www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.5.0/js
2549768
Para todos los públicos MasterChef 2 - Programa 4 - 07/05/14
Transcripción completa

Aspirantes,

esos tres ingredientes son la base de mi tarta de limón con merengue.

(CHICO) Esta es la mía. (CELIA) No, yo he cogido la mía.

(CHICO) No la has cogido. (CELIA) Haz lo que te salga

de los cojones, subnormal. (CHICO) Es que no es tuya.

¿Sabéis en qué color van las tartas feas y horribles?

Nos encontramos

en las instalaciones de mantenimiento

del Aeropuerto de Barajas.

No me deis las gracias ni de coña,

porque os hablo, os digo y sudáis de mí en mi cara.

¿Gazpacho de fresones?

Esta noche todos estaréis en la prueba de eliminación.

¿Sabes lo que me falta? Lo que viene siendo rock'n'roll.

Si está vivo.

Se mueve, "pin pin pin pin pin".

(RÍE A CARCAJADAS)

Ay, que me meo.

Quien debe abandonar hoy MasterChef

es Daniel.

(Sintonía "MasterChef")

El próximo MasterChef

tendrá que aprender, arriesgar

y, sobre todo, sorprender.

Busco a un cocinero sin miedo a experimentar,

que encuentre en la cocina su propio lenguaje.

Este año MasterChef

llega con nuevos retos, más dificultad.

No quiero simples aficionados,

quiero auténticos amantes de la cocina.

(Sintonía "MasterChef")

(Música)

Buenas noches y bienvenidos a MasterChef.

La clave del éxito en la cocina está en la pasión y el esfuerzo

por conseguir la perfección en cada plato.

Esa perfección es la que buscan los jueces

en nuestros aspirantes para que lleguen a convertirse

en auténticos profesionales.

Aspirantes,

llevar ese delantal blanco es un privilegio

que tendréis que defender en cada prueba.

No olvidéis

que además de convertiros en el próximo MasterChef

os estáis jugando tres becas

en la escuela de alta cocina líder en el mundo, Le Cordon Bleu.

Muy atentos al jurado

porque esta noche también hay sorpresas.

Jueces.

Aspirantes, ¿estáis preparados para disfrutar?

¡Sí, chef!

¿Preparados para demostrar que queréis ocupar un sitio

en las cocinas de MasterChef?

¡Sí, chef!

Fantástico.

Aspirantes, aparte de las intenciones

espero ver los resultados.

Empezamos a cocinar y lo hacemos con una caja misteriosa.

Debajo de esa caja están todos los ingredientes

con los que vais a cocinar esta noche.

Os adelanto que en esta prueba

el tamaño sí que importa.

(RÍEN)

Uno,

dos,

tres.

Venga, ingredientes a tope,

¿habrá que usarlos todos o no?

La caja misteriosa de esta prueba contiene:

azúcar lustre, harina de almendras, clara de huevo,

azúcar blanquilla, cacao en polvo,

aroma de fresa, nata,

licor de crema catalana, crema de whisky,

media docena de huevos,

500 gramos de mantequilla, seis hojas de gelatina

y, para terminar, lo más importante,

una estampita de la Virgen de la Caridad,

de mi pueblo, que es milagrosa.

Esperamos.

¡Virgen de la Milagrosa!

Ya dije yo: "La tienes clara, Churra."

Reconozco que son muchos ingredientes,

pero os adelanto que lo que vais a elaborar

me cabe en la palma de la mano.

¿Queréis saber qué es?

¡Sí, chef!

Pues muy atentos porque entra por la puerta...

Ay, la Virgen.

¡Venga! -Madre mía de mi vida.

Uf, ¿qué es eso?

¿Tenemos que hacer eso?

(CRISTINA) Cuando ha entrado la Torre Eiffel

no sabía si cortarme las venas o dejármelas largas o qué,

porque digo: "Como tengamos que hacer la Torre Eiffel muero."

¿Eso se come?

Aspirantes,

os presentamos al artífice de esta maravilla,

podemos considerarlo el Dalí de la repostería,

con todos vosotros Christian Escribà.

¡Guau!

(EMIL) Yo conocí al maestro Escribà,

de hecho voy a su pastelería a comprar siempre los pasteles

y las tartas y todo lo que puedo, porque está muy muy rico.

Bueno, pues de momento hemos traído aquí la Torre Eiffel.

Los macaróns, como sabéis,

se han puesto muy de moda en todo el mundo.

Christian, ¿y por qué la Torre Eiffel?,

¿por qué no hiciste la catedral de Toledo?

El origen es italiano. Ajá.

Pero digamos que quien... los que lo han puesto de moda

son los franceses,

por eso hemos hecho la Torre Eiffel.

Como el MasterChef Junior era un paisaje horizontal,

digo esta vez lo vamos a hacer vertical.

El macarón en sí parece que es una cosa

donde no puede haber creatividad

y ya veis que se puede hacer.

(GONZALO) Están muy de moda,

todo el mundo los come en todos los cócteles,

yo pienso que ya están un poquito "demodé", por cierto.

¿Por qué no hacemos buñuelos? Bu-ñue-los es lo que quiero hacer.

(ESCRIBÀ) Me parece que esta Torre Eiffel

hace como unos tres metros,

aquí hay, aproximadamente, unos 2.000 macaróns.

En cada piso hay hojas de caramelo,

flores de estas que hacen a mano, pétalo a pétalo,

hay profiteroles de color rojo,

hay mini magdalenas...

Hay todo un mundo aquí de pastelería,

hay... bueno, hay de todo.

¿Y pretendes que nuestros aspirantes

hagan una Torre Eiffel igual que esta, o no?

Si les damos 15 días, tres semanas, a lo mejor la sacamos, ¿no?

(MIGUEL ÁNGEL) Yo pensaba, ¿15 días?

Pues yo meses, hasta que me salga el macarrón bien, meses.

Vamos a hacer tres tipos de macaróns:

uno de limón,

el segundo de chocolate

y el tercero de fresa.

MasterChef es así,

no sabéis hacer lo más fácil, que es una tarta de limón,

que hasta Samantha es capaz de hacerla,

Qué malo es.

pues vamos a hacerlo más difícil, porque la fama cuesta.

Y aquí es donde empezaréis a pagar, con sudor.

Me falta el bastón, ¿eh?, para dar el golpe aquí, ¿no?

En vuestras cocinas tenéis todo lo necesario,

así que esta vez no vais a entrar en el supermercado.

De cada macarón vamos a valorar tres requisitos fundamentales:

sabor, textura y color.

(MATEO) Había hecho macaróns pero, digamos, que no fue

el resultado que yo quise,

fue lo que se llama un churro, ¿no?

Aspirantes, quiero que esta noche sea recordada

como "la del milagro del macarrón".

Os recuerdo que está en juego algo muy importante,

la capitanía de los equipos.

Antes de empezar quiero que vuestro paladar

conozca qué es lo que vais a trabajar.

Este delicado postre proviene de Italia,

pero fue introducido en Francia durante el Renacimiento

gracias a Catalina de Médici.

Desde entonces se ha servido en la corte francesa

como símbolo de elegancia culinaria.

Qué bueno.

El macarón es un postre de una elaboración milimétrica,

que solo los grandes reposteros como Escribà consiguen realizar.

Por eso nuestros aspirantes cuentan con la receta completa,

aún así el éxito del macarón no está asegurado.

Está espectacular.

Aspirantes, disponéis de 120 minutos

para servir los mejores macarrones a la corte de MasterChef.

El tiempo comienza en tres,

dos, uno,

ya.

(Música)

¿Cómo haces la masa? Explícame cómo se haría la masa.

(ESCRIBÀ) Coges azúcar glas y almendra en polvo,

una vez tienes los productos secos mezclados,

le añades esta clara de huevo

y normalmente, cuando nosotros hacemos las mezclas

las hacemos con mucho cuidado, aquí no,

aquí se trata de... ¿Ah, sí?

Sí, no, aquí se trata de romper.

(CRISTINA) Después del retito de la tarta de limón,

que encima me volcaron, tipo, o sea, "no queremos ni verla, tía",

pues a ver qué me hacen hoy,

se la van a poner aquí de moño, Pepe o algo así.

(EMIL) El reto de hoy me parece casi un imposible,

porque vamos, entre que lo mío no es la repostería

y que la receta es de lo más complicada

pues, nada, a santiguarse y a ver qué pasa.

(MATEO) Lo veo muy técnico, muy... que tienes que saber hacer

y seguir bien los pasos porque si no... desastre.

(MARINA) Creo que es de los dulces de repostería internacional

más difíciles de conseguir, puesto que la textura

tiene que saber hacerla un auténtico repostero pastelero,

un maestro pastelero.

Ya no sé ni lo que he eché aquí, ni lo que tengo aquí ni allí,

¿que vuelvo, a empezar otra vez? No, no soy capaz.

El tiempo que se les ha dado, si no se precipitan,

Deben tenerlo. lo pueden hacer bien.

Para terminar de hacer la masa que conformará

la parte exterior del macarón

nuestros aspirantes deben hacer un merengue italiano.

Para ello deben fundir la misma cantidad de agua

que de azúcar para crear el almíbar

y ese almíbar añadirlo en forma de hilo

a las claras ya montadas.

(CHURRA) Ah, ya lo he mojado.

Tiene tantísimos pasos esta receta y me parece tan difícil

que yo no voy a ser capaz.

Churra, ¿qué tal? Que no soy capaz.

Esta prueba para mí es demasiado, de verdad, Jordi.

¿Por qué? Porque yo no estoy acostumbrada

a manejar tantas cosas ni... Y me enrollo y me lío

y no soy capaz, lo siento muchísimo.

Para esto soy negada. Lo primero que quiero que hagas

es no decirte eso que estás diciendo.

Lo estoy intentando, lo prometo, pero vi que era un reto para mí...

Churra, no has ni empezado. Es que...

Mira, esto se hace con un merengue complicado.

Si no te sale este merengue así cocinando el almíbar y tal

haz un merengue normal.

Quedará más frágil pero también puede salir.

Te lo agradezco muchísimo, pero yo me encuentro...

Claras y azúcar, lo montas,

y luego la cantidad de almendra y punto.

Sé mis posibilidades. Tienes todas las posibilidades,

pero hay que probar, ¿vale?

(CRISTÓBAL) Yo he escuchado "macarrones" y digo:

"Bueno, pues con tomate están muy ricos",

pero de este postre...

y más de la auténtica maravilla que nos ha presentado,

eh... va a ser superdifícil.

Pero, bueno, voy a ponerle ganas para a ver cómo quedan.

Uf, yo fatal.

Quiero no hacer el ridículo, me gustaría ganar, como siempre,

que a todos nos gustaría ganar, a los 14 o 13 que somos,

pero lo que sí quiero es no hacer el ridículo.

(CELIA) Ahora mismo estoy bastante cabreada,

porque el termómetro este estoy empeñada en que no mide bien,

el peso tampoco me medía bien

y tengo que empezar ahora desde el principio

porque enfadarme no me lleva a ninguna parte

y solo voy a perder tiempo, así que nada.

¿Qué tal, Celia? Mal.

Ahí, midiendo la temperatura del... Vale, ¿esto es para el jarabe?

Sí. No lo muevas tanto,

Vale. no se debe remover.

Esto hierve y ya se hace líquido. Vale.

Y ya lo dejas a los grados que haya que hacer.

¿Tienes un termómetro? Lo tengo aquí.

Y para meter, lo que debes hacer... Volcarlo.

Así, un poquito, ¿vale?, y vas viendo. ¿Ves?, todavía queda.

Eso es, porque si metes así tocarás el fondo

y a lo mejor no va a ser real. Eso es lo que hacía al principio,

luego ya lo iba volcando. Pero entre que medía y no medía

pues... vamos, que he empezado otra vez y ya está.

(Música)

Marina lo está cogiendo con una cuchara,

como si estuviese echando Cola-Cao en la leche,

en vez de utilizar una manga. No entiendo... ¿no?

No sabes si pones 10 gramos o 25 en cada macarrón, ¿no?

con la manga parece que controlas más el pulso, ¿no?

(ESCRIBÀ) Y le quedará una forma rara, ¿no?

Claro, eso para empezar.

(MARINA) Pensé que desperdiciar tres mangas de plástico,

una para cada sabor, pues me parecía una lástima, ¿no?

Es que hay que ser un poco ecologista.

Y se le pega un golpe para que... Para igualarlo.

Sí, para igualar, lo que hacemos es "pac", picamos,

esto se baja y se queda... se iguala.

(Música)

No puedo, me supera.

¿Qué te supera? No puedo seguir la receta,

estoy bloqueada. ¿Leemos la receta?

¿La vemos?

(ASIENTE) Te lo explico, que es muy fácil.

Tienes una clara y un azúcar,

con eso montas un buen merengue.

Con la otra clara, la almendra y el azúcar que te marque

lo mezclas aireándolo un poco, y mezclas los dos.

Esto lo separas en tres... Vale, de acuerdo.

...y a cada uno le pones un color.

Y con eso, "pa", "pa", "pa", lo escuadrillas con una manga,

lo dejas que seque, que cuando lo toques no quede pegado en el dedo,

y cuando esté sequito lo horneas.

Esto a mí me supera, no, no. No es una prueba sencilla.

Conque la termines soy feliz.

Gracias a Jordi,

que estuvo supersimpático y cariñoso,

intentó ayudarme en todo momento.

Aún así me he bloqueado,

no sabía ni siquiera cuánto eran dos más dos claras, no sabía.

Aspirantes, ha pasado ya la mitad de vuestro tiempo.

Os quedan 60 minutos.

(Música)

Jorge, ¿eres daltónico?

Eh...

¿O has puesto una inspiración tuya?

Quería darle un toque más alegre. Me parece fenomenal.

¿Qué tal vas? Me cuesta mucho. Me cuesta mucho.

Pero veré cómo queda. Tú, como buen científico, ¿no?

Sí. es mucho más matemático.

Esto es, "tac", "tac", "tac", seguir paso a paso.

Vale más parar un momento, analizar bien la situación,

más que precipitarte. Tienes tiempo suficiente como para esto.

Gracias. -No, vamos bien, ¿no?

Sí, sí.

(Continúa la música)

Terminados de rellenar los moldes

hay que dejarlos reposar durante 10 minutos

antes de meterlos en el horno.

Ese será el momento

para elaborar los tres rellenos distintos que les pidió el jurado.

Tengo la masa de las galletitas

y ahora tengo que esperar que repose un poquito.

Estas las meteré en el horno cuando esté reposado.

Y ahora hago una crema de limón y crema de mantequilla

para el relleno.

Hoy, quizá, con la prueba esta

me vería bastante capacitado para ser capitán,

y sería un puesto importante y me gustaría.

(Continúa la música)

(ESCRIBÀ) ¿Qué tal, Miguel Ángel?

Bueno, no me digas qué tal. La pasta del macarón ya es...

ya es un poco mazapán, pero yo diría a simple vista

que esto... no es un macarón, ¿eh? (MIGUEL ÁNGEL) No es un macarón.

¿Por qué salió así? ¿Qué pasó? ¿Qué ocurrió?

(ESCRIBÀ) Aquí da más la impresión de una equivocación en receta...

En el peso, ¿verdad? Sí.

Hay mucho sólido. -Vaya desastre.

No hace falta que lo dejes secar.

Mételo directamente ya. Se nota que necesitas clientes.

Quieres liquidarme. Quieres liquidarme, ¿eh?

Que no, que no. Trabaja en una funeraria.

Él no quiere quedarse sin clientes.

Algunas veces me estreso,

pero cuando me estreso intento decir...

contemos hasta diez e intentar a ver si tenemos solución.

Lo de Miguel Ángel está haciendo como cuando mi niña pequeña

hace pelotitas con la plastilina. Igual.

Estaba haciendo bolas en vez de hacer...

Se habrá confundido pensando en la almendra

y ha cavado su propia tumba, Pepe. Sí.

(ESCRIBÀ) Cuando ves que no se pega, puedes meterlo en el horno.

A partir de aquí, 165 grados.

Unos 12 minutos sería el tiempo de cocción.

(ESCRIBÀ) ¿Qué tal, Vicky? -Va bien, va bien.

¿Los tienes en el horno?

Los tengo en el horno, que le tengo ya casi, casi.

(ESCRIBÀ) ¿El jarabe para qué es?

¿Esto? Estos son... Esto es para...

Eso es crema de mantequilla. -Vale.

A ver, la crema de mantequilla,

lo que se hace es coger las claras de huevo y el azúcar

y se calientan, -Sí,

más o menos, 80 grados. perfecto, 80.

Luego, cuando se hayan enfriado,

hasta los 40 vas añadiéndolo. -Ya lo tengo.

No des tantas pistas a nuestros aspirantes,

¿eh, Christian? Vale.

Aspirantes,

habéis consumido 90 minutos ya.

Os quedan los últimos 30.

(Música)

(MARINA) Como estaba más pendiente de hacer mi crema,

mi historia y demás, pensaba en otras cosas,

en vez de programar el reloj 12 minutos,

lo programé 1 hora y 12 minutos.

Cuando... Como a los 20 minutos no pitaba el horno,

he abierto y era...

pues calcinación de macaróns.

Se me han abierto al hornear. ¿Quizá exceso de masa en el molde?

Esto es una de las razones, sí.

Lo hubiese hecho con manga, más que con cuchara.

No quise hacerlo por tonta,

por no gastar tres mangas por cada color,

por ahorrar en material. ¿Por qué no hiciste el rojo?

¿Perdón? ¿El rojo no lo hiciste?

Sí, es que ha cambiado de color.

(ESCRIBÀ) Nunca he visto esto. (MARINA) Yo tampoco.

Puede ser que por un exceso de calor

te coja color este marrón, pero por dentro debería ser rojo.

¿No? Tampoco. -No.

¿Seguro?

¿Vuelvo a hornear? -Yo lo haría.

¿Sí? Perfecto. -Yo lo haría.

Tienes tiempo. Son 14 minutos.

Claro que lo hago.

(ESCRIBÀ) Ha habido una cosa curiosísima

que es lo de Marina. Hizo pasta roja y pasta marrón.

Cuando las sacó del horno las dos son marrones

prácticamente idénticas. Desapareció la roja.

¡Mierda!

¡Mierda!

Aspirantes,

acabáis de entrar en los últimos 15 minutos.

La hice muy grandes, y al hacerlas tan grandes se expanden

y se salen del molde,

y salió una especie como de pasta craquelé de macaróns

que no sabía para qué servía.

Tuve que volver a empezar desde el principio

y hornear una segunda terna.

A la santita de la Milagrosa nada más cogerla dije:

"Virgen de la Milagrosa, 'mua', 'mua' 'mua'."

Pues nada, no me ayudó nada.

Qué churro que estoy haciendo.

Venga, aspirantes, que se nos acaba el tiempo.

¡Rápido, vamos!

Se han estropeado.

Último minuto.

Cinco, cuatro,

tres, dos, uno,

¡tiempo! Manos arriba.

(VOZ BAJA) Mierda. -(VOZ BAJA) ¿Qué pasa?

Que no he acabado.

Justo manos arriba con mi manga pastelera

y me quedé sin hacer el segundo.

No hubiera acabado el tercero jamás.

Aspirantes, el tiempo terminó.

Ahora cada uno de vosotros llevaréis los macaróns

hasta el atril del jurado.

(GONZALO) De los tres presentados sinceramente no me gusta ninguno,

pero los defenderé a capa y espada.

Macarón de limón, macarón de fresa y macarón amarmolado.

(Risas)

Es todo hecho aposta, no fue sin querer.

No, era de chocolate, pero al hornearlo no salieron bien

y solo me quedaba pasta de limón y de fresa.

Las mezclé para conseguir ese aspecto tan bonito

y tan moderno.

Cada uno tiene un relleno, limón, fresa y chocolate.

Está bien cocido.

Está crujiente por fuera, blandito por dentro.

Está mejor de sabor que de aspecto. Sí. El de limón es mejor.

Muchas gracias.

Quedó muy bonito.

Fue una especie como de macarón pop.

(MILAGROSA) He hecho el macarón.

Me faltó hacer el chocolate, el relleno de chocolate.

¿Hay dos con el mismo relleno? Sí.

(ESCRIBRÀ) Quedó brillante, quedó bonito.

Hace falta que dentro,

lo que sería el macarón en sí, lo que es la pasta,

fuese un poco más blandito.

Me pasé quizá en tiempo.

(JORGE) Intenté hacer un juego con los colores

y empecé una transición donde el color, más o menos,

se asocie al sabor hasta terminar con un color

donde no tiene nada que ver con lo que te encontrarás dentro.

El azul es el sorpresa. Sí.

Hay una cosa...

No es un macarón, ¿eh?

Parece una esponja.

Lo definí como "macarón lunar".

O una piedra pómez.

No, pero está bien.

Esta textura depende para qué elaboraciones

sería interesante, muy interesante.

Gracias, chef.

La última, Marina, ¿también es una textura nueva?

¿Es una aportación a la repostería? Es una versión infantil

de los macaróns.

La estrella, el sol, el caracol, "Barrio Sésamo".

No es un macarón, ¿vale?

Sí la receta, tal,

pero es verdad que te quedó la pasta dura

y veíamos también que no te atrevías

o no utilizaste la manga para hacer esto.

Intenté hacerlo. El problema es que mi pasta

desde un principio no estuvo bien elaborada,

entonces era muy sólida.

¿Te pones en este? No sé, son iguales por ahora.

No saben a nada.

¿A ver tú?

El de limón sí que sabe.

El de crema de baylis puse muy poquito whisky

pensando además en un plato infantil.

Es por eso. Tienes excusas para todo.

Te lo inventas, pero rapidísimamente...

Y te quedas tan ancha. Hala. No.

No traigo nada porque no soy capaz de terminarla.

Para mí era dificilísimo. Churra, trae lo que tengas.

No tengo nada. Da igual, tráelo.

(CHURRA) Nunca me he bloqueado como hoy.

Jamás. En mi casa nunca.

Hoy ha sido lo peor que me pasó desde que estoy en MasterChef.

De verdad.

(Música)

Nada. Pese a tus buenos consejos no fue capaz de...

Churra, lo hiciste, está aquí.

Nos faltó...

El relleno de crema lo tengo... Nos faltó que creyeras en ti

y que no te rindas. No voy a darte consejos, Churra.

Estoy seguro que en algún momento creíste en ti, en tu fuerza,

solo que te olvidaste.

Perdí la confianza en mí misma. No la pierdas.

¿Puedo explicaros un secreto? Claro.

El primer bizcocho que hice en mi vida,

cuando lo puse en la mesa de casa mi padre lo tocó...

y lo pisó.

El bizcocho ni se movió.

Dijo, me dijo: "Lo que te queda por aprender".

(CHURRA) Estaba tan superada

que no fui capaz ni siquiera de montar...

un "macarroni". No fui capaz.

Venga, Churra.

(MILAGROSA) Eres lo mejor.

Cristina, ¿qué pasó aquí?

Vemos uno completo y dos...

Me pilló el toro. Acabé uno que estoy orgullosísima de él,

porque está precioso y sabe muy rico.

¿Está rico?

Te ha salido uno, pero te ha salido muy bueno.

¿A que sí?

Lo que es la pasta, has pillado el... el truco

o la manera de hacerla.

Qué pena que te haya pillado el toro.

Mateo, ¿contento? Yo sí.

He ido bastante tranquilo, yo creo que están bien.

Este será el de limón, ¿no? No, lo que he hecho también,

ha sido... tipo Jorge. A mí no me vengas con lunitas...

No, simplemente es eso, que claro, los colores siempre:

amarillo - limón, fresa - rosa,

pues he decidido cambiarlo un poco.

La textura del relleno está muy bien.

Has puesto algún licor, ¿verdad?

Eh..., sí, licor de crema catalana.

Yo de todos los que he probado hasta ahora,

yo diría que es el que más se acerca al profesional.

Totalmente. Gracias.

Está muy bien, ¿no?, a nivel personal

sube la autoestima y va muy bien, pero yo siempre digo

que lo que hay que ser en la cocina es humilde.

(Música)

Está gracioso.

Bueno, Emil, cuéntanos. ¿Qué es esto?

Yo he intentado ser literal en cuanto al color:

marrón - chocolate, limón - amarillo pálido.

Parece pistacho.

(Música)

Pasados un poco de cocción, muy seco,

pero visualmente están perfectos.

Gracias, chef.

No sé si los podríamos vender en tu pastelería,

pero eso es otro tema.

Sí, lo podríamos vender en la pastelería, sí.

¿Tenéis sable, también?

Creo que el maestro Escribà ha sido muy benévolo,

en general con todos y conmigo en concreto.

Muy bien, hermano, cuéntanos.

A ver si se produce un milagro,

porque me ha faltado la Virgen de las Angustias,

un rosario, una cruz... (RÍE), un cura, me ha hecho falta de todo.

Y el color, pues unas son de las que come papá Pitufo,

las azules, las amarillas, parece un semáforo, de verdad,

lo que ha quedado ahí de colores.

(Música)

Aquí notas mucho lo que es el macarons,

pero muy poco lo que es el relleno.

Se parece mucho a un bocadillo, encontrar un bocadillo

muy bueno, "muy bueno",

no lo encuentras cada día.

Cuando hagáis macarons, pensad en un bocadillo,

¿vale?, donde el pan tiene que ser como tiene que ser:

la proporción de relleno de dentro, el crujiente, ¿sabes?,

acordaros de esto. -Gracias, chef.

Dos Padresnuestros más y... habías llegado a la perfección,

pero claro, se ha quedado corto.

A simple vista. A simple vista, estéticamente,

me encanta.

¿Habías hecho macarons antes? No, no.

-¿No? -Ni los había probado nunca.

¿Y rezaste como ha rezado Cristóbal?

Hala, maestro.

-La cocción está de coña. -¿Sí? Gracias, chef.

¿Quieres el de limón o me lo como yo?

Adelante.

Pero dale un trocito, ay...

Es que te los has comido todos, los dos que me han salido bien

te los has comido todos tú.

¿Tú crees que yo soy tonto?

¿Me voy a comer el malo? O sea, hay tres, dos buenos y uno malo

y quieres que me coma yo el malo.

Ya llevo unas temporaditas aquí en MasterChef, ¿eh?

Lorena, Miguel Ángel, Celia, os toca.

Lorena.

Macarons rústico.

Sí, es un poco rural, ¿no? Sí, parece un tomate cherry

con crema. Hala.

Esto y un macarons se parece igual que...

Sí, no... Como un huevo a una castaña, ¿no?

Mezcla entre galleta y macarons, ¿no?

Es más una galleta, sí. Le falta... esa cosa...

...sutil y como ligera, que tienes un mazacote.

Lo sé, lo sé.

Claro, es que ya hemos partido de una base mal elaborada, ¿no?

Miguel Ángel os va a explicar hoy su estilismo a qué se debe.

He simulado las gafas de Christian por darle un toque... sutil.

¿Perdón?

He dibujado las gafas... (RÍEN)

Porque me ha salido fatal y... Para intentar arreglarlo.

Para intentar arreglarlo.

Aquí ya de entrada, lo curioso que cuando he visto

cómo los estabas haciendo, nunca había visto bolear un macarons.

O sea, lo de coger la masa y hacer así,

como el que hace un panellet, o sea, aquí hay un tema

de equivocación en la receta, ¿eh? Equivocación en todo.

Pero si nos equivocamos en la receta ya no tiene arreglo.

Ya vamos mal. En la prueba de eliminación

tú directamente ya estabas en el salón con Eva,

sentado en el sofá.

Bueno, a ver, Celia.

Cuéntanos. ¿Por qué has hecho seis macarons en vez de tres?

Porque no me he enterado de que había que hacer tres.

Creo que está pasado de cocción, demasiado seco,

y el relleno ni fu ni fa.

Tienen el hecho de que ha quedado seco.

A esto le das 24 horas, ¿eh?,

y entonces coge la humedad del relleno y mejoraría.

¿Ves que es buenísimo? Sí.

Aspirantes, el jurado y Christian Escribà

ya han catado todos los macarons.

Ahora llega el momento de deliberar

para saber cuáles han sido los mejores.

Jueces, por favor.

(Música)

Hay tres aspirantes que desde el principio

han trabajado como se tiene que trabajar en la repostería:

con orden, disciplina y paciencia.

Por eso se han acercado al postre que les pedíamos.

Van a dar un paso al frente:

Emil,

Mateo

y Vicky.

El aspirante que se merece ganar esta prueba

por... la cocción,

la proporción en el relleno,

el sabor,

y la presentación

es

Mateo.

(Música)

Creo que este ha sido el reto más difícil

que hemos tenido los compañeros en MasterChef hasta ahora,

y bueno, yo estoy muy contento, ¿no?, soy el ganador.

El segundo aspirante que mejor ha elaborado

estos macarons... son los de...

Vicky.

Gracias.

Parece que tengo una pastelera dentro y no lo sabía.

No me gusta el dulce y no sé por qué me sale bien el dulce

y el salado que es lo que me gusta, no me sale.

Uf, ya me estoy poniendo mala. (RÍEN)

Mateo, Vicky, enhorabuena, a ti también, Emil,

aunque no vayas a ser capitán.

Ahora mismo estoy con vosotros, pero Christian,

te tenemos que despedir no sin antes decirte

que gracias por demostrarnos siempre

que un postre es mucho más que un dulce.

Christian, un placer tenerte aquí. Gracias.

Adiós, Christian, gracias.

Gracias, chef. Gracias.

Gracias.

Gracias.

¡Gracias!

Mateo, Vicky, los dos capitanes.

Mateo, para ti la primera vez. Sí, señora.

¿Cómo lo afrontas? Con ganas, actitud,

como piden nuestros jueces y hacerlo lo mejor que pueda.

Siendo el benjamín, ¿vas a saber mandar sobre todos?

Al que se pase de la raya... (RÍEN)

Aunque tenga 20 años, el nivel de madurez a lo mejor es mayor

que el de otras personas.

Vicky, ¿a ti qué te digo?, porque tú ya has sido capitana,

no te gustó nada la experiencia.

Creo que esta vez, si no lo sé hacer, preguntar.

¿Preguntar a tus compañeros? No, no, a Jordi.

Si escuchas, estaré encantado.

Vale, yo te preguntaré todo, pero al principio,

o sea, no voy a esperar al final, a la mitad, porque ya me he liado.

Vicky, tienes una nueva oportunidad de demostrar que puedes ser

una buena capitana, y tú también, Mateo.

Además los dos lo vais a tener que hacer

en una de las ciudades más bellas del mundo.

(Música)

Nuestros 13 aspirantes acaban de llegar

a una de las ciudades más bellas y hechizantes de Europa,

Lisboa.

De todas maneras, vas subiendo las colinas arriba y abajo

y es precioso.

Situada en la desembocadura del río Tajo

y cercada por siete colinas,

esta capital cosmopolita del comercio

y heredera de un pasado colonial,

presume de tener la librería más antigua del mundo

y ser cuna de ilustres poetas como Pesoa.

¿Eso es bacalao?

Bacalao, que aquí ya sabéis que el bacalao es típico, vamos.

Yo quiero unas, ¿eh?

Las fachadas con los adoquines es típicamente portugués.

Toda Lisboa está forrada de baldosines, es preciosa.

Hoy nuestros aspirantes conocerán uno de los rincones

más dulces de la ciudad, la fábrica de Pasteles de Belem.

Mi nombre es Dulce y voy a mostrarles

las etapas de como se hacen los pasteles de Belem.

-¿Quieren acompañarme? -(TODOS) ¡Sí!

Todos ellos creen estar disfrutando de una relajada visita turística,

pero en realidad, todo lo que vayan a aprender hoy

en esta fábrica, les será de vital importancia

en la prueba que les espera a continuación.

Esto es el hojaldre,

está cortando los pedacitos necesarios

para hacer un pastelito, cada pedacito hace un pastelito.

Estos pasteles de Belem son famosos

porque se elaboran con una receta secreta,

que según cuenta la leyenda,

solo conocen tres personas en el mundo.

Lo blanco de dentro ¿mantequilla?

Ah, secreto. (RÍEN)

¡Ah!

-Es secreto. -Casi, casi, cuela.

Intentamos por todos los medios que nos dijeran la receta,

pero no hubo manera.

La señora Dulce no soltaba prenda, vamos, ni clavándole palillos.

Habéis visto que hay un ojo, el ojo siempre al fondo.

Lo único que no se hace manualmente es la repartición

en las cazueletitas de lo que en sí es la crema pastelera.

-Se van al horno. -Ahora al horno.

-¿Cuánto? -30 minutos, 400 grados.

-¿400 grados? -Madre mía.

-Esto es el resultado final, vamos a probarlos.

-¡Madre mía! -¿Buenos?

-Espectacular, de verdad.

Por eso que la receta se mantiene después de 1837.

Claro, porque es imposible mejorarla e incluso recrearla,

es imposible.

Ustedes las han probado, ¿les han gustado?

¿Han gustado de probar cómo se hace?

Adiós. Gracias.

Aspirantes, bienvenidos a Lisboa.

Nos encontramos en el Barrio Alto,

en el Mirador de San Pedro de Alcántara,

un lugar privilegiado donde contemplar las mejores vistas

de la ciudad y como estamos en tierra de conquistadores,

hoy vais a tener que conquistar a nuestro jurado.

Y lo vais a hacer elaborando un menú para 35 españoles,

representantes del mundo gastronómico en la ciudad lisboeta.

Representantes de la gastronomía.

Os vais a enfrentar divididos en dos equipos.

Mateo, tú fuiste el mejor de la caja misteriosa,

¿qué equipo prefieres: el rojo o el azul?

El azul.

Vicky, tú serás el equipo rojo.

Es la segunda vez que soy capitana, la primera vez fue fatal,

me vino todo demasiado grande y creo que hoy

me va a ir un poco mejor porque voy a aprender

de los errores de la otra vez.

Capitanes, elegiréis alternativamente

los miembros de vuestro equipo, empezamos con Mateo.

Elijo a Miguel Ángel porque me gusta mucho como trabaja

y también su cocina.

Miguel Ángel, al equipo azul.

Vicky, es tu turno.

Por su eficaz forma de trabajar elijo a Milagrosa.

-Elijo a Cristina. -Gracias.

-Elijo a Emil.

-Elijo a Marina. -Gracias.

Elijo a Jorge.

-A Cristóbal.

-Churra.

-A Gonzalo.

Vicky, tienes solo dos personas a las que elegir:

o Celia o Lorena. Quiero a Celia.

Ay, perdón, me he equivocado.

Perdona, nena, era Lorena.

Perdón.

Pues, Lorena, al equipo rojo.

Bueno, Celia, esa risita que te ha entrado.

A ver. ¿Risa nerviosa?

Es que tengo el cuello muy mal hoy, tengo tortícolis.

Ah, que crees que por eso no te han cogido tus compañeros.

Sí. ¿Es por eso, Mateo?

No, simplemente que tenía preferencias en el grupo

y se ha quedado Celia al final.

-Pues bueno, aquí estaré yo para demostrar

que puedo hacerlo igual que cualquiera

porque no creo que sea la peor.

Celia, el caso es que ninguno de los dos equipos

te quieren, de momento,

pero tú vas a ser hoy quien decida a qué equipo

te quieres unir para cocinar.

-Vale, pues el equipo rojo. -Bien.

-Gracias, guapa. -Bien.

Hay dos o tres personas

que realmente son los más lentos cocinando.

Mateo ha conseguido colocarlos todos en el equipo rojo.

Lisboa es una ciudad con un alto nivel gastronómico,

que goza de una cocina inspirada en la tradición

y en la materia prima local.

Por eso, los menús que os traemos hoy son:

Bacalao a Bras,

y de postre pasteles de Belem.

Bacalao Espiritual,

y de postre pasteles de Belem.

Como veis, los protagonistas fundamentales del reto de hoy

son el bacalao y los pasteles de Belem.

A continuación, los capitanes se acercarán a la mesa

y probaréis ambas recetas.

Tenéis un sobre, en él las recetas, os daremos dos minutos

para memorizarlas.

Hoy más que nunca el éxito o el fracaso en esta prueba

dependerá de los capitanes.

(Música)

Yo en mi capitán, pese a su juventud,

confío plenamente, tiene cabeza, tiene estructura,

tiene pasión, tiene conocimientos.

Tres, dos, uno, cerramos recetas, al sobre.

Después de saber la prueba, quizá me hubiera decantado

un poquito más por el equipo azul porque he visto a su capitán

muy, muy, muy concentrado en la receta.

Mateo, has probado ambos platos.

¿Qué plato quieres que cocine tu equipo?

Eh... Bacalao a Bras.

He elegido el Bacalao a Bras porque me parece un plato sencillo,

y bueno, dejar el otro al rival ha sido un punto

a favor de mi equipo.

Vicky, por lo tanto, el equipo rojo, vosotros,

cocinaréis el Bacalao Espiritual y pasteles de Belem.

En cierta manera me lo imaginaba porque tenía más ingredientes

la receta, y he pensado que Mateo iba a escoger la receta

que tenía menos ingredientes.

Aspirantes, contaréis con 60 minutos

para elaborar 35 platos de bacalao

y servirlos con los pasteles de Belem.

No os precipitéis con las cantidades.

Acordaos de que el proveedor de alimentos de MasterChef

donará todos los excedentes a comedores sociales.

Tened en cuenta que vuestros comensales

han probado un montón de platos como estos,

así que vuestro desafío de hoy será sorprenderles.

Nuestros comensales probarán los platos del equipo rojo

y los del equipo azul y nos darán su opinión.

Pero quien corta el bacalao, quien decide quien gana o pierde

será este jurado.

Una cosa más, MasterChef se produce en 50 países,

y se emite en más de 150 con un gran éxito.

El equipo de Shine produce en Portugal MasterChef.

Y es aquí en Lisboa donde os tienen preparada una sorpresa,

pero ojo, solo para el equipo ganador.

A por ello, chicos.

Equipo rojo, equipo azul,

¿preparados para ganar? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues os quiero ver en cocinas en tres, dos, uno, ¡vamos!

(Música)

Zanahoria, cebolla, bacalao, cilantro.

Era bacalao, que lo ponían a hervir,

y entonces se deshojaba un poquito y luego lo que se hacía

era una cebolla en juliana y se le hacía patatas paja,

que se freían, que eso lo vamos a hacer a la vez.

-Patata ¿no lleva? -No, no lleva patata.

-¿Y puerros? -No.

Hoy creo que vamos a ganar, me siento más segura de mí misma,

creo que hoy sí que va a ser el día.

A cocinar, venga, a cocinar, a cocinar.

Los componentes del equipo rojo

deben confiar en la memoria de su capitana

para preparar un plato típico de la Semana Santa portuguesa:

el Bacalao Espiritual.

Además, tienen que hacer de postre los famosísimos pasteles de Belem.

Veremos si estuvieron atentos en la visita a la fábrica

y pueden conseguirlo.

Aunque no conocen el secreto de la receta,

todos han probado su maravilloso sabor.

El equipo azul también hará de postre pasteles de Belem,

y como plato principal

tienen que elaborar otra receta de bacalao

muy popular en Portugal: el Bacalao a Bras.

Parece que Mateo, el capitán, tiene muy claro

cómo debe cocinarse y sus compañeros de equipo

ya están siguiendo sus órdenes.

Bien, así que brille, ¿vale?, que no quede pegote de nada.

¿Cómo ves los equipos, Jordi?

A Mateo le he visto pitagorín, pitagorín,

lo tiene todo controlado, lo lleva al equipo azul,

que si me permites, Pepito, voy a tomar yo las riendas de él.

Le veo bien. Yo creo que Vicky ya sabe

lo que es ser capitana y sabe lo que es... que la digan:

"Oye, te estás equivocando".

Yo estuve con ella la semana pasada

y se ponía nerviosita.

Yo creo que también ha cogido ya más tablas, ¿eh?

¿Qué tal, señorita capitana? ¿Cómo está usted?

Pues estoy haciendo la besamel que la necesito para el pescado.

¿Qué lleva la receta, cuéntame?

La receta lleva: el bacalao, cebolla, zanahoria,

pan mojado en leche y besamel,

y lo tenemos que gratinar al horno con un poco de queso.

¿Está bien o no?

Amiga, hay que tener retentiva.

La receta del Bacalao Espiritual la tengo en mi cabeza,

creo que bastante ordenada, me parece que no me olvido de nada.

¿Solamente cebolla echáis? No, no, y zanahoria.

Ah, zanahoria, ¿y ningún ingrediente más, no lleva más?

Yo no he visto nada más.

Pues hay un ingrediente básico que va siempre con los bacalaos.

Ajos, son ajos, sí, un par de ajos,

sí que lo he leído en la... (RÍE)

No me ha querido contestar, pero bueno,

algo muy común en la cocina tenía que ser el ajo.

Vale, aquí hay tres.

Bueno, te los voy echando aquí, ¿vale?

-¡No! -¿No?

-Da igual, sofríelos ahí, no pasa nada.

-¿No iban ahí? -No pasa nada.

-¿No?

¿Cuál es la receta del Bacalao Espiritual

que debe hacer el equipo rojo?

Lo primero que hay que hacer es coger el bacalao y pocharlo

o en aceite o en agua, desmigarlo.

Lo apartamos, y luego son tres pasos fundamentales:

primero un sofrito con ajo, cebolla y zanahoria,

cuando lo tenemos sofrito hacemos una besamel clásica,

la de toda la vida, pero ligera, se lo añadimos también,

y luego cogemos pan remojado en leche,

son esos tres pasos que hacemos una masa homogénea,

metemos en un molde y por encima o un poquito de besamel

o queso gratinado y si nos sale bien,

estará extraordinariamente rica.

Las patatas ya están peladas, dame trabajo.

-¿Has acabado? -Sí.

-Ponte a deshojar el bacalao, ¿vale?,

que te estoy sacando aquí temita. -Vale.

Me voy a mi sitio, ¿vale? -Vale.

-En laminitas, ¿no? -Sí, sí, no lo destroces.

-Vale.

La receta del equipo azul es el Bacalao a Bras,

muy tradicional en la cocina portuguesa.

Se trata de blanquear, que es cocer en agua salada

un poquito el bacalao para avanzar la cocción

y retirar un poquito el exceso de jugos.

Luego una juliana, pochadita, cocidita en aceite.

Por otra parte, una patata cortada fina en bastones,

patatas paja, frita y al final,

juntamos ese sofrito del bacalao con la cebolla,

la patata y una yema de huevo que la dejamos caer,

la cuajamos un poquito y lo servimos sin demora

con unas aceitunas negras y quizá un poquito de perejil.

Receta sencilla, pero el punto del bacalao y la cocción del huevo,

básicas.

Échale un pelín más porque si nos quedamos cortos

nos cagamos. -Vale.

¡Aspirantes, lleváis 15 minutos cocinando!

¿Oído? Solo quedan 45 minutos.

El color era un poquito más amarillo, yo lo recuerdo.

Échale dos yemitas más de huevo.

Lo que tú me digas.

-Hay que batirlo bien.

¿Incorporo las yemas con el azúcar sin harina ni nada?

Mézclalo con un poquito de nata, déjalo que espese

y ve moviéndolo con fuerza.

¿Por qué lo haces así?

Te digo porque normalmente el hojaldre se pone la tapa

y que suba.

Y estás haciendo un rollito y lo estás aplastando después.

¿No lo encuentras ilógico? Pues lo repito.

No lo repitas, es así, es así,

el único postre en el mundo que no se pretende que suba,

sino que queda aplastado por las paredes.

Claro, porque yo veía las láminas, el papel de las laminitas...

Claro, que quede apretadito, que quede crujiente,

esto es como tiene que quedar.

Cuando presto atención me salen las cosas mejor.

La receta original de los pastelillos de Belem

es supersecreta, pero aquí en MasterChef

hemos conseguido una receta más o menos parecida.

Vamos a coger una masa de hojaldre, vamos a forrar un molde,

vamos a hacer la crema a base de nata,

azúcar, cáscara de limón y una vaina de vainilla.

Si infusiona, cuando llegue a 85 grados

se le añade unas yemas de huevo que se han batido anteriormente.

Se juntan sin que se cuaje demasiado, que es lo importante,

que no se corte.

Esa mezcla de nata y yemas se va a meter dentro de los moldes

y se va a meter al horno y al final cuando les saquemos

habrá que espolvorearlo con un poquito de canela en polvo.

-Bueno, estoy preocupada. -¿No espesa?

-No, sería más yema a lo mejor con la nata...

Apágalo ya, apágalo ya. Date cuenta que son yemas,

lo único que va a hacer es cuajarse, quítalo del fuego.

Quítalo. Muévelo, muévelo, muévelo.

Eso es. Muévelo.

Muévelo constantemente, muévelo.

Con la crema ha habido un pequeño percance

porque no se puede echar ocho yemas y luego añadir dos más.

Se tiene que echar todo desde un principio,

y eso también yo no he sabido memorizar los ingredientes,

las cantidades y bueno, ha fallado,

pero está claro que algo tiene que fallar.

¿Podemos ya utilizar la crema? Yo tengo que meter ya el pastel.

-Hay que meterlo ya en el horno, sí.

-¿Toda la crema? -La voy a poner a enfriar ahora.

-Mateo. -¿Qué?

-Ven.

-¿Qué hago? -Se ha cortado la crema.

¿La batimos?

De sabor está perfecta y ahora como tiene que cocer...

-¿Ya? -Me la llevo.

Yo necesito afilar el paladar. ¿Sabes lo que te digo?

Estoy en la mejor ciudad para probar bacalao

y me voy a ir a tomar unas tapitas de bacalao

y además me voy a llevar a una miss.

Mi paz os dejo, mi paz os doy,

que os den por saco que yo me voy,

que me voy de tapas. (RÍE)

(Música)

Vamos a probar todos los tipos de bacalao del mundo,

ya lo verás.

No empecemos, Pepe.

Ay, qué bueno, qué buena pinta.

Los chicos van a tener que imitar el Bacalao Espiritual, ¿es este?

Es este.

¿Dónde crees que está la dificultad?

El bacalao no puede cocer demasiado para que no se quede muy seco.

¿Y qué le da esta cremosidad, eso es el bacalao?

El bacalao y también la salsa. Está muy rico, ¿eh?

Oye, vamos a seguir comiendo. Sí, sí.

Nosotros seguimos, ¿eh? Sí, sí.

(Música)

Salud.

Equipo rojo, Pepe, ¿eh?, se ha ido de tapitas,

tan a gusto, ¿vale?

Bien. Estáis contentos, ¿verdad?

Os vais a cagar, os quiero ver volar.

Volar, no, lo siguiente, veo a Celia con la zanahoria,

veo ahí a 33 limpiando bacalao que seguro que ya tenéis

para una boda. Ya podéis correr.

20 minutos, en 20 minutos no, lo quiero terminado en 10.

¿Estamos de acuerdo? (TODOS) Sí, chef.

¿Eso ha sido el: "Sí, chef"? (TODOS) ¡Sí, chef!

La verdad es que parecéis Pepe a base de lechuga una semana.

Jo, qué flojos, qué poca fuerza que tenéis.

Qué plaza. Y qué animada, ¿eh?

¿Qué tal, chef, cómo estamos? Bien.

Mucho gusto, encantado, gracias.

Este ¿qué bacalao es? Bacalao a Bras,

uno de los platos más nacionales en Portugal.

Sí, ¿verdad?

El secreto es que el huevo no "se hecho" de más, ¿entiendes?

Poco hecho. Se añade al final.

Poco cuajado.

Claro, gracias, chef. Gracias.

Fantástico, de verdad.

¡Aspirantes! Están empezando a llegar los comensales,

así que rápido.

-Hoy no sé si llegamos. -Que sí llegamos, Mateo,

siempre llegamos. -Llegamos, claro que sí.

-Ya está. -¿Tan poco?

-Lo que tú me digas, ¿eh? -Más, más, más.

Estaban llenos hasta arriba. Échale un poco más a ese, corre.

Ya está, venga va.

Vale, vale. Ahí, bien, bien, venga.

-¡Vamos emplatando que esto está!

-Venga, macho, que te tocaron los ciegos.

Señores, lo que os pasa por detrás se llaman comensales hambrientos.

Como no corráis estamos en la puré absoluta, ¿eh?

Esto que no se pase de cocción porque... hay sangre aquí, ¿eh?

El bacalao no se ha pasado para nada, está superjugoso.

El plato va a ser una delicia para los comensales,

estoy convencida.

Mírame el pastel, por favor.

-A ver los pasteles, los pasteles, hay que sacarlos.

Amiguetes, ¿estamos cocinando los pastelitos?

Se están quemando, tía, se están quemando algunos.

-¿Cuáles se están quemando? -Estos de aquí de alrededor.

Bueno, bueno, bueno...

Estos no están hechos, tía.

-Pues hay que girarlos. -Pues eso.

-Cuidado con la bandeja de abajo que no se mueva, porque si no...

Venga, oye, ¿necesitáis a tres personas controlando...?

(HABLAN A LA VEZ)

Correr, organizaros un poquito, venga.

Buenas tardes. Muchísimas gracias a todos por estar aquí.

Y esperamos que el menú que os van a presentar nuestros concursantes

sea tan agradable para vosotros como este sitio.

Jordi, ¿este equipo es el mío o es el tuyo?

No, no, el tuyo queda para ahí fuera.

¿Aquel de allá?

Bueno, ¿cómo vamos?

(HABLAN A LA VEZ)

Alguien debería ir haciendo queso y gratinando, ¿vale?

¿35 platos para gratinar?

-No nos va a dar tiempo.

-Imposible.

-Lo gratinamos con el soplete y ya está.

-No, no... -Es que no nos da tiempo.

Le hemos gratinado con el soplete, no está del todo bien,

pero ha salido el plato gratinado que era lo que queríamos.

¡Venga, venga, venga!

¿Estáis convencidos de que esta era la textura que tenía el huevo?

Lo ha probado solo el capitán. -Sí.

¿Sí? ¿Y está bien? Sí, la textura era esa.

Pues como tú veas.

Emplata así. -Perfecto.

-¿Cuántos platos hay aquí, a ver?

(CRISTÓBAL) Mateo ha sido un crack,

me ha encantado cómo lo ha organizado,

y el espíritu que hemos tenido entre todos.

-Alguien que vaya cogiendo un papel de cocina

para ir limpiando el plato, por favor.

Si no ensuciamos los platos, no hace falta limpiarlos, ¿eh?

(Música)

Bueno, ¿qué tal? Muy bien, muy contenta.

¿Cómo te llamas? Soy Blanca.

¿Cuánto llevas aquí? Nueve años ya.

¿Y por qué? Pues por el amor.

Un puente de mayo vine, le vi y fue un flechazo.

Me ha puesto toda la carne de gallina

lo del puente de mayo,

porque esas cosas que te cambian la vida de un día para otro.

Totalmente.

¿Y feliz aquí? Superfeliz.

¡Venga, volamos, venga, venga!

Dinos qué dos personas de tu equipo quieres que vayan a servir contigo.

Eh... Lorena y Jorge.

Necesitarás dos ayudantes, ¿a quién eliges?

Elijo a Cristóbal y a Cristina.

Bueno, qué les pasa a las mujeres españolas,

¿por qué habéis venido por amor,

no hay hombres guapos en España o qué?

El mío es español, lo que pasa es que se vino aquí a trabajar.

Ah, bueno. Fue por amor, pero con un español.

Sí.

-Y a mí... yo lo conocí en Madrid, pero me convenció para venir,

y la verdad que encantada.

Buenas tardes, ¿cómo se llama usted?

Indalecio.

¿Y de dónde es?

¿Y qué le trajo aquí?

Representante comercial. ¿Cuántos años ya?

¿Y qué se siente español o portugués?

Mitad, mitad.

Eso se marca para siempre.

¿Y qué tal se vive aquí, en Portugal?

Vamos viviendo. Exacto.

En un minuto lo quiero terminado, ¿oído?

(EQUIPO AZUL) Sí, chef.

No, mucho... -Menos, menos.

-Con la mano.

¡Solo un minuto, venga, vamos, estamos terminando, venga!

Tranquilo, lleva dos si no puedes más.

-Sí, sí.

Mira, vais a tener los pastelitos cocidos de puñetera potra,

les falta cero coma, ¿vale? Bien.

Venga, que el equipo azul ya los está sacando.

Queridos comensales, el equipo azul ha preparado para vosotros

un bacalao a Bras.

Y el equipo rojo ha preparado un bacalao espiritual.

Espero que os guste. Muchas gracias.

Bacalao espiritual, espero que te guste.

-Buen provecho, un bacalaito a Bras.

-Lo hemos hecho con muchísimo amor que es importantísimo.

A ver qué os parece, buen provecho.

-¿Ustedes ya tienen, no?

Muy bien. -Gracias.

-¿Ya tiene por aquí?

¿Qué os ha parecido el bacalao, cuéntame?

Más portugués es el equipo azul, lo ha logrado más,

el bacalao tiene mucho más sabor y le da más protagonismo.

-Me quedo con el azul porque es más parecido a lo que he probado aquí.

-Me han encantado los dos platos. Igual los dos.

No, igual no, de sabor tengo que decir que el equipo rojo.

Pepe. Cuénteme usted.

En Illescas no sé si sabrán quién es,

pero don Antonio Costa, el alcalde de Lisboa viene a comer.

Un plato para Antonio, por favor. Y que se quede satisfecho.

Cómo mimas al alcalde, ¿eh, pájaro?

Para los demás corriendo y para el alcalde...

¡Jordi, Jordi, Jordi!

Que ha venido el alcalde de Lisboa. ¿Ah, sí?

Sí. Ya te puedes esmerar para sacarle un plato en condiciones.

(Música)

Hombre, don Antonio, ¿cómo está usted?

Hola. ¿Qué tal?

Gracias, señor alcalde, por acogernos en esta preciosa ciudad.

Bienvenidos.

Estos son los aspirantes del equipo rojo.

Hola, ¿qué tal? -Hola. Encantada.

-Vengo a probar el pastel de Belém.

Hace usted muy bien, por favor.

Qué simpático, señor alcalde. -¿Está bueno?

-Muy bueno.

-¿Sí?

Alcalde, en el equipo azul están esperando,

si usted quiere probar algo de allí...

Señor alcalde. ¿Qué tal?

Buenas tardes.

¿Le apetece probar alguna exquisitez del equipo azul?

Sí, claro. ¿Sí?

El pastelito. ¿El pastelito de Belem?

Señores, un pastelito de Belem, el que más le guste.

El que más le guste.

-Voy a probar este.

¿Puedo? -Sí, por supuesto.

-Ay, que quema.

Quema, quema, quema... Está caliente.

Se ha quemado la lengua

como si la hubiera puesto en la puerta del horno, de verdad.

Le ha puesto la lengua berreando.

-Bueno, muy bueno.

Felicitaciones.

(CRISTÓBAL) Estoy supercontento, le ha gustado muchísimo,

y el trato me ha chiflado.

Se ha achicharrado, pero se le ha gustado.

Se lo va comiendo, Jordi, se lo va comiendo.

Sí, se lo va comiendo, eso es que le ha molado el pastelillo.

Bien.

¿Qué le han parecido los pastelitos de Belem de nuestros equipos?

Uno es mejor que otro, pero los dos buenos.

¿Sí? ¿Cuál? Ah, no puedo decir.

Sí, sí, dímelo, dímelo.

¿Sí?

A ver, señor alcalde, a mí me ha sorprendido un montón,

que llevamos aquí unos días,

que todo el mundo habla español como si nada, inglés, perfecto.

Una ciudad cosmopolita, abierta al turismo, abierta al mundo entero,

¿por qué?

Porque nos gusta recibir, son bienvenidos.

El gran mensaje que tenemos quedar es: "Bienvenidos a Lisboa".

Pues nada, estamos absolutamente encantados con esta ciudad

y volveremos muy pronto todos. Muy bien.

Muchas gracias. Hasta siempre.

Estos son unos pastelitos de Belem, bueno, una imitación.

Lo hemos intentado, ¿eh?

-A ver qué les parece el pastelito,

a este le hemos puesto doble ración de amor.

Doble, no una, sino doble.

Doble ración de amor, a ver qué les parece.

La canela va por dentro... -Hacer la receta y tal...

Tenemos aquí un camarero un poco ruidoso, espérate.

Cristóbal que estoy hablando, por favor,

a ver, esto no es una feria, ¿eh?

Estamos aquí evaluando los platos, un poco de seriedad.

Otro por aquí. -Tiene buena pinta.

-¿Sí? Gracias.

-Yo me voy dando viajes, ¿vale? Cuatro.

-Ya, pero es que no... Eso es una atascada.

-No, son dos y uno, tres, es lo máximo.

(HABLAN A LA VEZ)

(CRISTÓBAL) Entre Cristina y Marina me han dicho:

"Eh, tranquilízate, dos platitos en una mano,

otro platito en otra mano", y yo he dicho: "Vale, perfecto.

Doy más viajes, me pongo unos patines si hace falta

para ir más rápido",

pero aquí está el tío para lo que haga falta.

Uno por aquí, otro por aquí, caballero.

Buen provecho.

(Música)

La crema del rojo y el hojaldre del azul.

Hacemos una mezcla y hacemos...

A mí en este caso me ha gustado más el rojo.

La crema está muy suave, el hojaldre en su punto.

-A mí el azul me gusta más.

-Ninguno de los dos ha llegado al punto de la cremosidad del pastel.

¿Me puedes explicar cuál es la cremosidad

esta del pastelito de Belem que tanto misterio tiene aquí?

Pues no lo sé, pero creo que es el punto que ha fallado en los dos.

Personalmente, yo estoy satisfecha de la manera de trabajar de todos.

-Sí, pero hay fallos.

Es que estoy escuchando las valoraciones de los comensales.

Yo voy a probar así, a pelo. A ver qué tal.

-¿Las valoraciones qué son buenas o malas?

-Está jugosito y sabroso.

-Luego deciden ellos, la opinión vuestra es la que cuenta.

Las valoraciones son ciertas.

(MATEO) No me digas eso que me pongo a llorar.

-Ha dicho ciertas, pero no sabemos en qué sentido.

Al margen de lo que decida el jurado,

estoy muy orgullosa y creo que nos ha quedado fantástico

los dos platos.

Queridos comensales, gracias por haberos sumado a esta aventura

lisboeta y por hacernos sentir que Lisboa es nuestra segunda casa.

"Muito obrigado' y hasta siempre.

Aspirantes,

ha llegado la hora de la verdad,

nuestro jurado ya tiene un veredicto.

Equipo rojo,

después de haber probado el mejor bacalao espirituoso

que me he comido nunca, debe decir que no era el vuestro.

La interpretación no era mala,

pero es verdad que la cebolla no estaba todo lo pochada que debería,

el ajo que se perdió apareció luego más tarde

y no daba todo ese sabor que tiene de ajo la receta popular.

La bechamel tradicional es muy ligera,

era superuntuoso, cuando ves ese pastel y lo tomas,

casi fluye.

Vuestra bechamel estaba mucho más grumosa, mucho más pesada.

Para mí cuando he probado la bechamel pensaba que estaba bien,

porque pensaba que tenía que ser así.

Equipo azul,

a mi entender os ha faltado un poquito de patata,

más patata. Sí.

Pero la cocción del bacalao estaba muy bien,

el punto de cocción del puerro, también.

En definitiva, el plato estaba muy bueno.

(EMIL) No he probado el plato de nuestros contrincantes,

pero de lo que han dicho del nuestro,

creo que han acertado de pleno.

Equipo azul,

en lo que refiere a los pasteles,

habéis hecho una buena cocción del hojaldre

y una buena proporción de crema en el pastel.

(EQUIPO AZUL) Gracias, chef.

Equipo rojo,

vosotros habéis hecho una mala proporción de crema,

os ha quedado también un poquito soso,

no habéis puesto bastante canela, bastante piel de limón,

bastante vainilla para que tenga sabor la crema.

Aspirantes, por todo ello,

este jurado considera que coincide con la opinión general

que Samantha nos ha transmitido de los comensales.

Por eso, el equipo que debe ganar esta prueba,

y por tanto, recibir una exclusiva recompensa,

es el equipo...

El equipo azul.

Gracias, chef.

-Gracias, chef.

Estoy como flotando sobre Lisboa,

de verdad, es una maravilla.

-Bien, bien, bien.

(VICKY) Hemos perdido la prueba, pero estoy contenta,

tengo una sensación que no es de derrota,

estoy bien.

Miguel Ángel, ¿satisfecho con tu trabajo hoy?

Yo creo que sí. -Sí, sí.

Has tenido mucha más actitud.

Felicidades.

¡Venga! (MIGUEL ÁNGEL) Gracias.

-Bien, brother.

El comentario que me ha hecho Jordi

me llega aquí,

porque después de la que lío,

por lo menos ven mi actitud y lo valoro mucho.

-Me vas a hacer llorar a mí.

(MIGUEL ÁNGEL) He llorado porque me acuerdo mucho de mi chica

y de mis niñas,

y cuando me dan una alegría, pues pienso en ellas mucho.

Equipo azul, no solo continuáis en las cocinas de MasterChef,

sino que además recibiréis una masterclass del gran Miguel Vieira.

Y lo haréis en el plató de MasterChef Portugal.

(MATEO) La idea de la masterclass me encanta,

encima en el plató de MasterChef Portugal,

me encanta, es ideal, ¿no?

Vieira es un chef que con tan solo 34 años

tiene en su haber una estrella Michelin.

Y además es jurado de MasterChef Portugal.

(MARINA) Yo soy hiperfanática de las estrellas Michelin,

entonces, para mí es un regalazo, es que prefiero eso a que me digas:

"Toma, te regalo un...", no te voy a decir un Rolex,

pero vamos, casi, casi.

Equipo rojo,

mientras vuestros compañeros van a recibir una clase magistral,

vosotros reflexionaréis sobre vuestros errores

limpiando las dos cocinas.

La azul está muy limpia, mis chicos...

Ya tenemos bastante con nuestra cocina,

que encima limpiar la mierda de los demás.

(VICKY) Venga, chicos, a limpiarlo todo.

Me da mucha pena no poder asistir a la clase de Miguel Vieira

porque me hubiera encantado,

pero bueno, espero que mis compañeros me lo cuenten.

(Música)

(MATEO) ¡Hala, qué chulo!

-¡Hala, qué bonito!

-Está super, ¿eh?

Muchísimas gracias. -Encantado.

-Muchas gracias.

Para mí esto, vamos..., es increíble.

Bienvenidos, bienvenidos a Portugal,

bienvenidos a Lisboa,

y bienvenidos a esta que también es vuestra casa,

el MasterChef de Portugal.

Hoy haremos un bacalao fresco.

Vamos a empezar por el bacalao que lo salaré un poquito.

Para hacer el pescado, Miguel Ángel,

un pajarito me ha dicho que ha tenido problemas en limpiar

el pescado, vente.

En Portugal te voy a enseñar a limpiar el pescado.

Lo primero que te voy a pedir es que cortes aquí, aquí,

este y este.

¿OK?

(MIGUEL ÁNGEL) Como siga así, me monto una pescadería,

y digo: "A ver, Miguelito, ¿qué quieres?

¿Cuarto y mitad de rodaballo, de bacalao?"

-Vamos a hacer algo de temporada,

calabaza,

se vaya pochando, meto la calabaza,

vamos a hacer un puré.

La verdad que no me he acordado en ningún momento de mis compañeros

porque estaba disfrutando tanto de la clase.

(LORENA) Misión imposible, limpiar al equipo ganador.

-Vaya, vaya, cómo tienen esto, ¿eh?

-¿Dónde está la basura?

-¡Uh, cuántos cacharros! -¡Ay, Dios mío!

-Sal, azúcar, enebro, tomillo, laurel,

pimienta negra, pimienta blanca,

pimienta de hinojo.

Para dar un poco de textura porque le quita un poco el agua

y se queda un poco más duro, el pescado muy blandito.

El bacalao está marinando, el puré está cocinando,

vamos a hacer la guarnición,

la calabaza la vamos a encurtir, la col solo escaldar,

la lombarda lo mismo, voy a hacer las endibias también.

Siempre lo hago con hielo, lo importante es cortar la cocción.

Para de cocinar y guarda la clorofila, el color.

-Mira esto, ¿oye, qué habéis dejado aquí?

¡Madre mía de mi vida, esto qué es!

¿Qué ha pasado aquí, ha habido una matanza?

-Buah, qué peste.

¿Lo dejamos así?

-Las semillas de calabaza, el aceite, claras de huevo,

sal, azúcar y harina, y hacemos una teja,

como una teja de pasta de almendra.

(MARINA) Sí, en vez de almendra, de calabaza.

Esta es la cocina que me gusta, que es supercreativa.

-Tengo el horno a 180, la guarnición la tenemos,

el bacalao está en su punto, lo vamos a lavar...

-Cuando vuelva a Palma, voy a hacer este plato.

-El bacalao lo voy a cortar en taquitos.

Aquí tengo el aceite,

tiene un diente de ajo, pimienta negra,

laurel y un poco de tomillo fresco.

Lo que haremos es 45-60, confitando despacio.

Lo que nos distingue a nosotros, los cocineros,

es cómo presentas tu comida, ¿no?

Y ahí yo creo que está bien meter tu marca, ¿no?

Un poquito de puré,

ahora le voy a poner una semilla arriba,

y un... de semilla,

el crujiente de la teja.

-Qué chulada.

-Bueno, chicos, aquí tenéis el bacalao.

(Aplausos)

Es un artista,

es que ha hecho un plato que parecía un cuadro.

(MARINA) El toque crujiente es perfecto.

(CRISTINA) Todo casaba perfectamente una cosa con la otra.

Una cosa impresionante,

pero deliciosa.

-Ha sido un placer, os deseo mucha suerte

y nunca os olvidéis que sois unas personas con mucha suerte.

Por eso, a por ello. (TODOS) Muchas gracias, chef.

(CRISTINA) Me voy de aquí encantada y llena totalmente.

Un poquito más sabia.

Aspirantes, bienvenidos de nuevo a las cocinas de MasterChef.

En la prueba por equipos habéis tenido la oportunidad

de disfrutar de los lugares más emblemáticos

de una ciudad mágica, como es Lisboa.

Espero que la hayáis disfrutado.

(TODOS) Muchas gracias.

Aspirantes, por primera vez os hemos visto a todos

muy organizados.

En lo bueno y en lo malo habéis estado todos muy igualados.

Hay compañeros que hoy llevan un delantal negro,

pero que perfectamente podrían llevar el blanco o viceversa.

Quiero que den un paso adelante los dos capitanes de los equipos:

Mateo y Vicky.

Vicky, si pudieras salvar a uno de tus compañeros,

¿a quién salvarías?

Pues...

Ay...

Salvaría a Milagrosa.

Porque me gusta mucho cómo cocina y creo que puede llegar lejos.

Vicky no me ha salvado porque ella tenía muchas ganas

de competir conmigo,

puesto que ella sabe que yo cocino bien, bueno...,

entonces ha preferido que yo esté ahí

para competir con gente fuerte.

Estoy contenta con su decisión.

Milagrosa, la capitana de tu equipo considera

que no debes estar en la prueba de eliminación.

Yo se lo agradezco mucho.

Así que estás salvada.

Le doy las gracias a mi capitana por salvarme a mí,

pero que igual podría haber salvado a cualquiera de mis compañeros.

Mateo, ¿para ti quién fue el peor de tu equipo?

(RESOPLA)

Pues es difícil, ¿eh?

Es difícil decirlo

porque creo que me tengo que poner yo en ese puesto.

¿Crees que has sido el más flojo de tu equipo?

Si ha habido algún problema en el equipo,

que evidentemente ha habido fallos, que soy consciente de ellos,

pues yo soy el culpable de ellos, claro.

Mateo, tú has tomado una decisión, con lo cual, por favor, acércate.

No, si Mateo va, yo también. No.

Valiente reflexión,

porque sabías que te llevaba a la prueba de eliminación.

Lo de Gonzalo ha sido un gesto muy bonito,

¿que me hubiera gustado el gesto de otras personas?

Sí, me hubiera encantado.

(GONZALO) Mis compañeros no solo no han dado un paso adelante,

sino que luego incluso me han regañado por haberlo dado yo.

Yo quiero salir del programa, el día que salga,

mirarme al espejo y saber que he actuado correctamente.

Me ha salido impulsivo, lo siento.

Delantales negros, vais a tener que acompañar a nuestro jurado

al restaurante porque comienza la prueba de eliminación.

Suerte.

Aspirantes, el contenido de estas tres campanas

puede cambiar vuestro destino aquí, en MasterChef.

A mal, a fatal o a mucho peor.

(MATEO) Cuando he visto el símbolo de la calavera,

con la cuchara y el tenedor,

hemos pensado todos: "Dios mío, la que se nos viene encima".

Cada uno de nosotros ha elegido

lo que hay debajo de estas campanas,

pero no os vamos a decir de cual.

Ahora tenéis que poneros de acuerdo y elegir una campana.

¿Por qué no votamos

y del que salga más, pues cogemos ese?

A ver, ¿quién vota por el rojo? -Yo.

-Uno. ¿Amarillo?

Dos. ¿Azul?

-Pues ya está.

Muy bien, Jorge, te he visto muy organizado.

-Él es molecular.

-La azul todos, muy bien.

Pero antes de ver lo que hay debajo de la campana,

os daremos unas libretas y unos bolis,

que os harán mucha falta.

Estas libretas son para que escribáis

vuestras últimas voluntades.

Y si alguno tiene dinero, lo debe dejar a mi nombre,

que sería lo suyo, las hipotecas a vuestros familiares,

porque de esta seguro que no salís vivos.

(LORENA) Ay, Dios mío de mi vida, por favor.

Aspirantes, este es el plato con el que os vais a jugar

la prueba de eliminación.

Habéis elegido el plato de Samantha.

Así que, que Dios os pille confesados.

Samantha, por favor, explícanos qué es esto.

Es una degustación de un cóctel,

tienes un cliente que viene a tu obrador

y está en juego hacer o no un catering,

por ejemplo, para 1.000 personas,

y ese cliente quiere una degustación.

Entonces se le enseñan,

"su cóctel va a ser este tipo de pinchos".

Y de aquí os jugáis que salga o no un cóctel para vuestra empresa.

Muy bien, Samantha, cuéntanos, qué pincho es cada uno.

Bueno, he hecho un menú

que lo primero sería una sopa de cebolla,

con una masa de hojaldre por encima.

Tenemos una tosta con una lonchita de salmón,

huevo escalfado con una salsa.

Tenéis una tosta de pan con steak tartare.

Tosta de arenque caramelizado.

Y para acabar, el plato de refuerzo,

para que nadie se quede con hambre, un risotto.

Aspirantes, en esta prueba de eliminación

tenéis que reproducir a la perfección este pequeño catering

que nos presenta Samantha.

Lógicamente, dejaremos que probéis cada pequeña elaboración

y esa cata será básica,

porque no os daremos los ingredientes ni la receta.

¿El paladar? Yo creo que lo tengo regular,

porque no me he quedado bien con todos los sabores.

Si no se prueba, no se sabe. Sí, sí.

¿Le estás cogiendo el gusto a esto, eh?

No le estoy cogiendo el gusto para nada,

ni a comer carne ni a comer pescado,

aunque hay algunos sabores que están buenos, ¿no?

Pero no lo comeré porque no entra dentro de mi moral

en este momento de mi vida.

Para elaborar este catering disponéis de 60 minutos.

Tenéis tres minutos

para coger todo lo que tenéis apuntado en las libretas,

entrar al supermercado y coger del módulo central

lo que necesitéis.

El tiempo comienza en tres, dos, uno...

¡Ya!

(TODOS) (ANIMAN)

En esta prueba de eliminación

nuestros aspirantes tienen que reproducir los cinco bocados

del catering de Samantha:

una sopa de cebolla,

un steak tartare,

una tosta de arenque caramelizado,

huevos benedictinos

y el plato de refuerzo, un risotto milanesa.

Los aspirantes no conocen los ingredientes exactos,

así que estos tres minutos en el supermercado son cruciales

para ellos.

(CHURRA) ¿Dónde está la masa de hojaldre?

-Ahí, Churra. (CHURRA) ¿Dónde?

-Ahí.

(CHURRA) ¿Dónde está el azafrán?

Últimos 30 segundos.

Mateo, ¿los caldos? -¿Eh?

-¿Los caldos?

Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno...

No se puede coger nada más, a las cocinas.

(TODOS) (ANIMAN)

(CHURRA) No he encontrado el caldo, ¿tú tienes caldo?

-Sí, pero... no sé si me sobrará.

Churra, tranquila, tú puedes. -¡Ánimo!

A mí la que me tiene un poco preocupado

es Churra.

-¡Vamos, Churra!

-Churra, ¿quieres este caldo? -Sí.

-Toma, pero déjame medio, ¿vale? -Vale.

Es que a Churra yo la veo superada, ¿eh?

Ahí está, Churra, bien, como tú sabes, como en casa.

(EMIL) Sin duda es la prueba más difícil

que nos han puesto hasta el momento,

es una prueba muy complicada, con muchos platos,

a ver quién acierta, ¿no?

Yo les deseo suerte a todos, pero espero quedarme yo.

Bueno, Sami, tú que eres la experta de este catering

¿por dónde empezarías?

Yo marcaría la cebollita para que la sopa se vaya haciendo,

cuanto más tiempo esté en el fuego, más calor tendrá,

y a parte que eso lo dejas ahí y te vas.

(Música)

Pero si nunca llega, en la otra tampoco llegó.

-Ya.

La sopa de cebolla voy a hacerla primera

porque tiene que estar realmente más tiempo.

-Dale más caña, Lorena.

-Dale más caña a la cebolla, Lorena.

-No, tiene que caramelizarse porque es sopa de cebolla.

Los de arriba, se puede animar, pero no dar consejos, ¿eh?

Vale, vale...

Emil se ha equivocado al echar el caldo,

sin haber pochado la cebolla primero.

(GONZALO) Emil ha estado un poco despistado,

cocina para sibaritas, gelatinas, bla, bla, bla...

Pero no le pongas a hacer una sopa castellana,

que no sabe ni por donde empezar, y hoy se ha visto.

(EMIL) La sopa de cebolla básicamente lleva cebolla,

un poquito de ajo, un poco de vino, tomillo,

y cociendo con un poco de caldo de ave.

Luego lleva un hojaldre, un poco de queso dentro,

y el hojaldre gratinado y ya.

Me ha olvidado del hojaldre y del salmón.

Lo llevaba superapuntado

y ya me ha descuadrado un poco que me haya olvidado de eso,

porque siempre estoy pidiendo y la verdad que no quería pedir más.

Es que siempre estoy pidiendo, pero voy a tener que pedir.

Aquí el que no llora, no mama.

(LORENA) El steak tartare lo voy a hacer con cebollino,

cebolla, un poquito de soja, todo en crudo, claro,

¡ah!, y alcaparras también, que he sentido que tenía.

(CHURRA) Hay gente mucho mejor que yo,

que ha retenido más en la cabeza,

y ha hecho a lo mejor estas cosas más veces que yo.

-Yo no he cogido hojaldre, ¿tú tienes?

-Yo la toalla no la tiro nunca, lo que pasa que...

Bueno, no la veo una prueba fácil,

es una prueba difícil con muy poco tiempo.

-¡Anímate, Churra, que tú puedes hacerlo!

(Música)

Jorge. -Dime.

-Necesito un trocito de salmón.

-Ánimo, super Vicky. -Vikinga.

(Música)

(MILAGROSA) Huy, huele a quemado. -Algo se quema.

Huele a quemado. (CHURRA) Ya se me quemó.

Ya la fastidié.

Hala, fuera.

-Venga, Churra, que vas bien. -Churra, vamos.

¡Va, Churra, va! -¡Venga!

-¡Vamos, Churra! -Vamos, Churra.

-Va, va, va, va.

(Aplausos)

En MasterChef nos gusta ver

cómo nuestros aspirantes luchan por conseguir los mejores platos.

Tú también puedes hacerlo

con el nuevo libro de recetas de la segunda temporada de MasterChef.

Aquí encontrarás trucos, recetas y mil consejos

para conseguir ser un auténtico profesional.

Venga, Churra, muy bien.

Se pone muy nerviosa, por Dios.

-Churra, vamos. -Venga, Churra.

(CHURRA) No me sale. ¿El qué?

Hacía la sopa de cebolla y me puse con el tartar y se quemó.

La tengo que hacer otra vez. Pero cuando estás en casa

y tienes que hacer una sopa... Mi casa es mi casa.

Y luego haces un no sé qué, ¿se te quema?

No, aquí es aquí y yo, aquí...

Bueno, vuelvo con la sopa. Dejo esto aquí.

Del arenque no has hecho nada. No hice nada.

Ahora no sé si hacer lo del... primero el huevo con salmón,

porque me es más fácil. Pero pocha la cebolla.

Mientras la dejas pochando, vas haciendo otra cosa.

Eso hice antes y la quemé. No hay dos sin tres, venga.

Eres muy simpático. (RÍE)

Venga, haz. Dios mío. Gracias.

Venga, suerte. Gracias.

Ahora vamos con lo más difícil, es la salsa holandesa.

(Música)

La salsa holandesa es una emulsión a base de yemas de huevo

y de la grasa de la mantequilla.

Para hacerlo de la manera más correcta,

deberán montar las yemas al baño maría

y añadirle un poco de zumo de limón.

(Música)

Venga, Celia.

Jorge. Muy buenas.

¿Cómo lo llevas? Bueno, a varios fogones.

Es para la... salsa holandesa

que creo que iba por encima del huevo...

Del huevito, sí, muy bien.

Veo un steak que lo has cortado a machete limpio.

Ahora lo voy a retocar.

¿Lo vas a retocar ahora con la... con el condimento?

No, no. Pepinillo y todo.

Solo le he echado el pepinillo y la cebolla.

Lo vas a rematar con el resto de ingredientes.

Sí. Bueno.

Oye, 3.500 veces Samantha ha cascado lo de reciclar.

Ya lo sé, a eso voy. Muy bien.

Hazme el favor, que no la quiero escuchar 1.500 veces más, ¿eh?

(Música)

Bueno, Celia.

Estoy un poco regular ahora mismo. ¿Te estás poniendo mala?

¿Por el pescado? Por la salsa, que no me sale.

Ah, la salsa no es tan fácil. Se me abre todo el rato y no...

(RÍE NERVIOSA) Ya, ¿has puesto yema de huevo?

Se la tengo que poner ahora. No tienes que derretir tanto

la mantequilla; no tiene que estar derretida, sino blanda.

No derretida. Saca esto de aquí y pon la mantequilla tal cual.

¿Vale? La vas cuajando al baño maría.

Mete ahí la yema, lo bates y vas incorporando la mantequilla

poco a poco, vamos.

Con una cucharita lo vas removiendo.

Incorpora la mantequilla. No te digo nada más.

Vale. Estás en ello, ¿no?

Levántalo, lo vas entrando y sacando para que no se cuaje.

Si lo dejas al baño maría todo el tiempo, se cuaja la yema.

Incorpora fuera, ¿vale? Bueno, te dejo.

Te veo muy estresadita. Buf.

(Música)

Va a picar el steak a máquina en vez de a mano.

No, a mano. -¿Qué hace?

Déjala, déjala, déjala.

Huy, me he pasado. -Ha hecho un filete ruso.

Madre mía, esto pica que no veas. Buf.

-Lorena pasa más tiempo mirándose el pelo,

tocándose los labios y posando, que cocinando.

Los primeros 15 minutos de hoy, lo único que ha hecho,

ha sido mirar la cocina y mirarse en el... el... el...

en el fuego a ver si tenía bien los labios.

Chica, te has confundido de programa.

(Música)

¿Qué tal, Lorena? Muy bien.

¿Habías hecho alguna vez antes steak tartar?

No. No.

Nunca he hecho, hay que picarlo no en la máquina.

Me he dado cuenta ahora, hay que picarlo a mano.

Eso no lo pruebo. Hay que picarlo a mano.

Ya, me he dado cuenta. Como dice la ortodoxia, sí.

Si no, es una papilla de carne. Me he dado cuenta.

Corte usted. Bueno, para no haber picado nunca, no picas mal.

¿No?

¿Estás nerviosa? Un poco, la verdad.

Y yo no, fíjate. ¿Tú no?

Normal.

(Música)

Aspirantes,

ya ha pasado la mitad del tiempo. Os quedan 30 minutos.

¡Vente arriba, Celia!

-Así, vuelta a empezar, bien.

-¡Eso es!

-Ahí está, Mateo, bien. Bien, Mateo.

Bueno, ¿qué tal? Hola.

Pues la sopa está en el horno. ¿Sí?

Con el hojaldre. Está en el horno, vale.

¿Eh? Sí. Esto es el caldo

para hacer el risotto. Para el risotto.

Vale, mira el reloj. Ya.

¿Qué? ¿Sabes qué problema tengo?

¿Qué? Te va a parecer increíble.

Se me ha olvidado el arroz. El arroz.

Oye, Mateo, tienes 20 años. Te quiero ver correr.

Te quiero ver moverte. Ya.

O sea, no, es que mira, no llegas. Ya lo sé.

Ponte las pilas. Esto no lo toques.

Lo dejas y se hace solo; en la cocina no hace falta tocarlo todo.

Hala, vamos, que no acabas.

Vale, bien.

(Música)

(MATEO) Celia. -¿Qué?

-¿Me dejas un poco de arroz, porfa? -Sí.

Vale, te cojo un poquito, ¿vale?

(Música)

(CHURRA) Ahora pierdo el salmón. -Churra, ya lo tienes.

(CHURRA) No encuentro el salmón.

-¿Te hace falta algo, Churra?

-El salmón. -¿Quieres salmón?

Yo tengo salmón. -Dame un poco.

-Muy bien, Emil, muy bien. -Gracias, guapo.

-Bien, bien. -Vamos, ánimo.

(Aplausos)

(EMIL) Listo.

(CHURRA) Ya estoy otra vez, por favor, se me quema siempre.

Buf.

(Música)

¿No tenemos una ligera...

olvidada... de productos? Tengo todo... Sí.

Me he olvidado de dos cosas: del salmón y del...

hojaldre. Hojaldre.

Sí, me lo ha dejado Jorge.

Como siempre, pidiendo.

¿Qué es eso? Estoy ligando la yema de huevo

con el aceite para el steak tártaro.

Esa salsa la utilizarás para el steak tartar.

Sí. ¿Y para la yemita de huevo?

He hecho esto, hace un rato que lo he hecho.

No sé cómo habrá quedado. Espera.

¡Huy! No, no.

Mira. No, no, es que...

Mira cómo se ha quedado. Bonito engrudo, sí.

Es que no sé cómo se hace esa salsa.

A ver, la voy a probar.

La voy a poner, no está mal. Estás como un cencerro, ¿eh?

Es que no me da tiempo, no me va a dar tiempo.

(Música)

Aspirantes,

acabáis de entrar en los últimos diez minutos.

Solo diez minutos.

Y el jurado quiere una presentación perfecta.

Venga, que lo tenéis ya. -Venga, venga.

-Va, va. -Vamos.

-Vamos, el último tirón.

(Música)

(CELIA) Me he puesto a llorar un poco de la tensión y todo

porque veía que...

que a lo mejor no podía llegar.

-Venga, Celia, que no pasa nada. -Celia, vamos, Celia.

-¡Venga! -¡Vamos!

-Venga, que puedes.

(Aplausos)

(CELIA) La salsa holandesa la he tenido que tirar

dos o tres veces

y el resultado final, bueno, estaba cuajadillo, pero no...

Sé que no está bien hecha.

(Música de tensión)

(MATEO) Mierda, mierda. Piensa, piensa, piensa.

Qué estúpido, coño.

No he cogido boquerón.

O sea, se me ha olvidado

y, bueno, lo he sustituido por salmón.

(Música)

Aspirantes, debemos ir emplatando ya.

No llegáis.

El tiempo se acaba, vamos.

(Música)

¡Ah! Mierda.

No me lo puedo creer.

¿Y aquí?

¿Qué te ha pasado? -Que se me ha volcado, tío.

-Macho...

Vamos, Vicky.

Aspirantes, último minuto.

(Música)

Venga, ni cae.

(Música)

-Qué bueno eres, Mateo, tío.

-¡Ole! -De verdad, qué bueno, Mateo.

(Música)

Diez, nueve,

ocho, siete,

seis, cinco,

cuatro, tres,

dos, uno.

Tiempo, manos arriba.

Sopa, bien. -Muy bien, Churra, muy bien.

(LORENA) Se me ha olvidado poner el arroz.

Se me ha olvidado poner...

Buf, qué adrenalina.

Si quieres aprender a cocinar desde cero

o lo tuyo es la cocina profesional,

entra en escuelamasterchef.com,

una escuela de cocina "on-line" con más de 160 cursos

donde podrás aprender todo lo que necesites saber sobre cocina.

Tenemos a los cocineros más prestigiosos

y algunos de nuestros Masterchefs que te ayudarán

a potenciar tu creatividad.

Entra en escuelamasterchef.com

y prepárate para cocinar.

Aspirantes, el tiempo ha terminado y con él, vuestro trabajo.

Ahora tendréis que ir acercando las creaciones al jurado

para que puedan catarlas y tomar una decisión.

Uno de vosotros tendrá que abandonar las cocinas.

La primera persona

será Lorena. Suerte.

(GONZALO) Vamos, Lorena, venga. -Venga, ánimo.

Vamos allá. -Suerte.

(Música)

Hoy es mi día.

Un variado.

El steak tartar nunca lo he hecho en mi vida, la verdad.

Y le he puesto salsa de soja,

cebollino, cebollita picada.

Ya. No lleva salsa de soja.

Nunca lo he hecho, la verdad, y como...

nunca he comido carne cruda, un par de veces nada más.

Por eso lo picaste con la máquina.

Un tartar es una carne o un pescado que tú cortas.

Lo debes cortar bien con un cuchillo perfectamente afilado

y se aliña, por eso deja de ser una carne cruda, porque macera.

Pero, bueno, está todo presentado, con lo cual, bastante correcto.

Gracias.

Churra, es tu turno.

Vamos, Churra.

-Venga, Churra. -Venga, guapa.

(Música)

Aquí faltan cosas, ¿no?

Es que no me dio tiempo, porque cuando hacía la sopa de cebolla,

se me quemó y tuve que volver a repetirla.

Entonces, cuando me puse al risotto,

ya no me dio tiempo.

Hoy era tu día. ¿Mi día?

Cocina tradicional.

La sopa de cebolla es en Francia.

En Galicia tomamos caldo gallego y potajes.

Tenemos que hacer un MasterChef Galicia.

MasterChef Galicia.

Me falta el arroz, me falta el arenque.

El arenque no lo encontré.

(Música de tensión)

A ver, yo, el tartar no lo había hecho en mi vida.

(Música)

Has tenido la suerte del principiante.

Está rico. ¿Ves?

-Ole. (RÍEN)

-Bravo. -Di que sí.

Di que sí, Churra.

Muy bien.

(Aplausos)

Pero no te vengas arriba, ¿eh?

No.

Churra, el otro día hablamos. Sí.

A mí me encanta apostar por la gente y creer.

Te lo dije y te lo repito: podemos enseñarte

y darte muchas cosas, pero esperanza

y fe en ti misma no podemos.

(Música lenta)

Vaya.

Me falta algo, ¿no, Emil? Sí.

La sopa de cebolla me la he dejado dentro del horno.

Vaya usted a por ella. Gracias.

A mí me da que has dicho: "Esto está crudo, ahí se queda".

No, chef.

Es verdad que tenía conciencia de que estaba cruda,

porque la había puesto diez minutos antes de...

Oye, tienes materia prima para hacerlo mejor, seguro, ¿eh?

Sí, tienes razón. Este jurado quiere ver más,

porque has sacado las castañas del fuego, sí.

Pero lo podías haber hecho perfecto y no está perfecto.

Puede ser.

Mateo, eres el siguiente.

(GONZALO) ¡Vamos, Mateo!

Mira qué bonito. ¡Ole! -Gracias.

-Ole ahí. -Vamos.

(Aplausos)

(Música)

Cómo te gusta el salmón, ¿eh, Mateo? "Joe"...

Se me ha olvidado el boquerón para ponerlo en la tostada

y he tenido que buscar el recurso más cercano que tenía.

Es que también lo has puesto en el arroz.

Sí, porque quería darle un toque más de sabor.

No hay que repetir en un menú tan pequeño.

Sí, sí, sí.

El trabajo lo has sacado. Muchas gracias, chef.

Podría estar mejor. Evidente.

Te equivocas por tu falta de experiencia.

Aprende al máximo y brilla, si quieres.

Quiero, quiero, quiero.

Y además, una cosa:

tiene la afición a favor. Totalmente.

Sí, claro. Di que sí. -Sí, sí.

-¡Ole ahí! -¡Olé!

(Aplausos)

(MATEO) No me considero valiente, no me considero un héroe

ni alguien a quien se tenga que aclamar ni nada de esto.

Soy una persona...

sencilla, que pues he intentado ser lógico en la decisión.

(Música)

Celia.

(Música)

"Joe".

El salmón, el arenque...

steak tartare...

(CELIA) Yo creo que me han costado menos que la salsa holandesa, que...

que me ha traído de cabeza; la he tirado tres veces...

Te he visto llorar. Sí.

¿Por qué?

Porque no... no me salía y...

(LLORA) Gracias.

(Música)

Con todo el amor que has puesto, no estamos contentos con esto.

Si no lo he hecho bien es porque no sé cómo se hace.

(SUSURRA) Qué difícil, joder, macho.

Si lo supiera, lo haría, porque yo me pongo a ello y...

lo toco con respeto y...

y ya está. Al principio me costaba un montón,

ahora ya no tanto, y si tengo que probar, pruebo, pero...

no sé cómo se hace.

(MATEO) Celia, tranquila.

Venga.

(CELIA) El amor en el plató no es suficiente

y la ayuda celestial, tampoco;

y por mucho que uno cante mantras,

si no tienes saber culinario,

no lo puedes plasmar en un plato, y a mí me falta eso.

(Música)

Joder, qué tarugo.

(Música)

Está acabado en tiempo, que no es poco.

Yo te puedo enseñar de cocina...

muchas cosas, pero eso requiere tiempo.

Pero hay algo que te voy a enseñar...

y es una cosita; la cocina, como es tiempo,

ya evolucionarás, pero esto lo vas a hacer rápido, por segunda vez.

Vamos para acá.

¿Adónde va?

Mira.

Tenemos jabón, tenemos alcohol...

Claro que sí.

Vamos a intentar que esto parezca una cocina de verdad.

Nosotros seguimos con la prueba de eliminación

y tú me lo dejas perfecto.

Todo tuyo.

Está genial.

Para casa es igual, ¿eh?

Vicky, mientras Jorge limpia, trae tu plato.

(CRISTINA) Ay, pobre.

Muy bien.

(CRISTINA) Eso es... (GONZALO) Se le ha olvidado.

-¿Y el risotto? -Se le ha olvidado.

(Música)

Vicky, ¿dónde tenemos el arrocito que he visto yo ahí?

En la olla.

Tráelo para acá.

(Música)

¿Qué le ha pasado?

He contado cinco...

y digo: "¿Qué falta?".

Y es que he puesto dos de salmón,

porque había hecho dos para que probarais uno...

Ahora ya, no se puede hacer nada. Como Emil.

No sirven de nada las lamentaciones. No sabe contar.

Aparte de que esto es un... Mazacote.

Mazacote. Mira, esto es muy fácil.

La proporción de sopita y de hojaldre se me queda corto, ¿sabes?

Has tenido un punto de cabra loca

corriendo por el monte salvajemente que te ha sobrado.

Más centradita y harás un gran trabajo.

Cuando un juez me habla, para bien o para mal,

me pone un montón y me pongo ultranerviosa.

Jorge,

¿cómo andas?

Mejor.

Oye, no tiene pérdida, tío.

Pilla la calle "to" tieso, on-line,

módulo uno, Escuela de MasterChef,

limpieza.

Te lo ves otro día.

Mira.

Ahora sí. No engaña.

Buen trabajo. La cocina, poquito a poco.

Esto, muy bien, fenomenal.

¡Bravo!

(Aplausos)

Jorge,

¿te ha tocado la pera Pepe con sus cosas?

Hombre, es que desde el...

desde el primer día que me llamó la atención,

he intentado dejar todo mucho más recogido

y además que creo que...

con que me den un toque, intento responder.

¿Con quién estás enfadado? ¿Contigo o con él?

Conmigo.

Me vale.

Aspirantes, el jurado ya ha probado vuestro trabajo.

Ahora, tiene que retirarse a deliberar.

Jueces, por favor.

(Música)

Ya está claro.

(Música)

Mateo, Vicky, un paso al frente, por favor.

Vicky, tu plato ha estado correcto.

Y, Mateo, este jurado ha valorado mucho tu actitud valiente.

Con lo cual, los dos podéis subir a la galería.

Os quedáis una semana más. Gracias.

Muchas gracias.

Gracias.

(Aplausos)

(MATEO) He quedado satisfecho con lo rápido que lo he hecho,

con cómo ha salido. Estoy contengo, sí.

Aquí, venga.

Jorge,

Emil, Lorena.

Hemos visto una actitud mejor.

Estamos contentos, pero esto es MasterChef

y aquí, con estar contento, no es suficiente.

(Música)

Los tres seguís en MasterChef.

Muchas gracias. Emil, Jorge, Lorena,

podéis subir a la galería.

Enhorabuena.

(Aplausos)

-Vamos, Jorge. Qué bien has limpiado, niño.

Qué bien. -Ven que te dé la enhorabuena.

Enhorabuena.

(INAUDIBLE)

-Dios mío, Dios mío.

Celia, Churra,

esto es MasterChef

y lleváis varias semanas jugando con fuego.

Os ha pasado como... un transatlántico por encima.

Celia, imagina que hoy es tu último día en MasterChef.

¿De qué compañero te quieres despedir?

Joder.

De Marina.

Marina, ¿puedes bajar, por favor?

Venga, gatita.

Tranquila.

Tranquila, ¿eh?

(LA BESA) Venga, cariño.

Tranquila.

(CELIA) Para mí es un apoyo grande

y siempre me dice las palabras adecuadas

y no las que yo quiero oír, sino las que me hacen falta.

Churra, ¿de quién te quieres despedir?

Ay, por Dios, de todos.

¿Puedo, de todos? Eso no puede ser.

Pues de Milagrosa.

(CHURRA) (RÍE)

Mi Churra, lo más grande del mundo.

Te quiero, te quiero, Churra. -Yo también, ya lo sabes.

(MILAGROSA) Una amiga, una madre, una hermana...

Todo, de verdad.

Es...

Es la alegría en persona.

Churra, Celia,

ha llegado el momento de la verdad,

porque pensamos que no ha sabido encontrar su sitio en las cocinas,

este jurado ha decidido...

que quien debe abandonar MasterChef...

es...

Churra.

Gracias, Samantha. Gracias.

Pepe, ¿sabes qué decían mis nietos? ¿Qué decían?

"Abuela, vas a ganar y nos vamos a forrar".

Qué grande. Qué grande.

¡Ay, que me troncho! -¡Grande, Churra!

-¡Venga! -¡Churra!

(MATEO) (SOLLOZA) Estoy triste,

porque...

la tenía como...

referencia a mi abuela...

(SORBE)

...que la echo mucho de menos, entonces...

me duele que se vaya.

Es como... como si la perdiera dos veces.

Bueno, esto es MasterChef, ¿no?

Churra, 71 años. Voy para 72 dentro de...

dentro de unos diítas.

¿Y cómo se le ocurre a una persona con 71 años

entrar en un concurso de televisión?

Te explico: yo veía MasterChef y me chiflaba;

y una hija decía: "Con lo bien que cocinas...",

que aquí no lo demostré, por cierto.

Qué graciosa es.

"Tienes que ir a MasterChef"

y yo dije: "Estás loca, solo va gente joven,

¿cómo voy a ir yo?". "Yo te apunto".

En esto, me empiezan a llamar y yo: "Caramba, debo de ser la bomba".

Y lo eres, Churra.

Supongo que cambia mucho MasterChef

cuando se ve desde el sofá de casa

a cuando lo vive aquí. Aquí es, la verdad, muy duro,

y no lo digo por las pruebas físicas,

porque yo por las pruebas físicas, la verdad,

veía a estos tirados por el suelo y yo en tacones tranquilamente.

Ay, Dios mío, pero en cuanto llegaba a la cocina,

se me ponía una bola en el estómago que bendito sea Dios que se terminó.

¿Que "Bendito..."? -"Sea Dios que terminó".

No, a ver, estuve aquí feliz, tengo que decirlo.

Para mí, fue una oportunidad de oro, porque que a los 71 años

vayas a un concurso de cocina

y te encuentres querida por tanta gente...

Yo decía: "Este es el último tren de mi vida y lo voy a aprovechar".

Espero que mi familia, cuando llegue a Pontevedra,

me reciban con una pancarta y la banda de... y la banda de música.

Lo que más me gusta es la hora de la cocina.

Soy feliz cocinando en mi casa, aquí se me ponía una bola en el estómago.

Vas a poder seguir haciéndolo. Claro que sí.

Porque nuestro patrocinador de electrodomésticos

te regala el set de pequeños electrodomésticos

que has usado en el programa.

Y nuestro supermercado patrocinador

te regala la compra del mes durante todo el año.

¿Durante todo el año? Claro que sí.

Qué suerte tengo. Esto para ti.

Lo que sí te tengo que pedir es el delantal, ya lo sabes.

Mujer, como es el negro, te lo doy encantada.

-¡Vamos! -¡Guapa!

-¡Churra! -¡La mejor!

Esto...

Y ahora, Eva, para ti muchísimos besos.

Y también para tu madre.

Hasta luego, gracias. Qué linda es.

Adiós.

(Aplausos y jaleos)

(MILAGROSA) ¡Por la puerta grande!

(CHURRA) La gente que tiene mi edad que sepa

que nunca es tarde;

ni para trabajar, ni para alegrarse, ni para tener una meta en la vida.

Que no se queden en casa mirando las paredes,

que disfruten de la cocina,

de la vida, de todo lo que nos da el día a día, de verdad.

(Música)

Churra deja su delantal

y con él, su sueño de convertirse en MasterChef.

Los aspirantes que quedan en competición aún pueden conseguirlo.

La semana que viene se enfrentarán a tres nuevos retos

que pondrán a prueba su amor y su pasión por la cocina.

Pero como digo, eso será la semana que viene.

Mientras, pónganle sabor a la vida.

Aspirantes, en la cocina hay cosas que son de verdad

y otras que lo parecen y no lo son.

Deberéis presentarnos tres platos

in utilizar los ingredientes prohibidos.

La pasta está durita, parecen balines.

Las croquetas están mal resueltas. No te dicen: "Cómeme".

En el manicomio, camisa de fuerza.

Bienvenidos al musical de "El rey León".

Hoy vais a tener que cocinar para 36 actores y bailarines

de este gran musical.

Solo tres minutos, ¿oído?

Ponlos en los que tienes montados. -Déjame, déjame.

Es muy cansina, porque es muy cansina.

Este solomillo está vivo.

Si lo llevas al hospital, lo curamos.

Estamos sacando una mierda.

Este jurado ha decidido que quien deja las cocinas de MasterChef

es...

(Sintonía "MasterChef")

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 4 - 07/05/14

MasterChef 2 - Programa 4 - 07/05/14

07 may 2014

Churra no ha encontrado su sitio en las cocinas de MasterChef y ha sido la tercera eliminada del programa. La gallega ha sido incapaz de trabajar bajo presión, con tiempo límite y la presencia de los chefs, que aunque "fueron majos", le ponían nerviosa. 

Se va la aspirante más elegante, simpática y tierna. MasterChef se queda sin la sabiduría de la experiencia y sin el sabor de la cocina tradicional.

ver más sobre "MasterChef 2 - Programa 4 - 07/05/14" ver menos sobre "MasterChef 2 - Programa 4 - 07/05/14"

Los últimos 337 programas de MasterChef 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Programa 15 - 23/07/14 Completo 3:07:37 100% 23 jul 2014
    Programa 15 - 23/07/14 23 jul 2014 Vuelve a ver la gran final de la segunda edición de MasterChef. Vicky y Mateo luchan por alzarse con el título que les acredita como cocinero profesional ante un jurado de excepción con Pepe Rodríguez, ...
  • Programa 14 - 16/07/14 Completo 2:11:37 100% 16 jul 2014
    Programa 14 - 16/07/14 16 jul 2014 La semifinal de MasterChef se presenta como uno de los programas más emocionantes. Por fin conoceremos el nombre de los dos aspirantes que se enfrentarán en el gran duelo final. Los otros dos ...
  • Programa 13 - 09/07/14 Completo 2:07:04 100% 09 jul 2014
    Programa 13 - 09/07/14 09 jul 2014 Estamos a un paso de la gran final de MasterChef y los cinco aspirantes se dejarán la piel en la cocina para conseguir una plaza. En este programa habrá varias sorpresas. La primera es Quique Dacosta, chef del re...
  • Programa 12 Completo 2:04:42 100% 02 jul 2014
    Programa 12 02 jul 2014 La historia, la tradición y el sabor son más protagonistas que nunca. Óscar Velasco, chef del restaurante Salceloni (Madrid) con dos estrellas Michelin, visita nuestras cocinas. Velasco trae un plato muy antiguo:...
  • Programa 11 Completo 2:08:19 100% 25 jun 2014
    Programa 11 25 jun 2014 Llega a MasterChef la repesca, el momento más esperado por los exaspirantes y por la audiencia. ¿Quién recuperará sus sueños?Además, visitan el plató Diego Guerrero y Dani García para explicar la importancia del ...
  • Programa 10 Completo 2:11:17 100% 18 jun 2014
    Programa 10 18 jun 2014 Las madres serán protagonistas de MasterChef esta semana. Los concursantes tendrán que cocinar un plato que les será familiar y para el que contarán con la inspiración de sus progenitoras. En juego esta...
  • Programa 9 Completo 2:12:02 100% 11 jun 2014
    Programa 9 11 jun 2014 Después de cocinar en un buque de la Armada Española, en un avión y a temperaturas bajo cero, los aspirantes se embarcan en un crucero que recorrerá el Mediterráneo, pero que no se equivoquen… ¡En MasterChe...
  • Programa 8 Completo 2:02:46 100% 04 jun 2014
    Programa 8 04 jun 2014 Crece la dificultad en ‘MasterChef’, que ha superado su ecuador. El jurado pondrá a prueba a los aspirantes haciéndoles cocinar un plato libre con el mismo ingrediente: el azafrán. Para conocer las pr...
  • Programa 7 Completo 1:58:26 100% 28 may 2014
    Programa 7 28 may 2014 Los aspirantes se enfrentan a una prueba de presión por parejas, relevándose en las cocinas cada seis minutos. Deberán dejar las diferencias a un lado y aprender a coordinarse y tomar decisiones conjuntas si quie...
  • Programa 6 Completo 2:05:26 100% 21 may 2014
    Programa 6 21 may 2014 Los aspirantes de MasterChef recibirán una sorpresa muy especial. Los más pequeños 'de cada casa' los visitarán en las cocinas para echarles una mano en la siguiente prueba. Se trata del postre preferid...
  • Programa 5 Completo 1:57:13 100% 14 may 2014
    Programa 5 14 may 2014 En la quinta entrega de MasterChef  los concursantes dan de comer a 35 actores y bailarines del musical de El Rey de León que se representa en Madrid en el Teatro Lope de Vega. Además los herm...
  • Programa 4 - 07/05/14 Completo 2:01:48 100% 07 may 2014
    Programa 4 - 07/05/14 07 may 2014 Churra no ha encontrado su sitio en las cocinas de MasterChef y ha sido la tercera eliminada del programa. La gallega ha sido incapaz de trabajar bajo presión, con tiempo límite y la presencia de los chefs, que a...
  • Programa 3 Completo 2:04:52 100% 30 abr 2014
    Programa 3 30 abr 2014 Daniel ha colgado el delantal de MasterChef  tras cometer el mismo error una y otra vez: ser más ambicioso de lo que puede asumir. Intenta hacer grandes platos pero el resultado final es un desprop...
  • Programa 2 - 23/04/14 Completo 2:13:04 100% 23 abr 2014
    Programa 2 - 23/04/14 23 abr 2014 MasterChef arranca más duro que nunca. Pocos aspirantes lograron superar el nivel de exigencia del programa y finalmente fue Lola la primera eliminada. "Mi problema es que me pueden los nervios y la presión", rec...
  • Programa 1 - 09/04/2014 Completo 2:03:06 100% 09 abr 2014
    Programa 1 - 09/04/2014 09 abr 2014 El jurado por fin eligió a los 15 mejores cocineros amateurs de España. Celia, Churra, Cristóbal, Cristina, Daniel, Emil, Gonzalo, Jorge, Lola, Lorena, Marina, Mateo, Miguel Ángel, Milagrosa y Vicky son los aspir...

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos