www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
3125563
Para todos los públicos MasterChef 3 - Programa 6 - 12/05/2015 - Ver ahora
Transcripción completa

Hoy tenéis por delante tres nuevos retos.

Los ingredientes irán saliendo por esa cinta transportadora.

Si no sois rápidos vais a ver vuestra vida pasar.

Esto no tiene sentido ninguno.

Por favor, chicos, no probéis esto.

Plantéate si eres más de cocina que de guitarra.

Bienvenidos al corazón de los Pirineos.

(HABLA EN FRANCÉS)

¿Oye, qué pasa aquí, que huele a quemado?

¡Mierda! ¡Tú, haz la ensalada, haz algo!

¿Sabes lo que es una merluza de pincho?

Hecha en un pincho. ¡No, de anzuelo!

Hemos traído a Patricia Smith y Christian Escribá.

Os hemos puesto una prueba muy difícil.

-A ver cómo lo meto yo...

Este jurado ha decidido que quién debe abandonar

estas cocinas es... Encina. Sí, chef.

Para aprender a cocinar lo primero es conocer

la tradición y el producto.

Para evolucionar en la cocina hay que experimentar,

trabajar duro y apasionarse.

Para que tu cocina sea apreciada hay que cuidar cada detalle

y dejar volar tu imaginación.

Buenas noches y bienvenidos a "Masterchef".

-El misterio de la caja sorpresa. -Me encanta la caja sorpresa.

Nuestros 11 aspirantes llevan 35 días sin ver a sus parejas

ni a sus seres queridos. Madre mía.

Ellos no saben nada, pero esta noche "Masterchef"

les va a dar la oportunidad de estar un poco más cerca de ellos.

Eso sí, será como siempre a través de la cocina.

Buenas noches, aspirantes. Buenas noches.

Y bienvenidos a la noche del amor de "Masterchef".

¡Cuánto amor, cuánto amor que hay en este "Masterchef"!

Pero bueno, yo encantadísima.

Andrea, solo puedo pensar en ti esta noche.

Ya lo sé.

A ver, siempre nos hablas un montón de tu novio,

lo mencionas mucho.

Supongo que te acordarás esta noche del amor de él, ¿no?

Jolín, esta noche y siempre. Él está en Londres.

¿Y cómo lo hacéis?

Nos vemos una vez al mes o así, y nos enviamos detallitos y cosas...

¿Ah, sí?

Bueno, él me manda flores, ramos de rosas blancas,

porque son mis preferidas, me manda chuches porque me gustan mucho,

con forma de corazón. ¿A qué se dedica él?

¿Sabes el de la película de "Pretty Woman"?

Bueno, ideal.

Pues eso. (RISAS)

No, pero yo no soy, yo no entro en la película, yo no entro.

¡Ah, vale! Él es Richard Gere y ya está.

Lo que hace es mejorar la productividad de una empresa, eso.

Vale. (RISAS)

Aspirantes, esta va a ser una noche muy especial,

pero eso no significa que no vayáis a cocinar.

Lo haréis, y seguramente con más amor que nunca.

A la de tres quiero que levantéis la caja.

Una, dos y tres.

Toma ya.

-¡Ay, que me muero!

-Qué guay, macho...

Sally, ¿y esa carta?

(SOLLOZA) Es que encima tiene una letra que no me entero de nada.

(RISAS)

En un lugar lejano existió hace tiempo una casa de comidas

regentada por una mujer con fama de bruja

que condimentada sus platos añadiéndole un ingrediente

que solo ella conocía...

Lo que nadie sabía es que todos aquellos que probaban sus guisos

quedaban prendados de la primera persona

en la que cruzaban su mirada.

Todo ha sido intenso, continuo, rápido, y casi sin darnos cuenta

hemos crecido juntos sin que nada ni nadie

haya podido interferir entre nosotros.

P.D: Vuelve pronto, que los tallarines con verduras

estilo oriental no me salen.

Y aquí lo tengo, con mi familia perfecta, mi hija perfecta,

mi marido perfecto, es todo tan perfecto en mi vida...

Me ha costado tanto...

Gracias, de verdad, muchísimas gracias.

Entre mi pareja y yo hay una diferencia de 26 años.

Entonces todavía hay gente muy mala que cree que en una pareja

con esa diferencia no puede haber amor.

¿Qué es, Lidia?

Una carta y una foto.

Si en este momento me concedieran un deseo

lo que más desearía en esta vida... No puedo, tío.

...Sería poder leerte esta carta cara a cara,

y como sé que me quieres muchísimo y por el valor sentimental

que sabes que tiene, porque me la cocinaba a mí mi madre

quiero que me cocines, por favor, la mejor carne con tomate

que pueda probar yo. Te quiero, Cu.

Soy una persona hipersensible,

y entonces tengo una coraza muy grande

en donde no dejo entrar a cualquiera,

solo dejo entrar a quien tengo claro que no me va a hacer daño.

-Es que lo necesitaba ya esto. Estaba yo enfadadillo con ella.

¿Por qué?

Porque no me había mandado nada la tía, macho.

En casa todo me recuerda a ti.

Echo mucho de menos despertarme a tu lado,

pero sé que todo esto vale la pena vivirlo

y que todo será recompensado.

En tu ausencia me he atrevido a cocinar,

aunque hay platos que ni queriendo podría hacerlos sin ti.

Por ejemplo esa paella con choricito y costillas que tanto me gusta.

Te quiero, te amo, siempre juntos, Víctor y Blanca,

1 millón de aventuras, Blanca.

Yo cuando conocí a mi mujer me quedé prendado y dije,

esta mujer me la tengo que llevar conmigo, y así fue.

No sabes lo contenta que estoy de que puedas estar haciendo

lo que realmente quieres.

Yo te espero aquí para que cuando vuelvas

preparemos una tarde lúdica y nos demos un homenaje

a base de carrillada, que ya lo echo de menos.

Te quiero, mi vida, tu gordi.

Ella es más tranquilita, ella es cuatro palabritas,

te quiero un montón, ¿sabes?

Ya has visto que somos, sabes, un jueguecito de mesa,

una carrillera... (RISAS)

Y por la noche te pones el pijama y para adelante,

¿sabes lo que te digo? A lo que venga.

No hay que recordar tantas cosas para pasárselo bien.

Si hubiera sabido el plato

me hubiera gustado que me mandara una carta a mi abuela Pura.

Las tres últimas veces que hemos comido carrillera

en casa de mi abuela la he hecho yo, y le encanta.

¡Ay, qué arte!

Andrea, con esas rosas aquí en el pecho, cuéntanos.

Uf... A ver, (LEE INGLÉS)

Fíjate con lo que pone, que no haya nada muy comprometido,

porque se va a enterar todo el mundo.

Entonces estaba un poquito nerviosa...

Pienso en ti cada segundo, cada minuto y cada hora del día.

Voy a comprar tu colonia para volver a rociar en ella la bufanda

que me regalaste y poder recordarte en cada momento.

Como siempre decimos...

No lo olvides nunca, I love you, baby. "Chou, chou".

¿"Chou, chou"? Que son besitos en inglés.

Ah... (RISAS)

Bueno, Fidel, te toca a ti.

Tú llenas mi vida de calor, de alegría, de ilusión.

Eres la persona que ha cambiado mi vida.

Eso lo ha puesto con brillantina.

Hemos vivido situaciones muy difíciles y juntos salimos de ellas.

Has trabajado como un animal para sacar tu casa adelante

y jamás te oí quejarte. Te mereces llegar muy lejos y lo harás.

-Venga, Fidel.

-P.D: Cómo echo de menos tus comidas de cuchara,

en especial el estofado de ternera.

Yo nunca he conocido el hecho de lo que es ser familia.

De hecho cuando yo era pequeño veía "Médico de familia"

y quería ser hijo de Emilio Aragón,

y la verdad es que yo con ella he empezado a plantearme

lo que es querer tener un hijo y darle lo que yo nunca he tenido.

Parece que fue ayer cuando un vergonzoso chico

contestaba a mi anuncio para encontrar compañero de piso,

y en un par de meses has pasado de ser

el simple chico que ocupaba la habitación de al lado

a ser el chico que ocupa mis sentimientos,

mis pensamientos, mi vida.

P.D: Tengo muchas ganas de que me prepares los nidos de patata y huevo

y tus galletas de cacahuates y kikos. Jolín...

La quiero mucho. ¿La queréis ver? (RÍEN)

Es que es muy guapa, jolín.

¿Cómo la engañaste, Pablo? No sé.

Mireia, te toca a ti ahora. De mi novio seguro que no es.

¿Por qué? Porque no tengo.

¿Ah, no? Soy la soltera de "Masterchef".

Igual es de Pedro Sánchez. Oye, a lo mejor. (RISAS)

Vete tú a saber. Mira a ver. Bueno, a ver.

De mi padre... Hola, Mire, ¿qué tal?

Te escribo para decirte lo mucho que te quiero

y lo orgulloso que estoy de ti.

Esa chica habladora, alegre, tenaz, solidaria, creativa, impermeable,

vamos, mi hija favorita.

Por todo eso se te echa de menos,

y sobre todo por esas comidas tan buenas que nos regalas,

esa ternera en salsa que tanto te gusta y que tan bien cocinas.

Tengo muchas ganas de verte pero cada uno tiene que seguir su camino.

Ya sabes, cuando vuelvas estaré esperándote con los brazos abiertos.

Un beso muy fuerte, papá.

Es muy bonito también, ¿no? Sí...

Es que es muy especial, y muchas veces no tengo,

no le digo de verdad lo que le quiero y lo mucho que le admiro.

Siempre ha sido mi modelo a seguir.

Él dice que cuando somos pequeños vemos a los padres como Superman

y cuando crecemos son como el Capitán Garfio.

Para mí mi padre sigue siendo mi Superman,

para mí mi padre es la persona más importante del mundo.

Os habéis cargado a Eva...

Estoy con mi marido. No estoy casada, pero es mi marido.

Cala, los días se me hacen eternos y en la vida se tarda mucho

en encontrar la persona con la que compartir todo,

y cuando la encuentras eres el más afortunado del mundo.

Necesito tenerte a mi lado.

Echo de menos ese arroz al horno que sabes que tanto me gusta.

Nosotros como una pareja somos un tanto especial.

Hemos pasado épocas difíciles, las hemos superado

y vamos a continuar haciéndolo.

Amore mío, espero que vayas cogiendo fuerzas

para cuando te vea, porque pienso saltarte encima como una loca.

Ni te imaginas cuánto te echo de menos, mi niño,

a ti y a tus besos de buenos días.

Qué ganas de volver a verte, cosita, y de que me cocines

una panacotta bien rica.

Millones de besos, mi vida, te quiero, te quiero

y te requetequiero.

Yo con ella llevo poquito, pero bueno, me ha demostrado mucho

y cuando empiezas una relación esperas que sea para toda la vida,

como las películas y esas cosas.

Carlos, ¿tú tienes novia? Sí, vamos a ver si es de ella.

(RISAS)

¿Queréis que os lo lea? No...

Te echo muchísimo de menos, monito. Tengo muchísimas ganas de verte.

Necesito tenerte a mi lado, poder besarte y sentirte conmigo.

Joder... Jamás pensé que significases tanto para mí.

Sabía que te quería, pero nunca imaginé... Joder...

Nunca imaginé hasta este punto.

Por cierto, estoy cansada de comer todos los días comida rápida.

Echo de menos el risotto ese que me hacías a tu manera.

Oh... Si soy un romanticón en el fondo.

Ya te vemos, ya, ya te vemos.

He estado ahí, a puntito, a puntito, pero he terminado de leer

y he dicho, ya está, ya no lloro, ya se me ha pasado.

Aspirantes, en esa carta, además de esas palabras tan bonitas

que os han dedicado vuestros seres queridos

hay algo muy importante, el nombre de un plato

que seguro que habéis comido mil veces con ellos

y que tiene un significado especial.

Ellos no van a estar hoy con vosotros,

pero la mejor manera de sentirles cerca es cocinar su plato.

Pero no solo vais a cocinar para este jurado.

Esta noche abrimos las puertas del restaurante

para que 11 parejas celebren su amor con nosotros.

Así que cocinaréis tres elaboraciones del mismo plato,

dos para la mesa y una para el jurado.

Aspirantes, para hacer las elaboraciones

disponéis de 60 minutos.

Nuestro supermercado patrocinador

os ha traído todos los ingredientes que necesitáis,

así que, como siempre, tendréis tres minutos para recogerlos.

¿Preparados para empezar esta noche inolvidable?

(TODOS) ¡Sí, chef!

El tiempo comienza en tres, dos, uno, ya.

Tranquilidad, que lo tenemos todo.

-Carlos, la mantequilla. -Vale, oído.

-Pimiento verde... ¿No hay pimiento verde?

Aspirantes, últimos 30 segundos, vamos.

Cinco, cuatro, tres, dos, uno, venga, tiempo, a vuestras cocinas.

(Música romántica)

Buenas noches, comensales, estáis invitados a disfrutar

de la noche del amor en "Masterchef",

y mientras esperáis a que los aspirantes preparen los platos

vais a poder degustar los cócteles

de uno de los mejores barman del mundo, Diego Cabrera.

Diego, bienvenido a "Masterchef". Muchas gracias, buenas noches.

¿Que cóctel prepararías tú para una noche de amor, una noche romántica?

Mira, vamos a echar unos frutos del bosque

con una ramita de hierbabuena, unos centilitros de fruta de la pasión,

como no podía ser de otra manera, un poco de yuzu,

que es un cítrico japonés solo para enamorados.

Ah, vale, de momento, puedo, de momento...

Mira cómo queda, bien rojo. El color es precioso.

Y ahora vamos a dar un efecto como de cocción.

¿Eso es hielo seco?

Hielo seco, que en contraste con la temperatura,

le echamos agua caliente, hace el efecto de humo.

Uy, qué bueno. Me encanta el toquecito de la hierbabuena.

Para que reduzca, bien.

-Vamos a hacer una carrillada de cerdo,

la voy a hacer con vino tinto y un poquito de miel.

Mi novia ha pedido que le haga este plato

porque la primera comida que le hice,

que fui al mercado de Barbate y compré carrillera

en vez de comprar pescado, que está la cosita mala de pescado,

bajo mi punto de vista, pues nada,

le hice una carrillera, salada que se caga, estaba saladísima.

La conquisté por lo salado que yo era.

-Estoy haciendo un tres texturas de salmón.

La primera vez que cociné para él le hice este plato

en honor a mi imaginación.

Los recuerdos que me trae es de estar con él,

compartiendo el día a día, experiencias, imaginando planes,

porque somos muy de imaginar y de vivir, porque de eso se vive,

de ilusiones se vive, y que el amor me inspira.

Hoy celebramos la noche del amor en "Masterchef",

¿y qué hay más romántico que cenar con tu pareja

mientras escuchas tu canción de amor favorita?

Hoy te lo ponemos muy fácil.

Hemos escogido las mejores canciones, las más románticas,

y las hemos colgado en la aplicación de "Masterchef",

así que ya sabes, bájatela gratis

y disfruta con la música más romántica esta noche tan especial.

Mi marido me ha mandado hacer, bueno, él lo llama espagueti

o tallarines con verduras.

Realmente es un "chopsuey", un típico de la cocina asiática.

Yo creo que a mi marido le encantaría estar aquí,

más que para probar mi plato, para darme un achuchón

de esos que me da él,

y a mí me encantaría que estuviera él para...

Me lo como entero.

-Este plato que estoy haciendo es un risotto castellano.

¿Por qué? Porque lleva pisto, es lo único, así,

lleva como un pisto triturado con la nata,

y en vez de darle la melosidad de la nata sola

va mezclado con el pisto.

La verdad es que solo lo he hecho una vez,

no sé por qué me habrá dicho este plato, le gustaría.

Bueno, luego fue un día redondo,

ya sabes, después de una buena comida y tal...

Fue un día interesante.

Francisco y Estefanía, me han dicho que os conocisteis

de una manera peculiar. ¿Cómo fue?

Empezamos a tener un poco de contacto así, telefónico,

a través de Internet, hasta que un día desde Málaga

le quise enviar un ramo de rosas a Madrid.

El vendedor de las flores en la tarjeta puso:

"Estas flores para ti de tu flan".

¿Flan, por qué? En lugar de Fran...

¡Ah, vale! Ay, Dios mío...

Pero salió bien la cosa, porque resulta que es su postre favorito.

Oye, ¿le sigues llamando flan? No.

Pues deberías, porque es muy gracioso.

Yo toda la noche te voy a llamar flan.

Me ha hecho hacer un plato que hay que cortar tanto...

Aspirantes, habéis gastado la mitad del tiempo, os quedan 30 minutos.

(TODOS) ¡Oído!

O sea, que llevo 30 minutos cortando verduras.

Qué miedo me da Carlos.

Vete a saber lo que le mete al risotto manchego este hombre.

Hola, Cucu. Vaya momentazo hemos tenido.

Bueno, lo echo mucho de menos, sobre todo hablar con él, ¿sabes?

A la distancia estamos acostumbrados, pero a no hablar...

Pensamos que eras una dura y nos hemos dado cuenta de que aquí...

Yo, de dura, nada.

Todo es una fachada, yo soy la más sensible

de todos los que están aquí. Sí, sí.

Con diferencia.

Bueno, pues me ha encantado, ha sido muy bonito.

¿Qué estás haciendo?

Estoy haciendo la carne con tomate que le hacía su madre.

¿Le hacía su madre? Pero tú no se las sueles hacer,

porque he visto que no te has puesto muy contenta.

No, nunca se la he hecho. ¿Y entonces?

De hecho no sé cuál es la receta original.

Vaya faena, no sé si es bueno o malo.

Lo que pasa es que su madre nos dejó antes de tiempo

y no me pudo dar la receta.

¿Pero tú con qué le seduces, qué plato le haces que le guste?

No le pido a él opinión sobre qué hacer de comer, soy yo la que elige.

Pero algo le gustará más que otra cosa, ¿o no?

¿Sabes qué pasa? Suelo hacer cada día cosas distintas.

Mi pareja es superagradecido para comer,

nunca me protesta y es de los que le pones cualquier cosa

y dice, qué rico, qué bueno está todo.

Claro, me hace la pelota porque soy yo lo que cocina.

-Yo suelo hacer la comida siempre en casa

porque mi padre es médico,

mi madre es maestra y trabajan los dos por la mañana,

yo trabajo por la tarde.

Entonces voy de mi casa a la de mis padres

y les preparo la comida casi todos los días.

Comemos todos juntos y nos gusta comer en familia.

Se echa de menos muchísimo. Ese día a día que se extraña.

-Cuando he oído la carta de Mireia me he emocionado,

porque mi padre para mí también era todo

y me acuerdo mucho de él, mucho.

Siempre ha sido mi ejemplo a seguir.

Sé que estaría muy orgulloso si me viera...

Voy a hacer todo lo posible por continuar adelante

y aprender día a día, voy a aprender a emplatar

aunque no duerma y, bueno, para adelante.

-Mi padre es la persona más importante de mi vida.

Dio mucho por mí y por mis hermanos cuando éramos pequeños.

Bueno, mi madre, casi 10 u 11 años sin verla también.

Bueno, un día estaba trabajando en el stand donde trabajaba,

entró por la puerta y me tocó atenderla.

No sé si no me reconoció, no sé si no quiso reconocerme.

Un hijo siempre es un hijo

y mi nombre siempre ha estado en la chapa.

¿Qué tal, Víctor, qué estás haciendo?

Pues el arroz que le gusta tanto a mi señora.

¿Cómo es, cuéntame?

Nada, un día que se me ocurrió echarle chorizo,

con perdón de los valencianos, y nada, le gustó mucho a la gente

y le dijimos "Arroz campero".

¿Te hubiese gustado recibir la carta de alguien más?

Hombre, pues claro, de cualquier persona que quiero.

De mi hermano, por ejemplo.

Para él he sido casi toda la vida como un padre,

un referente, un ídolo como me dice muchas veces

y siempre he estado ahí.

¿Tu hermano cocina como tú? ¿Mi hermano?

Cien mil veces mejor que yo, tiene 20 años y trabaja en Londres.

¿Y cómo es que has venido tú y él, no?

Porque es profesional ya.

¿Y cómo se fue a Londres tan joven, a la cocina?

Por necesidad un poquito,

y porque necesitaba un poco de cambio de aires,

embarcarse en algo que le ilusionara y tal.

Digamos que yo le di la pasión por la cocina,

él entendió esa pasión a través de mí,

y a partir de ahí él es el que me enseña.

Mi hermano tuvo una etapa muy complicada,

no creía en sí mismo, no tenía valores,

y a base de mucho esfuerzo y mucha conversación con él,

mucha charla y tal ahora es una persona totalmente exitosa

y he pasado de ser su ídolo a que ahora él es mi ídolo.

O sea, que la cocina le ha servido como terapia para centrarse

y encontrar lo que le gusta. Exactamente eso, chef.

Aspirantes, solo quedan 15 minutos.

Es imposible, no me da tiempo. No me da tiempo...

-Venga, tía, no te pongas nerviosa ahora.

-Me gusta cuando sabe bien, amigo.

-No me hierve...

¿Qué tal, Mila, qué pasa?

Nada, el arroz al horno en el horno, pero no me hierve.

No me lo puedo creer.

¿Pero no sabes que este horno tiene una función que se llama 3D,

que cuece homogéneo por toda la cámara

y puedes meter el arroz en la parte de arriba

y en la parte de abajo puedes hacer un postre?

Tú, qué haces arroz, fíjate qué fácil.

Pues lo voy a tener en cuenta.

¿Ese arroz al horno no es típico..? De Valencia.

¿De Valencia o de Jávea? Bueno, también.

Eso se llama "rosechar", que se hace con los restos del cocido,

aprovechamiento. Eso no lo sabía yo.

Oye, pues tiene buena pinta.

A mí cuando le pongas un kilo de morcilla, dos chorizos,

una panceta y el arroz...

Y con pelota está de muerte. Con un par.

Y con manitas de cerdo. Ah, con manitas.

Pepe y mi marido se parecen en que les gusta la morcilla, el arroz,

les gusta comer bien y un plato contundente,

y un plato con sentido.

(Música disco)

Hola, chef. Hola, Pablo.

¿Oye, tú crees que una receta, un plato cocinado

puede medir el amor que alguien siente por otra persona?

La comida puede expresar el amor que sientes por una persona,

eso desde luego, lo tengo muy claro, y si no hubiese sido por la comida

creo que no hubiese enamorado a mi novia de hecho.

Las galletas fue la primera receta que le hice

de un libro de cocina que me compró.

La pobre, me pasé con el comino y no había manera de comérselas,

y luego ya se las volví a hacer y están superbuenas,

pero la pobrecita no me dijo nada.

Cuando las hice la segunda vez me dijo, cariño,

te voy a reconocer una cosa, no me las podía comer.

¿Y hoy qué nos vas a hacer, las buenas o las malas?

Pos supuesto las buenas.

Espero que sintáis lo mismo que sintió ella, sin enamorarse de mí.

Mariola, si la tuviera que definir, es espectacular, es muy educada,

muy detallista conmigo, me apoya siempre, siempre,

no deja que me venga abajo nunca.

Es que no le pondría ni una coma más, para mí es perfecta.

Aspirantes, acabáis de entrar en el último minuto.

Fuera fuego, venga, fuera fuego. La suerte está echada.

-Vaya el cachito si va a dar por saco el tío.

Di que sí, di que sí, da más por saco.

-Quiero hacerlo bonito.

Cinco, cuatro, tres, dos, uno, tiempo. Manos arriba.

Abuelita Pura, hija, la carrillera te la dedico a ti,

con ese toquecito de miel que te encanta. Te quiero un montón.

Aspirantes,

nuestros comensales están deseando probar vuestros platos.

Ahora vais a servir vuestras elaboraciones

como si de un restaurante de verdad se tratara.

Es una ternera en salsa, espero que le guste.

-Os presento una ensalada de salmón con una compota de mango,

para darle un sabor dulce.

-Es un risotto de setas.

-Una paella.

-Espero que les guste, que les aproveche.

-Arroz al horno con costillas.

-Espero que les guste, aprovechen.

¿Por qué han puesto ese plato tan grande?

No se tomará porque tiene tallo.

Alina y Alberto, sois expertos gastronómicos.

Esto es un risotto castellano

que ha cocinado para vosotros Carlos.

Quizás un pelín pasado.

Luis, Teresa, ha cocinado para vosotros Víctor.

Era un arroz con chorizo, con carne...

¿Veis esa combinación buena?

Sí, se nota el picante del chorizo. Te da un buen sabor.

Es muy agradable.

¿Lo que menos os ha gustado?

A mí el pollo.

Para mi gusto creo que está un poco crudo,

pero el resto me ha encantado.

¿El arroz estaba en su punto? Le faltaba un pelín, pero sí.

Carlos, Raquel, para vosotros ha cocinado Fidel,

¿está bueno? Mucho.

¿Qué es lo que más os ha gustado del plato?

La carne y las patatas. Básicamente lo que es el plato.

A mí el toque picante que tiene.

-El hecho de que me quede tranquilo

porque les haya gustado a los comensales,

no me deja tranquilo ante los jueces.

Los jueces tienen estrellas Michelin y ese paladar es muy fino.

Parejas, antes de despediros

quiero darle las gracias a Diego Cabrera

por haber amenizado esta cena con sus genialidades.

Espero que la cena haya sido de vuestro agrado y,

sobre todo, que haya reafirmado vuestro amor.

Ahora es el turno de nuestro jurado. Jueces, vámonos que empieza la cata.

La primera pareja será la formada por Sally y Pablo.

Sally, ¿nos puedes presentar tu plato por favor?

Es un chop suey con verduras y pollo y un poco de salsa de soja.

Vamos a ver.

Está bien ejecutado, está rico, está sabroso...

Para ser un plato tuyo, sabes hacer muchas más cosas

y mucho más complicadas y mucho mejores.

A mí me falta que tenga más alma y picante.

¿Le has puesto jengibre? No.

Me falta un poco de Asia en el plato.

A pesar de que hoy mi plato no ha tenido una buena crítica,

para mí ha sido el día más feliz

y más bonito desde que estoy en "Master Chef".

Pablo, preséntame cómo es tu plato del amor.

He hecho un nido de huevo con puré de patata

y va acompañado de unas galletas de cacahuetes y kikos.

¿Esto es un plato que te ha pedido tu novia?

No sé por qué me ha pedido esto, la verdad.

Creo que tenemos otro plato bastante más especial,

pero es lo que me ha pedido

y lo he hecho lo mejor que he podido.

Es una vergüenza que hagas este plato

después del tiempo que llevas en "Master Chef",

sinceramente.

Si tu novia te pide un nido de patatas con un huevo

y es este plato tan malo, tú,

después del tiempo que llevas aquí

te inventas un plato que pueda responder

al nombre de nido de patatas con huevo que esté un poco mejor.

Esto lo hacen mis hijos.

¿No te has planteado presentarte a un casting de telenovelas

con lo llorón que eres?

Pues sí, soy muy llorón.

Los sentimientos, tanto los buenos como los malos,

los vivo mucho. No lo puedo evitar.

Soy una persona que siente mucho los sentimientos.

Es que no quiero llorar más.

Lidia, ¿qué nos has hecho?

Carne con tomate, que es el plato preferido de mi chico.

No sé si es magro o lomo. Lomo.

Está más seco.

Si es magro, sí guisa bien y se queda más meloso.

Si es lomo va a estar seco a la primera de cambio.

También es puñetero tu chico.

No, no lo ha pensado. Puñetero no es en absoluto.

¿Cómo no te ha pedido un plato de verduras?

Porque ha pedido el plato que le gusta a él.

Ya sabes, cocinas con carne, mujer.

Hay un mensaje que tienes que entender.

Cocino con carne, pero no tan a menudo.

Cuando me conoció tenía las analíticas fatal,

sobrepeso, fumaba y era sedentario.

Ahora está en su peso, hace "running",

las analíticas las tiene perfectas y ha dejado de fumar.

Para estar saludable, pon una lidia en tu vida.

Fidel, preséntanos tu plato. Es un estofado.

Ella nunca había comido ternera hasta que me conoció a mí.

Decía que no le gustaba.

A ti sí te han pedido el plato que querías hacer.

Yo me he sentido muy cómodo.

Lo has hecho muchas veces. Sí.

El otro día decíamos

que en "Master Chef" lo básico es saber guisar un poco.

Los guisos a mí me gusta que se hagan más tranquilamente

y has tenido un tiempo limitado de una hora.

Para la hora que ha cocinado, es un buen guiso.

Muy bien, Fidel.

Yo soy cocinero de subsistencia

y mi cari y yo hemos pasado bastantes apurillos

y era una forma de comer bien, sano y cuchara.

Mila, preséntanos tu plato del amor.

Es un arroz que se hace en Valencia.

He hecho el arroz directamente en el horno.

Samantha, permíteme que te diga

que los he emplatado con el molde de la tarta para los invitados.

La tarta de boda.

(Risas)

El plato está muy bueno,

hay mucho amor que es lo que pedíamos

y la próxima vez ponlo más mono. Gracias, lo haré.

Está muy rico y muy bien hecho.

Qué contento tiene que estar José María.

A Pepe le ganas con un plato así.

Pepe lo ha valorado como si fuera mi pareja.

Pepe es un trozo de chef, yo quiero aprender mucho

y no solo quedarme en los fogones de la ama de casa.

Antonio, cuéntenos usted.

He hecho una carrillera de cerdo al vino tinto y miel,

rociado con un poco de tomillo y romero.

Tiene buena pinta.

Salsa limpia, carne melosita...

Seguramente es el mejor plato que has hecho hasta ahora, Antonio.

Seguro.

Lo has puesto muy mono. Antonio, lo estás dando todo hoy.

Es que yo soy de guiso.

Tu novia no quiere que vuelvas,

quiere que te quedes en "Master Chef", te lo digo yo.

Está muy bueno, bien guisado, muy bien hecho.

Gracias.

Creo que las novias no han estado acertadas.

Mi novio está en "Master Chef"

y quiero que me haga unas papas con huevos.

Sin menospreciar a mis compañeros, pero mi plato de hoy era el mejor.

Víctor y Andrea. Andrea, cuéntanos,

¿hacia dónde te ha llevado el amor para hacernos este plato?

Es una ensalada de tres texturas de salmón.

Luego he hecho una espuma de limón para darle un toque fresco

y sofisticado.

Conceptualmente es un desastre.

Un plato no puede llevar ni tres cocciones distintas

ni en un mismo bloque mezclar tanta historia porque no distingues nada.

Me faltaría un aceite picante.

Es que como a mí no me gusta el picante...

Para enamorar a este chico y que no se te escape de tu vida,

falta el toque picante. Vale, me lo apunto.

¿Cómo eran los besos que te mandaba tu novio en la carta?

Chou, chou, chou, chou...

Yo soy superromántica porque es lo que llevo en la sangre.

Amor, cariño, empatía, ser altruista un poco...

Un poco de todo.

Cuéntanos qué has hecho, Víctor. Lo que me ha pedido mi señora.

Una paella de costilla, pollo y chorizo.

¿Estás satisfecho con el punto de tu arroz?

Le falta un poco de cocción.

Falta una chispa.

Para mí es un plato afortunado porque es un arroz muy sencillo.

Esos cuatro datos de chorizo le dan toda la potencia

y todo lo que le falta de ese caldo que casi no has puesto.

No era un caldo muy enriquecido. Yo caldo le he echado...

Víctor, parece mentira que te guste tanto discutirme tonterías.

No es discutir.

Un buen caldo de paella no es un caldo hecho en cinco minutos.

La próxima vez prometo hacer todo el esfuerzo del mundo,

morderme la lengua y cada vez que me diga algo,

me callo y punto.

Nos queda un trío. Los más modernos. Carlos, Mireia y Kevin.

Carlos, ¿qué te ha pedido tu novia? Un risotto que hice un día.

¿Qué pasó ese día? No te lo voy a contar.

(Risas)

Carlos, tienes que saber hacer un risotto.

Un risotto es una cazuela siempre

y vas moviendo y vas añadiendo caldo poco a poco,

hasta el último segundo.

Y cuando ves que casi está, como tiene muy poco caldo,

sacas y lo ligas rápido.

Eso se te ha pasado y parece arroz con leche.

Yo creo que lo que le hiciste después del arroz

es lo que le dejó impactada. Claro.

Está claro que por la comida no la conquistaste. Ese día no.

Posiblemente mi novia tuvo ese buen recuerdo del plato

por otras razones, posiblemente.

Mireia, espero que tu plato esté a la altura de la carta de tu padre.

Espero, y si no, como no es mi novio,

no me puede dejar porque es mi padre.

Por eso tienes mucha seguridad, pero bueno.

He hecho una ternera en salsa.

Lleva cebolla blanca, cebolla morada, ajo, pimentón, especias,

tomillo, orégano y pimienta.

Ya, ya.

Hay un exceso de especias.

Tengo el problema que me gusta cocinar

con muchas especias y tengo que controlarme.

Cocinas para todo el mundo y está muy potente.

Mireia, para mí, incomible. No se lo merece tu padre.

A mí me gusta ponerle especias y alegría a las cosas.

Quizás me he pasado de alegría hoy.

Kevin, cuéntanos tu receta del amor.

Es una pannacotta original con culís de arándanos

y la otra es de piña con caramelo de menta.

No he querido usar nata, que es como lo hago yo,

he usado leche de oveja.

Tengo entendido que la pannacotta original es con leche de oveja.

Nata cocida.

La de piña esta rica, buena. Tiene una textura extraña.

Hay unos agujeros en el medio raros. La piña, no la he colado bien.

La otra es una panna loca.

La he liado poniendo leche de oveja. Nunca la hago con leche de oveja.

Aspirantes, el jurado ha catado las elaboraciones

que con tanto amor habéis cocinado.

Ahora tienen que elegir a los mejores.

Tú sufres.

-Aquí, no sé por qué. En mi casa disfruto.

Si lo que habéis cocinado significa lo que queréis a vuestras parejas,

no me quiero imaginar qué les cocinaréis

después de una discusión.

Aún así, hay tres aspirantes que sí han conseguido

enamorarnos a nosotros con sus sabores.

Esos tres aspirantes son...

Fidel,...

... Mila...

... Y Antonio.

Ya sabéis que solo dos de vosotros os podéis llevar la capitanía

y esos dos aspirantes son...

... Mila y Antonio.

(Aplausos)

Es la primera vez que soy capitana.

Tengo muchas ganas de mandar y creo que lo voy a gestionar bien.

De estos dos platos hay uno que está por encima del resto

y ese plato, por gusto, por acabado, presentación,

ha sido un plato mucho más redondo que todos los demás.

Es el de Antonio.

(Aplausos)

Gracias, gracias.

-Me quedo con Antonio porque me llevo muy bien.

Con Mila también me llevo bien, pero Mila a veces me saca de quicio.

Cuando estoy en casa me dice siempre, aprende de mí,

aprende de mí. Vale, aprende a ti,

pero si cuando yo quiero hacer algo

y te pregunto y no lo hago a tu manera,

montas aquí una serenata que digo, a ver, escúchame,

entiende lo que te quiero decir y referente a lo que te he dicho,

luego me corriges.

Paisano, enhorabuena. ¿Qué pasa?

Qué pasa dice, ¿qué va a pasar? Que has ganado, ¿no?

Claro.

Pues esta noche romántica no ha hecho más que empezar.

Ahora nos vamos directos a la prueba por equipos.

Aquí tenemos el sobre que me ha dado la capitanía

y la mejor comida de esta prueba.

Carrillera al vino tinto y hemos terminado. Olé.

Situado en el antiguo cine Carlos III

y junto a la plaza de Colón, de Madrid, se encuentra Platea,

un espacio donde se puede degustar una enorme oferta gastronómica.

Es el lugar elegido para la presentación

de la nueva colección de los modistos más importantes de España.

Para mí estar en Platea es lo mejor que podía ser

en una prueba en exteriores

porque la verdad que el sitio me encanta, me fascina.

He venido millones de veces.

Yo viviría aquí dentro, estoy encantada.

Aspirantes, bienvenidos a Platea.

Hoy prepararéis un selecto coctel para la inauguración

de una exposición de moda.

El mundo de la moda me encanta.

Me encanta Francis Montesinos porque cuando era joven

fue reina de fiesta de dos poblaciones,

llevé trajes de él y me encantaría probarme cualquier tipo de traje.

Las piezas que se muestran aquí han sido diseñadas

por los mejores modistos de este país.

Como Modesto Lomba, Roberto Torretta,

Aníbal Laguna, Ion Fiz o Ágatha Ruiz de la Prada.

A esa sí la conozco.

-Yo de moda sé... nada.

Sé de los chandal y cositas así. Guays.

Es lo que más llevo.

Mila, Antonio, elaborasteis las mejores creaciones en plató

así que sois los capitanes.

Antonio, ha sido el mejor de los dos así que eliges color,

¿qué prefieres, el rojo o el azul? El azul.

El azul. Mila, tú serás el equipo rojo.

Estoy aquí por amor, tengo el equipo rojo,

voy a por todas como lo hago siempre.

Cada capitán escogerá a un aspirante pero atención,

porque ese aspirante escogerá al siguiente aspirante

y así sucesivamente hasta que hayamos completado los equipos,

¿entendido?

Antonio, empiezas tú.

Bueno, el primero se lo voy a dar a Carlos

porque es una persona eléctrica que es lo que necesito.

Mila, seguimos contigo.

Sally, ya ha mandado dos veces y tengo ganas de mandar yo.

-Mila tiene un genio que te mueres

yo creo que van a saltar un poquito de chispas.

Carlos, ¿a quién eliges tú?

Víctor, es muy guerrero pero nos compenetramos bien.

-Elijo a Mireya porque trabajamos bastante rápido, limpia y me gusta.

Tú mandas. Víctor.

Voy a elegir a Kevin porque nos entendemos bien,

hemos hecho pruebas juntos y ha salido un buen resultado.

La verdad es que no quiera ser chica o chico pero...

Pero lo estás haciendo.

Para seguir con el equipo de chicas elijo a Andrea

porque trabajamos bien en equipo y hoy le gusta mucho lo que ve

y va a darlo todo. Kevin.

Voy elegir a Fidel, es un chico que trabaja bien y muy dinámico.

Yo voy a hacer un equipo mixto y voy elegir a Pablo.

A Pablo no lo querían pero creo que no les acaba de gustar Pablo

como es en la cocina.

Pablo, te tocará sacar tu lado femenino.

Se hará lo que se pueda.

-No, lo que se pueda, no. De eso nada.

-Más femenino, Mila. Uy el látigo, ¿cómo va?

Hoy vamos a ver un Pablo nuevo con muchísimas ganas,

con mucha fuerza, con muchas ganas de trabajar

y ganándose de verdad el delantal blanco.

Fidel, es tu turno y te queda poco donde elegir.

¿Puedo pensar 5 minutos? Va a ser que no.

Vale, voy elegir a Lidia. Ven aquí.

Antonio, tú cuentas con un aspirante más en tu equipo

Juegas con una ventaja. Espero que sepas aprovecharlo.

A ver, esperemos.

Aspirantes, hoy tendréis que cocinar

las propuestas de cuatro prestigiosos chefs

que regentan diferentes locales en este fabuloso espacio gastronómico

que es Platea.

Me estoy refiriendo a Paco Roncero, Ramón Freixa,

Pepe Solla Y Marcos Morán.

Afamados cocineros que suman seis estrechas Michelín.

Ellos han diseñado las 12 creaciones que tenéis que preparar

durante el coctel que se ofrecerá en la inauguración de hoy.

Madre mía.

Doce tapas distribuidas en dos menús.

El primer menú consta de tres tapas de Ramón Freixa,

conos de camarones con mayonesa de kimchi,

ferrero de foie plateado y choco churros.

Y tres creaciones de Pepe Solla, berberechos, ostras y algas

en salsa agridulce de pimentón, callos a la gallega

y tarta de Santiago en cuchara.

Y un segundo menú que consta de...

...tres tapas de Marcos Morán. Coctel sólido de manzana,

bocadillo crujiente de quesos asturianos

y torrija caramelizada.

Y tres creaciones de Paco Roncero,

alcachofas con huevos de codorniz y huevas de trucha,

bogavante con sopa de aceite de oliva y pomelo rosa

y bizcocho de remolacha, pistacho y huevo.

Antonio, ser el mejor en la prueba de plató,

te da la ventaja de elegir primero. ¿Qué menú escoges?

El de Pepe Solla y Ramón Freixa.

Mila, tu menú será el de Paco Roncero y Marcos Morán.

Muy bien, perfecto.

Antonio, ¿con qué tapa te quedas tú? Me quedo con los callos.

Muy bien, Antonio.

Ahora tienes que distribuir las tapas entre todo el equipo.

Los conos de camarones se lo asigno a Víctor.

La tapa de berberechos, ostras y algas con agridulce de pimentón...

Se la asigno a Fidel.

El Ferrero de foie plateado... A Kevin.

La Tarta Santiago en cuchara, ¿a quién se lo asignas?

A Carlos.

Nos quedan los choco churros que serán para Lidia.

La verdad que el plato de chocolate con churros

me da mucho asco

y oler los churros no era lo que más me agradaba

en ese momento pero...

Mila tienes un aspirante menos en el equipo

pero debéis preparar seis tapas igualmente.

Yo me voy a coger la sopa.

Las alcachofas con huevos de codorniz y huevas de trucha...

Para Sally. Muy bien, estupendo.

La tapa que me ha asignado Mila no sé si es para puntearme

espero que me salgan bien. El problema es el tiempo.

El coctel sólido de manzana, ¿a quién se lo asignas?

A Carlos. -¿A Carlos?

-A Pablo. Es que siempre le digo Carlos.

Carlos, tú ahora haces dos tapas, ¿te parece?

La tapa más fácil es la que le tocó a Pablo

así que como no la saque... lo mato, de verdad,

pero que esta vez lo mato de verdad literalmente.

El bocadillo crujiente de quesos asturianos para...

Para Andrea.

La torrija para Mireya y el bizcocho para todos.

Tendréis que elaborar 100 raciones de cada tapa.

Eso significa que tendrán que salir de cocina 1200 tapas

en un tiempo máximo de 130 minutos.

Un reto jamás asumido en la historia de Masterchef.

Si calculamos que son 115 minutos,

es casi un poquito más de un minuto por tapa.

Cada tapa tiene su tiempo de elaboración.

Las dos primeras de cada menú saldrán en el minuto 100,

las dos segundas saldrán en el 115

y las dos tapas dulces en el minuto 130.

Y por si fuera poca responsabilidad, Paco Roncero, Ramón Freixa,

Marcos Morán y Pepe Solla entrarán a cocinas

para evaluar cómo reproducís sus creaciones.

Poco tiempo, mucha elaboración, mucha pijada por decirlo así.

Van a entrar a vernos

y ver cómo estamos trabajando sus elaboraciones

que eso es lo más chungo que hay.

En pocas horas este será el escenario del coctel

en la inauguración de lujo

donde 20 de los mejores diseñadores del mundo

expondrán sus piezas.

Asistirán modelos, periodistas de moda,

blogueras y por supuesto modistos como Rabaneda,

Nuria Sardá , Ángel Schlesser y Juan Duyos.

Para mí cuando estás en tu salsa, en tu ambiente,

quieres quedar mejor pero a la vez tienes más presión.

Sed precisos con las cantidades.

En nuestro camión proveedor de alimentos

tenéis los elementos necesarios para cocinar.

El excedente que no utilicéis será donado como siempre

a comedores sociales.

Aspirantes, pensad que cada tapa de vuestro grupo,

cuenta tanto como la vuestra.

¿Estáis dispuestos para convencer a este jurado

de quién debe ganar?

(TODOS) ¡Sí, chef!

Pues a cocinas ya.

-Suerte.

-Venga, vámonos.

-Dale, dale.

Equipo rojo, equipo azul, os recuerdo

que tienen que salir 1200 tapas en 130 minutos.

Arriba el gallinero.

Siempre que entro en una cocina primero me concentro en la cabeza,

me relajo, respiro y paso, paso, paso.

Siempre estoy pendiente de lo que pasa mi alrededor

para poder ayudar a mis compañeros.

Perfecto, ya lo tenemos.

Jordi, ¿qué te apetece, equipo rojo, equipo azul?

Yo te veo que eres más de chicos

a mí me gusta estar más con las chicas.

¿Ah sí?

No lo vamos a echar ni a suerte, te voy a dejar con el equipo azul.

Vale. Venga, nos vemos.

Vale, muy bien. Suerte.

Anda, disfruta.

¿Qué pasa, Mila? ¿Cómo vas? -Aquí estoy, chef.

¿Qué pasa con los bogavantes? ¿Están por los suelos?

No, no.

Los he dejado ahí para que se atemperen antes de ponerlos en agua.

Polos en una zona un poco más alta para trabajar

Sí, sí.

Pablo, ¿cómo vamos con el coctel sólido de manzana?

Muy bien, chef.

Estoy primero con el coctel,

he cortado las manzanas en cuatro trozos,

les he quitado el corazón para quitar las semillas

y cuando esté listo,

le añadiré el aguardiente como el zumo de lima,

lo envasaré al vacío con las manzanas cortadas

que tengo reservadas y a emplatar. Perfecto, pues ahora, rapidez.

Perfecto, chef.

-A la hora de elegir mi plato me he ceñido en el nombre, callos,

pero luego llego ya no son callos es pulpo.

-Hijo de tu madre.

¿Tienes ostras tú? -Sí, son ostras.

Debes colar el agua de las ostras, para guardar las ostras

y poder limpiarlas.

Lo peor el mundo es comer una ostra y encontrar cáscaras.

Venga, que tienen mucho trabajo. Sí, sí.

¿Sally cómo vamos? Muy bien, chef.

Esta es de las tapas que primero sale.

Sí, sí.

Te veo rápida, ¿qué es lo que estás haciendo?

Estoy quitando las hojas y hacer como una tartaleta

con alcachofa natural y cocerla un poquito.

Luego freírla.

Estoy haciendo una reducción con Pedro Ximénez y glucosa

y le añadiré la yema de huevo de codorniz.

Lo que tienes que hacer es rapidez así que a volar.

Seguro que mi tapa es la que más curro tiene.

-No puedo parar de trabajar.

Carlitos, ¿en qué andas?

Aquí, chef con la comida.

Estoy haciendo el bizcocho de sifón que lo voy a dejar reposar.

Si no te cabe en el sifón, da igual. La masa debe reposar.

Mejor la dejamos ahí tranquilamente. Dale caña que hay mucho que hacer.

Gracias, chef.

-Ahí estás, campeona.

Oye, la prueba es de presión.

Hay que cocinar 1200 tapas en 130 minutos

pero yo las dos primeras que tienen que salir primeras,

al equipo rojo lo veo bien.

Sally tiene mucho curro y Pablo, le ha tocado la más fácil.

Yo creo que lo puede sacar.

Me preocupa la capitana porque tenía bogavantes

y cuando le das 30 bogavantes se pierden a la hora de limpiar.

A Andrea la veo trabajando bien,

esta haciendo el bocadillo crujiente de quesos.

El equipo azul creo que lo ha hecho peor

en la repartición de los platos.

Carlos debería estar con el guiso de calamar,

Víctor con las ostras, y Antonio haciendo el camarón,

por ejemplo, y coordinando todo.

¿Cómo va esto, tío?

Que no, que no, que no.

Mireya, ¿cómo vas?

Muy bien, estoy con el bizcocho de remolacha.

El bizcocho que iban a hacer todos, lo haces tú.

Yo voy a adelantar

porque como también tengo el otro postre y es lo último,

voy a adelantar lo que es el bizcocho

porque tiene que estar frío una hora y me pongo también con los torrijas.

Es que soy muy voluntariosa y me he ofrecido voluntaria

a comenzar con el postre para quitar todo el trabajo

que pudiera.

¿Tienes que echarle más cantidad o no?

No. Tengo 200 g de remolacha por cada 100 de harina de almendra

y 120 de harina normal.

¿Es la cantidadque hace falta? Tengo dos sifones.

Ten cuidado que viene gente importantísima

y quiero que lo hagáis bien. Vale.

Cuidado con esto.

Antonio, tú eres el capitán, ¿no? Sí.

No se nota nada que eres el capitán, Antonio.

Tienes que mandar, amigo.

Chef, cada uno sabe lo que tiene que hacer.

Ya, pero es que tienes que mandar.

Fíjate en lo que hacen los demás porque eres el capitán,

¿sabes lo que te digo? Sí, chef.

Señores, ¿cómo vamos cada uno?

-Aquí bien. -A tope.

Haz el favor, ponte esto en la frente

que estás sudando como una bestia.

¿Me lo atas por favor que tengo mucha cabeza?

Tienes cabeza para dos cuerpos.

Ahora entiendo por qué la gente dice ostras.

Equipo azul, lleváis 20 minutos cocinando,

en 80 salen las tapas. ¿Oído?

(TODOS) ¡Sí, chef!

-Amparito, Amparito, por favor, abre tu caparazoncito.

¡Pues no soy cabezón!

¡Ahí estás!

Caldito por ahí ...

Le estoy pillando el truco a esto, chicos.

- ¡Bien, Fidel, hijo!

-Yo nunca había visto ni había abierto ostras en mi vida,

y comerlas mucho menos, pero ya le he pillado el truco

y he ido estupendamente, tomándole cariño, confianza.

Eso tiene que quedarte crujiente, ¿eh?

-Yo lo he probado. Y, además, cuando atempere, yo creo que va a quedar...

Ya, pero esto tiene que freír un poco, no está frito.

Está ...

¿Le pego un último toque?

Yo quería acabarlo rápido para así poder echar una mano

a las otras elaboraciones, que eran más complicadas.

¿Por dónde vas?

-Estoy con los berberechos, que les hace falta acidez.

Tú ¿y tu tapa de calamares?

¿Cómo está tu tapa de calamares? Dime, cuéntame.

¡Ah, la tapita de calamares! ¡Sí, despierta, leche!

Es que había entendido otra cosa, perdón.

Pues nada, aquí estamos. Estamos en ello, estoy tapándolo.

¿Aquí hay para 100? Sí.

¿Para 100 personas así de chiquitines?

Es que son tacos muy chicos.

¿Dónde está el calamar? Que yo lo vea. Enséñame el calamar.

¡Pero si tienes todo el calamar aquí!

Tienes calamar aquí para una boda.

Además, cuando se cocina, se pone pequeñito

y aquí tienes todo el calamar del mundo.

Preocúpate del tuyo y luego ayuda a los demás.

Ya, pero es que tengo cinco más y tengo que preocuparme

de todo el mundo también.

¡Es que esta tapa va a salir un kiwi!

Bueno, Kevin, ¿qué? Te veo aquí con las almendras calientes,

el foie gras, que es como una mantequilla ...

Esto es una elaboración sencilla que tiene que quedar muy estética

y muy bien y se ve tocado, se ve marraneado, se ve feo.

¿Esto es una bola perfecta? No, esto es una marranada.

Ponte las pilas, amigo, estás con las primeras tapas que salen

y lo tienes fatal.

Esto tiene que enfriar, tienes que meter chocolate,

no sé qué, te queda un curro y no te veo correr.

-¡Mireia!

-Sí, tengo que ver lo del sifón porque se había congelado.

-¿Y si lo sacas ya y lo atemperas?

-Está fuera. Voy a ver ahora cómo va.

-Sally, ¿cómo vas?

-Voy, voy, voy. Pilladísima pero voy.

-Tengo las manos destrozadas.

Venga, los dos primeros tenéis que tener la cabeza muy fría ya.

-¡Sí, chef!

Vamos, Sally, Pablo, espabilad.

-¿Cómo va Pablo? ¿Lo sabes? - No lo sé.

-¿Cómo está el bizcocho?

-No puedo meterle más carga de glass de la que le he metido.

-Igual se ha congelado.

-Yo no puedo quitarme de aquí todavía.

-Mila se ha centrado demasiado en su plato

y ha olvidado la parte de coordinar a un equipo,

su equipo, como éramos nosotros.

Venga, Sally, ¿cómo vamos? - Voy, chef.

Vale, fenomenal, ahora lo que me preocupa

es que alguien te debería echar una mano,

a no ser que seas suficientemente rápida,

para descascarillar todos los huevos y poner la yema.

Eso sería importante. -¡Sí, chef!

-Sally, ¿te puedo ayudar con algo?

-Los huevos, necesito que me los rompáis.

-No puedo parar de trabajar.

-Dios mío, Pablo, te voy a matar.

-Andrea, ¿cómo vas? -Más o menos. ¿Necesitas ayuda?

-No, tranquila, tranquila, déjalo.

-¿Alguien necesita ayuda?

-Hay que hacer la espuma de yogur, por favor.

-Voy.

-Vale.

-La idea era que cada uno se responsabilizara de su plato

y a mí me ha llevado muchísimo tiempo pelar el bogavante,

muchísimo. Tengo las manos destrozadas de cortes.

-¿Cómo vais chicos? -Bien, bien.

-Vamos a probar suerte por vigesimoquinta vez.

Esto no funciona. Yo creo que se ha congelado.

-¡Kevin! - Dime.

-¿Has hecho ya todos los bombones? -No.

He tenido un problema porque estaban fríos los biscuits

pero ya lo he arreglado. -Fidel, ¿cómo vamos?

-Madre mía, no me va a dar tiempo. Y tengo que hacer la tempura, macho.

Fidel, 10 minutos, ¿oído? -Perfecto.

Aspirantes, visita vuestra cocina Ramón Freixa.

-Hola, muy buenas. -Muy buenas.

Víctor se encarga de tu plato salado.

No sé si a ti te parece que el camarón está

como tiene que estar.

-Le he dado una segunda vuelta.

No, nada. - ¿Nada qué significa?

-Que le falta el crec-crec.

La gracia del camarón es que te cruja. Esto no te cruje.

Sécalo bien, sal, sal, dale alegría.

-Vale, gracias, oído.

Vamos a buscar a Kevin, que evoca un postre.

Es un trazo de foie gras.

-La almendra tendría que ir tostada, luego va bañado con chocolate.

Se ha de enfriar y luego lo hemos de bañar con la plata.

¿Tú ves la almendra tostada, Kevin? No.

Esto es trabajo perdido. Tienes que tostar y enfriarlo

porque al foie gras el calor no le va bien.

O sea, estás en la saca, corre. -Vale.

-¡Paso!

Vemos a Lidia que está haciendo tu versión del chocochurro.

Que te cuente ella a ver cómo lo ha planteado.

-El chocolate está en la batidora enfriando y luego se trocea.

-¿Qué has puesto? El chocolate, lo has fundido...

-Sí.

-¿Le has puesto un poco de maicena? -Sí, exacto.

Lo he dejado enfriar. Luego lo rayo y luego echo la leche en caliente

y se deshace en el momento de servir.

-Vale. ¿Y el churro qué tal?

-El churro estoy ahora con ello. Ahora me pongo con él.

Bueno, pues el problema que tenemos con Lidia

es que tiene un porrón de trabajo por hacer aún. Corre.

Aspirantes, en 20 minutos salen las primeras tapas, ¿oído?

-¡Oído!

En 15 deberíais estar emplatando, ¿vale? ¿Oído?

-¡Oído!

-Andrea, coge un cuchillo y trocea cinco manzanas.

-La tuya sale la primera. -Sí, con la de Sally.

-¡Ostras! Pues las tienes que enfusionar ,¿no?

-No, qué va.

-¿Seguro que no tendrías que ir haciéndolo ya?

-No, no, lo tengo claro.

-Lidia, ¿bien?

-Bien, bien. Estoy acabando de hacer los churros.

-¡Carlos! -Voy bien por ahora.

-Kevin, ¿ayuda? ¿Cómo vas? -Me haría falta.

-Ok, ok, oído.

Al principio me he querido centrar en mi plato y, poco a poco,

he ido cogiendo un poco las riendas para que esto salga adelante.

-¿Alguien puede ir poniendo platos? -¡Pero si tú no eres la primera!

Primero los primeros y luego los segundos.

-¿Estos para quién son, Andrea? -Para Mila.

-Mila, vamos a ver,

¿no te das cuenta que yo tengo que emplatar los primeros

y ahora no tengo sitio?

-Vale, vale, es que a mí me lo había dicho el chef.

Bienvenidos a Platea.

Hoy, en "Masterchef", queremos rendir homenaje y apoyo

a la industria de la moda, una de las más potentes

y sobresalientes de España.

Para celebrarlo inauguramos esta muestra

donde modistos como Modesto Lomba, Roberto Torretta, Juanjo Oliva,

Jorge Vázquez o David Delfín exponen sus mejores piezas.

Es un placer contar con su presencia y, por supuesto,

con la de todos ustedes.

Es la primera vez que nuestros 11 aspirantes

se enfrentan a un reto tan exigente: servir un cóctel de 12 tapas

diseñado por cuatro de los mejores chef del mundo,

Ramón Freixa, Pepe Solla, Paco Roncero y Marcos Morán.

Ellos regentan diferentes locales

en este espectacular proyecto gastronómico.

-¡Los señores! -Sí, va, va.

-Tranquilo, que sale, tío, va a salir, ¿vale?

-Lidia, ¿bien? -Bien, bien, bien.

-¿Puedes sola, no? -Sí, de momento sí.

-Uno, cuando acabe, ayuda a Fidel y otro que quede libre

que se ponga con Kevin, por favor. -¡Oído!

-¡Oído! -Gracias.

-Los bizcochos los porciono y estoy completamente libre

hasta que me toque montar.

-Nada más que termines las porciones de los bizcochos

nos vamos con Kevin.

-Quema, quema, ¿no? ¡Joder si quema!

No están malos del todo, ¿no?

Malos del todo no, hay un vino crudo,

un calamar que está un poco duro, deja de cocer,

añade un poquito de algo.

Lo he parado.

¿Lo subo un poco?

Súbelo un poco más delicado y tápalo.

Un poco de agua y que estufe, que guise, que cocine,

porque el cardo está un poco duro.

Roberto, parece que estamos aquí los dos como guardas de seguridad

de esta obra de arte que nos has traído para la muestra.

-Se trata de una obra que está hecha con mucho cariño,

con mucha ilusión, para hacer feliz a muchas personas,

sin duda alguna.

-Desde que estoy en el Corte Inglés con esta línea

ha cambiado completamente la concepción de mi marca.

-¿En qué te inspiras para haber diseñado algo así?

-Este diseño es parte de la colección

de la que llevas tú la blusa.

Nosotros nos intentamos inspirar, en primavera-verano,

en una fiesta brasileña, es una fiesta abstracta.

-Yo pensaba que te inspirabas en mí, normalmente.

-También.

(Risas)

-¡Vamos! Perdón, chef.

Pablo, ¿todavía no se envasaron las manzanas?

-No, voy, voy.

Estaba rota la máquina y al chafarlas se despegaba

y no conseguía absorber el líquido de las manzanas. No es excusa.

Vamos a ver. Mételo aquí. Tira. ¿Ves?

Este efecto que está haciendo el vacío

es lo que hace que este líquido lo absorba la manzana, ¿vale?

Eso se llama osmotizar y ese jugo la manzana lo absorbe.

El líquido que tú quieras impregnar en la manzana,

con el vacío se hace fantástico. -Gracias, chef.

Tu bolsa. ¿Cuál es la diferencia?

Que esta sí ha hecho el vacío y esta no ha hecho el vacío.

O sea, algo no sabes hacer y es meter una bolsa al vacío.

Antonio, capitán, está la cocina hecha un desastre.

Y lo peor: vidrio, vidrio, vidrio. Machote, botellas de vidrio,

reciclando tres botellas de vidrio es un kilo menos de basura

al vertedero. Espabílate, ponte las pilas y limpiar aquí.

Venga, rápido, rápido. -Ya voy, ya voy. Perdón.

-La oportunidad de tenerla aquí es un poco como bajar la moda

de este pedestal y ponerla al nivel de la gente,

que es un poco lo que hacemos los bloguers.

-Nuestro día a día, al final, es pasar la pasarela a la calle,

acercárselo a la gente.

-¿Y cuándo estuvisteis en París?

-Estuvimos hace dos semanas en París, en la feria.

- ¿Eres consciente de que eres el director creativo

de una de las marcas de hombre que más se vende en España,

al menos de sastrería?

-Realmente la responsabilidad es un peso

pero es también una satisfacción saber que estamos vistiendo

personajes públicos muy importantes, pero tampoco sin volvernos locos

en ese sentido y diseñar para gente muy joven.

Víctor, Fidel, en cinco minutos salen vuestras dos tapas.

Os quiero ver volar, tíos. Venga, espabilad.

-Ve pensando con qué me pongo. -Con Fidel, del tirón.

-Pela estos y ahí debajo los pones. - ¿Los pelo primero?

-Aquí están las cáscaras y ahí están las conchas.

-Oído, oído.

¡Venga, vamos, chavales, vamos!

No me puedo creer que Sally coja 100 alcachofas, las pele,

las limpie, las tornee, las cueza, las fría y las rellene

y tú, 100 gajos de manzana, un licuado y envasado,

y todavía no está envasado.

Qué quieres que te diga, Pablo, no lo entiendo.

-¿Es que no me puede salir bien ni una vez?

-¿Es que ni una vez me puede salir bien?

-Por favor, Pablo, somos un equipo.

-¡Qué monas! ¡Perfecto, perfecto, perfecto!

-Yo ya me puedo esforzar que no me puede salir bien

ni una vez. Ni una vez.

Siempre se tienen que enfadar conmigo los chefs.

Ni una vez puedo tenerlos contentos. -¡Pablo, chitón!

-Si es que tienen razón, si es que soy un inútil.

-Que pierda los papeles lo veo fatal porque yo, desde luego,

la gente que esté conmigo no quiero nadie que chille.

-Aquí tenéis vuestros trajes, ¿no? -Hemos confiado en los colores.

-Es la tendencia de la temporada. -Está claro que es la tendencia.

-He venido de París y me siento lleno

porque he visto que mis prendas ...

-El "Made in Spain" es un valor fuera de España,

moda y gastronomía son dos sectores condenados a entenderse,

son dos de los sectores creativos con mayor difusión nacional

e internacional.

Házmelo perfecto, por lo menos colócamelas bien

y hazle la ralladura esa que lleva encima perfecta.

-¡Sí, chef!

Pablo, te has dormido en los laureles.

-Todo por ayudar a Sally. ¿Por ayudar a Sally?

-Me hablo a mí, me hablo a mí.

No seas mentiroso, si has abierto un huevo ahí.

Y ahora dices que la culpa es de Sally.

-Me hablo a mí, me hablo a mí.

¿No eres capaz de decir "el fallo es mío"?

-Lento yo, lento yo.

-Te lo he dicho, Pablo, tenías que haberlo hecho antes.

¿Alguien puede echar una mano a Pablo?

-Voy yo.

Venga, alguien que no tenga nada que hacer.

-Pablo, ¿cómo van puestos? Dime. -Míralos, sigue, en fila.

¡Parece mentira, un luchador!

-Pues eso es lo que estoy haciendo, luchar.

No, no, no. Mentira. Sí, chef, sí.

Hay que luchar desde el minuto uno. También.

Y bien, y con sentido común, y con cabeza.

Justo lo que no has hecho.

Capitana, no la veo.

-Chef, me han dicho que lo iban a hacer ellos.

Lo que yo estoy haciendo me ha llevado muchísimo tiempo.

Mire cómo llevo los dedos.

Confiaba en ellos porque pensaba que Pablo,

que le había dado lo más fácil, iba a poder.

Pues ya ves que no ha podido.

Mira tus tapas, ¿cómo las ves? Mira a Víctor.

-Hombre, yo lo veo bien. Esta la veo bien, sí.

-Esta la veo bien.

-Hombre, muchas gracias.

-De momento tiene buena pinta. Se parece bastante a lo que hacemos.

-Pues ya es un placer escuchar eso.

¡Vámonos, rápido, por favor!

¿Esto no lleva algo encima?

-¡La sal, la sal! Por favor, por favor un segundo.

Dame un minuto.

Un minuto no, no te puede dar un minuto. Vuela.

Parece realmente mágico, porque hemos ido

desde el mar al campo pasando por los sabores

más ácidos hasta esas combinaciones amargas

que realmente han sido una fusión tremenda.

La alcachofa era brutal.

Sí, pero los conos de camarones estaban deliciosos.

Los conos no estaban mal.

El cóctel de manzana estaba buenísimo.

Yo me quedo con la alcachofa. -Yo también.

Me hubiera comido... -Más.

Unas cuantas alcachofas.

Este podía ser tuyo.

Esto es mío. -¿Es tuyo?

Es mío. No lees, es que no lees.

No hace falta leer, porque es tan bonito.

(RÍEN)

Vamos a colocarlo aquí y hacemos una línea.

Cuidado con las manos.

Límpiate las manos, tío.

Fidel, hay que terminar cada bandeja.

A ver si la quitamos. Relléname estas tres.

Ya voy, vale, sé lo que tengo que hacer.

¿Cuántas bandejas tienen que salir?

75. Tienen que salir con dos más.

Aspirantes, Pepe Solla quiere ver qué hacéis con sus tapas.

Mira, aquí está la primera, la agridulce,

con ostra, la tempura y demás.

Una cremita y bueno, dime tú cómo lo ves.

Es casi como un alioli. Sí.

Fidel. Voy.

No digo que no esté rico, peor no es...

pero no se parece a lo que... Has interpretado.

Claro, porque la otra tiene que ser

un caldo de pimentón, un rollo más de pimentón.

Así con la perillita tenéis un parecido.

Creo que no le he llegado ni a los talones.

Dos estrellas Michelin

contra un cocinero superviviente.

Y estoy un poco así como "chof".

¿Ya está lista para salir? Sí.

Sí, claro. Esto es lo que van a emplatar.

Cuidado que quema un poquito.

¿Tenéis comino? -Sí.

Tienes que conseguirlo.

Poco, poco, poco. ¡Eh!

Vale, vale. Que se te va el comino.

Pero que es muy fuerte. Sí, sí, sí.

Andrea, Mila, en menos de 5 minutos tienen que salir

las tapas, ¿vale? ¡Que alguien me ayude!

¿Oído? Oído.

Andrea está pidiendo ayuda.

Alguien que no tenga nada que hacer que le eche una mano.

Pero, Pablo, delicado. -Vale.

¿Hay más de esto? -Sí.

El trabajo que tenía que hacer yo me ha impedido

estar pendiente de los demás.

He distribuido el trabajo

pensando que el más laborioso era el mío.

¿Qué tal? ¿Va bien? Me voy a poner a ayudarte.

No, esto ya... Y el papel de plata

que tú le pones, ese papel comestible de plata,

no lo va a poner ni de broma, te lo digo ya.

No, al final no ha tostado la almendra.

La ha tostado un poquito. Sí, un poquito.

Poquito, le has enseñado el calor, ¿no?

Kevin, espero que tus postres estén a la altura de Freixa

y las explicaciones que te ha dado, amigo.

Una crítica siempre hay que aceptarla,

siempre que sea en tu favor,

si es para meterse conmigo no la voy a aceptar.

Esto es una mierda.

Relájate, ¿cómo te ha dicho de hacerlo?

Con cuchillo y a cachos, pero es imposible,

vamos a tardar una hora.

Esto es imposible manejarlo. -Esto es una broma, hombre.

Llama al chef, llama a Jordi. -Relájate.

La sacamos sin papel, tío.

¿Están todas embadurnadas con chocolate?

¿Estas por qué están aquí? -Él sabrá.

Esto es una tapa tuya.

Esto lo ve tu padre y se le saltan unas lágrimas.

Bueno, no está mal.

Esto más tostadito. Lo habéis hecho de una capa,

que dos capas no hubiera pasado nada.

Y la crema en un campo de fútbol no te dejan entrar.

Pero aparte no está mal. En serio, no está nada mal.

¿Con qué las has bañado?

Con nata y azúcar.

¿Peor va mal de presupuesto? Azúcar no...

No quería echar mucho por ser prudente.

Señores, hay que ser generosos, que hay guiso para regalar.

Antonio, hay bastante, pero es que necesito

que ya estén fuera las tapas.

Ya tendrían que estar fuera.

Venga, que se le lleven ya.

Camareros, vámonos.

O sea, salen ya. -No pasa nada. ¿Hay 100?

Sí, sí, sí. -Sale, sale.

Kevin, no le ponéis la platita esta en la vida.

En la vida la ponéis, que se lo lleven.

Eso, es imposible que las ponga todas.

Repartirlo un poquito para que no se vea sin terminar

y lo quiero fuera ya.

Andrea, me preocupa mucho el postre de remolacha.

¿Están los sifones controlados? Sí.

Camareros, por favor,

vamos sacando esta bandeja primero.

Y de allí los bogavantes vamos sacando todos.

Menos salsa, porque se le va a derramar encima.

Me da igual, está buenísimo esto.

Tienes que pensar que se pueden manchar.

Mila es muy basta, las cosas como son.

La gente viene a comerse un bocado.

Y Mila le estaba sirviendo pues un guiso.

Un ferrero de foie de Ramón Freixa.

Gracias.

Muy bueno.

La bola esta de foie. -No, eso no me gusta.

Pero bueno, a mí me pasa como a ti,

que yo experimentos con gaseosa.

En las comidas poco, sí.

Tarta de Santiago en cuchara, lo mismo.

Pues una tarta de Santiago es tarta de Santiago.

No te gusta como una revisión sobre algo clásico, ¿no?

Tú ya sabes que yo soy poco revisionista.

Ve echando hasta llenar.

¿Más? -Más, más, más.

Necesito a gente que ponga cacao, praliné y esponja.

Empezad a terminar tapas

porque lo que no esté montado no lo sacaremos.

Ir terminando tapas. ¿No hay más praliné?

Esto. ¿Cómo no va a haber más?

Esto es lo que hay. -No puede ser.

Ahí no queda. ¿Pero cómo no va a quedar?

Si he hecho dos litros, tío.

Esto es una locura.

A ver si no vamos a tener.

Es que esto... -Echa menos, echa menos.

El praliné ha salido muy denso.

Realmente no me ha gustado como ha salido.

Aquí sí que tengo mis dudas.

¿Eso en qué lo vamos a poner? ¿En una cucharita?

En una cucharita. -¿De qué tamaño?

Chiquitita, tiene el tamaño del cuadradito.

No tiene mala pinta, ¿eh? Vais muy bien.

Dudo mucho que Freixa esté contento de esta elaboración.

Pues, hijo...

¿Sabes lo que te falta?

Te falta esta maravilla en tu cocina.

Claro, sales tú en portada. Grandes platos todos los días.

No por la portada, sino por las recetas

que hay dentro, son aplicaditas, son buenas

para hacer cosas sencillas pero muy resultonas cada día.

Te lo regalo para que te lo leas.

Gracias. No te habría pasado eso.

Seguro. Seguro.

¡No, no, no!

¿Qué son, 150? -160.

Aspirantes, en dos minutos

salen las tapas de postre, ¿vale?

Oído, chef. -No llegamos, dos minutos.

Salen como estén y las que estén.

Te puedes llevar para emplatar ya.

Ya debería estar emplatado.

Una bandeja entera. -Yo te ayudo.

Ponle más. -No, que tengo que poner 250.

Qué hacéis aquí los maricuquis?

El sifón no funciona y hemos tenido que volver a empezar.

Sólo va a salir la torrija como esté.

Pablo, eso es perder el tiempo. Ya, sí, sí.

Emplátame todas las torrijas.

Por lo menos sale uno bien. Sí, chef.

Mireia ha dicho que iba a hacer las torrijas.

Y como costaba menos

se iba a encargar del siguiente postre.

Ve poniendo platitos. No, no corte, pon platitos.

Están muy grandes. -Que no llegamos.

Que sí, oye, que sí.

Lo que haya, hay. Venga, sale.

Eso es, venga. Vale. Huy, por Dios...

Tranquila, reina, te estoy ayudando.

Cariño, pero ponlo en la que está vacía.

Camareros, por favor,

vamos sacando lo que tengamos listo.

¿Hemos sacado 100 postres?

No, chef, han salido 98.

Señores, terminamos esa fuente, a recoger la cocina.

Impecable, que está terrible, venga.

Un momento.

Ha salido un auténtico desastre.

El bizcocho de remolacha como que no lo sacamos, ¿no?

Asumo gran parte de culpa porque he sido yo quien

al principio me he responsabilizado

de ese bizcocho.

Corre, vamos a sacar algo. -Pero no pongas eso.

Sí, voy a poner eso. Sí voy a ponerlo, sí.

Yo ya de verdad... Eh, una cosita, mirad.

Me voy a poner el gorro. Mira, mira.

Y ya loco. Pero vamos a ver, ¿me vuelvo loco?

O sea, ¿me voy a cazar mariposas por aquí por platea?

O sea, ¿eso qué es? ¿Me lo podéis explicar?

Esto es una guarrería. Chef, bueno,

pero vamos a hacer lo que sea, no vamos a tirarlo.

Pero si ya ni hay tiempo y lo que sale no está bien.

¿Qué quieres hacer?

Vamos a ver, ¿estamos locos?

Pues ya está, chicos. -Ya está.

Estamos fuera de tiempo, ya se acabó.

¿Cómo se llama este postre?

Choco churros. -Qué buen recurso.

A ver.

No está como el que hacemos, pero está bien.

Después tenemos una tarta de Santiago.

Tiene una pinta también...

No es una cosa que se te quede empalagosa así...

Es un placer, luego se queda para el biquini.

Entra y se queda para siempre.

Hoy en "Masterchef" no hay dieta.

Lo que más me ha gustado para mí es el dulce.

Hay gente que ha dado la cara,

hay gente que ha trabajado 130 minutos,

gente que no ha estado,

que debería mandar y no la he visto,

gente que no tenía que mandar y ha mandado,

y ha estado a la altura y por encima de la altura.

Tenéis que hacer una reflexión.

Sally. Estoy muy jodida.

Pues has sido la mejor con diferencia.

¿Lo habéis visto? Por supuesto.

Chef, yo no he parado, ¿eh?

No has parado de hacer lo tuyo.

Ahora, como capitana cero al cociente.

¿Sí o no? ¿Estás conmigo? No.

Yo no te he visto mandar. Un postre no ha salido.

El otro mal. Pero si confío en que hacen...

Las manzanas que eran muy fácil, horroroso.

Sally ha hecho el trabajo, que era el más difícil.

¿Más difícil? Sí, ya te lo digo yo de largo

que de cocina sé un poquito.

Ella tiene mucha destreza en todo eso

por los cursos que ha dado y eso es lo que hay.

Invitados, muchísimas gracias por acudir a este matrimonio

tan bonito que se acaba de celebrar

entre el mundo de la moda y el mundo de la gastronomía.

Espero veros muy pronto,

porque ya sabéis que siempre es un placer. Gracias.

(APLAUSOS)

Si te apasiona la cocina y tienes entre 8 y 16 años

no puedes perderte los Campamentos Masterchef.

Masterclass de chocolate.

La Masterclass de Pizza.

Cocina y diversión en entornos naturales.

Además, podrás conocer a ex aspirantes

de "Masterchef Junior".

Ya lo sabes, este verano Campamentos Masterchef.

¡Venid a los Campamentos Masterchef!

Aspirantes, como habéis hecho las tapas individualmente

y prácticamente la figura de los capitanes no ha existido

vamos a evaluaros de manera individual.

Mila, desde el minuto uno que entraste en las cocinas

de "Masterchef" has ido siempre a tu bola.

En vez de ayudar a que salieran las tapas de tus compañeros

te has dedicado exclusivamente a tu plato.

Trabajas mucho, pero sólo pensando en ti.

Sí, chef.

¿Dónde estaba Mila? No lo sé, ¿la has visto tú?

Porque yo no la he visto.

Pablo, lo de hoy ha sido tremendo.

Tenías la tapa más fácil de todas.

Sólo tenías que cortar gajos de manzana,

meterlo en una bolsa con un líquido, envasarlo

y despreocuparte hasta 3 minutos antes de emplatar.

Cocinas lento y sin nervio.

Y las pocas veces que estás concentrado

estás más pendiente de hacer un drama

que lo que verdaderamente tienes que hacer.

Pablo siempre pierde los nervios.

Eso es una cosa que él tiene que tener un autocontrol.

Por eso es una persona que casi siempre intentamos

no cogerla en los grupos.

Andrea, nos gusta que además de cocinar tu bocadillo

de quesos asturianos hayas insistido en ofrecerte

voluntaria para echar una mano.

Yo creo que has querido dar más de lo que puedes ofrecer.

Por eso tu tapa ha tenido un resultado... justito.

Ahora, te digo una cosa,

valoramos tu actitud voluntariosa y solidaria.

Espero que por fin al ser mi quinta prueba

por equipos pueda ganar que parezco que tenga

el mal dentro, que vaya al equipo que vaya

siempre pierde, parece que yo sea la semilla del mal.

Mireia, te has prestado voluntaria para hacer

las dos tapas dulces tú sola.

Resultado:

Horroroso, no has sabido ni gestionarlas, ni cocinarlas.

No te hablo del postre de remolacha,

yo no lo he visto.

Yo creo que has tenido un punto de sobrada.

Pensar que tú podías gestionar los postres

y te has caído con todo el equipo.

Yo quería ayudar a mis compañeros

porque tenía los postres y creía que tenía tiempo

para ir haciéndolo entre todos.

Sí una cosa sé hacer es trabajar en equipo.

Sally, tu tapa era la más difícil

con diferencia de todo el equipo.

Y te he visto correr como una loca,

te he visto ayudar al resto del equipo.

Te ha dado tiempo a sacar tus tapas y las del resto.

Por eso de verdad te felicito y te felicita todo el jurado.

Por todo esto pensamos que de este equipo

tienen que salvarse sólo dos personas.

Y esas personas son...

Sally y Andrea.

La pobre, llevaba cinco que no.

Es mi semana en "Masterchef". ¡Es la primera prueba

de eliminación de la que me libro!

Ahora vamos con el equipo azul.

Antonio, tú has empezado como un capitán nervioso.

Ibas a toda máquina pero sin frenos,

como un tren apunto de descarrilar.

¿Y sabes por qué te pasa eso?

Por tu falta de confianza y tu bajísima autoestima.

Quiero que sepas que si estás aquí

es porque confiamos en ti.

Y eso tienes que grabártelo en la mente.

Se ha comportado como un capitán de verdad, ¿eh?

Ha mandado, ha exigido, ha puesto, ha quitado.

Ha estado en todo realmente.

Kevin, tu desidia y negatividad

cada vez ocupan más espacio en la cocina.

Tu actitud con Ramón Freixa cuando ha entrado en la cocina

ha sido literalmente vergonzosa.

Ni le has mirado a la cara.

¿Has venido a aprender o a qué has venido?

He venido a aprender, lo que...

Me ha costado al principio hacer los bombones

y ya me he desesperado, la verdad.

No he hecho mucho caso a lo que me ha dicho

el chef Ramón Freixa y ante todo pedir disculpas

por mi actitud en ese momento.

Víctor, tú has resuelto

una tapa que era relativamente fácil.

Pero eso sí, te hemos visto correr y dejarte el alma

en la prueba de hoy.

La tapa estaba rica. Gracias.

Carlos, has hecho sólo tu tapa dulce.

Tu actitud, esa buena y sonriente y potente

a la que nos tienes acostumbrados

ha brillado por su ausencia.

Te hemos dicho que eres muy bueno.

Pero no te despistes, lo peor que te puede pasar

a estas alturas es que te confíes demasiado.

Llevo un par de semanas más que de bajón físico

de bajón psicológico, ando un poquito embajonado.

Fidel, tu tapa era sin duda la más difícil

y con más pasos de tu equipo.

Has gestionado tan bien tu tiempo que además

de elaborar esa tapa con tanta dificultad

te ha sobrado tiempo para formar equipo

con Víctor y el capitán y ayudar a terminar

todos los trabajos.

Gracias.

Para mí Víctor, Fidel, han estado de chapó.

Lidia, te has preocupado de tu trabajo.

Pero no se ha percibido

ganas de ayudar en conjunto al equipo.

Lo que llamáis actitud yo lo llamo concentración.

Yo no creo que por ponerme nerviosa o por no hablar

o estar exteriorizando sea más activa o menos activa.

Sí un cocinero está concentrado y a la vez está hermético

y no forma parte de un equipo en una prueba,

como dice su nombre, por equipos,

no sirve para nada.

Y del equipo azul sólo se salvan tres personas.

Antonio, Víctor y Fidel.

Enhorabuena. Gracias, chef.

Estoy muy contento, un semana muy buena.

Mejor plato, me salgo como capitán.

De verdad, esto es para tirar cohetes.

Andrea, Sally, Antonio, Víctor y Fidel.

Enhorabuena, sois los ganadores.

Os libráis de esa maldita prueba de eliminación.

Nos vemos en las cocinas de "Masterchef".

Nunca he ido a la prueba de eliminación.

Y aparte hoy bien merecido lo tenía.

Voy a intentar poner este día aparte

Y vamos a seguir "palante" y a cumplir el sueño.

Después de cocinar para los personajes

más influyentes de la moda en este país,

volvemos a las cocinas para que nuestros aspirantes

se enfrenten a la última prueba de la noche.

La valoración del jurado me vino mal y estaba rebotada.

Pero luego he entrado en la cocina y he dicho:

"Esto es mío y voy a por ello."

Antonio, Víctor, Sally, Andrea y Fidel;

vuestro trabajo y vuestra actitud en Platea

han sido sobresalientes.

Hoy tranquilidad absoluta, chicos.

Podéis subir a la galería.

Suerte chicos. -Suerte.

A Carlos lo quiero muchísimo,

aunque estoy deseando que se vaya.

Ya sabrá lo que estar en la prueba de eliminación.

Vosotros no habéis tenido la misma suerte.

E inevitablemente uno de vosotros abandonará

estas cocinas esta misma noche.

Suerte a todos, porque empieza la prueba de eliminación.

Aspirantes, debajo de ese paño están los ingredientes

con los que vais a cocinar en esta prueba de eliminación.

A la de tres quiero que lo levantéis.

Una, dos, y tres.

Totalmente, vaya.

Tienes que tomarte pieles de patata,

raspas de pescado, esto dices:

"Esto es lo que tiro yo en mi casa que nunca uso."

Aspirantes, venís de cocinar las creaciones diseñadas

por cuatro grandes chefs.

Pero en "Masterchef" hay que saber cocinar de todo.

Por eso os hemos traído

todos los restos que han quedado.

Puede parecer complicado, pero de esas mondas

y de esas raspas vais a tener que sacar

platos espectaculares.

A ver qué hago yo con esto con mis ideas kamikazes.

Ha sido un poco cortocircuito.

Carlos, ¿qué plato estupendo

crees que puedes hacer con todo eso?

Pues poca cosa, no sé.

Pues un buen fondito y una cremita un algo.

Algo sacaré, aquí hay una costillita.

Queremos ver algo bueno, rico. Sí, sí.

No la típica marranada.

Llegas a casa, abres la nevera y hay un cacho de esto,

otro cacho de esto, y hago un charrampún,

lo echo todo junto y a comer.

Mila, ¿qué pasa por tu cabeza cuando vez todo eso?

Me acuerdo de toda mi familia.

Porque en casa siempre se aprovecha todo.

Y yo creo que puedo hacer un buen plato.

Para mí la cocina de aprovechamiento

es la cocina base. Me he acordado enseguida

de mi abuela y de mi mamá.

Porque mi madre también lo hacía

y es la que me enseñó a aprovechar todo.

Para hablar mejor de la cocina del aprovechamiento

hemos traído al padre de la gastronomía de este país,

el que lo empezó todo.

Un cocinero que con lo que os habéis encontrado en la caja

os elaboraría un plato digno de lo que él es,

un dios de nuestra cocina.

Desde el Restaurante Arzak en San Sebastián,

con tres estrellas Michelin,

el gran Juan Mari Arzak.

(APLAUSOS)

(APLAUSOS) ¡Sí, señor, eh!

(APLAUSOS)

¿Qué tal?

Aúpa.

Aúpa.

Ha sido impulsor de la gastronomía española.

Cuando se lo diga a mis compañeros van a flipar.

Qué ganas tenía de conocerle. Y yo a ti.

Bienvenido. Samantita, guapa.

¿Cómo estás? Qué bien verte.

¿Qué tal, señor?

A ver, maestro. ¿Qué tal?

Pues muy bien, aquí. Aquí con nosotros.

Al lado tú y yo, ¿eh? Así me gusta.

Grande, ¿eh?

Qué ilusión tenerte aquí.

Nos conocemos hace años. Muchos años.

¿Te acuerdas cuando estuviste en mi casa?

Me acuerdo lo bien que me cuidaste.

Yo siempre me acuerdo.

Siempre fuiste una mujer marchosa...

Es verdad, pero formal.

Formal pero marchosa, eso me ha encantado

Sí, sí, sí. Mira cómo me conoce.

No se le podía echar los tejos, no se podía hacer nada.

(RISAS)

Un tío abierto, agradable, muy natural.

Es un artista, es un artistazo el tío.

Samantha estuvo en casa de Juan Mari trabajando

y aprendiendo una temporada. A los 23 años.

Me hizo una ilusión cuando te vi en "Masterchef".

Qué bien, muchas gracias. Mira mi Samantita.

Mira dónde está. Él fue muy bueno conmigo.

Y tiene el mejor catering de España, ¿eh?

Muchas gracias, muchas gracias.

Bueno, Juan Mari, tú has nacido dentro de una cocina.

Sí. Tus abuelos fundaron

un restaurante. Bueno, entonces era una tasca.

Sí, hicieron la casa. Luego tus padres.

Luego mis padres. Luego tú.

Luego yo. Y ahora Elena, tu hija.

Y ahora mi hija.

¿Cómo es de importante para Arzak la tradición?

Hombre, es importantísimo. Primero por el sitio.

Es una casa de 1897.

Luego mis padres compraron la parte de abajo

y daban meriendas y daban tal y cual.

Pero luego empezaron a dar pequeños banquetitos,

pequeñas bodas allí mismo.

Y fue el sitio que más bodas dio de Guipúzcoa por mucho.

Qué suerte. Pues sí.

Sobre todo para mí después. Yo soy hijo único y mi padre

se murió cuando tenía 9 años. Ahí va.

He tenido la suerte de ser de los muy pocos cocineros

que recibió el restaurante en herencia y además dinerito.

Así cualquiera. Toda la vida he podido hacer

lo que me ha dado la gana.

Tengo ya 72 tacos y, oye,

no tengo ya hobby más que la cocina.

Y todo se resume a la cocina. Pero si a ti te encanta.

Me encanta cómo se ponen a hablar,

cómo cuentan las cosas. O sea, es impresionante.

¿Qué es la cocina del aprovechamiento

para un cocinero como tú, Juan Mari?

Bueno, yo creo que hay que aprovechar todo.

Todo, y además ya sabes que la cocina

es de las pocas cosas que el precio

no importa con el resultado.

Si tú por ejemplo haces unas vainas con patatas

bien hechas es igual de rico que un caviar.

Es verdad, así es.

Creo que se puede hacer un plato perfecto

sin grandes alharacas.

Ellos hoy se juegan mucho.

Y lo hacen con un plato de restos, de sobras.

¿Tú qué consejos les darías para hacer ese plato?

Hay que tener hecha una buena vinagreta.

Y cuando ves que algo no te sale bien...

Echas un poquito de esto al final y ya está.

(RISAS) Y lo arregla.

Juan Mari, me has solucionado la vida

Porque yo no sé cocinar

y yo ahora con vinagreta lo soluciono todo.

Tampoco es eso, ¿eh?

Estamos hablando de la cocina de aprovechamiento.

Es que se puede aprovechar todo, todo, todo, todo.

Siempre hay que hacer memoria histórica

y aprender de esas abuelas

que han sacado adelante a familias enteras

con una carcasa de pollo y dos patatas.

Aspirantes, esta noche tenéis dos retos.

Uno, hacer un plato increíble de los restos

que os habéis encontrado y otro sorprender a un maestro

de la gastronomía mundial

del que todos en algún momento hemos aprendido.

Para elaborar el plato tenéis 60 minutos.

Nuestro supermercado patrocinador os ha dejado

una cesta a casa uno con alimentos básicos

para terminar vuestra elaboración.

¿Estáis preparados para cocinar?

(TODOS) ¡Sí, chef!

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno...

¡Ya!

¡Vamos, chicos! -¡Va, va!

Ostras...

Hoy nuestros aspirantes

se enfrentan a una prueba realmente complicada.

Elaborar un plato espectacular

con las sobras de comida de la prueba por equipos:

raspas de pescado,

pieles de frutas y verduras, patas de pollo...

Un difícil reto para una noche de eliminación.

Voy a preparar carne agridulce

con unas verduras al wok y unas vainas al vapor.

Lo acompañaré de alguna salsita y el resto improvisando.

¡Venga, sensei!

Céntrate, céntrate, céntrate.

Oye, Juan Mari, nuestros aspirantes tenían

debajo del paño restos de cocina de esos

que algo se puede sacar y se puede aprovechar.

Había mondas de todo tipo de verduras,

había trozos de carne y restos que han quedado.

A priori no es fácil, pero se pueden hacer cosas.

¿No es así? Sí, sí, sí.

Tienen restos de buenas verduras:

chirivías, zanahorias.

Para hacer un buen fondo, incluso una pequeña menestra.

Haces un buen fondo de queso y una pequeña menestra.

Y ese fondo como un aliño a la salsa.

Lo tienen tirado mientras tengas ajo y aceite.

Oye, no hay platos de gente, incluso tapas y aperitivos

con los restos de los boquerones, las espinas,

las fríen y te hacen una tapa. Muchos haciendo eso, ¿no?

Sí, de las espinas de las anchoas

hacía un fritura con un poquitín de harina.

Y hala, a freír y a correr. Pero buenísima, ¿eh?

Voy a hacer una crema de verduras con melón.

Encima le voy a poner un tomate confitado en dulce.

Y unas verduritas salteadas, aprovechando un poco casi todo.

Este está. Tú ahí que vas a ir pero ya.

El plato que voy a preparar es una cremita de espinacas

con unos crujientes de parmesano.

Y lo voy a hacer en plan sándwich.

Un cachito de lomo de ternera.

Pondré unas bolitas de melón para que dé un toque así...

así diferente.

Y por otro lado intentaré hacer un gazpacho de sandía.

Se ha pasado con el romero.

Exagerado, huele hasta aquí.

Tengo muchísimas ganas de que me salga algo bueno.

Para demostrármelo, para creer en mí.

Si no creo yo en mí no va a creer nadie.

Creo que podemos marcharnos cualquiera,

Tenemos las mismas posibilidades.

Y me puedo ir yo.

yo por mí yo me veo aquí todos los días.

Yo me veo ganador. ¿O no?

No te fastidia, no vamos a andar diciendo...

Qué morro. -Mira la Sally.

Tenemos una lucha interna contra Sally.

Es de las más fuertes.

Te deshuesa un pollo en 5 minutos.

Con Carlos tengo una rivalidad declaradísima.

Como una declaración de amor, pero en rivalidad.

Me lo tengo que quitar de encima literalmente.

Oye, Juan Mari, que buenas nuestras abuelas

que con mucho menos también hacían, ¿eh?

El problema es que era la época del hambre.

Claro. No hay cosa más fácil

que dar de comer a un tío que tiene hambre,

a un cliente que tenga hambre. Se come hasta el plato.

Mira, en el Ampurdán hacen esta plato

del trinxat de la cerdaña, que ahora se hace

con patata, col y panceta asada.

Pero antiguamente se hacía con la monda de la patata

y los restos de la sangre, pa, pa, pa.

Y ha pasado hoy de día

de un plato tradicional a un platazo.

Pero es que está bien. Claro, es lo que había.

La monda de la patata

hay que saberla tratar. Claro.

Mi abuela lo aprovecha todo.

Si algo he aprendido en la cocina

es que no hay que dejar nada sin comer.

Y que hay que aprovecharlo todo.

Mi abuela me enseñó que se come hasta las espinas del pescado.

No hace falta que venga a decírmelo Arzak,

soy pro cocina de aprovechamiento siempre.

Y por otro lado soy partidaria de comprar fruta y verdura fea,

que somos muy pijos como consumidores.

Si una manzana no tiene la forma que queremos

o tiene una pintita negra ya la desechamos.

Yo compro fruta y verdura fea.

¿Dónde está la creatividad de las cosas?

En la calle, todo lo aprendes en la calle.

¿Ves un semáforo? Mira, un bombón.

"Mira, un bombón".

-Me enamora la sencillez con la que explica las cosas,

las explica como cuando las hace en su casa cuando era pequeño,

y eso me fascina, porque lo difícil lo hace fácil.

-Es un máquina, hombre,

es un artistazo como cocinero, persona y todo.

Oye, yo hay una cosa que me dejó intrigado antes,

Samantha cuando estuvo en tu cocina.

¿A que me portaba fenomenal? -Sí, sí, sí, cuando yo te veía.

¡Ah! Eso... -Chiquitina.

Y cuando no me veías también.

-Quítalo bien.

-Bueno, Mireia. -Buenas noches, chef.

-¿Qué tal estás? -Bien, aquí...

-¿Qué estás haciendo? -Estoy haciendo

una crema de verduras y le quiero echar melón;

una sopa fría con bolas de melón. Le quiero echar también

verdura fresca y tomate confitado.

-¿La verdura cómo la has hecho? -La he cocido con agua y con pollo,

a ver qué tal queda. Soy un poco kamikaze

y, a veces, soy tan creativa que me paso y se me va la pinza.

Tienes que achuchar porque no te queda mucho.

-Me gusta mucho hablar.

-Estate quietecito, rey. Gracias.

Kevin, ¿qué me tienes por aquí? -50 000 cosas.

¿Sabes cuál es el principio de un buen plato?

El corte, jolín. Y aquí tienes algo especial

para hacer el mejor corte, un cuchillo de "MasterChef".

Mira, fíjate, esto ya es la rapidez mía,

pero fíjate cómo va. ¿Eh?

Esto no lo puedes desechar jamás, esto es la base de un buen plato,

un buen corte, como los cuchillos de "MasterChef".

¿Vale? -Bien, chef.

Venga, dale.

Aspirantes, habéis consumido la mitad de vuestro tiempo,

quedan 30 minutos.

Kevin y Mireia, los dos van a echarle

al puré de verduras fruta,

y van a terminar pues, con nada, hierbecitas, un aceite y poco más.

Lógicamente, Juan Mari haría una maravilla

y lo equilibraría y te quedaría maravilloso,

pero esto me temo que será un puré de verduras

con dados de no sé qué.

-Hola, Mila. -¡Ay!

Encantada, para mí es un honor y un placer.

-Para mí también, bonita.

Me han dicho que eres la más guapa de todas.

-La más mayor le habrán dicho. -Qué ojos tan bellos.

Explícanos el lío este. -Lo primero que hice fue

poner el puchero al fuego, lo primero.

He cogido toda la verdura que había de recortes,

con la patata, las he lavado... ¿Qué has hecho con el caldo?

-El caldo lo he añadido aquí para hacer un fondo

con un poco de la ternera, no era el filete para

hacer a la plancha, eran recortes. Hice una crema con verduras

y con lo que colé de la salsa.

A ver si puedo emplatar decentemente,

porque lo del emplatado es lo que peor se me da.

-Y a mí también. Alguna vez se enfada conmigo

porque digo que no lo hace bien. -Quiero aprender.

-No haces otra cosa. Venga...

No la vamos a criticar más que se nos enfada.

-Me ha dado el subidón del mundo.

Si me quiere, me voy a pelar patatas a su cocina.

¿Qué?

(RÍEN)

-¡Hombre, hola!

¿Qué tal, Pablo? -Hola, chef.

-¿Estás bien? -Sí, bueno, estoy nervioso,

porque me juego mucho. -Tú tranquilo, haz lo que puedas

y para adelante. En la cocina había que pensar

como un niño, ¿no? -Siempre.

¿Por qué? -Así nos acerca a la imaginación.

Tú vete a un parque de niños o vete tal,

ni uno hace lo mismo.

Y ninguno está aburrido. -No, no es que esté aburrido,

es que hacen todo distinto y, el día que no pienses como un niño

como cocinero, ya te puedes retirar.

-Me gusta tener... Que nunca se me acabe ese punto

de infancia, es cierto, es cierto. ¿Qué vas a hacer hoy?

-Haré unos rollitos de parmesano, los tengo preparados,

he hecho el molde al horno y, cuando estaban flexibles

pero unidos, los he sacado y he dejado hechos molde.

Preparé hortalizas de raíz con acelgas escaldadas

con una vinagreta y un puntito de proteína, la carne,

con cebolla pochadita. -Muy bien, hombre.

A los invitados les parece todo muy bien,

pero a nosotros luego no. -Tienes razón, chef.

Ya veremos. -Suerte, vista y al toro. Venga.

-Muchísimas gracias. Gracias.

-¿Qué tal? ¿Cómo estás? -Bueno, pues aquí intentando

sacar un plato de las sobras. Bueno, de lo poco que había,

por lo que veo, nos vas a meter carne,

yo lo agradezco mucho. -Los otros ingredientes

no combinaban con el pescado y tiré por la carne.

He mezclado cerdo y ternera agridulce,

acompañado de unas verduras y una salsa que estoy haciendo.

-Me parece la hostia. -Oh, guay. Gracias.

No, y huele bien en principio,

vamos a ver luego cómo lo ordenas. Ella cocina muy vegetariana.

¿Qué te parecen las personas que no utilizan demasiado la carne?

Yo digo que solamente se vive una vez, ¿eh?

Con todo el respeto. -Bueno, no es lo normal.

-No, yo cocino siempre con vegetales, eso no excluye

que, además, incluyan pescado... -Si a ella le gustan

los vegetales, para adelante. Totalmente.

-En el plato de vegetales siempre hay otras cosas:

Ave, pescado, huevo...

-Con el vegetal se le puede dar el mismo gusto proteínico,

la misma profundidad de sabor,

que se puede dar con la carne, pescado y lo que quieras.

-Lo dice él, ¿eh, Pepe? -Encantado.

-Gracias, igualmente. -Suerte

-Gracias, me hace falta. Aspirantes, últimos 10 minutos.

Me ha gustado lo que ha hecho Mila, un fondo de ternera

bien reducido, con gusto, a ver cómo lo ordena.

Sin embargo, fíjate, me ha gustado mucho

lo que ha hecho Lidia, que nunca utiliza carne.

Cogió restos que había, los ha salteado,

ha hecho una agridulce, como un plato chino.

-Como no hay limón, voy a usar el ácido de la piña.

Se lo introduciré en la vinagreta.

-Un poquillo picante.

Carlos iba a usar la ternera como elemento principal

y va a hacer un plato así más creativo, bien presentado.

Me ha sorprendido Pablo, había hecho tacos con el parmesano,

ha hecho un salteado con cebolla y cerne.

De repente, Pablo cocina.

-Vamos. -Para robar panderetas.

-Madre, bendito pulso.

Aspirantes, último minuto.

Cinco, cuatro, tres, dos,

uno, ¡tiempo! Manos arriba.

(APLAUSOS)

-Esta prueba pues me ha venido bien, realmente,

pero prefiero estar arriba. (RÍE) Solo eso.

Si quieres aprender a cocinar como nuestros aspirantes

puedes hacerlo entrando en la Escuela MasterChef.

Una escuela 100% online con más de 170 lecciones

donde podrás aprender todo lo que tienes que saber

sobre cocina de la mano de los chefs más prestigiosos.

Este año, al completar el curso, podrás obtener

tu certificado MasterChef. No lo pienses más,

entra en la Escuela de MasterChef.

Juan Mari, espero que hayas disfrutado como nosotros

de tener aquí en estas cocinas. ¿Cómo has visto a los aspirantes?

-Me parece la pera, es como mágico; personas que no son profesionales

que hagan estas cosas y piensen con su ventana sensorial

de esta forma, me parece maravilloso.

Enhorabuena a todos. Zorionak.

(TODOS) ¡Muchas gracias! (APLAUDEN)

-Me encantaría poder transmitir a los míos, sobre todo,

la humildad y las ganas que tiene todavía con 72 años

de continuar trabajando y estar al frente de unos fogones.

Juan Mari. -¡Aúpa!

(RÍEN) ¿Sabe usted por qué

es un genio de la cocina? -¿Por qué?

Porque es un genio de la vida. -¡Ahí va!

Y cuando uno sabe hacer las cosas...

-He vivido la vida. ¿Volverá a "MasterChef"?

-Hombre, claro. ¡Muchas gracias!

(APLAUDEN)

Te voy a acompañar. Espera, me voy contigo. ¡Hala!

-A mí me gustaría ser tan feliz y tener la luz que desprende Arzak

dedicándome a una pasión como él.

Ojalá llegara al 1% de lo que es Arzak.

Aspirantes, los 60 minutos para realizar el plato

que os mantenga en "MasterChef", han terminado.

Ahora comienza la cata eliminatoria,

y vamos a empezar con Mila. Adelante.

-Lo que he hecho, primero que nada, es un puchero con agua,

he echado todas las verduras enjuagadas con el cuello

del pollo que tenía y, de la pata del pollo,

le quité la piel y la dejé para que soltara la gelatina,

como lo hacía para mis hijos cuando hacía los pucheros.

Luego, he hecho con la carne un fondo que he ido incorporando

a la crema de verduras y, luego, lo he reducido con vinos

y es con lo que he hecho la otra salsa.

¿Esta crema ya está puesta allí?

-Sí, pero es para añadir, si quieres un poquito.

Con toda la película que nos acabas de contar,

yo pensaba probar algo realmente bueno.

¿Tú lo has probado? -Sí.

¿Y qué te ha parecido?

-A mí me ha gustado. ¿Te ha gustado?

Pruébalo, por favor.

Programa número seis,

prueba de eliminación, esto

no tiene sentido: Está insulso, malo,

mal de textura, la carne está pasada,

no tiene gracia, la salsa no aporta nada tampoco.

No me ha gustado nada, Mila.

La verdad es que es un palto fallido, Mila,

esto es un potito en toda regla.

-Si, en lugar de recortes,

nos hubieran dado producto, quizá hubiera salido

un poco más sabroso.

Lidia, adelante.

Bueno, Lidia, ¿cómo se llama tu plato?

-Eh, ternera y cerdo agridulce con verduras.

He hecho el agridulce con el Pedro Ximénez,

azúcar y vinagre; luego, por otro lado,

un caldo con la carne que quedaba en las verduras.

Lo he hecho al wok. Lidia, estás...

Yendo al lado oscuro. -He estado siempre en él.

Había verdura, yo he pensado: "Es una prueba para ella",

pero aquí hay una línea de carne, carne.

Fantástico, Lidia. (RÍE)

Este es el camino.

Es interesante porque ese Pedro Ximénez

te recuerda toques asiáticos, es un plato donde la carne

está tierna, está bastante rico y que recuerda

lo que tú has pensado. Un éxito.

-Bueno, gracias. Supiste resolverlo bien porque

tenemos una presentación digna, pero está mono.

Está mono. -Me ha costado, ¿eh? Me cuesta.

Veo los platos de Carlos y digo:

"¿De dónde saca las ideas?". A ver si se me pega.

Nunca has sabido presentar bien un plato

de esta cocina que haces, por fin tiene un poco de estética.

Lidia, delante de cocinas. -Muy bien, Lidia.

-Enhorabuena. -Gracias.

-El plato de Lidia me ha parecido muy sencillo.

Lo suyo no es improvisar, no es buscar texturas,

no es buscar sabores; no o sea, no tiene ese don.

Pablo. -Vamos, Pablo, tranquilo.

-Gracias.

Pablo, cuéntanos, ¿qué has hecho? -Uno rollitos de parmesano

que he rellenado con el lomo de cerdo que teníamos,

las hortalizas de zanahoria, nabo y rábano.

La he aliñado con una vinagreta y alrededor les he puesto

unos tirabeques que he cocido con agua y sal.

¿Cómo te ha dado la idea de hacer algo así?

-Pues la verdad es que ha sido por un libro que

he estado leyendo estas semanas, que era una receta

que se basaba en el parmesano.

-Pablo es un pintor que plagia un cuadro,

hace la falsificación y la hace bien,

no le veo creando una obra de arte.

Pablo, me parece un plato acertado. -Gracias, chef.

No parece ni tuyo.

Viéndolo recuerda a un taco mexicano

y, claro, ahora como estás mucho por Latinoamérica

con eso de los rodajes de los culebrones, ¿no?

-No, chef. Te vendrá de ahí la inspiración.

-Ah, que aproveche.

Primero, que has sabido buscar un protagonista,

has elegido el parmesano. Es bueno, le has dado

un punto en que lo puedes trabajar y sabe a parmesano.

El relleno está rico. -Ese Pablito.

-Ah... A mí me ha gustado mucho

que hayas seguido el truco

que nos ha dado Juan Mari Arzak, lo de la vinagreta.

Has hecho una vinagreta para aliñar tus hortalizas

y yo lo he agradecido, me parece que está muy bien.

Ese es el camino, Pablo. -Gracias, chef.

-¡Pablo!

(RÍEN)

-Gracias.

No podía escuchar otra cosa que no fuera buena,

estaba hundiéndome y ha sido como de repente

cogerse una liana y que te subiera para arriba.

Carlos, el jurado te espera.

-Es un lomo de ternera con parmesano,

cremita de espinacas, piña, una kennel de patata con zanahoria.

Lleva un poquito de todo, la verdad.

¿Y eso de aquí? -Es un gazpachito de sandía.

¿Otro plato? -Sí, como era de aprovechamiento,

pues con esto... ¿Para el postre no ha dado?

-No me ha dado. No, para el postre no ha dado.

Yo he alucinado que, con la caja de sobras

que os hemos dado al principio hayas hecho un platazo como este,

que está superbonito, superequilibrado,

bueno de sabor, la crema de espinacas

está buenísima, está perfecto.

-Samantha es un cielo, vamos. (RÍE)

Samantha me quiere. (RÍE)

¿De dónde sacas tú la mano para ser tan fino?

No lo sabemos. No es fácil.

-Ah, magia. (RÍE)

(RÍEN) Eres un tío positivo,

currante y tienes muchas cosas para cocinar bien.

Buen trabajo, Carlos. -Sí.

Carlos, delante de cocinas.

-Bien, Carlos. -Carlos.

(RÍE) -Es un enemigo muy fuerte

en el programa y tengo claro que quiero llegar a más.

Es que cada día, cuando lo veo por las mañanas

le digo: "Espero que hoy te vaya mal".

Mireia, vamos allá.

-Pues mi plato es una crema fría de verduras con melón,

con verduras en frío salteadas y también le he puesto

bolas de melón, piña y dulce de tomate.

¡Puf!

La crema esta de melón,

que es mitad verdura, mitad melón,

no es ni dulce, ni salada, es una cosa muy extraña.

O sea, es una argamasa dulce,

pero no es una compota, es azúcar, azúcar, azúcar

y, alrededor, una especie de crema de verduras,

eh...

Mala, mala.

Si alguien hace un plato de aprovechamiento

con tu plato, le sale veneno.

No acabo de cogerle el pulso. Sí que te diré que parece

como un potito del siglo XXI,

a lo mejor hay un concurso de potitos hoy y no me he enterado.

Lamentable y fallido. El melón con la crema de verduras

y con el tomate, guisantes... La mezcla es repugnante.

Mireia, delante de cocinas.

-Tranquila.

-Se han ido tres chicas seguidas, debe haber igualdad y paridad,

creo que se debe ir un chico; creo que Pablo.

Kevin, cuéntanos, ¿qué plato has hecho?

-Bueno, he hecho un caldo con las raspas de pescado que había.

He pochado la cebolla con la zanahoria y el puerro

y le he añadido un toque de cayena picada.

Luego, he hecho un montadito con piña, un crujiente de chirivía

y unas perlas de sandía. Lleva un toque de albahaca

y, luego, lleva una reducción de Pedro Ximénez con azúcar.

Espera, espera... Esto no...

Quieto. Este por papá...

No, no, no. Toma, prueba. Por papá.

Por papá, uhm...

(AMBOS) Qué rico. ¡Ah! No está rico.

¿Quieres tú probarlo? No, no, no.

Venga, por mamá. Anda, Samantita, toma.

Ahm... Por mamá.

Vamos, niño bonito, que también vas a comer potito,

por listo y gracioso. ¡Que viene el avión!

¡Que viene el avión! ¡Abre el aeródromo!

Ahí caben cinco aviones, va.

-Si alguien cree que la crema de verduras es fácil,

le reto a que lo intente hacer

con pieles de zanahoria, patata y de tomate, a ver si sale.

Uf... Hay una estética extraordinaria,

de verdad, que parece: "Oh, qué plato de alta cocina".

Pero cuando le metes un potito picante

te cargas a los niños. Es una prueba complicada la de hoy,

teníais ingredientes complicados.

Solo ha faltado que, en vez de buscar esa estética,

pensar un poco más. El queso, por ejemplo,

tengo un queso seco, no lo rallo, hago una infusión

de queso, una leche, un caldo bueno de pollo,

y tengo una sopa buena de queso. Esas verduras buen tratadas,

escaldaditas y aliñadas con una sopa de queso,

sin nada más, es un plato interesante que está rico.

El tuyo es estético pero, créeme, está malo.

-Yo me quiero quedar aquí, quiero que mi padre llegue el día

en que se sienta orgulloso de un hijo que cocina bien

y que es uno de los mejores.

Le haría de un feliz a mi padre.

Ay...

Aspirantes, los jueces ya han catado

y saben que tienen que elegir a uno de vosotros,

el que colgará el delantal.

Para eso, jueces, hay que deliberar.

(HABLAN ENTRE ELLOS) -¿Quieres agua?

(HABLAN ENTRE ELLOS)

Aspirantes,

la cocina de aprovechamiento es la que ha originado platos

tan tradicionales como los canelones

que se comen en Cataluña por Navidad,

la ropa vieja o las croquetas,

elaboraciones que tienen un fin concreto, que nada sobre.

Pero que, además, son platos que están muy ricos.

Nuestras madres y abuelas, las personas que se inventaron

la cocina de aprovechamiento, tenían mucho sentido común,

ese sentido común del que os hablamos

solo lo he visto en tres de vuestras elaboraciones.

Carlos, Pablo y Lidia, estáis salvados.

Podéis subir a la galería. -Gracias.

-Es el Pablo que quería que la gente viese,

espero no se quede aquí y siga adelante.

Casi cojo a Jordi y le beso.

(MURMULLO)

Mila, Mireia, Kevin,

ninguna de vuestras elaboraciones ha estado a la altura

de una prueba de eliminación,

pero el aspirante que ha hecho

el peor plato en este reto

y que, por lo tanto,

no merece seguir cocinando en "MasterChef",

es:

Mireia.

-¡Hostia, colega!

-Lo siento. -No pasa nada.

-Lo siento, Mireia. (LLORA)

Lo siento. -Que no pasa nada.

(RÍE)

Que no pasa nada.

Subir para arriba.

Enhorabuena, chicos. -Gracias.

-Creo que me voy porque no estoy al nivel que exige "MasterChef".

Cuando lo he escuchado no me he sorprendido.

Mireia, lo siento, cariño. -No pasa nada.

(RÍE)

Siempre con esa sonrisa. -Hay que sonreír a la vida.

-Con ella es con la que más me sentía unida

porque era como mi hermana mayor.

Me curaba, me curaba todos los días,

siempre que me cortaba me curaba ella.

Lo primero, ¿cómo estás? Porque yo te veo la sonrisa,

pero por dentro no tengo ni idea. -Yo le sonrío a la vida,

pero por dentro, digamos, que estoy peor.

Por eso te pregunto.

-La verdad, bueno, porque se acaba un sueño,

pero la vida es así, ¿no?

Creo que a la vida hay que ponerle actitud

y si he aprendido algo de mi madre y de mi familia

es que hay que ponerle actitud a la vida,

hay que sonreírle a todo.

Lo que sabemos de ti es que eres una persona solidaria,

que trabajas con niños, que te dedicas a la política.

Oye, por cierto, ahora son las elecciones municipales.

-Sí. ¿Te vas a presentar?

-Me presento. ¿Qué hacemos? ¿Cocina o política?

-La cocina y la política son mis dos pasiones,

son como tu hijo y tu hija, no puedo decantarme por una,

quiero las dos por igual. Oye, ¿y qué hacemos con el amor?

-Uf, eso sí que es complicado, más que la política y la cocina.

(RÍEN) Oh, voy a abrir un casting,

¿qué te parece?

(RÍE) Chicos de toda España,

os vamos a pedir que, a través de nuestra cuenta de Twitter,

y con el hashtag #Mireia, ahí podáis colgar vuestra foto,

haré una preselección y se la pasaré a Mireia.

-Oye, me gusta la idea. El chico que yo busco

tiene que ser guapo, tiene que hacerme reír,

tiene que ser progresista y ya, si le gusta la música indie...

Quiero un hipster. (RÍE)

Queremos que sigas cocinando, por eso ya sabes

que nuestro patrocinador de electrodomésticos

te regala todo lo que has usado, nuestro supermercado

patrocinador de alimentos te regala la compra de todo el año.

Para seguir aprendiendo, ya lo sabes,

la Escuela MasterChef Online,

que también es tuya durante seis meses.

Aquí la tablet. Tú tienes ahí recetas,

más de 50, en las que podrás aprender muchísimo,

vídeos exclusivos. ¿Y sobrinos y esto tienes?

-No, pero a mis alumnos que tengo de mi ONG, donde trabajo.

¡Ay, claro, verdad! Pues juegas con ellos.

-Lo llevo al colegio. Al juego de "MasterChef".

-Les encanta "MasterChef". Mireia, ¿quién de tus compañeros

te gustaría que ganase? -A ver, por...

Porque es como mi hermano pequeño aquí,

me encantaría que ganase Kevin, la verdad.

Pero, vamos, que sois geniales, lo mejor de "MasterChef",

sin duda, es lo humano, lo personal,

lo que te llevas de aquí y yo me llevo a ellos y a ellas,

sois enormes, de verdad, ¿eh?

(APLAUDEN) -¡Guapa!

-Ha sido como mi hermana, estábamos las dos solitas

en la habitación, superbién

y, pues, ahora, no... Se ha ido, se han ido

todos mis compañeras de habitación,

una detrás de la otra y, pues, sí, pues duele.

-¡Te sale novio! Y nosotros nos quedamos siempre

con tu sonrisa, esa sonrisa que no debes perder nunca,

pero ahora sí, ya sabes lo que pasa, ¿verdad?

Hay que colgar el delantal. Tu paso por "MasterChef",

ha terminado.

-Intentaré estudiar cocina en el tiempo que me deje

mi vida personal, política y demás.

Me gustaría montar, a lo mejor, una pequeña tiendecita

donde hacer tartas, cupcackes, fondant

y donde poder dar talleres y hacer esas cosas.

Mireia es la última aspirante que cuelga el delantal,

de aquí se lleva experiencias, amigos y muchas cosas

que no va a olvidar nunca.

10 aspirantes siguen en esta batalla semana a semana,

paso a paso, pero solo uno de ellos conseguirá el gran premio:

Convertirse en el próximo MasterChef España.

Nosotros volvemos la semana que viene,

mientras, ya saben, pónganle siempre sabor a la vida.

Nos encontramos en el ecuador de la competición.

Trabajaréis juntos, pero no al mismo tiempo,

lo haréis en relevos. -¡Tira para allá!

-¡Fuera de ahí! -¡Dale caña!

-Aquí fuera estoy muy nervioso. -Me va a matar.

¡Cambio de cocinero, vamos!

Los dos peores de esta prueba van directos

a la prueba de eliminación.

Aspirantes, bienvenidos al Parque Nacional del Teide.

Hoy los capitanes no serán los mejores,.

(TODOS) ¡Vamos, vamos, vamos! -Va, va, va.

-Se está cociendo al fuego, no puedo ir más rápida.

-Está perfecto, vamos, vamos.

Es imposible, no vais a llegar jamás.

Pepe, Samantha que ayude aquí porque está terrible.

-¿No sabes contar o qué? -¡Voy!

-¿Sale o no sale? -¡Sale!

Estas 80 conservas que tenéis delante

contienen todo tipo de alimentos. Este jurado está acostumbrado

a que le deis la lata, esta vez os la damos nosotros.

No es una sopa fresca,

es una sopa mala. ¿Por qué criticas algo

que no sabes hacer? Lo que tú has hecho

es lo que no queríamos que hicierais.

No merece seguir cocinando en "MasterChef"...

  • Programa 6 - 12/05/2015

MasterChef 3 - Programa 6 - 12/05/2015

12 may 2015

MasterChef se pone romántico con una velada para once parejas de enamorados que disfrutan de los platos de los aspirantes y los cócteles de Diego Cabrera, uno de los mejores del mundo en su especialidad. Además, los concursantes también tendrán que preparar el cátering de una exposición de moda, siguiendo las recetas de Paco Roncero, Ramón Freixa, Pepe Solla y Marcos Morán. Por último, Juan Mari Arzak les demostrará la importancia de reutilizar los alimentos. 

ver más sobre "MasterChef 3 - Programa 6 - 12/05/2015" ver menos sobre "MasterChef 3 - Programa 6 - 12/05/2015"
Programas completos (15)
Clips

Los últimos 252 programas de MasterChef 3

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Ana

    Masterchef es un programa muy goloso con una audiencia muy variada, a mi juicio opino que en este último capítulo, el aprovechamiento del tema de parejas podría y debería de haberse utilizado para normalizar sus distintas variedades de tales, concienciando así desde pequeños hasta mayores. Hubiese sido ideal la invitación tanto de parejas de distinto sexo como del mismo a la cata que se hizo.

    19 may 2015
  2. Jhon Bombarda

    Masterchef podria preguntar en el càsting si sus concursantes pertenecen a una lista politica y evitarse esta situacion de expulsión forzada teniendo a Kevin que no hacierta una ni aporta nada al programa mas que folowers.

    16 may 2015
  3. Vanessa

    Hola, muy buenas tardes, De verdad no se qué criterio seguís con la valoración de los concursantes, seguro que es en base a la evolución de toda la semana y no solo en relación a lo que se ve en el programa en directo. Pero, si aunamos lo visto en los programas, con los comentarios del jurado, no se que pinta Pablo aun en el programa. A la vista del espectador, ni Raquel se tendría que haber ido estando Pablo ahí, ni quizás otros compañeros, insisto, estando Pablo ahí, con esa actitud tan deprimente, sobre todo siendo profesional en las artes marciales donde el autocontrol es lo básico. En mi opinión, como espectadora, es injusto que siga ahí, visto lo visto, claro, ignorando la parte ausente ante la pantalla. Un saludo!

    15 may 2015
  4. Tanin

    Alguien conoce la canción que suena en la despedida de Mireia?

    14 may 2015