www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.0.0/js
3089454
Para todos los públicos MasterChef 3 - Programa 2 - 14/04/15
Transcripción completa

Nos hemos puesto en marcha por tercera vez

para lograr que los 15 mejores cocineros aficionados de España

consigan su sueño, entrar en las cocinas de "Master Chef".

Olvidaos de todo por lo que habéis pasado

porque aquí empieza el casting de verdad.

De todos vosotros solo algunos pasaréis a la siguiente fase.

Lamentablemente tienes que dejar tu cuchara.

Ahora se enfrentarán al último reto,

para conocer a los 15 elegidos que portarán el delantal blanco.

Yo entiendo que te has arriesgado mucho.

Tu cocina tiene que evolucionar.

Deja cuchara.

Un año más, "Master Chef"

ha elegido los 15 mejores aficionados a la cocina de España.

Felicidades.

La selección ha sido más exigente que nunca.

Nuestro jurado no ha parado hasta encontrar a los mejores.

Ellos son los nuevos aspirantes a "Master Chef".

Lidia, Antonio, Sara, Kevin, Pablo, Víctor, Fidel, Alberto,

Mila, Encina, Raquel, Mireia, Carlos, Sally y Andrea.

Bienvenidos a "Master Chef 3".

Para aprender a cocinar,

lo primero es conocer la tradición y el producto.

Para evolucionar en la cocina hay que experimentar,

trabajar duro y apasionarse.

Para que tu cocina sea apreciada,

hay que cuidar cada detalle y dejar volar tu imaginación.

(Música)

Buenas noches y enhorabuena. (TODOS) Gracias.

Ya sabéis que todos los aspirantes que entran en estas cocinas

lo hacen con el mismo sueño,

salir de aquí convertido en el próximo "Master Chef".

Sin embargo, solo el que demuestre ser

mejor cocinero que los demás lo conseguirá.

Aspirantes, todos estáis aquí por diferentes razones

pero compartís una en común muy importante,

vuestra pasión por la cocina.

A partir de estos momentos esa pasión se tiene que traducir

en una sola cosa, trabajo.

Quien no venga a currar, esa puerta siempre la tendrá abierta.

No queremos ni justificaciones ni lamentos.

Vais a tener que aprender a asimilar la crítica

porque es la única manera con la que podéis evolucionar.

Ninguno de vosotros sabéis trabajar

como se hace en una cocina profesional

pero aquí os lo vamos a enseñar.

-Yo no soy un profesional de la cocina,

y yo me dedico a vender ambientadores.

Solo los mejores sobreviven

y el que llegue hasta el final se llevará tres premios.

El primero, el que recompensa el esfuerzo, 100.000 euros.

-¡Agüita! Un pastizal.

-Si me dijeran, los 100.000 o la experiencia.

Yo, la experiencia. Siempre se crece con experiencia.

El segundo, publicar tu propio libro de recetas.

-Ver en un librito en la portada: Pablo. Cocina con pasión,

yo que sé. Me encantaría.

Y el más importante y que os permitirá entrar

en un club selecto, el título de "Master Chef".

(Música)

-Quedar primero sería un sueño pero, bueno, un segundo puesto...

¿Firmo en algún sitio?

Pero además de estos premios lucharéis por conseguir

uno de los tres cursos que concede la Ebasque Culinary Center,

la Universidad de ciencias gastronómicas

más prestigiosa de este país,

que tiene como patronos e ideólogos a cocineros de la talla

de Ferrán Adriá, Martín Berasategui o Andoni Luis Aduriz.

El vencedor de "Master Chef"

ganará un Máster en Cocina, Técnica y Producto.

El segundo clasificado se llevará un Máster en Pastelería

y el tercero ganará un curso de especialización

de ocho semanas de duración.

-Quiero estudiar cocina, voy a ser cocinero

y para conseguir cualquier objetivo hay que luchar.

Aspirantes, ¿estáis preparados para enfrentaros al primer reto

de "Master Chef 3" ? (TODOS) Sí, chef.

Debajo de este paño está el alimento que vais a cocinar.

Como veis, solo hay uno por cada fila, así que acercaos.

Levantad el paño en tres, dos, uno, ya.

(SUSURRAN) ¡Hala!

-Los pescados me gustan pero voy a la pescadería,

lo pido limpito y es una gozada.

Pero que queden ahí, el pescado con los ojos, las aletas,

la piel y que te digan, ¡hala!

En cada fila de cocina tenéis un mero de aproximadamente dos kilos.

Andrea, ¿cómo te llevas con el mero? ¿Es tu amigo, tu enemigo?

-Mira, amigo 100% porque me encanta el pescado

pero te reconozco que nunca he cocinado mero pero, bueno,

más o menos si tienes el punto de cocción de otros pescados,

yo creo que me puede salir bien. Sí.

-Pues yo, la verdad es que tampoco he trabajado nunca el mero.

He escuchado alguna receta, el mero americana,

que es una falsa langosta con mero.

Yo te vi sino el otro día aquí, levantando los lomos del salmonete.

-Bueno, pero los salmonetes son más chiquititos

y esos sí que los he trabajado alguna vez.

La verdad es que esto impone un poquito más

pero yo creo que hay por dónde pillarlo.

Aspirantes, en esta primera prueba

vais a empezar a familiarizaros con la cocina profesional.

Vuestro reto consistirá en elaborar un plato de pescado

pero solo hay un mero en cada fila.

Os tendréis que poner de acuerdo para compartir el producto.

-Todos van a compartir un pescado,

para mí, eso espero, esto es "Master Chef",

algo tiene que haber.

Carlos, no te lo vamos a poner tan fácil.

Tú también vas a tener que compartir tu mero

pero vas a tener la suerte de tener al lado a un mago de la cocina.

Desde su restaurante en Denia, con tres estrellas Michelín,

Quique Dacosta.

(Aplausos)

Maestro. Por favor.

-No tiene ni una, ni dos, tiene tres estrellas Michelín,

estábamos diciendo,

"este no juega la Liga, juega directamente la Champions".

Quique, bienvenido a estas cocinas. -Gracias.

Dime, Quique, qué consejos les podríamos dar

para que se relajen.

El primer consejo es lo que tratamos de hacer los cocineros

cuando estamos en la cocina, disfrutar.

-Cuando veo a cocineros como Quique,

sinceramente, me dan una envidia supersana,

una estrellita Michelín no estaría nada mal.

Vais a tener la suerte de cocinar en las mismas cocinas

que Quique Dacosta, que se colocará en la primera fila.

Compartirá el mero con Carlos

y trabajará con los productos que ha traído en su cesta.

Quique, has traído ingredientes bastante divertidos,

¿nos los enseñas?

Uno muy sencillo, que es una pasta de harissa,

es un picante con el que tradicionalmente

se ha cocinado el couscous.

Otro ingrediente singular, las perlas del Japón.

-Qué bien, nos van a dar una bolsita

y luego nosotros nos hacemos un collar.

-El siguiente ingrediente es el gochujang,

un picante de origen coreano.

Y el siguiente y último ingrediente, un tanto singular,

tal vez no lo encontréis en el mercado, es xantana,

es un espesante.

Antonio, yo sé que tú estás como loco para cocinar con xantana.

-¿Xantana? Yo echo de menos un poquito de romero.

-Un mero al romero, nunca dirás nunca más, pero con xantana,

mejor que se dedique a la guitarra porque ahora mismo...

No os preocupes, vosotros no vais a tener que cocinar

con los mismos ingredientes.

De momento os quedan un poquito grandes.

En el supermercado tenemos 15 cestas llenas de productos

que nos ha traído nuestro supermercado patrocinador

y con los que seguro estáis mucho más familiarizados.

Cuidado con la cantidad de pescado que utilizáis.

Sed responsables con el producto.

Para elaborar este plato tendréis 75 minutos.

Os recuerdo, primero tenéis que ir al supermercado a recoger la cesta,

la que queráis o podáis.

¿Estáis preparados para cocinar? (TODOS) Sí, chef.

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno, ya.

-Me llevo esta.

-La que me ha tocado.

-De las 15 cestas que había en el súper,

he cogido una en la que había productos que conocía,

eso ha jugado a mi favor.

-No conozco a estos bichos.

Quique, a tu puesto. Cuando quieras, por favor.

-¡Ah, nécoras!

-Carlos. -Encantado, tío.

-Encantado. Vamos allá.

-Laurel, muy bien.

-Lo de compartir pescado me parece una idea muy buena

porque yo estoy muy a favor de la cocina del aprovechamiento

y no me gusta tirar ni derrochar nada.

Me parece una idea genial.

-¿Te parece que yo me quedo con esta parte

y tú te quedas con la otra?, mitad y mitad.

Vale, niquelado.

-No soy capaz. No puedo.

-No he hecho nada, ¿Qué hacemos, Víctor?

-Me estás poniendo nerviosísimo.

-Yo no puedo cortar esto, mira tú si puedes. Está durísimo, tío.

-Yo he cogido una parte de la cola, la parte fácil de limpiar

y más fácil de sacarla.

-Esto es difícil.

-Qué bien, Andreíta, más apañada...

-A ver si nos vamos a... -...Tienes tiempo,

no te pongas nerviosa. -Es que yo no he hecho nada todavía.

-Yo tampoco.

La idea que tengo es de hacer un arroz, si me da tiempo,

desarrollar el fondo.

Para el fondo, voy a utilizar la espina y la cabeza.

-¿Y tú no vas a querer un lomo entero?

-No, seguramente que no.

-Toma, mi niño. -Gracias.

-Pobrecillo, qué manera de maltratarlo.

-Mi plato va a ser mero confitado con zanahoria y cebolla

y acompañado con salsa de verduras y almejas.

-El trozo de pescado que me he quedado yo,

realmente es el más complicado para limpiar.

También yo tengo más práctica que el niño,

entonces, hay que facilitarle la tarea.

-Tengo pensado hacer el mero a la plancha

con la salsa del caldo de pescado y, aparte, una cama de verduras.

-No tengo nada preparado. -No te preocupes, tenemos tiempo.

Los aspirantes están cocinando su primer plato.

Si quieres saber qué recetas son, las pruebas de cada semana,

ver vídeos exclusivos, compartirlos

e incluso interactuar con el programa,

bájate gratis en la aplicación de "Master Chef"

para móviles y tabletas

y sigue en directo todo lo que suceda en estas cocinas.

-¿Te va bien así?

-Ya están haciendo, tú, yo no tengo nada.

-Pero tú, céntrate en ti.

-¡Perdón! -Nada, nada.

-Voy a hacer un salteado de verduritas

con las gambas y con el mero.

Voy a hacer una salsa un poquito picante que le sacaré,

con unos cacahuetes.

Algo un poquito asiático pero tampoco así.

Andrea. -Hola, Pepe.

¿Tienes una bayeta por ahí?

Dámela que estoy viendo cosas aquí que de verdad...

Ya en el primer programa empezamos así.

Déjamela, por favor. -Los nervios, los nervios.

¿Los nervios? Los que tengo yo. Te voy limpiar.

Te voy a limpiar la placa de inducción

porque esta placa de inducción solamente calienta

donde está el recipiente así que el resto lo puedes limpiar

y no te quemas y no se pega ningún alimento. ¿Vale?

-Perfecto.

-¿Te parece que lo cortemos así mejor, uno se queda la cola

y otro la parte de arriba?

-Yo creo que lo deberíamos hacer así.

-No me importa nada compartir el mero. De hecho,

es bastante grandote y tenemos que sacar una ración,

así que no hay ningún problema.

Atención, aspirantes,

a este jurado se le está abriendo el apetito.

Así que con los ingredientes que tenéis en la cesta

y con lo que queda de mero en el centro,

quiero que preparéis otro plato de pescado.

-¿Cómo? ¿Me habéis oído?

(TODOS) Sí, chef.

-Vamos a liarla un poquito más.

No vale partir el trozo que ya teníais.

Tiene que ser con una parte diferente a la que habéis cogido.

-Vale. Piensa, piensa, piensa...

-Coge la parte de arriba.

-Al pedirme el segundo trozo,

no había desescamado la otra parte y la he liado un poco parda.

-¿Qué parte te doy?

-Pues yo cojo la parte de arriba y tú la de abajo.

-Otra vez a llenarme de espinas del bicho, con el ojo que me miraba,

atravesado. Pero bueno, a lo que nos manden.

¿Cómo vamos, Encina? -Esto no hay quien lo corte, hijo.

La segunda la voy a hacer a la espalda, un espalda clásica

con guindilla, vinagre...

¿Y te has quedado tú con los mejores trozos y el niño con los peores?

-Yo he luchado con la cabeza, que prefiero un miura.

Esto no hay quien lo corte, hijo. Corre, Encina que no llegas.

-¡Jopé!

-Yo me quedo con la cabeza, pero si las sacas, genial.

-No, no... Tú dale, dale.

Me encanta la idea de cocinar en las cocinas de "Master Chef".

Es interesante porque los cocineros que venimos invitados

también participemos de la acción.

Atención, aspirantes, habéis consumido ya 45 minutos.

Quique, esto del segundo plato,

es que no te imaginas el hambre que tengo, no puedo más.

¿Te vas a comer los 15? Sí.

Tienes pinta. (RÍE)

-Cabeza tuya. -Niquelado, gracias.

Víctor, qué pasa. -Hola, chef.

Cuénteme usted.

-Ahora mismo tengo pensado hacer el lomo alto en el horno

y con esto estaba pensando hacer un pequeño risotto y acompañarlo.

A ver, me temo que meter caña.

Te voy a poner una tapita para que no te llene mucho.

Eso, sí, ya lo veo. Tranquilo, que no me voy a llenar.

¡Me cago en la mar salada!

Vamos, Mila, cuénteme. ¿Qué está usted haciendo en la primera?

-Tengo un lomo que es importante. Y el otro que es más pequeñito.

Te pasa lo que a tu compañero,

habéis pensado en la primera receta y te llevabas todo el mero,

no habéis sido racionales y ya no van saliendo los trozos.

Vamos a ver en qué acaba esto.

Antes os hemos dicho que vais a experimentar

lo que es la cocina profesional.

En esta cocina la comanda no para de crecer,

con lo que queda de producto en el centro de la mesa

quiero otro plato de pescado.

-¡Estás flipando! -¡Sí, claro!

-¿Con qué, con el ojo? -Es que no hay más pescado.

-Para morirse ya era hacer tres platos en 75 minutos.

-¿Te quedas con la cabeza? -¿Y qué hago con la cabeza?

Aspirantes, últimos 15 minutos.

-Con lo que queda del pescado, ¿qué quiere ahora que hagamos?

-¿Y ahora qué? ¿Yo me quedo con los ojos?

-Un caldo. -¿Yo qué cojo? Espérate.

-Es lo que se dice "aprovechar hasta rapas de la gaita".

Intentar hacer un plato con eso, con un poco de salsa

que había sobrado por otro lado, con un poco de fumé y, bueno,

sacar como puedas ese tercer plato.

No llegan ni de broma. Lo van a tener difícil, sí.

-Yo creo que he cogido la cococha, eso diría.

La voy a marcar un poco con mantequilla y luego

echaré un poco de vino blanco con romero.

Bueno, Alberto, ¿Cómo vas?

-Pues un poco justo. Voy a marcar en la sartén con lo que pille.

Este aceite de oliva

es el aceite de oliva de "Master Chef", calidad extra,

buenísimo.

A lo mejor para tu tercer plato no te vendría mal. Piénsalo.

-Gracias.

-He aprovechado la espina

que era lo que me faltaba por aprovechar y le da mucho sabor.

-A ver lo que salga.

-Con el tercer plato me quedé supercorta,

no sabía por dónde pillar el pescado.

Lo último que encontré

fue la cococha y decidí tirar por ahí.

Carlos, ¿qué vas a hacer en tu tercera elaboración?

-Con el fumé que he hecho antes he salterado la pasta.

Voy a freír unas patatas con un poquito de mero,

como una caldereta. ¿Crees que en una cocina profesional

estaría bien tener emplatados ya los dos platos?

-No, no, no podría ser.

Tendrás que emplatar todo al final para quedar bien.

¿Y estos percebes que tienes aquí?

-Joé, chef, no sé hacerlos. ¿No has tomado nunca percebes?

Un agua salada, una hoja de laurel, lo escaldas 20 segundos,

le pinchas debajo de la pinza para que lo puedas pelar

y utiliza esto que es un productazo.

Ya lo sabes, corre.

-Voy, voy. Oído.

-Para el tercer plato he pensado unos gnoquis

con el fumé del mero

he puesto unas ostras que me encontrado por ahí muy ricas

para que las prueben los chefs.

¿Qué tal, aspirante? Aquí estoy.

¿Tienes claro lo que quieres preparar?

-Pues creo que sí.

Un arroz con coliflor, mero y coliflor con la ventresca

del mero, voy a utilizar el mero en láminas por encima.

-En la segunda opción he aprovechado la piel

que la tenía perfectamente desescamada

con el mismo fondo azafranarlo un poco más y un poquito de ajo

y hacer un suquet. Voy a utilizar las carrilleras.

Y después, con la parte del morrillo del mero,

una parte muy grasa estoy dejándolo reposar

en una base de gochujang para hacerlos salteados

y voy a hacer un taco.

¿Estás seguro que tú nunca has cocinado así, rollo profesional?

-Tuve un restaurante y me arruiné.

(RÍE)

Yo creo que tú te podrías dedicar tranquilamente a esto

y hasta ganar alguna estrella Michelín.

Aspirantes, estáis a punto de entrar en los últimos cinco minutos.

Ya deberíamos tener esos tres platos listos.

¿Oído? (TODOS) Sí, chef.

Está haciendo en un poquito rato tres platazos.

-Hacía unas cosas muy raras, yo no sé lo que estaba haciendo.

Tenía unos productos que ni siquiera había visto en mi vida.

Es que es un maestro. -Increíble, simplemente increíble.

Acabamos de entrar en el último minuto.

Ya deberíais dar el último retoque al plato. ¿Oído?

(TODOS) Sí, chef.

-¡Por favor, madre mía!

5,4,3,2,1. ¡Tiempo! Manos arriba.

-Bien, chicos.

-De verdad, me ha gustado esa presión que nos han puesto.

Te llevan al límite.

Bueno, Quique, explícame el primer plato que nos has hecho.

-Es como un taco crujiente,

es un taco mexicano hecho a la mediterránea

con el picante coreano.

¿El segundo plato?

-Es un arroz tradicional de mi pueblo, de Denia

que es el arroz a banda, en este caso fundamentalmente con mero

y lo que he hecho ha sido dejarlo meloso,

como tradicionalmente se pone.

Colocarle encima láminas crudas del mero

para que con el calor se atempere

y encima he puesto unos canutillos del socarrat.

-Los platos se veían de lejos y eran espectaculares.

Me he quedado con ganas de meter la cuchara.

¿Y el último plato? -Pues el tercero,

intentando sacar el máximo partido a las piezas,

he aprovechado las carrilleras del mero y las pieles

y con ellas he construido un suquet.

¿Y por qué las hojas?

-Las hojas son el contrapunto picante.

Esas hojas se llaman rompepiedras, las he puesto crudas, sin más.

Si sois valientes os podéis comer una entera.

¡Pues no se dan rompepiedras allí en Toledo!

¡En las cabezas de algunos!

Hala, pica.

Es wasabi, te tapas los ojos y dices que es wasabi.

-Espectáculo. Han demostrado que las estrellas no se regalan,

ha estado ahí y ha hecho unos platazos increíbles

en el mismo tiempo que nos han dado nosotros.

Aspirantes, imposible superar y muy difícil igualar.

Pero llegó vuestro turno, así que, jueces, podéis pasar.

Cuéntanos.

-He hecho un arroz meloso con el mero y verduras.

El segundo, lo he hecho a la plancha.

El último, como era con lo que quedaba,

quedaba un trocito de lomo, que es lo que es sacado,

he hecho una sopita de verduras.

-¿Te gusta?

¿Si me gusta? Ahora veremos.

¿Esto de que está hecho?

-Esto es una ensalada de pescado con dátiles y cilantro.

-La ensalada que planteas, bajo mi punto de vista,

para que no sea un cebiche,

que no lo es porque le falta un ingrediente, que es el picante.

El cebiche tiene que ser fresco, ácido y picante.

Al final has puesto los percibes. -Sí.

¿Dónde está aquí el mero metido? -Está cocido con el caldo de mero.

Muy bien, Carlos.

Alberto. -Hola, cuando han traído el mero

y he visto un producto de tanta calidad,

me apetecía a hacer un homenaje a los pescadores españoles.

Creo que la cocina está para disfrutar,

para celebrar y me gustaría que en cada plato que hiciera

en "Master Chef" fuera un homenaje a alguien.

Quiero que sepas que tu emplatado... ¡Vamos, voy aprender de ti!

Me vas a enseñar tú a mí.

-Lo visualizo y me sale. Es lo más fácil del plato.

Encina. -Hola.

-Así, a simple vista, me da que es un homenaje a la cigala

más que al mero.

Hay una cosa que no se puede perder de vista,

el equilibrio en los puntos de cocción.

-Por mi experiencia de ama de casa, cómo no voy a cocinar bien.

El punto del mero seguro que está estupendo.

Posiblemente sea el único que esté estupendo.

Está crudo. Está crudo.

A ver, el primero que empezaste... -El primero que empecé es este.

Es el que tenía y las verduras las he rehogado.

Este es el que he pasado al horno. Y este es el tercero.

Lo que tenía de sobra.

Si hago un guiso, casi debería ser el primero,

porque las patatas guisadas siempre requieren tiempo.

Tengo que ir con la motosierra, con la radial.

Te han faltado 20 minutos.

Tiempo, me ha faltado tiempo.

Bueno, Víctor.

-Una vergüenza, pero, bueno, algo he sacado por lo menos.

¿Qué queso has puesto aquí? -Creo que es que gruyere.

Pero bien de mantequilla, además. Hay grasa para aburrir.

-Sí.

-Víctor, yo creo que lo más importante,

la mayor garantía que le puede dar uno a su cliente

es probar nuestro plato.

Como pruebe la tapa se complica la cosa.

-Sí, bueno.

Lo digo por el tamaño. Y el sabor es...

Un kilo de ajos con carrillera de mero.

Bueno, Antonio. ¿Por qué cocinas con mantequilla?

En su tierra no hay aceite de oliva.

Y más, siendo andaluz,

que parece que enseguida echará a un guiso un chorro de aceite,

por cultura.

-No, ha sido hoy, que he usado mantequilla.

Tiene buena pinta, nadie ha dicho lo contrario.

-Como yo soy un poco previsora, he hecho un poco de todo.

Con todo lo que tenía he ido montando.

Gracias, Andrea.

Está crudo.

Si me lo puedo comer y yo, te lo puedes comer tú.

Sigue trabajando,

¿qué tal el pescadito? Tú no te cortes.

Si lo quieres sopletear, que a mí es el sabor del soplete,

del fuego, del wok me interesa, me gusta...

Lo haría después de una cocción y entonces tendrías un mero jugoso.

Después le das con soplete y eso que te está pasando

sería como comerse una croqueta.

¿Cómo vas? ¿Se te ha pasado?

-Sí. Me alegro.

Ya has aprendido la lección. -Sí.

Gracias.

-He empezado a ver la pasta y las caracolas y he dicho,

voy a saltear pasta con caracolas, las he abierto con vermut.

¿Sabes cómo se llaman estas caracolas?

-No.

Se llaman cañaíllas, no hay que engañarlas como a los caracoles.

Tardan unos 20 minutos en cocerse a fuego muy lento.

Creo que este bicho, así como está, no se lo puede comer ni Pepe.

Lo puede intentar.

¿No había un dentista por aquí?

Ella es odontóloga y yo soy protésico, o sea que...

Si os rompéis las coronas os las puedo arreglar gratis.

Entonces lo pruebo sin ningún miedo.

Estamos cubiertos.

Lo siento, la verdad es que caracolas de estas

las tengo en casa encima de una estantería.

De la tele.

Recuerdo de Denia. ¡Eso!

Algo así, ahora sí que me voy a acordar de Denia.

Mireia.

-He empezado por aquí, mero en salsa.

Con salsa de verduras y con carabineros.

Tenías que haber empezado por sacar el intestino del bicho.

Hay que quitarlo.

Vamos a ver a Fidel.

-De primero he hecho mero a la plancha, con un poquito de horno.

Luego he hecho el segundo plato,

me he tirado por una especie de marmitaco.

Y, con el último plato ya me habéis vuelto loco.

Con el fumé he hecho los gnoquis.

O sea, que no ha aparecido el mero por ningún lado, claro.

-El mero está en el fumé. En las espinas, ya no quedaba nada.

¿Cuál es la primera elaboración? -La primera es esta.

Que es menos simple que las otras dos, seguro.

-Sí, sí. He tenido que hacer el caldo,

lo he hecho todo a fuego lento para que tuviera más sabor.

-¿Y la parte que has destinado para el guiso?

-El lomo superior.

Oye, y cuando se corre en cocina así porque marcha una comanda,

marcha otra, marcha otra y me estoy quedando sin género

y sin productos, ¿se piensa en la nutrición

o ya pienso en darle de comer al comensal?

Pienso también porque hay ingredientes que no he utilizado.

Piensas tanto en lo sano que te falta algo, y es alma en tus platos.

-Yo quería hacer un arroz más bien melosillo,

pero yo creo que se ha pasado un poco.

Este arroz es un poco complicado. -Sí.

-Pero, sobre todo, un arroz largo nunca para un arroz meloso.

Siempre para un arroz salseado.

-Empecé en el pastel que tiene una base de puré de patatas.

¿De qué manera podrías jorobar al mero?

Pues vamos hacer este plato.

Y me gasto en un mero de 20 a 30 euros el kilo y hago un puré.

Cuando hay un género importante, hay que darle el protagonismo.

La valoración no es la máxima.

No sé, como diría Pepe, luces y sombras.

Luces y sombras.

-Llevo unos días echando de menos a mi hija,

es la primera vez que me separo de ella,

creo que me afecta mucho en la cocina.

Simplemente es eso.

Hoy habéis sido el ejemplo de las cosas que no se deben hacer,

pero no solo hay errores,

hay cinco elaboraciones que nos han sorprendido para bien

y que ahora vamos a catar con mucho más detenimiento.

Por favor, Pablo, coge tus platos y acércate al atril.

Pablo, el arroz está increíble.

Te ha salido muy bien,

no sé si ha sido queriendo o sin querer

pero te ha salido muy bien.

Yo estoy sorprendida porque quién me diría a mí

que el campeón de España de jiu jitsu,

que si quieres nos peleamos, yo vengo vestida para eso hoy.

-Quiero decirte Samantha que estás muy guapa,

me gustas mucho. Todo por ti.

Oye, esto es coacción al jurado.

¿Quién me diría a mí que un gran deportista como tú

presentaría estos platos?

Y luego, lo peor para mí sería el caldito de verduras.

Está bien... pero creo que por falta de tiempo

y por ser la primera prueba está todo muy bien. Enhorabuena.

Muchísimas gracias, chef.

Que Samantha me diga que he hecho un arroz espectacular,

eso para mí, mira, los pelos como escarpias.

Mireya, por favor.

Pues muy bien.

Siempre se prueba para ver muchas cosas,

no solo para ver cómo cocináis,

aquí hay muchas cosas que son buenas,

no son grandes platos, y el defecto de que no quites la tripa

y yo te mire a los ojos y sepas que ese error está ahí,

esto es de "Juzgado de Guardia", amiga.

Yo espero mucho porque te veo muy tibia

y te quiero ver con un poco más de mala leche

porque tienes buena base. -La sacare, la sacaré.

Eso esperamos.

Mireya, junto a Pablo, por favor.

Alberto, por favor, ¿puedes presentarnos tus platos?

Te falta cocer.

Bueno, Alberto, hay más estética que resultado.

Les falta cocción a los pescados gordos,

los pequeños los has hecho muy bien.

Esa manera tan tranquila de afrontar la prueba,

ha sido fantástico pero apreta un poquito más.

-Te diré algo que puede servir para todos

el sentido de la vista es el primero que sentimos

pero en ninguno de los casos puede estar por encima de los anteriores

que son el gusto, algunas cocciones,

el sabor y el respeto al producto.

Aplícate a lo que te ha dicho Quique.

Créetelo un poquito.

Di, quiero aprender a cocinar. -Quiero aprender a cocinar.

Eso lo tienes que decir pero con fuerza.

¡Quiero aprender a cocinar!

Que el jurado me haya felicitado por el emplantado

me da fuerza para seguir este camino

y para decir todavía más fuerte que quiero aprender a cocinar.

Carlos, por favor.

¿Has comido alguna vez percebe? -Que va.

Es tu turno.

Vamos, prueba.

Muerde. Por aquí, muerde. Así.

¿Aquí? Sí.

¿A que está duro? Sí, sí.

Pero mira, se pela así.

(Risas)

Eso es.

En mi vida he trabajado con un percebe.

Lo he visto por la tele y yo eso no sé ni como se come,

si es un cacho de palo.

-A mí me gustaría saber qué cocinero eres,

si el clásico, si el autor, si el italiano.

-Bueno, esto a lo que iba, esto ha sido el susto

y esto ha sido la... es que no me queda otra.

Yo, Carlos, creo que los cuatro estamos de acuerdo

en que el emplantado es fino y elegante.

Buen punto de partida a ver qué haces.

-Bien, Carlos.

Finalmente queremos que traiga su trabajo al atril...

Andrea.

¿Qué es esto Andrea?

-Lo que he utilizado para macerar

lo he puesto por si queréis que tenga más intensidad.

Ya lo habías aliñado, tiene mucha fuerza.

Si traes esto es porque no tendría que tener mucha fuerza

y entonces yo debería echarlo, pero si ya tiene fuerza,

no te tires porque entonces te queda un salazón de mucho cuidado.

Pero está muy agradable, está muy rico,

el punto del pescado es maravilloso

pero no puedes cocinar con tanta grasa, ¿ves?

Cuando hagas un sofrito,

echa el aceite que creas conveniente

pero luego escúrrelo todo.

Andrea, delante de cocina.

Aspirantes, el jurado ya ha probado vuestros platos

y antes de deliberar me gustaría que le diésemos un fuerte aplauso

a Quique Dacosta para agradecerle que haya estado

en este programa con nosotros.

(APLAUSOS)

Último mensaje para los aspirantes.

-Larga vida a vuestro paso por la cocina, suerte y pasión.

-Espectacular, exclusivo, he conocido a ese tío.

Ese tío es un fenómeno.

Ahora sí, los jueces tienen que deliberar

para decidir qué dos aspirantes han hecho los mejores platos.

Habéis demostrado inteligencia y creatividad

en cada una de vuestras elaboraciones.

Pero hay dos que están por encima del resto

y esos dos aspirantes, los que más nos han sorprendido

en esta primera prueba son...

Carlos...

Y Pablo.

Ya rizando el rizo,

si hoy nos tuviéramos que quedar de entre los dos con el mejor,

ese ha sido Carlos.

(APLAUSOS)

-Eso han dicho, eso han dicho, que era el mejor.

También he tenido la suerte que la cesta que he cogido

tenía unas cosas que realmente las sabía cocinar casi todas

menos el percebe.

Bueno, Carlos, Pablo, enhorabuena a los dos.

-Gracias. -Gracias guapa.

En muy importante empezar con buen pie en estas cocinas

pero además vosotros dos vais a ser los primeros capitanes

de la prueba por equipos.

Preparaos porque como siempre va a ser

una experiencia inolvidable.

Nos encontramos en el encantador puerto pesquero de L`Ametlla de Mar

a orillas del Mediterráneo en la provincia de Tarragona.

Hoy nuestros 15 aspirantes salen por primera vez

de las cocinas de MasterChef para enfrentarse a la prueba por equipos.

Ninguno de ellos sospecha la aventura marítima que les espera.

Aspirantes, bienvenidos a la Costa Dorada.

Hoy tenéis un nuevo reto por delante.

Os enfrentaréis a la primera prueba por equipos de MasterChef.

(APLAUSOS)

Competiréis divididos en dos equipos.

Pablo y Carlos, vosotros fuisteis los mejores en la prueba del plató

así que seréis los capitanes.

Carlos, tú fuiste el mejor de los dos,

¿qué color prefieres el rojo o el azul?

El rojo.

Pablo, para ti el azul.

-A mí me gustaría que me cogiera Carlos,

porque es un chaval que me cae muy bien

y sabe mucho de cocina y la verdad es que le veo muy fuerte.

Carlos, vamos a empezar contigo.

¿A quién quieres en su equipo y por qué?

Bueno, pues vamos a empezar por Kevin porque es de aquí

y si vais a poner algo relacionado con la tierra,

digo yo que lo sacará adelante.

-Yo elijo en primer lugar a Mireia, creo que es una muy buena cocinera.

Mireia, equipo azul.

Vamos a ir por Andrea, porque también es de la zona

y creo que sí, que lo saca también.

-Pues yo voy a elegir a Sara, creo que va a aportar bastante.

-Pues este para Antonio, porque sí, porque es un cachondo.

-Voy a elegir a Fidel, creo que es muy trabajador

y nos vamos a llevar muy bien.

Carlos. -A Víctor porque sí, porque sí.

-Miriam. Con ella me llevo bien y va a ser una buena compañera.

-Raquel, experimenta mucho, me gusta como cocina y también.

-Muchas gracias, Carlos.

-Voy a elegir a Sally, de verdad creo que es una gran cocinera.

-Mila, dale caña ahí. -Gracias.

-Nada, ya ves. -Es como un hijo.

-No creo que regañemos mucho.

-Elijo a Alberto porque tiene unas virtudes de acabado de plato

que me gustan mucho y nos van ayudar.

-Lo siento.

-¡Qué va, por Dios! ¡Qué tonterías!

-Mi chica preferida, Tati, Tatiana.

-Gracias, cielo. -Vamos al lío.

Encina, ha sido la última en ser elegida.

¿Te consideras la más débil o es una cuestión de poca afinidad?

-Yo voy a estar igual de contenta

que me hayan cogido la primera que la última.

Con Carlos tengo una cosa especial,

es muy humilde como persona y eso es muy bonito.

Como veis, Carlos cuenta con la ventaja

de tener un miembro más de su equipo.

No te encariñes demasiado con ninguno

porque te damos la oportunidad de cambiar un miembro de tu equipo

por otro del equipo contrario.

Cambio a Andrea por Fidel.

-Me ha sorprendido. Que me cambie por otro del otro equipo

cuando me ha escogido él, yo entiendo que le he gustado,

no lo he entendido.

Fidel, Andrea, cambiaros de equipo.

Yo lo he visto mejor porque Andrea ha recibido mejores críticas

que Fidel en el primer programa

y creo que el cambio ha sido para mejor.

-Joder, qué equipazo tenemos.

Aspirantes, si no queríais pescado, hoy os vamos a dar tres.

Os encontráis en el puerto de Ametlla de Mar,

un puerto que, desde hace siglos, se encuentra estrechamente vinculado

a la pesca del atún rojo,

ingrediente protagonista en el reto culinario de hoy.

Vais a aprender que el pescado es oro para el cocinero

y qué mejor que hacerlo con el atún rojo,

uno de los más exquisitos y valorados del mundo.

Cocinaréis para lo más granado de la sociedad catalana,

como Andreu Buenafuente, Custo Dalmau o Judith Mascó.

Yo he desfilado con Custo Dalmau, voy a meter caña a mi equipo

para que no me hagan quedar mal con Custo porque tiene un nivel.

Hoy tendréis que batiros en duelo en un sitio muy especial:

mi restaurante.

El Abac de Barcelona.

¡Dios!

Vamos, yo esto lo he visto en fotos y en sueños, no en más sitios.

Está confiando bastante en nosotros, en que no le rompamos nada.

Aspirantes, creemos que sólo tratando en profundidad

la materia prima, se puede obtener el mejor resultado.

Por eso hemos invitado a alguien que la conoce muy bien

y que, actualmente, es el responsable del grupo Balfegó.

Es un honor presentar hasta la quinta generación

de pescadores de esta familia que lleva el mar en la sangre:

Pere Vicent Balfegó.

(Aplausos)

-Bienvenidos a mi casa. -Gracias.

-El atún rojo es la principal actividad de nuestra familia.

Balfegó apuesta y defiende un modelo de pesca, comercio

y consumo responsable y sostenible de este gran pez.

Hoy os lo ofrecemos para que os enamore.

Yo nunca he cocinado el atún rojo y, la verdad,

es que estoy deseando conocer el atún y poder trabajar con él,

cocinarlo y degustarlo.

Capitanes, vais a ayudar a pescar atunes de entre 300 y 600 kilos.

Brutal, ¿eh? -Muy bien.

Y tendréis el privilegio de contemplar

el proceso de alimentación, control y cuidado de esta especie.

Muy bien, muy bien.

-No me creo que me estén dando todas estas oportunidades.

Necesito seguir para poder creérmelo porque,

de verdad, que creo que estoy en un sueño.

Capitanes, Pepe y Jordi han decidido acompañaros

en esta primera prueba tan complicada.

El resto de aspirantes se vendrán conmigo

a vivir una experiencia única que no olvidarán jamás.

Mientras vuestros capitanes pescarán atunes,

vosotros nadaréis entre ellos.

¿Os atrevéis? (TODOS) ¡Sí!

-No he buceado ninguna vez porque los tiburones

a mí me dan un poco de miedo y siempre tengo la obsesión

de que hay un tiburón a mi lado... y no.

-Lo nuestro es navegar, a la deriva, la deriva.

Tras una travesía de 5 km, llegamos a las granjas de mar

donde viven 12.000 ejemplares de atún rojo

pescados en los meses que permite la ley

para garantizar la sostenibilidad de la especie.

Los capitanes, ayudados por el jurado,

suben a la cubierta las piezas pescadas

mientras que el resto de aspirantes se sumergen entre atunes.

¿Preparados para disfrutar aquí en el mar entre los atunes?

(TODOS) ¡Sí!

¿Cómo está el agua?

-Impresionante, vaya, muy chulo.

Son unos bicharracos de 300 kilos, así que imagínate, tres veces yo.

-Es un monstruo ... Cuando ha salido del agua era gigante, era enorme.

-Vamos a medirlo. -57.

-2,08.

-Ha sido la leche, espectacular, alucinante, simplemente alucinante.

-El agua estaba un poco fría pero te zambulles

y se ven los atunes perfectamente y con mucha claridad

y, la verdad, es que ha sido increíble.

Nuestros aspirantes se dirigen a las naves

donde van a recibir una clase magistral en la que aprenderán

a despiezar las partes más valiosas de los atunes

que acaban de pescar.

Una oportunidad única para conocer el arte del ronqueo,

llamado así por el ruido que hace el cuchillo al rozar con la espina.

Como veis, ya empezáis a apreciar que no se ve ahí

que eso sea un pez, sino más bien carne de res.

Este será el atún que vosotros cocinaréis.

-Siempre intentad hacer un corte lo más recto posible

y un solo corte, nunca haremos el efecto serrucho.

-Ver un sushiman tan pequeñito y el pescado cuatro veces más grande

que parece que se lo va a tragar, eso es un privilegio que pocos

o casi nadie lo tiene.

-¿Qué os parece? -Increíble.

-He dado un bocado que se deslizaba, como algo misterioso

que se abre en la boca. Me ha encantado.

Aspirantes, bienvenidos al Abac de Barcelona,

el restaurante de nuestro querido chef, Jordi Cruz.

Os doy la bienvenida a mi casa, un lugar al que he dedicado

mucho esfuerzo y dedico cada día un porrón de horas.

Por eso quiero que os ganéis

el derecho a trabajar en mis cocinas.

Voy a pediros la misma disciplina que exijo a mi equipo

y eso significa que no permitiré ni un fallo.

(TODOS) ¡Sí, chef!

-Creo que el jurado va a ser muy exigente.

Estamos en las cocinas del Abac y habrá que dar un plus.

Aspirantes, los menús que cocinaréis

tienen como producto estrella el atún.

Un equipo cocinará tartar de atún con mayonesa de wasabi,

huevo poché y un crujiente de pan. Y el otro plato, marmitako.

Y el otro equipo cocinará atún encebollado con papas arrugadas

y chip de ajo y otro plato, tataki con verduritas y salsa ponzu.

Yo creo que los dos menús son fáciles si los sabes hacer,

y difíciles si te pillan

sin saber cómo defenderte en una cocina.

Aspirantes, contáis con 90 minutos

para cocinar 40 raciones de cada plato.

En el minuto 60, saldrá el tartar, en el 70 el tataki,

en el 80 el marmitako y en el 90 el atún encebollado.

Cada comensal probará cuatro platos distintos

y nos dirá cuál es el que más le ha gustado.

Pero los que decidiremos qué equipo gana o qué equipo pierde

seremos, como siempre, nosotros, el jurado de Masterchef.

Carlos, ¿cuál de las dos campanas eliges?

Prefiero el tartar y el marmitako.

Pablo, entonces vosotros cocinaréis atún encebollado y tataki.

Vale.

Además, entraréis en cocinas 10 minutos después

que vuestros compañeros, así dispondréis todos

del mismo tiempo de cocinado, ¿entendido?

(TODOS) ¡Sí, chef!

-Creo que lo vamos a sacar bastante bien,

excepto la salsa que creo que se llama Kung fu panda

o un rollo de estos, creo que es japonesa

pero no tengo el gusto de conocerla.

Hemos citado a los comensales más distinguidos y queridos

de la sociedad catalana, como Mónica Naranjo, Gemma Mengual,

Jordi Hurtado, Carlos Latre entre otros.

Estos tíos dan siempre, en todo lo que hacen, lo mejor.

En cuanto bajemos un poco el nivel, lo van a notar, lo van a decir

y obviamente, va a ser una crítica.

Cocinad con control y medid las cantidades.

Ya sabéis que nuestro supermercado proveedor de alimentos

donará el excedente de productos a comedores sociales.

En este reto todos cocinais con las mismas herramientas

y la misma materia prima.

Quiero que cocinéis con lógica y, sobre todo, quiero mucho,

mucho rock and roll y un poquito de mala leche, ¿entendido?

(TODOS) Sí, chef.

Si vais a cocinar con esta intensidad

os quedáis fuera seguro. ¿Entendido?

(TODOS) ¡Sí, chef!

Ahora parece que lo han entendido.

Pues os quiero en mi cocina en 3, 2, 1, ¡Vámonos!

Pues vas a marcar el fumet.

Kevin, lo partes finito, a daditos chicos,

que podamos manejarlos bien. El marmitako.

Te quedas tú, tú, peláis y cortáis bien fino también.

Para ti la mayonesa de wasabi, entera, ¿vale? Vamos.

El equipo rojo cocinará tartar de atún

con mayonesa de wasabi, huevo poché con crujiente de pan

y marmitako de atún.

El equipo azul tendrá que esperar 10 minutos para comenzar

a hacer sus elaboraciones: tataki con verduristas acompañado

de salsa ponzu y atún encebollado con papas arrugadas y chips de ajo.

Ahora mismo te lo traigo, ¿vale?

-Voy abriendo los cuchillos.

-La mayonesa, aquí tienes el wasabi.

-Saca de ahí abajo un cacharro de esos grandes para echar basura.

Tú pelas y yo pico.

-¿Quieres que te la vaya poniendo ahí?

-No, no, ahí no quiero, ahí lo quiero para picar.

-Chicos, tenemos que ganar posiciones.

La verdura ya sabéis, la patata lo primero.

Ya hemos planteado cómo nos vamos a distribuir,

estamos bastante organizados y esperando que todo salga bien.

-Venga, ataca ya, tío. -Es muy pequeño el cuchillo.

-Tú dale.

Los veo muy puestos a los chicos, es el primer día.

Los veo con ganas, por lo menos.

Yo estoy contento, temeroso, porque estamos en el Abac

y quiero que todo salga muy bien, pero bastante tranquilo porque creo

que están bastante concienciados y lo van hacer bien.

Y me voy a quedar con el equipo rojo, ¿te parece?

Genial, aparte, como has venido de blau grana, me encanta.

-Córtalo mejor...

Ay... Pero... ¿No cabe el cuchillo entero, tío?

-No cabe el cuchillo entero, no pasa nada, solo este cachito.

-No es que no me haya gustado, es que así no es,

pero no se lo tenía que haber quitado, a lo mejor.

Los dados van a ir así, ¿vale?, directo.

Primero partimos líneas y luego ya dados.

-Organización, con tranquilidad y sin agobios.

-A ver cómo se cierra esto...

Ya.

-¿Cómo lo querías, super picado? -Sí, un puré.

-Ah, vale. -Vamos a empezar con los puerros.

¿Todo preparado? (TODOS) ¡Sí, chef!

¡A cocinar! Venga, va.

Vamos, pasa, pasa.

-¿Qué cuchillo necesitas? -Pues el largo.

-Elige, elige.

-No sé si me veo capaz de hacer esto.

A ver, capitán, cuéntame, ¿cómo has organizado el equipo?

Lo hemos organizado en dos grupos:

uno va hacer el acompañamiento de verduritas para el tataki

y el otro grupo los acompañantes del atún.

¿Lo tienes todo claro? Sí, de momento, sí, chef.

¿Seguro que lo haremos bien?

Creo que sí, confío en mis compañeros.

¿Sabes dónde estás? ¡Por favor!

No, asústate. Si me haces quedar mal, te mato.

Vale, vale. Vale, vamos.

-No, muy gordo, tío muy gordo.

Os voy a contar cómo hago yo el tartar de atún.

Un buen lomo de atún rojo, el mejor que haya,

picadito con un buen cuchillo. Mi secreto: lima rayada.

Y a eso le echo un hecho aceite virgen extra,

dos gotas de tabasco, un poco de sal y cebollita morada muy picadita.

Lo movemos, lo removemos bien y lo aliñamos.

Córtame un trozo de este papel, mi niño.

Esos tomates, si podemos quitarlos de ahí, mejor.

Dale candela.

Enciende el fuego ahí mientras yo termino con los ajos.

Límpiame este y este, y límpiame los cuchillos, venga.

-Me manda mi segunda abuela aquí.

-¿Qué tal vas, Antonio? -Yo bien.

Pélame papas, pícame cebolla, tritúrame la cebolla ...

Me ha ido anulando y claro, me convertía en un mero pinche.

-Eso es una mierda, tío.

Esto hay que partirlo por la mitad con poco. Es el lomo que te queda.

Aquí, ya, daditos, daditos, daditos, daditos.

-Mira qué tartar, colega. Un bol, aquí, aquí.

Perfecto, vale.

-Yo lo dejaría ya, Carlos. -¿A ver?

¿Está frío? Sí, la textura es buena.

-¿Te gusta? -Me sabe a wasabi.

Que lo pruebe Diana.

-Me hubiera gustado más intervenir en lo que yo más domino,

que es el marmitako, pero la decisión de mi capitán

me ha parecido correcta.

-Pablo, ven un momento, por favor. ¿Esta parte cómo la puedo sacar?

-En oblicuo, la sacas por arriba.

Voy a controlar al otro grupo. -Vale, si no puedo te aviso.

-Exacto, muy bien.

¿Cómo vais? -Bien.

¿Andrea, qué tal? Bien.

¿Cómo vas con el plato? Bien.

¿Y con el reciclaje, qué tal vas? Te estoy viendo con el vaso.

Bueno.

La energía ni se crea ni se destruye, solo se transforma.

Y, reciclando tres botellas de cristal como esa,

tienes energía suficiente para cargar tu móvil durante un año,

imagínate la cantidad de fotos que te puedes hacer...

Así que a reciclar. Vale, vale.

-¿Cómo vas? -¿Yo?

-Sí. -Bien.

-Muy bien.

Primer plato que va a servir el equipo azul: un tataki de atún.

¿Qué es? Es un rectángulo de atún,

puede ser lomo o ventresca, que se asa,

puede ser a la plancha, a la barbacoa ...

Y lo van a cortar a láminas finas y lo van a aliñar

con una salsa que se llama ponzu, que lleva alga konbu y katsuobushi,

que es el atún rayado muy fino.

Añadirán mirin, que es un vino de arroz,

y terminarán con brotes, hojas, miniverduritas para que sea vistoso,

fresco y esté muy rico.

Carlos, yo la veo bien. Si no será muy pesado.

-¡Tremenda!

-Bien sabroso, cuando ya lo tengas todo me dices,

a ver qué me parece. Venga, a otra cosa.

-Salta como sus muertos ...

-Ya, pero como no hay tapa, qué quieres que hagamos.

-¿Qué no hay tapa? Busco una tapa rápido.

-No. El marmitako se llama marmitako porque llevaba una cazuela

que se llama marmitako, para que no se volcara el caldo

y era de hierro. -Cómo se aprende...

-Y eso se llamaba marmitako, no se llama por el pescado,

se llama por eso.

¿Cómo hacemos el marmitako? Lo primero que necesitamos

es un buen caldo, con las espinas del atún hacemos el caldo.

Y ahora, patatas, rehogamos un poco de ajo, un poco de cebolla

y un poco de pimiento rojo.

El caldo del atún que cubra justo las patatas, reducir

y en los dos últimos minutos añadimos el atún,

que no se nos haga demasiado, ese es el secreto.

¿Alguien sabe dónde están los pimientos rojos y verdes?

-Sí, aquí, aquí. -Lavadme uno de cada.

-Vamos muy lentos.

¿Sabéis cómo se pica la cebolla para un atún encebollado?

No. -Lo hemos cortado chiquitin.

La manita así, para no cortaros,...

y taca, taca, taca. Estáis cortando con los dedos así.

Y esto es de Masterchef júnior, los niños lo tenían clarísimo,

a ver si vosotros ya lo hacéis bien.

Segundo plato del equipo azul: atún encebollado.

Primero, un fumet básico, elaborado con espinas, recortes.

Tacos de atún bastante regulares, marcaremos en una sartén,

pocharemos unas buenas cebollas cortadas finas,

reduciremos un vino blanco, añadiremos ese caldo,

haremos un guiso de cebolla y atún y terminaremos los tacos de atún.

Guarnición: papas arrugadas, papa canaria a cubrir,

mitad de sal que papas, las coceremos,

quitaremos el agua que sobra, dejaremos que se evapore

esa agua con sal hasta que quede pegada la piel.

Y esa patata arrugada acompañará nuestro guiso.

Y última guarnición: chips de ajo. ¿Cómo se elaboran?

Cortamos muy fino el ajo y lo freímos.

Pablito.

¿Qué tal, Jordi?

Me gusta mucho más cuando me llamas chef.

¿Todo bien? Sí, todo bien.

¿Tenemos todo para que la cosa vaya bien?

Sí, más o menos. ¿Estáis seguros?

Tenemos los ingredientes y sobre todo las ganas.

Acabáis de cometer el primer error.

No tenéis claro lo que necesitáis para acabar.

Hemos hablado de miniverduritas, tataki, tal y tal y no tenéis.

Sí, necesitamos mini zanahorias y no tenemos.

¿Dónde están? Están en el huertecito del Abac.

Así que vais a salir, vais a recolectar miniverduras,

flores, hojas, brotes y demás.

¡Pero muy rápido! ¡Que no tenéis tiempo!

¡O sea, que volando al huerto! Rápido, venga, venga a correr.

¿Qué verduras tengo que coger? -Mini zanahorias.

-No, esas son mías.

-A mí me está costando porque es una pieza muy grande.

-¿Necesitas ayuda? -Yo lo que haría es un corte así.

-¿De dos dedos, no?

-No sé, me da miedo cortarlo y que luego Pablo diga que así no.

-¿Dónde está Pablo? -No lo sé, se ha ido.

-¿Sabes qué? Voy a cortarlo como a mí me parece.

-Jordi me mata cuando vea lo que estoy haciendo en su huerto.

-Me voy, te dejo aquí, abandonado. -No, no.

Yo necesito esto y voy a tardar una barbaridad,

y mis compañeros esperándome.

-Traigo unas veruditas, unos ajetes, he tenido que ir al huerto.

-No soy capaz de distinguir entre tierra y zanahoria.

-Eso me parece que se ha quemado. -¿Y lo habéis dejado?

Tengo un don,

cuando las cosas se tienen que sacar realmente del fuego

y he visto que ahí se estaba quemando el pescado.

-Chicos, aquí se tiene que poner un caldo o agua ya,

que se está cogiendo abajo.

-Vale, mi equipo está solo pero es bueno, está bien organizado.

No me queda nada más. Era la cebolla, hemos dicho cebollitas.

No, tenemos cebolla. A ver, a ver.

-Que nadie se mueva, que voy con caliente, que nadie se mueva,

que esto quema. He salvado el caldo, el fumé.

-Como dice el dicho, lo que tenga que ser... será.

Venga, dejadme, por favor, que la voy a limpiar.

-Mireya, yo os pelo el ajo si queréis y vosotros lo lamináis.

-Vale. Pablo se ha tenido que ir a buscar las mini zanahorias.

Entonces, claro, se ha quedado el caldo en la estacada

y el atún, también.

Nosotros no estábamos preparados para que Pablo se fuese.

-Hola, hola. Vamos a comer.

Los comensales han llegado ya.

No veo aquí la velocidad suficiente como para servir una comida

dentro de poco tiempo. Quiero más actividad, ¿me oís?

(TODOS) ¡Sí, chef!

Necesito una guindillita, un poquito de azafrán

para darle un poco de rock n' roll a esto.

Bienvenidos todos, es un placer recibiros aquí, en mi casa.

Es un día especial, porque fusionamos dos cosas

que quiero mucho. Una es "Masterchef"

y la otra es mi restaurante.

Hoy el equipo de cocina del ABaC ha dado un paso atrás

y ha cedido su espacio a 15 aspirantes

que hoy viven su primera experiencia profesional real.

Desearos que disfrutéis y que todo sea un éxito, bienvenidos.

(Aplausos)

¿Cómo vamos por aquí?

-Fenomenal. Cuidado, que vas guapísimo, no te vamos a...

Por Dios. ¿Qué estás haciendo? El marmitako.

Y la receta la decides tú.

No hay quién te diga echa esto, echa lo otro,

lo haces tú como tú quieres. No, ya lo habíamos hablado.

El capitán nos asignó a cada uno nuestra tarea

y yo me encargué del marmitako de toda la vida.

Voy a ver al capitán, vamos allá.

¿Qué es esto, tío?

No, tío, cachos como cabezas no hay que echar. Dale, dale, echa ahí.

Vamos a ver, equipo rojo, quedan 10 minutos

para sacar el primer plato.

En cinco minutos deberíais ir emplatando, ¿oído?

Oído, chef.

¿Tenéis las 40 raciones? No, chef.

Van a estar, salir, va a salir. Está la gente ya sentada.

Sí, chef, va a salir.

Nos hemos equivocado quizá de capitán...

Para nada.

Creo que hay otros aquí que mandan mejor que tú y mandan más,

que lo he visto. Tengo a María Encina en la "pole position",

te va a quitar el puesto pero ya. Siento decirlo, pero te equivocas.

Si nos ponemos a tope sale adelante, tiene que salir realmente,

es un servicio normal de un restaurante.

Unos aquí que parece que están en la cocina de casa

y otros allí matándose a correr. ¿No echáis una mano allí? No llegan.

¿No llegan? No llegáis, el equipo es vuestro.

Demasiado tranquila, estás como en el sofá de casa.

Vas a hacer que me corte un dedo, y luego va a ser peor, Pepe.

Sal, que se te van a manchar los zapatos, va. Dame vuelta aquí.

¿Dónde está el capitán del equipo azul, que no le veo?

Aquí, aquí.

¿La salsa está hecha ya? Sí, sí.

¿Las verduritas, limpias, todo preparado?

La ventresca aún no la hemos hecho en porciones.

¿Llegaréis? Espero que sí.

Estos no llegan con el primer plato y vosotros, con el segundo, lo dudo.

Señores Tricicle... Dime.

Genial, me encanta eso, por si esto no va. Esto siempre va.

Exactamente.

Quería preguntaros si en las giras coméis bien o mal.

Bueno, solo tienes que observar mi cara redonda

para ver que soy de buen comer.

Tres minutos para empezar a emplatar, ¿oído?

Oído, chef.

Venga, vamos con ello, vamos.

Debería haber uno marcando el atún. -Venga, nos ponemos nosotras.

-Uno y dos, tres, cuatro...

-Yo tengo que acabar de hacer la salsa,

estoy abandonando la salsa, que no se quede a medias.

-Venga, yo me quedo, que habrá allí bastantes.

-¿Puedes acabar tú la salsa y me quedo con esto?

-No, no, tú conoces la salsa. Yo me quedo aquí, tú conoces la salsa.

-25, 26... Venga, aún nos queda que cortar,

llevamos un poco más de la mitad.

Vamos a ver, equipo azul, ¿cómo vais?

-Yo estoy con la salsa que es del primero...

Con la salsa del primer plato, y están haciendo el tataki.

Yo estaba más metida en el primer plato.

Entonces el segundo creo que van controlados.

¿Llegaréis vosotros luego en 10 minutos con el siguiente plato?

Sí.

Yo creo que dices que vas bien, pero creo que vo va todo tan bien.

Es que no los espachurras. Mira, mira dónde lo has puesto otra vez.

-Es que esta cuchara es muy grande para mí.

-Mira, mira. -Una pequeña...

-Relax, ¿vale? -Si estoy relajada.

-Mira, ¿ves esto? Esto no lo podemos hacer.

Se acaba de pasar el tiempo. Estáis fuera de tiempo.

Venga, hay comensales esperando.

No, los crujientes, para arriba, los crujientes altos,

todos los crujientes altos.

-Es el líder del equipo, y si el plato no sale como él quiere

y tiene una personalidad fuerte, pues a la mejor pega una voz.

Hay que correr desde el minuto uno, señores.

¡No, no, no! ¡Trae tarta, vamos! ¡Pon moldes, pon moldes!

Las flores, va, los tartares.

Si es que no está nada puesto. ¿Quién ha puesto esto sin mirar?

-Yo, yo. No hace falta que grites, relájate, tío.

Habla fuerte pero relájate.

Carlitos simplemente ha tenido un momentito de bajón,

todos le gritaban... Se ha salido un poquito del tiesto.

-Buenas tardes noches.

A ver, aspirantes, necesito que seáis conscientes

de los comensales que tenéis en la sala, así que os he traído

a Silvia Abril y Andreu Buenafuente

para que veáis que los comensales de hoy son grandes comensales.

-¿Cómo lo lleváis? -¿Qué tal?

-Bien, bien. -¿Sí?

-Creo que se ha quemado un poquito, ¿no?

Y comensales exigentes.

Bueno, esta patata está durísima por el color.

Yo estoy preocupado, no, lo siguiente.

Oye, pero la prisa es mala consejera.

A ver, Relajaos un poquito también.

Estas zanahorias han menguado tanto, ¿llevan mucho tiempo en la sartén?

-No, por favor.

Nunca he tenido la sensación tan clara de estar molestando.

Mira que he estado en sitios que la gente dice,

que hace este tío aquí.

Pero, o sea, con lo estrecho que es, si yo fuera ahora

uno de estos participantes me estaría odiando a mí mismo.

-Yo estaba concentrada en lo mío, no les he hecho ni caso.

Me han dicho, ¿estorbo? Sí.

-¡Esto está muy caliente, chicos, aquí hay que darle ya el atún!

-Esto se está quemando, esto va a ser un cagarro, chicos.

Aquí sale mucho humo.

-¿Pablo, te bajo? -Dime, dime, dime.

-Pablo, la plancha. -¿Qué?

-Pues que se está quemando. -Pero si he dicho que la quitaras.

Te había dicho que la limpiaras para que no se quemara.

-No te he escuchado. -No pasa nada, vale.

¿Están todos ya? Están todos, chef.

Vale, pues con 15 minutos de retraso, ¿oído?

Por favor, ¿podemos ir cogiendo e ir sacando? Gracias.

El primer plato va a ser tartar de atún con mayonesa de wasabi,

huevo poché y crujiente de pan, hecho por el equipo rojo.

Espero que lo disfrutéis.

¿Y dónde está el wasabi?

Es que me gustaría que picara un poquito,

porque el picor del wasabi me mola.

-Me gustaría que fuera más intenso. -Falta sustancia.

Señores, todavía queda un montón de atún por marcar,

algunos van un poco más quemados que otros

y os quedan cuatro minutos para empezar a emplatar, ¿oído?

¡Sí, chef!

-Venga. -Va, va, va.

-Venga, vamos, metiéndola, vamos, vamos.

-Dame una cuchara pequeña. -¡Venga, vamos!

Estaba yo pensando, le tengo que preguntar a Custo

si esto de la gastronomía es una moda.

Bueno, yo le tengo mucho respeto a la gastronomía.

La verdad es que tuve un restaurante hace 20 años

y me di cuenta de lo que hay detrás de cada plato.

Es realmente un trabajo muy creativo.

-Vamos, vamos...

Pablo, en medio minuto salen los platos.

¡Chicos, todos a emplatar!

Yo quedaré mal, pero tú no llegas al plató de "Masterchef".

Con lo que tengas, con lo que tengas, vamos.

-Hay un pelo, hay un pelo.

-Chicos, probad esto, que a lo mejor es mi boca,

pero yo lo encuentro soso.

-Está ahí.

-Pica un poco, pero... -Está genial.

-Tiene que tener alguna alegría. -Está cojonudo.

-Pues dame un beso.

-Los de arriba tienen que estar ya terminados, venga, venga.

Camareros, vamos sacando el tataki de atún del equipo azul.

A continuación degustaremos tataki de atún con verduritas

y salsa Ponzu, elaborado por el equipo azul. Que lo disfrutéis.

Me está gustando más que el otro.

Mira, yo nunca como verdura y me voy a comer esto,

a lo loco, a lo loco, sin mirar, paso de todo.

-Al límite.

-La salsita esta, que hay poca, pero vamos...

-¡Vamos a limpiar un poco, vamos a limpiar un poco, chicos!

¿Qué haces aquí? Chequeando a todos los equipos.

Chequea la ordinariez de taco de atún

que han hecho tus "marmitakitos".

Tú que hablas de la cocina responsable,

que hay que aprovechar y tal, ¿han calculado bien, no?

¿Qué hacemos con esto?

Ese productazo, qué poco partido le han sacado.

A ver, no, pero retíralo del fuego. -Está apagado.

-Está retirado, retirado, no te preocupes.

-Está cociendo aún.

-No, no, porque sería demasiado, ¿sabes?

Está contabilizado, está todo bien. Un par de cachitos por cabeza y ya.

Una cosita, ese atún, fantástico, pero quiero que aproveches

el atún que ha sobrado del tataki, que no tiremos nada.

Tienes que estar al día de todo, ¿vale? Consejito.

No te lo pierdas. Luego te doy uno

para que puedas hacer grandes platos todos los días,

bien formaditos. Librazo, cocinado en estas cocinas,

una cosa bárbara. Corre y zúmbale, que quiero esto ya terminado.

Sí, chef.

-Está que te cagas, tío. -Está que te cagas.

Señores, vamos a ir emplatando el marmitako, ¿oído?

Oído, chef. Pues venga, vamos con ello.

A ver cómo está ese marmitako.

Con el marmitako la vamos a liar, ¿eh, Pepe?

La vamos liar ahí, aupa, como diría Berasategui.

-Oye, oye, oye, ¿este era vuestro? -Claro.

-Pues es que yo tendría algo que decir.

No, dilo ahora. Llevaba poco wasabi la mayonesa.

Yo no la he querido hacer más fuerte

para que no predominara... Está claro.

Perdona, no sabe a wasabi. Lo que diga el chef.

Es que tiene que saber a wasabi.

No, lo estoy diciendo yo, pero lo están diciendo ellos.

Lo que digas. Aquí para aprender siempre.

-¿No os gusta el wasabi? Oye, sed generosos, ¿vale?

Que la gente diga, ¿qué ha pasado en el ABaC?

Que hemos cambiado el jefe de cocina. Ahora se come aquí.

Venga, eso es. ¡A ver ese marmitako!

¿Pero sabes cómo se va a emplatar?

La vamos a poner con pinzas porque luego queremos

poner una cucharada de encebollado por encima.

-Vale, queremos que vaya limpio. -Efectivamente.

A ver, aspirantes, capitán, Pablo, cinco minutos

y empezamos a emplatar.

El encebollado tiene que estar caliente.

Si no está caliente lo comerán frío, y aquí habrán hostias como panes,

o sea, que corred, rápido. ¡Vamos! ¡Vamos!

Me gustaría muy poco que gane el equipo de Pepe, y pintan bastos.

Cuidado, cuidado. A ver, Pablo, tranquilidad.

-¡Venga, chavales!

Sí, hombre, tenéis que celebrarlo.

Tenéis que estar contentos, tenéis que celebrarlo bien,

tenéis que estar contentos, de verdad.

Retraso en el primer plato,

os habéis recreado en el emplatado del siguiente...

Vaya cortada de rollo.

De aquí sale un equipo a la prueba de eliminación

y alguien se marcha a su casa,

con lo bien que lo habéis hecho, sí, señor.

Estoy orgulloso de nosotros.

A continuación degustarán la siguiente elaboración

del equipo rojo, que es marmitako. Que lo disfruten.

Muy bueno. -Yo lo encuentro picante.

A mí me gusta el picante, pero el mamitako no es picante.

-Le da algo así como un poco más de carácter.

-Vale, de acuerdo.

Buenas. ¿Vosotros cómo os organizáis en casa, quién cocina?

Ella. Es que se le da mejor a ella, de verdad.

-Es que Andreu, si lo dejo cocinar,

tengo que alicatar la cocina de nuevo.

Tú cocinas y tú limpias.

Tú ahora, que ya no estás en el fútbol,

¿te das placeres de la vida o no? Menos.

Antes podía comer lo que quería, lo quemaba todo.

Ahora no puedo hacer tanto...

Claro, por el tema de engordar. Hay que controlar.

Tía, intenta poner la patata en el centro,

que queda diez veces más bonito.

A ver si la próxima vez que venga yo al ABaC me cargas el plato así,

que cuando vengo aquí, joder con la cocinita que haces...

Tiene una bofetada bien dada...

Ya la presentación no sé si va a estar a la altura.

Uno lleva tres trozos, otro lleva cuatro...

¡Una más, uno más!

Camareros, por favor, vámonos a sala.

Y para terminar el equipo azul nos ha hecho atún encebollado

con papas arrugadas y chips de ajo. Espero que os guste.

A mí el marmitako que hemos comido hoy me parece un poco suave.

Sinceramente me gusta más el encebollado,

me parece mucho más arriesgado.

Tiene un punto asiástico que me encanta.

A mí me ha gustado más el marmitako.

Por fin Jordi Hurtado.

Todo el mundo sabe que cuando llegue el fin de la civilización...

¿Llegará?

... Solo quedarán los insectos y Jordi Hurtado.

¿De verdad?

Sí, eso es un hecho científico, probado.

No, probado, no, cuando llegue.

No, pero a ver, tú nos tienes que contar qué comes,

hijo mío, para tener esa piel.

Como lo que me gusta y creo que también es la genética.

Comensales, gracias por haber compartido con nosotros

esta experiencia y haberla enriquecido con nuestra presencia,

especialmente a nuestros anfitriones en Tarragona

por habernos permitido conocer a fondo

la materia prima con la que hemos cocinado hoy.

Esperamos que el resultado haya sido gratificante.

Ha sido un placer para nosotros

contar con personalidades como vosotros

en este templo gastronómico que es el ABaC.

Nos veremos pronto, espero. Muchísimas gracias.

(Aplausos)

¿Satisfecho, capitán?

No, podría haber liderado mejor, no he liderado bien.

Si esto ha salido ha sido por mis compañeros, no por mí.

Esperemos que mejore.

Lloro de rabia. Yo, si me pongo a llorar es por rabia,

porque yo me exijo siempre el 100%.

-Qué ha estado genial, que te lo dice por presionar,

que ha estado genial. -Qué va, qué va.

-Que no, que ha estado bien.

-He gritado cuando no tenía que gritar.

-Qué va, que nos lo dice a todos, que es por meter presión.

-Tiene razón y tiene razón. ¿Qué te pasa, qué te pasa, tipo?

Pues que es verdad, es verdad,

y creía que lo teníamos bien controlado,

y ha sido el momento en el que me he ido a por las zanahorias,

he sentido que he perdido un poco el control,

y ha sido como que me he tenido que apoyar en mi equipo

en vez de mi equipo en mí. Yo quiero que me lleves al límite...

Pues no te caigas como una frutita madura.

Por eso me he venido aquí.

¿Tú no querías vivir una experiencia profesional?

La tengo, la tengo... ¿La quieres vivir, no?

No, lo que quiero es seguir viviéndola.

¿Sí? Ya te la daré, no te preocupes. Venga.

Que muy bien, nene.

Si te apasiona la cocina y tienes entre 8 y 16 años

no puedes perderte los campamentos "Masterchef".

Cocina y diversión en entornos naturales.

Además podrás conocer a ex-aspirantes

de "Masterchef Junior".

Ya lo sabes, este verano, campamentos "Masterchef".

¡Ven al campamento "Masterchef"!

Aspirantes, hoy teníais por delante una prueba muy difícil

y habéis conseguido el objetivo, superarla, enhorabuena.

(TODOS) Gracias.

Sin embargo uno de los dos equipos ha fallado más,

y por lo tanto tiene que ir a la prueba de eliminación.

Pepe, cuando quieras. Carlos, un paso adelante.

Creo que has estado bastante desorganizado.

Has intentado estar en todo y has estado en casi nada.

Sin duda.

Yo creo que ha habido un capitán en la sombra que manejaba el cotarro,

que ha sido Encina. No es verdad.

¿No es verdad eso, no confías en tu capitán?

Confío plenamente, y precisamente por eso,

fueron coordenadas dadas, no me salí de lo que él me marcó.

¿Estás de acuerdo, Carlos, con lo que dice Encina?

Bueno, a medias.

Estoy muy contento con el marmitako, es un clasicazo

y ella lo sabe llevar muy bien.

Estaba rico, estaba bueno, pero unos tacos de atún así, otros así...

Era un guiso popular de mi casa con cuatro amiguetes.

Cuando estabais haciendo el marmitako

la misma cuchara chupándola para probar y metiéndola en el marmitako,

y ya no te digo la forma de meter el atún en la cazuela.

Yo he sido el que ha echado el atún al marmitako y entonces,

bueno, entiendo que por muy limpias que estén las manos

no es manera de tratar un producto así.

En 90 minutos, Mila, una mayonesa.

Eso tiene que ser la mejor mayonesa del mundo.

No te he visto hacer nada más, la mayonesa, fantástica,

eso sí, sosa también, no sabía a wasabi, no había aliño,

le faltaba gusto, el plato era casi para un hospital.

¿Estamos de acuerdo? Sí.

Pepe a mí en particular me ha dado hasta en el carnet de identidad.

Voy a procurar que cuando otra vez me diga algo sea todo lo contrario.

A mí lo que me ha faltado es lo que sí ha tenido el equipo rojo,

que es ambición, garra, ganas de luchar, ímpetu,

un poquito más de carácter.

Lidia, Sally y Alberto,

vuestro trabajo durante todo el cocinado

se podría resumir en una palabra, pica.

De haber puesto una picadora habríamos tenido mejor resultado,

porque la picadora habría sido más rápida.

No me parece justa esa valoración.

Hice las patatas, he limpiado las zanahorias,

he hecho fumé, he hecho el encebollado yo sola.

Me parece que no ha sido una valoración justa.

Tampoco habéis sabido calcular cantidades.

Habéis desaprovechado tres kilos de atún a base de tataki.

Eso sí, el tataki estaba rico.

Con el atún encebollado no habéis sabido reaccionar a tiempo,

y aunque estaba sabroso hemos tenido que apretar y apretar

para poder sacarlo rápido.

Pablo, no te hemos visto ni te hemos oído,

aunque yo he insistido en ello. Tienes razón, chef.

Había tantos capitanes en el equipo contrario

que te podían haber pasado uno y lo habrías resuelto

con un poquito más de garra.

Si hubieras hecho eso en tu equipo habría habido un líder.

Creo que el que peor ha estado, probablemente, haya sido yo.

A ellos les pondría un notable alto y a mí un bien.

Todos habéis hecho un trabajo de un nivel muy parecido.

Creo que está bastante equilibrado pero no podemos perdonar

ni la dejadez ni la falta de entusiasmo,

y esto ha habido un equipo que lo ha acusado mucho más que el otro.

Por eso el equipo ganador es...

El equipo rojo.

Yo me he alegrado más que nada por el grupo, porque se lo merecen,

leche, ha estado ahí currándoselo a tope,

nuestros más, nuestros menos, pero a tope.

-Que no pasa nada. -Lo siento.

-Relájate. -Que no pasa nada, no pasa nada.

-Tío, por Dios, venga. -Faltaba el líder.

Lloro de rabia, si me pongo a llorar es por rabia,

porque yo me exijo siempre el 100%, y si no es que no vale nada.

Esa rabia y esa impotencia que tienes por dentro,

es la que tiene que transformar. Eres un líder, lo tienes que hacer.

No ha querido agobiar al equipo

porque pensaba que estaba bastante organizado

y que lo estábamos haciendo bastante bien,

y ahora son mis compañeros los que ha salido perjudicados por mi culpa,

es lo que no quiero.

Equipo rojo, enhorabuena, porque seguís una semana más

en las cocinas de "Masterchef".

Equipo azul, espero que esa garra

y esa fuerza que os pide el jurado las saquéis.

Lo que pasa es que tendréis que hacerlo en la prueba de eliminación.

Nuestros aspirantes vuelven a las cocinas de "Masterchef"

después de vivir su primera prueba por equipos.

Esta noche uno de los delantales negros nos dirá adiós.

Pablo, espero que se te haya pasado ya el berrinche.

Sí, se me ha pasado.

¿Has pensado ya cómo canalizar toda esa rabia que tenías

como te han dicho los jueces, sabes lo que hay que hacer?

Sí, por supuesto. Yo atiendo mucho al jurado,

todo lo que me dicen, siempre atiendo a sus consejos

y sí, lo voy a canalizar al plato, que se vea en el plato.

¿Sally, por qué crees que el jurado y tus compañeros

no son justos contigo?

Yo la verdad es que estuve muy enfadada con Jordi

porque creo que no han tenido razón, yo no solo he estado cortando.

Yo he hecho el sofrito, en fin, las patatas,

prácticamente el segundo plato y entonces no me parece justo

que me hayan valorado como si solo estuviera cortando,

porque no es verdad. Yo no discuto que trabajaras.

Discuto que la actitud no era la correcta,

no era la de un luchador como la que hemos visto ahora en Pablo.

No eras un león, eras una seta, y queremos leones,

y hasta que no lo merezcas te sigo recordando y recomendando.

Ya llevamos tres ediciones de "Masterchef"

y nos hemos merecido que nos llaméis chef.

Sí. Tengo un bicho aquí dentro que lo tengo que quitar,

porque siendo buenaza no consigo nada, y me he dado cuenta,

y he dicho que a partir de ahora iba a empezar a competir,

porque ya estaba bien.

Aspirantes, el negro es un color muy elegante,

pero en estas cocinas solo significa una cosa, peligro.

Delantales blancos, enhorabuena, porque estáis salvados

y seguís una semana más cocinando en "Masterchef".

Podéis subir a la preciada galería.

-Gracias, chicos -Venga, Pablito.

-Suerte. -Gracias.

Es duro estar la primera vez en una prueba de eliminación,

cuando tienes la sensación de que hemos sido el mejor grupo

y estamos en la prueba de eliminación, entonces se lleva peor.

Aspirantes, venís de una prueba por equipos

en la que habéis cometido un fallo de actitud muy importante.

Todo lo que nos habíais demostrado en la primera prueba del programa

lo habéis tirado por la borda cuando habéis cocinado juntos.

Ahora solo queda una oportunidad, porque uno de vosotros

será el primero que cuelgue el delantal de esta edición.

Hoy podría ser mi último día en "Masterchef", pero no quiero.

Creo que tengo aptitudes para ser una "Masterchef 3" .

Detrás de este enorme telón está vuestra salvación o vuestra condena.

¿Queréis saber qué es? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues arriba el telón.

(Suena pasodoble)

Qué bonito, ¿no?

-Para hacerse una foto ahí, qué bonito.

-Qué bonito.

-Rojo, amarillo, rojo, es la bandera española, ¿no?

-La bandera de España. -Es verdad, es verdad.

Cuando se levantó el telón creo que fui de los pocos

que captamos realmente que era una bandera de España

y que el plato iba a ser un homenaje a nuestra cultura.

-Claro, es que es rojo todo lo que está en las cestas rojas

y amarillo todo lo que está en las cestas amarillas,

me acabo de dar cuenta a la hora.

-Veo las cosas al cabo de un rato, cuando la gente ya lo ha visto,

y no porque sea tonta, es porque me fijo en otras cosas.

Aspirantes, llevo más de 20 años en el mundo de la cocina.

He viajado por muchos países,

he comido en los mejores restaurantes del mundo,

pero hay una cosa que me tira mas que nada,

y es nuestra cocina, la cocina española.

Ole..

Como podéis ver aquí tenéis una bandera de España de 4x3 metros

compuesta por ingredientes que nos ha traído

nuestro supermercado patrocinador,

únicamente de dos colores, rojos y amarillos.

En la franja roja tenéis fresas, pimiento rojo, tomate en rama,

frambuesas, granada, patatas rojas, chorizo, gamba roja

y más ingredientes del color de la pasión, el rojo,

y en la franja amarilla tenéis mazorcas de maíz, plátanos,

tomates cherry amarillos, piña, altramuces, pollo de corral,

limones y muchos más ingredientes, eso sí, todos amarillos.

Nuestro reto de hoy no será nada sencillo.

Tendréis 45 minutos para cocinar un plato libre

que haga referencia a nuestras recetas de siempre

y utilizando únicamente los ingredientes

que podéis encontrar en esta enorme bandera.

Pero en "Masterchef" nada es sencillo.

Únicamente, y esta es la mala noticia,

podéis utilizar los ingredientes de un color, o rojos o amarillos.

Mireya, ¿qué color elegirías, rojo o amarillo?

Yo soy muy del color rojo, que me encanta,

pero hoy voy a cambiar y creo que me voy al amarillo.

Andrea, ¿rojo o amarillo?

Me apasiona cocinar con frutos rojos

y me apasiona que aquí haya bastantes frutos rojos,

con lo cual mi decisión es rojo.

¿Y tú, Alberto, qué horóscopo eres? Leo.

Yo soy Cáncer con ascendente Leo. No te pregunto lo del color

porque básicamente no va a servir para nada, ¿no es así, Pepe?

Aspirantes, Jordi os ha dado una mala noticia,

solo podéis cocinar con los alimentos de un color,

y ahora viene la otra mala noticia. Jolín, pues tocaría una buena.

No podéis elegir el color que queréis,

porque lo vamos a echar a suertes.

Jolín, pues en una prueba de eliminación es un riesgo.

Andrea, ¿ves esa caja negra que tienes detrás de ti?

Sí.

Cógela, por favor, y te acercas aquí conmigo.

En esa caja hay brazaletes de color rojo y amarillo.

El color que saquéis determinará la franja de alimentos

con la que váis acocinar. Andrea, eres la primera en empezar.

Es que tengo siempre supermala suerte.

Con lo que te gusta el rojo.

Yo quería el rojo, estaba cruzando los dedos de hecho

para que me tocara el rojo. ¿Por qué?

Porque mi novio y yo somos unos apasionados de los frutos rojos

y claro, quería hacerle un homenaje a él y a mí,

y el color del amor, me hubiese gustado mucho.

Muy bien.

Desde que empecé el programa me han dicho que ven algo en mí,

que tengo talento, pero que no acabo de sacar la garra.

Yo en la cocina me considero más bien tranquilo,

pero si quieren que sea un león, seré un león.

Me ha gustado cocinar en tu restaurante

Y a mí que estuvieras allí.

Sara, por favor.

De momento vamos de amarillo.

¿Te gusta el rojo? Me encanta el rojo, yo soy muy roja.

Rojo pasión, si es que al final siempre tira mucho.

Estuve en Juventudes Socialistas hasta los 31 años,

y ahora me presento a las elecciones como número dos en mayo.

-Rojo, bien.

-Venga, Pablo hijo.

-Estoy tocando y no se cuál coger de los dos que quedan.

Lo mismo tienen el mismo color. ¡No!

Fatal. Ha sido ver el brazalete y he dicho, a tomar...

Sé que no todos estáis contentos con el color que os ha tocado,

pero ahí es donde tenéis que ser inteligentes y utilizar la cabeza.

En el supermercado tenéis una caja para cada uno con productos básicos

que os permitirán completar nuestra elaboración.

Solo podéis coger productos

del color de la bandera que os ha tocado.

Tienes que conseguir un plato de ese color y tenéis 45 minutos,

¿entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

Si quieres aprender a cocinar como uno de nuestros aspirantes

ahora puedes hacerlo entrando en la escuela "Masterchef",

una escuela totalmente online con más de 170 lecciones

donde podrás aprender todo lo que tienes que saber de cocina

de la mano de los chefs más prestigiosos.

Además este año, al completar el curso,

podrás obtener tu certificado "Masterchef".

No lo pienses más y entra en la escuela de "Masterchef".

Detrás de vosotros tenéis una cesta

para coger los alimentos de la bandera.

Ahora disponéis de tres minutos para coger los ingredientes,

y ese tiempo comienza en tres, dos, uno, ya.

Hay lo mismo, hay lo mismo, chicos.

-Venga, vamos, vamos.

-Venga, Sally. -Venga, Alberto.

-Venga, Mireya. -Vamos, chicos.

-¡Venga, vamos, señores! -Vale, venga, Andrea.

-Creo que he tenido suerte en la elección del color.

El rojo lo hubiera tenido un poquito más complicado

pero estoy contenta, contenta, muy contenta.

-Vamos, Sarita, vamos.

-La cocina es crear y pintar, así que vamos a pintar de rojo el plato,

a ver qué tal.

-Sally la está liando. Está tardando mucho.

-Una buena "Mise en place" es lo mejor.

-Yo contaba con el rojo, pero bueno, el amarillo tampoco está mal,

así que voy a improvisar algo y espero que me salga muy rico.

-Estoy contento con el color rojo,

tengo una idea muy clara y a defenderla.

Mi plato es toda una declaración de intenciones,

porque aquí quieren al Rey León, que no necesita rugir

porque el plato lo hace solo.

-¿Eso es pichón o picantón? Es picanton, ¿no?

-Sally hace el deshuese, que yo no sé hacerlo.

-Voy a hacer en principio un timbal de puré de patata y verduras

con un wok de ternera.

Pablo lo estoy viendo muy parado, macho.

-Voy a hacer un escabeche pero le quiero dar un punto personalizado,

que lo que he hecho varias veces, estoy bastante seguro de receta

y creo que les va a gustar, porque yo juego mucho

con lo salado y lo dulce.

En esta nueva edición queremos que vivas el programa

como si estuvieras aquí con nosotros.

Por eso la revista "Masterchef" vuelve a los kioskos

y llega llena de contenidos para que además de cocinar

te enteres de todos los secretos del programa.

Tiene recetas, trucos de cocina y entrevistas con los aspirantes.

Acuérdate, cada semana con tu revista del corazón favorita.

Vamos, Sarita.

-Voy a hacer como una típica sopa de galets, de Cataluña,

pero voy a darle una vuelta, porque voy a hacer el galet

relleno de pollo al curry con un poquito de calabacín,

y luego el caldito como si fuera la sopa será una crema de maíz.

Voy a intentar hacer o un crujiente de queso, a ver si me sale,

y si no unas láminas muy finas

de pimiento amarillo por encima, para decorar.

Eso va a ser una sopa de galets a mi estilo.

Un galet te pide que le cocines un buen caldo,

y un caldo que ella no tendrá.

Claro, la sopa de galets un poquito "light".

Lo primero que he hecho

ha sido dejar que el aceite coja mucho

el sabor de las cabezas de las gambas,

y ahora que lo ha cogido las voy a retirar,

voy a marcar las gambas, que quiero que sea la proteína del escabeche,

y después lo que haré será el escabeche en sí.

Aspirantes, han pasado los primeros 15 minutos.

Venga, vamos, señores.

Hola, chef. ¿Qué tienes pensado hacer?

¿Pues no te recuerda esto a algo, de una tradición pasada?

Una chaperonina. Ahí va, chaperonina.

Pero con sombrero, ¿qué me dices? Como las setas.

En honor.

No quería faltarte con lo de las setas.

Solo te estaba intentando decir que hay que ser autocrítico primero.

Muy bien. Veo unos pimientos por ahí.

Sí, voy a hacer, Pepe, con perdón,

voy a hacer un pisto manchego amarillo.

He visto deshuesar de muchas maneras.

Tú como mínimo tienes un curso online de "Masterchef" seguro.

Se nota, se nota, esas cosas se notan.

Dale, Sally.

-Estoy haciendo un coquelet porque me encanta.

Es un pollito pequeñito, que una oración por persona está correcta.

Tengo que cocinar en amarillo y es lo que hay, no hay más.

Y aquí estoy, más amarillo ya no veo.

Mira, amarillo, amarillo... todo amarillo.

Aspirantes, quedan 15 minutos.

Andrea, no veas cómo huele. -¿Bien?

-Sí, ánimo, ánimo.

-La granada es el toque sorpresa que le quiero dar al plato,

porque lleva la salsita del escabeche,

que la he hecho con su cebolla caramelizada,

poco a poco, con los frutos rojos, y todo lo que hecho caliente,

pero luego esto le va a dar un toque muy fresco

que cuando se lo metan en la boca explotará,

un sabor muy fresco y muy dulce,

que a mí personalmente se lo pongo y me gusta muchísimo.

Creo que a ellos también les va a encantar.

¿Qué tal, Alberto, cómo vamos? Muy bien.

Voy a esculpir en la patata hervida una cabeza de león,

y luego con el pimiento y las gambas haremos una melena

y algún toque más picante.

¿No estás tomando ninguna sustancia extraña?

Pues ya no te puedo preguntar más. Ya...

Ya solo ver la obra acabada. Pues en 12 minutos la tienes.

Vamos con ello, Alberto. Gracias.

Mireya me asusta bastante, no sé si va a hacer un potito o un plato,

porque ha hecho un gazpacho caliente de manzana

con frutos rojos, con tomate.

Puede ser una guarrada o a lo mejor se inventa un platazo.

Creo que tenemos el plato delante.

Sí, sí, sí este puede ser el plato de todos los "Masterchef".

¿Y quién es el ejecutor? Alberto.

El doctor quiere hacer una cabeza de león.

Creo que va a hacer una fusión, no me lo ha contado pero lo intuyo,

entre Santiago de Santiago y Juan de Ávalos.

Va a esculpir una cabeza de león en la patata

y le va a poner unas melenas creo que era con gambas.

Tiene unas ideas un poco locas, pero con sentido muchas cosas.

Luego hace cosas muy monas.

Vamos a dejar que ejecute el león gambero.

Vamos a ver como ruge eso, sí.

¡Au!

-Esos pimientos que he marcado van a formar parte de la melena.

Lo que pasa es que están mucho más picante es de lo que pensaba,

y al final pondré algún toque para que dé la sorpresa.

No voy a poder gastarlos todos como había pensado.

-Me parece que está buenísimo.

-Está hablando solo ya, está hablando solo.

¿Qué pasa, Pablo? Hola, chef.

¿Qué ha hecho usted?

Pues que hecho un escabeche de frutos rojos.

He cogido la gamba roja, le he quitado las cabezas

y las he marcado para que cogiera gusto ese aceite.

Luego he marcado esas gambas solo un poco,

las he separado y luego he empezado a hacer el escabeche.

Lleva, lo primero, cebolla morada,

para el contraste de sabores que quería,

y frutos rojos, y pimienta roja también.

¿Y el elemento fundamental del escabeche cuál es?

Hombre, el elemento fundamental es...

Yo he hecho escabeches con caballa.

Sí, pero el escabeche era un método de conservación

y llevaba un elemento que era fundamental,

que tú no me lo has dicho.

¿Vinagre? Vinagre le he echado. Ah, no me lo habías dicho.

Digo, vaya escabeche más raro, a lo mejor es diferente, claro, claro.

Sí, por supuesto, le he echado, lleva todos los ingredientes.

Luego veremos a qué sabe eso, muy bien.

Alberto, venga. -Esa pasión, que se vea ahí.

-Vamos, que en nada ya está esto.

-Ya lo tienes.

-He cogido la punta de la cayena para hacer la nariz,

hebras de azafrán para hacer los bigotes

y dos pimientas rosas para hacer los ojos.

-Se ha complicado demasiado Sara.

-¡Esa cosa rica, Sarita!

-Tengo que aprovechar esta oportunidad

y quedarme el máximo tiempo aquí.

-Vamos, Mireya, que va bien.

-Tuve un pequeño problema con el horno.

He visto que estaba un poco crudo.

Al final reaccioné y lo pasé otra vez por la plancha,

el último minuto.

Aspirantes, acabáis de entrar en el último minuto.

¡Vamos, vamos!

¡Venga, dadle, que no llegáis!

¡Venga, vamos!

-¡Vamos, familia!

-¡Venga, Albertito, que lo tienes ya!

-¡Último retoque!

-¡Venga ahí!

-No queda nada.

Cinco, cuatro, tres, dos, uno, tiempo. Manos arriba.

(Aplausos)

Con este plato quiero demostrar que aunque parezca un cachorro

realmente soy un león y puedo hacer un león, y puedo rugir.

Los 45 minutos han terminado.

Ahora dará comienzo la primera cata eliminatoria de esta edición,

y la va a abrir Andrea.

Por favor, Andrea, preséntanos tu plato.

Mira, es un coquelet hecho con curry,

y después he hecho compota de manzana y calabacín amarillo,

acompañado con un aceite de maíz.

¿Y cuánto tiempo ha estado en el horno?

Ha estado unos 30...

Te voy a decir una cosa. Tu pollo es mágico.

Te invito a comer pollo. ¡Cómete el pollo, Andreita!

Es que me da cosa. A ver, no...

¿Por qué? ¿No te gusta el sushi? Prueba el sushi de pollo...

Se ha quedado un poquito crudo por dentro, rozando el hueso,

porque por aquí encima creo que está hecho.

Andrea, un pollito así de pequeño,

45 minutos y prueba de eliminación, mujer...

Ásalo más, ásalo más, hazle alguna cosa más.

¿Tú te des cuenta de que Pepe no ha tenido que tocar el pollo

para saber que estaba crudo? Sí, me he dado cuenta.

Es porque se veía desde fuera que estaba crudo.

¿Tú no lo ves? Un poco, sí.

¡Por favor!

Ellos dijeron que estaba crudo,

pero yo creo que no estaba totalmente crudo, faltaría más.

No habría tenido el morro de presentar un plato crudo.

Es que me ha costado deshuesarlo...

Tampoco he querido romperlo mucho el pollo.

No, romperlo mucho, no, no lo has tocado.

Haz un platito, una presentación.

No pongas el pollo así, que esto no es un asador.

Es que yo he ido a un restaurante que me lo han presentado así.

Y también hay otros restaurantes donde te lo dan en hamburguesa.

Esto es algo bastante vulgar.

Yo pensaba que quedaba chiqui-mono, qué quieres que te diga..

En una prueba de expulsión, un plato así, ¿sabes lo que es?

Media pata fuera, eso es lo que es.

El siguiente en mostrar su plato al jurado será Pablo.

¿Cómo se llama tu plato?

Escabeche de frutos rojos con gambas.

¿Y en qué te has inspirado? En el escabeche original.

¿Cualquier elaboración que lleva vinagre es un escabeche para ti?

No, cualquiera, no, quería hacer un escabeche,

pero dándole el sabor de los frutos rojos.

¿Estamos creativos? Te lo digo porque es una prueba de expulsión.

Por la cabeza se me ha pasado, no es lo suficientemente bueno,

te puedes ir, te vas a como sigas así.

Pues nada, por lo menos lo has intentado.

A ver, es un plato arriesgado, pero cuando uno asume riesgos

puede hacer dos cosas. Una es equivocarse.

Tú has acertado, es un buen plato. Muchísimas gracias, chef.

Felicidades. Cómo te gusta hacerle sufrir.

Dos preguntas, ese anillo que te quitas y te pones, ¿qué es?

Me lo dio mi tío antes de morirse, el día anterior a morirse.

Él era chef y me dijo, ante todo haz cosas que te hagan feliz,

y ahí fue cuando empecé a coger la pasión por la cocina.

Cuando hemos empezado has dicho un par de veces:

(GRITA)¡Sí, chef!

Con mala leche, con pasión, y aquí hay cuatro que se han reido.

El día que ellos se vayan nos reiremos nosotros. Gracias.

Gracias, chef.

Son buenos compañeros.

Les ha hecho gracia un acto puntual, pero en ningún momento

ha sido ofensa, son buenos. Aman la cocina mucho.

Es el turno ahora de Lidia.

He hecho un wok de ternera especiada

con un timbal de puré de patata y verduras.

Primero veo dos platos en vez de uno.

¿Ponerlo todo junto?

Parece que es un plato de vegetariano

y un plato de carnívoro.

Llevga la proteína, que es la carne, el hidrato, que es la patata,

y la fibra, que es la verdura.

Sí, pero esto no es un ejercicio de nutrición.

Podría haber puesto una capa encima de la carne.

Esto es un plato que tiene que tener sentido.

Si lo pongo sobre el timbal me parece que se queda escaso.

Para una prueba de eliminación este plato no lo veo.

No tienes ningún esfuerzo de presentación,

creo que tú prometías un poco más.

Para mí presentarlo ha sido un esfuerzo.

¿Esto? Sí.

La carne está totalmente cocida, has dejado el agua del marinado

dentro del wok y se te ha cocido.

¿Tú tienes claro lo que has venido a hacer aquí?

Aquí he venido a aprender.

¿Y por qué no escuchas? ¿Quién dice que no escucho?

Cuando has empezado a hablar con Samantha

ella decía una frase y tú replicabas con otra.

¿Sí?

Solo digo que cojas lo que sabes y tu carácter

y te comportes como un alumno,

porque a veces te comportas como un maestro.

Tu actitud es esa, arrogante y de... ¿Yo?

Sí. Sí, es la sensación que yo tengo.

¡Ostras! Sí, lo siento, es la que yo tengo.

Una cosa es humildad y otra es sumisión.

Creo que son dos cosas diferentes.

O sea, hay dos platos.

Te hemos pedido uno y has hecho dos, ¿por qué?

Porque para mí uno era la guarnición...

¿Qué guarnición?

Estás en "Masterchef", aquí no hay guarnición que valga.

¿Cual sería la guarnición? El timbal.

El timbal, o sea, te pongo esto de carne y medio kilo de timbal.

Pensé que si ponía más carne

iba a quedar demasiado vasta la presentación.

¿Y por qué no piensas como una cocinera?

Todavía no soy una cocinera.

Solo te estoy sugiriendo que escuches,

que empieces a pensar como cocinero y olvides lo que sabes,

porque esto es "Masterchef", no "Master Salud",

porque si no tu camino no está por aquí.

En eso estoy de acuerdo, pero creo que intento escucharos,

no sé por qué me decís eso de que no escucho, porque...

Porque te oigo replicar mucho y me gustaría verte escuchar más.

Las críticas al plato me han parecido justas, correctas.

Con respecto a la actitud, que me han dicho que soy arrogante,

yo, pues, voy a seguir siendo como soy, ¿qué voy a hacer?

Sara.

He hecho unos galets de pollo con curry y un poquito de menta,

y una crema de maíz.

Galets rellenos. Sí, rellenos.

Plato muy típico catalán, los galets con un caldo de cocido,

¿y se rellenan?

A veces sí, con carne, la misma carne del caldo.

Quizá como muy cocida y se hace como una masa,

que cuando se mete dentro a lo mejor no se sale tan rápido.

Le puedes poner huevo, tal, lo que sea, para que lo sujete.

Si las hubieras cocido en un caldito de cocido,

una vez rellenas, y muy picado, y hubieras hecho ese relleno

habrías hecho un plato más completo, y la masa de la cocción está durita,

porque siempre la dejas un poco entera para poder rellenar,

y luego termina de cocer en el caldo y queda fantástico.

Has utilizado la pechuga del pollo para rellenarlo.

Sí, la pechuga.

La pechuga de pollo para mí es la peor opción

dentro del pollo para rellenar, ya que se queda seco dentro del plato.

La idea está bien, me ha sorprendido bien,

esperaba un cebiche o algo similar...

No, por favor, no más cebiches.

Está rico, el sabor está rico, la crema de maíz está rica,

el pollo está rico.

Hay un defecto con el tema de la pasta, pero es un buen trabajo.

Muchas gracias.

Delante de cocinas, por favor.

Dios mío, qué calor he pasado. Me faltaba la respiración.

El corazón...

Sally, es tu turno.

He deshuesado los jamoncitos de pollo,

lo he rellenado con la compota de manzana y cebollino

y luego he hecho un pisto y lo he rellenado de calabacín.

Ah, me ha dicho que era una chaperonina. ¿Te suena de algo?

Yo pensaría que alguien ya no podría hacerle un homenaje a Jorge

después de, la vuelta a la chaqueta, Dani me volvió loco desde entonces,

pero veo que sois unos atrevidos.

El pollo está bien cocinado, está asadito.

Para mí solo el defecto de dividir las dos cosas.

Creo que un pisto cuando va con una carne tiene que interactuar,

y como te diría Pepe, guisar un poquito.

Me gusta tu plato. Gracias, chef.

Y tiene mucho mérito. Esto es trabajar un pollo en 45 minutos.

Gracias, chef.

Tienes materia prima. Ahora solo te falta competir, competir y luchar.

Esto es una competición, esto es "Masterchef",

y un chef tiene que tener carácter. A ti te falta eso, amiga mía,

reivindicarte y entender que haces todo lo que puedes,

estás segura de tu plato y convencer a los demás y transmitir tu pasión.

Gracias, chef.

Yo voy a competir y voy a darlo todo porque he venido aquí

a luchar por un bienestar mejor y por ser alguien en la vida.

Mireya, por favor.

Es una crema de gazpacho de frutos rojos en caliente

con gambas al azafrán. ¿Y qué piensas de tu plato?

Que es rojo, es español y queda atrevido,

creo que tiene pasión, que es lo que tiene que tener un plato.

Y no se puede comer, vamos. Atrevido, no, malo. ¿Lo has probado?

Sí, está un poco ácido. Está malo.

Cuando pruebas una cosa que no está rica

tienes que intentar solucionar tu problema antes de presentarlo..

No lo he acabado de entender. ¿Qué querías hacer?

Quería hacer un gazpacho en caliente.

Un gazpacho caliente, una sopa de tomate.

Una crema, sí.

Es una prueba de eliminación, con lo cual tirarte sin red

y hacer un gazpacho caliente se te puede quedar al cuerpo frío, sí.

Cuando le ha salido mal el plato a Mireya por un lado me he alegrado,

porque creía en un momento como que me la iba a quitar de encima

e iba a ser para mí un alivio.

Alberto, contigo cerramos la cata de hoy.

¿Puedo decir algo, por favor?

Solo quería decir que cuando estabais valorando mi plato,

cuando estábamos hablando el chef Jordi ha dicho

que se han reído de mí cuando me ha visto que estaba enérgico.

Solo quería defender a mis compañeros

porque me han apoyado un montón,

y no sé si a lo mejor he hecho algo mal o algo bien,

pero gracias por el respeto y gracias por todo lo que me ha dicho.

Deles usted la oportunidad de conocerlos

y verá que también tienen muchísima pasión por la cocina.

Muy bien, Gandhi, tu alegato. Vuelve a tu sitio.

Amigo mío. ¿Qué no has entendido?

Mis cocineros y los de ellos, en mi casa,

cuando cantamos una comanda, detrás mía 25 personas que dicen:

(GRITA) ¡Oído! Eso significa que lo han escuchado.

Aquí no hay la mitad, ni un 5% del carácter y lo necesario

para ser cocinero, y tú eres el único que lo ha hecho.

Ellos se han reído.

Espero que Jordi me haya entendido y no se lo haya tomado a mal,

porque no los conoce tanto como los puedo conocer yo,

y quiero que les dé esa oportunidad sin juzgarlos. Nada más.

¿Alberto, nos puedes presentar tu plato, por favor?

El plato se llama "León come gamba".

Este plato es el que he hecho para demostrar

que tengo todo el carácter que hace falta en una cocina.

El plato es un gazpacho de tomate y fresa con pimiento asado

y una patata imitando la cabeza de un león.

¿Y esto rojo se echa sobre el plato? Sí.

¿Esto qué es?

He tenido problemas de cocción con la patata.

El humor es importante en la cocina,

pero ahora que veo esto el humor no me sale por ningún sitio, lo siento.

O sea, esto es un insulto a mi inteligencia,

un insulto al jurado y un insulto a 15.000 personas

que se han quedado fuera en esta tercera edición.

No he pretendido en ningún momento que fuera un insulto,

pero desde que he llegado al programa

me habéis dicho que me faltaba carácter...

¿Tú crees que el carácter me lo vas a demostrar con una patata cruda,

dos ojos con dos pimientas y un bigote de azafrán, crudo?

¿Tú te comerías una patata cruda

en un supuesto gazpacho de fresa y tomate?

No tendría que estar cruda la patata.

Tú no has entendido nada. Yo soy cocinero desde hace mucho tiempo,

exigente cada día al máximo con lo que hago.

En mi vida he visto una marranada como esta, y tú,

que me la intentes colar.

Es una mofa a nuestro oficio, nene, una mofa.

De verdad que no era mi intención...

Es una mofa, una burla, ningún cocinero en el Junior

ha tenido leches de hacer un plato tan bobo como ese

e intentarme hacerme creer que es otro homenaje de los tuyos.

No, no, no, eso es una burla.

El día que llegaste te dije, te lo voy a exigir todo,

te lo voy a pedir todo, ¿te acuerdas?

Te dije, te voy a guardar esto. Te lo devuelvo.

Eva. Dime.

Creo que la cata de hoy ha terminado.

¿Sin deliberación?

¿Deliberar? ¿Una patata dura con ojos y brotes,

y una marranada delante de mis narices?

¿Voy a deliberar eso? Ni se me ocurre.

Alberto, estás expulsado de "Masterchef".

Mi intención con el plato era la mejor del mundo,

era seguir las recomendaciones del jurado

y demostrar que era un león en la cocina,

pero no ha salido como yo esperaba y lo siento.

Alberto, ven conmigo. Vamos a charlar tú y yo un poquito.

De verdad que no era mi intención.

Me habían dicho que tenía que sacar carácter

y no tenía ni idea de que la patata estuviera tan cruda.

Si no es que no la hubiera puesto.

Creía que estaba como al dente, pero es que es de vergüenza,

no merezco ni estar aquí y es que lo he hecho tan mal que mira...

Pero Alberto, también te digo que de los errores se aprende.

Pero cagada, cagada.

He hecho sin pretenderlo un insulto a "Masterchef" y me siento fatal,

y no, no creo que vuelva a cocinar.

El gusto por la cocina no hay que perderlo.

No sé si voy a volver a cocinar después de esto, Eva.

Alberto, no digas eso. Mira, vamos a cambiar de tema.

Yo sé que nos contaste que venías por otro motivo.

Querías declararte a una chica.

Sí, y después de esto no pienso hacerlo.

No, no, hazlo, ¿cómo que no? Sí, Alberto.

Pero si es que es tu última oportunidad.

Después de esto me voy a esconder en un pozo

y no voy a salir en dos años.

De verdad, Eva, que no, que no... -Ay, Alberto, cariño...

Jordi, lo siento. ¿Qué hacéis aquí?

No me digas lo siento, espérate. Tú te estás confundiendo.

Esto es "Masterchef" y nosotros juzgamos no con un listón bajito,

con una vara muy alta.

Creo que tú has enfocado mal tu creatividad,

pero eso no quiere decir que dejes de cocinar.

Has metido la gamba, punto.

No has estado afortunado, no te castigues más.

Que no te pongas así, hombre...

Que no, tipo, que no... No te pongas así.

Tienes que seguir cocinando, pasándolo bien.

A mí este plato me ha espantado, pero otros tuyos me han encantado.

Tu plato de frutas no lo voy a olvidar, me encantó.

Has dicho una cosa tremenda, dejo de cocinar.

Oye, no hay nadie en el mundo, nadie,

que pueda decir ni media frase ni media sentencia

que me aparte a mí de cocinar, nadie.

Ay, Alberto... Anímate. Lo siento mucho.

(Aplausos)

Ahí tienes a tus compañeros, Alberto, dándote ánimos.

Pero me da igual, Eva.

Por favor, Alberto, corazón mío, ¿qué hago, me quedo con los regalos?

Mira que yo no tengo ni picadora,

porque como yo de cocina ando cortita, ¿me los quedo?

Porque nuestro patrocinador de electrodomésticos te regala

todos los que has usado durante todo tu paso por el programa.

Es que no me lo merezco.

¿Quieres la tarjeta de nuestro proveedor de alimentos?

Porque te regala la compra del mes durante todo el año.

Hijo, cocinar no se si cocinarás, pero comer, comerás,

¿o también vas a dejar de comer? Lo siento.

-¡Alberto, venga! Ay, Alberto.

(Aplausos)

Mira, queremos también que juegues, que te lo pases bien,

que sonrías, y por eso te regalamos el juego de mesa de "Masterchef".

No me declaro a la novia, no sigo en medicina,

venga, hombre, para arriba.

Además te llevas seis meses gratuitos

en la escuela online de "Masterchef" para que puedas seguir aprendiendo,

y la tableta oficial de programa, que esto es una novedad,

en la que tienes más de 50 recetas y acceso a vídeos exclusivos

para que desde casa sigas cocinando.

Alberto, con 18 años me río yo del concurso y de eso.

Una vida para salir corriendo, novias, novios,

los sanfermines, lo que venga. ¡Ole!

Lo que haga falta.

-De "Masterchef" me llevo a 14 personas maravillosas

que seguro que va a ser una grandísima edición,

que van a ser buenísimos profesionales

y una gran oportunidad, bueno,

que me ha enseñado algo más sobre la vida.

Tienes que abandonar el programa y colgar tu delantal, Alberto.

Lo siento muchísimo, de verdad. ¡Alberto, te queremos!

(Aplausos)

Creo que con la situación Eva no me ha preguntado

quién sería el ganador de esta temporada

pero yo lo tengo muy claro.

La ganadora va a ser Mireya, porque es una pasada y de verdad,

va a dar la nota muchísimo. Se los va a comer con patatas.

Alberto es el primer eliminado

de esta tercera temporada de "Masterchef".

La presión, las dudas y la exigencia de estas cocinas han podido con él,

pero todavía tenemos un largo camino por recorrer

y los aspirantes están dispuestos a hacerlo.

Nosotros nos vamos, pero volvemos la semana que viene.

Pónganle siempre el sabor a la vida.

Que pase el nuevo jurado de "Masterchef".

¿Has oído hablar de Mari, la cochina?

(RISAS)

Estás perdiendo un poquito.

¡Vamos, vamos, vamos! -Dales caña, por favor, dale caña.

Si perdemos será culpa vuestra, o sea que...

Sigue a tu ritmo, ¿vale?

¡Moteros, bienvenidos a "Masterchef"!

Le falta alma al plato.

No es lo que buscamos.

Hazlo muy bien, porque voy por ti a muerte.

El aspirante que no debe seguir cocinando en "Masterchef" es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 2 - 14/04/15

MasterChef 3 - Programa 2 - 14/04/15

14 abr 2015

Alberto, Andrea, Antonio, Carlos, Encina, Fidel, Kevin, Lidia, Mila, Mireia, Pablo, Raquel, Sally, Sara y Víctor comienzan su aventura entre fogones. Después de un durísimo casting, los aspirantes tendrán que superar retos aún más complicados… MasterChef es el talent más duro del mundo y esto no ha hecho más que empezar.

ver más sobre "MasterChef 3 - Programa 2 - 14/04/15" ver menos sobre "MasterChef 3 - Programa 2 - 14/04/15"

Los últimos 256 programas de MasterChef 3

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos