www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
2622294
Para todos los públicos MasterChef 2 - Programa 10 - 18/06/14 - ver ahora
Transcripción completa

Vais a vivir el sistema de puntos que hubo en MasterChef junior.

Cocinaréis para el capitán de este crucero

y para su tripulación.

¡Venga, vamos!

Por un momento me ha parecido ver una cocina de verdad.

Que salga bien.

Hoy me siento muy orgulloso de vosotros.

Vais a tener el placer de cocinar para lo mejor del cine

y la televisión de este país.

Los invitados darán el veredicto.

30 euros.

Maribel.

Pero ¿qué locura es esta?

No te sirven los consejos sino los palos.

La persona que en esta prueba de eliminación

ha perdido todos los puntos... Cristóbal.

El próximo MasterChef tendrá que aprender

arriesgar y sobre todo sorprender.

Busque un cocinero sin miedo a experimentar,

y encuentre en la cocina su propio lenguaje.

Este año MasterChef llega con nuevos retos;

más dificultad.

No quiero simples aficionados,

quiero auténticos amantes de la cocina.

(Música de batalla)

Bienvenidos a MasterChef.

15 aspirantes comenzaron esta aventura hace más de 2 meses

y ahora solo siete siguen luchando por convertirse

en el ganador del "talent show" de cocina más duro del mundo.

Buenas noches a todos. Cada vez sois menos.

Entre vosotros están los tres aspirantes que llegarán a la final.

Esas tres personas se llevarán una beca para estudiar

en la escuela de cocina líder en el mundo Le Cordon Bleu.

Allí cada semana los aspirantes reciben clases

para perfeccionar sus conocimientos más básicos.

Desde el corte de la carne,

la cocción y elaboración de salsas madre,

hasta las técnicas de cocina más avanzadas.

Es un proceso de formación continua que busca convertirles

en grandes cocineros.

Aspirantes, solo habrá un ganador.

El próximo MasterChef

será aquel que haya demostrado en estas semanas interés,

evolución y auténtica pasión por la cocina.

Hoy os jugáis algo muy importante,

un paso de gigante hacia la gran final.

Vicky, si pudieras elegir hoy

que MasterChef te diera algo, ¿qué le pedirías?

Que viniera mi novio.

Eso es lo que más deseo ahora.

Gonzalo, ¿tú qué pedirías?

Yo, la inmunidad.

Un hombre listo, eso mismo pediría yo.

Cómo te conozco.

Y eso en MasterChef solo se consigue...

Con esto.

el delantal dorado.

El mejor plato de este reto se lo lleva puesto.

Y eso significa que pase lo que pase no irá a la eliminación.

Aspirantes, el primer reto al que os vais a enfrentar

es una caja misteriosa.

Debajo de la caja está el producto. Bueno, mejor dicho;

la base con la que vais a trabajar en este reto.

A la de tres quiero que levantéis la caja.

Una, dos...

tres.

La madre que me parió.

-¡Esto es de mi madre!

Esto es de mi madre. (MARINA) ¡Ay, ay!

¡Este plato es de mi madre!

¡Este plato es de mi madre!

-¿Qué pasa? -Es la comida de mi madre.

(RÍE)

-¿Qué pasa, Pedro? -¡Lo ha hecho mi madre!

-Pues yo no sé quién lo ha hecho. Esto no me lo hace nadie.

(Risas)

-Es un "tumbet", qué bueno.

-Esta vajilla es de cuando se casó mi madre.

-Esto lo ha hecho mi madre es un plato de mi casa.

Ah, ya sé lo que es. O sea lo que no sé hacer.

(Risas)

-La receta que le dije que me diera y no me la dio.

-Ahora ya no podemos cocinar.

-Este plato es como la que tiene un anillo de familia.

Pues para mí esa vajilla

es la vajilla de lo Rodríguez Negro, que somos nosotros.

La cocina es algo más que seleccionar productos

y meterlos en una olla.

Pocas cosas tienen la virtud de trasladarnos al pasado

y hacernos revivir momentos ya vividos.

La cocina es un acto de amor a los demás.

Y que despierta emociones.

Hoy lo que encierra esa caja es precisamente eso: emociones.

Mateo, ¿qué es eso que hay debajo de tu caja?

Es pollo al chilindrón.

Es un plato típico de Huesca, de las fiestas sobre todo.

Y es típico de mi casa y de todas las de Huesca.

¿Quién crees que lo ha hecho? Mi madre.

Echo de menos sus platos. Esa sí que sabe cocinar.

(NARRA) "Solo levantarla me pegó un bofetón de sus guisos.

En ese momento yo quería verla".

¡Ay, mamá!

-Mi niño.

(MATEO LLORA)

-¿Por qué lloras, tonto? -No sé.

Huele de lujo, ¿eh? -¿Sí? ¿Está bueno?

¿Cómo estás? -Muy bien.

Muy contenta. -Estás muy guapa.

Muchas gracias.

-Qué guapa estás.

Emil, ¿qué encerraba tu caja?

Es un... pedazo de historia, casi.

Son conejos con gurullos. ¿Qué son los gurullos?

Son como una especie de fideos gruesos

que se hacen a mano. Mi bisabuela los hacía

con una habilidad increíble.

Mi abuela también los hacía y mi madre.

Que pase Marga, la madre de Emil.

Marga, bienvenida.

(Aplausos)

Aquí tienes a tu hijo. Hola.

Tiene una cara muy linda.

Marga, emocionada. Sí.

Tú también emocionado, el chico duro.

Cómo no me voy a emocionar de ver a mi madre.

Mi madre es una persona muy fuerte, luchadora,

con mucha energía. Levantando a la familia,

trabajando además todos los días.

Mi heroína en esta vida, mi madre sin duda.

Gonzalo. Calamares en su tinta de mi madre.

Es el plato que nos hace cuando llegamos de viaje.

Es parte de mí. No podría ser mejor.

La siguiente en pasar es Elena, hermana de Gonzalo.

(Aplausos)

-Ya sabéis, mi madre está enferma. Yo soy muy sentimental

y todo esto me toca el corazón.

Gonzalo, tu hermana ha venido representando a tu madre

porque ya sabes que no podía estar hoy aquí.

Pero no te vas a quedar sin escucharla.

(SEÑORA) "Mi querido hijo, estoy contenta y orgullosísima de ti.

Siempre me sorprende que lo que te propones lo consigues.

Te quiero mucho, hijo. Más que mucho, muchísimo.

Espero que los calamares te den suerte.

Un beso enorme con todo mi cariño de tu madre".

(Aplausos)

(NARRA) "Gonzalo tiene más corazón de lo que la gente piensa

y es menos estratega. Es un jugador, me gusta jugar,

pero soy muy sentimental.

Milagrosa. ¿A mí? (RÍE)

¿Estás nerviosa? Claro.

¿Tienes ganas de darle un abrazo a Carmen? Aquí está.

¡Olé, olé!

¡Olé mi gorda!

Que te quiero, mamá, que te quiero.

(LLORA) Que te quiero, madre. Eres lo más grande del mundo.

¡Eres lo mejor del mundo!

¿Estás bien?

Gordi, gordi, te quiero.

Eso no vale, ¿eh?

Que ya, que es la tontería de la emoción.

Olé mi madre, que huele como las rosas.

No la podía coger en brazos porque no quería hacerle daño,

pero me han entrado ganas de levantarla por todo el plató.

Y que todo el mundo viera lo grande que es y maravillosa.

(RÍEN)

Bueno, el plato que le has traído ¿qué es?

¿Te gustan, Milagrosa? Mucho.

-Me las hace ella.

¡Ay, que te quiero!

¿Y tú, Cristina? ¿Qué te has encontrado?

Un "tumbet" mallorquín, que supongo habrá hecho mi hermana,

porque mi madre no cocina. Enseña muy bien, pero no cocina.

Sabe cómo se hace, pero no cocina.

Las hace Leti, que lleva con ella muchos años.

¿Quién es Leti? La cocinera de mi madre.

Que pase Sole, la madre de Cristina.

(RÍE) ¡No sabía si eras tú o Leti!

(RÍEN)

(RÍEN)

-Era yo. -Lo has cocinado tú todo.

-Pensabas que vendría Sole. -Mentirosa.

A ver, no cocina. Yo no cocino.

Enseño a cocinar. ¿Y quién la ha hecho?

La filipina. -Leti.

¿Y de quién saca Cristina la pasión por la cocina?

Pues de la falta de servicio. (RÍEN)

(Risas)

¡Para matarla!

Como ella es rica y yo no, tengo que cocinar.

-Todo el mundo dice que el mejor restaurante es mi casa.

-Es cierto, se come de maravilla. Pero es Leti, eres lo más.

-Bueno, pero la anterior también. Tuve otra anterior

que cocinaba que te podías morir. -Enseña muy bien, sí.

Ahora quiero que pase Nuria, la hermana de Marina.

¡Lo sabía!

(Aplausos)

-¿Qué tal? -Muy bien.

-Es mi hermana y mi mejor amiga. Qué bonito eso.

¿Qué plato habéis traído y por qué?

Es un brazo de gitano que hacía mi madre cuando éramos muy pequeñas.

Marina, aquí está tu hermana

representando a tu madre, pero para ti también hay una sorpresa.

(SEÑORA) "Hola, Marina, soy mamá. Te mando mis mejores deseos

y este conocido plato.

Sé que ganarás, tú siempre has tenido los platos en la cabeza.

Muchos besos".

(RÍE) Qué de Bilbao, ¿eh?

-Es que mi madre es...

Mi madre es muy enérgica, muy tajante...

Le ha salido un acento vasco increíble,

y no es vasca, que es lo bueno, mi madre es madrileña.

Vicky, ¿qué?

Tú no habías reconocido tu plato,

o sea que puede aparecer cualquier persona.

Mi madre es cocinera y no habrá podido venir

porque es la cocinera del restaurante,

lo veo difícil. ¿Habrá venido tu novio?

(EMOCIONADA) ¡Ay, por favor!

(CRISTINA) ¡Le ha cambiado la cara!

Que entre... Ay, no me digas que es mi novio.

Venga, va.

Mercedes. Qué susto.

¿Cómo es que te han dejado venir?

¿Qué tal? ¿Cómo es que te han dejado venir?

¿Has venido con Bernardo? (RÍE) -No.

He venido sola. -¿Sí? Qué fuerte.

-Ay, Vickina. -Mira qué guapo Jordi.

Ah, Jordi, no, que me he equivocado. Pepe.

Sí, sí, ahora.

Es que está soltera mi madre.

(Risas)

Anda, que vaya dos. El día que me espera.

Tía, no comes nada.

Aspirantes, después del desastre de las alcachofas,

hemos querido recordaros que para cocinar bien,

lo primero es la base: la cocina de toda la vida.

A ver si vuestras madres os inspiran.

Hoy demostraréis si estáis a la altura de la mejor cocina,

la cocina de nuestros mayores. Esta será vuestra misión;

demostrar que sabéis hacer los platos de vuestra casa.

Yo no sabía que Vicky iba a cocinar este plato.

Aspirantes, tenéis 60 minutos para elaborar el plato.

Pero hay una cosa muy importante que no vais a tener.

A vuestros familiares para ayudaros en este guiso.

(CRISTINA RÍE) Menos mal.

Tenéis que demostrar que podéis hacerlo solos.

Toma ya.

Familiares, a la galería.

Un beso.

(Risas)

Está todo dentro.

¡Vamos a ver, esas dos cotorras!

¿Qué tengo que hacer con ellas? Hombre, por favor, separaos.

Venga, para arriba y no se dan más pistas.

¿Yo cómo voy a saber hacer un plato africano?

Aspirantes, ¿preparados para dar un homenaje a vuestras madres?

(TODOS) Sí, "chef".

Los tres minutos para entrar en el supermercado comienzan

en tres, dos, uno... ya.

Nuestros aspirantes tienen una misión complicada.

Deben igualar o superar el plato de sus madres.

Para ello es fundamental que recuerden

todos los ingredientes.

Está en juego el delantal dorado.

¡Treinta segundos, aspirantes!

Pensad bien lo que necesitáis, que no se os olvide nada.

¡Ah, no, espera!

¡Que se me olvida el tomate! ¿Ves, Vicky? ¿Ves?

Tenéis que revisar bien todo.

Cuidado.

Me he dejado la costilla.

Hoy se trata de reproducir,

de reproducir ese sabor de toda la vida.

Que digas, me tapas los ojos y estoy en mi casa un sábado.

Hablamos de la cocina de nuestras madres,

del legado familiar, de cocinas que son singulares

de las que hay que enorgullecerse y que no se deben perder.

Ver a mi madre ha sido lo mejor que me podía pasar

en este concurso, porque la echo tanto de menos...

La echo tanto de menos que no se puede imaginar.

-Una prueba maravillosa porque yo no hago nunca las judías

porque me las hace tan buenas... Y le digo:

"Nunca las podré hacer como tú". Y así me tienes.

-Nadie puede cocinar como su madre, eso es imposible,

pero me parece una forma de hacer un homenaje a la familia

y lo daré todo para intentar llegar a un sabor parecido.

-Este plato no me trae recuerdos con mi madre

porque nunca ha estado en la cocina.

Me trae recuerdos de comerme este plato con mi madre.

-Voy a hacer judías blancas con chorizo.

Primero hay que cocerlas y ponerles todos los ingredientes:

perejil, pimentón dulce, chorizo...

El ajo y la cebolla los pone enteros para que no se disuelvan y a cocer.

Los profesionales saben que lo más importante en un plato es el sabor.

Nosotros también lo creemos y por eso te presentamos

el libro de recetas de esta segunda edición.

Encontrarás platos de todo tipo,

pero lo mejor es que encontrarás el secreto

para darle el toque único de MasterChef.

Me ha tocado su plato estrella, los calamares en su tinta.

Que es simple porque se ponen todos los ingredientes crudos

y mientras se está batiendo limpias el calamar y se pone a la vez.

Y luego con un chorreón de aceite vas regulando la sal

para que aquello esté espectacular.

Ay, ay, ay.

-Voy a toda caña porque voy a conseguir ese delantal dorado.

Como que me llamo Cristina.

-Voy a intentar conseguir el delantal dorado

solamente por darle la satisfacción de que he hecho

el plato justo como lo hace ella.

-Es un brazo de gitano de puré de patata

hecho con la patata natural. Y luego va relleno de bonito,

de pimiento rojo asado que lo tengo en el horno

y de tomate natural.

-La mayor dificultad es que me dé tiempo a hacerlo,

porque es poco tiempo y tendría que tenerlo todo hirviendo

y lo tengo todavía en el sofrito. (RÍE)

-Ojalá Vicky gane el delantal de oro, sería maravilloso.

(RIENDO) ¡Ay, que me meo...!

Qué miedo me das. ¿Por qué tenemos una cámara aquí?

¿Esto para qué es? ¿Te vienes?

Yo me voy contigo donde tú digas y cuando tú quieras.

¿Dónde vamos? Al restaurante, que me invitas.

Buenas, tardes, teníamos mesa reservada.

Esto no estaba en el guion.

A ti te gustan mucho las cajas misteriosas, ¿no?

Si hay algo dentro interesante me encantan.

¿Quieres saber qué hay en esta? Pues ábrela.

¡Ah!

Jolín. Ha pasado el tiempo, ¿eh? ¿Y este?

Ese es mi hermano y, por supuesto, mi madre.

Claro, fíjate.

(RÍEN)

Te quiero.

Es un detalle precioso, al final es... la que me enseñó a cocinar.

Lo que cocinaba cuando me metí por obligación en esto

eran sus platos. Dime: "¿Cómo se hacen los callos?"

"Échale siempre un majado de ajo y perejil a todo".

(SE RÍEN)

Huele a mamá. -Huele de maravilla.

-Está desespumando, desgrasando o algo así.

-No sé muy bien lo que hace.

(Risas)

¿Ella te enseñó a cocinar?

Sí, la base de esos cinco o seis platos.

Pero es que yo me metí en la cocina y quería más,

necesitaba más. Y empecé a salir con cocineros importantes.

Como te conozco y te creo tan poco tengo que contrastar esto.

Bueno. Que pase tu hermano.

¡Ah! (RÍE)

¡Vente, ven! ¿Cómo ha sido esto...?

Bienvenido Diego, un beso.

Tu hermano y socio del Bohío. Así es.

Tu hermano me ha dicho que esta foto

le trae muy buenos recuerdos. ¿Y a ti?

Sí, pues, me trae recuerdos de mi madre, que nos dejó hace poco.

Y de mi hermano, por supuesto,

que estoy muy feliz de verle. Sí, se le nota.

Se está emocionando, ¿eh? Sí, está llorando.

No, no. Tú sí. A ti te conozco, a él no tengo el placer,

pero a ti te conozco y sé que estás emocionado.

¿Qué tal? Qué sorpresa.

Hola, ¿qué tal?

-Ese parece su hermano. Tiene la misma barbilla.

-El que empezó en la cocina fui yo, no sé si lo cuenta.

Ah, eso no me lo ha contado. Cocinábamos un día cada uno

hasta que vio que en la sala no pintaba nada.

Y me escondí en la cocina.

Nos ha ido bien así, ha sido lo mejor que podía ocurrir.

En vuestro caso se puede decir que las recetas de vuestra madre

vivirán en él. Y si él es listo, que lo es, vivirán en sus hijos.

Qué bueno me ha salido. No es por nada.

(RÍE) Está buenísimo.

-Arroz. -Ya, ya.

Les quedan 25 minutos. ¿Un pollo de corral en 25 min?

-No, pero ya lleva tiempo.

-¡Olé!

-Me estoy poniendo nerviosa. -No te pongas.

Te va a sentar mal.

-Harina, harina.

-Cuando me vean hacer gurullos en el pueblo, flipan.

Estamos aquí charlando, pero el reloj va contando.

¿Lo dices tú?

Sí. Con voz, así como... Como hace tu hermano.

¡Aspirantes, el reloj va contando, quedan menos de 20 minutos!

-¡Oído! (ASPIRANTES) ¡Oído, "chef"!

(RÍEN)

¿Qué tal, Emil? (RÍE)

Te pillo en el mejor momento de tu receta, ¿no?

Es una parodia de lo que hacía mi bisabuela,

pero no tengo ni su práctica ni su habilidad.

Me acuerdo de mi abuela sentada, vestida de negro.

Tenía casi 100 años, 98 o 99 y con una habilidad en las manos...

Pero como una máquina... ¡"pa, pa, pa"!

Tienes la ocasión de reivindicar las recetas de tu familia.

Es un pequeño homenaje.

Con mucha torpeza, pero muchas ganas.

Con mucho cariño porque tengo grandes recuerdos

del sabor del conejo que se deshacía en la boca,

la pasta muy bien hecha, muy tierna, muy blandita.

Pues disfrútalo. Te veo aquí con mucho vidrio,

hay que echarlo ahí. Porque ese pequeño gesto tuyo

si mucha gente lo reproduce

ese pequeño gesto será un gran gesto para el planeta.

Más lento.

-Ay, que no meta la batidora, que se hace muy líquido el puré.

-Me huele algo raro.

-¡Se le han pegado!

-Pobrecita.

-Sí. -Para quitar el sabor a quemado.

-Se han asentado, no se han llegado a quemar.

Voy a ver si las arreglo.

-Buenas noches. Qué momentazo, ¿no?

Sí, muy emotivo. No me hagas hablar que me pongo a llorar.

No entiendo, para el sofrito has picado todo en frío.

Sí, mi madre hace la receta al revés.

Y yo he seguido su tradición. Es distinto.

¿Pones algo de vino? Nada, es simplemente el tomate,

cebolla,

los calamares que tienen que ser muy buenos,

y simplemente amor y cariño. El arroz blanco.

Un arrocito blanco.

Fíjate con el punto del arroz. Yo también, lo sé.

Muchas gracias.

-¡Como las de mi madre! ¡Qué buenas!

¡Que las he salvado!

-Aspirantes, quedan diez minutos.

-Ay, qué nervios tiene. El príncipe de la pradera.

Qué guapo es.

(RÍE) Hola, "chef".

-Ha llegado el juez. ¿Qué dice Cristina?

Aquí estoy con mi "tumbet", me estoy muriendo de hambre.

Me apasiona. Nada, le queda el horno.

¿Has heredado la mano de la filipina?

(RÍE) No, ella tiene bastante mejor mano.

Nosotros nos reímos mucho con él.

Si no estás 14 horas con él te lo puedes pasar genial.

¿Qué es un "tumbet"? Cuéntame.

Es básicamente verdura, capa de cebolla, etc.

Y con salsita de tomate y perejil.

¿Pero está asado, está frito...?

Frito y bien escurrido. O sea, es calorías a tope,

para el verano, fatal. Pero las he escurrido bien.

¿Y el jamón? No hay jamón.

-Pero ya, mételo ya.

-Deja de hablar y mételo.

A ver si tiene el mismo gusto que la filipina.

Nos vemos. Hasta ahora.

-Aspirantes, quedan cinco minutos.

-Qué buena pinta tiene. Pues ¿no le ha quedado mejor?

Córtale lo que sobra y emplata.

-Lo voy a decorar, mama, que el tuyo era muy cutre.

-¡Pero tía, no le digas eso!

-Eso no me gusta.

Vas a ver cómo se canta. ¡Aspirantes, últimos minutos!

¡Ay!

-Yo el pollo al chilindrón lo quiero probar.

-Que te den el que he traído yo, que ese está cocido. (RÍE)

Cinco, cuatro, tres, dos, uno...

¡Tiempo! Manos arriba.

(FAMILIARES) ¡Bien! ¡Bravo!

(APLAUDEN)

-¡Bien!

Diego, ha sido un placer tenerte en MasterChef,

sobre todo para homenajear a tu hermano,

pero más a tu madre. Muchas gracias por este homenaje.

¡Tira para Illescas, anda...!

Ha llegado el momento de que los jueces prueben

las reproducciones de los platos de vuestras madres.

Para eso necesito que ellas estén presentes.

El mejor homenaje que le podía hacer a mi mami

aparte de achucharla,

es ganar mi delantal dorado, que me enamorado yo de él.

-Seguro que lo ganas.

Mateo, tu plato es el primero que catará el jurado.

Por favor, acércalo al atril. Y con él también

trae el de tu madre.

Pilar, ¿quieres acompañarle durante la cata?

Sí. Adelante.

Hola, cariño. -¿Cómo estás?

Primero probaré el de tu madre. Vale.

Ahora el del niño.

Bueno.

¿Tú qué piensas de tu reproducción?

No es tan perfecta como la suya, pero creo

que se parece bastante al chilindrón de toda la vida.

Pues el toque de tu madre es mejor.

Básicamente porque tú has puesto

pimientos a porrillo, pero al pollo no hay que darle tanto pimiento.

Y has cocinado menos. Te falta más mano de cocina.

Está como tú: crudito.

Después de lo que he escuchado, me voy directamente al de tu madre.

Lo tengo claro.

Tiene que venir más por aquí usted.

Cuando queráis. Se lo agradeceré eternamente.

Qué rico está.

Te falta

el bagaje que tiene tu madre.

Esto es un pollito y esto es un gallo.

Y yo quiero ver un gallo en "MasterChef".

Te falta tiempo. Pero

ojo, esto es un concurso.

Hay que apretar. Aquí el tiempo se acaba.

Claro. Mateo, Pilar.

Llega el momento de la despedida.

Ay, por dios.

¿Vale?

No puedo mejorar a mi madre. Es imposible.

Pero estoy contento. He visto a mi madre.

Y el guiso me ha salido como me ha salido.

Pero estoy supercontento. Carmen.

Que le toca a la niña.

Venga, vámonos, Milagrosa.

Carmen, póngase usted a la verita de la niña, ¿no?

Qué guapa eres.

Voy a probar las auténticas.

¿A que están más buenas las suyas?

Anda que no.

Lo normal es que las madres guisen mejor.

Pero Milagrosa, creo que tu plato está

divinamente reproducido.

Ole. Ole mi gorda.

Bueno, no hemos ganado.

Vamos a ver, Carmen.

La tuya es más buena, dice.

Me parece maravilloso.

¿Sabe cuánto hace que no comía chorizo?

El listón está alto, Milagrosa.

Tradición pura y dura. Rico, sabroso.

La voy a felicitar, porque el plato está muy bien.

¿A mí? A Carmen.

Que se come toda tu cara.

La enseñó muy bien. Gracias. Ole mi gorda.

El mejor regalo que le puedo hacer hoy a mi madre

es ganar el delantal dorado. Ella se va a sentir

superorgullosa cuando llegue a Jerez. Se va a poner

como una pava en navidad.

De verdad, no sabéis lo que os lo agradezco.

-Venga.

Emil, tú eres el siguiente.

Pues la verdad,

están muy buenos los dos.

Muchas gracias.

Un poco seco. Que sabemos que el conejo guisado no es fácil

que quede jugoso, pero bueno.

Pudiste apañártelas para hacerlo un poco menos.

Seguro. Seguro.

Seco.

Ay.

Tiene punto, ¿eh? Qué plato más rico.

Nunca lo probé, pero sí oí hablar de los gurullos.

Y aquí solo hay conejo. No le has echado ni costilla.

No. Han sido las prisas, y lo que he intentado...

Ya estamos poniendo pegas. Sí.

Luego dicen que me enfado. Claro, me quitas la mitad del producto.

Conejo solo. Fíjate qué triste.

Están muy buenos los dos.

Esto, en una sentadita con una buena botella de vino...

Es verdad.

Muchas gracias. Gracias, chef.

Mamá está mayor,

y se lo agradezco muchísimo.

Habrá pensado: "Estoy cansada,

estoy mayorcita, pero por mi hijo hago todo lo que haga falta".

Pero bueno, la he sentido muy cansadita también.

Bueno. -Vamos allá.

Sí, son muy serios, hija.

Sabes lo que te voy a decir.

Te dije que cuidado con el punto del arroz.

Un arroz perfectamente salteado,

con su aceite, su mantequilla. Pero bien.

No lo suelto porque me mancha.

Madre mía.

La grasa que no has echado al arroz,

la has echado aquí, en tu salsa de calamar.

El resultado no es el mismo. Lo siento, chef.

Bueno, vamos a ver, Gonzalito.

Es una broma, y se lo he dicho desde el principio.

Yo no le llamo Jordicito,

ni chefecito. Le podría poner mil motes, y no lo haré.

Yo, con la tinta de tu plato, te escribiría una carta.

Y te diría:

"Querido Gonzalito,

tu salsa no sabe a nada. Y hay un aceitazo

que para el coche, bueno".

"Perdona si me paso, pero más pasas tú el arroz y no digo nada".

No, si está pasando.

Y te escribiría una posdata:

"O espabilas, Gonzalo, o la próxima carta te la enviaré a tu casa".

De acuerdo.

Gracias, chef. Atentamente,

el chef saladito.

Salado, igual que Gonzalo, ¿eh?

Vamos a ponernos serios.

Igual el público piensa

que me he enganchado al diminutivo para excusarme en mi plato.

Pero yo creo que no. Cuando me sale un plato mal, lo reconozco.

Gracias. Adiós.

Hasta luego.

Cristina, ha llegado tu turno.

Iba a decir que fuese la creadora del plato,

pero tendríamos que llamar a Leti. Di que soy yo, sí.

Se llama Leti, pero di que soy yo.

Ah, vale. Pues nada.

Que vaya tu madre,

que es la que hizo el plato. -Eso. Lo has hecho tú. Seguro.

A Leti se lo explicó muy bien. Muy bien.

Enseño de cine.

Y es filipina, o sea, que...

Plato mallorquín.

-Ella ya es mallorquina. -Hay mucha guasa con ello.

Esto tiene "rock and roll". Ole, ole, la Leti

qué "rock and roll". Se lo diré.

Yo es que estoy seguro de que tú sabes lo que está mal aquí.

-Que le faltó horno.

Me falta algo que me hable de potencia.

Le falta alma.

Sí.

Especialista en tumbets. Que lo sepáis.

Ven.

Había dicho... Sole, prueba el plato de tu hija.

¿Qué te ha parecido? Está soso.

-Pues mira que le eché sal.

Está soso, sin sabor.

Muchas gracias por tu sinceridad,

Sole. Es la pura verdad.

Y a ver qué hacemos con la niña.

Pues darle palos.

Dale un besazo a todos.

Me da mogollón de rabia

que me haya salido soso, sin gusto y sin alma.

Y más estando mi madre. Me habría encantado

que le chiflase y haberlo hecho 10 000 veces mejor que Leti.

Mira.

Me quedo con Bilbao.

Más sabroso, más gustoso, más estético. La mayonesa envuelve todo.

Está más rico. Este está muy soso.

Mi madre lo hace siempre 1000 veces mejor que yo.

Felicitad a vuestra madre.

Me parece una idea resultona.

En muchas casas tendremos ese plato apañado,

con un coste bajo y que me parece un plato maravilloso.

También te diré otra cosa:

No es un plato con el que vayas a brillar.

Y no sé si este plato te va a vestir un delantal dorado.

Mi hermana Nuria es mi mejor amiga.

Ella vive en Bilbao y yo en Mallorca. Pero estamos todo el día

colgadas al teléfono.

Vicky, eres la última.

Miedo me da a mí de este momento, Mercedes.

Porque cuando os juntáis madre e hija...

El de tu madre sabe a cacahuete. El tuyo sabe a gamba.

Ah, ¿sí?

Los dos están ricos, pero son totalmente diferentes.

Te queda mucho, pero está rico. Gracias.

A ver si le gusta a Jordi, porque...

Tiene más mala leche.

-Calla. Calla. Mira qué majo es. -Es el...

No, es... Sí, es muy guapo.

Pero no se lo digas a Bernardo. -No.

(TARAREA)

Está más rico el de su hija.

-¿A que sí? Yo lo he visto eso.

-Habla igual que ella.

Se lo dije a las compañeras: le quedó mejor que a mí.

Eso es muy bueno.

Has cocinado mejor que una profesional.

Criticable es que si haces un plato con cacahuete como protagonista...

Este está mejor. ¿Por rico?

Tiene más gambitas, más historias. Está bien.

Ya no te puedo dar más. -Dame un beso.

-Pero una cosa.

-Que sí.

Aquí te quedas. -Vale.

-Pórtate bien, ¿eh? -Sí.

-Yo creo

de "MasterChef" tiene que ser equilibrado

y debe darle una buena nota.

Es el momento de conocer el mejor plato de esta prueba,

pero para eso el jurado debe deliberar.

Os recuerdo que solo hay un delantal dorado.

Es decir, solo uno de vosotros obtendrá la inmunidad.

Jueces, por favor.

¿Tú te vas a ligar a Jordi y tu madre a Pepe?

-Sí. -Todo queda en casa.

Vamos allá.

Quiero que den un paso al frente Emil,

Milagrosa

y Vicky.

El aspirante que ha conseguido igualar

el plato de su madre,

pero que sobre todo ha sabido transmitir

esa emoción y ese sabor

de la cocina tradicional de toda la vida

es...

Milagrosa.

Enhorabuena.

Guapa.

-Gracias.

Gracias, de verdad.

Por mi madre. Esto no se olvida nunca.

Quedará grabado en mi retina, en mi mente,

en mi flequillo y en todo mi cuerpo serrano.

Estás muy guapa con él. Muchas gracias.

-Guapa.

-Mami, te quiero.

Qué guay.

Mi madre, qué contenta. Gracias.

Me llevo

el delantal dorado. Se lo dedico a mi madre,

que la quiero con locura. Que esto se lo debo a ella.

Milagrosa, enhorabuena.

Muchas gracias.

Vosotros no lo tendréis tan fácil para seguir una semana más aquí.

-La virgen. El la prueba por equipos

sabréis por qué.

Hasta aquí hemos llegado.

Es mi estrategia. A mí me gusta enredar.

Se me ve en la cara. Soy pillo.

Siempre sonrío, y me gusta mucho el juego.

(Música)

Hola, ¿qué tal?

-Bienvenidos.

(Música)

Nuestros siete concursantes acaban de aterrizar en Lanzarote,

al este de las Canarias y conocida como la isla de los volcanes.

No me hace ninguna gracia, lo reconozco.

-Mira, palmeras.

Ay, la tierra blanca aquí.

Esta isla goza de un paisaje extraordinario

que parece de otro mundo.

Al volcán.

Venga. -¡Ay!

Milagrosa, cualquier duda, a Barbie Tuareg.

Estoy un poco cansadita de que se me esté todo el día

zumba, zumba, zumba. O sea, estoy ya harta.

Oye, molaría una carrera, ¿no?

Montar en camello me encantó. El paisaje

es espectacular. Hay rojos, verdes,

negros, naranjas. Es una pasada.

¡Ay! -Tuve la suerte

de ir con Barbie Tuareg, con lo cual, mejor experiencia, imposible.

Vamos, atrás.

Será aquí, en este escenario, donde los siete aspirantes

conozcan el destino que les espera hoy en "MasterChef".

Para algunos, este viaje será

un sueño. Y para otros, una auténtica pesadilla.

Hola.

Hala. -Aquí la tienes.

Nuestro delantal dorado sigue las instrucciones

del cetrero. Va a recibir un mensaje

traído de los cielos.

(ÁGUILA CHILLA)

No hace nada.

-Ay, qué bonita.

Ay, un pergamino. ¿Puedo cogerlo?

-Sí. -Por abajo.

-Querida delantal dorado, no solo eres inmune

en este programa, sino que además,

"MasterChef" quiere recompensarte con una jornada de lujo

y relax antes de preparar la cena de esta noche.

Puedes elegir a dos compañeros

(Gritos)

para que disfruten contigo. El resto trabajará duro.

Recorrerán la isla en busca de alimentos

que necesitaréis para la cena que debéis preparar esta noche.

¡Guau!

Dos. Ay, dos.

Madre mía. Con lo que os quiero a todos.

Cristina, vente conmigo.

Cristina,

vente.

Vicky, vente.

-A ver, sinceramente, a mí la elección

de Milagrosa, aunque suene así, me la "refanfinfla".

Lo siento, chicos. -Traednos

buenas cositas para la cena.

Que apenquen ellos hoy.

Hala, que os divirtáis. Como siempre, hay una cara buena

y una cara menos buena.

Todos queremos una jornada de relax.

Mientras Milagrosa, Cristina y Vicky van a disfrutar de un día de lujo,

los demás van a ser trasladados a Teguise,

momento en el que Gonzalo se niega

a seguir las instrucciones del programa.

Una vez aplacados los ánimos, él y sus compañeros

suben a los jeeps para cumplir su cometido.

Está un poco fría, pero transparente, limpia, rica.

Pero qué gusto. Quién lo iba a decir.

Con los pies dentro del agua

en una playita.

Por "MasterChef", por las Canarias, por Lanzarote

¡y por tu delantal dorado!

Venga, vamos.

-¡Uh!

¿Qué tal el viaje? -¿Qué tal?

Vamos a hacer compra.

(EMIL) ¿Ya sabéis quién va a ganar el concurso?

(GONZALO) Pues yo creo que tú.

¿Os imagináis las tres en la final?

Qué pasada. -Sería genial.

-A ver cómo lo hacemos con Emil.

-Emil se puede ir también.

-A ver, Emil no es perfecto, aparte de borde.

-Es jugador también. -Sí, superjugador.

Pero muy listo. -Muy maquiavélico.

Muy maquiavélico y muy estratega.

Buenos días.

-Buenos días. -¿Qué hay?

Hola, buenas tardes.

Los hemos visto, que son ustedes como

muy del lugar. -Lugareños.

-¿Conejeros se llaman?

-Sí. -¿Por qué se llaman conejeros?

-Porque había muchos conejos en la isla.

¿Están de paseo por nuestra tierra?

-Investigando el tema culinario, y viendo

qué preparamos para esta noche.

Su táctica es

que nadie vea sus trucos de cocina y tal.

Los demás no somos así.

-Viene a competir. No quiere que le vean

porque viene a competir.

Cuidado con la artesanía, que tiene peligro.

-Sí. -Cosas que brillen, no.

-Licor de cactus.

¿Quién quiere un traguito. -Yo no, gracias.

Gracias.

No le veo en la final.

-Yo tampoco lo veo. -Le veo cuarto.

O... -Yo creo que Emil,

psicológicamente está vencido. -Emil y Mateo llegan a la final.

Ya veréis. -¿Sí? ¿Y el tercero?

-Tú.

-Me veo yo. -¿Para qué te voy a mentir?

¿Qué harán las niñas en el spa? -Pues...

-No lo sé, pero yo me lo paso divinamente.

No hemos hablado de Gonzalo, chicas.

Yo creo que tiene un papel y que actúa.

-Yo también. -Y actuar todo este tiempo

es muy complicado. -Sí.

Porque además, para no ser tú mismo, tienes que no decir muchas verdades.

-Y siempre a los jueces: "No me cambiaréis la sonrisa". En la casa

¿cuándo ha sonreído?

Una sola vez. -Bueno.

-Es la vieja carraca.

-Hola.

-Venimos a ver si nos recomiendas unos vinitos.

Nos han dicho que el Grifo, ¿no?

-Un vino de la tierra, ¿eh? De aquí.

-Solo tres. Yo soy abstemia. Lo siento.

Oleré el de mi compañero.

El de uno oleré. -Muchas gracias.

-Claro. -Quiere hacer ver que se quiere ir.

-Que está cansado, ¿no?

-Y si le echan dirá: "Lo hice a posta".

Es que es una estrategia, si se puede decir.

¿Tiene denominación de origen?

-Sí. -Vale. Eso es importante.

(EMIL) Para mí, lo que parecía una penalización

es mucho más un premio, porque esto es un programa

gastronómico y culinario,

y me parece más apropiado venir a catar productos nacionales

propios de la tierra

que no irse a un spa, que lo puedo hacer en cualquier momento.

(Música)

Hemos hablado de nuestras cositas. Se lo pasa una

genial. Y a coger fuerzas, que es lo que necesitamos para poder seguir,

que hoy hay que cocinar y nos espera una noche dura.

(GRITA)

Aspirantes, nos encontramos

en el norte de Lanzarote,

a los pies del Volcán de la Corona.

Y aquí empieza uno de los sistemas de cueva más interesantes

del mundo: los jameos del agua.

Una de las intervenciones esenciales

de la trayectoria del arquitecto César Manrique.

Aquí precisamente fue donde inició él su especial relación

con la isla.

Gonzalo.

Un paso al frente.

Este jurado ha sabido que estás descontento con el programa.

No solo has sido irrespetuoso con tus compañeros.

Tiene un cacao que no se aclara.

-Tú calla, que no sabes nada.

Tú, que vas diciendo mentiras sobre mí. Petarda.

También has faltado gravemente al respeto a miembros de este equipo.

Bueno, vamos a ver, Gonzalito.

Yo no le llamo Jordicito, ni chefecito.

Le podría poner mil motes, y no lo haré.

Has puesto pegas a cada una de las actividades que propone el programa.

Estoy con un cabreo.

Yo no vine a limpiar baños.

Cocinaréis todos.

Pero por parejas.

Gonzalo se niega a seguir las instrucciones del programa.

En "MasterChef" no queremos a ningún aspirante a disgusto, de verdad.

No obligamos a nadie a estar aquí.

Si te quieres marchar,

puedes hacerlo ahora.

Hay un coche esperando para llevarte al aeropuerto, si te apetece.

Me marcho.

Lo siento, pero lamento oír esto. Lo digo en serio, Gonzalo.

Lamento aún más que hayas ocupado el puesto de un aspirante

que sí tenía la actitud para venir y participar en "MasterChef".

Después de dejar a 9000 fuera, me da pena que estés aquí. Lo siento.

No tengo más que decir.

Despídete de tus compañeros, y este es el camino.

Hasta luego.

-¿Estás bien? -Sí.

De verdad. Perfectamente. Lo digo en serio.

-Tu vehemencia, tío.

Tu vehemencia. -Gonzalo.

-No seas vehemente, como siempre.

-Estoy cansado.

(Besos)

Gracias.

Gracias.

Gonzalo. ¿Qué?

Eso digo yo, ¿qué? ¿Por qué?

Las cosas se hacen con ilusión. Y cuando uno la pierde,

es mejor no hacerlas.

Espero que llegue el día que eches la vista atrás y digas:

"Menudo error cometí".

Porque a mis ojos estás perdiendo una oportunidad increíble.

Una experiencia que a cualquier persona le encantaría vivir.

Y tú, de la manera más boba, lo desprecias.

Deseo que te vayas, porque lo que acabas de hacer a mí me avergüenza.

Pues lo siento por usted.

Adiós. Gracias por todo. Hasta luego, Gonzalo.

Me quité un peso de encima, porque ya no va a molestar en la casa

ni cuando está cerca nuestra, que está

mucho tiempo fastidiando a los compañeros.

-Me ha parecido bastante vergonzoso

el hecho de desaprovechar esta oportunidad

que tantos otros no han podido coger.

Bueno, la prueba de hoy ha empezado movidita.

Pero creo que debemos centrarnos. Me parece fenomenal

que no hablemos más de Gonzalo. Ya se fue.

Milagrosa, llevas el delantal dorado.

Eso significa que pase lo que pase,

en el programa de hoy no serás eliminada.

Pero no solo eso. Además elegirás

al capitán del equipo al que te vas a enfrentar.

Bueno, Marina.

Yo creo que Mila me ha elegido como capitana

para hacerme una puñeta.

Lo que pasa es que yo

soy bastante torera. Entonces, con un par.

¿Que debo ser capitana? Intentaré hacerlo lo mejor.

Milagrosa, ¿te gusta más el rojo o el azul?

Voy a ir por el rojo. Me gusta.

Marina, serás la capitana del equipo azul. Milagrosa, ponte a su lado.

Ahora vais a elegir alternativamente vuestros equipos.

Bueno, pues elijo a Vicky.

Mi niña. Y además, muy buena cocinera.

-Creo que voy a elegir a Mateo.

Milagrosa, ¿Emil o Cristina?

Cristina. Bueno, las chicas

que llevan todo el día juntas.

Disfrutando. -Todo el día juntas.

Me hubiera gustado estar con las niñas, porque trabajando

con amigos siempre se trabaja mejor y más a gusto.

Emil, perteneces al equipo de Marina.

Emil, que a veces es demasiado

prepotente. Pero sé que él también se juega el tipo.

Por lo cual, Emil va a funcionar fenomenal.

Porque sabe que se juega mucho.

Yo no es que le dé el delantal porque sea el último que quede,

sino porque también creo

que es una persona buenísima cocinera y muy digno de estar

en cualquiera de los dos equipos.

Aspirantes, hoy haremos un homenaje a la cocina canaria.

Por eso os traemos

un primer menú que consta de un entrante,

papas arrugadas con mojo rojo,

un principal,

baifo asado con puré de calabaza,

y un postre:

"Mousse" de gofio con plátano canario caramelizado.

Y un segundo menú, compuesto por un entrante,

lapas a la plancha con mojo verde,

un principal, vieja con papas embarradas,

y un postre, huevos molé.

De esto no sé hacer nada.

El baifo es cabrito.

Así se llama al cabrito en las Islas Canarias.

La vieja es un pescado típico de esta zona.

El gofio es un cereal con el que se hace la "mousse". Y los huevos mole

es una técnica especial de postre canario.

Milagrosa, delantal dorado.

¿Cuál de los dos menús quieres para tu equipo?

Pues el del cabrito.

Que se dice baifo en la zona.

Por lo tanto, Marina, te toca las lapas con mojo verde, la vieja

y los huevos mole. De acuerdo.

Con productos canarios nunca he cocinado.

Pero bueno, vamos a intentar dejar el listón bien alto.

Vais a cocinar una cena de gala

para los trabajadores del mayor reclamo turístico de esta isla:

las obras de César Manrique.

Tendréis 140 minutos para elaborar 59 raciones

de cada plato. Y muy importante: en el minuto 100

serviréis el entrante.

En el minuto 120, el principal.

Y en el minuto 140 saldrá el postre.

Hay que sacar 59 raciones de un plato,

y luego del otro, y luego del otro.

Y es mucha comida en poco tiempo. Ese es mi miedo.

Cada comensal probará el menú del equipo azul y el del equipo rojo.

Y nos dará su opinión. Pero quien decide quién gana y quién pierde

seremos nosotros, el jurado de "MasterChef".

No os paséis con las porciones.

El proveedor de alimentos de "MasterChef"

cederá el excedente de productos a comedores sociales.

Equipo rojo, equipo azul, ¿preparados para ganar la batalla?

Sí, chef.

Nos vamos a cocina en tres, dos, uno, ¡ahora!

¡Vamos!

Esto sirve. -Venga, chicos.

Rápido. Tú te vas a poner a la carne.

Una vez metamos la carne,

nos ponemos con el postre.

Y tú mientras con las patatas.

Las pones a cocer, y luego...

Al mojo y a la calabaza. -Primero la calabaza y luego el mojo.

Emil, tú las lapas.

¿Eh? Y a su vez,

el mojo verde.

Tú comienza a limpiar patatas.

Y después el almíbar,

para tenerlo frío luego.

No voy a ir ni loca a la prueba de eliminación.

Y si estos dos no me salvan el pellejo,

los tiro por un jameo al agua. Lo tengo clarísimo.

Vamos. -Venga, cariños.

-Vamos a ello. -Míralas.

Qué buen rollo, ¿eh?

-Claro, por el spa.

-El equipo rojo cocina muy bien, pero también creo que Milagrosa

ha escogido más por un tema de amistad y de afinidad

que no por un criterio culinario.

Venga, va. Vámonos.

Con ritmo desde el principio.

¿Quién hará el mojo? Yo lo estoy haciendo,

chef. Házmelo gustoso, ¿eh?

Con el punto justo de picante.

Ya. Esto huele a picante... ¿Alguien controla las patatas?

Yo también.

Eres la mujer orquesta. Te veo en todas.

El primer plato serán las típicas papas arrugadas con mojo rojo.

Una papa canaria que coceremos en agua, un buen puñado

de sal gorda. Una vez esté cocida, haremos el mojo rojo canario,

que es mucho ajo machacado en el mortero, con la pimienta

típica de la isla, un poco de pimentón dulce,

pimentón rojo, le echaremos un poco de comino,

un toque de vinagre al final

y aceite de oliva virgen extra.

Ese es el típico mojo rojo canario.

¿Cuántas tienes más o menos, Emil?

-Pues debo ir por las 150, más o menos.

-Genial. El equipo azul

está tranquilo, bastante organizado.

Va a hacer lapas con mojo verde.

¿Qué es el mojo verde? Un majado de cilantro, perejil,

pimienta verde canaria, comino, sal, aceite y pocas cosas más.

Majadito, que no pierda el verde, que esté fresco.

Y ese mojo lo utilizarán para aliñar unas lapas

bien limpias y justo marcadas

a la plancha para que no queden gomosas.

Una cocción rápida. Suena muy bien.

Creo que ya lo tenemos.

Si algún problema tiene la comida de Marina, es precisamente el sabor.

El sabor, vamos a cubrirla entre Mateo y yo

para que el resultado sea el mejor.

-Vale, ¿qué le pongo?

¿Un poquito de vinagre? Falta el vinagre.

-Vinagre. Ponle vinagre. -Vinagre, vinagre.

¿Esta paletilla para cuántos será? Para dos.

Mila no quiere poner el garrón.

Milagrosa, ya que te veo por aquí. ¿Cómo lo has organizado?

Una para cada tres. Me ha dicho una para cada dos.

¿Una para cada dos, Vicky? (VICKY ASIENTE)

-Decíamos una para cada tres.

-Sin el garrón, a ese trozo no puedo hacerle tres.

Van a ser muy pequeños y luego encoge.

Así empiezan todos los dramas. A ver cómo acabamos.

Voy a decir una cosa. A mí se me va a astillar.

Y no quiero servir cordero astillado.

Entonces, prefiero cortar... -Va.

-Vale. -¿Corto yo o tú?

-Eh... Vale. -Vamos que se nos va el tiempo.

-Milagrosa no me escucha. Habla y habla, yo también por mi lado

y ella dice tres, yo dos. Un lío.

No se ponen de acuerdo.

Una para cada dos, una para cada tres.

Ha habido descontrol pero nos hemos aclarado,

y hemos hecho de cada trozo, sin el garrón,

dos trozos que estaba bien.

¿Qué van a hacer? Un asado tradicional de cabrito.

Lo van a cortar, piernas y paletillas,

la zona más noble del cabrito, para poder asar,

lo pondrán en una placa, sal, hierbas al gusto,

depende de cada uno, tomillo, laurel, vino blanco y agua.

Meter al horno, 200 grados, 80 minutos,

hirviendo si se queda con caldo y es un asado tradicional de cabrito

que aquí lo llamamos "baifito".

Irá con un puré de calabaza.

Yo la rustiría con un poco de mantequilla.

Una vez dorada, agua justo que lo cubra,

sal y pimienta, y triturar.

Y hacer un puré rico que sepa solo a calabaza

que le irá perfecto al cabrito, al baifito.

Tenemos que ir a toda leche con la carne.

¿Cuántos tienes? -Ya está.

-¿Todos? -Sí.

-Pues venga, toma, toma.

-Aquí tengo diez peladas solamente. Voy a sacar otra gorda.

Es que tardo un huevo con esto. Como no le metas caña al tema,

mañana estamos con las viejas.

En vez de hacerlo con el bichaco este...

Perfecto. -Tracatá.

Fíjate, estás media hora haciendo cortes

y yo ya lo tengo separado. Ahora no lo saco.

Le doy la vuelta... Y el otro.

Y hago el otro. Y apoyas.

¿Ves? Con tres cortes, una, dos y tres, ya lo he sacado.

Y tú le das 50. Vale.

Y rápido. Lo hago en este.

Rápido porque esto, para mí, máximo serían dos raciones.

La vieja es un pescado tradicional de Canarias

que van a dorar un poco y a terminarlo en el horno.

Para acompañarlo, patatas cocidas, mejor con piel,

aplastadita con un tenedor y aliñada con un refrito de aceite, ajo

y al final, pimentón para darle el "rock and roll".

Lo llaman "embarrada", porque esa salsa ensucia la patata.

Suena muy bien. A ver cómo termina.

Marina... Hola, "chef".

¿El postre cómo lo vas a hacer? Vale.

El postre vamos a empezar a hacer un almíbar.

¿Sí? Lo vamos a...

¿Por qué no está empezado ya?

En cuanto eche esas patatas, Mateo pondrá el almíbar.

Cuidado, debe enfriarse el tiempo correcto.

Muchas gracias, "chef".

Date prisa en echarlo para empezar el almíbar.

-Voy todo lo rápido posible.

¿Cuántos trozos de plátano por cabeza?

Hemos calculado unos seis trocitos. Cuidado con la cáscara, no patines.

Que estás hoy de capitana. Está bien.

-El almíbar es lo primero a hacer para que se enfríe, Mateo.

¿Has echado las limas? -Sí, están aquí.

-Échalas ya. -Tranqui, son muy aromáticas

y las pillan bien.

¡Aspirantes, lleváis 60 minutos cocinando!

Y empiezan a llegar los comensales, así que rápido.

Tres son familiares de Eva González, no os digo nada más.

¿Oído? (TODOS) ¡Sí, "chef"!

-60 minutos. Entonces, el primero que lo acabe ??? los cien.

-Calcula raciones. -Vale. Tendríamos que tener 15

si vas a sacar solo cuatro.

Uno, dos, tres, cuatro,

cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez.

Hola. Buenas noches.

(RÍE)

¡Qué ganas tenía de verte! Y yo a ti.

Primo.

Tito, que te quiero mucho. Guapa.

Vosotros ya sois casi canarios, porque lleváis aquí ya 17 años.

Os echo mucho de menos. Y nosotros a ti.

Mucho, mucho de menos. (LA TÍA RÍE)

Espero que comáis bien por lo menos. Sí, yo pienso que sí.

¿Cómo vais? ¿Qué tal, Mathew?

-Bien, acabando de sacar las patatas.

-Vale. -Pero me cuesta mogollón ahora.

Como no hay tantas. -A ver, me preocupa el almíbar.

-Sí, lo tengo aquí. -Más que el puré, el almíbar.

-Ya, pero Marina, más rápido no puedo ir.

Estaba un poco obsesionada. El almíbar, el almíbar.

Estoy a mil cosas y yo ya sé que el almíbar está allí, reduciendo,

y sé cómo tiene que estar.

Almíbar. -Perfecto, a enfriar.

-¿Ya? -Sí.

Muy bien, Mateo, tío.

Buenas noches, comensales. Muchas gracias por venir.

Y también por permitirnos que os ofrezcamos una cena

en un entorno natural tan bonito como este.

Y más en una fecha tan especial como esta,

cuando se cumplen 50 años de Televisión Española Canarias.

Esperemos que los aspirantes hayan hecho una cena de su agrado,

pero antes queremos que disfrutéis de un aperitivo

con un queso de la tierra.

¿Verdad, Samantha? Sí.

Y un vino canario. También canario.

(Música de

Aspirantes, en 15 minutos salen los primeros platos.

Salen los primeros platos.

No le falta mucha sal, ¿eh?

-No, no. -Vale, vale.

Jolín. (IMITA A UN LORO)

¿Por qué siempre me toca a mí esto?

Es un homenaje, ¿no sabes que aquí hay un Loro Parque?

Sí, hay varios loros aquí. (RÍE)

¿Cómo va tu equipito? Ahí van.

¡Vamos, Milagrosa! Que solo cocinas bien

el día que viene tu madre. De verdad, es malo de verdad.

-Es malo con ganas.

Era superbueno hasta que llegué y os conocí.

(ELLAS RÍEN) Venga, venga, voláis.

De verdad que... (RÍE)

(Música de tensión)

Capi, ¿has probado la patata? Pimienta lleva a porrillo,

y de sal no lleva ni un poquillo.

Mateo le estaba poniendo el punto de sal

Mateo. -¿Qué?

-No le pongas más pimienta. -No le pongo más pimienta.

Creo no equivocarme de mesa si me vengo aquí

buscando al vicepresidente del cabildo, ¿no?

No. Sr. Joaquín Caraballo.

Hábleme un poco de dónde estamos. Jameos es un monumento natural

que en su momento se adaptó como atractivo turístico,

ideado y desarrollado por César Manrique,

y es una herramienta esencial para la promoción turística de la isla.

¡En siete minutos salen los platos!

Lo de las patatas puede salir más o menos.

Pero las lapas, no sé. Tienen marcadas.

Es poner tres y un poco de mojo.

La capitana aún limpia pescado, eso me preocupa.

No puedes dirigir un equipo bien. Me preocupas.

Doy las pautas a mis equipos, lo hacen perfecto.

Tú se las das, y falta el pescado, las lapas...

Una cosa te digo... Estoy muy preocupado contigo.

Te lo digo en serio.

El gato gordo me está dando la noche.

¡Deprisa, venga, podemos!

(Música de tensión)

Emil, veo que flojeas. ¡Mateo!

-Voy, voy. -Ordena aquí, ordénalas.

Eso es, venga. Aquí están los camareros ya

intentando llevarse los platos.

(Ruido de platos)

¡Uy, no me lo creo!

Pepito, me comentan que ha habido un accidente con tus platos.

¿Hay que recolocar alguno?

Vamos, chicos, rápido, esto puede ir más rápido.

(Ruido de platos)

Venga, un poco ahí más.

(Ruido de platos)

Oye, no me lo puedo creer, ¿eh?

Me cago en... -¿Qué ha pasado?

-¿Pero qué es esto? Dejadlos ahí en línea.

Vamos a repasarlos a ver los que faltan y los montamos.

Marina, revísalos. Si están por el suelo.

Nuestros platos los han colocado en una cosa y se escurrían.

Se han caído lapas al suelo.

Era un cúmulo de despropósitos.

¡Vaya tela marinera!

José Juan Lorenzo, consejero delegado de los centros turísticos

del cabildo de Lanzarote. Cuéntame un poco.

Un lanzaroteño como César Manrique,

una relación muy especial con la isla.

Movió la mentalidad de todos los conejeros, los lanzaroteños.

Consiguió la mezcla, la simbiosis de la Naturaleza con el arte.

Eso lo tiene que conocer el mundo en un sitio como el que estamos hoy.

Uy, me están avisando mis compañeros que ya está el primero. Que pase.

Comensales, vamos a empezar a degustar

el menú de platos canarios que han elaborado los aspirantes.

Como entrante, el equipo rojo ha cocinado

papas arrugadas con mojo rojo.

Y el equipo azul ha hecho lapas a la plancha con mojo verde.

Esperamos que os guste.

En 20 minutos, debe estar acabado el baifito. ¿Oído?

En 20 minutos. Y emplatado, ¿vale?

¿Aún no llega el pescado? Falta uno. Solo uno.

-El tema del pescado lleva mucho tiempo.

Tener que descamar, limpiar, arreglar, lleva mucho trabajo.

Me pongo a acabar el pescado. Hay que meter más ahí o no llegamos.

Vale. -Emil, empieza a hacer plancha

y yo con Mateo hago puré.

¡Jordi! Dime.

¿Qué te pasa? Nada, me aburría

y me pongo a limpiar una viejecilla. (MURMURA ALGO)

Ahora se va la luz. Parece el camarote de los hermanos Marx.

¡Jordi! No me calientes.

¿Tu retraso en el emplatado es

porque crees que hay una hora menos aquí?

(CANTURREA) No llega el equipo azul. El equipo azul no llega.

(Voces de fondo)

(Murmullo de comensales)

Los dos platos están bien presentados,

aunque un poco diferente a lo que estamos acostumbrados.

-Pero sabroso. El mojo muy logrado.

-El mojo muy rico. -Muy rico.

-La lapa un poco cruda, la verdad. El mojo muy conseguido.

Y las papas muy conseguidas.

Es la papa bonita, una variedad de Canarias,

y el mojo tiene una densidad buena, es bastante rico

O sea, muy bien. Fantástico.

Te veo encantado. Qué maravilla.

Me hace ilusión cuando cocinan bien, si no lo paso fatal.

En cinco minutos deben salir los platos.

¿Oído? (TODAS) Oído, "chef".

-Quítalo, no lo cojas. Rápido.

Venga, va.

(Voces de fondo)

Medio minuto. Ya está.

Está para sacarlo. Hay que poner pescado ya.

Emil tiene un marrón muy gordo.

Echadle una mano. ¡Voy!

Sacando el plato.

Si ahora vamos con este ritmo pan, pan,

en cinco o seis minutos podemos terminarlo.

(Música de tensión)

¿Cómo lo llevas? Fatal.

¿Qué perfume usas, tío? "Eau de lapa". (RÍE)

Terrible, ¿eh? Pepito, ya me fustigo yo,

no te preocupes. Ya está, ya. ¡Rápido!

Comensales, el equipo rojo ha cocinado

baifito asado con puré de calabaza.

Y el equipo azul os ha preparado vieja con papas embarradas.

(Música sobria)

(Murmullos)

En 15 minutos quiero el postre.

Marina, en 15 minutos el postre, ¿lo has oído?

-Sí lo he oído, sí. Ten. -¿Me pongo yo con el postre?

-Mete las yemas.

¿Ahora te pones con el postre? Sí.

Mateo no tiene ni una clara separada. Es un drama.

Yo no puedo decir: "Dejo el emplatado porque me da la gana"

sin que mi capitana me lo diga y ponerme a hacer el postre.

El equipo rojo está emplatando el postre.

Voy a comer Pepe toda la semana y me repite un montón.

¿Sabes lo que te digo? Chef, yo, mmm...

He estado en todo y... yo no tengo más manos.

Yo aguantaré a Pepe.

Tú me aguantarás a mí, ¿eh? Vale.

Me parece un poco injusto.

He estado con las patatas, el almíbar, los ajos,

con el emplatado, limpiando no sé qué,

poniendo los platos, contándolos...

¿Cómo está tu equipo? Tengo al niño separando las claras.

Joder.

"Para la receta canaria de los huevos moles,

los aspirantes del equipo azul han hecho un almíbar,

con poca agua, mucha azúcar y cáscaras de lima para darle sabor.

Este almíbar hay que dejarlo enfriar y después, incorporarlo poco a poco

a unas yemas de huevo muy bien batidas para que vayan montando

y quedando como una espuma, ni muy líquida ni muy espesa".

Al tuyo le quedan dos horas hasta sacar el postre,

¿nos echas una mano al equipo rojo y por lo menos que digas:

"Yo también colaboré en un equipo ganador"? ¿Quieres?

Échame una mano. Yo me hundo con mi barco.

Ahora, eso sí. (VOZ NASAL) ¿Tenemos unas pinzas?

Yo esto no lo soporto más. ¡Aggg!

(ASPIRA) Espera, que cojo aire. ¡Voy!

Y lo malo es que tiene razón el desgraciado.

(EMITE SONIDOS GUTURALES)

"Para hacer la 'mousse' de gofio con plátano caramelizado

el equipo rojo ha montado nata con azúcar,

y después, ha añadido canela y gofio,

que es una harina de cereal típicamente canaria hecha con millo.

Esto lo han mezclado con unas claras montadas a punto de nieve

y lo han dejado enfriar. Después, han emplatado la 'mousse'

poniendo por encima unos trocitos de plátano

que antes han cocinado durante dos minutos con caramelo

y un poco de agua y mantequilla".

¿Tenemos plátano de sobra? Aquí queda sin hacer.

¿Basta con este? Porque este no está hecho.

-Que sí está hecho. -Este no está hecho, está crudo.

A ver, las Virtudes, ese plátano está crudo.

Está crudo. -Utilizamos ese.

¡Venga! Ese plátano no estaba cocinado.

Lo he puesto en el almíbar, pero he apagado el fuego

porque había que montar el plato y no se podía vigilar.

-Usamos este, que tenemos bastante.

-Yo te estoy preguntando si tú has puesto de sobra.

-He puesto de sobra. -Que sí ha puesto de sobra.

Milagrosa no me escucha, no escucha, es que no escucha.

Y es muy buena, sí, me gusta cómo cocina y organiza,

pero no me escucha y me pongo nerviosa.

Y le tengo que chillar y al final, parezco una histérica. (RÍE)

Mira a Jordi ahí tirado comiéndose nuestro cabrito.

-Y el plátano. -Y el plátano.

¿Por dónde viene Pepe? ¿Por ahí? (RÍE)

Como es la vida del perdedor. ¿Qué haces? ¿Comiendo plátanos?

Come cabrito y deja el plátano. Me he comido una bandeja ya.

No quiero más, me he empachado. Joder, qué rico.

Cómo está el baifito, chicas, extraordinario.

Gracias, "chef".

(Música de tensión)

-El cabrito estaba genial. ¿Sí?

Buenísimo. ¿Y el puré?

El puré de calabaza no me ha hecho mucha gracia

porque está un poco dulce, pero bueno, también está bueno.

-El pescado glorioso. El punto de cocción superbueno,

la piel riquísima, y el baifo, a mí la pieza que llegó me encantó.

-A ver... -El almíbar.

-El almíbar... Cinco minutos y sacamos postre.

Ve echando y así montará. Que monte un poco la yema

porque no la dejáis montar.

El almíbar está caliente. Debería estar frío.

Un poco de mala hostia, con la varilla, fuerte.

Si a mí me gusta esta. ¡Pues dale fuerte!

Vamos, ahí, perfecto.

Vamos ya con el último plato, que es el postre.

El equipo rojo ha preparado "mousse" de gofio

con plátano canario caramelizado.

(Música de tensión)

¡Ay, mi capitana! (TODAS GRITAN)

-Esa capitana. -¡Ay, mis cocineras!

Equipo azul, no es por nada,

pero el equipo rojo ya tiene la cocina limpia.

¿Me entendéis? Ahora la limpiamos.

No me refiero a eso,

sino a que los postres han salido hace un rato. Un rato.

Nuestro pescado tenía mucha complicación.

Lléname esto, por favor. Un buen cabrito asado no es fácil.

No me fijo en el de enfrente.

Me fijo solo en mí o en mi equipo.

-¿Están todos? -Sí.

-Ok.

El equipo azul ha preparado huevos mole.

(Música de tensión)

En esta mesa habéis acabado con el postre.

¿Qué tal? Muy ricos los dos.

¿Los dos? Muy buenos de sabor.

¿Y el huevo? Le faltó un poco de...

Le faltó... Estaba muy bueno, ¿no? Qué monos los canarios.

(COMENSALES RÍEN) Encantadores, diplomáticos.

No estaba bueno. (TODOS) No.

(TODOS RÍEN)

He encontrado un comensal que se ha tomado el postre del equipo azul.

Sí, correcto. Tenías mucha hambre.

¿Te ha gustado o querías salir en la tele?

(DUDA) Me ha gustado, pero no tenía el espesor adecuado.

Pero estaba bastante bien de sabor.

De los dos, ¿qué te ha gustado más? Más el rojo.

(Música triunfal)

Muchísimas gracias por participar en esta aventura

y dejar que MasterChef haya disfrutado con vosotros

de estos Jameos tan extraordinarios.

Muchísimas gracias y hasta siempre.

Gracias.

(Música pop)

Aspirantes, ha llegado el momento decisivo.

Los jueces ya tienen un veredicto.

Milagrosa, delantal dorado,

sea cual sea el resultado de tu equipo,

no estás en la prueba eliminatoria. Sí, lo sé.

Milagrosa, pensábamos que habías elegido a tu equipo

solo atendiendo al corazón, pero no.

Has sido muy inteligente, también lo has hecho con la cabeza.

Has sabido rodearte de muy buenas concursantes.

El baifito estaba en su punto y muy bueno.

Y el mojo rojo estaba muy sabroso.

Enhorabuena, de verdad. Gracias.

Vicky, lo tuyo es increíble.

Te he visto brillar a un nivel extraordinario.

Da gusto verte cocinar. Te he visto haciendo el postre,

sacando los corderos como poquitos lo hubiesen hecho hoy.

Esa máquina es la que pido yo para mi restaurante.

Gracias. (RÍE)

Marina, has empezado con ganas,

pero a medio camino, te has dormido en los laureles.

Has decidido hacer dos cortes al pescado,

cuando quizás con uno solo habría sido más fácil

y tu equipo habría tenido menos problemas.

Hay que saber improvisar y decidir. Si vas tarde, lo metes en el horno

y menos problemas. Entendido.

Si no tomas buenas decisiones, lo paga todo el equipo.

Estoy harta de que me dé tantas tortas,

porque tampoco soy tan mala cocinera ni lo hago tan mal.

Al menos, el mojo verde estaba muy bueno.

Equipo rojo, "la mousse" tenía la textura perfecta

y el plátano estaba delicioso. Gracias, "chef".

Equipo azul, los primeros postres han salido espumosos,

pero después se han quedado muy líquidos.

La clave residía en montar bien las yemas y habéis fallado.

Y la mayoría de comensales no se lo ha tomado.

Aspirantes, este jurado cree que el equipo ganador ha sido...

(Música de tensión)

el equipo rojo.

(LAS TRES EXCLAMAN ALEGRES)

(Aplausos)

(CRISTINA) -Qué guay.

-Lo siento.

Al mal tiempo, buena cara. Que me ponen una piedra delante,

pues la salto y a seguir luchando.

Marina, Emil, Mateo, sois los perdedores

y por eso, tendréis que luchar

por un puesto en las cocinas de MasterChef

en la siguiente prueba, la de eliminación.

Aspirantes, bienvenidos de nuevo a las cocinas de MasterChef.

Os fuisteis a la prueba por equipos siendo siete aspirantes

y habéis vuelto seis. Por primera vez en MasterChef,

un aspirante decide abandonar el concurso.

Gonzalo tenía que haber estado en esta eliminación por no salir

por la puerta de atrás, con el rabo entre las piernas,

de esta manera tan fea.

Gonzalo se ha ido porque le puede el orgullo.

Milagrosa, conseguiste el delantal dorado en el primer reto.

Eras inmune, pero aun así, trabajaste en la prueba por equipos

como la que más y eso dice mucho de un aspirante.

Enhorabuena. Gracias.

Vicky, Cristina, enhorabuena a vosotras también

porque trabajasteis duro, tanto como para tener ese delantal blanco

que os habéis traído de Lanzarote.

Enhorabuena a las tres porque estáis salvadas. Subid a la galería.

Chicos, suerte. -Gracias.

-El delantal dorado que me han dado, para mí es el primer MasterChef.

No me han dado los cien mil euros aún,

pero si me los llevo, no sé adónde voy a llegar,

pero me tendréis que buscar por las estrellas,

porque del salto que pego, me engancho a una.

Aspirantes, reconozco que soy una persona exigente,

pero solo así conseguí que Juan Manuel, Fabián y Eva se convirtieran

en los tres mejores cocineros de la 1 edición de MasterChef.

No tuvieron miedo a experimentar,

y eso es lo que os voy a pedir esta noche,

que no tengáis miedo. (VICKY) ¡Uy!

(Música de tensión)

Emil, ¿qué te gustaría encontrarte debajo de esta caja

para salvarte de la eliminación? Algo del mar.

Está difícil, ¿no? (RÍE)

Me recuerda un poco a Rockefeller,

porque esos giros de cabeza

son un poco como de pájaro.

En lugar de decir: "Toma, Moreno",

diría: "Toma, aspirantes". (RÍE)

Marina, ¿y a ti? Cualquier cosa menos una tarta

o algún dulce complicado que se baje, que se suba, que se mueva.

-Al contrario que a Marina, me gustaría algún postre así...

No sé, para conocer algo nuevo. No sé.

¿Estáis preparados? (EMIL Y MATEO) Sí.

A la de tres, quiero que levantéis la caja.

Uno, dos y tres.

(VICKY) ¡Guau! (MARINA) ¡Toma!

Rambután.

Me gusta. ¿Qué hay en la caja?

(MARINA) Bueno, ancas de rana, ortiguilla, codium,

otro tipo de algas y lechuga de mar.

Con permiso...

Es una salificación, no sé si es natural.

Son huevos de caracol. Caviar de tierra.

Conozco esos productos porque, culinariamente,

tengo mucha inquietud cultural.

Siempre busco un rambután o el "lemongrass".

Porque cuando vienen invitados a casa a comer, me encanta sorprenderles.

¿Conoces todos los ingredientes? Todos no.

¿Sabes lo que es esto? No sé, parece una especie de flor.

El polen de una flor. Eso es.

Esto se llama "szechuan button".

¿Quieres probarla? Por supuesto.

Te voy a dar muy poquito. Pruébalo.

(RÍE) Ahora dentro de cinco minutos te puedo sacar la muela ya.

Te deja la boca adormecida.

Ferran hizo un plato llamado "leche eléctrica",

porque es como cuando chupas una pila y te deja esa electricidad...

Sí, sí. Lo ponía en la leche,

te la tomabas y te dejaba la boca dormida.

Qué pena que en esta prueba no esté Cristóbal.

Le hubiera dado toda. (TODOS RÍEN)

Emil, ¿conoces los productos? Algunos sí.

Es fundamental probarlos antes de cocinarlos.

¿Sabes cuál es este? Sí.

¿Cuál? Pimiento habanero.

Rocoto. Ah, rocoto peruano. ¡Buf!

¿Quieres probar? Sí.

No, no te dejo. Es muy picante. Es originario de Perú este pimiento,

y lo usan con mucha mesura, o con menos, están acostumbrados,

pero incluso chuparte así los dedos ya...

OK. Soy un amante del chile.

He probado el habanero "red scorpion",

el chipotle, el jalapeño, un montón de chiles.

El rocoto lo había probado en salsa, pero no en directo,

y no había cocinado con él.

Bueno, Marina, no sé si te faltan cosas por describir.

Antes parecía que sabías de todo.

Pero me faltan cosas por saber. ¿Qué es esto?

El ajo este negro de regaliz. ¿Lo hasprobado alguna vez?

Lo he olido. ¿Quieres comerlo?

Me van a perseguir luego los vampiros, pero bueno...

No te preocupes. ¿No tienes que besar a nadie?

Por ahora no. Come un trozo.

Me perseguirán los vampiros, ¿no? Es un ajo fermentado

con un matiz a ajo, pero con un sabor a regaliz,

que creo que la mejor manera es ponerlo entero.

Mmm, está buenísimo.

Es importante, y esto va para los tres,

que probéis todos los ingredientes para elaborar una buena receta.

(MARINA ASIENTE)

En esta caja, tenéis muchos productos que no son habituales

en la cocina de cada día,

pero con los que tenéis que cocinar dos platos,

un entrante y uno principal. Vale.

Como base para el principal tenéis: carne de ñu, ancas de rana,

carne de canguro y ortiguillas.

La carne de ñu es una carne rosada y de sabor suave.

La de canguro carente de grasa

y, por raro que parezca, de textura muy suave.

Las ancas de rana es una carne blanca y sin nada de grasa.

Y las ortiguillas, muy consumidas en Cádiz y en el Delta del Ebro.

La sensación al comerlas es como tomar un pedacito de mar.

Este jurado os pide que, aparte de los productos básicos,

tenéis que utilizar, mínimo, cinco ingredientes.

Yo me veía en desventaja con Emil y con Marina,

porque ellos han viajado mucho,

entonces a lo mejor tengo problemas

durante el cocinado y puede tener una consecuencia fatal.

Aparte de esta base, tenéis más ingredientes

con los que hacer múltiples combinaciones.

Por ejemplo, con el caviar cítrico para darle un punto de acidez;

o con el pepino melón de Canarias, el toque dulce y refrescante.

Vale. Tenéis tantas posibilidades

que estoy segura de que podéis hacer dos grandes platos.

Aspirantes, en este programa hemos viajado

desde la tradición del plato de nuestras madres

hasta lo más exótico del mundo,

pasando por nuestras tierras más lejanas, las Islas Canarias.

De todo habéis aprendido, así que demostrádmelo en esta prueba

para la que tenéis 90 minutos.

Y el tiempo comienza

en tres, dos, uno, ¡ya!

(VICKY) Vamos, chicos. (MILA) Venga, ánimo.

Primero deben probarlo todo. Claro.

Mmm, joder, la madre que me parió, qué rico.

(Sonido de batidora)

Podemos hacer un repaso y probar a ver.

Aclacla. Aclácala.

Una mezcla entre lichi y níspero. A mí me encanta.

Las anémonas de mar.

¿Queréis? ¿Eso qué es?

Huevos de caracol.

A mí me sabe a tierra mojada. Carísimo, además, ¿eh?

Sabe a humedad, como si donde se apoyase...

Hubiera llovido A tierra húmeda.

¿Lo conocéis? El caviar cítrico o "finger lime",

o como lo quieras llamar. Elcaviar cítrico.

Si lo aprietas, te caen estas bolitas...

Es lo que se come, ¿no? Claro. Lo voy a probar.

¡Ag! Un sustituto...

Vinagre puro.

(Música de tensión)

(MARINA) Me encantan estos productos, trabajar con cosas exóticas.

Este fruto en concreto, el rambután, lo conocí en las Islas Maldivas.

Y el codium igual, esta alga,

en la playa de Es Trenc y en Es Caragol

cada verano le voy dando patadas.

Los percebitos.

Los brotes, comes y es percebe. Sabe bien.

Y esta alga que es totalmente correosa.

Se puede guisar, pero es correosa.

Mientras voy a hacer unas algas con ortiguillas de mar,

con un punto cítrico.

Prefiero las ortiguillas porque es algo que conozco.

Hay un parque natural en Cabrera, aunque yo suelo ir navegando

y me siento y las veo en el fondo.

-Eso mejor dejarlo para el último momento.

Y lo va a rebozar.

-Es lo que he dicho.

(MATEO) Este me ha chocado, porque me esperaba otra cosa

y es un tomate mexicano que ni sabía que existía.

Primero, tendrías que plantearte el menú.

"¿Qué dos platos haré? Uno será la carne..."

¿Cómo harías la carne? Con estas carnes no me complicaría.

Si no las he probado, la dejaría poco hecha.

Tendrían que probarla a la plancha un poco, marcar y ver el sabor,

para poder pensar: "¿Con qué la combino?"

(EMIL MURMURA ALGO) -¿Bueno?

-Supertierno. -Qué guay.

Creo que está muy centrado y sabe lo que...

-Lo que quiere hacer.

-Aún no tengo claro qué ingredientes voy a usar en los dos platos.

Mi idea es hacer las ortiguillas, o anémonas, de entrante,

y de segundo, o de primero principal, voy a hacer el canguro.

He elegido el canguro porque el ñu es más duro

y merece una cocción tipo... un cocido, un estofado,

que haga que la carne sea más blanda.

Por eso me he tirado más por el canguro.

-Voy a hacer canguro con una crema de tupinambo, de patata violácea,

acompañada con un poco de rambután y frutas.

Ahora pienso: qué coges, qué pones, qué quitas.

Aspirantes, ha pasado la primera media hora. Quedan 60 minutos.

Compito con Mateo y con Emil,

que siempre parece que son alabados por el jurado.

Pero bueno, vamos a ver qué es lo que hacen

porque, a veces, no eres alabada...

pero cocinas bien.

Vamos a intentar demostrar que yo sé hacer todo esto.

¿Qué tal? Hola Samantha.

Pues bien, aquí. ¿Cómo lo llevas?

Pues entre pruebas y experimentos.

Y hay algunas cosas que ya conocía

y voy a aprovechar para asegurar el tiro por ahí.

¿Te ha sorprendido algo?

Me ha sorprendido muchísimo el ajo fermentado.

Es un productazo. Es alucinante. Es increíble.

El sabor no lo había probado y me parece...

la bomba. Lo más de lo más. Sí.

¿Lo vas a utilizar o no? Sí.

De alguna manera tengo que utilizarlo porque es...

Es una pasada. ¿Por dónde vas?

Las anémonas las voy a hacer en tempura

y las voy a mezclar con esto.

Me ha parecido un mar y montaña súper interesante.

El sabor a tierra y dulce

de las huevas de caracol

con la anémona que es ese sabor a mar tan poderoso.

Igual le pongo el cítrico...

alias diente

para... Darle chispa.

A ver si sale bien. Te dejo trabajar.

Quiero que se vaya Emil,

que es un tío muy serio, muy serio.

Y si se va Emil, encima, como es el...

"freaky" de la cocina, pues mejor.

Emil, fuera.

-Alioli

de ajo negro.

Me parece la hostia.

-A mí me gustaría que se fuera mi mayor rival, que creo que es

Emil.

Me gustaría que algún día la cagara para que se fuera.

¿Qué tal, Marina? ¿Cómo vamos?

Muy bien, chef. ¿Qué estás haciendo?

Estoy preparando varias cositas a la vez.

Unas...

ortiguillas en una base de algas

con cítrico

para el primer plato. ¿Habías comido ortiguillas?

Las he pescado. Las he sacado... (LOS DOS) de las rocas.

Cuando las fríes, ¿lo haces hora y media antes?

Es que estas las voy a poner... ¿No están frías?

Sí, porque les voy a hacer una especie como de almíbar

con...

"lemongrass" o con la Mano de Buda por encima.

No es preciso que estén calientes, con el limón los deja chorreantes.

Me quedado nublado.

Usted pruébelo y déjese guiar. Yo me guío por el paladar.

Como no me funciona el cerebro, voy al paladar.

Y para el segundo...

la carne la voy a acompañar de un toque de tupinambo,

un toque de patata lila.

¿Esta qué carne es? Esta es la carne de canguro.

Gracias.

Dice que cocina canguro. No era canguro.

Era ñu.

Aspirantes, ha pasado la mitad del tiempo.

Tenéis 45 minutos por delante.

Vale, tengo eso ahí.

(PENSATIVO) Tengo...

(MURMURA) Voy a probar a cortar un poco más...

-Vamos, chicos.

Vamos allá.

(SUSURRA) -Esto está bueno.

-Como un pesto, una salsa. -Qué buena.

-Salsa de tomate verde, cilantro y un toque de chili rocote

para darle Bodenqui al asunto.

Pero muy suave, lo he escaldado antes. No es una barbaridad.

-Mateíño, demuestra lo que vales. -Eso.

Es el que más perdido va. -Sí.

-No sé si haré platos de la talla de Marina o Emil

pero voy a hacer todo lo que pueda

y a intentarlo al máximo.

-He hecho dos salsas: de tomate verde con chile y cilantro,

algo muy mexicano.

Y la otra es un alioli pero con ajo negro.

Y al canguro lo voy a hacer a la plancha, poco hecho

y le voy a poner un puré de patata violeta,

así terroso,

acompañado de una cremita de tupinambo

y le voy a poner una de las dos salsas.

El dilema es qué salsa le pongo a cada cosa.

Cuando lo pruebe, lo decidiré.

-Tengo medio preparado el primero, las cremas del segundo

y esperaré al último momento para marcar la carne.

-Voy a hacer unas ancas de rana en tempura,

que he aromatizado con ralladura de Mano de Buda y chile.

Lo acompañaré de una mayonesa de cilantro y ajo negro.

De principal voy a hacer...

el solomillo de... canguro.

Le haré una costra de tomillo y lo acompañaré

de tupinambo, patata violeta

y chips crujientes de patata violeta para darle textura.

Aspirantes, últimos treinta minutos.

Uy. Hay que reciclar el vidrio.

Ale.

-Ay, dios mío. -Lo mato.

-¿Qué hace? -Yo qué sé.

-Madre mía. -Venga, Mathew.

Ale, venga. -Vamos, vamos.

-Vamos, cariño, nene.

Ay, no, por favor. No le entretengas.

-Es lo que faltaba.

Has tenido un ratito para...

para investigar, Sí.

para probar, para decidir hacia dónde vas.

Voy a hacer una costra de tomillo así.

Como si fuera...

(DUDA) algo...

tradicional, pero con otra carne que no es la normal.

¿Sabes qué pasa? Que cada producto tiene su alma,

su potencia, su volumen de sabor, de textura.

Y hay que encontrarlo.

Sí.

Esto, por ejemplo, tiene un sabor bestial.

Me está poniendo...

Me está poniendo mala el pequeño.

-Tiene la carne... muy bien, Mateo, venga, vamos.

-Así me gusta. Mira qué punto, como terroso.

-La Marina es una máquina. -Hace mogollón de cosas y chulas.

-Vamos, Mateo.

-Venga.

-Qué buena pinta, Emil.

Qué buenas las ortiguillas, ¿eh?

Aspirantes, últimos cinco minutos.

Hay que ir pensando en emplatar.

-Venga.

-Mateo, los platos ya. De verdad, qué nervios.

-Venga, va. -Ay, que se le cae la pelota.

Lo pone en otro plato porque se le ha salido la sangre.

Aspirantes, último minuto. -Venga, venga.

Vamos, Mateo. -Venga, va.

-Pon la carne.

Venga, mi niño, vamos.

Bien.

-Venga, va, chicos.

-Venga, muy bien.

-Ahí está Mateo, venga.

Aspirantes... Vamos, cariño.

Cinco, cuatro, tres, dos, uno,

¡Tiempo!

Manos arriba.

Vamos, chicos.

Vamos, Marina, manos arriba.

Es que no puedo levantarlas con el caldo. Ya está.

Si quieres aprender a cocinar desde cero o cocina profesional,

entra en masterchef.com, una escuela de cocina online

con más de 160 cursos donde aprenderás todo lo que necesites

de cocina.

Prestigiosos cocineros y algunos de nuestros master chef

potenciarán tu creatividad.

Entra en masterchef.com y prepárate para cocinar.

Aspirantes,

ha llegado el momento de mostrar vuestras creaciones.

El primero en hacerlo será Mateo. Suerte.

-Venga, guapo. -Venga, Mateo.

He utilizado canguro como plato principal,

que he aromatizado con tomillo. Y he hecho un puré de tupinambo

y patata violeta. Y las ancas las he rebozado en tempura,

he aromatizado con Mano de Buda y chile, y he hecho una mayonesa

con cilantro, ajo fermentado y...

y ya está.

¿Estás contento con el resultado?

Pues no mucho, la verdad.

Si traigo carne de Australia para acá y luego sabe a tomillo

de acá.

Ya.

Quizá me gustaría que sepa a lo que debe saber, a canguro.

Pensaba que quedaría más fuerte porque había mucho tomillo.

Es un producto singular hecho de una manera bastante clásica.

Es la manera que sé, básicamente.

Aburrido sobremanera. Sí.

Tampoco entiendo la combinación con patata violeta;

no sabe ni a una cosa ni a otra. Ya.

Y aquí, bueno, esta especie de mayonesa, alioli...

(Música suspense)

Está buena pero si es de ajo negro quiero que se marque más.

Vale.

Nunca te he visto tan inseguro.

La verdad es que...

utilizarlos tampoco es que los hubiera utilizado.

He probado la carne de canguro y...

Te he visto dando vueltas y me has recordado a Celia.

Solo te digo eso.

Cuando no sabía qué hacer, se ponía así.

Has hecho cuatro o cinco kilómetros en tu sitio de cocina.

Y, la verdad, es que estos platos...

no dicen nada. Lo sé, lo sé.

-Ay, pobre.

A bote pronto, Mateo:

demasiado minimalista.

No he querido sobrecargarlo porque quería mantener...

(DUDA) lo que es...

un plato cerrado. Tampoco poner mil cosas y...

(DUDA) y mil sabores porque tampoco, no sé, lo veía bien.

No me cuentas nada, no me dices nada, con lo que había para hoy

...provocar.

Las ancas...

¿sabes a lo que me recuerdan?

Cuando decían de pequeño: "sana, sana, anca de rana.

O te echo hoy o te echo mañana". (RÍE)

Qué malo es. -Madre mía.

La rosquita de sal y pimienta

le hubiera venido al pelo.

Tengo que aprender más. Tengo que pedir más

pero en una prueba tan complicada te juegas todo y vienes de hacer

más o menos una media decente. Caerte de esta manera...

lo siento, necesito ver esa persona

con más espíritu, con más edad, con más ganas, como si hubieses

crecido y te hubiese brotado pelo en el pecho. Y aún no lo veo.

Entiendo que haya esperado más de mí en el programa 10.

Pero los problemas en la cocina son los problemas, y más aquí,

que tienes un problema y...

adiós, plato.

Emil, eres el siguiente.

He hecho con las ortiguillas un mar y montaña.

Y pensando en esa sensación gelatinosa que tienen y de mar,

me ha parecido una buena idea unirles el caviar de tierra,

que es como un sabor terroso y así como mucho más de montaña.

Sabor...

tiene. El sabor que a mí tanto me gusta.

Pero presentación de tasca.

Vaya.

Soy fan total de las tascas, no me quiero meter con ellas

pero con estos ingredientes pedíamos más al presentar.

Que esté limpio y lo veo sucio.

Vaya hombre.

¿Y aquí?

¿En este otro caos?

El protagonista era el ajo. Me parecía que tenía...

que confitar los espárragos que son muy de tierra,

que tiene ese sabor de (SE PARA) con un poco de ajo negro.

Y darle a la salsa la importancia del ajo sin quitarle tampoco...

Hoy, en el programa 10, esto no se puede aceptar.

Caos.

Y creo que tienes que empezar a ordenarte.

Joder.

Como pica.

He escaldado el chile, lo he puesto así de chiquito,

escaldado. Cañero, ¿eh?

Te veía concentrado, te he visto probar las cosas;

parecía que disfrutabas y digo: vamos a disfrutar todos.

Pues no. Has disfrutado solo. Vaya, hombre.

Hay una cosa que ando...

deseando...

decirte. Ha llegado a mis oídos que me llamas Rockefeller.

(RÍE) Te juro que no me enfado.

Pensaba que era el multimillonario. Me halaga.

Pero me he enterado que no. (RÍE)

He encargado un sombrero de copa. Cuando me toque irme,

te lo regalaré encantado. Estaré encantado de ponérmelo.

Me imagino con el sombrero de copa y haciéndote...

(Risas)

Toma, moreno.

(Risas)

(RÍE) Vaya cuadro.

Su atuendo, totalmente de negro, y su nariz un poco ganchuda

y picuda, pues:

dos más dos, Rockefeller.

Emil.

Sí, chef.

Hemos preguntado a tus compañeras quién querían

que abandonara la cocina.

¿Quién crees que han dicho?

Puede ser que hayan dicho yo.

-Claro que sí.

Todas quieren que te largues tú.

Normal.

Puede ser porque no soy simpático ni me río todo el rato.

-¿Qué ha dicho? -Que es porque no es simpático.

Mira, tienes ortiguilla y tienes tres algas: ramallo de mar,

kombu y alga piscilata.

¿Las has probado en crudo? Sí, chef.

¿Te las has podido comer? (DUDA)

Sí. ¿Sí?

Pero no era ideal.

El alga piscilata es correosa, no;

es cuero.

Cuero, directamente.

Si quieres acercarte y probarlo.

Es un alga que serviría para guisarla, en todo caso.

O como para hacer bonito. Jamás para comer en crudo

porque no se puede comer.

Sí.

Para mí es un fallo garrafal.

Vaya, hombre.

Señoritas...

igual os vais contentas a casa.

Marina, contigo cerramos la cata eliminatoria.

Vamos, rubia.

Ánimo.

-En el primer plato...

el de las anémonas y las ortigas de mar,

he utilizado las algas, si bien he descartado una de ellas

porque la he probado y he visto Piscilata.

Exacto. Y luego he utilizado el codium

sin ninguna elaboración porque me fascina el sabor que tiene

a percebe y a mar. Bah.

Es un plato tipo ensalada, no es para tomarlo caliente.

¿Y la carne?

La carne, he dudado un poco, es la carne de canguro.

Lo que he hecho ha sido sellarla. Encima lleva dos puntas

de espárrago y tiene una mínima ralladura de "lemongrass".

De los cinco ingredientes que me han pedido, he usado

los siete u ocho que mejor consideraba que coordinaban.

Debajo de la carne, hay una crema de tupinambo

con pepino melón canario.

Aquí, el primer error que hay, visto lo oscurito,

es que esto no es canguro, esto es ñu.

Ñu.

Yo he probado el canguro. En Mallorca hay un restaurante,

en Orient, que hace carne de canguro. Y eso era canguro.

Así de claro.

Marina, no te critico que sea ñu. Es ñu.

Es igual de bueno que el canguro.

Sí te critico la puntita de espárrago, la de pepino,

el lichi, la Mano de Buda. Porque hay tantas cosas...

hay tanto que no tiene sentido.

Cuando te digo que eres pretenciosa,

Ya estamos. No hablo de ti como persona

sino de tu cocina.

Es pretenciosa.

¿Usted la ha probado? Sí.

¿No le ha gustado?

La ortiguilla, cualquier persona que las haga te dirá que se come

rápido porque esa textura a mar es lo que tiene que ser.

En frío, jamás.

(SUSPIRA)

-Calma. Rubia, calma.

Marina, no te gusta nada que te critiquen.

No, chef. Tengo que hacer un plato con cinco ingredientes,

los utilizo y he puesto demasiados.

Con sentido.

Claro que... No es un muestrario.

a lo mejor yo he pensado, en mi error y mi desconocimiento

que esos... A mí me da que pensar:

póngame esos ingredientes en dos platos de forma bonita.

Muy bien, un aplauso.

Ha puesto casi todos los ingredientes en platos.

No, chef. Es que la mezcla no está buena.

No te aporta nada, no tiene sentido.

He visto que conocías todos los ingredientes.

Iba enumerando y tú, sí, sí. Fantástico que sepas de todo

pero a lo mejor lo que te falta es el fondo, la mano,

cocinar.

Y eso no es fácil.

Se agradecen todas las críticas.

Les doy la razón en que, quizás, sobraba el rambután

porque era el único que no cuadraba.

Pero he pensado que un poco de dulce con la carne,

el puré de bajo de tupinambo era tan poco que iba perfectamente

con la carne. Y el de patata violácea con la patata chip

y el ajo negro era un bocadito.

Aspirantes, los jueces han probado los platos.

Ahora deliberarán para saber quién cuelga esta noche

el delantal de Master Chef. Jueces.

(Música de suspense)

Ay.

Esta no era una prueba fácil. Había que atreverse, probar...

Acertar.

Algunos han acertado. Quizá no en todo pero han acertado.

Pero otros no han acertado en nada de nada.

Aspirantes, busco algo diferente.

Y está claro que hay un aspirante que no me lo va a dar.

El aspirante que ha hecho el peor plato en esta prueba

y que, por lo tanto,

no se merece seguir cocinando en Master Chef

es...

(Música de suspense)

Marina.

Enhorabuena, chicos. -Venga.

-Ay, rubia. -Quiero agradecer...

primero haber estado aquí y segundo las críticas

porque yo ahora voy a mi casa y aprendo.

Muchísimas gracias, chef.

Gracias, Marina.

Gracias, chef. A ti.

Si en algo te he ofendido...

créeme que no era mi intención. En absoluto.

Y sí he tomado nota de muchas cosas.

Mi resumen es que yo no he podido enseñar realmente cómo cocino.

Las cosas que sabe hacer Marina y las técnicas que usa Marina

con su conocimiento.

-Enhorabuena. Te hemos votado pero no hay forma de echarte.

-Me parece que vais a tener que quedaros con las ganas.

-Pues sí.

-Me parece que me voy a quedar.

-Hubiera preferido que se fuera Emil cien veces antes que Marina.

Vámonos, Marina.

(CANTA) Solamente puedo decir...

(CANTAN TODOS) llegaste hasta aquí.

(Aplausos)

-Venga, vamos.

-Ay, la rubia.

-¿A que te tiramos abajo? -Viva la simpatía.

No sé si los buenos ganan pero las malas artes

seguro que no.

Marina, ¿cómo estás? En la cata te he visto un poco...

casi, casi enfadada.

Soy una persona muy concienzuda y muy cabezuda; así que me da

muchísima rabia decir: jolín, es que siempre lo hago mal.

Pero enfadada para nada. Simplemente es decir:

¡demonios! ¿Qué pasa?

Pues a mí me daba esa sensación,

que no has disfrutado del concurso.

¡Bua! ¿Sí?

Lo he disfrutado mucho. Cada cosa que hemos hecho me ha encantado.

Y claro que lo he disfrutado pero, a veces, mi imagen

no es la misma la que perciben las personas y la que tengo.

Yo he seguido mi manera de ser...

y de cocinar.

-Marina ha cambiado mucho, ya no es la que era.

Es más humilde, te explica las cosas. Ha cambiado

y le ha venido súper bien el programa.

Se ha vuelto más humana.

¿Qué es lo mejor de Master Chef? ¿Qué te llevas?

La oportunidad de haber estado aquí,

que eso no lo puede tener nadie.

Ha sido un azar de la vida el que, entre 9.000 personas,

Marina esté aquí.

Me llevo...

unas lecciones magistrales de cocina. Magistrales.

Me llevo, aunque me hayan dado caña los jueces, un sabor de boca

fantástico pese a las críticas porque es una gozada

que te juzguen personas de semejante calibre.

Y haber conocido a gente fantástica y algunas compañeras

que hay por allá arriba son...

Las chicas. Las chicas de oro, una pasada.

-Ay, rubia.

Te llevas muchísimas cosas de Master Chef y te llevas

muchos electrodomésticos para que sigas investigando

y dándole bien de comer a tu familia.

Estoy muy contenta porque algunos de los electrodomésticos

los voy a donar a una organización

con la que colaboro que se llama Tú importas, Mallorca.

Es un comedor social.

Además también puedes donar Alimentos.

la compra del mes, que te regala el supermercado patrocinador...

durante todo el año. Se agradece.

Hay mucha gente que lo necesita.

Me parece muy bien esto último. Quiero que me des un abrazo...

Y dos. antes de colgar el delantal.

Un placer conocerte. Igualmente.

¡Vamos, rubia!

(Aplausos)

-Eres una campeona.

(Aplausos)

-Adiós.

Ciao, Marina. Adiós.

Suerte. Gracias.

He tenido experiencias buenísimas y maravillosas

pero como Master Chef ninguna.

Voy a seguir siendo, personalmente, la misma

de siempre, atendiendo a mi familia, mi casa, mis hijos,

cocinando, eso sí, voy a empezar a cocinar muchísimo mejor.

Pienso poner en práctica todo lo que he aprendido.

¿Qué me depara el futuro? No tengo ni idea.

Marina no solo deja el delantal, también momentos inolvidables

que ha compartido con todos nosotros, a sus amigos,

platos maravillosos. Nosotros seguimos en esta aventura.

Lo haremos la semana que viene. Mientras, ya saben:

pónganle sabor a la vida.

Esta noche tenéis tres nuevas oportunidades para brillar.

Solo habrá un mejor plato.

Dani García y Diego Guerrero.

Cosa rara. -Es dinamita para los pollos.

No sabremos de quién es cada plato. Una cata a ciegas.

Hoy no habrá prueba por equipos. Cocinarán otros.

Después de una lucha encarnizada ganarán esto.

Esto duele...

-Se le han caído un montón.

¿Quieres volver o no? Sí, quiero volver.

-Corre, vamos.

(ACLAMAN) ¡Pepe!

¿Qué te parece?

En Master Chef exigimos que el plato esté perfecto.

Era un despropósito.

No entras en Master Chef.

Vuelves a las cocinas de Master Chef.

(Grito de mujer)

(Aplausos) 182958

  • Programa 10

MasterChef 2 - Programa 10 - 18/06/14

18 jun 2014

Las madres serán protagonistas de MasterChef esta semana. Los concursantes tendrán que cocinar un plato que les será familiar y para el que contarán con la inspiración de sus progenitoras. En juego estará el delantal dorado, que les dará paso directamente al próximo programa. Los concursantes cocinarán en la cueva de Los Jameos del Agua en Lanzarote y conocerán la gastronomía canaria. La prueba de eliminación estará llena de productos exóticos. Y por primera vez en MasterChef, un aspirante decidirá abandonar.

ver más sobre "MasterChef 2 - Programa 10 - 18/06/14" ver menos sobre "MasterChef 2 - Programa 10 - 18/06/14"
Programas completos (15)
Clips

Los últimos 338 programas de MasterChef 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. rocio

    Por favor, puedes subtitular el programa 15? Es la final!!!! Por favor! Gracias.

    24 jul 2014
  2. Judith

    En el momento que Pepe le plantea la situación y lo que hay en la mesa, al pobre Gonzalito se le ponen de corbata....y su orgullo no le deja pensar con claridad. Yo siendo una persona que se quiso presentar y no pudo, solo le digo que oportunidades así, no se tiran a la basura.

    21 jun 2014
  3. Edith Arias

    Una persona que no tiene la actitud adecuada, en este caso para la cocina que es el arte de querer servir, alagar y satisfacer a otras personas, mediante un delicioso plato, no merece una oportunidad como esta. Si a Gonzalo le molestaron los comentarios de Jordi debió tomarlos con otra filosofía, por que al final se trataba de aprender e ir superando cada reto y tratar de ser mejor. pero por ahí dicen lo que te choca, te checa y Gonzalo demostró en varias ocasiones ser poco tolerante con los demás. Me encanta el programa, Saludos desde México!!!

    21 jun 2014
  4. Juan C.

    A pesar de la actitud de Gonzalo ( que no ha sido adecuada en varias programas) , me parece mucho peor y muy poco profesional la de Jordi en el anterior y sobre todo en éste. Si exigen respeto han de darlo, y sabiendo que le molestaba, a conciencia de nuevo le ha llamado Gonzalito. Es un exceso de confianza y una licencia que no tiene porqué permitirse. Además de la grandísima falta de respeto de cómo ha hecho la crítica del plato, esa forma de hablar...lo de la carta, la tinta...parecìa un niño enfadado y ha sido igual o incluso peor que las actitudes de Gonzalo en el programa. Mientras con todos los demás concursantes han sido respetuosos, y con sus madres, con él no lo han sido en absoluto, se ha sobrado muchísimo... y encima delante de su hermana. MUY POCO PROFESIONAL. No me esperaba eso en absoluto y menos que la Dirección se lo haya permitido a Jordi. Y para colmo, luego se disculpa con Marina. Será tan HUMILDE ( como exigen a los aspirantes) como para pedir perdón a Gonzalo... Una gran oportunidad para demostrar que NO ES UN SOBERBIO¡

    20 jun 2014
  5. Jessica

    Yo también quisiera los subtitulos en el programa 10 por favor!

    19 jun 2014
  6. juan

    Por favor, es possible de poner los subtitulos en el programma 10 del 18 juno. Muchas gracias!

    19 jun 2014