www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.1.0/js
2651139
Para todos los públicos MasterChef 2 - Programa 13 - 09/07/14 reproducir video 02h 07 min
Transcripción completa

(Sintonía "MasterChef")

Estáis en el camino a convertiros en cocineros ilustrados.

Quiero un plato que merezca el aplauso de esta plaza,

que es MasterChef.

Que aproveche.

Regodéate.

¿Has entrado para volver a salir o para qué?

A currar.

No me ha gustado mucho. Cristóbal, perdóname.

Por favor, está el público enardecido.

Vamos, vamos.

Bienvenidos a Las Ventas.

la catedral del mundo del toreo.

Cuánto grande en esta plaza, madre mía.

Yo voy, yo voy, yo voy. ¿Adónde vas? ¿Adónde vas?

Lo que diga Vicky.

-No perderé el tiempo en esa gilipollez.

Uno irá bien, otro irá muy justo y uno de vosotros...

se irá a su casa.

Cristina.

(Música)

El próximo Master Chef tendrá que aprender a arriesgar

y sobre todo sorprender.

Busco un cocinero sin miedo a experimentar

que encuentre en la cocina su propio lenguaje.

Este año MasterChef llega con nuevos retos,

más dificultad.

No quiero simples aficionados.

Quiero auténticos amantes de la cocina.

(Música)

Buenas noches y bienvenidos a MasterChef.

Nuestros aspirantes aún no lo saben,

pero hoy, además de enfrentarse a los tres retos de siempre

y luchar por un puesto en la final, se juegan algo más:

un premio de cine que los va a llevar muy lejos.

Y lo digo de manera literal.

Aspirantes, ha llegado la hora de ver

vuestra capacidad de reacción y reinvención.

Dentro de esas cajas hay algo a lo que ya os habéis enfrentado.

aunque hoy lo haréis de una manera diferente.

A la de tres quiero que levantéis la caja.

Uno, dos

y tres.

Ay, qué mono.

Ay, Dios mío, que me traen a Gordon Ramsay de MasterChef América.

MasterChef América me encanta.

Como veis, es un cerdito algo peculiar,

porque además habla inglés.

El inglés y yo... (HABLA EN INGLÉS)

Con eso te lo digo todo. Me quedo en España.

Cristóbal, está claro que no vas a cocinar ese cerdito tan mono.

Ya. (RÍE) ¿Qué crees que significa?

Que tendrá un precio todo lo del súper

y que tendremos un presupuesto para comprar ingredientes.

Estas huchas representan el ahorro, la reserva para el futuro,

como antes lo representaba la matanza.

Justamente de eso trata la prueba de hoy.

Queremos que trabajéis la cocina del aprovechamiento,

que de nuevo seáis ejemplo y demostréis que con cabeza

se puede sacar buen partido de los productos

o dar vida a elaboraciones que ya han cumplido su función

y transformarlas en platos diferentes, pero igual de ricos.

Hay que reutilizar.

No podemos tirar alimentos tal como está el mundo.

Debemos reutilizar y comérnoslo todo.

Todo lo que compremos hay que comérselo de una manera o de otra.

Para hablaros de la cocina del aprovechamiento y de más cosas

os hemos traído a un supercocinero, Quique Dacosta.

(Aplausos)

(Música)

(LORENA) Bueno, Quique Dacosta, qué elegancia,

Menudo "look" que tiene Quique.

Vamos, qué "lookazo".

Como bien sabéis, tres estrellas Michelín,

entre los 50 mejores restaurantes del mundo.

¿Cómo se lleva esa responsabilidad, Quique?

Con normalidad, los reconocimientos a esos niveles

son consecuencia del trabajo.

Unos de los consejos que podía dar a mi hijo,

si se dedicara a la cocina, es que trabaje con felicidad,

con honestidad y que la mayor recompensa es tener clientes.

-Conocía a Quique Dacosta, jo, madre mía, tenerlo al lado...

Estaba yo y estaba él a un metro y me estaba mirando

y estaba yo como en una nube.

Quique, cuéntanos, ¿qué nos has traído?

Voy a intentar, en cinco pasos, contaros el concepto de la prueba,

contando con mi estilo de cocina,

con mi manera de hacer cocina en Denia.

En el primer caso he hecho un plato

que tiene como "leitmotiv" recuperar y ensalzar la alubia

típica de la paella y el conejo.

Quique, perdona, esto sería el aprovechamiento del garrofó

y el riñón de conejo, como si fuese la paella típica,

entre comillas digamos, que haces una versión

vanguardista de ella, ¿no? Evidentemente utilizo

todo lo que tiene que ver y que ha estado antes en una paella.

Mirad, si os fijáis, todo parece alubias.

Lo llamamos el plato garrofó.

El cliente por un lado tiene el garrofó crudo,

por otro lado tiene un garrofó que lo hemos hecho nosotros,

muy sutil, cremoso,

veis que la piel es una textura gelatinosa,

y por otro lado, este otro de aquí, si veis,

es un riñón. -Buf.

Increíble.

-Dios, ven y mátame, ven y clávame el cuchillo aquí ya.

Por favor, un riñón blanco que parecía una habichuela.

Lo habrá pintado con típex.

Muy bien, Quique, ¿qué es lo siguiente?

Presento tres bocados en concepto de tapa.

Por un lado, este canutillo de aquí

representa el socarrat de un arroz a banda.

Lo que está dentro en un alioli.

Lo que queda arriba es una colita de gamba.

A continuación, un buñuelo de bacalao

con el sobrante de una porrusalda donde el interior está líquido.

Y en este caso es un plato hecho con esturión.

Se sacrifica fundamentalmente para las huevas, el caviar.

El pescado en sí mismo no goza de gran valor gastronómico.

Yo me sensibilizo con el animal y trato de sacarle partido.

Aprovechamiento del producto sin elaborar.

En este caso tenemos un plato que se llama:

¿qué fue primero, la gallina o el huevo?

Utilizamos dos productos para el aprovechamiento.

La piel de la gallina cocida, el huevo y puntas de espárrago.

Lo trituramos y hacemos una crema.

Con esta crema hacemos una piel, una cáscara,

Si veis, es blandito. No es un huevo con piel.

Dentro está una yema de huevo y debajo está la piel.

El cliente ve el huevo como si fuera un huevo cocido.

Lo que hacemos es pinchar

Y al cortar... La yema evidentemente está líquida, como se ve rápidamente

y además la clara...

-Madre mía. -Por Dios.

(QUIQUE) Es un caldo de gallina.

-Qué maravilla. -Madre mía.

(VICKY) Lo que más me ha flipado ha sido el huevo.

No me entra en la cabeza cómo ha podido hacer el huevo.

No lo entiendo.

-En este caso os presento una grasa de jamón al dente.

-Es queso, ¿no? -Hostia.

-Parece queso. -Una esponja.

-En realidad es un hongo; se llama Tremella fuciformis.

Es un hongo que no tiene ningún sabor.

Hemos cogido el caldo de un cocido enriquecido con huesos de jamón

y cocemos dentro esta seta.

Se ha quedado tersa, al dente, como si fuera una pasta

y parece que esté salteado.

-Madre mía, madre mía.

Quique, tenemos una sorpresa final, ¿no es así?

Sí, vamos a escenificar el último plato.

Mirad, a partir de no solamente el caldo del cocido,

sino también del tocino y los garbanzos,

hemos hecho un plato muy vegetal.

En este caso he sustituido el garbanzo por guisante.

He utilizado, como veis, el tocino.

He utilizado diferentes setas y he intentado representar

el Montgó, el parque natural de Denia, en el momento

de las brumas, las nieblas de la mañana.

Para escenificarlo, además...

-Oh, qué guay.

-Madre mía. -Ah.

-Madre mía.

-No todos los platos deben tener una carga estética

y casi de fuegos artificiales como este, no son necesarios.

Sin embargo, en este plato me permití la licencia

hace diez años de poderlo hacer.

-Cómo huele, ¿eh?

Huele a campo, a campo. -No os olvidéis de una cosa.

Las sobras de un cocido.

(EMIL) Me parecía una escenografía de teatro.

Me imaginaba personajes chiquititos comiéndose los guisantes.

Yo qué sé, era un espectáculo para el olfato,

para la vista, para la imaginación,

y no te digo nada si hubiera podido comérmelo.

Aspirantes, lo habéis visto, ¿no?

Teníamos una paella, un cocido, y ahora tenemos todo esto.

Eso queremos que hagáis hoy.

Que cojáis un plato ya terminado y que os recreéis creando uno nuevo.

Con estos platazos haremos el ridículo.

Espero que no.

Para eso, los jueces, que ya sabéis que somos demasiado buenos,

nos hemos pasado toda la semana cocinando para vosotros

todo tipo de platos.

Y si no os lo creéis, venid conmigo.

Venga, vamos.

-Hala, qué bueno.

Aspirantes, como veis, os hemos cocinado de todo.

Pescados al horno, rosbif,

terneras en salsa, guiso de setas.

Fijaos qué paellas os ha hecho Jordi.

Lo más. Pulpo cocido, lentejas, potaje.

He pensado: "Las lentejas son un plato muy humilde

que todo el mundo hace".

Y me ha parecido un reto poder reutilizar ese plato

de alguna manera que fuera interesante para los comensales.

Antes de arrancar, quiero deciros algo muy importante.

Ese cerdito tiene premio.

Ahí dentro se esconde una recompensa

para el mejor de la noche.

No. Solo el mejor de la noche

romperá la hucha.

En la prueba de hoy tendréis 90 minutos para elaborar

un mínimo de dos elaboraciones.

Eso sí, si con esos 90 minutos os da tiempo de hacer alguna más,

será bienvenida.

Aprovechad bien el tiempo y los alimentos.

Los tres minutos para entrar en el supermercado comienzan

en tres, dos,

uno, ya.

(Música)

Aspirantes, usad el supermercado de manera responsable

y más en una prueba como la de hoy.

Utilizad bien todos los ingredientes que seleccionéis.

Ya sabéis que nuestro supermercado patrocinador

donará el excedente a comedores sociales.

Toma, pon, pon, pon.

(Música)

Cinco, cuatro...

Ya. Tres, dos,

uno, a las cocinas.

Que sea lo que Dios quiera.

-Buf, he cogido lo más grande.

-Madre mía de mi vida.

Madre mía, Cristóbal.

Tendrías que haber puesto carrito con ruedas.

(Música)

Emil, ¿qué platos de aprovechamiento has seleccionado?

He cogido dos cocidos clásicos, unas lentejas

y un cocido de bacalao, pescado con garbanzos.

Y voy a tratar de reproducirlos, pero de otra manera.

¿Qué vuelta le vas a dar? Los voy a presentar en vasitos.

Que sea como muy fácil de comer y con pocos tropezones.

Tú eres el creativo. No te estás complicando mucho.

Suerte.

-"Okay", tensión, tensión.

No me veo capacitado para hacer un plato nuevo,

sino para realmente intentar buscar la esencia del plato

y reproducirla de otra manera.

(Música)

¿Qué has cogido, Vicky? Pues he cogido paella

y voy a hacer una cosa que he practicado en casa.

Es como una tierra. En casa la practiqué de pimientos.

Voy a hacer una tierra como de paella.

-Me parece bien, así, yo creo que lo importante ahora mismo

es que cuando hagas la tierra, desde mi punto de vista,

piensa que los granos de arroz con los que harás la arena

deben estar muy cocidos y necesitarás cocer un poco más

el arroz, aunque está muy cocido. -Está cocidito, ¿eh?

-Pues entonces perfecto. -Luego, voy a hacer

unos pimientos de piquillo rellenos de... de pescado.

Tengo pasta filo y pasta... masa de hojaldre

y... voy a hacer... restos de pollo, digamos,

restos de pollo y de setas, así un rellenito.

Hay dos maneras muy fáciles de aprender a cocinar.

Una es sentarse tranquilamente a ver MasterChef

y la otra comprarse el libro de recetas

de la segunda temporada del programa.

En estas páginas encontrarás recetas de carnes, pescados

y hasta los postres más deliciosos,

todo para tú también te luzcas

como un auténtico profesional de la cocina.

Hola, Cristóbal. -Hola, chef.

-¿Qué has cogido? -He cogido el puchero de bacalao

he cogido pollo y he cogido la verdura cocidita.

Quiero intentar hacer unos tacos con queso parmesano

como si fuera comida mexicana, hacer el taco con el parmesano.

Echaré pollo con la verdura, la saltearé con vino blanco

para que quede como una salsa y rellenarlo.

Y quiero hacer una espuma de garbanzos

con un canelón relleno de bacalao al pil pil.

-La segunda elaboración te puede complicar la vida.

-¿Cuál? -La segunda.

No digas nada. No des pistas.

Que haya suerte y que esté rico. -Muchas gracias, chef.

Quique me ha recomendado que no hiciera espuma de garbanzos.

Me ha dicho que no funciona o que no... que no va bien

y lo he descartado rápidamente y he hecho una cremita de...

de... bien espesita.

La pasaré por el chino para que quede suavita

en el fondo del plato.

(Música)

-Vicky ha metido la pasta que ha hecho con el arroz

al horno para secar pero le ha puesto papel encima,

que evitará que se seque rápido. No tendrá tiempo para secar.

Tal vez no tenga tiempo.

(Música)

Mateo, ¿qué has cogido? Pues he cogido lentejas,

con su chorizo y su morcilla,

y he cogido también pulpo. Lo que pretendo hacer

es con las lentejas hacer una crema con un crujiente de morcilla.

Luego también haré lo que viene siendo una lueca,

que es de Huesca, que es un pan

relleno de huevo duro, jamón y morcilla y tal.

Y voy a hacer un carpaccio de pulpo,

que ya lo tengo congelado ahí, así que...

-Bueno, al fin y al cabo hay recursos.

Creo que en esto hay que tener recursos.

¿Sueles hacer cocina de aprovechamiento?

En mi casa, eh... eso de las sobras se lleva mucho.

En la mía, como comemos de todo, no sobra nunca nada.

Te lo comes todo. Tenemos esa cultura.

En mi casa suelo aprovechar los restos

para intentar hacer siempre algo, porque es una pena tirar...

las cositas. Intento hacer croquetas,

hago algo de ropa vieja, algo que me salga,

porque había días que las croquetas

no hubo manera de hacerlas en condiciones.

(Música)

-Hola, ¿qué tal? -Lorena, ¿qué has cogido?

-Mira, voy a hacer una crema de la... de las lentejas.

-Parece que se lleva hoy. -Quería hacerla en el sifón,

pero tengo miedo porque como, al no llevar nada de grasa,

tendría que poner nata y me arriesgo demasiado.

Creo que tiraré a la clásico. -No necesariamente debe llevar nata.

El sifón no hace magia. Si está rico, sale rico.

Si no está rico, no sale rico. -Sí, pero la textura,

por eso lo quiero meter en el sifón.

Luego voy a hacer una empanadilla de rosbif.

Y también hará unas croquetas... El comedor del cole, ¿te acuerdas?

¿Qué? En el comedor del cole

la crema de lentejas, muy socorrida.

Estuve en un colegio de monjas y me daban casi a diario.

-Suerte, Lorena. -Gracias.

(Música)

Cuando haces algo para una familia, cocinas para tres días, no para uno,

a no ser que sea pasta, claro. Y no se puede tirar nada

y hay que aprovechar todo por el dinerico.

(Música)

Recuerdo comerme, cuando mi madre hacía un arroz,

que mi madre cocinaba muy bien, pero el arroz no lo dominaba,

nos quedaba ahí la paella

y luego hacía una sopa con esa paella al día siguiente.

Estaba extraordinaria.

Cuando era pequeña, mi madre hacía lentejas

y al día siguiente, puré de lentejas o al día siguiente,

lentejas con arroz y luego, puré de lentejas.

Con las sobras del cocido, croquetas

o canelones. Se ha hecho en mi casa.

(Música)

Mi padre me enseñó desde pequeñito que no se tira ni el pan en casa.

(Música)

Bueno, Quique, sabemos que tienes la agenda muy apretada.

Eres un hombre muy ocupado, entonces antes de que te marches,

si quieres, por favor, darles a los aspirantes un último mensaje,

te lo van a agradecer.

Aspirantes, atentos que Quique

se tiene que marchar y os da un último consejo.

Aplicad el sentido común;

es fundamental en la cocina y en la vida.

El sentido práctico de lo que hacéis y el sentido del gusto.

A partir de aquí, suerte.

-Muchas gracias. -Muchas gracias.

Gracias, Quique, por esta clase magistral.

(QUIQUE) Encantado.

-Artista grande.

Quique Dacosta.

Aspirantes, ha pasado ya una hora.

Os quedan 30 minutos.

(Música)

(EMIL) Vamos, la costillita, Dios mío, con todo el cartílago,

esto es la bomba.

¿Qué tal, Cristóbal? Hola, chef.

¿Cómo vamos? Quería hacer el carpaccio

de... de rosbif

con cebollita, con vinagre. ¿Ya lo has cortado?

No, lo tengo aquí la máquina para cortarlo.

¿No lo has congelado? No, voy a intentar cortarlo

muy, muy finito, con mucho cuidadito.

¿Has afilado bien la sierra? Sí, la tengo afilada.

Bien, pues te va a costar. ¿Cuántas cosas harás?

Con la verdura haré una lasaña de crujiente de queso parmesano.

Verdura, crujiente de parmesano. Y el crujiente es ese.

Sí. Cuando pongas la verdura caliente,

¿qué hará el parmesano? Ya.

Mira.

Eso es... lógica. Vale, sí, es verdad.

Me cago en mi Paco.

Reacciona, vuela. Vale, gracias, chef.

(Música)

-Las recetas son los platos clásicos de bacalao y lentejas,

pero, digamos,

repensados, con texturas distintas y sin tropezones.

Simplemente intento adaptarla a...

la cocina más contemporánea, más moderna, pero...

me da que el sabor es inmejorable.

Emil, creo que no tiene el día.

No es su día. No lo veo con inspiración.

(Música)

Emil. Sí, chef.

No te vayas, hombre. Vente acá.

¿Ya tienes madurada la idea?

¿Más creativa? Eh... Sí, más o menos.

¿Es una célula esto? Me recuerda a alguien.

No. ¿No? ¿Son peroninas?

No, son patatas rellenas de... Patatanina.

Me parece un poco copiar, pegar, ¿luego cómo lo calientas?

La patata hornada después de frita.

Me das una patata frita y pienso en crujiente,

y eso no me lo va a dar.

Podía ser patata confitada, mejor que frita.

Eh... La he hervido primero.

O sea, por dentro está blandita. Bueno, ya veremos cuando... tal.

Yo... Segundo plato.

Gelatina de caldo de pescado.

Ajá. Eh... Encima va puré de garbanzos.

Luego voy a ponerle unas lasquitas

preciosas de bacalao. Vale.

Y el... ¿No tienes algún brote para acabar?

Sí, tengo unos brotes para ese.

¿Te dará tiempo a hacer algo más? Con esto ya voy apurado.

Vale. Suerte. Gracias, chef.

(Música)

Aspirantes, últimos diez minutos.

(Música)

No es una prueba complicada.

Lo más importante es el tiempo, como todo aquí.

Falta tiempo, pero estoy poniendo toda mi ilusión y mis ganas

por poder ser capitana.

(EMIL) El cerdito, supongo que nos dará pase directo

o un delantal dorado o alguna cosa de esas

que se inventan los jueces

-No sé lo que es el cerdito, pero más o menos

te puedes hacer una idea de un viaje a... EE. UU.

o no sé, fantasear mucho, ¿no? Pero soñar es gratis.

-Me encantaría que la sorpresa fuera irme a EE. UU.

Así mejoraría mi inglés. -"Yes, we can".

(Música)

(EMIL) Reciclad, chicos, reciclad, que es bueno para el mundo.

Aspirantes, solo quedan cinco minutos.

Hay que ir emplatando ya.

(Música)

Ay, no te caigas, no te caigas, no te caigas.

Mierda.

-Lo que he hecho con la paella es: el arroz lo he triturado

y lo he extendido en un papel, lo he puesto en el horno

y ahora lo frío y hago una tierra.

-Presentaré los mismos platos, pero con otra presentación

más contemporánea y más fácil de comer.

Último minuto. Ya deberíais acabar.

(Música)

Diez segundos.

Nueve, ocho,

siete, seis,

cinco, cuatro,

tres, dos,

uno, tiempo. Manos arriba.

(EMIL) Yo confío en mi plato, porque creo que está sabroso

y ahora ya, pues, estamos en manos de que los otros adversarios

hayan hecho mejor o peor el plato.

-La salsita se ha secado un poco.

Aspirantes, la primera en presentar sus creaciones al jurado

será Lorena.

He hecho una especie de mousse-crema de lentejas

con crujiente de patata.

Empanadilla de rosbif

con ciruela y un poco de anacardo

y tomatito cherry con seta.

¿Esto te parece estéticamente muy bonito?

Eh... Bueno, es que se ha secado un poquillo la salsa.

¿Qué palabra te sugiere?

Caquita.

No sé cómo estará de saber,

pero, desde luego, no apetece nada tomarte este plato

con esta decoración.

(LORENA RÍE) Bueno...

(Música)

Las croquetas.

De pollo, ¿no? Sí.

¿Las haces mucho en casa? Bastante.

No te has complicado mucho la vida, pero está todo rico.

Gracias.

(CARRASPEA) Ya...

(Música)

Este plato es difícil de juzgar. Sí, es verdad.

Mi temor era que el relleno, la carne, que es el rosbif,

quedase pasado, pero está bien.

(Música)

Has planteado algo tradicional

y lo has resuelto muy bien.

La croqueta, creo que incluso Pepe la va a alabar.

Gracias.

Bueno, Lorena.

Croquetas, crema de lentejas.

Y las empanadillas de Móstoles.

Vale, con tropezón.

Había unas lentejas guisadas. Haz algo más que meterlas en un túrmix.

Croqueta, perfecta, riquísima.

Bien hecha, cremosa, como debe ser una croqueta.

Hombre, las croquetas me las han alabado,

porque soy experta en croquetas.

Tengo tres croquetas mías patentadas que son mías.

Las croquetas de arroz negro, sin arroz negro.

Después, la croqueta de morcilla con membrillo.

Y la de pollo, cheddar con piñones tostados también.

Adelante, Mateo.

Eso es lo que llamamos en Huesca lueca.

Pan que va relleno

de chorizo, morcilla y huevo cocido.

Luego he hecho crema de lentejas

y guarnición de chorizo y setas.

Luego he hecho con el pulpo

un carpaccio con vinagreta de eneldo

Me parece que todos los platos tienen las tres bes.

Básico, básico y básico.

(Música)

Me falta ordenar una guarnición.

Hemos triturado unas lentejas, ya te las hice yo ricas.

Tienes que darme ese punto más que digas "jolín"

Ajá.

Me pasa igual con el pulpo. Yo lo veo, sí, pero...

ya estaba cocido, necesito eso que tú me debes aportar.

Vale.

(Música)

Falta absoluta de cocina.

Hemos estado haciendo lentejas toda la mañana

y nos han quedado buenas, pero no has aportado nada más.

Queríamos más, sobre todo de ti.

Creo que en este plato has ahorrado,

diría yo, en ideas.

Aquí, creo que me habías hablado

de un crujiente de morcilla.

Sí, es que lo he probado... Lo he emplatado

y se me ha pasado de horno. Se ha pasado de horno.

Lo he desechado completamente.

Sí, ¿qué? Es que encima

tienes la desfachatez de decirme que sí.

Es que... Sabrás qué te voy a decir.

Está quemado y está salado. No lo he probado.

Ah, ¿no lo has probado?

No. ¿Para qué lo pones, tío?

Mira, Lorena ha hecho lo mismo que tú.

Pero ese crujiente de patata cubría las expectativas.

Esto, tampoco has aprovechado nada. Aprovechamiento cero.

Cristóbal, tu turno.

(Música)

He hecho una crema

de potaje de Semana Santa.

El bacalao lo he salteado

y he rellenado un canelón para darle una vuelta al plato,

para sofisticarlo más.

Menestra de verduras salteada al wok

con el pollo cocido.

Y he hecho un carpaccio de rosbif

con un crujiente, en vez de meter el parmesano normal,

es un crujiente de parmesano.

(RÍE)

Porque le he hecho caso. Es el aprovechamiento.

Ahí estamos. Tenía una cosa mal hecha

y la mete en el otro plato.

Vamos allá.

(Música)

¿Qué le has hecho al rosbif aparte de partirlo fino?

Le he echado aceite de oliva, sal, pimienta y lascas de parmesano.

Lo veo soso, me falta aliño.

Y es el aprovechamiento, de una cosa que ya no valía,

se lo echas aquí.

Pero no sabe igual con un parmesano tostado que con uno natural.

(Música)

¿Mejora esto el pollo asado que te he dado?

No, necesito que des un paso más.

Es aprovechar porque no lo hemos tirado,

pero debes aprovechar y darle un sentido de cocinero.

Qué fino queda decir "el wok", ¿eh?

Me estoy volviendo fino.

¿De qué va relleno el canelón? Del bacalao del potaje.

Lo he sacado, lo he cortado fino,

lo he salteado con una guindilla con ajito.

Lo has rellenado de aire. Métele bacalao. Lo pago yo.

Mira que ha quedado ahí bacalao como para...

para rellenarlo bien completo.

(Música)

Qué rico está mi potaje, esto es aprovechamiento, ¿eh?

De lo que yo hago te quieres aprovechar tú.

(Música)

¿Crees que este crujiente de parmesano

es mejor que una lasca de parmesano?

No. Lo que me indigna...

Pero... Vale. Es eso, seguro que sabes

cuatro lascas de parmesano, hojas de rúcula y una vinagreta

es mil veces mejor que este crujiente mal puesto ahí encima.

Aquí, ¿qué te voy a contar?

Le ha faltado relleno por todos lados.

Esto es un cúmulo de prisas, de no pensar, de no razonar.

Estoy convencido de que puedes hacer más, amigo mío.

Gracias.

(Música)

¿Te has quedado contento al acabar de cocinar?

No. Debes hacer una cosa

de la que estés satisfecho.

¿Tú cómo vas con el inglés?

Buf, "very, very", pero "very, very bad".

Pero "very, very". Tradúceme despacio.

Has hecho crac, ratón.

"It's your crack and mouse", ¿no?

"And mouse". Tú, deja la cocina

y dedícate al inglés. Sí.

Has hecho crac. Ya.

Me falta eso, pulir ya la planificación de los platos

y tener siempre un plan B.

Vicky, eres la siguiente.

Con sobras de pollo y boletus

he hecho rollitos de brick.

Dorada al horno con patata y cebolla

con patatas y cebollas he hecho crema.

Y con el pescado

he hecho un relleno para pimientos.

Y he hecho conejo al ajillo

con... he hecho una tierra

con el arroz de la paella.

¿Una tierra? ¿Qué es eso?

Lo he leído en un libro.

Lo probé a hacer en casa, me gustó y he decidido hacerlo aquí.

Hay que ser valiente y es lo que queremos.

¿Conoces al hermano de Ferrán Adriá, Albert?

Hizo un libro, se llama "Natura", donde trabajó postres,

que su aspecto es muy parecido a una tierra.

(Música)

El conejito está estupendo y las arenitas estas...

están resultonas, están bien.

Lo único que le falta es esto.

Estar limpio.

Hay idea, hay buena ejecución, has currado seria.

Justo eso queremos en el programa. Has hecho muy buen trabajo.

Felicidades. Gracias.

(Música)

Qué miedo.

¿Qué crees que te voy a decir?

No sé.

(Música)

Sabor.

Está buenísimo todo. ¿Sí.

Muy bien. Gracias, chef.

Odio los piquillos rellenos, pero...

está riquísimo.

Has aprovechado perfectamente lo que había, está muy bueno.

(Música)

Me encanta lo de las tierras medias.

¿Sabes a qué me recuerda?

Al "El señor de los anillos".

Las Tierras Medias.

Está muy bueno.

Mi tesoro, Vicky, tú eres mi tesoro.

Me he arriesgado, que sea lo que Dios quiera, y lo hago.

Me ha salido superbién.

Emil, cierras la cata de hoy. Adelante.

(Música)

Cocido de bacalao, pero...

Le has dado nueva vida. Sí.

¿Estás contento con tu plato?

Sí, sí.

¿Esto qué es? Patata rellena

de los sacramentos

del cocido de la lenteja.

No te veo muy convencido. Sí.

(Música)

Me ha costado tragarlo, ¿eh?

¿Te gusta?

Sí, es un cocido, está muy rico.

Tampoco le he hecho mucha cosa, solo lo he puesto en capas

Te lo has cargado, vamos. ¿Sí?

Vaya.

(TARAREA)

El guiso está bueno, lo has puesto en diferentes texturas,

con un montaje distinto.

Es lo mismo, es una mera cuestión estética, ¿no?

Y de dosis, ¿no?

De forma de comerlo, te comes una lasca de tal

con la dosis del... Emil, no te calientes, amigo.

Este mismo guiso en una cazuela y cojo un poquito de cada

es lo mismo, no te engañes. "Okay".

Hoy, te lo digo con sinceridad,

es el día que te he visto peor.

Repite conmigo en inglés. Sí.

Mi plato...

"My plate"...

Es... "Is"...

Una castaña.

Eh... "A big shit".

"Big", ¿no? "Gran mierda", ha dicho. -Sí.

Este me interesa mucho.

Ya la estética es terrible.

Un trozo de morcilla sin tocar, chorizo, el que había.

(Música)

Igual es un bocado muy grande.

Cartílago. Huesito.

Cartílago. Cartílago.

Duro.

Tú vienes de la gamba roja, del caviar,

y cuando te toca el producto humilde y sencillo...

¿Eh? Esto es un churro en toda regla.

¿Sí?

Esto no tiene sentido.

Este es el peor plato de MasterChef.

¿Qué le vamos a hacer? Mi plato era el peor

de los platos de hoy, pero el peor de MasterChef,

perdona, pero estoy seguro de que no.

Aspirantes, os recuerdo que el mejor aspirante de la prueba de hoy

no solo tendrá una ventaja en la prueba por equipos,

sino que será la única persona que rompa su hucha.

Jueces.

(Música)

Aspirantes, para rehusar,

para reinventar, hay que tener una cosa muy clara.

Sentido común.

Hay tres aspirantes que sin duda

no han estado a la altura de esta prueba.

Emil, Cristóbal, Mateo, un paso adelante.

Chicos, si esto os pilla

en una prueba de eliminación,

estaríais en serios problemas.

Gracias, chef. -Sí.

Lorena, Vicky, adelantaos vosotras también, por favor.

Las dos habéis hecho un buen trabajo.

Una arriesgando más y otra arriesgando menos,

pero presentando un buen resultado,

que, al fin y al cabo, era de lo que se trataba.

Y la mejor aspirante en esta prueba

ha sido...

(Música)

Vicky.

Enhorabuena. Gracias.

-Por un momento digo: "No me llevo el premio".

Pero estoy contenta porque me han dicho cosas positivas y buenas.

Enhorabuena, Vicky. Gracias.

Ya sabes lo que toca, ¿no? Sí.

Coge el cerdito y acércalo al atril de los jueces.

Con cuidadito, coge el martillo.

Dale duro, Vicky. Cuidado, quita la banderita.

Vicky, espérate, espérate.

Porque Samantha y yo somos menos importantes,

pero Pepe no, Pepe no.

A ver, entiéndeme, un día te tapo con la mantita,

pues habrá que mirar que no te pase nada,

porque ya estás cascado del oído, solo falta cascarle la vista.

(Risas)

Vicky. Voy, ¿eh?

-Dale fuerte. -Dale, dale.

-Toma. ¡Huy!

Qué potencia.

-Qué rápido se ha partido. Habrá que reponer la madera.

(RÍE)

Te invitamos a que viajes a Los Ángeles, California,

para que conozcas al director y protagonista de la película "Chef".

No sé qué película es, pero me encanta.

(Risas y aplausos)

Qué guay.

Muchas gracias.

Qué guay.

¿En Los Ángeles están esas cabezas en la montaña, cuatro cabezas?

Sale en las películas. No sé si es ahí.

Es que no sé dónde es, no sé.

El letrero de Los Ángeles que sale en las películas.

Qué guay, tía.

Me voy a California. Vicky, llevas mucho tiempo aquí

y la película se acaba de estrenar, por eso no la conoces todavía.

Es una película muy nueva. Se llama "Chef".

Y es la historia de un cocinero

con el que seguro que todos os vais a sentir identificados.

Qué guay. No solo irás a Los Ángeles,

sino que vas a conocer al director y protagonista

de la película, Jon Favreau,

una película en la que, además, aparecen estrellas

de la talla de Scarlett Johansson, Sofía Vergara, Robert Downey Jr.

y Dustin Hoffman, pero esto no es todo.

Además cenarás con el protagonista y director

en el mismo restaurante donde se ha rodado la película.

Qué guay. ¿Qué te parece?

¿Está bueno?

Yo de inglés, fatal, me tendré que llevar una libreta y dibujar.

Ve haciéndote a la idea, porque esto es un planazo,

pero todavía no lo podrás hacer. Primero, tú y tus compañeros

tendréis que pasar por la prueba por equipos.

Os doy una pista: sol y playa.

¿Otra? Sí.

Jet set. ¡Oh, jet set!

-¡Huy! -Gente del taco.

Prefiero conocer España, que se come de cuchara muy bien.

Ya tendré tiempo de salir.

(Música)

MasterChef llega a Marbella,

parada obligada de la jet set internacional,

que vivió sus años de esplendor en las décadas de los 70 y 80

y que desde entonces ha atraído

a muchas de las mayores fortunas del mundo.

Hoy, nuestros aspirantes tendrán que cocinar para invitados de lujo,

pero antes el jurado ha decidido reunirse con algunos de ellos

para proponerles un plan.

¿Estáis con el aperitivo? Espero que no os quite el apetito

porque nuestros aspirantes os van a preparar un menú de lujo.

Quiero que seáis los pinches de nuestros aspirantes.

De maravilla. -Fenomenal.

¿Os atrevéis? Sí, sí.

-Aparte de la cebolla que no puedo, porque me pica los ojos,

lo demás lo hago. Te pongo unas gafas de sol.

No hay problema, hasta lavar los platos, problema ninguno.

Para ti tengo un desafío muy difícil.

el más complicado, que te veo suelta y torera.

Pero espero que no sea pastelería. Ah... Ahí se queda.

En un rato nos vemos en la cocina. Vamos a recibir a los aspirantes.

Les explicamos la prueba. Nos vemos.

Vale. -Hasta ahora.

(Música)

Mira el jurado.

Hola.

-Buenas. -Hola, ¿qué tal?

Bienvenidos al Trocadero Arena,

centro neurálgico del diseño, la gastronomía y la vida nocturna

que ha hecho resurgir a esta ciudad como la capital del lujo.

El aire exclusivo y cosmopolita de este restaurante

atrae a famosos, políticos, actores y aristócratas.

Y hoy estáis aquí porque vais a cocinar para ellos.

Coño. -Qué bien.

Lo más selecto de la sociedad marbellí.

Vicky, como fuiste la mejor de la prueba anterior

no solo serás capitana de tu equipo y elegirás en primer lugar,

sino que también elegirás al capitán del equipo contrario.

Que sea Emil, porque... quiero competir contra él.

-Mi sensación es que prefiere que yo esté en la prueba de eliminación

y ella, arriba, en el gallinero.

¿Y qué color quieres para ti? El rojo.

El rojo para ti. Emil, capitán del equipo azul.

Gracias.

(VICKY) Que llegue el mal día de Emil,

que haga un plato malo y se vaya.

Vicky, ¿a quién quieres en tu equipo y por qué?

A Cristóbal, porque es una máquina currando

y me mola, quiero tenerlo. -Gracias.

He sido el primero, me ha extrañado.

Por dentro sé que tarde o temprano llegaría este momento,

porque soy un currante de los que amorra la cabeza

y curra como un loco en la cocina.

Emil, ¿a quién quieres en tu equipo y por qué?

A Lorena, porque es más polivalente y me da que... que Mateo.

(MATEO) Yo me he quedado aquí 13 programas y ella ha salido.

Entonces, para polivalente y experto en el programa, o sea, yo.

Mateo, obviamente te consideran el peor aspirante

para integrarte en sus equipos, así que a partir de ahora

vas a ser el solitario.

No vas a cocinar con ninguno de ellos.

Bueno. Pero quizá esto

pueda hacerte más fuerte.

(MATEO) Me enfrento a las pruebas con ganas y expectativa,

de probarme a mí mismo y demostrar que solo me puedo valer.

El menú que hoy vais a preparar has sido diseñado

por José Antonio Carmona, el chef de Trocadero.

Os traemos un primer menú que consta de...

De entrante: láminas de pez espada

con crema de anguila ahumada y ensalada de algas.

Y un principal: cordero asado con su jugo reducido

y timbal de verduras asadas.

Y un segundo menú compuesto por...

un entrante: tiradito de mero con verduritas.

Y un principal: lubina salvaje con berenjena asada

y caldo de setas.

Capitana, primero elegirás tú

y después tendrás que decidir qué plato cocinas tú

y qué plato cocina tu compañero de equipo.

Entendido. Cada uno se hará responsable

de un plato, pero os podréis ayudar en cocina si lo creéis conveniente.

Cuando he visto el menú, he pensado en Lorena:

"Huy, ella es más fina", porque Cristóbal es más basto.

Tengo un poco de miedo.

Elijo la lubina salvaje. Él, que haga el tiradito.

Emil. Yo haré el cordero

y ella hará... -El entrante.

Perfecto. (EMIL) Lorena está en su casa.

Espero que eso le dé suerte.

Que la velocidad que tiene con los discos

la ponga en la cocina y nos haga un plato superior.

Y tú, solitario...

Como capitán y único integrante de tu equipo,

cocinarás tú solo dos postres distintos.

Sopa de chocolate blanco con frutos rojos

y tarta al whisky al estilo Trocadero.

Tienes un difícil reto por delante. A ver cómo me apaño.

Contáis con 120 minutos para elaborar

24 raciones de cada menú.

Tú, solitario, 48 raciones,

24 de cada postre.

¿Entendido? Sí.

Presiento que me va a salir bien.

En el minuto 80 saldrá el entrante,

en el minuto 100 saldrá el principal

y en el minuto 120 saldrán ambos postres.

El cordero necesita ya 60, 65 minutos de horno

y luego tienes que deshuesarlo, enmoldarlo y emplatarlo.

Realmente, el tiempo es lo que juega en contra nuestra.

Atención, puede que tengáis compañía en cocinas.

(VICKY) No me gusta que entre gente en la cocina.

A ningún cocinero le gusta

que entre gente a curiosear, creo que a ninguno.

No quiero chapuzas.

Quiero elaboraciones de diseño.

Quiero que me demostréis que habéis dado el paso definitivo

de cocineros ameteur a chefs profesionales.

Cada comensal probará el menú del equipo azul

y del equipo rojo y nos dará su opinión.

Pero quien decide qué equipo gana y qué equipo pierde

seremos nosotros, el jurado de MasterChef.

Solitario, en tu caso, los comensales van a votar.

Serán ellos quienes decidan sin contar con nuestra opinión

si vas o no a la prueba de eliminación,

dependiendo de si los postres les han gustado o no.

A Mateo lo hemos beneficiado dejándolo el último.

O sea, no se puede quejar.

La gente es buena, no son como los jueces, la gente es más buena.

Os recuerdo que en el camión de nuestro proveedor de alimentos

hay parte de los ingredientes que necesitáis

para vuestras creaciones.

Equipo rojo, equipo azul, solitario.

¿Preparados para ganar la batalla?

(TODOS) Sí, chef.

Pues los 120 minutos comienzan en tres, dos,

uno, ahora.

(Música)

Tenemos que cortar lo primero el pez espada.

Chequea la anguila, que esté ahumada, que esté bien.

La dejas desmembrada. -Saco un trozo para la mayonesa.

-Ahí está. -Hidrato el alga.

-Eso es, la wakame. Y si ves que te vas liberando,

me echas un cable. -Exacto, perfecto.

(EMIL) Es una prueba importante. Nos gusta el menú

y haremos todo lo que esté en nuestra mano para ganar

y hacer el mejor plato.

-Lo primero, limpiar pescado. Son raciones pequeñas.

-Como el mío hay que dejarlo macerar me pego a ti.

-Vale. -Y sacamos el primer plato,

que quede bonito y chulo. -No creo que haya mucho más.

-Vamos a ganar. -Venga. ¡Guau!

Hoy, auténtica prueba de fuego para Cristóbal.

Ya estoy con mis nervios, amasando. Lo voy a conseguir.

Le daremos fuerte e intentaremos ganar.

Va, Vicky, ¿eh?

-Eh, organización.

(Música)

Mateo. Buenas.

¿Qué vas a hacer? Empiezo con la tarta al whisky.

Haré primero la masa, estoy pesando las cantidades.

Espera un momento, que te van a ayudar, espera.

Hombre, Olivia, ¿qué tal? Mira a quién te traigo, Mateo.

¿Qué tal? Olivia, de aquí, de Marbella.

(OLIVIA) Joven guapo. (MATEO) De pronto llegó Olivia.

Como... Bueno, como agua de mayo.

Mateo tiene que hacer los postres.

Catastrófico.

En MasterChef hay que aprender. Dices que no te gustan los postres,

te han tocado. Soy malísima,

si hago una tarta, necesito un martillo para cortarla.

-Esto es lo de siempre. Aquí te esperas cualquier cosa,

cualquier tipo de sorpresa y, bueno, a ver qué pasa.

Vas a hacer el almíbar del whisky,

que es lo que va a ir emborrachando el bizcocho.

-Muy bien.

-Hola, chef. ¿A ti qué te pasa en el melón?

Como estamos en Marbella, he preferido refinarme

para no tener que sudar mucho. Sudas como un pollo igual, amigo.

Las calores de la cocina, ya sabe usted, chef.

No es refinado, pero antes de que suceda un problema en el plato

o caiga algo, hombre, ¿cómo no? Y más, hoy la ocasión lo merecía.

-¿Cristóbal? Ahí tienes a tu ayudante.

Hola. -Hola.

Cristóbal, María del Prado. Hola, Cristóbal.

-Reina, encantado, hija. -No sé si vengo a ayudarte

o a hundirte. -No, claro que sí.

Me vas a ayudar a sacarles el jugo a las 14 limas y dos naranjitas.

Por ejemplo, ¿vale? Te traigo... a Cristina.

Dame mucho trabajo. Mira qué bien.

Necesito muchas cosas. Encima viene con ganas.

Venga, a trabajar, os dejo con las manos en la masa.

Hasta luego. Hay que irlos cortando

y yo voy colocando, si quieres.

¿Qué haces en Marbella? ¿A qué te dedicas?

-Llevo una inmobiliaria con las casas más lujosas de Marbella.

Tarea no me falta.

Esto se está acabando. -Sí, cogemos otro.

¿Cómo vamos a hacer las láminas de pez espada

con mayonesa de anguila ahumada y ensalada de algas?

Lo primero es limpiar muy bien el pez espada.

Le daremos forma, lo vamos a filmar y lo congelaremos.

Lo cortaremos en la máquina cortafiambres

siempre fino para que macere antes. Lo pondremos en una forma redonda.

Para la crema de anguila, hacemos una mayonesa tradicional

a la cual le añadimos anguila ahumada.

Luego le echaremos un poquito de miel, que le vendrá muy bien.

Hacemos una vinagreta común. En este caso,

el aceite lo hemos confitado con jengibre

para que tenga un aroma más punzante y cítrico.

Le echamos sal y una gota de soja, probamos y ya está.

El jengibre, ¿lo tienes ya eso? -Sí, ya está hecho.

-Muy bien, Lorena.

-Cristóbal, me ha dado recuerdos para ti mi marido.

Estuviste con él en Toledo. -Ah.

Cristóbal es mi nombre. -Pablo, encantado.

-Encantado, igualmente. -¿Qué tal andamos de historia?

-De historia cortita. El Greco era un crack.

Lo mismo construía que pintaba que hacía un...

Era un auténtico crack. -Él inventó el fútbol, ¿lo sabías?

-¿Inventó el fútbol? Lo que faltaba. Pintaba y jugaba al fútbol.

Le dices que es un auténtico crack. ¿Vives aquí, en Marbella?

-Vivimos aquí todo el año. Se vive superbién.

¿Cómo lo llevas, kárate crack?

-Muy bien, con esta mujer ayudándome al lado, mucho mejor.

He conocido el pack completo,

a los dos, al marido y a la mujer, encantadores.

Este es un suelto, un figura. No, no, no.

Es un catacrack. Estoy cocinando, estoy cocinando.

¿Estás cocinando? No te hagas daño, que eso corta.

El equipo rojo, Cristóbal en particular,

está elaborando un tiradito de mero.

Para elaborarlo, muy sencillo, zumo de buenas limas,

un poquito de naranja. Añadiremos cebolla roja muy fina.

Utilizan pimiento amarillo, pero podemos usar jalapeño,

cualquier tipo de chile. ¿Qué más? Un poco de cúrcuma,

cilantro picadito, pimienta verde, bien de sal.

Y en ese jugo marinamos el pescado cortado grueso.

Es la diferencia entre el cebiche y el tiradito.

El cebiche son láminas finas, el tiradito, un pescado grueso.

Dejamos 15, 20 minutos hasta que esté macerado.

Rectificaremos con nada, un poco de cilantro picado

y poco más, un tiradito bien rico.

Habéis trabajado mucho ya, hombre.

Joder. Vamos.

Esto es muy duro para vosotros. Suerte, Cristóbal.

-Muchas gracias. Nos llevamos a tu ayudante.

Gracias. Ven conmigo.

Te vamos a remplazar, no sea que te canses.

¿Vale? Vamos a hacer un cambio, ¿te parece?

Vente con nosotros, sígueme. Déjalo ahí, no te preocupes.

(EMIL) 200.

-Perfecto. -Debemos ir más rápido.

-Está un poquito azucarado.

-¿Sí? -¿Está bien?

¿Lo pruebas un poco? -A ver.

No, no, no lo puedo probar. -Ah, no puedes.

-Soy celiaco y no puedo tomar. -Está bien.

Para mí un poco demasiado azucarado. En la pastelería española

hay que quitar el 20% de azúcar para mi gusto.

¿Un poco más de whisky? -Sí, y lo reducimos un poco.

Echamos un poquito. Ya.

¿Y luego cómo lo vas a cortar? Lo voy a cortar por la ternilla

y presentaré 25 piernas enteras.

No me da tiempo a deshuesarlas, chef.

No tengo tiempo, una persona sola para deshuesar 25.

Eso, una vez esté tierno, haces así y sale todo el hueso.

Son 24, tampoco... pum, pum. Te quemarás un poco, pero...

No seas flojo. Vale.

¿Te mando tres ayudantes mejor? No, chef, no, bueno,

si me mandas tres ayudantes, encantado.

Cordero asado con su jugo reducido y un timbal de verduras.

¿Qué hacemos? Tenemos una muy buena paletilla de cordero.

La asamos a la forma tradicional. Cuando ya la tenemos 60 minutos

a 190, 185 grados, la podemos deshuesar y le damos forma.

Con esos huesos u otros huesos de cordero que hemos tostado

hacemos una bresa de verduras, picamos cebolla, tomate, zanahoria.

Rehogamos, rehogamos, rehogamos, echamos vino tinto.

Dejamos reducir y luego agua. y dejamos reducir.

Así se hace un fondo. ¿Y el timbal de verduras?

Se pueden hacer a la parrilla y meter en un molde,

por eso se llama timbal. A mí me gusta mucho hacerlo

como se hace en Toledo, escalivándolas, asándolas al horno.

Emil, que te quejabas de que no tenías ayudante.

Ya tienes uno. Yeyo, Emil.

¿Por dónde hay que empezar? -Pues mira

vamos a hacer el timbal, porque tengo el fondo de carne arrancado.

-Perfecto. -Las paletillas de cordero

están ya en el horno. -En el horno.

Te traigo una superayudante para que...

¿Sí? Qué guay. ¿Qué tal? -¿Cómo estás?

Que le saques el jugo. En 45 minutos

salen los entrantes ya emplatados, ¿oído?

-¡Oído, chef!

-¿A qué se dedica usted? -La verdad,

no tengo ninguna cosa especial.

-A disfrutar de la vida, vamos. -A disfrutar, bueno, disfrutar,

pero no paro. -Yo, ojalá no tuviera que trabajar.

-Este está blando, lo dejo. -Nada, creo que a lo mejor no pasa.

-Vamos a meter esto... -En el horno.

-Seis minutos o así, ¿vale? -"Okay", perfecto.

Creo que estará muy bueno.

La tarta al whisky de Trocadero es un bizcocho de almendra

que lleva huevos, azúcar, harina, harina de almendra y mantequilla.

Se mezcla todo bien, se pone al horno menos de ocho minutos

porque es una capa fina. Después se corta en trozos

y se mete cada uno en un vasito para humedecerlo

con el sirope de whisky que lleva almíbar y whisky

que se reduce e infusionar con cáscara de naranja y de limón.

Quedará superrico. Se reduce bien para que se evapore el alcohol.

Lleva una crema que se hace en sifón

mezclando nata, azúcar y vainilla.

Después, helado de crema catalana dentro.

Sí, y ahora con esto lo que hacemos

es que se pone en frío. -Crema chantillí, se llama.

-Exacto, pues básicamente es eso. -Crema chantillí.

-Es una chantillí.

(Música)

Queridos comensales,

es un honor para MasterChef celebrar una comida aquí,

uno de los lugares más icónicos de la costa marbellí.

Nuestros aspirantes están trabajando muy duro

para ofreceros unos menús exquisitos.

Espero que disfruten del almuerzo. Gracias.

Tiene forma de tarro de cristal vacío

y sin reciclar, ¿dónde está?

Te voy a traer un plato. -¿Cómo lo ves de aceite?

-Lo veo... Hombre, la berenjena chupa mucho aceite,

pero no hace falta que... -No pongas mucho.

-Por eso, con eso está estupendo. -Prueba ahora, Emil.

Le acabo de echar el ese de Jerez.

-Eh, le da toque, ¿no? -Está que te cagas, ¿verdad?

¿Ya está perfecto? -Muy bien.

-Pruebe la mayonesa que acabo de hacer.

Ponga el dedillo ahí. Qué maravilla.

-Le falta sal.

-¿Sal? -Sí.

-No, ya lleva bastante.

-Entonces, ¿para qué me preguntas? (RÍE)

-Lo tengo, lo tengo.

Le damos mucha importancia, claro.

Cortas como los chinos, al contrario.

¿Qué tal, Cristina, Vicky? ¿Va bien?

Sí, superbién, vaya, corta el pimiento superbién.

-Corta superbién. Agradecidos, de verdad.

Vámonos, Cristina. Le voy a dar un descanso.

Muchísimas gracias. -Oye, a ganar.

-Muchas gracias. -Gracias.

Emil. Vámonos, Yeyo.

En 20 minutos salen las 24 raciones de cada equipo.

¿Vale? Emplatadas, terminadas y estupendas.

Sí, chef. -Sí, está todo.

Cariño, he terminado ya. La mayonesa hecha.

-¿Las algas? -¡Ay, las algas!

-Venga, nena. -Las algas, me cago en todo.

-Va, hay que hidratarlas rápido. -Eso me quedaba.

-Venga. -No se me había olvidado.

Lo estaba dejando para el final porque el alga precisaba 15 minutos.

Buenas tardes. Bienvenidos.

Bueno, bienvenida, quizá, me tendrías que decir tú a mí, ¿no?

Bienvenida. Dioni, estamos en tu casa.

Eres el anfitrión hoy. ¿Contento?

Muy contento. Porque 20 años con Trocadero

y reinventar un nuevo concepto como es este Trocadero Arena...

Sí, bueno, intentamos, pues, un poco recuperar la esencia

de lo que era Marbella antiguamente.

(Música)

¿Cómo lo notas, el aliño? Está más soso que... que...

¿Sí, chef? Y hay un amargor que no me cuadra.

El cilantro se lo espolvoreamos por encima.

Tú ponle lo que tú quieras, pero no me dejéis mal,

porque falta sabor a porrillo. Vale, vale.

Aliña y mete lo que haga falta, amigo.

En diez minutos, los entrantes emplatados.

¿Está claro? (TODOS) ¡Sí, chef!

Vamos a por ello.

¿Le rallo un poco de jengibre? -Vale, sí, corre.

-Coge esto, chocolate blanco, y con eso empezamos a hacer la sopa.

-Me sigue pareciendo soso, tío. -Soso, me cago en su puta madre.

-Échale sal, muévelo y emplatamos.

-El emplatado, mira. -Una cucharita, tía.

Te ayudo y emplatamos los dos juntos o no acabamos.

-Corre, debemos emplatar ya.

Hay que limpiar todavía la lubina. -Vale.

-Y... y... y hacerla.

Usted es el responsable de una ONG, AMSUDAN.

Cuénteme un poquito cómo va la ONG.

La ONG tiene diez años.

Llegamos a Sudán justamente después de terminar la guerra.

Y desde entonces hemos hecho ya 9500 personas escolarizadas,

hay... muchísima gente buenísima.

Enhorabuena por esa misión tan bonita que están haciendo.

Y Marbella no es solo lujo.

-Gracias, Eva. -Gracias.

En cinco minutos salen los platos.

Ahí están todos los platos, creo.

Deberíamos a lo mejor escurrirlo un poco, venga.

Lorena, si vas emplatando por allí, mejor.

(LORENA) ¿Eh? ¿No están cortados todos?

No, chef, voy a hacer otro más. Venga, venga.

Ahí tenemos diez.

Te quedan todos esos.

En un minuto los camareros se llevan los platos, ¿oído?

(EMIL) Oído, chef. -¿Y las algas?

Venga, Lorena, está aquí. Venga, terminad.

¿No se puede poner la salsa de una manera más fea?

Es que se atasca con la anguila.

Pon la salsa en círculo con cuidado.

Pepe, ¿es diseño tuyo? Es tuyo, ¿no?

No entiendes la pintura moderna. 15 segundos y salen los platos.

Pues sí, chef.

-Querida, hay que aprender a cocinar.

No tenemos mucho dinero y me gustaría echar a la cocinera.

Ella contesta a su marido: "Querido, si aprendes a hacer el amor,

podemos echar al chófer también".

Diez, nueve,

ocho, siete,

seis, cinco,

cuatro, tres... Qué cosa más fea, Lorena.

Sí, pues, hijo... Camareros, vayan cogiendo platos.

Si me hubierais hecho caso, quedaría preciosa.

Me habría gustado que quedar más fino,

pero en estos momento críticos, que te dicen "un minuto",

lo más importante es sacar los platos y que la gente coma.

Comensales, como entrante, el equipo rojo

ha preparado un tiradito de mero con verduritas.

y el equipo azul, láminas de pez espada

con crema de anguila ahumada

y ensalada de algas.

Espero que les guste.

¿Habéis probado el pez espada? El pez espada...

-¡La sal Maldon falta! ¡La sal falta!

Ay, amiga. Tenía una cara de soso.

Oye, nena, no puede ser esto.

(LORENA) Le había puesto la mayonesa que lleva bastante sal ya

En realidad, era un toquecito al pescado.

Al final se me ha olvidado en tres o cuatro platos.

-Venga, Lorena, encárgate tú de tu plato, coño.

-Ya está, Emil. -Joder, pero han salido muchos sin.

-Me ha puesto nerviosa esta gente. -Pues no te pongas nerviosa.

Hombre, esto... A estas alturas,

con la presión que hay y el poquísimo tiempo que nos dan

esos errores influyen.

Lo que más me preocupa es que no tenga la capacidad

de decir: "¿Cómo me comería este plato? Necesito aceite,

vinagre, sal...".

Tiene que estar en tu cabeza y ves lo que te falta.

Me he agobiado un montón.

(Música)

Hay una mosca en mi carpaccio de pez espada.

-Está paseándose. -Había una mosca que ha volado,

pero eso no es de la cocina, aquí vivimos en el campo.

¿Seguro? Sí.

-Era una cosita de nada. -Era proteína, me ha he comido.

-Venga, Lorena, vamos a por el siguiente.

Que no acabamos, venga. -Voy a colar la sopa.

-¿Vamos a tener con dos lubinas?

Vicky, métele chicha, que a ese pescado le falta cortar,

tal, tal, 20 minutos, ¿eh? Voy a ir marcando ya, ¿vale?

-Vale.

Equipo rojo, Vicky está elaborando una lubina

que irá acompañada con un jugo de setas.

mitad shiitake, mitad champiñón, en juliana.

Añade agua, cocina un rato, hasta tener un caldo sustancioso de setas

y en ese caldito, encima colocará un puré de berenjenas asadas.

Aprovecha la carne que aliña con sal, aceite y poco más.

Y encima de esa berenjena colocará un taco de una buena lubina

asada en plancha y terminada al horno.

El pescado que no se pase. -Tranquilo, no se pasa.

Es la cuarta vez que soy capitana.

Me he visto mucho mejor. Tienes que creértelo también.

Decir: "Venga, se puede, yo puedo".

Por eso estoy contenta.

Mira de cortar más para elegir los trozos guapos.

(Música)

El cebiche está buenísimo.

No porque yo haya colaborado y haya exprimido todas las limas...

-¿Hay bastante lima ahí?

-Sí, porque las he exprimido yo, 14 exactamente.

-A mí me gusta un pelín más fuerte. -¿Más fuerte?

-Me inclinaría por el cebiche.

-Fíjate, yo me quedo con el pez espada.

Me ha parecido muy suave y me encanta la combinación con las algas

y la mayonesa que le han puesto es muy especial.

Superrefrescante. -Están ricos los dos.

-Muy acertado. -Muy acertado.

-Muy bien. -El pez espada está fantástico,

buenísimo, pero creo que hay más elaboración en el rojo.

Es que tiene un nivel... bueno, de cinco estrellas, vamos.

-Coges los boles negros y los extiendes aquí.

Desde abajo, para que no manche mucho los bordes.

-Seguro que te veo fantástico, porque tú mandas bien

y sabes explicar las cosas con claridad.

-A lo mejor a ella no le ha mandado nadie nunca

y le mandaba hacer algo

y lo hacía sin rechistar. Me aconsejaba también.

La sopa de chocolate blanco, ¿cómo ha quedado?

Se está enfriando aquí. La has enfriado de una en una.

Claro. No te dará tiempo de enfriarse.

La sopa de chocolate blanco con frutos rojos es muy sencilla.

Se derrite el chocolate en la nata, calentada previamente.

Después se le añade el yogur para que no sea tan...

Imagínate, chocolate blanco con nata, el yogur lo aligera.

Eso lo dejamos enfriar, que es donde ha metido un poco la pata,

porque lo van a dejar a temperatura ambiente

y es un postre que apetece helado porque el chocolate blanco

es pesado para tomarlo caliente. Los frutos rojos son para decorar

y luego la guarnición, hierbabuena, no sé Mateo qué decoración pondrá.

Sigo diciendo que el sistema de enfriar emplatado

teniendo una cámara gigantesca, unas instalaciones como las de aquí

no me gusta. No hay sitio en la nevera.

¿Te hago sitio en la nevera? Lo voy a hacer yo, voy yo.

Mateo, hazlo antes.

Aparte, que siempre empezáis la casa por el tejado.

No va a pasar nada. 48 por tres.

En 30 minutos, fríos.

Ya está bien, hombre.

Si he hecho una cosa determinada, aconséjame tú cómo lo harías.

Tampoco me ha pedido explicaciones de por qué lo tenía así.

de por qué lo tenía asá. -¿Te afecta?

-Sí. -Te afecta, pobre, pero no.

(EMIL) Mira qué preciosidad.

¿Eh? Esto está espectacular.

Venga, hay que correr.

-Voy lo más rápido que puedo, pero por ir rápido,

mira qué me ha pasado con el emplatado.

En cinco minutos los camareros se llevan los platos.

¿Ah, sí? En cinco minutos salen los platos.

Eso es broma, ¿no? Equipo rojo.

Estáis en la puré.

Madre mía.

-Con la hierbabuena, coge las hojas bonitas

para luego decorar.

-Como esto, ¿no? Un pequeño ramo. -No, es que es más...

-¿Te gusta más pequeño? -Sí, si no, me echarán la bronca,

porque me dirán: "Se tiene que comer cuando pones algo en el plato".

-Ese está crudo. -Voy a poner caña al horno.

A 320 está puesto.

¿Vas a meter todo el bicho entero así?

¿Qué te parece?

Más basto que el chorizo.

Yo no he tenido tiempo de deshuesar esto.

Es una opinión. Que me parece perfecto así.

Hombre, es un... Es una carne divina.

Yo no... Imposible, no puedo deshuesar esto y cocerlo en...

en 20 minutos o menos. Emil, tú mismo con tu mecanismo.

Venga, vámonos al horno.

Lo dejamos con la puerta del horno abierta.

Hazme caso. -¿Abierta?

Tenemos que emplatar ya. -Está muy fuerte el horno.

-Tenemos que emplatar ya. -Vale, vale, lo que tú mandes.

-Voy a meter este, ábremelo.

-Venga, pasa. -Cuidado.

-Hostia. Déjalo con la puerta abierta.

-Te lo estoy diciendo, coño. -Vale.

-Te lo estoy diciendo. -Está muy caliente.

-Vicky es muy cabezona, como capitana y como no capitana.

Pero luego lo reconoce.

Y ha reculado rápidamente

y ha dicho: "La puerta del horno abierta, está muy caliente".

Para darle al pescado un minuto o dos.

Jordi. Diga.

Esto parece el asador del mesón castellano.

A la jet set no sé si le sorprenderá tanta naturalidad.

Bueno, también la rusticidad llevada a estos sitios...

Cómo comía el hombre de cromañón y tal, ¿no?

Me descojono con el tiempo que nos habéis dado para hacer...

Nos ha fallado la presentación, para un público tan de pitiminí,

pero yo sé que en 100 minutos es imposible.

O lo presentábamos crudo y enmoldadito

o lo presentábamos bien hecho y un poco...

bizarro, baturro.

Venga, en tres minutitos nos vamos.

Emplatad cagando leches.

(VARIOS GRITAN)

Vas a tener un éxito fantástico con el postre.

Además, toda esta gente un poquito snob necesita dulzura.

Le vamos a traer la dulzura que necesitan.

-Olivia hoy ha tenido un papel muy importante en la cocina conmigo.

Además, es el tipo de persona que en una cocina

que te distrae, que... que... es entretenida

y que, bueno, se te hace más ameno el tema.

-"Okay", nos queda poco, ¿eh? -Ya estamos acabando.

-¿Se cae por ahí? -No.

-¿Seguro? En 30 segundos salen los platos.

¿Oído? Sí, chef.

30 segundos. (LORENA) No es normal esto.

No es normal. Estoy enfurecida con los jueces.

Magos no somos.

Este no puede salir, sale... A la mierda.

¿Esos pescados están hechos? ¡Sí, chef!

Vicky, a la mesa tienen que salir los platos.

Llévalos. A la mesa desastre.

¿Qué pasa?

(MATEO) Nada, sigue, concéntrate.

-Nos da miedo.

Al gritar así, parece que haya un muerto en la cocina.

Ya debería estar todo fuera, vais muy lentos.

Vamos, kung-fu crack, dale caña. Toma, venga.

Diez, nueve,

ocho, siete,

seis, cinco,

cuatro, tres,

dos, uno, tiempo.

Vicky, fuera de cocinas.

Oye, pero bueno... Se ha terminado el tiempo.

Falta un plato.

(VICKY) Me he quedado satisfecha con los platos.

Creo que puede gustar y me he ido con buen sabor de boca.

Me llevo a mi equipo rojo, que han terminado todo.

Sí. Queda un plato.

Queda un calabacín y un tomate.

Queridos comensales,

llega el plato principal de los menús.

El equipo rojo ha preparado una lubina salvaje

con berenjena asada y caldo de setas.

y el equipo azul, un cordero asado en su jugo reducido

y un timbal de verduras asadas.

(Música)

Yeyo. Sí.

Veo que no tienes plato del equipo azul.

Ahora viene, espero. Ha habido un problema en cocinas.

Se han quedado sin tiempo. Aún así, voy a ir a cocinas

y te traigo el cordero para que lo pruebes.

En 10 minutos salen los postres. Os toca a vosotros ahora, ¿vale?

Muy bien. -Estamos casi listos.

(Música)

Mira, me lo trae Eva. ¿Esto cómo es? Yeyo. (RÍE)

Quítame esto de aquí. Lo vas a probar.

Me han dicho que está bueno.

Olivia, muchas gracias por todo.

Ha sido una maravilla tenerte en cocinas.

pero ha llegado el momento de que te tengas que ir

y dejar a Mateo que trabaje solo, que le toca.

Estoy segura de que tú vas a triunfar.

Seguro, seguro, les va a gustar. -Muchas gracias.

Olivia, me ha impresionado cómo es.

La llamaré cuando venga a Marbella y la veré.

Nos tomaremos un café juntos, que merece la pena.

Merece la pena conocerla.

Doña Olivia Valere, por fin, la última comensal.

Siéntese, por favor. Con mucho gusto

que tengo un hambre mortal.

Termina de emplatar. En cinco minutos salen los postres.

Ay, Dios mío. Rápido, vamos, rápido.

Vamos. Bueno, vámonos, que acabamos ya.

(Música)

¿Qué tal? ¿Cómo ha ido por aquí? Maravilloso.

-Extraordinario. ¿Con qué equipo nos quedamos?

Juan. La lubina.

La salsa de la lubina está buenísima.

-Yo soy un profesional de comer lubinas.

Y esta lubina...

la forma de prepararla no sé cómo será,

pero está muy apetitosa también.

-La salsita está perfecta. -Le da un gustito a la lubina...

-Soy mucho más de lentejas.

Quiero decir, me gusta más el cordero, está buenísimo.

Está hecho de miedo y lo otro, tiene gracia,

a mí me sigue gustando más el cordero.

Cuatro, tres,

dos, uno...

Me he dejado una. Los platos a la mesa.

Llegan los postres de los menús

elaborados por el equipo blanco.

Copa de chocolate blanco con frutos rojos

y tarta al whisky al estilo Trocadero.

Disfrútenlos.

(Música)

Servicio terminado,

que ha salido... de lujo.

Supercontento.

-Dolo, ¿cuál te gusta más de los dos?

-Mira, muy delicioso, la copita,

pero a mí la textura esta tan líquida no me convence.

-¿Y de sabor? -Muy rico de sabor.

Sin embargo, la tarta es que me parece deliciosa.

¿Cuál lleva más trabajo, Olivia? La tarta de whisky

mucho más trabajo. Y en la sopa de chocolate

desde mi punto de vista hay demasiada nata.

Pues, hija, haber puesto menos. Pero yo, amor, estoy de alumna.

Hay un profesor. Es verdad.

Has estado de pinche. Yo sigo las...

No es mi receta, porque si no, haría la mitad de nata

y la mitad de azúcar.

Comensales, queremos daros las gracias

por aceptar nuestra invitación

y muy especialmente a estos cinco pinches

tan exclusivos que hemos tenido la oportunidad de tener hoy

en las cocinas. Antes de que os vayáis

queremos pediros un último favor.

Que votéis por el postre.

Si os habéis quedado satisfechos,

cuando cuente tres, levantaréis el banderín

que tenéis en la mesa.

Si el postre no os ha gustado o pensáis

que no ha estado a la altura del menú

no lo levantéis. Tres,

dos, uno, a votar.

(Música)

(Música)

Aspirantes, ha llegado el momento decisivo.

Los jueces ya tienen un veredicto y los comensales han votado.

Mateo, solitario.

El jurado va a hacer una valoración de tus platos,

pero los únicos que han decidido si te salvas o no

de la prueba de eliminación han sido los votos de los comensales.

¿Entendido?

La sopa de chocolate blanco estaba demasiado líquida

y demasiado dulce, sin embargo,

la tarta al whisky ha sido muy similar

a la que sirven en el Trocadero.

Estoy orgulloso de cómo lo he hecho, del resultado final

y tengo buenas sensaciones con respecto al veredicto,

pero... a ver qué pasa.

Aquí nunca se sabe.

Tengo que decirte que de los 25 comensales

17

han decidido que te salvas de la eliminación.

Enhorabuena.

Mis compañeros, al principio, no me querían en sus equipos.

Espero que me tengan más en cuenta en otras ocasiones.

Que aquí estoy, que tampoco es que se me pueda... subestimar.

Equipo rojo, equipo azul.

Cada vez el veredicto se hace mucho más complicado.

No podemos permitirnos el lujo de pasarnos por alto errores

por muy pequeño que estos sean.

Este jurado ha decidido que solo salvará a aquel

que haya cometido menos errores.

Solo uno.

El rigor con el que valoramos cada plato es altísimo.

Emil, eras el capitán de tu equipo y el responsable del cordero.

Lo lógico creo que hubiese sido deshuesarlo.

Yo te lo he sugerido, tú me has dicho que no te daba tiempo.

Deshuesar una paletilla de cordero cuando ya está hecha...

En dos segundos deshueso un cordero lo cuadro, lo corto y lo perfilo.

Sí, chef.

Te recuerdo que Vicky en Lanzarote despiezó

el cabrito entero para el doble de personas.

Y le dio tiempo a asarlo incluso.

Excusas, otra vez.

Sí, chef. Yo no doy excusas nunca.

Está claro que los tiempos para nuestro cordero

estaban rayando lo imposible.

Y yo no encuentro que sea una excusa, es un hecho, punto.

Lorena,

has sido la responsable del entrante de tu equipo.

Ni tú ni tu capitán habéis sido capaces de probarlo

para poder rectificar.

No se puede sacar ni un solo plato al comedor sin saber cómo sabe.

Hay que tener confianza en uno mismo,

pero no tanta si esto se convierte en soberbia.

Me preocupa un poco que el jurado me dé zasca, zasca

por todos lados a mí.

Cristóbal, has elaborado el tiradito de mero.

Te he advertido, le falta sabor, solo sabe a lima, y tú...

Pero lo he corregido, le he hecho caso

y le he metido jengibre. Ese es el problema, Cristóbal.

Tienes buena actitud, y nos encanta,

pero a estas alturas con buena actitud,

Cristóbal, no hacemos nada.

Hay que tener aptitud, con pe, y saber corregir,

porque un cocinero que no sabe rectificar un error

no es un buen cocinero y este jurado no lo puede pasar por alto.

A mi parecer no ha sido justo.

No sé, yo le pongo las dos cosas cuando me meto en la cocina.

Sobre todo, cuando hay prueba por equipos, lo doy todo.

Vicky, te has organizado, has estado serena.

Eras la capitana del equipo. Cocinabas la lubina,

un pescado que no es nada sencillo. Has hecho un muy buen fondo.

Y la berenjena estaba perfectamente cocinada.

Hemos trabajado los dos al mismo par

tanto ella con mi plato como yo con el suyo.

Este jurado considera que el único aspirante

que merece salvarse de la eliminación

es...

(Música)

Vicky.

(EMIL) Últimamente todo lo está ganando Vicky.

En las pruebas, no sé si cocina mejor que yo,

porque no puedo probar sus platos.

Ahora, en casa, cocino yo mejor que ella.

Y más veces.

Vicky, enhorabuena. Yo... Me cuesta creerlo,

porque no puede ser que siempre

lo haga tan bien, es que para mí, es que es...

parece irreal, ¿sabes?

-Bueno, eso de que no se lo cree...

Vicky es más lista de lo que parece.

Y eso lo digo como un halago mucho más que como otra cosa.

Recuerdo cuando cocinamos para los pasajeros de Iberia.

¿Te acuerdas?

¿Estás mosqueada? Se nos ha cogido el pescado.

Es un plato que no he hecho nunca. Lo has elegido tú,

nadie te ha dicho que lo elijas. ¿Por qué te indignas?

Te lo digo por... Que sí, vale, que sí.

No te... Ven aquí, ven.

Me sigue el rollo y tú no. Ya, ya.

Te enfadas con la vida. Yo no sé cocinar tanto, ya lo sé.

Estas cosas modernas, no... Voy a tener un trabajo contigo

que no te lo crees, ¿eh? Joder.

Haz lo que quieras, haz lo que quieras.

¿Te das por vencida? No.

-Sí, yo sí. -¡No!

-No, no. -No te lo permito.

-Vosotros no, pero yo sí. -Vamos a sacarlo ya.

-No, señor. -Mira cómo va de bien.

Equipo rojo, la capitana os da por vencidos.

¡No!

En estos programas has aprendido a escuchar,

a gestionarte, a solucionar problemas.

Has aprendido, cosa que valoro muchísimo.

Y eso te ha llevado a no cometer errores

y a sacar el trabajo como Dios manda.

Con mucha satisfacción, te felicito.

Muchas gracias.

Creo que tengo a mi padre ahí. ¿A quién?

Ahí acechando, a mi padre.

En el programa no he hablado de mi padre.

Mi padre hace poco que murió.

Claro, pienso mucho en él, porque era amante de la cocina.

De hecho, en sus últimos años puso un bar.

Él estaba de cocinero.

Pienso un montón en mi padre.

Digo: "Es como un ángel que...".

Todo me está pasando superbueno. No entiendo.

Es una sensación muy extraña.

Es que es increíble. Es que... No me lo creo todavía.

Mi vida ha sido un poco así, un poco complicada.

Nunca me ha faltado de nada, pero porque he currado un montón.

No se me caen los anillos. Salir de la carnicería

e irme a limpiar casas y luego irme por la noche de camarera.

Que ahora de pronto me venga todo esto que me está pasando

es que no se puede pedir más.

Vicky, Mateo, enhorabuena a los dos.

Vosotros estáis salvados. Gracias.

Lorena, Emil, Cristóbal

tendréis que luchar por un puesto en MasterChef

en la prueba de eliminación.

(Música)

(EMIL) Llevar otra vez el delantal negro es algo que va desgastando,

pero también te entrena y te hace estar alerta, a tope,

para la próxima prueba de eliminación.

Al final habrá una última, cuanto más preparado estés, mejor.

Aspirantes, bienvenidos de nuevo a las cocinas de MasterChef.

Estamos recién aterrizados del sol y el lujo de Marbella.

A algunos, rodearse de la alta sociedad,

les ha sentado bien, como a Mateo.

Sin embargo, para otros la experiencia no ha sido muy buena.

Cristóbal, de nuevo con el delantal negro.

¿Eres consciente de tus errores?

Claro que sí, y estoy... estoy puliéndolos.

Estoy limándolos, voy notando que poquito a poco.

Esto es como cuando uno está malo, deberá "medicinarse" para curarse.

¿"Medicinarse"? Del verbo.

MasterChef es un programa veloz, pero más veloz soy yo.

Sí, intento agarrarme al tren siempre.

Emil, vienes muy guapo y muy elegante hoy.

Gracias, Eva, vengo de enterrador.

Porque voy a enterrar a uno de mis amigos o a mí mismo.

Cómo eres, Emil, cómo eres.

Lorena, tú tienes ganas, se te ve, tienes aptitud también.

¿Qué te falta? Pienso que...

todos somos diferentes, cocinamos a nuestra manera

y el jurado es el que opina realmente.

No puedo decir lo que me falta o lo que me deja de sobrar.

(RÍE)

Vicky, Mateo, podéis subir a la galería,

porque continuáis, al menos, una semana más en MasterChef.

(VICKY, MATEO) Gracias.

Suerte, chicos. -Suerte.

-Llevo tanto tiempo sin cocinar en una prueba de eliminación

que parece... espero que nunca más.

Llevo tres seguidas. Es una pasada, no me lo creo ni yo.

Aspirantes, os damos consejos, intentamos enseñaros,

pero no prestáis atención.

Pues hoy, que dos de vosotros continúen en el programa

dependerá de vuestra capacidad para seguir los pasos de un maestro

Madre mía, como nos traigan a un chino o a un japonés

o a algún tres estrellas, de los que vuelan con los cuchillos

pues madre mía, otra vez tenemos, la tenemos liada aquí.

Dentro de cada una de las cajas

están todos los ingredientes con los que vais a elaborar este plato.

A la de tres quiero que lo levantéis.

Uno,

dos,

tres.

(Música)

Tenemos que ponerle una vacuna a los salmonetes.

(LORENA) Escarificación, esfericación.

Ay..

-Emil, es una de las cajas más sorprendentes

y más terroríficas, ¿no?

Con las jeringuillas, todos los productos así... difícil.

Debajo de la caja tenéis dos salmonetes,

cebolletas, aceite de oliva,

agua mineral, gelatina vegetal,

ajos, leche,

"resource", hígados de rape y de salmonete,

perejil, salsa de soja

y flores de cebollino.

Para terminar de asustaros

espirales de sacacorchos

y jeringuillas.

(LORENA RÍE) Ya verás.

-Lo de las jeringuillas me choca. Igual es para ponerme un Valium

en vena para que me tranquilice. No sé para qué puede ser.

-Menos mal que no estamos abajo. -Madre mía.

-Sí, sí, menos mal.

Aspirantes, el plato que vais a cocinar

lo ha elaborado un maestro de maestros.

Reinventó el concepto de alta cocina

amarrándola a la cocina tradicional de su tierra, el País Vasco.

Desde el restaurante Akelarre con tres estrellas Michelín

tenemos aquí a Pedro Subijana.

Joder, tío.

(Música)

(CRISTÓBAL) ¡Guau!

(MATEO) Digamos que soy fan, pero no fan de friki, friki,

es más espiritual, más...

digamos, más inspirador.

Pedro, eres uno de los padres de la gastronomía,

un pionero de lo que hoy podemos ser Jordi, Samantha y yo.

Qué elegantemente me pones como viejo, está muy bien.

No, no, de verdad. Pareces más joven que nosotros.

Te lo digo en serio. Pedro, tú ibas para médico, ¿no?

Bueno, iba cuando estaba de estudiante y terminé el PREU

pero me enteré en aquel verano de que existía una escuela de cocina

en Madrid, en la Casa de Campo, y vine, hice el examen de ingreso,

entré y me cambió la vida.

Empecé a sacar buenas notas y todo.

Pedro, por favor, estamos impacientes de ver tu plato.

Enséñanoslo. Vamos a sacarlo del escondite.

Es una receta que ya tiene unos años en nuestra carta

que no la podemos retirar por el éxito que tiene.

Lo llamamos salmonete integral porque lleva todo.

Lleva el higadito, lleva las espinas la cabeza.

Todo se aprovecha. Luego, las salsas van dentro de un recipiente

que es ese fusilli hecho con gelatina vegetal

y que está inyectada dentro cada salsa,

de forma que si la metes en la boca,

comes una pasta con salsa.

Aspirantes, vais a reproducir el plato de Pedro Subijana.

Pero vais a tener la suerte

de hacerlo al mismo tiempo que el maestro.

Guau.

Vosotros, desde vuestra posición tendréis que seguirlo.

Quien se pierda, que improvise.

Quien dude, que reaccione.

Quien no consiga finalizar el plato,

estará fuera.

Me ha parecido todo un reto. Estaba temblando.

Estaba así, tiqui, tiqui...

(Música)

-Está que te cagas la prueba.

Aspirantes, acordaos de estas tres cualidades:

concentración, rapidez y capacidad de reacción.

Seguid al maestro

y que la buena cocina os acompañe.

La prueba de eliminación comienza en tres,

dos, uno, ya.

(PEDRO) Lo primero que vamos a hacer

va a ser coger el salmonete.

(Música)

Esta cabeza la vamos a utilizar

La vamos a partir por la mitad.

(Música)

(CRISTÓBAL) Iba superconcentrado, supermotivado.

Decía: "No me quiero ir y voy a hacerlo muy bien

para quedarme aquí".

-Le vamos a quitar los ojos.

(VICKY) Con lo buenos que están los ojos, ¿a que sí?

No.

Me da a mí que Mateo y Vicky lo ven de cine desde ahí arriba.

Están muy a gusto ahí. ¿Nos subimos arriba?

Pues me encantaría. Vamos a verlo.

(PEDRO) Vamos a sacar los filetes.

(Música)

Pero no tiramos nada, porque lo vamos a reutilizar todo

para hacer lo que hemos dicho, un salmonete integral.

-Soy un poco lenta cortando el pescado.

(PEDRO) Vamos a coger una sartén

con abundante aceite

para que se frían.

Vamos a freír hasta el tope para que se queden como tostones.

Luego los vamos a triturar y nos va a servir de sazonamiento.

Y vamos a freír aquí

todos estos recortes.

(Música)

-En vez de echarle un chorreón grande, le he echado menos.

Pero igual, yo qué sé, el instinto

de que siempre cocinas con menos aceite.

Le he echado... pero eso no tiene mucha importancia.

-Vamos a coger el agua y la gelatina vegetal.

(LORENA) ¿Agua, ha dicho?

Gelatina vegetal.

-Vamos a echar la gelatina en polvo neutra,

que no tiene ni sabor ni color.

La dejaremos hidratar durante un ratito

mientras hacemos otra cosa.

Y en otra sartencita con aceite

freiremos también una cebolleta picada.

Nuestros aspirantes tienen hoy por delante

un reto muy complicado.

Seguir a un chef como Pedro Subijana

no va a ser nada fácil.

Si quieres saber todos los pasos de esta receta

y de todas las que cocinan los aspirantes,

no te puedes perder la revista "MasterChef",

En ella también encontrarás entrevistas, curiosidades

y todo lo necesario para que tú, en casa,

también te sientas un master chef.

(Música)

No es pochar la cebolla, sino freírla, ¿eh?

(CRISTÓBAL) Me he visto muy bien respecto a mis compañeros.

He ido haciendo los pasos como Pedro lo ha ido diciendo.

Cogía cacharritos, ponía la esa, me he fijado en la cantidad de aceite

(PEDRO) Tenemos, por otro lado, los higaditos.

Entonces, con eso y con la cebolla vamos a hacer un relleno

en la sartencita donde vamos a hacer

los higaditos ponemos muy poquito aceite,

porque los vamos a hacer como a la plancha.

Mateo, Vicky, ¿qué os parece la prueba?

¿Os gustaría estar abajo? Sí.

-Pues sí. Sí, solo por estar al lado de Pedro

pero no con el delantal negro. Claro.

No me engañéis. No, por hacer lo mismo.

-Seguir indicaciones es muy bonito.

¿Quién es el peor? (MATEO) A lo mejor, Lorena

se queda rezagada, por velocidad en la cocina.

Lorena tiene menos velocidad que Emil y Cristóbal.

Sí.

(VICKY) Yo creo que los tres van a sacar los platos

y que se va a ir el que... más malo esté de sabor, vamos.

(EMIL) La cebolla ya la tengo frita.

(Música)

Mira, todos tienen la cebolla frita y ella la tiene cruda.

La cebolla ya está, está frita.

La pasamos por el colador fino

y la mezclaremos con estos higaditos.

Esto ya está.

(Música)

(EMIL) "Okay", sin aceite.

Don Pedro, maestro, aquí arriba.

Mis amigos del delantal blanco

dicen que va usted demasiado despacio

y que eso les puede facilitar la labor a sus compañeros.

Qué malignos, ¿eh? (RÍE)

Si quiere ir un poco más deprisa, no hay ningún problema.

Ya... No. De todas formas,

los toros, desde la barrera qué bien se ven.

¿Verdad que sí?

Aquí ponemos los higaditos.

(Música)

Mira a Lorena.

Ya se ha perdido. ¿La cebolla también, ha dicho?

No, ¿no? Lorena, tú solita, ¿eh?

No preguntes.

La cebolla.

(Música)

En esta prueba había que mirar, pero también había que escuchar.

Hay muchas cosas que no se ven

-Claro, ojos que no ven...

En este caso hace lo que le da la gana.

(Música)

Estas espinas ya están.

Las tenemos que triturar también.

(VICKY) A esas les falta, les falta dorar.

Sí, claro, a todas les falta dorar.

(Música)

(PEDRO) Y ahora vamos a colar este aceite

con todo... todas las espinitas y tal para conseguir

un ungüento con el que vamos a sazonar.

Si te fijas, ellos

se mueven el doble. A lo que nos tienen acostumbrados.

Y lo están persiguiendo, como que no lo alcanzan.

No le dan, no. Lo que he visto

es que marca unas pautas claras y Lorena no llega a seguirlas.

Ni la cebolla la ha frito ni la espina la ha frito.

Ninguno ha frito la espina como la ha frito Pedro,

pero la que la ha frito peor... No tenía aceite.

Vamos a calentar la gelatina neutra batiendo.

-¿A cuánto de fuego, maestro?

-Yo no puedo hablar contigo.

-¿Ah, no? (PEDRO RÍE)

Veréis que se va espesando un poco la gelatina.

Entonces hay que moverla bien

hasta que llegue al hervor.

Una vez llegue al hervor, la tenemos que apartar

y guardarla a que se vaya templando otra vez.

Don Pedro, ¿cómo vamos? Vamos bien.

¿Cuánto tiempo crees que queda? No sé cuánto llevamos.

Pero yo tenía medido que esto

estaría en torno a una hora y cuarto.

Llevamos media hora aproximadamente.

Vamos a hacerlo antes del tiempo previsto.

O sea, que no vamos tan lentos. Vamos bien, no, no.

Era broma, no me lo tengas en cuenta.

No te tengo en cuenta. Por otro lado tenéis que pelar

un par de dientes de ajo,

vamos a hacer la salsa de ajo también,

que filetearemos y rehogaremos en una sartén.

Parece que Lorena ha cogido el ritmo.

Primero que no se ha enterado de las cantidades

de más o menos fritura, más o menos aceite, más o menos pochado.

Ahora más o menos los tres iban a la par.

Los freímos

y después los sacamos a un recipiente

con leche, ¿para qué?, para rebajar esa potencia fuerte del ajo.

(CRISTÓBAL) Ha habido un momento en que yo iba más rápido

que Lorena y Emil. Esa velocidad que a veces es mala en la cocina

muchas veces quizá es bueno, sobre todo para seguir

a un cocinero como Pedro a ese ritmo.

(Música)

-El ajo.

Lorena, el ajo.

(PEDRO) El ajo que no coja demasiado color, porque se amarga.

Solamente que coja un poco de color.

Y lo echamos en la leche.

Lo dejamos infusionar en la leche.

(VICKY) Pero ¿por qué no echa el ajo en la leche,

que tiene que infusionar? -Ya.

-Lorena.

-En la leche. -Los ajos.

-El ajo. -¿Dentro?

-Sí.

(PEDRO) Tenéis siete gramos de "resource",

que es una fécula de maíz modificado que se vende

en farmacias para gente que tiene problemas de deglución,

pero que da unas texturas perfectas,

que se puede utilizar sin hervir.

-Las salsas eran muy gustosas.

La leche tenía un sabor a ajo que no te lo crees.

La salsa de soja es soja, pero...

Es una maravilla de por sí.

La salsa de perejil. Son tres sabores supersencillos,

pero eran claros, limpios y con buena textura.

(PEDRO) Ahora que ya tenemos la tercera salsa terminada,

vamos a necesitar

el nitrógeno líquido

para hacer los fusillis.

-Qué guachi, ah, qué guay.

-Yo, el nitrógeno, lo he visto en las películas.

Los superhéroes echan nitrógeno, pero nunca he trabajado con él.

-Metemos los sacacorchos

en el nitrógeno. -¿En el nitrógeno?

-Nada, contar hasta tres, cuatro, y entonces los metemos

en la gelatina líquida

y contamos uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis....

-No me he enterado. -Siete, ocho.

Sacamos y sacudimos un poquito.

Con cuidado. -Uno, dos, tres, cuatro,

cinco, seis, siete, ocho. -¡Ay!

Ay, ¿qué pasa? ¿Qué pasa?

Sí, él también, él también.

-Con cuidadito

vamos a desenroscar...

-Esto quema, ¿no? -Los fusillis. No quema.

-Huy, está muy frío.

-Las espirales me han salido a la primera, no me lo podía creer.

Cuando desenroscaba, decía: "Me están saliendo".

-¿Así?

-Ella está sacando los tornillos.

-¡Ay! Que no he metido la gelatina.

Seré idiota.

Cuando he tenido que sacar las espirales,

he sacado lo que es el hierro del sacacorchos

para sacarlo, porque, claro, como no lo había visto...

(Música)

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete y ocho.

-Otra vez, otra vez, la madre que la parió.

No, por favor.

-Me lo he tomado a broma, es que no podía ser

que se fuera equivocando tantas veces

y sobre todo para hacer las espirales que fallara tanto.

Primero nitrógeno y luego gelatina.

Y ella ha hecho primero gelatina y luego nitrógeno otra vez.

(PEDRO) Y ahora vamos a coger las jeringas

y vamos a ir haciendo

primero una salsa,

después otra salsa y después otra.

(Música)

Ha sido por no escuchar. Claro.

Joder.

Realmente no escuchaba nada de lo que me decían ellos.

Estaba concentrada en la prueba, en sacar el plato adelante.

Y... ya está.

No me han salido.

Pedro, llevamos más o menos una hora cocinando.

Ahora vamos a terminar enseguida. ¿Sí? ¿Cuánto queda?

15 minutos o así. Nada, fenomenal.

Entonces ahora lo que hacemos es pincharlos.

Guau. Y se llenan.

Y si... esto, se llena así.

Guau. Así, así.

Lo dejo trabajar que está haciendo una cosa muy delicada.

(EMIL) Me he dado cuenta cuando hacía los fusillis,

de que valía la pena tener de sobra

porque si luego en el siguiente paso, que era inyectarlos,

cometía algún error, si no tenías más, estabas muerto.

(Música)

(PEDRO) Y rellenamos.

-Voy a intentarlo por última vez.

(Música)

Me da una impotencia no poderle decir nada...

Lorena, piensa.

(Música)

-Esto ya... No hay manera.

Aquí salen dos.

(CRITÓBAL) Yo me creía tipo Harry Potter, mago,

con las espirales, espirales verdes, blancas, negras.

Ha sido un poco surrealista todo para mí, hoy, esta prueba.

-Cristóbal, máquina. (PEDRO) Ponemos una sartén

en el fuego y hacemos solo por el lado de la carne.

Vamos a darle un golpe fuertecito por el lado de la carne.

Y este ungüento que hemos hecho con... con el sabor

de las espinas y las cabezas fritas

lo pintamos por encima de la piel.

Esto ya está.

Justo dos minutitos en el horno, no más.

-Mejor me quito las gafas y no miro, porque...

me estoy poniendo histérica.

-Vamos a poner

los fusillis

Aspirantes, el maestro está empezando a emplatar.

Eso es que el tiempo se acaba, ¿oído?

Oído, chef. -Oído, chef.

En cuanto Pedro diga que su plato está acabado,

nosotros os daremos un minuto más, ¿vale?

Solo un minuto para emplatar. Qué generoso.

Sí, señor.

(Música)

Lo ha puesto al revés.

-Ahora le ponemos el relleno hecho con los higaditos.

Hacemos una especie de...

de cenefa.

(EMIL) Dos minutos.

-Y ahora, nuestro salmonete,

que ya está.

(Música)

Ahí.

Y un pequeño toquecito con una flor de cebollino.

Y ya está, el plato está terminado.

Aspirantes, ya habéis escuchado.

Tenéis un minuto para acabar, ¿oído?

Va, chicos, va. Venga.

Vamos, el tiempo corre.

(Música)

Me temblaban las manos, los pies,

me temblaban los muslos, las orejas.

Me temblaba todo.

Aspirantes, 30 segundos.

(MATEO) Ole, ole, ole.

(Música)

Últimos diez segundos, nueve,

ocho, siete,

seis, cinco,

cuatro, tres,

dos, uno,

tiempo, manos arriba.

(MATEO) Bien, señores, bien.

(LORENA) Madre mía.

No sé qué tendrá en cuenta el jurado,

pero si tiene en cuenta el emplatado que he hecho,

me voy a la calle en 0,2.

Si quieres aprender a cocinar desde cero

o lo tuyo es la cocina profesional,

entra en escuelamasterchef.com,

una escuela de cocina "on-line" con más de 160 cursos

donde podrás aprender todo lo que necesites saber sobre cocina.

Tenemos a los cocineros más prestigiosos

y algunos de nuestros Master Chefs que te ayudarán

a potenciar tu creatividad.

Entra en escuelamasterchef.com

y prepárate para cocinar.

Con lo bien que iba...

Maestro, ¿cómo ha visto usted a sus discípulos?

Pues yo los he visto muy bien

porque me parece que, siendo como son,

gente que no proviene de una profesión como la nuestra

que es muy larga de aprender

muy bien, porque han llevado prácticamente el ritmo.

Otra cosa es que, al final, la angustia de las prisas

y el meterles la historia del nitrógeno y de la gelatina

y tal y cual, ahí se complican mucho las cosas,

pero los he visto bien.

(EMIL) Ya está todo el pescado vendido, nunca mejor dicho,

y lo que pase ya no está en mis manos

con lo que estoy bastante tranquilo.

Ya "alea jacta est".

Pues el primer aspirante en presentar su plato

será Cristóbal. Adelante.

(Música)

Bueno, Cristóbal.

Me has dicho que ibas a vacunar al salmonete.

Si quieres, me vacuno yo también. No, para nada.

Bueno, hombre, hay un parecido, también hay que reconocer

que a lo mejor estos churritos no están tan perfectos.

Sí, pero... Como los del maestro.

La verdad, cuando... Un poco más tísicos.

Cuando he visto el cacharro del que salía humo...

Es la primera vez que he tenido tanto nitrógeno cerca de mí.

(Música)

Bueno, está justo hecho, no está mal, no lo has pasado.

Y a lo mejor no noto los...

fusilli rellenos con todo ese gusto y ese sabor,

como proveen los de Pedro. Te diré una cosa, Cristóbal.

Te he visto como no te he visto nunca.

¿Quizá necesitas un guía espiritual como el maestro Subijana?

Cuando estás solo, te dispersas, te pierdes,

pero estaba siguiendo al pie de la letra todo corriendo sin parar.

Gracias. Es lo que pedíamos.

Y eso lo has conseguido.

(PEDRO) Bueno, Cristóbal.

Ya veo que eres un disciplinado alumno.

Te he ido viendo y observando que seguías el ritmo.

Y seguías el paso. Los fusillis,

bueno, yo comprendo que son complicadísimos

de hacer la primera vez. ¿Sabes quién los hace muy bien?

El que los hace todos los días. (CRISTÓBAL RÍE)

-Eso es así.

(Música)

El salmonete está bien.

Y de sazonamiento, un pelín soso. -Vale.

-Pero es que yo soy muy "salaero". -Sí.

Cristóbal, se te ve contento.

Como para no estarlo.

(Música)

Le falta sal.

Está soso de narices. Mira que le he echado sal,

de verdad. Iba, aunque no estuviera mirando al maestro,

lo iba escuchando y le he echado, pero es verdad que le falta sal.

Falta el tostado del aceite,

porque esa espinita no está bien doradita.

Vale, chef. ¿Estás contento tú?

Yo estoy contento.

¿Crees que estoy contento yo? Bueno...

Buf...

Sí me voy a salvar, ¿cómo que no? Claro que sí.

Me lo merezco, hoy me salvo.

Es el turno ahora de Lorena. Adelante.

Está más soso que...

(Música)

Lo siento, Pedro.

No he dado la talla.

Hemos pedido un plato.

Sí.

¿Qué ha pasado? Ha habido veces que no he visto

cómo iba el proceso y me he perdido con el proceso.

Iba bien hasta el final.

Hasta el momento del emplatado, el nitrógeno en sí.

De todas formas, vamos a probarlo, porque te estoy diciendo eso

y es el mejor... No, no, falta la salsa

que está ahí atrás.

¿Solo falta la salsa de ahí atrás?

La salsa, el salmonete, no me ha dado tiempo a meterlo en el horno,

con el nitrógeno se me ha pasado... Sé todos los fallos.

Todos los errores los sé.

Lo estaba diciendo al mismo tiempo, contaba lo que hacía.

Pero no lo he visto. Ya, pero si no lo veo...

(PEDRO) Bueno...

Está claro que no has podido terminar el plato.

Eso es un problema.

El sazonamiento también falta un poquito.

Yo decía todo el tiempo: "Tanto el fusilli

como el higadito", que no está, "y como el pescado,

todo tiene que estar, cada cosa muy sazonada

para que estén ricas".

(Música)

-Jordi, ¿te traigo la salsita, aunque sea?

Tráela.

(Música)

¿Y qué arreglamos con eso? Aunque sea un poquillo,

como está soso.... que disfrutes un poco más.

(Música)

Cuando el maestro Subijana pone a tostar

las espinas, él quería freírlas.

Quería la intensidad del frito. Lo ha dicho.

Tú has puesto la sartén ahí con nada de grasa casi

y suavecito.

No se puede comparar una persona con otra.

Una persona tiene capacidades que no tienen otras.

¿Para qué te voy a decir nada si te lo dices todo tú?

Lo he pasado fatal presentándole el plato a Pedro

porque creo que es un gran maestro de la cocina

y para mí eso es un plato vergonzoso.

Emil, tú cierras la cata de hoy.

(Música)

Bueno, Emil, ¿satisfecho?

Bueno, es un plato muy técnico

y he estado concentrado más en seguir los platos,

que en saborear

exactamente todo. He probado bastantes cosas,

pero todavía me hubiera gustado probar alguna más.

Que sabes que está soso.

Sí.

(Música)

A este plato le pasa lo que a ti.

¿Qué le pasa? Has venido muy guapo.

¿Sí? O sea, es bonito.

Gracias, chef. Pero...

hay que probar y debe tener sabor.

El fusilli, si te fijas en el que ha hecho el maestro Subijana,

es un muelle. Sí.

El tuyo...

es un gusano, pájaro.

Es un caracolillo. Es un gusano de seda.

Es verdad. Tiene gelatina para aburrir.

Buf.

-A mí me ha parecido la presentación, salvo que...

en lugar de poner en varios trocitos el higadito, lo has puesto en uno

y que el fusilli puede estar un poco mejor formado o peor,

y que ahora voy a probar, en que... nivel de sazonamiento

y de sabor están las cosas,

me ha parecido que el plato estaba muy parecido al mío.

-Muchas gracias, pero vamos...

-A mí me parece que...

está muy bien.

-Muchas gracias, chef. Buf.

Muchas gracias.

Bueno.

No te puedo poner pegas, está bastante bien reproducido.

De verdad.

Perfectamente hecho.

Los fusilli, me gustaría que tuviesen más sabor,

que te pegara más el golpe de los rellenos.

El pescado podía haber estado más sazonado, vale, sí,

pero está acabado.

Muchas gracias.

Además, esa corbatita fina, que pareces el cochero

de un coche fúnebre, te ha traído suerte la corbatita.

Los vas a enterrar al final, ¿eh?

(Música)

Yo solo he venido preparado para la ceremonia,

pero el que entierra no soy yo.

el que entierra va vestido de negro de arriba abajo.

-Qué grande eres, hijo mío. -Loren, no te pongas sentimental,

que acabaremos todos llorando.

Don Pedro Subijana.

Véngase aquí conmigo. Voy encantado.

(RÍE) Claro que sí.

Pedro, los has visto trabajar, has catado sus platos,

pero ahora llega el momento más difícil de todo.

Te queremos ahorrar ese trago

para que así sigas siendo el bueno de la película.

Maravilloso. ¿Dejamos a esos tres

que eliminen a quien ellos crean conveniente?

Yo no elimino a ninguno. (RÍE) Ha sido un placer tenerte.

Muchas gracias. En nuestras cocinas.

Esperamos que vuelvas pronto. Cuando haya ocasión.

-Bravo. Gracias.

Gracias, Pedro. Nos vemos, gracias.

Gracias.

(Aplausos)

(EMIL) Pedro es uno de los más grandes

y ya lleva mucho tiempo siéndolo.

Difícil es llegar hasta ahí arriba

pero aún más difícil es mantenerse durante tantos años

siendo la vanguardia y la élite de la cocina española.

Ha sido un momento de emoción, yo me he emocionado un poco.

Aspirantes, terminada la cata.

ahora solo queda saber lo más importante,

quién de los tres colgará esta noche el delantal de MasterChef.

Para eso ya sabéis que nuestro jurado tiene que deliberar.

(Música)

Aspirantes, es un lujo lo que habéis vivido hoy en estas cocinas.

Curiosamente, un lujo

que le ha costado el delantal a uno de vosotros.

(Música)

Después de lo que hemos visto,

el aspirante que no merece continuar cocinando en MasterChef

es...

(Música)

Lorena.

Bueno, Lorena.

-Qué va, estoy supercontenta

de haber llegado hasta aquí.

-Guapa.

Vicky, Mateo, ¿queréis despediros de vuestra compañera?

Sí. Adelante.

Me emociono ahora.

(EMIL) Hombre.

-Cariño...

(LORENA) Mis niños. Gracias por todo, tíos.

-Eres muy grande. -No llores, no llores.

Venga, guapa. -Venga.

-Emil.

Cariño... -No llores.

(EMIL) Ya somos muy amigos y cuando han dicho

que se iba Lorena, pues esa sensación de que somos una piña

pues... sientes cierta tristeza.

Lorena, aquí conmigo, porque el jurado aún tiene algo

que decirle a tus compañeros.

Ah, vale.

Vicky, Mateo, Emil, Cristóbal,

empieza la recta final.

(Música)

¿Delantal negro? No...

Ponéoslo.

Sí, sí, sin duda.

-No veas qué regalito.

Aspirantes, ya sabéis lo que significa llevar este delantal.

La semana que viene la batalla se pone interesante.

Y nada más empezar, lucharéis por un puesto en la final.

Os enfrentaréis a una prueba de eliminación.

Ese delantal negro me da muchísimo miedo

porque significa que, como haga mal el plato

de la semana que viene, me voy a la calle.

-Madre del amor poderoso.

Bueno... (RÍE)

(LORENA) Pepe...

Gracias a ti. Ay... Jordi...

Las segundas partes nunca fueron buenas,

pero en mi caso sí lo ha sido, porque he vivido dos semanas más

de experiencia aquí y eso no todo el mundo tiene la suerte de vivirlo.

Lorena, te sientas por segunda vez aquí conmigo.

¿Se sienta una de otra manera o no?

Buf, bueno, me siento, la verdad, muy feliz

de haber llegado hasta aquí.

Para mí ha sido increíble la experiencia de la repesca,

volver aquí dos semanas.

He durado más que en la primera edición lo que duró en la repesca.

Sí tengo la sensación de que este segundo tren que ha pasado

y te has vuelto a montar en él y te has vuelto a bajar

por los mismos errores.

Lo que puedo decir es que he dado todo lo que he podido de mí y más.

Esta vez he tenido bastante concentración,

pero no debe de ser suficiente, es lo que digo siempre.

Para eso quedan ahí los grandes, los que tienen la concentración

y pueden ser ganadores de MasterChef. Ole por ellos, vamos.

¿Quién ganará MasterChef?

En mi corazón está que gane Vicky, pero estoy entre Vicky y Emil.

Porque son los dos dos pedazos de cocineros

y son dos máquinas.

Así de claro. (EMIL) Con Lorena se va

un punto de glamur, un punto de distracción,

y un punto de humor difícil de entender, pero que es muy gracioso.

Lorena, hasta aquí ha llegado tu paso por MasterChef.

Ya sabes que nuestro patrocinador de electrodomésticos te regaló

los electrodomésticos que habías usado

durante todo tu paso por MasterChef y por supuesto la compra del mes

que te regala nuestro supermercado patrocinador durante todo el año.

Ahora te tengo que pedir que vuelvas a colgar ese delantal

y ya no lo cogerás más, Lorena. De verdad,

gracias. Muchas gracias, Lorena.

A ti. -Va, Lore.

-Guapa.

-Adiós.

-Ole, qué arte.

-Esto va por ustedes.

-Ole.

(Música)

-Adiós.

Vuelves a las cocinas de MasterChef.

(LORENA) Me encantaría seguir con la cocina, de hecho,

seguir con la música y la cocina y tener mi propio programa de cocina

así fusionando la música con el arte, la cocina,

eh... la moda, todo lo que va en referente mía.

Algo así como "Cocinando con la Lore"

o "Entre platos anda el juego", ya que hay tantos platos.

(Música)

Ya lo habéis visto, Lorena cuelga el delantal de nuevo.

Deja a cuatro compañeros luchando por estar en la final.

La próxima semana se lo juegan absolutamente todo.

Nosotros nos vamos, volvemos la semana que viene.

Ya saben qué hacer mientras, pónganle sabor a la vida.

Hoy, por fin, conoceremos el nombre de los dos finalistas

que se enfrentarán en el gran duelo final

donde conoceremos al próximo Master Chef España.

Bienvenidos a la embajada italiana.

Vais a hacer frente a uno de los retos más complejos

de toda la trayectoria de MasterChef.

Se va a cocinar a algún sitio,

nos dice la dirección, para que podamos disfrutar de su cocina.

Entre vosotros están los dos protagonistas

del duelo final de MasterChef.

Quiero dar la bienvenida al primer Master Chef España.

Juan Manuel. ¿Qué tal?

(VICKY) En las caras de todos se nota la tensión.

(EMIL) Centrémonos.

(VICKY) No entiendo, ¿tanta historia es necesaria?

Me pongo nerviosa.

Luces y sombras.

(Música) 200736

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 13 - 09/07/14

MasterChef 2 - Programa 13 - 09/07/14

09 jul 2014

Estamos a un paso de la gran final de MasterChef y los cinco aspirantes se dejarán la piel en la cocina para conseguir una plaza. En este programa habrá varias sorpresas. La primera es Quique Dacosta, chef del restaurante Quique Dacosta con tres estrellas Michelin. Y en la eliminación otro maestro: Pedro Subijana, chef del restaurante Akelarre (San Sebastián) con 3 estrellas Michelin y uno de los padres de la alta cocina española.

ver más sobre " MasterChef 2 - Programa 13 - 09/07/14 " ver menos sobre " MasterChef 2 - Programa 13 - 09/07/14 "

Los últimos 337 programas de MasterChef 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Programa 15 - 23/07/14 Completo 3:07:37 100% 23 jul 2014
    Programa 15 - 23/07/14 23 jul 2014 Vuelve a ver la gran final de la segunda edición de MasterChef. Vicky y Mateo luchan por alzarse con el título que les acredita como cocinero profesional ante un jurado de excepción con Pepe Rodríguez, ...
  • Programa 14 - 16/07/14 Completo 2:11:37 100% 16 jul 2014
    Programa 14 - 16/07/14 16 jul 2014 La semifinal de MasterChef se presenta como uno de los programas más emocionantes. Por fin conoceremos el nombre de los dos aspirantes que se enfrentarán en el gran duelo final. Los otros dos ...
  • Programa 13 - 09/07/14 Completo 2:07:04 100% 09 jul 2014
    Programa 13 - 09/07/14 09 jul 2014 Estamos a un paso de la gran final de MasterChef y los cinco aspirantes se dejarán la piel en la cocina para conseguir una plaza. En este programa habrá varias sorpresas. La primera es Quique Dacosta, chef del re...
  • Programa 12 Completo 2:04:42 100% 02 jul 2014
    Programa 12 02 jul 2014 La historia, la tradición y el sabor son más protagonistas que nunca. Óscar Velasco, chef del restaurante Salceloni (Madrid) con dos estrellas Michelin, visita nuestras cocinas. Velasco trae un plato muy antiguo:...
  • Programa 11 Completo 2:08:19 100% 25 jun 2014
    Programa 11 25 jun 2014 Llega a MasterChef la repesca, el momento más esperado por los exaspirantes y por la audiencia. ¿Quién recuperará sus sueños?Además, visitan el plató Diego Guerrero y Dani García para explicar la importancia del ...
  • Programa 10 Completo 2:11:17 100% 18 jun 2014
    Programa 10 18 jun 2014 Las madres serán protagonistas de MasterChef esta semana. Los concursantes tendrán que cocinar un plato que les será familiar y para el que contarán con la inspiración de sus progenitoras. En juego esta...
  • Programa 9 Completo 2:12:02 100% 11 jun 2014
    Programa 9 11 jun 2014 Después de cocinar en un buque de la Armada Española, en un avión y a temperaturas bajo cero, los aspirantes se embarcan en un crucero que recorrerá el Mediterráneo, pero que no se equivoquen… ¡En MasterChe...
  • Programa 8 Completo 2:02:46 100% 04 jun 2014
    Programa 8 04 jun 2014 Crece la dificultad en ‘MasterChef’, que ha superado su ecuador. El jurado pondrá a prueba a los aspirantes haciéndoles cocinar un plato libre con el mismo ingrediente: el azafrán. Para conocer las pr...
  • Programa 7 Completo 1:58:26 100% 28 may 2014
    Programa 7 28 may 2014 Los aspirantes se enfrentan a una prueba de presión por parejas, relevándose en las cocinas cada seis minutos. Deberán dejar las diferencias a un lado y aprender a coordinarse y tomar decisiones conjuntas si quie...
  • Programa 6 Completo 2:05:26 100% 21 may 2014
    Programa 6 21 may 2014 Los aspirantes de MasterChef recibirán una sorpresa muy especial. Los más pequeños 'de cada casa' los visitarán en las cocinas para echarles una mano en la siguiente prueba. Se trata del postre preferid...
  • Programa 5 Completo 1:57:13 100% 14 may 2014
    Programa 5 14 may 2014 En la quinta entrega de MasterChef  los concursantes dan de comer a 35 actores y bailarines del musical de El Rey de León que se representa en Madrid en el Teatro Lope de Vega. Además los herm...
  • Programa 4 - 07/05/14 Completo 2:01:48 100% 07 may 2014
    Programa 4 - 07/05/14 07 may 2014 Churra no ha encontrado su sitio en las cocinas de MasterChef y ha sido la tercera eliminada del programa. La gallega ha sido incapaz de trabajar bajo presión, con tiempo límite y la presencia de los chefs, que a...
  • Programa 3 Completo 2:04:52 100% 30 abr 2014
    Programa 3 30 abr 2014 Daniel ha colgado el delantal de MasterChef  tras cometer el mismo error una y otra vez: ser más ambicioso de lo que puede asumir. Intenta hacer grandes platos pero el resultado final es un desprop...
  • Programa 2 - 23/04/14 Completo 2:13:04 100% 23 abr 2014
    Programa 2 - 23/04/14 23 abr 2014 MasterChef arranca más duro que nunca. Pocos aspirantes lograron superar el nivel de exigencia del programa y finalmente fue Lola la primera eliminada. "Mi problema es que me pueden los nervios y la presión", rec...
  • Programa 1 - 09/04/2014 Completo 2:03:06 100% 09 abr 2014
    Programa 1 - 09/04/2014 09 abr 2014 El jurado por fin eligió a los 15 mejores cocineros amateurs de España. Celia, Churra, Cristóbal, Cristina, Daniel, Emil, Gonzalo, Jorge, Lola, Lorena, Marina, Mateo, Miguel Ángel, Milagrosa y Vicky son los aspir...

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos