+Cotas La 1

+Cotas

Sábados a las 09.30 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4976858
Para todos los públicos +Cotas - Programa 2 - ver ahora
Transcripción completa

Decía Gandhi que una civilización se puede juzgar

por cómo trata a sus animales.

Y es que todas las especies merecen respeto y consideración.

Enseguida os voy a presentar a esta preciosidad de huronas,

a Luna y a Brisa.

Porque empezamos. Bienvenidos a "Mascotas".

(Sintonía del programa)

Carlos.

El reto de Isra, el rehabilitador canino,

hoy se llama Trasto.

Es correcto, se llama Trasto,

y es un maravilloso ejemplar de american stafford.

Mírale.

Es un perro muy fuerte.

Si se tira, aunque él no quiera hacerte daño,

su boca es muy potente y te puede...

te puede morder. Sin querer, pero te va a morder.

Este perro tiene problemas principalmente

para manejar el juego y se pone mogollón de nervioso

cuando hay mucha gente a su alrededor.

¿Conseguirá Isra solucionar el problema?

No tengo duda, pero lo veremos.

En "Mascotas", nos encanta conocer a los héroes.

Por eso, hoy os presentaremos a Uno,

un perrito que salvó a su dueño en un espectacular incendio.

Y una semana más nos adentramos en el mundo de Internet

para conocer a nuestras estrellas del ciberespacio.

En esta ocasión, le ha tocado a Cute Bubu.

Cute Bubu. Qué nombre más bonito. Mi madre dice: "Cute Bubú".

Es una chinchilla a la que adoran miles de seguidores.

Venga, venga, no esperemos más. Empieza "Animaladas".

Son imágenes tiernas, cariñosas, divertidas, que están en Internet.

Hoy, te traigo todo amor.

¿Todo amor? Vale. Sí, todo amor.

Nuestros protagonistas son amigos.

No tienen mucho nada que ver uno con el otro, pero son amigos.

Dios. ¿Ves?

Qué cosita. Perrito que adora a una ovejita.

No me extraña. Ay, me encanta.

Un caballito que dice: "No tengo muchos amigos por aquí".

Masaje de cuello.

Fijaos en esta pareja extraña, que es un gallo con un gatito.

El gallo dice: "Creo que he visto un lindo gatito".

Un cabrito al que el perrito no le hace caso.

Está como una cabra.

Esta ternera que dice: "Te pareces a mí en el color,

¿no serás mi hermano pequeño?". "No lo soy".

Ternera tierna. Sí.

Fijaos qué curioso.

Esto es alucinante. Un búho.

Un búho con un husky. No me lo puedo creer.

Se creen de la misma especie.

Para que veáis.

Esta gallina dice: "Me ha dado por tener gatitos".

Tiene gatitos, ¿ves?

Se ha fijado en la cabeza. Esto es muy bonito.

Es una perrita con un caballo, que se besan.

Ese sí que es un beso con lengua. Sí, sí.

Lo importante de estas cosas es que no tiene nada que ver

que sean de distintas especies. No tienen prejuicios.

Asume que son sus chiquitines. Buen rollo.

Y aquí es el perro con la yegua. Antes era la perra con el caballo.

Se han cambiado entre ellos.

Parece que está rondándola en la ventana.

Fijaos en esta gallina cuidando de estos gatitos.

Pero se ha ido la madre. Está la madre también.

Y esto es muy extraño.

Una gata, un perrito, un perro y un hámster.

Por favor, mirad qué equipo.

Y este que dice: "Deja de seguirme ya, pesado".

Si es un espejo. "¿Te vas a estar quieto?".

Qué grande, por favor.

Las huronas me chupaban la mano, no sé si sirve como besos.

Elisa, creo que los tuyos... no sé si se llevan tan bien.

No, no. Isma venía hoy muy tierno; yo vengo más cañera.

¿Sí? Sí.

Es curioso que entre especies...

que entre animales de diferente especie se quieran.

Ojalá los humanos, entre culturas, nos quisiéramos así.

Hoy, yo os traigo a animales que no se quieren tanto,

con juegos peligrosos entre ellos. Atención.

Aquí vemos un engaño; le han puesto un caballo de mampostería.

De plástico.

Aquí, diciendo: "Que..." "El juguete es mío".

"El peluche es mío". "Es mío".

Lo bonito es que no se hacen daño. Por cuestión de peso...

Uy, el pateo que le está dando. Sí.

Pero están jugando, lo están pasando bien.

Hay un componente de juego y algo más.

Podríamos llamarlo amistades peligrosas.

Sí, amistades peligrosas, lo que viene siendo chinchar.

Y esto es lo que se llama el chihuahua de rodeo.

Se lo están pasando pipa. Es un cerdo vietnamita.

Parece una mancha negra, pero es un cerdo.

Y el perrito asustado.

Le está preguntando: "¿Y tú dónde te pelas, pecador?".

(COLABORADORES RÍEN)

"¿Dónde te pelas?". El salto de cerdo.

Mira, ahí estamos. Qué agilidad.

Carlos, me pregunto si todos...

todas especies se llevan bien entre ellas.

Lo del perro y el gato como que no se llevan bien.

Pero viendo lo que estamos viendo...

Toda especie animal se puede llevar bien con otra

si se conocen y si se les presenta adecuadamente.

Mira la carrera que echan.

Lleva las de perder el perro.

Y el caballo va a 10. Atentos al husky siberiano.

Le dice: "¿Te ha dado un ataque al corazón? ¡Despierta!".

"Estoy durmiendo". "Te voy a reanimar".

¿Ves? Le está haciendo un masaje.

Reanimación cardiopulmonar.

Cuatro, cinco... Le está haciendo un masaje.

Se cree que está muerto. "Despiértate, por favor".

"¡Despiértate!".

Me encanta. Me encantan estas visiones.

Las veo muchas veces en la clínica.

La gente lleva un perro con un gato, los pasan juntos.

Porque se quieren. Hay que dejarles, no pasa nada.

En la misma sala de espera, por ejemplo, de tu clínica,

puedes ver a diferentes especies. Puedes encontrar de todo.

Aparte de los clientes, que ya son interesantes...

¿El animal más raro que te han llevado?

Algunos clientes. No. Bueno...

Pues mira, todo tipo de felinos pequeños:

leopardos, de gente que trabaja con ellos.

Los animales nos hacen sonreír, como este caso,

pero los animales son como nosotros,

se ponen nerviosos, desarrollan rarezas,

incluso trastornos.

Vamos a conocer el reto de Isra, el rehabilitador canino.

Isra, adelante.

¡Hola, Lana! ¿Qué tal, Macarena?

¿Cómo estáis? Muy bien.

¿Te acuerdas del niño del palo? Hola, Lana.

Lana pasa hoy de mí. ¿Te acuerdas del niño del palo?

El de: "¡Un palo, un palo!". Sí.

Pues imagínate lo mismo, pero con un american stafford

con una boca como este sofá. Mira.

Mírale.

Es un perro muy fuerte.

Si se tira, aunque él no quiera hacerte daño,

su boca es muy potente y te puede...

te puede morder. Sin querer, pero te va a morder.

¿Lo que le pasa a Trasto es que es muy obsesivo con el palo?

Sí, mucho, y la obsesión siempre es mala en cualquier perro.

El problema es su tamaño, su musculatura y su boca.

Eso hace que el problema sea un poco más delicado.

Aunque no quiera hacerte daño, se te sube o intenta cogerte el palo

y te puede hacer mucho más daño que Lana.

Aparentemente, es un juego,

pero le puede crear problemas a Santi, su dueño,

al traer a gente a casa.

Mi perro se llama Trasto, tiene siete años.

Le cogimos hace siete años, cuando nació.

Tuvieron una camada de perros entre dos perros de unos amigos

y nos quedamos con él.

Su problema es que es muy nervioso,

no para quieto. En cuanto viene gente a casa,

no para, se sube encima de ellos. Desde cachorro.

Venía todo el mundo, le tocaba y demás,

y siempre ha estado así.

Alguna vez hemos intentado que esté más tranquilo

cuando viene la gente, intentando agarrarle un poco,

pero no es la solución; no lo hemos hecho bien.

Se obsesiona mucho con los palos.

El problema que tiene es ese, que no se lo puedes quitar.

Si estás jugando con él y coge uno, es imposible quitárselo.

Se lo tiras, te lo vuelve a traer.

No para quieto. Es que es imposible.

Lo engancha y no se lo quitas.

Creo que Isra nos podrá ayudar.

Espero que nos ayude.

Con esa frase: "Es que es imposible".

Isra, Trasto es precioso, vaya por delante.

¿Es un rasgo característico de su raza

o es un trastorno que tiene él? No, es un trastorno.

Y le pasa a muchos perros.

Con palos, con pelotas,

con comida. Le pasa a muchísimos.

No tiene que ver con la raza, pero esta vez, es un perro fuerte,

lo que es mucho más delicado.

Pues Isra se fue a conocer a Trasto.

¿Qué tal? -¿Qué tal, Santi?

-Muy bien, aquí estamos.

Dime, ¿qué te pasa con él?

Si vienen amigos a casa, hacemos fiesta o lo que sea,

se sube encima de ellos, no para; en cuanto llaman, empieza a ladrar.

Muy hiperactivo, muy nervioso. -Sí.

-Por eso os hemos llamado.

-Por lo que le estoy viendo, no parece que sea muy nervioso.

He llegado, no le he saludado y no ha hecho nada.

Quizá el problema que hay y la solución está

en todo el entorno cuando hay mucha gente.

Puede ser. -Hagamos una cosa.

Quiero ver cómo juegas con él.

Y gestionamos la situación. -Venga, vamos a ello.

Vamos. -Trasto, ven.

Mira lo que tengo.

¿Qué tiene? ¿Qué tiene? Venga, suelta.

Venga.

Suelta, venga. Toma.

Venga.

-¿Y para quitarle el juguete, el palo en este caso?

-Complicado. Se lo tengo que esconder.

¿Se lo tienes que esconder? -Si no, no para.

Y si no... -Si no, ¿qué haces ahora?

Ahora mismo, nada, seguir jugando. O escondo el palo...

O se lo tiras. -O se lo tiro

o se lo escondo, o está todo el rato detrás de él.

Quítaselo y tíraselo. -Suelta.

Venga, suelta.

Y él te lo trae, ¿verdad? -No, no, se lo lleva.

Nos encanta tener un rato de ocio con nuestras mascotas,

pero no puede ser todo el tiempo. Decías en un momento:

"Es el entorno lo que le pone nervioso".

Se lo decías a Santi. ¿Pueden los animales percibir eso?

Sí pueden, pero no radica ahí el problema de Trasto.

Tú tienes perro. Esta situación. Sí.

Estás en tu casa, tranquila, llaman al timbre,

abres la puerta, y la persona que entra:

"¡Hola, bonito! ¿Cómo estás?".

Ponen al perro como una moto. Lo excita.

Claro, se pone muy nervioso.

Y luego, queremos que baje la energía.

Eso lleva su proceso.

Es lo que le estaba excitando cuando hay más gente.

Eso es precisamente lo que le pasaba a Santi.

Vamos a ver cómo gestionaste ese momento.

Creo que el problema es el momento del juego,

que se le excita mucho y se le premia cuando está nervioso.

No le premiáis cuando está tranquilo.

Claro. -Te enseño una forma de hacerlo.

-Vale.

-Tengo su juguete. Él tiene que respetar este espacio.

No tiene que abordarlo y cogerlo.

No le dejo, y espero.

Yo, todo supercalmado.

En cuanto mueva el palo rápido o le excite,

el perro se pondrá más nervioso y querrá cogerlo con más fuerza.

No se lo daremos hasta que no esté calmado.

Chist.

Chist.

Ahora que no tiene atención en el palo ni tampoco en mí,

se lo doy.

Muy bien.

Muy bien.

Eso es.

Nunca tires del palo. -Vale.

-Se lo dejas y que juegue.

¿Ves que lo suelta? -Sí.

-Vamos a coger el palo.

Y repetimos.

Me está provocando.

Pero no voy a ceder.

Voy a esperar.

(Ladridos)

Chist.

Chist.

Chist, chist.

Ahora que está tranquilo... ¿Ves los ojos?

Toma.

Y juegas con él.

Parece tan fácil viéndote a ti.

Porque haces que desarrolle su paciencia.

Al final, te da el palo. Pero ¿y si no te lo da?

Siempre te lo va a dar. Debes tener más paciencia que él.

Debes valorar la calma. Si la valoras,

premias la calma, entrará en ese estado mucho antes.

Entiendo que le enseñas paciencia al perro y a Santi.

Claro. Al fin y al cabo, es una relación.

Perro-humano.

Sin ninguna duda. Lo cierto es...

Trasto ha cedido, ha entregado el palo a Isra.

Pero el reto está en comprobar si se lo dará a Santi.

Ahora quiero que lo hagas tú. -Venga, vamos a ello.

Relájate.

No te muevas tanto, relájate.

Ahora.

Toma. -Eso es.

Qué bien. -¿Te has dado cuenta del momento?

En vez de tener los ojos abiertos y estar supernervioso,

se tranquiliza y mira hacia otro lado.

Ahí es cuando... -Estamos premiando la calma.

Mírale cómo está ahora.

Vamos a repetir el ejercicio.

Tranquilo.

Espera.

Espera.

Ahora. -Toma.

-Muy bien.

Cualquier ser vivo...

valora mucho más vivir un estado de calma

que un estado de estrés.

A él le estáis provocando ese grado de estrés.

Claro. -No le decís: "No pasa nada".

Está bien que juegue, pero con su obsesión por los juguetes,

tienes que darle unas pautas para ordenar su cerebro, su juego.

Vale. -Y que no sea... no sea caótico.

A veces, tienes que explicarle a los dueños lo que está pasando.

Vamos tan a lo nuestro los que tenemos animales

que no nos damos ni cuenta.

¿A qué te refieres con "ordenar su cerebro"?

Cuando hablo de ordenar su cerebro quiero decir

que si el perro está muy excitado, se le está hablando

y se le está moviendo el palo, tiene un pensamiento muy caótico.

Tiene demasiadas motivaciones. Claro, está demasiado arriba.

Lo que quiero decir es crearle una rutina

con unas pautas basadas en la calma.

El perro va a llegar a un estado de calma mucho antes.

Es importante, cuando hacemos estos ejercicios,

esperar el momento perfecto para hacerlo.

¿Os habéis fijado que el perro está mirándome?

Pero, de repente, cambia la mirada.

Ya no es importante lo que tienes, empieza a calmarse, baja el rabo.

Es el momento de premiarle.

Es lo que debe trabajar Santi constantemente.

Me pregunto si hay perros más tranquilos que otros. Sí, ¿no?

Pues como las personas.

Hay gente más activa y menos activa, los perros igual.

Hay determinadas razas que pueden ser algo más nerviosas,

pero yo valoro más el individuo, no la raza.

Una cosa es su obsesión por el palo

y otra es la forma de jugar, que había que corregir.

Aprovecho que está supertranquilo, porque valoramos su calma.

Lo ha entendido.

Y ahora, vamos a poner la guinda del pastel.

Quiero que respete el espacio.

Y quiero que respete el juguete.

Chist.

Quiero que te acerques.

Ponte encima del juguete.

Sin intimidarle. No queremos intimidarle.

No vas a hacerle daño.

Y no debe verte como alguien que quiere quitarle su juguete.

Eres quien le da calma y juega con él.

Eso es.

Agáchate despacio.

Despacio, despacio.

Despacio. Espera.

No queremos que se ponga nervioso.

Despacio.

Cógelo con tu mano izquierda.

Despacio.

Chist.

Espera.

Espera que se relaje.

Espera que se relaje.

Cógelo.

Espera que se relaje.

Espera. -No.

¿Qué ha pasado? ¿Qué ha salido mal?

Fijaos que yo he podido cogerle el palo.

Sin que viniese. ¿Qué estaba pasando?

Tiene interiorizado que Santi es un foco de excitabilidad.

Es lo que hay que empezar a trabajar.

Entonces, me di cuenta de que así no íbamos a conseguir nada.

Teníamos que trazar otra estrategia para poder abordar el tema.

Se me ocurrió volver a la esencia del perro,

a empezar a trabajar su cerebro desde su nariz, desde su olfato.

Y si quieres...,

ponemos lo que pasó. Claro.

Incluyamos otra cosa.

Cuando lo coge, te cuesta mucho que te lo devuelva.

Te voy a enseñar cómo activar su cerebro

desde su olfato. -De acuerdo.

El siguiente problema que hay en el juego es

que, cuando se lo tiran, aunque está en calma, no lo devuelve.

Tengo queso en mi mano derecha.

Se lo voy a pasar por la trufa

para estimular su olfato.

Su cerebro va a dejar de estar mordiendo

y funcionando con sus ojos.

Lo suelta y lo premio. Muy bien.

Lo vas a hacer tú.

Te vas a acercar, coges el palo.

Cuando él lo coja, le acercas la comida por la nariz

para que la huela, y él lo va a soltar directamente.

En ese momento, le premiamos. -Perfecto.

-Ahora.

Toma. -Muy bien.

-Muy bien.

Santi, lo has hecho muy bien.

Hay que estimularle, recuérdalo, no desde la vista,

moviendo el juguete y tirándole, no, desde su olfato.

Desde su modo más interno, desde su esencia.

Desde el perro.

Así puedes disfrutar...

de la calma. -Pues sí.

Recuerda: no bajar la guardia.

Cada vez que venga gente a tu casa, recuérdaselo a todos:

"No excitéis al perro". -Claro.

-No hay que excitar a los perros.

Les ponemos nosotros en un estado de excitación muy alto

y luego, queremos que bajen igual de rápido.

Tenemos que darles su tiempo, tomarnos nuestro tiempo nosotros

y disfrutar...

de la calma.

De la calma, donde ellos están más tranquilos.

Hay que atenderlos y acompañarlos en el juego, pero no excitarlos.

Claro. Cuando hemos premiado la calma,

hemos ordenado su cerebro

y hemos hecho que respete el espacio,

ha dado un giro de 180 grados.

Estaba tranquilo, con su palo al lado, sin comérselo,

y podíamos hablar sin ningún problema.

Esto no sirve de nada si Santi no continúa con la rehabilitación.

Es un primer paso, pero es un trabajo constante y diario.

Sabe Santi que tiene deberes.

De momento, Trasto y Santi están tranquilos y agradecidos.

Muchas gracias al programa y a Isra.

Como podéis ver, el perro está bastante más calmado.

Cuando viene gente a casa, se porta bastante mejor,

no se sube tanto.

Miradle, está más tranquilito.

Estamos aquí con el palo también, no le está haciendo ni caso.

Simplemente, cuando se lo digo. Mira, Trasto, toma.

Así que nada, muchas gracias por todo.

Un saludo.

A ti, Santi, por abrirnos las puertas de tu casa.

Los animales nos dan lecciones. Sí.

¿Cuál es la que extraemos hoy? ¿Hoy?

Que vivimos demasiado acelerados y queremos las cosas para anteayer.

La frase de hoy va a ser: "Dame mi tiempo".

Dáselo a la persona o al perro que tienes delante

y tómatelo tú para abordar las situaciones de tu vida.

Qué bonito.

La semana que viene te esperamos.

Nosotros seguimos haciéndonos preguntas

y revisando falsos mitos.

Bueno, falsos mitos.

Revisamos esas preguntas, esos conceptos que damos por buenos

los que tenemos animales de compañía

y que no siempre son así, Susana. ¿Cómo estás?

Muy bien. Pues sí.

No sé si sois mucho de achuchar. Ay, sí.

Y además, lo necesito. Vamos a achucharnos.

Qué bonito. ¿Sabes de quién es este perro?

¿De quién es? ¿De quién es? Es Lucas.

Pero ¿de quién es? De Eva.

De nuestra compañera. De nuestra compañera.

Un maravilloso bodeguero.

Es de Marta, no es de Eva. Eva tiene otro perro.

Te lo habíamos quitado. Como vosotros achucháis, como yo...

Yo llego a casa y lo primero que hago es achuchar,

abrazar a mis tres mascotas hasta que me gruñen,

hasta que están hartos de mí.

La cuestión es:

¿A ellos les gusta realmente ser tan achuchados?

Hemos salido a la calle y lo hemos preguntado.

¿Usted cree que su mascota adora que lo abracen?

-A mi mascota le encanta que lo abracen.

-Se siente más seguro.

Es como la seguridad que ellos tienen.

Y le fascina que le abrace.

-Le encanta no, es que es lo que más le gusta.

Aparte de abrazarla, estar tumbada conmigo.

En la cama todo el día. -Sí, a la mía la abrazo mucho.

Siempre que puedo, le pego un achuchón.

Creo que a los perros les encanta ser abrazados.

Y a los míos les pirra.

Es el afecto, el afecto y lo compenetrados que estamos.

La abrazo mucho porque me encanta.

La abrazo un montón, pero no sé hasta qué punto les gusta.

Son más de caricias.

Se siente a gusto, el contacto conmigo,

sobre todo, que le rasques un poco, que le hagas cosas en el cuello.

¿Es mimoso? -Muy mimoso, muy mimoso.

Tengo la tendencia de abrazarla porque me sale a mí,

pero tengo entendido que no les gusta, que les agobia.

Y muchos perros evitan el abrazo muchas veces.

Pero sí que buscan el contacto y el cariño,

pero el abrazo creo que les agobia.

Ay, ay, ay, ay.

Espera, que lo estoy achuchando. Míralo, pobre.

Quiere que lo achuche Marta.

Lo veo un poco tenso. La respuesta es muy fácil.

No le he caído muy bien.

Mucha gente te ha dicho que están encantados

de que les abracemos, de que les achuchemos.

Es relativamente cierto.

A un perro, de inicio, no le gusta que le achuchen.

Otra cosa es que, en el devenir de la relación,

les vayamos acariciando

y, al final, les acabemos abrazando.

Pero si le abrazamos de repente, sentirá un poquito de susto,

un poquito de inseguridad.

Si viene alguien que no conozco por detrás y me abraza,

seguramente me moleste, aunque me guste que me achuchen.

Quiero decir que les gusta con tiempo y sin presionarles

y dominarles.

Nos puede gustar achucharles, pero no lo hagáis.

Me he traído algo interesante. ¿Qué es eso?

Un pañuelo. Un pañuelo.

Fijaos.

¿Les gusta estar protegidos? Sí.

Si os fijáis cuando le paseáis, a veces se sienta en vuestro pie.

Quiere tener vuestro contacto y no perder la referencia.

Y hay una cosa que...

Permíteme. Nada, nada, nada.

Lucas está lloriqueando porque está viendo a Marta.

Quiere estar con ella. Pues mira.

Os voy a explicar una cosa. La está viendo con otro perro.

Eso ya es ponérselo difícil. Bueno, os lo cuento.

Eso es cruel. Método Tellington Ttouch.

Es un método que indica

que utilizando determinado tipo de telas,

podemos ayudar a la tranquilidad del perro

cuando hay petardos, por ejemplo. ¿Cómo se hace?

A ver si me lo podéis poner así. Esto nos interesa, ¿eh?

Por debajo del cuello.

Por encima del cuello.

Por debajo de las patitas. Espera.

Volvemos arriba.

Y terminamos haciendo un nudo en la parte posterior.

Aunque os parezca una tontería,

dejamos al perro así tranquilo cuando hay petardos, ruidos,

en una habitación

y este tacto que tiene alrededor,

que no es de ninguna persona, le hace sentirse bien.

El abrazo..., poco a poco.

Estos métodos ayudan.

Hay unas camisetas que hacen esta misma función.

Pero queríamos explicaros algo más sencillo

que es el método Tellington Ttouch. Me gusta mucho el abrazo.

Lo voy a achuchar hasta que se gaste.

Hasta que se gaste. ¿Te ha gustado? Me ha gustado mucho.

Es muy interesante.

Nos permite atender a nuestros animales sin agobiarles.

Vamos a fijarnos en Internet,

porque Internet... Nos da de todo.

Nos da de todo.

Pero ha hecho famosos a cantantes, escritores...

Hasta a veterinarios. Gracias.

Como este dices, ¿no?

A Cute Bubu, que es una chinchilla.

¿Quién es Cute Bubu? Es una chinchilla de Singapur.

Tiene 10 años de vida.

Como tú sabes, su esperanza de vida es entre los 12 y 15 años.

Más o menos. Esperemos que cumpla más de 15.

Por supuesto. Ay, qué bonita es.

¿Ves? Más de 150 000 seguidores.

Muchos más tiene, muchos más de 150 000 seguidores.

Cute Bubu es como el cuento de "La ratita presumida",

porque los dueños no paran de regalarle

complementos, juguetes.

Qué miedo. No le gusta al veterinario.

No me gusta mucho, pero si el animal lo pasa bien...

Se lo pasa tan bien que sabe planchar, sabe cocinar...,

Tocar la batería. tocar la batería, monta en moto,

hasta toma el té. Sí.

Y ahí la tenemos en el coche, diciendo: "¿Quién va a conducir?".

Cute Bubu. Cute Bubu.

¿Lleva hasta un bolso como de fiesta?

Sí. Aquí está en la peluquería.

Os voy a decir una cosa.

Un detalle de las chinchillas es que tienen las orejas grandes,

bien desarrolladas..., ¿Por qué me miras?

como tú y como yo, para poder desenvolverse bien por la noche.

Para oírte mejor. Son animales nocturnos.

Las chinchillas son animales maravillosos

que tienen un pelo esponjoso,

lo que hace que algunas veces se hagan abrigos con ellos.

Bueno, lo que es importante es que ese pelo hay que mantenerlo

de una forma muy delicada, y que les encanta el juego.

Ahora te lo explico. Son poco agresivas.

Podemos tenerla en casa. Poco agresivas.

Además, mírala ahí, que siempre va con su...

¿Ves? Cuida a su bebé también.

Otro ejemplar de chinchilla. Siempre la vemos con tu taza rosa.

En esta ocasión, este digamos instagramer...,

Sí.

o llamémosle celebrity de Instagram,

siempre va con su tacita rosa, es lo que le hace más reconocible.

Es una chinchilla influencer.

Me vi este vídeo un rato, cómo subía y cómo bajaba.

Sin nada más. No tenías mucho que hacer, ¿no?

La veía y decía: "¿Y esto?". Mirad, ¿veis esto?

¿Qué le pasa a eso? ¿Qué es?

Un juguete maravilloso.

Dices: "Es un trozo de tubería que ha traído de casa".

¿Y juega la chinchilla con eso? Sí, pero coge de ahí.

Agarra fuerte. Cómo suena.

Madre mía. No es cuestión del sonido.

"Soy tu padre".

Lo que quiero decir con esto es

que estos sencillos achiperres pueden ser muy útiles

para hacer determinados tubos para que la chinchilla disfrute.

No hay nada mejor para una chinchilla

y para los pequeños mamíferos, como los hurones que has tenido,

para jugar con algo tan sencillo.

¿Un parque de atracciones para chinchillas?

Totalmente. Al final del tubo,

puedes poner una piscina, puedes montarte tu Aqualand.

Un sitio de hamburguesas para chinchillas.

(RÍE) Un sitio de hamburguesas. Como los parques acuáticos:

te metes por aquí y sales y hay una piscina.

¿En qué se bañan las chinchillas? ¿En qué?

En arena. ¿En arena?

No se bañan en agua; hay cepillos para ellas.

Se bañan en arena porque tienen un pelo tan sedoso y tan suave

que necesitan esa arena

para retirar la humedad que hay entre sus pelitos.

Podría estar durmiendo en una cama de arena

para que se levantara seca. Sería la gozada total.

Como y tú y yo en una cama de plumas.

Tú en la tuya y yo en la mía. Claro.

Carlos, no te vayas.

Vamos a fijarnos en héroes de cuatro patas,

que nos alegran la vida y nos reconcilian.

Vamos a ver estas imágenes del interior de una tienda.

El propietario está detrás del mostrador

cuando se ve sorprendido por un hombre armado.

Ahí lo estamos viendo.

Peligroso.

Reacciona, saltando con habilidad, el perro.

De hecho, se lanza al brazo evitando el atraco.

Carlos, entrenamiento, instinto, protección.

Vamos a ver.

Se ve que el propietario se retira hacia atrás,

el perro sabe lo que tiene que hacer

y además, el propietario empuja al animal

para que siga actuando como debe

que es interactuando contra el chorizo,

que es el que ha intentado entrar.

Y el propietario le ayuda a que salte esa estantería

y ataque al malo.

Es algo que se suele hacer,

y hay perros entrenados para estos menesteres.

Lo que le recomiendo a la gente es que no se piense

que un perro es un arma de defensa.

Hay ocasiones como esta en la que puedes tenerlo

siempre y cuando esté adiestrado.

Y vemos también esta otra imagen.

Es en Argentina. Dos perros de raza labrador

están jugando en la orilla, y vemos que el negro...

se cae el agua con el palo, y mirad la reacción del compañero.

Sujetando el palo,

aferrándose a su amigo, su hermano, su pareja,

vete tú a saber. Pero una vez más...,

Su colega, sin duda. la nobleza, la generosidad.

Instintos que nos faltan. Aquí hay dos cosas muy curiosas:

una, el perro negro se ha tirado a coger el palo,

le sale mal la jugada y se lo lleva la corriente.

¿Qué pasa? Buen rollo que no haya soltado el palo,

que hagan tanta presa.

El llevar el palo en la boca permite que el animal de tono claro

coja el palo y le rescate.

Evidentemente, los perros saben cuándo el otro está en peligro

y cómo ayudarle, como queda claro.

Si nos pasara a ti y a mí, yo prefería ser el blanco.

Tú preferías ser el blanco. Sí.

Yo, no lo sé. Los dos reaccionan con una inteligencia.

No sé si los seres humanos somos capaces de reaccionar

con esa inteligencia y con esa rapidez.

Los animales no dejan de conmovernos y de sorprendernos.

Pues a quien os voy a presentar a continuación

os va a encantar y a tocar el corazón.

Hola, Huno. ¿Cómo estás? Hunete.

Hola. Dile "hola". Dile "hola".

Hola, José Ramón. Hola, ¿qué tal?

Muchas gracias a los dos por venir. Gracias a usted.

¿Qué le ha pasado, que está herido? Un accidente.

Sin importancia.

Sin importancia. No tenemos que preocuparnos.

Es una pequeña herida.

Es una uña, así que no pasa nada.

Eres de un pueblo de Galicia, ¿de dónde?

De Chantada, Lugo. De Chantada. Precioso el pueblo.

¿Sí? Sí, muy bonito.

Huno te ha salvado la vida.

Pues sí.

Me ha salvado la vida, porque tuve un incendio en la casa

y, si no es por él, me cae el techo encima.

Gracias a él, supe que había un incendio en la buhardilla.

Te ha salvado la vida a ti

y, probablemente, a los habitantes de Chantada

porque las casas están muy juntas. Muy juntas.

Las estructuras son de madera. De hecho, una prendió fuego.

Sí. ¿Y cómo te avisa Huno aquel día

de que hay un incendio en tu casa que tú ni ves ni hueles?

No. En vez de ir a la fiesta, porque esa fiesta no me gusta,

me quedé a ver la tele.

Y mi casa tiene lo que es el bajo,

luego tiene la primera planta y luego, la buhardilla.

Me quedé abajo viendo la tele con el perro.

El perro estaba conmigo.

Y yo le tengo prohibido desde pequeñito

que subiera a lo que es el primer piso,

que es donde tengo la habitación; quería que estuviese abajo.

¿Estamos viendo tu casa? ¿Es esta?

Efectivamente. Es el día del incendio.

Efectivamente. Madre mía. Bonita humareda.

Sí. Madre de Dios.

¿Cómo te enteras de que hay un incendio en la buhardilla,

donde no puede subir Huno? Me entero gracias a Huno.

¿Y cómo te avisa?

Pues él solía estar acostado al lado del televisor,

donde tengo los sofás,

y ese día, se levantó y subió al primer descanso de las escaleras

y ahí empezó a mirar para arriba,

a ladrar y a temblar.

Y miraba, bajaba para abajo y volvía a subir.

Y estaba intranquilo y temblando mucho.

Muchísimo. Llamando tu atención.

¿Qué pensabas que le pasaba?

Dije: "Si este nunca sube al descanso,

¿por qué sube hoy?".

Entonces, dije: "Voy a mirar".

Y al llegar a su altura,

efectivamente, oí un pequeño ruido,

como un aleteo de una paloma o un pájaro o algo

y dije: "Voy a hacerte caso y voy a mirar".

Yo suelo ventilar mucho mi habitación

y no era la primera vez que entraba una paloma.

Pero no era una paloma. Nada. Y él detrás.

Subió las escaleras detrás, con la oreja caída.

Él temblando detrás de mí. Es impresionante.

Y resulta que no había nada en la habitación.

Entonces, subí la escalera hasta el desván, a la buhardilla.

Y en el segundo descanso que hay, tampoco había nada.

Ni humo ni nada.

Hasta que me dio por abrir la puerta de la buhardilla

y ahí estaba el incendio.

Cerré rápidamente, bajé con él, llamé al 112 y, bueno, pues...

Vinieron los bomberos, que tardaron dos horas en controlarlo.

No. ¿Cuánto tiempo?

En controlarlo, sí. Pero hubo...

En apagarlo, mucho más. Sí.

Es que fue un fracaso total,

porque los bomberos llegaron en un camión grande

y mi calle es muy estrecha.

Y el camión, como ellos no sabían, que eran de Monforte,

un pueblo cercano al de Chantada,

no giraba en la calle y quedó atrancado más arriba.

Tenía unas características muy específicas.

Yo lo veía, pero no giraban.

Y al pequeño no le iban las tuberías.

Bueno, un desastre.

Lo cierto, José Ramón, es que Huno...

te salvó la vida. Sí, me salvó la vida.

Luego, eché mis cuentas y daban como yo decía.

Si llega a ser de noche y me apaña solo, estaría esperando

si me avisaba o no; yo creo que sí.

La puerta de la habitación la dejo abierta.

Y tiene muchas habilidades: te trae las zapatillas...

Me trae las zapatillas. Bueno, hace...

cosas impresionantes.

Por lo que estás contando, tienes que ponerle un piso.

Todo lo que ha hecho por ti... Se lo merece.

Un piso para él y sus amigos. Pero lo que me gustaría saber es

en qué ha cambiado, o qué sientes tú ahora...

Si ya le querías, ahora estarás relleno de amor.

(LLORA) Yo doy mi vida por él.

Normal. Esto, afortunadamente,

lo puede contar, y puede disfrutar de este amigo.

Son muchos los casos que vemos en este país

de situaciones como la que nos cuentas.

Me encanta que vengas a contarla para que la gente se dé cuenta

de que, aunque un perro no esté entrenado,

porque a veces decimos: "Mi perro no me defendería ante ladrones",

o "nunca avisaría ante un incendio",

como podéis ver, Huno no había ido con los bomberos

a hacer clases de coger manguera. Sí.

Y está siempre muy pendiente de mí.

Muy pendiente siempre.

No se te nota casi. Es muy bueno.

Es muy bueno.

Bueno. ¿Qué años tiene?

Cuatro años. Tienes Huno para un rato.

Está para estrenar. Pero tiene la vida muy corta.

La gente tiene que tratarlos bien,

tiene que mimarlos, enseñarlos, cuidarlos.

Porque tienen una vida muy corta. Bueno.

15 años pasan enseguida. Escucha, gracias.

A ustedes. Gracias.

Huno es un perro valiente, un buen perro.

José Ramón, darías la vida por él, pero seguro que él también por ti.

Muchas gracias. Un abrazo.

Cuidaos muchísimo.

Paisano. Gracias.

Un abrazo. Adiós, campeón.

Mejórate pronto, ¿eh?

En los próximos minutos, en "Mascoprotegidos",

lo que hacemos es fijarnos en esas organizaciones

que cuidan y protegen a nuestros animales.

Hola, Diana. Hola, Macarena.

Muchas gracias por venir. Presentábamos a Brisa y a Luna.

Diana es la secretaria de Huronlife.

De Huronlife. ¿A qué os dedicáis?

Somos una protectora dedicada única y exclusivamente

a hurones a nivel nacional.

Entonces,

recogemos animales abandonados, de perreras,

porque las perreras no tienen instalaciones adecuadas a ellos,

de particulares que ya no los quieren

o no los pueden tener.

Nos encargamos de recuperarlos,

ya sean tanto de salud como de comportamiento,

y los entregamos en adopción.

¿Hay mucho abandono en hurones?

Desafortunadamente, se están poniendo muy de moda.

Digo "desafortunadamente" porque no todos pueden cuidarlos.

Es una de las cosas más importantes.

Lo primero que hay que hacer cuando queremos tener un animal

es informarnos.

Un hurón no es un gato pequeño, ni un perro.

Tiene unas uñas afiladas. Sí.

Y unos dientes también considerables.

Sí, sí.

Hay que estudiar un poco de su comportamiento,

de su alimentación, informarse con la gente que sabe,

y así no tendrían tanto trabajo

recuperando a los que la gente no sabe manejar.

Me preguntabas si hay mucho abandono.

El año pasado, recogimos 92 animales.

¿92 animales en solo un año?

Y siendo unas 15 casas de acogida, que no somos más tampoco.

En lo que llevamos de año, llevamos 80.

Madre mía.

Y no cogemos más porque no tenemos sitio.

Y entiendo que, cuando recogéis a los hurones,

no siempre están en buenas condiciones.

Por desgracia, el 80% va al veterinario de cabeza,

por decirlo suavemente.

Y, por desgracia también,

una parte importante, que puede ser como un 20% de los que entran,

vienen enfermos crónicos

o vienen enfermos graves,

y se quedan permanentemente con nosotros.

Hay una cosa que me gustaría decir.

Los hurones no es que tengan una salud delicada,

tienen su salud.

Y son animales que requieren unos cuidados muy estrictos.

Y también, que lo comentábamos antes de empezar el programa

viendo a estas maravillas, los hurones necesitan unos cuidados

que muchas veces superan en gasto

a los que produce un gato o un perro.

Esto hay que tenerlo presente.

Por supuesto.

Cuando pasamos el proceso de adopción,

es una de las partes más importantes,

que la gente adquiera los conocimientos necesarios

para poder hacerse cargo de ellos. En Huronlife,

recogéis hurones abandonados, los recuperáis

e iniciáis esos procesos de adopción.

Los iniciamos y los finalizamos. Y los finalizáis.

Desde que empezamos nuestra andadura por 2010,

hemos tenido más de 700 hurones. Madre mía.

De los cuales, una gran mayoría tienen casa.

Están adoptados felizmente.

Y me imagino que les seguís la pista.

Claro, hacemos seguimiento.

Muchas veces, el seguimiento es

por vía telemática. Al funcionar a nivel nacional,

un hurón que está en acogida en Valencia

puede ir adoptado a La Coruña. Un paseo para verlos a todos.

Es una labor impresionante.

Recordamos desde aquí

que es una gran responsabilidad adquirir un animal.

Algo que me dijiste tú:

"Todas las vidas son importantes".

Es una cosa que me dijo hace años

la presidenta de una asociación, Pilar Cañizo.

Dijo eso,

que la vida no tiene importancia respecto al tamaño,

que hasta el ser vivo más pequeño tiene derecho a la vida.

Estos animales son más pequeños que otros que tenemos en el hogar,

pero tienen una vida importante y unos cuidados tan necesarios.

Son bellos y unas mascotas ideales si sabemos de qué van.

Y tienen su carácter,

sufren. Su personalidad.

Y tienen su personalidad, no hay dos iguales.

Como Brisa y Luna. Muchas gracias por venir.

Gracias, Diana. Muchas gracias a vosotros.

Seis años tiene

el pastor belga que van a ver a continuación.

Madre mía. Y ha salvado ya muchísimas vidas.

Gracias a su instinto,

a su generosidad

y al adiestramiento de Eduardo.

Muchas gracias por venir. Encantado.

¿A qué se dedica Boy?

¿Cuál es su tarea en la Guardia Civil?

Búsqueda de personas en diferentes ambientes.

Hola, Boy. En grandes áreas,

en estructuras colapsadas, edificios en caso de terremoto.

O buscando personas en las fronteras,

que es otro de nuestros cometidos.

¿Y cómo aprende un perro a encontrar seres vivos?

Bueno, pues lo que hacemos es,

sirviéndonos de sus instintos de presa y de caza,

y a través del juego,

tratamos de simular el trabajo que tienen que hacer

y solicitamos del animal una conducta determinada

que es efectuar un ladrido lo más próximo posible

una vez que ha localizado una esencia humana,

lo que conlleva el descubrimiento de la persona perdida o escondida.

¿Y cuánto tiempo ha tardado Boy en aprender?

El caso particular de Boy...

ha sido una tarea bastante difícil, de unos tres años.

Unos tres años. Son las imágenes de Boy en acción.

Busca a una persona escondida en los bajos de un coche.

Sí, sí. Para cruzar fronteras.

Desafortunadamente, es algo que suele...

que solemos ver.

¿Qué tipo de...? Porque cada perro,

eso lo sabes mejor que yo, actúa de una forma buscando.

Hay unos que otean y van directos, otros que hacen como un zigzag

y van barriendo la zona, otros que siguen

los comandos que les marcáis. ¿En su caso?

Sí. En el caso de Boy, se utiliza

lo que se denomina una búsqueda en grandes áreas.

Nos servimos de su instinto de desplazamiento,

el vínculo personal que tenemos con él,

para hacer un movimiento por el terreno a buscar.

Lo que va haciendo él son desplazamientos,

un cuarteo de terreno que se denomina,

para tratar de localizar este olor y seguirlo hasta el origen

y manifestar que hay una persona ahí.

Y una cosa que quería decirles a los que nos ven es

que lo más difícil es que este animal busca

el olor de una persona que no ve,

teniendo alrededor de él mogollón de olores de personas

que sí está viendo. Así es.

Que eso es jorobadillo. Sí.

Intentamos que el animal discrimine el trabajo

en ese sentido. ¿Qué te pasa?

Porque a lo que está condicionado el animal es

a manifestar, a ladrar a una persona en una posición

no ordinaria, no erguida, no natural.

Una persona escondida, una persona perdida

suele estar en una posición no natural:

agachada o tumbada, o escondida como decía.

Estamos viendo a Boy reclamar tu atención.

Está muy nervioso porque sabe que va a trabajar.

Le hemos planteado lo que para nosotros es un juego,

pero que ilustra muy bien de qué manera salva vidas Boy.

Elisa, ya lo habéis estado viendo,

está escondida en una caja.

Boy no sabe dónde está.

Y Boy lo que va a hacer es buscarla...

por intuición. A nosotros nos ha identificado.

Pero sabe que hay un olor de una persona que está viva

en algún lugar del plató.

Vamos a verle en acción. Sí.

Venga, cuando queráis. Al lío.

Vale. Busca.

Venga.

Vamos allá, empieza a buscar.

Él sabe que tiene que buscar a una persona.

Lo que estamos haciendo es revisar todo el emplazamiento.

Para evitar que se deje

ningún sitio por revisar.

Está revisando.

Parece que muestra interés. Está muy nervioso.

¿Muestra interés detrás de la puerta?

Vamos a ver.

Uy.

Ahí va. Ahí está nervioso.

(Ladridos)

¡Eh!

Bravo. Bravo, Elisa.

Muy bien, muy bien. ¡Uh!

Bravo, Boy, bravo. ¡Bien! ¡Grande!

Oye, es emocionante.

Te imaginas un momento, no sé,

un edificio derruido o una zona en conflicto,

y hay una persona que escucha ese ladrido

y tiene un sonido de esperanza. Eso te da la vida.

¿Qué te iba a decir?

¿Has disfrutado de ese momento unas cuantas veces?

Bueno, es un momento agridulce.

Las últimas veces, ha sido con motivo del descubrimiento...

De un cadáver. de inmigrantes ilegales

que intentan pasar en camiones.

En cierto sentido..., A veces, les salvas la vida.

Es la orientación que tratamos de darle

porque viajan en condiciones muy precarias.

Vamos para allá. Elisa.

Vente con nosotros. Sí, me voy, me voy.

Me voy. Ven para acá, campeón.

Llevo todo el tiempo buscando a Elisa.

¿Sí? ¿Dónde estabas metida?

Pues ahí estaba, macerándome como el buen vino.

En una cajita. En una cajita.

Dos días más ahí y tenemos un vino bueno.

Eres irresistible hasta para los perros.

Madre mía. Sí, ahí he estado.

Pero he aprovechado el tiempo.

¿Qué has hecho? Estudiar.

Ha sido muy emocionante ver trabajar a Boy

y hacernos una idea de la gran labor que realizan.

Gracias, y hasta pronto. Hasta luego.

Has estado mucho tiempo. He estado bastante tiempo.

Yo llevo todo el programa buscando a Elisa.

No pasa nada, he aprovechado para estudiar

los documentos del pasado de TVE

y he encontrado imágenes del NODO que merecen la pena.

Una sección en concreto, "Animales sabios",

que pone en valor la inteligencia de los animales.

(OFF) "Como en el comienzo de una fábula,

el granjero ordeña a la vaca y el gato da maullidos".

"Pero en este panorama tan normal en la apariencia,

se van a producir unas pequeñas sorpresas".

"El gato es muy caprichoso y prefiere leche recién ordeñada,

incluso en la ubre del animal".

"El perro tiene envidia y no sabe disimularlo".

"Estima que la riqueza de la granja se halla mal repartida

y desea que a él le corresponda algo".

"Después de ahuyentar al gato,

realiza los preparativos necesarios para recibir su parte".

Ha cogido el platito y se lo ha llevado al dueño

para que le ponga la leche. Me parece...

Como podemos ver, este animal está en blanco y negro,

toma leche ordeñada a mano y toma leche,

que ninguna de las dos cosas se hace actualmente.

No es recomendable. No es recomendable.

No es lo más sano. No es lo más sano.

El perro dice: "La vaca quiere darse una vuelta,

voy a abrirle la puerta".

"La echo y ya me quedo yo con mi desayuno".

Así eran de inteligentes.

Y lo siguiente que os traigo son imágenes

que no se tienen que volver a repetir.

Antes, podía suceder, pero hoy es intolerable.

Y es cómo se trata a estos animales de esta granja.

Los encierran...

a tropecientos en un cajón; mirad cómo lo abre.

Es terrible. Esto no tiene que volver a suceder.

Sucede todavía.

Hoy en día, en restaurantes de fast food,

los tratan así de mal.

Y lo siguiente es para demostrar

que el hombre puede ser incluso más bruto que el animal.

¿Cómo que más bruto que el animal? Caballos salvajes.

Mirad ahora, por favor.

Se pone... Todavía no han salido. Hay caballos salvajes por Galicia.

Sí, en muchas zonas de España,

se tienen a los caballos en libertad

durante un largo tiempo.

Lo que nos enseñan estas imágenes es que seguimos practicando

determinado tiempo de tenencia de animales domesticados.

A esto, a esto me refería.

Mirad...

Pero hay que estar trastornado para subirte encima de un animal.

Esto sigue haciéndose.

A mí esto no me gusta. A mí personalmente tampoco.

Pero hay para todos. Si se quiere hacer esto,

puedes proponérselo a un amigo que seguro que tiene...

Que será más bruto si acepta. Sin duda.

En una despedida de soltero, le vendas los ojos

y le dices: "Siéntate aquí". Y ya te quitas el mono.

Me parece buena idea hacerlo entre humanos.

Todas estas ideas entre humanos. De brutos a brutos.

Entre ellos que se maten, pero a los animales respetadlos.

Que no haya animales por medio.

Ponemos a mi primo encima de Carlos.

No, no. Te estoy viendo venir.

Lo que quiero decir es que tenemos caballos salvajes en España.

Está en Galicia la Rapa das Bestas. Una fiesta muy bonita, sí.

Hay muchas de este estilo, pero hay que intentar

seguir evolucionando hacia un buen trato a los animales.

El hurón me recuerda a un personaje de "El rey león".

¿A quién? El rey hurón.

Nos gusta traer estas imágenes

para recordar la mirada que teníamos hacia los animales

y la que tenemos ahora.

Cogemos papel y lápiz. "Mascoconsejos".

Carlos, tú tienes en la mano a Brisa,

que es un poco más tranquila que Luna.

Me encanta. Es preciosa.

Totalmente. Y a mí. Son buenísimas las dos.

Aprovechando su estancia en mis manos,

voy a pasársela al otro.

No, hombre. Cógeme ese frasquito. Yo, yo.

Yo lo cojo. ¿Seguro?

El frasquito, ¿no? El frasquito.

¿Qué es el frasquito? Fijaos.

"Champú espuma".

Todos los animales domésticos tienen que estar limpios,

pero una cosa sí que es muy importante.

¿Sí? ¿Sabes cuál?

¿Cuál es?

Que estos animales no necesitan grandes lavados.

Vamos a ver el mascoconsejo de hoy,

y entendemos lo importante que es

elegir bien el cepillo y el champú.

¿Cuál es el más adecuado para nuestro animal de compañía?

Vamos a hablar de cepillos para perros y para gatos.

Los cepillos que existen para perros y para gatos son estos.

Para aquellos perros de pelo muy corto y los gatos,

tenemos las manoplas.

Esto viene muy bien porque nos sirve para acariciarlos.

Siempre en dirección del crecimiento del pelo y de la cabeza a la cola.

Los gatos son un poco más estresables,

así que hay que hacerlo con cuidado y evitando los peines.

Para perros de pelo medio largo medio corto,

tenemos este peine que viene muy bien

porque nos ayuda a quitar el pelo que tienen que perder en la muda,

suele ser entre primavera y otoño.

Aparte, tenemos la carda.

Siempre es importante que acaben en bolitas,

para no pinchar la piel del perro.

Aun así, hay que hacerlo con cuidado y peinando de cabeza a cola.

Y le quitamos todo el pelo retenido.

Y para perros de pelo largo, tenemos el peine de mantequilla.

Este es importante utilizarlo para esos perros

porque al tener el pelo tan largo, puede que nos quedemos cortos.

Con lo cual, primero le peinamos, con cuidado de no apretar mucho,

y luego, pasamos la carda.

Y por último, os he traído este para quitar los nudos.

Cogiendo los nudos de la base del... del pelo,

en dirección de la punta a la raíz.

Poco a poco, tiramos del nudo y se va deshaciendo.

Estos son los cepillos que hay para perros.

Vamos a hablar de la conveniencia de cepillar o no a los animales.

Y como tenemos a Brisa...,

Claro. háblanos de...

¿Qué cuidados necesita un hurón?

Los hurones, lo que necesitan para tener un buen pelo es

una buena alimentación.

Hay alimentación específica para hurones.

Tú no te alimentas bien. Yo... Gracias.

Isma, por favor. Yo también te quiero.

Tiene tela esto. No, no, mira.

Que se vea. Da igual, lo asumo. A lo que voy.

Buena alimentación.

Segundo punto: a los hurones no les hace falta bañarse mucho.

Pero si les hace falta, imagina que hacen algo indebido

o se les cae basura... ¿Cómo le lavamos el pelo a Brisa?

Lo que tiene en la mano Isma.

Esto es un champú en seco, un champú en seco.

Puedes hacerlo tú.

Eso lo uso yo los lunes.

¿Lo usas tú, Elisa? Pues tienes un pelo precioso.

No necesitan bañarse mucho. No.

No deben bañarse mucho. Sigue, algún día saldrá.

Voy a empezar a... Vale.

Mirad. Ellos no se bañan entonces.

Es un champú en seco.

Yo lo puedo untar por el animal y frotarle.

Masajito, masajito. Y esto...

Si me lo hiciera alguien... Me está dando envidia.

Así de sencillo.

Qué monada con el pelito mojado. Con esto, lavamos al animal.

¿Veis? Ay, qué monada.

Mira qué masaje. Mira qué masaje.

Y el animal...

Mira cómo huele. A ver.

Si yo tuviera olfato. Muy bien, estupendo.

Es verdad, Ismael no tiene olfato. Me lo compro.

Qué cosa más rica.

Y quiero enseñaros una cosa que he traído

para facilitar el baño, la higiene de cualquier animal.

Toma, te lo cambio. Pero pásale un poco el cepillo.

Habéis dejado a Brisa... Que parece que es punk

y que va a salir ahí a... a un concierto.

Escuchadme un momento. No te pongas nerviosa.

Se abre la seta, aquí se echa el producto...,

Ah, vale. se cierra...

Ah, vale. y se administra.

Vale, vale. Hay que confiar en el veterinario.

No veas las uñas que tiene. Sí, tiene las uñas muy afiladas.

Y los colmillos, ni os cuento.

Lo que es importante es que, como hemos dicho antes...

cuando estábamos con la persona que les cuida,

debemos saber las características de cada especie.

Y esta especie no requiere grandes baños.

Si se ha manchado, un champú seco.

¿Te parece bien? ¿Eh? De verdad que me recuerda...

Mira cómo se ha quedado.

Quieto, entendiéndote.

Es que el veterinario impone.

A mí me mira así y me quedo quieto. ¿Qué pasa?

Mira, mira.

Por mi parte, he terminado la conversación con el hurón.

Muy bien. Muy bien.

No dejamos de aprender y tampoco de sonreír.

Abrimos "Animaladas".

Ismael, todo tuyo, adelante.

¿Qué traemos hoy de animaladas? ¿Qué traemos?

Pues fíjate, que no recuerdo qué traíamos.

(TODOS RÍEN)

No te preocupes.

Voy yo, si quieres. Hago yo lo mío.

Damos paso al vídeo. Alucinaréis.

Ay, por favor.

¿Habéis oído la frase "eres más terco que una mula"?

Sí. En esta ocasión, "que un perro".

Con un palo. ¿Qué ocurre?

Que tenemos que hacer las puertas más grandes.

Pobrecitos los perros. Este ha sido práctico:

"Primero, paso y luego, voy a por el palo".

Ay, no. ¿Qué pasa aquí?

Pobrecito. Las puertas son pequeñas.

O acortamos palo o abrimos ventana.

Lo hacen aposta y cogen el palo justo para que no quepa.

En estos países... Qué ternura.

Quitando algunos vídeos nacionales, el resto son de fuera de España.

Las puertas son muy pequeñas, hagámoslas más grandes.

Totalmente, de 3,5 metros.

Mira. Vaya palo que se llevan.

Mira lo burros que son los perros,

que pasa el palo por fuerza.

Mira este. Viene el perro y dice:

"Hola, me quiero llevar este hueso, este palo".

Llega la dependienta, le pasa el escáner y dice: "Para ti".

"Perfecto, paga la que está a mi lado".

Y se va. Pasa cuando vamos a tomar algo:

tú te piras y yo me quedo pagando. Ay, qué monada.

Está intentando entrar con el palo. Mira, por favor.

Es que los teckel no son conscientes de su tamaño.

Al mío le pasa. Este está a punto.

Dice: "Si bajo el palo por aquí...".

"Yo me voy". Es un labrador vasco.

Lo digo por el tamaño del palo que ha cogido.

Será de Bilbao. Ha dicho: "Yo, palo grande".

Os traeré una foto en breve de unos amigos.

Mira, rascándose... ¿Esto qué es? Es una cacatúa alba.

Dice: "Tengo un prurito y me estoy rascando con el palito".

Qué bonita. Aprovecha el palo para rascarse.

Es increíble. Qué bueno.

Justo. Es increíble.

Los animales domésticos, que creemos que son básicos,

son capaces de utilizar objetos para hacer funciones.

En este caso, la cacatúa ha dicho: "Me pica;

¿para qué rascarme con las uñas si tengo un palo?".

Me quedo con lo que ha dicho: "Usa objetos para hacer funciones".

Sin duda. Como los monos.

¿Qué pasa con tus imágenes, tus protagonistas?

Traigo los mejores selfis de la historia animal.

Mirad los selfis que se saca... Las autofotos.

este hombre que, además... Bueno, esta me encanta.

Un carlino haciéndose un selfi. El mejor actor perruno.

Eso parece un perrito de las praderas.

Sabe imitar a los animales.

Enseñando la lengua, poniendo morritos...

Mala noche ha pasado. Esta es buenísima.

Fijaos en estos tres. Parece que el gato toma la foto.

Y la está tomando. El gato toma todas las decisiones.

Jugándose la vida con los perros detrás.

Los amigos humanos y los amigos felinos y caninos.

Clavaditos. Son más guapos los de abajo.

Yo no voy a decir nada. Este relamiéndose.

Cómo nos parecemos las diferentes especies, ¿verdad?

Está diciendo: "Qué monos salimos".

Mirad el gato, la de selfis que se hace.

El arte que tiene ese gato.

El propietario de ese gato ha tenido que hacer una pata falsa

para hacer tantos selfis. Este es el mejor.

Está posando. Parece el de "Ice Age".

Tienes razón. Mira el gato.

En el parque de atracciones. En la montaña rusa.

Preciosos montajes. Lo hace muy bien su dueño.

El dueño no, el señor que está en las fotos.

Este es el gato viajero. Es como Matt el Viajero.

Les imita muy bien, es un gran imitador.

El gato está montado en cada foto.

No. Sí, sí.

No nos quites esa ilusión. No, no, no, no.

El gato tiene su propio móvil y se hace selfis.

Este es distinto, está más asustado.

Este está serio. Madre de Dios.

El bulldog francés, que le han pillado.

Con los ojos abiertos. ¿Y esto?

Me encantan los selfis de trufas. Se ha hecho uno de su hocico.

Está celebrando su cumple y dice: "Me hago una foto".

Y este no ve bien de corto.

Es la aplicación que hay que te pone orejitas y gafitas.

Las cosas que hacemos los humanos para divertirnos.

Hay que tener arte también.

Y mirad el mejor selfi, lo tengo yo con mi perrita Luna.

No os lo perdáis.

Oh. Qué bonito.

Qué guapa sales ahí. Es tan bonita.

Qué guapa. Mi perra es modelo.

Te voy a decir una cosa. El selfi del siglo es el mío.

¿Tú también has traído uno? Supéralo.

Con mi amigo Mariano en Vejer de la Frontera.

Qué guapos. Tenéis un parecido. Sois de la familia.

Él es más listo que yo. Qué parecido.

Estáis igual de guapos. Tiene más cabeza que yo.

¿Quién es más burro? Él es más listo.

Habéis tenido una idea brillante.

Vamos a hacernos un selfi con quienes nos han acompañado hoy.

Que pasen a plató.

Por aquí está Isra y Lana.

¡Ole! Tenemos que colocarnos bien.

A ver. Venga.

A ver, que se nos queda corto.

(Música animada)

Sonreíd.

(Continúa la música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 2

+Cotas - Programa 2

09 feb 2019

Nos acompañarán durante el programa 2 huronas abandonadas que han encontrado un nuevo hogar, Brisa y Luna. Isra Pérez nos mostrará los problemas de Trasto, un perro de la raza american stanford que tiene problemas para jugar y se pone muy nervioso cuando se rodea de gente. Daremos solución a otro mito, ¿les gusta a nuestras mascotas que les demos abrazos?. En la sección de Héroes, tendremos a un pero llamo Huno y a su dueño, José Ramón.

ver más sobre "+Cotas - Programa 2" ver menos sobre "+Cotas - Programa 2"
Programas completos (10)
Clips

Los últimos 14 programas de +Cotas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios