+Cotas La 1

+Cotas

Sábados a las 09.30 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5008682
Para todos los públicos +Cotas - Programa 4 - ver ahora
Transcripción completa

"Llegará un día en que los humanos vean la muerte de un animal

como la de un hombre".

Son palabra de Leonardo da Vinci, defensor de los animales,

al que le hubiera encantado dibujar a nuestro invitado.

Se llama Gaham y viene de una protectora.

Enseguida os contamos su historia.

Hola. Hola, bonito.

Hola, equipo. Hola.

Hola, Macarena.

"Comment allez vous"? O como se diga.

Qué energía tan buena traes. No, la que traéis vosotros.

Que llenáis este espacio de luz. Guapísima.

Elegante, de Pantera Rosa hoy.

Con el loro ahí. Gracias.

Dejemos el peloteo. Elisa, por favor,

coge las riendas de esta situación.

Hoy nos vamos a interesar por un hospital veterinario

para todas las especies.

Un hospital veterinario que se llama El Bosque,

y además de estar abierto 24 horas, 7 días a la semana,

acoge y adopta a animales exóticos.

Lo veréis en unos minutos.

También vamos a ver algo muy interesante,

porque Isra, esta semana, tiene sesión doble.

Trataremos con Frankie, que tiene varias obsesiones.

Ninguna de ellas es cantar "New York, New York",

sino que se va a por los juguetes o a por las botellas.

Vamos a verlo, porque da problemas.

Y también, en segunda parte, tendremos a Pipo,

que es un perro de cierto tamaño, nervioso y agresivo,

tanto que ha llegado a dar problemas.

(LADRA)

Chist.

Chist.

El perro me está ladrando, pero... es territorial.

Estáis viendo, es un perro nervioso

y que puede llegar a dar problemas de agresividad.

Nuestro querido Isra tendrá mucho cuidado,

pero seguro que alguna solución le da.

Estamos acostumbrados a verlos por las calles.

Son los perros guía de las personas ciegas.

Ellos también tienen una historia y un nombre.

Hoy conoceremos la de Otto.

Historias que nos van a conmover,

al igual que lo hacen las animaladas.

Ismael, pasan las semanas,

y Elisa y tú no dejáis de encontrar curiosidades en la red.

Sí, y además, lo hacemos con mucho entusiasmo y mucho amor.

Y como yo he visto a Gaham, creo que era,

Sí. Qué bonito es.

y Coque, que son los pájaros con los que has empezado,

pues me he dedicado a bucear en Internet y buscar curiosidades...

¿De los pájaros? Sí.

Muy apropiado.

Tienen una habilidad...

Yo no sabía que fueran tan espabilados. Mira.

Aquí está surfeando este... Una cotorra.

Esta cotorra. Ve diciéndome porque a todo le llamo loro.

Es la cotorra zapatillera.

Son animales que se divierten y les gusta jugar.

Esto es una especie de gaviota. Es un animal de mar.

¿No es un pollito? Una gaviota, si se ve el mar.

No me sé todos los animales.

Esto es una sitácida, que no sé cuál es.

¿Sitácida?

Son todas las de pico curvo.

A esta le gusta el agua.

¡Mira, mira! Un agaporni.

¡Adiós!

Le ha dicho: "Desmáyate".

¿Podríamos darle instrucciones como a los perros?

Totalmente. Son animales muy inteligentes,

pero tenemos que educarles con paciencia, no siendo pesados.

¡Guapo! ¡Guapo!

Y este... ¿guacamayo, papagayo? Es un tipo lori, creo.

Me podrán pegar luego mis compañeros expertos, pero no me sé todos.

Se está pegando una ducha, que es necesaria y les encanta.

Sobre todo, cuando hace calor. Totalmente.

Este es muy curioso.

Este es un guacamayo. Guacamayo.

Un guacamayo Jacinto. Qué bonito.

Es precioso.

Es de los más raros. Es una especie que no debe estar en ningún hogar.

¿Por qué no puede estar en ningún hogar?

Porque hay animales que están en peligro de extinción.

Un tucán. Un tucán, muy bien.

¡Guau! Qué pico tiene.

Dice: "Esta nariz tiene que ser un tucán".

Otra cigüeña. ¡No, cigüeña no!

Perdón, gaviota.

Es un pollito de gaviota.

Por cierto, que son muy valientes.

Tú te estás tomando un bocadillo y una gaviota puede quitártelo.

Muy valiente no. Te lo quita entero.

A mí me dan miedo las gaviotas, ¿eh?

Hay algunas inmensas además.

Una ninfa, que está montando algo. Está tirando cosas.

¿Por qué les encanta tirar cosas? ¿Qué...?

Carlos, responde a alguna pregunta. Estoy en ello, pero...

¿Es una lechuza?

Sí. La lechuza se está dando un baño,

y el otro tira cosas porque se entretiene.

Les gusta el agua también. Una cacatúa.

Todas estas sitácidas necesitan continuamente estimulación.

Son animales muy... Dos guacamayos.

Yo sé lo que son sitácidas, pero mi madre no.

Es la familia de los pájaros.

La familia de los pájaros de tipo curvo.

Como tú y yo.

Sí, tú y yo somos un poco sitácidos.

Los de pico curvo.

Yo tampoco lo sabía. No solo tu madre, Ismael.

A lo mejor mi madre entra en directo y dice:

"Yo lo sabía, ¿por qué me pones así?".

Un periquito, un agapornis, un loro, un guacamayo,

todos son sitácidas.

Tienen distintos tamaños.

Por ejemplo, en Australia, ver una cacatúa como esa,

es como en España ver un gorrión.

Elisa está muy acostumbrada a ver sitácidas,

en Australia. Por las Australias, sí.

Tiene buen conocimiento de la estepa australiana.

Son aves muy inteligentes y, lo que os quería decir,

que necesitan juguetes para estimular esa cabecita.

Qué inteligentes.

Les gusta el agua, les gusta divertirse y son muy tiernas.

Son muy tiernas, como los protagonistas de los vídeos.

El dicho de "se llevan como el perro y el gato",

aquí es mentira. Mentira.

Ay, por favor. Estos se llevan muy bien.

¡Te quiero!

Os voy a dar un dato respecto a los gatos.

¿Sabéis los gatos son responsables de la extinción de 33 aves?

¿De 33 aves?

¿Los gatos son responsables?

33 especies de aves.

Mirad aquí cómo juegan.

Qué juguetones son. Despierta, que quiero jugar.

Es un poco pesadito.

¡Hala! Ya, ahí, no.

Es que hay que saber con quién te metes.

Demasiado. ¡Ahí va!

Hay que tener cuidado. Son como hermanos.

Me recuerdan a mí y a mi hermano, a chincharnos.

¿Quién tiene peor humor, el perro o el gato?

No es cuestión de humor.

Es una cuestión de territorio, de lo que les apetezca.

Desde mi humilde punto de vista,

los gatos suelen ser bastante más molestones que los perros.

Les encanta pinchar, pero a los humanos también.

Es su manera de jugar. Totalmente.

A mí me pasa muchas veces, que he jugado con gatos,

pero las uñas, sin darse cuenta, muchas veces te araña jugando.

Ahí has estado bastante bien.

Cuando dan golpes así, como este, que da sin las uñas,

es como: "Déjame en paz". ¡Hombre ya!

¿Ves? Pero no sacan las uñas.

¡Míralo! Fíjate este gato cómo es.

Aquí vemos a McGregor.

Y de pie aguanta. Es como los perritos chiquititos.

Boxeando. Aguanta muchísimo.

Es un juego normal, y saca las uñas solamente...

Mira cómo abre la puerta. ¿Quién es? ¡Me tienes harto!

Mira. Esto va en serio.

Hombre, este gato está un poquito enfadado.

Un buen "gato" no está pasando.

Le pega un susto al perro y se pira.

Los gatos son muy inteligentes, saben hasta dónde tienen que llegar.

Un rato inteligente. Veremos más animaladas.

Antes, vamos a darle la bienvenida a Isra Pérez.

Hoy, como adelantábamos antes, nos trae dos casos

y los dos tienen algo en común. Isra, pasa.

Que está abierto.

Hola, Lana. Hoy viene con correa. Algo ha pasado.

Quiero que veáis que también sabe pasear con correa.

Siempre va suelta. Ah, muy bien.

Mirad qué tranquila.

Hola, cariño.

¿Hoy me haces caso? Hoy me hace caso.

Decía yo que los dos casos tienen algo en común,

y es la falta de límites.

Sí. ¿Con quién empezamos?

Perdona.

Tienen dos cosas en común: la falta de límites

y la falta de saber lo que necesita el perro.

Falta de límites y desconocimiento. Si te parece, vamos con el primero.

Vale.

Quiero que conozcáis a Frankie.

Es una american stanford que tiene obsesión

por los juguetes y por las botellas.

Pero ¿qué te parece si me lo cuenta su familia?

Mi perro se llama Frankie.

-Lleva con nosotros un año.

-La persona que lo tenía anteriormente

no podía tenerlo y nos hicimos cargo de él.

-Pasaron por el WhatsApp fotos del perro,

que lo iban a sacrificar porque el dueño tenía agorafobia,

Se lo dije a mi madre y nos lo quedamos.

Me gustaría corregir, sobre todo, la obsesión que tiene

con las botellas, con los juguetes, las latas... Todo eso.

-Ayer mismo, por ejemplo, estaba paseando con una amiga y su perra.

Iban reventados los perros, fuimos a darles agua.

Ella sacó la botella de agua.

Yo le quité el bozal para darle agua y le quitó la botella de la mano.

Y no pudimos quitársela.

Hemos acudido a "Mascotas" y a Isra, porque nos enteramos del programa,

y entonces, vimos una oportunidad

para corregir este problema.

¡Vas a conocer a Isra, Frankie!

Se ríe y dice: "Vas a conocer a Isra".

¿Es habitual en estas razas que sean obsesivos?

No, realmente una obsesión es mala en cualquier raza.

Y casualmente, cuando Isra fue a conocer a Frankie,

sus dueños estaban tratando de quitarle algo de la boca.

Frankie, suéltalo.

¡Frankie!

¡Venga!

¡Vamos!

Trae, dámelo.

Hola. -¿Qué tal?

Muy buenas. -Buenas.

Así que este es Frankie. -Este es Frankie.

-¿Qué problemas tenéis con él?

Que veo que no suelta.

-Pues que coge las cosas y no las suelta.

Frankie, trae. Dame, dame.

Dámelo.

Dámelo, venga.

-Nunca hay que intentar quitarle a un perro algo con fuerza,

y menos a este tipo de razas, que les gusta.

Les gusta que les tiren.

El perro tiene obsesión por las cosas que coge.

No respeta tu espacio.

Tú tienes algo en la mano, el perro te lo quita.

Coge algo y no te deja cogerlo.

Tiene que aprender el comando "suelta"

para que no invada tu espacio y para que cuando tiene algo te lo dé.

Vamos a intentar hacerlo de otra forma.

Vamos a necesitar premios para estimular

su cerebro desde su olfato.

¿Se ha puesto agresivo con vosotros al quitárselo?

-Agresivo no.

-Cuidado.

-Vamos a ir incluyendo el "suelta".

Suelta.

Suelta.

No lucho, nunca tiro del juguete. Quiero que os fijéis en sus ojos.

Suelta.

Le doy premio. Muy bien.

Eso es.

Parece que el tira y afloja le gusta.

Sí, porque se le ha estimulado desde cachorro,

a que cogiese y quitárselo.

Es un juego que no está siendo muy productivo con el perro.

Es un vicio que ha cogido. Claro.

Tira mucho y no sabe soltarlo.

¿Cuál es la táctica que vas a seguir?

Sería la de siempre con ese tipo de problemas.

Estimular su cerebro desde el olfato.

Si os parece, vamos a ver cómo lo hace Isra.

Le hemos cambiado el estímulo de los premios por salchichas,

que huele mucho más para estimular su olfato.

Le hemos puesto el bozal para que no pueda cogerlo.

Muy bien.

Premiamos.

Eso es.

Chist.

Chist.

Chist.

Le mantenemos cerca del estímulo. Está más relajado.

Fijaos que las orejas las va pegando hacia atrás,

el rabo está relajado y no tiene tensión.

Esto lo premiamos.

Muy bien.

Intentadlo vosotros.

Te acercas un poco.

Si el perro te adelanta, le das un toque lateral

para desequilibrarle.

Si para, le das una salchicha. -Vale.

-Y le dices el "suelta", para que asocie "salchicha" a "suelta".

Para.

Para. Eso es.

Muy bien. -Suelta.

-Eso es.

Eso es, toque lateral. -Suelta.

-Muy bien, salchicha.

Nos alejamos de él. Aumenta la tensión de la correa.

Muy bien.

Eso es, lo has conseguido.

Te voy a dar el kong y lo vas a mantener en tus manos.

Vamos a intentar que no salte a por él, que respete tu espacio.

Eso es. Póntelo...

Corrige eso. Muy bien.

Eso es.

Déjamelo.

Me lo pasas.

Muy bien, eso es.

El perro ya no lo coge.

Eso es.

Muy bien.

Chist.

Chist.

-¡Muy bien, Luismi!

Muy bien.

Distracción con comida.

Sí, es la mejor estrategia.

Siempre hay un estímulo que le gusta más que lo que tiene.

Lo difícil es encontrar qué tipo de estímulo.

Pueden ser salchichas, chorizo, salchichón, lo que sea.

Para romper ese círculo vicioso en el que ha entrado.

Sí, y que termine la parte del juego.

La parte de soltar.

Y una curiosidad.

¿Por qué has elegido a Luismi y no a su madre?

He elegido a Luismi porque la madre era permisiva.

A Luismi le veía más firme a la hora de controlar al perro.

Creo que esto es muy interesante para la gente que nos ve.

Es muy diferente que lo haga alguien que tiene conocimientos

a que lo hagamos nosotros,

pero sí revisar qué comportamientos tenemos con nuestros perros,

a qué les estamos acostumbrando.

Sí, porque algo que puede parecer un juego, a la larga...

Esto fue un cachorro en su momento, pero fíjate,

ahora es muy fuerte, con una mandíbula muy potente

y te puede hacer daño.

Cuesta cambiar más eso.

Que nadie le meta la mano en la boca. No.

Como te vea como alguien que le quiere quitar su recurso,

lo que va a hacer es defenderse.

Complicamos más el problema.

Ilusionados están los dueños de Frankie con sus progresos.

Quiero agradecer a "Mascotas", sobre todo a Isra,

que hemos conseguido corregir su obsesión por los juguetes.

Y hemos conseguido hacer esto.

Siéntate.

-A ver.

-Como veis, ya...

Más o menos...

-Se va consiguiendo poco a poco. -Se va consiguiendo.

-Lo vamos consiguiendo.

Enhorabuena, Isra. Sí, era muy difícil.

Primer caso de límites resuelto. ¿Cuál es el segundo?

El segundo caso es Pipo, que es un cruce de mastín,

que se pone agresivo cuando entra gente dentro de su recinto,

pero también en los alrededores.

¿Qué te parece si nos lo cuenta Ana?

Aquí tenemos al pequeño Filipo, que le llamamos Pipo.

Tiene cinco años

y lleva con nosotros desde los tres meses.

Tenemos un problema muy grande de comportamiento,

sobre todo cuando esto es su territorio

y lo que hay fuera de esto también es su territorio.

Se asusta mucho y no le podemos controlar porque pesa 60 kilos.

Nos está causando muchos problemas de convivencia con gente

que pasea o que puede venir por aquí, y ha llegado a atacar.

He acudido al programa de "Mascotas", a Isra,

porque necesito su ayuda,

ya que es un gran profesional

y me puede decir qué puedo hacer con mi perro,

sobre todo cuando ataque, que ha atacado más de una vez,

siempre ha sido a hombres,

personas que ya conocía, que viven por aquí, por la finca.

Y además, les ha atacado pensando que el perro estaba tranquilo,

en una situación como ahora,

y de repente, se ha levantado y les ha atacado,

llegando incluso a desgarrar la camiseta que llevaban.

Necesitamos que venga Isra para que te ayude

a que seas un buen perro.

Porque eres muy bueno,

pero cuando sales de aquí te conviertes en Terminator.

Bonito.

Eres lo más bonito de perro.

(RÍE) Lo ha explicado muy bien: "Te conviertes en Terminator".

Lo ha explicado muy bien.

Isra, a ver qué hacemos con él.

Cómo explicarle a un perro tan grande

que no todo el territorio le pertenece.

Pues metiéndome dentro de su territorio.

Era la mejor manera.

Las imágenes que vamos a ver,

no hacerlas sin la ayuda de un buen especialista.

Ana nos ha llamado para que la ayudemos con Pipo.

Es un cruce de mastín, que ha atacado a varias personas

cuando han entrado en el recinto. A ver qué nos encontramos.

(LADRA)

Chist.

Chist.

Chist.

Voy a ignorarle, sin mirarle,

para crear esa jerarquía.

Quiero que el perro se acerque a mí.

Fijaos que hemos entrado, el perro me ladra, se ha acercado,

pero nadie le ha corregido ni le ha redirigido esa conducta.

Voy a dejar que me huela a mí.

Ya me ignora. No me hace caso. Esto es muy buena señal.

Hay que tener mucho cuidado con este tipo de ejercicios,

porque el perro puede verte como una amenaza.

Y una mordida de un perro tan grande es complicado.

Ana, ¿qué haces cuando el perro ladra a la gente que entra?

¿Cómo actúas?

-Le digo:

"Vale, vale. No es nadie. Es amigo. No pasa nada. Es amigo".

Entonces, si se pone muy pesado, lo que hago es que vengo aquí,

que es muy difícil que quiera venir.

-¿Le llevas a la fuerza? -Sí.

-El perro está excitado por alguien que viene y tú le excitas más.

Es su instinto de mastín. Está cuidando tu casa.

-El rebaño. -Claro.

El perro va a ladrar alertándote de que está pasando algo,

pero el perro no es agresivo.

El perro ladra y se echa hacia atrás.

Tienes que aprender a calmar al perro,

que es lo que te voy a enseñar. -Vale.

Venga. -Vamos a ello.

Por motivos de seguridad, solo un profesional puede entrar

en un lugar donde hay un perro como Pipo.

¿Cuál era el error que estaba cometiendo Ana?

Bueno, varios errores.

Al perro le daba demasiado cariño

sin ponerle límites.

Y otro error es que no le hacía caso.

El perro estaba avisando de que venía alguien,

pero nadie le corregía, nadie decía nada.

El perro venía a ladrarme, venía a abordarme a mí,

pero nadie le decía que parase.

Realmente, no estaba creando límites, ni buenos ni malos.

No estaba creando ningún límite.

Y tú creas un momento de calma. Claro.

Se lo transmites a él. Sí.

Yo me meto con decisión y me doy cuenta en los pequeños detalles,

que el perro me ladra, pero se retira.

Si un perro es agresivo, ladra y avanza.

Este ladraba y se retiraba. Ladraba y se retiraba.

Lo único que estaba haciendo es ponerse en su modo mastín,

que sería avisar a su líder de que hay alguien en el recinto.

Y luego, ¿qué hiciste?

Le pedí ayuda a un miembro del equipo,

para que entrase

y así poder enseñar a Ana a crear esos límites,

a que llegase a darle al perro lo que necesitaba, que era la calma.

Hemos incluido a una tercera persona.

Vamos a ver cómo ha sido el encuentro.

Hemos pedido a un compañero que llame a la puerta

para que se meta y ver cómo reaccionas tú, el perro,

y te enseño a gestionarlo.

Fijaos que al perro se le suben las orejas y se pone alerta.

-¿Quién es? -Vale.

-¿Quién es? -Espera.

(LADRA)

Otra vez se está activando.

-Porque hay una persona. -Chist.

Me pongo yo delante.

Chist.

(LADRA)

Aunque ladre, mantengo mi posición. -Hay alguien fuera.

-Sí. Y superrelajado.

Él ladra, pero no le dejo que invada.

Chist.

¿Ves como el perro retrocede?

Él no quiere problemas. Solo avisa de que viene gente.

Muy bien.

¿Ves como se empieza a relajar?

Y se va contigo. -¿Se pone detrás para que le proteja?

-No, porque tú controlas la situación.

Le dices al perro: "No pasa nada.

Te he escuchado, tranquilo". Mira.

El perro se tumba.

-Nunca he visto que hiciera esto. -Y ¿cómo te sientes?

-Mucho más tranquila.

Nunca se pone así cuando viene alguien.

Era horrible.

-Es un buen momento para darle cariño.

-Muy bien.

No pasa nada.

-Eso es. -Muy bien, no pasa nada.

-Ahora, ya sabes, trabajo diario y no bajar la guardia.

Nunca bajar la guardia.

-Vale. Gracias.

Qué sincero el abrazo de Ana que ha visto convertido

a Filipo Terminator en Pipo, con esa carita que ponía.

Importantísimo lo de los límites.

Ana tiene que ser una referente para él.

Sí, era muy importante.

Fijaos, yo le he puesto límites al perro,

y Ana se ha calmado porque estaba yo,

el perro se va con ella.

Sí la tiene como referente,

pero no estaba entendiendo lo de: "Ven que viene alguien".

En el momento que el perro lo entendió

y Ana se relajó, fijaos cómo se va con ella,

y nada, se hizo la calma.

Parece que los dos lo han entendido y Ana está muy agradecida.

Después de una semana de haber estado entrenando con Pipo,

he podido controlarlo, sé cómo hacerlo,

sé cómo relajarlo, porque también yo estoy relajada.

Todo esto es gracias al programa de "Mascotas".

Gracias, sobre todo, a Israel.

Isra nos ha ayudado y nos ha enseñado cómo tenemos que manejarlo.

Como veis, Pipo está tranquilo, está relajado,

no tiene ningún problema.

Se siente bien, y yo también me siento bien.

Muchas gracias.

Y seguro que Pipo nos ha enseñado algo.

¿Con qué lección vital nos quedamos hoy?

Frankie y Pipo nos han enseñado que puedes prever lo que va a pasar,

pero tienes que proyectar lo que quieres que pase.

Con eso nos quedamos. Hasta la semana que viene.

Lo que vamos a hacer ahora es revisar uno de los falsos mitos.

Hola. Hola.

Hola.

La pregunta de hoy tiene que ver con la inteligencia.

Tiene que ver con la inteligencia.

Y cada vez me gusta más esta sección,

porque vamos descubriendo falsos mitos.

Yo no sé si vosotros habéis sido buenos estudiantes.

No preguntes eso. ¿No?

Hoy, hemos salido a la calle, como dice Carlos,

me he paseado por los parques,

y hemos preguntado si su perros es estudioso.

¿Crees que tus perros son buenos estudiantes?

-Sí, yo creo que sí son buenos estudiantes.

Todas las palabras que le digo, enseguida las incorpora.

Pero no es muy obediente.

En mi casa, mi perro no es buen estudiante.

Suele acudir cuando la llamas, come cuando le dices, sí.

Se sienta... En fin, cosas así.

Toma, ven, sienta, dame la pata, no, mal...

Tiene muchas palabras.

Conoce el nombre de sus amos, de mis hijos,

sabe cuándo vienen, todo.

Hace de todo.

Comer, dormir, como los perros normales.

Y... nada, muy cariñoso.

Lo bueno que tiene tener un cachorro con uno un poco más mayor

es que es mucho más fácil el aprendizaje.

Suelen imitar a los padres.

Tienes que enseñarle, educarle, dedicarle tiempo,

y bueno, es un sacrificio.

Sentarse, venir cuando le llamas y... varias cosas.

Pero atienden más a los gestos que a las palabras.

Para que quede claro,

hablamos de la capacidad de aprendizaje de los animales.

Eso que decimos de: "Mi perro es muy listo".

Elisa, hoy vienes con Luna.

Vengo acompañada de Luna, que tiene 12 años.

Está muy nerviosa.

Está un poquito sorda, pero es muy buena.

Sí. Muy buena.

¿Tú dirías que es inteligente?

Superinteligente, entiende todo.

Cuando vivía con mis padres, le decía:

"Despierta a Rafa", mi hermano. Se iba y le despertaba.

Claro.

Y tirasteis los despertadores a partir de ese momento en casa.

Vamos a ver, todos los animales tienen una capacidad

inteligente, una capacidad de inteligencia, de aprendizaje.

En cada especie se llama de una forma diferente.

En los perros, la inteligencia no es la palabra más adecuada.

La más adecuada es la educabilidad.

Educabilidad:

la capacidad que tienen de ser educados.

Hay un ranquin.

La capacidad de aprender algo.

Sí, de aprender algo: educación,

palabras, comportamientos. Y ahí les podemos graduar.

Lo más importante de la educabilidad

es que depende de tres factores muy importantes.

¿Os los imagináis?

No.

Primero, el perro, evidentemente.

Del tipo de perro.

Cada perro tiene una capacidad intelectiva.

Esto quiero que no se os olvide.

Sienta.

Primero, ¿de qué depende la educabilidad?

Del perro. Del tipo de perro que sea.

Es de una raza, es de otra, no es de ninguna raza,

tiene más o menos actitudes.

Segundo y muy importante.

Del propietario. Okey.

Aquí sí que tenemos un conflicto,

porque puede tener más o menos interés,

cero interés... Vete tú a saber.

Y el tercer punto, que es muy importante,

sería, más o menos, esto.

El libro.

¿El libro?

Sí. ¿De qué tipo de educación estamos hablando?

Quiero hacer un interrogante y no me sale.

Qué tipo de educación le damos.

Yo puedo educar a un perro de muchas formas.

Le puedo decir a este ejemplar de dálmata:

"Siéntate", se lo explico de una forma tranquila.

Y el animal puede hacerme caso. Es muy nerviosa.

Y hay otros métodos que son más restrictivos.

Y esos son un poco más, digamos, violentos.

Parece que ahora, la tendencia de todo tipo de educación,

es a educar positivamente, a intentar no manejar,

como vemos siempre a Isra, con paciencia, con poco contacto,

con el suficiente cariño y respeto por el animal.

Siempre en positivo.

Algunas veces, habrá que hacerle algún tipo de manejo

que le traigamos hacia nosotros,

pero lo más importante es que el método sea positivo.

No que sea "buenista", positivo.

Hay que hacer algún tipo de tracción en algún momento,

pero que nos lo expliquen.

Los perros pueden aprender muchas más palabras de las que nos creemos.

¿Cuántas?

Se dice que entre 100, 150, 200...

Cada estudio que se hace,

parece que refleja nuevos datos.

¿Cuántas palabras puede aprender un gato?

Los gatos, lo que pasa es que no nos hacen caso como los perros.

Le das una orden y te dice:

"Hasta mañana, ya hablaremos".

Pero el gato tiene la misma o más, según algunos autores,

capacidad de entendimiento

de palabras y gestualidades que los perros.

Las aves sitácidas, que son protagonistas hoy,

también entienden muchas palabras.

Y lo que dice la gente también,

que entienden el tono de la conversación.

Elisa, ¿cuántas palabras dirías tú que entiende Luna?

Pues por lo menos mil. Dos.

¿Cuántas? Por lo menos mil.

Cómo se nota que es su madre.

Sí, es su madre de dos patas.

Pero tienen más capacidad de la que creemos,

porque también hemos visto cuando alguien dice:

"Parece que me entiende todo".

Tened en cuenta que vuestro perro os está mirando las 24 horas.

Con lo cual, tiene mucho tiempo para aprender.

Si hacéis un movimiento es que os vais de paseo...

Está nervioso, y eso que está con su propietaria.

Es un dálmata.

Los dálmatas, generalmente, son más nerviosetes.

Yo tengo uno y me pasa igual. Ya, quieta.

Isra, rehabilitador.

Por favor. Por favor, ayuda.

Ayuda.

Está claro que Luna ha dicho que ya.

No es como mamá, que le encantan las cámaras

y que se siente muy bien.

Todo lo contrario. Dice: "Que lo defienda mi madre".

Muchas gracias...

De nada, un placer. a Luna.

Parece que a Luna no le gustan las fotos,

pero Ismael ha encontrado un perro, Hola.

Hola.

que es una auténtica celebridad en Instagram.

Y, probablemente, disfruta haciéndolo.

Sí. Se hace llamar Pippa.

Es una chihuahua muy divertida,

que le encanta tomar el sol, cazar lagartijas,

comer fruta y hacer reunión en su jardín con humanos y perritos.

Fíjate, más de 50.000 seguidores tiene Pippa.

Una chihuahua.

Es muy fotogénica. Cualquier cosa le queda bien.

Pero tenemos un instagramer español, por fin.

Un perrito que no es de Brasil, que no es italiano...

¿Es verdad? Español.

Pippa es española, más de 50.000 seguidores.

Así de fotogénica es.

Siéntate a mi lado, porque tienes cosas que decirme de Pippa.

Por ejemplo, que tiene la mitad de seguidores que tú.

Tiene la mitad de seguidores. Cuidado, que te puede alcanzar.

No, si todos nuestros seguidores me empiezan a seguir.

Pippa está demostrando de lo que es capaz.

Sí.

Le habrán escondido algo. Son muy listos los chihuahuas.

No solo son muy listos.

Con lo pequeñitos que son, lo que saben.

Y esas orejas tan grandes que tienen.

Para oírte mejor. Tiene el cerebro bien aprovechado.

Me encanta, porque te lo puedes llevar a cualquier lado.

A un chihuahua lo puedes meter

en cualquier restaurante, en cualquier lugar.

Sí, porque hoy en día, cada vez hay más "friendly pets",

que es como se cataloga... Amigos de los animales.

Amigos de los animales, en la mayoría de los sitios.

Poquito a poco.

También se pueden llamar, desde la ignorancia, "dog friendly".

Eso era. Sí.

Ah, perdón. Amigos de los perros.

Lo has hecho muy bien.

Lugares donde puedes entrar con tu perro.

A veces hay carteles de: "Pueden entrar perros buenos".

En algunos bares pone: "Pueden entrar hasta los humanos".

Y como que...

Me parece muy apropiado ese.

"Se permiten humanos".

Puedes entrar con tu animal, porque no hacen ningún daño.

Pippa nos ha gustado.

Los próximos minutos los vamos a dedicar a hablar de héroes.

Las cámaras de seguridad de este negocio

recogen las siguientes imágenes.

Un hombre, el propietario, que sale a tirar la basura,

y que vuelve inmediatamente, lo estamos viendo,

amedrentado por otro que le apunta con una pistola.

Un intento de atraco que termina con el agresor

perseguido por el perro.

Y otra secuencia que nos ha llamado mucho la atención.

Es un coche patrulla que circula por la noche,

por una carretera nevada,

buscando un incendio que se ha producido en una casa.

Parece que las bajas temperaturas de la casa han congelado

el sistema GPS del coche,

y es el perro el que guía a los agentes hasta las llamas.

Otro ejemplo, Carlos,

de lo que pueden hacer los perros por nosotros.

Aquí está el lugar en llamas, una casa.

Es alucinante.

Lo que más nos sorprende, muchas veces,

es cómo se pueden enterar de las coscas,

porque nosotros no tenemos

determinadas capacidades que tienen ellos.

Sobre todo, el olfato.

Un perro puede oler un incendio desde muchísima distancia,

sabe perfectamente dónde está localizado

y sabe si en ese incendio hay gente cercana.

Y, evidentemente, actúan. No hay ninguna duda.

Con idéntica determinación actuó Belinda,

que hoy nos acompaña en plató.

Una pastora alemana que salvó la vida de Ana.

Sí.

Hola, Ana. Hola.

Hola.

Pudiste morir en un incendio. Rotundamente.

¿Qué es lo que pasó, Ana?

Yo tenía una depresión muy fuerte,

y me tenía que tomar la pastilla a las 4:30.

Me tomé la pastilla y me acosté a dormir.

Y estaba rotundamente dormida.

Yo cierro por dentro porque ella abre la puerta.

Ella abre la puerta.

Entonces, yo dije: "Para poder dormir un rato..."

Mi marido se fue a las 4:15 o por ahí,

a las cuatro menos cuarto.

Y entonces, yo me quedé dormida, dormida.

Yo oía: "Tra, tra, tra".

Estaba rascando la puerta.

La televisión lo vio.

La marca que había dejado con sus uñas Belinda en la puerta.

"Tra, tra, tra".

Y yo, entre el sueño decía:

"Ay, Beli".

Me salí al recibidor y me pasé al salón.

Y abro una ventana,

y está ella aullando.

(IMITA AULLIDO)

Y yo: "Por favor, Beli, déjame dormir".

Ella me quería decir algo, casi que hablaba.

Y abro la puerta,

y me decía así...

Cuando miro yo,

estaba la llama un poco más allá de donde está esa pared.

Pero dentro de la casa. No.

Que venía arropando todo.

Era un fuego que venía de fuera hacia tu casa.

Hacia mi casa.

Porque fue cuando hubo aquel incendio en toda Galicia.

Y en realidad, si no hubiese sido por ella,

porque yo tenía la ventana abierta...

Y la casa mía no se quemó,

porque llegaron los bomberos directamente a mi casa.

Porque se había quemado una prefabricada,

y me habían hecho todos los vecinos esa casa.

Los vecinos.

Que podría haber sido tu segundo incendio.

Sí, mi segundo.

Además, es que si no es por ella,

yo me quedo asfixiada, aunque no se queme la casa,

porque el humo se metió todo

y yo no pude sacar ni siquiera una braga de ahí,

porque todo estaba inundado de humo.

Ana, ¿cuánto tiempo llevabas con la perra antes de eso?

La perra tenía...

Contigo. Conmigo, como cuatro años.

Porque ella tiene... Menos de cuatro años.

Ella tiene cuatro años, iba a cumplir ocho meses.

Nadie le ha enseñado a detectar incendios.

No, nadie le enseñó. Además de eso,

cuando estaba con la depresión, que estaba más delgada que esta niña...

"Esta niña" soy yo.

Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid.

Me caía a cada momento.

Y ella se pone así hincada en el suelo

y me quería levantar por ahí.

Te agarra con las patas y te intenta incorporar.

Mete la cabeza

y busca la forma de levantarme.

Mi marido, un día, porque él es minusválido,

me caí yo así, no pude entrar para ninguna parte,

y me caí, pero una caída muy fea.

Y él buscaba para levantarme.

Y ella hacía así. Llegó y se hincó

en cuatro patas, con las cuatro patas.

Sí.

Y metía la cabeza. Él empezó a llorar y dijo:

"Eso, solamente viéndolo yo lo creo".

Qué bueno.

Tu marido fue testigo de la manera que ella tenía de levantarte.

Sabía que no podías hacerlo sola.

Sí. Qué bonito, Ana.

Yo le invité a venir para que dijera eso,

porque todo el mundo lo va a saber,

que si él lo dice es una cosa que fue verdaderamente.

Y una cosa. Es un testimonio muy valioso.

Ana, ¿qué haríamos si la perra decide coger la maleta

e irse a otra casa?

Ay, no.

Es una broma. No te lo tomes en serio.

¿Qué es para ti?

Yo prefiero morirme primero.

Mira la carita que te pone. No se va a morir ninguna.

Escúchame. No se va a morir. Hazme caso.

Prefiero morirme. No pasa nada.

Mira cómo se emociona Belinda. Y cómo se preocupa.

No me quiere ver llorando nunca.

Ya está.

Disfrutad mucho, es lo que hay que hacer.

Muchas gracias.

El alcalde me dio...

Ya está.

Cuando se quemó todo,

hice un poco la cerca, pero todavía se cuela por debajo.

Y para...

una calidad de vida para ella,

porque la tengo que tener atada.

Aquí quede tu petición. Muchas gracias por venir.

Gracias. Un besito.

Te doy un beso a ti también. Adiós.

Mucha suerte.

Eso es lo último. Tranquila.

Un placer. Gracias.

Los animales, que tanto cuidan de nosotros, que nos protegen,

es nuestra obligación dar visibilidad

a esas asociaciones que se encargan de cuidarlos a ellos.

Vamos a hablar en los próximos minutos

de la actividad del hospital veterinario El Bosque.

Inma, estáis especializados en aves exóticas.

Sí.

Llevamos más de 15 años trabajando este tipo de aves,

que no son fáciles, porque requieren bastante espacio

y muchísimo cuidado.

Conocíamos, al comienzo del programa,

a Gaham, al guacamayo. Qué cosa más bonita.

Y Coque es un yaco.

Es un loro gris de cola roja. También se le llama loro africano.

Vamos a mostrarlo a la cámara.

Qué cosa más bonita.

Qué bonitos son los dos.

¿Qué necesidades tienen? No es fácil.

Es fácil, pero hay que dedicarle mucho tiempo.

Dedicarle mucho tiempo. Sí.

La alimentación es sencilla, pero necesitan mucho espacio,

Y sobre todo, mucho tiempo.

¿Cómo llegaron a la protectora?

Gaham llegó porque el dueño pensaba

que iba a crecer menos.

El dueño pensaba que no hacía tanto ruido.

Y nos lo cedió por problemas vecinales.

¿Te has dado cuenta? "El dueño pensaba".

Hay que pensar menos e informarse más.

Así se falla menos, ¿verdad?

Eso es.

Este tipo de animales, lo hemos dicho muchas veces,

es que son muy inteligentes

y necesitan mucha atención.

Con lo cual, si no puedes cubrir

ese mucho tiempo de dedicación, no tengas una sitácida.

Otro de los problemas es que duran entre 60, 70,

incluso 80 o 90 años.

¿90 años puede vivir?

Su esperanza de vida es muy larga. Totalmente.

Son animales heredables.

¿Quieres quitarme el micro? Le gusta tu camisa.

Y mi micro.

¿Aquí te gusta mejor?

¿A qué os dedicáis? ¿Cómo os encargáis de ellos?

Nosotros, realmente, los acogemos, los ponemos un poco...

Me ha picado. No hace daño.

Lo está haciendo como con cariño.

Eso es marcar. Está marcando.

¿Porque tiene miedo?

Date cuenta que él no te conoce y su forma de interactuar es el pico.

Entonces, marca y ve qué eres.

Dice: "Mira, Macarena, ya sé cómo sabe".

Te ha catado, te ha identificado.

¿Cualquier familia puede tener un ejemplar de estos?

No. Personas que pasen muchísimo tiempo fuera,

no pueden tener una sitácida.

A lo mejor, en pisos muy pequeñitos tampoco es aconsejable.

Ya que las jaulas de las sitácidas grandes

deben ser de unas dimensiones grandes.

A mí me gustaría que la gente tuviera claro que estos animalitos,

que son preciosos, cuando no tienen ese entretenimiento, ese ejercicio,

y me encanta que esté aquí un compañero para comentarlo,

se automutilan, que esto no es ninguna bromita.

Se hacen daño. Hay que tenerlo muy en cuenta.

Cuántas veces nos encontramos eso.

Coque entró por problemas de picaje.

Los dueños no le prestaban atención y empiezan a arrancarse las plumas.

Ay...

Exacto. Son comportamientos compulsivos.

Como hay gente que se toca el pelo

o se está acariciando continuamente una parte de la camisa...

Ellos entran en un rigor de desmanes,

que se pueden acabar destrozando

un dedito, incluso una pata entera.

Y por estimulación os referís a juegos...

Exacto.

Sí, pasar mucho tiempo con ellos, tocarlos, hablarles...

Otra de las cosas por las que la gente

los acaba devolviendo o cediendo, es porque no hablan.

Y es que los loros no saben hablar.

Ellos, simplemente, repiten el sonido.

Y son máquinas de repetición.

Si no lo repites, él nunca jamás lo va a repetir.

Generalmente, la gente que decide tener un loro,

una de las mayores razones por las que alguien quiere un loro es:

"Es que quiero que hable".

No habla, repite sonidos.

Y para que aprendan a repetir esos sonidos

hay que informarse de cómo conseguirlo.

No es cuestión de ponerse a su lado y decirle:

"Hola, loro bonito, loro bonito".

No va a repetirlo por eso.

Hay que hacerlo en el momento que estén más dispuestos,

darles premios... Facilitarles la educación.

¿Verdad que la letra con sangre no entra?

Paciencia, ¿verdad?

Coque, Gaham, Inma, muchas gracias.

Muchas gracias.

Te vamos a presentar a Otto y a Hydra.

Son dos perros que realizan una importantísima labor

a personas con discapacidad visual.

Vienen acompañados de Natalia, que es instructora de movilidad,

y de Matilde, gerente de la fundación ONCE Perros Guía.

Hola. Hola.

¿Qué tal?

Matilde, ¿yo puedo acariciar a Hydra?

La puedes acariciar cuando deje de trabajar.

Ahora. Ahora mismo.

Es bueno preguntar al usuario,

como acabas de hacer.

Cuando vamos por la calle, y los que somos muy perreros,

nos gusta siempre tocarlos.

¿Cuántos perros guía hay en España?

Habrá en torno a unos 1.055.

Teniendo en cuenta que todos los meses hacemos cursos nuevos,

salen nuevos perros y se jubilan los que ya son mayores

y dejan de trabajar.

Esta no es tu primera perra.

No, es la tercera. La tercera ya.

Tienes ya experiencia.

Llevo 21 años siendo usuaria de perro guía.

¿Cómo funciona?

¿Se adapta el perro a las necesidades del usuario

o es el usuario el que se adapta al perro?

Se producen ambas cosas.

Contamos, en la escuela,

con una serie de expedientes de personas que han solicitado

el servicio de perro guía.

Y por otro lado, los instructores trabajan con sus perros

y conocen las características de sus perros.

Ellos son los encargados de ver qué perfil de persona se ajusta más

al perro que están entrenando.

Y usuario o usuaria, perro,

¿tenéis un entrenamiento, un acercamiento?

Tenemos un curso que dura unas tres semanas,

en el centro que tenemos en Boadilla del Monte,

en la sede de nuestra fundación.

Y durante estas tres semanas se hace ese proceso de vinculación

de la persona y el perro.

Se trabaja todos los días,

se hace práctica en calle...

En lo que son situaciones reales.

Y en ese caso, vamos de menos a más.

De una cosa menos complicada a más complicada,

hasta que se consigue que haya un acoplamiento entre ambos.

Natalia, me pregunto si siempre se entienden

perro y alumno o alumna, o no siempre.

Siempre, siempre, no.

Acertamos mucho, pero son animales y somos personas.

Hay que decirle al usuario: "Este perro no es para ti".

Sí. Nos pasa muy poco, pero alguna vez no son compatibles.

Yo podía haceros una pregunta que a mí...

me concome ahí dentro.

Los perros no llegan directamente a adultos.

Tienen una etapa de cachorritos.

En esa etapa contáis con voluntarios, que a mí me parece

que tienen un corazón tremendamente grande.

¿Cómo se trabaja con los cachorritos?

Lo que más les cuesta es saber que tienen el cachorro hasta el año

y se lo tienen que dar a otra persona.

Exacto.

Es gente que decide tener a los cachorros hasta que tienen un año,

les adaptan al mundo, les socializan y tal,

y de repente, un año viviendo con él

y luego, hay que tener un corazón enorme para darlo

para que acompañe a una persona.

Sí cuesta,

pero tienen que tener en cuenta que es una labor social.

Los voluntariados, a veces, son duros

y tiene su recompensa.

Ahí hay un aprendizaje para la familia, para los niños...

Las cosas están.

Los animales están, a veces no están...

Es una labor y un voluntariado, para nosotros muy importante,

porque si no, los perros, dónde pasarían ese primer año.

Sin ninguna duda.

Queremos que en casa entiendan cómo es ir con un pero guía,

dejar que sea tus ojos. Lo vamos a intentar conmigo.

(RÍEN)

Vale.

Es difícil que te hagas ciega en cinco minutos.

De eso me encargo yo.

Lo sé, pero... Abre los ojos bastante.

No, tengo otra cosa más sutil.

Vamos a taparme los ojos para que sienta lo que es

que un perro...

Espera que me coloco, porque me voy a caer.

No. Te lo voy a poner más difícil.

Desde ahí la vas a traer.

Una cosa muy importante que me decía Natalia,

es que con estos tacones, las alumnas no pueden ir.

Como veis, doy doble vuelta. No quiero trampa ni cartón.

Ahí estamos.

Te lo he dejado justo.

Da igual que te apriete el cerebro, porque total.

Vale.

Tengo que aprovechar, siempre se mete conmigo.

No sé qué dice.

No sé qué dice, porque tengo que concentrarme.

Tengo uno de mis sentidos anulado. ¿Qué sientes?

Sientes vulnerabilidad,

porque yo sé que estás aquí, me agarro a tu mano,

pero había cosas delante. Delante tienes un perro.

Cuidado. Hydra, no te quiero pisar.

Esto es serio. Esto es serio.

¿Adónde nos vamos? Llévame.

A esta especie de obstáculos que habéis puesto.

Vete despacito. Ahí. Fíate de mí.

Le iba a pedir que me llevara en brazos.

Ven, bonito.

Y encima con tacones. Desde luego...

Ven. Tranquila, vienes conmigo.

Ahora ya toda tuya. Vale.

Yo ya...

Relájate, que es lo primero que tienes que hacer.

Procura relajarte. Cojo la correa con la derecha.

Eso es. Dejamos un poco más de correa.

El arnés estaba aquí. Con la izquierda.

Otto, me vas a tratar bien, ¿verdad?

Lo coges más atrás.

Esta mano hay que relajarla. Vale.

Y pegada al cuerpo, ¿no?

Sí.

Tu brazo debe estar pegado al cuerpo.

Yo me estoy imaginando... Se nos aburre el perro.

(RÍEN)

Otto. ¿Qué te estabas imaginando?

Me estaba imaginando el primer día de una persona ciega

que tiene que coger las riendas de un compañero,

que va a ir siempre con ella o con él.

Pues es duro.

Otto, vamos. Vámonos. Venga, vámonos.

Vamos, Otto.

Queremos aclarar que tenemos obstáculos reales y que Macarena...

No veo nada.

va a ser guiada por el animal.

Esto es clarito.

Le diría: "Avanza, Otto".

Avanza, y empezamos a andar.

Avanza, Otto.

Date cuenta que él no te conoce. Hala, bonito.

Fíjate en la velocidad. Déjate llevar por el perro.

Tienes que procurar pisar donde pise el perro.

Y le vamos hablando.

Otto, vamos recto. Eso es.

No te me quedes atrás. Vamos recto.

Eso es, siempre al lado del perro.

Es increíble, porque pese a lo torpe que estoy yendo...

Si vieras la velocidad que llevas.

A mí me parece muchísima. Vamos, Otto.

A mí me parece demasiado rápido. Entre los tacones y...

Pero es muy emocionante,

porque está tirando de mí.

Me está haciendo girar. Venga.

No le lleves tú. Vámonos.

Aquí, venga, y damos la vuelta.

Y la vuelta me la está haciendo él. Sí, más o menos.

Vamos a acariciarle, que hemos pasado los obstáculos,

que le ha costado bastante. Muy bien.

¿Podría dar la vuelta?

Sí. ¿Seguro?

¿Sabes dónde estás? No tengo ni idea.

No sé si estoy en un extremo o en otro.

He perdido toda referencia.

La dirección es allí.

Hacia allí. Vale.

A ver cómo podemos dirigir al perro para que nos lleve hacia allí.

Hay un sistema.

Porque mover el perro hacia allí cuesta bastante trabajo.

Pero lo hacemos así.

Déjate llevar. Vamos, bonito.

Vamos.

Damos toda la vuelta y le decimos: "Recto".

Recto, Otto. Eso es.

Venga, vamos.

Vamos.

Procura ir cerquita de él.

No tengas miedo, no te vas a dar con nada.

Vamos, Otto.

Recto. Vamos, avanza.

Recto, despacito.

Venga, y le hablamos.

Me está haciendo girar.

El brazo aquí, vale.

¿Le tengo que dar órdenes con mi voz?

Sí.

Vamos, Otto. Despacio.

Vamos, Otto. Vamos.

Vamos, Otto. Aquí, aquí.

Creo que voy a la calle.

No, estás encaminada. ¡Huy!

¡Bravo! ¿Ya estoy?

Casi te caes. Aquí.

Vente para acá.

Esto es muy difícil. Lo he hecho fatal.

Muy bien.

Muy bien. Estoy suspendida, ¿verdad?

No, lo has hecho muy bien.

Estoy suspendida. No, lo has hecho bien.

Has sido muy temeraria, has ido a una velocidad impresionante.

Sí.

Lo habéis conseguido. Habéis pasado ida y vuelta.

El que lo ha hecho bien es Otto.

¿Sabes qué nos gustaría sabe, compañera?

Te veo cara de que has sentido muchas cosas.

Pues es que... Vente para acá.

Venid al centro conmigo. Vente.

Mira, yo te cojo como si... Como si no viese, ¿verdad?

Siéntate.

Podría ser una de tus alumnas.

Quieto.

Es muy emocionante. Estás emocionada.

Porque alguien te va guiando

y te va...

Es muy difícil dejarse llevar. Te va empujando por la vida.

Te va mostrando el camino. Es muy bonito.

Fíjate que una persona vidente ha sido capaz de sentir

lo que siente mucha gente...

Voy a contar una cosa para desdramatizar este momento.

Pero es de emoción, porque es una sensación muy poderosa.

Yo tenía a una amiga a mi ladito,

que mientras tú ibas andando, ella se estaba partiendo.

¡Lo sé!

Lo sé.

¿Te has sentido identificada?

¿Te has retrotraído en tu experiencia?

Totalmente.

Tú también lo pasaste raro. Todos.

Incluso cuando vamos a por uno, sabiendo a lo que nos enfrentamos,

es un borrón y cuenta nueva lo que se hace.

Qué maravilla. Yo, admiración.

Te he escuchado reírte, que lo sepas.

Yo he intentado calmarme, para que no fuéramos dos partiéndonos.

Ha estado fantástico y, sobre todo, estas experiencias,

la gente tiene que entender que lleva muchísimo trabajo

y muchísimo corazón.

Esto no se puede conseguir sin que los educadores

tengan un corazón como un piano de cola de grande.

Sobre todo, dar las gracias.

Muchas gracias, de verdad. Este aplauso.

Macarena. Qué bonito, por favor.

Qué emocionante, de verdad.

Son preciosos.

Perdonad que interrumpa, pero he encontrado

unos archivos preciosos en el archivo de TVE.

Cómo ha cambiado el mundo en 40 años.

Fijaos lo que daba de sí una camada de cerditos.

En una masía se han producido notorios acontecimientos,

como puede comprobarse por la cuidadosa preparación

de numerosos y abundantes biberones,

y también por la presencia de una caballero con fonendoscopio,

que representa y simboliza los cuidados de la ciencia.

Vean ustedes para qué sirven los biberones.

Para proporcionar el primer alimento a 19 animalitos de la vista baja,

como este que ha traído al mundo esa mamá

cuyo nombre no puede pronunciarse sin pedir perdón.

19 nada menos.

Tú, métele a una madre, 19 animales mamando.

Yo soy madre y, directamente, me jubilo.

Por muy grande que sea.

Estamos hablando de los años 50.

Las madres estaban acostumbradas a tener 8 o 9 hijos.

Y de ahí nos vamos a una camada de perritos,

que son muy lindos, como podéis observar,

y van a la carrera a mamar del pezón de la madre.

Pero claro, los dominantes relegan a sus hermanos

y acaban tomando un biberón.

¿Cuánto tarda en destetarse un cachorrito?

Tres semanas, más o menos. Sí, más o menos.

Pero hay un dato muy curioso,

que tanto en el caso de la cerda como en el caso de estas perras,

todos los perritos tienen otorgado, desde antes de nacer,

su pezón para ir a mamar.

Es curioso, porque se han hecho pruebas de numerar los pezones

y numerar a los cerditos, y en la siguiente toma,

va cada uno a su pezón.

Y si no hay pezones suficientes,

va la primera hornada y luego la segunda.

Hay dos raciones de comida.

¿Cuántos cachorros de San Bernardo podría tener una perra?

Yo recuerdo que eran como 10 o 11. Y más.

Mi primera perra, un San Bernardo, tuvo 11 cachorritos.

Pueden tener más. Tuvo 11 hermanos.

Sí, eran 11. Que mis padres se volvieron locos

para regalarlos. Ah, vale.

Tu perra tuvo 11 cachorritos.

Mi perra tuvo 11. Y tu padre les buscó adopción.

Vemos una camada de leones. Mira qué ternura.

¿Qué tiene los cachorros?

Atención, porque hay un intruso.

La perra da de mamar a sus cachorritos,

y de repente, vemos a un pequeño leoncito,

que está ahí... Mira, ¿lo veis?

La camada es de perros. Porque no tiene asignado pezón.

Claro.

Dice: "Mis hermanos se han llevado todo lo de mi madre,

voy a ir a la perra".

Obviamente es el que gana, es el más dominante.

Es muy normal la interacción en el amamantamiento

de unas especies con otras.

Y la generosidad de las hembras. ¡Hombre!

Cuidar de nuestros animales, es lo que hacemos

en "Masco consejos".

Hoy, aprendemos a elegir la jaula adecuada.

Hablaremos de jaulas para pájaros.

Aquí tenemos varios tipos de jaulas.

La jaula depende de la especie de pájaro que tenemos

y de cuántos pájaros tengamos.

Esta jaula nos viene perfecta para mantener dos o tres canarios.

Muy importante, mantener la jaula muy limpia

y todos los días cambiar el comedero y el bebedero.

Esta jaula tan grande, la utilizamos para pájaros tipo yacos,

tipo loritos.

Tenemos la puerta abierta, porque el pájaro sale,

sube por aquí, le acostumbramos a subir al palo,

y mientras estamos viendo la tele, el pájaro está aquí, tranquilamente,

con su comedero y su bebedero.

Y por último, esta jaula más pequeña.

¿Para qué viene perfecta?

Para que mientras limpiamos su jaula,

podamos tener los pájaros en un sitio.

Una vez que se limpie la jaula, los volvemos a meter aquí.

Y por último, es importante no tener la jaula de los pájaros en la cocina,

porque el humo de la comida les sienta fatal.

Ya sabemos que en la cocina no es el mejor lugar.

¿Cuál es el más recomendable?

Lo de la cocina no es solo por los humos de la comida.

Una cosas que es bastante más dañina son los vapores que emiten

algunos tipos de sartenes o de elementos de la casa,

que pueden dar determinados olores de productos

que se pueden cargar a un pájaro.

¿Dónde? En zonas donde interactuemos con ellos.

Estamos diciendo que las aves necesitan interacción,

palabras, juego.

Este tipo de jaula sería el ejemplo perfecto

de dónde no se deben tener canarios.

Te digo una cosa.

En Andalucía, en Cádiz, y mi padre es uno de ellos,

tiene la costumbre de tener pájaros,

yo siempre le digo: "Te la regalo yo".

Una jaula más grande, que el animal pueda sentirse...

No en un trastero.

Este tipo de jaula dividida por la mitad,

las personas que se dedican a criar aves, canarios en este caso,

los tiene separados, para que el macho y la hembra se escuchen,

pero no se vean, para que se tengan más interés.

¿Son macho y hembra?

No lo sé, no he hablado con ellos.

No les ha dado tiempo.

Lo que sí puedo decir... La hembra es la bonita.

No lo sé.

Tenemos un canario de toda la vida,

los que tenemos la mentalidad de canario.

Y en el otro lado, este que parece de los Beatles, por las plumas,

también es un canario, canario moñudo

o muchas formas que se le llama.

El canario moñudo sería yo y el otro serías tú.

Gracias.

¿Cuánto viven los canarios más o menos?

Pueden pasar tranquilamente de los 10, 12 años

si se les da un cuidado normal.

Estando en casa, duran mucho más que estando en libertad.

Lo que es importante es que les dotemos...

Veis que tienen sus bebederos, su mezcla de semillas.

Una de las cosas más importantes es el baño.

Se tienen que bañar.

Y para eso, tenemos una cosa tan simple como esta.

No creo que sea un dispositivo que no sepáis manejar.

Se abre, se mete agua y se enchufa. Pulverizando,

no con el chorrito.

No, con el chorrito... ¿Ves? Así, fresquito.

Eso me lo hago en verano. Mirad.

Ahora mismo, les estoy echando una especie de lluvia.

No directamente. No apuntando al animal.

Es lo que haría más de uno. Qué bueno.

A ellos les está cayendo una brumita.

¿No había una especie de piscinita?

Muy buena pregunta.

Pero las piscinitas que se se suelen poner,

se la beben, se bañan, hacen caca y pis dentro.

Y hay familias que dejan la bañera hasta que la caca supera el agua.

Esto es mucho más higiénico.

Se lo voy a advertir a mi padre,

porque él es de ponerle un paño mojado encima,

para que caigan las gotitas.

Sí. Eso es por un tema de calor en zonas como tu tierra.

Cádiz lo requiere. Taparlo con un paño mojado.

Lo importante, sobre todo para las sitácidas,

son juguetes... Para estimular su inteligencia.

Para que piquen. Tienen mucha inteligencia.

Tienen habilidades intelectuales parecidas a los primates,

incluso a los humanos.

Totalmente.

Muchas veces, la gente se sorprende porque la sitácida,

un loro gris, un yaco o un guacamayo,

abren la puerta de la jaula. La gente dice: "¿Cómo lo hacen?".

Es que tienen todo el día,

y tienen un pico y unos deditos tremendamente hábiles.

Muchas veces, en la jaula de las sitácidas,

hay que poner verdaderos candados, y algunos también los abren.

Es importante: buena alimentación, seguridad...

Hemos visto dos aves grandotas que se pueden coger.

Lo que tenemos que tener claro es que la jaula, espaciosa.

Esto no es para tener animales viviendo.

Muy bien.

¿Qué os parece si vamos terminando con una sonrisa

asomándonos a Internet? "Animaladas".

Ismael, se nos van las horas viendo animales en la red.

Pues sí. Qué cierto lo que me vas a contar.

Bueno, te voy a contar yo a ti.

Te digo una cosa.

Te voy a hablar de un gran desconocido

de los animales de compañía, de los pájaros.

Son muy divertidos, dan mucho juego,

pero ojo, que son incordiantes algunas veces,

y se llevan su merecido.

Fijaos en estas imágenes.

Acaba de hacer rabiar a este perrito,

y bueno, con la ventaja de que tiene alas,

pero claro, no vio que la pared blanca...

Qué pájaro es, ¿no?

Mira, mira.

Parece que se llevan bien.

Empieza a jugar. "Venga, juega conmigo".

Y el gato dice: "Sí, ahora verás".

La mirada no presagia nada bueno.

¿Veis?

Si os dais cuenta, a los pajaritos les encanta

tirarle de los pelos a los gatos. De los bigotes.

Mira, mira, mira. Pero aquí vuelve el padre de...

Pero los gatos acaban con los pájaros muchas veces.

Han extinguido 33 especies.

Ya, pero tened en cuenta que estos gatos, evidentemente,

se han socializado desde pequeños con las aves,

por eso no las cazan, no van a por ellas.

Los perros se llevan mejor que los gatos, con las aves.

Sí, pero si se conocen da igual.

Este gato ya tiene que estar socializado

para que el otro le esté pellizcando.

Pero otra cosa es que aguanten todo.

Este periquito es más pesado...

Dice: "Vamos a jugar un ratito".

Y los gatos, que se pueden tirar 18 horas durmiendo al día.

Sí.

Mira, atento.

Es que ha ido a picarle en una zona que no me parece prudente.

El perro es muy noble. ¡Anda que no tiene cuerpo!

¿Es un teckel? Es un teckel de pelo liso.

Mira la gallina diciendo... Va de sobrada.

Dice: "Que no te comas mis huevos".

Sí. Y se va detrás del perrito.

Me encanta que jueguen tanto los animales.

Eso es algo que compartimos todos,

ese juego, ese chincharnos.

Nosotros lo estamos perdiendo con los móviles.

Todavía no hay móviles para perros ni para aves, por eso juegan mucho.

Una cosa.

¿La manera de defenderse los pájaros es aleteando?

Todos los animales, cuando se sienten intimidados o en peligro,

se ensanchan.

Los gatos levantan el cuerpecito, los perros erizan el pelo,

las aves abren las plumas. Los seres humanos...

¿Qué pasa?

¡Eeeh! Los "machirulos".

Sí, los "machirulos". Te agrandas.

Todas las especies lo hacen.

Elisa, ¿qué nos traes?

Traigo imágenes para que os partáis de risa.

Son perritos o animales

que se parecen mucho a... famosos.

¡Qué me dices!

Sí. Este es el de "Shameless", que me encanta.

Parecido razonable.

Esta es... Kate Perry.

Aquí está Iggy Pop. Iggy Pop. Se parecen bastante.

Sí, igualitos. La gente es muy mala.

Tina Turner.

Tina Turner, que era una leona. Comparte el tipo de pelo.

Miley Cyrus.

(HABLAN A LA VEZ)

Me encantan los mapaches. Va a los photocall con una pinta...

Este es el protagonista de "Expediente X".

Sí.

O esta.

Esta es Sofía Vergara,

que en esa foto parece la hiena de "El Rey León".

Qué horror.

Hay fotos que son con mala leche, querida compañera.

¿Qué tipo de animal es el que salía?

Harrison Ford me encanta.

Me encanta este perro.

Comparten el gesto.

Y Whoopi Goldberg, que comparte el estilo de pelo.

Todos tenemos un doble animal. Este me encanta.

Es muy sencillo.

Esto es mala leche. Paris Hilton.

Este está clavado.

La sonrisa de Julia Roberts.

Quiero que me pasen el champú que usa ese perro.

¿No es un productor de una programa de mascotas?

Y este es Justin Bieber, con las cejas que le han puesto.

Rihanna de llama.

Rihanna de llama.

Nuestro gran Rafa Nadal. Que le queremos y le adoramos.

Es el mejor jugador del siglo XX.

George Clooney, se parezca a quien se parezca, nos gusta.

Si encontráis fotos, enviádnoslas.

Vamos a pedir a los amigos y amigas

que nos han visitado al plató de "Mascotas"

que se acerquen en agradecimiento por recordarnos

lo importantes que son los animales en nuestra vida,

y que todos merecen nuestro respeto.

Gracias por vuestra atención. Hasta la semana que viene.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 4

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

+Cotas - Programa 4

23 feb 2019

Hoy nos vamos a adentrar en un hospital veterinario para todas las especies, "El Bosque", y además de estar abierto todos los días del año y a todas horas destaca porque atiende sin ánimo de lucro a animales exóticos abandonados. Más detalles en +CoProtegidos. Nuestro rehabilitador canino, esta semana, ha tenido sesión doble. Frankie está obsesionado con 2 cosas: los juguetes y las botellas. Una obsesión que provoca muchos problemas a su propietario, y Pipo un perro muy territorial.

ver más sobre "+Cotas - Programa 4" ver menos sobre "+Cotas - Programa 4"
Programas completos (20)
Clips

Los últimos 24 programas de +Cotas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Bob

    El programa ah sido suspendido???

    03 mar 2019