www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3162540
Para todos los públicos MasterChef 3 - Programa 10 - 09/06/2015
Transcripción completa

Hoy nos espera una noche muy especial.

¿Preparados para dejar los helados?

-¿Lo está diciendo en serio?

Con las prisas no he cogido las fresas.

Helado de fresas con merengue ... y te dejas las fresas.

¿Lo haces a posta? Porque a lo mejor te quieres marchar.

Es un honor tener con nosotros a Miguel Bosé.

-Ya termina la prueba, la prueba ya ...

-Y yo aquí encerrado, ¿sabes?

-Las lágrimas te van a servir para una cosa, para pegar el ravioli.

-Es que siempre pierdo tío, estoy harta.

Demos la bienvenida a estas cocinas a Juan Manuel, Vicky,

Mario y Manuel.

Hoy veremos qué pasa cuando se presenta un plato

que no es un buen plato.

No se merece seguir cocinando en "MasterChef", Pablo.

Para aprender a cocinar,

lo primero es conocer la tradición y el producto.

Para evolucionar en la cocina hay que experimentar,

trabajar duro y apasionarse.

Para que tú cocina sea apreciada hay que cuidar cada detalle

y dejar volar tu imaginación.

Buenas noches y bienvenidos a "MasterChef".

Nuestros aspirantes llevan nada más y nada menos

que 70 días enfrentándose a pruebas y superando dificultades.

En definitiva, aprendiendo a cocinar para convertirse en un "MasterChef".

Son 10 semanas viviendo apartados de su familia,

lo que supone un enorme sacrificio que hoy, por fin,

se verá recompensado.

Ellos todavía no lo saben pero en estas cocinas

está a punto de pasar algo muy grande.

- ¡Hay una caja muy grande!

Buenas noches, aspirantes.

Como veis, hoy tenemos varias cajas misteriosas,

la vuestra y la nuestra, un pelín más grande.

Pero antes de ver qué hay aquí, vamos a ver qué hay en la vuestra.

A la de tres, quiero que la levantéis: 1, 2, 3.

-A mí no me ha tocado nada.

-Hoy no cocinamos.

Como habéis podido comprobar no hay nada

porque el ingrediente más importante de este reto

está dentro de esta gigantesca caja.

-¡Ay!

(Gritos)

-¡Ay, viejo!

- Dile: ¡sorpresa! - Sorpresa.

-Hola mi amor.

¿Qué tal? - Bien.

-¿Bien? ¡Ay, Dios mío! Esta es May.

Conocí a mi marido por los zapatos y luego cuando subió un pelín más,

veo las zapatillas de mi hija y eso ya ha sido el no va más.

May, ¿te apetecía ver a tu mamá? ¿La echabas mucho de menos?

¿No tienes lengua?

(Risas)

El que está al lado es tu marido. Dale un beso o algo, preséntanoslo.

¿Cómo se llama? -Joaquín.

Bueno, Joaquín, ¿qué tal la vida en casa sin Sally?

-Se la echa de menos, pero bien.

¿Coméis peor, no? -Creo que he adelgazado y todo.

Sally es para mí muy, muy, muy importante,

mi vida gira alrededor de ella y estoy convencido

de que su vida gira alrededor de mí.

Andrea, noto algún parecido a ti. ¿Quién ha venido a visitarte?

-Mi melliza.

¿Y cómo se llama? -Marta.

Marta, ¿tienes ganas de darle un abrazo a tu hermana melliza?

-Claro. Pues corre.

-Es lo que tiene ser gemelas, es la fuerza esta que nos une,

es más que de hermanas.

Marta, ¿tú eres tan cuqui como tu hermana?

-No, somos mellizas y, por lo tanto, somos diferentes en todo.

Si ella es la cuqui, yo soy lo contrario.

Si ayer le dije: "no seas pava". -Jolín.

-Porque la conozco.

Ella en casa, ¿habla tanto como aquí?

-Es que como hablamos todas tanto, nos peleamos porque todas hablamos.

-Hacemos turnos.

A veces nos enfadamos y a los cinco segundos

ya estamos hablando como si nada hubiera pasado.

-Si me dice que si le dejo algo de ropa,

y hacía cinco segundos estábamos casi de los pelos.

Tonta.

Carlos. -Cuéntame, chef.

Este señor del bigote me suena de algo.

-A mí también.

El día del casting, cuando te dimos el delantal blanco,

¿no se te echó encima? Sí, sí, se colgó aquí como una lapa.

¿Y quién es? Mi padre, hombre.

¡Ven para acá, viejo!

Me he enterado de una cosa, ¿por qué le llamas al muchacho catallijao?

¿De dónde viene eso?

-Esa palabra era de mi padre.

Mi padre siempre decía catallijaos al que tocaba muchas cosas

pero no se centraba en ninguna.

Yo veo que nunca ha durado tanto en una cosa como en la cocina,

ni le hemos visto nunca con tanta ilusión como se le ve ahora.

Carlos, hijo, con todo lo fuerte que vas por la vida te veo emocionado.

-Soy un pringado, solo tengo fachada.

Para no ser cuqui, tu padre no veas cómo habla.

-Él no se calla ni debajo del agua.

-Si queréis cantamos una.

(CANTAN)

Antonio, me han dicho tus compañeros que estábas un poco preocupado

porque tu madre se había ido de comunión a Suiza

y no sabías nada de ella. Mira donde está.

-Está ahí, en "MasterChef".

¿Cómo la ves? De lujo, está súper guapa.

Mi madre es, como la familia, de pantorrilla regordeta.

Y cuando he visto a mi madre he dicho, quillo ¡qué piernas!

¡Y era mi madre! Está súper guapa, parece una modelo.

Con sus tacones ... ¡nunca la veo en tacones!

Muy guapa.

Estoy nervioso, ¿me puedo acercar, por favor?

¡Qué guapa!

Y yo que no veía ninguna pantorrilla así gordita ...

He visto una minifalda pero mi madre no es de minifalda

y no la conocía y después he visto a mi madre.

La he visto esbelta, guapa.

Parece que ha rejuvenecido cinco años por lo menos.

Kevin, ¿a quién reconoces de aquí? -A ese hombretón de ahí, mi padre.

¿Tienes ganas de darle un abrazo? Muchas.

Mi padre para mí es mi héroe.

Nos sacó adelante a mis hermanos y a mí desde que éramos pequeños,

él solo. Mi padre es un referente para mí.

Representa la lucha, si quieres algo, gánatelo.

Kevin, ¿qué significa tener a tu padre aquí al lado?

-Buf, ante todo demostrarle que no me equivoqué dejando la carrera.

Cuando la dejé, a él le supo muy mal y es una manera de demostrarle

que sirvo para esto y quiero dedicarme.

-Tampoco me decepcionó. Sí estuve un poco disgustado

pero luego acepté totalmente su decisión y lo he apoyado

desde el primer día.

Bueno, Fidel, ¿quién es? -Es mi hermana Diana, mi princesita.

¿Y os lleváis así de bien desde pequeños, vosotros?

Bueno, de pequeños nos vimos poco.

Estuve en las monjas hasta los seis años y después

pasé a los Salesianos, a un internado.

Y ahí estuve hasta los 18 años.

Y ella estaba con su padre y con mi madre.

Con 10 años, mi madre me sacó del internado.

Ella estaba con Josema, el padre de Diana.

Se quedó embarazada y cuando nació Diana

me volvieron a meter en el internado por distintos problemas.

Al principio le pillé un poco de tirría

porque a mí no me hacían caso pero, cuando ya maduré,

entendí que era mi hermana y que era la única hermana que tenía

y es mi apoyo para siempre.

Diana, ¿cómo lo ves desde casa? Cuéntanos.

-Guapísimo.

Ahora que se ha quitado la perilla mucho más.

-Ahora mucho más.

Estoy tan orgullosa de que esté aquí, todavía no me lo creo,

la verdad.

La vida no ha sido fácil pero yo sabía

que iba a hacer algo muy grande y lo está haciendo.

¿Qué te apetece hacer ahora? -Abrazarlo.

Vamos, ¿a qué esperáis?

-Estás muy guapo. -¿Y tú qué?

-¡Que dos hermanos estamos hechos!

Ahora que tu hermana te apuntó a "MasterChef", qué vas hacer,

¿le vas a dar las gracias ahora que sabes cómo es esto?

-Por supuesto.

A partir de aquí intentaré empezar una nueva vida

y ella ha sido quien me ha empujado.

-Tiene suelo pero no tiene techo. -¡Qué bonito!

Ella siempre me dice lo mucho que valgo,

lo buena persona que soy. Siempre que me habla me motiva,

me dice cosas bonitas y es de agradecer.

-¿Cuándo te vas a quitar los pendientes?

Bueno, Lidia, quedas tú.

Cuéntanos quién es esta señorita tan guapa.

-Es mi madre, aunque no lo parezca.

Mira lo que hace el deporte y la vida sana,

futura abuela dentro de poco.

Pensaba que era tu hermana. Preséntamela, por favor.

Marisol.

Marisol, ¿cómo ves a Lidia desde casa?

-Guapísima, está gordita.

¿Y es tan contestona como en la tele?

Y más.

Pues...

-Tenía muchas ganas de verla y especialmente estando embarazada.

Yo sabía que le haría mucha ilusión ir viendo la evolución

de la barriga.

¿Has visto el reencuentro de los aspirantes con su familia?

Después de tanto tiempo, por fin van a tener un momento

para estar juntos.

Seguro que tú ahora también estás viendo "MasterChef"

al lado de la persona que más quieres.

Si es así, bájate de forma gratuita la aplicación de "MasterChef"

y mándanos una foto de este momento.

Tienes más información en la aplicación.

Aspirantes, está comprobado, no hay nada más bonito que el amor.

Esta noche queremos ver ese amor reflejado

en una maravillosa elaboración que se esconde debajo de esta caja.

Una deliciosa tarta San Marcos.

-¡Repostería, me cago en la leche! -Repostería.

Como veis tiene varias capas.

De abajo a arriba, bizcocho empapado de almíbar,

después trufa, le sigue otra capa de bizcocho con almíbar,

nata montada y la última capa, bizcocho con yema tostada.

La decoración, nata y, por supuesto, alrededor almendra tostada.

Aspirantes, en este reto vais a elaborar juntos una tarta como esta.

Para ello nuestro supermercado patrocinador

nos ha traído todos los ingredientes necesarios.

La tenéis que hacer en 120 minutos.

-¡Tú imagínate! Tu madre, San Marcos, repostería,

por muy mal que lo haga, no voy a cagarla, estoy con mi madre.

Espera un momento porque entiendo que ahora los vas a mandar al super,

¿no? Así es.

May, ¿te vienes conmigo?

Así Joaquín puede ayudar a mamá en el súper.

Verás que bien nos lo vamos a pasar.

Toma ya.

Bueno, pues ahora sí, aspirantes, familiares,

¿preparados para cocinar? -¡Sí, chef!

El tiempo comienza en 3, 2, 1, ¡ya!

-Mantequilla, harina, vainilla.

-Hay que coger dos de nata.

-Mamá, que no se te olvide nada.

-Agua,... - Cacao, vainilla, mantequilla, ron.

Últimos 30 segundos. -Últimos segundos

Muy bien. - Venga, vámonos, a cocinas, corre.

Qué lentos son.

-Vale. - Me quito la chaqueta ....

-Vale, lleva la nata a la nevera.

¿Quieres que tú y yo hagamos la compra?

Sí.

-Ocho huevos, Fidel. -Perfecto.

-250 de harina.

Ten, zanahoria, a la cesta.

-Dale caña, sino no llegamos. Eso es, bien enmantecado.

¿Le regalamos una flor a mamá? Y una rosa, muy bien.

Bueno, Samantha, tú que eres una profesional de las tartas.

Esta carta no la hago mucho pero ya me está picando.

Me encanta la yema. Las mezclas, el bizcocho está borracho

con un poco de almíbar.

Bizcocho borracho, trufa, nata y yema.

¿Cómo se hace un buen bizcocho, Jordi?

Con una harina que esté colada, tamizada

y horneando a la temperatura justa sin más.

Es importante que las tres planchas de bizcocho

sean exactamente iguales.

Hay que esperar a que se enfríe, ahí tienen que tener paciencia.

Mira lo que te ha traído. -Gracias.

-Te quiero mamá. -Y yo, cariño, te amo mucho.

¿Tú quieres cocinar con mamá? -Sí.

Pues venga, a cocinas, corre, que vas a ayudar...

-El limón, bátelo. Así, que se ponga blandito.

-Que no se nos caiga, a ver si la liamos.

Nervios, nervios. Tenemos que batirlo 12 minutos, mamá, ¿vale?

-Nunca he hecho una tarta San Marcos pero sí he visto como se hacía

y me encanta la tarta San Marcos porque lleva nata,

me encanta la nata.

La receta consiste en un bizcocho tradicional,

sencillo, de huevo, azúcar, harina.

Una nata montada con cacao y una yema por encima tostada.

Vale, ya hemos terminado.

Alrededor se le pone almendra tostada.

-Un bol grande.

-Me encanta tenerla cerca.

No solemos cocinar juntos porque ella vive en Jumilla

y yo en Alicante, no nos vemos casi nunca.

-Estoy súper orgullosa de mi hermano porque además es un sueño

llegar hasta aquí y superar lo que está haciendo.

Cada prueba es una final y lo sigue haciendo.

Así que pecho para adelante, sonrisa arriba.

-El cacharro chico.

-Para, no eches más. -Soy un peón, macho, aquí.

- Lo has puesto muy a tope.

- No pasa nada, no se va a salir, no se va salir. No pasa nada.

-Me parece increíble poder estar cocinando con mi hermana.

Nunca imaginaba que mi hermana estuviese compartiendo

esta experiencia conmigo.

Ella va pesando las cosas y me va diciendo las tareas

más fáciles de hacer para mí.

La voy a ayudar en lo que sea para que le salga genial.

-375 g de azúcar.

-Hay que separar yemas.

-Vale. -Ponte aquí.

-Con este, seis. -Va bien.

-Espera un segundo, ¿estás tirando las yemas?

-Sí, ¿no me ha dicho que era así?

-Queremos las yemas. ¿De acuerdo?

-No pasa nada. No pasa nada. Tenemos siete huevos, sobran.

Sobra yema. -Vale, vale.

¿Eso va bien? -Va bien.

Hemos tenido un problema porque a la hora de separar los huevos

de las yemas me ha separado las claras

y las yemas las estaba tirando.

Le tenido que decir: "Cari, que es al revés".

La receta lleva ocho yemas y tengo siete.

Yo creo que llega de sobra para el bizcocho.

-No, no iba para el molde todavía.

Hay que mezclar la harina todavía. Échalo ahí.

-Entonces tiene que ir a la amasadora otra vez.

-No, échalo ahí. -Vuelta a empezar.

El problema de la prueba de hoy es el compañero de trabajo.

¿Te imaginas haciendo una tarta con Colate?

-Vale, importante, recuérdame que tengo las almendras en el horno.

-Si esa es mi misión, vale. -Sí, de momento.

Mira qué arte tiene, mira con las varillas.

Seguro que no lo ha hecho nunca, el hombre.

Quien más me preocupa y al que me encanta ver es al padre.

Qué pareja más buena.

Con esa corbata, que parece que viene de la oficina.

A mí me recuerda un poco a mi padre.

Cuando yo le dije: "quiero ser cocinero".

Él estaba contento porque pensaba que iba para delincuente

y le gustó verme una vocación. Al final es eso.

-2,4, 6,7... Vale, es que me ha reventado este.

-No pasa nada.

-Mucha ilusión por verle porque llevaba muchos días

sin estar con él.

Quiero que vea que se me da bien la cocina

y que me voy a dedicar a esto.

-Se nos da fatal la repostería,

pero bueno, tenemos que luchar como sea por sacar el plato.

-A ver si me sale bueno un pastel en "MasterChef".

-Yo lo veo muy resolutivo y muy rápido.

-Hoy tengo que ganar por mi madre, claro que sí.

Hoy tengo que ganar por mi madre que ella esté contenta,

se vaya contenta para casa y hable muy bien de su hijo.

Que a ella no le hace falta,

ella habla muy bien de su hijo y está muy orgullosa.

Vamos a meter esto en el horno y vamos a sacar un bizcocho

que nunca nos ha salido,

a mi madre siempre se le queman y hoy no se nos va a quemar.

Nos va a salir de lujo y lo vamos a rellenar también de lujo.

Para hacer el bizcocho hay que mezclar azúcar y huevos

y batir con varillas eléctricas

mientras se añade harina tamizada y un poco de mantequilla derretida.

La mezcla debe hornearse entre 35 y 40 minutos.

-Estás hecho un fenómeno, macho.

-He pesado lo que me habías dicho.

-Está bien, a no ser que la báscula estuviese mal.

-Sí, la culpa ahora de la báscula.

-Hay que restregar con mantequilla y un poquito de harina.

-¿Le tengo que dar con mantequilla por todo?

-Sí, por todo. ¿Con la mano?

Sí, con la mano. -¡Qué guarro! ¿no?

-¡Lávatelas! -Si las he lavado.

-Entonces, dale caña.

-Me acuerdo perfectamente que cuando eras pequeña viniste

al patio de los mayores... -Sí, y me traías chucherías.

-El bocadillo que me daban para la merienda, te lo tomabas tú.

-Y si era de chocolate, más.

-40 minutos. -Vale, vale.

-Vamos bien.

-¿Vamos bien de tiempo? -Sí, de momento sí.

-¿Me lo dices para tranquilizarme? -Por supuesto.

-Venga, pues me dejas supertranquila.

-Menos mal.

-Venga, corre, dale caña, papi. Esto ya está.

-Esto cada vez está más guarro. -Ya limpiamos, ya limpiamos.

Espérate. Primero vamos a darle caña, luego, ya...

-Estoy muy orgullosa de mi hermana porque ella nos hacía platos en casa

siempre pensando en que le gustara a los invitados.

-Y me emociono mucho cuando la gente dice que le gusta mi plato.

-Sí. -Es un placer,

no hay mejor recompensa que la gente reconozca que está bueno.

-Bien batido. No podéis parar.

-Vamos a hacer el bizcocho ya.

-Tú eres el experto en montar nata.

-Sí, bueno... Ahí está, perfecto. Muy bien, muy bien.

-Vamos a esperar a ver cómo sale esto

y veremos si necesitas pinche o no.

Porque a lo mejor terminas en una catástrofe.

-Te querré incondicionalmente.

-Olé mi chico.

-Mira, le vamos a poner azúcar.

-Le echas con los deditos. Así.

Le tienes que echar toda para que se toma dulce.

-Para el chocolate son 500 de nata y 85 de azúcar y después el cacao.

Para hacer la crema de trufa hay que verter nata sobre chocolate

y dejarlo enfriar antes de montarlo.

-Córtalo que se te corta.

Papi, remuévelo bien con una cuchara. Casi se nos corta.

-La nata al pasarla a la manga he visto que estaba un poco líquida.

Así que la voy a montar un poco más.

Tengo un poco de miedo de que se me corte.

-Mi hijo Carlos me están mandando a tope. Es un mandón. Manda mucho.

-Me estoy vengando. En la furgoneta manda él, aquí mando yo.

-Cuando vamos a la venta, mando yo.

Lo que pasa es que él atrae a más gente que yo.

-Aquí en el programa, en todos lados,

está clarísimo que la marimandona siempre seré yo.

Mi marido es un santo.

-Básicamente sigo sus instrucciones, con lo cual,

no creo que me equivoque.

No es difícil, es una nata, es una trufa,

que es chocolate con nata.

Un buen bizcocho, como tú dices, una yema que solo lleva un almíbar,

unas yemas de huevo y cuajarlo sin que se queme.

Luego quemarlo arriba con una pistola.

O con el quemador de toda la vida, que a mí me encanta.

-Me va a dar muchísima pena que se vayan mis chicos.

Mi cachorrito y mi amor.

Esto lo estoy haciendo por ella, por supuesto.

Yo estoy aquí sobre todo por mi hija.

Esto es un futuro mejor para mi hija y para mi familia.

Mira, papi, allí, en las neveras,

ve abriéndolas y hay una bandeja con mi nombre.

Lo pones allí. -Vale.

-Hoy lo primero que he hecho al coger la nata

es meterla en la nevera.

Chicos, cuando cojáis nata y queráis montarla,

tiene que estar fría, si no, no monta.

-Mira, tira eso hay dentro.

Dentro del verde, toma. Muy bien, a reciclar, cariño. Bien, princesa.

-Marta, controla la nata que no se corte.

-Es que tenías que haberlo puesto al revés.

Esto en el otro porque está caliente ahora.

-No, tranquila.

-Es un poquito guarro.

-Que no. Tengo las manos más limpias que...

Córtalo, sí, y lo metes aquí con la lengua.

-Pruébalo, a ver si te gusta.

-¿Te gusta?

-Este limón no vale.

-Pues ya lo he echado.

-¿También léase echado limón? -¿Tú también le has echado?

-Hombre, yo le he echado el que había exprimido.

-Yo te lo he quitado, creo. -Ah, bueno, vale.

-Bueno, alimonado... Tampoco pasa nada.

Ahora sí que te tengo aquí, con lo que quería verte esos ojos.

Dónde va a parar, mucho mejor que tu hermana.

-No, no, no. Que se cae.

¿A qué se tiene que montar hasta que no se caiga?

Tú eres la que sabe, corrige a tu hermana, si no sabe...

-No, yo no soy cocinera. -Me da miedo que se me corte.

Échale una mano, dile...

-Yo le estoy diciendo que siga porque si se echa líquida...

Vamos a ver, Andrea, la que lleva aquí la voz cantante

es Marta, ¿le preguntas a ella lo que tiene que hacer?

-No, como ella sabe más de cocina dulce que yo,

pues ya que la tengo aquí, le pregunto.

¿A estas alturas del programa estás diciendo

que la que sabe más de repostería es más tu hermana que tú?

-No, pero que me gusta pedirle consejo

y preguntar qué tal lo ve ella.

En el fondo nos queremos con locura una a la otra.

Hemos hecho todo juntas desde que nacimos.

Nos han inculcado que tu hermana es tu mejor amiga.

Yo tengo la suerte de tener una.

¿Cómo va la tarta? El bizcocho.

Ahora lo sacamos.

¿Está hecho ya? -Sí, está en el horno.

-No abras, no abras. -Perdón.

¿Sigues mandando tú? Pero bueno, Andrea, esto cómo es.

-¡Faltan cinco minutos! Si se corta la cocción...

¿Las cremas de chocolate y la otra están hechas?

Estamos en ello.

¿La afición a la cocina le viene de pequeña?

-¡Qué va! ¿Ha empezado de mayor?

En nuestra familia no había mucha tradición de cocina.

Andrea hace unos dos o tres años le dio por cocinar.

Las comidas de casa las hacía ella.

Tengo que reconocer que al principio había platos...

Ya, ya. Y en "MasterChef". No sigas.

-Yo creo que esto le viene porque empezó con lo de modelo,

tuvo que empezar a cuidar más su línea y claro,

en casa no comíamos de dieta.

Aspirantes, habéis consumido la mitad de vuestro tiempo.

-¡Aspirantes, queda una hora! Muy bien.

-Aún queda. Nos da tiempo de sobra. ¡La almendra!

-Se ha quemado ya, seguro. -Se nos han tostado las almendras.

Primero, las yemas. Luego, las almendras.

A ver si mi hermana me quiere ver en casa.

No sé yo.

-La hemos liado un poco con las almendras porque me ha dicho

que las metía al horno y que yo le avisara y se me ha olvidado.

-Bueno, a los dos.

-Bueno, a los dos pero a mí en concreto, me lo ha pedido a mí

y se me ha olvidado.

-En vez de poner almendras, le voy a poner merengue por fuera

decorado con botones. A ver si sale bien.

-Así. Me vas a tener que contratar como ayudante.

-Vente todos los días, macho. Se me hace todo más ameno.

-Ya está, no te agobies. No lo mires más.

-Tengo la negra, tío. -No podemos hacer más, hijo.

-La crema me ha quedado de lujo,

como no me ha quedado en mi vida y el horno estaba apagado.

Y ahora, hay que esperarse media hora y hacerlo todo rápido.

Qué es lo que no queremos. La gente, tranquila,

y Antonio Romero, a correr. Para una vez que iba tranquilito,

a correr.

-Estaba encendido el horno pero no estaba a la temperatura

o en la tecla necesaria.

-Yo tengo así los nervios.

Yo creo que mi madre me ha tranquilizado un poco.

Mi mano derecha es mi madre hoy, no es esta.

Carmen, te veo... -¿Qué tal?

Bien. ¿Y tú? Acumulando problemas, ¿no?

-Acumulando problemas como de costumbre.

¿Qué te ha pasado?

-Nada, el horno, que no estaba encendido. Pero como calor tenía...

Los hornos son muy malos, como no les dé por entenderse...

-Estaba encendido, calor tenía,

entiendo que ese fuego lento por dentro es como una comida,

cuanto más fuego lento, más rico sale.

Depende.

-¿Dónde más has metido la gamba, amigo mío?

Que tú eres un profesional de esto. ¿Esto es una crema?

-No. Tiene que cuajar.

El calor necesario para que la yema cuaje.

-Vale.

Pero rápido, porque esto hay que calentarlo y enfriarlo.

-Vale. Carmen, azúzale.

-Sí, sí. No puede más, no ha parado.

-¿La yema no estaría mejor en la nevera?

-No sé. -Yo creo que sí.

-Vale, métela.

-¿Aquí está todo? ¿No necesita algo más de harina?

-No, no. -¿Seguro, Lidia?

-Llévala a la nevera.

-Esto ya está, cuidado que está muy caliente.

-Hala, se ha quedado superchulo. -¿A qué si?

-Tuvimos aquí una pequeña discusión porque yo creía que la yema

la teníamos que meter en la nevera y estaba un poquito líquida.

-¿Era eso? -Claro, yo decía que estaba

un poco líquida y tú... -Pensé que decías que necesitaba

algún ingrediente más. -Que no.

-Ahora parece por la tele que estamos discutiendo

y no estábamos discutiendo.

-Importante el bizcocho. Si no está cuajado, no aguanta.

Vamos bien de tiempo.

¿En casa cocináis juntos? -No, esto no es lo mío,

evidentemente. Me sirve de referencia.

Ahora que Sally no nos oye,

estarás tan a gusto en casa ahora que ella está en el programa.

Dime la verdad, el dueño del mando a distancia,

los pies encima de la mesa, la cerveza.

-Bueno, bueno, bueno...

En realidad eso es pura teoría

cuando hay alguien como el que está por ahí.

-No quiero que se vaya. No, si mami no se va.

Vamos nosotros abajo.

Y si Sally dijese: " voy a montar un restaurante en Ciudad Real"

¿La apoyarías? -Hombre, yo la apoyaría en todo.

No es mala plaza, Ciudad Real. -No, no.

Oye, Pepe, que May quiere decirte una cosa.

-Pórtate bien. Pórtate bien con su mami.

¿Yo no me porto bien? Yo me porto muy bien.

Tiene las cocinas revolucionarias.

-¿Lo ponemos a enfriar? -Sí, en la batidora.

-Perfecto.

-¿Ves? No se ha pegado.

Ven que te de un achuchón.

Aspirantes, quedan 30 minutos. -Aspirantes, quedan tres segundos.

-Voy a por la nata. -Vale.

-Ya, deja de frotar. -Si es porque quede esto bien.

-¿Tienen que ser tres iguales o cómo...?

-Una y dos. Pero iguales, claro.

¿Qué pasa con esto, lo acabáis o no? -Sí, vamos a darle caña.

-Se ha bajado un poquito más de la cuenta.

¿Queréis una escuadra y un cartabón?

Te voy a decir una cosa, hacía que no veía una cocinas y de limpia...

Ya quisieras tú. -La verdad es que sí.

¿Qué vendéis vosotros en el mercado?

Yo llevo ya muchos años trabajando por ahí, 37 años.

Vendo de todo. Quesos, jamones, embutidos, legumbres,...

¿Quién va a ser el sucesor del padre?

¿Por qué tú a qué te vas a dedicar? -Yo a cocinar.

Yo igual fusiono, monto una furgoneta con cocina.

¿Por qué no?

Te adelanto, verás cómo ponemos eso de moda en la tele

dentro de poco. Ya lo veremos.

Sí, sí. Muchas gracias.

El bizcocho no ha subido lo suficiente y el jefe me ha fallado.

-Le dije que había que dejarlo un poquito más.

-¿Qué quieres que haga yo? si no sube, no sube.

El bizcocho no ha subido, la culpa ha sido del cha cha chá.

-Te voy girando. -Sí, perfecto.

-Tengo un problema, se me ha olvidado mojarlo. Vaya por Dios.

Aquí, el amor de mi vida me pone muy nerviosa.

Me gustan las tartas que tengan los bizcochos empapados,

fundamental, que esté empapado en un almíbar, en un licor,

en lo que quieras.

-No me va a dar tiempo.

Adornar la tarta es mucha tela.

-Cuando esté a punto de acabar esto vas hacer lo mismo pero con la nata.

-Vale, vale.

Mira, Lidia, para que te vayas preparando.

Está haciendo Lidia una tarta. ¿Cuál es esta nata?

-Esta es la trufa. ¿Es trufa?

-Sí. ¿Y de color bien?

-Sí, le he echado cacao, lo he probado hasta que supiera...

¿La querías más oscura? Yo solo te estoy preguntando.

-Mi madre tiene tanta idea de repostería como yo, es decir,

cero patatero. Hoy es todo técnica,

sobre todo técnica de montaje, quiero verlo bien hecho.

Vamos, las dos. Que se note el trabajo en equipo.

-Perfecto, poco a poco.

-La estás poniendo torcida.

-No la aplaques, que queda más bonita así.

-Venga, no seas quejoso.

-Ve dándole la vuelta para que vaya quedando toda igual.

Carlos y su padre, dos fenómenos. Son más de jamón.

-Sigue echando, y ten cuidado que no se te vaya por los bordes.

-No se tuesta.

-Sí, ahora se tostará, ya ves, ya empieza.

-Vale.

Aspirantes, solo quedan 10 minutos. -Oído.

-¿Qué tal, Marta? -Mal.

-La yema no cuajaba, no expesaba.

No hemos sabido esperar el tiempo suficiente

para que cuaje y poderla poner encima de la tarta.

-Tenemos solo 10 minutos.

-Pero está líquida.

-Es igual, no tenemos tiempo.

Hemos hecho la yema pero está líquida.

La hemos puesto mucho rato en la batidora y sigue estando líquida.

La hemos tirado encima del pastel y es un asco.

La estamos intentando hacer otra vez.

-En siete minutos, se hace. Nos quedan 10, matemáticamente se puede.

-Vale, va.

Marta está mandando sobre Andrea.

Lo llevan bastante bien arreglado, la he visto peor con la yema

de arriba, tenían dificultad.

No entendían cómo había que cuajarla y ahí vamos a ver qué pasa.

Para elaborar la yema tostada hay que mezclar las yemas de huevo

con azúcar y cocinar al baño María.

La mezcla resultante se vierte sobre la tarta

y se tuesta con la ayuda de un quemador.

Para decorar se utiliza almendra fileteada previamente tostada.

-A ver cómo levantamos.

-No ha podido ser, no ha podido ser. -Ya está.

-Aquí hay que hacer el trabajo en equipo.

-Cuando yo ponga el relleno vas echando las almendras.

-Vale.

-Bueno, tú, en tu línea.

-Vamos. -No me pongas nervioso.

-Esto, como los albañiles. -Exacto.

-Sin miedo. -Pero vamos a cogerlo.

-No. No hay que tener miedo. -Ahí.

-Perfecto. -Ahora venga, la nata.

-Sí, ahora hay que poner la crema está.

-Es que lo hemos hecho mal, es que esto tenía que ser por la mitad.

Es la tapadera, esto no se presenta.

-Pues ya se tiene que quedar así, Antonio.

-Marta, ya, ya. -No, espera, cinco minutos,

no pasa nada.

-Tenemos que poner la crema encima.

-Si no, pondré nata encima y se acabó.

-Espérate, por fa... -Marta, jolín, ya está, siempre...

-Venga, Marta. -Venga, no pasa nada.

-Mira, Antonio, se cae.

-¡Ahí, madre mía!

-Está caliente el bizcocho, Antonio.

-Cada vez que mi madre hace un bizcocho se le quema siempre.

Aparte, siempre lo deja a cachitos.

Le quita la parte fea, bueno, un desbarajuste.

-Le pones esto por encima y le echamos las almendras.

-Mi madre, eres peor que yo.

Aspirantes, acabáis de entrar en los últimos tres minutos.

-En tres minutos puedes ponerle unos puntitos por encima, ¿no?

-Lo que se te cae lo vuelves a recoger.

-Nunca se dijo...

-Date cuenta que esto está caliente, esto va a ser un fracaso.

(RÍE)

-Tengo que partir las almendras. ¿De verdad¿

-Claro.

-Si no te van a decir que te faltan las almendras.

-Es verdad, en las elaboraciones perfectas se echan almendras.

-Dijo, que lo estires un poco.

Aspirantes, último minuto.

-Corre.

-Cuando cocinó contigo cocino más rápido.

-Porque estoy aquí, parece que no pero se complementa.

-Está bien. ¿Tú la comprarías?

-Está lleno de nata todo.

5, 4, 3, 2, 1.

¡Tiempo! Manos arriba.

-Qué ilusión me hace a mí esto.

-Pues has visto cómo la hemos salvado.

-Sí, si yo lo salvo todo.

-He estado tan tranquilo en el momento de el cocinadp,

porque es como si estuviera en mi casa.

Creo que gracias a eso, la tarta me ha salido genial.

¡Chócala!

Aspirantes, familiares, llega el momento de la cata.

Los primeros serán Sally, Joaquín y Mai.

Venga, vamos a llevar nuestra tarta Mai.

Bueno, Sally. ¿Cómo ha sido cocinar tu familia?

Como en casa nunca mejor dicho.

La imagen de la familia cocinando en mi casa es bastante habitual.

Mai siempre está al lado coge su trona,

y se apoya a ver qué estoy haciendo y tal,

luego Joaquín es siempre el que da el Ok.

¿Quién ha hecho la carta? -Yo.

¿Tú? -Mamá, papá y Mai.

(RÍE)

¿Mai también? Sí.

Bueno pues vamos a probar la tarta. Vamos a ver que ocurre aquí.

Así a priori la tarta tiene un pintón.

Sí que me hubiera gustado ver a lo mejor la yema...

Un poco más quemada. Más quemadita o tostada.

Parece un crepe.

Yo no solamente pagaba, por tomar esta tarta,

pero veros trabajar ha sido un espectáculo,

coordinación, orden, disciplina, muy bien.

Yo creo que hay muy buen trabajo Sally.

Da gusto como te lo has curado, te ha ayudado tu chico

y lo bonito y simpática que es tu niña.

Felicidades. -Muchas gracias.

-Di, gracias Chef. -¡Gracias Chef!

Sally, cariño, llega el momento más triste el de la despedida.

Muchas gracias de verdad Chef.

Esto ha sido lo mejor que me ha pasado en "MasterChef".

De verdad.

Muchísimas gracias Joaquín. -Gracias a ustedes.

-Adiós. -Adiós.

Sally, cariño, ¿estás bien?

-Es bastante duro,...

...pero muy gratificante a la vez.

Libia, Marisol, vuestro turno.

Bueno, ¿qué tal han trabajado la madre y la hija?

-Muy a gusto.

Muy bien, mi madre tiene tanta idea para repostería como yo.

(RÍE)

-Entre las dos. -Muy bien, muy concentradas ahí.

Marisol, ¿tú estás orgullosa del trabajo?

Sí, no me digas lo contrario.

Si lo dices así que sería,

soy incapaz de llevarte la contraria.

Tanto mi madre como yo tenemos mucho carácter,

y espero que el niño salga con el carácter de su madre

y el salero y la gracia de su padre.

Por fuera tiene una pinta extraordinaria,

aparentemente está muy bien. Vamos a meterle mano.

Tiene que estar bien.

No tiene mala pinta.

-A mí me gusta.

¿La yema estaba bien cuajada?

Está un poco liquida.

-No sé exactamente. -Igual sí.

Tiene que estar un poco más cremosa.

Si no empapa el bizcocho.

Cuando lo quemas se quedan estos puntitos

de que no hay una crema que quemar.

El bizcocho está empapado, está jugoso y muy rica.

La trufa está potente.

Está súper bien, muy rica.

No sois tan malos.

Marisol, despídete de tu hija y de tu futuro nieto.

Realmente, cuando entré en "MasterChef",

prácticamente acababa de descubrir que estaba embarazada,

ahora ya tengo el embarazo un poco más avanzado

y sabía que le haría mucha ilusión compartir estos momentos conmigo.

Fidel, Diana, vamos allá.

A ver qué habéis hecho.

-¡Uf! -Venga échale ahí.

La ha liado un poco pardas tu hermana.

Bueno, pero es normal, ella no cocinan mucho.

-Por algo él está en "MasterChef" y no yo.

¿Qué te ha pasado? Cuéntanos.

-Me ha dicho, Diana, tú te encargas de recordarme

de que las almendras están en el horno y...

Se le han pasado y hemos tenido que improvisar.

-Claro.

Vamos a ello.

Bueno, no está mal.

A la base le hace falta empaparla un poco más.

Un poquito más empapado el bizcocho de abajo.

A ver.

Creo que la parte de adentro está muy bien realizada,

hay relleno y está bueno, la yema creo que es la más sabrosa

de las que hemos probado, es la más cuajada,

puedes estar contento.

A mí me ha sorprendido que saques una tarta así,

la trufa está buenísima, potente,

ya sabes que a mí me gustan las cosas con un sabor.

(RÍE)

La crema quemada también tiene potencia

y a mí me parece que está buenísima, ¿verdad?

Desde que Fidel se ha quitado la perilla,

le miras con otros ojos

y la valoraciones son como más, blanditas.

Muchas gracias.

Diana, ¿algo que decirle a Fidel antes de despedirse de él?

-Eres un campeón, para mí ya lo eres, pase lo que pase.

-Gracias bonita, te quiero mucho hermana.

-Y yo también.

Cocinar con mi hermana ha sido una experiencia

que pocas veces he tenido, ella ha estado siempre lejos de mí,

siempre hemos estado separados.

Nos queremos muchísimo y ha sido alucinante.

Fidel, delante de cocina.

Siscu y Kevin, vuestro turno.

Bueno Kevin, ¿cómo ha sido trabajar con tu padre?

Muy bien la verdad para ser la primera vez que cocinamos juntos.

Siscu, ¿para ti cómo ha sido cocinar con Kevin?

-Yo he disfrutado muchísimo.

¿Estás orgulloso? -Mucho.

La verdad es que por fuera tiene buena pinta.

Kevin tiene buena mano para presentación, lo tengo yo fichado.

Por dentro, tiene buena pinta también.

La crítica no te lo voy hacer a ti,

se la voy a hacer a tu padre.

Mi padre y usted tienen cosas muy parecidas.

En pocas ocasiones me mostraba su satisfacción por mi trabajo.

Ahora cuando venía un amigo suyo al despacho

a veces le escuchaba decirle; mi hijo es michelín.

Usted si siente admiración por él, no dude en dársela rápido.

Porque le garantizo que a su hijo le hace mucha falta

tener su aprobación en lo que ha decidido hacer

y créame que esto, es un gran trabajo.

Gracias Chef y lo tendré en cuenta.

-El hecho de demostrarle que acerté dejando la carrera

y dedicándome a esto, a lo mejor ha hecho

que hoy diera todo o un poco más de lo que suelo dar.

El material, la tarta tiene mucho mérito,

la yema es de las que mas me han gustado de sobra.

Quizás el bizcocho de abajo si hubiese estado

un poco más empapado era todo mucho más agradable de comer.

Por lo demás bastante bien. Gracias.

Siscu, Kevin, daos un abrazo fuerte

porque llega el momento de la despedida.

Me lo he pasado como un niño pequeño con mi padre,

he disfrutado muchísimo, el que estuviera él aquí

me ha ayudado a hacer el trabajo que he hecho hoy.

-Adiós, gracias.

-Bien Kevin.

A ver, mis paisanos Antonio, Carmen, vamos allá.

Dinos la verdad, ¿cómo ha sido trabajar con tu madre?

Hemos hecho lo que hemos podido,

hemos tenido nuestras complicaciones.

Hemos sacado una tarta tela de fea.

Fea no, lo siguiente.

Ya si es mala, la clavas. Vamos a abrirla.

(RÍEN)

-La tarta mamá, era tela de fea y es la verdad, es lo que hay.

Que me quiere un montón pero era fea, fea.

(RÍEN)

Se ha caído así, al cuarto piso.

Viene San Marcos ahora mismo corriendo

y te va a dar dos collejas.

No tiene nada que ver con todas las demás.

Nada, nada.

El bizcocho seco, yema que no es yema,

trufa un poco insípida, desorden, fea.

Carmen, yo creo que lo has hecho aposta.

Tú quieres que el niño se vaya para la casa.

No, no quiero.

Pues para arriba o para fuera amigo mío, tenlo claro.

Estupendo.

Carmen, Antonio.

Mamá hija.

Mi madre está contenta porque no ha trabajado muchas veces conmigo

en su vida, y nos lo hemos pasado de lujo.

¡Ojú qué tartita hijo!

A ver los carlos.

Carlos padre y Carlos hijo,

¿Cómo ha sido la cosa de trabajar juntos los dos?

La tarta yo no sé cómo estará pero yo me lo he pasado en grande.

-Aquí todos los días se tendría que venir.

Yo me vengo se lo he dicho si me hacéis un hueco

me vengo aunque sea para limpiar las cocinas.

Carlos, ¿cómo crees que estará la tarta por dentro?

-Bueno.

El bizcocho nos han dado un poco de guerra,

lo hemos intentado apañar como buenamente hemos podido.

¿Cuál es el apaño?

Pues la parte que se ha hundido,

le hemos puesto por debajo y la hemos...

Albañilería pura. -Sí.

-Yo he trabajado como albañil, entonces,

lo de colocar las almendras era como tirar la tirolesa

a la pared, al final ha quedado bien.

Ha quedado chachi.

Ojo al centro, hay un poco debache.

Está por arriba más tostaditas, más quemadita

para que no te comas el azúcar y no lo mastiques.

El corte es basurilla, no está nada bonito.

Yo te digo que en sabor, es la que más me ha gustado.

La combinación entre las dos, entre la trufa y la nata, lo mejor.

Yo es de las pocas veces que discrepo de Pepe.

Y yo también.

No creo para nada, no creo ni que sea ni la tercera

ni la cuarta, te diré más.

Tú archienemiga la Sally, por dentro estará.

(TARAREA) -Oye que yo no he dicho nada.

-Yo no diré eso de, te odio.

No te duermas en los laureles.

Nos has dado muchas alegrías

y si de repente no hay alegrías, eso es malo.

Sí, claro lo entiendo.

-El año que viene no me importaría apuntarme a "MasterChef".

Me iría preparando un poquito.

(RÍE) Pero me presentaría.

-Dame un beso. Igual que tu hijo.

Guapa.

Adiós cariño. Hasta luego, encantada.

Ha sido un auténtico placer. -Cuídate.

Andrea, Marta, acercad la "cuquitarta".

¿Cómo ha sido trabajar la una con la otra?

Ha sido un placer poder compartir esta noche con mi hermana.

Yo creo que nos hemos compaginado bastante bien.

-Ha sido un trabajo en equipo.

En equipo, ¿quién ha mandado más?

Hemos mandado un 60, 40.

(Risas)

Cuéntanos Andrea.

¿a qué se debe esta diana que tenemos encima del pastel?

La diana se debe a que hemos hecho la yema,

nos ha quedado líquida, entonces la hemos cubierto

con nata y chocolate para que quedara

estéticamente más bonita.

No es que no haya quedado líquida,

es que no la habéis cocinado suficiente.

Habéis echado un poco y en vez de rectificar,

habéis echado toda la yema.

Bueno, vamos a abrirla. A ver qué pasa dentro.

Más, menos nata.

Parece un pudín más que una tarta. Sí.

La trufa no sabe a nada y hay muy poca cantidad.

Las capas de bizcocho son supergordas

con respecto a las capas de relleno

que tiene que estar jugosas, no tiene ningún sentido.

Para ser tu primer día, está muy bien.

Bueno.

Gracias.

Para ti Andrea...

Está más flojito, te diría que es de las peores tartas.

Has trabajado bien.

Andrea, ¿qué pasa?

-No me gusta a la altura del programa

hacer esta tarta y menos con mí hermana.

-Nos hemos equivocado y no pasa nada,

la próxima vez seremos más pacientes y ya está.

Aspirantes, este ha sido un reto de emociones,

de sentimientos, de risas, de alegrías

pero esto es "MasterChef" y ya sabéis que la cocina

es lo más importante y en esta prueba como siempre,

hay ganadores y perdedores.

-Casi no la conozco, bueno sí, pero hay tal cambio

de cuando me fui de casa.

-Me daba un miedo a que la nata se me cortara.

-Es muy guapa tu madre.

-¡Qué guapa por Dios! -Un pibón.

-No.

Aspirantes, es la quinta vez que hacéis pastelería

en estas cocinas y por fin puedo decir,

que a la quinta va la vencida.

Creo que el buen tono general de esta prueba

se lo debéis a vuestros familiares.

Como ha dicho Pepe, el resultado de está prueba

es más que satisfactoria pero había cuatro tartas

en las que además de amor también había muchos errores.

Carlos, Fidel y sobre todo, Andrea y Antonio.

A estas alturas de la competición tenéis que tener mucho cuidado.

Las otras tres tartas están perfectamente elaboradas.

Lidia, Sally, Kevin...

Felicidades.

Este jurado quiere destacar el trabajo minucioso

de dos de vosotros.

Enhorabuena, Sally y Kevin.

Me lo he pasado como un niño pequeño con mi padre,

he disfrutado muchísimo y estoy muy contento

de lo que hemos hecho.

Sally y Kevin, felicidades.

Sois los mejores de esta prueba pero atención

porque eso no significa que seáis los capitanes

de la siguiente prueba, una advertencia.

Abrocharos fuerte los cinturones porque despegamos.

Yo en la tierra, ahí tranquilito, en la T-4,

en la T-2 o la T-1, me da igual pero quieto,

por favor se los pido, no me hagáis viajar más en avión.

-Ahí Charlie, autorizada la misión.

Nunca antes "MasterChef" había llegado tan alto.

Pero gracias a la Patrulla Águila, decanas de las patrullas acrobáticas

del ejército del aire, lo hemos conseguido.

Nuestros aspirantes hoy tienen una impresionante misión

que cumplir, lo que no saben todavía es que no están solos.

El jurado de "MasterChef" y yo, también tenemos nuestro propio reto.

Un reto en el que he de confesar, nunca me había sentido

tan bien acompañada.

Muy buenas, al fin os recibimos.

¿Qué tal?

Bueno si estáis listos.

El avión lo tenemos preparado, vamos a iniciar...

Ya, pero nos falta Pepe.

Espera voy a llamarle.

Pepe, estamos a punto de subir al avión, ¿dónde estás?

Jordi, tengo un problema grave.

¿Un problema solo?

Pepe, tenemos que saltar en paracaídas

y hacer la prueba por equipos, tendrías que estar aquí.

Los aspirantes que hoy se juegan la repesca están desaparecidos.

Has mirado bien que eres un despistado, que no te enteras.

Lo digo muy en serio.

No encontramos a los ex aspirantes por ningún lado.

Claro, Pepe lo que está claro es que tienes miedo.

Están extraviados en algún lugar de la zona

y estoy haciendo todas las gestiones para poderlos localizar.

Venga, dale con la operación, Jack Bauer.

No lo entiende.

Se ha escaqueado, típico de Pepe.

Venga, vamos a lo nuestro.

¡Un momento!

¡Un momento, Samantha, Jordi, que no podéis iros!

¡Qué no encontramos a los ex aspirantes!

Por Pepe, por la gallina Caponata.

¡Ay Dios mío qué desastre!

Pero si hoy es la repesca y no tenemos a nadie a quien repescar.

Pepe anda por ahí buscándolos como pollo sin cabeza.

Samantha y Jordi, van directo a cocina

donde están los aspirantes.

Esto está saliendo fatal.

Que malos pelos tengo yo.

¿No tendrán un sitio por aquí donde me pongan una melena mona?

Algo rapidito, también le digo,

porque Samantha y Jordi, van a cocinas

y yo tengo que llegar a la misma vez que ellos que van en avión.

Creo que hay algo que podría funcionar.

(Grito)

No puedo respirar con esto. Estoy muy apretada.

¡Fuera!

Jordi. Dime.

Qué divertido. Qué experiencia.

Genial, genial.

¿Vamos a la zona de aspirantes? Vamos a ver.

Comandante, ¿podemos poner en marcha la operación de recuperación?

Afirmativo, tenemos localizado a los aspirantes del objetivo.

Cuando queráis, podemos lanzar la operación.

Pues vamos a por ellos.

Zapa, Zapa, aquí Mike Charlie. Autorizada la misión.

Adelante con ellos.

Agonía, que eres un agonía. -No, soy un cagao y ya está.

-Pues no llores.

No puedo entender que los jóvenes tengáis tanto miedo.

¿Hay alguien ahí?

(GRITAN)

Tranquilos, no pasa nada. -Tranquilos, todo bien.

-Ejército del Aire, no se muevan,

sigan todas las indicaciones que les demos. Quietos ahí.

De uno en uno.

-El testamento lo tengo sin firmar.

Yo creo que en mi caso, lo que me habían secuestrado eran los años,

y entonces eso ya sé dónde ha quedado, por ahí perdido.

-Me imagino como Marta Sánchez, cantando a la armada.

No conozco a mucha gente que no le guste un tío con un informe.

-Bien, todo bien.

-Me alegra mucho estar en el Ejército del Aire.

Yo tenía plaza para el Ejército de Tierra.

No entré porque me dieron el delantal para "MasterChef".

-Me sentí tan bien, tan estupenda, no me mareaba

viendo a la juventud a mi lado pidiendo bolsas,

y yo ahí, la vieja fenomenal y encantada de la vida.

Aspirantes, bienvenidos a la Base Aérea de Getafe.

Oye, Eva, qué mona vas hoy.

¿Y ese peinado? ¿Quién es tu peluquero?

Mira, no me digas nada, que jamás en mi vida

he estado en una peluquería tan movidita.

¿Dónde está Pepe?

Pepe libra hoy, tenía mucho trabajo,

pensando excusas para no tirarse en paracaídas.

No os metáis con Pepe, porque dice que se ha llevado todo el día

buscando a los verdaderos protagonistas de hoy.

Ex concursantes, cómo me alegro de veros.

Tenemos una misión muy importante que cometer,

así que, vamos subiendo al avión, no tenemos tiempo que perder.

Pepe es mi favorito,

ahora que nos ha rescatado lo idolatro mucho más.

Mi comandante, me falta Alberto. No, no.

¿Cómo qué no?

En el objetivo sólo había siete aspirantes.

¿Seguro que no había ocho? No hay duda alguna.

Mi comandante, no tengo tiempo que perder,

vámonos al avión y vemos cómo lo solucionamos. Gracias.

Aspirantes, nos encontramos en la Base Aérea de Getafe,

una unidad preparada para las operaciones de traslado

de personal y carga tanto a nivel nacional

como a nivel de operaciones en el exterior.

Aquí se encuentran el acuartelamiento aéreo de Getafe,

el ala 48, preparada para el servicio aéreo de rescate,

y el escuadrón de zapadores paracaidistas

más conocidos como los boinas verdes.

Una unidad de élite del Ejército del Aire

que ha participado en numerosas operaciones conjuntas,

con fuerzas especiales, nacionales y de otros países.

Y que además, en este momento, cumple su 50 aniversario.

A mí lo del Ejército no me mola mucho,

pero también quiero ver si hay alguna coronel bien vestida, a tope.

A ver si es como en las películas.

Aspirantes, es un honor presentarles a Ramón Llovera,

Coronel Jefe de la Base de Getafe.

Coronel, bienvenido. Bienvenido.

En nombre del Ejército del Aire,

os doy la bienvenida a la Base Aérea de Getafe.

-(TODOS) Gracias.

El Ejército del Aire es como una gran cocina

donde los hombres y mujeres que en él trabajamos,

mezclamos diferentes ingredientes y sabores

para cocinar nuestro plato principal,

que es la contribución a la defensa militar de España,

y más concretamente, a la vigilancia y seguridad del espacio aéreo

de soberanía española las 24 horas del día, los 365 días del año.

-Me encanta el rollo este militar.

Todas las películas de militares de guerras y combates,

a mí siempre me han gustado. Y los aviones me encantan.

Este personal se caracteriza por su especial dedicación,

su entusiasmo y su espíritu de equipo.

Entusiasmo, ilusión y espíritu de equipo

que vosotros tendréis que demostrar

para continuar en este concurso tan exigente.

Os deseo mucha suerte a todos, buen vuelo y buena toma.

-(TODOS) Gracias.

Coronel, muchísimas gracias por darnos a conocer

el trabajo de esta unidad,

y sobre todo, permitirnos estar hoy aquí con vosotros.

¿Nos vemos en un rato? Por supuesto.

A sus órdenes. Hasta luego.

A mí me encanta el tema de la mili, soy muy sargentona en casa.

Me gusta mucho la disciplina.

Aspirantes, hoy vais a cocinar para 200 soldados

que están en plenas maniobras de instrucción,

y que en unas horas van a volver a la base hambrientos.

En este reto no competiréis divididos en equipos,

sino que formaréis un solo equipo.

Por tanto, tendréis un único capitán,

tenéis un minuto para decidir entre todos y por unanimidad,

quien de vosotros queréis que sea el capitán.

Qué fuerte.

Y el tiempo empieza...

...ya.

Yo digo Sally. -Yo digo Carlos.

-Sally a la una, a las dos... venga, ya.

Parece que lo tenéis claro, ¿no?

Decidme en nombre del capitán al que habéis elegido.

(TODOS) Sally.

¿Unánime?

Sally tiene bien merecido la capitanía

porque ganó la prueba de la tarta,

yo no quiero algo que no me pertenezca.

Sally, tú liderarás y repartirás las tareas de todo el equipo,

pero el jurado valorará individualmente.

Serán ellos los que decidan quiénes van a la prueba de eliminación.

Aspirantes, vais a cocinar para una unidad de élite

que ha sido pionera del paracaidismo de máxima altura,

ha intervenido en los peores escenarios posibles y además,

conserva el mayor récord de altura de lanzamiento de toda España.

35.500 pies, unos 10.500 m. Casi nada.

También lo haréis para el ala 35, el ala 48

y el acuartelamiento aéreo de Getafe.

Todos ellos tienen un desgaste físico y mental

por encima de la media, por eso, el menú a cocinar hoy consiste en...

Segundo, caldereta de cordero.

Y para continuar, de postre brazo del gitano.

Contáis con 80 minutos para preparar 200 raciones

de caldereta de cordero y 200 raciones de postre.

Además, los serviréis estilo bufé.

Pero, aspirantes, este es un menú incompleto,

yo echo de menos un primero.

Cómo tenéis el tiempo justo, vais a contar con ayuda.

(GRITAN EMOCIONADOS)

No creo que les haga mucha gracia que entren repescados,

porque venimos de casa fresquitos, oxigenados,

y en casa se puede cocinar y aprender mucho.

-Contentísima que estoy, vaya. Estoy a punto de saltar de alegría.

-"Joer", qué recuerdos.

-En cuanto he cruzado una mirada ha sido como estar por casa,

como si no me hubiera ido nunca.

Y vosotros, ¿me creéis ahora?

Te creemos en todo, menos en eso de que no te da miedo

tirarte en paracaídas.

Qué pesado, por Dios, de verdad.

Exaspirantes, bienvenidos de nuevo a la competición.

Pero a ver, echo de menos a alguien, aquí no está Alberto.

Eva, le invitamos a venir como al resto de exaspirantes,

pero no ha aparecido.

Imagino que significa que declina la invitación

convirtiéndose así en el primer aspirante

de la historia del programa que rechaza la oportunidad de volver

a las cocinas de "MasterChef".

Alberto se va a arrepentir seguro

de no haber vivido una experiencia como esta.

De hecho, cualquier persona mataría por estar aquí.

Sé que soñabais por una segunda oportunidad como esta.

Hoy tenéis la oportunidad de volver a la competición

y luchar por llegar a la final de "MasterChef".

El que consiga hoy impresionarnos con su plato y su actitud,

obtendrá el ansiado delantal blanco

y entrará de nuevo en las cocinas de "MasterChef".

Quiero entrar yo a las cocinas a pegar fuego aunque sea.

Cocinaréis el primer plato del menú que ofreceremos

a las distintas unidades aéreas del Ejército del Aire,

como el escuadrón de zapadores paracaidistas

que os ha traído hasta aquí.

Exaspirantes, creemos que si lográis dominar lo más sencillo,

seréis capaces de cualquier cosa.

Por eso, para el primer plato del menú que tenéis que cocinar

hemos elegido un ingrediente que es pilar básico

de la alimentación de medio mundo,

y que tiene una versatilidad gastronómica extraordinaria,

la patata.

Corremos el riesgo de que la famosa patata se quede dura.

No quiero hacer ni lo mismo que Pablo

ni "el león come gamba" como Alberto, me niego.

Exaspirantes, vais a elegir en el orden inverso

al que abandonasteis el programa, y además, sin saber qué plato

hecho a base de patatas se esconde debajo de cada campana.

El último aspirante en ser eliminado fue Pablo, por tanto, Pablo,

tú comienzas a elegir.

Patatas con almejas.

Mila, es tu turno.

¿Sabes lo que son? Sí, patatas con choco.

Es un plato que estoy habituada a hacerlo, espero que me quede

tan bueno como me queda para los míos, que siempre me aplauden.

Patatas con costilla, Víctor.

Mireia, te ha tocado las patatas rellenas de guiso de carne

con alioli.

Encina, por favor.

Esta misma, qué más da.

Patatas revolconas.

No es un plato complicado para nada,

pero los platos tradicionales hay que llevarlos como toca,

al pie de la letra.

-Voy a coger esta que está un poco aislada.

¿Son como patatas en camisa? En camisa de 11 varas.

Patatas a la importancia.

Muy buenas.

Sara, por favor, acércate.

Ensalada de patatas.

Cuidadito, no subestimen a los primeros expulsados,

porque vengo a dar guerra y a llevarme ese delantal.

Exaspirantes, cada uno deberá elaborar 25 raciones de su plato,

200 raciones en total.

Para ello contaréis con 80 minutos,

pero dado que Alberto no se ha presentado

tendréis que repartir sus 25 relaciones entre vosotros,

así que en vez de 25 tendréis que elaborar 29 raciones

en el mismo tiempo. 203 raciones en total.

Cuando hayáis terminado de cocinar, os situaréis en una mesa

con vuestras creaciones para servirlas de modo bufé.

Nosotros tomaremos buena nota del plato que se agote antes.

Gane o no gane, darle de comer al ejército español

para mí ya es ser ganadora.

Calculad bien las cantidades,

en el camión de nuestro supermercado proveedor de alimentos

tenéis los ingredientes necesarios para cocinar hoy.

El excedente que no utilicéis será donado a comedores sociales.

Exaspirantes, ¿preparados para volver a las cocinas de MasterChef?

(TODOS) sí, chef.

Y vosotros, aspirantes.

¿Estáis dispuestos a demostrarnos que merecéis quedaros?

(TODOS) Sí, chef.

Pues os quiero ver en cocinas en tres...

Dos...

Uno...

¡Ahora!

Vamos, suerte. Vamos, por ellos.

-Aquí hay que correr desde el primer minuto.

-Esto es "MasterChef".

-A por el corderazo.

Bueno, vaya prueba. Hoy es un día grande.

¿Qué pasa con el equipo de nuestros aspirantes?

Equipo de delantal blanco.

Caldereta de cordero, a mí me parece, a priori, cómoda.

Tienen mucho trabajo de deshuesar y demás.

No es difícil si lo haces con cabeza y guisas bien.

2, 4, 5, 6, 7...

Sally, por ejemplo, con el bizcocho de brazo de gitano,

que en este caso, separas claras y yemas,

ella ya ha metido los huevos enteros

y lo está haciendo a saco para ir más rápido.

Pero cuidado, como se le tuerza...

Tranquilo, que si sale torcido el brazo de gitano

será porque lo sabe hacer.

Estoy con la nata, abre las vainillas.

-Uh, como suena esto, niño.

-¿A quién mata es por ahí? Madre mía.

-Cortando carne.

Quienes lo tienen más complicado son los exaspirantes,

porque a los militares les encajan más unas recetas

por el tipo de dieta y otras menos.

Hay recetas con almejas, con carne...

Pues yo he pensado que todas eran muy apetecibles.

No te pongas nervioso. -Gracias.

-Estando tranquilo... -Ahora estoy tranquilo.

-Eso es lo que tienes que hacer, estar tranquilo todo el tiempo.

A Pablo hay que darle ánimos siempre, pobrecito.

Raquel.

Aquí estoy, que parece que estoy haciendo la mili.

¿Ves esos contenedores de vidrio que están en todas las cocinas?

Sí.

No están de adorno, ¿sabes para qué son?

Para echar el vidrio.

Para que podamos reciclar y ahorrar energía.

Cocinar y que el plato esté rico

está muy bien, pero si además reciclamos, sabrá mucho mejor.

¿Cómo vais? -Voy por la segunda ya.

-Cómo pican. -Tienes la sangre muy ácida.

-Tengo la sangre acidísima, tengo que purificarla.

Estoy bastante cabreada.

A mí se me asignaron todas las verduras para 200 personas,

mientras cuatro personas se dedicaban a la carne

y dos al postre.

-Cuando digas, me voy al otro lado. -Vale, vete si quieres.

-Lidia, verdura por aquí. Me pongo contigo.

-¿Lo llevo bien? -Claro que lo llevas bien,

estás tranquilo y es lo importante. -Gracias, cariño.

No sé si vas a volver a entrar en "MasterChef",

pero ¿eres consciente que vas a venir a mi casa a currar?

Sí, muchísimas gracias. No, déjate de gracias.

Hombre, por la oportunidad.

Yo te quiero ver hoy ya la madera que tú tienes y el nivel.

No te preocupes que voy a hacer una ensalada de patatas

que te vas a chupar los dedos. Ya verás.

¿Sí? Hazme caso.

Te tengo el ojo puesto encima. Ya, si ya lo noto, lo noto.

Me gusta la presión,

me gusta la adrenalina que se desprende de esa presión,

y que Jordi esté mirando con sus ojos en mí nunca

me motiva para mejorar y demostrarle que el día que me fui

no me tocaba irme.

Aspirantes, lleváis 20 minutos cocinando. ¿Oído?

(TODOS) Sí, chef.

Qué recuerdos me trae esto.

-¿Queremos más cordero?

-Sí. Son 200 personas.

-Son militares, se comen una cámara despierta.

-Mireya, ¿cómo vas? -Bien.

-Lo sacas, lo sacas, campeona.

Si no lo quieres sacar, no pasa nada, pero...

-Me gusta el plato, ver cómo sale. Falta mucha sal.

-Voy a poner la cebolla en otro sitio.

-Me dijo Sally que la pusiese ahí,

a medida que estuviese la carne con el sofrito.

-Yo creo que mejor cuando esté la carne.

-Vale, la pongo aparte.

-Díselo a Sally primero.

Te veo cómoda hoy. Sí, estoy en lo mío.

Has venido mucho más mona. Se te han puesto los ojos verdes.

Que no te vea Pepe, se pone muy tontorrón.

A mí Pepe me encanta. Este año está muy guapo.

A mi marido le llamo Pepe.

Mi marido se llama José y hay veces que en sueños

le digo Pepe y él me dice que ya está bien, que de Pepe, nada.

Bueno, vamos a lo que nos preocupa, tus papas con choco.

Te ha tocado un plato que como falles...

No, espero no fallar.

A los militares les tiene que encantar.

Madre mía, será por cordero.

-Id echando ya la carne, que se vaya haciendo.

-No, hay que trocearla.

-Sally, ¿cómo vas por ahí?

-Necesito que me remuevas un poco de chocolate.

-¿Voy? No me entero.

-Remueve el chocolate.

-¿Que soy sumiso? Pues soy sumiso. Yo, lo que diga la capitana.

Sally, ¿Antonio dónde está?

Está con la verdura porque ahora mismo hay que hornearla.

Bueno, hornearla... Sí, bueno, y todo lo demás.

Tengo ya la nata infusionada, la gelatina en remojo...

Son 200 personas.

Sí, lo vamos a hacer más o menos así, no son pequeñas.

200 raciones.

Estas ya las tengo hechas, de aquí sale más o menos 8 raciones.

¿Cuántas de esas vas a hacer? Tenía calculado unas 20.

¿Habías hecho antes un plato así? Sí.

Ya me imaginaba yo, si no no hubieses cogido el brazo gitano.

La receta del brazo gitano tiene tres partes:

Primero un bizcocho que lleva huevos, harina, azúcar,

una pizca de sal. Se bate muy bien.

Se mete en el horno en planchas estiradas

y al sacarlo se enrolla con un paño para que coja la forma del bizcocho.

Luego se monta la nata por otro lado y después se derrite el chocolate.

Se va a rellenar el bizcocho con la nata, se va a cubrir de chocolate

y te lo vas a comer porque está muy bueno.

Pensábamos ponerle frutos.

Parece que te está gustando la repostería.

Sí, mira, estoy en un poco de todo.

¿Tu madre no viene hoy? Hoy no, hoy tengo a Sally.

La verdad, yo soy más de guisos

pero Sally ha dicho que a la repostería con ella y allí voy.

Víctor, te veo agobiado. Para nada, chef.

Lo que voy es a tope para que me dé tiempo.

Mira lo que tengo yo aquí. ¿Sabes lo resuelto que es mi libro?

Grandes recetas para todos los días.

Pepe, el cambio de carta que está haciendo ahora, está basado en esto.

Gracias, chef, muy amable.

Aspirantes, exaspirantes, lleváis 30 minutos cocinando y quedan 50.

Van a salir 200 raciones y como no corráis, no llegáis.

Llevo media hora picando y todavía me queda.

-Y yo, media hora pelando.

Oro líquido molido.

-¿Por qué no ponemos el aceite a calentar para la carne?

-¿Ponemos la grande?

-No sé, pero yo no me arriesgaría.

-Cuando tengáis un buen viaje.

-Al menos que vaya haciéndose alguna.

-Sally ha elegido el postre porque se le da bien.

Tal y como iban surgiendo las cosas yo tomaba decisiones.

Ha faltadao hoy un capitán.

-Sally, voy para allá.

-No, espera, necesito que me montes más placas.

De aquellas que están calientes y le pones papel que hay abajo.

-Voy poniendo los ajos. Carlos, ¿con piel o sin piel?

-Sin piel, sin piel.

-Ponme la gelatina, que se vaya fusionando ahí.

¿Te puedes ir a otro rinconcito

porque necesito meter el bizcocho ya?

-A ver dónde me coloco yo.

-Ha elegido a Antonio porque ella quería hacer lo fácil

y tener a alguien, como dirá ella, un buen pinche, y salvarse ella.

-Sally, voy del tirón con todo.

-Bien coladito y marchando.

-Al final he echado la harina con el sofrito.

Ahora le estoy echando caldo. -Luego el pimentón.

-He buscado el consejo de Tati porque la experiencia

a veces priva más de la técnica y de eso Tati sabe mucho.

-Monta una primero. -No entiendo.

-Monta primero la nata y luego lo echas en otro bol.

Vamos Pablo, ¿qué pasa aquí? Voy a poner a limpiar las almejas.

Las tengo limpias, lo que voy a hacer es elegirlas ahora.

No entiendo eso.

Poniéndolas aquí voy a poder diferenciar las que están malas

de las buenas y así no caen cerradas.

Se supone que todas están buenas porque nuestro proveedor

de alimentos es especial. Es posible que alguna pudiera tener tierra.

Por eso las he estado limpiando con agua y sal.

Ahí se depuran ellas solas.

Este no sé si es el mejor método,

lo has elegido tú o te lo ha dicho Encina,

porque te lleva dando la receta todo el rato.

Me lo ha dicho. Es como la vecina.

Que entre Pablo, que ya estoy yo de capa caída.

Con Pablo, no es que estés encima de él ni mucho menos, es una ayuda,

como el que tienes un poco más desvalido.

El osito de peluche que quieres abrazar.

¿Cómo vais? Estamos con el cordero.

¿Por qué cortáis en trozos tan pequeños?

Para que se haga antes, chef.

Sally. Dime, chef.

¿Los trozos así de pequeños? Sí, más rápido se cuecen.

¿Por qué no se ha echado toda la carne en la olla?

Se está echando. A medida que lo vamos haciendo, se va echando.

Ya podéis correr.

¿Y este sofrito? ¿Por qué no lo echáis y guisa con todo?

¿Cuál es mi receta de la caldereta de cordero?

Muy sencilla.

Tenemos que tener trozos de cordero cortados

más o menos todos iguales y vamos añadiendo cebolla picada,

ajo picado y vamos rehogando, esto es muy importante.

Unas hojas de laurel, le añadimos tomate rayado,

echamos el pimentón y volvemos a rehogar.

Añadimos un vaso de vino blanco.

Dejamos reducir, añadimos un poco de agua para cubrir

y a mí no gusta echarle un buen majado de ajo y perejil

y dos hembras de azafrán.

Pablo, ¿cómo vamos? -Bien.

Vamos, que llegas.

Aspirantes y exaspirantes, habéis consumido la mitad del tiempo.

Quedan 40 minutos para que salgan todos los platos.

(TODOS) Sí, chef.

¿40 minutos faltan para sacarlos?

Encina, patatas un revolconas, ¿cómo es esta receta?

Se cuece la patata con un caldo que tenga un poco de gracia.

Freímos la panceta, freímos los ajos y lo sacamos.

Freímos el pimentón.

Vamos triturando la patata con el tenedor y vamos agregándole

todo el aceitito que queda.

Eso del tenedor me parece muy bien en casa y sin prisa

pero ya puedes correr.

¿Vais a comer todos los platos a la vez?

Claro. Imagínate, 200 tíos más grandes que Fidel.

¿Metemos alguna hierba aromática al caldo?

-Le ponemos el romero, el laurel y el tomillo.

-Prueba tras prueba me estoy dando cuenta que Sally

está tirando para su agujero.

Ella ha pensado que como esto va por individual,

se va a hacer el pastel y los demás que acarreen.

-Antonio, en cuanto puedas, te pones con la nata.

¿Quieres separarla en dos? -Sí.

-Esto sácalo de aquí, lo enjuagas.

-Lo mío son las bolitas, las albóndigas,

las patatas en redondo.

Vengo de una campaña electoral y unas elecciones

en las que lo he dado todo.

Vengo con muchísimas ganas de demostrar la Mireia dura

y la Mireia con mala leche que me decía Jordi en el primer programa.

Vamos a ver, Raquel. Qué importantes son estas patatas.

Sí, tan importantes que estoy a tope.

¿Las estás friendo en crudo o les has dado un pequeño hervor?

En crudo porque no me daba tiempo. A mí me gusta que tengan un hervor

y así a la hora de freír se quedan intactas.

Kevin, ¿para montar la nata hay que moverlo o lo dejo quieto?

-Muévelo, muévelo. -Pues muévelo.

Durante el cocinado he propuesto varias cosas, lo de la carne,

lo de la nata y Sally no me ha hecho caso.

No me escucha, ella va a su bola.

Para empezar, ya se ve ganadora del programa.

Sally, hay dos aspirantes que me dicen que lo habrían hecho

de otra forma, creo que tienen razón, y que no se les escucha.

Les he dicho en todo momento que me dijeron cualquier circunstancia.

Pues dicen que no se les escucha.

Desde el principio hemos hablado que vamos a hacer el sofrito tal cual.

Yo te digo que como capitana hay que optimizar a todos.

Sí, pero te lo dicen a ti, no me lo dicen a mí.

Como buena capitana, en el programa 10, si la cosa es un desastre,

la primera que irá a la prueba de eliminación eres tú. Pues da caña.

Chicos, si tenéis alguna idea, decídmelo.

Luego viene el chef

y me echa la bronca como si no fuera un equipo.

A veces confías tanto los compañeros y te das cuenta que al final,

si no estás tú presente, no salen las cosas como tiene que salir.

Aspirantes y exaspirantes, lleváis 60 minutos cocinando.

Os quedan solo 20 minutos.

Me acabo de cortar.

Te he traído una cosa porque te he visto mal.

Es que no quiero. No me gusta verte así, Mila.

No he dejado ni a los enfermeros que vengan a curarte, vengo yo.

Gracias.

Los primeros auxilios se me dan fenomenal.

El boca a boca lo dejamos para otro momento,

yo creo que así sobrevivirás.

Eso para luego porque haré pino, pino puente, revolcón.

Pepe me hace ojitos y yo le hago también porque hay un buen "feeling"

entre los dos.

Yo le admiro muchísimo y creo que él me ve a mí como una mujer fuerte.

Tengo una edad complicada y él me ve que estoy todavía de buen ver.

-Sally, ¿tanto tarda esto en montar? -Sí.

-¿Sally? ¿El postre va bien?

-Le he dicho que tenía dos manos y me ha ignorado.

Vamos a echar ya el caldo, si no, no sale.

Cuidado las manos.

-Cómo huele. -A ver si está bueno.

¿Me dejas probarlo? Estoy encantada de que estés aquí

Y yo de que estés tú aquí.

Pero no en este momento, quiero decir que me estás dando por saco.

(RÍE)

Qué quieres que te diga.

Para ser una mujer tan salada, si le echas un poco, no pasa nada.

Están sin rectificar.

Como rascan, madre mía. Picantona eres un rato. Pruébalo.

Comensales, muchas gracias por dejar que cocinemos

para vosotros.

Es todo un honor poder alimentar a los mandos Ala 35 y Ala 48,

al acuartelamiento aéreo de Getafe,

al escuadrón de zapadores paracaidistas

y al resto del personal de la base aérea de Getafe.

Esperamos que el menú que están preparando los aspirantes

y los exaspirantes sea de vuestro agrado.

Y, sobre todo, que os dé la fuerza necesaria

para volver a vuestro duro trabajo. Muchas gracias, pueden pasar.

Víctor, ¿cómo vamos? Justo lo acabo de mezclar.

Como no he tenido tiempo para hacer la cascada

la he cortado con un cuchillo. Sacaré algunas cuantas,

las pasaré para que coja un poco de consistencia.

Es bueno chascarlas, pero si no se chasca tampoco se acaba el mundo.

Haz lo que tú dices, coger cuatro o cinco y ya está.

El pimentón se echa al final. -Oído.

-Sally, esto no está. -Ya, ya.

-Tengo hasta calambres.

Nos quedan 10 minutos y esto está fatal.

Capitana, te veo muy callada. Muy centrada en lo tuyo.

Ya hemos hablado con los compañeros. Pero no se trata de hablar,

se trata de mandar y asegurar que esto sale bien.

A ver si he aprendido algo de mi tiempo con el ejército.

Dos estrellas es teniente. Tú eres muy jovencito.

-Sí, tengo 24 años.

¿Y con qué edad entraste en el ejército?

Entré con 19 años.

¿Has ido alguna vez de misión fuera de España?

Sí, aunque llevo poco en esta unidad, ya me he ido al extranjero.

He estado en el Chad.

La verdad que te sientes muy bien allí,

ves cómo la gente te lo agradece, como te miran.

-Deja que entre aire.

Aspirantes, exaspirantes, llevamos 70 cocinando,

quedan 10 para que salgan los 200 platos.

(TODOS) Oído.

Pedí que me limpiaran las gafas, no me oyó nadie.

-¿Un poco mejor? -Mucho mejor. Muchas gracias.

-Venga, chicos, que tenemos que salir.

-¿Esto será mucho pimentón?

-Vamos chicos, yo confío en vosotros.

-El pimentón sería dulce, ¿no? -Sí, dulce.

-Es picante. -¿Qué pasa?

-Pica mucho.

-Ha sido ya un caos, no sabíamos lo que hacíamos.

No dirigía nadie. Ha sido un descontrol.

Capitana. Ya lo sabe, ya lo sabe.

Un poco, no. Pica como un diablo. No tiene sabor a cordero.

Todo el mundo ha empezado a hacer por su cuenta lo que quería

y eso ha sido un total descontrol.

Solo pido una cosa,

como no lo suavicen no les va a hacer falta cohete

para salir volando a los militares. Disparados como un cohete.

¿Y si juntamos todo en la grande?

-Claro, juntarlo todo y lo volvamos a separar. Tenemos cinco minutos.

Sargento Lozano, ¿cuál es tu labor en el ejército?

Son temas administrativos por mi especialidad, soy administrativa.

Gestionar, coordinar, organizar.

¿Tú tienes familia? Sí, tengo un niño.

Y cuando te dicen que te tienes que ir de misión, ¿qué haces?

Bueno, es mi trabajo y estoy encantada de poderme ir de misión.

Lógicamente se queda una parte de tu corazón aquí.

-Remueve.

Aspirantes, tenemos que empezar a emplatar.

(TODOS) Oído, chef.

Chicos, una fresita dentro.

-Esto está niquelado.

-Hay que llevarlo para allá esto.

-Mejor sacar 10 bonitos que 20 mal. -Pero prefiero que salgan raciones.

-Vale, entonces no digo nada más.

-Así no llegamos.

Todo el mundo se va a la zona de servicio.

Vamos sacando el guiso, por favor. Ya están los exaspirantes sirviendo.

Patatas con choco. Exquisitas.

Están exquisitas, esas patatitas. -Patatas de toda la vida.

-Por aquí, por aquí.

-Venga.

-Caballero, ponga por aquí las almejas, venga, va.

-Yo le voy a echar aquí un caldito. Ya verá.

Ya no hay más tiempo.

Coged la olla y a servir, los brazos de gitano,

por favor, como estén, nos lo llevamos todo para allá.

A servirlo.

-Corre, corre, enrolla ese.

Sally, ya, no lo va a mejorar eso ya, no te preocupes,

sácalo y por lo menos, que coman algo.

Que tenemos para dar 200 trozos.

-Costillas de cerdo con patatas. Guisadas, como las de las abuelas.

Le va a encantar, de verdad.

-Llévate, están buenísimas.

-Vamos, patatas con almejas.

Muchísimas gracias, caballero, que le aproveche.

-¡Tengo menú light! -Estos chicos no quieren menú light.

-Guapo, ¿te hace un platito?

Mira, te voy a poner un poco de caldito para que mojes después.

-Voy a sacarme de la manga lo que haga falta

para que el delantal blanco vuelva a estar en mí.

-Te voy a dar más porque eres el mejor.

-Mira las costillitas, mira qué ricas, tome usted.

-Chicos, no os apresuréis, que aquí está el bueno,

un ensaladita de patatas,

con este solecito quién no quiere un ensaladita.

Estaba la última de la fila, nadie pillaba mi plato.

Y aquí se está jugando un delantal,

yo he venido a jugar así que esto es la guerra.

Sin esperas, ¿quién quiere una ensalada?

¿Nadie quiere esta ensaladita rica, refrescante para los calores?

Oye, que os traigo a domicilio. ¿Nadie?

-No se paren, no se paren.

-Recomiendo las almejas, me lo van decir, caballero.

Voy a darlo todo, se acabó el Pablo llorica y viene el Pablo luchador.

¿Quién quiere más? ¡Claro que sí, venga!

Gracias, gracias.

No tiene ni que hacer cola, vamos, caballero.

-Oye, Pablo, vete a tu sitio.

-Ha sido un poco tenso en principio.

Me he visto encima a los dos listillos de Sara y Pablo

corriendo con los platos y adelantando.

Yo no sabía qué hacer.

-Señor Moreno, le tengo preparadas unas costillitas, de verdad,

de las más ricas. Se las he estado buscando. Que le aproveche.

-¿Encina, qué vendes, boletos? Hala, venga.

-Por aquí, caballero.

Este es el mejor de todos, ¿quién se lo lleva?

Me queda un plato. Venga, gracias.

¡Ya he acabado!

-¿Quién quiere almejas por aquí? Tome, caballero, que le aproveche.

-Ensaladita de bonito por aquí. Que me juego un delantal, chicos.

Vamos.

-Superricas.

-Le he puesto muchas ganas porque yo soy de Murcia

y me gusta chillar y poner energía y al final me han comprado

el producto, que es lo que interesa.

-¿Cuántos quedan? Cuidado con las raciones.

No tan grandes, que si no, no llegamos.

Ahí va, con la Iglesia hemos topado.

Ave María Purísima. Sin pecado concebida.

Padre, ¿son católicos los muchachos, ... y las muchachas?

Una inmensa mayoría.

Tenemos componentes en las Fuerzas Armadas

que son también de otras confesiones religiosas.

-Caballero, ahí tiene. Muy bien, gracias.

-No hay ni de broma.

-¿Lo corto por la mitad? -Sí, sí.

-Toma, te pongo las costillas. Está muy buenas.

Te van a encantar.

-Finiquitado.

-No hay nada, nada más. Disculpen, ha habido un gran error.

-Yo he dado mis raciones ya pero le cojo el resto

que ha quedado en el fondo. -Claro.

-Venga, nos venimos arriba, venga. Con lo que queda.

-Venga, vámonos. -No vamos ni a dar de comer.

Vaya.

-¿Qué quieres que haga? -No tenemos postre.

-Con el bizcocho debería haber pecado de más y he pecado de menos.

-¿No llegamos con caldereta tampoco? -Ya no queda más pastel tampoco.

-¡Una de almejas! La última ración, caballero.

Venga, eliminando.

Yo he cumplido con las 30 raciones que se nos pedían

e incluso he ofrecido más para que nadie se quedara sin comer.

-Hemos terminado. -Bien.

Señores, no se vayan ni de broma, aquí no se queda nadie sin comer.

Moveros, me da igual una ensalada de frutas, un bocata,

estos señores no se quedan sin comer.

-Vamos. A volar.

Panceta asada, una tortilla, me da igual, improvisad rápido.

-Cebollas, cebollas.

-¿Dónde hay un bol? -Una tortilla de patatas para todos.

-Aquí hay morcilla.

-Estamos con la macedonia.

-Buenas. ¿Qué tal por aquí?

¿Hemos terminado con el primer plato?

Patatas con choco y esto,

creo que por el color tiene toda la pinta de ser patatas revolconas.

Exacto. ¿Cómo estaban?

Pues para mí, estupendas.

Estaban picantes pero a mí me gusta la comida picante.

¿Y las patatas con choco?

Estaba muy buenas, los chicos estaban muy tiernos.

Me ha gustado mucho.

Venga. Sácala, corre.

Aspirantes, salen los últimos platos y salen ya.

¿Qué cogiste de primero? Patatas rellenas.

¿Y cómo estaban? Muy buenas.

Vamos a por los segundos. El guiso de cordero.

¿Qué tal estaba?

El cordero, bien. Tierno pero para mi gusto, también estaba picante.

Me he llegado a emocionar en un momento dado.

-Yo creo que el mío estaba más picante que el suyo.

Madre mía. Hemos llorado los dos.

Creo que ha habido un pequeño problema con el pimentón.

Postres. El postre muy bueno. Me ha gustado.

Un brazo gitano. En su punto, frutas, chocolate...

Estaba muy rico.

-Venga, va. Tortilla, venga, vámonos.

¿Quién no tiene pan?

Venga, pan. Toma, con esto, de morcilla.

A ver, caballero.

Buenas. Hola.

¿Cómo vais por aquí?

Pues bueno, comiendo un poco caldereta de cordero.

No me engañes, no me lo creo,

te has comido el postre y le estás dando vueltas al cordero.

Intento comerlo pero está un poco fuerte sabor.

Bueno, el postre. Vamos con él, eso sí te ha gustado.

Me lo he comido porque tenía mucha hambre.

Pero, la verdad, es que tenía mucho bizcocho

y le faltaba un poco de sabor de fresa y chocolate.

Le faltaba un poco de chocolate... Vale.

Aspirantes, me encantaría deciros que estoy orgulloso del de vosotros,

que hemos hecho un trabajo de lujo. No ha sido así.

Lo mínimo que podemos hacer ahora es quedar un poco bien.

Como mínimo, dejamos esto impecable. A cocinas todos, por favor.

Hola, chicas. ¿Qué tal por aquí? Muy bien.

Que vengan más veces "MasterChef" a cocinarnos.

¿Sí? ¿Se come bien en el ejército?

No... No vamos a decirlo muy alto porque aquí hay gente de cocina.

Ya estás con el postre. ¿Qué tal? Muy rico.

Comensales, los aspirantes y exaspirantes

se han dejado la piel en la cocina para que esta comida fuera un éxito.

Espero que la hayan disfrutado.

Muchas gracias, de nuevo, a todos y, en especial,

al coronel Ramón Llovera Altaz,

Coronel Jefe de la Base Aérea de Getafe,

por darnos a conocer el trabajo tan fundamental

que desempeñáis aquí.

Esperamos que esta comida os haya servido de merecido homenaje.

Gracias.

(Aplausos)

Si te apasiona la cocina y tienes entre 8 y 16 años,

no puedes perderte los campamentos "MasterChef".

-Bienvenidos a la master class...

Cocina y diversión en entornos naturales.

Además, podrás conocer a exaspirantes de "MasterChef Junior".

Ya lo sabes, este verano, campamentos "MasterChef".

¡Feliz campamento "MasterChef"!

Aspirantes y exaspirantes, este jurado ya tiene un veredicto.

Equipo blanco, lo vuestro ha sido un completo desastre.

Seguís sin controlar las cantidades,

sin tener conciencia de para cuántos cocináis.

Ha sido una absoluta vergüenza que 25 de nuestros comensales

se hayan quedado sin comer por vuestra culpa.

Jamás en la historia de "MasterChef" había sucedido algo parecido.

Sally, te hemos visto trabajar muy bien en pastelería

pero te he dicho 20 veces cuando te iba a ver,

que calcularas bien las cantidades. Ya no es cocina, son matemáticas.

Lo sé.

En este caso, no os ha faltado otra cosa que la cantidad.

Es verdad que el tiempo era muy limitado,

pero no podéis servir raciones descompensadas

unas muy colmadas y otras ridículas.

Creo que se quedaron nueve personas sin comer el bizcocho. ¿Qué pasó?

Que puede que cortarán algunas raciones más grandes

y en lugar de salir 10 como yo contaba por bizcocho,

habrán salido ocho.

Sally, tú eres la capitana de tu equipo,

pero como te sientes fuerte,

sabías que íbamos a valorar individualmente,

te has puesto con el postre y te has olvidado de todo lo demás.

Se ha hecho el equipo como ella ha querido para salvarse ella,

se ha puesto con el postre que era lo más fácil

y el hecho de que haya sido egoísta en ese momento nos ha perjudicado

a todo el equipo.

El militar que haya comido hoy vuestro plato y el de Encina,

ya se puede sentar en un flotador durante dos días.

Habéis puesto kilos de pimentón picante en la caldereta.

Culpa mía.

-El pimentón picante lo ha echado Lidia creyendo que era dulce.

Nos podía haber pasado a cualquiera.

Conclusión, has dado órdenes pero, en cierta manera,

te has desentendido de que se ejecutaran bien y,

encima, no has escuchado a nadie de tu equipo.

-¿Por qué dice lo de no escuchar a mi equipo?

Ya habíamos hablado como íbamos a hacer el plato.

Kevin, entre otros compañeros, hacía propuestas que no eran escuchadas.

-Pues a mí, en ningún momento, han venido a decirme nada.

-Yo, durante el cocinado he propuesto varias cosas.

-Sally, que era la capitana, no me ha hecho caso.

Si lo propone Carlos,

se lo piensa pero si lo propone otro no hace ni caso.

Hoy, Sally, has cocinado sola.

Te ha faltado el ingrediente principal

en cualquier cocina profesional, el compañerismo.

Estamos ya a las puertas de la final, hay mucha rivalidad

y yo soy una persona que me siento bastante excluida

entre el grupo de mis compañeros.

Carlos, te has escudado en la capitana,

no has tomado ninguna decisión,

aun sabiendo que las cosas no salían como debían salir.

¿Estás de acuerdo?

-No. Las cosas se han hecho como teníamos indicado.

Cada vez quedaba menos tiempo,

había que deshuesar 40 o 50 kilos de cordero.

El que tiene la capacidad, tiene el deber de hacer las cosas.

Y tú nos has demostrado muchas veces que tienes la capacidad de mandar,

de ver y de ejecutar perfectamente el trabajo que se ha hecho.

Y no hemos tenido la respuesta que esperábamos.

No voy a discutir nada. Todo correcto.

-Me parece raro que Carlos no haya tomado una decisión

cuando habíamos hablado de que él iba a ser el encargado de la carne,

por poner un ejemplo.

Creo que le pasa a mis compañeros conmigo

es que a lo mejor me ven como una rival fuerte

o me den más fuerte que ellos.

Me da la sensación que tienen envidia.

Fidel, ¿dónde estabas? No te hemos visto.

-Cortando paletillas como un cabrito.

Fidel, estábamos aquí, en tu entorno,

el que más militar era aquí hoy eras tú.

Esperábamos en ti esa fuerza que no hemos visto.

Además, el cordero no estaba hecho. No hay excusas.

Te has escondido detrás de los compañeros.

Muy bien, chef.

Creo que el error que hemos cometido fue elegir a Sally de capitana.

Andrea, como cocinera no sé,

pero como atleta, tienes un futuro admirable, amiga.

Te has hecho los 100 m lisos en la cocina, pero como pollo sin cabeza.

Que sea lo que tenga que ser.

Si me tengo que ir una semana más a la pryueba de eliminación

pues se acepta pero es así como me siento.

Antonio, hoy si te has ganado el título oficial de pinche de Sally,

pero regulín porque se te ha cortado litro y medio de nata.

Eres incapaz de avanzar ni de dar el más mínimo paso,

por sencillo que sea, sin consultar a la capitana Sally.

Lidia, como siempre, a tus labores, a tu bola.

A mi bola.

Matas un perro y te llaman mata perros.

Estoy ya hasta las narices, de verdad.

Por todos estos motivos los aspirantes

que van a la prueba de eliminación son:

Sally, Carlos, Kevin, Fidel, Andrea, Antonio y Lidia.

Me parece injusta la valoración, yo me tenía que haber salvado hoy.

Hoy, una lección de moral para Sally y Carlos

ha sido enviarles a los dos a la eliminación

y que se peleen por ver quién es más gallito de los dos.

Exaspirantes, solo uno de vosotros podrá volver

las cocinas de "MasterChef" y,

además, atención, se salvará de la prueba de eliminación.

Espero que el jurado me dé la oportunidad de demostrarles

lo que soy capaz de hacer.

Exaspirantes, os dijimos que cada uno tenía

que servir 29 raciones de cada plato.

Y que se tendría en cuenta el plato que se agotara antes,

pero eso no significaba poner una montaña de comida

encima de un plato para deshacernos de él,

consistía en medir las raciones para dar de comer a los 200 miembros

del ejército del aire y que ninguno de ellos se quedara sin comer.

Algunos habéis querido ser más listos que nosotros y,

naturalmente, lo hemos tenido muy en cuenta en esta valoración.

Encina, Pablo, esto va por vosotros.

Otros exaspirantes han trabajado duro y de manera ordenada

y con cabeza, pero sintiéndolo mucho, solo hay sitio para uno.

Sara se lo merece un montón, es una curranta, y se lo merece un montón.

Víctor, no vuelves a las cocinas de "MasterChef".

Encina, no vuelves a las cocinas de "MasterChef".

Yo estoy encantada de haber llegado aquí.

Que se queden otros y yo,

encantada de aplaudirle desde el sofá de mi casa.

Pablo, no vuelves a las cocinas de "MasterChef".

Creo que Pablo no tiene la actitud correcta para un cocinero

porque tienes que tener más garra y a él le falta.

Sara, Raquel, Mireia y Mila.

Entre vosotras está la exaspirante que viene pisando fuerte

y se nota que quiere seguir luchando aquí,

en las cocinas de "MasterChef".

Esa exaspirante es:...

Mila.

(Aplausos)

Que se preparen los compañeros porque Mila ha vuelto

y ha vuelto para quedarse mucho tiempo y largo.

Lo siento pero voy a tope.

¡A tope, a tope, a tope!

No sabéis las ganas que tenía. -Y tu marido.

(Risas)

-Está encantado. Y tu marido, más.

¡El marido! ¡Qué a gusto se va a quedar!

Mila, el plato de Raquel,

de Mireia y de Sara estaban bien y el estudio estaba por encima.

Ha sido uno de los platos que más ha gustado a todos los comensales.

Gracias.

Mila, ven a por él que te lo has ganado.

Tu delantal blanco.

¡Agarraos, chicos, que ha vuelto Mila!

-Vuelve Mila, la aguantaremos como sea en las pruebas de equipo,

pero bueno, estamos contentos.

Mila, únete a tus nuevos compañeros. Ven para acá, Milita.

-He visto un poco serios a los de dentro del programa.

Yo, con estar con el delantal blanco

y estar en la prueba de eliminación viendo todo el cotarro debajo,

para mí va a ser un puntazo.

Volvemos a las cocinas de "MasterChef", sanos y salvos.

Bueno...

-Anda.. -Dos cajitas de colores.

Ha sido una aventura inolvidable para todos pero, sobre todo,

para Mila que, gracias a su trabajo,

se ha ganado de nuevo una plaza para luchar por el título

de "MasterChef" España.

Mila, enhorabuena. Gracias.

Vuelves a la competición. ¿Cómo te sientes al ver de nuevo las cocinas?

Estoy estupendamente. Muy agradecida por volver de nuevo

y poder llegar mucho más lejos de donde pude llegar.

Has tenido oportunidad de verte en casa.

¿Has analizado los errores? Sí.

¿Vienes dispuesta a subsanarlos?

Sí. Vengo a superarme y a dar todo lo que tengo dentro de mí

y poder llegar lo más lejos.

Mila, espero que traigas esas energías renovadas

a las cocinas y que lo demuestres cocinando.

Aunque no será hoy, eres la única con pleno derecho

a tener ese delantal blanco que ya sabes lo que significa.

Lo vas a pasar mucho mejor que tus compañeros,

ahí arriba, en la galería. Ánimo, chavales.

Estoy arriba ayudando, si hace falta, bajo.

Vengo con mentalidad de ganadora.

Vengo a por todas y dispuesta a llegar a la final.

Aspirantes, como veis aquí delante tengo una caja verde y otra naranja.

Dentro están los alimentos con los que vais a cocinar

en la prueba de eliminación.

Carlos, ¿qué crees que puede haber dentro de la verde?

Al ser verde, pues hierbajos, verduritas y todo eso.

¿Y en la naranja? En la naranja, no lo sé.

Naranjas.

Zanahorias, mandarinas, calabaza...

Pues ahora tienes que elegir una, ¿cuál quieres?

La verde.

Antonio, tú también tienes que elegir una.

¿Cuál es el color que te transmite más confianza?

Voy a coger la naranja.

Kevin. La naranja. Es mi color favorito.

Fidel. Verde.

Lidia. Naranja.

Andrea, ¿cuál de las dos es más cuqui?

Hoy no estoy para cosas cuquis,

hoy estoy intentando imaginar que puede haber detrás

de cada una de las cajas porque estoy superperdida.

La verde, va.

Sally, solo quedas tú.

Pues la naranja, que combina con el color del plató.

Muy bien.

Perfecto, ya habéis tomado vuestra decisión.

Ahora, a cocinar.

Aspirantes, a la de tres,

quiero que destapéis la caja que habéis elegido.

1, 2 y 3.

Cuando levanté la caja,

identifiqué automáticamente que era cocina árabe.

Me encanta el mundo especies,

me encantan las culturas distintas a la mía. Me encanta la prueba.

Aspirantes, la caja verde contiene: ajo, patata, col, cebolla,

pimiento rojo, pimiento verde, tomate, habitas y coriandro,

que es la semilla del cilantro.

También tenéis el propio cilantro, perejil, guindilla, arroz, sardinas,

bacalao, calamares, pulpo, mejillones, langostinos, almejas,

huevos, queso, mantequilla, lomo de cerdo, jamón, chorizo,

pimentón, aceituna negra, vino de Oporto y vino blanco.

En total, 30 ingredientes.

Y ahora vamos con la caja naranja, que contiene: berenjenas, ajos,

tomate, cebolla, limón, alcachofa, calabacín, hojas de espinaca,

dátiles, higos, almendras, ciruelas pasas, garbanzos cocidos, aceitunas,

cuscús, cordero, pollo, ras al hanut, tahína, comino,

cúrcuma, cilantro en grano, pimentón, sésamo, harissa, miel,

agua de azahar, menta, melissa y hierbabuena.

También 30 ingredientes en total.

-Me ha gustado mi caja porque la otra tiene cordero y pollo

y ya sabes, yo tenía la maldición del pollo.

Ya la superé pero bueno, no quiero arriesgarme una vez más

en una prueba de eliminación.

Las dos cajas pertenecen a dos tipos de cocina

de dos culturas diferentes.

Pero como no podéis salir de estas cocinas,

os hemos traído los países vecinos justo hasta aquí.

Y no hemos traído a cualquiera, sino a dos grandes chefs

con experiencia en esto de juzgar platos.

Desde "MasterChef Marruecos" el chef Moha

y desde "MasterChef Portugal", el chef Miguel Vieira.

(Aplausos)

-Anda, mira, Miguel Vieira, como las vieiras.

-¿Qué tal? Muy bien, muy contenta de verte.

-Pues no los conocía a los jueces de Marruecos y de Portugal,

es que en Talavera solo se coge La 1,

se coge "MasterChef España", ¿sabes?

Bienvenidos a "MasterChef España".

Es un placer compartir estas cocinas con dos jueces de dos ediciones

tan exigentes como la marroquí y la portuguesa.

Moha, sé que la última ganadora de "MasterChef Marruecos", Jalima,

es española.

Es más, es manchega y una gran cocinera.

-Jalima ganó "MasterChef Marruecos" porque es una enamorada

de la cocina marroquí.

Yo tengo que deciros que conozco a Miguel porque fui invitada

a una prueba de "MasterChef Portugal"

que se grabó en Sevilla y donde me sentí muy a gusto.

Ya era hora de que un guapo entrara en estas cocinas.

Lo sentimos por ti, Moha.

Miguel, ¿qué es lo más importante que exigís a los concursantes

de "MasterChef Portugal"?

-Yo creo que aquí estamos todos de acuerdo:

la pasión.

Si no hay pasión y ganas, chicos, mejor quedarse en casa.

-Pues sí.

Moha, Miguel,

nuestros aspirantes se han encontrado con dos cajas

de ingredientes diferentes y aquí hay dos platos

que intuyo que tienen algo que ver.

Moha, enséñanos qué nos has traído. -Vamos.

El plato es cuscús de cordero de lechal y verduras

y aceite de Argán.

Aquí está escrito en árabe "amor": amor a la cocina, amor a la vida,

amor a todo.

-Hoy sería el día perfecto para quitarme a Carlos de encima.

Sería ideal.

Miguel, por favor.

-Tenemos calabacines, tomates y aceitunas

y tenemos un pescado que empieza ahora su temporada

que es el San Pedro.

El San Pedro lo hemos pochado al ajillo

y con sus huesos he hecho una salsa que voy a poner ahora.

Los calabacines los trabajáis de formas distintas,

yo he hecho un puré.

Los tomates los confitamos y también unas aceitunas

para dar un poco sabor de la tierra.

-Mi único problema es que no conozco la cocina portuguesa.

A Sally, le hables de lo que le hables,

sabe algo: comida marroquí, comida tailandesa ...

También ha viajado mucho, yo de mi Talavera no me he movido.

Vuestro reto consiste en elaborar un plato con esos ingredientes

que nos haga viajar al país de la caja que habéis elegido.

-Aspirantes, hoy tenéis una hora para hacer vuestro plato.

Moha, por favor.

(HABLA EN ÁRABE)

-Ánimo.

Bueno, estos son los ingredientes de las cajas.

Esta sería la caja naranja que es la caja marroquí.

Esta es la caja verde que es la caja portuguesa.

¿Qué podríamos hacer con todos estos ingredientes?

-Podemos hacer muchas cosas, como cuscús.

En la cocina marroquí es muy interesante mezclar muy bien

las especias. Claro, eso es el éxito.

Sí.

Y si miramos la cocina portuguesa, Jordi,

¿tú conoces algo de la cocina portuguesa?

Están muy acostumbrados a los platos de bacalao, ¿no?

-Sí, claro, el bacalao es ingrediente por excelencia

de la cocina de Portugal.

Bacalao confitado, bacalao a la brasa,

es un plato muy típico, con las papas cortaditas

y ligado con huevo y perejil picado. Pero yo haría un arroz de marisco.

Bueno, lo que nos han dicho ellos seguro que está muy bien.

Ahora vamos a ver qué están haciendo nuestros aspirantes,

eso es lo que me da miedo de verdad.

Volvamos a las cocinas, vaya a ser que hagamos algún desastre.

-Vale, Antonio, venga.

-Voy hacer un tajín de cordero, no sé si se pronuncia así.

Lo voy a hacer con frutas deshidratadas,

con los dátiles, con las ciruelas pasas,

con todo eso, las almendras con un toque de agua de azahar

y lo voy a acompañar de un cuscús.

Si me da tiempo, haré humus y una salsa de tomate y aceitunas.

Nunca había cocinado cocina árabe pero a mí la cocina internacional

me encanta y las especies me encantan.

Seguro que intuitivamente me saldrá bien.

-He escogido la caja verde.

Estoy muy contenta porque dentro hay pescado y marisco

y lo he trabajado muchas más veces que la carne, y más la de cordero.

Estoy cocinando un arroz meloso de bacalao con gambas y almejas.

-Bien, bien, Sally, esa cazuela es buena.

Este año, no vamos a parar de cocinar porque abrimos el casting

para buscar a los nuevos Mario, Manuel o Teresa.

Si tienes entre 8 y 12 años y lo que más te gusta en el mundo es cocinar,

dile a tus padres que entren en la web de RTVE

y te apunten al casting de "MasterChef Junior 3".

Vamos a visitar las ciudades más importantes de nuestro país

buscando los mejores minichef de España. Vamos, ¿a qué esperas?

Apúntate.

Hola, Fidel. -Buenas.

-¿Qué vas a hacer? -Un estofado con marisco y bacalao.

-¿Eso por qué está tan oscuro? ¿Qué le has echado?

-Le echado el vino de Oporto.

¿Qué pasa?

Es que lo he hecho por internacionalizar un poco.

-Pero esto tiene que tener sentido,

tiene que tener una lógica por detrás.

-Sí, vale, bueno, ya está.

Tienes que pensar bien. ¿Esa patata la vas a incorporar?

Sí, pero le estoy cociendo con agua aparte

porque quiero semiconocerla antes, sino el tiempo se me va a ir.

Pero la podrías cocinar directamente, ¿no?

Así lo reduces, luego metes la patata, hay que pensar las cosas,

¿vale? OK. Gracias, chef.

-Suerte. -Gracias.

Madre mía. El chef cada vez que viene me descoloca.

-Voy a hacer un tajín, es un plato que me gusta mucho,

solo lo he probado una vez.

Espero que me salga bien porque es la primera vez que lo hago.

Hoy, a lo mejor, por tema de afinidad,

que no tengo mucha afinidad, a lo mejor me gustaría

que se fuera Fidel. Hablando de rival, Carlos,

no estaría mal quitarme a Carlos de encima hoy.

Tened en cuenta que es mi archienemigo,

para mí sería un alivio, me sentiría quizás un poco más fuerte

y un poco más segura.

-Nunca he cocinado comida portuguesa,

ni siquiera he ido a Portugal y ni siquiera la he comido.

Vamos, no he viajado, no he salido de las fronteras.

Mi receta es sopa de marisco y bacalao.

Hay patata y, al final, añadiré el bacalao para que esté al punto,

un poco de perejil por encima para que esté bonito y listo.

Sacarlo, lo voy a sacar.

Luego ya, que sea portugués o que no sea portugués,

es mi gran dilema aquí, el gran problema.

Sally cuando dice "te odio" no es de verdad,

pero lo de "quiero que te salga mal, fastídiate", claro que es de verdad,

porque si yo lo hago mal y ella lo hace bien resalta más.

-Sally lleva todo el rato con una estrategia.

Yo creo que lo que tendría que hacer es dejarse de tonterías y cocinar.

Yo sé que Sally ha cogido la naranja

porque Carlos cogió la verde.

Si Carlos saca bien el plato de la verde,

ella tiene asegurado el plato bueno del naranja.

Sally cocina, pero no cocina por lo que sabe,

sabiendo que si va a la eliminación allí puede lucirse y se salva.

Los compañeros se están empezando a dar cuenta

que tiene una estrategia.

-Hola, chef. -Hola.

¿Qué haces?

-Aquí intentando hacer varias elaboraciones que tengan sentido.

¿Qué es eso?

Mira, eso es mitad cordero, mitad pollo.

Lo he especiado con un poco de pimentón,

con un poco de cúrcuma ...

- Por favor, más tranquilo.

-Es un pollo y cordero especiado con un poco de cúrcuma,

un poco de pimentón.

Eso después irá con unas almendras para que el sabor esté fuerte.

¿Y qué más vas a hacer luego?

Después tengo un poco de cuscús que tengo aquí hervido.

El cuscús viene aquí con todo rehogado.

-Cuscús, no "cucú". -Cuscús, perdón.

El cuscús lo rehogo aquí un poquito...

- Cuscús, por favor. - Cuscús

Lo voy a poner de guarnición, poniéndolo bonito.

Y después el humus con las espinacas para que me quede verde.

-Un cuscús andaluz. -Un "cucú" andaluz.

-Cuscús andaluz. -Cuscús andaluz.

¿En Marruecos utilizáis aceite de oliva para cocinar?

-Sí, tenemos mucho aceite de oliva.

Pues aquí en "MasterChef" tenemos aceite de "MasterChef".

Tres variedades: royal, picual y arbequina, espectacular.

-Muy bien.

Después te voy a regalar una botella para que te lo lleves.

-Muy bien. Antonio...muchas gracias.

- Encantado, muy amable. -Hasta luego, adiós.

-Yo creo que el chef Moha estará contento con mi plato,

por lo menos algo de pasión le voy a poner.

Hoy, cocinando, preferiría que se fuera Sally

porque es una rival muy fuerte.

-Vale, Kevin, vale.

-¿Esto qué es, cilantro? Está muy rico.

-Hola, Kevin. -Bonjour, Chef.

-¿Hablas francés? -Un poco.

-¿Qué cocinas? -Tajín de cordero.

He hecho el cordero aparte con especias.

-¿Qué especias?

- Ras al hanut, cúrcuma, un poco de comino y un toque de pimentón.

He puesto los dátiles, las ciruelas y todas las pasas que tenía,

lo he puesto con miel para caramelizarlo, ¿estará bueno?

-El cuscús dulce.

Que está dulce. -¿Qué está dulce?

-Sí. -¿Y eso está bien?

No te va a decir si está bien o mal, tú verás.

Te ha dicho una cosa, ya tú asimílalo como quieras.

Kevin, que tengas mucha suerte. -Muchas gracias.

-Muchísima suerte. -Gracias, chef.

A mí me pareció que estaba bien y lo he dejado como estaba.

Tampoco era tan dulce, yo creo que está bien.

Yo creo que me lo decían en el sentido de que voy por buen camino.

(HABLA ÁRABE)

Esto quiere decir que queda media ahora, aspirantes.

-Oído. -Oído.

-Bien.

Claro, el inglés no lo domino, pero el árabe se me da ...

-Hola Sally. -Hola.

-¿Qué tal? -Bien, muy bien.

-¿Es la primera vez que prepara un plato marroquí?

-Sí. -¿Sí?

-¿Cómo lo ve usted?

-Ya me lo dirá.

¿Puedo? -Sí, sí, claro.

-Eso es muy marroquí, ¿no? Claro.

¿Así de dulce? ¿O un poco menos dulce?

Ahí lo dejamos. Luego te lo diremos.

-Muy bien. Hasta luego. A ver qué dice.

Para mi gusto está muy bueno, el cordero estaba súper tierno, rico.

Son comidas dulces, espero que no me haya pasado con la miel.

-Probad la comida, probarla toda.

-Andrea, prueba.

-¿Qué tal Andrea? ¿Está rico?

A primera vista, tiene cara de soso.

-¿Tienes más caldo ahí? ¿O no?

-Bueno, el fumet del bacalao y luego tengo el vino

que ha abierto las almejas.

-Este caldo que tienes no lo vas a cocinar, está crudo,

aún le queda un rato. ¿Dónde está el bacalao?

-Aquí. Y he hecho un fumet de bacalao.

¿Es un arroz? ¿Un risotto? Un arroz meloso.

Con la mantequilla que tienes casi lo acercarías a un risotto.

-En Portugal no hacemos risottos. -Vale.

Y eso, ¿cuándo lo vas a incorporar? -Ahora.

-¿Cuánto tardas en cocer la gamba? - ¿La gamba? Nada, tres minutos.

-¿Y por qué la pones ahora?

-Es que me precipito, sí, me precipito.

En Portugal, ¿también dais muchas clases a los aspirantes?

-Sí, claro. Aquí en España tenéis una escuela, ¿no?

Tenemos las clases normales y aparte una escuela online

que es una cosa maravillosa.

(HABLA PORTUGUÉS)

Esto es más suave. Últimos 15 minutos.

Bueno, jurados, he visto que los platos de filosofía marroquí

los tienen más definidos pero los portugueses,

veo que, o no conocen muy bien la cocina portuguesa,

o no saben por donde tirar.

-Andrea, ya.

Moha, ¿notas alguna diferencia entre los aspirantes marroquíes

y los españoles? -Nada.

Totalmente igual, ninguna diferencia.

-Igual de nerviosos, el desorden.

Tenemos los mismos problemas. -Es "MasterChef".

Aspirantes, acabáis de entrar en los últimos tres minutos.

-Va, Kevin.

-A ver, Andreíta.

Aspirantes, no os quiero poner más nerviosos

pero acabáis de entrar en el último minuto.

(HABLA EN ÁRABE)

¡Manos arriba!

-Bueno, veremos a ver qué tal. -Joroba.

-El Chef Moha no sé lo que me dirá, lo mismo he hecho un sacrilegio

en el plato de ellos porque son gente muy metódica con sus platos,

para ellos cocinar es como un ritual.

Entonces no sé, espero no enfadarlo.

A ver si sabe bien.

Aspirantes, el tiempo ha terminado.

Ahora nuestro jurado y los jueces de "MasterChef Marruecos"

y "MasterChef Portugal" catarán vuestras elaboraciones.

El primero en mostrar su trabajo al jurado será Sally.

-Es la primera vez que como tajin y cuscús juntos.

Ha inventado un hombre, ¿cómo se llama?

Cus-tajin.

Dice que es la primera vez, normalmente no se sirve junto.

-Lo siento, no lo sabía.

-El cuscús es bueno. La carne demasiado dulce.

Esto es un plato salado.

Aunque tenga un toque dulce, es un plato salado.

Para mí, la ciruela es demasiado, hay que saber equilibrar.

Yo creo que el mayor efecto que tiene el trato es el dulzor.

"MasterChef" es una maratón, no es un sprint.

Hay que economizar energías y se te nota un desgaste.

Que no se te note, aprieta porque en la recta final

es cuando hay que apretar, y ese no es tu mejor plato.

Sally, delante de cocinas, por favor.

Echo de menos a mi hija y a mi marido

y creo que vengo arrastrando ese sentimiento de abandono.

Para mí es muy duro.

Tengo el recuerdo de cuando y madre me abandonó y es horrible.

Andrea, por favor.

¿Crees que esto es un plato portugués?

No conozco la cocina portuguesa porque nunca he estado en Portugal

pero sé que el bacalao es un pescado que se consume mucho

y he intentado elaborar un plato con bacalao.

-El bacalao es un producto que toda la gente asocia

a la cocina portuguesa.

De las 1001 maneras que hay de bacalao, no conozco una con arroz.

En Portugal no hay risoto.

Te hemos dado 30 ingredientes y aquí aparecen cuatro.

Poco sabor, grano crudo.

Si le hubiese echado un poco más de caldo...

-Andrea, pero tú tampoco tenías caldo.

Hemos pasado y no tenías caldo.

Échale un poco de agua y que por lo menos acabe de cocer.

Yo he cocinado un plato pensando que era un plato portugués

porque llevaba bacalao pero viendo la valoración

a lo mejor es un plato más de cocina vasca.

No es un mal plato, está rico, un poco crudo.

Solo te aviso que vamos terminando y que hay que apretar.

El nivel sube.

No solo es un maratón, también es un combate.

Se te ve tristona, apagada, sin energía,

ahora es cuando hay que apretar y tú te estás yendo para abajo.

Si me voy hoy, estoy contenta de mi plato.

Eso es lo que tengo que estar, contenta y orgullosa del trabajo.

Aunque a lo mejor tenga menos dotes que los demás,

siempre intento exprimir lo máximo de mí.

Te estoy diciendo que sustituyas ese llorar por alegría.

Es que soy muy sentimental.

Pon un poco de energía, de carácter,

lo que has hecho hoy es cocinar triste, y está reflejado ahí.

Vale.

-Andrea es una chica alegre pero es que ya entra con cara de pena.

Está claro que si tú sabes que tu plato es bueno, lo sabes.

Queremos energía, eso queremos. No te conformes con poco.

-Miguel Vieira me ha dicho que no me conformara con poco, y es verdad.

Tengo que ser ambiciosa porque ya hemos visto que un plato normal

no te puede salvar de irte.

-He hecho una carne especiada con almendras

y un cuscús dulce con ciruelas pasa infusionadas en agua de azahar

y después he hecho un "verdhummus" porque es un humus verde.

¿Cómo lo has llamado? "Verdhummus".

Hoy he creado el "verdhummus",

un hummus de toda la vida pero con un toque verde, verde del Betis,

de Andalucía, y con mucho arte.

Quería dar un poco de color verde y he escaldado las espinacas

y se las he añadido al hummus. Se ha quedado verde.

(HABLA EN FRANCÉS)

Dice que es una creación nueva, que es espectacular,

que es todo nuevo, pero que el gusto, está.

Bonito, bonito, no te ha salido.

Yo soy más de paladar que de cocinar bonito.

Está rico, te ha salido bien.

En la última prueba te reivindicaste,

lo hicimos en broma.

Ese poco de creértelo hace que pienses, que cocines, que trabajes.

Has construido un plato cocinando, felicidades.

Poquito a poco parece que estamos encontrando el sentido a la cocina.

Mejor poco a poco que no encontrarlo.

Carlos, vamos a ver qué has hecho con tus ingredientes.

¿Se hace sopa de marisco con bacalao?

Que yo sepa, no.

Eso no quiere decir que sea una aportación interesante.

¿Las jarrita para qué sirve?

Por si está muy potente el caldo, echarle un poco.

Si tú crees, porque lo crees, que está fuerte, sírvelo rebajado.

En mi restaurante, cuando sirvo algo no sirvo una tarrina

con sal por si está soso.

Carlos, está muy potente, y lo sabes.

Está potente.

Esto es caldo de bacalao y está bastante menos potente.

Este está igual de potente.

Toma.

Está salado, y tú lo sabías y nos lo has servido.

Ese es el gran error,

el planteamiento del plato está muy bien,

tu manera de cocinar es fina y elegante pero a estas alturas,

cualquier pequeño fallo te puede sacar de las cocinas.

Los jueces no van a viajar con mi plato a Portugal,

van a viajar a Talavera.

Yo noto que nuestros galgos favoritos se están quedando

en las cuestas, ¿qué ocurre?

No sé, chef. Es verdad que estamos de bajón.

Ha sido una semana dura, eso de los familiares nos pega fuerte.

No nos cuentes milongas.

Pero es que no doy más de mí. Eso es mentira, mira Antonio.

Carlos y Sally, si su intención es ganar el programa,

claro que tienen que tener miedo.

Yo siempre lo he dicho,

"MasterChef" lo gana el que más evoluciona,

no el que mejor cocina desde el inicio.

Kevin, es tu turno, adelante.

Es un tajin que lleva un poco de almendras con agua de rosas,

cuscús y un hummus de harissa y zumo de limón.

Hay que adivinar si es un postre o es un plato, de lo dulce que está.

El cuscús no está ni aliñado. El hummus sin sal, sin personalidad,

sin comino y sin un chorro de aceite de oliva virgen.

La cocina marroquí es muy importante porque somos vecinos.

Te lo tienes que estudiar un poco.

Está demasiado dulzón, está muy plano.

Si que es verdad que falta saber guisar platos tradicionales.

Si sigo aquí es porque tengo técnica pero me falta cultura gastronómica.

-He intentado hacer un tajin de cordero.

En la base puesto cuscús que lo he hidratado con caldo de cordero.

He hecho una salsa de tomate y aceitunas y hummus.

¿Habías hecho antes cocina?

Nunca había hecho ni cocina marroquí ni cordero.

¿Estás contenta con tu plato? No todo lo que me gustaría.

Pues yo estoy superorgulloso. Te voy a decir una cosa,

es el mejor plato de esta tercera edición de "MasterChef", de largo.

Y para ponerlo en la vitrina entre los dos o tres

de las tres ediciones.

El guiso del cordero es un 10 absoluto.

Especiado, suave, rico, mejor que ninguno con diferencia, créetelo.

No quiero solo que no me eliminen hoy,

quiero ser la mejor de la prueba.

Mi intención es adelantar y posicionarme la primera.

Es un conjunto muy bonito en la boca, te hace viajar.

Otra cosa que tiene muy buena Lidia,

siempre la tildamos de tener mal carácter pero ese orgullo

que ella tiene le ha servido para mantener un tono constante.

El que vosotros estáis perdiendo ella lo tiene ahí.

Lidia, enhorabuena.

Yo creo que me tienen que tener miedo porque yo vengo a por todas.

No para ganar esta prueba, quiero ganar "MasterChef".

Fidel, presentamos el plato.

Bonito y coherente no se le ve pero Miguel nos dirá

si ve un plato portugués en tu elaboración.

En esta edición no sé qué pasa con las patatas, no sale una tierna.

Me ha llamado la atención que has empezado con Porto

pero creo que le falta un poco de sabor al caldo.

Con tanto marisco que tenías le falta un poco de sabor.

Los dos errores más graves que tenías son falta de cocción

tanto del bacalao como de las patatas.

Me enfado cuando veo que alguien tiene una oportunidad

y no la aprovecha. Tú la estás aprovechando al 100%,

eso es lo que me entristece, no podemos sacar de donde no hay más.

Cuando termine esto te quiero directamente en mi casa.

En un mes hay un cocinero como la copa de un pino

que encima es un tío 10. Gracias, Jordi.

Con lo que me quedo de la valoración del jurado es que tengo actitudes,

que tengo ganas y que me falta práctica,

pero eso se soluciona practicando y cocinando.

Miguel, Moha queremos saber vuestra sincera opinión.

De todos los platos marroquíes que has probado,

¿cuál crees que es el mejor?

Para mí, el mejor es el de Lidia.

Miguel, de todos los platos portugueses, ¿cuál destacarías?

Carlos está en el límite

pero aunque tenía más sabor es el que tengo que escoger.

Enhorabuena.

Bueno, pues gracias por venir. Muy amables.

(Aplausos)

Moha me ha encantado, tiene mucho salero, parece andaluz.

Este jurado está encantado porque concordamos totalmente.

Por eso pensamos que quienes están salvados en esta prueba

son Carlos y Lidia, felicidades.

A pesar de la valoración, yo a Lidia no la considero rival.

Creo que mi mayor rival es Carlos. Si este programa fuera por parejas,

yo cocinando y Carlos emplatando llegábamos y ganábamos.

En vuestros platos hay diferentes errores,

algunos intolerables a estas alturas.

No va a ser una decisión nada fácil.

Aspirantes, no era un reto fácil porque en estos momentos

ya no es fácil cocinar en estas cocinas.

Había muchos ingredientes en cada caja y había que pensar,

descartar y tomar decisiones.

Lo que ocurre en cualquier cocina profesional y en cada turno.

Tenemos cinco aspirantes que nos han demostrado

diferentes capacidades de trabajo pero de entre esos cinco

hay dos que sencillamente no estaban bien resueltos.

Los dos peores platos de esta prueba los han elaborado Kevin y Fidel.

Yo voy a cocinar bien pero necesito sentir que mi marido

y mi hija están conmigo, aunque sea espiritualmente.

A partir de ahí seguro que lo haré todo muy bien.

Se me había olvidado lo que era estar ahí abajo, madre mía.

-Chócame.

Kevin, Fidel el aspirante que ha hecho el peor plato

de esta prueba y que por lo tanto no se merece

seguir cocinando en "MasterChef" es...

Fidel.

No pasa nada. Hemos llegado lejos.

Para mí "MasterChef" ha sido una cosa que yo nunca he tenido,

el apoyo de alguien.

-Ánimo y a currar mucho.

Fidel, qué pena.

No te dejes perilla. No te preocupes.

Muchas gracias por las críticas.

Una cosa, socio.

No te diré que estoy orgulloso de ti, te lo diré luego,

cuando te pueda decir: "Estoy orgulloso, es un cocinero cojonudo."

Gracias.

Enhébrate, morena. Ahora empieza mi universidad,

la que no estudié cuando tenía 20 años.

En cocinas de personas que me quieran acoger.

-Eva, parece que te vas tú.

¿Saber por qué lloro, Fidel?

Porque se va la bondad de "MasterChef".

Creo que es la despedida más dolorosa

para todo el equipo porque te queremos mucho

y porque has tenido una vida muy difícil

y nunca te ha faltado la sonrisa.

Por supuesto. Yo nací con corazón y mi mujer me dice que soy tonto.

Yo le digo que no soy tonto, que soy como soy.

Lo he pasado muy mal pero cuando miro para atrás

pienso que si no hubiese pasado por eso no sería quién soy.

Y estoy contento de ser quien soy.

He pasado por maltrato, he pasado por internados,

pero lo que más me ha dolido en el mundo ha sido lo de mi padre,

que nunca tuviese valor de venir a verme.

Yo sé que tú estás muy contento de haber entrado "MasterChef".

Más que contento, orgulloso.

¿Es lo mejor que te ha pasado la vida?

Por supuesto que sí, porque yo tenía una vida muy normal

y a partir de ahora creo que esto me va a ayudar

a conseguir lo que quiera.

Ahora mi mayor proyecto es formarme a mí

y el segundo tener un hijo, quiero ser papá.

El jurado siempre te lo ha dicho, la mejor actitud la tienes tú,

pero te falta la técnica. ¿Crees que eso es verdad?

Por supuesto. Me falta cocina.

Yo no he comido en muchos restaurantes, pero aún soy joven.

Ya sin perilla, ni te cuento.

Estás causando sensación en las chicas.

¿Me permites que te diga lo que creo que te llevas de las cocinas?

A ver. Creo que has empezado a creer en ti.

Pues si tiene razón, si no hubiera sido por esto,

me hubiera quedado de camarero toda la vida.

"MasterChef" ha creado un nuevo Fidel, un Fidel 2.0.

Antiguamente igual no tenía la fuerza

o las ganas de poder cambiar mi vida y gracias a esto voy a conseguirlo.

¿Quién crees que va a ganar "MasterChef"?

A mí me gustaría que ganara Antonio porque el tío se lo curra,

suda y lucha como ninguno. -Guapo.

Fidel, al Algarve portugués va a ir quién yo sé.

Nos vamos a ir para Andalucía.

-Me gustaría decirle una cosa a mi madre

porque ella nunca ha podido estar conmigo,

yo siempre he estado en el internado,

pero siempre me ha querido muchísimo.

Por circunstancias de la vida no ha podido estar conmigo

pero tengo que decir que siempre ha sido la persona

a la que he llamado y la que me ha dado fuerzas.

No puedo seguir con esta charla.

Bueno, vamos a cambiar a otros temas.

Ya sabes que nuestro patrocinador de electrodomésticos

te regala todo lo que has usado, además así vas a seguir aprendiendo,

vas a seguir cocinando.

Y nuestro supermercado patrocinador te regala la compra de todo el año.

Aquí tienes algo que te va a venir muy bien,

la tablet de "MasterChef" con más de 50 recetas,

vídeos exclusivos,

el juego de "MasterChef" para que cuando tu hijo tenga de 8 a 99 años.

Y esto es lo que más ilusión que me hace darte

porque sé que vas a aprovechar mucho la escuela online.

Tienes seis meses de suscripción gratuita.

Lo tienes todo pero te falta solo eso, la técnica.

Fidel, no quiero decírtelo pero te lo tengo que decir,

hay que colgar el delantal. Muchas gracias por todo.

Señores, nos vemos en las cocinas.

(Aplausos)

En "MasterChef" lo que más he aprendido es seguridad

en mí mismo y yo he notado que aquí se me ha apoyado

y eso es importantísimo para mí porque yo nunca he tenido respaldo.

Sin duda alguna, lo que me llevo de "MasterChef"

es la gente que he conocido y la experiencia de cocinar

en cocinas importantísimas.

Hay chefs que me han enseñado sabiduría culinaria.

Para Fidel se terminan los retos, las carreras por el supermercado,

los nervios pero eso no significa que haya llegado el final del sueño.

Todo lo contrario, ahora es cuando va a empezar

a realizarlo porque estoy segura de que pronto va a empezar

a trabajar como cocinero profesional.

Él ya empieza una nueva aventura pero aquí continúa

la de siete aspirantes hacia el premio final

que cada día está un poco más cerca.

Nosotros volvemos la semana que viene, mientras ya saben,

póngale sabor a la vida.

Esta noche como véis no hay ni cajas ni pan.

Aquello por lo que vais a luchar está aquí mismo, el delantal dorado.

Tendréis que conquistar el paladar de algunos de los mejores cocineros

de este país.

Para ser aspirantes, la verdad es que todos lo han hecho muy bien.

Bienvenidos a la bahía de Altea.

En la reconocida clínica de bienestar "Sha Wellness Clinic".

Vais a cocinar en pareja pero no podréis veros.

¿Qué pasa? -¿Qué me estás preguntando?

Que tengáis más tiempo no significa relajación, significa perfección.

Quedarse en "MasterChef" se complica.

Martín Berasategui.

Vais a cocinar al mismo tiempo que el maestro.

Sonriendo, no hay victoria sin sacrificio.

Buenísimo. Sois de raza inconformista.

El aspirante que no merece continuar cocinando en "MasterChef" es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 10 - 09/06/2015

MasterChef 3 - Programa 10 - 09/06/2015

09 jun 2015

Programas completos (15)
Clips

Los últimos 253 programas de MasterChef 3

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos