www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.0.3/js
3182543
Para todos los públicos MasterChef 3 - Programa 12 - 23/06/2015 reproducir video 02h 24 min
Transcripción completa

El aspirante que gane el primer reto de la noche

se llevará el delantal dorado.

Tenéis que conquistar el paladar de algunos de los mejores cocineros

de este país.

-No me lo puedo creer, tío.

Se ha dejado las ancas de rana.

-Está muy bien este. -¿Me dejas repetir?

Kevin, tu plato ha sido el mejor.

Bienvenidos a la reconocida clínica de bienestar Sha Wellness Clinic.

Kevin, hoy no vas a cocinar.

Cada miembro de la pareja tiene que sacar 13 raciones

de cada plato exactamente iguales y sin veros.

-¡Que no me entero!

-No te oigo, Lidia.

-Hace 20 minutos que me llegaron ya los platos.

Martín Berasategui.

Vais a cocinar al mismo tiempo que el maestro.

¡Que se note!

El plato está muy mal ejecutado.

El aspirante que no merece continuar en MasterChef es Mila.

Para aprender a cocinar lo primero es conocer la tradición

y el producto.

Para evolucionar en la cocina hay que experimentar,

trabajar duro y apasionarse.

Para que tu cocina sea apreciada hay que cuidar cada detalle

y dejar volar tu imaginación.

Buenas noches y bienvenidos a la semifinal de MasterChef.

Esta noche, por fin conoceremos el nombre de los cuatro finalistas

pero, para ser uno de esos privilegiados,

antes tienen que enfrentarse a tres complicados retos.

El primero está a punto de comenzar y muy atentos porque el aspirante

que no lo supere dirá adiós a MasterChef

nada más comenzar la noche.

Andrea, bienvenida a las cocinas. Gracias.

Después de 12 programas catando vuestros platos

ahora cataréis el nuestro. Vale.

Aquí delante hay 20 campanas que esconden los 20 ingredientes

que componen esta elaboración que traigo directamente

desde mi cocina.

Tu misión es catarla y escribir en esta libreta

los ingredientes que seas capaz de identificar.

Adelante, a catar, prueba todo lo que quieras, míralo,

observa, prueba todo lo que hay.

Yo diría que esto es sardina, después lleva alioli,

lleva también rúcula.

Toma nota. Toma nota, 20 ingredientes.

Vale.

Creo que esto es ... buf, esto es difícil para mí.

Todos los ingredientes cuentan, ¿vale Andrea?

Desde lo más básico a lo más complejo.

¿Ya? Danos la libreta, por favor.

Vas a pasar a la bodega y esperas ahí al resto de tus compañeros.

Por cierto, muy bueno. Me ha gustado.

Me gusta mucho el pescado y me ha gustado, la verdad.

A mí los sabores se me confunden porque yo soy super lenta comiendo.

Me como un yogur en 3/4 de hora.

Antonio.

Míralo, qué bueno, míralo, míralo.

Antonio, ¿estás preparado? Sí, chef.

Adelante.

Tienes que identificar 20 ingredientes.

Está bueno, ¿eh?

-¿Boquerones ha puesto? ¿Atún? Buf, no.

¿Sacamos un poco de pan, Antonio?

¿Una cañita bien tirada?

Eso ya.... Es que entonces ya te vas, te vas pero de bien.

Lo que se te va es el tiempo, rápido.

Apunta, apunta.

Bueno, Antonio, pues me dejas tu libreta y a bodega.

A priori, lo de catar platos me parecía fácil.

El problema es cuando Pepe te dice que hay 20 ingredientes

en un platito así.

Y dices tú, Dios mío, ¿20 ingredientes?

Yo veo cuatro.

-Yo he puesto boquerones, atún no. -Yo he puesto atún.

-Es que me suena todo, no sé qué es.

-Eso es tempura. -Yo he puesto harina de trigo.

- Yo he puesto harina normal.

¿Ya está?

Pues nada, muy bien, pasa a la bodega.

Te puedes reunir con tus compañeros en la bodega, muchas gracias.

¡Qué chungo, tío! -¿Lo has apuntado todo?

-No, no he puesto sardinas, tía.

Si está malo lo puedes decir, ¿eh? ¡Está buenísimo!

Quizás por el tamaño parece del restaurante de Jordi.

Se acaba el tiempo, apunta, por favor.

Ya, ya he terminado, la verdad.

La verdad es que estoy apuntando por ...

Anda, pájaro, trae para acá.

Espera...¿sí, no?

Has visto a Eva y te has iluminado. Es que viene guapísima, ¿eh?

Pero si tú no tienes que mirarme a mí, sino al plato.

Y ya no es que hayas apuntado cuatro, es que no se entienden.

¿Esto qué es, arameo? ¿O qué es?

¿Qué pone aquí? No sé.

A sí, huevitas, naranjitas chicas.

Muy bien. ¿Y el otro?

Hierbitas de colores.

Venga, Carlos, tira para la bodega y respetáme el vino, por favor.

Yo el paladar ando bien pero de cosas que conozco,

porque si no las conozco no las puedo identificar,

eso es así.

-Eres el crack de la MasterChef, te lo juro.

-Esto ya sé lo que es, esto es hueva de...

¿Está rica la ensaladita de Pepe? Esta buenísima.

No creo que sea de Pepe. Es de Pepe, la tiene en carta.

Es tan buena que no parece ni mía, ¿verdad?

Me sorprende que sea tan...

Tan sutil. Tan sutil.

Tu tiempo, Sally, está terminando.

Ahora sí.

Para mí todos los pescados eran iguales

y la salsa yo veía que era dulce, estaba muy buena, eso sí.

Me ha extrañado mucho de Pepe.

Pepe es de buen jamón y buen chorizo,

¿dónde se ha visto eso en La Mancha?

-Pescado, ¿tú que has puesto de pescado?

-Pues uno yo creo que eran boquerones a la vinagreta

y ¿anguila ahumada puede que sea?

-No, anguila ahumada no. -¿O atún?

-¿Atún? -¿Anguila ahumada?

Esto es un sabor que no me acuerdo lo que es.

Carlos ha dicho hierbas de colores.

(Risas)

-¡Hombre, no digas eso!

Gracias.

Era complicado porque tiene mucha salsa, una vinagreta,

tres tipos de pescado, las huevas,

era difícil acertar los 20 ingredientes.

Aspirantes, sé que me estáis viendo.

Venga, ha llegado el momento de conocer los aciertos

y los errores de vuestra cata, a cocina.

Se estaba a gustito, ¿eh?

-Estaba bueno el plato, ¿eh? -Sí.

Aspirantes, aquí están los ingredientes de este plato:

berenjena, hoja de mostaza, huevo, berros, vinagre, corujas, harina,

huevas de trucha, mostaza, huevas de pez volador, ajo,..

-¡Qué desastre, Dios!

...arenque marinado,... -¡Arenque!

pimentón dulce, bonito, azúcar, boquerón.

-Bien, ¡menos mal! -Pasta de sésamo, anguila ahumada...

- ¡Había cuatro pescados!

levadura, caballa fresca.

Los dos aspirantes que más ingredientes han acertado,

con un total de 6 y 5 aciertos, han sido Antonio y Kevin.

Enhorabuena Antonio, Kevin.

Sois los nuevos capitanes de la prueba por equipos.

-¡Ala! - ¡Mira qué bien!

Antonio, eres el que más aciertos tienes, ¿qué color te gustaría?

¿Azul o rojo?

-Azul.

Y Kevin, el rojo. Muy bien.

Por primera vez en MasterChef, la prueba por equipos

se va a realizar aquí, en el plató.

O sea que Antonio, te toca ser el primero en elegir

a un compañero. -Elijo a Carlos.

¿Kevin? - Elijo a Sally.

- Me voy a quedar con Andreita.

- Me he imaginado que Kevin me iba a escoger a mí

porque siempre dice que somos los más fuertes,

entonces me he imaginado que me iba a coger a mí.

Aspirantes, esto es la semifinal de MasterChef.

Queremos ver elaboraciones finas, catar sabores sorprendentes

y descubrir nuevos matices.

Para eso os hemos traído tres productos de lujo.

El rey de los mariscos, el centollo.

-¡Ala!

Está que te mueres de bueno.

Una Venus del mar: la vieira.

Y por último, un pequeño pero delicioso manjar: las angulas.

¡Angulas! Mmmm.

-Ni el centollo, ni las vieiras, ni las angulas,

ni las había visto ni cocinado tampoco.

Aspirantes, el primer reto de la noche

consistirá en elaborar tres grandes platos

con estos tres increíbles productos.

No queremos que uno se dedique a cocinar el centollo,

otro la vieira y otro las angulas, no, no, no.

Queremos que todos cocinéis todo.

Por eso los productos van a ir llegando

desde el supermercado poco a poco.

Empezaréis con el centollo.

Para elaborar los tres platos tenéis un total de 60 minutos

y como siempre tendréis tres minutos para entrar

en el supermercado.

-Yo aquí voy a dar todo y más, o sea,

yo vengo para ganar este concurso y voy a ganarlo.

En una semifinal de este nivel no queríamos dejaros solos,

así que hemos invitado a la creme de la creme

de Televisión Española.

Anda.

Ellos son: María Castro, Llum Barrera, Pedro Carreño,

María Casado, Bertín Osborne, Jaime Cantizano, Alex Gadea,

Pedro Casablanc, Mónica López, Ginés García Millán

y alguna sorpresa que desvelaremos más tarde.

Bienvenidos.

(Aplausos)

- Hombre, a mí si me dices que voy a tener oportunidad

de cocinar para María Castro, le digo que se venga a mi casa,

no le cocino aquí.

Esta noche hemos cambiado

las Estrellas Michelín por las estrellas de esta casa,

Televisión Española.

Ellos son muy fans de MasterChef, como tú.

Si quieres saber lo que opinan de los aspirantes

o quién es su favorito, bájate gratis la aplicación

de MasterChef y ahí encontrarás toda la información.

Aspirantes, vais a tener que cocinar cinco raciones de cada plato.

Estaremos muy pendientes de cada uno de vuestros pasos

porque al final de esta prueba

habrá un aspirante que se llevará una capitanía

y otro que se llevará un disgusto y se irá por esa puerta.

-Yo me veo perfectamente entre los cuatro finalistas

de MasterChef y a mi lado veo a Carlos, a Lidia y quizás a Andrea.

Aspirantes, ¿preparados para cocinar?

¡Sí, chef!

Pues el tiempo comienza en 3, 2, 1, ya.

-¡Esto está vivo, tío! ¡Tío que alguien coja eso vivo!

Aspirantes, no os dejéis el centollo,

que os conozco.

-¿Has cogido alguno? - No, coge tú todo eso.

-¿Has cogido huevos? - He cogido chalotas.

-Tengo yo huevos también. -Vale.

Aspirantes, tenéis que coger los ingredientes

para las tres elaboraciones.

-Quillo, guindilla. -Toma.

-¿Nata, mantequilla y huevos has cogido, Kevin?

-Sí, tengo. -Vale.

-¿Has cogido brotes y cosas de esas? 5, 4, 3, 2, 1, vamos.

-Lo tengo, lo tengo.

-Es la primera vez que se hace una prueba por equipos

en las cocinas de MasterChef y se va uno encima, sabes,

que se va uno. Madre mía.

- Centollos, al agua, ya.

Cuando podamos hacemos un zumo de limón,

hay que hacer un alioli, me encargo yo del alioli.

-Vale. -Cuando llegue el tema

de las vieiras, cogerlas, separamos en dos.

Tenemos la salsa y después marcamos dos y las ponemos.

Las angulas, las hacemos de la manera tradicional.

-Oído.

-Venga, chicas, con el centollo vamos hacer un txangurro, ¿vale?

-Vale.

-Hay que ponerse a cortar el puerro y las cebollas.

Sally, te pones tú con eso. - Vale.

-Para las angulas, haremos el salteado normal,

básico y les pondremos unos crujientes de ajo.

¿Os parece bien? -Sí.

-Andrea, las gambas peladas.

-Ahora mismo, estamos haciendo varios platos.

Sally está con el sofrito, con la elaboración final de las angulas,

Lidia está con un puré para las vieiras, o sea,

lo tenemos bastante repartido.

Tres grandes ingredientes.

Centollo, ¿qué haríais con un centollo?

Pues productos difíciles de tratar porque es un productazo

que muchas veces nos da miedo hacer cosas con él.

Es un diamante.

Pero fíjate el txangurro o el centollo a la donostiarra,

sacar todas las carnes y guisarlas.

-Con el centollo vamos a hacer un txangurro donostiarra.

Txangurro es un sofrito de puerro, de cebolla,

va rehogado con vino de jerez.

Luego se le echa la carne del centollo,

la de las patas, sobre todo, que es la más buena, y nada más.

-El centollo lo estamos hirviendo, lo hemos puesto a hervir.

Andrea se va a encargar de hacer un caldo de gambas.

Cuando tengamos el centollo

vamos a coger la parte de la cabeza hecha,

le vamos a sacar la carne y vamos a ponerle

un poco de mantequilla, un poquito de tabasco

y un toque de picante.

-Hay un poco de tensión pero confío en mis chicas

que son muy trabajadoras las dos

y creo que sacaremos una buena prueba.

-Dirigir un equipo, sabiendo encima que te puedes ir,

pues imagínate tú, los platos tienen que salir,

hay que destacar un poco la forma tradicional de hacerlo,

no hay que cargarse el producto y ya está,

aguantar aquí porque ya estamos en semifinales,

aquí la presión ya tiene que aumentar

y esto tiene que funcionar así, porque si no.

-De mi equipo yo sé que no se va a ir nadie hoy.

Me sabe muy mal decirlo pero si se puede ir del otro equipo, mejor.

-Me hace más ilusión cocinar para Bertín Osborne

porque es un artista de los pies a la cabeza,

un tío que tiene tela de clase, eso se sabe.

Además de guapetón, es artista.

Yo tengo la altura, pero no tengo la planta, ¿sabes?

Buenas noches y bienvenidos a las cocinas de MasterChef.

Nuestros aspirantes están muy nerviosos

porque además de cocinar van a tener que servir los platos

a sus ídolos.

Pero a cambio, vosotros tenéis una misión muy importante,

catar los platos de los dos equipos y decirnos cuál os ha gustado más.

¿Fácil, no? -Si es comer, fácil.

-Me encantaría que mi plato lo probara Cantizano

porque me parece guapísimo, me lo como.

-¿Carlos, cómo vamos?

-Vamos, el sofrito está casi listo. -Vale.

-Yo tengo casi las gambas.

-El ajito también y la cayena sin semillas.

-Vale.

-Vale, ¿qué tenemos? -Yo ya estoy con la americana.

Tengo esto pochando, el bicho, ya tengo el hojaldre puesto.

Vamos sacando ya los huevos poché.

-Sí, ¿has puesto el agua para los huevos?

-Sí. -Vale.

-Estoy superconcentrada porque no voy a ser yo la que se vaya.

Desde luego que no.

No quiero ser finalista, quiero ser la ganadora.

Para preparar el centollo a la manera tradicional

primero hay que meterlo en agua tibia

y después echarlo en agua hirviendo con sal y laurel.

Cuando el agua vuelva a hervir, hay que dejar cocer durante 20 minutos.

Pasado este tiempo hay que sacarlo del agua y dejarlo enfriar.

Se sirve abierto, con la carne del caparazón

bien separada y mezclada,

el cuerpo cortado en trozos y las patas enteras.

-Eso para la bechamel. Ya no hagas más.

-¿Vale con esto?

-Esta prueba de hoy me parece un poco difícil

solo por el hecho de que la originalidad de los platos

está en nuestras manos

y también es una cosa que van a valorar.

Atención, aspirantes.

Nuestro supermercado patrocinador me informa de que acaban de llegar

las mejores vieiras de España. Podéis entrar y cogerlas, por favor.

-¿Cuántas tenemos? -He cogido todas las que había.

-¿El bicho como va? -Bien.

Para mí una vieira si es gordita es buena, solo es dorarla

con un poquito de mantequilla, bien doradita.

¿Tú cómo la harías?

Cualquier tipo de sopa o crema sutil donde aparece la vieira poco hecha,

es muy agradecida.

Para elaborar las vieiras al estilo clásico hay que ponerles

cebolla picada, pimentón dulce, una pizca de sal

y un chorrito de aceite.

Después, se meterán al horno unos 12 minutos.

-¿Con qué me pongo ahora?

-Tenemos las vieiras, qué tenemos más.

Tenemos el alioli, el tabasco, tenemos esto....

Ve haciendo zumo de limón.

¿Cómo vais?

-El susto que le hemos dado la chavala.

-Vamos, vamos.

¿Cuánto tiempo lleva el centollo metido?

15 minutos desde que ha empezado a hervir.

¿Y qué vais a hacer luego?

-Pues vamos a sacar la carnecita,

la vamos a saltear con unas cebollas y ajos fritos

y lo ponemos así con unas tejitas para que haya un crujientito.

Luego, una bechamel.

-Eso ya lo habéis pelado. Mira qué buena pinta.

-Sí, el coral, con una salsita.

¿Y con las vieiras? Antonio, ven aquí.

-¿Qué pasa, qué tal?

Con las vieiras vamos a separar el músculo del coral,

el músculo lo vamos a marcar igual que el coral,

pero lo vamos a pasar un poquito de agua y un poquito de turmi,

esa va a ser la salsa.

Después vamos a poner el músculo blandito y un poquito de limón.

-No me enterado de nada, pero seguro que estará buenísimo.

Yo lo que veo es el muchacho este aquí, hirviendo,

sigue pasando un calor horroroso.

¿Seguro que vais bien de tiempo con la cocción?

-Mejor que no esté muy hecho.

-A ver, yo solo formo parte del equipo, tengo que preguntarlo

a mi capitán porque no soy la capitana.

-Pregunta al capitán.

-Capitán, Antonio, los centollos yo los sacaría ya.

-¿Seguro? -Yo los sacaría antes.

-Bueno, sacamos uno y probamos como está.

¿Qué te ha dicho? -Que saquemos uno y lo probemos.

Haced las cosas bien que nuestros invitado tienen mucha hambre.

-Vale. Venga, esto se tiene que sacar.

Vamos, a tu mesa.

-¿Vas haciendo tú los huevos poché? -Los estoy haciendo, falta nada.

Equipo rojo. -Hola, María. Muy buenas.

En esta ocasión, para que le informéis

sobre lo que estáis cocinando.

-Con los centollos vamos a hacer changurro donostiarra.

¿Changurro donostiarra, cómo va eso?

-Un sofrito de puerro y cebolla,

luego añadimos la carne de las patas.

¿No lleva nada más?

-El jugo de la reducción de las cabezas de las gambas.

¿Por qué? -Para potenciarlo.

Pero si el centollo tiene un sabor alucinante.

-¿Entonces no lo ponemos?

Yo creo que es cuestión de sacarle partido al centollo,

no de que el centollo sepa a gamba.

Pero bueno...

-Y habíamos pensado también un velo con las huevas.

¿Para la donostiarra?

Y luego, con un crujiente.

O sea, el centollo le vamos a poner una mantita que se eche sus siesta.

-Más o menos.

Bueno, oye, es tu prueba y sabes que uno se va, tú mismo.

¿Qué más?

-Las vieiras, que las hemos puesto a la plancha

e irán con un puré de zanahoria y jengibre.

-A mí eso me apetece.

-Y luego, las angulas irán en un hojaldre

con un alioli de gambas y le vamos a poner unos crujientes de ajos.

¿También le vas a poner una sábana?

-Parecido, pero no. La idea es otra, es hacer un cuentito.

Bueno, sed listos, sacad partido al producto.

Lo último que hemos dicho es muy importante.

-Oído. -Van como locos.

Sally... Sally es una máquina, una curranta.

-Yo ahora mismo no me creo de las más fuertes,

siempre tengo la sombra de Carlos encima de mí.

-Andrea, esto es un pepinazo para arriba y fuera, ¿no?

-Antonio, Antonio, las huevas.

-Las saco. -Sí, sácalas.

-¿Y la carne? -La carne está dentro.

-Esto no lo he hecho yo en mi vida.

-¿Dónde está la carne? ¿Cómo es?

-El caparazón hay que abrirlo.

-Vale, vale.

-Todo esto es oro.

Entre Antonio y Andrea se han cargado los centollos.

Estaban abriendo los caparazones. Cogían el cuchillo

que parecía que iban a matar un toro en vez de un centollo.

-Sally, ¿de aquí qué quieres?

-Todo. -¿Y esto?

-Eso no se usa, nada. La hueva sí. Ponla aquí.

-Vale.

El centollo a la donostiarra saben que es como un sofrito

pero no le van a poner tomate,

le quieren poner una reducción de la cabeza de las gambas

como si el centollo no tuviese sabor propio

y cuando lo tengan terminado le van a poner un velo o sábana.

-Guindillas. -Esto es carne.

-No, esto no.

Mira, Antonio, esto. Esto sí es carne.

-Antonio me ha dicho que no conocía la pieza, el producto.

Entonces he tenido que enseñar yo cómo hacerlo

y, sobre todo, qué tenía que conservar del producto.

-¡Qué bien huele por aquí! ¿A ver? -¡Bueno, Lolita!

-¡Qué buen centollo, hijo!

A mí las vieriras me gustan muy hechas.

-¿Sí?

-Yo comprendo que en los chefs os pueden reñir

pero a mí las vieriras y las gambitas me gusta muy bien hechas.

-Oído. -Aparte, tengo un hambre...

-Hola, Bertín.

-Hola. Qué tal. -Muy bien.

-Oh, los corales.

-Lolita muy maja, ha llegado, se ha dado una vuelta por la cocina

a vernos, a decirnos cuatro cositas. Tremenda la tía, oye.

-Hola, Rosario. -No, Rosario no, Lolita.

-¡Ay, Lolita! -¡Me ha quitado seis años de golpe!

Mira qué alegría.

-Perdona, Lolita, que os confundo siempre.

-¿Puedo? -Claro que sí.

-Tú tranquila.

-Siempre me confundo entre Lolita y Rosario. Siempre.

Aunque las distinga físicamente, de nombre, Lolita, Rosario, no sé.

Y le he dicho Rosario, con dos narices.

Lolita, cariño, bienvenida. -El olor....

¡Te cuelas en las cocinas! Me cuelo.

Voy a saludar a estos señores aunque ahora huelo a cebolla

y estas cosas. Qué tal, guapetona.

Bienvenida. -Muchísimas gracias.

Bienvenida.

-Bueno, por favor, todo muy bien hecho. Todo muy bien limpio.

-Vale, oído. -Venga, adiós.

-Me gustaría darle mi plato a María Castro,

estoy enamorado de María Castro, una chica muy guapa,

me encanta como actriz y me gustaría dárselo a ella.

-Hija, llegas de esta manera, así, a la hora de comer...

-Vigila, tócalo, que a lo mejor no está.

Algo tan sencillo como limpiar tranquilamente un centollo

y no hacerlo así,

porque es que ese sofrito que está haciendo el equipo azul

estará de cascaritas hasta arriba.

-Me estoy muriendo pelando un centollo.

Cocineros, atención, nuestro supermercado patrocinador

nos ha traído unos cuantos kilos de buenas angulas,

así que corriendo al supermercado que el tiempo apremia. Vamos rápido.

-¿Tú te crees? ¡1000 euros el kilo de esos gusanitos así! ¡Madre mía!

Y luego te quedas hasta con hambre.

-Lo voy a saltear con el ajito y la guindilla.

-Lo voy a meter en la nevera.

Como nos toquen las angulas, les destrozamos la cabeza.

Yo no sé lo que tienen las angulas pero cuando me como dos o tres kilos

ya no puedo más. Cuidado con las angulas que llenan.

El modo más común de preparar las angulas

es saltearlas con aceite, ajo y guindilla.

-Esto lo marcamos también. -Esto para acá.

-Ponemos una pata para cada uno.

-Hola, Sally, qué pasa, qué tal. -Hola, qué tal.

-¿Puedo echar una mano? -Vale, toma.

-Es que yo me he criado en una cocina.

-¿Sí? ¡Qué guay!

-En una familia de hosteleros y yo nací en un hotel

y me crié en una cocina.

Y en ese hotel donde estabas,

¿hacían 20 minutos antes de terminar una prueba unas angulas?

-Es una preparación fría. Solo para saltear un pelín.

Ahora sí que me has dejado loco.

Y el tema de la bayeta se os ha olvidado.

-No, ahora mismo lo limpio.

Venga, dale porque tenemos invitados y dirán que dónde les hemos traído.

Vamos a ver qué ocurre, señores, suerte que nos vamos.

Sally, 20 minutos antes de la prueba, ha salteado las angulas.

Se lo he preguntado y me ha dicho que las va a utilizar en frío.

Ahí va.

Con ese toque sutil que le des de ajo y guindilla,

muy poco, es donde gana horrores.

-Mira la textura y si no, echa más agua.

-Hola, chicos. -Hola.

-¿Cómo vais? -Hola, qué pasa.

-¿Qué estáis preparando? -Mira, unas vieriras aquí.

Que van a la plancha, con su jugo y con el coral,

vamos a ponerle un coral encima.

Las angulas con un ajito, clásicas.

Pregunta del millón, ¿Habías comido alguna vez vieira?

-No.

-Yo soy gallega, chicos, y mi madre las prepara muy bien.

Pero bueno, os voy a dar una oportunidad.

La pregunta del segundo millón, ¿habíais comido alguna de centollo?

-No.

Y la pregunta del tercer millón. ¿Habíais comido alguna vez angulas?

Las del norte. An-gu-las.

Ahí echarás por lo menos 2 kilos de angulas.

Lo digo por todo el ajo que hay.

-El centollo no me gusta mucho.

La vieira, el punto no lo tengo y las angulas, de aquí estoy cortito.

O sea, cero, carne.

¿Qué es esto?

-Esto es un relleno para hacer unas pastelas.

-Sí, una especie de milhojas.

-Lo haremos con relleno de centollo.

¿Tu madre hace pastelas con relleno de centollos?

No, allí en casa es todo como muy a secas. Centollo cocido y vieriras.

Ella es gallega, por eso le gustan los productos.

-Ella algo bueno hará.

-Espero que bien porque no quiero irme hoy.

Pero bueno... -Seguro que no, ya verás.

Lo haré lo mejor para que os guste.

Andrea, ponte las pilas.

-Las pilas las lleva puestas. Es muy dinámica.

-Me siento un poco fría porque yo soy mucho de hablar

y de preguntar y muy extrovertida pero estoy tan concentrada,

a la mía, que me sabe mal que a lo mejor soy hasta un poco seca.

-Sally, ¿con qué vas? -Con el crujiente.

-Perfecto. -¿Tiene salteado ya...?

-Estoy reduciendo un poquito de salsa que me ha sobrado aquí.

-Está rico, es lo mejor.

Aspirantes, quedan menos de 10 minutos

y os recuerdo que tenéis que emplatar 13 elaboraciones.

-Andrea, las vieriras.

-Marco yo también. -¿Voy marcando?

-Sí, Carlos, ve marcando. -¿Tienes las angulas ya?

-Sí. -Vale.

-Yo también temo todas las elaboraciones, solo falta montar.

-Hay que marcar las vieriras. -Ya están hechas.

-Solo hay que emplatar, ¿no? -Sí.

¿Cómo lo veis?

Hoy es un día que aunque haya cosas tan extrañas

que nosotros no haríamos jamás, el producto es tan bueno y tan noble

que admite y puede estar bastante bien.

Pero veo la forma de preparar los centollos bastante complicada.

En los dos equipos.

Yo veo que ninguno de los concursantes había trabajado

con ninguna de las tres materias.

-Ya tenemos vieriras para los seis platos.

-Esto frío no se puede comer.

Lo primero, primero, es tener claro qué cocinar

para cada producto porque hemos dejado claro los puntos de cocción.

Si coces a baja temperatura es hacer las vieriras

en una sartén como está haciendo Carlos,

es no comprender el léxico de lo que hay que hacer.

-Estira platos ahí, a tope.

-Yo me sigo peleando con las patas. -Venga, vamos.

-Monto uno o monto todos.

Venga, me voy a poner a hacer las angulas.

-Venga, perfecto.

-Sally, cuando queden cinco minutos, paro.

-Dame el bicho.

¿Qué le estás haciendo a la pobre angulas?

-Saltearlas. Vale, vale, bueno.

Ajito y un buen aceite virgen extra. Sí.

El que tú quieras, picual, royal, el que quieras.

Le voy a echar de este.

El que tú quieras, pero de ese aceite, que es superrico.

Sí. Le tendré que echar aceite...

Venga, un buen chorro. Ahí...

-Alguna de ellas bien marcada para Rosario.

-Para Lolita.

-Voy a por las angulas. -Perfecto.

Aspirantes, no os quiero poner más nerviosos

pero solo quedan tres minutos.

-Quieta, quieta. No toques tanto que se llena todo el plato.

-Mira, que voy.

Esto es el crunch, ¿dónde te lo dejo?

-Las huevas. -Desorden desordenado.

-Dentro del plato, le pones aquí y aquí.

-Sally, ¿cómo tienes eso?

-Ya, falta poner la mantequilla y gratinarlo.

-Échale una mano a ella.

-Un toque. -Vamos, fuera.

-¿Esto está terminado? -¿Los brotes?

-Sí. -Eso, fuera.

-Tranquilidad, un montoncito...

Aspirantes, acabáis de entrar en el último minuto.

-Oído.

-Venga, chicas, va.

-Esto se mancha. Espérate.

-Solo uno. -Un verde.

-Voy con unos brotes. 2, 4, 6.

-Un poquito de aceite.

-Brotes no quedan. -Vale.

-Jolines.

5, 4, 3, 2, 1. Tiempo. Manos arriba.

-Muy bien, chicas.

-Al menos en el comido 30 euros de angulas.

Me he metido un bocado en la boca y he dicho, mira, 30 euros.

Aspirantes, empieza la cata

y si pensabais que Pepe se iba a perder las angulas,

estabais muy equivocados.

Así que, el jurado puede pasar al restaurante porque también cata.

Hoy es un día grande.

El primer equipo en servir su plato a los comensales

será el equipo azul.

Le traemos un centollo en su jugo con velouté de gambas.

-Está bueno.

-Caballero, segundo plato son vieiras con jugo de coral

y crujiente de puerro. -Qué buena pinta.

-Ese plato son angulas a lo tradicional.

-Para mí no está hecha la angula.

-No tires la toalla antes de tiempo.

-Yo no tiro la toalla, Andrea, estoy contento con el trabajo.

-Pues no lo parece. Venga, se un poco más optimista.

No lo des todo por perdido.

Equipo rojo, es vuestro turno.

Es un txangurro de centollo y lleva una teja de piñones.

-Eso está bueno porque Sally sabe hacer eso que te cagas.

-Se han pasado con el pan rallado.

-Son vieiras con una crema de zanahoria, jengibre

y cilantro y el propio coral de la vieira.

Lleva un crujiente de jengibre y el aceite de cilantro.

-¿La zanahoria está en mi punto? -Claro que sí.

-Es más sabroso.

-Presentamos este plato, es una torta de angula,

masa de hojaldre, un alioli de gamba,

yema por encima y un crujiente de ajo.

Una pregunta, ¿este plato se come en frío o caliente?

Frío. Muy bien.

La cara de Samantha...

Siempre pone cara de no sé si está bien o está mal.

¿Cómo va la cosa por aquí? Comparadme un poco los platos.

Yo lo tengo claro,

me han gustado mucho los dos primeros platos del equipo azul

y el último plato del equipo rojo.

-Yo los dos primeros azules y el último rojo,

con lo cual gana el azul. Igual que Jaime. Lolita, mójate.

Yo me voy a quedar con el rojo

por llevarle la contraria a estos dos.

Dos azules y uno rojo. Olé Bertín Osborne.

Buenas chicas y chico. María, ¿rojo o azul?

Del equipo azul me gusta más la presentación,

pero el sabor de casi todo me ha gustado más el equipo rojo.

-El centollo del azul me parecía que era demasiado condimentado,

la vieira me parece un poco cruda la del equipo azul.

¿Equipo rojo, Pedro? Yo creo que sí.

Equipo rojo tú, ¿y María? Rojo.

De momento va a la cabeza.

¿Qué tal, azul o rojo? Por mí rojo.

-Me ha gustado más el sabor del centollo azul,

pero me he encontrado dos patas. Me quedo con el equipo rojo.

-Eso tenía que estar perfecto y no estaba perfecto.

Tenía sus cachitos y nos va a jugar una mala pasada.

-Yo me decanto por el azul.

Me parece que las angulas estaban estupendas.

A mí, por ejemplo,

el huevo en las angulas me ha despistado un poco.

Tenía demasiado sabor a huevo.

-Ese hombre es buena gente, pero tela.

Rojo, azul y rojo. Se siente.

Gana el equipo rojo.

Buenas noches, la mesa más informada.

Estamos de debate.

Claro. Contadme, ¿qué habéis visto por aquí?

De sabor me ha gustado mucho el azul.

Pedro, cuéntame. Me quedaría con el rojo

por el esfuerzo que he visto en la presentación

y en el emplatado.

Mónica, ¿se avecina temporal? No, de momento no.

Son las primeras angulas de mi vida porque me miran y me siguen mirando.

Y te dan pena.

Si tuviera que decidir, pasando de las angulas que me miran,

decidiría el equipo rojo, pero muy empatado.

Rojo, rojo, azul.

La diferencia es mínima entre unos y otros.

De nosotros ha sido más cutre la presentación,

pero hemos respetado más el producto.

-Ya sabéis que quienes deciden son los jueces.

Luces y sombras, Eva.

Muy pronto se lo comunicaremos a nuestros aspirantes.

No me gustaría que nuestro grupo perdiera,

pero todo está en manos del jurado. Vamos a ver lo que valoran.

Invitados, muchísimas gracias por haber venido a MasterChef.

Espero veros por aquí más veces, muchas gracias.

El que más ilusión me hacía que probara mi plato

era el guapísimo de Cantizano. Qué guapo es.

Aspirantes, nuestros comensales

han disfrutado bastante de vuestros platos,

pero nosotros estamos aquí para juzgar con profesionalidad

y no todo son buenas noticias.

Para nosotros,

el equipo azul ha elaborado un plato de centollo sencillo,

donde hemos encontrado que el sabor del centollo era excepcional.

El plato de las vieiras pensamos

que estaban un poco demasiado crudas.

Nos gusta que tengan cocción.

En el caso de las angulas, lo tenemos clarísimo,

es un producto muy singular y para nosotros

preferimos 1000 veces que no toquéis la receta tradicional

y las saquéis clavada.

La angula creo que ha sido nuestro mejor plato

por el tema de respetar el producto.

Un poco de ajo, salteadas dos minutos,

un chorreón de aceite de oliva y servido.

En el caso del equipo rojo, el txangurro no era txangurro.

Para nosotros el txangurro lleva tomate

y no lo llevaba. Habéis puesto muchísima cebolla.

La vieira pintaba muy bien, pero quizás había un exceso de puré.

Era muy apetecible, pero también nos faltaba intensidad en ese puré.

Y el tercer plato, el de las angulas.

Ese crujiente duro, no nos interesaba.

Esa yema, no nos interesaba tampoco.

Lo peor, saltearlas para servirlas frías,

un error colosal. A mí me parecía un poco cutre

servir solo las angulas al nivel en el que estamos

y hemos querido darle un toque más elevado.

Por todo esto creemos que el equipo que debe ganar este reto

es el equipo...

... Azul.

Pues me veo en la final haciendo un bacalao con salmorejo.

Es lo que hay.

Se lo presento a Ferran Adrià o al que venga.

Y dentro del equipo azul, queremos destacar el trabajo de...

... Carlos.

Equipo azul, enhorabuena a los tres.

Especialmente a ti, Carlos, ser el mejor de esta prueba

conlleva la capitanía en el siguiente reto, enhorabuena.

Gracias.

Mis cuatro favoritos son Antonio, Andrea, Kevin y yo.

A Sally no la tengo en cuenta porque es muy dura

y mejor la dejo al margen.

Aspirantes, este jurado entiende que hay un concursante

que está por encima de los otros dos y ese aspirante es...

... Sally.

Sally, reacciona, cariño. Eres la mejor de los tres.

Puedes subir a la galería con tus compañeros.

Estás salvada.

Tengo muy mal perder. Me gusta ser una persona victoriosa.

Triunfadora.

Me encanta que la gente me diga que lo he hecho bien.

El aspirante que no merece seguir cocinando en MasterChef es...

...Lidia.

En caso de haber ganado no podría haber aprovechado el premio

por causa de circunstancias personales que son obvias.

Mi objetivo era un reto personal de poder demostrarme a mí misma

que puedo conseguir lo que yo quiera.

Gallega, has llegado muy lejos. Claro.

Semifinal. Eso no me lo quita nadie.

¿Pensabas que ibas a llegar tan lejos en MasterChef?

Al principio no.

Al principio te veía con una coraza, ¿por qué?

No me doy a conocer fácilmente

mientras no conozco a quien está a mi alrededor.

Pienso que lo que pasó es que al principio la coraza

hizo que no se me entendiera bien. Considero que se me estaba juzgando

y se me estaba interpretando completamente al revés

y me sentí muy incomprendida. Me queda una duda,

¿de verdad te quieres dedicar a la cocina profesional

o quieres seguir siendo nutricionista?

Yo siempre lo he dicho.

Soy nutricionista y si me dedico a la cocina

me dedico desde la perspectiva de una de nutricionista.

Me gustaría dar cursos de cocina para nutricionistas,

me gustaría dar cursos de nutrición para cocineros.

Si hubiera ganado me hubiera encantado

tener un catering para los comedores escolares.

Quiero que mires para allá, ¿cuál de tus cinco compañeros

va a ser el próximo MasterChef España?

Me gustaría que lo ganara Sally.

A quien más voy a echar de menos es a Sally.

Para mí ha sido mi amiga, mi compañera

y ha estado siempre desde el principio.

Lidia, ¿cómo le definirías a tu hijo tu paso por MasterChef?

¿Qué le vas a contar?

Le voy a contar a mi hijo que su madre es una guerrera

y una luchadora.

Que su madre todo lo que consigue en la vida es por su trabajo

y su actitud.

Le contaré que en la barriga ha viajado más

de lo que ha viajado su madre toda su vida

y le diré que tiene que aprender mucho de su madre.

Tengo un montón de regalos para ti.

El primero son todos los electrodomésticos

que has usado en tu paso por MasterChef.

Te regalan también la compra del mes durante todo el año

en nuestro supermercado patrocinador.

Incluye pañales, ¿no? Pues claro, es tu compra del mes.

Aquí tienes la escuela online de MasterChef

con la que vas a poder seguir aprendiendo un montón

durante seis meses. La tablet de MasterChef.

Aquí podrás ver tu paso por el programa también.

Y el juego de MasterChef para que le enseñes a tu hijo

que tu sabes mucho de cocina.

No sé si mucho, pero más que antes, sí.

Lidia, ha sido un placer tenerte aquí.

Te deseo todo lo bueno del mundo y como dicen en mi pueblo,

que sea una horita corta. Sí.

Ha llegado el momento de colgar el delantal.

Mi paso por MasterChef

me ha aportado una experiencia a nivel personal,

con aprendizaje porque yo nunca en la vida

había recibido ningún tipo de formación de cocina, sobre todo,

es una experiencia personal.

Si me dieran una segunda oportunidad no cambiaría nada

porque sería otra persona y no sería yo.

Los jueces lo han dejado claro desde el primer día.

En las cocinas de MasterChef solo sobreviven los mejores.

Lidia ha estado muy cerca,

pero al final no ha podido conseguirlo.

En MasterChef no paramos.

Ahora nos vamos a la tierra santa de la gastronomía, aspirantes,

preparados porque las emociones fuertes continúan.

Situado en el golfo de Vizcaya,

Bilbao es la cuarta ciudad más grande de España

y uno de los puertos más importantes del país.

Hoy hemos viajado hasta aquí

para contemplar los grandes proyectos arquitectónicos

que han servido de motor para la regeneración urbanística

y económica de la ciudad.

El Palacio de Congresos y de la Música Euskalduna,

las torres diseñadas por los arquitectos Isozaki

y César Pelli y, sobre todo,

el museo Guggenheim diseñado por Frank Gehry,

ejemplo de la arrolladora vitalidad

que se respira en esta moderna ciudad

que se ha convertido, a nivel internacional,

en visita obligada.

En Bilbao no he estado y el Guggenheim este es la leche.

Es brutal. No me la imaginaba tan doblado.

Me ha impresionado muchísimo.

Aspirantes, bienvenidos a Bilbao,

una ciudad de referencia para los amantes del diseño,

la cultura y la gastronomía.

Nos encontramos frente a la principal atracción

de la ciudad,

que recibe anualmente un millón de visitas.

El museo Guggenheim.

Hoy vais a cocinar en el corazón gastronómico de este museo.

Os recuerdo que estáis a un paso de la final

y que el más mínimo error os puede sacar de la competición.

Irte a la calle a un paso de la final

fastidia bastante.

Competiréis divididos en dos equipos.

Carlos, fuiste elegido el mejor plato

de la prueba anterior,

¿qué color eliges, el rojo o el azul?

Azul.

Este es el tuyo y el del miembro de tu equipo.

Tienes la ventaja de elegir qué compañero quieres a tu lado.

Este delantal es para Sally porque en la prueba anterior

nos compenetramos bastante bien

y a ver si en esta también puede funcionar.

-No veo que tenga mucho sentido.

Lo suyo es que yo estuviera en el equipo contrario

para que él lo hiciera bien

y yo me fuera a la prueba de eliminación

y así deshacerse de mí.

Antonio, Andrea, Kevin, vosotros tres sois el equipo rojo.

No vais a tener capitán,

pero vais a tener un miembro más en vuestro equipo.

Así que, espero que aprovechéis esta oportunidad.

Equipo rojo vamos a por todas, vamos a bajar de las nubes a Sally

y a Carlos y vamos a demostrar que también somos buenos.

Aspirantes, la gastronomía vizcaína

es una de las más prestigiosas del mundo.

Sus platos hablan de este territorio a través de ingredientes locales

cocinados con técnicas que combinan tradición y modernidad.

Por eso, hemos querido que estuvieran hoy con nosotros

cuatro chefs que se han convertido

en embajadores gastronómicos de esta tierra,

que cuentan con una prestigiosa estrella Michelin

y que saben mejor que nadie de lo que estoy hablando.

Me refiero a Txemi Olazabalaga, chef del restaurante Aizian,

Daniel García, chef del restaurante Zortziko,

Fernando Canales, chef del restaurante Etxanobe

y Josean Martínez Alija, chef del restaurante

Nerua del Guggenheim Bilbao.

(Aplausos)

Daniel, ¿qué tal estas? Hola, ¿qué tal?

(Aplausos)

Vosotros tres apostáis por recuperar

los sabores tradicionales y los productos locales.

Daniel, ¿cuáles serían para ti

esos ejemplos de riqueza gastronómica?

Nosotros aquí tenemos la gran suerte

de tener una cocina que está muy arraigada,

tiene mucha tradición y combinamos la tradición con la modernidad,

esto hace un conjunto que encaja mucho con el nuevo

Bilbao, donde vemos la arquitectura antigua

con todo lo moderno, incluso donde estamos ahora mismo

en el Guggenheim.

Vosotros hacéis alta cocina, pero con los pies en la tierra.

Txemi, explícanos brevemente en qué consiste este concepto.

Estamos con el nuevo movimiento Slow flood Bilbao,

del que se han preocupado que los productos

que estaban a punto de desaparecer, grandes productos

que podamos utilizarlos y llevarlos a la mesa,

ahora mismo a nuestros restaurantes y nuestras cocinas.

Fernando, ¿qué productos de mercado no puede faltar en tu cocina?

-La merluza.

La merluza es la novia de los vascos,

aquí decimos y no es verdad, pero decimos,

que los vascos prefieren estar con la merluza que con sus mujeres,

porque cuando vas al txoko, en las sociedades gastronómicas,

en muchos txoko no pueden entrar las mujeres,

cuando vas a un txoko dejas a la mujer en casa

y vas con tu novia, ¿quién es?, la merluza.

¿Qué consejo les darías para que lleguen a ser

cocineros profesionales?

-Crear un estilo personal,

alimentarlo a través de la innovación,

aprovechar lo que la naturaleza os ofrece,

y recordar que los platos más sencillos

son los más elegantes.

-Y estar un poco zumbados, es fundamental para ser cocineros.

Eso los concursantes lo llevan ya de serie.

(Risas)

Txemi, Daniel, Fernando, Josean, muchísimas gracias

por hacernos un hueco en vuestras apretadas agendas

y compartir vuestra sabiduría con nosotros, ha sido un placer.

Muchas gracias.

(Aplausos)

-Yo siempre estoy muy agradecida cuando MasterChef

me trae a gente tan maravillosa, chef renombrados

como esta gente, currantes que llevan

toda su vida trabajando en la cocina y tiene su mérito,

sus Estrellas Michelín, en fin,

yo soy muy agradecida por todo esto.

Aspirantes, hoy os traemos dos menús muy especiales

elaborados por Josean Alija, chef del restaurante Nerua

del Guggenheim Bilbao y que acabáis de conocer.

Cada equipo cocinará un menú completo

elaborado con productos de temporada.

Un equipo hará un primer menú que consta de un entrante,

cebolla blanca, fondo de bacalao y pimiento verde.

Un principal, bonito, jugo de tomate y pimiento verde.

Y un postre típico de la zona,

una Carolina hecha a base de fresas, rosas, coco y pimienta negra.

El otro equipo hará un segundo menú

que consta de un entrante, tomate en salsa,

hierbas aromáticas y fondos de alcaparras.

Un principal, merluza frita, hebras de ocra y aceituna verde.

Y un postre, kiwi y helado de sisso.

Carlos, ¿qué menú quieres que cocine tu equipo?

-Yo creo que el primero.

Antonio, Andrea y Kevin, vosotros cocinareis

el menú a base de tomates en salsa, merluza frita

y kiwi y helado de sisso.

Yo lo que quiero transmitir tanto a Antonio como a Kevin

es que tenemos que entrar con una actitud positiva,

optimistas. En el segundo hay merluza,

me gusta mucho la merluza, estoy contenta con el menú

que nos ha tocado a pesar de que no hayamos podido escoger.

Vais a dar de comer a 25 arquitectos de vanguardia

que han triunfado en el mundo entero.

Artistas que han creado obras que perdurarán

a través de los años como iconos de nuestra era.

Contáis con 110 minutos para cocinar

25 raciones de cada plato.

En el minuto 70 saldrán los entrantes,

en el 90 los principales y de 110 los postres.

Cada comensal probará las creaciones del equipo rojo

y del equipo azul y nos darán su opinión,

pero los que decidiremos qué equipo gana

o qué equipo pierde, seremos nosotros,

el jurado de MasterChef.

-Si fuese yo me motivaría y diría, voy a ir a por ellos.

Hoy es el día, diría, claro que sí,

pero nosotros no lo vamos a dejar.

-Queremos que esta vez os salga perfecto.

Por eso os vamos a motivar con una gran recompensa.

El equipo vencedor tendrá un premio que solo obtienen

los mejores, una clase magistral en Azurmendi,

el mejor restaurante de Europa 2015

a cargo de Eneko Atxa,

galardonado con tres Estrellas Michelín

y nombrado mejor chef joven del año 2014.

-Para mí Eneko Atxa, es un referente en la cocina,

es uno de mis tres favoritos, la verdad.

Bueno, visitar Azurmendi ya es como un sueño,

es de los mejores restaurantes que hay en el mundo.

Trabajad con sentido calculando bien las raciones.

Ya sabéis que en el camión de nuestros supermercado

proveedor de alimentos, tenéis

todos los ingredientes necesarios para cocinar hoy.

El excedente que no utilicéis será donado como siempre

a comedores sociales.

Aspirantes, ¿estáis listos para cocinar?

(TODOS) ¡Sí, chef!

Pues adelante a cocina en... Tres, dos, uno, ¡ya!

Tú empiezas con el aceite de cayena. -Vale.

-Confita las pieles. -Ok

-Se lo añades lo dejas cortado y apañado.

Yo empiezo con el aceite de pimiento y albahaca, y pasamos con el bonito.

-Luego nos ponemos con el postre.

-Ya luego nos ponemos con el postre a saco.

-¡Vamos! ¡Vamos a por todas chicos!

-Hemos intentado repartir las tareas por platos.

Me han tocado los tomates, a Kevin el helado y Andrea la merluza.

Aspirantes, atentos.

Josean Alija, chef del restaurante Nerua del Guggenheim Bilbao.

Quiere deciros algo muy importante sobre los menús

que ha diseñado para vosotros. -Bienvenidos a Nerua.

Tenemos un menú que son platos referentes de mi cocina,

es importante que disfrute y si tenéis un compromiso conmigo.

Se trata de que los clientes disfruten, mucha suerte.

-Muchas gracias.

Aspirantes, preparados para cocinar a la perfección.

(TODOS) ¡Sí, chef!

Vuestro tiempo comienza en... Tres, dos, uno, adelante.

Pongo las berenjenas.

Vigila, vigila.

-¿Vas bien? -Sí, sí, sí.

-Venga ya.

Está bien infusionado el aceite con el ajo y la guindilla.

Ya me pongo, mientras infusiona, con el bacalao.

Yo con Carlos me siento muy segura, lo vamos a hacer bien seguro.

Carlos pone muchísimo empeño y yo también pongo mucho empeño,

mucha fuerza en todo lo que hacemos y sobre todo muchas ganas.

-Estás haciendo el agua con el tomate y el aceite.

-Estoy con ello. -Vale, me pongo con la merluza.

Siempre es una ventaja poder ser uno más en cocina,

seis manos hace más que cuatro

pero siempre de manera ordenada y gestionando bien el tiempo.

Tenemos solamente cinco aspirantes, cómo se pone esto de calientito ya.

Una cosa, no tenemos hecho los equipos.

¿Cómo los vamos a hacer hoy? Yo tengo clarísimo lo que quiero.

¿Qué quieres tú? El dulce.

¿Te quedas con los postres de los dos equipos?

Sí.

Bueno, Jordi.

Equipo rojo, equipo azul, ¿cuál es el que más te gusta?

El azul.

El azul, pero te lo vas a tener que ganar.

¿Cara o cruz? Cruz.

Cruz, claro es lo tuyo.

Bueno, pues es cara, vas con el rojo.

Voy a ver a Carlos y a Sally, a ver lo que hacen.

(RÍE)

Esto no lo puedo hacer todavía, tiene que estar tieso,

voy a dejar que se temple aquí y voy a empezar con lo otro.

Leche, nata, leche de coco.

¿Ya has usado esto? -No, lo tengo que seguir usando.

¿Qué estás batiendo, esto qué es?

Pues esto es el aceite de... pimientos y albahaca,

la albahaca va infusionada.

Esto ahora lo metes en una bolsa de vacío y los cueces.

Sí a 100°, 30 minutos. Vale.

Estamos a las puertas de la final Carlos, no quiero errores.

Te quiero ver ahí. ¡Vamos, vamos, vamos!

Para el aceite de pimiento verde y albahaca,

pulverizaremos granos de café verde,

agregaremos aceite, pimiento y trituraremos todos.

Incorporaremos a la mezcla hojas de albahaca

y embasaremos al vacío para meterlo en un horno a vapor a 100°

durante 60 minutos.

Finalmente colaremos por una superbag

y reservaremos hasta que necesitemos cubrir el bonito.

Cuchillos, ¿hay más cuchillos?

Qué buena merluza te estás cargando.

Pocos cortes y bien hechos.

Esta zona de aquí es la que no controlo,

he intentado abrir el lomo.

Esto es muy sencillo, te vienes aquí, taca, taca, taca.

Antonio. Dime Chef.

¿Cómo lo llevas?

Haciendo la elaboración de los tomates.

Para inyectarlos en los tomates. Exactamente.

Hoy nuestros aspirantes tienen una prueba muy complicada,

que es interpretar la gran cocina de y Josean Martínez Alija.

El equipo rojo en este caso,

un entrante que estéticamente es muy sencillo,

son solo unos tomates pequeños cereza

que están superrellenos de sabor. ¿Cómo lo va hacer?

Es sencillo, se hace un consomé de tomate y ese caldo se cocina

con unas alcaparras.

Luego ese fondo se divide en seis y cada fondo se aromatiza,

uno con romero, y otro con otras hierbas,

hasta seis consomés que tenga mucho sabor a hierbas aromáticas.

Estéticamente son seis bolitas de colores

pero con un mundo de sabores y aromas por descubrir.

¿Qué tienes por ahí?

-El aceite que se está enfriando que lo voy a meter ya con el bacalao.

Esto ya casi está.

-¿Las confitas? Las confito ya.

-Voy por la segunda merluza.

Andrea, ¿cómo llevas la merluza? -Voy ahí, ahí.

La quiero respetar, quiero ir poco a poco

porque quiero mirar que no me lleve mucha carne.

No quiero ni un error en la cocina. Vale.

Y que no se te olvide reciclar el vidrio.

¿Tú sabes cuánto envases de vidrio reciclamos los españoles al año?

No. 55, cada uno.

Así que ya sabes, a subir la media. Vale, voy.

-Al vacío.

¿Qué receta nos ha propuesto Josean?

Es una cebolla blanca con bacalao y pimiento verde,

le da protagonismo a la cebolla, la viste como si fuese un bacalao.

Visualmente nos engaña, parece que estamos comiendo bacalao

pero nos estamos comiendo la cebolla.

Luego se infusiona pieles de bacalao,

con gusto de aceite a pimiento verde,

se trabaja a baja temperatura y con esto se crea una emulsión

y esta será el fondo del plato.

Es muy simple, muy elemental, muy conceptual, pero esta es su cocina,

pero cuando uno lo prueba parece que está comiendo la comida de la abuela

vista en el siglo XXI.

Le quedan 8 minutos a las berenjenas, ¿vale?

Venga equipo rojo.

Equipo azul, lleváis 30 minutos cocinando y 40 salen los entrantes.

Nos ponemos con la cebolla, ya. -Sí, sí, sí.

-Si no lo vamos a llegar. -Sí, ya.

-Venga, los dos con las cebollas.

-Uno va en la parte de abajo donde está el culo.

Un corte así.

Así, mira.

-Sally tiene muchos conocimientos, sabe bastante la tía entonces

yo no tengo ningún problema antes de hacerlo mal

por ser el capitán, se lo pregunto a ella

y si coinciden nuestras ideas, pues sale adelante.

¿Por qué hay tierra encima de la cocina?

Lo quito ahora mismo, le acabo de dar un poco pero ahora lo limpio,

déjame que termine la salsa.

No, esta cocina tiene que estar... La dejo impecable.

No, impoluta. "Impolutísima".

-Sé que Antonio es un poquito marranito en la cocina

y si en el equipo uno no te limpia, ya es un poco difícil coordinarlo.

A ver, venga.

No me vayas a poner con la cara de pájaro.

No hombre, átate ahí fuerte.

A ver, ¿el postre quién lo está haciendo?

Ya tengo la crema, queda hacer al vacío un zumo de...

Ruibarbo.

Zumo de eso, infusionar las manzanas con el vacío.

Tenéis que hacer el ruibarbo pronto, ya que necesita su tiempo.

Luego ya preparar las fresas y ya está.

Yo entiendo que el postre sea lo último,

pero necesita una elaboración con tiempo.

-¿Este es de? -Con cebollino.

-¿Y este? -El que yo acabo de hacer.

-De menta. -Sí.

Hay porquería por todas partes, una mesa así, no puede ser.

Esto es una marranada.

Esto parece el palo de un gallinero. No se puede trabajar así.

No quiero que hagáis nada más. Quiero que limpiéis.

La cocina ha sido un desbarajuste total.

Teníamos más espacio en la cocina y nada más que hemos usado la mitad.

Los tres pegados ahí, parecíamos pitufos.

En fin, tiene toda la razón el chef y a limpiar.

Después a trabajar otra vez.

Equipo rojo, equipo azul.

Lleváis 45 minutos cocinando, en 25 salen los entrantes.

¿Oído? (TODOS) ¡Oído!

-¡Venga, vamos! -Vamos Carlos, vamos.

Ya tenéis todo hecho, vais sobrados. -Sí.

Mi equipo va genial también.

Va muy bien, va tan bien, que he decidido venir aquí un rato.

Oye, ¿os he enseñado mi librito?

¿Vas mal?

Aquí tienes la solución a todos tus problemas.

Sí, mira mi librito. Grandes platos para todos los días.

No te quiero molestar Carlitos. No.

Mira, tiene tapa, tiene contraportada.

¿Has visto? Tiene de todo. Sí, sí.

Todas las soluciones, el del tiempo no te lo puede solucionar.

Pues eso quizá sea lo que más necesite, chef.

Muy bien, te lo dejo por aquí. Oído.

¡Vamos al lío!

-Kevin, necesito preparar otros tomates.

-Cógete las jeringuillas.

-Kevin, ¿dónde están todas? Ahí tienes tú uno y me falta uno.

-¿Cuál falta Antonio?

-No sé, tiene que haber una más, tío.

-Hemos empezado muy mal, hemos tenido mucho desastre

y mucho desorden, sobre todo la organización no existía.

-Pues no sé dónde está.

Tenemos cuatro y no se donde está, estoy flipando.

Los he hecho todos, díos. Los he hecho todos, Kevin.

-Sentirse perdedor antes de tiempo es lo peor que puedes hacer,

es como desprestigiarte, es desvalorarte,

yo no quiero desprestigiarme a mí, ¿por qué?

-¡Allí está! ¡Allí, allí, allí!

Arriba.

-Venga Antonio, este es el de menta. -Es el de menta, perfecto.

El equipo rojo ha elaborado salsa de tomate con citronela, cebollino,

menta, romero y perifollo.

Ahora se enfrentan al momento más complicado,

rellenar con precisión 130 tomates cereza.

-¿Las cebollas están? -Ya está metida en el horno.

-¿El pil-pil ya lo tienes?

-Ya lo tengo, está aquí lo voy a separar.

-Dale caña, Carlos.

-Ya está colado y todo.

-¿Ya está colado? -Sí.

-¿En este mismo bol?

Esto tiene que templar.

-Vale, pues déjalo al aire.

-Carlos estaba como de bajón, no estaba hoy en todo su esplendor.

Yo, venga Carlos, que lo tenemos que sacar, venga, vamos, vamos.

Equipo azul, equipo rojo.

Lleváis 50 minutos cocinando, en 20 salen de los entrantes,

se os acaba el tiempo.

-Ostias, pero sale regulín, regular. -No me sale, tío.

Hay que rellenar con cuidado con las agujas.

¿Habéis texturizadas bien las bases? -Sí.

¿Sí? ¿Lo habéis colado bien?

Lo hemos colado bien, chef.

Si no, no pasa por ese agujerito tan requetechico.

¿Quién manda aquí?, quién coordina? -Los tres.

¿Y los errores de coordinación, de limpieza es culpa de los tres?

-No estamos trabajando en equipo,

estamos trabajando cada uno por su cuenta,

cuando había ratitos libres nos reincorporábamos

al plato que tenía que salir.

Me encanta, me encanta cuando la ocra huela a Cantábrico.

No, la del pescado era esta.

¿Ah sí? Huele aquí.

¿A qué huele ahí? A ocra.

A ocra marina.

Esto huele a merluza a casco porro. Vamos a limpiar la tableta.

Hay que limpiar bien la tableta.

Hay que poner la cebolla en el ahumador ya.

No, no, no, Carlos esto ya lleva rejilla.

-Lo quito y ya está. Va a pasar muy poco humo.

-No, lo suficiente. -Oído.

-Está puesto a posta.

Rafael de la Hoz,

muchas gracias en nombre de MasterChef,

porque gracias a ti tenemos este elenco de arquitectos aquí,

que no es un gremio nada fácil. Nada fácil.

Me llama mucho la atención que sea la tercera generación

de arquitectos.

¿Sentiste mucha presión cuando decidiste ser arquitecto tú también?

No lo decidí yo. Anda.

En aquellos tiempos decidían por ti.

Además de decidir que sería arquitecto,

eh, me aclararon que los buenos eran ellos,

mi padre y mi abuelo, y yo no tenía nada que hacer,

que me dedicara a trabajar. (RÍE)

Rafael, has declarado en alguna que otra ocasión

que el mejor edificio que ha llegado hasta nosotros

en la historia de la arquitectura es la mezquita.

¿Eso es porque eres cordobés de nacimiento?

Eso es casualidad. (RÍEN)

-Es único, es un edificio que se comienza en el año 700,

entonces, de esa época nos han llegado muy pocos:

Santa Sofía en Estambul o el Panteón en Roma.

Somos unos afortunados los españoles, ¿verdad?

Por el patrimonio que tenemos sí.

-¿Cuántos tienes? -17.

-Vale. -¿Los estás poniendo en una...

Para que lo de abajo se seque? Equipo azul y rojo, espabilad.

En 10 minutos quiero los entrantes. ¡Dios!

Que está más verde que un kiwi.

Eh, Andrea. -¿Qué tengo que hacer?

-Cógete esta jeringuilla, llénala, ¿vale?

Tienes que rellenarlos. -¿No es mejor con una aguja?

-No va, no hay tiempo ya.

-Cojo los alargados, ¿eh? -Sí, os rojos alargados.

-Uhm.

Aparcado. -¿Aparcado?

-Venga, sin miedo, sin miedo, sin miedo.

Emilio Tuñón, tenía muchas ganas de hablar contigo

porque tú eres el responsable de la obra arquitectónica,

el magnífico restaurante Atrio, en Cáceres, que, además,

hemos estado allí con "MasterChef". Sí, os he visto, sí.

¿Cómo es? ¿Cómo se inspira uno para hacer un restaurante así?

Hemos fusionado un poco su cocina con la arquitectura,

trabajando mucho con la tradición y la modernidad.

Es una arquitectura que, en el fondo,

hila con ese tipo de cocina muy cálida, muy próxima,

muy familiar, pero que, a la vez, tiene un toque de modernidad.

Te tengo que dar la enhorabuena porque estuvimos fantásticamente.

Muchas gracias.

Bueno, Josean, tenemos la cebolla ya metida,

ahumando de forma natural en esas ascuas,

que me tienes en ascuas. (RÍE)

¿Ves bien el acabado de la cebolla? El corte se acerca un poco

a esa representación de lo que es el bacalao.

Y, luego, tienes pipetas para dar unos toques de aroma de...

El aceite de las pipetas es un aceite de guindilla.

En la cocina vasca se juega un poco con la guindilla,

con esa bilbaína, ese sofrito.

Y, bueno, ahora pues...

En este caso, lo tienen muy sencillo:

Es vestirlo, calentar y emplatar.

Ramón Esteve, tengo una curiosidad, a ver, yo no sé,

porque el diseño escandinavo tú lo ves y tiene

unas pautas reconocibles,

¿el español también?

No tiene la fuerza que tiene el escandinavo,

pero, la verdad, es que cada día el diseño español es más fuerte.

¿Cómo se aúna ese diseño con la arquitectura?

El diseño lo que hace es que se aplica, digamos,

a todos los elementos que generan este entorno.

Por supuesto, la comida también, de hecho, los grandes cocineros

tienen diseñadores colaborando con ellos para hacer lo que...

Los platos, todo, el menaje. Es muy visual la gastronomía,

la comida entra por los ojos.

Por supuesto. A ver si te gusta cómo

lo han montado los chicos. Seguro.

Esperemos. Gracias, Ramón.

-¿Y la menta? ¿Dónde tenemos la menta?

Aquí.

Equipos, en tres minutos tenemos que ir emplatando, ¿oído?

(TODOS) ¡Oído! -Trae ya los platos.

-Vale.

¿Cómo lo ves? ¿Crees que va a salir más o menos?

Hay cosas que es importante que trabajen en equipo

para poder hacerlas. Lo que he visto es que

no saben trabajar en equipo. -¿Le das sifón y pongo la cebolla?

-Sí. -¿Empiezo por aquí o ahí?

-Tiro por aquí. -Vale, venga.

Me da igual. -De dentro para fuera.

-Venga, va. Equipo rojo, equipo azul,

se acabó el tiempo de cocinado del entrante.

¡Tenemos que emplatar ya!

Comensales, bienvenidos a "MasterChef" y muchas gracias

por aceptar nuestra invitación. Esperamos que los aspirantes

construyan un menú con la misma calidad

y originalidad que sus obras.

A continuación, probarán dos menús diseñados por el chef

del Nerua Guggenheim Bilbao, Josean Alija

un cocinero con propuestas que siempre van

más allá de la gastronomía.

-Venga, a emplatarlo, emplatarlo. ¿Dónde se hace el emplatado?

-Aquí. -¿Aquí? Vale.

Oye, sois tres, el equipo azul casi ha emplatado,

y no habéis empezado. Amarillo, rojo...

Aquí lo único que está calentito, calentito, soy yo

del cabreo que me pillo. Están helados.

¿Pero cómo estaba el horno, tío? -A 100 grados.

¡Pero están helados, Antonio, macho!

Ni ha encendido el horno. Dale aquí.

No, déjalo, déjalo, déjalo.

¿Podemos sacar ya los platos? El equipo azul lo tiene acabado,

¿el tuyo lo tiene? Por poder...

Sí, pero digo en tiempo y en calor, porque están calentando tomates

en el último segundo, no lo han tenido antes. Uh...

Blanca Lleó, buenas tardes. Hola.

Catedrática de Arquitectura en la Politécnica de Madrid.

¿Qué intentas inculcarles a tus alumnos?

La arquitectura y la manera de ser del arquitecto

está cambiando mucho, ¿eh?

Entonces, intentamos que los alumnos se formen,

más allá de personas capaces de hacer edificios,

ser mucho más trasversales, entrar en muchos más terrenos

y trabajar multidisciplinarmente, con otras profesiones.

-¿Empezamos con el otro? -Vamos a desguazar esto.

Camareros, por favor, podéis ir sacando platos. Gracias.

-Ve colocando la sopa. -La sopa no, después hay que ir

uno por uno, si no... Menos discutir y más correr.

Sacad eso, venga. -Ve colocando un poco.

-Hay que colocar los tomates y después "pom, pom".

¿Eres consciente de que este fondo, si lo pones al final,

le das un brillo y un acabado...? Lo estoy diciendo,

¡pero ya no puedo más! Ya no puedo más, no soy capitán,

somos tres capitanes. -Hemos empezado mal,

mucho desastre, mucho desorden

y, sobre todo, la organización no existía.

No puede ser que salga mal. ¡Exacto!

No me da la gana. ¡Es que no!

Que salga bien, pues imponte, machote.

Como entrantes, el equipo azul

ha preparado cebolla blanca, fondo de bacalao y pimiento verde.

Y, el equipo rojo, ha preparado tomates en salsa,

hierbas aromáticas y fondo de alcaparras.

Que lo disfruten.

No sé si era la intención, pero fíjate que las escamas estas

nos hacen recordar lo que tenemos enfrente.

-Parece un pequeño Guggenheim. ¡Buenas tardes!

Buenas tardes. ¿Cómo va la cosa por aquí?

Muy bien. Me da miedo acercarme aquí, ¿eh?

Arquitectos y bilbaínos, del Estudio Smith,

Ana y Pepe. ¿Cómo ha avanzado la ciudad

arquitectónicamente? Porque Bilbao ha sufrido

un gran cambio, a mejor. Sí, un cambio enorme,

la prueba es este edificio donde estamos

que ha revolucionado la ciudad. En cuanto al turismo

ha supuesto un antes y un después.

Desde luego. Bueno, ¿cómo va la comida?

A ver, Ana, te pregunto a ti.

La cebolla no... no...

No, y la piel tampoco, la he intentado probar, pero no...

-¿El agua, Sally, la tienes? -Ya, la he puesto.

¿Así lo ves bien? Esa textura.

Esto ya está, esto ya está.

-Van a salir tarde, mañana por la mañana.

-Vale, va, están calientes, va.

-A ver, Antonio, coge de un color.

-Están de hace rato.

Qué bueno está esto.

Ponte ya a lavar eso. -Madre, el nota,

qué caña está metiendo ahí. El entrante del equipo azul

ha salido, y son dos. Vosotros, estáis a la mitad,

ya podéis correr. Se nota la falta de coordinación,

no os habláis, solo discutís.

Esta cocina sin coordinación es imposible de hacer.

Pues van saliendo los platos, camareros, por favor.

Venga, nos ponemos con la merluza, rápido, chicos, rápido.

¿Cómo va la comida? A ver.

¿Cuál le ha gustado más? Pues, pues, pues...

Es difícil decirlo. Quizás, quizás más la cebolla,

la cebolla me ha gustado más.

Bueno, bueno, bueno...

Andrea. Dime.

Vale. Este plato lleva la merluza, una juliana de okra...

Sí, infusionada. Y una emulsión muy fina y delicada

de tomate... Aceituna, berenjena.

Aceituna y berenjena, ¿verdad? Con berenjena cruda es imposible.

¿Sí? ¿Vale? Pues, venga, a cocinar más.

Y no cometamos errores de principiante, venga.

Vale, voy.

El plato fuerte del equipo rojo es un plato de merluza.

¿Qué lleva esa merluza? Una emulsión realizada

con berenjenas, agua de tomates, y aceitunas; una emulsión fina.

Irá en el fondo del plato. Sobre la emulsión va

una juliana de okra, cortamos en juliana

y cocida al vapor. Marinamos la merluza

para que tenga sazón y la pasaremos por tempura.

Freiremos en aceite caliente y colocaremos sobre la okra.

Nada más, plato sencillo y rico.

Equipo azul, atentos, traigo aquí al chef

que viene a chequearos, a ver cómo vais con el principal.

Aquí nos falta pasar eso por la salmuera

y, luego, meter aquí. -Ya pasó por salmuera.

-¿Lo habéis metido? -Sí.

-¿Habéis metido el lomo entero? -Entero.

¿Teníamos que meterlo loncheado? -Mejor, por el tiempo que tenéis

pero, bueno seguid como está. Haced un escaldado,

vigilad que el punto sea bueno del bonito, que tiene que ser...

Subiréis más la temperatura para ganar en tiempo

pero, ojo, respetando el bonito.

Si se pasa, es otra cosa. Es otra historia.

Josean nos propone otro plato: Bonito, pimiento verde y cebolla.

Siempre propone caldos metidos en bolsas de vacío

con cocciones largas, lentas y a baja temperatura

para extraer todo el sabor. Eso hace con la cebolla

y con el pimiento verde. Y el bonito, un buen taco,

lo hace confitado abaja temperatura,

en aceite de pimiento verde, con sabor de tradición.

¿Meto a cocinar esto en agua caliente, tío?

¿En agua hirviendo?

¿100 grados? Si no, no da tiempo.

-Mete una olla con agua, va. -Una olla con agua.

Para obtener una buena textura en el guiso, deberemos abrir

la okra a la mitad, quitar las semillas

y cortar la carne en juliana fina.

Posteriormente, envasaremos en una bolsa de vacío la juliana

con agua de tomate y aceitunas

y la cocinaremos durante 15 minutos

en un horno a vapor a 100 grados.

¿Cómo lo ves? Pues no lo veo nada bien.

Me habéis defraudado un poco con el plato de los tomates,

espero que este salga mejor. Pensad lo que hacéis

y, antes que la merluza, va la okra.

Sois tres y sumáis uno,

el trabajo es el de todos, debéis trabajar en equipo.

-Vale. -Lo hemos dicho desde

el primer momento, es la única manera de sacarlo.

¿Qué cocción quieres para la okra?

Lo digo porque ese agüita es para la okra.

Pues la cocción es la cocción al vacío,

pero les damos libertad, a ver en qué queda.

-La ponemos en un cazo con agua y a hervirla dentro como podamos..

Está mal, pero no está tan mal, hombre.

-Esto ya está. -Eso ya está.

Equipo azul, equipo rojo, tenemos que ir emplatando, ¡ya!

¿Se parece eso a una tempura?

Vas a tener algún problema.

-Está crujiente. -Vale, me alegro, se reblandece.

Dale la vuelta, por favor, el crujiente hacia arriba, así.

Te aguantará mejor. -Oído.

Equipo rojo, lo vais a sacar tarde por segunda vez.

-Venga, date prisa que se lo van a llevar.

Sally y Carlos, ¿vuestros platos están ya acabados?

¿Están ya para salir? Camareros, por favor,

¿podemos ir sacando platos? ¿Me pongo con el tomate

o te voy ayudando? -No, vete con el postre.

Llega el momento de los principales:

El equipo azul ha realizado un palto de bonito,

jugo de tomate y pimiento verde

Y, el equipo rojo, merluza frita,

hebras de okra y aceituna verde.

Buen provecho.

¿El bonito y el atún son de la misma familia?

-Sí, de la misma, pero no es lo mismo.

El atún es del Sur, el bonito del Norte.

-Uhm. Está bueno, ¿eh?

Equipo rojo, ¿quién manda?

Los tres. No, ¿quién manda?

Dime, ¿qué pasa? Dime.

¿Platos para salir tenemos?

Platos para salir no tenemos ni uno.

Antonio, ¿tú ves esa okra bien cocida?

No. Está cruda.

No está bien cocida. Cruda, está cruda, está cruda.

Ha estado cinco minutos al vapor, ¿cómo va a estar bien?

-El coulis va con agua de rosas, ¿no?

-El coulis sí. -Agua de rosas.

-Agua de rosas... -Impregno el agua de rosas

con el almíbar... -En el corte de la fresa.

-Y, luego, ya lo ponemos un poco... -La manzana con el...

Con el almíbar. Haced 26 aros con...

Solo con puntas de fresas es una locura.

-Bueno, lo que tú veas, ¿vale? -Vale.

¿Puedo sacar platos? Sí.

-Esos sí. ¿No?

Falta aceite picante. ¿No estamos de acuerdo?

Camareros, por favor, salen los platos.

¿Cómo va la cosa por aquí, Sara?

¿Con qué equipo te quedas?

He tenido que dejar, o no terminar, el rojo

porque he descubierto una textura muy desagradable,

un poco como mucosa, siento decirlo así.

Yo, en este caso, me quedo con el equipo azul.

Equipo rojo, vamos zumbando para el postre, ¿oído?

(TODOS) ¡Oído! -¿Cortamos kiwi?

-¡Claro! El postre de kiwi

con helado de shiso en bien sencillo:

Rodajas de kiwi muy limpias, de un centímetro de grosor,

más o menos, en el plato y, encima, el helado de shiso.

Decoraremos con una hija de shiso y quedará espectacular.

Bueno, chicos, ¿cómo vais con el postre?

¿Habéis echado el ruibarbo? No.

Lo primero que tenéis que hacer es coger el ruibarbo

y meterlo en la licuadora, hay que hacer un jugo. ¡Rápido!

Vale, ya va, ya va, ya, termino esto y voy.

¿Oído? La carolina es una crema de coco

para meter en un sifón. Luego, haremos unas manzanas

envasadas al vacío con un jugo de ruibarbo.

Luego, haremos un almíbar de fresas que lleva agua,

azúcar y agua de rosas. Con eso, vamos a infusionar

y volver a meter al vacío unas fresitas.

Lo que sí, chef, de las cabezas de las fresitas

que rodean el postre, no tenemos suficientes

para rodear toda la... ¿Cómo que no?

¿Y eso qué es? No tenemos tiempo para quitarlas.

Llevas dos horas con los sifones, hijo, Carlos, por favor.

Tengo que meterlos. Quiero quedar bien.

Os queda mucho, os he dicho que estabais retrasados con el postre.

Os habéis liado con lo demás y no puede ser.

Tú sigue con lo tuyo. -Parte fresas a tope

y deja la manzana ni leches: Fresa, fresa, fresa, ¿sabes?

Córtalo en cachitos, vas a tardar menos.

Equipo rojo, equipo azul, el tiempo para preparar

el postre ha terminado, debíamos estar emplatando ya.

¿Oído? (AMBOS) Oído.

El equipo azul va con retraso, es vuestra oportunidad

de intentar sacar algo antes que ellos.

Hay que correr. Joder, vaya, Antonio.

Tío, no hecho esto en mi vida. ¿Cómo que "tío"?

No somos familia, lo he dicho mil veces,

Antonio, hazlas bien. -Sí, sí.

-¿Seguro? -Kevin, ¿vale?

Oye, emplatar una bola de helado. Antonio, para, para.

Para. -No está tan mal, tío.

-Antonio, Antonio, a lo largo, por favor.

-¿Una entera? ¿Una entera? -Sí, son largas.

-Yo no he hecho esto en mi vida,

ha visto alguna regular y ha dicho: "No, paradla".

Digo: "Bueno, las emplatas tú, es tu plato, para adelante".

-Para, para, ¡para, para!

-Las voy haciendo yo, tú ve poniendo eso.

Vamos a darnos prisa, sacad esos platos,

son tres rodajitas de fruta y un helado, venga.

Bueno, aspirantes, traigo a Josean para que supervise el postre

porque ve que no está saliendo como a él le gustaría.

Tienen la baza en la estética, es la oportunidad que tenéis.

Acuérdate de nombre: Carolina, fresas, rosas

y coco, te marca los elementos importantes del plato.

-Estoy quitando manzana, estoy quitándola.

-Tenéis todavía un reto, es darle forma a la carolina.

-Me he despistado más en el postre, ahí me he evadido completamente.

Aquí os habéis dormido, ¿eh? Sí, chef.

Aquí os habéis venido a abajo. Carlos...

Ya sé, es que los postres no los tengo controlados.

Oye, saco platos, no puedo esperar, se están derritiendo.

Camareros, por favor.

Para finalizar, probarán dos postres:

El equipo azul ha hecho una carolina a base de fresas,

rosas, coco y pimienta negra.

Y, el equipo rojo, kiwi y helado de shiso.

Buen provecho.

Sí, está rico. -Es fresco, ¿no?

Muy... -Con la menta, ¿verdad? Y tal.

-Con la menta, el kiwi que es ácido.

Vaya odisea para una cocina, en teoría,

tan sencilla en componentes, ¿eh?

Por lo menos, la cocina impoluta,

y rápido. Venga.

Espera, lo estropearás. Pon fresas, es el último paso.

Hasta que llegue la fresa, es el último paso.

No, el coco es el último paso. -Claro.

-¿Qué más hay que poner? -Las fresas, fresas.

-El pescado estaba rico, los tomatitos estaban ricos,

el helado estaba rico. Sería muy heavy que

Sally y Carlos estuviesen en la eliminación,

son dos favoritos. -A ver qué pasa.

Carlos, Sally, solo quiero que sepáis que vuestro postre

sale después que haya salido el último plato del equipo rojo.

Vamos, tanta pesa, tanta cosa, ¿para qué?

Que se note. Para nada. Ya voy, ya voy.

Cuando estén para salir, avisa, no creo que la espuma aguante

así que, por favor... Sale, sale.

Podéis empezar a sacar platos.

-¿Cómo está de bueno? -Buah.

-Una naranja buena, una fresa buena...

-Aquí ha ganado el azul por... ¿No? Por goleada.

Ramón, Pepe, ¿qué tal?

¿Cómo ha ido el postre, Ramón? El rojo me ha parecido muy fresco,

pero le faltaba que enlazasen los sabores.

El azul creo que está más conseguido.

-El plato rojo me ha gustado,

me ha sorprendido el helado, refrescante,

un sabor apetecible, me ha gustado.

Comensales, ha sido un placer compartir este almuerzo

y este rato de charla con un grupo de profesionales

como vosotros, esperamos que los aspirantes

os hayan dejado un buen sabor de boca.

Bueno, Josean, muchas gracias por abrirnos las puertas

de tu restaurante y de acogernos en este espacio

maravilloso, para "MasterChef" ha sido un placer cocinar.

Gracias a vosotros, ha sido una experiencia bonita.

Nos iremos viendo en este tipo de batallas.

(Aplausos)

(GRITAN)

Si te apasiona la cocina y tienes entre ocho y 16 años,

no puedes perderte los campamentos MasterChef.

Masterclass de chocolate. -Bienvenidos a masterclass pizza.

Cocina y diversión en entornos naturales.

Además, podrás conocer a ex aspirantes

de "MasterChef junior".

Ya lo sabes, este verano campamentos MasterChef.

(TODOS) ¡Ven al campamento MasterChef!

Aspirantes, el desafío de hoy consistía en entender

el concepto de cocina de Josean Alija,

una cocina purista y minimalista basada en el amor

por los pequeños detalles.

Y no todos lo habéis conseguido.

Pensar que podemos ganar es difícil porque

el equipo azul lo hizo bien, eran uno menos, pero no se sabe.

Equipo azul, os movéis muy bien en cocinas,

rápido y sin hacer ruido,

como es debido,

pero os habéis confiado demasiado

y eso os ha llevado a cometer algunos errores.

Con el entrante de la cebolla blanca

con el caldo de bacalao,

creo que habéis seguido bastante bien los pasos

y, lo más importante, lo habéis sacado en tiempo.

En el segundo plato habéis ido un poco más atropellados.

Es verdad que cuando ha entrado Josean en cocina,

pues yo creo que le habéis escuchado las tres pinceladas

que os ha dado sobre su plato,

y habéis podido medio rectificar a tiempo,

y enmendar un poco la temperatura del bonito.

Sin embargo, ya, con el postre... Se nos fue la cosa, ¿eh?

Ahí ya no puedo decir lo mismo.

El postre nos puede perjudicar en la valoración,

verme en la eliminación con Carlos me da miedo.

Creíais, tal vez, que el postre era un plato menor,

y nada más lejos de la realidad.

La carolina de Josean conlleva cuatro procesos complicados

y no habéis sabido cocinar con el nervio necesario para sacarla.

Es cierto que era más complicado y teníais más margen de error

que con el postre del equipo rojo, pero esto no es excusa

para sacarlo tarde. En este caso en concreto,

no habéis entendido el concepto.

Una eliminación entre Carlos y Sally sería un bombazo.

Parecería un Madrid-Bara en la Champions,

y te gustaría verlo en el palco, ¿no? Y decir:

"Hoy hay partidazo, partidazo", te faltan las pipas.

Equipo rojo, en una cocina profesional

se cocina en equipo y lo que hemos visto

han sido tres personas totalmente desorganizadas

Habéis competido entre vosotros

y, así, lo único que se consigue es acumular fallos.

En primer lugar, la limpieza, un desastre,

mantener la cocina limpia es básico y,

si eso no lo tenemos claro a estas alturas del programa,

no hemos entendido nada.

Yo he intentado ser limpia porque el pescado es algo sucio,

se tenía que descamar, cortar.

Cuando me he dado la vuelta, ya estaba todo un poco sucio.

Andrea, tú has empezado mal destrozando la merluza,

error que ha retrasado a todo tu equipo

y ha hecho que el entrante saliera tarde.

No habéis logrado la sorpresa, el equilibrio,

que deberían tener esos pequeños tomates.

Con el principal tampoco habéis llegado a tiempo.

La merluza es un pescado que, aún haciéndolo mal, sale bien;

la complicación, en este caso,

era un buen cocinado de la okra, que estaba cruda,

y un buen trabajo a la hora de freír la merluza en tempura.

La tempura no era tempura, era otra cosa.

Con el postre, sin embargo, habéis cambiado el registro,

también era un postre muy sencillo.

Aún siendo un plato, aparentemente, sencillo,

no habéis sabido cortar el kiwi correctamente.

Aquí los detalles son esenciales y lo habéis pasado por alto.

No habéis logrado la consistencia que requería el helado pero,

eso sí, el postre ha gustado a los comensales

y es el único plato que habéis logrado sacar a tiempo.

Lo habéis sacado en tiempo y mucho antes que el equipo azul,

aunque también es verdad que vuestro equipo

tenía un miembro más, ventaja que no habéis aprovechado

en todos los platos. Mira, si el veredicto decide

que nuestro equipo pierde,

después sí que estaré un poco más caída o más chof,

o como quieras decirlo pero, hasta entonces,

no me sirve de nada rayarme, la verdad.

Creemos que el equipo que ha sabido respetar

cada uno de los detalles y se ha acercado más

al concepto de cocina de Josean Alija

es...

El equipo azul.

Felicidades. ¡Aúpa el garrote!

Estamos en la siguiente prueba, cerquita de la final.

Llegar con Sally a la final, un mano a mano,

me pone tremendamente, sería genial.

Sally, te noto muy seria.

Me da mucha pena por el postre, Samantha lo sabe, que...

Me hubiera gustado sacarlo bien y no ha podido ser pero, bueno,

os agradezco mucho por la valoración.

Yo, de verdad, me veía en la prueba de eliminación.

Lo he pasado muy mal, pero tampoco puedo relajarme,

donde estoy no me puedo relajar, tengo que exigirme más

o no voy a llegar donde quiero llegar.

Vine a cumplir un sueño y tengo que irme con ello.

Equipo rojo, si no sois capaces de trabajar como

un verdadero equipo, no podréis llegar nunca

a ser cocineros profesionales.

Estamos en el programa 12 y se supone que lo tendríais

que tener más que claro. Estamos a un paso de la final

y estos errores os sacan de la competición.

¿Estáis de acuerdo? (TODOS) Sí.

No quiero soltar ni una lágrima más,

quiero que estas lágrimas que sacaba al principio,

ahora sean fuerza y energía para la prueba de eliminación

y demostrar que Andrea puede llegar a la final.

Sally, Carlos,

no solo os lleváis el orgullo de ser los mejores

sino que, además, vais a tener la suerte

de asistir a una fascinante masterclass a cargo de Eneko Atxa

en el restaurante Azurmendi en Larrabetzu, Vizcaya.

Me da rabia no poder disfrutar de la masterclass.

En la prueba de eliminación voy a darlo todo,

lucharé, voy a sacar mejor plato y me voy a ganar

mi puesto en la final. Voy a ir a ganar.

-¡Hola, bienvenidos! -Encantado, ¿eh?

-¿Qué tal? Hola. Lo primero, enhorabuena.

-Muchas gracias. -Gracias por venir,

estamos en Azurmendi, nuestra casa,

os voy a dejar con Jon y daréis un pequeño paseo con él.

Yo os veo después en la cocina. -Venga, gracias.

-Bueno, nos encontramos aquí, en nuestro invernadero,

donde tenemos vegetales, incluso, flores que vamos a usar

durante el proceso de creación de los platos.

Vamos a ofreceros unos aperitivos mimetizados con el entorno.

Uno de los que ofrecemos normalmente

es este tipo de algodón. -¿Esto se come?

-Sí, sí, sí. -¿De un solo bocado?

-Como queráis. -Uhm, qué bueno.

-Es un algodón que elaboramos a base de polvo de espárragos.

-Espectacular.

-¿Qué tal? ¿Buen paseo? -Un lujazo aquí.

-¿Sí? ¿Habéis disfrutado? Vamos a hacer un par de platos.

El primero es una ostra, esta ostra que hemos hecho,

la hemos escaldado previamente, refrescado para que coja

un poco de textura, que esté más tersa

y en boca sea más agradable. Esto son esferas como de perla.

Lo que hemos hecho ha sido extraer agua de moluscos,

bien potente, lo hemos gelificado y, dentro, hemos metido las algas

y hemos metido un trocito de ella.

Ahora se retira. Y, ahora, lo que tenemos

es un licuado de las algas, con cierta consistencia,

y aquí encontramos toda la potencia de la ostra.

-Brutal, espectacular.

-El segundo plato tiene una inspiración

muy de la tierra, va a ser un bonito,

en este caso, va a llevar aromas a sarmiento,

se colocan sobre una crema de ajo,

hemos escaldado el ajo en tres aguas distintas,

confitarlos en aceite suave, después, triturar y colar.

Lo que va a poner Pilar ahora son huevos fritos.

Hemos cogido las yemas mezcladas con crema de jamón,

se suben a 60 grados bien montadas,

se refrescan en un baño María a la inversa, después,

las gelificamos, las pasamos por baño alginato,

las freímos en una tempura y, bueno, conseguimos un huevo

que, cuando lo comemos, estalla en la boca,

tiene el sabor de un huevo frito de forma crujiente y diferente.

Por otro lado, hemos ido a la esencia,

un marmitako; hemos hecho un tartar

y la flor que acompaña al tartar, en este caso, es la del ajo,

¿por qué? Hemos puesto una patata soufflé,

inyectado la crema de ajo y, cuando te la comes,

estalla la patata con sabor a ajo, una patata al ajillo,

por eso acompañamos de la flor de ajo.

Y creo que, vistos estos platos,

pues os toca pasar a la acción, a comer, a pasar un rato bueno.

¿Os apetece? -Sí, sí, por favor, vamos.

Buenísimo.

-Salud.

De un templo del arte y la arquitectura,

pasamos a un templo culinario,

las cocinas de "MasterChef".

Nuestros aspirantes llegan exhaustos

después de cocinar en una exigente prueba por equipos

en la que ha quedado muy claro

que Carlos y Sally son dos firmes candidatos

para llevarse el título de "MasterChef 3".

Ambos ya son los primeros finalistas de la competición

de cocina amateur más dura del mundo.

Carlos, ¿qué? ¿Qué pasa por tu cabeza ahora?

Lo primero, estás tremenda, ¿eh?

(RÍEN) -Pero, bueno, claro, eso, a ver...

Con la ilusión... O sea, ¿yo te estoy diciendo

que eres finalista y tú me dices que estoy tremenda?

Sí.

(Risas) -Se te va la olla, ¿eh, tío?

-Sí, perdón.

Es que Eva está potente, ¿no?

Con cariño, siempre con cariño y eso, pero está...

Está muy bien la niña.

Sally, ¿tú tienes algo más interesante por la cabeza?

Yo estoy supercontenta, muchas veces lo he dicho, eh,

jamás me hubiera visto aquí. ¿Qué es lo más importante

que has aprendido en estos programas?

Luchar por el sueño que uno tiene y trabajar,

trabajar mucho y centrarse en lo que uno quiere lograr.

Me ha costado muchísimo llegar hasta aquí

y es el momento de demostrar

que voy a ser la futura MasterChef.

Finalistas, no hay mejor sitio donde celebrar el triunfo

que ahí arriba, en la galería, así que, venga, disfrutadlo.

Me gustaría llegar a la final con Antonio,

también enfrentarme a Sally para ver quién gana de los dos.

Antonio, Andrea, Kevin, vosotros estáis

en la prueba de eliminación y, además, Andrea,

la tuya es la novena vez, bates el récord.

Sí, al menos, si me voy hoy tendré un récord.

Es una pena pero también un orgullo poder decir:

"He luchado hasta el final". Eso sí que es verdad.

Creo que soy el ejemplo de que cualquier persona amateur

de la cocina puede llegar lo más lejos,

siempre y cuando sea humilde y se esfuerce.

Antonio, el tío se ha puesto la camisita hoy.

Claro. Hombre, si me voy pues estoy más elegante,

no en plan de ahí... ¿Sabes? Afeitado...

Un tío elegante, una perchita. "Una perchita".

Kevin, tú no te has afeitado, pero estás muy guapo igual, ¿eh?

Gracias. ¿Con ganas?

Sí, muchas ganas, muchas ganas de demostrar que estamos

aquí por algo y, nada, a darlo todo.

Pues es el momento de poner en práctica todo lo aprendido,

chicos, tenéis que sacar todo lo que lleváis dentro,

porque quedan dos puestos libres para la final, y soy tres.

Sé que es duro enfrentarte a Carlos y a Sally

en la final, pero aquí estoy yo,

Antonio, el de "MasterChef", y voy a conseguirlo.

Aspirantes, vuestra misión en el reto es sencilla:

Tenéis que cocinar tres platos cada uno, así de simple.

Gracias a nuestro supermercado patrocinador, tenemos

todo tipo de ingredientes para elegir.

Bueno, sí, me he dejado un pequeño detalle,

tenéis de todo, lo que no tenéis es tiempo.

Aspirantes, vais a cocinar tres platos, sí,

pero lo haréis en tres intervalos de tiempo:

Un plato en 30 minutos,

otro en 20 minutos y el último en 10.

¿Qué?

Una vez pasado cada tramo de tiempo,

entraremos a retirar el plato, estén como estén.

Me muero antes de tiempo, lloraré antes de la prueba.

Os recuerdo que es la semifinal de "MasterChef"

y no queremos ver tres simples platos,

queremos ver tres grandes joyas, quiero veros cocinar.

A estas alturas no hay excusas. Pero no os asustéis,

porque antes de empezar os vamos a dar

algún consejo que seguro que os orienta.

Y, como estamos en la semifinal, hemos invitado a alguien

muy importante para este programa.

Estuvo con nosotros la temporada pasada,

es un amigo y, además, uno de los mejores

cocineros del mundo.

Desde el restaurante Akelarre, San Sebastián,

con tres Estrellas Michelín, el maestro don Pedro Subijana.

(Aplausos)

Un beso, Pedro, bienvenido. Bien hallado.

-A ver qué va a decir, es un tío, tío,

es ya un doctor, ¿sabes? Un doctor de la cocina.

Ya no es cocinero, es doctor.

Bienvenido de nuevo a "MasterChef",

Pedro, ya sabes que es un placer que vengas

a nuestras humildes cocinas. Este año hemos tenido el honor

de recibir a Juan María Arzak, Martín Berasategui y, ahora, a ti.

Los tres formáis parte, junto con otros chefs,

del patronato del Basque Culinary Center

donde alguno de nuestros aspirantes estudiarán sus becas.

Cuéntanos algo sobre este gran proyecto, Pedro.

Este año es el cuarto año y, por lo tanto,

salen ya los primeros licenciados. Me parece como mentira,

llevábamos más de 30... Más de 30 años, 35 casi,

peleando porque existiese esa posibilidad

de tener un nivel universitario de formación en este mundillo

de la cocina y la gastronomía. Al final, es una realidad

que ha superado nuestras aspiraciones.

Yo solamente lamento una cosa, lo suelo decir y lo he dicho mucho,

qué pena no tener estas edades para poder ir de alumno allá.

Para empezar de nuevo. Para empezar de nuevo,

iría con mucho gusto.

-Me parece estupendo que la cocina haya llegado

a la universidad porque los chefs somos unos artistas.

Tras muchas semanas de trabajo, los aspirantes

luchan por meterse en la final de "MasterChef",

para ello tienen que hacer tres platos,

y no andan sobrados de tiempo. Ajá.

Uno lo hacen en 30 minutos, otro en 20 y, el último, en 10.

¿Qué consejos les darías si estuvieran en tu cocina?

Hay que tener mucho cuidado siempre con el sazonamiento.

El sazonamiento puede un magnífico plato

destruirlo totalmente. Otros son las cocciones,

que las cosas estén en el punto correcto.

Y, luego, yo creo que la disciplina, el orden

y la limpieza son importantes.

Aspirantes, ¿habéis visto el cuello de la chaquetilla de Pedro?

¿Sabéis qué es? Es el símbolo de Euro-Toques.

Explícales qué es Euro-Toques. Es una asociación de cocineros,

que se fundó en el año 86, en Bruselas,

y que se dedica a defender la profesión de la cocina

y, por lo tanto, también los productos

y los productores de los que se maneja

para conseguir lo mejor para nuestros comensales

porque el objetivo final siempre es ese.

¿Crees que nuestros aspirantes podrían llevar la chaquetilla?

Sí, claro que podrían, Euro-Toques somos todos

y no es necesario ni ser superimportante,

ni tener muchas estrellas, hace falta ser honesto

y hacer una profesión como Dios manda.

A ver...

Cualquier persona que se esfuerce y, con humildad, perseverancia

y esfuerzo, puede llegar lo más lejos que quiera.

Aspirantes, los tres minutos del supermercado serán clave,

porque allí decidiréis sobre la marcha

qué tres platos vais a hacer.

Es una lucha contra el tiempo,

pero, también, contra vosotros mismos.

Mucha suerte y que la buena cocina os acompañe.

Y el tiempo comienza en tres, dos, uno. ¡Ya!

Coge de todo, Andrea. -¡Venga, vamos!

¡Vamos, Antonio! ¡Dale caña!

Recordad que tenéis coger los ingredientes

para las tres elaboraciones.

No podréis volver al supermercado.

La citronela no sé dónde está, tío.

¿Dónde está la citronela? Me han dicho que había.

La citronela, por Dios.

¿Dónde está eso, tío?

Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno.

A cocinar.

La codorniz. Ha cogido codorniz.

Don Pedro, la prueba son tres platos.

Uno en treinta minutos, otro en veinte

y otro en diez. Hay que tener la cabeza muy fría

para saber qué producto nos interesa hacer

en treinta, en veinte y en diez. No es fácil.

Hay cosas. Tienes unas anchoas que se hacen

en poco tiempo. Tienes verduras.

Tienes bastantes ingredientes válidos.

Pero hay que pensar. Además, tienes que hacer

tres platos. Es una prueba muy compleja y muy comprometida.

-Esto no sé ni lo que es.

El primer plato que tengo que hacer en 30 minutos

va a ser una sopa de marisco que aires picantitos,

con la citronela, con la lima. No sé.

Va a ser un poco rollo tailandés. ¿Vale?

Y nada. Me voy a poner esto porque si no, no llego.

-El primer plato son codornices estofadas con miel y mostaza.

A mí me gustaría llegar a la final,

pero tanto Antonio como Kevin se lo merecen igual que yo.

En 30 minutos yo haría lomito de cordero.

Lo asaría, saltearía, muy poquito hecho.

Dos guarniciones. Nada. Salteado de verduras y ya está.

Hablar de eso desde la distancia en los años que llevamos

nosotros en la cocina, no es lo mismo que desde ahí.

Han hecho un avance bestial porque les formáis, preparáis.

Y eso, para ellos yo creo que es un valor

para todo el resto de su vida.

-El primero será un pequeño guiso de merluza.

Voy a hacer un fondo de verduritas y un fumet de pescado.

En esta prueba no solo son conocimientos,

también es actitud. Llevan muchos programas.

Conocimientos tienen. Y a brillar.

Y quien no brille, a casa.

Aspirantes, quedan 15 minutos para que terminéis

el primer plato.

Hola, Antonio. Hola, Jordi.

Ideas claras. Hoy es un día de ideas muy claras.

Ya, bueno. Ideas claras sí. Pero complicado.

Es cuestión de aprender a organizarte

como una cocina profesional.

Si te vas hoy, no te preocupes.

¿Por qué? Ya empiezas con:

"Si te vas..." Pero te vas a llevar

la escuela online. Ahí lo ves todo y te formas

y entras... Usted en presente es mejor.

Da caña. En la escuela online siempre

es buena gente. Eres buena gente.

Bueno, pues hoy tú organizado. Organizado.

Chef, estoy recogiendo las cositas y todo,

porque no quiero que... ¿Tú quién eres?

Antonio. ¿Qué Antonio?

Antonio. El organizado.

Que se note. Vale. Gracias.

No me esperaba una prueba así de difícil.

Esperaba interpretar un plato así muy gourmet.

Lo peor mío es el tiempo.

Mi cabeza me la descuadran y me vuelvo loco.

¿Cómo vamos, Andrea? Hola, Pepe.

Estoy haciendo unas codornices con miel y mostaza.

Te estaba viendo cortar las verduras

y digo: Prueba de eliminación. Lo complicado que es

y tú complicándote la vida con el corte.

Te vi coger el cuchillo. Cógelo.

Es un cuchillo extraordinario "MasterChef".

El corte limpio. Empiezas a cortar

con los dedos hacia adentro. Con un cuchillo así,

no te compliques. Te complicas

con el corte que has hecho. Suerte.

Muchas gracias, Pepe. Venga.

Aspirantes, en cinco minutos os retiraremos

la primera elaboración.

En "MasterChef" somos amateur y la presión nos puede jugar

una mala pasada, porque, por un simple error, te vas.

-¿Qué es eso? -Setas.

-Ah, las setas que ha salteado.

-No sé cómo han cocinado mis compañeros,

pero creo que tengo posibilidades de quedarme

y de tener un sitio en la final y luchar, que es lo que quiero.

Aspirantes, en un minuto retiraremos el primer plato.

¿Oído? (TODOS) Oído.

-No. Esto no me gusta.

-No lo abras, que lo vas a romper. Déjalo.

Cinco, cuatro, tres,

dos, uno. ¡Tiempo! Manos arriba.

He estado muy concentrada dentro de la situación

en la que estamos, que es

una prueba de eliminación y somos tres.

Por favor, colocad el plato en las esquinas de las cocinas.

El tiempo no para porque tenéis que hacer

un segundo plato y tenéis 20 minutos.

¡Uf! Está sacando la tinta. Madre mía.

Para quitar la tinta en 20 minutos y hacerlo...

En "MasterChef" queremos que estas cocinas

sigan echando humo. Por eso, abrimos el casting

para conocer a los nuevos aspirantes

de "MasterChef Junior 3".

Si tienes entre ocho y doce años y lo que más te gusta

es ponerte un delantal, dile a tus padres

que entren en la web de RTVE y te apunten al casting.

La mejor experiencia te está esperando aquí,

en las cocinas de "MasterChef".

Bueno, Kevin, hemos visto tu primer plato,

el de la pescadilla. Es el plato que me hizo entrar

en "MasterChef", me sentí en confianza de hacerlo

y a ver si vuelve a gustar. -¿Qué tal?

¿Cómo te ha ido el aprovechamiento?

-Está un poco congelada. Me costó cortarla.

Es fresca. No congelada. Hay que cuidar

la materia prima y el aprovechamiento.

Le has dado una paliza a la pescadilla.

Usa ese cuchillo. A ver si puedes.

Ahora es la culpa del cuchillo,

de la pescadilla. Tuya no será la culpa.

Plato de 20 minutos. ¿Qué vas a preparar?

Voy a hacer un secreto ibérico con espárragos y chalotas,

acompañado de una salsa de frutos rojos.

Bueno, y el reto complicado. Diez minutos.

Haré un postre. ¿Cómo lo ves? Un postre,

diez minutos. Justito, justito.

Que no sea la ensaladita de frutas. No será una ensalada de frutas.

Bueno, bueno. Tu tranquilidad nos encanta.

Pero, oye, hoy hay que correr.

Hay que meter sangre. Ánimo.

-Probarlo, a ver cómo está.

Lo he probado todo porque hay que probar las cosas

antes de que salgan al comensal.

Cada vez que hago una prueba, salgo hasta comido.

-Le ha salido perfecto. Mira cómo se corta. Superbién.

Ya está, ya está.

¿Qué dice Andrea? Hola.

-Hola. Estoy haciendo una merluza con salsa de brócoli.

He marcado la merluza y ahora la voy...

Deberías haberlo hecho lo último. Ya.

Lo que voy a hacer, es echar la salsa caliente por encima.

¿Y el de diez minutos? Voy a hacer un ceviche de gamba.

-Acuérdate de lo que hemos dicho. Sazonamiento.

Porque la sal depende de tu mano, pero que lo piques bien

depende de un electrodoméstico de esta magnitud.

Qué suerte tienes, poderlo picar ahí.

Suerte, Andrea. Muchas gracias.

Aspirantes, menos de diez minutos para entregar

el segundo plato.

Va a hacer una alioli. -Calamares fritos con alioli.

Se va a cortar. -Se le va a cortar.

-¿Cómo se me ha podido cortar?

Estoy harto de hacer alioli y hoy no me sale.

Para ponerse de los nervios. No se me corta un alioli nunca

y se me corta hoy. A ver qué pasa.

Despacito, porque si no...

Antonio, ¿cómo vas? Hola. ¿Qué tal?

Encantado. -He estado sudando un poquito.

Sudando tinta, ¿no? Sudando tinta.

Nada. He hecho un alioli con la tinta del calamar.

En vez de aceite de oliva, me gustaría más aceite de girasol.

Pero es de oliva. -Está bueno.

-Está bueno, ¿no? -Lo importante es que esté bueno.

Que disfrutes, sobre todo. -Vale. Gracias.

Aspirantes, en un minuto se retira el segundo plato.

Cinco, cuatro, tres,

dos, uno. ¡Tiempo! Manos arriba.

Aspirantes, continuamos cocinando.

Venga. El tiempo corre y no llegáis. Vamos.

Tercer plato. Diez minutos. ¿Oído? Oído.

Calamar poco hecho con una mayonesa con tinta.

Antonio se está luciendo.

Kevin creo que va a hacer

una crema inglesa. -¿En cinco minutos?

Aspirantes, últimos cinco minutos.

Eso ya está. -Tiene un color espectacular.

Aspirantes, último minuto.

Cinco, cuatro, tres,

dos, uno. ¡Tiempo!

Manos arriba.

He hecho un postre en diez minutos.

Me he querido arriesgar para destacar

y me han faltado dos o tres minutos.

Si quieres aprender a cocinar como nuestros aspirantes,

puedes hacerlo entrando en la Escuela MasterChef.

Una escuela 100% online con más de 170 lecciones

donde podrás aprender todo lo que tienes que saber

sobre cocina por los chefs más prestigiosos.

Además, este año, al completar el curso,

podrás obtener tu certificado "MasterChef".

No lo pienses más y entra en la Escuela de MasterChef.

Aspirantes, por favor. Acercad vuestro tercer plato a la mesa.

Aspirantes, ahora nuestro jurado y Pedro Subijana

catarán vuestras elaboraciones.

Kevin, vamos a empezar contigo, por favor.

Es un guiso de merluza. He hecho un caldo aparte,

un fumet con las cigalas, las gambas,

la cabeza de la merluza y la espina.

Pedro, ¿qué tal el plato de Kevin?

Bien. Lo que pasa es que es un condimento que es muy potente

y la merluza es un pescado muy liviano, muy ligerito

y le puede totalmente la salsa.

A la pescadilla le has dado una caña bestial.

Y que me digas que aquí han intervenido cigalas,

gambas y ver que la cola de esa cigala y esa gamba

no aparecen, me temo que estarán en la salsa

o en la basura. Las he dejado aparte.

Pasar un kilo de cigalas, de gambas rojas

para hacer una salsa potente y malograr esa pescadilla,

que te ha faltado sentarte encima,

porque tirabas y tirabas,

y lo tirabas, eso fue lo más grave,

pues me parece que no gana nada.

Yo creo que necesitas ver, quizás, que es una pescadilla,

cómo se debe abrir y cómo se debe tratar.

A la altura donde estamos, valoran todo.

Hasta cómo limpias un pescado, cómo lo cortas. En fin.

¿Ves? Siempre tocode aquí. No toco de aquí para apretar.

Si no, me cargaría el producto.

Si no desescamas bien, también el cuchillo

es posible que baile. Si no lo tienes

bien afilado. Hay dos personas aquí

que solo les he visto utilizar el eslabón

con el cuchillo. Han sido Carlos y Sally.

Intentando afilar el cuchillo. Los demás no.

Una vez que tienes la pieza, es lo que quieras hacer con ella.

Tiene una espina central. Hubo una cosa aquí.

Es lo que menos me ha gustado de lo que has hecho.

Aparte de cortar, estabas cortando aquí y has hecho...

Así. Te lo estás cargando.

Cuando viene Jordi y dice: "Estás pegando

una paliza al pescado". El cuchillo no corta. Pruébalo tú.

En vez de decir: "He maltratado a una merluza.

Tenías razón". Le das la culpa al pescado,

al cuchillo y no a ti. Soy el primero...

Lo que te digo, es para que aprendas

a que un cocinero, una de sus virtudes, es la autocrítica.

Eso estoy diciendo, Jordi. ¿Cómo que Jordi?

Aquí soy chef. Chef. Yo sé limpiar pescado

y admito que lo he hecho mal. Eso es lo que me da más rabia.

Perfecto. Enfádate contigo,

pero no con nosotros. Sí, sí.

No creo que sea arrogante, o que haya pecado de arrogancia.

Simplemente, que a veces me paso de listo.

Kevin, vamos a por la elaboración de los 20 minutos.

Es un secreto ibérico. Ha sido marcado y ya está.

Y la guarnición es unos espárragos.

Están cocidos. Y unas chalotas pochadas

y una salsa de frutos rojos.

-Está bien hecho porque está poco hecho.

Y los espárragos también. Sí. Llevas razón.

Lo que pasa es que él ha definido muy bien su plato

cuando ha dicho: "Es un secreto a la plancha y ya está".

Esto, en la prueba de diez minutos, podría haber encajado.

Sí, también. Me parece un plato infantil.

No es un plato para una semifinal de "MasterChef".

Kevin, vamos a ver qué has hecho con los diez minutos

de tu última elaboración.

Si no me equivoco, son unas islas flotantes.

Sí. Era la idea, pero me faltó el acabado.

Está la crema inglesa, el merengue,

el coulis de fresa. Las islas flotantes tiene

tres partes. Una crema inglesa, que no está bien hecha.

Se te cortó. Hay clara de huevo batida

a punto de nieve, que luego se pocha

en un agua para sellarla. Está sin hacer.

Y luego, una decoración, que lo del coulis de fresa

no lo entiendo bien. Encima, con esa presentación.

Ha sido rápido.

-Comprendo que son personas que son aficionados a la cocina,

que han llegado hasta aquí, que ya es mucho mérito,

pero una prueba de esta es difícil

con la tensión de tres platos, pocos minutos.

¿Qué haríamos nosotros en esa situación?

Qué buenos sois los cocineros

invitados cuando venís. Me encantaría veros

en vuestra cocina con vuestros cocineros.

Al jurado de "MasterChef"

le encanta los que saben cocinar muy bien.

Pero los que evolucionan rápido, nos gustan más.

Gracias, Kevin.

Me arriesgué para destacar sobre mis compañeros

e iba a hacer gambas a la plancha

en diez minutos, que me parecía muy sencillo.

Andrea, comienza tu cata. Acerca el plato

de los 30 minutos al atril.

Codorniz a la mostaza. Y lo he acompañado

con calabacín, que lo guisé en la salsa de mostaza.

Cómo nos gustan las aves. En mi paso por "MasterChef"

he empezado cocinando aves. No me han salido bien.

No me quiero dar por vencida y quiero luchar

para intentar sacar bien un plato.

¿Están bien cocidas? Para mí, sí.

Es una buena opción. Y la combinación con la salsa

a la mostaza está muy bien.

Y te ha quedado una cocción buena. La salsa está rica.

El calabacín es una guarnición digna.

Para mí, las pechuguitas aparte hacen un montaje más bonito,

más estético. Pero es un plato

que cubre el expediente tranquilamente.

De las seis aves que he hecho, el pichón me salió bien,

la codorniz me salió bien y el capón me salió perfecto,

con Carlos. Tres de tres.

Andrea, vamos a ver tu segunda elaboración.

Merluza en salsa de brócoli y jengibre.

¡Uf! Probemos.

La salsa saladísima.

¿Has probado? Sí.

Es que hemos comentado al principio lo del sazonamiento.

¡Ostras! Hala. No sé por qué.

Porque le has echado más de lo que debías.

Porque la he reducido luego.

-Un cocinero o cocinera, cada vez que va a pasar

un plato, lo primero que tiene que saber antes

que el comensal, él mismo cómo está aquello.

La merluza es un pescado refinado.

Lo has hecho antes que la salsa.

Tenías que haberlo hecho al final.

Te lo has cargado, nena. Ya.

Ya lo sé. Lo siento.

No pienso presentar nunca más nada,

hasta que antes de emplatar, lo vaya a probar.

¿Por qué narices no lo he probado?

Ceviche de gamba con tomate.

He hecho un fumet con las cabezas de las gambas.

¿Qué le has echado para macerar

las gambas? Zumo de limón y...

¿Cómo se llama? -Cilantro.

Cilantro. No, no. Picante. Chile.

Sería un marinado, ¿no? Cualquier cosa con limón

es un marinado. No es un ceviche.

Si no sabes que el ceviche lleva cilantro,

que es casi la base principal, será un ceviche muy particular.

Esto, más bien, es una ensalada de tomate con gamba.

Marinada. ¡Uf!

Está cruda, porque el marinado no le ha podido.

Al no estar ni laminada ni troceada,

no le ha podido. No le sacaste partido a la gamba.

Si coges esta gamba, la marcas

y directamente al plato, las tres colitas,

con el jugo reducido, una gota de aceite de oliva

y una raspadita de limón,

estará mil veces mejor que eso. Totalmente de acuerdo.

Realmente, el tercer plato asumo que he tenido

un problema de concepto. Yo lo que hago es mentalizarme

y pensar que me voy, porque así, si me voy,

ya me he hecho a la idea.

Antonio, vamos a ver qué has hecho.

Una sopita "agripicante" al estilo tai

con unas almejas al vapor y un poco de ajito,

unas gambitas salteadas y un shiitake marcadita.

Y después, he hecho un fumet con la gamba tigre

y he infusionado un poco de piel de lima y citronela.

Para poner nombre a los platos, es mágico.

"Agripicante". Hay una profesión

que en un momento estuvo casi de moda,

que era cuentador de platos. (RÍEN)

-"Agripicante". ¿Por qué no está eso en el diccionario,

en la RAE? ¿Por qué no está?

Usted dirá la cantidad. Esto es sopa.

Eso es grasa. Era el fumet. La grasa no sé

de dónde ha salido. Se dice cien mil veces

en cada temporada que las cosas hay que desgrasarlas.

Ya no se nota tanto la grasa. Lo voy a echar todo.

Perdón.

-A mí me gusta. A mí también.

Te calienta un poco el morro ese picantito.

Está sabroso. Está muy rico, Antonio.

Ese punto exótico. Es complicado hacer un plato

donde los aromas están equilibrados.

Tiene mucho y no es agresivo.

Eso es. Me tiene preocupado.

¿Por qué? Porque estás haciendo las cosas

medianamente bien. ¿Será eso

que tú llamas evolución? Puede ser.

No soy perfecto, pero estoy en proceso de perfección.

Antonio, vamos a ver tu segunda elaboración.

Pues nada. He hecho unos chipirones fritos

con un alioli negro con su tinta.

Pero no sabía que la tinta había que cocinarla un poco.

No sé si es malo para el cuerpo

o algo de eso. (RÍEN)

-O sea, que podemos morir.

Prueba tú primero. No me atrevo.

La tinta es tóxica, pero no en estas cantidades.

Es verdad que hay que cocinarla, pero yo creo que te vendes mal.

-España, tranquilidad. El alioli negro se puede comer.

Y no es tóxico. Son unos calamares de muerte.

A ver el veneno.

(RÍEN)

-Yo creo que está muy bien.

El chipirón está bien hecho.

Estéticamente, está bien presentado.

Y el alioli con el toquecito ese de veneno

en dosis pequeñitas, puede ser como una vacuna.

Antonio, es un plato de diez.

¿Sabes por qué me encanta? Porque ahí,

Kevin, esto es la prueba de lo que te estaba diciendo antes.

"MasterChef" se gana luchando todos los días.

Y este señor ha pasado de aquí a aquí. Y nos encanta.

Antonio, vamos a por el último plato,

el de los diez minutos.

Es una presa ibérica con una salsa de mostaza,

una charlotita, un poco de mantequilla

y una pizquita de nata.

-Está bien. Está bueno. Y la salsa le acompaña bien.

No te has metido en ningún berenjenal,

por lo tanto, no tiene defectos.

Lo que pasa es que los otros

tenían más éxito. -Vale. Gracias.

Antonio, con tus compañeros.

Tanto no podía pensar. En diez minutos no me da tiempo.

Lo que me han dicho. Comidita para cenar.

Antes de marcharte, Pedro.

Estos tres aspirantes y los dos que están arriba

están a punto de empezar su camino

en el mundo de la cocina. ¿Qué consejos

les podría dar un sabio como tú, Pedro?

Pues que no se rindan. Que de las equivocaciones

se aprende mucho. Se aprende muchas veces

de quien menos parece. Y que después de casi

50 años a la cocina, sigo queriendo aprender.

Y que un concurso en un concurso,

gana uno, pero los demás habéis llegado hasta aquí

y felicidades por lo que habéis hecho

en todo este tramo. -Muchas gracias.

-Un placer ver a este hombre venir,

que te dé consejos, que te hable de su cocina

y que valore el hecho de que hayamos llegado hasta aquí.

Pedro, muchas gracias por habernos acompañado

en una noche tan importante para nosotros.

Las puertas de "MasterChef" están siempre abiertas

para que nos des toda esa sabiduría

que impartes siempre. Muchas gracias.

Muchas gracias, Pedro. Amigos. Colegas.

La cuestión de la amistad entre los colegas es sagrada.

No critiquéis nunca a ninguno de vuestros colegas.

Vuelve pronto, eh. Encantado.

(APLAUDEN)

-Pedro Subijana es una persona entrañable.

No tenía el gusto de conocerle.

No sabía cómo era. Tres estrellas Michelín

probando platos míos, un alioli negro,

más contento que nunca. Chapó por él.

La noche está a punto de terminar.

Pero antes, tenemos que saber el nombre

de los otros dos finalistas de "MasterChef 3".

Para eso, los jueces tienen que deliberar. Adelante.

Aspirantes, el propósito de todas las pruebas

que realizáis en "MasterChef" es que conozcáis la dureza

del trabajo en una cocina profesional.

Y este reto era especial, en este sentido.

Porque cuando uno no tiene tiempo para cocinar,

tiene que mostrar creatividad, calma y mucha seguridad

en sí mismo y en lo que está haciendo.

Esas habilidades las hemos visto en uno de vosotros.

Nos ha sorprendido su creatividad y una actitud

de superación que le ha llevado, nada más y nada menos,

que a la final de "MasterChef".

Este aspirante es...

Antonio. (RÍE)

Bien, Antonio. Bien. Gracias.

Estás en la final. En la final.

(RÍE) Enhorabuena.

Gracias. El Antonio que llegó

era una turismo, un cochecito normalito,

de estos de toda la vida, de chapa y pintura.

Ya soy un coche deportivo.

Qué tío. Vaya pelotazo, ¿no?

Kevin, te has equivocado en la elección de ingredientes.

Has maltratado el producto. Y la elección de los platos

con respecto al tiempo, no ha sido acertada.

Andrea, has sido valiente cocinando tu bestia negra

durante todo el concurso. Y la apuesta te ha salido bien.

Pero después, has cometido muchos errores

y los dos platos siguientes no estaba para nada a la altura.

La decisión ha sido difícil.

Pero el aspirante que no merece seguir cocinando

en "MasterChef" y que, por lo tanto, se queda

a las puertas de la final es...

Kevin.

Lo que peor me sabe es haber luchado,

haber llegado hasta aquí y...

Y hoy, por equis o por i,

me he venido abajo antes de tiempo.

Andrea, la meta está mucho más cerca.

Eres, junto a Carlos, Sally y Antonio,

finalista de "MasterChef 3".

Enhorabuena. Muchísimas gracias.

Y lo siento por haberos defraudado en esta prueba,

porque estamos a una altura en un concurso

que mucha gente se ha quedado en el camino.

No lo quería celebrar. Quería estar contenta,

pero no lo quería celebrar delante de Kevin.

Pero por dentro estaba bailando.

-El principal problema que he visto en Kevin

es que es un tío que sabe mucho de cocina,

tiene la técnica muy bien aprendida, pero no valoraba

su trabajo. Valoraba más el trabajo

de los demás que el suyo propio.

Kevin, antes de despedirte, queremos decirte algo.

Eres joven. Tienes carácter. Y, sinceramente,

creemos que tienes talento para la cocina.

No estás en la final, pero tu paso por "MasterChef"

creemos que es lo mejor que te ha podido pasar.

Porque creemos todos que tu futuro está en la cocina.

Así que aprovéchalo. Gracias.

Mi padre, sobre todo, estará contentísimo

y orgulloso de mí. Y eso es lo que a mí me hace feliz.

Te esperamos en cocinas, eh,

para currar. Gracias, eh.

¿Nos vamos? Vamos.

Es un honor, un placer. Y nada más que decir.

Agradecerles que en esos momentos te den sus palabras de apoyo

y que, incluso, te digan que tienes las puertas

de su casa abiertas para ti.

Tú dejaste la Arquitectura porque querías ser cocinero.

¿Sigues queriendo ser cocinero? Sigo queriendo ser cocinero.

Sobre todo, estoy contento de que mi padre

haya visto que se me da bien esto.

Y, por supuesto, voy a serlo.

¿Sientes que ya has convencido a tu padre?

Yo siento que he convencido a mi padre

y él mismo me lo dijo el día que vino aquí.

Sabes que nos emocionaste

a todos, ¿no? Espero que sí.

Sí. Sí, porque sabíamos lo importante que era para ti.

Que te digan que tus platos son mejores, te alegra.

Pero a mí lo que me alegra era ver la cara

de mi padre cuando vio que ese día fue uno de los mejores.

Ahí están tus compañeros. ¿Cuál quieres que gane el concurso?

Hombre, él ya lo sabe.

Mi compañero de habitación, Antoñito. Mi hermano mayor.

Andrea y Antonio han evolucionado y se merecen llegar

a la final y que ganen cualquiera de los dos.

Sabes que en "MasterChef" un mínimo error

te saca de la competición. Pero no significa

que seas mal cocinero ni que no tengas que seguir cocinando.

Y para ello, tienes aquí muchas herramientas.

Todos los electrodomésticos

que has usado durante el programa, nuestro patrocinador

te lo regala para que sigas practicando.

Nuestro supermercado proveedor te regala la compra

de todo el año. Y querías buscar un curso, ¿no?

Sí. Pero si te lo regalamos nosotros.

Tienes aquí la Escuela Online de MasterChef,

en la que tienes una suscripción gratuita por seis meses.

Muchas gracias. Aquí también tengo la tablet

del programa. 50 recetas, videos exclusivos.

Y aquí tienes el juego de MasterChef

para que juegues con tu padre.

¿Te imaginas? Aquí le das una paliza.

Bueno, mi padre es muy listo. Bueno.

Pues, hala, a comprobarlo.

Kevin, ha sido un placer

tenerte aquí. Y para mí también.

De verdad que sí. Dame un beso, anda.

Me llevo un beso de un chico guapo. Qué bien.

Kevin, ha llegado el momento de colgar el delantal, cariño.

Chicos. (APLAUDEN)

-De "MasterChef" me llevo la experiencia.

La experiencia, la oportunidad, el reconocimiento a mi trabajo.

Y, sobre todo, que Jordi me diga que valgo.

Yo creo que esto me va a servir para algo,

que es el comienzo de una vida y que voy a llegar lejos.

Kevin se queda a las puertas de la final de "MasterChef 3".

Pero tiene que irse muy satisfecho con su trabajo.

Porque ha peleado muy duro cada semana

y esa experiencia seguro que va a ser

un trampolín importante si se quiere dedicar

de verdad al mundo de la cocina.

Los que sí tienen que estar supercontentos

son Carlos, Sally, Andrea y Antonio.

Ellos son los cuatro finalistas de "MasterChef 3".

Fíjense bien en sus caras, porque entre ellas está

la de un ganador.

En estos momentos comienza la cuenta atrás

para saber quién es. Eso será dentro de siete días.

Mientras, ya saben, pónganle sabor a la vida.

Buenas noches y bienvenidos a la final de "MasterChef 3".

Ganarse un puesto en el duelo

final de "MasterChef" no va a ser nada fácil.

¡Hala! Porque vuestra misión es reproducir

un postre del mejor pastelero del mundo: Jordi Roca.

(Aplausos) Dónde estamos. Cómo empezamos.

Iréis cocinando al son que os marque

el director de orquesta. Me salen grumos.

-¡Antonio con un postre! -Lo mezclamos con la pectina

en un bol aparte. -Se me ha quedado pegado.

Nos encontramos en el Hard Rock Hotel Ibiza.

Tendréis que sorprender y emocionar al jurado con vuestros platos.

Este no es un desafío cualquiera.

Es el desafío definitivo.

Aspirantes, creo que se nos ha olvidado.

Uno de vosotros va a la final. Los otros dos se quedan

a las puertas. Última oportunidad.

Tres, dos, uno...

Bienvenidos al gran duelo final

de la tercera edición de "MasterChef".

Que pasen Ferrán Adriá, Joan Roca y Andoni Luis Aduriz.

Vamos a ver una batalla de alto nivel.

Va a ser muy interesante veros luchar por el premio.

El ganador de la tercera edición

de "MasterChef" España es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 12 - 23/06/2015

MasterChef 3 - Programa 12 - 23/06/2015

23 jun 2015

Los últimos 256 programas de MasterChef 3

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos