.

Fenomenal.

Te has puesto la prueba a las espaldas

y tú, de espaldas, vas sobrado. O sea, que ha sacado buena nota.

Estáis hechos el uno para el otro. Está clarísimo.

Sí señor, la cuqui y el macarra.

(Risas)

¡Qué buena pareja hacen! ¡Qué pareja más bien avenida!

Yo también lo pienso.

Parejita, delante de cocinas.

-La cuqui y yo somos tan diferentes, como La Bella y la Bestia, vamos.

Así andamos.

Sally y Fidel. -Come on. Follow me.

El capón relleno con carne mixta, con un poquito de setas,

ajetes tiernos y jamón.

Hemos hecho una guarnición de unas perlitas de patata,

por ponerlo mono, las chalotas glaseadas y unas verduras salteadas.

Como hemos hecho dos salsas,

la primera es de frutos rojos con Oporto,

la siguiente es la salsa que ha soltado el pollo,

que la hemos reducido y, luego, el puré de las verduras

que he puesto para cocer el pájaro.

¿Y tu pan? Veo que estás hablando en singular.

Cuéntame. -No, mi pan, no.

-El pan lo hemos hecho con tomate seco, deshidratado.

Es una trenza y cada una lleva pipas de girasol

otra lleva tomate y otra lleva aceitunas.

Este sí sería tu plato, el pan.

No, lo hemos hecho los dos.

Bueno, yo creo que hemos trabajado los dos.

Es verdad que ella ha trabajado un poquito más porque ella

es la que más controla. Bien.

-La verdad es que gracias a mi templanza y a mi serenidad,

no hemos discutido Sally y yo.

Porque casi me saca de los nervios.

Yo veo que empieza a chillarme y yo digo, pero esta mujer...

¿Estás contento con ese pan? -Yo creo que está un poco crudo.

Un poco no. El pan siempre se mira así.

-Eso está hueco, ¿no? Suena a hueco.

Creo que le ha faltado... Suena a mazacote.

Está ligeramente crudo. Ligeramente crudo.

Hablábamos de un pan que no había fermentado,

este tampoco ha horneado ni ha hecho una mínima fermentación buena.

-Yo se lo estaba comentando a Fidel, le decía, Fidel, esto no está bien.

A esto le falta un poquito más de cocción.

El pan no lo veo del todo bien.

Fidel me decía no, no, que está genial, no te preocupes.

Yo le decía que sí, pero que no estaba.

Es verdad que tiene una pinta muy buena por fuera, no cabe duda.

-Give me five.

Nada, iba a chocarle, perdón.

Está cocido. Yo creo que sí.

Está bueno. El ave se queda más sosito,

pero el relleno tiene gusto, está gracioso, está bien.

Una cosa, Sally. A partir de esta prueba me ha quedado clarísimo,

o te pones las pilas, o no llegas lejos.

-Vale. ¿Sabes porque te lo digo?

-No, no lo sé.

Sabes perfectamente que aquí hay defectos.

Eso quiere decir que eres mucho mejor

de lo que nos enseñas. O mejoras o a la calle.

-Sally se cree que es la mejor cocinera que hay aquí,

eso se lo cree ella, pero te voy a decir una cosa,

lo que sabe es cocina básica y normal,

cuando ya nos empezamos con la cocina más moderna,

creo que ahí va a pegar un mazazo de los buenos.

-Hemos hecho un sofrito de cebolla y setas,

le hemos agregado después la carne para medio hacerla,

después le hemos puesto melocotones secos, ciruelas y jamón en tacos.

¿Qué más? -Hemos hecho una salsa,

aunque la idea era hacer una terilla aquí,

pero no teníamos hoja ni azúcar, lo hemos cambiado por sal,

hice una reducción de Oporto.

-Y luego, unas verduras con una vinagreta con piñones

y semillas de sésamo. El pan es de nueces y pasas.

Se os ha quedado crudo también.

Ya el peso te lo dice.

Es muy pesado como una fermentación... No es bueno.

Es mazacotero. Bueno, vamos a ver el cazón.

Le hace falta más horno. Efectivamente.

Víctor, esto pasa y estaba clarísimo que tenía que pasar.

Has hecho algo que este jurado no entenderá en la vida.

Cocinar previamente el relleno en una sartén.

-Yo pensaba que era un acierto. Sí, si lo haces con sentido,

pero si tú ya salteas la carne, luego, para que te quede

como un conjunto, va a ser difícil.

Vas a cortar y se te va a desmoronar.

Es más fácil desde el principio en crudo y luego ya ir amasando.

Y luego que cueza todo dentro.

Ha quedado infinitamente mejor de lo que yo esperaba.

Sí, quedado mejor. Pero lo recomendable no es hacer eso.

A este menú le he hecho en falta comunicación entre vosotros,

lo primero.

Yo no os he visto un equipo tan bien compenetrados como otros equipos.

Os he visto trabajar muy bien, pero con falta de alma,

falta de algo más que me dé cositas que me sorprendan.

Bueno, pues ya solo quedan Antonio y Mila.

-A ver, mi amor.

Adelante. Pimpinelas.

Bueno, Antonio, Mila, intentad explicarnos qué habéis preparado.

-Un capón zurcido.

-Un capón relleno de ternera mixta, lleva jamón picado, lleva cebolla,

lleva melocotón seco, lleva nueces y lleva ciruelas.

Después un pan con tomate seco y aceitunas.

-Esa cazuela es una compota de frutos rojos,

luego, las chalotas y la reducción de lo que hemos ido macerando

del capón.

Estamos gratamente sorprendidos de que habéis presentado todo,

porque yo no he visto más caos, confusión, desorden...

Gritos, de todo. Por ejemplo, el pollo.

¿De quién ha sido culpa del destrozo?

De la paliza que le habéis dado a este pobre animal,

que no tenía culpa de nada.

-Yo he empezado a deshuesarlo y luego...

¿Quién se lo ha cargado más de los dos?

-No más, ha sido una continuación. Ha sido un homicidio compartido.

-Claro.

Había un momento, Mila, que le has dado voces al muchacho.

"¡Antonio, con la puntilla para abajo, para arriba,

dale para abajo, dale para arriba quita!"

Como si fueses tú la que supieses.

Parecías el maestro Quiñones, que no sabía leer y daba lecciones.

-¡Antonio, que se te va a abrir un agujero!

Sí, Mila, pero qué hago.

Era como un matrimonio, yo le decía que sí,

pero hacía lo que me daba la gana.

Ha habido un momento que él estaba cosiendo y tú estabas gritándole

Yo pensaba, este va y le da dos puntos en la boca.

-Bueno, sí lo he pensado.

El pollo ha aguantado muchas cosas pero lo que ha aguantado Antonio...

He estado nerviosa, a mí me gusta dominar la situación.

Los puntos de vista son diferentes pero yo le decía,

ponle la carne picada con la yema, acuérdate de no sé qué...

Y en muchas cosas soy repetitiva.

Vamos a ver lo que hay dentro.

-Bueno, pues vamos a ver, no está tan mal.

Esto está crudo, pero crudo.

Lo habéis metido media hora más tarde.

-¿Pero el pan está malo?

Es que el pan no se hizo como lo han hecho los compañeros.

Metisteis las semillas y no lo dejasteis fermentar.

Fue al horno directamente, entonces, claro, se ha hecho una bola.

Esto está para que venga Iñaki Perurena. Esto pesa 250 kilos.

Pues yo que pensaba mojar el aceite...

En aceite para que pueda rodar mejor, ¿no?

Lo habéis terminado. Eso tiene cierto mérito.

Y estáis cuerdos, más o menos. Gracias.

-Que yo me habré puesto como me habré puesto,

pero él ha sabido entenderme.

Y eso es muy importante.

Y luego, nos hemos reído también.

Quiero decir, yo le decía, "Muy bien, Antonio,

tienes que continuar así".

Si Antonio fuera mi marido sería divertidísimo.

Aspirantes, la cata ha terminado.

Ahora nuestro jurado tiene que deliberar

para decidir cuál es la mejor pareja y también cuál es la peor.

Y os recuerdo que la peor pareja se lleva los delantales negros

y está directamente en la prueba de eliminación.

-El pan ha sido una cagada. -Total.

-Claro, podíamos, podíamos, podíamos...

Aspirantes, en esta prueba han quedado los puntos fuertes

y los débiles de cada uno.

Fidel, ¿cuál crees que ha sido tu papel hoy en las cocinas?

-Seguir lo que estaba haciendo mi compañera.

¿Crees que tu pareja ha estado a tu nivel?

-Sí, me ha ayudado, bueno, no sé si decir a mi nivel

pero me ha ayudado bastante.

- Para mí ha sido un pinche perfecto.

-Cuando Sally referido a mí como pinche,

la verdad es que me ha ofendido bastante

y no me ha parecido nada de buena compañera en absoluto.

Vamos, se ha echado todo el mérito ella encima,

cuando lo único que hacía era chillarme.

Antonio, después de cómo has trabajado,

¿te mereces el delantal negro?

-Posiblemente, más que nada porque he sido un despilfarro

de gritos y de historias.

¿Y tu compañera? -Mi compañera también.

-¡Me cago en la madre que te parió! -¡Hombre, no!

-Gritos por todos lados, desorden en la cocina, descontrol total,

descuartización. Es que yo no concibo una cocina

con gritos, y menos con Mila.

(Risas)

Pablo, ¿crees que has tenido compenetración con tu pareja?

-Te puedo decir, sinceramente, que he trabajado muy a gusto.

Kevin, ¿tú estás orgulloso del trabajo de tu compañero?

-Yo, sinceramente, yo se lo he dicho Pablo,

es el día que más tranquilo le he visto

y que si hubiéramos espabilado un poquito más

todo habría salido mejor.

Pero íbamos en el mismo sentido los dos.

Aspirantes, hay dos parejas que han destacado.

Una porque ha subido el nivel,

y la otra porque lo ha bajado notablemente.

Vamos primero con las buenas noticias.

La mejor pareja, la que ha sabido bailar

al mismo son y ha presentado dos buenas elaboraciones

es la formada por Andrea y Carlos.

-Dame un besito, coño. -¡Abrázale!

-Abrázame.

-Estoy superorgullosa de mi trabajo,

de cómo me he compenetrado con Carlos,

de cómo hemos sacado el resultado.

Lo hemos sacado y no solo lo hemos sacado

sino que ha salido bastante correcto.

Estoy supercontenta, de verdad. Súper.

Hemos visto cinco trabajos donde todo ha salido

y dos equipos; uno, que ha trabajado de forma caótica,

desorganizada, pero con una mínima pasión,

que lo ha sacado.

Y otro equipo, que también lo ha sacado,

pero no ha demostrado esa pasión que buscamos en "Master Chef".

Por ese motivo este jurado

piensa que quien tiene que vestir de negro

son Pablo y Kevin.

Señores, en esta casa, la actitud es lo primero.

-Estoy mal porque que me digan lo de la actitud...

Creo que soy el único que está estudiando esto,

que se quiere dedicar a esto y...

Uno para usted y otro para usted.

(LLORA)

Pablo, Kevin, en este reto hemos visto lo peor de vosotros

y algo que no nos gusta nada, que es la desidia.

Pero Kevin, lo tuyo ha sido bastante más evidente.

Los dos vais directos a la prueba de eliminación.

-¿Pero qué es la actitud? ¿Qué es la actitud?

¿Volverme loco?

¿Ponerme a llorar como un loco, como hace Fidel?

¿Eso es la actitud? ¿Eso es lo que quieren?

Por eso no tengo actitud, ¿no?

Porque no lloro, porque no me vuelvo loco cada vez que veo un pollo.

Es que Andrea, cada vez que ve algo se vuelve loca: "¡Ay!".

Todo, todo le parece bonito. Yo no me creo eso, no me creo eso.

Bueno, pues nos quedamos un poco con mal sabor de boca

con esos delantales negros.

Pero bueno, no os preocupéis porque todavía queda

mucha cocina por delante y muchas sorpresas también.

Eso sí, nos vamos a vivirlas al paraíso.

-Yo creo que nos iremos a alguna isla o por ahí, ¿no?

Paraísos son islas, a la playa o a islas, a alguna isla.

Nuestros 10 aspirantes acaban de llegar

a uno de los destinos más singulares del planeta:

Tenerife.

Su carácter volcánico, la latitud en la que se asienta

y el paso de los vientos elíseos favorecen el desarrollo

de paisajes irrepetibles, como el Parque Nacional del Teide,

declarado Patrimonio Natural de la Humanidad por la Unesco en 2007.

Antes de visitarlo, nuestros aspirantes

tienen la oportunidad de conocer parte del patrimonio gastronómico

de la isla.

Les llevamos a Suertes del Marqués, en el Valle de la Orotava.

En estos viñedos se practica hace siglos

el sistema de cordón trenzado, una labor artesanal

única en el mundo cuya técnica consiste en trenzar los sarmientos

de la parra.

A continuación, los aspirantes catan los 10 vinos,

cinco blancos y cinco tintos,

provenientes de las cinco denominaciones de origen de la isla

y toman nota de la personalidad de cada uno

porque esa información será de vital importancia en el reto de hoy.

-El blanco se caracteriza por aromas a fruta blanca,

lo que es pera, manzana.

-Sabe muy bien. -Esto es una maravilla.

-Los tintos son vinos bien estructurados,

ya aparecen los frutos rojos.

-Un caldito muy bueno. -Muy bueno

-¡Por los vinos de Tenerife!

Ahora es el turno de visitar otro de los lujos gastronómicos

de la isla, el cultivo de papas antiguas de Canarias.

Los aspirantes no lo saben, pero esta papa,

icono gastronómico de las Islas Canarias,

será uno de los ingredientes principales

de la prueba por equipos.

-Estamos en una huerta de papas, de papas antiguas de Canarias.

En Tenerife es por donde entraron las papas desde Sudamérica

al resto del mundo.

Son papas totalmente diferentes.

Normalmente se cultivan en la península o en el resto de Europa.

En Tenerife puede haber entre 40 y 50 variedades,

de las cuales las importantes son 16, que están dentro

de la Denominación de Origen Papas antiguas de Canarias.

-¡Vaya tela!

Una vez han conocido la riqueza gastronómica de la isla,

los aspirantes se dirigen al corazón del Parque Nacional del Teide.

En su cima, a más de 3500 m de altura,

les espera el jurado.

Arriba, la presión atmosférica y la concentración de oxígeno disminuyen,

provocando el llamado mal de altura.

-Estoy flipando. Es un lugar espectacular.

Esto de tener el manto de nubes, ver el tipo de roca,

es un paisaje que nunca he visto y me encanta.

-Alucinando de ver que estoy por encima de las nubes,

es como un sueño.

Estoy en el cielo más cuqui de todos.

Aspirantes, bienvenidos al Parque Nacional del Teide,

el más grande de las Islas Canarias y el más visitado de toda Europa

donde se encuentra el punto más alto de toda España, el Teide,

con 3718 m de altitud.

-Hay que reconocer que esto de no tener oxígeno se nota,

parece que no, pero das un par de pasos y dices: "qué fatiga".

Pablo, Kevin.

Fuisteis los peores en la prueba de plató,

por eso lleváis el delantal negro que os lleva directamente

a la prueba de eliminación.

-Hoy Pablo, espero que resurja de sus cenizas como un ave fénix.

Hoy, los capitanes no serán los mejores.

Hoy los capitanes seréis vosotros.

-Como siempre soy sincera lo digo.

No siempre tengo que estar "happy", ¿vale?

Siempre intento estar positiva y ...

Nuestra recompensa es que éramos capitanes.

Y a mí me hubiese gustado ser capitana con Carlos

y más en este sitio, jolín, que es único.

El que consiga ganar al frente de su equipo

colgará el delantal negro y no irá a la prueba de eliminación.

-Vamos.

Lidia, debido a su embarazo y por recomendación médica,

no ha subido hasta aquí pero sí cocinará

y la tendréis que tener en cuenta a la hora de la elección

de los equipos.

Pablo, tú fuiste el menos malo así que eliges color.

-Yo me pido ser el capitán del equipo azul.

Kevin, tú serás el capitán del equipo rojo.

-Me lo he tomado como una segunda oportunidad

y esto lo que me ha dado es una motivación extra

para ir más a tope si cabe y que gane mi equipo

y llevarnos el delantal blanco.

Vais a elegir a los miembros de vuestro equipo alternativamente.

Pablo, empezamos contigo.

-Pues en primer lugar voy a elegir a Carlos

porque tengo muchas ganas de trabajar con él

y no he tenido la oportunidad.

-Yo voy a elegir a Víctor, trabajamos muy bien juntos,

y cuando yo me altero, me calma, y al revés.

-Quiero elegir a Sally, es otra curranta nata.

-Con el carácter que tiene Pablo, que es bastante nervioso,

se estresa con nada o a veces está exageradamente tranquilo y relajado

y hace poco, me da un poco de miedo.

-Voy a elegir, en segundo lugar, a Fidel.

Sigue las órdenes bien y creo que va a aportar al equipo.

-Voy a elegir a Antonio.

Sé que trabaja un montón y que nos va a ayudar muchísimo.

-Encima que soy capitán, me escogen la tercera por la cola.

Además me ha parecido un poco machista que siempre escogen

a los chicos antes y las chicas las últimas.

Kevin, es tu turno.

Te recuerdo que te quedan Andrea y Mila y Lidia.

-Voy a elegir a Andrea, me gustaría saber cómo puedo trabajar con ella.

-Voy a elegir a Lidia, aunque no esté aquí.

Creo que trabaja muy bien y que lo va a demostrar.

Con Mila había tenido un par de roces con ella,

tanto como capitana, como en pruebas de equipo.

Prefería descansar y centrarme en el grupo que tenía.

Kevin, para ti es Mila. ¿Contento?

-Sí, sí.

Aunque se altere un poquito, podemos trabajar en equipo.

Tengo una persona nerviosa en cada equipo

y a una persona tranquila en cada equipo,

entonces supongo que ahí estará la calma, el equilibrio

y que saldrán bien los platos.

La cocina tiene seña:

surge en la época de los descubrimientos.

En ese momento Tenerife fue eslabón fundamental

entre Europa y América, un puente de productos, recetas y sabores.

Los dos menús que os traemos hoy son tradicionales.

Por eso el primer menú de hoy consta de un plato principal,

que es el rancho canario,

y un postre, quesillo con crema chantilly.

Y el segundo menú consta de un plato principal,

costillas con papas antiguas y piña,

y un postre, bienmesabe con mouse de queso majorero.

Pablo, dime qué menú de los dos quieres que cocine tu equipo.

-Elijo el primer menú.

El rancho canario y el postre, que es quesillo con crema chantilly.

Kevin, tu equipo cocinará costillas con papas y piña

y bienmesabe con mouse de queso majorero.

-La mayor dificultad de esto es desconocer los platos,

pero les voy a meter caña para que saquemos lo mejor hoy.

Capitanes. La organización en cocina es fundamental

y queremos que aprovechéis el tiempo al máximo,

así que dividiréis vuestro equipo en dos grupos.

Ninguno de los dos grupos podrá colaborar con el otro

una vez empecéis a cocinar. Solo podréis ayudar los capitanes.

Pablo, dime quién quieres que se encargue del principal

y quién del postre y porqué.

-Quiero que del principal se encarguen Carlos y Lidia

y el postre que lo hagan Sally y Antonio.

-Tengo que confiar en mi capitán y quizás con Lidia,

que es más tranquila que yo,

me venga hasta mejor que con Antonio,

porque si nos liamos los dos estresados,

cortando como condenados y tal, a lo mejor explota eso.

Kevin. Es tu turno.

-El plato principal lo van a hacer Víctor y Andrea.

Los he visto trabajar juntos y creo que se complementan bien.

Y el postre lo dejaré para Fidel y Mila.

A Fidel le empiezan a gustar los postres y quiero ver cómo lo saca.

-Estaba super segura de que Kevin iba a escoger a Víctor y Mila

para hacer el plato principal y que a mí me iba a poner el postre.

Me acaba de rematar aún más.

Cocinaréis para productores y empresarios

del mundo del vino de Tenerife y para personalidades del Cabildo.

En total, 80 comensales.

-Cocinar para 80 personas que son expertos en vinos,

expertos en su comida, en su tierra,

ha añadido un plus al estrés que tenemos nosotros dentro de la cocina

y más no habiendo cocinado nunca las comidas canarias.

Calculad bien las cantidades.

En el camión de nuestro supermercado proveedor de alimentos

tenéis los ingredientes necesarios para cocinar.

El excedente será donado a comedores sociales.

Contáis con 120 minutos para elaborar los dos menús,

los dos principales saldrán en el minuto 105

y los postres en el minuto 120.

Vamos a valorar vuestro esfuerzo.

El equipo que gane hoy recibirá, como recompensa,

una clase magistral con uno de los cocineros más prestigiosos

de la escena madrileña.

Diego Guerrero os recibirá en su restaurante DSTAgE Concept.

-Vengo a trabajar y a hacerlo lo mejor posible.

Lo importante es conseguir esa Master class.

¿Estáis preparados para poner toda la carne en el asador?

-¡Sí, chef!

Pues a demostrarlo en 3, 2, 1... ¡A cocinas!

-¡Papas! -Toma.

-¡Cebollas!

-Empezáis vosotros con el plato principal.

Empezamos con la carne, la vamos cortando y os voy a ayudar a eso.

Vosotros ya sabéis que empezáis con el caramelo

y, en cuanto termineis, hacéis toda la masa que quede

para meter en los moldes y para adelante.

-Perfecto. -Pues venga, vamos, vamos.

-Quiero que lo programemos todo, orden, organización y, sobre todo,

a disfrutar y a pasarlo bien. -Vale, campeón.

-Chicos, ¿cómo lleváis el postre?

¿Sally? ¿Has empezado ya con el caramelo?

-Sí. -Vale.

-Venga, vamos, Mila, que nosotros podemos.

-Víctor, ¿me pudo poner yo con las costillas

y te pones tú con esto que está muy duro?

Bueno, tenemos que elegir equipos, es el momento.

A mí me gustaría irme con el equipo azul,

es que huele a ganador.

Llevas muchos días perdiendo, te dejo el que a priori

parece más fuerte. Ya veremos al final.

Qué generoso eres.

Qué miedo me da cuando es tan generoso.

Vamos a ver al equipo. Venga.

¿Cómo has planteado las cosas?

-He puesto a Andrea y a Víctor con el plato principal

y en el postre tengo a Fidel y a Mila.

Yo voy cambiándome.

Primero apuramos con esto, que es lo más laborioso,

y luego me pondré con Mila y con Fidel en el postre.

¿Vas a asumir tu puesto?

-Sí, voy a asumir el puesto que me ha dado mi capitán,

aunque a lo mejor no me siento tan cómoda como en un postre.

Voy a darlo todo para que no quede de mi parte

que no pueda llevar a cabo un plato más tradicional y más elaborado.

¿Te veías capitana hoy?

Pues evidentemente, porque es lo que se hace en todos los programas.

Yo he demostrado que me he ganado ser capitana

y porque el jurado ha decidido

que no lo seamos los que lo hemos hecho mejor,

pues no lo estoy siendo. Me callo y acepto lo que hay. Punto.

¿Qué me ha sentado mal? Pues sí.

¿Cómo vamos por aquí, señores? -Tirando, chef.

¿Qué haces, Lidia? Estoy picando el chorizo.

¿No te salen sarpullido ni nada? -No, estoy muy a gusto.

Mira, este lo estoy cortando para ti.

¿No te da envidia? Ninguna.

Me da un poco de asco, incluso.

¿Asco? ¡Esto es un sacrilegio!

Todo para ti.

¡Qué rico! ¡Madre mía!

Carlos, ¿qué tal? -Ahí vamos haciendo unos tacos.

¿Esto qué es? -¿Esto?

Morcillo. -Morcillo o jarrete, chef.

Perfecto.

Vamos a hacer la receta del rancho canario.

¿Qué es el rancho canario?

Como una especie de cocido al cual se le añade en el último momento

una patata y fideos.

¿Cómo vamos a hacer el rancho canario?

Ponemos una olla de agua a hervir y ahí añadimos las carnes:

un poco de jarrete de ternera, un poco de chorizo y muslo de pollo.

Cuando ya la tenemos hirviendo, añadimos nuestros garbanzos

previamente en remojo.

Por otro lado vamos haciendo un sofrito: picamos un poco de ajo,

cebolla y tomate.

Lo guisamos, lo guisamos, lo guisamos,

añadimos un poco de orégano y azafrán y se lo añadimos al guiso.

Dejamos que todo guise 10, 15 minutos

y añadimos patatas salteadas y fideos.

Probamos el punto de sal y ya tenemos nuestro rancho canario,

magnífico.

-Venga, vamos a seguir. El chorizo está listo.

-Genial, genial. Llévalo tú misma, ya hay una olla.

Venga, vamos a darnos caña, no nos vamos a dormir en los laureles.

Bueno, bueno, ¿qué tal? ¿Cómo vais?

-Muy bien, chef.

¿36? -36 yemas llevamos ya.

¿Quién manda aquí de los dos?

-Ella es mayor y, por lo tanto, yo creo que ella

es la que va a llevar la voz cantante.

También es verdad que con tranquilidad,

sin nervios y sin chillidos.

¿Sabes una cosa para la próxima vez?

Yo echo todos los huevos enteros en un bol y luego

voy sacando las yemas. -Lo podemos hacer.

-Vale, te quedas tú con las yemas. -¿Sabes cómo se hace?

Así. -Pues ya está, ya está.

-Gracias, muy amable. Lo debería de haber hecho así.

Sally, Antonio, ¿cómo os habéis organizado?

Cuéntame.

Yo estoy haciendo el caramelo, ya he fusionado la nata

para hacer la chantilly,

he estado con las proporciones de los huevos y la leche condensada.

Y ya, meterlo en el horno y esperar a que se enfríe la nata

para hacer la chantilly, para montarlo luego al final.

Os veo muy tranquilos.

Es que en la pastelería hay que estar...

¿Mandas tú? ¿En los postres quién manda?

-Yo.

-Sally, ¡te estoy preguntando, macho!

-Estoy hablando con la chef. -Vale, perdona.

El otro día Fidel era tu pinche. ¿Hoy quién es tu pinche?

-Hoy somos un equipo.

-Sally, ¿qué es lo que acabas de decir?

Explícame, por favor. ¿Me atiendes su segundo?

-Sí, dime, dime.

-¿Cuál es el movimiento que has hablado con la chef?

-Nada, yo estoy haciendo el caramelo y ya está.

-Te he visto, vale, bien.

-El hecho de ser capitán, a pesar de haber hecho el peor plato

junto con mi compañero me supone la oportunidad

de que mis compañeros, los cuales he elegido,

me den la confianza.

creo que la tengo y si todo sale bien demostraré que,

a pesar de fallar, se puede recuperar y tirar para arriba.

-Vemga me pongo contigo. -Ahora lo repasamos.

Yo lo intento pelar lo mejor que puedo, ¿vale?

¿Las costillas y las mazorcas están en el agua?

-Las costillas sí, las mazorcas no.

-¿Cuándo vais a echar las mazorcas? -En cuanto hierva el agua, Andrea.

El primer plato que va a servir el equipo rojo

se trata de una costilla de cerdo cocinada con mazorca de maíz

y papa canaria cocida. ¿Cómo se elabora? Sencillo.

Ponemos a cocer la costilla en agua y en esa agua también coceremos

la mazorca de maíz.

Cocer aproximadamente entre media hora y hora y media.

Cuando casi tengamos la costilla cocinada,

añadirán las patatas bien peladas y terminarán la cocción

de todos los ingredientes.

Para servirlo, un mojón verde, muy parecido al canario.

Lleva comino, lleva cilantro, lleva chile verde picón,

típico de las Canarias, aceite, sal y nada más.

Un plato sencillo pero muy sabroso.

Aspirantes encargados del primer plato.

Lleváis consumidos 25 minutos. Os quedan exactamente 80 minutos.

-¡Oído, chef!

¡Venga, rapidez! - ¡Vamos!

-Antonio, ayuda ya a poner el caramelo.

-Voy ahora mismo. -Vamos.

-¿Esto va en el mismo cazo que las costillas, no?

-Ten en cuenta que no tiene salsa. No le va a influenciar en nada.

-Lo que decía Kevin. -Exactamente.

-Víctor, estoy segura de que piensa que yo no tengo ni puñetera idea

de hacer una carne cocida y claro, entonces,

él se lo guisa y él se lo come.

Las almendras no están muy picadas.

-Lo pasamos por el espino, vamos a tardar mucho menos. ¿No?

-Se quedará casi toda la almendra, Fidel,

y luego la picamos. Venga, va.

Venga, venga.

Y eso luego ahora lo picaremos.

Mila. Dígame, chef.

¿Cómo tienes el postre planteado? ¿Vas a ser tú la jefa del postre?

Bueno, voy a intentarlo.

Herramienta buena para mejorar tus conocimientos, mi libro,

hay de todo aquí. Completito. Aprovéchalo.

Muchas gracias, chef, muy amable.

-Eso es importante, que no quede grande.

-Necesitaré un poco más de agua aquí, Fidel.

-Voy. -Sí, por favor.

Pero si es caliente, ¿tenéis algún puchero de agua caliente?

¿Puedo coger de aquí, Víctor? -¿Cuánto?

-Una cucharadita, o dos. -Sí, dos o tres puedes coger.

-Vale, corre, corre. -Corro, corro.

Como me queme ya verás.

-Un poquitín.

-Cuando tú digas.

Jordi, no notas demasiada tranquilidad en estas cocinas.

No oigo una voz...

Tienen buen trabajo pero están muy relajados, es verdad.

Los veo demasiado tranquilos, quiero que en poco de movimiento.

Me gustaría ver si estos aspirantes, en momentos duros y de tensión

saben gestionar los nervios, lo que ocurre y el estrés.

Llama a los capitanes.

Capitanes, venid para acá, por favor.

Venga, chicos, a tope mientras no estoy.

¿Qué te parece, Jordi, si además del principal y el postre,

pedimos que cada equipo haga una ensalada para 80 comensales?

Me parece perfecto, aquí en Canarias hay variedades de frutas,

verduras que han adquirido la singularidad

de ser cultivadas en suelo volcánico.

Tendréis que utilizarlas y elegir con qué vino vais a maridarlo.

Sí, chef.

Ayudaos como queráis,

pero en 45 minutos tienen que salir 80 ensaladas de cada.

Y además, tenéis que seguir cocinando el resto de los platos.

El menú no para, el emplatado es clave,

y para que lo hagáis bien,

Jordi nos va decir cómo se emplata una ensalada perfecta,

y así tendrán que ir todas.

(AMBOS) Sí, chef.

Tenéis un melón, julianas de papaya, unos dados de tomate,

fruta de la pasión, maracuyá.

Lechugas: canónigos, lollo rosso, robles...

Cuando tengáis el conjunto, mezcláis y ya está.

Poco tocado y si os fijáis, no he puesto aliño.

En este caso tengo una salsa rosa, colocaré muy poca aquí,

y a partir de ahí, llenarlo con mimo,

todo a proporción, que esté muy rico.

Qué pinta tiene, no sigas, Jordi. No puedo más.

Dos rodajas de langosta y esto sería cómo la dejaríamos

preparada para salir.

Otra opción, tengo piña

y hemos cogido frutas autóctonas de aquí.

Estos tienen semillas muy gruesas, tomates de aquí,

podéis poner aguacate, aquí tenemos unas hojas bien crujientes.

Esto es una emulsión de cítricos

y termináis con unos buenos langostinos.

Pongo tres, porque Pepe es muy de langostinos buenos.

Equipo azul, ensalada de piña, equipo rojo ensalada de melón.

¿Con qué vino queréis maridar vuestras ensaladas?

Yo voy a marinarlo con un blanco del valle de Güímar,

que escuché que es uno bastante afrutado.

Y dentro de los afrutados, que no era tan fuerte.

Entonces, no romperá el sabor tropical de la ensalada.

-Yo creo que cogeré el de Tacoronte, respetará el sabor del melón,

la salsa rosa y el frescor.

Vamos a por los ingredientes, así que, venga.

Salíd corriendo, porque en 45 minutos salen las ensaladas.

(AMBOS) Oído.

Víctor. -Dime.

-Antonio, ven aquí.

Hay que hacer 80 ensaladas.

-80 ensaladas, dinos de qué.

-Necesitamos la parte de debajo de los melones.

-Parece que solo se lo cuenta a Víctor.

-Ya, pero nos lo tiene que contar para poder ayudar.

-Nos lo puedes contar a todos y así nosotros te ayudamos.

-Venga, vamos a organizar la tarea. -¿Quién va mejor, chicos?

-Yo ya estoy. -Pues conmigo, va.

-En todo momento me he sentido que tenía que ir detrás,

como si yo no estuviera en el grupo, como que a mí no me daban tareas.

-¿Cómo van esas papas asadas? -Voy por la mitad de las patatas.

-Oído.

-¿Hay que echarlas ya? -Sí.

-Puedes ir echando estas ya si quieres.

-Sally, escúchame un segundo.

Si lo tenéis todo bastante controlado,

necesito al menos uno de ayuda.

-Sí, venga, voy yo. ¿Qué necesitas?

-Yo voy de ir cortando y tú me vas a sacar... lo vas a hacer así.

-Kevin, yo puedo ayudaros enseguida.

-Cuando acabes eso te aviso. No te lo vuelvo a repetir.

El tema Mila ya viene de lejos, es una persona que...

paciencia tengo, pero llega un momento en que sí estoy estresado

y tengo tanta faena, al final se me va.

Mezclamos un poquito de canónigos con un poco de lechuga.

-¿Te vas encargando tú de eso, Andreita?

-Vale. -Víctor, vente por aquí.

-Voy empezando.

Te dice las cosas suaves, pero en verdad él está diciendo en plan

"bueno, sí, tú haz esto y esto,

y ya hago lo difícil, que tú no puedes".

-Pablo, ¿te podemos ayudar dos personas?

-Sí, coge otro como el que tiene ella

y vas haciendo eso mientras yo corto esto.

-¿Cuántas necesitas? -Para 80 ensaladas.

-Es que me pincho.

-No paramos, si pincha nos aguantamos.

-Córtalo bien por el medio, Pablo, si no nos va a dar dos.

-¿Solo por el medio quieres? -Claro, así salen dos.

Durante el cocinado me he sentido supercómoda,

pero cuando llegó el momento de la piña me he sentido más útil.

Me gusta sentirme útil, hacer las cosas y todo lo que pueda.

-Kevin, ya puedo hacer algo.

¿Sabes? Puedo hacer algo.

-Mila, un segundo, necesito que esté perfecto

antes de que me ayudes.

-Es que yo no puedo hacerlo más deprisa, porque no cuece,

si el horno está libre, yo pondría a cocer esto.

Equipos, en 20 minutos tienen que salir las ensaladas,

y en 35 el primer plato. ¿Oído? (TODOS) Sí, chef.

-Yo puedo ayudaros en lo que queráis.

-Quiero el postre. -¿Lo monto ya?

Si falta la mitad de cosas. -Quiero el postre.

Le ha dado vueltas a eso,

le he dicho, "Mila, estate pendiente al postre",

intentas hablar con ella y al final te desquicias.

-A ver, puedo ayudar en el primer plato, Kevin.

-Vale, Mila, ven para acá, va. -Claro, ¿qué quieres que haga?

-Tomates a cuadrados pequeños. -Vale, voy pelando y os lo doy.

Cuando Kevin me ha hablado así, me he sentido muy ninguneada.

-6, 7, 8, 9... te queda una.

-¿No las estás contando? -Échalas y ya en el plato...

Ahí no, mi niña, ahí no que las he cambiado de sitio.

-Eso se avisa.

Pablo, ¿necesita es más ayuda ahí? -Sí, ahora, en cuanto termines.

-Puedo dejar esto si quieres. -Vale, toma.

Necesitamos sacar dos bases. Hueco y hueco, ¿ves?

Mis compañeros se han mantenido más al margen para dejarme liderar,

porque ellos sabían que era importante para mí.

-Kevin, aquí están los tomates, ya he pelado bastantes.

Dime qué puedo hacer.

-Al final le he dicho, "mira, Mila, haz lo que quieras".

Porque lo que yo te diga, tampoco me vas a hacer caso.

-Aquí no caben más que dos. -Vale, tranquila.

-Y sacarlas cuando estén.

-Hazme una cosa, que tú vas muy rápido,

cógete los langostinos y pélalos.

-Oído.

¿Tenéis 80 piñas?

Sí, tanto las vacías como las que están por vaciar, sí.

Tenéis 10 minutos. Sí, chef.

No llegáis ni en broma. ¿El primer plato lo tenéis probado?

No, todavía no está.

Ese pollo ya seguro que está. Sí, ¿ves?

Vale, lo voy a sacar ya.

Sácalo ya que si no, no llegáis. Venga con esa piña, que no llegáis.

Sale como sea las 80.

-Esto huele ya. Vale, a ver dónde la saco.

-¿Qué pasa? -Que hay que sacar.

-Vale bueno, pero relájate, chiqui.

-Sácala, sácala. -Vale, vale.

-Mila, ¿cómo llevamos el...?

-Lo llevamos, cariño, que se está cociendo al fuego.

Yo ahí no puedo ser más rápida. -Pero quiero que lo vayas vigilando.

-La acabo de vigilar.

-¿Estaba Carlos con los aguacates? -Sí.

-Se revientan todos los puñeteros aguacates.

Comensales, bienvenidos y muchísimas gracias

por aceptar la invitación de "MasterChef".

Esperemos que nuestros aspirantes

hagan brillar los productos de vuestra tierra.

Hoy hemos confeccionado un menú con platos típicos canarios.

Disfrútenlos.

(Aplausos)

Vengo en busca de don Carlos Gamonal.

Es el primer chef que obtuvo una estrella Michelin en Tenerife.

Siempre he intentado, aparte de innovar un poco,

hacer platos regionales.

También tengo que decir que ya, actualmente,

en Canarias tenemos cinco estrellas Michelin.

Bueno, estoy segura que con el productazo que tenéis

lo hacéis muy, pero que muy bien.

Aspirantes, cinco minutos para las ensaladas.

Es imposible, no vais a llegar jamás.

Y en 20 el primer plato. ¿Oído? (TODOS) Oído.

¿Qué hay que hacer?

¿20 minutos han dicho para el primer plato?

Si tú crees que los tuyos no llegan, mira el rojo.

¿Dónde están las langostas? -Chica...

-Ah, ¿lo dejo ahí todo? Se va a deshacer, tío.

Hacemos una cosa, nos ponemos las chaquetillas

y nos encargamos de que salga algo. Vamos a echar una mano aquí.

Algo, organizarlos un poco.

Me dan ganas de llamar hasta cocineros que están ahí sentados,

que vengan y nos echen una mano.

Y sobre todo, Samanta, que venga y se pringue con nosotros,

porque aquí hay lío para todos.

Me da pena, que si no esta gente no come hoy.

¿Los melones también? -Aquí hay 30.

-Ve cortando y ahora nos cambiamos.

-¿Has terminado con ese aguacate, Carlos?

-Los aguacates están.

-Vente aquí como la piña y empieza a poner piña.

-Vale, oído.

-Haces un batiburrillo, mezclas la piña con el aguacate.

-¿Cómo llevas los langostinos? -Los langostinos están jodidos.

Vamos, señores, que no llegamos.

Pepe, Samanta que ayude aquí, porque es terrible.

Sí, vais vosotros más flojos allí.

¿Cuántos van? Cuéntame.

Venga, rápido, no se deja de hacer una cosa hasta que no se acaba,

¿cuántos? 50.

-Aquí hay más ahora.

No sabéis contar ¿o qué? Llevamos dos horas,

¿cuántos os faltan? Vamos, hombre. Ya están listos, Samanta.

(GRITA) Pero, ¿cuántos melones hay?

Van listos ya 27 más 30... ¿A que los tengo que contar yo?

Aquí hay 29.

Andrea, cuéntalos tú. ¿Cuántos melones hay, cuántos faltan?

¡Vamos!

Kevin, acércate. Esto es como está la carne.

¿Cómo la ves? Durita, ¿no?

¿Sacaremos la ensalada tarde y mal?

Mirad el azul, las tienen todas puestas encima de la mesa.

Caña, venga.

Que me tenga que meter en la cocina, yo que estaba ya medio retirado.

Los buenos nunca se van. -Mira los Rollings.

-Es un rockero el chef Pepe, un grande.

-Y tú un gran pelota.

-Ya ves, y a mí me llaman pelota por ponerle jamón.

-Mis compañeros me han dicho, "Pablo, no seas pelota",

pero me da igual, porque era de agradecer, porque todo se agradece.

Vamos, vamos.

Vamos rápido pero que quede medio bonita,

es la ensalada más fea de Europa.

Controlad que tiene que caer de todo.

En dos minutos tienen que salir las ensaladas.

Mira, los camareros entrando. Oído.

-Las piñas están.

Eso bien removido, que lo aliñe alguien con un poco de gusto,

que Pablo no tiene gusto para nada. Chef, no diga mentiras.

Vengo en busca de Carlos Alonso, y creo que es usted, ¿verdad?

Presidente del Cabildo de Tenerife.

Nosotros, lo primero que queremos es darte las gracias

en nombre de todo MasterChef, porque la verdad es que estamos encantados.

Qué tiempazo hace en Tenerife.

¿Has visto? Lo hemos puesto para ustedes.

No, esto es todo el año, a mí no me engañas, esto no es solo hoy.

La verdad es que la oferta turística que tenemos en Tenerife

no solo se limita al sol y a la playa, producto tradicional,

cada vez que el turista viene y repite,

encuentra muchos atractivos en la isla y en el Parque Nacional,

donde estamos hoy.

También tenéis una gastronomía que aquí sí que hay que morir.

Sí, y la base es el buen producto.

Estoy encantada en Tenerife. Gracias y disfrutad de la comida.

Gracias a ustedes.

Vamos, venga. Venga, vamos sí.

Un langostino aquí, por Dios. Métele dos por cabeza.

Échale. -Venga, vamos sacando.

Pablo, a los platos. Eso es. Fenomenal.

Equipo rojo, el equipo azul está sacando ensaladas,

¿qué hacemos aquí?

Aquí falta un poco de lechuga. -No hay más, Mila.

-Sí que hay.

Dame cosas, dame las hierbas, aceite.

Cilantro es lo que más quiero.

Aceite de MasterChef, tráeme, Andrea, del bueno.

Que tengan que entrar Jordi y Samanta a hacer el majado,

cuando eso lo podríamos haber hecho antes.

-Vale venga, ya está, vamos a limpiar.

Retiramos cosas, chicos, vamos a ser ordenados,

sino no podemos funcionar bien.

Kevin, lechuga.

Vamos rápido, hombre, un poco de sangre.

En primer lugar van a probar una ensalada de piña

elaborada por el equipo azul y para la que han elegido

un vino blanco denominación de origen Güímar.

¿Está listo esto para salir? Está listísimo para salir.

Buenas, ¿cuántos platos te llevas? ¿Tres? Uno, due...

También probarán una ensalada de melón

elaborada por el equipo rojo, para la que ha elegido

un vino blanco también,

pero esta vez denominación de origen Tacoronte Acentejo.

Esperemos que les guste. Muchas gracias.

¿Cómo va la cosa por aquí?

Arkaitz Soto, quiero saber tu opinión.

A mí me ha gustado un poquito más el melón por el toque del berro,

ese toque picante, amargo con el juego del dulce.

¿El maridaje con el vino que han elegido?

La verdad es que está muy interesante.

Muchísimas gracias.

Buenas tardes, vengo en busca tuya, Erlantz. ¿Qué le ha parecido?

Creo que el equipo azul ha sabido impregnar un poquitín más

la sensibilidad del sabor de la piña dentro de la ensalada.

La del equipo rojo, la langosta les había quedado un poco cruda.

Un desastre. El mojo lo estamos haciendo nosotros.

Por ellos encantados.

Equipo rojo, cinco minutos, Kevin, y sacamos ese primer plato,

y está más verde que el mojo este.

Venga, ponemos los platos.

¿Qué has echado aquí? Nada. ¿Qué he echado?

Está buenísimo. Anda ahí, "arsa".

¿Sabes que está parada la inducción?

He visto que esto está parado, y no soy yo quien concursa.

Cuando lo he vigilado, estaba el fuego encendido.

He pasado por aquí de casualidad y lo he visto,

y de eso te encargas tú. ¿Te das cuenta?

Sí, chef. Que hierva esto, está parado.

Cuando ha venido lo de la ensalada,

le dicho, "Mila, estate pendiente del postre.

Hazme una cosa y luego hazme otra".

Quiere hacer tantas cosas que no acaba lo que le dices.

¿Cómo va el postre aquí, señores?

¿El postre? Sin fuego, imagínate.

¿Esto qué es? Esto tenía que cuajar y...

Esto no va a cuajar en la vida. No había fuego.

Si te pasas del baño María, lógicamente se te va a cortar.

No se me está pasando, por el centro no está.

¿Todavía esperas que...?

¿Lo vas a dejar tapado y supones que va a cuajar?

Estoy en ello, intentándolo.

Mila, vamos a dejarnos ya de excusas y os aviso,

solo falta que venga a emplatar Eva González.

Estamos todos aquí, Pepe, Samanta y yo, y aún estamos con excusitas.

Vamos a ir emplatando, ¿oído?

Quiero que me digas con qué vino quieres maridar este plato.

Voy a utilizar el Orotava.

¿Con qué vino has decidido maridar el plato?

Con el Tacoronte. ¿Por qué?

Habría preferido elegir el de Güímar.

Si prefieres ese, no metas la pata. Perfecto.

Coge bien de abajo, porque están los fideos.

Perfecto, oído. Ostia, pero esto quema...

¿Qué tal cómo vais por ahí?

Aquí estamos.

Muy retrasado, ¿la carne cómo la ves tú?

Está duro esto. Está dura.

-Vamos a hacer más. -Venga vamos.

-¿Sale o no sale? -Sale.

-A bueno, vamos.

Camareros vamos a ir sacando los platos del equipo azul

que ya están listos.

Por favor, el rancho canario que vaya saliendo.

Señores, estamos sacando el primer plato.

Pero en 15 los quiero a todos emplatados.

Vamos con un retraso espectacular.

A continuación van a degustar el plato principal.

El equipo azul ha elaborado un rancho canario,

para el que ha elegido un vino tinto

Denominación del Origen Valle de la Orotava.

El equipo rojo, ha elaborado unas costillas con papas antiguas y piña,

para el que ha elegido un vino tinto de Denominación de Origen Viedma.

Que lo disfruten.

Buenas tardes.

Don Tomás y doña Verísima, son expertos en costillas.

Me da un poco de miedo preguntarles, ¿qué tal?

-Yo creo que van por buen camino.

Ha sido usted muy prudente Verísima.

-Yo me la he comido.

Y tan a gusto.

-Sí, sí.

Pues muchísimas gracias Tomás y Verísima, un placer.

Gracias por invitarnos.

Me hallo entre Viedma y la Orotava.

¿Cómo ha sido este maridaje que han elegido los chicos,

ha estado bien?

Creo que ha sido excelente,

un maridaje fantástico con las costillas.

Sí señor.

¿Y él vino del Valle de la Orotava para el rancho?

Genial.

Mila relájate. -Ya está.

-Me estresas.

-¿Hay cucharones para servir eso?

-Eso no se sirve en cucharones.

-Eso se sirve como si fuera en flan cortado.

-Eso estaba líquido. -Vale, vale.

¿Has visto que los han presentado?

-Yo lo tostaría un poco más, haced lo que queráis.

-Pero déjalo a él.

Has hecho lo que le ha dado la gana todo el rato.

-Si se equivoca se ha equivocado y punto.

-Ya no sé por qué me hablas así, Yo me he sentido muy mal.

He tenido un dedo de frente y me he callado,

pero desde luego era para haberle contestado que eso, su tía.

Vamos a ver aspirantes, en cinco minutos sale el postre.

Oído.

Pues venga, vamos con ello.

-Yo necesito que alguien vaya rayando los limones.

-Voy, voy, voy.

-Antonio. -¿Qué más?

-Ya está.

-¿Solo rayar los limones? -Sí.

-Vale voy a limpiar aquello.

-Limpiamos la mesa.

¿Tenemos la nata montada? ¡Sí Chef!

Fenomenal.

El postre está muy bien.

-Repása los gajos que se están manchando un poco.

-Yo tengo una duda.

¿Qué textura es la del bienmesabe?

Para Mila es como la de un flan.

-Yo he dicho que tiene que estar bien seco porque la almendra.

Lo que tenéis que hacer es correr.

Porque eso no es un bienmesabe.

Es un quiero y no puedo evidentemente.

Culpa mía de haber hecho los grupos como los he hecho.

De haber delegado tareas a gente que a lo mejor no tenía que hacerlo.

-¿Lo tenéis?

¡Sí Chef!

Pues venga, fenomenal.

Venga voy.

-Hay que limpiarlos. -Sí.

Ya solo me queda limpiarlo.

Venga que estamos terminando vamos a pegar el último arreón.

-¿Quieres que los pongamos más separado

y lo repartimos en cuatro? Yo mejor ahí.

-Que vengan juntos y así no se mueven.

-Perfecto. -¿Te lo acerco?

-No, lo cojo de uno en uno, limpio y pongo.

-Eso ve limpiando.

-¿Le voy poniendo algo más?

-Ya está, tú si quieres ve recogiendo.

-¿No vamos poniendo ahí nada? -Tú ve recogiendo Mila.

Hay que recoger, pues ve recogiendo.

Yo no voy a intentar nada más. -Hay que ir con cabeza, relájate.

Si hay que recoger recoge. -Pues eso estoy haciendo.

-Pues no repliques y hazlo.

-Mi hijo hace eso, yo le hubiera dicho que mas claro que un cerdo.

Le hubiera dicho que es muy mal educado.

Que tiene una falta de respeto terrible

y más una niño hacia una persona que casi le triplico en edad.

Caballeros, por favor el equipo azul

ya tiene el postre, vamos sacándolo, por favor.

De postre, se tomarán quesillo con crema Chantilly

que ha elaborado el equipo azul.

Y Bienmesabe con Mousse de queso que ha elaborado el equipo rojo.

El equipo azul ha sacado el postre señores y aquí estamos nosotros.

Con una solecilla mal remojada, y un bienmesabe,

que no sé si sabe bien pero es feo a aburrir

y con una Mousse, que no es una es Mousse.

Esto es un desastre señores.

-¿No hay platos?

-Yo creo que está muy rico y además es muy parecido

al que hacemos nosotros.

Quizás a la Chantilly le faltaba un poco más de consistencia.

-Pero ojos cerrados el sabor es clavado.

-Canario total. -Canario total.

Hay un tema que sencillo, una ensalada,

hubiera hecho mejor el asunto.

Más bonita, más interesante y todo.

Para empezar es todo igual, había más vegetarianos,

había para veganos, y había de todo.

El guiso vuestro rico.

Por poner una pega muy guisada para mi gusto,

pero es que la costilla...

Claro, si al final te comes el plato...

Mira, de la costilla lo único bueno que había

era el mojo y lo hemos hecho...

Vamos a poner un sitio aquí de mojo.

Jordi y Samantha. Sí.

Y el postre.

De momento esté ha salido y este está sin salir.

¿Y eso que está poniendo ahora que no sé que es?

Es la mousse de queso que está mala.

Yo tengo el veredicto bastante claro.

No tengo duda ninguna.

Ha habido un equipo muy superior. Lo que tú dices para mí va a misa.

Si queréis y confiáis en mí,

tengo claro el veredicto de hoy y os lo pongo muy fácil.

Va a ser muy rápido.

Pablo, venga usted aquí.

-Dígame Chef.

¿Ves lo que está ocurriendo? ¿Lo que ha ocurrido aquí?

Sí Chef.

Pues dame tu delantal.

No vas a la prueba de eliminación.

¡Sí Chef! ¡Sí Chef, gracias!

¡Sí!

Así es como te quiero ver.

Hoy he visto mandando y estando en todos los sitios, trabajando.

Te lo has ganado. ¡Gracias!

Enhorabuena. ¡Boom!

Genial, contentísimo.

He resurgido como el ave Fénix y es verdad,

las palabras se han transformado en hechos.

¡Vamos!

Gracias a vosotros cuatro, sin vosotros nada.

Sin vosotros cuatro nada, lo tenéis claro.

-Un abrazo.

Kevin. Dime.

Toma.

Tengo bastante claro lo que ha ocurrido hoy.

Os lo habéis ganado, vale.

Estos delantales son vuestros.

Nunca se ha visto el hecho de que sin un veredicto

dar el delantal negro pero...

El hecho de haber hecho el mérito habría sido un puro trámite.

Viene a ser como una tontería.

La verdad es que hoy ha sido un desastre.

-¡Hemos ganado!

Hemos ganado no, bueno ha ganado Pablo.

-No, el mérito es de todos.

Hemos ganado todos.

-Ha revivido. -Ha resucitado.

-La resurrección de Pablo.

-Gracias a vosotros.

Me encuentro hoy súper contenta.

Hoy Pablo se ha librado del delantal negro,

gracias al equipazo que ha tenido.

Ya lo puede agradecer.

-Para mí el quesillo está mejor que el Bienmesabe.

Yo creo que le falta sabor, le falta textura,

y le falta miel de Retama,

que tanto nos caracteriza aquí en Tenerife.

-Yo me quedo más con el postre del quesillo.

Comensales, muchísimas gracias a todos en especial

al Cabildo de Tenerife.

Porque aquí nos hemos sentido como en casa,

nuestros aspirantes han aprendido mucho del producto canario

y nosotros esperamos volver muy pronto.

Hasta siempre.

(Aplausos)

Te puedes alejar Mila.

Desde la punta Mila, por favor.

-Bueno, vamos a terminar de limpiar.

-Reto a cualquiera del mundo que la tenga.

A ver si puede.

A cualquier restaurante del mundo

que la coja a ver si puede.

-No ha sabido gestionar las cosas como tocaban.

Su frustración un apagado conmigo haciéndome responsable

de todo lo que no le ha salido.

Me he sentido mal y espero que me pida disculpas.

Si no me pide disculpas desde luego si sigue va a ser cruz y raya.

Si te apasiona la cocina y tienes entre 8 y 16 años.

No puedes perderte los campamentos MasterChef.

Cocina y diversión en entornos naturales,

además podrás conocer a exaspirantes de MasterChef Junior.

Ya lo sabes, este verano, campamento MasterChef.

(TODOS) ¡Bienvenidos al campamento MasterChef!

Hola, chicos, ¿qué tal?

¿Cómo estáis?

Bienvenidos a todos.

Vamos a preparar un pato Pekín.

Para ello, os he hecho estas pieles crujientes

y luego tenemos una crema de foie.

Que la hemos hecho con caldo de pato.

Vamos a presentar el pacto en paja.

Tenemos pepino, un poco de hierbabuena,

y esto es un poco el aporte personal que ponemos que es el erizo de mar.

Vamos a terminarlo con unos brotes de cilantro

y un pétalo de clavel Chino en homenaje a China.

Bueno, ya lo tenéis.

Tremendo, tremendo. Me he quedado fijado.

¿Os gusta? Me encanta.

Vamos por la segunda. Preparados.

Es un masa que se toma mucho en Inglaterra, para desayunar.

Lo rociamos un poco con tuétano, con grasa.

Y lo metemos en el horno.

Hemos prensado el tuétano de manera que hemos hecho placas.

Esto ya está caliente.

Colocamos la pastilla y empezamos a cocinar el tuétano.

De esa manera va fundiendo la grasa.

Se va metiendo. Exacto.

Un poco de sal. Esto es una vinagreta de apio.

También vamos a poner unas hojas de capuchina.

Para acabar al final con el caviar.

Se lo presentamos que menos que en una vajilla bonita.

Venga a darle caña.

¿Está rico?

¡Tremendo!

Un consejo que nos puedes dar a todos para ver si en un futuro

podemos tener al menos media estaría michelín.

No buscarla.

El hecho es cocinar porque te guste y disfrutar mucho del camino,

de lo que estás haciendo.

(Aplausos)

Gracias a vosotros.

Y a por todas, ya sabéis. Esta es vuestra casa.

Gracias. Chao chicos.

Nuestros aspirantes vuelven a las cocinas de MasterChef.

En Tenerife el jurado no ha tenido dudas

en entregar el delantal negro al equipo rojo

capitaneado por Kevin y salvar al equipo azul

encabezado por Pablo.

Enhorabuena a los salvados seguís una semana más en MasterChef.

Me siento culpable porque mis compañeros

están en eliminación hoy.

Tengo que demostrar que valgo, cambiar de actitud,

que vengo a darlo todo y que me quiero quedar para ganar MasterChef.

Kevin, tu mayor reto durante el cocinado

era que los chef no entráramos ayudar.

Al final hemos entrado los tres y a pesar de eso

habéis presentado un antipostre.

¿Tienes algo que decir?

De primero pedir perdón a mi equipo por el resultado y ante todo asumir

la responsabilidad de cómo fue el resultado.

He hecho las paces con Mila, llevaba una semana mal

y lo pagué con Mila.

Cuando estoy estresado salto a la mínima.

Mila, ¿tienes algo que decir?

-No sabíamos el postre como era, quiero decir,

no sabemos ni la consistencia que tenía,

no sabíamos el postre que era no lo habíamos probado.

Excusas. Nos salió mal.

Mila, o pones excusas o echarse la culpa a los demás.

Y culpar a los demás no te salvas de tu responsabilidades.

Y si no sabes asumir lo que haces mal,

quizás no estés preparada para este mundo.

Dicen, que yo he hecho los balones fuera,

yo ya me callo pero yo no considero que haya hecho las cosas mal

para que me den sólo a mí.

Está claro que todos tenéis un problema de organización

en las pruebas por equipos.

Pero Samantha y yo os vamos a dar unas clases para que eso cambie.

Porque Pepe tiene tal cabrero con vosotros,

que para recibir una clase suya os la tenéis que ganar primero.

Aspirantes, ahora os toca demostrar vuestro talento individual

para seguir teniendo un sitio en estas cocinas.

Aspirantes, a la de tres quiero que levantéis la caja con mucho cuidado.

Una, dos y tres.

Latas en conserva.

Ahí delante tenéis exactamente 80 latas.

¡Ay Dios mío!

Le vamos a dar de comer a un batallón.

-Cuando he levantado la caja y he visto un montón de latas

he dicho madre mía, tanta lata.

Eso no lo he comido yo ni en el ejército.

Fidel, en el ejército eso de las latas se da mucho,

supongo que habrás comido a cascoporro.

Eso mismo estaba pensando ahora. En las maniobras cuandos nos daban

las raciones para el combate y nos daba las latas para comer.

¿Y qué había las latas? Había de todo.

Jardineras, callos, ensaladas, la verdad es que se comía bien,

las raciones de combates españolas nos la cambiaban los americanos,

los italianos.

Nos la cambiaban porque era muy buenas.

Qué recuerdos.

Bueno Fidel, algún tiquismiquis que hay por aquí lo mandaba yo

para el ejército rápidamente.

Le vendría bien.

-A mí no me mires.

Andrea, ¿sueles cocinar comida enlatada?

-Como me gustan las conservas, las uso como recurso rápido

para condimentar algunos platos.

¿Qué tipo de conservas por ejemplo?

Sobre todo de marisco y pescado.

Sardinas, mejillones, atún bonito, porque creo que le dan un toque

muy especial a la comida rápida y que no tienes tiempo

para elaborar con poco tiempo.

¿O sea que estás muy “happy”?

A ver, de momento como aún no me habéis dicho

de qué va la prueba, no estoy del todo "happy"

estoy "happy" al 50%.

Hasta que no vean de qué va la prueba no estaré realmente

relajada porque con tantas latas aquí es normal

que me ponga nerviosa, porque no son tres, son 80.

Eso es cantidad, yo no sé.

Mi abuelo tenía un negocio de conservas

en casa se usan bastantes conservas.

Pero yo, vamos 80 latas.

Yo digo, Dios mío, si es que ni en el Súper

de debajo de mi casa hay tantas latas.

La comida enlatada, es un sistema de conservación de alimentos

que se remonta hasta el siglo XVIII.

Pero cuando sufrió su mayor auge fue en las dos guerras mundiales.

Hoy en día países como España y Portugal

tienen fama en Europa por la calidad de sus conservas.

¡Olé por las conservas españolas!

Para mí no es que sean buenas, son exquisitas.

De estas 80 conservas que tenéis delante,

contienen todo tipo de alimentos.

Verduras, carnes, pescados, fruta y marisco.

Vuestro reto consiste en hacer un plato con ellas,

como veis, no están etiquetadas.

Por lo que os recomiendo abrirlas todas.

¡Uf!

Me voy a reventar los dedos para abrir tantas latas.

-No estoy hecha para abrir latas, si lo tengo que hacer lo hago,

pero no es mi debilidad abrir latas.

El secreto de la prueba de hoy es muy sencillo.

Elaborar un buen plato y lo más importante,

hacer algo con esas conservas.

Elaborarlas, prepararlas queremos que las trabajéis,

no vale con colocarlas en el plato y listo,

ese es el secreto de la prueba, hacedme caso.

Aspirantes, este jurado está acostumbrado

a que le deis la lata.

Esta vez os las damos nosotros a vosotros.

Disponéis de 60 minutos para cocinar.

¿Tenéis los abridores en la mano?

(TODOS) ¡Sí, Chef!

Pues el tiempo comienza en...

Tres, dos, uno. ¡Ya!

-¡Venga chicos vamos!

-¡Vamos allá!

-Lo de abrir latas es cosa de gente cuqui de verdad.

-Siempre que abro una lata en casa me dicen:

"te vas a cortar, te vas a cortar". Y al final me corto, narices.

-Vamos, Víctor.

- ¡No hay latas aquí, me cago en la leche!

Nuestros aspirantes tendrán que tirar de abridor

si quieren quedarse una semana más en estas cocinas.

Si quieres saber más cosas sobre ellos te lo contamos todo

en la revista MasterChef: entrevistas, recetas, trucos

y todo lo que pasa en el programa.

Ya sabes, llévatela cada semana con tu revista del corazón favorita.

-Bueno, yo las latas, cuando vienen los colegas a ver el fútbol,

las olivitas, los mejillones y los espárragos,

pero de ahí a cocinarlas ... yo nunca las he cocinado.

-Tenía un truco que era moverlas y, según cómo sonaban,

sabía lo que había dentro.

He intentado hacerlo pero la verdad es que fatal, no me sale.

-Estoy viendo todas las latas y es normal que entre tanta comida

y tantos ingredientes se te ocurran 1000 ideas.

Concretar y decir "voy por aquí" para mí es la parte difícil.

Para complementar su plato, los aspirantes tienen

una caja de productos básicos como harina, huevos, leche, aceite,

ingredientes que pueden utilizar para elaborar un suflé, una tarta,

un guiso o un buen postre que les libre de la eliminación.

- Venga, alguna alcachofa o algo.

- He abierto pocas latas para tenerlo preparado

y tampoco hacer un destrozo.

Voy a hacer tortillas rellenas y una bechamel con leche de coco

y las voy a hacer rellenas con ventresca.

Y si me da tiempo, haré algo de dulce.

¿Qué os parece si vamos al supermercado?

Veo que las tenemos todas abiertas

y así vemos lo que haríamos nosotros.

Yo lo tendría claro, vamos, me comería todas las latas.

Venga, va.

¡Con toda esta variedad sí que salen platos que puedes hacer!

¿Si tuvieras que hacer un postre?

Yo una tartaleta con melocotón y pera

y luego una masa.

Claro, porque tienen huevo, tienen harina, pueden hacer la masa.

Claro.

-He abierto unas 20 latas.

No he abierto más porque se tiene que hacer rápido, hay poco tiempo.

Voy a hacer unos calamares rellenos de cangrejo de momento

y los quiero hacer con curry.

Luego tenemos la leche de coco con la que podríamos hacer también

un curry. Hay alcachofas, cilantro ...

Hay langostinos. Hay hierbas.

Langostinos, sí.

Un buen currry queda muy gracioso.

-Leche de coco, ¡bien!

El problema que van a tener es que han abierto cuatro latas.

Pero si abres todas las latas también pierdes mucho tiempo.

Un equilibrio entre tener la idea rápido,

abrirlas todas y ejecutarlo.

Yo creo que de aquí pueden salir grandes platos.

-La mitad de tiempo hace falta para abrir latas.

Rape escabechado. Una locura.

Esto es lo bueno de "Masterchef".

-Mi plato sería: una capa de patata cocida,

gulas al ajillo y luego decorarlo con berberechos y almejas.

Y con el mismo caldo que tienen los berberechos

haría una mayonesa para que le dé un toque.

- Hoy el mejor plato lo voy a hacer yo,

porque estoy emocionado, lo tengo todo en la cabeza.

Tengo hasta en la cabeza la presentación

y eso a mí nunca me pasa.

-Vamos, Víctor, que fluya, que fluya.

¿Qué estás haciendo, Kevin?

He hecho una mus de crema de espárragos

y haré unos pimientos al piquillo rellenos con la mus.

Tengo berberechos con el caldo, hierbas,

con el maíz le daré el toque picante

y tengo unas tejas que he hecho con el zumo de las frambuesas

en conserva.

Bueno, bien, muchas elaboraciones. Bueno, irá todo junto.

Todo junto.

Para que aguante el relleno del pimiento, ¿qué vas a poner?

Voy al frigo ahora.

¿Pero le has echado algo? Las claras.

¿Nada más? A ver si funciona, si no...

Si no está dura, en la nevera no se va a poner más dura.

Bueno, a ver cómo sale.

No. Te estoy diciendo lo que va a pasar.

Puedes hacer, no sé, una cosa rara va a salir,

pero bueno, vamos a ver si te enfría, corre.

-He sido el último en empezar a cocinar

porque tenía dos o tres ideas que eran un poco genéricas

pero que tenían un ingrediente principal

y no encontraba ninguno de ellos.

Aspirantes, han pasado ya 30 minutos.

Tenéis todavía por delante la mitad de vuestro tiempo.

-Voy a hacer alcachofas rellenas con salsa holandesa.

La prueba me parece difícil por el tiempo, ya te digo.

Estaba nervioso porque era una prueba de eliminación

y, por supuesto, es para ponerse nervioso.

Como no me quiero ir, pues me he puesto nervioso.

Creo que para contar algo a favor de los concursantes

hay que decir que esta prueba es muy fácil si te dejan

media hora para pensar.

Solo con abrir todas las latas, ya tardas un rato.

Ninguno de ellos ha abierto todas las latas.

Víctor el que más.

Y Mila y Andrea casi ninguna y con eso ya te pierdes

la mitad de la información.

¿Qué tal, Andrea? Hola.

¿Qué vas a hacer?

He hecho unos calamares rellenos de cangrejo y curry.

El curry lo he hecho con leche de coco, cebolla,

ajo tierno y le querido poner un poco de picante para que cruja

un poco más.

Y luego estoy probando a ver qué tal queda

un puré de patatas con setas y luego he hecho una vinagreta

de mandarina con hierbabuena.

He hecho el crujiente de hierbabuena para decorarlo.

¿En frío o en caliente? En frío, en frío.

¿En frío? Sí.

¿Y esos calamares, guisaditos y tal, no van mejor ...?

No sé, yo solo pregunto, por saber la idea.

Me da que has mezclado cosas pero lo que no sé es el orden.

A lo mejor tienes más cosas. Es que no has abierto nada, Andrea.

Estás cambiando de caballo en mitad del río, lo sabes, ¿no?

No te vuelvas loca, pero ordena tus ideas que intenta hacerlo bien.

Vale.

He cambiado la receta porque Pepe y Samanta

me han dado un consejo para poder sacar más provecho

y que el plato tenga más sentido.

-Buenas noches, chef. ¿Qué tal, Fidel?

Buenas noches. ¿Qué dice Fidel?

Pues mira, vamos a hacer una base de patata cocida

para darle un buen volumen.

Luego voy a poner las gulas con el ajo tierno,

voy a hacer una brocheta, voy a darle un toque,

darle un marcaje,

y la mayonesa con el caldo de los berberechos...

Me he liado.

Quieres hacer tres o cuatro cosas pero no sé qué es.

Una pregunta, chef. ¿Eso que es?

Eso es una alga.

Vale, pues entonces ya lo tengo claro.

Desechamos las patatas y le voy a poner una base de...

Fidel, ordénate y hazlo bien. Vale, muchas gracias.

Pepe me ha dicho que no lo veía muy claro

y en el momento que me ha dicho eso he dicho

"Buf, aquí algo falla. Tienes que cambiar el concepto".

Y he cambiado el concepto totalmente.

- ¡Vamos para adelante, Víctor, vamos para adelante!

-¡Sigue, sigue!

Atención, aspirantes, últimos 15 minutos.

Bueno, Víctor. Vengo en busca de una gran idea

que hacer con buenas latas.

-Bueno, pues mi idea es hacer una salsa holandesa,

la tengo aquí medio preparada pero la voy a aligerar

con una reducción que sepa un poco a pescado

y con algunas de las alcachofas trituradas.

Después voy a coger las alcachofas y las voy a rellenar

de los diferentes productos de la mar.

Suena a frutos de la mar aliñados con una salsa.

No, voy a marcar ahora.

La idea es escasa. Lo que te falta te lo digo ya.

Menos gestas locas y latas ...

Y un poquito de marcha, ¿verdad? Te leo los ojos, Jordi. Oído, chef.

Lo que hemos visto en Kevin es que se ha tirado a la piscina sin agua.

Quiere hacer una mus de espárragos, que me parece bien,

está muy bien pero, claro, solamente con las claras de huevo.

Creo que ya no lo está haciendo así, ha cambiado de opción.

Está intentando hacer algo sorprendente o sea,

eso ya es algo a tener en cuenta.

Víctor ha hecho una salsa holandesa, unas alcachofas salteadas,

muy lento, poco trabajo.

Al final, salsas y el producto salteado,

y sin nada, es como coger la lata, abrirla y salsearla.

La idea es pobre. Sí.

Sin embargo, fíjate Andrea. La he puesto un poco en la duda.

Le he preguntado si va en frío o caliente, claro,

para que le diese algo más de cocina.

Y entonces yo creo que eso le ha hecho pensar

y ha hecho unos calamares rellenos con un curry

que estaba muy bueno.

Y Fidel también le he visto un poco despistado.

Está intentando ordenar sus ideas, intentando sorprendernos.

Su trabajo es un collage.

Aspirantes, acabáis de entrar en el último minuto.

-¡Cómo quema!

5, 4, 3, 2, 1 ... ¡Tiempo! Manos arriba.

-Muy bien, chicos.

(Aplausos)

-Espero que las latas sean el pasaporte

para quedarme una semana más en "Masterchef", "porfi".

Si quieres aprender a cocinar como uno de nuestros aspirantes,

ahora puedes hacerlo entrando en la Escuela Masterchef.

Una escuela 100 × 100 online con más de 170 elecciones

donde podrás aprender todo lo que tienes que saber

sobre cocina de la mano de los chef más prestigiosos.

Además, este año, al completar el curso,

podrás obtener tu certificado "Masterchef".

No lo pienses más y entra la Escuela de Masterchef.

Aspirantes, ha llegado el momento de dejar el abrelatas al lado

y traer las creaciones a nuestro jurado.

El primero en hacerlo será Mila.

-He hecho unas tortillas rellenas de ventresca escurrida.

He hecho una bechamel, he echado harina

y una cucharada de leche de coco.

En el cuenco he hecho una sopa fresca

y he puesto el aceite de la ventresca, patata,

cebolla y el jugo del cangrejo real.

¿Pero en el vaso hay aceite de ventresca?

Un poco.

Aceite de ventresca, leches ... Sí.

No es una sopa fresca, es una sopa mala.

Yo lo he probado y a mí me ha gustado, la encuentro suave.

Dale una vuelta y dime que esto está bueno.

Yo me he puesto negra cuando he visto la lata de cangrejo real.

Dejarla abierta para mí era un crimen.

Entonces he querido aprovecharla y no le he sabido sacar el partido

porque eso, con unos huevos rellenos, está de pecado mortal.

He querido innovar algo. Eso no es innovar.

Ya solamente la mezcla, a priori no suena.

La combinación es muy rara.

Pero bueno, el resto del plato, la tortilla es un buen trabajo.

Al final has cocinado, que es lo que queríamos,

el resultado es corto pero al menos lo que pedíamos.

Yo lo que veo es que hay un 50% de aciertos.

Hay una parte que está bien hecha, está trabajada,

y hay otra parte que has trabajado pero erróneamente.

Gracias.

La crema fría ha sido un despropósito

porque tenía que haber hecho otro tipo de combinación.

Kevin.

-La idea, al principio, era hacer unos pimientos al piquillo

rellenos con una mus de espárragos.

Samanta y Pepe me han comentado que, a lo mejor,

por falta de gelatina, no me iba a cuajar demasiado la mus.

He seguido abriendo latas, he visto unas setas

y las he salteado con cebolla y he rellenado los pimientos con eso.

La mus la he seguido haciendo y la he puesto por encima.

Luego he hecho unas tejas con el líquido de las frambuesas.

Te has dado cuenta de que tu mus iba a ser demasiado líquida

y has buscado otra idea.

Es verdad que había mucha materia prima rica con la que trabajar

y con la lucidez de ideas que tenías hoy,

yo creo que la cosa va por buen camino.

Hoy te has arriesgado, has intentado hacer algo

con ojo y con creatividad, con cierta actitud positiva,

que es lo que buscamos en ti.

Sólo tengo una duda.

Carlos, ¿a ti te ha parecido buena idea lo del crujiente?

-Bueno, yo lo hubiese hecho de otra forma.

¿Cómo? Huevo, harina y un zumo.

Él tenía pensado hacerlo sin huevo, solo lleva zumo,

una parte húmeda, azúcar, harina y poco más ...

Yo es que eso no lo sé hacer.

Entonces yo hubiese hecho lo que sé hacer,

hubiese hecho una pasta fresca.

Te lo pregunto de otra manera.

¿Por qué criticas algo que no sabes hacer?

-Pero qué tontería.

Aparte de que no ha sido una crítica,

he opinado sobre una elaboración, simplemente.

A mí me genera un respeto el que una persona

haya dejado una profesión para hacer la que a mí me gusta

que es la de la cocina.

Me genera un respeto que solo valoro cuando la pruebo

y no cuando me encuentro a 10 m.

Yo no me he reído ni he criticado el plato,

simplemente he opinado con mis colegas

y luego me ha dicho el chef que había estado criticando.

Eso es mentira. Hice un comentario cariñoso ya está.

Me encantaría que existiese una jeringuilla

que se llamase motivación y confianza en sí mismo.

Tú tienes que tener confianza,

si quieres que tu padre esté orgulloso,

solo depende de ti.

Creo que con un poco de mimo y cariño

sacarás lo que tienes dentro porque eres un buen cocinero.

Hoy has cocinado, has luchado por mantenerte en Masterchef

y es justo lo que buscamos. Gracias.

Hoy estoy muy feliz.

Estoy encantado de que Jordi me diga que me va a mimar.

Es probable que de aquí salga la primera pareja de Masterchef,

Jordi y yo, nos queremos en el fondo.

-Mi plato son unas alcachofitas

rellenas de moluscos y salsa holandesa.

¿Sabes por qué tu plato es tan bonito?

Porque no está elaborado.

Es un plato colocado, es un plato que no está cocinado.

Lo único acertado que hay es la alcachofita, que es preciosa.

Pero sabemos perfectamente a qué sabe tu holandesa

y a qué sabe tu alcachofa.

Es una disposición de elementos de lata.

¿Dónde está el guiso? ¿Qué has guisado?

Lo que hago con las latas es abrirlas y llevarlas a la boca.

Nunca he hecho una elaboración con latas.

Esto es muy fácil.

Nosotros lo primero que pedimos

es cocinar el producto que hay en las latas.

Exactamente, lo que tú has hecho es lo que no queríamos que hagáis,

y esto es lo único de cocina que tiene es esto.

Y además está malo.

-Me he obcecado en que tenía que hacer un plato bonito.

Lo he conseguido, creo.

Pero sí es verdad que no entendí la prueba y este es el resultado.

Buenas noches.

Es una brocheta de berberechos y almejas

con una mahonesa de huevas de erizo

y una cama de gulas con un alga

que me encontré una lata y estaba buenísimo.

Lo he llamado Bouquet de frutos del mar.

Buque de la armada.

Me pasa lo mismo que me pasaba antes.

Te he preguntado qué vas a hacer con esto de la patata.

¿Esto qué es? Ah, pues no lo he hecho.

Cuando lo he pensado un poco, como me ha preguntado qué sentido

tenía la patata con el berberecho y luego lo he pensado preguntándome

qué pintaba la patata cocida en hilo.

¿Es una idea tuya?

He quitado de la receta la patata, el pimiento y los espárragos

porque no tenía mucho sentido.

He pillado el concepto después de tantos programas

que si el jurado te dice algo, algún sentido tiene.

Tú tienes una idea de un plato.

Imagínate que no voy y lo hubieses puesto.

Yo quiero que tengas seguridad, que no la tienes.

Me falta mucha cocina y lo sé, muchas horas...

No sé si cocina, sí seguridad. Sin duda.

Has cambiado de caballo en medio del río.

Pero creo que al final he terminado bien.

Ahora me lo dirán ustedes.

Cocina a medias, misma versión de Víctor

pero en alargado.

La salsa, la brocheta y la gula, saltearlo medio minuto,

eso no es cocinar.

Cocinar, cocinar no lo he hecho.

Lo que no quería era maltratar el producto,

es decir perder los sabores y las esencias de cada lata.

A mi me encantaría llevarte a mi casa

y tenerte un año conmigo porque te he visto contento con tu trabajo.

Tú no has visto que estaba mal.

Yo he pensado que estaba bien.

A lo mejor es el momento para que empiece a ir a tu casa

a aprender a partir de mañana. Avanzaríamos rápido.

Me llevo a mi cari, me la echo en la mochila

y me planto allí a aprender lo que él me diga.

Hay cocina, ahora, cuidado con eso.

El plato sigue teniendo ningún sentido.

La única cosa que tú has aportado es un poco más de rock and roll,

más de ganas.

Y que ha cocinado algo.

Y que has intentado cocinar

pero no sé si esto da para seguir en Masterchef.

Fidel, delante de cocinas, por favor.

Lo que me falta es eso, echarle huevos.

Andrea, tu cierras la cata eliminatoria de hoy.

Son calamares rellenos de cangrejo al curry

y he hecho un puré de setas.

He empezado a hacer una vinagreta porque yo he dicho,

tengo que abrir latas pero también, abrir muchas latas

jugaba en mi contra porque yo voy muy lenta,

y a la vez también iban en mi contra

porque cuantas más latas abría más lío en la cabeza me entraba

porque más productos entraban en juego,

entonces no quería meterle muchos producto

que no tuviesen sentido.

He parado de abrir latas cuando he visto que tenía

suficientes productos como para hacer un plato elaborado...

Te juro que no ha entendido nada de lo que ha dicho.

Yo sí. Yo es que me he acostumbrado.

Me he rayado un poco.

¿Esto qué es?

¿Cual es el cambio, qué es lo que has cambiado?

He pasado de la idea de hacer un plato frío a uno caliente

y no he puesto la vinagreta.

Está rico el puré está bueno y le va bien a los calamares.

Es un plato realizado a base de las latas que teníamos

y está rico de sabor, está equilibrado con el curry.

Y el mérito es cuando te hemos preguntado

si frío o caliente y tú has tenido la inteligencia

de decir, tengo una salsa, tengo un calamar relleno,

pues lo caliento.

Eso es rectificar con sentido común. ¿Sabes lo que tendrías que cambiar?

Dime Los pantalones.

La verdad es que están muy desgastados.

Bueno, es que están de moda. -Están de moda dice.

-Se han metido con mis pantalones

pero creo que ahí están un pelín equivocados,

Pepe sabe de cocina la que sabe de moda soy yo.

Esto es super tendencia este año, son super cuquis.

Tú cuando lo has traído, ¿en tu mundo cómo estabas?

¿Happy o medio happy?

Estaba un poco insegura porque como a veces,

como siempre digo, aquí vengo a aprender

y si yo no veo que evoluciono

entonces no creo seguridad en mí misma.

Insegura pero no tanto como en otras pruebas.

Andrea, te voy a decir una cosa, de tu pollo al curry,

que no lo puedo olvidar, a tus calamares al curry

hay una buena evolución.

Cuando Samanta me ha dicho

que he hecho una evolución bastante buena estaba muy contenta

y ha sido una inyección de energía y de confianza

y de querer luchar para intentar llegar lo más lejos posible

e ir sorprendiendo al jurado un poquito cada semana.

Andrea, después de toda la lata que nos has dado

hay que reconocer que has entendido la prueba.

Estoy muy contenta.

Andrea, ahora sí estás happy.

Si me quedo una semana más en Masterchef seré happy de verdad

y no dejaré nunca de sonreír, porque regalar sonrisas

no lo hace todo el mundo y yo soy de regalar sonrisas.

Aspirantes, ahora nuestro jurado tiene que pensar quién de vosotros

cuelga el delantal. Para eso antes, hay que deliberar.

Aspirantes, de vosotros cinco, solo hay tres aspirantes

que han entendido lo que pedíamos.

De las tres, yo personalmente, quiero salvar a una.

Porque yo estoy convencido que dentro de él hay un cocinero...

Kevin.

Sube a la galería que estás deseando.

Después de que los jueces me han dado la lata un par de semanas,

al final con los espárragos los he mandado a freír.

Pero con cariño.

Andrea, Mila, vuestro plato de hoy

no ha sido ni mucho menos un platazo.

Límite, límite, espero que reaccionéis.

Podéis subir a la galería.

Ganar Masterchef España sería lo más cuqui

que me podría pasar. Sería súper feliz.

-Es que todo lo que les han valorado,

han visto lo mismo que nosotros.

-Vamos, chavales.

A echar de menos, o tu mis ronquidos o yo tus pedos.

Fidel, Víctor, uno de los dos se va a la calle.

Nos ha costado mucho tomar esta decisión

pero el aspirante que ha hecho el peor plato en esta prueba

y que por lo tanto no merece seguir cocinando en Masterchef es...

Víctor.

Me parece justo estar eliminado ahora

porque pedían en la prueba ciertas cosas que no he hecho,

me ha faltado hacer un poco de caso a lo que pedían lo jueces

que era más cocina.

Fidel, te tengo que dar la enhorabuena

y decirte que subas a la galería.

Este programa para mí es mi ilusión y mi futuro.

No me gusta imponerme a nadie pero llega el momento de empezar a luchar

por lo que quiero que es llegar a la final.

-¿Me puedo despedir de ellos?

Hombre, por favor.

Esperaba que Masterchef fuera duro

pero no me podía imaginar lo muchísimo que se sufre.

Ya he ganado.

Yo no podía imaginar en la vida que iba a llegar hasta aquí.

Para un chico grande que había en la cocina.

Que día puñetero, macho.

Da la sensación de que Víctor es un amigo de toda la vida,

aparte de lo bruto que es, de lo animal que es, se deja querer.

Está ahí siempre. No me lo esperaba para nada.

Víctor, ¿qué ha pasado esta noche?

No he entendido bien la prueba y el más mínimo error te manda para casa.

¿Qué significa para ti no haber ganado Masterchef?

Porque tú eres un tío competitivo, luchador.

He conseguido lo que quería y además que me ayuden

para que el día de mañana pueda montar un restaurante que vaya bien.

¿Con quién te gustaría montar el negocio?

Con mi socio, Federico primero, porque es mi socio

y con él voy primero,

y después a mi hermano lo meteríamos por supuesto.

Mi hermano tiene 20 años

y trabaja en un pedazo de restaurante.

Yo quiero que se venga a trabajar conmigo,

ninguna cosa me hace más ilusión que esa.

¿Quién va a aprender de quién?

Yo llevo unos cuantos años aprendiendo de él.

Él aprendía conmigo cuando vivía conmigo

pero eso ya se acabó.

Incluso has actuado un poco de padre con tu hermano,

reconduces la vida de tu hermano.

Lo ayudé en su momento y ahora es él el que me reconduce a mí un poco.

Debes de estar súper orgulloso de él.

Es de la persona que más orgulloso me puedo sentir en la vida.

Tú tienes mucho mérito porque tú te has ocupado de él,

eso dice mucho de ti, tú y tu mujer, de los dos,

porque Blanca se involucró mucho y se hizo cargo de tu hermano

casi sin conocerlo.

No tengo yo más mérito que ella.

En la casa convivíamos dos personas y ella era una más.

Es verdad que mi hermano y yo teníamos un lazo de sangre

pero ella era como si lo fuera.

Igual que no es hijo de mi padre, pues mi padre actúa igual con él.

Me he perdido un poco, no es hijo de tu padre.

Él es hermano por parte de madre.

Vale. Pero es verdad que tu padre siempre se hizo cargo de él.

Siempre ha convivido con mi padre y conmigo en una época.

Víctor, quiero que mires para allá. ¿Quién crees que ganará MasterChef?

-Yo lo tengo muy claro, Carlos. Al 100%.

Tiene carisma, engancha a la gente y encima es un pedazo de cocinero.

Te quiero, hijo, eres la leche.

-Él es un colega, hombre, te motiva, te da energía

y ganas de seguir para adelante.

-Y ahí se está poniendo gordo el tío.

¿Gordo de qué? Que yo estoy encantada con sus músculos.

Carlos, cuando tú quieras me enseñas tus abdominales.

Cariño, cuando tú quieras. Cuando quieras.

-Creo que va a ganar Carlos, porque me gusta que en una competición

donde prima el nivel culinario y él tiene más.

Ya sabes que nuestro patrocinador de electrodomésticos

quiere que continúes con la cocina por eso te regala

todos los electrodomésticos que has utilizado

durante el programa, la batidora, la placa, el horno.

Vas a tener, además, muchos productos

con los que poder usar estos electrodomésticos

porque nuestro supermercado patrocinador

te regala la compra para todo un año.

Gracias, guapa.

La tablet de MasterChef donde tienes un montón de recetas

y aquí tienes vídeos, tienes un montón de información exclusiva.

Tienes el juego de mesa.

Te puedes poner a jugar con tu hermano

a ver quién es el que entiende más de cocina.

Me va a dar un palizón, pero lo intentaré.

Siempre le puedes regalar a Blanca lo que nosotros te regalamos a ti

que es la Escuela de Cocina de MasterChef on-line por seis meses.

Esto es para mí, esto es para mí, Eva.

La idea es seguir con mi empresa pero en cuanto tenga la oportunidad

de montar mi propio restaurante y si por una casualidad

hay alguna repesca, haría todo lo posible

por entrar en MasterChef de nuevo y quién sabe.

Malagueño. Dime sevillana.

Me da mucha pena decir esto pero ha llegado el momento

y tienes que colgar el delantal

porque tu paso por MasterChef ha terminado.

Vámonos.

Un abrazo antes. Claro que sí, cariño.

(Aplausos)

Eso de que Málaga y Sevilla son incompatibles, es un bulo total.

Eso es mentira. Málaga y Sevilla siempre juntos.

-Me lo he pasado pipa, me he hinchado de reír,

he aprendido mucho de todos y después, con la parte culinaria,

no podía imaginar que iba a aprender tanto

así que todo es positivo.

Continuar en nuestra cocina requiere una evolución.

Los mejores aspirantes se formarán para trabajar en las cocinas

y el ejemplo son por ejemplo, Cristóbal, Mateo

o la ganadora de la pasada edición, Vicky.

Veremos quién de esos nueve aspirantes

llega a convertirse en uno de ellos.

Nosotros nos vamos. Volveremos la semana que viene.

Y ya sabéis lo que tenéis que hacer mientras,

ponerle mucho sabor a la vida.

Esta noche os esperan tres pruebas de fuego

aunque os advierto que esta primera,

os va a dejar helados.

¿Esa es mi nevera?

Estas son vuestras neveras y así es como las dejasteis

antes de venir al programa.

Son vuestras neveras con vuestros productos

así que esperamos un buen plato.

Tu plato es repugnante.

O evolucionamos o nos vamos.

Aspirantes, bienvenidos a Cáceres.

Este año es nuestra capital gastronómica.

El reto de hoy está sembrado de obstáculos.

El menú que ha creado para nosotros, Toño.

Vamos, vamos.

Madre mía.

La va a liar parda.

De los nueve aspirantes que se han enfrentado a la prueba por equipos,

solo tres han conseguido aprender y superar este reto.

Tu plato forma parte de la galería de los horrores de MasterChef.

Ganará MasterChef quien demuestre más actitud.

Nos da igual la que tengan, el que evolucione.

Lo siento muchísimo pero tienes que abandonar MasterChef.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 7 - 19/05/15

Los últimos 256 programas de MasterChef 3

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos