www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.0.0/js
2641384
Para todos los públicos  MasterChef 2 - Programa 12 - 02/07/14 - ver ahora reproducir video 02h 04 min
Transcripción completa

Esta noche solo habrá un mejor plato.

El único delantal blanco.

Los otros cuatro irán directos a la eliminación.

Dani García y Diego Guerrero.

-Ha sido una cosa rara. -Ha sido un poco dinamita.

No vamos a saber de quién es cada plato.

Una cata a ciegas.

Joder.

¿90 minutos para esto?

Creemos que el merecedor es...

(Aplausos)

Hoy no habrá prueba por equipos.

En esta prueba los que cocinarán serán otros.

Pelearéis, no por una plaza en "MasterChef",

sino por dos.

Vuelves a las cocinas de "MasterChef".

(Gritos de alegría)

-¡Vamos!

Tenéis una nueva oportunidad en "MasterChef"

para demostrar lo que valéis.

Sin gracia, sin gusto.

Le falta todo.

(Música épica)

El próximo MasterChef tendrá que aprender a arriesgar

y sobre todo sorprender.

Busco un cocinero sin miedo a experimentar

que encuentre en la cocina su propio lenguaje.

Este año "MasterChef" llega con nuevos retos.

Más dificultad.

No quiero simples aficionados.

Quiero auténticos amantes de la cocina.

(Música épica)

Buenas noches y bienvenidos a "MasterChef".

Las segundas oportunidades existen.

Dos de los aspirantes que colgaron el delantal

empiezan de nuevo un camino

que dejaron aparcado en estas cocinas.

Para Lorena y Cristóbal es el momento de volver a luchar

por el sueño de convertirse en MasterChef.

Cristóbal, te pudieron unas alcachofas.

Y a ti, Lorena, dos postres italianos.

Espero que vengáis preparados,

porque eso no es nada comparado con lo que viene

en la prueba de presión.

(Música épica)

Aspirantes, estáis en el camino a convertiros en cocineros ilustrados.

Pero no lo seréis del todo hasta que no probéis recetas

con mucho sabor y tradición.

Hoy os presentamos una cargada de historia.

Y para hablaros de ella os hemos traído

a un cocinero segoviano de pura cepa.

Óscar Velasco, del restaurante Santceloni, de Madrid,

con dos estrellas Michelín.

(Aplausos)

¿Cómo estamos? Bienvenido.

¿Qué tal? -Encantado.

Guapete.

Buenos noches, Óscar.

Encantado de tenerte en este programa, un placer.

El placer es mío.

Encantado de estar de nuevo en "MasterChef".

Describes tu cocina como cocina de producto,

que parte de la tradición

y va hacia la creatividad y la innovación.

Explícanos un poco todo esto.

Yo creo que sin producto no hay cocina.

Empezamos con este producto.

Y siempre partiendo de esta tradición.

De lo que han sido nuestras experiencias y nuestra educación.

Lo que queremos hacer es algo creativo, innovador y diferente.

Óscar, oyéndote hablar estoy deseando ver qué plato has traído.

-Venga, va.

Un cocidito, un "atascaburras", ¿eh?

Yo que soy exótico y no sabéis lo que es un "atascaburras".

-¿Un "atascaburras"?

¿Eh? -Pasta.

Raviolis.

-Lo que hemos hecho es un rabo de buey cocinado al vino tinto,

con pasta fresca.

Hemos partido de un guiso de vino tinto,

y le hemos querido dar contraste y hacerlo diferente.

Hemos utilizado cebolla encurtida, guisantes

y una salsa agridulce de miel, vinagre, jerez y pimentón.

Para terminarlo vamos a utilizar

el jugo reducido del rabo de buey, de la cocción.

Y hemos hecho una emulsión, partiendo de esta tradición...

Una emulsión de queso parmesano.

-Cuando la he visto, digo:

"Ay, dios mío, lo de la espuma".

Vamos, hacer un aire.

A mí que me dé aire fresquito,

(RIENDO) pero poner un aire ahí, no es lo mío.

(RÍE)

Óscar, tu plato tiene una pinta increíble.

Pero te quería preguntar una cosa.

Hay quien usa el chocolate para el rabo de toro.

¿Qué piensas de eso?

-Sí que es verdad que hay esta tradición de,

con platos de carne de sabor intenso,

utilizar el chocolate.

Le da amargor, además. Sí.

Nos da estos sabores amargos.

Y también nos liga la salsa,

y nos da un toque brillante muy bonito con la salsa.

Aspirantes.

El rabo de toro es un plato muy antiguo.

Se conoce desde la época romana.

Aunque su origen en la cocina española viene del siglo XVI.

Sobre todo en Córdoba,

donde se solían cocinar los rabos de los toros después de la lidia.

No os pediré que imitéis este plato.

Porque, sinceramente, sería imposible.

Pero esta será vuestra fuente de inspiración.

Por el concepto y por el emplatado.

Sed creativos.

Tenéis la obligación de hacer una pasta fresca

e integrarla en vuestro plato.

Pero sin quitarle el protagonismo al producto principal.

Quiero un plato que merezca el aplauso de esta plaza,

que es "MasterChef".

-Creo que puede ser bastante interesante.

Preparar un buen rabo.

Vicky, estarás contenta hoy, ¿no?

Un plato tradicional para Emil,

que no puede hacer sus creaciones internacionales.

¿Brillará tanto como la semana pasada?

Hombre, siempre le veo haciendo comidas de otros países.

Tenía ganas de verle cocinar algo español.

(RÍE)

Pero bueno, lo hará bien porque...

Lo hace bien.

-Ahora disimula.

(RÍEN)

-Tengo que quedar bien.

(RÍEN)

-Lógico.

Emil.

¿Saldrás por la puerta grande como la semana pasada?

-No lo sé, vamos a ver.

El rabo de toro me gusta.

Vicky se equivoca.

La comida tradicional me encanta.

Llevo toda la vida cocinando comida tradicional mediterránea.

Catalana, más tradicional que eso ya me dirás.

Como siempre, en el supermercado tenéis todos los ingredientes

para elaborar el plato.

Hablando de ingredientes,

hay algo que sigo viendo en las cocinas, prueba tras prueba,

que aún no entiendo.

Ese mercadillo que os montáis cada vez que os ponéis a cocinar.

Pidiendo ingredientes a diestro y siniestro,

como si esto fuera una escalera de vecinos.

Esto tiene que parecerse lo más posible a una cocina profesional.

Habéis tenido 12 semanas

para aprender a coger los ingredientes del supermercado.

Desde ahora se ha terminado el trueque de alimentos.

-Es verdad que así piensa uno más

como piensa un cocinero profesional.

Si no tengo esto, tengo que darle vueltas a la cabeza,

y decir: "Echo esto".

Aspirantes, el rabo de toro requiere tiempo,

una buena cocción y una base con mucho sabor.

Para elaborarlo tendréis 90 minutos.

Óscar, ¿algo que decirles a nuestros aspirantes

antes de que se lancen al ruedo?

-Bueno, que se planifiquen bien el tema de la cocción,

que es importantísimo.

Y la pasta, ¿no?

Si rellenamos, la gelatina del rabo puede ser complicada.

Porque si el relleno está demasiado frío romperá la pasta.

Pero si está caliente también la romperá.

Hay que tener mucho cuidado.

Y bueno, que tengáis mucha suerte.

Aspirantes, muy atentos en el supermercado.

Los tres minutos para coger los ingredientes

comienzan en tres...

Dos.

Uno.

¡Ya!

-¡No te cueles!

-Huy, qué rabito.

-Perdón.

¡Último minuto!

-Los huevos, coño.

¿Dónde están?

Casi se me olvidan los huevos.

Para la pasta.

30 segundos.

Revisad bien la cesta.

-¡Esta es mía!

-¡Coño!

Cinco.

Cuatro.

Tres.

Dos.

Uno.

¡A las cocinas!

-Va, va.

-No, tío...

-Te has dejado algo, ¿no? -Los espárragos.

Joder.

-El corte con el hacha hace astillitas.

Astillas.

Y te puede quedar... Hombre, si tienes mucha...

Si tienes la mano ahí y lo pillas bien...

Lo haces con un cuchillo perfecto. Sí, no necesitas...

Sí, un cuchillito.

Ha quedado muy... y ya lo tengo.

-Voy a hacer un rabo de toro al vino tinto.

Lo quiero deshuesar, rular, pasarlo por harina, huevo y freírlo.

Una salsita, una reducción de vino tinto.

Quiero hacer una pasta con unos pocos boletus.

Más o menos por ahí van los tiros.

Óscar, ¿cómo haces tú esto?

-Yo en este caso agrego un poquito de verdura.

Me gusta una buena base de cebolla.

¿Cebolla, zanahoria y puerro? Sí, sí.

Exactamente.

Hay quien lo pasa por harina antes de hacerlo.

Yo no lo he querido freír,

porque no quiero que esta harina luego me estropee el jugo.

Quería un jugo transparente, brillante.

Ni harina, ni sellarlo. No.

-Voy a hacer rabo de toro

con vino tinto.

Y luego voy hacer una pasta que ni idea de cómo se llama.

Son unos grandes rellenos, con el rabito de toro deshilachado

y unas verduritas que he sacado, pochaditas, para que no se deshagan.

Lo voy a acompañar con unas setas salteadas.

Con ajetes tiernos y con alguna hierbita.

Y ya está.

Una pregunta clave.

¿Vino tinto o vino blanco?

-Yo soy de vino tinto. Tinto.

Y yo. Claro.

En los restaurantes, en ámbitos profesionales siempre tinto.

Para las ostras y tal.

Sin embargo en las casas, es vino blanco o de jerez.

Y las salsas de los guisos quedan muy claras.

-Voy a hacer un rabo de toro.

Lo voy a guisar a la manera tradicional,

solo que voy a ponerle especias para que sea más aromático.

Luego lo voy a acompañar de una pasta

y luego la salsa será el jugo reducido del rabo de toro.

Aspirantes, ya ha pasado la primera media hora.

Tenéis por delante todavía 60 minutos.

¡Aspirantes!

¿Habéis visto el reloj?

Las ollas deberían estar ya cerradas.

Vais mal de tiempo, ¿eh?

-Sabe a vinazo que te cagas.

-Voy a hacer una lasaña de rabo de toro con boletus.

De la misma reducción de la salsa de verduras,

la pondré por encima con tomatito "cherry".

Un clásico.

Prefiero que sea clásico a no...

A no cagarla, por no decir otra cosa.

Haces una especie de lasaña. -Sí, buenísimo.

Después pones el rabito con salsa alrededor

y tienes un platazo de diez.

Y sin riesgo de que el ravioli no se cierre bien.

O que se abra en el agua.

O el canelón, también.

Tu canelón de toda la vida. El canelón.

Claro, claro.

-Voy a hacer canelones de rabo de toro,

con su verdurita pochadita y tal.

Y la voy a acompañar con una salsa de piquillos

y unos crujientes de queso.

-Voy a hacer canelones.

El rabo lo he salpimentado y pasado por harina.

Luego he sofrito puerros, cebolla, zanahoria y tomate.

Un chorreón de vino tinto y otro de vino oloroso.

Lo he dejado reducir.

Luego le he echado zumo de dos naranjas y una lima,

y he tapado la olla.

Ahora lo voy a dejar 45 minutos.

Y...

Espera, tengo que mirar la hora.

Vale.

Es el momento de que nuestros aspirantes hagan la pasta fresca.

Para ello hacen un volcán de harina.

En medio colocan los huevos, el aceite, una pizca de sal,

y mezclan los ingredientes hasta conseguir una masa compacta.

Después la envolverán en papel "film"

y la dejarán reposar durante media hora.

Aspirantes, ha pasado la mitad del tiempo.

Quedan 45 minutos.

-Estoy intentando hacer una espuma de naranja,

pero nunca he hecho una espuma.

Hacerla es una forma de superar el miedo a la cocina moderna.

Siempre me ha dado respeto.

Y bueno, es una forma de ser valiente y probarlo.

(RIENDO) Voy a intentar hacerla.

A lo mejor no me sale bien.

Ahora a esto le tengo que meter unas cargas y meterlo en la nevera.

Espera, a ver...

Bueno.

Tengo que llevarlo a la nevera.

Ya lo tengo.

-Las capas de mi lasaña van a ser:

Una capa de lasaña,

otra de boletus,

otra de rabo de toro, con su verdurita y su salsita.

Y luego la otra capa.

La parte más complicada de la receta pienso que va a ser

que la masa de la lasaña me salga bien.

-Ay.

-"Fuck".

-Tío...

Vale.

Decisión tomada.

La pasta me está dando problemas

porque está muy húmeda, y al pasarlo por la máquina se rompe.

Al final he decidido tirarme por el rodillo.

Un chef, como dicen, ha de tener recursos para todo.

Tiro por la manera tradicional, que siempre funciona.

Aspirantes, acabáis de entrar en los últimos 30 minutos.

-Muy bien, me falta solamente ir a por la pasta para estirarla.

La voy a estirar con rodillo, en vez de con máquina.

Echarlo en el agua, que son dos minutitos,

y el fondo de la masa que tengo aquí

para hacer setitas con la cebollita y el vino.

Ya voy.

Tengo en el horno para un crujiente de parmesano

para acompañarlo en la pasta.

-¡Eh, cuidado!

-Huele a quemado.

-Cristóbal, ¿cómo lo llevas? -Hola, aquí estoy.

Liado, a ver si empiezo a amasar la masa.

La quiero hacer a mano.

-¿Por qué no usas la máquina si la quieres fina?

-Le tengo más manejo cogido al... -Le tienes más miedo.

-Sí, sí.

-Te va a quedar más regular, el rodillo es más complicado.

-Perfecto, vale.

¿Aún no está abierta la olla? Le quedan tres minutos.

Lo último. No voy a tardar.

¿Qué harás con la pasta?

Quiero hacer unos fetuccini.

Algo para darle volumen al plato.

-¿Cuánto tiempo has tenido el rabo?

-Unos 45 minutos.

Cómo se suda en las cocinas, ¿eh?

Hace calor, ¿eh?

(RÍEN)

Pásate el papel por...

Vale, chef.

Vas a echar el caldo. ¡Ay, por dios!

Se suda en la cocina.

(RÍE)

-Vale.

¿Qué tal, Cristina?

-Estoy haciendo una pasta rellena del rabo de toro, con verduritas.

Y estoy reduciendo la salsa para ponerle por encima.

-¿Qué has puesto en la pasta? -Un poquito de albahaca.

Bueno, raviolitos...

Y unas setitas, para acompañar.

¿Este queso tampoco lo vas a utilizar?

Igual ligo la salsa con un poquito de parmesano.

El parmesano hay mil formas de introducirlo.

Pero no... Pero con la pasta va muy bien.

-Pero no para ligar una salsa. -Ya tengo el chocolate.

Igual le rallo un poquito.

-Es chocolate amargo.

-Amarguísimo.

-Sí, sí. -Le iría bien, ¿no?

-Un poquito. -Un poquito.

Oye, una cosita.

Menos ojitos a Óscar, que te estoy viendo.

Estoy sacando información, a ver si por un día

me sale la mejor del mundo mundial.

No le hagas caso a los ojitos, que lo estás cascando todo.

Jordi me ha pillado, de pleno.

Se lo ha llevado.

"No te dejes hacer ojitos que te saca información".

Y se lo ha llevado.

Cristina, unos raviolis con una pasta que no tiene buena pinta.

Un curry o algo.

Es una pasta que parece que se va a romper.

-Le va a costar. Y quería hacer raviolis.

Con setas. Más difícil encima, ¿no?

Sí, no es fácil cocinarla. Claro.

-Joder.

-Huele a quemado, ¿no?

Huele como a quemado.

Se le habrá quemado, agarrado o algún desastre, ahora lo miraré.

No se ha quemado la carne, ¿no?

Ya lo que me faltaba.

-¡Ay! Me he quemado.

Óscar, antes de hablar con Mateo.

Aquí nos tomamos súper en serio el reciclaje.

Mira, el vidrio al contenedor verde.

Bueno, Mateo, ¿cómo vas? -Bien.

Te vi sufrir con la pasta.

Sí, lo he pasado mal.

¡Ay! Tú y nosotros.

-Ha sido una lucha...

-Al final he decidido que rodillo

y a camino.

-¿Has puesto más harina?

-Sí, bueno...

-Si no no habrías podido estirarla. -Sí, sí.

La he harinado bien, y bueno.

La tengo preparada.

¿Qué estás haciendo?

El rabo de toro, que lo estoy deshuesando.

Y lo que pretendo hacer es un nido con la pasta.

Y en medio pondré la carne.

-¿Alguna cosita más?

-Sí, tengo un crujiente de calabaza en el horno.

-¿Y un toque de calabaza dentro de la pasta no...?

-Bueno, la pasta es de calabaza.

Emplátamelo bien hoy.

Hoy quiero que todos hagáis un súper emplatado.

Vamos. -Seguro que sí, suerte.

-Gracias.

¡Aspirantes, últimos diez minutos!

-¿Cómo?

(RÍE)

¿Cómo? Bienvenida a "MasterChef".

Yo creo que alguno no llega, ¿eh? Yo también.

A ver cómo resuelven.

-Estoy aquí cocinando más liado que todo.

A ver si me da tiempo.

Yo creo que sí, voy a intentar llegar a tiempo.

-¡No!

No me ha salido.

¡No me ha salido!

¡Cagada!

¡No! -Muévelo mucho, mucho.

-Qué va, no me ha salido, tía.

¡Aspirantes, solo quedan cinco minutos!

¡Hay que ir emplatando ya!

-Me he peinado por primera vez para emplatar mejor.

Para estar sincronizado con el plato.

-¡Menuda mierda!

-No te abras, que te he espachurrado mogollón.

-Voy, voy.

-La he cuarteado entera.

-Olé.

-¡Mierda!

Esto es una mierda.

No lo voy a poner.

-¡No!

La pasta.

¡Aspirantes, último minuto!

Quiero un emplatado fino, que se parezca al de Óscar Velasco.

(TODOS) ¡Sí, sí!

-Una pizquita de ajo.

-Tiene que cocerse la pasta.

-Sácala, que no llegas.

-Me va a quedar dura.

Joder.

Aspirantes, el tiempo se acaba.

15 segundos.

Diez.

Nueve.

Ocho.

Siete.

Seis.

Cinco.

Cuatro.

Tres.

Dos.

Uno.

¡Tiempo!

¡Manos arriba!

(RESOPLA)

-Con 30 segundos más lo habría puesto redondito,

uno así y otro así.

Le hubiera dado más volumen hacia arriba el plato.

Hay dos maneras muy fáciles de aprender a cocinar,

Una es sentarse tranquilamente a ver "MasterChef".

La otra, comprarse el libro de recetas de la segunda temporada.

En estas páginas encontrarás recetas de carnes, pescados

y hasta los postres más deliciosos.

Todo para que tú también te luzcas

como un auténtico profesional de la cocina.

Aspirantes, el tiempo ha terminado.

Y hoy que estamos taurinos, vamos a hacer una cata especial.

Pepe, Samantha y Jordi tienen un pañuelo cada uno.

Y solo lo sacarán

cuando consideren que un plato está a la altura.

Los dos aspirantes que consigan más pañuelos

serán capitanes en la prueba por equipos.

¿Queda claro?

-Sí. -Sí.

Vamos a ver ahora quién tiene el mejor rabo.

(RÍEN)

-Un poco raro, ¿no?

(RÍEN)

Emil, empezamos con el tuyo.

Aquí está el nuevo Emil, para presentar sus platos más bonitos.

Me he quitado los pelillos del entrecejo.

Me he depilado las orejas y la nariz.

Me he afeitado.

Y me he peinado.

Y "voilà".

He hecho canelones de rabo de toro con chocolate.

Y lo he acompañado de una salsa de tuétano

y un poquito de colorcito con la acelga y el pimiento.

-Está muy bueno.

Veo que la pasta está finita.

Está bien cocida.

Veo un problema:

El parmesano está un poco pasado de cocción.

Le da un toque amargo al plato que no resulta agradable.

Pero bueno, creo que hay un buen trabajo.

-Vale, muchas gracias.

Bueno, Emil.

Has practicado el emplatado, ¿no?

Sí.

Estoy viendo grandes resultados.

El emplatado está bien, la idea es divertida.

La acelga está divinamente tratada, le da un toque de color y frescura.

¿Qué quieres que te diga?

Me gusta. Muchas gracias.

Lástima el crujiente que se me ha pasado un poquito.

No pruebe el queso. Yo no lo voy a probar.

Vale.

No te preocupes.

Bueno, vale.

Que aproveche.

Regodéate.

Disfrútalo.

Está muy malo.

Está amargo como un diablo.

Mucho.

Verdaderamente terrible.

El piquillo yo no lo habría puesto.

Creo que no te aporta nada bueno.

Creo que no lo hace fino.

Lo que sí es una tremenda estupidez es el parmesano.

Porque un buen plato

te lo has cargado con un trocito de parmesano,

que de no ponerlo no habría pasado nada.

Okay, chef.

No está mal.

Para el niño de la Barceloneta.

(RÍE)

Sabes que allí no tenemos toros.

El rabo de toro está bien cocinado.

Además, hay el trabajo de haberlo envuelto en una hoja diferente

para darle un trabajo más.

Eso hay que ponerlo en valor.

Eso dice mucho de ti. Gracias, chef.

Emil, una gran faena.

Gracias.

Emil, olé.

(TODOS) Olé.

(RÍE)

Sabes lo que es esto, ¿no?

Ovación, el público lo tienes a favor.

(RÍE)

Lorena, tu turno.

-Es una lasaña de rabo de toro

con boletus.

Y en la propia salsa del rabo, con chocolate.

-La pasta me parece que está muy fina.

Pero le falta cocción. -Sí...

-Le falta algo de sal también.

Y creo que tiene exceso de grasa.

Sin probar, el problemón que tiene este plato no es solo el emplatado.

Es que...

Una lasaña, de entrada, tiene que guisarse entera.

Has decidido no utilizar una bechamel.

No hacer una lasaña clásica.

Yo veo bien una lasaña hecha solo con un fondo.

Pero tiene que integrarlo todo,

y ese fondo es el hilo conductor de todo el plato.

Eso era un buen plato, y lo tienes todo aquí.

Pero no lo has sabido hacer.

(SUSPIRA)

Hija mía, mira qué plato, qué presentación.

Mira qué estilismo.

-Había pensado en otra cosa más bonita,

pero no me ha dado tiempo.

Has estado 20 minutos con las setas dándoles vueltas.

Deja las setas en paz y trabaja.

¡A currar!

Es que me cuesta mucho.

Es que entonces te vas a ir otra vez a casa.

¿Entras para volver a salir? No.

Entonces, hija mía, cocina.

(SUSPIRA)

Ay, Lorena.

Bienvenida a "MasterChef".

Muchas gracias.

Has tirado la lasaña encima de las setas y el rabo.

Es que... sí, sí.

Está bien guisado el rabo.

Está bueno, está justo.

Pero ¿y la salsa?

Yo la he probado y estaba muy buena.

Pero no me ha dado tiempo de poner más.

Te ha pillado el toro ahí.

Este no es el camino, ¿eh, Lorena?

Menudo cuadrazo de plato que he hecho.

Lorena, estoy escuchando demasiados silbidos.

Yo creo que la plaza lo tiene bastante claro hoy.

Bueno.

No hay pañuelos, no.

Lo sé.

Mi problema es que no miro el reloj.

No lo miro el reloj.

No lo miro.

-Tortellini relleno de rabo de toro y salteado de setas.

-La única que te has atrevido con una pasta rellena.

-Sí.

Pero al juntarla se ha quedado un poco gordita.

-Tenías razón.

Se te ha quedado un poco gordita.

Y esas hojas de albahaca que has puesto dentro,

no he notado nada.

Con un licuado o algo le habría dado un color verde.

Hubiera sido muy visual.

-Lo intenté.

Vamos a ello, Cristina.

Come del centro, que es lo rico.

Y hago así mejor, ¿verdad?

Saco.

Sales, y con la salsita de por encima...

Y la salsita. Riquísimo.

Esta me dices. Esa es buenísima.

Claro, me tienes que dar el manual de instrucciones.

Yo lo voy chequeando y viendo los pasos que tengo que dar.

Bueno.

¿A que sí?

La pasta... Esto es la leche.

Extraordinariamente bueno.

Ahora, el resto es infumable.

(RÍEN)

Mira que yo me como todo.

No tengo ningún problema en probarlo.

Pero está crudo, mujer. Muy gorda.

Está crudo. También.

Crudo.

Para los corrales.

Este para los corrales.

(RÍE)

El rabo estaba muy rico, la pasta es un desastre.

Sí, cagada.

¿Nunca has hecho pasta?

Una vez en mi vida.

Cuando hemos ido con Óscar, la hemos visto en la tabla

y ya se veía que te iba a quedar mal.

El fondo, porque mira que has puesto poquito.

Pero tiene un saborazo a vino crudo.

Ya, pero... Como Lorena.

Te he visto muy tranquila y no optimizando mucho el tiempo.

Te daba para hacer un poquito más.

Me he vuelto loca con la pasta, y echarla otra vez...

Siempre te vuelves loca.

Aquí, loco, loco, loco...

Te puedes ir para tu casa de loca que estás.

Lo sé.

Yo no sé silbar, pero hay uno pidiendo que le devuelvan el dinero.

(RÍEN)

Qué tío.

Mateo.

Vamos allá.

-Es un rabo de toro con tagliatelle en su salsa.

-¿Estabas preparando un crujiente de calabaza?

-Sí, es que me he dado cuenta al acabar y he visto el horno.

Se me ha olvidado completamente.

No sé por qué no lo he tenido en cuenta más.

-¿Qué especia has utilizado?

-Clavo.

Laurel.

Le he echado anís estrellado.

Y bueno, sal y pimienta.

Y luego romero fresco.

-Ese juego de las especias te ha quedado muy bien.

Felicidades. -Gracias.

El emplatado, eh...

Simplón.

Es que he acabado y, no sé por qué...

Bueno, me he acordado del crujiente, y no sé por qué...

He pensado otra manera de presentarlo,

siempre me pasa igual.

La presentación podrías haberla pulido un poquito.

Pero es una buena tarde

para tomar la alternativa.

Gracias.

No me voy a quedar sin comer hoy, ¿eh?

No, no.

Ración bien.

Está bueno.

El rabo está extraordinariamente guisado,

muy bueno y rico.

Me alegro. Tiene mérito.

Porque un chaval joven,

un guiso popular de siempre, clavarlo no es fácil.

Muy bien, hoy es el día de la confirmación de tu alternativa.

Fantástico.

Muchas gracias.

Estas flores moraditas

no son fuertes.

Son súper, súper fuertes.

Saben a ajo una barbaridad.

Tienes que probarlas.

Todo lo que se pone en el plato, aunque te parezca un adorno,

todo tiene que tener sentido.

Y aquí te da un castañazo de ajo.

El rabo es de los mejores rabos que hemos comido esta noche.

Sobre todo a nivel de cocción, y lo que es más interesante,

has incorporado sabores que sobrepasan al rabo.

Has hecho una mezcla de especias con un resultado muy rico.

Solo me queda una reflexión.

Piensa que al Rey León

ya empieza a decaer.

Se le queman las cosas.

En cambio Simba está gordo, hermoso.

Está crecido.

Cualquier día de estos...

(IMITA A UN LEÓN)

Y te echa de la manada.

¿Te ha gustado la faena? Sí.

¿Lo has disfrutado? Sí.

¿Cómo es esto?

Sacamos el pañuelo.

Y le damos. A ver.

Seis orejas.

Sí, sí. Sin miedo.

Mateo. Gracias.

Empatado con Emil, de momento.

(RESOPLA)

Es una pena que no haya podido rematar la faena.

Si hubiera emplatado mejor

y hubiera puesto todos los elementos

que tenía pensados, me habría salido un buen plato.

Cristóbal, ¿preparado? -Sí.

Madre mía.

He querido hacer un rabo de toro a la romana.

Lo he guisado, rulado, pasado por harina y huevito.

Y lo he frito.

He confitado unos boletus con unas patatitas.

Una cebollita con Oporto.

La pastita y un crujiente de parmesano.

-Me recuerda más a un plato combinado que a un plato de cocina.

-La salsa se ha pegado y he tenido que descartarla.

La salsa del rabo de toro.

-No me ha gustado mucho, perdóname.

-Vale.

¿Cómo estará para que este hombre te diga...?

No quiero ni probarlo, casi.

¿Cómo estará?

Los has envuelto en los dos últimos minutos.

Lo has metido al frío, lo has querido freír al final,

sin tiempo.

La faena venía apretadita.

Ya venía durita.

Aquí has quedado como Cagancho en Almagro.

¿Acabas de llegar a "MasterChef"?

Y entras y me haces esto.

(RESOPLA)

Y con un retrogusto como a quemado.

Se ha pegado, se ha agarrado la salsa, lo he dicho.

Se te ha quemado. Se ha agarrado.

He tenido que descartar toda la salsa que había.

No hay cosa más triste que un rabo de toro sin salsa.

(SUSPIRA)

No tiene sentido.

¿Me explicas algo?

Quería hacerlo bonito y estético,

con los palitos de patata, el boletus...

No intentes hacerlo bonito, intenta hacerlo bueno, para empezar.

Rabo a la romana.

He querido rularlo, he querido...

Solo hay una cosa que me parece interesante.

Emil, este es el color.

-Sí, chef.

Mira, quedaban cinco minutos para terminar

y tú estabas rulando con "film" transparente el rabo.

¿Qué querías conseguir?

No te daba tiempo a nada.

Tú piensas: "voy a hacer esto, lo toro, lo de más allá".

Te lías, quieres hacer.

Y no haces nada, Cristóbal.

-Era un despropósito.

Lo único que te puedo decir es:

¿Has vuelto para esto?

No, para nada.

(RESOPLA)

Para nada.

Para nada.

Yo creo que no hace falta ni deliberar.

El tendido siete está hoy terrible.

Gracias.

No pensaba que mi inicio iba a ser tan malo.

Y más después de lo que hice en Pedraza, que salí súper contento.

Pero hemos llegado aquí y...

Y toma.

-Cristóbal.

No te agobies, tío.

Aprende de los errores.

Vicky, ¿vamos a por el último toro de la tarde?

-Es un rabo de toro guisado.

En vez de vino y agua le he puesto zumo de naranja.

-¿Has trabajado mucho con la pasta italiana?

-No.

-Es que te he visto con mucha soltura,

y con muy buena pinta.

-¿Sí? Pues no.

-Me parece que está muy bueno.

La pasta está muy fina, muy bien cocida.

Por poner un...

Quizás un poquito de sal en el relleno, en la carne.

Pero el toque de la naranja me gusta.

-Lleva chocolate también.

-El emplatado también me gusta.

Es sencillo y elegante.

Aveces menos es más.

-Gracias. -Felicidades.

Hmmm...

(RÍE)

No te voy a decir nada más

que olé,

olé y olé.

-Gracias, chef.

El canelón te ha quedado muy curioso,

y encima lo has cortado dejando el corte arriba

para poder glasear y que la salsa penetre.

La pasta, muy bien trabajada.

La naranja.

Hay naranja, pero no tanta como para que sea demasiado pesado.

¿Sabes a qué conclusión llego?

No, dime.

Dígame.

(RÍE)

Ay, por favor.

Es que estoy muy nerviosa.

No sabes ni lo que dices, ¿eh?

Me da miedo ella, no sé por qué.

Es como el profesor del colegio, que te da miedo.

Pues lo mismo.

El día que confíes en tu propio don

cocinarás

increíble.

(SUSPIRA)

Querías meter un sifón.

Quería hacer una espuma.

Tráete el sifón y un bol.

No está montado.

Tráete el sifón y el bol.

(RESOPLA)

Con lo bien que íbamos. si pudiera ser deprisa.

Ahora ya no me dais ni un pañuelo.

Con lo bien que estaba así.

Ay, madre mía.

Ahora sí que ya...

Ay, dios mío.

Toma. ¿Qué querías utilizar?

Quería poner una espumita así como...

¿Como qué? Como ha puesto él.

¿De qué? De naranja.

¿Y por qué? Porque tiene naranja mi rabo.

Mira, ¿ves?

¿Que quieres probarla?

Ahora sí que...

Bueno.

¿Sabes una cosa?

Que me alegro que no lo hayas utilizado.

Porque no necesita este plato tan rico

esta marranada.

Emil tenía una cosa que no valía para nada

y la ha puesto.

Mateo tenía una cosa que te pegaba un golpe de ajo, por unas flores,

y lo ha puesto.

Tú por lo menos has dicho:

"No sirve, no lo necesita, no se lo pongo".

Fenomenal.

Gracias, chef.

(RÍEN)

Está el público duro hoy, ¿eh?

-No.

(RÍE)

Ha costado, ¿eh? Está el público enardecido.

Está el público enardecido.

Vamos.

(Aplausos)

Gracias a todos.

Gracias.

No me gusta creerme que me ha salido bien para no me dé el "zasca".

Prefiero que la felicidad venga luego.

No que de pronto yo feliz, y luego nada.

Vicky, enhorabuena porque tu plato es el mejor de la noche.

Eres una de las capitanas.

Luego tenemos un empate entre Emil y Mateo.

Uno de vosotros será el otro capitán del equipo.

Jueces, ¿qué hacemos?

Yo creo que lo correcto sería echar un mano a mano,

y ver quién cortaba más orejas, pero no tenemos tiempo.

Tenemos claro que, por detalles,

por gusto,

porque había matices diferentes

que hemos encontrado en un plato y no en otro.

El mejor plato ha sido el de Mateo.

Mateo, enhorabuena.

(Aplausos)

Ser capitán de nuevo

me hace pensar en los errores que he cometido en el pasado.

Y los tendré en cuenta para que en esta prueba no ocurra.

Óscar, muchísimas gracias

por habernos acompañado en "MasterChef".

-Un placer, muchísimas gracias.

Cristóbal, todos tenemos malos días.

No te desanimes.

-Para nada.

Para nada. -Muchísimas gracias.

-Gracias.

Yo no pienso las cosas, las hago.

Tiro esto y lo otro, pero de verdad me lo voy a plantear.

Y voy a empezar a pensar.

Va a ser la clave de que siga en este programa.

Y quiero seguir.

Mateo y Vicky, id pensando bien en vuestra cuadrilla.

La noche taurina no ha hecho más que empezar.

(Pasodoble)

(Música épica)

(Pasodoble)

Mientras los seis aspirantes visitan la plaza de toros más grande España

y la tercera con mayor aforo del mundo,

nuestro jurado aprovecha para adquirir la mejor materia prima

que pueda encontrarse en la ciudad.

Y que será la protagonista del menú que cocinarán los aspirantes

en la prueba por equipos.

El aceite de oliva.

Aquí tenemos los aceites, mira. De todos los colores.

A ver si él nos puede ayudar.

Buenas tardes. -Hola, buenas tardes.

Tenemos un menú muy importante, con cuatro platos.

Buscábamos aceite de oliva virgen extra.

¿Cuál era el primer plato? Un ajo blanco.

Ajo blanco. ¿Ajo blanco?

Pondría una arbequina.

Una arbequina. O una hojiblanca.

¿También?

¿Llevamos también por si acaso? Coge dos o tres.

Hay mucha variedad de arbequina,

Arbequina catalana. Muy bueno, sí.

Me gusta.

Dame el carrito, Jordi. Me llevo esta, que me gusta.

Catalana. Muy bien.

Tenemos un segundo con sardinas marinadas y piriñaca.

Una especie de gazpacho picado, pero sin triturar.

¿Algo de cornicabra?

Tenemos la zona de Extremadura.

Cógete cuatro, venga.

¿Y el siguiente plato cuál es?

¡Ah! Un buen asado.

Yo iría a picual.

Pues venga.

Dinos qué tienes.

Monovarietal.

Muy bien, fantástico.

Y tenemos un postre con chocolate que lleva aceite de oliva.

Llevamos arbequina. Arbequina de Alicante.

Muy bien.

Como dice Jordi, de lo que no cuesta llena la cesta.

Echa.

Fenomenal, sí.

Muchas gracias. Encantado.

Vamos a hacer unos platos fantásticos.

Gracias por asesorarnos. Muchísimas gracias.

(Pasodoble)

Entre flores, fandanguillos y alegría

nació mi España, la tierra del amor.

Solo dios pudiera hacer tanta belleza.

Hola, chicos.

(TODOS) Hola.

Bienvenidos a Las Ventas.

La catedral del mundo del toreo.

-En la vida podía imaginar cocinar aquí en Las Ventas.

Es un privilegio.

Estáis aquí porque vais a elaborar una comida

para alguno de los toreros y rejoneadores

más aclamados de nuestro país.

Os enfrentáis a un reto complicado.

Así que esperamos que, al igual que nuestros invitados,

os pongáis el mundo por montera y salgáis por la puerta grande.

(Pasodoble)

Para cocinar para estos profesionales del mundo del toreo,

hay que plantarse delante como si fueran un toro,

y decir: "por el pitón derecho, el izquierdo",

y darlo todo en la cocina.

Vais a competir divididos en dos equipos.

Vicky y Mateo.

Vosotros fuisteis los mejores platos de la anterior prueba.

Vosotros escogéis en primer lugar.

Y atención, porque después será el aspirante que hayáis seleccionado

el que elija al siguiente componente del equipo.

Vicky, tú empiezas.

¿El azul o el rojo?

-El rojo.

Mateo, tú liderarás el equipo azul.

Vicky, ahora sí.

Dime, ¿a quién quieres en tu equipo?

A Lorena.

Lorena al equipo rojo.

Porque quiero trabajar con ella y...

Creo que puede, tiene muchas cualidades.

Y quiero que las explote conmigo.

Mateo.

-A Cristina, porque es una máquina en la cocina

y me gusta mucho cómo curra.

Lorena, ahora serás tú la que elija

al tercer y último miembro de vuestro equipo.

-Elijo a Emil por su versatilidad en la cocina

y porque tiene mucha inteligencia.

Yo quiero, realmente, salvar mi culo, está claro.

Quiero el equipo más fuerte, y elegir a lo más fuerte.

Como hay mucha competición entre ellos

harán lo posible por ver quién lo hace mejor.

Esa competición al final va a resultar en un equipo ganador.

Y en él estoy yo.

Cristóbal.

Tú al equipo azul.

-Eso de elegirme el último es algo que nunca me he tomado mal.

Luego me ven currar

y les cambia de idea de mí, seguro.

El toro de lidia es el icono español por excelencia.

Al igual que el aceite.

Protagonista del menú de cuatro platos que vais a trabajar hoy.

Pero antes de presentaros

los ingredientes con los que vais a cocinar

hemos llamado a un experto catador para que os explique

algunas de las más de 262 variedades de aceitunas

que se producen en nuestro país.

José Joaquín Cortés.

(Aplausos)

Sumiller y Nariz de Oro 2012.

Galardón que premia a la mejor nariz de la sumillería española.

Bienvenido. -Un placer.

Igualmente. Encantado.

José Joaquín, los aspirantes son todo tuyos.

Bueno, tenemos ante nosotros cuatro maravillas representativas

del aceite de oliva virgen extra español.

Coged el decantador donde se encuentra el aceite arbequina.

Tapamos inmediatamente con el vidrio de reloj,

para evitar que se fuguen los aromas.

Hecho esto procederemos a una primera olfacción corta,

para tener una impresión general del aceite.

Abrimos.

El arbequina se da a ese carácter frutado.

Generalmente se dice que es un aceite dulce.

Aspirantes, ¿lo notáis?

(TODOS) Sí.

Vamos a la fase gustativa.

Procurad distribuir el aceite por todo el paladar.

Por toda la lengua.

-Tomate. -Sabe a plátano.

-Aparece el plátano.

La manzana.

Ese recuerdo a tomatera.

Idóneo para composiciones en crudo y masas de repostería.

Aliños, salmorejos, gazpacho andaluz.

Una maravilla.

La segunda variedad de aceite es la hojiblanca.

Un aceite muy indicado para conservas de pescado,

ciertas elaboraciones, como la mahonesa.

Y seguimos con la tercera variedad,

que es la picual.

Variedad reina del aceite español.

Muy idónea para frituras largas,

guisos, estofados,...

Procedemos a catar la cuarta variedad, la cornicabra.

(RÍE)

Una variedad muy representativa y localizada en Castilla-La Mancha.

Despunta un ligero picor.

Muy idóneo para pescados marinados, cebiches,...

-La cata de aceite de hoy me ha abierto un mundo de sabor.

Lo aplicaré a la cocina.

A partir de ahora cuando vea un aceite lo cataré.

Muchas gracias por compartir sus conocimientos

con nuestros aspirantes.

Espero que sepan aprovecharlos en la prueba de hoy.

-Ha sido todo un honor, esperemos.

Muchas gracias. Muchas gracias.

(Aplausos)

-Me ha encantado probar y, sobre todo,

el "crack" que nos ha estado explicando

el moverlo, olerlo, a qué huele.

Cuando te lo dice le vas cogiendo matices.

Huele a manzana, a plátano, a olivo, a tomatera, a...

De verdad, me ha encantado.

Aspirantes.

Cocinaréis un menú de cuatro platos

que vais a elaborar entre ambos equipos.

Uno cocinará el aperitivo:

Ajoblanco con carabinero,

emulsión de su coral y chicharrones de panceta.

Y de segundo:

Presa ibérica con puré de berza,

aceitunas negras y perrechicos.

Y el otro equipo elaborará el primero:

Sardinas marinadas, piriñaca y alioli de aceitunas.

Y el postre:

Coca de aceite con cremoso de chocolate especiado

y naranja a la plancha.

Vicky, empiezas a elegir.

¿Qué quieres que cocine tu equipo?

-Elijo el del ajoblanco y la presa.

Mateo.

Vosotros cocinaréis las sardinas con la piriñaca.

Y la coca de aceite con chocolate especiado.

-Muy bien.

-He hecho esa elección de menú porque la coca de aceite no sé hacerla.

Además, lleva horneado y no quería rollos.

Calculad bien las cantidades,

y acordaros que el proveedor de alimentos de "MasterChef"

cederá el excedente a comedores sociales.

Tendréis 110 minutos para elaborar 20 raciones de cada plato.

En el minuto 50 saldrá el aperitivo.

En el minuto 70 saldrá el primero.

En el 90, el segundo.

Y en el minuto 110 saldrá el postre.

Nuestros comensales probarán el menú de ambos equipos

y nos darán su opinión.

Pero quien decide quién gana y quién pierde

seremos nosotros, el jurado de "MasterChef".

Antes de comenzar quiero que sepáis que hoy haremos algo diferente.

Este jurado va a juzgar

el esfuerzo y la actitud de cada aspirante en cocina,

decidiendo así quién es el mejor de todos.

Independientemente de si pertenece al equipo perdedor o al ganador.

-Okay.

Aspirantes, ¿listos para la faena?

(TODOS) ¡Sí, chef!

Pues suerte, vista y al toro.

-Vamos, chicos, que podemos.

Fuera chaquetas.

-Venga.

-Aceite de arbequina no, azúcar, harina,...

-Arbequina no, vamos con el hojiblanca.

-Venga.

-Ponte a limpiar a saco. -Perfecto.

-Te pones tú con el ajoblanco. -Perfecto.

-Tú te pones con ella, lo hacéis los dos.

-No me voy a salir del guión, voy a seguir las órdenes del capitán.

Lo hice con Marina, cómo no hacerlo con Vicky.

-Yo voy a sacarles el jugo a los carabineros.

Y haré lo de la panceta.

(A LA VEZ) De acuerdo.

Rápido, como si no tuviéramos tiempo. -Vale.

-Si tenéis dudas me preguntáis. -Total, no hay problema.

-¿Listos?

-A por ellos, que los pille el toro, que van de rojo.

El "colorao" le llama la atención al toro.

Nosotros vamos de azulito, más discretos.

A ver si salimos por la puerta grande de Las Ventas.

(Música dramática)

-¡Huy!

Me cago en todo, se ha caído esto.

-Hay que poner otro ajo, ¿eh?

Uno es muy poco.

Vicky.

-Dime.

-Prueba esto. -¿Ya está hecho?

-No, hay que filtrarlo. -Está bueno, pero...

-Le falta algo, ¿verdad? -Aceite no.

-Aceite tiene, le he echado bien.

-Sal, a lo mejor.

-Un pelín de sal.

-¿Cómo vais?

-Aquí estamos. -Bien, capi.

¿Qué tal, Mateo? -Bien.

¿Cómo has asignado las tareas?

Cristóbal está con las sardinas.

Las está limpiando. Sí.

Cris con la brunoise.

Y tú con el postre.

Yo me pongo con el postre.

No me va a pasar lo mismo,

que siempre se queda en segundo lugar.

Y no mola.

Cómo nos gusta el ajito, ¿eh?

-Hemos echado solo uno cada uno. No, a mí me gusta.

¿Has quitado el germen y eso? Sí.

Sin duda.

El equipo rojo elabora dos recetas.

La primera, un ajoblanco muy sencillo.

Almendras, agua y aceite en un vaso americano,

y trabajamos hasta obtener una crema bien fina.

Añadiremos aceite de arbequina,

un buen vinagre y sal.

Y ajo, sin el germen para que no repita.

-Me falta un ajo.

-Ten cuidado, que ha dicho él que estaba fuerte de ajo ya.

-No te fíes de él ni un pelo.

Fíate de ti y de Vicky.

Para terminarlo van a utilizar carabiniero.

Marcarán la cola, la cortarán en tres rodajitas,

y con la cabeza estrujadita, el jugo que suelta

lo van emulsionar con un poquito de aceite de oliva.

Para terminar un toque crujiente con panceta,

que la van a freír hasta formar un chicharrón

que le dé un punto crujiente.

-¿Cómo vais, chicos? -Estamos en breve.

-Deberías ponerlo en la nevera que se enfríe y después asentarlo.

-Sí, venga.

Lorena sí, pero ya.

Ya.

Tienes hoy pescado.

Siempre te quejas que nunca hay, que es lo tuyo.

-Disfruto como un gorrino. A ver si es verdad.

A ver si disfrutan tus comensales.

Te voy a contar una cosa de los beneficios del aceite de oliva.

¿Sabes que regula los niveles de colesterol en sangre?

Reduce las enfermedades cardiovasculares

y la arterioesclerosis.

¿Sabes esos beneficios del aceite? Sí, hombre.

Buenísimo hasta para darse untura en la espalda.

A ti te voy a dar yo con el aceitito pero...

Te voy a dar unas friegas.

Venga, házmelo bien.

¿Cuál es la receta de las sardinas marinadas con piriñaca

y un alioli de aceitunas?

Muy sencillo.

Primero hay que limpiar las sardinas.

Meterlas en agua muy fría media horita para que desangren.

Una vez limpias y desangradas las vamos a marinar.

Yo tengo una marinada especial que hago en casa.

En una placa echo aceite de oliva, un chorro de zumo de limón,

un poco de vinagre y sal.

Muevo este líquido y ahí las dejo reposar,

por la parte de la piel hacia arriba.

¿Cómo hago la piriñaca?

Cebolla, tomate, pimiento rojo, pimiento verde,

lo picamos todo cuidadosamente,

y aliñamos con el mejor aceite de oliva que tengamos,

chorro de vinagre y sal.

-Dime.

Vale, mola. -Una cosa lista.

-Ponte con Cris, que la brunoise nos corre prisa, ¿vale?

-Vale. -Con esta masa acabo en nada.

Nuestros aspirantes están elaborando un menú para rendir homenaje

a 12 figuras retiradas del toreo,

que están llegando en estos momentos a Las Ventas.

Primeras espadas, como Álvaro Domecq Romero.

Rejoneador y premio caballo de oro.

Entre sus logros destaca la creación de la real escuela andaluza ecuestre

de Jerez de la Frontera.

Qué alegría verle de nuevo.

Paco Camino.

Aclamado por sus chicuelinas, toreó más de 50 tardes aquí

en Las Ventas.

Cortando 48 orejas y saliendo 12 veces por la puerta grande.

Miguel Báez "El Litri".

Medalla de Huelva a las Artes,

y último representante de la dinastía de los Litri.

Te veo más relajado que cuando te vistes de torero, ¿verdad?

El Niño de la Capea.

Triunfó en España, Méjico, Ecuador, Colombia, Venezuela y Perú.

Ahora sigue haciéndolo, como ganadero.

Rafael de Paula.

Medalla de oro de las Bellas Artes y premio Joaquín Vidal.

Concedido por su concepto puro e íntegro

a la hora de interpretar los cánones de la tauromaquia.

Es una leyenda viva del toreo.

Emilio Muñoz.

Trianero conocido por su temple.

Supo inmortalizar como ninguno la concepción del toreo de Belmonte.

Rafael Peralta.

Cortó el primer rabo obtenido por un rejoneador en Sevilla.

Se mantuvo en activo 44 temporadas ininterrumpidas.

Un caso único de longevidad taurina.

Estás más joven que nunca. -Y tú más guapa.

Bueno, bueno.

Manolo Sánchez, diestro de dinastía y famoso por la hondura de su muleta

cuajó grandes tardes durante más de medio millar de corridas.

Eduardo Dávila Miura.

Empresa y toro.

En ambos mundos se mueve ahora el matador,

que se retiró de los ruedos en 2006 con dos orejas en La Maestranza.

Raúl Gracia "El Tato".

Conoce la sensación de salir a hombros 189 tardes

y ser declarado triunfador en 30 series.

¿Cuántos besos me das?

Dos al menos, ¿no?

José Pedro Prados "El Fundi".

Uno de los maestros más auténticos de los últimos 25 años.

Galardonado con el premio a la excelencia del toreo,

y el Premio de la Cultura de Madrid.

Paco Ojeda.

Matador de toros y rejoneador.

Premio Nacional de Tauromaquia

que logró revolucionar el toreo con su personalidad estética.

Este cartel no se reúne todos los días.

Muchísimas gracias, espero que disfruten de la comida

que van a preparar nuestros aspirantes.

Gracias.

(TODOS) Gracias.

Aspirantes.

Llevamos 35 minutos cocinando, ¿oído?

(TODOS) ¡Sí, chef!

-Mira.

-Si hay de sobra.

-No perdamos más tiempo.

-Vamos a ponerlo en la Túrmix y emulsionarlo con aceite.

-Esto es un trabajo de chinos de cojones.

Nuestros aspirantes son unos flojetes.

Tú y yo somos unos mangantes. Y aparte...

Tenía un punto binguero. Vamos a ejercer de ello.

Tú le quitas a mi equipo, y yo se lo quito al tuyo.

¿Cómo?

Vale.

-Cojo la tabla, ¿vale?

-¡Eh, eh! -¡Las naranjas!

¿Hola? -Te ha pillado el guarda.

¡Señor chef!

¿Quieres naranjitas? -Sí.

Toma naranjitas.

Y no las gastes todas.

¿Qué tal, eh?

Me ha fastidiado que se llevara las naranjas.

Porque ya teníamos la idea en la cabeza.

Incluso tenía el emplatado.

Estas naranjas tenemos para el postre.

-No, no.

¿Las que había allí?

-Esto es más malo. -Es imposible.

Es amargo que te cagas.

Además limpitos.

Con lo que me gustan los perrechicos recién limpitos.

Me encantan.

(RÍE)

¡Qué maravilla!

-¿Ya los habías limpiado?

Sí, me he esperado a eso.

Necesito otra guarnición para la presa.

Me la tenéis que cambiar.

¿En serio? Sí, por favor.

¿Vale? Vale.

-Ajetes.

-¿Salteados?

Ven aquí. Chef.

A tu sitio. Soy de Huesca. Soy muy tozudo.

Y yo soy jurado. Tira.

¿Están limpios? -No pero...

-Vale. -Son preciosos.

-Vale, pero ya.

-Jordi, con esto es imposible.

¿Quieres hacer ese postre?

-Anda, hostia.

Está bueno, ¿no? Sí.

Si cojo agua, azúcar, hago almíbar y confito estas pieles media hora

Uy, sí. Eso es idea mía, así que no vale.

Cuando viene un chef y te enseña es cuando ves que te falta rodaje.

Y te falta experiencia, probar. Te falta eso: tiempo.

Un almíbar es lo más factible que tenemos ahora mismo.

(Música de pasodoble)

-Samantha, embrujada.

Bienvenidos. Es un placer teneros aquí.

Cuanto galán en esta plaza. Madre mía.

Os dedicamos esta comida porque a lo largo de muchas tardes

demostrasteis pasión y valentía arriesgando aquí vuestra vida.

Un brindis por la fiesta de los toros.

-Viva España y viva el toreo. (TODOS) ¡Viva!

En diez minutos tiene que ir saliendo el ajoblanco.

¿Está preparado para emplatar? -Todo preparado.

-¡Tengo que marcar el carabinero a la plancha!

¿Cuánto ponemos, un cucharón más o menos?

-De sal me gusta. Eso es cada uno. Pruébalo.

¿Lo subirías un poco?

-A mí me falta un punto de cremosidad.

Yo le echaría un "pelín" de nata o algo así.

-¿En serio? -No quiero que Emil me diga nada.

Decido yo hoy. No quiero que digan que no he sido capitana.

Está bueno. Está que te cagas.

-Si ves algo que está mal, das tu opinión.

Pero si no atienden a razones harás lo que diga el capitán.

Cortemos los carabineros. ¿Tres trozos?

-Tú también sabes. No me lo preguntes todo.

-Si no le cuentas mucho, te dice que la ignoras.

Y si le cuentas demasiado, te dice que porqué le cuentas todo.

Aspirantes, en tres minutos empezamos a emplatar. Tres.

¿Oído? (TODOS) Ok, chef.

¿Tiene nostalgia de estar en Las Ventas?

¿Está encantado?

Qué bonito. Aquí está la vida de uno.

Todos los sueños que uno ha tenido de chico

se han hecho realidad, algunos, otras quedaron en el tintero.

Pero fue gracias a esta plaza.

(Vicky) -Pon las flores.

¡Vicky, vamos sacándolo! Camarero, vaya cogiendo los platos.

Rapidez, vamos chicos. (VICKY) Un momento.

Venga. (EMIL) Poco, Vicky, es fuerte.

Lo primero que degustaréis es un aperitivo del equipo rojo.

Ajoblanco con carabinero. Emulsión de su coral y chicharrones.

Hace mucho tiempo que no como chicharrones.

-Ponte con la mayonesa. -Alioli.

-En poco rato tenemos que tenerlo todo aliñado.

¿Qué aceite vais a poner? Hojiblanca.

Es una línea... ¿Por qué no lo aliñas ya?

Sí, voy. No. Venga, que no llegáis.

Muy bien ese tapón. Te pareces a Romay poniendo tapones.

Muy bueno.

¿Qué tal está?

¿Muy bueno? Muy bueno.

¿Y el carabinero?

El remate de los tomates. ¡Qué arte!

Y con el marisco, perfecto.

-Está buenísimo. -Le da un toque, un muletazo bueno.

-Me encanta.

Muy líquido.

Emplatad ya. Los camareros vienen volando. ¿Oído?

(TODOS) Oído. Ya debería estar.

(CRISTINA) Cago en... -¿Se ha cortado?

-Sí. Un huevo entero.

Mira, otra vez. Me cago en la...

(MATEO) -¿Es huevo fresco? -Ya le he puesto.

¿No está hecho el alioli? Es que se corta.

-Se me está cortando, Pepe. -Va, va.

-Nunca me había pasado.

Se me cortaba por el calor o por los nervios, no sé.

Las abuelas ya decían "si estoy nerviosa el alioli no sube".

Vayan cogiendo. ¡Qué falta el alioli, Pepe!

¡Está allí! Y los camareros están aquí.

Salgan con los platos, por favor.

Mateo, se lo llevan. -¡Voy, voy!

Sale.

Lo importante es, al meterlo. ¿No levantar?

No, "ta, ta", te quitas el aceite. Sí.

A partir de ahí, velocidad baja. No lo toques. Quieto.

Qué pena. Con lo bonito que podía quedar con alioli.

Pues sí. Jordi, fenomenal, sigue la clase.

Encima que ayudo para que no hagáis el ridículo.

No tenemos prisa.

A continuación probaréis un primero cocinado por el equipo azul.

Sardinas marinadas, piriñaca y alioli de aceitunas.

Les pido disculpas porque el alioli de este plato

no ha salido de cocina porque se ha cortado. Lo siento.

Quiero uno a servir fuera, a decir que os habéis equivocado.

(CRISTÓBAL) ¡Yo voy, yo voy! Vuela, va.

Cristina, la sardina. Las tienes en aceite. Escúrrelas.

-Estoy súper frustrada.

Hago unas cosas, unas cagadas que cuando acabo ni yo me creo.

¿Dónde vas, dónde vas? Parece un toro. A ver.

Buenas tardes. Buen provecho. Este es Cristóbal.

Él es nuestro concursante más... Encantado.

¿Qué ha pasado? Para que emulsionara...

(Golpes)

lo hemos dejado un poco más. Nada de golpecitos en el plato.

Con lo que nos gusta el largue a los toreros.

(RÍE) -Y estamos más callados.

¿Te das cuenta de que siempre te pasa igual?

Nunca acabas a tiempo, siempre tienes que salir corriendo.

Pero yo qué culpa tengo... No sé qué es, se me olvida...

Vale, llevas razón.

Mateo como capitán podría haber salido.

¿Qué hago? Trabajo. -Cógete dos papeles sulfurizados.

Se ha ofrecido y yo tenía que quedarme

para seguir supervisando cómo quería que saliera todo.

Va. Esto aquí. Voy a meter estas.

-El toque del alioli... -Ha ido bien.

He probado un poco y me gusta más con alioli.

-Está suavecito, que a veces...

-Un capotazo a tiempo para que rompa el toro.

-Sí, señor. -Le ha dado el toque.

-Está fresquito, entra bien y el alioli tiene su puntito.

-Muy bueno. -Muy rico.

-He encontrado la piriñaca que tenía mucho sabor a pimiento.

¿Y aliño? ¿Poco? No mucho.

Lo justo. Un poquito más no hubiera ido mal.

¿Un poco más de aceite?

¿Cómo te gustan los ajetes? Sí, chef.

Prefiero los perrechicos.

Si no tenéis nada y queréis poner algo que combine con la cebolleta,

la alcaparra, si la fríes, se abre como una flor

y hasta está crujiente. La pones en papel y quedan crujientes.

Está gracioso. -Sí, hazla.

Pruébalo.

A verás cómo está esto. Qué idea.

El plato del equipo rojo es presa ibérica,

que van a asar solo dos minutos, doradita,

y luego dos minutos en el horno hasta que quede sonrosada y jugosa.

Para acompañarla, puré de berza. ¿Cómo lo hacen?

La cebolla pochada, la berza hasta que poche

y la texturizarán con aceite o mantequilla.

(EMIL) Muy bien. Una cuchara.

-No te creas que esto está tan hecho.

(EMIL) -Déjalo. Dale más potencia.

-Es que está a 220, tío.

Un toque con una "tapenade", una olivada:

Un puré de aceitunas negras texturizadas con aceite

y con un punto de salazón que obtendrán con unas anchoas.

Una buena receta.

Aspirantes del equipo rojo. Ya hay que estar emplatando. ¿Oído?

Oído, chef. Vamos a ello.

¿No es mejor rollo así? -¿Para qué quieres tardar tanto?

-Parece una cagarruta. -Si la carne va encima.

He mandado. Era lo que tenía que hacer, marcar las pautas.

-Si lo pones así... -Eso he dicho y Vicky dice que no.

-Me gusta hacerlo como yo digo y, si sale mal, asumiré la culpa.

No podemos perder el tiempo. -Lo que diga Vicky.

Haced dos platos más que nos los hemos cepillado.

Ya habíamos hecho.

No hagáis más porque no me gusta, si no haríais dos o tres más.

¿No os gusta mucho?

Pues está más limpio que el culo de un bebé.

Si tengo hambre me lo como todo. (RÍE)

Camareros, adelante, por favor.

(EMIL) Coged el plato.

A ver. Cuidado. ¿Vas a ser capaz?

(RÍE) Claro que sí. Hoy es el día de robar.

Cómo son en mi equipo rojo. Son lo más. Fulminaremos al azul.

Está rico porque no es idea de Jordi.

El segundo plato es una presa ibérica con puré de berza,

aceitunas negras y perrechicos.

Debo decir que los perrechicos al final no salen. Algo ha pasado.

¡Olé! Hemos terminado a tiempo. Mira, pañuelo blanco.

Vamos a machacar al equipo azul, sin duda.

Los voy a tener que llevar a la enfermería en camilla.

(RÍE)

-¿La temperatura va bien? ¡Se ha quemado!

-No jodas. -Sí, está muy fuerte.

-Otra, otra. -Que tenemos más masa.

-Nada, tírala.

Pensaba "que no se quemen" pero el horno estaba a tope

y al final, pues eso, chamuscadas.

-Le doy cinco minutos. -Lo sacaremos como sea.

¿Ese humo negro de qué era? El horno estaba muy caliente.

-Se ha quemado la primera tanda. Tenéis que estar pendientes.

Es normal que te pase en la cocina. Te despistas y la cagas.

¿Cómo hacemos nuestra coca de aceite de oliva?

Es una masa de pizza o de pan: harina, agua, levadura y aceite.

Lo mezclamos, amasamos y dejamos reposar quince minutos.

Estiramos, le damos forma y al horno 15 minutos a 200 grados.

Está a 180 ahora. -Abre un poco de vez en cuando.

-Ya, ya. -Que salga todo el calor.

¿Qué le ha parecido la carne? El gusto, perfecto.

La salsa, una suavidad. Y la carne...

yo con los implantes la he podido morder bien.

-La aceituna le da un toque bueno. -¿Está bueno, verdad?

-Es lo que más me ha gustado. -Y a mí.

-Me ha gustado porque en Las Ventas solo se triunfa si se sorprende.

Me ha sorprendido la aceituna con la presa. Me ha encantado.

¿Un triunfo? Sí.

Bueno, qué maravilla.

La coca de aceite del equipo azul lleva un chocolate especiado.

Para hacerlo, infusionan la misma cantidad de leche y nata,

ponen pimienta rosa y, tras hervir, lo baten con azúcar y yemas.

Esto lo mezclan con chocolate negro y lo dejan enfriar.

Para terminar, no se han complicado

y han copiado la idea de confitar las pieles de kumquat.

Así no llegáis ni en diez días. Ya podéis correr.

Voy ya. En cinco minutos tiene que salir.

Y vais a minuto por pastel. Imagínate.

Yo ahora le pondría aceite de arbequina y un poquito de sal.

¿El aceite lo pongo en el lado? -Sí.

Que no os falte. Este para nosotros.

Venga. No puede ser.

-Tenemos más. -Cuenta. Uno, dos,...

Señores, buenas tardes. Buenas.

Un placer. Samantha, nunca te dejamos nada.

Te hemos traído el postre para que lo pruebes.

Me han echado algo aquí seguro. (RÍEN)

¿Les han tratado como merecen? Perfecto. Gracias.

Les tengo que contar que mi padre se vistió de luces y toreó aquí.

¿Ah, sí?

Luego se hizo fotógrafo taurino. Acompañó mucho a El Viti.

Diego Rodríguez, se llamaba. Tenía un mesón en Illescas.

El Bohío, claro.

Está súper orgulloso. Me lo ha explicado 50 veces.

Hombre, esto es un santuario. Este muchacho es del Nou Camp.

Yo soy de Las Ventas. Aquí hay nivel.

La diferencia es abismal. (RÍEN)

Adiós, señores. (TODOS) Hasta luego.

Está bueno. Ya lo he catado yo. Quedaos tranquilos que está rico.

Muy bueno.

-Qué bueno está.

-Es lo más dulce que nos han ofrecido en la plaza.

Lo más dulce que les ha pasado a los maestros aquí es este postre.

Que está muy bueno. ¿Sí?

Tengo que practicar las galletas.

-De sabor está muy bueno pero le veo demasiado chocolate.

(MATEO) Bueno, señores. (RÍE) -Ha salido redondo.

Estoy contento con mi equipo, los platos...

Aunque haya habido algún percance.

Queridos comensales, ha sido un placer haber compartido

esta comida en esta espectacular plaza.

Hasta siempre. Vámonos por la puerta grande.

(Aplausos)

Os acompaño.

Aspirantes, llega el momento de la verdad.

Los jueces ya tienen un veredicto y los comensales han opinado.

Jueces, cuando queráis.

Vicky, te he visto liderar con soltura.

Habéis medido muy bien los tiempos.

El ajoblanco estaba correcto. Quizá, tenía un defecto de textura.

Era muy líquido.

Yo se lo he dicho. Le he dicho "para mí, está muy claro".

Vicky ha dicho que estaba bueno

y yo acepto las órdenes del capitán y he tirado para delante.

Pero los chicharrones aportaban un crujiente justo y muy adecuado.

Gracias, chef. -Gracias.

Con la presa ha habido tensión al quitaros los perrechicos,

pero habéis reaccionado al sustituirlos por los ajetes.

Habéis conseguido elaborar buenos platos, con tensión,

en tiempo y con buena presentación. Enhorabuena.

(TODOS) Gracias.

Nunca he ganado una capitanía y me gustaría que esta vez ganara.

Equipo azul, debíais sacar el primero en 70 minutos.

Y habéis llegado con el tiempo más que justo.

Tanto que los platos han llegado sin ingredientes principales,

como el alioli de aceitunas. Y has tenido que salir

corriendo como un poseso a terminar el plato aquí.

Estamos en la recta final. No pueden ocurrir estos fallos.

Y las cocas quemadas son un resultado bastante corto.

He cometido menos errores que la última vez que fui capitán.

Nadie es perfecto y un día malo lo tiene cualquiera. Es lo que hay.

Mateo, si te quitamos las naranjas y las vuelves a coger no nos vale.

Queremos ver qué capacidad de reacción tienes.

Hay que saber improvisar con cabeza.

En muchos aspectos soy ingenuo porque tengo 20 años

y mis fallos tengo. Lo reconozco.

Aspirantes, dicho esto, el jurado cree que el equipo ganador

ha sido...

el equipo rojo.

(EMIL) Muy bien. (RÍEN)

(EMIL) Bien, chicas.

Hemos ganado el premio gordo. Nos vamos con dos orejas y un rabo.

(RÍEN) -Gracias.

-Me da rabia e impotencia porque de los tres, uno se va.

Somos tres.

Ahora vamos a dar el nombre del aspirante que, por su actitud,

por ser resolutivo, mantener el ritmo y la tensión

de una cocina profesional, creemos que es el mejor aspirante de hoy.

Y ese aspirante es...

Vicky.

(Aplausos)

Estoy asombrada porque en mi vida trabajo y nadie ve mi trabajo

y aquí me doy cuenta de que lo ven y lo valoran mucho.

(RÍEN)

-Lo justo hubiera sido una mención a los tres.

Los tres hemos hecho un trabajo en equipo "igualativo".

Para mí, "igualativo".

Equipo rojo, enhorabuena, porque por lo menos una semana más

vais a seguir cocinando en MasterChef.

Vosotros, equipo azul, Cristóbal, Cristina, Mateo

os tenéis que enfrentar a la eliminación.

Me llevo una cornada porque, la repesca, ahora eliminación,

haces un plato malo y otra vez para casa.

Y no quiero volverme para casa.

Los aspirantes vuelven a la cocina tras la prueba por equipos

para enfrentarse a la eliminación.

Tres de ellos se lo juegan todo.

El premio final y las tres becas de altísimo nivel

en la prestigiosa escuela Le Cordon Bleu Madrid.

Aquí, los aspirantes reciben todas las semanas

clases sobre conocimientos básicos

y sobre las técnicas más avanzadas de la cocina de vanguardia.

Ahí vamos. Cuidado. (GRITO)

Las reciben en el mismo lugar que los alumnos del centro

y son base fundamental de su formación como cocineros.

Aspirantes, bienvenidos a las cocinas de MasterChef.

Cristina, es tu quinta vez con el delantal negro.

¿Estás preparada para hoy? (RÍE) Claro. Preparadísima.

Poco a poco y cada cosa a su hora. (SUSPIRA) Venga.

Cristóbal, tú has vuelto con ganas pero aquí estás otra vez.

Joder. Un retorno de aquella forma.

Madre mía. Pero con ganas de hacer algo bien,

de plasmarlo bien y seguir cocinando.

Como me dijo Pepe, lo que empiece que lo acabe. Voy a intentarlo.

Mateo, pasas de cortarle dos orejas al toro en la primera prueba

a luchar por no irte de MasterChef. A ver qué pasa.

¿Preparado para lo que pase? Claro.

Como en todas las pruebas: ganas, esfuerzo y expectativa.

Merezco estar aquí.

Emil, Lorena, Vicky, ganar en exteriores es importante

porque ya casi acariciáis la final.

(RÍEN) Ya ves.

Emil y Lorena, enhorabuena. Podéis subir.

Gracias. Suerte, chicos.

Vicky, me estás mirando rara, diciendo "esta me deja aquí".

Y a ver qué pasa. Madre mía, hoy sorpresa. (RÍE)

Al quedarme me he puesto nerviosa.

Me temblaba todo y el corazón me iba a cien por hora.

Estás aquí porque fuiste la mejor en la otra prueba.

Vicky, ¿tienes miedo? (RÍE) Bastante.

¿Ves esas tres campanas? Sí.

Lo que hay debajo cambiará el rumbo de la prueba de eliminación.

Aspirantes, debajo de ese paño hay el alimento que cocinaréis

en la que será para uno de vosotros la última prueba de MasterChef.

A la de tres, levantad el paño.

Uno, dos y tres.

¡Ah! (RÍE)

-Hombre. -Toma ya.

-Pobrecito, qué guapo.

Cigalas gallegas recién traídas de la ría.

Las más frescas y también las más grandes del mercado.

La cigala, ya sabéis, es un crustáceo

y se pesca con redes de arrastre porque están a gran profundidad.

Miradlas bien a los ojos porque de estas cigalas depende

vuestro futuro en MasterChef.

Pescado, por dios. Me han venido un montón de cositas a la mente.

Aspirantes, en esta eliminación elaboraréis tres platos cada uno

con la cigala como protagonista. Ok.

En cada uno, tenéis que elaborar la cigala de forma diferente.

Hervida, a la plancha y cruda.

Cada cigala con un acompañamiento y emplatadas por separado.

(SUSPIRA) Al decir tres guarniciones digo "me cago".

Y ha sido cuando este ha empezado "pum, pum, flashes, luces".

En el supermercado tenéis todos los ingredientes.

Nada de intercambiar alimentos. Estamos en una cocina profesional.

Hay una última cosa que no sabéis y que esconden estas tres campanas.

Ahí es cuando me ha entrado el nervio y me he puesto nervioso.

-¿Qué pone? -Los tiempos.

Como veis, hay tres tiempos diferentes.

75 minutos, 70 y 65.

Alguno irá bien, otro irá muy justo

y uno de vosotros o se da prisa o se irá a su casa.

Quieras que no, 10 minutos más en MasterChef dan para mucho.

Vicky, como te imaginas, ha llegado tu momento.

Piénsalo bien porque tú eres quien reparte el tiempo.

Vale.

-Vicky es una persona muy difusa, no sabes por dónde puede tirar.

¿A quién le das el máximo tiempo, los 75 minutos?

Los 75 minutos se los voy a dar a la persona más rápida.

(LOS DOS) -¿Cómo?

-Que es Cristina.

¿Seguro? Sí.

¿Por qué? Quiero jugar.

A alguno le tengo que dar el máximo y quiero ella.

No se lo doy a Mateo porque lo veo un súper rival.

Y no se lo voy a dar a Mateo, porque no.

-Yo sé lo que ha hecho Vicky, que se ha hecho un lío allí abajo.

Me lo ha dado porque soy su amiga.

¿A quién le das los 70 minutos?

Se lo voy a dar a Mateo.

-Vicky lo que hace es que intenta parecer ingenua

pero es una persona muy inteligente y sabe lo que hace.

Entonces, el menor tiempo y la mayor dificultad

se la das a Cristóbal, que va siempre mal de tiempo.

Son cinco minutos. Diez con Cristina.

Ya, pero eso no es nada.

-¿Sí? Pues lo voy a hacer de vicio para darle en los morros a Vicky.

Tú misión ha terminado. Ahora, a verlo desde la barrera.

Venga. A la galería.

Suerte. Gracias.

(RÍE) -Si Mateo y Cristóbal son más rivales, no les voy a dar más.

Había cinco minutos de diferencia, qué más da a Cristóbal o a Mateo.

Ya lo habéis visto, tenéis tres tiempos diferentes.

Entraréis en el supermercado de manera escalonada.

Vale.

Cristina, eres la que tiene más. Serás la primera en entrar.

Y los tres minutos comienzan en tres, dos, uno...¡ya!

Venga, ábrete. Vámonos. Tú y yo solas en el súper.

Hinojo. Ay, por dios.

Cinco...

cuatro, tres, dos, uno... ¡A las cocinas!

(VICKY) Corre. Corre ya.

Bueno, tienes tiempo.

Mateo, tienes 70 minutos. ¿Listo? Sí.

Tu tiempo para el supermercado comienza en tres, dos, uno, ¡ya!

¿Lo tienes claro? Clarísimo. El arroz.

Cinco, cuatro, tres, dos, uno, ¡a cocinas!

Y empieza a cocinar rápido, Mateo.

A ver... (GRITA) ¡No, mierda!

-Ay, ¿qué le ha pasado? -Se ha equivocado.

-Me he confundido.

He cogido tempura y, supuestamente, era arroz.

No se puede ser más corto. Porque...vamos.

Esos fallos a estas alturas...difícil.

-Ha mirado la etiqueta y ha dicho: "ah, esto no es harina sin gluten".

(RÍEN)

-Venga.

(SUSURRA) -No tengo...

-Cristóbal se va a complicar la vida.

-Pues sí.

(GRITA) "Simple" -"mente" Cristóbal.

Cristóbal, eres el de menos tiempo, 65 minutos.

Así que aprovéchalo, no lo malgastes.

Los tres minutos en el supermercado comienzan en tres, dos, uno, ¡ya!

(EMIL) Vuela. (LORENA) -Vuela.

Mariposa vuela.

Me vas a dejar sin ninguna.

Vicky, ¿no decías que Cristina era muy rápida?

Lleva cinco minutos colocando el atrezo.

Para mí es importante. -Ella gestionará su tiempo.

Es un bodegón.

He de parar, pensar y organizarme. Si voy a lo loco, la cago.

Cinco, cuatro, tres...

dos, uno... Ahora sí, vamos a las cocinas.

Mira qué rápido es. Es más rápido...

Mira cuánto tarda en poner algo en la olla.

-Tengo que darle a las manos, que si no...

Si no, no llego. Me lo juego todo.

Hoy quiero darlo todo, todo lo que pueda.

No me quiero ir de aquí ni por asomo, de verdad.

-La estrategia de Vicky: ella sabrá qué hace, ¿no?

Ha hecho todo el tiempo lo que creía conveniente.

Quiere ganar, evidentemente.

-Creo que Vicky es la beneficiada de que no haya más tiempo.

Y eso ayuda.

-Me quiere, es que me quiere.

Bueno, da igual cinco minutos más que menos.

-Cinco minutos más pueden cambiar mucho un plato.

-Mucho no, un poco.

Que le hubiesen dado un minuto más a Cristóbal con las alcachofas.

-Cinco minutos más o menos. ¡Es una competición!

-Si no los hubiese tenido Cristóbal los hubiese tenido otro, da igual.

Que espabilen los tres.

Es verdad que Cristóbal tiene 65 minutos.

Una hora y cinco minutos. -Déjate.

Si te organizas bien es una prueba que debe salir.

Con las ideas muy claritas.

El problema de Cristóbal son los pajaritos de su cabeza.

Exacto, quiere hacer mil cosas y no las acaba.

Si sintetiza y lo hace bien, lo saca.

Voy a hacer un tartar de cigalas

con una ensalada de rúcula y otra lechuga.

Le voy a hacer una vinagreta, poquita cosa.

Las hervidas las voy a hacer al ajillo.

Hervidas en aceite, con su guindilla.

Y en el fondo llevará una guarnición

de cebolla y un tipo de champiñón muy suave,

con muy poco sabor.

La más elaborada es la que irá a la plancha.

Esa llevará un tipo de salsa americana,

con verduras salteadas en el fondo.

-¡Madre mía! -¡Madre de Dios!

-Es que se enrolla mucho. -Se enrolla.

Tienes que tener muy claro lo que quieres hacer.

Las cocciones de las cigalas, o el marcado a la plancha

son bastante fáciles.

Ahora, gestionar qué hacer, que sea atractivo y curioso,

que no mate el producto principal y que nos atraiga...

Esa es la dificultad.

Estoy muy concentrada.

Voy a hacer la cigala hervida con un arrocito,

con la cruda voy a hacer un ceviche, que ya lleva sus cosas

y haré una ensalada con cigalas a la plancha.

Una ensalada tibia de cigalas a la plancha.

-¿Le hubieses dado más tiempo a Cris o igual?

-¿Por qué?

-Tengo un poco de presión.

Con la gamba cocida quería hacer arroz.

Un arroz con pollo, un tierra y mar.

Y ahora tengo que cambiar el plato. A ver cómo lo pongo...

Bueno, Mateo, ¿qué haces? (MATEO TITUBEA)

Intento suplir el arroz que me he dejado en el supermercado.

Lo he confundido con la tempura.

Tenía pensado hacer un arroz de pollo con cigalas.

Y ahora lo que voy a hacer es rellenar el muslo.

Ajá. Con la cigala.

Lo marcaré a la plancha y terminaré la salsa.

Con una salsa nada más. No tienes acompañamiento,

ni guarnición porque ibas a hacer arroz.

Claro. Voy a hacer una ensalada con los perrechicos crudos,

unos frutos secos, rúcula y guisantes.

Esta es la cruda, esta la guisada, ¿y la tercera?

La hago a la plancha y con los corales y las cabezas

quiero hacer una mayonesa.

Haré lo que pueda con lo que tengo.

El tiempo corre y te veo bastante verde.

No. Sí, sí.

Ponte las pilas, anda.

Vale. Bueno, vamos a ver.

Un sustituto...

Para guarnición, en vez de para la ensalada,

las secas las haré con el pollo.

Mateo, yo... Soy bastante fan de Mateo.

Creo que saldrá adelante. Se ha equivocado

y en vez de arroz ha cogido harina para tempura.

¿Harina en vez de arroz? Sí.

Ha reaccionado, ha cogido muslitos de pollo

los ha abierto y ha hecho muslitos rellenos de cigala.

Como un rollito. Qué manera de estropear el pollo.

Yo creo que hará algo resultón. Mateo tiene algo...

Bueno, vamos a verlo.

Aspirantes, tenéis 45 minutos por delante.

Aspirantes, el tiempo corre y vosotros no. ¡Dadle caña!

Estoy corriendo aunque no lo parezca.

¿Eso es correr? Sí, pero sin volverme loca.

Hola, chef. Cuéntame rápido qué has pensado.

Las gambas las voy a hacer como al ajillo.

Las voy a cocer, a confitar en aceite.

Y de guarnición.. ¿Confitada?

Como cocida con cantidad de aceite.

No te calientes que luego metes la gamba.

con unas cebollas y así. Me sabría mal

que te fueses de Masterchef con mal sabor de boca.

Serénate, tranquilízate.

Cabeza fría, corazón caliente y las patitas como Speedy González.

Hoy estoy en ello, de verdad.

Los aspirantes están elaborando cigalas con tres cocciones.

Pero no os preocupéis. Todo lo que están haciendo

lo tenéis todas las semanas en la revista Masterchef.

Además de las recetas, tenéis entrevistas,

trucos y todo lo que pasa durante la grabación del programa.

Si eres fan de Masterchef, esta es tu revista.

Las cigalas crudas las he curado en un ceviche.

Con limón, cebollita roja...

Con tomate. Como una ensalada fría pero van crudas

y curadas en el limón con un poquito de picante.

Y un poco de aguacate también.

¿Qué dice Cristina? Tengo el ceviche macerando,

tengo una sopita con cabezas

para hacer arroz.

-Pues como vaya a hacer un arroz...

Va justa de tiempo.

No escatimes con la cigala. No estoy escatimando.

Como si la pagara yo.

Para comerte un par, ¿no? ¡Con un par!

Un par por plato, digo. (RÍE) Vale, vale.

Venga, gracias. Gracias.

Acabáis de entrar en los últimos 30 minutos.

¿Sabes qué les falta a todos? ¿Y ahora mismo a Cristina?

Organización.

Con el tiempo tan justo y no ha empezado el arroz.

Quiere hacer arroz con cigala. Buena idea, pero...

Tenía un caldo medianamente bien hecho

pero es muy poco.

Como eche 100 gramos de arroz...

Es que con ese caldo no llega ni por asomo.

¿Para qué corta tanta verdura? Me pone nerviosa.

Encima me sabe mal, parece que sea mi culpa pero es él.

-La mallorquina que se quiere cargar al andaluz.

-Las cigalas a la plancha las haré como verduras al wok.

Y una salsa americana que voy a dejar espesar un poco.

La salsa americana lleva la cáscara de la cigala.

Lleva cebolla.

(DUDA) Lleva...

¿Qué más lleva? Tomate, vino blanco.

Lo estoy viendo y tiene la sartén llena de verdura.

¿Por qué haces tanto?

¿Por qué tardas tanto en picar y recortar?

Si al final hay que presentar un platito para los tres.

Tendría que sacarlo ya. -Claro, eso es fuego vivo.

Como un wok. -Dos vueltas y fuera.

Los de abajo sufriendo y los de arriba tan relajados.

¿Sabes? Hoy les pondría un examen sorpresa.

Lo que te están apeteciendo son cigalas.

(RÍE) Bueno... Llámalo así.

Yo soy un hombre más refinado. Cómo te leo la mente.

Emil, ¿podría usted bajar?

¿Yo? Sí, que te veo hablando mucho.

Si no he dicho ni pío. Baje usted, por favor.

Ponte en la cocina, al lado de Cristina.

¿Serías capaz de hacernos una cigala a la plancha?

Una, la más grande. Vale.

(LORENA RÍE) -Me parto.

Demuéstranos esa manera de hacer tan sutil que te caracteriza.

Cuando Emil ha bajado a hacer las cigalas he pensado:

¿y por qué él y no yo? ¿Hay que tener un máster o qué?

¡Qué bien suena eso!

Aspirantes, acabáis de entrar en los últimos 10 minutos.

Emil, ya estás tardando. Ahí está.

¿Esto no era para todos?

Primero lo tiene que probar el mayor del jurado.

Y dar el visto bueno. Que igual no os sienta bien.

Qué mano tienes para la cocina. ¡Qué bueno eres!

Al punto perfecto, ¿eh?

Esta para ti.

Jordi, esto a ti no te conviene.

Sí, que estoy bien de ácido úrico. Comes más rápido que cocinas.

Emil, para arriba. Muchísimas gracias.

Prueba superada.

Y nosotras aquí, oliendo y nada más.

Aspirantes, acabáis de entrar en los últimos cinco minutos.

¡Venga, deprisa! -Mira, Cris ya lo tiene.

-¡Rápido! -Venga, detalles, todo pulidito.

-¡Venga, va!

Aspirantes, último minuto.

(SORPRENDIDOS) -¡No!

(SORPRENDIDO) -¡Me cago en su puta madre!

No me lo puedo creer. ¿Dónde ha caído?

-Dentro. (LORENA SE SORPRENDE)

-¡Corre!

¡Diez segundos!

¡Me cago en la mar!

Cinco, cuatro, tres

dos, uno, ¡tiempo!

¡Manos arriba! ¡Ole, coño!

Eso es. -¡Vamos, muy bien!

-¡Eso es!

¡Menos mal! Por los pelos, pero lo he salvado a tiempo.

Si quieres aprender a cocinar o lo tuyo es la cocina profesional,

entra en la escuelamasterchef.com

Una escuela de cocina online con más de 160 cursos

donde aprenderás todo lo necesario sobre cocina.

Tenemos a los cocineros más famosos y a algunos masterchefs.

Ellos te ayudarán a potenciar toda tu creatividad.

Entra en la escuelamasterchef.com y prepárate para cocinar.

Aspirantes, ahora el jurado probará vuestras creaciones.

El primero en presentar sus platos al jurado será...

Cristóbal.

Mira el camarero qué bien lleva los platos.

Como en el bar de su casa. (RÍE)

Cigala a la americana.

Con verduras

tipo wok.

Cigala confitada en aceite al ajillo.

Con perri... ¿perrichuelos?

(TODOS RÍEN)

(TITUBEA) Con perri... perre... ¿Perrechís?

-(RÍEN) Perry Mason.

Perrechicos. Con perrechicos en el mismo aceite.

Y tartar de cigala a mi manera.

Con ensalada de rúcula y vinagreta ácida.

Que sepas que el emplatado

por primera vez en tu historia en Masterchef,

está a la altura del programa. Muchas gracias.

Hay defectos, pero en conjunto no está mal.

Gracias, chef.

Verduras salteadas en wok con cigalas, ¿no?

Sí, y una salsa americana hecha con las cabezas y las patas.

Un poquito más ordenado, con menos verdura.

Piensa que solo hay dos o tres cigalas

que son las protagonistas y el resto lo acompaña.

Vale, chef.

¿Con qué has aliñado el tartar de cigala?

Con pepinillo, alcaparras y un poquito de salsa Perrins.

Como si fuese un tartar de carne. Sí.

¿Y por qué la ensalada está...?

Es que al final... Es que tengo la negra.

Le he dado sin querer a la botella y había caído en la otra ensalada.

Me refiero a otra cosa. Decía que por qué hiciste esto.

Sí, también. Quería refinarme hoy tanto que fíjate.

Que te has pasado. Sí que es verdad.

¿Habías confitado antes una cigala? Es la primera vez.

Yo creo que le va mejor una cocción al vapor o en agua.

Así más saladito. Quizás lo mejor es este fondo.

El fondo está rico. La cigala está bien cocinada.

De lo mejor que has hecho. Gracias.

Y tu actitud buenísima. Gracias.

A ver si es suficiente. Gracias.

-¡Muy bien, guapo!

Cristina, eres la siguiente.

Un ceviche con caviar de pez volador.

Ensalada con cigalas a la plancha.

Y esas setas que saben tanto a tierra.

-Perrechicos. -Perrechicos.

Y un arroz caldoso con cigalas cocidas.

Esto a simple vista parece la ensalada de... ¿no?

Lechuguita, tomate, dos cigalas y una vinagreta.

Con las cigalas a la plancha me hubiese bastado.

A mí también, estoy de acuerdo. Son espectaculares.

Pero había que poner algo más. Pues ese algo más,

que tenga un poco más de gracia. ¡Con la gracia que tienes tú!

Qué poquita tiene la ensalada.

El arroz.

Apretar un poquito más. Algún elemento más,

has puesto arroz en el caldo de las cigalas y ya está. Nada más.

Has dejado a las cigalas un poco "que sea lo que Dios quiera".

Como "voy a sacar un cinco".

Que con eso basta. Pero se queda en un 4,5.

¿Ceviche con huevas de qué?

Wasabi. -Pensabas que eran de tobiko,

que es el pez volador. No me lo des entero.

Hay que mezclarlo ahí.

Sé qué es el wasabi. No me hagas comerme eso ahora.

Si me lo pones para que me lo coma yo, tú también.

Mézclalo un poco. Que te lo comas.

Todo. Me lo trago sin masticar.

Esto tiene un picante largo y recio.

Si está bueno. A mí me encanta, no es eso.

¿Crees que esta cigala está bien cocinada?

Sí. Está cruda.

No. ¿La abro un poco?

¿Crees que está cocida? Vale, no del todo.

Pero mejor que seca, mucho mejor.

Eres la que más tiempo tenía. Me he organizado.

Te has organizado, has sacado los tres platos, pero por favor...

Has hecho un caldito, ni un sofrito para el arroz.

Diez de cocinado.

Has picado esto, lo has aliñado, cinco minutos.

Pongámosle diez.

Y esto diez más.

30 minutos. Me ha sobrado tiempo.

Es verdad que me ha sobrado tiempo.

He luchado y he conseguido hacer un buen plato hoy.

Que no me den por todos lados.

Me han dado zasca igual, como siempre.

Mateo, adelante.

El primero es ensalada de cigalas.

Luego la cigala a la plancha

con una mayonesa hecha con el jugo de la cabeza.

y luego, como se me olvidó el arroz,

porque pretendía hacer un arroz de cigalas y pollo,

he usado el pollo para rellenar el muslo con cigala.

Así a simple vista, parece una presentación floja.

¿No te parece? Como un carpaccio,

entre comillas, sin romper del todo.

Que no me parece mal, da textura

si lo has hecho a propósito es gracioso.

Pero las hojas de lechuga lo tapan.

Y el pollo...

Los perrechicos... La próxima vez os quitaré un producto

que luego tenéis mono de utilizar

lo que os quitamos en la prueba anterior.

En general, no soy muy amante de las carnes que envuelven

un marisco o un molusco, porque creo que lo disfrazan.

Vale.

Pero aquí está perfectamente hecho.

El pollo cocinado y la cigala perfecta.

Eso demuestra que hay técnica, gusto y que lo has mimado.

Me alegro.

¿Crees que piensas como un cocinero?

Creo que empiezo a hacerlo. ¿Sí?

Pero sigo teniendo fallos de principiante.

A ver el alioli este.

Es el mismo alioli triste de la prueba por equipos.

No lo he corregido como hubiese querido.

Y yo sé que tú eres un doctor del pollo.

Es verdad. Sí, sí.

Has sabido cocinarlo bien, la cigala está bien hecha.

El concepto está muy bien.

Emil, me da la sensación de que no estás de acuerdo.

Me sorprende que digáis que el plato de pollo

es el mejor de la noche cuando es de pollo

y no de cigala. Eso me sorprende.

Pero no lo he probado. Un trozo de pollo de 1/4 kg

con una cigalita así dentro.

La protagonista no es la cigala. Pero es mi opinión.

He dado mi versión y no soy de mar y montaña.

Pero ha salido super airoso.

Normalmente no pruebo una carne rellena de molusco o marisco

que me guste. Y aquí parece que la cigala la has puesto

después de cocinar el pollo. Perfecta de textura.

tersa, rica, sabe a cigala. Y hay un caldo ahí,

entre pollo y cigala, muy agradable.

Es un gran plato. Lo pones en un restaurante

y lo pagas, Emil. Pues ya está.

Está claro que el Rey León está marcando territorio, Mateo.

No quiere que te le subas a las barbas.

¿Se ha hecho pis en la columna? ¿Te das cuenta?

Se ha hecho pis en la columna. Ahora debes esquivarlo.

Y aquí no ha pasado nada.

El carpaccio era para mí la opción más lógica

en crudo para la cigala, por el tema de la textura.

Le falta aliño, le falta presentación.

Le falta refinamiento. Y el guisante no le falta.

Le sobra.

El plato de la discordia. A ver qué tal.

¡Cómo está la salsa! ¿Sabes qué?

Dime.

Menos mal que se te ha olvidado el arroz. Está buenísimo.

Me alegro, gracias.

Ahora los jueces se retirarán a deliberar.

Decidirán quién de vosotros tres deja hoy las cocinas de Masterchef.

Jueces. Vamos allá.

Mucha suerte.

-¡Ay, Dios mío!

Aspirantes, desde el principio del programa

os hemos pedido que aprendáis a razonar como un cocinero

y a optimizar los tiempos como un buen jefe de cocina.

Hemos visto una evolución.

Con eso nos damos por satisfechos. Felicidades.

Gracias. -Muchísimas gracias.

Es difícil tomar una decisión.

Pero es la prueba eliminatoria

y hoy uno de vosotros debe abandonar el programa.

Después de analizar con detalle vuestro trabajo,

el aspirante que no ha superado esta prueba

y que no merece seguir cocinando en Masterchef es...

Cristina.

Guapa.

Bueno, encantada. Guapetona.

Eres más malo. ¡Anda!

Y tú menos. Un abrazo.

Me voy con la cabeza bien alta. ¡Me ha salido algo!

Que parecía que estaba de cachondeo.

Os creíais que no cocinaba. Os prometo que sé cocinar.

(RÍE) Te lo prometo.

¡Ay, qué nervios!

Cristina, vaya rabia salir del programa

con el mejor plato que has hecho. Eso me encanta.

Me voy muy orgullosa. ¿Sí?

¡Que me ha salido uno bien, Eva! ¡Es la caña! ¡Yupi!

¿Qué es lo mejor que te llevas del programa?

Todo lo que he aprendido, un montonazo.

Esa gente, la convivencia, todo lo que ha pasado.

Nunca pensé que pudiera superar esto.

(TODOS RÍEN)

¿Quién crees que va a ganar?

(DUDA) Mateo.

-Ahora empieza lo duro para Mateo.

Ha estado rodeado de mujeres todo el rato.

Lo han amamantado.

Le han dado de beber, de comer.

Lo han cuidado. Ahora tendrá que demostrar

que es un hombre y no un niño.

Cuando me enteré de tu vida cuando entraste aquí

pensé "esta mujer ha hecho de todo".

Ha vivido en todas partes.

Tiene maridos por todo el mundo.

Tiene hijos... Solo tres, solo tres.

Tengo un hijo con mi novio del cole.

¿Tu novio del cole? Sí, fue mi novio en el cole.

Con él tengo a mi hijo mayor.

Vale. Mi siguiente novio

fue marido y no tuve ningún hijo con él.

Y luego con el padre de mis dos niñas.

Con el que he estado todos estos años.

¿Pero no estás casada? No, solo me casé con uno y punto.

Como en mi casa, nunca más.

No pienso ser cocinera en ningún restaurante.

¿Ah, no? No, me agobio mucho.

Bueno, igual si estamos aquí... Quizás si es pequeñito.

Pero este estrés y estrellas Michelin. No, no.

No es para mí. ¿Quieres volver a casa?

Muchas. Mi campo, mis gatos, los perros, mis niños...

Tocarle la barriga a la novia de mi nano.

Con mi bebé, mi nieta. Sí, tengo muchas ganas.

¿Hay algún marido esperándote? Ninguno.

¿Algún novio? Tampoco.

-De Cris he aprendido que hay que sonreír más en la vida.

Que es muy corta y para llorar siempre hay tiempo.

Espero que, aunque no te dediques profesionalmente a la cocina,

sí que sigas cocinando.

Sí, en mi casa, agustito, con mi tiempo.

Y pensando un buen rato.

Me sentaré delante de la despensa a ver qué hago.

Nuestro patrocinador de electrodomésticos

quiere que sigas cocinando,

y te regala los pequeños electrodomésticos

que has usado en tu paso por Masterchef.

Que son muchos. Sí, mogollón. Me encanta.

(RÍE) ¡Y ya se usarlos!

Y además nuestro supermercado te va a regalar

la compra del mes durante todo el año.

Mil gracias. Un beso grande, Cristina.

Ha sido un placer estar contigo en estas cocinas.

Ahora tienes que quitarte el delantal y colgarlo.

Tu paso por Masterchef ha terminado.

(APLAUSOS) ¡Guapa! -¡Grande, Cris!

(Gritos de alegría)

-Lo mejor de Masterchef es la vivencia.

Todo: el volver como al cole.

Es como una terapia de las bestias salvajes.

Como volver a la infancia, una cosa increíble.

Muy bueno para superar viejas cosas.

Cristina ha colgado el delantal.

Pero ha dejado momentos únicos y compañeros en estas cocinas.

Nos quedan cinco aspirantes luchando por el título.

Vayan haciendo sus apuestas.

Cada día está más cerca saber quién será

el próximo Masterchef España. Volvemos la semana que viene.

Mientras, pónganle sabor a la vida.

Queremos que trabajéis la cocina de aprovechamiento.

Quique Dacosta. Aplicad el sentido común.

Y, sobre todo, el sentido del gusto.

A partir de ahí: suerte. Este plato es difícil.

Queríamos más, especialmente de ti.

El día que te he visto peor.

Bienvenidos al Trocadero Arena.

A partir de ahora vas a ser el solitario.

No sé si vengo a ayudarte o a hundirte.

-¡Venga nena! Ponle lo que quieras

pero no me dejéis mal. Ahí falta mucho sabor.

Me pone nerviosa esta gente. -No te pongas nerviosa.

-Venga. -¡Ya está bien!

Vais a reproducir el plato de Pedro Subijana.

En el mismo tiempo que el maestro.

Está claro que no pudiste terminar el plato.

Para qué decirte nada si ya te lo dices tú.

Este es el peor plato de Masterchef.

La semana que viene, la batalla se pone interesante.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 12

MasterChef 2 - Programa 12 - 02/07/14

02 jul 2014

La historia, la tradición y el sabor son más protagonistas que nunca. Óscar Velasco, chef del restaurante Salceloni (Madrid) con dos estrellas Michelin, visita nuestras cocinas. Velasco trae un plato muy antiguo: rabo de toro, cuyo origen se remonta al siglo XVI. Una receta tradicional a la que los aspirantes tendrán que aportar originalidad y vanguardia para hacer un plato de alta cocina.

ver más sobre "MasterChef 2 - Programa 12 - 02/07/14" ver menos sobre "MasterChef 2 - Programa 12 - 02/07/14"

Los últimos 337 programas de MasterChef 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Programa 15 - 23/07/14 Completo 3:07:37 100% 23 jul 2014
    Programa 15 - 23/07/14 23 jul 2014 Vuelve a ver la gran final de la segunda edición de MasterChef. Vicky y Mateo luchan por alzarse con el título que les acredita como cocinero profesional ante un jurado de excepción con Pepe Rodríguez, ...
  • Programa 14 - 16/07/14 Completo 2:11:37 100% 16 jul 2014
    Programa 14 - 16/07/14 16 jul 2014 La semifinal de MasterChef se presenta como uno de los programas más emocionantes. Por fin conoceremos el nombre de los dos aspirantes que se enfrentarán en el gran duelo final. Los otros dos ...
  • Programa 13 - 09/07/14 Completo 2:07:04 100% 09 jul 2014
    Programa 13 - 09/07/14 09 jul 2014 Estamos a un paso de la gran final de MasterChef y los cinco aspirantes se dejarán la piel en la cocina para conseguir una plaza. En este programa habrá varias sorpresas. La primera es Quique Dacosta, chef del re...
  • Programa 12 Completo 2:04:42 100% 02 jul 2014
    Programa 12 02 jul 2014 La historia, la tradición y el sabor son más protagonistas que nunca. Óscar Velasco, chef del restaurante Salceloni (Madrid) con dos estrellas Michelin, visita nuestras cocinas. Velasco trae un plato muy antiguo:...
  • Programa 11 Completo 2:08:19 100% 25 jun 2014
    Programa 11 25 jun 2014 Llega a MasterChef la repesca, el momento más esperado por los exaspirantes y por la audiencia. ¿Quién recuperará sus sueños?Además, visitan el plató Diego Guerrero y Dani García para explicar la importancia del ...
  • Programa 10 Completo 2:11:17 100% 18 jun 2014
    Programa 10 18 jun 2014 Las madres serán protagonistas de MasterChef esta semana. Los concursantes tendrán que cocinar un plato que les será familiar y para el que contarán con la inspiración de sus progenitoras. En juego esta...
  • Programa 9 Completo 2:12:02 100% 11 jun 2014
    Programa 9 11 jun 2014 Después de cocinar en un buque de la Armada Española, en un avión y a temperaturas bajo cero, los aspirantes se embarcan en un crucero que recorrerá el Mediterráneo, pero que no se equivoquen… ¡En MasterChe...
  • Programa 8 Completo 2:02:46 100% 04 jun 2014
    Programa 8 04 jun 2014 Crece la dificultad en ‘MasterChef’, que ha superado su ecuador. El jurado pondrá a prueba a los aspirantes haciéndoles cocinar un plato libre con el mismo ingrediente: el azafrán. Para conocer las pr...
  • Programa 7 Completo 1:58:26 100% 28 may 2014
    Programa 7 28 may 2014 Los aspirantes se enfrentan a una prueba de presión por parejas, relevándose en las cocinas cada seis minutos. Deberán dejar las diferencias a un lado y aprender a coordinarse y tomar decisiones conjuntas si quie...
  • Programa 6 Completo 2:05:26 100% 21 may 2014
    Programa 6 21 may 2014 Los aspirantes de MasterChef recibirán una sorpresa muy especial. Los más pequeños 'de cada casa' los visitarán en las cocinas para echarles una mano en la siguiente prueba. Se trata del postre preferid...
  • Programa 5 Completo 1:57:13 100% 14 may 2014
    Programa 5 14 may 2014 En la quinta entrega de MasterChef  los concursantes dan de comer a 35 actores y bailarines del musical de El Rey de León que se representa en Madrid en el Teatro Lope de Vega. Además los herm...
  • Programa 4 - 07/05/14 Completo 2:01:48 100% 07 may 2014
    Programa 4 - 07/05/14 07 may 2014 Churra no ha encontrado su sitio en las cocinas de MasterChef y ha sido la tercera eliminada del programa. La gallega ha sido incapaz de trabajar bajo presión, con tiempo límite y la presencia de los chefs, que a...
  • Programa 3 Completo 2:04:52 100% 30 abr 2014
    Programa 3 30 abr 2014 Daniel ha colgado el delantal de MasterChef  tras cometer el mismo error una y otra vez: ser más ambicioso de lo que puede asumir. Intenta hacer grandes platos pero el resultado final es un desprop...
  • Programa 2 - 23/04/14 Completo 2:13:04 100% 23 abr 2014
    Programa 2 - 23/04/14 23 abr 2014 MasterChef arranca más duro que nunca. Pocos aspirantes lograron superar el nivel de exigencia del programa y finalmente fue Lola la primera eliminada. "Mi problema es que me pueden los nervios y la presión", rec...
  • Programa 1 - 09/04/2014 Completo 2:03:06 100% 09 abr 2014
    Programa 1 - 09/04/2014 09 abr 2014 El jurado por fin eligió a los 15 mejores cocineros amateurs de España. Celia, Churra, Cristóbal, Cristina, Daniel, Emil, Gonzalo, Jorge, Lola, Lorena, Marina, Mateo, Miguel Ángel, Milagrosa y Vicky son los aspir...

Añadir comentario ↓

  1. Biel

    Qué lástima que Mastercheff haga homenaje a la tauromaquia...

    03 jun 2016
  2. Javi

    El reproductor de la pagina es pesimo, tanto el movil tablet u ordenador, si quiero saltarme a una parte del video diferente no se carga y tengo que volver a ver lo mismo.

    23 ago 2015
  3. rocio

    Subtítulos - para la final. ¿Es posible? Muchas gracias.

    24 jul 2014
  4. Maria

    Hola, por favor, ¿subtítulos para el programa 15? ¡Es la final! :)

    24 jul 2014
  5. Paola Marina

    que horrible que sigan torturando toros por diversión! Realmente deplorable!

    22 jul 2014
  6. Trek

    No puedo creer que Mateo siga, que suerte siempre con postres, creo que este programa es más afirmo que este programa esta corrupto, lástima pero bueno bajaré el MasterChef Australia, este no sirve.

    10 jul 2014
  7. rosa

    Por favor, ¿subtítulos? Gracias.

    03 jul 2014
  8. rocio

    Los que vemos el programa online es porque no lo hemos podido ver en el horario habitual pero nos destrozan el final adelantandonos una foto del expulsado! Les importaría dejar de hacerlo? porque hay veces que me dan ganas de apagarlo dicrectamente

    03 jul 2014
  9. maria luusa

    Por favor subtitulado

    03 jul 2014